DE EDIPO A LA MAQUINA COGNITIVA
Introducción crítica a la antropología psicológica

Carlos Reynoso
UNIVERSIDAD DE BUENOS AIRES

billreyno@hotmail.com

INDICE
0. Introducción ............................................................................................................................................................. 7 1. La antropología psicológica antes de la eclosión de las grandes escuelas ............................................................. 16 2. Cultura y Personalidad 2.1 - Presentación ................................................................................................................................................... 24 2.2 - Benedict y la fundación del Configuracionismo ............................................................................................. 27 2.2.1 - Sapir: la antropología como disciplina psiquiátrica ..................................................................................... 31 2.2.2 - Margaret Mead ............................................................................................................................................ 33 2.3 - La fase clásica de Cultura y Personalidad ....................................................................................................... 40 2.4 - Heterodoxos y marginales .............................................................................................................................. 50 2.5 - El Carácter Nacional ....................................................................................................................................... 61 2.6 - Formalización y colapso ................................................................................................................................. 68 3. Psicología transcultural .......................................................................................................................................... 81 3.1 - Extensiones culturales de la psiquiatría ........................................................................................................... 82 3.2 - Psicología comparativa ................................................................................................................................... 84 3.3 - De la antropología psicológica a la Psicología Transcultural: El mainstream ecléctico ................................. 94 4. Interaccionismo Simbólico ...................................................................................................................................112 5. Antropología y Psicoanálisis 5.1 - Edipo y la contienda de las disciplinas .......................................................................................................... 119 5.2 - El reduccionismo psicoanalítico ................................................................................................................... 127 5.3 - Instancias del psicoanálisis antropológico .................................................................................................... 132 5.4 - Sueños: Antropología y psicoanálisis en el camino real al inconsciente ........................................................136 5.5 - Balance de gestión ........................................................................................................................................ 140 5.6 - El retorno de Edipo ....................................................................................................................................... 143 5.7 - Addenda: Antropología y Antipsicoanálisis ................................................................................................. 148 6. Después del Psicoanálisis: Devereux y la interdisciplinariedad agonística .......................................................... 150 7. Modelos biológicos, ecológicos y conductistas 7.1 - Conductismo: Vindicación preliminar ........................................................................................................... 159 7.2 - Conductismo y Psicología Operante ............................................................................................................. 162 7.3 - Modelos darwinianos y adaptativos .............................................................................................................. 171 7.3.1 - La etapa Haeckeliana ................................................................................................................................. 171 7.3.2 - La etapa Darwiniana ................................................................................................................................... 176 7.3.3 - La etapa Wilsoniana .................................................................................................................................. 185 7.4 - Psicología ecológica y ambiental .................................................................................................................. 186 8. Psicología evolutiva ............................................................................................................................................. 193 9. Psicología Interaccional ....................................................................................................................................... 205 10. Psiquiatría cibernética, pragmática y Terapia Sistémica .................................................................................... 217 11. La Psicología Cognitiva 11.1 - La imagen computacional de la mente ....................................................................................................... 228 11.2 - Estructuras cognitivas: esquemas y marcos ............................................................................................... 233 11.3 - La integración del significado: semántica de prototipos ............................................................................ 238 11.4 - Esquemas del mundo: los mapas cognitivos .............................................................................................. 247 11.5 - Esquemas narrativos y modelos de integración ......................................................................................... 251 11.6 - Heurísticas culturales y modelos de procesamiento de información .......................................................... 259 12. Las psicologías olvidadas 12.1 - La disolución de la Gestalt ........................................................................................................................ 268 12.2 - Apogeo, decadencia y resurrección del Jungismo ..................................................................................... 271 13. Articulación y Conclusiones .............................................................................................................................. 279 Referencias Bibliográficas ....................................................................................................................................... 293

INTRODUCCION
Hace ya mucho tiempo que no se producen enfoques sintéticos del campo de la antropología psicológica ni evaluaciones comprehensivas del estado de la investigación en esa área. Lo menos que cabe decir del material que puede obtenerse es que es vetusto, que se encuentra consecuentemente desactualizado, y que como saldo de ese desfasaje el panorama que presenta ha dejado de ser real y los problemas que plantea han dejado de ser apremiantes, cuando es que ya no se los concibe como problemas. Esto, sin embargo, no es lo peor que ha sucedido. No conocemos ningún encuadre de síntesis en el que la presentación de la historia de los estudios psicoculturales sea algo más que el prólogo extendido a la exposición de alternativas teóricas que se erigen, una a la vez, en protagonistas absolutas. De allí en más cabe desconfiar de lo que sobre las demás se dice, pues todo cronista sólo tiene por objetivo real persuadirnos de que la suya es la mejor teorías de cuantas han habido, y que toda la historia de la ciencia debe sonar como el preludio a su propia apoteosis. Tampoco hemos dado con ningún trabajo abarcativo que recupere cabalmente los detalles de esa historia en función de una perspectiva estable, en términos de un diseño equilibrado, de una gestión crítica rigurosa, de una evaluación ponderada. La variedad ha sido pretexto para el desequilibrio, la profusión ha justificado el desorden. La crónica de esta especialidad disciplinaria se ha planteado siempre como relato y nunca como la investigación dirigida por hipótesis que debería ser: de allí su naturaleza de acumulación amorfa, de recolección anecdotaria, de muestrario teratológico. Los libros breves (como el de Price-Williams o el de DeVos) son caóticos y espasmódicos; los textos extensos (como el de LeVine) morosos y repetitivos, colmados de esa melaza de tautología que en las ciencias blandas hace las veces de riqueza de detalle. Los estudios de casos se han mezclado, sin orden ni concierto, con los manifiestos teóricos programáticos, y se ha dedicado tanto o más espacio -digamos- al problema de la presencia o ausencia del complejo de Edipo entre los mundurucú o a la promiscuidad al rojo vivo en el interior de la casa comunal baruya, como al análisis lógico de las distintas estrategias de base. Como habrá de verse, el aspecto peor resuelto por los diversos cronistas es el de la clasificación de los trabajos analizados y su inserción en un esquema de categorías teoréticas de conjunto. Nadie parece tener una idea clara sobre cuántas y cuáles clases de estrategias existen o son posibles, y en no pocas ocasiones el mundo epistemológico queda dividido solamente en dos: materialistas e idealistas, psicoanalistas y culturalistas, conductistas y mentalistas, biologicistas y ambientalistas, igualitaristas y psicómetras, y así por el estilo. Para colmo de males, las taxonomías acostumbradas no respetan siquiera las normas básicas y elementales del buen clasificar: los diversos autores y tendencias aparecen bajo rótulos inesperados, despedazados en puntos de vista inconciliables, y al lado de marbetes temáticos, como "ciclo vital", "desarrollo psicosocial" o "epigénesis", se encuentran encabezamientos teoréticos como "psicología evolutiva", "Cultura y Personalidad" y "psicoanálisis". Tampoco se ha sabido trazar el nexo entre los planteos particulares y los modelos y paradigmas respecto a los cuales la formulación de aquéllos, en tanto miembros de una clase, adquiere transparencia, transmite información y aporta inteligibilidad. Ningún autor conocido, por otro lado, maneja con maestría pareja todos los marcos teóricos de los que habla, ni sustenta una apreciación razonable, por supuesto, sobre todas las estrategias acerca de las que se ve obligado a callar. Ninguno de los afamados diseñadores de surveys (Honigmann, LeVine, Bourgignon, Singer) se ha atrevido a asomarse a la psicología cognitiva, la cual hace ya treinta años que lo viene revolucionando todo. Una buena mitad de los cronistas exhibe lados flacos adicionales: el conductismo, si se es europeo; Piaget, del otro lado del Atlántico; la terapia sistémica, casi siempre. Ni uno solo, por de pronto, ha trazado la totalidad de sus caracterizaciones en base a fuentes de primera mano: a despecho de lo incisivo de su crítica, es evidente que Harris no leyó a Gorer, y 7

que se dejó llevar por el volumen de Barnouw que tenía al lado suyo; del mismo modo es ostensible que Crawford declinó la obra de Margaret Mead en favor de la versión que de ella daba Harris; que todos los resúmenes de Tótem y Tabú, desde Harris hasta Eysenck, se remontan a la síntesis de Kroeber, y así sucesivamente. Mientras más reciente sea la saga de la antropología psicológica, más fatigados serán los lugares comunes, más diluidos los ejemplos, más distorsionadas las teorías, más mutilados los sucesos, más equivocadas las conclusiones. Algunos clásicos malditos (como el mismo Geoffrey Gorer) parecen haber sido consultados por un solo autor, el primero de la cronología, de quien dependen, en escala paulatinamente degradada, todos los demás. Entre los autores de obras de síntesis se han popularizado convicciones míticas: que un discurso no se resiente por el tedio con que se enuncia, que no se perciben los libros que han quedado sin leer. El hábito de fundarse en versiones secundarias, en referencias indirectas y en rumores difusos ha producido metamorfosis risibles: para George DeVos, los pilagá de Argentina viven en Centroamérica; para Charles Valentine, los tres Pitt-Rivers son uno solo; para Roger Bastide, Géza Róheim fue mujer. Y eso no es todo. Pensadores esenciales como Jules Henry, Alfred Irving Hallowell o el Bateson maduro, han quedado al margen de casi todas las historias, que se entretienen en cambio prodigando cotilleos sobre el prescindible Róheim o tomando en serio al endeble Devereux. Muy pocos cronistas han demostrado virtuosismo en el manejo de la conceptualización teórica, y la mayor parte de la crítica suele ser malentendido, chismorreo ad hominem o propaganda caricatural de las pasiones propias. La crítica misma se ha visto a menudo malbaratada y subvertida, carente de un conjunto adecuado de técnicas, parámetros y criterios de evaluación. Se han reputado como satisfactorias teorías psicológicas de la cultura en las que lo individual y lo colectivo aparecen meramente yuxtapuestos, y se han puesto en tela de juicio otros tantos marcos teóricos en nombre de alternativas conceptuales no conmensurables, que pontifican acerca de lo que la cultura, el self o la personalidad "verdaderamente son". Digamos, en síntesis, que el trazado de una nueva historia y la explicitación de una nueva crítica sobre bases frescas son empresas que no podían seguirse demorando. Resulta urgente no sólo tratar de averiguar qué es lo que ha pasado bajo el signo de la antropología psicológica, sino examinar además lo que en ese ámbito está sucediendo el día de hoy. Justamente ahora, cuando el posmodernismo se esfuerza en negar la historia o en convencernos que ha finalizado, la historia (aunque más no fuere la historia teórica) necesita demostrar su validez. Justamente ahora, cuando el irracionalismo divulga el dogma de la incomparabilidad radical de las estrategias, de la inexistencia del progreso científico y de la inutilidad de la discrepancia, es preciso acreditar la función creadora de la crítica. Es imperativo, en una palabra, recuperar críticamente la historia, desentrañar su dinámica, comprender sus razones, mostrar sus conexiones significativas con la situación presente. Una situación presente que es por cierto de crisis, toda vez que al margen de los microproyectos especializados y de los emprendimientos ininteligibles el área parecería estar colapsando, en buena medida porque la falta de visiones panorámicas dificulta la captación de su naturaleza y la consolidación de las últimas novedades multidisciplinarias (la terapia sistémica en su reelaboración enésima, la pragmática semiológica, los modelos de la segunda cibernética, los símiles computacionales). El interés disciplinar, a todo esto, que se trasunta diagnósticamente en las páginas de las revistas de antropología general, parecería estar tendiendo hacia el vacío. En tanto no se rediseñe el canon de las clases científicas y el esquema curricular, cabe considerar la antropología psicológica como especie en peligro de extinción. En esta emergencia, la recuperación de la historia que proponíamos más arriba, si quiere impartir una lección de provecho, deberá utilizar recursos capaces de superar el tradicional método del amontonamiento; corresponde, entonces, seleccionar y ordenar la plétora de lo efectivamente actuado en función de un problema definido, de un hilo conductor, situando cada discurso en el nivel debido de analiticidad como para hacer ver que cada planteamiento suministra una respuesta acotada a la pregunta que se le formula. El problema en cuestión no puede ser otro que el de la relación entre el sujeto y la cultura, o entre el individuo y la sociedad, y las formas en que esa relación puede ser esclarecida, sistematizada y predicha desde la psicología. Y las respuestas emergentes han de figurar en la medida en que hayan desarrollado o bien la temática de esa relación, o bien la explicación de la cultura y de la sociedad en términos de sujeto, o viceversa. El ámbito confor8

mado por estos desarrollos (y no toda la peripecia de la psicoantropología en sí) es, por ende, nuestro objeto de crítica. Al lado del problema y de sus resoluciones reales o ilusorias cuadra que figure una hipótesis de trabajo que, metateóricamente, hará uso de la historia disciplinar para esbozar una ley concerniente a su objeto: la relación entre el sujeto y la cultura, y al mismo tiempo las antedichas explicaciones contrapuestas, plantean dilemas lógicos quizá insolubles, o por lo menos de una dificultad insospechada, lo que las convierte en un problema imposible de resolver analíticamente. Esta es, entonces, la hipótesis, y el resto del libro, al margen de su posible valor de introducción anecdótica a un campo conflictivo, se entiende como su demostración. Demostración que operará, por añadidura, como explicación suficiente del colapso que hoy se experimenta, el cual quizá encuentre su resolución en una estrategia sistémica que hasta hoy nadie ha sabido formular. ••• Escribir este ensayo no fue fácil. En el empeño, los descubrimientos teóricos esenciales sobrevinieron invariablemente en el contacto con los originales, aunque la revisión de testimonios indirectos también sirvió para recrear los climas intelectuales, para sopesar la recepción atenta o beligerante a las ideas inéditas, para territorializar los paradigmas, para hacer estallar la noción de episteme. Hemos recorrido con la minuciosidad más acuciosa de que fuimos capaces biografías, autobiografías, denuestos, apologías, bibliografías, compilaciones, esquelas, recensiones, reportajes, ensayos y obituarios, prefiriendo siempre el desfloramiento rutinario de las fuentes a las síntesis seductoras de segunda mano, la opacidad y la reiteración de los originales al brillo engañoso de los abstracts. Esta trayectoria, verdadera ordalía de paciencia ante teorías más amarillentas que las páginas en que constaban, nos puso en contacto con abundante escoria académica, pero como contrapartida nos permitió ser testigos de una ramificación compleja de intereses dogmáticos, de matices ideológicos, de desencuentros interdisciplinarios y de motivos recurrentes que nos impusieron tratar la historia de las teorías culturales del sujeto (o de las teorías psicológicas de la cultura) en un plano de complejidad estructural mucho más denso del que se acostumbraba. No se trata aquí de que la enumeración de libros o de autores supere, en los capítulos que siguen, las cotas cuantitativas más o menos estandarizadas por el folklore de las maneras científicas; probablemente se encontrarán más menciones de unos y de otros en reseñas mucho más restringidas, como las de Honingmann, Pelto, Brislin o Segall, referidas a un año o dos de producción teorética, o la más clásica de Kluckhohn, que concierne sólo a los viejos estudios de Cultura y Personalidad en el área del suroeste norteamericano. Se trata, más bien, de dar debida cuenta de un proceso intrincado de intercambio haciendo justicia a sus etapas verdaderamente esenciales, recuperando la palabra de sus principales protagonistas, y sobre todo ordenando y mapeando con el mayor cuidado la totalidad de su topografía para que el lector pueda recorrerla en su genuina conexidad. A nuestro entender dos logros compensaron el esfuerzo: poder presentar la historia de este ámbito resaltando líneas y configuraciones que le otorgan coherencia, y redescubrir los efectos de toda esa historia en una situación contemporánea que, por eso mismo, pierde así la apariencia de desorden y el polimorfismo perverso que muchos le endilgan. Por el problema que se trata, por el inventario que se compulsa y por la hipótesis de trabajo que se plantea, este ensayo bien pudiera intitularse (como de hecho se intitularon sus borradores) algo así como "Aportes teóricos de la Antropología al campo de la Psicología", presuponiéndose que nos referimos, para no ser indebidamente preciosistas, a los aportes teóricos más importantes y no a todos los enumerables. Entiéndase, entonces, el núcleo temático de lo que habrá de leerse como un diálogo habitualmente crispado entre al menos dos disciplinas constituidas, más que como el soliloquio de una sola especialización fronteriza. El inventario de lo que la antropología tenía para ofertar impuso la forma del trabajo en el proceso de la identificación y de la evaluación de esos aportes, que han sido cuantiosos, aunque de valor desparejo. Para empezar, están allí, testimoniando su trascendencia, las tres o cuatro rupturas o desafíos claves: primero que nada, Edipo, Malinowski y el problema (¿alguna vez resuelto?) de la uni9

Pero aquí hemos optado por el realismo. demostrando que esa visión no es coextensiva con la psicología de los científicos o con la psicología en general. Alguna vez. ni halagador: hay que partir de la base de que cada disciplina se asienta en supuestos distantes. que "la variable cultural también debería ser considerada". Esto no inhibirá. en algún capítulo ulterior. Más aún. Pero lo concreto es que para discernir el aporte antropológico como "importante". Como antropólogos tenderemos a sobrevalorar. y para subrayar el desperdicio de una riqueza desaprovechada por una psicología allende el freudismo. literalidad: la psicología no acabará en el psicoanálisis y en sus adyacencias célebres. nos veremos forzados a averiguar si el rendimiento decreciente de las exploraciones en 10 . ni que lo más sustancial quede sin referir. en irradiaciones ramificadas a su vez. ni predecible. y que cada una realiza una categorización y un constructo distinto de la realidad. lo que la antropología aduce se puede despachar en una nota al pie en la que admita. aunque a algunos presuntos agraciados la noticia les llame la atención. si ello es posible. ni que la psicología concebida como ciencia con éso solo no le alcance. la lucha entre la biología. como la concerniente a la dependencia cultural de los contenidos manifiestos y sus significaciones latentes. la importancia de los aportes podrá entonces magnificarse hasta el punto que se quiera. Más allá de estos círculos. por cierto. habría que practicar sobre la psicología como beneficiario un recorte que tiene mucho de mutilación. la relación de magnitudes entre lo que la antropología escribe y transmite y lo que la psicología lee y acepta no es ni lineal. Dilema que. en variables múltiples. que serían al mismo tiempo testimonio y corolario de dicha cesión. difíciles de coordinar. más o menos. y establecida la antropología en su papel de emisor.que es función de (o es diferente según) la mirada y el interés propio de cada disciplina. conectados por vectores que representarían aportes y conexiones. por cierto. aunque su efecto ya no pueda ser el mismo. habrá que magnificar el relieve de los hechos para conferirles aunque más no sea una importancia "potencial". Si es que ha habido alguna transferencia. inaugurando el contexto de lo que se ha llamado "la crisis del modernismo". por el momento. a veces recíprocas gracias a la invención providencial del feedback. Y habría que imaginar. a fin de modificar las proporciones aparentes. que se obstinó en ignorar sistemáticamente la trascendencia de lo que la antropología tenía que anunciar. de lo innato y lo adquirido. mostrando en público como nunca antes la existencia ya no disimulable de las otras culturas. y por último. e inspirando metodológicamente nada menos que a Lacan. luego. antes que nada. ni bien perfilado. Aparentemente. Reducida así la psicología anunciada en el título latente a poco más que el psicoanálisis y su periferia. Trascendencia -digámoslo. para la psicología en su conjunto y en su escala panorámica. como en esos esquemas comunicacionales ingenuos cuestionados por Greimas (emisor-flecha-receptor). alcanzaría con situarse más cerca de cada punto de flexión y consignar el detalle de cada una de las irrupciones magnas para estar cumplidos en nuestro propósito. pero enriquecedoras de la polémica. Y este realismo impone. algunas puntualizaciones más o menos circunstanciales. el tema de la personalidad y la cultura. de lo relativo y lo universal. cerrando el ciclo de los aportes y las transferencias. independientemente de que así los aportes teoréticos de la antropología parezcan encogerse hasta el umbral de lo perceptible o diversificarse más allá de la posibilidad de enumerarlos. paralelamente. de la estructura libidinal y del deseo fundante. la figura pontifical de Lévi-Strauss. el deber y el deseo. Pues. el énfasis que habrán de merecer los que acaso sean los aportes teoréticos más claramente dibujados. o a la variabilidad cultural de las patologías. y su historia no se cerrará tras los turiferarios y los émulos de un Lacan ya muerto. Algo que este ensayo acabará perturbando es la concepción que sobre la psicología sustentan la intelligentsia psicoanalítica y los consumidores cultos del freudismo. No importa que la antropología sea mucho más. devendrá también explicación de lo que nuestras ciencias no pueden genuinamente plantearse.versalidad de la pulsión. ella se podrá corroborar mejor y más tangiblemente en la constitución de esferas transdisciplinarias y en la consolidación y vigencia de métodos y problemas compartidos. que la antropología y la psicología son como rectángulos estancos.

"psicología ambiental". no nos será legítimo redefinir ese corpus como aporte si antes no verificamos que la psicología hace algo con respecto a el. "etnodrama". desde ya. contrahipótesis. a propósito de Edipo y su cohorte. que se inscribe por lo común (desde el punto de vista de las taxonomías disciplinarias más académicas) en ese territorio indecible. de los triunfos domésticos que nos enorgullecen. contradicción a subsumir como ganancia: cómo es posible que este espacio del saber exista. no ha ejercido la menor incidencia en las últimas disquisiciones de Lorenzer sobre el símbolo. el campo de la psicología se ha expandido. como de costumbre. Con el colapso del psicoanálisis como herramienta antropológica. después de Piaget. "psicología antropológica". Mead es la interacción del sujeto con la sociedad. cuando los postestructuralistas como Dadoun. "psicoantropología". no sólo enumerar la fantasía de los aportes potenciales. Interesa. el desarrollo psíquico integral de la persona. y de una antropología interesada en hacer que la psicología que se lee sea antropológicamente legible. sino reconocer primero los aportes concretos. pero si nos situamos desde el principio fuera del terreno de las incumbencias comunes. el psicoanálisis no ha servido para otra cosa que para insinuar o reclamar su propia validez. No todo lo pensado.antropología psicoanalítica no está sugiriendo acaso que. La antropología simbólica. sugerido. La referencia a la importancia implícita en nuestro título latente supone. y que al ser consuetudinarias acaban deshistorizándose. tampoco se limitará este trabajo a la constatación de las relativizaciones que la antropología trasmite. así como después de G. como herramienta de la antropología. En este ensayo urgente. discuten y descartan (sobre todo lo último) en esas transdisciplinas mixtas. dicho o escrito puede inventariarse. "ecología de la conducta" y así hasta el éxtasis. "etnopsiquiatría". Una vez reconocida la diversidad del campo psicológico. que habíamos referido antes: "Cultura y Personalidad". "ecopsicología". ambiguo. o si se quiere. Queda. Reducir la psicología al estereotipo que muchas veces seduce a los antropólogos involucra clausurar su vínculo con la antropología alrededor de los 70. el recurso de juzgar tal fertilización cruzada como un episodio secundario. Más allá de Freud está el universo: psicología es también. que el freudismo no acata esta o aquella estrecha definición de la cientificidad. expirados los plazos. el aporte de la antropología no se encerrará en los límites de una historia que ya tiende a ser antigua por más que su relevancia justifique resucitarla. "antropología psicológica". Deleuze y Guattari responden a Lacan y a Lévi-Strauss. y después de la "revolución cognitiva" el problema entero del conocimiento.H. especialmente a la hora de la habitual profesión de optimismo. historia todavía pendiente. Otra vez una ablación. Dilema adicional. será cuestión de inquirir de qué manera se cumplimenta el aporte. de límites bien definidos. Después habrá lugar para indagar qué pasa con lo que la antropología propone en el resto de la psicología. ha llegado al fin el momento de cambiar de tema y de reconocer el esfuerzo de muchos años como tiempo lastimosamente perdido. un juicio de valor o una toma de partido. y ocuparse del núcleo de una psicología monolítica. destinataria pasiva de las ecuaciones de varianza cultural que la antropología resuelve. Los aportes en cuestión serán aquí más bien actualidad. si recién aseveramos que la integración disciplinar es visceralmente conflictiva. y 11 . considerada esta vez en un sentido quizá más amplio de lo que es típico en un ensayo que. después de todo. que se trabajan. paradójicamente. "psicología ecológica". entronizando ese reclamo como objeto clandestino: la subordinación de una disciplina a otra bajo la manta de una pulsión determinante. por poner un caso. ni manifestación o represión del deseo. y con tanto ímpetu. es de antropología. Derrida. un encogimiento raciopático. "psicología transcultural". ha producido un corpus ingente de comprobaciones que podríamos conjeturar esenciales para actualizar modelos psicológicos de la mente humana. convirtiéndose en un gesto automático predecible. para aducir otro despilfarro aún más patético. de una realimentación compleja. La antropología cognitiva reciente. sino como subproducto de una interacción mutua. Reconocemos ahora que la psicología no es sólo neurosis. por supuesto. "etnopsicoanálisis". se trata de recordar más bien que. en otras palabras. No se trata de insinuar. Y es que a menudo éste no surge como un mensaje disparado desde la antropología y descifrado en su integridad. La razón (o la sinrazón) de estos desencuentros debe tenerse en cuenta tanto como los logros cooperativos.

susceptible de lograr la anuencia de Cooper y los antipsiquiatras. a Lévy-Bruhl y a Remo Cantoni. además. según cual sea la tendencia psicológica favorecida por el préstamo. Por otro lado. a su manera. se constituye en un factor que puede ser tanto restrictivo como dispersante. pre-freudianas. de observaciones consteladas. diría que el descubrimiento central ha sido su relativización del complejo de Edipo (modelo para cautelas ulteriores). difícilmente podrían ponerse de acuerdo a la hora de dictaminar cuáles han sido los aportes esenciales que ellos mismos realizaron a la psicología. una síntesis que haga justicia a algo así como ochenta años de elaboración teórica. No podemos ser en esto los árbitros. Para la antropología no se trata de una decisión sencilla. de constataciones empíricas. sobre todo en esos espacios teóricos inciertos y sobredeterminados. Seleccionar pese a todo tres o cuatro instancias "importantes" forzará de nuevo un recorte que dejará de lado una diversidad irreductible que queremos reflejar aunque el precio sea un cierto caos. Malinowski. habría que establecer en forma sumaria los modelos y las estrategias en que cada una de esas contribuciones se inscribe. Bateson pondría en primer término su modelo cibernético. antiguas y modernas. emic y etic. Para Joane Crawford (1983) y para LeVine (1977). Lo más vigente no es coestensivo a lo que más nos gusta. y en 12 . Laplantine y Ortigues. Reynoso 1986b. ••• La historia y la situación actual que nos conciernen de aquí en más no son simples ni transparentes. de confluencias y de desencuentros tanto personales como disciplinarios. Marvin Harris se inclinaría más bien a enfatizar la trascendencia de las adhesiones o correlaciones de rasgos psíquicos y fenómenos materiales matematizadas por los comparativistas. puesta de manifiesto con la aplicación de su método. por el contrario. freudianas y post-freudianas. y es seguro que los skinnerianos estarían con él. y Sperber privilegiaría su propuesta a cerca de la estructura de los dispositivos mentales procesadores de información. habría que diferenciar. Los antropólogos. De existir un aporte antropológico nítidamente recortado. 1986d. Deleuze y Guattari. El papel de la antropología. reivindicando. a qué momento del proceso científico se dirige en particular: si a la fundamentación de la teoría en sí. esto tiene poco que ver con un aporte teorético strictu sensu. si a su puesta a prueba o si a su replanteamiento. el tema es también. por ejemplo. encontrando en el otro bando defensores tan encendidos como Reich. Hallpike promocionaría su redescubrimiento de la igualdad psíquica entre los "primitivos" y nuestros niños de seis años. Aquí se nos presenta un problema adicional: las clasificaciones vigentes sobre las áreas de incumbencia común de la antropología y la psicología distan de conformarnos. de realidades a tener en cuenta. De ello dejaremos debida constancia en nuestras conclusiones.necesariamente algo debe ser dejado al margen para preservar el equilibrio justo entre el genio y la trivialidad. inspirado en las fases iniciales de la moderna psicología cognitiva. es posible que todos tengan su parte de razón. por su parte. para poder evaluarlas. Hay que encontrar. capaz de iluminar una nueva vislumbre de la esquizofrenia. Devereux. mejor que dictaminar arbitrariamente y enumerar al acaso. Pero de hecho este intercambio ha funcionado como punto de partida para numerosos replanteamientos y como trasposición de rasgos a menudo incidentes en la constitución de teorías y de hipótesis. desde el marco teórico propio o el ajeno. Lévi-Strauss quizá defendería su original concepción del inconsciente. primero. Lo concreto es que. si por tal se entiende a la facilitación de modelos acabados. como para tantos otros. por cuanto esa importancia cobrará dimensiones diferentes según se la juzgue desde ella o desde la otra disciplina. y con el apoyo de Róheim. de una compacta escuela de Cultura y Personalidad que englobaría tanto los estudios configuracionales como la polémica sobre el Edipo y los análisis comparativistas. La referencia a una teoría. aseguraría que lo más importante ha sido la demostración palpable de su universalidad. Para Harris. contextualizarlas y explicarlas mejor. Lo que más ha habido entre ambas disciplinas ha sido un intercambio de motivos. hoy dispersos en una muchedumbre de especializaciones fervorosas (cf. sencillamente porque la psicología no es nuestro métier. ha sido más de incidencia tangencial que de genuina construcción. 1987b). todo se reduce a un conjunto de manifestaciones.

su propósito no es la búsqueda del sentido o de la comprensión de cada cultura o de la configuración caracterológica en ella imperante. John Berry. y mucho menos su especificación de detalle. Horacio Fabrega. a la clarificación del espacio disciplinario. con espíritu sistemático. El esquema que proponíamos allí discierne. Víctor Barnouw. DuBois y Wallace y a los estudios de cultura a distancia de Gorer. tienen el más mínimo asidero. la antropología psicológica no puede comprenderse partiendo de un esquema unitario. Los fundamentos filosóficos de todos estos movimientos son correlativamente heterogéneos: en el configuracionismo prevalece el humanismo poskantiano y el ideal de las Geisteswissenschaften. • 2) La psicología transcultural. relativista a veces. etc. se nos ocurre que ese territorio quedaría mejor articulado según la enumeración que propusimos en nuestra reciente indagación sobre la antropología simbólica (1987b). Por empezar. No están trazadas desde la totalidad como horizonte de trabajo. sin más. Linton. paradójicamente. lo cual se hace evidente apenas se examinan sus problemáticas desde cerca. apasionadamente comparativa y estadística en su origen. por la parcialidad que ello supondría. cierto empirismo. ninguna ayuda tampoco. propiciada por Boas. por Kroeber y por Lowie. en la escuela comparativa. mientras que para Price-Williams (1980). se amontona en promiscuidad en los contornos de una difusa antropología psicológica segmentada en ámbitos temáticos más bien caprichosos. la psicología transcultural y la psicología interaccionista se refieren a distintos niveles de tipificación que no se conforman. Juris Draguns. en principio: • 1) Una psicología genérica y ecléctica. en el contexto de una reacción explícita contra el particularismo idiográfico boasiano y contra el impresionismo categorial. por su lado.última instancia. se opone a ambas en la medida en que normalmente no es comparativa. Walter Lonner. Rickman. P. desde Róheim hasta él mismo. sino desde el vértice de una demostración particular que mapea el campo para subrayar su fuerza. el paradigma freudiano ya no es la columna vertebral que. lo que hasta 1961 se acordó en llamar Cultura y Personalidad. todo se encuadra en una polivalente psicología comparada. a las formulaciones culturalistas clásicas de Kardiner. Ihsan Al-Issa. siquiera escasamente. al diferenciar ciertas variantes de ésta de las especialidades que ahora nos ocupan. niegan tanto la prevalencia de la cultura como la respetabilidad teórica del concepto de personalidad. un especie de fenomenología. en el interaccionismo simbólico. Está perfectamente claro que. Con carácter tentativo. trata la "situación" como la unidad básica de análisis. a su turno. En conclusión. sería capaz de sostener un esquema de clasificación. Manning. todos los movimientos teóricos enumerados hasta ahora se refieren a cuestiones y deslindes de objeto netamente diferenciados. ni comparte con los configuracionistas su confianza en la noción de "carácter". siendo una modalidad que en principio se opone a la comparación. presente en los desarrollos tanto clásicos como tardíos de la escuela Cultura y Personalidad (ahora "antropología psicológica" a secas) y que congrega a una multitud de estudiosos alrededor de Francis Hsu. La escuela de Cultura y Personalidad discurre en el plano de las configuraciones epónimas. en lo que a las antropologías psicológicas concierne. como que se inspira en una clase de antropología particularizadora. sino la determinación de regularidades estadísticas entre factores de la personalidad y otros aspectos de la realidad social. Murphy. Es válido distinguir como precedentes suyos al cofiguracionismo de Benedict y Margaret Mead. cuyos principios. Alastair 13 .K. Douglass Price-Williams. William Lambert. David McCleland. el de la relación entre la personalidad y la cultura. es un desprendimiento de la estrategia comparativa nomotética que ser inaugura con Murdock y la HRAF en los años 40. a "lo psicológico". La psicología transcultural. los estudios de Cultura y Personalidad. un poco a la manera de los etnometodólogos y de los interaccionistas simbólicos. relación que vendría a incluir tanto el dilema de la aplicabilidad intercultural del psicoanálisis como la articulación entre el sujeto y la sociedad según el interaccionismo simbólico. Ninguna de estas caracterizaciones globales. En rigor. tampoco lo es.M. J. pasando por Hallowell. Para DeVos (1981) todo. económica o ecológica. Mead y Rhoda Métraux. no con los culturalistas su interés por la "personalidad". Harry Triandis. pero sin perder de vista (como aquéllos) el ámbito total de las instituciones y estructuras sociales. La psicología interaccional. inaugurada por Whiting y Child y reelaborada por Yehudi Cohen. hoy en día.

• 8) La psicología evolutiva de Piaget. aplicada al tema de la cognición por Heinz Werner y Bernard Kaplan. concebida a veces como una "ecología de la conducta". codificada por Walter Mischel. darwinianos o adaptativos. Boscolo. Dennis y Hallpike y al de la validación comparativa de la doctrina por Furby. Ortigues (El Edipo Africano). Dundes. Roland Tharp. lo que al antropología aporta independientemente a la rama respectiva de la psicología. Resta añadir que el encuadre crítico que en lo 14 . • 10) La psiquiatría de base cibernética. Lutz Eckensberger. al problema de la "mentalidad primitiva" por DelVal. en diversas modalidades abrazadas por los practicantes de una cognitive science multidisciplinaria: Klein. o clasificadas de manera equívoca: tendrán que ser explicadas en su génesis. Jackson. • 4) El psicoanálisis antropológico en sentido estricto. En lo sucesivo. Toren. las intuiciones desperdigadas. También se inspira en premisas batesonianas la terapia familiar sistémica. Richard Brislin. formulada por Gregory Bateson y Jürgen Ruesch. por Marvin Harris. Shawn Scherer. • 11) El nuevo paradigma de la psicología cognitiva. Allan Holmberg y. • 7) Los modelos psicobiológicos. Glen McBride. Hallowell. experimentado hasta hace poco por Parin. Orville Brim (el exégeta de G. recuperando el pensamiento de Géza Róheim. John Hostetler. y la psicología ambiental de Proshansky. de la etología de Tiger y Fox y de la sociobiología antropológica de Van den Berghe.Heron. Ype Poortinga. la teoría de campo. Morgenthaler. inspirada directa o indirectamente en la fenomenología y sustentada por psicólogos sociales que se apoyan en las premisas de interaccionismo simbólico: Howar Becker. • 3) Una corriente de oposición frente a ambas posturas. estas escuelas no pueden ser lisa y llanamente objeto de una enumeración sin forma. los cadáveres y los fósiles discursivos de las psicologías muertas. • 12) Los resabios inciertos. desde Robert LeVine y Jerome Barkow hasta el advenimiento de los desafíos gemelos. por sus supuestos implícitos o por sus corolarios. Mervis. Jones y practicado antropológicamente por Alfred I. quizá triple: se analizará en el orden que convenga lo que ambas disciplinas comparten de hecho. y lo que ésta. airada o reconocida. Anne Parsons. muy a su modo. Gananath Obeyesekere y Weston LaBarre. Robert Forston. • 5) El complementarismo de Devereux. Frank Young. Johnson. tales como la escuela gestáltica. Alan Howard. vinculada con el Grupo de Milán: Selvini. Mangan. y retomada por el equipo de Palo Alto (Watzlawick. hasta cierto punto antipsicológicos. Ittelson. Cecchin y Prata.H. vinculadas en su polemicidad recíproca. Mead). Sperber. de base computacional. Weakland. criticadas o vindicadas en sus contenidos. Colby. Ralph Turner. El tratamiento que aquí se dará a cada campo tiene la doble valencia. la psicología diferencial y el jungismo. Mandler. • 6) El conductismo de Watson. Craik y Wohlwill. Hull y Skinner. Randall. Beidelman. Rom Harré y. Richard Sweder. Sanday. en algún momento se derivó de aquí una especialización "pragmática" (en el sentido semiótico-comunicacional de Morris). Rivlin. Melford Spiro. Stanton Wheeler. Tamotsu Shibutani. Anthony Marsella. • 9) La psicología situacional (luego interaccional). Leonard Cottrell. Ervin Goffman. Rosch. y sus reconocidas derivaciones: al psicología ecológica de Roger Barker y Edwin Willems. publicitado como Psicología Operante por J. Walburga von Raffler-Engle y Victor Yngve. Ohnuki-Tierney. Beavin. que hoy subsiste en las variantes de Elizabeth Bates. Kintsch. Cattell y Zern. David Magnusson y Norman Endler. Muy recientemente se ha visto surgir en Europa un híbrido de interaccionismo simbólico y materialismo histórico en la obra esencial de Alfred Lorenzer. Thomas Ciborowski y Neil Warren. si se quiere. Boyer. derivado hacia la etnopsiquiatría por Laplantine y hacia el eclecticismo por Becerril y Sedeño. se ha dignado a responder. A. Fry) sin que mediara una renovación correspondiente de su aparato de ejemplificación etnográfica. Freischer. Witkin. Albert Bandura. Thomas Williams. en una sola ocasión. Donald Horton.

y que para ser contestados se escriben. Que éste sea un libro de teoría impone. sino más bien a la convicción de que las estrategias ideológicamente equivocadas son. ante los que ciertas puntualizaciones éticas resultan imposibles de reprimir. que éste no es un libro de texto capaz de narrar desapasionadamente la historia de ciertos espacios disciplinarios. por último. en primer lugar. que entiende que el cambio social no es imperativo. para el cual no es oportuno. Nuestra actitud no obedece a ningún juicio a priori sobre la impropiedad de dicho cuestionamiento. sino un libro de teoría y de crítica que se aproxima a los sucesos para producir una evaluación y un diagnóstico que serán ante todo contestables. además. y con una sensible merma del exotismo. del contenido latente de los sueños o de las etapas del desarrollo cognitivo. pues no se interroga tanto a la realidad como a las teorías y las prácticas que se ocupan de ella. principio que sólo se abandona fugazmente en unos pocos casos especialmente indignantes. 15 . y el posmodernismo. que lo conjetura imposible. Quede claro. No se encontrará en él tampoco la solución al dilema de la universalidad del Edipo.sucesivo se presenta ha procurado eludir el camino trillado del cuestionamiento ideológico. también. las de fundamento epistemológico más precario. Nuestros oponentes reconocidos en esta querella son el psicologismo extremo. ciertos sacrificios: el de los traídos y llevados "ejemplos etnográficos". de la jerga indígena o del color local que cabe esperar del trabajo de un antropólogo. el conservadurismo fenomenológico.

su sabiduría directiva y el control de los fenómenos naturales de conducta y experiencia. 16 .1 LA ANTROPOLOGIA PSICOLOGICA ANTES DE LA ECLOSION DE LAS GRANDES ESCUELAS Primero se impone que. medicina) de la misma manera y con la misma amplitud con que la biología hoy sirve a la agricultura y a las ciencias médicas" (Gregg y otros 1947:2). y a menudo se reducía a la imposición de cierto sesgo psicologizante a algunas de sus elucubraciones. y aunque aquélla es la que más nos interesa. la psicología es la ciencia de la condición humana y animal. distintas identidades y distintos objetivos. pero también hay una contingencia en la historia de los enunciados. Nuestra definición de lo que la psicología acepta o excluye. educación. del carácter. Para ampliar esta definición. tanto individual como social. Y en general la puesta a prueba de las hipótesis y de los supuestos psicológicos. implícita. todavía no del todo resignadas a su especificidad ni cristalizadas en escuelas y ortodoxias como las que después habrán de signar sus discursos. economía.. capaz de delimitar un objeto categórico: la psicología no puede ser taxativamente acotada a un a priori más que al precio de tomar partido por una u otra de sus variantes teóricas en pugna. no es ideal: lleva la marca de su época. a proposiciones esporádicas y a inorgánicas declaraciones de principios. de los organismos en relación con su conducta. la psicología es el estudio sistemático. Hay una estructura de la lógica teórica. definamos el espectro de lo que de aquí en más entenderemos por psicología: "La psicología es concretamente lo que los psicólogos hacen y enseñan: brevemente definida. Pero al menos suministra un indicio de la amplitud del campo y de la variedad irreductible de problemáticas involucradas. abunda en círculos de razonamiento y prodiga ambiciones que hoy son más moderadas. de sus relaciones con el ambiente y de su experiencia. la inclinación de los antropólogos antiguos hacia la psicología ha sido difusa y dispersa. principios y generalizaciones que han de incrementar el conocimiento del hombre. De todos modos. del aprendizaje. Antes de abismarnos en el terreno mejor conocido de Cultura y Personalidad. que servirá a todas las ciencias del hombre (antropología. entonces. su comprensión. tal como se dio en una antropología todavía incipiente. etc. de la conducta. hace ya unos buenos cuarenta años. de sus alternativas y sus derivaciones. consensual. así como de sí mismo y de los grupos sociales e instituciones en los cuales y mediante los cuales funciona. gobierno. sociología. Su propósito es descubrir hechos. esta última aporta el contexto que la vuelve inteligible. su capacidad predictiva. cabe asomarnos sucintamente a un espacio poco explorado en el que se sientan las bases de las relaciones entre ambas disciplinas. amontona heterogeneidades al ritmo de las polémicas que le subyacen. La antropología sufrió desde siempre cierto influjo por parte de la otra ciencia. Los psicólogos buscan proporcionar una ciencia básica del pensamiento humano. aunque no siempre condujeran a la investigación cooperativa. de las capacidades. Huelga decir que este indicio no constituye ni implica un enunciado formal. desde ya. sólo puede ser aproximativa. no en todas las ocasiones tuvo asegurada su retorno o su debida consideración. Esta definición maximalista. y tendrá que acomodarse a los pliegues de una historia que le ha conferido. aunque sus incumbencias y sus intereses fuesen por lo común discrepantes y hasta antagónicos. siguiendo las premisas clásicas fijadas tras febriles negociaciones por un amplio consenso. a la integración formal y al enriquecimiento mutuo. de los motivos. La impresión que tuvo Hallowell hace un treintenio (1954:162) también nos embarga ahora: esas conexiones tempranas han sido más (y más significativas) de lo que ahora se supone o pretende. sucesivamente.

la psicología de mediados del siglo XIX no pudo obtener gran cosa de su comercio con una antropología de gestión más inmadura y de articulación más precaria que las suyas propias. Theodor Waitz manejaba fluidamente esta noción. según el cual existen razas superiores e inferiores. había establecido la existencia de "inferencias inconscientes". Un contexto. tales como la de que la ciencia de la vida mental debe tomar en cuenta los datos etnográficos "pues el pensamiento humano es sólo posible porque funciona dentro de un grupo social" (Bastian 1881:2). Por otro lado. rigurosa. sucesor de Kant en Königsberg. con la que culmina y sintetiza una amplia serie de estudios. operaba entre otras cosas a guisa de símbolo de su naciente status científico. con el estudio del comportamiento animal y con lo que entonces se conocía o rumoraba sobre la conducta de los distintos pueblos. Como todo pensador de la época. Herbart rechazó el catálogo intuitivo de las "facultades mentales" que operaban como homúnculos que lo explicaban todo. y buscó construir su ciencia sobre un cimiento empírico. "el primer psicólogo matemático". interrelacionando la problemática del individuo con su circunstancia histórica. Para Lowie. y considerando que la psicología no sería completa en tanto se ocupara del hombre como entidad aislada del contexto social. En los diez volúmenes de su famosa Völkerpsychologie (1900-9). su lado fuerte radica en el análisis crítico de las fuentes y en la profundidad de su comprensión psicológica. y no titubea en considerar su trabajo sobre la unidad del género humano y el estado natural del hombre (1858) como un digno precursor de La Mentalidad del Hombre Primitivo de Franz Boas (Lowie 1974: 29). haciendo intervenir su experiencia anterior. Los juicios más actuales sobre su obra no son. de las que sólo sobrevive una "ley general" gracias a la cual la unidad psíquica de la humanidad produce por todas partes ideas elementales (Elementargedanken) semejantes y comparables. Wundt estaba consciente de la necesidad de indagar los procesos mentales de orden superior en conexión con los hechos de la cultura y sabía que los psicólogos no se hallaban preparados para 17 . mediante las que el sujeto interpreta sus perceptos. en la que esta institución. la ocasión es propicia para corregir una difundida distorsión de óptica histórica: el inconsciente no es. Protagonista de un momento de transición desde una disciplina especulativa o filosófica hacia una nueva psicología experimental que luego desarrollarían Fechner. En síntesis. De allí en más. unánimes. el umbral de la conciencia y el inconsciente. Helmholtz y Wundt. Para Marvin Harris. Wundt procuraba coordinarla con los avances de la psicología infantil. basada en métodos experimentales. Precisamente Wilhelm Wundt [1832-1921] se había esforzado en establecer la psicología como disciplina unificada. significaron para la antropología. más aún. a su vez. sus ocasionales demostraciones de amplitud de criterio o de sana iconoclastia no impidieron que Waitz se precipitara en un racismo recalcitrante. hacia 1850. regido por leyes psicológicas peculiares. éste abrazaba una concepción que se alejaba del asociacionismo entonces dominante. ni de lejos. susceptible de ser pensado como un todo orgánico. Ya desde mucho antes de Freud el inconsciente había sido una categoría esencial en la psicología académica y un tópico frecuente en la charla de salón: Helmholtz. y en otra psicología experimental. aunque las dotes intelectuales de todas ellas hayan sido "en un principio" las mismas (Harris 1978: 88-89). la Filosofía del Inconsciente de Edward von Hartmann (1868) constituyó durante años una obra clásica que todo intelectual de calidad presumía conocer. construida sobre las ideas de Herbart. por el contrario. en ambos casos bajo la influencia de Johann Friedrich Herbart. las pautas teóricas y metodológicas de Herbart estaban llamadas a disolverse en cúmulo de elaboraciones más bien especulativas. de laboratorio. y sobre todo Waitz. de hecho. expresadas en un estilo de insoportable densidad. representó empero para la psicología una figura más relevante de lo que Bastian. más que como un conjunto de mecanismos reactivos.Tanto Theodor Waitz [1821-1864] como Adolf Bastian [1826-1905] consumaron modelos antropológicos psicológicamente orientados. la representación (Vorstellung). Herbart. interpretando la mente humana en término de fuerzas dinámicas. invención freudiana. ella misma se diversificó en una psicología social. con la salvedad de un paquete inconexo de apreciaciones que le retornaban ideas ya admitidas y trilladas. en su aplicación por Bastian. en los momentos fundacionales de la disciplina. A propósito de este último concepto. por iniciativa de Wundt. explorando conceptos tales como la masa aperceptiva.

la descripción lingüística. la conducta. la percepción y la variabilidad ecológica de las ilusiones ópticas. pues consiste en síntesis complejas relacionadas con la "masa aperceptiva" herbartiana: lenguaje. la política y la ética. Bajo la influencia de Darwin. Esta última concepción opinaba Rivers. costumbres.H. la psicología fisiológica (que se ocuparía de las sensaciones elementales) y la psicología de los pueblos. los proyectos tuvieron que modificarse un tanto. creencias. desde luego. que había dejado de ser útil. según una orientación psicológica y biológica. Las prolijas observaciones y los cuidadosos diseños estratégicos llevados a cabo en ese estudio todavía modélico. las costumbres. es el de alcanzar una explicación en términos de psicología. la psicología escindida de Wundt comporta una lección ejemplar: como diríamos hoy. 18 . y a título de justa compensación.es tan amplia. la definición de Rivers de la psicología como ciencia de lo mental difería de la de su alumno McDougall. su nomenclatura cromática y su susceptibilidad frente a determinadas ilusiones geométricas. el lenguaje y la religión primitiva" (Hall 1938:6). la vida doméstica y el parentesco. Sea como fuere. y en la que participaron William Halse Rivers Rivers. W. tanto individual como colectiva. por las cuales la conducta del hombre. Haddon pretendía investigar la herencia de las aptitudes e incapacidades humanas: McDougall. la doctrina de Wundt sobre la apercepción llevó a la psicología más allá del viejo asociacionismo. abocándose a cuestiones tales como la medición de la agudeza sensorial.R. Después de estudiar intensivamente las características de la visión de esos pueblos. contribuyeron a desacreditar la leyenda de la superioridad sensorial del salvaje. sean históricos o científicos [sic]. la psicología. estableciendo su independencia definitiva de una fisiología paralizante. para aquellos lectores capaces de informarse los nativos dejaron de ser individuos cercanos a la naturaleza y a la vida animal. Charles Seligman. Ese fue el patrón disciplinar hacia el que se volvió Haddon cuando organizó la célebre expedición de la Universidad de Cambridge al Estrecho de Torres. Allí se gestaron y se definieron también numerosas vocaciones. reservándose la opción de mantener separados los procesos mentales de los conductuales. está determinada" (1914:3). el objeto de esta última no es accesible a la indagación experimental. conscientes o inconscientes. Myers registraría y estudiaría la música nativa. quien la consideraba referida al comportamiento. Al choque con la realidad etnográfica. los hechos de cultura pertenecen a otro nivel de tipificación lógica y a otro plano organizativo que los hechos psicológicos "puros' de la percepción. mientras que Seligman se encargaría de las prácticas de medicina popular y de sus concomitancias en psicología fisiológica. Rivers [1864-1922] prosiguió aplicando su método de psicología comparada en Escocia. superar este estancamiento involucraba expandir los recursos de una psicología que era todavía individualista y prosaicamente fisiológica. Myers y Rivers se ocuparían del desarrollo de un plan de elicitación y análisis en psicología experimental. Por "psicología" Rivers hacía referencia a la disciplina que trata los fenómenos mentales. que no sólo incluiría toda la sociología tal como ordinariamente se la entiende. esencialmente que Wundt -a despecho de sus propias consignas unitarias. extendiendo su influencia sobre el entero dominio del folklore. sino también la economía. de ideas. El principal objetivo de esta empresa consistía en el estudio directo de los nativos en su medio. Según Stanley Hall.cortó por lo sano y dividió la psicología en dos ramas complementarias. en 1898: una aventura multidisciplinaria que marca el comienzo del interés de la antropología británica hacia el trabajo de campo. el relevamiento del ritual. a los que reputaba como materia exclusiva de la sociología. Después de divulgados los resultados de la investigación. sentimientos y tendencias instintivas. William McDougall y Charles Samuel Myers.no podemos contentarnos con aplicar los hallazgos de la psicología del individuo cuando lo que buscamos es desvelar las fuentes de la conducta social (1926:xxi). y mostraron una forma de adaptación a su entorno que no podía llamarse sino "inteligente". pero de todos modos quedó cubierta la etnografía general del área. Rivers aseguraba que "el propósito definitorio de todos los estudios de la humanidad. de su ostensible inferioridad intelectual. Sin embargo -añadía. Wundt "materialmente impulsó todas las ramas de la ciencia de lo mental. ideas. proyectando ese conocimiento hacia la psicología. En concreto. en Egipto y entre los toda del sur de la India. Fue por ello. correlativa.lidiar con ellos en el laboratorio.

independientemente de su sofisticación y de una riqueza exultante en materia de observaciones de toda índole. y que sólo a través del conocimiento de los procesos mentales del hombre podemos esperar reconstruir el pasado. Excediéndose en sus infidencias. validez. Lowie 1974:211). Leach consigna que Haddon. una serie de ensayos en que se intenta consumar ese maridaje disciplinario. sin que importara gran cosa su deseo explícito de aliar ambos aspectos o su pormenorizado conocimiento de la teoría freudiana. por ejemplo. no sólo a facilitar el maridaje entre nuestras disciplinas. Mirándolo bien. xviii).La mayor contribución de Rivers a la naciente psicología antropológica consistió. y sostiene que esta falta de integración siguió siendo característica de su estilo en los años subsiguientes. sin duda. "Lo que acabo de expresar -continúa diciendo Leach. devienen explicaciones. El trabajo conjunto de Haddon y de Rivers contribuyó. Tampoco resultó convincente el conato de Rivers de reunir etnología y psicoanálisis a lo largo de un pequeño conjunto de investigaciones que los críticos se apresuraron a repudiar como una inútil paráfrasis de hechos etnográficos en vocabulario psiquiátrico (cf. especialmente en lo que atañe a las sociedades carentes de registro escrito. comenzara a hablar sistemáticamente de cuestiones tales como hipótesis. en otorgar estatuto empírico a la idea evolucionista de la unidad psíquica de la humanidad y en sentar el precedente de un programa balanceado y sagaz de los tests a ser aplicados durante el trabajo de campo. el ultradifusionista Elliot Smith (en cuyas alucinadas teorías heliolíticas Rivers habría de embarcarse más tarde) argumenta que en sus primeras obras este estudioso mantuvo las dos líneas de su investigación relativamente separadas entre sí y que sólo con el correr del tiempo lograría fusionarlas íntimamente (1926:xiv. […] Debe decirse que. verificación. Con perverso espíritu corporativo. Lo que pretendo puntualizar es simplemente que la historia de los desarrollos británicos en esos campos necesita tener en 19 . no logra integrar el estudio psicológico en la trama cultural. según se reconoce. consistencia. Hace pocos años. Hallowell señala "la naturaleza altamente compartimentalizada de sus inquietudes psicológicas por un lado y de sus empeños etnológicos por el otro". él había venido a Cambridge a enseñar psicología bajo el exótico marbete de "fisiología de los órganos sensoriales". aunque en el Cambridge de esos años ese no era un handicap" (1984:5). de paso. Edmund Leach arremetió contra esta leyenda. proporcionando datos que hablan de conflictos subterráneos y de mezquindades ruines. En su prefacio de Psychology and Ethnology. con la que se entusiasmaría hacia 1920 (Hallowell 1954: 175). Sus procedimientos en lo que concierne al método fueron inusualmente explícitos para la época. todo interés nacional por los temas psicológicos hasta el advenimiento del neo-tylorismo intelectualista de Robin Horton. y un comentarista anónimo protestó contra esa disposición calificándola como el derroche financiero más imprudente y culpable que pueda imaginarse". Faltaban aún unos treinta años para que la psicoantropología norteamericana. clausurando. explicación. "tenía propensiones homosexuales. sino también a establecer triunfalmente la modalidad de estudio que cabe identificar como el "estilo Cambridge" en antropología. sin embargo. Quizás el fracaso de Rivers en el proyecto de introducir a título permanente el psicoanálisis en la antropología social británica (fracaso compartido por el intento paralelo de Seligman) impidió que cristalizara en las islas algo así como una prefiguración de lo que luego sería Cultura y Personalidad en los Estados Unidos. los antropólogos de la época aborrecían a Haddon: su mayor desventaja en aquel ambiente aristocrático consistía en que "él no era un gentleman" y en que no podía evitar actuar obsequiosamente hacia quienes sí lo eran. el principal instrumento para el estudio de su historia es el conocimiento de la psicología. no obstante. El nombramiento académico de Rivers fue tildado de "ridícula superfluidad". además. aunque hoy parezcan una pizca genéricos: "El rasgo peculiar de la relación entre sociología y psicología social es que los supuestos tomados en préstamo por una de esas ciencias a partir de la otra sólo pueden ser hipótesis cuya validez debe ser verificada determinando en qué medida conducen a la construcción de esquemas coherentes y consistentes. En lo que respecta a Rivers. Cuando esos supuestos se justifican de este modo. de modo que el conocimiento de esos procesos mentales debería ser nuestra preocupación inicial" (1926:6-7).no pretende empequeñecer la importancia histórica de la contribución de Rivers tanto a la antropología como a la psicología. el trabajo de Rivers.

y que las diversas instituciones funcionan con referencia al sostenimiento y expresión de las estructuras afectivas y motivacionales de los sujetos. Bartlett. en este ámbito. Haddon y Rivers vivieron en carne propia la tensión de una querella académica que los había erigido en sus primeras víctimas. nunca perdió del todo su aprecio por las ciencias antropológicas. que esta organización se adquiere a través de la interacción social y del aprendizaje. psicoanálisis y etnología habían movido a la gente en todo el mundo". Haddon y Rivers luchaban para ganar reconocimiento en un ambiente más bien hostil. Algo que suele pasarse por alto es que Radcliffe-Brown. a las que deploraba como una improvisación científica poco elegante. El individuo con el que tratamos puede ser el individuo en el laboratorio. Margaret Mead recordaba "sus trabajos sobre fisiología. fue durante varios años discípulo de Rivers en psicología. Rivers. Bartlett pensaba que el estudio de una sociedad primitiva podían derivarse leyes psicológicas aplicables a la sociedad moderna. 20 . no es el individuo puro y simple. que existen constantes psicológicas que definen en todas partes la dinámica del ajuste humano a circunstancias mutables. por ejemplo. que un sistema sociocultural depende de la estructuración psicológica característica de sus miembros para su perpetuación y funcionamiento. noción ésta tomada sin el debido reconocimiento de los escritos psicológicos de A. sin que por ello la psicología tuviera que disolverse en el juego de ingenio y en las adivinanzas conjeturales propias de Frazer o del Freud de Tótem y Tabú: "No hay razones sólidas para considerar el tipo frazeriano como la única especie de explicación que puede ser llamada psicológica. exigía virtualmente que cada estudiante de esta especialidad permaneciera por lo menos seis meses o un año en un laboratorio de psicología. y estaban perdiendo la batalla" (1984:8).F.el individuo en un grupo social dado" (1923:8-11). Bartlett defendía el principio de que las verdaderas explicaciones psicológicas debían centrarse en la problemática del individuo socialmente inserto. [ …] El individuo del que se trata en la teoría psicológica. Radcliffe-Brown sostenía. o -y en psicología social éste es siempre el caso.cuenta no sólo la abrumadora preponderancia y el prestigio académico de Oxford y Cambridge. debido a su relativa simplicidad. En su clásico Psychology and Primitive Culture. El apotegma de Rivers respecto de que los métodos experimentales del laboratorio psicológico constituían el mejor entrenamiento para el trabajo de campo incidió también en la formación de F. en todo este esquema. donde ya desde el título hacía alusión al conocido tratado de Tylor. la mejor visión de las situaciones psicológicas y sociales contemporáneas se efectúa en una cultura primitiva. y que muchas de sus explicaciones culturales son psicológicas en esencia. Las afirmaciones que sobre él se hacen siempre se refieren a un conjunto en particular de condiciones. el individuo en su ambiente de trabajo cotidiano. un aparato de explicación psicodinámica como los que en aquel momento sólo el psicoanálisis o el conductismo podían proporcionar. Reivindicados por una historia que nos ha ocultado piadosamente sus calvarios. Pese a todo. Faltaba. transfiriéndole nada menos que su herramienta más representativa: el método genealógico. en particular. todavía indeciso en cuanto a su futura orientación curricular. nuestro problema es el de dar cuenta de la respuesta que da un individuo a un conjunto de circunstancias de las cuales el grupo mismo bien puede ser una. sin cambiar las premisas. compenetrándose en sus técnicas y en sus posibilidades. […] En general. y que como no hay ninguna diferrencia fundamental entre el salvaje y el civilizado. sino también el conservadurismo y la arrogancia social de quienes controlaban de hecho esas dos grandes instituciones durante los años iniciales de este siglo. no distinguiéndose en demasía de las que fueron luego moneda corriente en Cultura y Personalidad. rayando como esclarecido precursor de los modelos cognitivistas. Aunque Bartlett se decidió luego por la psicología. Enemigo acérrimo de las estadísticas. Muchos años después de su muerte. Rivers "había parado a Freud sobre su cabeza. fue capaz de signar la antropología con su estilo y con sus preocupaciones.C. que difiere de una sociedad a otra. uno de los próceres del estructuralfuncionalismo. de hecho. y en lugar de la libido había constituido al temor como la fuerza impulsora del hombre" (1976:151). Shand y William McDougall. quien se unió al grupo de Cambridge tras la primera expedición.

en efecto. fenomenólogos. y que la mente puramente individual con la que se entretenían los introspeccionistas no posee existencia real (1908:16). realizó también trabajo de campo en Borneo para después desentenderse de la práctica antropológica en sus ulteriores ensayos de psicología social. interpretacionistas y posmodernos que conciben la mitología y el ritual como manifestaciones más bien estético-expresivas (cf. puesto que el grupo coopera en la producción de actitudes y de ideas. era una de ellas. Pero el extenso párrafo de Goldenweiser alberga mucho más que una toma de posición personal en al querella entre el racionalismo victoriano y el humanismo de raigambre alemana: contiene. el modelo de Wundt estaba colmado de latencias promisorias para la investigación en ciencias sociales.Otro de los psicólogos participantes en al expedición de Cambridge. Wundt veía claramente que las relaciones del hombre ante el mundo -y en especial sus primeras reacciones. Para él. sus ilusorias demostraciones de la existencia del alma. El asociacionismo de Frazer también colapsó ante la doctrina de la apercepción de Wundt. quien veía en ella una postura preferible a la de los evolucionistas.que la mente del humano adulto es producto de la influencia modelante ejercida por el ambiente societario. el hombre primitivo no era un pensador aborigen que se enfrentaba a la naturaleza como a un conjutno de problemas o cuestiones a las que el animismo o la magia pudieran suministrar una respuesta o solución. Skorupki 1985). Una vez más Wundt se dio cuenta de que los fundamentos psicológicos de la civilización no podían buscarse en el individuo aislado. Aún así. en particular llamó la atención sobre el valor de conceptos como el de "mutación de motivos" y el de "heterogeneidad de fines". Por desdicha las aportaciones teóricas concretas de McDougall a las ciencias sociales (sus célebres listas de pulsiones instintivas. El problema de la diferencia entre los individuos. con restricciones jurídicas sobre la reproducción por parte de las castas inferiores y sobre el matrimonio mixto entre miembros de distintas castas. que podrían venir de perillas como categorías sintéticas para el estudio de la dinámica de la cultura. 1967. su categoría de "mente grupal" su apoyo a la hipótesis lamarckiana de la heredabilidad de los caracteres adquiridos) ejercieron una fascinación más bien nefasta en las ciencias colindantes y desacreditaron durante décadas a la disciplina por él fundada (cf. Esa psicología debería reconocer -afirmaba. y que recubre la disputa entre los neotylorianos liderados por Horton y Jarvie. la Völkerpsychologie de Wundt inspiró vigorosamente a Franz Boas y sobre todo a Alexander Goldenweiser. seducidos éstos por el cariz individualista. la llamada teoría hórmica de la cultura. una disciplina que él inauguró. el arte. McDougall estaba convencido de que la psicología personalizada e introspeccionista del siglo XIX no se hallaba en capacidad de servir adecuadamente a las ciencias sociales. 21 . Según lo interpretaba Goldenweiser. la síntesis de una dicotomía filosófica que aún no se se ha agotado. McDougall también auspiciaba la sustitución de la democracia por un sistema de castas basado en la capacidad biológica. que ponía en relieve cuestiones que el experimentalismo y la tradición asociacionista no estaban en condiciones materiales de resolver. que interpretan la magia primitiva como ciencia en ciernes que busca comprender y controlar el mundo y los simbolistas. Sin exponerse a la acusación de sobreenfatizar lo social -la principal debilidad de la escuela de Durkheim. Para Goldenweiser. Fuera de Cambridge. Gellner 1973. en la cual la visión atomística de la mente era suplementada por una estrategia que enfatizaba sus funciones integrativas y creadoras. Wundt examinó desde ese punto de vista general los fenómenos del lenguaje. Por algo es que todavía en 1951 el antropólogo Siegfried Nadel manifestaba estar de acuerdo con la "eliminación sumaria" de la psicología social (1974:239). Horton 1962. Sin abrazar la doctrina de un alma popular aparte […] insistió en que la civilización era imposible sin las experiencias interrelacionadas de los individuos en comunicación. Sahakian 1982:129-134). la religión y la mitología. William McDougall [1871-1983].Wundt se alió a las filas de los etnólogos y sociólogos más modernos subrayando el contexto social y cultural" (1922:189-190). y a la larga entre los individuos pertenecientes a las distintas culturas. Jarvie y Agassi 1967. Con gran erudición y con una originalidad que a menudo ha sido subestimada.estaban lejos de ser racionales y deliberadas. En esos mismos tiempos heroicos comenzaba a surgir y a consolidarse la idea de una psicología diferencial. racional y empírico de los asociacionistas. la organización social y la ley. Wundt "descartó el crudo racionalismo de Spencer y Tylor.

sino por el valor y el sentido que se asignan a contrastes que el ojo percibe y que. André Langaney. fue uno de los inspiradores de esa gestión. Pero ni la contundencia de los números ni la tibia indignación de unos pocos -anticipémoslo. que en ciertas ocasiones se desarrolló a lo largo de líneas que. puntuando un episodio de las relaciones interdisciplinarias que hubiera sido mejor no recordar. quien enunció la primera mentira queda dueño del campo. lo evocan. que se inicia con la "eugenésica" londinense. Para colmo. ridiculizó las categorías intuitivas de agrupación racial comunes en aquel entonces. en tanto que a favor de su existencia se expiden Carleton Coon. de hecho. supervisados por Cattell. Lo mismo hizo el racista confeso Clark Wissler. Cualesquiera hayan sido los méritos originales de la psicología diferencial.no existen. sus esporádicas proclamas sólo cubrían unas pocas páginas en revistas especializadas. El problema. en 1890.210). arbitrario y engañoso (Human Biology. una tradición de fuertes bases institucionales y editoriales. constituyó una cadena ininterrumpida. 1976. sino que no hay tal grupo. Cuando la psicología racista aduce que este o aquel grupo es inferior. de circulación restringida. para Jacques Ruffié "en el hombre no existen razas" (De la biologie à la Culture. figura señera de la antropología. sobre fuertes datos cuantitativos. fundada en triviales dificultades lógicas de taxonomía y en la proverbial torpeza que se tiene en las ciencias semiblandas para afrontar cosas que se articulan en campos semánticos difusos: las razas -decían los bienintencionados. 1977. impulsado por la UNESCO (abril de 1981). que no podían competir dignamente con los best-sellers racistas en el favor de los consumidores de divulgación científica. entre otros. para Stephen Jay Gould "las variaciones raciales no son evidentes" (Darwin et les grandes énigmes de la vie. acabó concluyendo.1 Afirmación más dogmática que la contraria. París. colaborador del laboratorio de Wundt y primer profesor uiversitario de psicología en todo el mundo. no recuerdan a Galton por haber considerados "indeseables" a los pobres. es necio querer minimizar. y que prosperó ante la mirada indiferente de los estudiosos. p. 1979. Pygmalion. ni por asegurar que la legislación socialmente sensible era "una forma perniciosa de caridad [que] debe ser revertida en beneficio de la producción y del bienestar de los más aptos".James McKeen Cattell [1860-1944]. se dedicó a la instrumentación de tests tan pormenorizados y complejos como los que habrían de popularizarse mucho más tarde. y aunque incurrió en el disparate de creer en la incidencia de la "falta de armonía" de los cruzamientos raciales sobre el coeficiente intelectual. Porque es la jerarquía lo que hay que cuestionar. concediera carta de ciudadanía científica a un racismo no sólo teórico. Lo más importante es que este racismo académicamente consolidado. "sociedades masculinas" y "femeninas" o "razas jóvenes" y "seniles". Es digno de señalarse que Alfred Kroeber. no la diferencia. Jean Hiernaux y Albert Jacquard. Apuestan también a la inexistencia de las razas Peter Farb. Richard Lewontin. Flammarion. no pasa por la existencia o inexistencia de entidades que cada quien define según criterios variables. concretamente. Que la psicología por la mediación de Francis Galton [1822-1911]. ni por su intención de persuadir a la "gente inferior" a que reconociera su ineptitud (cf. 1 22 . El racismo triunfó. que las presuntas diferencias raciales no han sido jamás corroboradas. Lévi-Strauss. contraintuitiva. que discernían entre "pueblos diurnos" y "nocturnos". p. pues ésta tiene a su favor la evidencia de los sentidos. por haber inaugurado la técnica de la Para los integrantes del "Llamamiento de Atenas". 184). por Nadel (1939) y por Anastasi y Foley (1949). la aplicación de tests de inteligencia para explicar presuntas inferioridades raciales fue cuestionada por Klineberg (1953). p. la noción de raza "no tiene demasiado sentido biológico". por su latente racismo. Oxford University Press. fue utilizado inicialmente por él. Klineberg. París. Ashley Montagu. 375). la antropología intentó responder al racismo con una declamación absurda. Galton 1908:311-322). la antropología acogió con desagrado o con reticencia. El antirracismo no se constituyó en movimiento. como tales. Boas se las vio en figurillas para recolectar unas cuantas firmas. El término "test mental" en el sentido de medida de la habilidad a los niveles sensorial y motor. es sólo parte del problema. quien en sus estudios juveniles. para Nigel Barnicot el concepto de raza es poco preciso. y la antropología responde diciendo no que no hay tal inferioridad. Andor Thoma y Genet-Varcín. que va desde Galton hasta Raymond Cattell y Hans Jürgen Eysenck. más bien. Los antropólogos tampoco prodigaron tanta nobleza como les gusta creer: aún en los días calientes de la Kristalnacht. estudió psicología con Cattell antes de ingresar en el discipulado de Boas. Los psicólogos actuales. según lo entendemos.bastó para ganar la batalla.

y de a poco la antropología psicológica se tornará una opción específica. se cierra el prólogo de las relaciones entre dos especialidades que hasta ese entonces estaban más que nada buscándose a sí mismas. con su ortodoxia y con su jerga. En ambos casos percibimos. Lowie afirmaba que el revolucionario concepto de las diferencias individuales desarrollado por Galton fue "de gran valor para la etnología" (1974:131). procurando definir sus propias identidades. se respeta a Galton por haber interpuesto una ingeniosa objeción técnica al método comparativo. y hasta Boas. a su turno. con Galton y sus sucesores. Cuando años después se implementa sobre el antecedente eugenésico la llamada "ciencia racial nazi" (Billing 1981:47-58). se iniciará la era del configuracionismo y de Cultura y Personalidad. de la curva ojival. Rivers y Frazer. no han hecho gala de mayor perspicacia: entre los antiguos. Queda constituido desde el principio un doble discurso. se reconoce responsable por su silencio. el universo de sus objetos y el almacén de sus procedimientos. curiosamente. sin duda. reconociéndolo como el fundador insigne de la psicometría (Sahakian 1982: 134-140). de la regresión hacia la media y de las escalas percentiles. tras la máscara de la ciencia pura. a caballo de una gloria puramente técnica. psicoanálisis. y entre los modernos. el apóstol afable de la igualdad racial. encontramos a la psicología (o a las psicologías. el centro de gravedad de las aplicaciones psicológicas se trasladará a los Estados Unidos. Con ello se ha logrado que el mensaje latente de Galton pudiera infiltrarse en el circuito de la comunicación científica. De la Alemania de Waitz y Bastian y del Cambridge de Haddon. Los antropólogos. 23 . el triunfo de una ideología que no se pregunta ni por el origen ni por la utilidad ética de las técnicas cuya disponibilidad celebra. y por el otro en la doctrina de la desigualdad inherente a las diversas maneras de estar en el mundo. ya en plural) embarcándose en procesos de especialización correlativos al surgimiento de nuevas escuelas (conductismo. ninguna de nuestras disciplinas. y cuando aún más recientemente Eysenck dilapida subsidios universitarios proclamando la fundamental desigualdad entre los hombres. introdujo ideas galtonianas en su trabajo de campo. Con el primer Cattell. Con el nuevo siglo. Por este lado aún quedan. por un lado. El grueso de la antropología no asistirá a su debate ni adquirirá sus productos. Gestalt). que se bifurca en el igualitarismo de Bartlett y Rivers. cuentas que no han sido saldadas.correlación estadística. en fin. propugnada por la psicología diferencial. donde permanecerá durante cincuenta años sin casi despertar ecos en otras partes. Tras un paréntesis expectante. cada una con sus obsesiones. del error probable.

sirvieron más que nada para generar discusión. fue prolongada. frente a los sociólogos. el fuego había sido abierto por los sociólogos: Lindesmith y Strauss no limitaban su crítica a los defensores del determinismo de la infancia. o como suele decirse "más calor que luz".2 CULTURA Y PERSONALIDAD 2. en definitiva. nuestros especialistas hicieron el papel de improvisadores o de retóricos que sacaban de la nada. del cambio social. Pero lo peor es que no se presta ninguna atención a las hipótesis alternativas. cualesquiera sean.Presentación Lo cierto es que estuvimos a punto de entretenernos en una minuciosa reseña de la experiencia conjunta de ambas disciplinas en el contexto de lo que ha sido la escuela de Cultura y Personalidad. Desde el ethos intuitivamente labrado de Ruth Benedict hasta el colofón del movimiento (un epitafio escrito por Derek Freeman y significativamente dedicado a Popper) la regla fué por lo general la desmesura: no conformes con los excesos comportados por la "personalidad básica" de Kardiner o por la "personalidad modal" de DuBois. con un pasado que tenía mucho de vergonzante. empezando de cero. semblanzas caracterológicas de culturas enteras. Francis Hsu propuso un nombre nuevo ("antropología psicológica") para evitar connotaciones individualistas que acarreaba la noción de personalidad -decía. En la batalla final. empero. y al margen de un aprendizaje por negación que nos ha enseñado claramente qué es lo que en lo sucesivo no debe hacerse. hoy está muy claro. postulaban vínculos causales entre fenómenos alejados en el tiempo (1950:587-600).no describen en detalle cómo es que llegan a plasmar sus caracterizaciones. fundado en la premisa de su conexión con la formación del núcleo de la personalidad. al campo teórico de la psicología? ¿Cómo evaluar sin arbitrariedad y sin aspereza lo que en su momento interesó a todos. Una vez planteada la opción entre el pasado y el futuro. esos resultados no se explican por sí mismos sino que tienen que ser interpretados de acuerdo con las premisas. La agonía. Pero ¿qué es lo que aportó ésta. Nadie se quedó embanderado con sus premisas para reivindicarla tal como había sido. y Cultura y Personalidad cerraba su historia. En los años 50 y 60 se fue cayendo en la cuenta de que el juego de la cultura y la personalidad no podían seguir siendo jugado en esos términos. si es que ahora eso no le sirve a nadie? No se trata simplemente de descubrir o re-descubrir ahora que las categorías creadas por los estudiosos de la personalidad en la cultura. que deducían entidades psíquicas a partir de la conducta manifiesta. entrando también inevitablemente en ella. ha empujado a estos estudios a una concentración obsesiva sobre la familia y otras a24 . se quiso hallar la clave de los estados modernos en el "carácter nacional". Alex Inkeles aseguraba que el acento que los culturalistas ponían en las prácticas de enseñanza infantil. Los investigadores en cuestión -afirmaban. la elección arrojó un consenso unánime: corría 1961. En la experiencia teórica de Cultura y Personalidad. por lo que se genera un círculo. la simplificación excesiva y la selección de los casos son más que evidentes. sino que incluían también a configuracionistas como Ruth Benedict. y no se tienen en cuenta los datos contradictorios. y que sin saber aún lo que era la histéresis. lo único que se perfeccionó fue la técnica del fracaso. y aunque los resultados de los tests proyectivos son presentados a veces como confirmatorios. Para ello se necesitaba. sin especificar sus métodos. el arte de la diatriba y la metodología del escándalo. que no separaban con nitidez los hechos de sus interpretaciones aventuradas. a fuer de contingentes y de querer ser más sintéticas que analíticas. para luego explicar ésta en función de aquellas reificaciones.pero la intención sin duda era la de tomar distancia. Así. un imperativo de apremio y una teoría virtualmente huérfana de control epistemológico. que soslayaban los complejos problemas del muestreo.1 . de la distribución estadística.

o que su debilidad se aprecia. La psicología. En un denso tratado sobre cultura.T. De todos modos. Robert LeVine (1977) dibuja una tipología de las posiciones históricamente adoptadas hacia esas categorías analíticas. Esto ha llevado a un desgraciado olvido de las instituciones económicas. Muchos de los estudios más tempranos se basaban en un psicologizar anecdótico acerca de los rasgos culturales. desde nuestros días.A. Casi una década después escribía Pertti Pelto: "Las anteriores crónicas de la investigación antropológica psicológicamente orientada han dejado constancia del continuo desencanto con los estudios de Cultura y Personalidad". Whiting y Child). Ese olvido es más bien producto de la concentración sociológica sobre 'estructuras' delineadas en detrimento del análisis de su 'funcionamiento'. una postura "reduccionista" (ilustrada por las investigaciones de Géza Róheim y de David McClelland). incluso en aquellos estudios que involucraban instrumentos psicológicos como tests de Rorschach o el T. ligeramente distinta de como se plantea en el persuasivo esquema de LeVine. por hallar o fundar un ámbito de discurso común.porque el método antropológico de aportación de pruebas se funda en presunciones no verificadas y en un desmañado antropomorfismo. en beneficio de los factores psicológicos en la operación de los sistemas sociales" (1969:600). en nuestra opinión. en lo que hace a Estados Unidos.grupaciones sociales primarias. otra según la cual la personalidad es un "mediador" entre diversos aspectos de la cultura (Kardiner. lo que la historia de Cultura y Personalidad permite entrever es una serie de desesperados esfuerzos por coordinarlas. en rigor. y del descuido de lo sociológico en general.. después del apogeo de su popularidad en los años 40. La realidad histórica ha sido. Gorer y demás relativistas culturales). ello es posible -decía. Encuentra así un conjunto de posiciones "anti-Cultura y Personalidad" (señalable en las pautas teóricas dominantes en diversas ciencias sociales y en el interaccionismo simbólico). y que distintos culturalistas atribuyen efectos contradictorios a las mismas experiencias de la infancia. políticas y sociales no primarias. Spiro). por su parte. se supone que ya está muerta. Puede decirse que las principales razones para este desencanto radican en las serias debilidades de la metodología de investigación que han sido evidentes en esta sub-área de la antropología. con una especie de efecto de magnificación. Tal vez se pueda argumentar que Cultura y Personalidad fue un mal necesario. pausado hasta el éxtasis. susceptible de numerosas objeciones. el relativo olvido de las instituciones económicas y sociopolíticas mayores en la literatura existente sobre la personalidad en la sociedad. El antropólogo John Honigmann. los problemas de muestreo y de análisis eran ostensibles" (1967:141). y más sobre la personalidad básica que sobre la denominada personalidad social. en interacción con las cuales la personalidad experimenta cambios significativos. Orlansky aducía que no existe ningún cuerpo de evidencia que sustente la idea del influjo de las prácticas de crianza sobre la personalidad adulta. por ligar el plano del individuo con el de las pautas del colectivo social. por lo menos. Levinson. por mediación de Orlansky (1949) también dejó sentada su disconformidad. Linton. "Por supuesto. presumiblemente perdió lo que le quedaba de su popularidad en los años 50" (1959:67). uno para la satisfacción de las necesidades psicológicas y otra para la realización de las funciones que están institucionalizadas en la estructura social (Inkeles. Es posible. Muchos de los estudios encuadrados por él. se salen de los límites en que ha transcurrido tradicionalmente Cultura y Personalidad: los ensayos de Géza Róheim forman parte. de una práctica extendida de interpretación psicoanalítica de la cultura en la que el concepto de "personalidad" 25 . una interpretación según la cual "Personalidad-es-Cultura" (ejemplificada por los configuracionistas Mead. Benedict. solamente en parte puede ser achacado al hecho de que los estudios de Cultura y Personalidad están más focalizados sobre la estructura cultural que sobre la estructura social. Era evidente que el empeño de Wallace de reformularla sobre la base más axiomática había llegado demasiado tarde. más que una cadena de aportes teoréticos entre la antropología y la psicología. y una última que postula la existencia de "dos sistemas" complementarios. expresaba en 1959 que "el área de Cultura y Personalidad. conducta y personalidad. más bien.

puesto que la psicopatología es uno de los capítulos de aquélla. la de Honigmann y la de Lumsden (a las que cabe agregar los intentos más implícitos de DeVos.virtualmente ni aparece o bien es secundario. • 3) Las estrategias funcionales. el canadiense Paul Lumsden (1973:383) ha organizado el territorio de la antropología psicológica. se nos escapan. Más aún. Werner. Money-Kyrle). El hecho de que tales atributos no sean excluyentes ocasiona que los mismos autores mutuamente más discrepantes convivan bajo los mismos rubros. los nuevos avances de Cultura y Personalidad suelen ser. etcétera". John Honigmann (1954:48-68) distingue: • 1) Las estrategias genéticas. transculturales. que exponen el ethos. y que sostienen que las características biológicas del organismo humano y los fenómenos socioculturales están funcionalmente interrelacionados (Mead. • 4) Las estrategias filogenéticas. inequívocos y constantes. la personalidad modal o la estructura del carácter de una sociedad a la vez. Commager). muy sumariamente. Los contenidos que diferencian la psicología transcultural de Price-Williams de la psiquiatría transcultural de Cooper. Es palmario que el tipograma de Honigmann no funciona y que su valor didáctico. en tanto que las investigaciones de Whiting y Child conforman un tipo de indagación comparativa. Erikson. La pauta a seguir aquí renuncia a fijar clases estancas y taxativas que sólo sirven para ser violadas. exhaustividad de inclusión (por lo menos potencial) del universo a ser clasificado. en sus vertientes disjuntas de la psiquiatría transcultural y social (como ser Cooper y otros 1972) y de la antropología médica. Por último. • 2) Cultura y Personalidad. metamorfosis 26 . y no redundancia. también. una sola estrategia escogida al azar es capaz de englobar los atributos heterogéneos de las restantes. que se basan sobre todo en el psicoanálisis y cuyo postulado clave es que la cultura se deriva de tendencias innatas que el hombre ha heredado de un pasado distante (Kardiner. transcultural. Todas estas clasificaciones. o en que se relaciona el ethos con el período de aprendizaje durante la infancia (Erikson. la de LeVine. de manera relativamente objetiva y sujeta a verificación (LaBarre. violan escrupulosamente todos los preceptos que reglan el trazado de una taxonomía científica: definición de parámetros clasificatorios cruciales. o sea "las terminologías folk relativas a enfermedades. la economía o la estructura social. Gorer. • 3) La antropología psiquiátrica. ejemplificada en los estudios de Douglass PriceWilliams. una vez más. y se ciñe obedientemente a los complicados giros. Tomasic). en tres áreas de estudio parcialmente solapadas: • 1) La psicología transcultural. que buscan relacionar rasgos de la personalidad modal con otros tales como la tecnología. En otro infortunado conato clasificatorio. Harris. sirviéndose de un aparato conceptual freudiano y focalizando especialmente las prácticas de crianza y aprendizaje. En una palabra. y Crawford). se ocupan descriptiva y objetivamente de establecer las relaciones funcionales entre aspectos de la cultura y de la personalidad. sino que es más exactamente caótico. en sus viejas y nuevas variantes. El esquema de Lumsden no es nada más que "en parte solapado". Róheim. • 2) Las estrategias descriptivas. como el mismo admite. y el "etcétera" de la última categoría es. Por lo que se sabe. Los trabajos de Kardiner. Gorer). por ejemplo. por empezar. igualdad de nivel de tipificación de los objetos adscriptos al mismo plano. incoherente como criterio de especificación. por completo ajena al viceral relativismo de los configuracionistas. la idea de una especie "anti-Cultura y Personalidad" pinta como un concepto-cajón o como un indefinido "etcétera" en el que puede hacerse caber lo que se quiera. que se ocupan de la formas en que se desarrolla la personalidad modal. instrumental o analítico tiende a cero. mientras que los proyectos eclécticos de Price-Williams no lo son arquetípicamente.

con los matices retóricos de rigor: no hay tipos puros (Benedict. por añadidura. de los procesos causales. y aún así de manera asistemática y despersonalizada. los kwakiutl son dionisíacos: individualistas. En el otro extremo. acaso también de los símbolos. Benedict se sirvió del marco freudiano en muy contadas ocasiones. y que encuentra el colapso conjunto de ambas concepciones en esa convergencia monstruosa e irrepetible que han sido los estudios de carácter nacional. íntimamente fundido al papel de la antropología de cara a su propia sociedad: "El pensamiento social de los tiempos presentes -decía. como quiere Harris. En esta militancia boasiana. Es así que los zuñi son apolíneos: ceremoniosos. el conocimiento del valor de algunos de sus atributos nada autoriza a conjeturar sobre los demás. el freudismo no es suceptible de coordinarse sin conflicto con el relativismo cultural. veremos que desde un primer momento las investigaciones están signadas por el propósito de hallar una fórmula que sintetice cada ambiente cultural y cada configuración de personalidad emergente. La antropología psicológica de Benedict no es tanto "prefreudiana". hacia 1934. son fundamentales las inferencias de este hecho. sobrios. El reconocimiento de la relatividad cultural lleva consigo sus propios valores. entre ellos ni siquiera la flagelación tiene carácter de tortura. obsesionados con la riqueza. desdeñosos de las personalidades autoritarias. el pensamiento moderno acerca de los contactos de pueblos y acerca de nuestras modalidades cambiantes es altamente necesario para una dirección sana y científica […].Benedict y la fundación del configuracionismo. parece ser incierto. Tanto en el campo de la sociología como en el de la psicología. quien a la segunda cultura conocida ya había acabado de delimitar las posibilidades y la naturaleza de la variación de las sociedades. Este es. en un principio. Un proceso que comienza con los primeros intentos de los configuracionistas. que no necesitan ser los de las filosofías absolutistas.no tiene ante sí tarea más importante que la de tomar debidamente en cuenta la relatividad cultural. Y como los tipos son construcciones ideales e impuras. que lo que llegó a significar después. Para Benedict. 27 . […] Tan pronto como la nueva opinión el relativismo haya sido abrazada como creencia habitual. sino más bien por la fortuna que el cielo ha concedido a la estudiosa. sino un fundamento inalienable. exaltados. no hay forma de convertirlos en un mecanismo predictivo: pese a que las sociedades son congruentes y desbordan de sentido. como el estudio de la mitología zuñi (1935).y ramificaciones que constituyeron el proceso histórico de la teoría. ella será otro baluarte seguro del buen vivir. alrededor de la dicotomía entre los ethos "apolíneo" y "dionisíaco". profundamente relativista e historicista. Si admitimos que esa historia principia en la década del 20. pues es apenas "un confiado rito de exorcismo". pero de ningún modo era un desconocido para los boasianos. Llegaremos entonces a una fe social más realista. violentos.2 . que continúa con las formulaciones de Cultura y Personalidad. luego axiomatizadas. es donde radica la clave de su antifreudismo. entre los que Benedict se cuenta. aceptaremos como fundamentos de esperanza y como nuevas bases para la tolerancia. como "antifreudiana". las coexistentes e igualmente válidas pautas de vida que la humanidad ha creado para sí a partir de los materiales primarios de su existencia" (1971: 237). todo girará entonces. el relativismo cultural no fue simplemente un criterio anecdótico o una imposición de la moda. por cierto que muy pobre: un par dicotómico (representativo del estadio lógico más simple y brutal de discriminación) que. ella desafía las opiniones consagradas y trae descontento a quienes han sido criados en ellas. el fasto y el despilfarro. según se lo apreciará en su debido nivel de contraste. frenéticos. Para Benedict. pues su propia premisa es la universalidad de las estructuras psíquicas. Uno queda maravillado no tanto por lo rotundo de la discrepancia entre ambas tribus. competitivos. con los primeros estudios de Ruth Fulton Benedict [1887-1948] y de Margaret Mead [1901-1978]. orientados hacia la comunidad. 2. Es cierto que Freud no significaba lo mismo en los tiempos de elaboración de Patterns of Culture. 1971: 204-205). de su indiferencia activa para con el psicoanálisis: como quedará claro mucho después. de las pulsiones. durante un tiempo. amantes de lo inofensivo. cuando se formule el anticulturalismo de Róheim y de Laplantine. todo el aparato tipológico.

los sobreentendidos. empero. sin embargo. monolítico. con arreglo al mismo modelo. que son. así como toda lengua elige los sonidos que han de vehiculizarla entre la infinita gama de los que pueden producirse.elige algún segmento del arco de la conducta humana posible. el mito benedictiano de la "vigorización mutua" entre cultura e individuo. Barnouw. no explica ni clarifica la situación de los "anormales" que no pueden esperar sostén de las instituciones de su propia sociedad (1971:221) y que se encuentran. que aparte de cierta incompatibilidad. la religión. como un deus ex maquina no problematizado. las lagunas y las circularidades. dispuesto por Benedict con un amplio sentido del efecto. las relaciones sociales. Desatenta o indiferente hacia el postulado freudiano de la importancia cardinal de la primera infancia en la constitución del sujeto. la socialización no figuró en su agenda. por supuesto. respuestas adecuadas de una cierta proporción de los portadores de cultura (1971: 217). y en la medida en que la cultura logra integración. la articulación de esos "materiales primarios" de la existencia con el conjunto de la configuración cultural. que suplanta a la explicación de la diversidad 28 . que el problema del individuo no se clarificaba acentuando el antagonismo entre éste y la cultura. en su esquema teórico. por las metodologías pautadas. Desde nuestra privilegiada cronología las incongruencias de los razonamientos de Benedict se aprecian incluso demasiado bien: un programa relativista consecuente no habría focalizado la forma en que las distintas culturas se encargaban de integrar (o no) las diversas anormalidades. por ejemplo. Benedict no tuvo en cuenta los mecanismos de aprendizaje específicos del proceso de adquisición cultural.En el discurso teórico de Benedict. sino que habría puesto en tela de juicio la definición misma de la anormalidad. En Benedict se perfila con más fuerza que entre los demás boasianos el desprecio por las técnicas auxiliares. LeVine 1977:80. 1954:685). sin que sirva de mucho la perfecta "adecuación" de su actitud. garantizaba por parte del lector una cierta apreciación del hecho de que las "anormalidades" de una cultura bien podrían ser comportamientos integrados en otra: la homosexualidad. sino subrayando la vigorización mutua. Toda sociedad -decía. Una herramienta tan fantasmal como el test de Rorschach constituía para ella inadmisible concesión a la tecnología (cf. dista de haber sido orgánicamente resuelta. por ello. como sí figuraría. Ella estaba abrumadoramente interesada en lo que pensaba que era la "esencia psicológica" de la cultura y en la coherencia interna de las configuraciones estandarizadas que la constituían. más que como sistemas separables o como abstracciones legítimas a partir de datos del mismo orden (Kluckhohn. Un frondoso anecdotario. lo concreto es que la "historia" funciona. Por otro lado. porque pensaba que el individuo internalizaba cultura a través de la observación y la emulación. Para Kluckhohn. no advertida por ella. como ella lo hace. Contemplaba la cultura y la personalidad como aspectos de un campo total. Ella aseguraba. Las críticas de Clyde Kluckhohn a los principios operativos de Benedict ilustran convenientemente la distancia entre el configuracionismo y ciertas facciones representativas de la ulterior doctrina de Cultura y Personalidad. desarraigados. el arte y el esparcimiento estaban programados. en cambio. 1980:507). con los ejemplos consabidos de la institución de los berdaches y de la Grecia platónica. propias de una teorización de exasperante incipiencia. por el ordenamiento del trabajo antropológico en torno a la verificación de una serie de hipótesis. el aspecto en que las respuestas emocionales y las capacidades cognitivas del individuo se programaban y pautaban de acuerdo con el modelo o configuración general de su cultura. 92-93). verbigracia. A este respecto abundan las contradicciones. en un proceso incierto al que llamaba "el modelado cultural de la personalidad". Hay que decir. indigna de una disciplina menos afín a las ciencias de la naturaleza que a la historia. sus instituciones tienden a ensanchar la expresión del segmento por ella elegido y a inhibir las expresiones opuestas. bases biológicas. Benedict mostraba escaso interés en la naturaleza única de la personalidad humana o en su desarrollo. entre la estrategia "funcionalista" por la que parece bogar eventualmente (1971:51) y el historicismo boasiano al que en general se atiene. por la cuantificación. entre las preocupaciones de Margaret Mead. sin sospecharle. la política. Las apreciaciones de LeVine son coincidentes: Benedict creía que la personalidad era un aspecto de la cultura. En consecuencia. como parte de su apertura y sensibilidad a los patrones vigentes (cf.

como se sabe. especificando la manera en que otras sociedades se habían enfrentado a situaciones análogas a las que ocupaban el centro de cada descripción. en efecto. En cuanto al repudio. impugnaron las sesgadas interpretaciones de Benedict siempre que se les presentó la oportunidad: aquí y allá surgieron testimonios de zuñis inesperadamente violentos o de Kwakiutls indebidamente apáticos. por más que se invoquen repetidamente los nombres de Dilthey y de Spengler. inhiba desvíos. Esther Goldfrank) como ante una profanación. defendiendo las observaciones de Benedict que tal vez merezcan preservarse. ¿Cuál es el nexo entre esa intencionalidad y esa teleología ínsitas en el plan de la cultura y las expectativas. con el funcionalismo de Malinowski que. 1980: 507). La estrategia general de Benedict quedará mejor caracterizada cuando demos cuenta de una afinidad y un repudio suyos. Ruth Bunzel. Y todavía más ambiguos y dudosos se muestran los criterios de selección instrumentados por Benedict para el dibujo de sus configuraciones y para otorgar credibilidad a su etnografía de base. puede dar cuenta de las aceptaciones y rechazos sociales en cuanto a los caracteres a reputarse aceptables. desarrraigue diferencias y se reproduzca a sí misma. Diener. sin duda. Elsie Clews Parsons. pues la realidad es más sorprendente que cualquier ficción. éste se apunta restropectivamente hacia el comparativismo de Frazer (Benedict.en su sentido más amplio. Nonini y Robkin. la idea de que la cultura es una estructura integrada. y comenzó a esbozarse la sospecha de que las monocordes culturas que ella había descripto eran tan multiformes como cualesquiera otras. Esta maniobra ingeniosa ha desalentado la práctica de los cuestionamientos empíricos del configuracionismo. ilustrando una vez más la curiosa idea de que las excepciones vendrían a confirmar las reglas. es profundamente antihistórico. desempeñan un papel dentro del conjunto y contribuyen al mantenimiento del todo. y lo es con cierta sagacidad: ahora hasta los antropólogos saben que las explicaciones funcionales y las históricas son difíciles -si no imposibles. ha dejado constancia de su desconfianza hacia quienes creen refutar sus generalizaciones aduciendo casos que las contradicen (1967:535). resulta ser que Benedict obligaba a sus discípulos a construir sus caracterizaciones culturales según un foco "comparativo" (cf. No menos en la sombra quedan los mecanismos y las energías que hacen que una antropomorfizada "cultura" escoja orientaciones. Pero el comparativismo de Benedict es insidioso: se opone a comparar resgos culturales separados de su comitiva contextual (alegando que de este modo se opera una atomización de los organismos sociales en fragmentos privados de 29 .que está haciendo falta. en la que todas las partes son solidarias. La afinidad es.de complementar (cf. aliente conductas. 1980). está significando que para las instituciones de pueblos sin registro documental y con su memoria colectiva atestada de mitos que la desfiguran. Los respectivos dueños de los cotos etnográficos. Cuando Benedict nos dice que la única explicación posible es la histórica. el reflejo de un fait accompli cuya razón y motivos no se interrogan ni pueden interrogarse desde ese marco teórico. 1971:50-51) y premonitoriamente hacia lo que después sería la cross-cultural anthropology de George Peeter Murdock (sostén teórico e ideológico de la psicología correspondiente). y de que la "exageración descriptiva" puede dispensarse. no sin ciertas mediaciones que no vienen al caso. Barnouw. Helen Codere. Pero lo concreto es que ese recurso a la historia jamás es desarrollado en términos de una explicación integrada a la estrategia general. Solamente la historia -afirma Benedict. no hay explicación en absoluto. los sesgos ya sea "apolíneos" o "dionisíacos" que fomenta o reprime una cultura (1971:199-200). Si nos atenemos a los recuerdos más o menos idealizados. son acontecimientos históricos los que determinan los acentos. contra la que han protestado todos los especialistas (Li An-Che. La situación específica y actual de las distintas configuraciones culturales queda seudoexplicada mediante una referencia de bocas para afuera a una historia que carece de dinamicidad y que es tan sólo el producto terminal de un hecho consumado. que bien puede considerarse como una especie de configuracionismo al revés. Pero no todos los antropólogos son más sensibles a la fea realidad que a las bellas teorías: Victor Barnouw. y cómo es que aquélla hace conocer y ejecutar por éstos sus propios designios trascendentales? La respuesta -si puede darse una.palpita de circularidad. proyectos y deseos de los seres humanos concretos. De Malinowski deriva Benedict.

que "en psicología su trabajo actuó como correctivo de las estrategias que a menudo persiguen más comprobación de hipótesis que la búsqueda de nuevo material" (1949:461). la reducción de lo complejo y heterogéneo a un patrón unificado y coherente. Margaret Mead decía de ella. su esquema teórico no podía menos que reflejar. parecería como que la descripción de los dobu. tenían que ver asimismo con aspectos concretos de su carácter. Pero aunque sus textos constituyen. dependió siempre de lecturas heterogéneas. Al mismo tiempo . Como ya se ha hecho notar en reiteradas oportunidades. penetración que habría de reproducirse. lo interpreta y lo explica. a enunciados significativos de aguda transparencia. los rasgos de su propia personalidad. "ella tenía escasa capacidad de memoria. Benedict siempre consideró el trabajo de campo como una ordalía inevitable de la que uno debía librarse lo antes posible. y descolló como poetisa bajo el seudónimo de Anne Singleton. por cuanto no es tan cierto que las culturas tienen sentido en sí y por sí. "gazmoños y pendencieros". la caracterización cultural tal como esta escuela la concibe se nutre de contrastes. El resumen compacto. la realidad que los configuracionistas persiguen tiene la cualidad de ser relativamente huidiza ante cualquier intento formal de definición. literariamente hablando. Y esta exageración tiene. de informantes anglófonos o de intérpretes no invariablemente calificados. tras los cuales toda elaboración y toda ilustración parecían inútiles" (1949: 459). se manifiestan según principios que son análogos a aquellos que revelan la esencia de los estilos artísticos. como que lo ganan al situarse en el cuadro de sus contrastes recíprocos. que les llevaba a concebir el trabajo antropológico como coleccionismo. se torna más vívida cuanto más marcada es la opositividad de las diversas culturas que coteja. Con su dependencia del ideario de Boas. en comparación con la sensación de presencia y de inmediatez que se experimenta ante las descripciones de los zuñi y los kwakiutl en los ensayos de Benedict. saliera sobrando. Benedict era una escritora formidable. constituyéndolo recién entonces en objeto de conocimiento. se encuadra en el canon empirista de los boasianos. por supuesto. Siendo como era de subjetivista la concepción de Benedict respecto de la antropología. o de demostrar las bondades del método exagerando las diferencias. incapaz de aprender los patrones fonéticos extraños de las lenguas indígenas. Como lo expresaba de nuevo Margaret Mead en plan encomiástico. expuestos sin aditamentos teoréticos por una descripción virgen a fuerza de ser intuitiva. Podría pensarse que hasta su relativismo cede ante este juego de las oposiciones obsesivas. A no dudarlo: el afán del configuracionismo hacia los datos "puros". tres o cuatro décadas después de su gestión. pero no resueltamente dionisíacos.sentido) y se niega sobre todo a que de la operación comparativa emerja como resultado una similitud. Como si ese dichoso "nuevo material" significara gran cosa independientemente de un marco teórico que lo selecciona. su marco teórico no ha podido resistir el paso del tiempo. los diferentes patrones. Este ha manifestado que 30 . Como corolario. a caballo de la fenomenología. en último análisis. Benedict representó una primera instancia de la penetración filosófica alemana en el ámbito intelectual de los Estados Unidos. Por tal razón ciertos autores han señalado que. Marcadamente hipoacúsica desde su infancia. un límite de rendimiento que hace que el número de culturas productivamente descriptibles según este principio coincida con el de las polaridades discernidas. el encapsulamiento de la tremenda diversidad de una cultura bajo unos pocos adjetivos. el investigador configuracionista se enfrenta a la disyuntiva de entretenerse en una descripción cultural monótona. un producto de calidad harto superior que -digamos. y una tendencia a reducir rápidamente el material a su esencia más simple. Las configuraciones culturales de Benedict.los de Castaneda. Es por ello que existe una impresionante afinidad entre determinados principios sustentados por Benedict y los fundamentos de la recentísima antropología simbólica de tipo interpretativo liderada por Clifford Geertz. con bien intencionada ingenuidad.

un término que en medicina o en teología designa a la acción combinada. La tradición humanista no construye hipótesis sobre la vida cultural del hombre. puesto que "las disposiciones sociales nunca son algo situado más allá de los individuos". Son suplementarias. y la antropología moderna entorpece sus propios métodos al negar la obra de los grandes humanistas" (1948:585-587). Hay sociedades en las que prevalece la agresión y otras en las que no. a los de la antropología. en la que ella distinguía entre sociedades atomísticas. o que en nombre de la sinergía se distinga entre embudos y sifones. Resulta por demás interesante hurgar entre las notas inéditas y los borradores inacabados de Benedict. de lo que lo son las investigaciones llevadas a cabo en la mayoría de las ciencias sociales. en las que el sistema se parece a un sifón o a una regadera que dispersa los beneficios parejamente sobre toda la comunidad1. En él. en las sociedades-embudo las prácticas religiosas tienen que ver con poderes sobrenaturales poseídos en privado. en cada acto suyo.tenemos que preguntar si existe alguna condición sociológica común a todas las estructuras típicas que se correlacionan con los tipos caracterológicos. En éstas. póstumo y secreto. Hay. la naturaleza misma de los problemas planteados y discutidos es más afin. todo es para ella "un problema de ingeniería social" (1970:325) que sólo depende del tamaño de las áreas de ventaja mutua en cada sociedad. empero. poniéndolas luego a prueba mediante el estudio transcultural. sea que en nombre de la configuración se hable de apolíneos y dionisíacos. canalizándolos hacia quien más tiene y más puede. El arco de posibilidades que corre desde las sociedades cooperativas a las sociedades en las que cada acto que el individuo realiza se hace a expensas de los demás."muchos científicos sociales se han apartado de un ideal de casos e interpretaciones. el individuo sirve. define una gama que Benedict denomina "sinergía". persiguiendo menos la clase de cosas que conecta planetas y péndulos y más la clase de vínculos que conecta crisantemos y espadas" (1980:165). instancia por instancia. corporativas y jerárquicas (1980:504). mientras que en las comunidades-sifón las plegarias y los ritos tienen por objetivo el bien general. y a su famoso contraste entre cuadrícula y grupo? 31 . que se utilizan primordialmente para la agresión. la recuperación geertziana del estilo analítico subjetivista e intuitivo de Benedict. caracterizadas por un sistema en embudo que colecta todos los esfuerzos individuales. inspirándose parcialmente en Ruth Bunzel. 1 ¿No suena todo esto un poco a Mary Douglas. Asimismo. entre las sociedades de tipo "embudo" y las de tipo "sifón" (respectivamente. De la misma manera. Hacia 1941. y hay sociedades de sinergía elevada. proclamada en esa frase magistral que parafrasea el título de un libro suyo que comentaremos en otro contexto. entonces. El modelo de Benedict. documentos olvidados por los cronistas donde ella esboza planteamientos alternativos al del fatigado configuracionismo conocido por el público. En un artículo de homenaje. que hoy en día ambas tradiciones no son opuestas ni mutuamente excluyentes. los individuos tendrán estructuras caracterológicas correspondientes a sus respectivas situaciones. Benedict no profundiza demasiado en el conjunto de causas que pudieran concurrir para generar este estado de cosas. áreas que a su vez parecerían ser variables independientes. tanto a sus propios intereses como a los de su grupo. sujeta a una dualidad pendular). Mi convicción es. Lo más llamativo no es. Benedict se atrevió a elaborar una nueva dicotomia. En el estudio de la personalidad y la cultura -afirmaba. funnelling y syphoning societies). sino que en numerosos escritos poco conocidos. a las coordinaciones no reducibles a sucesos aislados. como resultado de su inmersión en unas y otras culturas. simplemente. […] Nadie está más convencida que yo de que la antropología se ha beneficiado al haber nacido en el seno de la tradición científica. Barnouw refiere una tipología de tono durkheimiano. personalidad y cultura siguen siendo más o menos la misma cosa que eran antes (una unidad oscura. tal procedimiento pertenece a la tradición científica. más operacional. no es convincente. sociedades de baja sinergía. ella anticipó con estremecedora correspondencia de detalles el programa simbolista de una antropología resueltamente inclinada hacia las humanidades: "A mi modo de ver.

Sapir propugnaba nada menos que un nuevo paradigma. que con unos toques aquí y allá puede pasar por un sistema cerrado y orgánico de conductas colectivas. el rol. cambiante y mal conocida y figura esencial entre las que sentaron los precedentes de Cultura y Personalidad. en un marco comprehensivo más humanista y más orientado hacia el sujeto de lo que hasta entonces se había estilado. como en el preocuparse por el ethos profesional. Esta ciencia debería estar diseñada para lidiar con un orden de complejidad superior al que es el caso en las ciencias naturales. Lo de "psiquiátrico" era en rigor un rótulo engañoso: la nueva ciencia no necesariamente se ocuparía de la conducta aberrante o patológica.2. una nueva suerte de estudios que configuraba lo que él definia como una ciencia psiquiátrica.la despersonalizada "cultura" de los antropólogos no pasa de ser un amontonamiento de ideas o de esquemas de acción mal o bien acomodados. con el orden que esas estructuras supuestamente expresan. tanto en el sentido de emprender la pesquisa de una realidad psicológica por detrás de los hechos globales. tienen que ser contrastadas entonces. solo se descubren como propiedades peculiares de ciertos individuos. particularista militante. situaba el locus de la cultura en el individuo: una instancia más de lo que la epistemología ha conceptualizado a veces como individualismo metodológico en las humanidades. Edward Sapir [1884-1939] desafió la concepción abrazada por los antropólogos de la corriente principal que entendía la cultura como una instancia transpersonal o superorgánica. Su ciencia psiquiátrica. Así fundamentada. en lo que parece ser un atributo específico de los seres humanos (1917:447). Sin descartar ni cuestionar el concepto mismo de cultura. Sapir señaló que los esquemas formalizadores y sofisticados que llamamos etnografías no son en general capaces de explicar la conducta. ni tendría relación con una práctica clínica. Lector voraz de la literatura psicoanalítica que se iba a dando a conocer en esos años.1 . Si las estructuras globales que los antropólogos describen aspiran a tener algún valor y si pretenden reflejar fielmente la naturaleza del mundo humano. 32 . ciertamente.Sapir: la antropología como disciplina psiquiátrica Propulsor arquetípico del relativismo lingüístico. directamente. por ende. en tanto no ponen al descubierto los patterns simbólicos que conectan los heterogéneos aspectos de la cultura formando un todo coherente. el compromiso y los sentimientos del investigador. otras veces como modelos mecánicos en las ciencias duras. Sin este descubrimiento -prosigue. pero no seducido por categorías universalistas que estimaba generalmente "infundadas". Si bien situar el foco del análisis en el plano cultural o en el de las personas es por igual legítimo. pero se trata de una entidad que está basada en los procesos psíquicos que conforman o posibilitan la autoconciencia. tiene que ser verificada contrastándola con las experiencias individuales concretas. "A despecho de las tantas veces alardeada impersonalidad de la cultura. como una entidad externa susceptible de trasmitirse y acumularse. Algo más tarde.2. Toda afirmación sobre la cultura. asumiendo que esos individuos interpretan lo cultural como un complejo de demandas al que cada quien responde idiosincráticamente. y si bien esa elección depende de la orientación de los intereses del observador (y no de imposiciones inherentes a los fenómenos) la experiencia de los individuos debe ser. simplemente utilizaría conceptos y metodos "psiquiátricos" (como la historia de vida) junto con los recursos de la antropología y de las otras ciencias sociales. gestor de una obra inmensa. la fuente obligada de la validación analítica. en síntesis. puesto que tendría que enfrentarse a las cualidades dinámicas y personales variables de los diferentes individuos en los distintos contextos. para Sapir. lejos de ser 'portados' por un grupo o por una comunidad. quienes no pueden sino conferir a esos bienes culturales la impronta de su propia personalidad" (1934:412). subsiste la humilde verdad de que vastos ámbitos de ella. Sapir afirmaba que la cultura puede comprenderse. la estrategia personalista se acerca a la cultura no como a una totalidad sui generis sino como a un conjunto de individuos en interacción. Sapir buscaba empero personalizarlo.

sistema.2. se anticipan en diez años a las de Linton y en cuarenta a las de Honigmann. y lo que es más notable. era una especie de gloria nacional. todos los términos fundamentales (estructura. configuración. impopulares en su tiempo. Permanecía encerrada en un ámbito de discurso estrictamente programático. Sapir prefigura con todo detalle lo que después se llamó "enfoque emic". Aún como tal. esquema. él confería a la conciencia del sujeto estudiado una confianza excesiva. El papel de Sapir como interlocutor del configuracionismo y como precursor en un espacio de cuestiones que habrían de ser moneda común en Cultura y Personalidad sólo puede entenderse cabalmente en términos contextuales. los pensamientos de Sapir vinculados más de cerca con la articulación que en esta historia nos importa. Por empezar. su popularidad es relativamente alta. catapultado de repente a la popularidad por obra de ese escándalo. y de acuerdo con el culturalismo de los kardinerianos. Darnell 1986). de una "antropología pre-administrativa" que trasuntaba el desencanto de la era de la depresión y le privaba así de soportes institucionales. ha preferido olvidarlo. Respetada por todos en razón de su indiscutible originalidad. Si nos situásemos en una tesitura de crítica extrema y poco tolerante. En cuanto al futuro. la réplica y la denuncia acaso injustas del australiano Derek Freeman. veinte años antes de su hora. descarnadas y esquemáticas en virtud de la brutalidad de todo resumen. Sapir no supo disciplinar su impulso creativo ni utilizar su aparato conceptual con la necesaria coherencia semántica: en su obra. La posteridad. no otorgaba a la dimensión cultural la importancia debida (cf. salvo como referencia histórica. en fin. la ciencia psiquiátrica de Sapir no aportaba la correspondiente prueba empírica ni servía para vertebrar sistemáticamente ningún trabajo de campo. Practicante según Preston (1966). el cambio de las modas afecta la frecuencia con que se lo recuerda. en consecuencia. En segundo lugar. aunque a veces se precipitaba también en simplismos: "Así como los arapesh hacen del cultivo de los alimentos y de los hijos la principal aventura de sus vidas y los mundugumor obtienen sus mayores satisfacciones de luchar y de competir en la adquisición de mujeres. su empresa se movía a contrapelo de todas las corrientes: a juicio de freudianos y configuracionistas. de una "estrategia antiteórica" y representante. El affaire Mead-Freeman estalló poco después del fallecimiento de aquélla en 1978.2 . Estas síntesis permeantes. De hecho. lo mejor es callar. sin poner ningún énfasis en el espinoso asunto de los métodos y las técnicas de los cuales habría de servirse en el momento que se pusiera en acción. y a algunos especialistas no dejó de parecerles extremadamente cobarde la coyuntura que él escogió para materializarlo. Mead. en el que se reivindica el punto de vista del actor. habrían de granjearle. sus digresiones acerca de la participación del estudioso en el proceso investigativo convierten las apreciaciones de Devereux en un pleonasmo.Margaret Mead Margaret Mead solía ser algo más sutil que Benedict en la gradación de sus tipologías y en sus oposiciones duales.Hasta aquí. que en ocasiones transformaron su trabajo de campo en una suerte de corroboración extendida de sus fórmulas. inciertos e intercambiables. después de todo. admirada por muchos en mérito a la fluidez de su estilo y a la calidad típicamente europea de su erudición. en este preciso momento de búsqueda posmoderna de precursores. la antropología de Sapir se encontraba obstaculizada por dos formidables impedimentos. forma) son al mismo tiempo ambiguos. diríamos que apenas hace falta decir algo más de Mead como teórica en pos de configuraciones de cultura y personalidad: tan a propósito refleja esa frase ocasional su idiosincracia como estudiosa y su ideario como antropóloga. según Zellig Harris (1951). sus ideas sobre el locus de la cultura. y a esa altura de los acontecimientos su poder y su 33 . organización. pauta. Sapir estaba solo. complejo. patrón. después de fallecida. Derek Freeman había estado preparando el golpe durante diez años. 2. de los tchambuli puede decirse que viven principalmente para el arte" (Mead 1950:170).

Cuando fue a Samoa comisionada por Boas para comprobar allí la ausencia de un período adolescente tormentoso y problemático. y el tono vergonzante que tomó la polémica (Annette Weiner trató al libro de Freeman como "malamente escrito y profundamente destructivo". una acabada imagen mental de lo que Samoa debía ser a ese respecto.prestigio habían llegado a ser inmensos. esto es. Si bien el escándalo está aún fresco (cf. de Coming of Age in Samoa. Al mismo tiempo. con amplia oportunidad de difusión. Con el tiempo. en la "madre del orbe". aparte de unos pocos episodios destinados a compendiar sus ideas-fuerza. Refutada parcialmente por el propio Freeman y por Lowell Holmes en los años 50 y 60. sus estudios atinentes a las relaciones y los roles sexuales en distintas sociedades pudieron servir a los efectos de que buena parte del público ajustara su concepción acerca de qué era. según el frontispicio de Time. que sustentan ahora un retrato de los samoanos harto más convulsionado. Mead se había convertido. y positivamente no paradisíaco. lo que tocaba a la naturaleza y lo que se debía a la cultura. hasta este punto sólo nos hemos referido al debut de Margaret Mead en la teoría y la práctica disciplinaria. le llevó a plasmar una imagen turística de los samoanos. toda su labor de pintura cultural y sus tempranos escarceos con el relativismo tienen que ser. La primera etapa de las investigaciones de Mead está signada por el ideario configuracionista. donde hizo carne la oposisión de su maestro al determinismo biológico. según Freeman. escuchada y respetada fuera de la disciplina. Theodore Schwartz habló de "antropología amarilla". precisamente. junto con Patterns of Culture. Murray 1990). Brady 1983. el libro tan vilipendiado por Freeman. Freeman 1983. La deplorable oportunidad escogida por Freeman para la publicación de su "ejercicio sistemático de refutación" de un trabajo de Mead escrito casi sesenta años antes. hay que decir que. El meollo del argumento de Freeman hace hincapié en la deficiente preparación de Mead en el momento de realizar su trabajo de campo a la edad de 23 años. de ahora en adelante (cf. Freeman. tomados con pinzas. a despecho de las impugnaciones que mereciera dentro de ella. pronto se transformó en un best-seller que. en parte con el reconocimiento de la propia interesada. presentadas en un vocabulario psicologizante de sentido común. vivió todo el tiempo con una familia norteamericana (y no en la aldea propiamente dicha) y durante su estancia un tremendo huracán destruyó las viviendas y trastornó la normalidad de las cosas. la información de Mead sobre Samoa parecía ser definitiva y totalmente sesgada. En beneficio. impregnado de una frescura estilística de la que los más tardíos ensayos de Mead carecen. de aquí en más. unido a su prejuicio de escuela. llegó a reunir en 1981 evidencia adicional respecto de que los samoanos no dejaron de comportarse violentamente si siquiera durante su visita. en planteos expositivos seductores y sin grandes tecnicismos. Marshall 1983. Todo eso. no obstante. Murray 1990). en materia sexual. imponiéndose la necesidad de una revisión radical de los métodos y premisas del trabajo antropológico general. ya llevaba. Su trabajo de campo soportó diversas contrariedades: Mead no hablaba el samoano con fluidez. y el propio Freeman afirmó en una entrevista que esperaba que la reputación de Margared Mead "se viniera abajo"). no deben hacernos olvidar que. Ella acababa de postergar sus estudios de psicología uniéndose al discipulado de Boas en Columbia. constituían una sociedad "sumamente simple" que sustentaba una cultura "para nada compleja": un cuadro que contradice los hechos recabados por Freeman y por un tropel de estudiosos. Mead había llegado a admitir que durante su estancia en Samoa una "variación especial" de la conducta habría alterado el patrón aldeano. Martin Silverman parodió la disputa antropológica en forma de melodrama lacrimógeno con jocosas indicaciones escénicas. Mead supo evitar el simplismo categorial de Benedict y la tentación de resumir el sentido de una cultura compleja en términos de unos pocos conceptos dominantes. que aparecían como uno de los pueblos más amables y apacibles y menos conflictuados de la tierra. determinando una "feliz relajación de las querellas y rivalidades" (Mead 1969:226). tiene en su crédito el haber 34 . por la identificación de las características culturales más salientes. El texto. su permanencia en las islas duró solamente nueve meses. responderle en vida habría significado correr el riesgo de una respuesta fulminante.

tal como resulta posible hacerlo en las ciencias naturales. sin que importe gran cosa la introducción ocasional de terminología freudiana. 1990). muestra el mismo repudio hacia la inspección estadística de la diversidad intracultural que es perceptible en los trabajos en gran escala de Ruth Benedict: "Asi como el médico y el psiquiatra han hallado necesario describir cada caso separadamente y usarlos como ilustración de una tesis más que como prueba irrefutable de la misma.. La composición de fondo sobre la cual actúa la joven [samoana] puede describirse en términos exactos y generales. pero las reacciones de ésta son una función de su personalidad y no pueden describirse sin referencia a la misma" (Mead 1967:269-270). esquemáticos. homogéneos. Reynoso 1987.secretamente construídos a partir de técnicas impresionistas de evaluación. abonados por un incansable trabajo de campo. que son dejados al margen como aspectos incapaces de modificar las hipótesis configuracionales o como anomalías sin interés. especialmente en su esquema cuádruple para agrupar a los seres humanos según los tipos psicológicos. 1980. dedicado a los problemas metodológicos de la investigación. unilaterales. de donde habíamos extraído nuestra frase- 35 . cada uno de los cuales se caracteriza por un grupo identificable de rasgos innatos de personalidad.difundido entre el gran público la fascinación de la antropología y el respeto (aún un tanto admirativo y rusoniano) hacia las "otras culturas". Geertz 1973. como podía preverse. El subsiguiente aluvión de ensayos de Margaret Mead. no hay lugar en esos tipos para los casos conflictivos. Hombres y mujeres mundugumor N Hombres iatmul Mujeres tchambuli Hombres y mujeres de Bali E O Hombres y mujeres manus Hombres tchambuli Mujeres iatmul S Hombres y mujeres arapesh "Mis razonamientos se basaban en los trabajos de Jung. relacionados cada uno con los demás de un modo complementario. el estudio de los aspectos más intangibles y psicológicos de la conducta humana se ve obligado a ilustrar más que a demostrar una tesis. el clímax probablemente se alcanza en Sexo y Temperamento en tres Sociedades Primitivas. El segundo apéndice de Coming of Age. resulta palpable la similitud entre la postura cualitativa de Mead y la prédica en favor de "inferencias clínicas" y de descripciones expresivas que haría eclosión mucho más tarde. Donde el ensayo decae es. no hacen más que llevar hasta el paroxismo sus tendencias iniciales. en la antropología simbólica de un Clifford Geertz (cf. y estos tipos están sistemáticamente interrelacionados" (Mead 1976:203) Fig. 2. Como lo señalaron Lindesmith y Strauss. en lo teórico y en lo metodológico. y -lo que es peor.] Existe un número limitado de tipos temperamentales. [. Tanto Mead como Benedict fueron excesivamente entusiastas en su plasmación de tipos culturales de un solo rostro.1 Dejando de lado los inexplicables recursos que permitirían describir un contexto cultural de una forma a la vez "general" y "exacta"..

cuya lectura Mead completó a orillas del río Sepik. Friedan 1974:171-201. Kaplan y Linton) habrían de confrontarse tanto al hecho insobornable de la diversidad intracultural. Mead. puesto que no sería más que un procedimiento repetitivo de acumulación clasificatoria. cada uno de los cuales se caracteriza por un grupo identificable de rasgos innatos de personalidad. como si en su interior no existiera oportunidad de discrepancia alguna. La tipología de Mead. las que le suministraban.síntesis. todos los mundugumor. Standard 1971. donde previene a los lectores de la suspicacia de pensar que su esbozo es "demasiado bonito" o "demasiado bueno para ser verdad". en cambio. y él se preguntaba en qué medida los matices feministas en sus especulaciones sobre sexo y temperamento tenían que ver con su propia situación frente a los antropólogos varones en los años iniciales de su carrera (Hsu 1980:352). Para Francis Hsu resultaba sospechoso que Mead encontrara en esas tres o cuatro tribus -apenas un fragmento de las centenares que hay en Nueva Guinea. basada en una especie de principio de las posibilidades limitadas: existe -afirmaba. Chodorow 1974). Una vez agotada la variedad de la combinatoria. no eran tan tajantes como se había creído en un principio. como lo da a entender en su Prefacio a la edición de 1950.un número limitado de tipos temperamentales. los iatmul invertían sus roles sexuales durante la ceremonia llamada naven. La cultura escoge unos pocos de esos rasgos para alentarlos. en el interés por crear tipologías que representaran todas las posibilidades en el interior de ese marco. 2. a esas alturas. sustentada por el cuidadoso detalle de un trabajo de campo realizado entre los chambri. los manus. tal como aparecen en su clasificación. cuanto a la constatación de que las diferencias interculturales. suficiente moraleja. 36 . los Tchambuli devinieron todo lo que los arapesh. algunas de las posibilidades abiertas por el marco categorial occidental al que ella se ceñía. Lo que hoy nos resulta particularmente chocante es la unilateralidad con que se comporta cada una de las culturas referidas por Mead. Ella misma parece haber sido consciente de su esquematismo. La caracterización de tipo configuracionista que este cuadro deslinda reposa pesadamente en Patterns of Culture. y esos tipos están sistemáticamente interrelacionados.justamente lo que convenía a la perfección y simetría de su cuadro. enfatizadas por el paradigma relativista. Cada una de estas culturas ilustraba. por las dudas. Henry. podría esperarse que el estudio de culturas adicionales se volvería hasta cierto punto monótono. Según lo consignaba Bateson. Dado que se hallaba interesada en hacer que los datos transculturales fueran convincentes y atractivos a los ojos de una audiencia occidental -aduce GewertzMead procuró sumarizar sus hallazgos bajo la forma de tipologías que no sólo resaltaran la peculiaridad de las culturas primitivas frente a Occidente sino que también opusiera a aquéllas entre sí. hombres y mujeres. mientras que los varones tchambuli se comportaban como nuestras mujeres y sus mujeres como nuestros hombres. Benedict utilizaba el concepto de "gama" sin pensar que los distintos tipos de personalidad configurados por la cultura estuviesen sistemáticamente relacionados. Una de las críticas definitorias es la de Deborah Gewertz. reprimiendo en consecuencia los rasgos contrarios. sus conclusiones.1). asumían conductas similares a las de los varones norteamericanos. que nutrió de argumentos a numerosas teóricas feministas de aquel entonces y que los sigue nutriendo hasta nuestros días (cf. quedaba un espacio en el esquema de sus oposiciones que no tardaría en ser ocupado en cuanto Mead tomara contacto con los balineses (Fig. En la síntesis de Mead. tanto los hombres como las mujeres arapesh se comportaban como las mujeres occidentales. Apoyándose en el esquema cuádruple de los tipos psicológicos de Jung. "Desafortunadamente. De este modo. fue atacada a lo largo de varios frentes. Wallace. Mead construyó entonces la primera y más célebre tabla periódica del configuracionismo. contradicen a veces los datos etnográficos" (Gewertz 1984: 620). los mundugumor y los iatmul no son. no volvió a estudiar intensivamente más culturas que las que ya conocía. Las fases sucesivas de la investigación en Cultura y Personalidad (sobrellevadas por Kardiner. según Mead. agregando al cuadro lo que venía al caso de las conductas observadas entre los manus. los "tchambuli" de Mead. Dubois.

en efecto. como un pueblo incapaz de desarrollar el yo: "La verdadera sociedad arapesh parece. En una recensión crítica de Sex and Temperament. En esta cruda aserción. 143. donde estarán expuestos a formas de comportamiento muy diferentes de las nuestras. Lo que Mead no se plantea es la posibilidad de que el tipo de personalidad empíricamente aprobado por los presuntos desviantes configure un ideal alternativo. y que la crítica en sí responde a un modelo retórico bastante elemental. esa comparación no ha de entenderse en un puro sentido metodológico. Richard Thurnwald cuestionó la descripción de la sociedad arapesh como una égloga de personas no violentas ni posesivas. y para ser reflejos de una realidad cultural. Por otra parte. de arrebatos de mal humor (153). como una operación relativista de contraste sin mediaciones ni atenuantes. Duijker y Frijda 1960. Pero es en el concepto de "desviación" donde finca la oportunidad de la falacia: Mead es lo suficientemente perpicaz como para no encubrir la información aparentemente contradictoria. Al consumar el maridaje entre semejante idea y las actitudes metodológicas que ya hemos visto. de las envolturas tácticas. Su frecuencia estadística la tiene sin cuidado: "Si la mayoría deja de manifestar ese ideal. Es verdad que muchos de los casos a los que recurre Thurnwald corresponden a un capítulo donde Mead consigna situaciones que "se desvían" del ideal arapesh de conducta. se gesta un modo de concebir el quehacer antropológico que no ha dejado de suscitar fuertes críticas (cf. tan diferentes en efecto que ningún esfuerzo de la mente bastará simplemente para definir otra vez las nuevas maneras según los mismos términos de las conocidas viejas maneras" (1976:31-32). entonces. de una disputa que siguió al secuestro de una mujer (137-138). de una mujer que pega a su marido (149). como puro entrenamiento. que desafía o que se impone al que ella se empeña en describir como arquetípico: si no hay una mínima evaluación estadística de las magnitudes relativas de lo derecho y lo torcido ¿cómo se sabe cuál es el punto de vista que "la cultura" aprueba?. de hombres que pegan a sus esposas (147. Pues para ser constructos teóricos. Cuando en obras más recientes Mead explicita que la antropología "es una ciencia comparativa". LeVine 1977:80-84. Singer 1961. enviamos a nuestros estudiantes a pueblos exóticos y remotos. tales entidades no han sido transparentemente elaboradas. 153). Tratándose de Mead. aceptaron con mansedumbre las homogéneas semblanzas de Mead. Inkeles y Levinson 1954. Mead define como desviantes a las personas que no manifiestan la personalidad aprobada por la cultura. de marido y mujer que se atacan mutuamente con hachas (161). 145). "Expresamente [dice Mead]. pues sabe que clasificándola como "desviación" la minimiza y la pone bajo control. sino en la acepción particularista de una "exageración de la diferencia". del drama de las relaciones sexuales (112-114). la duda que se suscita ante las caracterizaciones culturales de Mead se refieren al estatuto lógico y ontológico de los "ideales de conducta" y del "tipo de personalidad aprobada": cabe preguntarse. Tenemos noticias de niños gritones y muchachos violentos (págs. 151. acaso el más común. no han sido homologadas por quienes corresponde.50. no obstante. entonces la mayoría es desviante" (1937: 558. ser un poco diferente. 37 . su acuerdo con las pautas explícitas y con el punto de vista del actor. según la propia información de la autora. demostrando que las diferencias entre las sociedades son tan grandes que difícilmente haya aspecto universal alguno en el que pueda basarse la comparación intercultural. en qué medida el ethos cultural surge como abstracción y manipulación del estudioso (y no como consecuencia inductiva inevitable a partir de los datos) y en qué grado la configuración construída ha sido émicamente consultada para evaluar su pertinencia. 102-104). 1932:93). Despreciativa de los recursos estadísticos que pondrían en claro hasta qué punto las desviaciones estarían o no generalizadas. hay que advertir al lector de los razonamientos cautivantes.No todos los estudiosos. de las terminologías engañosas. de hermanastros violentos (153). de pendencias por mujeres (79). Mead no hace más que ser consecuente con los principios del relativismo. que trasuntan una amplitud de miras y una flexibilidad de opinión que distan de ser genuinas. de una madre que trató de estrangular a su niño y pisoteó la cabeza de otro (151). y de un hermano que trató de violar a su hermana (150)" (1936:558-61).

En su novedoso esquema de la enculturación del niño en el marco de la teoría informacional. se han conservado. con el modelo último de Margaret Mead. a los que siempre fue fiel y a los que en todo momento supo defender con garra. no hay que ver en ese cambio de herramientas una renuncia a sus postulados configuracionales. es un dilema que debe deslindarse mediante una indagación empírica. limitándonos. así como también fue el caso de la teoría sinergética de Benedict. y no para el Harpers Magazine. El nuevo léxico no comporta una nueva semántica: sólo marca el hecho de que se escribe para General Systems.que la cultura y la personalidad son equivalentes. ni con los datos que reunió. Ni aún la alusión circunstancial a "causas" determinantes permite seguir el hilo de una razón lógica. como origen y rastro. a apreciarlas". pues por todas partes nos ahoga su mutua equivalencia. lo que ha cambiado es apenas el nombre de algunos pocos mecanismos operantes: la educación en sí se concibe como un proceso en el que se comunica al niño la memoria cultural. haciendo uso de su indiscutido ascendiente de personaje público que vive para alimentar su propia leyenda. sino con la riqueza de las técnicas que ella introdujo en el trabajo de campo. el dibujo resultante es tan cerrado como inasible. no obstante. toda manifestación artística. todo ritual. simplemente. como determinante y síntoma del en sí elusivo "carácter cultural". con simpatía. al abrazarla. Richard Ericson (1979) recuerda. Reynoso 1986d). Creemos que los aportes más perdurables de Mead no tienen que ver con la teoría. el modo en que ella acostumbraba inmiscuirse en los asuntos internos de la Sociedad para la Investigación en Sistemas Generales como cosa suya. Por otro lado. "se nos invita a renunciar a la pretensión de explicar las diferencias interculturales. En la traducción verbatim de la interpretación configuracional al lenguaje de este nuevo sistema teórico harto más preciso y refinado. En fin. codificándola en forma de programas o mensajes que han de obrar sobre su conducta ulterior. se considera simultáneamente como afirmativo y expresivo. pieza maestra del silogismo configuracional. y seguir con cierto retraso el impulso que años antes había impuesto a esa estrategia quien fuera alguna vez su esposo. Como bien lo expresa LeVine (1977:83). toda vez que se excluye el problema de las causas que motivan los diversos patrones de conducta: toda institución. capaz de explicar verdaderamente una pauta: la cultura de los configuracionistas opera al mismo tiempo de tantas y tan penetrantes maneras. En esta teoría el concepto de desarrollo de la personalidad no puede más que ser circular. todo gesto. Gregory Bateson. si se supone como lo hace el configuracionismo. se ha acatado punto por punto nuestra diagnosis con respecto a los usos retóricos y fetichistas del paradigma sistémico en antropología: usos que se limitan a un aggiornamento brillante de la jerga y al trazado de un par de diagramas de flujo. ni con el método. sin que los modelos de fondo se modifiquen un ápice (cf. En las últimas etapas de su prolongada carrera. utilizando métodos subjetivos y adjetivaciones que obstaculizan la impugnación de las configuraciones alegadas como ocurrentes. Dado que este enfoque exagera la coherencia interna de la cultura prestando una atención desmesurada a patrones que se suponen absolutamente permeantes. no hay modo de apreciar en realidad el grado de ajuste entre el individuo y sus normas culturales. y la insistencia en el hecho de que las relaciones causales específicas no pueden ser analíticamente aisladas del conjunto del sistema comunicativo.Una vez más. Mirándolo bien. La afinidad casi póstuma de Mead con la teoría sistémica no deja de parecer oportunista. ella no hacía más que adoptar un marco teórico de recambio frente a un configuracionismo plagado de técnicas pero carente de verdadera instrumentalidad. y no una proposición axiomática que pueda introducirse autoritariamente como supuesto de la teoría. por ejemplo (Mead 1964). los aspectos y equilibrios esenciales de la formulación más clásica: la idea del niño como receptor pasivo de pautas culturales que ahora se llaman insumos. que todo intento de aislar causas específicas o aún conjuntos de causas concurrentes se vuelve inútil. También se ha señalado que la correspondencia recíproca entre diferentes aspectos de la cultura. La mayoría de esas técnicas provienen en realidad de las inquietudes de Bateson 38 . Mead se permitió amadrinar y promover el enfoque sistémico-cibernético en el seno de la antropología. el supuesto de que la cultura estable (ahora se dice "en homeostasis") facilita información congruente. el punto más atacado ha sido el de la circularidad de los razonamientos.

disperso en una miríada de opciones que tampoco supieron estar siempre a la altura de lo que habían desplazado. Bateson 1956:282). o crear seres personales inexistentes" (1932:181). El quid de la cuestión pasa por la definición que ella da del animismo. pese a la fuerza que habitualmente tienen los argumentos del tipo "estuve allí y sé lo que digo" no son menos impresionistas que los prejuicios de Piaget sobre la universalidad. Lo que sobrevino después fue un demorado relevo teórico. pues puso a prueba una hipótesis muy distinta a la que Piaget había enunciado. Mead decidió utilizar su experiencia de campaña en Samoa para salirle al cruce. como lo demostró Gustav Jahoda años más tarde (1958). He aquí entonces que el despliegue de un estridente conjunto de técnicas proyectivas. Mead 1928). el HTP de Buck. lo que importa es que la modalidad de indagación y el concepto de antropología impuesto en su momento por Mead perdió. Pero lo más grave de todo es que. Hasta aquí todo bien. sencillamente. anémica y carente de convicción. En 1926 ella tomó contacto con las ideas de Piaget. En este y en otros viajes que se prolongaron hasta los años 50. el TAT modificado.(la eminencia gris de la familia) por poner a punto herramientas adecuadas de descripción y de análisis del comportamiento no verbal (cf. los dibujos de Goodenough y las cartas de Wintkin (cf. no importa: Aprendiendo a Bailar en Bali es inmortal. las pruebas de Stewart. Los resultados de este acento sobre pautas no verbales de conducta están a la vista en algunos de los más bellos testimonios etnográficos que se hayan registrado y en la ulterior constitución de una vigorosa rama de la antropología norteamericana que ha desarrollado las mismas intuiciones bajo distintas formas: la kinésica de Ray Birdwhistell. los mosaicos. espetándole que el animismo que aquel suponía universal no parecía serlo después de todo (cf. caleidobloques y poleidobloques de Lowenfeld.3 y 10). todo su encanto y su poder de convocatoria. el test gestáltico de Bender. la temática se derivó hacia problemas globales y hacia agudas cuestiones filosóficas que. salvo por el hecho de que las apreciaciones de Mead sobre la ausencia de animismo entre los samoanos. Bateson y Mead tomarían miles de fotografías y rodarían horas de películas antológicas con recursos todavía precarios. la proxémica de Edward Hall. capítulos 7. Independientemente del ocaso experimentado por el conjunto del configuracionismo. comprometido en sus instantes postreros con las implausibles especulaciones sobre el "carácter nacional" y con una doctrina freudiana mutilada. "atribuir características de personalidad a animales u objetos inanimados. Mead administró la más impresionante batería de test que hayamos visto encaminada a sustentar una hipótesis tan específica. no pueden resolverse en una investigación de campo y que ni remotamente habían sido tenidas en cuenta en el diseño experimental. En sus investigaciones conjuntas sobre el terreno. cuando lo que Piaget entendía por tal era. Hace ya muchos años que nadie se reconoce como configuracionista. todo el trabajo en el que Mead se embarcó resultó ser en balde. Pero la profusión y la inventiva técnica de Mead no siempre estuvieron bien orientadas. la coreométrica de Alan Lomax (cf. realizando trabajo de campo entre los manus y dispuesta a probar sus ideas respecto del animismo señalando como sujeto a un grupo en el que nadie había pensado al sostener la equivalencia de los niños y los primitivos: los niños de una sociedad iletrada. de una sagaz colección de tácticas de inferencia y de un análisis fastidiosamente pormenorizado de la situación experimental no logran impedir que se deslice un error fatal: la pregunta a la que responde la experiencia tan milimétricamente calculada para la devastación de todo juicio opuesto. Mead 1978). Entre 1928 y 1929 Mead vuelve a la carga contra la psicología piagetiana. todo está allí: el test de Rorschach. Los ensayos samoanos serán efímeros. en los últimos decenios. "la atribución de ciertas características de seres vivientes a objetos sin vida" (Jahoda 1958:207). no es ni lejos lo que correspondía hacer. por supuesto. en aquél entonces aún muy sujeto a Lévy-Bruhl. Numerosos responsables del trazado de nuestra historia asignan a Margaret Mead un papel estelar en la asimilación antropológica de conceptos freudianos más o menos aderezados para el 39 . La extrapolación de la doctrina desde la sociedad pequeña y aislada hasta los estados modernos y la comunidad política internacional no hizo más que poner sus inegables defectos metodológicos bajo la lente de aumento. En lo que atañe a la polémica con Piaget sucedieron dos cosas: como cuando generalmente pasa cuando con él se discute.

que no por nada el cine o la ficción nos presentan como un erudito marginal y excéntrico. probablemente. Todo ponderado. mediatizado y ambiguo. en detrimento de la imagen pública de toda la profesión. hacia los años 60. Mead haya servido a la causa de la antropología como ciencia y que haya ayudado a mirar con respeto a las minorías raciales. Margaret Mead. En este ámbito. quizá. de promover el malayo (o el armenio) como lengua internacional.La Fase Clásica de Cultura y Personalidad. Es posible que.o que una pensadora eventualmente desacertada. fue la que propusiera Abram Kardiner [1891-1981] a partir de los años 30. Aquí el aporte de la antropología a la psicología aparece también mejor dibujado: entre 1936 y 1937. un conjunto de argumentos de los cuales aferrarse cuando no había demasiados disponibles. el comienzo de su familiaridad con las categorías psicoanalíticas. es muy improbable que su influencia pueda. Swenson 1987:193). A decir verdad. de implementar medidas drásticas para proteger a la familia (a la que no obstante reputaba indestructible). Ella misma sitúa en 1934. Ahora bien. tipificar como "freudianos" o "psicoanalíticos" conceptos psicológicos que han llegado a ser de dominio público. ser llamada teórica. institución norteamericana (y como tantas otras. se inscriben en el espíritu neohulliano del Instituto de Relaciones Humanas de Yale y participan de un amplio movimiento de renovación del conductismo a través de un programa que va desde los actos reflejos pavlovianos hasta los fenómenos del aprendizaje social. para muchos luchadores. fue. Cassidy 1985). que ella misma fue capaz de caracterizar como tal una doctrina sintética y multifactorial que se asienta. pese a su inadmisible teoría. asistemáticos y -hay que decirlo. la cual tiene el inconveniente de ser de autoría compartida y ocho años posterior. sus propuestas absurdas se fueron acumulando peligrosamente. 2. repetitivos. a consolidar los movimientos ecologistas o a conceder carnadura a la lucha de la mujer. En conclusión.3. Sahakian 1982:467-468. Bastó que los cronistas de la especialidad le creyeran para que el equívoco cristalizara para siempre. sin contar su planteamiento en favor del estudio cultural a distancia. con pleno derecho. en constante comercio con la extravagancia y la fantasmagoría. lo que más se pareció a una "teoría" psicocultural. Kardiner organizó un histórico 40 . Y si bien sus consideraciones escritas y la evocación de su carisma siguen influyendo el trabajo actual sobre numerosas temáticas. . aplicadas al tema de la formación de carácter. más que psicoanalíticas. No incrustamos calificativos al vuelo: Mead fue partidaria de que se decretara indisoluble el matrimonio con hijos. Pero lo suyo también representó. que una intrigante de la propiedad intelectual -como pareció serlo en su deplorable querella con Kardiner. su aporte se reduce a la producción de una masa de escritos poco rigurosos. de imponer la oración religiosa en las escuelas. mucho más que una antropóloga casualmente insigne. Pero nuevamente los hechos son confusos: la fecha mencionada es puramente tópica. desordenados. al que no es ajeno la formulación de John Dollard. año del célebre Seminario de Hannover. y se enarbola al solo efecto de insinuar una cómoda precedencia temporal respecto del modelo de Kardiner. El mismo Seminario de Hannover y la iniciación psicológica de Mead se desarrollaron ambos bajo el signo de un neofreudismo harto ecléctico. a título personal. Algún día habrá que investigar el papel que ella jugó en la construcción social del estereotipo del antropólogo norteamericano. Mead 1962:127-128). usurpando el lugar de las verdades. en sus antípodas (cf. al fin y al cabo. el especialista con quien ella reconoce la mayor deuda de gratitud (cf.trance. podemos decir que el compromiso de Mead con el psicoanálisis genuino ha sido tan genérico. puede constituir una licencia literaria poco responsable. de pagar a los alumnos adinerados por asistir a clase y de otras asombrosas insensateces (cf. Por lo demás. desde que abandonara el trabajo de campo intensivo y la teorización en firme. no hace falta ser experto para advertir que las teorías de Dollard. La obra temprana de Mead más próxima al psicoanálisis (es decir la más atestada de jerga freudiana) es sin duda Balinese Character. oportunamente mancillada por el escándalo). que tal vez sea la más abismal.científicamente débiles y bastante difíciles de digerir en lo literario.

Como hace notar Ralph Linton (1945: 11). en sí. Ahora bien ¿cómo se articula ese concepto. Dichos problemas le impelen a desarrollar ciertos métodos de acomodación. basado en las experiencias comunes de los miembros de una determinada sociedad. la fluidez con la que las categorías de Kardiner pueden traducirse a términos de la psicología interaccional de LeVine o de Stagner. alentó a Kardiner diciéndole: "Oh. con referencia a la hipótesis del parricidio primitivo. en fin. e insistía mucho menos que Freud en el fondo libidinal de los actos humanos. religión. flotando en una suerte de espacio incondicionado. de cuya formación eran responsables las llamadas "instituciones primarias" de la sociedad. Whiters. Benedict. no compartía al pie de la letra la idea de los estadios freudianos de la sexualidad. Este modelo -se ha dicho. y que tenían. Los testigos lo evocan emocionadamente: "Es imposible recapturar ahora la enorme excitación que este gran modelo generó" (Spindler 1978:23). Se trata de un tipo de integración diametralmente opuesto al sugerido por los antropólogos funcionalistas (que se concibe como un fenómeno de adaptación e interdependencia de pautas de conducta más o menos mecánicamente surgidas). por cuanto "prometía tratarlo todo". no están dominadas por una idée fixe. a diferencia de las que tuvo la suerte de encontrar Benedict. Nótese. la principal contribución que el concepto de estructura de la personalidad básica hace al estudio de la integración consiste en que suministra el lugar lógico clasificatorio y el recurso explicativo para el caso de las culturas que. La escasez 41 . Dice Kardiner que las condiciones del medio ambiente y algunos aspectos de la organización social. dentro de la cultura. Kardiner. no tome eso tan seriamente. Sus discrepancias con Freud no tenían nada de dramático. como contrapartida de las tensiones que generaban. En base a estos datos. por ejemplo. del parricidio primigenio de Totem y Tabú y de la oscura memoria filogenética que en ese crimen se originaba. postuló la existencia de una "personalidad básica". y cómo es que se constituye y se delimita la realidad que éste refleja?. Sapir. Asimismo el concepto pretende dar cuenta. Bunzel. DuBois y Linton. Kardiner descreía de la formulación original del complejo de Edipo. narrativa popular (Kardiner 1945). cuestionaba su concepto de instinto. ritual. anticipándose al de Whiting. sirviendo de pivote. El concepto de "estructura de la personalidad básica" es. en líneas muy generales. comprendidos bajo el calificativo de instituciones primarias. basando esa predicción en la compatibilidad o incompatibilidad aparentes de la nueva pauta con la estructura de la personalidad revelada por el conjunto sociocultural.fue en su hora un hito insuperable. la estructura de la personalidad básica puede llegar a suministrar al antropólogo cierta capacidad para predecir. la gratificación y la inhibición de los niños. así como también difiere de la especie de integración configuracional propuesta por Ruth Benedict (que consiste en la dominación de una determinada configuración cultural por una actitud o afecto especial en torno al cual se organiza el núcleo fundamental de la cultura). las reacciones de una determinada sociedad ante una innovación dada. le crean al individuo una serie de problemas básicos de adaptación. pormenorizadamente explotados. Adelantándose magistralmente a los psicólogos interaccionistas modernos. propuso que las diferencias y características de la personalidad debían explicarse en función de los factores condicionantes externos. Kardiner estableció un esquema de análisis de cierta remota raigambre freudiana. Nótese además que el planteo de Kardiner. así como las características personales observables que es de esperar que esas experiencias engendren. Kardiner recordó años más tarde que el propio Freud. Es sólo algo que he soñado una lluviosa tarde de domingo" (citado por Manson 1986:75). cuyas "traiciones" a la ortodoxia psicoanalítica acaso tengan que ver con la perspectiva antropológica que mal o bien iba asimilando por aquel entonces. como se sabe. enormemente rico y complejo. da lugar a una explicación de tono causalista de los "sistemas proyectivos" que hasta entonces se suponían enteramente aleatorios. relacionadas con la disciplina.seminario en el que participaron. al verlo preocupado por los contenidos de ese libro. En este último sentido. tanto de la eventual falta de congruencia de las instituciones como de ciertos fenómenos mal comprendidos del cambio cultural. Sugiere un tipo de integración. aportando datos etnográficos. una relación de complemento con las "instituciones secundarias": sistemas de tabú. puesto que se trata de condiciones fijas e inmutables.

con arreglo a un conjunto de normas que tienen cierta variedad. Más aún. Efectivamente. El esquema. la estructura social y la religión. Pero la estructura de la personalidad básica de un esquimal es diferente de la de un indígena de las Islas Marquesas. ciertos decididos puntos de contacto metodológicos con el conductismo. 42 . La diferencia entre esos dos conceptos no es importante cuando se estudian las diferencias entre varios individuos de la misma cultura.de alimentos. o bien la descripción sociológica de las relaciones recíprocas entre las instituciones. a pesar de ser ella misma. desde el punto de vista subjetivo. en rigor. De las constelaciones creadas en la estructura del Ego por las realidades básicas efectivas se derivan. Las constelaciones básicas originales creadas en el individuo por esas condiciones son. "tras haber establecido su compromiso entre las demandas socioeconómicas y sus propias necesidades como organismos en desarrollo. la estructura de su personalidad básica (1945:139). La primera tarea que Kardiner asigna al estudioso es tratar de comprender las reacciones del hombre común frente a nuestras propias instituciones cotidianas. sostiene que la cultura es un sistema de partes independientes. y en ese aspecto. sagazmente. se podrá iniciar o bien el estudio antropológico de las culturas aborígenes. La estructura de la personalidad básica hace referencia a la órbita más extensa de potencialidades que crea la cultura. viendo las relaciones de las mismas con la creación de nuevas instituciones. sólo puede acomodarse mejor o peor frente a ellas. y más como una invitación a poner en marcha recaudos metodológicos adicionales que como un pretexto para el oscurantismo y para la negación a sistematizar. en términos de Mead. estudiándolas con la debida referencia a su desarrollo desde la infancia hasta que se completan sus recursos psíquicos. adaptable en potencia para la interpretación del cambio. el contexto ecológico. el relativismo cultural de Kardiner configuraba una instancia mucho menos fatalista que en el caso de los partidarios del enfoque configuracional." (1945:233-234). podrán señalarse después las constelaciones psíquicas creadas. son condiciones que el individuo no puede controlar directamente. sin más trámite. es homeostático: un modelo en equilibrio. las dimensiones subjetivas del individuo. "El carácter es una disposición individual de las actitudes habituales del Ego. Kardiner siempre separó radicalmente lo que significaba el estudio del carácter y el análisis de la estructura de la personalidad básica. las llamadas instituciones secundarias: es en esta tesitura que la personalidad constituye una mediación. Pero cuando estudiamos las diferencias entre los equipos de adaptación suministrados por las diferentes culturas. estudiamos la estructura de la personalidad básica […] Un esquimal puede ser terco y suspicaz y otro complaciente y confiado. en el que la personalidad desempeña un papel integrador como una especie de denominador común que torna coherentes a esas instituciones dispares en el proceso de la acción social. Diríase que surgía de la constatación objetiva de diferencias culturales. son esos rasgos de carácter. el suyo no es para nada un empeño en pos de intimidades psicologistas o. que tiende a mantener ese compromiso para futuras generaciones" (1977:86). la estructura de su Ego y. y analizando sus reacciones tanto ante la satisfacción como ante las frustraciones. Son estas diferencias de carácter. a cierto nivel de análisis. una vez fijado el esquema básico de análisis. cuya formación depende del status y el sexo y de la especial selección de atributos que son resultado de las reacciones individuales ante las mismas instituciones. o de nuevas neurosis. Una vez hecho esto. los tabúes sexuales. por el otro. Kardiner hasta propone un método para obviar el peligro de una explicación basada en la racionalidad que se deriva de los hábitos de una cultura específica. Solamente entonces. el marco dentro del cual están contenidas todas las diferencias de carácter. Implícita o explícitamente. Como quiera que no conocemos nada respecto de los individuos de las Marquesas. porque es producto de instituciones diferentes. sólo podemos estudiar la estructura de la personalidad básica. pero no intrínsecamente dinámico. las disciplinas de distinto orden. esto es el carácter. los miembros individuales de una sociedad configuran una normativa en las instituciones expresivas. Correlativamente al temperado "materialismo" implícito en la definición de su objeto. Hay que tener en cuenta que Kardiner elude. una consecuencia. de "cosas que ocurren en la cabeza". incluyendo la economía. desde el punto de vista objetivo. Como bien lo sintetiza LeVine. por un lado. como el lo reconoce. En este sentido puede decirse que hay en su enfoque una dimensión observacional que tiene.

sino en todo caso las influencias ejercidas sobre ellas por un conjunto muy específico de instituciones. no queda claro en absoluto (1954: 986). y con la noción de estructura de la personalidad básica como mediación entre sus dos aspectos. con una cara mirando hacia las ciencias sociales. Ella misma. que pertenecían a las técnicas psicodinámicas (1978:382). el significado de esos términos en el discurso de Kardiner. 43 . encerrado en el empirismo de sus correlaciones más o menos ingeniosas. Marvin Harris afirmó que su esquema no podía explicar la existencia de las instituciones primarias. Esto se hizo fundamentalmente atendiendo a la crítica que ella había merecido tanto por parte de antropólogos como Kroeber y Goldenweiser como por parte de psicólogos de la estatura de Erich Fromm. el modelo de Kardiner sirvió de incentivo a la experiencia de Cora DuBois en las Indias Orientales holandesas. desde donde trajo un rico corpus de material. por último. la razón de ser de un cierto número de instrumentos culturales de origen puramente racional. de hecho. que permitían derivar la formación de la personalidad específica de una cultura sin ayuda de la teoría de la libido y demostrar la relación entre esa personalidad y los problemas adaptativos de la comunidad como un todo (Kardiner 1959:1728). los cuestionamientos de Harris y de Rutsch dejan de lado el hecho de que la explicación del origen histórico de las instituciones primarias había sido expresamente anotada por Kardiner como uno de los objetivos que quedaban fuera de su línea de instereses. su modelo. con la otra vuelta hacia la psicología. en suma. y. Wilhelm Reich y Karen Horney. por ende. Kardiner le respondió con ostensible irritación. Mead no logró satisfacer las exigencias que Kardiner le había impuesto.Para emprender ese estudio son necesarias herramientas conceptuales. más allá de alguna ligera inconsecuencia. por lo tanto. exigiéndole que señalara cuáles eran las técnicas basadas en principios demostrables. Este es. Mientras que la segunda objeción puede considerarse atendible. que incluía tanto biografías como protocolos de Rorschach y dibujos infantiles recogidos entre los Alor. el origen de las instituciones primarias y ciertas apariciones de neurosis aparentemente idénticas en culturas con pautas institucionales muy distintas. que acercaban peligrosamente el pensamiento de Freud a las categorías jungianas del "inconsciente racial" y de la "memoria primordial" innata. Para Mechthild Rutsch. un marco teórico de doble faz. Tuvo en claro que las conclusiones a que Freud había llegado derivaban del estudio de individuos pertenecientes a nuestra propia cultura y no eran. el papel desempeñado por el status en la totalidad del conjunto social. puso entre paréntesis la atribución de "complejos" a los conjuntos sociales y revisó los supuestos omnipresentes de Tótem y Tabú. necesariamente válidas para abordar la indagación de la naturaleza humana en general. Freud. debió ser previamente acondicionada y depurada en los aspectos tocantes a su articulación sociológica. La teoría psicoanalítica tal como él la utiliza. Kardiner desechó entonces la asimilación freudiana entre primitivos y neuróticos. sino por la razón explícita y pragmática de haber sido la mejor diseñada para su propósito y la que él conocía mejor. categorías y. se fueron acumulando críticas sobre ella: desde la antropología. Kardiner y Oberholzer emprendieron en base a ese material fresco un impresionante trabajo de síntesis. pero ¿era la estrategia del propio Kardiner verdaderamente capaz de lograr lo que éste aducía? Con el correr de los años. que fue de inmediato desacreditado por Margaret Mead con el pretexto de que las líneas teóricas para el estudio de la personalidad y la cultura habían sido sentadas mucho antes por ella misma. Kardiner optó por la teoría psicoanalítica. Desde la psicología. en suma. no observaba la "naturaleza humana". por ser no tanto un marco ideal. Inkeles y Levinson se cansaron de enumerar contradicciones internas en relación con el uso de conceptos psicoanalíticos: aunque Kardiner rechazaba la teoría freudiana del desarrollo psicosexual. y buscó explicaciones de esos caracteres en la primera infancia. existentes antes de 1938. el enigma del surgimiento y el cambio de las instituciones primarias es "la pregunta crucial" que el modelo de Kardiner. sobre todo si se mira el modelo con ojos clásicamente psicoanalíticos. no consigue contestar (1984:168). Pues bien. puntualizó prolijamente cuáles habrían de ser las preguntas que su esquema no estaba en condiciones de contestar: el "significado" psicológico de las instituciones. habló sin embargo de tipos adultos "orales" y "anales". así como las que surgían de un paralelismo no justificado entre ontogenia y filogenia. Descartó las consideraciones teóricas derivadas de una insostenible concepción del instinto.

desde ya. de la cibernética y de la biología molecular. la influencia del funcionalismo más ramplón. al incorporársele elementos del conductismo así como de la teoría de la gestalt se convierte en un 'camaleón' ideológicamente tanto más efectivo por cuanto desvía aún más la atención de los procesos materiales y económicos de la dominación cultural" (1984:169). hay una estructura psíquica. se vuelve más explícito aún en la elaboración conceptual de la 'institución'. el valor heurístico de un razonamiento no puede ser juzgado en función de lo que se deja fuera de consideración. pero si nada sirve para nada. pues los mecanismos que sostienen un estado de cosas no son necesariamente los mismos que los que explicarían su génesis. en sus aplicaciones concretas se concentró solamente en las organizaciones familiares y en las técnicas de crianza. sino la elección misma del modelo empirista. "llegamos de nuevo a la supuesta inocencia de la empiria pura. en fin. El segundo elemento débil es. su valor adaptativo. además. la otra cara de la causalidad. colateral y asistemática. y conforme a que pase el tiempo. la escasa atención prestada al fenómeno de la diversidad intracultural de los patrones de personalidad. lo cual en antropología implica. tanto en cuanto a la homeostasis social. que hizo necesaria la revisión del concepto en una etapa subsiguiente de los estudios psicoculturales. hoy por hoy. Con el postulado de la relevancia de la experiencia infantil. después de la teoría de sistemas. su utilidad. entonces la cultura deja de tener sentido y la etnología deja de tener objeto. […] Tal funcionalismo. El blanco de Rutsch no son tanto los defectos del método o la incorrección de las inferencias que de él se desprenden. En tercer lugar. carece del suficiente respaldo empírico y epistemológico: si la motivación es. La elección de un modelo estático y cerrado por parte de Kardiner. será capaz de engendrar el método perfecto. dice Rutsch. Pese a que el modelo de la personalidad básica puede considerarse todavía vigente a través de las reelaboraciones de Whiting y Child. esas posibilidades o potencias son hechas reales o actua- 44 . un amplio margen de especulación. incluyó el patrón de subsistencia entre las instituciones primarias. Rutsch fundamenta el resto de su crítica sobre una base esencialmente ideológica. es perfectamente comprensible a partir de su propia inserción histórica y de la escasez de modelos dinámicos viables en la antropología de su tiempo. en tanto lo que quede dentro sea a la vez no trivial y satisfactoriamente resuelto. Los estudios de Cora Du Bois en la isla Alor tenían por objeto obtener datos amplios que pudieran servir para corroborar las hipótesis de Kardiner en torno a la personalidad básica. Rutsch se equivoca cuando exige que un mismo esquema explicativo dé cuenta del origen de una institución y de su permanencia a través del tiempo: ningún modelo funcional o estructural puede deslindar el nacimiento de institución alguna.Tras impugnar la validez del estudio de las prácticas de crianza como llave universal para establecer las formas de conducta de los adultos y como carta de franquicia de una sociedad metodológicamente declarada inmutable. correlacional. ampliándolas y otorgándoles un mayor sustento metodológico mediante el uso de una intensa batería de test. La condena a la teleología. siendo su preocupación por la economía. estático y teleológico. la que además. su accionar concreto. No es sólo por defender el funcionalismo clandestino de Kardiner que esta clase de críticas merecen ser replicadas. si el comportamiento orientado por propósitos es una conducta tan determinada como cualquier otra. equivale a negar su eficacia. según consta en su declaración de principios. abriendo así la puerta mágica de la teoría social y psicológica. de LeVine. […] Lo que ya se había anunciado en la concepción de Benedict. esto es. que es común a la humanidad. El primero concierne al hecho de que aunque Kardiner. esa subestructura puede desarrollarse todavía gracias a las tendencias individuales de la personalidad congénita. a lo sumo. subsiste en él un par de aspectos en verdad objetables. No se trata de que en una cultura hasta el más nimio detalle sirva para algo. Los supuestos iniciales establecían que "En primer lugar. como parece. En segundo lugar. Por empezar. de Joanne Crawford o de los interaccionistas no simbólicos. acaso fisiológicamente determinada. negar la finalidad de una institución arraigando su esencia en un "suceso" imaginario. como en cuanto al círculo vicioso de la teleología. por medio de la correlación de más y más datos. Por otro lado. Esta génesis sólo puede ser tratada mediante argumentos históricos.

cuatro de hombres y cuatro de mujeres. Se lo respetó por su amplísima experiencia de campo. consagrada a la dinámica de la conducta humana. cotejadas en público y en caliente. Se reunieron dibujos de niños. la reputación del Rorschach cayó en picada y el concepto de personalidad modal reveló su carácter espurio: Wallace (1952) encontró que el tipo de personalidad modal definido por una veintena de variables sólo era compartido por un porcentaje risible de la muestra testada. en la que confluían los intereses de la psicología. y hasta se dice que lo echó de Columbia. y que las combinaciones de rasgos en el interior de un universo estadístico sólo servían como dato curioso sin capacidad de representación. cambiando sin saberlo un episodio importante de esta historia. En base a estos datos Kardiner derivó las personalidades dominantes a la luz de la situación cultural reflejada en la etnografía y sus conclusiones fueron comparadas con la derivación independiente de deducciones sobre los tests de Rorschach realizada por el especialista Emil Oberholzer y con el análisis de los dibujos infantiles por parte de la doctora Trude SchmidlWaehner. vale decir "análisis culturales combinados con los procesos mejor fundados de la escuela [psico]analítica". no obstante su naturaleza cualitativa e impresionista. más que de la disponibilidad de una herramienta segura de análisis cultural. que sacudió a la ciencia social norteamericana. Las Fronteras Psicológicas de la Sociedad (1945). A la investigación etnográfica de las costumbres del pueblo se añadieron detalles sobre el cuidado de los niños de pecho. desautorizaba su lecturas. del sexo y de los aspectos psicológicos de la religión. fue un extraordinario golpe de efecto. pruebas de laberintos de Porteus y pruebas de asociaciones libres sobre una treintena larga de protocolos Rorschach. Pero este optimismo era por lo menos apresurado. en inadvertida contradicción con su militancia relativista. Al igual que Wallace unos años más tarde. puesto que tales coincidencias sólo hablaban de la constancia interpretativa de los descifradores de protocolos y del acuerdo de los especialistas en torno a un conjunto de adjetivos supuestamente diagnósticos. del casamiento. ámbito al que aportó. Se obtuvieron ocho autobiografías. Para llegar a ésta se desarrollaron "técnicas de síntesis psico-cultural". ••• Aparte de su participación activa en el seminario de Kardiner y en las elaboraciones subsiguientes. Herskovits. imprimiendo al concepto. el tono de un constructo estadístico que reflejaba el valor de la variable que tenía la mayor frecuencia en la distribución. La independencia de las conclusiones. como veremos. su tratado The Cultural Background of Personality. Victor Barnouw celebró las innovaciones metodológicas de The People of Alor y caracterizó la obra como una piedra miliar en las investigaciones de Cultura y Personalidad (1967:148). de los infantes. Afirmaba 45 .lizadas por presiones culturales comunes y resultan tendencias centrales a las que se ha aplicado el término de personalidad modal" (Du Bois 1944:5). colateralmente. y se solicitó a los informantes que contaran sus sueños en sesiones diarias con el etnógrafo. mostrando con meridiana claridad que el material de Du Bois. Linton entendía que Cultura y Personalidad constituía una ciencia nueva. de los adolescentes. Tras este triunfo inagural. Y por la misma época Francis Hsu (1952:232-234) despedazó las interpretaciones del material alorense que figuraban en la segunda gran contribución de Kardiner. Oberholzer sostenía que el grado de convergencia entre las interpretaciones del Rorschach y la calificación del fondo psicológico de los individuos observados en el terreno no dejaba lugar a dudas respecto de que los principios de la prueba proyectiva podían aplicarse a culturas diferentes. la sociología y las ciencias antropológicas. Ralph Linton fue una de las figuras esenciales en el período intermedio de Cultura y Personalidad. afirmaba que la estrecha correlación entre las dos series de resultados daba lugar a que se abrigaran las mejores esperanzas para el trabajo cooperativo entre antropólogos y psiquiatras (1973:67). en 1945. más que por sus aportaciones teóricas: Boas lo detestaba.

éstas se han obtenido en su mayor parte por juicios subjetivos que no son susceptibles de someterse al tipo de comprobación que en el campo de las ciencias exactas exigen los investigadores" (1979:19). De allí en más. Dejando de lado por no pertinentes las necesidades básicas. Esto implica que las necesidades del individuo. El juego de las prestaciones mutuas. la de "sentirse seguro a largo plazo" y la de "experimentar cosas nuevas". lo que constituía el cimiento de la cultura y de la sociedad. pp. On social organization and social personality. con su interés hacia los aspectos encubiertos del psiquismo. su concepción de la cultura partía de una inversión tanto de la pauta durkheimiana como del culturalismo entonces vigente: para Linton era el individuo. 46 . Deriva todas sus cualidades de sus personalidades y de la interacción de esas personalidades" (1972:447). en un episodio ontologista que la crítica ha reconocido como uno de los más endebles de su tratado: un inventario que incluye "la necesidad de una respuesta emotiva por parte de los demás". respuesta y reconocimiento". según Linton. University of Chicago Press. en su origen. Estos son los que constituyen la incognita de toda ecuación cultural. no podía fundarse desde el inicio en términos de un saldo equilibrado. un plagio no declarado de los "cuatro deseos" establecidos en la década de 1910 por William Thomas como los resortes básicos de las motivaciones humanas: "experiencia nueva. a despecho de su familiaridad con el modelo neofreudiano de Kardiner y a pesar de que los tests que tanto lo impresionaban habían sido diseñados. el enfoque de Linton se dilapida en un cúmulo 2 Las tres necesidades psíquicas de Linton (1979:23-25) son. que era lo estaba necesitando. "Toda sociedad participa de una cultura. Linton pasa a ocuparse luego de la enumeración de las "necesidades psicológicas" del individuo. con sus necesidades y sus potencialidades. y por esta razón el individuo es el punto lógico de partida para cualquier investigación más amplia (1979:21). a largo plazo. toda sociedad no es sino un grupo de individuos. 1966. incógnita de toda ecuación cultural.que si los antropólogos pretendían ir más lejos en el conocimiento de los procesos integrativos de la cultura. en último análisis. Thomas. Al contrario que Kroeber. Reproduciendo cánones configuracionales. de 1936. existe sólo en las mentes de los individuos que componen una sociedad. reminiscente de las enciclopedias fantásticas inventadas por Borges2.toda cultura no consta más que de las repetidas reacciones organizadas de los miembros de la sociedad. Es que para Linton ni el psicoanálisis. Desde ya. Chicago. en todo lo que sea algo más que una abstracción creada por el investigador. quien afirmaba que "la psicología está aparentemente menos desarrollada que la antropología" (1952: 299). ninguna justificación conceptual. que habían elaborado una larga serie de tests que ya habían demostrado su valor y que prometían mucho más para el futuro. (cf. seguridad. "El psicoanálisis ha logrado hacer una importante labor. "la cultura. ningún dato etnográfico sistemáticamente validado. estaban en condiciones de proporcionar una perspectiva integradora. el mayor adelanto correspondía a los estudios psicológicos. es la antropología la que se erige como su fuente obligada de información. además. A pesar de la manifiesta validez de muchas de las conclusiones psicoanalíticas. entendía que en todo el campo científico de Cultura y Personalidad. ni el conductismo. pero. Como diría en su clásico Estudio del Hombre. la perpetúa y la modifica. un punto que incluso muchos psicólogos acostumbran ignorar. para probar hipótesis psicoanalíticas. pues si los psicólogos desean obtener datos comparativos o formular teorías universalmente válidas. deberían recurrir a los descubrimientos de la psicología de la personalidad. un poco a la manera funcionalista de Malinowski. con su devoción por las técnicas de experimentación controlada. pero aún en este caso todavía es mucho lo que esta por hacer en cuanto a la implantación de técnicas objetivas. habría de ser recíproco. son determinantes del funcionamiento tanto de la sociedad como de la cultura. avalan esta asombrosa clasificación. 117 y ss). Es llamativo que Linton no incluyera al psicoanálisis en esta vanguardia técnica. incógnita que las técnicas antropológicas no pueden resolver por sí solas" (1979:12). El beneficio teórico. a fin de cuentas -sostenía.

por cuanto él mismo ha comenzado a interpretarla como un agregado más o menos organizado de pautas. Mejor no indagar qué sucede con todas las distinciones acumuladas cuando en un momento tardío de la argumentación Linton introduce. aunque nebulosas. Si el individuo pretende sobrevivir en un modelo social semejante. pero no es en absoluto atípico entre los estudios psicoculturales de la época).T. el autor comienza a hablar de un orden manifiesto y de un orden encubierto no ya como atributos del sujeto. que al principio del opúsculo habían sido celebrados como herramientas extraordinarias que permitían proclamar la cientificidad de la psicología (p. Los tests de Rorschach y el T. el "temperamento" de los configuracionistas o su propia categoría de "cultura encubierta". 47 . Como resultante de este lío conceptual (que aquí hemos seguido con algún detalle. Los intereses de cada uno de los miembros que las componen están subordinados a los del grupo entero. como estructuras más complejas de lo que la sumatoria de sus partes permitiría predecir. La personalidad excluye la conducta manifiesta que resulta del funcionamiento de los procesos y estados psíquicos. mientras que la sociedad y la cultura comienzan a mostrarse irreductibles a una concepción individualista. Demasiados niveles interiores para un modelo global tan cambiante. la división formal de las actividades que se desarrollan en su seno confiere estructuración a la sociedad. de pasada. en un principio individualista (culture is individual psychology writ large). De pronto. ha experimentado un giro radical.de generalidades. definido como "el conjunto organizado de los procesos y estados psíquicos del individuo" (1979:92-93). Linton no aclara cuál es la relación precisa entre esa "personalidad" (que él implícitamente niega como abstracción operacional al afirmar. su existencia) y. que de masa amorfa de individuos se transforma en un organismo que los trasciende (1979:31-32). En este punto. todo rasgo de conducta peculiar a un individuo aislado. por ejemplo. pues sus respectivas definiciones. no se corresponden. Por empezar. Por otra parte. el concepto de "personalidad". aunque su naturaleza sólo pueda inferirse de esa conducta y aunque lo único que permite considerar la existencia de la personalidad como entidad activa que persiste a lo largo del tiempo sea la consistencia que ella adquiera en la conducta manifiesta de los individuos. las "pautas ideales" de los actores etnográficos y las "pautas modales" o "teóricas" de que se sirve el antropólogo. tiene que ajustarse a sus mandatos. asumiendo ciertas formas estereotipadas de conducta. Tampoco cabe identificar el plano de la cultura encubierta con las estructuras caracterológicas. Esta personalidad. sin aviso previo. Demasiadas categorías para tan pobre especificación. quienes reciben en su socialización sólo los aspectos manifiestos. el esquema se confunde todavía más cuando al lado de la "cultura manifiesta" que se da en el orden empírico y de la "cultura encubierta". las contradicciones sobrevienen en tropel. en un amplio movimiento probatorio de la naturaleza improvisada. coyuntural e inconclusa de su modelo.A. coagula a través de una serie de exclusiones que no logran sistematizarla ni demarcarla sin conflicto. por cuanto se supone que ese encubrimiento rige no sólo para el investigador sino también para los actores. que pese a ser obra de individuos se comportan como conjuntos animados con vida propia.. Más aún. la cultura ya no es más inteligible para Linton en términos de un complejo de rasgos individuales. Por otro lado. todo el esquema se pone de cabeza: el individuo pasa a un segundo plano. no es reducible a la ulterior dicotomía emic/etic. al igual que en el modelo de Wallace. deja de formar parte de la cultura de la sociedad en que éste vive hasta tanto no cunda y se estandarice (1979:48). Linton sitúa las "pautas reales". Las sociedades se conciben de este modo como unidades funcionales. el "carácter" de Kardiner. al fin. digamos. como lo habían sido en su cuestionamiento simultáneo del conductismo y del psicoanálisis. En cuarenta páginas. de observaciones de sentido común y de afirmaciones apodícticas eventualmente contradictorias. actuantes. quizá sin advertirlo él mismo. el modelo de Linton. El concepto de "cultura encubierta" no puede menos que ser problemático.19). sino como niveles de analiticidad discernibles en la cultura. que ni siquiera vacila en eliminar a alguno de sus miembros cuando juzga que así conviene a la sociedad en su conjunto. todo aspecto subjetivo y personal. de buenas a primeras. Tras esta metamorfosis.

queda como saldo del aporte de Linton una categoría suya. El autor no explica cómo puede ser que los hábitos de la persona no estén relacionados con su conducta manifiesta. De la misma manera. por así decirlo. ••• Cabe revisar aquí otro modelo. manteniéndose más cerca de Freud.93). "comprende dos partes. Nótese además la constancia de la imaginería.103). que rodea ese núcleo" (1936:282). Fuera de este concepto. Dufrenne 1972. híbrido interdisciplinario que denota las respuestas características de los individuos pertenecientes a los diferentes niveles sociales. quien. ni cuál es el nexo preciso entre esos hábitos y "el conjunto organizado de los procesos y estados psíquicos" no manifiestos de la personalidad. respuestas que se encuentran. la fase vital y los polos afirmativo y negativo de las tendencias vitales: a saber. las mismas que él no trepida en condenar cuando las halla escritas por otra pluma: toda cultura.2. poco integrada y en constante cambio. lleguen a identificarse apenas se considera a aquél como totalidad y a ésta como conjunto. La famosa "matriz de Erikson" (fig 2. sin embargo. a través de un desarrollo totalizador a lo largo de fases discretas. ni cómo puede ser que el comportamiento y la personalidad. Además de este hecho.131). su rechazo de los símiles topográficos sino como simple testimonio de la indefinición y de las contradicciones internas de su propia perspectiva? La caracterización lintoniana de la cultura fue con mucho la más trabajada. Nadel 1974.) interrelacionaba los diversos elementos con los diferentes estadios de la vida. instrumentada y discutida en el interior de Cultura y Personalidad y aún más allá de ella (cf. como en ningún otro autor. "No es de extrañar… que muchos de los actuales esquemas de la personalidad nos recuerden los mapas del siglo XVII. variadamente traducida como "personalidad del status social" o "status de la personalidad". anal y genital con una serie diacrónica de "modos orgánicos" relacionados funcionalmente con la cultura. ¿Cómo no interpretar. Linton cuestiona primero las analogías topográficas del psicoanálisis. la equivalencia de las figuraciones. por el otro establece que "la totalidad de los hábitos organizados del individuo constituyen el conjunto de su personalidad" (p. itifálico Id. argumentando que hablar de "niveles" respecto de la personalidad sugiere una imagen de relaciones espaciales que bajo ningún concepto corresponde a los diversos grados de integración. él nos presenta inesperadamente su propia topografía: "…puede decirse que la personalidad está constituida por un núcleo de hábitos organizados que es relativamente persistente y que se halla circulando por una zona fluida de respuestas de conducta en franco proceso de reducción a hábitos" (1979:103). no del todo inteligible en lo que respecta a sus amplias zonas en blanco. en la que interaccionan las "zonas orgánicas". muy poco de todo este embrollado planteamiento se mostró capaz de resistir el paso del tiempo y la embestida de los críticos. que hoy se recuerda de cuando en cuando en las crónicas retrospectivas de Cultura y Personalidad. cuyas consecuencias no examinaremos. coordinó los estadios ontogenéticos oral. dice. Las líneas de la costa son bastantes claras. diferentes por definición. y la inscripción 'Por aquí hay complejos'" (1979:94-95). y una zona fluida. se trata del de Erik Erikson. Se trata de una matriz tridimensional. Pocas frases más tarde. un núcleo sólido.poco después se reconocen falibles y limitados (p. bien integrado y relativamente estable. proliferan las metáforas espaciales. de posibilidades de cambio o de análisis lógico que el psicólogo quiere dar a entender. "superpuestas" a su tipo básico de personalidad (1979:134). tanto en lo que hace al sujeto como en lo que se refiere a las culturas. pero los vacíos del interior se hallan disimulados mediante los bosquejos del erizado. el instinto de vida y el instinto de 48 . Sève 1973). Si prestamos atención veremos que en Linton. entonces. Si por un lado Linton alegaba que la personalidad excluía la conducta manifiesta (p. consistente en universales y en especialidades mutuamente adaptadas. que en algún momento se planteó como rival del esquema de Kardiner. el aureolado Super-ego.

Evitó. aunque reconocidamente ingeniosas. sin intentar establecer sus "estructuras caracterológicas básicas" respectivas como realidades unitarias vigentes en todas partes. por ejemplo llegar a la conclusión fácil de que los conocimientos que se tienen sobre las neurosis permiten considerar fenómenos de masa tales como la cultura. desarrolla una especie de sabiduría última. Hoy podríamos decir que el ensayo de Erikson. Kardiner opinaba que "su interpretación de los siux es poco convincente. Erikson se concentra en las configuraciones con las que dichas tribus intentan sintetizar sus conceptos y sus ideales de un esquema de vida. Las interpretaciones de las instituciones oglala y yurok en estos términos. nunca sobrevino. obviamente. no llegaron a convencer siquiera a los psicoanalistas. su popularidad entre los antropólogos. la de los yurok. volviendo a poner sobre el tapete un punto de vista que tiene que ver más con Mead y con Benedict (diferencias metodológicas aparte) que con su oponente Kardiner. nada en absoluto" (Kardiner y Preble 1961:243). fue siempre modesta. no alcanza ni aún para constituir el paso inicial de una metodología más acabada. y admitía que los "detalles" relativos a la metodología y al aparato terminológico tendrían que completarse en un estudio ulterior que. que constituye algo así como su salvaguardia. El mismo reconocía que sus diagramas. duda Diligencia vs Inferioridad Intimidad vs Aislamiento Identidad vs Confusión de rol Producción vs Anomia 1 2 3 4 5 6 7 8 Entereza yoica vs Desesperación 49 . Fase vital 8 Madurez 7 Adultez 6 Juventud 5 Pubertad 4 Latencia 3 Motorgenital 2 Muscularanal Iniciativa vs Culpa Autonomía vs Vergüenza. Pero por más que el espeso tratado de Erikson diste hoy de parecer satisfactorio (sobre todo en la medida en que su laboriosa matriz epigenética no pudo ser ulteriormente operacionalizada ni siquiera por él mismo). y aunque el suyo es un libro psicoanalítico obedientemente ortodoxo sobre la relación del yo con la sociedad. la religión o las revoluciones como analogías de esas neurosis. invitaban a una elaboración incierta de todos sus recuadros vacíos. sin embargo. Los supuestos implícitos de Erikson parecen ser de orden integracionista: la cultura.muerte (Erikson 1985:246). funcionalista. asimismo. hay que dejar sentado que el autor supo eludir ciertas falacias frecuentes. su capítulo etnográfico se limita a describir configuraciones conceptuales y conductuales de los mundos yurok y oglala-sioux. categorialmente escuálidos. a despecho de que las tendencias negadoras del Yo estén representadas en el diagrama. Antes bien. aunque siempre se la recuerda a la hora de las síntesis memoriosas. aún cuando se la pueda conceptualizar como "primitiva".

y la sociedad. tiende a constituirse de tal modo que satisface y provoca esa sucesión de potencialidades (1985:243). para integrar las diferencias individuales y. correctamente. […] Creo que esta cultura. se solazaba en los misterios del inconsciente y en las fuerzas incontenibles de la libido. que adopta una profunda actitud antigenital. […] Algunos antropólogos. los mecanismos culturales que Erikson encontraba en las culturas extrañas no podían ser sino eficaces. por su parte. y evidentemente también Erikson.2 Esquema evolutivo de Erikson (1950) En consonancia con un psicoanálisis que volcaba sus énfasis en una visión integradora de la terapia y en una valoración positiva del orden social. y ello se materializó en las críticas de Róheim al afable paternalismo de Erikson: "Objeto el optimismo de la descripción de Erikson. la personalidad humana se desenvuelve de acuerdo con pasos predeterminados en la disposición que la persona en crecimiento tiene a dejarse llevar hacia un radio social cada vez más amplio y a interactuar con él. y confiere un significado sobrenatural a las ansiedades infantiles que ha explotado mediante esa provocación. el llanto institucionalizado y la hipertrofia de un complejo mágico de riqueza. A fin de formar personas que funcionen eficazmente como el grueso del pueblo. incluso la cultura más 'salvaje' debe tratar de alcanzar lo que nosotros llamamos vagamente un 'yo fuerte' en la mayoría de sus miembros o por lo menos en una minoría dominante. El psicoanálisis de Erikson pretendía erigirse en una especie de psicología del Yo. partidario de lo que podríamos llamar un pesimismo interpretativo trascendental: donde aquél veía integración eficaz y sabiduría social. No pueden darse el lujo de crear una comunidad de excéntricos. a menudo de una homogeneidad y una integridad simple que a veces deberíamos envidiar" (1985:100). no podía sino causar repugnancia al crispado Róheim. Incluso las sociedades 'primitivas' deben evitar precisamente aquello que nuestro pensamiento analógico les atribuye. Aunque fincadas ambas en un esquema común y en una compartida idolatría hacia Freud. Erikson establece que una sociedad de este tipo no representa ni una etapa infantil de la humanidad. el de Géza Róheim. Para Erikson. éste solo hallaba patología y represión. coherentes. ni una desviación paralizada respecto de las orgullosas normas progresivas que nosotros representamos. por el contrario. "un núcleo individual suficientemente firme y flexible como para reconciliar las contradicciones necesarias en cualquier organización humana. una sociedad no puede darse el lujo de ser arbitraria y anárquica. en consecuencia. y en las que descubrió "una forma completa de vida humana madura. constituyéndose en una psicología que encontraba sus motivos y su inspiración en las profundidades del Ello. como es el caso de las deterioradas reservaciones que él tuvo ocasión de conocer por mediación de Mekeel y Kroeber. que aplica tabúes tan severos al coito. canaliza cuidadosa y sistemáticamente a través del intrincado patrón de su vida diaria las energías así provocadas y desviadas. como líderes enérgicos o como desviados útiles. que tiene un 50 . estas psicologías estaban llamadas a chocar. sobre todo.1 Oralsensorial Confianza básica vs Suspicacia Fig. a fin de crear la combinación adecuada de modos orgánicos y el énfasis adecuado en las modalidades sociales. de caracteres infantiles o de neuróticos. quien elogia la 'capacidad de retención' sexual de los yurok como si se tratase de una actitud deseable. El optimismo soft-core de Erikson. para surgir de una infancia prolongada e inevitablemente temerosa con un sentimiento de identidad y una idea de integridad" (1985:166167). sistemáticos: "Una cultura primitiva parece utilizar la infancia en una serie de maneras: atribuye significados específicos a la temprana existencia corporal e interpersonal.2. parecen creer que todo lo que una 'cultura' exige es por definición 'bueno' y que lo principal es la 'síntesis cultural'. esto es. pero cae en el lugar común de encontrar coherencia y armonía donde a menudo no las hay. Al hacer todo esto. De esto se deduce una concepción idealizada de lo que pueda ser una sociedad primitiva.

al contrario de lo que siempre pasa con los rebeldes. Hay una frase irónica que dice que "el mal nunca triunfa.poderoso sentimiento de ansiedad de castración […] no puede ser sana. que inhibe o que alienta los juicios de valor (o que los torna ya encomiásticos. es seguro que los contendientes. Bunzel. Hemos debido dejar al margen un número considerable de estudios más o menos rutinarios. Henry 1945. Kluckhohn por simple ignorancia y Honigmann por haber escrito lo que escribió con veinte o treinta años de retraso. ni han dejado una huella profunda en el registro de las citas recíprocas. lo que no fue introducido en un principio no encontró modo de penetrar después. en uno u otro momento.no rimaban demasiado bien con los esquemas de Cultura y Personalidad ni eran consonantes con los de Erikson. Gillin. concepciones opuestas del hombre y de la cultura. porque si triunfa se lo llama bien" (Perich. Laplantine. ya condenatorios) subyacen. McCormick. Róheim mismo no visitó lo que se dice sociedades prístinas ni permaneció en ellas el tiempo suficiente para aprender sus lenguas. Money-Kyrle. Mensh y muchos otros cuya febril e ignota gestión resultó devorada por el tiempo. La primera de ellas vale para los tres: dado que las historias de la antropología psicológica se han trazado más en base a reseñas anteriores que a la compulsa de originales. signados éstos por un temperado relativismo cultural. Por ello no importa que el psicoanálisis freudiano parezca respaldar a una o a otra alternativa. no encarnen necesariamente al "bien" en contraste con una 51 . Honigmann 1954). El desacuerdo no se debía ni por asomo al estado artificioso de la vida en una reservación indígena o a la mayor o menor duración del trabajo de campo. Rickman.4 . cobijadas en Freud. El problema es más profundo y no se resuelve con argumentos en torno a habilidades investigativas o con citas escriturarias. Los heterodoxos y marginales que nos interesan son -todo el mundo sabe. sabrían encontrar capítulos y versículos que sustenten la interpretación que se necesite. Caudill. El apartado anterior ha dado cuenta del núcleo clásico y ortodoxo de Cultura y Personalidad. Detrás de esta dicotomía. LaBarre. poniendo en claro eventualmente la escasa correlación entre el talento científico y el poder académico (cf. Tomasic. o a quien sea) no es un valor epistemológico.figuras mayores de Cultura y Personalidad o de su periferia. aunque ello no se manifieste en unas pocas semanas de estada con los restos de un pueblo" (1973:384-385). y un buen fragmento de su etnografía es de segunda mano. John Honigmann) y de sus constructos teóricos en casi todos los libros de texto. segregados por un pequeño tropel de psicoantropólogos más o menos sumisos a los cánones o demasiados poco imaginativos como para quebrarlos mediante un replanteamiento novedoso: Whiters. como en la exégesis bíblica.Heterodoxos y marginales. Commager. que por una razón u otra ni gozan de frecuentación retrospectiva. Boggs. El capítulo que sigue concierne a un conjunto de formulaciones paralelas. que han sido capaces de urdir por sí solos esquemas teóricos dignos de referirse. Friedl. Tampoco pueden ser sanos estos individuos. Existen diversas razones que explicarían la ausencia de estos sistematizadores (Clyde Kluckhohn. Goldfrank. narrando una vez más la fatigada historia que ningún texto de antropología psicología que se precie de completo puede permitirse soslayar. ofender a los patriarcas del establishment. Es también irónico que nuestros heterodoxos. pero que no han accedido a la fama que otros disfrutan en lugar suyo. E. Kluckhohn 1943. Rhoda Métraux. todas ellas émicamente encuadradas en la misma escuela. Jules Henry. ya que la fidelidad a Freud (o a Marx. en contraste con la universalidad que tiende a esgrimir la psicología del Ello y de la amenaza. 2. Lo que sí es singular es la relatividad que acostumbra postular la psicología del Yo y de la integración. Es posible que haya habido una conspiración de silencio en torno a ellos: los tres supieron. Raimy. Las otras razones son contingentes a cada autor: Henry bien pudo ser excluido por motivos políticos. Parsons. Los supuestos psicoanalíticos de Róheim y sus sucesores -Devereux. según Ibañez 1985:29).C.

la de Henry. ya sea imaginando sus relaciones sociales de causalidad.2. Es llamativo que los historiadores de la disciplina hallan olvidado uno de los esfuerzos de síntesis más poderosos que se hayan realizado en el interior de Cultura y Personalidad. Mowrer (1944). los individuos comparten similitudes de otra índole. halla sido significativa como vivencia humana. incluso los que juegan roles similares. Aseguran estos autores que el reconocimiento de que la cultura es uno de los determinantes de la personalidad es de por sí un enorme progreso. por un motivo u otro. estos son los rasgos comunales que obedecen a antecedentes en el mismo plano. en un cuadro exhaustivo que vuelve a anticiparse a la sistematización de Wallace (cf. y como ningún otro" (Kluckhohn y Murray 1954). difieren entre ellos en algunos respectos. • 3) Dentro de una sociedad. situado en una perspectiva que no por integradora deja de ser crítica y que preanuncia. muchos otros han confundido uno o dos rasgos de conducta con el ámbito total de la personalidad. como algunos otros. ha tendido a opacar la relevancia de otros determinantes. Nos referimos al de Clyde Kluckhohn y O. aunque una de ellas. con determinantes específicos no ligados directamente a sus sociedad. Kluckhohn y Mowrer desarrollan una clasificación cuádruple de los aspectos a integrar por la teoría. además. pero no deberían tomarse al pie de la letra sin que medie un riguroso examen crítico. para toda la búsqueda emprendida por la escuela y sus sucesoras. Así como algunos investigadores han negado la importancia de este o aquel determinante. como todos. Una buena teoría de la personalidad debe explicar por igual la naturaleza única de cada persona y el hecho observado de que la personalidad se acomoda en "tipos". los llamados rasgos idiosincráticos. descubriéndolas en entrevistas controladas o tal como se manifiestan en situaciones experimentales refinadas como las que proporcionan los tests proyectivos. La única manera en que un observador puede llegar a aprehender otras personalidades es tomando nota y realizando inferencias a partir de sus valores sociales de estímulo. En base a estas categorías y especificaciones iniciales. en fecha temprana.H. • 4) Los miembros de una sociedad. los ulteriores replanteamientos de Wallace (1961). resultan ser un tanto débiles en lo teórico. Para ello. fig. • 2) Los miembros de una sociedad determinada tienden a compartir entre ellos más rasgos que los que comparten con los integrantes de otras.ortodoxia ominosa y maléfica. los otros. 52 . en ciertos respectos. Lo cierto es que las tres formulaciones a revisarse. desde sus orígenes hasta nuestros días. la conducta característica de ciertos grupos o categorías de persona muestra cierta constancia interna: son los componentes de rol derivados de determinantes de su propio nivel. Kluckhohn fue uno de los responsables de la que ha sido quizá la más bella y concisa fórmula pronunciada desde la perspectiva de Cultura y Personalidad: "Cada hombre es. de sus momentos metodológicos esenciales. Estas concordancias accidentales no serán consideradas mediante una designación especial. Las afirmaciones del sujeto en cuanto a sus necesidades y sus motivos pueden constituir una parte significativa de los datos. Síntesis magnífica. por cierto. debidos a estímulos también idiosincráticos. pero que existen indicios de que este avance teórico.3). • 5) Aparte de los universales. Elocuente frontispicio. en ciertos círculos profesionales. su esquema conceptual debe satisfacer cinco posibilidades de generalización: • 1) Todos los seres humanos poseen ciertos rasgos de personalidad en común que pueden concebirse como atributos universales que responden a causas también universales.

lo cultural. etc Clima. que varían de una a otra sociedad y de uno a otro grupo. etc De rol Diferencias de sexo y edad. encuentros. sino que todos los son como miembros de sociedades en particular y de categorías diferenciadas dentro de cada sociedad. etc Cuidado infantil. etc) Entorno físico Social Gravedad. Lo que parece preocupar a Kluckhohn es la identificación pormenorizada de todos los factores concurrentes. topografía. etc Idiosincrásico Peculiaridades de estatura. casta.Los determinantes universales de la personalidad surgen de cuatro instancias: a) el hombre es un animal de ciertas características biológicas. etc Acceso diferencial a bienes materiales. enfermedades endémicas. hombres "marginales". Que estos hechos en apariencia triviales constituyen u originan problemas para las personas es algo atestiguado por la experiencia de todos los días. por cuanto su relevancia no puede ser demostrada mediante los métodos usuales de comparación y de contraste. Esto nos conduce de los determinantes universales a los determinantes comunales y del rol: no sólo todos los seres humanos deben ser socializados. nivel de nutrición. hambre. sociales. lo social. las influencias del ambiente físico. y así sucesivamente. la forma en que estos interactúan para producir una cadena causal compleja.sobrestimada. La diferencia radica en que Kluckhohn ofrece ese plan como estructurante a priori de la investigación y no como justificativo a posteriori de sus inconvenientes. recursos baturales. "Mientras que la significación de los determinantes biológicos ha sido -y en algunos círculos populares aún es. etc Eventos únicos y "accidentes" "Accidentes" sociales (fallecimiento de un padre. etc 53 . y lo hace de manera sistemática y en alguna medida satisfactoria. culturales y biológicos y su complicada interrelación deben ser todos objetos de la consideración debida" (1944:16) El modelo de Kluckhohn. sed. fisiognomía. etc Tamaño. lo idiosincrásico y lo irrelevante. muerte. vida grupal. hay algún indicio de que los científicos sociales están tendiendo a conceder el mismo valor unilateral y descaminado a la cultura. Todas las personalidades se forman bajo condiciones de demanda de conformidad hacia ciertas expectativas culturales. El primer punto en esta discusión es el hecho de que los determinantes fisico-ambientales. Por el momento. el grado en que la pertenencia a un grupo o a una sociedad acentúa. etc Cliques. evacuación. etc Comunal Rasgos "raciales". entidades o hechos documentados o son meras abstracciones no reducibles a referentes empíricos. densidad y distribución de la población. del sociológico y del cultural sobre la personalidad. todo demuestra recién estar comenzando a investigarse: la relación entre la pertenencia a un grupo social y el hecho de compartir una determinada dotación biológica. aunque la hubris del proyecto es indiscutible. temperatura. funcionamiento grandular. modifica o neutraliza las influencias del patrimonio biológico y las constricciones del ambiente. c) cultural. siempre crítica. explota el mismo concepto de causación múltiple y de interrelación compleja que otros estudiosos (como Margaret Mead) aducían propiciar cuando la crítica los obligaba a ponerse a la defensiva. evidentemente. de lo universal. estación. adopciones. d) que vive en un mundo sujeto a ciertas leyes naturales. la medida en que los conceptos de que el estudioso se sirve corresponden a cosas. la identificación. b) un animal social. interfiere. El problema no debe ser nunca estructurado como una oposición entre los determinantes biológicos o los culturales. Determinantes Biológico Universal Nacimiento. pero la importancia y el sentido de estos hechos no han sido analizados con plenitud desde el punto de vista de la teoría de la personalidad.

conocimientos. Insistió en que la igualación de la cultura con la personalidad de una sociedad o la idea de que la personalidad es el lado subjetivo de la cultura. "Allí donde cuentan tanto las sutilezas y los matices. sin la plenitud del contexto verbal" (1954:691). producirá respuestas que contienen sólo una ligera coloración idiosincrásica. introduciendo la metodología que hiciera falta. como conjunto de "temas". tabú del incesto y del asesinato intragrupal. etimológicamente. etc Determinantes de la personalidad (Kluckhohn y Mowrer 1944:4) Fig. en tanto otros parecen actuar como "variables". sino más bien algo que debe disecarse como se sacaran una a una las cáscaras de una cebolla cuyo aspecto exterior responde a compromisos de rol o a imposiciones comunales. no resulta satisfactorio recolectar sueños y material biográfico que han sido tamizados por un intérprete y luego retorcidos y 'aplanados' al ser vertidos al inglés. por supuesto. en le caso de los individuos "normales". sólo pueden ser penetradas y desveladas por los procedimientos oblicuos e indirectos que brinda la psicología profunda: las técnicas proyectivas. reglas de conducta.3 Kluckhohn añade que debe advertirse que algunos de los determinantes señalados en el cuadro se prestan a ser considerados como "constantes". La conducta no verbal. Se opuso a la idea de que la cultura y la personalidad fuesen nada más que abstracciones a partir del mismo orden de fenómenos. evitando confundir un puñado de aspectos limitados del valor de estímulo social con el conjunto de la personalidad. Cuando todavía nadie se atrevía a manifestarlo en voz alta. En sucesivas contribuciones. Lo que se nos muestra no es lo que es. y al hecho de que las cambiantes experiencias hacen que ciertas cosas "simplemente sucedan" a la gente.Cultural Simbolismo. 54 .2. habilidades. de todos modos. y los instó a imitar la laboriosidad políglota de sus colegas ingleses. "configuraciones". pero su interpretación es difícil. Kluckhohn nos recuerda que en todo caso la noción de persona. Hay que estar atentos. representa una simplificación infortunada. rítmicamente escalonadas en el tiempo. a que los investigadores norteamericanos se resignaran a trabajar con intérpretes. También hay que despejar la posibilidad de que distintos investigadores y distintas estrategias provoquen diferencias reactivas. "orientaciones" o "lógicas implícitas". sin que se las pueda encerrar en un rígido circuito causal. Anticipándose a Goffman. distinguir con claridad entre los diversos tipos de componentes no es un mero ejercicio de estéril taxonomía: la consistencia en estas discriminaciones es esencial para el trabajo fecundo en este terreno. Por ello. por ejemplo. Kluckhohn fue precisando sus categorías y afilando los dardos de su crítica. y a veces imposible. puede ser observada. además. y que la cultura pudiera definirse en términos puramente "mentales". la personalidad no es algo dado. tiene que ver con una performance y con el uso de una máscara pública. a la base de verdad que pudiera albergarse en las tipologías espontáneas y en los estereotipos folk sobre la personalidad. nuestro autor señaló que era necesario balancear y eventualmente corregir. La "persona" que penosamente ha logrado cierta especie precaria de integración y que conoce lo que de ella se espera en una situación particular. que conduce ya sea a la falacia de la "mente grupal" o al olvido del hecho de que la cultura no es el único constituyente de la personalidad. Se opuso frontalmente. Es necesario. como si el sujeto estudiado no tuviese un núcleo sólido de personalidad. En cierta forma. etc Tradiciones. el carácter sesgado de las interpretaciones psicoanalíticas. o como si tuviese varias personalidades. Esta es la razón por la cual las uniformidades provistas por los componentes comunales o de rol. tratar al individuo como una entidad integrada en acción. etc Roles culturalmente diferentes Folklore sobre accidentes y "destino".

tal vez. intuitivo. en una revaluación de la idea de la personalidad modal. de finalidad. la psicología es esencial tanto para comprender la cultura universal. como se ha visto. La cultura es un precipitado de historia. Sumergidos en el contexto de un eterno diálogo de sordos. Al seguirlo y al ir más allá. Podría decirse. en tanto que Hallowell derivó el intercambio de puntos de vista hacia el tema de las biografías y de los tests proyectivos. Como bien señala Spiro (1951:25). En este proyecto. a su turno. ya que el plan de base de todas ellas surge de los prerrequisitos funcionales de la sociedad humana. Entre esas propiedades se halla la de la direccionalidad o "deriva" (drift): hay cierta cualidad de impulso. y el principal problema antropológico es el de encontrar el punto de entrada correcto para investigar ese círculo. Las culturas -prosigue Kluckhohn. ninguno de los modelos propuestos por él alcanzó a consolidarse. se nota todavía precario. como para entender las culturas como entidades distintivas. si bien sus formas efectivas de colaboración y contacto están aún por diseñarse (1954:688-696). anacrónicamente. y como tal es una parte (sólo una parte) de ella. empero. El estudio de la cultura es el estudio de "la conducta circular e interactiva". Su manejo de la conceptualización sistémica. todos los sistemas parecen adquirir ciertas propiedades que los caracterizan en tanto tales. Kluckhohn y Mowrer se extraviaron en oscuras aporías: apenas afirman que la cultura determinan tales y tales aspectos de la conducta. En los comentarios que se les hicieron. el autor ha sustituido el cuadro de los niveles y entrecruzamientos analíticos por el concepto integrador de sistema. son aquellos en los que se trasluce con mayor diafanidad la influencia de Linton y de sus improbables sutilezas. no es sólo "un tejido de externalidades".determina el comportamiento. de ortogénesis. David Aberle se concentró. los esfuerzos sistematizadores de Kluckhohn cayeron en saco roto: nunca más volvió a hablarse de ellos. de teleología en los sistemas culturales. argumentar que la cultura real -la conducta de la gente. internalizada.La cultura. debido a que sus variables son interdependientes.son sistemas (es decir. que imponen satisfacer estas categorías: • Abastecimiento de las necesidades biológicas • Diferenciación de roles • Control efectivo del uso de la fuerza • Comunicación • Orientaciones cognitivas compartidas • Conjuntos articulados de metas comunes • Regulación normativa de los recursos • Regulación y producción de expresiones afectivas • Socialización Ambas ciencias pueden y deben auxiliarse mutuamente. Este distingue. es incurrir en la falacia obvia de transformar un evento en causa eficiente de sí mismo. están organizadas). incorporada a la personalidad. y es ostensible que Kluckhohn se encuentra a la zaga de lo que por la misma época había logrado esclarecer Bateson. Los puntos más débiles del esquema de Kluckhohn y Mowrer. y argumentar que el constructo 55 . Lo primero que salta a la vista en esta segunda elaboración teórica de Kluckhohn es que en el período de diez años que va desde su trabajo con Mowrer hasta su nueva propuesta. está también construida dentro. no obstante. pero en la medida en que se halla internalizada en organismos concretos. y que aquélla existe en la medida en que los "mundos privados" se solapan. que la cultura es a la sociedad lo que la memoria es a la persona. y que no pueden derivarse de los atributos de sus elementos aislados. la "cultura real" conformada por el conjunto de las conductas de la "cultura" en tanto constructo ideal conveniente. el sinsentido está consumado. es también una fuerza activa en el presente. Al desconocer el autor la potencialidad de las herramientas que tenía entre manos.

sino en el perfeccionamiento del arte de la entrevista y en la introducción de técnicas para aislar problemas. Jules Henry [1904-1969]. el mayor desarrollo de los métodos antropológicos de campo para la investigación de la personalidad habría de darse no en el uso de instrumentos tangibles. yo no sabría que hacer cuando tuviera una hornada de respuestas Rorschach en las manos. 958-976). Para quienes consideran que la cultura es una mera abstracción. monografías anteriores en que se usan y discuten conceptos freudianos. 1964). En aquel entonces la postura de Henry despertó sin embargo. pertenecen estas sorprendentes palabras: "Si yo saliera al campo para estudiar una cultura [primitiva]. Honigmann. aunque todos estos elementos proporcionarían material para muchos libros. como Psychoanalysis and Anthropology (1924) y Sex and repression in savage society (1927). es cometer la doble falacia de reificar una abstracción y luego dotarla de capacidad causal3. Spiro. American Anthropologist. sino también el hecho de que un ser humano lo es. Tal como Henry lo veía entonces. personalmente soy contrario a cualquier cosa que coloque un instrumento entre mi y un ser humano que me responde. Wallace (1972:59) reproduce con ánimo aprobatorio la conocida frase lapidaria de Radcliffe-Brown: "Decir que las normas culturales actúan sobre el individuo es tan absurdo como sostener que una expresión cuadrática puede cometer un asesinato". el conjunto heterogéneo de puntos de vista que Henry ocasionó que se encontraran. y tiene que ver más con la innecesaria sutileza de distinguir una cultura abstracta. Lo esencial es aquí que Henry colocó a los estudiosos al tanto de su trayectoria ante el caso atípico de un profesional capaz de desdecirse. ni el valor profético de su alocución. Jungle People. y dado que no es posible utilizar los protocolos sin generar efectos de contaminación. 1965. dado que hay muchos intrincados problemas estadísticos sin allanar. mientras que el uso de las técnicas proyectivas ha declinado. que aplica ideas expresadas en Más allá del Principio del Placer. digamos. aunque de hecho se hicieron públicas demasiado tarde como para haber incidido saludablemente en la discusión (cf. y que se articuló en torno a su intempestiva opinión. Existen. Kaplan nos recuerda que los filósofos han caracterizado este realismo como "una metafísica de índice y pulgar": para ésta algo existe o es real si y sólo si puede ser tomado entre esos dedos. ni la reticencia con que a partir de entonces la antropología consideró a las técnicas proyectivas. el de la entrevista ha crecido proporcionalmente" (1973:344).67. por supuesto. pero la de Henry. que con la aparente atrocidad de conferir capacidad causal a una abstracción. David Kaplan. empero. Spindler y Hallowell. 56 . Las brillantes apreciaciones de Kaplan a este respecto son esclarecedoras. tantas adhesiones como rechazos por parte de Nadel. no utilizaría el test de Rorschach. de romper con el pasado y de imprimir un nuevo sentido a su trabajo como antropólogo. y difícilmente podrían no serlo. Lo que no es inmediatamente observable no es por ello menos real que. en efecto. el tiempo le daría la razón: casi veinte años después. aunque 3 El problema es más agudo de lo que su expresión trasluce. de admitir que estaba equivocado. En los aspectos puramente objetivos de su discurso. ambas de Malinowski. Caudill. en el que se sistematiza una campaña realizada entre los Kaingang del sur de Brasil entre 1932 y 1934. Edgerton anotaba que "el método que ha experimentado el mayor crecimiento en antropología psicológica es el de la entrevista. A nuestro segundo heterodoxo. Más aún. Desde un punto de vista lógico y formal. dado el carácter lingüístico de los enunciados científicos. por cierto. En esto está involucrado no sólo mi personalidad. decir que los fenómenos culturales pueden causar o explicar algo es un sinsentido.ideal es lo que determina el comportamiento. "The Superorganic: Science or Metaphysics?". en términos de sus respuestas a otros seres humanos. todas las entidades conceptuales de una ciencia son en alguna medida "abstracciones" o "constructos ideales". es la primera etnografía cabal que utiliza formalmente ese marco teórico. el primer tratado antropológico en gran escala escrito desde una perspectiva consecuentemente psicoanalítica. en el contexto de un simposio que llegó a ser célebre. v. primordialmente y siempre. Dado que no hay categoría del Rorschach que al presente no esté siendo ardientemente debatida en la psicología clínica. Lo importante no es. observarlos y cuantificarlos adecuadamente." (1955:245). de 1941 (2a ed. los palos o las piedras. Se acredita a Jules Henry. y es en ellas que su esencial humanidad ha de estudiarse.

nos hace odiar a los que la explotan y arriesgar la vida para protegerla. anticipó y hasta delineó la posibilidad de una psicoantropología etológica o sociobiológica. entusiasta. en el que el trasfondo psicoanalítico es un poco más explícito. ¿Por qué. obviamente. La Cultura contra el Hombre (1963. consignas parecidas florecerán en la antropología crítica de Hymes. irreverente y polémico. Juegos con Muñecas de los Indios Pilagá (1944). Henry fue. Henry se hallaba comprometido con una especie impar de ciencia sanguínea. injustamente relegado por los cronistas. iguales o parecidas a las de Hallowell. Ha sido marginal tanto en la forma de manifestar sus temores como de demostrar su osadía. averigüe a quién se debe odiar. En lo teórico Henry no aportó gran cosa.modificando la terminología en razón de la escasa popularidad que el freudismo en estado puro disfrutaba entonces entre los antropólogos. en un acto de humildad. así como hemos podido saber de la actitud de Henry hacia los que hambreaban a los pilagá. unos cuantos años más tarde. su vehemencia. incidentalmente. sino alguien que. se dijo. este sentimiento impone inquietud por su hambre y deseo de compartir con ella la propia comida. La concepción de Henry acerca de la sociedad contemporánea ha quedado plasmada en otro texto perdurable. La frase que hemos subrayado. a acatar las pautas aceptadas y a marcar metodológicamente el paso.no ha de ser sólo un filántropo gimiente. ante la injusticia. su afecto hacia un marco teórico que todavía no se había transformado en moda. aunque sus pares le trataran siempre con magnanimidad y aparente corrección. las disciplinas humanas huyen de la humanidad de las personas. nos conduce a dolernos por la muerte de sus seres queridos. pero antes que nada había que jugarse por el hombre que se avenía a ser nuestro sujeto. Más que con la micro-atentividad o con quién sabe que abstrusa fenomenología individualista. un poderoso alegato que raya muy por encima de los tradicionales tratados antropológicos sobre sociedades complejas y que se anticipa a las elaboraciones más radicalizadas sobre la calidad de vida de los de abajo en una sociedad opulenta para los de arriba. pero muy pocos acompañaron a Henry en la época de oro de McCarthy y la mentalidad republicana. a su valiente compromiso con formas de lucha que no temen parecer marxistas. a una fina sensibilidad y a una metodología basada en una observación minuciosa de la interacción humana que cierto colega denominó "micro-atentividad". su rol inevitable de profeta. 1978). unido a su maestría en el manejo de los tests proyectivos. Entre 1936 y 1937 Henry estudió a los pilagá del norte argentino (y no "de Centroamérica" como cree DeVos).eran importantes. A su turno. salvo el servir de ejemplo para adoptar un paradigma primero y para desecharlo al llegar su hora. en última instancia adaptativa (1959): locuras del genio. El estilo de Henry. y el formalismo es una defensa contra ésta. si no. El libro. un marginal típico y tipificado. disimular al principio sus afinidades freudianas. para su desgracia. esta experiencia aparece retratada en un clásico. es verdad. ed. más interpretativo que pesadamente sistemático. el interés por la estructura contra la búsqueda de los significados. completan una imagen suya que difiere en mucho de la de sus colegas más académicos: el antropólogo -decía. […] En algunos rincones de la antropología los problemas humanos son una amenaza. lo inscribe. las personas escaparán de las ciencias humanas"(1964:ix). abrirse a nuestra curiosidad: "Siempre han habido dos tendencias en la antropología cultural: la preocupación por la parte contra el desvelo por la totalidad. le convirtieron pronto en una figura de relieve dentro de Cultura y Personalidad. En algún momento. Es claro. 57 . compartir su dolor y aún temer a los demonios que ella teme. no son sino indicadores sutiles de la manera en que la intelectualidad de una sociedad tolerante en la superficie obliga a los disconformes a silenciar sus compromisos sociales. para luego predicar el abandono de las técnicas proyectivas cuando nadie parecía poder prescindir de ellas? La marginalidad de Henry. es muy distinto de los anecdotarios configuracionales sobre el carácter nacional junto a los de Henry. Por todas partes. la insistencia en el sinsentido contra la percepción de la trama. Scholte. Eric Wolf y Stanley Diamond. temperamental. que admitía gastar su tiempo en nosotros. […] El compromiso con otra gente requiere un sentimiento hacia ella. Los problemas teóricos -decía.

al igual que otros hombres. además. ventajas de las que no se disfruta si se es un esclavo yoruba transportado como mercancía en un barco negrero. como Francis Hsu o como Walter Mischel. Como tantos otros estudiosos aquí reseñados. después de todo. lo que alguna vez originó confusiones en los reviews críticos. llevado hasta las últimas consecuencias. de hecho. que sí lo hace. indudablemente. Su caracterización de esos nexos le opone frontalmente a otros autores. Honigmann sentía que. y en este sentido hay que concluir que la formulación de Honigmann. no está en condiciones de optar o cree. y ese integrismo estaba ligado con el poder. escribía él (1978:4). La idea. parecería carecer de ciertos ingredientes básicos de una perspectiva antropológica genuina y ponderada. por cierto. amén de abundar en la irrelevancia.que sólo sirven para evocarlas mucho después. la sociedad y la cultura. de este modo. un importante matiz que diferencia su postura de la de otros subjetivistas: para Honigmann el conocimiento no es sólo un proceso activo desde el punto de vista del sujeto cognoscente. puesto que se la ha visto aparecer a cada instante en el medio siglo que va desde la fundación de la teoría de la Gestalt hasta el advenimiento de la psicología cognitiva. "En el proceso de conocer. pero conservo la convicción de que yo. al uso militar de la antropología y a la barbarie de la comunidad industrial. por el contrario. por no decir privado. quienes a la luz de la experiencia antropológica han procurado minimizar el papel que en la explicación de los fenómenos socioculturales toca al individuo. cuando la moda las confirma. 58 . sin posibilidad de escoger. una viuda hindú condenada a la pira o una mujer dogon que debe someterse. Hay. recuérdese. el observador es un factor activo en la creación de conocimiento. que se traducía en una crítica devastadora a la suficiencia del sistema educativo americano. a una excisión del clítoris cruenta hasta el delirio. quizá falsamente. los científicos sociales. Sus iras y sus énfasis brindaban la ocasión perfecta para sospechar del nivel de su ciencia y para relativizar sus condenas a un capitalismo que. Siguiendo en ello a Sapir y a Polanyi. los hechos externos se perciben sensorialmente y se transforman de inmediato en experiencia conceptualizada. soy libre de elegir" (1967:xi). Pero lo que sí es nuevo es la continuidad y la insistencia con que esa observación capital impregna todo el trabajo interpretativo y la creación categorial de Honigmann en tanto estrategia inserta en los estudios de Cultura y Personalidad. no es demasiado original. construyendo sus teorías y diseñando sus métodos en consonancia armónica con este reconocimiento. sino que es también un fenómeno personal. aparte de la coincidencia de sus iniciales. John Honigmann [1914-1977] no comparte con Jules Henry virtualmente nada. Su "moralismo". entre qué y qué es posible elegir. Vivir en la sociedad abierta en que Honigmann vivía y disfrutar de sus mismos privilegios y prerrogativas de clase acarrea. como una anécdota curiosa. muestra el sello de cierta especie bastante sórdida de liberalismo epicúreo: "Acepto el hecho de que una conducta se halla influída por hechos sociales. La historia y la condición social imponen. debían reconocer ante todo la existencia de la persona detrás de los hechos socioculturales. era el que concedía los subsidios. Los jefes del establishment se pusieron de acuerdo para no prestarle demasiada atención y para no conferirle demasiados privilegios: "He perdido ya la cuenta del número de veces que fui rechazado por la Guggenheim". que Bartlett había sustanciado experimentalmente el mismo juicio que Honigmann aduce sin fundamentar. Honigmann propuso su propio esquema de interpretación de las relaciones que median entre la personalidad. Del valor de esa presunta libertad de elegir desde el punto de vista psicoanalítico. y en especial los antropólogos. incluso. aún cuando sea posible elegir siempre. situaba a quienes lo compartían bajo la tacha de imprudentes. entendía que tenemos que considerar el papel de la persona como eminentemente activo. La antropología se ocupa (y primordialmente) de situaciones en que la persona no es soberana. o a la obsolescencia planificada. Cultura y Personalidad obedecía a una etiqueta y a una ortodoxia. Este aspecto de su pensamiento. y no un recipiente o un registrador pasivo" (1976:243). mejor no hablar. Henry nunca conoció la gloria.

para que esta crítica no se torne tan ideológica como su objeto. En el mundo idealizado y liberal de Honigmann. tanto como con arreglo a valores y códigos inscriptos en la cultura. Hasta cierto punto. Esta estrategia no es más que una repetición textual del manifiesto de los antropólogos radicales de los años 70 (cf. […] La sensibilidad de un observador. ni se lo debería suprimir en interés de la replicabilidad" (1976a:243-244). su intuición.Para Honigmann. cada quien hace lo que le viene en gana. "La estrategia personal descansa en la premisa de que bajo ciertas circusntancias hay un cierto valor en la individualidad e irrepetibilidad de la versión que un investigador da de determinados hechos y en las conclusiones que traza a partir de ellos.ser estandarizado. Se tiene así un concepto elitista de la ciencia. Pero la verdad es que fuera de estos manifiestos programáticos a la moda. su situacionismo. Hymes 1972. la guerra. intemperante. su habilidad especulativa. la capciosa ocurrencia de que la guerra y la cultura son conceptos igualmente abstractivos. en una palabra. su flexibilidad intelectual. su profundidad de pensamiento. A primera vista. la guerra o incluso la cultura. Es de suponer que si Honigmann propugnaba una estrategia personal es porque se consideraba medianamente en condiciones de ejercerla con toda su floración de virtudes. que sepamos. Al revés de lo que connotaba su homónimo conductista. Algo más tarde. Dejemos a un costado. encaminado a una convergencia inevitable con criterios similares desarrollados en el interaccionismo simbólico y en la etnometodología (tendencias visceralmente antisociologistas) dejó espacio para lo que se conoció como la "estrategia personal" de la investigación antropológica. que el trabajo ponderado. y él no vaciló en enfrentarse a su preciada Cultura y Personalidad cuando esta orientación no se mostró lo suficientemente sensitiva frente a la diversidad inalienable de los sujetos en el interior de cada una de las sociedades humanas (1968:365). las afirmaciones de Honigmann no parecen intrínsecamente vituperables. de un par de crónicas un tanto desordenadas sobre distintos aspectos de Cultura y Personalidad y de la peor taxonomía que conocemos. y sobre todo la cultura. el situacionismo de Honigmann no trasunta rígida determinación contextual o prevalencia de las condiciones estimulantes. incertidumbre. ha sido repetidamente impugnada. categorías de idéntico orden de irrealidad: la cultura. y que en su práctica profesional estaban dadas las "ciertas circunstancias" que la tornaban irrepetible. aleatorios. contingentes. su imaginación. Honigmann opuso lo que en ocasiones llamaba "situacionismo". no ha podido serlo. constituía una revolución en contra de la tendencia de las ciencias sociales a ser impersonales y a perder de vista el hecho de que "la gente" es la realidad que yace detrás de abstracciones tales como la religión. puedan ser explicadas satisfactoriamente en términos de aquéllas. por no decir de plano que es poco interesante en lo sustantivo y poco digno de confianza en lo metodológico. los mismos que abrazaban una fenomenología irracionalista. El individualismo de Honigmann fue extremo. disolvente y superficial bajo pretexto de un marxismo crítico. 59 . su idea de unas ciencias sociales tan necias. al que continuaba llamando con ese nombre cuando ya nadie lo hacía. y que unos y otros se ajustan y toman decisiones en base a parámetros situacionales. en tanto concepto. constituyen factores claves en la producción del conocimiento. Scholte 1972). un concepto que implicaba que los individuos y los grupos son más versátiles de lo que se ha querido creer. las inspiraciones mágicas e inefables de los pocos elegidos. todo el movimiento de Cultura y Personalidad. como una sumatoria lineal o como una sedimentación de hechos individuales. el aporte teórico concreto y perdurable de John Honigmann se nos presenta hoy como mucho menos que modesto. lo que sí se ha negado es que éstas. su libertad. […] Este conocimiento no necesita -y por cierto no puede. pero el problema se inicia cuando se sitúa ese ideal en el centro del método. Al determinismo freudiano o neofreudiano de Róheim y de Kardiner. sino imprevisibilidad de efectos. mecánicas e inhumanas parecería ser una creación retórica de sus necesidades argumentales: nadie en su sano juicio ha negado la existencia o el valor de las personas que se encuentran detrás de esas abstracciones. la democracia. sistemático y abierto. conformando su columna vertebral. capaz de celebrar con mayores fastos las chispas del genio. mejor. el grado en que su pensamiento incorpora elementos tanto efectivos como sustantivos y otras habilidades semejantes.

atrofia el pensamiento crítico e invita a una oscura manipulación" (1978:315). quizá pensando que. Geoffrey White. en su caso. La teoría psicoanalítica. practicado por numerosos colegas y caracterizado por una dosis abundante de intuición y subjetividad: tal sería el caso. en síntesis. para muchos otros (Hsu. De pronto su ideal metodológico se sitúa en las cercanías de los estudios de Whiting y Child. la ecología y los hechos históricos entre los factores a ser tenidos en cuenta. según él mismo lo expresa. Brewster Smith. Honigmann cuestiona. "Mi principal objeción a la estrategia personal. Honigmann por un lado toma distancia crítica de ella y por el otro la generaliza. y sostener en lo concerniente a su propia vida filosofías que jamás habría desplegado ante su objeto de estudio: ¿acaso no descreía él.304). en ciertos respectos. ese conocimiento podría valer la pena. admite de buen grado que la estrategia personal llevada al extremo "es más apropiada para la poesía y la ficción que para la actividad científica" 1978:308. éstas constituyen una suerte de retractación parcial que nos revela a un estudioso escéptico frente a sus propios hallazgos y premisas. 60 . Scholte y el plenario de los fenomenólogos) ha llegado el momento de reemplazar la técnica por la emoción. Honigmann por lo menos parece haberse tornado más razonable. convirtiéndola no ya en una especie de diario íntimo cuya codificación antropológica dependió de su iniciativa. Su descontento para con las teorías basadas en motivaciones inobservables ha llevado a Honigmann. nuestra semblanza de Honigmann sería incompleta y nuestras conclusiones sobre su figura serían injustas si dejáramos al margen sus reflexiones postreras. tanto sea a la que yo usé o a la que utilizaron otros. a comportarse de manera más "positivista" y menos conjetural. se cae en un error bastante serio. en la que en ocasiones depositara sus expectativas. profundamente. ¿quién puede probar que sean verdaderos o falsos? Las interpretaciones deductivas guiadas por principios psicoanalíticos o por cualquier otra clave a priori en la que uno deposite su fe. la estrategia personal es una artesanía que se está perdiendo. calificando las explicaciones motivacionales como un recurso mucho menos útil que las hipótesis en torno a cadenas causales que incluyen la estructura social. del determinismo freudiano? Sea como fuere. Honigmann enfatizaba la importancia de que el investigador se conociera a sí mismo. para llegar a conocerse mejor. las explicaciones puramente psicológicas en las que él y otros estudiosos del área se entretuvieron durante tantos años. Sorprende la discrepancia de los diagnósticos que Honigmann y otros autores realizan sobre su situación contemporánea: para aquél. Aunque nuestro autor se sigue caracterizando como "un antirracionalista que asume la insuficiencia de la razón y de la imaginación por sí solas para producir un conocimiento satisfactorio". de los estudios de Benedict o de Margaret Mead. DeVos. tardíamente redescubiertos y revalorizados tras haber sido tachados de cientificistas. Al referirse en esta coyuntura a la estrategia personal. El reciente trabajo que he realizado. Según los redactores de su obituario (Gulik et al 1978:633) a menudo se refería a la sugerencia de Nadel respecto de que los antropólogos se psicoanalizaran como parte de su entrenamiento. le resulta cada vez más merecedora de recelo: "En los años que siguieron [a la experiencia de campo entre los kaska] me he vuelto más reticente a interpretar lo que la gente hace o dice en términos de significados inconscientes. más aún. contrapuestos a las pesquisas "objetivas" de un Pertti Pelto.Seducido por una concepción estetizante e individualista del quehacer científico. aplastada por la suficiencia de las tecnologías del saber. la cuantificación por los sentimientos. y en el que me serví de medios objetivos para probar hipótesis causales […] me convenció de la superioridad de los métodos objetivos cuando se trata de postular la verdad de dichas relaciones" (1978:326). Por lo visto. Marsella. por ejemplo. Si es que no lisa y llanamente racionalista. se relaciona con su total inadecuación en el establecimiento de nexos causales. Si se construyen explicaciones causales cuidando sólo de su coherencia interna. sino en un aborde existente desde un principio. le tenía sin cuidado contradecirse. de improviso cambia sus banderas.

A diferencia de Spiro. a un acuerdo básico. implica que es factible hacer lo propio con respecto a un ente unitario al que cabe llamar ortodoxia. críticas amortiguadas y coaliciones tácticas en la fachada y anárquicas discordias en la trastienda. entonces. Goffrey Gorer. ••• He aquí. Lo cierto es que a despecho de los buenos oficios de un Hallowell y de unos pocos espíritus honestos. y es lo que. A diferencia de los fenomenólogos. le hacen merecedor de respeto y memoria. David Rodnick. y las formas de asumirlo. Robert Spencer. Sean cuales fueren nuestros desacuerdos con el personalismo extremado en el que Honigmann incurriera alguna vez. con mayor dureza que muchos otros. socavamiento. Herbert Phillips y de nuevo Ruth Benedict. Pero a pesar de habernos permitido hablar de heterodoxia. en el interior del movimiento proliferaron las discrepancias. nos negamos a rubricar esto último: no conviene distorsionar lo que verdaderamente ha ocurrido en Cultura y Personalidad a costa de construir un modelo inteligible. como en toda causa patriótica. no han habido allí consensos programáticos sino más bien favores oportunistas. o la confesión de Melford Spiro (1978). no un paradigma sino una facción. estimamos que su honestidad. como si en este campo el componente íntimo y el autoconcepto jugaran en verdad un rol más esencial: basta recordar los famosos Carnets de Lévy-Bruhl (1949). no utilizó la retractación como recurso para desvalorizar las opiniones ajenas bajo la excusa de una presunta experiencia personal en el error. El último de nuestros heterodoxos. que Honigmann hostigó al movimiento en pleno por su énfasis sociológico y que Henry se apartó de él alarmado por su falta de compromiso. en la que el partidario más consecuente de la teoría freudiana relata su tránsito (quizá imaginario) desde su juvenil relativismo hasta un universalismo de base psicológica. Rhoda Métraux. los sordos esfuerzos en pos del liderazgo. Martha Wolfenstein. Jane Belo. no tanto un modo de ver las cosas como de distribuir los subsidios. heterodoxia. Cultura y Personalidad fue. que le permitió recuperar para la antropología la vapuleada noción de "naturaleza humana". El poder. hablar de la heterodoxia supone una referencia transitiva a un fondo común de conocimientos. A pesar del disimulo. las posturas inconciliables. 61 . 2. y los estudiosos del llamado "carácter nacional": Weston LaBarre. A mediados de la década del 40. ahora embuidos de una especie de neofreudismo. en suma. que Kluckhohn llegó a insinuar que Margaret Mead mentía.Las retractaciones configuran un género literario muy extendido en la antropología psicológica y en sus adyacencias. se atrevió a cotejar miembro a miembro las estrategias disponibles.5 . A escala de las reglas americanas de las buenas maneras. desde el punto de vista de las víctimas. David Ausubel. como ha dicho candorosamente John Honigmann. no epistemológicas. que a la larga definieron la hegemonía de los mejor aposentados en las estructuras universitarias y editoriales del poder. institucionalmente. Nicolas Calas.El Carácter Nacional. tal vez un paradigma. determinó fatalmente su marginalidad. Ruth Bunzel. el campo se divide entre Mead y sus seguidores. las cátedras y las tribus. Ortodoxia y heterodoxia son en este caso categorías políticas. donde el indagador de la mentalidad prelógica renuncia a sus supuestos más preciados. esto es rebelión. Hablar de una heterodoxia y corroborarla como alguna vez existente y activa. Por la lógica del antagonismo. Sula Benet. además con Margaret Mead. favoreciendo en el trámite a esta o a aquella ideología teoréticamente formulada. Conrad Arensberg. los continuadores de Kardiner y Erikson. sometérsele o desafiarlo (y no el mero acuerdo o desacuerdo teórico) es lo que explica la propia posibilidad de existencia de lo que hemos llamado heterodoxia. a un conjunto mínimo de definiciones compartidas. alcanzó a retractarse antes de abandonar la escena. los caracterólogos podían seguir contando. Natalie Joffe. La metáfora bélica no es accidental. si es que no sus talentos epistemológicos. pero históricamente falaz. y a reconocer el mayor mérito a la que menos había él practicado. En las líneas de defensa de retaguardia.

Muchos estudios no fueron publicados. más bien insultantemente. LeVine 1977:80-81. 62 . Los estudios del carácter nacional exhiben demasiado en primer plano su naturaleza histórica. angoleños y nicaragüenses. que sistematizaba a vuelo de pájaro la distribución mundial del trabajo caracterológico. en connivencia con una crítica epidérmica. le diremos que aún prosigue. donde se les ofrecía la oportunidad de aplicar sus talentos al perfeccionamiento de la gran maquinaria militar Americana" (1954:73). "investigación en culturas contemporáneas" (sic). Harris 1978:385-388). los sabios de confianza del gobierno se reunían en privado. la fase más ambiciosa -y por ende. más frágil. Gorer y Rickman 1949. ningún profesional ligado al Pentágono o a los proyectos más o menos reservados de la Universidad de Columbia desconocía el organigrama de la fig. Los rusos. cuesta creer que no sea lisa y llanamente material de propaganda o de acción psicológica interna. las prácticas de crianza han cedido su espacio en el interés de los expertos a las tácticas de propaganda o a la acción política. discutían estrategias y se repartían países de a dos o tres por cabeza. Desproporción que.2. aunque ahora ya no son material secreto. y a diferencia de Mead o de Métraux los antropólogos que se dedican a esos menesteres ya no se muestran tan orgullosos de lo que hacen."La Segunda Guerra Mundial presenció una repentina germinación en la aplicación de las ciencias sociales a los problemas humanos. su urgencia.4. A quien se pregunte qué se ha hecho de una investigación tan apasionante. Representan. su precariedad estructural y el hecho de haber sido iniciativa del Departamento de Guerra estadounidense durante la segunda conflagración o en el transcurso de la Guerra fría subsiguiente. Reynoso 1986). a pesar de que sus técnicas ahora sí que puede que sean refinadas. de la "cultura nacional" o. sino copiados en estraza mimeografiada por diversas agencias estatales para su circulación confidencial. aunque en secreto (cf. del "carácter nacional".de los trabajos inscriptos en Cultura y Personalidad. En algunos casos. se nota más dramáticamente la grotesca desproporción entre los medios y fines. Antropólogos y psicólogos abandonaron los salones acedémicos para unirse a agencias del gobierno. llega muchas veces a lo patético (cf. sobre todo en la monografía de Gorer que Harris popularizó bajo el lema de "el caso de los rusos fajados". no siempre más acertada que ellos en lo ideológico. libios e iraquíes. Precisamente Rhoda Métraux ha evocado recientemente (1980) los buenos viejos tiempos de lo que se llamó "estudio de la cultura a distancia". en toda la literatura técnica de la época. como en el juego del Monopolio. por otro lado. Con subsidios de a cien mil dólares y partidas presupuestarias adicionales. su accesibilidad no es asunto fácil. los alemanes y los japoneses han sido reemplazados primero por coreanos y vietnamitas y luego por salvadoreños. Barnouw 1967:170-178. y están como agobiados de simplismo causal y de gigantismo temático: en ninguna parte. Entre 1947 y 1951. como si las culturas estudiadas desde siempre por los antropólogos hubieran sido otra cosa.

han olvidado toda precaución y parecen contentarse con vastas generalizaciones impresionistas cuando el Carácter Nacional se trata (1954:54). afirma que "A pesar de las críticas que se han hecho a los partidarios del determinismo de la infancia. Sólo muy esporádicamente encontramos voces dispuestas a defender -y con fuertes reservas. John Honigmann. los pensadores del área de Cultura y Personalidad. ¿En qué consistían.este tipo de emprendimientos. la "personalidad modal".4. como si todo él estuviera constituido por vulgares simplificaciones periodísticas de las complejas realidades de la estructura social y de la cultura (1977:9).) Los modernos defensores de los principios de Cultura y Personalidad (que aún quedan algunos. Polaco I Sirio Oficina III II (fig.2. incluso por parte de algunos que anteriormente habían contribuido a ella. y en qué difería su modalidad de teorización de aquella en que se buscaba establecer. por ejemplo. como es el caso de LeVine) han tratado de marcar su distanciamiento respecto de esta fase acromegálica. Esto tiene algunas ventajas sobre estudios más cautelosos de Cultura y Personalidad que reconocen debidamente una multitud de causas determinantes. Hombres como LaBarre y Gorer exponen hipótesis explícitas que pueden ser comprobadas con el trabajo en el terreno. En el último caso no tenemos modo de averiguar qué causas determinantes son decisivas"(1967:179). esos dichosos estudios del Carácter Nacional. responsabiliza a los estudiosos del carácter nacional de la ardiente repulsa que tuvo que sufrir la teoría de Cultura y Personalidad en su conjunto. ha observado que. de mirada distante o de conveniencia retórica justifica la simplificación de las causas invocadas precisamente allí donde el objeto se empieza a agrandarse? 63 . de hábitos tolerantes en lo epistemológico. y célebres. que en sus primeros tiempos no trepidaba en emprender análisis psicologizantes de naciones enteras. hacen afirmaciones que luego se pueden demostrar si son válidas o inválidas. LeVine. Infantil Francés RCC Checo Coord. los culpa también del estigma que aún hoy pesa sobre ese campo. la "personalidad básica" o la "configuración cultural"? ¿Hay verdaderamente una diferencia sensible entre las respectivas estrategias de investigación? ¿Qué especie de vocación teoréticamente suicida. en compañía de escritores no científicos. en concreto. en realidad. sin otro instrumento que un psicoanálisis diluido y una teoría antropológica seguramente peor que eso.Ruso Chino Clínico Judío Est. por ejemplo. huérfanos de metodología sistemática. Victor Barnouw. una cosa debe decirse en defensa de este grupo.

cayó en la cuenta de la endeblez metodológica de estos textos.a imaginar excusas. El método consiste. Así. tonos y matices imposibles de operacionalizar. indebidamente generalizadores (1973:479-526). confirmó su diagnóstico en lo esencial con el mismo entusiasmo con que habría saludado Wallace los hallazgos de Darwin. Tanto Mead como Gorer -maestra y discípulo. Ante esta floración de esquematismos. radica en que la variable independiente aducida (la supuesta "educación severa" de los niños japoneses) ni siquiera es descripta. "tienden a la simplicidad en la organización de sus ideas". que había sido psicoanalista en un campo de internación de japoneses en los Estados Unidos (un Gulag para extranjeros sospechosos). Themes in Japanese Culture (Gorer 1943). según un plan descaradamente retórico. la mayor parte de los antropólogos sentirá una incomodidad aún más grande ante las simplificaciones de Mead que la que han sentido ante sus populares libros precedentes" (1943:623). y que conocía la investigación de Gorer a través de un resumen escueto publicado en Time. exhibe carácter de proposición verificable. "Pensamos que incluso un mes de chequeo empírico y de pulimiento lógico habrían hecho una enorme diferencia en el efecto neto de este libro. además. Florence y Clyde Kluckhohn.Es dudoso que valga la pena analizar con detenimiento un primer par de obras gemelas sobre el presunto carácter nacional norteamericano. O bien "Dagwood. dan calurosa bienvenida a libros de esta clase. Weston LaBarre. "concede a los pechos femeninos un enorme valor erótico y fetichista" (Gorer 1948:48-49. en la que la voz de la madre expresa horror y disgusto. And Keep your powder dry. por cuanto sus conceptos giran en torno a cualidades. de este modo. y el de la estructura caracterológica de Dagwood menos que menos. paladín del universalismo y amigo de verlo todo igual. realizada sin trabajo de campo in situ. derivadas de una aproximación común que no tiene nada de antropológica ni de sistemática. la de las consejas populares. Lo curioso de este ensayo. la de los horóscopos o la de los chascarrillos sobre nacionalidades contrapuestas. trataba de coordinar causalmente la severa educación relacionada con el aseo y el control del esfínter durante la primera infancia con los "rasgos compulsivos" propios de los japoneses adultos. los estadounidenses son "una cultura moral". si es que se puede llamar descripción a este párrafo solitario: "… cualquier falta en la limpieza es castigada con una reprimenda severa. hasta Géza Roheim.llegan a conclusiones opuestas. Uno de los primeros estudios formales del carácter nacional. y contribuyó a la causa del determinismo de la primera infancia con una lista de "rasgos compulsivos" característicos de todos los japoneses: 64 . 77). les chocarán ciertos pasajes complacientes e innecesariamente sueltos de lengua. "adoran la cuantificación" y "contemplan el mundo como un objeto maleable". lo que hay que demostrar es que uno es no tanto un antropólogo riguroso como un fino observador de la vida. opinaron que el ensayo de Mead había sido escrito "un poquitín apresuradamente". o apenas lo es. no tiene mucho más peso analítico que las de Jules Verne. y del carácter atípico de los escasos informantes. el cual. mientras que los ingleses "son mucho más alambicados". antiguos adherentes críticos del movimiento de Cultura y Personalidad. […] A despecho de la brillantez consumada de sus conocimientos. La caracterología resultante. de Margaret Mead (1942) y The American People de Geoffrey Gorer (1948). y aún que aquellos que. Tal como éste es. "piensan que es indiscreto llevar la cuenta de las cosas" y "se asoman al mundo como a algo delicado y sutil" (Mead 1942. passim). Ninguno de esos juicios. en ambos casos. en formular una especie de apoteosis literaria del estereotipo. su lógica es en ocasiones bamboleante. con frecuencia también se castiga con sacudones u otra sanciones físicas" (1943:278). los antropólogos más centrados se apresuraron a lavarse las manos o -por cuestiones de poder. como nosotros. aquel que sea científicamente cauto sentirá a menudo repugnancia. el personaje de las tiras cómicas… representa al varón y al padre americano típico". al margen de las condiciones irregulares de toda la investigación. […] Sin duda.

o bién advirtió sobre la marcha la ingencia analítica de la dicotomía en que había basado su obra de juventud. Por otro lado. amenazas ni reprimendas particularmente severas. Su intención era trazar una gran pintura. ni eran orientalistas expertos. señalada por Barnouw (1967:163). afición a la obscenidad escatológica y a la sexualidad anal" (1945:326). Douglas Haring (1949). de apriorismos.ha sido El Crisantemo y la Espada. Nunca se sabrá con certeza. de Ruth Benedict. de hecho. Edward y Margaret Norbeck (1956). precisión y perfeccionismo. y siguió trabajando con refugiados en los Estados Unidos. y a pesar que las finanzas para dicha investigación fueron más que cuantiosas. Ni Gorer ni LaBarre habían estado jamás en Japón. tendencia a proyectar actitudes. que sí investigó donde había que hacerlo y con otros recursos algo más límpidos. o bien. estético. ella estaba ansiosa por ir a ese país. celos y envidia. ya había sentado sus reales y los precedentes de un metodo al que no estaba dispuesta a renunciar por mezquina que fuese su rentabilidad. Ante esta visión alternativa. después de todo. y sin negar validez de semejante pintura del carácter nacional japonés. La forma en que Benedict seleccionaba los hechos para acomodarlos en "un esquema congruente consigo mismo"(1974:25) y en que determinaba la mayor o menor representatividad de las conductas observadas o de las anécdotas que le referían. casi no vale la pena recordar que. con todo lo que ello supone. fanatismo. un estratega militar imaginario (es decir. encubrimiento de emociones y actitudes. coincidieron en señalar que en la crianza de los niños japoneses no se percibían castigos. a pesar de que el estudio sobre el terreno no estaba en modo alguno vedado. jactancia por la propia virtud. Lo curioso es que. llegó a la conclusión de que las características compulsivas de los nipones pueden explicarse mejor a la luz de la existencia de un estado policíaco. ni conocían el idioma. suspicacia. Según aseguraba. de confidencias de informantes. pues "todo el método antropológico se basa en el trabajo de campo". represivo. existía la posibilidad. arrogancia. hipocondría. Benedict decidió no pisar Japón. a pesar de la solemne taxatividad que trasunta ese inventario. Benedict optó resueltamente por un enfoque expresivo. Esta discrepancia ha de ser en más la única variable que permanece constante: todos los estudios independientes del carácter nacional arrojan resultados contrapuestos. en la que incluso los fragmentos más aislados de comportamiento humano pudieran relacionarse sistemáticamente dentro de unas cuantas pautas generales. sentimentalismo. sólo descontaban sueldo de empleados públicos a cargo de un gobierno al borde de la paranoia. sensible al dictamen antropológico) podría llegar a dudar entre invadir una nación o dejarse invadir por ella. militarizado. ni como apolíneo ni como dionisíaco. Más allá de que esa caracterización obedeciera o no a los cánones de una leyenda negra típica de los tiempos de guerra (y tal parece que así era. escrito durante la ocupación norteamericana del archipiélago. y ni siquiera como un impuro tertium quid entre ambos extremos: o bien no se atrevió a simplificar tanto en un terreno al que las fuerzas militares de ocupación tornaban masivamente replicable. susceptibilidad. en definitiva. No caracterizó al Japón. perseverancia y persistencia. simplemente. que ejerció durante siglos una estrecha supervisión de las vidas privadas. impresionista. ante ellos. Klineberg 1949:139). El gran clásico entre los estudios del carácter nacional -y sin duda alguna."Propensión a ocultar. de la comprobación de hipótesis más o menos aleatorias o de una extraña sensación a flor de piel. la crítica acumulada durante veinte años había terminado por disuadirla. Aunque la autora había sido comisionada para que "utilizara todas las técnicas posibles" (1974:11). sin embargo. pedantería. pero el ejército y el gobierno americano le aseguraron que los japoneses "la iban a violar" (cf. La tendencia teórica en cuestión. obediencia a la autoridad. trabajando a destajo en producción teórica de emergencia. y hasta hubiera sido más viable de lo habitual en razón de los recursos con que se contaba y la coyuntura en que se vivía. de que esos atributos fueran generados precisamente por el ámbito en que se realizó la prospección: un campo de prisioneros. que reúne las facetas nefastas de todos los dignos del zodíaco. 65 . así como Betty Lanham (1956). Ahora bien. permanecerá para siempre en el misterio. escrupulosidad. Nunca estuvo claro tampoco si las "pautas generales" que Benedict perseguía ahora surgían de generalizaciones inductivas. a juzgar por la parquedad de las virtudes que se endilgaban al sujeto). el de mayores méritos literarios. comportamiento sadomasoquista.

se limita en exclusividad a las personas de habla rusa que habitan (?) el territorio de la República Soviética de 66 . nacionalistas y militaristas que al común de la población japonesa (Bennett y Nagai 1953: 404-411). inexplícitos e imprecisos. cuando de lo que se trataba era de establecer generalizaciones sobre el Japón de la era Showa. además. es decir. en la infatigable iniciativa de Kunio Yanagida y en el trabajo de un puñado de jóvenes folklorólogos. o como se dice en lingüística. En la tradición de Erikson y de Weston LaBarre. de establecer las "pautas generales" de la conducta nacional japonesa y de mostrar el prisma a través del cual ese pueblo observa la vida. en todo caso. aunque sus resultados fueran imaginativos y desafiantes (cf. digamos. de la determinación que operan los sucesos de la infancia sobre la totalidad de la vida adulta. Klineberg 1949:130). Geoffrey Gorer utilizó también recursos antropológicos de tiempos de guerra: entrevistó a unos 400 emigrados rusos residentes en Nueva York. no se cumplen en absoluto. a una causa suprema. el ensayo cayó en buena época. Gorer llegó a estudiar nada menos que el carácter nacional birmano sin saber una palabra acerca de ese país y utilizando los servicios de tres informantes. Gorer reflota en un estudio que llegó a ser clásico (Gorer y Rickman 1949) su anterior interés hacia prácticas relacionadas con la crianza de los niños. Viniendo de quienes vienen. sino más bien a un "japonés típico ideal" que no podía ser más que un constructo lógico. a un recurso que es a la vez una verdad de Dios y un abracadabra. por empezar. de autoexamen. el país pasaba por una etapa álgida e inquieta de revisión. A ambos guarismos habría que descontarles un porcentaje no determinado de informantes que no eran rusos. El Crisantemo y la Espada fue publicado en Tokyo en 1948. ni hubieran podido cumplirse al abrigo de semejante metodología. de los cuales sólo unos 30 ó 40 eran "informantes técnicamente idóneos". encontró que los patrones señalados por ella no eran atribuibles a ningún grupo concreto de la sociedad nacional japonesa. La muestra. por cierto. aparte de ser ejemplos de un excelente nivel de elaboración teorética. Puede decirse que en lo que a Japón atañe. ninguno de los cuales era de esa nacionalidad( cf. entre 1900 y 1925. El libro de Benedict. según está documentado en un ensayo por fortuna inédito. y las ciencias antropológicas centradas en la empresa editorial de la decana Minzokugaku Kenkyu. el saludo ceremonial] se convierten en el prisma a través del cual los japoneses contemplan la existencia" (1974:23). habida cuenta de la faraónica ambición del objetivo. incluso de la época Tokugawa.Por de pronto. en su esteticismo boasiano. estaban comenzando a ganar predicamento. pero sus promesas de trazar un pleonástico "sistema congruente consigo mismo". Lo verdaderamente importante para él es informar de cómo estas prácticas y juicios generalmente aceptados [por ejemplo. pero que "habían estado" en rusia durante períodos variables. Bennett y Nagai 1953:407). El trabajo de Gorer ostenta severos handicaps: como él mismo lo dice claramente. de 1926 al presente. las críticas niponas al intento de Benedict tienen especial significación. que los patrones deslindados por Benedict se adaptan más a los cliques fascistas. y que muchas de sus fuentes eran aún más antiguas. Tetsuro Watsuji resiente el hecho de que Benedict careciera por completo del sentido de la relevancia cuantitativa de las aseveraciones científicas y confundiera constantemente lo que los japoneses aducían hacer con lo que en efecto hacían: una falla que es típica del enfoque configuracional y que puede derivarse de su falta de interés por una metodología más precisa. Asimismo. Los métodos por los cuales Benedict derivó el tipo ideal a partir de los fenómenos empíricos han sido. de acuerdo con una orientación basada en el principio. y una vez más se las ingenia para llegar a una pauta unitaria. tanto Minami como otros especialistas coincidieron en señalar que la autora no tuvo en cuenta que sus informantes habían llegado a América durante los períodos Meiji o Taisho. Watsuji ha puntualizado. tampoco especificados. se deja leer con entera fluidez. no habría podido ser peor por más que el autor estuviera acostumbrado a esos standards: a fin de cuentas. Hiroshi Minami. Invitado por Benedict a hacer con los rusos lo mismo que había hecho ella con los japoneses. presumiblemente freudiano. y ya para 1952 se había agotado la octava edición. ella se oponía de plano a afrontar técnicas estadísticas o a corroborar empíricamente el grado de vigencia de sus generalizaciones e inferencias clínicas: "El investigador que intenta descubrir los supuestos sobre los que el Japón construye su modo de vida se enfrenta con una tarea mucho más difícil que la comprobación estadística.

objeciones de detalle a las que Gorer -que sepamos. aunque con dos diferencias fundamentales: las personas cuya cultura se estudia se seleccionan en razón de su situación de súbditos o ciudadanos de un estado políticamente soberano. un desquite. desde Iván Karamazov a Josef Stalin. que el fajamiento es uno de los principales determinantes del carácter de los rusos adultos. se encargó de asegurarse que todo el mundo lo malinterpretara. Gorer deduce una magnífica explicación de los estados de ánimo maníacosdepresivos que son supuestamente característicos de los rusos adultos y. A partir de aquí. por un lado. impulsada a justificar como se pudiera la discrepancia entre subsidios estatales tan generosos y resultados científicos tan magros. el sentimiento de culpa que (como en las novelas de Dostoyevski o en las purgas de Moscú) les hace confesar crímenes no cometidos. al creer a pies juntillas en el testimonio de emigrantes resentidos y en la interpretación de viajeros asombrados. John Golden (1952:416) ha señalado que no existe ni una república con ese nombre. Todo en los rusos. un corolario de ese fajamiento atroz: su tendencia a las fiestas orgiásticas y a la borrachera. las resonancias de los estudios del carácter nacional se fueron alejando cada vez más del terreno científico. de 1953. y al sugerir simultáneamente. sino un dato empírico a todas luces previo o una construcción selectiva independiente. rol que satisfizo con inocultable pedantería en su artículo National Character. volvió a confundirlo todo: cuando responde al sovietólogo Crankshaw objetándole sus burlas "por el denso aparato freudiano utilizado para llegar a semejantes resultados". Barnouw supo responderle que "si Gorer ha sido mal comprendido.la Gran Rusia. es una evocación. por ejemplo. coincidieron en señalar que una costumbre tan baladí como el fajamiento no podría producir ni ser esencial en la producción de algo tan atroz. es por lo menos especioso. Como muchos otros. y que la hipótesis de Gorer había sido constantemente malinterpretada por todo el mundo. sigue siendo todavía demasiado optimista en cuanto a la productividad del método. la agresión canalizada hacia el extraño. al no ponderar las respectivas magnitudes del explanandum y del explanans. mientras que por otro lado no tiene incidencia directa en la conformación de ese carácter(1949:128). al expresarse con ambigüedad constante. siniestro y malévolo como un ruso adulto (Wolfe 1951:16). El propio Gorer. y por el otro. ni un censo soviético realizado en esa fecha. Mejor habría hecho en dejar que el ensayo susodicho. del tono de la política internacional.no se dignó a contestar. Se supone que esa república de nombre ficticio es de todas maneras Rusia (¿quién no la conoce?). Bertram Wolfe (1951) cuestionó en profundidad el estudio de Gorer sobre la base del indebido sincronismo de su planteamiento y en mérito de toda una serie de ostensibles falencias metodológicas. y que según el censo soviético de 1930 representan alrededor de la mitad de la población de la URSS. muti67 . al fin y al cabo. junto con el género que lo alimentaba. El aluvión crítico que se precipitó sobre los estudios de cultura a distancia empujó a Margaret Mead a erigirse en su codificadora formal. Del hecho que los pequeños rusos sean fajados apretadamente durante buena parte de su primera infancia. y además. En esta definición queda plasmada sin equívoco toda la paradoja que signa la empresa: agigantamiento exponencial del objeto. que la ingeniosa hipótesis en la que Gorer creyó encontrar la clave trascendental del carácter ruso: la institución del fajamiento. pues el comportamiento de los rusos no es un emergente teórico ni un fruto predictivo del libre accionar del modelo. En él Mead establece que este tipo de estudios utiliza las premisas y métodos de Cultura y Personalidad. chivo expiatorio de la perdida causa psicologista. Y Margaret Mead (1954:403-404). y así sucesivamente. si se quiere. muriera de su propia miseria: Margaret Mead le respondió diciendo que sus críticas "tenían motivos políticos". esta sociedad puede ser tan inaccesible a la observación de campo directa que tengan que instrumentarse métodos de investigación más indirectos de los que son habituales. y que el hecho de que esa documentación censal exista o no es menos importante. Este último aserto. por carácter transitivo. es extraño que tantas personas le hayan comprendido mal de la misma manera" (1967:175). Muchos de los críticos. detrás de su fachada jingoísta. patriotas aún más fervientes que el propio Gorer. punto que Mead se apresuró a suscribir. que la leía con sistemática mala fe (1954:395-409). el interés libidinal sustitutivo hacia la expresión de la mirada (recuérdese la canción "Ojos Negros"). encogimiento.

Frente al tema de la tipicidad -que es aquí el temalas estadísticas no son un recurso optativo. sin un aparato.lación. realizando un control cruzado sólo para resguardarnos de la patología o de la extrema idiosincracia de la respuesta" (1953:643). Así. Mejor no recordar que más o menos por la misma época Mead insistía en que las diversas culturas son incomparables. es teoréticamente posible recolectar cada ítem de información sobre la cultura a partir de un individuo diferente. que "cada miembro de una sociedad es sistemáticamente representativo de la configuración cultural" en que está inmerso. la igualdad de oportunidades que reina en el crisol cosmopolita de Norteamérica). De hacerlo. El método se descontruye solo. por la complejidad de su estructura. típica y representativa de la cultura a la que el individuo pertenece. Disimulemos el hecho de que una estrategia conductista rigurosa y una preocupación por los procesos intrapsíquicos sólo puedan coexistir al precio de una flagrante contradictio in adjectum. Y eso no es todo: al igual que en Cultura y Personalidad. el alcance y la naturaleza de su representatividad. Lindesmith y Strauss 1950. y que tanto un hijo neoyorkino de padres chinos graduado en Harvard como un sordomudo bostoniano de remoto linaje inglés son ejemplos igualmente perfectos del carácter nacional americano. sui generis (1976:31-32). sino que basta con que incluyan los procesos intrapsíquicos en las descripciones de los miembros de una sociedad para que el estudio califique como caracterológico. conductista. A partir de esta premisa (que exalta. y que su validez no depende del número de ejemplares considerados. y hasta se diría que el pendular entre supuestos contradictorios y poco claros es uno de los recursos por los que el método trasunta la ilusión de su amplitud. sin razones que lo avalen. cuando rechaza energicamente las críticas sociológicas a propósito de los ostensibles problemas de muestreo. ningún inventario de señas particulares o de esquicios biográficos. La ingenuidad de esta afirmación es tan alarmante como defectuosa es su lógica. cuando después se afirma. el control realizado sobre las respuestas para prevenirnos de tipificar lo patológico o de pluralizar lo idiosincrático carece por completo de sentido. Esta incongruencia no está aislada. únicas. ninguna enumeración de rasgos. sino de la minuciosa especificación de las características personales del informante. por ser estos sujetos únicos en su género. Toda respuesta no patológica y no extremadamente idiosincrática deviene. de un individuo marginal o de un jefe de tribu. acusando de racistas a quienes esto afirmen. de paso. capaz de establecer el grado. el estudio de la cultura a distancia es. el inventario de las taras caracterológicas del enemigo. validez estadística y extensibilidad que exhiben los estudios del carácter nacional (cf. además. algo que sólo podría afirmarse después de haber consumado una comparación que el propio método reputa imposible. y fijémonos (pues el aserto es aún más abusivo) cómo es que Mead soluciona. gestáltico o psicoanalítico. no interesa tanto que el aparato de teorización psicológica sea asociacionista. sin embargo. Klineberg 1944) e intenta defender lo indefendible aduciendo que no es que falte en aquellos un muestreo competente. por el otro niega de plano que entre las diversas sociedades existan diferencias cualitativas. inevitablemente estadístico. sino que el tipo de muestreo que se plantea es distinto. dependiente de las afinidades disciplinarias del marco 68 . en cuyo territorio no se puede (por ahora) poner el pie. obligan a introducir procedimientos de investigación cualitativamente distintos (p. y éste guarda "en su interior" una perfecta copia de toda ella. Mead expone su argumento más débil. posterga o escabulle el problema de la representatividad: "En un estudio cultural. 646). de los métodos designados para interrogarlo. tendríamos que enfrentarnos a la paradoja de que esta incomparabilidad convive con la idea de que "no existen diferencias cualitativas" entre las culturas. alcanza para presentar a un Hitler (o para el caso. Antropológicamente. mientras que por un lado Mead admite que las sociedades mayores. ruptura. desgarrado por contradicciones aditivas. entonces. sino también el no poder considerar culturalmente válidas las respuestas de un shamán. ello impone no sólo una generalización incontrolada de lo que por azar o por capricho se pre-define como normal. a un Albert Schweitzer) como sujeto representativo de la cultura alemana. Expresado con menos eufemismo. en tanto que sus características individuales sean tenidas en cuenta (1953:648).

en nombre de la especificidad de una estrategia que se quería imponer a todo trance. en el ríspido lenguaje de la propaganda. […] Miembro de ese equipo ha sido el psicólogo y antropólogo Geoffrey Gorer. se cuidan muy bien de proponer nexos entre fenómenos remotos. está definitivamente liquidada 2.teórico. Harold Orlanski (1949) señaló que Erikson cree que esa restricción produce agresividad y sadismo. en las que ya aparece implícito su propio programa alternativo. difunden desvaríos raciales fascistas.Formalización y colapso. de igual modo que nadie ha tratado de construir una serie concreta de lazos empíricamente establecidos entre esas reacciones y las instituciones sociales. por lo que en ocasiones los recursos demostrativos y las precauciones de una operacionalización minuciosa hasta la neurosis parecerían salir más bien sobrando. Mientras no podamos medir tanto las reacciones psicológicas hacia el fajamiento como 'el grado de firmeza del control político'. similares a los que ya habían popularizado Whiting y Child. 69 . sin embargo. ni nadie ha intentado demostrar sistemáticamente cuáles son las reacciones ante el fajamiento. sea en Rusia o en cualquier otra parte. Los cambios de idea. en fin. el ruso Vladimir Orlov (1952) respondió a las sofísticas razones de Mead y de Gorer. con la alardeada interdisciplinariedad del método. desde las páginas de Izvestia. son sin duda "medir" y "sistemáticamente". en todo caso. recurriendo a una cuidadosa y unívoca definición de los términos. de modo que el suyo no será un programa que apunte a un relevo de los tipos de conexiones que puedan postularse. a una batería de pruebas empíricas replicables y a un conjunto abierto de métodos de deducción estadística. la hipótesis es indemostrable y los científicos sociales tienen derecho a permanecer escépticos respecto a ella" (1958:519). según se dice. Cuando se llega a estos extremos de respuesta no inmotivada. las improvisaciones. La exclusión autoritaria de los recursos "sociológicos" no condice. Nótese. David McClelland se mostró muy crítico hacia los reduccionismos psicologistas del tipo de Gorer y Rickman (1949). ha de proporcionar una atmósfera particularmente amigable para la estimulación recíproca y el trabajo en equipo (p. y habiéndolo comprobado. En cuanto a que la práctica del fajamiento tenga en efecto alguna influencia sobre la vida adulta de un pueblo. Las propias investigaciones de McClelland. […] Ante los eruditos americanos se planteó el problema:comprobar la existencia de una 'cólera destructiva' como rasgo original del carácter ruso. "Ni Gorer. ni Rickman. ya no es mucho lo que puede salvarse del naufragio. explicar el origen de la 'iracundia y violencia' de los grandes rusos. de la causalidad lineal ingenua y del muestreo no representativo. sino una metodología capaz de formalizar los enunciados conectivos. los planteos mal fundados. que McClelland toma en serio la posibilidad de establecer vínculos de causalidad entre antecedentes psicológicos y consecuencias socioculturales. el cual. las contradicciones y los enunciados inconvincentes de la argumentación de Mead son todos ellos resultantes de la pretensión de enfrentar un objeto con las herramientas menos apropiadas. fue publicitado como 'un especialista brillante' en materia de la interpretación del espíritu y la historia de Rusia" (citado por Mead 1954:406-407).6 . Harto de éstas y de otras hipocresías. sinceramente. pero los norteamericanos de la época más caliente de la guerra fría no ofrecían. en tanto que Belden sostiene que engendra un carácter estoico y la capacidad de sobrellevar la vida con calma. de las afirmaciones impresionistas. La hipótesis. un ejemplo digno de ser seguido. en mantos doctorales. y con ella el método del estudio cultural a distancia. cuyo objetivo es probar la superioridad de la 'suprema' raza americana. Mucho se ha dicho sobre el retraso de las ciencias sociales en la URSS en relación con el dogmatismo propio del regimen de Stalin y con quienes adoptaron su línea hasta poco antes del colapso. cuyos postulados específicos acabamos de revisar. Las palabras claves de la crítica de McClelland. por otra parte. el mismo Gorer que pese no haber estado nunca en la Unión Soviética y a no conocer la lengua rusa. "Loros americanos. sino acaso el único instrumento conocido con capacidad de expresarla.653).

pretendiendo demostrar que ellas no suponen constricciones sobre la actividad individual. la elevación de la consecución de motivaciones y la búsqueda del éxito preceden al desarrollo económico. Pero a pesar de su impresionante máquina de definiciones coordinativas y de sus aspiraciones a la pureza metodológica. pero sin la disculpa que ella merece por su precocidad. The Achieving Society. Como en la filosofía de la historia de Toynbee. toda vez que el influjo de la personalidad sobre la cultura ya no se limita a su señorío sobre los aspectos afectivos y estéticos. Su esquema es algo así como el postulado de Marx puesto de cabeza: la conciencia -según McClelland. no dependen de un conglomerado de trivialidades materiales y organizativas. de 1961. el crecimiento económico. la ideología del éxito está correlacionada con la efervescencia económica. está relacionado con el monto de sus logros económicos y culturales. (1) McClelland propone. puesto que resultan de las prácticas de crianza y enculturación que están enraizadas en la historia. En el modelo de McClelland. concebida en el sentido de competencia capitalista. en el fondo. y que en la historia de una sociedad. y la audacia sólo reside en una improbabilidad causal que el autor no percibe. puesto que la economía se trata en él menos como un sistema de mantenimiento que como un sistema proyectivo. activamente. son las fuerzas motoras de la historia. por el contrario. como en la sociología antisocialista de Sorokin. en este modelo la voluntad de los individuos vuelve a ser soberana y a estremecer los mundos. sino que se impone además en la esfera de las conductas instrumentales que hacen al desarrollo económico y a la organización material.determina al ser social. refleja pasivamente la actividad emprendedora. aquí también impulsos. de individuos con alta puntuación en la motivación del éxito. que los motivos individuales son causa de la diversidad intercultural y del cambio en la estructura socioeconómica de las poblaciones. por la proximidad de las variables correlacionadas y por el aire de familia con los dictámenes del american common sense. en el propósito de satisfacer sus necesidades. McClelland se asoma a las instituciones económicas. Leyendo entre líneas podemos entresacar limpiamente las ecuaciones básicas. la cual refleja a su vez la frecuencia. El desarrollo económico. evaluando a través de índices técnicos y del consenso de los estudiosos. el hombre lo moldea y lo transfoma. Y en este sentido es explícito: McClelland defiende la idea de que los motivos. sino a su dirección. La cordura se ha transformado en cobardía. Este sesgo va todavía más lejos de lo que ha sido habitual en esta especie de estudios. sino oportunidades para la persecución de objetivos individuales y para la gratificación subjetiva: los hombres de éxito se hacen a sí mismos. sino de la cantidad de energía e iniciativa que los miembros de una población están dispuestos a invertir en la actividad económica. que siguen siendo tan psicologistas como en Róheim aunque en absoluto freudianas: pues McClelland considera. tiene el tono de esas viejas especulaciones humorísticas sobre la importancia del agua en la navegación. El razonamiento expreso señala que las poblaciones con un nivel elevado de motivación desarrollan una actividad económica más productiva y eficaz que las que poseen un nivel más bajo de necesidades de consecución. Aunque este autor estipula que los motivos compartidos por los sujetos tienen a su vez orígenes culturales. el esquema que presenta no deja de tener algo más que un sesgo de reduccionismo psicologista. y su modelo se yergue como el arquetipo de esa desdichada confluencia -que habíamos enunciado en el prólogo70 . y sostiene que su modelo constituye un mentís rotundo a la concepción del hombre como un ser que reacciona a las demandas del ambiente. McClelland no ha podido demostrar esos extremos. también ese inevitable ese inevitable referente que es la teoría de Kardiner queda con los pies para el cielo. pero sin sus recaudos en contra de la imposibilidad ecológica. en una población dada.Su trabajo temprano más ambicioso. medido a través de los contenidos de su producción imaginativa. entonces. En términos más claros. en gran medida inconscientes. deseos y sentimientos son suceptibles de medida. sobre todo. sustancialmente inadecuado para enfrentarse a las problemáticas de las sociedades etnográficas (la motivación del éxito entre los nambikwara ha de ser infinitesimal). en efecto. de esta manera. mientras que su disminución precede a las bancarrotas. que el nivel promedio de la consecución de motivaciones de una población. y que atañe no a la existencia del nexo. la tasa de crecimiento y la calidad de vida.

menos ensoñadoras. cuyas proclividades racistas y sexistas son públicas y notorias. sólo ha podido estimar indirectamente la personalidad mediante indicadores culturales más o menos oblicuos. cotéjese con McClelland 1975. A quien piense que es difícil estropear un mal modelo.ha sido un antecedente necesario del desarrollo económico. le hicieron concebir una especie de psicoantropología aplicada de bases indeciblemente paternalistas junto a la cual su trabajo puramente teórico llega a parecer sensato. su agresividad) obedeciendo a expectativas estereotípicas de rol asociadas culturalmente a su sexo. su difusión entre pueblos no occidentales sería capaz de acelerar su progreso. como cuadraba al estereotipo de un buen teórico organizacional. Independientemente de sus abrumadoras pretensiones. se volvieron más pragmáticas. el autor ha juzgado preferible una cifra estimada a ojo de buen cubero que una adjetivación sensibilizadora. Hasta se diría que ciertos conceptos centrales están más prolijamente deslindados en Kardiner (quien separa el carácter subjetivo de la personalidad objetiva) de lo que lo están en McClelland. En esta nueva fase de su carrera. es decir de la psicología de las (grandes) organizaciones. que incidía en la producción de catecolaminas (1985:151. podríamos decir. quien tiende a confundir los niveles de referenciación de su propio discurso. jerárquicas y centralizadas. la validez de esos indicadores depende nada más que de la confirmación de sus hipótesis: si éstas no son demostradas. ha imaginado universalmente válidos los que creía percibir en su vecindario. nada se pierde. Obsesionado con la cuantificación. pero si se las demuestra. testimonio de su compenetración desenfrenada con los valores de la sociedad industrial. ••• 71 . El argumento es idéntico al que expone Eysenck (1981). el modelo de McClelland no ha aportado gran cosa al proyecto de la axiomatización de los estudios psicoculturales. al hombre "agresivo y seguro de sí mismo". le diremos que no es así: las inquietudes subsiguientes de McClelland en trono del problema del éxito. McClelland entronizó la tendencia a adquirir y consolidar el poder personal donde antes había hipostasiado la búsqueda del éxito. confrontado con la evidencia de que la psicología daba cuenta de una proporción ínfima de la varianza en el bienestar macroeconómico. ideal para el sillón del gerente. un proyecto parecido al que se nos quiere inculcar a los antropólogos en la era de la aldea global posmoderna. Sólo cabe congratularse por lo que ésta ha ganado al perderlo. passim).entre una ideología desviada y una epistemología precaria. De allí en adelante. con advertencias en el sentido de que alentar el espíritu de empresa en ámbitos donde la estructura de oportunidades fuera deficiente podría producir frustraciones y disturbios domésticos o internacionales. en 1985. salvo el tiempo. Ahora bien. Sus categorías analíticas. Abandonando su política exportadora desde comienzos de esa década. el interés por estudiar transculturalmente la motivación por el éxito se desvaneció" (Segall 1986:543). sostenía que las diferencias sexuales de comportamiento tenían que ver con una disposición diferente del sistema nervioso central. Es obvio que la nueva orientación de las inquietudes de McClelland ya no tienen demasiado que ver con la antropología. y con pruebas de que en ciertas sociedades el éxito se define en términos de normas grupales más que de logro individual. McClelland propone a sus potenciales clientes los criterios y los tests que les permitirán encontrar. con todas las garantías de un programa científico. McClelland tomó distancia de la especulación antropológica y se transformó en estudioso e ideólogo de la llamada I/O Psychology. Si en 1975 McClelland sugería que las mujeres inhibían más que los varones sus impulsos asertivos (esto es. que no por apartada del trabajo de campo renunciaba a las generalizaciones ecuménicas. Segall resume adecuadamente el declive de esta utopía empresarial: "Hacia 1980. preocupado por los nexos causales. Carente de un "personalidómetro" con el cual "medir" según sus propias exigencias las variables psicológicas involucradas en la ecuación. Puesto que la motivación hacia el éxito -insinuaba nuestro autor. el razonamiento sólo puede ser circular.

de las matemáticas. y hasta se las legitima por su mera inclusión. por lo que Wallace procede. complejo. enrolado tangencialmente en la escuela cognitivista de la antropología (cf. (fig. personalidad. NUMERO DE INDIVIDUOS UNA Hábito. que una propuesta renovada y radical. respuesta. incomunicadas. motivo. El mismo procedimiento de construcción del aparato conceptual permite apreciar hasta qué punto la reformulación de Wallace es más un fermento heterogéneo. que deja lugar también a la historia y a las variables psicológicas profundas. etc Relación. carácter nacional. y sólo el común afán formalizador permite inferir que no se trata de la obra de dos autores distintos. valor. Las viejas categorías de "status de la personalidad". etc Relación. comportamiento potencial. 72 . sistema psicobiológico. etc Rasgo de cultura. de objetos. alternativa. a construir una tabla progresiva y exhaustiva de la terminología analítica de Cultura y Personalidad.. de la fisiología. foco. ambas esferas de su teorización están como escindidas. configuración. costumbre. Reynoso 1986:36-37). integrativo. y segundo. Wallace sólo presenta la noción de mazeway (traducible como "camino intrincado" o "laberinto"). de la estadística descriptiva. institución. etc Patrones de conducta. se decide a reformular la teoría de Cultura y Personalidad sobre una base a la vez sistemática y ecléctica. etc TODAS Mazeway. etc UNO DOS O MAS TODOS El cuadro de Wallace. Es curioso que la militancia de Wallace en el cognitivismo antropológico no haya arrojado mayores consecuencias en los planteos que él hace en nombre de Cultura y Personalidad. como esfuerzo para paliar la falta de confianza que despiertan los estudios culturalistas y a fin de constituir el discurso teorético sobre un fundamento sólido. tema. cultura. etc NUMERO DE CATEGORIAS DE CONDUCTA DOS O MAS Rasgo de carácter. en una matriz que tiene en cuenta el número de individuos y las categorías de conducta observados. que se refiere a toda la serie de mapas cognitivos. que el objeto de la antropología es desarrollar una teoría científica de la cultura.2. tema. que toda teoría que pretende explicar o predecir fenómenos culturales debe incluir en sus formulaciones fenómenos no culturales. ritual. síndrome. institución. especialidad. nos guiarán dos supuestos acerca del campo mismo de la antropología: primero. Anthony Wallace. en 1961. define el fragmento esencial de su objeto como residuo o como añadidura: ". paradójicamente. rol. ritual. "personalidad modal" y "personalidad básica" siguen estando presentes. antes que nada. A este respecto importa también que los conceptos sean operacionalizados con todo rigor. de la teoría del conocimiento. "carácter nacional".5) Para Wallace. como novedad. tema universal. rol. cuando ya no se esperaban mayores novedades. constituye una ampliación de un esquema ya utilizado en psicología por Theodore Graves y Julian Rotter (Wallace 1972:20). status de personalidad. personalidad modal.En el mismo año en que McClelland publica su estudio intercultural más celebrado. que representa la diferenciación operacional de varios términos según el número de individuos y el número de categorías conductuales. etc Rasgo de cultura. El núcleo de este nuevo desarrollo ha de consistir en incorporar a la metodología antropológica los avances de la lógica formal. Mucho de estos subsecuentes fenómenos no culturales pueden ser incluidos en el nombre de 'personalidad'" (1972:9). Cultura y Personalidad está llamada a convertirse en una ciencia específica que..etc Subcultura.

incluye no obstante todas las fatigadas categorías nacidas a su amparo. propuesto por Hallowell (que sostenía que las instituciones pueden cambiar sin una alteración drástica concomitante de la personalidad). tanto Margaret Mead con sus caracterizaciones intuitivas como Cora DuBois con su parafernalia estadística. se torna incapaz de satisfacer las necesidades de sus participantes. podemos observar el modo en que Wallace va disolviendo. Las antiguas teorías no permiten dar cuenta del cambio. que la presenta más bien como desplante erudito. cierto realismo en cuanto al tratamiento de la dinámica. la propuesta de Wallace permite integrar un gran número de fenómenos de transformación. simplemente afirman. pues entiende que muchos de los estudios de la personalidad modal se muestran vulnerables por el planteamiento del muestreo. como el "esquema corporal" de Schilder. en el espacio del mazeway. En rigor. de métodos y de interrelaciones que posee un individuo en determinado momento. el "campo conductual" de Hallowell. la "visión del mundo" de Redfield. que se salpica sobre los informes etnográficos para que parezcan descripciones de personalidad. y hasta Géza Róheim cuando psicoanaliza lo cultural como si fuera la producción neurótica de un solo sujeto. Dice Wallace que cuando el equilibrio de un sistema sociocultural es quebrantado por cualesquiera fuerzas. que son "la ruina de la ciencia" (p. que algunas normas se trasmiten de generación en generación. Galanter y Pribram. que afirma que dentro de la cabeza de un individuo dado existe una pequeña réplica. como actividad lúdica de un name dropper. en esta falacia incurren. Wallace no se conforma con la aplicación de recursos estadísticos como herramienta de formalización. por el otro lado. La primera -expresaes una formulación tautológica. llegando al extremo de defender a Gorer (pp. Enemigo de las definiciones ontológicas. perfectamente al tanto de la debilidad de la estructura lógica de los estudios psicoculturales. El modelo de Wallace referido a estos procesos pretende ser un avance frente al planteo de la "persistencia".17). sin poder ir más lejos. enmiendas y demás negociaciones con que espera corregirlos. o su puesta en jaque al uso indiscriminado de jerga psicoanalítica. Wallace se muestra más eficaz en sus embates a críticos contra supuestos de Cultura y Personalidad que en las vueltas de tuerca. a los que puede decirse que incorpora en el trazado de una teoría ideológica del cambio. incluyendo 73 . Como contrapartida al punto de vista que subraya "la repetición de la uniformidad". Aún a primera vista el esquema de Wallace es más complejo que los otros dos. que entraña la compatibilidad y la convivencia promiscua. a medida que avanza.de objetivos. entre los que él desmenuza en particular los que llama "procesos de revitalización" (Wallace 1956.H.Mead.37). la elección de las operaciones estadísticas y las justificaciones de sus inferencias. las bases rigurosas sobre las que debería asentarse. el correlato privado del concepto de personalidad (que atañe a la cultura en su conjunto). punto por punto. una metáfora microcósmica. que abraza una concepción de los individuos como entidades maleables. por ejemplo. la "imagen" de Boulding y el "plan" de Miller. preparadas para todas las eventualidades del cambio. entre otros. de la cultura de su grupo. sus objeciones a la "falacia estadística" (que enumera rasgos de personalidad como si fueran una descripción de la estructura social). La naturaleza de esa equivalencia. y sería asimismo comparable a ciertas nociones bastante tradicionales en las ciencias del hombre. de toda esa masa de categorías heteróclitas. y se postula como rival del modelo del "progreso". A diferencia de aquéllas. construye sin embargo un inventario de todo aquello que un mazeway objetivamente contiene en su interior (pp. 1972:168-179).28-31) y asevera que cada organismo individual debe ser considerado como el asiento de un sistema de personalidad "real" (p. Su nuevo planteamiento garantiza. Esta circunstancia vulnera seriamente la credibilidad de su crítica a las metáforas engañosas (como la que afirma que la cultura "modela" al individuo que la "internaliza". que no escapa a ciertos perfiles y giros propios de una concepción dialéctica.134-135). patrocinado por Inkeles. siendo que cultura y personalidad son construcciones de diferente nivel de tipificación lógica). En este punto. opone el que enfatiza "la organización de la diversidad". DeVos y Bruner. El mazeway vendría a ser el nivel individual. el "otro generalizado" de G. De todos modos. no ha sido establecida formalmente por Wallace.

El modelo de Wallace anuda. En ese momento crucial. el momento psicológico de la investigación es abandonado. dejaba de llamarse pesadamente Cultura y Personalidad para disolverse en una múltiple. al igual que la topología con que ese mismo año Leach pretendió deslumbrar al mundillo intelectual. cómo es que se desintegra y se resintetiza el mazeway cuando ese movimiento no ocurre. Pero lo más grave que la formalización de Wallace. Por un lado. tal vez. o por atribución causal a toda una galería de instintos o impulsos específicos. entonces. básica y universal de organizar las experiencias. que proporciona a las ciencias del comportamiento el brillo de una falsa exactitud. una necesidad humana específica.sus exigencias de orden y su capacidad de predicción. que se complace en la celebración verbal de las herramientas axiomáticas de que dispone. en el modelo de Wallace. por iniciativa de Francis Hsu. la integración 74 . del crimen. con lo que sobreviene un incremento de la conducta social desviada. de esa anécdota sobre profetas profusamente ejemplificada. no hay pruebas de una dinamicidad inherente al modelo o a su dispositivo conceptual al margen de esa aplicación. de la falta de respeto a las instituciones. con los mazeways. al hecho de que nunca llegó a ser demasiado conocido por el común de los antropólogos y. que ha experimentado estados alterados de conciencia y que ha sido capaz de concebir una nueva síntesis de ideas tomadas de las fuentes ideológicas tradicionales de la cultura. Para decirlo de otra manera. 1961 era una fecha tardía para tratar de salvar esa especialización. es decir. Por otra parte. la noción de mazeway y la forma en que éste se abstrae y se construye llegan a ser circulares. más allá de llas categorías heterogéneas que Wallace amontona. Si el esquema de Wallace no ha sido tan cuestionado y resistido como otros modelos anteriores de Cultura y Personalidad ello obedece. propone esa síntesis como código de valores de recambio. subsisten en su modelo serios problemas lógicos de articulación. queda por explicar. de la misma manera. transfigurada y fresca Antropología Psicológica. en definitiva. a pesar de las sanas intenciones de éste. del desorden mental. la teoría de Wallace con referencia a los mazeways no está muy lejos de las teorías que explican el comportamiento humano por medio de la existencia de un homúnculo dentro de cada uno de nosotros. Como dicen Kaplan y Manners: "Donde las teorías psicológicas de los fenómenos culturales contienen referencias a entidades y procesos esencialmente ocultos y no observables. de la violencia. ni toda crisis desemboca en un movimiento de revitalización. con originalidad. que transforma retrospectivamente toda su prédica axiomática en el prólogo ocasional de una investigación restringida. que a la larga se institucionaliza. De hecho. la escuela psicológica a la que su discurso presta apoyo? Por añadidura. que son aquí interpretados como los mecanismos gracias a los cuales ese ordenamiento se realiza. el display efectista de lo que Bredenkamp y Graumann (1977:42) caracterizan como "uso discursivo" de las matemáticas: una suplementación del lenguaje natural por una representación esquematizada. es evidente que no toda sociedad tensionada suscita un profeta. lo que él llama "principio de organización máxima". el modelo de la mente o de la conducta que él suscribe. junto con las "funciones" de Lewin o de Tolman. al arbitrio de las suposiciones. la misma falta de compromiso se trasluce en lo que hace a sus militancias culturalistas. se inscribe en una práctica muy común de matematización fetichista y espuria. consecuentemente. sin utilizarlas jamás. pues ¿cuál es. en este esquema. vectores y símbolos con que pretende dar cuenta de los mapas cognitivos de una sociedad (1972:45-55). integran. y sólo cabe inferirlo. Es que. se desilusionan de la realidad que les toca vivir. tales como el mazeway. en otras palabras. pudo más que el ensalmo resucitador de Wallace. en consecuencia. En segundo lugar. Los escarceos de Wallace con los grafos. puesto que de otra manera el modelo no se puede presentar como una solución dinámica al estatismo de los estudios psicoculturales clásicos. rara vez se lo empleó como marco articulador del trabajo de campo. Así como cualquier comportamiento observado se atribuía a las características supuestas del homúnculo o a las fuerzas de las pulsiones actuantes. el inconsciente. retornando las cosas a un plano diferente de normalidad. pués su auténtico marco antropológico no ha sido declarado. Los participantes. un profeta. El epitafio de Hsu. que en ese mismo annus mirabilis de reformulaciones y tomas de conciencia.

El nuevo modelo. demostró que los datos de los estudios psicoantropológicos. la agresividad. Como decíamos antes. La trayectoria ulterior de Wallace. signada por su ideario formalizador. más arbitrariamente. demostró más tarde (1970) que las poblaciones son heterogéneas respecto a las características modales de la personalidad. como se ve. la sexualidad y el gregarismo. en términos de instintos. ni alcanzó para revertir la caída de una ciencia prematuramente envejecida. imponen la conclusión de que no es necesario compartir motivaciones subjetivas para compartir instituciones. por ejemplo (Wallace 1952). advirtió que la mala utilización de la teoría pasicoanalítica para proporcionar explicaciones de la cultura estaba apresurando la decadencia del freudismo. un avance neto en 75 . así como las observaciones clínicas. también William James y Edward Thorndike computaron instintos. y en fecha temprana. Cultura y Personalidad representó. El tercer axioma enlaza los anteriores afirmando que "la gente trata de ser conforme a su autoimagen ideal. más eficaces en algunos contextos que en otros. termine parodiando a esos recursos. Sobre la base del estudio de los tests de Rorschach aplicados por él mismo a los indios tuscarora. El segundo. El primer axioma sostiene la difundida opinión de que todo ser humano mantien una imagen de sí mismo. como sucede en el modelo de Wallace sobre los movimientos de revitalización.y lo que Wallace no logra. a quien en otro capítulo observaremos en el rol de un crítico implacable del conductismo. a la que él mismo se vió obligado a hostigar. entonces el mazeway no puede ser utilizado para explicar las unas y las otras. el yo. Si el único elemento de juicio que permite construir el mazeway como categoría en principio heurística son las conductas observadas o las inferencias proyectivas.. y el la que L. ••• Aunque pueda haber quien piense de otro modo. se van a encontrar serios problemas metodológicos para la validación de dichas teorías.lógico-estética. divide la autoimagen en tre tipos o categorías: ideal. cuyo futuro dependía de que se reconocieran las herramientas clínicas como instrumentos restringidos y especializados. aquellos eran acaso tiempos ingenuos. quien llegó a explicar. que son circulares y triviales porque todas sus premisas se hallan establecidas (y sólo pueden establecerse) a través de los elementos de juicio usados para definir el explanandum. tras su invención por el olvidado Lawrence Frank.la explicación seguirá siendo ad hoc y tautológica" (1979:239). ya desde su propio nom de guerre. el modelo de Wallace no llegó a consolidarse en mérito a sus valores intrínsecos. nada menos que los problemas laborales de las sociedades complejas. Pero a pesar de su penetración crítica. indiferente y temida. y al hallar su confirmación en sus propias premisas. Lástima grande que el mazeway de Wallace. trasciende los límites de este estudio. fabricó una de las listas de instintos más complejas. evitando la autoimagen temida". que incluían pulsiones tales como la de la apropiación. contingente y enumerativa. a los catálogos de instintos específicos con que los psicólogos de la primera mitad del siglo pretendían explicar todas y cada una de las conductas observables. La caracterización del mazeway recuerda. William McDougall (1908). abunda en circularidades. al ser más un almacén que un dispositivo. Lo que había que hacer fundamentalmente en Cultura y Personalidad . en contra de posturas simplistas ampliamente populares. a menos que se pueda reunir una evidencia empírica para el apoyo de la existencia de tales entidades postuladas -evidencia independiente del comportamiento con que estas unidades se formaron. más una cosa que un proceso. rivalizando con el inventario de Ordway Tead (1918). por su contextura homuncular. Pero.era eliminar las explicaciones de este tipo. Wallace resultó más convincente como crítico de Cultura y Personalidad que como su redentor. de sus promesas formales y de sus amagues disolventes. etc. en que se reputaba mejor psicólogo a quién construía las listas más amplias. El único trabajo que encuadraría en el ámbito que nos ocupa concierne a una teoría de la estructura de la identidad (1967) que está planteada en términos de axiomas y teoremas. no trasunta información novedosa y no ofrece claras derivaciones para sus teoremas: Wallace sigue prisionero de sus dificultades lógicas. Bernard (1925) parasitaba y alcanzaba cierta fama catalogando catálogos de instintos y rasgos.

que encontraba placer en la elaboración de dicotomías. Durante el período de apogeo de Cultura y Personalidad incluso los estudiosos más imaginativos como Melford Spiro prodigaron ingenuidades a propósito de que la dicotomización de sendos conceptos epónimos obedecía a "una división arbitraria. y que precisaba hacer juegos malabares con otras tres (mind. en su versión más generalizada. que una descansa en la otra. y si es posible predecir sus efectos. Estas dicotomías son. la determina o la posibilita. teoría-práctica. Pero aunque este reconocimiento es cierto. una conceptualización que no ha podido ser operacionalizada aún. Con distintos énfasis se 76 . en reducirlo todo a un simple dilema terminológico: "La ciencia moderna es heredera de una tradición intelectual otrora apreciada. a la misma estratagema: la de pretender mediar la dicotomía introduciendo un tertium quid. la menos productiva. que "tiene que ver" con ella. el sustrato psicológico necesario de la existencia humana (e implícitamente. sino que su reducción implica caer en absurdos insondables. a pesar de proclamar que el problema de la discontinuidad es ficticio. capaz -se dice. parte de la trama y la urdimbre del pensamiento actual. en cierto modo independiente de la cultura. mecánicamente. Incluyen conceptos tales como ideal-real. a los fines de una conveniente especialización académica". incluso para el ideario posmoderno de Lyotard) que por el momento se rige por una conceptualización enrarecida. no han sido capaces de proveer formalmente los resultados que se les solicitan. ni la psiquis resulta del cociente de la sociedad por el número de sus miembros: quien sostenga tal cosa deberá probarlo no sólo demostrándolo plausiblemente a través de una ecuación lógica sin residuos. Entre la personalidad individual y la cultura hay. puramente matemática. medios-fines.materia" (Spiro 1951:20). Una de las formas históricamente dadas de resolver ese problema. Los integracionistas han recurrido siempre. Aunque la mente es. simplemente porque ese hiato no se origina en planes de estudio separados o en una conspiración de burócratas que temen perder su privilegio. entonces. Ni la cultura es una sumatoria lineal de un montón de psiquis. una matriz sociocultural como condición esencial para el desarrollo ontogenético. pero en algún momento se tornó evidente que esa conceptualización imponía serias limitaciones. espíritu. la capacidad simbólica. self.relación con los marcos de la psicología pura o de la psicología social a la manera de -digamosGeorge Herbert Mead. el concepto de "mente" asociado a "personas" como "unidades" de una sociedad. El estudio de las discontinuidades constituye un nuevo ámbito teórico (muy importante. es preciso descubrir la estructura exacta de esa interelación. independientemente de que se juzgue a ambas "meras abstracciones". cuerpo-mente. consistió en negar que existiera. No proclamamos aquí que aquella dicotomía deba mantenerse. sino también refutando todo lo que ahora se sabe sobre los sistemas complejos y sobre sus niveles internos de organización. el social y el privado. society) para expresar tortuosamente lo que hubiera podido decirse con toda sencillez. quienes. No basta reconocer que la cultura y la personalidad están de alguna forma ligadas. pudo haber sido útil alguna vez. según se admite.de resolver la antinomia. ya no resulta satisfactorio hablar de la sociedad como de algo constituido por individuos con mente. y dejar las cosas ahí. A diferencia de "mente". Si se ha escogido exponer el problema en esos términos. Como lo hace notar el incisivo Hallowell (1953:605). difícil. de la cultura). una discontinuidad. Lo concreto es que un cuarto de siglo y un centenar de psicoantropólogos mancomunados no consiguieron disolver el hiato entre ambos universos. y aunque hace tiempo que Dewey puntualizó que la existencia social es la condición necesaria para el desarrollo de la mente individual. sino en una solución de continuidad bien real. el concepto de "personalidad" asume. Muchos no han caído en la cuenta de que este pensador barroco carecía de ambas nociones. en muchos casos. el concepto no está homogeneizado (en los años 30 se contaba ya medio centenar de definiciones dispares) y la naturaleza de la relación entre la personalidad y dicha matriz no es verdaderamente clara en ningún modelo. que la causa. pero cuyos hallazgos axiomáticos no pueden ser exorcizados por las buenas intenciones de los integracionistas. sobre las propiedades de las interacciones complejas y sobre los emergentes.

que se precia de ser una inteligente colocación de las cosas en su lugar. pasando por Spiro. en absoluto da cuenta de la creación de la cultura. como lo experimentó la propia antropología. El "pensamiento conceptual". mantienen y transforman la cultura: la igualación integracionista niega. Como nos enseñan las matemáticas. como al principio. por añadidura. y Newcomb se refería al individuo como alguien que. pues. en forma de mecanismos psicológicos inconscientes. El aserto. ello se debe a que no se está hablando en tal caso de la cultura en sí. economía. Cultura y Personalidad ha cerrado el ciclo de su vida útil. en realidad orilla la estulticia. capacidades) son de definición equívoca. derivaron pronto ese énfasis desde la internalización hacia el aprendizaje. sino como explicación mágica de todas las cosas. sino uno y el mismo proceso de aprendizaje" (1951:42).nos ofrece un argumento invariable. sino de su adquisición a nivel individual. lo cual es algo a lo que ella no se reduce. sino que tiene en ésta una de sus precondiciones y en la psiquis su otro obligado prerequisito. por otro lado. desde Bidney (1947) hasta Marshall Sahlins (1976). "el desarrollo de la personalidad y la adquisición de la cultura no son diferentes procesos. semiosis.da cuenta de sus contenidos. La representación simbólica intrínseca. en forma de lenguaje. sin fundamento lógico. pues la cultura sigue siendo "algo" que está en alguna parte. Como veremos luego. por ejemplo. da cuenta de la creacion de la cultura. a hacer coincidir la conclusión del aprendizaje institucionalizado con el término del desarrollo de la personalidad. La representación simbólica extrínseca. no es menos realista. Ya están idos los tiempos en que por influencia de cierta psicología social se hablaba continuamente de "internalización". sino de una redefinición radical del problema. símbolos. las discontinuidades no se disuelven discriminando instancias intermedias. operando no ya como nexos que resuelven las dicotomías. de cabo a rabo. con la salvedad de un par de destellos de particular agudeza. Su propio ardid retórico les obliga. acaba más bien arrojando un saldo negativo cuya amortización todavia nos agobia. no es más que un rico acopio de sofismas. La mediación y todo lo que ella implica es. así como la asimilación de los supuestos y de la terminología conductista. responden casi siempre a una contextura homuncular y suelen mostrar tendencia a usurpar el predominio causal. no sólo se trató de un relevo terminológico. Si. en forma de sistemas simbólicos -parentesco. da cuenta de su ajuste" (1951:30). como los integracionistas aducen. en la forma de pensamiento conceptual. Al margen de unas cuantas reelaboraciones y replanteamientos más o menos recientes. siendo que en rigor éste es perpetuo y experimenta cambios y crisis que nada tienen que ver con la socialización. las entidades mediadoras (signos. definía la psicología como el estudio de la internalización de la sociedad y la cultura en las cavidades del actor individual. La representación simbólica extrínseca. da cuenta de la comunicación de la cultura. y que es menos un mecanismo explícito que una serie de rótulos para otras tantas cajas negras. se trata más bien de algo que está "dentro". Por empezar. Tolman. la legitimidad de ese interrogante. por el contrario. quien le confirió formato de salmo: "La representación simbólica intrínseca. Es así que la formulación de Spiro. y pretende superar este indebido realismo argumentando que. El ideologizado exorcismo. que se expondrán más adelante en sus contextos adecuados. con el agravante de que se ha convertido de pronto en una entidad inobservable. de alguna manera. Las objeciones antropológicas de Wallace (1972:60). tan elusiva e ilusoria como la autonomía causal que permitía definir lo simbólico. y lo que está entre ambas no es sino algún aspecto que alternativamente pertenece a la una o a la otra según las definiciones más convencionales. a pesar de su plausibilidad aparente. desde ya. ha introducido la sociedad dentro suyo. mente y cultura siguen estando allí. pero que ni aún así la responde. El acusa a Leslie White de reificación por afirmar que la cultura es algo "que está fuera" del sujeto. Los epistemólogos relativistas encontrarán 77 . El examen del proceso de su desarrollo nos ha puesto frente a una aventura intelectual que. religión. Ambas disciplinas tienen derecho a preguntar cómo incide la cultura en el comportamiento del sujeto y de qué manera los individuos constituyen. quién advirtió la índole reificante de esta metáfora engañosa. introduciendo una mediación inexplicada que modifica en todo caso la pregunta que debe hacerse.

y por el otro. en fin. restringiéndola al estudio de los rasgos innatos del individuo. Ahora bien. Nos referimos. la célebre "explicación de la cultura por la cultura" de Robert Lowie. para hacer que los demás creyeran. de romper algún secreto lazo entre los fenómenos o un decretarlo arbitrariamente. todos se encontraron discutiendo en términos que nadie comprendía demasiado bien. de Kroeber a Leslie White (ya no precisamente relativistas). a los que admitían la explicación psicológica de la cultura. curiosamente. la orientación de su ideología. por un lado. al estereotipo. Tras cada una de las posturas asoma algún vicio lógico de fondo que la invalida. sino que también llegarían a erigirse. jamás satisfecha ni ejemplificada. obligados por su oscuridad metodológica a la uniformización taxonómica. todos los proyectos asociados con Cultura y Personalidad. para Radcliffe-Brown. Lowie y quienes le seguían articulaban caprichosamente el ámbito de la psicología. la inexistencia de clases sociales entre los indios de las praderas responde a su "espíritu esencialmente democrático". desde el primero al último. sino incluso sentimental (1953:55-60).en ese parcial fracaso razones para reafirmar sus creencias en torno a la naturaleza no acumulable del conocimiento y a la visceral inconmensurabilidad de las categorías científicas. Como resultado. Bidney logró demostrar acabadamente que algunos de los rivales de la explicación psicológica tampoco sostenían argumentos coherentes. El contexto teórico en el que su discurso gana sentido no estaba tampoco contrabalanceado por la presencia de un interlocutor digno. en los villanos caricaturales contra los que se alzarían Róheim. a la circularidad. el culturalismo abundó tanto en explicaciones homunculares y tautológicas como la psicología más rudimentaria: para Lowie. inadvertidamente o a sabiendas. la pequeñez de los poblados polinesios se dabía al "separatismo de los nativos". con prescindencia de la psicología del sujeto. Estos últimos no sólo fueron oponentes de los configuracionistas y en algunos respectos de los kardinerianos. por ejemplo: si la cultura es una abstracción ¿no es falaz imputar a una abstracción capacidad causal.. proclamaban descender del magisterio y del influjo de Boas. En algún momento. a fin de cuentas. un desideratum que la ulterior psicología comparativa revelaría más difícil de lo que se sospechaba. representó el ideal de la operacionalización. Con referencia a estos interrogantes. Ninguna. que mantuviera con firmeza la congruencia de sus paradigmas. los ordenamientos conceptuales en el conocimiento cultural obedecen a "una tendencia clasificartoria". por un instante. de hecho. 78 . buscaron y hallaron la forma de mentirnos y mentirse. Y es que el espesor semántico de la conceptualización dentro de ese saber conspiró siempre contra la inteligibilidad de lo que se decía y contra la parsimonia de los modelos que se entregaban. por ejemplo. a los que aseguraban que el plano de las globalidades sólo era inteligible en sí y por sí. la misma escuela relativista se vio escindida en dos alternativas contrapuestas que. Por la otra. los sentidos de sus definiciones. Por una parte. poder de determinación? ¿hasta qué punto atribuir a la cultura tales y cuales propiedades no implica reificarla?. en Cultura y Personalidad las categorías más abarcativas significaban demasiadas cosas como para ser manejables. ciertas instituciones sociales "son resultado de la acción de principios sociológicos". Linton (por dar un nombre) acabó cayendo en brazos de Durkheim. de violar ya sea las leyes de la lógica o los valores de verdad. que servía para algo más que para acumular currícula o para reflexionar sobre sí mismo: se trataba. En este sentido puede decirse que. concibiendo el orden societario (intraduciblemente) como una individual psychology writ large. No vale la pena volver a hurgar en la precariedad de los planteos configuracionales. cada modelo psicocultural debió ejercer alguna especie de brutalidad epistemológica para demostrar que estaba vivo. de quebrar el razonamiento. y para Herskovits. mientras que las más restringidas excluían tantos atributos que apenas trasuntaban contenidos. para Franz Boas. resultó ser una pretextación no sólo subjetivista. Devereux y Laplantine. El del relativismo de Ruth Benedict es un error escandaloso: si los valores estan culturalmente determinados ¿en base a qué marco axiológico de referencia se puede concluir que los sistemas valorativos de todas las culturas son igualmente admisibles? Ya hemos visto que los psicologistas terminaron perdiendo el rumbo: queriendo ir hacia Freud. que se había desvelado la pauta que conecta lo inconectable.

a una epidemia extendida por todo el razonamiento antropológico de ese tiempo. Siegfried Nadel. Sagaz de a ratos. Allí también el problema fue uno de desequilibrio entre medios y fines. sólo estará en condiciones de conocer "rasgos de superficie". ex hypothesi. Sus posturas acerca de las explicaciones psicológicas de la cultura y de las explicaciones culturales de la personalidad son ambivalentes. Al reunir los rasgos observados en un tipo básico de personalidad. La transgresión epistemológica de los estudios de cultura a distancia fue todavía más ostensible. Dufrenne ha sabido captar las intenciones instrumentales de los estudios de Margaret Mead.Cabría deducir. desgraciadamente. de clarificar los instantes culminantes de una crisis que los arrastró tambien a ellos. incorporando conceptos de un lado y de otro para sumarlos en un macromarco totalizador. Dufrenne no analiza los vínculos entre ese liberalismo y las filosofías subyacentes del libre albedrío. método que está por sí mismo condenado a la inadecuación y al engaño. Sólo la psicología -afirma. Lamentablemente. porque esos impulsos "profundos" están simplemente implícitos en el modo cultural de conducta. Si bien Cultura y Personalidad tal como la hemos referido fue más que una pasión norteamericana que tuvo muy escasa incidencia en las antropologías extranjeras. pero de hecho penetra muy poco por debajo de la superficie. no hacemos más que repetir "he aquí una cultura". señaló que los estudiosos de esa tendencia trataban de inferir los tipos de personalidad enlazados con una cultura a partir de los modos de conducta observables en ella. estamos sugiriendo que hemos dado con un carácter mental más recóndito. que sostiene y condiciona los modos de conducta observables: precisamente la clase de cosa que esa personalidad no es (1974:431-434). se encontrará no con un sistema comúnmente aceptado. en un gesto culminante. Lo que Nadel cuestiona. en nombre de la antropología social inglesa. los individuos de una población. conjeturados en base a ellos. Pero al decir "he aquí una personalidad". que los replanteamientos redentores. que ocasionaron que Bidney. pero el antropólogo que desee servirse de ella. y que así se confiaban a una observación no controlada del comportamiento. en último análisis. de introducir conceptos frescos. incapaces de proponer estrategias novedosas. Si encontramos "personalidad" en los modos de actuar. por poner un caso. "se corresponden muy de cerca con el magistral análisis de Linton" (1974:406): el mismo análisis que hemos visto resquebrajarse como arcilla reseca apenas se anotaban sus definiciones contradictorias en un papel. introdujera a Dios como elemento de juicio en la explicación antropológica (cf. quien exploró las técnicas de educación en Samoa o en Nueva Guinea buscando sugestiones para una nueva pedagogía. El segundo eco europeo de Cultura y Personalidad resuena en los escritos del filósofo Mikel Dufrenne. porque eventualmente infiere deseos. mediante la inferencia directa. aunque algo aporta. Dice Nadel que mientras el antropólogo se acerque a la personalidad únicamente por el lado de la observación cultural. Nos da la impresión de que Nadel. inclinaciones y predisposiciones que mueven la conducta manifiesta. motivaciones.puede dar cuenta de esos conceptos. no llega a golpear en la médula. acaso. que declinaban admitir la más remota posibilidad de estar incursos en un error. agravado por la pedantería de sus defensores. Leslie White 1982:114-115). he aquí que encontramos que muchos de los argumentos que Nadel emplea para la definición de la cultura. como que presentaba aproximadamente el mismo patrón pero en una escala magnificada. en definitiva. pues él mismo se hallaba en ese entonces (hacia 1951) en plena etapa de construcción teorética. que la endeblez lógica del configuracionismo y de la formulación clásica de Cultura y Personalidad respondió más bien a un rasgo general de la época. Puede parecer que a veces va más allá o más abajo de ellos. sino con numerosas teorías antagónicas. ideas para anexar al repertorio de una civilización cuya virtud se mide a través de la multiplicación de los roles que ofrece al individuo. tendrán que presentar características comunes en sus personalidades. Nada peor. Cuando creemos tener entre manos una alternativa firme. el filósofo no ahonda en su 79 . Desde esa óptica. y nada más. es la posibilidad de hablar de la persona o del carácter desde la antropología y en base a información conductual. vale la pena observar algunas reacciones que suscitó a la distancia. atendiendo a un liberalismo cultural que procura anular el antagonismo entre éste y la sociedad a fin de que las utopías no se busquen en otra parte (1972:103). quién procuró coordinar sus hallazgos con las premisas de un ideario de inspiración marxista.

y se encuentra uno incapaz de reunirse con el individuo -uno deduce mecánicamente de las instituciones juzgadas primarias la personalidad y las otras instituciones. Se encontrará alguna concordancia entre la forma en que Lefort presenta el asunto y lo 80 . se proponía de hecho deducir la personalidad básica. para evitar dificultades. no encontramos aquí nada definitorio: Kardiner no fue doblegado por su enemigo de ultramar. de desarrollar un método que intercala estadísticas con frases grandilocuentes de eruditos aficionados. " O se adopta como punto de partida la sociedad. uno deja evaporarse la realidad social. aceptando que el medio no existe sino en tanto se le confiere un sentido. aferrada a un método impuro y a una apostólica ilusión de instrumentalidad. su traición a los postulados psicoanalíticos o su connvivencia con intereses imperiales. del carácter nacional o de la decisión eticometafísica que Ruth Benedict adornaba con emblemas nietzscheanos. a Klineberg y a Linton no exime a Griéger de tragarse las ambiciosas generalizaciones típicas de principios de siglo. pero realmente separadas. estirada hasta el aburrimiento y salpicada de decisiones subjetivas. Lefort es consciente de que la personalidad básica no es la personalidad individual. podría ser ampliada para superar las objeciones que este autor no se había detenido a examinar. caracterológicamente distintos. Es la primera vía la que intenta Kardiner varias veces. pero su lógica. sin éxito. en efecto. mecánicamente. que los patrones empresarios tengan en cuenta. Pero Lefort desconfía del esfuerzo por abarcar en una misma teoría la organización social. la responsabilidad por el fiasco no debe atribuirse a Kardiner ni a Mead. Lefort reconoce a Kardiner el mérito de escapar del mito del Volkgeist.o uno escoge al individuo y. como es común. en vez de cuestionar. hemos visto. Habida cuenta del tenor de sus observaciones. Dufrenne se pregunta si el concepto de personalidad básica es congruente o no con la separación social en categorías de sexo y edad. Haber leído a Boas. se remonta a la clasificación humoral de Hipócrates. El disiente con ciertos antropólogos en cuanto a que las diferencias raciales pudieran ser indicadores -por analogía. así como con la diversidad de las situaciones históricas. es un tanto espasmódica para lo que exigen los cánones actuales. fluctuantes. se comprenderá que no prolonguemos las nuestras. y en la sociedad la trascendencia del individuo (1988:95). Griéger es tal vez bienintencionado. como alegato culminante. con una continuidad y acriticismo dignas de la teosofía. consideraba a la primera como "una abstracción". La equivocación de Kardiner -concluye. "para obtener el mayor rendimiento […] en qué ambiente étnico es el obrero más apto para el trabajo" y si "el pueblo considerado apto para un género de trabajo es adaptable al ambiente geográfico y físico en que deberá actuar" (1966:327).de una evaluación innecesariamente pormenorizada. En el caso del peor. Pero Kardiner. indican a Dufrenne que la teoría de Kardiner. que como es costumbre vieron ambos la luz en Francia. por cuanto esa simbolización implica que se disimule la diferencia entre dos simbolismos que. señala. Mencionemos por último el mejor y el peor correlato europeo de Cultura y Personalidad. Y propugna. la "caracterología étnica" de Paul Griéger. Tras una relectura. de la sola presión causal de las instituciones primarias. Como en el caso de las observaciones de Nadel.309). pese a ser inseparables. perpetuantes y extravertidos que. ni de adherir a una tipología de introvertidos. pero llega de todos modos a la conclusión de que los pueblos son. en castas y en clases. en la medida que impone tratar lo social y lo individual como dos entidades en acción recíproca. a hacer evolucionar la causalidad en un círculo" (1988:68).crítica de la concepción culturalista de la antropología como expedición de saqueo ideológico para enriquecer nuestras disponibilidades. Los resultados -decepcionantes.de alguna suerte de diversidad psicológica.no está solamente en querer desarrollar sobre un mismo plano lo que escapa a una determinación común. está en evadirse frente a la indeterminación que surge al descubrir en el individuo la trascendencia de la sociedad. subóptima. Esta causalidad es insostenible. expeditivamente rechazados en párrafos oscuros (1966:7. Pasando a la teoría kardineriana. no son por ello menos irreductibles el uno al otro. y sabe que Linton. Las críticas del antropólogo político Claude Lefort al modelo de Kardiner apuntan -cosa raraa la articulación metodológica y epistémica. lo conduce.

una carga suplementaria que pesa por sus errores tanto o más de lo que aligera por sus aciertos. ésta se restringe al hecho de que mantuvo viva. en cambio. muchos términos han resultado de confluencias teóricas.que nosotros exponemos. arrastrando en su caída a la antropología psicológica en su conjunto. sin aditamentos trascendentales. estatus de la personalidad. a que todos ellos se asientan sobre un frágil puente tendido entre dos disciplinas que hasta entonces venían ejerciendo una ignorancia recíproca. en ambos extremos disciplinarios. Para nosotros. más allá de lo que se hiciera en su momento califique como un trabajo científico aprovechable. Linton 1979:16). no pueden explicarse por sí mismos. personalidad modal. otras tantas. en el plano conceptual. Allí terminan las semejanzas: para Lefort la causalidad lineal y mecánica entre ambas instancias es cuestionable en tanto postulado positivista o cientificista que apareja. Los conceptos parciales y no mediadores atraviesan la realidad sabiendo que no pueden abarcarla toda. de una lingua franca (cf. internalización de la cultura. que técnicamente un pidgin carece de hablantes nativos. Todos esos vocablos. es inaceptable por la naturaleza incierta de las operaciones conceptuales que constituyen la explicación que ofrece. pero el hecho de que haya pasado tan rotundamente de moda nos debe hacer cavilar acerca de su importancia. nivel motivacional medio. la solución de compromiso es patente. Donde más se aprecia su incidentalidad es. con todo lo que eso supone de precariedad. y que sólo sirve para materializar más mal que bien los encuentros eventuales. Es desmesurado querer sintetizar la contribución de Cultura y Personalidad a la teoría psicológica en unas pocas palabras. carácter nacional. Poco puede hacerse en el campo que dejó baldío sin dedicar esfuerzo a desalojar los restos y sin tomar debida distancia de su cadáver. ••• Pese a que comentaristas demasiado desinformados como para que nos desviemos a cuestionar su aporte son todavía capaces de afirmar que Cultura y Personalidad tiene en este momento asegurado un buen estatus en el seno de la antropología cultural (Esteva Fabregat 1978:16-17). modos orgánicos. no obstante. Con las categorías mediadoras ya hemos visto qué sucede. la problemática explícita en su nombre. hasta los niños saben que el proyecto se quebró. otras asociaciones aborrecidas. pretenden transitar medios disímiles. ethos cultural. El suyo es un recuerdo adhesivo. desde nuestra actualidad. 81 . es cierto que nadan. cultura subjetiva. con certeza. Gran parte de la tensión terminológica que se percibe en el extenso acervo de lexemas compuestos incubados por los practicantes de Cultura y Personalidad (personalidad básica o fundamental. un aporte cuyo valor pueda aún sostenerse: viola las reglas fundamentales de la lógica. aún en el mejor de los casos. simplifica inexorablemente la complejidad de lo real y exhibe demasiado a la vista los rastros dolorosos de su contingencia. sin duda. algunas veces. como hilo conductor de este texto: la discontinuidad que media entre dos órdenes que. Para colmo de males. las águilas y los tigres. como los patos. que la perceptiva durkheimiana por un lado y la freudiana por el otro llevaban hasta la sistematicidad. o entre el paradigma boasiano y las etnologías generales. vuelan y caminan. por metonimia. se expresan en los cánones de un pidgin. sistemas de valor-actitud) se debe. que en condiciones normales se habrían reputado imposibles: entre el psicoanálisis y el conductismo. consecuentemente. extremando la metáfora. un desdén mutuo. pero no tan bien como los peces. Lo mismo va para los seres que. Recordemos. para nosotros. en efervecencia polémica. de incertidumbre de tipificación y de interpretación abierta. Difícilmente pueda decirse que ese diccionario teratológico que Cultura y Personalidad nos ha legado constituya.

• 4) Por último cabría dejar un espacio para una transferencia teórica si se quiere inversa. centrado en las variaciones concomitantes y en la correlación de variables. el estudio comparativo de las psicologías construidas por los distintos pueblos y de las condiciones sociales de las psicologías (cf. Por añadidura. Hsu 1971. tanto conductistas como gestálticos. pocas reseñas son tan amorfas.Suzuki y Fromm 1975. destinadas a demostrar. el Heimweh depresivo de la soldadesca sajona. el latah de los malayos. muchas veces reportadas. otorgando un espacio deliberadamente contraído a las discusiones que han subordinado la construcción teórica a la seducción empírica. un tipo de estudio. perfectible. • 2) Luego vendría el amplio espectro de las verificaciones transculturales de principios teóricos (que pueden ser en rigor tanto psicoanalíticos como evolutivos. en suma. Por tal motivo desarrollaremos la secuencia en un orden invertido. tanto cognitivos como interaccionistas) y el análisis transcultural de contenidos sustantivos. entraría en los márgenes de este espacio toda la amplia gama de terapias orientales. que lleva hacia la psicología ya no tanto criterios y conceptos de extracción antropológica. Valentine 1963). Aquí se arraciman sindromes tales como el windigo de los ojibwa. Reynolds 1978. dando curso a un inventario todavía no agotado de formas culturalmente específicas (en apariencia) de la "enfermedad mental". conceptos tales como el de Jen. en tanto ciencia o proto-ciencia psicológica propia de las diferentes culturas. lo que no facilita las cosas a la hora de la sistematización. el kuru de Nueva Guinea. Por ello es que siguiendo el hilo de un análisis más amplio. Las tipologías de síntesis elaboradas por los cronistas de la antropología o bien faltan. eso sí. que está en sus primeros borradores. el pibloktoq de los esquimales. En suma. 81 .3 PSICOLOGÍA TRANSCULTURAL Este territorio es tan dilatado y heterogéneo que sería fácil precipitarse en el caos o dejarse tentar por una enumeración sin forma. de a pares. el ikota de los samoyedos. sino referir las articulaciones de las teorías que los describen o sistematizan. Ihsan Al-Issa 1982. reiterativas y carentes de vertebración como las que la psicología transcultural ha hecho de sí misma. Este es el ámbito de la etnopsicología en sentido riguroso. propuesto por Francis Hsu. y.han acabado por perder toda base de acuerdo respecto de cuáles podrían ser los hechos. Aquí caben también las contrateorías. el wacinko de los sioux. como el popularizado en ambas corrientes disciplinarias por Whiting y Child. recursivas. el repertorio objetal de la psiquiatría etnológica. Una vez más. normalmente con el auxilio (o con el contrapeso) de un marco ecléctico. no interesa tanto recuperar el colorido exótico de todos estos fenómenos. y que por ese motivo -para nada paradójico. como la terapia Morita. por antropólogos. • 3) En tercer término figuran las teorías que se han enfrentado al problema de la relatividad de las patologías. el miryakit de los yakutos y tunguses. del campo de los estudios transculturales en psicología antropológica: • 1) En primer lugar corresponde hacer referencia a la psicología transcultural en sentido estricto. murdockiano. o son ya históricamente arcaicas. Fabrega 1982). en síntesis. Reverte Coma 1981:681-715. en nombre de un espíritu estético o de una mirada autocrítica (que casi siempre conlleva en realidad la recusación de los otros) la necesidad de replantear los marcos conceptuales o de prescindir de ellos. el shinkeishitsu japonés. como categorías y prácticas de origen etnográfico. propondremos aquí una cuádruple partición. que impone una modalidad de estudio estadístico. el koro de Indonesia y el amok de Malasia (cf. comparativo. que involucra un apartamiento radical de los supuestos y los métodos de Cultura y Personalidad. el imu de los ainu. Wallace 1958.

Sasaki 1969. En otras palabras. los antropólogos se vieron obligados por los hechos a favorecer el principio de la relatividad. sin demostrar su verdadero potencial.1 . pero cómo se siente la gente cuando se despierta por las mañanas es un asunto con el que todos tenemos que ver" (Flavin 1987:11). El curriculum de los estudiosos proporcionaba siempre un indicio probabilístico sobre la naturaleza de sus conclusiones: mayoritariamente. los mismos síndromes en todas partes (Kiev 1972. Esta dependencia cultural. Benedict y Jacks 1954. situada más allá de la personalidad. alienta o reprime la emergencia de dolencias mentales específicas. con similar constancia. Linton 1956. Wallace 1961). y si la controversia prosigue con toda su virulencia. etic u occidentales para la descripción. síndrome maníaco depresivo. Como consecuencia de esta impasse. al tiempo que los antropólogos consignaban las enormes diferencias entre esa institución y la enfermedad mental (cf. y la dependencia cultural tanto de la ocurrencia de dichas patologías como de la forma en que se las conceptualiza. de las creencias azande en la brujería y del dogma de la Santísima Trinidad. Peters y PriceWilliams 1980). aparecieron unas cuantas obras de síntesis y por lo menos una revista de prestigio (Transcultural Psychiatric Research Review) dedicada a ese tema (cf. explicación y tratamiento de los morbos psíquicos en otras sociedades. dibuja por su parte un límite a las arrogancias de otras explicaciones posibles. es un área especialmente problemática.3. Tras los anuncios más tempranos de Ruth Benedict y de Sapir. sin grandes penurias. nadie en sus cabales se erigiría hoy en defensor de la validez transcultural de las formas académicas de diagnosis. y hasta qué punto las patologías clásicas (esquizofrenia. Sanua 1969. los asuntos que se discuten son siempre los mismos. también. encaminados a cuantificar. que por lo común son de orden biológico. y luego del interregno bélico y de la subsiguiente floración de estudios de casos. Wallace 1966. y la integración entre el trabajo psiquiátrico y el análisis cultural quedó en suspenso. que no arrojaron ningún veredicto concluyente. complicaron el panorama con una serie inabarcable de observaciones no pautadas. el entusiasmo se aplacó considerablemente. como en relación a su relativa inmovilidad teórica. Centenares de estudios.K. Ackerknecht 1943. 82 . como manifestación de circunstancias somáticas. Boyer 1962. los escollos metodológicos siguen sin ser superados y el estado de la polémica permanece estacionario. Sin embargo. mucho más frecuentemente argumentada y ejemplificada que puesta en tela de juicio. por ejemplo. para algunos. Devereux 1956. Después de este brote que atestó los años 50 y 60. Wittkower y Fried 1959). de la relatividad einsteniana. empero. en tanto que los psiquiatras hallaron. Honigmann 1954. puede ser una ocupación de perdurable interés para los caballeros de Oxbridge. el carácter y las neurosis de trasfondo edípico. mucho más que meramente informativo. donde las definiciones categóricas se hallan en franco descrédito (cf. el de menor productividad conceptual: desde la década del 30 hasta el día de hoy. tanto en razón de la importancia práctica de lo que a través de ella se deslinde. Castilla del Pino 1987). se trata de indagar hasta dónde el clima cultural favorece. la frecuencia relativa de la esquizofrenia o de la depresión en los distintos entornos sociales. los psiquiatras descubrían síntomas esquizoides en el shamanismo. Es casi una cuestión moral: "Comparar los relativos valores de verdad de las proposiciones de la física de Newton. genéticas o de dependencia ambiental más o menos constantes. Opler 1956. que han decidido no leer ni escribir obras de compendio. M. catatonía) ocurren en todos los entornos culturales. es tan solo por la falta de generalidad de las alternativas que se van proponiendo y por la obstinación casi ascética de los autores del campo. el interés de estas cuestiones es.Extensiones culturales de la Psiquiatría La psiquiatría cultural. Siendo el espacio del saber de mayores consecuencias instrumentales es. 1964. La pureza de la exploración transcultural de estos factores se encuentra enturbiada por el estado polémico de las prácticas de diagnosis en el mismo ámbito occidental de origen. Se trata de dirimir en él dos cuestiones muy próximas: la adecuación de las categorías nosológicas científicas.

expuestos con alguna prisa. En lo que respecta a la incidencia de la cultura en la manifestación de las patologías. Cantor et al 1980. En lo que concierne a las dolencias culturales típicas (amok. pibloktoq y una larga lista. Se carece. lo que no se puede negar es que. Cuanto más impresionista es el método. La idea sustentada marginalmente por Foucault y con más énfasis por los antipsiquiatras de que la enfermedad mental es más un concepto que una realidad tangible tampoco se compadece con lo que hoy se sabe. latah. Todavía no se sabe si lo que prevalece a nivel mundial es la diversidad o la semejanza. como se dice. y que ésta es efecto privativo de la civilización (p. "el fracaso de la epidemiología psiquiátrica transcultural es bastante obvio. con diversos sesgos y con variadas modalidades clasificatorias y actitudes existenciales.B. Wilhelm Reich 1973). sin embargo. en una palabra. inconclusivos y en general decepcionantes. Kennedy. a la epidemiología y a la etnopsiquiatría en sentido estricto. o bien van al campo para disponer de un argumento más en favor de posturas tomadas de antemano. dicen más de ellas mismas que de su objeto. Si tal es el caso. ninguna se ha privado de hacerlo. y todavía carecemos de una perspectiva en gran escala (1973:1121). lo único que se ha dejado atrás es la antigua creencia de misioneros. algo en lo que no cabe soñar. de un mecanismo analítico y de un marco teórico de referencia que estén a la altura de la complejidad y la relevancia del objeto. el hecho es que. todas las conclusiones dependen de premisas desligadas de la investigación sustantiva. por las razones que fueren. si consideramos cuánto es lo que se trabajó y cuán raramente los hallazgos han contribuido a la teoría psiquiátrica.El campo es tan apasionante y complejo como monótonas y predecibles son las inferencias que de su estudio se desprenden: todos los datos están sesgados. estadísticamente hablando. en último análisis. o aún a su aplicación y al planteamiento de servicios" (1965:303). Todos estos elementos de juicio. Edgerton 1966) aducen que el patrón básico de los síntomas es aproximadamente el mismo a lo largo de casi todas las sociedades. que se opone tanto al prejuicio psiquiátrico de juzgar las formulaciones indígenas como irrelevantes frente al modelo médico occidental. con las que los pueblos etnográficos ordenan su conocimiento de este y otros dominios. culturalmente idiosincráticas. todos los diseños experimentales son cuestionables. windigo. A partir del naufragio de la antropología cognitiva y de su análisis componencial. aduce que el estudio comparativo de la enfermedad mental ha congregado muchas mentes brillantes y concentrado ingentes subsidios. pero su impacto en los estudios antropológicos de casos es por ahora virtualmente nulo. los estudios transculturales más formalizados (cf. lo que ha venido fallando es la adecuación descriptiva de los métodos disponibles para dar cuenta de las modalidades taxonómicas. a categorizaciones equivalentes. todas las culturas conocidas se entregan. pero sus resultados son contradictorios. Recientemente Kleinman y Good (1967) han suscripto una postura equidistante. No puede ya afirmarse seriamente que el concepto de enfermedad mental es una tara clasificatoria de la ciencia burguesa o del Occidente represor. El progreso en la resolución de los principales interrogantes etiológicos ha sido menguado. John G. La conceptualización prototípica de las atribuciones patológicas (cf. Sin pretender menoscabar la importancia que pueda 83 . ej. La concordancia transcultural de los constructos diagnósticos y de las clasificaciones nosológicas es. que "cada cultura prescribe las maneras correctas de estar loco". divorciado de la fisiología. cada tanto incrementada). con igual desencanto. nada es más raro que la rareza. de un aparato descriptivo. Murphy. Como lo expresa H.M. y los más llamativos o exóticos han oscurecido el panorama global de las conductas insanas en el seno de las respectivas sociedades. más incomparable son los hechos: mientras los humanistas y los fenomenólogos nos revelan un mosaico quebrado de prácticas disímiles. hacen que debamos renunciar en las páginas que siguen a explorar todo cuanto atañe a la psiquiatría transcultural. pues las distintas teorías. Los estudiosos o bien permanecen en su sillón para urdir veredictos que no tienen mucho que ver con lo que sucede en la vida cotidiana. como a la ilusión antropológica que concibe la dolencia mental como un fenómeno ideológico. viajeros y científicos de que los pueblos primitivos están libres de enfermedad mental. un vistazo a la bibliografía indica que la confusión diagnóstica es un mal generalizado: cada desorden étnico ha sufrido distintas caracterizaciones. Si es verdad. Seligman 1929. al manifestar sus posturas. y que en esa tesitura. de Vega 1984:341) parece presentarse como una innovación promisoria.

Y en un sentido más restringido. la psicología comparativa vendría a corresponder a la forma. concreta: al ceder el terreno la antropología lo ha perdido. hipótesis y leyes del funcionamiento humano que sean más universales" (Berry y Dawson 1974:14). empero.tener el análisis histórico y crítico de esos ámbitos. lo concreto es que no podríamos extraer de ellos ninguna consecuencia teórica trascendental. como la 84 . que en la usanza tradicional se definía a ojo desnudo y a priori. y de hecho se ha implantado como paradigma ocasional en el seno de diversas tendencias de la psicología. Dentro del ámbito de los diseños comparativos en general. pero prácticamente todos los autores están de acuerdo en la importancia de estos estudios para la formulación de teorías de validez más general (cf. con procedimientos variables. la comparación transcultural ofrece un interés muy particular. En este punto es donde el propósito de la comparación. y de ésta al conductismo y a la psicología genética de Piaget. De esta constatación.explorar nuevos sistemas culturales para descubrir variaciones y diferencias que no hemos podido experimentar dentro de nuestro propio contexto cultural.. desde el freudismo a la psicología cognitiva. la comparación sistemática impone a quien la practica un sesgo muy definido y muy polémico acerca de su objeto y sobre la naturaleza del trabajo científico. ninguna de ellas resuelta: • 1) Problemas en la definición de la unidad cultural. junto a las deficiencias generales de los métodos comparativos. Existen discrepancias también en cuanto a cuál debiera ser la finalidad de la comparación. Dada la profunda trascendencia teórica de estos estudios. las modificaciones introducidas por ciertos antropólogos. objetiva. podría redefinirse entonces la psicología transcultural como el momento en que todo marco teórico se pregunta y busca comprobar si sus principios son universalmente válidos o si solamente tienen vigencia en el interior de la moderna civilización occidental. Eckensberger (1973) define psicología transcultural como la rama de la psicología que pretende evaluar las diferentes expresiones de conducta que ocurren como consecuencia de la interacción del individuo con su medio ambiente cultural específico. qué fragmento de la varianza sistemática de la conducta se debe a los diferentes ambientes culturales en los que el sujeto se desenvuelve. Esa entrega ha sido literal. Hoy agregaríamos sin duda a la conducta el tema de la cognición. Este es también uno de los corolarios de lo que la antropología comparativa se conoció como el "problema de Galton". Sobre esta pérdida volveremos después. para generar descripciones. en los últimos diez o quince años se han estudiado exhaustivamente los posibles fallos que acompañan a su diseño. Como sea. se confunde con el de la antropología: ". más que nada por los problemas objetivos que plantea y por las modalidades de experimentación y de evaluación que pone en juego. Obviamente la comparación transcultural no se ha regido por principios uniformes. Segall 1986) y para que se puedan extender de forma natural los valores de las variables consideradas en todo modelo. y señalaríamos que en toda esta circunstancia la antropología aporta a la psicología nada menos que la llave de lo que hasta hace poco constituía su objeto exclusivo (en el doble sentido de propio y específico: la cultura etnográfica) y parte de su arsenal técnico y metodológico de trabajo de campo.2 . En reemplazo de la vapuleada noción de "cultura". 3..Psicología comparativa. aún no satisfactoriamente superado. plantean por lo menos tres series de problemas específicos. vinculante. usualmente estadística. comparar nuestro modo de comprensión previo con nuestros nuevos conocimientos dentro de diversas culturas. fallos que. junto con los métodos por los que alguna vez se preocupó. en que esa pregunta y esa búsqueda se sistematizan. pues hay quienes patrocinan la búsqueda de diferencias (Eckensberger 1973) y quienes persiguen más bien identidades (Baltes y Goulet 1970. el objetivo de la psicología transcultural es el de analizar. Baltes y otros 1977. la áspera prosa de los métodos. como no sea la anécdota de una contienda inacabable. sea cultural o psicológica. A cierto nivel de análisis. Witkin 1979). Tras la poesía de los proyectos. no cabe deducir su neutralidad epistemológica ni su papel de herramienta pura: por el contrario.

Whiting y Whiting 1973. Ashton 1978: 26). que van desde la constancia de las definiciones de un autor a otro a expresiones formales y rarificadas de las condiciones contextuales. es siempre etic. Hsu 1985) proponen diferenciar claramente entre los estudios emic. regidos por categorías e intereses más generales. Algunos antropólogos experimentados en psicología transcultural (Triandis y otros 1973.que corona una querella histórica entre los comparativistas y sus oponentes en antropología. formando parte de un proyecto en escala faraónica que sería impensable en un país marginal dotado de una ciencia social correlativamente precaria. que psicólogos y antropólogos reconocen emergentes de toda una serie de factores: (a) Factores funcionales. globalizador. Al igual que el evolucionismo victoriano y el difusionismo erudito en algún momento y que el funcionalismo burocrático tiempo después. afectado de desmesura y luego (por supuesto) abortado. A su vez. dirigidos a desarrollar principios válidos para el análisis de la conducta dentro de una cultura. (b) Factores lingüísticos. es más específica. A lo largo de esta tensa contienda. esta variante de las ciencias antropológicas no es sino una de las disciplinas que a fines de los años 30. publican una compilación monumental en la que la psicología comparativa encuentra su merecido espacio (cf. y el auge de este movimiento se produce hacia 1970. Edgerton 1973). Berry 1976. con los problemas concomitantes derivados de la traducibilidad. cuando Raoul Naroll [1920-1985] y Ronald Cohen. La década del 50 presencia la expansión y la consolidación del modelo murdockiano en antropología. Ultimamente se percibe una clara tendencia a eludir la práctica de la definición a priori. haciendo uso generoso de las estadísticas. bajo la égida del conductismo psicológico de Hull. con un simple método susceptible de integrarse a cualquier estrategia. además de Hull. con el estudio intensivo de áreas limitadas. en tanto diseño científico global. correspondiente a un alto grado de concentración de las bases de datos y de los recursos tecnológicos: un discurso panorámico. un estudio. y los estudios etic. para Murdock y Whiting. en fin. concurrieron para intentar. el comparativismo es una típica ciencia de metrópoli. en el sentido de que las tareas propuestas en los tests despierten los mismos procesos internos en todos los sujetos y en todos los casos. en realidad. El peso negativo de este factor de incertidumbre se contrapesa ahora con un arsenal de procedimientos ad hoc. en el sentido de que las conductas elicitadas se relacionen verdaderamente con cuestiones similares.discutida cultunit de Naroll. Este hito puede considerarse como el último jalón -por cierto que triunfante. con la verificación de hipótesis en escala global. en 1896. para Schapera. aunque abrumado de dilemas metodológicos. asumiendo su liderazgo. cuyo codificador inicial ha sido George Peter Murdock [1897-1985] y cuyo órgano de expresión desde 1962 es la revista Ethnology. no han gozado hasta hoy de anuencia consensual. pero puede incluir o no conceptos analíticos nativos o emic. nada menos que la unificación de las ciencias. identificando los grupos diferenciados por medio de técnicas estadísticas como el análisis de conglomerados (clusters) o el análisis factorial. en ese ambicioso proyecto. y atañe a la procedencia "nativa" o "científica". de los instrumentos categoriales de análisis. para Eggan o para Oscar Lewis. una modalidad militantemente comparativa de la antropología cuyos cuarteles generales se encuentran en la Universidad de Yale. • 3) Problemas de equivalencia en los instrumentos o técnicas de medición. La distinción emic/etic. el lingüista Leonard Bloomfield y el semiótico Charles Morris. como sólo puede enunciarse desde las cúspides. particularmente en los cuestionados tests. Price-Williams 1980. (c) Factores psicológicos o de motivación. • 2) Problemas lógicos diversos en la comparabilidad de los datos y en la justificación de las equivalencias funcionales. Lo que aquí llamaremos psicología transcultural es un desprendimiento de la denominada cross-cultural anthropology. derivados por lo general de la técnica psicométrica del llamado "análisis multimétrico-multirasgo" (Martinez Arias 1985:353. se fue poniendo de manifiesto que la idea misma de "comparación" implicaba a una entidad sumamente mutable: para Boas tenía que ver con el modelo evolucionista de reconstrucción histórica conjetural. respectivamente. en ese mismo Human Relations Institute de Yale. 85 . participaron. una disputa que se iniciara con un célebre cuestionamiento de Boas. Campbell 1973.

al cazar los insectos con su lengua pegajosa. por ejemplo. y a las que Murdock. atomizados y privados de significación. las flechas indican presunciones tentativas sobre los vínculos causales (pues no se puede hablar todavía. polemizando con Benedict. sugirió que los datos sobre actitudes paternas y la crianza eran desparejos y asistemáticos. Butts colocaba en el suelo una plancha de estampillas con el grabado hacia abajo.Según el consenso. y rara vez distinguían entre conductas observadas. en razón de su uso de una presunta costumbre modal o costumbre promedio como unidad básica de la comparación. Y es que Goldberg. Lucifer Gorgonzola Butts. reproducen las que en su época se apuntaron contra los comparativistas de Yale. ideando alambicados encadenamientos de circunstancias. desechó. con un ligero toque de psicoanálisis. Cuando Erik Erikson. una de las debilidades reconocidas de la investigación antropológica del pasado: a saber. por definición. y hasta es posible que la verdadera dirección de la causalidad sea la inversa de la que aquí se muestra. las "variables de la personalidad" y los "sistemas proyectivos". situadas bajo el signo teórico del neoconductismo. Murdock le replicó que estaba en lo cierto. En este mapa-modelo. sino meramente hallar regularidades en las asociaciones de rasgos como fundamento de ulteriores leyes de la cultura. y que las comparaciones de Whiting 86 . le arrojaba encima unos puñados de azúcar. las cadenas causales acogieron la novedad de los circuitos cibernéticos de retroalimentación. idealiza Whiting (1977:31-33). "En cualquier ciencia. Con el tiempo. aplicadas a un material muy pobre. Como se ve. dice Whiting. que en la nueva versión eslabona ahora los "sistemas de mantenimiento" (vale decir. con el propósito de eliminar. que las conclusiones bien podrían ser otras si el tamaño de la muestra fuese mayor. humedeciera las estampillas. Whiting parte de la base de una reelaboración radicalizada de la cadena causal propuesta por Kardiner. la cultura y la personalidad bajo una sola teoría. las prácticas de educación de los niños. Tenemos aquí entonces una curiosa combinación de técnicas estadísticas sofisticadas. en una aventura típica. Es ésta una formulación encuadrada en lo que Murdock definiera zumbonamente como apsocupetía (Lesocupethy. la posibilidad de estudiar el rango de las conductas o costumbres en el interior de las unidades examinadas" (Lewis 1955:268). encarnando el espíritu conservador de Cultura y Personalidad. todo aparece aquí incorporado en un ciclo de causalidad en un principio lineal. de leyes y axiomas). la sociedad. su modelo heurístico bien puede servir para ilustrar el derrotero y la interrelación entre sus diferentes estudios. en honor a la verdad. soltaba un montón de hormigas sobre ella y luego recurría a un oso hormiguero para que. subrayando la especificidad de sus objetivos teóricos: el comparativismo no pretendía recuperar los sentidos y la expresividad de las configuraciones culturales. La razón primaria para trabajar con un modelo de causalidad tan simplificado radica en que tal esquema permite suscitar un conjunto de hipótesis verificables. que gustaba hacer cosas de la manera más compleja. haciendo que los modelos se volvieran tan complicados que Victor Barnouw ironizó respecto de su parecido con "máquinas de Rube Goldberg" (1967). la psicología transcultural es su sentido estricto fue inagurada por las investigaciones exhaustivas de Whiting y Child (1953). política y social). que los rasgos comparados habían sido arrancados de su contexto. el progreso es más rápido cuando se demuestra que una hipótesis aceptada es falsa y comienza una nueva búsqueda de la verdad". las críticas merecidas (a veces. "El estudio de Whiting y Child sucita cuestiones adicionales. Tal como Whiting lo expresará más tarde. el supuesto de una homogeneidad subyacente a las costumbres de los llamados pueblos primitivos. Ese estudio maximiza. y que las preguntas que se hacían a los materiales estaban más allá de lo que los datos podían responder. que recupera todavía -y esto es notable. la organización económica. Esta puntualización no bastó para detener el aluvión de juicios adversos: los críticos adujeron que las unidades comparadas no siempre son verdaderamente independientes. En rigor. pionero norteamericano del arte de los comics. en el original): un marco integrativo que congrega las problemáticas del aprendizaje. por ende. francamente merecidas) por los enrevesados modelos de Whiting. pautas ideales y proyecciones de los estereotipos del propio investigador. había popularizado un personaje.la validez del discutido concepto de "personalidad".

tanto los mil millones de chinos como los catorce tasaday computan como "una cultura". Sin embargo. con la ausencia de espíritus agresivos durante los funerales (Whiting y Child 1953. 1964). Las ideas de Whiting sobre el rol del sistema proyectivo de valores y creencias han variado sustancialmente en el transcurso del tiempo.Modelo para la investigación psicocultural (Whiting y Whiting 1977:32) En este espacio teórico se considera que las prácticas de la educación del niño actúan en el seno de las coerciones ejercidas por la estructura socioeconómica. es ostensible que deben existir factores adicionales ocultos de causación que no han sido integrados o que difícilmente puedan integrarse al modelo sin hacerlo más enrevesado de lo que es. un poco a la manera de Kardiner. la estatura del adulto ostenta igual correlación con el grado de stress emocional en el que vive durante la infancia. En trabajos más recientes. consideraba que dicho sistema ideológico era un reflejo de los impulsos frustrados en el proceso de socialización y de los residuos más o menos informes de la experiencia infantil de la convivencia. el trato cariñoso a los niños. de cara al método es difícil sostener que en todos los casos esas unidades empíricamente discrepantes son. No vamos a minimizar aquí las paradojas sublimes del método comparativo: para éste. 3. Whiting 1961. el destete precoz guarda relación con la creencia de que cada persona es responsable de sus propias enfermedades. el período durante el cual el niño duerme con la madre tiene que ver con la existencia de ritos de iniciación para los varones. ⇒ AMBIENTE SISTEMAS DE MANTENIMIENTO Economía Patrones de asentamiento Tipo de familia Estructura social Sistemas de defensa Ley y control social División del trabajo ⇒ AMBIENTE DEL APRENDIZAJE INFANTIL Tareas asignadas a niños mayores Frecuencia e Intensidad Recompensas y castigos Técnicas disciplinarias Saliencia del padre y la madre Número de cuidadores Tensión infantil ⇒ EL ADULTO INDIVIDUAL APRENDIDO Estilos conductuales Habilidades y destrezas Prioridades de valor Conflictos Defensas ⇒ SISTEMAS PROYECTIVOSEXPRESIVOS Creencias mágicas Dogmas religiosos Ritual y ceremonia Arte y recreación Deportes y juegos Tasas de criminalidad Tasas de suicidio Clima Flora Fauna Terreno ⇑ ⇓ HISTORIA Migraciones Préstamos Invenciones ⇒ ⇒ INNATO Necesidades Impulsos Motivos Capacidades ⇒ Fig. Pero alguna de las asociaciones desentrañadas por Whiting parecen gozar. con la creencia en la brujería. en cambio (Whiting y otros 1966). y que son formativas de la personalidad en una sociedad que.1 . como lo reflejan sus sistemas proyectivos. más allá de la problematicidad episódica del método. incluyendo las creencias religiosas. la disciplina sexual severa. y tanto el aparato estatal de los Estados Unidos como el cabecilla de la horda nambikwara tipifican como "gobierno". re87 . posee necesidades y motivos comunes. Aunque a la antropología le es obligado establecer estas homologías. toda vez que las correlaciones causales inferidas casi nunca se acercan al 100%. En sus primeros estudios. así como también se relaciona con éstos la práctica de la prolongación de los tabúes sexuales después del parto. a pesar de todo.sólo tenían valor si se admitía que la diferencia entre las pautas ideales y la conducta manifiesta era la misma en todas las culturas: un supuesto que incluso a él le resultaba imposible de digerir. de cierto robusto sustento estadístico: la severidad del trato que los padres dispensan a los hijos se correlaciona positivamente con la creencia en un mundo de los espíritus rudo y agresivo. equivalentes desde un punto de vista funcional. el autor ha introducido un significativo matiz: los valores culturales.

los estudios iniciales retuvieron buena parte de la terminología freudiana. la personalidad es apenas un "algo" que hace que a un insumo de prácticas le corresponda empíricamente un cierto output ideológico. que requería la aceptación cada vez más conflictiva de los conceptos freudianos de defensa y de conducta defensiva. En otros términos. Ahora bien ¿qué papel cumple. Aplicando razonamientos de inspiración conductista. los sucesivos modelos de Whiting tienden a alejarse de la categorización psicoanalítica. y en base a ella estableció las tres esferas primordiales de su interés: el destete. en la versión originaria. sin por ello renunciar del todo a ciertas temáticas favoritas de los freudianos. más allá incluso de lo que hayan dejado traslucir sus versiones antropologizadas: la decadencia del psicoanálisis (de su implementación científica. y que prestaba una atención desmesurada a todo lo concerniente a la socialización en los primeros años de la infancia.concilian los objetivos inconscientes derivados de la infancia con la perspectiva que tienen los adultos de las duras realidades sociales y económicas. giró 88 . los sistemas proyectivos reducen la "disonancia cognitiva" entre ellos a un mínimo aceptable. en términos absolutos. más por conservadurismo nostálgico que por conveniencia metodológica. de modo tal que los sistemas de creencias y la conducta ritual parecen operar como mecanismos de defensa. en detrimento de otros elementos de juicio (cf. Los zuñi. Pese a todas estas comprobaciones. después cuestionadas. se consideran análogos a las variables independientes y dependientes de un experimento constituido por las variaciones interculturales de la enseñanza. Al principio (Whiting y Child 1953. mediante un sistema de proyecciones que enfatiza la armonía del universo. esta concepción secular acabó imponiéndose. Sea como fuere. culturalmente hablando. por ejemplo. resuelven la discrepancia entre la represión de la agresividad internalizada en la niñez y la conducta agresiva que se origina en el hacinamiento en que viven. Antes de componer sus ensayos más clásicos. Pero cuando Whiting y Child revisaron la literatura etnográfica. Probablemente como efecto colateral de la creciente influencia de la fenomenología en las ciencias sociales. en relación con la etapa oral. El afianzamiento del esquema de Whiting fue coetáneo. en todo este esquema. y el núcleo de su problemática. bastante poco refinados. Pero el concepto de personalidad con el que ha trabajado esta variante comparativa de la antropología psicológica también ha experimentado ciertas mutaciones. el entrenamiento higiénico apenas se mencionaba. Las causas culturales de la personalidad y sus efectos. la personalidad es un conjunto de variables que median entre las prácticas de enculturación y las creencias mágicas y religiosas. y la socialización del sexo tenía que ver más con reglas que gobernaban la conducta sexual premarital en la adolescencia y la juventud. según Whiting admitirá luego (1977:32). el modelo comparativista se fue madurando de a poco. Beatrice Whiting 1980:95-97). también culturales. los autores consideraron operacionalmente las prácticas de socializacíón como si fueran estímulos. con referencia a la genitalidad. desplazando a la otra. En líneas generales. al servicio de la resolución de conflictos. Whiting se sirvió de la conceptualización psicoanalítica sobre las etapas de desarrollo psicosexual. en vínculo con la analidad. tal vez como resultado de la incidencia de aquellas premisas freudianas. y los resultados. que era difícil de documentar. en la cotidiana interacción de las personas. en la medida en que unos y otras discrepan. Algo después (Whiting 1975) se la comenzó a tratar como un elemento que repercute de hecho en la conducta mundana. se la interpretaba más bien como una variable interviniente que se refleja en el comportamiento expresivo y proyectivo. ya que no de su éxito comercial) y la caída en desgracia de la psicología de la personalidad. que con prácticas de crianza en un sentido estricto. por consiguiente. las creencias adultas como las respuestas últimas y la personalidad como una "caja negra" que no corresponde indagar por sí misma ni descomponer analíticamente en la totalidad de sus rasgos elementales. de verdadera importancia. en etapas. Whiting 1973). advirtieron que las variables escogidas no tenían la misma relevancia en todas las culturas: el destete carecía. y el entrenamiento sexual. fueron. con una doble inflexión de la teoría psicológica. la educación higiénica. la estructuración de la personalidad? Según Whiting y Child. Los cristianos concilian la contradicción entre la convicción internalizada de la bondad de Dios y la experiencia de una vida miserable por medio de la esperanza en una vida celestial.

los hallazgos esenciales surgieron al cabo de una laboriosa coordinación estadística: se computaron diversas actitudes (nutricional. La protesta de D'Andrade y de Mischel. Leon Festinger. fijada como punto de partida y paradigma para investigaciones en gran escala. sus dilemas y su público. quién señalo que se habían dejado fuera del análisis la relación personal entre la madre y el hijo. perfeccionando sus recursos computarizados. constituía el acto fundacional de la psicología interactiva.A. Los análisis diádicos. Con una fuerte base metodológica de cuño conductista. análogos a los de Kurt Lewin. de minimizar la antigua confianza en los tests de Rorschach y en el T. un abigarrado conjunto de sociólogos y antropólogos psicológicos. acto central y respuesta. respondiendo a las críticas con implementaciones más cuidadosas. a la larga. Alex Inkeles. dominante.siempre en torno del problema de la socialización. un movimiento al que luego nos referiremos por separado. a quienes luego se unió Shweder (1972. John Whiting). en un espectro conductista que iba desde lo puro a lo temperado. aceitando sus familiares máquinas de Rube Goldberg y postulando adherencias estadísticas a veces inesperadas. Mediando los 70. Barry y Child (1959) analizaron las prácticas de socialización en las etapas finales de la infancia. Por la misma época en que se estaban sentando las bases de esta analítica. hizo hincapié en el registro de la conducta en secuencias de investigación. Con este esquema. Los estudios subsiguientes son demasiado numerosos para pensar en resumirlos. 89 . edad. En 1953. sin dejar de conjeturar las intenciones de los actores y contextualizando los sucesos en función de un nutrido detalle de definición de "campos conductuales". Herramientas matemáticas sofisticadas. Todos los planes elaborados en los 50 y sus correspondientes pruebas de campo cristalizaron en 1966 con la edición de una guía para el estudio de la socialización (Whiting y otros 1966). El intento no satisfizo a Whiting. prosocial) que fueron a su turno correlacionadas con variables de sexo. intentaron construir un código que permitiera la evaluación transcultural de diversas variables. D'Andrade (1965) y Mischel (1968) comenzaron a cuestionar la evidencia existente sobre los "rasgos" de la personalidad y a sugerir que la conducta social dependía del contexto. acaban delineando un territorio con su propia jerga. se fueron añadiendo a la columna vertebral del esquema a medida que los problemas se tornaban más específicos y que el dominio de los temas se volvía más diestro. variando de un escenario a otro. que hacía su aparición en escena arrojando espesas sombras de duda sobre los conceptos y métodos comparativistas. que al principio habían sido producto de una desición drástica. 1979). los Whiting registraron unas 9500 interacciones sociales diádicas. realizó un encuentro sobre el tema de Cultura y Personalidad y coordinó un seminario con el propósito de elaborar un manual de campo para el estudio intercultural de las técnicas de crianza (Whiting y otros 1953). Bacon. con amplia mayoría de comparativistas (Irving Child. no obstante. En esa obra famosa. George Peter Murdock. Estos. y que quedaría quizás mejor caracterizado si se lo mira como un estudio explícito de la socialización y de los elementos psicológicos que ésta pone en juego.. utilizando tanto la teoría de la personalidad de Henry Murray (1949) como la teoría del aprendizaje desarrollada por Hull (1943) y por Miller y Dollard (1941). agresiva. fueron superados por Baldwin y Burton mediante escalas multidimensionales y técnicas de clustering. y generando una enorme base de datos estandarizados que permitió desarrollar toda una serie de estudios.T. sociable. y de coordinar un amplio diseño de investigación. que se tomó a regañadientes (puesto que en esa coyuntura no podían enfrentarse aún los análisis grupales. con su complicada urdimbre de coaliciones). En 1955 se realizaron otras jornadas. coronados por Children of Six Cultures: A Psycho-social analysis (Whiting y Whiting 1975). complejidad social y estructura doméstica. codificándolas y grabándolas sobre tarjetas IBM. siguieron afinándose paulatinamente. que se sitúa un tanto separadamente con respecto del núcleo de intereses del conjunto de la antropología psicológica. opacas a una lectura humanística. de las que emanó cierto acuerdo sobre la necesidad de concentrarse en la observación de las conductas efectivas. Paralelamente. así como el rol del padre en el proceso de socialización. y en especial hulliano.

Piensa que el foco de Whiting. mientras tanto. faltan. Como él mismo lo expresa. políticas. Inkeles (1963: 320) ha intentado combinar ambos puntos de vista. En el modelo en cuestión no existe un modo formal de distinguir entre la eficacia del método empleado y la plausibilidad de las hipótesis que en base a ese método se ponen a prueba. que afirma que las instituciones de la sociedad se originan en conflictos inconscientes. por el centramiento obsesivo de los asuntos abordados o por la chocante imprevisibilidad de los encadenamientos causales. no se muestra conforme con el postulado. También Obeyesekere acabaría abandonando el sociologismo en sus obras más maduras. siendo consideradas las variables psicológicas sólo como un recurso oportuno. Yehudi Cohen (1964. por el carácter pedante de los argumentos. Cohen supone que el desacuerdo entre su propia interpretación y la de Whiting y Child es más profundo que el de una mera discrepancia de opiniones. y viceversa. Esas alternativas que Cohen agrupa como relativamente homogéneas son hasta cierto punto diferentes. muchos de ellos procedentes de los Human Relations Area Files (HRAF). Para Cohen. asimismo. también han caído las hipótesis. En el punto de vista alternativo [que yo propongo]. es decir. en principio. una teoría de la persona en cuanto sistema". Su interés. el hecho es que desde hace años el mundillo antropológico no presta a las elaboraciones comparativistas demasiada atención. estratificacionales o de otro tipo. es en el individuo como sistema. implica que los adultos de comportan en términos de los residuos dejados en ellos por esas experiencias. entre otros. cual es la de la relación integrativa del individuo con su estructura institucional. jurídicas. y desatiende una de las dimensiones más importantes de la vida humana. para la comprensión del funcionamiento de las intituciones como sistemas" (1966:358). derivado del psicoanálisis. sin explicar jamás aquello a lo que se refiere. Dicho de otro modo. cuantifica el espacio que media entre lo que es imposible y lo que es obvio. "Whiting no está interesado en el uso de los estudios de Cultura y Personalidad como medio para comprender las integraciones institucionales. en razón de su trivialidad. a veces en apoyo de formulaciones teóricas contradictorias. o bien el cambio cultural. De hecho. por ahora. 1966) nota serias lagunas en estos trabajos. el interés primario atañe a los sistemas sociales concretos. Obeyesekere y Spindler. Ya no parece tan notable que Whiting y Child alcanzasen algunos hallazgos positivos preanunciados. el individuo 90 . Sea por la complejidad de los algoritmos. y estima que ellas son producto de su fracaso en la empresa de relacionar las variables analíticas discernibles en las ceremonias de iniciación con la estructura social y sus principios articulantes. excesivamente centrado en las experiencias de la infancia. Si bien se ha respetado en general la magnitud de los esfuerzos de Whiting y Child (quienes no vacilaban en correlacionar masas de datos obtenidos en cien sociedades o más) los resultados de sus predicciones y el sentido de sus diagnósticos chocaron contra la apatía del ambiente. se construyen o se deducen. los archivos sistemáticos de los comparativistas de Yale. por el contrario. "Los estudios realizados desde entonces han demostrado que muchas costumbres deben ser relacionadas con otras muchas costumbres. cuyos resultados. y que se fundamenta en la distinta forma en que ambos conceptualizan la relación entre el individuo y el sistema social. junto con Inkeles. pueden juzgarse sugestivos pero en el fondo inciertos. el intervalo total de la correlación. Si es verdad (como aducen los mismos comparativistas) que una correlación perfecta nada enseña. o por lo menos algo más matizadas de lo que él insinua.Las críticas a estas teorías se han referido sobre todo a la discutible supresión del concepto de personalidad en el interior de una caja negra no problematizada y a la supersimplificación de los datos etnográficos. y los efectos en el individuo de determinadas experiencias identificables. argumentando que "el estudio de los sistemas sociales puede hacerse mucho más incisivo si uno de los elementos del análisis es una teoría psicológica. y ahora parece más probable que un investigador pueda inventar y encontrar apoyo para plausibles interpretaciones alternativas que se beneficien de los grandes y no elaborados vacíos de su cadena causal" (LeVine 1977:106). Siempre que el método ha caído por la fuerza de la crítica. entre la nulidad y la repetición estricta de las pautas. económicas. entonces el descubrimiento estadístico sólo podrá oscilar entre la duda de una concomitancia puramente casual y la certidumbre anodina de la perogrullada. modelos alternativos que sean capaces de verificar independientemente lo actuado por éste.

pero no la tienen cuando insisten en la idiosincracia de cada persona. que no representan sino la actuación de muchas otras leyes de las que él aún no sabe nada" (Campbell 1961:347). ya demasiado atestada de incógnitas: lo quiera o no. así como uno de los mayores eventos en las ciencias sociales en los últimos veinte años" (1961:346). Ello implica. que los verdaderos determinantes 91 . ni un contexto inerte para la socialización: es la realidad a la que el sujeto tiene que adaptarse si es que quiere tener éxito en el seno de su organización social.se concibe como uno de los vehículos intermediarios por los cuales las instituciones se perpetúan. ceteris no serán de hecho paribus. la organización social no es ni un prerequisito. Aunque Marvin Harris admite que la investigación de Whiting está jalonada de logros notables. sino una modesta aproximación que se sirve de datos a los que sabe imperfectos. De nada vale que los rasgos de la personalidad hayan sido encerrados en la famosa caja negra. que el comparativismo nos presenta como testimonio de su exactitud. ni mucho menos. dice Campbell. que las leyes que el comparativismo segrega no son. A nuestro juicio. en suma. y el de dictaminar si es la persona o la institución la entidad que goza de mejores y más tangibles títulos para postularse como cosa concreta. tras defenderlo de acusaciones tales como la de que no constituye una empresa antropológica. ha condensado y definido con precisión las posibilidades y las limitaciones del programa de Whiting. no puede evitar la sospecha de que muchas de sus hipótesis son hipótesis post hoc. que considera fragmentos apartados de las totalidades significativas o que se basa en archivos poco confiables. de cada tribu o de cada candelabro. pero no constituye una base a priori para negar la licitud de la empresa. Delegamos al lector el trabajo de corroborar el grado en que la propuesta de Cohen se opone al individualismo de sentido común de un John Honigmann. ceteris paribus. además. en efecto. y que ello impulsa a su escuela a una cacería a ciegas de correlaciones. excepto en la medida en que ello es necesario para analizar la sistematicidad institucional. El científico social que busca la abstracción y la generalización sabe que tratándose de grupos naturales. que sólo se detiene cuando se encuentra alguna más o menos plausible. Un esquema estadístico como éste trabaja con arreglo al supuesto de que todas las demás variables (aparte de las que se correlacionan) permanecen constantes: es decir. Es digno de señalarse que el propio Campbell. y que operan como un sustrato conceptual "demonológico" (Reider 1955) ajeno a la naturaleza empirista del resto del modelo. "la saludable infancia de las ciencias que han alcanzado el éxito parece haberse desarrollado gracias al estimulante alimento de leyes groseras pero efectivas basadas en el ceteris paribus. Independientemente de que el juicio negativo de Cohen hacia Whiting sea. En el esquema de Cohen. sino la institución el sistema cuyo proceso. […] Los críticos de los científicos sociales generalizadores tienen razón cuando les previenen contra las pretenciones de formular leyes objetivas sobre la base del ceteris paribus sin haber llegado realmente a ellas. las motivaciones y conductas del individuo no necesitan explicarse. el comparativista siempre se tropieza con ella. aún si se admite que las correspondencias que descubre son plausibles. lo que no es siempre el caso. reposando pesadamente en categorías psicoanalíticas que no desaparecen por más que cada tanto se las exorcise. ni un insumo pasivo. estructura y trayectoria deben ser comprendidos. El psicólogo social Donald Campbell. No hay que dejarse amedrentrar por la ominosa fachada algorítmica y por los apéndices técnicos. No es entonces la persona. a despecho de su escasa elegancia y de sus lagunas explicativas. él se encuentra aún prisionero de dilemas que eran comunes en la época de Kardiner. considera el modelo de Whiting y Child como "un paso importantísimo hacia una ciencia de la personalidad y la cultura. fruto de una concepción que ya es diferente desde su mismo punto de partida. indescifrables para el profano. El modelo comparativo. el ideal nomotético. y en consecuencia espera las excepciones. Harris sugiere. lo concreto es que los laboriosos modelos comparativos son más bien precarios. esa idiosincracia es obvia. gestor de una elaborada epistemología evolucionista y uno de los pocos que han demostrado comprender las implicancias de los modelos sistémicos. reemplazan y transforman a lo largo de sucesivas generaciones o en el interior de la misma. no es invalidado por excepciones como las que habrían movido a Boas o a Lowie a sustanciar querella contra la generalización.

la participación de la mujer en la cosecha.en las cadenas causales presentadas por los murdockianos han de ser más cercanos a los factores materiales de la existencia de lo que lo son. En él se ataca. pese a que algunos indicios presentes en las conductas observadas parecían reflejar resultados de los procesos de socialización de generaciones anteriores. las objeciones más persistentes al método transcultural fueron satisfactoriamente contestadas. a lo sumo. Las variables de baja inferencia. y han logrado afiatar herramientas ingeniosas que les permiten vincular el macronivel de las instituciones con los fenómenos relativos al individuo. sobre el cual se construyen todas las variables. la edad del destete o la enculturación higiénica: "El hecho mismo de que las realimentaciones exploradas por Whiting y sus prosélitos requieran circuitos tan complicados. lo que se ha puesto en tela de juicio es la manera en que se ha llevado a término su programa. tales como el análisis de entrañamiento. en el otro extremo. lo que torna inapropiado hablar de "correlaciones". en cambio. corresponden a manifestaciones ostensibles y ampliamente compartidas por la comunidad: la forma de las casas. la mayor parte de los hechos psicológicos se agrupan en esta categoría. Donald Walker y Mimi Cohen (1962). el de Edward Norbeck. y el movimiento en su contra acabó agotando sus argumentos a principios de los años 80. Si se analiza la naturaleza de las críticas que se han opuesto. por ejemplo. se debió presumir cierta estabilidad intergeneracional. El cuestionamiento más sistemático y ordenado es. Tal vez el principal concepto aportado por este modelo es el de costumbre. la regresión canónica. 92 . se comprobará que ninguna de ellas vulnera el núcleo teórico profundo del esquema comparativo. el arsenal estadístico desplegado en los trabajos iniciales y las conclusiones que se infieren a partir de él. tal vez indique que se están descuidando las relaciones funcionales más importantes entre la personalidad y las instituciones primarias" (1978:397). El mismo Whiting (citado por Bourgignon 1973:1107) enumeró algunos de los defectos que minaban sus propios estudios: los datos originales eran escasos y a veces inadecuados. Los comparativistas disponen hoy de finos recursos matemáticos. su motivación. El mismo Whiting (1981) aportó al inventario conceptual de los murdockianos una distinción fructífera entre las variables de inferencia elevada y las variables de baja inferencia. de la Universidad de Rice. El procedimiento comparativo demandaba unidades lo suficientemente simples como para comprobar la variación de sus atributos a lo largo de una dimensión determinada. sobre todo. La "institución" de Malinowski hubiera sido una unidad demasiado compleja. se presentaba como una entidad excesivamente heterogénea. Tal como lo consideran Burton y White (1987:143). Aquéllas requieren complejos juicios de codificación y pertenecen a ámbitos de la conducta difícilmente observables. La prueba de ji cuadrado. señalando equivocaciones que no por severas son incorregibles. la proximidad entre la madre y el niño. por ejemplo. en tanto "hábito de un individuo típico en una sociedad" allanó esas dificultades. no permite en realidad ninguna conclusión acerca de la naturaleza de las relaciones entre variables o sobre el grado de asociación entre las categorías. El "rasgo cultural" de Kroeber. al reunir elementos tanto materiales como conductuales. empleada profusamente. con mucho. el escalamiento múltiple o el análisis multivariado. su intensidad o su desvanecimiento. Al constituir un elemento de juicio que se funda más en una significación que en una estructura formal cristalizada y que posee un claro correlato psicológico. no existían evaluaciones independientes de la personalidad que pudieran corroborar las conclusiones basadas en aspectos culturales. etcétera. no se daba cabida a la variación intrasocietaria dentro del esquema de codificación de los datos. El concepto de costumbre. se puede analizar además su aprendizaje. Otros procedimientos utilizados ponen en relación evaluaciones ordinales y juicios nominales. en la medida en que los datos nominales no constituyen variables en el sentido implícito en un análisis causal o funcional correctamente entendido. Una costumbre consiste en (a) un agente o sujeto (b) ejecutando un acto (c) en determinada circunstancia. y los despliegan con generosidad y virtuosismo. Los estudios más recientes se han volcado más hacia los procesos y los problemas históricos que hacia las antiguas cuestiones estructurales.

las causas. va por leche Bebe café. denominación. Whiting y Whiting 1973 y fig.Pero no todos los errores y dificultades se someten dócilmente a la correlación. el modelo como un todo es en cierta medida cuestionable si tenemos en cuenta la manera en que coordina la observación de campaña con la manipulación estadística de los datos que abstrae.. Remueve las cenizas del hornillo 0617 . hace fuego y café Compra pan. muchas veces es difícil (o imposible) identificar los efectos cruciales de la interacción. ha desarrollado una preceptiva del registro.M. Por de pronto.] Fig. barre el patio Sirve café al marido Sigue barriendo el patio En cama Se levanta. no salen en la foto. se levantan PaHoMe53 e Hi10 están durmiendo en la misma cama en la esquina SO de CR Ho14 y PaHoMy73 están durmiendo en sus respectivas camas en CR Pa68 está haciendo fuego en el ER para calentar el hornillo Ma51 va hacia el CR para hacer fuego y calentar el hornillo. erróneamente. Toda correlación es un indicio. alimenta al ganado. la organización y la inferencia a partir de los datos elicitados. ni siquiera el más ranciamente conductista. Siempre está latente el peligro de que el investigador concluya. que uno u otro de los factores causales deslindados es el antecedente necesario y suficiente del fenómeno que se investiga. lo lleva a pastar Bebe café Acarrea agua.. independientemente de la índole. y ninguna herramienta matemática identifica taxativamente una relación causal. prepara maíz para las mulas Se levanta. 3. podría decirse. se lava Desayuna 2) Tabla tipo II Hoja de registro 0615 Ma51 y Pa68. Y aunque las asociaciones estadísticas sean límpidas y rotundas. prepara utensilios Prepara el maíz. hay que admitir que ningún otro programa en el interior de la antropología psicológica. los efectos.Whiting y Whiting 1973 Entiéndase que no está mal que la recolección sea cuidadosa: el quid de la cuestión estriba en que las relaciuones y las causas que median entre los elementos elicitados no pueden recogerse ni testificarse más que por la vía indirecta de una inferencia siempre sospechable. Pero aún suponiendo que la metodología garantice una perfecta transducción del hecho bruto en dato útil. barre la cocina. al igual que sus causas. Aunque el estudio de campo ofrece la ventaja de que permite observar la influencia simultánea de un gran número de variables interactuantes en el aprendizaje social. ______________________________________________________________________________________________ Fragmentos de tablas de registro de acontecimientos. el problema es que siempre subsiste una discontinuidad no sistematizable entre la observación. que duermen en la cama Este del ER. corta y guarda pescado Plancha y dobla ropa limpia En cama En cama 7:00-7:30 7:30-8:00 Se levanta.2). 3.(HoMy27A) Ma51 casi tropieza con el cable de la extensión que atraviesa el ER [. cuantificación y contextualización de los datos que pueda comparársele (cf. hace tortillas Idem En cama Se levanta. a 93 . La creatividad conceptual de Whiting esconde o soslaya los dos obstáculos esenciales de un método correlacional: en realidad. el estatuto empírico o la relevancia de los mismos. 6:00-6:30 6:30-7:00 Padre Madre Hermana mayor Segunda hija Hermano menor En cama Se levanta. las dependencias. las determinaciones. no una prueba.2 . Hora Marzo 28 A. carecen de marcas categóricas que los identifiquen como tales y que cuantifiquen su implicancia: los nexos. Estos. correspondientes al método para observar y registrar conductas 1) Tabla tipo I.

incapaces de contagiarse sus pautas. y lo que ellos refieren por tal nombre no es sino una especie de limbo teórico. aunque los indicios cuantitativos sean abrumadores. Sea cual fuere el valor de las correlaciones establecidas hasta hoy. en síntesis. pronto veríamos que los límites de la antropología psicológica acaban coincidiendo con los del conjunto de la antropología cultural. No es verdad. con apenas unos cuantos denominadores comunes: la obsesión por tomar distancia del pasado oprobioso de Cultura y Personalidad. los mitos.ej. que se sirve de ese concepto como piedra miliar. la cultura. caracterizada por la profusión de sus métodos. las mismas variables deben poder ser identificadas en todos los contextos. las posibilidades del método tienden a volverse marginales. y a juzgar por la ejemplificación que Edgerton desarrolla. ciertamente.3 . sólo es aplicable en un mundo compuesto por unidades aisladas. perderá hasta el último asomo de vigencia cuando todo se universalice. los mismos rasgos o costumbres deben ocurrir en todas las culturas. Según esta perspectiva. las reglas. todo cuanto los epistemólogos han cuestionado y problematizado del concepto de causalidad (p. lo que no deja de ser un tanto descortés para con los psicólogos. Luque Baena 1985:190). una historia complicada y una confusicon de nombres. precondición implícita de las hipótesis comparativas es por otro lado el universalismo básico: para que una correlación sea viable. que viene a añadir una enorme variedad de intereses a las inquietudes ya tradicionales de Cultura y Personalidad. Tal como lo percibe una buena fracción del mundo académico norteamericano. Si echamos una mirada pa94 . incorporando todo aquello respecto a lo cual pueda aducirse un componente mental. es evidente que en el plano comparativo el método tiene los días contados. Flagrante paradoja: un método que presupone el universalismo. las actitudes y. desde ya ecléctico. la antropología psicológica pretende abarcar un espacio quizá excesivamente vasto. en suma. y este en particular se vuelve tanto más transparente cuanto mejor se conocen sus antecedentes. 3. la mutabilidad de sus criterios y la nebulosidad de sus confines. que este espacio sea refractario a la síntesis: ningún objeto de conocimiento deja de ser cognoscible por el mero hecho de su abundancia o de su heterogeneidad. el alineamiento. Las culturas están perdiendo su especificidad y su exotismo a pasos agigantados. Ahora bien. Para nosotros. La mera copresencia de dos rasgos no basta para determinar cuál de ellos es la causa del otro. en lo que hace a las sociedades extrañas las cosas no son tan seguras. aniquila el método. puesto que la estrategia diseñada por Murdock. la ideología. Detrás de esta paradoja hay. las tradiciones. en un planeta en que reina el proselitismo. como se suele insinuar. en plena expansión. quienes difícilmente encuentren en ese catálogo multitudinario objetos de pareja trascendencia. ideal o conductual: lo simbólico. En una palabra. La difusión. Tal como la define Robert Edgerton (1973:338). la antropología psicológica es simplemente la progenie más o menos ecléctica de Cultura y Personalidad. la penetración cultural. y que se confunde en ocasiones con la denominada cross-cultural psychology sin que ni ésta ni aquél sean estricta y rigurosamente comparativos.menudo es imposible establecer la dirección causal en las correlaciones observadas (Bandura 1974:50. la dificultad para imaginar proyectos profundamente movilizadores y la imposibilidad de tipificar como un estudio inscripto en una escuela psicológica o antropológica consolidada. el conocimiento. este etcétera sin nombre o de nombre indebido. su contexto de desenvolvimiento y sus principios rectores. la antropología psicológica es un amplio campo. signado por un trauma de nacimiento y una crisis de identidad. amenazada por la progresiva generalización del problema de Galton. la antropología psicológica abarca todas las corrientes reseñadas en este libro. Lo notable es que esta categoría residual. en cambio. De acatar esta concepción. congrega una cantidad inusitada de emprendimientos. y si en lo que respecta al laboratorio sabemos que la rata sagaz no obliga al científico a darle su recompensa moviendo la palanca adecuada. Bunge 1978) puede ser transferido en bloque contra el modelo comparativo. las comunicaciones de masas y la concentración del poder político y económico.De la Antropología Psicológica a la Psicología Transcultural: El mainstream ecléctico.

en donde hemos procurado analizarlos en profundidad. entre 1979 y 1981. aunque implícitamente) los conceptos freudianos. dejando en el camino los trastos inútiles. puede decirse que aunque los tests convencionales apenas sufrieron modificaciones que los tornaran más seguros. habida cuenta de las objeciones de las que los tests son víctimas aún en su ámbito clínico de origen (cf. Al contrario de lo que fue moneda corriente en Cultura y Personalidad. asumiendo una posición más intransigente. las cuestiones antropológicas ocupan constantemente la primera plana. los arquetipos de Jung. por intermedio de las reflexiones respectivas de Lindzey y de Bert Kaplan. a despecho de la variedad infinita de marcos invocados. el segundo. cuyo valor depende del marco en que se las despliega. La comprensión de estos sucesos impone la lectura de los apartados específicos. la convicción en lo que reputa como el fracaso de las estrategias formalizadoras. Por desdicha. la psicometría e incluso el concepto de personalidad. Tras el segundo pronunciamiento.norámica.A. las condiciones de muestreo. por dos tiempos-eje de distinta significación. con énfasis en sus rasgos compartidos y en sus problemas comunes. en el que Leach replantea la antropología y en el que Wallace y McClelland aducen sus sistemas. se inclina por su aceptación: "Aquellos estudiosos con standards elevados y una cierta catexia hacia el rigor y el control empírico seguramente considerarán que las técnicas proyectivas son gravosas y que poseen un mérito escaso o no demostrado en este contexto. Bert Kaplan. Zubin 1954. Wallace 1952) proporcionan una diáfana justificación para el antropólogo que muestre interés hacia las técnicas proyectivas. Spindler 1955. por un lado. para elicitar res95 . Si nos situamos en 1961. Thorpe y Herron (1961) y el Rorschach modificado de Edgerton (1965). al vaivén de una historia que incluso trasciende al conjunto de las ciencias sociales: el retorno del self. la transformación de la antropología en una ciencia interpretativa. encontrándolo harto dudoso (1961:252). Mi propia impresión es que los estudios que han hecho un uso más sofisticado de estos instrumentos (por ejemplo Gladwin y Sarason 1953. intenta consumar una evaluación final respecto de la utilidad de los tests proyectivos para el trabajador de campo. Meehl 1959). El primero. el auge disolvente de la desconstrucción. las técnicas proyectivas abarcan aquí sólo un fragmento minúsculo del espectro total de los recursos. cuando la corriente se funda. Aquellos que responden a una especulación sensitiva y que creen que todavía hay lugar para la indagación descriptiva pura en las ciencias sociales. lo que cabe intentar ahora es una descripción global del mainstream de la antropología psicológica. Lindzey. de toma de conciencia de la propia desmesura y de una palpable amenaza de dispersión en un futuro inmediato. En aquella coyuntura inicial se elimina de cuajo la actitud ambivalente ante ciertas dosctrinas cuyo desfasaje con el ritmo de desarrollo teórico de las ciencias sociales deja de ser disimulable. los estudiosos propusieron una larga serie de alternativas: el test de las manchas de tinta de Holtzman. para el grueso de la antropología colapsan entonces (definitiva. concierne a sus inicios. aunque con serias reservas. A partir del momento en que estos juicios tomaron estado público. veremos que este conjunto difuso ha sido estremecido por dos períodos álgidos. bien pueden concluir que las técnicas proyectivas han hecho contribuciones defendibles a la investigación antropológica y que la continuidad de su uso está plenamente garantizada. las posturas son discrepantes: no basta conformarse con el mito de que constituyen herramientas neutras. la psicología de rasgos. observaremos que. antes de ser forzados a dar cuenta de lo culturalmente extraño. la confiabilidad de los sistemas de cómputo y la validez de las interpretaciones merecieron cierta unánime preocupación. Como resultado de ella. Una vez más. argumenta haber buscado con toda paciencia el valor positivo de los tests. Tras la lección histórica el método aprende a diversificarse. así como la decisión de aplicar el T. y está marcado por una acuciosa discusión metodológica de cara al pasado. penetran en el horizonte de la antropología psicológica las percataciones y las modas que han sacudido al resto de la disciplina. debo agregar que al presente dichos estudios son ampliamente superados en número por aquellos en los cuales estos recursos no parecen haber materializado un aporte legítimo a la investigación" (1961:327-328).T. la antropología psicológica. en lo que se ha dado en llamar "período post-Handbook" (Segall 1986). alrededor de 1961. la obsesión individualista. la Gestalt. En ese mismo año esencial en el que el mainstream se inagura como tal. Lo que se quiere es un veredicto. tiene que ver con su culminación en términos de desborde cuantitativo.

puestas socioculturales más que indicios caracterológicos, ilustran esta nueva tendencia. En esa época también comienzan a aparecer otras técnicas proyectivas, algunas de ellas de ribetes impresionantes, como el cuestionado etnodrama de Rosenberg (1962). Pero, como escribe Edgerton en los '70,
"...incluso aunque las técnicas proyectivas siguen siendo usadas en la investigación transcultural, ya no ejercen sobre la antropología psicológica el predominio que alguna vez detentaran. Existen varias razones para esta pérdida de la popularidad. Su dudosa validez no es más que una, sus altos costos son otra, y su asociación con teorías de psicología 'profunda' es otra más. Otra razón, quizá igualmente importante, es que la mayoría de los tests proyectivos ha estado vinculada con el estudio de la personalidad típica, y la antropología psicológica ya no está centralmente interesada en ella" (1973:342).

El antropólogo que está por salir de campaña -prosigue Edgerton- debe empacar el test de Rorschach en su mochila; pero como ésta se encuentra atestada por el material requerido por otras técnicas, en la competencia por el espacio el viejo Rorschach muchas veces es dejado en casa. En este ámbito tensionado en el que la crisis y la rápida obsolecencia de las herramientas proyectivas son ellas mismas proyección de una insatisfacción generalizada, las pruebas transculturales de hipótesis dependientes de marcos teóricos previos no han arrojado hasta hoy conclusiones definitorias; existen demasiadas variables implicadas aún en el experimento más simple como para que así sea. Hay, por otro lado, mayor cantidad de críticos temperamentales que de creadores reflexivos, y las hipótesis suelen caer a poco de enunciadas, sin que su formulación o sus desconstrucciones alcancen siquiera a figurar en la prensa. Sometidas a una verdadera Inquisición oral en las aulas universitarias y en los equipos de investigación que acalla las iniciativas globalizadoras antes que se alcance a escribirlas en un papel, el trabajo científico es mucho más difícil ahora de lo que fue en los viejos tiempos de Cultura y Personalidad, cuando no se tenían reparos en urdir ambiciosas explicaciones en base a un puñado de indicios confusos y cuando aún lo más descabellado era capaz de despertar consenso. La discusión se ha vuelto puntual. Como bien dice PriceWilliams, "el llamado campo de la psicología intercultural no está preparado todavía para un modelo teórico o para una serie a priori de hipótesis formales que puedan ser proyectadas con alcance universal" (1980:11). A pesar de la extrema dispersión que se da, por un lado, en el origen diverso de los marcos teóricos y en la ausencia de una terminología común, coextensiva y conmensurable, y por el otro en la heterogeneidad de las variables consideradas, a cierto nivel de análisis se aprecia que la investigación ha tomado dos direcciones principales: la aproximación ecológica, como la ilustra Carmen Viqueira (1977), Berry (1966, 1971, 1976) y Segall, Campbell y Herskovits (1966), y la aproximación social, como es el caso de la mayor parte de los trabajos de Witkin. Berry y Dawson demostraron que en áreas donde las ocupaciones primordiales son la caza y la pesca y en donde el medio físico tiende a ser visualmente homogéneo, las personas muestran mayor independencia respecto del campo visual. Los esquimales, por ejemplo, que viven en un espacio monótono, sin constrastes, están obligados a hacer distinciones con escasa apoyatura en puntos de referencia, distinciones que por consiguiente tienden a volverse abstractas. Los grupos agrícolas, en cambio, que habitan en un medio diferenciado, dependen de una referencia constante a sus accidentes para un desarrollo óptico de sus desplazamientos y de sus actividades espaciales en general. En principio, las hipótesis derivadas de esta discriminación entre dependencia e independencia del campo visual (que en el trabajo clásico de Segall, Campbell y Herskovits ha sido sistematizada a lo largo de un rico conjunto de variables) parecieron confirmarse. Desde el punto de vista histórico, lo esencial, sin embargo, pasa por otra parte: ¿a qué se debió la reintroducción, en el diseño modélico, de pautas perceptuales olvidadas por ambas ciencias desde la exploración de Rivers, a principio de siglo? Es obvio que un nuevo paradigma se ha impuesto de repente; pero ¿cuáles son los hombres y los textos que lo encarnan? llegar a establecer cuál es el modelo teórico que articula, congrega y centraliza todas estas investigaciones nos insumió cierto tiempo. Sólo una visión de conjunto lo suficientemente amplia y una atención despierta pueden recuperar de entre el cúmulo de las citas recíprocas, de las alusiones veladas, de las glorias 96

discutidas y de los comentarios contingentes la influencia de quien fuera el artífice oculto de las categorías esenciales de la época, el ensamblador del marco conceptual y teórico que confiere sentido y unidad a todos estos estudios aparentemente dispersos e inmotivados. Lo que fuera el modelo kardineriano en los 40 o el neoconductismo de Whiting en los 50, lo que fue el esquema de Witkin en las dos décadas subsiguientes, aunque su renombre, incluso hoy, siga siendo muy modesto; no mucho más lucido ni más destacado, sin ir muy lejos, que el de incontables psicoantropólogos que sólo salieron al campo a corroborar sus desafiantes hipótesis. Herman Witkin [1916-1979] fue un carismático investigador neoyorkino que logró coronar en 1962 el sueño de la teoría propia, elaborando la noción de estilo cognitivo. La "teoría de la diferenciación" de Witkin es algo más que un configuracionismo sofisticado, y posee, sin duda, una extraña serie de virtudes: está integramente basada en un conjunto sistemático de experimentos que se fueron encadenando como comprobaciones de hipótesis sugeridas por los sucesivos resultados: esas hipótesis, partiendo de una intuición en apariencia baladí, acabaron diseñando una visión totalizadora del sujeto en correlación con su biología, su desarrollo cognitivo, su concepto corporal, su personalidad, su conducta, su cultura y su sociedad. Por otra parte, dicho modelo ha sido atípicamente sensible a la precariedad de ciertos recursos conceptuales muy difundidos, como la noción de "rasgo psicológico" o la idea de "fatalidad genética"; y por lo que de él sabemos, ha sabido evitar la tentación de inferir de las diferencias que ordenadamente descubre pretextos para sugerir presuntas diferencias de aptitud entre los sexos, los individuos o las culturas. Puede reprochársele, eso sí, la falta de atractivo sensual y de inteligencia dramática de sus escritos claves, plasmados en un estilo sin énfasis. El experimento inicial de la cadena apenas viene al caso: pretendía deslindar si la verticalidad se percibe a través de la vista o merced al ajuste corporal; es decir, si el sujeto se basa en el campo externo o en su propio cuerpo, como referencias primarias, para establecer la verticalidad. El primer descubrimiento consistió en la comprobación de que existían dos modalidades persistentes, según los individuos, que eran indicios de dependencia o de independencia respecto del campo circundante. Pronto estas modalidades cuasi perceptivas se asociaron a actitudes de más alto nivel (cognitivas, afectivas, conductuales), de enorme consistencia intraindividual y situacional. De inmediato, la tipología individual se enriqueció con especificaciones precisas de lo que era dable esperar de los sujetos pertenecientes a sendos tipos, a partir de la distinción originaria, fácilmente determinable en el laboratorio o mediante simples tests perceptivos. El concepto de diferenciación que surgió de estas experiencias se manifestó útil para caracterizar la comunalidad y la interdependencia entre diversas áreas de funcionamiento psicológico: la dependencia-independencia de campo fue, por lo tanto, situada en el amplio marco teórico de la diferenciación. Todo parecía estar relacionado, en una amplia red o estructura jerárquica cuya base correspondía, acaso por azar del descubrimiento, a una inexplicada diferenciación de modalidades perceptivas. La cadena iba desde la forma de percibir ilusiones gestálticas y figuras enmascaradas hasta el sentimiento de identidad, la autonomía, el control de los impulsos, el carácter y las actitudes defensivas como la intelectualización, la sublimación, el aislamiento, etc. Cada experimento nuevo confirmaba la constancia de las correlaciones y la exactitud de las inferencias y predicciones de los estudiosos del equipo de Witkin. El punto de entrada a la estructura total podía localizarse en cualquiera de sus niveles, ya que la correlación es una entidad lógica recíproca y hasta cierto punto transitiva. Por vez primera, las intuiciones de Benedict y de Jung acerca de la existencia de algo así como tipos psicológicos -si bien con otros contenidos y alcances- disfrutaron de una comprobación experimental mucho más robusta de la que los analistas de rasgos y los psicómetras, como Cattell o Eysenck, podían aspirar a conferirle. El momento culminante para el asentamiento y profundización del modelo sobrevino cuando se procuró establecer el origen de la diferenciación y los factores que en ella incidían. Se midieron sus probables determinantes hormonales, genéticos, educativos, económicos y ecológicos, encontrando aquí y allá indicios que todavía no han llevado a veredictos concluyentes y cuya interrelación global está aún por ser explorada. Una parte sustancial de toda indagación corresponde a pruebas transculturales y comparativas, auspiciadas o emprendidas por el mismo Witkin. La 97

"Psicología transcultural" de Price-Williams, por ejemplo, sólo puede comprenderse, históricamente, como una pieza de este amplio movimiento de búsqueda y verificación (cf. Witkin y Berry 1975; Price-Williams 1980; Witkin y Goodenough 1985:111-129). Este es un campo en el que todo se mantiene todavía en estado de polémica y de incertidumbre. Mientras que las investigaciones de Jahoda (1966) presentan una contradicción rotunda al punto de vista que sostiene la influencia ecológica sobre la percepción, Viqueira concluye, en cambio, que "el desarrollo de la percepción no puede medirse en abstracto; tiene que medirse en relación a la efectividad de la acción en un medio dado" (1977:306), una variable que Jahoda ni siquiera había tenido en cuenta. Es que ni la percepción ni la cultura son conceptos transparentes. Incluso quienes propugnan la hipótesis de la influencia cultural sobre la percepción se hallan escindidos en dos modalidades metodológicas contrapuestas; Price-Williams caracteriza a la primera como "concentrada en actitudes hacia la educación de los hijos", y a la segunda como "focalizada en un clima social más difuso". Aquella reproduce, con algunas diferencias de monta, el seguimiento de los procesos de socialización que habían monopolizado la atención de los militantes de Cultura y Personalidad; ésta se apoya más bien en el concepto de "tradicionalismo" (o de "conformidad social" según Witkin) y en su correlación con la dependencia de campo. Estos estudios transculturales se emprendieron con la hipótesis de que los miembros de las sociedades que enfatizan la conformidad serían relativamente dependientes del campo (puesto que el acento puesto en la conformidad desalienta el desarrollo del funcionamiento autónomo) y mostrarían índices bajos en la aptitud de reestructuración. Aquí se están tocando las mismas variables y constante que Mary Douglas ha abordado, desconociendo la literatura esencial, en términos de cuadrícula y grupo.
"Para decirlo en forma breve, las sociedades comparadas en estos estudios diferían en lo que Pelto (1968) ha designado 'rigidez' y 'permisividad' social. Las sociedades en el extremo rígido de la dimensión rigidez-permisividad se caracterizan por una estructura social elaborada, una considerable diversidad de roles y presión sobre los individuos para conformarse con las autoridades sociales, religiosas y políticas. Las sociedades en el extremo permisivo tienen una estructura social menos elaborada, menos roles y se les permite a los individuos 'ir por su propio camino' en mayor medida. Puesto que el medio primario para lograr el resultado favorecido por la sociedad depende de la socialización familiar, las sociedades rígidas se caracterizan por el acento que ponen en la conformidad a la autoridad paterna dentro de la familia, y además de esto, el uso de prácticas de socialización estrictas e incluso crueles. Además, en las familias de las sociedades rígidas, la madre tiene, de forma característica, un papel dominante en el cuidado emocional y físico del niño, mientras que el padre, aunque espera respeto y obediencia de sus hijos, participa poco de estas importantes áreas. Por tanto, los miembros de las sociedades rígidas serán más dependientes de campo que los miembros de sociedades permisivas" (Witkin y Goodenough 1985:126-127).

Delegamos al posible lector el trabajo de evaluar las similitudes temáticas y las diferencias metodológicas entre esta corriente y sus antecesoras, desde el configuracionismo en más, así como los factores que hacen de la nueva indagación algo que es al mismo tiempo multitudinario y oculto. Imposible siquiera reseñar aquí los investigadores que participaron de esta empresa, y que siguen haciéndolo; baste mencionar a Price-Williams, a Bertini, Christiansen, Ramírez, Oltman, Van Meel, Holtzman, Díaz-Guerrero, Swartz, Tapia, San Román, Britain, Abad, Kagan, Amir, Zadik, Kugelmass, Lieblich, Dershowitz y Halverson, para tener una idea de la variabilidad nacional de los estudiosos y de sus correspondientes ámbitos de investigación: Estados Unidos, México, Colombia, Cuba, Perú, Holanda, Pakistán, Israel, Nueva Zelandia. Witkin afirma que, con un alto grado de regularidad, los resultados de estos estudios son consistentes con la hipótesis que relaciona la independencia-dependencia de campo y la capacidad de reestructuración con la valoración positiva que la cultura hace de la conformidad y con sus correlatos sociológicos respectivos. En el espacio desavenido de la psicoantropología moderna, empero, no es de esperar que esta opinión satisfaga a muchos. En lo único que parece haber cierta unanimidad es en el uso necesario de alguna variable contextual en los estudios psicológicos, sea cual fuere la tendencia teórica propiciada y su plano fenoménico de interés. Cole ha hablado de la necesidad de construir una "psicología etnográfica del conocimiento" (1973) de fuerte determinación situacional, en tanto Ed98

gerton y Price-Williams (1973) prefieren instituir una "ecología de la competencia"; otros psicólogos que no han llegado a hacer del contexto un imperativo categórico, como Jahoda (1970, 1982), aún piden que el psicólogo consulte con el antropólogo antes de introducirse en el campo. En obras a las que accedimos un poco tarde (E.E. Werner, Cross-Cultural Child Development, Monterey, Brooks-Cole, 1979; Laboratory of Comparative Human Cognition, "Cultura e Inteligencia", en Robert Sternberg, Inteligencia Humana, III, Paidós, 1988, pp.1001-1111), se encontrará una evaluación del esquema de Witkin mucho más prolija y pausada que la que aquí hemos podido desarrollar. Las conclusiones a las que se llega en el segundo ensayo, sin embargo, se aproximan bastante a lo que ya hemos consignado:
"El enfoque de Berry y Witkin de la cultura y el desarrollo cognitivo constituye una de las teorías más ampliamente contrastadas y convincentes de las que disponemos hoy en día. Situado en una larga tradición de investigación ecocultural sobre el 'ajuste' entre las configuraciones de la cultura y las configuraciones de la mente, este enfoque tiene además la atractiva característica adicional de unificar la investigación sobre la cognición y la personalidad en una única empresa. [Pero] a pesar de estas sugerentes características, existen varias razones por las cuales cabe preguntarse si las relaciones teóricas son tan fuertes y amplias como aparentan ser" (p.1025).

Fuera del círculo que reconoce el liderazgo de Witkin falta, por cierto, el más mínimo sentido cooperativo y la más elemental coordinación de esfuerzos, y la ausencia total de trabajos de síntesis (fuera de unos pocos e indigestos surveys anuales) aumenta la sensación de ahogo. La psicología ecológica, por un lado, y la psicología ambiental, por el otro, han intentado constituirse sin casi hacer referencia al ámbito teórico que ahora nos ocupa (cf. capítulo 7.4); en el mejor de los casos, esto obedecería a una ignorancia involuntaria; en el peor, a un desdén intencionado. Como quiera que sea, se está muy lejos de cualquier ideal integrativo. Así las cosas, entre 1979 y 1981 se manifiesta un aluvión bibliográfico de gruesos tratados de psicología transcultural, reflejando en parte la creciente influencia de la tendencia antropológica concomitante liderada desde Yale por Naroll y Cohen, y en parte también el deslizamiento del sentido de "transcultural" (cross-cultural) hacia la segunda especie de estudios definida en nuestra categorización. Sentido que coincide a grandes trazos con el mainstream ecléctico, contemporáneo, de una antropología psicológica todavía en búsqueda de su idiosincracia y de una psicología transcultural que, poco a poco, va tomando la iniciativa. Estos son los años del Handbook. Harry Triandis, William Lambert, John Berry, Walter Lonner, Alastair Heron, Richard Brislin y Juris Draguns fueron los responsables de la más amplia compilación jamás reunida de temas de psicología transcultural, en seis volúmenes que recorren desde las perspectivas generales y el delineamiento del método hasta la psicopatología, pasando por asuntos de psicología evolutiva o de psicología social, todo ello desde el punto de vista declaradamente comparativo, aunque rara vez sistemático. La crítica respondió a tan monumental empresa más que nada con estupefacción, porque todo el mundo sabía que el área estaba en crisis. Langness, por ejemplo, tras preguntarse cuál podría ser la demanda efectiva de tamaña floración psicoantropológica, sólo se atrevió a deplorar la ausencia (sintomática) de contribuciones psicoanalíticas y la confusión constante de algunos colaboradores entre "antropología psicológica" y los estudios de "Cultura y Personalidad" (1982:352). En cuanto a los aportes teóricos que aquí nos conciernen centralmente, estas compilaciones, plagadas de case-studies que no arrojan consecuencias definitorias y de análisis que desconocen ostensiblemente las coordenadas en que ellos mismos se sitúan, demuestran que todo está todavía en trance de formación, desde los fundamentos metodológicos esenciales hasta una adecuada expresión formal del concepto de cultura, sin olvidar, por supuesto, la dialéctica emic-etic. Lo mismo vale desde ya para las compilaciones también gigantescas de Eckensberger, Lonner y Poortinga (1979), de Marsella, Tharp y Ciborowski (1979) y de Neil Warren (1980). Antes de que puedan esclarecerse las contribuciones susceptibles de resistir el tiempo y los embates críticos, será necesario diseñar una amplia síntesis metódica y un austero balance. El principal problema parece radicar en la disolución de las grandes escuelas y en la falta de un 99

paradigma vertebrador, de un núcleo carismático de ideas en torno al cual sea posible congregarse. Tras el colapso del modelo psicoanalítico y el definitivo descrédito de Cultura y Personalidad, no existen hoy escuelas dominantes en el ámbito de la antropología psicológica o en sus adyacencias; y el resultado de esta circunstancia, lejos de ser auspicioso por derivarse en una falta generalizada de dogmatismo, lleva a ser negativo en razón de la ausencia de un vocabulario común, de un referente respetado por todos y de una acumulación compartida del conocimiento. Es así que en este campo teórico, la misma "comparación" se ha entendido en muchos sentidos diferentes. Melford Spiro (1965) e Inkeles y Levinson (1954) postulan una valoración psicológica individual de muestras de individuos abstraídos de poblaciones cuyos sistemas culturales deben compararse a través de una valoración etnográfica o sociológica independiente. Las covariaciones interculturales de los datos individuales, culturales y sociológicos son necesarias -aseguran- para probar las hipótesis derivadas de las distintas formulaciones teóricas. Estos principios configuran una línea de investigación compartida por Wallace (1952), Hallowell (1955), Spindler y Spindler (1955), Lindzey (1961), DeVos y Hippler (1969) y posiblemente Edgerton (1973). Y en esta línea se disciernen a su vez dos facciones nítidas, ambas vigorosamente opuestas a interpretar la sociedad y el individuo en términos integrativos o mediacionales: Inkeles (1959, 1963), por su parte, se remonta a la tradición sociológica durkheimiana, escasamente proclive a utilizar categorías de "personalidad" en la acepción de postulados de psicología profunda, interesándose más bien en la medición de actitudes y valores conscientes que se hallan más cerca de la superficie observable. Por el contrario, Spiro (quien en 1979, como veremos, salió al cruce del "sociologismo" excesivo de Mary Douglas) tiende a utilizar tests proyectivos que tratan de conjeturar los niveles más profundos del funcionamiento de la personalidad, en el sentido psicoanalítico. Para Spiro, así como para muchos de los que confían un tanto acríticamente en los tests de Rorschach (que, como se sabe, tienen muy poca relación evidente con variables socioculturales), la investigación no tiene que abocarse, necesariamente, a descubrir correspondencias entre características de personalidad y patrones de cultura, aunque ésto no se halla teóricamente excluido (cf. Spiro 1961). Para el sociólogo Inkeles, y sobre todo para DeVos (1961, 1968), que prefieren el T.A.T. u otros tests de contenido interpersonal explícito, hay que buscar disposiciones de personalidad que estén en directa relación con variables sociológicas.
"La investigación psicológica […] sugiere que deben examinarse tanto los aspectos psicológicos como los de la organización social. De hecho, el enfoque estadístico comparativo puede demostrar posibles correspondencias sistemáticas que nos ayuden a comprender los procesos psicoculturales de sociedades particulares. En las investigaciones psicoculturales más completas, se utilizan algunas nociones generales de las variaciones comparativas entre las culturas, al tiempo que un mayor trabajo intensivo en el seno de las culturas, con el fin de explorar la forma en que los mecanismos psicológicos particulares se relacionan con las distintas creencias y prácticas" (DeVos 1981:109).

Este "trabajo intensivo" que se depliega en el interior de las unidades culturales y que es más bien de naturaleza cualitativa (y no estadística) es lo que diferencia el enfoque de DeVos, Hippler y Wagatsuma del de Whiting y Child. La consigna actual parecería ser la de lograr construir una estrategia que no sea tan subjetiva como la de los configuracionistas, ni tan dualista y seca como la de Witkin, ni tan fría y tecnológica como la de los murdockianos. Aunque el aluvión de Handbooks parecía prometer un estado estable, el clímax jamás se repitió. El llamado "período post-Handbook" puede verse (a) como una suerte de apoteosis de la diversidad, (b) como un corolario del fracaso de los grandes esquemas interpretativos, que desencadena una atomización más o menos ecléctica, o (c) como una época de transición post-paradigmática. En este último sentido hay una rara resonancia entre el post-Handbook de la psicología antropológica, el modelo post-procesual de la arqueología y la lógica suicida de la antropología posmoderna (cf. Reynoso 1992). En cuanto a los tres diagnósticos anteriores, aunque con énfasis diversos, cada uno lleva su parte de verdad. Desde el punto de vista antropológico, no se trata sólo de la decadencia de esta o aquella gran teoría, sino también del colapso del mundo etnográfico como referente tangible; ahora existe un grupo de unas pocas macroculturas con variaciones lo-

100

cales, más que un mosaico de sociedades mutuamente exóticas, y es comprensible que esta realidad se refleje en la producción teórica. El funcionalismo (que presupone totalidades orgánicas en relativo equilibrio), el comparatismo murdockiano (que impone la clausura de las unidades sociales que trata), el configuracionismo (que persigue ethos distintivos), el evolucionismo (que requiere un abanico de culturas jerarquizadas), ya no se presentan como marcos de referencia aplicables al momento actual, adaptables a la planetización en curso, y su rédito teórico es cada día más marginal. Aunque aquellas fuesen teorías consistentes en su articulación interna (cosa que en general no han sido), de todas maneras merecerían ser relevadas, por cuanto su diseño sólo adquiere sentido ante una diferencia que ya no es la norma. Esta afirmación no implica que no hayan diferencias; pero éstas son antes diferencias de poder y de distribución de riqueza, que diferencias culturales en la antigua y espectacular usanza. Tratándose de un ámbito de discurso un tanto focalizado, por no decir estrecho, la antropología psicológica determina además otras exclusiones: la del materialismo, que concibe toda su temática como un epifenómeno, y la de la sociobiología, que relega lo psicológico a una fantasmagoría subordinada a una "adecuación inclusiva" que dicta sus propias reglas. Allí mandan los imperativos tecnológicos, ecológicos, demográficos y económicos, mientras que aquí, de creer a Dawkins, impera el egoísmo del gen. Si las teorías antropológicas clásicas se encuentran desdibujadas, lo propio parece sucederle a sus conceptos más encarecidos. Las discusiones, periódicas y rituales, sobre la necesidad de mantener en vida, por ejemplo, el concepto de "cultura", han acabado por minar su vitalidad. Sería tal vez más preciso decir que la otrora compacta y monolítica "cultura" de Kroeber y Linton se ha desmembrado en un montón de factores contextuales correlacionados, como ser patrones de subsistencia, instituciones, tradiciones, lenguajes, reglas de la comunicación interpersonal, división sexual del trabajo, significados, estilos de asentamiento… Tras Whiting (1976), a quien su método estadístico exigía subrayar esa atomización, Segall (1983) ha llegado a sugerir que el concepto global de cultura es absolutamente superfluo, y que el investigador debe contentarse con un simple conjunto de variables independientes. Aunque esta discusión no está zanjada, hoy en día ya nadie explica ninguna conducta diciendo, meramente, que se halla "determinada por la cultura". Síntoma de estas disoluciones es la aparición de las llamadas "técnicas meta-analíticas", que proponen coordinar los resultados de estudios precedentes para destacar tendencias generales, sin salir necesariamente al campo (Glass 1976; Rosenthal 1978; Strube 1981). Pero el meta-análisis, aunque más cómodo y barato, puede ser engañoso: para que sea válido, las hipótesis originales testeadas en el terreno también deben serlo. Las técnicas meta-analíticas pueden, además, inflar la convergencia de los hallazgos si los métodos de investigación de base son iguales entre sí. A los problemas que surgen de la interrogación del objeto, la preocupación epistemológica ha añadido los que originan los propios marcos teóricos que lo interrogan. Las teorías psicológicas que conservan su ímpetu (la psicología genética, cierto conductismo situacionista o interaccional, la sistémica y la psicología cognitiva) son entidades demasiado poderosas e idiosincráticas como para ser dócilmente "integradas" a un marco antropológico y degradadas al status de una técnica auxiliar o de un estilo. Por regla general aquéllas incluyen un momento transcultural que oficia o bien como mecanismo de evaluación de su propia universalidad, o bien como una especie de pequeña sucursal en provincias, consecuentemente subestimada por sus líderes metropolitanos. Como quiera que sea, ninguna gran escuela todavía viva sobrepuja a las restantes como para imponer ella sola un signo distintivo a toda la antropología psicológica. Por tal razón la reseña de esta especialidad en sentido estricto acabará en este capítulo, apenas refiramos la aventura reciente de las teorías del self, último coletazo de la progenie directa de Cultura y Personalidad. Lo que siga después se entenderá mejor, tal vez, como psicología antropológica que como cualificación inversa que hasta aquí nos ha orientado. La diferencia no es solo de matiz. Aunque vayan a verse aún muchos antropólogos adoptando uno u otro marco psicológico para estructurar su indagación, el diagnóstico de Maurice Freedman parece, en general, exacto:

101

Para un tratamiento óptimo de estos asuntos. librada a su iniciativa. sino de la cultura etnográfica. he aquí que la psicología transcultural se comporta con las ínfulas de una "ciencia joven". porque razones no han faltado. lo que fracasará más ampliamente en el futuro habrá de ser la conceptualización de las totalidades y de las determinaciones que éstas operan sobre la persona. decíamos antes: la psicología transcultural no va al encuentro de la teoría antropológica. "Ciertas actitudes de los antropólogos cognitivistas -expresa. o más exactamente como una suerte de laboratorio al aire libre en el que suelen presentarse situaciones idiosincráticas o comportamientos perturbadores de la parsimonia del modelo. su ob102 . Los psicólogos. asumiendo de lleno el protagonismo. por más transculturales que sean. no es la nuestra. El veredicto es unánime. El conjunto de las culturas es el universo de las varianzas (cf. La diferencia no es sólo de matiz. quienes. que relega todo lo actuado por la antropología al rincón de las curiosidades y de las prefiguraciones ingenuas. Tras noventa años de desarrollo de lo que creíamos que era un trabajo integrativo. a lo sumo se la mira como un conjunto de variables. Nótese que dos de los artífices más empeñosos. no pudiera prestar ese servicio. están desarrollando por su cuenta una nueva psicología comparada. que se especializa en la puesta a punto de conceptos: "los beneficios de la investigación transcultural descansan ampliamente en un mejor desarrollo teórico y en una mejor conceptualización de importantes variables. y para ellos la cultura ya no es el problema. cabría invertir la precedencia académica implícita en el nombre de este campo y considerar su labor en términos de una extensión transcultural de la psicología. La cultura tiene importante incidencia en muchos campos. Esto servirá. la motivación. Abismada en la contemplación de su ombligo y creyendo que la misión era menos profundizar en el conocimiento que combatir al positivismo. Carol Ember. la antropología perdió de vista la tarea que se le había encomendado en el concierto disciplinar: proporcionar un poco más de métodos de comparación de rango medio. Si es verdad que el trabajo de la antropología psicológica está pasando paulatinamente a manos de los psicólogos. A menudo el trabajo transcultural es capaz de identificar un núcleo universal en un constructo teórico. para comprobar otra hipótesis de trabajo: si lo que ha fallado más estridentemente hasta este punto ha sido la adecuación de las teorías concernientes al sujeto y a la relación down to top entre éste y la sociedad. o variaciones en el significado de ese constructo en las diferenctes culturas. más que como una psicologización del discurso antropológico. éstos se encuentran construyendo una instancia subsidiaria de la psicología latu sensu. la conducta interpersonal y la dinámica de grupos. también llega a la conclusión de que ambas ciencias se han separado.. incluso dentro de nuestras fronteras.parecen haber contribuido a que adoptaran una orientación extremadamente relativista y no comparativa" (1977:33). una antropóloga de la línea de Murdock puesta a examinar las relaciones entre la psicología transcultural y la antropología. […] Convendría tal vez reseñar que una de las razones del eclipsamiento del trabajo antropológico en la psicología comparada por el realizado por los psicólogos se debe a la salida de un mayor número de profesionales preparados en psicología que en antropología en algunos de los países en los que las ciencias sociales tienen una implantación reciente" (1981:171-172). trasladándose al campo y poniéndose manos a la obra entre los antropológos. de que los principales rubros del programa antropológico están siendo abandonados por los practicantes de la psicología transcultural. de hecho. como las variables ligadas a lo cultural. es de gran ayuda indicar tanto los límites de ciertas generalizaciones. prolíficos y editorialmente mejor ubicados de la psicología transcultural han vislumbrado una "ciencia natural" del mañana que. y un poco menos de parloteo relativista de corto alcance. Existen indicios. sea la que fuere.3. […] Los estudios transculturales aumentan el número de variables y permiten una mejor apreciación de los efectos del contexto sobre la conducta.las tareas más importantes de lo que podríamos llamar antropología psicológica se están dejando progresivamente en manos de los psicólogos. Nuestra esperanza es que en el futuro se desarrolle una ciencia natural [sic] que ligará atributos de las culturas con atributos de los individuos y conductas" (Triandis y Brislin 1984:1014).3).". asimismo. incluida la percepción. fig.. Algo merece ser subrayado: se escribe como si la antropología. la cognición. siguen siendo psicológos.

la universalidad de sus elaboraciones. Singer y Kolligian 1987). Para la antropología éste debería ser mirado como un momento amargo. Algunos psicólogos tal vez nos sigan aceptando al lado suyo. en lo que a la psicología transcultural concierne. discurso que no quiere ser importunado en el futuro por la sospecha de su localismo. No se trata ni siquiera de un reduccionismo en acción. sale al campo con el fin de adquirir la experiencia necesaria para modificar por sí misma sus postulados y garantizar así. 1980 Marsella 1979. en el que se homologa la ruptura de su monopolio sobre el salvaje y en el que se insinúa un profundo desinterés por lo que ella tiene que decir. las dos últimas corrientes de la antropología psicológica (la antropología de la emoción y la psicología transcultural del self) ilustran sendos casos de regresión hacia un humanismo al que no hace mucho se daba por muerto. Zimbabwe Japón Sri Lanka India Taiwán India Sri Lanka Nueva Zelandia Estadounidenses de México Nueva Guinea Multinacional Taiwán Turquía Israel Francia.jeto enajenado. la psicología transcultural se abisma en el perfeccionamiento de un discurso a nivel del sujeto. por el contrario. y final Disturbios psicológicos Emoción Identidad étnica Inteligencia Jerarquía de necesidades (Maslow) Maquiavelismo Mediación cognitiva 103 . ambas son contemporáneas y afines a una administración conservadora que enarbola el creacionismo científico como su ideal de ciencia. 1980 Boucher & Carlson 1980 Morland & Hwang 1981 Gill & Keats 1980 Aram & Piraino 1978 Dien & Fujisawa 1979 Foorman et al 1981 Cultura o Grupo Cultural Inmigrantes griegos e italianos en Australia Varios Qolla del Perú y Bolivia Uganda Polonia Truk Malasia Nueva Guinea Hausa Baoulé Países Bajos Turquía Zambia. Johnson 1978 Miller et al 1981 Detweiler 1980 Brown et al 1980 Shea & Yerua 1980 Fahrmeier 1978 Dasen et al 1978 Graf et al 1979 Korte & Ayvalioglu 1981 Munro 1979 Evans 1981 Faustman & Mathews 1980 Khanna & Khanna 1979 Lao 1978 Saraswathi et al 1979 Niles 1981 Thomas 1978 Kagan & Knight 1979 Madsen & Lancy 1981 Drenth et al 1979 Yang 1981 Turiel et al 1978 Ziv et al 1978 Fioravanti et al 1981 Díaz Guerrero 1979 Guthrie 1979 Feather 1979. 1979. pero no cabe duda que. y se han expandido al mismo compás que el movimiento de retorno al subjetivismo y a la introspección en el seno de la psicología norteamericana (cf. Concepto Actitud hacia el acto Adquisición del lenguaje Agresión Análisis onírico Autoritarismo Categorización Conceptos piagetianos Investigadores Callan 1980 Bowerman 1981 Bolton 1976. Filipinas Malasia Taiwán y Hong Kong Malasia Chile Japón Estadounidenses de México Conducta solidaria Control de locus interno / externo Cooperación / competencia Decisión participativa Delincuencia Desarrollo moral Deseabilidad social Dialéctica Discapacidad adquirida Distinción entre valor instrumenta. los grandes programas integrativos han caducado. prescindiendo de la opinión silvestre de los culturólogos. Admitida la incidencia del contexto. Jaffe et al 1981 K. Italia México Filipinas Nueva Guinea Japón. Si se las juzga por el canon de la formalización o por las causiones técnicas de sus métodos de inferencias. pues ya no es la cultura lo que se pretende explicar. Sería sencillo enumerar causas contextuales para el trasfondo de individualismo liberal y de autocomplacencia que ellas requieren para legitimarse: al fin y al cabo.

El acto inagural de la antropología de la emoción consiste en reintepretar el desenvolvimiento histórico de la teoría psicoantropológica a la luz de estas oposiciones básicas. como una manifestación irreductible. por ejemplo.Conceptos de psicología general investigados transculturalmente (Brislin 1983:376-377) Dos de sus codificadores. Leyendo entre líneas. pero de signo opuesto y conceptualización oscura. fácil es anticipar su elección. o por haberse estimado su inaccesibilidad de cara a los métodos consagrados de estudio. En la contienda entre materialismo y el idealismo. Más allá de que sea o no ridículo imaginar agotada y dominante a una postura recién emergente y en la cúspide de su impulso. 3. la antropología de las emociones se distingue menos por sus logros que por sus promesas.Memoria Motivación y valores laborales Necesidad de éxito Nutrición Percepción de la perspectiva gráfica Poder Predicción de la conducta Satisfacción vital en la vejez Teoría de la atribución Teoría del aprendizaje Teoría psicométrica Wagner 1981 Hofstede 1980 Duda 1980 Maehr & Nicholls 1980 Palmer & Barba 1981 Leach 1978 Saraswathi et al 1979 Lieberman 1978 Guthrie 1979 Fry & Ghosh 1980 Detweiler 1978 Fry & Ghosh 1980 Chandler et al 1981 Childs & Greenfield 1980 Irvine 1979 Irvine & Carroll 1980 Marruecos Cuarenta países Navajo Irán Filipinas Shona (Africa) India India Occidental Filipinas India Truk Inmigrantes asiáticos al Canadá India. el positivismo y la hermenéutica. Como siempre sucede en esta retórica antipositivista. las formas e instituciones culturales se analizan en términos funcionales. y que sus posibilidades parecen limitarse a reivindicar un reduccionismo tan estrecho como el que ellos abominan. en lo que a ella respecta. 'reglas' o 'mecanismos de defensa' culturales. también es verdad que los militantes de esa facción en ciernes proponen una visión de las cosas no menos sesgada.3 . Catherine Lutz y Geoffrey White (1986) eluden estas cuestiones ideológicas cuando explican el interés por lo emocional como fruto de la insatisfacción de ciertos teóricos hacia la perspectiva que trata a los seres humanos como simples procesadores "mecánicos" de información. y descuella menos por la amplitud de sus conocimientos sustantivos que por su oposición a un enemigo fantasmal. es decir. Sudáfrica Zinacanteco (México) Africa Africa Fig. Dentro de esta perspectiva general. resulta así víctima de dicha antinomia: "[De acuerdo con la teoría freudiana] los aspectos uniformes o universales de la emoción son variedades 'conformados'. Si es cierto que hasta hoy lo emocional había sido relegado a la periferia de las teorías de la cultura por su relación presunta con lo natural y biológico. el universalismo y el relativismo. Japón. 'distorcionados' o 'enmascarados' por 'filtros'. El psicoanálisis aplicado. 'canalizados'. sin explicación y sin propósito. 'filtrados'. y el vaciamiento que implica la invitación de los emocionalistas a estudiar la emoción "en sus propios términos". Las clases de problemas de que trata la antropología psicoanalítica se vierten en términos de la adecuación entre la vida emocional de los individuos y la horma de las instituciones culturales que sirven para regular o transformar la experiencia individual. el caso es que. hacia una preocupación hermenéutica por interpretar los significados emocionales" (Lutz y White 1986:412). 'lentes'. se capta con toda nitidez el marco ideológico que obliga a identificar funcionalismo y positivismo. El trabajo reciente en este ámbito se ha alejado de los enfoques estrictamente positivistas que explican las formas culturales en términos de su función emocional. el racionalismo y el espíritu romántico. sin causa. con arreglo al papel que cumplen al aislar al sujeto experiencial de las vicisitudes de la emoción. Más vale no indagar cuáles pueden ser los recursos conceptuales y las pautas de verificación que la antropología emocional instrumenta para establecer la 104 . existen escasas concordancias entre los pruritos teóricos que supuestamente ocasionaron la disconformidad de los rebeldes y las necesidades del conocimiento que su nueva postura se muestra capaz de satisfacer.

validez de su propio discurso. Inevitablemente, su objeto fetichizado impone a la ciencia que lo interroga la indeterminación y la nebulosidad que lo definen. Las explicaciones se tornan entonces imposibles, y hasta la misma comprensión llega a serlo: para comprender las emociones del otro -alega Renato Rosaldo- el etnógrafo debería haber compartido todas las experiencias vitales; pero aunque lo hubiese hecho, no podría abordarlas por medios cognitivos, pues las "meras palabras" no dan acceso a la vía regia de la experiencia emocional. Todo es incertidumbre, intuición, inefabilidad (Rosaldo 1984). Y siempre triunfa la casuística de la idealidad, aunque allí (en Sapir, en Whorf) las palabras determinen a lo real, y aquí (en Rosaldo) no sean capaces de expresarlo. La refutación de este punto queda en familia. Michelle Zimbalist Rosaldo niega, en efecto, que la experiencia afectiva sea analítica u ontológicamente distinta que el conocimiento, y se apoya en la reciente investigación sobre los schemata culturales, que ha deslindado en ellos cualidades orientadoras y persuasivas relacionadas desde siempre con los afectos. Desafiando las dicotomías arbitrarias e ideológicamente oportunas que separan lo cultural y lo proposicional de lo individual y lo afectivo, esta autora expresa que las emociones no son cosas opuestas a los pensamientos, sino "pensamientos encarnados, imbuidos por la idea de que yo estoy involucrado" (1984:143). La propuesta de Michelle Rosaldo es sin embargo excepcional, pues lo común en este espacio del saber es la celebración más desembozada del irracionalismo, en procura de sustraer a la ciencia dominios que de inmediato se reputan como los más importantes. Qué sucederá con esta perspectiva en los proximos años es algo que no puede aún conjeturarse. El fallecimiento prematuro de Michelle Rosaldo la ha privado de su teórico más sagaz, el único calificado, acaso, para minimizar el desperdicio de un asunto relevante en manos de un marco interpretativo que no está a la altura de las circunstancias. Más tendencia que movimiento, la antropología emocional, cuyo órgano de expresión predilecto es la revista Ethos, congrega a una muchedumbre creciente de estudiosos que tienen en común una fuerte propensión a la fenomenología y el designio de conjurar lo que ellos perciben como una especie de conspiración positivista para monopolizar el conocimiento (cf. Obeyesekere 1982; Lutz 1983; Boucher 1979; Levy y Rosaldo 1983; Shweder y LeVine 1984; Solomon 1978). El último tramo de la antropología psicológica se inicia, como no podía ser menos, con un retorno del self (en lo sucesivo, también el "sujeto") que algunos se obstinan en creer triunfal, sin advertir su nexo con la coyuntura ideológica de los 80. "¡El sujeto ha retornado!" exclaman, en efecto, Anthony Marsella, George DeVos y Francis Hsu (1985:ix), derrochando entusiasmos dignos de mejor causa. Para este último autor no se trata tanto de desdecirse sino más bien, acatando la moda fenomenológica que alucina a la antropología norteamericana desde los 70, se trata de imponer un sentido distinto a todo cuanto había venido diciendo desde que fundara la antropología psicológica, retornando a una conceptualización que reproduce los significantes de Hallowell con los significados de Kardiner. Nada de advenimientos, neogénesis o invenciones: como decíamos, no es más que un retorno. Hsu, Marsella y DeVos, los tres abanderados del subjetivismo, nos anuncian que el sujeto de principios de siglo, el sujeto de William James, de George Herbert Mead y de Carl Jung, expulsado de la psicología hacia 1920 por influencia del positivismo lógico "y de otros movimientos reduccionistas", se apresta a regresar para demostrar su valor como concepto explicativo. Esto obedecería, según expresan, al resurgimiento del interés por la experiencia subjetiva y por una conciencia de significación que debe considerarse como "trascendente" (p.2) y no reducible a pautas aprendidas de conocimiento o afecto. Esa reivindicación es concomitante a un creciente descontento hacia el "reduccionismo materialista", que contempla la experiencia humana como si se la pudiera explicar en términos de formas complejas de adaptación ecológica. Habíamos dicho antes que en cierto momento de la trayectoria incipiente de la subdisciplina se había planteado la opción entre una nueva estrategia ecológica y otra social. Pues bien, los neosubjetivistas rompen con todo, reniegan expresamente de lo uno y de lo otro.
"Existe cierta tendencia tanto en la teoría psicológica como en la sociológica a fusionar (si no a confundir) las estrategias objetivas o etic y la experiencial o emic en el estudio de la conducta social, e incluso a

105

ignorar la autoconciencia como si fuese un determinante no significativo de la misma, indigno de un estudio científico serio por derecho propio. La experiencia de la subjetividad [selfhood] que ocurre en los seres humanos de todas las culturas no es algo totalmente derivable ni es un reflejo de la estructura de la personalidad, ni es reducible a un análisis de la estructura social en la que el individuo participa" (1985:3).

Tal como se desprende de la estructuración de este cuadro (fig.3.4, pag.4), evocativo de los diagramas de Kluckhohn o de Wallace, el self en interacción social operaría a un nivel de análisis más alto, menos interiorizado, que el de la estructura de la personalidad. De ésta no se nos aclara mucho. Actuando como una especie de concepto-palanca al que se llena alternativamente de contenidos distintos y contradictorios, se la recupera del arcón categorial de una Cultura y Personalidad interpretada en forma monolítica, para ayudar a situar la idea del self en el contexto de la misma tradición a la que se está impugnando: al mismo tiempo se nos dice que "la estructura de la personalidad no es reducible a la estructura social" (p.7) y que configura una noción inútil, que debe olvidarse si es que se quiere comprender la nueva formulación que se nos ofrece (Hsu 1985: 27). Se nos pide simultáneamente que nos sirvamos del concepto para fijar las coordenadas en que se acomoda el self, y que despreciemos lo actuado por Cultura y Personalidad como una ficción culpable tanto de individualismo como de reduccionismo materialista, de ontologismo y de sociologismo ingenuo. No deja de ser ésta una petición asombrosa, habida cuenta de que da por vigente una doctrina hace tiempo inhumada y por caduca toda la teoría pergeñada tras su muerte.
Nivel de Análisis Tipo de análisis
Etic

Principales conceptos conductuales y determinantes
Ambiente Comportamiento social como representación de la estructura social Pautas de interacción social Self: Experiencia subjetiva; 'identidad' social o étnica Mecanismos del Ego; patroenes fijos de conducta; estilos expresivos emocionales Pautas 'instintivas' o impulsos

Funcionamiento positivo/ negativo
Adaptaciones ecológicas Organización / desorganización; cohesión/anomia Conflicto social / acomodamiento Adaptación / inadaptación conflicto entre self y expectativa de rol; pertenencia / alienación Ajuste / desajuste; salud / patología

Dimensión diacrónicahistórica
Cambio ambiental Cambio social; cambios tecnológicos Pautas de conformidad o desviación Percepciones cambiantes del self y la sociedad; cambios en el ciclo vital y las condiciones sociales Desarrollo psicosexual; desarrollo cognitivo

Ecológico Estructura social como aspecto de la cultura Interacción del rol social El self en interacción social

Etic-emic Emic

Estructura psicológica de la 'personalidad'

Emic-etic

Fisiológico

-

Funciones fisiológicas

Maduración

Fig. 3.4 - El sujeto en la cultura. Niveles del análisis científico de la conducta (Marsella, DeVos y Hsu 1985:4)

Las palabras claves, al igual que en el interaccionismo simbólico, vuelven a ser las de sujeto, interacción y significatividad, y aquí y allá se exaltan los símbolos sin siquiera definirlos. En toda esta postura neosubjetivista se echa de menos, sin embargo, la constancia y la congruencia discursiva de aquel movimiento, capaz de renunciar cabalmente a las nociones que estimaba reas de inutilidad y de llevar su crítica hasta las últimas consecuencias. Hsu argumenta que ni Talcott Parsons con su idea del superego como mediador entre la personalidad y la cultura, ni Bert Kaplan con su noción de personalidad social, ni Wallace con su celebrado mazeway, fueron demasiado lejos en sus empeños disolventes o en sus aportes sustantivos. Lo que se necesita -dice- es un delineamiento más preciso de las relaciones del individuo con su mundo de hombres, dioses y cosas; pero no sólo un delineamiento en términos de "organizaciones semánticas" o de "tareas cognitivas", sino uno que también se fije en los aspectos afectivos y que tome en cuenta que el sentido del ser humano se encuentra en las relaciones interpersonales. Con esto en mente, Hsu vuelve a presentar su esquema de la homeostasis psico106

social que había desarrollado tiempo atrás (1971), no sin introducirle sutiles modificaciones que lo ponen al día (fig.3.5.). El entiende que los niveles concéntricos en los que el self convive con los fundamentos de la personalidad nos alejan del enfoque psicoanalítico, concentrado en planos más hondos de la psiquis, acercándonos a un enfoque sociocultural que revaloriza la distinción entre la conciencia no expresada y la expresable y que se ubica de lleno en el terreno de lo interpersonal. Para Hsu, el concepto de personalidad "es una expresión del ideal occidental del individualismo" (p.24), acusación que no hace extensiva, curiosamente, a las categorías de un psicoanálisis que le sirve a él mismo de soporte y del que no obstante pretende alejarnos.
"Estoy convencido que ha llegado el tiempo para que reemplacemos este concepto [el de personalidad] por algo más útil, y para que nos apeemos de ese carrusel semicientífico llamado Cultura y Personalidad. La comprensión de la forma en que el sujeto se define u opera en las distintas culturas es el instrumento básico para desvelar los secretos de la estabilidad y el cambio sociocultural" (1985:24-25).

Palabras llamativas, sin duda, que no esperábamos ver escritas en un artículo comprometido en la empresa de presentar el olvido del self como efecto de superficie de una campaña reduccionista que lo había impugnado sin razón, y que después se abisma en una explicación de la personalidad, la cultura y la historia de China, Japón y Occidente (en catorce pequeñas páginas, incluyendo grabados) que haría empalidecer a los adeptos del estudio de cultura a distancia por sus generalizaciones incontenidas, su unilateralidad y su simplismo. La entidad que Hsu caracteriza no es tanto la de personalidad como la de Jen, que los chinos usan desde siempre para referirse al hombre. El foco fundamental del Jen es el lugar del individuo en el tejido de sus relaciones interpersonales; sus deseos, predilecciones y ansiedades, su universo afectivo, se juzgan de acuerdo con la forma en que estos sentimientos coadyuvan o coartan esa interacción. La idea de Jen redunda así en una perspectiva "galileana" del hombre que observa al sujeto en términos de una totalidad más amplia, en contraste con la idea "ptolomeica" de personalidad, que ve al individuo humano como centro del mundo.

Nivel 7 - Inconsciente - Freudiano Nivel 6 - Preconsciente - Freudiano Nivel 5 - Consciente inexpresable Nivel 4 - Consciente expresable - Jen Nivel 3 - Sociedad y Cultura Intimas - Jen Nivel 2 - Sociedad y cultura operativas (rol) Nivel 1 - Sociedad y cultura en sentido más amplio Nivel 0 - Mundo exterior

Fig 3.5 - Psicosociograma del Hombre (Jen) (Hsu 1971:25, 1985:28)

107

De esta presentación de los hechos surge de inmediato que, en primer lugar, no se hace justicia a la fina distinción kardineriana entre personalidad y carácter; y que, en segundo orden, se intenta suplantar disimuladamente aquella categoría revistiendo al Jen de contenidos que en modo alguno pueden reputarse novedosos. Aquí comenzaremos a sospechar que no es realmente el "sujeto subjetivo", el self vuelto sobre sí mismo el que ha retornado, sino una confusa entidad a medias individual y societaria, mitad personal y mitad pública, que hace su reaparición a despecho del fracaso de los estudiosos en la tarea de especificar su locus. Cuando en este esquema se enfatizan los significados en base a los cuales el sujeto opera, el discurso apunta hacia un espacio que la antropología cognitiva de los 60, pese a sus errores, supo formalizar y describir mejor; cuando en cambio se subraya la interacción en que esos significados se negocian, los razonamientos se aproximan a los de un interaccionismo simbólico que prestamente se vuelve tan fatigoso y pueril como el de los precursores, y que además aspira a una indagación en escala más amplia; y cuando se trata, por fin, de exhibir las bondades sintéticas del método (de un método que, en apariencia, se desprende por generación espontánea a partir de la mera disponibilidad del concepto), los resultados evocan el estilo de los estudios del Carácter Nacional, pero en una tesitura peor: pues aquí, a pesar del alarde de emicidad, el sujeto abstracto acaba fagocitando al informante concreto. Siendo que la psicología científica, como lo testimonia su historia, sólo pudo constituirse al precio de abandonar ideas introspectivas y etéreas semejantes a las que esta facción reivindica, y siendo que lo que se nos ofrece como nuevo no puede expresarse más que con referencia a lo que ya sabíamos falaz, lo menos que cabe decir del neosubjetivismo a la manera de Hsu es que su planteamiento se enclava desde el comienzo sobre una fundamentación endeble. Vacíos metodológicos, vaporosidad conceptual, impresionismo descriptivo, reduccionismo a ultranza, circularidad constante, apoteosis ceremonial de una "afectividad" a la que se acude no porque se la necesite a los fines teóricos, sino para hacer ver que está de parte de un estudioso que se sueña, por efecto de su sesgo ideológico, depositario de la virtud y de la bonhomía. Ya hemos pasado por toda esa retórica. ¿Por qué retroceder? Las otras alternativas que el subjetivismo nos brinda no parecen más satisfactorias. Brewster Smith, decano de los psicólogos de orientación cultural, interlocutor de Benedict, de Kardiner y de Whiting y elegante artesano de la prosa inglesa, ha realizado una defensa de la subjetividad que es literalmente muy bella, que en ciertos particulares se sitúa en las antípodas de la postura de Hsu, pero que no logra siquiera insinuar la posibilidad de construir un método, resignándose a unos pocos gestos programáticos. Aunque cabe disentir con su diagnosis, vale la pena referir su visión retrospectiva de los hechos:
"¿Qué le sucedió a 'Cultura y Personalidad'? Mientras prosperó en los '30 y los '40, el movimiento de Cultura y Personalidad fue más que nada un matrimonio temporario entre antropología cultural y psicoanálisis neofreudiano. Particularmente en el estudio del carácter nacional a distancia, durante la guerrra, se incurrió en extravagancias y se cometieron errores, lo que ocasionó el descrédito de este campo entre los científicos de la conducta. En los 60 y 70 emergió tanto en psicología como en antropología un nuevo foco alrededor de lo cognitivo que trajo nuevos asuntos a los primeros planos. El interés académico hacia el psicoanálisis declinó, en una caída precipitosa que dejó su reputación a un nivel tan inmerecidamente bajo como antes había sido caprichosamente alto. A despecho de algunos buenos trabajos en continuidad con la tradición más temprana […], los científicos sociales abandonaron masivamente Cultura y Personalidad justo cuando comenzaba a prevalecer una sofisticación metodológica más adecuada y antes que los principales problemas sustantivos del área fueran afrontados satisfactoriamente" (1985:57).

Manipulando delicadamente la cronología, seleccionando sus datos con perspicacia y dosificando su exposición, Smith logra hacer coincidir el apogeo de Cultura y Personalidad, el del positivismo lógico vienés y "el evangelio del situacionismo extremo", aprovechando la confusión para el neoconductismo de Hull quede cargando con el muerto. Su crimen ha consistido, según afirma, en "enfatizar más las influencias situacionales que las disposiciones, más las variables que la gente" (1985:58. Entre líneas se insinúa que fue el experimentalismo el que acarreó el descrédito de Cultura y Personalidad, y que las disposiciones permanentes y los rasgos de personalidad

108

pueden considerarse no ya como postulados o abstracciones convenientes, sino como la misma esencia subjetiva de la persona. Smith arguye que para romper con los resabios del positivismo y para asentar las bases de nuevos avances en el estudio de la personalidad hay que incluir consideraciones simbólicas, interpretativas, en la construcción de una psicología que se reconozca humanista, claro está, pero que comporta el rigor conceptual propio de la ciencia. El psicoanálisis no pudo coronar este proyecto, pues estaba lastrado por un mecanicismo que rimaba muy mal con sus inclinaciones hermenéuticas. De allí que el intento de sostener una psicología humanista corriera por cuenta del irracionalismo contracultural, como fué el caso del Instituto Esalen y de los profetas californianos de la sabiduria oriental. La única salida posible impone la recuperación de la subjetividad. El momento es oportuno; y el concepto de self proporciona un útil cambio de auspicios semánticos, cuya conveniencia excede al impacto de su mera novedad. El párrafo en el que Smith define al sujeto constituye una pieza magistral de oratoria:
"En este punto no estoy hablando sobre el sujeto como sucedáneo del alma, ni acerca del concepto de sujeto. Nada semejante a una cosa concreta, sustantiva, puede servir apropiadamente de base. Estoy hablando más bien de los rasgos universales que conlleva ser una persona, rasgos distintivos que nos resultan fascinantes y que, cuando se los toma en serio, son tan misteriosos como las fronteras de la cosmología. Así, la subjetividad involucra ser consciente de sí, o reflexivo; ser, o poseer un cuerpo […]; tener en cuenta de alguna manera los límites de la subjetividad en el nacimiento y la muerte, y sentir la continuidad de una identidad extendiéndose entre ambos; colocarse uno mismo en una secuencia generacional y en una red de otros sujetos conectados en tanto antecesores, sucesores y parientes; estar en comunicación y en comunión parcial con otros sujetos contemporáneos, experimentando al mismo tiempo una irreductible separación en la experiencia y en la identidad; comprometerse en empresas mundanas conjuntas o individuales con algún grado de premeditación y de reflexión ulterior, y no meramente 'comportándose'; guiando lo que uno hace y evaluando lo que uno ha hecho, al menos en parte, a traves de la meditación sobre los propios actos; sintiéndose responsable, por lo menos algunas veces, de las acciones propias, y teniendo a los demás por responsables de las suyas. Podría seguir indefinidamente, pero lo dicho cubre ya bastante. Estos son rasgos que una psicología humana -no digamos humanística- debe tener en consideración" (1985:60-61).

Dejando de lado lo que esta estrategia definicional desata como implicancia inmediata (esto es, el carácter no humano o inhumano de otras alternativas teóricas), las declaraciones de Smith, en algunos respectos, parecen abrumadas por el peso de una tradición filosófica y una concepción del hombre específicamente occidentales que vuelven peliaguda su aplicabilidad a contextos etnográficos. No es necesario ser un relativista acérrimo para darse cuenta que los nativos de Nueva Guinea -por poner un caso- no especulan sobre su cuerpo en los mismos términos en que lo haría un Merleau-Ponty, ni sustentan una doctrina sobre la responsabilidad personal en un todo conforme a la de los catecismos cristianos. En último análisis, la identificación de la persona con su cuerpo (o la "posesión" de un cuerpo por parte del sujeto) y la evaluación de las responsabilidades según el canon del libre albedrío, distan de ser premisas universales. El gran defecto de las categorías del neosubjetivismo es que o bien son categorías etic, y en carácter de tal se aleja necesariamente del universo conceptual de los sujetos que investiga, o bien se corresponden con criterios emic, y resultan por tanto imposibles de fijar o describir a priori. La caracterización de Smith, malgrado su elocuencia, es en este sentido paradójica, en la medida en que persigue al sujeto (que es en nuestro caso el otro cultural) en función de conceptos que le son tan ajenos como los del más gélido positivismo. No hay que profesar ningún relativismo para advertir que la "conciencia", el "yo" y también la "mente" y hasta la "sensación" (más allá de la posible universalidad de los referentes empíricos que se les ha asignado) son palabras, conceptos y campos de sentido construidos en función de necesidades específicas de una cotidianeidad, de una filosofía o de un discurso científico que nada tienen de universales fuera de su eventual pretenciosidad. Tal como surge incluso de una lectura sumaria de la bibliografía moderna (o posmoderna) a esos respectos, filósofos como Rorty o intelectuales como Foucault parecerían ser más conscientes de esa contingencia que los propios antropólogos subjetivistas. Estos, sin mayores cautelas, y olvidando la premisa mayor de la antropología en su conjunto (la historicidad de lo aparentemente 109

eterno), fundan "la perspectiva del actor" en torno a categorías y preocupaciones que no todos los actores culturales experimentan y promueven. El mismo autor asevera, contradictoriamente, que las teorías y formulaciones de la gente acerca de sí misma en tanto objetos personales y sociales deben jugar un rol más amplio en nuestras conceptualizaciones de lo que ha sido la pauta hasta el día de hoy, y que por consiguiente la etnopsicología debe institucionalizarse como campo específico de indagación. Vanas palabras, pues la etnopsiquiatría existe desde hace años (cf. Wallace 1958; Valentine 1963), conformando un espacio del saber al que los partidarios del sujeto, encerrados en una extrapolación sin método, no han dado cabida en su discurso. Programa insidioso, mirándolo bien, que nos condena a reemplazar las preguntas que legítimamente corresponde hacernos por las respuestas que otros han dado a preguntas distintas, disolviendo los contenidos de nuestra disciplina en una alteridad ilusoria, incompleta y tal vez hipócrita. Por otro lado -bien lo sabe Smith- las psicologías emic no pueden integrarse a las nuestras, sino a lo sumo figurar al lado suyo como dato en el fondo exótico. La pregunta de la cual aquéllas surgen (¿cómo conceptualizan los diversos pueblos su naturaleza humana y sus procesos sociales?) es sólo una parte, y no obligadamente la más esencial, en el interrogante más genérico sobre el nexo entre el sujeto y la cultura. Saber cuáles han sido las respuestas emic, inventariarlas y cotejarlas, no implica responder a las cuestiones que la ciencia plantea, pues en cada caso las preguntas difieren: la que formula Occidente desde su antropología no tiene por qué coincidir con la que elabora el hombre etnográfico en su experiencia cotidiana, con otras urgencias y propósitos. Y ni siquiera es seguro que la etnopsicología consista en otra cosa que en un conocimiento ad hoc que estructuramos nosotros mismos, fingiéndonos momentáneamente salvajes. Pero de pronto el hombre etnográfico se esfuma: Brewster Smith supone que las soluciones requeridas por la antropología del self han de surgir de una combinación adecuada del enfoque interaccionista simbólico y de una interpretación metafórica de la realidad. George Herbert Mead sostenía que la mente, el sujeto y la sociedad emergen juntos en la vida individual y en la historia de la especie. La adquisición del lenguaje entraña la habilidad adquirida de proferir signos que el receptor interpreta en la misma forma que el emisor, y que son "símbolos significantes". Para adquirirlos, debemos "asumir el rol del otro", reaccionando a nuestra propia conducta de la misma manera en que lo hace nuestro interlocutor en la interacción. A partir de la práctica en una variedad de tales relaciones, abstraemos una forma de tomarnos a nosotros mismos como objetos, desde la perspectiva del "otro generalizado". Ahora bien, lo cierto es que el modelo de Mead, huérfano de categorías antropológicas esenciales, como las de "cultura", "estructura social" o "personalidad", no ha sido "interaccionista simbólico" como se pretende desde Herbert Blumer, sino en rigor "conductista social". Esta no es tan sólo una trivialidad taxonómica: las vigorosas bases hullianas del arcaizante modelo de Mead operan con un sustrato positivista y conductista mucho más permeante de lo que ha sido el caso en el psicoanálisis, mientras que sus facetas simbólicas -según el propio Smith reconoce- claman por una reformulación radical.
"La concepción meadiana standard sobre la emergencia de la subjetividad en la interacción simbólica necesita correcciones y refinamientos acordes con la investigación psicológica actual, así como una suplementación con respecto a la forma en que los sistemas de símbolos culturalmente transmitidos informan los contenidos de la subjetividad. Necesitamos datos más ricos en torno a la autoconcepción del sujeto, de los conceptos, formulaciones y teorías que la alimentan y de cómo estos aspectos de la autointerpretación afectan a los términos y contenidos de la organización de la personalidad tal como inferencialmente es construida por el observador. Es esencial progresar a lo largo de este frente si queremos ir más allá de nuestras teorías pretendidamente generales de la personalidad, de esa colección de teorías dispersas y culturalmente sesgadas que han llegado los teorizadores de la generación anterior" (1985:83).

Lo que Smith afecta ignorar es que, de acuerdo con la lección que nos impartiera la antropología cognitiva, el trazado de una etnopsicología no es ni puede ser independiente de un marco teórico previo, necesariamente surgido de las epistemologías en vigencia. De ninguna manera constituye una empresa culture-free, capaz de evitar los sesgos que hasta hoy son costumbre y de po110

Veinte años más tarde. sin demostrarnos la necesidad de dar marcha atrás en el tiempo. las mismas consabidas letanías sobre lo incognoscible. el concepto -verdaderamente excéntrico. Hasta el momento las contribuciones positivas. absortos en la contemplación de sus ombligos. Advirtió entonces que. que nos hablan con monotonía infinita de la sensibilidad de estudiosos sumidos más en ellos mismos que en su objeto. Tal como lo señalan la prueba transcultural de la psicología genética. la psicología cognitiva o el comparativismo de Whiting. en el individualismo de Honigmann. Si se abriera hoy un juicio para arbitrar si la antropología psicológica se encuentra o no en crisis. En la antropología de la emoción. y al trasfondo judeocristiano de conversión absoluta y de salvación final. copiadas al carbón. Hsu proponía abolir dicho concepto individualista. sumido en una indiferencia hacia la teorización reciente que le hace jugar el triste rol de redescubridor de ideas consabidas. Como alguien dijo. debido a la herencia occidental del culto al héroe o al mártir. Es ésta la materialización de un vacío teórico que hace de nuestra época. deberá correr por cuenta del lector. a no ser la diatriba ritual contra el positivismo. en Francia se celebra su crepúsculo. su prosa se iluminó con un destello de lucidez situacional. Abrumado por su propio deslumbramiento ante la concepción de la metáfora que no puede integrar genuinamente en el aparato de sus recursos (Lakoff y Johnson 1986). Entidades como "Japón". en la fenomenología del self y en la etnografía posmoderna de Tyler hallamos mil veces. encontramos al autor vindicando al mismo sujeto individual por él expulsado de la ciencia y disimulando a fuerza de silencio su propia responsabilidad en la historia de la disciplina.de "personalidad" les parecía "natural" a los científicos sociales. De allí. aparte de oscuras insinuaciones sobre la perspectiva emic que contradicen abiertamente la escala global de los análisis que se han emprendido. En el mismo momento histórico en que en Estados Unidos se anuncia el retorno del sujeto. Smith sólo nos entrega un esbozo de programa cuya utilidad es dudosa y cuya instrumentación concreta. en una coyuntura sociopolítica que proclama al liberalismo como valor supremo. en términos de método. por cuanto los pasos teóricos a seguir se han salteado. han chocado con escollos insuperables en la definición de las unidades de análisis pertinentes. la lectura de estas soluciones mágicas (habida cuenta de la estatura del autor y de su contemporaneidad) constituirían un elocuente testimonio de su ruina. la más estéril de toda la existencia disciplinaria. sino de la más mínima positividad metodológica. perturbador y falaz (1961:8). Ahorremos nuestros adjetivos. captados por una intuición carente de supuestos. y los rapsodas de la Verstehen. el tono de déjà vu de sus enunciados y la profunda falta de originalidad de sus propuestas.nernos en contacto íntimo con datos puros. resultando de ello un marco de referencia que transita desde el problema hasta la celebración por haberlo resuelto sin ningún trabajo serio que justifique semejante alborozo. de lejos. el talante ecléctico de sus recursos. el trabajo responsable y ponderado se ha vuelto difícil. Cultura y Personalidad ha muerto. y definir sus conceptos en relación a los marcos categoriales preexistentes. 111 . son quienes peor soportan ese estado de cosas.la anécdota de una experiencia de campo cuya dificultad obnubila toda otra cuestión. y que nos refieren -como si importara. pero no del todo: Cultura y Sujeto se manifiesta. "China" o "el mundo occidental" nos retrotraen a los cuestionados cánones de personalidad modal o de los estudios de cultura a distancia. cotidianamente. Pues por ahora sólo de mezclar se trata: el movimiento carece no ya de conceptos originales admisibles. entonces. ni la conveniencia de mezclar conceptos observacionales y categorías introspectivas bajo pretexto de estar desarrollando un trabajo de mediación. Privado por esta paradoja del método de la desconstrucción (que acabaría aniquilando a su objeto) al movimiento subjetivista sólo le queda escoger sus herramientas dentro del repertorio clásico de la "modernidad". como su espectro desencarnado. Recordemos que cuando Francis Hsu proponía el relevo de Cultura y Personalidad. El movimiento de Cultura y Sujeto no ha podido superar la fase programática: todas sus aportaciones hasta el presente se erigen como agendas que el futuro encontrará difíciles de cumplimentar. como los grandes frescos comparativos de Francis Hsu.

y han planteado consecuentemente la doble necesidad de emprender una reforma metodológica global y de adoptar una perspectiva microanalítica. ha sido sistemáticamente ignorada por el funcionalismo sociológico dominante contra el que se erigen. Lo que otras escuelas aceptan como unidades psicológicas (actitudes. la cual. sino más bien su objeto ocasional. Los interaccionistas se han propuesto describir la rica textura de la vida social de todos los días. propugnan entender la percepción y la cognición como tipos de conducta. en la descripción inacabable. con pareja desaprensión (cf. han insistido que la Gran Teoría parsonsiana no refleja los delicados matices de la cotidianeidad tal cual es. y que Garfinkel llamara "etnometodología" o "neopraxiología". dirigen su atención hacia las distintas maneras en que se producen los cambios. En rebelión expresa contra la ciencia positivista y burocrática del establishment y en connivencia ocasional con radicales. hacia la génesis y el desarrollo de los fenómenos. la fracción disciplinar más enfrentada con las premisas del interaccionismo ha sido la de los practicantes de la antropología psicológica que siguen sustentando la validez del concepto de personalidad. creencias. de "freudiano". y recorren el espectro que va de las disquisiciones epistemológicas de alto vuelo a la reivindicación sentimental de lo cotidiano. así como los de sus semejantes. los interaccionistas se apartan del análisis caracterológico de las personas y del análisis etnográfico o sociológico de las instituciones para ocuparse del análisis de los procesos. concepto que ofende a los interaccionistas por lo que tiene de especulativo. naturalmente. muy variados. Los interaccionistas reposan en una concepción de las relaciones entre el hombre y la sociedad que se remonta exactamente a esos autores que hemos nombrado: en vez de estudiar la sustancia psíquica. en lo que a la antropología concierne. como tampoco lo es aquella otra con la que se lo confunde a veces. de John Dewey y de G. De esta manera. Persuadidos de que cada situación es singular y de que la recompensa a la investigación debe ser menos la explicación del objeto que el deslumbramiento del estudioso y su audiencia. Young 1965. decisiones. con entera diafanidad. es decir. de William James. Reynoso 1987a). Los interaccionistas adoptan una idea de la mente que preserva el sentido pragmático de Peirce. desde ahora. de no observable. la interacción simbólica es el proceso por el que los individuos se relacionan con sus propias "mentes" y con las de los demás. según se mire. el proceso mediante el cual los individuos toman en cuenta sus propios motivos. Tampoco puede decirse que el interaccionismo simbólico sea. Mead: la conciben como el conjunto de actividades instrumentales que desarrollan los seres vivos en relación con su medio. 112 . que el interaccionismo simbólico no es una estrategia perteneciente a la antropología. operando en una escala casi siempre puntual y ciñéndose a un criterio generalmente idiográfico. nihilistas y contestatarios de toda laya. en el empirismo. en lugar de preocuparse por el estudio de las formas fijas o por las configuraciones macroscópicas. los interaccionistas acostumbran precipitarse en el naturalismo.4 INTERACCIONISMO SIMBOLICO Digamos.H. de tarde en tarde el interaccionismo se alimenta de etnografía escrita para enriquecer la ejemplificación de su ámbito de referencia o recurre al mundo etnográfico como banco de pruebas (cf. individual y colectivamente. Según Swanson. El dictum es: "los hombres hacen su propio mundo". según ellos. su plantel de antagonistas y su más frecuente motivo de polémica. A decir verdad su estatuto disciplinario es ambiguo. necesidades. etcétera. Shibutani 1971). Es más o es menos que todo eso. "una forma de microsociología" o "una simple rama de la psicología social". Lo que la antropología aporta al interaccionismo no es en principio el caudal de sus construcciones teóricas. percepciones) en el interaccionismo simbólico se interpreta como aspectos de esa actividad instrumental. medios y fines. Los pretextos aducidos para este retroceso son. Brim 1966. aunque. conocimientos. se adecúan a las condiciones de vida. vale decir. el estudio de cómo se dan las cosas a medida que los organismos vivos.

lo que debería ser el meollo de la investigación es siempre sagazmente eludido o postergado. en tanto incluye nuevas actividades humanas diferentemente combinadas. Desde el punto de vista de cualquier esquema imaginable de clases semióticas. llega a "producir" espontáneamente sentido. Preguntas como las que propone Roger Keesing (1987) sobre quiénes fijan los significados culturales y con qué propósitos. las clases o los roles. Igual que en el conductismo. cuál es el marco categorial (semántico. dicen. sin más. sin duda porque el ámbito ideológico en el que cada evento o fenómeno alcanza significación desborda. pero sin llegar a determinarlas. el prisma de las interacciones disgregadas que monopoliza los desvelos de los interaccionistas. La acción individual. la postura del primero. pero por otras razones. no suelen resonar en el espacio despolitizado de estas estrategias. Aunque comparten con la psicología interaccional su concepción ambientalista. y como bien dicen Stokes y Hewitt (1976:840). semiológico o lo que fuere) que torna permisible dicha asimilación y que permite hablar de significados sin problematizarlos en tanto tales. consabido. obviamente. el interaccionismo carece tanto de una semántica como de una pragmática formales. sin que exista evidencia de factores psicológicos más profundos. es la unidad analítica y la fuente de sentido. Aunque en su nombre de batalla se connotan los dos planos. desprovista de una estructura digna de ser investigada. Más aún: siendo la producción social de sentido el tópico diagnóstico que faculta la identificación de un estudio como interaccionista simbólico. por lo que es una entidad cambiante. lo significativo con lo simbólico. entonces. En otras palabras. jamás estuvo claro por qué esta teoría confunde e identifica.Sea como fuere. la conducta no es de ordinario una respuesta a la estimulación del ambiente. los interaccionistas simbólicos son concentran en la visión del self tiene de su situación inmediata. ni un "inconsciente". y que por ello se aviene a incrustarse en el punto que se quiera al imaginario causal. Pero este tipo de definiciones nos deja estupefactos. que el sentido se produce de tal o cual manera. el del significado y el de la acción. ni mucho menos: la interacción es "simbólica". El interaccionismo simbólico. las personas atribuyen significados a dichas acciones. En otros términos. y cada situación es única e incomparable. es decir. es a la que luego caracterizaremos como psicología interaccional. "el foco y el acento de la teoría interaccionista radican en el énfasis hacia la capacidad que tiene la gente de crear significado y orden en el proceso de su interacción". es harto más extrema e intolerante. no hay una "personalidad". Como decía William Thomas al definir la situación. sin indagar la índole de la semiosis que involucran y la forma en que la interacción. se da la paradoja que el sentido mismo rara vez o nunca es puesto en mira. Fácil es proclamar. el sistema social. porque los seres humanos interpretan o definen las acciones de los demás en vez de reaccionar mecánicamente a ellas. en sí y por sí. para él. haciendo hincapié en las presiones normativas de esa situación que le inducen a comportarse como se comporta. establecen las condiciones para la acción. Tampoco es el interaccionismo presa fácil de la tentación culturalista globalizadora. tampoco. sino una sucesión de adaptaciones a las interpretaciones de lo que ocurre (1937:8). El supuesto básico establece que las variaciones en la conducta observable entre distintos grupos y distintas culturas pueden explicarse en términos de las presiones situacionales experimentadas por el individuo. representa ejemplarmente a las teorías sociales que niegan la influencia autónoma de las disposiciones permanentes de la personalidad sobre la conducta social y 113 . la organización social es sólo un marco. y las características estructurales tales como la cultura. con su pasión situacionista. lo cual supone mediarlas sirviéndose de símbolos que las interpretan. ni una mente invariante: el "yo" se agota en las características de la organización psicológica que el self conoce reflexivamente al entender su situación. transparente. el interaccionismo simbólico no es plenamente "conductista". jamás se ha especificado. Si el interaccionismo simbólico se asemeja a alguna otra estrategia. sin embargo. la situación. lo que le ha ocasionado encontronazos aún más violentos con los sobrevivientes de Cultura y Personalidad (porque los interaccionistas no creen ni en una cosa ni en la otra) y con los partidarios del psicoanálisis (porque los blumerianos prefieren el self a la psiquis freudiana). pues siempre se está hablando de una entidad que carece de atributos definidos. Producto él mismo de un análisis asaz superficial de las relaciones entre ciencia y sociedad que no es incorporado recursivamente a las premisas de su teoría ni guarda relación con el tipo de conclusiones que ésta es capaz de producir. tratándoselo como un epifenómeno monoplanario.

amplias discrepancias internas. sus pautas distintivas de conducta) se desarrolla y se reafirma día a día en la interacción con sus asociados. Otro elemento que caracteriza centralmente al enfoque interaccionista es la afirmación de que tanto la naturaleza humana como el orden social son productos. Kluckhohn y Anthony 1958. o más bien gracias al aprendizaje interactivo que tiene lugar en él? Pese a una lenta maduración de más de medio siglo. que ellos proponen como desafío y dilema teorético a la psicología es entonces el siguiente: la correspondencia entre lo que el individuo hace y lo que el ambiente le otorga como gratificación ¿se alcanza merced a la posesión de un equipo psíquico adecuado antes del contacto con ese ambiente.viceversa. que la cultura de un grupo no es algo exterior que se impone a la persona. tras la cual se ocultan una idea del orden social que lo asimila a un mercado del sentido regido por leyes no monopólicas de oferta y demanda. desde ya. no está exento de lagunas. pero en general la lección que los interaccionistas procuran impartir consiste en que las explicaciones que suponen procesos psicológicos inobservables se hacen innecesarias. pero se considera que la dirección adoptada por la conducta de una persona es algo que va constituyéndose según el mutuo toma y daca de hombres interdependientes en un proceso indefinido de adaptación recíproca. por un lado. Aquí se manifiesta cierta tensión con la herencia conductista social y cierto grado de contradicción interna. que se origina oficialmente alrededor de la obra de Herbert Blumer en 1937. las ceremonias de iniciación de los varones actúan no como un medio para resolver los "conflictos de identidad" de los jóvenes (como proponían Whiting. El método interaccionista se niega a investigar las causas de la conducta humana. aunque el discurso subsiguiente quiera garantizar el retorno del foco hacia aquello que es observable: pues "la situación subjetiva […]. el interaccionismo simbólico. En lo epistemológico. y una imagen de la interacción que la reduce a una suerte de regateo entre iguales (pues para explicar las diferencias hay que adoptar necesariamente una óptica transituacional) constituyen los principios rectores del interaccionismo simbólico. sino algo todavía más elusivo y cambiadizo: a saber. un poco a regañadientes. hay. por lo tanto. Además (y ésto es lo más sustancial de frente a la caracterología de Cultura y Personalidad) se afirma. las "construcciones mentales" que les corresponden (Gonos 1977: 862-863). Los interaccionistas. se alega que la personalidad de un individuo (esto es. Pero a veces no son las situaciones en sí las que concitan la atención de los interaccionistas. ni como un recurso para proporcionar cierto vago "sentimiento de pertenencia" (como quiere DeVos 1981). a partir de una pesada hipoteca "conductista social". gracias a la cuidadosa observación y al análisis de la situación en que el individuo está actuando. esa construcción personal del mundo. podría decirse que su situacionismo atomizador pospone o escamotea los problemas de la relación entre el individuo y las instituciones sociales. En el extenso intertexto de este movimiento. El interrogante fundamental. sino como una solución negociada al problema de la continuidad organizativa. emergentes o residuos de la comunicación entre las personas. las evaluaciones subjetivas que los actores realizan acerca de ellas. desacuerdos básicos y todo un abanico de variantes. y que pretenden demostrar que la búsqueda de nexos causales desemboca en una regresión infinita: 114 . concentran su atención en los efectos de la experiencia y minimizan la influencia del equipo adaptativo del individuo. o Burton y Whiting 1961). y por el otro. Desde este punto de vista. en el que los acólitos rara vez puntualizan los límites de su obediencia a lo que se insinúa como su ortodoxia. ni como una expresión de necesidades orgánicas o impulsos libidinales internos. por ejemplo. la importancia de todas estas variables. aduciendo para ello escrúpulos insinceros que parodian premisas del positivismo lógico. etnográficamente apuntalado. Se reconoce. Young (1961) asevera que. sino un modelo de conducta apropiada que surge y se refuerza en la comunicación. la conducta no se interpreta como una respuesta a las presiones del ambiente o a los estímulos que fueren. es de interés para los sociólogos en la medida en que ella afecta la orientación de las acciones del individuo" (Stebbins 1967:151). en lugar de resolverlos cabalmente. invirtiendo así la importancia que esos factores cobran en la perspectiva clásica de Cultura y Personalidad y en la psicodinámica posfreudiana. ni como una manifestación de pautas culturales. Esta negociación.

Al constituir la realidad como un mosaico quebrado de escenas inconexas. el interaccionismo se diluye en una apoteosis del despedazamiento analítico. Deberíamos dejar a un lado el análisis de todo lo que nos pueda remitir a un contexto histórico. en la aislada inmediatez del encuentro cara a cara. indiscutiblemente problemático. no podríamos inquirir -digamos. La dificultad surge -asevera Becker. pero con respecto a situaciones diferentes (1958:655). siendo que en la vida real sus criterios analíticos y sus procedimientos de descomposición son por completo opuestos a los que rigen en estas estrategias. con la psicología gestáltica y con las teorías del campo conductual (cf. el movimiento del gatillo. los datos obtenidos por el observador en contacto con los individuos que estudia son siempre válidos. Al querer encontrar la significación no en la trama social sino en el episodio mutilado. Al analizar la conducta de un grupo de estudiantes de medicina en medios sociales convencionales (junto con otros compañeros de estudios. respectivamente."Por ejemplo. pueden expresar con gran profundidad sentimientos 'idealistas' acerca de la medicina. las ingenuidades y las contradicciones del interaccionismo son estremecedoras: es evidente que no se puede decretar a priori que la situación haya de ser indefectiblemente el marco analítico en el que los fenómenos encuentren siempre su inteligibilidad. por ejemplo. político o social más amplio. la interrupción del movimiento de bombeo de su corazón. en este caso es imperativo que el observador participante posea una visión "global" de los individuos en sus ambientes normales y anormales. resignándonos. Los interaccionistas piensan que es imperativo que el observador registre la posición social que ocupa en la cultura estudiada y las imágenes que los demás desarrollan respecto de él cuando trabaja ocupando esa posición. sino que se trata incluso de algo más puro. Aunque el concepto intuitivo de causalidad es. subrayan constantemente la necesidad de observar a los sujetos en condiciones sociales contrastantes. el interaccionismo ignora también cuál puede ser la índole del modelo explicativo que él mismo instrumenta. o a solas con el investigador) Becker encontró diferentes clases de respuestas: "Cuando están solos con el investigador. A resultas de un impulso francamente irracionalista. y deberíamos dejar que las víctimas mismas negocien. los actos de la víctima que enfurecieron al matador?" (Shibutani 1971:33-34). los estudiantes. la perforación de su corazón por una bala. en nombre del desagravio de lo cotidiano. durante su práctica clínica. a determinado nivel de análisis. antes de poder deducir conclusiones confiables referidas a la cultura como un todo. tendríamos que excluir esos acontecimientos de los hechos relevantes de la vida cotidiana. el golpe del percutor sobre la bala. puesto que en cada caso es necesario elucidar primero cuál es el ámbito empírico y la circunstancia histórica que corresponde invocar para explicar o comprender cada unidad de tratamiento. en tanto y en cuanto se deje constancia de las situaciones en que las observaciones se formulan. Shibutani 1971:34-35). a una especie de trivialidad sistemática. suponiéndole.cuando se pretende alcanzar generalizaciones sobre los datos culturales. pero se comportan y hablan de manera 'cínica' cuando están rodeados de sus compañeros.las causas del martirio de Mandela o del asesinato de Luther King. su libertad y su resurrección. Los estudios de Howard Becker. el interaccionismo simbólico incurre en una casuística que simula creer (al contrario de la Gestalt) que la parte no sólo es una reducción perfecta y representativa del todo. a falta de inquietudes causalistas. es la 'causa' de su muerte?: ¿la cesación de las funciones vitales debido a la falta de oxígeno. Las limitaciones teóricas. y en consonancia con estas exigencias encarecen el trabajo en equipo como medio de acceso a 115 . fácil es sacar las consecuencias prácticas de semejante modo de pensar: de atenernos a los principios del interaccionismo simbólico. Una alternativa para juzgar a cuál de estas situaciones corresponde mayor grado de confiabilidad consiste en considerar cada dato como valioso en sí mismo. conexiones imaginarias con el enfoque organísmico de la biología. tangible y mejor. si una persona muere en un tiroteo ¿cuál. En otras palabras. Una importante facción dentro del interaccionismo simbólico ha hecho especial hincapié en la observación participante como eje metodológico a partir del cual enfatizar la variabilidad de los fenómenos y el "humanismo" de su propia empresa. en una especie de teoría sistémica vuelta del revés. el estado mental del hombre que lo accionó. la explosión de la pólvora que impulsó la bala.

cuando el status de los negros estaba determinado por la ley y la costumbre. y remiten a una problematicidad tan básica que. no todos los sucesos que son de relevancia para las ciencias sociales varían en función del punto desde el cual se los observa. los isleños de Trobriand no se vuelven patrilineales cuando el observador está de espaldas. Si bien muchos negros no estaban satisfechos con la situación. 116 . ni segregan a instancias del estudioso una mitología de otro modo inexistente. aunque en ocasiones su argumentación abrace nominalmente posturas de avanzada (cf. DeVos. La observación participante. de ser tan ominosa como parece. La indeterminación no es soberana: tiene claramente un límite. un conocimiento objetivo de los sucesos tales como ocurrirían si nadie los testimoniase. proclive en los últimos tiempos a mimetizarse con una fenomenología que magnifica la relatividad del conocimiento en vez de neutralizarla. y esto es a veces un escollo. suponen que su teoría se deduce espontáneamente en cuanto se enuncia una serie de prescripciones técnicas. los interaccionistas simbólicos. Shibutani. salvo. se ha convertido en bastión de un conservadurismo por lo menos irresponsable. toda la investigación empírica psicológica o antropológica que conocemos se ubica en algún lugar del continuum que media entre aquel registro obligatorio del rol que asume el estudioso y este misterioso "rol generalizado" del que nadie aclara en qué consiste. • Y en tercer orden. los requerimientos del interaccionismo en torno a la reflexividad rara vez dan un paso más allá de la tautología. más allá del consenso corporativo y de los axiomas acerca del carácter esencial y privilegiado. El hecho de que el saber no posea una validez absoluta es. • En segundo lugar. la conciencia de rol y la habilidad táctica de un investigador conforman. recursos del orden de la técnica. según las cuales en los días de la esclavitud. todo relato se traza desde una determinada perspectiva. en cambio. por el mero hecho de hacerse explícito. aunque poco novedosos. y todo trabajo de campo origina algún tipo de réplica conductual por parte de las personas observadas. un mal ante el que sólo cabe la resignación. que no alcanzan siquiera a constituirse en parámetros confiables para la evaluación de una teoría. respectivamente. Tómese nota de esta convergencia: los subjetivistas (Hsu. quizá. habría impedido incluso el desenvolvimiento de las ciencias naturales. permita despejar. McNall y Johnson 1975). En rigor. aspira a semejante omnisciencia. El discurso interaccionista. en rigor. la cooperación entre las personas de los grupos étnicos era "razonablemente eficaz". Brewster Smith) fingen disponer de una teoría que se sigue de la disponibilidad de un concepto cuya contextura lógica y cuyo correlato empírico jamás se especifican con la claridad necesaria. Para quien no se deje inmovilizar por la perogrullada. como en la pretensión de reducir los márgenes de incertidumbre a través de un retoque metodológico trivial y de un encogimiento de escala que sólo ocasionan una inflación de las dificultades iniciales. Las perspectivas posibles son infinitas. para decirlo brutalmente. En lo ideológico el interaccionismo. para los científicos normales y maduros. el interaccionista. demuestra con su propia inoperancia la inutilidad de los símbolos que había introducido para superar los dilemas de la ciencia convencional. sin que por ello y sólo por ello la investigación alcance la certidumbre o se precipite en la subjetividad. ni dejan caer de cabeza a sus críos con el solo fin de desconcertar a los extranjeros. Severyn Bruyn. más allá del cual es posible fundamentar aceptablemente algún conocimiento.perspectivas múltiples. como en una ecuación. La anomalía suprema del interaccionismo no consiste tanto en la generalización salvaje de un dilema contingente. Durante el período que siguió a la Guerra de Secesión. mientras tanto. junto con su congénere la etnometodología. cita encomiásticamente las investigaciones de Bertram Doyle sobre la importancia del consenso. el cual permite igual acceso a diferentes sectores de la población estudiada (1972: 241). cuando esas normas colapsaron. Apegados a un burdo sentido común que va al choque con el método científico armado de una sensatez sólo aparente. tres cosas son evidentes: • Por empezar. sin embargo. no existen teorías subjetivistas o interaccionistas simbólicas. por poner un caso. Estos mandatos son sin duda plausibles. Ningún científico social. afirma que en algunos casos "es posible desplegar un rol generalizado". dejar constancia de esa perspectiva y de las respuestas suscitadas entre los sujetos por haberla asumido no constituye un elemento de juicio que. no existían grandes dudas sobre sus responsabilidades y derechos. de ciertos conceptos y de ciertos procedimientos.

sino más bien como actor en el juego de las escenas. Las personas que pertenecían a cada uno de los grupos se sentían frecuentemente ofendidas en situaciones en las que no había intención de ofender. un comentario marginal o una rareza patológica. La pasión que los interaccionistas sienten por las situaciones y por la negociación y el "consenso" que éstas presuponen les hacer perder de vista todo lo demás. pero ella. vale decir. cuando se reimplantaron las prácticas segregacionistas en los medios de transporte.surgió una considerable tensión. sin ser uno mismo una genuina calamidad como científico social. Esta compresión escénica. sólo puede ser aprehendida en su justo significado si los datos individuales se integran en la totalidad de una situación. en su sentido original. Los compromisos de Goffman con el modelo blumeriano han sido ocasionales. El planteo de Lorenzer pretende ser una continuación mejorada de los postulados de Adorno y de Marcuse. afirma Doyle que la mala voluntad y la violencia surgen cuando un sistema de estratificación étnica o bien está en proceso de formación o está destruyéndose -en situaciones en las que las personas de ambos bandos no están bien seguras de lo que deben esperar de las otras-. se enlaza con el marxismo atemperado de la Escuela de Frankfurt y con el psicoanálisis. Esto impone considerar como objeto de la investigación el nivel de los símbolos lingüísticos. no tanto como orador que comunica su subjetividad. situación que a su vez debe integrarse en la trama de la historia vital. en el esfuerzo por estar al día. consiste menos en una psicología del individuo que en una psicología social: "No ha de discutirse -dice Lorenzer. no es algo que haya preocupado centralmente a dicho autor: razón de más para dejarlo al margen de la interrogación que en este libro se plantea. conservando aún ciertos resabios fenomenológicos. lacanianamente. del método y de las técnicas que se han escogido para formularlo. esencial. las actividades coordinadas se desenvuelven sin dificultades" (Shibutani 1971:49). Una vez que un sistema de dominio y explotación se establece perfectamente. entendida en toda su complejidad. y esto sucede por imposición del objeto. no es una psicología. sino una teoría de la interacción" (1986:110). ••• A partir de la importantísima elaboración teórica de Alfred Lorenzer. en todo el corpus del interaccionismo simbólico. que se basa. "Por lo tanto. el nexo preciso y sistemático entre cultura y sujeto. bien mirado.sólo puede ser disuelto desde la atalaya del interaccionismo simbólico" 117 . y demuestran ser más tenues en algunos estudios que en otros. Muchos antiguos marxistas. las relaciones volvieron a ser nuevamente estables. ni reconocer este estado de cosas como "estable" o "carente de dificultades". en tanto elementos o vehículos de la interacción humana: "El falso entendimiento cientificista del psicoanálisis -especifica Lorenzer. instancias que la contradigan o que permitan inferir una actitud ideológica opuesta.que la teoría psicoanalítica pueda dar lugar a la deducción de teoremas psicológicos. de allí que el modus central de la Verstehen psicoanalítica sea la compresión escénica. contrapartida germánica y materialista de la concepción lacaniana. La actitud políticamente reaccionaria parece ser constitutiva del fondo teórico de la escuela. Para Lorenzer. de quienes rescata la presunción de que el psicoanálisis. se han pasado a las filas de esta corriente sin dejar sentada su disconformidad con aseveraciones de este calibre. Declinamos en este párrafo performativo la tarea de considerar la obra multiforme de Ervin Goffman como acervo integrante y como instancia capaz de rescatar al interaccionismo simbólico de la condena que de no ser así merecería. en una crítica de la confusión lingüística del paciente. Nos gustaría creer que esta celebración de la homeostasis y la armonía en el interior de un sistema jerárquico constituye un caso aislado. pero no hemos podido hallar. no tanto a causa de los intereses en conflicto como por la incapacidad para entenderse los unos a los otros. Luego. contestatarios y heterodoxos. ni dejar de ver que la violencia está implícita y actuante en la institución de la esclavitud. por otra parte. ni aducir los "derechos" históricamente detentados por los esclavos. distorsionando su captación de las realidades amplias y poniendo al desnudo una ética que sólo cabe calificar de vergonzante: pues ciertamente no se puede hablar de "cooperación" ni de "actividades coordinadas" entre amos y esclavos. o entre psicología y ciencia antropológica. la idea de un "interaccionismo simbólico". el paciente psicoanalítico es comprendido en las palabras que profiere.

por no concebir al símbolo. tal vez por el Goffman de las metáforas escénicas. empeñado en una lectura sociológica de Freud. la perspectiva del actor desde la que inevitablemente se parte. es asunto aparte" (1986:118). sino que nada más lo decreta y lo imagina consolidado. En cierta forma. A este autoritarismo cabe oponerle otro. salvo en la medida en que su discurso sobre la persona y el discurso sobre la sociedad son susceptibles como cualesquiera otros. El psicoanálisis no es una psicología social. lo cual debe salir a la luz en el análisis concreto. siempre está determinada por el ser material. naturalmente. ni está representada. El psicoanálisis no es una psicología social. es también abolido por Lorenzer. y casi todos los que en él se refieren. no es sólo un etéreo fenómeno ideal. En principio. fundamentos y desarrollos de su programa. Aunque hay que señalar. y este libro. no hay en el psicoanálisis de Lorenzer rastros bien marcados de un influjo directo por parte de la teorización antropológica. en su nueva concepción. privada. Un poco a la manera de Lacan. por un Lacan que presupone a Lévi-Strauss. dejando de lado lo que explícita y exclusivamente tiene de psicología profunda. de "freudomarxismo"). la formación de símbolos siempre tiene su base en la producción. pero pionero. entre lo psíquico y lo social. Ello no impone concebir groseramente la interacción bajo la categoría material del trabajo. pues éstos también son seres vivientes sin que por ello aquél quede englobado en la zoología. Esto no quiere decir que el psicoanálisis de Lorenzer sea otro reduccionismo biologicista más. por cierto. una psicología social más que un análisis del sujeto. en última instancia. el puro sujeto. agregaríamos. esto es. antes bien. porque la sociedad posee una dimensión política que no se reduce. y. abstractamente. Todo esto. El psicoanálisis no es una psicología social sólo porque los miembros de la interacción sean seres sociales. que difiere del clásico (al que Lorenzer sólo se refiere para cuestionarlo) por no ser idealista. La inconfesadamente lacaniana "escisión del juego lingüístico". la teoría psicoanalítica de Lorenzer pretender ser una teoría de la desfiguración subjetiva de las estructuras objetivas de la interacción: "Que de esta teoría de la interacción puedan deducirse afirmaciones sobre funciones psicológicas. El punto de vista subjetivo. ni se explica a través de las interacciones domésticas con papá y mamá. ni equivale. lo testimonian por la 118 .(1986: 112). desde ya. desconociendo o reputando irrelevante todo lo que la antropología simbólica ha podido (o no) esclarecer a ese respecto. Promover al psicoanálisis a la jerarquía de una psicología plenamente social. sino más que nada una huella de la destrucción (subjetiva) de la praxis. Un interaccionismo simbólico. Los vínculos con ésta son más bien mediatos. por cuanto Lorenzer es desagradecidamente parco para con sus precursores y un desconocedor nato de las influencias que lo motivan. A su vez. es un pretexto para recuperar la dimensión y las estructuras objetivas que están soterradas. no instaura un nexo firme entre lo individual y lo colectivo. de yuxtaponerse. el estado de diálogo abierto con las demás ciencias sociales trabaja permanente y críticamente en los supuestos. y el símbolo mismo viene a ser aquello que media entre el desarrollo de la naturaleza y el de la historia. que Lorenzer aferra como pauta diagnóstica. tiene que ser inferido. personal. En la carencia de una genuina dimensión social y cultural del esquema psicoanalítico de Lorenzer. que Lorenzer ha sido capaz de escribir un ensayo sobre el concepto de símbolo (1976) soslayando. "en el sentido del Interaccionismo Simbólico idealista". y pasan por la concepción reichiana (en tanto conato abortado. es donde yace lo esencial de su criticabilidad. sino interpretar que las inclinaciones libidinales y las demás acciones humanas son elaboraciones productivas en el contexto de las relaciones sociales. la teoría del símbolo es más bien "historia natural". y en este sentido. quizá con mejores fundamentos: el psicoanálisis no es una psicología social. ni puede preverse. como dispositivo de sentido de un espíritu separado de su base biológica. el sujeto. Lo suyo constituye o quiere constituir. Lorenzer advierte que la formación de símbolos no debe verse como algo abstracto.

American Psychologist. 1975. Rae Carlson (1984). por ejemplo.399-408. 1978. pp. Hogan y N. American Psychologist. la psicología social hace años que se encuentra en crisis. 35. están todavía por fundarse. 36. y más aún la psicología antropológica. Véase. "The Biases in Contemporary Social Psychology". no podemos menos que consignar que. Social Research. A. Wachtel.1 La psicología social. 478-534. P. pp. "The Crisis of Confidence in Social Psychology". 1 Aunque el asunto merezca más un libro que una escuálida nota al pie. "Lessons from the History of Social Psychology". pp. 119 . 1980. Emler. P.967-976. L. según se reconoce en su propio interior. 30. C. "Investigations and its Discontents: Some Recent Constraints on Progress in Psychological Research". A. 45. Elms. 972-985. American Psychologist.sola necesidad de que se los escribiera. pp. R. Pepitone. 1981.

renunciando a la afirmación de una validez universal del complejo de Edipo. Las controversias. Ya no era asunto de Malinowski contra Freud sino de una corporación culturalista contra otra libidinal. estudiar por separado cada tipo de cultura a objeto de establecer su particular complejo correspondiente" (p.Edipo y la contienda de las disciplinas Este es uno de los ámbitos más transitados y más polémicos de todos los que territorializan las relaciones interdisciplinarias. salvaguardando lo esencial del esquema pero alterando sus protagonistas: en esa familia construida en un contexto matrilineal y avunculocal (para nada "matriarcal". La conclusión no deja de ser abierta: "Es preciso investigar las relaciones recíprocas entre los influjos biológicos y sociales y.5 ANTROPOLOGIA Y PSICOANALISIS 5. entre los burgueses de Viena. la figura que encarna la autoridad no es el padre. Esto significa que la disciplina represiva no tiene su origen en el hombre que monopoliza sexualmente a la madre de Ego. haya sido víctima de un extraño abandono por parte de los estudiosos de la cultura.1924). según la opinión que cada quien sustente y el marco teórico que le plazca invocar.267). a pesar de abrir "evidentes perspectivas sociológicas". las profanaciones y las diatribas no parecen haber servido para llegar a ningún consenso: como al principio. por la moral cristiana y por el moderno industrialismo europeo de la burguesía acaudalada. conoció una muchedumbre de estilos contrapuestos: 119 . Ante la blasfemia. creemos que ha habido aquí demasiada vehemencia y demasiada excitación como para que el aporte antropológico a la psicología haya podido ser genuinamente fructífero en lo científico. El único complejo nuclear que reconoce la escuela de Freud y al cual concede validez universal -decía Malinowskipertenece esencialmente a nuestra familia indoeuropea. sobre todo en mérito del influjo de Lévi-Strauss sobre Lacan. fortalecida aún más por el derecho romano. es decir. como habitualmente entienden Reich y Laplantine). que no se hizo esperar. o como para que la asimilación de la psicología por los antropólogos haya estado exenta de la suficiencia crítica con la que éstos acostumbran penetrar incluso en lo que mal conocen. a una familia patrilineal con patria potestad muy desarrollada. Es preciso subrayar una vez más que Malinowski no niega el complejo de Edipo ni la universalidad de algún tipo de complejo derivado de las relaciones interpersonales en el seno de la familia. Edipo y la libido están hoy en todas partes. por ejemplo. Incluso llega a protestar por el hecho de que la doctrina del complejo de Edipo. en la obra de Malinowski. en una sola o en ninguna. Como bien decía Gino Germani (1963:19). en las Trobriand. Todo comenzó cuando Malinowski. Mas se pretende también que este complejo rige también para toda sociedad. salvaje o bárbara. puso en entredicho la universalidad del complejo de Edipo. Pero el desafío ya estaba lanzado. y que la relación padre-hijo carece de la ambivalencia que la caracteriza. sino el hermano de la madre.se acaba introduciendo en el psicoanálisis un principio sociocultural que sustituye al individuo ahistórico y abstracto de la concepción ortodoxa freudiana por el individuo concreto a cuya formación concurren no sólo la biología sino también la sociedad y la historia.1 . orig. la reacción psicoanalítica. "lo que evidentemente no puede ser cierto" (1963:180. al paso que no se niega la existencia de mecanismos inconscientes generales -como la ambivalencia o la represión. Aunque pueda ser reivindicado por algunos.

lo cual no era poco viniendo de un freudiano convencido. "activas". teorías que hemos discutido ampliamente en otra parte (Reynoso 1981). pues el primero ha utilizado correctamente en sus investigaciones. Malinowski y los culturalistas que con él negaran la universalidad del Edipo. mutatis mutandis. Boas 1948) como la constitución del neofreudismo sintético de Margaret Mead. Entre Malinowski y Róheim. la dialéctica de la antropología y el psicoanálisis no se resuelve. cuyos excesos conjeturales muchos psicoanalistas han sido los primeros en deplorar. y que los "matriarcados" oceánicos probaban que ésta podía prosperar sin coartar los impulsos más expresivos y significativos del hombre. F.• 1) El estilo de la ofensa airada. Para Reich. con cierta unanimidad. por parte de la verdadera izquierda freudiana. a veces no muy metódica. Robinson 1971:71-123). encarnado en los militantes de Cultura y Personalidad de formación freudiana o antifreudiana. en boca de Géza Róheim. a quien el episodio sirvió de excusa para extremar. o que afirman. Es así como la antropología incide. si en cambio Róheim se jacta de ser un largamente experimentado analista y de poder interpretar brillantemente los sueños. Pero Jones se había atrevido también. eran ellos mismos unos reprimidos que no lo habían resuelto adecuadamente (cf. publicado en 1927. Ernest Jones (1925) había acogido la interpretación malinowskiana del complejo de Edipo como un importante aporte científico. la opción también resultaba clara: "Si Malinowski admitió no haber analizado nunca un sueño y haber leído las obras de Freud sólo en el Archipiélago Trobriand. que la cultura es inexplicabe a la luz del "sucio secretito familiar". y cuya trascendencia en el escenario de la psicología moderna es imposible exagerar. la validez de todo el paradigma freudiano o poco menos. la boca se avino a ser vehículo del cunnilingus y cualquier trabajo sobre el cuerpo fue visto como masturbación. pero con Róheim sólo se confunde" (Reich 1973: 156). • 2) El estilo de la duda. que se precipitó en auxilio de Malinowski en contra de lo que después fue el frente Róheim-Devereux-Laplantine. todo habla en favor de Malinowski y en contra de Róheim. quien encontró en el colapso de Edipo el fundamento cultural de sus teorías. quienes se lanzaron a verificar o invalidar sobre el terreno de las encontradas hipótesis. Antes que nadie. Malinowski demostraba a los psicoanalistas que la represión sexual no era prerrequisito del desarrollo de la cultura. en estrecho contacto con la cúpula psicoanalítica. como Fritz Perls. yendo más lejos de lo que los testimonios etnográficos permitían 120 . Aquí es también donde se origina parte del aporte antropológico al descrédito de Tótem y Tabú. En todo caso. ni mucho menos. el predominio de la cultura (y de la historia) frente a un sujeto constitucionalmente formado por la experiencia invariable de su infancia. hacia la derecha. que aseguran. El mismo Malinowski habría de cambiar de idea respecto al psicoanálisis. Róheim 1973. Abram Kardiner y Geoffrey Gorer. al leer a Malinowski uno se informa verdaderamente de noticias fundamentales. la antropología y Malinowski seducen a los promotores de las terapias "irregulares". "revolucionarias" o "contraculturales". • 3) El estilo del alborozo. en esta tricotomía de la ofensa. en cambio. lo que ha quedado plasmado en la segunda mitad de Sexo y Represión en la Sociedad Salvaje. lo que ahora importa es que en aquellas psicologías en él inscritas se reafirma. por la vía indirecta del discurso reichiano. Allí Malinowski ataca de frente la reducción de los hechos sociales a datos de psicología individual y el intento de historia adivinada que campean en Tótem y Tabú. Desde la óptica de Róheim. Este es el contexto en el que se gesta tanto la querella antropológica contra el "reduccionismo psicoanalítico" (Sapir 1949. en la génesis de una línea antipsicoanalítica cuya apoteosis intelectual es El Anti-Edipo. para referenciar un campo de otra manera amorfo. Sin embargo. Del antipsicoanálisis y de sus resonancias y fundamentos antropológicos hablaremos después. que la teoría freudiana es "mierda de elefante". los conocimientos psicoanalíticos. como Deleuze y Guattari. A su debido tiempo. en un apéndice de este capítulo. de tono entre místico e irreverente. quien había "malinterpretado" a Freud. destaca en aquella izquierda como su fundador y arquetipo la figura impar de Wilhelm Reich. Róheim lo ha hecho en forma tan catastrófica que. la duda y el alborozo que hemos usado como clasificación descartable. Los símbolos culturales (al igual que los iconogramas de Garma) comenzaron a traducirse en una floración de penes y vaginas: los coyotes y las serpientes devinieron falos.

pues en estado de naturaleza los jóvenes varones del grupo no habrían tenido razón alguna para codiciar las hembras ni para asesinar al macho dominante. en rigor. El sistema de filiación matrilineal y la negación del papel del padre en la procreación fueron. paralela a su creciente respeto hacia el paradigma conductista (cf Malinowski 1967:34-35. el derecho materno apenas alcanza a canalizar en otra dirección el odio que el niño siente. Tótem y Tabú. puesto que. hablaremos más extensamente luego. el niño trobriandés destina la esencia de su aversión hacia quien es su genitor real. las prácticas rituales y los objetos conmemorativos estaban todavía por inventarse. Si se lee el reciente survey de Robert Paul (1989) sobre la antropología psicoanalítica. conforme a la caracterización freudiana. aunque fuesen matriarcales. a situar los hechos descubiertos por Malinowski en una perspectiva genética. es cierto también que el argumento original de Malinowski contra el Edipo clásico tiene un punto débil. se bifurcan o se encuentran. según Jones. Digamos aquí que en él Freud daba por sentado que el parricidio primordial del jefe de la horda (que es la base de toda su argumentación) fue el acontecimiento que hizo pasar al grupo zoológico de los australianos del reino de la naturaleza al reino de la cultura. nada testimonia esta certeza. En síntesis. filosóficamente hablando. más allá de la experiencia vital concreta y de todas las significaciones que la cultura impone. Aquí se revela este ímpetu universalizante de Freud (que no es. de modo tal que. o en planos y perspectivas que cada estudioso. es. de no ser así. edad en que la constelación edípica ya debería estar plenamente consolidada. según se los mire. el niño trobriandés crece bajo el control de la pareja nuclear y el hermano de la madre aparece recién en su horizonte cuando el pequeño tiene siete u ocho años. los valores morales. este campo puede recorrerse a lo largo de senderos que. Firth 1974:27-28). como él mismo lo admite. En otras palabras. sin duda. capaz de no dar por válido y científico más que lo que funda universalmente" (Duvignaud 1977: 182). llevado por su propio impulso negador. del pensamiento europeo. por fuerza de naturaleza. asombrará 121 . de mejor calidad que el de Malinowski devenido teórico del 'funcionalismo'). circularmente. su horda original se hallaba aquejada de todos los prejuicios. Es esta inversión destructiva de sus interpretaciones y esta reincidencia en la práctica de la reconstrucción histórica inverificable que hacen que Malinowski. se obstina en cuestionar la idea freudiana de la sexualidad infantil (1925:245-249). En realidad. Malinowski objeta. frustraciones y cuitas propias de una familia europea moderna de la clase media. según lo entiende Malinowski. los factores que ocasionaron el desvío hacia el hermano de la madre de los sentimientos que el niño albergaba para con su progenitor ignorado. por ejemplo. arremeta con toda la ironía contras su manifiesto etnográfico. postulando que los sucesos de Trobriand suponían un estado edípico generalizado. Aún admitiendo que ese crimen efectivamente se consumara. toda la historia debería repetirse indefinidamente (1925:155-172). sino la voluntad deliberada [por parte del psicoanálisis] de considerar todas las sociedades. por hipótesis. ordenan y conceptualizan cada vez de diferentes maneras. de Jean Duvignaud: "Desgraciadamente. Jones insinúa en el fondo que. Es cierto que la crítica Malinowskiana del psicoanálisis. pues. hacia su padre biológico. enormemente compleja y enrevesada. que la rebelión contra el padre presupone el estado de cultura que ese acto debía instaurar. las creencias. la de las tempranas relaciones entre la antropología y el psicoanálisis. como su precedente histórico. o esta psicosis.hacerlo. La critica mejor expresada a este atropello teórico y empírico procede. al discutir las teorías de Róheim. se pasa de la raya cuando el antropólogo. como patriarcales. El concepto freudiano de la memoria colectiva. y que caracteriza esta vocación. La que ahora nos concierne. además. pues. De este libro. replanteándose su propia actitud frente a las transgresiones metodológicas del psicoanálisis. Pero esa ya es otra historia. le parece demasiado cómodo ara ser tomado en serio: el bagaje cultural de la humanidad y el respeto hacia las normas fundamentales serían emergentes de un recuerdo que posee "la extraña particularidad" de no difuminarse con el paso del tiempo. aún sin esos detalles anecdóticos. y hasta cada estudioso de aquellos estudiosos. Freud borra con el codo lo que escribe con la mano. las instituciones. tampoco habría existido manera de dejar establecidas las consecuencias de cara a la posteridad. con una lógica incontrovertible.

Todo lo que se encuentra es una reescritura de ciertos conceptos pergeñados por Ralph Linton. Y es función del carácter social el dar forma a las energías de los individuos. No hay dos clasificaciones iguales del ingente acervo de las investigaciones psicoanalíticas de la cultura. En otras palabras. o la guerra como emergente de la actuación del Instinto de Muerte. pero las ideas religiosas. • 3) La tercera aproximación es la que Fromm llama sociopsicológica: una estrategia que. por dar un caso. la familia funcional como el agente psíquico putativo de la sociedad. por ejemplo (1949: 2-3). puesto que resulta de la interacción de factores económicos ideológicos y sociológicos. En este esquema. Quizá convenga recordar que las primeras lecturas antropológicas de Freud y las aplicaciones etnográficas del psicoanálisis preceden en el tiempo -y 122 . el carácter social hace que la gente actúe como tiene que actuar de acuerdo con los requerimientos de la cultura. Leyendo este esquema de Fromm (uno de los tantos a los que sucesivamente adhirió) uno se pregunta qué es lo que se ha hecho. En tanto que los factores políticos y económicos son los menos versátiles. mientras que su atención a los factores socioeconómicos parece ser más declamada que sincera. De este modo. distingue tres aproximaciones principales que se han ido dando en el intento de aplicar los hallazgos psicoanalíticos al problema de la cultura: • 1) La aproximación freudiana ortodoxa. sino sólo estructuras sociales específicas que operan de maneras diferentes y determinables. La génesis del carácter social no puede entenderse como si se debiera a una sola causa. y muy ocasionalmente. a fin de cuentas. que lo sistematizan y le otorgan estabilidad. de tal modo que su conducta no deje librada a decisión consciente el seguir o no las imposiciones de la sociedad. uno de los próceres de los "enfoques freudianos modificados" a los que Fromm hostiga. encontrando gratificación en ello. El método instrumentado por esta estrategia es el de la analogía entre los fenómenos culturales y los síntomas neuróticos. es verdad. las referencias a los escritos sociológicos de Freud. ellos parecerían detentar cierta prevalencia en este juego recíproco. yuxtapuestos. como la institución que tiene la función de transmitir a la persona en crecimiento las imposiciones y requerimientos sociales. Erich Fromm. Los miembros de una sociedad y los grupos de status o clases dentro suyo deben comportarse en forma tal que sean capaces de funcionar de acuerdo con las pautas requeridas por ella.que no se mencionen en él ni las sombras de las tensiones interdisciplinarias. la estructura del carácter que es compartida por la mayor parte de los miembros de una cultura. de la explicación psiconalítica de la cultura que se nos había prometido en un principio. según Fromm admite. de modo que la sociedad misma puede decirse que existe dentro del marco de su estructura particular. Pero psicoanálisis y teoría de la cultura no están integrados sino apenas. y también uno de los kardinerianos que manejaban las categorías freudianas con mayor desconocimiento de causa. Tal como Fromm la ve. más aparente que real. por lo común en tono de crítica admonitoria. la teoría de Kardiner sigue siendo ingenua en su atribución de importancia causal a las variables de crianza en el modelado de la personalidad básica. se centra en torno del concepto del "carácter social". • 2) La segunda aproximación es la de los enfoques freudianos modificados. al concepto lintoniano de personalidad de status) tiene por función el moldeado de la energía humana para el propósito del funcionamiento de una sociedad dada. ni una evaluación unánime del influjo que cada una de las disciplinas confrontadas ejerció sobre la otra. según la cual los fenómenos sociales y los patrones culturales deben explicarse como productos directos de ciertas tendencias libidinales. ni una conclusión respetada acerca de sus respectivos logros. En opinión de Fromm no hay "sociedades" en general. el carácter social (análogo. victorias y vergüenzas. fundada y conducida por él mismo. políticas y filosóficas no se avienen a ser sistemas proyectivos inertes. Aunque estas estructuras cambian en el curso del desarrollo histórico. tales como el de Kardiner. en el mejor de los casos. en donde se presta una mayor atención a los datos antropológicos y sociológicos disponibles. y el de la explicación desenfadada de aquéllos en función de la etiología de éstos. sino que son determinantes esenciales del carácter social. Aquí y allá menudean. desde el punto de vista de un período determinado es como si fueran relativamente fijas. el capitalismo se explica como resultado del erotismo anal. es decir.

desde (o con el concurso de) una antropología psicoanalítica. La suma de dos ciencias multiplica. y que las otras culturas responden afirmativamente a las hipótesis que ese marco teórico les plantea. por lo demás apremiante. Para el psicoanálisis no se trata sólo de manipular convenientemente las diferencias culturales para que la interpretación resulte ser siempre la misma y para corroborar que. más significativo y fundante que el reflujo en sentido contrario. Cuanto más sociologizado es el psicoanálisis.al freudismo sociologizado de Fromm y de Karen Horney. son anunciadas como si fuesen la explicación. la articulación del psicoanálisis con una dimensión sociológica no ha podido ser resuelta desde el interior de una estrategia psicoanalítica más o menos reformada por obra de una pretextación culturalista sobreimpuesta. ni siquiera que se la haya considerado respetable durante mucho tiempo. aquél deriva algunas de sus categorías de Linton y a la larga de Kardiner. Stoljarov 1970. al contrario. Freud siempre tenía la razón. La existencia independiente de una antropología por un lado y de un psicoanálisis por el otro no implica que se tenga. Sahakian 1982:390). tanto más adecuadamente se descubre los mecanismos sociales que han producido la individualidad. Marcuse 1978. en la adición resultante. Tort 1972. capaces de explicar un producto cultural tanto cuando éste asoma como cuando se nos escabulle. fundamentan la teoría con categorías que no son sino meros resultados de la dinámica psicológica. más se embota para el conocimiento de los conflictos causados socialmente" (Adorno 1986: 18-23). recibió la inspiración para sus replanteamientos de sus tempranos contactos con las obras de Ruth Benedict y de Margaret Mead (cf. o bien desde algo así como un psicoanálisis antropológico. tales como 'ambición ilimitada' o 'idolatría de personas de éxito'. sino que la cuestión es establecer sin sombra de sospecha que los datos autorizan ese procedimiento. pero no creemos que haya sido exitosa. A esta altura de los acontecimientos. y tal como Adorno lo demuestra acabadamente poniendo el dedo en la llaga de un almacén conceptual espurio. los cuales son hipostasiados y afirmados como absolutos. En esta tesitura. en cambio. tanto el planteamiento sociologizante de Fromm (correligionario suyo en el interior conflictivo de la Escuela de Frankfurt) como los postulados de sentido común de Karen Horney fueron desconstruidos pormenorizadamente por Theodor Adorno en un artículo que deja a la vista sus circularidades y sus vacíos: "Nada caracteriza más agudamente la posición de los revisionistas psiconalíticos que el hecho de que ellos mismos. En la formulación del concepto de carácter social. […] La escuela neofreudiana sólo reconcilia ambos principios después de volverlos inocuos: el dominio aparece como disciplina familiar. Dahmer 1986). En síntesis. lista para usar. la represión de la pulsión. Sólo hay psicobolches en la intelectualidad y en el imaginario policial. la incidencia de la antropología en la formulación de un incipiente psicoanálisis social fue. Horney. una ciencia integrativa sumada. tanto más ficticia se torna la aplicación de consideraciones teórico-sociales en la psicología. de dormirse sobre la ingeniosidad de nociones tales como el inconsciente o como ciertos oportunos complejos. 1981. mientras atacan a Freud por su supuesta cautividad en hábitos de pensamiento mecanicistas provenientes del siglo XIX. La experiencia se ha intentado muchas veces.no suceden. como una aprensión que reside en los estratos exteriores del narcisismo y en conflictos que ocurren más en el preconsciente que en el inconsciente. La pregunta que corresponde hacerse es si podría resolverse ese problema. según el testimonio a la mano. mal que le pese. […] Cuanto más profundamente sondea la psicología las zonas criticas dentro del individuo. carencia de amor y otros epifenómenos. no en la ciencia. por algún milagro de su genio. lo hace la escuela neofreudiana con los rasgos de carácter. Lo que había hecho Freud con las pulsiones. […] Expresiones que sólo plantean el problema. cuanto más irreflexivamente es trasladada a la superficie de interacción de los mundos interno y externo. Por otro lado. carentes todos ellos (y éste no es su principal defecto) de una fundamentación antropológica satisfactoria (cf. No se trata. el aporte antropológico al psicoanálisis consistió hasta hoy en señalar la necesidad de ciertas definiciones operacionales y en urgir un replanteamiento profundo de cara al silencio de la teoría en cuanto a los límites y condiciones de su propia validez y en cuanto a su propio sesgo cultural. en otras palabras. también resulta ostensible el fracaso de los variados freudo-marxismos que han habido de Wilhelm Reich en adelante. los problemas disyuntivos que cada una hubiere dejado sin saldar. Y. 123 . En un principio.

de rendimiento decreciente. sino como una metáfora humanista más entre otras. Segall 1986). no devuelven a lo psicoanalítico sus niveles históricos de preferencia ni hacen pensar que la interpretación de los símbolos en antropología vaya a experimentar a corto plazo un revival freudiano. Por algo es que el psicoanálisis. de colapso. un Kracke.aduciendo que allá se manifiesta y acá se reprime. incurren por su propia naturaleza de metáforas. Reynoso 1987b). que no ha podido recuperar a Freud ni siquiera leyéndolo estructuralmente. Aún para los discretos rigores a los que se ha acostumbrado. Algo nada mal en psicoanálisis cuando toda una fracción de la antropología. lo que se conoce ahora como la perspectiva emic1: "la teoría favorita de los antropólogos psicológicos los ha limitado significativamente en cuanto a poder acercarse a sus sujetos en términos de su estructura fenomenológica propia de significados y emociones" (1968: 269). Veinte años atrás John Honigmann. prescinde incluso de nombrarlo (cf. de exégesis culta. Brislin 1983. más bien. sino como una iniciativa de personajes sueltos (un Obeyesekere. poco compatible con el tradicional empirismo antropológico. para el caso). está en su olvido relativo. De 1 Como quiera que se interprete a Freud (o a Lacan. Al comenzar los '90 algo del psicoanálisis ha vuelto. En la antropología moderna o posmoderna. de Ernest Jones. comprometida con la interpretación de los símbolos. la retracción experimentada por ese paradigma en el contexto antropológico global. de reiteración. un Robert Levy. deploraba que la complacencia antropológica hacia el psicoanálisis hubiera puesto en un segundo plano el punto de vista de los sujetos estudiados. ya en 1967. donde eventualmente se lo acepta al lado de epistemologías disolventes ¿Alguien pensó alguna vez en eso? 124 . el freudismo permitió que se acumularan a sus espaldas numerosos cuestionamientos jamás dirimidos. marcando un cierto límite disciplinario a la accesibilidad de su lenguaje. hipotecado con Lévi-Strauss en lo metodológico. impone una especie de desciframiento inteligente. por otra parte. significó en todo caso una recuperación que vale para la psicología (o para el psicoanálisis). epistemológicamente incontrolables. Amén de las escasas perspectivas que ofrecía. circunstancia no compensada por un rédito conceptual genuino. Si hemos de ser precisos. más que de retracción circunstancial o de equivocación en este o aquel planteo. ya no surge como una empresa colectiva y vital. Ya volveremos a insistir sobre esto. por ejemplo. más allá de su reconversión conductista y de sus ajustes evolutivos en el seno de los estudios más modernos de Cultura y Personalidad y de la llamada psicología transcultural. Y Pertti Pelto señalaba. y su desaparición absoluta en el registro de los más recientes surveys (cf. el psicoanálisis ha sido siempre universalista. por ejemplo) en procura de construir marcos que los individualicen. la de lo "imaginario" en primer lugar (cf. El efímero auge de Lacan. mejor que cualquier demostración formal. La mayoría de los ensayos psicoanalíticos que focalizan aspectos culturales comenzando por Tótem y Tabú y siguiendo por los conocidos estudios de Otto Rank. Las escasas extrapolaciones antropológicas de categorías lacanianas descontextualizadas. dejó de ser hace mucho un paradigma fácilmente antropologizable. editado en las postrimerías de los '70. de ponerse a la altura de las actuales demandas científicas a pesar del exceso en que esas categorías. etic y nomotético. pero ya no con su aparato clínico intacto y su régimen completo de aserciones. de Karl Abraham y de Erich Fromm. sin duda. a lo que cabe agregar la virtual ausencia de estudios psicoanalíticos en la gigantesca compilación de Harry Triandis sobre psicología comparativa. sin que pueda decirse lo mismo para la antropología. se trata. Balandier 1985). dista de haber aplicado el método clínico con una mínima seriedad. para la antropología contemporánea el marco teórico del psicoanálisis está obsoleto. habría que hablar de agotamiento. y la prueba más incontestable de ello. La retórica lacaniana.

se han psicoanalizado textos. está lejos de resultarnos convincente. casi como si fuera su prerrequisito.el hombre etnográfico es al civilizado lo que el niño es al adulto. si quiere seguir insistiendo en su propia universalidad trascendental. una interpretación cruda y arcaica de los conocimientos de otras disciplinas. los mitos etnográficos. Dejemos de lado que. lo que lo inferior es a lo superior.181). validación y control utilizadas en la interpretación clínica se dejan a un lado. Es así que al arbitrio de una fluencia indiscriminada que no reconoce límites. ejemplifica adecuadamente esta característica cuando confunde o iguala la manifestación neurótica.hecho. en el mejor de los casos. […] Puede demostrarse que muchas creencias salvajes y costumbres folklóricas están estrechamente relacionadas en forma y en contenido. por lo que a pesar de los resultados plausibles o estimulantes que en apariencia se han obtenido. Como correlato a esta expansión irreflexiva de los métodos propios hacia un ámbito para el que no están diseñados. exóticos e incomprensibles a la luz de supuestos universalmente vigentes. Lo que más abunda es el tipo de parodia metodológica que el psicoanalista David Rapoport ha llamado "análisis como si" en el que las normas de procedimiento. un servicio consistente en una idea del más craso etnocentrismo: en la producción de su vida espiritual -sostiene Jones. lo que sostenemos es que existe un paralelismo de amplia trascendencia entre las supervivencias de la vida primitiva del pasado racial y las supervivencias del pasado individual" (1965:91-92). sensible a la incidencia del contexto. una etapa a partir de la cual se desarrollarán las formas más altamente diferenciadas de la actividad mental. no se ha avanzado un ápice en el dilema de la aplicabilidad intercultural del método psicoanalítico. frente a lo extraño. el folklore. lo cierto es que esa misma clase de supuestos recorre la subyacencia teórica de todo el psicoanálisis. Muestran los mismos mecanismos mentales característicos de los productos inconscientes y. casualmente. lo que es quizá más importante. una patología como su objeto. olvidaron muy pronto el carácter "como si" de sus análisis (1944. La salvación epistemológica del psicoanálisis a la manera de Klimovsky (1980) o de Schuster (1982:58-65). la primitividad evolutiva y el pasado del sujeto: "los impulsos inconscientes pueden ser llamados 'primitivos' tanto por ser anteriores en su desarrollo temporal -siendo así casi sinónimos de 'infantil'. con esos fenómenos que acabo de clasificar. presentan sombras vaporosas de algún síntoma o rastros de alguno que otro motivo recurrente en la clínica. que no ha sido en modo alguno todo lo context free que sería menester y que sólo alcanza a elucidar cuestiones que. en contextos no interrogados que podrían alterar su significación habitual. el biógrafo de Freud. a fin de especular libremente sobre un material exótico que se origina fuera de la situación psicoanalítica. el psicoanálisis ofrece al folklore. en este caso. entonces es dudoso que la antropología lo necesite para explicar por su intermedio fenómenos que se presentan como específicos. deberían ser llamados supervivencias. Aunque no es exactamente esta identidad permanente lo que los sucesores de Jones aducen aportar. encontramos a menudo. las mismas capacidades y comportamientos que hace falta explicar. a los que no se les puede requerir asociaciones libres y con los que no es posible establecer transferencia. […] Los impulsos inconscientes no reelaborados representan reliquias del primitivo estado mental. lo que el pasado es al presente. fragmentos dejados en el camino en el proceso de la evolución. como si se viera conminada a desvelar. especificidades ni emergentes. el psicoanálisis reproduzca la teoría del homúnculo que hemos mentado a propósito de Wallace. Ernest Jones. En el lenguaje del folklore. […] Para decir todo esto de otra manera. apenas vienen al caso. curiosamente. textos que. al proponer dispositivos conjeturales e inobservables que tendrían. para poder aplicarse. El psicoanálisis está como encerrado en una dificultad bifronte: si se quiere proponer como una psicología social. en la aventura sociocultural del psicoanálisis. epistemológicamente hablando. revelan los mismos contenidos subyacentes y se derivan de iguales fuentes. en cualquier cosa observada. puesto 125 . como si todas sus categorías (en tanto producto del trabajo terapéutico) requirieran. deberá reconocer la insuficiencia de una teorización histórica y culturalmente determinada (la suya). El mismo Rapoport comentaba que. los psicoanalistas que se interesaron por las ciencias más prácticas como la antropología y la sociología. lo que la neurosis es a la normalidad.como por representar una etapa inferior en la evolución mental. como si no pudiera reprimirse la vocación de curar después de proferir el diagnóstico. un morbo.

lejos de considerar el freudismo con un útil complemento. En la actualidad. a veces feroces. respecto del cual es seguro que. Pero ya no se producen obras de síntesis ni reformulaciones teóricas. En lo que hace al investigador. "La antropología y el psicoanálisis. Robert LeVine se ha planteado la cuestión primordial de averiguar cómo y en qué medida el método clínico psicoanalítico puede ser introducido en la investigación etnográfica directa. el psicoanalista se asoma a un nuevo contexto cultural considerándolo como un obstáculo para penetran en el material intrapsíquico. y solamente los individuos. a pesar de su largo pasado de curiosidad e irritaciones mutuas. que se comporta conforme a la teoría le convenga. sino también una reinterpretación de la teoría psicoanalítica no avalada por ningún texto de Freud. ni siquiera indignas. y todo conato de esa naturaleza supone que se prescinde de aquellos elementos del método clínico que confieren a las aportaciones psicoanalíticas su precaria validez (LeVine 1977:285-289). tratándolas de "fábula sin base en los hechos y sin verificación lógica posible" (1961: 95). y sobre todo los cuestionamientos de fecha 126 . la generalidad de las objeciones levantadas por la antropología contra la especulación psicoanalítica. así como las aportaciones realizadas por algunos (pensamos en la obra de Géza Róheim). Bilu) no permiten sustentar una opinión más optimista. las costumbres. concluye para suponer a priori que una población no occidental contenga individuos que sean analizables en sentido clásico. Alfred Adler ha efectuado el balance de esta incomprensión cuya causa es. en el que la fidelidad es un valor y en el que toda reformulación o está prescripta o se entiende como heterodoxia. lo concreto es que a juzgar por los indicios editoriales la mayoría de los antropólogos parece estar harta de la insistencia y consciente de que se ha alcanzado el límite. continúan intercambiando tarjetas de cortesía sin lograr unir sus destinos. mientras sea formulado en esos términos. salvo en los casos de individuos. ninguna definición y ningún proyecto antropológico nuevo podrán surgir" (Augé 1987:194). hay que convenir. el psicoanálisis antropológico acusa una irreversible agonía. el núcleo del problema consiste en saber si los individuos de otras culturas son o no analizables. Asimismo. han "rechazado desdeñosamente" sus interpretaciones sociológicas.que despliega no sólo una lectura un tanto metafórica de las exigencias lógicas reconocidas. cada tanto se repiten los viejos errores o se declama la imperiosa necesidad de emprender búsquedas que ya se han consumado sin resultados a la vista. Si bien esto puede resultar reconfortante para quien se interese en ese tópico. los Ortigues. que el maridaje del psicoanálisis con la antropología en un único entramado referencial ha dado a luz mucho de lo menos memorable que han conocido ambas especialidades del conocimiento. como el de Pradelles de Latour (1986).que las ciencias sociales. Los intentos recientes de trabajo clínico psicoanalítico en culturas de este tipo (Boyer. el dogmatismo de los psicoanalistas. definitivamente. La prueba antropológica. las instituciones y las organizaciones sociales no pueden serlo. El silencio sólo es interrumpido por breves y esporádicos estudios de casos. En lo que respecta a los sujetos estudiados. según LeVine la interpreta. y tras un efímero atisbo de recuperación a fines de los '60. y que constituyen aspectos importantes de la variación de personalidad entre las poblaciones humanas: hay pocas razones. está como sumido en un sueño profundo. el único 'debate' entre ambas disciplinas sigue siendo el que versa sobre la universalidad o la no-universalidad del complejo de Edipo. encuentra que las posibles incompatibilidades son muchas. muchas veces librescos o de segunda mano. pueden ser psicoanalizados en sentido estricto. con un cuerpo de conocimientos al que se ha conferido carácter de dogma. según él. Morgenthaler. tal como es practicada por los antropólogos o como podría ser reformulada por la tradición freudiana. inconsistente con su modalidad de raciocinio y viciada insanablemente por el alegamiento freudiano expreso de un deus ex machina homuncular (el Yo y sus congéneres). más que como una oportunidad para enriquecer la perspectiva. No todo el mundo ha caído en la cuenta de ello: como si la sensación de fracaso no respondiera a una lógica de la acumulación. indica que las funciones del Yo son extremadamente mutables interculturalmente. Parin. Aunque diste de ser verdad -como pretendía Bastide. El único capítulo que todavía muestra una leve vitalidad es el que se refiere a Edipo (Spiro 1982. Dejemos de lado también que resulte extremadamente difícil coordinar una ciencia antropológica que procura refinarse mediante la crítica y la autocrítica. Spain 1987).

Como bien lo expresa Otto von Mering. si con rentar un solo cuarto es suficiente" (1971:828). las cubre de ridículo": imagen lamentable. Van Gennep). ni cuál es la organicidad del aparato categorial que queda como residuo de esta mutilación. sino insinuaciones que se transforman o esfuman al soplo de las polémicas. Resulta curioso que Róheim figure en un conocido ensayo sobre la izquierda freudiana". 5. ni conceptos esclarecedores. El acuerdo no ha sido más fructífero que la beligerancia. al lado de Wilhelm Reich y Herbert Marcuse. Lo que sale perdiendo en esta componenda es la nitidez de los perfiles teóricos resultantes. La contienda entre el psicoanálisis y la antropología por su exigua estatura epistemológica. Goldenweiser. Las neoteorías son casi inevitablemente hipócritas. como suele decirse. revisionistas o. menos esto y aquello. ni a las metamorfosis para desentenderse de lo que las sucesivas discusiones vayan definiendo como criticable. no pasó de ser una gresca callejera. aplicada a su caso. en esta cosmética de emergencia. lugar para la ambigüedad. la selectividad es por lo menos difusa. incluso en la más reciente. no hay herramientas metodológicas bien definidas. la tergiversación a sabiendas de la historia en Moisés y el Monoteísmo. Barnouw 1967:212-213. la mayor parte de los antropólogos que han trabajado en el espacio de Cultura y personalidad se ha mostrado inclinada a aceptar un buen fragmento de la teoría psicoanalítica. perdiendo adecuación clasificatoria. mientras que considera sin ambivalencia que ciertos episodios de ella son más bien fantásticos. LeVine 1977:76-77). así como también ha sido el autor en que la convergencia de la teorización psicoanalítica y antropológica alcanzó su más bajo nivel epistemológico y su más alto perfil de contienda. "el antropólogo que busque nexos científicos entre la estrategia psicoanalítica y su propia modalidad de acercamiento a las experiencias vivenciales del hombre no necesita comprar toda la mansión del psicoanálisis. tanto en lo que atañe a su interpretación del psicoanálisis como en lo que hace a su pensa127 . los investigadores de tradición psicoanalítica en antropología han tendido a ser eclécticos. ni cuál es el catálogo completo de los elementos que se expulsan. las cosas se han desarrollado de otro modo: el investigador se contenta con crecer a la sombra de Freud. exabrupto patético por lo que tiene de representativo. especulativos o inaceptables. las atribuciones erróneas de símbolos religiosos en Un Recuerdo de Infancia de Leonardo da Vinci o la inferiorización sistemática de la mujer en La Femineidad. Géza Róheim ha sido el arquetipo de esta modalidad del parasitismo. porque no renuncian ni al prestigio de los próceres sobre los que se encaraman.2. reproducida con fanática fruición por Laplantine (1979:40). Es indudable que. carece hoy en día de todo interés como no sea el de presentarnos una batalla de final incierto entre conjeturas sin sustento y recusaciones sin inteligencia. el Padre Schmidt. y aún la de un maldito. Compárese un momento a Róheim con Reich: la circunstancia de éste es típicamente la de un heterodoxo. la noción de "izquierdismo" se ha depreciado. la idea del instinto de muerte de El Malestar en la Cultura. El reduccionismo psicoanalítico. y una mirada más atenta al vaivén de las modas intelectuales que a la dinámica del progreso científico. que se conforman a una fórmula del tipo "todo Freud. aportando escasos elementos propios y no modificando virtualmente nada de las teorías freudianas a las que recurre. más (por supuesto) alguna pizca de teoría antropológica". Pero mientras la amplitud de criterio es catastrófica. pedantería de acólito.más temprana (Lord Raglan. El eclecticismo el peor que el dogma: siempre habrá. "neofreudianos". En la antropología psicoanalítica. ni compromisos satisfactoriamente estipulados. Nunca se sabe cuál es la porción exacta de la doctrina que queda incorporada en el interior del marco de referencia. así lo trasunta por ejemplo la idea de Roger Dadoun respecto de que la investigación etnoanalítica de Róheim "hace volar hechas añicos las tesis de Malinowski. como el mito del parricidio primordial de Tótem y Tabú. muy pocos. y existe algún consenso respecto de la necesidad de que así fuera (cf. En rigor. Como consecuencia de un rechazo selectivo que la misma cronología freudiana y las contradicciones internas del sistema tornan comprensible. En ciertos casos.

militante. El fue. que maneja con el mismo virtuosismo el psicoanálisis y la antropología. Róheim se ocupaba de denunciar la naturaleza represiva de la civilización moderna. menos hipócrita. si Róheim guardaba ilusiones de una sociedad mejor. pero que ya se disciernen en enclaves precisos de su propia obra. 128 . ha llegado a escribir una vigorosa defensa de la afirmación de que "nada de lo humano puede escapar a la comprensión de la penetrante. su hagiógrafo. colectivas y anónimas. por encima de su extremismo estilístico.miento y a su praxis política. panhumana y totalista psicología de Freud" (1958). De Róheim se ha dicho. un antimarxista acérrimo. era de orden crítico. además. eventualmente. brevísimos. y todo conviene a demostrar que las obras más extremistas y especulativas de Freud son palabra sagrada. y que frente a ello toda libertad individual es aún insuficiente. en general. jamás ha hecho antropología. no estamos en condiciones de evaluar su manejo privado del primero. hablando con propiedad. El psicoanálisis lo es en la medida en que. Aún cuando Róheim parece estar analizando sujetos. no ha estado solo en este empeño: más recientemente Weston LaBarre. para obtener el título de Doctor en Filosofía tuvo que rendir examen de Geografía como asignatura principal y de Antropología sólo como materia secundaria. en la exaltación) de aquellos textos de Freud que la comunidad científica reconoce como los peores. Toda su reivindicación revolucionaria es en el fondo afín a la de Marcuse: el clásico hedonismo burgués de la utopía permisiva. y que sus estudios oficiales de antropología fueron puramente circunstanciales. de resolución incierta y. tal como pudo haberlo desarrollado en la intimidad de su consultorio. y por cierto no entraba en su horizonte categorial que pudieran existir otras formas u otros objetos de represión. no titubeaba en definirse como apolítico. menos "represiva" (cabría preguntar represiva de qué y con respecto a quiénes). discontinuos. consecuentemente (ésto habría podido deducirse de lo otro) la pasión intelectual de su vida no ha sido la propia de una heterodoxia. que se complace en el uso (y. sin ninguna contextualización etnográfica cabal que las sustente y sin la menor especificidad teórica fuera de los previsibles dogmas fundantes. abrumadoramente encaminadas a comprobar algún matiz edípico o alguna obsesión genital. originados todos ellos en el marco freudiano. de autocomplacencia y de ejercicios de soberbia. Su endeble formación antropológica (no compensada con lecturas sistemáticas a título personal) se trasluce en la unilateralidad de sus descripciones de campo. eufemismo que acostumbra utilizarse cuando no se quiere decir de plano que uno se sitúa a la derecha del espectro ideológico. En justicia. y no sólo en su obituario. No es excesivo ni arbitrario concluir que Róheim. hay que decir que él no fue formalmente un antropólogo. el contenido explícito de su pensamiento. En contra de los rumores que Róheim jamás contuvo. En rigor. y se mostraba "sublimemente despectivo" ante todas las ideologías y tradiciones intelectuales que de alguna manera servían para justificar el orden cultural establecido (Robinson 1971:71). Su idea de la represión fue la de un tabú misteriosamente impuesto a las pulsiones eróticas. Reich fue un contestatario en toda la línea. Paul Robinson quiere salvar al izquierdismo de Róheim recordándonos que. sino que todo lo que hay es universal. no lo aplica a los individuos sino a las creaciones culturales. en el Marqués de Sade. no se plantea ni remotamente la posibilidad de que su situación cultural haga de esos individuos lo que el la práctica psicoanalítica se define como personas no analizables. Para Róheim no hay por cierto límites metodológicos: no sólo hay universales. jamás siquiera insinuó qué tipo de sociedad habría de ser y de qué manera podría llegar a construírsela. Pero tanto el psicoanálisis que consta en sus textos públicos como la escasa antropología que lo condimenta son irremediablemente atroces. en todas las ocasiones que podía. sin el menor recaudo metodológico y sin las tremendas exigencias contextuales a las que los psicoanalistas acostumbran a atenerse después de LeVine y de Fonagy. Róheim. sino la de una ortodoxia freudiana llevada al absurdo. No hemos podido hallar en ningún rincón de la obra completa de Róheim más criticismo que el de la tradicional proposición burguesa que proclama que todo es Eros. después de todo. Existen ciertos mitos en torno a la figura de Róheim que han venido a realimentarse recientemente a raíz de la publicación de los ensayos de Laplantine. Ciertamente. por lo menos mientras conservó su precaria salud mental. en cambio. en esencia. tal como podemos encontrarlo. rebosantes de mitomanía. un genuino hombre de izquierda.

Con anterioridad a esa fecha. la constancia de las formas de encubrimiento o de sublimación. de este modo. deja que la problemática de la diferencia ostensible que media entre una y otra cultura se disuelva. Otro elemento decimonónico en la antropología psicoanalítica de Róheim es su interpretación del dictum de la "unidad psíquica de la humanidad" llevada a los últimos extremos. y desarrolla trabajo de gabinete en investigación folklórica sin moverse de Budapest. La tradición que con esto se recupera. estática y fuera de la historia. al acto antropofágico del lobo en un estupro con sexo oral y a la muerte del villano en triunfo de la mujer en su conflicto con el varón.Entre 1929 y 1931 Róheim realiza su célebre trabajo de campo. Como queda claro a partir de las equivalencias establecidas. ni si129 . ni el significado que alguna cultura así desenmascarada alcance. Haberlo sabido. la mente humana no se halla condicionada por su contexto.la especificidad de los contextos. en la cultura megalítica y en otras fruslerías parecidas. en vínculo con la idea de la validez universal de los conceptos freudianos. religiosa. y así sucesivamente. la interpretación psicoanalítca de Caperucita Roja: en un contexto de ingenuidad antropológica que cree a pies juntillas en el matriarcado primigenio. sigue siendo El Lenguaje Olvidado de Erich Fromm (1972. tanto a las historicistas como a las funcionalistas. sin que tenga mayor interés su significación económica. de que todos los productos culturales pueden ser entendidos en términos de psicología individual. ya sabíamos de antemano). no hay diferencia en el tratamiento psicoanalítico de un sueño. no igualado ni siquiera por Róheim en sus arranques de más frenético dogmatismo. que revisaremos luego separadamente. En su universalismo. una psicología doméstica de common sense. o entre la alteridad cultural y lo propio patológico. tendrá su digna continuidad en la línea analítica de Devereaux y Laplantine. adaptativa. Si antes decíamos que Róheim jamás ha hecho antropología. luego llevada al extremo. Aquí se capta una disyunción fundamental entre sus supuestos y los de Cultura y Personalidad: para Róheim. funda en 1915 una nueva disciplina a la que llama con juvenil pomposidad "antropología psicoanalítica". los adivinos que emplean espejos como herramienta mántica. en este caso. no es ya una entidad coherente en sí misma. Róheim se opone a las pautas dominantes de su tiempo. Ya por aquel entonces el grueso de la comunidad antropológica había abandonado la improductiva idea de la explicación cultural en base a la psicología del individuo. a la advertencia de no salirse del camino en una admonición contra la pérdida de la virginidad. frente a un locuaz y denso psicoanálisis en el suyo. Fromm interpreta la caperuza roja como símbolo de la menstruación. La mayor parte de los estudios psicoanalíticos del folklore se ajusta a la idea. sino que tiene que ver también con una imagen del psiquismo humano como una entidad trascendente. sin duda. pueden asimilarse a los individuos que nunca superaron su narcisismo infantil. social o histórica. Metodológicamente. 1951). Esta situación no es solamente fruto de su necesario universalismo metodológico. orig. dependiente de la aplicabilidad absoluta de las categorías freudianas. La única diferencia entre Róheim y esos precursores más o menos reduccionistas radicaba en el instrumento. que enfatizaban -a veces en exceso. como Róheim afirma en un estudio de 1919 sobre la magia del espejo. sino un objeto subsumible en el aparato categorial del psicoanálisis. Estos primeros intentos reproducen la modalidad de indagación que antes y después de él propiciarían Rank y Jones según el paradigma freudiano. Lo malo de este triunfo ilusorio del emprendimiento científico es que las diferencias culturales no se explican en absoluto: la confusa identidad que se establece entre lo nuestro-manifiesto y lo exótico-encubierto. transforma el personaje infantil epónimo en una adolescente. ha sido en parte porque nunca se avino a explicar diferencia alguna. una idea que aparece en Frazer. en Tylor y en buen porcentaje de los estudiosos del siglo XIX. la cultura. es una trasmutación sublimada del impulso destructivo dirigido contra los seres queridos. Erich Fromm con una receta ecléctica o Joseph Campbell siguiendo el canon de Jung. la superstición que afirma que romper un espejo acarrea siete años de mala suerte. son susceptibles de interpretarse como intentos de reprimir deseos narcisistas. El monumento canónico de esta especie. lejos de demostrar que todos somos iguales (algo que en último análisis. y tras su capacitación en Leipzig y en Berlín. no importa tanto la sistematicidad de los sentidos ocultos. de un mito o de una superstición: los tabúes que prohíben a ciertos pueblos en distintas circunstancias mirarse al espejo. como el que cada instancia minúscula de la vida pueda referirse a una o más categorías freudianas preexistentes. cuya perla es.

los rituales periódicos de los australianos evocarían la época del celo. deplorada con cierta unanimidad por la mayor parte de los antropólogos. sus hermanas y sus hijas (hijas que. es igual en todas partes. De ese modo. originó el complejo de Edipo. hay que decirlo. afirma que el hombre inició su trayectoria cultural organizándose socialmente bajo la égida de un patriarca único que detentaba privilegios sexuales exclusivos sobre todas sus hermanas y sus hijas. 256-257. el dualismo del pensamiento aborigen australiano y los mitos de conflicto entre lo que parecen ser razas mutuamente hostiles. afirmaba que efectivamente había existido una sola "horda australiana primitiva" en la cual se había representado al pie de la letra el drama fundante que argüía Freud. cuyo recuerdo asoma en el inconsciente de la raza. lo mataron y se lo comieron. todos los demás elementos empíricos abonaban el énfasis teórico en los aspectos libidinales: la manipulación del animal totémico en las ceremonias del intichiuma equivalía a la repetición simbólica de actos de onanismo colectivo. salvo en expresas ocasiones rituales. era todavía periódica. con una imaginación desbocada. el tabú del incesto en el seno de la familia nuclear. el temor a los espíritus. De este modo. recordado por el incons130 . hoy en día. que desde ese momento pasó a ser alimento tabú. Róheim iba mucho más lejos que Freud. único momento en el que el macho dominante de la horda podría considerar necesario deshacerse de sus hijos y viceversa (1925:243-244). el animal-símbolo de su padre. el sentimiento de culpa. sino para el conjunto de las ciencias sociales" (1940: 246). al igual que la de los animales. instauraron el mito del tótem. encubriendo el deseo de todos los hombres de materializar relaciones sexuales con la madre (1925:249. aparecieron de pronto y ya núbiles. un supuesto inadmisible). los hijos del patriarca. siempre prohibido. que apenas puede creerse que sea obra de un espíritu genial: los hombres tenían símbolos totémicos antes de tener totemismo. planearon el asesinato del padre. o si el drama hubo de representarse tantas veces como ramas de la humanidad existieran por aquel entonces. y en todas partes revela su inconsciente a través de los mismos símbolos primarios. había marcado la línea divisoria entre naturaleza y cultura. que el asesinato primitivo se produjo durante una etapa de la evolución humana en la que la sexualidad del hombre. en los albores de la historia. tan pueril. Simultáneamente. Como ya lo demostró Malinowski. sean un poco más congruentes con lo que ha llegado a saberse? Ahora bien. Róheim dramatizó expresivamente esa idea cuando comenzó a conjeturar. el parricidio primordial. la exogamia de grupo. Ya sabemos que todo es una metáfora. El argumento de esta obra freudiana.quiera en un plano superficial. En esa misma etapa de especulación de gabinete. En algún momento. Róheim reivindica a Tótem y Tabú como "una obra trascendental no sólo para la antropología. Apenas hecho esto les abrumó la conciencia de su culpa. 285). el asesinato primordial. Según este principio. cuyo sentido todos los individuos albergan y recapitulan. No quedaba explícito si genéticamente todos los pueblos actuales descienden de esos australianos primigenios (lo cual es. el tabú del nombre del muerto. Contra toda prueba antropológica. por lo que reprimieron el deseo de entablar relaciones sexuales con sus madres. si simplemente se corrió la voz de lo acaecido desde Australia hacia el resto del mundo (suceso para el cual la lejanía y la insularidad de la región habrían sido un impedimento). si en realidad han de serlo. y la familia nuclear de tipo europeo (papá y mamá) aparece antes de estar históricamente constituida. no hacían más que reflejar la dualidad prehistórica entre padres e hijos. mientras que las referencias al padre primordial representaban una sustancia edípica aún más fundante. pero ¿no es posible que las heurísticas. el totemismo y demás reglas y rasgos propios de la civilización naciente. la lógica de este libro es tan desmadejada. no soportando más esta arbitrariedad. Para Róheim. y que es signo de escasa sutileza ser lógicamente estricto con las figuras poéticas. si eso es posible. por lo demás. consecuencia lógica del esquema edípico trasuntado en el relato del asesinato prístino (que. al intentar prestarle a Tótem y Tabú un robusto fundamento empírico. por necesidad del argumento). los varones del grupo tenían hijas antes de tener actividad sexual. coronada por Australian Totemism (1925). ningún mito recoge como tal). como simple producto del despedazamiento de la jerarquía natural de la horda. y como expiación de su acto criminal y de su orgía caníbal. Róheim hacía más que prefigurar a Lévi-Strauss cuando afirmaba que la instauración del tabú del incesto.

señalaría evolutivamente el final de la periodicidad sexual de la especie. las obras magnas de Róheim apuntan respectivamente a indagar el problema de la estructura de la personalidad. De más está decir que estas descabelladas conjeturas no soportan. York. Pues es claro que la organización libidinal adulta era por sí misma producto de la experiencia infantil" (1971:94). como si Róheim hubiera perdido el norte: madre. a determinar el sentido global de las empresas culturales del hombre y a proclamar. centro y oeste. cuestiona el uso y el abuso que los estudiosos del carácter nacional hacen de un psicoanálisis más o menos simplificado y entabla una dura batalla personal contra el "culturalismo" prevalente entre los antropólogos. marca su distancia de la interpretación de la sociedad yurok realizada por Erikson. para protegerse de la pérdida de la madre. En su segundo intento. aún cuando soñara estar tejiendo nexos entre el mundo del individuo y el colectivo social. la importancia del psicoanálisis como una herramienta privilegiada para la comprensión de la cultura. 1987:147-165). Róheim polemiza con Kardiner y con DuBois respecto de la importancia de las variables económicas en la cultura alor. por parte del niño en crecimiento. la categoría de la cultura le era indigerible. de 1950). Róheim desarrolló una vez más. su prejuicio antimarxista le impidió integrar en ella la problemática económica y los procesos que garantizan a la sociedad su propia existencia material. 131 . y el segundo por el retorno de elementos reprimidos (1925:311). sustitutos de la madre perdida o en trance de perderse (1943:36-39). La principal diferencia entre ambas oleadas radica en las relaciones entre libido y represión: el primer flujo poblacional se caracteriza por una represión exitosa del complejo de Edipo. en Olgo Soffer. con sus formas negativas de totemismo. Aún cuando se jactara de ser antropólogo. padre. Harry Lourandos. Plenum Press. aunque a su manera el tema clásico de los estudios psicoculturales: la crianza de los niños como base para la formación de la personalidad y como fundamento de las instituciones sociales. lo mismo da. por último. El origen y la función de la cultura. sino que allí se origina su conocimiento de las teorías de Malinowski que ponían en crisis la universalidad del Edipo y su familiaridad beligerante con los principios relativistas y diferenciadores emanados de Cultura y Personalidad. infinitamente alardeada. Róheim explicaba toda la civilización moderna como un colosal esfuerzo. N. a quienes usurpa. cuando no como imagen simbólica de la pérdida del pene. proteicos. The Pleistocene Old World: Regional Perspectives. ed.. el edificio teórico de Róheim carecía de planta baja: "Róheim no hacía más que girar en círculo cuando declaraba que las peculiaridades de las prácticas de crianza infantil eran explicables en términos de las tendencias libidinales insatisfechas de sus padres. "Pleistocene Australia". Sus argumentos se tornan entonces patológicamente traslúcidos. el más mínimo cotejo con lo que se conoce actualmente (cf. Basándose en argumentos psicoanalíticos destilados de etnografías ajenas. de un modo o de otro. En Psicoanálisis y Antropología. Todo lo que en sus estudios juveniles se explicaba a la luz del asesinato primordial era aquí reinterpretado a partir de la angustia de la separación. permeables. que se dirigían hacia los niños. Entre el estudio a distancia del totemismo australiano y sus tres grandes ensayos clásicos (El enigma de la Esfinge. la segunda. sin embargo. con su totemismo positivo.ciente colectivo de guisa más jungiana y simbólica que freudiana y psicoanalítica. con tal que el referente último del símbolo sea libidinal o parezca serlo. mucho más breve. pene…. en cuanto a la dinámica histórica. en una poderosa síntesis. primer objeto de su fijación: todas las creencias culturales son así. no sólo se interpone su campaña. En relación estrecha con estos nuevos desafíos. las caracterizaciones etnográficas que habrían debido correr por su cuenta. de 1934. El trabajo de campo significó en la carrera de Róheim una ruptura momentánea con el realismo histórico heredado de Freud. Abocado a construir una omnicomprensiva teoría de la ontogénesis de las culturas. por las tribus del norte. de 1943 y Psicoanálisis y Antropología. Como lo expresa Paul Robinson. En el primer caso. Róheim alega que Australia fue poblada por dos oleadas migratorias sucesivas: la primera se encuentra representada por las tribus del sur y del sureste.

"¡Recuerden el informe Kinsey!". alertados por esa noticia. "olvida" explicar lo único que cabía interrogar desde la antropología: la diferencia cultural. Se pregunta Róheim: "¿Necesito conocer la personalidad o la cultura del individuo que sueña para conocer el sueño?" (1973:31). los hombres cuya obra posee la cualidad de iluminar" (1945:312).Basta echar una mirada al índice para corroborar la medida en que las categorías freudianas más chirriantes siguen suministrándole su llave mágica interpretativa: "Fantasías de destrucción corporal". testimonio de un acuerdo digno de mejor causa: en fin. reos todos de no rendirle a Freud la debida pleitesía. y que por ello el "culturalismo" (esto es. en tono admonitorio. El último libelo de Róheim -un texto que habría sido impensable ya en los años 60. en la maniobra caen Gillin. Los treinta y cinco años subsiguientes de la antropología psicológica han significado todo un récord para Róheim. "Homosexualidad y complejo de Edipo en el ritual". Edipo está en todas partes y los antropólogos remisos a admitirlo no son más que nazis o comunistas en potencia. por lo común afable y contemporizador. Hortense Powdermaker. ha expresado que "su excesivamente rígido argumento apriorístico. en un lapsus auténticamente freudiano. 132 . Suelen ser ésos los hombres que nos provocan y nos estimulan. "Coitus interruptus e infanticidio". incidió grandemente en su desprestigio. en la medida en que nadie ha podido todavía superar sus extremos. Cuando Róheim falleció. por ejemplo. y no sólo a causa de sus lastimosos argumentos ad hominem. enclaustrada y desmedida de un psicoanalismo elemental que presume de poder explicarlo todo. "Mordeduras en el pene o la vagina"… Página tras página. Pero si dejamos de lado el reducto minoritario de la etnopsiquiatría francesa. enardecido. la caricatura. en suma. sospechaba que "el único defecto de monta" de las hipótesis roihemianas radicaba en su unilateralidad: "Pienso que se aprende mucho de esos hombres originales. la tensión entre las desemejanzas empíricas y el régimen de igualdad que presume la teoría. con infatigable monotonía. el volumen de homenaje debió ser publicado en otro medio. Kroeber y Herskovits no menos que White. que aún tras lo sublime lo que en el fondo cuenta es la cochinada consabida. y él. por el contrario. según el cual el complejo de Edipo se encontraba en la raíz de virtualmente todos los fenómenos culturales significativos" ha ocasionado su descrédito (1981:10). al triunfo de la razón psicoanalítica sobre la resistencia antropológica. corriendo los gastos por cuenta de la psicología. y todo su espeso y desordenado libraco de casi 700 páginas no es más que una ríspida argumentación de pesadilla destinada a demostrar que no. "El simbolismo sexual de la caza". presenciamos la culminación de la forma más extrema de reduccionismo psicológico. y que hasta los mismos que sufrieron su influencia preferían no reconocerla (1978:370). "El ritual interpretado como destete diferido". George DeVos. Marvin Harris recuerda que el estilo de Róheim estaba tan concienzudamente calculado para insultar a la mayoría de los antropólogos que se ganó muy pocos conversos. los juicios recientes con respecto a su obra son unánimes en la condena. Robert LeVine opina que Róheim se complacía en prodigar afirmaciones sin interés que a nada le comprometían y que sólo podían convencer a aquellos que ya estaban de acuerdo con él. "El emblema de Tiki como falo". empresa que a menudo lo encontró esforzándose por hacer que los hechos coincidieran con la teorías (1971: 115). "Coito con la suegra". que habrían de ser publicadas en un número especial de American Anthropologist. Aún su panegirista Paul Robinson reconoce que su crítica del relativismo cultural le llevó a ensarzarse en un debate carente de sentido sobre la universalidad del Edipo. Malinowski y Margaret Mead. los antropólogos del establishment. aunque Laplantine pudo aspirar a igualarlos. Es por ello que las opiniones favorables a su gestión se cuentan con los dedos de una mano. que necesitan urgentemente psicoanalizarse (1973:480). como él esperaba. y que. "El coyote fálico". la aplicación monopólica. aunque no podamos estar de acuerdo con ellos durante todo el tiempo. de un método científico que no se impone a sí mismo límite ni condicionamiento alguno.de ninguna manera contribuyó. sustanciando una vez más el viejo y sanguinario método del pero típico de los obituarios. Devereux se apresuró a reunir colaboraciones escritas en su honor. "El complejo de Edipo entre los navajo". la antropología cultural) sale más bien sobrando. hallaron la ocasión de su venganza en una protesta airada y multitudinaria. exclama Róheim. la necedad suprema de los antropólogos. patéticamente deforme. Las últimas cien páginas de su ensayo pretende reportar.

en ese aspecto. organización social y económica. un movimiento que. configurando este último una "antropología mental" (1922:586). que han llegado a ser las pertenencias esenciales de los modernos estudios de cultura y personalidad" (1961:27). O. las diferencias superaban holgadamente a los puntos de acuerdo. 1753-55. la evolución de la especie (la filogénesis). creía que. cantos y poesía. No obstante. quien tanto se había inspirado en él para su Tótem y Tabú. El entusiasmo de Rivers.evidentemente. su posición reduccionista nunca fue tomada demasiado en serio por los antropólogos (1977:76). Sir James Frazer [1854-1941]. así como una premura por determinar cuáles podrían ser las relaciones entre el mundo objetivo y el subjetivo en los diferentes contextos culturales. o resultados de tests psicológicos. a diferencia de los culturalistas. por los modos de ser de los distintos pueblos primitivos contemporáneos. aseguraba que. pienso que no puede haber ni sombra de duda en cuanto a su relevancia en lo que podríamos llamar mente social" (Rivers 1926:18-19). y tal como lo documenta Malinowski en su ensayo póstumo (1967:211). en sus diversas fases. incluyendo ceremonias. etc. Es mucho lo que podría decirse. a despecho de sus yerros. había definido su propia orientación con referencia a una problemática de orden psicológico: el de la evolución de la mente. me inclino a considerar como uno de los más importantes que hayan tenido lugar jamás en la historia de la ciencia. en contra de Róheim: pero su reduccionismo está tan acabado como el configuracionismo al que a veces se lo oponía. Freud. la que a su vez se hallaba retratada y representada.C. Uno busca en vano historias de vida u otros documentos personales. Entre el psicoanálisis y el configuracionismo temprano. Lo concreto es que. mostraban distintos grados de tensión. destinado en lo que a Inglaterra concierne a caer en saco roto. Sin necesidad de convertir restrospectivamente a Frazer en un psicologista sistemático. como para tantos otros en su día.3. Frazer sostenía que la primera división de intereses en el seno de la ciencia general del hombre debía discernir por un lado el estudio del cuerpo y por el otro el estudio de la mente. actitudes institucionalizadas y así por el estilo. como literatura psicológica. En consecuencia. no es bueno alborotar las tumbas. que se conecta especialmente con el nombre de Freud. Benedict desconfiaba abiertamente de los tests. 1765. el desarrollo del niño (la ontogénesis) recapitulaba. Ya desde mucho antes que el discurso de Róheim ganara popularidad. o como los reduccionismos simétricos con los que gustaba trabarse en combate. […] Cualquiera sea la importancia de su actividad en el funcionamiento de la mente individual. no sólo otorga al subconsciente o inconsciente un lugar harto más importante en el ordenamiento de la conducta que el que generalmente se le ha asignado. representó una contrapartida puntual. a quien se sindica a menudo como representativo del evolucionismo decimonónico. II: 1748. Uno de los mejores cronistas de este movimiento. sin embargo (insistimos en ello). testimoniado tantas veces (Cf. Frazer manifestó siempre una aguda antipatía hacia el psicoanálisis y se negó taxativamente a leer las obras de Freud. las relaciones entre el psicoanálisis y la antropología en sus diferentes instancias. Patterns of Culture constituía un absoluto fracaso: "Los datos son predominantemente culturales y sociales. 5. actuando dentro de la tradición teórica freudiana. Y. como decía Vincent Price. sino que adelanta un mecanismo definido de los procesos por los cuales el subconsciente o inconsciente se manifiesta. Milton Singer. sobre todo hoy. Este movimiento. es evidente que fue esta clase de preocupaciones suyas hacia un estudio comparativo de la mente humana lo que motivó el interés de Freud por la obra frazeriana. También en la antropología norteamericana existió desde un principio una clara inquietud psicologista. prácticas guerreras. no tenía necesidad de crear una formulación propia. y por los cuales su trabajo se enmascara. Para él. 1770-77.).. y hasta predijo con clarividencia la declinación paulatina de su uso como herramienta del 133 . Instancias del psicoanálisis antropológico. un reflejo invertido del escepticismo de Frazer: "Desearía ahora llamar la atención sobre un reciente movimiento en la psicología.

y luego se encontró con el psicoanálisis durante un periplo europeo. a fin de cuentas. temiendo el conflicto ocasionado por llevar adelante dos profesiones que parecen irreconciliables (1952:310). en 1915. por ejemplo. con sus discípulos y seguidores. se derivaban del ámbito de una psicoterapia necesariamente individualizadora. y entre muchos de los integrantes más jóvenes de la escuela de Boas. Al término de estos tres años sentí que había adquirido muchos nuevos conocimientos acerca de la mente humana. Bajo cierta óptica. ésta fue una de las razones por las que abandoné el psicoanálisis. por mencionar un caso. Las teorías psicoanalíticas. sin imputar motivaciones psicológicas a los grupos humanos (1971). las apologías no sólo se manifestaron entre los militantes de Cultura y Personalidad. Pero de todos modos Cultura y Personalidad introduce una ruptura en las formas antropológicas del trabajo de campo y una desviación en las orientaciones e intereses temáticos que eran comunes hasta entonces. la búsqueda del individuo ha llegado a ser algo así como una obsesión" (1940:480). pero que en su momento pareció poner en peligro la razón de ser de la antropología como una disciplina aparte. A su regreso a los Estados Unidos documentó su experiencia: "Me sometí brevemente a un psicoanálisis de control. por lo menos en una ocasión. Después de un largo período en que la antropología estadounidense absorbe toda una serie de influencias provenientes de un amplio abanico de escuelas psicológicas. Cultura y Personalidad comienza el ciclo de su vigencia sustentándose en algunas premisas directamente derivadas del psicoanálisis. No cabe aquí insinuar que Cultura y Personalidad fue. Goldenweiser llegó a decir que "entre los antropólogos del nuevo funcionalismo. Y significativamente. una suerte de psicoanálisis antropológico o de antropología psicoanalítica. o como lo llamamos ahora. más allá de la ocurrencia de unos cuantos tests proyectivos y de alguna que otra recopilación de sueños. Sin embargo. la interpretación definida de ciertos símbolos. elicitación de biografías o recuento de traumas. radica en el dominio de la psicología pura. ya había señalado en 1921 (aunque con serias reservas) la potencial utilidad de las intuiciones de Freud: "… la contribución realmente valiosa de la escuela freudiana. no pude reconocer que tales conocimientos me ayudaran a entender mucho mejor la cultura. ella culpa al lenguaje de que dispone por su incapacidad para expresarse en términos de sociología pura. Ya hemos revisado sus premisas y su modus operandi. Alfred Kroeber [1875-1960]. la actitud general de Benedict es resueltamente antipsicológica. […] La psicología llegará a construir sobre éstos y otros conceptos freudianos. según me parece. Los rechazos antropológicos fueron igualmente apasionados. Como no podía ser de otra manera. que acudía a un tipo de información centrada en el sujeto muy diferente de la que los primeros antropólogos acostumbraban recoger. los que de ninguna manera pueden tildarse de freudianos. en plenitud. en parte bajo supervisión médica en la clínica neuropsiquiátrica de un hospital y en el tiempo restante en forma independiente. como un sesgo posible y legítimo. de 1920 a 1923 practiqué el psicoanálisis en San Francisco. la personalidad. 134 . Edward Sapir. bien pudiera estar mal fundado o basarse en una perspectiva errónea: pero hay pocas dudas del inmenso servicio que el doctor Freud ha prestado a la psicología al revelar los mecanismos psicológicos más típicos. las nuevas obsesiones de la antropología concitaron tanto apologías como rechazos. se había aproximado a la psicología como discípulo de James McKeen Cattell antes de estudiar antropología con Boas. porque una evaluación semejante no tiene respaldo real. o la naturaleza distintivamente sexual de ciertas reacciones infantiles. en los métodos y en las teorías. Mucho antes que ésta se fundara. Casi todo lo que es específico de la teoría de Freud. Una revolución que después permaneció como una alternativa conservadora entre otras. pudiendo gradualmente comprenderlos en su significación más amplia" (1949:529).trabajo de campo. En la actualidad nos resulta difícil darnos cuenta hasta qué punto la concepción de estos últimos había alejado al núcleo de la disciplina de las problemáticas individuales y hasta qué extremo el advenimiento de la influencia psicoanalítica ocasionó algo así como una revolución en las técnicas. tal como el 'Complejo de Edipo' como imagen normativa.

Sea como fuere. Una de las figuras preponderantes de Cultura y Personalidad. los principios que se decían freudianos acabaron transformándose en su interior en algo muy distinto de lo que los psicoanalistas reconocerían como propio o estarían dispuestos a defender. Al principio fue muy entusiasta de las nuevas teorías freudianas. Du Bois sostenía que lo más cuestionable del esquema de Freud es. provenientes sobre todo del conductismo. Mediante este método insidioso proseguía Kroeber. los esfuerzos de Bruno Bettelheim (1974) por interpretar los ritos de iniciación masculina como expresiones de envidia de la función reproductora y del rol maternal: los estudios de L. por último. las disquisiciones de Dorothy 135 . transitando el ciclo desde la incipiencia hasta el colapso sin virtualmente conocer la gloria. los análisis freudianos de material etnográfico prosiguieron durante un tiempo. "una aberración infortunada que habrá que aguantar con paciencia". las que ya implicaban una respuesta y las imposibles de contestar. También molestaba a Kroeber el escaso respeto que Freud mostraba hacia la antropología contemporánea. en general. con metodologías cambiantes y. como hemos visto. él disentía sobre todo con los métodos de especulación sobre la cultura modelizados en Tótem y Tabú. Kroeber era sin duda un conocedor escrupuloso de los textos y las prácticas contra las que se rebelaba. Esta última es condición necesaria de la idea de que las huellas psíquicas de los sucesos acaecidos a la horda primigenia dan cuenta de la universalidad del Edipo entre los individuos contemporáneos. que permite identificar las instituciones de la sociedad primitiva con el comportamiento de los niños y de los pacientes neuróticos. posibilidades más o menos remotas) sin reconocer que la multiplicidad de los factores debe disminuir sucesivamente la posibilidad de su producto" (1920:51). paradójicamente. las especulaciones retorcidas y los desbordes histriónicos que cada una de ellas había venido cultivando en su propia esfera. Estos consistían en "evadir el penoso proceso de llegar a una amplia certidumbre por medio de la determinación positiva de pequeñas certezas. 1964) sobre la personalidad de los chamanes. Bryce Boyer (1962. una versión asaz ingenua del "método comparativo". Sobresalieron las investigaciones de Anne Parsons (1964). que demostraría formalmente sus límites. Y hay que decir que Kroeber no estaba solo en esta determinación. Si bien la teoría psicoanalítica había ayudado a revolucionar las prácticas. Manson 1986:75). los trabajos de Jules y Zunia Henry (1944) acerca de los juegos con muñecas entre los pilagá. y. Su actitud negativa hacia lo que en Cultura y Personalidad había de psicoanalítico. Ni siquiera podía decirse que el psicoanálisis había llegado a la antropología para ayudarle a renovar sus preguntas. aduciría luego. "una religión. en buena parte. la noción de recapitulación. un sistema místico". pronto se vio que no podía ser integrada con pureza en el conglomerado permanente de los recursos antropológicos: antes se diría que el convulso contubernio de ambas disciplinas en el eclecticismo de esa escuela tendió a robustecer las generalizaciones incontroladas. "prefiriendo a Frazer antes que las elaboraciones más refinadas de su coetáneo Boas" (cf. según creía Boas (Kroeber 1970:109). "es más que el resultado de la desilusión que del prejuicio" (1952:300). pues las que se formularon desde ese marco conjunto oscilaban entre las irrelevantes. El aporte psicoanalítico concreto que su metodología acogiera terminó diluyéndose.No sólo en lo personal Kroeber se hallaba desengañado.Freud adopta un plan consistente en "multiplicar certidumbres fragmentarias (es decir. la creencia en la heredabilidad de los caracteres adquiridos. dejó constancias precisas sobre las bases de su desacuerdo. Si bien estaba al tanto del hecho de que el movimiento psicoanalítico ortodoxo constituía. la explicación de desarrollos culturales en términos de formulaciones psicológicas. junto a otras contribuciones heteróclitas. que consideraba cada desviación como herejía (1952:309). de hecho. Cora Du Bois (1937). Cultura y Personalidad pasó de moda. como parte inherente de sus fueros y privilegios. Después de Róheim. A causa de la naturaleza antropológica de la indagación. las alucinaciones alcohólicas y los síntomas de homosexualidad latente entre los apache mescaleros. con fría recepción por parte de la crítica. el conjunto de rasgos que él toma prestado de la antropología precedente: la identificación de los contemporáneos primitivos con las sociedades tempranas por un lado y con el concepto de "lo simple" por el otro. y en el empeño de agregarlas independientemente de que cada una quite o añada a la suma total de conclusiones a que se llega". con énfasis variados. en el contexto de lo que ella llama "antropología psicosocial".

las relecturas más o menos freudianas de los mitos tukano por Reichel Dolmatoff (1978). 1988. Ewing 1986. es una epistemología en retirada. Crapanzano 1982. Tedlock 1987). Fox 1980. 1982. de un innovador reconocido o de algún autor especialmente dotado en la creación teórica. dentro de un panorama bastante magro. No es difícil que esta prolongada vigencia. la interpretación psicoanalítica de la danza de los espectros de los indios de las praderas por el roheimiano acérrimo Weston LaBarre (1970). con especial referencia a la sociedad hopi. Stein y Apprey 1987) Hay. se trata de una literatura en sordina. la reivindicación del Edipo por los Ortigues (1966). que en general ya no promueve ni síntesis faraónicas. el psicoanálisis sigue articulándose de manera polémica. las de Morgenthaler y Parin (1964) sobre el Yo. Tan es escasamente dinámica la renovación psicoanalítica de los temas. Spiro 1982. si bien ninguno de ellos llega a revivir su exasperante imperialismo. 1981b.O. Beidelman (1966) llama "freudianos" a los símbolos sexuales desplegados en el ritual núer de la castración del toro.Eggan (1961. en donde el líder de la facción inglesa de la antropología simbólica finge redescubrir. incapaz de levantar la voz sin despertar feos recuerdos (Boyer 1979. en una ingeniosa vuelta de tuerca de los argumentos universalistas. Ni uno solo de estos ensayos procede de la mano de algún antropólogo de primerísima línea. Stein 1981. 1981. LeVine 1981. más por los años transcurridos que por la frecuencia de los aportes regulares (cf. aunque ninguna de sus cumbres. como puede inferirse de la virtual totalidad de las investigaciones a este respecto. 1987. 1987a. Burling 1985. y en fin. que ciertas tribus aplican reglas "protofreudianas" de interpretación onírica. Kennedy y Langness 1981.4 . aún en este ámbito al que sin duda domina. la oralidad y los fenómenos de transferencia en Africa Occidental. que el debate sobre el incesto. las propuestas teóricas acumulativas de Melford Spiro (1961. McCabe 1983. 1987b. Crapanzano 1973. 1979. o aquélla otra en la que Leigh Minturn (1965) estudia el género gramatical del las palabras como indicadores de simbolización libidinal. La masa de interpretaciones psicoanalíticas de símbolos culturales es apabullante. La única excepción a esta regla es un artículo merecidamente marginado de Victor Turner. tenga que ver con la total ausencia de métodos y teorías alternativos para el tratamiento de ese objeto.1988. Spain 1987). cierta incidencia porcentual de pequeñas monografías decididamente mediocres. a través de un razonamiento escandalosamente insincero o ingenuo hasta la náusea. aportan verdaderas modificaciones sustanciales a los actuado en su época por Róheim. En todo caso. Bilu 1979. todavía se prolonga hasta el día de hoy en monótona agonía y sin resolución a la vista (cf. Kilborne 1978. Kracke 1978. ha podido hacer época. después de Róheim y tal vez a causa de él. ni declaraciones terroristas. la multivocidad de los significados freudianos. en base al material urbano de Senegal. 1966) a propósito de la especificidad cultural o la universalidad del material onírico. Pero el trayecto hacia la apacible convivencia actual fue tortuoso. tan es estremecedoramente angosto el rango de sus inquietudes. "Los datos dan lugar a cuestiones que son de interés tanto teorético como histórico: pues encontramos aquí un pueblo 'primitivo' que utiliza activamente una teoría de la mente similar en varios respectos a la que expresaran Sigmund Freud y sus herederos intelectuales en la tradición cultural europea occidental 136 . en artificial desequilibrio con lo que ha sucedido en otros espacios temáticos. 1985. algunos de los cuales revisaremos.Sueños: Antropología y psicoanálisis en el camino real al inconsciente La bibliografía reciente que testimonia la convergencia disciplinar en torno de los sueños es discretamente abundante. Tanto Seligman (1924:41) como Alfred Wallace (1958) llegaron a sostener. como aquella en la que T. S. Uno de los ámbitos todavía dominados por los freudianos es el del análisis de los sueños. Pocos de los trabajos antes mencionados. 1965. 1987). 5. Hiatt 1987. desde los Coloquios de Royaumont hasta hoy. Wolf 1970. invirtiendo los significados aparentes de los sueños para arribar a su sentido profundo. Encounter with Freud (1978). identificado con los trabajos pioneros de Westermarck y Freud. 1981a. 1985.

los sitúan en una jerarquía ontológica. lo importante ahora es que lo que se considera esencial vuelve a ser el contenido manifiesto. y procesos subyacentes que representan constantes de la vida humana. siquiera cualitativa. planteándose el problema de la relación entre los sueños y la conducta cultural. les otorgan cambiantes valores de verdad. o entre la necesidad de regular las tensiones. yoruba e ibo. la metodología que a ese fin convenga. Al contrario de lo que luego propondrá Kuper. LeVine (1966) ha extendido los procedimientos de McClelland y Atkinson para la medición del éxito al análisis de 342 sueños hausa. Erdelyi 1987:167-171). al lado o más allá de Freud. Este énfasis no es arbitrario. con el tiempo cayó en descrédito. parafraseando a Herskovits. contenido que se abre a la posibilidad de una inspección cuantitativa y rigurosa. para lo cual hay que desarrollar. Se trata por lo menos de un interesante caso de invención independiente […] que plantea un interrogante de monta a la sociología del conocimiento: ¿qué fuerzas socioculturales pueden explicar la existencia de tales teorías similares en dos sociedades tan diferentes como la de Viena y la iroquesa? […] Estas diferencias no son mucho más marcadas que las que median. la ya mencionada Dorothy Way Eggan [1901-1965] protagonizó uno de los episodios más sonados de la difícil convivencia disciplinaria al protestar contra el descuido hacia los contenidos manifiestos de los sueños de los pueblos etnográficos. Wallace no logra ni contestar la pregunta. de acuerdo con Eggan. Lo notable sería que no fuese así. el propósito de este autor había sido el de incluir en dicha hermenéutica no sólo funciones propias del Ello y y el Superego. su argumento no soporta la crítica: los aborígenes interpretan los sueños. Siguiendo lineamientos similares a los de Eggan desarrollaron también content analysis de sueños etnográficos Jackson Stewart Lincoln (1935). La hipótesis que en él se despliega (las diferencias entre los scorings obtenidos mediante ese dispositivo corresponden a diferencias entre los diversos sistemas de movilidad de status) no viene del todo al caso. la necesidad de enfrentarse con él como dato cultural insoslayable. Aunque partidario de los enfoques freudianos. ni convencer al lector de que ambas teorías son. Eggan afirma expresamente la preponderancia del contenido manifiesto del sueño sobre su forma y aún sobre la simbolística freudiana subyacente (1949. En este mismo contexto de discusión. los investigadores (Eggan. por ejemplo. los mismos en todas partes (1961:555). en su vigoroso trabajo interpretativo que no depende básicamente de premisas psicoanalíticas. sino también formulaciones del Yo en relación con presiones cotidianas que podrían ser analíticamente significativas y culturalmente variables. percibidas a través de una pantalla cultural. expresiones de sucesos personales en secuencias idiosincráticas. En tanto probable "forma universal de actividad mental". Bastide. la interpretación psicoanalítica de los sueños de las culturas etnográficas ignoró siempre el impacto de la cultura sobre los individuos y sobre la forma y el contenido de sus sueños. Schneider y Sharp. y luego pasaron a considerar las formas en que 137 . 1952). A decir verdad. Estos estudiosos comenzaron buscando símbolos culturales específicos más que universales. Al no disponer de una escala. en beneficio de "contenidos latentes" bastante improbables que acaban siendo. No hay más freudismo en todo ello que lo que puede haber de comportamiento etnográfico en la Traumdeutung de los psicoanalistas. Bourgignon) se volvieron de los símbolos latentes hacia el examen de los contenidos manifiestos. entre las variedades freudianas y la jungiana de teoría psicoanalítica" (Wallace 1958:234). Para Sarah LeVine (1982:63). resolver los conflictos y guardar la salud por un lado y la adaptación social por el otro. Pues los sueños son. el sueño impone. Hallowell. letárgicamente.G. Eggan. ni pretende negar necesariamente la pertinencia del análisis psicoanalítico clásico en tanto herramienta relativa al nivel psicológico de fenómenos. Esa aproximación simplista -prosigue LeVine.al no poder satisfacer los cánones de la evidencia científica. capaz de evaluar el parecido o la diferencia con relación a un ámbito definido de posibilidades. por más que todos sepan que incluso allí dicho método se encuentra motivadamente impugnado (cf. en efecto. al mismo tiempo idiosincrática y culturalmente moldeada. y eso es todo. se basó en el principio freudiano de interpretación onírica tal como fuera ampliado por Thomas French. Lee (1958) y en especial Calvin Hall y Robert van de Castle (1966). S. similares. quizá la más esforzada cazadora de sueños de toda la antropología.dos siglos después.

y tal vez a la antropología a secas. por ende. 1981). cómo es posible que el análisis estructural de los mitos. la indagación del material onírico. proporcionan experiencias mixtas de un profundo interés. se propone coronar un objetivo inverso al de Freud. Kuper supera esta impasse con un giro de razonamiento un tanto curioso. Admite. Por alguna extraña razón. Kilborne 1978. Dicen de él Marcus y Fischer: "En la medida en que el uso de la especulación psicoanalítica por parte de Kracke es sólo una guía para la búsqueda de pautas que no fuerza los datos. se esfuerza por mantener las diferencias entre una sociedad y otra lo menos enfatizadas que sea posible: las pequeñas comunidades de dos o tres grupos familiares se transforman. tras este interrogante. procurando no chocar de frente con la ortodoxia psicoanalítica. alguien podría argumentar. que los sueños de los peregrinos religiosos presentan ideologías opuestas a las de las communitas a las que están en principio integrados (Bilu 1988). Poco interesado en subrayar las diferencias culturales (lo que obsesiona a Levy) o de seguir el trámite del cambio social (lo que preocupa a Obeyesekere y a algunos posmodernos). Por el contrario. respecto de que el código onírico es de todas maneras un medio de comunicación. mientras que en el mito el relato es directamente el fenómeno que importa. Existe consenso. de un supuesto que no ha sido corroborado experimentalmente. Adam Kuper (1979) se pregunta. el sueño debe considerarse como una capacidad mitopoética capaz de organizar sentidos en forma diferente que la que es propia de la racionalidad ordinaria.tengan que ver con la lateralización de las funciones cerebrales (Kracke 1987b). aunque complementario: utilizando técnicas desarrolladas en el estudio mitológico abordar. El proyecto de Kracke consiste en fundir retratos profundamente individuales de personas con referencias a la estructura social y a la dinámica interna de pequeños grupos. abierto a un desciframiento sistemático. estupefacto. no importa cuan intrasubjetivo. rechaza la idea de que el estilo de síntesis imaginística de los procesos del sueño sea más regresivo o más primitivo que el pensamiento de vigilia normal. Kracke se las ha ingeniado para aportar a la antropología de inspiración psicoanalítica. que los sueños son demasiado personales como para sujetarse y responder a formas de análisis diseñadas ex profeso para decodificar símbolos en mensajes. eso sí. ni se ha dado con un conjunto de hechos susceptible de ser universalizado. Kracke trasciende las descripciones psicoanalíticas tradicionales que aprietan toda la variación cultural para que sea un patrón universal" (1986:52). los mitos son claramente actos comunicativos. Por su parte. En principio. Ewing 1986.LeVine 1981) y los contenidos estructurales manifiestos (Gregor 1981). y en la medida en que su texto nos muestra cómo hacer ésto. Crapanzano 1973. es decir. que tal vez tenga que ver con comunidades de estilo y de confesión ideológica. una diferencia bastante apreciable entre el mundo real de los sucesos oníricos y la versión que el informante pueda referirnos. Y existe. sin embargo. no haya ejercido efectos sobre la metodología analítica aplicada a los sueños. se trata. o los usos que se dan a los sueños en determinadas culturas. siguiendo a Noy (un freudiano revisionista). De la mano del psicoanálisis. aunque sus compromisos sean tan ambiguos como poco dogmáticos. por ejemplo. no obstante. por último. en el mejor de los casos. Kracke se sirve de un material exótico pero estructuralmente simple para proyectar moralejas desde la sociedad pequeña a nuestra propia circunstancia social. estudioso del jasidismo. En segundo lugar. Todavía. ciertos peligros que se ciernen sobre la empresa. Waud Kracke. el análisis levistraussiano. por ello.las diversas sociedades experimentan e interpretan los sueños. Se han analizado los usos indígenas de los sueños y las técnicas interpretativas en las sociedades etnográficas (Bilu 1979. empero no se ha alcanzado el objetivo de una teorización convincente. un par de obras perennes. el que tanto los mitos como los sueños sean modos de dar cuenta de aspectos problemáticos de la realidad ha sido puesto ocasionalmente en tela de juicio. Conservando la vieja inclinación de los freudianos al universalismo. en una especie de modelo o de grupo de control "natural" para el estudio de las motivaciones comunes a toda la humanidad. las formas en que los etnógrafos o los psicoanalistas de campo aparecen en las transferencias oníricas con sus informantes (S. Muy probablemente estas capacidades -estima Kracke. Algunos intentos aislados. ha encontrado. Bilu. argumentando que la elaboración secundaria inherente al 138 . los posmodernos adoran las contribuciones de Kracke.

estructuración propia a un sueño obligado a mentarla de distintas y contingentes maneras. por así decirlo. llega a ser trivial: es la modalidad del análisis lo que introduce en el objeto -en este caso el sueño. a quien Kuper no manifiesta conocer. tanto los asuntos como las resoluciones que presentan deben ser culturalmente contextualizados. El estructuralismo. Que sepamos. para abocarse ya no a un estudio del sueño como proceso semántico que denota algo fuera de sí mismo. de comenzar a funcionar como tal: el tiempo transcurrido. sin referencia alguna a lo real. se limita a un acomodamiento paradigmático similar al operado por LéviStrauss en su análisis clásico del mito de Edipo y a un inventario de "oposiciones" no siempre plausibles en el que se mezclan. el intento de Kuper de fusionar las analíticas del Freud y de Lévi-Strauss no prosperó y no supo concitar partidarios. ya no despertaba pasiones suficientes. Por lo menos en el material publicado que le conocemos. enantiosis y diversidades de la más variada tipificación lógica. la tercera. Aunque el mito es un relato y el sueño no. lo que Kuper logra en los ejemplos que presenta no impresiona como demasiado satisfactorio. En lo que a su diversidad cultural 139 . dicotomías. y revelan ser los mismos en Viena que en Samoa. que recorre la pista desde el significante hasta el sentido de esos símbolos. En este punto es donde su concepción se distancia un tanto de la freudiana: mientras en ésta la realidad constituye un referente absoluto. y que en síntesis establece que el método levistraussiano no ha estado jamás en condiciones. diferencias de grado con diferencias de naturaleza. la de Eggan y la de Kuper) tenemos ya agotada la combinatoria de los abordes posibles: el análisis freudiano clásico. que afirma sin más la primacía del significante y la subyacencia única e imperiosa de la forma desnuda. La primera modalidad suele ser conjetural. a esas fechas. y en rigor. siendo los sueños tanto productos culturales como personales. sino a un análisis de las estructuras internas y de las transformaciones que ocurren en ellas. que va desde los significantes a los significados culturales ostensibles.las contradicciones y resoluciones aparentes que se nos muestran como descubiertas. Alineando ahora las tres variantes de análisis onírico que hemos aludido o revisado (la de Róheim. que quita. Kuper deja a un costado los difíciles problemas del simbolismo. Ligeramente en contradicción con su premisa básica (que se asienta en un plano de operaciones abstractas). referido a un puñado de símbolos libidinales constantes y subyacentes. la segunda es sin duda pleonástica: los referentes concretos se repiten estocásticamente en la pantalla onírica. pero cualquier referencia al contexto siempre suena bien. sin dejar por ello de ser repetitiva: los símbolos esenciales se acaban pronto. el content analysis. en la perspectiva de Kuper el sueño ostenta una gramática y una estructuración susceptibles de analizarse. negaciones. fiel como siempre a Freud. 1991). No vamos a repetir aquí un argumento que ya desarrollamos en otra parte (Reynoso 1986a. estructuralista. siquiera remotas. y el análisis formal. sin probar otra cosa que el hecho de que en todas partes los sueños tienen un objeto. como es habitual en este género de inquisiciones. por razones lóticas y metodológicas.relato del sueño refuerza su parecido superficial con el mito apenas se lo narra. inversiones. No es muy sincero. En síntesis. retrogradaciones. lo que Kuper postula es que los sueños son como proposiciones en las cuales el durmiente se mueve de una argumentación a otra. aplicando reglas generales de transformación hasta que el problema planteado en el sueño se resuelve. Kuper afirma que. Un campo más en la bolsa de mediaciones de Lévi-Strauss. de la condensación. si es preciso. éste deviene narrativo cuando el soñador lo cuenta. del desplazamiento y de la representación. la paralizante esclerosis del estructuralismo en tanto escuela y la absoluta imposibilidad de modelizarlo formalmente y de replicar sus resultados así lo confirman. la fusión de marras ya había sido ensayada con mayor profundidad y con otros énfasis por Jacques Lacan. A decir verdad.

No por nada decía Judd Marmor (1962) que los pacientes de Freud elicitan material onírico sobre el complejo de Edipo y la angustia de castración. es preciso introducir matices. se dosifiquen los acentos y se expresen las hipótesis. es posible que los símbolos exteriores varíen de acuerdo con los hábitos culturales. de un descubrimiento fingido. en cambio. Griffith. tienen escaso impacto en la conclusión a que se llega. O'Nell (1976). dictados por la sociedad. los cuales están imbuidos de la misma significación y trasuntan. Si bien los primeros parecen encubrir siempre significaciones edípicas socialmente codificadas. los de Adler sobre sentimientos de inferioridad. de los sueños individuales. Schneider y Sharp (1969). En otras palabras. de acuerdo con la manera con que se administren las pruebas. Veamos. Firth (1934). se nos pone en presencia de un simulacro de razonamiento. emanados de la peripecia del sujeto. Stewart (1951). la forma en que tres antropólogos con amplia experiencia de campaña dirimen diferentemente el problema de la universalidad de la simbología nocturna y del carácter freudiano de los símbolos particulares. se hallan más causados por acontecimientos recientes que por residuos traumáticos de la infancia. • Para W. Hallowell (1938). sean ideacionales o emocionales. le ha sucedido a Kracker. se pone de manifiesto no tan sólo la dependencia cultural del material onírico o de su significancia. su conclusión es tajante: la pluralidad de significaciones aniquila la clave freudiana de los sueños. distinguiendo los sueños culturales. Róheim (1947). y si bien las mismas ideas primarias figuran en todos los casos como connotación oculta. Pues sucede que el plano empírico se presta admirablemente para demostrar las determinaciones causales. Todo se presenta así como una especie de juego de ingenio en el que el científico se comporta como un retórico abismado en convencer a su auditorio. Miyagi y Tago (1958). por lo tanto. • Para Lincoln (1935). En tiempos más actuales.R. A partir de esta muestra ternaria en la que cada ejemplar exhibido confiere a la Traumdeutung una dosis decreciente de validez. los sueños de deseos cumplidos son un caso especial de una temática más amplia. si es que hay tales cosas. 1972). y la naturaleza infantil o distorsionada del contenido manifiesto se debe no a una represión o a un simbolismo. de una lógica perversa. Honigmann (1961). por ejemplo. los parecidos y las diferencias que se quieran. yuxtaponiendo una explicación plausible y un objeto elusivo. véase. • Para Charles Seligman (1924). los de Rank sobre el trauma de nacimiento. o una inclinación del consenso en favor de una u otra hipótesis. justo cuando estaba estudiando la 2 Hemos revisado escrupulosamente una amplia tajada de los estudios de casos y de la bibliografía teórica relativa al asunto. entonces. LaBarre (1964). sino más que nada la dependencia teórica de la interpretación. sin hallar elementos de juicio que sugieran un avance significativo en el conocimiento de los mecanismos inherentes. los mismos complejos. está claro que el simbolismo es plural y que aunque el mismo símbolo puede presentarse en distintas culturas. Pese a que el empeño original de Rivers había sido el de hacer confluir etnografía y psicoanálisis. por último. Rivers. los de Horney sobre imágenes idealizadas y los de Sullivan sobre disturbios en la relación interpersonal.concierne el problema de los sueños no parece estar aún muy bien resuelto2. los de Jung sobre los arquetipos. la entidad misma del conjunto de hechos susceptibles de ser considerados como prueba tiende a variar según la postura teórica previa y la ecuación ideológica de quien los analiza. todos los sueños de todas las culturas presentan los mismos símbolos. Dittman y Moore (1957). por ejemplo Bastide (1964). sino a una regresión fisiológica a niveles más primitivos del sistema nervioso. 140 . D'Andrade (1961). Rivers halla también que el concepto de causalidad que esclarece la determinación de los sueños no es tanto psíquico como fisiológico: los contenidos. frente a los cuales los hechos en sí.H. la significación que se le atribuye en sus respectivos contextos es variable. Como si fuera poco. Toffelmeier y Luomala (1936). Desde el planteo inicial de las hipótesis hasta el final de las demostraciones. Además de los textos ya mencionados. Bourgignon (1964. no pudiéndose ya hablar de universalidad a nivel de los significantes.

Si estos sistemas simbólicos se refieren. 5. lo que es opuesto. y como instancia latente. en manos de los antropólogos. le permitió llegar a "una comprensión más profunda" de las pautas culturales en juego(cf. y en consecuencia ha sido comprensiblemente relevado por otras estrategias. y que venían más o menos a sugerir que el cuerpo. a la eyaculación.Balance de gestión A despecho de lo apasionantes que para un historiador de la teoría puedan ser estas idas y venidas. ampliamente sustentada. Spiro se mostraba especialmente preocupado por las ideas que prevalecían en el seno de la antropología cultural inglesa. hace un tiempo se creía que sólo un freudiano dogmático hasta la médula podía sustentar que muchos temas no sexuales de la mitología o el ritual eran símbolos deformados de asuntos libidinales. Bello debate. que sólo un freudiano convencido puede afirmar que los temas explícitamente sexuales tienen que ver efectivamente con lo sexual. por ejemplo. El ingenioso manifiesto de Melford Spiro (1979). lo que está. quizá como reacción frente a los conocidos excesos de la interpretación psicoanalítica. Kracker 1987a). delegamos al lector la tarea de colegir lo que podría suceder cuando se aplique el freudismo a menesteres sobre los que su impacto es históricamente más tangencial. es diagnóstica de este estado de cosas. que parte de los contenidos sexuales o agresivos manifiestos en el ritual o el mito para encontrar al fin la interpretación. en la peligrosidad de la vagina y sus fluidos. aún los símbolos más abiertamente proclives a una lectura de ese orden han perdido hasta el último rastro de su sustancia psíquica y de su cualidad libidinal. volver a soñar los sueños que ellos le habían contado. no es un predicado sobre las relaciones sexuales concretas sino un símbolo de la estructura jerárquica de los sistemas sociales. se invierte. sus impulsos y los afectos y motivos que inspira no son asuntos de los que acostumbre ocuparse la actividad simbólica de los distintos pueblos. protestando contra las interpretaciones sociologizantes de cierta antropología simbólica. las estructuras objetivas de la sociedad. está. En un espacio fenoménico plagado de instancias y mecanismos inobservables. […] O su criterio en el sentido de que las creencias yurok relativas a la polución sexual. hay que reconocer que en el último medio siglo el psicoanálisis no proporcionó a la antropología la gran herramienta cuyas virtudes celebraba Róheim. es porque ya desde un principio servían para probar cualquier cosa: se toma un texto. las cosas ya no dependen siquiera del color del cristal con que se las mira. o la negación de su progenitor humano de Jesús sostenida por algunos cristianos son afirmaciones no sobre el sexo biológico. no siempre adecuadas. Lo que Spiro no advierte es que si las armas de la interpretación freudiana. sino sobre reglas sociológicas de descendencia. se desplaza. O la afirmación de Mary Douglas a propósito de que la creencia. en un milagro que. a la secreción de leche. sino con la amorfa fluidez de su estructura societaria" (1979:5-6). Si éste es el tópico de conocimiento respecto del cual se proclama que el psicoanálisis ha prestado mejores servicios. en cambio. Pero sucede que. Ahí están [exclama Spiro] los argumentos de Leach respecto de que la negación de la paternidad fisiológica en Australia y en parte de la Melanesia. no tienen que ver con flujos y emisiones corporales. y lo que no está se decreta reprimido. Como él lo expresa.contratransferencia con sus informantes. a diversas facetas de la actividad sexual o a actos de agresión. Hoy se cree. Como decía Lévi-Strauss. revelando lo cotidiano y lo público detrás de la libido y lo privado. La antropología se ha convertido en una especie de contrapsicoanálisis. la tarea de los antropólogos consiste en desvelar la realidad que se esconde más allá de esta apariencia: parar a Róheim sobre la cabeza. en el que el eficaz polemista se pregunta "¿qué se ha hecho del Ello?". en esta dialéctica que 141 . de manipulaciones múltiples del material analizado y de una compleja maraña de intereses doctrinarios. Y no sólo eso: la protesta de Spiro tiene un fundamento bien real. sino mas bien del arbitrio de quien echa la mirada.5 . como de costumbre. lo que es diferente. se han vuelto en contra de los intereses psicoanalíticos.

complementarios a los que le merecen los colegas que a diferencia suya han 142 . que no reconoce matices. todo eso. canónico. dado que la autoterapia es ampliamente imposible. los cuales evidentemente los motivan a la investigación psicológica. el más eficaz en contra del psicoanálisis consiste en una especie de deixis. "violentos". y que esta pulsión (por llamarla de alguna manera) ha jugado un rol central en el campo de la convivencia disciplinar. no importa nada. conociendo la trayectoria de LaBarre. cuando es él mismo quien ganó triste celebridad tachando de "aprehensivos". sino que apenas se resigna a reclamar quejumbrosamente su porción. el mismo que ahora no sólo no se atreve a interpretarlo todo a su manera. el índice de nutrición. el eclecticismo y la incertidumbre del propio marco de referencia? LaBarre se expresa como si cualquier propósito científico pudiera alcanzarse a golpes de intuición y de empatía. ¿No se tiene la sensación. pretendidamente críticos de las estrategias experimentales. leyendo esta diatriba pedante e incendiaria. trivialmente reducido a nomenclatura del ultraje. "traicioneros". aproximadamente. Con los razonamientos de Weston LaBarre. la cifra de desaparecidos o la acumulación del poder. desplegando un caudal de léxico adjetivo lo suficientemente amplio y oportuno. La solución que él propone a los finos y enrevesados problemas del espacio temático de la cultura y el individuo es de una indigencia intelectual que espanta: mitad empirismo. a hierro muerto. arquetípico. la queja de Spiro es sintomática de un retroceso global en la popularidad del psicoanálisis. la psicología académica deviene en una suerte de neurosis compulsiva institucionalizada: una nueva escolástica obsesionada con el método. y de los experimentadores y cuantificadores por el otro con los execrables villanos de la trama. ni los centenares de variables. y mitad dogma freudiano. Si el recurso retórico favorito de los freudianos ha sido desde siempre el argumentum ad hominem. y que por definición funda sus valores de verdad en lo que le parece. para ser consecuentes. en detrimento de la necia numerología a que se reducen según él los abordes cuantificadores (1978:274). que se desconstruye a sí mismo llevado por la fuerza de su propio absurdo. que lo positivamente enfermizo es la identificación de toda estrategia formalizadora con semejante cuadro morboso? ¿No es también candorosa la igualación de lo experimental con lo cuantitativo por un lado. en un señalamiento estratégico del discurso del adversario. ya sea que se esté ponderando la fortuna monetaria. los partidarios de la experimentación: "Los psicólogos experimentales [pontifica LaBarre] se auto-reclutan entre individuos que tienen apreciables problemas psicológicos. "ladinos" y "hostiles" a los aymara que le comunicaron confiadamente su cultura? Estos insultos intempestivos. Ya es ostensible que la asignación de marbetes patológicos es consustancial a la práctica psicoanalítica. a una patética botanización de la afrenta. obstinados en negar la suprema genialidad de Freud? ¿No es transparente. Compulsivos honestos. Y es que los más recientes intentos de aplicación del psicoanálisis a los productos culturales han arrojado resultados menos que discretos. de modo que se arman más y más de métodos protectores. grados de culpa ni excepciones. tenemos un ejemplo inmejorable de una y otra instancia de la querella aludida: un caso de texto psicoanalítico en la plenitud de su tipicidad. cuando no es que han retrotraído las relaciones interdisciplinarias y el rigor metodológico a cotas que se creían superadas. ni los miles de culturas hacen jamás necesario recurrir a una visión estadística de la realidad o a un modelo simplificado de los procesos. que para obtener algo verosímil ha debido renunciar a lo amenazadoramente significativo" (1978:264). que el objetivo inconfeso de toda esta colección de agravios apunta a disimular la orfandad metodológica. Para la visión de este autor (patología típicamente conservadora) el número importa poco. El escenario corresponde a la oposición entre los psicoanalistas y los chicos malos del argumento. Más que de la necedad de los antropólogos. Pero ¿cómo adjetivar el ulterior respeto de LaBarre por la sacrosanta palabra del informante. sospechan oscuramente que la verdad no mora en ellos. Sin embargo. su sentido común dictamina que todo lo que el antropólogo observa es igualmente representativo.siempre triunfa se puede llegar a la significación que se desee. o. y que ni los millones de sujetos.

Precisamente en Oedipe Africain (1966).6 . Fleischer endilga al potlatch naturaleza "femenina" y lo equipara con rasgos propios del carácter anal. que sobrevive a pesar de su ausencia. una especie de estreñimiento forzado. Este último ha publicado una reseña que comprueba una vez más. sino de reformular el interrogante con lucidez. Paul 1987. Nosotros pensamos que lo que éstos han reprimido es algo más que la animalidad natural del instinto o la fragmentaria humanidad del deseo: no sólo es el impulso anal lo que merece liberarse. semejante parodia del trabajo intelectual? ¿Qué conocimiento habrán capitalizado las ciencias sociales cuando todas las culturas estén clasificadas según su pulsión favorita? La interpretación de Fleischer. todo el mundo insinúa que ya no es cuestión de afirmar o negar de plano la universalidad del complejo. quizá catártica. De alguna manera. por si hiciera falta. las limitaciones discursivas de ese marco teórico y su imposibilidad de producir hipótesis contrastables. se comprende fácilmente por qué el psicoanálisis perdió una contienda que nadie más que él mismo planteó desde un principio como tal. y en este sentido -dice. en el que no interesan tanto las demostraciones deterministas que puedan prodigarse. Al mismo capítulo de la historia del freudismo decadente pertenecen dos interpretaciones sucesivas del potlatch del noroeste americano. la pantalla sobre la cual esas proyecciones aparecen". respectivamente. el potlatch "es el elemento contenedor de las proyecciones inconscientes del individuo. una debida al folklorólogo Alan Dundes (1979) y la otra al antropólogo y psicoanalista Mark Stewart Fleischer (1981). hace ya casi un siglo que no se realizan más potlatch. y la sociedad kwakuitl de nuestros días. Pero no son ellos lo que hablan cara a cara. asimilando las riquezas que en él se distribuyen a las heces y trazando un paralelo entre su desarrollo y la satisfacción libidinal de los impulsos defecatorios. en la que se despliega ordenadamente una plétora de símbolos de diván.se lo puede considerar un rito terapéutico que hace de mediador entre la conciencia y el inconsciente: un mecanismo adaptativo que mantiene el statu quo reduciendo las tensiones y la hostilidad. de la sociedad y de la historia que cualquier fría cuantificación? Con estrategas como LaBarre. impuesto por el colonialismo interno de administradores y misioneros. Pollock y Ross 1987. Parsons 1964. un discurso que nos dice que las mujeres son "anales" y que hay motivos para sospechar que un ritual indígena también lo sea? ¿A quién y para qué sirve. De hecho. Habiendo trabajado en Dakar 143 . Es un momento astuto. como las dudas que se dejen sembradas. sino sus delegados los que los interpretan. Bock 1979. ¿no están más lejos de las "totalidades significativas". evidentemente. o por lo menos imaginativas. un texto sin progenie. Los popperianos ortodoxos no tardarían en demarcarla como no científica. Roy 1975. repetitivos o provisionales y el estructuralismo propiamente dicho. 5. Según Fleischer. Stephens 1962). Blanck 1984. ¿Con qué tipo arcaico de práctica científica y según qué modelo de ciencia es posible coordinar y tomar en serio.decidido no plagiar a Devereux. y no les faltaría razón. intelectual. el diálogo entre la antropología y el psicoanálisis se reinicia (para morir de inmediato) a través del discurso de LéviStrauss y de Lacan. Pero no hay que interpretar demasiado debajo de la superficie para encontrar que en el fondo el dilema sigue siendo el mismo (cf. no puede corroborarse ni desmentirse. A partir de su etimología (probablemente "dar" en nootka o en chinook). un rasgo cultural que actúa como una especie de terapia colectiva.El retorno de Edipo Tras un silencio que tal vez sea sólo efecto de la distancia teórica entre aquellos programas incipientes. Ni Róheim ni LaBarre: reunión en la cumbre. en una disciplina que busca justificar sus costos sociales. tiene sin duda problemas más serios que el de pensar que no tener más potlatch es. 1989. Marie-Cécile y Edmond Ortigues formulan el problema de las posibles variaciones culturales del complejo de Edipo en términos derivados de la lectura lacaniana de los escritos de Freud. el potlatch tiene por función reducir el conflicto en el seno de la sociedad y en el individuo. simbólicamente. Lidz y Lidz 1977. 1984.

Cuando fuimos a trabajar a Senegal teníamos tendencia a pensar. ellos han venido a dar más razón a Malinowski que a Freud. y no sólo por alentar la resurrección de una polémica iniciada cuarenta años atrás. metafísicas. Lo que los Ortigues no advierten es que al cabo de una ardua manipulación de indicios que se instrumentan como si fueran comprobaciones y de un tortuoso encadenamiento de hipótesis ad hoc.conduce a una escolástica interpretativa que razona sobre la analogía entre fantasmas individuales y creencias colectivas.como psicoanalista de neuróticos wólof. tuvimos que rendirnos ante la evidencia: cualquiera sea el sistema familiar. sino su propia transgresión. quienes acostumbran obtener datos cuasi-psicoanalíticos en condiciones que no eran estrictamente terapéuticas. por otro lado. y es el rechazo por parte de sus integrantes la mayor fuente de ansiedad en la vida africana. lo concreto es que ésta nada explica de no mediar aquel "desplazamiento" y aquella "sobrecompensación". Mitos y rituales dramatizan. La mayor parte de las discusiones en favor o en contra de la universalidad del Edipo es una querella sin objeto. y para ello resuelven el hecho incómodo de la falta de rivalidad entre los senegaleses psicoanalizados y sus padres conjeturando que las actitudes inconscientes para con éstos han sido desplazadas hacia el grupo de hermanos y hacia sus demás pares. El insiste en afirmar que los intentos de confrontación entre el psicoanálisis y la etnología tropiezan con una dificultad mayor: la escasez de observaciones clínicas que satisfagan las exigencias del método psicoanalítico. es decir. en tanto se aleja de los problemas que se presentan efectivamente en la clínica. El grupo de hermanos y pares es la preocupación esencial: es hacia ese grupo que se dirigen los esfuerzos por ser reconocido. el hecho es que las tácticas interpretativas del psicoanálisis no han evolucionado. jurídicas o directamente novelescas. de acuerdo con la estructura familiar y las relaciones sociales en ella prevalecientes". y de no ser por el aire de intelectualismo exquisito que de esta mera elección se desprende. a Róheim o a Lacan. aunque por debajo de las realidades observables pueda postularse plausiblemente una latencia edípica. el caso en que la estructura edípica. parecerían ser menos signos de un referente tangible que estratagemas desplegados por el estudioso para llevar los encadenamientos causales más allá del punto garantizado por los datos. como se nos repetía por todas partes. y a partir de estas distinciones fustigan con cierta violencia la postura de Malinowski y la de los culturalistas de sesgo neofreudiano. al desintegrarse más radicalmente. Pocos años después. El caso es que "cada cultura posee su tipo específico de complejo nuclear. Edmond Ortigues transgrede ya no los fenómenos conocidos. El propósito de los Ortigues es el de recuperar la credibilidad en el Complejo de Edipo como característica humana universal. sin preguntarse por qué en todas las civilizaciones el concepto de personalidad se presta a esas ficciones teológicas. donde quiera que una psicoterapia analítica es posible. se diría que el tema central escogido por los Ortigues es ligeramente vetusto. reflexionando sobre el que ha llegado a ser el último texto clásico de la antropología psicoanalítica. se reencuentra el problema edípico. Pues bien. Con Freud o con Lacan como autoridad fundante. Madame Ortigues fundamenta sus conclusiones en su propio material clínico y encuentra en ello la salvaguardia del método. de diversas manera. Dicha escolástica fabrica ficciones como la "personalidad básica". se interpreta como un acto de disimulo: los senegaleses "sobrecompensan" su rivalidad inconscientemente desplazada por medio de efusivas expresiones de solidaridad. estas constantes emanadas de lo profundo. deja aparecer las condiciones más constantes" (1971:566). La circunstancia de que las relaciones con estos últimos sean en realidad más ambivalentes que propiamente agonísticas. sin poseer medios para describir la evolución del fantasma y analizar sus transformaciones. 144 . Ambos autores distinguen tajantemente entre la clase de información que los psicólogos pueden deducir de ese material y la que el antropólogo normalmente obtiene en su trabajo de campo. De no ser por su referencia a Lacan como intermediario de un Freud de otro modo obsoleto. serer y lebu más o menos aculturados. La mejor demostración la proporciona el caso de la psicosis esquizofrénica. La ausencia de base clínica -prosigue. Operaciones que. que no existía complejo de Edipo en Africa.

es suplantado por una cultura antropomorfa e intencionada. esa postura revela que. es la escasa incidencia que en antropología ha tenido el relevo del Freud de la Standard Edition por su equivalente francés interpretado por Lacan. y en el que los veredictos a ese respecto podían adivinarse de antemano. con la virginidad como su símbolo central. un género discursivo bajo cuyo auspicio. Mientras Edipo se derriba ante el esquizo africano. determinando las simpatías disciplinarias de cada quien. el homúnculo dentro del hombre. se trasluce algo del desprecio freudiano hacia el "psicoanálisis salvaje". en fin. dedicara lo esencial de sus esfuerzos. y cuáles son los límites psicológicamente dados de ese rango?" (1964:328).Obsérvese la maniobra de generalización. No se problematiza en absoluto la relación que pudiera haber entre determinadas estructuras familiares y la imposibilidad terapéutica. repudiar la interpretación realizada más allá de la situación clínica y del proceso terapéutico: una especie de intelectual a la que Freud. Se nos vuelve a defraudar como público. Además de apartar el origen de la culpa lejos de las dificultades epistémicas y metodológicas del psicoanálisis mismo. Se habla como si el ejemplo investigado. violatoria de los procedimientos lógicos más elementales. Edipo. 145 . Esta autora concluye que el desafío de Malinowski a la universalidad del Edipo no puede eludirse. desde Senegal al Africa. El interrogante contemporáneo debería ser más bien: ¿cuál es el rango posible dentro del cual una cultura puede utilizar y elaborar potencialidades humanas instintivamente dadas. se propone el concepto de "complejo de Madonna". y luego. difícilmente destinado a esclarecer las relaciones entre lo instintivo. pero lo que en el fondo importa es que las preguntas a hacerse no siguen siendo las mismas que en los tiempos de sus disputas con Jones: "Respecto de la pregunta original sobre si el complejo de Edipo es universal o no. en un ámbito de indagación en el que la "universalidad" se ha tratado de dirimir siempre en base al estudio de la sociedad que al investigador tocaba en suerte. en un principio. ya sin freno. lo mismo da) precisamente allí donde se acaba de alegar su ausencia. es decir. y se apoya todo el peso de la prueba en el comportamiento esquizofrénico. Pese a que el esquizo hace estallar al Edipo. empero. a fin de cuentas. se acabaron de definir los conceptos que Ortigues despliega. podemos concluir diciendo que ya no es demasiado significativa en esa forma particular. se lo vuelve a imponer a través de una interpretación que contradice lo que el sujeto propone en su patología y lo que la descripción etnográfica refiere. desde Tótem y Tabú hasta Moisés y el Monoteísmo. Pues ¿no busca él por todas partes al Edipo. la sociedad vuelve a reclamar sus fueros en los estudios realizados por Anne Parsons (1964) en el sur de Italia. al mismo Edipo del que Lacan renegara en favor de la Metáfora del Nombre del Padre? Al no especificar el comienzo y el límite de sus respaldos teoréticos en la literatura psicoanalítica y al no enumerar sistemáticamente sus puntos de tensión con respecto al dogma. legitimara una universalización sin restricciones. entre otras cosas. hacia las prácticas que desarrollan su trabajo más allá de los cánones iniciáticos e institucionales condenados por el propio Lacan (1971:60). en los que. Ortigues reposa menos en Lacan que en Freud. Lo que pretendíamos ilustrar con estas reseñas. desde los lugares en que la psicoterapia es posible hasta cualquier sistema familiar. En las exigencias de Ortigues en torno a las pautas del método clínico y en su condena oblicua a la personalidad básica de los culturalistas. lo psicológico y lo cultural. malgrado sus ínfulas de modernidad. a Ortigues le es posible. pretendiendo que aplaudamos un debate que comenzamos a sospechar infecundo: cuando una pregunta promete una respuesta seductora. paradójicamente. y se descubre la huella de Edipo (o su preludio. que es (como bien se sabe después de Deleuze y Guattari) la entidad que desborda más abiertamente la estructura edípica y la que peor se presta a una lectura freudiana. al sumarse a lo que se conoce de Occidente. he aquí que se cambian los términos de la cuestión. Un Lacan capaz de entretenerse durante seminarios enteros desglosando las etimologías de los lexemas freudianos. capaz de utilizar y elaborar fuerzas que vienen del instinto. Enrevesado interrogante. como si los significados abolidos por el tiempo nos dieran la clave de un sentido latente y el testimonio de una sabiduría adicional.

abocándose a otras problematicidades. lo suyo es. y ni siquiera un estructuralismo generalizado: es. el interés que le demostremos algún día no podrá ser tan crecido que llegue a ser recíproco. porque al mismo tiempo que se lo incorporaba se silenciaba su influencia. la de que existen pueblos que "cultivan diferencias". como la de que "los mitos se piensan a sí mismos". para el hermetismo lacaniano. no hubiera necesitado. todavía no se está en condiciones de comprender ciertas afirmaciones levistraussianas demasiado sutiles. y los chimpancés de Premack (igual que los recién nacidos de Meltzoff) han echado por tierra los corolarios simbolistas del estadio del espejo: los monos hacen muecas ante el vidrio sin consolidar luego. El saber lacaniano. Jamás podremos introducir algo suyo sin subrayar de dónde proviene. la de que el lenguaje del inconsciente que habla del esquizofrénico oscila entre oposiciones binarias y sólo entre ellas. De todos modos. que con críptica pedantería lógica que se saltea etapas postula que "el inconsciente es el Otro". o por lo menos la han puesto bajo sospecha. fácil de extrapolar. Lacan 1971. El pensamiento lacaniano. acaso recién entonces. o culturas en las que "la sincronía triunfa sobre la diacronía". o la de que el descubrimiento de la "diferencia" por el niño se convierte en "oposición" por medio de la relación imaginaria con los otros (cf. Lacan comiencen a suscitar el interés de los antropólogos fuera de Francia. base teorética y metodológica de su lectura estructuralista de Freud. La sociolingüística y la semiología a la manera de Rossi-Landi han hecho trizas la concepción sígnica saussuriana. vaciando las apropiaciones psicoanalíticas de su aparente ingeniosidad. ninguna simbología que concierna al Otro. ¿Qué posibilidad de comprensión queda. la de que nuestro discurso concreto se halla construido sobre un número reducido de "oposiciones" entre las fantasías. levistraussianismo sin etnografía inmanente. sus latencias instrumentales. pasar por la antropología estructural. Habría podido quizá beber directamente en las fuentes. passim). parafraseando a Ricoeur. afirma "la supremacía del Falo" o se preocupa por la "forclusión del Nombre del Padre"?. y que al lado de las experiencias de la antropología en el seno de ambos cognitivismos. a la sombra de su seducción intelectual. entonces. dista de presentarse como una promesa atrayente. 146 . secretamente. el más laborioso tejedor de oposiciones binarias. a través de la apropiación de sus conceptos claves. y la antropología un poco inevitablemente. no incorporante y no incorporable. ni pasar por Lévi-Strauss. o cuando los interaccionistas se acuerden de George Herbert Mead noten que ambos han descubierto otro Yo al lado del Yo. ni binarismo lingüístico. más que sui generis. un pase mágico capaz de conferir validez y rigor a lo que no lo tiene. La lingüística. después de esa ruptura. lo fue Lévi-Strauss. hipotéticamente. su forma subyacente. en la fonología de la Escuela de Praga. El lacanismo deberá corregir para entonces sus problemas lógicos de entrecasa: hoy es evidente que no hay razones rigurosas ni para afirmar que "el inconsciente está estructurado como un lenguaje" ni para sostener "la primacía del significante". hay en Lacan mucho más de forma levistraussiana que de sustancia antropológica. Porque difícilmente no pueda reconocerse a Lévi-Strauss detrás de afirmaciones lacanianas tales como la de que el Falo es el objeto del "intercambio simbólico" en el interior de la familia. desde donde se controla el curso de buena parte de la deriva teórica mundial. Por de pronto. Pero no ha sido así: lo que hay en el fondo del método lacaniano no es fonología. En el contexto académico de los Estados Unidos. Lévi-Strauss puro.Acaso recién cuando los que se ocupan de la antropología de lo simbólico enriquezcan este universo con ese subconjunto suyo que es lo Imaginario. hoy por hoy. y en particular en la de Jakobson. decíamos. es excéntrico. poniendo entre paréntesis sus referencias etnográficas manifiestas y recuperando. de ningún modo. en buena parte. ni hará que ante nosotros Lacan devenga tan esencial como para él. La importancia de la oposición en Lacan. sociedades que "se niegan a la historia". los escarceos de Lacan con Saussure o con Jakobson suenan precarios y un tanto pasados de moda. en suma. La confesión lacaniana de que lo suyo apenas requiere ser "lingüistería" no opera. donde su popularidad (a pesar de lo que clamen sus albaceas en otras latitudes) recorre ya una curva descendente. ni "rasgos distintivos" a la Trubetzkoy. Es como si Lacan hubiera psicoanalizado el discurso levistraussiano. la psicología y la semiótica de los '60 a nuestros días han discurrido lejos de él.

las mismas ideas explicitadas por el antropólogo y casi ninguna idea lingüística más? El estructuralismo. sujetos a premisas divergentes. que corren. leyéndolo a través de otro saber. quebrando la posibilidad de definir un sistema a través de su concatenación. quita transparencia a una distinción fundamental: la de las diferencias que median entre los diversos discursos psicoanalíticos que cabe coordinar con la antropología. y hasta instituye con su diferencia una paradoja de estirpe binaria: el uno se funda en un deseo explicativo de lógica. La pretensión de coordinar. Allí el salvaje reducido a cerebro. a pesar de las identidades. conciliar o yuxtaponer estos legados con la excusa de su común estructuralismo es una empresa condenada de antemano. el mismo Lévi-Strauss ignora a Lacan. que subsume en un determinismo sin fisuras la totalidad de los fenómenos. un soliloquio patético de un distanciamiento propiamente senil. una ligereza pueril que soslaya dificultades evidentes. los intereses no se solapan. que es el Otro. No se trata simplemente del hecho de que Freud ignorara la lingüística y que por ello deba enmendárselo. la interpretación del segundo se ciñe en torno del inconsciente. cuya vinculación masiva con la antropología 147 . Esto es matar con la indiferencia. Las analogías lingüisticas se clausuran. en ambos autores. las reglas de sintaxis y de interpretación del sueño son las de la metáfora y la metonimia. los contenidos difieren. y la metonimia el desplazamiento del deseo. Las exploraciones de los Ortigues y las notas al pie de James Fernandez no añaden espesor a la influencia de Lacan. No hablemos ya de la historia ni de lo social. las coincidencias y los paralelismos del método. abriéndole después. proviene de Jakobson. como si aún remitiera a la animalidad. con idénticas distorsiones. Lévi-Strauss sigue (como en los buenos tiempos) batallando contra Tótem y Tabú. además. La idea del célebre "retorno de Freud". caracterizar el estado actual de la cosa reconstruyendo la cosa tal como era antes que el otro hiciera su aparición. el caso es que los modelos económicos. Pero esas totalidades son mundos aparte: ¿cómo se van a conjugar las ciencias si los científicos se celan. y ambos extrapolan el concepto opositivo desde su plano de origen (la "segunda articulación" del lenguaje) hacia las oposiciones extralingüísticas de los referentes semánticos. Lévi-Strauss está incluso presente en lo ocasional de las consignas. topológicos. De hecho. que en cierto sentido corresponde a un reacomodamiento que proyecta legitimidad y homogeneidad sobre una serie heterogénea de escritos variadamente admisibles. la metáfora representa la condensación y el síntoma. y la antropología y el psicoanálisis vuelven a distanciarse. deshistorizándolos por añadidura. llamada a disolverse en tanto siga siendo más un pretexto intelectual que una herramienta científica. por cierto. las puertas de Francia? ¿Habría podido ignorar Lacan los trabajos conjuntos de Jakobson y Lévi-Strauss. Cada uno de ellos conforma una explicación autárquica. Juguemos un poco al estructuralismo. y quizá hasta Lévi-Strauss habría sido prescindible. apenas franqueadas las nociones más básicas de los manuales más difundidos. en agradecimiento. Según Lacan. el otro en una lógica interpretativa del deseo. en uno de sus últimos trabajos. sin que nos sea posible apreciar cómo se comportarían en otros aspectos más complejos de sus correspondencias. que es lo mismo. Esta concepción nos dice. ofuscados en maratones de genialidad? Con la salvedad de un interregno en el que accedió a hablar de la identidad echando mano de jerga lacaniana. aquí el fondo de la mente postrado de rodillas ante el Falo.Aún en sus traiciones al método lingüístico ambos discursos marchan en paridad: ambos asimilan la oposición a cualquier diferencia. Insistamos en las conexiones múltiples y ramificadas entre Lacan y Lévi-Strauss. La explicación del primero radica en la mente humana. porque es fácil. Pero ¿habría llegado Lacan a Jakobson sin Lévi-Strauss no hubiese sido antes alumno del lingüista. En su teoría. y aún así usurpar. declina mencionarlo y mira a través suyo como si su palabra fuese cristalina. cuando su dictum de La Pensée Sauvage de "disolver al hombre para comprenderlo" es respondido en el ensayo de Lacan que trata "del sujeto por fin cuestionado" (Lacan 1971:51-58). y es verdad. flotaba en el aire. La Alfarera Celosa (1986). la misma suerte de disolución. tanto más llamativas cuanto que aún no ha podido formularse una antropología psicoanalítica de base lacaniana. El inconsciente estructural en el que ambos reposan es disímil. dinámicos y descriptivos del psicoanálisis son productos históricos. pero esto sí que es conjetural. como si en realidad fuera intelectualmente civilizado. Y sin embargo.

la crítica epistemológica de Frank Cioffi. Pues pese a lo que Lacan agrega de su cosecha. Lévi-Strauss y la antropología se eclipsarán pronto en Lacan. con el post-estructuralismo que vendrá en seguida. el psicoanálisis ha suscitado contrapartidas. que es casi decadente? ¿Y para qué volver a Freud. en tanto construcción teórica. se refieren al proyecto común de sentar las bases de un álgebra significante que el mero auge del estructuralismo explica sin demasiada elucubración. necesitados de propuestas menos ditirámbicas. valor y atendibilidad. otras presentan una faz tan ominosa que sólo les responde con implícitos: sea como fuere. No es nada más que eso. Lo que en este brevísimo apartado desearíamos plantear. el Edipo de Viena y el Edipo de París. el efecto es el mismo. a título muy esquemático. también el posmodernismo y lo que éste conlleva: el alardeado fin de una era intelectual (la modernidad) y el comienzo de lo que todavía no puede preverse. que todavía es incipiente? ¿El de la plenitud. El tema desborda ampliamente la posibilidad de tratarlo con justicia. y el de la resistencia que la alteridad cultural opone a un marco interpretativo diseñado para un ámbito de predicación histórica148 . no haber podido crecer a partir de él? Ni Lacan ni sus usuarios antropológicos han reparado en estas cuestiones.7 .no puede materializarse sin contradicción. exponen en párrafos separados con escasos reenvíos recíprocos una psicología y una antropología asombrosamente libres de problematicidad y presuponen las premisas (sin duda falsas. Un ensayo como el de Robert Georgin (1988) presenta tantas distorsiones y esquematismos que su lectura se torna incómoda tanto para los psicólogos como para los científicos sociales. La convivencia de Lacan y Lévi-Strauss ha sido. a fin de cuentas ambos. no hay entre la antropología psicoanalítica freudiana y la lacaniana una diferencia digna de la separación histórica entre ambos esquemas de origen. en su retorno (muerto Lacan. ••• 5. que en su entraña alberga ejemplares tan disímiles como el modelo experimental de Hans Jürgen Eysenck. No es nada más que el tema de la influencia personal de Lévi-Strauss sobre Lacan. la diáspora). decíamos: es. al empuje de la autonomía y la rentabilidad del método. los comentarios filosóficos de Wittgenstein. pese a que su lectura no recubre ni corrige totalmente lo que reinterpreta y pese a sus abismales discrepancias de estilo. el suyo propio incluido. Como toda doctrina esencial y revolucionaria. parecen ser el mismo: ambos quieren estar en todas partes. que es poco extrapolable? ¿O el de la madurez. mal estudiada. Las concordancias que Georgin señala entre ambos autores son sólo circunstanciales. Espíritu que antepone a todo otro cuestionamiento el doble problema de las determinaciones culturales que operan sobre el psicoanálisis mismo. Mario Bunge y Karl Popper. antítesis y movimientos de oposición de toda laya.Addenda: Antropología y antipsicoanálisis. Algún día deberá intentarse el trazado de una tipología del antipsicoanálisis. el folletín periodístico de Martin Gross. es la participación del discurso antropológico en la gestación del espíritu antipsicoanalítico. Cuando se los lleva a Trobriand. la pedante alternativa post-lacaniana de Deleuze y Guattari y la protesta de los antipsiquiatras. y de allí su improductividad capital. o para quienes de deifican a éste y a aquél el del mayor influjo jamás documentado de la antropología sobre el psicoanálisis. en el mejor de los casos. con su difícil forclusión. ambos quieren ejecutar todas las causalidades. Algunas de estas ramas son de tan baja estofa que los científicos serios no las toman en cuenta. excepto en Francia) de que la etnología se agota con Lévi-Strauss y de que Lacan dominaba los asuntos del lenguaje. ¿Cuál es el Freud que corresponde integrar? ¿El de los inicios. si la propia psicología demuestra. y nadie se ha atrevido todavía a sintetizar el estado de la cuestión.

tan propia de una época alborotada y de un contexto utópico como pudo haberlo sido la lectura sistémica de Freud. y de que su elaboración haya retornado a la antropología bajo la forma de una influencia detectable. es altamente convencional y se basa más que nada en una paráfrasis poco refinada del texto más conocido de Marvin Harris. ora salvajes: Lévi-Strauss.el rechazo del antipsicoanálisis no conlleva la reivindicación de Freud: a diferencia de lo que sucede en los análisis estructuralistas. Terray y hasta Wittfogel desfilan ordenadamente en un capítulo sobre "salvajes. da respingos cada vez que encuentra una expresión metafórica y protesta airado contra "este libro espantosamente presuntuoso que en el plano de la investigación antropológica no aporta absolutamente nada y que en el literario es francamente indigesto" 149 . Si bien los antropólogos están comenzando a frecuentar la creación teórica de los filósofos de la ciencia. no ha sido sistemática en este punto). aquí la doble negación no nos retorna a la tesis de origen. desde el momento en que se reveló como una moda pasajera. que describe una trayectoria evolutiva construida verdaderamente sobre esas categorías mitologizantes y que nada aporta a lo que estableciera Malinowski. recientemente ampliado por una serie de ensayos (individuales y en dúo). Por lo que sabemos. por desdicha. de escritura casi tan enrevesada como la del Antiedipo. Nos resta. el antipsicoanálisis intelectualizado de Deleuze y Guattari. Pero la incidencia cultural sobre las pretensiones de universalidad de la terapia -pues de eso se trata. todavía no es verdad. Aunque aborrecen a Lacan. mientras la segunda tiene implicancias tal vez más profundas en lo que se conoce como el contexto de justificación. Clastres. El seguimiento de las críticas realizadas por los epistemólogos. en una asimilación superficial y fragmentaria del conocimiento antropológico sustantivo. dado que su objetivo principal finca en la demostración de la naturaleza seudocientífica del psicoanálisis a través del examen de sus procedimientos discursivos. lo inverso. Luc de Heusch. nos alejaría considerablemente de la antropología y de los datos etnográficos. un territorio de especulación y de trabajo sensible a los hechos de la cultura. fuera de la ingeniosidad de las invectivas y de la posmodernidad del estilo. los Ortigues. Leach. Deleuze y Guattari dominan el juego de las referencias oportunas. por un lado. en una concepción estereotipada y rusoniana de la alteridad cultural. Significativamente -y eso está más claro en algunas contribuciones que en otras. pero no cuentan por su carácter inespecífico y por el escueto desarrollo de las ideas. tanto para consolidar su apoyatura metodológica como para facilitar la presentación pública de anomalías. Como podría haberse previsto.no es. No resumiremos el argumento central del Antiedipo. Jaulin. en ninguna parte. Y que también justifican. y al margen de alguna cita ocasional. por decantación. a pesar de ser éste. Meyer Fortes. La primera cuestión alude a lo que se llama el contexto de descubrimiento. Hay unas cuantas menciones cruzadas entre los antipsiquiatras y Bateson. una cuestión tratada con detenimiento. Que Deleuze y Guattari tengan o no razón en su cruzada antiedípica es relativamente secundario frente al hecho de que su acierto o su error se apoye en lo que la etnología tiene que decir. más que mediante la adución de contrapruebas. por ejemplo. el hondo desinterés que la antropología en general ha mostrado hacia el antipsicoanálisis. Laplantine (un anti-esquizo) se sorprende ante la sola idea de las "máquinas del deseo". quizá no los más adecuados (porque nuestra búsqueda. Devereux. De la antipsiquiatría no hay mucho que decir. Eysenck 1986: 182-192). pues para lo que pretendemos dejar sentado (que es sólo un comentario al pasar) no es esencial que se lo conozca. por el otro. y. ora esquizofrénicas. El uso que Eysenck ha hecho de la antropología. ambos aprendieron a escribir en lacaniano. célebre por su vigorosa oposición al mentalismo (cf. Completaremos este apéndice con algunos ejemplos. sólo unos pocos antropólogos franceses han reaccionado a la antropología implícita en el Antiedipo. y casi siempre en términos de rechazo. en especial en su pomposo ensayo Decline and Fall of the Freudian Empire. por otra parte.mente restringido. pero que ilustran aquello que corresponde demostrar. Griaule. Nuestra hipótesis (si es que puede hablarse de tal cosa) es que el movimiento antipsicoanalítico desperdició oportunidades críticas esenciales al basarse. Victor Turner. bárbaros y civilizados" que desmiente su universalismo al depender mayoritariamente de la etnología francesa. incidentalmente. conviene admitirlo. en conjunto.

para definir luego los significados que convienen a su razonamiento. lo axiomático y el capital" (1987:162-163). descubre en el Antiedipo un puñado de ideas felices. no parece estar mejor fundado que el anterior. Etnólogos y filósofos. 150 . aunque no por ello la más tolerante. petulancias aparte. cuando el Antiedipo prometía inaugurar un nuevo paradigma. sucesor del psicoanálisis. por una vez en aparente acuerdo. Si se tratara de calificar con una sola palabra la lectura que los intelectuales parisinos han realizado de todo un siglo de buena o mala ciencia. René Girard (1984) toma las cosas con mejor humor. releyendo con indulgencia sutilmente altiva la etnología que hacen los demás. todavía próxima a los deseos fundamentales y alejadas de las represiones. Si hemos de problematizar entonces la participación de la antropología en la charla de salón francesa de fines de los años '60. llena de sentido. La postura de Marc Augé frente al estructuralismo genérico de Deleuze y Guattari es con mucho la menos histérica. atinaríamos a hablar de "elemental". se encuentran así mezclados en una profusión de nuevos mitos sobre la autenticidad y la diferencia. las cuales parecen alcanzarle para erigir toda una visión del mundo y de la cultura. tenemos que concluir necesariamente que el cimiento culturológico del nuevo movimiento. de las cuales sólo tiene temor: proposición en negativo o tierra perdida de un mundo (el nuestro) que sólo sirve para la escritura. pero se resiente por sus contradicciones. Augé deplora que los etnólogos (léase Jaulin y Clastres) mezclen inmoderadamente sus fantasmas íntimos con la descripción objetiva y que los filósofos (Deleuze y Guattari) utilicen con tanta ligereza un material incierto.(1979:52-53). "Todos estos autores tienen en común el hecho de dibujar el fantasma de una sociedad primitiva ideal. propone en su reemplazo sus propias ideas sobre el doble. la mímesis y el chivo expiatorio.

sino dos epistemologías integrativas. por las mismas causas. las distorsiones proyectivas. ni que se afirme que es la contratransferencia y no la transferencia el dato de importancia más decisiva en toda la ciencia del comportamiento. Luego. pudieron haber tenido importancia en su momento. que suelen girar en torno a la esencia de la situación observacional (a la que se accede observando al observador. y una historia ya irrepetible por el inevitable progreso del método y por el mismo refinamiento de la conceptualización. Ya no tiene gracia que se vuelva a descubrir. reducen el carácter anxiógeno de su interacción y apartan del campo de interés aspectos que pudieran ser cruciales. Ante esta contratransferencia. trata de reducir la ansiedad considerando los datos en un vacío humano: los primitivos son. de fatales repercusiones en el resultado de la investigación. por ejemplo. En primer lugar están las distorsiones causadas por una percepción selectiva de las cosas: el investigador excluye inconscientemente de su campo perceptual todos los datos capaces de provocarle ansiedad. El relativismo cultural. en la segunda. por las que la conducta de los sujetos se interpreta en términos de los deseos reprimidos y de las ansiedades particulares del que los estudia. resultantes de la construcción de métodos de recolección "objetivos" que ahondan la separación entre el investigador y los sujetos. evocadoras del momento de mayor aspereza en las relaciones entre ambas disciplinas. pero que distorsionan sin remedio su perspectiva. La epistemología inicial es la más fenomenológica. porque aquella constancia ya fue asimilada.6 DESPUES DEL PSICOANALISIS: DEVEREUX Y LA INTERDISCIPLINARIEDAD AGONISTICA Confluencia disciplinaria explícita en la que los aportes teoréticos de la antropología se disolvían en su especificidad por obra del encuentro con un psicoanálisis sui generis. 150 . por decirlo así. lo suficientemente distintos a nosotros como para no comprometernos en nada. deslumbrantes en lo metodológico. una y otra vez. los yurok o los sedang. su discurso complementarista. porque todas estas categorías ya han sido suficientemente discutidas dentro del psicoanálisis mismo. pueden suscitar en él una ansiedad concreta. También los descubrimientos metodológicos de Devereux. Después. como ya insinuáramos. pero de hecho se agotaron en su asimilación por el consenso psicoanalítico como una nota al pie de lo que ya se había comprobadamente en el consultorio. Devereux aduce que en toda investigación que involucre otras personas es necesaria una autoinvestigación preliminar. Los mejores aportes de Devereux. termina interrogando sólo aquellas variables que son afectivamente neutras. la vigencia del Edipo entre los mohave. el complementarismo ha sido. las distorsiones causadas por la metodología. En la primera desarrolló la casuística de la contratransferencia. el investigador. puesto que las creencias y comportamientos indagados pueden despertar en el estudioso sus temores. Al igual que en el manifiesto fenomenológico de Bórmida. en otras palabras. con escasos puntos en común. el catálogo de las distorsiones posibles está cuidadosamente desplegado. fueron apabullantes en su día. el estudioso suele erigir defensas que lo liberan de la ansiedad. más que al observado). y porque sólo tiene el valor que antes tenían en la memoria febril de unas pocas facciones nostálgicas. De ello da testimonio el agotamiento de las estrategias complementaristas al día siguiente de la desaparición de su impulsor. Tienen que ver con este fracaso de cara al futuro tanto las resonancias de Róheim. En ella. Ambas fueron aproximadamente contemporáneas. más allá de sus triunfos iniciales aparentes. como cierta falta intrínseca de solidez a la hora de definir la articulación precisa del vínculo. Devereux constituyó no una. según esta perspectiva. pero ya son historia. una experiencia que se puede conjeturar ya clausurada. deseos y fantasías inconscientes.

primitivos o pacientes. éstos no constituyen más que epifenómenos de la indagación real. y demasiados intentos de hacer pasar especulaciones personales como hechos aceptados o como teoría" (Spiro 1969:96-97). Un experimento con ratas. ser estudiados (1967: xix). 401. pero de la que no se digna a explicitar en qué consiste. y su coeficiente de redundancia alto hasta la irritación. Por un momento temimos que Devereux negara la posibilidad. cabe distinguir -dice. entendemos. por cierto. que se usa inconscientemente. hay demasiada pormenorización sobre cosas que hoy son más bien axiomáticas en sociología del conocimiento. un trabajo de campo antropológico o una sesión de psicoanálisis -argumenta. frente a la falta de reconocimiento del carácter prófético de sus postulados y a las injusticias de toda laya que contra él perpetraron autoridades académicas. no haya sabido moderar sus efusiones de resentimiento.Toda esta problemática. las operaciones formales nada presuponen sobre los contenidos del material al que se aplican. a la larga. A partir de estos principios más bien pleonásticos.). sea lo que fuere. por su acabado manejo de los recursos clínicos. Devereux llega prestamente al sinsentido. como obedeciendo a una conspiración (ver p. La animadversión de Devereux para con Erikson puede explicarse. dedicado a una solitaria exploración psicoanalítica de la antigüedad griega. y una metodología "correcta". y que siguiera proyectando sobre su discurso metodológico el lucimiento público de su exquisita sensibilidad. de la que uno se sirve con conocimiento de causa. decepcionante. quien tanto insistió en el análisis y control de la contratransferencia y quien repartió como ningún otro marbetes de patología entre shamanes. todo su artificioso razonamiento termina. Si se niega su función defensiva. su animadversión hacia el trabajo de Erikson deriva en una parodia. en el nivel inconsciente. en una verdadera ciencia del comportamiento. 397. como después veremos. hacen de defensa a la ansiedad que nuestros datos suscitan. Devereux 1978:366-367. como una violación temperamental a su propia ética metodológica: ¿acaso no era Erikson. por su equilibrada ortodoxia psicoanalítica. en conclusión. de apercibimiento: "La posición profesional. 395. respetablemente bien planteada. no involucra nada que en términos psicoanalíticos pueda entenderse como "sublimación". y.entre una "pseudometodología". y haya tenido que acabar sus días en una especie de ostracismo autoimpuesto. así fuera residual. y sus comentarios satíricos acerca de los análisis estadísticos son poco refinados. por su virtuosismo como manipulador de estrategias complementarias. la persona más indicada para despertar en Devereux la más indisimulable ansiedad? Un aspecto llamativo de la escritura de Devereux (que traemos a colación al margen de toda intención crítica) es la recurrencia de sus protestas frente a la inquina que le prodigaban sus pares. la diferencia entre una y otra es nada más que cuestión de conciencia.son científicamente mucho más importantes por lo que puedan decirnos acerca de los respectivos investigadores que por la información que ellos proveen sobre ratas. 377. no tardarán en emplearse ante todo con fines defensivos. fundaciones. de estudiar cualquier fenómeno concreto. Es paradojal que Devereux. lindantes en la paranoia. visionarios y sociedades. no se caracteriza por su homogeneidad y por su coherencia lógica: los términos que en las citas anteriores aparecen encomillados corresponden a dos proposiciones fundamentales que se encuentran en abierta contradicción: la "buena" metodología. ej. El autor manifiesta no oponerse a los métodos rigurosos: aunque toda metodología se utiliza para reducir la ansiedad. etc. así como los métodos y técnicas científicos. Incluso la critica más benevolente y mejor dispuesta ha reconocido las debilidades que trasunta este marco teórico: "El argumento es fastidiosamente difuso. adolece de una resolución caótica. no excuyéndose que se puedan cuantificar aspectos anxiógenos. Más aún. "de una manera sublimatoria" (1977: 133). pueden emplearse efectivamente tan sólo si uno comprende que. Su esquema. 375. 394. y sobre todo cuando más ostentosamente se empleen con fines 'de hacer ciencia'" (1077:138). críticos y editores. Aparentemente. por su fama como discípulo directo de Freud. de su prodigiosa capacidad de empatía y (¿por qué no decirlo?) de su insoportable narcisismo. como puro recurso defensivo. conspirando contra sus propios intereses. aunque también merecen. 151 . 373.

la Gestalt empeñosa del complementarismo no fue tampoco mayor que la suma de sus partes: la yuxtaposición de antropología y psicoanálisis llevada a cabo en su interior. en tanto ellas se enmarcaran en una ortodoxia. Situando este problema en otro nivel. caducó cuando Prigogine. encontró incluso el modo de cuestionar la idea de inconsciente como amenaza. el complejo de Edipo) deban ser necesariamente universales. que implícitamente articulaba ambas disciplinas todavía en términos de polémica. así también la contratransferencia (esto es. más que un retoque muy somero. podríamos parafrasearlo diciendo que la constatación de que todas las lenguas son mutuamente traducibles y de que sus estructuras profundas son comparables. más a la crónica de la antropología que a la del psicoanálisis. Maruyama y hasta Richard Adams comenzaron a hablar de estructuras disipativas. Esta enmienda. que ya no suscita ningún alboroto. En rigor. La creencia de Devereux en cuanto a que el comportamiento de las sociedades "obedece a la segunda Ley de la Termodinámica" (1977:41). Puede simpatizarse con la causa incoada por él en contra del relativismo cultural entonces imperante. el psicoanálisis que manejaba carecía profundamente de personalidad. la desconfianza de Devereux por los procedimientos de la física. pero reconocer la inteligibilidad como posible no conlleva a afirmar que los contenidos sustantivos del fenómeno a analizar (por ejemplo. está claro que si la antropología de Devereux adolecía de falta de claridad enunciativa y de compromiso teórico. el fisicalismo entusiasta de los últimos años de Devereux no pareció soportar el cotejo con el paradigma sistémico mucho más productivo desarrollado luego por Bateson y Jürgen Ruesch. por no decir rudimentario: así como en la mecánica cuántica el testigo interfiere en el fenómeno observado. 152 . el alardeado modelo de Devereux es en realidad muy simple. cuestiona. Devereux pertenece. Cabe recordar que Devereux jamás puso en crisis noción psicoanalítica alguna. que se convierte de este modo en una suerte de sensitiva autobiografía. Por otro lado. real o imaginaria. aparte de su pasión por la contratransferencia. deviniendo parte substancial de él. Quebrando la regla. la hipótesis de que si la antropología fue incapaz de aportar bienes teoréticos a la psicología por la vía del complementarismo. sostenida no sin artificio a través de una lectura selectiva del dogma. si dejamos de lado a su hagiógrafo Laplantine. donde se prefiere ejemplificar con la figura más colorida de Géza Róheim. Hubiera sido preferible quizá que el complementarismo se contentara con exibir el florilegio de su trabajo de campo. para ajustarse a la situación intercultural. el cual situaba la inteligibilidad de unas culturas fuera del alcance de intelección de las herramientas de otras. los antropólogos que han historiado a Devereux parecen sustentar una imagen suya mucho más generosa que la que los psicoanalistas actuales están dispuestos a concederle. empobrecía a ambos. De allí en más. pero decae con estrépito frente a las corroboraciones en contrario expresadas más formalmente por LeVine (1977:287-295) o por Fonagy (1982: 125-145).Sea como fuere. que imagina limitados a una cuantificación obsesiva. ello se debió a la falta de coherencia de epistemología de base construída por Devereux. en Reality and Dream (1951). no impone afirmar que en el interior de todas ellas se dicen las mismas cosas o se despliegan los mismos significados. sin explicitar su fundamentación de gabinete. De todos modos. dicho sea de paso. se empareja con su confianza verdaderamente mecanicista en un psicoanálisis que no requiere. la reacción del observador ante sus propias observaciones) complica al antropólogo en sus observaciones de campo. admirablemente escrito y generoso en la confutación (freudiana) de las más abismales de las aporías relativistas: tiene. en el mejor de los casos. la inclinación del propio Devereux a endilgar patología a sociedades y sujetos cuyas pulsiones asoman a la superficie. Lo mismo vale para el relato de sus trabajos de campo. por ejemplo. reviviendo la concepción "originaria" de Freud que asevera que "sólo la represión vuelve al instinto monstruoso". el mérito de haber exacerbado el optimismo de cierto psicoanálisis al gusto de un Weston LaBarre a propósito de su propia validez universal. Aquí sostenemos didácticamente. en lugar de fertilizarlos. en relación con nuestro tema central. por lo visto.

y que las diversas explicaciones bien pudieran ser recíprocamente conflictivas e invalidantes. no puede superar el dilema del sujeto ni llegar a un discurso riguroso a propósito de una cultura constituida. Al combinarse con la teoría de la relatividad. por la otra. Como antropólogo. Puede observarse con respecto a este párrafo sustentatorio de su programa que. En el estudio del hombre. que cada una de sus dos explicaciones es 'completa' (y por lo tanto válida) de su propio marco de referencia" (1975:11). Devereux consignaba que. todas tan capaces como la primera de elucidar la naturaleza del fenómeno en cuestión.. diga lo que diga Poincaré. en verdad. también de otra manera. debemos enfatizar algo que es obvio: si la solución al dilema bifronte de la cultura y el sujeto fuera tan simple como para lograrse en el trámite de juntar una antropología y un psicoanálisis cualquiera. sin el concurso de la antropología. La ecuación complementarista. se asienta sobre una analogía poco feliz. un problema básico en la física de los cuantos (1975:18). es éste. controlable y previsble dentro del marco de referencia que le es propio.. definiendo las coordenadas de un conocimiento preciso. como si lo psicológico agotara una dimensión y lo antropológico otra. el enfoque de marras no establece como problema qué es lo que puede (o lo que se debe) complementar con qué. Aquí. la posibilidad de explicar 'completamente' un fenómeno humano por lo menos de dos maneras (complementarias) demuestra precisamente. Devereux asocia luego su noción de complementariedad al principio del indeterminismo enunciado por Heisenberg. O bien: el psicoanálisis. por una parte que fenómeno en cuestión es a la vez real y explicable y. resuelve fácilmente el dilema de la cultura. sino obligatorio explicar un comportamiento. sin el auxilio del psicoanálisis. deducir la validez de una perspectiva a partir de la validez de otra es simplemente un non sequitur. el doble abordamiento aspira a garantizar la superación de ese principio negativo. está claro que jamás se habría planteado como problema. por múltiples individuos. como cuando desde un marco de la antropología materialista se ponen en tela de juicio los determinismos simbólicos o psicológicos. o desde una teoría ambientalista se desconstruye o se resta plausibilidad a una explicación basada en la biología. y que. expresaba. explicado de una manera. en última instancia. Dicho de otro modo. ". Este principio afirma la imposibilidad de determinar (medir) simultáneamente y con la misma precisión la posición y el momento de un electrón. cuyo comportamiento no tiene un equivalente ni siquiera aproximado en el mundo macroscópico. aún si su primera explicación lo vuelve perfectamente comprensible. si un fenómeno admite una explicación. porque hay equivocaciones todavía más groseras. la física cuántica establece inequívocamente que los niveles de observación. para los electrones). según Poincaré. Este principio rige expresamente para las párticulas subatómicas (en su formulación clásica. en consecuencia.no es sólo posible. la antropología. por otra parte. por añadidura. presupone la neutralidad en la elección de los diferenrtes marcos. no se puede proyectar una dimensión cuantitativa válida para los electrones al universo prevalentemente 153 . en virtud de su penetración incisiva en una sola problemática.Y aquí abrimos la descripción de la segunda epistemología en cuestión. que existen dimensiones escalares idiosincráticas. Además. como si se pudiera ser. Aquí es donde surge la contradicción inicial: indeterminación de la antropología. verbigracia. Dejemos de lado la extravagante confusión del criterio semántico de completitud con la categoría sintáctica de la validez. a imagen de una metáfora física oblicuamente interpretada. predicción y problematicidad no son extrapolables. y sobre todo en ese caso. en realidad no se explica de manera alguna. admitirá cierto número de otra explicaciones. Implícitamente. Devereux fue capaz de llevar hasta el absurdo una afirmación de Durkheim y de refutarse por completo a sí mismo anunciando (con la intención de justificar el provincianismo cultural del psicoanálisis originario) que "el análisis intensivo y profundo del contexto y de las implicaciónes de una sola institución en una sola tribu […] permite obtener proposiciones universalmente válidas" (1975:66). La exégesis de Devereux del principio de indeterminación. […] El hecho es que si se explica el fenómeno nada más que de una manera. y que seguramente el método complementarista se le habría ocurrido a alguien más. empero. materialista en uno de ellos y mentalista en el otro sin poner en tensión el razonamiento global que ambas expresiones constituyen. validez universal del psicoanálisis.

en cada caso. presupone un ajuste y una demarcación bastante precisa de los entes que deben complementarse. 154 . "un proceso que bordea la sensación". inasible y sistemáticamente distorsionado por el hecho mismo de que se lo someta. imposibilitados de mezclarse o de ser sostenidos simultáneamente. aún el significado de los conceptos básicos difiere y se descentra: como decían Segall. lo concreto es que este autor hace agua cuando intenta acceder al plano teórico. que la realidad supera todo posible lenguaje. cae de suyo que ni aún el dilema de la indeterminación en física se vería solucionado o atenuado por obra y gracia de un aborde múltiple: en eso radica. no sólo diferentes alcances sino también distinto núcleo. de nada vale tampoco que ofrezca su ecuación curricular personal como solución al problema del conocimiento. toda estructura lógica. sino tanto objetos disímiles como marcos teóricos concurrieran a interrogarlo. Una cosa son varias disciplinas atravesando un campo difuso. Cole y Scribner (1976) sistematizaron las dificultades que se suscitan cada vez que se pretende estudiar "lo mismo" desde dos entramados referenciales diferentes. Einstein 1985:30-31). por principio. en la ruptura. la importancia de la física de los cuantos radica en el descubrimiento de la especificidad de la conducta de las partículas elementales. en tanto que para los antropólogos es más bien "un proceso que bordea el conocimiento" (1966:24-25). De nada vale que Devereux imagine que "si los etnólogos realizaran el inventario exhaustivo de todos los tipos conocidos de comportamiento cultural. su problematicidad. No es la complementariedad la metáfora que mejor proyecta el sentido que emana de las premisas que Devereux aceptaba. fantasías. Desde los encuadres de dos ciencias distintas. cualquiera sea. obtenidas por los psicoanalistas en un medio clínico" (1975:66). el objeto quedadría ínfimamente develado respecto de su potencial absoluto de información. pulsiones. y de ninguna manera en el permiso de extrapolación de lo subatómico a lo macroscópico o a lo social (cf. Y lo que es más flagrante de todo: si algo niegan las conclusiones convergentes del principio de indeterminación y de la teoría de la relatividad. sea lo que fuere lo que esa completitud pretende significar.. a lecturas convergentes. la "realidad" aludida será siempre un blanco móvil. para los psicólogos. además. donde demuestra una impropiedad sistemática en la construcción de las analogías y una ansiedad trivial de completitud: así la complementación se diera entre veinte disciplinas y ya no entre dos. en la discontinuidad. Así como cabe reconocer. La hipótesis cuántica sólo invalida a la física y a la causalidad clásicas en los casos en que masas suficientemente pequeñas se muevan a velocidades lo bastante bajas y con niveles de aceleración lo bastante elevados. El objeto que cada perspectiva defina como el suyo tendrá. "percepción" es. y que sus contornos son demasiado ricos como para que una sola lámpara pueda eliminarlos por completo. Campbell y Herskovits. esta lista coincidiría punto por punto con una lista igualmente completa de los deseos. cada cual con su independencia para demarcar las parcelas de su interés. No hay objeto fuera de los marcos. tal vez lo más exacto sea pensar en el vacío. y nada tiene que decir respecto a discursos pertenecientes a diferentes marcos categoriales. La noción de complementario. La limitación caracterizada por Heisenberg. etc. Hablar de una realidad trascendental como objeto unánime y monótono de la ciencia.cualitativo de la interpretación de los fenómenos culturales. opera a nivel de las necesidades de insumo de una sola ciencia. situada por encima de todas las diferencias de puntos de vista o resultante de su agregado. con Niels Bohr. precisamente. que nos viene ya de las geometrías más básicas. La primera afirmación se contradice hasta el escándalo con todo lo que él venía argumentando sobre la necesidad apremiante de elaborar un doble discurso consistente en análisis complementarios. Independientemente de lo afortunadas que puedan ser por sí mismas algunas de las investigaciones de Devereux. es también evidente que dos disciplinas cualesquiera (y aún dos sesgos teóricos distintos dentro de la misma disciplina) jamás definirían el mismo problema de la misma forma. ello es que sea posible (aún para el psicoanálisis) la explicación "completa" de cualquier fenómeno. postular una realidad que obligue a segmentar el universo en el mismo número y en la misma clase de objetos. Es más: ya no habría un objeto. otra muy distinta dos teorías de distinto nivel de tipificación queriendo atrapar el mismo objeto. Por otro lado. equivale a abolir lo que se había establecido acerca de la indeterminación.

es casualmente ésta la que sale perdiosa. mientras tanto. la propiedad opuesta: un conocimiento que se modifica (en vez de permanecer constante) en función del número de instancias observadas. Devereux. En cualquier epistemología. no es el caso. social o cultural que se quiera. La mejor monografía etnográfica no podría haber alcanzado. una transformación que trasunta. El problema metodológico que Devereux trata de superar en dichas investigaciones es el de si los datos esquemáticos provenientes de un gran número de tribus. superficiales en su mirada a las ciencias duras y contradictorias en la derivación de sus corolarios. sería apenas un apéndice reclamado por la arbitrariedad de una ideología conservadora.No sólo las intuiciones que venimos refiriendo han sido desafortunadas en la elección de sus símiles. La antropología es una disciplina plural. ¿Qué sentido tiene emparejar. en el sentido más literal y más simple. cosas científicas tan disímiles como una disciplina global y una corriente específica? Pero aquí cabe más bien otra observación: si el psicoanálisis es pertinente tanto en su referencia a un grupo de neuróticos de la clase media vienesa como en su extensión a la dimensión histórica.la teoría psicoanalítica. De hecho. que no se resigna a modificar su marco original (el psicoanálisis vienés) para adaptarlo a una realidad cambiante y distinta. no existe isomorfismo entre la alternativa de "una moneda muchas veces" y "muchas monedas una vez" (que a lo sumo señala una propiedad probabilística independiente de la variable que se modifique) y la obtención de un conocimiento ampio y profundo a partir de numerosas observaciones esquemáticas que se van sedimentando. En la forma en que Devereux complementa a ambas. y como tal poseyera idéntica forma a lo largo de toda la muestra. Más que un complemento inspirado en el rigor de una física revolucionada. la antropología sólo estaría en capacidad de aportar una validacion vicaria. un pretexto a la vez formal e inútil. constituye probablemente el conjunto de conclusiones más penetrantes que se hayan inferido jamás del estudio intensivo de una sola clase social que vivió en un derterminado momento de la historia y en un medio cultural peculiar. coincidiendo en su ardor disciplinario con Róheim y con Laplantine. como si aquél tuviera la jerarquía de una disciplina que agota el discurso posible sobre la psiquis. de su objeto definido a nivel teorético. entonces. Existen otros factores desagradables en la estrategia de Devereux: toda vez que coteja el psicoanálisis con la antropología. la apropiación de la llamada hipótesis ergódica por parte de Devereux (que sirve de base a sus estudios seudocomparativos sobre el aborto en 1955 y 1972) descansan en una lógica igualmente dudosa. matemáticamente hablando.arrojando simultáneamente un gran número de monedas que arrojando muchas veces una moneda sola. Este. de la incidencia del objeto en la teoría y del material descriptivo especializado que normalmente figura en las etnografías y con el cual la experiencia terapéutica no guarda ni la más remota relación. complementar. contraponer. no se entiende qué es lo que la antropología (que no se le compara "ni de lejos") vendría a significar como su complemento. ha llegado a afirmar que ". emanado de un trámite burocrático impuesto por la epistemología que él mismo ha construido a fuerza de interpretar torcidamente lo que dicen los físicos. pero posible. No menos objetable es el emparejamiento en un mismo plano del "psicoanálisis" y de la "antropología". La falacia en que incurre Devereux al rubricar un veredicto positivo es doble: esa hipótesis sólo podría ser una metáfora adecuada si el fenómeno indagado fuese el mismo en todas las circunstancias. En esto último estaría implicado un cambio cualitativo en la naturaleza del saber. 155 . También sería factible cuestionar la promiscuidad en un sólo orden lógico de la teoría psicoanalítica. un nivel tan profundo y exhaustivo" (1975:67). La hipótesis ergódica de los matemáticos. sobre todo teniendo en cuenta lo que el psicoanálisis revisó de sí mismo y todo lo que en lo epistemológico le queda aún por hacer. Por otra parte. establece que los mismo resultados pueden obtenerse -digamos. una teoría particular. el psicoanálisis ortodoxo. pueden o no permitirnos analizar un fenómeno dado en profundidad. un conocimiento exhaustivo no se compone de ningún modo de la misma unidad de enunciación repetida innumerables veces. Impugnar tamaña jactancia sería tal vez arduo. decididamente... de los hechos recabados por su aplicación clínica. igual significación e intencionalidad. o como si ésta fuera teoréticamente monolítica. ni siquiera de lejos.

un espíritu diletante. como cuando admitía a las ciencias primitivas como una posible fuente para el mejoramiento de la propia (1977: 159165:1961). de escalas. los neuróticos y los niños". ••• Su influjo. de culturas que. más que las prácticas de crianza y en una difusa "infancia". poniendo los 156 . tajantes. de definición conceptual. ciertamente. y una plétora de factores emergentes que imponen una nítida distinción. echando mano de una acepción extravagante. puede decirse con más exactitud que de ninguna manera pueden ser estrictamente complementarios dos enunciados que se refieren a distintos niveles de tipificación. Sus afirmaciones son apodícticas. un fundador. es decir. sin embargo. Comparar a Laplantine con Devereux puede llegar a ser inmerecidamente denigrante para éste. en último análisis. supo denunciar con entera justicia que ciertos antropólogos. Devereux fue. una incipiente profesión de humildad. Orlansky. su antirrelativismo desemboca en un imperialismo epistemológico a todas luces anacrónico en el que instaura a un psicoanálisis descarnado como reina de las ciencias sociales y en el que combate no ya al culturalismo a la manera de Kroeber.Falta acotar. ya por entonces difunto. Desafortunadamente. acérrimos enemigos de la versión freudiana de la psicología (Lessa. que analizaba mitos. Devereux opuso a los culturalistas una alternativa que ponía énfasis en la actitud de los padres y en el estadio edípico. Autor típico de las confluencias. al desindividualizar y desocializar a los miembros que las componen terminan por asfixiarse a sí mismas. Con lo cual. por último. Con Laplantine no sucede nada comparable. epistemológicamente. habida cuenta de su marco. Hoy. que intenta abarcar y comprender conjuntamente los conceptos fundamentales del campo de la psiquiatría (lo normal y lo patológico) y los de la etnología (las categorías universales de la cultura) y que reconoce a Devereux como su fundador. o para articular el concepto paradojal de "sociedades locas". componendas y búquedas de los años setenta. después de Bateson y de Wallace. lo hace ya sea para reivindicar a Géza Róheim. mal de su grado. de construcción metodológica. se dedicaban a publicar inocuas estadísticas de tests sólo para aducir autoridad cuando correspondiera negar todo enfoque psicoanalítico profundo. como si las problemáticas que se plantearan pudieran resolverse a fuerza de temperamento : "Existe una relación estrecha entre los 'primitivos'. para exaltar a Totem y Tabú. Sewell). Laplantine. de técnicas de trabajo de campo. sino a una "antropología" fantasmal a la que erige en bloque como víctima propiciatoria. Allí donde Laplantine se aleja de Devereux. La cronología de sus obras se extiende desde fines de la década del treinta. terminamos con Devereux. se reconoce que lo psicológico y lo social no corresponden al mismo plano de discurso. imperiosas. de focos. por su base. se habían infiltrado en las filas de Cultura y Personalidad y que. Hay que reconocer también que en ocaciones sabía llamarse a recato. pero es algo que debe hacerse alguna vez para marcar la diferencia entre un trabajador científico (equivocado o no) y su parodia. Esas era épocas tumultuosas. llama "etnopsiquiatría psicoanalítica" a una modalidad de investigación "resueltamente multidisciplinaria". todo lo se ha venido constituyendo desde por lo menos Whiting y Child en adelante en cuanto a procedimientos de validación teorética. de juego sucio. De otro modo se volvería a incurrir en el error de Róheim. dice (1979:18). y el antirrelativismo combativo de Devereux (aunque tuviese como móvil latente un universalismo psicoanalítico no menos objetable) constituía hasta cierto punto una actitud necesaria. o entre lo complementario y lo que no tiene nada que ver. como acto de acatamiento fingido. En el momento oportuno. Por lo menos desde que Nadel lo explicitó hace cuarenta años. existe una diferencia de jerarquías. a menos que. en Laplantine queda olvidado y abolido en virtud de su dogmatismo. estudió el conocimiento nativo sobre los sueños y sobre la psiquis con categorías que se anticiparon a las de las etnociencia y esbozó una de las más desafiantes teorías sociogénicas de la esquizofrenia. rituales e instituciones como si fuesen la producción neurótica de un solo sujeto. practiquemosa con el fin de tornarla aceptable una igualación semántica entre lo complementario y lo subordinado. no acaba en este punto. lo que implicaba. lo que hace a su lucha contra el relativismo cultural plenamente comprensible. que la estrategia de Devereux no es ni siquiera cabalmente complementarista y que falla.

son sucedidos por los "pueblos de la historia" que se apoyan en el principio paterno. o que la sociedad árabe es una "sociedad desdichada" (P. que los respeta a pesar del modo en que los insulta. de la tecnología y de la sociedad industrial. En otros términos. imponen progresivamente su poder a la naturaleza e introducen la temporalidad y la innovación en el seno de lo inmutable. 48). Tras la Segunda Guerra Mundial. Dichos materiales son idénticos en todas partes" (1979:43. Pero antes que eso. sin demasiado éxito. el extrañamiento y lo novelesco etnográfico" (1979:31.79). es el surgimiento de una culpabilidad frente al padre. La humanidad sólo pudo salir de esa etapa infantil de dependencia equilibrando las imágenes maternas con imágenes paternales.radica en el hecho de que satisface el gusto por el exotismo. Refutar estas apreciaciones diciendo que la primera de ellas carece de todo respaldo etnográfico.84-85). a diferencia de las curas shamánicas. La sociogénesis atañe al modo en que conjeturalmente ha evolucionado la transmisión intergeneracional de la cultura a lo largo del tiempo. carente asimismo de la más mínima referencia a métodos concretos de implementación. se trata de un concepto que pretende eludir. los "pueblos anteriores a la historia". la tierra. extático y angustioso del Yo con las imágenes maternales y con los objetos externos. quien ha debido ser asesinado (fantasmáticamente) antes de poder internalizarse. del rey-sabio y del dictador. como la que nos informa que "en Australia Central el padre puede jugar cariñosamente con el hijo por la tarde y luego matarlo. Con posterioridad al manifiesto programático de la etnopsiquiatría. harto más novelescas y exotistas que la descripción de Mead de una puesta del sol en Samoa? Al dogmatismo pedante.primitivos entre comillas para hacer ver. es "culturalmente neutro" (p. Mendel 1968. Este pasaje de "matriarcado" al "patriarcado" es acompañado por el politeísmo primero. a fin de elaborar nuestra experiencias. desarrollando el lenguaje. 1974:48). Decía Mendel que en los primeros tiempos de la humanidad prevalecía un principio fatalista de obediencia y sumisión: el mundo. según Mendel y Laplantine. por el teísmo después y por la laicización del teísmo ("secularización del padre") en el siglo XIX. sumidos inconscientemente en el principio materno. la reflexión y la racionalidad. la naturaleza. a su absoluta nulidad como teórico y a su pobreza intelectual se agrega el peso de afirmaciones que son lisa y llanamente contrarias a los hechos e indiferentes a la lógica.180). estos estereotipos sin comprobación empírica personal. agresivo y poco matizado de Laplantine. para dar cuenta del desarrollo histórico del inconsciente étnico. la mística y la religión. subrayado en el original). sin referencia a fuentes confiables. Laplantine adoptó el esquema expuesto por Gérard Mendel acerca de la génesis social del inconsciente (cf. inverosímilmente. asarlo y comerlo a la hora de la cena" (p. Pero el peso inconsciente de esta conquista sobre la naturaleza. Y también: "la cultura es el conjunto de los materiales de que nos nutrimos en tanto que individuos y en tanto que sociedades. bajo la forma sucesiva del Dios monoteísta. la interiorización de las imágenes paternales ha creado las condiciones necesarias para el advenimiento de la ciencia. Las sociedades contemporáneas "avanzadas" representan. sería postergar el placer de verlas ahogarse en su propia mendacidad. compensar esa culpa. su relación psicoafectiva con el entorno era un vínculo casi funcional. sin elaboración estadística. "Todo el éxito de Margaret Mead -agrega.no se sentía autónomo ni distinto de la naturaleza. La presencia política o religiosa de ese padre muerto en las primeras sociedades patriarcales. la vida y la muerte eran aprehendidas a través de imagenes maternales arcaicas. ¿No son estas aseveraciones taxativas. Laplantine juzga brutal el categórico juicio del racionalista Devereux en contra del sobrenaturalismo. la que registra la "existencia" de sociedades que aparentemente sin motivo "se condenan por sí mismas a la no existencia" (p. El individuo de esa época -que precedió a la aparición del neolítico. o la que encuentra que el psicoanálisis. la cuarta fase histórica de la humanidad. de este pasaje de una economía del don a una economía de la explotación. pero él mismo se permite simplificar de manera mucho más drástica cuando dice "las sociedades asiáticas […] enseñan a los individuos a vivir en un verdadero estado de catatonía". el argumento inadmisible de la herencia de los caracteres adquiridos. tiene por objeto neutralizar. que la segunda viola la lógica de primer grado y que la tercera se da de narices con los conceptos fundamentales de la sociología del conocimiento.106). Laplantine 1974:175. el personaje del Padre pierde 157 .

la etnopsiquiatría de Laplantine no nos parece capaz de entregar ni un sólo enunciado suceptible de resistir la crítica. Laplantine se permite cuestionar lo actuado por la escuela culturalista norteamericana. Para Laplantine. Más aún. perversión infantil que falsea la imagen de la problemática científica y que resucita en Róheim a un ídolo ridiculizado. 158 . el esquema de Mendel (que para nosotros evoca con inquietante fidelidad las especulaciones teosóficas y oscurantistas de Cyril Scott) permite "comprender la importancia del concepto de sociogénesis y el interes heurístico que presenta para la investigación etnológica" (1974:179). Lo curioso es que después de celebrar esta apoteosis de un anticuado reduccionismo. Las imágenes paternas sustentadas por el hombre durante tres mil años para protegerse de la madre hostil y para expiar su crimen. la crítica ni siquiera hace falta. sin métodos propios y sin momento de validación. se dejan infiltrar de nuevo por elementos feminiles. multidisciplina engañosa sin hipótesis más allá de los axiomas autoritarios. tras su lectura. en función de su "pobreza teórica". a consecuencia de la secularización de la autoridad y del poder que confiere el espectacular desarrollo tecnológico. como un "perezoso pensamiento de derecha". a la que acusa de "simplista" y a la que caracteriza. Excrecencia trivializadora de un complementarismo ya de por sí epistemológicamente impugnable.su carácter específicamente paterno. después de prodigar sentencias machistas en las que el pensamiento es el emblema del Eterno Masculino y todo lo retrógrado viene de la mujer.

entrenando palomas para el transporte de bombas militares. escasamente populares. a Watson. De las dificultades del conductismo primitivo nos ocuparemos después. Su énfasis experimental no siempre ha sido inocente ni siempre ha sido digno. fundando tras un parloteo ríspido acerca de una diferencia "psicológica" esencial. y en algún sentido esto es verdad. para que la psicología en general se resignara al materialismo y para que concediera al ambiente su justa incidencia. el conductismo. improbabilidades o arrebatos sexistas como éste: "[En el surgimiento de la civilización] la siguiente discordia es causada por las mujeres.7 MODELOS BIOLOGICOS. con lo que selló su suerte. Se puede decir de él cualquier cosa. Se dice que el conductismo ha muerto. Tal es así que el conductismo mejor fundado. Se necesitaron los excesos conductistas. a pesar de sus múltiples falencias. por lo menos hasta que el conexionismo y las redes neuronales de la nueva Inteligencia Artificial reivindicaran para siempre su concepción casi pavloviana del aprendizaje. no tuvo la deferencia de prestar conceptos a la charla de salón. la obra cultural se convierte cada 159 . tal vez. excepto que habla de fenómenos que otros no pueden reproducir o refutar. e incurrieron en el error supremo de no permitir que el intelectual culto. inobservables y hasta animistas. con la neurobiología. en esa esfera casi filosófica. En contraste con tanto desvío. Más aún. pero el modelo experimental de toda la psicología que lo suplanta y el método de coordinación de variables de toda la ciencia social llevan su impronta indeleble. Hubo que tolerar las bravatas de Watson para reconocer en el aprendizaje un problema importante. verdadera ciencia maldita. La pasión por las ratas blancas. forma parte del camino. el conductismo consuma su obligado matrimonio con otras disciplinas. Sin embargo son estas mismas mujeres las que originalmente establecieron el surgimiento de la cultura con las exigencias de su amor.una idea feliz. ECOLOGICOS Y CONDUCTISTAS 7. tras tanto imaginar (en detrimento de la estructura científica del modelo) entidades tautológicas. aunque haya caducado.1 . trascendiendo la dicotomía elemental de una variante "metodológica" y una variante "radical" de las que después hablaremos.Conductismo: Vindicación preliminar Tras tanto husmear libidinoso en las intimidades presuntas de un psiquismo vergonzante. Las mujeres representan los intereses de la familia y de la vida sexual. y no por que intentemos minimizarlas. De todos modos. el conductismo. hablando de la creación artística como de un reflejo condicionado. Billig 1981:61-87). ejerciendo su influencia dilatadora y conservadora. Al fin y al cabo. por de pronto. o a Eysenk. dijera su palabra: el conductismo. en sus reconstrucciones conjeturales de la historia. Pero la misma debilidad ostensible del conductismo extremista es un claro indicio de que el otro conductismo. acaso más avanzadas que la nuestra: con la semántica de los lógicos. y con las metáforas renovadas de la psicología cognitiva. que no tardan en oponerse a la corriente cultural. a diferencia del psicoanálisis. en un ámbito de transparencia expositiva y de rigor lógico al que la antropología convencional ya no puede seguirlo sin transformarse. el más sensato y el más subterráneo. Los conductistas fueron además polemistas atroces. ha producido otros modelos. no parece equilibrado rasgarse las vestiduras ante ellas cuando a cada paso el discurso sociológico de Freud. algunas de sus excrecencias resultaron casi monstruosas: he ahí a Skinner. generosa en símiles computacionales. los timbres y las palancas (pretexto para todos los estereotipos y comidilla para todas las anécdotas) no constituyó -qué duda cabe. una nueva carta cientificista del racismo (cf. refractario a la experimentación. despliega paradojas. ha puesto todas sus cartas sobre la mesa. causa (nos causa) el efecto de una bocanada de aire fresco. los laberintos. heredero biologizante de sus métodos.

a partir de la reflexión filosófica sobre los avances en inteligencia artificial. toda la perceptiva para desarrollar variados tipos de diseño. validez interna. Otros materialistas. abundan las referencias a la mente y a los estados. surge a la hora de explicar en un lenguaje carente de ambigüedad qué es lo que implican aquellas referencias. Aunque Fodor prodigó muchas insensateces (sobre todo en una insidiosa polémica en Tufts con los pontífices de la Inteligencia Artificial). el funcionalismo en el que él mismo milita y al que puede sin más identificarse como el ala filosófica de la psicología cognitiva. estocásticas. según se lo aprecia poniendo su pensamiento en contexto. El conductismo fue también el camino obligado que debió recorrer la parafernalia metodológica para pasar. en teoría de computadoras. la opción histórica que se presentó fue la de hablar de conducta observable o hablar de fantasmas. En los últimos quince años ha surgido. es una reformulación de fuerte base conductista. para que no esté sólo en el holocausto. La dificultad filosófica. desde las evolutivas hasta las estructuralistas. sin poder ya evitarlo. sublimación para la que las mujeres están escasamente dotadas" (1973:3041. Todos estos campos a los que se designa colectivamente como ciencias cognitivas. perturbadoras. depurándose en el trayecto. toda la casuística sobre los diferentes tipos de validez (validez de constructo. tienen en común un cierto nivel de abstraccion y una cierta relación con sistemas que procesan informacion" (1981:62). procesos y operaciones mentales. prefieran trasladar ese término complejo como si no significara más que espíritu. […] Algunos materialistas. No es casual que algunas traducciones castellanas de las "mentes" de hablas extranjeras. extrañas). aquél al que la antropología psicológica deberá acostrumbrarse. también las hay. desde la psicología experimental clásica hasta la psicología cognitiva. No importa. El problema básico del conductismo ha sido. sostienen que se puede eliminar del lenguaje de la psicología toda mención de las causas mentales y sustituirlas por otras en términos de estímulos del entorno y respuestas de conducta. pasaron por una etapa de 160 . imponiendo a los hombres dificultades crecientes y obligándoles a sublimar sus instintos. los teóricos de la identidad. Para algunos conductistas. en todas sus manifestaciones. las transiciones y las disyuntivas que más tarde habrán de interesarnos: "Se pueden dividir las filosofías tradicionales de la mente en dos grandes grupos: las teorías dualistas y las materialistas. subproducto o epifenómeno de la mera existencia de las máquinas. en lingüística. Pero hagamos ahora un resumen. con acuidad didáctica.vez más en tarea masculina. propugnan que hay causas mentales y que éstas se identifican con acontecimientos neurofisiológicos cerebrales. de proseguir los embates y el afinamiento progresivo de las pautas cognitivas. desde las intuitivas hasta las psicoanalíticas. Si hay razones para que el conductismo sea el chivo expiatorio de la psicología. conocidos como conductistas. como quiera que se la exprese. aleatorizadas. pero en otros tiempos postergar el estudio de lo metaempírico constituyó un desafío y una ofensa. pareciera surgir en el vacío. como residuo. lo mental no es algo distinto de lo físico. estadística). llamamos mente. Jerry Fodor sintetiza magistralmente. la caracterización es atendible. Como se desprende de la caracterización de Fodor y de las especificaciones subsiguientes. muy apretado. orig. y en abundancia. Para las teorías materialistas. que no es ni dualista ni materialista. abusando de la tolerancia de los diccionarios políglotas. según alguna de sus propias crónicas. que procura superar con nuevas metáforas la impasse de la psicología materialista de los primeros tiempos. Ahora resulta fácil aducir "emergentes" y prescindir de los dioses ocultos (por ejemplo Bunge 1985). generalizable. cibernética y psicología. Todas las delicadas discriminaciones entre los diversos tipos de variables experimentales (variables controladas. y tiene además la virtud de poner en claro los fundamentos históricos de una ciencia cognitiva que. cuando a cada doctrina se reconozca su mérito y su culpa. Para la concepción dualista la mente no es una substancia física. una filosofía de la mente llamada funcionalismo. En las explicaciones psicológicas de la conducta. 1929) Que las trivialidades psicoanalíticas se disimulan por su propia locuacidad y que las conductistas se agigantan por su esquematismo es una verdad que debe imponerse a la hora de las evaluaciones. el de la relación que se establece entre el cuerpo o el ser corporal y lo que. del discurso que el post-concuctismo ahora construye y que será.

más que nada por su oposición a la entonces prevaleciente teoría de los instintos y a la idea de las diferencias innatas. de Cornell.(Bunge 1985:277) En 1923 Wissler aseguraba que los "antropólogos son. Algo que Malinowski calla en ese escrito publicado en 1944. al que llegaron en forma de un saber experimental afianzado y maduro . es siempre peligroso dejarse influir por la empatía. del espíritu. conscientes o inconscientes. emociones y conatos no llevan perennemente una existencia críptica. y están hombro con hombro junto a aquellos psicólogos a los que el mismo término se aplica" (1923:251). Tratando de gentes de una distinta cultura. (II) Enfoque representacional (de la caja traslúcida): un sistema de conjeturas (una teoría) que considera el mecanismo responsable del comportamiento visible.febril afinación y de enriquecimiento en el seno del laboratorio conductista antes de completar su tránsito hacia el cognitivismo. por dar un nombre. Como después veremos. Fig. tanto como del conductista. (2) una vía sensitiva. en primer lugar. (4) un proceso específico y (5) un efector. vale decir. explicando así la hipótesis fenomenológica R=f(E). El principio fundamental del investigador de campo. por lo general. en algún momento el conductismo se presentó ante los antropólogos como una estrategia viable. Contrariamente a lo que insinuaba David Landy en su crítica al artículo de J. no es prima facie contradictorio con la espiritualidad de la que hacían gala los relativistas culturales. cimiento y punto de arranque de la con161 .1 . es que su famosa distinción entre necesidades "básicas" y "derivadas" (1967:92-153). escondida de las inexplorables honduras. experimental. y que diferentes contextos culturales obrando como estímulos producirían diferentes conjuntos de hábitos como respuesta. cf Bunge 1985:275). lo cual implica que el rechazo del modelo conductista por el de dicha psicología es correlativo a la trayectoria natural desde la hipótesis "fenomenológicas" hacia las "representacionales" o "mecanicistas" (Fig. (I) Enfoque fenomenológico (de la caja negra): relaciones funcionales R=f(E) entre los estímulos E y las respuestas R.7. tal como lo testimonia este párrafo de su última obra: "La aprobación del psicoanálisis no disminuye en modo alguna la gran importancia que el conductismo promete adquirir como psicología básica para el estudio de los procesos sociales y culturales. 7. (1) un mecanismo o dispositivo receptor. resulta ser que el conductismo. El valor del conductismo se debe. es que las ideas. y Thorndike. (3) un mecanismo de control. Lidell. Dos enfoques psicológicos. a los de la investigación antropológica de campo. aunque pueda ser útil relacionarlas con las interpretaciones introspectivas" (1967:34-35). Entiendo por conductismo los más recientes desarrollos de la psicología del estímulo y la reacción. que conduce habitualmente a conjeturar lo que otra persona debería haber pensado o sentido. Por otra parte. Toda psicología seria. la mentada caja negra del conductismo ha sido precedente obligado de la caja traslúcida cognitivista. sólo puede trabajar con observaciones de una conducta exteriorizada. tal como ha sido elaborada por el profesor C. Hull. de Columbia.1. Considerando esto. de Yale. S. en un amplio sentido. Este modelo involucra. a despecho de su frialdad experimental. en cuanto a sus limitaciones y ventajas. o H. A. conductistas. Jones (que revisaremos más adelante). rimaba extraordinariamente bien con la hipótesis de que la cultura se adquiría. al hecho de que sus métodos son idénticos. Malinowski sí fue explícito en su adhesión al conductismo. El ambientalismo de la concepción de Watson.

nos ha concedido. empero.2 . el psicoanálisis congeniaba con la antropología porque presentaba a la personalidad como un sistema abierto. es más probable que las deudas contraídas por la antropología sean más cosa del pasado que del futuro. Whiting y Child (1953). A medida de lo que la gente hacía se iba pasando de moda. que Lévi-Strauss refiere en "El hechicero y su Magia". inmutables y acuciantes. ciertos conceptos psicoanalíticos. Gillin y Hallowell se sirvieron del trabajo conceptual de estos últimos en sus estudios de los procesos de aculturación. es efectivamente capaz de aprender y de demostrar una especie de inteligencia emergente. Cuando hacia fines de los años 80 y principios de los 90 los experimentadores de las redes neuronales complejas (redes de Hopfield. el conductismo llevaba una importante cuota de razón. una tabula rasa formal sometida a un aprendizaje operante iterativo de tipo E-R. los antropólogos no advirtieron que lo que se reivindicaba era nada menos que la formulación conductista que había sido objeto de su escarnio. en un discurso virtualmente opuesto al que los conductistas reconocerían como el suyo. Honigmann 1976:293). la antropología fue escatimando su adhesión a las formas más crudas del conductismo y consignando su apoyo a versiones más temperadas o encubiertas. de todos modos. contra lo que pensaban los intelectuales. Imposible decir si toda antropología que se ocupa de algo más allá de los símbolos es (o debe ser) necesariamente conductista. Como ya casi no quedan conductistas vivos. extrapola hasta el último detalle la distinción precursora de su admirado Clark Hull entre necesidades "primarias" y secundarias". También la teoría conductista del aprendizaje. por otra parte. otro an162 . tal como formulada por Hull. imposible también negar no ya la "influencia" del conductismo sobre la antropología (que pudiera haber sido contingente). Donald Horton hizo lo propio con referencia al alcoholismo en las sociedades primitivas (1943) y Allan Holmberg se apoyó en ella al indagar los efectos de la represión del hambre entre los sirionó (1950). impostergables. estaban interesados más bien en las condiciones antecedentes y las conductas concecuentes. Pero el conductismo no supo consolidarse. perceptrones de capas múltiples y demás ingenios del procesamiento distribuido masivamente paralelo) demostraron sin lugar a la menor duda que una matriz de células -biológicas o mecánicas. no importa. el conductismo se convirtió en una mala palabra. John Whiting en su modelo de la cultura kwoma (1941). De este modo. Siguiendo a Gillin (1948). y no en la dinámica de la personalidad. habituales en el mundo etnográfico.sin capacidades. como los tests proyectivos. aunque aducían estar verificando hipótesis emanadas del psiconálisis. así como en las aplicaciones de Solomon Asch (1953). Con todo. En tanto teoría dinámica de la cultura. en la contratransferencia o en las relaciones objetales. A su tiempo. 7. en interacción con la sociedad (cf. se iban incorporando al arsenal de la antropología psicológica. mientras que los conceptos psicodinámicos en torno a la personalidad y los métodos clínicos asociados. en la libido.Conductismo y Psicología Operante Las dos orientaciones más importantes en las primeras etapas de lo que fue Cultura y Personalidad han sido el psiconálisis y la teoría conductista del aprendizaje. o como esas contradicciones lógicas. pensaban o decían pensar. grillas de Boltzmann. resultó ampliamente favorecida por las instrumentaciones antropológicas : Gillin la utilizó en The Ways of Men (1948).cepción funcional de la cultura. ayudaron a comprender fenómenos que de otro modo hubieran sido desconcertantes. es pura justicia clamar desde aquí que. plásticos y expresivos. más consonantes con el pragmatismo que requería el ambiente o más evocativas de una estrategia experimentalista. los teóricos comparativos se las ingeniaron para traducir las nociones freudianas originarias a proposiciones conductistas más acordes con su empresa. la concepción conductista acaba reduciéndose a una casuística de las necesidades biológicas. como esas prácticas funerarias de tono celebratorio. cediendo el terreno a lo que los informantes decían. Con el tiempo. sino el beneficio teórico y práctico que esta execrada doctrina. En su uso por parte de Malinowski. Beatriz Whiting en sus análisis de los esquemas de control social (1950) y Miller y Dollard en sus influyentes ensayos sobre aprendizaje social e imitación (1941). gramáticas ni estructuras conceptuales innatas. como el de "ambivalencia".

El extenso alegato de J. El conductismo. permaclones. precisamente. menos célebre pero no por ello menos destructivo. ni a Lorenz. que sistematizó los inesperados contrastes de esa estrategia y la etología. de Verhaave o de Keller modificar de manera radical sus modelos. Es preciso rechazar estas refutaciones sobre la base de argumentos ad hominem: no se puede acusar a Chomsky de superficialidad en un terreno que él domina. A. concibieron las costumbres como hábitos compartidos por los miembros de una sociedad y redefinieron los motivos. como se sabe. y no hemos sabido que estas categorías hayan producido impacto alguno en la disciplina psicológica que las inspira. puede juzgarse como mixto. y que desde su inicio se practicó en dos variantes o dimensiones que han concitado apoyos desparejos. así como el escaso relieve de las variables culturales entre la generalidad de los conductistas puros. Tampoco puede decirse que el esquema antropológico conductista presentado por Marvin Harris (1964). se 163 . por la otra. la experiencia conductista. que simplemente aplica a la persona humana las técnicas corrientes y los postulados básicos de la psicología animal. Cohen 1964. 1966). La sorprendente ausencia del concepto de cultura en la virtual totalidad de la obra del conductista social G. Whiting 1961.tropólogo consustanciado con el conductismo. actonemas. o mejor dicho. Bandura 1969. la crítica de Chomsky (1977) a la concepción skinneriana del aprendizaje lingüístico. degradado. los conocimientos resultantes tienen un carácter que. fue la densa impugnación de Konrad Lorenz (1961) a la teoría conductista general. hecha propia después por sus sucesores. de muy exigua resonancia. sufrió además dos embates de los que le ha sido difícil recuperarse. Mead. ninguna forma novedosa de validación que permitiera a los seguidores de Skinner. en parte porque no proponía nada realmente nuevo. pero la ordalía del trabajo de campo no aportó. haya servido de mucho a la psicología operante en su ámbito de acción original. extrañamente mixturado con un marco teórico que se supone opuesto. por un lado. esto ha sido. el segundo. los valores y las creencias en términos de dichas costumbres. cada vez más aislado. Whiting y Child 1953. los interaccionistas simbólicos. el contenido conductista de la antropología ha discurrido (y sigue haciéndolo) más por canales ocultos que ante la mirada de todos. Por una parte está. Pero. por más que J. El primero en orden de importancia fue. puesto que por razones que acaso después queden claras. pensándolo bien. como ha sido el caso en otras estrategias psicológicas. a escala psicoanalítica o evolutiva. Harris mismo pareció desechar sus actones. 1964. que en general se obstinó en mantener bloqueado el intercambio con una teoría tantas veces puesta en jaque. Jones se muestre encantado ante la posibilidad de formalizarlas en un entorno PERT. Se ha dicho que fuera de ese modelo de "caja negra" o de "estímulo-respuesta" el conductismo no proporcionó prácticamente nada más a la antropología. coalescente. En un contexto intelectual anacrónicamente invadido por el psicoanálisis. de la que ya hemos hablado (cf. desde el punto de vista de un mínimo purismo metodológico y disciplinario. suministró un modelo para testear proposiciones culturales sobre la relación entre complejos de crianza y variables de costumbres. Jones (1971) en pro de la psicología operante fue ostensiblemente mal recibido por los antropólogos corresponsales del Current. A. paragrupos y tipos nomoclónicos en sus trabajos sucesivos. sustancialmente muy poco. Desde principios de los años '70. Algunas de las pruebas inscritas en la psicología transcultural. mucho más combativo. Fue así que el conductismo. En cuanto a lo que la antropología tenía para ofrecer. conceptualmente difuso. parecen favorecer interpretaciones conductistas o neo-conductistas. en definitiva. de refracción a la práctica experimental. tan maltratada ante la opinión pública. la teoría. H. se hizo moda disimular las militancias conductistas y las simpatías hacia todo enfoque objetivista y experimental. el conductismo metodológico o empírico. tal vez esté necesitando una presentacion más o menos ordenada y equidistante. porque su jerga de laboratorio resultaba repulsiva y porque sus categorías se mostraban renuentes a la operacionalización. Puede decirse que el conductismo en tanto sistema de psicología objetiva fue creado por John Broadus Watson [1978-1958] a principios de siglo. en una palabra. por supuesto. ponen sobre el tapete una circunstancia digna de ulterior investigación.

abordando problemas teóricos que éste no alcanzó a considerar. H. ejerció un claro ascendente en la labor antropológica de Gillin (1948). Principles of Behavior (1943). el conductista no reconoce ninguna línea divisoria entre el hombre y el bruto. sobre una plataforma. de que no necesite ya engañarse al creer que su objeto de observación son los estados mentales" (Watson 1913:158). Pero el conductista no sabe de placer y penas. de acuerdo con el programa hipotético-deductivo que Hull se propuso obedecer. sentados en silencio y en actitud de éxtasis. aunque con menos ínfulas. también. rascando las tripas de un gato con pelos de cola de caballo. y el valor científico de sus datos no depende de que se presten a una interpretación fácil en términos de conciencia. con todo su refinamiento y complejidad. así como sobre la orientación lingüística más importante de la época en Estados Unidos. […] Parece haber llegado el momento de que la psicología descarte toda referencia a la conciencia. de admiración y gratitud. para predecir principios secundarios tales como el gradiente-meta y el aprendizaje latente. no es más que una parte del esquema total de investigación del conductista. tal como la ve el conductista. Ha relegado todas esas 'entidades metafísicas' al tacho de la basura. subsumida en la teoría conductista general del aprendizaje (de no muy remota raigambre pavloviana) e impulsor principal de la Escuela Psicológica de Yale. y. Su meta teórica es la predicción y el control de la conducta. que se levanta en armas contra el método introspectivo y que refuta la existencia de la conciencia y la especificidad de los estados mentales. Esta escuela. había soliviantado los ánimos y provocado críticas vehementes. el concepto antropológico de enculturación. el primer intento de "unificación de las ciencias" que inspiró la semiótica conductista de Charles Morris. Las famosas objeciones de McDougall al conductismo watsoniano eran particularmente expresivas. Como veremos en otro contexto. el precedente inmediato del interaccionismo simbólico. A Hull le impresionaba sobremanera la elegancia de los sistema formales de la física y de las matemáticas. Mead. pero refrendó con entusiasmo el conductismo metodológico de Watson. un millar de personas estallan repentinamente en un palmoteo salvaje. "La psicología. liderada por Leonard Bloomfield desde esa misma universidad. Ya para entonces el objetivismo y la pedantería de los conductistas. La segunda generacion conductista se inaugura con Clark Hull [1884-1952]. una formulación que las visiones retrospectivas han calificado como conductismo social y que constituye. a menudo llevada más lejos de lo que ellos querían. gestor de la llamada "teoría E-R del refuerzo". cuya sede habría de ser el Instituto de Relaciones Humanas. La introspección no constituye una parte esencial de sus métodos. es una rama puramente objetiva y experimental de la ciencia natural. ¿Cómo explicaría un conductista estos extraños incidentes? ¿Como explicaría el hecho de que las vibraciones emitidas por las tripas de un gato estimularan a ese millar a permanecer en absoluto silencio y quietud? ¿Y el hecho ulterior de que la cesación del estímulo pareciera actuar como estímulo para una actividad aún más frenética? El sentido común y la psicología convencional aceptan la explicación de que el auditorio escuchaba la música con intenso placer y dió rienda suelta a su gratitud y admiración hacia el artista mediante gritos y aplausos.encuentra el conductismo radical. pues atacaban su insuficiencia para dar cuenta de actividades refinadas como el arte o la música: "Llego a un salón y veo a un hombre. a partir de un método rigurosamente inductivo y experimental. y. el legado perdurable de Watson a la psicología se centra en torno a una concepcion objetivista de la ciencia dedicada en adelante a agotar el espacio de las relaciones entre los diversos estímulos (E) y las posibles respuestas (R). sin discontinuidades. los principios primarios deben utilizarse deductivamente. En sus esfuerzos por obtener un esquema unitario de la respuesta animal. más en forma más perdurable. planteó dieciséis principios primarios o "postulados" y una gran cantidad de corolarios. Dejemos 164 . y debe buscar otra explicación. que se fueron incrementando en ediciones ulteriores. La conducta del hombre. Hull rechazó el conductismo radical y su negación de la conciencia. de Hallowell (1955) y de George Peter Murdock (1949). Más allá de esta influencia. En uno de sus textos más importantes. por lo que decidió modelar su sistema general de la conducta según el modelo axiomático de Euclides. el conductismo llegaría a incidir frontalmente en la formulación de G. como hemos dicho. A este influjo habría de deberse.

Entre los antropólogos que sufrieron la impronta del conductismo skinneriano cabe señalar a Albert Bandura (1969). Rappaport 1971. con su manifiesto programático de 1971.no está mediada por dispositivos perceptuales más o menos pasivos. el ambiente que ellos sienten y perciben. oculta el hecho de la incapacidad profunda del "sentido común y la psicología convencional" para explicar verdaderamente el arte. con extraña unanimidad. Hallowell documentó con detalle ejemplar el hecho de que el entorno al que los actores ojibwa responden no es meramente el ámbito material de un bosque frío. su pausada progresión lógica y su sequedad de expresión ha sido. supuestos que veinte años más tarde serían comunes en la antropología simbólica de Marshall Sahlins. de una tundra o de una aldea de tales y cuales características. Wallace 1972:31. y (lo que no es lo mismo) entre el mundo interior de las personas y el orden social. a Marvin Harris. que ciertos autores han considerado equivalente a los mapas cognitivos de Tolman. al mazeway de Wallace o al Umwelt de von Uexkull (cf. Sahlins 1976. entre las que el conductismo con su concepción del aprendizaje en términos de estímulos y respuestas ocupaba un lugar de preferencia. Jones. dinámica. Se ha dicho de Hallowell que el empeño más comprometido de su vida fue el de tender puentes entre dominios aparentemente separados: entre la sociedad animal y la humana. y a J. con su infructuosa propuesta sistemática de 1964. de sublimación o de pulsiones edípicas. y que esas orientaciones se adquieren en gran medida mediante los sistemas simbólicos de la cultura. Los conductistas mismos debieron sentirse más aterrados por resultar blanco de la ironía que por afrontar una refutación formal. silenciar o minimizar la labor precursora de Hallowell (cf. entre las objetividades de la cultura y las subjetividades de la personalidad. sino más bien como resultante de los significados conferidos por los sujetos a los diversos órdenes de la existencia. y dado que las percepciones mismas están conformadas por esas orientaciones. Barkow 1978:100. descriptivo y ateorético. palabra por palabra. consistió en enfatizar la conducta aprendida. de ello se sigue que el ambiente conductual humano -el que se percibe y al que se responde. Este ambiente conductual es una categoría fenomenológica abierta. sino que más que nada su ambiente. ninguna ostenta más títulos para afrontar el juicio de la posteridad que el respetado Alfred Irving Hallowell [1892-1974]. Pero de todas las personalidades antropológicas influidas por tres generaciones de conductistas. dependiente del "condicionamiento operante". pese a la apabullante carga de su ironía. algo así como un anti-Róheim: una figura que no cuadra rememo165 . Hallowell estudió la ación humana entre los ojibwa no tanto como función de las propiedades objetivas del ambiente ecológico o social. A. Y es que Hallowell. retirado de la escena científica en 1979. con fundada sospecha. entre las teorías de la evolución biológica y las psicodinámicas. anticipan punto por punto.que la busque. Haciendo converger productivamente diversas corrientes teóricas de la psicología. entre las terminologías de parentesco y el entorno ecológico. cuestiona los ciegos embates de Watson contra la introspección. La crítica de McDougall. Tomando como punto de partida el concepto gestáltico de "ambiente conductual" (codificado por Koffka). ilustradas con elocuencia y deducidas sin artificio aparente de una observación de campo prolija y responsable. Hallowell 1955:184-202). Pero la condena al conductismo temprano ya estaba formulada. Hallowell demostró con virtuosismo que la percepción de los ojibwa -y. abandona la línea de los esfuerzos teóricos de Hull de tipo hipotético-deductivo y escoge el ascetismo de un enfoque positivista estricto. a la manera de Pavlov. así como oculta el igualmente instructivo fracaso del psicoanálisis para explicarlo en términos de libido. y parecía ser firme e incontestable. La conclusión es natural: dado que las orientaciones cognitivas humanas derivan en un grado considerable de esos sistemas simbólicos.está culturalmente constituido. La tercera generación conductista. El aporte de Skinner. Lo notable es que estas apreciaciones. en el marco ecosistémico de Roy Rappaport y en otros emprendimientos teóricos de avanzada que acostumbran. sino por orientaciones cognitivas que la organizan y le confieren significación. la percepción humana en general. de límites voluntariamente difusos. Reynoso 1987). impulsada formalmente por Burrhus Frederic Skinner. para la crónica de los estudios psicoculturales. Eso lo mantendrá inofensivamente ocupado durante algunos siglos" (Watson y McDougall 1929:63). con su tono desapasionado.

ni apacible. Y aunque se trata de una dimensión que hace posible el orden social. para Hallowell ese orden es invariablemnte problemático. Nunca se ha hecho culpable de extravagancia y su trabajo es invariablemente docto. la persona. culturalmente constituido. inmerecidamente. mucho después. aunque son muchos los antropólogos que han utilizado la prueba Rorschach. Su tono adusto. así como también es la única en su especie que ninguna crítica ha logrado todavía vulnerar en lo esencial. y adaptando estos últimos a los primeros 166 . de nuevo. oficiando de instancia mediadora. es difícil citar a otro que se haya familiarizado tan completamente con ella y que la haya aplicado tan tenazmente al estudio de las tendencias de la personalidad de un grupo de personas en particular" (1967:192-193). Juzgado a la distancia. afectos. en igual medida que el ambiente conductual. y se lo puede concebir como una estructura cognitiva especial que se sitúa en la intersección entre lo público y lo privado. aunque más no fuere porque situaba al discurso psicoantropológico en una tesitura en la que habría de situarse. es decir. según Hallowell. precipitándose con ellas en reduccionismos que Hallowell evitó. que engloban impulsos. Más allá de sus virtudes complementarias en el manejo de las técnicas de campo. Mead 1982). llegan a construir un ambiente conductual alternativo que difiere de ese otro. los criterios perceptuales y los significados simbólicos de los actores sociales estén en gran medida constituidos culturalmente. ni simplista. Además. imaginaciones.rar cuando lo que se quiere es poner énfasis en el colorido o en la imponente arbitrariedad de las teorías pretéritas. Sus seguidores más honestos no han podido menos que reconocer este punto. haciendo que los actores sean capaces de distinguir entre los estímulos exteriores y los de su propia interioridad. quizá las más intimistas y personales de todo el almacén conceptual de la psicología. combinación poco habitual. son. Hallowell delineó el proceso por el cual un agregado de sujetos privados deviene un grupo de actores sociales. integrativo. cada uno de ellos encapsulado inicialmente en su 'mundo interior'. a nuestro juicio. en parte. reflexivo e imaginativo. Aunque las orientaciones cognitivistas. sucesores mucho menos dotados. fantasías y sentimientos que han sido desde el principio incumbencia exclusiva de la psicología. por su carácter privado. llegan no obstante a compartir un espacio conductual común. En base a esta idea. Perfectamente al tanto de las categorías psicoanalíticas. las más de las veces en flagrante rivalidad recíproca. está culturalmente constituido. un logro señalable y una contribución singular tanto a la psicología como a la antropología. que no se resigne a una simple yuxtaposición. el self protege al orden social de las dimensiones potencialmente dañinas emergentes del mundo interior de los individuos. dichos elementos comprenden sólo un fragmento de sus respectivos "mundos interiores". potencialmente disruptivos del orden social. Tampoco Victor Barnouw ha escatimado sus elogios: "Hallowell es una de las figuras principales de Cultura y Personalidad. y que puede llegar a desafiarlo. pues siempre ese orden aparece como una escena cambiante y bajo perpetua amenaza. la pintura de Hallowell de un orden humano no es idealizadora. La suya continúa siendo. como es que un orden social humano es posible" (1976:609-610). puesto que existen otros aspectos irreductibles que no se derivan de los sistema simbólicos compartidos y que no se someten con docilidad a sus dictámenes. han menoscabado así. su mesura. En breve […] Hallowell demostró. Estos aspectos. como el de la enfermedad mental. en su época. En carácter de tal. […] Al demostrar la forma en que los diferentes individuos. demostró también que el self. Hallowell ha sido uno de los primeros que ha aplicado la prueba Rorschach a personas no occidentales. Hallowell las descartó y prefirió servirse del self de los antiguos conductistas sociales como concepto vinculante (cf. repartiendo los mundos de dentro y de fuera entre disciplinas inconexas. su fama póstuma. émulos sin escrúpulos. la única teoría antropológica convencional del sujeto (o la única teoría psicológica de la cultura) sobre la que es posible seguir construyendo. Este problema no puede ser tratado. En casos extremos. Melford Spiro ha dicho de él que su explicación de un ambiente culturalmente constituido "fue. han podido entrar a saco en su repertorio de ideas. el logro de Hallowell no deja de ser deslumbrante. su falta intrínseca de espectacularidad. sino que debe ser abordado mediante un enfoque unitario.

en los que se asocian con tipos específicos de actores. objetos y circunstancias. desde ya. sino. que no puede sino llamarse actonema. Su intento. y el solo discurso de Hallowell no ha alcanzado para conciliarlos. enfrentado a la amenaza de su propia interioridad. Los "hechos de conducta" observados -alega Harris. Nótese. quizá unos fuertes relevos terminológicos y una vigorosa puesta a prueba.por referencia a las normas culturales.poseen ya significación. según hoy se sabe. Hallowell insistió en que la dicotomía irreductible entre una cultura objetiva y un yo subjetivo no podía explicar el orden social humano. que Harris denomina actón y que conforma algo así como el átomo de su sistema analítico. asegura la persistencia del comportamiento guiado por normas. observando los cambios de estado globales que exhiben las diversas partes del cuerpo y las transformaciones ambientales que esos cambios producen. A su vez. las clases de actones definen una categoría recurrente. El cotejo con otras propuestas conductistas es suficientemente expresivo de esta diferencia. barruntamos. en el que el actor. En esa obra negada por su propia conspiración de silencio. Este proceso. el futuro creador del materialismo cultural partía de la premisa de que es posible desarrollar un análisis de eventos orientado al observador y metodológicamente puro. no es imperfectible. de las estrategias emic y de la fenomenología antropológica. los actones se disponen en secuencias o cadenas de actones. una propuesta suceptible de superar lo que Hallowell ha intuido tanto tiempo atrás. y los actonemas en episodios. sin compromiso con la necesidad de aplicarlo de un modo uniforme y de coordinarlo con una técnica definida. lo original en la metáfora: el self no es una instancia capaz de resguardar al sujeto inocente de la amenaza de una sociedad que lo abruma. una cadena de actones de- 167 . al revés. un dispositivo que protege el orden social de la explosiva animalidad que el sujeto alberga. operado por un self awareness más o menos equiparable a una conciencia. Por ejemplo: Actonema empujar tirar beber Parte del Cuerpo mano mano boca Movimiento Corporal La mano se aleja del cuerpo con movimientos extendidos La mano se acerca al cuerpo mientras los dedos se cierran La boca se abre Efecto ambiental El objeto se aleja del cuerpo El objeto se mueve hacia el cuerpo El líquido desaparece en la boca Harris estima que hacen falta menos de cien actonemas para describir un elevado porcentaje de actones en la corriente conductual de una cultura. no actúa como un mecanismo omnímodo de control sino más bien como un acto de persuación. necesitan de un aparato explicativo de carácter todavía más fundamental. La sumatoria de dicha moción corporal y de su efecto sobre el entorno constituye la unidad clasificatoria mínima. Las últimas elucubraciones que hemos citado. que tornaría superfluo cualquier juicio sobre los propósitos abrigados y los significados proferidos por el actor. como si todo el esquema fuese de un orden estético o resultase de una elaboración ad hoc. y menos que nada de las derivaciones antropológicas del conductismo. Muchos de los modelos que él puso en continuidad (como el biológico y el behaviorista). funcionalmente interdependientes y en retroalimentación con el entorno (1964:93). Pero todavía no hay. se contradicen más de lo que se complementan. el pecado de juventud más acerbamente repudiado del polémico Marvin Harris. lugares. en principio. que deja traslucir no pocos vacíos y ambigüedades de operacionalizacion. Dicho de otro modo. Muchos años antes del surgimiento de la antropología simbólica. El ignoto modelo de The Nature of Cultural Things (1964) es. en tanto y en cuanto representan actos regulares y reiterados. Subsiste una zona oscura entre el conjunto conceptual y los ejemplos empíricos. Como en la lingüística bloomfieldiana. Lo primero que hay que hacer es segmentar la conducta en unidades pertinentes prácticas.

conducta aprendida. en el fondo. aquellas con las que se responde o las que resultan como consecuencia del diálogo.algo sustancial sobre la naturaleza de los fenómenos a los que las palabras se aparean. escenas. Desde otra perspectiva. de describir la cultura o tan siquiera de describir. Skinner. la oferta de Harris de un modelo operacionalizado de punta a punta que. que son característicos para ciertos individuos en un ámbito social definido. Pelto 1978:7679). el lenguaje se desliga. con otras consecuencias e incluso con otras conductas.un examen extensivo de la psicología operante y de su posible aplicación a las problemáticas de la disciplina. y luego como un comportamiento complejo y encadenado. los que a su vez pueden considerarse como aspectos especiales discriminados en estos ambientes. en lo esencial. mediante los símbolos adecuados. cadenas nodales. proporcionó a Jones el impulso para tratar de compensar ese vacío teórico. Sobre el modelo en sí poco puede decirse que no haya sido expresado ya por sus críticos (cf. De acuerdo con el canon de la psicología operante. primero como simple apareo (pairing). Con esta enumeración concluye. los antropólogos acostumbraban perder de vista este hecho. junto con mis acciones.en los años '40. no logran elevarlo al plano de una visión capaz de describir expresivamente las diferencias culturales. Israel Goldiamond.viene en una cadena episódica cuando sus características (sus "coordenadas escénicas") son pautadas y predecibles. estudiando las palabras que en cada caso se privilegian. pues muchos de ellos son requisitos lógico-físicos de otros tantos. que ellas son tan importantes para el análisis cultural. su jerarquización inductiva a partir de observables atómicos. Las experiencias de los individuos ocurren en contextos que "contienen" o "incluyen" otros hombres.en el interior de escenas y series) y paragrupos (grupos que comparten conductas pero que no suelen entrecruzarse). En el período de esplendor de la escuela hulliana de Yale -rememora Jones. de la inmediatez de los estímulos. El propio ponente. tiene poco y nada que ver con todo este espeso preámbulo. Es precisamente debido a que las palabras advienen apareadas con otros estímulos. Jones (1971) el elemento clave para discernir el mecanismo capaz de explicar el origen de la diversidad cultural se encuentra en la creencia de que el fondo la cultura es.ante el hecho de que los episodios puedan llegar a ser infinitos: éstos son fácilmente reducibles a cotas cuantitativas manejables. es posible aprender -afirma Jones. un conductista carismático que plasmó una caracterización definitoria de la diferencia de los condicionamientos respondentes y los operantes. privado de fuentes financieras. La teoría operante del aprendizaje pretende explicar algo más que la forma en que las conductas sociales se forjan y se mantienen. a la larga. yo mismo. Esta capacidad simbólica no quita que en cualquier sociedad estable el número de alternativas abiertas a una persona determinada en una situación particular sea limitada. al menos en parte. áreas de experiencia por completo emancipadas de lo concreto. evita "abandonar la ciencia social al arbitrio de los aficionados" (1964:150). Estas categorías globales permiten luego definir las clases actorales correspondientes: endogrupos (grupos que se encuentran -o no. No hay que arredrarse -advierte el autor. Lo que Jones acaba proponiendo. sobreviene el divorcio: ningún antropólogo ha publicado aún -decía Jones en 1971. y se limita al enunciado de 168 . sucesor de Hull en el panteón conductista. A. Cada sociedad posee un conjunto de estímulos de control ligeramente distinto. publica su primer trabajo sustancial de psicología operante. Algo mejor parece ser la oferta de Jones. Los primeros se clasifican seguidamente en términos de participación en idio-escenas colectivas (idioclones). inexplicablemente. En opinión de J. abandonó el método casi de inmediato: la conclusión es obvia. en tanto teoría general del aprendizaje aplicable a la conducta humana. la cultura puede ser considerada como el conjunto de sucesos ambientales. en definitiva. con otros estímulos. determinando la formación de unidades más amplias: nodos. Metzger 1965:1293-96): su naturaleza down to top. al sacar de las manos de los informantes la tarea de la construcción teórica. series. En 1938. y que las historias experienciales de los individuos en una comunidad pequeña sean similares entre sí. Por supuesto que. formo parte del ambiente de otros hombres. El lenguaje es aprendido al igual que otras conductas. escenas de muchos actores (nomoclones) y nomoclones parcialmente solapados (permaclones). tanto subsecuentes (estímulos) como consecuentes (refuerzos). siendo capaz de evocar. A partir de allí o poco después.

sino por proponer una concepción del mundo descarnada. Henry Burger. de la palabra al lenguaje y de los comportamientos aislados a la cultura. si no incorrecta. por ejemplo. Jones fracasa en el proyecto de elaborar una metodología de psicología operante aplicada a la cultura. sino por la villanía suprema de insistir en seguir siendo conductista. a decir verdad) ponen de manifiesto menos las debilidades de su programa que la precariedad de la operatoria científica de los estudiosos que puntualizaron razones para oponérsele. La defección de Bandura. entendió que la perspectiva de una conducta cultural solamente en términos de aprendizaje. El apasionamiento disciplinario no se ha planteado ni por un momento que lo que el conductismo propone no es una ética para poner en práctica ni un modelo de vida. y que insisten en investigarlas definiendo prolijamente los fenómenos en términos de categorías y principios observables y replicables. transferencia y extinción de estímulos. de la psicología cognitiva. adaptación. de un conocimiento acumulado y de un conjunto de problemas pendientes. ratomórfica. Albert Bandura (1972. la codificación y el almacenamiento de datos y otros conceptos típicos del cognitivismo. como la de tantos otros. que ofrece escasas oportunidades al vuelo de la imaginación. El quid de la cuestión radica en que no se rechaza a Jones por lo que él dice. como se ha dicho. y arguye como incapacidades idiosincráticas del conductismo las taras que éste comparte con la psicología en general. puesto que la capacidad simbólica. adujo que el ser humano puede manipular símbolos ilimitadamente. por su parte. saciamiento. Harvey Searles. sea lo que fuere. un fracaso compartido por todas las demás tendencias). Los mismos antropólogos que declaman la primacía de la cultura o la importancia cardinal de la enculturación. refuerzo diferencial. y en que no se cuestiona al conductismo por su fracaso (que es. comprometido en los inicios de su carrera con el paradigma del aprendizaje social. observando que "el aprendizaje observacional se comprende mejor en términos de procesamiento de información que en términos de respuestas observables". algunos de los viejos y remanidos esquemas de conceptualización. o por lo menos apegada a ciertas regularidades necesitadas de elucidación. Las críticas al modelo de Jones (modelo apenas insinuado. es comprensible: ceñirse a lo concreto es una tarea prosaica y un apostolado escabroso. no ha demostrado ser ilimitada. pone en tela de juicio al reduccionismo en sí y no a este reduccionismo en particular. Lo mismo cabe decir de las opiniones de Shimahara. ha desarrollado toda una analítica de la atención. en función de un estado del saber. Acaso uno de lo juicios más representativos de la actitud de los antropólogos frente al conductismo sea el de Siegfried Nadel.un raudal de categorías operantes de laboratorio (privación. una visión nomenclatoria del lenguaje que ya habría sido obsoleta en la época de Saussure. que a fin de cuentas postula. 1974). encadenado. por enésima vez. apareo. La crítica de Searle. a su turno. y no por una referencia a la realidad que deba ser elucidada mediante un reduccionismo "ratomórfico". y que el modelo de Jones no suministra los medios para trasladarse del plano individual al social. El cuestionamiento de Burger es dudoso. inhumana y. sino apenas una sarta de enunciados inconexos que rara vez atiende a las necesidades conceptuales y metodológicas específicas de la disciplina. Este ob169 . más confortables. el problema epistemológico es más hondo y va más allá de la aceptación o del rechazo de un mal modelo. un teórico de esporádicas propensiones positivistas. Sin renunciar del todo a la importancia otorgada a los efectos del reforzamiento. se ofenden y se mesan los cabellos apenas los conductistas amenazan llevar este mismo programa hasta las últimas consecuencias. desde ya. sino tan sólo una metodología científica depurada hasta el ascetismo. Ahora bien. por último. fue aproximándose con el tiempo a las posturas. sino más obsesivamente recurrente. propia de un estudioso que no se encuentra en vena en materia epistemológica. inventario de refuerzos) que el antropólogo deberá ingeniarse para operacionalizar por su cuenta y riesgo. discriminación. En realidad. Siendo así. De acuerdo con Nobuo Shimahara. quien parece lamentar que Jones no vuelva a ofrecer. entre otras cosas. el modelo de Jones es cuestionable en el sentido más básico y más profundo de no constituir en absoluto un modelo. pues la instrumentalidad de cada concepto que despliega no se define en relación con propósitos metodológicos acabados. parece limitante. no es extraño que la deserción y la inestabilidad teorética hayan sido la norma en los últimos tiempos.

y comprobamos con estupor que lo que Nadel define como estrategia conductista es. La presencia de unos cuantos animalillos a uno y otro lado de la frontera disciplinaria ha turbado el discernimiento de los más simples de espíritu: éstos se han enfrentado al conductismo (doctrina del aprendizaje y de la tabula rasa) y a la etología (doctrina de los instintos y de la determinación biológica). era tan ingenua como ambiciosa. Incidentalmente. etología pura: vale decir. construyendo una teoría fantasmática. excepto quizá las cosas que implicaban a la sociedad y las palabras. difusamente zoomórfica y observacional. nosotros no estamos satisfechos. Las cosas no han sido exactamente así. sin duda debe haberlo sabido. ese equívoco ilustra la precariedad con que ciertos autores manejan las cuestiones teóricas más elementales y demuestra el poder devastador de los estereotipos basados en lecturas presurosas. Pero sigamos con Nadel: Watson.77). "por lo menos en la forma primitiva que han suscripto algunos antropólogos. Chapple 1972).que para el conductista no es evidente nada que no pueda ser verificado en las ratas y en los perros. Son muchos los que no han sabido distinguir adecuadamente entre el imprinting de las ánades de Lorenz y el arco reflejo de las ratas de Watson. Como antropólogos. de la que sólo se sabe que debe ser combatida en nombre de los principios éticos más sublimes. junto con los que con él asienten reafirmando las imágenes del hombre-ángel y del conductista perverso. para explicar como se produce una creación verbal nueva. tenemos a la mano las obras casi completas de Eliot Chapple.serva que los conductistas han prestado grandes servicios a la causa de la psicología y a la investigación social al llamar la atención sobre la conducta. Nadel deduce.es sólo comparable a su simpleza en el plano de la lógica. No puede dejar uno de creer -prosigue Nadel. Pero la psicología conductista.que trata de la sociedad y de las palabras. El rechazo histérico e inmoderado del conductismo es harto más flagrante de lo que pudieron haber sido las ingenuidades de éste en las década del '20 o la extrapolación mecánica del conductismo hacia el estudio de la crianza algunos años más tarde. afirmaba que todo. C. no conductismo. tal como un poema o un ensayo. que el error del conductismo no es tanto el negarse a tomar en cuenta la conciencia como el negarse a tomar en cuenta los hechos. su manera de tratar los fenómenos mentales era tan ruda como desconcertante. La confusión de Nadel es representativa de un equívoco muy común. en suma. por qué no estudiar con toda seriedad hasta dónde nos lleva el camino antes del gran salto? Interrogantes demasiado tardíos: la historia res gestae de la lucha solitaria del conductismo contra una seudociencia atestada de fantasmas ha sido abolida por una historia rerum gestarum cuyo esquematismo en el terreno de los hechos -acabamos de verlo. sostenía que se lograba manipulando palabras y combinándolas hasta que resultaba una cosa original. Tolman. sino más bien su antítesis (cf. 170 . Un psicólogo conductista notable. en absoluto. E. Chapple y Conn 1942. según él. refrendando así la preocupación absorbente y desmedida por los aspectos subjetivos de la actividad mental (1974:72). excepto los que revela un tipo especia de técnica de laboratorio: "La prueba obtenida por sus métodos es tendenciosa e incompleta y se parece mucho a la confesión de un delito arrancada por la tortura" (p. citando a Ritchie. el aprendizaje y la costumbre. estoy satisfecho". puede investigarse en esencia mediante el continuo análisis experimental y teórico de los determinantes de la conducta de una rata en un punto de laberinto que exige elección: "Como antropólogo -culmina Nadel. y Nadel. en realidad. ¿Es tan bien conocida la estructura zoológica de la conducta humana como para renunciar a priori a ensayar su igualación con la de un reino natural al que a todas luces pertenece? ¿Es tan miserable la animalidad de los animales inferiores como para que la cultura no haya podido ser un emergente suyo? Si hay en realidad una diferencia cualitativa entre la naturaleza y la cultura ¿por qué no precisarla. como Chapple y Murdock". y los han unificado bajo un solo rubro.

7. la asociación entre ambos postulados es inevitable. el evolucionismo se torna sinónimo de adecuación inclusiva. Casi siempre este apotegma se complementa con la hipótesis de Lamarck relativa a la heredabilidad de los caracteres adquiridos. se diría que allí donde falta una clara concepción del papel de la cultura en el modelado de la psiquis. asimilable a una secuencia evolutiva: • 1) Etapa haeckeliana: En ella la hipótesis evolucionista principal a la que se reviste de contenidos psicológicos es la llamada ley "biogenética" de Ernst Haeckel. A pesar de unas cuantas convergencias obligadas. opuesta a la tendencia global de la "nueva síntesis". Incurren en esta visión Jerome Barkow (antes de 1975). De todas las articulaciones imaginables. más aún.La etapa haeckeliana La ley biogenética o "ley de la patrogonía". y algo más tangencialmente Melford Spiro. y que adopta las más de las veces un decidido cariz antipsicológico. Con el 171 . signado por la desmesura de lo que se pretende explicar. • 2) Etapa darwiniana: Relegado el principio biogenético a un rol más modesto. 7. la psicoantropología que se sirve de premisas sociobiológicas configura una contracorriente minoritaria. que se inicia a partir de 1975. Jerome Barkow. la que nos resulta más expresiva es la que discierne en la sucesión de dichos estudios la periodización informal siguiente. basándose en el hecho de que los rasgos estructurales en el desarrollo embriológico de los organismos individuales reflejan eventualmente semejanzas con formas adultas de especies inferiores. las ideas de Lamarck afloran ejemplarmente en el sofisticado razonamiento piagetiano sobre la fenocopia. • 3) Etapa wilsoniana: En esta instancia. Por una parte están los que invocan a Darwin muy de tarde en tarde aunque alguna premisa suya resulte cardinal para sostener el conjunto teorético. supervivencia). que se basa en observaciones embiológicas más o menos estructuradas y que se sintetiza popularmente en el principio que reza "la ontogenia recapitula la filogenia". regido en ocasiones por un modelo cuasi sistémico que refunde las hipótesis darwinianas esenciales con conocimientos ulteriores en materia de genética. de nuevo. Robert LeVine. estrategias genéticas. aptitud. De inmediato sobreviene un amplio movimiento que se expresa preferentemente en un género literario que apunta hacia el gran público. de Sándor Ferenczi. el consenso es esporádico.Modelos darwinianos y adaptativos. Aunque insuficiente como para inspirar una teorización completa y orgánica. el nexo o el solapamiento de tres niveles distintos de organización. Hasta cierto punto. la puesta en contacto del fenómeno de la vida con sus emergentes psíquicos y a la larga culturales. lo que extrapola hacia la antropología psicológica es el esquema adaptativo en general. su promotor más lúcido es. vincula los estadios maduracionales tempranos del individuo con etapas anteriores en el desarrollo de la especie. de Hilda Eng.3. Si queremos coordinar e interpretar con cierta mínima adecuación sus contenidos y tendencias.3 .1 . desequilibrado. mecanismos adaptativos. las determinaciones y las fuerzas causales que median entre ellos. sin perjuicio de que el modelo resultante contradiga la opinión de los biólogos a esos respectos. por así decirlo. y Darwin mismo comienza a ser leído según la clave sociobiológica de Edward Wilson. de Sigmund Freud. optimización. como hemos dicho. Por su lado. El ámbito es complejo y. esta postura asoma con insistencia en las observaciones antropológicas de Stanley Hall. de Ernest Jones. de Heinz Werner y del primer Géza Róheim. por la otra se encuentran quienes vertebran la totalidad de su teoría alrededor de una idea darwiniana expresa (evolución. Lo que está en juego es una baza fuerte: la (re) biologización de la psicología. y que se ocupa de la conducta en tanto estrategia de adaptación. la copiosa producción psicoantropológica que se sirve más o menos centralmente de una u otra versión del paradigma evolucionista impone aunque más no sea un ordenamiento provisional del área.

con el niño salvaje y neurótico en el escalón más degradado y con el adulto europeo normal en la cúspide. cualquiera haya sido su prestigio en otras épocas. quedando permitida cualquier combinación de explicaciones aparentes: podía hablarse entonces del primitivismo del niño. nuestra vida primitiva transcurrió junto al agua. en rigor. una secuencia tridimensional. inspiró proyecciones más bien análogas en ambas disciplinas. a través de ellas. evolución. Precursor de la psicología evolutiva. En el campo de la antropología. En la psicoantropología emergente de estas convicciones. y ésta constituye nuestro alimento básico. Freud aventuraba que la secuencia en que se manifiestan los impulsos afectivos 172 . Somos descendientes de pescadores. de lejos. del infantilismo del salvaje. de la arcaicidad de la neurosis. cualquier objeto implicado (niño. Ello explica por qué ciertas actividades resultan más interesantes que otras: es porque afectan y hacen revivir las emociones más profundas de la raza. cuál podría ser el mecanismo capaz de incorporar las experiencias al patrimonio genético. este tipo de correspondencias.tiempo. Hall incrementó su gloria contratando a Franz Boas para la Universidad de Clark.recapitulaba la historia de la especie. El exponente más representativo de la teoría de la recapitulación aplicada a las fases tempranas del desarrollo ha sido. el argumento congelaba el devenir. ilustra el tránsito de lo ingenuo a lo ridículo: "¿Por qué al hombre de ciudad le gusta tanto sentarse todo un día para pescar? Porque ese interés se remonta a tiempos inmemoriales. En todo caso. habrá que esperar a otro psicólogo evolutivo -Jean Piaget. en definitiva. Hall sostenía que "en nuestras más profundas disposiciones temperamentales. Su uso del argumento de la recapitulación. acompañadas de su impresionante grafismo. que sucesivamente se le van imponiendo. civilizado. estamos influidos por los hábitos de la vida y de los códigos de conducta de innumerables huestes de antepasados. […] nuestras almas son como cámaras de eco en las que reverberan sus suspiros" (1904. y correspondientemente la conducta de los salvajes actuales fue asimilada a la de los ancestros del hombre moderno y a la de nuestros niños. de la patología de la primitividad. las culturas primitivas comenzaron a interpretarse como relictos del pasado de Occidente. sin duda. Al estudiar la personalidad. por la solemnidad temática de los ejemplos y por la calculada evitación de la llaneza expositiva. Lo que no se indaga es. En un sentido. historia) servía para tejer conjeturas sobre cualquier otro elemento del conjunto: la heurística de la analogía era. El desarrollo normal de la mente necesita pasar por cada uno de esos eventos o etapas. Los años no pasan en vano. sino en reproducir la historia de la raza" (1904. patología. Las teorías que proporcionan todas las respuestas impiden que. y el niño vivía nuevamente toda la historia humana. Granville Stanley Hall [1844-1924]. en rigor un viaje circular entre signos inciertos. I:209). introduciendo a Freud y a Jung en los Estados Unidos y fundando la moderna preocupación científica por el tema de la adolescencia. neurótico. incapaz de advertir que las explicaciones aparentes constituían. II:61). Hall nos resulta hoy en día un razonador inadmisible. pues las equivalencias multiplicadas le conferían total reversibilidad: el primitivo reproducía las etapas que habíamos dejado atrás. Así vemos cómo el juego no consiste en hacer cosas que después serán útiles.para encontrar una propuesta explícita sobre el particular. cuyo proceso de maduración individual -se decía. pues el desenvolvimiento de cada nivel constituye el estímulo para el siguiente. Pese a que el psicoanálisis goza de mejor prensa que el eclecticismo de Hall. a la luz de un testimonio en apariencia sólido. la excusa para construir una serie progresiva. sus premisas biologicistas no son en absoluto más elaboradas. También en el psicoanálisis las etapas de desarrollo están vinculadas a una hipótesis de recapitulación. En otra variante brindaba. si no llega con tanta asiduidad al absurdo patente es. actantes y atributos se tornaban intercambiables y simétricos. una suerte de mística de las equivalencias perfectas. Hall jamás investiga las variables socioculturales concurrentes. y así hasta completar el círculo. primitivo. se formulen las preguntas correctas. confusamente entremezclado con la tesis de Lamarck. infancia. incluso cuando su incidencia parece ser obvia: el individuo es como es en razón de pasados eventos en la historia de la especie. uno de los psicólogos más influyentes a principios de siglo.

asegura que "la raíz más profunda de la represión sexual. En un artículo sobre El Múltiple Interés del Psicoanálisis. II. no es.todas las formas de las que el animal desciende. Vemos que el germen de un animal vivo se halla forzado a repetir en su evolución -aunque muy abreviadamente.. II: 1236. En Más Allá del Principio del Placer.. en tanto en cuanto todo individuo reproduce abreviadamente en el curso de su infancia el desarrollo de la especie humana.C. de 1920. la única explicación a la mano. en sucesos del ello. III:2525). la más extrema agresividad. No creo imposible que llegue a conseguirse algún día fijar qué parte de los procesos psíquicos latentes corresponde a la prehistoria individual y cuál otra a la prehistoria filogenética" (O. 3. En la décimotercera de las Lecciones Introductorias al Psicoanálisis. Tres Ensayos para una Teoría Sexual. pues representa los rasgos más importantes del desarrollo individual y de la especie.. y de esta reflexión ha surgido una nueva ampliación del interés de nuestra disciplina" (O. al principio.C. de 1913 (el mismo año en que se publicara Tótem y Tabú). en lugar de marchar rápidamente y por el camino más corto a su definitiva estructura. No pudiendo explicarnos mecánicamente más que una mínima parte de esta conducta. O.C.C. 5. sino resucitar antiguas formas del yo" (O. pues el padre prehistórico seguramente fue terrible y bien podría atribuírsele. 1863). de 1915. nada casual. por decirlo así.este género de especulaciones. Las divergencias entre distintas concepciones de la génesis de la conciencia moral se atenúan. cumpliendo un rol esencial en los encadenamientos explicativos. lo cierto es que la dupla "recapitulación/heredabilidad de los caracteres adquiridos" figura en los escritos freudianos intermedios y tardíos con inquietante regularidad. de 1930. edición. sin más. o sea a la infancia. y cuando el yo extrae del ello su super-yo. no hace sino repetir un prototipo filogenético.C. no debemos desechar la explicación histórica" (O. parecen estar determinados filogenéticamente (cf. En El Malestar en la Cultura. 4a. III: 2714. asevera que "la elaboración onírica nos hace retornar a una doble prehistoria: en primer lugar. nos hemos tomado el trabajo de reunir un pequeño muestrario: 1. La génesis del super-yo. Freud discute la génesis del super-yo como resultado de un factor "biológico" y de otro "histórico". y después. cuyas impresiones quedan conservadas hereditariamente. pero cuando se repiten con frecuencia e intensidad suficientes en individuos de generaciones sucesivas. con todo derecho.. En El Ego y el Ello. 173 . Aunque muchas veces los exégetas del psicoanálisis adjudican a Jung -más que a Freud. Freud escribe que "en los últimos años ha caído el psicoanálisis en que el principio de la 'ontogenia es una repetición de la filogenia' podía ser también aplicable a la vida anímica. […] Los sucesos del yo parecen. no ser susceptibles del constituir una herencia. dirige contra la precedente forma animal" (III:3043). o constituyendo. 4. se transforman. ciertamente. Como este terreno pudiera ser materia de polémica. original de 1905. residiría en los mecanismos de defensa orgánica que la nueva forma de vida. una de las obras más importantes desde el punto de vista técnico y teórico. Y luego añade este pasaje asombroso: "Cuando el niño reacciona frente a las primeras privaciones instintuales con agresión excesiva y con una severidad correspondiente del super-yo.. aún más si se pasa de la historia evolutiva individual a la filogenética" (III:3058). a la prehistoria individual. II:2244-2245). Freud consigna que "en los fenómenos de la herencia y en los hechos de la embriología tenemos las más magníficas pruebas de la obsesión orgánica de repetición.individuales y el tiempo que persisten antes de sucumbir a la influencia de otro impulso o a una represión típica. paralelamente progresiva con la cultura. adquirida con la bipedestación. a la prehistoria filogenética. no hace quizá. 2. de 1923. pues. La interrupción del desarrollo de la libido por el período de latencia "ha sido definida por una hipótesis psicoanalítica como una herencia correspondiente a la evolución hacia la cultura impuesta por la época glacial. De este modo abriga el ello en sí innumerables existencias del yo. 1920). excediendo la justificación actual de la reacción. 2716).

incluyendo detalles puntuales de su cronología relativa. llevaron el realismo histórico de Freud a su apoteosis. sino también contenidos. tanto en el psicoanálisis como en la psicología de las masas" (III:3301-3302). actúan sobre los seres humanos gracias a la verdad histórica que contienen" (III:3274). huellas mnemónicas de las vivencias de generaciones anteriores. lo harían con una elaborada defensa de su 174 . nos resulta imposible prescindir de este factor de la evolución biológica. que. su valor probatorio me parece lo bastante sólido como para atreverme a dar un paso más. la fase "edípica" con el período "totémico" y la "genital" con la moderna civilización (Bonaparte 1924:34. sus sucesores. Ni aún la lectura estructuralista es capaz de abolir la existencia tangible de un discurso que no puede ponerse entre paréntesis más que al precio de quebrar el canon del determinismo absoluto de los hechos psíquicos. Si no fuese así. medio siglo antes de Moisés y el Monoteísmo. que su carácter obsesivo obedece precisamente a ese origen. Freud haya estado limitado por los cortos alcances de "la biología de su tiempo". Como se desprende de las citas de su última obra metapsicológica. Sándor Ferenczi ha sido especialmente enfático en la idea de que el pasado histórico puede reconstruirse a partir de los eventos que tienen lugar en las fases tempranas de la vida del individuo. valdría la pena reunir y publicar el material en que aquí puedo fundarme. que sienten la necesidad de utilizar conceptos tales como la mente de grupo o la herencia de características adquiridas. como suele decirse. periférica u ocasionalmente implicado en este género de argumentaciones candorosas. pero esta prueba parece ser lo bastante convincente como para postular tal estado de cosas. afirmando que la herencia arcaica del hombre no sólo comprende disposiciones. lejos de retractarse. […] Pero nuestro planteamiento es dificultado por la posición actual de la ciencia biológica. el razonamiento psicoanalítico está obligado a servirse de conocimientos que se saben falsos. Hallowell 1955:14-31). muchas veces quedamos sorprendidos al comprobar que aquéllas no se ajustan a la propia vivencia del sujeto. cuya incipiencia perturbaba ya su lógica y contaminaba su genio: el modelo lamarckiano estaba caduco hacia 1880. […] Sin duda. expresa que jamás ha dudado que "los fenómenos religiosos […] son reproducciones de trascendentes. Sabedores de que por lo menos la premisa lamarckiana era errónea. a pesar de tal objeción. de 1938. la importancia de las dos premisas que consideramos diagnósticas de esta fase ingenua del evolucionismo. correlacionando el estadio "narcisista" del individuo con la etapa cultural "animista". por consiguiente. a partir de esta visión panorámica que podría ampliarse hasta el hartazgo.6. "Cuando estudiamos las reacciones frente a los traumas precoces. Finalmente. que nada quiere saber de una herencia de cualidades adquiridas. su presencia masiva en la obra de Freud y su función explicativa repetidamente exaltada. en un testimonio demoledor del mito de Freud como alguien sólo simbólica. sólo es posible explicar por la influencia de éste. o de situar su raíz en un espacio de saber que se encuentra vacío. elaboró todo un cuadro de ese presunto desarrollo. […] Estamos de acuerdo en que para las huellas mnemónicas en la herencia arcaica no disponemos hasta ahora de una prueba más rotunda que aquellos remanentes de la labor analítica que exigen ser derivados de la filogenia. ¿Qué representa este despliegue de correlatos. Hasta su fiel biógrafo Ernest Jones se vio obligado a reconocer que las especulaciones biológicas de Freud "se resentían por la adherencia a una forma peculiarmente simplista de las opiniones lamarckianas sobre la herencia hace ya mucho tiempo desechadas" (Brown 1963:128). que proporciona todas las respuestas. se yerguen. es decir. y que. Para afianzar su anclaje tanto histórico como biológico. no lograríamos avanzar un solo paso más en el camino que hemos emprendido. sino que se apartan de ésta en una forma que concuerda mucho más con el modelo de un suceso filogenético. que monopoliza todo el horizonte? Después de estos cuentos de viejas creídos a pies juntillas. discípula directa de Freud. en general. Marie Bonaparte. confesamos con toda modestia que. está claro que ni siquiera hoy el psicoanálisis dispone de explicaciones alternativas: para cerrar su círculo imaginario de causas. No obstante. de este anquilosamiento patético de una doctrina alguna vez revolucionaria ¿vale la pena seguir hablando de interdisciplinariedad? "Mientras que la mayoría de los científicos de hoy. sino una irritante muestra de indiferencia hacia todo conocimiento que se sitúe más allá de un saber que se adopta como dogma. en el Segundo Prefacio de Moisés y el Monoteísmo. pero hace tiempo olvidados sucesos prehistóricos de la familia humana. En síntesis. No es el caso que. cf.

ha sido ampliamente desechada. es la conducta de peces y reptiles la que debería reproducirse en la ontogénesis. por ejemplo. sino con aspectos aislados de ciertos predecesores en sus fases tempranas. en su forma original. No es necesario subrayar que semejanzas ocasionales entre embriones de distintas especies nada garantizan sobre correspondencias evolutivas sistemáticas entre seres desarrollados. sino. revisaremos dos capítulos más adelante. las extrapolaciones psicológicas de la ley patrogónica violan tanto la escala como los referentes de la supuesta recapitulación. En lo que atañe a la teoría piagetiana de la fenocopia. entre Homo sapiens. las membranas extraembrionarias (ambios. si es que no de fundamento. cuando se la proyecta hacia el comportamiento. se deriva en una pérdida de especificidad de los niveles fenoménicos y de los procesos de cambio. su uso mecánico y extrapolativo de los símiles. y no la de esta o aquella tribu perdida contemporánea presuntamente sumergida en el arcaísmo. Por ejemplo. las bolsas branquiales de cualquier embrión de mamífero son mucho más parecidas a las de un embrión de pez que a las de un adulto.posición y en forma más bien desafiante debido a su percepción de la inaceptabilidad general de la misma. uno puede dudar de que los analistas se den cuenta siempre de que existe una opinión contraria o de que alguien haya pensado alguna vez antes sobre el tema" (Brown 1963:131). En el caso de este último autor. es sabido que ésta atribuye escasa incidencia al azar en los procesos evolutivos. cae de suyo que las prolongaciones de la ley biogenética hacia manifestaciones biológicas posteriores a la etapa embrionaria y hacia fenómenos conductuales carece por completo de adecuación. enfatizando la interacción creativa del organismo con su entorno e indagando la incidencia de la iniciativa individual. En breve. después de haberse acumulado una multitud de comprobaciones semejantes. vesículas vitelinas) de reptiles. sucede que entre los biólogos la antigua ley biogenética. debe conducir a una investigación de las relaciones entre el hombre y el animal y. el pez y el reptil (y no. sólo uno de los temas de la psicología genética. Relacionado con la psicología evolutiva del individuo se halla el estudio evolutivo de unidades sociales mayores. y la consiguiente pobreza de sus resultados es fácil de imaginar. ni aún todo lo modificadas que se quiera. la única actitud razonable parecería ser el abandono del principio biogenético en beneficio de una prueba menos circunstancial y de una metáfora más adecuada. de hecho. Pues no es toda la filogenia en su detalle más puntual y en su ramificación la que recapitula el individuo. cuyos aspectos centrales. sus transiciones más alejadas y más abruptas. La cuestión del desarrollo de la mentalidad humana. Pero lo más definitorio es que en los embriones se encuentran estructuras que no podrían haber existido jamás. Gould 1977). Maynard Smith 1971:336-337. si no se limita arbitrariamente. alantoides. Lo concreto es que los estadios iniciales de un animal no presentan semejanzas con rasgos de sus antecesores adultos. a medida que se los interpreta desde el marco de una especie de "teoría evolutiva generalizada" muy pobremente elaborada en tanto tal: "Existen ciertos investigadores [afirmaba Werner] que cuando utilizan el término 'psicología evolutiva' se refieren a los procesos de ontogénesis. Una por una. entre otras. más puramente psicoantropológicos. pájaros y mamíferos en desarrollo (cf. la misma forma lógica de la analogía se torna falaz: si la similitud filogenética se establece entre el hombre. más afín a las especulaciones macrofilosóficas de Wundt que a los trabajos algo más empíricos y refutables de la tradición angloparlante. en consecuencia. en ningún antepasado adulto: tales son. El desarrollo mental del individuo es. y que. Russell 1916. sin embargo. La etnopsicología de Werner era. de los tanteos exploratorios y del comportamiento orientado hacia fines. un campo de interés íntimamente ligado a la antropología y mejor conocido con el nombre de etnopsicología. Ahora bien. acaso. También es dudosa la pertinencia de las metáforas adaptativas y evolucionistas instrumentadas en el interior de la epistemología genética de Piaget (1978) y de la psicología evolutiva de Heinz Werner (1940). indiferente a la experiencia de una antropología que ya se había desengañado a ese respecto. dichos ele- 175 . Zinjanthropus y Homo habilis). Con estos antecedentes y considerando las aporías desencadenadas por el uso acrítico de ese principio en su esfera de origen. a una psicología animal orientada de acuerdo con la teoría evolutiva" (1940:3).

otras veces. Sólo conviene dejar sentado que el grueso de la comunidad científica descree de la teoría de Lamarck y de todas las formulaciones recientes que evocan su espectro con mayor o menor disimulo. en una versión obsoleta) simultáneamente como modelo. el modelo darwiniano sigue siendo el medio más viable para conceptualizar la interacción entre orga- 176 . Spiro 1965. Para Antoine Danchin. en efecto. tal como se conocen desde algunos años. resenciones críticas puntuales. según Piaget. herramienta. En una revisión panorámica de la crítica que se opusiera a la epistemología genética entre 1965 y 1980. Werner en su igualación de todos los fenómenos de cambio y Freud en su explicación de aparentes supervivencias arcaicas de la especia en el psiquismo individual. Estas críticas asientan conclusiones basadas en un pormenor analítico y en un fundamento experimental en cuyos laberintos no podemos por ahora internarnos. de interés muy desparejo y de vigencia muy dudosa. configuró un fragmento importante de las especulaciones desarrolladas en los distintos modelos (Hamilton 1964. que su pretensión de trascender el paradigma neodarwiniano no puede aceptarse sin desconfianza (1977:129). su adecuación o fitness. estudiosos de bien ganado prestigio resaltaron los aspectos adaptativos del pensamiento o de la conducta frente a determinadas circunstancias (cf. Campbell 1960). aduce pruebas recabadas en el terreno de las ciencias duras y proporciona a la teoría una configuración plausible. 1980). metáfora y fetiche. Dos propuestas. al igual que en la biología. Rita Vuyk arguye que la escasez de reacciones ante las publicaciones de Piaget que versan sobre el concepto de fenocopia bien podría deberse a que ellas son tan especulativas que los biólogos no llegan a tomarlas en serio (1985:555). La extrapolación de marras satisface. 7. satisfacen mejor que cualesquiera otras las condiciones propias de una cabal formulación adaptativa. el concepto de fenocopia repite al pie de la letra los célebres errores de Lyssenko y manifiesta ideas equivocadas acerca del papel del azar y de la variabilidad del genoma: "Si antes de la biología molecular se podía pensar que aparecería un principio explicativo de tipo 'instructivo' o 'creador' en la determinación de las características de un ser vivo. Hay que reconocer que. la eficacia de un comportamiento. sin necesidad de que nunca intervenga la más mínima noción instructiva por parte del entorno" (1983:102-104).La etapa darwiniana Hasta su reciente descrédito en manos de la psicología interaccional de Shweder (1979. sugiriendo al mismo tiempo la conformidad de sus postulados con lo que sucede en los planos inferiores de análisis.mentos. 1963). desde un punto de vista psicoantropológico. tiene que ver sin duda con apremios de sentido común y con la propensión de ciertos científicos a caer en lo que podríamos llamar "la tentación del isomorfismo".de los fenotipos individuales. cristalizados u homologados genéticamente. o como suele decirse. a nivel de lo biológico. En numerosas oportunidades. determinarían cambios fenotípicos que recién después serían confirmados. Existen. son suficientes para describir un gran número de propiedades -si no todas. para quien la teoría de Piaget está tan sometida a ciertos supuestos de la filosofía del progreso del siglo XVIII y a la filosofía de la necesidad del siglo XIX.2 . utilizan el marco evolucionista (por desdicha. la de LeVine (1977.3. Es así como Piaget en su lectura de los procesos cognitivos a la luz del proceso de la fenocopia. hoy en día ello no es más que un episodio de la historia de las ideas. como la de Rotman. […] Los esquemas generales de las regulaciones del patrimonio hereditario. el paradigma adaptativo disfrutó de cierto predicamento en algunas áreas de la psicología culturalmente sensibles. Inkeles 1955. produciendo una fenocopia adaptativa (un poco a la manera en que Lamarck imaginaba la posibilidad hereditaria de los caracteres adquiridos). La idea-fuerza que subyace a la adopción de un esquema evolucionista de carácter lamarckiano a esta altura de los acontecimientos. 1983) y la de Jerome Barkow (1973). sin embargo. vale decir. esta derivación teorética no ha tenido mayores consecuencias. múltiples necesidades: insinúa la disponibilidad de recursos axiomáticos. Robert LeVine asevera que en las ciencias de la conducta.

que actúan como ambientes selectivos que. según LeVine la concibe. La existencia operante de un criterio de selección consistente: eliminación selectiva. Pero. El modelo esencial -anticipémoslo. en el fenómeno observado. En esos ámbitos se ha alcanzado un consenso razonable respecto de la medición de las caraterísticas individuales. y en el concepto de Whiting de los sistemas de sostenimineto y los sistemas proyectivos). El futuro del estudio de la cultura y la personalidad como una ciencia de estirpe darwiniana. aunque pueda parecer que algunas instituciones están estructuradas en torno a las exigencias. La existencia de un mecanismo para la preservación. en consecuencia. La segunda condición queda cubierta por los propios sistemas socioculturales. • b. distintos grados de ayuda procedente de su ambiente socio-cultural" (1977:148). • c. "Una gran parte de la teorización relativa a la conducta y a la personalidad se ha basado en el supuesto de que la conducta individual es adaptativa a los ambientes social y físico del individuo y de que la socialización del niño es la preadaptación de los individuos en crecimiento a sus futuros ambientes. mediante la incorporación a sus primeras enseñanzas de los frutos de la experiencia de generaciones anteriores de adultos adaptados. La presencia. opera como una estructura de exigencias y oportunidades institucionales. mientras tanto. LeVine encuentra la resolución a la tercera condición de Campbell en la función adaptativa de instituciones y costumbres. LeVine se propone definir la problemática de Cultura y Personalidad de un modo tal que se avenga a ser tratado por un modelo semejante. el meollo del discurso de Cultura y Personalidad. "ciegas" o "al azar". puede conjeturarse examinando a sus "prodigiosos congéneres" en el campo de biología humana: genética de poblaciones. Ciertos rasgos de la personalidad son más compatibles que otros con la afortunada conformidad a ciertas normas y con ciertas formas de satisfacción. y por psicólogos y psicoanalistas con inclinaciones sociales" (1977: 145). que como buena parte del modelo parece evocar inconscientemente ciertas apreciaciones del configuracionismo de Benedict. la duplicación o la propagación de las variables positivamente seleccionadas. atendiendo a las condiciones fundamentales que para dicho tratamiento estableció Donald Campbell (1966). después de todo. variable asimismo en relación con las tendencias de otros grupos. y experimentarán. epidemiología. "Cada institución plantea exigencias y ofrece oportunidades a los indivduos. De una u otra forma. Los individuos que difieren en esos rasgos se desenvolverán de un modo distinto en sus funciones sociales y en su aprovechamiento de las oportunidades.nismos y ambientes. cuyos perfiles describiremos con cierto detalle en el capítulo 10. En pocas palabras. la primera condición es satisfecha por la existencia de variaciones aleatorias en los rasgos de personalidad de una cultura en tanto grupo poblacional. En Cultura y Personalidad habrá que resolver un gran número de problemas metodológicos antes de pensar en un progreso de ese tipo. ya se van insinuando las condiciones generales y los modelos sobre los que habrá de asentarse el paradigma. En tanto población la cultura podría tener una tendencia central a ese respecto. otro de los promotores de la sistémica: • a.no es otro que el de la cibernética. demografía. que ofrecen mecanismos de preservación cuya eficacia puede postularse por más que beneficiarios y operadores no 177 . ecología humana. de los medios por los cuales se transmiten y de la definición de las unidades pertinentes. En la entusiasta extrapolación de LeVine. Tras este párrafo. de variaciones aleatorias. propagación selectiva y conservación también selectiva de ciertos tipos de variaciones con preferencia a otros. lo que ha servido de plataforma a un cuerpo sustancial de generalizaciones aceptadas y a formulaciones matemáticas de la compleja interrelación de las variables y de la dinámica de la estabilidad y el cambio. esta interpretación es tomada como axiomática por antropólogos y sociólogos con inclinaciones psicológicas. interacción que es. y otras en torno a las oportunidades (como en la distinción de Kardiner entre instituciones primarias y secundarias. en interacción con la conducta individual. al caracterizar los planteos de Bateson.

por lo pronto. resume elementos de viejas y conocidas polaridades de la ciencia de la conducta (inconsciente/consciente. su personalidad fenotípica es una organización estable de características que le facilita la satisfacción de sus necesidades percibidas. Existe. que en sus lineamientos generales ya está expresado. por lo común no tiene acceso. La socializacion deliberada cubre intenciones y acciones de las personas mayores en el proceso de socialización del niño. De esta manera. al igual que en los modelos de Marvin Harris sobre el tabú de la vaca o sobre la guerra yanomano. en parte debido a que el padre es un mediador imperfecto de las constricciones ambientales y en parte porque la socialización deliberada puede acarrear desadaptacio178 . mientras la personalidad fenotípica es la respuesta a las presiones contemporáneas. 159-160). LeVine complementa su modelo. primario/secundario. bajo condiciones tensas y relajadas.sean conscientes de su verdadera razón de ser. en sus palabras y en su conducta real. Aquella dualidad. en interacción y solo. aunque no juega ningún papel -como podría presumirse. La distinción entre personalidad geno y fenotípica tiene su razón de ser en la ulterior búsqueda de congruencia funcional del modelo. en cambio. para lo cual acepta. mientras que la socializacion deliberada tiende a duplicarlas en la generacion siguiente. la adaptación de un individuo a su ambiente sociocultural comienza con el proceso de socialización.en las especulaciones psicoanalíticas que acompañan al programa de LeVine. págs. pero no se completa con él. Por más que LeVine no lo exprese de esta manera. son. su sistema conceptual y verbal. nada menos que el esquema de Freud. la inteligencia y la riqueza cognoscitiva de los padres. sus facultades. latente/manifiesto. El modelo de educación al que LeVine se atiene es el de la teoria conductista de respuesta-refuerzo. en condiciones coercitivas y de libre elección. Si el individuo está actuando normalmente. aunque desde cierto punto vista tenga su explicacion en el relativo conservadurismo del autor a propósito de su categoría de personalidad y de todo cuanto le concierne. pues. el genotipo es el "ambiente interno" y relativamente invariable de la personalidad. con los supuestos agregados de que las más importantes influencias formativas sobre la personalidad están fuera del control paterno y que las notas de refuerzo que se imponen deliberadamente no tienen mayor incidencia posterior en la interaccion de la personalidad y la cultura. conocimientos y facultades adaptativas que se forma en las primeras épocas de la vida. correspondiente a su pasado. la diferencia lineal entre las causas históricas concretas y adaptativas de una institucion y las racionalizaciones que los hombres aducen al respecto. "El fenotipo de la personalidad de un individuo incluye sus patrones de actuación en sus funciones sociales. define un espesor que pudiera caracterizarse como su ideología (cf. y le protege contra una excesiva ansiedad" (1977:172). competencia y conocimiento. pero no del todo suprimida. en todo esto. Los conceptos básicos de LeVine son los de genotipo y fenotipo de la personalidad (inspirados en Kurt Lewin) y el de socialización deliberada. le permite cumplir las exigencias sociales y beneficiarse de las oportunidades socio-culturales. Esto no deja de ser un tanto sorprendente. incluidas las formulaciones ideológicas. El genotipo de la personalidad es una organización duradera de impulsos. una racionalidad a la que el actor nativo. con un montón de conceptos específicos y con una morosa búsqueda de criterios operativos y recursos analíticos inmediatos. la actividad cognoscitiva de los agentes de la socialización preserva las variantes positivamente seleccionadas. que varía ampliamente de un individuo a otro (y de una a otra población) y que actúa como una serie de coacciones sobre el desarrollo y la adquisición de conocimientos ulteriores. sus preferencias en actividades recreativas y hedonistas. genérico/especializado). subjetivo/objetivo. determinantes de la forma en que la experiencia ambiental del mundo adulto se transforma en experiencia educadora de los niños. la información de que ellos disponen acerca del ambiente. El fenotipo. cuya expresión puede ser enmascarada con fines de adaptación y conformidad social. ni pueden suprimir impulsos genotípicos latentes. en ámbitos formales o informales. En otras palabras. con algunos rechazos puntuales. se refiere a las regularidades observables de la conducta que caracterizan la actuación de un adulto en la variedad de escenarios que constituyen su ambiente. Incluye sus actitudes y valores conscientes. En ese sentido.

Pero LeVine no aprovecha el encuentro de los fenómenos cognitivos y las entidades freudianas para ligar los modelos cognitivistas y los principios psicoanalíticos. pero que no vienen para nada al caso. sobre todo si se la sabe relacionar imaginativamente con lo biológico y lo cultural. en verdad. Cuando se llega a los capítulos que tratan de la incorporación del psicoanálisis a los métodos y técnicas de la antropologia. y nos regala un aparato terminológico excesivamente figurado. LeVine parece haber relegado a segundo plano la estructura de su propio modelo adaptativo. Su articulación. Es así que LeVine nos habla de "conocimientos" de algún tipo como uno de los atributos presentes en el contorno de la personalidad genotípica. en pleonasmos que no lo fortifican y en ejemplos que no lo muestran en acción. de modo tal que (como en Freud) la adaptación se alcanza mediante un compromiso. ni se preocupa por sistematizar las instancias. aderezadas con una extrapolación que evoca más insistemente a Benedict que a la etología. cuando sobreviene la mayor decepción: lo único que LeVine ha madurado y desarrollado en profundidad es la crítica a las aplicaciones tradicionales del freudismo en la literatura psicoantropológica. las pulsiones genotípicas que pugnan por manifestarse. exhibe sus lados oscuros. con Freud (en lugar de Bowlby) como su dios tutelar.nes. ¿Conocimiento inconsciente? Interesante temática fronteriza. a la genética de poblaciones o a la cibernética de cuya asimilación se alardea. Por ello podemos decir. de modo que las categorías psicoanalíticas que explica (como las de "proceso primario"y "proceso secundario") están discordinadas con las que anteriormente desarrollara con irritante morosidad (como las de "genotipo" y "fenotipo"). sino apenas unas referencias inconexas a las condiciones modélicas fijadas por Campbell. olvida establecer cómo es que se van a integrar como insumos suyos datos emergentes de otro modelo yuxtapuesto (el psicoanalítico). El objetivo más urgente para la investigacion empírica de la socialización es el de comprender los aspectos planificados y los no planificados del aprendizaje social. ni profundizarse. En las últimas dos partes de las cinco en que está dividido el farragoso y amorfo texto de LeVine. el método psicoanalítico. es como si el autor nos hubiese entregado sus borradores íntimos. no es aún. Las presuntas aplicaciones del método están ilustradas con anécdotas de la etnografía y con menciones de otros autores que son muy amenas. muy gratificantes. lo concreto es que no hay en el modelo de marras más elaboración freudiana positiva que la de un programa a cumplimentar en un futuro próximo. no diseñados cualitativa ni cuantitativamente para una elaboración de orden cibernético. distribución complementaria: jamás se los menciona a propósito de los mismos problemas. en síntesis. recargado de adherencias semánticas inoportunas. y si bien este cuestionamiento es válido. Ni esta adaptación ni el ambiente son capaces de acallar. sus es179 . No sería arbitrario deducir que en rigor no hay tal modelo. en el esquema de LeVine. En suma. después de todo. el desorden llega incluso a ser irritante. sus consecuencias imprevistas y sus contradicciones. La misma categorización. es. está todavía por materializarse. El modelo global de LeVine. en sí desdibujada y aún por definir. Desde el punto de vista de nuestra disciplina. Para mayor abundamiento. mecanismos y procesos que las categorías engloban: sólo acumula fenómenos hetereogéneos en el interior de cajas negras. sin desatar paradoja. más que un proyecto cuyo apremio no se justifica sobre la base de logro alguno. ampliando la educada refutación de Barkow a sus críticos presurosos. el planteo de LeVine no pude tomarse al pie de la letra. que no es cierto que LeVine articule un programa darwiniano semejante al de aquél. y el modelo en sí se prodiga en consideraciones que no logran ponerlo en funcionamiento. jamás sus nombres se entrecruzan en los mismos contextos de razonamiento. Pues Freud y Darwin poseen. sin tener en cuenta que un momento antes había sugerido la equivalencia de ésta con el inconsciente. la forma en que estas relaciones varían de unas sociedades a otras y las clases de adaptación que resultan posibles con diversos grados de unión entre realimentación ambiental y socialización deliberada. tal como LeVine lo sueña. ni ser exigido en prueba. empero. y hasta magistral. a despecho de la parafernalia ilustrativa. que sólo en sus fases iniciales se preocupa por acatar las condiciones sistémicas de Campbell.

La autoconciencia y la introspección son universales de la experiencia humana 5. En ella. el antropólogo deba psicoanalizar durante por lo menos seicientas horas a cada informante: no es tornando crueles hasta el absurdo las exigencias del método como se le confiere rigurosidad y verosimilitud. Lo curioso es que a pesar de la novedad que este neoempirismo supone introducir en el estilo de trabajo antropológico. pues se trata de un genotipo sin ligamento orgánico. 4. un significante opuesto a sus propios contenidos. sin embargo. regidos por códigos convencionales de conducta. 1983:320). el nuevo modelo de LeVine concuerda punto por punto con el antiguo: la segunda edición. biológico o genético. con énfasis en la situación. de sólidos cimientos evolutivos. el que exhibe más claramente sus dificultades. El nuevo enfoque psicosocial que LeVine ofrece a la antropología se basa en estas presunciones explícitas: 1. dominadas por códigos religiosos. el nombre de Darwin vuelve a pronunciarse en vano. Los muchos aspectos insatisfactorios del modelo. Las metas individuales y las respectivas prioridades en cuanto a los medios para alcanzarlas se hallan representadas en imágenes y conceptos que se derivan del vocabulario y del sistema de creencias propios de cada cultura. quien por lo menos no hacía gala de desfacedor de entuertos epistemológicos. La investigacion -arguye. el discurso autobiográfico. que también pueden enten180 . La conducta individual está orientada por propósitos y es intencional. nada de lo que LeVine había anunciado con anterioridad a su conversión fenomenológica ha sido objeto de la menor modificación. y positivamente no heredable ni hereditario: más que una metáfora desdichada. el concepto más francamente penoso que hemos hallado en esta pretextación. Las culturas varían en los atributos que asignan al ideal del self a lo largo de la vida. interrogar al modelo con algún detalle. y en ella se yergue como un teórico à la page que adopta. en las acciones que acarrean orgullo y vergüenza y en las expectativas de autonomía e interdependencia en el dominio de la acción social.bozos visionarios. sex) que ocasionó que el traductor vertiera el nombre del ensayo de Leigh Minturn y W. La conceptualización de LeVine significa además un claro retroceso frente a Kardiner. afincándose en conceptos enraizados en la observación y en la experiencia. LeVine espera obtener datos empíricos que sean de interés tanto psicológico como social. ni corrige ni aumenta lo que todos sabíamos. por añadidura. de la construcción teórica abstracta. 3. en este caso. políticos y estéticos. Lambert Madres de Seis Culturas (Nueva York. LeVine se enrola en una nueva tendencia que busca alejarse. culturales. como tantos otros en su país y en su época. al lado de deseos inconscientes. LeVine se presenta como un metodólogo ingenuo que sostiene la inutilidad de las futuras teorías hasta tanto no se perfeccionen las técnicas de recolección de datos (1983:ix). en los que una posible reformulación cibernética de Cultura y Personalidad. reglado por marcos normativos de autodescripción. se avizora entre tinieblas como una ensoñación a medio construir. y que no es otro que el de genotipo de la personalidad. por escrúpulos de purismo freudiano. Vale la pena. Con él. según dice. 2. la moda insulsa de la fenomenología. las ocasiones públicas. Fuera de estos párrafos de circunstancia (1983: 291-304). LeVine 1977:414. ni acumulaba definiciones para después violarlas. Las representaciones culturales de medios y fines combinan funciones adaptativas y defensivas en fórmulas pragmáticas de sentido común.W. en las perspectivas y en las creencias de las personas concretas. ni insinuaba que. En base a estos supuestos mínimos. dedicando un capítulo pródigo en lugares comunes (la única modificación de bulto) a la problemática del self frente a la cultura. ideales. sus amplias lagunas y su profunda discontinuidad se hicieron aún más evidentes en la segunda edición del texto. Estas tres líneas. sax. y hasta las erratas de imprenta permanecen tal cual: incluso se conserva el error cortazariano (six. una pasmosa contradicción en los términos. 1964) como Madres de las Culturas del Sexo (cf. Wiley. Falta aducir.debería focalizar tres ámbitos: los encuentros interpersonales cotidianos. Las intenciones personales incluyen respuestas a incentivos (o a faltas de incentivos) económicos. por último. escrita en 1980.

Obsérvese que. tan aterradoramente absurda. la cual sitúa todos los significados al alcance de la conciencia. encubierta o reprimida por el sujeto. ¡Como si los datos pudieran ser recogidos en su pureza existencial. sino que emerge de una explicacióm etic de Marvin Harris que instaura una racionalidad científica a la que el sentido común del sujeto no tiene aparentemente forma de llegar. ante cualquier teoría. en cualquier caso. De la diferencia entre ambos esquemas interpretativos y el darwinismo. y en que la crítica adversa (o la falta de crítica) ha signado. marco explicativo por excelencia. uniformemente dato! Resulta llamativo. frente a la hermenéutica natural del sujeto. La necesidad de la Deutung freudiana de remitir todas las claves a lo inconsciente testimonia su propio extrañamiento frente a la espontánea captación fenomenológica.derse como otros tantos cuerpos de narrativa acerca del sujeto. En un ámbito en que la confección de reviews está considerada una de las bellas artes. Theodore Graves (1964) despedazó a Barnouw. Spindler 1978:30). capaz de poner a prueba hipótesis creativas. conocedor de los resortes mínimos de la diatriba y a veces sutil dispensador de encomios destructores. y quien. que hay que releerla para convencerse de que está ahí. cronometrar comportamientos. en tanto que ésta se rige por una simbólica universal y preestablecida. de hecho. que afirma que existe una continuidad de sentido asociada con el self a lo largo de estos escenarios. para decir lo menos. continuidad que revela los deseos y temores de los comunicantes acerca de sí mismos. La prédica en favor de posponer la teorizacion hasta tanto se almacenen más datos es tan estéril. sino más modestamente condicionales subjuntivos cuya aceptabilidad depende 181 . son abordadas mediante dos hipótesis: la que Levine llama "hipótesis del común denominador". que puede ser (y de hecho lo es) negada. y la "hipótesis de complementariedad". el sistema teórico en pleno se halla mal construido. que el estamento crítico norteamericano. sin un marco teórico que los seleccione. que regule su sentido y que prescriba las técnicas de elicitación! ¡Como si fuera indistinto requerir asociaciones de ideas. pues todo hecho es. por cuanto los supuestos mínimos no son axiomáticos ni autoevidentes: el carácter adaptativo de las normas pragmáticas (por ejemplo. medir inteligencias. Como decía Ricoeur. mejor ni hablar. Este minimiza la inmensa distancia filosófica que media entre el psicoanálisis. Quien sepa como obtener de todo este surtido de trivialidades consabidas y discutibles algo que se parezca a una estrategia de investigación novedosa. se ingenie para coordinar esta fenomenología ecléctica para principiantes en filosofía con los enfoques adaptativos y psicoanalíticos esbozados por el autor en la primera edición del texto. la trayectoria de textos y autores que después se reconocieron valiosos. Las premisas del esquema de LeVine que hemos revisado no son universales nómicos ni verdades taxativas. además. describir palizas o postular esquemas mentales. que establece que los deseos y temores más reprimidos en la esfera cotidiana reciben un tratamiento más abstracto en el ritual y en las formas estéticas. Todo el modelo es irregular. coleccionar símbolos sexuales. debería ya mismo anunciarlo en público. y que ha sido formulada en nuestra época por un investigador reconocido al que se le paga por pensar. como objeto de una hermenéutica que la conciencia propia no puede hacer por sí sola" (1975:13). la fenomenología y el darwinismo. "el inconsciente es esencialmente elaborado por otro. Por mucho menos que sus ostensibles vaguedades. el espaldarazo de los críticos al ensayo de LeVine nos causa el efecto de un beneficio inmerecido. inferir motivaciones ocultas. observar conductas manifiestas. haya recibido el texto original de LeVine con cierto beneplácito (Pelto 1974:513. en que la opinión es tanto o a más decisiva que los rumores o que los valores intrínsecos para la fortuna ulterior de una publicación. que LeVine esgrime como caso ilustrativo) no es perceptible fenomenológicamente. dándose la situación paradójica de que los nexos necesarios se reputan resueltos sin siquiera abordarlos como problema. el tabú de la carne de vaca en la India. Francis Hsu (1952) arremetió contra Kardiner y Derek Freeman (1983) profanó el descanso eterno de Margaret Mead. y no sólo por violar pautas académicas de construcción teórica a partir de axiomas menos triviales que las hipótesis que de ellos se deducen. Lo concreto es que la Verstehen fenomenológica y la interpretación psicoanalítica son operaciones opuestas: aquella se basa en categorías emanadas del universo conceptual del sujeto. haría una valiosa contribución a la ciencia comunicando el milagro al propio LeVine.

La primera de ellas es irrefutable y pleonástica: versa sobre una continuidad del sujeto que nadie estaría dispuesto a cuestionar. totalizadora. con referencia al cual el suyo no representa. pero no ha dejado espacio para una genuina psicología de las relaciones sociales. ningún progreso sustantivo. definida como una estrategia "biosocial" (el término es Gardner Murphy). "La dificultad con cualquier aproximación del tipo de Cultura y Personalidad -expresa. 1965. más que con el comportamiento de personas concretas ante situaciones también concretas. desde ya consumado) es el hecho de que presupone la uniformidad de los contenidos personales expresados por las manifestaciones colectivas. Orientados por las transgresiones señaladas. han denominado una perspectiva "zoo182 . Para lograr esto. nostálgicamente enclavado en los problemas de Cultura y Personalidad. en particular Tiger y Fox (1963). y elaborar una estructuración ad hoc para dar cabida plausible a un número de investigaciones dispersas. ya que es esa continuidad la que permite definirlo. con el ajuste individual y el cambio y. el caso del modelo de Kardiner o de sus seguidores cercanos. Spiro 1961. que él estima limitada en muchos respectos. demasiados rígidos e inútiles para el análisis de la situaciones cotidianas concretas. sospechamos que el presuroso modelo de LeVine no discurre con entera buena fe. cuya naturaleza no se indaga en este marco. al arte y presuntamente a la mitología como pantallas proyectivas de deseos o angustias reprimidos. y la segunda es poco original. por último. ha diseñado su "antropología psicológica darwiniana".radica en que tiende a ignorar a los seres humanos que se comportan de alguna manera" (1973:373). en la medida que atañe al ritual. quizá debido a que ellos tienden a correlacionar aspectos desmigajados de la personalidad y de lo social en vez de enfrentarse al problema con una visión holística. Levinson 1963). La propuesta de Barkow se resume en la necesidad de acercarse al "paradigma de Darwin". abismados en los vínculos existentes entre las características de la personalidad y la elección y redefinición de sus roles (siempre según Barkow). por lo expuesto. por un lado. El objetivo del nuevo programa de este autor es demasiado evidente: aggiornar el tono de marco teórico real. con el pensamiento simbólico. el interés se ha focalizado en lo que supuestamente pasa dentro de la cabeza del sujeto. El propio LeVine llega a conclusiones semejantes a propósito del modelo configuracional de Benedict. respetable en sí. como los de Whiting y Child. Más allá de DeVos y su propuesta. ••• Jerome Barkow (1973). Los teróricos del rol (Aronoff 1967. Barkow considera que los modelos vigentes que estudian la articulación entre la personalidad del individuo y sus motivaciones. nos encontramos con aspectos de la personalidad derivados de tests proyectivos. por ejemplo. en términos de una "personalidad modal" o de un constructo equivalente. y la cultura o la estructura social. Examinando la clasificación que DeVos (1981) realiza de los campos temáticos de la subdisciplina. Barkow se ha propuesto correlacionar la cultura con el desenvolmiento corporal. Aún en los estadios comparativos mejor operacionalizados. tienden a ser grandes esquemas conceptuales. siguiendo la orientación psicoanalítica que ha sido hasta hace poco dominante. Lo que arroja mayores sombras de duda sobre la corrección de esta segunda hipótesis (al margen de su fracaso histórico. con el objetivo expreso de complementar la antropología psicológica de raigambre clásica. no se muestran lo suficientemente penetrantes ante situaciones de cambio cultural súbito (como los movimientos de revitalizacion). un poco a la manera de Dundes. de los nexos entre el individuo y el contexto grupal. Parte del problema se origina en el hecho de que. de Fleischer o de Bettelheim. tal sería. en detrimento de la atención que merece lo que su cuerpo hace. por el otro. con la socialización. con la salud mental.menos de una realidad constatable que de una militancia en una doctrina tendiente al irracionalismo e hipotecada con un ideario de tono conservador. LeVine promueve las dos hipótesis antes comentadas. con arreglo a los giros de cierta antropología simbólica de los años '70. con arreglo a lo que los etólogos. y que vendría a insertarse en él en función de un razonamiento que no por implícito deja de ser circular. con el desarrollo cognitivo del sujeto. de la Universidad canadiense de Dalhousie.

Gulliver. se le puede concebir como un fenómeno filogenéticamente organizado por el proceso de selección natural. "Una 'perspectiva darwinana' aplicada a la antropología psicológica. en suma. Como individuos. adquirir el lenguaje y la cultura y. a la vapuleada categoría de lo instintivo. Existe -estipula Barkow. hemos sido seleccionados con miras a características que existen o se manifiestan solamente cuando se genera la interacción social. como proclama Barkow. Y tales "emergentes" (para usar un término de la Teoría General de Sistemas) no son reductibles a rasgos del individuo ni a mecanismos psicológicos internos. puede ser formada por realimentaciones positivas recíprocas entre elementos cuyos componentes iniciales son ambientalmente estables. P. de modo que es también posible que en ciertas circunstancias no ocurran. Epstein. H.un circuito de realimentación positiva entre la evolución biológica y la sociocultural: cuanto mayor es la base biológica para la capacidad de generar cultura. que se refiere al ambiente "normal" en el que se evoluciona y al que uno se adapta. y como tales dependen escasamente de la experiencia previa o del aprendizaje para su manifestación. Dichos "componentes" son los caracteres ambientalmente estables de la especie. El tercer concepto fundamental de Bowlby es el de ámbito de adaptabilidad evolutiva. esto implica. de programación física. En efecto. Aquí. En fin. es un ejemplo oportuno de esta categoría. que depende de la interaccion del organismo y su entorno para su exteriorización ontogenética. Leonard Plotnikov. pero como especie estamos bella (si no perfectamente) adaptados a nuestro entorno cultural. enmascara la naturaleza psicológica de esta estrategia. en una especie de "fenomenología antropológica". Bowlby demuestra que una relación social. que falta entre los "niños selváticos". es un ser que ha sido "programado" por la evolución para formar nucleamientos sociales. Si vamos un punto más allá que ellos. La explicación cultural no se contrapone. ni más ni menos. dependen más que nada de interacción para exteriorizarse. cuyos proponentes se han enfrentado al estructural-funcionalismo. adaptados a (o para) la cultura. eventualmente chocamos contra ella y la combatimos. L. con la ventaja que le concede su novedad. J. más compleja será la adaptación cultural que el hombre es capaz de desarrollar. procuran interpretar el comportamiento desde el punto de vista del actor individual. más que en el individuo. a la explicación biológica: ambas se complementan y se intervinculan en una única concepción sistemática. en si misma ambientalemte lábil. Esta perspectiva se fundamenta en la observación de que el hombre es el producto de un proceso evolutivo y que. estamos incluídos) hablarían sin duda de firmware. de ninguna manera. La implicación de mayor alcance del feedback entre lo biológico y lo cultural es. que nunca podremos ver los resultados de este proceso a nivel de un individuo aislado. Estamos. Sobre la base de esta pre-programación.lógica". los analistas de sistemas (entre quienes nosotros. El mejor exponente de esta vertiente a caballo entre Darwin y la sistémica ha sido quizá. y colocamos las 183 . generando altos índices de enfermedad mental. profesionalmente. Jarvie. por así decirlo. Marc Schuartz. en cambio. El lenguaje. A. el cual enfatizaba la constancia y la invariabilidad de las organizaciones socioculturales. lejos de ser mera arcilla a ser moldeada por la cultura. La noción de los componentes ambientalmente estables reemplaza. Este ha observado la relación entre la madre y el niño como si se tratara de algo que se va construyendo a partir de sistemas conductuales virtualmente cableados (wired) o preprogramados en el organismo. redes y procesos sociales y análisis situacional. Estos situacionistas (Frederik Bailey. significa trasladar el énfasis desde las caraterísticas distintivas de cada grupo social a los componentes y procesos de conducta transculturales que todos los grupos sociales comparten y que los distinguen de los grupos sociales de otras especies" (Barkow 1973"376). para la antropología psicológica. a despecho de sus diferencias eventuales. Los comportamientos ambientalmente lábiles. y que es por ende viable especular en torno a las culturas que los traspasan. Ian C. J. Los componentes iniciales de esta relación son lo que Bowlby llama ambientalmente estables. tales como los definen los etólogos. devenir humano. Van Velsen). Max Gluckman. Barkow encuentra afortunado que exista ya una tradición de antropología de estudios extendidos en casos. Sólo el énfasis en la situación. la relación afectiva se va constituyendo mediante realimentaciones complejas. Clyde Mitchell. que existen límites a la capacidad humana de adaptación. el analista kleiniano John Bowlby (1969).

omisión que cabe considerar de suma gravedad. anotó un luengo catálogo de estudios relacionados que éste no demuestra conocer. sólo podemos conjeturar) involucra la elección de un tipo particular de motivación o de relación humana -la búsqueda de prestigio. al punto que ha desarrollado las más sofisticadas técnicas de registro empírico que se conocen (cf. En cuanto a la impropiedad de sus juicios epistemológicos. aprovechó el envite para seguir enlodando la memoria del viejo paradigma culturalista y para deplorar el antievolucionismo de quienes consideran la cultura como una instancia superorgánica. la ignorancia de los hitos más célebres es de difícil justificación. la razón por la cual ese rasgo ha conferido una ventaja al hombre en el decurso de la historia evolutiva. ha incluido a un acérrimo enemigo de la hermenéutica: Ian C. especulando abiertamente. con escasa pertinencia. el cortejo y el apareamiento. cuyo respeto por lo observacional y lo conductual es manifiesto. que tienen que ver con la imposibilidad de evaluacion en abstracto y con la dificultad de determinar su verdadero potencial explicativo. en síntesis. Barkow clausura la presentación de su programa diciendo que puesto que un enfoque darwiniano de la antropología psicológica trata tanto de los procesos y las características a nivel del grupo como en el plano del sujeto. existen en él pocos riesgos de incurrir en reduccionismos. trayendo a colación sus propias investigaciones en ese sentido y. En el esquema biosocial se perciben. que es. con Freud (en vez de Bowlby) como su garante. sin aludir al planteo de Barkow y dando la sensación de estar de su lado.tendremos ya constituida una antropología psicológica biosocial. En otro orden de cosas. el artículo programático de Barkow despertó algunas reacciones llamativas. Pero no menos flagrante es la indiferencia de Barkow hacia la Gran Teoría del animal biológicamente programado para desarrollar cultura. uno debe poder confiar en la erudición de los tecnólogos ocupados en construir teorías. como se sabe. y luego se fue por las ramas hablando de la importancia del stress en el estudio de la cultura. aunque ese saber sobre los pioneros sea las más de las veces ornamental. en particular Lumdsen. Por una vez. sea sociologistas. decano de la etología. algunos críticos miraron con malos ojos el uso del vocablo "darwiniano". a quien Barkow no menciona. en la escala de su estricto sentido biológico y evolutivo. el recordado demoledor de la fama póstuma de Margaret Mead. un ensayo programático. Después de todo.transacciones y relaciones entre las personas en su contexto evolutivo -infiere Barkow. de hecho. Claudio Esteba Favregat intentó reflotar la validez de la reducción implícita en el concepto de rol-status. han cuestionado la omisión del antecedente batesoniano. y sin que quedara claro por qué fue así. Jarvie) no pareciera configu184 . no podemos menos que protestar contra el membrete de mentalismo que Barkow endilga a la estrategia de Whiting. logró enfrentar a los lapidadores del Current y salir incólume: sus críticas sólo pudieron hablar de bueyes perdidos. Cuando se aborda un campo. lo que estos censores no advirtieron -como el mismo autor les señala con cortesía. curiosamente. mientras que Barkow trata los fenómenos. Irenäus Eibl-Eibesfeldt. En resumidas cuentas. sin mencionar a Barkow o a su modelo. sea psicológicos. Paul Lumsden objetó correctamente que el tema de la interacción madre-hijo fue tratado con un enfoque sistémico y comunicacional por gregory Bateson. Otros autores. se quejó del subjetivismo impresionista de cierta antropología. ciertos francos débiles que pueden influir en su ulterior fortuna. Derek Freeman. que LeVine había presentado ya una antropología psicológica de base darwiniana. Este modelo de Barkow (todavía provisional en el momento de publicitarse y cuya trayectoria ulterior. los hábitos gregarios. desorientado por los abstracts. Whiting y Whiting 1973). desdichadamente. Sometido a la crítica habitualmente cruenta de los suscriptores del Current. la fenomenología antropológica que Barkow celebra (y en la que. empero. y otros insinuaron. sin investigación de campo sustantiva que lo respaldara. la de Arnold Gehlen. enemiga de la cuantificación. haciendo gala de razones que no lo quebrantan. si es preciso. Sin duda el aspecto menos satisfactorio de su fundamentación es el que concierne al conocimiento que Barkow trasunta de la literatura pertinente y a la adecuación de sus caracterizaciones epistemológicas.es que LeVine utiliza el concepto analógicamente.y su discusión en el contexto de su rol en nuestra adaptabilidad.

quizá sea demasiado trivial para ser ofensivo. el mismo Barkow dejó que su interés por desarrollar una psicología darwiniana biosocial se disolviera. asunto que requeriría un tiempo y un espacio del que no disponemos.rar un estilo modélico susceptible de integrarse sin conflicto con un paradigma materialista que postula un alto grado de determinismo biológico. a caballo de material de divulgación y de autores estrellas como Robert Ardrey y Desmond Morris. Montagu 1982). se manifiesta la intrusión y el breve apogeo de un pequeño conjunto de esquemas biologicistas. adhiere a la sociobiología de Edward Wilson y de Richard Dawkins. aunque las dificultades que se generan en el intento de ligar tres niveles de análisis (el biológico. virgen de una contrastación empírica en regla. Este revés sintomático no hace sino confirmar la suposición (derivada de la teoría de sistemas) de que una integración de triple orden es exponencialmente más dificultosa que una complementación entre dos planos fenoménicos. absorbido por su militancia en favor de la naciente "nueva síntesis" sociobiológica. en plena querella de la antropológía contra la sociobiología que explícitamente se había convertido en su antidisciplina. reforzadores o neutralizadores de su incidencia. de Lionel Tiger y de Robin Fox. ni siquiera los dos 185 . precisamente. lo cual justificó su compilación en readers y en visiones retrospectivas cuya virulencia todavía hoy quema las manos (cf. Tanto más cuanto la falencia más notoria de la fenomenología radica en su dificultad parta imbricar la filosofía interpretativa del sujeto que le es afín con una teoría "zoológica" y explicativa del devenir y la sociedad que le es absolutamente ajena: si algo casa mal con las formulaciones fenomenológicas. En medio de ambos flujos. Por el momento nuestro objetivo es simplemente señalar que en este dominio no han podido establecerse aún ni los términos de la convivencia disciplinaria. cronológica y epistemológicamente hablando. una estrategia que centra sus preocupaciones en aquello que está fuera de las cabezas de las personas. quienes parecieron advertir que el carácter adaptativo o contra-adaptativo de un rasgo psicológico o cultural no puede demostrarse sin hacer mención a un amplio circuito de factores concurrentes. 7. ni los de la precedencia causal. y desemboca en las elaboraciones sintéticas de Pierre van den Berghe y David Barash. Este interpretó el esfuerzo sintético y la mirada abarcadora de los wilsonianos como una amenaza para el tipo no biológico de explicación que se había transformado en estándar. algo posterior. La segunda. por desdicha. no podrá ser referida en estas páginas. han sido desacreditados desde una y otra disciplina académica por su ingenuidad y su reduccionismo. El biologismo -ya lo anticipamos. ni los de la integración de niveles en un esquema unificado de explicación.3 . Por lo pronto.penetra a la antropología reciente en dos oleadas sucesivas.3. La presente sección no tiene por objeto un esclarecimiento sistemático de la aventura de la etología y la sociobiología en su encuentro con la antropología psicológicamente orientada. que Barkow en ningún momento incorpora al cálculo. En rigor.La etapa Wilsoniana Esa historia que mentábamos. más llamativo aún si tenemos en cuenta que el reduccionismo etológico y la campaña en favor de explicarlo todo a través de los instintos no había producido pocos años antes un reacción equiparable. Muy pronto la literatura antropológica en contra de la sociobiología alcanzó una masa considerable. y tiene como subproducto reconocido la obra de Eliot Chapple. Sahlins 1982. quienes. Al postular que las interacciones humanas están determinadas por la tendencia evolutiva general de los genotipos individuales a maximizar su éxito reproductivo. los antropólogos del mainstream arremetieron contra la sociobiología con un furor inusitado. Con la salvedad de un minúsculo grupo de conversos. Niko Tinbergen y Konrad Lorenz. ello es. La primera se inspira en la etología de Eibl-Eibesfeldt. el psicológico y el cultural) resulten fáciles de imaginar a partir de lo que hemos visto sobre el nexo entre dos. por lo común. Pero esa ya es otra historia. Tampoco los tuvieron entonces sus críticos. la sociobiología estaba llamada a chocar contra el frente psicoantropológico. Cabe preguntarse qué habría sucedido si el artículo hubiese sido publicado tres años después. Aparte de estos vacíos y de estas incongruencias (que sin embargo dejan indemne al núcleo teórico) no tenemos motivo para cuestionar un modelo que.

que se conforme a los cánones de las pruebas científicas" (1983:14).biologismos antedichos pudieron coordinarse mutuamente: cuando se publicó el manifiesto sociobiológico de Wilson. la menos hostigada. Independientemente del grado de verdad que se albergue en las imputaciones de los sociobiólogos y de lo motivado que pueda estar su espíritu belicoso. La tendencia psicológica favorita. Michael Ruse proclama en un volumen que la sociobiología es confirmatoria del carácter adaptativo del pensamiento lógico. a saber: la rata blanca (cf. es indudable que éste no es el tipo de expresión más indicado para fomentar el diálogo y el intercambio de ideas. típicamente. pero los esfuerzos de miles de practicantes de la secta durante más medio siglo han fallado singularmente para producir la clase de apoyo empírico. 1980:236-274). lo saludó como "un mal libro". se han multiplicado tanto como lo indica la profusión de los nombres: junto a la psicología ecológica tenemos ya una psicología ambiental. que todo psicólogo debe poseer" (1975:1110). por su parte. o mejor dicho. recién aparecido. Por mentalistas que fueran.4 . Los sociobiólogos y los antropólogos inclinados a la sociobiología no han formulado. más que unas cuantas observaciones vertiginosas sobre la psicología. otros programas teóricos hicieron hincapié más o menos explícito en la problemática del hombre con respecto a su ambiente y en las constricciones ambientales que moldean la psiquis y sirven de trasfondo a la conducta. Hoy podemos decir que la insistencia en esos aspectos ha determinado la fundación de una serie de doctrinas y el desarrollo de un conjunto de estrategias. En una tesitura similar. no toda la sociobiología está de acuerdo en rechazar el estudio de la psiquis. el conductismo. su ausencia de perspectiva evolucionista. El influyente psicólogo social Donald Campbell. Van den Berghe. Retribuyendo la gentileza. ha expresado que "El psicoanálisis hace una gran cantidad de pronunciamientos […] con base en las corazonadas de ese chamán vienés de los principios de siglo. una psicoecología. Sus variedades internas. más o menos mutuamente hostiles. su dependencia casi exclusiva del método experimental. como podía preverse. la integración es menos una necesidad sentida y un proyecto en firme que una tenue promesa a la distancia. su convicción respecto de que el intelecto de todos los animales es equivalente y su investigación centrada en el comportamiento de un solo organismo. término medio. en términos piagetianos. ni tampoco toda la psicología contempla a la Nueva Síntesis con desconfianza. una 186 . El freudismo. una ecopsicología. una psicoecología. su arrogancia y su pretenciosidad" (1976:108). que le había producido "un aburrimiento extremo y ataques incontenibles de carcajadas por su estupidez. Eliot Chapple.Psicología Ecológica y Ambiental Así como la psicología interaccional se vislumbraba ella misma como una "ecología de la conducta" y así como también Edgerton y Price-Williams (1973) hablaban de instituir la investigación psicocultural en términos de una "ecología de la competencia". calificó al libro de Wilson. como "un volumen magnífico. para las teorías psicoanalíticas. las diversas escuelas antropológicas siempre o casi siempre admitieron la importancia de la situación contextual del individuo y de la cultura. Sigmund Freud. por ejemplo. donde el tema de la relación hombre-cultura-ambiente actúa como eje específico y a menudo exclusivo del discurso. Sin embargo. desde su antropología conductual de raigambre etológica. mientras en otro texto asegura que sociobiología. Dando ejemplo una tendencia generalizada de la disciplina en la que cada variable discernida posibilita la emergencia de una subdisciplina aparte. una ecología psicológica. aunque se le cuestiona su ambientalismo extremo. antropología y psicoanálisis no están fatalmente condenados a batallar entre sí (1987:192-270. la psicología ecológica es ya un hecho consumado. reunido en Chicago. nuestro conocido Jerome Barkow (1984:373) aseguró que ninguna antropología sociobiológica estará completa en tanto sus razonamientos no incluyan elementos de juicio a nivel psicológico sobre los mecanismos que median entre los genes y la cultura. 7. suele ser despachado con inmensa ligereza. en su discurso presidencial ante el plenario de la American Psychological Society. Ruse 1983:258). empero. Todavía. es.

Enrico Messeri. Es con arreglo a este plan de división del trabajo que Paulik preconiza 187 . de México. La multiplicidad no es en absoluto accidental: si bien todo el mundo considera que este espacio es menos un nuevo universo del discurso que el reconocimiento de una omisión perpetrada alguna vez. los únicos en su tipo. como la psiquis en la medida en que depende del ambiente fáctico. ciertas diferencias básicas entre ellas: mientras que la psicología ecológica enfatiza los procesos colectivos mediante los cuales los grupos se adaptan a los recursos físicos y societarios disponibles en sus ambientes. una tectopsicología. la psicología ambiental pone el foco más bien en los procesos intrasubjetivos. Consciente de que "la individualización violenta y arbitraria el objeto observado" por las prácticas conductistas era un momento necesario de la praxis científica. no psicológica". en un empeño que luego se reveló más bien inútil (cf. Sea como fuere.M. que examinaba distintos factores con miras a la mejora de la profilaxis. Bastante tiempo antes. de acuerdo con Stokols. Estos intentos tempranos. como de costumbre. todavía no muy bien engranados. En este esquema. buena parte de ellos se abocaba a la tarea de inventariar las especies ambientales posibles.A. Entre los autores de habla alemana. "Necesidad que. Russel y Ward 1982. en un estado ulterior. mereció una nueva oportunidad en 1978 y luego otras más en 1982 y en 1986 (cf. Todo este ámbito. tales como la percepción. con el fin de contrarrestar semejante artificio. las investigaciones de Spitz proporcionaban un marco biológico evolutivo similar al que con referencia a otros ámbitos suministraría Piaget (cf. Craik 1973. reintegrara su objeto a la realidad.U. a despecho de la relativa ignorancia que hacia ella afecta la corriente central de la psicología. una Psicologie der Umwelt. digamos que entre 1968 y 1972 se publicaron sobre estas cuestiones más libros y artículos que en las tres décadas precedentes. sociales o naturales del ambiente. Como dato significativo. en Alemania (Kaminsky 1979) y en España (Pol y Morales 1981. una ciencia ecoconductual y así hasta el vértigo. en cambio. que amortiguan o que median -como se dice. Aunque ambas orientaciones se interesan frontalmente por la relación entre la conducta humana y los elementos arquitectónicos. de la Universidad de Florencia. Hoy en día es obvia su influencia en Francia (Lévy-Leboyer 1985). Willy Hellpach había publicado en Austria un trabajo programático con el título de Psicología del ambiente. Moos1973. surcado por una multitud de proyectos heterogéneos. Jimenez Burillo 1986). En los años '50.psicoecología.C. mientras que en América Latina son varias las universidades que han incluido licenciaturas y posgrados en psicología ambiental. de Venezuela o la U. Típicamente. existen. Magnusson y Ekehammar 1973). proporcionando a la ciencia naciente sus categorías canónicas.N. por ejemplo. ha de satisfacerse en la forma de una nueva psicología específica" (Graumman 1979:26). "una dirección científica y didáctica de extracción biológica. cuyo objeto decía ser no tanto "la vida psíquica artificialmente individualizada". la cognición o el aprendizaje. desde ya. prácticamente desconocidos para los cronistas de ambas disciplinas. Stokols 1978. Messeri 1980). a la programación urbanística y al planeamiento de la instalación industrial. una ecología de la conducta.el impacto del ambiente sobre el individuo (Stokols 1977:6). una especialización que de inmediato se constituyó en uno de los espacios interdisciplinarios más activos. Hacia fines de los '60 y principios de los '70 se fue consolidando un área de estudios alrededor del problema de la conducta humana en relación con su ambiente físico y social. El auge de este interés hacia las relaciones entre el entorno y la persona salta a la vista aún en una simple barrida bibliográfica: la psicología ambiental. que el estudioso. ha prevalecido cierto consenso en el sentido de preservar el término de psicología ambiental para las contribuciones aplicativas y el de psicología ecológica para los esfuerzos más bien teóricos y generalizadores (Kaminsky 1979:12). 1974. no han sido. tales como la U. que había recibido su consagración académica al disponer de un espacio de síntesis en Annual Review of Psychology de 1973. lo concreto es que hasta el momento la psicología "general" ha sido tan indiferente a los factores ambientales que existe necesidad y urgencia por recuperarlos para el saber. había dado el impulso inicial para lo que él llamó psicoecología. se divide según sus estudiosos en dos territorios ligeramente discrepantes en cuanto a sus intereses y sus métodos: la psicología ecológica (o ecología de la conducta) y la psicología ambiental. aunque la omisión es cierta los antecedentes son innumerables. del hábitat real (1924:110). Hellpach propugnaba. Holahan 1986).

la situación es totalmente distinta.. anxiógenas y perentorias cuanto menos personas estén en condiciones de sobrellevarlas. que se ocupa de la anomia que sobreviene cuando hay más candidatos que roles a cumplir en los sucesivos settings. estas ideas penetraron profunda188 . deberán prestar atención tanto a la estructura del ambiente humano como a las propiedades y predisposiciones de la persona. […] En nuestro estudio así enfocado. en múltiples sentidos. Esta teoría (que en rigor no es más que un conjunto bastante reducido de hipótesis de trabajo) no tardó en despertar la idea de su contrapartida. En gran medida. psicología aplicada. A través de una serie de comparaciones longitudinales entre los diferentes escenarios conductuales. El juego de baseball se suscita en los partidos y en los estadios. en el que el hombre se comporta de acuerdo con la programación que lleva en su interior […] Pero cuando miramos ese medio ambiente como un fenómeno que en sí mismo merece una investigación. La primera especialidad a considerar.entender por ecopsicología la investigación científica de la dependencia de la vivencia y la conducta humanas respecto de sus condiciones ambientales (en particular 'molares'). y no durante las misas y en las iglesias. se asienta sobre una extensa tradición de estudios que habían problematizado desde diversos ángulos la relevancia conductual del entorno y el valor de supervivencia o naturaleza adaptativa de la conducta. un término intraducible que trasunta que cada escenario impone tareas o funciones que se vinculan a determinadas exigencias personales. a predecirla o a controlarla. Barker y sus asociados desarrollaron la llamada teoría del undermanning. en efecto. el de escenario conductual (behavior setting). la teoría del overmanning. pues. en las clases de matemáticas y en los partidos de baloncesto a los que asistían. la psicología ecológica. pasivo y probabilístico. […] La psicología ambiental es.. Barker ha logrado demostrar. Barker argumentó persuasivamente que una gran proporción de la conducta cotidiana resulta apropiada y ocurre bajo el control de los escenarios en que se manifiesta. como necesidad inmediata. El primer intento importante de desarrollar una perspectiva ecológica en psicología se identifica. y cuyo conjunto constituye el ambiente social total. y favoreciendo más la investigación "al natural" que los métodos experimentales de laboratorio. A través de los años. sólo efectiva en conexión interdisciplinaria" (citado por Stapf 1979:33). la psicología ecológica sobreviene con cierto retardo si nos fijamos en las respectivas fechas de aparición de la ecología cultural en la antropologia (hacia 1949) y de la ecología humana de la Escuela de Chicago en sociología (1921). que al estudiar al hombre es imposible separarlo del medio ambiente en que opera. en manos de Barker y sus colaboradores Wright y Schoggen. tareas que son más intensas. fue un conato más o menos sistemático para incluir el ambiente perceptual en el campo analítico de la conducta humana. La proyección ecológica de Barker se hacía patente en uno de sus conceptos esenciales. la ecología psicológica. que a partir de la tendencias del comportamiento de niños concretos" (Barker 1968:4). definido como una unidad ambiental y de conducta.1968). en otras palabras. que coaccionan el comportamiento de acuerdo con sus propias pautas dinámicas. Y todo es así por el estilo: si los psicólogos realmente aspiran a proporcionar un canon ordenado de la conducta. quien pretendía hacer extensivo a los fenómenos microsociales los principios ecológicos ya definidos en otras ciencias. Desde este punto de vista.Como orientación disciplinaria. "Entre los psicólogos no es rara la idea de que el medio ambiente del comportamiento es un terreno de objetos y acontecimientos relativamente no estructurado. y no como instrumento para desentrañar la programación conductual que las personas llevan dentro. a decir verdad. Procedentes de una subdisciplina largamente demorada a despecho de la naturaleza un tanto obvia de sus fundamentos. que se interpretaban aquí como si perpetraran la destrucción de una variable fundamental. con la obra de Roger Barker (1960. descubrimos que podíamos predecir algunpos aspectos de los niños más exactamente a partir del conocimiento de sus caraterísticas en los drugstores. y. el ambiente se considera compuesto por disposiciones de objetos y acontecimientos improbables y muy estructurados. aplicando a la psicología los marcos propios de la ciencias exactas. y por psicología ambiental la investigación y la praxis psicológicas con referencia a las cuestiones ambientales concretas hoy de actualidad. caracterizada por patrones cíclicos de actividad a intervalos de tiempo específicos y materializados en determinados lugares.".

De este modo. En relación a una psicología que. quien habría de elaborar un complejo sistema de interpretación de las relaciones del hombre con su ambiente existencial a través de la mediación de una cultura cambiante. en principio. Como resultado de su desconocimiento de las elaboraciones conceptuales desarrolladas en otros espacios académicos. los perfiles de respuesta se agregan típicamente sobre los miembros del grupo. El núcleo de su concepción se presenta como una fusión de puntos de vista físicos y culturales. Y aunque en términos de cuantificación y de descripción de factores conductuales relevantes Barker haya podido equiparar lo que se había logrado en otras ciencias. su compromiso con los métodos naturalistas. lo que la involucró en discusiones bizantinas sobre el mérito o el demétrito de la metodología. cognitivas y actitudinales determinan la conducta. 1977) bajo el nombre de ecología conductual. dos conceptos esenciales. tanto el ambiente físico como el cultural. la importancia de la investigación de Barker radica en su extensión de los principios macroecológicos al análisis de la conducta humana en pequeños escenarios grupales. como hemos visto. se une dignamente a otras creaciones conceptuales del mismo talante. con mayor énfasis en el comportamiento individual que el que fuera el caso en la versión de Barker. los críticos no han estado nunca demasiado satisfechos con el nivel de integración teórica y analítica propia de la psicología ecológica barkeriana: "En su mayor parte. como el que sostiene que las variables afectivas. conductismo incluido. lo cual nos obliga a falsear su nomeclatura al parafrasear su modelo: un concepto antropológico. y marcando un contrapunto explícito con las definiciones de Altman (1976). la psicología ambiental. de hecho. Uno de los inconvenientes que habían obstaculizado el desarrollo de la psicología ecológica más temprana fue. Proshansky. El no poseía. quitándole tiempo y energías para afrontar emprendimientos más sustanciales. tendiendo a minimizar el rol de las diferencias individuales al reducir a una media las relaciones entre la estructura del escenario y las respuestas de sus ocupantes" (Stokols 1977:11-12). Con posterioridad. En general. dados ciertos rasgos socioestructurales y físicos en un escenario. es sin duda útil. identificar escenarios equivalentes o "genotipos" y clasificarlos a lo largo de una enorme variedad de dimensiones. la psicología ecológica tuvo que ser reformulada por Edwin Willens (1973. el discurso psicoecológico de Barker termina dispersando sus esfuerzos en circunloquios evitables. Aunque los datos conductuales y subjetivos se obtienen a partir de individuos. Otras carencias terminológicas. Ittelson. 1974. multiplicó entidades ya existentes y dejó de usar otras que le habrían sido de gran utilidad. Killpatrick 1971) como en las primeras investigaciones del antropólogo Eduard Hall (1986).mente en la psicología transaccional de los '70 (cf. Barker y sus seguidores idearon criterios y métodos evaluativos para hacer que el concepto de escenario conductual adquiriera un significado técnico inequívoco. la investigación en esa área ha enfocado la conducta como una función de la pertencia al grupo o como la manera en que la persona promedio respondería. y ha demostrado ser un poderoso resguardo contra el hábito maquinal de relacionar contexto y conducta sin recurrir a la mediación de la cultura. Restrospectivamente considerada. el de rol. admitía de palabra la importancia del contexto para de hecho relegarlo entre sombras. como el entorno conductual de Koffka o de Hallowel. no experimentales. produjeron el mismo efecto de espesamiento estilístico en la escritura de un George Herbert Mead. Sobre este particular los psicólogos ecológicos Bakeman y Helmreich aseguran que 189 . que intentan expresar con laboriosidad viejas ideas ya conocidas. la psicología ecológica representó siempre un movomiento atípico en el convulsionado conjunto total de la disciplina por su oposición firme a algunos principios generalmente aceptados. Rivlin y Winkel (1974). se hace posible catalogar el orden posible de los escenarios que ocurre en una sociedad determinada. el de cultura. que delimitan un milieu identificable al cual ligan "patrones establecidos" o "programas" de conducta. quienes privilegiaban más bien un enfoque desde los lindes de la otra alternativa. y otro sociológico. Sin embargo. la estrategia de Barker no estuvo del todo exenta de ciertos errores igualmente dañinos. que a su vez pueden ser encadenadas para definir el hábitat global. De todos modos. El concepto de escenario conductual como una entidad que abarca tanto el medio como la pauta de comportamiento.

de modo tal que los teóricos que trabajan en base a datos de laboratorio son proclives a dejarse convencer de que las variables cognitivas determinan a las conductuales" (1975:488). métodos y aún hipótesis originados en otros ámbitos. la convicción de que es legítimo y necesario tomar en préstamo conceptos. resultó influenciada en sus inicios por los desarrollos ocurridos en el interior de la psicología ecológica a la manera de Barker. crudos. de una ignorancia recíproca. Craik (1970. fijada por Proshansky. Ittelson y Rivlin (1970). de un desconocimiento mutuo. por otra parte. en los procesos interactivos y en la complementación del ambiente conceptual con el ambiente objetivo en la visión cultural del mundo. de hecho. para después correlacionarlo con el principio de ceteris paribus: las psicoecólogos no han asimilado aún esta premisa esencial. y cuanto más se piensa satisfacer la integración disciplinar mediante el expediente de una extrapolación terminológica adventicia. el abandono de la actitud analítica y el despiece de lo que se investiga en componentes separados. sin tomarse el trabajo de establecer el estado de las disciplinas concurrentes y aceptando los créditos de las herencias conceptuales sin hacerse cargo de sus deudas. Pero si bien la ecología general ha alcanzado cierta sofisticación en el uso de la representación formal y cuantitativa de la teoría sistémica. entonces. no obstante el extraordinario grado de elaboración de estos modelos y los anhelos expresos de integración por parte de los psicólogos. que la de la psicología ecológica. la psicología ambiental. la habilidad de los ecólogos conductuales en este campo se encuentra todavía en la etapa del balbuceo. aduciendo que "las ciencias de la conducta prosperan en la poligamia" (Willems 1977:61). si bien tienen y han tenido numerosos aspectos en común. de sentido común. 1973) y Wohlwill (1970). Cabe hablar. tuvieron que ver con el surgimiento y la rápida popularización de los enfoques interaccionistas entre los que la psicología ambiental se inscribe: en primer lugar.". en particular. se llenan la boca con las promesas de la convergencia. Los conceptos sistémicos y cibernéticos en ecología son aún intuitivos. poseen orígenes y motivaciones intelectuales muy diferentes: la primera es una extensión de los principios bioecológicos hacia el análisis de sistemas sociales en pequeña escala. Dos desarrollos teóricos. que las variables cognitivas afectan a las conductuales. mientras que la segunda surgió de desarrollos en el interior mismo de la psicología que depositaban un creciente interés en el juego de los determinantes ambientales y personales de la conducta. Pero ya desde un principio se prestó mayor atención al rol de los procesos psicológicos básicos. de lejos. disciplinariamente hablando. Es muy común que los ecólogos conceptualicen todo lo que ellos hacen en la terminología de la teoría general de los sistemas. La participación de la antropología en esta especialidad. más fáciles de manipular que la conducta efectiva. y testimonio de ello es la proveniencia ecléctica de sus categorías. en todo caso. metafóricos. Esta es una desdichada constante de las ciencias sociales en las últimas décadas: los interdisciplinarios. y las cogniciones son. Más integrativa. en las diversas variantes de la ecología cultural derivada de Steward o del modelo de Vayda. Queda claro.. esta línea de investigación. Los experimentalistas […] manipulan aquello que pueden efectivamente manipular. tales como la percepción. por llamarlos de algún modo. y es habitual encontrar referencias al "sistema ambiente-conducta" en contextos en que su sentido es difícil de establecer y en los que su pertinencia es imposible de justificar. Tal vez la factibilidad ha venido a sesgar la concepción de las relaciones causales. que es la que mejores herramientas les brinda para representar la interdependencia y para habérselas con la complejidad. En suma. la cognición. que la psicología ecológica y la psicología ambiental. la psicología ecológica no ha encontrado todavía su identidad. Collins y Rappaport ha sido apenas discreta.. La formulación de la otra disciplina. ocasional. las teorías del campo perceptual y del campo psicológico. como las de Kurt Lewin o 190 . se ocupa sobre todo de la manera en que los procesos psicológicos y sociales interactúan con rasgos del medio ambiente para producir diversos patrones de conducta.gran parte de la investigación de laboratorio de las últimas dos décadas ha observado. Quizá valga la pena especular sobre las razones que hacen que así sea. el desenvolvimiento de la personalidad. que se acentúan tanto más fuertemente cuanto más se señala la interdisciplinariedad de lo que se practica. La teoría sistémica impone.

como el que Kaplan (1973) utiliza para indagar el modo en que las representaciones colectivas del ambiente dependen de las necesidades psicológicas básicas. la cognitiva y la pragmática "formen parte". que denotaban la interacción de fuerzas endógenas y exógenas de necesidades.las de Egon Brunswik. que van desde un modelo funcionalista bastante clásico. al hecho de que los psicólogos han intentado resolver sobre el terreno los dilemas que se les planteaban. hasta los análisis experimentales de la influencia del hacinamiento sobre el stress realizados por Altman. intensidad y frecuencia de las interacciones cotidianas entre organismo y ambiente). En esas teorías se habían definido conceptos tales como el de espacio vital o el de ambiente percibido. 191 . para construir modelos generales o para precisar el valor de las diversas técnicas de investigación (Levy-Leboyier 1985:18). la propensión práctica y la irreflexividad. Como dicen Proshansky y O'Hanlon. Es que las condiciones externas que dan cuenta de la gestación y del crecimiento de estas disciplinas tienen que ver con coyunturas situacionales bien concretas. que sus discípulos debieron reemplazar por otras más adecuadas. La psicología ambiental responde. la conductual (que se centra siguiendo a Willems en el alcance. preferían explicar la conducta en función de las situaciones en que ella se daba. La dispersión de las investigaciones actuales y la falta de un esquema teórico coherente obedecen. a nivel metodológico Lewin es un precursor reconocido de la action-research. más que con entidades prolijamente elaboradas por la especulación. la ecológica (ligada a una concerpción molar al espacio vital) y la fenomenológica (que de acuerdo con Seamon se ocupa de los lazos de significación que vinculan al investigador con el fenómeno). un estudio in situ que no excluye ni el método experimental. Los asuntos afrontados por esta perspectiva. según se dice. o que tales estrategias configuren episodios suyos desde el punto de vista de sus expositores. limítrofe entre la psicología del sujeto y una genuina psicología social. hay que destacar el rol que jugó la aparición de ciertas estrategias psicológicas que. No está de más decir que el holismo de un Lewin o de un Burnswik no alcanza para satisfacer las necesidades argumentales de la psicología ambiental. y abarcan desde el manejo humano concreto del espacio hasta los planes y las operaciones mentales con que las personas resuelven los dilemas de su situación. más sencillamente. el vértigo de su contingencia. a un suceso con ritmo de catástrofe. Prefiguración más circunstancial que estrictamente profética. teórica y sistemática. la concepción de Lewin. en el momento mismo en que se producen. sin más. de ninguna manera. a una necesidad actual. y por ende refleja. ni el rigor de una observación que acostumbra ser participante. Esto no implica. y que se esfuerzan por integrarlas bajo su égida. con sus acentos en la organización cognitiva y perceptual del ambiente y en la incidencia de esa estructuración sobre la conducta. Si la psicología comparativa en el sentido estadístico del término constituye la vertiente racionalista. entonces. son casi excesivamente múltiples. La psicología ambiental combina en suma una visión interaccionista de la conducta y el ambiente con una preocupación expresa por el análisis y hasta en la resolución participante (por vía de la investigación-acción) de los problemas comunitarios. el ambientalismo representa en cambio el naturalismo metodológico. la realidad es. Parte de este giro será revisado oportunamente cuando nos ocupemos de psicología interaccional de Mischel. Jiménez Burillo (1986) distingue cuatro grandes orientaciones teóricas. cada una de ellas con versiones y tendencias internas más o menos discrepantes: la cognitiva (representada por el énfasis en los mapas mentales). se ha quedado varada en un acopio de sugestivas proposiciones abstractas. en particular. valores y actitudes personales por un lado y de condiciones ambientales por el otro en la determinación del comportamiento. Esta es la estrategia que la psicología ambientalista abraza como guía preferencial del trabajo de campo para interrogar los procesos de cambio en su evolución dinámica. de la psicología ambiental en tanto escuela envolvente. De todas formas. En ese segundo lugar. alejándose de la investigación basada en el sujeto o en la personalidad. y pronto será complementado con otros aportes. que la psicología interaccional. Igualmente variados son los marcos teóricos y los recursos metodológicos que se despliegan. Freedman y Sundstrom. sin tiempo para reflexionar sobre los fundamentos metodológicos. en su desenvolvimiento anárquico.. que los ambientalistas conciben esas posturas intelectuales como afines a lo que ellos mismos patrocinan. de difícil operacionalización.

En la antropología norteamericana. Yves Winkin (1982) ha propuesto la idea de que esos estudiosos conforman. 192 . que sepamos. está apenas emergiendo del estado en el que una disciplina no es más que un rótulo para ciertos contenidos temáticos o un enunciado sobre proyectos a emprender.la mayor parte del esfuerzo desarrollado en estas subdisciplinas se dilapida en una laboriosa reinvención de nociones preexistentes. en principio. no ha producido ninguna resonancia antropológica. como el de rol y el de cultura. una metodología inspirada críticamente en los avances de la lingüística y un ideal de ruptura con las viejas temáticas y los usos académicos convencionales. una observación se torna inevitable: la psicología ambiental. dónde y por qué formulan y emprenden la investigación. Pelto 1978:79-82). deberían ser objeto de investigación especial. Este rótulo define al mismo tiempo una realidad que configura una paradoja: el concepto de colegio invisible para hacer referencia a redes de comunicación subyacentes e informales es menos una metáfora que un término técnico elaborado por Price (1961. antiguo y lúcido comentarista de la fase intermedia de Cultura y Personalidad. y es por ello que un creciente número de profesionales está tratando. La paradoja consiste en que la invisibilidad de los nexos con esos especialistas (Gregory Bateson y el grupo de Palo Alto. a pesar de ciertos logros muy respetables. En simetría con este afanoso desinterés. incidentalmente. el trabajo cooperativo y la unificación de inquietudes transdisciplinarias. Harris 1964: 144148. más que una escuela. clamaban por su incorporación. La psicología ambiental. con gran esfuerzo. Antropológicamente hablando. tiene derecho a la permanencia. Ervin Goffman) es de tal magnitud que su aporte en pleno ha podido ser desatendido por los responsables de la psicología ambiental sin que se suscitara ninguna consecuencia. En otras palabras. discusiones académicas y cuerpos de conocimiento naturalmente relacionados con su problemática (como el dilema emic-etic). y ya que el objetivo es. La psicología ambiental -expresa. al soslayar categorías. Por lo menos dos de los desarrollos teóricos del colegio invisible (la kinésica de Birdwhistell y la proxémica de Hall) se ocupan de cuestiones presuntamente centrales para la psicología del ambiente y consolidan cuadros fenoménicos que. Ray Birdwhistell. por ejemplo."Los teóricos e investigadores que se identifican a si mismos como teóricos ambientales varían tan ampliamente en cómo. con sitio suficiente para cualquiera que esté interesado en problemas de conductas y experiencias humanas.debe existir. una epistemología de cierto tono sistémico. de ningún modo puede confundirse con una crítica externa. por hipótesis. reclamos de superioridad y disputas de precedencia. la contribución práctica y teórica de esos estudiosos. 1965). dadas las especialísimas circunstancias. que se desenvuelve precisamente allí donde más se declama la necesidad de integración disciplinaria.ej. Pensamos que este objetivo no se materializará sin algunos conflictos de intereses. reproduce la misma paradoja desatada por la psicología ecológica. la psicología ambiental. quien. digamos que la antropología ha mostrado hasta hoy escasa inquietud por lo que sucede en la psicología ambiental. en relación con alguna dimensión. sólo ha sido referida colateralmente (Hall 1978:92) o a efectos de impugnarla con su naturalismo conceptual o por su ignorancia de las polémicas del momento (p. de suministrarle una identidad. siguen reinando soberanos. ha sido dejada de lado por el estamento ejecutivo de la psicología ambiental como si careciera de importancia. descripción o propiedad reconocible del ambiente de las personas" (1977:102). El espíritu de facción. La psicología ecológica de Barker. existe un núcleo de investigadores que tienen en común un concepto comunicacional de la cultura. que el término psicología ambiental sirve como un vasto paraguas. ha sido tan "invisible" para Winkin que éste no ha reconocido su deuda categorial para con él. una suerte de "universidad invisible". Edward Hall. el ethos corporativo. Como resultado de esta acción discoordinada -cuyo señalamiento. la cual pasaba por el costado de conceptos que. se reproducen y mueren sin que cronista alguno registre su aventura. lo penoso es que nadie se ha hecho cargo de la gravedad del atropello. Para Brewster Smith (1977:289). por su lado. el cuadro de una ciencia nueva que analiza con estrategias variadas la interacción de las personas y su entorno. Ciencias enteras nacen.

Una de las argumentaciones principales de las teorías contemporáneas del desarrollo. Aquí estamos de nuevo ante un caudal abundante de cruzamientos de ideas. o si únicamente resultaban válidas para la sociedad occidental. del ciclo vital. Existe un cúmulo de estudios llevados a cabo con el propósito de validar transculturalmente las teorías de Piaget (Furby 1973. que han sido reseñadas hace un tiempo por Dasen (1972). Ashton (1975). sino también por la organización que adoptan esos rasgos en un momento dado. Esta concepción tiene que ver con un modelo de desarrollo que es esencialmente de naturaleza organísmica. En contraste con otras posiciones estructuralistas. y por último. han casi concluido la desconfirmación de esas hipótesis en su versión extrema. La psicología evolutiva. 193 . Mangan 1978). aunque en general. Piaget sostiene que esas estructuras no están preformadas en el modelo genético de la persona. Martínez Arias 1985:354). dichas estructuras son construidas por el sujeto. y se podrá comprobar ipso facto el grado en que los intereses de la psicología evolutiva. En esta tesitura. por otra parte. ni se internalizan a partir del modelo que brinda el ambiente social. que se extiende desde los dos hasta los diez u once años. un estadio de operaciones formales. tanto la comprobación antropológica independiente como la experiencia de campo de los psicólogos que siguen la pauta de aquélla. un estadio de inteligencia representativa. Más bien. radica en que el desenvolvimiento psicológico se caracteriza por una serie de etapas que acontecen en un orden invariable y que son estructuralmente irreversibles. que propone etapas rígidamente dispuestas. sobre la influencia de los valores y las prácticas de crianza (Zern 1982). como lo afirma Durkheim. bajo la forma de estructuras psicológicas evolutivas. transformarla y comprenderla. cada nueva etapa incorpora las realizaciones de las precedentes. del aprendizaje. organización que convertiría en un sinsentido el analizarlos por separado. que abarca desde el nacimiento hasta los 18 ó 24 meses. En su formulación clásica. la psicología genética distingue tres etapas. Han habido grandes controversias en torno al hecho de si estas etapas podían aplicarse al caso de otras culturas. adolecen de ciertos fallos resultantes de no haber tenido en cuenta las dificultades de la comparación entre culturas (cf. están fundidos con los de la antropología de la socialización. en sus diversas formas. que conduce a la construcción de las estructuras intelectuales propias del razonamiento hipotético-deductivo en torno a los 15 ó 16 años. Carlson (1976) y más recientemente por Carretero (1981). a su vez. sobre el desarrollo de la percepción (Viqueira 1977) o del razonamiento moral (Kohlberg 1969. siendo que todos ellos pertenecen a una misma estructura. de actuar sobre ella. Tómese un manual introductorio cualquiera de antropología psicológica. Turiel 1975). o las hipótesis evolutivas sobre diferenciación psicológica (Witkin 1979). sobre la adquisición de destrezas (Berry 1971). Cada estructura. como las de Piaget. de asimilarla. estadios o períodos evolutivos: un estadio sensoriomotor. y que desemboca en la construcción de las primeras estructuras intelectuales. está colmada de investigaciones transculturales que utilizan los más variados diseños comparativos. posibilita una cierta manera de relacionarse con la realidad. Wallon y Bruner. Erikson. como emergentes de la elaboración personal de categorías fundamentales del pensamiento. para la situación contemporánea o para los niños de Ginebra. del desarrollo cognitivo. y que se interesa no sólo por las modificaciones que se van introduciendo en los diversos rasgos de la conducta. como propugnan de diferentes modos Chomsky y Lévi-Strauss. piagetiana o no. El problema ha generado un número insólito de investigaciones. Werner. y también traduce una forma particular de equilibrio.8 PSICOLOGÍA EVOLUTIVA. en los intercambios del ser humano con el mundo que lo rodea. como los mismos piagetianos reconocen. mutuamente contradictorias. y que culmina con la construcción de las estructuras operatorias concretas. de regularidad. con tal que sea reciente.

Cole. Aunque las cosas no han sido así. Gay y Glide (1971) descubrió que ciertos tipos de pensamiento operacional formal no eran revelados por las baterías de tests cognitivos estándar. Los evolutivistas. aunque ya se está aclarando un tanto la índole de las modificaciones que tal vez haya que introducir en el modelo. Pero la evidencia experimental de ningún modo era aplastante. y ha sido habitual que las crónicas y los surveys de los dos lados de la frontera engloben ambas empresas en una perspectiva unificada. Entre ambas disciplinas hay por otro lado cierto solapamiento o redundancia. Tal como lo caracteriza Triandis. y aunque todavía hay evidencias no digeridas. tuvieron que modificar los materiales de Piaget y las connotaciones de sus enunciados para adecuarlos a las condiciones regionales. por llamarlos de alguna manera. coincide en sugerir que la noción piagetiana de conservación de las cantidades es imposible de generalizar. de hecho. que en la existencia de un determinado proceso en una cultura y su ausencia en otra" (1971: 233). a título permanente. la nueva disciplina puede absorber a las otras y convertirse en la corriente principal" (1974:492). Se daba así cierta razón a teorías como las del antropólogo Jack Goody (1985). El emparejamiento realizado por el antropólogo cognitivista Hamill entre la existencia de pormenorizadas taxonomías folk. otro 194 . que nos habla de una flagrante falta de coordinación. Feldman et al 1974). el énfasis cognoscitivo de la antropología experimental. la ocasión en que se planteen las pruebas y la significación cultural que los sujetos experimentales les otorguen (cf. que existía poca diferencia entre europeos y "primitivos" en la realización de tareas cognitivas que probablemente requerían la utilización del pensamiento operacional formal (PriceWilliams 1962). tras esta metamorfosis. Más allá del tema del conocimiento. por cuanto los experimentos arrojan diferentes guarismos según sea la sustancia que en ellos se utilice. tanto en lo teórico como en lo metodológico. que había sostenido con énfasis (aunque sin incurrir en reduccionismos a la McLuhan) la importancia cardinal de la escolaridad y la alfabetización. siguiendo la sugerencia de su intérprete más entusiasta. tarea que sigue desarrollándose infatigablemente entre los psicólogos más abiertos a ese diálogo. pues las expectativas eran un tanto desmesuradas. la saliencia cognitiva de dicha sustancia en el ámbito cultural que se trate. se encontró. Si tal cosa sucede. pero se manifestaban de manera más bien obvia en el razonamiento de los jueces en los tribunales de kpelle o en el tradicional juego kpelle de malanj. […] Este movimiento bien puede llegar a ser tan importante como para modificar seriamente la corriente principal de la psicología y la antropología. de la Rockefeller University. Rodrigo López 1985). digamos que la investigación transcultural de las hipótesis de Piaget ha arrojado resultados inconcluyentes. Un número considerable de estudios. Por el momento. Los autores concluyen que "las diferencias culturales de la cognición residen más en las situaciones a las que se aplican los procesos cognitivos particulares.en individuos que no hubieran pasado por una escolarización en regla. sí. Algunas de estas investigaciones antropológicas no son piagetianas en un sentido riguroso. Uzgiris 1964. el razonamiento silogístico y la lógica de clases aristotélica llega a conclusiones muy similares (Hamill 1979). los patrones de relaciones interpersonales y la conducta. por ejemplo. Michael Cole. Un estudio profundo realizado por Cole.Parte de estos estudios parecía demostrar que en la virtual totalidad de las culturas no occidentales no existían trazas de "pensamiento operacional formal" -propio de la última etapa de desarrollo cognitivo según Piaget. y mucha de ella resultaba un nítido emergente de los diseños de la investigación. y teniendo en cuenta una amplia gama de circunstancias que hacían al sentido metodológico. la hace coincidir implícita o explícitamente con las inquietudes de los psicólogos evolutivos en el mismo sentido. que resultó revolucionado cuando la psicología evolutiva acogió los modelos computacionales del cognitivismo psicológico (cf. Ahora bien. "el propósito de esta disciplina será el de descubrir las relaciones entre la ecología y la estructura social. sino que integran una suerte de nuevo paradigma que los especialistas han llamado "antropología experimental". Glick y Sharp 1971. Gay. la prueba antropológica exige adaptar el modelo evolutivo y sus métodos asociados de validación empírica.

o Jerome Bruner 1964). seguirán siendo para siempre niños. Brimm y Wheeler 1966. hasta ese entonces. La teoría evolutiva. la postura de un psicólogo piagetiano dispuesto a vapulear críticamente los enunciados antropológicos y a mostrar la pobreza experimental de la antropología en contraste con el rigor que impera entre los psicólogos: ". lo cierto es que su razonamiento global. y ningún psicólogo posee este entrenamiento. número. espacio. teoréticamente coherentes y firmemente basados en investigaciones empíricas que las confusas nociones hasta ahora empleadas por los antropólogos y los filósofos" (1979:32). así como un reavivamiento de ideas que se creían muertas desde el descubrimiento de los Carnets de Lévy-Bruhl. adoptando una postura similar a la de ciertos psicólogos evolutivos de los años 50 y 60 (como Werner y Kaplan 1956. que viven en un medio rural. cuando la relación disciplinaria se postula como un enfrentamiento epistemológico más que como una simbiosis de mutuo beneficio. En el intercambio entre la psicología evolutiva y la antropología. La psicología evolutiva actual ha hecho carne la idea de que las influencias normativas. clasificación. Examina las ideas primitivas sobre causalidad. "concretas" (y no "abstractas"). etcétera. asaz desafiante. Elder 1975. Pero no todo es tan propicio: una vez más. como se ve.tópico esencial para los piagetianos ha sido el del desarrollo que se plantea a lo largo del ciclo vital. carecía empero. la tecnología. como que se trataba de un viejo tema etnográfico y sociológico (cf. Conocemos pocos intentos que satisfagan estas características" (citado en Dasen 1974:410). Clausen 1972. El planteo es. tal como ha sido descripto por Piaget. de una adecuada norma de validación empírica sobre el terreno. "egocéntricas" (y no "objetivas"). relacionadas con el contexto sociocultural. "inconsistentes" (y no "consistentes"). "particularizadoras" (y no "generalizadoras"). Hallpike se impone a sí mismo llenar esa laguna. "Los estudios transculturales son difíciles de llevar a cabo. "sin propósito" (y no "utilitarias"). y así sucesivamente. los sujetos estudiados por Piaget o por Inhelder solían ser casi exclusivamente niños suizos. con conversaciones no estructuradas ni estandarizadas a la manera de los tests. si no se les facilita paternalmente todo ésto. tiempo. el caso de C. la ciudad. su prolija acumulación de elementos probatorios y su diatriba frente a los frecuentes simplismos antropológicos obligan a una consi195 . Para Hallpike. Los conceptos y el modelo general del aprendizaje y del pensamiento aportados por la psicología evolutiva son de lejos más precisos. Rosenmayr 1978). tal como la toma Hallpike.. por lo que la investigación resultaba sospechosa de estrechez cultural y su validez universal podía ponerse en tela de juicio. "transductivas" (y no "deductivas"). argumenta que ciertos tipos de entornos sociofísicos estimulan el crecimiento cognitivo: lo que les falta a los "primitivos" de todo el mundo es la palabra escrita. es decir. "asociativas" (y no "taxonómicas"). sino a todas las personas iletradas. Hallpike ha asumido en este texto densísimo de medio millar de páginas. sueño. mente. "ligadas al contexto" (y no "independientes"). Como el mismo Piaget se veía obligado a admitir. la escuela occidental. calificado por Harbsmeier como de "casi teutónico" (1983:91). "inexplícitas (y no "explícitas"). Riley 1978. el pensamiento preoperacional caracteriza no sólo al hombre etnográfico. Hallpike ilustra tensiones e incumbencias todavía no resueltas. encontrando que tanto esas representaciones colectivas como el pensamiento preoperacional de los niños occidentales pueden caracterizarse como "simples" (y no "complejas"). deben ser plenamente incorporadas al modelo teórico (cf. son prerrequisitos una suficiente sofisticación etnológica y un acabado conocimiento de la lengua. Aquí la confluencia disciplinaria ha sido decisiva.R. "animísiticas" (y no "causales"). Las ideas fuerza de Hallpike son las de que "las representaciones colectivas de una sociedad" reflejan "el nivel de desarrollo cognitivo de la gran mayoría de los miembros adultos" de la misma (1979: 516) y que esas representaciones son asimismo típicas del "pensamiento preoperacional" característico de los niños occidentales de dos a siete años. "restrictivas" (y no "elaboradas"). para esta tarea. sin educación escolar. y ha sido expuesto en tono de la más abierta beligerancia. A pesar de que el ensayo de Hallpike abunda en apreciaciones que tomadas una a una son fácilmente refutables. puesto que presuponen un sólido entrenamiento psicológico en técnicas de comprobación operacional. los resultados se inclinan hacia el desastre.. Baltes 1985: 254-255).

Especialmente perspicaz es su puesta en crisis de los reduccionismos inspirados en Freud. aduciendo que la primera suele manifestarse en ciertos animales y que debe por tanto considerársele un proceso cognitivo elemental. a la noción de las oposiciones binarias y a su transformación. sin embargo. la pasión arrastra a Hallpike al terreno de razonamientos sumamente endebles: cuando él propone diferenciar la habilidad para orientarse y seguir una ruta predeterminada por tierra o por mar de la capacidad para representar en forma gráfica la ubicación y la ruta. Tras cuestionar. En algunas ocasiones. 196 . al contrario. está incurriendo en varias falacias a la vez. sobre todo si se tiene en cuenta la ambigüedad antropológica a su respecto (cf. meramente da por hecho lo que se está tratando de probar. me gustaría agregar que incluso de tener el programa de Lévi-Strauss una base más sólida en la lingüística. puesto que se dedica casi en exclusiva a la clasificación y. su reivindicación de la pertinencia de la psicología ante la problemática del pensamiento primitivo tiene cierto respaldo real frente a la actitud de los antropólogos (sobre todo ingleses) que razonan como si la psicología moderna no tuviera ni voz ni voto. "Las nociones de 'represión' son inadecuadas para explicar la motivación inconsciente de los símbolos. la representación gráfica es.deración ponderada. no nos autoriza a deducir que estén reprimiendo su percatación. aunque aquí y ahora sólo los manifiesten con claridad los niños y los analfabetos. ajenos al sexo. que ni los freudianos más ardientes considerarían relacionado con el sexo. pero que en el caso de otros tipos de simbolismo. una capacidad de abstracción que de ninguna manera conviene a los fines de lo que Hallpike 1 También se nos ocurre que es muy poco freudiana la simbología subyacente a los procesos de metaforización deslindados por Lakoff y Johnson (1986). por ejemplo. En primer lugar. su argumento le impone. Las críticas de Hallpike a otros estudiosos de la mente en condiciones etnográficas son en general atendibles. Poco tiene que decir acerca de los tipos de factores ambientales que tal vez se relacionen con el pensamiento primitivo. en sus aspectos colectivos. además. más allá de la simbología genital1. dice. no ha caído en la tentación -ya infrecuente en nuestros días. muy similar a la que Hallpike trae a colación. representa una sistematización complicada del conocimiento con ayuda de procesos cognoscitivos más sencillos que los que suelen utilizar los miembros alfabetizados de nuestra sociedad. Hallpike. el fundamento lingüístico del análisis levistraussiano. explicarla a través de precisas condiciones ambientales. en particular. y lo subconsciente no necesariamente está reprimido. por de pronto. Que los miembros de una sociedad en particular no reconozcan los significados verdaderos de un símbolo. esta carencia estaría demostrando. ese conocimiento se encuentra nada más latente. o la función simbólica del cuerpo como un microcosmos. Hallpike aduce que "Como antropólogo. en muchos pueblos primitivos que sí saben orientarse. pues el campo del simbolismo inconsciente es mucho más amplio que el de los símbolos incluidos en la teoría freudiana" (Hallpike 1986:152). La extensa digresión de Hallpike acerca de los universos simbólicos y de su relación con el pensamiento proposicional reviste también cierto interés. Lo inarticulado no es igual a lo subconsciente. o la oposición cabeza/pies respecto a las relaciones de superioridad/inferioridad. sus posibilidades de aplicación a los problemas del pensamiento primitivo son extraordinariamente reducidas. tanto una imposibilidad técnica como una exigencia superflua. muy distinta a la del nuestro. Por otro lado. la solución de problemas y el aprendizaje en general" (1986:79). Existe un cierto simbolismo. y en algunos casos hasta necesaria. Nuestro autor también deja en claro que él no encuentra bases para suponer que el pensamiento primitivo sea inherentemente una variante extraña del pensamiento. Reynoso 1987b). Esos procesos siguen presentes en nosotros. pues acaso suceda que son incapaces de expresar en palabras ese sentido porque carecen de la habilidad (o del léxico) para traducir imágenes en formas lingüísticas. como es el caso de la función simbólica de la mano derecha y de la izquierda.de atribuir la inferioridad del salvaje a causas biológicas. Afirmar que cuando no tenemos conciencia de los aspectos sexuales del simbolismo se debe siempre a que estamos reprimiendo nuestro conocimiento. más bien ocurre que aquél.

Ni Richard Shweder ni Michael Harbsmeier pudieron resistir la tentación de volver contra Hallpike sus mismas armas y sus mismos recursos argumentativos (Shweder 1982:361-362. según Hallpike los pinta. Hallpike. hallpike-iza de esta manera: "Predicados tales como 'diferenciado' (contra 'indiferenciado'). Norteamérica parecía menos diferenciada. Reynoso 1986d). o de los problemas de coordinación de Gerald Ford. Hallpike inclusive. obviamente. Por último. que existe un corpus de miles de textos de antropología cognitiva que. la falta del concepto de "mente" entre los dinka en base a la caracterización que de ellos hace Lienhardt. no es el caso. pues es sin duda más abstracta una representación que no tiene apoyo material en la grafía que un grafismo cualquiera. la antropología estaría aportando a la psicología una especie de reafirmación a sus antiguas pretensiones de explicar las representaciones colectivas mediante el psiquismo individual. 'abstracto' (contra 'concreto') o 'subjetivo' (contra 'objetivo'). de la que Hallpike demuestra saber tan poco como el más recóndito de los bosquimanos. el boicot de Jimmy Carter contra los juegos olímpicos de Moscú puede ser descritos como una 'falta de diferenciación' entre los deportes y la política. estructuras que llevan los límites de la capacidad humana de memorización y de retrieving de conocimientos mucho más lejos de lo que puede imaginar la mayor parte de los occidentales letrados. una característica "preoperacional" como la capacidad de seguir una ruta compleja debería estar presente entre los niños pequeños. y de acuerdo con las razones esgrimidas por el propio autor. Una pretensión -digámoslo. olvida que por un lado dicho concepto no es necesario para promover un razonamiento psicológico correcto y que por el otro los conductistas demostraron que podían (y debían) prescindir de él. Así. En segundo lugar. Akinnaso 1981. Si las afirmaciones de Hallpike pudieran mantenerse. con lo cual se remiten las especulaciones de Hallpike al museo de las ideas pintorescas. no se están comportando como niños ingenuos. Cuando los primitivos. y al proponer dicha circunstancia como testimonio de pensamiento preoperacional. prefiere basar sus teorías en sus propias especulaciones domésticas. nosotros tene197 . la extendida práctica aborigen de erigir tremendas estructuras taxonómicas a propósito de los más variados menesteres de la existencia. al igual que tantos otros antropólogos y filósofos. La respuesta es que no lo sabe. sino que más bien están de acuerdo con Saussure y con la lingüística moderna. aunque posiblemente algo de su influencia haya alcanzado a filtrarse hacia una psicología que no tiene por qué saber. y éste.quiere demostrar. pero que muchos freudianos se mostrarían dispuestos a rubricar. popularísimas en el chismorreo antropológico. no conciben el lenguaje al modo de las "listas de palabras" comparativas de los filólogos (1986:384). liderada por Sylvia Scribner y Michael Cole (Scribner y Cole 1981. sin preguntar a los psicólogos evolutivos cómo es que realmente son las cosas" (1979:69). Frake 1983) y derivada de la antropología experimental de los 70. ha sentado las bases para una apreciación menos simplista de los efectos culturales de la alfabetización. con obsesiva minuciosidad. Al señalar. por ejemplo. En su discusión teórica. En 1980. Otros argumentos de Hallpike son triviales hasta lo inverosímil. pero ¿cómo es que lo sabe?. Ni hablar de las indistinciones de Quayle. alcanza para refutar a Hallpike en un instante. como a veces lo hizo Piaget en su juventud. En ese corpus se detalla. concentra su desprecio en unos pocos villanos caricaturalmente definidos: "Está muy bien que Leach 'postule' que los niños perciben el mundo como un continuum. verbigracia. digamos que Kenya" (1982:361). así como lo está entre los animales. La crítica de las hipótesis de Hallpike ha resultado relativamente sencilla. Por otro lado. independientemente de los problemas epistemológicos del propio cognitivismo (cf. irónicamente. por ejemplo. El primero. no se sabe de ninguna especie animal que siga en absoluto rutas predeterminadas: está claro que los mapas cognitivos de los navegantes polinesios -digamos. la emergente antropología de la educación. por lo menos en torno a este asunto. pero que. Aunque las excepciones abundan.que Piaget mismo (1984) rechaza ofuscado. Harbsmeier 1983:100-101). son muy útiles para describir y comparar ideas.y las proezas animales en el plano de la orientación tipifican como habilidades de muy distinta índole y de muy diferente causa.

conductor de una importante facción. Tras emigrar a los Estados Unidos. bajo un marco teórico unificado. Comparative Psychology of Mental Development. posteriormente. en la ontogénesis.mos que remarcar que los psicólogos evolutivos están en general más avanzados que Hallpike en lo que respecta a estas cuestiones. un estado que involucre una relativa falta de diferenciación entre sujeto y objeto es evolutivamente anterior a otro estado en que se manifieste una polaridad entre ambos. el marco teórico evolutivo postula un principio regulador de desarrollo de tipo ortogenético: allí donde se manifiesta un desarrollo. Werner y Kaplan saben muy bien que semejantes principios o leyes heurísticas no están sujetos a comprobación empírica directa. Gelman 1978). La regla piagetiana. suele incurrir en ciertas apreciaciones afines a las de un arcaico evolucionismo que la antropología actual se esfuerza en superar. psicobiológica. los evolutivistas no siempre han sido perspicaces en cuanto a la elección de la doctrina antropológica que convenía a sus necesidades. desde lo disperso a lo organizado. reconociendo que muchas estructuras operacionales de las que se pensaba que estarían ausentes. desde lo inferior a lo superior). fenómenos psicológicos observados en la filogénesis. por ejemplo. Aunque de las tres grandes líneas clásicas de la psicología de escuela (el psicoanálisis. personajes como Hallpike son afortunadamente más la excepción que la regla. y gracias a la lección antropológica. del evolucionismo de los pioneros Morgan y Tylor: Todos conocemos el dogma: "La evolución es progresiva y lineal. pero de todos modos los estiman valiosos como elementos rectores de la investigación. 198 . Por consiguiente. Según ellos. en su "ley ortogenética". De acuerdo con esos principios. Dichos autores están persuadidos de que una estrategia semejante puede llegar a ser productiva en el propósito de coordinar. Este postulado no es en absoluto. un emergente de la investigación psicológica de Piaget. y que la imagen que éste sustenta de la psicología evolutiva se basa en un acopio bibliográfico que nunca supera los mediados de la década del 60. sin embargo. según la cual el desarrollo cognitivo humano recorre esa trayectoria que habíamos comentado (desde lo simple a lo complejo. la explicación de Werner confiere cierta entidad a la "etnopsicología". un trabajo bastante típico de psicología genética de hace unos treinta años. no necesariamente piagetiana. hasta las estructuras posteriores. El núcleo del esquema werneriano reposa. Werner asomó a la popularidad en 1940. Watson 1967. y que los contenidos del pensamiento son decisivos para la determinación de la forma en que se piensa (cf. Vale la pena sintetizar con algún pormenor la trayectoria de Werner. el conductismo y la teoría genética) esta última es ampliamente la que disfruta de mayores oportunidades de diálogo con la antropología. la corriente de marras manifestó una fuerte tendencia a abandonar la noción piagetiana de las etapas de desarrollo perfectamente marcadas. en el que Heinz Werner y Bernard Kaplan (1956) analizan la relevancia de los principios decantados en esa escuela para la interpretación de datos antropológicos y etnolingüísticos. el mismo procede desde un estado de relativa falta de diferenciación. más altas. puesto que de él derivan múltiples consecuencias. Examinemos. basada en una ingeniosa síntesis de los conceptos dinámicos de la Teoría de Sistemas de Bertalanffy y de los principios gestálticos sobre la percepción y el pensamiento. desde las formas más bajas y más simples. ligando las observaciones descriptivas inconexas con miras a formulas sistemáticamente hipótesis verificables. en la convivencia entre ambas especialidades. como podría imaginarse. gradual y continuo. sino que se trata de la más tradicional y fatigada premisa del evolucionismo antropológico del siglo pasado. por ejemplo. siendo el progreso acumulativo. están por el contrario al alcance de los niños en edad preescolar. y muchas veces se encuentra alimentando perspectivas que esta ciencia hace rato reconoce insostenibles. Trabasso 1975. Justamente a partir de entonces. Werner explica una nueva concepción del desarrollo cognitivo. En él y en escritos posteriores. complejas y diferenciadas". con la primera edición de su influyente trabajo sobre el desarrollo de la cognición desde una perspectiva organísmica. en la psicopatología o en la etnopsicología. un marco en el cual el funcionamiento intelectual de las culturas primitivas se pone en correlación con las etapas iniciales del desarrollo del individuo. De todos modos. en primer término. Siegler 1978. hacia una articulación y jerarquización crecientes. en el interior de la psicología genética.

Sucede además que la lexicalización de los colores focales en cualquier lengua (que casi nunca están adheridos a objetos tangibles) carece de consecuencias prácticas y discernibles. pueden considerarse funcionalmente más indiferenciadas (y por lo tanto. y 2 Lástima grande que no haya aquí oportunidad de cruzar esta caracterización del pensamiento aferrado a lo concreto con lo que LéviStrauss aduce en El Pensamiento Salvaje. sin que ese guarismo implique absolutamente nada con referencia a un hipotético nivel de evolución de la lengua en su conjunto y mucho menos con respecto a la jerarquía evolutiva de sus hablantes (cf. es puramente descriptivo. también incluye otros que están metonímicamente adheridos a objetos. Un idioma presuntamente arcaico. entre quienes se ha demostrado experimentalmente. en comparación con la marcada polaridad entre sujeto y objeto que se evidencia en el pensamiento reflexivo" (1956:867). El argumento de la mayor o menor abstracción o concretitud de la terminología puede despacharse sin más trámite: si bien nuestra lengua. "borravino" y así hasta que se quiera. Ahora bien. como "rojo" o "azul". lo que es verdad también. Reynoso 1986a:74-75). contiene gran número de vocablos modificadores.muestran la necesidad de determinar si se manifiesta o no prevalencia de tales conceptualizaciones cromáticas primitivas entre aquellos grupos cuyo nivel de desarrollo se reconoce como relativamente bajo. las alucinaciones. Berlin y Kay 1969. así. para las gradaciones del blanco en la lengua esquimal (aunque a último momento nos hemos enterado que éste pudiera ser un mito lingüístico). "esmeralda". de cuya progresividad los evolutivistas no dudarían. "dorado". o "del color de los brotes" para una mezcla de verde y amarillo (los ejemplos son de Franz Boas) es genéticamente anterior a un sistema cromático conceptual independiente de objetos como los mencionados. sino que se vincula con el número de términos focales de los que una lengua dispone. aunque confunde los términos genéricos para el verde y el azul. quizá docenas. Acotemos antes de proseguir que los testimonios antropológicos recientes obligan a introducir drásticas alteraciones en el esquema evolutivo de las clasificaciones cromáticas."… la relativa falta de diferenciación entre sueño y realidad. un asunto etimológico contingente). como el hanunóo. los sueños. psicóticos. Por ende. la ruptura de los límites de la persona en las experiencias de intoxicación con mescalina y en los estados de despersonalización. "coral". un sistema de clasificación cromática que utilice términos como "del color de la bilis" para una combinación de azul y verde. es evolutivamente previo a otro que entrañe una separación y jerarquización de las mismas. Brown y Lenneberg 1954). según parece. "violeta". que se refieren metonímica e indirectamente a matices de verde que para nosotros pasarían inadvertidos. fenómenos más primordiales) que los productos de funciones sensoriales relativamente aisladas. las clasificaciones conceptuales que se formulen en términos de adherencia a objetos concretos particulares. 199 . como los esquizofrénicos. un producto de experiencia que se deba a una falta de separación y de jerarquización en las funciones. los autores en cuestión no pueden menos que reconocer que la totalidad de sus enunciados (en los que la asimilación entre primitivos. como ser "naranja". la imaginería eidética. contiene lexemas abstractos o de etimología olvidada. las percepciones sinestésicas. emplean una modalidad cognitiva más temprana que el que se manifiesta en la referencia a propiedades abstraídas de objetos específicos. tal como se encuentra en las psicosis y en algunas sociedades iletradas. como se sabe después de Saussure. "plateado". todo esto testimonia una condición de 'primitivismo' evolutivo. y por ello tratan de despejar las "confusiones" a que normalmente está sujeto el uso del concepto de primitividad por parte de los psicólogos evolutivos. a nivel pragmático. Los datos antropológicos -señalan Werner y Kaplan. Del mismo modo. un mayor índice de conceptualizaciones cromáticas de tipo concreto2. "crema". Heider [Rosch] 1972. aseguran. puesto que la trayectoria efectivamente discernible no guarda relación con la mayor o menor abstracción de la terminología (abstracción que es. niños. Y en fin. tal como es el caso de los niños pequeños y de ciertos pacientes aquejados de afecciones psicopatológicas. ebrios e intoxicados hace algo más que insinuarse) tiene ribetes polémicos y hasta un tono éticamente objetable. Este concepto. y ni siquiera compromete la posibilidad de reconocerlos y memorizarlos (cf.

Es interesante notar que las referencias antropológicas en apoyo de sus tesis que escogen Werner y Kaplan proceden. desmentida por el uso que ellos mismos hacen de la terminología. Black 1966: 239-251. más afines a los modos preverbales de la experiencia (sintaxis gestual. en algún lugar de la tierra. y que lo que ocurre antes en el tiempo entraña una mayor falta de diferenciación que lo que sucede después. en términos de sus características psicolingüísticas formales. Cuesta creer que todos ellos pretendan demostrar más o menos lo mismo en el marco de ideas de la misma escuela. que ha recibido algunas de las críticas más virulentas que se han dado en la historia de la lingüística (cf. No es necesario deslindar hasta qué punto es éste un sofisma. y que puede sintetizarse así: "Nosotros vamos . Feuer 1953. en esencia. más "primitiva") que. sin embargo. o en el mejor de los casos una pretextación poco creíble. Se trata. Whorf. La definición de primitividad es asimismo lógica. por lo tanto. Y esto es igualmente cierto para las lenguas que son antecedentes históricas de las contemporáneas. los autores que nos ocupan parecen colmar la medida. entre lenguaje y pensamiento. El mismo Sapir aporta numerosos elementos de juicio como para aventar la sospecha de que existan lenguas precarias. como podía preverse. para Werner y Kaplan. […] Asumimos que ciertos patrones de organización verbal-lingüística son. por ejemplo. Con estas apreciaciones. no puede implicar ningún sesgo peyorativo. Lenneberg 1953. que la lengua trobriandesa es más indiferenciada (y por lo tanto. Si las hipótesis de Werner y Kaplan fueran sostenibles. por idénticas razones. por su relativismo. era un personaje funesto. por supuesto. una equivalencia. Nótese además la antinomia. En otras palabras. como es el caso de Robert Redfield (quien subrayaba la "falta de distinción entre cualidades personales. sino que asumen una modalidad de la hipótesis que no estaba en absoluto implícita en su enunciado. no sólo encubren su naturaleza conjetural. el uso técnico. Esta relación empírica. habría que catalogar al inglés como una lengua harto más arcaica que el athapasco. estructura del sueño. trasuntando una alarmante desinformación en materia de lingüística: pues si hay algo que ningún lingüista propondría en la actualidad ello es que exista. ya que la progresión evolutiva no se define por lugares en la secuencia temporal.) que otros patrones lingüísticos. lo acomodan más mal que bien en el esquema del superado catálogo tipológico de las lenguas elaborado por Schleicher en el siglo pasado. dicen. por ejemplo. 1982: 53-60. imposible de corroborar o de desmentir experimentalmente.no involucra evaluación. puesto que en a200 . lo primitivo no es siempre lo que viene cronológicamente antes.. neutra y no temporal. de algunos de los autores y estilos de trabajo más desacreditados en el interior de la disciplina. no sólo callan sus confutaciones célebres. con lo que se presupone una identidad profunda. Nótese la inútil sutileza del argumento. no involucra la proposición de que el proceso temporal de emergencia y la secuencia evolutiva sean del mismo carácter lógico (1956: 868). el inglés. que el proceso concreto conforma "frecuentemente" una secuencia. de una hipótesis sumamente discutida. naturales y sagradas en la concepción del mundo de las sociedades iletradas") y de los adherentes a la versión extrema de las hipótesis de SapirWhorf. y encuentran. Rossi Landi 1974). Werner y Kaplan no sólo la abrazan en su interpretación más cruda. más lejos de lo que va esta tesis tal como habitualmente se presenta. La hipótesis de Sapir-Whorf afirma. un manantial de inspiración. sintomática del oportunismo psicologista: para Hallpike. Con esta disparatada idea en mente. Werner y Kaplan utilizan como base de su argumentación el conocido ensayo de Dorothy Lee (1950) en el que esta relativista militante describe las modalidades "no lineales" de codificación de la realidad propias del lenguaje de las islas Trobriand. que la concepción del mundo está relacionada con y depende de las categorías semánticas y las posibilidades articulatorias de cada lengua. no consideramos que todos los fenómenos psicolingüísticos estén en el mismo nivel de desarrollo" (1956:872). no existiendo un marco teórico que postule la evolución unilineal necesaria. el que por otro lado disimula que una "progresión" tenga algo que ver con el tiempo: es empíricamente verdad. una sola lengua que pueda considerarse globalmente más "primitiva" o "rudimentaria" que cualquier otra. sistemáticamente. sino por el principio de diferenciación e integración jerárquica progresivas. etc..

Los idiomas más refinados y elaborado coexisten con modos de subsistencia extremadamente primitivos y fundados en una economía rudimentaria. todo lo que debió haberse averiguado en el momento de trazar las etnografías. algunas investigaciones de raigambre piagetiana han procurado incorporar más o menos formalmente la variable cultural al estudio del desenvolvimiento cognitivo. En líneas generales. se habrían encontrado ante el hecho desconcertante de que esta lengua es más adecuada para expresar los flujos y los fenómenos vibrátiles de la moderna física cuántica de lo que pueden llegar a ser las lenguas indoeuropeas contemporáneas. están comenzando a incorporarse a los modelos genéticos. Las alternativas no son otras. Muchas culturas despliegan en su vocabulario y en su sintaxis refinamiento y energías adquisitivas de las que su vida cotidiana carece por completo. Como bien expresa Marvin Harris. los niños y los primitivos. ni enriquecer los prólogos con abundante color local. reeditando a Freud. como mucho. Werner y Kaplan hubiesen recurrido a la caracterización del hopi realizada por el mismo Whorf. "No parece haber mayor correlación entre la riqueza lingüística y los demás recursos de una comunidad. o se seguirán soñando universales a partir de las pautas familiares que testimonian unos pocos niños de la Suisse Romande. como habíamos dicho en un principio. la estrategia consiste en focalizar una actividad socialmente pautada y luego definir estadios. sino establecer sistemáticamente el modo en que las variables socioculturales intervienen en el desarrollo del conocimiento. y es el caso que muchas lenguas indígenas se hallan entre las más exquisitas y complejas que se conocen. junto con el postulado todavía latente de las etapas invariantes del desarrollo psíquico. Este. entonces es muy difícil que el latín pueda competir con muchas lenguas indias americanas y otras lenguas 'primitivas'.quélla subsiste un número fenomenal de raíces y términos onomatopéyicos ("adheridos a sucesos concretos"). y en especial el de Geoffrey Saxe (1981. todas las lenguas son igualmente eficientes como sistemas de comunicación. que desmiente el argumento del paternalismo antropológico. entre los psicóticos. ninguna prueba empírica sostiene la asimilación que los piagetianos realizan. 1982b) acerca de representaciones numéricas entre los oksapmin de Nueva Guinea. O se emprende este trabajo como corresponde. Del creciente número de estudios inscriptos en esta tendencia cabe citar el de Greenfield y Childs (1977) sobre el desarrollo del conocimiento zinacanteco de las prácticas de tejido. Pese a que los factores contextuales. hasta la fecha. El objetivo de estos emprendimientos es el de coordinar el análisis de los cambios universales en el desarrollo de la actividad operacional con otro análisis relativo a la forma en que estas operaciones se organizan y manifiestan en el interior de prácticas culturales específicas. Si en vez de escoger estratégicamente el ejemplo de Dorothy Lee a propósito del trobriandés. "si la complejidad ha de ser el criterio de superioridad. Podemos concluir diciendo que a despecho del vigoroso rebrote de las tendencias evolucionista en antropología. redundantemente. 1982a. No tratamos de sugerir aquí que cada psicólogo evolutivo que vaya al campo vuelva a atestiguar. Reconociendo la importancia de este tipo de apreciaciones. […] Algunas hordas hambrientas del Amazonas dilapidan en el comentario de su condición más tiempos verbales de los que hubiera podido emplear Platón" (1980:75). transiciones y cambios evolutivos a partir de la comprensión que los sujetos manifiestan con referencia a dicha actividad. al que la antropología puede y debe contribuir a desacreditar. el de Ciborowski y Price-Williams (1981) sobre la presencia de conceptos animistas entre los niños del ámbito rural hawaiano en relación con diversas prácticas tradicionales. Este último autor es. mientras que en ésta apenas hay trazas de iconicidad (Sapir 1978:14). carece de un análisis adecuado de la cultura. aunque hay algunas más especializadas en algunos aspectos y otras en otros. ni salpicar las páginas con léxico indígena. De hecho. que poseen casos nominales y tiempos de verbo nunca soñados por Cicerón" (1981:465). el que mejor y más sistemáticamente parece comprender la relevancia de la incorporación de la cultura en los modelos del desarrollo cognitivo de 201 . entre esa opinión y esta otra del lingüista George Steiner. es uno de los puntos flacos de su teoría. la gran mayoría de los estudios transculturales piagetianos. Hay una singular confluencia. lo que hace falta no es aumentar la cifra de las contextualizaciones espurias.

A pesar de que Piaget previó un margen para indagar los procesos y estructuras sociales involucrados en la evolución del sujeto. o lo que es lo mismo. que le ofrecen diferentes oportunidades para elaborar estructuras operacionales de pensamiento y diferentes vehículos representacionales para extender y expresar esas estructuras. Lo concreto es que los modelos evolutivos actuales. se excede en diacronía. en la historia. "en un artificial vacío sociológico" (1973: 364). exótico y cambiante. sujeto él mismo a violentas transiciones que crean condiciones inéditas para la interacción social. o cómo es que. que estimamos saludable. El modelo de Saxe. empero. "En consecuencia. que en manos inhábiles o en mentes desinformadas se traduce en grandes y envarados paisajes de evolución unilineal o en apreciaciones que orillan el etnocentrismo. significa el mayor obstáculo para su aplicación en campos en los que las cuestiones "evolutivas" son menos relevantes. Es así que los datos oksapmin terminan sugiriendo que los cambios ontogenéticos no ocurren en una suerte de limbo lógico. fundamentalmente estático. que sirven más adecuadamente a las necesidades del conjunto social. Estas obligan a los adultos a elaborar nuevas formas y estilos de representaciones colectivas. que la formulación de Piaget concierne en lo esencial a las formas lógicas universales del pensamiento y a la manera en que el individuo las elabora. y en donde los problemas centrales tienen que ver ya sea con sistemas sincrónicos o con procesos históricos contingentes como los que señalaba Saxe. El punto es que su trabajo entre los oksapmin representa un cierto distanciamiento. una sociogénesis" (Saxe 1983:140). pues el modelo en sí es más adecuado para dar cuenta del crecimiento de organismos biológicos o del desarrollo del intelecto que para echar luz sobre las características y las transformaciones de las culturas y de las sociedades. sucede entonces como si la imposición de un marco teórico evolutivo invariable violara la escala estructural del fenómeno. a través del uso que un individuo hace de esos sistemas en la vida colectiva. por así decirlo. de las extrapolaciones tradicionales de la teoría de Piaget hacia el campo de la investigación transcultural. debido a que se encontraba comprometido en una explicación causal de todos los rasgos presentes en los distintos "niveles" que conformaban su tipograma. por más que la ordalía del extrañamiento haya demostrado su urgencia. es decir. jamás examinó axiomáticamente la forma en que el elemento social participa en ese desarrollo. aunque se trata de una temporalidad cíclica y no propiamente histórica. Será necesario. el objetivo de Saxe fue más bien el de situar ese análisis cognitivo en un ámbito y en unas coordenadas sociohistóricas precisas. el modelo piagetiano de la psicogénesis seguirá desenvolviéndose. ámbito en el que se requiere un planteamiento menos panorámico y menos preformado. sigue siendo una excepción. el análisis se encuentra situado tanto en el espacio como en el tiempo. que permitió a Saxe aplicar su modelo. estas nuevas formas de representación determinan contextos culturales cambiantes como base para el desarrollo cognitivo del niño. los sistemas mismos evolucionan y sufren un proceso sociohistórico de desarrollo. Piaget hubo de investigar todos los fenómenos estructurales desde una perspectiva genética. validarlo y extraer sus conclusiones. primero que nada. Hasta tanto esta transformación teorética no se lleve a cabo. replantear aspectos bastante básicos de los modelos de Piaget. ostentan limitaciones serias para su aplicación a los fenómenos socioculturales. Saxe advierte. Con ello. Desde este punto de vista. el esquema evolutivo de Piaget. independientemente de la peculiaridad de la vida social en que se halla inserto. inspiradas en las antiguas. devienen entretejidos y adquieren significado en el interior de las estructuras operacionales del sujeto en desarrollo. probablemente.la persona. Al contrario de lo que sucedía con el estructuralismo levistraussiano. como decía Terence Turner. y hasta es posible que de esa revisión surja un esquema analítico muy distinto del que hoy conocemos. Esta circunstancia. No interesa a nuestros fines describir el contexto. tal como están. sino en un contexto sociohistórico particular. La reformulación que los antropólogos esperan del modelo evolutivo no puede cumplimentarse de un día para el otro. A su vez. puesto 202 . en los escritos de Piaget no hay una articulación suficiente respecto a cómo los sistemas colectivos de representación que inicialmente son exteriores al niño. Más que servirse del sistema indígena como contexto pasivo o como testigo silencioso para el análisis de las estructuras operacionales.

que permanecerán sin problematizarse los componentes socioculturales subyacentes a los procesos mismos. Aquí es donde se abre una posibilidad de crítica antropológica a las posturas de Piaget, sobre todo en lo que hace a su oposición a cierto estructuralismo y a sus desmañados escarceos con una lingüística a la que francamente jamás dominó. Cuando Piaget saluda a la gramática generativa "diacrónica" frente al sincronismo de las lingüísticas tradicionales, es evidente que está confundiendo tanto los hechos como las categorías lógicas. Las transformaciones sintácticas son componentes procesuales de la lengua, es decir, de la dimensión sistemática, sincrónica del lenguaje. El hecho de que una transformación sintáctica involucre una secuencia seriada de operaciones y con ello cierto correlato temporal, no lo convierte en un suceso diacrónico, en relación con modificaciones históricas del sistema en que se desenvuelve. El tiempo que insumiría una transformación solamente existe en un plano analítico, abstracto, metalingüístico, durante el cual la estructura de la lengua objeto "no tiene tiempo" de transformarse. Por otro lado (y en este sentido la prueba lingüística es abrumadora) es posible estudiar estructuralmente hechos de diacronía, aunque los modelos emergentes de este empeño sólo estén en condiciones de retrodecir diferencias entre sucesivos estados sincrónicos de una lengua (cf. Bynon 1981: 112-153). Como lo ha señalado Turner, las dificultades de Piaget con la lingüística son instructivas, desde el momento en que traducen ciertas limitaciones de su modelo general con respecto a su aplicación a fenómenos socioculturales. El modelo piagetiano de los procesos genéticos ha sido formulado en términos cerradamente unilineales; y estos términos, por apropiados que puedan ser para explicar el crecimiento del organismo o el desarrollo evolutivo del intelecto, son inadecuados para habérselas con el desenvolvimiento ramificado de las culturas o las sociedades. Hallpike, Werner y Kaplan (y en menor medida otros evolutivos no piagetianos, como Luria, Vigotsky, Bruner y Kohlberg) epitomizan este tipo de inadecuación con didáctica ejemplaridad; no es poca cosa, en nuestros días, resucitar hipótesis que ya eran refutables y anacrónicas en tiempos de LévyBruhl. Hace ya unos cuantos años decía Hallowell:
"Los antropólogos contemporáneos, junto con su rechazo de la evolución cultural unilineal, se han apartado de la psicología evolutiva. Cuando se la aplica a grupos étnicos ésta inmediatamente evoca el tipo desagradable de formulación de la 'mentalidad primitiva' expuesta por Lévy-Bruhl. Queda pendiente, sin embargo, el hecho de que la psicología evolutiva es un ejemplo esencial de la emergencia, en el período postdarwiniano, de un área de problemas comunes a la antropología y a la psicología que plantea dilemas que de ningún modo se han resuelto" (1954: 170).

Años después Terence Turner todavía hallaba motivos para afirmar que
"No puede negarse que al menos algunas de las incursiones de Piaget en territorio antropológico exhiben un incómodo aire de familia con las teorías evolucionistas unilineales del siglo XIX […]. Los problemas antropológicos de Piaget están un tanto simplificados por la limitación de su interés al progreso del conocimiento científico y al pensamiento lógico-matemático. En ese ámbito es más fácil hablar de un desarrollo acumulativo y progresivo de un tipo unilineal que en otras áreas, tales como la organización social y política [… ]. Las sugerencias de Piaget de que los pueblos primitivos podrían poseer niveles menos desarrollados de funcionamiento mental que los occidentales contemporáneos y que en ese sentido serían 'más como los niños', refuerzan ciertamente ese paralelismo de que habláramos. Sobre bases como ésta es posible que los antropólogos descarten las observaciones etnológicas de Piaget (y sin duda en muchos casos su sistema teórico como un todo) por ser algo de escasa relevancia para los problemas antropológicos actuales" (1973:367).

Como el mismo Turner admite, sin embargo, el modelo de Piaget, a diferencia de los grandes esquemas conjeturales evolucionistas del siglo pasado, puede operacionalizarse y ponerse a prueba. Algunas de las comprobaciones de campo, incluso, parecerían abonar las suposiciones del maestro (cf. Piaget 1970a:118; Luria 1987), aunque el hecho de que los primitivos acaben siendo iguales que los niños -creemos- bien podría ser una deducción aberrante o un epifenómeno del funcionamiento del modelo, tal como lo es su asimilación con los neuróticos en el marco psicoanalítico, con las ratas blancas en el conductista, con los ánades en el etológico y con los esquizofrénicos en El Antiedipo. En honor a la verdad, hay que admitir también que la relativización an203

tropológica de los conceptos piagetianos más recalcitrantes a la idea de la igualdad intercultural no ha sido, hasta hoy, demasiado apabullante. Muchas veces los esfuerzos de los igualitaristas (pensemos, por ejemplo, en Michael Cole) parecen estar más encaminados a la confección de tests que arrojen resultados establecidos de antemano en favor de una postura ciertamente muy noble, que en sacar a la luz los hechos tal cual son. Pero así y todo, por lo menos los dilemas formulados en la psicología evolutiva son más que dignos de tenerse en cuenta. Cualquiera sea el sentido de los datos que una muchedumbre de piagetianos está recabando en el campo en este mismo momento, los antropólogos deberían prepararse para reinterpretar información que, por su relativa solidez, puede representar un nuevo desafío.

204

9

PSICOLOGIA INTERACCIONAL
La psicología interaccional, fundada a principios de la década del '70, reúne puntos de vista que anteriormente se juzgaban inconciliables. Su campo teórico emerge de la discusión entre conductistas skinnerianos, psicólogos de rasgos e investigadores orientados hacia la psicodinámica, y de su decisión conjunta de aunar criterios. Es una tendencia que surge, además, como una disyunción explícita de la antropología psicológica y de la psicología sociológicamente fundada, y como una especialización colateral, bien delineada, de la influyente psicología cognitiva. Esta última ha ocasionado un verdadero cambio de foco en los territorios disciplinarios más diversos, patrocinando que la estrategia que ahora nos ocupa se aparte del tradicional interés psicológico por identificar conjuntos estáticos de rasgos de personalidad, en beneficio del examen de los procesos cognitivos y de los contextos conductuales.

Fig.9.1 - (Crawford 1983:31)
Cuadro de tipos caracterológicos comúnmente utilizado en psicología de rasgos. En las diagonales se indica su correlación con los temperamentos hipocráticos. Incidentalmente, la investigadora de quien hemos tomado el cuadro incurre en dos errores significativos: insinúa que Wilhelm Wundt (1832-1920) es cronológicamente anterior a Immanuel Kant (1724-1804), y atribuye la doctrina de los cuatro temperamentos a Galeno, en vez de Hipócrates.

El mayor empuje hacia tal reformulación se debe probablemente al esfuerzo de Walter Mischel, cuyo texto Personality and Assessment (1968) desafió el supuesto, antes dominante en psicología, de que las disposiciones o rasgos de la personalidad son atributos relativamente estables, que ejercen efectos amplios y generalizados en las conductas manifiestas. Los partidarios de la psicología de rasgos (Allport, Eysenck, Burt, Raymond Cattell) consideran que la tarea del teórico de la personalidad consiste en aislar y describir ciertas propiedades del individuo que están 205

en la base de la conducta manifiesta y que la determinan, otorgando al comportamiento individual una dirección coherente e integrada. A estas propiedades se las llama rasgos; y los rasgos pueden ser muy generales, influyendo sobre toda o casi toda la conducta individual, o muy específicos, en cuyo caso sólo influyen sobre la conducta en ciertos tipos de situaciones. Mischel se opuso a esta concepción argumentando que cada disposición que se define como un rasgo (por ejemplo "extroversión") posee una connotación tan amplia que incluye una gama muy extensa de clases de conducta, incluso conductas contradictorias, como sus instanciaciones posibles. De hecho, las categorías de situación y de respuesta implicadas en su construcción resultan ser de distintas clases: emocionales, interpretativas, cognitivas, intencionales, conductuales, etc. (Fig. 9.1). Los datos, aseguraba Mischel, "sustentan el punto de vista de que las conductas dependen más bien de eventos sumamente específicos, aunque permanecen estables cuando las consecuencias a las que conducen y las condiciones en las que se suscitan son también estables" (1968:282). Donde mejor se capta la dependencia contextual de las conductas es allí donde éstas nos parecen más atípicas y donde las condiciones ambientales nos resultan más extrañas: y ese lugar es el contexto etnográfico, el cual, por la vía de su descripción antropológica, tuvo cierta incidencia en esta formulación teorética. Mischel argumentaba que la noción de "conducta típica" había llevado a error a los psicómetras, quienes vislumbraban la variabilidad situacional como una especie de margen de error, de ruido, de distorsión, que interfería en la identificación de los rasgos. Mischel e invitaba a los psicólogos a concentrarse en las condiciones en que la conducta tiene lugar y en la manera en que el comportamiento individual, en cualquier circunstancia, se relaciona funcionalmente con la experiencia previa. Este énfasis situacionista, inspirado subterráneamente por los datos de la antropología psicológica comparativa y por el muestrario teratológico de tipo believe it or not de Margaret Mead, suscitó indignaciones y despertó en su momento un considerable debate (cf. Endler y Magnusson 1976; Magnusson y Endler 1977; Bowers 1981). Mischel fue llevado a declarar, en un artículo anterior, que él no intentaba atacar frontalmente el concepto de personalidad, ni pretendía imponer el reemplazo del individuo por la "situación" como objeto de estudio, como era el caso entre los interaccionistas simbólicos. Su propósito era más bien salir al cruce de ciertos abusos del modelo de la personalidad y cuestionar la tendencia a usar unos pocos signos conductuales para explicar todos los comportamientos a lo largo de la vida de una persona (1979:740). Pero se había tocado un punto sensible. Las reacciones de los tradicionalistas, entre ofendidas e histéricas, empero, ilustran muy bien los fenómenos de resistencia de ciertas facciones de la psicología frente a las innovaciones teóricas de esta naturaleza. La antropología, por su parte, ya venía librando su batalla contra el concepto de personalidad. Francis Hsu, al sugerir el cambio de denominación de Cultura y Personalidad por el de "antropología psicológica", procuraba eludir las connotaciones individualistas de aquel término, así como las implicancias atinentes a "disposiciones inmutables" que no tenían nada que hacer en los procesos de interacción que se iban constituyendo en los focos incuestionables del análisis cultural (Hsu 1961). En el área de los estudios de la personalidad, y más que nada en la psicología, el trabajo teorético en los primeros años se focalizaba en la identificación, el inventario y la evaluación de rasgos específicos, homunculares, que se concebían como atributos permanentes de los individuos, capaces de ejercer efectos generalizados sobre la conducta a lo largo de cualesquiera situaciones. Estos rasgos no eran más que adjetivaciones impresionistas cristalizadas en una serie de dimensiones que normalmente adquirían valores duales: retraído/expansivo, modesto/arrogante, espontáneo/calculador, tenso/relajado/, dócil/contumaz. De hecho, tales categorías analíticas no representaban ningún avance notorio respecto de los cuatro tipos griegos del temperamento (melancólicos, sanguíneo, colérico, flemático), muchas veces integrados en los cuadros. Aún en las tablas más elaboradas y parsimoniosas, subsistía un fuerte tono de caracterología zodiacal, de la que sólo podían desprenderse explicaciones circulares: la conducta revelaba disposiciones internas, las cuales eran a su vez inferidas del comportamiento. Las limitaciones inherentes a las perspectivas basadas en los rasgos de personalidad habían movido a Murray (1938) a esbozar una teoría según la cual el comportamiento no está determinado 206

por esas entidades o por necesidades subyacentes, sino por presiones ambientales que las satisfacen o las frustran. En última instancia -sostenía Murray- pese a que la conducta individual varía a través de sus diferentes situaciones, sigue siendo predecible en términos de las presiones externas que se confrontan en cada situación . El modelo de Murray, sobrevenido mucho antes de que el fracaso de la psicología de rasgos se trocara en escándalo, no constituía en el fondo más que una solución de compromiso: aunque fueran incapaces de explicarlo todo y aunque se los privara de fuerza causal, los rasgos seguían estando allí. También Mischel consideró que la conducta humana es impredecible si solamente se toman en cuenta los factores personales. Mischel sugería que si se pretende tener acceso a cierta capacidad predictiva, la teoría tendría que prestar atención a las propiedades funcionales de los escenarios que los actores ocupan. La noción de unidades de contingencia de la conducta subraya, precisamente, la estrecha asociación que en el esquema de Mischel se reconoce entre la conducta de una persona y las propiedades directas o indirectas de estímulo propias del ambiente en que la acción ocurre. Con el tiempo, esto se expresará de otra manera: puesto que las situaciones o conjuntos estimulares se presentan encuadrados en escenas-marco bien precisas, física, social y culturalmente determinadas, la atención a las variables situacionales que controlan la conducta de una persona lleva forzosamente al análisis de esos settings, estudiando la forma en que cada personalidad se constituye como patrón de reacciones frente a un entorno natural y sociocultural. Y ese entorno funciona no sólo como conjunto estimular elicitante y reforzador de reacciones, sino también como rejilla reguladora de las reacciones posibles e imposibles, de las respuestas adaptadas e inadaptadas (Fierro 1981:41). Tanto Bowers (1973) como Bem y Allen (1974) han establecido, quizá más claramente que Mischel, la importancia del ambiente conductual. Según Bowers, las situaciones son tanto un producto de la persona como la conducta de ésta es función de la situación. La capacidad de los individuos para conferir forma al ambiente se pone en evidencia a través de procesos de comportamiento tales como el arte, la arquitectura o el planeamiento comunitario. Incluso los procesos cognitivos más soterrados juegan un papel esencial en la estructuración del entorno, pues los esquemas cognitivos sirven no sólo para filtrar y organizar los estímulos externos, sino también para plasmar una influencia directa sobre el ambiente social de la persona. Es de sumo interés observar la forma en que los interaccionistas clasificaron las distintas variedades del estudio de la personalidad, contrastándolas con la suya propia y estimando sus respectivas posibilidades. Endler y Magnusson (1976), en efecto, sostienen que en todo el campo disciplinario han habido cuatro modelos principales: • 1) La psicología del rasgo, la variedad predominante, que considera que el rasgo es la causa primordial de la conducta y que sirve de base a las consistencias aparentes entre estímulos y respuestas en condiciones variadas. Este modelo es restrictivamente descriptivo y estático; aunque Cattell presentó alguna que otra discusión teórica sobre el desarrollo de la personalidad, la psicología del rasgo muestra poco interés hacia la investigación de los aspectos evolutivos del comportamiento y del fondo ontogenético de la conducta real. • 2) Las teorías psicodinámicas, como el psicoanálisis, que suponen un núcleo básico de personalidad, coherente a través de las situaciones y constituido por la interacción continua y el conflicto entre las estructuras del Yo, el Ello y el Superyó. Estas teorías conforman en general un modelo evolutivo, para el cual las disposiciones latentes que determinan la conducta se desarrollan en base a la experiencia interpersonal temprana, la cual a su vez modifica la expresión de los instintos heredados o de las fuerzas motivacionales. • 3) El situacionismo de Bandura, Mischel y Rotter, que entiende que los determinantes básicos de la conducta individual son los factores o estímulos de la situación, y que subraya el papel del aprendizaje social. Opuesto al innatismo, el modelo situacional concede escasa atención a los factores biológicos y hereditarios, encontrando las bases del desarrollo para la experiencia adulta en los procesos de aprendizaje social, el refuerzo, el troquelado, la cognición.

207

• 4) El interaccionismo de Bowers, Endler, Magnusson y eventualmente el propio Mischel, que pone de relieve la importancia de las interacciones entre la persona y la situación y señala el enorme influjo que en ellas desempeñan los factores cognitivos. Marcando una importante distinción interna, una ríspida querella doméstica, los autores en cuestión diferencian, como se ve, entre situacionismo e interaccionismo propiamente dicho, insinuando que este último ha avanzado más que el otro en el trabajo de la caracterización formal de las situaciones, y que por ello se presenta como la opción más viable. Como formulación adicional en el interior de este último, apuntan también un modelo biocognitivo, como el de Kenneth Bowers, y un modelo transaccional, que destaca los vínculos sistémicos de causalidad recíproca, las cadenas de feedback y los fenómenos de organización de secuencias complejas de conducta. Las primera etapas del emergente interaccionismo estuvieron signadas por cierta confusión terminológica y una ostensible disparidad de objetivos. La propuesta parecería ser válida, aunque no demasiado original, y en la antropología no faltó quien argumentara que todo eso ya lo había dicho antes, como de costumbre, Alfred Irving Hallowel con su distinguida prosa. El mismo concepto de "interacción" se utilizaba en una multitud caótica de sentidos, que iban desde una concepción mecánica de variables insertas en una matriz de datos, hasta una idea dinámica, orientada hacia la investigación de los procesos por medio de los cuales se desarrolla la conducta individual en una estructura compleja de situaciones. Las unidades de análisis, asimismo, oscilaban desde referencias multiplicadas a disposiciones globales, como "introversión", hasta rasgos minúsculamente específicos, como "ansiedad ante los tests", y desde escenarios definidos a grandes trazos, como "en la Iglesia", hasta fragmentos escénicos mínimos, como "contacto visual" (Howard 1982: 40). Por doquier, los rasgos expulsados de palabra volvían a introducirse de hecho, con obstinada insistencia, mientras que las situaciones no hallaban una caracterización formal satisfactoria: era ostensible que se requería una impugnación más acabada de aquéllos y una fundamentación más sólida de éstas. Los años sucesivos presenciaron múltiples intentos por clarificar que lo que se buscaba era examinar la interacción entre las situaciones (aparentes o reales), sin privilegiar a priori a ninguna instancia (Mischel 1973). Se enfatizaba el rol de las situaciones, pero también se las veía como insumos informacionales cuyo impacto conductual dependía de la forma en que fueran procesadas (Mischel 1979). Si la variación transituacional resultaba embarazosa para la teoría de rasgos, las diferencias de comportamiento de distintos sujetos en una misma situación ponía en aprietos al situacionismo. Por otra parte, era obvio (aunque no se había reflexionado en ello lo suficiente) que no todas las conductas son igualmente susceptibles a los influjos ambientales, y que el reconocimiento de la debilidad de la psicología de rasgos no obligaba, sin más, a embanderarse bajo el lema de la omnipotencia del ambiente situativo. En suma, el modelo se iba tornando indefinido y plural. De todo el embrollo de retractaciones culpables, de hipótesis ad hoc, de redefiniciones múltiples, de diásporas y de escisiones doctrinarias que siguieron, sólo se pueden sacar en limpio dos certidumbres: la evidencia de un programa no cumplido hasta sus últimas consecuencias, y la insuficiencia de una capacidad crítica poderosa, pero no compensada por un empuje creador de la misma magnitud. Mischel acabó haciendo el papel de un pequeño intelectual con una gran idea, de un intuitivo que había pergeñado una teoría con cierto fondo de verdad, pero que no acertaba a conferirle una forma y unos contenidos que la tornaran convincente. Tras el estallido de la rebelión situacionista contra la psicología de rasgos (eco tardío de la revuelta conductista contra los instintos) y luego de expresadas las fórmulas conciliadoras o beligerantes de las diferentes tendencias del interaccionismo, el territorio quedó en un estado incierto. Si bien la psicología de rasgos jamás recuperó su antiguo esplendor, arrastrando en su caída al presuntuoso análisis factorial, las alternativas frente a ella fueron demasiado heterogéneas como para sustentar grandes acuerdos. Aunque se apoyaba en un compacto acervo de experiencias y conocimientos de raigambre conductista, la postura de Mischel, carente de una visión de conjunto, desperdició la oportunidad de incorporar elementos que en esa época se estaban desarrollando en otros espacios disciplinarios: la crítica batesoniana de los "principios explicativos" tautológicos, la cruzada de la semántica de prototipos contra la teoría de rasgos de los estructuralistas, los esfuer208

por ejemplo.000 términos para designar rasgos (!) y apenas un puñados de palabras para clasificar situaciones (Bem y Allen 1980:60). Lo que Staats reprocha con más acrimonia a Mischel (y también a Bandura) es la ausencia de un concepto claro de interacción conductual. sin duda. para lograr fuerza predictiva. el deslizamiento sufrido por esta postura crítica. el estudio de los esquemas ambientales por los cartógrafos de la ciencia cognitiva y un largo etcétera. lo cual. en fin. sobrevive sin embargo en Inglaterra en torno a las ideas de Arthur Staats (1980). le recrimina no considerar la personalidad como un proceso causativo y suponer que existe algo así como un principio de causalidad en la interacción misma. sin que esté claro en qué puedan consistir. Parecería que sólo un conocimiento incompleto. También Daryl Bem y Andrea Allen. Un deslizamiento que origina confusión acerca de lo que ella misma está cuestionando en un momento dado: lo que ella pone en tela de juicio ¿es el interaccionismo? ¿O es acaso el análisis de rasgos. y en el que. El conductismo social. Magnusson o Endler. Nótese. El supuesto de la consistencia de la personalidad -afirman Bem y Allen. y no etic. Los estudios realizados comprueban que las correlaciones entre las conductas que componen un rasgo dado son casi idénticas a las que se obtendrían en una muestra de conductas seleccionadas al azar. y no según la del investigador. quien rara vez menciona al precursor George H. […] Se puede encontrar una versión más elaborada del mismo supuesto nomotético en las formulaciones factorialistas. Mead o al simbolista Herbert Blumer. tras probar la culpabilidad del testigo. casi toda la investigación se basa en alguna variante del supuesto nomotético de que una dimensión particular de un rasgo o conjunto de dimensiones es universalmente aplicable a todas las personas. cuya naturaleza en esta teoría es la de un artefacto estadístico o la de un constituyente separado en la determinación de la conducta. Aunque no lo expresan en estos términos. que asumen por una parte la existencia de un factor universal como estructura de la personalidad. Sorprendentemente. Algunos de los rechazos más estridentes a los planteos interaccionistas provinieron de una variante teórica (el conductismo social) que muchos imaginaban colapsada o disuelta en el seno del interaccionismo simbólico norteamericano. de la Universidad de Stanford. salieron al cruce de la negación interaccionista de las consistencias transituacionales y trataron de suavizar el repudio de Mischel hacia los rasgos permanentes de la personalidad presentando una interpretación alternativa. Bem y Allen concluyen que son nuestras intuiciones las que están en lo cierto y las investigaciones formales las que se equivocan: la falacia en que incurren las investigaciones académicas -dicen. A juicio de Staats (y es difícil no convenir en ello). y un vocabulario inadecuado. trasmutado en una especie de macroteoría del aprendizaje social. deja sin aclarar cómo es que esa clasifi- 209 . una práctica que éste combatió desde siempre? ¿No estamos aquí en presencia de algo así como un proceso judicial que se ha salido de madre. debe hacerse en términos de la propia fenomenología del individuo. nos impulsan a considerar la conducta como función de los rasgos: existen en nuestro léxico cerca de 18. parecería incluir factores o competencias cognitivas y emocionales. que carece de una estructura detallada. y que las diferencias individuales deben identificadarse con posiciones diferentes en el ámbito de esas dimensiones. las categorías esenciales de la psicología interaccional están insuficientemente caracterizadas: la personalidad.zos gemelos de la psicología ecológica de Barker y la psicología ambiental de Stokols y Bronfenbrenner. impresionista. pero se deshace apenas se lo investiga con un mínimo rigor. lo que los autores propugnan es que la atribución de los rasgos sea emic. se acaba condenando al fiscal? La solución que Bem y Allen proponen es un tanto inesperada: hacer que la estimación de los rasgos corra por cuenta de sus portadores. y que por la otra sostienen que las diferencias individuales van a quedar especificadas por diferentes puntos en el espacio n del factor" (1980: 61).estriba en que se concede mayor importancia a los supuestos nomotéticos que a los idiográficos en relación con la naturaleza de las diferencias individuales. puesto que tal clasificación. tal como la conciben Mischel. La misma crítica vale para el concepto de interacción.es intuitivamente satisfactorio. "Así.

En pocas palabras. que arrancaba de mucho tiempo atrás. Como comprobaremos luego. El psicoanalista Paul Wachtel respondió al desafío planteado por Mischel reconociendo el valor de algunas de sus críticas. en las que las energías psíquicas discurrían en el interior de un sistema cerrado. la puesta en crisis del concepto de rasgo había estremecido las bases descriptivas y diagnósticas de todas las escuelas psicológicas. Para ello. el antropólogo cognitivista Roy Goodwin D'Andrade (1970. si es que no la letra. cuyo análisis componencial es análogo cien por ciento al trait analysis. es estrictamente consonante con el énfasis de Mischel en lo que la persona hace. ya no eran esenciales -aducía Wachtel. Mientras se gestaba este ámbito de discusión. y no sólo del trait analysis a la manera de Eysenck o de Cattell. para salvar el espíritu. de conflicto y de fantasía.cación (que pudiera ser inimaginablemente exótica) llega a convertirse en herramienta (y no ya objeto) del conocimiento científico.para la teoría psicodinámica actual. Psicología proteica por excelencia. que todas las necesidades de la psicología tras el colapso de la noción de rasgo podían ser conjuradas si se leía a Freud de cierta manera. manifestaba Watchtel. de un conocimiento estragado por los años. La estrategia de Schafer. sin hacer referencia a casos concretos de conducta. por consiguiente. más que en lo que la persona tiene conjeturalmente en su interior (Wachtel 1977: 321-322). pero argumentando también que las estrategias psicodinámicas modernas eran más productivas de lo que querían reconocer los conductistas y otros rivales suyos. "Una de las implicancias de este procedimiento es la de que si las correlaciones y la estructura factorial son resultado de la similitud de los significados. como si no existieran otras opciones a la mano. Klein había llevado a término un esfuerzo por expresar el pensamiento psicoanalítico en base a un modelo cibernético de feedback. luego sería posible reproducir los resultados del análisis factorial sin siquiera recurrir al mundo externo" (1965:222). el psicoanálisis. Las grandes especulaciones freudianas de tipo hidráulico. más que la covariación de diferentes respuestas por parte de los individuos computados. en su vieja y superada acepción. corroborando que las concomitancias y adhesiones cuantitativas simplemente reproducían aspectos que hubieran podido predecirse a partir de la denotación de los términos clasificatorios. Fig. la psicología de rasgos y sus respectivas críticas se inspiran en una idea equivocada de la significación y. ofreciendo diversas soluciones optativas a la conceptualización de la personalidad a la luz del marco de referencia interaccionista. el psicoanálisis demostraba su capacidad de supervivencia trasmutándose en un conductismo modificado. G. de todos modos. que conocería también extravagantes maridajes con el conductismo (Dollard y Miller 1950) y hasta con la ciencia cognitiva (Erdelyi 1987). La refutación de D'Andrade a las confiadas certidumbres del trait analysis. el colapso de la antropología cognitiva norteamericana. examinó y reprodujo sobre la base exclusiva de juicios puramente semánticos los resultados de varias clasificaciones de personalidad sustentadas en apariencia por un denso aparato estadístico. la caída de Bem y Allen en el irracionalismo fenomenológico. Para bien o para mal. junto con su pedante análisis componencial. antropomorfas. de los juicios atributivos.2) podían derivarse tan sólo de similitudes en el significado de los términos descriptivos. y Schafer había desarrollado un "lenguaje de la acción" que eliminaba las antiguas entidades reificantes. era una pequeña obra maestra de concisión y de eficacia que incluso no dependía de la validez de una antropología cognitiva que ya se había reconocido obsoleta. que se plantaba frente al situacionismo para espetarle que no se lo necesitaba. 1974) colaboró con Shweder en la crítica final del concepto de rasgo. reproducía así ante el situacionismo la misma genuflexión que los exégetas del Pentateuco habían debido realizar a Darwin. Ahora bien. que había dejado atrás los conceptos de motivación inconsciente. obedece en parte a su falta de comprensión de los rudimentos mínimos del modelo sistémico y a que toda la psicología interaccional. 9. 210 . Inadvertidamente. D'Andrade logró demostrar taxativamente que algunas de las clasificaciones de personalidad utilizadas por los psicólogos (cf. S. demostró formalmente que dicha metamorfosis del insumo emic en teoría etic es un sueño pueril. y que era capaz de expresar ideas psicodinámicas exclusivamente en relación con lo que la persona realiza.

se vio forzado a deshechar. por el otro descuidaba la pertinencia cualitativa de los objetos cuantificados. como que está inscripto en la "Nueva Etnografía". valores y actitudes conscientes. cuando el problema radica en que no lo son). Actúa como un conjunto de restricciones sobre el aprendizaje posterior y sobre la flexibilidad adaptativa del individuo" (1977:171). y esta crisis no es una creación salvaje de la an211 . LeVine concibe la cultura. la "estructura de superficie". disfrazada para la ocasión. Robert LeVine. las reificaciones y los antropomorfismos son algunas de ellas. freudiana. tanto la propuesta de LeVine como la de Stagner tienen. dilapidando su ingenio en un riguroso cómputo de fantasmas. la consistencia observable de la conducta. Sus características principales son: adquisición temprana. por lo común en forma de adjetivos impresionistas. entre paréntesis. El fenotipo.En aras de la sutileza señalemos. superpuestos a la diversidad genotípica. que se aviene a suplir o a enmendar el análisis de rasgos echando mano a las nociones lewinianas de fenotipo y genotipo. cuál puede ser el valor heurístico real de un símil basado en categorías topológicas que el mismo Chomsky. y para ello debe impugnar primero a las axiomatizaciones aparentes o mal resueltas: las matemáticas espurias. también antropólogo. y capacidad de inhibición. El trabajo de D'Andrade. En otra rama disciplinaria. sólo representa una de las transformaciones posibles a los rasgos subyacentes. Hay que coincidir con él en que el análisis de rasgos ha sido una orientación que mientras por un lado se consumía en el desenvolvimiento de recursos estadísticos exquisitos. verdadera "estructura de superficie". competencia y conocimiento. Aquí vale la pena advertir que en ciertas ocasiones los extremos se encuentran y las doctrinas más heterogéneas se dan la mano. imposibles de operacionalizar e inapropiados para debatir. habilidades. en el fondo. Un rasgo de personalidad puede asimilarse. a una "estructura profunda" que se manifiesta de diferentes maneras. Como decía Gregory Bateson. luego parcialmente asimilada. sino su defectuosa elaboración ocasional. Este último se considera como "un conjunto de disposiciones permanentes de conducta que pueden o no encontrar expresión socialmente aceptable en la conducta habitual o institucionalizada de una población. sino más bien describen transacciones entre el individuo y su ambiente material y humano" (1985:328). según él. sea o no definida ésta mediante la enumeración de rasgos más o menos inmutables. propenso al interaccionismo simbólico que se halla en las antípodas de la postura intelectual de aquél. dependiendo de las "transformaciones" que sufre. (Cabe preguntarse. Más precisamente. en cambio. el psicólogo social Rom Harré (1982: 273). toda vez que el primero demuestra no ya la inanidad de un proyecto formal per se. preferencias y gustos. y que supone consistentes a los fenómenos observables. aunque ya no basada en una analogía darwiniana sino en los supuestos de la gramática generativa transformacional de Chomsky. operando a través del uso de sanciones sociales. Así concebida. la personalidad requiere todavía el enunciado de sus "características" invariantes. la pretensión de salvar el concepto de personalidad: LeVine desde una perspectiva psicodinámica. se refiere a las regularidades observables que caracterizan el comportamiento del adulto en una variedad de situaciones. ya comentada. pretende acceder a cierto nivel de sofisticación axiomática. como un mecanismo que favorece ciertos fenotipos y conduce a un conjunto convergente de rasgos observables de carácter. que algo que esté presente de hecho en las características objetivas de la acción. Harré sostiene que existe una clara conexión entre las atribuciones hechas por la psicología del rasgo y el contenido de los estereotipos culturales: aquellas atribuciones son más una secuela del lenguaje que se utiliza para describir. Igual que D'Andrade. generalización u otras transformaciones bajo el impacto de las presiones suscitadas en la experiencia. A pesar de su novedad aparente. que la desconstrucción operada por D'Andrade es de un orden muy distinto al del rechazo irracionalista de la indagación nomotética por parte de Bem y Allen. resistencia a la eliminación ulterior. coincide en destacar la naturaleza profundamente informal y subjetiva en la atribución de rasgos y valores a las personas. El psicólogo Ross Stagner ha propuesto una solución transdisciplinaria similar. "los adjetivos […] que pretenden describir el carácter individual no son en realidad estrictamente aplicables a un individuo como tal. e incluye ejecuciones de rol. con el correr del tiempo. por si hiciera falta. La observación de Bateson es como un eco de la crisis general del concepto de personalidad. propuso unas formulación adicional. y Stagner desde el punto de vista de la psicología de rasgos. señuelo o camouflage.

retraído. arrogante. Alan Howard reclama así el auxilio de la antropología. desordenado. entusiasta Concienzudo. en definitiva. ponderado. realista Confiado. fácilmente perturbable Sentimental. autoconsciente. porque para empezar no está claro si es posible poner un límite formal al proceso desconstructivo en que la doctrina se funda. Personality and Social Psychology Bulletin.R. 20. Bateson. Pero ésta y sus alternativas (el interaccionismo. Feschbach. taciturno Práctico. A. difícil de engañar Ingenioso. dependiente. la psicología transaccional. agresivo. arrogante. pedante Arrojado. A. L.P. apático. S. correcto Espontáneo. adaptable. Phares y J. por cierto. basándose en la misma observación de Bateson. puesto que la propia psicología de la personalidad ha abordado innumerables veces el leit motiv de su propia bancarrota. concienzudo. véase Carlson (1984) y también la serie de surveys específicos en el Annual Review of Psychology: J.tropología. coinciden en lo esencial. Rausch y Mischel.Factores de la Personalidad (Cattell y Krug 1977:104) El interaccionista Harold Rausch. prefiere decisiones personales. la cual. A. L. 1976.2 . 212 . emocionalmente poco constante. buen acompañante y partidario Libre. N. 1984. T. manso. liberal. formal. Lamiell. agitado. Knoll.P. más allá de la idea teoréticamente fértil de la interacción y del contexto. calculador.P. "Personality: Stages. 9. A Pervin.R. "The 'personality' of Personality Theory and Research". 28. independiente. cooperador Muy inteligente. inquieto Experimentador. E. Mitchell. A. "Personality: Current controversies. espontáneo Descripción de alta evaluación Extrovertido. 10. aborrecido Fig. atenido a sus obligaciones Tenso.1 Factor A B C D E F G H I L M N O Q1 Q2 Q3 Q4 Descripción de baja evaluación Retraído. fácil de tratar Hábil. inflexible Indiferente. pensamiento concreto Sentimental. Sechrest. emocionalmente poco constante. J. respetuoso de las ideas aceptadas. neurasténico. Yor. constante. 29. "Personality". o si esta desconstrucción es contradicha (o no) por el programa positivo que le sucede. seguro de sí. 1977. 1985. realista. "Personality". distanciado. correcto en el trato. obediente.P. no artificioso. necesita protección. despreocupado. pensamiento abstracto. evita obligaciones Tímido. A. encara la realidad con firmeza. puede aportar valiosos elementos de juicio a una especialidad psicológica todavía en formación y en lucha: 1 Sobre la recusación del concepto de personalidad en psicología general y la autoconciencia crítica de la psicología de la personalidad. sensible Desconfiado. calmo Arrogante. demostrando que la idea de una psicología situacional es en cierta medida legítima y justificable.R. Wiley. 34. Adelson. sentimental Moderado. serio. 36. Pervin. R. issues and directions". mundano. and the Self". encara la realidad con firmeza. asegura que los diferentes rasgos son pertinentes a otras tantas situaciones. sabio. 1978. 1984.J. vivaz Emocionalmente constante. bondadoso. libre pensador Autosuficiente. Helson y V. A.A. confiado. indomable. "Personality". 1983. autodisciplinado. ni siquiera la psicología cognitiva es capaz de llegar. alegre Conservador. y que los rasgos "pertenecen" tanto a las situaciones como a las personas (1977:290). despreocupado por la etiqueta. hoy por hoy.R. no convencional Expero. natural. el modelo biocognitivo) no se construirán solas: hace falta. descuidado. amedrentado. tolerante Dependiente del grupo. medroso Contumaz. penetrante Medroso. frío Poco inteligente. crítico. sigue sus instintos Relajado. flexible Realista. 27.P. Current Controversies and Issues in Personality. Loevinger y E. afinar las herramientas hasta un punto al que. cede completamente a los impulsos internos.R. espontáneo Manso. 1969. preocupado. fácilmente perturbable Modesto. calmo Emocionalmente constante. alegre. creativo Controlado. crítico. Traits. calmo. L. "Personality". autosuficiente.R. analítico.P.

Demostrar la homología de dos circunstancias constituye. fue como despertar un león. En general -dice Shweder. un problema lógico mayor. Pero no todas las promesas formuladas desde este paradigma nos parecen auspiciosas. no podría estar más rotundamente expresada. a punto de leer la Torah?" (1979:283-285). identificado desde entonces con posturas llamadas "románticas". Orlansky. Algunas de sus impugnaciones a los lugares comunes de las teorías psicoculturales reproducen cánones bastante clásicos. un nombre nuevo para un irracionalismo eterno (Shweder 1991). A nuestro entender. Lindesmith y Strauss treinta años antes. ya habían señalado Hsu. conduce ya sea a una botanización de los ambientes estimulares. Shweder descree que esta definición de la personalidad pueda servir a los efectos de un estudio transcultural. negar el carácter esclarecedor de los adjetivos. Diversas combinaciones de métodos observacionales y experimentales. en cambio. están sencillamente mal expresados. entornos) son equivalentes? […] ¿Cuál es la diferencia o la similitud entre el nivel de ansiedad de un joven kikuyu que debe someterse al cuchillo y el de un joven judío de trece años. Asomémonos ahora al momento más delicado y resonante en la vida pública de esta teoría. o a la adopción de un marco fenomenológico. ni todos los aportes que pueda realizar o que ya haya realizado la antropología nos resultan dignos de confianza. poner en crisis los postulados básicos del concepto de personalidad. entrevistas extensivas y cuestionarios estratégicos -esto es. son artificiosos o se asientan en una ejemplificación poco satisfactoria. en lo que a la antropología concierne. se vuelve imposible discriminar entre las conductas relevantes para la definición de la personalidad y las conductas que cualquier persona normal asumiría bajo las mismas circunstancias. Tal como lo demostró la experiencia de otros enfoques que privilegiaron más la coyuntura que las estructuraciones vertebrantes (los casos más típicos son el interaccionismo simbólico de Blumer y la etnometodología de Garfinkel). en suma. algunos planteos de Shweder. de la Universidad de Chicago. la especie de eclecticismo de método que los etnógrafos a menudo despliegan en sus estrategias de campo. revelar la naturaleza tautológica de la teoría de los rasgos permanentes. Otras de sus críticas. como su impugnación a los símiles adaptativos. pues le parece imposible establecer la equivalencia o la comparabilidad de distintas situaciones o contextos: "¿Con respecto a qué componentes descriptivos en particular debe mostrarse que los estímulos (situaciones. si se aceptan sus supuestos. que tornan la conducta de una persona en algo consistente a través del tiempo y diferente de la conducta que otras personas manifestarían en situaciones comparables. como es el caso de su enumeración de las dificultades en que se ven sumidas las explicaciones de la conducta adulta a partir de sucesos ocurridos en la infancia. Child. sobre todo cuando esa homología debe servir de base para hablar de la diferencia. Confutar la suficiencia del trait analysis. por ejemplo. el riesgo al que el teórico se expone no es otro que el del escepticismo epistemológico. puntualización que poco agrega a lo que. Shweder sistematiza sobre un trasfondo netamente interaccionista la oposición que media entre este tipo de estrategias y lo que pudo haber sido Cultura y Personalidad. contextos. arrojan consecuencias más amplias y hasta ensombrecen la perspectiva de futuras investigaciones en este terreno.pueden ser exactamente lo que se necesita para generar métodos y conceptos apropiados para lo que se manifiesta como un paradigma emergente" (Howard 1982:45-46). había definido la personalidad como un conjunto de factores internos más o menos estables. con mejor estilo y en la oportunidad precisa. Si forzamos la comparabilidad situacional mediante el simple expediente de escribir muy poco acerca de las situaciones conductuales. puro o temperado. 213 . todavía pendiente o en curso. expresando peculiaridades situacionales como si fuese idiosincracias de personalidad. Entre 1979 y 1980. Su protagonista fue Richard Shweder. El situacionismo."Parecería que los etnógrafos metodológicamente orientados pueden contribuir en gran forma al desarrollo del interaccionismo como una estrategia general para el estudio de la conducta humana. La utilidad del aporte antropológico. cuando no del irracionalismo. Y este fantasma se materializó aquí más de una vez.los estudiosos no han hecho más que personificar las diferencias culturales.

En otros términos. Johnson-Laird. desfasajes y lagunas. Tylor y Frazer consideraban al primitivo como un científico deficiente. Que dos entidades sean abismalmente disímiles no implica que. en la misma medida en que lo somos nosotros en la experiencia de todos los días. el británico Robin Horton. Según él. es fácil demostrar que Shweder se equivoca. como que los misioneros. Fischhoff. Tversky. Wason. cuando afirma que los antropólogos sólo han subrayado diferencias (culturales o de personalidad) sin detenerse a explorar similitudes. Nisbett. constituyen una legión o un colegio invisible que se está imponiendo. contra las clasificaciones entomológicas. D'Andrade. nos preguntamos. Gardner 1987). Pero su esquematismo epistemológico no los desanima: contra la que pudiera prejuzgarse. se dictamina que los primitivos son científicos defectuosos. como mucho. la fenomenología. el interaccionismo cuestionador de un Mischel. Con ella a la mano. en la elaboración pantagruélica de Shweder. la idea de que la irracionalidad es un valor. igualándonos a todos en la precariedad. junto con los "neotylorianos". primordialmente. De este modo. lejos de ser una secta aislada o un grupúsculo marginal. al margen del despliegue de jergas disímiles y de la invocación de otros precursores. Antropólogos. más que una concepción acabada de la mente. cuando quisieron imponer su religión. daría la impresión de que científicamente se está viviendo una era que coincide con lo que el psicólogo Cronbach (1975) denominó "decadencia de la generalización": se pueden encontrar testimonios de este estado de cosas en ciertas reflexiones de Clifford Geertz (1973) y Donald Campbell (1972). y por supuesto su codificador. eso no es nada comparado con la arcaicidad de las teorías que Shweder. esas correspondencias han hecho posible tanto que los antropólogos estudiaran comparativamente los sistemas de parentesco dejando al margen de la comparación (verbigracia) los hábitos culinarios. validándola no tanto a través de la demostración de que la mentalidad primitiva es como se había supuesto en los heroicos días de Lévy-Bruhl. en esto los neotylorianos siguen siendo esencialmente empiristas y presocráticos. aunque sujetas a vaivenes. Por otro lado. está dispuesto a resucitar. Chapman. los neotylorianos entre los que Shweder accede militar eluden el marbete de etnocentristas y la sospecha de coquetear con el racismo. sino mediante la revelación experimental de que la mentalidad cotidiana del hombre moderno opera de la misma forma. y no. con otros nombres. Lyon. psicólogos sociales. la emprendieran contra los rituales y los panteones paganos. Pese a que las respuestas a las ingeniosas preguntas elaboradas por Shweder no son sencillas ni taxativas. Entre ellos se cuentan Smedslund. lo que los hace diferentes? 214 . Si estas afirmaciones despiden cierto tufillo reaccionario con su júbilo frente el retroceso aparente de los modelos comparativos y nomotéticos. Gillian Ross. el interaccionismo simbólico.En los argumentos críticos de Shweder abunda más la plausibilidad superficial que la robustez lógica. de interpretación oscura y de ostensible tendenciosidad. Lichtenstein. o que por lo menos silencia acontecimientos disciplinares cruciales. Kahneman. como un pensador abrumado por la incipiencia de sus recursos. los neotylorianos recuperan esa imagen. No es razonable negar que existen correspondencias funcionales entre las diversas entidades que conforman las distintas culturas. Slovic. Ward. en principio no puedan compararse: ni siquiera los relativistas culturales más acérrimos llegaban a tanto. Borgida. Jenkins. Reed. por ello Shweder se ve obligado a revisar el consenso que sobre esa coyuntura parece irse imponiendo en la antropología y en la ciencia social contemporánea. mal de su grado. Jamás se plantea la posibilidad de que distintas mayéuticas desvelen distintas mentalidades. a lo largo de diversas disciplinas y que proyecta popularizar. Pues bien: según Shweder lo vislumbra. el hecho es que ellas pueden responderse. ¿Dónde está. solapamientos. Las pruebas aportadas no son abrumadoras: media docena de tests de laboratorio. Crandell. es la creencia en la imposibilidad de generalizar a través de los casos. termina convergiendo con la actitud anticientífica de una variante afín. triunfante. Uno de los corolarios de esta postura. psicómetras. y por las grietas abiertas por esa apelación a la irracionalidad penetra. fácilmente descartables frente a los miles de experimentos piagetianos que demuestran más bien lo contrario. interaccionistas y evolutivos renegados están representados por igual (cf.

clavándose en carne propia. de conveniente? Shweder se contenta con respuestas provisionales: la conducta humana no es óptima frente a las imposiciones del mundo exterior. Shweder minimiza la contradicción en que su postura situacional le hace incurrir. de eficaz. halla al fin un territorio en el que la generalización puede expandirse a su gusto. Shweder presenta finalmente una visión de la cultura como conjunto de mecanismos de control. 215 . Con el situacionismo por un lado y con el marco neotyloriano por el otro. Esta perspectiva. como si fuera poco. o lo es por accidente o sin saberlo. que se ocupa de "los dispositivos de autocontrol con referencia a estándares culturales". El esforzado oponente. lugar común. el programa de Shweder. Shweder sabe que los adultos de todas las culturas procuran generalizar las relaciones empíricas que captan entre los objetos y sucesos de la experiencia. especula Shweder (1980:82). incapaces de elaboración científica. los primitivos lo son esencialmente. Nuestros lapsus nos enseñan. Pero eso no es todo. nuestra patología equivale. de planes y recetas para el gobierno de la conducta. ¿Qué tiene entonces éste (y lo que de él se deriva. en síntesis. falacia popular. el perspicaz refutador de las generalizaciones a través de los casos.Al apoyar al neotylorismo. de programas. desde Mencken hasta Tabori. pues postula como supuesto no impugnable. Y para explicar y describir estos dispositivos se invoca. Si nosotros somos generalmente irracionales. en el marco interpretativo de Shweder subsisten asomos no deseados de etnocentrismo: el primitivo -se insinúa. de pronto es la corrección lógica del pensamiento cotidiano lo que Shweder cuestiona: la mentalidad común -dice. cualquier historia dilettante de la Estupidez Humana. La potencia de la adaptación inteligente al medio tampoco puede derivarse de las habilidades deductivas o inductivas de la mente individual. la igualdad contextual que ese encuentro en el infierno de civilizados y primitivos requiere para poder ser demostrado. más que un atributo privado y subjetivo. se va volviendo tan confuso y tan sobredeterminado como la doctrina a la que aspiraba reemplazar. que en un principio se mostraba inspirado en una ansiedad ordenadora de replanteamiento y en un proyecto de purificación teórico-metodológica. lo que debe ser su situación constante.no es nunca racional. Fácil es aducir experimentos que soportan el criterio de que pensamos mal (Shweder 1980:71-76). como si las diferencias situacionales e históricas entre el civilizado y el salvaje ya no contaran por ser otro el tema que se está tratando. se teje un alegato que rebate su importancia. Queriendo eliminar la brecha entre el pensamiento primitivo y el civilizado en realidad se la magnifica. se erige como una explícita etnografía del Superego. Pero a pesar de que los estudiantes universitarios victimados por los tests también se equivocan o se equivocan casi siempre. y en base a las cuales. ni en qué consisten. y abrazan la sinrazón como norma de vida. ni a qué necesidades responden. se muestran proclives a sobrevivir. como axioma. Como lo que se quiere demostrar es. pues a fin de cuentas hasta los animales. laboriosamente. que hasta Hallpike ha sido capaz de refutar. pues esa inteligencia pudiera ser una propiedad de las organizaciones. y a pesar de que la racionalidad ya no puede invocarse como fundamento del pensar cotidiano. a su normalidad. de un "metadiscurso" y de una "ciencia" de las que no se aclara en qué milagro se originan. Quizá tampoco la capacidad adaptativa se deriva de las proezas conscientes: "Acaso en la próxima década neotylorianos y freudianos hayan de confluir". Pero al igual que el resto de los neotylorianos argumenta que muchos de los conceptos necesarios para arribar a un conocimiento veraz de tales relaciones no son accesibles al pensar cotidiano. la vieja (y fracasada) concepción de la cultura y del lenguaje sostenida por la antropología cognitiva norteamericana (cf. Seducido por el emicismo fenomenológico de los '70 y por el dictum de la "descripción densa" plasmado en la antropología simbólica de Clifford Geertz. como si la única posibilidad de hablar de lo inconsciente fuera la que brinda el psicoanálisis. bastaría para este designio. a Freud y al propio Geertz. Reynoso 1986d). no sofisticada en el plano del pensamiento abstracto e indiferente a la evidencia de los sentidos. que le permite hacer confluir a Tylor.es limitada en sus procedimientos deductivos. que la irracionalidad impera soberana. didácticamente. como las prácticas de socialización) de adaptativo. los procesos adaptativos no requieren manipulaciones intelectuales complejas ni silogismos perfectos. en contubernio con una correspondencia que él mismo había puesto en tela de juicio. un emergente del sistema sociocultural. pues se hace al hombre de Occidente usuario eventual de una "racionalidad".

sin advertir que para calificar como lo primero tendría que concebir la mitología y la religión primitiva como actitudes expresivas y estéticas. 216 . Hsu. Hallpike. La creación teórica se está convirtiendo en una evocación. Ignoramos. por cierto. sin tomarse la molestia de coordinarlas o de dejar sentados los límites de su acatamiento a las doctrinas que enajena. Al mismo tiempo se confiesa geertziano y partidario del neotylorismo. Benedict estaría feliz. un bricolage de agua y aceite. la incidencia que esta espesa conjunción teórica. Honigmann y LeVine hasta el mismo Shweder: Más que una apertura hacia lo nuevo. tanto más alborotada y ambiciosa cuanto más arcaizante. Skorupski 1985). que este crisol cosmopolita de ideas e ideologías encontradas pueda llegar a tener sobre la antropología psicológica del futuro. y para ser fiel a lo segundo como vivencias intelectuales (cf. Se rememora más de lo que se repiensa.He aquí entonces que la solución que Shweder tenía para ofrecer al delicado problema de la comparación no era más que un eclecticismo remendón. ignorando la repugnancia que Geertz sentía hacia los métodos cognitivistas y sin caer en la cuenta que su propia definición de la cultura presupone la aceptación de la comparabilidad situacional de los eventos y mecanismos que la constituyen. Por el momento sólo cabe reflexionar sobre la naturaleza que en este territorio suele asumir la práctica de los replanteamientos. Sostiene simultáneamente la necesidad de la descripción densa y del análisis componencial. se trata siempre de una idéntica resurrección de lo vetusto. Shweder mezcla alegremente teorías contrapuestas. desde Wallace.

que trasuntaba emocionalidad. ecología. sino como un conjunto integrado. lo mantuvo bien lejos de todo reduccionismo y garantizó que sus encadenamientos categoriales tuvieran lugar casi siempre en el debido nivel de tipificación: "La energía [puntualizaba Bateson] es igual a la masa por la velocidad al cuadrado. Es necio querer mejorar el inventario que de esos mundos hicieron Levy y Rappaport. él también dinámico y dialéctico. que rara vez sentía la necesidad de nombrarlas por separado. Kuper. Cada ethos se entendía. no solo como una dimensión psicológica objetiva. carácter y personalidad. había reproducido vívidamente el proceso de cismogénesis (que explicaba por vez primera en términos dinámicos la gestación de dos o más ethos en el seno de cada sociedad). por consiguiente. La cismogénesis devendría. si en realidad eran tales. y había definido el alineamiento y la uniformización siempre crítica de los mismos en la noción de eidos. Igualmente arduo sería recorrer el acervo conceptual ofrendado por él a una antropología y a una psicología que estaban ya tan integradas desde su punto de vista. la forja conceptual no se detuvo. más allá del desorden superficial y de la deriva temática de sus libros. carrera de armamentos. el dinamismo del modelo presentado en Naven implicaba también un distanciamiento abismal respecto de la pauta epistemológica de los configuracionistas. o mejor. 1973:98). 2a. cuyos "sistemas". y. 1979:111-129). comunicación. su teoría del "doble vínculo". En una época en que la cibernética era todavía una novedad indigesta entre los practicantes de las ciencias duras. él aportó elementos de juicio antropológicos que hicieron sin duda a su consolidación y que la popularizaron aún entre los humanistas refractarios a las novedades. se comportaban más bien como "estructuras" estáticas. pero en el momento de publicarse nadie podía imaginar lo que vendría después. una metáfora perfecta que fuera tomada al pie de la letra por el antipsiquiatra Ronald D. o de siquiera nombrarlas.10 PSIQUIATRIA CIBERNETICA. organización social. pero ningún especialista en ciencia de la conducta sostiene que la 'energía psíquica' tenga estas dimensiones. los responsables de su obituario: "evolución biológica. aprendizaje. juego. Sistémicos y cibernéticos de primerísima línea (Ross Ashby. cuya trayectoria entre los antropólogos insólitamente se aproximó al fracaso (cf. con el tiempo. aplicable no sólo a la esquizofrenia. más generalmente. trasmisión cultural. de la cultura y de una clase variada de procesos integrativos que él supo llamar 'mente'" (1982:379). una teoría. Anatol Rapaport. arte. PRAGMATICA Y TERAPIA SISTEMICA Casi medio siglo antes de morir. un orfebre de las más amplias síntesis. Es necesario. Ya en Naven había impuesto nuevos matices y una solidez inédita al concepto de ethos. Porque Bateson habría de convertirse en una suerte de hombre renacentista de la antropología. obsesionado por la búsqueda de la "pauta que conecta" los más diversos mundos. además. revisar los elementos fundamentales para encontrar un conjunto de ideas con el cual podamos contrastar nuestras hipótesis heurísticas" (1985:22). Después de Naven. 1958). la naturaleza y las patologías del pensamiento y de la epistemología. Gregory Bateson había entrado ya en la historia de los intercambios disciplinarios con su Naven (1936. La notable prolijidad epistemológica de Bateson. cuyos atisbos precursores se juzgan mejor desde nuestros días y cuya debilidad etnográfica el mismo Bateson se apresuró a reconocer (1958:278-279). adaptación. el propio Wiener) lo citaban siempre con respeto en sus textos esenciales. películas. Laing (1961) y que resuena todavía entre los lacanianos (cf. Los autores que siguieron las pautas clásicas de Cultura y Personalidad después de difundidas las ideas de Bateson nos parecen ahora anacrónicos. 217 . fantasía. Este libro atípico e inclasificable es de por sí prometedor.ed.Wilden.

parece 218 . la esquizofrenia. Mosher y Menn. 1985:166-170). 1984. en la idea jungiana de una energía no libidinal pasible de cuantificación. Watzlawick et al. Barth e incluso Goffman. el hecho de que ciertos especialistas en ciencias del comportamiento sí concebían la energía psíquica en esos términos fisicistas que encubrían su naturaleza de metáfora: no hay más que pensar en el concepto económico freudiano de sublimación. adelantándose a lo que luego habría de ser la estrategia "sistémica" en antropología. de esos que sólo se dan de tarde en tarde. Dialogó con Ashby. lo lingüístico y lo interactivo y que extiende sus incumbencias hasta la comunicación no verbal. Beavin y Jackson. de la abducción. con Von Neumann y con Wiener en un plano entusiasta y al mismo tiempo crítico. sentando las bases para la lectura de Freud y de Lacan que luego impulsaría Wilden (Bateson. de los procesos estocásticos. Fue. en las leyes que gobiernan los flujos de la energía mental según Spearman o en las tristes digresiones energéticas del antropólogo Siegfried Nadel. un audaz riguroso y autoconsciente. por primera vez. 1987b). Ya desde Naven. perspectiva que subsume lo psíquico. urgía la necesidad de sortear toda "falacia de concretidad mal aplicada" (1985:89). como ser la de "genotipo" y "fenotipo". Como Whitehead. pero su creencia mística en la "unidad que traspasa todos los fenómenos del mundo" (p. la comunicación animal). en un acto de buena voluntad. sino que se servían de abstracciones construídas por el estudioso que las interrogaba.Incapaz de toda malignidad infatuada y de todo criticismo avieso. Ya en la década del '30 se animó a reformular la teoría de la cismogénesis en términos de las ecuaciones empleadas por Richardson para describir las carreras armamentistas internacionales. Bateson enseñó a los teóricos de ambas disciplinas el significado de la prueba de Gödel. al lado de Shannon y Weaver. construyendo el cimiento para la más detallada concepción de Watzlawick y para las revulsivas experiencias de Loren Mosher (cf. en el concepto topológico de los "vectores" de Kurt Lewin (cantidades dirigidas en un campo de fuerzas). de los metalenguajes de Tarski y de los tipos lógicos de Russell. toda una nueva teoría de la esquizofrenia. amplian el símil computacional poniendo. formuladas por LeVine. en suma. quienes dedican a Bateson su obra conjunta. Desarrolló lo que llamaba "una teoría del juego y de la fantasía". proyectando hacia su transdisciplina heteróclita. junto con Bateson o independientemente. como "protoaprendizaje" y "deuteroaprendizaje". aunque él mismo se equivocó muchas veces. Bateson tuvo siempre en claro que sus modelos eran nada más -y nada menos. la teoría de los juegos de la que luego habrían de servirse Davenport. los estudios de Bateson no son en general sobre un problema empírico (la cultura iatmul. centrada en el fenómeno de los "marcos" (frames) que metacomunican. una noción que se ha vuelto central en el discurso de Goffman y en el de los etnometodólogos (cf.que modelos. asomándose a ella como a un bien definido trastorno o paradoja de la comunicación familiar (1985:231-308). Y concibió. por la que Bateson (con buen olfato) no mostraba ninguna simpatía. ampliando el discurso sobre las disonancias cognitivas y el doble vínculo. Como lo harían después los mejores entre los psicólogos cognitivistas. Bateson y Ruesch. Transdisciplina batesoniana a su manera. 1983. Jürgen Ruesch. en el seno mismo de la psiquiatría de avanzada.Reynoso. lo que se ha dado en llamar el enfoque pragmático o la terapia familiar sistémica. Expresó buena parte de la teoría configuracionista de la socialización acuñando palabras nuevas. De todas maneras queda así constituída. que no reflejaban categorías "reales" presentes objetivamente en la cultura o en la configuración de la personalidad. después de él. Por su parte. lo cual implica una instancia más reflexiva que analítica. todo cuanto aporta la semiótica conductista de Morris. la pragmática -como veremos. 1978). sino sobre las posibilidades de estudiarlo y resolverlo.100) le impulsaba de todas maneras hacia adelante. ser trivialmente falaz se volvió un poco más difícil. que describe el encauzamiento de un quantum energético no susceptible de disiparse. traspuso a terminología cibernética todo lo que Freud encapsulaba bajo el concepto de "procesos primarios". que se reconocen todavía como el sólido fundamento de nociones más recientes de la psicología interaccional. habría de imponer luego este modelo en la psiquiatría contemporánea. Watzlawick. Bateson dejó escapar.

1976. La debilidad de esta idea es manifiesta: "Cualquier rasgo de una cultura. 1984). y que la cultura puede dividirse en "instituciones" en la que los rasgos. Bateson propone replantear radicalmente el marco teórico de la antropología. asimilando en tal grado la idea de "contacto" como para incluir en ella los procesos mediantes los que el niño es modelado según los cánones de su cultura. ••• Aunque quienes recibieron su influencia no parecen haber sabido siquiera de la existencia de la obra etnográfica batesoniana. 1986d) no inhibe este reconocimiento ni disminuye la actualidad de su influencia. estas pautas académicas intentaban estandarizar los procedimientos analíticos para clasificar los rasgos de una cultura en base a criterios que Bateson juzgaba inaceptables. o por lo menos vinculables al contexto al cual se refieren. Cerramos estos parágrafos que son casi como un tributo a un antropólogo creativo con una evaluación y un balance arriesgado: por encima del desafío malinowskiano contra Edipo. no ser solamente económico o religioso o estructural. categorías totalizantes. 'económico'. demostrará al ser examinado. integración y diferenciación que pueden darse en el proceso aculturativo le lleva de inmediato a plantear la problemática de la diferenciación simétrica o cismogénesis. Notemos de inmediato que la alternativa que propone Bateson es más reflexiva y menos ingenua que la de ciertos fenomenólogos.estar recién comenzando a expandirse (cf. de aplicaciones vívidas y de modelos operativos. en el sentido estricto: funcionan a costa de despiezar una totalidad más grande en aspectos que después no pueden reunirse. Los nuevos conceptos batesonianos pretenden ser. Analizar es desmembrar y separar del contexto. Reynoso. a una susceptibilidad máxima y en última instancia al colapso de todo el sistema. Williams. el ritual de iniciación conocido como Naven. El examen de los fenómenos de fusión. 1979. terapia familiar sistémica o terapia comunicacional se remontan sin duda a las primeras observaciones de Bateson acerca de los modelos antropológicos necesarios para dar cuenta de los fenómenos de contacto cultural. Un solo elemento cultural de esa etnía. Bateson ha sido a nuestro juicio. integración. más allá del perfume levistraussiano que despide Lacan y de la pléyade de soluciones de compromiso de los teóricos de Cultura y Personalidad. En la década del 30 Bateson viaja a Nueva Guinea para estudiar la tribu Iatmul. Dichas observaciones fueron expresadas tan temprano como en 1935. le brindó material para 219 . Es legítimo siempre y cuando se dispongan de operadores teoréticos para resintetizar el objeto en su integridad. aculturación y cismogénesis. el antropólogo que obsequió a la psicología con el mayor número y el mejor caudal de conceptos. en la que cada grupo implicado lleva al otro a asentuar excesivamente sus patrones de conducta. "lo social". agrupados en haces que las constituyen. El problema que Bateson encuentra en las categorías descriptivas es que no sólo son parciales y abstractas sino que son analíticas. McCormack y Wurm. junto con Hallowell. etcétera. 1976. 1975.Davis Wills. "lo religioso" o "lo ético". sino participar de todas estas cualidades de acuerdo con el punto de vista desde el cual lo miremos. tomado por separado. empecinados éstos en rehuir a la reducción apelando a una imposible descripción totalizadora de los aspectos dados en el fenómeno. El hecho de que la cibernética y la sistémica que él alcanzó a manejar esten hoy superadas por una reformulación más axiomática (cf. Winkin. reactivamente. son funcionalmente homogéneos. El consideraba que no es posible clasificar los rasgos culturales bajo encabezamientos tales como "lo económico". Bates. […] De esto se sigue que nuestras categorías 'religioso'. no son subdivisiones reales que estén presentes en las culturas que estudiamos sino meras abstracciones que adoptamos en nuestros estudios" (1985:89). como reacción frente a las estrategias sugeridas por el Social Sciences Research Council. los antecedentes de lo que hoy se conoce variadamente como pragmática de la comunicación. pues ello implica que cada rasgo tiene una función única o al menos una función que prevalece sobre las restantes. pues tampoco hay conceptos vinculantes capaces de hacerlo. en una espiral que lleva a una rivalidad extrema.

etc. empero. pues ni la cibernética ni la teoría general de sistemas habían sido aún formuladas o lo estaban siendo recién entonces. Para corregir ese estado de cosas. la cual pone más énfasis en los procesos de ampliación de oscilaciones y transformación de estructuras que en los que parecen tendientes a garantizar el equilibrio. Bateson oye hablar por primera vez del feedback negativo y lo relaciona con su concepto de cismogénesis complementaria. a la inversión o a la anomia en el sistema social. capaces de ejercer influencias reales sobre los objetos o entre sí. que infundieran en el estudioso la convicción de que los tipos de operación mental que resultan útiles para analizar un campo también pueden resultarlo en otro. Cuando los formuladores comienzan a rebuscar entre las premisas psicoanalíticas más básicas y a cuestionar la realidad concreta 220 . Tiempo después confiesa que la conceptualización cibernética del fenómeno era más clara. las correspondencias entre las ideas de Bateson. precisa y elegante que su descripción originaria. Algunos años después surge la llamada "Segunda Cibernética". Al mismo tiempo se requería que esta suerte de convicción mística en la gran unidad del ser no se transformara en un delirio analógico gratuito. entre las sociedades y los organismos: el rigor de los razonamientos debía aliarse a la sensibilidad y a la capacidad de construir abstracciones que se refirieran a términos de comparación entre dos entidades disjuntas. con una reflexión aguda sobre ese mismo pensamiento. Todo ponderado. la exacerbación de los comportamientos puede conducir a la quiebra. a la violencia con la violencia. pero que en esencia ambas decían la misma cosa: Bateson había descubierto un proceso cibernético antes que se fundara la ciencia capaz de explicarlo. y más que nada en la falacia de concretidad. sólo hacía falta advertir hasta qué punto los conceptos no son más que rótulos para perspectivas voluntariamente asumidas por el investigador. alternar dialécticamente el pensamiento laxo. En ese estudio. Bateson afirmaba que todo cuanto hayan tejido las analogías libres se legitima cuando se revela prolija y sistemáticamente su carácter. que le hacía manejar las entidades analógicas que iba creando o tomando en préstamo ("ethos". es el mismo en todos los niveles. Y esta dialéctica no sólo vale para evocar el proceso intelectual de Bateson sino que es susceptible de aplicarse a todas las ciencias. sustentadas por algunos. incomprendido durante casi cuarenta años. Hacía falta. en otras palabras. En 1942. creativo. Por un lado están los procesos "complementarios". el trabajo de campo y la epistemología. "Tal vez deba yo lanzar aquí una palabra de consuelo al ortodoxo del psicoanálisis. "estructura cultural") como si fuesen cosas concretas. Bateson tuvo que crear una por una todas sus categorías. en los que los participantes u oponentes se acomodan en papeles de tipo sádico/masoquista. "eidos". En ambos casos. y así sucesivamente. como el que regía las correspondencias. Bateson había observado que en los procesos de cambio e interacción de la vida social se daban dos patrones de crisis o de equilibrio diferentes. al estallido. como en los dramas sociales de Turner. Ambas formas -el impulso creador y el control reflexivo.reflexionar sobre los diseños de investigación. en toda suerte de falacias. en una conferencia de intercambio transdisciplinario. dominancia/subordinación. ya que el andamiaje de la naturaleza. Wiener y los teóricos afines a la llamada Segunda Cibernética serían las siguientes: Bateson Esquismogénesis complementaria Esquismogénesis simétrica Wiener Feedback negativo Feddback positivo Segunda Cibernética Reducción de la desviación Ampliación de la desviación Al pretender elaborar el esquema general en el que tales procesos se tornasen comprensibles. según él mismo admite (1985:108-109). el eidos. nuevas metáforas rigurosas que pusieran de manifiesto que las mismas clases de leyes operaban en todas partes. exhibicionismo/voyeurismo. En los inicios Bateson incurrió. Se necesitaban nuevas analogías. Por el otro se encuentran los procesos "simétricos" en los que se responde a la dádiva con la dádiva (como en el potlatch).son esenciales al progreso científico.

En la realización de estos ensayos heterodoxos y de las campañas etnográficas que los motivan. en 1954. Y una vez rectificados los conceptos. En esta teoría confluyen diversos elementos conceptuales que Bateson integra en una armadura en la que el postulado de los tipos lógicos del neopositivismo se anuda con el fenómeno de la metacomunicación. no había sabido transmitir a la antropología norteamericana. el capítulo en que Bateson analiza la discrepancia aparente entre la idealidad del juego de suma cero de Von Neumann y la compleja realidad del ethos balinés. aunque por desdicha solo en forma de una amplio esbozo sin progenie. sintético más que analítico. por aquel entonces su compañera. Bateson va insuflando en Margaret Mead.de conceptos tales como 'yo' o 'deseos' o 'ello' o 'libido'-como de hecho han comenzado a hacerlo. comienzan a difundir precisamente el tipo de esquema. las metáforas y los modelos que la que estipula. los analistas estarán en condiciones de embarcarse en una nueva y aún más fecunda orgía de pensamiento laxo. Ludwig von Bertalanffy su teoría sistémica y Shannon su teoría de la información. convenientemente idealizados. es una reflexión más rica y abierta sobre las heurísticas. de la imaginación desbocada y de los modelos incipientes. Lo que aquí nos está ofreciendo Bateson. mostrando con luminosa claridad la forma en que la explicación antropológica se autocorrige. postulados y premisas. No era precisamente la falta de sensibilidad estética de Bateson su talón de áquiles. toda una concepción del trabajo intelectual que Franz Boas. a través de su proyección contra un fondo axiomático (1985:146-151). Antes de Bateson -esto es cada vez más evidente.no es necesario alarmarse ni comenzar a soñar sueños terroríficos de caos y tempestades. la jactancia o el grado de rivalidad). sino que pueden ser explicados echando mano de las mismas ecuaciones. hasta llegar a un estadio en el que los resultados de su pensar deban ser nuevamente conceptualizados. Es seguro que la mayor parte de la vieja estructura del análisis quedará en pie cuando quede terminada la nueva submuración. se presenta como un tour de force magistral de razonamiento modélico que se anticipa varios años a las especulaciones del estructuralismo. esta era tendrá su primera culminación algo más tarde. que la antropología y la psicología estaban necesitando. que las imágenes humanísticas son "mejores" o "más adecuadas" que las de la ciencia natural.F. dinámicamente. Es recién después de Bateson (algunas de cuyas ideas Mead difundirá como si fueran propias) que los científicos sociales estadounidenses aprenderán a plantear hipótesis. Las ciencias duras. comenzando la era del pensamiento comunicacional. la etapa de las intuiciones oscuras. Pienso que tendrían que disfrutar esta cualidad alternativa del progreso de la ciencia y no demorar el progreso de la ciencia mediante una negativa de aceptar este dualismo" (1985:112-113). Es posible entonces comprobar que los conceptos de cismogénesis y los que dan cuenta de la carrera armamentista no solo exhiben cierto difuso aire de familia en el proceso de su crescendo. Aún en el caso de que los modelos ideales y las pautas observadas difieran en unos cuantos particulares. Si bien algunos aspectos se revelan difíciles o imposibles de cuantificar (por ejemplo. En este sentido. desde la antropología interpretativa. A fines de los años '30 y principios de la década siguiente se clausura para Bateson. explicándolo al tiempo que se ejemplifica. a construir teorías y a abandonarlas cuando se manifiesten inservibles. unos y otros fenómenos. al punto que podría decirse que con él se cierra la etapa del configuracionismo impresionista que operaba en un solo plano de realidad.el antropólogo de campo americano sólo aspiraba a ser un fiel cronista de la primitividad o a insertar la descripción en un marco global de sentido cuya legitimidad jamás se ponía en tela de juicio. Wiener difunde su cibernética. 221 . esa diferencia sigue estando abierta a una exploración formal capaz de elucidar sus respectivas índoles. son reductibles en última instancia a análogos conjuntos de relaciones formales. Richardson extrapola hacia la política la abstrusa teoría de los juegos del matemático John Von Neumann. con Una Teoría del Juego y de la Fantasía. obsesionado por la acumulación de datos e ignorante de los problemas epistemológicos más elementales. urgidas por el aceleramiento febril de la guerra y de la planificación tecnológica. L. en definitiva. También el artículo de 1942 dedicado a explorar el nexo entre la planificación social y los diversos tipos de aprendizaje abunda en hallazgos ingeniosos.

en consecuencia. dado que el término empleado para la clase es de un nivel de abstracción diferente -un tipo lógico diferente. de un modo u otro. Su aproximación ficticia no es más que un comentario sobre su actitud anterior. Las condiciones presuponen un sistema familiar en el que el padre es débil o está ausente y en el que la madre o bien es hostil para con el niño. los seres humanos emplean el contexto como guía para la descripción de los modos.] Esta patología. porque. La clase no puede ser miembro de si misma. La única forma de eludirla sería mediante un "comentario" actitudinal sobre la posición paradójica a que su madre lo ha reducido. según se quiera traducir bind). Por lo que se sabe del aprendizaje. En realidad las condiciones de la comunicación esquizofrénica son enormemente restrictivas. que servirá tanto a los fines de la microsociología de Goffman como a los de la moderna teoría cognitiva de los schemata. consideramos que en la patología de las comunicaciones reales esta discontinuidad se quiebra de manera contínua e inevitable y que a priori tenemos que esperar que se produzca una patología en el organismo humano cuando se dan ciertos patrones formales de esta quiebra en la comunicación entre la madre y el hijo. Tampoco puede acercarse a su madre. se reitera indefinidamente. atrofiando en él. ni mucho menos cuando ella se retrae. le impedirá siempre metacomunicarse. Bateson logrará entregar. Esta secuencia. tanto como es compleja la articulación de la teoría que de ella da cuenta. o bien le infunde temor. En consecuencia.de los términos empleados para sus miembros. Para denominar tales secuencias Bateson forja el término doble vínculo (o doble coacción. El esquizofrénico. el niño también se retrae. sin embargo. haciéndole creer que le quiere. A partir de entonces. tal que a partir de él el paciente adquiera los hábitos mentales que la comunicación esquizofrénica trasunta. en su forma extrema. Si el esquizofrénico contemplado por esta hipótesis es un producto de la interacción familiar. ésta se retira. es alguien a quien su contexto básico de interacción le ha inducido la imposibilidad (al principio fáctica. debería ser posible llegar a priori a una descripción formal de las secuencias experienciales capaces de inducir tal sintomatología. [. hay que buscar no una experiencia traumática específica en la etiología infantil sino un patrón característico de secuencias. tendrá síntomas cuyas características formales llevarán a que la patología sea clasificada como esquizofrenia" (1985:232). y en la que mandatos adicionales le impiden salirse del círculo vicioso. ni uno de sus miembros puede ser la clase. entendido como pertubación de los códigos de la interacción. El doble vínculo no es otra cosa que el nombre de una paradoja comunicacional en la que los mandatos que el paciente recibe están en conflicto recíproco. el niño queda acorralado. Pocos meses después Bateson lega definitivamente a la psiquiatría un marco comunicacional apto para comprender y tratar la esquizofrenia sobre la base del doble vínculo. aún el adulto. La tesis central de esta teoría es que existe una discontinuidad entre una clase y sus miembros. en fin. resulta de todos modos "castigado" por lo que su comprensión le revela: que la madre le rechaza. conjeturas más o menos provisionales. Pero su madre. como consecuencia. como criterio para inferir a qué tipo lógico corresponde un mensaje. los esquemas interpretativos de más amplias consecuencias prácticas y de más eficaz aplicación clínica.. como patología de la comunicación. luego también lógica) de distinguir el nivel de tipificación de los mensajes. por ello el es- 222 . Aún frente a sí mismo. consciente de que las teorías que edifica son tan solo constructos más o menos idealizados. la capacidad necesaria para toda interacción social.En ese denso ensayo se origina además el concepto de frame. Si. Esta observación es esencial. más que como enfermedad de esta o aquella persona interactuante: "Nuestro enfoque se basa en aquella parte de la Teoría de las Comunicaciones que Russell llamó Teoría de los Tipos Lógicos. Aunque en la lógica formal se intenta mantener la discontinuidad entre una clase y sus miembros. de un tipo lógico más elevado. sin elección posible: cualquier actitud suya lo enfrenta a un castigo. pues es prisionero de una doble coacción. Si el niño comprende la diferencia entre los tipos lógicos de ambos mensajes.. Si el niño se aproxima a la madre. ni cuando ella se acerca (pués se retirará). la madre simula un acercamiento que niega su retirada. el niño tiene que hacer como si no comprendiera la distinción. un mensaje sobre el mensaje.

por incitación de Jürgen Ruesch. a la comprensión de las metáforas. A este período pertenecen. En un artículo breve de 1963. Beavin y Jackson. El esquizofrénico no (se) metacomunica. cerrándose. puntuado por la edición. empero. encerrándose en su especificidad y como quieriendo recuperar su antigua jerga. subrayando la presencia de una madre ansiosa y castradora y de un hijo ambivalente. sin duda.1968b. la teoría comenzó a saborear el fracaso. casi siempre al servicio de la ejemplificación didáctica de las preocupaciones culturalmente compartidas o de la puntuación del contexto. Lo que quiero saber 223 . el núcleo de la teoría sobre la esquizofrenia desarrollada por lo que se conoció como el grupo interdisciplinario de Palo Alto. Bateson empleó sus últimos años en especulaciones cada vez más audaces. reintroduciendo a los ángeles. aquí es. jamás me he interesado intelectualmente por ellos. Para Bateson. confundiendo sus preocupaciones con las de otras especializaciones académicas. en síntesis muy apretada. En las siguientes etapas de lo que dió en llamarse terapia sistémica. Pero a pesar de esta última concordancia. Tras unos años de euforia y tras varias docenas de experimentos en pos de verificación clínica (Jackson. de Pragmatics of Human Communication. el repertorio de los casos aducidos perdió entidad etnográfica. A fin de cuentas. aunque haya cuidado de varios pacientes esquizofrénicos. el equipo dirigido por Bateson. a la historia de una antropología cuyos límites disciplinarios parecían disolverse. Jackson. En 1948. tales como fueron desarrolladas por el prematuramente desaparecido Don Jackson. Este proceso se profundiza en lo que José Bebchuck llama "período de la segunda formalización" de la terapia sistémica. estos caminos pertenecen. entre otras cosas. o destacaron unilateralmente sus matices conductistas. "Ante todo. Tenemos que admitir que la hipótesis del doble cínculo no era fácil de expresar ni de comprender. las disciplinas laboriosamente reunidas por iniciativa de Bateson volvieron a distanciarse. entendiéndolo todo en términos de estímulos. 1977). ocasionando el distanciamiento de su conductor. 1968a. y no porque aquéllas carezcan de interés. Mi interés intelectual se ha concentrado siempre en principios generales que estaban subsecuentemente ilustrados o ejemplificados por los datos. por Jay Haley y por Gerald Zuck. Incluso algunos de los allegados a Bateson prefirieron profundizar sus facetas psicologizantes. derivados de su expresiva interpretación de las observaciones aportadas por los nuevos paradigmas. Bateson había abandonado la antropología para dedicarse full time a la investigación psiquiátrica. Bateson siguió después explorando otros caminos. permítanme decirles que. con la consecuente depreciación de los aspectos contextuales que conferían al estudio su caracter sociológico y su distintividad. insistió en que el doble vínculo no debía concebirse como una relación entre víctima y verdugo.quizofrénico toma al pie de la letra todo mensaje recibido o emitido. seguiremos otras pistas. por cierto). la esquizofrenia no era más que un momento aplicativo de la teoría de la comunicación que se articula a partir de la cibernética y del principio de los tipos lógicos. Lo mismo es cierto con respecto a mi trabajo con las culturas indígenas de Nueva Guinea y de Bali. En pocas palabras. las derivaciones puramente psiquiátricas de las ideas batesonianas. Tal es. en concreto. En los ulteriores escritos batesonianos ese material asoma de cuando en cuando (cada vez más espaciadamente. Transfigurado en una especie de guru excéntricamente libre. el ingeniero químico John Weakland y los psiquiatras William Fry y Don D. de Watzlawick. en 1967. castigos. Watzlawick y Weakland. Aquí. cuando la disciplina que abraza deja de tener un nombre. en tanto tales. en todo caso. cuando las opiniones en el interior del grupo comienzan a diferir. 1991). saliendo al cruce de desviaciones simplistas. en la que persistirá hasta principios de los '60. sus estructuras académicas y sus venerables maneras. al que se integraron también el estudiante de comunicación Jay Haley. la teoría del doble vínculo era una solución a ciertos problemas lógicos que se presentaron a Bateson al analizar su material de campo iatmul y balinés. a las creaturas y al pleroma en una enrarecida "epistemología de lo sagrado" (1989. producto del énfasis indebido en algunos de sus aspectos aislados en detrimento de su sentido de conjunto. sino más bien como una fatalidad comunicacional que se establece entre personas desconcertadas por la paradoja. refuerzos y recompensas.

una cierta deflación de los aspectos vinculados con la "matriz social" de la que hablaba Ruesch (1984) y un puñado de distinciones semióticas inspiradas en Morris. no existe correspondencia alguna entre el hecho de que una comunicación sea de una u otra especie y su nivel relativo de tipificación lógica. pero. sin ir más lejos. Bateson opera aquí una completa transformación de la perspectiva: su foco ya no es el doble vínculo en el seno del sistema familiar esquizofrénico. Piénsese. es el mentor inicial de la pragmática de la comunicación. normalmente incapaz de medirse según pasos discretos. en principio. lo de "pragmática". siempre positivas" (1981:62). precisamente. por ende. aparte de referencias a la semiótica conductista que le confieren un aire menos integrativo que heterogéneo. por ejemplo. la 224 . Obsérvese. hay poco en ella de novedoso: Una presentación de los razonamientos acaso más sistemática que en Bateson (aunque también más reiterativa y aburrida) y una clasificación un tanto incompleta de los "tipos básicos" de paradoja comunicacional. uno de los aportes batesonianos más endebles. todo este razonamiento es. que el nivel de tipificación en el que es pertinente la distinción entre lo analógico y lo digital no ha sido elucidado: en esta hipótesis nos encontramos tanto con "comunicación" como con "mensajes". de la estructura y del orden?" (1966:416). en cambio. "si" y "no" son fácilmente expresables en la comunicación kinésica. En suma. La teoría de marras es ampliamente batesoniana en su diseño global. la esquizofrenia siguió constituyendo el universo y el horizonte de sus intereses. De allí. fruto de una indistinción verdaderamente esquizoide entre diferentes tipos lógicos. Para Don Jackson. pongamos por caso. la cual añade a los modelos de Bateson un mayor prurito formal. "términos" y "lenguajes" que (según se pretende) pueden ser tanto analógicos como digitales. Dado que es factible expresarse con mayor o menor abstracción en uno u otro tipo de código y dado que está abierta tanto la posibilidad de metacomunicar "analógicamente" sobre un mensaje "digital" como la posibilidad inversa. y que por lo tanto encierra una validez mucho más general que el modo digital de la comunicación verbal. que "en las computadoras analógicas los datos adoptan la forma de cantidades discretas y. mientras que el lenguaje analógico posee la semántica pero no una sintaxis adecuada para la definición inequívoca de la naturaleza de las relaciones" (Watzlawick et al. sino el sistema familiar en el seno de la doble coacción (1984:43). Se insinúa. Tal como lo hace notar Yves Winkin. Ahora bien. con la distinción entre comunicación analógica y comunicación digital. La hipótesis de Watzlawick es que los seres humanos se comunican tanto digital como analógicamente: "El lenguaje digital cuenta con una sintaxis lógica sumamente compleja y poderosa pero carece de una semántica adecuada en el campo de la relación. al margen de su plausibilidad. y por el otro afirma que "en el lenguaje analógico es imposible decir que no" y que en el lenguaje verbal la significación es unívoca.es: ¿De qué clase de universo se trata? ¿Cómo puede describirselo mejor? ¿Cuáles son las condiciones necesarias y los límites de la experiencia de la comunicación. o a la inversa. todo ello con referencia metafórica a tipos de computadoras cuyos atributos han sido mal caracterizados. sustancialmente erróneo. Tampoco es cierto el lugar común que por un lado vincula lo analógico con lo gestual y lo digital con lo verbalizado. Una de las causas o de las manifestaciones típicas de la patología comunicacional sobreviene cuando un mensaje analógico se toma por digital. "códigos". mientras que terminos verbales como "símbolo" carecen de denotación precisa. consultor experto del grupo y seguidor de las teorías de Sullivan. Esto es lo que sucede. Jackson. pues es la continuidad (y no el carácter discreto) lo que define ab initio el modo de operar de una computadora de esa clase. Pues. entendida como la dimensión de la semiosis atinente al uso que los hombres hacen de los signos. relativamente reciente y mucho más abstracta. Lo que era aceptable en la obra pionera de Bateson como tanteo exploratorio o como hipótesis de descarte. No es cierto. además. en esta teoría deviene puro anacronismo. en una balanza clásica. siempre de acuerdo con convenciones precedentes. "contextos". que la comunicación analógica (por lo común no verbal) tiene sus raíces en períodos mucho más arcaicos de la evolución. 1981:68).

hallazgos y descubrimientos. un silogismo o un acceso de cólera.