Daniel H. Trujillo Martínez Cod.

04461043 __________________________________________________________________________________

Resumen: La investigación histórica: teoría y método
La primera sección del texto de Julio Aróstegui titulada La investigación histórica: teoría y método, está dedicada principalmente al diagnóstico de la disciplina histórica. En medio de todo el planteamiento de una problemática densa y debatida que se desarrolla en tres ejes, sobre los fundamentos, el carácter científico y el recorrido diacrónico que ha tenido la Historia, sus proposiciones apuntan hacia la búsqueda de un concilio en forma de teoría general que armonice la investigación sobre la naturaleza y metodología del oficio. El primer eje se enfoca en una serie de problemáticas intrínsecas a la disciplina. Los problemas lingüísticos de las palabras historia e historiografía representan un obstáculo inicial, así como la falta de un desarrollo de lenguaje propio, sin embargo, resulta superficial en realidad comparado con otros muchos más profundos como las insuficiencias teórico-metodológica. Aróstegui expresa su inconformidad ante la tendencia de los historiadores a abandonar la teoría y la metodología y admite que es producto de su desarrollo diacrónico y de la forma en que los convencionalismos de las instituciones de enseñanza no preparan a sus estudiantes. Su propuesta es entonces desarrollar un tratado que condense bajo una teoría general, el contenido y la metodología de la historiografía bajo dos dimensiones: su objeto de estudio, por una parte, al que él denominará teoría constitutiva y la forma de organizar su investigación, por otra, que se llamará teoría disciplinar.1 La preocupación por lo científico es constante y constituirá la premisa del segundo eje bajo el título de Ciencia, ciencia social e historiografía. Muy similar a los análisis de Fontana y a Klimovsky, el de Aróstegui concentra una buena parte a la descripción del conocimiento científico social desarrollado por Hempel, Windelband, Popper y otros. Lo realmente importante surge de un apartado dedicado al lenguaje científico, donde estructura un modelo de conocimiento fundamentado en la elaboración del lenguaje para llegar a la teoría. Partiendo de que las ciencias tienen como base la experiencia sistematizada por la observación, su descripción es la siguiente: El lenguaje científico es el aparato para dar cuenta hechos y su proceso de formación comienza con la elaboración de conceptos a través de la transformación de lo observado en datos. En segunda instancia, la relación de estos conceptos se funde mediante proposiciones que, igualmente articuladas en procesos de inducción o de deducción, se convierten en explicaciones. Finalmente, de esta articulación se puede llegar a la teoría, que es definida como “explicaciones de algún grupo de fenómenos, aplicables al mundo en algún grado, que no tiene por

Julio Aróstegui, La Investigación Histórica : Teoría y Método (Barcelona: Crítica (Grijalbo Mondadori), 1995), 40.
1

41. Aróstegui sostiene todavía que “la historiografía es en sentido pleno parte integrante del ámbito de las ciencias sociales”3 y que está inserta en el estudio de la realidad social mediante la materialización de su componente temporal. De toda esta problemática que recorre las dificultades teórico-epistemológicas. Vemos entonces. es su gran valor cognoscitivo. Su propuesta es entonces bastante sencilla. Aunque no es el propósito del texto elaborar detalladamente la historia de la historiografía.. Su texto es también un llamado de atención a la academia en general sobre los grandes obstáculos que se enfrentan al no consolidar la disciplina como se debería. el surgimiento de nuevos modelos como la microhistoria. cuál es su campo. pero mucho más escueto. A este estancamiento. Ibid. 1995. cómo de una u otra forma se defiende la tesis sobre el carácter científico-social que tiene la historiografía de forma muy sensata.. la creación de una teoría general de la historiografía que sirva para saber qué es. La Investigación Histórica : Teoría y Método. su objeto y cómo se articulan sus conocimientos. cuál es su método. En general. 66. Barcelona: Crítica (Grijalbo Mondadori). Ibid. de tal forma que arranca con el paso de la crónica a la investigación del historicismo del siglo XIX hasta llegar a la crisis de los paradigmas y las nuevas propuestas postmodernas donde a través del giro lingüístico muere la teoría -es evidente el rechazo del autor en esta última parte hacia un postmodernismo de búsqueda de una historia de estilos literarios que rechaza el conocimiento científico-. la explicación científica y las corrientes neopositivistas de Ernst Nagel. Su concepción de historia como ciencia social para la elaboración de este modelo sin embargo.qué ser absoluto…”2. Su estudio rescata el papel de la escuela de los Annales. el tercer eje se desenvuelve como un recuento similar al de Fontana. del marxismo y del cuantitativismo como propuestas historiográficas que desembocan en la crisis de los años 70. aceptando que si bien es una ciencia.4 Recursos bibliográficos: Aróstegui.. Julio. la nueva historia cultural y la ciencia histórica socio estructural. lo lleva a plantearse un problema que todavía no ha sido resuelto: la historiografía como ciencia social y el debate de las ciencias sociales. El debate sobre las ciencias sociales entre las corrientes positivistas de Hempel y las antipostivistas de Habermas es sólo el preámbulo del problema de la historiografía que abre Piaget cuando en su categorización habla de ciencias históricas.. Aróstegui demuestra en su texto que hace parte de una vieja guardia de historiadores que todavía abogan por la historiografía como ciencia social. 4 Ibid. el desarrollo de sus fundamentos es todavía muy débil. 2 3 . que en últimas. cuál es su historia y sus problemas o logros fundamentales. 76. responderá desde ópticas todavía dispares.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful