I s

D E LA

Γί

T

I

F

i

l

o

s

I

G R E C I A

Y

R

A

POR

GUILLERMO

FRAILE,

O. P. (f)

SÉPTIMA EDICIÓN
(Reimpresión)

B IB L IO T E C A D E A U T O R E S C R IS T IA N O S
M ADRID « M CM XCVII

© Biblioteca de Autores Cristianos Don Ramón de la Cruz, 57 . M adrid 1997 D epósito legal: M. 8 .501-1997 ISBN: 84 -7914 -291 -X Impreso en España. Printed in Spain

Í

N

D

I

C

E

G

E

N

E

R

á

L

I N T R O D U C C I O N
La
H is to r ia d e l a F il o s o f ía

Pdgs. I. Noción de Filosofía........................................................ ........................ i

N oción n om inal......................................................................................... ............................... I 3 N oción histó rica ................................................. .. N oción realista........................... ........................ 20 Pluralidad y jerarquía de los se res................................... .. 21 22 Partes de la cien cia ............................................ L a «Filosofía» y las «Ciencias»............................... .. 26 C riterios de distin ción ............. .......................................... 34 E l problem atism o........................................... 35 36 L a «Filosofía» como ciencia gen eral......... . . . . . . . . . . . . . . . Causas próxim as y ú ltim a s.................... 38 L a Filosofía como saber del a b so lu to............ 39 40 L o s problem as filosóficos..................................... .. .............. Filosofía y filosofías........................................ ........................ 43 Causas ob jetiva s...................................... ................. .. 44 Causas su bjetivas..................................................................... .. 46 49 Sistemas filosóficos............................................................ ...................... Realism o e idealism o.................................... ................... ................. 49 5° Sistematismo m oderado............................................................ .. Sistematismo exagerado............................. ........................ .............. Si Filosofías antisistem áticas.......................................................... 52 52 M é to d o ....................................................................................................... O rigen de la F ilo so fía ........................................... ................................. 53 II. Noción de Historia................................................... L a H istoria como realidad..................................... ............................... Concepto realista.................................................... ............................ Sujeto de la H isto ria .................................................................... .. T em poralidad............................. .......................... .. C on tin u id a d......................................... .......................... ................. Indeterm inación.............................................................................. Filosofías de la H isto ria .............................................. .. H istoricism o abso lu to....................................... ................................. H istoricism o relativista......................... ............... ................... .. L a H istoria como cien cia ....................................... .. III. L a Historia de la Filosofía................................................... .. Filosofía e H isto ria ................................................................................. O b jeto de la H istoria de la F ilo s o fía ................................................. Labor del historiador.............................................................................. . L a H istoria de la Filosofía y su historia............................ 59 61 61 62 65 67 67 69 70

74
76 82 82 91 93 97

¿aa—
Indice general

L A F I L O S O F I A E N G R E C IA
P r e l im in a r e s

Pdgs. I. F u e n te s ....................................................................................................... D ire cta s....................................................................................................... In d irectas.................................................................................................... G rie g a s ................................................ ................................................... L a tin a s................................................... ................................................. C ristia n a s................................................................................................ L éx ico s y antologías................................................................................ Origen de la Filosofía griega................................................................... Causas de la aparición de la Filosofía en G re c ia ............................ L a situación geográfica....................................................................... E l contacto con el O riente p ró xim o ............................................... E l am biente espiritualista del siglo v n ......................................... E l «genio griego»................................................................................... L a re lig ió n .............................................................................................. E l orfism o.............................................................................................. Teogon ias y cosm ogonías.................................................................. L a sabiduría gn óm ica......................................................................... P A R T E I no no no no 114 114 115 116 118 118 118 118 119 120 121 126 129

II.

L a F ilo s o f ía a n te s d e S ó c ra te s P r e lim in a r e s .............. ......................................................................................... E l problem a fundamental: la «Naturaleza».................. .......................... E l prim er principio de las c o sas................................................................. M é to d o ................... ¡..y...................................................................................... ¿Físicos o filósofos?....................................................................................... E l «paso del m ito a la ciencia».................................................................... C A P I T U L O I.— L a F ilo so fía e n M ile t o ......... ........................................ T ales.......... ......................................................................................................... Anaxim andro................................................... ................................................. Anaxímenes.......................................................................................... ............. C A P I T U L O II.— L a F ilo so fía e n la M a g n a G r e c i a ............................ Pitdgoras............................................................................................................ E l pitagorismo p rim itivo.......................................................................... F ís ic a ............................................................................................ ............. A stro lo g ía ................................................................................................. A n tro p o lo gía ............................................................................................ E tic a ........................................................................................................... T e o lo g ía ..................................... .............................................................. L a asociación pitagórica........................................................................... Escuela pitagórica....................................................................................... 137 138 139 140 140 142 143 143 143 148 150 150 152 156 160 161 162 163 163 164

Indice general

XI Pdgs.

C A P I T U L O III.— M o n is m o d in á m ic o . H erdclito........................................... ............. Epistem ología........................................... Ontología Física Astrología y m eteorología........................................................ ............... A n tro p o lo gía ................................... ............................................................ D iscípulos de H eráclito..................................................................... C A P I T U L O IV .— M o n is m o estático . .................. ........................

16o
169 170 171 171 1 75 176 176 178 178 178 178

Jenófanes............................................................................................................ E p istem ología.............................................................................................. F ísic a .............................................................................................................. T e o lo g ía ........................................................................................................ E tic a ................... .................................................................................. Parménides............................................ Carácter gen eral............................. El poema sobre la N atu ra leza . . E l mundo de la opinión: F ís ic a . E l «realismo de Parm énides». . . Influen cia.......................................... ............................................. ............................................. ............................................. ............................................. .............................................

179
180 181 181 182 185 186 1 9° 192 193 196 197

Zenón de E le a ................................................................................................... Contra la pluralidad de los se res........................................... ............... Contra la realidad del espacio y del m ovim ien to............................. Meliso de Sam os.............................................................................................. C A P I T U L O V .— E c le c t ic is m o ................................ ................. .. Empédocles......................................................................................................... E l poema «sobre la Naturaleza»............................................................. G n oseología.................................................................................................. F ís ic a .............................................................................................................. A n tro p olo gía................................................................................................ T e o lo g ía ........................................................................................................ E l poema de las «Purificaciones»................................................................ C A P I T U L O V I .— P lu ra lis m o h e te r o g é n e o ........................................... Anaxdgoras........................................................................................................ Discípulos de Anaxdgoras.............................................................................. C A P I T U L O V II.— P lu ra lis m o h o m o g é n e o . E l a t o m is m o ............ L eucipo...................................................................................................... 216 Demócrito........................................................................................................... F ís ic a ............................................................................................ ................. A n tro p o lo g ía ..................................................................... .......................... T e o lo g ía ........................................................................................................ ................................................................................................. Etica P o lític a ........................................................................................................... Escuela atomista

197
199

-199 199
204 205 205 209 209 214 216 216 217 219 220 220 222

_______ !■ #•>»« ¡II )

XII

Índice general P A R T E II

P e río d o s o c r á t ic o Pdgs. C A P I T U L O V III.— L a so fístic a .................................................................. C a u sa s.............................................................................................. ................. Caracteres gen erales...................................................................................... Protdgoras......................................................................................................... Gorgias.............................................................. ................................................ Hippias de E li s ...................................................................... .......................... Pródicos de K e o s.............................................................................................. Trasímaco.......................................................................................................... C alicles............................................................................................................... A n tifó n ............................................................................................................... C ritia s................................................................................................................. «Los discursos dobles»................................................................................... C A P I T U L O IX .— S ó c r a te s ............................................................................ V id a y carácter................................................................................................ Interpretaciones de Sócrates........................................................................ Fuentes favorables y adversas..................................................................... Sócrates y los sofistas.................................................................................... M étodo socrático............................................................................................ Fuentes del pensamiento socrático............................................................ D octrinas socráticas....................................................................................... A n tro p olo gía................................................................................................ F ísic a .............................................................................................................. T e o lo g ía ........................................................................................................ E tic a ............................................................................................................... C A P I T U L O X .— E scu e la s socráticas m e n o r e s .................................... Escuelas de Elis y Eretria.............................................................................. Escuela megárica..................................................................... ........................ Escuela cínica.................................................................................................... Escuela cirenaica.............................................................................................. P A R T E P la t ó n C A P I T U L O X I.— V id a y o b r a s .................................................................. V id a ..................................................................................................................... O b ra s................................... : ............................................................................ Carácter del pensam iento p latón ico.......................................................... D esarrollo general e in fluen cias................................................................. C A P I T U L O X II.— H a c ia el A b s o lu to . E l c a m in o d e la cien cia. Grados del ser y del saber........................................................................... Concepto platónico de cien cia.................................................................... Grados de conocim iento............................................................................... 280 280 284 294 297 302 302 303 304 III 223 225 226 229 231 232 233 233 234 234 23 s 236 237 237 243 245 250 252 254 255 256 257 257 258 264 266 267 269 274

Indice general

XIII
Pdgs.

C A P I T U L O X III.— H a c ia e l A b s o lu to . L o s c a m in o s d e l a m o r y d e l a s c e tis m o ........................................................................................... L a filosofía como purificación..................................................................... L a filosofía como «meditatio m ortis»................ ........................................ L a rem iniscencia............................................................................................. C A P I T U L O X IV .— E l S er. E l m u n d o d e las I d e a s ............. .. D esarrollo del pensam iento platónico sobre las Ideas.................. N úm ero de Id e a s............................................................................................ O rdenación jerárquica de las Id e a s.......................................................... Relaciones entre el mundo ideal y el se n sib le ....................................... Interpretaciones de las Ideas platón icas.................................................. C A P I T U L O X V .— T e o lo g ía d e P la tó n .................... ........................ L o «divino»....................................................................................................... Pruebas de la existencia de D io s ............................................................... E l D e m iu rg o ..................................................................................................... C A P I T U L O X V I.— E l m u n d o se n sib le. L a o b ra d e i D e m iu r g o . Sentido del T im eo......................................................................... ................. L o s elementos de la «creación»: L o s modelos. L a M ateria. El E sp a c io ........................................................................................................... F ísica: E l alma cósmica. E l cuerpo del mundo. L as esferas celestes. Las cuatro especies de vivientes: D ioses. Alm as. A ves. Peces. . . . L os elementos ................................................................................... A n tro p o lo gía ..................................................................................................... Escato logía........................................................................................................ C A P I T U L O X V II.— E tic a de P la t ó n ............... ............................... El Sum o B ie n ................................................................................................... L a escala de bienes en el F ileb o ................................................................. E l Bien en sí y las Id e a s............................................................................... L a v ir tu d ........................................................................................................... C A P I T U L O X V III.— P o lític a d e P la t ó n ................................................ O rigen de la so cied ad .................................................................................... Organización so cial........................................................................................ L a justicia y su función so cial.................................................................... La le y ... _ .......................................................................................................... L a edu cació n .................................................................................................... E l com unism o p latón ico............................................................................... Form as de g o b iern o ....................................................................................... P A R T E IV

317 317 320 322 324 324 343 345 346 347 349 349 351 360 363 363 363 366 368 369 370 378 381 381 382 384 385 392 392

393
395

397
398 402 403

A r is tó te le s C A P I T U L O X IX .— V id a y o b r a s ............................... ............................... V id a ..................................................................................................................... Listas de obras aristotélicas......................................................................... E l «corpus aristotelicum ».............................................................................. A utenticidad y cron ología............................................................................

4H
414

4r7
418 421

XIV

Índice general Págs.

C A P I T U L O X X .— L a r e a lid a d ........... ....................................................... A ctitu d de A ristó te les................................................................................... L a idea de orden y de jerarquía en el sistema aristotélico................ C A P I T U L O X X I.— L a c ie n c ia .................................................................. E l conocim iento cien tífico........................................................................... Propiedades del conocim iento cien tífico ........... .. Form ación del concepto u n iversal............................................. D ivisión de las cien cias................................................................................ C A P I T U L O X X II.— F ilo so fía p r im e r a .................................................... N o c ió n ................................................................................................................ O b je to ................................................................................................................ E sen cia ............................................................................................................... L a an alogía............................................. .......................................................... Propiedades del s e r ........................................................................................ M od os del s e r .................................................................................................. A c to y p o ten c ia ............................................................................................... C ategorías.......................................................................................................... Sustan cia............................................................................................................ A c cid e n te s......................................................................................................... Postpredicam entos.......................................................................................... L as causas......................................................................................................... El prim er p rin c ip io ........................................................................................ C A P I T U L O X X III.— F ís ic a ......................................................................... El ente m ó v il................................................................................................... E l lu g a r .............................................................................................................. E l tie m p o ........................................................................................................... L as sustancias del mundo terrestre.......................................................... L o s principios: L a materia. L a form a. E l com pu esto.................... L o s elem en tos............................................................................................. L o s m ix to s.................................................................................................... L a generación y la corrupción .................................................................... El individuo sustancial.................................................................................. C A P I T U L O X X IV .— B io lo g ía y a n tro p o lo g ía ...................................... N oción de v id a ................................................................................................ G rados de vivien tes....................................................................................... Relaciones entre el alma y el cu erp o ........................................................ Potencias del a lm a .......................................................................................... V ida vegetativa............................................................................................ Vida sen sitiva.............................................................................................. V ida in telectiva........................................................................................... L a v o lu n tad .................................................................................................. L a inmortalidad del a lm a ............................................................................. C A P I T U L O X X V .— A s t r o lo g ía ................................................................... Las sustancias del m undo celeste.............................................................. E l Prim er M o t o r ............................................................................................

433 433 435 436 436 437 439 445 450 450 452 456 456 457 458 459 465 468 470 471 472 475 475 475 476 477 478 47S 482 483 483 484 487 487 488 489 490 491 491 495 503 503 504 504 506 ¡

!

Indice general

XV

Pdgl.
C A P I T U L O X X V I.— T e o lo g ía .................................................................... L a sustancia divina trascen dente............................................................... Pruebas de la existencia de D io s ............................................................... El Prim er M otor inm óvil de la «Física».................................................. El A c to Puro de la «Metafísica».................................................................. Causalidad de D ios sobre el m u n d o .................................. ...................... C A P I T U L O X X V II.— E t i c a ......................................................................... E l Ser y el B ie n .................................................................... ................. E l Sumo B ie n ...................................................... ....................................... .. . L a V ir tu d ....................................................................................................... .. C riterio de m oralidad.................................................................................... D ivisión de las v irtu d e s................................................................ ............... C A P I T U L O X X V III.— P o lít ic a .................................................................. L a Política en la escala de las cien cias................... ................................. E l ser de la comunidad p o lítica ................................................................. E l bien de la comunidad p o lítica ............................................................... L a L e y ........................................................................................ - .................... L a ju sticia .......................................................................................... ............... Form as de g o b ie rn o ....................................................................................... Platonism o y aristotelism o........................................................................... P A R T E V soy

5°y 5°H
S°9 S 12

5*4
515 515 517 522 526 527 536

537 53 & 542 55° 55° 552 554

E l h e le n ism o C A P I T U L O X X IX ,— S ig n ific a d o e im p o rta n c ia d e l h e le n is m o . . L a sucesión de Alejandro. L uchas entre diádocos y epígon os........... Centros culturales h elen ísticos............................................................... C A P I T U L O X X X .— L a a c a d e m ia a n t ig u a ............................................ Escolarcas: Espeusipo. Jenócrates. Polem óa. G rates............................ Otros platónicos................................................................................................ C A P I T U L O X X X I.— E l L i c e o .................................................................... Escolarcas'.. Teofrastro. E strab ó n ................ .............................................. Otros peripatéticos......................................................................................... C A P I T U L O X X X II.— Epicureismo.............................................................. Epicuro............................................................................................................... Escuela epicúrea..................................................... ......................................... N oción de la F ilo s o fía .............................................................................. C an ó n ica ................................................................................. F ís ic a .......................................................................................................... E t ic a ........................................................................................................... C A P I T U L O X X X III.— E l e sto icism o p r im it iv o ................................... Zenón de K itio n .......................... ..................................................................... N oción y división de la F ilo so fía .......................................................... 567 567 569 576 576 578

579
580 583 587 587 588 589 589 591

593
597 598 600

XVI

Índice general Págs.

L ó g ic a ........................................................................................................ F ís ic a ......................................................................................................... E tic a ........................................................................................................... Escuela estoica................................................................................................... C A P I T U L O X X X IV .— E s c e p tic is m o ....................................................... Sentido y fases del escepticismo grieg o.................................................... El escepticismo a n tig u o ................................................................................ Pirrón de E lis .................................................................................................... Discípulos de P irr ó n ....................................................................................... C A P I T U L O X X X V .— E l e scep ticism o de la A c a d e m ia .................. Arcesilao...................................................................................................... .. Carnéades........................................................................................................... C A P I T U L O X X X V I.— E c le c t ic is m o ........................................................ Eclecticismo en la Stoai estoicismo m ed io ................................................. Panecio........................................................................................................... .... Posidonio............................................................................................................ Eclecticismo en la Academ ia.......................................................................... Filón de L arisa................................................................................................. Antíoco de A scalón.......................................................................................... Eclecticismo en el L iceo.................................................................................. Andrónico de Rodas......................................................................................... A utores afines al L ic e o ................................................................................. E l cinismo........................................................................................................... C A P I T U L O X X X V II.— L a F ilo so fía en R o m a ................................... Eclecticismo romano......................................................................................... Marco Terencio Varrón......................................................................... Marco Tulio Cicerón.............................................................................. E l estoicismo en Rom a.................................................................................... Lucio Anneo Séneca................................................................................ Cayo Mussonio R u fo .............................................................................. E p icteto ..................................................................................................... Marco A urelio......................................................................................... C A P I T U L O X X X V III.— E sce p tic ism o t a r d ío ...................................... Enesidemo de Cnosos....................................................................................... A grip a ................................................................................................................. Sexto Em pírico................................................................................. ............... Luciano de Sam osata....................................................................................... P A R T E VI

6o i 606 617 623 627 627 628 628 630 632 632 633 641 642 642 643 646 646 646 648 648 650 652 655. 656 656 657 660 660 670 670 670 674 675 677 678 683

P r e p a ra c ió n d e l n e o p la to n ism o C A P I T U L O X X X IX .— L a filosofía en lo s ju d ío s a le ja n d r in o s .. . . L o s judíos en el ambiente h elen ístico ...................................................... Aristóbulo........................................................................................................... F iló n .................................................................................................................... 688 688 690 690

Indice general

XVI Pdgs,

C A P I T U L O X L .— N e o p it a g o r is m o ..........................................

...........

(>99 700 700 701 701 702 703 706 706 707 707 710 711 712 714 716

Publio Nigidio F lg u lo..................................................................................... Apolonio de T ia n a ........................................................................................... Moderato de G ades......................................................................................... Nicómaco de Gerasa........................................................................................ Numenio de Apam ea....................................................................................... El Hermetismo.................................................................................................. C A P I T U L O X L I.— P la to n ism o m e d i o ................................................... Dercilides............................................................................................................ G ayo.................................................................................................................... A lbin o.................................................................................................................. C elso............................................................................................................... .... Plutarco de Q ueronea.................................................................................... T e o lo g ía ......................................................................................................... C osm ología................................................................................................... P sicología....................................................................................................... P A R T E VII

N e o p la to n ism o C A P I T U L O X L II.— A n te ce d e n te s in m e d ia to s .................................... El neoplatonismo en A le ja n d r ía ............................................................... El neoplatonismo en R o m a .......................................................................... P lotino............................................................................................................ Principios fundam entales.................................................................... L a procesión descendente de los seres............................................ E l U n o ....................................................................................................... L a Inteligen cia........................................................................................ El alma universal................................................................................... El mundo sen sib le................................................................................. A n tro p olo gía............................................................................................ El retorno a la u n id ad .......................................................................... D iscípulos de P lo tin o .................................................................................... Porfirio.......................................................................................................... C A P I T U L O X L III.— E l n eo p lato n ism o e n S ir ia ................................ Jámblico.............................................................................................................. C A P I T U L O X L IV .— E l n eo p la to n ism o e n P é r g a m o ....................... Edesio de Capadocia. Juliano el Apóstata................................................. C A P I T U L O XLV.-— E l n eo p lato n ism o en A t e n a s ............................. Plutarco de A ten a s.......................................................................................... Siriano................................................................................................................. Proclo.................................................................................................................. L os p rin cip ios......................................................................................... Proceso de la em anación...................................................................... El m odo in teligib le................................................................................ 718 718 719 719 724 727 727 731 732

733 734
736

744 744
751

751
755

755
756 75^ 756

757 759
761 762

X V III

Índice general Págs. E l m undo de las a lm as......................................................................... E l m undo sen sib le................................................................................. E tic a ........................................................................................................... 763 764 765 766 766 767 767 770 772 778 781 792 809 813 813 818 823 828 844

Damascio............................................................................................................ Sim plicio............................................................................................................. C A P I T U L O X L V I .— E l n e o p la to n ism o e n A le ja n d r ía .................... Olimpiodoro....................................................................................................... Juan F ilopón............................................................................... 769 C A P I T U L O X L V I I .— E l n eo p la to n ism o e n O c c id e n t e .................. Mario Victorino................................................................................................ M acrobio............................................................................................................ C alcid io............................................................................................................... B oecio.................................................................................................................. Marciano C ap ella............................................................................................ C A P I T U L O X L V I I Í.— L a h e re n cia greco la tim a .................................. L a cultura ro m an a........................................................................................ Casiodoro.................... .................................................................................. T abla I n d ice I n d ice
c r o n o l ó g ic a ....................................................................................... de n o m b r e s ........................................................................................ de m ate r ia s ........................................................................................

L a H isto ria d e la F ilo so fía
Para determinar el objeto de nuestro estudio debemos ana­ lizar previamente el sentido de sus dos términos: Filosofía e Historia. Cada uno de ellos por separado im plica no pocas dificultades, que después reaparecen, agravadas, al fundirlos en una disciplina científica especial, cual es la historia de la Filosofía.
I. N
oció n de

F

ilo so fía

i. N o ció n n o m in a l.— L os griegos disponían de un nu­ trido vocabulario para significar los modos del saber: crocpícc, y v w c n s , y v w i x r i , vór|cris, c jO v e a is , iS p s ír ) , éTricrT-nHT), ÉTnCTTT||Joovvr],

íShoctúvt), náBriais, ná0 r^ io icrropía, qnAoffocpía, qnAopicxQícc, |J c, TroXu^aOía. Pero la misma amplitud de esas denominaciones ha perm i­ tido que bajo ellas hayan podido cobijarse holgadamente los sentidos más diversos. En concreto, los que ha revestido la palabra Filosofía a lo largo del tiempo son casi tantos como el número de sus cultivadores, conforme al concepto que cada uno tiene de la realidad y de nuestro modo de llegar a co­ nocerla. Esta vaguedad e imprecisión eran perfectamente naturales en los comienzos de la Filosofía, que es un producto elaborado por la inteligencia humana, y que ha necesitado un largo lapso de tiempo para llegar a su madurez. L a Filosofía se enfrenta ineludiblemente con el problema de determinar su propio con­ cepto. Pero no se trata de un problem a previo. Antes bien, si nos fijamos en el orden genético de los hechos, vemos que primero han filosofado los hombres, y después, reflexionando, han adquirido conciencia de que han hecho filosofía y han trata­ do de precisar su concepto. Los problemas filosóficos fueron surgiendo poco a poco, de una manera confusa, implicados unos en otros, al enfrentarse los hombres con la realidad. Sólo después de llegar a un cierto grado de madurez fue posible plantear reflexivamente el problem a de la ciencia, buscando criterios para distinguir y articular orgánicamente sus diver­ sas partes. Por esta razón no nos dice gran cosa el simple análisis gra­ matical de las palabras primitivas, excesivamente generales, las

2

Introducción

cuales han ido precisándose cada vez más y llenándose de un contenido más rico, aun cuando en ocasiones sea sumamente diverso. Las palabras crocpía y oocpós tienen en la literatura griega un sentido m uy amplio, aplicándose indistintamente a toda clase de saber, tanto especulativo como práctico. En H o­ mero, aocpós significa hombre hábil en artes mecánicas, y por derivación, prudente, astuto, ingenioso, sutil. U n sentido se­ mejante tiene atribuido a los Siete Sabios de Grecia, cuya «sa­ biduría» expresa simplemente la ciencia práctica de la vida, o lo que podríamos llamar prudencia o experiencia. Jenófanes y Heráclito contraponen la sabiduría (cro<pír|), el primero, a la fuerza bruta (pcóprj) de los hombres y d e los caballos, y el segun­ do, a la erudición superficial de los pitagóricos (TroAunaOícc). M ás imprecisa aún es la palabra Filosofía, la cual, etim oló­ gicamente, sólo expresa curiosidad, afición o deseo de saber (cptAos-coqúa), sin referirse a ningún objeto determinado. Se­ gún Diels, su origen es probablemente jónico 1. E l documento más antiguo sería el fragmento 35 de Heráclito: «Es preciso que los amantes de la sabiduría (qnAoaócpous ávSpocs) conozcan muchas cosas» 2. A u nqu e esa expresión aparece atribuida a H e­ ráclito por Clem ente de Alejandría, y pudiera reflejar un con­ cepto posterior 3. E l mismo sentido amplio e indeterminado tienen las pala­ bras que Herodoto pone en boca de Creso dirigiéndose a Solón: «Han llegado a nosotros muchas noticias tuyas, tanto por tu sabiduría (<xxpíf]) como por tus viajes, y que, m ovido por el deseo de saber, has recorrido muchas tierras para conocerlas»4. Tucídides atribuye a Pericles una expresión semejante: «Ama­ mos la belleza con moderación y amamos la sabiduría sin d e­ bilidad» 5. C ice ró n 6 y Diógenes 7 recogen de Heráclides de Ponto la
1 D ie l s , Vorsokr. I p.159 nota 6.

2 D ie ls , 22B35.
3 Strom. II 421,4. 4 ¿>s <piAooo9écov yr)v iroÁAriv Stwpíris eíverav (H erodoto , I 30). 5 <piAoKaAoü(iev yap ne-r’EÚTsAelccs Ka' < 'A 70< SV aveu uaAaKla; (TucÍDIDES, P o< poüM II 40). 6 «Omnes qui in rerum contemplatione studia ponebant, sapientes et habebantur et nominabantur, idque eorum nom en usque ad Pythagorae m anavit aetatem, quem, ut scribit auditor Platonis Ponticus Heráclides, vir doctus in primis, Phliuntem ferunt venisse eum que cum Leonte, prin­ cipe Phliasiorum , docte et copiose disseruisse quaedam, cuius ingenium et eloquentiam cum admiratus esset León, quaesivisse ex eo qua maxima arte confideret; at illum artem quidem se scire nullam , sed esse philosophumi. ( C i c e r ó n , Tuse. V 3,8.) 7 D ió g . L aer ., I 12.

Noción de Filosofía

S

tradición que atribuye a Pitágoras la invención de la palabra Filosofía. Según A ecio, era corriente entre los pitagóricos 8, Pero tampoco era m ucho más precisa la palabra Matemáticas ((iccOrmcrroc = enseñanzas) que éstos utilizaban. En Sócrates y Platón se acentúa la contraposición entre crocpía y <piAoaoqúa, dando a la segunda un m atiz de modestia, con un poco de fondo escéptico. L a sabiduría perfecta (crocpía) es propia de Dios, que es el sabio por excelencia. L os hombres solamente son filósofos, es decir, amantes o aficionados a la sabiduría 9. 2. Noción histórica.— Vem os, pues, que el s.imple aná­ lisis etimológico de las palabras empleadas para designar el saber apenas nos dice nada sobre su naturaleza y su contenido real. Pero el mismo desarrollo de la ciencia tenía que llevarla a adquirir conciencia de sí misma y a la división y articulación de sus partes. M uchas y m uy variadas han sido las vicisitudes por que ha atravesado el concepto de filosofía a lo largo de su historia, des­ de que Pitágoras, o quien fuese su inventor, lanzó esa palabra a la circulación. Pero en las escuelas griegas el prefijo filos ante­ puesto a la sophia no establecía entre ambas cosas una línea divisoria. Sofía y Filosofía eran conceptos idénticos, que abar­ caban todo el ámbito del saber humano, cuyas partes se fueron distinguiendo y articulando poco a poco, en conform idad con las diversas maneras en que las distintas escuelas entendían la realidad. L o único que encontramos en la Filosofía griega es una división jerárquica, cada vez más pormenorizada, de las distintas ramas o partes del saber, o un conjunto de ciencias, cada una con su objeto formal propio y distintivo, en exacta correspondencia con los grados en que se escalonan los seres de la realidad por razón de la perfección de las formas que determinan sus esencias 10. a) En los presocráticos hallamos planteado agudamente el problema de la ciencia, pero sus partes permanecen indistin­ tas e involucradas bajo la amplísima denominación de Física, con un sentido etimológico que abarca toda la «Naturaleza» o toda la realidad (cpücris = naturaleza). El problem a del saber científico aparece ya en H eráclito y Parménides, concebido como un modo de saber fijo, estable, necesario y cierto acerca de las cosas. A m bos distinguen entre
8 A e c i o , I 3,8. 9 Fedro 270c!. 10 Cf. Plató n', Sofista 257CCI.

Pero tanto el uno con. halla el verdadero camino del conocimientú científico en el campo particular de la M oral al descubrir el concepto universal. ya que no expresa ningún género concreto de saber.su monismo estático. abarcando . que es el conocimiento y el estudio de las realidades concretas. en cuanto que vuelve a resucitar. c) Platón marca a la vez un avance y un retroceso respecto de su maestro. En el círculo socrático acaba por prevalecer la palabra Filosofía para designar la ciencia. agravándolas. el logos de las cosas en todas las cosas (naturaleza). b) El problem a de la ciencia entra en vías de solución con Sócrates.como el otro con su movilismo. la cual. al terminar el período presocrático solamente encontramos un poco definida la Física. L os sentidos son engañosos. porque buscan la fijeza y la necesidad de los objetos de ciencia en el orden ontológico. descubre el ser uno y estático. por lo tanto. desvían a la ciencia de su propio objeto. en la cual van englobadas la Ontología y la Teología. L a ciencia. Es una palabra más amplia y más indeterminada aún que sophia. el cual. la Retórica. la palabra Filosofía permanece envuelta en la vaguedad caracterís­ tica de los presocráticos.■4 Introducción conocimiento sensitivo e intelectivo. Pero ninguno de ellos llega a la solución del problema. En sus primeros Diálogos. Por este tiempo aparece tam bién la M edicina con Hipócrates. a las que. y en algunos aspectos el Derecho y la cien­ cia política. aunque un poco contagiado de escepticismo acerca de los problemas cosmológicos y ontológicos debatidos por sus predecesores. con un sentido amplísimo. Fuera de esta primera exposición del problema del conoci­ miento científico. o sea el estudio de la «Naturaleza» en toda su amplitud. L a ciencia no consiste en el primero. Pero estas ciencias no constituían todavía un saber distinto y articulado conforme a criterios científicos. y algunos atisbos del problema gnoseológico. Todos los objetos que perciben los sentidos son particulares y mudables (cosas). solamente la alcan­ za la razón. y solamente la razón descubre la verdad. las viejas antítesis entre el movilismo de H erá­ clito y el estatismo de Parménides. Astronom ía. no logra dar solución. Tam bién se esbozan en los pitagóricos las M ate­ máticas (Aritm ética. la definición y el procedimiento inductivo para elaborarlos. sino solamente el amor o la afición a la sabiduría. ni siquiera el saber mismo. con la distinción entre conocimiento sensitivo e intelectivo. U n retroceso. la G ra ­ mática. y según Heráclito. L os sofistas iniciaron la ciencia del lenguaje. según Parménides. sino en el segundo. Geom etría. a pesar de sus esfuerzos. M úsica) y un poco la Etica.

y por otra. en que la mayor parte de las ciencias aparecen definidas y formuladas con unos conceptos tan precisos y exac­ tos que en la mayoría de los casos conservan su vigencia hasta 11 «Además. ni les corresponde tam poco otro grado distinto y más elevado de abs­ tracción. . entre las cosas sensibles y las ideas. en sus dos ramas ateniense y alejandrina. como superiores en perfección a las entidades del mundo físico sensible. mientras que la idea es en sí misma una realidad una. de los objetos sensibles.996334. sin dejarse influir por interpretaciones posteriores. d) Aristóteles y el Liceo. de los tres grados de abstrac­ ción. cuyo objeto eran los seres móviles del mundo terrestre. B s. nos da la razón del lugar asignado a la ciencia «matemática» como superior a la «Física». vivientes o no vivientes.987014-18. intermedios entre el mundo terrestre y el mundo de las Ideas. en cuanto que aquéllos son una pluralidad de ejemplares semejantes. cuyo objeto eran los números ideales. Pero a la vez señala un gran avance. y 3. de las ideas. En la Academ ia se cultivaron las matemáticas y la astrono­ mía (Eudoxo. y sobre todo en el Filebo.0 Dialéctica. L as M atem áticas versan sobre relaciones y proporciones en ­ tre objetos que tienen una realidad «física» (accidente de cantidad). 2 ° M atem áticas (guerreros).0 Dialéctica. individual y singular» ( A r i s t ó t e l e s .0 M atem á­ ticas. los cuales son interm e­ dios y diferentes. en cuanto que a partir del de Repúbli ca.io s g b s ). B 2. que ontológicam ente son inferiores a cualquiera de las sustancias. en to ­ das las clasificaciones de inspiración platónica. En Jenócrates queda consolidada la división tripartita de las ciencias en conform idad con los tres planos en que consideraba dividida la realidad: i. que era la ciencia suprema de las ideas trascendentales.° Física. Este concepto ontológico de los «entes matemáticos». K i.i0 0 2 b i2 -is.Noción de Filosofía indistintamente todas las ramas y formas dei saber. y 3. L o extraño es que haya perdurado en las divisiones aristotélicas des­ pués de las críticas a que A ristóteles somete los «entes matemáticos» y del concepto de los objetos que asigna a las «matemáticas». Callipos). M et. El plan educativo platónico comprendía tres etapas. A 6. del mundo físico. C onviene leer atentamente el comentario de Santo T om ás al De Trinitate de Boecio. en cuanto que son eternos e inmóviles. Platón admite que existen los entes matemáticos (t& ua0r¡ncrni<o:). después de la enseñanza primaria: i. Este concepto se reforzará más tarde con la teoría. también platonizante. propia de los filósofos gobernantes. Estas entidades no constituyen un grado superior ascendente en la escala ontológica.° A rtes mecá­ nicas (artesanos). 2. por una parte. que tenía por objeto los seres trascendentales del m undo id e a l1 *. aparece la primera articulación del saber en varias disciplinas correspondientes a su concepto de la realidad y al programa de educación de las tres clases sociales que integran la ciudad. L o que resta del Corpus aristotelicum constituye un panorama científico impresionante. marcan un avance gigantesco en el estudio de la realidad y en la estructuración de las ramas del saber.

la últim a de las cuales constituye para Aristóteles la cum bre suprem a del saber. Q ued a así consolidada la división general de las ciencias especulativas en tres grandes ramas. M ate­ máticas y Teología) . Aristóteles define perfectam ente los criterios para la d is­ tinción y ordenación de las ciencias concretas dentro del cuadro general del saber. etc. D istingue dos grandes órdenes de ciencias: tres generales. prosigue la labor de diferenciación y articulación de las distintas ciencias. que es D ios. Pero Aristóteles encuadra ese esquema tripartito de ciencias teoréticas dentro de un concepto más amplio. por la cual que.6 Introducción nuestros mismos días. En el L iceo de Atenas. Económica y M o ­ nástica o Etica). Medicina. y después en su derivación ale­ jandrina. las cuales sum inis­ tran a todas las demás las nociones y los procedim ientos cientí­ ficos indispensables: Filosofía primera. en el L iceo se conserva la división tripartita. sino en el orden lógico. Analítica (Lógica) y Gra­ mática. completándolo con otras divisiones que tienen importancia capital para apre­ ciar su verdadero concepto del saber científico.dan dotados de una necesidad y estabilidad relativas.). sin embargo. Aristóteles llega a la verdadera solución del problem a del saber científico buscando la necesidad y estabilidad de sus o b­ jetos no en el orden ontológico. Pero aunque la ontología aristo­ télica no se ajusta a la platónica y aunque la enciclopedia peri­ patética rebasa por todas partes la estrechez del esquema pro­ cedente de la Academ ia. pero sufi­ cientes para constituir objetos de ciencia. como pretendía Platón con su teoría de las Ideas subsistentes. Matemáticas y Teología— . retor­ nando al procedim iento socrático de llegar a la form ación de conceptos universales m ediante la abstracción. y otras particulares o especiales. b) Prácticas ( Política. las cuales se dividen a su vez en tres grandes géneros: a) Teoréticas ( Física. y c j Poéticas (Retórica. Poética. que con ligeras variantes será adoptada en la Edad M edia por la filosofía musulm ana y por la escolástica cristiana. aunque con sentido m uy distinto y redu­ cida a las tres grandes ramas de ciencias teoréticas— Física. habiéndose cultivado las ramas más variadas del saber con verdadero espíritu enciclopédico. distinguiéndolas en conform idad con los obje­ tos formales sobre que versan. A ris­ tóteles es el creador de la Filosofía primera. porque versa sobre el objeto más elevado. de la Lógica (A n a­ . M ás que en los esquemas parciales que aparecen salpicados por las distintas obras aristotélicas debemos fijarnos en ese magno conjunto de tratados científicos para apre­ ciar el concepto peripatético de la ciencia. y con la cual sustituye la Dialéctica de su maestro.

la Mecánica. II 3. III 3-5. la Geografía. y adoptan una división semejante en Lógica. Pero en estas divisiones y subdivisiones no queda lugar para una distinción entre «Filosofía» y «Ciencias». . Bajo la dirección de Aristóteles cultivaron la Historia de diversas ramas de la ciencia Teofrasto. y después Hiparco y Ptolomeo. San Agustín) 12. Es un esquema que. D e doctrina christiana: P L 34. dis­ tribuidos en conformidad con la diversísima variedad de sus objetos. L os epicúreos adoptan la Física de los atomistas. D e música: P L 32. G ilberto P o rreta)1J. Teofrasto es el creador de la Botánica._De grammatica: P L 32. A rqu ímedes y Herón.17). qua verum disterminatur a falso» (D e civ. y después Galeno en Pérgamo. Erasístrato. D e Universo: P L 91. Comentario al «De Trinitate» de Boecio: P L 64. alteram naturalem. Epist. a las cuales había quedado casi reducida la «filosofía» en el m undo romano. L os estoicos retornan a la Física de Heráclito.: P L 70 . 10 11-10 15. 137 [3] c.tiona. Tanto unos como otros engloban en la «Física» la Ontología.1082-1194. Instit. Gtesibios. en su sentido de ciencia general de las realidades móviles del m undo terrestre. la Zoología y la Psicología. Orígenes. de la Biología. el influjo del escepticismo se refleja en el abandono de los temas ontológicos y físicos. IX 25. D e magistro: P L 32. creyéndola platónica: «Proinde Plato utrum que iungendo perfecisse laudatur. M enón. Sobre la educación. 12 San A gu stín adopta la división estoica.1 i94ss. Clem ente de Alejandría. Filino de Gos. que A ristó ­ teles no admitió jamás.1265. Dicearco y Agatárquides de Gnidos. Aristoxeno y Eudemo.lem. e inició la crítica literaria con sus Problemas homé­ ricos. Elaboró científicamente la Política y la Etica. R a b a n o M a u r o . de la Física. Retractationes I 5.N o ción . y que atravesará la Edad M edia hasta el siglo x n por lo menos (Alcuino. la Medicina. I V 2. Filón. será adoptado por algunos Santos Padres y escritores judíos y cristianos (Filón. Eratóstenes de Cirene.d e F ilo s o f ía < lítica). II 7. 13 C a s i o d o r o .1416. De ordine II 12-16: P L 32. Confessiones I 13-18. abarcando todo el conjunto de conocimientos humanos.5 n . tanto en el concepto del ser como en el de la ciencia. tertiam ra. A l final del período helenístico. Rabano M auro. e) Las escuelas atenienses posteriores a Aristóteles m ar­ can un retroceso. G i l b e r t o P o r r e t a .n o 5ss. la Psicología y la Teología. Herófilo. L a Filosofía es idéntica a la Ciencia. Física y Etica. predominando los morales y los teológicos. quae contem plationi deputata est. quae m áxim e in actione versatur. y distribuyen la ciencia en un esquema tripartito: Canónica. D ei V III 4. En A lejan­ dría cultivaron la Astronomía Aristarco de Samos. Sobre el concepto agustiniano de artes liberales. cf. creyéndolo platónico. Física y Etica. cf. quam in tres partes distribuit: unam moralem.

que es un grado más alto de saber. basado en una revelación especial de Jesucristo a algunos apóstoles privilegiados 14. y otra puramente humana. sin em ­ bargo. tal como había sido elaborada por los griegos. que apenas ocupaba unas pocas páginas en Aristóteles y que los estoicos y epicúreos involucraban en la Física. y el sobrenatural. L o cual.0 L a Filosofia. 3. basada en la fe. Corán). que era la Filosofía racional. y posteriormente en A vicena y A verroes. quedando constituida como un grado supremo de saber distinto y superior a todas ellas. y al mismo tiempo la cuestión de las relaciones entre el campo de la razón y el de la revela­ ción. . prim ero en Filón. adquiere de pronto una preponderancia absoluta sobre todas las partes anteriores de la Filosofía. D e esta manera. en que F ilón y Clem ente adoptan la división estoica (Lógica. adquiere un carácter propedéutico. el cristianismo y el islamismo se enfrenta­ rán con un problem a m uy parecido. que se atenuará mucho en los posteriores 14 C l e m e n t e . El judaism o y el cristia­ nismo son dos religiones basadas en una revelación divina sobrenatural (Sagrada Escritura). o artes liberales. contenida en los libros revelados de la Sagrada Escritura. primero en el j u ­ daismo. después en Clem ente de A lejandría y Orígenes. o filosófico. que no existía en Platón. o revelado. Física. Etica).0 L a Ciencia sagrada (Biblia. no im pide que en Filón y en Clem ente de Alejandría perdure un profundo y sincero sentimiento de estima hacia la Filosofía griega. C on esto aparece la contraposición entre dos clases de saber o de ciencia. la Teología. el problema de la ciencia adquiere una nueva modalidad que no había tenido en el mundo pagano. superior a la Filosofía. una de procedencia divina.7 2 1 . El judaism o. S t r o m . al ser incorporada en el judaism o y en el cristianismo. como preparación general.8 I n tr o d u c c ió n f) Pero al penetrar la Filosofía griega. P G 8 .° Las disciplinas encíclicas. Clem ente y Orígenes añaden además la Gnosis. D e aquí resulta. aceptada por la fe. I 7. que es la de la Sagrada Escritura. de sirviente (ancilla) subordinada a la ciencia suprema. la Filosofía griega. una ordenación m uy semejante del saber en tres grados ascendentes y subordinados: i. Y así. la cual constituye por sí misma un saber superior al de la Filosofía. que constituye el grado supremo del saber. Este hecho plantea por una parte la distinción entre dos órdenes de saber: el natural. subsidiario e instrumental. cuyas vicisitudes expon­ dremos al hablar de la transmisión de la Filosofía griega en la Edad M edia. I 5. y después en el cristianismo. 2. con Filón de Alejandría.

y. que podríamos considerar como el primer in ­ tento del paganismo griego y romano de realizar un gran sistema teológico. en la medida que es posible al hombre. g) Hacia el siglo in después de Jesucristo aparece el neoplatonismo. sino de Lógica al modo de los estoicos. no de abajo arriba. de la que apenas con­ servó más que las artes liberales. la influencia del neoplatonismo apenas es apreciable en O ccidente hasta Escoto Eriúgena. mucho más aún que en Platón. pero apenas se interesaron por las partes especulativas de la Filosofía. la Filosofía quedaba reducida poco más que al cultivo de las artes liberales.i 9 escritores cristianos. y prácticamente desaparece con la muerte de su autor. Por desgracia. hacia las ciencias que de ellas se ocupan. que en Plotino hace las veces de Dios. que lo recibe a través del seudo Dionisio. C on lo cual tenemos una desvalorización de las ramas de la Filosofía pertenecientes al estudio del mundo sensible. A ex ­ cepción de San Agustín. Por vez primera en la historia del pensamiento griego. la Retórica y la Dialéctica. sino de arriba abajo. Esta herencia truncada es la que . por consiguiente. la Filosofía adquiere una modalidad esencialmente teológica. Roma había dejado perder la mayor parte de la rica enciclopedia científica griega. En Plotino. tomando como punto de partida el concepto del Uno. L os escasos filósofos romanos se distinguieron en el aspecto moral. junto con una supervaloración de la ciencia de lo transcendente. entendida ésta no a la manera de Platón. considerado como primer principio y último fin de todas las cosas. su influjo inmediato en el mundo latino es casi nulo. el interés se centra en las realidades transcendentes y en el esfuerzo purificatorio requerido para ascender o retornar a ellas. que su ­ frirán la influencia de este tipo de especulación. En el programa romano de educación. como el de Aristóteles.Noción de F¡lt>sof/. lo cual no dejará de tener amplias y variadas resonancias en épocas sucesivas. A pesar de haber sido Roma la sede del plotinismo. hasta volver a revivir más tarde en San Alberto M agno y Santo Tom ás. un sistema estructurado. Esta modalidad se agrava por la manera como se desarrolló la cultura en el O ccidente cristiano después de la invasión de los bárbaros. Es decir. después de la recuperación del Corpus aristoteücum en el siglo xn . a la cual queda casi reducida de hecho la Filosofía. dentro de las cuales preponde­ raban la Gramática. Esta perspectiva se refleja en un desdén cada vez más acentuado hacia las realidades particulares del mundo material.

) 15. Esta pérdida afectó sobre todo al conjunto de ciencias naturales (Física).Introducción recibe de Roma el O ccidente latino después de la caída del Imperio. A vicena. Ibn-Khaldum . E s u n concepto q u e proviene d e O rígenes (P G 13. que el amplio esquema científico de Clem ente de Alejandría quedaba m uti­ lado. I I 24: P L 82. Etymol.1070- 1083: í* Tupie#. en que se sitúan ante ella. Clewwtfif Pl* TVtoiíltefts i P¿* . Clem ente de A le ­ jandría.0. y sobre todo con el material teológico y ético que a los cristianos les sum inistra­ ban la Sagrada Escritura y los Santos Padres. O rígenes y después San Agustín. con un enorme vacío que la pérdida de la Filosofía griega dejaba entre ambos extremos. tam bién truncado. e t c . D e Arithmetica: P L 63. In Porphyrium I: P L 64. se estructura en función de esa doble herencia. 2. Alcuino. favorable o desfavorable. Pero apenas se echó de ver de momento. aunque ya truncado. debido a que este hueco que­ daba abundantemente colmado con las prolongaciones del es­ toicismo (Séneca. etc. Lógica (Cantar de los Cantares y Evangelios). i) El esquema aristotélico. el cual acomoda a ella la distribución de los libros de la Sagrada Escritura: Física (Génesis y Eclesiastés). fuera de la actitud. Moral (Proverbios. que consistía esencialmente en la lectura y comentario de la Biblia y de algunos Santos Padres. en el aspecto teológico y moral. San Beda y A lcuin o. sin fijarse en su contraposición a las ciencias generales 16. quienes lo transmiten a la escolástica de los siglos x n y x iii. lo mismo que San Isidoro de Sevilla.141. Teología). con lo cual el concepto del saber a lo largo de la Edad M edia. En cambio. Pero el O ccidente latino había aceptado ya la fe cristiana. A sí lo hallamos en H ugo 15 S a n I s id o r o .° Las Artes liberales. romana y cristiana. Ciencia sagrada. h) L os primeros escritores cristianos no añaden nada o ri­ ginal al concepto de Filosofía. D e ellos pasa a los traductores toledanos D om ingo G undisalvo y M igu el Escoto (Divisio Philosophiae). A lgazel. M atem áticas. como A lfarabí. Es decir. pues solamente se fijan en las ciencias particulares. por lo menos hasta el siglo x n . y un poco menos a las M atem áticas. Boecio y Casiodoro conservan el esquema aristotélico (Física. Rabano M auro y Escoto Eriúgena siguen la división estoica.65) y que recogen Casiodoro. San M artín de Braga). predom ina en los filósofos musulmanes. 16 B o e c i o . como preparación para la. creyén­ dola platónica. A l-K w arizm i. en el siguiente orden: i. los H er­ manos de la Pureza.11.

2-4.' | ) 5 (cu atrivio). Predicación. Lógica. palabra no em ­ pleada por Aristóteles. Derecho. Astronom ía. I Phys. .. . III 6: B A C I p. j-a) M atem ática s. -s b) IcJ j'a ) bj c) ( a) b) c) d) II.Noción de Filosofía 11 de San V íctor 17. San A lberto M agno 19. M edicina. Artes.' A -. (a) b) ó) Mecánicas. que comprende las ciencias y las artes: 'i ) I. N o s permitiremos poner al­ gunos ejemplos de los m uchos que tenem os recogidos en nuestro fichero: V* . M úsica. Gramática. artium ad Theologiam 1 . en su frondosa serie de «árboles». 19 S a n A l b e r t o . 18 S a n B u e n a v e n t u r a .1 3 : P L 176. Aritm ética. H ugo ofrece el esquema más com pleto de la E dad M e ­ dia. Política. F ilosofía. Eruditionis didascalicae libri septem I 1 . 20 Raim undo L ulio. A gricultura. 'i) S e r m o c i n a l fa ) (tr iv io ) . M ilicia. Roberto K ilw ardby (De ortu et divisione philosophiae) y Raim undo L u lio 20. tr . rT..i: B .6oo. Física. . Náutica. M ercantil. c) Política. D el criterio aviceniano de la catalogación de los seres y de las ciencias por su grado de inm aterialidad resulta la fusión de una ciencia generalísima (Filosofía primera) con otra particu­ lar ( Teología) bajo la rúbrica de «Metafísica». D e reduct. M etafísica. 1 y) Cs) M onástica. la palabra «Metafísica» ha adquirido en nuestros días un auge tan extraordinario que apenas queda ya cosa ni actividad a que no se haya aplicado con una prodigalidad tan desmesurada que urge poner remedio si querem os que el lenguaje desempeñe la función que le corres­ ponde y no se convierta en gárrula palabrería. Geometría. Retórica. a fines del siglo x n .*4 f i v i . 17 H u g o d e S a n V í c t o r . U ) e) f) ~g) Fabricantil. Sastril.. San Buenaventura 18.^ 2) Real.i c . Carpen til. Vicente de Beauvais (Speculum doctrínaleJ. 21 Contra lo que habría podido esperarse después de la desvalorización kantiana y positivista.3 p. Itin. Económica. . H. pero que en este tiempo comienza a circular corrientemente en las traducciones de A vicena con figura de ciencia unitaria y su p rem a21.7 : B A C I 642-652. { a) b) .741-750. antes de la recuperación del corpus aristotelicum. nos ofrece la siguiente división del árbol «humanal».

A lonso). Aróstegui). Przywara). las escuelas cristianas alcanzan un alto grado creciente de desarrollo. P. Metafísica filosófica y Metafísica teológica (A . Metafísica de la frivolidad (X. Metafísica de la libertad (M ax Scheler).). Robinson). Eulogio Palacios). Perlado) Metafísica de la. Quadri). N icol). Caba). Biótica y Metantrópica. L . Perrati). M ontalbán).12 Introducción j) E n el siglo x n . y tratan de darles un sen­ tido más profundo. Iturrioz). Materia metafísica (P. D e aquí resultan las palabras: Metaciencias (G .a Pemán). Bonilla San M artín). Metapsicología (Larroyo-Ceballos). Deliquios metafísicos (H oria Stamatu). poesía (A n . Qam bino). D . Metafísica de la multi­ tud (D . en que perduraban im plícitas algunas escasas (U . J Hessen). Cine metafísico (V. Presencia metafísica (J. Veamos algunas: Etica metafísica (J. Metafísica reflexiva (G . d ’Ors). M . utilizando los restos de las nociones de artes liberales. Guastella). del Estal).). Crescini). M einvielle). O rtega y Gasset). L . L azzarini). Metapolttíca (M . T am bién hay quienes no se dan por satisfechos con las escuetas deno­ minaciones clásicas de las ciencias y de las artes. A otros les parece ya insuficiente la simple palabra «Metafísica». Corcel metafísico (L . Pastore). de la expresión (E. M etafísica de la coherencia interior (R. Metafísica bíblica (Cl. A . Isaye). Viglino. Verrié y A . Muebles metafísicos (Oteyza). Zaragüeta). Filosofía de la Metafísica (C . Ironía metafísica (E. G . Espectroscopio metafísico (id. des Lauriero. Tonos metafísicos (id. Metaóntica (A . Heidegger. Metafísica del Exodo (E. Democracia metafísica (O rtega y Gasset). Mitológica (M . Bonilla San M artín). Metafísica y lírica (C. com o adjetivo calificativo tam poco es menor la varie­ dad de sus aplicaciones. de Bruyne). Hayen). Carnap). A rteta). Metafísica de los gérmenes (E. Metafísica del toro de lidia (R. Metafísica del arte (N . M eta­ física del hombre ( j. de Bruyne). Metafísica del cono­ cimiento (G . D isandro). Metafísica del amor (A . G arcía). Metalenguaje (R. Metafísica del estilo (J. y ha­ blan de una «Meta-metafísica» (N . Tresm ontant). A . Romero). Zu biri). Se enriquece la ciencia sa­ grada. M ajó Framis). J. R. Aranguren). Metafísica de la forma (J. Amor metafísico (A . Meterótica (M . Metamatemáticas (A . Nebulosa metafísica (B. Metafísica del esnobismo (Ch. Miedo metafísico (J. Ruyer. Iturrioz. Resonancias metafísicas (id. Dolores metafísicos (G . Schopenhauer. Lógica metafísica (L . M eta log ra fía (R. Przywara). Metafísica de la Hispanidad (M . y también de una «Metafísica-metafísica» (J. Murales metafísicos (pinturas en la U nesco. M esseguer). Si com o sustantivo (ciencia) apenas queda campo a que no se haya aplicado esa palabra. A . Rivaud). Cobos). de A nquin) o de (M etafísica de la M eta ­ física» (M . M . Burocracia metafísica (R.). P. Metafísica de la física (A . Metahistoria («Ecclesia»). Venthey). Mutable- . M eta­ física de la belleza (M . Pintura metafísica (F. de U nam uno). a base principalm ente dei estudio de la Escritura y los Santos Padres. Metafísica de la sonrisa (M . C irib in i Spruzzola). G arcía M iralles). Metafísica de los sexos humanos (P. Estética metafísica (E. Pintura metafísica (H . Rodrigues). Garl&vüla). anteponiéndoles la preposición. Ferrer). Rahner).. Siewerth. Metafísica. de Bruyne). J. más recóndito o más alambicado. Hálito metafísico (G . Metafengua (A . Bréhier). Sensibilidad me­ tafísica (P. Gilson). R. A . Angustia metafísica (V. E l Pentateuco y la Metafísica (G . Febrer). Rincón). Abbagnano. R oig G ironella). Com posta). M azzantini). du Bos). Pastore). Metafísica de la educación (A . Metanoética (A. meta. Antropología metafísica (K . Matrimonio metafísico (E. Música metafísica (E. Metafísica de la biología (A . C irici Pelletier). Roure).

N o c ió n d e F ilo s o f ía

13

nociones de Filosofía griega. Pero en este tiempo sobreviene un acontecimiento de importancia capital: la recuperación del Corpus aristotelicum, que irrum pió en O ccidente junto con las obras de los filósofos musulmanes y judíos. C on esto volvía a llenarse el enorme vacío que la pérdida de la Filosofía griega había dejado durante siglos en el campo del saber, com ple­ tándose y enriqueciéndose el esquema científico en un sentido parecido al que había tenido en Clem ente de Alejandría: -i.° Artes liberales, como preparación para, 2.0, Filosofía, y ésta, a su vez, como preparación y auxiliar (ancilla) de, 3.0, Ciencia sagrada. Con esto vuelve a plantearse la vieja cuestión de la conciliación de los dos órdenes del saber, eí natural (Filosofía) y el revelado. Adem ás, la Filosofía ya no abarca, como en Grecia, todo el campo del saber, sino solamente una parte, que es la puramente humana y racional. Pero esta dis­ tinción no repercute en nada en la disgregación interna del campo de la Filosofía, ni se separan dentro de ella las «Cien­ cias» de la «Filosofía», sino que la última permanece siendo lo que era en Aristóteles, es decir, todo el conjunto del saber humano, estructurado en diversos planos (Física, M atem á­ ticas, Teología), c o n .numerosas subdivisiones dentro de los dos primeros, conform e a la diversidad de objetos que los especifican. L a distinción y subordinación entre los dos órdenes ontológicos, natural y sobrenatural, se refleja en la ordenación de los campos del saber, racional y revelado. L a subordinación subsidiaria e instrumental de la Filosofía a la Ciencia sagrada determina el predom inio de las partes que más directamente sirven para desempeñar esa función, descuidando el cultivo de otras menos aplicables a esa labor. Constituye una excep­ ción el caso de San A lberto M agno, el cual mantiene una visión enciclopédica del saber, cultivando por igual las distintas ra­ mas de la ciencia. Pero en general, y debido tam bién a las cir­ cunstancias del tiem po ante el peligro del aristotelismo aviceniano y averroísta, prevalece la tendencia representada por San Buenaventura, M ateo de Aquasparta, Juan Peckham y Enrique de Gante, los cuales se esfuerzan por reducir cada
tica (L . van A cker), Metaclínica (V. E. Franck), Metalógica (J. Caram uel), Metamétrica (id.), Metajurídica (T . U rdánoz), Metafilosofía (J. M acgregor), Metaeclesiástica (G . del Estal), etc. L o que no sabemos es si con esos metarefuerzos logran alcanzar la «meta» de sus propósitos. H eidegger preguntaba en una conferencia famosa: ¿Que es M etafísica? Pero, a la vista de lo que hoy d ía sucede, casi parece q u e cabría m á s bien preguntar: ¿Qué t ío es M etafísica? Por lo m e n o s e s e v i d e n t e q u e e n n u e s ­ t r o s tiem pos h a llegado a hacerse un u s o abusivo y desorbitado d e esa pa»

14

Introducción

vez más el campo de 1a, Filosofía a una función estrictamente instrumental, colocándola en un plano de absoluta inferioridad respecto de la Ciencia sagrada. k) Santo Tom ás conserva la misma visión integral y enci­ clopédica del saber que su maestro San A lberto. L a distinción entre el saber racional (Filosofía) y el revelado (Ciencia sa­ grada) no constituye una antítesis, sino un conjunto armónico y complementario. L o sobrenatural no anula lo natural, ni la revelación suprim e ni menoscaba la ra zó n 22. C on esto el concepto de la Ciencia sagrada sufre una profunda transfor­ mación. D eja de ser una sim ple lectura y comentario de la Biblia, para adquirir categoría de una ciencia especial, en el sentido riguroso de la palabra, resultado de la combinación armónica de un elem ento sobrenatural (la revelación y la fe) y otro natural y racional (la Filosofía). D e aquí resulta la dis­ tinción específica de dos Teologías, una puramente filosófica, elaborada a la luz de la razón, y otra que es un producto de la alianza combinada de la razón y de la fe 23. D e esta manera, sin mengua de su dignidad y de sus respectivas autonomías, la ciencia puramente natural se subordina a la sobrenatural, la cual «utitur illis tamquam inferioribus et ancillis»24. Con esto el esquema integral del saber vuelve a tener un sentido m uy semejante al que había tenido en Clem ente de Alejandría, pero m ucho más amplio y extraordinariamente enriquecido, tanto en el campo de la pura Filosofía como en el específico
labra, cuyo m ejor rem edio sería el retom o a la sencilla nom enclatura em ­ pleada p or A ristóteles hace veinticinco siglos. 22 «Nam philosophia humana eas considerat secundum quod huiusm odi sunt, unde e t secundum diversa rerum genera diversae partes philoso­ phiae inveniuntur; lides autem christiana eas considerat, non inquantum hu iu sm odi..., sed in quantum divinam altitudinem repraesentant, et in ipsum D eu m quoquom odo ordin antur... N am philosophus argum entum assum it ex propriis rerum causis; fidelis autem ex causa^ p rim a ... N am in doctrina philosophiae, quae creaturas secundum se considerat e t e x eis in D ei cognitionem perducit, prim a est consideratio de creaturis et ultim a de Deo; in doctrina vero fidei, quae creaturas nonnisi in ordine ad D eum considerat, prim o est consideratio D ei, et postm odum creaturarum» ( G G I I 2; In Boeth. de Trin. q.2 a.3). 23 «Theologus considerat creaturas, secundum quod a prim o principio exierunt, et in finem ultim um ordinantur, q u i D eu s est. Philosophí enim creaturas considerant, secundum quod in propria natura consistunt, et passiones rerum inquirunt» fin II Sent. pról.). «Aliae scientiae certitudinem habent ese naturali lum ine rationis humanae, quae potest errare: haec autem certitudinem habet ese lum ine divinae scientiae, quae decipi non potest» (S T I 5c). ¿Non enim accipit sua principia ab aliis scientiis, sed immediate a D eo per revelationem» (ib. ad 2).
M S T I S»®s í « t a m t v m o íj leatíüí

Noción de Filosofía

de la Teología cristiana, que Clem ente apenas hizo más que vislumbrar. I) En su debido lugar expondremos el hecho ele la derrota circunstancial del tomismo y de sus consecuencias para el desarrollo armónico de la ciencia. E l mal llamado nominalismo, que se define a principios del siglo x iv, es un resultado de múltiples factores, los cuales originan una profunda conm o­ ción ideológica que afecta fuertem ente al concepto de ciencia. Las ásperas controversias entre las escuelas y las condenacio­ nes del aristotelismo averroísta repercuten profundamente en la desvalorización de la Filosofía, haciendo cundir la descon­ fianza en la eficacia de los procedimientos racionales para llegar a las realidades transcendentes. C on ello se minimiza la intervención de la razón en el campo de la Teología, tanto en la natural como en la cristiana, quedando desplazada la Filosofía hasta de su papel subordinado como «sirvienta» de la Teología. L a desconfianza en la razón da origen a la des­ composición en dos direcciones: una fideísta, de carácter m ís­ tico, por la cual las tesis de alcance suprasensible se remiten a la Teología, en cuanto saber revelado, dism inuyendo su elemento racional con la preponderancia de la autoridad y de la fe; y otra empirista, en la cual se recorta cada vez más la amplitud de las fronteras de la Filosofía con la desconfianza en los conceptos universales, haciéndola recluirse en la D ia ­ léctica, en las M atemáticas, en los problemas morales y polí­ ticos y en las cuestiones de la Física de aquel tiempo, lo cual — como ha hecho notar P. D uhem — constituye las raíces del movimiento que poco más tarde dará origen al nacimiento de las ciencias experimentales. E l resultado para la Filosofía es la ruptura del carácter armónico entre sus diversas partes, quedando reducida poco más que al cultivo desorbitado de la Dialéctica y a aquellas materias— Física, M atemática, M oral— en que no se veía un peligro inmediato de interferencias entre el orden de la razón y el de la fe. L a firmeza de la fe cristiana en esos siglos contribuyó a que de momento no se dejara sentir gran cosa el vacío que había dejado en el campo científico ese desplazamiento de la Filosofía racional. E l acceso a las realidades transcendentes quedaba asegurado por m edio de la fe, a la cual se adju­ dicaban en bloque todos los problemas que los nominalistas pensaban rebasar al alcance de las fuerzas de la razón, A los efectos destructores del nominalismo vino a sumarse la reacción antiescolástica del humanismo renacentista. Su desprecio de la Filosofía— que le» hunutniitaa no asertaros jamás a compran»
VHasufiM i

16

Introducción

Noción de Filosofia

der— contribuyó a desvirtuar todavía más el concepto amplio y armónico de la ciencia. m) Pero no tardó en sobrevenir otro cambio pendular. C o n la decadencia de la Filosofía escolástica coincide, a partir del siglo xvi, el hecho im portantísimo de la aparición de n u ­ merosas ciencias nuevas, fruto de la orientación experimental. L as ciencias exactas y naturales adquieren de pronto un auge insospechado, en fuerte contraste con el carácter especulativo de la escolástica medieval, y especialmente con las sutilezas dialécticas del nominalismo. Sucesivamente van surgiendo la Astronomía con Copérnico, la Mecánica celeste con Kepler, la Física matemática con Galileo y Newton, la Hidráulica y la Optica con Leonardo de Vinci, el Algebra con Francisco Viéte y N icolás Tartaglia, la Cosmografía con M artín Behaim y Gerardo Krem er (Mercator), la Mineralogía con Jorge A g ríco ­ la, la Botánica con A ndrés Cesalpini, la Anatomía con A nd rés Vésale y G abriel Fallopio, la Geometría analítica con D es­ cartes. Y más tarde la Biología con Haller, Javier Bichat y Claudio Bernard; la Química con Lavoisier, la Paleontología con Cuvier, la Psicología experimental con G uillerm o W undt, y así otra serie interminable de conquistas científicas hasta llegar a nuestros días. n) Pero este hecho admirable, por el cual el hombre entró en posesión de vastas regiones inexploradas en el campo de la realidad, tuvo una repercusión lam entable en el concepto de ciencia, determ inando un curioso fenómeno de desdobla­ miento. A s í es como se incuba poco a poco la nueva modalidad del concepto de Filosofía, que cuajará en las Críticas de Kant y después en el movimiento positivista del siglo x ix . Se d is­ gregan las «Ciencias» y la «Filosofia». A las primeras les corres­ ponderá el campo firme y seguro de lo experimental, de lo observable, de lo mensurable, atribuyéndoles por antonomasia el carácter «científico», en el sentido fuerte de la palabra. Sin embargo, ni la euforia producida por los asombrosos descubri­ mientos en ese campo, ni tam poco las aceradas críticas de K ant pudieron im pedir que la inteligencia humana se siguiera plan­ teando las cuestiones insoslayables acerca de la realidad trans­ cendente, de lo absoluto y de las últimas razones de ser de las cosas. Pues bien, todo esto es lo que se adjudicó en bloque a cuenta de la «Filosofía» o de la «Metafísica». o) Es fácil ver que con esto la palabra «Filosofía» sufre un nuevo desplazamiento, perdiendo el sentido amplio que había tenido en la Antigüedad y en 1 Edad M edia, com o .a de «desteta»? ® tod* í», extensión ún «ti# <Üv«nw R
, .... . ....

partes, quedando reducida esta vez a llenar el hueco que había dejado la supresión de la fe cristiana y de la Teología medieval. D e esta manera quedan contrapuestas las «Ciencias» y la «Filo­ sofía», asignando a la segunda la función específica de ocuparse de las realidades absolutas y transcendentes, es decir, de lo que en otros tiempos constituía el objeto propio que se atribuía a la Teología. C o n lo cual «Filosofía» y «VIetafísica» son para muchos cosas equivalentes. Pero lo cierto es que, a pesar de las invectivas de los posi­ tivistas y de todas sus declaraciones de agnosticismo, esos temas han seguido y siguen tentando a los pensadores de nuestro tiempo. Basta una ligera ojeada a la m ultitud de los sistemas «filosóficos» que pululan después de K ant para ver que la inteligencia humana no se da por vencida en su anhelo incoercible de buscar un camino de acceso'a lo absoluto. N o importan las discrepancias sobre la. diversidad de métodos elegidos para elevarse a lo transcendente o para lograr esa visión generalísima cósmica o supercósm ica de la realidad, en la cual se hace consistir la «Filosofía». U nos filósofos serán partidarios del racionalismo, otros del idealismo, otros del irracionalismo, del sentimentalismo, del fideísmo; otros adop­ tarán una actitud escéptica o agnóstica de fracaso, de des­ engaño o de impotencia. L o cierto es que, llámese como se llame la ciencia que trata de abordarlo, el viejo, o por mejor decir, el eterno problem a de la realidad transcendente sigue en pie, como un inquietante signo de interrogación abierto ante la inteligencia del hombre. Tenem os, pues, que la palabra «Filosofía» ha recibido a lo largo de la Historia los sentidos más diversos, oscilando entre abarcar como sinónima de «Ciencia» toda la realidad con sus diversas partes (Filosofía griega) hasta ser considerada, con más o menos autonomía, como un auxiliar humano de la ciencia sagrada (Edad M edia), para volver en los tiempos modernos a intentar llenar el enorme hueco originado por el desplazamiento de la Teología m edieval, cuajando en su con­ traposición a las «ciencias». Es lo que intentamos expresar en el siguiente cuadro sinóptico:

: v . ggg¡ *

-------- •— -

----------------------------

P lató n

Je n ó c r a t e s

A r is t ó t e l e s

E s t o ic o s

R om a

Revelación (Fe)

— D ialéctica M atem áticas A rtes mecánicas

— D ialéctica M atem áticas Física

— T eología M atem áticas F ísica

R azón (Filosofía) Enseñanza superior

Etica Física Dialéctica D isciplinas encíclicas

Etica

— A rtes liberales

Enseñanza elemental D isciplinas encíclicas D isciplinas encíclicas D isciplinas encíclicas

C lem ente de A l .

O r íg e n e s

S a n I s id o r o

A v ic e n a

Sa n t o T o m á s

G nosis Fe Etica F ísica L ó gica

C ontem plación G nosis Fe Etica F ísica L ógica

M ística (contem plación) Fe M o ral (Proverbios) F ísica (Génesis) L ógica (Cantar de los Cantares) F e (Corán) M etafísica M atem áticas F ísica Fe T eo logía escolástica T eo logía natural M atem áticas F ísica A rtes liberales

D isciplin as encíclicas

D iscip lin as encíclicas

A rte s liberales

A rte s liberales

N o m in a l is t a s

K ant

P o s it iv is t a s

H egel

M ística . F e (Teología)

— f T eodicea «M etafísica»... "j Cosm ología ^Psicología F ísic a ............... l ¡.Ciencias M atem ática s.. J Enseñanza media Enseñanza elem ental

«Filosofía»-«Metafísica»

F ilosofía (Espíritu) = Idea

M atem áticas F ísica A rte s liberales (Dialéctica)

F ísic a ..............."i ¡-Ciencias M atem áticas.. j Enseñanza media Enseñanza elem ental Enseñanza media Enseñanza elem ental C iencias (Naturaleza)

B er g son

M a r x is m o

H e id e g g k r

Filosofía = (Vida) C iencias Enseñanza m edia Enseñanza elem ental

Filosofía = (M ateria) C iencias Enseñanza media Enseñanza elem ental

Filosofía = (Ser-Nada) C iencias Enseñanza media Enseñanza elem ental

20

Introducción

3. N o c ió n realista.— A primera vista parece que la noción de Filosofía debía ser de una claridad meridiana. Nadie puede dudar de su existencia, pues hace veinticinco siglos por lo m enos que está presente en la historia de la cultura. Pero tam bién es indudable que en realidad lleva otros tantos sobre el tapete de las discusiones, sin que hasta ahora hayan conse­ guido ponerse de acuerdo sus cultivadores ni en cuanto a su noción ni menos todavía en cuanto a su división y a la función que corresponde en concreto a cada una de sus partes. Y no es, ciertamente, porque no abunden, en sintomática proliferación, libros, artículos y estudios en que reiteradamente aparece el tema: ¿Qué es Filosofía? L o malo es que ese inte­ rrogante se sigue contestando de las maneras más diversas. Sería sumamente difícil extraer un concepto claro de tantas opiniones discordantes. Pero quizá contribuirá a esclarecerlo un poco el fijarnos en las nociones de realidad y de ciencia, tal como hace muchos siglos fueron elaboradas por A ristó ­ teles y Santo Tom ás. U n concepto realista del saber se apoya en dos postulados fundamentales: Prim ero, existe una realidad. Segundo, pode­ mos conocerla. L a ciencia es el resultado, la victoria en la gran batalla que mantiene la inteligencia humana para la conquista de la verdad, que es lo mismo que decir del conocimiento y el dominio de la realidad. E n esa magna batalla, que durará tanto como la existencia de la H um anidad sobre la tierra, los objetivos son tan numerosos y variados como la infinita diver­ sidad de los seres. T o d a la realidad es objeto de conocimiento y, por lo tanto, de ciencia. L a ciencia aspira a obtener un conocimiento de las cosas cuya amplitud y variedad corresponda exactamente a la de la misma realidad, aunque no todos los objetos reales puedan llegar a ser conocidos de la misma manera y con el mismo grado de certeza. En la ciencia lo que manda, ante todo, es la realidad, que es lo que toda ciencia que se precie de tal debe aspirar a conocer. L a ciencia no tiene que elaborar sus objetos, como pretende el idealismo, porque todos ellos están ahí, presentes y reales fuera de nuestra inteligencia, desde que Dios los creó. Los objetos de la ciencia son ni más ni menos que todos los seres de la realidad. L o que necesita la inteligencia humana es elaborar los conceptos representativos de esos seres, los cuales podrán ser directos, positivos, fijos, estables y universales de aquellos seres que caen dentro del ámbito propio de nuestro entendimiento, como son todas las entidades m óviles y contingentes del mundo

Noción de Filosofía

21

físico; e indirectos y analógicos, es decir, fundamentalmente negativos, de las realidades trascendentes, que, como D ios, e x ­ ceden la capacidad de nuestra aprehensión directa, Pero nuestra ciencia no termina en el concepto, sino en la realidad. El concepto no es un término, sino un m edio quo o in quo conocemos la realidad. En el idealismo, el proceso parte del concepto para llegar a los seres. En el realismo parti­ mos de los seres para llegar a sus conceptos. a) Pluralidad y jerarquía de los seres.— N o hay un solo Ser, como pretendía Parménides. El Ser único, inm óvil e indiferenciado, no es más que un concepto, una pura abstracción. N o existe un Ser único, sino muchos seres, múltiples, diversos, particulares, los cuales se distinguen entre sí por razón de sus formas, las cuales son el elemento propio y distintivo que deter­ mina sus esencias, y que coloca a cada uno en el grado que le corresponde en la escala jerárquica de la realidad 25. Tanto Aristóteles como Santo Tom ás tienen un profundo sentido de la pluralidad y diversidad de los seres, pero también de la ordenación jerárquica en que se van sucediendo en pro­ gresión ascendente por razón de la perfección de sus formas. En el grado más ínfimo de ser, la materia prima, pura potencia en el orden físico y mínima expresión de la realidad. Y en la cumbre de todos los seres, la realidad suprema y perfectísima de Dios, ser trascendente que, a diferencia de todos los anterio­ res, cae fuera del alcance directo de nuestros medios cognos­ citivos, tanto sensitivos como intelectuales. Y entre ambos ex­ tremos, el maravilloso despliegue de la infinita variedad de los seres del m undo físico— materiales, vivientes, vegetativos, sen­ sitivos, racionales, espirituales— , m ezcla de acto y potencia, de materia y forma, de perfección e im perfección, de permanencia
25 «Irt actibus autem form arum , gradus quídam inveniuntur. N am ma­ teria prima est in potentia prim um ad form am elementi; sub form a elementi existens, est in potentia ad form am mixti, propter quod elementa sunt materia mixti; sub form a autem m ixti considerata, est in potentia ad animam vegetabilem; nam taiis corporis anima actus est. Item que anima vegetabilis est in potentia ad sensitivam, sensitiva vero ad in tellectivam ... U ltim us igitur generationis totius gradus est anima humana, et in hanc tendit m a­ teria sicut in ultim am formam. Sunt ergo elementa propter corpora mixta, haec vero propter viventia, in qu ibu s plantae sunt propter animalia, animalia propter hominem; homo enim est finis totius generationis» (C G III 22). Es fácil prolongar esta escala, completándola con las almas separadas, los ángeles y D ios, Ser supremo y trascendente (cf. In Ethic I le ct.i n .j-2; C G III 97). «Unde in rebus naturalibus gradatim species ordinatae esse videntur: sicut mixta perfectiora sunt elementis, et plantae corporibus mineralibus, et animalia plantis, et homines aliis animalibus; et in singulis horum una species perfectior aliis invenitur» (ST I 47,2).

22

Introducción

y movilidad 26. H ay tam bién realidades matemáticas, psicoló­ gicas, morales, estéticas, sociales, políticas, etc., que constituyen otros tantos objetos de ciencia. Podem os representar la escala de los seres de la siguiente manera:
A) B) Simple. A c to puro. Form a p u ra ................................... Com puestos de acto y potencia, d e esencia y exis­ tencia : 1) 2) Subsistentes (formas separadas de la m ateria).. N o subsistentes (formas unidas a ia materia): Entes m óviles: a) V ivientes: 1) 2) Racionales (form a espiritual)................ N o racionales (forma inm aterial): a) Sensitivos.............................................. P) N o sensitivos...................................... Hombres. Animales. Vegetales. Minerales. Dios.

Almas separadas.

b)

N o vivientes (formas m ateriales)..................

L a perfección ascendente de sus formas es lo que determina el grado que cada sustancia ocupa en la escala de los seres. D e aquí que las ciencias, que tratan de averiguar las esencias de las cosas, deban fijarse, sobre todo, en su elem ento distintivo, for­ mal, que es lo que define su grado de perfección en la escala de los seres. b) Partes de ¡a ciencia.— L a ciencia es una entidad real, pero no natural, en el sentido de que se encuentre ya hecho, existente como tal en la naturaleza, sino artificial, que es nece­ sario elaborar por el esfuerzo de la inteligencia humana. N o existen la Ciencia ni la F ilosofía en sí mismas, concebidas a la manera platónica, como si fuesen entidades subsistentes. Solamente existen como accidentes, como hábitos intelectuales adquiridos, que se sustentan en las inteligencias individuales, que les sirven de sujeto. L a Ciencia no es una entidad sus­ tancial, sino accidental, un m odo de conocim iento, un hábito intelectual adquirido y elaborado artificialmente por el es­ fuerzo de la inteligencia humana. Es una entidad accidental que pertenece al predicamento de cualidad, y, en concreto, a la especie de cualidad llamada hábitos. . Pues bien, siendo la ciencia un hábito, o si se quiere una virtud intelectual, el criterio para su división debe ser idéntico
26 «Sicut Philosophus dicit in séptimo de H istoriis animalium, natura ex inanimatis ad animata procedit paulatim, ita quod genus inanimatorum prius invenitur quam genus plantarum... E t similiter a plantis ad animalia quodam continuo ordine progreditur: quia quaedam animalia immobilia, quae scilicet terrae adhaerent, parum videntur a planti differre, Ita etiam j et in progressu ab anim alibus ad hominem, quaedam inveniuntur in quibus aliqua similitudo rationis appareti fin De mem. et rem. le ct.i n.298).

N oción de Filosofía

23

al que se utiliza para distinguir los hábitos y las virtudes, ios cuales se diversifican por razón de sus objetos formales. «Hay tantas clases de Filosofía como de sustancias», dice Aristóteles 27. Y Santo Tom ás expresa lo mismo, diciendo: «Scientiae secantur quem adm odum et res, nam omnes habitus distinguuntur per obiecta, ex quibus species habent» 28. Es una actitud realista ante el problema de la ciencia, la cual debe elaborarse siempre en estrecho contacto con la realidad que trata de conocer y dominar. E n un concepto realista de la ciencia, el orden del saber debe corresponder y ajustarse lo más perfectam ente posible al orden de los seres, tal como existen en la realidad. Es absolu­ tamente ilegítim a la pretensión que K ant expresa en su famoso «giro copernicano». N o se rigen los objetos por el entendimiento, sino que es el entendimiento el que tiene que regirse por la naturaleza de los objetos. Y así las partes de la ciencia deben articularse en una correspondencia lo más exacta posible a los distintos modos de seres, tal como son y existen en la realidad. Pues bien, el concepto de una realidad, compuesta por una m ultitud de seres m uy distintos entre sí, que se escalonan en orden de perfección por razón de sus esencias y de sus formas determinantes y distintivas, es en Aristóteles y en Santo Tom ás el fundamento de su concepto de la ciencia y de una ordenación realista de los grados del sa b e r29. El campo de la ciencia es tan amplio y variado como el del ser. D ios, el m undo y el hom bre es el grandioso abanico de temas variadísimos desplegados ante la curiosidad insaciable de la inteligencia humana, y que nunca conseguirán agotar los esfuerzos acumulados de los sabios hasta el fin de los siglos. A cada uno de esos campos vastísimos de la realidad, en cada uno de los cuales pueden subdistinguirse a su vez otros m últi­ ples aspectos, responden en el esquema aristotélico otros tantos
27 M et. IV i,io o 4 a3 ; D e Anima III 8 ,4 3 ^ 2 4 . 28 In D e Gen. et Corr. I proem io. «Hic ostendit partes philosophiae... et dicit quod tot sunt partes philosophiae, qu ot sunt partes substantiae» fin M et. IV 2 n.563). «Unde et secundum diversa rerum genera diversae partes philosophiae inveniuntur» ( C G II 2). «Cum autem distinguuntur scientiae u t sunt habitus quídam , oportet quod penes obiecta distinguantur, id est, penes res, de quibus sunt scientiae; et sic distinguuntur h ic et in V I M etaphysicorum tres partes philosophiae speculativae» (In Boeth. de Trin. q-S a.1,1). 29 E l concepto jerárquico y ascendente de los seres y de las ciencias se refleja en la distribución que hace Santo T om ás de los tratados del corpus aristotelicum (cf. In Physic. I x n.5; In De Cáelo et mundo I proem .; In D e sensu et sensato I 1 n.1-6).

24

Introducción

objetos que especifican y distinguen otras tantas ciencias d i­ ferentes. Pues bien, dada la variedad de las realidades sobre que versa, la ciencia no puede ser un saber unitario ni homogéneo. N o hay una sola ciencia, un solo hábito intelectual unitario, sino muchas ciencias, o, por lo menos, muchas y m uy diversas par­ tes de la ciencia, en conformidad con las m últiples modalidades que reviste la riquísim a variedad de los seres, los cuales tienen naturalezas, propiedades y caracteres sumamente distintos. Por esto carece de fundam ento la pretensión del racionalismo car­ tesiano, que afirmaba la unidad de la ciencia por razón de la unidad de nuestra inteligencia. Descartes abrigó la ilusión de lograr la triple unidad de ciencia, de método y de certeza, pretendiendo conseguir en todas las materias científicas el m is­ mo grado de exactitud que en las matemáticas 30. Ciertam ente que nuestro instrum ento racional es uno solo. Pero la diversidad de los objetos sobre que versa requiere una aplicación distinta, acomodada en cada caso a su naturaleza peculiar, y hemos de contentarnos con los resultados posibles en cada campo. A sí, pues, de la diversidad real de los objetos (objeto ma­ terial) y del distinto modo de considerarlos (objeto formal) se origina la distinción en nuestra inteligencia de tantos hábitos mentales (ciencias) cuantos son los objetos a que se aplica y las distintas formalidades que en ellos considera. Pero teniendo siempre en cuenta que en la distinción de las ciencias prevalece la consideración form al sobre el objeto material, el cual puede ser considerado bajo distintos aspectos y dar origen a distintas clases de ciencias. «Diversa ratio congnoscibilis diversitatem scientiarum inducit. Eamdem enim, conclusionem demonstrat astrologus et naturalis, puta quod térra est rotunda: sed astrologus per m édium mathematicum, idest a materia abstractum; naturalis autem per médium circa materiam consideratum» 31. Por ejemplo, el ente m óvil puede ser considerado, en cuanto ser, por la Filosofía primera; en cuanto móvil, por la Física; en cuanto vivo, por la Biología. El hombre, en cuanto ser, por
30 «Ainsi toute la Philosophie est comm e un arbre, dont les racines sont la M étaphysique, le tronc est la Physique, et les branches qu i sortent de ce tronc sont toutes les autres sciences, qu i se réduissent á trois princi­ pales, á savoir, la M edicine, la M écanique et la Morale» ( D e s c a r t e s , A T IX 2,14). D escartes no conoce todavía la distinción entre «ciencias» y «filosofía». Para él la segunda es el «conocimiento perfecto de todas las cosas que el hombre puede saber, tanto para la conducta de su vida como para la con­ servación de su salud y la invención de las artes». 31 S a n t o T o m á s , S T I 1 ,1 c .

Noció» de Filosofía

25

la Filosofía primera; en cuanto material, por la Física y la 'Q u í­ mica; en cuanto vivo, por la Biología y la Psicología; en cuanto ciudadano, por la Política; en cuanto libre y responsable de sus acciones, por la M oral y el Derecho, etc. L os conceptos m en­ tales pueden ser considerados, en cuanto seres, por la Filosofía primera; en cuanto productos vitales de la inteligencia humana, por la Psicología; en cuanto a su orden en juicios y raciocinios, por la Lógica; y en cuanto a su verdad o falsedad como signos representativos de la realidad, por la Crítica, etc. D e esta manera resulta posible una articulación paralela de la realidad y de la ciencia en una escala jerárquica que com ienza desde los seres más imperfectos del m undo material y va ascen­ diendo hasta rematar en la cúspide de la realidad trascendente de Dios, sobre el cual versa la Teología, que es la ciencia supre­ ma por razón de la suma dignidad de su objeto. Dejamos para sus propios lugares las innumerables varian­ tes acerca de las divisiones del saber. Solamente aludiremos al concepto que inicia Descartes con su teoría de las ideas claras y distintas como criterio y fundam ento de la ciencia. L a dis­ tinción de estas ideas en tres clases da origen a las tres partes de la filosofía cartesiana: Psicología (idea del yo pensante), Teo­ logía (idea de lo perfecto e infinito), Física (idea de la extensión). Esta división es recogida por W o lff, que la incluye en su parti­ ción de la «Metafísica» especial, distribuyéndola en tres ciencias: Cosmología, Psicología y Teodicea, división que ha sido aceptada como legítima incluso por algunos escolásticos. K ant abordó el problem a de la ciencia tal como lo encontró planteado en las dos corrientes de pensamiento predominantes en su tiempo, el racionalismo cartesiano-wolffiano (dogmatis­ mo) y el empirismo inglés. Pero K ant ignoraba la solución esco­ lástica y tam poco conocía a fondo la filosofía griega. Su actitud hay que definirla en función de los elementos inmediatos de la filosofía de su tiempo, tal como los encuentra en W o lff, N ew ton y Hum e. En este supuesto es como hay que entender la posición de Kant en su Crítica de la Razón Pura, para apreciar su sentido, su alcance y su valor. Representamos la división kantiana en el siguiente esquema:

Introducción
F a c u l t a d e s c o g n o s c it iv a s : C ie n c ia s :

"Geometría (for­ ma «a priori» 1.° Sensibilidad (Estética transcendental) = M atem áticas.. -i „ 4 e ® P ® a?j0)Aritmética (for­ ma «a priori') de tiempo). Entendimiento(Analíticatranscendental)=Ffs¡c<j (formas «a priori»: cate­ gorías esquematizadas).

2.°

puras).

{

Teodicea. Cosmología. Psicología.

Com o se ve, K ant hace una mescolanza entre la división escolástica de la Filosofía y la de la «Metafísica», tal como la encuentra en W o lff. Conserva los dos primeros planos de la división tradicional, aunque invirtiendo el orden. En el primero coloca las Matemáticas (sensibilidad), y en el segundo la Física (entendimiento) entendida a la manera newtoniana, que para él constituía el ideal supremo de ciencia. Pero en el tercero, correspondiente a la razón, sitúa lo que él llama Metafísica, asignándole las tres partes de la división wolffiana: Cosmología, Psicología y Teodicea. Separa la Física de la Cosmología. N o es éste el m om ento de poner de relieve los fallos funda­ mentales del concepto kantiano de la ciencia. N os limitamos a reconocer el m érito de su crítica de la falsa posición cartesiana, haciendo ver la im posibilidad de construir una ciencia realista partiendo de conceptos mentales a priori. Esa crítica fue inter­ pretada como una demolición com pleta del edificio «metafísico», y dio origen a la orientación positivista, en que solamente se admite como ciencia aquello que esté apoyado en la experiencia sensible. Es la actitud que prevaleció en el siglo pasado, acep­ tando únicam ente como ciencias las experimentales y las m a­ temáticas, o sea los dos órdenes adm itidos como científicos por Kant, y relegando a la categoría de seudociencia todo lo que el mismo K ant involucra bajo la denominación, absolutamente inadecuada, de «Metafísica», palabra que, sin embargo, ha sido revalorizada por la filosofía poskantiana, empleándola pródiga­ mente, con la más abigarrada variedad de sentidos. 4. L a «Filosofía» y las «Ciencias».— L os antiguos plan­ teaban la pregunta: ¿Qué es Filosofía?, entendiendo por ella, sin más, el problem a de la ciencia, o sea el modo como se lo­ gra un saber cierto, fijo, estable, necesario y universal, con­ trapuesto al saber vulgar, variable, más o menos ligado a las modalidades y vaivenes de la percepción sensitiva. Era una

l'II ifflihrtl

■ '" i

1

Noción de Filosofia

27

exposición sencilla, natural y legítima. Para los antiguos, crocpía y <piAocro<pía eran una misma cosa, con distintos nombres, que no se diferenciaban más que en añadir al primero el prefijo <píAos, bien con un sentido de modestia, como en Pitágoras y Platón, o con un leve matiz escéptico de socarrona ironía, como en Sócrates. El problem a de la ciencia es un problem a real y verdade­ ro, que se plantea por el hecho de la existencia de esa m odali­ dad de nuestro conocimiento intelectual por medio de con­ ceptos abstractos, universales, fijos y necesarios, en contrapo­ sición con la m ovilidad y la contingencia de los seres del m undo físico y de nuestras percepciones sensibles inmediatas. M . Jourdain quedó admirado cuando se enteró de que ha­ blaba en prosa sin darse cuenta. A lg o de eso nos pasa a todos cuando nos percatamos de que pensamos y hablamos necesa­ riamente con conceptos y palabras abstractas y universales. Basta abrir cualquier diccionario para encontrar un catálogo alfabético de palabras, las cuales no son otra cosa que signos universales de conceptos universales— mesa, casa, hombre, na­ cer, andar, dormir, etc.— . Queram os o no, consciente o in ­ conscientemente, pensamos y hablamos siempre en abstracto y en universal. A sí perduró largos siglos el concepto de «Filosofía» como idéntico al de «Ciencia», con la única diferencia de que en el cristianismo a esa ciencia puram ente natural y racional se su ­ perpone la Teología, en cuya constitución entra un elemento sobrenatural, que es la revelación y la fe. N i los griegos, ni los latinos, ni los musulmanes, ni los escolásticos medievales conocieron semejante distinción entre «Ciencias» y «Filosofía», como si se tratara de dos órdenes dis­ tintos del saber. Todavía en el siglo x v n , incluso fuera de la escolástica, subsiste el concepto de la unidad de Ciencia y Filosofía. D e s­ cartes identifica ambas cosas cuando compara la Filosofía a un árbol cuyás raíces son la M etafísica; el tronco, la Física, y las ramas, las restantes ciencias particulares. N ew ton titula su libro Philosophiae naturalis principia mathematicae. Y los textos escolásticos de los siglos x v n y x v m , por ejemplo, los de Goudin, M ailhat, Anagni, Roselli, Guevara, Froilán Díaz, Briz, etc., se atienen al esquema tradicional, incluyendo el es­ tudio de la Física y de las M atem áticas dentro del cuadro ge­ neral de la Filosofía. Pero, por una parte, el descuido d e.los escolásticos en se­ guir el desarrollo de las ciencias modernas, y por otra el des-

SliiiliSÉSilí

iiiá illíy O uliE lM liljy É i iílíliy OlliiiUn tífiH iiH lIs íIs

Introducción

.interés de sus adversarios hacia otras ramas más especulativas que las que ellos cultivaban, y en ambos casos la ignorancia recíproca de los campos científicos fuera de la propia especia­ lidad, han tenido por resultado un hecho que habría llenado de asombro a Aristóteles, San A lberto M agno y Santo Tom ás. Es la disociación de ramas de la ciencia que hasta entonces habían constituido un todo unitario, las cuales se desdoblan en dos aspectos distintos: uno racional o «filosófico», y otro experim ental o «científico». C o n esto se inicia la ficticia sepa­ ración entre «Ciencias» y «Filosofía», como si se tratara de dos órdenes completamente distintos del saber. Q uedan así cons­ tituidas dos Físicas: una «filosófica» (Cosmología) y otra «cien­ tífica» o experimental; y dos Psicologías: una especulativa o «filosófica» y otra experimental o «científica». L o mismo pudo haber sucedido con la Astronom ía, a no ser porque las teorías de Copérnico dieron el golpe de gracia a los antiguos Concep­ tos del U niverso 32. Esa contraposición ha cuajado en los programas oficiales de enseñanza. En nuestras Universidades hay Facultades de Ciencias y Facultades de Filosofía. Y los alumnos que acuden a cada una de ellas están convencidos de que cursan materias específicamente distintas de las de la otra. Pero lo más extraño es que quienes más han contribuido a consolidar ese desdoblamiento o esa disgregación que tan poco les favorece, pues fue inventada contra ellos, y que ade­ más carece de todo fundam ento en los principios y en la tra­ dición aristotélico-tomista, han sido los mismos escolásticos, los cuales en sus textos de Filosofía se esfuerzan por buscar criterios para justificar la distinción entre esos dos pretendi­ dos órdenes del saber, el «científico» y el «filosófico». Si esto han hecho los escolásticos por su parte, nada tiene de extraño que los «científicos» hayan hecho otro tanto por la suya, llegando a considerar como dos campos completamente distintos, de un lado las ciencias experimentales y exactas, que
32 El P. A n ton io G ou din dice en la introducción a su curso de F iloso­ fía: «Nec praetermittam ea vel inventa vel experim enta quibus solentes viri nostris tem poribus physicam exornaverunt, easque quaestiones quae nunc inter recentiores vigent» (Philosophia iuxta inconcussa tutissimaque D . Thomae dogmata [Orvieto 1859] p .i). Sobre las relaciones entre la Filosofía y las ciencias cf. F e r n á n d e z A l o n s o , A . , O . P ., Scientiae et Philosophia secundum S. Albertum Magnum: A n gelicu m 13 (1936) 24-59; E l concepto antiguo y tradicional de Filosofía: «Cartesio», R iv. F il. Neosc. (M ilán 19 3 7) 353-374; Naturaleza y unidad de la ciencia humana en la Filosofía moderna y en el tomismo: C iencia T om ista (1938) 327SS; G . F r a i l e , O . P ., L a forma en los seres no vivientes y vivien­ tes: II Semana de Filosofía (M adrid 19 5 7) 7 7 -1 1 6 .

J..'WÜli l lHB

Noción de Filosofía

20

para ellos constituyen las únicas verdaderas ciencias, en el sen­ tido estricto de la palabra, y de otro una cosa rara, abstracta, nebulosa, que es la «Filosofía»; y por encima de ambas otra cosa más nebulosa todavía, que es la «Metafísica». D e esta manera, desde hace dos siglos, las «Ciencias» y la «Filosofía» aparecen cada vez más distanciadas, como si fuesen dos órde­ nes completamente distintos del saber, en contra de la tradi­ ción y, lo que es peor, en contra de la realidad. A lgunos autores presentan este problema como si se tra­ tara de un proceso de separación de las ciencias particulares como partes que se disgregan de un todo, el cual sería la F i­ losofía. L a Filosofía vendría a ser algo así como una metrópoli de la cual se van emancipando las colonias, o como la casa del padre de familia después que se van casando los hijos, o como un nido del cual se han escapado los pájaros. E l resultado es un desdoblamiento, en que por una parte queda la «Filosofía», con sus fronteras cada vez más menguadas y desmanteladas, y por otra las «Ciencias», cada una de las cuales se desarrolla con existencia autónoma. ¿Qué le queda todavía a la «Filoso­ fía» después de ese proceso de em ancipación de las «Ciencias»? Apenas las Ciencias generales (Filosofía primera, Lógica) y algunas particulares, como la Teología, 1a. Gnoseología y la M oral, en espera de que también a éstas les llegue la hora de la separación 33. Pero este proceso ficticio, aunque tenga alguna apariencia de corresponder a la realidad, en el fondo no hace más que reflejar la confusión originada por el dualismo de denomina­ ciones— Ciencia y Filosofía— para expresar lo que en realidad es una misma cosa. Sin embargo, esa contraposición tiene otro fundamento aparente, basado en la distinción de un doble orden de reali­ dades: las pertenecientes al mundo físico, que están dentro del alcance directo de nuestros medios cognoscitivos, y las trascendentes, que quedan fuera de la percepción inmediata de nuestros sentidos y de nuestra razón. C on esto, como ya hemos sugerido, el problema adquiere una modalidad ontológica y gnoseológica, reservando más el nombre de Ciencia para todo cuanto cae dentro de nuestro conocimiento directo, sen33 «La science-philosophie prim itive apparait alors comm e une sorte de nébuleuse dont se détachent, telles des planétes, une á une et chacune en son temps, les diverses sciences...» (E. B a u d in , Introduction genérale á la philosophie [París 1927] I p.89); G a r c í a M o r e n t e , M . - Z a r a g ü e t a , J., Fundamentos de Filosofía (M adrid 1943) p.15-24. «... L a realidad m etafí­ sica, o a la teoría del conocimiento, campos específicos de la filosofía» (J. I r i a r t e , S. I .: Pensamiento 17 [1961] p.496).

30

Introducción

siíivo o racional; y ei de Filosofía para todo aquello que re­ quiere otros procedimientos más indirectos de acceso, por ra­ zón de su misma naturaleza trascendente. Pero esta distinción no aclara nada el problema, pues solamente consiste en res­ tringir una denominación, de suyo amplia y total, a lo que constituye una de las partes de la ciencia dentro del esquema clásico (Teología), dándole además un sentido cargado de a g­ nosticismo. El origen remoto de esta disociación surge dentro de la misma escolástica (nominalismo). El origen próxim o es más reciente, y podemos señalarlo en el hecho mismo del naci­ miento y desarrollo de las ciencias experimentales, coinciden­ te con la decadencia de la escolástica y con la debilitación del sentimiento religioso en el Renacimiento. Pero fue Kant el primero que dio estado teórico a la cuestión en su Crítica de la Razón Pura. Kant es el punto central de una encrucijada en la cual convergen, por una parte, la línea del racionalismo continen­ tal, que va de Descartes a W o lff, y, por otra, la del empirismo inglés, que arranca en Bacon y desemboca en H um e. Y a par­ tir de Kant se separan en m ovimiento divergente las líneas del idealismo y del positivismo, con sus innumerables ram i­ ficaciones hasta nuestros días. Kant se propuso superar la antinomia entre el racionalismo cartesiano, que pretendía construir la ciencia partiendo de unas cuantas ideas universales m ediante una serie ordenada de deducciones de tipo m atemático («juicios analíticos»), y el particularismo de los empiristas, que se atenían al testimonio de los sentidos prescindiendo de todo elemento necesario y universal («juicios sintéticos a posteriori»). Com o solución pro­ pone una síntesis, en la cual deben entrar, a la vez, un elem en­ to em pírico como «materia» y otro elemento subjetivo como «forma», el cual confiere al primero la necesidad y la univer­ salidad («a priori»). E l resultado son los «juicios sintéticos a priori», los cuales, según Kant, constituyen la base de toda verdadera ciencia. E n el fondo, el problem a que abruma las páginas de la Crítica de la Razón Pura es la misma vieja cuestión que había preocupado a H eráclito y Parménides, y había hallado su so­ lución en Sócrates, Aristóteles y Santo Tom ás. Es el problema de la validez y necesidad de nuestros conceptos universales, base de la ciencia. Kant vio perfectamente la insuficiencia de las dos actitudes contrapuestas, el racionalismo cartesiano y el empirismo inglés. Se dio cuenta de la necesidad de una es­

fijándose en las condiciones de posibilidad del conoci­ miento científico («¿cómo son posibles los juicios sintéticos a priori ?»). en el idealismo y el positivismo. pues la segunda fase nunca llegó a realizarla. sino una simple yuxtaposición de datos y formas a priori en el «fenó­ meno». desligados de la experiencia. minim iza todavía más lo que pudiera tener de acer­ tado el propósito de Kant. agravada. Kant se m ueve en un horizonte m uy estrecho. m ucho más demoledora que constructiva. L os datos empíricos carecen de ne­ cesidad y universalidad. son vacíos. realidad. con lo cual. El idealis­ mo (Fichte. desde lue­ go insuficiente. Y entre la «Ciencia» y la «Metafísica» coloca la «Fi­ losofía». carecen de contenido. N o se trata de conocer las cosas tal como son en 1a. es decir. Con lo cual la Filosofía deja de ser una ciencia del ser y de la realidad y se convierte en una especie de Ciencia de la ciencia. relega el «Absoluto» a la región de lo incognoscible y lo asigna como objeto a la «Metafísica». a no ser que haya que considerar como un conato. como reacción. y de fenómenos y categorías en el «objeto». su planteo «trascendental» dei pro­ blema. Pero la síntesis kantiana tiene el gravísimo defecto de no ser una verdadera síntesis. queda intacta la particularidad de los datos y de los fenómenos. los desordenados apuntes dei Opus posthumum. Adem ás. realista y objetivo. La actitud kantiana tiene un valor circunstancial. ateniéndose tan sólo al campo de los hechos particulares y de lo experimentable. según los positivistas. la cual. ni menos una superación. y a la vez necesario y universal. sino solamente de analizar el m odo de funcionar nuestras faculta­ des cognoscitivas. H ay que entenderla referida a la ficticia antítesis provocada por el racionalismo cartesiano y el empirismo inglés. queda relegada a un aspecto de la lógica. derivando hacia una. por una parte. Pero Kant no logra ni una conciliación. D e hecho a esto quedó reducida la labor de Kant. Schelling. carece de objeto propio . Hegel) no se resigna a renunciar a la «Metafísica» ni al conocimiento de la «cosa en sí». El positivismo.N oción de Piloso fía 81 trecha colaboración entre los sentidos y el entendimiento para la constitución de un saber científico. pues esa antítesis se repite. actitud forma­ lista en que el realismo es sustituido por el logicism o. al cual delimita el ámbito del único saber que considera cierto. al cual se da el nombre de Crítica. y trata de desentrañar el «Absoluto» por medio de procedim ientos p u ­ ramente racionales. T o d o nuestro conocimiento viene de la experiencia sensible. los conceptos puros del en­ tendimiento (categorías). verdadero y científico. A su vez. y por otra no se da contenido real a la acti­ vidad intelectiva.

... Segú n H. lo que no es ni evidente ni no evidente. Lewes asigna como misión de la Filosofía la ordenación y sis­ tematización de los conceptos suministrados por las ciencias. Según A d . y que no es de fe ni de razón 38.. el tendencioso concepto del filósofo inglés no está muy lejos del que expresaba Renán en su libro sobre Averroes y el averroísmo: «La filosofía y la poesía parten en el fondo del mismo principio: la filosofía no es más que un género de poesía como otro cualquiera. Los problemas de la Filosofía [tr.. D ilthey bajo la influencia de Hegel... a la Ciencia.6o. Pero entre la T eología y la ciencia hay una tierra de nadie.20-21... 13 15b. situada entre la Ciencia y la Religión. Barcelona.. para quien la Filosofía es la interpretación teórica de los fenómenos empíricos y el supre­ mo conocimiento del encadenamiento causal de todos los fe­ nómenos i6.. el tronco que mantiene y hace vivir todas sus ramas» 37. E.. los problemas que son susceptibles de una respuesta precisa se han colocado en las ciencias. y los países poéti­ cos son los países filosóficos» (tr." " " m y solamente tiene por misión unificar y coordinar entre sí las ciencias particulares.. el saber completamente unificado»3S... G o n z á l e z B l a n c o [Valencia-M adrid. s. A sí. 3 Cours 4 .... «la M etafísica es a la Filosofía lo que la Filosofía es a las demás ciencias. L o cierto pertenece a la Ciencia.]. según Augusto Comte... a la «Filosofía» le corres­ ponde unificar el saber.. 36 Les enigmes de l’ Univers (tr. Para G uillerm o W undt... Franck. expuesta a los ataques de ambos campos. .117. de Philosophie positive I (1864) p.111111J.. es decir. Bertrand Russell considera la Filosofía como una especie de tierra de nadie..234).. esa tierra de nadie es la Filosofía» (B. A lgo parecido sostiene Haeckel... Labor] p. II p.. a la Filosofía. A la Religión le pertenece lo que no es evidente y se acepta por la fe. la Ciencia es el saber parcialmente uni­ ficado. f. 35 Primeros principios § 37 p . reflexionando sobre las ciencias parti­ cu lares. y la Filosofía. que a su vez se dividen en ciencias de la naturaleza y ciencias del espíritu. lo problemático.. R u s ­ s e l l ..... en una gran medida... mientras que sólo los que no la consienten actual­ mente quedan form ando el residuo que denominamos Filosofía» (Id . «la especie más humilde de conocimiento es el saber no unificado. pues. Spencer. «La incertidum bre de la Filosofía es... 38 «La Filosofía.... más aparente que real. la «Metafísica» y la «Filosofía» son las ciencias de los principios generales. «En el fondo. a la Filosofía. y de ellas los toman las ciencias formales (Matemáticas) y las reales. d eterm in a n d o su o rd en y su co n e x ió n 34." " ~ r 32 Introducción ""™ . Cosa semejante dirá G ...180). lo que es evi­ dente y se conoce por la razón. X ir a u ... C a m i l l e B o s ) (París 1903) p.. es algo que se encuentra entre la T eología y la cien­ cia. Historia de la Filosofía occidental [Buenos A ires 1947] I p -is ). 37 Dictionnaire philosophique col. ]. el fin y el centro de todas sus investigaciones.

como Duhem . no sabemos cómo. en todo esto late un seudoproblema. C r i t e r i o s d e d i s t i n c i ó n . desde el momento en que se da por buena la distinción. que sirvan de fundamento a los hechos atestiguados por la pura experiencia. Por lo demás. L os escolásticos añaden en sus programas el estudio de cuestiones «científicas» «conexas» con la Cosm o­ logía y la Psicología. y cuáles al de la «Filosofía»? ¿Qué campo le queda a la «Filosofía» fuera del que las «Ciencias» acotan para sí? Ciencias y «Filosofía». M ach. un suplemento o un complemento de las «Ciencias». Heisenberg. indefinido. escalonados en eleva­ ción o en profundidad. W hitehead. Mas. El problema quedaría suprimido con una sencilla operación de tijeras. R ey Pastor. ni menos aún en el doctrinal. etc. Bachelard. Y a su vez los científicos. o lo que es peor. quizá un poco radical.Noción de Filosofía 33 Creem os innecesario seguir acumulando nociones de la F i­ losofía. — Pues bien. o a la «Filosofía» le correspondería hacerse car­ go de los problemas que exceden la capacidad de solución de las «Ciencias»? A nuestro juicio. ¿son dos saberes sucesivos. al dominio de las «Ciencias». la misma fuerza de los hechos está volviendo a acercar y unir lo que nunca debió haberse separado. Julio Palacios. respectivamente. cortándole a la «Filosofía» ese «filo». tras del cual. a pesar de la aceptación casi unánime que hallamos en nuestro tiempo de la distinción entre Ciencia y Filosofía. Ostwald. sienten agudamente la insuficiencia del puro empirismo y tien­ den hacia principios y consideraciones de carácter más uni­ versal.. de suerte que la «Filosofía» vendría a ser una continuación. sin objeto propio y sin más misión que la de elaborar teorías generales carentes de valor «cientí­ fico». admitirla. complementarios. y que no se ju sti­ fica en el orden histórico. por nuestra parte nos resistimos a. y que repercute des­ favorablemente sobre la segunda. dejándola relegada a un pla­ no abstracto. la cual creemos innecesaria. han conseguido agazaparse toda suerte de va- . y que dejamos para exponerlas en sus lugares correspondientes. ¿Cuál es el criterio o la modalidad específica para distinguir el saber «filosófico» del «científico»? ¿«Cómo se dis­ tribuyen las ramas del saber. injustificada y carente de fundam ento en la historia y en la realidad. Poincaré. o qué partes hay que adjudicar. en que tan pródiga es la Historia. por consi­ derarla innecesaria. que se origina precisamente de adm itir esa distinción. surge a granel una serie de problemas que difícilm ente admiten contestación sa­ tisfactoria. la con­ traposición entre «Ciencias» y «Filosofía». Schródinger. Eddington.

. M adrid 1958).. p. Incluso se habla tam bién de una «Filosofía de la F ilo ­ sofía».14). . .. . Y no hay que decir que consideramos tam bién como una redundancia hablar de «Filosofía de las ciencias».. . la M étaphysique» ( j . ambigüedades y oscuridades.203-205). . que circundan como una selva opaca el genuino concepto de ciencia. T o r r a l b a d e D a m a s (M adrid. . in. exclusivem ent. . ... prólogo a la Historia de la Filosofía de J. la filosofía tiene que comenzar por justificar activam ente la exis­ tencia de su objeto. 39 A lgu n o s proponen como criterio de distinción entre «ciencias» y «filosofía» el que las prim eras tienen u n objeto determ inado. .m a i B B M 8 a g « « B M m B n im ii u n m iii. Oeuvres [París 193 1] I p. m ait le coeur de la philosophie. Y si se trata de sus principios propios. . Filosofía de la educación. Espasa-Calpe.. . . L es autres branches de la philosophie ne son telles qu ’ á condition de se rattacher imm édiatement et étroitement á la métaphysique» (P.16). . su posesión es el térm ino y no el supuesto de su estudio. añadido a la «sophia». M ientras que éstas parten de la posesión de su objeto y de lo que tratan es simplem ente de es­ tudiarlo. o sea a «ciencia»39.. . .. . Ese prefijo «filo». 84 Introducción guedades. a «sophia» a secas. Pero en realidad no ha con­ tribuido más que a em brollar su noción y a desquiciar el ver­ dadero sentido del saber científico. . es decir. y no puede m antenerse sino reivindicando constantemente su existencia» (X . 40 Es corriente el empleo de expresiones com o Filosofía de la naturaleza. . . por A b e n a m a r (Santos L ó p e z Pelegrín) (M adrid 1842). . . y por ello su vida consiste en afanarse incesantemente en hacérsela. a u n sens plus étendu que la m étaphysique et sans doute á bon droit. es natural que cada ciencia los formule y precise en cuanto sea necesario al com ienzo de su rama respectiva del saber. . Si se trata de establecer las nociones y los principios generalísimos de las ciencias. «La «philosophie». . . O rtega y Gasset: E s filósofo «quien precisamente no tiene una filosofía. y otro con el mismo título por B . . I . .. Filosofía de la belleza.. Filosofía de las ciencias naturales. Filosofía de la religión. M a r í a s .ii. L o mejor es dejar la «Fi­ losofía» reducida a lo que debe ser. S. .. Y en español tenem os dos sobre la fiesta nacional: Filosofía del toreo. ce qu i en fait une Science absolument á part. n. . F ilo ­ sofía de la historia. mientras que la segunda carece de él. Simmel tiene un libro titulado Filosofía de la coquetería. J.a ed. L o que suele suceder es que no pocas veces esas «filo­ sofías» se reducen a vaguedades y generalidades de escaso va­ lor «científico»40. c’ est la m étaphysique.. 1954). Filosofía de la cultura. a la cual corresponde esa labor. . . Filosofía política. . . L a c h e l i e r .. dans le language courant. et m ém e. . . en conquistársela personalmente» ( Una reforma de la filosofía. . . 2. Es tam bién corriente la identificación de la «Filosofía» con la «Metafísi­ ca». «La Philosophie ne parait étre essentiellement. . . Z u b i r i .. . . . . . . L a identificación es . . . . para eso está la Filosofía primera. . . Filosofía del derecho. ha servido para circundarla de una especie de halo de misterio. . E s una idea que se parece bastante a esta otra de J.i . . D e s c o q s . Filosofía del lenguaje. Filosofía social. . con todas las variantes que se dan a esa denom ina­ ción. Filosofía del arte. «Esto es lo que radicalmen­ te escinde a la filosofía de todas las demás ciencias. .ii.i> .. Institutiones Metaphysicae generalis [París 1935] I p. . y necesita conquistarlo.

Es fá­ cil coincidir en la existencia de los problemas. O rtega y Gasset y X. Hartm ann. Nikola'i Hartmann. M a ­ drid 1941). o peor aún de la «Metafísi­ ca». A .1090-1093. U n iv. «Incluso la historia monográfica de un solo pensador. L a filosofía como problematicidad y el historicismo: P h i­ losophia 9 (1952) 9-24. mientras que las respuestas separan. la claridad y la necesidad de las «Ciencias». la exactitud. los problem as son «las condiciones trascendentales de la posibilidad de la historia». y es precisam ente en ellos en los que parecía m ás inconm ovible. y la H istoria de la Filosofía es la historia de los problem as filosóficos. y las teorías. F. que con frecuencia no puede darle más que respuestas insuficientes y perecederas. Zubiri 41. la vaguedad.. U n iv. II p. sobre todo en determinadas ramas del saber. Sin embargo. S p ir it o . M o n d o l f o . N a c . M ás bien parece que los problem as en sí mismos son el objeto sobre que versa el esfuerzo de la Filosofía. donde el abism o se anuncia» (J. U . de C u yo .15 cuad.470. mientras que la «Ciencia» sería el conjunto de las soluciones adquiridas. Según N . opiniones. mientras que el de la H istoria deberán ser las tentativas de los filósofos para resolverlos. a la incertidumbre. la am bigüedad y la problem aticidad de la «Filosofía». 1949): A c ­ tas del I C ongr. Jaspers.476). p . Es verdad que los problemas unen. . el lógico advierten que— por prim era vez en la historia de estas ciencias— en los principios fundamentales de su cons­ trucción teórica se abren súbitam ente simas insondables de problem atism o.. N ac. K . en el fondo debería partir siem pre desde el punto de vista de los problemas. los sistemas filosóficos son perecederos.'— Los positivistas pusieron de moda el contraponer— con un optimismo envidiable'— la certeza. Según M ondolfo. de F il. O r t e g a y G a s s e t . M ondolfo. y no lo es tanto ponerse de acuerdo en su solución 42. II problematismo (M endoza. Apuntes sobre el pensamiento. J. 26-27). H ugo Spirito. 1949). el conocimiento «filosófico» o «metafísico» ( Cosmología. parece más exacto pensar que los problemas y las dificultades están repartidos equitativam ente por todos más patente en el esquema que ofrece el mismo padre. en que aparece p o r una parte el conocim iento «cientí­ fico» (ciencias físicas y ciencias matemáticas). Q u izá sería más claro decir que lo «eterno» es la realidad que plantea los proble­ mas a la inteligencia humana.13 -15 .Noción de Filosofía 35 a) El problematismo. L a «Filosofía» vendría a ser una especie de programa o de catálogo general de «problemas». Entre la individualidad del pensador y el problem a filosófico siempre existe esta relación: el pensador no lo puede alterar» ( Zur methode der Philosophiegeschichte: Kant-Studien t. aciertos y errores que a propósito de ellos han tenido lugar. Esos principios eran la única tierra firme en que su operación intelectual se apoyaba. Orestano. la oscuridad.4 [1910] p. 41 R . Banfi. mientras que los problem as son eternos. Psicología y Teodicea) (ib. el matemático. y por otra. Problemas y métodos de la investigación en Historia de la Filosofía (Tucum án. que podrían sus­ cribir K ant o W o lff. Este criterio de la «problematicidad» ha tentadú en nues­ tros días a escritores como R. N ac. no en tal o cual m iem bro particular de sus organismos teóricos. 42 «El físico.

perjudicial. Raeym aeker. el objeto de la «Metafísica» consiste en «l’étude de la réalité totale. universal. la energía. la sensación. y que ha seguido fascinando a tantos seguidores del positivismo. sino más bien a difundir una atmósfera de escepticismo y desconfianza en las fuerzas de la razón. de embrollado y «proble­ mático» en el campo del saber. hasta los neopositivistas del Círculo de Viena. que es propia de cada ciencia en su propio terreno. la creemos completamente inútil. de carácter ge­ neral. o mejor dicho. En cualquiera de las «cien­ cias» modernas que queramos escoger quedan todavía flotando densas nubes de «problematicidad» acerca de la materia. sino que entran de lleno en el campo que se pre­ tende acotar para las «Ciencias». inventando una superciencia. el lenguaje. de la réalité considérée dans son ensem ble. L o más justo parece que cada una cargue con su pro­ pia responsabilidad y con su parte alícuota de problem atici­ dad. ¿qué ¡ító ÍM íiliü iilU » U ¿í¡U ¡ . L os problemas que se plantean a la in ­ teligencia son tan variados como la misma realidad. Por otra parte. la diafanidad y la exactitud que entusiasmaba a Fontenelle. la vida. pues no contribuiría en nada a aportar soluciones. la cual sería la «Filosofía»43. etc. habría también una especie de supervisión cósmica. el movimiento. L os problemas y las cuestio­ nes brotan de la realidad misma de las cosas.36 Introducción los ámbitos del campo del saber y por cada una de las ramas de la ciencia o de la «Filosofía». y para tratar de darles solución es precisam ente para lo que se han inventado las distintas ciencias. Si toda la realidad constituye el objeto de la «Metafísica». 43 Según L . y cada ciencia tiene tarea bastante con ocuparse de los que le corres­ ponden. el conocim iento. comm e u n tout» (L ’idée inspiratrice de la métaphysique thomiste: A qu in as 3 [1960] 61-82). ¿Para qué. Es m uy fácil form ular largas listas de preguntas. reduplicar esa labor. atribuyendo a las primeras un carácter de particularidad. en cuanto que se ocupan del estudio de las realidades concre­ tas. que nadie podrá decir que son exclusivas de la «Filosofía» ni de la «Metafísica». el tiem ­ po. a la que debería corresponder hacer un inventario general o una especie de catastro de los problem as? Nosotros. en vez de adjudicar en bloque a la cuenta de la «Filosofía» todo cuanto hay de raro. además de ese tipo de conocim iento. es bien sabido que el campo de las «Cien­ cias» no es ya aquel reino de la claridad. la electricidad. el átomo. de oscuro. el pensamiento. pues. Pero. al menos. al poner tan de relieve sus limitaciones y deficiencias.— O tros autores tra­ tan de justificar la contraposición entre «Ciencias» y «Filoso­ fía». b) La «filosofía» como ciencia general.

. Precisamente la diversidad.82). pero insuficiente. Este es el conocim ien­ to que ha de obtenerse por el esfuerzo de cada ciencia parti­ cular en el campo específico que le corresponde. «Donde acaba la física no acaba el problema.Noción de Filosofía 37 Por nuestra parte no acertamos a ver la necesidad de en­ comendar a una ciencia especial esa visión. Si solamente hubiera un Ser. Parménides tendría toda la razón. Eso sería una visión rica. por la constitución misma de su vida. o esa contem plación panorámica de todos los seres. generalísimos. y por lo m is­ mo sumamente vagos y tremendam ente amenazados de su ­ perficialidad y de apriorismo. em pezando por el últim o átomo de materia hasta Dios. pero inexacta» (J. qu e oriente a la acción y la vida». quiera o no. comunísimo y abstractísimo. pletórica. D el conjunto de los resultados de todas ellas podrá quizá algún día obte­ nerse esa cosmovisión. de U nam uno. «Sapere umano. riflesso. Rev. Storia della Filosofía p . 44 Según M . A lg o parecido dice J. unitario e sistemático. que no tiene más realidad que la de un concepto generalísimo. Simmel. si estenda al essere nella sua massima universalitá» (S. e incluso sería conveniente devolver la autonomía que tenían en A ristóteles a las varias ciencias que después de A vicena se han cobijado bajo esa rúbrica tan poco expresiva cuyo «objeto» todavía hoy se sigue discutiendo. El estudio pormenorizado de los seres en concreto debe realizarlo cada ciencia en el campo particular que le corres­ ponde. la filosofía consiste en «formamos una con ­ cepción unitaria y total del mundo. il cui oggeto.16). y. p. Pero la dificultad de la misión de las ciencias no consiste en llegar a conocer el Ser en general. propio de la Filosofía primera. Pero esa visión no tiene nada que ver con ciertos conceptos amplísimos. cuando define al filósofo com o «el hom bre que posee el órgano adecuado para percibir la totalidad del ser y reaccionar ante ella» (Problemas funda­ mentales de la Filosofía [M adrid. N o haría lugar queda para la investigación de las dem ás ciencias? ¿Q ué ventaja aca­ rrea echar una tarea tan abrumadora sobre los hom bros de una sola ciencia? Es posible que no contribuya a una m ayor eficacia desparram ar su atención entre tanta diversidad de objetos. de O c cid . O r ­ t e g a y G a s s e t . non ristretto ad u n determinato essere. ésta es suficiente. Vem os aquí en clara contraposición dos tipos de verdad: la científica y la filosófica. A q u élla es exacta. en que consisten algunos siste­ mas filosóficos44. sino que lo difícil es llegar a conocer los seres en concreto. 1946]. del Universo. Ciertam ente que el conjunto de los seres constituye el Universo. con su diversidad encuadrada en una unidad de orden y jerarquía. panorámica de la realidad. C u l t r e r a . ¿Qué es Filosofía? p. la heterogeneidad y la complejidad de las distintas realidades es lo que dio origen a la m ultiplicación y articulación de las ciencias. matizada.io ). el hom bre que hay detrás del cientí­ fico necesita una verdad integral. se form a una concepción enteriza del U niverso.. y no puede suplirse por cómodas visiones esquem áti­ cas de conjunto.

sin detallar que sean próxim as. m ás que definir la filosofía en su aspecto genérico. mientras que la sofía sería la cien­ cia hecha.x). D e s COQS. en cuanto que la investigación. parmenidiano. sin perder su serenidad. «Scientia rerum ratione humana cognoscibilium .— O tros autores presentan a la «Filosofía» como ciencia de las «ultimidades». tiene el peligro de un retorno inconsciente al concepto prearistotélico. en cuanto que expre­ saría tensión. y éstas. «Cognitio systemática. lograda. dinamicidad.38 Introducción falta más que una sola ciencia para conocerlo. Por lo tanto. las cuales pue­ den ser intrínsecas (material y formal) o extrínsecas (eficiente y final). scientiae hum anae non philosophicae inquirunt tantum causas próxim as earum» ( T . naturali rationis lum ine comparata» ( U r r á b u r u ) . per causas vel rationes ul­ timas. Pero lo que existe son los seres. o. abandonar el concepto m últiple y diverso de las ciencias— sin menoscabo de una cierta unidad de orden— por otro concepto en que la diversidad de los seres quede como empastada y diluida en unos cuantos conceptos generalísimos y abstractísimos. naturali lum ine comparata» ( R e i n s t a d l e r ) . se dividen en próximas y últimas. conocim iento de las cosas por sus causas. y en cuanto que todas ellas. inmediatas o últimas. 46 «Cognitio certa et evidens rerum per altissimas causas naturali lumine comparata» ( W o l f f ) . S. 45 A lgu n o s defienden la función del prefijo filos. contraponién­ dola a las «Ciencias». m últiples e infinitamente distintos y dis­ pares entre sí. más en concreto. per­ m anecen todavía inacabadas e inconclusas. naturalis. Pero tam bién podría decirse que todas las ciencias deberían llamarse «filosofía». sin ninguna excepción. en general. a su vez. d e R a e y m a e k e r ) . Equivaldría a dar por nula la labor secular de la diferenciación y articulación de las distintas ramas del saber. se refieren a la diferencia específica de una rama concreta de la filosofía. Theologia naturalis [1955] p. mientras que la «Filosofía» sería un saber que se remontaba a las últimas causas 46. om nium rerum ex ultimis earum rationibus» (L . vemos que a una ciencia generalísima. «Ad ultimas rerum causas pertingere intendit» (P. «Philosophica: inquirit enim ultimas causas rerum.. que es precisam ente la Teología. penosamente lograda después de tantos esfuerzos 45. I . imperfección. reflexiva. Para definir la filosofía en general basta con decir que es un. c) Causas próximas y últimas. las cuales se lim itarían a tratar de las causas próximas e inmediatas de las cosas. per causas ultimas. «Scienza che studia le ultime e suprem e ragioni delle cose» ( B o r l a . Si nos atenemos a la división aristotélica entre ciencias ge­ nerales y particulares. I. M ás exacto parece decir que la Filosofía o la Ciencia. A nuestro parecer. debe estar animada por u n fuego interior de pa­ sión y dinamismo. es el estudio de las cosas por sus causas. todas estas expresiones. S. de la realidad y de la ciencia.T e s t o r e ) . A s í tendríamos que las «Ciencias» estudiarían las cosas por sus causas próximas o inmediatas.). definitiva. «Scientia rerum om nium . . d e D i e g o D í e z . alcanzada.

C on lo cual. le pertenece formular la noción de causa. solamente se ocupan de las causas próximas de los objetos sobre que versa su estudio. distribuyendo las diversas funciones en cada una de sus partes. que es la Etica. intrínsecas o extrínsecas. Y no es necesario decir que. a no ser de una manera m u y relativa. todas menos dos (Teología y M oral). evitando la contra­ posición de abolengo positivista entre «Ciencias» y «Filosofía». no del ser.Noción de Filosofía se que es la Filosofía primera. antropológicas. saisie qui n ’est point un jo u g subi. la S cien ce hum aine de l’absolu.289). etc. m ais un principe interne de vie» (M élanges Maréchal [Bruselas-París 1950] I p. Pero nada más. por una parte nos mantenemos dentro del con­ cepto tradicional y m ultisecular de la Filosofía. sociales. lo que busca cada una de esas ciencias en su propio dominio es ni más ni menos que averiguar lo que son las cosas. sino de los seres. L es basta con estudiar bien las causas inmediatas de los seres que cons­ tituyen su objeto propio. d) La Filosofía como saber del Absoluto. que es la primera causa eficiente y la últim a causa final de todos los seres del U niverso. L a inmensa mayoría de las ciencias. y son perfectas ciencias sin necesidad de llegar a las últimas causas. Ciertam ente que podem os llegar a la 47 «La m étaphysique est. á m es yeux. porque el estudio de las causas en concreto entra en el dominio de las ciencias particulares res­ pectivas. y por otra no tenemos necesidad de incurrir en el equívoco de tom ar el todo (Filosofía) por una de sus partes (Teología). es decir. Esa ciencia es la Teología. Y hay tam bién otra cien­ cia. Pero ninguna de las demás partes de la Ciencia o de la F i­ losofía tiene por qué remontarse tan arriba. H ay tam bién una ciencia especial. . presentando a la primera como un saber absoluto o como la ciencia del A bsolu to 47. o una parte de la Filosofía. a la cual le corresponde el estudio de Dios.— O tros autores dis­ ■ tinguen la «Filosofía» de las «Ciencias». con lo cual tienen tarea más que su fi­ ciente. o sea llegar al conocim iento de sus esencias. E lle traduist im m édiatem ent la saisie de notre intelligence par l’absolu. biológicas. al estudiar esas causas. nuestro saber humano no puede aspirar al carácter de absoluto ni en extensión ni en profundi­ dad. En cuanto a lo primero. lim itada y parcial. políticas. a la cual le com pete el estudio de las últimas causas y de las últimas razones. a la cual le incum be el estudio del últim o fin del hombre. que al menos en la escolástica carece totalmente de razón de ser. L a enorme riqueza y am plitud de la realidad rebasa por todas partes la penuria y la lim itación radical de nuestros medios de adquirir el conocimiento. Son las ciencias físicas.

los problemas con que tiene que enfrentarse son tantos y tan variados como la misma realidad. o el primer principio ontológico de los seres. Incluso podemos llegar en muchos casos a la verdad y a una certeza absoluta en su posesión. por el m otivo que sea. tiene que m ultiplicar sus esfuerzos. sin embargo. superam os la m ovilidad y la contingencia de las realidades particulares de nuestro mundo físico. y se consagra especialmente a investigar el Ser primero y último. en rea­ lidad se reduce a una interpretación negativa del ser. prescinde del estudio de las ciencias físicas. 5. Pero si bien nuestro entendimiento. a un saber basado en principios firmes y en conceptos universales. en la medida de lo posible. Ser. que es precisamente la Teología natu­ ral. a la cual corresponde el estudio de D ios. En realidad.40 liiiroJucdúi) ciencia. Idea.— Entendida la Filosofía en sentido amplio. Incluso cuando esa Filosofía haga profesión de ateísmo. es decir. la realidad no tendría secretos para nosotros. éste es el sentido en que hay que entender gran parte de los sistemas filosóficos. Si nuestra inteligencia intuyera directamente las esencias de las cosas. D e aquí la dificultad de aprehender las esencias de las cosas. biológicas. echando mano de los recursos más extremos del conocimiento analógico. Los problemas filosóficos. con los que. como idéntica a la Ciencia. que es el ser A b so ­ luto en el sentido estricto de la palabra. que tam ­ bién entra a su manera en el dom inio de la Teología. Pero nuestro conocim iento comienza por los sentidos. Conocer las cosas equivaldría a entenderlas. en el campo de los seres sensibles. si se propone el Absoluto como objeto general de toda la Filosofía. se m ueve con relativa facilidad dentro del ámbito de su objeto propio. M ateria. D ificultad que se acrecienta cuanto más elevados son los seres por encima de lo que pueden percibir directamente nuestros sentidos. funcionando con sus propios recursos naturales. . Voluntad. es decir. U na «Fi­ losofía» que. en cuanto trata de salir de aquí y aventurarse por las regiones de lo absoluto y de lo trascendente.. sea cualquiera el nom bre que dé a ese prim er principio: Vida. en realidad asume una tarea típicam ente teológica. etc. es decir. D ios. matemáticas. etc. esto equivale a reducirla a lo que constituye el objeto propio y especificativo de una rama particular de la ciencia. Y en cuanto a lo segundo. y sigue un proceso en el cual predom ina lo racional sobre lo intuitivo. un conocim iento fundam entalm ente indirecto y ne­ gativo. fuera del aristotélico.

a los que tratan de dar respuesta las distintas partes de la Filosofía. que presentan una gama de innumerables cuestiones acerca de la naturaleza y propieda­ des de los seres del mundo material. Esta consideración amplísima se des­ compone en infinitos problemas particulares. centrados en torno a las múltiples modalidades que presenta la naturaleza y la actividad del hombre. remontándose a la exis­ tencia de una Causa suprema. que surgen de la necesidad de buscar una explica­ ción de la existencia de un Universo compuesto por seres múltiples. Problemas psicológicos. sino que aspira a darles respuesta valiéndose de todos sus m e­ dios de investigación. jurídicos. Pero todos pueden reducirse a tres grandes temas. Problem as biológicos. como pretenden algunas tendencias modernas. Problemas gnoseológicos. sobre la esencia. Y en un orden trascendente. Problemas antropológicos. L os problemas filosóficos son tantos cuantas son las pre­ guntas que puede formular nuestra inteligencia frente a la realidad. solamente le correspondiera trazar una especie de mapa o programa. que abarcan las infinitas preguntas que pueden proponerse sobre la naturaleza de los seres vivientes en su extraordinaria variedad. Problemas sociales. correspondientes a los tres grandes sectores de seres: Dios. que afrontan la esencia y acciones del alma humana. En el problema del ser entran los que corresponden a la Filosofía . Pero muchos son tam bién los que han sido suficien­ temente contestados por la inteligencia humana. Problemas físicos o cosmológicos. políticos. M u ­ chos son ciertamente los problemas que todavía quedan por resolver. problemas teológicos. Podemos tam bién centrar los problemas filosóficos en torno a las cuestiones que plantean el ser. esté­ ticos. L a Historia nos dice todo lo contrario. primera y últim a de todas las cosas. Gracias a Dios. que surgen de la consideración del m ismo ser. en orden a conseguir la perfección propia del hombre. sobre la naturaleza de las acciones humanas. no puede decirse que haya sido estéril el esfuerzo de tantos siglos de Filosofía. el mundo y el hombre. matemáticos. Problemas religiosos. el conocer y el obrar.Nocida de Filosofía 41 "Pero la misión de la Filosofía no se limita a plantear pro­ blemas ni a acumular preguntas sobre la realidad de las cosas. mudables y contingentes. Problemas morales. Problemas ontológicos. etc. ince­ santemente renovado. acerca de las relaciones del hombre con D ios. de la problem ática vigente en cada m o­ mento histórico. el funcionamiento y el valor de nuestros medios cognoscitivos. Pobre y desairado seria su papel si.

simplicísimo y trascendente. reduciéndose al estudio del conocimiento.. esencia y existencia. las nociones del acto y po­ tencia. la cataloga­ ción de los seres en categorías. los primeros principios del ser y del saber. esto es. Y cosa semejante sucede con todas las demás ramas de la ciencia.. considerado en cuanto ser. que estudia a D ios. que estudia las acciones humanas bajo su modalidad de buenas o malas. En el neoplatonismo y en la escolástica . de analogía.. N o es necesario advertir que estas clasificaciones excesi­ vam ente generales de los problemas filosóficos se desdoblan en otros innumerables problemas particulares dentro de cada rama de la ciencia. que considera al hombre constituido en sociedad. o en cuanto al recto funciona­ miento de nuestra razón en la ordenación de los conceptos (Lógica). Y las d e la Religión. estudiar en qué consiste su esencia. El problem a del conocer tiene un campo más limitado. que se esfuerzan por dar respuesta a las innumerables cuestiones que plantean la naturaleza y las propiedades esenciales y accidentales de las cosas. y que investiga los deberes que resultan en el hom bre de sus relaciones para con Dios. Por ejemplo. qu e se reduce a la M oral como parte de la virtud de la justicia. sustancia y accidentes. Ser supremo. formular sus propiedades trascendentales. 42 Introducción primera. a la Filosofía primera le co­ rresponde elaborar el concepto generalísimo de ser en común. causa y razón últim a de todos los seres.. su causalidad sobre el m undo.las nociones de causa y efecto. Pero no todos los problemas filosóficos han surgido sim ul­ táneamente ni todos han interesado por igual en todas las épocas ni a todos los filósofos. L as de la Política.. abstrayéndolo de todos los seres reales particulares.. en sus relaciones con sus semejantes. Y todos los de las restantes ciencias particulares.I'UIII. L os de la Teología. de­ mostrar su existencia. que de todos los seres reales abstrae el concepto comunísimo de ser. bien sea considerado como acto vital (Psicología). en cuanto que con­ ducen o apartan al hom bre de su perfección. etc. En el problem a del obrar entran todas las cuestiones per­ tenecientes a la Etica. sus atributos. L a Teología tiene que determinar el concepto de Dios. o considerando su valor objetivo y su alcance bajo el aspecto de la verdad (Crítica). U n o de los caracteres distintivos de las épocas filosóficas es precisam ente el predominio de algún problem a particular en el cual se fija de manera prefe­ rente la atención. etc. m ediante la consecución de su últim o fin.

Pero las respuestas que les han dado los filósofos son múltiples. y un solo sistema representativo de la realidad. accidental e individual. Buscan lo abstracto. cuyo grado de verdad corresponde a su mayor o menor adecuación a los objetos reales que trata de representar. los proble­ mas del hombre. L a ciencia perfecta debería consistir en ser una representación exacta de la reali­ dad. P or el contrario. Es el resultado de la carencia de un sentido integral. desconcertando radicalmente la ar­ monía del edificio científico. lo m óvil y lo contingente. en eí siglo x ix . en nuestro tiempo. de la naturaleza y de la moral. Sin embargo. N o obstante.Nación de Filosofía 48 medieval prepondera el problem a de Dios. Las filosofías de tendencia idealista o racionalista dan mayor importancia a las partes teóricas y abandonan las expe­ rimentales y prácticas. y no sólo distintas. sino muchas veces contradictorias. Y lo mismo sucede si se toma por punto de partida una actitud idealista o empirista. Las oscilaciones que a lo largo de los siglos apreciamos en el concepto de Filosofía provienen fundam entalm ente del predominio de alguna de sus partes o funciones sobre las restantes. y descuidan lo concreto. Filosofía y filosofías. las corrientes de signo em pi­ rista dan preferencia a las partes experimentales y desdeñan o relegan a segundo término las teóricas. una debería ser la ciencia en todos los hombres. y una es tam bién la verdad. Solamente debería haber una Filosofía. con lo cual se desorbita alguna parte con detrimento del conjunto. o una sola Ciencia. L os problemas que la realidad plantea a la inteligencia humana son los mismos. individuales y sociales. ¿De dónde . L a realidad es una. los temas de ciencias naturales. es tan estrecha la conexión que existe entre todas las partes de la Filosofía. Predominio que suele ir acompañado de un senti­ miento de escepticismo. lo necesario e inmutable. Una actitud realista ante el problema del ser se reflejará necesariamente en las soluciones propuestas a los problemas del conocim iento. en su unidad gene­ ral de orden y.— N uestra ciencia es un hábito intelectual adquirido. en la infinita variedad y com plejidad de las modalidades de los seres que la integran. Por lo tanto. equilibrado y jerárquico del ser y del saber. lo absoluto. es decir. abarcándola en su totalidad. 6. a la vez. no sucede así. que la actitud que se adopte ante uno cualquiera de sus problemas fundamentales repercute decisivamente en todos los demás. cuando no de desprecio hacia las demás.

si se quiere. porque la naturaleza de sus objetos excede la percepción directa de nuestros sentidos y de nuestra inteligencia. positivo o negativo. extraño que. pues. cuya existencia y cuya naturaleza solamente podem os conocer a través de sus efectos. sino que con ellos han pretendido acallar la inquietud de sus inteligencias y buscar un sentido al problem a de su vida. A sí sucede con el problema de D ios. N o es. como son la materia y la vida. En menor grado encontramos dificultades semejantes en lo que se refiere a la naturaleza del espíritu humano. el vitalismo. el existencialism o. deportivo. en prim er lugar. El idealismo. Unos. sino que los han vivido con sinceridad. que corresponde estudiar a la Psicología. Pero los que las han propuesto no lo han hecho por mera afición al malabarismo intelectual. serán soluciones todo lo deficientes y hasta todo lo erróneas que se quiera. son bien sabidos los esfuerzos que han costado a la ciencia para llegar a vislum brarlos un poco. el positivism o. tratando de solucionar con ellos los problem as acuciantes y angustiosos para su inteligencia. casi resulta un espec­ táculo divertido y. sobre la cual versan las distintas ciencias o ramas del saber.. de estos esfuerzos intervienen m últiples factores. a) Causas objetivas. Guando con­ templamos como espectadores el desfile de esos sistemas desde el mirador de la Historia de la Filosofía. que son causa de la diversidad de actitudes que apreciamos en la Historia de la Filosofía. hay que descartar que los sistemas filosóficos sean productos de mero pasatiempo o juegos mentales para demostrar la agudeza intelectual de los filósofos. Pero en el resultado. y la dificultad intrínseca de los problem as que plantea a la inteligencia humana. el materialismo. Introducción proviene esa variedad innum erable de respuestas a unos mismos e idénticos problemas? D esde luego. ante la m ultitud y dificultad . Ser absolutamente trascendente. Y en otros objetos más a nuestro alcance.44. Pero se convierte en algo tremendam ente trágico cuando pensamos en que nungún filósofo ha inventado un sistema simplemente por el gusto de añadir una cifra más a los ya existentes. por un procedim iento indirecto y esen­ cialmente analógico. El origen remoto de los sistemas filosóficos hay que buscarlo en el sincero deseo de llegar a conocer y com prender la realidad. etc. a pesar de la abundancia de medios con que actualmente cuenta para indagar sobre esas realidades. Podemos distinguir dos órdenes de causas: objetivas y sub­ jetivas. la natura­ leza misma de la realidad.— L o son.

Solamente im plica un acto de hum ildad ante el reconocimiento de la lim itación radical de la inteligencia h u­ mana. Añádase la penuria de medios para abordar la investiga­ ción de la realidad. y agradecer. etc. Cualquier tema de estudio — la materia. de las bibliotecas y del material bibliográfico de que hoy disponen los investigadores. N o hay uno solo cuya virtualidad se haya agotado. aunque con frecuencia hayan resultado fallidos. la sociedad.N oción de Filosofía 45 de los problemas que plantea la realidad. realidad es siempre la misma. el alma. cuya conquista ha exigido tam bién largos y penosos esfuerzos. frustrando o retardando sus aspiraciones a una representación totalitaria . H ay materias en las cuales basta con la experiencia vulgar. en comparación con lo que existía en siglos pasados. tenga a la vez que registrar en m ayor abundancia los negativos (error).— sigue abierto a la investigación de la inteligencia humana. L os mismos avances de la ciencia. junto con los resultados positivos (verdad). Por el contrario. con los que tienen a su alcance los sabios actuales. las conquistas de la ciencia hayan tenido que proceder con lentitud en sus avances. La. L o mismo hay que decir. la diversidad y hasta la discrepancia y la contradicción entre las filosofías es un fenómeno perfectam ente natural. por otra parte. en cualquiera aparecen cada día nuevos aspectos. una rigurosa disciplina de la razón. aunque exigen. el mérito de los esfuerzos de nuestros predecesores. y que esté todavía lejos el día en que la Filosofía pueda ofre­ cernos una imagen com pleta de ella. Pero otras reclaman indispensablem ente la posesión de un complicado instrumental. en otras ramas. Por esto no debe causar extrañeza el hecho de que la Historia tenga que señalar las etapas de aproximación de la ciencia a la posesión y dominio de sus objetos y a la solución de sus problemas. que amplían hasta los límites más insos­ pechados las posibilidades del campo del saber. después de tantas vacila­ ciones y tantas respuestas insuficientes. Com párense los medios de que disponían los físicos. los médicos y los astróno­ mos griegos. L a pluralidad. Esta in su ­ ficiencia de medios de investigación no ha podido menos de reflejarse en la elaboración de los sistemas filosóficos. y no tiene por qué constituir objeto de «escándalo». son una buena lección para comprender. A sí ña sucedido en la realidad y así debe aceptarlo y exponerlo el historiador. la vida. que sólo después de muchos siglos ha logrado crear la ciencia. y unos mismos los problemas que pre­ senta ante la inteligencia de los sabios. o simplemente erró­ neas. el hombre. matices y horizontes. Y tam bién que.

Por esto es perfectamente normal que el hombre tenga que luchar y afanarse para conquis­ tar la verdad poco a poco y para penetrar cada vez más en las profundidades del ser. cuyos testimonios pueden reforzarse a su vez con ayuda de la misma razón. tanto individual como colec­ tivamente. Pero la naturaleza de nuestro conoci­ miento humano es m uy distinta. Com o tam bién que en esa serie de esfuerzos. no siem pre los filósofos se han resignado a esperar. cuyos mensajes ha de interpretar el entendimiento con una función fundam entalm en­ te racional. es decir. Porque. Pero una pretensión semejante resulta desproporcionada y hasta ridicula en la inteligencia humana. Sócrates sola­ mente se com prende encuadrando su figura y su actividad en la Atenas de su tiempo. A lg o parecido hay que decir de Aristóteles. A K ant es preciso situarlo como punto de convergencia entre el racionalismo cartesiano y el empirismo inglés. y su­ fren inevitablem ente la influencia de las circunstancias socia­ les. N uestros sentidos solamente perciben la realidad sensible a una escala determinada. o la Ciencia. de vías falsas o ineficaces. en llegar a la verdad. L a interpretación de Platón solamente es posible teniendo en cuenta el influjo de su maestro. E n la form ación de la mentalidad de Santo Tom ás no es indiferente su dependen­ cia de San A lberto ni su estancia en París. es decir. y hayan de tardar todavía. discursiva. le bastaría situarse ante la realidad para conocerla y penetrar hasta lo más íntimo de su esencia. Si libre que puisse étre une H. de nuestro in stru m en ta l co g n o scitiv o — se n tid o s. dada la naturaleza y la limitación. en cualquiera de sus m últiples aspectos. Solamente una inteligencia infinita e intuitiva. L a razón interpreta y amplía los datos sum inistra­ dos por los sentidos y por los instrum entos de física y de astro­ nomía. e incluso de errores. a pesar de la escasez de medios adecua­ dos. políticas y científicas. L a originalidad químicamente pura es un producto que no se da en la Historia de la Ciencia. no tiene nada de extraño ni de anormal que los hombres hayan tardado tanto. no la ha hecho la «Hu­ manidad». puede conocer en sí misma la totalidad del Ser (todos los seres) y la Verdad en toda su am plitud (todas las verdades). en un tiem po determinado o en todos los tiempos. el heraclitismo y el eleatismo. como la de Dios. para llegar a la verdad. Él existencialismo es el resultado de un com plejo conjunto de factores ideológicos y sociales en la E u ­ ropa que ha sobrevivido a dos terribles guerras. y. aun dentro de su lim itación radi­ cal. L a Filosofía. a constituir las ciencias. Y cosa seme­ jante hay que decir de todos los filósofos y corrientes filosó­ ficas 48. N o hace falta decir que el problem a se agrava m ucho más cuando se trata de realidades suprasensibles. L a inteligencia humana. e n te n ­ dimiento— . Pero en la mayor parte repercute con más o menos intensidad el m edio ambiente en que han vivido los filósofos. sino que han sido hombres concretos e individuales quienes la han creado con sus esfuerzos m ultiplicados durante siglos. L a inteligencia está hecha para la verdad. e t naítre dans le x n siécle chrétien ou dans le x n siécle hindou c ’était naitre dans deux universes différentes. L a m ism a necesidad de la especialización es el m ejor antídoto contra cualquier tipo de filosofía que aspire a abarcar toda la realidad en visiones sintéticas y excesivamente universales. Si la inteligencia humana.46 Introducción Noción de Filosofía 47 de la realidad. com ­ binado con los del pitagorismo.? F ilo so fía 1 3 . ni menos aún ningún fantástico «espíritu universal». im ag in a ció n . Adem ás. por lo tanto. supliendo sus deficiencias por m edio de cálculos y ra­ ciocinios de orden superior al puram ente sensible. así como la de otros pensadores an­ teriores o contemporáneos. 48 «L’homme du x x siécle ne nait pas dans le m éme monde que l’hom m e du x i i siécle. haya que señalar m ulti­ tud de fracasos. realmente emocionantes. pero de hecho incurre con frecuencia en el error. A l ­ gunas ramas científicas pueden cultivarse con una relativa independencia de las circunstancias de lugar y tiempo. sin dejarse rendir por el cansancio ni por la desilusión. que por su m is­ ma naturaleza inmaterial c?en fuera del campo de lo observa­ ble y de lo experimental. respecto de su objeto propio (seres sensibles). b) Causas subjetivas. pero que tam bién son objetos abier­ tos a la consideración de otras ramas de la ciencia. y nece­ sitan ser reforzados por un com plicado instrum ental supletorio. y en no pocos casos la carencia de inform ación científica la han suplido acudiendo a la fantasía. tiene que seguir un proceso que arranca inevitable­ mente del testim onio de los sentidos. Pues bien.— L a primera y principal es la lim ita­ ción radical de las facultades cognoscitivas del hombre y su incapacidad para percibir intuitivam ente las esencias de las co­ sas y abarcar la realidad en toda su am plitud y en su variadísima complejidad. los filósofos son hom bres que viven o han tenido que vivir en un tiem po y en un ambiente determinado. fuese intuitiva. centro de confluen­ cia en aquel momento de las corrientes tradicionales con los nuevos elementos griegos y m usulm anes que irrum pían en la cultura cristiana en el siglo x m . al lado de num e­ rosas conquistas reales y definitivas. en mayor proporción que de verdades.

Spinoza. En la H isto­ ria de la Filosofía abunda este flujo y reflujo de sistemas. el pragmatismo. en forma de modificaciones. se han suplido en no pocas ocasiones por otros procedimientos más fáciles en apa­ riencia. que se prolongan en el seudo D ionisio y M áxim o Confesor. más o menos directamente. Es frecuente tam bién que dentro de una misma línea de pensamiento se desarrollen actitudes secundarias. elle se m eut librem ent. Leibniz y W o lff. el m oder­ nismo y otras tendencias antiintelectualistas. mais a 1’intériur d 'u n m onde donné» (E. que nacen. dentro de la línea platónica se suceden el escepticis­ mo académico. Las dificultades con que se tropieza inevitablem ente para en­ frentarse con la realidad en sí misma. elle debute done toujours par un acte de soumission. el positivism o. N o pocas veces el contacto vital con la realidad ha sido sustituido por la influencia de otros sistemas anteriores o contemporáneos. hasta desembocar en K ant y reaparecer siglos más tarde en algunos aspectos de la fenomenología de Husserl. ampliaciones o desviaciones parciales. Jámblico y Proclo. G ilso n . a las que seguirán.48 Introducción O tra causa de la diversidad de los sistemas filosóficos es que en muchos casos la filosofía no se ha hecho investigando directamente sobre la realidad de las cosas en sí mismas. y por otra. pero menos eficaces para descubrir la verdad de las cosas. bien como reacción o bien como intento de conci­ liación o de superación de otros anteriores. La philosophie au Moyen A ge [París 1947] p-757 )- . sino sobre los libros y las doctrinas de otros filósofos. Pascal. El kantismo se bifurca en dos direcciones aparentemente opues­ tas: por una parte. el enriquecim iento. Pero lo que puede tener de pesimista una visión del pasado y del presente. el eclecticism o. y después la serie de neoplatonismos de Plotino. la elevación y el aumento del caudal cientípensée philosophique et quelque profonde que doive étre l’empreinte laissée par elle sur la face des choses. Por ejemplo. E n el horizonte cartesiano se su­ ceden los sistemas de M alebranche. queda suficiente­ mente compensado con el hecho simultáneo del avance. y que a su vez suscitan efectos semejantes en los que les siguen. pasando después a E s­ coto Eriúgena. con independencia de lo que es la realidad en sí misma. atravesando toda la Edad M edia y el Renaci­ m iento hasta nuestros días. el vitalismo. Schelling y Hegel. E l resultado ha sido la aparición de nuevos «sistemas». en que en ciclos semejantes se van encadenando las reacciones de unos filósofos sobre otros. en la cual predom ina la diversidad sobre la unidad e incluso el error sobre la verdad. el idealismo alemán de Fichte.

serían absurdos. En unas. Sistemas filosóficos. una conversación. que combinamos y ordenamos en nuestra in ­ teligencia. E n el fondo. a fin de procurarnos una representación mental de la realidad. en cambio. de sis­ temas. por consiguiente. un libro. con el que tratan de ofrecer una interpretación de la realidad. R e a l i s m o e i d e a l i s m o . otros. da un papel preponderante o exclusivo a la razón. o que lo hicieran sin guardar ningún orden en su exposición. en otras. acumulando datos particulares que des­ pués son elevados por el entendimiento a la categoría de con­ ceptos universales y ordenados en forma de ciencia. sino todo lo contrario. Tenem os que adquirir poco a poco múltiples ideas parciales. en el fondo no pueden menos de construir su propio «sistema». m ultiplicados a lo largo de los siglos. todo escritor y hasta sim plem en­ te cualquier persona que piensa. Pero la diversidad de causas que he­ mos indicado se traduce inevitablem ente en una diversidad equivalente de actitudes filosóficas y. Pero la representación integral de . el balance es netamente positivo. Ninguna rama de la ciencia ha permanecido estancada. Porque. Pero un balance completo de los resultados del esfuerzo hum a­ no no invita precisamente al desaliento. un tratado. con independencia de la experiencia sensible. una simple conversación. un libro. O un conjunto ordenado de respuestas dadas por la inteligencia humana a los problemas que plantea la realidad. es sistemá­ tico. que no trataran de expresar nada. una lección. habla o escribe. algo más negativo.— Entendemos por s is t e m a un con­ junto ordenado de conceptos. U n discurso. O tro. Incluso los mismos filósofos que adoptan deliberadamente una actitud antisistemática. de la cual arranca la in ­ teligencia para establecer sus deducciones. y en otras. consisten en un conjunto ordenado de concep­ tos y palabras con las cuales se proponen significar alguna cosa. partiendo de una idea fundamental. — H ay un doble procedim iento cien­ tífico. U n discurso. todo filósofo. algo así como los niños articulan las piezas de su mecano. que define dos tipos de Filosofía. en últim o término. 7. la razón íntima de todo sistema consiste en nuestra incapacidad para percibir intuitivamente el conjunto de la realidad y para representarla mentalmente en una sola idea. Uno da la primacía al conocimiento que proviene de la información que nos su­ ministran los sentidos. que aspira a representar la rea­ lidad tal como es en sí misma.Noción de Filosofía 40 fico de la humanidad a lo largo de la historia del pensamiento. En unas épocas han prevalecido unos temas.

sua cuique loca tribuens dispositio» (D e civ.i le c t. con detrimento de las demás. el determinismo o el contingentismo.. el pragmatismo o el voluntarismo.2 n . vivientes y no vivientes. D el diverso concepto de la realidad y de nuestro modo de conocerla proceden tres actitudes distintas ante el carácter sistemático de la ciencia: a) Sistematismo moderado. para que el equilibrio científico se resienta o se rompa y para que surjan actitudes filosóficas completamente distintas. ad Nic. el materialismo o el vitalismo. In Ethic. quae sunt voces significativae. el esencialismo o el existencialismo. secundum quod proceditur ab uno in aliud» ( S a n t o T o m á s . de m uy distinta naturaleza. ita quod sub naturali Philosophia comprehendamus et M etaphysicam . El realismo admite la existencia de seres m últiples. A liu s est ordo quem ratio considerando facit in proprio actu. A d Philosophiam naturalem pertinet considerare ordinem rerum quem ratio humana considerat sed non facit. O rd o autem quem ratio facit in proprio actu.. el necesitarismo o el historicismo.. puta cum ordinat conceptos suos ad invicem . «. materiales y espirituales. quia sapientia est potissima perfectio rationis.a n . A r i s t ó t e l e s .• Corresponde a una actitud — realista ante el ser y el conocimiento. V 19: 1922b!. sicut est ordo rerum naturalium . El U niverso no es un caos. O rd o autem quadrupliciter ad rationem comparatur.. O rd o autem. Basta dar im portan­ cia preponderante a una cualquiera de nuestras facultades cognoscitivas o a alguna de las partes o propiedades del ser. l. San A gu stín define bellam ente el orden: «Parium disparium que rerum. M et.i). quem ratio non facit. . 49 «Sapientis est ordinare. sed solum considerat. sicut in arca e t dom o. quem ratio considerando facit in exterioribus rebus quarum ipsa est causa. cuius proprium est ordinare.. sino una pluralidad. cuius proprium est cognoscere ordín em . en conform idad con sus propias naturalezas.50 Introducción la realidad solamente se logra procediendo con un equilibrio perfecto entre nuestros medios cognoscitivos— sentidos y ra­ zó n — y a la vez con una consideración armónica de los distin­ tos aspectos y propiedades de la realidad. Invenitur autem dúplex ordo in rebus. en que existe una unidad de orden entre los dis­ tintos seres que la integran 49.. T ertiu s autem est ordo.i. C uiu s ratio est. el empirismo o el racionalismo.2 lect. X IX 13). nam processus scientiarum est opus rationis. quem ratio considerando facit in operationibus voluntatis.i). Q uartus autem ordo est. pertinet ad artes mechanicas» (San to T om ás . pertinet ad rationalem Philosophiam. etc. L a observación de la realidad manifiesta la existen­ cia de un orden entre los distintos seres.. sim­ ples y compuestos. In D e cáelo et mundo 1.. unde in omni opere rationis ordo aliquis invenitur. E st enim quídam ordo. et signa conceptuum . O rd o autem actionum voluntariarum pertinet ad considerationem moralem philosophiae. quem ratio considerando facit in rebus exterioribus constitutis per rationem humanam. como son el realismo o el idealismo...

una representación inte­ lectual de la realidad.— Son sistemáticas por exceso aquellas filosofías que. Fich- . la misma realidad de las cosas e incluso los acontecimientos im previsibles de la historia. Nada más lejos del espíritu realista que los esquemas fríos y cerrados a que ciertas corrientes filosóficas pretenden que debe ajustarse. A d o p ­ tan un método esencialmente deductivo. a la vez. y. será siempre deficiente y perfeccionable y estará sujeto al enriquecim iento con nuevas conquistas logradas por el progresivo conocimiento de la reali­ dad. A sí proceden todos los idealismos en sus diversas modalidades: Descartes. a base de los datos suministrados por los sentidos. pues. b) Sistematismo exagerado. A sí. el realismo reconoce que la ciencia del h o m -f bre nunca podrá llegar a una representación completa de la rea-8 lidad en toda su amplitud. por lo tanto. se desintere­ san de las cosas particulares tal como existen en la realidad. nuestros sentidos y nuestra inteligencia perciben la realidad de los seres. como pretende K ant con su «giro copernicano». desentrañando analíticamente las supuestas virtua­ lidades de nociones universalísimas establecidas a priori. esforzándose por apli­ car una lógica puramente interna. de suerte que reflejen con más o menos aproximación el orden de la realidad.Noción de Filosofía B1 Por otra parte. D esconfían o prescinden del testimonio de los sentidos y tra­ tan de crear la ciencia mediante procedimientos esencialmente mentales. en mayor o menor grado. Spinoza. cuyo valor material proviene de la misma realidad. D e aquí resultan gran­ diosos panoramas sistemáticos. El resultado será un sistema mental. por'i m uy perfecto y acabado que parezca. cuyo resultado es una ra­ cionalización exagerada de la Filosofía. los cuales pueden ser repre­ sentados por conceptos mentales. de grado o por fuerza. aunque siempre la inteligencia debe ajustarse a la realidad. Leibniz. Pero ambos elementos deben estar compenetrados en ín ­ tima armonía. todo sistema. pero construidos con inde­ pendencia de la realidad. Estos conceptos pueden ser ordenados por la inteligencia. Pero. y no a la inversa. y su valor formal de la inteligencia que la constitu­ ye. L a ciencia es. . por lo tanto. por­ que de ella ha sido obtenido. y a la vez como representable por un conjunto de conceptos ela­ borados por la inteligencia. pero que responde a la realidad. en estrecha colaboración entre los sentidos y la inteligencia. el realismo considera la realidad como existente objetivamente con independencia del sujeto que la conoce.

. N o es lo mismo tra- . Schelling. Gentile. negando o atenuando el valor de los conceptos universales y del raciocinio y dando la exclusiva. Brunschvicg.. Pero des­ confían del conocimiento intelectivo. la naturaleza. Royce. intuicionismo. utilizan­ do un método em pírico e inductivo. Son las realidades que. y tam ­ poco es legítim o organizarles en form a de sistema.52 Introducción te. y solamente podemos llegar a ellas de una manera indirecta. como dice Santo Tom ás. caen fuera del campo de nuestra percepción sensible y de nuestra capa­ cidad im aginativa. así como en las variantes de las llamadas filosofías irracionalistas: sen­ timentalismo. Krause. Este espíritu antisistemático es el que prevalece en las numerosas corrientes derivadas de la reacción contra el idealis­ mo hegeliano.. de las cuales podemos formar imágenes y conceptos universales. son las esencias abstractas de las cosas sensibles.. en cambio. Hamelin. fideísmo. exceden la capacidad directa de nuestro instrumental cognoscitivo y constituyen el objeto sobre que versa la Teología.— A d m iten la existencia de una realidad extrasubjetiva y subrayan fuertemente la particu­ laridad y el contingentism o de los seres existentes. como Dios. a la experiencia procedente de los sentidos y a los medios extrarracionales de conocimiento. G roce. vitalismo. En el positivismo y el pragmatismo. la naturaleza de las realidades sobre que versa. por su misma trascendencia y p er­ fección. Consideran la realidad como irracional y refractaria a d e­ jarse encerrar en esquemas mentales fijos y cerrados. y por otra. L a ciencia consistirá en una acum u­ lación más o menos ordenada de datos particulares.. en los cuales predomina la negatividad sobre la positividad. o por lo menos la preferencia. L os su ­ cesos son im previsibles. L o s conceptos elaborados por la in ­ teligencia carecen de valor representativo de la realidad. Otras. «Todo sis­ tema es una tentativa renovada de hacer saltar el globo con un silogismo» (Kierkegaard). Hegel. L a misma diversidad ontológica de sus objetos materiales y formales determ ina la diversidad de los métodos que deben emplearse en la investigación científica.. H ay realidades que son perceptibles directamente por medio de nuestros sentidos. activismo. Schopenhauer.— T od a teoría de la ciencia debe tener presente dos cosas: por una parte.. por medio de conceptos analógicos. Son las que caen dentro del objeto propio de nuestro entendimiento. etc. que. el funcionam iento y el alcance de nuestro instrum ental cognoscitivo. c) Filosofías antisistemáticas. 8. etc. M étodo.

la cantidad (objeto de las M atemáticas). y en otros. Por esto carece de fundam ento la ilusión carte­ siana y leibniziana. los seres vivientes (objeto de la Biología). etcétera. en unos. En unas materias puede llegarse a la certeza absoluta. en otros. «El día en que el hom bre comenzó a reflexionar. a la cual debe adaptarse. mientras que en otras tendremos que contentarnos con un grado mayor o menor de probabilidad. E l mejor método en sí mismo puede resultar perfectam ente ineficaz y hasta perjudicial y contraproducente si nos empeñamos en aplicarlo a realidades que no le corresponden. «Todo cuanto pensamos y todas las maneras como lo pensamos tienen su origen en Asia» (C o n ­ de de Gobineau). deductivo. ese día comenzó tam bién la Filosofía»50. Unos la hacían remontar hasta el origen de la H um a­ nidad. Aristóteles repite con insistencia que no puede exigirse el mismo grado de exactitud (ócKpípelcc) en todas las materias científicas. la consideraban una so V . de un método único y homogéneo. el método deberá ser inductivo. como Zeller. Origen de la Filosofía. A cada clase de realidad le corresponde su propia ciencia. el método lo impone en cada caso la naturaleza misma de la realidad. o un juez que se propusiera aquilatar la responsabilidad moral de un reo mediante el sis­ tem a métrico decimal. C o u sin . Introduction á l’ Histoire de la Philosophie lect. N o puede emplearse el mismo proce­ dimiento para estudiar realidades tan distintas como D ios (ob­ jeto de la Teología). racional. etc. los seres m óviles materiales (objeto de la Física). Otros. aplica­ ble por igual a todas las ciencias. elaborar ecuaciones matemáticas o tratar sobre temas morales. Por el contrario. la m oralidad (objeto de la Etica).Noción de Filosofía bajar sobre realidades materiales que investigar sobre la vida.— En el siglo pasado discutie­ ron largamente los historiadores sobre la antigüedad de la F i­ losofía. y m ucho menos esforzarse por traspasar a cuchilladas de analogía el denso velo que oculta la realidad trascendente. En unos casos.x p . y a cada ciencia su método. que debe acomodarse a la estructura misma de la realidad que trata de conocer. o un matemático que resolviera proble­ mas de Geom etría por razones estéticas o sentimentales. variable. 9. Los panbabilonistas sos­ tuvieron su origen oriental. jurídicos o estéticos. experimental. lo mismo que en la guerra hay que adoptar distintas tácticas eficaces para conseguir el éxito. . Imaginemos un crítico de arte que tratara de pesar en kilos o medir por cen­ tím etros la belleza de un cuadro. sociales.15 (Pa­ rís 4 i 8 6 1 ).

y la ha ejercitado enfrentándose con los problemas que le plantea la realidad. lo sujeto al espacio. en todos los pueblos ha existido tam bién un género de pensamiento. si bien funciona espontáneamente elabo­ rando y coordinando verdaderos conceptos universales. sino que hay que llegar a conocer sus esencias y sus razones de ser. Su campo es lo concreto. Son modos primarios de pensar y expresión del juicio rudimentario que los hombres primitivns hacían del origen de las cosas. En las religiones orientales es fácil descubrir un fondo filosófico envuelto en formas míticas. etc. la mutabilidad y la contingencia de las reali­ dades concretas. buscando sus causas y su explicación. Creem os innecesario reproducir esta vieja discusión. A sí conocemos muchas cosas. tratando de darles solución con sus pro­ pios recursos racionales. Predom ina lo sensitivo sobre lo racional. E l animismo. el fetichismo.. El hombre. sobre sus qués y sus porqués. en la que hay que distinguir numerosos matices y en la que cabe un prudente térm ino medio. sin embargo no llega a plantearse de una manera reflexiva la pre­ gunta sobre las esencias de las cosas. Pero la inteligencia. el tote­ mismo. expresado en formas m uy diversas. ni sobre sus razones de ser. bajo las cuales laten las grandes cuestiones que el hombre se ha planteado frente a la realidad. desde el momento en que aparece sobre la Tierra. al tiempo y a la mutación. a no ser de una manera con­ creta.54 Introducción creación espontánea y peculiar del genio griego: «A excepción de las fuerzas ciegas de la naturaleza. ha poseído la facultad de pensar. Pero debemos distinguir entre conocimiento vulgar y co­ nocimiento científico. no se m ueve nada en nuestro mundo que no sea griego en su origen» (Sumner M aine). la mitología. M as para el conocimiento científico no basta conocer cosas ni sucesos particulares. que los evolucionistas no han sido capaces de demostrar. que coordina entre sí en formas ínfimas y rudimentarias de juicio. E l primero lo adquirimos por el funcio­ namiento directo de nuestros sentidos. elaborando conceptos abstractos y llegando a formular juicios necesarios de validez universal. lo particu­ lar. inmediata y particular. son formas prim itivas de dar una res­ puesta a los fenóm enos de la naturaleza. Carece de fundam ento la p re­ tendida etapa alógica o prelógica. A s í conocemos cosas y sucesos particulares de los que el entendim iento abstrae conceptos universales. Para esto es necesario superar la particularidad. En etapas más avanzadas. Es preciso ■ .

«Naturaliter inest hom inibus desiderium cognoscendi causas eorum quae videntur. Aristóteles com ienza su Metafísica con las conocidas palabras: «Todos los hombres están acuciados por un deseo natural de saber»52. Entendida la Filosofía en sentido amplio. Introducción a la Filosofía (Madrid. innato en todo hombre. invenientes au­ tem causam quiescebant»53. Pero si la tomamos en sentido más estricto. A . sistematizado. «Es característico del filósofo el estado de ánimo de la adm ira­ ción. 51 Teeteto is s d . pone de manifiesto su ignorancia y le acucia a la investigación hasta q u e encuentra una razón para explicarlo. von . unde propter adm irationem eorum quae videbantur. CG III 25. 52 náuTes ávOpojTTOi t o ü elSévoci ópeyóvTai e>úa'E! ( K í e t . y podemos afirmar que hasta los griegos no ha existido propiam ente Filosofía. V 10. L a ciencia no es una simple acumulación de datos. Saeta. articulado. organizado. Séneca pone de relieve la curiosidad innata en el hombre: «Curiosum nobis natura ingenium dedit». com o un saber científico. T r i s t á n d e . E.20). Aires. 1928). . existe induda­ blemente antes de los griegos. Aires. es decir. D e Trin. Y no estable­ ció mal la genealogía el que dijo que Idris [la Filosofía] es hija de Thaum ante [la admiración]»51. B I B L I O G R A F I A A lv a r e z d e L in e r a . A s te r . homines primo philosophare coeperunt. averiguando sus porqués. sino que trata de penetrar más. A t h a y d e . TrávTcov écrrlv aípeTcírrccrov t o is ávOpcbirois ( P r o l r é p t i c o 43.. Tó <ppove!v apa Kai tó Gecopeív. pues no otro es el principio de la Filosofía. sino un saber ordenado y organizado. D e esta manera. Pero el hom bre no se contenta con saber cosas ni sucesos particulares. Introducción a la Sociología (Bs. excitado por la ad­ miración y la curiosidad ante los fenómenos de la Naturaleza. quorum causae latebant. Club de Lectores. sus causas. 53 S a n to T om ás.. I i ) .. la admiración combinada con la curiosidad es el origen na­ tural y rem oto de la ciencia. 1940). desligado de la forma m ítica y con principios y métodos propios y rigurosos. Platón y Aristóteles señalan como principio de la Filosofía el deseo de saber. Introducción a la Psicología (Bs. elevado por encima del aspecto puram ente em ­ pírico. Labor. entonces la cuestión presenta un aspecto m uy distinto. 1951). L a admiración ante un fenómeno insólito produce en el hombre la conciencia de un problema.Noción de Filosofía 35 también ordenar y organizar los conceptos en forma más o menos sistemática.

. Philosophie (L eipzig 19 0 4 -19 0 8 ). H eft 2-3. 1947). 1938). L ab or.. Santarén. Bocca. 1960).. A . 1953). D r e w s . F o n t P u ig . L a «Filosofía» y las «Ciencias»: Est. Colum ba.. Iberia. 24-59. M . . Initiation philosophique (París. C a s a s . A .. 1927. Introducción a la Filosofía (B s . E i s l e r . C h a ia a y e . C o i a z z i .. F a t o n e . P . Étude sur le probléme de la classification des sciences (Pa­ rís 1930). 21939). V ita e Pensiero (M ilán 1937) p. A . A ire s. A ires.. A n i c e t o . Breve lntroduzione alia Filosofía (Rom a 1936).293-356.. A . — lntroduzione alia Filosofía (Florencia. D e Divisione Philosophiae (Beitrage.390-412. B au r .. V . Presses U n iv . 2 1 9 4 5 ). K raft. C arrit . L abor. 1951).. C o h é n . .. A . A . U niversidad N acional. Lógica et Introductio ad Philosophiam christíanam (Barcelona 1944). Los grandes pensadores. E .. A ires. G . D á v ila . R i s i e r i . S. S . E . I. iniciación a la Filosofía (Barcelona. A tlántida. . Aviamento alia Filosofía (Florencia. D o n a t . Sansoni. E l despertar filosófico. Initiation a la Philosophie (París. D uncker-H um blot. .. B r u n n e r .551-562. A . Qu'est-ce que la P h ilo ­ sophie? (París. J . H acette. F il.. 1945). B au d in . 1946).. F C E . O . G . 1940). F r a i l e .141-188. F C E . Introducción a la Lógica (M éxico. P .. 13 (1921) 3. D i l t h e y ... G . En torno a un concepto de la Filosofía (Bs. T rad . de Lou vain 49 (1951) 5-56. E .. S. A . Einleitung in die Philosophie (B o n n 1948). L a A urora. Introducción general lógica y psicológica a la Filosofía (Bar­ celona. Indagaciones sobre el origen y la ori­ ginalidad de la Filosofía: Razón y F e 130 (1944) 284-302. E . Losada. E . 1944). Scientia. . Introducción a los problemas de la Filosofía (Córdoba [ A r ­ gentina]. D ’O r s R o v i r a . 1937). Protologia (Preludio al sapere) (M ilá n .. Introducción a la Estética (M éxico... D e l l ’ O r o . D o n d e y n e .. M a r o s . 3I949). . Introduction genérale d la Philosophie. G igord. — E l concepto antiguo y tradicional de Filosofía: «Cartesio». Introducción a las ciencias del espíritu. R . Metodología de las ciencias (Barcelona. A . Introducción histórica a la Filosofía (Barcelona-Bs. P . Albertum Magnum: A n gelicu m 13 (Rom a 1936) i. Sansoni. C a r l i n i . Kosel-Pustet.. E stiú . L . E.. F ilos. Introducción a la Filosofía (Valladolid.. Phil.r> (. G . C a r a b e l l e s e . 1951). Einführung in die Philosophie (B e rlín 1 9 2 1 ) . 1935). Introductio ad Philosophiam et Logicam (M éxico 1945).M a z z a n t i n i . M ün ster in W estf. 24 (L as C aldas de B esaya 1961) 201-234. Kritische Einführung in d. E m . C . F r o n d i z i .. R azón y F e.. R . F r a g u e i r o . A polo. • Naturaleza y unidad de la ciencia humana en la Filosofía moderna y en el — tomismo: C iencia T om ista 57 (Salamanca 1938) 327-352. Einleitung in die Philosophie (M unich. A . F . E l secreto de la Filosofía (Barcelona. Scientiae et Philosophia secundum S. F a g u e t . J. I .. 1944). D í e z B l a n c o . 3I939). C o l e r g u é . 1952). A ire s. C u esta . E n d ress. Introducción al existencialismo (Bs. A . Im az (M éxico. A .° .). 193-227. Ideario filosófico (M adrid. J. F . Einführung in die Philosophie (Berlín. L a Filosofía y sus problemas (Barcelona.°. 1938). Les problémes philosophiques soulevés dans l’ Encyclíque «Humani Generis»: R ev. E l punto de partida del filosofar (Bs. D esc h o u x . C r e s s o n .. Les systémes philosophiques (París 1 9 2 9 ). Che eos’ é la Filosofía: R iv. D y r o f f . 31923). B r i g h t m a n n . M . J. Introducción B a k e r .. B e o h e r . 1943)..353-374. F e r n á n d e z A l o n s o . 21542). A . Dominicus Gundissalinus. E .. A ires. B and IV . M . D i e z B l a n c o . 131 (1945) 473-480.. C o h n . A . 1949). 1949). F C E . Introducción a la Filosofía (Tucum án 1954).

1954)L ar ro yo . James. 1943). Eine Einführung (Munich. H irzel. Bocca... Einführung in die Philosophie (Zürich. A ires.A n a w a t i . A ires. Guía de la Filosofía (Bs. ( Dos ideas de la Filosofía (M éxico 1940). G u zzo . E l A ten eo. Nacional. Introducción al filosofar (Tucum án 1939. A dán . U n iversi­ dad. L a Casa de España... 1940). M . 1949).. M iracle. K a n t . — L a Filosofía (M éxico..). 1943). — Introducción a la Ontología (M éxico. Introduction a la théologie musulmane (Pa­ rís 1948). La Filosofía perenne (Bs.... G aos. Introduction á la Philosophie (1953).T h . Einführung in die Philosophie (Viena.. R . L o ­ sada. F . M . H u x l e y .. K ü lp e . D e G ruyter.. Introducción a la Filosofía política (Bs. D as Wesen der Philosophie. Longm ann. Filosofía de la Filosofía (M adrid 1947). M . 1953). Espasa-Calpe. 1911). E . I riarte . L e iseg ax g . Bs. 1940). — L a f e filosófica (Bs. A lean. 1931. J aspers . Introducción a la Filosofía (M adrid. A . Filosofía de la Filosofía e historia de la Filosofía (M éxico 1947). La lógica de la ciencia (M éxico 1945). E l problema filosófico (Barcelona. J oad . J. J . Wesen und B egriff der Philosophie (Berlín 1938). 1950). L a enseñanza de la Filosofía. 1943). E d .Noción de Filosofía G am bin o . A Beginning o f an Introduction to Philosophy (Londres. M . G arcía M o r en te . Reinhart. Poblet. Introducción a la Filosofía (Bs.. G arcía M o r en te . Introduction a l’Ontologie (París.. W . Curso de Introducción a la Filosofía (Rosario [Argentina] 1942). A ires. f.. Im. A ires. Introduction á la Philosophie (París. O . F . A . L . 1951). 1938). A ires. Losada. A ires.. A ires. G rassi . P. G e x . 3I94ó).-C eba l l o s . 1953). G arcía B acca . 1950). L abrousse . L offredo. v o n U e x k ü l l: Von Ursprung und Grenzen der Geisteswissenschaften und Naturuiissenschaften (Berna. — D ie Einheit unseres Wirklichkeitssbüdes und die Grenzen der Einzelwissenschaften. 12I928). A . G u ich o t . Einführung in die Philosophie (Berlín. H um boldt. E. A rtem is. A . Lecciones preliminares de Filosofía (Bs. I llem an . F C E . L eh m an x . 1951). — Introducción a la Filosofía (Bs. . Francke. 1953). Sobre el saber filosófico (M adrid. — Problemas de la Filosofía (Tucum án.. E . s. L a v e l le . — Invitación al filosofar (M éxico. Noticia histórica de las clasificaciones de las ciencias y de las artes y vocabulario de las mismas (Sevilla 1912). J... N úm ero especial de la Revista de Educa­ ción 10 (M adrid 1953). G ouiran . 1895. C .. G aos . 1951). G uzm án R eushaw .. H a b e k lin . Em. 1948). 1954). Some problems o f Philosophy. Losada.. Épesa. 1951). L ..Z aragüeta . Mythe et Métaphysique..-M .... A i ­ res 1940). G onzález A lvar ez . L a Filosofía como ciencia estricta (Bs. 1934)H usserl .. M . L a filosofía di fronte alie scienze: Sapienza 15 (1962) 269-276. U n iv. R . A . G ardet . 1953). 1944-).-L ar ro yo . D . U niversidad. La Filosofía domani (M ilán. G . —■ Introducción a la Filosofía (Bs. Sudamericana.. A ires.. J. Sudam erica­ na. L . R . — Studiar Filosofía (Torino. 1941). Losada. R . A ires. H . — La Filosofía como sistema (Bs.. K . W . 1939). Einleitung in die Philosophie (L eipzig. Yerbabuena. Fundamentos de Filosofía (M adrid. 1952). — Introducción a la Metafísica (C uyo [Argentina]. M .. 1940). Presses U n iv.. G usdorf . F C E . L e Senne. J. A ires.

. W . Introducción a la Filosofía (M éxico 1948). J . Colum ba.. D e ipsa Philosophia in universum secundum doctrinam aristotelico-thomisticam: C iencia Tomista (M adrid 1922) 33-62. Robredo. I. Introducción a la Psicología (Bs. R a m ír e z . T ra d . M e s s e r . C . — Introducción general a la Filosofía (Bs. 1954).. H . H .. Einleitung in die Philosophie (Bonn. A . La Filosofía como sabiduría y ciencia: Cisneros 10 (1945) 9-23. ... R o b l e s . E v . M a r ía s ... 1947). M u ñ o z A l o n s o .. J. D as Wesen der Philosophie und die philosophischen Probleme (Bonn. — Introduction á la Philosophie (Lovaina 1938. Filosofar y vivir ( esencia de la Filosofía) (Bs. . z i 95 o). A . P i t a . 1953). L ibrería L eón.... — E l concepto de Filosofía (M adrid. Q u i l e s . Sudam erica­ na. Introduction générale d la P h ilo ­ sophie (París.. O c c . O l g i a t i . Iniciación a la Filosofía (México. M e y e r . Introducción a los existencialismos ( M a d r id . Introduction á la Philosophie traditionnelle ou classique (Pa­ rís 1914). F C E . O c c.. R e i c h e n a u . E m . D .. A ires. Introducción H. O r t e g a y G a sse t. 2 1 9 5 1 ). Los caminos del conocimiento (Bs. 1947). R ev. H . 1936). 1945). F ilosofa perenne e personalitá flosofiche (Padova. — M anual de Introducción a la Filosofía (M éxico. A ires. H . Introducción a la Sociología (Bs. C lu b de Lectores.. 1954).. E .. ■ Introducción a la Filosofía. P . P a p . Introducción a la Etica (M éxico. R . 1936). Élém ents de P hilosophie: I. E . C edam. J. O rgaz. Cultura. Elements o f Analytic Philosophy (1949). P l a t z e c k . F C E . G heroni. 1954). O .. 1943). ¿Qué es Filosofía? (M adrid 19 5 8 ). La Filosofía científica (M éxico. Einleitung in die Philosophie (Berlín 18 9 2.. Stuttgart 2819x6). Ed. Propedéutica filosófica (M éxico. introducción a la Filosofía (Bs. M a z z a n t i n i . E . 1943. P a l l a r e s . M a n d r io n i. 19 5 0 ). — M é n d e z S a m a r á . P a u l s e n . Aires. R a e y m a e c k e r .C i f u e n t e s . A ires. (1923) 5 . G aos (M adrid. Aires. A ire s 1933). — Idea de la M eta física (Bs. 1948). A ire s 1954). D üm m ler. A ire s 1941). . ■ Capisaldi f lo s o fc i (Torino. 1946). V ita e Pensiero. Introducción a la F ilosofía (Madrid.. Iniciación a la Filosofía de Santo Tomás (Barcelona. H . M a r i t a i n . J. P e i l l a u b e .. 1954). E l punto de partida de la Filosofía (Bs. P ró . S. 1952). Tres aspectos de la cultura (M endoza [Argentina] 1942). 1942). T e q u i. L . I fondamenti della Filosofa classica (M ilano. M o u n i e r .58.35 — D e propria Índole Philosophiae Sancti Thomae Aquinatis: X enia T hom istica I (R om a 1925) 53ss. 21946). N o h l . A . — L e probléme de la classifcation des sciences d’Aristote á S t.. Porrúa). — — Mensch und W elt in ihren realem Aufbau. Eine Einführung in die Philo­ sophie (1936).. Introductio generalis ad Philosophiam et ad thomismum (Lovaina 21934). — Introducción a la Filosofía (Bs. A ires. . L i ­ túrgica Española. Ontonomía de la ciencia (M adrid 1961). 31947). O . 21931). F r . Troquel. M ü l l e r .. 1931. .. 21940).323-364. Losada.. EspasaCalpe. R ev. M o n t a g u e . P e t i t o t .. R ev. A . O c c . 1925. P a n i k e r . Fundamentos de Filosofía (M urcia 1947).. R . F . Thomas (Pa­ rís 1901). P .

M ohr. d'aprés S. 1:925). C .. Introducción a la Filosofía (M éxico.Noción do ! listar hi Rom ero. J. J. A . X . Réflexions sur la systematisation philosophique: R ev. I. G . F . Da Filosofa (1939).. J. C ... M acM illan . 1934). pues a las divergencias acerca del concepto de ciencia vienen a su­ marse las discrepancias sobre el de Historia. F . S cia cca. R a íz y destino de la Filosofía (Tucum án 1942). 1942).° II. B . 1946). — Introducción a la Filosofía (M adrid. del ser histórico y de la historicidad son típicos de nuestro tiempo. A ires. R u s s e ll. Introduzione alia Filosofía (Bari. 1923). Los temas de la Historia. Z u b iri. 1945). théol. A ir e s . W u n d t... D .. El tema de la historia da origen a una rica problemática... 1935). Losada. The Approach to Philosophy (Londres. W . Rebasa los límites de una introducción entrar en este problema. L abor. G .. Aires. — Les grandes théses de la Philosophie thomiste (París. P. Filosofía y filosofías (Com illas 1961). J. Sobre el problema de la Filosofía: R ev. En primer lugar debemos dis­ tinguir dos aspectos: la historia como realidad y la historia como ciencia. 1950). N éosc.. S te e n b e rg h e n . 1901). coincidiendo con el auge impresionante que por entonces adquiere la Historiografía en las ramas más diversas de la cultura. Introducción a la Filosofía (Bs. Kroener. M a x ... Blond et G ay. E l saber y la cultura (M adrid. de Philos. F C E . F .. R u b e r t C an d au . C . se. En español podemos dis- . 1950). R y a n . La Science et les sciences speculatives. S e r t illa n g e s . H . Introduction to the Hístory o f Science (Baltimore 1927-1931). que se despliega en múltiples cuestiones. ¿Qué es Filosofía?. Z a r a g ü e ta .. O .. Sep ich. 1932). — Una introducción moderna a la Filosofía escolástica (Granada 1946). S an to s. 1911). 1954). de O cc. S a r to n . M orcelliana. 118 . Thomas: R ev. (1933) 115. H is to r ie y G e s c h i c h t e ) . M . (932). Rosm ini S e rb a ti.. J. W o lf e n d e n .. Jorro. O . 19*8-1937). N o c ió n d e H is to r ia Es difícil determinar la noción de Filosofía tratando de dedu­ cirla de los múltiples conceptos que de ella han dado los filósofos. V a lv e r d e . V a s a llo . A . Introducción general a la Filosofía (M adrid 1909). A m o ld . 41 (1938) 185-216. ¿Qué es la Filosofía? (Bs. Filosofa e Metafísica (Brescia. O c c. — L a actitud del filósofo (Bs. pero es indispen­ sable hacer algunas consideraciones que nos ayuden a determinar la noción de Historia de la Filosofía. A n Introduction to Philosophy (N ueva York. Algunas lenguas poseen dos palabras distintas para expre­ sarlos (en alemán. D .. o de una sabiduría heroica (Buenos A ires. 1952). S. Em ecé. phil. 10 (1921) 5-20. Einleitung in die Philosophie (Leipzig. uno de los más complejos y debatidos en nuestros días. S c h e le r . J. Pero más difícil aún resulta precisar la de Historia de la Filosofía. Laterza. M . A partir de Hegel se despierta agudamente la conciencia de la historicidad del ser en sentido ontológico.°. Cursos de C ultura C a ­ tólica. A ires. ¿Qué es Filosofía? (M adrid 1947). — Introducción a la Etica (Bs.. A . S á n c h e z R eu sset. Einleitung in die Philosophie (Tubinga. Colum ba. R ev. W a h l.. A .. R . Los problemas de la Filosofía (Barcelona. . W in d e lb a n d . F .

hasta reducirla a una modalidad accidental y extrínseca. Considerada la Historia en cuanto ciencia. Pero el concepto de Historia es múltiple y ha sufrido numerosas variaciones a lo largo de los siglos. en la política. Pero hay múltiples realidades históricas. correspondientes a la diversidad de las acti­ vidades que han desplegado los hombres en la ciencia. y otra. hacer una Filosofía de la Historia en cuanto realidad. Admitiendo que sea ciencia. o solamente una técnica. Ante lo cual caben tantas actitudes cuantas son posibles ante la misma realidad. etc. Cabe. social.f«i i< "n 60 Introducción tinguirlos escribiendo la primera con minúscula y la segunda con mayúscula. en que se recojan las diversas modali­ dades que la manera de hacer Historia ha revestido en los distintos tiempos. el tema se disgrega en una multitud de aspectos: puede plantearse la cuestión de si es un saber científico. El problema del ser histórico no es más que un aspecto del problema general del ser y de la realidad. como una categoría especial que determina un modo peculiar de ser. el problema se plantea en función del concepto del ser y de la realidad en cuanto tal. Desde con­ siderar la historicidad como algo esencial e intrínseco a todo el ser.M ii«n. o un arte ( H isto rio lo g ia ) . y. por lo tanto. Todas esas actividades y sus resultados constituyen otros tantos objetos de Historia. hacer una ontología del hecho histórico. militar. en el aspecto nacional. La historia como realidad consiste en un conjunto de acciones humanas realizadas sucesivamente en el tiempo.llílilllflN aiin n lin inM ¡l»«aBBBWgMaggjMMBBM BaaM aBBaM BÉm M gaBBm BHBaaaHgn H . La Historia como ciencia es el estudio crítico y la narración ordenada de esos acontecimientos. adop­ tando una interpretación más conforme con los principios de la filosofía escolástica.. en el derecho. en el arte. analizando la esencia y los caracteres de la historicidad. o sea como una rama particular del saber humano. que a su vez es una aplicación de la Metodología a la Historia). pues. individuales o colectivas. A nosotros nos interesa en concreto la de la Filosofía. con lo cual cabe hacer una F ilo so fía de la H isto ria de la F ilo so fía . cabe investigar sus condiciones de posibilidad y de legitimidad y el modo como debe hacerse el estudio y la reali­ zación de la Historia para constituir un saber verdaderamente científico ( H istoriog ra fía . Dilthey). o por lo menos al ser del hombre (Hegel. A este propósito se han planteado . en sí misma y en sus condiciones de posibilidad y legitimidad en cuanto rama particular de la Historia general. pues. Cabe. en cuanto a su origen y a las distintas modalidades que la manera de hacerla ha ido re­ vistiendo a lo largo de los siglos. y una Filosofía de la Historia como ciencia. la cual puede considerarse de dos maneras: una. En el primer sentido. puede hacerse una H isto ria de la H istoriografía. y de sus resultados relacionados entre sí. de sus condiciones de posibilidad. lo cual da lugar a una H istoriogra­ f í a de la H isto ria de la F ilo so fía . De aquí resulta que también la Historiografía tiene historia. superpuesta como resul­ tado a algunas acciones humanas.

Fortuito fue el consejo del cardenal De Bérulle a Descartes para que dedicara sus talentos a la defensa del cristianismo contra los «libertinos». c ) cosmológico (concepto del movimiento y de la temporalidad). ni siquiera tiene historia. que afecta tan sólo a algunas acciones realizadas por los individuos humanos. todo lo cual puede alterar y hasta cambiar radicalmente el curso de la historia. El hecho histórico. Bastan estas ligeras indicaciones para comprender Ja compleji­ dad de un tema que solamente podemos abordar de una manera rápida y esquemática. la intervención de la libertad. el determinismo y la contingencia. ni es histórica. sobre todo. pues de aquí provienen las múltiples interpretaciones a que ha dado lugar su concepto. la fijeza de leyes uni­ versales con la movilidad de los acontecimientos particulares sujetos a múltiples circunstancias variables e imprevisibles que influyen en el curso de los sucesos. Pero junto con la estabilidad de esas leyes se da también lo fortuito. lo contingente. lo circunstancial y. — La historia es un resultado en que se conjugan todas las modalidades que reviste la realidad: la unidad y la diversidad. pero ambas cosas influyeron decisivamente en el carácter de la Filosofía antigua y medieval. la necesidad y la libertad. Por lo tanto.— -i. e ) teológico (intervención pro­ videncial de Dios en el mundo y en el curso de la historia). d ) antropológico (concepto de la esencia del hombre). Pueden constituir objeto de nume­ rosas ciencias. no son históricas. Las esencias de las cosas son inmutables e in­ temporales. pero no de Historia. Pero tampoco una dispersión anárquica y fuera de toda ley. y sí la Historia de la Filosofía es o no Filosofía. Pero la respuesta depende de la actitud adoptada ante un conjunto de problemas: a ) ontológico (entidad del hecho histórico). El resultado de tantos y tan complejos factores no puede ser un desarrollo orgánico. una esencia. b ) gnoseológico (validez de nuestro conocimiento). que puede ser sustancial o accidental. y otras menos rigurosas— psicológicas. C o n c e p t o r e a l i s t a . Pero no toda la realidad es historia. Existen leyes fijas que rigen la naturaleza física. Pero no . Son lo mismo en presente que en pasado o en futuro. A) La historia como realidad. plan­ tea el problema de su entidad y de las condiciones que lo hacen posible. rectilíneo y ascensional. y fortuita fue su recuperación. La historia es una realidad. Un accidente fortuito fue la ocultación de los escritos del C o r p u s a r is to te lic u m . Debemos precisar el sen­ tido en que entendemos la realidad de la historia.Noción de Historia 61 las cuestiones de si la Filosofía se identifica con su Historia. pero de aquí procedió una nueva orientación. La historicidad es una propiedad accidental. intelectuales y morales— que afectan a la naturaleza humana. considerado como realidad ontológica. Cada cosa tiene una entidad física. de consecuencias incalculables para la Filosofía moderna. Hay también entidades natu­ rales y artificiales. etc. una naturaleza.

la contingencia y la temporalidad del ser histórico. imprevisibilidad de los hechos en que interviene la libre voluntad del hombre. que es una sustancia viviente.6 2 Introducción aisladamente. Solamente es sujeto de Historia el ente capaz de hacerla. la inmensa mayoría de ellas no son históricas. que prolongan virtualmente en el futuro los resultados de la actividad ejercida en un momento dado. y éste es exclusivamente el hombre. pero no envejecen. ni tienen historia. aunque su duración esté sujeta al movimiento y se mida por el tiempo. sino solamente historia. Tampoco tienen historia los seres inorgánicos del mundo físico. ni su esencia consiste en la historia. y otra completamente distinta su historicidad. Una cosa que perma­ nece inmutable en su duración no puede tener historia. y no es exacto afirmar que el hombre no tiene naturaleza. Pero la esencia del hombre no consiste en la historici­ dad. g) Contingencia. Cambian y envejecen. como también de otros independientes de su voluntad. y en la cual perduran de alguna manera sus resultados a través de la sucesión temporal. Todas las cosas tienen duración. sino dentro de un grupo social o de alguna colecti­ vidad en la cual ejercen su influencia. minimizando la realidad de las esen­ . la posibilidad de un hecho histórico requiere un conjunto de condiciones: a) Unidad de sujeto. indeterminación y. Sin embargo. y a la vez conexión y relaciones de dependencia entre los distintos momentos del desarrollo y de unos hechos con otros. Desarrollaremos brevemente algunas de estas condiciones. indi­ vidual o colectivo. En virtud de esto. c) Mutabilidad y variabilidad accidental. Dios es la realidad suprema. a) S u je t o d e la h is to r ia . e) Temporalidad. Ni siquiera son sujeto de his­ toria las plantas y los animales.) Pluralidad sucesiva de momentos en su desarrollo y en su actividad exterior. pero su activi­ dad está sujeta al determinismo y a la fijeza de las leyes físicas y biológicas. por lo tanto. Él hombre no es histórico por esencia. que resulta de ser una naturaleza finita. El individuo humano no es un puro acontecer ni una simple sucesión de actos físicos o biológicos realizados en el tiempo. ni entran para nada en el campo de la Historia. Los historicistas exageran la mutabilidad.— El historicismo absoluto pretende re­ ducir toda la realidad a historia. d'. b) Permanencia esencial de ese sujeto a través de los cambios y mutaciones accidentales. Una cosa es la esencia o la naturaleza del hombre. El hombre tiene historia o hace historia mediante sus ac­ ciones libres realizadas en el tiempo. inteli­ gente y libre. Su duración consiste en su presencia inmutable en toda la eternidad. sino que la historicidad no es más que un accidente que le sobreviene como resultado de sus acciones. Cambian. sujeto de numerosas mutaciones accidentales. que puede ser natural o artificial. pero no es sujeto de Historia. f) Continuidad.

en cuanto tal. El hombre tiene una esencia propia. la cual. la Antropología. solamente una ínfima minoría ha llegado a la categoría de históricas. Pero en la esencia del hombre entra. El hombre consta de un cuerpo material viviente. l ’cro la posibilidad <le que > hombre aeu un w> 'l histórico resulta precisamente de que solamente en él se da la com binación o la confluencia de una inmutabilidad esencial y una m u ­ tabilidad accidental. por sucesos o por aconteci­ mientos. a la Historia. No implica contradicción alguna la coexisten ­ cia en el individuo humano de una inmutabilidad esencial y una permanencia sustancial a través del tiempo. conscientes y libres. con una mutabilidad accidental en las formas más diversas. ante todo. Y . ST I 1 0 . sino compuesta. en las acciones humanas o en sus productos. Hay que excluir a f o r t io r i todas las acciones físicas 1 S a n to T om ás . personal y permanente. Pero en la constitución de ésta debe­ mos fijamos. Todo ello son ingredientes de la Historia. siendo inmutable. y siendo inmutable. sino por sus accidentes. y el término. no le interesa la esencia del hombre. Se hace y se actúa en el tiempo. Sin embargo. a su vez. realizadas en el tiempo. además. por ejemplo. la. espiritual. participio pasivo de f a c e r e ) es un resul­ tado de la a c c ió n ( h a c e r ) . el hombre. en los resultados de la actividad humana en el espacio y en el tiempo. in ­ mutable a lo largo de su duración. en virtud de sus acciones humanas. Pero es evidente que de todas las innume­ rables acciones realizadas por los hombres desde que existen sobre la tierra. La Historia está integrada por h ech o s. en cuanto que vive y actúa en el tiempo. aunque sean realizadas en el tiempo. a su vez. por lo tanto. todos sus actos serían históricos. que no entra en la constitución de la naturaleza humana en cuanto tal. un elemento trascendente. que consiste en ser un animal racional. Todas estas funciones no entran tampoco para nada en el dominio de la Historia. como. etc. sino por una duración especial que los escolásti­ cos denominan ev o 1. sujeto a las mismas leyes físicas y biológicas que todos los demás seres del mundo físico (gravedad. no es temporal ni. re­ producción. Pero la ac­ ción humana no es instantánea. La Historia no se basa en las esencias.Noción do Historia cias permanentes. Implica sucesión. considerado como un todo sustancial. dilatación. Por esto. en la a cció n . Pero. No es una esencia simple. potencialidad y dinamicidad. sino sucesiva. del f i e n . Esa esencia. El hecho ( fa c tu m .5 c .). Si la esencia del hombre fuese la historia o la historicidad. histórica. . que constituye el objeto de otras ciencias. digestión. El hombre no es histórico por su esencia. acción es un resultado de la esencia ( a c tio n e s s u n t s u p p o s ito r u m ) . es decir. no es ni puede ser histórica. la cual no se mide por el tiempo. es lo que constituye su ser en cuanto tai. el tiempo no es más que un accidente. que es su elemento especificativo. que son inmutables. es temporal. sino en los accidentes. que es su alma racional y libre.

En estas colectividades es donde se . prolongando su acción en una especie de supervi­ vencia en el futuro. sino hombres concretos. que el hecho histórico se constituye por una acción humana libre. el sujeto d e la Historia no puede ser individual. científicas. ni tiene Historia. son pro­ ductos o resultados de las acciones de los hombres. y por lo tanto la Historia. N i siquiera entran en la Historia todas las acciones espirituales y libres. relación. Los hechos históricos. sino solamente de algunas especialmente importantes. sino también en algún modo actuales. etc. porque la Historia requiere continuidad. Pero ese sujeto debe ser concreto y real. Por encima de las personas individuales se forman comunidades sociales. científicos. artísticas. económicos. políticos. natural o artificial. que perdura proyectada hacia el futuro. sino solamente de algu­ nas acciones. En este sentido todos los hechos históricos no son iguales. las cua­ les no desaparecen por completo en el pasado. Pero el individuo vive y actúa dentro de un grupo social. natural o artificial. de agrupaciones sociales. individuales o sociales. de una manera extrínseca y accidental.64 Introducción o biológicas. sino colectivo. de historicidad. Pero el aditamento de la historicidad no es ninguna propiedad esencial de ningún acto humano. y persistencia con proyección hacia el futuro. y ésta. de una colectividad. y la hace dentro de un grupo humano. pues. como el «Hom­ bre». de una comunidad o una colectividad. más allá del individuo que los realiza. en las que no queda margen para la libertad. etc. La historia no la han hecho ni el espíritu universal (Weltgeist) ni el espíritu nacional (Volkgeist). que están sujetas a leyes fijas. No se da Historia propiamente dicha de un hombre en singular. conexión con otros actos. Tenemos. mediante acciones realizadas en un tiempo de­ terminado. artísticos. Las abstracciones. pero no de todas. Los actos estrictamente individuales no persisten más allá de la muerte o de la cesación de su existencia temporal. cultu­ rales. Una cosa es el sujeto que h a c e la historia y otra el sujeto de la Historia. En cambio. Los hechos históricos no son puramente pasados. mayores o menores. y aun en éstas. sino que perduran de algún modo. realizada en el pasado. sino que se dan en ellos grados. solamente se da mientras dure su vida. y muy poco es lo que queda flotando con la categoría de histórico en el naufragio en que se sumergen en el pasado la inmensa mayoría de las acciones rea­ lizadas por los hombres. bien sea indivi­ dualmente o bien en colectividades naturales o artificiales. Pasa. la «Humanidad» o la «Sociedad». La Historia es un resultado de las acciones humanas. L a vida de la mayor parte de los hombres no tiene nada de histórica. Lo primero. particu­ lares y existentes. Pero no son históricos si no tienen alguna influencia exterior. en cuanto que perduran in­ corporados de una manera virtual en el presente. unidas por lazos espirituales. en el individuo aislado. no pueden ser sujeto de his­ toria. El individuo considerado aisladamente no es Historia. políticas. religiosas. sino que hace historia.

b) T e m p o r a lid a d .. Y así. más que de una historia universal de la Humanidad. no ha seguido una línea de desarrollo uniforme ni homogénea. sino con un marcado carácter de heterogeneidad. cabe hablar de Historias parciales de los diversos grupos y asociaciones humanas. las relaciones y conexiones necesarias para cons tituir la Historia. Por esto. Es muy frecuente el contraste entre pueblos que en un mismo lapso cronológico alcanzan un elevado nivel de cultura. tampoco cabe una evolución ni un proceso de tipo dialéctico a la manera de Hegel. o por lo menos para que no tengan el mismo sentido que tuvieron.. y por otra donde perdura la influencia de las accio­ nes particulares de los individuos y donde propiamente se da la sucesión y la continuidad. raciales. El hombre vive y actúa en el tiempo. En el desarrollo histórico predomina la heteroge­ neidad sobre la unidad.Noción do Historia ttö dan. dentro de una unidad muy relativa. sin influen­ cias apreciables entre sí. no habría sido lo que fue. muchos de los cuales han vivido en un aislamiento casi absoluto. físico o histórico. A pesar de que la especie humana tiene una unidad originaria de estirpe común.— se realizan dentro de un medio ambiente social. Pero no a manera de sumandos homogéneos dentro de una totalidad. precedidos de centenares de siglos en que la humanidad ha existido en la tierra. dada la heterogeneidad y la confinación geográ­ fica y temporal en que se han realizado los hechos históricos. No habiendo un sujeto unitario y permanente de la Historia. al lado de otros que permanecen sumidos en la barbarie. sino siempre muy relativa. que nunca puede ser estricta. temporal. que son la base del acontecer histórico. realizando innumerables acciones que han desaparecido irreparablemente en el decurso del tiempo. Lutero. implica una resonancia social. religioso. e incluso para que resulten ininteligibles. por una parte. que cualquier hecho histórico. La Historia la han hecho casi siempre por separado los distintos grupos étnicos. Nuestro horizonte histórico abarca escasamente unos seis milenios. Aristóteles. sea del género que sea. predominan en ella la pluralidad y la diversidad. una de las cuales es la temporalidad. porque las acciones exteriores de los individuos que han hecho la Historia — Platón. Basta imaginar a cualquiera de esos individuos desplazado de su medio ambiente para que sus acciones adquieran un significado completamente distinto. Es decir.— A la esencia física y permanente del hombre le sobrevienen numerosas modificaciones accidentales. ni éste en la de Aristóteles. ni éste en la de Carlos V. sociales o políticos. y en este sentido— accidental— entra en el campo de la historicidad. geográfico. que a su vez se deriva de la mutabilidad. Cristóbal Colón. dentro del cual adquieren la plenitud de su sentido. sola­ mente cabe hablar de Historia universal en sentido muy amplio. Pero tanto . Mahoma. Carlos V. político. Y lo segundo. y solamente con­ serva su sentido cuando se le sitúa dentro de la red de relaciones que lo ocasionaron y de las que él ocasionó a su vez. sino que. colocado en la circunstancia de Cristóbal Colón. Tampoco es legítimo hablar de un sujeto unitario en Historia de la Filosofía.

continúa teniendo virtualidad de potencialidad so­ bre los ulteriores presentes» (G. en cuanto que cierra implícitamente. otros sucesos anteriores que lo enriquecen y colman de un sentido complementario que no habría tenido en su puro ser físico. y. la cronología es un elemento imprescindible de la Historia. según la cual el pretérito aparece como permaneciendo virtualmente en el presente y en el futuro y prolongando en ellos su acción. pero perdería su sentido encuadrado en el de la cultura azteca. sino los sucesos. Pero en la adopción de un tipo concreto de movimiento para ajustar a él la cronología --v. Una cosa es el movimiento de los seres inorgánicos. sin embargo. en la cual se ordenen los hechos concretos conforme a sus relaciones. ni con su temporalidad.— Entre los hechos históricos no solamente hay sucesión temporal. para la cual el hecho histórico era un simple pasado. ser racional y libre. inviscerados o ateso­ rados. el cual no es un tope. insertados en la totalidad de un proceso. los eventos. La tempo­ ralidad es un elemento de la Historia. Pero la Historia no se reduce a la pura temporalidad. Est. Pero no hay un tiempo absoluto. Y así. No es lo mismo pasado que histórico. que no afectan a la esencia del individuo humano en cuanto tal. M i l l á n F u e lle s . y menos como a él le parece que pudiera haber sido. pero que de hecho fueron así y no de otro modo. los hechos que han tenido alguna tensión. sino de una manera virtual. pero sería ininteligible situada en el ambiente de las Cruzadas 4. relativo y de convencional. Concepto de historia de los siste­ mas filosóficos: R ev. es de algún m odo todavía». implicaciones y explicaciones. no de un modo formal. aunque no es necesario que sea absoluta. a su vez. entrando en el de 3 M . Por esto la ma­ teria de la Historia no son los hechos puramente físicos. Pol. siglos. d i­ m itido de su existencia. Hay infinidad de sucesos pretéritos que no han alcanzado la categoría de históricos. la historia no se identifica con la esencia del hombre. sin embargo. conexio­ nes y concatenación de unos respecto de otros. por lo tanto. Las cosas han sucedido de tal o cual manera en virtud de una conjunción de circunstancias o de causas libres o necesarias. Pero per­ siste. Solamente llegan a ser históricos los hechos pa­ sados que de alguna manera influyen. Ontológicamente. La historicidad añade algo positivo al simple ser pasado. ya no existe. dentro tan sólo de cuyo sistema los hechos se individualizan en la plenitud de su sentido» (J. otra el de los vivientes y otra el del hombre. Pol. milenios). de las acciones humanas realizadas en el tiempo.506). al menos por su alma. En este concepto del «tiempo histórico» se basa la Historiografía moder­ na. Est.gr. Pero no todo hecho pasado es histórico.— La Historia se constituye por acciones y relaciones que rebasan el orden físico o biológico. articulando en una estructura. El oficio del historiador consiste en narrar la Historia tal como efectivamente fue. sino que sigue siendo de alguna manera. c) Continuidad. «El ser histórico. por encima de esta cronología queda otra consideración más profunda. a la manera de Kant. que bastaba con reconstruir en crónicas o narraciones a base de recuerdos personales o de testimonios y documentos 3. el presente actual rebasa su propia entidad ontológica. el movimiento de la Tierra alrededor del Sol— hay mucho de 2 «En la existencia del presente hay una persistencia de lo histórico y una como instancia hacia el futuro». L a situación actual de la ciencia y la ciencia de la Historia: R ev. La acción es también una prolongación del propio ser 2. 99 [M adrid 1958] p. El tiempo físico es un accidente real que tiene por fundamento un mo­ vimiento real medido por una inteligencia. pues. por sus consecuencias o repercusiones. queda fuera del determinismo que rige el movimiento de todos los demás seres. que pudieron haber sido otras. Los sucesos históricos se sitúan unos respecto de otros en relación como causas y efectos. o más bien como condiciones y condicionados. no tal como pudo haber sido. y por lo mismo la historicidad. alguna proyección hacia el futuro. M a r a v a l l . . en cuanto que perdura incorporado virtualmente en un presente en el cual sigue ejerciendo influencia.JS).149. como acumulados. El des­ arrollo histórico se mide por el tiempo. El ser del suceso histórico no es un simple pasado. no es totalmente pasado. pero por sí sola es insuficiente para constituir un hecho físico en histórico. 4 «Conocer un hecho histórico no es atribuirle ser una u otra cosa y nada más. Por lo cual. «Lo histórico. el cual. sobreañadidas. En torno al concepto de historia: Rev. El Quijote se comprende dentro del ambiente creado por los libros de caballería. Todo hecho histórico es pasado. que es su parte principal. Un hecho aislado no es histórico. 99 (M a­ drid 1958) p. pero serían absur­ das en la Rusia soviética del siglo xx. sino también continuidad. A .38. también accidental. son propiedades o modificaciones accidentales. que la Historia universal implica una visión totalitaria del pasado histórico. ni con su muta­ bilidad.47).6 6 Introducción Nocílín de Historia 8 7 la mutabilidad como la temporalidad. a diferencia de la antigua. Por esto es preciso encuadrarlos dentro de una totalidad.. permanecen o perduran en el futuro. de M ad rid 4 [1955] p. relaciones. de la U n iv. el suceso histórico fue. ni tampoco un tiempo como forma a p r io r i. L á s c a ris . A rto la . sino relativa y restringida. De esta manera. los acontecimientos. sino que es un resultado. Ontologla de la existencia histórica p. sino un horizonte. es decir. Las catedrales románicas tienen una signi­ ficación clara en la Europa cristiana del siglo xn . sino construirlo en un conjunto de relaciones. que. se encuen­ tra en el presente. Así. y queda fijado en los distintos momentos de la sucesión temporal en que se realiza. Es decir. d) Indeterminación. L a existencialidad típicam ente histó­ rica es el ser virtual que un pasado conserva en un presente» (A. aunque los acontecimientos históricos puedan medirse y ordenarse conforme a un patrón más o menos universal y conven­ cional de «tiempo» (meses. A su vez ese presente es una suma de posibilidades proyectadas hacia el futuro. E l ser histórico es «un no-ser ya. La Crítica de Kant no es difícil de entender en función de las dos corrientes del dogmatismo leibniziano y del empirismo inglés. años. a la manera de Newton.

Un físico sabe que todos los cuerpos están sujetos a la ley de la gravedad. Los hechos pueden conocerse. en carne y hueso. historiador. con el factor de la libertad. por razón de su dependencia de muchas circunstancias imprevistas e imprevisibles. 5 «Ahora le ha tocado e l tu m o al gran historiador inglés A rn o ld J. la cual tiene siempre un amplio margen de indeterminación e imprevisibilidad. M . Y como sabe lo que ocurrió en la reforma agraria que hizo en R om a T ib e rio Graco. En la Historia hay una cierta unidad y una concatenación de los sucesos por encima o por debajo de las divisiones cronológicas. Pero nunca podrá serlo. T oyn bee ve la H istoria con impasibilidad científica. de cuya repetición está seguro. Solamente el hombre. y el devenir histórico no puede deducirse a p r io r i.. está bastante seguro de lo que va a pasar en el cam po de G uatem ala o en la C uba de F idel Castro» (J. 6 m ar­ zo 1962). Los futuros contingentes no son objeto de ciencia humana.. Más que una Filosofía. Por esto es imposible una Filosofía de la Historia que pretenda predecir los acontecimientos futuros reduciéndola a una ciencia exacta. M adrid. ordenarse e interpretarse p o s t fa c tu m . y que. Un químico puede prever con seguridad las reacciones entre determinados elementos. El historiador puede ser «profeta del pasado». La Historia no se repite jamás. y lo condiciona y determina hasta cierto punto. Un naturalista sabe que las golondrinas seguirán ha­ ciendo sus nidos dentro de mil años lo mismo que hoy. lo que cabe es una Teología de la Historia. Mas no por ello queda anulada la contingencia. Misión en el S u r : «A B C».68 Introducción la contingencia y. del futuro. La Historia está entretejida de acciones e interac­ ciones entre seres humanos libres. . U n astrónomo puede predecir un eclipse de sol. No hay una Dialéctica de la Historia. Siempre hay que contar. Pero no hay leyes fijas que rijan el desarrollo de la Historia humana ni procesos cíclicos rigurosos. en sentido riguroso. P e m á n . en que los acontecimientos se repiten y pueden prede­ cirse. como un teorema de Geometría. además. ni las encrucijadas en que de manera absolutamente imprevisible se entrecruzan las series causales que dan origen a estructuras y movi­ mientos muy diversos. com o saben todo lo que ha pasado. Pero a veces las circunstancias arrastran inevitablemente a los individuos. dejando un amplio margen a la equivocación 5. T o yn b ee. El mundo físico y el biológico están sujetos a leyes fijas y a proce­ sos cíclicos. por lo mismo. que puede cambiar y alterar a fondo el curso de un proceso histórico. independientes de la voluntad de los individuos que hacen la historia. E l es. libres o fortuitas. Pero a n te fa c tu r a solamente pueden predecirse. acaban también sabiendo todo lo que va a pasar. como si fuera una Física. Del cruce. como sujeto libre. Extrae leyes. posee el privilegio de hacer historia. El pasado influye en el futuro. en el de la libertad. de la interferencia o del choque entre tantos factores diversos resulta la orientación de la historia. El desarrollo histórico depende de un conjunto de circunstancias. D e este tipo de historiador-filó­ sofo que se ha venido acentuando desde Frobenius y Spengler.

a medida que se acentúa la disocia­ ción de los dos órdenes. Lessing). Platón. cf. en factores natura­ les: jurídicos (Montesquieu). biopsíquicos (Max Scheler). equivale a la negación de la Historia. quantum autem per­ tinet ad executionem gubernationis. El fatalismo griego (Heráclito. estoicos) concebía el mundo como una inmensa máquina. al suprimir la contingencia y la intervención de la libertad humana en el desarrollo histórico. la visión teológica de la Historia es sustituida por un concepto puramente naturalista del desarrollo de la Humanidad. y de que solamente podemos conocer los designios divi­ nos en la medida exacta en que Dios nos los quiera comunicar por revelación. biológicos (Gobineau. No es extraño que los apriorismos y las fantasmagorías de los «filósofos de la Historia» determinaran la reacción— excesiva— de 6 «In gubernatione dúo sunt consideranda. Unas veces se presenta el proceso del desarrollo histórico bajo un aspecto optimista de progreso (Turgot.64-97). Freud. económicos (Saint-Simon. D eu s gubernat m ediantibus aliis» (San­ t o T om ás. Augusto Comte). Rosenberg). de San Agustín. Es el punto de vista en que se coloca Donoso Cortés. — Un determinismo absoluto. religiosos (Volney. A partir del Renacimiento. Unas veces en abstracciones metafí­ sicas: el Absoluto (Schelling). Oswaldo Spengler). y del que son ejem­ plos cumbres L a C iu d a d d e D io s . Dupuis. . De aquí proceden las diversas tentativas de hacer una «Filosofía de la Historia». Este concepto es el fundamento para una visión teológica de la Historia. expresión introducida por Voltaire (1765). D eu s imm ediate om nia gubernat. basada en la revelación divina. la Voluntad (Schopenhauer). Ludwig Klages. S T I 103. el Inconsciente (Hartmann). y se va agravando el proceso de racionalización del pensamiento y de laicización de la sociedad. El cristianismo sustituyó el concepto fatalista por un desarrollo de la Historia regido por la providencia de Dios. 2. F i l o s o f í a s d e l a H i s t o r i a . de Bossuet. Boulanger. pero en que queda un amplio margen para el ejercicio y la intervención de la libertad humana 6. quae est ipsa providentia. Otros tratan de representar geométricamente el proceso his­ tórico comparándolo a una línea recta ascendente. etc. natural y sobrenatural. a una línea quebrada con avances y retrocesos. C G c. en que el desarrollo de los sucesos estaba sujeto a leyes necesarias que determinaban la repetición de los mismos sucesos en ciclos cerrados de tiempo (gran año). evolutivos (Herder). Carlos Marx). scilicet ratio gubernationis. Otras se describe la Historia como un proceso pesimista de decadencia (Rousseau. et executio.6c. Otras. Q uantum igitur ad rationem gubernationis pertinet. Se pres­ cinde de Dios y de la intervención de elementos sobrenaturales y se busca el motor de la Historia y la fórmula de su desarrollo en los principios más variados. la Idea (Hegel). a una espiral.Noción de Historia pero siempre en el supuesto de mantenerse dentro de líneas muy generales. y el D is c u r so so b re la H is to r ia u n iv e r s a l. Condorcet.

El primero inicia un determinismo apriorista. La misión de la Historia consiste «tan sólo en decir cómo efectivamente han pasado las cosas» (Ranke). y lo que es real es racional».. . hasta llegar a la ple­ nitud de la determinación en el Absoluto 9. 15 7 -15 8 ). consideraba fuera de la cien­ cia teórica rigurosa. a la cual. Kant intentó racionalizar la Física. para suprimir todo lo libre. H egel fue quien dio el paso decisivo» (M . Fichte. trataba de llegar a la naturaleza tal como es en la realidad. 3. negándose a admitir más criterio que el estudio de los hechos en sí mismos. Partiendo de la idea. a una Lógica pura. Schelling y Hegel transforman el kantismo en idealismo. deduciendo el conocimiento de la naturaleza física de la idea clara y distinta de extensión. — Descartes pretendió racionalizar la ciencia. «La razón es la esencia de todos los acontecimientos humanos». tal como resultan de los documentos. Schelling describe la evolución del Absoluto con varias etapas de desarrollo equivalentes a los períodos de la Historia interpretada a p r io r i 8.70 introducción la «escuela histórica» (Niebuhr. la cual produce todas las cosas a lo largo de su evolución. y la colocó en el campo de la Razón práctica. «Todavía la H istoria seguía siendo un escándalo para la razón pura. 8 System des transcendentalen Idealismus (1800). reduciendo la realidad a una especie de Geometría ideal. La Idea no es una realidad estática. G a r c ía M o r e n te . o sea convertir la razón pura en pura historia». 7 Grundzüge des gegenwartigen Zeitalters (1806). sino que su sistema constituye un esfuerzo colosal para racionalizar también la Historia. que evoluciona a partir de la máxima indeterminación del Ser ( = No-Ser). sino dinámica. El orden ideal y el real consti­ tuyen el desarrollo de la Idea. haciendo de la «Naturaleza» un producto de nuestra espontaneidad. Hegel se esfuerza por encerrar en un amplio esquema lógico toda la complejidad de los acontecimientos. Pero no pretendió racionalizar la Historia. logra el increíble éxito de «historificar»— p or decirlo así— la razón misma. La Física era posible como ciencia porque nuestro entendimiento poseía las condiciones «a priori» (categorías) necesarias para constituir a los fenómenos en «objetos». Idea de la Hispanidad [M adrid 3I947] p . El Yo produce el No-Yo (Naturaleza) 7.. «Lo que es racional es real. Hegel no sólo racionalizó la ciencia y la naturaleza. Solamente conocemos como «objeto» aquello que nosotros mismos producimos como tal. por depender de la libertad. Ranke). 9 «Hegel. que es la única realidad. Reden an die deutsche Nation (1808). Solamente podemos conocer las condiciones a p r io r i que la hacen posible. H i s t o r i c i s m o a b s o l u t o . impulsada por la fuer­ za dialéctica de la contradicción inmanente. que no podía someter a sus principios las irregularidades de la vida humana. No podemos conocer la Historia en sí misma en cuanto realidad. vinculándola al progreso del desarrollo político de los pueblos para alcanzar la libertad. Hegel borró la distinción kantiana entre orden numenal y fenomenal. lo contingente y lo inde­ terminado.

42).i l . Naturaleza. Pero ese Ser se va determinando cada vez más a través de la serie de contradicciones y superaciones. y los males parciales quedan anulados en el bien de la síntesis superior. El mal es sólo aparente.i. Espíritu del mundo. comprendido dentro del des­ arrollo dinámico de la Historia como totalidad. una «Teodicea». En un sistema semejante quedan excluidas la contingencia y la libertad. Dios no existe todavía. sino de lo más imperfecto e indeterminado. y la Historia de la Filosofía las del desarrollo del pensamiento humano en el tiempo. De esta manera. pero se está haciendo a través de las etapas de la evolución— Idea. y en especial el hombre es un ser esencialmente histórico. La Historia es.sis s. que es la única realidad. No parte de Dios. la Lógica y la Historia vienen a ser una misma cosa. se van sucediendo en una tensión dinámica progresiva.N oción da Historia 7 :1 I . ab­ solutas y necesarias. . Los individuos no son más que manifestaciones pasajeras integradas en el infinito devenir universal. Lo negativo de la antítesis queda superado e integrado en lo positivo de la síntesis U. Cada momento anula y supera a la vez todos los anteriores (Aufhebung).1 travos < • la I Imtoi i. ni de lo más perfecto. La evolución hegeliana es ascendente. Es el devenir del Absoluto. eine Rechfertigung Gottes» (Vorlesungen über die Philosophie der Geschichte: Samtliche W erke [Stuttgart 1928] Bd. La inteligencia del hombre puede descubrir y formular esquemas lógicos que permiten predecir la marcha del desarrollo general de la Historia. Espíritu— y existirá cuando llegue a su término el desarrollo. por lo tanto. de un estado de la realidad en que el Ser se iden­ tifica con el No-Ser. en una totalidad humano-divina que adquiere conciencia de sí misma. una revelación de Dios. la Historia sería el desarrollo de la Humanidad (Espíritu objetivo. o las manifestaciones del Espíritu en el Arte y en la Religión. II Wissenschaft der Logik v o l. pues. que evoluciona hasta convertirse en Dios. Todo es perfectamente racional. Toda la realidad es histórica. y lo segundo porque es el único ser que llega a la con­ ciencia del devenir dialéctico de la Idea. que n. como momentos de la evolución del Absoluto. integrada como parte en el desenvolvimiento general de la Idea. !< un inmenso sistema lógico en formación. y en concreto la de la Filosofía. . la Idea. pues todo contribuye al desarrollo dialéctico de la Historia. Tanto los acontecimientos históricos como los sistemas filosóficos. i p . Los acontecimientos suceden conforme a leyes rígidas. W e l t g e i s t ) .2 p. la Realidad. hacia su cul­ minación en la perfección plena del Absoluto. hasta llegar a la revelación plena de la Idea. La Lógica tiene por objeto exponer las determinaciones puras del pensamiento en cuanto tal. La misión de la Historia en general y la de la Historia de la Filosofía e n par­ ticular consistirá en descubrir y exponer las etapas de la manifes­ tó «Unsere Betrachtung ist iaso fem eine T heodizee.¡i Idea se desarrolla y determina . una justificación de Dios 10. lo primero por su movilidad y tem­ poralidad. Así.

Y .i 15-120). todos los sistemas filosóficos son verdaderos. 13 «La H istoria de la Filosofía muestra claramente. Einleitung § 13-14). en su propio sistema. sino también el presente.75). El Espíritu es eterno. L a Filosofía últim am ente aparecida es el resultado de todas las filosofías precedentes. Siempre ha existido y siempre existirá 14. y ocupa un puesto determ inado en el cual tiene su verdadero valor y su verdadero significado» (Vorles. en cuanto que expresan la evolución de la Idea en cada momento histórico. en las diversas filosofías posibles. la cual se identifica con su misma Historia. claro está. der Geschichte p .72 Introducción tación de la Idea en el Espíritu objetivo. cada una de las cuales es u n a filosofía. 14 «Aquello que es verdadero. Pero a la vez todos son falsos. porque ninguno de ellos— excepto. y debe contener los principios de todas esas filosofías» (Enzyclopadie. en el cual la Idea llega a adquirir plena conciencia de sí misma. presente y «ahora». La Historia no es solamente el pasado. en los cuales se sacrifica lo individual a una visión universalista de con­ 12 «Toda filosofía representa una etapa particular en el proceso progre­ sivo del todo. der Philos. y no la Filosofía. en el sentido de la absoluta presencia. E n la Idea. «La sucesión de los sistemas de la Filosofía en la Historia es idéntica a la sucesión lógica de las definiciones de la Idea» 12. Y tam bién que los principios particulares en los cua­ les se apoya u n sistema no son más que ramas de un solo y m ism o conjunto. über die Ph. Nada se destruye. por incompletos. Así. una será también la Historia. no es ayer ni m a­ ñana. L a Idea es presente. Einleitung. no es ni pasado ni porvenir. El concepto panlogista de la realidad. pues. «Para justificar el desprecio de la Filosofía se admite que hay filosofías diferentes. de la Historia y de la Filosofía se presta a trazar grandiosos panoramas generales.il. Todos los sistemas precedentes culminan.. aun aquello que parece pasado se conserva eterna­ mente. siendo la Idea la única realidad. con diversos grados de desenvolvimiento. C o n lo cual queda dicho que el m undo actual. Solamente hay una Filosofía. p. la actual form a y autoconciencia del Espíritu com prende en sí todos los grados que se manifiestan com o antecedentes en la Historia» (Vorles. Los individuos particulares quedan reducidos a puros momentos dentro de la evolución universal del Absoluto. sin más. sino que es. la cual no sería el desarrollo de las acciones humanas en el tiempo. sino que es absolu­ tam ente «ahora». que no h a y más que una Filosofía. el Espíritu es inmortal. es eterno en sí y por sí. como si hubiese cerezas que a su vez no fuesen fruta» 13. B d . über die Gesch. Todo está contenido en el a h o ra .17. Nos limitamos a decir que eliminar la contingencia y la libertad equivale a destruir el concepto mismo de Historia. Todo el pasado queda integrado y permanece en el presente. . según Hegel. sino el devenir necesario de la Idea absoluta en el Espíritu objetivo. No es éste el momento de hacer una crítica de las teorías hegelianas. que reclaman una exposición mucho más amplia y matizada. el de Hegel— abarca ni expresa la Idea en su totalidad. no hay ningún tiem po en el cual no habría existido.

lo único que consigue Hegel es destruir el concepto del Absoluto. Y más absurda aún es una evolución necesaria. las cuales.iquina. la pluralidad y la contin­ gencia. no responde a la realidad. La Historia se convierte e n u n a innu'iiN. en qu« los acontecimientos particulares so encadena» con una lóyiot rígida. debe ser esencialmente libre. su movilidad y su misma tensión natural hacia el 15 «Perfectum naturaliter est prius imperfecto» (S an to Tom ás. El concepto de una evolución del Absoluto es una contradicción. aplicado a la Historia de la Filosofía. Si m ibniytin la unidad y la necesidad. di. ni. ni en su conjunto. Pero su carácter vital. a expensas de la pluralidad. sea del mundo. las fórm ulas equivalentes saltan con frecuencia: «Naturali ordine perfectum praecedit imperfectum». sino múltiple y en muchas ocasiones regresivo. numerosas líneas quebradas. S T I 73. ni en sus problemas particulares. al pretender racionalizar la realidad. L a vida es anterior a la materia. sino que comprende numerosas partes o ciencias muy distintas. dentro del engranaje de un orden universal i v i ruano. cortadas por profundas depresio­ nes y prolongados períodos de esterilidad. Solamente existen individuos particulares y concretos. porque es más perfecta que ella. sea de los pueblos. N o puede estar sujeto a ninguna clase de mutación. «Perfecta naturaliter sunt priora imperfectis». muchos de ellos representan des­ viaciones y retrocesos respecto de las conquistas conseguidas por otros anteriores. ni siempre progresivo. .la vai iedad y de la contingencia. por definición. han seguido un des­ arrollo simultáneo. sino. a manera de una entidad unitaria. Con lo cual tenemos que. Por lo demás. Es absurda una evolución del Absoluto mediante un proceso que va de lo menos a lo más. Este mismo principio lo toma Bergson como base para refutar el transform ism o de D arw in . El pensamiento humano no es único. que pueden agruparse en determinados tipos de sociedad. ic). Bergson cita a Ravaisson: «En tout le parfait est toujours premier». El Absoluto. por el contrario. y que son los que hacen la his­ toria. Pero el pensamiento es más antiguo y ordinario en el neoplato­ nism o desde Plotino y Proclo. de Dios.Noción i/íi lliur/rm junto. En Santo Tom ás. este historicismo absoluto. «Perfectum est prius im per­ fecto et natura et tempore». El pensamiento humano no ha seguido en su desarrollo una línea recta y homogénea. Pero todos los procedimientos excesivamente logicistas y aprioristas suelen tropezar con el hecho de que la realidad se resiste a dejarse encerrar en la rigidez congeladora de esquemas mentales prefabricados. del hombre. con tendencia ascendente hacia la perfección. A l lado de algunas ver­ dades hay que señalar la presencia persistente de innumerables errores.i m. El «Espíritu universal». zigzagueantes. que excluye la libertad. y el de la misma Historia. Lejos de poderse considerar cada sistema como una superación de las antítesis entre sus precedentes. ser sujeto de evolución ni de Historia. de lo imperfecto a lo perfectísimo 1S. por lo tanto. La Filosofía no se ha desarrollado al compás de la realidad. tenazmente enquistados en los sistemas de filosofía. etc. no pasa de ser una fantasmagoría hegeliana.

a los que hace corresponder dos grandes clases de ciencias.2 17 E s fácil apreciar el fondo hegeliano del pensamiento de D ilth ey sólo con tener en cuenta su división de las ciencias: D e la Naturaleza. No se le puede considerar kantiano.'¡'4 Introducción progreso en el conocimiento de la realidad invalidan y rebasan por todas partes la estrecha rigidez de todos los «sistemas» estáticos. que hace depender de las leyes económicas y de las condi­ ciones de la producción (trabajo y lucha de clases). Deja a un lado las ciencias de la «Naturaleza» y centra su interés en las del «Espíritu». t-. — Guillermo Dilthey ( 1 8 3 3 . J. Todo lo que quede fuera de éstas no son más que epifenómenos o superestructu­ ras. que había distinguido tres momentos en la evolu­ ción de la Idea: dentro de sí (Lógica). Las primeras 56 C a r l o s p. H i s t o r i c i s m o r e l a t i v i s t a . (M oscú 1939) c.1 9 1 1 ) dio una nueva modalidad al historicismo. l i n .98-125. R . 'H istoria. M a r x . 4. El proletariado tiene por misión determinar el advenimiento de la sociedad sin clases del porvenir i® .4 n. fuera de sí (Filosofía de la Naturaleza). C on cepción filosófica del mundo. volviendo a sí (Filosofía del Espíritu. pero conserva su principio de que solamente existe lo particular y concreto. cerrados y muertos en que se le quiera encerrar. Ciencia del D erecho. T ra d . entre las cuales atribuye a la Historia un lugar preferente 17. Econom ía política. sometido a las leyes dialécticas de la evolución. 1 -d de la D e l JtSspiritu__■ jC iencia 1■-x Religión. Reacciona también contra la estrechez de horizontes del positivismo. que considera como el principio radical. J.153. que también constituye una Filosofía de la Historia. Poesía y M úsica. u . M o l i t o r O euvres completes. S . de la «Naturaleza» y del «Espíritu». S t a la U. . por muy amplios y superficialmente panorámicos que pretendan ser. Reacciona contra el idea­ lismo de Hegel.40. investigando sus fundamentos y las condiciones a p r io r i de su posibilidad y legitimidad.187. Économie politique et Philosophie-Idéologie allemande. Estudio de la Literatura. H istoria d el partido comunista de (París 1953) V I p. pero plantea el problema de la posi­ bilidad de las ciencias del Espíritu en una forma equivalente a lo que Kant había hecho con las de la Naturaleza. . Historia). C iencia del Estado. Fija su atención especialmente en las etapas de la evolución histórica del hombre. Dilthey vive en el ambiente creado por los grandes historiógra­ fos alemanes. Estudio del A rte. Deja a un lado el punto de partida de Hegel (Idea) y lo sustituye por la materia. Naturaleza y Espíritu. Se fija más bien en la contraposición entre los dos últimos momentos. Una derivación directa del idealismo hegeliano es el materialis­ mo dialéctico de Carlos Marx. S.

se mezclan las influencias de Goethe y Nietzsche con el historicismo relativista de Dilthey. La inmortalidad de un pensamiento pasado es una ilu- .Noción tío Historia 75 tienen por objeto la naturaleza inorgánica y viviente. En E l ocaso d e O c c id e n t e (Der Untergang des Abendlandes. De Dilthey procede la escuela historicista. pero no pasan de ser relativas. en que la historia queda reducida a un devenir mecánico regido por fuerzas ciegas. el evolucionismo materialista a la manera de Darwin y el vitalismo de Bergson. Las fundamentales son tres. y los productos de su actividad.. aunque la captación de su sentido solamente será posible cuando se haya terminado su ciclo completo. No puede darse ningún sistema filosófico absoluto. Es «expresión de su tiempo. hasta el punto de que no puede sustraerse al destino universal de la cadu­ cidad. El hombre vive en el tiempo y en la historia. Todo ello da por resultado un historicismo irracionalista. prevalecen los instintos más primarios del odio. que solamente tienen valor en cuanto expresión de una conciencia en determinado momento del desarrollo histórico. y son vanos sus intentos de evadirse de la relatividad y colocarse en un punto de vista absoluto. y solamente de su tiempo. Todas tienen pre­ tensiones de universalidad. está ligada a cada época. de la venganza y del amor. Ernesto Troelsch (1865-1923). bioló­ gicas o zoológicas. por encima de todos los sistemas está la Historia misma. Es un desarrollo carente de toda finalidad. crecen y envejecen. sino de las fuerzas biológicas. La Historia nos atestigua el hecho de una pluralidad de sistemas. Las culturas (morfología histórica) son a manera de organismos vivos que nacen. que es el único capaz de captar la realidad en función de la vida misma. que aspiran a ser cosmovisiones (Weltanschauungen). Sin embargo. Poesía y Filosofía. declinando inevitablemente y convirtiéndose en «civilizaciones». Jorge Simmel (1858-1918). Dilthey no admite ningún Absoluto por encima de la realidad histórica. Debe pasar del punto de vista sistemático al histórico. No son productos de la inteligencia. Teodoro L itt (1880). Todo pensamiento vive en un mundo histórico. 1918-1922). el hombre. El Espíritu se manifiesta en la historia en diversas formas cul­ turales. que se subdividen en varios subtipos secundarios. La Filosofía. y con ello la autoconciencia y la autocomprensión del Espíritu. como toda cultura. Eduardo Spranger (1882-1963).. La Historia permite la reflexión de la Filosofía sobre sí misma.. en el cual. en cuanto que proceden del Espíritu en un momento dado de su desarrollo histórico. que equivalen exactamente a las manifes­ taciones del Espíritu objetivo de Hegel: Religión. representada por su yerno Jorge Misch (1878). Erich Rothaker (1888).. bajo cuya forma pueden seguir vegetando indefinidamente. de Oswaldo Spengler (1880-1936)— que Ortega y Gasset califica de la «peripecia intelectual más estruendosa de los últi­ mos años»— •. Hans Freyer (1887). las Mcgundas. sobre los valores espirituales. individual y social.

Su particularidad no es impedimento ninguno para ser objetos de ciencia. B) L a H istoria com o ciencia. sus p rin ­ cipios propios. los sucesos pasa­ dos son objetos de ciencia. y . Su nacimiento obedece a la respuesta del hombre a un desafío de condiciones adversas y de obstáculos que provocan el resurgir de virtudes de resistencia para vencerlas. encuadrándolos dentro de una totalidad absoluta o relativa. indagando su sucesión cronológica. Lo que no tenía necesidad de derecho la adquiere de hecho. M ar av all . Todas tienen una fase ascendente y otra descendente. o f A . . El pasado es inconmovible. y es el máximo objeto de ciencia. que son los hechos históricos. S. una vez que han sucedido.78 Introducción sión» *8. la materia sobre que versa la Historia son los hechos pasados. No existe una verdad eterna y absoluta sino en relación con un estado determinado de la Humanidad. Toynbee (.b lo w n c iv iliz a t io n s ) y seis abortivas ( a b o r tiv e c i v iliz a t io n s ) . como cualquier otra.1899) lo supera inmensamente en erudición y por un sentido histó­ rico más realista. budismo. islamismo y cristianismo 19. 21 «La Historia es una ciencia que tiene. 99 [M adrid 1958] p. Se ha discutido si la Historia constituye verdadera ciencia o si solamente es una técnica o un tipo inferior de saber 20. una estabilidad y una necesidad ontológicas tan absolu­ tas que ni siquiera Dios los puede cambiar («Factum infectum fieri nequit»). influjos y reacciones. En cuanto a lo primero. implicit and explicit. en el volumen XII.— ■ Considerada como ciencia. Aunque influido inicialmente por Spengler. prefacio. los sucesos. T . sus afinidades. Estos hechos son en sí mismos particulares y contingentes. Dios es el Ser más particular que existe. en cuanto que versa sobre un hecho real. la Historia consiste en la visión retrospectiva y en el estudio crítico de los hechos históricos. sus relaciones causales. Est. y en cuanto que tiene los dos caracteres fundamentales del saber científico. los acontecimientos producto de la actividad humana. conexiones. M . con tendencia a hacer prevalecer el factor religioso en forma de una especie de sincretismo en que se fundirían las cuatro grandes reli­ giones: hinduismo. buscando su interpretación. The philosophical assumptions. pues tienen la fijeza. Arnold J. estabilidad y nece­ sidad requeridas en todo saber científico. Encuadra los hechos dentro de formas de sociedad o de civilizaciones. adquieren una fijeza. que son necesidad y certeza 21. de las cuales. señala veinti­ ocho completas (fu ll. Después de un silencio de quince años (1 9 3 9 -1 9 5 4 ) ha rectificado algunas posiciones. Toynbee: T h e T h o m ist 25 (1962) 201-251. su explicación y su sentido. se nos muestra cierta dentro de un sistema determ inado de relaciones y válida en una esfera de hechos de la experien­ cia humana» (J. . según ellos. 20 Aristóteles coloca la H istoria en un nivel inferior a la Poesía (A rte poética 9 . Sin embargo. 18 L a decadencia de Occidente. T h o r n h il l .i4 5 ib i-6 ). L a situación actual de la ciencia y la ciencia de la Historia: R ev.47. De esta manera. Podemos decir que es verdadera ciencia. A . 19 J. Pol.

La Historia. de teorías. cuya fijeza de comportamiento permite la expresión de leyes uni­ versales que sabemos han de realizarse en circunstancias similares. K n a p p . que lo damos a comprender a los demás. J. T rad . El orden científico en estas ramas del saber es el siguiente: Obser­ vación de los hechos o fenómenos. M é t o d o . En cuanto a la Historia de la Filosofía. A despecho de los criticismos exagerados y de los argumentos del escepticismo. y nosotros podemos abrirles la nuestra 22. Interpretación. pero se elevan por abstracción de lo indivi­ dual hasta la formulación de hipótesis. Pero también es verdad que esas mismas in­ tenciones y pensamientos se traslucen suficientemente en muchos casos. acomodado a la materia sobre que versa su investigación. tanto sensitivos como intelectivos. que son posibles en virtud de la naturaleza misma de sus objetos. nos per­ miten trascender nuestra subjetividad y penetrar en la de los demás. a través de lo cual se nos abre el acceso a la interioridad de los demás. tropieza con el inconveniente de que versa sobre hechos externos. escritos y acciones. es posible la Historia de las ideas. Phénoménologie de la Rencontre. y en especial la de la Filosofía. En virtud de este poder. a una certeza sólida en que queda superada cualquier probabilidad. de principios. J. B u y t e n d i j k . todo lo misterioso que se quiera. hay casos en que los testimonios docu­ mentales no permiten rebasar un grado. no teniendo acceso directo a la conciencia y a las intenciones de los individuos. Tan cierto es que existieron Platón y Car­ los V como que existe la ley de la gravedad o que la sal se disuelve en el agua. Formulación 22 F. todos estamos convencidos de que nuestros me­ dios de conocimiento. Pero aunque el funcionamiento de nuestro instrumental cognoscitivo reserve todavía numerosos puntos oscuros para la ciencia psicoló­ gica. No se le puede aplicar el método empírico de las ciencias físicas o biológicas. Pero en otros muchos la Historiografía permite llegar a conclusiones tan firmes y seguras como las que pueda ofrecer cualquier otra ciencia. el hecho es que cada uno de nosotros tenemos conciencia de que expresamos nuestro pensamiento mediante el lenguaje oral o mímico. (París 1952). ciertamente es difícil llegar a conocer el pensamiento y los sentimientos de los demás.Noción de Historia n En cuanto a la certeza. mayor o menor. las cuales parten de la observación de hechos particulares. que solamente podemos conjeturar por quedar envueltas en el misterio del hombre. Podemos expresar nuestras ideas y nuestros sentimientos en palabras. de proba­ bilidad. y por lo mismo la de la Filosofía. y que a nuestra vez comprendemos el suyo. — La Historia es una ciencia de carácter peculiar y requiere un método propio. J. A veces entendemos mejor a los autores que en su tiempo se propusieron ocultar la verdad que a los que quisieron decirla.

El historiador tra­ baja sobre hechos pasados. sino también heterogéneo y radial. pero con la enor­ me diversidad que hay entre el cinismo de Antístenes y el hedo­ nismo de Aristipo. El físico. construcción que. a teoría y formulación de principios y leyes. . como ninguna otra. y la labor crítica a que hay que someter las fuentes para adquirir certeza de su valor y de su veracidad. como las mecánicas im peran la inquietud de los astros. en los cuales. de condiciones y condicionados. Esas leyes pueden tener alguna aplicación a la interpretación de sucesos pasados. ni sobre conceptos universales. que ejercen su acción no sólo en sentido homogéneo y longitudinal. La Historia se mantiene también dentro del campo de los he­ chos particulares. a cuyo conocimiento solamente puede llegar por medio de los documentos y testimonios. Y es bien sabido que sólo una mínima'parte de las acciones humanas ha quedado registrada en los documentos. aunque sea bien fundada e inexcusable en Etica. la enseñanza de Sócra­ tes irradió su influencia en las escuelas socráticas. L a Historia no versa sobre lo que 23 N o s parecen un poco exageradas estas afirmaciones: «Si algún día deja de ser la H istoria el cuento de viejas que todavía es. Abejas milenarias: R ev. el químico o el biólogo tratan sobre hechos presentes que pueden someter a una observación directa. en cambio. es postulada por los nervios de nuestra época» (J. Sería absurdo querer aplicar a la Historia un método matemá­ tico. a la manera de Hegel. Si puede llegar a formular ciertas leyes generales. y también es inadmisible un método dialéctico a p r io r i. L a Historia no versa sobre esencias abstractas. que son incompa­ tibles con la contingencia radical de los acontecimientos históricos. obture el paso hacia un sistema de la Historia. libres. pero siempre con un amplio margen de con­ tingencia y libertad.. se deberá al descu­ brim iento de leyes específicas que rigen los m ovim ientos colectivos. o más bien dia­ gramas..78 Introducción de la hipótesis. mientras que la de los hechos históricos depende de factores más o menos determinantes. además de un elemento más o menos fijo y permanente. Pero respecto de los futuros no rebasan el grado de una prudente probabilidad 23. a través de los cuales se pone en comunicación con los acontecimientos pretéritos.. Comprobación. Elevación. Por ejemplo. que responde al comportamiento general de la naturaleza humana. por lo tanto. de O c c . y entre el platonismo y el aristotelismo. Esperam os un G alileo de la H istoria y nos resistimos a aceptar que la hipótesis del libre albedrío. en los históricos hay que hablar más bien de antecedentes y consiguientes. sino sobre hechos concretos y suce­ sos particulares. En los hechos físicos cabe señalar causas y efectos. O r t e g a y G a s s e t . intervienen otros muchos fortuitos. positiva o negativa. La conexión entre los hechos físicos está sujeta a leyes fijas. agosto 1924). imprevisibles. y. debe ser dentro de la flexibilidad exigida por la contingen­ cia de los hechos y la intervención de la libre voluntad del hombre. Pero para ser verdadera ciencia no necesita re­ montarse a la formulación de leyes universales.

C . C a r l i n i . F .543 C a n d a u . Pol.-A n to n i. C a d in . F . Veritá e Storia. N . R . della Societá F il. F il. B o y e r . 1935). N eosc. L a F ilosofíay su Historia: R ev. fici. 16 (M adrid 1957) 395-404. 1956).. Filosofía e Storia della Filosofía (M ilán. Pero convertir la Historia en un sistema lógico equivale a destruirla por su base. 1935). A l b r i g h t . J. etc.. M . si el historiador fue testigo presencial. A . Losada. — Introduction á la philosophie de l'histoire (París 1938). F il. 145-183. W ... Rom . H. G . sino un caos. Por esto su punto de partida no puede ser a p r io r i. £).. sino averiguar y relatar cómo y por qué han sido. y la misión del historiador no consiste en imaginar cómo deberían haber sucedido las cosas. A . pero a la Historia solamente le interesan los que llegaron a la existencia. m ayor-junio. Cedam .° (París 1950). La Historia no es poesía. F il. — L a Philosophie critique de l'H istohe z. M . En tomo al concepto de H istoria: R ev.. . M .-C a lo g e r o . sino sobre lo que efectivamente sucedió. . B e g g a r i . A r t o l a . P . y mucho más forzar los hechos para encuadrarlos en ellos. N eosc. s. A-. La storia e Venciclopedie delle scienze: R iv. La permanencia del pasado histórico («Punta Europa».. y como tal debe tener un orden en que los hechos aparezcan distribuidos en su sucesión cronológica y en sus conexiones reales. Filosofía e storia nell’aspetto didáctico (Padova. Los posibles son infinitos. de grado o por fuerza. Essai sur la théorie de l'histoire dans l’Allemagne contemporaine (París 1938). M . Es preciso evitar el tentador escollo de pretender encajar el desarrollo de los sucesos en esquemas precon­ cebidos. B I B L I O G R A F I A G .. M adrid 1962). Storia e storicismo netta filosofía contemporáneo: R iv .Noción de Historia 7 0 pudo haber sucedido. 99 (M adrid 1958). C e r i a n i . arrancando de la experiencia propia. la théologie et l’histoire: R e v . (1961) 533 .. C o t t i e r . A . A r i a s A z p ia z u . Est. — D e la edad de piedra al cristianismo (Santander 1959). O . Hegel. T hom iste 61 (1961) 88-108. Un dibattito sul método della Storia della Filosofía (Sez. 52 (1933) 462-463. cuando tiene que valerse de testimonios y documentos. La His­ toria es también ciencia. Ital. En Filosofía son legítimos los sistemas. .. II concetto di storia nell’idealismo e tomismo (Cenni bibliograA b b a g n a n o . Cualquier ciencia debe tener un orden in­ terno en que los conceptos tratan de ajustarse al orden que existe en la realidad. o de la ajena.. Concetto e sviluppo della storiografia filosófica (1933). From the Stone Age to Christianity: M onotheism and the Historical Process (Baltimore 1946-N ueva Y o rk 1957). lógicas o causales. Introducción a la Filosofía de la Historia (Buenos A ires. sino a p o s te r io r i. B a n f i . De otra suerte no sería ciencia.z Filosofía 1 . entendidos como una ordenación de conceptos y como una estructuración de las adqui­ siciones de la ciencia. 1944).. C h . No es legí­ timo racionalizar la realidad y tratar de reducir la Historia a un capítulo de la Razón pura. A r o n .

Fabro. F r a n c h i n i . S.. di Fil. L a filosofía come sapere storico (Bari 1959). J. I r i a r t e .. Contribución a una Ontología de la realidad histórica: R e v . L á s c a r i s . G . J. Prem iers jalon s d'une philosophie thomiste de l’ H isto ire: Scien­ ces Ecclésiastiques 14 (M ontreal 1962) 265-293. M .208-220). Geschichtsphilosophie der Philosophiegeschichte (1933). Neosc. Introducción Teoría e stbria della storiografia (Bari 1 9 1 7 ) . Est. F . 99 (1958). ciencia política y la H isto ria : R ev. Introducción a las ciencias del espíritu (1883). de Phil. 1945). Lecciones sobre la filosofía de la H istoria Universal. D a l P r a . — Z u r M ethode der Philosophiegeschichte: Kant-Studien 15 cuad. A ... L a H istoria del pensamiento político. D ilthey y el problema del mundo histórico (Bar­ B. M a r a v a l l . R ev. T ra d .4 (1910) 459 . m ayo-junio. T a d .. de M adrid 6 (1955) 16. «Historia» (amplia b ib lio­ grafía sobre el tema). Cedam . — D a s Problem des geistigen Seins (B erlín -L eipzig 1933). O . Neosc. D ie G eschichte der Pkilosophie ais Geschichte des M enschen: Kant-Studien 31 cuad. H i l c k m a n n . F il.. N . Concepto de H istoria de los sistemas filo só ficos: R ev. H e g e l . de la U n iv.. n (1919) 149. N éosc. F C E .2-3 (1926) 212-250. F G E . — E l concepto de historia y otros ensayos (M éxico 1946). r José G a o s de (M adrid. E. 84 (M adrid 1955). D a n i é l o u . R . 33-55- . ( M a d r id 1943) 61-78. L a n t r ü a ... H a r t m a n n . Est. 62 (1962) 51-84. 1945).) 62 (1959) 155-167. I . L a storiografia filosófica anlica (M ilá n 1948). P . e sp . F r u t o s . W . Diccionario de F iloso fía : art. . 3I 95 3 ). O ntología y epistemología de la historia (Buenos Aires 19 5 8 ). D ilth e y . Pol. C . (M ilán 1936) 28-227.. M . K a f k a . d e F il . D e r philosophische G edanke und seine G eschichte (1936). Imaz (M éxico. L o w i t h .. O . filo so fía e historia: Sapientia 13 (1958) 165-179. L a n g l o i s . K . H u i z i n g a . J. J. D í a z d e C e r i o . J. celona 1959). 21949).. . — — L a articulación de la H istoria de la F ilosofía (M éxico. Teoría de la H istoria de la F iloso fía : Pensamiento 17 (1961) 493 . E .. F . V II). E l concepto escolástico de la historia (Buenos A ires 1946). J. (M a­ drid 1936). Sobre el estado actual de la ciencia histórica.. C . Filosofías e Teologías da H istoria (Coim bra 1957). L e thomisme et l’ histoire: R ev. Fil. S.. L a filosofía de la historia como ciencia inductiva: Diálogo (Buenos A ire s 2 I9 5 4 ). Problemi e ricerche di storia della filo so fia : R iv.. — Verdad. Pol. . Essai sur le mystére de l’H istoire (París 1953). S. 1935) ( A t tid e lI V Congr. H e in e m a n n .. F e r r a te r M o ra.. M a c n a b . I.485 H a y e n . E . F e r r e i r a G o m e s . Eterogeneita della considerazione storica e della considerazione filosófica (Padova. p . A .. E. K r e m e r .. R . de O c c.. 24 (Lovaina 19 2 2 ). T h o m .. — W.. N. D ie D ynam ik der G eschichte und der Historism us (1953). G . F G E . la. T rad. D e r i s i .. naz. — L a situación actual de la ciencia y la ciencia de la H is to r ia : R ev.. D e r A u fb a u der geschichtlichen W e lt in den Geisteswissenschaften (1910) (Gesam m ete Schriften. M eta física e Storia (Nápoles 1958). ■ Teoría de la concepción d el mundo (1924) (M éxico.8® C roce. G a r in . J... Essere e storicitá : D ivu s T hom as (Piaz. L a connaissance historique: R e v . C h i o c h e t t i .516 . A . . G e n t i l e . A .. Filosofia e storia: Riv. J.

1958). T aurus.. Problemas y métodos de la investigación en la historia de la filosofía (Tucum án 1949). U . E . C . L a storia nella metafísica dell'essere: R iv. C . — Prólogo a «Historia de la Filosofía. Neosc. (M ilán 1943) 35-54. F il. — Alcance crítico de la Historia de la Filosofía en la filosofía moderna: Est. II problema della storia nell'idealismo moderno (F ir e n z e 1940).. P o p p e r . R e n o u v i e r . de F il. M . — Historia como sistema (1942): O . Storia e metafísica: R i v . . 4 (Las C ald as de Besaya 1954).Noción de Historia 81 M a r a v a ll . R ev. A . 27 (M ilán 1935) 67-81. O l g i a t i . de O cciden te ( M a ­ d r id 1926) I. Vorlánder: O . I.14 n.. R . P e r d o m o G a r c í a ... J. P e l l e g r i n o . S. enero-junio. V a n n i R o v i g h i . — La < Filosofía de la Historiao de Hegel y la Historiología: R ev. Hegel... M o n d o l f o . En torno a Toynbee (M adrid.503-546. 115-170. F . de Occidente. 52 (M ilán 1960) 431-447. V . 19 (1927) 368. F il. P é r e z . 381-418. T ra d . F . Teoría del saber histórico (M adrid. Neosc. C . (M adrid 1952) t. — Storia e Metafísica in Kant. E l historicismo y su génesis. P. E l proceso de relativización filosófica en la ciencia del espíritu: R ev. O .. L erici.. 1960). Neosc. . Losada. filosofía della storia.. do C entro de Estudos Escolásticos 4 (1955).. R ossi. P . M u ñ o z (M éxico 1943). F i l . H . P e t r u z z e l i s . t. R . — La aventura del hombre en torno a la M etafísica: A rb o r 87 (1953). L a miseria del historicismo (M adrid. C .6. M a x . E l sentido de la historiografía filosófica: R ev. F il. marzo. (M a­ drid 1951) 333-339— Ontología de la existencia histórica (M adrid 1951). T rad. F . 1948). Jaspers: R iv. 16 (M adrid 1957) 345-381. Aparición de la historia de la Filosofía en la conciencia filosófica: Crisis 2 (1955). P r e t i. Fil. — Prólogo a «Historia de la Filosofía» de E . S c h e l e r .6. a cura de A . F il. C h . — Dinámica del saber (M adrid. febrero 1928.... Q u ile s . M e i n e c k e . Filosofía y Verdad: Filosofía. Rialp.. M i n d á n . O t t a v i a n o . I . S. 1960). 41 (1949) 123-136. julio-diciem bre. Storia. Q u i n t e r o (Buenos A ires. F il. J-. D e la connaissance historique ( L o u v a in 1954). Storia e storicismo nella filosofía contemporánea (M ilán. G . Bosquejo de una clasificación sistemática de las doctrinas filosóficas. O . de O cc. — II criterio distintivo nella storia della filosofía: R iv. P .. F il. Continuita e discontinuitá nella storia della filosofía: Problem i di storiografia filosófica. M i n g a r r o y T . M a r k e t. M a r r o u . II concetto di filosofía e la Storia della Filosofía: R iv. J. 7 (M adrid 1948) 537-558.. La historicidad del saber filosófico: R ev. 1962). N eosc.. Rev. Banfi (M ilán 1951) 65-84.. Rom ero.301. 1960). scienza della storia: R iv. T r o e l t s c h . I s a c io . U . N eosc.41. P a d o v a n i. L a idea del hombre y la historia: R ev. K . Una interpretación de la Historia universal.» de K . 52 (M i­ lán 1960) 46-72. de O c c. N . La concezione hegeliana della storia (M ilán 1942). Concepción integral de la Historia de la Filosofía: Estudios 366 (Buenos A ire s 1941) 66. B réhier: O ... A . Der Historismus und seine Probleme (Tubinga 1924). (M adrid 1952) t. M i l l á n F u e l l e s . N eosc. R ev. F il... O r t e g a y G a s s e t .6. Sobre la Historia de la Filosofía (Tucum án 1943).

A lg o parecido vienen a sostener los que atribuyen a la .. Solamente tienen historia los resultados de la actividad humana que se hacen.. en que la Filosofía viene a convertirse en una reflexión del Espíritu sobre sí m ismo o en una autoconciencia o saber general de orden superior.82 V erde. Si existiera la Filosofía en sí misma. Y e l a . L o mismo sucedería si hubiese sido hecha de una vez para siempre. F ilo so fía e H isto ria. M . son los filóso­ fos. L os que existen. que englobaría las filosofías parciales desarrolladas en el tiempo. se desarrollan y perfeccionan en el tiempo. porque la Filosofía es un producto de la actividad intelectual del hombre elaborado a lo largo del tiem po. cuyo objeto es el estudio crítico de la aparición. Introducción F . la exposición y el desarrollo de los problemas filosóficos a lo largo del tiempo y de las diversas tentativas de los hombres para darles soluciones. que son quienes la han ido haciendo poco a poco. Filosofía e Storia della Filosofia: Sapienza 12 (1959) 573 . o han existido. pero no histo­ ria. O . L o universal histórico (O viedo 1940). sus aproximaciones y desviaciones hacia la consecución de su objeto es la materia sobre que versa la H istoria de la Filosofía.592 . L a H is t o r i a de la F il o s o f ía L a Historia de la Filosofía es una rama particular de la Historia general de la cultura. pero no historia. L as cosas inmutables tienen duración. III. En H egel la identificación es total. que es la misma Historia. a costa de innumerables esfuerzos. con la aspiración de llegar a la conquista de la verdad. con sus aciertos y sus errores. Pero la Filosofía no existe de esa manera. E n este caso a la Historia solamente le corresponde­ ría señalar la fecha de su aparición. como una entidad sustancial hecha y estática.— Los sistemas historicistas iden­ tifican la Filosofía con su historia. para D ilthey. L os sistemas concretos son relativos. — Un dibattito intomo a «Filosofia e Storia della Filosofía»: Sapienza 13 (1960) 406-426. F . P. la Filosofía es esencialmente histórica. tendría duración. U t r i l l a . Tam bién. El concepto de Filosofía que hemos propuesto lleva im plí­ cita la noción de historia. Pero encima de ellos pone una especie de sustitutivo del A bsoluto. El desarrollo y la sucesión de esas v i­ cisitudes a lo largo de la existencia de la Humanidad.. 1.

la Historia o la Filosofía? A nuestro juicio. lo que es peor. muchas veces enojosas y siempre inoportunas. un poco a la manera de Nicolás de Gusa. confundirlas. ¿A cuál de ellos debe inclinarse. ni diltheyano. A la Historia de la Filosofía le basta con ser Historia. una parte de la Filosofía. lejos de perjudicar a la unidad general del conjunto. atribuyéndole una misión que rebasa sus linderos. asignando a cada una la labor que le corresponde. U na distribución equitativa del tra­ bajo. o cuál debe prevalecer. el desarrollo y las vicisitudes de la Filosofía. preci­ samente. sin necesidad de pisarle el terreno a los cultivadores de las restantes ramas particulares de la ciencia y sin incurrir en interferencias. a secas. Pero borrar las fronteras entre ambas cosas o. minim izando su p lu ­ . por lo tanto. En una ordenación correcta del saber deben articularse orgánicamente sus diversas partes. y. estudiar la formación. sería una especio de meta ideal. una vez que hemos identificado la F iloso­ fía y la Ciencia. L a H is­ toria es una rama particular de la Filosofía o de la Ciencia. reduciendo la Filosofía a Historia. con­ tribuye a una m ayor eficacia y. Esta exaltación de la Historia de la Filosofía corre el peli­ gro de desorbitar su objeto. sino en cuanto que la Historia de la Filosofía es ante todo una ciencia histórica o una rama de las ciencias históricas. E l historiador tiene bastante con el papel que le corresponde. a una m ayor cla­ ridad. E n nues­ tra disciplina entran dos términos: H istoria y Filosofía. N o porque la Filosofía sea H is­ toria en sentido hegeliano. desglosar la Filosofía y su Historia. debe prevalecer el término Historia. C on estas tendencias se relaciona la cuestión en que se debate si la Historia de la Filosofía es o no Filosofía. Cada ciencia tiene su campo específico sin necesidad de interferirse ni de suplantarse unas a otras en su labor. en que desaparecerían las divergencias y la pluralidad de los sistemas. Debem os. cuyo término. fundiéndose en algo así como una «coincidentia oppositorum». sin necesidad de remontar el vuelo a funciones de superfilosofía ni de Filosofía de la Filosofía.Historia ilt¡ /./ t'ilo. todavía no alcanzado. insistiendo en su «historicidad». cuyo objeto es. o la Historia a Filosofía. m ucho más limitados» y los medios de que dispone el historiador en cuanto tal. desde luego. pues. creemos que la cuestión carece de razón de ser. um sidentndda corno una superfllosofla o una Filosofía de la Filosofía.wfifi ta Historia ele la Filosofía una misión sapiencial. Pero en caso de aceptarse la contraposición. L a Historia es una ciencia.

sus m éto­ dos y sus procedim ientos fundamentales deben ser esencial­ m ente los mismos que en las demás ramas de la Historia. la inm utabilidad y la intemporalidad propias del saber científico o filosófico. Las p ri­ meras propiedades debe recogerlas la Ciencia o la Filosofía pura. Pero en todo caso es preferible cargar el acento en lo que tiene de «Historia» que en lo que pueda tener de «Filosofía». se busca o se intenta hacer. cuando todavía no ha llegado a conseguirla. la verdad. como búsqueda e indagación de la verdad (£r|Tou|j¡évr| erncmíiJiri). M ejor dicho. la ciencia hecha. L a misión primaria del h is­ toriador de la F ilosofía no es hacer «Filosofía». aunque ésta recaiga sobre el sujeto «Filosofía». o la Filosofía. En cambio. o sea a la adecuación de los conceptos de la inteligencia con sus objetos. Recalcar dema­ siado cualquiera de sus términos componentes equivale a e x ­ ponerse a no comprender la Historia de la Filosofía. cuya Historia queda a sus espaldas. detrás de sí o. si se quiere. sino Historia. y la ciencia in fien. T ien e duración. los errores. hallada y constituida. im plícita en su mismo ser. porque queda fuera del campo de la m uta­ bilidad. con la m ultiplicidad. es decir. aunque su materia sea distinta. tiene historia. al menos'— en que se constituye sale fuera de la Historia. Podemos considerar dos momentos en la ciencia: in fa d o esse. sino al proceso de su form ación y a las etapas de su desarrollo. la variabilidad. E insistir en lo que tiene de «histórico» nos pone en peligro de destruir lo que tiene de «filosófico». la temporalidad. la historicidad no afecta tam poco a la ciencia en sí misma. y. no contribuye más que a embrollar el problem a y a cerrar la salida a su solución. L a ciencia queda hecha en el momento en que llega a la posesión de la verdad. L a distinción entre la Filosofía y su H istoria perm ite con­ jugar la unidad. la diversidad y la historicidad de los «sistemas» científicos o filosóficos. L a Ciencia pura. Se trata de una ciencia histórica. Y nada pierden la una ni la otra con la distinción. Exagerar lo que tiene de «filosófico» corre el riesgo de olvidar lo que tiene de «histórico». Es una realidad presente y actual. Una cosa es la Filosofía y otra su Historia. la ciencia considerada in fieri. que se hace. de su avance hacia la posesión de la verdad. a los distintos momentos en que se ha ido logrando su tránsito al estado de ciencia perfecta.8 4 Introducción ralidad y su contingencia. pero no Historia. Pero desde el momento— posible. no es histórica ni tiene his­ . mientras que las segundas entran de lleno en el campo en que tiene que moverse la Historia.

por lo tanto. la atención del historiador de la Filosofía. que son inm utables e intemporales. L o histórico es el hecho de haber sido logradas esas ideas. Y de las que están ya constituidas ninguna puede considerarse como conclusa y terminada. más que sobre la Filosofía en sí misma. Tam poco la tienen las ideas en sí mismas. y. las tenta­ tivas para solucionarlos y el balance de los resultados. Ninguna ha brotado espontáneamente ni tam poco por intuición. El teorema de Pitágoras. aerónicas. debe recaer sobre su fieri. Por esto. vale para siempre. históricos. y que seguirá haciéndose todavía por m ucho tiempo.H istoria <!c l. E l valor de los principios. elaboradas y formuladas en tal o cual momento de tiem ­ po. ha llegado a ser lo que actualmente es. L o mismo cabe decir de cual­ quier sistema filosófico. pues son euali dades accidentales del entendimiento. L o verdadera­ mente histórico es el proceso o las vicisitudes a través de las cuales han llegado a constituirse las ciencias. conseguidos por los hombres como prem io de sus esfuerzos. i in­ temporales. N o tiene his­ toria. en cuanto realidad que se ha hecho.i F iloso fía toria. desarrollo. En la Historia entra asimismo la conciencia progresiva de los problemas que plantea la realidad. A sí. positivos o negativos. pues. que se está haciendo. abstractas. L a ciencia pura versa sobre las esencias de las cosas. para todos los tiempos y lugares. A sí. cada rama de la ciencia tiene su propia historia en cuanto que todas han tenido que seguir un proceso más o menos largo y penoso para llegar a constituirse. el hegelianismo o el marxismo. Son hechos o sucesos sujetos al espacio. pues. enriquecimiento y mayor penetración en extensión y profundidad en la captación del objeto que le co­ rresponde. mediante la serie de esfuerzos realizados por la inteligencia de los hombres para llegar a la verdad. En todas cabe continuación. progreso. Este es el fundam ento y la labor que corresponde a la Historia de la Ciencia. ya hecha (in fa d o esse). M ala señal es cuando una ciencia o un sistema se consideran conclusos y cerrados a todo perfeccionamiento y progreso. del aristotelismo. o de la Filosofía. no tiene historia. al tiempo y a la cronología. una vez formulado. que quedan por encima de la cronología desde el momento mismo en que se constituyen. el cartesianismo. Filosofía. de las conclusiones y de las verdades . Por lo tanto. ampliación. una cosa es hacer ciencia o filosofía y otra m uy distinta hacer la Historia del proceso como la Ciencia. en tal o cual lugar y por tal o cual personaje concreto. el kantismo. fuera del tiempo y del espacio. o 1a .

«No busca lo que han dicho los hombres. les es indiferente la biografía. inmutable e invariable. N o obstante. Por el contrario. un poco a la manera de Brücker. en un momento dado del tiempo y en determinadas circunstancias. por lo tanto. fuera de la leibniziana. la Historia de la Ciencia o de la Filosofía se preocupa precisamente de lo que los hombres han dicho acerca de la verdad y tam bién de los errores en que han podido incurrir en su investigación. que consi­ deraba todas las filosofías. L a ciencia se hace inm utable en el m ismo grado en que llega a la captación de la verdad. Pero al historiador. la idiosincrasia o la cronología de los sabios que llevaron a cabo los descubrim ientos que han consolidado sus ciencias respecti­ vas. Tam poco es lícito a un historiador juzgar los sistemas filosóficos contrastándolos con el que él p re­ fiera como favorito. sino cuál es la verdad» K L a verdad es intemporal. C u m ­ ple su misión con señalar la existencia de tales o tales doctrinas como hechos históricos. a un astrónomo.Introducción conquistadas por la ciencia es absoluto e independiente de las circunstancias históricas en que se consiguieron. que pueden ser pre­ ciosos para aclarar el pensamiento de los filósofos. en su captación caben grados de 1 S a n to T om ás. In D e cáelo et mundo I 2. en cuanto tal. que H egel estudiase teología en Tubinga. como las esen­ cias de las cosas. la nacionalidad. L e basta con exponer fiel­ mente las doctrinas tal como las formularon sus autores. inm u ­ table e indivisible. como tam bién de los personajes que los inventaron o descubrieron. o Galileo la del pén­ dulo. D ebe interesarse por esos datos. El historiador debe fijarse en las etapas que los hombres han seguido para llegar o no llegar a la verdad. A un físico. queda fuera del campo de la H isto­ ria. que Platón hiciese tres viajes a Sicilia. en cuanto tales. N o puede cambiar ni está sujeta al tiempo ni al espacio. sin embargo. En Filosofía pura carece de importancia que Aristóteles fuese hijo de un médico y natu­ ral de Estagira. no le com pete definir si un sistema es verdadero o falso. como «infinita falsae philosophiae exempla». aunque la verdad en sí misma sea una. a un químico. y. En Física pura es indiferente que la ley del volum en de los gases la form ularan M ariotte o Boyle. . a un teólogo. A la ciencia pura le corresponde discernir la verdad del error. L a ciencia pura aspira a la verdad en sí misma. Pero ninguna de esas cosas carece de im portancia para el historiador de la Filosofía. que el Líber de Anima lo escri­ biera A lquerio de Claraval o Ruperto de D eutz. a un biólogo. o Einstein la de la relatividad.

L a Historia de la Filosofía debe registrar la pluralidad real del proceso de su formación y desarrollo. E t ulterius aliqui erexerunt se ad considerandum ens inquantum est ens» (S T I 44.2c). que es el mejor aglutinante para concordar las opiniones. sin perjuicio de hacer notar el fondo soterraño que pueda haber de concordancia entre los distintos sistemas. que es uno de los caracteres de la verdad. A principio enim. Es absolutamente ilusorio hipostasiar o sustantivar la «Humanidad» para hacerla sujeto de la Historia. y a ella tiende de suyo por el mismo hecho de aspirar a la verdad. En cambio.. porque tampoco se da un sujeto unitario de la Historia ni de la Filosofía. la investigación de la verdad. puede ser . L o primero. la cual no puede ser múltiple. Asim ism o cabe una mayor o menor profundización en el conocimiento de la realidad. errores y. distinxerant per intellectum inter form am substantialem et m ateriam . por lo tanto. sino solamente una.Historia do /. desviaciones. cons2 Véase cómo describe Santo Tom ás las etapas del acercam iento a la idea de ser: «Antiqui philosophi paulatim et quasi pedetentim./ l'ilosojla mayor o menor acercamiento.. A n te la evidencia de la verdad se disipan todas las posibles discrepancias. U lteriu s vero procedentes.. porque en la realidad no se ha dado un Espíritu semejante. Pero sería falsear la realidad em pe­ ñarse en presentar la formación y el desarrollo de las ciencias como si se tratara de un proceso unitario. los sistemas opuestos se desmoronan por sí solos o que­ dan como sillares circunstanciales sobre los cuales se ha ido le­ vantando el edificio del saber. . porque tam poco puede señalarse la existencia de un ideal colectivo al cual hayan tendido. L a Historia la han hecho los individuos particulares y concretos. la lucha para llegar a constituir el saber científico. Y lo tercero. realizado por una especie de Espíritu universal. non existim abant esse entia nisi corpora sensibilia. variedad.. L a inteligencia de los hombres no puede menos de coincidir ante una verdad m anifestada con evidencia. que es una. sin aet faina. El avance de la inteligencia hacia la verdad im plica titubeos.más o menos verdadera en cuanto que señala una mayor o menor aproximación a la realidad y a la adecuación del enteu • dimiento con su objeto. Una doctrina. T od o esto entra en el campo del historiador de la Filosofía 2 A la ciencia le corresponde la unidad. Ciertam ente que la unidad constituye el ideal de la ciencia. quasi grossiores existentes. U na vez alcanzada la verdad con certeza y evi­ dencia. L o segundo. o por una Inteligencia subsisten­ te y extratemporal. están marcadas inevitablemente por el sello de la diversidad. capaz de llevar a cabo esa aventura. íntraverunt in cognitionem veritatis.

en ese momento se ha­ brá logrado la unidad de la Filosofía. a costa de una serie de esfuerzos individuales o colectivos que poco a poco lo van aproximando a la verdad. de la dificultad intrínse­ ca de los problemas y de penetrar en el corazón de la realidad. es de esperar que algún día.'— . aunque haya que la­ mentarlo. llegue a la unificación. por lo tanto. Geografía. y. más o menos lejano. Entretanto no hay más remedio que resignarnos a la plurali­ dad y a la diversidad de actitudes. Por todo lo cual. y. los congresos. Astronom ía. y no es capaz de captar directamente las esencias de las cosas sino por un proceso dinámico. N uestro entendimiento no es intuitivo. lograda Dios sabe a costa de cuánto tiempo y de cuántos esfuerzos. lo cierto. en grupos aislados y sin relación entre sí. lleno de potencialidad. Pero aun cuando se llegue a esa apetecible unidad de la ciencia. opiniones y sistemas. y. etc. las conversaciones. L os filósofos han trabajado casi siem pre de una manera individual. o más bien de las opiniones de los hombres de ciencia. que son otros tantos medios de colaboración intelectual. en las cuales se ha llegado a una coincidencia. Esa m eta ideal de la unidad es un hecho logrado en num e­ rosas cuestiones de las ciencias particulares— Física. M atemáticas. en que el resultado de las investigaciones en los campos más diversos es conocido inmediatamente por la prensa. la concordancia de opiniones aparece todavía bastante lejana. de la naturaleza y la lim itación radical de nuestro entendimiento. Cuando todas y cada una de las ramas de la ciencia hayan alcanzado la verdad que les corresponde. sino racional. por una parte. separados por el espacio y el tiempo. . pero casi ignorados en tiempos pasados. por otra. las inteligencias de los hombres que han hecho la ciencia. es que hoy por hoy en la inmensa mayoría de las cuestiones que se acostum bra calificar tanto de «científicas» como de «filosóficas». y dando por supuesto que el progreso científico tiende inevitablem ente a esa meta ideal y absoluta­ mente deseable de la unidad. L a ciencia es el resultado de la labor colectiva de los hom ­ bres. las revistas. H an sido necesarios muchos siglos para que fuese po­ sible una cooperación intelectual como la que se da en nuestro tiempo. esencialmente progresivo.88 Introducción cíente o inconscientemente. Quím ica. Q ueda la esperanza de que algún día pueda tam bién lograrse en las demás ramas del saber. ordinarios en nuestros días. im perfecto. Pero no se trata de una labor premeditada y coordenada. por la fuerza misma de la realidad. Es una consecuencia inevitable.

T odo esto no puede ignorarlo. ni silenciarlo. no una. a la luz de diversos principios. L a unidad y la integración no se logran tan sólo por la voluntad de concordia y de armonía. Pero no debe hacerse resaltar a expensas de la pluralidad de los sistemas ni tam poco es legítimo exagerar la integración de las distintas direcciones. que resulta de la conjugación de las causas de unidad con las de diversidad. en primer lugar. de progresos y de regresos. sino tam bién a costa de la renuncia a posiciones equivocadas. la inteligencia huma­ na ha tenido que recorrer un camino secular de dispersión.ilow j¡. sino muchas «filosofías». más pro­ funda de lo que puede apreciar una consideración superficial. de errores. antes de alcanzarla. a pesar de sus d ife­ rencias individuales. las cuales no son más que otras tantas manifestaciones de la lim itación e incapacidad de nuestra inteligencia para llegar fácilmente de una manera intuitiva a la verdad y al conocimiento de los seres. que es preciso abandonar como cadáveres en la cuneta de las rutas de la Historia.Historia de la I. que son esencialmente los mismos en todos los filósofos. sino sólo m uy relativa. como si se tratara de una especie de fluir unitario del pensamiento. o centrar preferentem ente su atención sobre algún aspecto de- . de discrepancias. Es decir. Las metáforas hidráulicas y flu­ viales con que a veces se representa el devenir histórico no deben ocultar la efectiva diversidad y heterogeneidad del des­ arrollo del pensamiento humano. sujeta a leyes físicas. Es vano pretender señalar una línea determ inable a priori en el desarrollo del pensamiento humano. a la cual corresponde estudiar su f i e r i y los quebrados vericuetos que han tenido que recorrer a lo largo del pasado. L a H istoria de la Filosofía tiene una cierta unidad. proponerse distintas finalidades. Tenem os tam bién la unidad de la realidad sobre la que versan los problemas con que se enfrenta la F ilo ­ sofía. que. L a Historia de la Filosofía no tiene una unidad estricta. intelectuales y morales idénticas en todos los hombres. Cada uno en particular podrá considerarlos de distinta manera. aun cuando al­ gún día todas las ciencias llegaran a la perfección y a la unidad in fa d o esse. no por esto quedaría suprim ido el objeto de la Historia de la Filosofía.i 80 esa finalidad y anhelada concordancia no podrá invalidai el hecho histórico de que. Entre las primeras tenemos. N o es ningún m otivo de «escándalo» el que haya. Siempre ha tenido serios inconvenientes confundir la inteligencia humana con la angélica. ni pasarlo por alto el historiador de la Filosofía. de contradicciones. de tentativas frustradas. la misma naturaleza humana.

Sin embargo. En cambio. la H istoria es algo extrínseco.90 Introducción terminado. El pasado conserva su vitalidad y es necesario tenerlo en cuenta al filosofar 3. para las primeras. de las esencias de las cosas. hace Geología. E l geólogo que estudia un cataclismo terrestre ocu ­ rrido hace un m illón de años. Frecuentem ente el resultado de actitudes opuestas. Adem ás. M ás bien parece que debemos identificar las ciencias y la Filosofía como una misma clase de saber. R o b ín . lo variable. pero no Historia. sino el resultado de una labor colectiva. universales y necesarios. pues esta labor corresponde a las ciencias respectivas. En cambio. que ya no es más que una cosa fenecida. en vez de ser una anulación de fuerzas. hace Economía. en las condiciones más diversas y en las más variadas circuns­ tancias de tiem po y lugar. El principal es que la Filosofía no es obra de un solo hombre. para la F ilo ­ sofía. . la Historia es algo intrínseco. Pero la unidad objetiva de los temas de pensamiento no puede menos de reflejarse de alguna manera en el resultado de la investigación. por lo tanto. L a Historia de la Filosofía no versa propiamente sobre las ideas en cuanto tales. consi­ deran los objetos en sí mismos. Phil. L ’ H istoire et la légende de la P hilosophie: R ev. sino realizada por muchos pensadores. la Historia debe navegar por la región de lo concreto. de lo contingente y de las existencias. lo libre e im pre­ visible. un científico no necesita tener en cuenta para nada el pasado de su ciencia. pero no coordinada. de lo particular. y. prescindiendo de su carácter tem poral. France et Étranger (1935) I 2 0 s s . E l economista que investiga las instituciones de Esparta. A m bos pueden estudiar en sí mismos esos sucesos. por el contrario. de verdades absolutas independientes del tiempo y el espacio. L a Historia queda al margen de las ciencias. 3 L . la ciencia se m ueve en la atmósfera de los concep­ tos abstractos. es. las direcciones en que se han orientado los filósofos no son tam poco tan dispersas ni tan anárquicas como pueden aparecer ante una considera­ ción superficial. causa de un avance positivo. A lgunos autores proponen como criterio de distinción en­ tre ciencias y F ilosofía el que. que pueden estudiarse y exponerse con indepen­ dencia de sus vicisitudes anteriores. pero no Historia. Com o elementos de diversidad baste recordar los indicados anteriormente. y distinguir des­ pués entre las ciencias y sus historias respectivas. Pero. una vez hechas. sin tener en cuenta los trabajos de otros geólogos ni otros economistas anteriores. Las ciencias han sido elaboradas en el tiem po. i 6 i s s .

es preciso buscar en concreto el momento de la aparición de semejante tipo de saber en la Historia del pensamiento. los resultados acciden­ tales de la actividad libre del hombre. L a ciencia no constituye un saber unitario. que abarca el proceso histórico del desarrollo de las diversas ramas de la ciencia desde que apare­ cen hasta nuestros días. L a Historia im plica tensión. Por esto cabe. de la Psicología. O b je to d e la H isto ria d e ia F ilo so fia . de la Quím ica. o lo que es lo mismo. se enfoca el pro­ ceso histórico universal desde el punto de vista particular de un determinado concepto de la «Filosofía». distinto del de las «ciencias». adquiriendo subsistencia autónoma y dejando a la segunda la misión de recluirse en visiones generales abstractísimas del ser y del saber. el pasado. dinamicidad. y eludirlo im plica refle­ jar un determinado concepto de la «Filosofía» sobre el des­ arrollo universal del saber humano. El hecho es bastante sintomático. o bien ceñirse a cualquiera de sus m últiples ramas par­ ticulares. la sucesión. si el término «Filosofía» se restringe a significar un tipo especial de saber. En segundo lugar. Si nos atenemos al criterio de la identificación de C ien ­ cia y Filosofía. para la Historia. de la Teología. Puede hacerse por separado la Historia de la Física. los sucesos. 2. sino dividido y articulado en diversas partes o en numerosas «ciencias». etc. que la distinción . de la Gramática. o bien hacer una Historia general que las abarque todas. Por esto. O sea. la H istoria de la Filosofía.— D e lo que queda dicho se desprende el objeto que atribuimos a nuestra ciencia. cosa que ya hemos visto no carece de dificultad. D el conjunto de estas H is­ torias parciales resultaría la Historia general de la Ciencia. que serían ex­ presiones equivalentes.Historia da la Filosofía m sino sobre los autoreá ele esas ideas y sobre ¡tu uparicn'm y vid situdes en el tiempo. en ese caso tropezamos con la dificultad de desglosarlo de éstas y de tener que definir su fisonom ía propia y característica. son cosas esenciales de las cuales no puede prescindir. la tem poralidad de los hechos. sin hacer semejante distinción. Es decir. es decir. de la Filosofía primera. que por lo menos hemos visto es sumamente discutible. hasta llegar el m om en­ to en que se pretende que las ciencias particulares se han ido desgajando del árbol común de la «Filosofía». En cambio. Es significativo el hecho de que en cualquier Historia corriente de la Filosofía se va exponiendo el desarrollo del pensamiento humano. la extensión de su objeto material será idéntica a la de ciencia. Su materia son los hechos.

y se reparte por las distintas ramas del saber y de las ciencias particulares. A h ora bien. D ios. cuando se les atri­ buye la misión de descubrir el Ser. el Bien. las verdades y las bellezas se consideran como entidades concretas y existentes. la cual tiene una labor más m o­ desta. Pero la tarea encomendada a la Filosofía no debe lim itarse a lo que es incum bencia específica de una de sus partes. etc. limitándose a investi­ gar los esfuerzos y las tentativas— coronadas o no por el éxi­ to— de los hombres hasta lograr los resultados conseguidos en las diversas y variadas ramas del saber. es decir.« 2 Introducción entre «Ciencias» y «Filosofía» repercute inevitablemente cuan­ do se trata de determinar el objeto de sus respectivas H isto­ rias.. que es a la vez el Bien. la Verdad. A sí. si por el Ser se entiende el Ser Absoluto. sino los seres. N i el Bien. y menos aún el de la Historia de la Filosofía. sino a una de sus ramas. que es la Filosofía primera. se mantuviera recluida en la re­ gión de unos cuantos conceptos abstractísimos. la Verdad y la Belleza se consideran como conceptos universales comunísi­ mos y abstractísimos. sino m últiples seres particulares buenos. tampoco es exacto atribuírselo a la Historia de la Filosofía. en lugar de llegar a la realidad. Pues bien. N o se expresa bien el objeto de la Filosofía en general. M u y pobre y desairado sería su papel si. de la Belleza. más extrínseca y más periférica. pues. . es claro que desde ese momento nos hallamos en el campo de una ciencia concreta. sino de un Ser particularísimo. A veces el abuso de las letras mayúsculas puede dar margen a la confusión. los bienes. el Bien. y la Belleza por esencia. que es Dios. ni la Verdad. verdaderos y bellos. si el Ser. si los seres. en general. Pero. con todas las propiedades que les corresponden. a las cuales correspon­ de llevar a cabo la difícil tarea de estudiar la m últiple diversi­ dad de los seres que existen o pueden existir en la realidad. ni la Belleza. que es la Teología. en ese caso su estudio no le corresponde a la Filosofía en cuanto tal. a sabiendas de que no tratamos del concepto del Ser en común. si no se expresa debidam ente el concepto de «Filosofía» asignándole por objeto el estudio del Ser. volviendo nuevamente a incurrir en la falacia de tomar una parte de la Filosofía por toda la Filosofía. T o d o lo demás es ex­ ponerse a incurrir en un hegelianismo más o menos larvado. en quienes se dan en mayor o menor medida esas propiedades trascendentales. en ese caso su estudio sale fuera del campo de una ciencia general y de unos cuantos conceptos universalísimos. la B e­ lleza en sí mismos. En la realidad no existe el Ser. del Bien. la Verdad.

Es evidente la utilidad que reporta a la Filosofía el cono­ cimiento de su Historia. Pero tam ­ poco es exacto reducirla a la condición de una ciencia subsi­ diaria respecto de la Filosofía. Estamos bastante escarmentados de los apriorismos de los filósofos de la Historia para no recelar de las tentativas de aplicar a la de la Filosofía procedimientos que han dado resultados tan discutibles en el campo de la Historia general. catalogar y estructurar una masa ingente de ma­ teriales brutos sobre los cuales debería ejercerse la labor de la segunda. Su materia son los hechos. Y . preparatorio. Labor del historiador. con su propio objeto. sin aventurarse por ho­ rizontes expuestos a sorpresas desagradables de tipo idealista y subjetivista. útilísimos para pre­ cisar su verdadero sentido. sino en cuanto his- . L a Filosofía y su Historia se com ple­ mentan. El filósofo suministra al historiador un conjunto inapreciable de nociones y conceptos exactos depu­ rados y ordenados en cada rama del saber. L a Historia de la Filosofía cum ple perfectamente su misión con ser simplemente Historia.— L a historia versa no sobre las cosas o personas en sí mismas (esencias). los acontecimientos. o de «metafilosofía». — Consiste en averiguar y fijar la existen­ cia y la realidad del hecho. sin necesidad de exponerse a confusiones y a interferen­ cias perjudiciales a cada una de las dos. los sucesos. su pro­ pia misión y su propia figura de ciencia. 3. respecto de los cuales pueden distinguirse dos aspectos en la labor del historiador: a) E u r ì s t i c a . asignándole la misión de reco­ ger. la formación y el desarrollo de esas nociones. y ambas son indispensables para un conocimiento científico completo. ordenar. pero más bien técnico. Otros conceptos de la Historia están expuestos a la tenta­ ción de considerar la labor llevada a cabo por los historiadores como si fuese nada más que un trabajo previo. Pero tanto la Filosofía como la Historia son dos cosas distintas.Historia de la PiloiOfla M atribuyendo a la Historia lo que es función que corresponde a una rama de la Filosofía. no en sí mismo. tal como se hallan en el momento presente de la ciencia. perfectam ente defini­ das. necesario. material y de categoría infe­ rior al que correspondería realizar a los filósofos de la Historia de la Filosofía. sino sobre sus acciones y los resultados de éstas. N o es admisible considerar la Historia de la Filosofía como una especie de superfilosofía. el his­ toriador ofrece al filósofo datos preciosos sobre el origen. por su parte. o de considerarla como una especie de Introduc­ ción general a la Filosofía.

C on ella no te r­ mina la labor del historiador. en la de un filósofo puede arrojar luz insospechada sobre su pensamiento. L o que en una biografía corriente puede no ser más que pura anécdota. A l historiador de la Filosofía le corresponde ante todo reconstruir con la mayor exactitud posible el pensamiento auténtico de los filó­ sofos. Las ciencias físicas se basan en la observación y los experimentos. bien de su propia información. los por­ menores biográficos de la vida. el cual debe penetrar más en el sentido de los hechos históricos. D ebe acu­ mular y aprovechar cuantos datos estén a su alcance. Esta prim era fase perm ite la narración. puede con­ tribuir a dibujar el carácter y la psicología de los personajes. la H istoria general. prescindiendo de lo que otros pensadores hayan dicho sobre ellos. todas las cuales se han puesto a contribución para lograr una reconstrucción científica de los textos literarios del pasado con las mayores garantías de au­ tenticidad. etc. Para esta primera función prestan' servicios inapreciables numerosas ciencias auxiliares. Pero un historiador no puede hacer lo mismo. de la sucesión cronológica y de las contin­ gencias históricas. la Paleografía. escrupulosidad e im parciali­ dad científica. sino incluso las minucias más insignificantes. la C rítica textual y literaria. por encima de partidismos de escuela. Para ello puede valerse. pueden prescindir de ellas. un físico. hasta lo más nim io en apariencia. un mate­ mático o un teólogo. las históricas en los documentos. fruto de una m eritoria serie de es­ fuerzos.94 Introducción tórico. costumbres y dichos. m odelo de objetividad. la Filología. o a darnos la clave de su actitud ante la filosofía. un biólogo. El valor de sus especulaciones o de sus hallazgos es independiente de las cir­ cunstancias locales. Les basta con abordar los problemas en sí mismos. el medio ambiente social. político y religioso en que vivieron. como la Gramática. en caso de conocimiento directo. Pero no es suficiente. la F i­ losofía. T o d o tie­ ne valor. . L a labor realizada de un siglo a esta parte ha sido verdaderamente colosal. sin embargo. de fragmentos o testimonios indirectos. o bien de las obras escritas. Por m uy útiles que les puedan ser las respectivas historias de sus ciencias. y todo. la Epigrafía. Para él son preciosos. T o d o ello ha contribuido a revelar mundos históricos desconocidos y modalidades insospechadas en las vicisitudes del pensamiento. la descripción o la exposición del pasado. no sólo los textos y los documentos de los filó­ sofos..

«No basta describir lo sucedido. que reaparecen obstinadamente en formas m uy diversas.. las variantes y las diversas m oda­ lidades que revisten las ideas en su desarrollo. o tam bién desglosar ciertos aspectos. Ejercen su función histórica articulados den­ tro de estructuras. Taggart). que puede ser lógico o cronológico. T o d o esto debe tenerlo en cuenta el historiador. L os hechos históricos no se dan aislados. Sin cronología. Es preciso averiguar los motivos deter­ minantes de las acciones. sino encuadrados en una situación. En lugar de acudir a elementos extra o metahistóricos.Historia do la Filosofía b) H e r m e n é u tic a . la pervivencia de determinadas corrientes de pensamiento. L a cronología es un elemento im prescindible. c) O r d e n . el material acumulado por los histo­ riadores se convertiría. a veces a gran dis­ tancia en el tiempo. que provocan las doctrinas. favorables o adversas. fijando en . facetas o corrientes parciales dentro del caudaloso curso de los sucesos. sino tam bién una interpretación y una explicación. etc. equivale a ignorar la Historia. La historia puede abordarse en u n aspecto am p lio y gene­ ral. D ebe señalar las acciones y reacciones. — Para una buena explicación e interpretación de los hechos históricos es im prescindible clasificarlos y es­ tructurarlos en un orden. sino también el cómo y el porqué de los sucesos. Aristóteles. conexiones y vinculaciones. de importancia capital en la Historia. unas veces claras y otras sum a­ mente sutiles. Cualquiera puede apreciar la luz que han proyectado sobre el pensamiento de Platón. dentro de unas coordenadas de lugar y tiem ­ po. ipso fa d o . sino que hay que explicar cómo las cosas han llega­ do a ser lo que son» (Fed. y en medio de una red o de un círculo más o menos exten­ so de relaciones. Prescindir del factor cronológico en unos acontecimientos que se han reali­ zado en el tiempo. o de totalidades más o menos amplias y complejas. Por encima o al lado de la sucesión temporal se dan entre los hechos relaciones de afinidad o discrepancia. indagando sus relaciones y conexiones. Pero el sim ple orden de los sucesos en la línea horizontal del tiempo no es suficiente en ninguna Historia. la fijación de la cronología de su vida y escritos. La Historia no es una simple na rración de sucesos pasados. y menos en la de la Filosofía. en un caos. N o sólo debe indagar el qué. y en medios geográficos y raciales m uy distintos de los que las vieron nacer. para interpretarlo en función del tiem po y del medio am bien­ te en que sucedieron. Santo Tom ás. el historiador debe explicar unos hechos por otros. que el historiador tiene el deber de averiguar. G .

O tros defienden la legitimidad de la «Historia apasionada». A unque. Si hay clases sociales. Tam bién puede aprovechar las enseñanzas de la misma Historia para trazar síntesis panorámicas. Tam poco merma la objetividad del historiador el conceder a cada pensador o a cada sistema la im portancia que merecen. Hace falta ser m uy optimista para no echar de 4 «¿Quién es el historiador para juzgar? Exponga con orden y exactitud los hechos. de las ideas de los filósofos. positivis­ mo. por afinidades y escuelas (platonismo. siempre im prescindible. Los 5 P . y desde luego con un fundamento más legítimo.— E l con­ cepto de Historia como saber científico es m uy reciente. suarismo). sin m engua de su objetividad. pues. 4. H ay príncipes del pensamiento al lado de laboriosos menestrales de la filosofía. y exponerlas bajo su responsabilidad cuando lo crea conveniente. el cual tendrá el valor de las razones en que lo fundamente. L a Historia de la Filosofía y su H isto ria. los condicionantes y los condicionados. idealismo. filosofía de la filosofía. panteísmo. espiritualismo. en cambio. objetiva y. I . por el contrario. Otros. con otras líneas más sinuosas y sutiles que reflejen las relaciones y conexiones. Teoría de la H istoria de la F ilo so fía : Pensamiento 17 [1961] 493-516 y 494-503). B o n i l l a S a n M a r t í n . Y nada im pide al historia­ dor calificar como erróneas las doctrinas cuando evidentem en­ te lo son. Asim ism o cada historiador puede tener sus preferencias en los criterios para distribuir los pensadores: geográfico (G re­ cia. Pero. puede lograrse una estructura en la exposición histórica del pasado que se aproxima lo más posible a la realidad. en este caso. E l historiador no es ningún árbitro suprem o en el torneo m undial del pensa­ miento. sensismo. aislar o considerar por separado el desarrollo de las ideas en cualquiera de esas líneas: realismo. escéptica). L os m úl­ tiples factores de diversidad han disgregado y dispersado el esfuerzo de los pensadores en muchas direcciones distintas. falsi­ ficará sin advertirlo las ideas del otro» (A . L a única norma objetiva es la misma Verdad. Por fortuna. si su cerebro es raquítico. L o cual no quiere de­ cir que ni aun en las teorías más extravagantes no se pueda encontrar algún fondo de verdad. sino un conjunto positivo de verdades definitivamente con­ quistadas por el esfuerzo de los sabios. Roma. aristotelismo. . I s a c i o P é r e z . en nuestro caso. escotismo. Pero sería ridicula la pretensión de cualquier sistema de haber llegado a la posesión de la Verdad absoluta. pues. Puede darse un prudente término medio. materialismo.. ecléctica. es decir. teísmo. Basta con fijarse lo que han avanzado las ciencias después de cualquiera de los «sistemas» que conocemos en la Historia. O . tam bién las hay intelectuales. tomismo. H isteria de la Filosofía española I p. hace más bien funcio­ nes de filósofo o de científico. P . porque. en alguna cuestión particular o en determinados aspectos de las ciencias. Alem ania. puede lograrse una H istoria científica. no se le puede negar el derecho a formar opiniones propias acerca del valor de las doctrinas. Por esto. L a verdad y el error filosóficos como realidades históricas: Estudios Filosóficos I V (1955) i:44- . y si. empequeñecerá todo cuanto encierre. ra­ cionalismo. ajústese cuanto pueda al pensam iento y aun a las palabras del filósofo. España). L a imparcialidad no debe llegar a poner en plano de igualdad los sistemas de Gopérnico y de Ptolomeo. que es precisamente lo que todas las «filosofías» tratan de buscar 5. niegan al historiador toda prerrogativa de carácter judicativo. es genial. escepticismo. por tendencias o ac­ titudes (realista. pues. ninguna «filosofía» puede pretender erigirse en juez de las demás. combinando la línea horizontal de la suce­ sión cronológica de los sucesos. verdadera. ver que en la historia . d) J u i c i o . to­ mando por criterio su confrontación consigo misma. Francia. y no m eta la hoz en mies ajena. Por desgracia. Cabe. dar su juicio el historiador.abundan más los errores y las aberracio­ nes que las verdades y los aciertos. pues. S. ultim idad de la que a sí misma está llamándose ultim idad de las cosas». prescindiendo del factor temporal y encuadrándolos en esquemas ideológicos. «Con­ ciencia filosófica universal y unitaria» (J. etc. y el mucho camino que todavía les queda por andar. en que el historiador toma partido ante los acontecimientos. E l respeto a las opiniones ajenas no es inconciliable con la firmeza en defender las propias. cuadros sinópticos o balances generales de los resultados conseguidos en un m o­ mento dado. E l pensamiento no ha seguido una línea recta de progreso homogéneo. la Historia de la Filosofía no arroja un balance negativo y descorazonador.96 Introducción Historia de la Filosofía 07 ellos la atención de una manera especial.13). el campo de la Historia del pensamiento es más fér­ til en errores que en verdades. «Hace. I r i a r t e . Es im posible que sean verda­ deros tantos sistemas opuestos entre sí. sobre toda. recluyéndole en la simple exposición fría y objetiva de los hechos. al cual correspondería el veredicto definitivo. idealista. el historiador. Pue­ de. y. sin dejar de serlo. Sería injusto y absurdo colocar a todos los filósofos en un pla­ no democrático de igualdad. ni tam poco un juez revestido de poderes especiales4.-— ¿Puede juzgar el historiador? A lgu n os con­ sideran la H istoria como una especie de tribunal suprem o de los pueblos. las in ­ fluencias activas y las dependencias pasivas. A sí.

Democritus reviviscens (ed. traduciendo. tienen un valor inapreciable en su as­ pecto inform ativo. ni menos su integración en un proceso de ca­ rácter universal. Commentarius de vita. pero sin visión de conjunto. T a l es la Epístola de nobilioribus Philosophorum sectis et de eorum differentiis. M a g n e n estudió a Dem ócrito. sive de vetere et peripatética philosophia (1634). M ar silio F ic in o llevó a cabo una labor benemérita. En el siglo x v comienzan a aparecer algunos intentos de Historia de la Filosofía. L as doctrinas son consideradas como opiniones de las diversas «sectas» (doxografía). Carecen de perspectiva. N o existe un solo intento de trazar un panorama general del desarrollo de la Filosofía. B. L os teólogos y los filósofos enumeran y utilizan las opiniones de los antiguos. el gran humanista J u s t o L i p s i o re­ cogió y ordenó los textos estoicos en su Manuductio ad philo­ sophiam stoicam. 1864). inspirados en los «doxógrafos» griegos. a Platón y Plotino. moribus et placitis Epicuri. seu animadversiones in decimum librum Diogenis Laertii (1649). C l a u d i o B é r i g a r d se interesó por los primeros filósofos griegos: Circulus pisanus. Knust. que se re­ ducían a Diógenes Laercio y a algunas referencias dispersas en autores griegos y latinos. B u o n o se g n iu s . pero no constituyen Historias de la F ilo ­ sofía propiamente dichas. Cosa semejante hay que decir de la Edad M edia. L os humanistas ignoraban la Edad M edia. Syntagma philosophiae Epicuri (1656). y en particular del suyo propio. y basadas en fuentes de información limitadísimas. que indicaremos al tratar de las fuentes. 1500. Physiologia stoicorum (1604). Juan P ic o d e l a M ir á n d o l a redactó un Examen veritatis doctrinae gentium. traducida al castellano con el título Cró­ nica de las fazañas de los filósofos. . entre otros. Pero no se aprecia el sen­ tido de la conexión de unos sistemas con otros.98 Introducción numerosos trabajos históricos de los griegos. pero sin cuidarse de ordenarlas y sistematizarlas. G u alte r io B u r leig h (Burleus) escribió De vita et moribus philosophorum (ed. 1886). Aparecen estudios sobre algunos filósofos y sus respectivas «sectas». ni de sus rela­ ciones mutuas. T u binga. de J. G a s s e n d i recogió y comentó los datos de Diógenes Laercio sobre la filosofía epicúrea. y ni siquiera sospechaban la importancia extra­ ordinaria que esos siglos habían tenido en la formación del pensamiento europeo. Prevalece lo anecdótico. A fines del siglo xvi. Tam poco avanzó gran cosa en el Renacimiento el concepto de Historia de la Filosofía.

Historia de la Filosofía

En España los primeros indicios de interés por la i listaría de la Filosofía aparecen en P e d r o S á n c h e z d e A r c e , Historia moral y Philosóphica. En que se tratan las vidas de doce Philósophos y Príncipes antiguos y sus sentencias y hazañas (Toledo 1590) E l D r. C r i s t ó b a l S u á r e z d e F i g u e r o a , que en su Plaza uni­ versal de todas ciencias y artes (1773) hace un resumen de la vida y doctrinas de los antiguos filósofos, a base de los datos de Diógenes. D on F r a n c i s c o d e Q u e v e d o hizo una exposición de la doctrina estoica y una defensa de Epicuro. Con un sentido ecléctico de conciliación de las distintas «sectas» aparecen en el siglo x v i i varias obras, como la de J. B. D u h a m e l , De consensu veteris et novae philosophiae (1633); J. C. S t u r m , Philosophia eclectica (1686); Physica eclectica (16971722); R. G o c l e n i u s , Conciliator philosophicus (1609); T h . S t a n l e y , The History o f Philosophy (1655). D entro del mismo siglo aparecen ya obras con carácter de Historias generales, como las de J o r g e H o r n , Historíae philosophicae libri septem, quibus de origine, sectis, et vita philosophorum ab orbe condito ad nostram aetatem agitur (Lyon 1645). J. T h o m a s i u s , Schediasma historicum, quo varia discutiuntur ad Historiam, tum philosophicam tum ecclesiasticam pertinentia (Leipzig 1655). C h . T h o m a ­ s i u s , Origines historiae philosophiae et ecclesiasticae (1669). E l criticismo del siglo x v i i i se refleja más en los títulos y en el espíritu que en el carácter científico en las obras de A . F. B. D e s l a n d e s , Histoire critique de la Philosophie (París 1730-1736) 3 vols., y especialmente en la de J, J a c . B r ü c k e r , Historia cri­ tica philosophiae a mundi incunabulis ad nostram usque aetatem deducta (Leipzig 1742-1744) 5 vols. Institutiones historiae philo­ sophiae usui academicae iuventutis adornatae (1747). K iirze Fragen aus der philosophischen Historie (U lm 1731-1736) 7 vols. En Brücker se inspiraron los enciclopedistas, en especial el volteriano A g a t o p i s t o C r o m a z i a n o (Appiano Buonafede) en su Della istoria e della índole di ogni filosofía (Lucca 1766-1781) 6 vols. C o n d o r c e t escribió un Esquises d’ un tableau historique des progrés de l’ esprit humain. A fines del mismo siglo aparece la obra de D i e t r i c h T i e d e m a n n Geist des spekulativen Philo­ sophie (M arburg 1791-1797) 7 vols., que sigue un criterio ecléctico entre L eibn iz y Locke, opuesto al criticismo kantiano. Por el contrario, se inclinan al kantismo j. G . B u h l e , en su Lehrbuch der Geschichte der Philosophie (G otinga 1796-1804) 8 vols., y W . G . T e n n e m a n n , en su Geschichte der Philosophie (Leipzig 1798-1819). J. M . D e g é r a n d o , en su Flistoire comparée des systémes de philosophie (París 1804), sigue una tenden­ cia sensista y empirista. Debem os mencionar especialmente la

100

h i lr o il iii i'i ó ii

monumental Geschichte der Philosophie d e H , R i t t e r ( li a m burgo 1829-1852) 12 vols., que todavía tiene v a lo r 6. H e g e l introduce un nuevo concepto de Historia de la F i­ losofía en sus Vorlesungen ueber die Geschichte der Philosophie (Berlín 1833-1839) 3 vols., interpretando los sistemas filosóficos dentro de su evolucionism o dialéctico, en el sentido que hemos explicado anteriormente. Desde mediados del siglo pasado se suceden sin interrup­ ción las grandes Historias generales de la Filosofía, con ten­ dencia cada vez m ayor a un carácter más científico y realista. L os avances del m étodo histórico, la agudización del espíritu crítico, el perfeccionam iento de las ciencias auxiliares, el descubrim iento de textos ignorados, la enorme acum ulación de nuevos materiales, el análisis filológico de las obras de los antiguos filósofos, el estudio del m edio ambiente político, cultural y religioso, la m ultiplicación de estudios monográficos sobre personajes y escuelas, las exigencias cada vez mayores de crítica y objetividad, etc., todo esto ha dado por resulta­ do un conocim iento m ucho más exacto de las vicisitudes del pensamiento humano en su desarrollo a lo largo de los siglos. Y todo ello obliga tam bién a los historiadores a atenerse con m ayor rigor a los hechos, y a una m ayor cautela en arriesgar­ se a trazar fantásticos panoramas a priori. C on ello, la H is­ toria de la Filosofía pierde la unidad ficticia que tenía en los sistemas idealistas. Pero gana con el descubrim iento de otra unidad, menos superficial y más real, latente en el desarrollo m ismo de los sistemas. Estudiándolos, no en abstracto, sino encuadrados en su momento histórico, aparecen m ucho más claras las conexiones de unos con otros y su vinculación con los acontecimientos de la Historia general, de la cual unas veces son causa y otras se resienten como efectos. D e esta manera aparece la Filosofía bajo un aspecto menos artificial y más real, como una conquista emocionante lograda por el esfuerzo de la inteligencia humana.

B I B L I O G R A F I A Introducción a la Historia de la
B a n f i,

Filosofía

B u rg ess, C o u sin ,

A., Problemi di storiografia filosofica (Milano, Bocca, 1951). J. B . , Introduction to the History o f Philosophy (Nueva York 1939).
V., Necesidad de la Filosofia. Introducción a la Historia de la F ilo­

sofia

(Buenos Aires, Espasa-Calpe, -1947: Col. Austral 696).
o s c h e tti, M a r io M o s c h e tti,

6 P a d o v a n i-M
ti, 1954); A .

Grande Antologia filosofica (Milán, MarzoraBibliografia critica generale p.2yss.

Historia tU la Filo.iofi/i
C r o c e , li., Filosofia e storiografia (D ari, L u te i/ a , 1949).

11)1

e storia da la storiografia (Bari, Laterza, (ih)48). M., L a storiografia filosofica antica (Milano, Boc.i a, 1950). D a n i é l o u , J.,S. L, Essai sur le m ystèrede l'H istoire (Paris, Ed. du Seuil, 1953). D o n d e y n e , A., L ’ historicité dans la philosophic contem poraine: Rev. Phil, de

·■ Teoria

.D al P ra,

Louvain (1956) 5-25.
F errater M ora,

] ., Cuatro visiones de la H istoria Universal (Buenos A ires,

Losada, 1945)· G o l d s c h m i d t , W., Los quehaceres del historiador de la F iloso fía : R ev. Est. Pol. 67 (Madrid 1953) 49-82. G u t h r i e , H., Introduction au problème de l’Histoire de la Philosophie (París, Alcan, 1937). M a r í a s , J., Biografía de la Filosofia (Buenos Aires, Emecé, 1954). M a r r o u , H. I., D e la connaissance historique (Lovaina, Nauwelaerts, 1955).
M o n d o l f o , R .,

Problemas y métodos de la investigación en Historia de la F i­

(Tucumán, Universidad Nacional, 1949). N a d d e o , P., Breve Introduzione alla Storia della Filosofia (Torino, Società Editrice Internazionale, 1933).
losofia
P é r e z , I s a c io , O . P .,

Alcance crítico de la Historia de la Filosofia moderna

Estudios filosóficos 4.0 (Las Caldas de Besaya [Santander] 1954) 115. Q u i l e s , I., Introducción a la Historia de la Filosofía: Diccionario filosófico (Buenos Aires, Espasa-Calpe, 1952) p.58. — Concepción integral de la Historia de la Filosofía : Estudios n.363 (Bue­ nos Aires 1937). R e n o u v i e r , C h ., Philosophie analytique de l’Histoire (París 1896-1897) 4 vols. R o b i n , L., Questions de méthode, de critique et d’ histoire (París 1942). R o m e r o , F., Sobre la Historia de la Filosofía (Tucumán 1943). Z u b i r i , X., E l saber filosófico y su historia, e n Naturaleza, Historia, Dios (Ma­ drid 1944) p. 139-157. — L a Filosofia della Storia della Filosofia : Archivio di Filosofia (Roma 1954)·
Historias generales de la Filosofia
Abbagnano,

N., Storia della Filosofia (Torino, U. T. S. T., 1946-1950-1955) 1952-1953). y Simón, 1955). Cedam,

— Compendio di Storia della Filosofia (Torino, Paravia, — Historia de la Filosofia 3 vols. (Barcelona, Montaner

3 vols.

A g a t o p i s t o C r o m a z ia n o ( A p p ia n o B u o n a f e d e ) , D e lla Istoria e della indole A lb e r g a m o ,

di ogni Filosofia (Lucca 1766-1781, 6 vols.; Venecia 1782-1784). F., Storia della Filosofia per i Licei scientifici (Padova,

1 9 4 7 -1 9 4 9 ) 2 v o ls . A l i o t t a , A . , Storia della A m e r io ,

Filosofia (Nàpoles 5 19 3 6 ). F., Lineamenti di Storia della Filosofia (Torino, SEI, 1943). — Historia de la Filosofia (M adrid, Sociedad E ditora Ibérica, 1954). Esquemas para una Historia de la Filosofia occidental

A r ó s t e g u i, A . , A sa M ahan,

(Gra­

A s t , F r .,

A Critical History o f Philosophy (Nueva York 1884). Grundriss einer Geschichte der Philosophie (18 0 2 ). A s t e r , E. v o n , Geschichte der Philosophie (Stuttgart, Kroner, 121958). — Historia de la Filosofia (Barcelona, Labor, 1935, 2i 945 )· B alm es , J., Historia de la Filosofía (París 1853; ed. B A C , M ad rid 1948). B a r b e d e t t e , D., Histoire de la Philosophie (Paris 81938). — Histoire abregée de la Philosophie (Paris 1933). B e r g m a n n , J., Geschichte der Philosophie (Berlin 1892-1893) 2 vols.

nada, CAM, 1953).

102
B la k e y ,

Introducción

R., H istory o f Philosophy o f mind, frorn ihe earliest periodo to the present tim e (Londres 1848) 4 vols. B l a n c , E., H istoire de la Philosophie (Lyon-París 1896) 3 vols. B o b b a , R., Storia della Filosofía rispetto alia conoscenza di D io , da Tálete fin o ai giorni nostri (Lecce 1873-1874) 4 vols. B o f i l l , J . - V é l e z , J., H istoria de la F ilosofía (Barcelona, 1937). B o n i l l a S a n M a r t í n , A., H istoria de la F ilosofía Española ( M a d r id 19081911).

Em., L a P hilosophie et son passé. H istoire de la Philosophie (París, Alean, 1926-32; Presses Universitaires de France, 7i96o). — H istoria de la F iloso fía. Trad. D. Náñez (Bs. Aires, Sudamericana, 1942, 21944). B r o n o w s k i , J . - M a r l i s h , B., L a tradición intelectual de O ccidente (Madrid, Ed. Norte y Sur, 1963). B r ü c k e r , J. J., H istoria critica philosophiae, a mundi incunabulis ad nostram usque aetatem deducta (Leipzig 1742-1744) 6 vols., 2.a ed. 1767. B u h l e , J. G., Lehrbuch der G eschichte der P hilosophie und einer kritischen L iteratu r derselben (Gottingen 1 7 9 6 -1 8 0 4 ) 8 vols. C a r r e r a s A r t a u , J., H istoria de la F ilosofía (Barcelona 1943, 1949). C a r r e r a s A r t a u , J. y T., H istoria de la F ilosofía española: Filosofía cristiana de los siglos x ill- x v (M adrid, A sociación Española para el Progreso de
B r é h ie r ,

las Ciencias, 1939-1941).
C a r lo tti,

G.,

C h e v a l i e r , J ., H istoire de la pensée.

S to ria critica della Filosofía (Firenze 1931). I. L a pensée antique. II. L a pensée chré-

(Madrid, Aguilar) I (1958); II (1960). C o d i g n o l a , E., Sommario d i Storia della Filosofía (Firenze, La Nuova Ita­ lia, 1940). C o p l e s t o n , F r ., S. I . , A History o f Philosophy (Londres, Bum-Oates, 2 1 9 6 3 68, 8 vols.; tr. esp., Barcelona, Ed. Ariel, vols.l-6,1 9 6 9 -7 4 ). C o u s in , V., Introduction á l’H istoire de la P hilo so p hie; Cours d e l ’H istoire de la Philosophie moderne (Bruselas 18 4 0 ; París 1 8 4 6 -1 8 4 8 ). — Fragments philosophiques pour servir á l ’ H istoire de la Philosophie (Pa­ rís 5i866) 5 vols. — H istoire genérale de la Philosophie depuis les temps les plus recules ju squ ’ á la f in du X V I I I siécle (París 188 4, Bart. St. Hillaire). C u s h m a n n , H. E., A B eginner's H istory o f Philosophy (Boston-Nueva York). D a g n e a u x , H . , H istoire de la Philosophie (París 2 1 9 0 1 ). D e G é r a n d o , J. M., H istoire comparée des systémes de Philosophie, considérrés relativem ent a u x principes des connaissances humaines (París 1804, 3 vols.; 1823-1824, 4 vols.). D e l b o s , V., F igures et doctrines de philosophes (París 1 9 1 9 ). D e s l a n d e s , A. F. B., H istoire critique de la Philosophie (París 1730-1736) 3 vols. D e u s s e n , P., A llgem eine G eschichte der Philosophie (Leipzig 1894-1911). D e u t i n g e r , M. v o n , G eschichte der Philosophie (1852-1853).
D evaux, D íe z

tienne (París, Flammarion, 1955-1956). H istoria del pensamiento. Trad. de J. A. M í g u e z

P h ., D e T h ales á Bergson. Introduction historique á la Philosophie

européenne

rén, 1942). — — rén, 1946).

B la n c o ,

(Lieja 1955). A., E volución

d el pensamiento filosófico

(Valladolid, Santa-

H istoria de la F iloso fía contemporánea. M an ual de H istoria de la F ilosofía

Siglos xix-xx (Valladolid, Santa-

(Valladolid, Casa Martín, s.f.).

D i l t h e y , W . , Grundriss der allgemeinen G eschichte der Philosophie (1 9 4 9 ).

Ilisto riii de l,i Wlosofhl
D i l t h e y , W , , Com pendio de H istoria de la l'ilosofk i. T r a d . 11 na/. (M é x ic o ,

FEC, 1951).
D o m ín g u e z , D . ,

S. I.,

H istoria de la F ilosofía

(Santander, Snl Tcrrac, it).w,

A., Kritische Geschichte der Philosophie (Berlín 1869). W. J., T h e H istory o f Philosophy (Nueva York 1938). — H istoria de la F ilosofía, de Sócrates a John Den¡ey (Buenos Aires 21947). D y n n i k y c o l a b o r a d o r e s , H istoria, de la F ilosofía. Academia d e Ciencias d e la URSS. Tr. esp. de A. V á zq u e z, 7 vols. (México 1965). E r d m a n n , J. E., Grundriss der G eschichte der Philosophie (Berlín 1866) 4 vols. E s c o b a r , F., H istoria de la F ilosofía antigua (Oviedo 1954). E u c k e n , R., D ie Lebensanschauungen der grossen D enker (Leipzig 4i902). F e r n á n d e z C u e v a s , J., H istoria Philosophiae (Madrid 1858). F i o r e n t i n o , F., M a n ua le di Storia della Filosofía (Nápoles 1879-1881) 3 vols. F e r m , V., A History o f philosophical systems (Nueva York 1950). F i s c h e , J., Geschichte der Philosophie (Viena 1947) 5 vols. F o u i l l é e , A., H istoire de la Philosophie (París 1874). — H istoria general de la F ilosofía (Bs. Aires, Anaconda, 1943). F u l l e r , B. A. G., A H istory o f Philosophy (Nueva York 3i95S). F r í e s , J. F., Geschichte der Philosophie (Halle 1837-1840).
D u h r in g , D u ra n t, G a r c í a L u n a , T . , M a n ua l de H istoria de la F ilosofía (M a d r id 18 4 7).

101958)-

E., M an uale di Storia della Filosofía (Firenze, Sansoni, 1949-1951). P., S. I., H istoria Philosophiae (a d usum privatum ) (Roma 1918). — B revis conspectus H istoriae Philosophiae (Roma 19212). G l e n n , P. J., T h e H istory o f Philosophy (St. Louis, Herder, 1929). G o n z á l e z , C., cardenal, O. P., H istoria de la F ilosofía (Madrid 18781879, 3 vols.; Madrid 1886, 4 vols.).
G a r ín , G eny, G o n z á le z A lv a r e z , A .,

H istoria de la F ilosofía en cuadros esquemáticos

(Madrid, Epesa, s.f.). —
M a n ua l de H istoria de la F ilosofía (Madrid, Gredos, 1957) 2 vols. N., S. I., H istoria Philosophiae vol.1-2 (Roma 1960). G o n z á l e z C o r d e r o , F., Bosquejo de una H istoria de la F ilosofía (Madrid,
G o n z á l e z C a m in e r o ,

Cocuisa, 1946). E., y H. K u h n , H istoria de la E stética (B s . A ir e s , Nueva, 1948). G o u h i e r , H. G., L a Philosophie et son H istoire (P a rís, V r in , 21947). G o u i r a n , Em., H istoria de la F ilosofía (Buenos Aires, Centurión, 1947). G r e g o r i o y M a r t í n e z d e P i n i l l o s , R., H istoria de la F iloso fía (M a d r id , Hernando, 1911). H a f f n e r , P., Grundlinien der Geschichte der Philosophie (Maguncia 1881). H e u m a n n , C h r . A., A c ta Philosophorum (Halle 1715SS). H i n n e b e r g , P., Allgem eine G eschichte der Philosophie (Die Kultur der Gegenwart, ed. por P. Hinneberg). Colaboraron: W. Wundt (Filosofía de los primitivos), H. Oldenburg (India), W. Grube (China), T. Inouye (Japón), H . von Armin (Grecia), Cl. Baeumker (Patrística), I. Goldziher (Arabe y judía), Cl. Baeumker (Cristiana medieval), W. Windelband (Moderna). H e r r a n z y E s t a b l e s , A., H istoria de la F ilosofía (Barcelona 19 2 5 ). H e g e l , G. W. Fr., Vorlesungen über d ie G eschichte der Philosophie (ed. por L. Michelet, Berlín 1833-1836, 21840-1843). H i s c h b e r g e r , J., G eschichte der Philosophie I (Freiburg I. B. 1949). — H istoria de la F ilosofía (Barcelona, Herder, I, 1954; II, 1956). H u i d o b r o d e l a I g l e s i a , E., Problemas filosóficos fundam entales e historia de los sistemas (Burgos 1948).
G ile e r t,

Introducción Insúa R o d r íg u e z , R ., H istoria de la F ilosofía en Hispanoamérica

(Univer­

sidad de Guayaquil 194.9).
I r ia r t e , J., S. I., Pensares y pensadores (M adrid, R azón y Fe, 1958). J a n e t, P .- S e a ille s , G ., fíisto ire de la Philosophie. L es problémes et les écoles (París 1887, Mi928). Jaspers, K., D ieg rossen Philosophen 3 vols. (München, Pieper, 1957). J o d l, F r ., G eschichte der E th ik ais philosophischer W issenschaft (Stutt-

gart 31920).
K .,

J o e l,

Geschichte der antiken Philosophie I (Tubingen, Mohr, 1921). G., Geschichte der philosophie in E inzeldarstellungen (Reinhardt, Mu­ nich 1924). (Obra de colaboración. Han aparecido 3 7 volúmenes d e los 40 que comprenderá el total.) Klimke, F., Institutiones H istoriae Philosophiae (Roma 1923) 2 vols. — H istoria de la F iloso fía. Trad. E. Colomer y PP. Jesuítas de San Cugat (Barcelona, Labor, 1947, 3i96r).
K a fk a , K o t z i a s , H istoria tes Philosophias (A te n a s 1 8 7 6 -1 8 7 8 ) 5 vo ls . K ran z,

W., Kosm os (Bonn 1955). Laforet, J., H istoire de la Philosophie (Bruselas 1867). L a m a n n a , P., H istoria de la F ilosofía. I. E l pensamiento antiguo. Trad. O . C o l e t t i (Buenos Aires, Hachette, 1 9 5 7 ). L a n g e , F. A., Geschichte der M aterialism us und K r itik seiner Bedeutung in der Gegenw art (Iserlohn 1866). L a m a n n a , E. P., Storia d ella Filosofia (Firenze, L e Monnier, 1947; 4i96i-62). — Sommario di F ilosofia (Firenze 16i952). L a p e ñ a , T., Ensayo sobre la H istoria de la F ilosofía desde el principio del mundo hasta, nuestros días (Burgos 1807). L e i g h t , A., H istory o f the Philosophy (Londres 1880). L eo , F., D ie griechísch-rdmische Bíographie nach ihrer literarischen Forra (Leipzig 1901). L e w e s , G. H., A biographical history o f Philosophy fro m its origin in Greece down to the present day (Londres 1845). — T h e H istory o f Philosophy, fro m Thales to the present day (Londres 4i87i) 2 vols. L i b r i z z i , C., Lineam enti di Storia della Filosofia (Padova, Cedam, 1947-1948) 3 vols. L ó p e z Ruiz, A., H istoria de la F ilosofía. Ed. S. Martín (Avila 1946). M a r b a c h , G . O . , Lehrbuch der G eschichte der Philosophie I (antigua) 1838; II (medieval) 1841. M a r c o n e , R., O. S. B., H istoria Philosophiae (Roma, 1, 1 9 1 3 ; II, 19 1 4 ). M a r í a s , J., H istoria de la Filosofía (Madrid, Rev. Occ., 1 9 4 1 , 10I9 S 8 ). M a r t í d e E i x a l á , R., L a Filosofía en España. Apéndice a su traducción del M a n u a l de H istoria de la Filosofía, de Amice (Barcelona 1842). M a y e r , F e d . , A H istory o f ancient and M ed iev a l Philosophy (Nueva York 1950). M é n d e z B e j a r a n o , M., H istoria de la F ilosofía (Madrid 1913). M a z z a n t i n i , C., L a Filosofia nel filosofare umano. I. 11 pensiero antico (To­ rino, Marietti, 1949). M e s s e r , A., Geschichte der Philosophie (1918) 4 vols. — H istoria de la F ilosofía (Madrid, Rev. Occ., 319 3 5 ; Barcelona, EspasaCalpe, 1939SS). M e y e r , H., G eschichte der abendlándischen W eltanschauung (Paderborn, Schoningh, 1948-1950) 2 vols. — Abendlándische W eltanschauung 5 vols. (Paderborn 1953). M i c h e l i t s c h , A., Illustrierte G eschichte der Philosophie (Graz, Styria, 1933) 2 vols.

Historia do la Filosofía
M o n d o lfo , N k u s c i-ilo s s ,

K,,

L 'in fin ito n tl pensiero d e ll'A n iic h itá classica (Firenze,

Nuovn

Italia, 21956).

R., E l hombre y su mundo a través de los siglos (Rosario [Ar gentina) 1942). N o a c k , L., Geschichte der Philosophie in gedrángter Uebersicht (1853). N o u rris o n , J. F., Tablean des progrés de la pensée humaine depuis Thales jusqu’ d H egel (París 1858). N ú ñ e z R e g u e i r o , M . , H istoria crítica de la F ilosofía (Buenos Aires. El Ateneo, 1943). O t t a v i a n o , C., M a n ua le di storia della filosofía vol.i (Ñapóles 1958). P ad o van i, U., Storia della Filosofía (Com o, Cavalleri, 1942; M ilano, M arzorati, 61950 ). P a l h o r i e s , F., V ie et doctrines des grands Philosophes á travers les ages (P a ­ rís 1938) 3 v o ls . P é r e z M u g a , P ., H istoria de la F ilosofía (Barcelona 1917). Pou (Povius), B., Institutionum H istoriae philosophicae libri X I I (Calatayud (Leipzig 18 5 5 ). (Madrid, Rev. Occ.). Q u i l e s , I . - M c G r e g o r , E. F., Gráficos de la H istoria de a F ilosofía (Bue­ nos Aires, Espasa-Calpe, 1940, 21951). R e i n h o l d , E., H andbuch der allgem. G eschichte der Philosophie (Gotha 1 8 2 8 -18 3 0 ) 3 vols. R e n o u v i e r , Ch., Esquisse d’ une classification systématique des doctrines p hi—
H istoria de la Lóg ica
1 7 6 3 ). P r a n t l , H . , Geschichte der L og ik in A bendlande

losophiques: L a critique religieuse (18 8 2 ) ju lio , P.184SS. H istoria y solución de los problemas metafisicos (Bs. Aires, Hachette, 1950). R ix n e r , T h . A ., H andbuch der Geschichte der Philosophie (Sulzbach, 182218 2 3 ) 3 vo ls . R itte r ,

H., G eschichte der Philosophie (Hamburgo 1829-1853) H istoire de la Philosophie (París, Ladrange, 1835). R i v a u d , A., L a s grandes corrientes d elj pensamiento antiguo Tridente, 1945). —
H istoire de la Philosophie
I, I I , III. R u g g ie r o ,

12 vols. (Bs. Aires,

(París, Presses Univ. de France, 1948-1950)
Filosofía

G. d e , Storia della 4 tomos en 13 vols.).

(Bari 1921-1948, 18 vols.; 1946-1950, (Bari, La-

Sommario di Storia della Filosofía antica, medievale, moderna

terza, H1951). R u s s e l l , B., A history dres 1947). —
S c h illin g ,

o f W estern Philosophy and its connection w ith P o litical and social circunstances, from the earliest times to the present day (Lon­ H istoria de la F ilosofía occidental (Barcelona 1954). K u r t , Geschichte der Philosophie (I, Munich 19 5 3 ; V I , B e r ­

lín 1954).

S c h le ie r m a c h e r ,

F., G eschichte der Philosophie (1839). A., G eschichte der Philosophie in Umriss, ein L eitfa d en zu r Übersicht (Stuttgart 1848). —■ istoria general de la F ilosofía (Madrid, Jorro, 1912; Buenos Aires, H Atlántida, 1945).
S c h w e g le r ,
della Filosofía (Roma 6 1950 ). H istoria de la F ilosofía. Trad. Muñoz Alonso (Barcelona, L a filosofía nel suo sviluppo storico

S c h m e c k e l , H . , D ie positive Philosophie in ihrer geschichtlichen Entw iklung I S c ia c c a ,

(Berlín 1938). M. F., S to ria

— —

Miracle, 1950,

2I9 S4 )-

2 vols. (Roma 9i959).

106

Introducción

S ig w a r t, G h. W., Geschichte der Philosophie (Stuttgart 1854) 3 vols, S o la n a , M . , H istoria de la F ilosofía española. Epoca del Renacim iento, s . X V I 3 vols. (Madrid, Asociación para el Progreso de las Ciencias, 1941)’ S te fa n in i, L., Storia della Filosofia nei principali problemi e sistemi, con bra-nS to e c k l,

ni dei principali autori (Torino 1950). A., Lehrbuch der G eschichte der Philosophie (Maguncia 1870, Grundriss der Geschichte der Philosophie (Maguncia 1919; Graz,

31889). Styria,

1933) 2 vols. Th., T h e H isto ry o f Philosophy (Londres 1655). Tr. latina por G. Olearius (Leipzig 1711). T en n em an n , W. G., Geschichte der Philosophie (Leipzig 1798-1819) 10 vols. — Grundriss der G eschichte der Philosophie f ü r den Akadem ischen Unterricht (Leipzig 1812). — H istoire de la Philosophie. Trad. Víctor Cousin (París). T ied em an n , D., G eist der spekulativen Philosophie (Marburg 1791-1797) 7 vols. T hom asius, J., Schediasm a historicum quo varia discutiuntur ad historiam tum philosophicam tum ecclesiasticam pertinentia (Leipzig 1665). T h o n n a rd , F. J., Précis d 'H istoire de la Philosophie (Tournai, Desclée, 1937). — Compendio de H istoria d e la F iloso fía. Trad. R. García Blanco (París, Desclée, 1949; 31964). T o t o k , W., H andbuch der Geschichte der Philosophie. Bd.i. A ltertu m por V. Klostermann (Frankfurt an Main 1964). T r e d i c i , J., B rev e corso di Storia della Filosofia (Florencia 2i9ii). — B reve curso de H istoria de la Filosofía (Barcelona, Gili, 1944, 3I9Óo). T u r n e r , W ., H istory o f Philosophy (Londres 1903). U e b e r w e g , F r ., Grundriss der G eschichte der Philosophie (Berlín 1863-1866, 13I9S4). Reelaborado primero por Max Heinze. La última edición com­ prende: I. Filosofía antigua (Praechter).— II. Patrística y Escolástica (Geyer).— III. Moderna hasta fin del siglo xvni (Frischeisen-Kohler y Moog).— IV. Alemana del siglo xix y actual (Oesterreich).— V. Extran­ jera desde fines del siglo xxx y actual (Oesterreich). V a n d e r A a , J., S. I., H istoria Philosophiae (Lovaina 1889). V i d a r t , L., L a F ilosofia española (Madrid 18 6 6). V o r l X n d e r , K . , Geschichte der Philosophie ( L e ip z i g 1903, 2 v o ls .; HamburS t a n le y ,
g o «194 9).

H istoria de la F ilosofía (Madrid, Rev. Occ., 1921) 2 vols. W e b e r , A., H istoire de la Philosophie européenne (París 1874, 1925). —• H istoria de la F ilosofía (Madrid, Jorro, 1912). W illm a n n , O., A llgem eine G eschichte der Philosophie (Berlín 1909). — G eschichte der Idealismus (Brunswick 1984-1897, 3 vols.; 1907). W in d e lb a n d , W ., Geschichte der Abendlándischen Philosophie in A ltertu m

Trad. F. Larroyo (México-Quito, Pallas, 19411943, 1945) 7 tomos en 8 vols. — H istoria de la F iloso fía . Trad. Elsa Tabemig (Bs. Aires, Nova, 1951). W in d e lb a n d -H e im so e th , L ehrbuch der G eschichte der Philosophie (TübinH istoria de la Filosofía.

(Munich 1927).

gen, M ohr, 1935). W t j l f f , M. d e, Précis d’ H istoire de la Philosophie

Elementos de H istoria de la F ilosofía

(Lovaina 81938). (Barcelona, Gili, 3i927).

F I l

O S O F i A

G R ! E G A

P R E L IM IN A R E S L F u e n te s

1. D ir e c ta s.— L as guerras, los incendios, la incuria de los hombres, y la misma acción del tiempo, han hecho perecer, en muchos casos irremediablemente, gran parte de la herencia literaria y filosófica de la antigüedad. Se conservan, total o parcialmente, las obras de Platón, Aristóteles, Filón, Plutarco, Plotino, Cicerón, Séneca, Epicteto, M arco Aurelio. Pero de la mayor parte de los filósofos solamente quedan fragmentos o referencias de biógrafos o doxógrafos, a base de las cuales es preciso reconstruir su pensamiento. Se han hallado algunos escritos en las excavaciones de Egipto y Herculano, en pa­ limpsestos, inscripciones y traducciones. Pero quedan pocas esperanzas de hallazgos de verdadera importancia 2. In d irecta s.— a) G riegas .— L o s griegos cultivaron el género histórico ya desde el siglo v i antes de Jesucristo (Hecateo de M ileto). En cuanto a la Historia de la Filosofía, parece que fue en la escuela de Dem ócrito donde se inició primeramente el estudio de las doctrinas de filósofos anteriores. P latón constituye una fuente m uy importante de información sobre las doctrinas de filósofos anteriores y contemporáneos, especialmente sobre Sócrates y los sofistas. Pero acerca de su maestro es necesario desprender los rasgos históricos del p ro ­ ceso creciente de idealización a que somete su figura, y en cuanto a los sofistas, para valorar debidamente su testimonio, hay que tener en cuenta el carácter polémico de su exposición. A r i s t ó t e l e s merece ser considerado como el prim er his­ toriador de la Filosofía. En muchas cuestiones recoge y analiza las opiniones de los antiguos. L e debemos informaciones su ­ mamente valiosas, aunque su propósito sistemático desvirtúa en ocasiones su objetividad. El ejemplo de Aristóteles fue imitado por sus discípulos. M enón escribió una Historia de la M edicina. E udemo de
1 U e b e r w e g -P r a e c h te r ,

Filosofia nel filosofare umano: Storia del pensiero antico,

13 ed. p.10-26,i2*-37*; M a z z a n t i n i , C., I P.439SS.

La

Prslimìniirci R o d a s una Historia de la Aritm ética y de la Geom etria, otra
cearco d e

de la Astronomía, y probablemente otra de la Teologia. D iM e s s e n i a , una Historia de la Geografia y otra de Grecia (Βίος Ελλάδος). A r i s t o x e n o d e T a r e n t o , una Historia de la M ùsica. L a obra más im portante de la escuela peripatética fue las Opiniones de los físicos (Φυσικών δόξαι), de T e o f r a s t o , de la que se conserva un amplio fragm ento sobre las sensaciones, y que es la fuente principal de donde se derivan otras obras posteriores semejantes, cuya filiación ha establecido D iels 2. D e Teofrasto procede la Vetusta placita (Δόξαι), redactada en el siglo i o il antes de nuestra era por un discípulo desconocido de Posidonio, y también la colección conocida con la denom i­ nación de Aetii Placita (Συναγωγή τω ν άρεσκόντων = colección de cosas agradables), com pilada hacia el año lo o después de Jesucristo. En la colección de A ecio están inspiradas dos obras im por­ tantes: la Placita philosophorum (Περί τω ν άρεσκόντων φιλοσόφοις φυσικών δογμάτων), falsamente atribuida a Plutarco, com ­ puesta hacia 150, y más tarde las ‘ Εκλογαί (extractos) de J u a n
d e S t o b o i (h.400).

A su vez, de la obra del seudo Plutarco se deriva la Historia filosófica (φιλοσόφου ιστορίας), falsamente atribuida a Galeno, y que fue m uy utilizada tanto por los filósofos paganos como por los cristianos. Cultivaron el género biográfico el peripatético D i c e a r c o d e M e s s e n ia (h.310 a. J. C.), que escribió vidas de Pitágoras, de Platón y de los Siete Sabios. L e im itaron C a m é l e ó n d e H e r a c l e a (s .iv ), discípulo de Aristóteles, y A r i s t ó n d e J u l i s ( t h.225). C l e a r c o d e S o l e s (277-208) escribió Sobre los antiguos filósofos. A r i s t o x e n o d e T a r e n t o compuso una Vida de Pitágoras y Vidas de hombres (Βίοι άνδρων). A N e a n t e s d e C í z i c o s ( s .iii) se deben varios escritos: Sobre los hombres ilus­ tres, Hellenica, Pitagorica, Memorias del rey Atalo de Pérgamo. En todos estos autores se aprecia la tendencia a convertir la historia en una colección de anécdotas, dando preferencia a las de carácter picante. U n poco más cuidadoso de la exactitud y de la cronología fue F a n i a s d e E r e s o s (s .iv ) en sus obras Sobre los socráticos y Contra los sofistas. Los eruditos alejandrinos cultivaron especialmente la his­ toriografía. M erece mencionarse D e m e t r i o d e F a l e r ó n (si­ glos i v - i i i ), discípulo de Teofrasto, y gran favorecedor del
2 D ie l s ,

H.,

D oxographi graeci

(Berlín 1879).
5

H.e· Filosofía 1

112

Filosofia griega

l ’ relìmìmirt,μ

Liceo, que, refugiado en Alejandría, bajo la protección de los Tolom eos, inició la gran biblioteca. Coleccionó los apo­ tegmas atribuidos a los Siete Sabios. C a l i m a c o d e C i r e n e (nace h.320-310), bibliotecario de Alejandría, escribió un C a ­ tálogo de todos cuantos fueron ilustres en cada rama del saber y de sus escritos (Πίυακεξ). Com prendía 120 libros, de los que buena parte correspondía a los filósofos. Q uedan algunos frag­ mentos. N o hay que considerar esta obra como un catálogo propiamente dicho de la biblioteca alejandrina, aunque fue compuesta utilizando la gran cantidad de materiales reunidos en ella. E r a t ó s t e n e s d e C i r e n e (276-200), b ib lio te c a r io y d is c íp u lo d e C a lim a c o , c o m p u s o u n a s Cronografías, q u e c o m e n z a b a n e n la g u e r ra d e T r o y a (1184) y lle g a b a n h a sta la m u e rte d e A l e ­
ja n d r o . P a ra d e te r m in a r la s fe c h a s d e c a d a filó s o fo to m ó c o m o c r ite rio e l c o n sid e ra r lo s cu a re n ta a ñ o s co m o e l m o m e n to c u m ­ b r e d e su v id a (άκμή). A d e la n ta n d o e n e sa c ifra e l n a c im ie n to y r e tra s a n d o o tr o ta n to la m u e rte s e o b te n ía n las fe c h a s d e ca d a a u to r. A s im is m o , en e l άκμή d e l m a e s tro y el d e los d is c íp u lo s in te rv e n ía o tro in te r v a lo d e cu a re n ta a ñ o s. L a o b ra d e E r a tó ste n e s fu e c o n tin u a d a p o r e l e s to ic o A p o l o d o r o d e A t e n a s (h. 180-110), d is c íp u lo d e P a n e c io , q u e tra b a jó e n A l e ­ ja n d r ía c o n A r is t a r c o y se r e fu g ió e n P é rg a m o c u a n d o T o lo m e o F is c ó n e x p u ls ó a lo s sa b io s d e su c o rte (146). A d o p t ó co m o c r ite rio c r o n o ló g ic o la s u c e s ió n d e las o lim p ía d a s . E s c r ib ió u n a crónica e n tr ím e tr o s y y á m b ic o s c o n tin u á n d o la E ra tó ste n e s h a s ­ ta el a ñ o 144, q u e a su v e z fu e c o n tin u a d a p o r S c y m n o s . Son dignos de mención Z e n o d o t o d e E f e s o y H e r m ip o d e E s m ir n a (h.208-240), discípulo de Calim aco, que com puso V i­

los filósofos, de A n t í q o n o d e C a u i s t o s ( s . i i i ) , q u e d e b ió d i no m uy importante. V ivió en Pérgamo. P a n e c i o d e R o d a s (h. 185-112) y C l i t ó m a c o d e C a h i aoo (187-110) escribieron obras sobre las doctrinas de las distintali escuelas filosóficas, con el mismo título de Περί αιρέσεων. Cultivaron el género de las Sucesiones (Διαδοκαι) a la mu­ ñera de Soción y Heráclides, A n t í s t e n e s d e R o d a s (s.i), A l e ­
j a n d r o P o l i h i s t o r (s .i), J a s ó n d e R o d a s (s .i), D i o c l e s de M a g n e s i a (h.8o). D e este últim o cita Diógenes Laercio una

das de filósofos (Pitágoras, Heráclito, Empédocles, Dem ócrito, Sócrates, Platón, Aristóteles, sofistas, oradores, etc.), aunque buscando más lo anecdótico y pintoresco que lo histórico. U ti­ lizó unas Vidas de poetas compuestas por L o b ó n d e E s m irn a ( s .iii) . O tro discípulo de Calim aco y de Zenodoto, A r i s t ó ­ f a n e s d e B i z a n c i o (¿.257-180), hizo una edición de los Diálogos de Platón, distribuyéndolos en trilogías. A la misma escuela pertenecen tam bién S o c i ó n d e A l e ­ j a n d r í a (h.200-170), que escribió Sucesiones de filósofos (Δ ια ­ δ ο χ ή τ ω ν φ ιλοσόφ ω ν), de donde tomó Diogenes Laercio su cri­ terio de distinción de los filósofos en dos ramas: jónica e itálica, encabezadas, respectivamente, por T ales y Pitágoras. S á t i r o y H e r á c l i d e s L e m b o s (s .ii), que escribió una Historia en 37 libros y otras obras biográficas que se han perdido. S ó lo por referencias de Diógenes Laercio conocemos las Vidas de

Historia cursiva de los filósofos (Επιδρομή τω ν φιλοσόφων) y Vi­ das de filósofos (Βίοι τω ν φιλοσόφων). En los papiros de Herculano se ha descubierto la parte correspondiente a los académicos y estoicos de la Serie de filósofos (Σύνταξίξ τω ν φιλοσόφων) del epicúreo F i l o d e m o d e G a d a r a (s.i). A l maestro de Augusto, A r i o D ìd im o , se debe un Epítome de doctrinas de filósofos. Se han perdido los comentarios de Dercílides a las obras de Platón (s.i) y las Similitudes históricas, de M y r o n d e Am ast r i s , utilizadas por Diógenes Laercio. Después de nuestra era cultivaron el género histórico-bio­ gráfico A p o l o n i o d e T i a n a ( s .i- ii) y N ic ó m a c o d e G e r a s a (s .ii) , autor de una Vida de Pitágoras. Eusebio ha conservado algunos fragmentos de la obra Sobre la Filosofía del peripaté­ tico A r i s t ó t e l e s d e M e s s e n ia . F l e g ó n d e T r a l l e s escribió Sobre sucesos maravillosos, Sobre hombres longevos y Olimpíadas. S a b in o ( s .ii) escribió una Retórica y comentó a Acusilao y Tucídides. P a n f i l o d e A l e j a n d r í a ( s .i- ii) compuso un Lexi­ kon, y S o s í c r a t e s d e R o d a s ( s .ii) escribió una Sucesión è filósofos, citada por Diógenes Laercio. P l u t a r c o d e Q u e r o n e a (h.50-125) constituye u n a fuente preciosa para el conocimiento de la F ilosofía antigua, de la que nos transmite datos abundantísimos en sus numerosas obras. A m igo suyo fue el ecléctico F a v o r i n o d e A r l e s (85-143), que escribió Discursos pirrónicos, Recuerdos sobre los filósofos des­ de el siglo v i al i v y una Historia variada. E n los Esbozos pirrónicos y Contra los matemáticos del escéptico S e x t o E m p ír ic o ( s .ii) encontramos importantes expo­ siciones en las doctrinas de las escuelas filosóficas, aunque con el propósito de hacer resaltar sus divergencias y contra­ dicciones. A t e n e o d e N a u c r a t i s ( s .iii) escribió un libro titu­ lado Los comensales filósofos (Δεπτνοσοφισταί), lleno de anécdo­ tas y citas variadas. Entre los neoplatónicos fue m uy cultivada la biografía. P o r f i r i o escribió una Vida de Plotino y una Historia de los filósofos (perdida). J á m b lic o compuso una Vida de Pitágoras,

114

Filosofía griega

que se conserva. E u n a p i o d e S a r d e s es autor de unas Vidas de filósofos y de sofistas, escritas con propósito anticristiano. M a ­ r i n o d e S iq u e m escribió la vida de Proclo, y D a m a s c io otra de Isidoro. L os diversos comentarios de S i m p l i c i o constitu­ yen tam bién una fuente m uy im portante de referencias sobre los filósofos antiguos. L a obra de D ió g e n e s L a e r c i o (h .1 9 0 p. J. G .), con todos sus defectos, es el docum ento más im portante de que dispo­ nemos para el conocimiento de la vida de los filósofos griegos. Nada sabemos acerca de su autor, ni siquiera si su sobre­ nombre es un patroním ico o si corresponde a que fuera natural de Laertes, en Cilicia. Tam poco es, quizá, original el largo título de la obra: Vidas y doctrinas de los filósofos más ilustres y breve compendio de las opiniones más notables de cada secta 3. Parece compuesta hacia la segunda m itad del siglo 11, y ha llegado a nosotros casi com pleta en diez libros, de los que falta el final del V II. Es una colección de datos tomados de diversas fuentes y de valor m u y desigual. El plan se ajusta al estilo de las Sucesiones de filósofos, a la manera de Soción. El autor parece más bien indiferente en filosofía, aunque ma­ nifiesta simpatía hacia el epicureismo. b) L a t i n a s . — A u n q u e su valor sea. m uy inferior a las griegas, no obstante, algunas tienen gran importancia, porque se refieren a escritos que se han perdido. E l eruditísim o M a r ­ c o T e r e n c i o V a r r ó n (1 1 6 - 2 8 a. J. C .) toma sus datos proba­ blem ente de la Vetusta Placita. Fuente de prim er orden es C i ­ c e r ó n (10 6 -4 3 a. J. C .), el cual dispuso de buenos medios de información, pues estuvo en contacto con los filósofos griegos en Roma, Rodas y Atenas. A u nqu e por su carácter ecléctico no penetra demasiado en las doctrinas, su testimonio es m uy valioso y muestra una discreción notable en sus informaciones. T ien en especial interés los Paradoxa stoicorum, las Académicas, las Tusculanas y el tratado D e natura deorum. A u l o G e l i o (h. 150 p. J. C .) acumuló en sus N odes Atticae m ultitud de extractos de autores griegos y latinos. Para la filosofía epicúrea es importantísimo el poema de L u c r e c i o (h. 95-51 a. j . C .). Para la filosofía estoica tiene gran interés S é n e c a (4 -65 p. J. C.). Tam bién se encuentran datos dis­ persos en otros autores, como P l i n i o e l V i e j o (23-79), C o LU M E LA , V lT R U B I O , etc. c) C r i s t i a n a s . · — En las controversias de los apologistas cristianos contra los filósofos paganos aparecen numerosas re3 Βίοι καί γνωμαι των εν φιλοσοφία εύδοκιμησάντων, καί τω ν εκάστη αίρέσει άρεσκόντων έν έτπτόμω συναγωγή.

P yeli mi tifirr' \

ferencias a personajes y doctrinas. M erecen nìenrioniinu: cm pedalm ente S a n J u s t in o (Exhortación a los grumos, Apología y Diálogo con Trifón), H e r m ía s ( Irrisión de los filósofos genti ­ les), S a n H i p ó l i t o ( Refutación de todas las herejías) y T a c ia n o , el gran adversario de la filosofía griega. M ás valor tienen C l e m e n t e d e A l e j a n d r í a y O r í g e n e s , ambos dotados de un amplio y exacto conocimiento de la filo­ sofía griega. Clem ente hace un resumen de la historia de la F i­ losofía en el capítulo X IV del libro primero de los Stromata. O rígenes, en su tratado Contra Celso, recoge un conjunto de datos que permiten reconstruir la obra de su adversario. L a Preparación evangélica de E u s e b io d e C e s a r e a es una rica fuente de información. D e menos valor es la Curación de las enfermedades de los griegos, de T e o d o r e t o d e C i r o , que utiliza la Vetusta Placita de Aecio. Por último, debe mencionarse S a n A g u s t í n (3 54 -4 3 0 ), el cual, especialmente en las Confesiones y en la Ciudad de Dios, recoge numerosos testimonios de filósofos antiguos. 3. L é x ic o s y antologías.— Razones pedagógicas, o quizá simplemente la dificultad de adquirir los libros originales, fueron causa de la aparición de numerosos compendios o florilegios, en que se recogían las doctrinas fundamentales de las escuelas filosóficas. U n discípulo de Dem ócrito resumió sus enseñanzas en el Gnomologium democriteum, y otro de Epi­ curo hizo lo mismo en las Sentencias principales (Κυριαί δόξαι). Son notables los extractos de filósofos griegos de J u a n d e S t o b o i (Estobeo), de M acedonia (segunda m itad del siglo v). Se conservan el Florilegio (’Ανθολογία) y las Eclogae Physicae, Dialecticae et Ethicae (Έκλογαί). H e s iq u i o d e A l e j a n d r í a ( s . i v - v ) compuso un dicciona­ rio ordenado alfabéticamente (Όυοματόλο/os, ή ττίναξ τω ν έν ιταιδεία ονομάτων). Constituye una fuente de gran im portan­ cia sobre la lengua y literatura griegas, aunque la información sobre autores cristianos es deficiente. S o n m u y ú tile s e l Léxico y e l Myriobiblion d e F o c i o (858),
q u e c o n tie n e e x tra c to s d e 280 o b ra s, m u c h a s d e ella s p e r d id a s . Desordenado y carente de valor crítico es el Léxico de S u i ­ d a s, probablemente un bizantino del siglo x . Pero contiene m a­

teriales m uy valiosos (ed. G . Bernhardy, 2 vols., Halle 18341853)· T am bién es útil la larga obra de J u a n T e z t z e s , de Constantinopla (s.xn), arbitrariamente dividida por Nicolás G erbelius, su editor, en libros de m il líneas, de donde proviene su nombre de Chiliades.

Filosofia tritigli

4. C o le c c io n e s d e fra gm en to s.·— Estas ligeras indicacio­ nes bastan para com prender que nuestro conocimiento de la Filosofía griega tiene m ucho de fragmentario e incompleto. Q uedan muchas lagunas y oscuridades, que será difícil llenar y aclarar. D e muchos autores y escuelas solamente poseemos referencias de segunda o tercera mano. Pero la crítiéa m oder­ na ha realizado una labor admirable, llegando a presentarnos un panorama lo más completo posible del pensamiento griego, con la ordenación del material existente. Com o obras funda­ mentales, que recogen ordenadamente los fragmentos y testi­ monios que restan acerca de los filósofos antiguos, citaremos las siguientes: M u l l a c h , F. W . A ., Fragmenta philosophorum Graecorum, 3 vols. (París, D idot, 1860-1861). M ü l l e r , G ., Fragmenta historicorum graecorum, 3 vols. (Pa­ rís, D idot, 1883). D i e l s , Herm ann, Doxographi graeci (Berlín 1879). D i e l s , H ., Poetarumphilosophorum Fragmenta (Berlín 1901). D i e l s , H ., Die Fragmente der Vorsokratiker, griechisch und deutsch (Berlín 1903; 6.a ed., W . Kranz, 1952). A r n i m , J. A b . , Stoicorum veterum fragmenta, 4 vols. (Lepzig, Teubner, 1903-1905); I, Z e n ó n y discípulos (1905); II, Crisipo, Lógica y Física (1903); III, Crisipo. M oral. Sucesores de Crisipo (1903); IV , Indices (M . Adler, 1924). U s e n e r , H ., Epicurea (Leipzig, T eu bn er, 1887). Herculanensium voluminum quae supersunt (N ápoles 17931855, i l vols.; Nápoles 1862-1876, 10 vols.). II. Origen de la Filosofía griega

E n el siglo pasado se discutió ampliamente la cuestión del origen de la Filosofía griega. L as opiniones oscilaban entre la tesis que sostenía la procedencia oriental de todos los elem en­ tos de la cultura helena, incluyendo la Filosofía, y la que de­ fendía su carácter autónomo, como un producto maravilloso del genio griego. A ctualm ente esas controversias han perdido casi todo su interés *. L a originalidad del desarrollo de las ramas más diversas de la ciencia en el pequeño pueblo griego es perfectam ente compa1 C e l a d a , B e n i t o , L a Filosofía antes de los griegos: Sefarad 3 (1943) p. 195-226; F r a i l e , G u i l l e r m o , O . P . , Sobre el origen de la Filosofía griega: L a Ciencia Tomista 65 (1943) p.251-277; M o n d o l f o , R., E l pensamiento antiguo (Losada, B . Aires 1942); Z e l l e r - M o n d o l f o , L a Filosofia greca nel suo sviluppo storico t.i (Florencia, «La Nuova Italia»), donde se hallará una amplia información sobre el tema; U e b e r w e g - P r a e c h t e r , ρ.26-3ΐ.

I’ ttUtn'niares

tibie con la asimilación de algunos elementos procedentes de las culturas orientales. En Egipto y en los pueblos del O riente M edio se conocían las Matemáticas, la Astronomía, la M eteo­ rología, la M edicina, las artes plásticas, la metalurgia, el arte del vidrio, la música, etc. N o hay duda de que los griegos, que estuvieron en contacto con esos pueblos, se aprovecharon de todos esos elementos culturales. Incluso pudieron tomar de ellos otros conceptos, como, por ejemplo, el de una Naturaleza universal por debajo de las mutaciones de las cosas particulares, el de leyes universales que rigen el desarrollo de la naturaleza, el de una necesidad inflexible que domina todo el Universo (ανάγκη, δίκη, μοίρα, άδράστεια, άτη, Asha persa, Shing ch i­ no, Rita y Dharma de los indios), el del retorno cíclico de las cosas originado por la observación del movimiento circular de los cielos, al que va unida la idea del gran año o ciclo cósmico que se repite incesantemente; la creencia en la transmigración de las almas, relacionada con la circularidad de los aconteci­ mientos cósmicos; la idea cosmogónica del tránsito del caos a la distinción de los seres, el de la lucha entre elementos con­ trarios, así como la de la simpatía entre elementos afines, etc. 2 N o obstante, el reconocimiento de la influencia oriental en la preparación del pensamiento griego no menoscaba en lo más m ínimo su originalidad. Por el contrario, sus maravillosas dotes asimilativas marcan hondamente su im pronta en todos los po­ sibles elementos técnicos, artísticos y hasta ideológicos, proce­ dentes de su comunicación con otros pueblos. L o que en el orden filosófico pueden haber tomado los griegos del Oriente se reduce a lo sumo a unas cuantas ideas generales, envueltas en expresiones míticas, pero sin unificación en una estructura orgánica y sistemática. Es indudable que, sea el que se quiera el valor de las especulaciones orientales anteriores, el inquieto genio griego hizo avanzar la Filosofía en un par de siglos esca­ sos m ucho más de lo que en miles de años habían conseguido todos los pueblos orientales juntos. En G recia los conceptos se depuran rápidamente de su las­ tre mítico, se definen con precisión los conceptos más abstrac­ tos, se distinguen las partes de la Filosofía y se organizan en sistemas armónicos, se crean ciencias nuevas, se plantean con todo rigor los problemas filosóficos, se aquilata el vocabulario científico y se elaboran las nociones fundamentales de la F i­ losofía. El verdadero «milagro griego» no consiste tanto en haber inventado o no la Filosofía cuanto en el rápido desarrollo que
2 Z e l l e r - M o n d o l f o , o .e .,

I

p .7 ó s s.

1X8

Filosofía griega

le im prim en sus grandes genios, haciéndola llegar en poco tiempo hasta las cum bres más altas, legando a la H um anidad una herencia de la que ha vivido largos siglos, y de la que en gran parte sigue viviendo todavía. i. Causas de la aparición de la Filosofía en Grecia.— M ás bien que de causas, en el sentido estricto de la palabra, debemos hablar de circunstancias o de condiciones concurren­ tes que prepararon su aparición y favorecieron su rápido des­ arrollo. Son múltiples, de m uy diverso orden y difíciles de determinar en concreto. Podemos señalar las siguientes:
a) L a s i t u a c i ó n g e o g r á f i c a . — El pequeño territorio grie­ go está dotado de un extenso desarrollo de costas (más de dos m il kilómetros), lo cual favoreció la navegación, y con ello el intercambio cultural con todos los pueblos circunvecinos. Por otra parte, la misma pobreza del suelo obligó a los griegos a dedicarse al com ercio y a la colonización, difundiéndose por todo el M editerráneo y el M ar Negro. A lgu nos viajeros arries­ gados llegaron incluso a las Islas Británicas, y más tarde, otros, como Piteas de Massalia, a la desem bocadura del Elba.

b) E l c o n t a c t o c o n e l O r i e n t e P r ó x i m o .— A u nqu e haya que descartar la tesis estricta del origen oriental de la Filosofía, no obstante es indudable que los griegos se aprove­ charon de numerosos elementos culturales del O riente P r ó ­ ximo. D e hecho, las primeras manifestaciones de la Filosofía griega brotan en las colonias jónicas del A sia M enor, las cuales estaban en contacto más o menos directo con Fenicia, Egipto y los pueblos mesopotámicos. Exactamente hace observar R. M ondolfo que «el no poder explicar el origen de la Filosofía solamente con ese influjo no significa que pueda explicarse sin él» i . c) E l a m b i e n t e e s p i r i t u a l i s t a d e l s i g l o v i i . - 1— En el si­ glo v il puede apreciarse una poderosa corriente espiritualista, que en el orden religioso se manifiesta en la aparición del orfismo (Onom ácrito). Se desarrolla la poesía con Hesíodo, A rquíloco, Thaletas de Gortyna, Alem án de Sardes, Terpandro, y en el siglo siguiente con H iponacte, Simonides de Ceos, A lceo de M itilene, Safo de Lesbos, Anacreonte de T eos, Estesícoro de Himera, Ibico de Rhegion. L a llamada Filosofía gnómica es también un indicio de un espíritu maduro para iniciar la es­ peculación.
3 Z e l l e r -M o n d o l f o .

o.e., II p.38.

del optimismo. R it­ ter. A los griegos se debe también la distinción y fijación de las partes fundamentales de la ciencia. etc. hay que reconocer que. el pueblo griego ocupa un lugar privilegiado en la historia de la cultura y que en m uchos aspectos marca la cum bre más alta a que ha llegado la Humanidad.Prälim inares d) E l « g e n i o g r i e g o » . A los griegos se debe en F ilo ­ sofía la form ulación de las nociones fundamentales con una precisión inigualada. en el cual luchan dos elementos antagónicos. A ese concepto opuso N ietzsche otro. L a mayor parte del fondo cultural de O cciden ­ te tiene su cuna en Grecia. El primero solamente se fija en el aspecto brillante de la cultura griega. artes plásticas. etc. En el desarrollo de su pensamiento se definen la m ayor parte de las tendencias que de una manera o de otra dominarán en la H istoria de la Filosofía: monismo y pluralismo. materialismo y esplritualismo. El ideal helénico está expresado en la fórmula del καλόν τε καί αγαθόν. — E n el pequeño pueblo griego es preciso reconocer un espíritu admirablemente dotado para las más variadas manifestaciones culturales. W inckelm ann. Literatura. dogmatismo y probabilismo. sino un ideal. Derecho. el apolíneo. Para éstos la nota específica del espíritu griego es la medida. Pero el se­ gundo es el que principalm ente constituye la genialidad y la fuente de la grandeza creadora del espíritu griego. N o obstante. etc. con todos sus defectos. la formulación de su pro­ . de inhum anidad y crueldad. hedonismo y utilitarismo. Por una parte. N o refleja la realidad. el dionisiaco. Filosofía. idealismo y realis­ mo. Po­ lítica. que ciertam en­ te no tienen nada de armónico ni de equilibrado. tal como aparece en sus grandes creaciones artísticas. Puede decirse que apenas hay ninguna actitud posterior en la historia del pensamiento que no tenga sus antecedentes en alguna de las posiciones adoptadas o intentadas por la inteligencia helena. que nunca se realizó con plenitud. Pero en la interpretación del «genio griego» hay dos tenden­ cias contrapuestas. En todas cuantas ra­ mas cultivó— ciencias. Schiller. y olvida otros muchos elementos de la vida griega. que es el principio de la medida.·— ha dejado marcada profundam ente su huella creadora. Hegel. L a primera es la clasicista y la romántica. y por otra. En este sentido se aproxima más a la verdad la tesis de Nietzsche. de la serenidad. racionalismo y empirismo. A m bos conceptos son parciales y unilaterales. criticism o y escepticismo. con un fondo de pesimismo. representada por Lessing. Goethe. el equilibrio. la claridad y la serenidad. que es el lado oscuro del alma griega. A m bos elementos tienen su síntesis en la tragedia clásica.

a las plantas y a los animales (ani­ mismo. de A p o lo y Atenea. Es fácil relacionar con el mito de O siris el culto a Zeus Idaios. . de Atenea. En general. atribu­ yen a la religión un papel preponderante en la aparición de la Filosofía griega. El culto de la doble hacha (labrys. que nunca llegaron a fundirse por com ­ pleto. de A frodita.13. que lo eran.120 Filosofiti (¡ritrgri blem ática y la indicación de sus métodos de investigación. teriomorfismo. en que el iniciado debía reproducir en sí mismo la muerte y la resurrec­ ción del dios. D e procedencia egipcia son el culto a los m uertos y la creencia en la inmortalidad. Institutiones Historiae Philosophiae I (Rom a 1923) p. el verraco y el macho cabrío. comunes a Creta.. ut pro tota subsequentium tem porum philosophia facta sit fundamentum. Es innegable que algunos conceptos de los primeros filósofos tienen su origen en antiguas creencias de la religión prim itiva. respectivamente. que era el árbol de Zeus. que de Creta pasarán a las religiones de los misterios. el mochuelo. de donde proviene la palabra laberinto) era una reminiscencia dél dios de la tem ­ pestad. Se veneraban especialmente el toro (minotauro). Joel. como K. Propio de la religión agraria son los ritos orgiás­ ticos. Se consideraban sagrados la encina. en la que preponderan las divinidades. — A lgunos autores. el laurel y el olivo. Pero sería excesivo exagerar este influjo dándole el carácter de causa principal. propio del A sia M enor. significando el culto a la naturaleza fecunda y productiva. praeparatio et exem plar»4. quizá considerados como símbolos de la fecun­ didad. propias de la cultura egea. con un panteón semejante al de los pueblos indoeuropeos. E l águila era el ave de Zeus. totemismo). E n Creta se encuentra el culto a las piedras (fetichismo). Y otra más reciente. la paloma. Egipto y a los pueblos del A sia M enor. pertenece al tipo agrario. Exactam ente ha dicho Klim ke: «Apud graecos philosophia ita feliciter se evolvit. 4 K lim k e. e) L a r e l i g i ó n . F . podemos dis­ tinguir dos corrientes. que aparece en los poemas homéricos. resulta m uy difícil el discernim iento de los diversos elementos que entran en sus creencias religiosas. De ellos arrancan las líneas de pensamiento que veremos desarro­ llarse a lo largo de la Historia y cuyo influjo llega hasta nuestros días. L a religión cretense. U n a m ás'antigua. D ebido a la com plejidad de razas y culturas que se entrem ez­ clan hasta llegar a la constitución del pueblo griego. en las que lo mismo que en C reta predom inan tam bién los dioses subterráneos (otónicos). derivada del A sia M enor e influida por Egipto.

en Capadocia los de Artem is. en Frigia los de A ttis y Cibeles. ni sobre las relaciones entre el orfism o y los misterios de Dionysos. que la consideraban como la expresión de la belleza y de la armonía. Lagrange. en M antinea los de Antinoo. en Egina los de Hécate. O. ni tam poco sobre la influencia concreta de éste en determinados filósofos. por obra de 5 K r a k o w s k i. apenas hay nada en ese m ovimiento religioso que no esté todavía sujeto a d is­ cusión. Gabal- .. Las religiones de los misterios perduran al lado de la religión olímpica. E l orfismo. la fecha de su fijación debe señalarse hacia el siglo v n . ni sobre la cronología de los escritos órficos. en Creta los de Zeus Idaios y de D io n y­ sos. calificativos que difí­ cilmente pueden aplicarse a la primera. L a actitud ante un fenómeno tan oscuro debe ser de prudente reserva. fuera de esto. M. ni sobre el hecho sumamente extraño de la fusión de los dioses Zagreus y Dionysos. en A tenas los de las Gracias. teniendo sacerdotes. en Tracia los de Dionysos.222. Su existencia es indudable. N o existe concordancia ni sobre la existencia y persona­ lidad de O rfeo. J.— Entre las religiones de los misterios ofrece un interés especial en relación con la Filosofía el orfismo. 1937) p. se basa el concepto de los románticos. 6 L a g r a n g e . y menos aún sobre su autenticidad.. e incluso ejerciendo un influjo superior y más duradero que el de la religión que pudiéramos llamar oficial. En Egipto existen los misterios de Isis y Osiris. E. ni sobre sus creencias en la inm ortalidad del alma y la relación de las láminas de oro con el orfismo. en Delfos los de A p o lo 5. Si bien. en Anfisa los de los Dióscuros.. y menos aún sobre la posibilidad de su influjo sobre el cristianismo. en Tebas los de los Cabiros. en Samotracia y en la Tróade los de los Cabiros y Coribantes. que según Julio G irard es el hecho más interesante de la historia religiosa de Grecia. en N auplia los de Hera. como advierte el P. En la última. en Cabia los de Hécate y Zeus Com yros. da. en Eleusis los de Dem eter. cuya elaboración es obra de los poetas (Hom ero y Hesíodo). pero. P. P iotiti et le paganisme religieux (París 1934) p. P. en Siria los de Adonis. de quien toma su nombre. en Chipre los de A frodita. en Tracia los de Cotys. es «uno de los puntos más oscuros de la historia de las religiones»6. L es mystéres: l’ Orphism e (París. en A tica los de Sagra y Halimonte.I’ rtHminarei 121 Las religiones tie· los misterios estaban sumamente difun­ didas por todo el mundo griego y oriental. santuarios y cultos propios. A unque es indudable que en la elaboración de las doctrinas órficas fueron aprovechados elementos más antiguos.56. en Persia los de M itra.

Crati­ lo 402b. H ay que descartar en absoluto que sean obra personal de O rfeo ni de M useo. Pero A ris­ tóteles.81). aclimatándolas en Atenas. especialmente por Dam ascio (s. la mayor parte de los fragmentos que han llegado hasta nosotros (unos 600 versos) los conocemos por referencias de autores neoplatónicos. Banquete 218b..376 hexámetros. Onom ácrito fue expulsado de Atenas por su poca escrupulosidad como fal­ sificador de oráculos. G uthrie sospecha que Corresponden a alguna asociación pagana del A sia M enor. L os Testamentos (Διαθήκαι) fueron adulterados por los ju ­ díos alejandrinos. el cual considera a O rfeo como posterior a H om ero y Hesíodo. en 24 rapsodias. L a g r a n g e . que no corresponde a la doctrina òrfica. Onom ácrito recogió tradi­ ciones antiguas. Timeo 40ά. otra citada por Alejandro de Afrodisias y otra por Clem ente Romano. Píndaro y en los pitagóricos.4. I 5: 4iob22. A lg o semejante debió hacer con los escri­ tos atribuidos a O rfeo. J.862).872 669d 829de. O . que comprenden 87 cantos litúrgicos a diversas divinidades de G recia y Frigia. Las referencias más antiguas al m ovimiento òrfico las ha­ llamos en H erodoto (11. Los Argonautas (Άργοναυτικά) es un poema en 1. pone en duda la autenticidad de los escritos «llamados órficos». dos por Jerónimo y Helánico. L a antigüedad de los Himnos. K ern ha creído auténtico un clyx beocio. . desde luego no auténticos. en el libro D e anima. o. el cuál fue encargado por Hiparco.240 a. Hallamos alusiones al orfism o en Eurípides (Hipólito 427). «Quin etiam Onomacritus atheniensis cuius dicuntur esse poemata quae Orpheo ascribuntur» ( C l e m . de recoger y ordenar los poemas homéricos. per­ m iten adm itir la existencia de escritos órficos. hijo de I’íhíhtrato. que hallamos en Empédocles. Aristófanes (Aves 414) y Platón.e. D e hecho. Pero fuera de alguna frase conservada por Platón. otra atribuida a O rfeo en la Argonáutica de Apolonio de Rodas (h. Juan T eztzes atri7 P. Strom a­ ta I 21: PG 8. Tenem os referencias de varias cosmogonías y teogonias: una recogida por Eudemo.). A l e j . quizá de Pérgamo. im itación de A polonio de Rodas.Onom ácrito. p. cuya antigüedad hace ascender al siglo vil. y dio forma òrfica al movimiento religioso de su tie m p o 7.vi). L os Discursos sagrados (ιεροί λόγοι). G. que lo menciona repetidas veces en sus diálogos: República 363c. anteriores al siglo vi. Leyes 357. son pro­ bablem ente obra de algún pitagórico (¿Cercops?). Estas y otras alusiones a la existencia de doctrinas órficas o afines al orfismo. no excede probablemente del siglo 11 de nuestra era.

o una especie de «demonio» de la vegetación y de las aguas vivas. Vorsok. El primero lo considera un dios-zorro. Finalm ente fue llevado a los Cam pos Elíseos.l'ix lìm h h ire s \isa buyc ii O rfeo 7 7 4 versos Uticos (ΛιΟικά) sobre I. que llevaban los seguidores de alguna secta determinada. Tracia). despedazado y devorado por los Titanes.453 . Zagreus y Dionysos. hasta que. los cuales fueron recogidos y sepultados por Galíope y las M usas.v) se le representa tocando la lira. Palas les arrebató el corazón. Es fácil apreciar el influjo de los mitos de Osiris. pero no tienen nada de òrfico. Euridice 8. hijo de Zeus y de su hija Perséfona. pr<#pn·« lücäi’. todo cuanto de él sabemos pertenece a lo legendario. que dispersaron sus miembros. Banquete 1791Í. la existencia real de O rfeo. En un clyx descubierto por O .8 3 . excitó a los Titanes contra el pequeño Zagreus. L a versión más com ún de su muerte es que fue despedazado por las m é­ nades o bacantes. de O nom ácrito es el hecho sumamente extraño de la fusión de las leyendas de dos dioses. X I 1 -6 6 . siglo V antes y el siglo n después de Jesucristo. bajó a los infiernos en busca de su mujer. Irritada fie ra por el incesto de su marido. El segundo cree que su nom bre es una personificación del nombre colectivo de «órficos». se metamorfoseó de varias maneras. para huir de la persecución.r. del cual volvió a renacer Zagreus. si es que antes de éste existió semejante m ovimiento religioso. 8 D i e l s . .— O bra. subterráneo. el cual.i de lau piedras útiles a los diosee y a los hombres. O v i d i o . Su antigüedad varía entre e). de oro con inscripciones halladas en sepulturas de Greta (Eleuthernai). O rfeo ha­ bría nacido en Leibethra (Pieria. Kern ( ¿s. Atestiguan la creencia en la inmortalidad del alma y la necesidad de practicar ritos purificatorios. D e todo esto se desprende que carecemos de fuentes autén­ ticas de información acerca del orfismo antiguo anterior a O n o ­ mácrito. rodeado de animales extasiados ante su canto. Salomón Reinach y O .vn?) y en la crátera de G ela (s. Según la leyenda. por lo que quizá deban atri­ buirse a otras asociaciones religiosas. en uno solo. Pero no aparece en ellas mención de los dioses característicos del orfismo. El dios del orfismo. Geórgicas I V 44 2 . V i r g i l i o . en T h u rii y en Roma. Zagreus es un dios cretense. M eta m . Fue hijo de A p o lo y de la musa Calíope. sin duda. i A i 4. Pero aunque parece que no puede ponerse seriamente en duda la existencia personal de O rfeo. K ern ponen en duda. bajo la forma de toro. O tros libros que Suidas menciona como órficos son obra de pitagóricos o de otros auto­ res. totèmico. fue apresado. Se ha discutido mucho el carácter de In láminas :·. P l a t ó n . Sabazios y Zagreus.

los pitagóricos. ΐΒ6). (tr. sus sacerdotisas. Los hombres. amable para con sus devotos y terrible para con sus enemigos. que creían lograr cuando llegaban a la pérdida de la conciencia 9. procedente de las cenizas de los Titanes. devorado por aquéllos. Usaban vestidos blancos. L a tercera se inclina a la dependencia común. que quedaba des­ prendida de la cárcel del cuerpo y emancipada del ciclo de la Necesidad (κύκλος της μοίρας. Parménides. Influencia en la Filosofía. Su culto era celebrado con orgías desbordadas por las bacantes. que devoraron a Zagreus-Dionysos. el medio y la fuente de donde se derivan todas las cosas 11. titánico. brillante. R o h d e . Com o puntos más o menos coincidentes. 10 IV E. o bien mediante conceptos difusos en el medio ambiente. respecto de las doctrinas órficas. 9 G r a n d m a is o n . Jesus-C hrist P . c) L a idea del retorno cíclico. Su término era la liberación del alma. aunque no de animales. tanto de los misterios como de la Filosofía. nacidos de la cenizas de los Titanes. En concreto. L a segunda defiende la influencia recíproca entre los misterios y la Filosofía (Ed. W. Dionysos es un dios de procedencia tracia. L os adeptos del orfismo form aban asociaciones ( thyasas. Las purificaciones consistían en la práctica de ciertos ritos y sacrificios. siempre vencedor. podemos indicar: a) el concepto de Naturaleza com ún a todas las cosas. mediante la repeti­ ción de los sucesos y de las cosas particulares. para dominar el cuerpo. Esta es quizá la posición más aceptable y la más conforme a la realidad. prevaleciendo el nombre del segundo por ser el más conocido. d e. b) El concepto de lo divino como una realidad inmanente a todas las cosas. cuan­ do nacía un niño lloraban. a que eran som e­ tidos los neófitos. D os dioses de caracteres tan distintos como Zagreus y D io ­ nysos se funden en una misma leyenda. Las transmigraciones estaban regidas por una ley fatal. dionisiaco. Ζεύς μέσσα. relacionada con la vida futura y la neivmdad de la purificación. y por derivación. D e aquí se derivan los ca­ racteres fundamentales de la doctrina òrfica que han podido ejercer algún influjo en la Filosofía.14 7S S . El alma que no ha logrado purificarse en la presente vida tendrá que reencarnarse varias veces en cuerpo!. Διός δ’ έκ π ά ν τα τέτυκται (D lE L S . Jenófanes. Psiqué 79. A l orfismo ac atribuye tam bién la π m ía n en la ininninigu d ò n de las almas. que fueron asimilados por los filósofos.124 Filosofía griega I’ relimiihii n Irritado Zeus. εκστασις). ante todo. en llevar una vida ascética. G ilbert. Este dualismo tiene expresión en la distinción entre alma y cuerpo. En su purificación se empleaban solamente elementos puros. Anaxim enes. y otro bueno. Es un dios alegre. exceptuando la tierra. de hombres o de animales hasta que consiga purificarse por completo. penetra­ da inicialm ente de un concepto pesimista de la naturaleza h u­ mana. Heráclito. que llegaron a ser m uy numerosas. Esta repetición cíclica es concebida por Anaxim anΖευς κεφαλή. la fecundidad de la tierra productora de vino. que eran agua. H ay tres teorías: la primera sostiene la dependencia de los filósofos. Simbolizaba la vida. Roces) P . la fecundidad masculina. con la masticación de hojas de laurel y aspiraciones de vapores embriagantes.— L a influencia de la religión olím ­ pica en la Filosofía es nula o de poca importancia. estando la primera encerrada en el segundo como en una cárcel o tum ba (ώς έν τίνι φρουρδι). que es el elemento malo. Por el contrario. como Píndaro. de libertarse del elemento malo. M e ­ yer).S 1 7 . se señalan elementos órficos en Tales. D e las cenizas de éstos nacieron los hombres. divino.5 1 6 . que por esta razón llevan en sí un doble elemento. Diès). της μοίρας τροχός).. Evitaban tocar los cadáveres y los niños recién nacidos. bieri sea directamente. L. que proviene de la sangre de Zagreus. así como en varios poetas. El orfismo es. Las dadoforias eran p ro ­ cesiones de las bacantes con antorchas o danzas frenéticas. Según H erodoto. uno malo. fulminó a los Titanes con sus rayos. especialmente de los presocráticos. Es difícil señalar en concreto el alcance de esas influencias. respecto del m ovimiento religio­ so del siglo v i (Joel. al cual se atribuyó una m uerte semejante a la de Zagreus. El sentimiento de la im pureza primitiva lleva consigo el deseo de purificación. En el orfismo aparece Zeus como el principio. Em pédocles y Platón. una doctrina de salvación. θυασοί). y se felicitaban cuando moría 10. en que se pasa alternativamente de la unidad a la pluralidad y de la pluralidad a la unidad. para hacer que predom ine el elem ento bueno o divino. es innegable el influjo de las religiones populares de los m iste­ rios. llevan dentro de sí un elemento malo. y anteriormente asiática (Sabazios de Frigia. Esquilo y Eurípides. Anaxim andro. En cambio. aire y fuego. y en las cuales se ingresaba mediante una rigurosa iniciación. . Con ello buscaban la identificación con su dios (ενθουσιασμός. L a omofagia consistía en despedazar un animal y com er sus carnes crudas y todavía palpitantes. y otro bueno. Baco de Lidia). en el cual late un vago fondo de panteísmo procedente quizá de la prim itiva religión agraria. en que se excitaban con bebidas alcohólicas. Se abstenían de carnes de animales.

las cuales juzgan y condenan todas las cosas en la vía de retorno. coincidiendo con él en su concepto dualista del alma y del cuerpo. I p . h) Q uizá pueda relacionarse con ciertos conceptos del orfismo la personificación que hace H eráclito de la sustancia originaria en las Furias (Erinas). 13 M e t.. como tam bién los cuatro elementos. Pero los elementos en que coinciden con ellos— la preexistencia del alma. guardiana de todo el D em iurgo (Fed. Em pédocles contrapone la unidad universal. Epicarm o y en el poeta P in -’ daro 12. . si bien los pitagóricos la buscaban no tanto por medios rituales cuanto por medios intelectuales (Matemáticas y M ú ­ sica). f ) Ciertas coincidencias con las cosmogonías órficas pueden apreciarse en Tales. Estas dos fuerzas contrarias. f) T e o g o n í a s y c o s m o g o n í a s . Par­ ménides). Coinciden tam bién en su agrupación en asociaciones y en el secreto de escuela. que hace derivar todas las cosas del agua. se hallan tam bién en escritos órficos. semejante a la de las antiguas cosmogonías. T am bién se encuentran elementos órficos en Epiménides. En el poema de Parménides aparece la encrucijada en forma que evoca la σχίαις (Y) òrfica. Adrastea.M o n d o l f o . el del huso de Ananke. dl) L a creencia en una ley cósmica lija y fatal (μοίρα).e . producto del A m or. el m ito de Er el Panfilio. aunque tam bién puede relacionarse con otros misterios dedicados a divinidades sicilianas. o sea la Necesidad. Platón alude repetidamente a los órficos. en Anaxim enes. que considera el alma como aire y aliento.982b. el cuerpo como tum ba del alma (σώμα . que a la manera de una justicia preside y regula todos los acontecimientos (Anaximandro. que indica el fango como origen de los seres vivientes. a la dis­ gregación de la m ultiplicidad por obra de la Discordia. Q u izá pudiera tener fondo òrfico el misticism o del poema de las Purificaciones. En Pitágoras tenemos el principio de un vasto m ovimiento que tiene grandes afinidades con el orfismo. o . en Anaxim andro. I 2. e) L a entonación solemne. Parménides). Heráclito.ro 248)— · son más bien de procedencia pitagórica.1 6 3 . en el anhelo de salvación y en las prácticas de puri­ ficación. L as cosm ogo­ 12 Z e l l e r . la inmortalidad. — ‘D ice A ristóteles que el m ito es ya una form a prim itiva de Filosofía 13.Filosofia griega dro como pena y expiación de un pecado de injusticia. que adoptan algunos filósofos para hablar del origen de las cosas (Empédocles.1 6 4 .σήμα). la trans­ m igración. en la creencia en la inm ortalidad y transm igración de las almas.

L a genealogía se prolonga con la larga serie de los Keres : Némesis. Homero pone como principio de todas las cosas al Océano y Tetis 14. que es la fuerza m otriz y generadora y el más hermoso de los dioses. Steropes (el Relámpago) y Argés. 2. D e la Tierra nació el Cielo (Ouranós).Pntlimineim nías son un intento de jerarquizar los dioses de la M itologia y a la vez de explicar el origen del mundo. I 3: 98 3b. A p o l o n i o d e R o d a s . Láquesis y Atropos. σ τρογγυλή ) y después el Tártaro. princ.0 D e Phanés procede su hija la Noche. y otros tantos en llegar de la T ierra al Tártaro 1S. Tenía alas de oro. Phanés es el creador del Universo. 16 A r i s t ó f a n e s .0 D e Cronos nacieron Eter. Tim eo 40ά. que está en las profundidades de la Tierra. P l a t ó n . y además otros seis hijos. Caos y Erebos. las Parcas. y después los grandes Montes. con Príapo y con Dionysos. E u d e m o . que es la morada de los dioses. M etis. 3. el Cielo (O ura­ nós) y la Luna. junto con el cual existía desde toda la eternidad la ley fatal de la Necesidad (Adrasteia). E n el principio existía tam bién Eros. L a s aves 693 ss. F ilebo 66c.0 Cronos formó en el Eter un huevo brillante como la plata y de él nació Phanés (brillante). y tres 14 Ilía d a X IV 201. que es el Protógonos de los dioses. o el abismo insondable. Ciothos. dos cabezas.° D e la unión de la T ierra y el Cielo nacieron la serpiente Equidna. redonda (εόρύστερνος. el Error. Quedan varias versiones distintas de las cosmogonías órficas 16. cuatro ojos y los dos sexos. Otras versiones explican que el H uevo prim itivo se rompió en dos pedazos. M e t. D e prim .302. que fueron Brontes (el Trueno). en los que habitan los dioses y las ninfas. Argonautica 494SS. Pan. En Hesíodo ( Teogonia. etc. de los cuales salieron el Cielo y la Tierra. L a misma distancia que hay de la Tierra al Cielo hay desde la superficie de la Tierra al Tártaro. al que sigue la Tierra (Gaia). K e r n . U na bola de bronce que cayera desde el Cielo tardaría nueve días en llegar a la Tierra. L a más corriente describe el proceso de la formación de los seres de la siguiente manera: i.° El principio de todas las cosas es Cronos (el Tiem po). C ra tilo 402b. una de toro y otra de león. Eros. 4. de ellos tres cíclopes. A r i s t ó t e l e s . 1 0 7 1 b . D e la unión de ambos nacieron la Tierra (Gaia). 10 9 1 b . 15 Teogonia 720SS. Herikepaios (el pronto devorado). . Se identifica con Zeus. D el Caos se derivaron en parejas Erebo y la Noche. la Discordia. D a m a s c i o . y tam bién el M ar (Pontos). 5. Trabajos y Días) el origen primario de todas las cosas es el Caos. de éstos nacieron el Eter y el Día. 123. O rphicorum Fragmenta.

medio y hacedor de todas las cosas». enga­ ñando a Cronos dándole una piedra. de toro y de león. etc. 2. que fueron Moires. el cual se endureció. Prosiguió la creación del Universo. 8. el cual se convierte en el dios del orfismo. cuyas carnes comieron los Titanes. que se partió en dos mitades. una pecadora. 4. «con el cual se interrum pe el orden del canto» 17. lo despedazaron y lo comieron. Zeus y Perséfona. formando la Tierra.0. D e aquí se formó un dios-serpiente con alas y tres cabezas. el ordenador de todas las cosas. llamado Chronos y Heracles. rematada por una serpiente con alas de oro. D e las cenizas de los Titanes nacieron los hombres. una doble naturaleza. Cronos y Rhea. 6. y además un huevo. del cual salió el Protógonos. los cuales tienen. donde fue criado por los Kuretes. por lo tanto. a los cuales libertó del Tártaro. Rhea (convertida en Demeter). En el prin­ cipio solamente existía un caos formado de agua y fango (ϋλη). Eter y Caos.0. después Pan y un globo de cristal.° Zeus llegó a ser el dios principal.0. 6. o Perséfona. O rfica es tam bién la cosmogonía transmitida por J e r ó n i m o d e R o d a s y H e l á n i c o d e M i t i l e n e ( s .v ) . Para que no le arrebataran el poder fue devorando a los hijos conform e fueron naciendo. Junto con éste existía la Necesidad (Ananké. F i l e b o 66 c. recogida por D am as­ elo. Hekatonchires (Briareo. Adrasteia). que se tragó creyendo que era Zeus. M utiló a su padre. E l niño fue robado por los Titanes a sus guar­ dianes los Kuretes. Tethys. N acen des­ pués Zeus. y que O . Chronos.0.1 2 8 Filosofía gringa gigantes de cien brazos: Cottos. y otra divina. O u ra­ nós y G aia (Cielo y Tierra). Phanés (luz) y Noche. heredada de los Titanes. de cuyo matrimonio nació una hija llamada Koré. 5. Zeus fulminó a los Titanes con el rayo que le forjaron los Cíclopes. D e la unión de éstos nacieron otros se­ res. Esta fue violada por Zeus. Rhea. Ouranós. 7. el gigante de 17 P l a t ó n . quedando constituido en «principio. K ern considera la más antigua de todas. derivada de Dionysos. que tenía cabeza de toro. . y se casó con su madre. Pero entonces Gaia produjo los Titanes.°. Dionysos. Rhea envió a Zeus a Creta.0 Cronos prevaleció en la lucha. 3. que domina sobre todo el C o s­ mos. Chronos engendró el Eter. de dios. y además a Cronos. y nació D ionysos.°.° Enterado O uranós de que sus hijos pretendían destronarle. los encerró en el Tártaro. Pero Rhea salvó a Zeus. Giges y Briareos. Océano. y se casó con su hermana Rhea. L a genealogía òrfica procede por parejas en seis etapas: i. Resucitó a Dionysos. las cuales form a­ ron el Cielo y la Tierra. el Caos y el Erebo.

respeto a los padres y reverencia a las leyes. Contienen admoniciones de moderación. como F o c o d e S a m o s ( s . que contaba Herm ippo 22. En todas las listas figuran cuatro de ellos. y Misón de Khenas.. a todos los cuales arrojó Ouranós al Tártaro. 18 D ie ls . a quien se atribuye una Astrologia náutica. v i . de común acuerdo.v ) . que escribió Astrologia o Phainomena. Pitaco de Mitilene. m uy sem e­ jante a nuestros «refranes» españoles. en otras genealogías atribuidas a M u s e o (probablemente obra de Onomácrito). todos ellos. 20 D i t t e n b e r g e r . 7 (Fe­ récides).v i ) 18. Otros autores. Son un ejemplo de la sabiduría práctica popular de los griegos. L a referencia más antigua es un texto de Platón en el Protágoras. a A c u s iL A O d e A r g o s (s. v i ) . 3 (Epiménides). . se conserva un buen número de sentencias m o­ rales y políticas. consagraron a Apolo. 19 D iels .40ss. con pocas variantes. L a colección más antigua que poseemos fue encontrada en una tableta de piedra del siglo n i después de J.. veracidad.vr). 5 (Foco).— A tribuidas a los llamados Siete Sabios. prudencia. C l e ó s t r a t o d e T e n e d o s ( s . resignación. Bias de Priene y nuestro So­ lón. 9 (Acusilao).Pnlìminarus cien brazos). 22 D iogenes L aer cio . L a leyenda se consolida más tarde. Prooem. C . expresadas en forma lacónica. dominio de sí mismo. Fragmente der Vorsokratiker z (Museo). 2. 8 (Teágenes). L a sa b id u ría g n ó m ic a . ios cuales.. v i i . al poeta E p i m é n i d e s d e C r e t a ( s . grabando aquellas palabras que todos celebran: «Conócete a ti mismo» y «Nada con exceso». destinada pro­ bablem ente a uso escolar. B í a s d e P r i e n e . 21 «Desde tiempos antiguos ha habido (sabios). pero el número y los nombres de los Sabios varían desde siete hasta diecisiete. una primicia de su sabiduría. T e á g e n e s d e R e g i u m ( s . pertenecen ya al ciclo de la sabiduría jónica 19. Sylloge inscriptionum graecorum III n . mientras que Gaia. ibid . Esta prolija literatura— que volverá a reproducirse aún más exagerada en el gnosticismo— aparece. 6 (Cleóstrato). una concisión lacónica» (Protágoras 343d)... entre los cuales las γνώμαι (sentencias) llegaron a constituir un género literario. donde aparecen en conexión con el culto de A p o lo en D elfos 21. Esta era la forma de la filosofía de los antiguos. aunque en ella no figura el nombre de los Siete Sabios 20. los Cíclopes. y el séptimo fue Quilón de Esparta.. I i. y Cleóbulo de-Cnidos. amantes y discípulos de esta sabiduría. que son T a l e s d e M i l e t o . de que tenemos un modelo en Hipócrates (aforismos). en el templo de Delfos. y a F e r é c i d e s d e S i r ó ( s . engendró los Titanes. irritada. que escribió Genealogías.1 2 6 8 . v i ? ) .v i) . entre cuyo número se contaron Tales de Mileto. L a leyenda de los Siete Sabios se forma hacia principios del siglo vi.

In medio virtus. que lo ofreció a A polo en el tem plo de Delfos. A .. C asel . mundo: Rev. Aschendorff. H istoria griega e historia del (abril 1964) n. Siempre es oscura para los hombres la mente de los dioses. L a F iloso fía antigua. E. P is ís tr a to .535). P i t á g o r a s . Principium sapientiae: the origins o f G reek philosophical Thought (1952). O. F o c ílid e s . Un milenio de vida griega antigua (Barcelona. C a p e l l e .i A drad os. 1955). Thales to P la to (Londres 1914. 1935-1945. (Edimburgo 1908). Introducción al pensamiento griego: Rev. D a s substanzproblem in der griechischen Philosophie (Heidel­ berg 1 9 1 0 ). Feyles (Uruguay-Chile. A r m s t r o n g . D a s B ild des W eges und verwandte Vorstellungen in frü h g riech i­ schen D enken (Berlin 1937).. B id ez . M.. J. C elada A bad . B erger .. A. 1961). A Study in the O rigins o f western Speculation.. Juzga lo que no ves por lo que ves. B u rn et . . 1955). Barcelona. E. H. R. Occ.13 p. W. Loffredo.. J. P. A m a tam quam ossurum.. A r n i m . Introduction to ancient Philosophy (Londres 1947.. E rdm ann . A. Zeller gewidmet (Leipzig 1887) 239SS. (Trad. Saggio sulla filosofia greco-rñmana (Torino 1881). G reek Theories o f elementary Cognition fro m Atcnicon In Arinin tie (Oxford 1906). U n estilo m uy independiente suele hacer estallar la desgracia dañosa..i (1910). O. P e r i a n d r o d e C o r i n t o (h. F errerò .569) y S o l ó n d e S a l a m i n a (arconte de Atenas en 595-3)· E n otras figuran Q u i l ó n d e E s p a r t a (h. Geschichte der wissenschaftlichen E rdkunde der Griechen (Leip­ d e M i t i l e n e (h.. CORNFORD. 23 D i e l s .. J. Cállate aunque sepas.'· E in e Fm blniinr^ hichle. L.0. 3i 957 )· A p p e l t . 1938). 192 3 )· A s t e r .. N o pre­ tendas tener más razón que tus padres. J. Com o ejemplo de este género de sentencias. y fue pasando sucesiva­ mente por los siete. B a u c h .. A H istory o f Philosophy vol. o d e G n i d o s . L a Pensée antique (Paris. D ie griechische Philosophie (Berlin 21953-4). E. io .. F. D uhem . L a F ilosofia antes de los griegos: Sefarad 3 (Ma­ drid 1943) 195-226. E p i m é n i d e s . O. — Geschichte der E ntw icklung der griechischen Philosophie und ihrer N a ch ­ wirkung in römischen R eiche (Berlin 1835-1860. esto atrae la mayor simpatía. H. C. B eare . (Madrid. Flammarion. Escucha m u­ cho y habla poco 23.. 1930). H.. F r a n c i s c o .. 1944). F ar rin g to n . B ig n o n e .180 P ita c o Filosofili· griega L e probi ¿me de l'origine et ile l'é te m iti du momlr duns tu philo sophie grecque. Études de philosophie ancienne et d e philosophie moderne (Pa­ ris 1926. A c u s ila o . N o te fíes de todos. F e r é c id e s . Difusión. L ’idea d ell’essere da Parm enides ad A risto tele: Riv. B onafede . W. Respice finem. A r is t o d e m o . éste lo remitió a otro. B randis . Consultado el oráculo de D elfos sobre a quién le correspondía. Its m eaning fo r us : T hales to A risto tle (1944). Labor. Enviado a uno dé ellos. 1937). H istoria de la cultura griega . A n a r c a s is . 1890). 1862-1864) 2 vols. G. G. B o g lio lo .. L in o .) C ar lo tti . L e o f a n t o . R.. L a s o s d e H e r m ió n . Handbuch der Geschichte der griechisch-römischen Philosophie (Berlin 1835-1836) 3 tomos. B rochard . 21914). A ltertum und M ittela lter (Basilea 1947). Philosophie der Erscheinuni. T e o g n is . 19 12 (Nueva York 1957). Madrid 1961. Univ.. B e n n . Fil. H onra a los dioses. 159-237. del Perú 14 (1946) 180-199.. G eschichte der antiken Philosophie Baeum ker. Neosc. H istoire des doctrines cosmologiques de P la to à Copernic (París 1913SS). L a mayor parte de los hombres son malos. P. 39 (Milano 1947) 3. N osce tem pus opportunum . hasta llegar a Solón.. Me. Storia della filosofia greco-romana (Firenze 1948).. Marzoratti. Cat. B arth .. E os. L a filosofia antica v o l. B. M odestus in prosperis. fortis in adversis. H. G. R.598). G reek Science. D a s problem der materie in der griechischen Philosophie (Münster. B urckhardt . L e systèm e du monde. V.. R. S tu d i sul pensiero antico (Nápoles. O . 1953).. E. M odus optimus. Conócete a ti mismo (γνώθι σεαντόν). J. d e .19-43. ou Platon et Γ O rien t (Bruselas 1945). y Son completamente legendarias sus reuniones en Panionion y D elfos. — G reek Philosophy: I. T h e G reek Philosophers (Londres 1882. B. Βοββα. v o n . 3i92o). O r fe o Baudry... C h evalier . C l. Storia critica della filosofia antica (Firenze 1931). (Milano. G.. D e philosophorum graecorum silentio mystico (Berlin 1919). T h e D evelopm ent o f G reek Philosophy A d o r n o . Rev. J. Nueva York 1957). — L a concezione d ell’ essere nella Filosofia greca (Milano. F . española. Über die ältesten Philosophieschulen der G riechen: Phil. Argos. Diogenes Laertius. v o n . L o mejor de todo es la medida. H istoire de la pensée: I. E. R. contestó: «Al más sabio».. — H istory o f a ncient Philosophy (Londres 1912). 6 vols. M i s ó n d e K h e n a s . Argentina. I. Leben und M einungen berühmter Philosophen (Leipzig 1921). B I B L I O G R A F I A Filosofía de los griegos A dam son . 1947). zig 21903). Trad.. — L a aurora de la F ilosofía griega (México.. Iberia. A grada a todos los ciudadanos si per­ maneces en la ciudad. B eth e . como tam bién la anécdota del pescador que sacó del mar un trípode de oro.. D ie europäische Philosophie des A ltertum s (Leipzig 1 9 1 3 . C. D ie Lebensanchauungen der grossen D enker (Leipzig 1890). Feltirnelli. D ie ls . L a Philosophie ancienne (París 1885). J. B éck er .. A u f ­ sätze Ed. G l e ó b u l o d e R o d a s . de Occidente (Berlin 1920). Estudia lo bueno. B én ar t . — From R elig ion to Philosophy. J. citaremos: Nada con exceso (Μηδέν άγαν).. E u c k e n . E arly greek Philosophy (Londres 1892. Ed. Di N a p o l i .

R en o u v ier . Jeun.. Pol. W. L a V i a . G a r c ía B a c c a .. A . y Letras. D ie Theologie der fr ü h en griechischen D en k er (1953). L ’ image du monde dans l’ A n tiq u ité (París 1949). W .. L a Philosophie de la nature ch e z les anciens (Paris. Interpretación d el ser en la F ilosofía griega: Humanitas 1 (Tucu- (Edimburgo. M u ñoz A lo n so . G. J. 1957) (M éxico. J. A d a m . Losada. G. Aubier. Il pensiero antico. H. G . L a science dans l’ A n tiq u ité (París 1930-1946) 4 vols.. Losada. M a n uel de Philosophie ancienne (París 1945). ■ L ’Infinito nel pensiero dei Greci (Firenze. Beauchesne.. L e v i . Il G enio della G recia (Roma 1947). E l concepto tigua (Madrid.n o . 1901). S. Aires. 21923). A. Gotha 91913). . de C astro . V .. 1934). .. L a transcendencia de D io s en la Filosofía griega (Mur­ cia 1947). L'Id ea lism e grec et le réalisme chrélie.. 19 5 2 ). Rev. — K afka. H o w a l d . . D. E in führung in die Philosophie des Altertum s (Würzburg 1948).. E. G r e n e t .. G ercke.. 4i 9 3 i ) . Κ. Barcelona 1970). G a l i a . D a s W ahrheitsproblem in der griechischen Philosophie (Ber­ 19 13 ). H. vers. Griechischen Studien (Stuttgart 1948). zugleich eine E in führung in die Philosophie D überhaupt (Leipzig 1938. (Paris 1905). K i r k . Sobre Estética griega (Mexico 1943).. H istoire de la philosophie ancienne (París. L e problèm e du devenir e t la notion de m atière dans la Philosophie grecque depuis les origines ju squ 'à Théophraste (Paris 1906). Columba. R eym ond. N ato r p . Storia del pensiero an­ tico (Roma. Ηυιτ.. L a Teología de los primeros filósofos griegos FCE. Revue des F i o r e n t i n o . y R a v e n . R e y ... R. L. N ico l . Est. M. 1921). W .. 2I937). P a id eia .J (México 1941). M en sch in der Vorstellung fr ü h es Griechentum s ( G o t ­ tin g e n 19 3 8 ).. J o e l . Alcan. R ábade R om eo . P a id eia . E.ü t h r i e . 1956). (Madrid. . i960. P fister . A. D ie Form ung des griechischen M enschen I. F . L a idea del Hombre (1947). K ö s e i und P u s t e t .. . E. . K r a n z ... M. 67 (Madrid 1953) 17-48. M e y e r . R o m á n . Imán. K. Sucesores de Hernando. E d . T h . A. Ursprung der griechischen Philosophie von H esiod bis Parmenides (Basilea 1945)... — — E l genio helénico y los caracteres de sus creaciones espirituales (Tucumán 1943. FGE.. O . _mán 1953) 41-97. M o l i n a . L a creación en la filosofía griega : Estudios Mercedarios 16 (i960) 63-84. G . S. Est. (Paris. S. Marietti. N avarro M on zó . G eschichte der Philosophie (Leipzig 4I9 3 2 ). L a polis y el saber social de los helenos : Rev. H istoria del espíritu griego ( desde H om ero hasta L uciano) (1961). D ie griechisch-römische Biographie nach ihrer literarischen Form (Leipzig 1901). H istoria de la F ilosofía greco-romana — (Bs. d a l . P. D u e studi di filosofia greca ( T o r in o 1950 ). co-romaine A. Filos. 1953). J a m e s . (Ma­ drid.. Griechischer Glaube (Bema 1950). Philosophy (Nueva York 1923-1931) del hombre en la G recia an­ G a l l i . L o s orígenes de la F ilosofia del D erecho y los griegos: 3 vols.. 1947). L ’ héritage de la pensée antique (Paris. — Los moralistas griegos (Bs. J. Pol.A d r a d o s . F . G h .-B. 1944-1946. P r ò . der Philos. — D ie K u ltu r der G riechen (Leipzig 1947). N i l s s o n . — L es croyances religieuses de la G rèce antique (1955). — B rev e síntesis de la F ilosofía griega (Bs. G. III (Oxford 194S. 1941). H istoria Philosophiae graecae et romanae ex fo n tium locis contexta (Hamburgo 1838. M ond olfo .. Aires. — Geschichte der Abendlandsanschauung I (1947). H a c k . A. M a z z a n tin i . D e r Ursprung der P hilosophie aus dem Geiste der M y stik (Jena 1903).. Vom M ythos zum Logos (Stuttgart 1940). R . P ra . Nueva York i9 6 0 ). Reinhardt.. D. G l o t z . A la b a n za de la ley.. Aires.. Buenos Aires. R. D ie griechische Philosophie bis P la ton H o n ig s w a l d . 13i9S4). P. H o f f m a n n . l in Pensadores griegos (Asunción del Paraguay. P o h le n z . H istoire des sciences exactes et naturelles dans l’ antiquité gré- . G od in greek Philosophy to the time o f Socrates (Princeton 1931). P . T h e religious Teachers o f G reece (Firenze i960).. Jorro. Clarke. Wellmann. The G reek Philosophers fro m Thales to A risto tle (Lon­ dres 19 5 0 . lano 1929). D ie Philosophie des A ltertu m s: Überweg. H e r b e r t z . 1942. W . P.. D ie moing. E th ik des A ltertum s (Munich 1926). N estle . Κ. L a ciudad antigua F uller. P. G r e g o r i o y M a r t í n e z d e P i n i l l o s .. 2i945). G. E. Le Monnier. . T h e Presocratic Philosophers (1957). G e n t il e . II problema della fond a zione della Filosofia e l’ oggetivismo antico (V a re se 19 3 6 ). . Berlin 1930).. L a s escuelas de A tena s (M ontevideo 1926). 1 9 3 1). Forschungen zu r Geschichte der Erkenntnisproblems in A ltertu m (Berlin 1884). esp. 1951)· P. F. Fac. A. — ■ ie griechische Philosophie. Vol. — G ordon. Storia della filosofia greco-romana (Mi­ L a b e r t h o n i è r e . R it t e r . D er 45 (Madrid 1952) 49-63· G o m p e r z . E. G ó m e z A r b o l e y a . 1945). H istoria de la F ilosofía — — • — Griechische W eltanschauung in ihrer Bedeutung f ü r die Gegenwart gart 1946). M. Il pensiero occidentale. 1911). II (B e r ­ — — — — lin 1944). Fonte- R. C h . M. L a G rece et son heritage (Paris. N e r y . G eschichte der A n tik e n Philosophie ( T u b i n g a 1 9 2 1 ). G ig o n . W. C. P alhories . J.0 (Santiago de Chile 1936).. (Firenze 1865). I (Berlin 1926.. J a e g e r .. K . .E l pensamiento antiguo. A. F.. Guarania. L.. Geschichte der alten Philosophie ( M u n i c h . F.i: L a filosofia antica e medievale P raech ter .-P r ell e r . (París 1924).. D e r H ellenische M ensch (1948). H a t z f e l d . Filosofia griega L iberté et civilisation chez les grecs Preliminares A. L a herencia moral de la F iloso fía griega: A ten ea 2 . Saggio storico sulla filosofia greca F u s t e l d e C o u l a n g e s . Berlin 1947). L a Filosofia nel filosofare umano: I. 1925). R. L o s ideales de la cultura griega (M éxico. M ontero D ía z . (Stutt­ (Heidelberg I9 S1)· Philosophie des A ltertum s (Leipzig 1924. Griechische D enker ( L e ip z i g 1 8 9 3 -1 9 0 9 . 1957). A . . Grundris der Gesch. M. J. E. J. Kosmos. C .. R ivaud . 1955).. 1949). Storia della filosofia romana (Firenze 1949).. L a civilisation égéenne (París 2i937). R e y e s . E..1 3 2 F e s t u g iè r e ..n L eo. E l individualismo político en e l pensamiento griego: Cis­ neros l i (Madrid 1946) 9-27. F... Evolugao do pensamento antigo (Porto Alegre 2i944).es. L a crítica en la edad ateniense (600-300 a. D ie V orsokratiker (Munich. H istory o f G reek 3 vols.

P. R o d i e r . 1931). 1917) 2 vols. La quinta fue preparada por F. G eschichte der griechischen Philosophie (Leipzig 1854-1861). Geschichte der Griechische E th ik (Leipzig 1908). 1. 1949). S i m o n e . G. T a y l o r . . S... M . II.. S c h w e g l e r . 2 1 9 5 7 ). S t e n z e l . — L a civ iliza ció n helénica (i960). — Geschichte der alten Philosophie (Munich 1912). I.. W e r n e r .. F. T o y n b e e .. P. v o n . E l milagro helénico. 2.. R o m e r o . R u g g i e r o . Seminario. P. L a pensée hellénique des origines à Épicure (París 1942). M. Mei­ sebach... S c ia c c a . 21932). . . 1938. U. Goedeckemeyer. 1929.. G rundbegriffe griechischer W issenschaftlehre (Bamberg. L a filosofia greca e romana (Milano. A H istory o f science. W.. Presocráticos. V e r b e r e . H ellenism . L a pensée grecque et les origines de l'esprit scientifique (Paris 1923. Geschichte der abenländischen Philosophie im A ltertu m (Munich 1888. d e . S a r t o n .. i-I. 41923). L a morale antique (París 1938). E l pensamiento griego y los orígenes del conocimiento científico Cervantes. 19 2 4 ). L a concepción griega de la naturaleza hum ana: B. 194 0 ). R o t t a .. . Essai sur la form ation de la pensée grecque. E. P o u r l'histoire de la science hellène (París 1887). R u e f n e r . peripaSn e l l . H ellenistic science and culture in the last three centuries (Londres 1959).. 5 vols. H istoria de la F iloso fia griega. W e b e r .. L a filosofia greca (Bari. Editada por A. 2. M etaphysik des A ltertum s (Munich 1931). socráticos. 1926). M . Stu d i sulla filosofia antica (Nápoles 1938). L. . G eschichte der griechischen Philosophie (18 5 9 . H . W i n d e l b a n d . 21949). D esde T ales hasta Aristóteles (Vitoria. L a Philosophie grecque (Paris. The H istory o f a C iv iliz a tio n (Londres 1959). Ν. 1934.. II. S c h u h l . Payot. S chaaf . (Zeller cuidó personal­ mente sus ediciones hasta la quinta [1891]. Y. Nestle [1920-1921]: I. H istoria oculta de G recia (Barcelona. L es grands courants 'de la philosophie antique (Paris.. S o r t a i s . Z e l l e r .. P.. V. T a n n e r y . W u n d t . Aristóteles. M . W e i l . H istoire de la Philosophie ancienne (París 1912). A . D ie Philosophie der G riechen. 7 (Madrid 1924) 43-68. G reek Philosophy an Introduction (Ο. Introduction historique à un étude de la philosophie platonicienne (París. A. 3 i 882). (Lou­ vain 1948). G. Lortzing y W.. Néosc.M o e l l e n d o r f f .. J. C h . L a Source grecque (1953). E d .. L e s idéals culturéis de la G r e c e: Rev. G. E. (Barcelona. Platón. L. — D ie Philosophie der Griechen in ihrer geschichtlichen E ntw icklung darge­ stellt (Tubinga 1855-1868). Academia Antigua. J. L a cultura greca e le origini del pensiero europeo (Torino 1951). G. 1946). S c h u r é . Alean. E l sentido histórico de los griegos: Rev. de Philos. Humanida­ des 28 (La Plata [Argentina] 1940) 415-430. Bi­ blioteca Orientalista. E . 1954). Colin. G. J. Laterza. W i l a m o w i t z . Vita e Pensiero. Gang und Hauptmomente ihrer Entwicklung (Tubinga 1844-1852). S t r u m p e l . L... 1948). D e r G laube der H ellenen (Berlin 1931-1932) 2 vols. G. Occ. S c h w a r t z .1 3 4 Filosofía griega — — — — R o b in . Eine Untersuchung über Charak­ ter. Presses Univ. Tres partes. É tudes d e philosophie grecque (París 1 9 2 6 . G . Só­ crates. L a Philosophie grecque (Lausana 1941). Philosophia antesocratica (ad usum privatum) (Roma 1912). de France. Y u r r e .

. — Griechische M ythologie und Religionsgeschichte (Munich 1906). Ohms (Hildesheim i960). B r é m o n d . B lo n d . O rpheus et l’É vangile B oülanger. — L a magie et Vastrologie dans l’antiquité et au M oyen A g e (Paris i860). R e lig ió n g r ie g a B a t i f f o l . K ö n i g . . G r u p p e . L a P itiég recqu e (París. L i n d f o r t h . III. 1 y 2. Religion der Griechen (Berlín 1926).379-421.. L ’ idéal religieux des grecs et l’É vangile (Paris 1937). A.. H istoria. L a conception de l’enthousiasme chez les philosophes présocratiques (París. Prolegomena to the study o f R elig ion (190 8 ) c . D a l a t t e . D e la morale avant les philosophes (Paris i860). Orphée (París 1925). E l estudio comparado de las religiones (Ma­ drid.. L e s M ystères. Cristo y las religiones de la tierra. 1937). L a g r a n g e . Ecclésiastique (Louvain 1931). O. III. (En I. J. Z i e b a r t h . S tu d i intorno al orfismo (Firenze 1929). L ’ orphisme et S . G i l b e r t . F a u x . .. O . L a Aires 1952)... J. J . ta. 6 vols. . F r . Biblique (1920) 420-446.. — L es mystères paìens et le mystère chrétien (sobre el libro de A...) (Excelente. M a u r y . L. Q u a n t . H..9 -1 2 .. — — — vers. W. H andbuch der klassischen Altertum sw issenschaft V 2. . G riechische Religionsphilosophie (Leipzig 1 9 1 1 ) . F a i r b a n k s . 1955). 1929). J. O rphicorum fragm enta (Berlín 192 2 ). Biblioteca de Autores Cristianos. E. M. A. A. C. F e s t u g i è r e . L e s mystères d’Éleusis (Paris 1914). i960). „ Filosofía poetaristotélica. A. ( E l p r o y e c to c o m p le to d e la o b r a a b a rca 17 volúmenes.. Belles Lettres. O rphici hymni (Berlin 1941). Z u b i r i .... D ie griechische K u lte und M y th en I (1887). 1914).f 3 vols. — L e salut dans l ’ Orphism e (París 1940). L es mystères d ’É leusis (Paris 1902). Teología de los primeros filósofos griegos (México-Buenos K e r n . M a c c h i o r o . Loisy): Rev. P i n a r d d e l a B o u l l a y e .. (Madrid. P.) G u t h r i e . X. en N atu ra leza.) Z e l l e r . J.) Reimpresión fotográfica de la edición de Leipzig 1920-23. P. K. A.. Orpheus (Berlín 1920). R. Gabalda. O rphée et l’ Orphism e à l'époque classique (Paris. M a g n i e n . 2I945). 19 12 ). L e cuite des M uses chez les philosophes grecs (París 1937). F o u c a r t . Filosofía postaristotélica. A. Poliglo­ Ja e g e r .. G. L. FAX. B o y a n c é . E l acontecer humano: G recia y la pervivencia del pasado filo só ­ fico.. M.. L a Filosofia dei Greci nel suo sviluppo storico (Firenze 1932-1938) I. esp. E. 13i928) (Nestle). Zagreus. D io s (Madrid 1944) p. V. A. Christus. Les Belles Lettres. M e n a r d . M o u l i n i e r . D a s griechische Vereinswesen (Leipzig 1896).. T h e arts o f O rpheus (Berkeley [California] 1941). Orpheus and greek R elig ion (Londres 1935). A.. Grundriss der Geschichte der griechischen Philosophie (Leipzig 1883.. M é tis und O rpheus (Halle 1939).. O. L ’ Orphism e (París. W.. Lecoffre. H u b y . V. P a u l: Rev. H a r r i s o n . M a n u a l de historia de las religiones (Barcelona.M o n d o l f o .. d’Hist.. A H andbook o f G reek R eligion (Nueva York 1910). (París.. Mül­ ler.P re lim in a re s téticos antiguos. M. H istoire des R eligions de la G rece antique (París 1857-1859). O . 1934). E . Z e l l e r . I. W.

1942). Psyché. H istoria de las religiones (Barcelona.. T a c c h i V e n t u r i. Psiqué. R ohde. D e r G laube der H ellenen (LeipzigBerlin 1932). Europa. FGE. Trad. Gustavo Gilí. 1948). W i d e . S. W i l a m o w i t z . Griechische und römische Religion (Leipzig .N i l s s o n . por N. Trad. Fichelle (Pa­ ris 1926). P. v o n . H istoire des E.) Z i e l i n s k i .. L a idea d el alm a y la inm ortalidad entre los griegos. Unsterblichkeitsglaube der Griechen ( T u — — J. . . Τη. Filosofía gringa doctrines ésotériques (París. 1940)... Wen­ ceslao Roces (México..136 R iv iè r e .Ber­ lin 1922). I. Lo religion de la G rèce antique. M a r q u é s .M o e l l e n d o r f f .2. (L a religión griega antes de A lejan dro. 75SS. por A. L a inm ortalidad d el alma entre los griegos (Madrid. P. 1945-1947). Payot. 8. Τ. Seelenkult und binga 10i925). Festa. U.

Parménides... en contacto directo con las culturas del O riente próxim o. A u n cuando G recia no hubiese llegado a las cumbres de Platón y de Aristóteles. En contraste con la lentitud oriental. Apenas com ienzan a filosofar los griegos. aunque todavía en form a em brio­ naria e im plicados unos en otros. nace la Filosofía. ¡sn n a i . se remonta rápidamente a las audaces con­ cepciones de Heráclito. El hecho de que la Filosofía griega culmine en los grandes pensadores atenienses del siglo iv ha repercutido sobre los que les antece­ den. El panorama intelectual es m uy m ovido. solamente las especula­ ciones de los presocráticos le darían derecho a ocupar un puesto destacado en la historia del pensamiento. Anaxágoras y los atomistas. L a Filosofía. Rápidam ente van surgiendo los problemas fundamentales. recién nacida en las primeras respuestas de los milesios al problem a de la Naturaleza. Pero tienen por sí mismos un alto valor. El siglo y medio que transcurre entre Tales de M ileto y los sofistas constituye un período sumamente rico de vida intelec­ tual. el pensamiento heleno sorprende por su brillante rapidez. L a importancia de este período es extraordinaria. En esas colonias (M ileto. C ie r­ tamente lo son.P A R T E ϊ La Filosofía ante» de Socrate» P R E L I M I N A R E S L a invasión dòrica en el siglo x u obligó a emigrar a los jonios. Sam os. consolidadas en el siglo v m por una nueva oleada de emigraciones. im prim en a la especulación un im pulso y un ritmo desconocidos hasta entonces.). Las controversias· entre los filósofos contribuyen a afinar los conceptos y a crear una verdadera técnica filosófica. Efeso. en cuanto que preparan el advenimiento de las grandes concepciones sistemáticas helenas. Empédocles. los cuales buscaron refugio en las costas e islas adyacen­ tes del A sia M enor. fundando numerosas colonias. A parecen tam bién los prim e­ ros intentos de solución. aun cuando haya que reconocer que la importancia de los presocráticos consiste más en el hecho mism o de haberse planteado los problemas que en las solucio­ nes concretas que les pudieron ofrecer. Clazomenes. haciéndoles aparecer con el carácter de precursores.

de conocim iento sensitivo e intelectivo.M o n d o l f o . etc.. de divisible e indivisible.. los fenóm enos atm osfé­ ricos. de naturaleza com ún y seres particulares. el orden y la belleza del Cosm os. i. 1 Tam bién se esbozan claramente las ten­ dencias fundamentales que prevalecerán a lo largo de la H is­ toria del pensamiento: realismo e idealismo. de ciencia y de opinión. las esencias a los fenómenos. de núm ero y medida. y que permanece a través de todas las mutaciones. En este aspecto los pre­ socráticos pueden considerarse como «precursores» no sólo de Sócrates. Z e l l e r . de identidad y contradicción. de lleno y vacío. de una «Naturaleza» (φύσις) estable e inmutable. la generación y corrupción de los seres. de la cual salen y a la cual retornan todas las cosas. algún prin­ cipio. Pero contra lo que hubiera podido esperarse en la aurora misma de la F iloso­ fía. lo cual les lleva a preguntarse si por debajo de las apariencias sensibles existe alguna realidad estable. . E l p r o b le m a fu n d a m e n ta l: la « N atu raleza» . de causa y efecto. de responsabilidad moral y de sanción. A través de la im perm anencia de las «cosas» particulares buscan una realidad fija. sino de toda la Filosofía europea. monismo y dua­ lismo.288ss. de m ovimiento y quietud. contra1 M o n d o l f o . N o se pre­ guntan sim plem ente qué son las cosas. L a F i ­ losofia dei G reci nel suo sviluppo storico I p. inquiriendo de qué están hechas. sino que tratan de pe­ netrar más adelante. de tiempo y eternidad. etc. m ecanicismo y dinamismo. Les impresionan los cambios cíclicos de las cosas. su actitud no es de realismo ingenuo y directo. este mismo planteamiento lleva im plícito un sentido ontològi­ co más amplio. com ún a todos los presocráti­ cos. de materia y espa­ cio. Esto equivale a contraponer el ser ai aparecer. D e aquí brota el concepto.590. Sophia (1943) p. de limitado e ilimitado. La Filosofía antes tie Sócrates Los presocráticos elaboran sobre la marcha muchas nocio­ nes importantísimas: de ser y de hacerse. R. que ha existido siempre. de sustancia y acci­ dente. permanente a través de las mutaciones incesantes de las cosas. de realidad y de fenómenos. M ás que las cosas particulares les preocupa la «Naturaleza». la regularidad de los m ovimientos celes­ tes. eterna. etc. indestructible. de orden y de ley. D e esta manera.— Las especulaciones de los primeros filósofos griegos se inician en torno al hecho de la mutación.I. de finito e indefinido. cómo se hacen y cuál es el primer principio de donde todas provienen. aun cuando el problem a físico aparece planteado en función de la m utación de las cosas sensibles.138 P.

.228-229. I p . en contraposición a la Opinión. Señalan elementos ligeros. cuya existencia deducen del hecho de la periodicidad cíclica de los fenómenos celestes.e . y tam bién como fuerza que hace llegar las cosas a ser. de la repetición de las estaciones del año. 2 Z e l l e r . T am bién se deriva el concepto de Ciencia. 4 Z eller-M o sea la tierra mezclada con C o v o t t i. II p. aunque es com ún a todas. Y de él pueden formarse in ­ finitos seres e infinitos m u n d os4. en­ tre lo limitado y lo ilimitado. Esta «Naturaleza» la entienden los presocráticos en un do­ ble sentido: como substratum inm utable del ser. y que.3 3 . . entre lo inm utable y lo m óvil. que abarca la razón de la totalidad de las cosas. se distingue de ellas. o n d olfo el agua.M o n d o l f o . las «cosas» múltiples. II p . transformable y casi incorpóreo. A. Es el principio del m ovim iento y de la vida (respiración) de todos los seres. Pero como prim er principio bus­ can un cuerpo que sea lo más inmaterial posible. En cambio. y las apariencias mudables percibidas por los sen­ tidos. entre el ser y el no-ser. sutilísimo. que solamente puede ser percibida por la inteligencia. E l p r im e r p rin cip io d e las cosas (άρχή). todos coinciden en asignarle como caracteres el ser eterno.i88-i9o.. Para todos ellos la realidad es material. C o n ligeras variantes. sutiles. fijo y universal. inestables y de duración limitada. entre la unidad y la plu­ ralidad.— N inguno de los presocráticos llegó al concepto de espíritu. Jenófanes señala el fango. como una fuente inagotable de «se­ res».2 3 0 . de este concepto unitario de la Naturaleza pro­ viene el de una Ley universal. entre lo lleno y lo vacío. entendida como un conocim ien­ to estable. 2. penetrante. móvilísimo. I Pre- . capaces de transformarse fácilm ente y de revestir las for­ mas más diversas. móviles. como son: la antítesis entre la verdadera realidad. más que realidades. o . ilim itado. La «Naturaleza» es la realidad que existe por debajo de todas las «cosas». plás­ ticos.Prelim inares puesta a la pluralidad y m ovilidad de las «cosas» particulares. 2 Asim ism o. etc. inextinguible.2i8(i). I 8: 98937. 3 M e t. son apariencias mudables. que rige todas las mutaciones. de los m ovimientos ordenados de los astros. D e esta primera contraposición entre «Naturaleza» y «cosas» particulares se derivan otras varias. que no rebasa la contingencia y particularidad de las realidades inestables que perciben los sentidos.. por debajo de todas las m utaciones de las cosas. ligerísimo. Aristóteles hace notar que ninguno de ellos pone la tierra como prim er principio 3.

en que haya que elegir forzosamente uno de los términos. 3. descui­ dando el testimonio de los sentidos. alcanzando al mism o Sócrates. se dedicaron a discurrir. Pero en este problem a va im plícito el ontològico. En realidad. ni de antagonismo. XII 8: 1 0 7 ^ 2 ) .140 P. Ser y ser físico son para los presocrá­ ticos conceptos equivalentes. M étodo. con lo cual puede decirse que inician al mismo tiem po la Física y la Ontologia. D e esta manera. E n vez de observar. el Amor y el Odio de Empédo­ cles. Es de notar que la contraposición que aparece desde el pri­ mer momento entre la pluralidad y la mutabilidad de las «co­ sas» y la unidad inmutable de la «Naturaleza» que buscan como primer principio de los seres particulares. en la crisis de la sofística. cómo se ha­ cen y de dónde provienen. ( Física = φύσις = Naturaleza). en general. o tan sólo como físicos o «fisiólogos». socratici . Para los milesios existen las «cosas». y el re­ sultado es no sólo que el problem a físico quedó sin resolver. el Noüs de Anaxágoras. ¿Físicos o filósofos?— Se ha discutido largamente si los primeros pensadores milesios pueden ser considerados como verdaderos filósofos. y también existe la «Naturaleza». ni menos aún de dilema. lo que hubiera debido ser Física se convierte en Ontologia. con la nega­ ción del otro. como los denomina Aristóteles. adoptan un procedim iento preferentemente ra­ cional. Posteriormente se van introduciendo otros elemen­ tos extrínsecos y en cierto modo independientes de la materia. tiene más am plitud que una sim ple cuestión de Física particular. La Filosofia antes de Sócrates Los milesios conciben el primer principio como intrinseco a las cosas.39(s). y recurriendo a elaborar teorías puramente racionales. 4. tal como ellos lo plantean. conciben el mundo como un gran animal viviente y divino dotado de respiración (hilozoísmo): τό Stlov -ττεριέχει όλην τή ν φύσιν ( A r i s t ó t e l e s . pues aunque buscan un primer p. como el Logos de Heráclito. los presocráticos. N o inquieren solamente la causa inmediata de los fenómenos naturales. sino de qué están hechas.I. no tiene carácter de antítesis. el problem a cosm oló­ gico. M e t. N o se preguntan sola­ m ente qué son las cosas. finalmen­ te. Pero en su aspiración por lo ­ grar una representación del Universo. de los que muchos descon­ fían. sino que indagan su pri­ mer principio. en lugar de atenerse a la experiencia. considerándolos como fuentes de error. Por esto no se les puede considerar como monistas en sentido estricto.— L a especulación griega se inicia en concre­ to sobre el problem a cosmológico. sino que la lucha entre tantas teorías contradictorias contribuyó a crear el ambiente de escepticism o que desemboca.

no en­ cima. en últim o término. entre conocimiento sensitivo e intelectivo. el arché de las cosas. fuego. Parménides. necesaria. T o d o salía del agua. que. Todos salían de ella y todos retornaban a ella. Helánico. la Filosofía seguía siendo. que atestiguan la realidad y la pluralidad de las cosas particulares. Los milesios confían a la vez en el testimonio de los sentidos. expresado bajo distintos nombres. sino solamente por la inteligencia. se da en el monismo de Parménides. buscaban una realidad ontoló’g ica. Es decir. y. Pero ¿de dónde provienen esos seres? ¿Cuál es su primer principio? ¿Cómo se formó el C o s­ mos y quién es el que lo ha hecho ? A estas preguntas trataron de responder ias cosmogonías de los pueblos antiguos. Esa realidad era el primer principio y la razón últim a de la existencia de los seres. L a contraposición entre ambas cosas. Anaxim andro. L o mismo hay que decir de la contraposición. N o podía ser percibida por los sentidos. H o ­ mero) en que las fuerzas de la naturaleza se personificaban poéticamente en divinidades. que permanecía a través de todos los cambios. y en el de la razón. Era una realidad eterna. a pesar de las apariencias. una cosmogonía y una teología. A ntes de que apareciera la Filosofía en M ileto. del fuego. la Filosofía es a la vez u n a física. de todos los presocráticos. Egipto. Y todas las cosas particulares retorna­ ban a esos mismos «principios». al buscar el pri­ mer principio. sin antagonismo. admiten al mismo tiempo su plu ­ ralidad real. compuesto de una m ultitud de seres particulares. G recia había producido ya un amplio conjunto de cosmogonías (Hesíodo. aire. con carácter de alternativa. etc. contingentes. característica de los primeros rudimentos de la Filosofía. Anaxim enes. La visión panorámica de la realidad. Existe un Cosm os ordenado. Heráclito. India. pero no fuera del Universo. etc. condensación y dilatación. sino debajo de los fenómenos y de los seres particulares. del apeiron. tiene un complemento en una pregunta que surge espontáneamente de esa misma con­ templación. a su manera. esa realidad venía a equivaler a Dios. sino dentro de él. en los sistemas de Tales. Caldea. en general. O sea.P rilim in a rts 14 L principio único de las cosas. La gran aventura de Tales y de los primeros filósofos griegos consistió en sustituir esas divinidades por elementos naturales y fuerzas cósmicas: agua. frío y calor. en procesos cíclicos más o menos largos (gran año). móviles. del aire. En este sentido. . que busca por debajo de ellas un principio común inmutable. que. que son percibidos por los sentidos. inm uta­ ble y divina. C o n lo cual. una cosmogonía y una teología.

Pero es demasiado simplista para ser exacta. T am bién perdura el antropomorfismo. y que significaría una manifestación más del «milagro helénico». mezclados con otros de procedencia òrfica. la cosmología y la an­ tropología 7. se habrían sustituido por vez primera los espíritus por causas naturales. M o n d o l f o . interpretando los fenómenos cósmicos a la m a­ nera de los problemas humanos. guerras. En las especulaciones presocráticas van uni­ dos estrechamente lo físico y lo ético..7 1 . E l pensamiento antiguo p .e . L a expresión tiene un cierto fondo de verdad. de venganza y de sanciones.1 6 - 17-35 7 Z e l l e r . Personifican los elementos. Las primeras tentativas de una representación racional del U niverso arrastran por mucho tiempo un lastre considerable de mitos y alegorías. generaciones.I. de orden. a la manera del orden jurídico humano. y hablan de bodas. En los presocráticos perduran muchos elementos de los antiguos poemas cosmogónicos. Sobre los fenómenos natu­ rales proyectan las ideas sociales de ley. realizado en el suelo de Grecia. 6 P l a t ó n . El tránsito a la ciencia se realiza en Grecia. y desde los milesios el m undo adquiere cada vez más la figura de una gran máquina cósmica.4 . A u n q u e tam bién es cierto que esos elementos m í­ ticos pierden la preponderancia que tenían en las cosmogonías anteriores. E l «paso d el m ito a la ciencia».M o n d o l f o . Sofista 2 42 c. .1 4 2 P. 3 1 . 5 C o v o T T i . En su prim er período. pero tam poco de una manera rápida y total. R. Ésto quiere decir que en Grecia. o . L a Filosofía com ienza a plantear sus propios pro­ blemas y a tratar de buscarles solución por medios estrictam en­ te racionales. y la voluntad arbitraria de los dioses por leyes fijas y necesarias 5. L os presocráticos reflejan sobre la Naturaleza material conceptos tomados del m undo social. II p .. de justicia cósmica. como sucede en el pitagorism o y en Empédocles. 1 . -Los positivistas del siglo pasado saludaron con alborozo el acontecimiento del «paso del mito a la ciencia». La Vtlosofta antes de Sócrates 5. la Filosofía con­ serva todavía en gran parte la forma m itológica y antropológi­ ca. I Presocratici p . o de una inspiración moral y religiosa m uy semejante. de simpatía y anti­ patía. regida por leyes naturales. para explicar los fenómenos de la Naturaleza. de amor y odio entre ellos 6.

que aconteció en una b a ta ­ lla entre medos y lidios (28 de m ayo de 585). C o n sid era b a el agua com o p rim er p rin cip io de d on d e p r o ­ vienen. S o l. ¡oh Z eu s!. una buena cosecha de aceitunas.1 1 1 . C o n ese b u en sentido práctico contrasta la anécdota de la vieja q u e se m ofó de él al v erle caído en un pozo po r ir contem pland o las estrellas: «Por tanto m irar al cielo. colonia jónica del A sia M enor.l. debiendo su fama a varios inventos de carácter práctico. L ae r c io .— Fue natural de M ileto . el haber estudiado las Hiadas y señalado la constelación de la O sa M enor. alq u iló todas las prensas de M ileto . como también la invención de un método para m edir la distancia de los navios en el mar. la construcción de parapegmas (almanaques astronómicos con indicaciones cro­ nológicas para servicio de los navegantes). del cual están form adas y en el q u e se resu elven todas 1 D i e l s . Se distinguió como m atemático y astrónomo. T A L E S (11.44. p. C i c e r ó n . U n ep igram a le atrib u y e estas herm osas palabras en el m om en to de m orir: «Te alabo. D . 5 D . en riquecién dose con ello. I 1. L ae r c io . D e divin . p o rq u e m e acercas a ti. y d em ostran d o a la v e z qu e «la F ilo s o ­ fía no era u n a cosa inútil» 2.34. fecha que sirve de referencia para establecer su cronología. 2 A r i s t ó t e l e s . 4 D . D e origen fenicio. H ab ien d o p revisto. N o es­ cribió nada.. Let Filosofici (tu M ileto C A P I T U L O I L a Filosofía en M ile to i.C . 11A 1 6 . I 1.16 . Teeteto 174a. Sus com patriotas le d ed icaron una estatua con esta inscripción: Ά σ τ ρ ο λ ό γ ω υ π ά ντω ν ττρεσβύτατον σ ο φ ίη 4. c. Ejerció influencia política en su patria. P or haber en vejecid o. Se le atribuye la. Politica I 1 1 : I2 5 9 a b . 11. m idió la altura de las Pirámides por su sombra y explicó las crecidas del N ilo por los vientos etesios 1.2 1. no se daba cuenta de lo q u e tenía debajo de los pies» 3. po r la ob servación de las estrellas. 3 P la t ó n . Se le atribuyen viajes a Egipto. I 4 9 . anim. mediante la suma de triángulos sem e­ jantes. exhortan­ do a los milesios a unirse frente a los lidios y a los rnedos para salvar su independencia.585). L aer c io . Predijo un eclipse de sol. no podía ya v er las estrellas desde la tierra» 5.971. hijo de Exami.54. don­ de estudió Geometría.es y Gleobulina. invención del teorema que lleva su nombre. I 1. P lu tarco . Su n om bre en cabeza todas las listas de los S iete Sabios.

Tampoco cabe ver en ese concepto una alusión al fluir universal de todas las cosas. D. P l i n i o . 9 A r i s t ó t e l e s . que en el siglo v trató de resucitar su Cosmogonía. άρχηγόζ φιλοσοφίας.4. III 14). sino el de Hippon. La F ilo s o fia antes d e Sócrates las cosas 6. La interpretación de Aristóteles. D e c á e lo II 13: 294328. en el sentido de la necesidad del agua para que germinen las semillas ( M e t . D irigió una expedición de los milesios a Apolonia. as­ trónomo y político. haber medido las distancias entre las estrellas y calculado su m agnitud l l . h. A sí lo vemos en Homero. D . H esíodo (χάος) y Ferécides de Siró. 1 5 . 2.144 p . indican un concepto animista de la materia 9. I 10.31. A tribuía a la T ierra la forma de un gran plato oblongo. 12A1. L a e r c io . ό τής τοιαύτη. al que atribuía vida y alma. I 3: 983b2o). Θαλή. la pre­ dicción de un terremoto en Esparta. D e a n im a I 5: τό ν κόσμον 8μψυχον 10 4 i i a 7 ). I 27. S é n e c a le atribuye la explicación de los terremotos por el movimiento de las aguas ( N a t . es posible que no refleje exactamente el pensamiento de Tales. I 27)· II 8. y el conjunto flotaba como un navio so­ bre las aguas 7. O tras expresiones. Q ueda un fragmento de su libro en prosa sobre la N atura­ leza. μέν.— Natural de M ileto. καί δαιμόνων ττλήρη (D. Es un concepto corriente en las cosmogonías orien­ tales. ύδωρ είναι φησιν (αρχήν) M e t . puesto que no ha sido engendrado 10. II 1-2. Esto y su explicación del imán. I 35.560). «Los antiquísimos (τταμτταλαίοι) que ha­ blaron acerca de los dioses. Cíe.l. agradecidos. el descubrim iento de la declinación del Zodíaco. Sus compatriotas. 8 Θαλή? ώήθη ττάντα -πλήρη βεων είναι (ARISTÓTELES. D iscípulo o «compañero» de Tales. contemporáneo o poco posterior a Tales. 7 D i e l s . H is t. D e a n im a I 2: 4 0 5 3 19 . A r i s t ó t e l e s . las cuales ponían como origen de todo un caos acuoso primordial. 1 1 A 1 4 . el haber introducido en G recia el uso del gnomon.25. D. hicieron al Océano y a Tetis padres de todas ¡as cosas* ( M e t . N a t . matemático. responden indudablemente a una ideología posterior. Geógrafo. A ristóteles y Diógenes Laercio le atribuyen la frase de que todas las cosas estaban llenas de dioses o de «demonios»8. como que «la mente corre velocísim a sobre todas las cosas» y que «lo divino es lo que no tiene ni principio ni fin».. 11 D i e l s . Q u a e s t . D e n a t u r a d e o r . A N A X I M A N D R O (fl. D ios es lo más antiguo que existe. I 3: 983020). L a e r c i o . 6 (A r is tó te le s . que pone el principio de las cosas en el Ώγενός. L a e r c io . con los bordes un poco levantados. Su admiración del orden del m undo está expresada en esta hermosa frase: κάλλιστου κόσμος· ποίημα γά ρ θεόν. Encim a de ella estaba la bóveda de los cielos. le dedicaron una es­ tatua. descubierta en las excavaciones de M ileto. Se le atribuye la confección de un mapa del m undo habi­ tado. L a e r c io . 983b22). .

(αθά­ νατον). inagotablemente fecunda. 13 D lE L S . A l principio la Tierra— elemento frío— estaba 12 A r i s t ó t e l e s . ni tierra. o cosmos esféricos y limitados (κόσμος. ilimitada. L/i Filosofili mi M ìliti Es el iniciador de la Astronomía griega y el más eminente· de los milesios. lo indefinido. ουρανός). lo indeterminado). ni aire. — Se propone el problema d e la N a tu r a le z a e n el mismo sentido que Tales. envuelve. π ά ν τα κυβερνάν (ARISTÓTELES. No se pregunta qué son las co sas. los cuales se van colocando por orden de gravedad. sino de dónde proceden.l. M e t . Aristóteles la inter­ preta como una mezcla confusa de elementos (μίγμα). Ill 4: 203bi3). El movimiento eterno prosigue agitando en forma de remo­ linos los cosmos disgregados de la masa común del άπειρον. inmutable. El άπειρον queda «fuera del cielo». 1 2 A 1 0 . Inicia una verdadera Cosmología. se producen remolinos. Dentro de la masa confusa del άπειρον. que recogerán los posteriores presocráticos. generadora de todos los seres y a la cual todos retornan. y formula un conjunto de ideas que pasarán a los siguientes presocráticos. o materia plástica. Viene a ser una especie de nebulosa. contiene y gobierna todas las cosas 1J.3 . άπόκρισις). protei­ forme. de qué están hechas y cómo se hacen. y en su interior se continúa el proceso de separación. de cada una de las cuales se forman otros tantos mundos. La primera «separación» fue la de lo caliente y lo frío. los cuales se van separando después por el movimiento 12. . h o m o ­ génea. No se trata d e la infinitud en abstracto. I I I 4: 2031313. señala el άπειρον (lo ilimitado. distinguién­ dose los elementos. ni fuego. ιτεριέχειν όπταντα Koti P h y s.C . que no es ni agua. imperecedera. equivalente al caos de las antiguas cosmogonías. incorruptible (άνώλεθρον). P h y s . El primero envolvió al segundo. a la manera como la corteza rodea los árboles 14. Amplía la visión de l'ales. indeterminada. o de diferenciación de contrarios. Con esta contraposición entre los cosmos limitados (πεπερασμένοι) y el άπειρον ilimitado queda definida la oposición fundamental entre «finito» e «infinito» o ilimitado. Para explicar la formación de las cosas propone un proceso de separación (εκκρισις. aspirando a una con­ cepción generai del Universo. Como primer principio (άρχή). a) F í s i c a . 14 D i e l s . sino de una materia primordial. prescindiendo de elementos mitológicos. que dan por resultado su separación en porciones. incualificada. agitado por un movimiento eterno. sino anterior a todas las determinaciones y a todos los contrarios. X I I 2: 1069020. eterna. 1 2 A 1 .

y que guardan entre sí la proporción de distancia de 3 X 3 = 9. que es 68 veces más grande que la Tierra. y el más lejano. . por orificios que sirven para que a través de ellos se vean los astros. los cuales se producen al agitarse el aire con el m ovimiento de los vapores que se exhalan del O céano. A cerca del origen d e los hombres tiene una extraña teoría.11. a manera de una criba. D e manera sem e­ jante explicaba las fases de la L un a 1S. Bs. es él del Sol. sostenida por las presiones que la oprim en por todas partes. E l prim er anillo. semejante a un fuste de columna. b) B i o l o g í a . Este últim o está taladrado. — N o sabemos cómo explicaba T ales el modo de producirse los seres del agua primordial. 12A11. que se depo­ sita en el fondo del mar. T ien e forma cilindrica. m ediante la acción del Sol. Parece que Anaxim andro le atribuía un movimiento de rotación sobre su eje. procedente quizás de 15 D i e l s .25.146 P . y que llenan todo el espacio com prendido entre la T ierra y los anillos astrales. se producen los eclipses. el de la Luna. que es el menor y más cercano. D el fango prim itivo. el tercero. que es 19 veces mayor. bajo la acción desecadora del Sol. en virtu d del calor del Sol. explicando con ello los vientos. L a T ierra se form ó separándose del A gua. salen todos los vivientes. que es su centro común. 12A10. el de las estrellas y los planetas. E n el Fuego se formaron tres círculos. y que ejercen además la función de narices (έκπνοή) para respirar el pneuma que envuelve todo el Universo. quedando como residuo la sal. L a «separación» prosigue después dentro de cada elemento. un tercio más alta que ancha 16. 16 D i e l s . o anillos concéntricos. 3 X 9 = 27. o son obstruidos por los vapores em a­ nados de la Tierra. inm óvil. en que estaban mezcladas la T ierra y el A gua. Guando esos orificios se cierran. que ha llegado a nosotros quizás retocada por los doxógrafos posteriores. 2 X 9 = 18. Perm a­ nece flotando. el A g u a (húmeda) y la Tierra (seca). Prim ero nacieron los animales marinos y después los terrestres. La Filosofía antes de Sócrates completamente m ezclada con el agua. en el centro del Cosm os (μετέωρος). Anaxim andro expo­ ne una curiosa teoría biológica.l. y que al agitarse la hacen estremecer. A tr i­ buía los terremotos a las corrientes de aire producidas por la acción desecadora del Sol que penetran en las concavidades de la T ierra. el A ire (frío). el segundo. Pero fue secándose bajo la acción del calor hasta que se formaron cuatro círculos: el Fuego (caliente). que giran alrededor de la Tierra.

Existen a la vez infinitos mundos. Supone que en el fondo del mar se formó una especie de monstruos marinos. esféricos. 1 7 . pagando así la pena de la injusticia que su­ pone su desprendimiento del άπειρον. Así el calor comete una injusticia en verano. P l u t a r c o . El alma es de naturaleza aeriforme (ψυχή. aquellos monstruos quedaron varados en tierra. 20 D i e l s . II 18). S i m p l . 2 4 . la idea fundamental de Anaximandro es el retomo eterno de todas las cosas a su primer principio. conviv. El predominio en la lucha entre contrarios iguales (άγών) equivale a una injusticia. A esto responde probablemente la prohibición de no comer pescados.1 1 . El calor de los rayos solares hizo estallar su envoltura. dominado por la ley del Talión. y de su interior salieron los primeros hombres y las primeras mujeres 17. B i . Cuando el Sol hubo secado una parte de las aguas. lo cual viene a ser una aplicación del concepto ético-jurídico de aquel tiempo. que se originan de los remolinos formados por el movimiento eterno en el seno del άπειρον li*. 18 D i e l s . según el orden del tiempo» 20. VIII 8. 4 . Phys. seu piscibus simillima animalía. Toda la realidad está presidida por una ley cósmica necesaria. Esta idea aparece en el único fragmento que conservamos de su obra: «De donde proviene el nacimiento de las cosas. Quaest. envueltos en un caparazón escamoso. en ciclos fijos. 1 2 A 9 .7 ). soplo. «Anaximandrus omnia ad spiritum retulit» (S é n e c a ..1 3 .C. 17 «Milesius videri sibi e x aqua terraque calefactis exortos esse sive pisces. y proviene del pneuma cósmico que envuelve todas las cosas y del que todas respiran 18. qui iam se alere possent. 19 D i e l s . La Filosofía en M ileto algún mito oriental. 21 Según Jaeger. conforme a la ley de estricta justicia que domina el curso del Universo. I. N a t. processisse» ( C e n s o r i n u s . que tiende a restablecer la igualdad entre los contra­ rios. la reparación y la pena de su injusticia. Deben pa­ gar. y el frío en invierno. tune demum ruptis illis virosque mulieresque. Pero la reparación de todos los desequilibrios y el restablecimiento de la igualdad cósmica se verifica mediante la ley cíclica que preside el nacimiento y la destrucción de los seres y que hace retornar todas las cosas a su primer principio 21. 1 2 À 2 9 . In his homines concrevisse fetusque ad pubertatem intus reteñios. La justicia cósmica se res­ tablece mediante su reabsorción periódica en la materia primor­ dial. . cerrados sobre sí mismos e independientes unos de otros. dentro de cada uno de los cuales había un hombre. en retorno.7 3 0 E . respira­ ción). Esos mundos nacen y se destruyen periódica­ mente.4 P . Quaest. de allí proviene también su corrupción por necesidad.

mien­ tras que si lo hacemos con la boca cerrada impulsamos el aire exterior. sutil. D e nat. D el aire condensado resultan los vientos. A N A X I M E N E S (fl. C u ltivó preferentemente la M eteorología. nec déos negavit aut tacuit: non tam en ab ipsis aerem factum . (P ro b i. infinitos mundos y seres. 13B1. διάκρισή. La Filosofía antes de Sócrates 3.26).·—Aristóteles califica esta observación de «ignorancia». sino de un protoelemento eterno.. dentro del Pneum a infinito que lo en­ vuelve todo. 13 A 10 . la tierra y las piedras 2S.— N atural de M ileto. soplo. 25 D ie l s . inextinguible. Del aire enrarecido se origina el Fuego. ligerísimo. completando la idea de la «separación» de Anaximandro con las de condensación y dilatación (μανότης. la lluvia. sed ipsos ex aere ortos credidit» (S. ττίλησις). v i­ viente.. R efu t.546). αιδίος κίνησις. y caliente si se expele con la boca abierta 24. Escribió un libro en prosa. agitado por un movimiento eterno. Los antiguos lo consideraban como la figura principal de la escuela. pues cuando soplamos con la boca abierta el aire sale de nosotros.7. πνεύμα. el agua. deor. D e aquí proviene probablem ente su concepto de que el A ire (άήρ. 34. dotado de respiración.7: 9Ó4aio).14 8 P. incluyendo a los dioses 2i. siendo aire. σύγκρισή. salen sucesivamente. pero su doctrina significa más bien un retroceso al punto de vista de Tales. rodeado de agua. «Así como nuestra alma. A gu st . los dioses y las cosas divinas» ( H y p p o l . que flota 22 D i e l s . N o se trata del aire atmosférico. h . «divino». Ilus­ traba estos efectos con un ejemplo: cuando se sopla con la boca cerrada el aire es frío. penetrante. 13 A 5 . 13B2. sin sujeción a pe­ riodicidad cíclica. D is­ cípulo o «compañero» (εταίρος) de Anaxim andro. así tam bién el aliento y el aire circundan todo el Cosmos» 22. pasadas y futuras. πύκνωσίξ. D e i VIII 2). aliento. vapor) es el principio prim ordial de todas las cosas. μάνωσις. De ese principio primordial. móvilísimo. que es frío. 23 D 24 D i e l s .. άραιοχπς. Cada mundo está envuelto en una especie de capara­ zón transparente de aire endurecido. I 7).— «Aera D eu m statuit eum que gigni esseque im m ensum et infinitum e t sem per in motu» ( C íe . casi incorpóreo. A4. nos m antiene unidos.I. que es el principio del movimiento y de la vida (respiración) de todas las cosas. D e l aire nacen «todas las cosas. hálito. Concibe el Cosm os como un animal viviente. De la condensación pro­ viene el enfriamiento.9. La Tierra es un disco plano. Todas las cosas provienen del Aire infinito (πνεΰμα άπει­ ρον) y todas retornan a él. . I 10. presentes. Anaximenes introduce el dualismo de fuerzas cósmicas. ie ls . ilim itado. la niebla. y de la rarefacción el calentamiento..— «Qui om nes rerum causas aeri infinito dedit. . el hielo. D e civ .

que giran alrededor de la Tierra. Anticuada. Las estrellas fijas están «sujetas con clavos ardien­ tes en la bóveda cristalina» 26 del cielo. . 1940). Pitágoras ia trasplan­ ta de Samos a la M agna Grecia. Fragmente und Quellengeschichte über­ setzt und eingeleitet (Leipzig 1935. B) B e r t in i. Cedam.. la cual gira en torno a la Tierra. Doxographi graeci (Berlín 1 8 7 9 )..a ed. H e r m a n n . — Poetarum philosophorum fragm enta (Berlín 1901). El Colegio de. (Fundamental e imprescindible. L a F iloso fìa presocràtica. Κ. M. planetas— son tam­ bién discos planos. Stuttgart. donde se desarrolla otra escuela importantísima. B u r n e t t . A .. Poco después de la muerte de Anaxim enes. C o v o T T l. T h e Pre-socratic Philosophers.. y que se formaron de los vapores enrarecidos e incendiados que se ex­ halan de ésta. Essai de protophilosophie grecque (Paris. 27 D i e l s . K a t . La Filosofía en M ileto 149 sobre la atmósfera. G a r c í a B a c c a . El Sol se oculta por la noche detrás de las monta­ ñas del Norte. L a M eta fìsica presofìstica (Padova. . D ie Vorsokratiker. Luna.) F r e e m a n n . J.. A n c illa to the P re-S o cra tic Philosophers (Oxford 1956). Vrin..9-106. A Companion to Diels Fragmente der Vorsokratiker (Oxford. 1939). 1934). A. en L os grandes pensadores (Madrid.. E st u d io s G. G e n t i l e . pereciendo así aquel centro que tan excelentes frutos prometía. Fragmenta philosophorum graecorum (París. M. Didot. 1925) p. Kranz.) i960. L o s Presocráticos (México.. F r a g m e n to s F. 18601861) 3 vols. F i s c h e r . F r e n k i a n . «como el sombrero alrededor de la cabeza» 27. W. N e s t l e . 1943). D ie Vorsokratiker in Ausw hal (Jena 1 9 2 2 -1 9 2 3 ) . A r a m M.. Afortunadam ente no pereció la Filosofía. pero aún re­ sulta útil.I 4 . 6. fue arrasada por los persas en 494. Blackwell.. Krone. 1951-1952. I 3 A 7 ( 6 ) . Rev.CA. — D ie Fragm ente der Vorsokratiker (Berlín 1903. R e fu t.. W. C a p e l l e . H y p p o l . Rondinella. W. A. L e monde homérique. 26 D i e l s . El arco iris se produce al rebotar los rayos solares contra una nube espesa. por W. J. F r e e m a n n . M ileto. Occ.. I 7.) D i e l s .. L a F ilosofía greca prim a di Socrate (Torino 1869). D. 1 3 A 1 4 . 19 3 4 ).. B I B L I O G R A F I A P re s o c rá tic o s Λ) M u llach . Los astros— Sol. F a i r b a n k s . (Texto griego y versión latina. 1946). E arly greek Philosophy (Londres 1988. que se había aliado con los lidios. 1920). T h e fir ts Philosophers o f G reece (London 1898). I Presocratici (Nápoles.

P a u l .. II * C A P I T U L O L a Filosofía en M agna Grecia P I T A G O R A S (fl. A. M addalena. T h e i l e r . 1921).. K. D ie Vorsokratiker (Munich.. ital.— L a figura de Pitágoras ha lle­ gado hasta nosotros tan envuelta en elementos legendarios. G. O n i a n s . S e l i g m a n . menides D e r Ursprung der griechische· Philosophie. di Filol. se remonta . di Padova (1937).R a v e n . U . O. D. V . H o l w e r d a . R. del mundo y d el hombre: Burgense 3 (1961) 239-312. 1939). Ed. Essere e « e » nei presocratici: Salesianum 23 (Roma 1961) fed 714-722. — Problem i d ella Cosm ologia d el’Anassim andro : F.. Wolters. R. K. Gesch. L a philosophie grecque avant Socrate (Paris 1908). C. Madrid. h. (Londres 1962).l.. Cedam. F r a e n k e l . que resulta im posible discernir en ella lo histórico de lo fan­ tástico... 1955). (1935).. Gredos.. . (19S3) 3 -4 · G.530). T h e origin o f European Thought (Cambridge. E l agua y el aire «arjai» o principios prim ordiales y primigenios C a r l o t t i. Z u r G eschichte der theologischen Naturbetrachtung bis a u f A r is ­ toteles (Zürich 192s). V om M y th os zum Logos.. Phil.. S u lla cosmologia ionica da T á lete a E raclito (P a d o v a . D i e l s .. consciente e interesada. A.. 1962). H.. Class. C o m p o s t a . D. University Press. esp.. M. 5 (1893). D ie Vorsokratische Philosophie (Bonn 19 10 ). D o e r f l e r .. L 'a n titesi di T á lete: Accad. S u lla cronologia di T á lete e di Anassim ene: Giornale critico della Filos. II problema fondam entale della Filosofia e l'oggetivism o antico (Varese 1939). W. I 9 S1). S c h a e r e r . J. J.. A n axim enea (Leipzig 1934). H o e l s c h e r . — Z u Anaxim andros K osm os: Arch.. vers... S . 1969). Introduzione a lla Storia della filosofia greca (Bari. Milesios G. vers. D enken s von H om er bis a u f die Sophistik und Sokrates (Stuttgart 1940). Laterza. Anaxim ander und die A n faeng e der Philosophie: Hermes 81 G u t h r ie . T h e «Apeiron» o f A naxim ander O rth . esp.. G u e r r a . W ege und Form en frühgriechischen Denkens (Munich 19 5 5 ).. U. D ie Selbstentfaltung des griechischen. Β. N e s t l e . Univ.. Von Hesiod bis Par (Basilea 1945. Madrid 1970). L e c l e r c q .150 jV. 2 (1889). Gesch. Reinhardt. A H istory o f G reek Philosophy. L o s a c c o . Phil. L a V ía . Press. Italiana 8 (1927). W. K ir k .. K a f k a . E.. R . L a genesi e i l problema della cosmologia di T á lete: R i v . Esa idealización. 1929). T h e earlier Presocratics and the Pythagoreans (Cambridge. E tu d e sur les notions de connaissance ( Épistem e) et d ’art ( techn é) d’ H om ère à P la to n (Ma?on 1930). Z u r Urstoffslehre des A n axim enes (Freistadt 1912). La Filosofía ames de Sócrates Gigon. H. T h e Presocratic Philosophers (Cambridge 19 5 7 . I. W. Com mentarius de vocis quae est «physis» vi atque usu praesertim in graecitate A risto tele anteriore (Groningen. Thaies ein S em ite: Arch. M a d d a l e n a . A. M o n d o l f o . Logos 20 (1937). G o e b e l .

Glaucos de Regium. I 8: 345314. etc. Huyó de su patria para sustraerse a la tiranía de Polícrates (h. alcanzando su punto culminante en las V id a s de Porfirio (s. habiendo escrito una obra en tres libros. como no se lo enseñó a Hesíodo. 36B4. 3 D i e l s .v) utilizaron numero­ sos textos apócrifos. sobre todo. a sus prácticas de no matar animales y de la abstinencia de ca rn e4. Resulta ex ­ traño que Platón. Apolonio de Tiana. 1 D ie l s . no mencione a Pitágoras más que una sola vez. un demonio o un hombre divino: είτε θεόν Sits δαίμονα Site θεϊόν τίνα άνθρωπον (ibid. Hyppobotos. 2 Heráclito se burla de la plurisciencia (-πΌ λυμαθίη) de Pitágoras. a Jenófanes ni a Hecateo ( D i e l s . Herodoto relacio­ na a los pitagóricos con los órficos.538). Duris de Samos. de quien dice que comenzó por la ciencia y acabó por la extravagancia.532-520) una especie de asociación de carácter filosófico21B7.ivcriguai lo poco que puede saberse sobre el pitagorism o primitivo son las referencias y alusiones de sus contemporáneos. 56). por las numerosas refe­ rencias esparcidas en sus escritos 5. el interés por los pitagóricos perdura en su escuela y prosigue la formación de la leyenda con Teofrasto y. tal vez con fines puramente mercantiles. Es extraño que solamente men­ cione dos veces nominalmente a Pitágoras. Diodoro de Eretria. Proclo (s. Em pédocles e Ion de Chios revelan estar informados de sus doctrinas 3. que no enseña a pensar por propia cuenta. P olítica. aludiendo a sus creencias comunes en la transm igración de las almas.Pi folgorili ir . Posteriores A n a lítico s y Problemas. Pitágoras era natural de Samos. F ísica . I 8: 989b29. Este último lo califica de «jefe y padre de la filosofía divina» (D e V ita P y th. y se refugió en Magna Grecia. Neanthes de Cízicos. con Aristóxeno de Tarento. Pero constituye una fuente de primer orden. Eudemo. 22B40).I hasta sus discípulos. Andron. Eforo. D e cáelo II 13: 293320. Nicómaco de Gerasa. Theopompo. la leyenda de Pitágoras vuelve a resurgir entre los neopitagóricos. La Cuente más segura pai. a Pitágoras. etc. 158. fundando en Crotona (h . Jenófanes ridiculiza la transm igración de las almas l .n). En sus restantes alusiones habla siempre de los «llamados pitagóricos» (oí καλουμένοι πυθαγορείοι) (M e t. IV 95. Diógenes Laercio (s. Después de Aristóteles. Dicearco de Messenia. . D e cáelo.v) y Estobeo (s. I 5: 98sb23. H eráclito se burla de la superficialidad de su saber 2.).« . Aristóteles constituye la fuente principal de información por las numerosas referen­ cias esparcidas en sus diversos libros. A esto se añade la falsificación de numerosos tratados pitagóricos. 5 Aunque se haya perdido su obra Sobre los pitagóricos. como Moderato de Gades.m) y Jámblico (s. A partir del siglo 1 antes de nuestra era.. rival comercial de Mileto. 4 H e r o d o t o .2). y atestigua que no se sabía si era un dios. E ticas. M eteor. M eta física . Andrócides. tan relacionado con los pitagóricos de Sicilia y de M agna G recia. hoy perdida. Heráclides de Ponto (platónico).iv). A ristóteles se interesó m ucho por el pitagorismo.

Regium. sino tam ­ bién adulterado sus enseñanzas. Siracusa. Sus discípulos lo­ graron mantenerse en el poder hasta 459-450. El maes­ tro se refugió en M etaponto.ties religioso. el cual. L i F ilo s o fi. Pero más tarde los crotonenses. I. etc. otro so­ bre educación y otro sobre el gobierno de las ciudades (D. y también que la suma de los ángulos del triángulo es igual a dos rectos. por haber revelado la existencia de las cantidades irracionales.a. Síbares.u n e s tic Stier.P . favorecien­ do al partido dórico. A Pitágoras se atribuye la invención de la tabla de m ultipli­ car y el teorema que lleva su nombre. sus contemporáneos conocieron algunas de sus doctrinas fundamentales. Bajo su instigación Crotona atacó y arrasó a Síbaris (h . que se difundió en numerosas filiales esparcidas por Tarento. el cuadrado de la hipotenusa de un triángulo rectángulo es igual a la suma de los cuadrados de sus catetos. que el 6 a2 = b2 + c2. que echaban por tierra la doctrina de los números enteros como constitutivos de las esencias de las cosas.! . que se refugiaron en Tebas. pereciendo la m ayor parte en el incendio. L a leyenda no sólo ha falseado su figura. Pero m uy pronto comenzaron a circular numerosos escritos falsi­ ficados. que guardaban rigurosamente el secreto de escuela 7.I . uno sobre física. en que unos cuarenta de ellos fueron sorprendidos en casa del atleta M ilón. M etaponto. El p ita g o r is m o p r im itiv o L a carencia de escritos de Pitágoras y de los primeros p i­ tagóricos hace m uy difícil discernir sus doctrinas auténticas.511). Solamente lograron huir los tarentinos A rquippos y L ysis. la cual habría sido comprada en cuarenta minas de Alejandría por Dión de Siracusa a instancias de Platón. habría escrito una obra en tres libros sobre las doctrinas pitagóricas. . donde murió. 7 Diógenes Laercio le atribuye tres escritos. El secreto de escuela parece haber sido quebrantado por Filolao. aunque ya era conocido de los sumerios 6. i i i ). que difícilm ente pueden se­ pararse del cúm ulo de elementos sobreañadidos. También Hippasso de Metaponto pasa por traidor al secreto de escuela. que quizá fuese posterior al mismo Pitágoras. No obstante el secreto.. N o escribió nada. Los pitagóricos tomaron parte activa en política. reaccionaron contra la dictadura pitagórica. el cual se ha­ bría inspirado en ella para componer el Timeo. o sea. como consta por las alusiones que en ellos se encuentran. capitaneados por Cylón. Sus enseñanzas se trans­ m itieron por tradición oral en la primera generación de discípu­ los. L a e r c i o . Aunque los escritos de Filolao son mencionados por vez primera por Neanthes de Cízicos ( s . VIII 6 ) . obligado por la pobreza. Zeller estableció dos afirmaciones fundamentales: 1 . que han llegado a nosotros transformadas por discípulos pos­ teriores.

N o obstante. o bajo A rquitas (Burnett). que reducen el pitagorismo en sus com ienzos a una simple secta mística y religiosa. D e aquí se derivaría lógicam ente la consagración de la vida a los valores espirituales y a la investiga­ ción científica de las matemáticas y de la música. a diferencia de los órficos y de las religiones de los misterios. P i tt i g o t a s siMteina pitagórico. Pitágoras es además un filósofo que busca la salvación no sólo mediante ritos religiosos y prescripciones mo­ rales. Frank. Pitá­ goras habría sido una especie de profeta. a la manera de Onom ácrito y Epiménides. como medio para lograr la purificación del espíritu y la liberación de las reencarnaciones. a . U na extrema (Reinhardt.1 que es di Keil diNcernit *. provocada por la polém ica contra los eléatas. Este procedería de la labor de Filolao o de Arquitas (s. Γ·4 obra ile distintas hombres y de distintos tiempos. los cuales le habrían añadido los elementos científicos y m ate­ máticos. dada la dificultad de discernir los elementos que pueden corresponder a las distintas fases de desarrollo. moral y científico. Existe una estrecha compenetración entre los elementos religioso. bajo A lcm eón (Döring). elaborado en distintas etapas. A sí la especulación científica va en estrecha conexión con las aspiraciones morales. y quizá para la asimilación con la divinidad. en que habría cambiado el carácter de la escuela. cuyo ím pe­ tu un poco im preciso encuadra perfectam ente dentro del am­ biente místico y espiritualista del siglo v i. bajo Filolao ( Covotti) . se han intentado diversas solu­ ciones. y por extensión el político. Rathmann). Se habría propuesto ante todo una finalidad ética de purificación y salvación. inspi­ rada en las doctrinas de la inm ortalidad y la transm igración de las almas. consideradas como elementos de purificación. es preferible no establecer distinciones tan estrictas. y la segunda. hay que reconocer en el pitagorismo un proceso de desarrollo. sino tam bién por la ciencia y la música. Pitágoras puede considerarse ante todo como un reformador moral y religioso.iv). Pero. en él los elementos que propiamente pertenecen a Pitágoras. después el científico. pero sin carácter científico. debida el impulso personal de Pitágoras. y a base de dife­ rentes y variadas aportaciones.2. pero subordinados en el siguiente orden: primero sería el carácter m oral y religioso. lui conio lo conoccinoH. En este sentido . Otros distinguen dos fases en el desarrollo del pitagorismo: la primera exclusivam ente religiosa y mística. Por lo tanto. A sí planteado el problema.C . idéntica a las thyasas órfico-báquicas. Levy. místico o taumaturgo. pero carente de todo elemento científico.

e. Coinciden tam bién en la aspiración a la salvación. de matar anima­ les. sino más bien com o una thyasa. como la abs­ tención de comer carne y ciertas legumbres (habas). subdividida después en orga- A naxim andro nizaciones secundarias repartidas por la M agna Grecia. Rey. o cofradía. 1 3 . D e hecho.4 3 4 . A este espíritu responde la fundación de la asociación pita­ gòrica.6 8 4 . el pitagorismo presenta grandes semejanzas con el orfismo: la preexistencia. (θυασοί) se deriva de 6úas.6 0 7 . con carácter predo­ m inantemente ético y religioso. la cual no debe concebirse. la prohi­ bición de vestir lana por ser de origen animal. las prácticas ascéticas purificatorias. La palabra thyasa o.5 8 5 . a la manera de una escuela en sentido científico y filosófico. 8 Z eller-M ondo lfo.5 3 . etc.5 9 6 .4 1 7 . sacerdotisa de Baco. con fuerte tendencia a intervenir en política.154 ρ .6 4 2 . en su carácter prim itivo. Joel.. II p .ι. la inmortalidad y la transm igración de las almas. Jaeger. D e Ruggiero. Schuhl y S ten za l8. Ha Filosofia antes de Sócrates trata M ondolfo de conciliar las opiniones de Zeller.4 1 0 . Burnett. .

6. Empédocles.t le !a. o poco pos­ teriores. o. que proviene de Anaxim enes. ττεπερασμένον) lo «ilimitado» (αττειρον). Pitágoras proponiendo ejercicios purificatorios para libci Uu. parece haber engendrado en Pitágoras la idea de una asociación. como Jenófanes. II 584)· 10 Z e l l e r . Estas distintas concepciones pueden considerarse como aspectos parciales del problem a de la unidad y la m ultiplicidad. ofrece dos notas originales: a) haber utilizado el concepto milesio de la «respiración cós9 «El vivo sentimiento de los males e imperfecciones inherentes a la existencia humana.0 L a creencia. Pero los pitagóricos. con la forma de preocupaciones morales y en virtud de ciertas prácticas. además. 7.4 8 4 . el ser y el no-ser. .e.7). Com o elementos milesios p ri­ m itivos del pitagorismo podemos señalar los siguientes: 1.C .. por su parte. común con los órficos..M o n d o l f o . per­ m iten asegurar la existencia de un núcleo prim itivo de doctri­ nas. Parménides.2 .° L a oposición fundam ental entre lo «limitado» (ττέρας. que es propio de los pitagóricos. otros entre unidad y dualismo. característico de los presocráticos 10. unido a un esfuerzo moral. y de la música 9. otros en la concepción geom étrica de las determinaciones de los lugares de las cosas por medio del espacio. 4.0 L a purificación.M o n d o l f o . procedente de A n a ­ ximandro. Heráclito. que debería conducir a sus miembros. añaden además como elemento purificador el cultivo de la ciencia. Las alusiones de los filósofos contemporáneos. (Parménides alude a la realidad pitagórica del no-ser. como queda dicho. p. en la preexisten­ cia y transmigración de las almas.s Irajih migraciones. unos la ponen en la oposición entre lo limitado y lo ilimitado.° El planteo del problem a de la conciliación entre la unidad y la pluralidad de las cosas. y al cual alude Jenófanes (fr. lograda por medio de prácticas ascé­ ticas y.0 El concepto de «Cosmos».° El concepto de respiración cósmica.4 9 0 . 5. que ofrecen un concepto cosm ológico m uy semejante al que hemos visto en los físicos. por la ciencia y la música. a través de una consagración religiosa.4 8 9 . que los pitagóricos acentúan contraponiendo lo lleno y lo vacío. a la pureza de vida y a la obser­ vancia de todas las normas morales» ( Z e l l e r . de orden universal y de la armonía entre los contrarios. Zenón. que es tal vez la doctrina más característica del pitagorismo. E l pitagorismo.'u. que m antuvieron polémicas con los pitagóricos.) 2. En cuanto a la idea fundamental del sistema. 3.0 El concepto de los números como esencias de las cosas.

L. . considerando los números como esencias de las cosas. ser. los seres se componen de ser y no-ser. «Los pitagóricos conciben las cosas como números. pero suponen que la unidad tiene extensión» ( M e t. en virtud de la respiración cósmica. XIII 8: io83b8. φαίνονται δή καί ούτοι τόν αριθμόν νομίξοντες άρχήν είναι καί ώς ύλην -roìs ούσι καί ώξ ττάθη τε καί 8ξε»ϊ ( M e t. agitado por el m ovim iento 11 A r i s t ó t e l e s : «Y como aun en lo demás (τά μεν άλλα) la Natura­ leza parecía asemejarse toda ella a los números. L os números de los pitagóricos— al menos en la época pri­ m itiva— no equivalen a los números ideales de Platón. I 5 = 987^23. A sí. D entro del pneum a ilimitado. i. L a realidad prim or­ dial es el pneuma ilimitado (πνεύμα αττειρον) que constituye el Ser. que a la vez dan origen a las distintas figuras geométricas. b ) haber derivado hacia una concepción aritm o-geom étrica de la realidad. D e cáelo III 1: 300ais). que se ori­ ginan por la disgregación de la unidad compacta del Cosm os esférico mediante la penetración del vacío. o del no-ser. Concebían las cosas par­ ticulares— unidades— como constituidas por fragmentos exten­ sos.— Καί πάντα y a tràv τά /ιγνοσκόμενα αριθμόν εχοντι· ού y à p οϊόν τε ούδέν ούτε νοηθήμεν οΰτε γνωσθημεν άνευ τούτου ( F i l o l a o .— a) L o s n ú m e r o s . con su distinta posición en el espació 12. de limitado e ilimitado. I 8: 990a22). sino que son las cosas mismas. como elementos reducidos a unidad por medio de la armonía entre los contrarios. F ísica . D l E L S . o por el espacio. 12 «Construyen todo el Universo con números. ίξ oO συνέστηκεν ó κόσμος (M e t. ni son tam poco «modelos» extrínsecos de las cosas. mediante la reducción de la cualidad a la cantidad. Para los pitagóricos. I 8 : 990a22). — Pitágoras combina los «prin­ cipios» de Anaxim andro y Anaxim enes. dando origen al prim er intento de Física matemática.l. — L as frases con que Aristóteles expresa las teorías de los p i­ tagóricos deben entenderse al pie de la letra. originados por la disgregación del ser por el no-ser. XIII 6: io8obi9. siendo cada una de éstas una unidad real. b) F o r m a c i ó n d e l C o s m o s . Esto lo com prenderem os fijándonos en su Cosm ogonía. y los números son lo pri­ mero (ττρώτον) de toda la Naturaleza. Las co­ sas son iguales a números extensos y materiales. que no sabían distin­ guir entre números concretos y abstractos.a Filosofía antes de Sócrates mica» para explicar la pluralidad real de las cosas. Vors.156 P . del lleno por el vacío. I 5: 985I015). porque conciben los núm e­ ros com o cosas» l*. de lleno y vacío. I 5: 9g6ais. e s e n c i a s d e l a s c o s a s . ser material y ser extenso eran cosas equivalentes. supusieron que los elementos de los números son los elementos de las cosas» (M e t. I 41B4). cf. fuera del cual sólo existe el No-Ser. el vacío (κενόν) o el espacio.

el octaedro. y al respirar inhaló el pneuma ilim itado y el Vacío. o el Par. o>mp¡u· to. el 3. podemos apreciar la relación entre ellos y las distintas figuras geométricas. F r e e m a n . los elementos. el dodecaedro. D e los puntos se deriva la línea. y constituye el principio de la unidad. la superficie. L a Filosofia dei G reci nel suo sviluppo storico p. D e esta oposi­ ción primaria provienen todos los demás números. L a Diada. 5.'J. limitándolas. por el espacio o por el no-ser. situándolas en distintos lugares y haciendo posible el movimiento 13.. ya que el vacío distingue su realidad (τό yàp κενόν διορίζειν τήν φ ύσ ιν αύτών) ( A r i s t ó t e l e s .(. la línea.676. el volumen. — D e aquí se originan las antítesis fundamentales: entre Ser y No-ser. c) L as o p o s i c i o n e s . 14 Distribuyendo los números conforme al gnomon. cada una de las cuales es igual a una unidad o a un número. y además para determinar las naturalezas de las cosas. los cuales penetraron en su interior. Piidgom < eterno.°. la pirámide. 3. sc formó un Cosmos esférico. 2. sin distinción de partes. las figuras geométricas y todas las cosas 14.. . ción total del U niverso 15. D e las líneas. los sólidos. en cuanto que éste res­ pira también el vacío. la móna da. ‘ίσος έσάκις) de la diada: . El i es el punto. el 4. Y esto afirmaron que acontece ante todo en los números. lo Impar. lleno. entre Limitado e Ilimitado. C on ello se origina la pluralidad num érica de las cosas. 15 De procedencia pitagórica es la representación platónica de cada eleZ eller-M on dolfo. 4. I . separados por el vacío. la superficie. el cual viene a distinguir las naturalezas (φύσεις).0.0. dotada de respiración. Este Cosm os es el Uno. Κ. entre Lleno y Vacío. 13 «Los pitagóricos afirmaron que existe el vacío (κ ενόν) y que penetra en el infinito pneuma (απείρου πνεύματος) del cielo. el cubo. que con sus doce ángulos represen­ ta la armonía geométrica. L as cinco figuras «cósmicas» de los sólidos eran: i. E l vacío o el espacio sirve para disgregar la unidad prim itiva del Cosm os esférico y compacto. Ese Cosm os era una esfera viviente. El Cosm os compacto era la U nidad primordial.0. D e las superficies. entre Par e Impar. limitado. Com panion to the pre-socratic philosophers p. IV 5: 2i2a3o). que figuraba la representa­ ·. Phys. es igual a dos U nos. disgregando su unidad. Así resulta el cuadrado (μήκη) de la mónada y el rectángulo (Ιτερομήκης. D e los sólidos. el 2. O tam bién a dos puntos. R.249.0 el icosaedro. unidos por una línea. por ser el vacío una separación de las cosas subsiguientes y su distinción.

el parimpar— άρτιοττέρισσα. 2) Par-Im par. Pero la enumeración detallada. 10) Cuadrilátero-O blongo 16. tal como aparece en el Timeo 55< La tierra d.) 3) U nidad-Pluralidad. . y el agua. como frío-calor. utilizada para explicar con ellos no sólo las realidades físicas. El 3. húmedo-seco. D e estas oposiciones se derivaban otras. es de época posterior. 8) Claro-O scuro. El 2 representaba la Opinión. e incluso una cierta mística de los números. 6) Q uietud-M ovim iento. de icosaedros. el fuego.. Era tam bién símbolo de la Tierra y de la femineidad. el x. 4) Izquierda-D erecha. I 5: 9 8 6 a ! 5 -2 2 . porque admite divergencias. porque no admite división ni d i­ vergencias. etc. está formada por átomos agrupados en forma de cubos. la Santidad. 9) M alo-Bueno. y en las que entraba m ucho de alegoría y de arbitrariedad. (El 2 es el prim er número par— άρτια— . T am bién son posteriores a Pitágoras otras aplicaciones simbólicas que aparecen en los fragmentos atribuidos a Filolao. M e t. sino tam bién las cualidades morales. porque tiene mento por figuras geométricas. 5) M asculino-Fem enino. N úm ero místico y santo. pero que seguramente es más reciente: x) Lim itado-Uimitado. sin duda. la idea fundam ental de las oposiciones entre los contrarios. 16 irépas καί άπειρον ττεριττόν εν δεξιόν άρρεν ηρεμούν εύθύ φως αγαθόν τετράγωνον καί καί καί καί καί καί καί καί καί άρτυον ττλήθθ5 αριστερόν 6ήλν κινούμενον καμττύλον σκότος κακόν έτερομήκες Cf. atri­ buida a A lcm eón. A r i s t ó t e l e s . La Filosofía ames de Sócrates A Pitágoras se remonta. de octaedros. el 3. que servían para explicar los fenómenos físicos. T a ­ les son. 7) Recto-Curvo. Aristóteles enumera la siguiente tabla de oposiciones.158 P. considerada como número sagra­ do y perfecto. en la cual se aprecia la preocupación de reducirlo todo a la década. O tros representaban con el 1 el Fuego central. de tetraedros.I. el prim er im par— πέρισσα— . por ejemplo: El i sim boliza la Razón. el aire.

4 + 3 = 7. el 2. 28. 7 + 3 = IO)> y de las cuatro figuras geométricas (1 = punto. El 4. a Chronos. porque es un número cuadrado (άντιττεπονθός).). Es un nú­ mero perfecto. a Ares. el Principio de la vida. la Salud (καιρός). Define el τό παν καί τά πάντα. In­ cluye la suma de los cuatro primeros ( 1 + 2 + 3 + 4 = 1 0 . etc. que preside la vida subterránea. E l 8. que impera sobre el vino. Los ángulos del triángulo. 3 = superficie. a Rhea. pues es el producto del p ri­ mer par (femenino) por el prim er im par (masculino). lo seco y lo caliente. en esta forma 17: A los números y a las figuras geométricas atribuían diver­ sas virtudes y poderes mágicos. 2 = línea. D em eter y Hestia. Para resolver esta dificultad acudieron al infinitismo. el cuadrilátero. el M atrim onio. la Justicia. Síntesis de estas sumas era la Tetraktys (τετρακτύ. y sus ángulos. Era también símbolo de la masculinidad. la Justicia. que gobierna lo húm edo y lo frío. 14. E l hekkaipentecontaedron (56 lados). con la incon­ m ensurabilidad de la diagonal con el lado del cuadrado. a Atenea. el A m or.—-Filolao llama a la década «grande. medio y fin. y los consagraban a los distin­ tos dioses: el 1. Sim bolizaba el culto de Apolo. que representaban en forma de un triángulo constituido por los cuatro primeros números. a Hades. sustituyendo los núm eros 17 D e cáelo I 1: 268a. Señala los períodos de la vida: 7. El círculo. a Hermes.C. 21. 1 + 3 = 4 . porque es la suma del prim er par (2: femenino) con el prim er im par (3 : masculino). El 9. . a Artem is. L a mística de los números sufrió un rudo golpe con el des­ cubrimiento de las cantidades irracionales ( v T ) . el 7. a Afrodita. a Hermes. de la división siempre deberían resultar números exactos.2. 35. omnipotente y perfección de todas las cosas». a T yphon. 4 == volu ­ men = 10). a D ionysos. producto del igual por el igual. que tiene a su cargo el fuego. el 8. a los Dióscuros. El 5. la Inteligencia y la L u z (el Sol). E l 6. Si las cosas estuvieran compuestas por números. El 7. la Am istad y la Destreza. a Poseidón. Pitágants 150 principio. por ser producto del igual por el igual (3 X 3 )· El 10 era el número sagrado y perfecto por excelencia. Dedicaban el triángulo a Atenea. el 6.

y de una madre mortal. O yendo ladrar a un perro. relacionada con la respiración cósmica. L a Vía L áctea la concebían unos como un camino antiguo del Sol. Es «la casa de Zeus.M o n d o l f o . Según Aristóteles..9 9 9 . Y . con la que probablem ente quería expresarse su libertad. a iB y . 21 Los pitagóricos posteriores (Hiketas. si viven bien y alcanzan su purificación. Sigue después la esfera de la L un a. uniendo las fuerzas y la medida de la Naturaleza».2.e. en los cuales entran por la respiración. la madre de los dioses. los números y la armonía son los principios constitutivos de las cosas. 4° 7b 32). Jaeger considera como idea fundam ental del pitagorismo el descubrim iento del orden armonioso que reina en el mundo y que domina hasta el más pequeño porm enor dentro de su complejidad. y A rquitas de esfera. y el alma. sin duda. A continuación sigue la región de las mutaciones y de los cambios. El alma era tam bién un número. posterior 23.— El hombre consta de dos partea dis­ tintas: el cuerpo. d) L a a r m o n í a e n t r e c o n t r a r i o s . la esfera d el S o l. . se quedó escuchando por haber creído reco­ nocer la voz de un amigo 25. en la cual se halla la Antitierra (Άντίχβων). Después. pues. A sí. pescador de Délos. de aquí dedujeron que todas las cosas en la natu­ raleza eran expresables por números. A r i s t ó t e l e s . los pitagóricos creían que eran almas las motas de polvo que aparecen moviéndose en el aire cuando lo ilumina un rayo de sol 22. -. por último. Después. Las esferas celestes estaban situadas a distancias proporcionales a la relación que existe entre el sonido y la longitud de la cuerda sonora. 2. que está poblada por plantas y ani­ males. Pero si han vivido mal. M ondolfo la califica como «la più pitagorica di tutte le dottrine del pitagorismo» 19. hijo de Hermes. ϊ 4 * 19 Z e l l e r . en la cual se hallan los ele­ mentos en toda su pureza. en que quedaban restos del incendio ocasionado por la imprudencia de Faetón. el centro del gobierno del mundo. Met. 2-' Aristóteles sólo dice que el alma se m ueve a sí misma: ψυχήν τ ό α ύ τ ό κινούν (D e anima I 2: 404320). L a e r c i o . envolviendo todo el Cosmos. cinco esferas giratorias. de donde resulta una armonía celestial (συμφονία) que no percibim os por estar acostumbrados a ella desde que nacimos 20. importantísima para definir su carácter ético. D i e l s .y le atribuían una función refrige­ radora (κατάψυξή).160 P . y que todo el cielo era una escala musical y un número» ( A r i s t ó t e l e s .— A Pitágoras se remonta probablemente la concepción de un Cosm os constituido por esferas girando en torno a la T ierra. más grandes y hermosos que los terrestres. una gran esfera de fuego purísimo. común con el orfismo. Las almas son partículas desprendidas del pneuma infinito que andan vagando por la atmósfera hasta que se encarnan en los cuerpos. A l pitagorismo primitivo se remonta la creencia. A continuación. V III y.De anima I 2: 404316. en el héroe troyano Euforbo. 24 P l a t ó n . volverán a reencarnarse indefinidamente en cuerpos de anima­ les o en. es necesario un vínculo que los coordine (κρδσΐζ. 18 καί γάρ αρμονίαν κράσιν καί σύνθεσιυ εναντίων είναι (D e anima. otra esfera propia de la Tierra. como todas las demás cosas. En el centro del Universo existe una masa Ignea (Hestia) a manera de un corazón. de procedencia celeste. A s tr o lo g ia . La Filosofía antes de Sócrates C. de los cuales resultaría a la manera de la armonía que se desprende de la lira. Pitágoras recor­ daba haber vivido sucesivamente en Aithalides. M ás allá todavía está la región del Olimpo. se reintegrarán después de la muerte a su estado primitivo. Parece que Pitágoras le atribuía forma de cuadrado (τετράγωνον μημή). en Hermótimos de Clazomenes ν en Pirro. Las almas. II 4: 91337. II p . -J D . pues es difícil conciliaria con la doctrina de la inmortalidad y la transmigración 24. 3. Antifón. el cual es transparente como una lente y concentra los rayos del Universo.l. la guardia de Zeus (Aiós φυλακή). A n tr o p o lo g ía . Anal. D e esta manera la armonía es la causa y el fundam ento del Cosm os 18. κοσμέσει). 20 «Viendo que los atributos y las razones de la escala musical eran expresables por números. Tam poco parece primitivo el concepto materialista del alma como una krasis de los elem en­ tos corpóreos. Este es la armonía. Λ esta modalidad del p i­ tagorismo responden los ataques de Zenón de Elea. R . Fedón S jd . compuesto de elementos materiales. Filolao) modifican este concepto geocéntrico del Cosmos. Sigue después la esfera de las estrellas fija s. N o consta que Pitágoras haya tenido un concepto cíclico del desarrollo de las cosas ni de la desaparición del Cosm os en apocatástasis periódicas 21. — Siendo distintos y opuestos los elementos que componen las cosas. T o d o es número y armonía. o. T o d o el uni­ verso está regido por una regularidad matemática.plantas hasta conseguir su purificación. y los números les parecieron que eran las primeras cosas en toda la naturaleza. el altar. esférica e inmóvil. en las cuales están engastados otros tantos planetas. L a definición del alma como un «número que se mueve a sí mismo». D e anima I 4: 407b30ss. Pitágoras enteros por cantidades divisibles hasta el infinito. Otros pensaban que era un reflejo del Sol sobre las nubes. Alrededor de ese fuego central giran d ie z cuerpos divinos. es. Es el asiento y la habitación del todo (εστία τοΰ iravròs). de procedencia celeste. El alma era un principio motor (ξύσμα) . con el fin de hacerlas siempre conmensurables. habitada por los hombres. Post. I 5: 985b3i-986a3). de la transmigración de las almas.

e. 29 Z e l l e r . L a M úsica tenía en el pitagorismo una función catártica im portantísima para aquietar las pasiones y elevar el espíritu a percibir la armonía en todas las cosas. también estará limpio el cuerpo»: καθαρόν άν τό > vow ν Ιχηΐξ.647-648. La Filosofía antes de Sócrates 4.— L a creencia en la preexistencia de las almas y en la transmigración im prim e al pitagorismo un marcado carácter ético. habas).648. el alma. L a purificación debía abarcar los dos elementos de que se compone el hombre: el cuerpo. pero que pueden considerar­ se como supervivencias de una tradición escolar.Ι. o. como la ciencia y la música 26. N o son pres­ cripciones para ser observadas por la asociación pitagórica. 27 A r i s t ó t e l e s . Pro­ hibían la flauta. propias de los filósofos. A Pitágoras se atribuye el haber observado la relación entre el tono del sonido y la longitud de la cuerda vibrante. Arquitas midió la fuerza del golpe y la distancia al oído por el peso de los martillos al golpear sobre el yunque. aspirando a la purificación para librarse de las reencarnaciones.. L a virtud es armonía 28. Hipaso de Metaponto hizo la misma experiencia con discos de metal de distintos tamaños y espesor y con vasijas más o menos llenas de agua. por medio de la ciencia (μαθήματα = enseñanzas). la ética y la teorética. sino 26 Un fragmento de Epicarmo contiene esta hermosa sentencia: «Si tienes limpia la mente. . Protréptico. L os Símbolos pitagóricos y los Versos áureos (χρυσά εττη) son un conjunto de sentencias sueltas e inconexas. recopiladas después del siglo 1 de nuestra era. que era un medio para llegar a co­ nocer la armonía universal y para el propio conocimiento (exa­ m en de conciencia).578. propia del vulgo. Los pitagóricos estudiaron la relación entre los intervalos musicales y los números. E tic a . L a vida virtuosa consistía en un esfuerzo para introducir la armonía en el interior del hom bre y así elevarlo a la contem ­ plación del orden del Cosmos. la abstención de ciertos manjares (carnes.M o n d o l f o . y preferían la cítara y la lira. 23Β26). A Pitágoras se atribuye la frase de que había ve­ nido al mundo para contemplar el cielo. que no se preocupa más que de los intereses materiales. p. rara» tò σώμα καδαρόν εϊ (D lE L S. 11.102 Ρ. A los pitagóricos se remonta la distinción entre tres clases de vida: la utilitaria. Se diferencia del orfismo en que esa purifica­ ción se logra no sólo mediante prácticas rituales y ascéticas. mediante la dieta vegetariana. 2 La conciliación de los contrarios en la armonía musical era una 8 prueba más de su concepto de los números como constitutivos de las esen­ cias de las cosas.655. mediante lo cual se asemeja a la divinidad 27. por producir sonidos lánguidos. Walzer. consagrados a la purificación y salvación de su alma 29. sino además por medios intelectuales.

30 5. a los que se les perm itía verle e interrogarle. las matemáticas. Iugum ne transilias. y. non detrahendum. físicos (φυσικοί). Parece que se exigían pruebas rigurosas para la admisión.. . Pero las noticias sobre su organización son m uy posteriores. la observancia de las leyes. sino solamente escucharle detrás de una cortina. 31 Filolao describe a Dios como Señor de todas las cosas. que resultarían absurdas tomadas al pie de la letra. H ominibus onus sím il imponendum. porque las votacio­ nes se hacían por medio de habas). etc. siempre igual a sí mismo ( D i e l s . no sólo por su valor científico.C . etc. la fidelidad a los amigos. los cuales no podían ver al maestro. E l nombre del maestro era sagrado. Pitágoras 163 aforismos simbólicos que encerraban enseñanzas para la vida práctica. por división. y su autoridad bastaba para dirim ir cualquier disputa (αυτός εφη). Ignem gladio ne scalpas. L a asociación pitagórica. matemáticos (μαθηματικοί). P er viam publicam ne vadas. de las thyasas órficas. único. expresadas en un lenguaje enigmático. la sencillez. Practicaban la gimnasia y la adivinación (μάντις). finalmente. con una finalidad ordenada a la purificación y a la salvación. T e o lo g ía . O lla e vestigium in ciñere confundito.— E l concepto de la divinidad en Pitágoras equivalía probablemente al de los milesios. Su organización debió de ser m uy semejante a 1a.2. Cultivaban la física. Tam poco debe interpretarse el pitagorismo en sen­ tido emanatista en cuanto que del U no (iv) o de la M ónada (μόνας) se derivaran. 6. sino como medios de purificación moral. siendo im posible discernir lo verdadero de lo legendario. los dioses y todas las cosas. 30 Véase una muestra de los «Símbolos pitagóricos». a un princi­ pio primordial indeterminado (τό θειον). la justicia. In choemce ne sedeto. inmutable. L a idea del Fuego central (εστία του παντόζ) identificado con D ios es indudablem ente posterior. la dulzura para con todos. la resignación al des­ tino. In a m u lo D e i imaginem ne circumferto. A fa b is abstineto (algunos interpretan este símbolo como una prescripción contra la democracia. inmóvil. todos los demás seres 31. Pero quizá no sea prim itiva la distinción de los discípulos en tres clases: oyentes (acústicos o acusmáticos). Su carácter prim itivo fue esen­ cialmente ético. el examen cotidiano de con­ ciencia como medio para lograr la pureza de vida. del cual procedían el Cosmos. la moderación. que era la categoría superior. Domesticas hirundines ne habeto. Cor non comedendum. la m edicina y la música. la circunspección. el respeto a los padres. es decir. etc. Coronam ne vellito. Pero no llegó al concepto de un D ios único y trascendente. E n ellos se recomienda la abstinencia de ciertos manjares. 44B20). eterno.— L o único que de ella sa­ bemos con certeza es su existencia. N o n revertendum cum ad términos perveneris. la astronomía.

a los ritos o a las finalidades políticas de la asociación. En ambos va im plí­ cita la idea de un orden ( kosmos) presidido por una ley uni­ versal.164 P . Su solución de la respiración cósmica. A lgunos se refugiaron en Regium (Calabria). muchas d oc­ trinas características del pitagorismo fueron conocidas y com ­ batidas por sus contemporáneos. después de lo cual se dispersaron. El secreto de escuela era guardado rigurosamente. L o cierto es que. 7. en que el ser lleno es penetrado por el vacío. En el problem a del ser trata de resolver la antítesis entre unidad y pluralidad. E scu ela p it a g ó r ic a Entre los siglos v i y v figuran numerosos nom bres de pi­ tagóricos hasta la destrucción de la escuela de Crotona. II. Su concepto de la oposición entre los contrarios y de su conciliación en una armonía pasará a Heráclito y Empédocles. de una vida teorética consagrada a la purificación del alma por la ciencia y la música y dominadopor la idea de la inmortalidad del alma y de las sanciones fu tu ­ ras. La Filosofía antes de Sócrates N o hay fundamento para afirmar que profesaran una regla de vida demasiado rigurosa ni que guardaran comunidad de bienes ni el celibato. es ciertamente infantil y hasta ridículo. Heráclito. Im p o rta n c ia d e l p ita g o rism o . milesios. salvando ambas cosas. Por una parte.— El pitagorismo ejerce una profunda influencia en el desarrollo de la filosofía griega. las reacciones polémicas que provocó— Jenó­ fanes. remontándose sobre el materialismo y el empirismo de los. además de la rea­ lidad del movimiento atestiguado por los sentidos. Adem ás influye positivamente por los muchos elementos que de él pasan a los filósofos posteriores. haciendo revivir el pitagorismo por algún tiempo. . dejando el flanco abierto a las objeciones de los eléatas. Pero no­ se sabe ciertamente hasta dónde se extendía ni si afectaba al aspecto científico. ejercerá un influjo profundo en la filosofía de Platón. Parménides. Zenón— obligaron a los conten­ dientes a precisar los conceptos y a afinar la argumentación. así como el de la krasis de los elementos. pero será utilizada por los atomistas.l. a pesar del secreto. C on su matematismo eleva el estudio de la ciencia por encim a de las aplicaciones puramente prácticas o utilitarias. Su ideal ético-filosófico.

24).C. 1 D ie ls . q u e c u ró a P o líc r a te s d e S a m o s . a n te s q u e a H e r á c lito .420). P e t r ó n d e H im e r a ( s . 23.500). v i ) . L a sede de la sensación es el cerebro.538). 2 τη ν ύγείαν τη ν σύμμετρον τω ν π ο ιω ν κράσιν ( D i e l s . Subraya m ucho las «oposiciones». no volviendo a dar señales de vida hasta finales d e l siglo i. 2 D ie l s . y se ca só c o n la h ija d e l ta m b ié n p ita g ó r ic o M i l ó n d e C r o t o n a . 3 D ie ls .550 -4 6 7). Su doctrina de la percepción sensible influyó en Em pé­ docles y en Dem ocrito. Pitágoras A partir del siglo iv desaparece todo rastro de pitagorismo. Q uedan fragm entos de su libro Sobre la Naturaleza. d is p u e s to s e n fo r m a d e tr iá n g u lo .v i ) !. S e d ic e q u e fu e e x p u ls a d o d e la e s ­ c u e la p o r h a b e r r e v e la d o e l s e c r e to d e la s c a n tid a d e s in c o n m e n ­ s u ra b le s o la irr a c io n a lid a d d e V i ! M u r ió e n u n n a u fr a g io . C e r c o p s ( s . c o m e d ió g ra fo y d is c íp u lo «exotérico» d e Pitágoras 7. 16 . C a l i f ó n d e C n i d o s (s . así co m o s u h ijo D e m o c e d e s d e C r o t o ­ n a . i D i e l s . e n tra n d o e n la e s ­ c u e la d e P itá g o ra s . aplicándolas a la fisiología.v i). fa m o s o a t l e t a 5. m é d ic o . Q u i z á le p e r te n e c e . y que es la causa de la enfermedad 8. v i ) s o ste n ía la e x is ­ te n c ia d e 183 m u n d o s . 5 D i e l s .2. A l c m e ó n d e C r o t o n a (h. o d e C r o to n a (s . o sea de la igualdad democrática de las funciones. que v ia ja b a n p o r el e s p a c io a la m a n e ra d e las a v e s m ig r a to r ia s 2. 18. Fue el prim ero que hizo la disección de un ojo. E n Crotona flore­ ció una escuela importante de medicina. la id e a d e l fu e g o e n p e r p e tu o m o v i­ m ie n to c o m o p r im e r p r in c ip io d e d o n d e sa le n y e n e l que se co n s u m e n p e r ió d ic a m e n te to d a s la s co sas 4. E p i c a r m o d e S ir a c u s a ( h . a D arío I y a su m u je r Atossa. « D i e l s . S e le a tr ib u y e n e x p e r im e n to s s o b re e l s o n id o c o n d is c o s d e ig u a l ta m a ñ o y d ife r e n te d e n s id a d y c o n v a s ija s m á s o m e n o s lle n a s d e líq u id o . lo c u a l d io e l t r iu n f o a G y ló n .v i). s e ­ sen ta a c a d a la d o y tre s e n c a d a tr iá n g u lo . fu n d a n d o lo s a c u s m á tic o s e n c o n tr a d e P itá g o ra s . O tr o s le a tr ib u y e n h a b e r s id o el a u to r d e u n c is m a p o ­ lític o . 20. 17. contrapuesta a la monarquía. U na tr a d ic ió n d è lfic a d ic e q u e b a jó al a n tro d e T r o f o n io y q u e c u a n d o s a lió n u n c a m á s v o lv ió a r e í r 6. 15. a la que perteneció Hipócrates (h. e l A p ó s ta ta . c o n c u y a h e rm a n a T h e a n o se d ic e q u e e s ta b a ca sa d o P itá g o r a s 3. H i p a s o d e M e t a p o n ­ t o (11. B r o n t i n o d e M e t a p o n t o . . q u e e m ig r ó a C r o to n a . L a salud resulta de la isonomía. en que predomina alguna sobre las demás. P a r m e n i s c o d e M e t a p o n t o ( s . 19. médico. 4 D ie l s . lo cu a l c o n s id e r a r o n lo s p ita g ó r ic o s c o m o c a s tig o p o r s u im ­ p ie d a d .

36. y dedicándolos a los dioses. titu la d a Triagmoi. T h r a s y a l a s .v ). o d e P h e g im e (s. C r it ic ó a E m p é d o c le s . I ó n d e Q u í o s (h . 14 D i e l s . g r a n m a te m á tic o . y de Echécrates de Fliunte.v ). q u e d e c ía q u e e l tie m p o es s a b id u ría . Es posible que. M e n e s t o r d e S í ib a r i s (s .4 5 2 -4 2 1 ). H ip p ó n d e Sam o s. g im n a sta y f ís ic o d e T a r e n t o . q u e a p lic ó a las p la n ta s la te o r ía d e las «op osicion es» 12. p u s o e l a g u a c o m o p r im e r p r in c ip io «por la in fe r io r id a d d e s u in te lig e n cia » 15. in te lig e n c ia . Se dice que. B y water y Franck los con­ sideran falsificados. El número por excelencia es el diez (la Tetraktys). 33 . A p l i c ó la s m a te ­ m á tic a s a la a str o n o m ía y a la m ú s ic a 16. T e o d o r o d e C i r e n e (s . I c c o (s. 13 D i e l s . e n la q u e s o stie n e q u e h a y tre s e le m e n to s. donde fue a honrar su sepultura. P a r o n (s . F i l o l a o d e T a r e n t o (s. a m ig o d e P r o tá g o r a s y m a e s ­ t r o d e P la tó n (Timeo 14 5 c. 43. modificara las teorías pitagóricas. M odificó la astronomía pi­ tagórica.v ). m a e s tro d e P a r m é n id e s . S e g ú n A r is t ó te le s . E s c r ib ió t r a ­ g e d ia s y p o e m a s líric o s y u n a o b r a s o b re filo s o fía . 25. que representa la armonía geométrica. m é d ic o y b o tá n ic o . sino tam bién a las morales. t ie r r a y aire.v ). 11 D i e l s . M aestro de Dem ócrito. de Arquitas. 37. D iels considera auténticos los fragmentos que se le atribuyen. b o tá n ic o . introduciendo el Fuego central y la Antitierra. I 7. p r o v e r b ia l p o r s u e x tre m a d a s o b rie d a d 9.v). En 9 D ie l s . y tr e s p o te n c ia s e n to d o s lo s seres. quizá por Espeusipo en su obra sobre los núm eros pitagóricos. . A r is t ó te le s y S im p lic io le a tr ib u ­ y e n la te o r ía d e q u e e l T o d o se m u e v e e n o lea d a s 13. 32. aplicándolos no sólo a las realidades materiales. La Filosofía antes de Sócrates q u e es e l ó r g a n o p r in c ip a l y e l q u e lo g o b ie r n a to d o . L a figura por excelencia es el cubo. B o id a s . discípulo de L ysis antes de la em igración de éste a Tebas. *5 D ie l s .v). Político). obligado por la pobreza. A m e in ia s (s . escribió tres libros sobre las doctrinas pitagóricas. f u e r z a y fo r t u n a 14. p o r q u e n os h a c e o lv id a r las co sa s 10.v ) r e p lic ó a S im ó n icles. 27. ante los ataques de los adversarios. p e r o h o n ra d o » n . E n su teoría de los números acentuó el simbolismo místico. 16 D i e l s . que Platón recomendó a D ió n que comprara y que fueron conservados en la Academ ia. p o e ta . T u v o fa m a d e a te o e ir r e v e r e n te . Señala cinco figuras geométricas y cuatro elementos. 10 D i e l s . M e t. 12 D i e l s . d ic ie n d o q u e e l tie m p o es ig n o ra n c ia . «p obre. fu e g o . 2 6. mientras Burnett.v). Χ υ τ ο (s. Sofista. de Simmias y Cebes. E l libro Bacchae era probablem ente uno de los anteriores. El U niverso es un conjunto de elem en­ tos opuestos reducidos a armonía.I.166 P.

T im e o d e L o c r e s (s . 49. A p l ic ó la s m a te m á tic a s al e s tu d io d e la m ú sica . y las plantas. 20 D i e l s . Com o m á s o menos relacionados con los pitagóricos se considera a P h a l e a s d e C a lc e d ó n . in m o r ta liz a d o p o r P la tó n e n e l d iá lo g o q u e lle v a s u n o m b re . discípulo de Filolao. o de Tarento (h.C. porque «Dios es el más grande de los núm eros» 19.2.v ). a p e s a r d e q u e o rd in a ria m e n te e s e c a rg o s ó lo d u r a b a u n año. 4 5 . D i e ls .v ) se salvó tam bién de la catástrofe de la escuela. En Fliunte un grupo de discípulos de Filolao y de Eurito constituyeron un círculo pitagórico a principios del siglo iv. 5 1. i v ) v iv ió e n A te n a s y fu e m a e s tro d e m ú s ic a d e A r is t o x e n o 25. 17 D i e l s . L a flema es caliente y origina la fiebre. . 23 24 D ie l s. 46 . E n ó p i d e s d e Q u í o s (s. 25 52. p e r o e n s e g u id a d e ca e . q u e se h a n p e r d id o . i v ?). s o b re m e c á n ic a y g e o m e tría . se le a tr ib u y e n v a rio s lib ro s Sobre la naturaleza del Todo. H i c e t a s d e S i r a c u s a (s . de 360 18. 22 D i e l s . 4 7 . Logró escapar de la matanza de Crotona. 44 . Decía que el número de D ios es inexpresable. C o n A r q u it a s la e s c u e la p ita g ó r ic a r e v iv ió p o r p o c o tie m p o e n la M a g n a G r e c ia . E n s e ñ a b a q u e lo s c ie lo s . a c a b a n d o p o r e x tin g u ir s e 20. L y s i s ( s . O c e l o d e L e u c a n i a ( s . 21 D i e l s . Sobre la ley. 18 D i e l s . . 48. Q u e d a n fra g m e n to s d e s u Armonía y d e las Diatribas.v ). E l hombre consta de 250 partes. geómetra. A r q u i p p o s d e T a r e n t o (s . E u r i t o d e C r o t o n a . m o v ié n d o s e s o la m e n te la tie r r a c o n m o v im ie n to d e r o t a c ió n y t r a s l a c ió n h a c ia e l E s t e 23. A r q u it a s d e T a r e n t o (4 0 0 -3 6 5). D is c íp u lo d e F ilo la o y g ra n a m ig o d e P la tó n . a q u ie n lib r ó d e l p e lig r o d e m u e r te e n su te r c e r v ia je a S icilia . En Ètica enseñaba la necesidad de la purificación para librar al alma de la cárcel del cuerpo y sustraerla al ciclo de las transm igra­ ciones 17. y a l­ g u n o s c r ític o s s o s p e c h a n q u e q u iz á sea u n s e u d ó n im o d e A r ­ q u ita s 22. O p s in o s d e R e g iu m (s. el s o l y la lu n a e s ta b a n q u ie to s . refu­ giándose en Tebas. discípulo del anterior.400). A p licó a l hombre y a las plantas la teoría de los nú­ meros.v ). Se le a tr ib u y e n o tra s m u c h a s o b ra s. F u e e le g id o s ie te v e c e s c o n s e c u tiv a s e s tr a te g a d e T a ­ r e n to . reino y piedad21. H i p ó c r a ­ t e s d e Q u ío s (s . E c f a n t o d e S i r a c u s a (s . X e n ó f i l o d e C a l c i s (s .v) decía que el U no es el número de D ios. S e d is tin g u ió c o m o e x c e le n te g o b e r ­ n a n te . donde fue maestro de Epaminondas. 19 D i e l s . N o se s a b e n a d a d e él. H i p p o d a m o d e M i l e t o (s. i v ?).v ? ) id e n tific ó la A n t it ie r r a c o n la L u n a . Pitágoras Fisiología sostenía que el cuerpo se forma solamente del ele mento caliente y que después de nacer com ienza a respirar el aire frío. famoso por su excentrici­ dad en el v es tir.v).v ? ) 24. 5 0 D ie ls .

E.. C o vo T T i. — Pitagora e i pitag orici: Atti delì’Accad.. A . M. 29 D ie ls . — L a légende de Pythagore de G rèce en Palestina (Paris 1927). A lcm eón de C roton a: Rev. J. E d . V ita di Pitagora (Milano 1940). 58. C iv iltà greca n ell'Ita lia meridionale (Nápoles 1931).. 46 (1963) 419-472. L a F ilosofia nella M agna G recia e in S icilia fin o a Socrate (Pisa 1900).I . Bocca. A. 27 D ie ls . 1940). C a p a r e l l i .1:68 P .. 56. (Firen- ze 1958). F r it z .) (Nápo­ C h a ig n e t ... O l iv ie r i . A. L y c ó n d e T a r e n t o . E u f r a n o r . E l pitagorismo antiguo: Est. I. B r unsch vicg .. Fil. — E ssai sur la politique pythagoricienne (Lieja 1922). R o stag n i . L a sapienza di Pitagora C a r co pin o . de Costa R ica 2 (i960) n. L ’A l essio .. J. L. 54-55. Flammarion. M. E. —· L a v ie de Pythagore de D iogene L aerce (Bruselas 1922). 1925. Cedam. contenant les fragm ents de P hilo la us et d ’ A rchytas C iacer i . B I B L I O G R A F I A Pitagóricos B auer . L ascaris C o m n en o .. delle Scienze di Torino T impanaro C a r d in i . A. D e l a t t e . C . que vivieron en tiem po de Dionisio el Joven (367-356) y que han pasado a la historia como sím bolos de la amistad pitagórica 27. Contribución a la historia de la difusión d el pitagorismo: Rev. W. A r ió n . B oehm . D e G u ad an . P o l y m n a s t r o . 47 (1969) 83-124 K e r e n y i . K. M y ó n i d e s . Recherches sur les sources de la légende de Pythagore (Paris 1926). D e Pythagore a u x apotres. . Orfism o e pitagorismo nei loro raporti politico-sociali les 1932). C l in ia s d e T a r e n t o . Études sur la conversion du monde romain (Paris. Pythagoras und Orpheus (Amsterdam 1940). D e r ältere Pythagoreismus (Bema 1897).. P h a n t ó n . P la to und d ie sogennanten Pythagoreer (Halle 1923). L ascaris C om n en o . . 15 (Madrid 1956) 181-208. D e symbolis pythagoricis (Berlin 1905). Jam blici de vita pythagorica liber (Leipzig 1937). Echécrates expone en el Fedón su teoría del alm a-arm o­ nía 26.. E c h é c r a t e s . D a m ó n y P h i n t i a s d e S i r a c u s a . 28 D ie l s .. (Padova. I l verbo di Pitagora (Torino. 1956).. 26 D ie ls . La Filosofía antes de Sócrates Fueron: D i o c l e s . A. v o n . G a r cía -Ju n qu era . añade además una lista d e diecisiete nom bres de m ujeres pitagóricas 29.. C. É tudes sur la littérature pythagoricienne (Paris 1915).. 53. S i m o s .. F. Nada se sabe apenas de otros pitagóricos como P r o r o d e C ir e n e .. (Paris 1873) 2 vols.8. K. A. todos ellos del siglo iv 28. P ita g o rici: Testimonianze e Frammenti (1914). U . Pythagorean Politics in Southern Italy (Nueva York 1940).. (Anticuado. F r a n ck . L. de Fil. L e v y . A m ic l a s d e T a r e n t o . L e role du Pythagorisme dans V¿volution des idees (Pa­ rís 1937). Pythagore et la philosophie pythagoricienne.. Univ. Fil. en su catálo­ go . Jámbíico. D eubner . 1 9 4 1 -1 9 4 5 ) 2 vols.

22B42). F u e proverbial en la antigüedad su carácter altanero. Escribió en dialecto jónico un libro en prosa. H eràdito C A P I T U L O III M o n is m o d in á m ico H E R A C L IT O (fi. maestro de Platón. 22B93). fundador de la ciudad (h. Pitágoras y hasta a jenó­ fanes y Hecateo» ( D ie ls . 2 «Homero merece ser expulsado de los juegos y azotado. prefiere la paja al oro» (D ie ls . habiéndolo escrito en forma oscura. sólo conocemos a uno. Despreciaba la plebe l . 3. y. 3 «El señor que tiene su oráculo en Delfos. con tal que sea el mejor» ( D ie ls . 22B49). se lo habría enseñado a tener a Hesíodo. 4 «La muchedumbre. N o obstante.1080)— . el mejor de todos ellos. lo mismo que Arquíloco» ( D ie ls . y parecen sordos» ( D ie ls . 22B9). Para significar que nadie o m uy pocos eran capaces de entenderlo lo depositó en el tem plo de Artem is 4. Rehusó una invitación del rey D a río para visitar su corte. «Aun después de haberla escuchado (mi doctrina). misántropo y melancólico. con el fin de que se acercasen a él solamente los que eran capaces de entenderlo y el libro no cayese en desprecio por su popularidad» (D . L ae r c io . «Yo me busco a mí mismo» (D ie ls . . 1 όχλοιλοίδοροξ Ηράκλειτος ( T im o n . L aer cio . 22B40). diciendo: Ninguno de nosotros debe ser mejor que los demás.— D. «La plurisciencia no da entendimiento.— N atural de E feso. no la entienden. sino sólo indica por señas» (D ie ls . L a e r cio . no dice ni oculta nada. «Heráclito depositó su libro en el templo de Artemis. pues expulsaron de ella a Hermodoro. h . L o representaban siempre llorando. El ca­ rácter de Heráclito se refleja en las siguientes expresiones: «Uno solo vale para mí tanto como diez mil. IX 6. «Llenan su vientre como bestias». N o tuvo maestro. en forma tan concisa que le valió el calificativo del «os­ curo» (σκοτεινός). (váyase) a otra parte y con otros» (D ie ls . Adm iraba el estilo de los oráculos de D elfos y de la Sibi­ la 3. IX 6). 5 «Tanta fama adquirió su libro. 22B101). Idéntica actitud desdeñosa adopta ante los poetas an­ tiguos y los filósofos contemporáneos. y si no. 22B34). fr. que se llamaron heraclitianos» (D . IX 6). «A la naturaleza le gusta esconderse» ( D iels . h . No obstante. como los perros.536-470). ladra a quien no conoce. Si lo diera. «Los efesios debían ahorcarse unos a otros y entregar la ciudad a los chiquillos. los numerosos fragm entos que de él se conservan demuestran que fue leído y estim ad o 5. e incluso ante la reli­ gión 2. que se levantaron numerosos partida­ rios. que siempre estaba riendo.504-500. 22B123). en contraposición a Dem ócrito. que conservaba pre­ rrogativas y honores reales.43D). que es el mediocre Cratilo.C. de familia nobilísima— descendiente de G od ro y de A n d ro clos. como los asnos. 22B121). N unca quiso intervenir en política.

22B28. y el racional. L os sentidos son necesarios para adquirir la sabiduría. Final­ mente huyó a los montes. com ido por los perros (D . yo prefiero estas cosas»10. 11 D ie ls . y de conocer la Razón que gobierna todas las cosas. 22B4i. «Una sola cosa es la sabi­ duría: conocer la Razón. 6τέη κυβέρΪΧ 3)· . donde se entretenía en jugar a las tabas con los niños. y que es el fundam ento de la armonía universal del cosmos por encima de todas las antítesis y contradicciones 7. se retiró al tem plo de Artem is. Esto es una ilusión. Contrajo una hidropesía y murió lastimosamente a los se­ senta años 6. su desconfianza en los sentidos no es absoluta. «Las opiniones de los mortales son juegos de niños» 9. έτπστασ&αι γνώμεν. Heráclito formula expresamente los dos crite­ rios estoicos de la virtud: είναι γάρ έν τό σοφόν. 22B70. que es el único que llega a descubrir la «verdad». conoce y posee solamente opiniones»8. N o obstante. 9 D ie l s . «Aun aquel que tiene las opiniones más perfectas. E p iste m o lo g ía .— Establece claramente la distinción en­ tre dos órdenes de conocimiento: el sensitivo. donde vivió manteniéndose de hier­ bas. Todo el Cosmos está animado por un Logos divi­ no. que es la única capaz de com prender la verdad del Ser uno en perpetuo movimiento.170 P. 22B55. L os que confían en los sentidos es como si estuviesen durmiendo. Es el pensador más em inente de los presocráticos. Su d oc­ trina marca un gran avance sobre los milesios. L os sentidos nos hacen creer que exis­ ten seres fijos y estables.io8. 7 Jaeger considera como su idea fundamental el determinar el lugar del hombre en el Universo. i. L a e r c io . 1° D ie ls . 8 D ie ls . porque solamente existe un ser único. Por lo tanto. «De cuantas cosas se tiene conocimiento por la vista y el oído. que es participado por el hombre. 6 Parece que m urió en un muladar. hay que desconfiar de los sentidos y juzgar conform e a la razón. Pero siempre su testimonio debe co­ rregirse por la razón. que gobierna todas las cosas a través d e todas las cosas» 11. en perpetuo movimiento. y que constituye la norma suprema de conducta en su vida. 22B107). Form ula vigo­ rosamente el problem a de la unidad permanente del ser fren­ te a la pluralidad e inestabilidad de las cosas particulares tran­ sitorias y aspira a resolverlo estableciendo la existencia de una ley universal fija que rige todos los acontecimientos particula­ res. «Malos testimonios son los ojos y las orejas de aque­ llos que tienen el alma inculta» (D ie l s . Por los sentidos no podemos conocer la naturaleza de las cosas. que solamente es fuente de «opinión».L La Filosofía antes de Sócrates A bu rrid o de los hombres.

T od o fluye 14. 22Β10). en la continua transfor­ mación. καί σοφίη άληθέα Aéyaiv καί ποιεϊν κατά φύσιν έπαίοντα. 22849a) · 16 «N o es posible descender dos veces al m ism o río» (D ie l s . B35). y Parm éni­ des.. Las cosas particulares «oscilan».. y: «La sabiduría consiste en decir y practicar la verdad según la naturaleza. C ratilo 402a). O n to lo g ia . Pero no como entida­ des o sustancias fijas y estables.. sin o t a m b ié n la νησε πάντα διά -πάντων ( D ie ls . Por esta razón. «Los que descienden se sum ergen en aguas siem pre distintas en su fluir incesante» ( D ie l s . sino en continuo hacerse y deshacerse. M et. regidos por la ley cósmica del Logos. con su concepto de ser. todas las cosas están sometidas al flujo y al catarro» ( C ratilo 4 i2d ). a la manera q u e los enfermos de catarro. mantiene la uni­ dad de la Naturaleza y del principio primordial. consiste la esencia de las cosas. D e esta manera.. las cosas corren como barcos. las cuales son y no son a la vez 15. «Es necesario que los amantes de la sabiduría (φιλόσοφουξ) conozcan muchas cosas» ( D ie ls . Heráclito se enfrenta con el proble­ ma del ser y con la antítesis entre la unidad del ser y la plura­ lidad de las cosas particulares. Para ellos. Platón califica de «corrientes® (^έοντε. «el U n iverso está de v ia je . y . Heráclito (.) a los partidarios de H eráclito. 15 «En nuestra esencia fluyente som os y no somos»: εϊμεν τέ καί ού κ εϊμεν (D ie ls . 22B49a). ( D ie ls . El principio pri­ mordial. la inestabilidad e impermanencia de las cosas particulares. I V 5: io io a i2 ) . 13 καί έκ πάντων εν καί εξ ένοζ πάντα (DlELS.— En la ontologia de Heráclito se trans­ parente un marcado carácter polémico. . con su inmovilismo. y al cual no es posible descender más de una vez 16. con sujeción a ciclos de evolución. escuchando a la m ism a naturale­ za»: . está en perpetua mutación. n o s ó lo e l p r in ­ c ip io p r im o r d ia l y ú n ic o d e to d a s la s co sas. 12 iv πάντα είναι (DlELS. con un profundo sentimiento del movimiento. 14 πάντα χωρεϊ καί ούδέν μένει (P l a t ó n . A ristóteles . Física. y en este hacerse (γίγνεσθαι). N o obstante. N ada permanece fijo ni estable. que es el principio p ri­ mordial.73 2. Pero por otra acentúa el aspecto dinamista iniciado por Anaxim andro y Anaxim enes. E l fuego.. Sus adversarios son probablemente Jenófanes. Pero la Razón universal permanece inm utable a través de todos los cambios. y de todas las cosas el uno» 13. la realidad única (el fuego) es como un río que corre sin cesar. Heráclito cree en la realidad de las cosas par­ ticulares. 3. 22B 91. som os y n o somos» (D ie l s . Β 4Ϊ). atestiguadas por los sentidos. «Todas las cosas son uno.C. su monismo se conci­ lia con un cierto pluralismo. 3. T od o cambia y se está haciendo siempre. «Descendem os y no descendem os al m ism o río. «Del uno salen todas las cosas.— H e r á c lito tra ta d e e x p lic a r . 22B50). 2 2 B H 2 ). 22B 12). esto es sabiduría» 12. Por una parte.

Lo mismo aparece en el Epinomis. como el oro con las mercancías. agua. Y ésta es la vía hacia abajo. o sea la generación. que es el tiempo más corto para que el hombre pueda llegar a ser abuelo. — La causa última de todas las transforma­ ciones del Cosmos y de la armonía universal que de ellas resul­ ta es una Razón eterna (λόγος. no ha sido hecho por ningún dios ni por ningún hombre. los hombres no llegan a darse cuenta.76. 20 «De las cualidades contrarias proviene la guerra. que se enciende conforme a medida y se extingue confor­ me a medida» ( D i e l s . Por ella todo en el mundo se hace «conforme a medida» 23. 22B31). que existe siempre. 22B126). preside. más que como una Inteligencia personal y separada. La Filosofía ames de Sócrates C. las Erinas. y el agua comprimida se hace tierra. cambiándose. Por esto la guerra es el padre y el rey de todas las conciliando la unidad permanente del principio único de la Naturaleza. (D lE L S . y la otra mitad. los hombres no la experimentan ni aun después de haberla experimentado por mis pala­ bras y mis gestos. «Estas cosas (la vida y la muerte. de ella sale el agua.172 P. c) E l L o g o s . y aquéllas. 22 Aecio atribuía al Gran Año diez mil ochocientos años. y lo seco. son resultado de la transformación incesante del fuego (ττυρός τρότται). el mismo para todos los seres. y de esta manera en todo existe un orden racional. Por esto la Guerra es la «madre y el rey de to­ das las cosas» 20. «El cambio del fuego es en primer lugar mar. frío. L a e r c i o . 22B31). excepto la Razón. Una disgregadora. lo reducirían a ella» ( D i e l s . Pone como principio primero el fuego. Los dioses. «Para las almas es muerte hacerse agua. puesto que éste es la materia primordial y permanente en perpetuo hacerse. no obstante. se muda y se transforma. « D e esta razón. 19 «El cambio es un camino hacia abajo. IX 9. per­ maneciendo ella misma inmutable e inalterable. a) L a s pos v í a s . la mitad es tierra. 22B). distinguiendo cada cosa se­ gún su naturaleza e indicando lo que ellas son» ( D i e l s . de la tierra nace el agua y del agua el alma» ( D i e l s . Dos fuerzas cósmicas antagónicas rigen la génesis y las destrucciones periódicas de las cosas. como era antes de hacerse tierra» ( D i e l s . D i e l s . viniendo a describir una especie de círculo: Via hacia abajo: fuego. por dilatación o rarefacción (vía hacia arriba). con la realidad del movimien­ to y de las cosas particulares que perciben los sentidos. y el mundo se hace según este c a m i n o . Todas las cosas llegan a ser según esta razón. Es la que rige y mide el ciclo del Gran Año 22. «El fuego se cambia recíprocamente (ανταμοιβή) con el todo. criadas de la Justicia. y de la guerra se •originan todas las cosas. 2i El Sol no saldrá fuera de su medida. No obstante. los «demonios». 21 «Una sola cosa es la sabiduría. a manera de una ley. 22B90). la tierra se licúa. que en realidad son una misma 18: una descendente. No obstante. exhalación brillante (π ρ η σ τ ή ρ ) ( D i e l s . «El mar revierte y se mide según la misma razón. húmedo» ( D i e l s . tierra. 18 65¿s άνω κάτω μία καί ώντή (D lE L S . El fuego condensado se humedece y. Y otra agrupadora. aire. y el todo con el fuego. Todo sale del fuego. la Concordia o la P a z (ομολογίαν καί ειρήνην). 22A1). todo se compone de fuego y todo se descompone en fuego. mientras que la Razón permanece inalterable a través de todas las transformaciones. la juventud y la vejez). de las cosas particulares. pero. y del agua lo demás. 22B36. « L o f r í o se hace caliente. Para el agua es muerte hacerse tierra. que. resultado de multiplicar 30 X 360. sino que siempre fue. y ésta es la vía hacia arriba» (D. 22Β60). aire. cambiándose a su vez. γνώμη) que rige y gobierna to­ das las cosas y está presente en todas ellas 21. 22B1). conocer la razón (γ ν ώ μ ε ν ) q u e go­ bierna todas las cosas a través de todas las cosas» ( D i e l s . π ά ν τω ν δέ βασιλεύ. impulsa y regula todas las mutaciones. fuego 19. y su perfección depende de la mayor o menor proximidad a su primer principio 17. llegan a ser aquéllas. puesto en este estado.3. agua. y la justicia es discordia. la Discordia o la Guerra (πόλεμον καί εριν). se hacen éstas» ( D i e l s . — De los distintos momentos en que se encuentran las cosas en su camino descendente o ascenden­ te se originan los contrarios (que vienen a responder a las «opo­ siciones» de Anaximandro). se hace agua.. 22B32. Su Logos. El Cosmos «fue y será siempre fuego viviente eternamente. que se enciende conforme a medida y se apaga conforme a medida» ( D i e l s . — Esta transformación universal sigue dos vías. Incluso llega a afirmar que esa Razón se identifica con Dios: «Queriendo o sin querer. o se identifica con la realidad única universal? Heráclito parece dar a entender que es distinta y superior al mismo fuego. lo más probable es que Heráclito no llegó a formular el concepto de un Dios trascendente y separado del mundo. y dada la imprecisión que el concepto de lo «divino» tiene en todos los presocráticos. . que es la causa y el origen de la pluralidad. se la debe llamar Zeus» 24. por condensación o contracción (vía hacia abajo). 22B94). si lo hiciera. 2 2 Β 5 3 )· «Conviene saber que la guerra es común a todas las cosas. los genios. 24 D i e l s . 22B30). 22B88). y las mercancías con el oro» ( D i e l s . o como cosas»: πάλεμοξ π ά ντω ν μέν π α τή ρ έστι. las almas y todas las cosas. que conoce la razón. ni antes de haberla escuchado ni después de haberla escuchado por primera vez. del cual se hacen todas las cosas. ¿Cómo debe entenderse esa Razón universal? ¿Es inma­ nente o trascendente? ¿Se distingue realmente del fuego y de cuantas cosas resultan de su transformación incesante.77). y otra ascenden­ te. 22B80). que reduce las co­ sas a la unidad. l i s t Aclito ley y el proceso de la mutación. lo húmedo. Vía hacia arriba: tierra. Vi­ ceversa. y lo caliente. De esta manera trata de resolver las antítesis. Y. Todo cambia. b) Los c o n t r a r i o s . es y será fuego eterno viviente. 17 «Este Cosmos.I. seco. pero. 22B41). con los cuales yo la explico. y todo sobreviene por la discordia» ( D i e l s . de este mar.

debe entenderse como una ley necesaria (νόμος. mortal». cada uno lo lla­ ma como le parece» (B67). καί δίκην ?ριν. 22B111. Δίκη) inmanen­ te al fuego. y lo inmortal. juventud vejez. los contrarios son también una misma cosa. o todo es malo. el cansancio el reposo» 31. ειμαρμένη. D lE L S . 29 ά ρ μ ο ν ίη ά φ α νή ξ φ α νερ ή . invierno-verano. y del uno nacen todas las co­ sas» (Bio). el hambre la hartura. — Todo es bueno. pues responden a distintos momentos del proceso de desarrollo de la realidad con movimientos contrarios. κ ρ ε ίτ τ ω ν ( D lE L S . velar y dormir. y a las cosas que re­ sultan de su movimiento incesante de transformación. «Lo entero y lo no entero. el mal el bien. 28 « N o c o m p r e n d e n lira » ( D i e l s . «Día y noche son una misma co­ sa» (B57). = vida). e) R e l a t i v i s m o d e l b i e n y d e l m a l . y éstas en aquéllas» (B88).174 P. μοίρα. «Los cerditos se complacen en revolcarse en el lodo. que lo d ife r e n te c o n c ie r ta c o n s ig o m is m o y que la e n t r e lo s c o n t r a r io s e x is t e u n a a r m o n ía r e c íp r o c a . pero causa la muerte» (B48). Doxogr. 22B61. concorde y discorde. Con la lucha de los contrarios «se unifican las oposiciones y de cosas diferentes brota una bellísima armonía» 27. «El arco ( τ ό ξ ο ν ) se llama vida (juego de palabras entre (3iós = arco. y p ío . lo cual es sucio para los hombres. para los hombres perjudicial» 30.I. Procediendo todas las cosas de un mis­ mo principio. Los hombres no son capaces de apreciar esa armonía porque no logran abarcar el ser en toda su amplitud 28. «El agua del mar es la más pura y la más impura. Para los peces es potable y saludable. Necesidad y Logos son una misma cosa. lo uno nace del todo. 22Β51. «La enfermedad hace dulce la salud. 26 D i e l s . al encontrarse en el doble camino descendente o ascendente. cambia como el fuego: cuando éste arde entre olores. hartura-ham­ bre. καί γίνεται πάντα χρεώμενα. la paja es preferible al oro» (B9). — La Razón ( λ ό γ ο ς ) que rige todas las transformaciones del Fuego es la causa de una armo­ nía oculta universal26. και γινόμενα πάντα κατ’ίριν καί χρεών ( D i e l s . que son sólo aparentes. Los pájaros se lavan en el polvo o en la ceniza» (B37. que es la sustancia única. «Los monos más hermosos son deformes si se com25 ΤοΟτο δε γίνεσθαι καθ’είμαρμένην. «Lo mismo es vida y muerte. άναγκή. idéntico y diverso. Pero «la armonía invisible es mayor que la visible» 29. «El dios es día-noche. La f ilo s o f ia antes d e Sócrates una causa extrínseca y ordenadora. 22Β8). guerra-paz. «Todo esto se hace por necesidad»25.— χρή τόν πόλεμον έόντα ξυνόν. y . «Lo mortal es inmortal. 6o. d) L a a r m o n í a u n i v e r s a l . En ella se resuelven todas las antítesis y contradicciones parciales. 22 Β 54 )· 30 D i e l s . aquellas cosas se cambian en éstas. según se considere. 31 D i e l s . 22Β80).13). 27 έκ των διαφερόντων καλλίστην αρμονίαν ( D i e l s . «Para los asnos. c o m o la d e l a r c o y 22B51).

«Todas las cosas en ia divinidad (mundo) son bellas. pesadas y opacas. y se enciende nuevamente el Fuego. Las fases de la Luna responden a los movimientos gira­ torios de su cubeta respectiva. — «El mundo es bellísimo»34.1 1.7-a 10.ec. exhalaciones (πρηστήρ). de las cuales se forma el aire. M etaphys. mortales inmortales: aquéllos viviendo la muer­ te de éstos. 34 κάλλιστος κόσμος ( T e o f r a s t o . 33 «Inmortales mortales. Del bien sale el mal y del mal el bien. De manera semejante explicaba los eclipses. Las conflagraciones y las extinciones se suceden periódicamente. eterno e inextinguible. Heráclito paran con los hombres» 32. la de 1a. El Cosmos 32 M u l l a c h . gra. se desprenden.3. «Todo lo gobierna el rayo» 36. al inflamarse.C. el agua. pero que se funden en la armonía total del Universo. originan los astros.* Filosofia 1 . pues el Fuego es viviente. que son simples aspectos proce­ dentes de la transformación incesante de las cosas. tie­ rra. Si bien este optimismo no le impide tener un concepto poco fa­ vorable de la mayoría de sus compatriotas. H. la del agua. cuyas paredes están perforadas por unas aberturas en las que existen una es­ pecie de cubetas giratorias. D el agua se desprenden también exhalaciones. unas frías. 22B104). A s tro lo g ia y m ete o ro lo g ia . buenas y justas. Solamente puede hablarse de mal en sentido relativo. 34» D i e l s . las cuales. que se enciende y se apaga conforme a medida y a razón. 42. 3δ τ ά SÈ π ά ν τ α ο ία κ ίζει κεραυνός (D lE L S. 2 2 B 1 0 2 . Son los hom­ bres quienes las estiman unas justas y otras injustas» 34a. p h il. y otras calientes. trans­ parentes y ligeras. 22B62). De las cosas. 3 3 f) O p t i m i s m o u n i v e r s a l . 3 «Los muchos malos. — Todo procede del Fuego. la del aire. ÍX 8 . El Sol se enciende y se apaga todos los días. Cada cosa «vive» la muerte de otra: el fuego. y éstos muriendo la vida de aquéllos» ( D i e l s . que se van llenando con las exha­ laciones que ascienden de la Tierra. Usener). Este se inflama por el rayo de Zeus. 4. 1 5 p. Fr. el aire. a quienes aplica la sentencia atribuida a Bias de Priene: «La mayoría de los hom­ bres son malos» 35. etc . Estas segundas ascienden hasta llegar a la bóveda semiesférica que envuelve el Universo. los pocos buenos» ( D i e l s . — Para explicar la forma­ ción de los astros y los fenómenos meteorológicos acude a un extraño concepto que ya aparece esbozado en Jenófanes. 5 22Β64). D. P a l i n g e n e s i a u n i v e r s a l . L a e r c i o . tal como se encuentran en sus diferentes estados en la vía descendente y ascendente.

G. Aubier. se sucederán inde­ finidamente. G i g o n . que se acrecienta a sí misma»41. de cuyo contacto se m antiene como los carbones. C e r­ vantes dice de don Q u ijote : «Se le secó el celebro de manera que vino a per­ der el juicio». E raclito (Bari. G . H. 22B63. 22B45.. de donde proviene la superioridad de las almas. pensaba que ni siquiera es posible una vez»4S. 40 D i e l s . responde al concepto de que la hum edad es la m uerte del fu e­ go. Gallimard. «En el mundo que se produce se forman de nuevo (los hombres) y llegan a ser claros representantes de los vivos y de los muertos (en el mundo anterior)» 38. — H erá clito : « E kpyrosis?»: Pens.. • H era klit. Su perfección depende de su sequedad y de su m ayor o m enor proxim idad al Fuego. M. 1945). se­ gún determ inados períodos. H eraclitus : The cosmic Fragments (Cambridge 1954). B. M a z z a n t i n i . K. 6. E r a d ito (Torino. A. E l alma. .. B i s e .. cuando el Fuego comienza a extinguirse. H erakleitos (Halle 1902). 38 D i e l s . H era klit. D ie Philosophie H era klits von Ephesos und die moderne H eraklitsforschung (1902). E ra clito : Giorn.. I l valore della guerra e la Filosofia d i E raclito (Genova 1913). J. tal vez influido por el orfismo. 1955). F e r n á n d e z G a l i a n o . H erá­ clito parece aludir a la inmortalidad del alma: «A los hombres les esperan después de la muerte cosas que no se imaginan ni sospechan»43.. D ie Sprache H era klits: Helios (1926) 353SS. O. «Propio del alma es la razón. 2 2 B 115. de exhalaciones puras y transparentes del aire al desecarse el agua. H era d ite et les cuites enthousiastes: R e v . J. B a t t is Ti n i . E in Versucht über den Ursprung der Philosophie (Hei­ delberg. Ch. reavivado por el rayo de Zeus. (1936). B o d r e r o . Fac. L os cuerpos se forman en la vía descendente de las exhalaciones oscuras y opacas de la tierra. H eráclito y el indeterminismo: Asomante 2 (San Juan de Puerto Rico 1947) 5-8. P.. 45 A r i s t ó t e l e s . Chiantore.. E. S. L a s a l l e ... D ie l s . Laterza. G o tt und d ie G esetze. 51 (Milán 1959) 289-310. I. H eráclito y los poetas: Rev. A. por lo tanto. V. F. H eraklitische Stu d ie über die energetischen Grundgedanken seiner Philosophie (1904).91.σι θάνατος ύδωρ γενέσθαι ( D i e l s . H. 35 D i e l s . A.. L. 16 (i960) 69-80. R eden und A u fsä tz e (Munich 1938). C a p e l l e . R e i n h a r d t .. B r i e g e r . W.. A n tr o p o lo g ía . se renueva constantemente por la respiración. F.. C a r a m e l l a . Trois contemporains: H éraclite. E l logos heraclíteo y el concepto cristiano de ley eterna: Rev. L a pensée d ’H éra clite d ’E phèse (París. T a n sutil es su natura­ leza. Untersuchungen z u H era k lit (Leipzig 1935). Y la conflagración (έκττύροσις). F.. Fil. Las almas más secas son las mejores y las más sabias 39. 15 (1959) 453-461. D. G r é g o i r e . C a l o g e r o . Los borrachos tienen el alma h ú m ed a40. 1959). E r a d ito e Zenone (Pistoia 1914)...I. — S c h a f e r . 1936). M e t.. D ie philosophie H erakleitos. idénticos al presente. B r e c h t . B I B L I O G R A F I A J. Trad. L a concezione dialettica della realtà in E ra clito : Riv. 22B118. Fil. I. H eráclito resulta de la vía descendente.. «Cratilo acabó por creer que ni siquiera se debe ha­ blar. 52 (i960) 319-335. 1909).. Traducción completa sobre el texto de Diels. H era klits L ehre vom F eu er: Helios (1942) iss.77)· Este m ism o concepto lo conserva H uarte de San Juan en su Exam en de ingenios. y cuya duración es de un G ran A ñ o (10. Parm enide. S n e l l . alternativamente por todo el tiem po. vuelve a recuperar su intensi­ dad 37. L o s a c c o . E r a d ito nel Cristianesim o (Milano 1947). D. E r a d ito . H erakleitos von Ephesos griechisch und deutsch (Berlín 1901. M a y o r . L l e d ó . L os ciclos de mundos. La Filosofía antes de Sócrates tís te n e s : C . 22B27. y esto acontece p or necesidad» (D . Alean. cuando el Fuego. IV 5: ioioai2. IX 8). — • H eráclito. W. H era cliti Ephesii fragm enta (Oxford 1877). M a c c h i o r o .— Solamente tenemos refe­ rencias de C r a t i l o . Neosc. D i e l s . S. 1922). de Derecho (Madrid 2i958) 145-152. 2 2B 117. 41 D i e l s . Discípulos de Heráclito. que es el elem ento constitutivo del alma. E.. B.— El hom bre está com puesto de cuerpo y alma. des dunkels von Ephesos (Ber­ lin 1858) (hegeliano). B l a s s . H eracliteana (Halle 1924). Esta sequedad.. 22B77. K i r k . 44 D i e l s . L a politique d ’ H éraclite d 'E p hèse (París.. — H era klitea : Hermes (194 2) 225SS. 15 (Madrid 1956) 273-278. que es de naturaleza aeriforme. Espasa-Calpe. D o n a t i . K i r k . 1925). B o n e t t i . la m uerte del alm a misma: ψνχρ. Winter. aunque recorras todos sus caminos. G. y criticaba a Heráclito por haber dicho que no es posible bañarse dos veces en el mismo río. Em pédocle (París... que nunca llegará el hom bre a penetrar en sus profundi­ dades: «Camina.. 1947). Louvain 1935)· J e a n n i è r e .176 P. di fil. que fue maestro de Platón. Sobre el fragmento 1 1 4 d e Heráclito (Bonn 1958). ¿.. (Eterno retorno.. L as almas. ital..Ì . A. camina. Testimonianze e frammenti (Torino. 22Β62. Néosc. S. H erá clito: «¿Todo flu y e?» : Pens. 43 D i e l s . G a r c í a B a c c a . B y w a t e r . «Vivimos la muerte de ellas (las almas) y ellas viven nuestra m uerte»44. Aires. En algunos pasajes. y. O . 42 D i e l s . nunca quizá lograrás alcanzar los confines del alma. L a e r c i o . 65 y 66 fr..800 años). en la vía ascendente. F ir e in the cosmological speculations o f H eraclitus (Minneapo­ lis 1940). de Augusta de Mondolfo(Bs. y se limitaba a hacer señas con el dedo. 1940).) 5.. Bocca. y de un tal A n 37 «El m undo nace del fuego y se convierte nuevamente en fuego. T a n profundo es su logos»42. Sp e n g l e r .

3 D i e l s . hacia sus no­ venta y cinco años l.540). ni habrá na­ die que lo sepa»3. H era k lit und die H erakliteer (Berlin 1926). I 223). 1. 21B34. E raclito Efesio (1885). Realencyclopädie. J . Y aunque por ventura llegase a hablar de manera perfecta. M alta y M agna Grecia. aquí y allá. como bardo o rapsoda. de es­ tas cosas». «Estas cosas han sido opinadas semejan­ tes a la verdad» ( D i e l s . y eran entonces veinticinco años desde mi nacimiento cuando comencé a hablar. que exagerará Parménides. N o hay certeza. 21B8: «Hace ya sesenta y siete años que me agito en preocupa­ ciones. D ado su carácter y su profesión no parece probable que permaneciera m ucho tiempo en ninguno de estos lugares. Escribió Elegías. y entre certeza y opinión. 1939). donde se dice que asistió a la fundación de Elea (h.18)..— E n Jenofantes aparece claramente la contraposición entre verdad y apariencia. 2. Sansoni. 2 D i e l s .. II. H era klit. E e l. en vez de haber influido Jenófanes sobre la escuela eleática. dogmatizando so­ lamente en decir que todas las cosas son una sola. e n P a u l y . M urió m uy viejo. Zancle. Siracusa. E raclito . Catania. sufrió la influencia del joven Parménides.— «No hubo nunca ninguno. S o u l ie r .— Algunos autores sostienen que. W E . Lipari. «Lo cierto no lo supo ningún hombre.l. E p iste m o lo g ía . e e r t s .. 21B1-42. h. L o s « in m o v iiiza d o re s d e l ser» J E N O F A N E S (fl. Según Ario Didimo. Raccolta di fram m enti e traduzione italiana (Firen­ ze. F ísica . 21B35). siendo ya viejo. probablem ente al ser tom ada la ciudad por los medos (545). W a lz e r . A n d u vo errante. X 18. la palabra de Jenófanes fue «la primera digna de ser escrita que llegó a los griegos» (S t o b e o . P y rr..— N aturai de Colofón. La Filosofia antes de Sócrates S t e n z e l .1 7 8 P . . recorriendo Sicilia.530). por la tierra griega. L a e r c i o . E . 1. C A P I T U L O IV M o n is m o estático. R . de donde huyó cuando tenía unos veinticinco años. 21B34).—'«Jenófanes dudó de todas las cosas. ni lo habrá ja­ más. T o d o son opiniones. H yp. y menos que llegase a fundar una escuela propiam ente dicha. sin em­ bargo. Parodias y un poema Sobre la naturaleza en versos m uy vigorosos y expresi­ vos.—Diógenes Laercio afirma que fue uno de los pri­ meros que «filosofaron en poesía» (IX 22).W i s s o w a .— L as alusiones de Jenófanes a la «Física» de los milesios deben entenderse probablem ente en sentido irónico y 1 D i e l s . que tenga un conocimiento claro sobre los dioses y sobre cuantas cosas yo digo. no lo sabe. fue él quien. y que ésta es Dios» ( S e x ­ t o E m p í r i c o .— D . Silos. conforme a verdad. Q uedan algunos fragmentos 2. Sobre todas las cosas no hay más que opinión» (Sókos δ’επί ττδ σ ι τέτυκται) ( D lE L S .

L a Tierra es ilimitada. εκγενάμεσθα) ( D lE L S . 4 ). de la tierra m ezclada con el a g u a 7. mediante la disolución de la Tierra en el Océano. y los bra­ cios. Pero ridiculiza a Pitágoras. E l arco iris es una niebla apa­ rentemente de varios colores 12. 14 D i e l s . 21B15). Todas las cosas del mundo se destruyen periódicamente. y formarían cuerpos semejantes a los que tiene cada uno de ellos» ( D i e l s .38· 9 D i e l s . 12 D i e l s . las cuales ascienden en forma de pequeñas centellitas que se acumulan. 21BU. — D i e l s . pero dijo que todo era siem­ pre igual» ( P l u t . y los bueyes a la de los bueyes. IX 19. τέ κα! νδατο. y «muchísimas cosas ilícitas»14. entonces los caballos dibujarían imá­ genes de los dioses semejantes a caballos. o sea. de donde vuelven a salir indefinidamente.4.12. de la cual salen y a la cual vuelven todas las cosas 6. 21A32. 21B14). γάρ ■πάντα. U n indicio de esa disolución es la sal que queda cuando se evapora el agua del mar. L a E R C IO . 21B27. yàp γαίη. 21Α38. voz y figura humana» ( D i e l s . 21Β33)· 8 D i e l s . . 21B32. 21Α33· 1(> D i e l s . 6 «De la tierra procede todo. ie l s. aunque se m uevan y destruyan las cosas particulares 13. y todo termina en la tierra» (έκ γαίη. 21B7. con luz propia. 3. L os astros se forman de las exhalaciones desprendidas de la Tierra bajo el calor del Sol. aludiendo a la transmigración de las almas. 2 1 A 4 2 .4 6 . . adulte­ rios.C. «que atribuyeron a los dioses todo cuanto es censurable y vergonzoso entre los hombres: hurtos. A dm iraba a Tales por haber prediche un eclipse 4. T e o lo g ía .33. los caballos y los leones tuvieran manos. volviendo al fango primordial. 4D 5 D ie ls . Strom .— Jenófanes ridiculiza el antropomorfismo de Homero y Hesíodo. 13 «No admitió nacimiento ni corrupción.— «Porque todos hemos sido hechos de tierra y agua» (-ιτάντε. Jenófanes ITO burlesco. El mundo estrena cada mañana un nuevo S o l 1 °. Pero el ser permanece siem pre en su unidad inmutable. κα! εις γην πάντα τελεστα) ( D lE L S . Los vivientes nacen del fango. y no está rodeada por el aire (pneuma) ni por el cie­ lo 8.29). 2ΪΒ27)·— D .— «Los mortales se imaginan que los dioses han nacido y que tienen vestido. 21B16).— «Si los bueyes. y con ellas pudieran pintar y hacer figuras como los hombres. 7 «Tierra y agua es todo cuanto se origina o nace» ( D i e l s . engaños recíprocos». Com 21B19. 21A32. E l primer principio de las cosas es la tierra. se inflaman y se extin­ guen diariamente 9. L a L un a es una nube densa. a la respiración còsmica y a l a disgregación del ser lleno por medio del vacío 5. 11 D i e l s . rubios y con ojos azules» ( D i e l s .— «Los etíopes representan a sus dioses chatos y negros. que se forma y extingue cada mes n .

preludia a Anaxágoras y Aristóteles). Sè τ’ακούει (DlELS. Phys.. proclamando la existencia de un Dios único. moviéndolo todo con e l pensamiento» ( D i e l s . D lE L S . 17 « M ira n d o a l m u n d o e n te r o . que está por encima de todos los dioses y que no se parece en nada a los hombres. 21B26). 15 οδλοϊ όρςί. 18 D iels.·— Jenófanes proclama una vida más austera que la corriente en su tiempo. así como los que dicen que los dioses mueren. E tica. 2 1 A 3 4 ) . c o n g lo b a ta figura» ( C í e . d ijo q u e e l m u n d o e s D io s» ( A r i s t ó ­ teles. inmutable. todo él piensa»15. inalterable. A r i s t . 2 1 A 1 2 . o sea. «Todo él ve. C . II 23. . su afición al lujo. M ueve todas las cosas con su pensamiento. «Con las victorias de los pú ­ giles en el pentathlon y en el pancracio. o en los juegos olím ­ picos.180 p. II 1 1 8 . pues admite la existencia de dioses inferiores y demonios. negando la distinción entre el ser y las cosas particulares. . de la Tierra. sin moverse para nada. «Nuestra sabiduría vale más que la fuer­ za de los hom bres y de los caballos». I 5: 9 8 6 b 2 o ) ..l. En sus Silloi criticaba duramente las costumbres de sus contemporáneos. cuyas doctrinas cono­ cía. es decir. y conviene que no se mueva de acá para allá» ( D i e l s . inteligentísimo. I399bs). pero la exagerará hasta llegar a un monismo estático. A ca d . 22: D i e l s . οδλο.— «Siempre permanece en el mismo lugar. Μίαν δέ τή ν αρχήν ή τοι εν τό δν καί παν. a los placeres y a los deportes. N o parece ser monoteísmo. Parménides recogerá esta misma idea. οδλος δέ νοεί. pero más bien hay que interpretarlo a la manera de los milesios.— «Los que dicen que los dioses nacen incurren en impie­ dad. . si bien dentro de ella admite la existencia de seres particulares. como un principio material único. fuera de la cual no existe nada. inm óvil. M e t. La filosofía antes de Sócrates bate el politeísmo. Píndaro recoge esta alusión en la primera oda d i­ rigida a H ierón de Siracusa (472 a. 21B2.). R het. no semejante a los mortales ni en el cuerpo ni en el pensamiento» ( D i e l s . 21Α31). e t i d e sse d e u m ñ e q u e n a t u m u m q u a m e t se m p ite rn u m . en ambos casos sucede­ ría que alguna vez no habría habido dioses» ( D i e l s . Es difícil precisar la idea de Jenófanes acerca de la divinidad. 4. 21B23). τ ό γά ρ ?ν το ϋ το καί παν τόν θεόν ελεγεν ό Ηενοφανηζ (SlM PLIC. mucho más grande que los dioses y que los hombres. 21B25. o como una esfera redonda y cerrada. no se ordena m ejor la ciudad ni se llenan los almacenes públicos»18. «No es justo preferir la fuerza a la provechosa sabiduría». del que proceden todas las cosas. L os antiguos lo entendieron en el sentido de un monismo estricto 17.. anteponiendo la fuerza bruta a la sa­ biduría y a la virtud. eterno. todo él oye. 21Β24)· 16 «Existe un solo D io s . que aparecen y vu el­ ven a desaparecer. J.— Pero mueve todas las cosas «sin trabajo de pensamiento. «omnipresente y rápido como el rayo» 16.-~ « U n u m e sse o m n ia ñ e q u e i d e sse m u ta b ile .

habría aprovechado las enseñanzas de Parm énides. pneuma. i. Entonces me pa­ reció tener profundidades absolutamente sublimes. p or el contrario.4. . h. pues los antiguos lo clasificaban entre los pitagóricos. de quienes fue discípulo (D. 28B6). tradicionalm ente se le consi­ dera como discípulo y continuador (D. «Parménides me aparece. Me acerqué a este hombre siendo yo todavía muy joven y él ya muy viejo. infinito y cosmos. el «gran Parménides» (237a).C. a menos de entenderlos matizados por una fina ironía. I 5. venerable al mismo tiempo que temible. Aristóteles. como el héroe de Homero. 987a). A r is t ó t e le s . Aristóteles califica a Jenófanes y Meliseo de rústicos (άγροικότεροι). ακρυτα ¡ρϋλα. pues recoge y desarrolla sus enseñanzas. IX 19.475). parece cierta su dependencia respecto de los pitagóricos. y por otra contra el m ovilismo de Heráclito. Payot. I 5: 986^26). et qu ’aucun des deux auteurs n ’a du connaitre l ’oeuvre de l’autre» (P o u r l’ histoire de la science hellèn e [París 1930] p. R especto de Jenófanes. fundada en 504-1. Probablem en­ te perteneció a la escuela. cu yo pensam iento «a ébranlé le plus profondém ent l ’esprit de Parménides» (L e s penseurs d e la G re ce . i83e-i84a). 267). habría sido un dis­ cípulo infiel. E n lo que se refiere a H eráclito. pues establece su doctrina en completa contraposición con el sistema de la escuela. Jám blico.202-221). Z eller ha demostrado que «le poème de l’Eléate et le discours de l ’Ephésien sont sensiblem ent de la méme date. no manifiesta gran estimación hacia los eléatas 2. Son ciertamente exagerados los elogios que Platón hace de Parménides. N o obstante. considera que la filosofía de Parm énides se establece contra el sistema de H eráclito. Carácter general. T a n n e r y . en cambio. Parménides P A R M E N ID E S (fl. Según P . R e in h a r d t ha establecido la tesis contraria.227). cerca de Salerno. V ita Pyth.— Parm énides convierte en antítesis irreductible la contraposición presocràtica entre «Naturaleza» y 1 E n cuanto a la filiación ideológica de Parménides. Apenas quedan datos de su vida. tr. D ebió de escuchar a Je­ nófanes. L a e r c io .— N atural de Elea (hoy Velia). Z e l l e r niega toda polém ica entre éste y Parm énides. Se conservan numerosos fragm entos de la primera parte y algunos versos de la segunda. G om perz. Así temería yo no haber comprendido el sentido mismo de sus palabras y que aún ahora me escapara su pensamiento» ( T e e t. a cuyos partidarios califica con duros epítetos 3. lleno y vacío). M e t. cuyas doctrinas conoce. είδό-res oCSiv (DlELS. pretendiendo qu e el viejo Jenófanes. 2 En el Sofista lo llama «nuestro padre Parménides» (241a). aunque confiesa que Parménides vio un poco más (M e t. Escribió un poema en hexámetros. por una parte contra el dualismo de los pitagóricos (ser y no-ser. al llegar a Elea. Platón incu­ rre en un anacronismo voluntario al referir su entrevista con Sócrates en Atenas poniéndola hacia 450. L a ­ e rc io . Fue discípulo del pitagórico Am inias '. A d op ta una actitud polémica. R aym ond [París. y le reconoce «una profundidad de pensamiento ver­ daderamente noble y majestuosa». 3 δίκρανο). 1928] p . IX 21.

en que se presenta Parménides sentado sobre un carro arrastrado por caballos alados. que atestiguan la existencia de las cosas particulares y del movimiento. engañoso.'Para los filósofos anteriores ambas cosas coexistían sin excluirse. 28B1 v. 28B1 v. L a diosa enumera tres caminos: primero. Mas también has de aprender esto: de qué manera se han de juzgar las cosas aparentes si se las considera profundamente» ( D i e l s . y tú recoge. y tomando su mano derecha le dirige su discurso 5. Tanto el corazón inmu­ table de la verdad redonda como las opiniones de los hombres que carecen de certeza. eterno. yo diré. Es necesario dejarse guiar por la razón (κρίναι δέ Aóyooi). 28B7). salve! Ya que derecho y justicia te han traído a aprender la verdad por este camino. segundo. a ruegos de las H ijas del Sol.30). apartándose los velos (tinieblas) de la cabeza. y conocimiento racional. establece su dilema entre ser y no-ser. a la oreja. que es la que percibe la verdad segura y digna de fe (ττίστις άλήθεια). la cual acoge amablemente al poeta. La Filosofía antes de Sócrates «cosas» particulares. que no ve ningún límite. Es necesario que tú lo sepas todo. 5 La Y era el símbolo òrfico de la bifurcación de caminos. Parménides. distinguiendo entre conocimiento sensitivo. el de la verdad. y acepta solamente el de la razón. pretendiendo que hay que elegir forzosamente entre uno de los términos de la alternativa. la E l p o e m a so b re la N a tu ra le za . que el ser no existe. las cuales abandonan las moradas de la N oche.— El poema comienza con una pomposa introducción. 6 «Ahora bien. O n t o l o g ì a . llegas a nuestra casa sobre los ca­ ballos que te conducen. O tro 2. según él. indivisible e inm óvil. A l llegar a una bifurcación (Y) en que se separan los caminos de la noche y del día. escuchándolas. y es necesario que no exista 6. acompañado de guías inmortales. mis palabras. «No te obligue la costumbre. y a la lengua» ( D i e l s . y es im posible que no exista. ésta.182 P. a hacer dominar al ojo. que es el único que proporciona la verdad 4. que. cuyas puertas guarda la Justicia vengadora (Δίκη ττολύποινος). L a consecuencia es un monismo estático absoluto. verdad de 4 Los sentidos perciben «el mundo engañoso de las opiniones de los mortales» ( D i e l s . fuen­ te solamente de opinión. que recoge los sonidos. el del error. que está bien alejado del camino de los hombres. con la supresión de la realidad de los seres particu­ lares y del movimiento. por el contrario. — A ) E l c a m i n o (τά προς την άληθείαν).24-32). revela la existencia del ser uno.l. «jOh joven que. abre las puertas por las cuales penetra el carro por el camino que conduce a la morada de la diosa que guarda la Verdad en la casa de la luz. en este camino. guiados por las Hijas del Sol. que el ser existe. A esta antítesis ontològica añade otra paralela en el orden gnoseològi­ co. Descalifica por completo el testimonio de los sentidos. Dos· .

en el Sofista. I 4: i87a2Ó. que el ser existe y no existe a la vez. a la cual sigue la verdad. Tam poco puede darse el movimiento. Contra ellos opone Parménides: el no-ser no existe. los cuales. A n te el ser hay tres actitudes posibles: i . el ser es uno. y es imposible que no exista. L os «seres» particulares son nada más que ilusiones u «opiniones» de los sentidos.8-9). todo el pensamiento de Parménides ( A r i s t ó t e l e s . que el ser existe. a. En esta fórmula. aludiendo a Heráclito. pero en perpetuo movimiento. Pero si se diera movimiento. a la cual se aferra Parménides. 3 . Por lo tanto. el no-ser existe. que adm itía la unidad del ser. originándose la pluralidad de las cosas de los encuentros entre los contrarios en las diversas fases de la transformación del Fuego. sintetiza en esta fórmula. y el camino de cada cosa es una ida y vuelta» (contra Heráclito) (B6 v. Parménides 183 tercer camino es el de la opinión. abando­ nando el testimonio de los sentidos. Sólo existe el ser. y no existe el no-ser. admitían el vacío. 2. el ser existiría y no existi­ ría a la vez. Y otro. i87a34. N o existiendo el no-ser. M e t. único y compacto. no puede disgregar internamente al ser. pues no existe únicos caminos de investigación es posible pensar: uno. es im posible la división interna del ser. ni de modo que después el ser se una juntamente» (contra los pitagóricos). XI 6: ioÓ2b24). y adopta una posición «realista» frente a Heráclito y los pitagóricos.— Parménides toma por guía la razón. Contra esto arguye Parménides: es absurdo que el ser exista y no exista a la vez. y que es necesario que no exista. Es el camino de la razón. y. el ser es inm óvil 9.a E l ser existe y no existe a la vez. propia de los pitagóricos.a El ser existe y es imposible que no exista.3 0 . 7 D i e l s . indivisible e in m ó v il8. P hys. por lo tanto. se sintetiza todo su «realismo»: «El ser existe y el no-ser no existe. «Somos y no somos» ( D ie ls . 28B1 v . «es necesario pensar y decir que el ser existe. «en los cuales no hay verdad digna de fe» 7. 22B49). T ú no saldrás nunca de aquí» 10. El cual te digo que es un camino completamente privado de conocimiento. P or consiguiente. porque existe el ser. Por lo tanto. 28B2SS). 8 «Tú no puedes separar el ser del no-ser. porque no se puede ni conocer el no-ser ni tampoco expresarlo» ( D i e l s . pero la nada no existe». para explicar el movimiento y la pluralidad de los seres. ni de modo que el ser esté ■ esparcido acá y allá por el mundo. 9 Increpa duramente a los hombres para los cuales «ser y no-ser es lo mismo y no es lo mismo.CA. corriente entre los presocráticos. que al penetrar dentro de éste por medio de la respiración cósmica lo disgregaba y multiplicaba en muchos seres num é­ ricamente distintos. 10 Platón. a) El Ser. siendo éste uno. que el ser no existe. . Y esto— dice la diosa— «te mando yo que lo digas». o el no-ser fuera del Cosm os esférico. machaconamente repetida.

13 P la t ó n . único en su especie. reposa en sí m ism o»18. juzgan do nada al no-ser. tal como la percibe la «razón». El ser tiene que haber salido del ser o de la nada. 12 D i e l s . M et. 28B8 v. no ha tenido principio ni tampoco tendrá fin.4 . antes por el contrario. B8 v. el ser se movería en la nada. «El ser no es ni denso ni raro. toda la realidad.. u D i e l s . B8 v. Pero el espacio vacío o es ser o es no-ser. 18 D i e l s .— E l ser es: i) Uno. uno y continuo» n . siempre igual a sí mismo. B8 v. homogéneo e indivisible. D e la nada no puede salir. «No hay nacimiento ni muerte» 15. I 5: 986b29). 19 D i e l s . pues. Para que se diera m ovim iento sería preciso que existiera el espacio vacío. «Nunca ha sido ni será. finito. El ser es igualm ente ser en todas sus partes (contra Anaxim enes). «Son nombres vanos todas las cosas que los mortales afirman cre­ yéndolas verdaderas.5. «El D estino ha encadenado al ser a ser todo entero e inmóvil» 17. uno y continuo»14. «Parménides parece haber llegado al ser según la razón. «El ser es de igual fuerza 11 L a unidad del ser es la afirmación fundam ental. 28B8 v.184: P. L uego el ser es eterno. 5) Continuo. 16 D i e l s .2 1. lo raro es más vacío que lo d enso»19. compacto. A sí. «Todas las cosas son uno» 13. como tam poco m ovimiento local. b) Cualidades del ser. B8 v . «Todo completo. . 3) Imperecedero. el! cambiar de lugar y el mudar el brillante color»16. «El ser. no es más que un Ser único. necesariamente piensa que el ser es uno y nada más» ( A r is t ó t e le s . El ser no está divi­ dido por el no-ser o por el vacío (contra los pitagóricos). N o pueden darse m utaciones cualitativas ni cuantitativas. B8 v. L uego no puede darse el m ovim iento (contra H eráclito y los pitagóricos).. el ser se movería dentro de sí mismo.6). pues es ahora junta­ mente todo. Si es ser. 14 D i e l s .l. 4) Entero e inmóvil.26-31. limitado e inm óvil (monismo estático del ser finito). 36-38. porque lo enrarecido no puede ser igualm ente lleno que lo denso. D e sí mismo tampoco.22-25. B8 v. «Puesto que ahora es juntam ente todo. La Filosofía antes de Sócrates distancia entre los seres ni espacio vacío en el cual pudiera realizarse.38-41. porque fuera del ser. inm óvil y sin término» 12. Teeteto 180b. el ser y el no-ser. permaneciendo el mismo. Parm énides algunas veces parece hablar con visión más amplia. Si es no-ser. el nacer y el morir. 17 D i e l s .5. de la cual se deri­ van todas sus restantes propiedades ( D i e l s . 2) Eterno.

en Parménides no hay contradicción. dentro del cual lo mantienen las ligaduras de la Necesidad (πείρατος εν δεσμοϊσιν) 21. pues esta segunda parte debe entenderse en el sentido de una caricatura burlesca de la Física de sus contemporáneos. cuerpo denso y pesado» (tierra) 26. L a materia está compuesta de dos principios: «fuego celeste de llama tenue. B8 v. η) «Ser y pensar es lo mismo». B) E l m u n d o d e l a « o p in ió n » (τά τφός δόξαν). no habiendo nada que le im pida ser por doquiera semejante a sí mismo. ni el ser es tal que pueda haber aquí más y allí menos ser» 20. «Aprende ahora opiniones falaces de mortales escuchando el orden engañoso de mis palabras» 2S. D ebajo de ella está la de las estrellas fijas (όλύμττος έσχατος). sino solamente en cuanto que puede pensarse lo que existe (el ser). fría y oscura. 6) Lleno. fuego etéreo de llama.C. suave. B8 v.4. calientes y luminosas. tenue. siempre igual a sí mismo. E l U niverso está consti­ tuido por una serie de esferas concéntricas. ya que no puede ser aquí demasiado y allí poco. I 5: 98734-9. D ie l s . el Sol y la Luna. es sólida. F í s i c a . llena.. separados entre sí por la V ía Láctea. Parménides 185 desde el centro hacia todos sus lados. El ser es una esfera redonda. L a última. compacta. que las envuelve todas (ττεριέχον). D ie ls .53-59). cuerpo denso y pesado» ( D i e l s . Aristóteles hace notar la contradicción que im plica exponer una Física después de haber negado la realidad de los seres particulares y del movimiento 24. σφαΐρος κυκλοτερής). B8 v. «Con esto— concluye la diosa— termino el discurso y el pen­ sam iento acerca de la verdad» 23. y noche oscu­ ra. la nada) no se puede pensar 22.52. igual y homogénea en todas sus partes (ήδέ τελεστόν. Esta frase no debe enten­ derse en el sentido hegeliano de que el pensamiento se identi­ fique con el ser. suave. M e t. B8 v. que es noche oscura. compacto.50-52. D ie ls . D ie ls . siempre igual a sí mismo. que tiene un lím ite extrem o (ττεΐρα ττύματον). .34. En las restantes están colocados los astros. L a segunda parte del poema describe una Física compuesta por elementos tom ados de los jónicos y de los pitagóricos.42-49. Sin embargo.. B8 v. muy distinto de la otra.44. alternativamente frías y oscuras. finito. E n el 20 21 22 23 24 23 D ie ls . limitado y esférico. que es caliente y luminosa. mientras que lo que no existe (el no-ser. 26 (Dividieron la materia en dos partes opuestas. 28B8 v. y atribuyeron a ambas cualidades diferentes: a la primera.

eterno. el movimiento. El ser único. y. E l alma se compone tam bién de tierra y fuego. un ente de razón. sino al ser en abstracto. pero un idealismo o un logicism o de hecho. fuera del cual no existe nada. m óvil. la pluralidad. así. particular. para todos los hom bres y para cada uno. la verdad y la opinión. se halla la m ente (nous) en los hombres. y llegar con ello a la «verdad». universal. inm óvil y pasiva. A parece un extraño concepto que hallaremos después en Empédocles: los miembros humanos se forman por separado y se unen des­ pués 28. y so­ lamente conserva las notas del ser inteligible. sino un ser lógico. La Filosofia ames de Sócrates C. sino «ideal». L a contraposición presocràtica entre «Natura­ leza» y «cosas» se convierte en Parménides en un dilema. finito y limitado como una esfera. Esta aplicación de las propiedades del ser abstracto (concepto) al ser concreto (on­ tològico) da por resultado la descripción de una falsa realidad. después. llega a la negación de toda p lu ­ ralidad.— L a originalidad de Parm énides no consiste en su «Física». L os vivientes proceden de la m ezcla de los elementos (tierra y fuego) y de sus cualidades respectivas (frío y calor). 3. desligado del testimonio de los sentidos. sino en haber colocado frente a frente.186 p. 28 «De la m ism a manera que en todo tiem po encuentra la m ezcla de los m udables miem bros. por abstracción.° Prescinde de todas las modalidades particulares de los seres m últiples percibidos por los sentidos. el m un­ do y las «cosas». inmóvil. y es necesario que exista»). es decir.0 Prescinde de los sentidos y se recluye en su inteligencia (subjetivismo). aplicando de una manera apriorista e im placa­ ble el principio de identidad. El fuego es la causa de la vida y de la inteligencia. entre el ser ontològico con el ser lógico. cerrado. 28B16). sino tal como lo concibe la inteligencia: uno. y la supresión de toda pluralidad y de todo m ovim iento en un mundo que no es «real». 2. con el cual identifica el mundo. 27 D iels . incurre en un realismo exagerado que lo conduce al idealismo. artificial. después de D e esta manera elabora. no puede aplicarse en modo alguno al ser real. en una alternativa. sobre el cual recaen todas sus tajantes afir­ maciones. L a última reside en el pecho. en que Parménides tendrá no pocos imitadores. lim i­ tado y contingente. el conoci­ m iento racional y el sensitivo. Las sensaciones se producen en virtud de los semejantes: el elemento cálido conoce lo caliente. entre las vías que le indica la diosa. Parménides piensa que el ser existe.l. inm óvil e indiferenciado de P ar­ ménides no es un ser ontològico. las especulaciones cosmológicas de los m ilesios y de las teorías matemáticas de los pitagóricos. inmutable. N i tam poco en las cualidades que atribuye a su «Ser». atribuyendo al primero las propiedades que com peten al se­ gundo. carente de toda clase de cualidades sensibles.187 centro del m undo está la Tierra. en la cual la aceptación de uno de los m iem ­ bros im plica necesariamente la negación del otro. en ficticia antítesis irreduc­ tible. fuera de sí mismo e identificándolo con el mundo real (idealismo) 29. E l «realism o» d e P a rm é n id e s. un realismo en la intención. en identificar ese «ser» abstracto con el m un­ do físico. pues su concepto del ser. la unidad y la pluralidad. C o n ello abre un am ­ plio camino a lo que podríamos calificar «realismo idealista». al preten­ der pensar el ser con la sola razón.4. elige resueltamente la que afirma la existen­ cia y la realidad del ser («que el ser existe. el Ser y el no-ser. Pero este pretendido realismo no pasa de serlo más que en su intención. con intención «realista». D e esta manera. que carece de toda realidad fuera de la mente. dentro de la cual arde una masa de fuego (Hestia). alrededor del corazón. idealmente. y que es la única realidad. porque lo que piensa es la misma cosa que la naturaleza de los miem bros. pero no tal como lo perciben los sentidos: m últiple. en la que se limita a parodiar y ridiculizar las opiniones de sus contemporáneos. prescindiendo de los sen­ tidos. y el elemento frío. 3. Parménides . 28B i 2. estático. Parménides. Su elaboración del concepto de ser puede redu­ cirse a los tres momentos clásicos de todos los procesos idea­ listas: i. de toda diversidad cualitativa y cuantitativa y de todo m ovimiento. proyectándolo. material. todas las cuales habían sido ya señaladas por filósofos anteriores. Parménides. abstracto. En la actitud de Parménides existe una doble confusión: primero. pues su pensa­ m iento es lo que en ellos prepondera» (D ie ls . 29 Jaeger considera como nota fundamental de Parménides el haber introducido en filosofía el pensamiento estrictamente lógico. plural. fijándose tan sólo en la propiedad comunísima de ser (abstraccionismo). o sea al concepto de ser elaborado por la mente y despojado de todas las diferencias formales existentes en la realidad. P ar­ ménides suprim e del «ser» todas cuantas propiedades perciben los sentidos. el concepto de ser uno y estático. esférica.0 A tribu ye existencia y realidad ontológicas a su concepto abstracto de ser. del mismo modo. las cualidades. lo frío. dejándolo convertido en un bloque esférico y com pacto de materia inerte. . abstracto. Parménides. donde reside la divinidad que lo gobierna todo 27. perci­ bido por la razón.

. sino contra el de la razón y contra el mismo sentido común. por su ­ presión de todas las diferencias formales. Parménides borra de un plum azo las «cosas» y se queda solamente con la «Naturaleza» ( = Ser). abstra­ yendo de todas las diferencias formales que distinguen a los seres. Q uizá pudiera caber otra modalidad en la exposición del pro­ blem a de Parménides. objeto de la Teología. que ni se encuentra ni puede darse en la realidad? ¿Q ué es lo que m ovió a Parm énides a presen­ tar ese «Ser» frente a los conceptos propuestos por sus con­ temporáneos y predecesores inmediatos? E l pensamiento de Parménides.I. C ierta­ m ente que esas diferencias distinguen a D ios de las criaturas. La Filosofía antes de Sócrates U n procedim iento m uy semejante y una intención «realis­ ta» m uy parecida llevarán más tarde a Platón a form ular /su teoría de las Ideas subsistentes. Y algo tam bién se refleja el procedim iento de Parménides en el método que adop­ tarán algunos m edievales para determinar el concepto de Dios. Pero a diferencia de todos sus contemporáneos. Asim ism o. ¿No podría tomarse tam bién en el mismo sentido la primera. sino otro m uy distinto. pero el procedim iento para obtenerlas no es el método que arranca del orden ideal para llegar al real. ¿no podríamos preguntarnos a qué m otivo concreto responde una descripción de un «Ser» tan extraño. entendiéndola en función del m ovilismo de H eráclito? Q uizá de este m odo podrían tener una interpretación aceptable unas afirmaciones tan extrañas que no sólo chocan contra el testim onio de los sentidos. redondo. llegará de hecho a una pura abstracción mental. hay que encuadrarlos dentro de la preocupación presocràtica por la «Naturaleza» (única. así como su «Ser». Prim eram ente elabora el concepto comunísimo de Ser. en la dua­ lidad «sentidos» y «razón» suprim e la confianza en el testim o­ nio de los sentidos y se queda solamente con lo que él preten­ de ser el «testimonio de la razón». indiferenciado e inm óvil. T o d os los intérpretes de Parménides están de acuerdo en que la segunda parte del poema debe entenderse en sentido irónico contra la ingenua F ísica de los milesios y de los pita­ góricos. el cual.188 P. compacto. L o mismo le sucederá a P io­ tino. es decir. deseando llegar al Uno. en la dualidad «Naturaleza» y «co­ sas». conform e al método propio de la Filosofía primera. eterna y universal). y finito (criaturas). En lugar de esforzarnos por com pren­ der lo incom prensible. la existencia de un «Ser» único. como ser absoluto y realísimo. y después divide ese concepto en sus dos grandes diferencias de infinito (Dios).

todos los filó­ sofos posteriores recurrirán a varios elementos. enredó a los pitagóricos en las mallas de sus agudos epiqueremas. com unísim o y abstractísimo del «ser en cuanto ser» de Aristóteles.CA. y los . ¿Qué sentido puede tener semejante «Ser»? ¿No se le po­ dría atribuir un sentido psicológico. ontològicamente no se da ni puede darse se­ mejante «Ser». sin embargo. no abstracto. planteando un agudo problema. es real y actualmente exis­ tente. Asim ism o. In flu e n cia . de la conciliación de la pluralidad con la unidad. Su «Ser» es físico. en los atomistas. y carece de todo fundam ento querer ver en el filósofo de Elea el fundador de la «Metafísica». y. Par­ ménides realizó un esfuerzo para pensar el ser en sí mismo. 4. sin embargo. de lo m udable. Su tajante contraposición entre ser y no-ser influirá en Em pédo­ cles. es particular y concreto. es individual. En adelante. no común. como uno de tantos juegos de destreza intelectual a que los griegos fueron siem pre tan aficionados? Zenón creía en la pluralidad y en el m ovim iento de los seres. la diversi­ dad y el m ovimiento de los seres. El «Ser» de Parm énides no tiene nada que ver con el concepto universali simo. lanzó a sus contem ­ poráneos y a toda la filosofía posterior un concepto que toda­ vía se sigue discutiendo. no una pura entidad lógica. de la inm utabilidad con el movimiento. y para reflexionar sobre el problem a psico­ lógico del valor del conocimiento sensitivo e intelectivo. en los sofistas y en el mismo Platón. obte­ nido por abstracción de todas las diferencias formales. y.i8 » Ahora bien. no «metafisico». en torno al cual girará la especulación helénica durante varios siglos. Lógicam ente tam poco tiene sentido. Era una audacia filosófica prem a­ tura. que impresiona los sentidos. Parménides es difícil que llegara a dudar de la realidad de la pluralidad y del m ovimiento de las cosas. objeto de la Filosofía primera. pero que sirvió para elevar de un golpe el nivel de la filosofía griega.— Parménides cierra el prim er período de la especulación presocràtica poniendo de manifiesto la insuficien­ cia de un solo principio para explicar la pluralidad. el cual distinguirá perfectam ente entre el con­ cepto comunísimo de ser. Sus rotundas afirmaciones sirvieron para excitar el interés del ingenio griego en torno al gran problem a del ser. prescindiendo de lo aparente. pues no se trata de un concepto universal. existente y particular. sino de un ser real. de lo accidental. So­ lamente hallará el camino de su solución en el concepto analó­ gico del ser y en la teoría de la potencia y del acto formulada por Aristóteles. Parménides .

pero la actitud de Parménides tam poco resuelve el problema. Escribió varias obras en prosa: Erides (Discusiones). N o obstante.— N ació en Elea hacia 504-1. L a solu­ ción pitagórica fue deficiente. Se contenta con negarlo. la posición eleática no añade nada positivo a la Filosofía. es un retroceso en la marcha de la Filosofía. que atestiguan la pluralidad de las cosas y la realidad del m ovimiento. sintiéndose vencer por el dolor y a punto de confesar. E l concepto de ser de Parménides— uno. hay que reconocer que Parménides imprimió de hecho un vigoroso im pulso a la especulación griega. Com parando a Parménides con los pitagóricos. Diógenes lo califica de despreciador de la turba. C olot. A d v .I. El m onoteísmo de Jenófanes está ya reconocido por los pitagóri­ cos. IX 25-29. esférico. IX 2 8. el cambio y la m ovilidad de las cosas materiales particulares. además. 32 p . finito— . eterno. D i e l s . Parm énides se sitúa. L os pitagóricos marcan un avance positivo en Filosofía. Por el contrario. L a e r c i o . que atestiguan la m ultiplicidad. A7. limitado. Z E N O N D E E L E A (fi.. 29A1. inmóvil. como H eráclito 2. 2 D. Contra 30 Platón llama a los eléatas oí τοΰ όλου στασιώτοα (inmovilizadores del todo) (T eeteto 181a).1 1 2 6 . sino tam bién en cuanto a su concepto de ser. Intervino en política dando leyes a su patria. L a e r c i o .P. 1 D i e l s . aunque sus soluciones fueron poco afortunadas. F u e famoso por su hermosura. D . . en contradicción abierta e irracional con el testimonio de los sentidos. y en muchos casos con m ayor precisión y m ejor orientación que en Parm é­ nides. M uchos de los conceptos que se discutirán ampliamente en los siglos sucesi­ vos salen ya netamente formulados de su escuela. no sólo en cuanto a sus especulaciones matemáticas. A u n ­ que su inm ovilización del ser puso a la Filosofía en peligro de haber quedado inm ovilizada para siem pre 30. pero una negación no constituye un progreso en Filosofía. Fracasada una conspiración contra el tirano Nearco y som etido a tortura. h. P l u t . La Filosofía antes de Sócrates objetos correspondientes a todas las demás ramas de las cien­ cias particulares que versan sobre seres concretos y diferen­ ciados. L os pitagóricos admitían como verdadero el testimonio de los sentidos. cuya unidad compacta trataron de disgregar los pitagóricos. se m ordió la lengua con los dientes y se la escupió a la cara J.464). el balance es favorable a los segundos.

Polem izó principalm ente contra los pitagóricos. Parménides 128c). 2Óid: D i e l s . M. no había manera de calcular el diámetro en función de la longitud del lado ( U n i­ versitas t. Lavai (1946) 53-73. Los argumentos de Zenón responden a la nueva modalidad del pitagorismo después del descubrimiento de las m agnitudes in ­ conmensurables (irracionalidad de V^z). con el ser matemático (cantidad abstracta). .. defendiendo el ser uno. 109. Pero V 2 es un número inconmensurable. las imaginaban compuestas por indivisibles matemáticos. L a pensée préaristotelicienne: Rev. continuo e indi­ visible de su maestro contra el ser múltiple. In C a t.6 (B u ss e ). A i : T im ó n . Las afirmaciones de Parménides chocaban demasiado contra el sentido común para no ser objeto de las críticas de sus ad­ versarios.. E . A12. Por lo tanto. discontinuo e indivisible de aquéllos. Conservamos algunos de sus argumentos (έτπχειρήματα. que bastan para acreditar la fama de form idable dia­ léctico de que gozó en la antigüedad. «Con esta necesidad de defensa fue escrito el libro en mi juventud» ( P l a t ó n .4‘ Xcnòn de Elea los físicos. F. Para solucionar esta. 4 D i e l s . Cosm ología n. . En lugar de concebir las cosas consti­ tuidas por números enteros. que habían revelado la existencia de cantidades no conmensurables con la unidad. resulta que d = V2I2 = = 1 λ/2. Sobre la Naturaleza. En su defensa se levantó su discípulo. . Pero esto equivalía a alterar por completo el carácter del pitagorismo prim itivo. calificado por Platón de «Palámedes eleático» 5. trad.4 s D . 5 P l a t ó n . Jean Mascart (París 1902) p. por lo tanto. ancienne et de Philos. P. άττορίαι). Η ο ε ν ε ν . H. no sabiendo responder a sus argumentos contra la realidad del movimiento. V. G . O.119 p. T im ón alude a la «gran fuerza difícil de abatir del bíñdo (άμφοτερογλώσοΌυ) Zenón» 3. a fin de hallar una fracción que entrase un número entero de veces en las magnitudes que trataban de medir. L e s arguments de Zénon d’ E lée : Études de Phil. fr . Z e n t h e m . moderne (París 1912) ρ. real. subdividiendo la extensión hasta el infinito. Fedro 3 D ie l s . G o u d r o n . los cuales a su vez confundían el ser físico. se levantó y se puso a andar 4.C. Explicación crítica de Empédo­ cles. H istoire des M athém atiques dans l’ antiquité e t le M oyen A g e . dificultad los pitagóricos acudie­ ron al método infinitesimal. B r o c h a r d .. y que. 6 El descubrimiento de los números inconmensurables desconcertó a los pitagóricos. Un. el cual pone de manifiesto las p. Antístenes.182: E l pensamiento griego antes de Sócrates).7-9. A i 5: E l i a s .53ss. no todas las cosas se componían de números enteros. C o n este procedim iento trataron de resolver la cuadratura del círculo y la inconmensurabilidad de la diagonal con el lado del triángulo 6. C on esto quedaba abierta la puerta a los epiqueremas de Zenón. Según la fórmula d2 = l2 + l2 = 2I2.i88ss.i p.

À 2 1 : A r i s t ó t e l e s . deben ser tantos cuantos son. A 2 2 . extensos y discontinuos. esto quiere decir que los seres extensos se com ponen de la nada 10. cada uno de los cuales es nada. . A i 2: P l a t ó n . B2. por lo tanto. Para ello adopta el procedim iento de la reducción ad. i o o i b y s s .— a) Según los pitagóricos. Iguales porque constan de partes semejantes divisibles hasta el infinito. e) Sería lo m ismo sumar que restar. existen m uchos seres. La Filosofia antes de Sócrates contradicciones que im plica el querer concebir las magnitudes continuas como compuestas por un número infinito de partícu­ las indivisibles. Si. compuestos por infinitos puntos inextensos. ni más ni menos. E infinitamente pequeñas porque con partes inextensas no puede constituirse un cuerpo extenso. b) Si existen muchos seres. pues la suma de puntos inextensos no puede llegar a constituir extensión 11. discontinuo y m óvil com puesto por infinitos ind ivisibles7. Esos puntos no tienen extensión. hasta llegar a puntos inextensos que ya no se pueden dividir. Infinitamente grandes porque constarían de partes divisibles hasta el infinito. cada una de las cuales puede a su vez dividirse en otras. 11 D i e l s . III 4. i. Parm énides i 2 8 b . 9 P l a t ó n . c) L os seres extensos están compuestos de partes. En realidad. son nada. los seres extensos se com ponen de la agregación de puntos inextensos. absurdum. son a la vez iguales y desigua­ les. su número debe ser finito. Y desiguales porque cada uno se divide en partes distintas unas de otras 9. B i . d) Las cosas extensas serían a la vez infinitamente gran­ des e infinitam ente pequeñas. Si son tantos cuantos son. Si hay m uchos seres. y. B3. Parménides 1 2 7 ε . pues. D i e l s . f ) Es contradictorio decir que las cosas son a la vez fini­ 7 D i e l s . lo cual es absurdo 8. deduciendo con­ secuencias de las premisas de sus mismos adversarios.d . M e t. más inconcebible todavía resulta la del ser m últiple. E p iq u e r e m a s co n tra la p lu ra lid a d y d isco n tin u id a d d e los seres.192 P.l. Zenón se proponía demostrar con argumentos ad hominem que si la doctrina del ser único. 8 D i e l s . Porque esas partes inextensas sumadas no aumentan la extensión. en ese caso son a la vez finitos e infinitos. continuo e inm óvil de Parménides parece inconcebible. y restadas no la dism inuyen 12. 10 D i e l s . Pero si están compuestos de infinitas partes (puntos inextensos).

tanto si éste se concibe compuesto por partes divisibles como por indivisi­ bles.1 8 . Pero si el espacio es nada (no-ser).239b9-33. sino su realidad.. A 2 2 . L uego las cosas son a la vez finitas e infinitas. I V 3 . instantes— . el espacio es algo o es nada. Contra los pitagóricos se propone demostrar que el movimiento es impensable. Phys. 16 Phys. Zenón de Elea tas e infinitamente divisibles. Para hacer más sensibles sus argumentos emplea el pro­ cedimiento.4. bj Si las cosas son múltiples. Phys. cada una de ellas debe ser perceptible. tam ­ poco es posible el movimiento.2 0 9 a 2 3 . con cuyas partes se comparan las distintas posiciones de éste. Si arrojamos a tierra un saco de trigo. ==Por Aristóteles conocemos cuatro epiqueremas contra la realidad del m ovi­ miento 16. . Si así fuera tendríamos el absurdo de que el duplo o el triplo 13 D i e l s . en ese caso el m óvil finito atravesaría en un tiempo finito un número infinito de partes del espacio. Si es algo. debe estar en otro espacio. pues contienen partes infinitamente divisibles 13. 15 D i e l s . i. A 2 4 : A r i s t ó t e l e s . C o n tr a la re alid ad d el esp a cio . entonces las cosas extensas están en la nada 14. no sólo en la doctrina de Parm é­ nides. Zenón no niega la apariencia del movimiento. y éste en otro. 3. 1 1 0 7 . Son finitas porque están com pues­ tas de partes distintas.— Es imposible el m ovimiento en el espacio. no hace ruido cada uno de los granos por sepa­ rado 15. VI 9. lo cual es im po­ sible. si las partes del espacio son divisibles hasta el infinito. debe ser un cuerpo recorrido por el móvil. U n cuerpo se m ueve cuando. Pero esas partes son a su vez divisibles hasta el infinito. en un tiempo determ i­ nado (finito). A hora bien. 14 D i e l s . A h ora bien.2 i o b 2 2 . A 2 9 : S i m p l . C o n tr a la re alid ad d el m o v im ie n to . pues un móvil no puede reco­ rrer mayor cantidad de espacio en un número menor de tiempo. hace ruido. atraviesa distintas partes de otro cuerpo. a) P a r a d o j a d e l o f i n i t o c o n t e n i d o e n l o i n f i n i t o . En cambio. del paradigma o la ejem ­ plifica ción. sino tam bién concibiendo las cosas m últiples constituidas por puntos inextensos e indivisibles separados por el espacio vacío. separadas entre sí y limitadas por el espacio vacío. tan grato a los griegos. Si el espacio es algo real. y así sucesivamente hasta el infinito. Si son indivisibles— puntos inextensos. 2.— a) L as cosas ex ­ tensas están en el espacio.C.

— U na flecha disparada del arco no puede llegar al blanco. el m óvil velocísim o (Aquiles) jamás podrá alcanzar al m óvil len­ tísimo (la tortuga). Si A qu iles da una pequeña ventaja a la tortuga y ésta se sigue moviendo.2391314. la tortuga. A26: Phys. que no se pueden acabar de atravesar. antes de lle­ gar a cada uno de esos puntos. «el ligero de pies» 18. un m óvil que parte del punto A para llegar al punto B. ésta habrá avanzado algo y estará ya en otro punto. c) A r g u m e n t o A q u i l e s .194 P. d) A r g u m e n t o d e l a f l e c h a . M as como de la suma de todos esos 17 D i e l s . pero ni siquiera el mismo espacio en el mismo tiempo. Phys. y antes la mitad de esa mitad.I. A sí. nunca la podrá alcanzar. A quiles. Porque mientras A qu iles recorre el espacio que le separa del punto en que está la tortuga. La Filosofía antes de Sócrates sería igual a la mitad. Adem ás. Para que un móvil pueda re­ correr una distancia tiene que atravesar todos y cada uno de sus puntos intermedios. si no puede pasar del medio. Por lo tanto. Pero si el espacio es divisible hasta el infinito. pues. VI 9. porque tanto el tiempo como el espacio están cons­ tituidos por infinitos indivisibles. en cada instante está ocupando un número igual de puntos. Si el espacio se compone de infinitos puntos y el tiempo de infinitos instantes. Por consiguiente. VI 9.-— Se basa en la nece­ sidad de llegar al medio antes de alcanzar el término. pues tanto el tiempo como el espacio constan de infinitos indivisibles. no sólo no se puede recorrer más espacio en menos tiempo. en cada instante del tiempo. es im posible que un m óvil pueda recorrer todas y cada una de esas partes infinitas. L uego en cada instante está quieta en un punto. b) A r g u m e n t o d e l a d i c o t o m í a . A quiles tiene que haber reco­ rrido un núm ero infinito de indivisibles. y otro velocísimo. correspondiendo sus puntos a los del espacio.23909. tampoco podrá nunca llegar al término 17. Pero estar en un punto es lo mismo que estar en reposo en él. Por lo tanto. la flecha. Si el espacio es divisible hasta el infinito. . interviniendo dos móviles que se m ueven con velocidad desigual: uno lentísimo. A25: 18 D i e l s . antes de alcanzar su término tiene que recorrer la mitad del espacio. y así sucesivamente (la línea siempre es divisible por dos). ocupa una parte del espacio igual a su lon­ gitud.— Es una ejemplificación del an­ terior. o sea que no se mueve. como en el argumento anterior.

o se han cruzado y en este caso lo han hecho en medio del instante A 2 A3. L uego los indivisibles se dividen. o bien no se han cruzado los dos móviles con­ trarios. A28: Phys. 20 D i e l s . VI 3. VI 9.4 ‘ Z e n ó n de Elea momentos parciales en los cuales está quieta no puede resultar un movimiento real. extensión. en cuyo caso no hay movimiento. y la ex ­ tensión física como accidente real de la sustancia corpórea. d e E a A. insolubles.23965. Pero aquellas discusiones sirvieron para precisar las nociones de tiempo. A27: Phys. para distinguir entre unidad y m ultiplicidad y precisar el alcance del conocimiento sensitivo e intelectivo. al duplo. Y menos todavía en el que no está. se m ueven con relación a sí mismos con do­ ble velocidad que con relación a un objeto inmóvil. VI 9. por una parte. principio del estadio. entre acto y potencia. tanto en el con­ cepto del ser uno. propia de las matemáticas. entre canti­ dad continua abstracta. y por otra. f) A r g u m e n t o d e l e s t a d i o . pero cada uno respecto del otro avanza por mitades del tiempo. entre infinito actual y potencial. continuo e inm óvil de Parménides. espacio. . 21 D i e l s . 19 D i e l s . d e A a E. serie m óvil..C . e) Lo que se mueve. Para resolverlos será preciso esperar a las distinciones intro­ ducidas por Aristóteles entre ser lógico y ontològico. etc. fin del estadio.239030. — Dos carros que se m ueven paralelamente en el estadio en dirección contraria y con la misma velocidad. En el punto en que está no se puede m o­ ver. no se mueve 20. discontinuo y m óvil de los pitagóricos. B4: Phys. L uego aquello que parece que se mueve. movimiento. por consiguiente la Hecha no se mueve y nunca podrá llegar al blanco 1!). lo cual indica que ese instante es divisible 21. Sean: Ai A2 A3 A4 B B B B ·— Γ Γ Γ Γ E -<-— A B Γ Δ E = = = = = serie inmóvil. o se m ueve en el punto en que está o en el que no está. serie m óvil. continuo. En la ñgura.239033. como en el del ser m últiple. a la mitad. Zenón enredó a sus contemporáneos en las mallas de su «Océano de argumentos» (Platón). Cada uno avanza por números enteros (indivisibles de tiempo). divisi­ bilidad. y la unidad es igual.

J. . el ser es uno. C a l o g e r o . aunque Pericles vengó pronto la derrota l . E l poema. sino que tendrían términos el uno con el otro»4.. D o e r f l e r . J. F . X enophanesstudien: Hermes (1925) 174SS.. Parm enidische S tudien (Göttingen 1932). 1 D. — Senofane e la sua Filosofia (Firenze 1904). S u l pensiero di Senofane: Athen. J.— Fue un valiente m i­ litar que en 440 derrotó frente a Samos a la escuadra ateniense.. de Parménides.9861225. P l u t a r c o .. 5 (1927). M a teria e idea en e l E n te de Parm énides: Rev. M antiene el concepto eleático de la unidad..I. Κ. I 3 . 3 0 A 3 . porque. port. M étodo y ciencia en e l poema de Parm énides: Anales del Semi­ A l b e r t e l l i. La infinitud del ser: «Así como el ser es eterno. IX 24. 30B6. Phys.. F r a e n k e l . C u b e l l s .196 P.. L e début de la doxa de Parm enide: Mélanges Desrousseaux. G. H e r r e r o . O r v i e t o . Fil. y coment. M. E l ser (mundo) es infinito. L a e r c i o .. (1938) iss. primer «ilustrado »: Parménides E le a ti. A. Ueber d ie Theologie des Xenophanes (Breslau 1886). 2 D i e l s . ( M é x i ­ co 1943). M ezcla además ideas jónicas (Anaxim andro. Laterza. la homogeneidad. 30B3. A. Este mismo argumento lo utilizará Spinoza para demos­ trar el monismo de la sustancia.i8 6 a 6 . así es pre­ ciso que sea tam bién infinito por su m agnitud»3. Parm énides: Rev. L 'O n to lo g ia e la Fenomenologia di Parm enide eleate (To­ rino 1905). G a r c í a B a c c a . Testimonianze e frammenti (Bari..444-1). Xenophanes peri physeos: R. D. H. L e v y . M e t. G li nario de Valencia 1 (1961) 265-321. F r a e n k e l . Se conservan algu­ nos fragmentos de su poema Sobre el Ser o Sobre la Naturaleza. M. 3 D i e l s . I 5. Jenófanes. D e i c h g r a e b e r . H. Pericles 26. — Parm enide e la genesi della logica classica : Ann. 13 (1957) 259-278. B e l l o . ... C r o i s s a n t . La Filosofía antes de Sócrates M E L IS O D E S A M O S (fl. 1939).. afirmando su infinitud. Filos. si fuesen dos. Anaxim enes) con las eleáticas. Pisa (Bolonia 1936). J. Pero modifica el concepto de ser limitado y redondo como una esfera. L a Filosofia di Senofane (Firenze 1899). A ristóteles lo califica de rústico y obtuso por haber confundi­ do el ser con el m undo material 2. Stu d i sull'eleatism o (Roma 1 9 3 1 ) . la uniform i­ dad y la inm ovilidad del ser.. 4 D i e l s . J. D e M a r c h i. C u b e l l s . la eternidad. B I B L I O G R A F I A Jenófanes Anales del Seminario de Valeneia 4 (1964) 93-229.261-272. Trad. F r e u d e n t h a l . E.. A r i s t ó t e l e s .7 . los seres no po­ drían ser infinitos. F. sin principio ni fin. D ie E lea ten und O rfiker (Freinstadt 1911).. P. h.57. «Si el ser es infinito. 15 (Ma­ drid 1956) n.

I. R ie z le r . W. . 1 D ie l s . i9 6 0 ). Testim onianze e Fram m enti (Firenze. Parmenides (Frankfurt 1933.. D e r eleatische S a t z von W iderspruch (Copenhague 1924). Κ . en Sicilia. G.. J. 31A1-19.. muriendo probablem ente en el Peloponeso *.C J. V e r d e n i u s . Z u b i r i .. class. W h y A c h ille s does not f a i l to catch the tortoise (Mind 1 9 4 1 ). Aires 19 4 9 ) 1 0 3 -1 1 2 . (París 1910). K. Parm enide. E. 1958). colonia dòrica de Gela. Parmenide (Brescia 1947). E l pensar en la doctrina de Parm énides: Rev. T h e purpose o f Zeno’ s arguments on m otion: Iris 3 (1920). J. VIII s is s . 18 (Madrid 1959) 445-463. Z a f i r ó p u l o .. Zenone di E le a : Fra il pensiero antico R. L a c h e l i e r .. F. R a n u l f . Parmenides und die G eschichte der griechischen Philosophie (Bonn 1916). Loew . Zenón y M e liso : Ciencia y Fe 20 (Bs. Les Belles Lettres. Intervino en política contra la oligarquía. F r o n t e r a . et de Mor. h. F.. Era de fam ilia noble. M o n t e r o M o l i n e r . G. J. C a l o g e r o . 1935). E. Zenón C a jo r i. fundada hacia 580. G li argomenti di Zenone d i E lea : Riv. H istoria.ι ι ο .. Il significato del Parmenide nella filosofia di Platone (MessinaMilano 1938).. 1937).. P a z i . F. v a n ... L . G r e d o s .. X. S. S u r les deux arguments de Zénon d ’E lée contre Γ existence du mouvement: M o n d o lfo . di Fil. (Mila­ no 1913).450). M o n t e r o . P. L ’ école éléate (París. Parménides ( M a d r id . Studies (Cambridge 1936). G. . G. D. O . Belles Lettres.. H.. D ios (Madrid 1944) p.. J. U n polem ista antico. L os eléatas. Pero sobrevino la reacción y fue desterrado.. Rev. Z a f i r ó p u l o . — «Lo ente'·/ en la doctrina de Parménides : Rev.. Som e Com ents in its poem (Groningen 1942). e il moderno (Milano 1905). L e e . (1936). Parmenides. V o x Zenonis (Paris. U n t e r s t e i n e r .— N atural de Akragas (A gri­ gento). filol. W is d o m .472).216-225. N a tu ra leza . Fragm entos: Ciencia y Fe 2 1 (19 5 0 ) ι ο ι . C A P I T U L O E c le c tic ism o V E M P E D O C L E S (fl. E n r i q u e s . J . F il 17 (Ma­ drid 1958). L a negazione del spa­ z io in Zenone : Problemi del pensiero antico (Bolonia 1936). É tudes sur les arguments de Zénon d ’ E lée contre le mouvement (Paris 1891). F. R e i n h a r d t ..G r a n e r o . Zenón y M eliso. H ugen s. Fil.. Z u g c a n t e .. D a s V erthältnis von L og ik und Leben bei Parmenides (Wiener Sitzb. Nuo­ va Italia. de Mét. L a Logica del secondo eleatismo (Atenas y Roma 1936). restaurando la democracia (h. Neosc. D ió g e n e s L a e r c io . . . C au se. Parménides. I. 1950). M. P lu ra lità e moto nella polem ica eleatica : Riv. Q u i l e s . 19 5 8 ). Z eno o f E lea : Class. L a polem ica d i Zenone contro il moto. Ern/iédocles 197 B.

Diels recoge x u fragmentos del primero. cuyas diferencias de estilo y carácter han dado origen al llamado «enigma de Empédocles». 3 SoD iL H É . en que Em­ pédocles. que escribe las Purificaciones en su juventud cuando se hallaba en el poder. Tanto en uno como en otro existen elementos órficos o afines a las religio­ nes de los misterios. ardentem frigidus Aenam insiluit» ( H o r a c i o . A22. que sin duda es posterior. con 353 versos.-—L a doctrina de Em pédocles equivale a una tentativa ecléctica para fundir en una síntesis las distintas tendencias existentes en su tiem po. D. H.9 cah. L 'én igm e d'E m péd ocle: Archives de Philosophie (1932) voi. más que poeta. fue muy estimado de los antiguos.3. pitagóricas. . derribado y desterrado. Ai6. Escribió dos poemas. debe llamársele «fisiólogo» (P o etica 1. La Filosofía anles de Sócrates Su personalidad se rodeó m uy pronto de elem entos legen­ darios. es la de que se arrojó al Etna a fin de ser considerado como inmortal. N o obstante. ambos poemas comprendían un total de cin­ co mil versos. aunque ad­ virtiendo que. Sobre su m uerte circularon distintas versiones. v o n W i l a m o w i t z . L a g r a n g e opina que no existen indicios de semejante conversión. biographie d’ Em pédocle. Pero. L a más popular. en dialecto jónico. además 2 D i e l s . E n el poema Sobre la Naturaleza trata el p ro ­ blem a cosm ológico de manera m uy semejante a los demás presocráticos. Aunque Empédocles como poeta no rebase la mediocridad. puede explicarse por una crisis moral del filósofo al ser derribado del poder y desterrado de su exudad 3..l. V ili 67-74. Actitud filosófica.1447 bi7). Gante 1894) considera a Empédocles como un místico. 458-466). se dedica por reacción al estudio de la ciencia positiva. En las Purificaciones el estilo es más florido. eleáticas y de Heráclito. Por el contrario. Aristóteles lo calificó de «homérico. El carácter de las Purificacio­ nes. abandona el materialismo de su F ísica y acude a buscar iluminaciones extranaturales. A r s poet. Pero se descubrió la superchería por haber arrojado el volcán una de sus sanda­ lias adornadas de bronce 2. ni tampoco contradicción entre las fuentes que inspiran ambos poemas. D i e l s . Lucrecio lo pondera con exageración: «Carmina quin etiam divini pectoris eius vociferantur et exponunt praeclara reperta ut vix humana videatur stirpe creatus» (I 714. D i e l s y U. M. presentándose como un taum aturgo o como un dios. A21). las diferencias entre ambos poemas no son tan grandes como para reclamar nece­ sariamente duplicidad de autor. El P. «Deus immortalis haberi dum cupit Empedocles. Según Diógenes Laercio.M o e l l e n d o r f f ven en las Purificaciones una verdadera conversión.198 P . en virtud de preocupaciones de orden moral y experimentando su impotencia para resolver el problema de la existencia humana. J. E n su sistema entran no­ ciones jónicas. L a e r c i o . rico en metáforas y epítetos altisonantes. B i d e z (La. y 50 del segundo. con 116 versos. y probablem ente falsa. y entonces escribe el poema Sobre la N a tu ra leza .

Com bina además el ser inm óvil de Parménides con el ser de Heráclito en perpetua transformación.ij. B2). «Y no tener mayor confianza en la vista que en el oído. 6 «Sumamente limitados son los instrumentos cognoscitivos del hombre. tratando de salvar a la vez la uni­ dad permanente del ser y la pluralidad de las cosas particula­ res. y haced correr una fuente pura de mis labios santificados. ni quitar fe a ninguno de los demás órganos por los cuales es posible el conocimien­ to» (B3). Envíame del reino de la piedad un carro dócil a las riendas. B7. y muchas debilidades suyas le sirven de impedimentos y le turban la men­ te» ( D i e l s . virgen de blancos brazos. Y tú. sino con ambas cosas a la vez.— A diferencia de Parménides. el aire de Anaxim enes. 31B3 v . i s . yo te ruego. N o obstante. A todos los sentidos se les debe dar el mismo crédito s. a 4 «Alejad de mi lengua. incluso los dioses. los hombres creen solamente en aque­ llo que cada uno se encuentra en sxi vida y en que mira su mente huma­ na* (B2). la tierra de Jenófanes y el fuego de Heráclito. 31B3)· 5 D i e l s . la locura de estos hombres. como tam bién el movimiento. Com bate a la vez contra todos sus predecesores— Heráclito. la locura de aquéllos» ( D i e l s . Está integrado por cuatro «raí­ ces» (τέσσαρα πάντω ν ριζώματα) o elementos distintos. pero tampoco solamente con la inteligencia. Empédocles 109 de aspiraciones místicas y morales semejantes a las de los ór­ ficos. pone su confianza a la vez en el testimonio de los sentidos y en el de la razón. ¡oh dioses!. ¡oh dioses!. Parménides y los pitagóri­ cos— .— a) L a s c u a t r o « r a íc e s » . B24. L a verdad no se al­ canza con los oídos y con los ojos.— Com ienza con una pomposa introducción. (comunícame) aquello que es permitido escuchar a los seres de un día. ¡oh musa. Arrastrados por todas partes.O . aspirando a llegar por m edio de ambos a un conoci­ miento «seguro» y a una «verdad nueva». «Vanamente se piensa encontrar la verdad nada más que con la razón. su eclecticismo no es conciliador. fuertemente invocada!. E l poema «Sobre la Naturaleza». En sus cuatro «raíces de las cosas» integra el agua de Tales. — Concibe el ser como eterno e indestructible. ni po­ ner el oído rumoroso por encima de las percepciones de la lengua. de los cuales están compuestas todas las cosas. que recuerda la de Parménides: «Apartad de mi lengua. Escucha tú el discurso no engañoso» 5. . sino polémico. sustituyendo por los cuatro elementos la aspira­ ción jónica de hallar un solo principio de las cosas. 2. Física. 1. tan característi­ cos de los presocráticos 4. no escatimando los calificativos fuertes. I. Gnoseologia.

En este sentido. Pero fuera de ellas nada nace y nada perece. . L a filosofia dei G reci I 122. Pero como su cambio permanente no cesa jamás. (Esta idea es no sólo de Parménides. sino que. ( L u c r e c i o . La Filosofía antes de Sócrates C. lo mismo que es inconcebible que el ser pueda perecer en el no-ser. aves y peces que viven en las aguas y dioses longevos elevados al culto. contra Heráclito). N inguno de estos elementos por separado es invención de Empédocles. Gaia (la tierra). Pero cada una desempeña un oficio diferente y predomina alternativamente en el transcurso del tiempo. Z e l l e r . φιλότης. sin distinción de partes ni vacío interior. sucediéndose alternativamente el predominio del A m or y del Odio. A idoneus y Nestis. L os cuatro elementos. sino común a todos los presocráticos. y por ellas piensan. «Y así todas las cosas fueron compuestas convenientemente de éstas (raíces). «Escucha ante todo las cuatro raíces de todas las cosas: Zeus.— Se inicia con la lucha del O dio contra el A m or. oyendo el mensaje divino. fieras. y A id o ­ neus (Hades) la tierra. artífi­ ces bien dotados por la sabiduría. las mezclan en las proporciones debidas. D e la m ezcla (μίξις) y de la separación (διάλλαξις) de los elementos en virtud de la acción del A m or y del O dio resultan todas las cosas. L a g r a n g e . Α 2 ΐ. contra los pitagóricos). στοργή) y el O dio (Νεϊκοζ).189 (3). pues han aprendido las esencias de variados colores. Β17 ν. Hera. no dejes ven­ cer tu ánimo por la ilusión de que los seres mortales deriven de otra fuente. 31A7). en la cual. Esto parece confirmarse por el hecho de que Empédocles denomina sus «cuatro raíces» con nombres de divinidades. Empédocles 201 la manera de los colores que se com binan en la p in tu ra 7. Se pier­ den unos en otros. brillante. έαυ-τώι) (Β29 ). Zeus (Helios o Hephaistos) es el fuego. Todas estas cosas son iguales entre sí y tienen el mismo origen. sin embargo. sino que era un Esfero igual a sí mismo en todas sus partes» (σφαϊρος 2ην καί -ττάντοθεν ίσο. mientras que en Empédocles constituyen las columnas fundamentales de su sistema. Les mystères. los cuales entien­ den poco del todo» (B39. Uranos (el aire). Pero aquello es esto. Cf.000 años. tomando más de las unas y menos de las otras. Son caracteres idénticos a los que Par­ ménides asignaba al Ser 10. antes bien el ser será siempre» (B12). se hacen todas otras cosas. gozan y sufren» (B107).123. Et qui quattuor ex rebus posse omnia rentur ex igni terra atque anima procrescere et imbri Πΰρ A 2 8 s s ). 9 «Reinan alternativamente. como vanamente se dice por la boca y por la lengua de muchos. Sobre el orfismo de Empédocles. Hera. «Como cuando los pintores pintan con distintos colores las tabletas votivas. mientras el ciclo se desenvuelve. Kern opina que Empédocles los toma de la cosmogonía òrfica. ni veloces rodillas. Pero no se llega a la disgregación completa. — E l ciclo del Gran A ñ o dura 30. Nestis. finito. En primer (B100). todos cuantos aparecen en número infinito. «No brotan del tronco ni manos ni pies. y.000 años.M o n d o l f o . Jenófanes (fango = tierra y agua).. c) F a s e s d e l d e s a r r o l l o c í c l i c o . no son invención de Empédocles. Océano y Tetis (el agua). Nestis es una divinidad siciliana que representa el agua. φιλία. separadamente. Anaxime­ nes (aire). D e rerum natura I 7 1 4 ) . Hephaistos. Junto con los cuatro elementos señala dos fuerzas cósmicas eternas y antagónicas: el A m or (Έρως. hombres y mujeres. creando árboles. o sea tres veces 10. porque continúa actuando la fuerza cohesiva del A m or. y aumentan a su vez. Empédocles no tiene propiamente una Cosmogonía. L ’ O rphism e p. 10 «Insensatos Ciertamente tienen un cerebro pequeño (δολιχόφρονέ?) quienes piensan que llega a ser lo que antes no era y que puede morir y perecer totalmente lo que antes era» (Bu.I. homogéneo.0 Principio de la disgregación. 7 B6.5. uno. difusora de vida. «Porque es imposible que el ser nazca del no-ser. Los hemos visto ya indicados en Tales (agua).ιο. D e aquí resulta la pluralidad de las cosas.— Durante él los ele­ mentos se mantienen unidos y mezclados dentro del Ser. redondo y compacto como una Esfera (σφαϊρος). y forman con ellas figuras semejantes a todas las cosas. imperecedero. 28A20. Si bien Zeller hace notar que en los órficos esos elementos son mencionados incidentalmente. 2. sabe tú esto claramente» (B23). del Huevo cósmico formado por la Noche. 146. S i m p l i c i o relaciona el Esfero con el Huevo brillante de los órficos (P hy s. Esta idea del κύκλος ανάγκης como ley fatal del origen de las cosas es de procedencia òrfica. así. por esto mismo son inmutables en la constancia del ciclo» 8 D ie l s .297). nacen Eros (el fuego). inm óvil. καί ύδωρ καί γαΐα καί ήέροζ άττλετον ύψος (DlELS. D i e l s . limitado. eterno. gozando de la soledad que le rodea» (B27). Zeus. B8 43. pero permaneciendo inm utable la ley que rige el desarrollo cíclico. i. Aidoneus. en el fuerte refugio de la Armonía permanece inmóvil el Esfero redondo (Σφαϊρος κυκλοτερής).i56ss.29.200 P . Cf. Así. oscilando entre ciclos alter­ nativos de unidad y de diversidad. Pero a partir de él irán siem pre unidos hasta que en el siglo x v m fueron destronados por la Q uím ica m o­ derna. ellos. cf. «Y tú escucha el proceso no engañoso de mi discurso.° Predominio del Amor (Unidad). siempre son lo mismo» (B17). Heráclito (fuego). S c h u h l interpreta el Esfero como opuesto al Phanés alado de los ór­ ficos (E ssai sur la form ation de la pensée grecque p. yendo unas a través de otras. Su mundo ha existido siempre. ni los órganos de la vista. las cuales se mudan incesantemente. b) E l A m o r y e l O d i o — Em pédocles concibe la realidad atravesando cíclicam ente dos fases en que se suceden alter­ nativamente la unidad y la disgregación.) «Si son infinitas las profundidades de la tierra y del éter inmenso.. «Aquí no se ven los ágiles miembros del sol ni la fuerza pesada de la tierra. que actúan sobre aquéllos agrupándolos o disgregándolos alterna­ tivamente en un proceso cíclico dominado por el «vasto y an­ tiguo juram ento de la intolerable necesidad» (ανάγκη δύστλητος) 9 . cuyas lágrimas son fuentes de vida para los mortales» 8. H era parece sim bolizar el aire.

13 D i e l s . A s í . B17. o bien en cantidad poco mayor o menor. 258). Las estrellas fijas están suje­ tas en la bóveda cristalina. 11 yf¡s ιδρώτα θαλάσσαν ( M u l l a c h . del cual solamente percibim os el reflejo. aire y fuego. 31B71. se llegaría a la disgregación total. p u e s . D entro del Cosm os esférico se van separando las distintas partes: primero el Eter y después el Aire y el Fuego. H ay un Sol celeste. y de ella proviene todo. de la unidad del Sphairos se separa una pequeña porción. Lu filosofía antes tie Sócrates lugar. y cuya hija es la Luna. «Si tu fe permanece todavía dudosa acerca de esto. Pero interviene la Discordia. pero la ley necesaria que preside el cambio cíclico permanece inmutable. la cual ocupa el centro del Cosm os. de las cuales resultan todos los seres. que queda dentro de él. realizando nuevas uniones parciales.0 Triunfo del Amor. y está sostenida por presiones que actúan sobre ella desde todas partes. M e t. que van hacia abajo. Pero interviene A frodita y «se instala en el centro mismo del torbellino». que se sostienen sin necesidad de esferas y que están impulsados por un movimiento de rotación en torbellino.— C on el predom inio del O dio se llega a la separación completa de los elementos.0 Triunfo de la Discordia. causado por la lucha entre el O dio y el A m or. formada por el aire y el fuego. tierra. «Después que la Tierra echó el ancla en el puerto seguro de A frodita y se encontraron el fuego. en tanto esas cosas múltiples son siempre inmóviles según el ciclo» (B26).— Si el O dio hubiese triunfado por completo. Después se separaron la Tierra y el Agua. y del uno se dividen muchos seres»14. 3. «Si no hubiese Discordia entre las cosas. todas serían uno. De la unidad del Ser brota la pluralidad de las cosas. 14 D i e l s . «Después crece el T o d o y se hace de m uchas cosas una sola. a saber. B26. las cuales se mudan incesantemente. «En cuanto que las múltiples cosas nacidas del Uno jamás cesan de mudarse incesantemente.i. II 4: 1000B18. cómo mezclándose agua. D e esta manera el O dio o la D iscordia es el principio de la m ultipli­ cación de las cosas (Heráclito). excepto el U n o » 12. 12 A r i s t ó t e l e s . y constituyen la Tierra. el agua y el aire luminoso. casi en las mismas proporciones. de aquí nacieron la sangre y las demás clases de carne»13. E l mar es el «sudor de la Tierra» u . los cuales suben hacia arriba formando el Cielo y los astros. «Del Uno nace la multiplicidad de las cosas: fuego y agua y tierra y la altura inconmensurable del aire» (B17). han podido nacer tantas formas y tantos colores de cosas mortales cuantas han nacido por obra del Amor» 15. una vez desunidas todas las cosas. y constituye el Cosm os. 4. 15 D i e l s . e l o r ig e n d e la s co s a s p u e d e a tr ib u ir se ta n to .202 p.

Después. se unieron las diversas partes de los animales — cabezas. a la inversa. B60. Primeramente se formaron los árboles. es costumbre llamar a esto nacimiento. Β61. B58.C. B37). Y cuando se separan unas de otras. lo cálido se une con lo cálido» (B90. o de pája­ ros.— que habían sido formadas por separado y en desorden por la D iscordia ls .). con dos caras— o seres mitad hombres y m itad m uje­ res 1θ. y. por la supervivencia de las especies más a p ta s (cf. nacían continuamente muchos más» (B59. y el calor del sol hace subir los tallos y los troncos hacia arriba. o en la familia de animales selváticos. 17 D i e l s . animales de innumerables brazos y pies. divi­ didas por la triste Discordia. yerran cada una por las sendas de la vida. La Discordia separa. y los animales que mo­ ran en los bosques. (Aparecieron sobre la tierra cabezas sin cuellos. 338). vagaban ojos solos desprovistos de frentes» (Β57). ni tampoco término alguno en la muerte ruinosa. y forman un cuerpo en el vigor de la vida floreciente. «Cuando (las raíces) mezcladas vienen a la luz con la forma de hombre. lo agudo va hacia lo agudo. B9. lo amargo vuela a lo amargo. como más y más se peleó un demonio con el otro (Amor y Discordia). que se alimentan de la tierra. sino solamente una.i d) T o d o re su lta d e la u n ió n o s e p a r a c ió n d e lew e le m e n to s. 18 Las partes del cuerpo «se reúnen en una sola cosa por obra del Amor. En estos fragmentos aparecen las uniones como realiza­ das al azar. entonces esa separación se llama muerte infeliz. etc. «Lo dulce busca lo dulce. o de plantas. 19 D i e l s . I v. co m o se a g ru p a n v o la n d o las a v e s d e la m is m a e s p e c ie l ?. 16 «Otra cosa te diré: no hay nacimiento alguno de cosas mortales. es a lo que llaman los hombres nacimiento» (B8). Pero sin derecho. El frío atrae las raíces hacia dentro. piernas. pero no quiere mez­ clarse con el aceite» (B22. regida por el Amor y por el ciclo necesa­ rio que preside el desarrollo de todo el Universo. habitantes del agua. B z o . C o v o t t i . Etti¡>idadi. éstos continuamente se unían al azar. y erra­ ban brazos desnudos privados de hombros. N o h a y n a c im ie n to ni m u e rte .306). tomadas en sentido literal. brazos. por obra del A m or. Pero. M u l l a c h . en virtud de una m ezcla proporcionaa la Discordia como al Amor. y con ellos multiplica los seres. Aristóteles pregunta irónicamente: «¿Por qué no nacen también parras con hojas de olivo?» Algunos quieren ver en estas expresiones de Empédocles un esbozo de evolucionismo. de los elementos dispersos. L o se m e ja n te se un o con lo se m e ja n te . «Pero. Y lo mismo las plantas y los peces. Pero. finalmente. s in o so la m e n te m e zcla o s e p a r a ­ ció n d e lo s e le m e n to s l(1. no se ve en ellas ninguna clase de evolución dentro de la misma línea. y los pájaros que revolotean con sus alas sobre las aguas» ( D i e l s . B62). donde se encon­ traba cada uno. de donde resultó una serie de monstruos— bue­ yes con rostro humano. Primeramente se unieron al azar. M u l ­ l a c h . sino de mezclas al azar. «El agua se une fácilmente con el vino. Y. En otros más bien figuran como verificadas por afinidad de unos elementos con otros. pero a su vez el Amor une las diversas partes y d a origen a nuevos seres. I Presocratici p. además de éstos. .173). mezcla y una separación de las cosas mezcladas. aunque yo mismo obedezco a esa costumbre» (B9).

aunque los términos «nacimiento» y «muerte» son im propios»21. D e manera semejante explicaba las sensaciones de los demás órganos. prohíbe comer ni beber. . con el aire el aire divino. 21 D ie l s . por lo tanto. envuelto y protegido por una membrana horadada de poros m uy pequeños. «De estas mezclas resultan innumerables especies de mortales de todas clases y formas. D el predom inio alternativo del O dio y del A m o r procede la pluralidad de los seres. con el amor el amor y con la discordia la funesta discordia» 22. hasta que vuelve a reanudarse la disgregación (H e­ ráclito).8. 12. el alma. Si se le saca la sangre a un animal. las líquidas. 3. «Con la tie­ rra miramos la tierra. Pero todos ellos retornan a la Unidad. sino de mezclas al azar de elementos dispersos. en la cual están mezclados los cuatro elementos. a través de los cuales penetran los eflu­ vios procedentes de las cosas. Podemos percibir las cosas por­ que estamos compuestos de los cuatro elementos. y que. L a sangre. practicó la disección anatómi­ ca y realizó curiosas observaciones. El sentido literal es m uy distin­ to. fueron apareciendo las especies normales. de tierra. «Nace cuando se m ezclan los elementos y muere cuando se separan. L a piel está tam bién llena de poros. B35.17. En los órganos de los sentidos entran los cuatro elementos. B9. entre los que se cuentan Filistión de L o ­ ores e H ippón de Samos. Em pédocles.— El hom bre se compone de una m ez­ cla proporcionada de los cuatro elementos. La Filosofía antes de Sócrates da de elementos. con el fuego el fuego devorador. una maravilla digna de contemplarse» (θαϋμα ίδέσθαι) 20. El ojo está constituido por un fuego m uy tenue. conform e a un ciclo fatal y necesario.I. B109. Las partes só­ lidas. Explica la sensación en virtud del principio de que lo se­ mejante conoce lo semejante.i i . N o cabe interpretar esta extraña teoría de Em pédocles como un esbozo de evolucionism o. a través de los cuales se realiza la respiración cutánea. L a salud depende de la armonía (κρασι$) de los cuatro elementos en la sangre. E n esos poros penetran alternativamente la sangre y el aire. que Em pédocles considera sagrada.P. es la sede de la sensación. 22 D i e l s . se 20 D i e l s . de fuego y de aire. N o se trata de evolución dentro de la misma línea. formados por la D is­ cordia y agrupados por el A m or. A n tr o p o lo g ía . de agua. D e él procede una escuela de médicos sicilianos. como médico.26.

los que quieren respuestas. B107. i.C . una veces andan vagando por los espacios y otras se encarnan en cuerpos m a­ teriales (pitagorismo). ceñido de bande­ rolas y coronas de flores. .11 ( D i e l s . identificándose con la plenitud de la m a­ teria cósmica. L o «divino» y la «Naturaleza» son una misma cosa. E11 términos m uy semejantes a Jenófanes rechaza el antropomorfismo: «Ni ésa (la divinidad) domina los otros miembros con una cabe­ za q u e se asemeje a la cabeza humana. dotado de po­ deres maravillosos 27. 25 D i e l s .. lo cual da a entender que escribe desde el destierro.— En este poema aparecen muchos elem en­ tos característicos del orfismo y del pitagorismo: la preexisten­ cia de las almas. P l a t ó n . Β ιΐο ) . 4. la caída del hombre de un estado celeste feliz. A r i s t ó t e l e s ( D e gen. A87-98). 27 «Yo vengo a vosotros como dios inmortal. mortal. D e sensu 7. 24 ττάντα γ ά ρ ϊσθΐ φρόνησιν £χειν καί νώκατοζ αίσαν (DlELS. ni veloces rodillas.·— El segundo poema tiene un carácter m uy distinto. y los que desean escuchar la palabra consoladora en innumerables enfermedades» (B112). sino como un taum aturgo divino. M enón 76c. Β23. I 8: 324b2Ó) atribuye a Empédocles la opinión de que el conocimiento sensitivo resulta de la adaptación de los poros. Empédocles distinguía entre alma orgánica. Las almas. porque has escuchado la palabra de la divinidad» 26. ni tiene pies. Y millares de personas me siguen para ponerse en el camino de la salvación. y no como hombre cadu­ co. Β 13 . y de­ monio divino. O r fis m o . «Y sabe esto con certeza. Se presenta. envuelto en la «túnica» de su 23 D i e l s .9. el pecado.y Empédocles le quita la vida. que es inmortal. ni órganos de la generación» 25. Em pédocles tiene un concepto de lo «divino» semejante al de los filósofos anteriores. et corr.. 26 D i e l s . el movimiento y la sensación. L a sangre que rodea el corazón es el centro de la vida. del alma y del pen­ samiento 23. no como un sim ­ ple filósofo. En él se d i­ rige Empédocles a sus amigos de Akragas. ni de sus espaldas des­ cienden dos ramos (brazos). el pesimismo sobre la existencia miserable del hombre. C o n c e p to d e D io s en la «Física». Lo mismo T e o f r a s t o . la descendencia divina. U na alusión al hilozoísmo universal se .halla en el fragmento en que dice: «todas las cosas tienen entendimiento y pensamiento» 24. IL E l p o e m a d e las « P u rificacion es» (Καθαρμοί). con el «Esfero» redondo y eterno. Y soy venerado justamente por doquier como tal.— En su primer poema.

la idea de la redención. y derramando sobre la tierra el licor de las rubias abejas. como la omofagia. ni Tu­ multo belicoso. se encuentra le ­ jos de su patria.— L a infelicidad del estado presen­ te se agrava con la transm igración de las almas. Las fieras y los pajarillos. y concibe el alma (ser celeste) encerrada no en una tum ba (σημασωμα).143). En el fragm ento 110 aparece el término έποτττύειν. La Filosofía anles de Sócrates cuerpo (fr. 2. Si alguno perpetra el crimen de manchar sus miembros con un asesinato. la ten­ dencia moral. un decreto antiguo de los dioses.I. sino que entonces había una sola reina. y ungüentos de delicado perfume. em pleado para significar la iniciación en los misterios de Eleusis. o se hace respon­ sable de un perjurio. L a tra n sm ig ra c ió n . que andan va­ gando de unos cuerpos en otros con sujeción a ciclos más o menos prolongados. encerrada en un cuerpo material. Cypris. en un país extraño dominado por la Discordia y por las luchas sangrien­ tas. ya que faltan en él muchos elementos propios del orfismo. y con sacrificios de mirra pura y de oloroso incienso. es probable que Em pédocles no esté influido por los órficos. regida por la Necesidad (’Ανάγκη) ( fr . más que a las creencias órficas responden a la Edad de oro. a los cuales les 28 «En los primeros tiempos del Amor no había ni dios Ares. sino dentro de una túnica (χιτώ νι). L as descripciones de Empédocles. entre los hombres se consideraba como un gran delito quitar la vida a los demás (seres) para devorar nobles miembros» (B124-128). el estad o fe liz p r im itiv o . eterno y sellado por grandes juramentos. «Hay un edic­ to de la Necesidad. Y los hombres la hacían propicia con imágenes piadosas.206 P. P e sim ism o . «Todos los animales eran mansos y amigos de los hombres. 126). (hablo) de los demonios. cantada por los antiguos poetas 28. las purificaciones. 126). L a transm igración tiene el carácter de una ley expiatoria inevitable. la transm igración de las almas (fr.— -En las «Puri­ ficaciones» domina un concepto pesimista de la existencia ac­ tual. el laurel (fr. 117). como las habas (fr. «Mientras estéis encadenados por pecados graves no podréis libertaros de los dolores acerbos» (fr.141).n s ) . la abstención de ciertos alimentos. la divinización. N o obstante. la expulsión de los elementos titánicos. caída del estado feliz prim itivo. 3. y brillaba la paz del amor mutuo» (B139). sino por los pitagóricos. antes bien. Ni el altar era manchado como una libación por la sangre de los bueyes. En Akragas se practicaba el culto de Dem eter y Perséfo­ na. εττότττης. que es su cuerpo (fr. El alma. . ni Cronos. ni Poseidón. ni reinaba Zeus.140) y los sacrificios cruentos de animales. y pinturas de animales.

conjurando a quienes van a sacrificarlas.. donde en las sombras dominan el asesinato y el odio. De sí misma afirma: «Yo he sido en otro tiempo muchacho y muchacha. «El padre. poetas de himnos y médicos. desterrado y errando lejos de ios dioses por haber confiado en la loca Discordia» 29. las demás razas de los Keres (espíritus malignos). 146: «Al final lle­ gan a ser adivinos. Y o mismo soy al presente uno de ellos. la iniciación y la expulsión de los ele­ mentos titánicos. B121). L a segunda sería llegar al estado de héroes. Porque una fuerza etérea los arroja hacia el mar. tomando según el tiempo formas variadas de mortales a lo largo de los diferentes senderos de una vida dolorosa. a su vez. Del mis­ mo modo. los escupe s o ­ bre las riberas de la tierra.— Las «Purificaciones» terminan con una doctrina de la salvación.. planta. a la unidad y al reino del Am or. a la que él mismo afirma 29 D i e l s . y la hija a su madre. no se realiza. el hijo mata a su propio padre. « D e <ué estado privilegiado y de qué plenitud de fe­ 5 licidad he caído así en la tierra. la deificación o divinización. desterrado de tal amplitud de felici­ dad y de tan numerosos honores» (B119). 30 «¿No cesaréis con la horrible matanza? ¿No veis que os devoráis recíprocamente?» (B136). mediante la omofagia. 4. sino de una manera más natural. Y la final. «Y yo me agito entre los mortales. lo Hermoso y lo Feo.t Filosofìa 1 8 . el retorno a la felicidad primitiva. sino al estado actual de los hombres sobre la tierra. lo Rápido y lo Lento. da muerte a su hijo amado. pues es exponerse a dar m uer­ te y comer alguna persona de la familia 30. H . Aunque esta descripción sea tan sombría. las enfermedades desecadoras y la podredumbre con sus inundaciones que corren en las ti­ nieblas por las praderas de Até (la maldad. pájaro y pez viviente mudo en el agua» (Bu 7). Por esta razón condena Em pédocles los sacrificios sangrien­ tos y el comer carne de animales. en el cual se entremezclan «la Discusión sangrienta y la gra­ ve Armonía. L a lib e ra ció n . levantándolo en alto. L a primera etapa purificatoria para la liberación de las trans­ migraciones pudiera ser la que indica en el fr. la amable Verdad y la sombría Necedad» (B123). y. éste deberá ser desterrado lejos de los bienaventurados durante tres veces diez m il años. y éste los devuelve al torbellino del éter. A u n qu e Em pédocles no describe sus etapas en porm enor. conversando entre los mortales» (B119). se alimentan de carnes familiares» (B137). Empédocles m corresponde una larga vida. que ha cambiado de forma. «En este lugar desolado. de aquí germinan y florecen los dioses colmados de honores» (μάντεις i'v θεοί).C. la infelicidad)» ( D i e l s . y éstos son los primeros entre los hombres que habitan la tierra. no se refiere al Hades ni al infierno òrfico. como quiere Schuhl. Cada uno los recibe del otro. B u s . ¡Pobre loco! Y las víctimas avanzan.}. la tierra hacia los rayos del sol res­ plandeciente. el mar. en acto de ora­ ción. todos tienen horror de ellos. después de quitarles la vida. como en el orfismo.

S. Los hombres y mujeres que me acompañan en las ciudades florecientes me tributan honores divinos y los que me siguen a millares me preguntan por el camino que conviene seguir.) B o d r e r o . de Phil. A. 3: D ie Katharm oi und die Physik des Em pedokles: Her­ mes (1 9 3 1) IIIS S . Loew. Protágoras. Tucídides. cuidadoso de las buenas acciones. Empédocle. F e s t u g i è r e . «Todos los miembros del dios se agitaron sucesivamente» 36. D ie Katharm oi des Empedokles : Sit­ zungberichte der Preuss. Fue encarcelado y tuvo que pagar una multa. la gran ciudad junto al flavo Akragas. inquit. . porque desde hace mucho tiempo están afligidos por penosos dolores»31. B altzer. R a t h m a n n .. Em pedokles und die athom istik (Halle 1912). vosotros que habitáis cerca de la acrópolis. 1950). II 15). salud! Y o soy para vosotros un dios in­ mortal.. por negar la divinidad del Sol y de la Luna. C l a r a . R .. Pion. 1916). F e r r a r i . der Wissensch. L os lampsacenos levantaron dos altares en su honor: uno dedicado a la Verdad y otro a la M ente. Anaxágoras es un tipo perfecto de sabio jónico.200 haber llegado: «|Oh amigos. Em pedokles (1948). que penetra el m undo entero con el pensamiento veloz» 33. M. E. cuando circulo entre todos. W.. Por consejo de su amigo Pericles huyó de A tenas. «Feliz el que ha adquirido un tesoro de pensamientos divinos. O n the interpretation o f Empedocles (1908). (Leipzig 1930). (Berlin 1929) 651SS.. 1937). Cosm opolita e individualista. D e ella quedan excluidos los grandes malhechores.I. L a e r c i o . C A P I T U L O VI P lu ra lism o h e te ro g é n e o A N A X A G O R A S (fl. L a e r c i o . (Textos y comentarios. E. ( 1 8 9 1 ) . todos los demás dioses. Eine Studie zur philosophie der Griechen (1879) . si quid accidisset. B134. refu­ giándose en Lám psaco. M i l l e r d .. M irón y Fidias l . quienes acuñaron monedas con su efigie y pusieron un elogioso epitafio sobre su sepulcro 2. J. Empedokles. empedocleae: Hermes . O . undique enim ad inferos tantumdem viae est» (Cíe. 1934). F. Schuhl considera 6 que esta frase tiene sentido òrfico. 3 D i e l s . L a physique d ’Em pédocle : Mélanges Bidez. O tros. 32 D i e l s . honrado como merezco. desarraigado de la metrópoli e indiferente a la 1 D .— T ien e un carácter más espiritual que el de la Física. en que todas se destruyen y vuelven a la Unidad. Akad. auferri. B135. Empedokles und d ie Aegypter (1858). 3 «Praeclare Anaxagoras. 59A i -27. I: Introduction ά l'ancienne physique (París 1965). «No es posible acercarse a la divinidad de suerte que se la vea con los ojos y se la toque con las manos» 32. quienes tardarán largo tiem ­ po en poderla conseguir. I 43.. Em pedocle (Torino. Anaxagoras und D em okrit (Wiener Stud. G. orphicae. B132. Studia empedoclea: Hermes (Berlín iH Ho). II 6-15. E . L a biographie d ’ Empédocle (Gante 1894) B i g n o n e . pues está sujeta al ciclo periódico de las cosas.6. 35 D i e l s . J. Quaestiones pythagoricae. S a l z b e r g e r . asebia y ateísmo. Ital.208 P.460). B I B L I O G R A F I A D i e l s . los demonios y todas las cosas. D e ese D ios proceden. — Vorsokratiches. -πάντα. vosotros. La Filosofía antes de Sócrates C.. W ilam o w itz -M oellen dorff . Souilhé. quaerentibus amicis velletne Clazomenas in patriam. rece­ tas favorables para diversas enfermedades. U nos desean la explicación de los oráculos. B id e z . 2 Decían en él que más que nadie había llegado al límite de la verdad acerca del mundo celeste (D. Em pedokles. Tam poco será un estado definitivo. v o n . G.. M urió en 428.. 31 D i e l s . La filosofia di Empedocle: Riv. B31. Sus últimas palabras fueron: «En todas partes hay la misma distan­ cia al Hades» 3.. qui cum Lampsaci moreretur. Fue el primer filósofo que abrió escuela en Atenas.. di Fil. D e él se deriva «una ley que se extiende por el amplio éter y por las infinitas luces celestes»34. hasta que toque volver a predominar la Discordia. W . con la cabeza ceñida de cintillas y de coronas floridas. Bocca. D i e l s . H. D ios es un «espíritu sagrado e inefable. R o l l a n d . aludiendo al desgarramiento de los miem­ bros de Dionysos por los titanes..104). Em pedokles von A grigent (1933) 94-138. Anaxdgotús . K r a n z .— N atural de Clazomenes. B o l l a c k . y ya no un mortal. Pero la salvación no tiene carácter universal. 33 D i e l s . M . B133. Beauchesne. E l D io s d e las « P u rificacion es» .. . m uy frecuentada por la aristocracia. . h. Tuse. y mísero el que tiene pensamientos oscuros acerca de los dioses»35. A B112. 5. S. A34a. II principio fondam entale del sistema d i Empedocle (Roma 1904). I. nihil necesse est. sui vi de Le Grec et la nature (Paris. por obra de la Discordia. γ ά ρ έ ξε ίη ς τ τ ε λ ε μ ίζ ε τ ο γ υ ϊ α θ ε ο ϊο . L ’énigme d ’Empédocle : Arch. ignorantes del vicio. Entre sus oyentes figuraron E u ­ rípides. IX 9 (Paris. con el predominio del Am or. U. Ü enfant d’ Agrigenle. E n 431 Cleón y T ucídides presentaron contra él una acusa­ ción de «medismo». R . D i e l s . 34 D i e l s . H ö l d e r l i n . G l a d is c h . co ­ lonia del A sia M enor fundada por unos refugiados de M ileto (494). puertas abiertas a los extranjeros. donde fue m uy estimado por los lampsacenos..

210 P. D lE L S . Y su solución es que «Todo está en todo» «En cada cosa están contenidas todas las cosas» 10. φυσικώτοα-os (VII. sin p re­ ocupaciones morales ni religiosas. A uno que le preguntaba: « ¿Es que a ti no te importa la patria?». M ás bien parece que tam bién la M ente tiene un sentido material. de la que se conservan una veintena de fragmentos. 59B10. nada era claro por su pequeñez» (Bi). masa caótica en que están mezclados todos los elementos de las cosas. Preguntándole para qué había nacido. b) L a s «h o m e o m e r í a s ». y otro activo.— Es curioso el planteo del pro­ blema: « ¿Cómo es posible que de lo qué no es pelo salga pelo. 6 A r is t ó t e le s . Y en todas están también muchas de aquellas que des­ pués se separan. que a mí bien me preocupa la pa­ tria». B4. diciendo: «Ya sabía que lo había engendrado m ortal»7. contestó: «Para contemplar el cielo y el orden del Cosm os»6. B 2 I . 9 D i e l s . E tic a a E u d em o 7 . estando todas las cosas juntas. Pero marca un avance m uy im portante. nada sale. «Todas las cosas eran juntamente infinitas en número y magnitud. B9.— a) E l p r o b l e m a . así es preciso que en cada cosa estén contenidas las cosas. Sexto Em pírico lo llama el fisicísimo 5.964. le contestó: «Calla. con la cual se consigue la li­ bertad (λευθερία). y son iguales en número en las grandes y en las pequeñas» (B6). al adm itir un doble principio: uno pasivo e inerte. «Y como son iguales ¡as partes de lo grande y de lo peque­ ño. T o d o sale del ser». Recibió im pasible la noticia de la muerte de un hijo. Se interesaba por la ciencia. un libro sobre la cuadratura del círculo. I 4: I 2 i 6 a u . Se le atribuye un tratado Sobre los escenarios. N o está claro si hay que entender esto en el sentido dualista de materia y espíritu. matemático y astrónomo. 8 D i e l s . 90). G ozó de gran reputación como físico. y.. F ísica . «En el manjar que comemos están contenidas 4 5 D . porque hasta lo pequeño era infinito. L a e r c i o . y señalaba al cielo 4. motor. causa de la unidad y del movimiento. escrito en la cárcel. y una obra en tres libros Sobre la Naturaleza. Ponía como fin de la vida la contem plación (θεωρία).I.— Anaxágoras se enfrenta al m odo jónico con el problem a de la unidad y la pluralidad de las cosas. aunque no original. regulador del cosmos. II 7. La Filosofía antes de Sócrates patria. E u r íp id e s .. y carne de lo que no es carne?» 8 Anaxágoras adopta el princi­ pio fundam ental de Parménides y de todos los presocráticos: «De la nada. Y no es posi­ ble que estén separadas unas de otras. fr. inteligente. sino que todas las cosas tienen una parte de toda cosa. 10 D i e l s .

inconscientes. M e t. sino que cada cosa se compone de una unión de cosas que ya eran y una separación de cosas que ya existían. B21. 18 D i e l s . unirse. Son las «semillas» de todas las cosas 13. L as cosas se producen por la agrupación de las homeomerías y se destruyen por su disgregación. los griegos no tienen una opinion justa. esto es y era cada cosa» 16. D el agua nacen y se nutren las plantas. I 830). 19 D i e l s . y al perecer. Esto es posible porque la materia es divisible hasta el infinito (contra Leucipo) y cada cosa está constituida por partes de todas las cosas «infinitas por su m ultitud y por su pequeñez»12. Y así debería llamarse justamente. primaque in fronte locata» ( L u c r e ­ I 876). Son una especie de polvo sutilísimo.— En el principio todo estaba mezclado y confuso en el caos de los ele­ mentos 20. Así lo hace 12 frrreipa u Α ετ.s (D279). 15 «En cuanto al nacer y al perecer. L a « M e n t e » (Νους). . 6. distinguiéndose unas de otras por el predom inio de alguno de los elementos 15. i e l s . al nacer. carne. plata. Pero nada se cambia ni se transforma. 14 A r i s t ó t e l e s . inalterables. empleada por A ristó ­ teles. carentes de movimientos. Estos existían desde toda la eternidad. Esta verdad no podemos conocerla. «Aquello que en cada cosa existe en mayor cantidad.. B12. cualitativamente distintos unos de otros y eternos.•C. 20 El concepto de la materia en su estado inicial viene a corresponder al caos de las antiguas cosmogonías de Hesíodo o de Ferécides. καί γ ά ρ τ ό σμικρόν άπειρον ήι> ( Β ι ) . Las cosas no aumentan ni dism inuyen 17. los cabe­ llos. pasivos. I 3: 984a!!. huesos. nat. infini­ tos. pero que quizá se remonta al mismo Anaxágoras 14. etc. oro. Pero la razón nos dice que todo está en todo. por la debilidad de nuestros sentidos. καί ττλήθοζ καί σμικρότητα. es necesario venir a co­ nocer que todas las cosas no pueden disminuir ni aumentar. L os elementos no son cuatro. sino que todas las cosas permanecen siempre iguales» (Bs v. D e cáelo 3: 302a28. como en Empédocles. distintos. aire. el tronco. separarse» ( B i 7 ). las hojas y los frutos. c j F o r m a c i ó n d e l C o s m o s . los cuales ven cosas que parecen distintas. I 3. 16 D c io . pero 13 D i e l s . D e rer. 17 «Si estas cosas se separan así unas de otras. inertes. Sólo hay unión y separación de los elementos.). A naxágoras todas las c o s a s » D e l pan salen los huesos. indestructibles. «Magis in promptu. las uñas. «Lo que se ve (φαινόμενα) abre la vista de aquello que no se ve» (άδηλον) 19. porque nada nace ni nada perece. sino tantos como especies distintas de cosas (agua. tierra. B12. «Nunc et Anaxagorae scrutemur homoeomerian» ( L u c r e c i o . la carne. «Nada hay igual a nada» 18. Ha prevalecido la palabra «homeomerías».203). Β4.215.

Domina (κρατεί) todas las cosas. iniciando la disgregación de las homeomerías. 21 Anaxágoras atribuye a su N ous los siguientes caracteres: es la más ligera (λεπτότατου) y la más pura de todas las cosas (καθαρώτατου). Pero después de esto Anaxágoras. πάσαν ίσχει) (Β8). pero sin arte». purísima y no mezclada. La Filosofía antes de Sócrates no separados en la unidad d el Ser. Su misión no es creadora. Pura y no mezclada con ninguna otra cosa. infinita. en vez de esto. pura y no mez­ clada. y dando con ello origen a la formación de los Cosm os. que tienen alma. tanto las mezcladas como las separadas 21. inteligen­ tísima. Domina como soberana en nosotros. También res­ ponde al ápeiron de Anaximandro o al Esfero de Empédocles. prosiguiendo la lectura. Pero existía a la v e z la M ente. . y cuantas ahora son (B12). Tiene conocimiento de todas las cosas (γνώμεν γε περί πόντο.. grandes y pequeñas. comparándolo con los demás «que antes de él habían habkdo a la buena de Dios.. ¡oh amigo!. y ella ha dado origen a esta revolución (περιχωρήσεοί). Y así procedí adelante. o al A m or y a la Discordia de E m pédo­ cles. libre. sino solamente im pulsora d el movimiento del torbellino cósmico (ττεριχώρησις) para ven­ cer la inercia de la materia. La misma crítica aparece en P l a t ó n : «Y tomé el libro a toda prisa y me puse a leerlo lo más ligeramente que podís. Sólo la Mente es infinita (άπειρου) y autocràtica. Conoce todas las cosas (πάντα Ιγνω). y no está mezcla­ da con ninguna cosa. L a acción de su M ente viene a reducirse al em pujón (chiquenaude) que D e s­ cartes requería para explicar el origen del movimiento 22. y como un luchador experto al lado de los aficionados. que asestan fuertes golpes. como con razón le reprocha Aristóteles. puesto que todos los elementos son eternos. sino que está sola por sí misma (avn-ós επ'έωυτοΰ έστιν) 22 Según Plutarco ( V id a de P e ñ cle s 4: D. Domina sobre toda la revolución del mundo. Orde­ nó (διεκόσμεσεν) todas cuantas cosas deberán ser. a fin de que lo más pronto posible supiese yo lo mejor y lo peor. A u n qu e unos atributos tan elevados parecen propios de la divinidad. I 3: 984316). que el buen hombre no se servía para nada de la ( B i 2). Posee la máxima fuerza (ϊσχυέι μεγίστου). no obstante la M ente de Anaxágoras no es un D ios trascendente. Pero después le recrimina por no haber sabido utilizar esa Mente para explicar la causa de las cosas. en medio de todas las demás cosas mezcladas. sino que existe sola por sí misma (B12). Libre (αύτοκράτηί). semejante al L ogos de Heráclito. quien dice que parecía un hom­ bre abstemio entre beodos. sino una fuerza cósmica. «Y las demás cosas tienen todas parte de todas las cosas. no la utiliza para nada.. potentísima. sino la Mente.P. Es la causa de lo bueno y de lo mejor ( A r i s t . I 4: 98537. ni siquiera ordenadora. pensar la expresión que emplea: όμοϋ πάντα χρήματα ήν. llevado por una admirable esperanza. L a e r c i o . D e anima I 2: 404hl).I. y cuantas fueron y ya no son. conocedora de todas las cosas. La afirmación de una Mente ordenadora del caos le valió el elogio de Aristóteles ( M e t. hasta que. tanto las mezcladas como las separadas. «la cual. encontré. Anaxágoras fu e apodado N ous por haber sido el primero que puso como principio del orden cósmico no el azar ni la necesidad. II 6). divide y ordena las homeomerías».

59A76 ( P l a t ó n . que caerían sobre la Tierra si no fuese por la fuerza del torbe­ llino que los arrastra. «Lo húmedo y lo denso. D . Y. m ientras q u e lo raro. cilindrica e inmóvil. lo cálido. C ra tilo 400a. que al incen d iarse constituyen el Sol y los astros. Pero en la inferior está perforada por grandes cavidades. se dirigieron hacia la región exterior del éter» 24. entonces comen­ zó la separación de todas las cosas puestas en movimiento. el E ter o fuego. tantas se separaron entre sí. 98bc. movidas y separadas las cosas en el torbellino cósmico. T ien e forma cilindrica. y de una manera semejante daba razón de los eclipses de Sol y de Luna 27. «Y cuando la Mente hubo dado origen al movimiento. al agua y a mil co­ sas increíbles» (F ed ó n 96a. produciendo un m ovimiento acelerado de rotación en form a de torbellino 2J. 26 D i e l s . el cual se fu e propagando. El Sol no es más qu e una piedra incandescente (μύδρος διάπυρος). 97bd. m ezcla ­ dos. Unos astros son luminosos e incandescentes. aumentó todavía más la separación» (B13). lo frío y lo oscuro.6. el aire. dentro de los cuales prosiguió la separación. C ra tilo 409ab). formándose la T ierra . II 13. Inteligencia ni le atribuía causalidad alguna en la ordenación de las cosas. el cual forma en torno al Cosm os un torb ellin o infla­ mado que arrastra en su m ovimiento piedras. plana en su parte supe­ rior. . y otros apaga­ dos y oscuros. y lo s e c o d e l o h ú m e d o » (B12). atribuía como causa a los vapores. L a Tierra está rodeada por el mar. lo lu m i n o s o d e l o o s c u r o . Y cuantas cosas movió la Mente. al éter. indistintos. L a e r c i o . e l calor del frío. II 19). D e cáelo II 13: 294bi3 ( D i e l s . sino que. lo seco. La V ía Láctea está formada por una nube de astros m uy lejanos que se iluminan por un reflejo del Sol. 59A71 ( A e t i u s . D i e l s . Sobre la T ie rra se situó el agua. A i. N o son dioses. B15. sostenida por la presión del aire 25. L a e r c i o .3). L a s partes p e ­ sadas se agruparon en el centro. compactos— sin vacío — en la un idad del T o d o inmóvil. Con el movimiento rotatorio los elem entos se fu eron separando y colocando por orden de densidad. A sí explicó la caída de un aerolito en Egos Potamos (468-7). Sobrevino después la Mente y las ordenó en Cosmos» (D . Explicaba los solsticios diciendo que el Sol se v e obligado a retroceder al aumentar la densidad del aire. II 6 ) . se reunieron en el lugar en que ahora se encuentra la Tierra. ArMxeígoras 218 En el p rin cip io existían todos los elem entos ju n to s .C. Pero la M ente comunicó en un pu n to de esa m asa un impulso de movimiento mecánico. 24 D i e l s . al contrarío. En el torbellino universal se separaron otros rem o ­ linos parciales. más grande que el Peloponeso 26. sino solamente masas de piedra. Y sobre el aire. 25 « C o n e s t o s e f u e s e p a r a n d o l o r a r o d e l o d e n s o . Sobre el agua. 409b. A r i s t ó t e l e s . 23 «Todas las cosas estaban juntas ( π ά ν τ α χ ρ ή μ α τ α ή ν 6μ ο0 ). 59A88). 27 D i e l s .

6 1 . Agam enón es el Eter. Los animales proceden de semillas caídas del cielo. pues. h. ocasio­ na terremotos y ruidos internos. Anaxágoras permanece todavía dentro de la línea de los físicos jonios. Taciano c . siente y tiene inteligencia (hilozoísmo). haciendo retemblar la T ierra como si fuese un tambor. Y estos hombres habitan en ciudades y tienen campos cultivados lo mismo que nosotros. 2 D iels. H éctor la Luna 21. Continúa el materialismo de su maestro.v ). Com o filósofo no pasó de la vulgaridad.450). T o d o se produce por la m ezcla o la separación de las homeomerías. . Coincidía con los sofistas en afirmar que la ley es tan sólo una convención de los hombres. sucediéndole en la dirección de la escuela en Lám psaco. Nada se sabe de C l e i d a m o s ( s . Personificó las fuerzas naturales en los héroes d e la Ilíada. y aunque m uy lejos todavía. presionado por el Eter. a manera de un alma. Paris el Aire. II 16-17.— A t e ­ niense de origen milesio. y tienen también un sol y una luna y las mismas estrellas como nosotros. Pero preludia ya el D em iurgo de Platón. es lo que yo afirmo acerca de la separación que no sólo tiene lugar entre nosotros.2 1 . Esto. 31 D i e l s . D . Siguió a Anaxágoras al destierro. Su M ente no pasa de ser una fuerza cósmica ordenadora.I. H e­ lena la Tierra. que. — A r q u e l a o (fl. Anassagora p. T o d o vive. elevando un poco el tono demasiado materialista de las cosmogonías presocráticas 29. Considera la materia como inerte. Sólo queda un fragmento de una Fisiología que se le atribuye 30.22. personaje oscuro que siguió las doctrinas de Anaxágoras y de Diógenes de Apolonia.450). como Em pédocles. y su tierra les produce muchas cosas de todas cla­ ses. infinitas en número y cualitativamente distintas entre sí. y acude. Enseñó Filosofía en Atenas. a una fuerza extrínseca para explicar el m ovim ien­ to y la división de las cosas. sino también en otras partes» (B4). En el fragm ento 4 habla Anaxágoras de una m ultitud de mundos. A d m itía la pluralidad de mundos. 59B4: «Y allí se forman hombres y otros animales que tie­ 8 nen alma. 29 CiuRNELLi. lo cual supone que la M ente com unicó su im pulso dinámico a la vez en varios puntos del άπειρον 28 . de las cuales ellos llevan a sus casas lo mejor. L a e r c i o . M e t r o d o r o d e L á m p s a c o (h. La Filosofía antes de Sócrates en las cuales penetra el aire. contribuye a preparar el νόησις νοήσεως de Aristóteles. 30 D i e l s . A qu iles el Fuego o el Sol. Concebía la M ente como intrínseca al Cosm os. asistiendo Sócrates a sus lecciones. 60B1.214 P. D is cíp u lo s d e A naxágoras.— A m igo y discípulo d e Anaxágoras.

se producen todas las cosas. A doptó una actitud materialista.. Existen muchos mundos que se producen y se destruyen perió­ dicamente por las mutaciones del A ire. F . D el A ire. O. M a y o r . F. F. donde fue perseguido por ateo. las cuales respiran el aire infinito y son divinas. Cedam. M. m ezclando ideas de Anaxim enes. en I Presocratici (Nápoles. sustancia viviente. Κ..6 3 . L e mythe grec traditionel de Th alès à P la ton . D e n t l e r . Anaxagora's theory o f m atter: Classical Quarterly (1930).. 64 . F r e e m a n n . 3 Las 4 nubes V. A. — Natural de Apolonia.C l e v e . D. Anaxagoras. I l fisicissim o del V secolo αυ. K u i p e r . Se le atribuyen un libro Sobre la naturaleza humana y otro sobre M eteorología. Anaxagoras and the parts: C la s s . ni de H i p p ó n de de H im e r a . D ie L ehre des A n axagoras: C a p e l l e . K r o h n . D ie Philosophie des Anaxagoras (Viena 1917). Anaxágoras y Leucipo.6. A naxagora de C lazom en e: I. infinita. f. Z a f i r ó p u l o .. A . P. 2 7 5 -2 8 7 . Κ. C risto. Altertum (1919).. J. R o m a n o . An Attemp on Reconstruc­ tion (Nueva York 1949). M.. W.. Estuvo en Atenas. Aristófanes ridiculiza sus teorías en las Nubes. concebida a la manera de un soporte de las cualidades de los cuerpos y distinta de ellas. IX 57. Q uedan fragmentos de su tratado Sobre la naturaleza... Anassagora (Padua 1965). Z u Anaxagoras: Philologus (1936) iss. alma del mundo. en Greta (la antigua Eleutherna).4 S o ). Rondinella. F. Se preocupa por minucias 34. T h e Philosophy o f Anaxagoras. 33 D i e l s . das klass. que iden­ tifica con Dios. Fue tal vez el primero que formuló la noción de sustancia.. greek and rom (Londres 1935). Q u a r t e r ly (19 2 6 ). C o v o T T i. Pone como principio único de todas las cosas el A ire. Théorie et fragm ents (París 1948). . D . U n filosofo sopranominato Intelletto. D e r nous bei Anaxagoras (1907).C. C l e v e . Problemas sobre Anexagoras: P e n s a m ie n to (19 5 4 ) p . B I B L I O G R A F I A Kantstudien 3 (1942) 176SS. D e mente anaxagorea 47 (1919). Anassagora 32 D i e l s .225SS. C0RNF0RD. A naxagoras: C iU R N EL Li. W... 1947). contemporáneo de A n axá­ Samos D ió g e n e s d e A p o l o n i a (h . 6 2 . Neue Jahrb. L o e w y . F. L a e r c io . G i g o n . Anaxágoras como tam poco de I d e o goras 32. B roecker. P e c k . condensado o dilatado. (Padova. II. eterna. L.. 1934). . . D ie Grundprinzipien der Philosophie des Anaxagoras (Munich 1897).

habiendo estado en Atenas. Su sonrisa continua fue proverbial en la an­ tigüedad (γελασίνος).I. y D em ó­ crito lo perfeccionó. donde pasó inadvertido. es d ifícil discernir lo que corresponde a cada uno. Nestle) han llegado a dudar de su existencia. Tritogeneía (sobre M o ­ ral). nunca lo menciona. Algunos críticos (Erw in Rhode.— Carecem os de datos acerca de su vida. Fue contemporáneo. L eucipo form uló las ideas fundamentales del sistema atomista. Diógenes Laercio menciona noventa obras. en una especie de «Corpus» de la escuela atomista. N ació probable­ mente en M ileto. aunque otros lo hacen natural de Elea. E l a to m ism o L E U C I P O (fi. Pero Aristóteles y Teofrasto lo consi­ deran como fundador de la escuela atomista. h. Es probable que escribiera dos obras: la Gran orde­ nación del Cosmos (Μέγας διάκοσμος). Famoso por su longevidad. La F ilo so fía antes d e Sócrates C A P I T U L O VII P lu r a lism o h o m o g é n e o . Teofrasto lo cree discípulo de Parménides. Del Entendimiento. de Zenón.— N atural de Abdera. A u n qu e en su concepto del mundo entran elementos procedentes de los . Pre­ ceptos. Fue escritor elegante y fecundo. jun to con las obras de Dem ócrito. Dem ócrito no pertenece cronológicam ente a los presocrá­ ticos. el cual. Q uedan fragmentos de la Pequeña or­ denación del Cosmos (Μικρός διάκοσμος). y al parecer rival de Platón. y otra sobre la Mente (ττερί voö). Se le atri­ buyen largos viajes. aunque conoció sus obras. donde fundó su escuela. que en la época alejandrina fueron distribuidas en trece tetralogías por el gramático Trasyllos. pues rebasó los cien años (ύπέργηρον). colonia jónica de Tracia. pero integradas en el siglo iv. L a escuela atomista ofrece una solución nueva al problem a de la unidad del ser y de la pluralidad de las cosas. ampliándolo con aplicaciones psicológicas y morales. al fin de su vida se sacó los ojos.430). D e las Formas. W . Del buen ánimo.216 P . Pero por la dificultad de distinguir en la doctrina atomista lo que pertenece a él y a L eucipo los expondrem os juntam ente. Sucedió a su maestro Leucipo en la dirección de la escuela de A bdera. etc. h. Se dice que para no reírse de todo. o de Abdera.420). D E M O C R I T O (fl. y Diógenes Laercio.

y se desfiguran con los choques. e l h ie rro e s m á s d u r o . Unos son mayores que otros. y m á s p e s a d o e l q u e tie n e m e n o s . D e gen. — i . « C o m o el p o lv illo a tm o s ­ fé r ic o q u e p e n e tr a p o r las ve n ta n a s.C. pero pueden percibirse revoloteando en los rayos del Sol 2. de los pitagóricos. p e r o u n a e str u c tu r a c o m p le ta m e n te u n ifo rm e» ( T eofrasto . — E n e l principio exis­ tían. impulsado por el movimiento. C a s i lo m is m o d ic e d e lo d u r o y d e lo b la n d o : d u r o e s lo d e n so . pero todos pesan lo mismo en igualdad de masa. y e l p lo m o m á s p e sa d o . y si unos cuerpos son más ligeros que otros es porque están mezclados de vacío 3. el p lo m o . y el Movimiento eterno El Vacío. 3 E n « cu an to a los cu e rp o s c o m p u e s to s . compactos (ναστά.. o el no-Ser. m e n o s v a c ío s . D o c tr in a ato m ista. y c u y a panspermia c o n s tit u y e p a ra él lo s e le m e n to s d e to d a la natu raleza» ( D e anima I 2: 4 0 4 a iss). el no-Ser). y m ás o m e n o s e n p r o ­ p o r ció n . volumen y peso. inalterables. señalando además el lugar de las cosas (χώρα. 2 A r i s t ó t e l e s . que desempeña la función de disgregar el Ser.. d e Heráclito y Em­ pédocles. pudiendo considerarse como una anticipación genial de las modernas teorías acerca de la constitución d e la materia. su visión de la realidad es destacadamente distinta. p o r q u e el h ie rro tie n e u n a c o m p o s ic ió n m á s d e s ig u a l y v a c ío s m ás fr e c u e n te s y c o n s id e r a b le s . penetró en el Ser. I 8: 3 2 5 3 2 3 . 1 A r is tó te le s . sino también por su pequeñez. también real. et corr. cua­ litativamente idénticos. adoptando di­ versas formas: redondeadas. El vado. e n lo g r a v e y e n lo lige ro . F í s i c a . De sensu de 6 1 -6 4 ). M e t. 4 D ió g e n e s L a e r c i o . en mayor o menor propor­ ción. impasibles (ατταθη). P e r o e n lo d u r o y e n lo b la n d o . formando remo­ linos (δΐνος). Pero al moverse en el espacio vacío chocan entre sí. no sólo por su dureza. 5 « N o d e te r m in a r o n c u á l e s la fo rm a d e ca d a u n o sin o q u e sólo a tr ib u y e r o n al fu e g o la fo rm a esférica. los e le m e n to s. el Ser material lleno (ττλήρεξ). d e s p u é s d is tin g u ie r o n .7. d ifie re n la p o s ic ió n y la r e p a rtició n d e lo s v a c ío s . Pero a la vez los atomistas admiten otro elemento negativo (el Vacío. Los átomos son el elemento positivo del Ser. alargadas. Son invisibles por su pequeñez (άόρατα διά σμικρότητα). fo rm a n d o una masa compacta e indistinta. ναστόν).. IX 3 1 -3 3 . etcétera 5. es la causa de las diversas cualidades. no obstante. separadamente. El movimiento natural de los átomos es rectilíneo. Demócrito 217 milesios. I 4: 9 8 $ b 4 ss. disgregándolo en infinitos corpúsculos indivisibles (άτόμοι). picudas. b la n d o lo raro. separando los átomos entre sí. de los eléatas.. indes­ tructibles. Los átomos tienen extensión. sólidos. ganchudas. homogéneos. e l q u e tie n e m ás v a c ío e s el m ás lige ro . A s í . t ó t t o s ) 4. el Gran Vacío (μέγας κένον).. y de hacer posible el movi­ miento. mezclado con los átomos. llenos (ττληρες).

Que los mundos son infinitos en número. D. L a e r c i o . que son los átomos o los elementos» ( Α ε τ . los choques. Pero los átomos mismos son indestructibles e inalterables. y se destruyen por su disgregación. sin embargo. .. inmanente a la misma materia..I . Los más ligeros fueron expulsados hacia el exterior por la presión. en virtud de un movimiento puramente mecánico (αυτόματον). formando la Tierra. V 8: 78gb2. σχήμα). Demócrito parece defender más bien que los átomos chocan unos con otros al azar. άλλα πάντα έκ λόγου τε καί ύττ’άνάγκης (fragmento del Π νοϋ de Leucipo: D i e l s . D e gen. 6 8 A 1 3 5 ). 8 «Nada sucede sin razón. las agrupaciones y separacio­ nes de los átomos están regidos por una ley fatal. D e fa to 10. θεσις) de los átomos. las letras A N y N A por su orden. sin inter­ vención de causas extrínsecas. D e cáelo III 4: 30334). IX 3 1 -3 3 . L a e r c i o .. en combinaciones infinitas y transitorias. A 6 ) .23. Todo sucede por necesidad. T o ­ dos los cuerpos se componen de los mismos elementos. Los mayores y más pesados quedaron en el centro. L a F ilo s o f ía a n tes d e Só cra tes Los átomos. afirma que sería igualmente absurdo que hubiese na­ cido una sola espiga en un vasto campo y un solo mundo en el infinito. τάξις) y por la posición (τρόπη. Los átomos se fueron separando bajo la acción del movi­ miento. dando origen a infinitos mundos distintos y a infinitas clases de cuerpos en cada uno 6.igencias que rijan o dirijan el movimiento 8. que envuelve cada uno de los mundos y los separa de los demás 9. que tiene forma de un disco cóncavo. M et. pero se distinguen por su forma (ρυσμόξ. υττ’ανάγκης). atribuye a Demócrito la determinación de diversas figuras de átomos (D e sensu 64 -6 9: D ie l s . arrastrados por el torbellino. IX 33. de dioses ni de inte. Pero después el desarrollo de las cosas sigue una ley fija y necesaria. Los cuerpos se constituyen por agregación de los átomos (ττεριτταλάξις συμπλοκή). la fortu­ na ni el azar (τύχη).. 9 D . ερί Cic. Los átomos están agitados por un violento torbellino. Β2). A r i s t ó t e l e s . dentro del cual se forman los astros. No existe el acaso. Para ilustrar esto empleaban la comparación con las letras del alfabeto: las letras A y N se distinguen por su figura. los cuales giran el aire y el agua y las cosas restantes por magnitud y pequeñez. 70A6). animal.. por el orden (διαβίγη. casi como si la naturaleza de éstos fuese una panspermia de todos los elementos» ( A r i s t ó t e l e s .P . I 4: 98sb4 ( D i e l s . D i e l s . que obra ciegamente. Teofrasto. M — — ..4: D i e l s . I 5. y las letras f i e I por su posición 7. sino todo por razón y por necesidad» (οΰδέν χρήμα μάχην γίνεται. 6 «Metrodoro. resulta evidente de que son in­ finitas las causas. 7 A r i s t ó t e l e s . sin finalidad alguna (καθ’ειμαρμένην. El movimiento. el Sol y la Luna. A i . formando una especie de membrana transparente. se mezclan entre sí.

El sabor dulce proviene de átomos redondos y lisos. L os átomos del alma aislados son insensibles. etc. conservado por T eofras­ to. de átomos ásperos. m uy sutiles y m óviles en todos los sentidos. por generación espontánea. Está com puesta de átomos materiales. esférica e inm óvil en el centro del mundo. el amargo. I 2: 404a!- .C . sabor. olor. 4. concentrándose más en los órganos de los sentidos y en el cerebro. T odas las sensaciones se reducen fundam entalm ente al choque y al tacto.106. en el corazón los afectos. En éste producen la inteligencia. D e sensu: D i e l s . y en el hígado las pasiones. L a muerte sobreviene cuando la cantidad de átomos inspirados es inferior a la de los expelidos. Es el principio de la vida y del m ovimiento en los animales y en los hombres. esféricos. expone el mecanismo de la sensación. v o lu ­ men. L os relámpagos se producen al chocar las nubes entre sí 10. D ie l s .471030. L a V ía Láctea es una agrupación de astros. figura). 2. D e m ó c r it o en torno a la Tierra. 12 Entre sensación e inteligencia no existe diferencia especín D.102. i e l s . penetrando a través de los poros. B5. 58A101. etc. > 27. D e resp. que se originan por el calor y el movimiento. L a e r c io . 12 D 11 A r i s t ó t e l e s . el ácido. iluminados por un reflejo del Sol. 68A135. — El alma es material. D e anima. Aioó. Pero son afecciones puram ente subjetivas (πάθη τήζ αισθήσεων). pero agrupados adquieren sensi­ bilidad.). 57A28. Entonces el alma se disgrega y desaparece. D i e l s . P s i c o l o g í a . Se hallan distribuidos por todo el cuerpo. cuando se trata de cualidades propias o espe­ cíficas (color. T ien en valor objetivo cuando se refieren a la exis­ tencia de los cuerpos y a sus cualidades comunes (peso. que se desprenden de los cuerpos a manera de películas m uy sutiles y que im pre­ sionan nuestros sentidos. L os vivientes provienen. sino que resultan en nuestros sentidos de las im pre­ siones mecánicas producidas por el choque de los átomos. a manera de una red. imágenes (ε’ιδολα). Proviene de los efluvios (άττορροίαι). A139. Se alimenta por la respiración de los átomos de fuego esparcidos en el aire. de átomos angulosos y picu ­ dos. en los sentidos la sensibilidad.7 . las cuales no se hallan en los cuerpos. del fango. ígneos (ξύσματα). IX 33. U n largo fragmento de Dem ócrito. en que se m ezcla el agua con la tierra L a sensación y el conocimiento intelectivo son hechos puramente mecánicos.

I. opinión lo caliente.. la verdad está en lo profundo» (Bi 17). D i e l s .121. opinión el calor. T e o l o g í a . solamente los átomos y el vacío constituyen verdad» (Bs). La Filosofía antes de Sócrates fica. A ca d . L ’ E tica di D em ocrito: Rivista di Filosofia (Torino 1951) (42) 14-29. — En este concepto esencialmente m ateria­ lista de la realidad tam poco queda lugar para un D ios personal y trascendente. B188. «Es imposible conocer la verdadera naturaleza de cada cosa» (B8). sino sólo de grado 1J.. II 37. muchas de ellas m uy hermosas. y son m erecedores de la veneración y del culto de los hombres 15. y que viven felices. B175. 4. que se remonta a las fórmulas de la filosofía gnómica. En este pasaje Aristóteles atribuye a los atomistas una teoría plenamente relativista del conocimiento. M e t. B4. 18 D i e l s . N o obstante. los atomistas adm iten la existen­ cia de dioses.. 17 L a n a . cuyo origen se diluye en una tradición cada vez más depurada de sabiduría popular.220 P. I 12. la eurit­ mia y la proporción. 58A112. opinión lo frío. «No sabemos qué o qué no es cada cosa» (Bio). N o es preciso observar que en esta psicología puram ente materialista no caben la espiritualidad. más perfectos que los que constituyen los seres terrestres. sin preocuparse lo más mínim o de los hombres. «No sabemos nada. nat.29. L os dioses están tam bién com ­ puestos de átomos. 15 Cíe. A D em ócrito se le atribuyen numerosas máximas morales.I. . — En esta ontologia materialista solamente cabe una m oral estrictamente lim itada a la felicidad en la presente vida. Su autenticidad es discutida 17. 3. basadas solamente en las percepciones de los sentidos. E t i c a .io4aio9). no sabemos nada de nada.189. «Opinión lo dulce. a veces m ezclada con un poco de soca­ rronería. y cada uno recibe las opiniones del exterior» (B7). la libertad. ni menos la inm ortalidad del alma 14. Lo cual se corrobora por los fragmentos de Demócrito: «En verdad. establece com o crite­ rio de conducta el placer: «El placer y el dolor constituyen el criterio de lo útil y de lo perjudicial»18. fruto de la experiencia. que moran en los espacios com prendidos entre los distintos mundos. Cf. p r . Pero con la inteligencia podemos discernir lo verdadero (atomismo) de lo falso y de las opiniones corrientes del vulgo. D e deor. y en que se revela el buen sentido griego de la medida. Pero este sentido he13 A r i s t ó t e l e s . Dem ócrito. 14 El alma es un cuerpo dentro del cuerpo. y perece juntamente con el cuerpo ( D i e l s . IV 5: ioo9b7. opinión lo amargo. s8Aio4. E n el fondo son aforismos de sentido común. 16 D i e l s . anticipándose a Epicuro. y que revelan una fina obser­ vación de la vida humana 16. sin norma trascendente de conducta ni sanciones futuras. 58A74-81. D i e l s . 68B.

ni tam ­ poco por la opinión de los demás. la felicidad nace de la medida en el placer y de la proporción de la vida. no por temor. La virtud produce la paz del alma.207. mientras que el crimen es causa de turbación y de temor. 25 B194. 23 «La felicidad o la desdicha se encuentran en el alma». actuando sobre las dotes naturales (B183). Refrenar la am bición 23.C . B152. Pero vencerlo es propio del hombre que razona bien» (B236. Pero las almas que son movidas casi en grandes intervalos no son constan­ tes ni seguras» (Βι<}ΐ). Para ello es ne­ cesario el esfuerzo y el ejercicio 20. y sobre todo la m odera­ ción 21. sino desear tan sólo lo que podem os alcanzar. N o aspirar a lo inacce­ sible. . sino de la primera educación. «La felicidad o desdicha del alma no residen en la posesión de ganados o de oro» (B171). «Debemos abstenernos del pecado. «Para los hombres. H ay que m an­ tenerse con firmeza en las adversidades. Por la moderación se consigue el equilibrio interior: «La medicina cura los males del cuerpo. estoica y epicúrea. sino también el no querer cometerla» (B62). sino solamente obedeciendo a la propia conciencia 26. «No es benéfico el que espera remuneración. sino también el que es señor de sus propias pasiones (B214). 20 B182. D e m ó c r it o donista se atenúa pbr otras máximas en que se prescribe que el placer debe regularse por la razón. La sabiduría liberta al alma de las pasiones» (B31). «No sólo es valiente el que vence a sus enemigos. H ay que prever las consecuencias de toda clase de excesos 24.264). sino por deber» (B41). 24 B234. A veces aparece un concepto socrático de la virtud: «La ignorancia de lo mejor es causa del pecado» (B83). sino quien ha preferido hacer el bien» (B98. Aprende a avergon­ zarte más de ti mismo que de los otros» (B244). E l logos del alma debe p re­ sidir toda la actividad práctica del hombre 19. En cambio. Pero no se debe obrar por esto. «No sólo es bueno no cometer injusticia. B211). 21 B211. no hagas ni digas el mal. procurando el dominio de sí mismo 22. 26 «Aunque estés solo. fr. « B146. «Es difícil combatir contra el propio corazón. El mayor placer consiste en la contemplación de las cosas bellas 25. el dominio de! padre sobre sí mismo es la mejor educación para los hijos (B208). Hay que comenzarla desde joven. «Es mayor desgracia cometer injusticia que padecerla» (B45). pues la sabiduría no es un fruto espontáneo. no me parece tal el exceso o el defecto» (B102). Es fácil reconocer en estas sentencias el eco de una moral que veremos repercutir en las escuelas cínica. sino el que quiere cometerla» (B98). 22 «La primera y mejor de las victorias es vencerse a sí mismo. Pero dejarse vencer por sí mismo es lo más torpe y malo» ( M u l l a c h . Muy hermosas son también las prescripciones que Demócrito señala para la educación. a la que concede gran importancia.269. «No es enemigo el que comete injusticia.7 . Lo principal es el buen ejemplo. «La educación es una disciplina en la prosperidad y un refugio en la adversidad» (B180). Todo defecto o exceso acarrea cambios para mal y produce grandes perturbaciones en el alma.75). «Bello es lo justo en cada cosa. conservando la gran­ deza de alma.

28 31 D i e l s . el buen humor (εύδυμίη).222 P. un fragmento de su obra Sobre el reino. Queda. F u e apodado Eudaimonikós. que mantuvieron mucho tiempo sus doctrinas. pero siguió las doctrinas del atomismo de Demócrito.iv) fue discí­ pulo de Pirrón. h. Tam poco debe tener fa­ milia 28. 72. 75A7. D ió g en es d e E smirna (s . retórico de Quíos. p r. 32 C i c e r ó n . Pero son necesarias para obligar a los hombres a obrar bien 27. E sc u e la atom ista. se logran la tranquilidad. donde le dio muerte el tirano Nicoleón. A166. ne id ipsum quidem nescire aut scire nos. la serenidad y el optimismo. «Is qui hunc maxime est admiratus Chius Metrodorus initio libri qui est D e natura. pues restringen la libertad de la naturaleza. A ca d . la paz interior. 6 9 . 29 B226. D ecía que el sol no es una piedra incandescente. L a form a preferible de gobierno es la democracia. U nos lo creen discípulo de Dem ócrito y otros de Nessas.400-380). negando la va­ lidez de todos los criterios de conocimiento. discípulo de Metrodoro y maestro de Anaxarco 34. Derivó hacia el escepticismo. El sabio no tiene patria: «Toda la tierra es habitable para el hom bre sabio.340-337) acompañó a Alejandro Magno. Emigró a Chipre. Fue maestro de Epicuro. por su torpeza 36. La Filosofía antes de Sócrates D e esta manera. 33 D i e l s . que co­ munica su luz a la luna y a las estrellas 33.D i ó t i m o d e T iro (s . nec omnino sitne aliquid ad nihil sit» 32. 71. al cual inició en el sistema atomista. E n su obra Sobre la Naturalezase inclinó al escepticismo. pero su discípulo lo califica de «medusa». scire nos sciamusne aliquid an nihil sciamus. nego.7 3 .iv ) dis27 B 2 4 8 . 5.— Demócrito se rodeó en A bdera de numerosos discípulos. inquit. M etrodoro (h. II 2 3 . Este ideal cosmopolita se hará corriente entre las escuelas posteriores a la expedición de Alejandro. so B247. . bien fuese por su buen carácter o porque po­ nía la felicidad como el ideal de la vida y la hacía consistir en la impasibilidad 35. A n a xarco d e A bdera (fi. N ausifanes d e T e o s (s. 35 D i e l s . 3< D i e l s . C u ltivó la Lógica y escribió contra los matemá­ ticos un libro titulado Trípode.I. Fue maestro de Pirrón de Elis. porque el mundo entero es la patria del alma noble» 30. negan­ do la posibilidad de todo conocimiento y llegando al nihilismo. sino un fuego puro.v-iv) 31. N ada se sabe de N essas de Q u ío s y A po lodo ro d e C íz ic o s (s.7 4 . 34 D i e l s . A u nqu e el sabio no tiene necesi­ dad de ellas. > 70.iv ). pues deja m ayor libertad 29. P o l í t i c a . — L as leyes son un mal. y debe vivir libremente. que constituyen la base de la única felicidad posible en este mundo.

1 9 5 6 ). L a jeu n esse de la science grecque (Paris 1933). G reek science and mechanism. Bolos und D em okritus: Hermes (1934). astronomía. M. T h e greek atomists and Epicurus (Oxford 1928). B a i l e y .. C a p e l l e t i . Belles Lettres. Escribió Sobre los Hiperbóreos y Filosofía de los egipcios 39. S tu d ien z u Dem okritits E th ik und E r ­ kenntnislehre (1935).... C.i i i p. 7 3 . Bolownew. J . T h e atom ists: Class. natural de M endes... C. . L a n g .. Lasswitz..C. D o x is Epirysm in. geo­ grafía y meteorología. 2. 38 D i e l s . Z u c c a n t e . A fram m ento di D em ocrito: M u n d o cla ss ico (1 9 3 9 ). los sentimientos (πάθη) para la acción 37. B ió n d e A b d e r a ( s . de Filosofia 4 (1952) 15-36. D ie W issenschaft D em okrits und ihr Einfluss a u f die moder­ ne N aturw issenschaft : Archiv für Gesch. M. D ie M echanik der L eukipp-D em okritischen A to m e (1885). D octrines et réflexions morales (Paris 1928-1938). G. ( N á p o le s 1916). para la ciencia. L. E l sentido de la especulación filo sò fica y d el pensamiento m o­ ral en Dem ócrito de A b d era : Rev. E. los «fenómenos» o apariencias. H. A. J. Egipcio.. . W e i s s . para las cosas oscuras.. Protagoras e t D é mocrite (París 1912). ..°. L angerbeck. Stu d i sul atomismo greco (Palermo 1911). M. 39 D i e l s . I l piccolissimo e Leucippo: Atti Accad. E n r i q u e s . J . H.. B I B L I O G R A F I A A l f ie r i. 37 D i e l s .. R e y . P. pero tuvo la poca escru ­ pulosidad de falsificar tex to s40..M a z z i o t i . A.7.. F a zio A l l m a y e r . D ém ocrite. L a dottrina di Dem ocrito d’ Abdera (Bolonia C o v o T T i. Frammenti e testimonianze (Bari. der Philos. A. F . 40 D i e l s . Quar­ terly (1941). É tudes de philosophie ancienne et moderne. L . D e Dem ocrito philosopho ( 1 8 7 3 ). gramático e historiador. In torno alla cronologia di D em ocrito: Riv.. Reprodujo las doctrinas pitagóricas y atomistas. K r o l l . C.°. L.. (190 0 ). V.23 tinguía tres criterios: i. B o l o s d e M e n d e s ( s .0. D e D em ocriti fragm entis ethicis (Göttingen 1921). H. M a b i l l e a u . i v ) se distinguió en matemáticas. di Fil. A .). L ie p m a n n . H e c a t e o d e A b d e r a (s. G eschichte der A tom istik (1890) 2 vols.. di Fil. S t e l l a . H istoire de la philosophie athomistique (Paris 1895). G li atom isti. — Ueber die A bhängigkeit des A ristoteles von D em okritos (Phil. D ie E th ik des D em okritus (Marburg 1893). 78. Demócrito 2. A. 3. M u n z o . discípulo de P i­ rrón.rv-m ).. (Tori­ no 1942). G . D ie Leukippos Frage (Dorpat 1911).. D iogene d 'A p o llo n ie (Paris. 7 6 . . K . V. Dem okritstudien (Leipzig 189 9).. L o w e n h e i m . P. M a s s o n . D em ocritu's Theory o f cognition: Classical Quarterly (19 3 8 ) 47SS. . Clasificó los cuatro vientos y afirmó que había regiones en que el día y la noche duraban seis meses cada uno 38. T h e atom ic Theory o f Lucretius contrasted with modern doctri­ nes o f atoms and evolution (188 4). Brochard. D y r o f f . B a l m e . Natorp. D a Dem ocrito ad E picuro: Riv.. 1904). L l a r d . en el delta del N ilo. 1936. Laterza. 26 (1913). S o l o v i n e . L. i i .. J . 7 7 . 1948). Z a f i r ó p u l o .. D. H. las ideas innatas y la reflexión. W .

Su éxito fue extraordinario. a la cual «fascinaban con la 'voz. Esta es una de las razones que explican la entusiasta acogi­ da que tuvieron los sofistas.PARTE Π Período socrático C A P I T U L O L a I. acompañada de un dom inio exacto del lenguaje y de la flexibilidad y agu­ deza dialéctica necesarias para derrotar al adversario. H erodoto. que con sus viajes habían adquirido gran experiencia del mundo y que enseñaban a manejar los recursos persuasivos de la palabra pública. amante del bien decir. resultaba insuficiente para preparar a quienes desea­ ban intervenir de manera eficaz en la palestra política. P í n d a r o . VIII sofística C ausas i . H ip p . Atenas se convierte en cabeza de una poderosa liga política y en centro de la vida comercial y cultural de G recia. el brillo de la oratoria y el m a­ nejo de la dialéctica para la discusión adquieren gran im por­ tancia en un pueblo artista. Se sentía la necesidad de una formación más amplia. maior 28id. como Orfeo» sus brillantes discursos y sus métodos de educación produje­ ron el m ayor entusiasmo.— Después de las guerras m édicas y de las victorias de M aratón (490). Isth. C on esto el arte de la palabra. maestros ambulantes de retórica. . C a u sa s p o líticas y sociales. que asegu­ raba los éxitos más brillantes a quienes sabían servirse de ella en la plaza pública y ante los jurados. Platea (480) y Salamina (479). mientras que fueron recibidos con creciente hostilidad por los partidarios del antiguo régimen conservador y aristocrático. I 29. L a R etó­ rica se convertía en una form idable arma política. L a educación tradicional. alcanzando el apogeo de su grandeza bajo Pericles (499-429) E l predominio de la aristocracia fue sustituido por un régim en democrático en el cual los ciudadanos podían hacer oír su voz en el ágora e intervenir en los debates públicos. V 28. aunque suscitaron reacciones opuestas. a base de música. Entre la juventud ateniense. rítm ica y gim ­ nástica. ambiciosa de «llegar». Cuando poco más tarde se vio 1 P l a t ó n .

Herodoto aplica el mismo calificativo a los Siete Sabios.C. A. Los consideran también desde un aspecto favorable. al reflexionar sobre las causas d<. Pero a partir de la guerra del Peloponeso adquiere un sentido peyorativo y desfavorable. definiéndolos como com erciantes de la sabid u ría4. i< acción contra los filósofos jónicos y contra los sulislas costó cquivocadanu-nli la vicia a Sócrates.su decadencia. C a u sa s d e o rd e n filosófico. L a n g e . Sofista 23 id. W. Pero aunque no pueden negarse sus méritos en algunos aspectos. Jenofonte critica su venalidad. a quien siguió G r o t e (H istory o f Greece. las deficiencias doctrinales. herederos de la sabiduría tradicional: όμολογώ τε σοφιστής είναι κα! τταιδεύειν ανθρώπους (P r o t á g o r a s . A. sino apa­ rente»5.229).8 . A ristóteles los califica de «traficantes en sabiduría apa­ rente. S. B o d r e r o . 1934). o por lo menos reconociéndoles algunos méritos. G e r k e . -La preponderancia de A tenas íue tam bién causa de que se convirtiese cu centro de confluencia de las escuelas filosóficas.4 1 4 ) . 7 La rehabilitación de los sofistas fue iniciada por H e g e l .° . 5 M enón 9ic-92b. acabaron por crear un ambiente adecuado para la actitud relativista que constituirá en gran parte el fondo de la sofística. profesores. T. l. C ra tilo 403ε. 6 Soph. 1846. C h i a p e l l i . 3 Nubes m í . I 6 .i. W i l c k e n (H isto ria de G re­ cia p. . A. que hasta entonces se habían mantenido alejadas de la m etrópoli. Verdad es que apenas conocemos la sofística más que a través de sus enemigos. E l. 13. cuando ni los conceptos ni la nomenclatura filo­ sófica estaban todavía suficientemente elaborados para abordar temas tan complejos. Píndaro llama sofistas a los poetas. J a e g e r (P a id e ia ). ha­ ciendo resaltar su habilidad para pronunciar un discurso justo y otro injusto sobre el mismo tem a 3. el contraste entre tantas opiniones divergentes públicam ente discutidas. 3 1 7 b ) · En los Δίσσοι λάγοι se les define c o m o edu­ cadores y maestros de sabiduría y virtud ( D i e l s . B r e n t a n o . M o n t e r o D í a z . 2. A lgunos autores del siglo pasado in i­ ciaron un intento de rehabilitación7. I i6sa2i. pero no real»6. «cazadores interesados de gentes ricas. G o m p e r z .331. 423. Aristófanes traza en las Nubes la caricatura del sofista. Platón pone de relieve su vanidad. característico de la época presocràtica.lopom:so. E l choque de ideas. 90 [6] p . vendedores caros de ciencia no real. La sofística Atenas enredada on la desgraciada guerra del 1\. E. a Pitágoras y a Solón 2. M a i e r . 4 M em . L a palabra «sofista» (σοφιστής) es empleada en sentido elo­ gioso por los escritores del siglo v. 1309-1310. sin em bargo parece 2 Los sofistas del siglo v se presentan como educadores.

o por lo menos al indiferentismo. tienen las suficientes afinidades para perm itir agruparlos bajo una rúbrica común.— Si no hay nada justo ni in ­ justo en sí mismo. N ada hay fijo ni estable. d) I n d i f e r e n t i s m o m o r a l y r e l i g i o s o . no hay cosas buenas ni malas en sí mismas. los hombres no tienen más ley que la «natural» (φύσΐξ) de sus instintos. N o existen leyes inmutables. Fuera de ésta. antes bien.— N o existe verdad objetiva. N o obstante. sino que son simples convenciones de los hombres para poder vivir en sociedad. siguen direcciones m uy va­ riadas y hasta opuestas. 3. T o d o se m uda y todo cambia.— L os sofistas no constituyen una escuela filosófica.IL Period o so crài ico que los perjuicios que ocasionaron fueron mayores y que los elementos conservadores ele Atenas tenían justificados motivos de alarma. b) S u b j e t i v i s m o . e) C o n v e n c i o n a l i s m o j u r í d i c o . Las cosas son com o a cada uno le aparecen. los sofistas se fijan más bien en la im perm anencia y la plura­ lidad.— Si las cosas son como a cada uno le aparecen. En Filosofía la sofística. pues no existe una norma trascendente de con­ ducta. a) R e l a t i v i s m o . Las esencias de las cosas son variables y contingentes. convirtiéndose en utilitarismo y en retórica vacía.P.φύσι$). la actitud de los sofistas llegaba con fre ­ cuencia al ateísmo.— A cen túan la contrapo­ sición entre ley y naturaleza (νόμοξ .— L os sofistas plantean con caracteres agudos el problem a crítico del valor de nuestro conocimiento. todos los medios son buenos para conseguir . c) E s c e p t i c i s m o . E l hom bre es la medida de las cosas. en que los que más pueden pre­ valecen sobre los más débiles. representa una crisis. preocupados por buscar un principio estable y permanente debajo de las mutaciones incesantes de las cosas. f ) O p o r t u n i s m o p o l í t i c o . C a r a c te r e s gen era les. N o podemos conocer nada con certeza. en que la ciencia corrió el peligro de petrificarse. adoptando una actitud negativa. exageran esta ley «natural» hasta llegar a proclamar la fuerza como único derecho.— A diferencia de los filósofos del p e­ ríodo anterior. Algunos. en cuanto que representan un movimiento con caracteres pro­ pios y netamente distintos de los filósofos anteriores. como el Trasim aco del De República. En religión. Las leyes no tienen fundam ento en la naturaleza ni han sido establecidas por los dioses.

Centraban su interés en los problemas humanos. sino más bien del hombre político y de los problem as prácticos relacionados con la polis y la vida del Estado. 312a. La elocuencia es el arte de la persuasión. Su marcado escepticism o les im pedía intere­ sarse por el saber en cuanto tal. i) V e n a l i d a d . haciendo buena la mala causa (τόυ ήττω ν λόγον κρέιττων ιτοιεΐν). se impera al ejército y se gobierna el Estado»8.241).CM. les resultaban por lo menos ex­ traños aquellos extranjeros que vendían sus lecciones por d i­ nero. Tenían una confianza ilim itada en el poder de la palabra. descuidando el fondo y el contenido formal. Protágoras cobraba 100 minas por un curso. h) F r i v o l i d a d i n t e l e c t u a l . Historia.— N o era especulativa. ganar pleitos. se hacen los puertos.13. sino em inente­ mente práctica. Platón los califica de «mercaderes ambulantes de golosi­ nas del alma» j ) H u m a n i s m o . Pródicos cobraba 50 dracmas por un curso completo de gramática y una por un resumen (Cratilo 403e). g) U t i l i t a r i s m o . — Era uno de los reproches que más Íes echaban en cara sus enemigos. El buen lemiltudn ¡uhLÍIÍc. en cierto m odo se les puede comparar con los humanistas del siglo x v por su adoración hacia la palabra bella. . Se proponían ante todo educar a la juventud en orden a conseguir fines políticos.— M ás que filósofos deben ser considerados como prestidigitadores intelectuales. utilizando para ello el arte de m over los sentimientos y las pasiones. que aborre­ cían todo trabajo retribuido. Zubiri dice que el Sofista de Platón es la «metafísica de la frivolidad» ( Naturaleza. y. que en­ cubrían la vacuidad de su pensamiento con una pirotecnia verbalista de relumbrón. 313c. conquistar puestos. Dios p. 4. A los atenienses. puede emplearse indistintamente para el bien o para ei mal.— En Filosofía se les debe el haber roto el ex ­ cesivo exclusivismo con que hasta entonces se centraba el inte8 G o r g i a s . k) Su f i n a l i d a d . triunfar en los negocios. 9 Protágoras. sin reparar demasiado en la elección de medios. aunque indiferente en sí misma. M é rito s. ha sofística el fin que eadu uno se propone. a formar hombres de Estado. Elogio de Helena 8.— Con las debidas salvedades. — M ás que a servir al Estado enseñaban a emplear sus medios para el servicio de los intereses particu­ lares. Pero no se preocupaban del hom bre en cuanto tal. «Con la palabra se fundan las ciudades.i km jncdios empleados para conseguirlo.

Pusieron de relieve la diversidad y el relativismo de las leyes civiles.228 P. y educación formal. E n la educación introdujeron un ideal pedagógico más amplio y com pleto que el tradicional. no consiste. propias de cada ciudad. L os sofistas se presentaban ante todo como educadores. Y su . de la cual la pieza maestra era la elocuencia.3). Su concepto de Retórica no se refería solamente a la form a exterior de los discursos ni a su armazón lógica interna. en el campo de la Etica y de la Política. «El mérito de los sofistas. su­ ficiente para preparar a los jóvenes a intervenir con éxito en los debates públicos y en el gobierno del Estado.2.II. y. ha d án dolo derivar hada una reflexión sistemática de los proble­ m as humanos. la formación propiamente ética y política. en las que se basan. Jaeger (P a id eia I p. por consiguiente. Periodo sacni/ico rés de los filósofos en torno al problema de la Naturaleza. los sofistas no trataban tanto de comunicar a sus alumnos conocimientos especializados cuanto de darles una cultura general. Elaboraron el concepto de justicia. en realidad su ideal de educación fue beneficioso y acabó por prevalecer so­ bre el antiguo 10. desde el punto de vista de la educación (ircuδεία). como coronamiento superior de la obra educadora. respectivamente. finalmente. sino en cuanto a la concepción general de la vida. y. como maestros de sabiduría y de virtud ciudadana (ττολιτική άρετή). Así. ley (νόμος) y pacto (θέσις). sino en el nuevo y brillante sistema de educación formal que ellos inventaron. y por este título pueden ser considerados como los iniciadores de la formación humanística. pues. Su idea principal es que la naturaleza puede ser educada y perfeccionada. A u nqu e asentado sobre bases filosóficas poco sólidas. pero al mismo tiempo se preocupaban de dar una formación completa del espíritu: for­ mación material.a c. el legal y el convencional. son los fundado­ res de la ciencia pedagógica. sacándolo de los moldes demasiado estrechos de la antigua form ación gim nástica y rít­ mica. Su concepto de naturaleza com ún a todos los hom bres sirvió para dar a la ley un carácter más universalista. y de las cuales se encuentran ecos en los diálogos platónicos. Su finalidad era comunicar a sus alumnos la -π-ολιτική άρετή. d e­ masiado estrecho y particularista hasta entonces. sino que im plicaba una form ación cultural enciclopédica. en las ideas políticas y morales que han avanzado. H aber perfeccionado la Dialéctica y planteado el problem a crítico del valor del conocimiento. 10 Los sofistas. subra­ yando la contraposición entre naturaleza (φύσις). ejercitándoles en la construcción de ra­ zonamientos seguidos. comunicando a sus alumnos un bagaje de conocimientos muy variados. pues. según W. aunque en su so­ lución derivan hacia el subjetivism o y el escepticismo. En Política contribuyen a ampliar el concepto de ley. desarrollando las actitudes im plícitas en los presocráticos. el derecho natural. no sólo en el campo de las prácticas puramente técnicas.

. Sócrates. F u e sutil gramático y brillante orador. aunque después lo ridiculiza en el Teeteto. punto vulnerable se encuentra en los fundamentos intelectuales y morales de su sistema. refutación y conclusión. Se dice que fue educado por los «magos» que acompañaban a Jerjes.i a la pillai >ia cun lit tribuyó a aliiim· y perlocriomii cl mio ilei IrmMiim ·. su venalidad.. 317b). los retratos que de ellos hicieron sus adversarios destacando su vanidad. La sofistica 2.'— N atural de Abdera. cmc. a los ochenta años de edad.. dispo­ sición. Sus escritos se han perdido en su mayor parte. pudo salvar su vida huyendo.C. de Louvain [1948] p. que le llama «padre de la sofística». P k. pues.444-1). Es el más eminente de los sofistas. lo trata con respeto en el Protágoras (337d).455-445). distinguiendo los géneros masculino.8.i'u puloso implicaba < peligro demasiado real ilo derivai hacia ·! el puro virtuosismo y de convertirse on verbalismo y charla tañería. Pero su contribución positiva 110 fue demasiado im por­ tante comparada con el avance gigantesco que pocos años más tarde va a dar la Filosofía por obra de los tres grandes genios. II. exposición. h. R e p re se n ta n te s de la s o fís tic a P R O T A G O R A S (fl... Platón y Aristóteles. pues cobraba cien minas por cada curso 11. 11 Se gloriaba de ser educador y de que e n su compañía se ascendía gra­ dualmente CProtág . U ie u ch v e r d a d <|iir :: ii u n o d e s m e d i d o y | . a pesar de estos méritos. adjetivo y verbo. haciéndose m uy rico con sus lecciones. V e r b e r e . Acusado de asebeía por Pitodoro y condenado a m uerte en 416.. Su libro Sobre los dioses fue quem ado en la pla­ za pública. aun cuando el contenido de su enseñanza reposara sobre bases poco sóli­ das» (G./ < -1 . quien le encargó redactar una constitución para la colonia panhelénica de T h urioi (444-1). E n Gram ática se le atribuye ha­ ber iniciado el estudio científico y sistemático de la palabra. la importancia cum >< l. preámbulo. o en Sicilia.371). En Retórica distinguió las partes del discurso: exordio.irli l< o r a to r io . su orgullo y vacuidad intelectual no deben considerarse como simples caricaturas.29 l' ii Gramática. M urió en su patria. Así. L es idéals culturéis de la G rece: R. . Enseñó durante cuarenta años. femenino y neutro y las partes de la oración: sustantivo. según Jaeger. M as. discusión. resulta que los sofistas han desem­ peñado un papel importante en el desarrollo cultural del pueblo griego. Platón. H izo varias visitas a Atenas (h. F u e m uy estimado por Pericles...

II 24: 1042323. Nada hay fijo ni estable. D e aquí el valor de la habilidad de los retóricos para transfor­ mar la «peor razón en la mejor» (τον ή ττω λόγον κρείττω -ιτοιεϊν) y para hacer dos discursos opuestos sobre la misma cosa 15. tal es para él con certeza. VII 6o. io62bi3). E x i s t e n c i a d e D i o s . de las que son en cuanto que son y de las que no son en cuanto que no son» (ττάντων χρημάτων μετρον άνθρωπος. puesto que están en perpetuo cambio. reúne en sí todos los opuestos. III 2: 997b32ss). yo no puedo saber si existen o no. De lo cual se deriva que la misma cosa es y no es al mismo tiem­ po. en lugar de las malas» (T eeteto 166-7). S e x t o E m p í r i c o . y que es mala y buena al mismo tiempo. y así. IX si. Sobre los dioses (τγ. Sobre el Ser (περί του δντος).280 P. 13 D i e l s .. 80B1-5.. su relativismo y su escepticismo. — Sobre la existencia de Dios profe­ saba el agnosticismo más absoluto. Solamente podemos conocer los fenómenos que impresionan nuestros sentidos. de esta manera. L a e r c i o . Teeteto isieisza. Discurso (Μέγας λ ό γ ο ς )12. Solamente son ver­ dad en cuanto que nos aparecen. M o r a l . τω ν δέ ούκ οντων ώς ούκ Ιστίν)13. 14 «Los retóricos hábiles hacen que a la ciudad le parezcan como justas las cosas útiles. No habiendo nada estable y percibiendo cada uno la realidad a su manera. Las cosas ni son ni no son. A su obra Sobre la Verdad pertenecía la famosa frase: «El hombre es la medida de todas las cosas. L a e r c i o . Destructores (’Αλήθεια ή καταβάλλοντας) (λόγοι). lo que no significa sino que lo que le parece a cada uno. M a th . ni tampoco qué forma puedan 12 D ie l s . re­ sulta que tampoco existen un bien ni una justicia fijos y uni­ versales 14. τω ν μέν όντων ώς έστίν. la Moral el relativismo del ser. IX 50. sino tantas verdades como individuos. porque con frecuencia una cosa parece bella a unos y fea a otros. cuando dice que un mismo viento puede parecer a uno frío y a otro caliente ( D . y debe valer como medida lo que le parece a cada uno» (XI 6. R h et. 8 o B i . 15 A r i s t ó t e l e s . Su fondo filosófico procede de Heráclito o de los atomistas de Abdera. «Acerca de los dioses. Cada uno es la norma de su verdad. L o mismo expresa Platón en el Teeteto (i5ie). Contradicciones (’AvnÁoyíca). D. θεών). Gran. A d v . no hay una «verdad» universal. a otros les parece malo. Está dominado por la idea del cambio incesante de las cosas. D e aquí provienen su subjetivismo sensista. L o que unos creen bueno. . — Aplicando a.II. Período socrático Q uedan escasos fragm entos de sus obras: L a Verdad (o Ion Discursos). Aristóteles explica este pasaje en su M eta física dándole pleno sentido re­ lativista: «Protágoras decía que el hombre es la medida de todas las cosas. y su verdad consiste en cómo nos aparecen. M e t. L o que es verdad para uno no lo es para otro. Todas las apariencias son verdaderas.

Elogio de Helena. D .— N atural de Leontinoi. Olímpico. L a e r c i o . IX 5 1 . del m ovimiento y del tiempo y de las cosas particulares. llegando hasta los límites más extremos del agnos­ ticismo y del nihilismo. A lcibíades y Critias. Todo sale del No-ser para volver al No-ser. «La palabra es una gran dominadora..0 A u n cuando existiera el ser.° N o existe nada.ma» l(· Apenas sabemos nada do X e n i a d e h in i ( Io r i n t o ( n . Protágoras). φύσεως).hl de la materia y Ih brevedad do hi vii In hum. b) Tam poco existe el ser (Parménides) ni eter­ no. Aspasia. porque sería y no sería al mismo tiempo. Fue enviado a Atenas como embajador en 427 para solicitar ayuda contra los siracusanos. M urió en Larisa (Tesalia).. sería incom prensible para nos­ otros. Sexto E m ­ pírico nos ha conservado un resum en de los «tres capítulos» de Gorgias: x. G O R G IA S (fl. M a th . 2. «El sofista hace discursos. que con un cuerpo pequeñísimo e invisible realiza obras divinísimas»18. του μή δυτος ή τ γ . 3. VII 53. del vacío. Se le atribuye el haberse presentado en el teatro de Atenas diciendo: «Pregun­ tad». Defensa de Palamedes. colonia de Chalcis. y no podríamos conocerlo. n u -n donado por Sexto Empírico.1 4 .444-1). ni uno. Pro­ fesaba una confianza ilimitada en el poder de la palabra y sub­ ordinaba todas las artes a la de persuadir. ni creado. tanto las apariencias como las opiniones 17. ni m últiple. S e x t o Em p . Parece que se inspiraba en Par­ ménides y Demócrito. Escribió Sobre el No-Ser o Sobre la Naturaleza (ir. 18 E logio de H elena 8 . Si existe alguna cosa es o ser o no-ser. a) N o existe el no-ser (H erá­ clito. Su fondo filosófico parece inspirado en Em pédocles y en los eléatas. 8 1 . B 4 . 17 D i e l s . I liiy muuhoH impcdimonloN |nu«i milmio. E xis­ tir el no-ser im plica contradicción././ lo f lllit ll Icnor. a los ciento nue­ ve años.0 Y aun cuando pudiéra16 D i e l s . . Elogio a la ciudad de Elea. dejando a los atenienses admirados con su elocuencia. c) Tam poco existe un ser m ezclado de no-ser (Pitágoras). Arte Retórica (τέχνη). Fue m uy estimado por Pericles. como el médico medicinas». en Sicilia. pues no sólo niega la realidad del es­ pacio.1 2 . Tucídides. h. sino hasta la misma existencia del ser. v ). In <wiuiid. A d v . llegando a adoptar una actitud nihilista. ni eterno y creado a la vez. U n Epitafio. Fue tal vez el orador más brillante entre los sofistas. T od o es falso.

Famoso por su herm o­ sura. 22 D i e l s .a m itad del s. 3). D e M e l. Retaba a discutir a todos cuan­ tos se creyeran más sabios que él. retórica. V isitó Atenas hacia 421. historia. Pero en el fondo se desprende una co n ­ clusión. cuyo estilo pomposo ridiculiza Aristóteles en su R e t ó r i c a : «La filosofía es una catapulta contra las leyes» 20. O quizá una burla de los filósofos. Proponía un ideal enciclo­ pédico de educación que abarcaba todas las artes y todas las ciencias: gramática. Período socrático mos conocerlo. que tomó de Gorgias la idea del panhelenismo. L a naturaleza a ninguno hizo esclavo» 21. el retórico. En política defendió la idea panhelenista de la unión de todos los griegos. q u e e lo g ia C i c e r ó n . Se interesó por la unidad y la relación entre materia y la forma. M a th . y es que no conocemos más que apariencias.. D is c íp u lo s d e G o rg ia s. E s c r ib ió u n e n s a y o Sobre la muerte.— A l c i d a m a s d e E l e a . astronomía. . general ateniense. Es posible que una actitud tan radical no pasara de ser un simple ejercicio de retórica o un juego dialéctico para poner en ridículo a los eléatas y a Protágoras. sus fuerzas atléticas y su prodigiosa memoria. Su carácter evoca el tip o de Pico de la M irándola 23. H istoire de la Philoso­ phie I 112). P o l o s d e A k r a g a s . T use. I 48.— Natural de Elis.I I. et Gorgia VI 980. R het. haciendo alarde de la habilidad de los retóricos para hablar bien hasta de las cosas más contradictorias. ad A r is t. Defendió la igualdad. «Dios hizo a todos libres. mitología. Era capaz de repetir una lista de sesenta palabras con oírlas una sola vez. y que la retórica es el arte de descubrir aquellas que pueden sernos útiles en cada caso particular. A. 83. 140604. no podríamos com unicar a otros nuestro c o ­ nocim iento ls>. La nobleza es cosa vana: «su valor no es evi­ dente.v). S e x t o E m p ír i c o . empleando sus propias armas. 21 Schol. ritmo y armonía. y sobre todo I s ó c r a t e s . H IP P I A S D E E L IS (2. palabra vacía» ( D i e l s . 82B3. L y c o f r ó n 22. Fue encargado por sus compatriotas de una misión diplomática en Esparta. X e n . su dignidad. M e n ó n . 20 R het.232 P. I 13 . Se presentó en los juegos 19 D i e l s . III 3. 23 «G’est une espèce de Pie de la Mirandole antique: il se flatte de tout savoir et de posseder tous les métiers» ( R i v a u d . VII 65-87. matemáticas. A d v . música. personaje del diálogo platónico que lleva su nombre. Sabía la serie de todos los arcontes desde Solón y las historias y genealogías de todos los pueblos. P r o x e n o d e B e o c i a .

N ada bueno ni bello se consigue en este mundo sino con trabajo 29. Lista de vencedores olímpicos 25.ileo. Escribió numerosas obras sobre las materias más variadas: Synagogé. c.un. D i e l s . E l troyano. F u e varias veces a Atenas como delegado de Keos. 3 3 7 d . P l a t ó n .millo.432. ya no existimos nosotros. sello (stridile). en que exponía sus teorías morales y donde se contiene el famoso m ito de Hércules ante la encru­ cijada de dos caminos: el ancho del vicio y el estrecho de la virtud 27. envuelto entre forros de piel. . A sus lecciones asistieron Eurípides. Es de notar que este cosm opoli­ tismo aparece en los filósofos que no pertenecen a Atenas. El mismo argumento se atribuye a Epicuro. 84B2. florecerá toda la vida. 315c.— Natural de Calcedón.21-34. si le hubiera oído su curso de 50 dracmas. tirón.364a. minor 363c. 26 P r o t. cal/. isla de Keos. Sobresalió por su cuidado en distinguir sinónimos 28. L a educación es lo mejor que tienen los hombres.— N atural de lulis. Discípulo de Protágoras y rival de Gorgias. . 84 A. I. L a ley natural (áypacpos νόμος) debe prevalecer sobre las leyes civiles que tiranizan a los hom ­ bres y les obligan a acciones contrarias a la naturaleza 26. P r o t. 29 A xio ch u s 369c (diálogo seudoplatónico). Elegía de Hippias. E p ist.odo con lect it utad o pot él mismo. y cuando ella existe. pues mientras vivim os no existe la muerte. «Los dioses no han concedido a los hombres ninguna de las cosas bellas y buenas sin fatiga y sin trabajo» (En el mito de las H oras. petulante y va nidoso 24. Porque.368b. griegos y bár­ baros.La ujjltiieti olimpico» luciendo ι. en Bitinia.¡ido y Iranct >ile pet limiti. A n te la vida adopta una actitud pesimista. III 125. aristócratas y esclavos. 25 D i e l s . una vez plantado en el corazón humano.ιιι munto. Para triunfar en la vida es necesario el esfuerzo. Escribió Sobre la naturaleza y las Horas o las Estaciones. 28 «Es lástima que no haya oído yo a Pródicos más que su lección de la dracma. pretencioso y refinado. 84B2). C i . D i e l s . M em . Sobre la cuadratura del círculo. P R O D IC O S D E K E O S (h. Platón lo describe como hom bre rico. y lo que. T R A S I M A C O (s. Es la depositaria de la cultura humana. 2? J e n o f o n t e . sabríamos ahora la verdad sobre la exactitud de los nombres» ( C ra tilo 384b). U n poco más viejo que Gorgias. II 1. Platón lo describe como gárrulo. de quien 24 H ipp.i ni. Es como la siembra que prepara la cosecha. ι .v). vivía en 399). colonia de M egara. Isócrates y el músico Damón. Pro­ clamaba la igualdad entre todos los hombres. N o hay que temer la muerte. D i e l s .

341 el gráfico con que trata de resolver el problema. Discurso so­ bre el gobierno de Atenas. no tienen providencia ni se preocupan de los asuntos humanos (δτι oí θέοι οΰχ όρώσι τά ανθρώπινα)32. I 2: i8sai4. Sin embargo. Escribió varios libros: Sobre la verdad. C A L IO L E S . Estudió ritmo de la prosa. la am bición de dom inio y el preva­ lecer sobre sus enemigos. Política. 33 Gorgias 482-484.II. C u ltivó la física.— Es un personaje que aparece en el Gorgias. 336b. la geom etría y la ética 35. 32 D i e l s . Sólo existe un ser. m anteniendo las mismas doctrinas extremistas que Trasim aco. L o s seres particulares no son más que apariencias 36. Período socrático fue rival. 34 J e n o f o n t e . pues allí califica a la justicia del mayor de los bienes humanos (B8). Política patria (πάτριος πολιτεία). Sobre la concor­ dia (ομονία). Más bien parece sugerir lo contrario el testimonio de Hermías. Preponderancias ( Ύπερβάλλοντες). 85A9. Platón critica severamente sus teorías morales y políticas. E l bien es el poder. Enseñó algún tiempo ven Atenas. Temas para oratoria (Άφορμαί ρητορικαί). 87B13.234 P. N o hay más derecho natural que la fuerza. Retórica. E n la Verdad parece defender una posición semejante a la de los eléatas.v). Se duda si es real o ficticio. Se le atribuyen muchas obras. Para Trasim aco nada hay justo ni injusto. D i e l s . que es quien hace e im pone la ley 33. que existían en tiempo de Cicerón 30: Gran arte (Μεγάλη τέχνη). no es seguro que Trasimaco haya de­ fendido en realidad un concepto tan brutal de la justicia. 3« D i e l s . en que se basa el dere30 D e O rat. III 32. A N T I F O N (segunda m itad s. verdadero ni falso. Dis­ cursos para excitar la piedad (συμβουλευτικοί). Véase en la p. Sobre la interpretación de los sueños. L a ley ha sido hecha solamente para los hombres que no tienen valor para sustraerse a ella 31. Paignion (Παιγνία). Los dioses han sido inventados por los legisladores para asustar a los hombres. N iega el concepto tradicional de justicia y defiende como única ley natural el derecho del más fuerte. Enemigo de la democracia. M em . 35 A r i s t ó t e l e s . con­ temporáneo y rival de Sócrates 34. Phys. G ran retórico y gramático. D i e l s .— N atural de Atenas. L o justo es lo que aprovecha al más fuerte y lo que conviene al gobierno consti­ tuido. Q uedan al­ gunos fragmentos de su ensayo sobre la cuadratura del círculo.128.338c. 31 R ep. comentando el Pedro de Pla­ tón. 85B8. I 6 . Si existen.i s s . . 87B1-10. Contrapone la naturaleza (φύσις).

Sisifo. El m ayor de todos los bienes es estar en armonía consigo mismo y con los demás. .460-403). 40 D i e l s . en las cuales se apoya el derecho posi­ tivo. B59. Condenaba la separación de clases sociales.60. Pues todos respiramos el aire por la boca y por las narices» ( D i e l s . L os dioses no eran más que una creación de un hombre ingenioso para atem orizar a los hombres y obligarlos a cum plir las le y e s42. Elegías. L a moderación debe probarse en la tentación. Com enzó a intervenir en política hacia 415. formó parte del régim en de los Treinta Tiranos (404-403). que cu innato y absoluto.i ciudad (τά tt¡s ττόλεωϊ νόμιμα). C R IT IA S (h. vie l. L a ley natural responde a la verdad. prim o de Platón. Consideraba convencionales y sin ningún valor los cultos a la divinidad. están en oposición con la naturaleza» 37. todos somos iguales. consi­ derándolo como un sofista. Junto con Cármides. que es puramente convencional c im puesto por la fuerza o por la necesidad. . para aprender el arte de la política. Radamanto. absolutamente.— Aristócrata ateniense. y las leyes civiles a la opinión. 88B25 (del drama S is ifo ). 3 «Por naturaleza. bárbaros y he­ 8 lenos. Todos hemos sido hechos por la naturaleza por el mism o camino 38. 39 J e n o f o n t e . I 2. En moral tiene pensamientos m uy elevados. Constitucio­ nes (ΓΤολιτείοα). cuando creyeron que ya habían aprendido lo suficiente. a quien siguió.cho natural. Sostenía la igualdad entre todos los hombres y la fraternidad sin dis­ tinción de naciones. A firm a la existencia y unidad de D ios. «A la divinidad nada le falta y nada puede recibir. N o son los 37 D i e l s . porque es infinita y sin ningún de­ fecto»40. 87B78. 42 D i e l s . M em . Piritoo. y lo definía como la «conjetura de un hombre prudente»41. D e carácter violento. 41 D i e l s . L a verdadera justicia se basa en la ley natural. E n su libro sobre la interpretación de los sueños exponía el arte de la adivinación. En 407 fue preso y deste­ rrado por el asunto de la m utilación de los H erm es. Com puso varios poemas. «La m ayor parte de las cosas que son justas según la ley.80. siendo muerto por Trasíbulo en 403. A dm iraba el régimen espar­ tano y aborrecía la democracia. D iscípulo de Gorgias y Sócrates. Hexámetros. En el últim o enseñaba que la invención de los dioses sólo había tenido una finalidad política. El que no ha experimentado el deseo ignora lo que es la templanza 39. S7B44. 87 B44).i lau leyt:.·. y abandonándolo. 87B10. tío de Platón. como Alcibíades. y dramas: Tennes.

Testimonianze e frammenti (Firenze. L o s sofistas y la historia del pensamiento : Rev. D ie alte «techne rethoriké» und ihre G e n e r : Hermes 32 (1897) 341-381. 43 D i e l s .. D i e l s . E. A. S ofisti. H. Prodicus. D e sophistis G raeciae praeceptoribus (Amsterdam 1915). L o que es bueno para unos es malo para otros. Exageraron la Retórica hasta convertirla en pura palabrería. compuesta hacia 400 por algún discípulo de Protágoras. G e r c k e .8 c. « L o s d iscu rso s d obles» (Δισσοί λόγοι). G o m p e r z . D i v i n k . L e v i . 1949). de Educación 60 (Madrid 1946) 7-13.K r a n z . G u n n i n g . Rasegna nazionale (1904).. sino las culpas d e los mayores quienes han causado la ruina de Grecia. 3 (1890) . como los hermanos Eutidemo y Dionisiodoro de Q uíos (s. A. J.. . que Platón ridiculiza en los diálo­ gos que llevan sus nombres.— O bra mediocre. y malo para el enfermo. Carecen de im portancia otros sofistas. L o m ismo hay que decir del poeta Eveno de Paros. discípulos de A n tístenes..1-21.P e s c e .2. 90.. C o sta A r a ú jo . M . H ippia s (Neuchàtel 1948-1949).. A.6 (Londres 19 3 4 ) (primer intento de revalorización de la sofística).. El bien y el mal. Nac. en que se exponen todas las paradojas del relativism o43. I Sofisti. d e . Fragm .i: T hales to P la to (Leiden 1950). carente de contenido. C h i a p e l l i . J a e g e r . . d e r Phi­ los. P er la storia della sofistica greca: Archiv fü r Gesch. M.. 1923). Fragmentos Frammenti e testimonianze (Bari. D u p r é e l . L a s s o n . C. F u n k B r e n t a n o . L .236 PJL P erío d o socrático dioses. T h . D u p r é e l .iv).. A .. Gorgias.. D. . lo justo y lo injusto. I l sorgere della sofistica nella vita e nel pensiero greco d el V secolo. La Nuo­ va Italia. V o g e l . y la Eristica. o arte de disputar. H. E. B I B L I O G R A F I A A) C a r d i n i . vol.79-90. G reek Philosophy. así como Eutifrón.. L es sophistes grecs et les sophistes contemporains (1879). der Vorsokratiker B) Obras generales B o d r e r o .240-270. S ophistik und R etho rik (Leipzig 1 9 1 2 ) . P.. G. ni la fortuna. η.. Protagoras. C. en logicism o formulista. U n t e r s t e i n e r . S to ria della Sofistica (Nápoles 1966). L a legende socratique e t les sources de P la to n (Bruselas 1922).. y buena para el médico. G r o t e . J. H istory o f G reece (18 4 6 ) vol. Laterza. E l alimento es bueno para el hombre sano. Sokrates und d ie Sophisten (1909). W. L a enferm edad es mala para el enfermo. E. solamente tienen un valor rela­ tivo. P. P aid eia 1. L e s sophistes. Philosophie und Sophistik (La Haya 1940).

. A. Gorgias und Parm enides: Hermes 76 (1941) 393-407. I Sofisti. — 2 8 4 -3 0 2 . Bajo su mando. Salzi. CAPITULO IX S ó cra tes (470/469-399) i. A. Bocca. 9. — Studien on Protagoras: L e v i . — L a juventud de Sócrates coincide con el esplendor de la Atenas de Pericles. E. G i g o n . Class. S tu d i sulla filosofia teoretica di Protagora (Pisa 1896).b r . Desde las victorias de Maratón (479). Pródicos N estle. Platea y Micala (479) hasta la guerra del Peloponeso (431) transcurren unos cincuenta años (pentecontaetía) de paz y de creciente prosperidad. Logos 25 (1942). P la to n . .. U n t e r s t e i n e r . W. liga naval inspirada por Aristides y Cimón. M. R o l i. TiMi'ANAZo Cardini. et M o ra le (19 16 ). L a sophistiijiw. Grande Antologia Filosofica (Milano. después de la destrucción de su rival Egina (458). di Fil. O.V i a l e .. M . L a doctrina di Protagora e un nuovo testo dossografico: Riv. <Hude < p h ilo so p h ic com partii' : R e v ­ le ile M é t. . O. I Sofisti e Socrate (Torino 1961). di Fil. D ie griechischen Sophisten s u Sokrates und U n io n s Z e it und ihr Einfluss a u f Beredsam keit und Philosophie (1832). En 477 se puso Atenas al frente de la Confederación de Délos. partidario de la alianza con Esparta. capitaneado por Pericles. Gorgias Bux. M o r r is o n . 1938). The ethical and social Thought o f Protagoras: Mind 49 (194 0 ) B odrero. Gorgias <iUeber das N ichtsein»: Hermes 71 (1936) 186-213. A . Sácmlts 287 M a sso n O u r r k i M. A . L e v i . S a i t t a . Laterza. M .. L a génèse de la ris 1934). Mar­ zorati) I p. V id a y c a rá cte r.. G orgiae H elena (Berlín 1927).. o f Protagoras in athenian public life : G. jefe del par­ tido conservador. C o v o t t i .. S tu d i su Protagora: Philosophy 15 (1940).. D ie H oren des Prod ikos: Hermes (1936) isiss. (Con abundante bibliografía. Atenas alcanza la hegemonía marítima. . (1943-1944) 21-99.C. I m m i s c h . G. P. Pericles acabó con la . . 1914) 2 vols. L'illum inism o della sofistica greca (Milano.. H. A r isto te U n t e r s t e i n e r . Classical (Pa­ sensation ¿hez Protagoras. Protagora (Bari... T h e place Quarterly (1941).) Protágoras E. L e opere di Protagora: Riv.. . En 462 triunfó el partido democrático.85-139. (1903) 558-595. Salamina (480).

.. los M uros Largos y se reconstruyó el puerto de El Pireo.IL Período socrático piratería del mar Egeo. zSe. disfrutaba de una renta anual de 70 minas (200 dracmas). Sócrates cum plió en ella como buen patriota. que con­ denó a muerte a Critias y Cárm ides. 2 E u tifró n 1 A p o l. En 431 comienza la desgraciada guerra del Peloponeso. L a ciudad se em belleció. respectivamente. D espués perdió toda . tom ando parte en las batallas de Potidea (432).000 en 310. general del ejército ateniense En 421 terminó la prim era etapa de la guerra. Dióg. derrotada por Lisandro. II 22. desmanteló las ciudades jonias y am ­ plió la colonización. llegando a 30. en que pereció Cleón. Teet. donde salvó la vida a Alcibíades en el desastre de D elión (424). L a e r .000 habitantes y unas ro. y en la retirada de A nfípolis (422). apoyadas. Se edificaron el Partenón. A u n q u e después de la peste de 430 la población desciende rápidamente. L a e r . ejerciendo una sangrienta dictadura durante ocho meses. pero sin preocupaciones. Probable­ mente ejerció en su juventud el oficio de su padre. Cae la de­ m ocracia y el poder pasa sucesivam ente a manos de los C uatro­ cientos. en el demo de Alópeke.23. Sócrates nació en Atenas. y finalmente un grupo de oligarcas (los Treinta Tiranos). durante diez años. 149a.. se apodera del mando. reanudán­ dose otras dos veces.. Fenáretes.000 en 390 y a 20. de fundam ento el atribuirle el grupo de las Gracias del Partenón 3. II 19. los Propileos. C on esto se abre el período más trágico de la historia de Atenas. apoyado por Esparta. B anquete 2 ig e -2 2 ia . hasta el desastre de la escuadra ateniense en Egos Potamos (404). E n 403 fue restablecida la democracia por Euclides. por Atenas y Esparta. 3 D ió g . L a industria y el comercio prevalecieron sobre la agricultura. simpatizantes con el régim en espartano. donde hizo el mismo favor a Jenofonte. parientes de Platón. artesano acomodado (banausos). T a l vez por herencia de su padre. que le permitía vivir modestamente. D e 411 a 403 se suceden violentas convulsiones políticas. aunque carece. originada por la rivalidad entre Corcira y Corinto. hasta que fueron derrocados por Trasíbulo. y d e . que ejercía el oficio de escultor.238 P. τoc. Fue hijo de Sofronisco.ooo casas. pero per­ duró la animosidad y la desconfianza hacia los partidarios de la aristocracia. que después de la muerte de su marido se dedicó al menester de partera 2. Estos tristes sucesos son el marco en que se desenvuelve la vida de Sócrates.su fortuna en la guerra. después de los C inco mil. Atenas llegó a contar 100.

.

2 4 0 P. L a diferencia entre el Sócrates caricaturizado por los cóm i­ cos y el que nos describen Platón y Jenofonte hace sospechar en su vida un momento de crisis. le aparecían en prim er plano la influencia disolvente de los filóso­ fos y de los sofistas. en cuanto ciudadano. consagrándose al estudio de los problemas del hombre. A n te la urgencia de los problemas en que se ju ­ gaban la vida o m uerte de Atenas. N o sabemos en qué consistía ésta. V 4. . cuyas causas son más de orden político que científico. Por encima de todo le preocupaba la suerte de su ciudad y la solución de los problemas políticos de que dependía su salvación.II.15.. 4 J e n o f o n t e . el ciudadano ateniense6. En este concepto coincidía con los conservadores del partido aristocrático. I I 21. sino en concreto. adquirida principal­ mente en las disputas filosóficas presenciadas en la plaza p ú ­ blica. Parece que aprendió astronomía. que lo presenta como un sofista y un filósofo al estilo de los jónicos.10). presencia su d e­ cadencia y la disolución de sus fuerzas más vitales frente a su. rival Esparta. minaban la fe en la religión tradicional. E n su juventud escuchó las lecciones de Arquelao. E l hombre que le interesa a Sócrates no es el hom bre en abstracto. F ed . matemáticas y música. 1 4. I 1-14. discípulo de Anaxágoras 4. a todas luces caricatu­ rescas. L a e r . Sócrates. con su escepticismo. D ebió de comenzar su en­ señanza hacia el año 434. Tuse. Dióg. de Aristófanes. poco podían importarle las especulaciones sobre los «principios» de las cosas. con su cosmopolitismo y su desarraigo de la metrópoli debilitan el respeto a las leyes. ni las frívolas exquisiteces de aquellos retóricos ambulantes. y que podemos relacionar con las tristes circunstancias por que Atenas atravesaba por aquellos años. IV 7 . 5 M em . Según Cicerón. enamorado de su ciudad natal. y con sus nuevos procedim ientos educativos contribuían a corromper las virtudes ancestrales del alma griega.2 . 96a. Reflexionando sobre las causas de su ruina. post. 6 «No me quieren enseñar nada la tierra y los árboles. pues sólo disponemos de las referencias. A sí se com prende la actitud de Sócrates frente a los filósofos y los sofistas. con esto hace bajar la Filo­ sofía del cielo a la tierra (A ca d . a las costum bres y a las instituciones básicas de la ciudad. Período socràtico Su educación debió de ser poco libresca. M em . Unos y otros. que en pocos años la habían precipitado desde la cum bre del es­ plendor político y m ilitar hasta la amargura de la derrota. Pero m uy pronto se desengañó de aquellas especulaciones. sino los hombres en la ciudad» (F ed ro 23od). considerándolos como los más urgentes en la Atenas de su tiem po5.

Frente a los vicios. Jenofonte lo describe con nariz chata y respingada. de sus enseñanzas. arengando a las masas con discursos apocalípticos.. V iendo la abundancia de obje­ tos que se exhibían en los comercios. adoptar el diálogo directo. . V 91. S é i f ri t fi i il El carácter de SkVrulcH dcm 'oni'inla 1111 pu<:u ρ . exclamó: « ¡Cuánto es lo que no necesito!» 9 V ivía y vestía m uy pobremente. desenmascarando su petulancia y con­ fundiendo su ciencia superficial. a estilo de Bem óstenes. y tanto en verano como en invierno usaba el «tribón» espartano. confesaban que no sabían si hablaba en serio o en broma.'.. . desconcer­ tados por su socarronería. la con­ versación hábilmente dirigida. Platón lo comparaba a los silenos. Euclidee y Fedón. por fuera burlescos y por dentro llenos de dioses 10. insistente. ι cum prender h u pensamiento.. rayana en la fascinación. Tuse. la siembra tenaz. de amigos (etairoi). y a los que instruía en sus conversaciones sobre cuestiones de orden moral y político. Su fealdad corporal se compensaba con sus dotes morales e intelectuales. sobre los que ejercía una influencia. el afeminamiento y el cosm opo­ litismo. 7 A p o l. consagrándose a la formación de un grupo selecto. Platón y Jenofonte le cono­ cen ya en su vejez. ^ηà. Se comprende también su esfuerzo desesperado. machacona. A ndaba descalzo. quizá con el pro­ pósito de formar una aristocracia intelectual para oponerla con­ tra el turbión de las fuerzas disolventes que amenazaban des­ truir a Atenas 8. Alcibiades. 9 D ió g . II. de­ rrotada y en trance de disolución. más que de discípulos. Sus interlocutores. 8 Banquete 215SS. C íe . L a e r . 10Banquete 215b. E l mismo reconoce que esas discusiones le acarrearon numerosos enemigos 7. ι ι . el lujo. Su aparente serenidad y hu nonnmi inalterable encubren un fondo profilili lamenti. sermonean­ do oportuna e inoportunamente por calles y plazas para desper­ tar la conciencia de los atenienses y hacer volver su atención hacia los problemas urgentes para la salvación de su ciudad. Critias. frente a la hueca retórica de los sofis­ tas. Sus compatriotas le habrían com prendido más fácilmente si hubiese sido un orador enérgico. la controversia pública.( . Kóeia tes lleva en su alma todo el dolor y la tragedia de Atenas. Aristófanes lo llama ψυχαγωγό. A esto responde su incansable actividad educadora. frutos de la prosperidad comercial de Atenas. inimico. oponía el ejemplo de una vida austera. A la primera generación de amigos pertenecen Antístenes. empleando sus formidables do­ tes de dialéctico para enredar a sus adversarios en sus cuestiones de preguntón incansable.Μ . Pero Só­ crates creyó más eficaz.

Redner und D enken (Basilea 1943). Llevada su causa al tribunal. 11 A p o l. Los asistentes se echaron a reír. hijo de Sofronisco alopecense. mi natural. μέν ή ττόλι. contra Sócrates. a quienes había combatido con todas sus fuerzas 13. «El juicio de Sócrates fue un verdadero paio de ciego que el pueblo de Atenas descargó en un mo­ mento de atroz nerviosismo» (ibid. sino el haber sido confundido con los filósofos y los sofistas. Μελήτου Π ιτθεύς Σωκράτει Σωφρονίσκου Άλωττεκήθεν άδικεϊ Σωκρά­ τη. semejantes a la de la Atenas arcaica. S c h e f o l d . de la Acad. . «Meleto. Período socrático V ivió siempre en Atenas. IV 29. 13 «Fue una víctima del súbito despertar en los atenienses del sentido de la tradición» ( T o v a s . Su simpatía hacia las constituciones políticas de Creta y Esparta. K. efectivamente.1). delinque Sócrates poí­ no honrar a los dioses que honra la ciudad. en que culpaban a Sócrates de impiedad.II. Cármides. IV 4. Cuando el fisonomista Zopiro encontró a Sócrates. le ocasionaron numerosas enemistades. 24b. por introducir nuevos demonios. οΰ.. Pero Sócrates declaró que Zopiro tenía razón: «Ese era. νομίζει θεούς ού νομίξων. inculto e incapaz de perfeccionar­ se. 10). sus concomitancias con C ritias. viendo su rostro. en la prim era votación tuvo 281 votos en contra y 220 a favor. que intentaban dar muerte a L eón de Salamina i2. 1907. A lcibiades y Platón y otros pertenecientes al grupo aristocrático.2 4 . P l a t ó n ..» Acerca de los retratos de Sócrates: K e k u l é v o n S t r a d o n i t z . τίμημα βάνατοξ (Dióg. 143).. M em . §τερα δέ καινά δαιμόνια είσηγουμένο. 12 M em . alejado de puestos y cargos ofi­ ciales. hacia 406-5. I 1. A p o l. hijo de M eleto pitheuense. lo declaró imbécil de nacimiento. 267). delinque tam bién por corrom per a los jó ­ venes. D ie B ild ­ nisse der Sokrates (Abh. V 3-7. άδικεϊ δέ καί τού. D ie B ildn iss der antiken D ichter. de introducir nuevas prácticas religiosas y de corrom ­ per la juventud. V id a de Sócrates p. dando una prueba de valor alzando su voz en de­ fensa de los ocho generales acusados de negligencia en la ex­ pedición a las islas Arginusas para salvar a Conón. 32ab. E n 404-3 se en­ frentó con los Treinta tiranos. El año 400-399 el comerciante A nytos.. 14 Μ έλη-ros. Pero lo que colma la tragedia de Sócrates fue no sólo la incom ­ prensión e indiferencia de sus conciudadanos. en que perecieron dos m il ciudadanos atenienses n . el poeta M eletos y el orador L ycó n presentaron ante el tribunal de los Q uin ien­ tos una acusación de asebeía. Pero yo lo he reformado por la educación. Pena de muerte» 14. διαφθείρων. fue prytaneo del Consejo de los Q uinientos.53). Laer. T e e t. Solamente. de Berlin. νέου.3. su oposición a la democracia restaurada en 403. Pero en la segunda fue ojos saltones y vientre abultado ( Banquete II 19. II 40.2 P.

pero prefirió perm anecer en Atenas y presentarse ante sus jueces. que hizo irritar los ánimos en contra suya. A n te el tribunal adoptó una actitud altanera. puede explicarse. Interpretaciones de Sócrates. quizá con el sentido irónico y pesimista de darle gracias por curarlo de la enfermedad de la vida (T ovar. han sido descritos por Platón de manera insuperable 16. Plotino.— «Verdaderamente. 2.. y o se señaló una pena ridicula o no quiso señalarse ninguna. o. que sube y baja. A s í adquiere su muerte un sentido heroico. con di­ versas alternativas. que le hacía caer en abstracciones.9. por la incertidum bre e insuficiencia de nuestros medios de conocimientos.C. Pero esto equivalía a reconocerse culpable. e incluso en una especie de éxtasis de carácter pu­ ramente natural (Arquímedes. que le facilitaban la fuga. 18 M o n t e s . dios de la Medicina. 15 Véase la bellísima prosopopeya de las leyes en el C ritó n soa-sse.e. p-333)· 17 La influencia de su ΒαΙμων. o aceptando una m ulta o el destierro voluntario (Critón). Pudo haberse señalado la pena a sí mismo. N o sin cierta arrogancia puede lanzar este reto a su acusador Anytos: «El vencedor es el que ha tenido una vida más útil y más bella» (Apol. nunca dejará de tener para todos los investiga­ dores el atractivo de un enigma por descifrar. el desdén por una vida frustrada. Condenado a muerte. acerca de la estima y el valor de las distintas fuentes. Declaró que su «demonio» se había opuesto a que preparara su defensa 15. ¡¡ácrata condenado a beber la cicuta por 141 votos a favor y 368 e a contra. su ejecución se retrasó un mes. o bien por algún fenómeno acústico. apareciendo como «la coronación lógica de su vida»17. de Délos. que le avisaba en varias ocasiones. la más endiablada ironía del mundo griego y de todos los mundos» 18. . L a tarde del mundo griego: Escorial 33 p. E u g e n i o . y tal vez la postrer esperanza de que la ejemplaridad de sus últimos momentos sirviera para hacer reaccionar a sus conciudadanos. Sus últimos momentos. A través de su serenidad ante el suplicio se vislum bra un fondo de amargura por el fracaso de sus esfuerzos. Antes de morir encarga a sus amigos que sacrifiquen un gallo a Escu­ lapio. sin duda. es­ perando el retorno de la nave que había ido a las fiestas. D ie l s compara la cuestión socrática a la marea. Santo Tomás). Sócrates acepta la muerte por permanecer fiel a las leyes de su ciudad. 29). «La fisonomía de Sócrates. Só­ crates es la más sutil.22. y siempre en sentido negativo. desdeñosa y despecti­ va. se dirá la últim a palabra sobre esta cuestión» (Brochard). o por su capacidad de intensa concentración mental. conversando tranquilamente con sus amigos sobre la inm ortalidad del alma. N unca. Pudo haberse librado de la muerte con ayuda de sus amigos.

E l personaje biografiado venía a convertirse en un pretexto para hacer m oral o litera­ tura. haciendo entrar en sus descrip­ ciones tanta realidad como poesía. Desgraciadam ente no poseemos ninguna fuente satis­ factoria en sentido histórico riguroso. por otra parte. por Jenofonte. Las divergencias de interpretación comienzan con sus mismos discípulos. sexos. por Aristóteles. Un poco vulgar es la figura de Sócrates que presenta Pedro (Barcelona 1947) t. que en esto se parece a la pintura. L os griegos tenían de la historia una idea más libre que la nuestra. Pero resulta desconcertante y hasta des­ esperante cuando se quiere utilizar como testimonio para re­ construir una figura histórica con garantías de autenticidad y objetividad. L a razón. aspiraban a expresar lo típico. N o obstante. no resulta posible sacar una imagen de Sócrates tal como fue en la realidad. Pero si las interrogas. en el fondo no son quizá tan discordantes como han pretendido algunos críticos. «Pues la escritura. pone de manifiesto la im po­ sibilidad de conciliarias. iniciando una leyenda y un proceso de idealización que co­ mienza ya en vida del maestro. M ás que a dibujar en concreto el retrato de una persona. sino tal como ellos lo veían. C o n este procedim iento lograban resultados maravillosos en el aspecto literario. planteando graves problemas de crítica.244 PJL Período socrático Sócrates no escribió nada. Tenem os el Sócrates «visto» por los cómicos. al perm itir confrontarlas entre sí. y. a más distancia. cada uno de los cuales lo pinta de distinta manera. N o podemos exigir a esas fuentes lo que ellas no pretenden ser. como Aristófanes. tiene de grave que sus obras están pre­ sentes a ti como si fueran personas vivas. e l amor y la historia 19 Poetica I 1447313. Proceden de un tiempo en que todavía no existían la historia ni la biografía en el sentido moderno. T odas más o menos pertenecen al género literario llamado por Aristóteles σωκρατικοί λ ό γ ο ι 19 . con ojos de enemigos. por los biógrafos peripatéticos y por los retóricos. y ninguna tiene el carácter riguroso de historia ni de biografía en el sentido en que actualmente las entendemos.498-500. a pintar un carácter en universal. Esto nos obliga a reconstruir su personalidad y su pensa­ m iento a base de las referencias de sus discípulos y contem po­ ráneos. Pero ninguno de ellos se propuso retratarlo tal como fue en la realidad. ni aisladas ni juntas. D e las fuentes de que disponemos. callan majestuosamente. C a b a en Los . A sí sucede con los discursos escritos» (Fedro 275a). por Platón.i p. Su misma abundancia. es sencilla.

L o identifica con los sofistas. como idealista y subjetivista.225). E l incendio 20 Z u c c a n t e . Tam bién alude a él. y sin que hasta ahora ningún crítico pueda lisonjearse de haber dicho la palabra definitiva. aparece una figura de Sócrates que más parece aproximarse a lo que fue en realidad. Aristófanes. solamente podemos aspirar a conseguir una im agen un poco borrosa y desvaída. En Las nubes lo ridiculiza. describién­ dolo al frente de una escuela (phrontisterion) a la manera de un físico jónico. como utilitarista y práctico. es Las nubes. cronológicamente. etc. en el fondo.37. 'λ Sòcfith*s ' o con ojos de apologistas. en las que entra tam bién m ucho de subjetivo. cuando Sócrates contaba unos cuarenta y cinco años. como científico y especulativo. M id e el salto de las pulgas. Es. atribuyéndole la enseñanza de dos discursos: el justo y el injusto. como soñador y reac­ cionario. de paso. de­ jando siempre en ella un m argen de vaga m ovilidad. y abrieron el camino para una interpretación en la que. la misma actitud de Zeller. '. eliminando las posiciones demasiado unilaterales. F u en tes. Recurrir a Aristóteles cuando se trate de definir lo que corresponde a Sócrates y a Platón 20.17. Pone de relieve su ateísmo. Socrate (Torino 1909) p. en el mejor de los casos. como re­ sultaría de varios clisés superpuestos.— L a fuente más inmediata. como piadoso y místico. como dialéctico y escéptico. H abla del D ios-T orb ellino (D iógenes de Apolonia). como Platón y Jenofonte. Se le ha pintado sucesivamente como racionalista y crítico. N o obstante. como observa T ovar. O bserva los meteoros: «Navego por el aire y reflexiono sobre el sol» (v. en Los pájaros y en Las ranas.( . representada en 423. sin rasgos demasiado definidos. de Aristófanes. centraron bien el pro­ blema.— Los cómicos. Tem plar Platón con Jenofonte. más tarde se convierte en falsificación consciente y calumniosa. 3. . lo que en sus contemporáneos en deform ación subje­ tiva y hasta cierto punto voluntaria. Y l< que > es peor. D e aquí proviene la variedad de interpretaciones a que han dado lugar entre los críticos la persona y el pensamiento de Só­ crates.— a) A d v e r s a s . en cuanto puede conseguirse con ayuda de las fuentes de que disponemos. N o ha perdido valor la fórmula de Zuccante: completar Jenofonte con Platón. L os filólogos. Sobre todo a partir del siglo x v m cada autor hace resaltar en la figura de Sócrates el rasgo que más coincidía con su propia apreciación.

246 P . Bock. Presenta un Sócrates demasiado vulgar. N o se interesa por las especulaciones de la Cosm ología ni por altos problemas científicos. 21 Fr. Poco sabemos de otros cómicos. aunque sin sujetarse estrictamente a la letra. en grado más o menos calumnioso.ll.9. H ay que tener en cuenta que Jenofonte no perteneció al círculo socrático. pero que hoy se cree auténtica). Período socrático fiual de la escuela. Dióg. IV 8. entre contem porá­ neos que lo conocían perfectamente. a base de las cuales redac­ tó después los diálogos y discursos que pone en boca de Sócrates. una deform a­ ción caricaturesca de la figura de Sócrates. ordinario y utilitarista. en que perece Sócrates con sus discípulos. es una clara incitación a su muerte. como Ameipsias. Destaca en él los rasgos que después acentuarán los cíni­ cos. . que resulta m ezquino al lado del que describe Pla­ tón. Las nubes se escribió y representó en vida de Sócrates. suprim iendo de ella lo que tiene de exageración. es útil para completar algunos rasgos del Sócrates anterior a su «conversión» y para apreciar la reacción de un sector de opinión ante sus doctrinas y sus actividades. utilizó referencias de otros discípulos. tosco. Eúpolis y Telecleides lo pintaron con rasgos semejantes a los que después exagerarán los cínicos. Pero es inadmisible la opinión de Hub. que le da categoría de verdadero retrato.430-25/354) se refiere a Só­ crates en tres obras: la Apología (considerada algún tiempo como dudosa. Por lo tanto. que lo llamaba «el m ejor entre los pocos y el más vano entre los m u­ chos» 21. N o obstante. y que salió de Atenas a la expedición de Giro (401) dos años antes de la muerte de Sócrates.. al menos en cuanto a su ateísmo. Declara que intenta describir a Sócrates tal como fue: ToioCrros: ών οϊον εγώ διήγημαι (Mem. II 28.11).1 (Koch). no obstante falsear. equiparándolo a los filósofos y sofistas que Aristófanes consideraba como prin­ cipales causantes de la decadencia de Atenas. la pintura burlesca de Aristófanes. y que algunos consideran respuesta al panfleto del rétor Polícrates) y el Symposion. Las nubes constituye un ataque encarnizado. viste y vive pobremente. con el fin de ridicu­ lizar y hacer odiosa su escuela y sus enseñanzas.— Jenofonte (h. y que además estuvo treinta años en el destierro. la realidad. toda criatura conserva siempre algún parecido con el modelo. b) F a v o r a b l e s . L a e r . A parte de sus recuerdos personales y de sus notas propias. los Memorables (compuestos hacia 393.

lo que es fortaleza y lo que es cobardía. y de Antístenes. 22 «Razonaba siempre de cosas humanas. que son indudablem ente históricos.11-17. T an to en Jenofonte como en Platón aparece Sócrates preocupado por buscar los conceptos universales de las virtudes. Hartmann y Lincke. para definirlas y distinguirlas entre sí. no obstante. cuyos caracteres habría' reflejado sobre Sócrates. mayor 289e-304a). H. a su inclinación hacia el cinismo. von Arnim y H . pueden apreciarse entre ambos muchos rasgos comunes. II. Tam bién coinciden ambos en hacer resaltar su preocupación exclusiva por los problemas morales y su desinterés por los pertenecientes a otras ramas de la ciencia 24. io que dificultaría su información. pues. Q uedan escasos fragmentos de Esquines de Sphettos. Maier. L a reducción de toda virtud a la ciencia coincide con la doctrina expuesta en el Laques y el Cármides.16). Weissenborn. I 1. la com paración del Sócrates de Jenofonte y el de Platón. Pla ton e t. Sus argumentos se reducen a creer que Jenofonte rebaja dem a­ siado la figura de Sócrates. Y en el presente lo consideran como fuente principal y como ei testi­ monio más fiel H . Hipp. P. 24 M em . lo que es gobierno y lo que es hombre de gobierno» (Je n o fo n te . Sácretvs anda descalzo. Unos. a su alejamiento de Atenas. lo que es prudencia y lo que es locura. . Döring lo defendió ya en ei siglo pasado contra los ataques de Schenkl.i p.. A sí. < «incero creyente -n en los dioses y hasta piadoso y m ístico 22 El testimonio de Jenofonte ha sido discutidísim o entre los críticos. S t e f a n in i .. donde viene a equiparar el bien y el mal con el placer y el dolor. si se lim ita a los Diálogos de juventud. M em . lo que es ciudad y lo que es hombre de Estado. como C. predica una moral austera. 23 Véase la exposición amplia de estas opiniones en U e ber w e g . S im eter re . lo rechazan. buscando lo que es piadoso y lo que es impío. con­ siderado como el más fiel de los socráticos.134SS.íi. Por el contrario. constituye una prueba de la veracidad del primero. L a théorie socratique de la ■ vertu science selon les «Memorables» de Xénophon (1938). R.C'. Si bien tanto en los Memorables como en el Symposion entra un poco de artificio literario y una cierta deform ación más o menos preconcebida en sentido apologético. com ­ parando el Sócrates de Jenofonte con el que aparece en los primeros Diálogos de Platón. lo que es justo y lo que es injusto. Robin. donde la fortaleza y la sophrosyne vienen a identificarse con la ciencia. Joel. por haber sido incapaz de com pren­ derla en toda su grandeza. A . E l utilitarismo que aparece en los Memorables coincide con lo que Platón hace decir a Sócrates en el Protágoras (333d 351b358d. Gomperz 23. L. I 1. L. lo que es hermoso y lo que es torpe. 10.

creador del género literario de las Diatribai.— Com o Jenofonte. y el de los Diálogos más tardíos. Glaucón. el retrato que de ellos se desprende supera por completo la personalidad histórica de Sócrates 26. resulta difícil discernirlos de los elementos con que los ennoblece su discípulo. E l punto que m arca la separación del Sócrates auténtico lo señala la aparición de la teoría de las Ideas f CratiloJ. A ischines von Sphettos (Berlín 1912) P. tomándola de los pitagóricos. A eschin is Socratici reliquiae (Leipzig. etc. Platón. A n tisthen is Fragm enta (Turici 1842). y un Sócrates de madurez.. que habría cultivado las especulaciones so­ bre la naturaleza y enseñado la teoría de las Ideas. En Platón cabe distinguir un doble Sócrates: el de los p ri­ meros Diálogos de juventud. R ivaud . aun cuando Platón siga utilizando el nom bre de su maestro. Erastos. Coriseos y S i­ món el Zapatero.. y que viene a coincidir con el que presenta Jenofonte. J. Burnet y A . E. más expresivos que la misma naturaleza. Simmias. Solamente Pla­ tón ha indicado los elementos de un retrato completo. representa a Sócrates con la fina­ lidad apologética de rehabilitar su memoria y deshacer las acu­ saciones que sirvieron de pretexto para condenarlo a muerte. M aier rebajan el valor del testimonio de Jenofonte y Aristóteles y ensalzan el de Platón a expensas de la originalidad del platonismo. D istinguen un Sócrates prim itivo. Taylor. Y nada se conserva de Aristipo. Y ciertamente. y que rebasan en todos los sentidos la estrechez del hori­ zonte m ental en que se desenvolvían las especulaciones de su maestro. D itx m a r. en que pone en boca del maestro doctrinas en que éste probablem ente no pensó jamás. la moral. 26 «Todas las imágenes de Sócrates tienen rasgos comunes. que abandona esos temas para dedicarse exclusivam ente a los problem as m o­ rales y políticos.148).245SS.248 P. K rauss. . Teubner. W in cicelmann . 19 11). el sumo bien. ha­ ciéndolo figurar como protagonista de sus Diálogos. II.» (A. G. A . como tam poco de otros socráticos como Fedón... En el Só­ crates fuertemente estilizado de los Diálogos de m adurez. E l testimonio de Jenofonte sólo presentaría la últim a fase del pensamiento de Sócrates. Critón. en que recogía los dis­ cursos de Sócrates. aun­ que siem pre perduran algunos rasgos auténticos. Cebes. que se m ueven en el círculo de las preocupaciones típicam ente socráticas: la virtud. Pero en sus Diálogos somete su figura a un proceso creciente de idealización que enturbia la nitidez de su auténtica perso­ nalidad. H . A. Período socrático el rival de Platón 23. mientras que el de 25 H.. H istoire de la Philosophie I p. Pero es en Platón donde esos rasgos aparecen con el mayor relieve.

y lo suprime cuando se refiere al Sócrates idealizado por Platón (Σωκράτης). especialmente los sofistas 27. poniendo a su nom bre doctrinas pertenecientes a los filósofos extranjeros. Los historiadores peripatéticos.27-28. unos en contra. su testimonio es m uy valioso y sirve para reducir a sus justos límites los de Platón y Jenofonte 30. cuando se refiere al Sócrates histórico. y en la E tica a N icóm aco VI y VII.280 fr. F.discípulo inmediato. Dupréel se niega a reconocerle más mérito que el de haber sido un excelente prosista. y el Sócrates más o menos ideali­ zado de los sokratikoi logoi. aparte de que tal vez dispuso de otras fuentes que desconocemos 28. 30 F it z . 31 M üller. por lo menos la práctica m etódica de la inducción en busca del concepto uni­ versal de las definiciones 29. Platón habría sido el creador del m ito literario de Sócrates para encubrir la esterilidad filosófica ateniense. O.. Pla ton e p. .. si no el descubrim iento. L a legende socratique et les sources de Pla tó n [Bruxelles 1922] p. XIII 4. P. 2 Aristóteles se refiere a las enseñanzas socráticas en 41 lugares de sus 8 obras. y en relación con ellas.. le antepone el artículo (ό Σω­ κράτη. llevaron a cabo una deform ación calum ­ niosa de su figura 31. E.).3 ( 1952 julio) p. ΛΙ de Arintótclen no Ir conceden importancia.427). como Aristo xeno de Tarento en su Vida de Sócrates. D u p r é e l . Anton-Hermann C hroust .su totalidad. Socrates in the L ig h t 0 A risto tle’s testimony : The New Scholasticism XXVI n. D em an . un maitre écrivain dont l’oeuvre écrite a rempli toute l’existence. en contacto con quienes lo conocieron y trataron. II p. garantizan la legitim idad de su infor­ mación. Les Belles Lettres. y habla de él sin el apasionamiento de. Aristóteles distingue entre el Sócrates histórico. retenant tout. 1942).1 Platón lo abarcarlu on . dando por supuesto que no dispuso de más fuente de inform ación que la platónica .8: «. Pero aun admitiendo que Aristóteles interpreta a Sócrates con arreglo a su filosofía sistemática. exploitant l’enseignement du passe sans aucun souci d’unite de doctrine. Τ η . al cual atribuye doctrinas de carácter exclusivam ente moral. L e témoignage d ’ A risto te sur Socrate (París. L os retóricos convierten a Sócrates en un tema de ejercicio oratorio.. como Pol crates 27 Ste f a n in i . G. Sus veinte años de permanencia en la Academ ia. I 5.987332-987^0.. en recompense de son labeur. H. boutin par sa royale imagination. Aristóteles. A ú n hay quien pretende rebajar más el valor del testimonio de Platón. desprovisto de toda originalidad. citations de poètes. principalmente en la M eta física I y XIII. et obtenant.— N o conoció personalmente a Sócrates.G érald propuso como canon un poco arbitrario el que Aristó­ teles.S( Ut'riit.327-365 29 M e t..io78b9-32.. d’ètre reconnu pour le plus grand prosateur de tous les temps» (E. negando expresam ente que hubiese enseñado nunca la doctrina de las Ideas.

Adem ás. Sócrates se desentiende de las especulaciones cosmológicas.. sin reparar demasiado en su legitim idad... a quienes consideraba como unos de los p rin ­ cipales causantes de la decadencia de Atenas. 4. por el con­ trario. E n ambos los problemas políticos tienen la primacía sobre los puramente científicos. G.. que aplicaban al campo moral y político..0 .). más o menos enciclopédica. como . orienta su actividad y trata de orientar la de sus amigos hacia la mejora individual por m edio de la vida virtuosa. Su desinterés absoluto contrasta con la venalidad de los sofistas. E n los sofistas se trataba de proporcionar medios para el triunfo en los negocios del Estado. Pero. M as no sólo por considerarlas frí­ volas. L a crisis de pensamiento originada por las controversias entre los presocráticos se refleja.. subjetivista y relativista. no deja de tener con ellos algunas semejanzas exteriores."'.. k ■ n '· ‘ '■. tanto en los sofistas como en Sócrates. vanas o inútiles. y su ponderación de la excelencia de la virtud como la cosa más útil y más provechosa para la vida nada tiene que ver con el utilitarismo de sus adversarios ni con las finalidades prácticas que aquéllos se proponían conseguir.— A u n qu e adversario decidido de los sofistas. en una actitud de escepticismo hacia las especulacio­ nes cosmológicas y ontológicas.!*' . y otros a favor.393). T anto los unos como el otro centran su interés sobre los problem as prácticos de la conducta moral del hombre como particular y como m iembro de una com unidad social.Lisias. los sofistas aceptaban las diversas ontologías presocráticas deduciendo de ellas su actitud sensista. que ocasionaron la confusión que le costó la vida. Teodetes y más tarde Libanio (h. . Sócrates.250 P JL Periodo socrático (h. de la justicia y de la virtud.. S ó cra tes y los sofistas. J. con vistas a fáciles triunfos oratorios y políticos. a las cuales se refiere— en sentido restringido— su famosa frase: «Sólo sé que no sé nada».. sino precisamente porque en ellas veía ■ Ή Γ Τ " ? " * . con el fin de form ar buenos ciuda­ danos y buenos gobernantes.. no la reduce a una formación brillante y superficial. que significa: «Del m undo físico sólo sé una cosa. y es que no sé nada». Pero hay una gran diferencia.. Sócrates coincide con los sofistas en su preocupación por la educación de la juventud. a diferencia de ellos. ! sino que la orienta sobre todo a la práctica consciente del bien.. a fin de hacerlos aptos para mejorar a su vez la de la ciudad.362 p. 'V . h Mh i. tan debatidas en los dos siglos anteriores.

yo no sé hacer otra cosa que recibir los razonamientos de otros sabios y ponerlos en orden» 34. válidas por sí mismas y superiores a las opiniones y convenciones de los hombres. 33 C ra tilo 428d. y sólo es preciso tener habilidad para hacerla salir a luz (maièutica). que consiste en obrar bien (εύττραξία). IV 2. 4 3 Fedón 107b. T rata de eliminar las suposiciones y de explicar los términos ambiguos y los conceptos oscuros o dudosos para llegar a la claridad y a la certeza: «Los que en sus dem ostracio­ 32 M em . o bien por creerlo de más urgencia para remediar los males que afligían a su ciudad. Sócrates tiene la preocupación netamente racionalista de la exactitud. y ya podéis estar humanamente satisfechos de éste» 35. bien lucue pur voiwidc rarlo más fácil y menos expuesto a errores y controversias.33.C. ni escéptico. Pero tiene un optimismo completo sobre el poder de la razón y de la dialéctica para llegar a alcanzar la verdad. Sócrates distingue entre su razón particular y la razón universal. E n todas las almas existe la verdad en estado latente. A u n admitiendo toda la im precisión que esos conceptos tienen en la mente de Sócrates. IV 2. podéis seguir por orden todo el razonamiento. Pero Sócrates no es subjetivista. Cree firmemente en la existencia de leyes estables. sino todo lo contrario. E l error procede de nosotros.204. en las que se esfuerza por descubrir normas fijas y absolutas. Su desconfianza en las especulaciones acerca de las cuestiones físicas se compensa con una confianza absoluta en el poder de la razón tratándose de cuestiones mora­ les.202.2-8). no hay duda de que toda su actividad representa un esfuerzo sincero para llegar a aclararlos. «Ana­ lizad los fundamentos. ni rela­ tivista. de normas universales ver­ daderas. IV 7. Sócretts la fuente del relativisinó y << law leorfiii. pero no de la razón en sí misma. «Fíjate que nunca sale de mí nada. en la justicia. qui minaUm *Ί n :. El conocimiento del mundo físico y astro­ nómico es un campo reservado a los dioses (M em .22. pero desconfío de ella»33. y si los analizáis bien. sino de mi interlocutor. «Admiro desde hace m ucho tiempo mi propia sa­ biduría.| >rlu 1* a las leyes y a la religión de Atenas Sócrates se limitó al campo moral. Con mucho más fundamento que Parménides y que A naxágoras puede ser considerado Sócrates como el verdadero des­ cubridor de la razón y el que abre el verdadero camino de la ciencia.'j. 3 Teeteto 16rb. Cree en el bien. en la virtud y en la realidad de la vida virtuosa. para ajustar a ellas la conducta particular y ciudadana. 5 .

16. L a definición expresa la esencia de una cosa tal como se contiene en el con­ cepto universal. Según el testimonio de Aristóteles. y no περί δέ της όλης φύσεως ούδέν ( M e t. en la calle. su em pleo habilísimo de la dialéctica para deshacer las sutilezas y argucias de los sofistas pudo ser ocasión aparente para ser confundido con ellos. IV 5>12). las cuales sirven de fundamento firme para ir guiando a sus interlocutores (IV 6. a fin de hallar los conceptos universales y las defini­ ciones 38. I 1. en las matemáticas como en todo lo demás» 36.16). Enseñaba en casa de sus amigos. XIII 4>Ι°7^^27» 8 M e t. iba llevando a su interlocutor hasta hacerle llegar a la con­ clusión que deseaba. Periodo socrático nes se conform an Con razones opinables me parecen grandes fanfarrones. 5. en que. de pregunta en pregunta. «Decía que la palabra dialéctica proviene del hecho de deliberar en un grupo en común. en la plaza. que en la ense­ ñanza tiene la ventaja de hacer más íntima la com unicación en­ tre maestro y discípulo. Sócrates no es un filósofo técnico ni sistemático. N o obstante. I 1. a to­ dos cuantos querían conversar con él. — P or contraste con los ampulosos discursos de los retóricos. El verbo επάγειν significa conducir de lo particular a lo universal. 3 τούς τ’Ιπακτικούς λόγους καί τό όρίζεσβαι καθόλου ( M e t. N o tenía escuela fija. 40 M em . Pero en este terreno descubre el verdadero procedim iento científico. Su enseñanza consistía en una conversación dirigida. M é to d o .U .987a32-987bro). I 5. Sócrates adoptó el diálogo. al cual se llega suprim iendo las diferencias par­ ticulares y ascendiendo hasta las especies y los géneros. . Sócrates practicó la in ­ ducción. El secreto de este m étodo consiste en el arte de saber preguntar bien. en las cuales se apoya la discusión y a las cuales se retorna cuando es preciso aclarar los conceptos (IV 6. XIII 9>i°86b2-5. y en la controversia la de desconcertar al adversario. Así» 36 F edón 9Ód. a base de los cuales form ula sus definiciones 40. IV 6-7. de los que conviene guardarse. D e partibus anim. IV 6. pasando de los hechos particulares a los conceptos universales. Aristófanes le atribuye también la práctica de la dialéctica: γνώμην καί διάλεξιν (N u bes 3I7>I49¿).13-15· Jenofonte nos describe a Sócrates preocupado de hallar las definiciones de las cosas ( M em .987^-4. I 6. En esto hacía consistir la Dialéctica. rom piendo el hilo de los largos períodos artificio­ samente preparados y aprendidos de memoria (βραχυλογία).13-14). Son como las hipótesis en matemáticas. «Dialéctico es el que sabe preguntar y responder» 37. 37 C ra tilo 390c. clasificando las cosas por géneros»: διαλέγοντας κατά γένη τά -πράγματα (M em .252 P. I 642328). Sócrates se limitó deliberadamente al campo m o r a l39.1). 3S Se ocupó περί τά ήθικά. N o hay tam poco en él vestigios de esoterismo.

Sócrates trata de llegar a los concep­ tos generales o comunes de templanza.pues. 41 Discierne en esos hechos lo variable de lo fijo. Para ello parte de la observación de los hechos que le ofrece la experiencia vulgar. variables. que creía innatas en la conciencia de cada hombre. 4 Por ejemplo. de hechos o de datos particulares móviles. El resultado es la form ulación de un concepto común. Después de convenir en que consiste en no mentir. en el sentido que hemos indicado.13-18. en no causar daño a otros. G or- . los militares. I 2. los carpinteros. L o más probable es que ni siquiera llegara a plantearse la cuestión del verdadero fundamento del universal.37. de justicia e injusticia. 41 M em . Pero de hecho el procedi­ miento socrático im plica una vigorosa reflexión sobre la propia conciencia y una fina observación sobre la realidad. estables e inmutables. Protagoras. 42 M em . Pero sólo para ha­ cer aplicaciones prácticas de los principios generales de conduc­ ta a los casos particulares. Laques. de piedad e impiedad. que a la vez supera e im plica todas las diferencias particulares y que puede ser expresado en una de­ finición aplicable a todos los casos concretos.. Eutifrón. por lo tanto. en no hacer esclavos a los semejantes. etc. se llega a la conclusión de que consiste en dar a cada uno lo que le perte­ nece En los primeros Diálogos de Platón vemos ampliamente aplicado este procedimiento. sino en conceptos fijos. lo contingente de lo permanente. IV 2. Cf. de los herreros. de valor y cobardía. lo accidental de lo sustancial. aun cuando sea frecuente en ellos que el desarrollo de la discusión no llegue a ninguna conclu­ sión sobre el tema debatido y que. lo confuso de lo claro. M enón. la ciencia no consistirá en una simple acumulación de casos. de ejemplos tomados de la vida de los pilotos. los zapateros. sin alcanzar ni mucho menos la am ­ plitud que Aristóteles le señalará en su teoría del raciocinio como constitutivo de la ciencia. Nada autoriza para pensar que Sócrates hacía responder esos conceptos a realidades ontológicas. quede sin lo ­ grarse la finalidad socrática de alcanzar el concepto com ún y la definición43. Por ejemplo: se trata de definir qué es la justicia. etc. Cármides. además de la inducción. practicaba tam bién la deducción. la vida y la conducta de los demás. etc. y que sus conceptos no pasaran de ser ideas más o menos generales o comunes. de virtud en gene­ ral. inestables— . Sócrates. 3 gias 491a.

y soy estéril. indican que Sócrates creía en la existencia de ideas innatas en el alma de cada hombre. con el previo reconocimiento de la propia ignorancia. L a finalidad de ésta. «Yo no sé nada. Para con sus enemigos. hasta hacerles llegar a la contradicción con lo que habían afirmado en el principio. «L’ironia socratica non umiliava per deprimere. 4 Fedón 97-98. 210b.PJL P eríod o socrático L a maièutica. era preparar el entendimiento. Empédocles. sirviéndose de preguntas hábilmente graduadas. F u e n te s d el p en sa m ie n to so crá tico .14). Y a que no por otros medios más d i­ rectos. L a maièutica iba acompañada en Sócrates del uso de la iro­ nía. 151a. Sabemos que escuchó las lecciones de Arquelao. Su concepto del 4 Teeteto 149a. iba llevándolos diestra­ mente. discípulo de Anaxágoras. libertán­ dolo de errores y de prejuicios. . como Simmias y Cebes.1-6. poniendo así de manifiesto su ignorancia.No es fácil determ inar los elementos que de cada una de esas influencias haya podido tomar Sócrates. Sócrates se daba a sí mismo el califica­ 4 tivo de fertilizador de almas. va lle­ vando poco a poco a su interlocutor hasta hacerle llegar al co­ nocim iento de la verdad que trata de hacerle comprender. 150b. por m edio de preguntas aparentemente inocentes. y por eso hago encantamientos para que des a luz tu idea» (T e e t. que el maestro hace despertar con ayuda de sus interrogaciones. Platón le atribuye haber leído los libros de A n axágoras y de Heráclito 46. la ironía de Sócrates— que K ierke­ gaard compara a la capa que hace invisibles a los duendes— era un instrumento cruel. L as ex­ presiones que Platón le atribuye. o que se revelan m ediante la propia reflexión sobre sí mismo.— N o es posible precisar con exactitud las fuentes del pensamiento socrático. del que se servía para ponerlos en ridícu­ lo. Partiendo de una noción elegida. D e aquí el gran valor que ad­ quiere en Sócrates el precepto de Delfos: «Conócete a ti m is­ mo» 44. En el círculo socrático figuran pitagóricos. ma 5 per educare» (St e f a n in i .) 4 M em . III 8. en la cual. 6 . Platone I p. tra­ tándose de sus amigos. aludiendo al arte de su ma­ dre. E l reconocer que no se sabe nada es así el principio de la sabid u ría45. E l procedim iento socrático para llegar al con­ cepto universal está expresado en su maièutica (μαιεύω). como si el concepto com ún brotara de su misma conciencia. en que fue maestro consumado. ö. los atomistas y Parménides. su contacto con los sofistas fue suficiente para sum inis­ trarle conocimiento de las teorías de Heráclito. pero te estoy sirviendo de partera.

A lc i ­ biades I xo8e-i33a. El principio fundamental de la sabiduría consiste. L a incertidum bre en que quedamos casi siempre es una prue­ ba más de la imprecisión de su propio pensamiento. Desde lue­ go hay que descartar la im agen de Sócrates como un filósofo de categoría semejante a los grandes que recogerán su herencia. 29a. conform e se presentaba la ocasión.— Sócrates. 167a. i. H ip . Y de los mismos. IV 2. en el reconocimiento de la propia ignorancia. Sócrates opo­ ne modestamente su «sólo sé que no sé nada». M em . 4 Pla ton e I p. D o c trin a s socráticas. 295b. Para reconstruir su pensamiento hemos de acudir a los tes­ timonios de sus contemporáneos y discípulos. L a r e f l e x i ó n d e l h o m b r e s o b r e s í m i s m o . la creencia en la inm ortalidad del alma 47. que parece latente en su teoría de la maièutica. D e Heráclito o de Anaxágoras podría provenir la idea de una Razón suprema que preside. por una parte. Sócrates abrió el camino ancho de la Filosofía. no sé nada. (B an qu e­ I 5). D e los pitagó­ ricos pudo haber tomado el concepto de la preexistencia de las almas. 2ibd. y ante vosotros me presento desnudo y sin los adornos de una mentirosa certeza» 49.. «Dichoso yo si supiera lo que otros no vacilan en creer que saben. la contraposición entre el doble orden de conocimiento: los sentidos y la razón. M en ón 84ac. Cdrm ides i64d-i65b. regula y ordena el curso de los acontecimientos del Universo. atenienses que me escu­ cháis. te . J e n o f o n t e . Pero las grandes cons­ trucciones filosóficas no fueron obra suya. no escribió nada ni expuso sus enseñanzas en forma siste­ mática. pero al 47 Jenofonte lo llama autodidacto: αύτουργός τηξ φιλοσοφία.). 8 49 A p o l. a sabiendas de que en la mayor parte de los casos es im posible llegar a con­ clusiones claras sobre lo que efectivam ente enseñó.17. A la preten­ ciosa omnisciencia de los sofistas («Preguntad». Gorgias 506a. 7. N o obstante. 2oe.orden maravilloso ■ que reina en el Universo habla sido ya indicado por T ales y Heráclito.. ¡Cómo po­ dría enorgullecerme! Pero no sé nada. es preciso reconocer su enorme mérito. 286ε. sino de sus suceso­ res.— T íp ica ­ mente socrático es su insistente llamamiento a la interioridad. I7id-i72a. 23ab. 372bc. conversador incansa­ ble. D e Parménides o de Heráclito. M u y bien dice Stefanini: «Había en la vida del maestro algo que valía más que su doctrina y que lograba subsanar sus deficien­ cias 48. E u tid .24-26. invitando al hom bre a reflexionar sobre sí mismo. min. sino circunstancialmente.

14· 57 En los Memorables. sino en cuanto que invita a bu s­ car dentro del mismo hombre la fuente de su verdad. tiene viva conciencia de su misión «divina» de educador. En la Apología ( 4 0 C . pone en boca de Ciro moribundo un discurso sobre la inmortalidad del alma (VIII 8.30-31.256 P . Tam poco sabemos en qué sentido creyó en su inm ortalidad57. Por el conocimiento propio llegamos a conocer nuestro verdadero bien. 54 ώ σπερ θεοί (M em . Es invisible 56.1 7 . de lo cual se derivarán las normas universales válidas de co n d u cta52. Incluso 56 M em . I V 3. «Estimaba como próxim o a la locura el ignorarse a sí mismo. Sócrates aparta su consideración de los proble­ mas sobre la naturaleza y sobre D ios. A n t r o p o l o g í a . ni reclusión subjetivista en el propio yo. para no intentar superarla. su perfeccionam iento y el de la ciudad. Participa de lo divino 5S.ll.17-27). I 4 . IV 2. Por el contrario. creer que se sabe lo que no se sabe» 50. I 4 . 53 M em . . A u n qu e no le interesa la naturaleza.1 4 ) · 55 άνθρώπου γέ φνχή το ΰ θείου μετέχει (M em . con el fin de hallar el bien que les corresponde y las normas prácticas que deben regir su vida moral.14.6. Sócrates no habla nunca de una vida futura. si φιλομαθής yàp είμι (F ed ro 230CÌ).— Sócrates parece haber tenido un con­ cepto optim ista y m uy elevado de la naturaleza humana y de la dignidad del hombre. sabiendo que eres un hombre y no un dios». El autoconocimiento no tiene en Sócrates el sentido del an­ tiguo aforismo γυώσθι σεαυτόν que significaba: «aprende a co­ nocer tu limitación. Periodo socràtico m ismo tiem po en reflexionar sobre el propio yo para conocer­ se a sí mismo. Pero la invitación de Sócrates a reflexionar sobre sí mismo no es ensimismamiento. y concentra su interés sobre el propio conocimiento. palabra y puede ad­ quirir la ciencia. 2. Esta es la parte mejor del h o m b re53.4 1 C ) 50 M em . I 4·4> I V 3>*4)· IV 3. E l alma es de naturaleza d iv in a 54. en la Ciropedia. D istingue entre cuerpo y alma. le interesan los hombres y los proble­ mas humanos y ciudadanos. Pero no sabemos si Sócrates la consi­ deraba como material o inmaterial. pero su creencia permanece en la misma ambigüedad que se aprecia en la A pología de Platón.9 . 52 M em . ni pura introversión. y se esfuer­ za por com unicar a otros sus preocupaciones y sus verdades y por influir en los destinos de su ciudad. como un ser privilegiado entre todos los demás seres del mundo. T ien e razón. Jenofonte. a ella se une una curiosidad insaciable. I I I 9. Adem ás. 13. un ansia ardiente de sa b e r51.

se expresa ambiguamente. A p o l. con la Razón universal. que per­ ciben las cosas corpóreas.15. En la Apología Platón presen­ ta su m uerte como un acto de obediencia y de sumisión a la en el Fedón. M anifestó su piedad en la oración.3-12. con­ cebido como una realidad en que reinan el orden y la armonía. «Que cada uno venere a los dioses según el rito de la ciu ­ dad» 59. a una supervivencia del alma como una «ombra. o sea.·— Platón y Jenofonte se esfuerzan por d e ­ fender a Sócrates de la acusación de asebeía.-— N o es posible reconstruir el concepto que Sócrates tenía del mundo.2. I 1. 8 59 M em . I 1. como el que imponía la M ente de Anaxágoras. sin sensaciones y sin voluntad (creencia que procede de H o ­ mero). T e o l o g í a . Sócrates fue reli­ gioso. D istingue dos clases de conocimiento: los sentidos. pero no en sentido puramente mecánico. ni mucho menos. 60 M em . los argumentos no son. Por la razón el hombre comunica con lo divino. F í s i c a . y que sería de suma importancia para explicar su actitud moral. Com para la m u n ir a un sueño sin sueños. ofre­ ciéndoles sacrificios (al m orir encarga que se sacrifique un gallo a Esculapio). y en su obediencia. donde reina la justicia perfecta y donde el justo vive feliz­ mente entre los justos (creencia que procede del orfismo). de los principios y de los elementos lo consideraba propio de los dioses. sino como un orden dirigido por la Razón universal y la Providencia d iv in a 58. y la razón. IV 3.1. I 4. demostrativos. «Hay que honrar a los dioses conform e a las leyes ri­ tuales tradicionales» 60. Desliga por completo la ciencia moral de la ciencia de la naturaleza. no obstante puede vislumbrarse un concepto optimista del Universo. IV 6.2-4. . El conocimiento del mundo. Por ella puede reflexionar sobre sí mismo y descubrir los motivos que deben regir su conducta. particulares y mudables. 4. A l orden general del U niverso deben responder el orden y la armonía en la vida individual del hombre. y tam bién al tránsito de este m undo a otro mejor. 26d.19. IV 3. que conoce los conceptos universales. 5 M em . donde se fuerza hasta los últimos límites la esperanza en una vida futura. que se habían reservado sus secretos. I 3. T u v o siempre respeto y veneración hacia ios dioses de Atenas y practicó el culto conforme a los ritos tradicionales.5-18. y en la infalibilidad de la ciencia 3. Pero aunque rechaza por inútiles. T ien e gran confianza en el poder de la razón para descubrir los principios universales de la moral. estériles y contradictorias las in­ vestigaciones cosmológicas de sus predecesores. igb-d.

I 4. como vemos en Pitágoras. Pero si quizá es exagerado considerarle con Boutroux como el «fundador de la ciencia moral» y tam poco es oportuno calificarle. 29b. IV 3.13. interpretándole a la luz de conceptos m u y posteriores. a) E l bien. Si bien esa providencia no se extiende más que a la vida del hom bre sobre la tierra. N o está claro si habría que entender ese D ios en sentido perso­ nal o más bien como una Razón universal. invisible. pero la podemos conocer por sus actos. I 4. L a T eología de Sócrates viene a ser una proyección de su antropología al exterior.9. Tam poco vemos la M ente universal. 64 M em . así tam bién el U niverso consta de una parte material visible regida por una M ente invisible. que revelan una Inteligencia sapien­ tísima 64. L os dioses m anifesta­ ban su voluntad a los hombres m ediante oráculos. supremo. regido por un alma racional invisible. Critón 55ε. a la manera del Logos de Heráclito. avisos y se­ ñales. . como Brunschvicg. (M em . providente. Jenofonte hace resaltar la Providencia que gobierna todas las cosas. A s í como el hom bre consta de un cuerpo material y visible. especialmente las humanas. junto y por encima de los dioses de la m itología tradicional. inmanente en las cosas. trascendente y subsistente es obra de Pla61 6 3 A p o l.13. 23c. ordenador del M undo. Focílides. 35c!. Por respeto hacia los dioses emplea ba como fórmula de juram ento «por el perro».17). IV 3. 27b-e. 5) E t ic a . pero su existencia se nos manifiesta por el orden m aravilloso que rige en el m undo y en el cuerpo del hombre.258 PJL 'Período socràtico voluntad de los d io ses61. de inventor de la razón práctica. IV 3. ordenadora.-— A ntes de Sócrates ya existía en Grecia la pre­ ocupación moral. 62 É τφ irav-ri φράνησι. Teognis.— L a form ulación del bien concebido como una realidad absoluta. 62 Esa Razón sería la causa del orden y de la armonía admirables que existen en el U niverso y no un sim ple M otor extrínseco como la M en ­ te de Anaxágoras. admitió la existencia de un Dios único. infinita. L o s dioses de la M itología serían a manera de ministros subalternos inferiores de esa R a ­ zón universal: «Estoy pensando ahora que la única ocupación de los dioses sea servir a los hombres» 63. Solón y en los apotegmas de los Siete Sabios. V M em . por lo menos hay que reco­ nocerle el mérito de haber tratado de racionalizar la conducta humana ajustándola a normas fijas y universales. T am bién parece que. N o vemos el alma humana. aunque no creador.

εύπραξία). y esto hace más agradables las satisfacciones de comer. 35ib.5-6. Tanto Jenofonte como Platón nos han conservado algu­ nos rasgos de Sócrates en que aparece como todo lo contrario de un asceta 68. o los placeres futuros sobre los dolores presentes. Banquete 214a.c. L a característica fundamental del bien en Sócrates es la utilidad (ωφέλεια).9. Finalm ente. IV 5. L o bueno y lo útil se identifican. etc. si pesamos las agradables con las des­ agradables. «Lo que es útil es bien para aquel que le es útil»66.nircr di limi lidad trascendente (naturalismo).y. es malo para la fiebre.il al cual haya que subordinar la vida. III 8. y los placeres pesan más que los dolores. «Si pesamos las cosas agradables con las agradables. IV 5. 6 M em . Sócrates no Ιιινο minea un i'-oiurplo e l. L os bienes son relativos: «Lo que es bueno para el hambre.. para calcular los bienes entre los cuales se debe elegir. Jenofonte lo representa en los Memorables enseñando a Eutidemo que es necesaria la templanza. Para Sócrates no existe un Bien trascenderne. y malas y feas para aquel a quien le van mal»67. III 8. hay que conceder la preferencia a 65 M em . sino muchos y diversos bienes. III 8. 333d. de cuyo conjunto resulta la vida feliz (εύδαιμονία. L a razón debe do­ minar la parte inferior del hom bre y saber calcular las cosas que pueden producir más o menos cantidad de placer. si pesamos las desagradables con las desagra­ dables. El Bien es el conjunto de bienes regulado por la razón. 8 I 4. N o hay «bien que no sea bien para alguna cosa»65. IV 6.9. y lo que es malo para el hambre es bueno para la fieb re. y todas las cosas son buenas y bellas para aquel a quien le van bien.'. I 5. 69 En el Protágoras identifica el bien con lo agradable y el mal con lo desagradable70. 69 M em . hay que retener siempre las menos numerosas y las menores.4.1-6.mi tu llegó . Incluso llega a proponer una arit­ mética moral (μετρητική τέχνη). porque la separación del deseo y del goce hace aumentar el deseo.2-3.1 dut una definición precisa del Sumo Bien. 6 M em . los place­ res presentes sobre los dolores futuros.. Sócrates no logró rebasar el hedonismo y el relativismo. * omo un idi·. sforni i tón.8. beber. dormir. 358d. Su Monti i.. . 70 P ro t. III 11.1-3. por racionalizar todas las satisfacciones de cualquier orden que sean. Cárm ides I55d. 6 67 Mem. Pero el fondo hedonista que perdura en Sócrates éste se esfuerza por someterlo a la razón. hay que escoger siempre las más numerosas y las más grandes.

incluso de orden tem poral y material. M em . το συμφέρον). Buscar el conjunto de bienes superiores para asegurar la felicidad lleva consigo la renuncia de muchos bie­ nes particulares e inferiores. el valor.9-15. Pero esos bienes no bas71 Cárm ides i69b-i72d.. es bella. Buscar el bien mejor y establecer una escala de bienes (ήδοναί μέγισται) im plica la renuncia a otros bienes inferiores. L o bello es lo útil y lo que es conveniente a un fin.10. la templanza. Su utilidad prevalece sobre todos los demás bienes particulares y nos acarrea mayores ventajas. Idéntico sentido utilitarista daba Sócrates a la belleza. D e esta manera en Sócrates su fondo hedonista. su utilita­ rismo. el poder. hay que guardarse m uy bien de efectuar tan mala elección» (Protdgoras 35óa-c). el tener las menos posibles es la cosa que más nos aproxima a la divinidad»72. L a virtud tiene un valor universal. b) L a virtud.. asegu­ rando la vida feliz. Sócrates pretende— medio en broma. su cálculo racionalista de los bienes. son cosas perfecta­ mente com patibles con una disciplina rigurosa y con un verda­ dero ascetismo. Período socrático los placeres y obrar con esta intención. como sucedió con su discípulo Aristipo. D e aquí el dominio (εγκράτεια) que el sabio debe tener sobre sí mismo y la rigurosa disciplina a que debe someter sus ape­ titos inferiores e inmediatos para llegar a conquistar un bien mayor. I 6. N o obstante. y si los dolores hacen inclinar la balanza.260 Ρ. 72 M em . ε υ δ α ι μ ο ν ί α ) .— Tod os los hombres aspiran a la felicidad (ευ τ Γ ρ ό τ τ τ ε ι ν . oler y besar 73. En el Banquete. que es la tranquilidad y la serenidad. Claro está el peligro de hacer derivar esta doctrina hacia un sentido práctico más grosero que el que tenía en el maestro. Teeteto 143a. «Si el no tener ninguna necesidad es cosa divina. L a práctica de la virtud aparece como la cosa m ás útil. la nobleza. En el Cármides expone un utilitarismo puro.Π. la salud. sus narices chatas y abiertas y sus labios gruesos son más bellos que los del hermoso Critóbulo porque son más útiles para ver. 73 B anquete V 2. de Jenofonte. H ippias maior 2896-3048. III 10. L o s bienes que la aseguran son las riquezas.8. . los honores. porque es el medio de alcanzar el mayor bien. la belleza. buena y útil para todos. este cálculo de bienes para elegir entre ellos el m ejor no tiene en Sócrates el sentido grosero a que lo hará derivar A ristipo. Y lo mismo en el Hipias mayor 71. Su hedonismo es superado por el utilitarismo (ώφελιμία. medio en serio— que sus ojos saltones. la sabiduría.

fortaleza cuando versa sobre las cosas que requieren esfuerzo para triunfar en los obstácu­ los. L a virtud «es ante todo un saber. llegando a identificarla con la ciencia. VIII i. H44bi8-2i. templanza cuando modera los apetitos sensitivos. S t e f a n i n i . Ill 9. y esto solamente se consigue cuantío están regi­ dos por la sabiduría.ii44b28-3o. IV 6. un conocer lo que es útil y lo que es perjudicial para poder obrar en consecuencia».3. A sí se elevaban todas las virtudes al orden racio­ nal. Es el problema que Platón tratará de resolver en el Laques sin conseguirlo. 77 Como ejemplo puede verse P l a t ó n . III 9.i246b34-36. de hecho las posee todas a la vez (σύμττασα αρετή)76. ιιιόί>4-5. pues. c) L a virtud puede enseñarse. 79 M em . Ill 3. I 1182815-17. lo mismo que se enseña la ciencia. E th . la que hace buenos a los bienes.) en todo o en parte» (M e n ó n 89a). N icom . Gorgias 507ab. pero quedaba destruida su m ultiplicidad y su variedad. E u d.4.2-3. La felicidad consistirá. Esta convicción de Sócrates se revela en su actividad educadora. I 5. D e aquí que si todas las virtudes se reducen a la sabiduría. y el que posee una sola.9. II i20ob2S-29. y es entre todos ellos el m a y o r74. sino qut* i\s prerieo uhui· bien de ellos. aun cuando se resistía a que lo llamaran maestro de v irtu d 78. 123037-8. todas quedan convertidas en hábitos racionales y en realidad solamente existe una virtud (φρόνησις). 75 «La virtud es sabiduría (φρόνησι. L a sabiduría es. 74 Eutidem o 278e-282e. Sin la educación las mejores disposiciones natu­ rales no logran desarrollarse ni llegan a dar buenos frutos 79. Sócrates da a la virtud un sentido exageradamente intelectualista. . pues. justicia cuando regula las del hombre con otros hombres. que ejercitaba entre sus amigos con el magisterio de la palabra y del ejemplo.1216^3-3. aunque reciba diversas denominaciones conforme a los objetos sobre que versa: se llamará piedad cuando se trata de las rela­ ciones del hombre con los dioses. A r is t ó t e l e s . E th . Adem ás. Platone I 40. se deriva tam bién que la v ir­ tud puede enseñarse.4-6. III 1. n83b8-9. N o se contenta con establecer entre ambas una estrecha conexión. por ejemplo. con esto el socratismo corría el peligro de convertirse en un formalismo vacío. que reduce la virtud a la ciencia. VI i3. parecido al de K a n t77. 76 M em . Todo se reduce en último término a la sabiduría práctica.22. M a g na M o r. I 2. en la ciencia del bien y en vivir conforme a la ciencia. IV 2.— D el racionalismo socrático. 78 M em . el valor. IV 1.S (Urtile ι tan por si solos para proporcionarla.1.ii4sb2i-27.1229a! 5. sino que viene a hacer de ellas una misma c o sa 75. VII 3. cf.

B I B L I O G R A F I A B a n f i . . Sócrates.. fondateur de la science m orale: B ock.. ούδεί.. sino instruirle 83. El bien. British Academy Proceed. tam poco la voluntad puede querer el no-bien. A sí como el entendimiento no puede conocer el no-ser. N ie . Bohm. IV 6. aunque se limita al campo moral.1 i4 5 b 2 3 -2 8 ).. J. Socrate. Sócrates pide a sus jueces que. Estudios sobre Sócrates y P la tón (Buenos Aires. J e n o f o n t e . es decir. M agna moral. I 9 . Λ.6. en lugar de castigarle. 7 7 e "78b). Pero ¿hay una ciencia 0 falsa y otra verdadera? No» ( Gorgias 454d). la cual no puede menos de quererlo y p racticarlo81. porque no conoce el b ie n 82. El que peca lo hace por ignorancia. Por lo tanto. Período socrático d) Determinismo moral. M e m . 25e-2Óa. 81 M em . G. 8 «¿Hay una opinion falsa y otra verdadera? Sí. Études d’Histoire de la Philosophie (París 1897). E l objeto ejerce sobre la inteligencia una especie de determinismo necesario. D e r unverfälschte Sokrates (Innsbruck 1903). le instruyan (Laques 195a).3. D e aquí se deriva la negación del mal moral. Losada. una vez c onocido. traduciéndolo en determinismo voluntarista. Jahrhundert (Leipzig 1929). Sokrates in 18. En el realis­ m o griego prevalece el objeto sobre el sujeto. B u s s e . puesto que sus culpas 3 no son voluntarias. IV 6. pero el que ve el ser no puede menos de conocerlo. pues proceden siem­ pre de una deficiencia d e conocimiento.4-5. Κακό.262 P. influye sobre su voluntad. B o u t r o u x . B u r n e t . A l que peca no se le debe castigar. B a s t i d e .1 1 8 7 3 7 -1 0 . pues la voluntad está determinada necesariamente al bien. A. que. VII 2. The socratic doctrine o f Soul. obra de tal suerte sobre el entendimiento del que lo conoce. Su optimismo en la razón les hace creer que ésta no se puede equ ivo car80. el mal.. 8 A p o l.— L a identificación socrática entre virtud y ciencia tiene como corolario un rígido determinismo moral. αλλά St’áyvoiav (E th . Socrate (Milano 1943). Pero sí que fuera posible el error.. N inguno peca voluntariam ente. B2 ούδεκ εκων αμαρτάνει. 1939). Sokrates (Berlín 1914). B r o c h a r d . L e moment historique de Socrate (París. B. βούλεσθαι τά κακά (M e m . (Lon­ dres 1916). Ill 9.. los pecados no son voluntarios. El no-ser no se puede conocer.U . qu e es lo útil para el individuo y para la ciudad. H. conserva el fon­ do racionalista de los presocráticos y los sofistas. E.. V. 1945). έκων ούδεϊζ. Sócrates traslada este determinismo intelectualista al cam ­ po moral. Alcan. A l griego no le costaba trabajo com prender que el entendimiento aprehendiera la verdad.

. T h e socratic Problem (1933).. A ristotele 4i 947. Τ η .('. D u p r é e l . E in Versuch über der Ursprung der M etaphysik (B e r ­ H atzfeld . D ie Lehre des Sokrates als soziales Reformsystem (München 1895). Piat.. en Ragione e F ed e (Torino 1946). T. — L a mort de Socrate. O .. o u il l é e .. Sócrates (Barcelona.) (Paris Ο. . L e témoignage d ’ A m ia t e sur Socrate (Paris 19 4 2). U n nuevo aspecto del socratismo: Razón y Fe 136 (1947) 427-439. P f l e i d e r e r . K rito n und Phaidon (1945).... A . die Sophisten — M L a dottrina di Socrate secondo Senofonte. P. — Kom m entar zum zw eiten B u ch von Xenophons M em orabilien (Basel. H. P. Milán 1961). (Bari 1871. Socrates au procès des Arginouses : R. S.. [. Socrate et la pensée moderne (Paris. Socrates. Ricoeur (Paris. O. G u a r d i n i . K u h n ... 1900). R. G. Sacrali· (París 1Q07).. 3i92o). E d e l s t e i n .. L a legende socratique et les sources de P la ton (Bruselas 1922). O r t e g a . F . Araluce. Sokrates. v o n . Alean. A lcib iad e. R. . Sócrates. Rein­ hardt. R. lin 1934. Socrate. ou la politique selon Socrate: Alma Mater (Gine­ bra 1944).. E . O. Sócrates (Buenos Aires 1955). H. Socrate (Bari... G o m p e r z . del alemán por P. Sokrates und das alte Christentum (Berlín 1908). X enopkontisches und platonisches B ild des Sokrates (Heidel­ E lo rduy. 19 3 5 ). C v m o n t . Filosofía to 2 (1946) 455-466. E. Λ .. Platon e. Seuil. I... H a r n a c k . ital. M a i e r . Socrate (París. Estrasbur­ D em an.. K . Sokrates und P la to (Tubinga 1891).. Κ . 1934). Sócrates. E m m a . Mélanges Radet (Paris 1940). 1901). L ’A r t royal. 1956). Λ . K e n y o n . E tude sur l’ histoire d 'A th è n e s à la fin du V siècle. V. A. Sokrates und die alte K irch e (Giessen.. . A.. L a s s o n . (Florencia 1950). E. R.. J o e l . C. A. D er echte und der Xenophontische Sokrates (Berlin 1893-1901). Akad. sein B ild in D ichtun g und G eschichte (Berna 1947). Socrate (París 1934). H. Trad. D ie sokratische Frage als geschichtliche Problem : Historische Zeitschrift (1943). D e r Tod des Sokrates. Trad. R. .. J . L a b r io l a . M a r t i n e t t i .. A pologie. Interamerica­ na.. A. Riechen. Laterza. y vida en Sócrates y en A ristóteles : Pensamien­ — — F F e s t u g ié r e . A. tir. M i l l e t .V il h e n a . E in e Interpretation der platonischen Schriften Eutyphron. go 1938)· berg 1935). Sokratische S tu d ien: Sitzungberichte der bayer. G i g o n . E. . C h a n t i l l ó n .. E. P. — Socrate et la légende platonicienne (Paris 1952). F r a i l e . Sokrates. D e s P l a c e s . S o ­ crate e Jesù. 1943)· A. Plon..'λ Sdcrtiiei ( ϊιιλ ιο ν ε τ . P o e h l m a n n . L e probièm e de Socrate (Paris 1952).. A .. L a philosophie de Socrate (París 1874) 2 vols. V . A propos des derniàres paroles de Socrale ( C . 1943)· D ö r i n g . Κ . P. de Nimio de Anquin (Buenos Aires. Sein W erk und seine geschichtliche S tellun g (Tubinga 1913)· M a r t i n . M o n d o l f o . Sokrates. Munich 1959). 1956). L a vie de Sacrale (Parte 1N68). Sokrates und a g a l h a e s. J .. (1909). C. directeur de conscience (Congrès Budé. ¿filósofo o p o lítico ? : Ciencia Tomista 74 (1948) 319-327· G e f f c k e n . der Wissenschaften (1906). J.

Socrate (Roma 1933).. V id a de Sócrates (Madrid. R it t e r . R . E. von Sokrates bis a u f A ristoteles (Leipzig 1917. Z u b i r j . N a tu ra ­ leza. Socrate (Torino 1909). y quizá contra su voluntad. Sokrates (Tubinga 1931).. que se orientaron en varias d irec­ ciones distintas y hasta antagónicas. W. Tequi.. S e r r a H u n t e r . L e s M ém orables de Xénophon et notre connaissance de la philosophie de Socrate: Année philos. Socrates (Edimburgo 1932). Pauly-Wissowa (1927). D e X enophontis in Com m entariìs scribendis fid e histórica (Jena 1910). C h r . 1938). S c h r e m p f ... L.16. Sorel. T h e problem o f Socrates: Proceedings Class. Rev.. A. Socrate e t la conscience de l’ homme (Paris. 19552). — Sócrates y los sofistas: Grosse Denker t. J..61.ΙΙ. D e orat. G. T a r o z z i . A.82-100. Sokrates: R. 3. R. F. 1947. X. de Occidente. T o v a r . 2i93i). Ross. (1933). Seuil... L e procès de Socrate (1889). Sócrates. de C A P I T U L O X E sc u e la s socráticas m en o res Sócrates. — Studien z u r E ntw icklung der platonische D ia lek tik .. 80 (1927) 43-51. E. — V aria socratica (Oxford 1911). Características de los grandes pensadores. filósofo y pedagogo : Razón y Fe 79 (1927) 493-503. A gudam ente lo expresa Cicerón diciendo: «Ex illius variis et diversis et in omnern partem diffusis disputationibus alius aliud apprehenderat» 1 C i c e r ó n . L a théorie socratique de la vertu-science selon les M émorables de Xénophon (Paris. Ass.. W e i s s e n b o r n . 1957). Z u c c a n t e . — Intorno al principio informatore e al método della Filosofia di Socrate (To­ rino 1902). Sócrates (Gerona 1 9 3 1 ) .. H istoria. — Intorno a lle fo n ti della dottrina di Socrate (Torino 1902)..i (Madrid. Período socràtico R ich ter ... S a u v a g e . S t e n z e l . Esta misma diversidad es una prueba más de la complejidad de la persona del maestro y a la vez de la im precisión de su doctrina. C. 1925). SiM E T E R R E . D. — M etaphysik des A ltertu m s (1934) p. U g a r t e d e E r c i l l a .. Los grandes pensadores t. Ueber den W ert des Sokrates als Philosopher (Ber­ lin 1818). G. Rev.ι87-278..i (1911). M. El ejemplo de su vida y los gérmenes contenidos en sus enseñanzas fueron recogidos por sus discípulos. (París 1910). Sokrates und die Sophisten: Occidente.. Sokrates (Leipzig 1927). fue el iniciador del gran período de la Filosofía griega.2 64 Ρ. E. D ios (1944) ρ. S c h l e i e r m a c h e r . J. H. A. sin pretenderlo. R o b i n . Sócrates y la sabiduría griega : Escorial (Madrid 1940). T a y l o r . .

Fedón y Platón. Alcibludes. continuada por los cínicos. N inguna puede ser considerada como la continuación genuina de su pensamiento. N o debieron de ser m uy cordiales las relaciones entre los dis­ cípulos de Sócrates después de la muerte del maestro. cuya importancia es m uy inferior. fundada por Euclides. entre todos sus sucesores. Antístenes./a . y la hedonista de Aristipo. Y a hemos visto que en la complicada cuestión socrática ninguno de los monumentos literarios que poseemos nos ha transmitido exactamente su verdadero retrato ni su pensamien­ to. a sus condiscípulos: por ejemplo. se denom i­ nan «menores» las restantes que brotan de la fuente socrática. o por lo menos alusio­ nes. en el Eutidemo. Por mucho que se quiera extremar la influen­ cia inicial de Sócrates. Simmias. a Euclides. siempre queda m uy por debajo de la magnitud de la obra realizada por el genio de su discípulo. en el Protágoras y en el Sofista. L a doxografía nos ha conservado varias anécdotas en que aparece la hostilidad de Antístenes contra Platón. hasta m uy entrada la era cristiana.liu ti ti m tu r rd t i e u t m t i i o f e > Λ 1 círculo socrático pertenecieron Critias. Por contraposición a la gran escuela platónica. Aristipo. representa más ge­ nuinamente su espíritu y refleja sus enseñanzas con más fideli­ dad. pretenden continuar la dirección iniciada por el maestro común. se prolonga. Simón el Zapatero. Cebes. Tenem os el Sócrates «visto» por los cómicos. fundada por Fedón y continuada por M enedemo. cada una a su manera. N o es fácil decir cuál. En varios diálogos platónicos se ha querido ver una réplica. In ­ quines. el . Platón re­ basa en todos los sentidos la modesta aportación filosófica de su maestro. aunque duran poco tiempo. más o m e­ nos fusionada con el estoicismo. por Jenofonte y por Platón. Los cinco últimos fueron fu n ­ dadores de escuelas que. N i siquiera es exacto decir que su colosal construc­ ción mental se contenía en germ en en la estrechez del pensa­ miento socrático. en el Filebo. A lgo semejante ocurre con las escuelas que nacen bajo el influjo de su rica personalidad. pero ninguno de ellos lo refleja tal como fue en la realidad. Euclides. a Aristipo. E l Sócrates tal vez más conforme a la realidad resultaría combinando el que aparece en los primeros Diálogos de Platón con los rasgos del que nos describe Jenofonte. En todos hay un fondo de verdad y en todos tam ­ bién entra mucho de artificio literario. M ás importantes son la megárica. sin olvidar añadirle algunos retoques de la caricatura de Aristófanes. Escaso interés ofrece la es­ cuela de Elis.C . L a de Antístenes.

N o es posible apreciar bien su valor. que fue hecho prisionero al ser tomada su ciudad por los atenienses y com prado y libertado por Critón 3.339/7-265 ¡278) conoció en M egara a Asclepíades de Fliunte. Teeteto 1 4 2 c . Se han perdido sus dos diálogos Zopyro y Simón 4. Pero las referencias no siem ­ pre son lo suficientemente claras para excluir toda duda. 94. y en Elis 3 F edón 5 9 c . En Política. M e n e d e m o d e E r e t r i a (h. rebasando el estrecho concepto de la polis tradicio­ nal. los cínicos. y después por el estoicism o y el epicureismo.1 0 6 . discípulo de Estilpón. es quizá la que más se aproximó al ejem plar de vida socrática— . con su cosmopolitismo. rechazando no sólo las ideas de Platón. Las escuelas más opuestas entre sí son las de Antístenes y Aristipo. I.41. noble ciudadano de Elis.266 PJL 'Período socrático Cratilo y el Teeteto. y en la de Antístenes— que. después de cuya muerte se retiró a su ciudad natal. 5 D. su austeridad de vida y su alta estima de la virtud. En sus métodos de enseñanza y hasta en sus doctrinas los socráticos «menores» están más cerca de los sofistas que de Sócrates y de Platón. En la de Aristipo podemos ver la tendencia de Sócrates al hedonismo y su procedim iento utilitarista.1 0 5 . que aquéllos continúan todavía manteniendo. II 4 Fragmentos en Séneca. II 9 . E n sus doctrinas parece que daba gran importancia al poder reform ador de la educación y de la virtud. E p . de la virtud y de la felicidad. . T u v o por discípulos a Pleistanos. A doptan una actitud sensista y em piris­ ta. dentro de sus excentricidades. en contra de la típica preocupación so­ crática. poniendo a Sócrates por ejem p lo 5. Pero tanto en la una como en la otra podemos apre­ ciar rasgos auténticos de la personalidad socrática. que aparecen claramente en los testimonios de Jenofonte y en los primeros Diálogos de Platón. Fue m uy estimado de Sócrates. reflejan mejor que Platón y Aristóteles la profunda transformación que se produce en el m undo helénico después de las conquistas de Alejandro. L a e r c i o . pues apenas queda nada de sus escritos y porque sus escuelas quedaron eclipsa­ das m uy pronto ante el vigor de la Academ ia y del Liceo. E s c u e la s d e E l i s y E r e t r i a L a primera fue fundada por F e d ó n . sino toda clase de conceptos universales. a Antístenes. L a e r c io . D. Moschos y Archipylos. 9 . D esdeñan las ciencias teóricas y cultivan preferente­ mente el tema práctico del bien. considerada como la cosa más preciosa del mundo.

L a e r c i o . C on ese Ser-U no-Bien identificaba asimismo la verdad. F u e m uy hábil en la D ialéc­ tica. entre los que iba Platón. adoptando el eieático de reducción al absurdo. N egaba la pluralidad de las cosas y el movimiento. L a verdad no puede conocerse por los sentidos. sacando consecuencias de las afirm acio­ nes del contrario.1 0 4 6 0 2 9 . Com batió las Ideas de Platón. quorum omne bonum in mente positum et mentís acie.106. quod esset unum et simile et idem semper» ( C í e .125-144. So­ lamente se conserva un fragm ento de una carta a un hermano suyo.10. a la manera de los megáricos. P l a t ó n . qua verum cerneretur» ( C i ­ c e r ó n . II 42). E s c u e la m e g á r ic a Fundada p o r E u c l i d e s (h. M e t. A ca d . 8 A r i s t ó t e l e s . natural de Alegara. quien. Identificaba el Ser y el Bien. al parecer.. sino solamente por la razón. en que le aconseja dominar la có le ra 7. . ia V irtud y la Ciencia. Enseñaba una moral m uy severa. liscuehs socrática me nur η a M oschos y Archipylos. la inteligencia y Dios. L o que se m ueve y cambia no existe. IX 3 . Después de la muerte de Sócrates retornó a su patria acom pa­ ñado de un grupo de socráticos. L os megáricos fueron m uy aficionados a las disputas.. 2.42. 7 D. a quienes sucedió en la dirección de la escuela. aunque se designe con distintos nom bres 8. abu­ sando de la eristica hasta convertir la Filosofía en un form a­ lismo ridículo. su discípulo y sucesor. II 17. que es inmutable.450-340). N ada sabemos de Ichtyas. VII 161). consi­ derando todas estas cosas nada más que como distintos nom ­ bres de una misma realidad. Sustituyó el procedim ien­ to socrático de disputa por analogías.— «Euclides id solum bonum esse dicebat. quizá con el propósito de buscar una base ontologica a la moral de su maestro. Eretriaciappellati. El m o­ vim iento es lo contrario al Bien. D e fa to 1 7 . de la cual las demás no son sino diferentes nombres 6. A c a d . refutando el eleatismo. . L a e r c i o . Μ ία ν (άρετήν) πολλοίs όυόμασι καλουμένηυ (D. N o se conserva ningún escrito. L a e r c i o . fusio­ nando el Bien de Sócrates con el Ser uno e inm utable de Parménides. «AMenedemo.('. Com binaba las doctrinas socráticas con las eleáticas. II. que es la Sabiduría. y defendía la unidad de la virtud. C i c e r ó n . Solamente existe una virtud intelectual. N o hay más que una sola virtud.129). Sofista 246-248.. que trasladó a su patria a fines del sigle »IV. como 6 D. II 10. le contestó en el Sofista. la sabiduría.

ατύχημα. o el encubierto : Tú no conoces a esta persona que está cubierta con un velo. Pero Epiménides es cretense. Si se añade otro. A dversario implacable de Aristóteles. D efendió la unidad y la inm utabilidad del ser. 13 Estos argumentos eran los siguientes: El del mentiroso : Epiménides afirma que todos los cretenses son mentirosos. El del ca lvo: Si se le arranca un pelo a un hombre. A dv. E s t i l p ó n (h. άττοττύγμα. Expulsado por sus irreverencias hacia los dioses. y si son distintos. Luego Electra no conoció lo que conoció. Pero esta persona es tu padre. Negaba la predicabilidad de los conceptos. Si tres.. Bastan la sa­ biduría y la virtud para proporcionar la felicidad. D e dos cosas con­ tradictorias sólo es posible la que existe actualmente o la que llegará a existir necesariamente. Sutilizó m ucho en la definición y clasificación de los pecados.. oyentes al estoico Zenón y al escéptico Pirrón 9. L a figura más desta­ cada de la escuela fue su tercer jefe. A c a d . E scu ela c ín ic a A n t í s t e n e s (h.444-365 /370). S e x t o E m p . Lo mismo significa el de la pared : ¿Cuándo se deshace una pared? No cuando los ladrillos están unidos todavía unos a otros. con cada una de ellas no se queda rabón. Puede decirse: el hombre es hombre. A podado Cronos por Tolom eo Sóter. Solamente pode­ mos confiar en la razón. El de E lectra : Electra conoció y no conoció a su hermano Orestes. atrayendo numerosos discípulos de otras escuelas. II 11. porque si los predicados se identifican con un sujeto.119. la unidad del ser y la im posibilidad del movimiento 12. porque no dice éste ni aquél» 10. de su suma o sustracción se forma o se deshace el todo 13. Cuando D em etrio Poliorcetes tom ó M egara (308) y quiso restituirle lo que hubiera perdido en el saqueo de la ciu ­ dad. indivisible e inmutable.268 P. II 49). Pero no lo conoció porque estaba disfrazado.380/370300 /290). aunque sin in­ currir en sus extravagancias y humanizando sus doctrinas. con cada una de las cuales no se forma ni se deshace el todo. Carecen de im portancia A s c l e p í a d e s d e F l i u n t e (h. M a th . D e la negación de la potencia deducía. lo bueno es bueno. E n ­ señó la indiferencia hacia los bienes exteriores.. no pueden aplicarse a ese sujeto. M urió de pesar por no haber sabido responder a unos argumentos de Estilpón. Luego tú no conoces a tu padre.318) y A l e x i n o s d e E l i s ( s . Pero tú no has perdido los cuernos. 10 D. T u v o por. Desdeñaba el patriotismo y la piedad hacia los difuntos y despreciaba los convencionalism os sociales.115. tampoco. pues no es posible señalar el tránsito de una cosa a otra ni distinguir lo poco de lo m ucho. Concebía el ser a la manera de los eleátas. la in ­ sensibilidad y la supresión de todos los deseos com o medios para lograr la paz interior a costa de la victoria del sabio sobre sí mismo.to. Se le atribuyen varios argumentos. L a e r c i o .113-120. no se queda calvo. El del sorites (montón): Un grano de trigo no forma un montón.320). natural de M egara y oyente de Antístenes en Atenas. material. 11 D. . Luego no es posible des­ hacer una pared (S e x t o E m p . Dioclides y Brysson. Luego tú tienes cuernos. L os discípulos y sucesores de Estilpón exageraron la eris­ tica hasta convertir la Filosofía en un puro arte sofístico. «Quien dice hombre dice ninguno. distinguiendo entre αμάρτημα. Luego se le pueden arrancar todos los pelos sin que se quede calvo. L os cínicos atribuyeron a A n ­ tístenes la fundación de su escuela. N atural de Jaso. El del cornudo: Tú tienes lo que no has perdido. II 19. D iss. i v . no todos los cretenses son mentirosos. A u n q u e como verdadero fundador del cinismo debe conside­ rarse a su oyente Diógenes de Sínope. II 11. 12 E p i c t e t o . L a e r c i o . Puede apreciarse la suerte que habría corri­ do la filosofía griega después de la muerte de Sócrates si ade­ más de estas escuelas menores no hubiesen surgido las de Pla­ tón y Aristóteles.112-117. donde fue estimado. a la manera de los eléatas. pero al fin acaba por quedarse sin cola. ¡Período socrático C. Si no miente. con los que trata de demostrar que no existe pluralidad ni m o­ vimiento. F u e un gran disputador.. Estilpón contestó que no había perdido nada porque na­ die le había robado su ciencia ni su elocuencia n . volvió a su patria. donde enseñó con gran éxito (h. E u b ú l i d e s d e M i l e t o ( s . eterno. Sólo existe lo actual y presente. Com batió las Ideas de Platón. Si dos. L os sentidos y la imaginación nos engañan. la apatía. Ahora bien. Si miente. 9 D. Luego nunca llega a formarse un montón. llamado «elenxinos» por su es­ píritu disputador. pues de cada vez solamente se añade un grano (Cíe.i i i ) . Solamente existe lo sin­ gular actual. y así sucesivamente. II 11. como uno. no pu e­ den separarse de él ni aplicarse a otros. los cretenses no son mentiro­ sos. III. con el propósito de hacerlo aparecer como eslabón para legitim ar su ascendencia socrática.iv ) . N o admitía la posibilidad ni la potencia. A d v . διάτττωμα. N o existen géneros ni especies universales. Lo conoció porque era su hermano. X 347). El del escondido. ni cuando se van separando uno por uno. M a th . L a e r c i o .. o miente o no miente. Para demostrar que no exis­ tían los posibles em pleaba el Discurso dominador (κυριεύων). Q uitando o añadiendo unidades. lo mismo que los elèa tas. Pero Epiménides es cretense. tampoco. D i o d o r o ( f 307). etc. tampoco. pero no el hombre es bueno.1. Idéntico es el de la cola del caballo : Si se arranca a un caballo una por una las cerdas de la cola. Escuelas sacrificas mature* tam poco de Pasteles.II. X 85-86. sin em bargo. E n M oral sufrió la influencia de los cínicos.

36). 208. Sólo quedan escasos fragmentos de sus obras ls . VI 1. L a e r c i o . Humblé. pero no que «el hombre es bueno. 16 Los atenienses no se distinguían de los caracoles y de los saltamontes. Se burlaba de la democracia ateniense y de las costumbres de sus contemporáneos 16. 17 S i m p l i c i o . J. cuyas lecciones iba a escuchar dia­ riamente desde E l Pireo. 19 Sofista 251b. i. Teeteto rsse. a la manera de los so­ fistas. que es único para cada una. Les recomendaba que vota­ ran que los burros se hicieran caballos. se reunían los proleta­ rios atenienses y los extranjeros de baja condición. 19 Tam poco pueden definirse las esencias de las co­ sas ni sus primeros elementos. porque. D io a su enseñanza un tono agresivo. In C a t. malo». Fue discípulo de G orgias (después de 427) y ejerció la profesión de rétor. Puede decirse que «el hombre es hombre». VI 8). irónico e insolente. II 261-293. no em plea todavía esa denominación. Escribió contra Platón el diálo­ go Σάθων. etc. mereciendo el apodo de Sócrates de­ mente (Σωκράτη? μαινόμενος). Ontologia. bajo la advocación de Heracles. eran hijos de la tierra. Despreciaba las artes. que trata a Antístenes con m ucha dureza. N o existe más que lo que puede ser percibido por los sentidos. la Dialéctica y toda ciencia que no tuviera una utilidad práctica para conse­ guir la virtud y la felicidad. Perìodo socrático A ntístenes fue natural de Atenas. A n tisthen is Fragm enta (Gante 1931).: la 14 (Zürich 1842). VI 5. rechazando la teoría de las Ideas 17. v. H ijo de padre ateniense y de una esclava tracia 14. Enseñaba en el gimnasio Kynosargés (sepulcro del perro).. El pensamiento se reduce a palabras. L a e r c i o .270 P. Platón. M u l l a c h . D e aquí podría derivarse el calificativo de cínicos (perros = κύυες) con que más tarde fueron designados los continuadores de la ten­ dencia iniciada por Antístenes. Conoció a Sócrates. Asistió a su muerte y exageró su im i­ tación hasta el ridículo. T a m ­ poco se les puede aplicar ningún predicado. Diógenes Laercio atribuye esta misma anécdota a Diógenes de Sinope (VI 53). W i n c k e l m a n n . D. según la tradición. pues la definición es un discur­ so largo.29. donde. de là misma manera que ellos sacaban generales con sus votos a hombres sin instrucción (D. L a e r c i o . VI 1. a su vez.— Negaba los conceptos universales y sola­ mente admitía la realidad de lo particular y concreto.gr. 15 D. A ntisthen is Fragmenta .II. Es de notar que Aristóteles. 1? Pone de relieve su vanidad en la famosa frase: «Veo el orgullo de Antístenes a través de los agujeros de su manto» ( Sofista 246a. D e las cosas solamente p u e­ de decirse su nombre propio. le acusa de haber traicionado la doctrina de Sócrates 18. Solamente puede decirse a qué son semejantes.

que. 25 J e n o f o n t e . B anquete 4. El sabio no debe dejarse dominar por el atractivo de las riquezas ni de los pla­ ceres. V I I I 3 . Teeteto 20 1 c . la independencia. 21 M e t. que no va a donde él quiere. El que se deja dominar por sus pasiones es como el que monta en un caballo desbocado. 22 Eutidem o 283ε. 24 L u c i a n o . Com batió 20 A r i s t ó t e l e s . Tam poco cabe la discusión. no en las cosas. M e t. con el esfuerzo ( t t ó v o s ) y sobre todo con la im itación de los sabios.& Filosoíía 1 10 . que es el único bien. lograda mediante el ejercicio de la virtud. Guando se habla no es posible el error. pues no se puede p a­ sar de unos atributos a otros. y en ese caso tam poco es posible la discusión. y entonces están de acuerdo. pero sólo enumerando los elementos que entran en su com po­ sición 20. que se logra con el dominio de sí m ismo 23. y esa cosa siempre es ver­ dadera 21. L a e r c i o . 1 1 . Useuthn soei'ilikiii tut north plata es semejante al estaño.34. «Los hombres tienen su riqueza y su pobreza. C ra tilo 429c. H.d . cuya fortaleza de ánimo (σωκρατική ισχύς) consideraba suficiente para la virtud 22. Para Antístenes el m odelo perfecto era Sócrates. 23 D.W . como Sócrates. o piensan la misma cosa. V 29. ya que los atributos de cada cosa se identifican con su nombre propio. El ideal del sabio es la autosuficiencia. i o 43 b 24 . y la hacía consistir en una vida tranquila. pues cada p a ­ labra no expresa más que una cosa. que tomaron su nombre por bandera. V I 1 . que son materiales. o piensan cosas distintas. Los computatoti pueden definirse. Se proponía el fin práctico de conseguir la felicidad. Pero más que con teorías se alcanza con el ejercicio (άσκησή). Es difícil distinguir la doctrina propia de Antístenes de la de los cínicos.— L a M oral de Antístenes es una exageración del aspecto negativo de la doctrina de Sócrates. Etica. El pensamiento se reduce a palabras. Cynicus 18. nunca llegaron a definir con claridad. 2. Pero sí parece cierto que éstos exageraron hasta la grosería algunos rasgos de su predecesor. la falsedad ni la contradicción. porque cuando dos dis­ cuten. L a virtud basta por sí misma para proporcionar la felicidad (αυτάρκη irpòs ευδαιμονίαν). Puede enseñarse y aprenderse.102^32. El juicio y el raciocinio son imposibles. sino en el alma»25. sino a donde éste le arrastra 24. Y tanto en uno como en los otros perdura la misma im precisión acerca del concepto de virtud.

Ten ía un tonel por habitación. «Si tuviera a A frodita en mi poder. 28 M ü l l e r . 29 30 L a e r c i o . contra­ poniendo la vida de éstos y la de los bárbaros a la de los grie­ gos. L a e r c io . E l verdadero padre del cinismo es D i ó g e n e s (413-324?).20ss. . C i c e r ó n . I 1 3 . I 10 5 ). sin lavarse ni afeitarse. Tom ó por m odelo a H era­ cles. que ponía la felicidad en el placer: «Pre­ feriría volverm e loco antes que ser presa del placer» 26. ni instituciones sociales. Bebía en un pequeño cubilete. Condenaba la guerra. 27 C l e m e n t e . hasta que viendo a un niño beber en la palm a de la mano arrojó su vaso como cosa innecesaria. sino la virtud 2Í> . la acribillaría a saetazos» 27. N atural de Sínope.2. Despreciaba todo pudor y satisfacía sus necesidades en cualquier lugar 30. Com ía carne cruda. Su ideal era la vida «natural». Armin. Sus hermanos y parientes son todos los hom ­ bres. el deseo. sin familia. 31 D i ó n C r i s ó s t . «a cuya semejanza he dom ado fortísimos atletas y bestias ferocísimas: la ignominia. convirtiéndola en desprecio de todas las cosas convencionales y artificiales. Frag. A cen tuó la indiferen­ cia de Antístenes. . Ántisth. ni leyes. VI 2. y por todo vestido llevaba un manto doble (tribón). D e nat. ni los sacrificios. H uyó de su patria y se refugió en Atenas. O ra i. sin Estado. las ambiciones y luchas entre los ciudadanos. Por sus extravagancias. im itando a los animales. en lo cual ponía la virtud y la felicidad. en las costa del mar Negro. el placer. un palo y un zurrón de mendigo. ni dife­ rencia de clases. Para el sabio no hay patria. con amor libre y com u­ nismo de m ujeres y sin el cuidado de la educación de los hijos. Hacía gala de practicar una vida rigurosamente «natural». ni familia. indumentaria que llegó a ser una especie de uniforme de los filósofos. el temor.Π . «Los dioses son m uchos según la ley. la política. deor. ni las oraciones. pero uno según la naturale­ za»28. Rechazaba los dioses nacionales de la religión oficial. para lograr la libertad com pleta del espíritu con la indiferencia hacia todas las cosas. E l m ejor culto de ese D ios no son los tem plos. llevado hasta extremos repulsivos. D. D e esta manera pretendía endurecer su cuerpo por medio de las privaciones y la fatiga.6. N o usaba túnica. H ijo de un fal­ sificador de moneda. mereció el calificativo de «can» (κύων).3 .3 2 . A nd aba sucio y desgreñado. la ira.7-2 Ρ. que es el más cruel y engañoso de todos»31. VI 1. IX (e d . 26 D. 'Periodo socràtico duram ente a Aristipo. con las que dio a la Filosofía un tono desgarrado y populachero. 24. Stromata II 40 6.

que no combatían con argumentos racionales ni oponiendo su doctrina a otras escuelas. El sabio no debe tener familia ni preocuparse del cuidado de la m ujer y de los hijos. 2. a los refinamientos y com pli­ caciones de la vida ciudadana. Todos los hombres son hermanos. A r is t ó te le s .7 2 . D eb e ser absolutamente libre. Escuelas socráticas muti ores Para demostrar su desprecio hacia sus conciudadanos. 2 . Frecuentaba la compañía de m al­ vados y prostitutas. L a e r c io . que es «para los jóvenes. libertarse de todos los de­ seos y de todas las necesidades. el «sabio» debe ser insensible a todo. de donde provienen las lu ­ chas políticas. L a e r c io . salió en pleno día por las calles de Atenas con una linterna en la mano «buscando un hombre». y para ello debe retornar a la vida natural. de las gracias salpicadas de sal gorda (παρρησία). riqueza. 35 D. El sabio no tiene más patria que el mundo. de las artes. U nían su ostentosa auste­ ridad de vida conforme a la «naturaleza» con la im pudencia más desvergonzada (αναίδεια). que no son más que convencionalismos.63. Sus 32 33 34 D. y no debe haber dis­ tinción de clases sociales. Es más bien un m ovimiento esencial­ mente negativo. diciendo que «los médicos están en com ­ pañía de los enfermos y no se contagian»32. P o lii. D.10. para los pobres.i2 5 3 b 2 0 . consuelo. de oposición a todos los valores sociales y culturales. El cinismo no es un sistema filosófico. ni menos aún esclavos 34.68. las ambiciones y las guerras. más que filósofos. Com binaban su desprecio hacia el vulgo con un orgulloso sentimiento de la autarquía del sabio. y con un descarado hedonis­ mo. y para los ricos. menospreciar los respetos humanos y las opiniones comunes. 36 D. Diógenes se calificaba a sí mismo de κοσμοπολίτης 36. Para ellos. ornato»33. 3 .C. de la burla muchas veces soez. Se mofaba de las ciencias. L a e r c io . VI VI 6. prudencia. L os cínicos. que deben ser comunes 35. de la religión y de todas las instituciones sociales. pues carece de fon­ do doctrinal positivo. del ingenio mordaz. prescindiendo de todas las leyes civiles y de todos los artificios sociales. subversivo y demoledor. se anticiparon a las apologías roussonianas de la vida salvaje. para los viejos. que trata de sustituir por la pretendida sencillez de la vida «natural». VI VI 2 . L a e r c io . fueron agitadores populares. L os cínicos. sino con las armas de la ironía. pero sin su carácter sentimentaloide. basán­ dose en la contraposición de los sofistas entre lo «natural» y lo «civil». Sólo adm itía la «educación» cínica. Pero el cinismo no tuvo tampoco el carácter de una revolución social proletaria. I .

A ristipo m arca una orientación doctrinal contrapuesta a la de Antístenes. C .84. Tam poco simpatizó con Platón. Viajó por Egina. D i ó n C r is ó s t o m o s o de P r u sa (nace 40 p. A sistió a las lecciones de Protágoras y ejerció la enseñanza como sofista. J. M e n e d e m o d e P i r r a 43. II 331-341.v). 43 D .274 P. y después de nuestra era se continúa con D e m e t r i o (s . formando parte de su círculo hasta la muerte del maestro.380) y S a l u s t i o (s. M u l l a c h .1 0 2 . cuyas extravagancias y ridiculeces no fueron tomadas demasiado en serio. VI 5. 40 D . 3 D. L a e r c i o .Il. 3. A ú n dura el cinismo hasta M á x i m o d e A l e j a n ­ d r í a (h. IV . Luciano ridiculiza a P e r e g r i n o P r o t e o .85. quien lo llamaba «el refinado».2 8 7 ) y T e l e s (h . . 8 39 D. L a e r c i o . L a e r c i o . 44 D . VI 6 . VI 8. 37 D . Conoció a Sócrates. m uriendo al parecer en Lípari. VI 3. Su actitud filosófica VI 4. que fue en la expedición de A lejandro M agno.6 5 -1 0 4 . Siracusa. Graec. L a e r c i o . P h il. A la secta cínica pertenecieron en el siglo iv O n e s íc r i t o 37. L a e r c i o . vuelve a resurgir en el siglo 1 antes de Jesu­ cristo con M e l e a g r o d e G a d a r a . Fragm. É n o m a o d e G a d a r a ( s . Después de un período de eclipse. L a e r c i o .180). hermano de H iparquía 40. 41 M u l l a c h . i i ). VI 9 . M e n i p o d e G a d a r a 42. E scuela c ir e n a ic a Fue fundada por A r i s t i p o (h.) . M ó n i m o d e S i r a c u s a 39. donde vivió en la corte de Dionisio. En el siglo n i está representada por B i ó n d e B o r í s t e n e s 41.9 4 -9 6 . mencionado por Sim plicio como postrer representante de esta tendencia. de quien fue enemigo. natural de Cirene. Fragm. Graec. de Parium ( s .99. F i l i s c o y M e t r o c l e s d e M a r o n e a . 42 D. que arrojó sus riquezas al mar y se casó con la hermosa H iparquía 38.240). L legó a Atenas hacia 416. seis D ia­ tribas y veinticinco diálogos 44. L a e r c i o . N o se conserva nada de sus obras: Historia de Libia. C e r c id o s d e M e g a l o p o ­ l i s (h .i i ). M á x i m o d e E f e so ( s . C r a ­ t e s d e T e b a s . A g a t ó b u l o . P h il.435-360). colonia dórica en Libia. Periodo socrático representantes fueron considerados más bien como tipos pin­ torescos. después de la cual abandonó Atenas y abrió escuela en su patria. i ). i i ). II 8 .82. y por los poetas F é n i x d e C o l o f ó n . II 423-429. D e m o n a x d e C h i ­ p r e (h. en que se confunde con el estoicismo.

C. y deben preferirse a todos los d e­ más 49. Pero hay que sa­ ber distinguir y elegir entre ellas. V II 191-195. recordado por la memoria. I V 5. L os nombres comunes que utilizamos no tienen más que un valor convencional46. la cual se reduce a puro m ovimiento mecánico. que es un m ovim iento violento. II 8. T odo es relativo. Solamente existen criterios in ­ dividuales para cada uno. N o importa la causa de donde pueda provenir el pla45 A r i s t ó t e l e s . tomando como base una orientación esen­ cialmente materialista. III 2. son. N o existe ningún criterio universal de verdad vá­ lido para todos los hombres. que más que a las enseñanzas socráticas corresponde a las doctri­ nas sofísticas de Protágoras y Pródicos.hacia la Lógica. Pero sí cuando por ellas pretendemos juzgar de lo que son en sí mismas las cosas exteriores. El placer no debe ser simplemente imaginado como futuro. 3. porque en ellas no se habla de bienes ni de m ales4S. a diferen­ cia del dolor. A d v . 10. que consideraba inútiles. que consisten en la sensación.99 63 32 . sensista. 2.9)· 4 D . II 8 . Sola­ mente le preocupa la cuestión práctica de hallar la felicidad en la presente vida. L a vida práctica debe regularse por las sensaciones. que es un m ovimiento dulce.— Según A ristipo no hay nada absoluto. D e o ff. M a th . 1. los más deseables. M e t. las segundas malas y las terceras indiferentes» porque no causan placer ni dolor 47. 47 D . Solamente p er­ cibimos apariencias. E l sumo Bien de la vida consiste en el placer sensible y actual. Usencias j acráticas menores está inspirada por el desdén -de abolengo socrático. relativista y fenomenista. 45 S exto E m p . no son más que agrupaciones de sensaciones. » . Gomo los placeres corporales son los más intensos. Etica. Ontologia. N o no engañamos respecto a las sensaciones que experimentamos. L a e r c i o . en la que defiende un hedonis­ mo m ucho más grosero y radical que el de Epicuro. L a e r c i o . Las sensaciones se dividen en agradables.. ή δ’έγκράτεια π ά ν τω ν μάλιστα ήδεσθαι τγοιεϊ (M em . para nosotros.— A esta ontologia sensista y relativista corres­ ponde su doctrina del Bien. experimentado en el m om ento presente (mxpóv π ά ­ θος) 48. sino que debe ser actual. Los objetos.89-95· 8 49 C iceró n ..116. ni tam poco basta el placer pasado. L as primeras son bu e­ nas. dolorosas e intermedias. la Física y las M atemáticas. suave y ligero.. pero no sabemos lo que hay debajo de ellas. L a fó r m u la del c á lc u lo u tilita ris ta de los p la ce re s a p a re ce y a e n S ó cra tes: . por lo tanto.8 7-8 8 .

para discernir en cada m om ento los placeres que pueden proporcionar un goce más intenso. L os dioses no intervienen en los asuntos humanos. Parece que fue expulsado de A tenas A teo . i v . Pero le da un sen­ tido puram ente utilitarista. I I 8. 52 D.i i i ). y el «sabio» debe aprovecharla para disfrutar de ella lo más posible mientras d u r e 50. contraponía la naturaleza (φύσις) a las leyes establecidas por los hombres (νόμοι). N o existe más que la vida presente. el sabio debe acom o­ darse a las circunstancias. pues es un bien natural que no debe sujetarse a las leyes establecidas convencionalmente por los hombres. Especialm ente los tres últim os continúan la escuela. deor. D ebe dominar los placeres y no dejarse dominar por ellos (εχω. Patria.276 P . L a religión es cosa que les atañe a ellos y no a los hombres. Período socrático cer. Esas son distin­ ciones convencionales que provienen de las leyes positivas de cada ciudad 52.75 .93. E p it ím id e s de C ir e n e . Com o continuadores de la tendencia de A ristipo se citan su hija A r e t a y su nieto A r i s t i p o e l J o v e n . H ijo de A ristipo el Joven y maestro de Bión de Borístenes. D e nat. Parébates. T e o d o r o ( s . N ada es por naturaleza justo ni injusto. A ristipo adoptaba la misma actitud de indiferentism o reli­ gioso que hem os visto en Protágoras. L a sabiduría y la virtud consisten en buscar los medios para procurarse la m ayor cantidad posible de placer. I 1. de cálculo. L a e r c i o .ll. la prudencia aconseja que el sabio acomode su conducta a las costum bres establecidas.2.86ss. L a vida práctica debe ser regida por la prudencia. y para prever las posibles conse­ cuencias desagradables. especial­ mente a las leyes penales. H e g e s ía s 50 D. Pero manteniendo siempre su liber­ tad interior y su tranquilidad. Com o todo es relativo y contingente. E t i o p s d e T o l e m a i d a . ούκ εχωμαι) 51 . U no de los pocos vestigios socráticos que quedan en A r is ­ tipo es el concepto de la razón reguladora de la vida. N o obstante. II 8 . I I 8. C i c e r ó n . 51 D. y que acentuarán toda­ vía más sus sucesores Evem ero y Teodoro el A teo. honesto ni torpe. . m atrimonio y fam ilia son tam bién convencionalismos de los cuales el sabio no se debe preocupar. pero introduciendo m o­ dificaciones en la doctrina 53. L a e r c io . sin m ezcla de dolor. si L a e r c io . y A n n í c e r i s . apellidado metrodídaktos (educado por su madre). A T n t íp a t r o eodoro de el C ir e n e . L o mismo que los sofistas.

sino cuando va acompañado de la ciencia y de la prudencia que deben regularlo.317-297) haya pertenecido a la escuela cirenaica. sino de toda divinidad. E l sabio. Z eus. más que en buscar bienes. II 8. i v . que estaba organizada en régimen colectivista. si llega la ocasión. 58 D. L a única patria del sabio es el U n iv e rso 56. El placer no es el sumo bien. Enseñaba la inm ortalidad del alma. H e g e s í a s ( s .C .9 4 -9 6 . E l sabio. que tanta difusión alcanzara en el Renacimiento. I 102. por los muchos males que afligen tanto al cuerpo como al alma. E l sumo mal es la estulticia.8 3 . debe esforzarse por evitar los males. A u nqu e no sea del todo cierto que E v e m e r o d e M e s s e n ia (h. Consideraba im posible la felicidad. L a e r c i o . 56 C i c e r ó n . L a e r c i o . En ella refiere Evemero que halló una inscripción donde se explicaba el origen humano de los dioses. En forma semejante explicaba el origen o de las demás divinidades de la mitología. docto en astronomía:. Evemero puede consi­ derarse como precursor de la literatura utópica. II 8 . Graec. N ada hay torpe ni honesto por naturaleza. Tuse. que sólo son cosas malas en la opinión de los ignorantes 55. incluso ante la misma vida. Pero explicaba el origen de los dioses de la mitología atribuyéndolo al hecho de que algunos hom ­ bres antiguos. P h il. adulterios y sacrilegios. Urano había sido un rey.99. en-que se refiere su viaje a la isla de Panquea. que introdujo la adoración de los astros. C o n ­ sideraba los dioses como convencionalism os humanos o inven­ ciones para atemorizar a los hombres que no son capaces de regir su vida por la razón 54. había sido un gran conquistador. ilustres por su sabiduría. El sabio no necesita amigos. I 3 4 . por su poder o por sus hazañas. 54 D. R u m ia s socráticas mttiwnw 277 por haber negado no sólo la existencia dt: los dioses de la mitologia. su nieto. puede com eter hurtos. Es independiente y se basta a sí mismo. sin embargo. II 4 3 0 -4 3 8 . C i c e r ó n . E l placer no es más que ausencia de dolor. que después de su muerte fue considerado com dios. su escrito ιερά αναγραφή significa tam bién una ac­ titud negativa frente a la religión. L a ciencia es lo más agradable.10. Fragm . en el océano Indico. Su C rónica sagrada es una narración en forma noveles­ ca. T use.g g . . habían llegado a ser considerados como divini­ dades 58. Evem ero no negaba la exis­ tencia de toda divinidad. II 8 . L a e r c i o . y es deseable por sí misma. 55 D. L o mismo da pu ­ drirse encima que debajo de la tierra 57. D ebe permanecer indiferente ante todas las cosas. Fue apodado el ateo. 57 M u l l a c h . En su doctrina moral tiene muchas coincidencias con los cínicos.i i i ) se caracterizó por su actitud negativa y pesimista ante el problem a del bien. Para ser feliz es preciso libertarse de la patria.

(1911) 218-241. . der Philos. no sólo por el interés. S3 (1898) D e y s .II. sino arrastrado por la pasión. E l placer proviene de la acción. M egariker (R.. F . A kad em ica . I Socratici minori (Brescia 1943). No se debe odiar al pecador. sino incluso cuando exija sacrificios.96-97. O. A. Fragm enta philosophorum Graecorum voi.ee voluntariamente. R o t t a ..300-280). Aconsejaba la benevolencia hacia los demás. El placer no consiste solamente en la ausencia del dolor. F . 24. O n the M egarians: Pauly-Wissowa). N o obstante. pues debe estimarse a sí por encima de todas las cosas. Revaloriza el aspecto positivo del bien. representa una actitud con­ traria a la de Hegesías. C. II 8. N o hay un fin general para toda la vida. 2. G. P. Período socrático pero aconsejaba la muerte. W. E. que no debe confundirse con su homónim o que rescató a Platón. N e s t l e . A n n í c e r i s (h. G il l e s p ie . K.278 P . C l e m . 621-625. . en todo lo cual se hallan placeres preferibles a los que provienen de los sentidos. sino sólo por sí mismo. que deben sufrirse de buena gana por los amigos.. a cada una de las cuales le corresponde su propio placer. pues solamente en ella se puede encontrar la verdadera tranquilidad. BWi— I . B I B L I O G R A F I A F. B eiträge zu r L iteratu r G eschichte der Sokratischen S chu len (Giessen 1889). F r itz . De aquí provino su apodo de «aconsejador de la muerte» (πεισιθάνατος). D ió g e n e s L a e r c io . sino en algo real. 59 D. Sus discursos aconsejando la muerte parece que fueron cau­ sa de tal cantidad de suicidios en Alejandría. D e megaricorum doctrina ( 1 8 2 7 ). Archiv für Gesch. como son el amor. la amistad y el trato social. D ie Sokratiker in A u sw ahl übersetzt und herausgegeben (Jena 922). sino educarlo. Escuela megárica A p e l t . pues el que peca no lo ha. M. Mus. el sabio no debe hacer nada por los demás.. . S tilp o n : Rhein.21-130. M ullach . Pero éste no hay que buscarlo solamente en las acciones propias de los sentidos. v o n . Strom . D eben fomentarse los sentimientos de gratitud. de piedad y de reverencia hacia los padres y el servicio de la patria. Parece que él mismo puso en práctica sus propias teorías 59. sino tantos fines particulares cuantas sean las acciones. L a amistad debe cultivarse.a y 3 (Pa­ rís 1864). A l e x .. L a e r c io . II 1 0 5 -1 2 0 . sino principalm ente en cosas superiores..que Tolomeo Lago tuvo que expulsarlo de la ciudad. D ü m m l e r .

.3 fasc. H istoire de l’ È cole de (Paris 1845)... Z u c c a n t e .. v o n . Z u r Psychologie des Cynikers: Logos 5 (1915). L e v i ..18. ..C . F. von. F r it z . F e s t u g i è r e . 6th Century Antístenes VI is s . 21 (1932) 34S-376. sept. E. I C in ici (Brescia. U. Anthisten is Fragm enta (G an te 1931-1932). A nthistenis Fragm enta (Zürich 1842). Diogenes der K yniker. G e f f c k e n ... K yn ika und Verwandtes (Heidelberg 1909). Proletariats (Halle 1851). G.. R o t t a . 127 (1887) 199-221. G reek Cynicism and Sources o f Cynicism (1948). P. Escuelas socráticas menores H e n n e . s.M o e l l e n d o r f f . Bd. A n tisten e e D iogene: Studi italiani di Filologia classica (Firenze-Roma 1 9 2 7 ) 133SS. D u d l e y D o n a l d . K. M allet. J. et Pol. 2. de la D ialectique. o e t t l i n g . Mor. J. A n tisten e nei D ialoghi di Pla ton e: Rendiconti. der Philos. A c . An tisten e. Diógenes de Sinope F r it z . H. R o s t ag n o . Th. II 125-144 (Menedemo y Asclepiades). Ij . M éga re et des É coles d 'É lis et d 'É retrie Escuela de Elis-Eretria D ió g e n e s L a e r c io .a vol. L a vie socratique et la vie cynique: M Séances et travaux de l’Acad. G. d e i L in c e i. L e dottrine filosofiche della Scuola di M egara: R . Antisthènes.49 (1916)..5-6 p. Gesch.. VI is s . s. A. fr o m Diogenes to the (Londres 1937). des Sc. 1897. R. L e v e q u e . II 261-293..463-499. C. G i l l e s p i e . Lucian und die Cyniker D ió g e n e s L a e r c io . G o m p e r z .. A. A . Pauly-Wissowa (1938). L e idée pedagogiche nella filosofia cinica e specialmente in A n tisten e (Torino 1904). des Sc. S.). D üm m ler. 1st Lombardo. Quellenuntersuchungen z u Leben und Philosophie des Diogenes von Sinope: oder die Philosophie des griechische — G Ph. v o n .476-477. i l a m o w i t z . A n thisten ica (Halle 1882).2 (Leipzig 1926).f. s. O. K esters. II 294-330. étude critique et éxégetique sur le discours de Thém istius (Lovaina 1935).. u l l a c h . J. W . philos. K. et théol. E w a l d . . 6. L. A.a voi. F a r r a n d S e y r e . . Phaidon von E lis : H e r m e s 14 (1897) 187-193.. M. B er nays.. W. L 'É c o le de M égare (Parle 184 3). W II 105 (Fedón). C h . J. . A H istory o f C inism . W i n c k e l m a n n . H u m b lé . La Scuola. R. C. K. 26 M ullach . (1913)· D ió g e n e s L a e r c io . D ie K y n ik er: Cosmopolis.10. A n thisten ica: Rev. P ha ido n : Escuela cínica (Berlin 1879). The L og ik o f A n tísten es: Archiv f..

E l hedonismo cirenaico: Sapientia 16 (Bs.. der Philos. v a n . E. W i e l a n d . E vhém ère e t Vévhèmerisme: Mém. L a e r c i o . Z u c c a n t e . Periodo socrático S c h w a r t z . G i l s . Inscriptions et Belles-Lettres de Toulouse. A.. 2 R e ih e . I Cirenaici (Ist.. M u l l a c h . II 3 9 7 -4 3 8 . M.. Aires ¡961) 7-22.. D e Philosophia cirenaica (Gottingen 1841). B. N a t o r p . A ristip p und einige seiner Zeitgenossen (Leipzig 1800-1802) 4 vols. D iogene: Accad. M u l l a c h . D ü m m l e r . .166-188. B. Z u c c a n t e . Escuela cirenaica J. R a f f o M a g n a s c o . M. G . J. II 6 5 -1 0 4 . F. Diogenes o f Sinope (B a ltim o r e 1938). P. C o L o s io . G. S t e n z e l . IX serie V (1893) 476-488. A kad em ica I p.. des Sciences. D ió g e n e s Evemero A . Lombardo. Lincei (1914). Diogenes der H und und Krates der K yn iker: C h a rak terk ö p li- a u s d e r a n tik e n L itte ra tu r. 1-26.II. A ristip p in Platons T h ea itet: Archiv für Gesch.. L. J. Quaestiones euhemereae (Amsterdam 1902). E . Euhem eri reliquiae (Budapest 1889). II 430-438. Pauly-Wissowa (1924). K y ren a iker: R.280 P. ... W e n d t .. G. N é m e t h y . II (1890) 347-362. F. 1916).. C.. A ristip o di Cirene ( T o r in o 1925). D u m é r il . de TAcad. P. Sayre.

refugiándose en M egara con un grupo de socráticos. pues 1 D. πλάτος) con que le calificó su profesor de gimnasia por la anchura de sus espaldas Poco antes de nacer Platón acababa de estallar la desgra­ ciada guerra del Peloponeso (431). G laucón y Adim anto. Recibió una educación esmeradísima. a Solón. 2 A r i s t ó t e l e s . III 4.— N ació en Atenas (429). y por su madre. Desde entonces permaneció en su compañía hasta la muerte del maestro. y en la cual tomó parte como soldado (409). Platón se ausentó de Atenas. I 6. Después de la muerte de Sócrates (399). que habían pertenecido al grupo de los T reinta Tiranos. donde fueron recibi­ dos por Euclides D ebió de permanecer allí poco tiempo. si bien se cuenta que después de haber leído a Homero arrojó al fuego sus primeros ensayos poéticos. cuando Platón contaba unos veinte años (hacia 407). que por su padre. Pero lo que decidió su vocación como filósofo fue su encuentro con Sócrates. que figuran como personajes en la República. mediocre seguidor de H eráclito 2. bien sea por correr peligro como amigo suyo o por sus relaciones con sus parientes Critias y Cármides. o en Egina. de familia nobilísima. L a e r c i o . pero prevaleció el apodo de «Platón» (ττλατύς. se remontaba a Godro. como correspondía a su alta categoría social. que fue madre de Espeusipo. V id a . más como amigo que como sim ple discípulo. Met. y una hermana llamada Potona. L a e r c i o . T u v o dos hermanos. Estudió matemáticas y música y cultivó la poesía. III 6.P A R T E Π I P lató n C A P I T U L O V id a y o b ras XI i. J D. . Su nombre propio era Aristocles. perténeciente a la más alta aristocracia. Perictiona. E n Filosofía recibió sus primeras lecciones de Cratilo. Aristón. que tan profunda influencia había de tener en los destinos de Atenas.987332.

Parménides. adquirido. Y a en Atenas. acompañado de los miembros más ilustres de la Academ ia. Cratilo. haciéndose amigo de Dión. Eutidemo. Teeteto. con el im porte de su rescate. Por fin. A este período pertenecen las siguientes: Protágoras. que A n n íce­ ris no había querido recibir. Menexeno. que de­ berían haber formado trilogía con otro titulado Filósofo. cuñado del tirano de Siracusa Dionisio I el Viejo. Dionisio permitió que Platón abandonara Siracusa. En Tarento conoció a Arquitas. según Diógenes Laercio. en 361. que había logrado someter toda la isla a su dominio. 4 Carta VII 326a. Platón volvió por segunda vez a Siracusa (primavera de 366). y que por su proxim idad al tem plo del héroe Akadem os recibió el nombre de Academ ia (387). con lo cual Platón se encontró en una situación sumamente com pro­ m etida 5. Fedón. abrió escuela en un pequeño terreno a tres kilómetros de la ciudad. en que visitó la Magna Grecia. Pero lejos de lograr sobre éste la influencia que esperaba Dión. y que Platón no llegó a componer. Pasó después a Sicilia (388). Cármides. República II-X . Hippias menor (II). Eutifrón. Gorgias. entablando relación con los centros pitagóricos. Por fortuna fue reconocido por un tal Anníceris. Entre esta fecha y su primer viaje a la Magna Grecia debe colocarse la composición de sus primeras obras: Apología. consagrado a la en­ señanza en su escuela y a la com posición de sus obras. Egipto y Cirene. Lisis.282 ■ . entonces en guerra con Atenas. el cual lo compró. jefe de una embajada espartana en cuya nave regresaba el filósofo. Fallecido Dionisio el Viejo (367). Alcibiades I. para que lo desembarcara en la isla de Egina. Pero Dionisio se enemistó m uy pronto con su tío D ión y lo desterró. República I. le sucedió su hijo D io n i­ sio el Joven. y lo pusiera en venta como esclavo4. A n te la insistencia de éste. C r i­ tón. Fedro. cerca de Colono. pero dio órdenes secretas a Polis. regresan­ do a Atenas probablemente hacia el año 396. Laques. Hippias mayor (I). Menón. A ú n volvió a repetir el viaje a Sicilia por tercera vez. que en un principio parecía más dócil a los con­ sejos de Dión. 5 Carta VII 328b. poniéndolo en libertad (verano de 387). pudo salir de Sicilia y regresar a Atenas (366). Platón permanece en Atenas veinte años. En este tiempo escribe los diálogos: Sofista y Político. el filósofo incurrió en su desagrado. Poco después de 390 salió para un segundo viaje. Banquete. P. Clitofón. Ion. .m Platón partió para un largo viaje por Creta. con quien con­ trajo estrecha amistad.

.

Político. C litofón (menos du­ dosa). b) C r o n o l o g í a .) y Trasilo de M endes ( f 36 p. en las que figuran mezcladas obras auténticas y espúreas 6.) los dividieron en nueve tetralogías. el cual tuvo que intervenir enér­ gicamente. Platons Leben und Schriften (Leipzig 1816). — En el siglo pasado la crítica fue exce­ sivamente severa. ayudado por los platónicos. D er platonische S ta a t (Halle 1876). Falleció en el aniversario de su naci­ miento. pero fueron admirablemente re­ cibidos por Dionisio. En el siglo pasado. O b ra s .0 constructivo. Öbm Dión seguía en el destierro. G. G. 2. socrático. siendo enterrado en el jardín de la Academ ia. Introdujo el su­ puesto período megárico. estilo y vocabulario. hasta Lewis Campbell (1867). Solamente quedan excluidos como espúreos los siguientes: A xíoco. J.°. elemental. . Platón perdió pronto sus esperanzas. Dión. Sus últim os años los consagró a la composición de Filebo. A st redujo a catorce el número de los auténticos 1 . 9 W i n d e l b a n d .. Sobre la virtud (ττ. Sobre lo ju sto (π . 3. . zu r Scheidung der echten und der unechten (Bonn 1886). Critias.. Teages. Leyes) ( Platon’s Werke. U e b e r w e g . 2. Füebo. M inos (aun­ que su doctrina es netamente platónica). conforme al criterio adoptado poi­ cada autor 11. como la tradición y el testimonio de los autores antiguos. prevaleció el método doc­ trinal. dividido en tres perío­ dos: i. H e r m a n n distingue tres períodos: i. y que quizás hay que retrasar un poco más. J. Sofista. admitiendo la auten6 U e b e r w e g . Timeo. V I y X III. Heildelberg 1839). III.11. G . m ística . C .. V. De las trece Cartas que se conservan se consideran auténticas la V II y la V III. δικαίου).. En 357. unos son externos. 3. «Murió escri­ biendo». Timeo. A. El resultado fue que a cada diálogo se le asigna­ ron las fechas más diversas.a. Demódocos. los críticos pusieron en tela de juicio la autenticidad de la mayor parte de los Diálogos. e incluso su vida volvió a hallarse en peligro. Leyes) (Geschichte und System der pla­ tonischen Philosophie. D esde 361 había dejado casi por completo la dirección de la Academ ia en manos de H eráclides de Ponto. Timeo. S t a l l b a u m (1831). — Más difícil todavía es la cuestión de precisar la cronología. Interpretando el contenido doctrinal conforme a esquemas trazados más o menos a priori.i i . exceptuando tan sólo 1»·η quo por hu ostilo o por su contenido doctrinal aparecen claramente rechazables. No obstante.. Parménides) . Leipzig 1792-1795). e instau­ rando un gobierno de filósofos. Aristófanes de Bizancio (h. a) A u t e n t i c i d a d . dice Cicerón. dio un golpe de mano con 800 hombres. q u e ca re ce d e to d o fu n d a ­ m e n to . Filebo ) . S c h l e i e r m a c h e r señala un orden pedagógico. el lenguaje. T e n n e m a n n expuso en forma sistemática el pensamiento pla­ tónico. Banquete. (Cratilo. y rechazando todo cuanto no se ajustaba a sus ideas preconcebidas. . Pero ninguno fue tan radical como Krohn. (Viena 1861). el Sofista y el Político 9. Protágoras. La crítica moderna es más moderada. o de ma­ .1 9 9 .250-180) hizo la primera distribución en cinco trilogías.. o p o é tica .0 indirecto. Los criterios adoptados. Platon. atribuido a Filipo de Opunte.i a. L os R iv a ­ les (άυτερασταί). H e r m a n n (1839) y Z e l l e r a d m ite n ta m b ié n el p e r ío d o m e g á ric o . D ercílides (s . C o u s i n s e ñ a la b a tr e s fases: i . F. Fr. 2. apoderándose de Siracusa. L a vie et Voeuvre de Platon (Paris 18 7 3 ).. Platón ya no volvió a salir de Atenas. Untersuchungen über die E chtheit und Zeitfolge platonis­ cher S chriften . Parménides) . directo fFedro. F. R i t t e r (1824-1854). Ueber P la to n 's Schriften (Munich 1820). la disposición artística. Socher y Huit pusieron en duda el Parménides. Sofista. Actualmente se ha llegado a conclusiones bas- 11 W . cuya importancia es muy grande para apreciar el desarrollo del pensamiento platónico. El orden cronológico de los Diálogos se establecía ha­ ciéndolo depender de esquemas trazados a priori. a.. F i­ nalmente pudo regresar a Atenas en una nave que le envió su amigo Arquitas de Tarento. Eryxias. D ie platonische Frage ticidad de la mayor parte de lau obras atri binda« a Platón. L os Am antes (έρασταί). por medio de la exposición objetiva ( República. Ueberweg. Pero poco después fue asesinado por el platónico Callipos (354). Apenas que­ dó alguno libre de objeciones.2 :8 4 PM . Sisifo. a nueve 8. C . la coherencia de unos Diálogos respecto de otros. D ie Sam mlung der platonische Schriften. Hiparco. Platón C. Schaarsmidt. d ia lé c tic a . y otros internos. por medio de la discusión ('Teeteto. F. en que una idea central debería haberse ido desarrollando conforme a eta­ pas previstas.0 megárico . 10 K r o h n . o (Halle 1878). en el cual ponía la composición del Teeteto ( Sys­ tem der platonische Philosophie. H. Berlín 1804. y probables las II. acomodándolo a su propio concepto de la Filosofía. Como norma general se aceptan lodo« Ion Didlogus admitidos por los antiguos. Cruitias y Leyes. Epínomis (breve apéndice a las Leyes. pues se nota la influencia de Posidonio en su demonologia astral). . que redujo a la República la obra auténtica de Platón 10. Windelband. 8 S c h a a r s m i d t . G . Político. S o c h e r . p . 31856-1862).°. y en no pocos casos arbitraria. Teeteto. G . C h . 7 A s t . G . αρετής). H u i t . F. durez (Fedro.— Poseemos actualmente todos los escritos de Platón mencionados por los antiguos. A lción y las Definiciones (’Ώροι). Se consideran muy dudosos: Alcibiades II. o sea el contenido doctrinal. 2 . C .0 constructivo.

gr. . en la fecha de la A polog ia . Platón tante unánimes en. que son m uy escasas. aunque subsistan todavía im pre­ cisiones acerca del orden concreto en que deben sucederse cada uno de los diálogos en particular 12. la mayor riqueza ideológica de los diálogos de fecha más avanzada). L os criterios adoptados han sido unos externos. T e i c h m ü l l e r a d o p tó u n c r ite rio in te r n o . y la del T i­ meo al Critias. cuyo panfleto contra Sócrates data de 393). el m ayor o menor predom inio de tem as socráticos. v. G. 13 D.i p. Mila­ no 1954] t. Londres 21867). d) las polémicas mantenidas con ellos (v. b) las referencias de unos diálogos a otros.gr. c a r a c te r iz a d o s p o r e l e m p le o d e la fo rm a narrativa y la dramática.. c) las variantes en la disposición artística de cada diálogo.lll.286 P . que dan m argen para una racional. las cuales son m uy pocas e inciertas. que todos consideran como la obra de la vejez de Platón 1J. cuanto a la distribución general en varios grupos netamente destacados. París 1821-1840). 12 L. M ás positivos en resultados han sido los criterios internos. pues solamente se pueden señalar com o ciertas las de República en el Timeo y en las Leyes.gr. ha llegado a re­ sultados muy aceptables en el orden de la composición de los Diálogos. S t e f a n i n i . III 37. b) las alusiones de los mismos diálogos a personas o hechos históricos de fecha conocida. en que se mezclan el sentimiento y la razón ( Oeuvres com pletes de P la to n . L a e r c i o .. c) la dependencia de Platón respecto de las obras de otros autores contemporáneos (v. la del Teeteto al Sofista. 3. que perm ite apreciar el desarrollo del pensamiento platónico sobre temas concretos (v. respecto de las Leyes. Grande A n tologia filosofica [Marzorati. adoptaremos en general la cronología señalada por Stefa­ nini (Pla tone [Padua 1949]. G r o t e considera que cada diálogo constituye una composición inde­ pendiente. las alusiones del Sofista a los megáricos).. d) las diferencias de empleo de la forma narrativa y la forma dramática (Teichm üller). que son m u y escasos.. d is tr ib u y e n d o lo s Diálogos en d o s p e r ío d o s .222ss). mixta. la del Sofista al Político. agra­ vadas por la libertad que Platón se permite de situar sus per­ sonajes fuera de su cronología real (como sucede con Parm é­ nides). Aun­ que quedan algunas dificultades. de cada diálogo. tales como: a) el análisis del contenido doctrinal. y de los cuales sólo hay uno cierto. sin ninguna intención sistemática ( P la to and the other compa­ nions o f Sokrates. que distingue a los diálogos tempranos de los de madurez. Isócrates. G . del M e nón y del Gorgias.gr. adoptando un criterio combinado a base de elementos internos y externos y uniendo el análisis estilométrico de Lutoslawski al empleo de la forma dramática y la narrativa (Teichmüller). como son: a) los testimonios de los autores antiguos. Aristófanes. que figura en el Ban­ quete.a.

hacia quien profesaba la m ayor veneración. 14 B l a s s .. dando un fundam ento científico a la estilometría. Sprachliche K riterien f ü r d ie Chronologie der p la ­ tonische D ialoge : Hermes 15 (188x) 321-345. U nters. y sobre todo por Lutoslaw skil9. dt· · estilo y vocabulario. N a t o r p . habría sido realizada entre los años 300-270 20. A. U. Id. όντως en los primeros diá­ logos. τί μέν. los dos Hippias. estableciendo la tesis de que la redacción del Corpus academicum no es obra personal de Pla­ tón. T h . Campbell.. en su edición del Sofista y del Político (O xford 1867). Critón. P la ton 15 D i t t e n b e r g e r . habría sido que el fondo cien­ tífico del platonismo había quedado retrasado en relación a los avances de la filosofía hacia el año 300. T h e origin and Grow th o f P la to ’ s L og ic (Lon­ dres si9os). D. J. ganó en seguida el favor de los críticos. g) el predominio de determinadas enclíticas. L u t o s l a w s k i . R a e d e r . y καί μέν. d e­ duciendo la existencia de cuatro grupos netamente destacados.Ohm i dinl ι ibución generili huNtnub* aproximada. v o n W i l a m o w i t z . H. El mètodo estilométrico de Lutoslawski ha sido aceptado por la genera­ lidad de los críticos: P. δν y ούσία en los más tardíos. άλλά μέν. S t e f a n i n i . A Platón solamente corresponderían algunos esbozos de los diá­ logos menos importantes (Apología. 19 W . C h e v a l i e r ( L a notion de Nécessaire chez A risto te et ses prédéceseurs [1915]. L. G.. Paderborn 1954). T anto el Perípato (por obra de Teofrasto) como la Stoa y el Kepos tenían un vigor que contrastaba con la penuria de la Academ ia. Γ) el cuidado tir evitar el hiato (Blass).. E. D i e s . L. que disti»gue lott diálogos (. e) Iti1 d\lfuwiti·.. Zürcher en form a m ucho más radical. Hiparco y algún otro). sino de Polemón. 16 P e i p e r s . Este método. 18 A r n i m . v o n . Polem ón se 1874. G. apéndice I: Chronologie de Platon. T a y l o r . W. El m otivo que habría im pulsado a Polem ón a hacer esta magna refundición de la obra de su antecesor. D e Platonis dialogis qm estiones chronologicae (1896). G o m p e r z . z u r Philosophie der Griechen (Freiburg 1882). R o b í n . 191-222). 20 Z ü r c h e r . iniciado por L . H. el cual estudió m inuciosamente quinientas particularidades de estilo (estilemas) en los distintos diálogos. tercer sucesor suyo en la Academ ia. pero la redacción de las obras del Cor­ pus academicum. y fue aplicado con excelentes resultados por Blass 14. D a s Corpus Academ icum (Schöningh. Von Arnim 18. p. Sur une nouvelle méthode pour determiner la Chronologie des dialogues de P la ton (Paris 1896). Siebeck 17. 17 S i e b e c k . tal como actualmente lo poseemos. . como por ejemplo ώσπερ. O ntologia platonica (Leipzig 1883). Recientem ente ha sido renovada la doble cuestión de la autenticidad y cronología de la obra platónica por J.cmprimos de los de la época más avanzada.M o e l l e n d o r f . Peipers í6. A. Dittenberger 15. καθά-ττερ.

16. 22. En su última obra ha desplegado Zürcher mucho menos aparato de erudición que en la dedicada a Aristóteles. cibiades I. Quizá por confiar excesivamente en las conclusiones establecidas en ésta.0 T im eo. F ed ro . Protágoras. . A p o lo g ía .0 F ed ó n . 2 3 . logía. R epública I. 7. Platónico medio: 14. 2. Cárm ides.0. Protágoras.°. Eutidem o. M en exen o. 5.°. que sólo pueden ex­ plicarse situándolos hacia el 300. 12. S o fista .°.0 R epública II-X.°. 9. com paración y dependencia entre es­ toicismo. L y sis. .0. 2 1 .— II. °. episodios y alusiones.0. Epoca media: 2o. . L u t o s l a w s k i ( T h e origin and growth o f P la to ’s L ogic. B e r lín 1929): I. III. Madurez (388-361): 12.°.0 H ippias I.0. H iparco. 13. M en ón . °. 3.0 L aques. i8. E u tifró n .°.0 A l ­ .°. Vejez (360-347): . 23. 6 . L y sis. Parm énides.·—IV.°. 2. C r itó n . . Berlín 1928-1930): I. Leyes. C á rm id es.0. lenguaje y estilo. la obra personal de Platón queda redu­ cida al mínimo y.°. 1 2 . C ritia s. 21.0 F ed ro . . io. — II.°. 22.°. En esta labor. P. Juventud: i. M e n exen o .°. damos una referencia de las opiniones de los autores más destacados: W. A n t e s d e 399: i .0. 3. 5.0.0. que duró por lo menos veinte años. 27. V iatòri propuso poner el platonismo «al día». 17.°.°. U. G orgias. 8. 4. 2. ° . 11. B a nqu ete. i$ .0. 17. República I. estoicos. P o lític o . W i l a m o w i t z (P la to n . Teeteto.0. 7. 8. 15. 2 o . epicureism o y platonismo. com paración de la pro­ blem ática del Corpus academicum y del Corpus peripateticum entre 3x0-290. adquieren categoría de auténti­ cos los Diálogos hasta ahora rechazados como espúreos. 26.°. . Parm énides. C r itia s .2 8 8 P . 1 0 . — II. Protá go­ ras. R epú bli­ . 4. ca II-X. T im eo. . . De 399-388: 4.0. Ion. 19. 16. 3.0. en cambio. C árm ides. Ultimo período: 18. 16. 4. Pe­ ríodo platónico: io. 2o.°. H ippia s II.°. En virtud de esto. F ileb o . I I . Ion.0. C ritia s.°. Teeteto. G orgias. Londres 1905): I. . E u tifró n . La tesis general no llega ni si­ quiera a la verosimilitud 21. E utidem o.0 C ra tilo . P o lític o . Laques. C r a tilo . 8. dejando en la penumbra o encu­ briendo bajo el nombre de personajes contemporáneos de Pla­ tón otros personajes y acontecimientos posteriores. 15.°. 13. .°. 21 Para que mejor puedan apreciarse las coincidencias y las discrepan­ cias en la cronología de los D iálogos platónicos. F r i e d l a n d e r (P la to n . 14. 6. L os argumentos de Z ürcher son variados: i.M .— IV. 9. M en ón .0 R epública I. B a nquete. Laques. para lo cual no vaciló en tomar a manos llenas lo que le pareció más conveniente de los peripatéticos. Período socrático: i. estado de la ciencia hacia 300 y comparación con la del tiem po de Platón. M en ón . Teages.0 C ritó n .0. 9. Polemón tuvo gran cuidado de conservar el estilo y la escenografía histórica. Leyes.°. A p o lo g ía .°.0.E u tid em o .0.0. H ippia s II. 3. 14. 0.°.°. 19. 7.0 A p o ­ . F i ­ lebo.°. 5. Gorgias. ii.°. 2 . epicúreos y científicos de su tiempo.°. — III. a fin de incorporarlo a los Diálogos y subsanar de este modo las deficiencias de su maestro.°.°.°.°. 24. 17. 13. las afirmaciones más sorprendentes se suceden apoyadas en pruebas débilísimas o arbitrarias.0.°.0 E u tifró n . B anquete.°.°. 18.0.° . 19.0 Sofista. 6 . 5.°.0. F ed ó n .°. 25. C r a tilo .

37. F ileb o . C árm ides. 2. II.0 Parménides. K.0.0 Protágoras. De 374366: 2o. F ed ro. 6 .°.0 Epínom is. G or­ . A lcibiades I.0 C r a tilo . Ion.II.0 Ion.°. C ritó n .0 C r a tilo .°. Parm énides.°. 25. E u tifró n . sifo . Fedón.°. 2. R epública.°. Teeteto. 8.°. 16. H ippias I. 11. 2 . P o lític o . Gorgias. F ed ro . 29.0 C ritia s.0 F ed ro.°. 4 . 15.0 T im eo. 21. T i ­ m eo. 27.0 Ion. J. H iparco. T eeteto. 29.°. E ry xia s.°.39. P o lític o. n .— . Gorgias.— II período: 12.°. Ueberweg-Praechter ( Grundriss d .0. .0 H ippias menor. F ileb o . 25.0 Laques. 4. 10. io. 6. A lcibiad es I. Madurez: 17.— II. F ileb o .— III período: 19. 3. C ritó n .- Orden Diálogos aporemáticos. . io.°.0 L ysis.a p. A polog ía . 4 .0 L aques. Padova 1949): I. 7. T im eo L o cro . Juventud: i. 2 6 . . 2 6 . C ra tilo . Cárm ides. 9.°.°. Ohm p e r ío d o 399. E utidem o. C lito fó n . P o lític o . De 387-374: 12.0. 15. R i v a ü d (H is t.°. M en ón . Protágoras. Protágoras. Leyes.°. g . Teages.°. (Desdi· muerte de Sócrates. M enexeno. E u tifró n . aun cuando trate los mismos problemas. F ed ón . C ritia s. 26.°.°. . 13. . 7.°. R epúbli­ c a . . ii. 36. 18. 34. 23. B anquete. 13. 21.°. Dem ódoco. H ip ­ pias I. L ysis. T eeteto. Teeteto. M en ón . Juventud: i.°.0 A lcib iad es II. 11. Teeteto.0 E utidem o. .0 H ippia s mayor. M en ón . 5. 2o.°.°. $. L aques.°. ° . 15. Platón no es puramente socrático.— . Vejez: 21. 11. F ed ón . 27. 17. 3. 13. 24. . 4.°. Parménides.°. 25.°.°. B anquete. hasta 3 8 8 . M en exen o. °. Madurez: Gorgias. Madurez: Gorgias. 23.°.189): I. M en ón .0 M en exen o .°. 9. Berlín 193 3 ): I. E u tifró n . 18. 4. Parm énides. H i l d e b r a n d t ( P la tó n .°.°. 28.°. 26.°. . 24. Paderborn 1 9 5 4 ): i .0 C ritia s. República. 27. C r a tilo . Ju­ ventud: i. Leyes. . Leyes. ques.°. 16. 2 2 .°.°. .°.0 Fedro. A p o lo g ía . 28. 4o. C ritia s.°. B anquete. 19. C ritó n .°. G e f f c k e n ( A n tiplaton ika . S t e f a n i n i .0 M en ón . Eutidem o. Leyes. 23.°. . C r a tilo .°. . 28. 5. E u tifró n .°.°. P a r ­ . 2 . Vejez: República.°. 19. . 2 2 . 11. L ysis. d.°. Eutidem o. 5. Platone I p. Sofista . 3. 14. Z ü r c h e r (D a s Corpus Academ icum . Cárm ides. B a nquete. 17. 19.0.°. 21.°. 18. Tim eo.0.°. 32. 2 . Protágoras. pero casi en ninguno se llega a una solución. S ofista. 31. C r a tilo .°. A x ío c o . 24. Epoca tardía: 23. Epínom is.— IV período: 25.°. Lysis.°. S i ­ . 16. 15.°. 23. 29.°. d e la P h il.°. 6. S t e f a n i n i (P la to n e.°. M en exen o.i. A polog ía . . De 399-387: i. 5.0 L a ­ . °. Fedro. Leyes.°. P h il. .0. Eutidem o. gias.°.°.°.°.°.. . 3. Tim eo. Sobre la virtu d . C ritias. República II-X. 2 2 . 4. 28. 2 2 .°.0.°. 38.°. 39. . — IV. F ileb o . 2 ° . primer viaje a Sicilia. ni siquiera en estos primeros diálogos 22. 3. H ippia s II. probable de los « D i á l o g o s » . Teeteto.0 L aques.— III. M enexeno. . 27.°.0.— IV.°. 7.°.°. L aques. 18.°. Cárm ides.0 C ritó n . E u tifró n . 26.0.°. 22.0 S ofista. 10 . F ed ón . 12. 8. G . 6. Fedro. Leyes. Protágoras.°. P o lític o . Tim eo. 22 L.—III.0 E u tidem o. Transición: . 8. L os-rivales.°. F e ­ dón.°. Desde el primer momento rebasa el ámbito intelectual en que se mo­ vió Sócrates. Sobre la justicia.°. 12. °. — III.0 M in o s.°.°.0. 6. 3.°.°.°.°. p. H ippias I y II. 35. L . H ippias II. Cárm ides. P o lítico. 8. 16. De .C. . Protágoras.— . 27. 7. S ofista.°. A p o ­ logía. Parménides. R epública . Parménides. 14. M en ón .°. . 17. 2 o .°. 1 4 . S ofista. F ileb o .19.°.°.°. Se discuten los problemas. 3o.0.0. París 1948): I período: i. Heidelberg 1931): I. R epública II-X. 3o.0 A lcib iad es I. 3. 14. 33.0 Ion. — III. 9. 6. C ritia s. 2 5 .°.0. 24.0 C ritia s. A pología.°.0. M enexeno. Leyes. ménides. E u tifró n . 366-361: 24.°.°. C lito fó n . A p o lo g ía .°. .°. Pero en 21.0. .0 C árm ides. 31.) s o c r á tic o . Teeteto. 2o.— III. 29.°. República I.°.°. 13. J. F ed ro . P r im e r Diálogos en forma dramática. 5.

0 Hippias menor (II). Por esto quizá habría que re. Aparecen los primeros elementos pitagóricos. entre el derecho de la justicia y el de la fuerza.— Contraposición entre la retórica y la verdade­ ra sabiduría. pre­ sentando la Retórica como un arte de mentira.— Sobre la justicia. 2.) C o n ­ traste entre el placer y la virtud.0 Laques. N o llega a nin­ guna conclusión.0 Critón. Insuficiencia de la razón discursiva. contraria a la tesis de Sócrates. Hedonismo inmoral de Polos y Calicles.290 P.» «El hom bre es el alma» (i3 o c -i3 ia ). fecha de la acusación de Polícrates). ciertamente. N o se ajusta rigurosamente a las acusaciones pre­ sentadas ante el tribunal. 23 L. 6. «Conocerse a sí m is­ m o es el fin del hombre. In ­ suficiencia del racionalismo moral de Sócrates. a las que da un sentido religioso.·— Sobre los deberes cívicos (antes de 395). il sapere non basta a la virtù. i. 7.0 Gorgias (después de 393-392. renuncia a salvar su vida para perm anecer fiel a las leyes de Atenas.— Sobre el valor militar. como expresión de la voluntad de Dios (55e). L a v ir­ tud es necesaria. A parece el m ito sobre la in ­ m ortalidad del alma. L a cuestión tra­ tada (oplomaquia.— Sobre la mentira y la verdad. pues en la fecha de su com posición vivían todos o la ma­ yor parte de los que habían presenciado el proceso. «La dialettica non basta al sape­ re. H ace resaltar la sobriedad de la dialéctica contra los excesos de la retórica. . la preexistencia de las almas y la reminiscencia.— Escrita al regresar P la­ tón de su viaje a Egipto. 97.0 Menón.— Sobre si la virtud puede ser enseñada. Platón todos estos diálogos resalta el propósito apologético de rehabi­ litar la figura de su maestro.396). tanto para el individuo como para la ciudad. C o n ­ clusión negativa. N o llega a ninguna conclusión en su intento de definir el valor. (Vale más sufrir la injusticia que cometerla. valor histó­ rico. 4. Utilitarism o socrático. m odelo de ciudadano. 3.° Alcibiades (I).III. S t e f a n i n i .° Apología de Sócrates (h. T ien e una finalidad práctica y moral. armadura pesada) parece más bien un pre­ texto para demostrar prácticam ente el método dialéctico que debe seguirse en una discusión.103. que consiste en conocerse a sí mismo en cuanto alma. Só­ crates.105. Reproduce la defensa de Sócrates ante sus jueces. qui è tutto in Menone » 23. pero tiene. Platone I p . que debe apoyarse en la experiencia y completarse con la intuición. 5. funesto para los individuos y el Estado.

como modelo de piedad. Ridiculiza la hi­ pocresía de Eutifrón.— Sobre la amistad.— Sobre la propiedad de las palabras.— Posterior a 403. E l estilo se fija y se depura.CAI. Sócrates fue un buen educador. Eutifrón:— Sobre la piedad. «Marca la itìsìn. República (I) (Trasimaco) (h. necesita distinguirse no sólo de los socráticos. Se propone señalar la diferencia entre el socratismo y la sofística. Obrax MM Inmai un poco hl i'ompuHii:K'm de etile tlidlt»K‘> I" mimtwi «¡tu· « la del Gorgias. que se preocupa más de evitar el pecado que la injusticia. Contra los sofistas. Sobre la tem planza (sophrosyne) . pues Platón nunca hace figurar a personajes vivos 25. Lisis (posterior a 394). 9. Se aleja de la enseñanza socrática im pugnando el γνώσθι A. Esboza una pri­ mera aurora de las Ideas. a) Diálogos de forma narrativa (387-374). T o v a r . 14.— Transición. Contra los sofistas. 13. ya con escuela propia. Cármides.° Ion. 15.— Contra las falacias dialécticas de los so­ fistas. 8.0 Hippias mayor (I). 24 H ellen. El ataque se centra contra los sofistas. . 25 Cármides muere en la batalla de Muniquia (403) (Je n o f o n t e . L a expe­ riencia de Siracusa se refleja en un leve matiz de pesimismo. et momento ι-n que Platón ne ila perfecta cuenta de que sus problemas tmmk-nden los limi tes en que pensó y vivió Sócrates» u .19). pero su carácter histórico se va desdibujan­ do cada vez más. Contra. Platón. Insuficiencia de las palabras y de las etim olo­ gías para hallar la verdad y la esencia de las cosas. A parece la teoría de las Ideas. Cratilo. 11. El pensamiento de Platón se va haciendo cada vez más abstracto.— Sobre la belleza. y no un corruptor de la ju ven ­ tud. Protágoras.— Sobre la poesía. sino tam bién del mismo Sócrates. y en es­ pecial si puede ser enseñada. II 4. Eutidemo. 10. 12. S e g u n d o p e r í o d o . cuyos temas favoritos trata. Sócrates sigue figurando como primer personaje. D esde la fundación de la Academ ia (387) hasta el segundo viaje a Sicilia (366-365).24. Rebasa por com pleto los lím ites de la enseñanza socrática y pone de manifiesto su insuficiencia.— Sobre la Justicia.390). con­ denado por asebeía. Presenta a Sócrates. el heraclitismo. (¿Contra Antístenes?) 16.— T rata de la virtud en general. V id a de Sócrates p.

— Parodia burlesca de la oración fúnebre. Después del tercer viaje a Sicilia (361) hasta su muerte (347). IV hasta 427c. b) Diálogos en forma mixta. V i l i . V I. T rata de resolver los problemas que dejó planteados en el Parménides. 20. 17.m . 24. Político (antes de 361). Figura como personaje Aristófanes. M ayor desarrollo de la teoría de las Ideas que en el Banquete. matematismo. 19. A lu d e a la destrucción de M antinea y al «diecismo». Continuación del Teeteto. paz de Antálcidas. IX. L ibros V . que muere en 386. concluidos antes del segundo viaje a Siracusa (antes de 367).— Sobre las condiciones del go ­ bernante.368).369). Teeteto (h. Parménides (h. herido mortalmente en la batalla del istmo de C o rin ­ to (369).— Vejez. Predomina el .365).— Escrito poco después de la muerte de Teeteto. T o d o el República parece concluido hacia 374. F u er­ temente im pregnado de pitagorismo: preexistencia de las almas. Menexeno (después de 387-6. Sobre el conocimiento científico. Retorno a la form a dramática. Platón σεαυτόν y la reducción de la virtud a ciencia. Contra el heraclitismo epistemológico. Redactado en estilo seco y conciso (quizá compuesto en Sicilia hacia 366?).— Autocrítica de la teoría de las Ideas.— Sobre el ser y la teoría de las Ideas. 22. Banquete (poco posterior a 385). Q uizá entre 386-2). C on el Sofista debería formar trilogía otro diálogo titulado el Filósofo.— Prim era entrega de los libros II. Forma dramática.— Transición a la forma dra­ m ática (374-366). Fedro (h.292 P . X. pero llega a una conclusión ne­ gativa. 25. C u a r t o p e r ío d o . que Platón no llegó a escribir.— Entre el segundo viaje a Sicilia (366) y el tercero (361).374). escatologia.·— Sobre el amor y la belleza.— Sobre la inm ortalidad del alma.) 23. (Bello com ­ pendio de toda la filosofía platónica. Fedón (h. Clitofón. Im pugnación del ser único de los eléatas. III. T e r c e r p e r í o d o . Intenta definir científicamente la templanza. R id icu ­ liza la hueca retórica de los oradores patrioteros. V II.— Sobre el amor y la belleza. 21.— Expone la doctrina socrática sobre la vir­ tud. República. D es­ arrolla la teoría de las Ideas. 18. Sofista (h. considerándola insuficiente para la felicidad. 26.380).

que no se ajustan a una línea predeterminada de coordinación. 30.— Sobre Cosm ología. cinco en el Lisis. dos en el Hippias mayor. tres en el Cratilo. Pero la forma dialogada. Cada diálogo puede considerarse como una pieza com ­ pleta. o como un verdadero drama filosófico. representan do. por la que desfilan los tipos más característicos de la G recia del siglo iv: filósofos. sofistas. M a n u e l F e r n á n d e z G a l ia n o . jó ­ venes de las familias aristocráticas de Atenas. N o constituyen partes de un sistema. 353). 31. ofreciendo 26 P l a t ó n . en frase de G om perz. elevando un monumento im perecedero a la memoria de su maestro.. M ito de la Atlántida. 28.360). E str u c tu r a d e los «D iálogos»·. Platón adoptó el mismo procedim iento como arti­ ficio literario. sino investigaciones parciales. Critias (inacabado). aparte de su belleza artística. III 37). etc. edición bilingüe por J o s é M a n u e l P a b ó n y Instituto de Estudios Políticos (Madrid 1949). el papel de «presidente honorario». 29. Rectifica el idealismo de la República.— Contraposición del Estado agra­ rio al imperialismo marítimo. Constituyen una verdadera galería de retratos. tiene el grave inconveniente de dejarnos perplejos no pocas veces acerca del pensamiento del propio autor. L . militares. L a República.— Sobre el placer y el bien. A lgunos lo creen postumo. Sócrates pasa definitivamente a segundo término. relativa­ m ente completas. políticos.— A los pomposos d is­ cursos con que los sofistas pretendían enseñar a los demás la ciencia que se jactaban de poseer. que Platón no llegó a escribir. El número de personajes que intervienen es variable. 4. opuso Sócrates la forma dialo­ gada. 27. sobre todo en el problema cosm ológico (TinuvJ.. en la cual predom ina la interrogación. convirtiendo el diálogo socrático en «una de las más espléndidas maravillas artísticas que jamás ha producido el ingenio humano» 26. poetas. Timeo (h. su vivacidad y su interés dramático. E n los Diálogos de Platón van más lejos las sugerencias que las afirmaciones. siete en el Laques. Carta V II (después de la m uerte de Dión. . Leyes (D. Filebo (h. aunque de su conjunto no es difícil establecer las diversas fases por que atraviesa el pensamiento platónico en torno a los problem as fundamentales.Obras pitagorismo. como una confesión im plícita de la propia ignorancia y una señal del deseo de aprender.360-359). A l Critias debería haber seguido el Hermógenes.— Incom pleto.

ramifié en système ou épanouie dans l’admirable floraisson des Dialogues. de tentativas. Pero cuando tratamos de profundizar en su contenido y de reducirlo a fórmulas escuetas. Es fácil com probar que muchas doctrinas que pone en boca de Sócrates y sus parodias de los discursos de los sofistas. N o se ha podido identificar exac­ tamente el Galicles del Gorgias. Son tantas las dificultades que surgen al querer encerrar en la rigidez de un esquema racional un pensamiento que es todo vibración. 27 «Ríen de plus paradoxale et de plus irritant toutefois que la pensée de Platon: réduite à ses principes et condensée en son noyau.223]. opaque. Q uedan en el anónimo el forastero de Elea del Sofista y el ateniense de la Leyes. Sans cesse elle présente au philosophe l’étonnante coincidence d’une clarté et d’une obscurité également impénétrables» (M.P.m. que muchos intérpretes han llegado a la convicción de que el platonismo no constituye un sistema. elle devient insaissable à force de simplicité et de transparence.i p. por ejem plo. su aparente d ia­ fanidad se convierte en una maraña de problemas y hasta de contradicciones 27. 28 «Le platonisme est un «esprit» plus qu’un système clos. quizá un personaje ficticio. C a r á c te r d el p e n sa m ien to p lató n ico . DE C o r t e . — El pensa­ miento de Platón resulta desconcertante si tratamos de inter­ pretarlo conform e al concepto corriente de Filosofía. L a question platonicierme : Revue de Philosophie [París 1938] VII p . de bellos paisajes mentales. no son imaginarias. elle devient complexe. un ensemble d'ébauches de systèmes inachevés. que probablem ente representa al mismo Platón. 5. Sus D iá­ logos perduran como cum bre difícilm ente superable del arte de bien decir. y a T im eo de Locres. Tam poco se atiene rigurosam ente a la cronología. Los Diálogos serían más bien un conjunto de ensayos. sus perso najes conservan m uchos rasgos reales. contradictoire. pero sin la pretensión de abarcar la realidad en un panorama com pleto 28. «Da un punto di vista generale. del que no sabemos más que lo que nos dice el m ismo Platón. constituyendo por lo mismo documentos de gran valor histórico. Platón un vivo reflejo del ambiente y de la vida cultural de aquella época. qui nous laisse l’impression du mystère et le désir de pousser plus avant» (A. A u n cuando se trata de retratos estilizados. H isto h e de la Philosophie [París I948( t. Pero casi todos los p er­ sonajes que figuran en sus Diálogos han podido ser identificados con personajes reales. Platón no hace nunca intervenir a personajes vivos. riesce impossibile imprigionare l’ideolo- . plasticidad y movilidad.5 0 1) . y que tal vez representa a A rquitas de Tarento. sino que responden exactamente a la realidad. R iv a u d .

. parie.. medite et cherche avec vous» (A. et cela incessamment.. H istoire de la P h . poet (erotic as well as satirical). vol.XVII). O euvres compìètes : ed. artist-all in one» ( G r o t e . ejemplarmente consagrada a la inves­ tigación.i p. que adopto como forma de expriiMi'm lile» sófica. latente desde sus primeros escritos. on voit les mèmes problèmes remis a l’étude. J a e g e r . las continuas vuriacionen v lúa m últiples modalidades que reviste su pensamiento a. rhetor. flottante dont Platon s’exprime souvent sur les points les plus élévés et les plus essentiels de sa philosophie. y tratamos de penetrar en el espíritu de Platón.3 p. se corrige. Es el già platonica in uno dei tanti schemi dottrinali di cui ci si serve per caratte­ rizzare i pensatori e i sistemi» (L. rigide. Plato was sceptic. dog­ matist. quanto di un’ispirazione celeste» ( C h i a p e l l i ).570). Pla ton e t. se trouve à la fin.. «Platón no escribe para exponer el contenido de su doctrina. scepticisme. on essaie d’une synthèse qui ne se ferme pas du reste à de nouveaux enrischissements: ainsi du premier dialogue au dernier.. arrière-pensée.2 p.i p . mais pour se reprendre encore. mathematician.. nous ne le pouvons. . On pourrait dire que cette inquiétude méme fait l’unité des D ialogues: d’un écrit à l'autre.171).214). car elle marche.. collabore a la réussite d’un plan unique» (J. R i v a u d .'runo literario del diálogo. no es difícil captar una vehemente aspiración. y que basta para unificar. n’est pas immobile et n’a jamais cesse de varier» (A.13). malgré son autono­ mie propre. tal vez menos profundas de lo que aparece a primera vista. Aristóteles p. la fixer en un dessin. P la to and the other companions o f Sokrates [Londres 1867] vol. C r o i s s e t . vol. A u to u r de P la ton vol. p. P la to n . sans s’achever jamais. enjouement? La est selon nous.. Bel­ les Lettres. S t e f a n i n i .12 cah. introd. informar y transformar los elementos más dispares que va incorporando a lo largo de su vida. on decouvre les germes d’une difficulté et on en suit la maturation. artifice. 29 Pero si prescindimos un poco de esas divergencias. «Il concetto che Platone ha della filosofia non è tanto di un severo processo dialettico. S o u i l h é . Diès. la dificultad de conciliar entre sí la m ultiplicidad de elementos de procedencia m uy diversa que nos revela el análi­ sis de sus Diálogos. si elle existe. on entend toutes les raisons des adversaires. 29 «It is in truth scarcely possible to resolve all the diverses manifesta­ tions of the Platonic mind into one higher unity. etc. un des plus difficiles problèmes que Platon ait laissés après lui. «Mou­ vement de pensée continue» (M. chacun. de la aporla y del conflicto» (W. Des solutions diverses sont fournies par les écoles opposées. religious mystic a n d inquisitor..i p. philosopher. (En los D iálogos) «.CAL CrirActpi· Muchos son los motivos que olrceo el misino I’latún para dar cierta apariencia tic verdad usa interpretación. 1953. Permet de suivres les tàtonnements d’une pensée qui se cherche. «On explique mal la manière negligee. Est-ce impuissance. la incesante movilidad. prudence. «Cette doctrine. «. la pensée est continuellement vivante et mouvante. et il est encore a ressoudre» ( R e m u s s a t ). incurie.1 7 4 ) . Lo que le atrae es el empeño de representar al hombre filosòfico en el momento dra­ máticamente fecundo de la investigación y del descubrimiento.. Quelques aspects du platonisme : Archives de Philosophie.30). ΙΊ ¡. le largo d e una vida fecundísima.

Esto constituye el principio motor de todo su pensamiento y el núcleo de una representación com pleta de la realidad 30.m. M a z za n tin i . iluminados por la potencia de su genio. como son los del sentimiento. μοϋσα. R i v a u d .113). Platón anhelo hacia una realidad fija. la ciencia. Tim ée: ed. sino como una forma de expresión de cosas que no pueden percibirse directamente ni por los senti­ dos ni siquiera por la inteligencia. construido con elem entos m uy diversos. muchos de los cuales caen fuera del orden estrictam ente racional. L a vida entera de Platón es un noble esfuerzo hacia lo absoluto y lo trascendente. adquieren un sentido nuevo y mucho más profundo. Ì ών (Banquete 209b. la poesía y hasta la adivinación y las fábulas. δρω. En virtud de esto el platonismo constituye un sis­ tema. «Una rivelazione metafisica attraverso l’esperienza etica» (C. Platón experimenta agudam ente la insuficiencia de los con­ ceptos y de las palabras para expresar lo trascendente. l’immuable réalité» ( A .— . De las realida­ des perceptibles por los sentidos. contingencia e im perm anencia de los seres del mundo físico. du désir de découvrir une vérité éternelle. 241ε. μανία. estable y necesaria por encima de la movilidad. θεία δύναμι. hay que tener en cuenta que no los considera como puras fábulas. 2lib. φιλοσόφου μανία καί βαχκεΐα. Trata de hallar respuesta a un conjunto de grandes problem as— el ser. . t. los mitos. 31 La debilidad de las palabras (των λόγων άσθενέ. No tienen valor demostrativo y no reba­ san los límites de la verosimilitud. pero que. par delà les apparences. L a Filosofia nel filosofare umano [Roma 1949] p. μανία. T ή φυχή (F ed ro 238cd. si bien de naturaleza m uy particular. Platon. T o d os los caminos le parecen buenos con tal que sirvan para condu­ cirle al térm ino a que aspira llegar. el sentido de la vida hum ana. τε άπό θυμοΰ (Protágoras 351a)■ Respecto del empleo de los mitos que hace Platón. P la to n . 1 1 5 [2]). 2Ó2d). 218b).. «Un sforzo per conquistare l’assoluto con la immediateza dell’intuito» (S t e f a n i n i . Belles Lettres. Siente vivam ente la estrecha dependencia y la íntim a 30 «Comment Platon. el ascetismo.2 9 6 P. los cuales venían ya plan­ teados desde los presocráticos. O euvres complètes. Pla ton e I 1 1 9 . En cierto modo equivalen al dicho de Heráclito: «Lo que se ve abre la puerta de lo que no se ve». el amor. θείο. pero con las que se trata de hacer comprender en lo posible lo que es inaccesible de otro modo. y se esfuerza por suplirla recurriendo a procedim ientos menos inte­ lectuales. dont toute la doctrine atteste l’effort desespére pour atteindre. la verdad.) ( C a rta VII 343a)* En la sucesión de los D iálogos aparecen continuas referencias a elementos extrarracionales: ενθουσιασμός ( A polog ía 29c).. la inteligenciaΊ Ι esfuerza por adivinar las cosas que caen fuera del alcance directo de los medios cognoscitivos del hombre y las expresa en fórmulas imaginativas. (Io n 534^) θεία μοίρα άνευ voö (M enón 99c). hanté. plus qu’aucun autre philosophe peut-étre...io p.13). θειον ττάΘ μαντικόν γέ ο. y en el cual considera que todos ellos convergen y se unifican 31.

Teeteto y los pitagóricos. Pero toda su filosofía tiene un profundo sentido moral. que afirma que Platón explicó lo sensible (τά αισθητά) según Heráclito. y a contemporáneos como Euclides de Megara. III 8. Antístenes. Incluso no sería exagerado afirmar que mientras en todos los demás filósofos la Etica es una aplicación de los principios especulativos a la dirección práctica de la vida. A ris­ tipo. que exageraba hasta la ridiculez el movi33 D. como Heráclito. . 15-30. que in­ corpora a su propio pensamiento con un amplio eclecticismo y sin mengua de su vigorosa personalidad. 32 A r i s t ó t e l e s . I 6. No hay Filosofía sin virtud.conexión que tienen entre si eso« grandes temas del penna miento. y la de los pitagó­ ricos 32. como en los sofistas y en los retóricos. Incluso en sus mismos adversarios. lo inteligible (τά νοητά) según Pitágoras y la políti­ ca (τά πολιτικά) según Sócrates 33. Zenón. sino que es una empresa en que entra en juego el des­ tino final del hombre. 6. N o es difícil apreciar cuánto debe a los presocráticos. Platón no escribió ningún tratado especial de Etica. la de Sócrates. — Platón recibió su primera iniciación en la filosofía de Cratilo. quedan unificados y transformados por su aspiración fundamental ha­ cia lo trascendente. en Platón más bien sucede lo contrario. M e t. D e s a rro llo g e n e ra l d e l p e n sa m ie n to p la tó n ico . sabe encontrar elementos aprovechables. XIII 4. no consiste en una es­ peculación pura y desinteresada. a) H e r á c l i t o . Parménides. ni virtud sin Filosofía. Todos los pensadores y todas las escuelas con que entró en contacto dejaron marcada su huella en su finísima receptividad. los atomistas. a través de Cratilo. en la cual trata de apoyar racionalmente lo que en un principio es más bien un ardiente deseo de orden senti­ mental. Aristóteles señala tres influencias fundamentales: la de H e­ ráclito. ni en un simple deporte inte­ lectual. Anaxágoras. hasta el punto que podemos considerarlo ante todo y sobre todo como un moralista. Teodoro de Cirene. Con este testimonio coincide el de Diógenes Laercio. Pero sobre todos ellos predomina el problema moral. del que resulta una O nto­ logia completa. para Platón.1078828-30.— Platón es un genio dotado de una inmensa facultad asimiladora. D e su vehemente anhelo por hallar un sentido trascendente a la vida del hombre se de­ riva un vigoroso esfuerzo creador. La filosofía. por dispares y heterogéneos que parezcan. Empédocles.98781-9. Todos los elementos que Platón incorpora a lo largo de su vida. L a e r c i o .

m . como si Platón hallase más com placencias en el movimiento dramático de la discusión y en trazar los retratos de los personajes que en ella intervienen que en llegar a una conclusión sobre los problemas debatidos. El influjo Socrático se refleja claramente en los primeros Diálogos de juventud. por lo tanto. objeto de la verdad y de la ciencia. que conoció quizá a través de los megáricos. Las cues­ tiones planteadas quedan casi siempre sin resolver. su importancia científica no es m uy grande. manteniendo el pluralismo. tratará de salvar la necesidad del Ser como Par­ ménides. con la distinción entre dos mundos. compuestos entre la m uerte de Sócra­ tes (399) y el prim er viaje a Sicilia. concebido conforme al m ovilism o de Heráclito. su pre­ ocupación por hallar la «razón» (Logos) de las cosas. Su fondo se mantiene dentro de las cues­ tiones típicas debatidas en el círculo socrático. objeto de opi­ nión. la contingencia. Platón lismo y el relativismo de H eráclito H En el pensamiento pla­ tónico permanecerá indeleble esta primera im presión de la m ovilidad. — M u y profunda tam bién fue la huella que en el pensamiento platónico dejó marcada el eleatismo. Dejando aparte su belleza literaria. de la relatividad de nuestro conocimiento acer­ ca de ellas. b) E l e a t i s m o . la impermanencia. cuya figura describe Platón con rasgos fuertem ente realistas que responden a la verdad histórica. porque Sócrates careció de una base ontològica firme y de un pensamiento filosófico bien definido. en que. Su contenido se reduce 34 A r is t ó t e l e s . M et. y. Ciertam ente no sería m ucho lo que pudo aprender de su maestro sobre temas concretos. el sensible. y su in ­ clinación a los problem as morales y políticos. representa un gran esfuerzo para superar en una sín­ tesis las dos actitudes más antagónicas de la Filosofía griega ante el problem a del ser. aunque sus m ara­ villosas dotes de conversador. I V s .298 P .— A Sócrates debe Platón su iniciación en el método inductivo como procedim iento para la formación de los conceptos universales. y el inte­ ligible. o al menos encubrir decorosamente. adoleciendo de la falta de fijeza doctrinal característica del maestro. la caducidad. Su teoría de las Ideas.io io a i 2 . . su agudeza dialéctica y el atrac­ tivo de su vigorosa personalidad servían para suplir. su aspiración a llegar al conocimiento de las esencias (τί έστίν) como base de las definiciones. la im perfección y el no-ser de las entidades del m undo físico. con la finalidad apologética de rehabilitar la persona y la doctrina de su maestro. c) S ó c r a t e s . la penuria efectiva de su ideología.

I H3e-ii6e. E l cono­ cimiento de sí mismo como principio de la sabiduría 37. y. que nos ha transmitido un fondo doctrinal casi idéntico. IV 2). y cuál es la virtud fundamental. J e n o f o n t e . ώφελεία. M em . en el M enón 8yc-gob). L os temas debatidos son: In qué consiste la virtud. Abandona la teoría de la virtud iden­ tificada con 1 ciencia (A p o lo gía 25a-2óa. ώφελησι. a unas in . Socrático es tam bién considerar el obrar bien (εύττραττεϊν) en conform idad con la naturaleza. nuts con veniente y más útil. Ill 9)· 37 γνώσθι σεαυτόν (A p o lo g ía 38a. Pero nunca abandona estos primeros te­ mas. 1 3 3 b . Gorgias 454d-4Óoc. si puede enseñarse y aprenderse y si es posible pecar voluntariamente 36. 328ε).mi.CU. τό ωφέλιμόν. Cárm ides 164a. a E u tifró n 278e-282e. 36 οΟ βούλεσθαι τα κακά (M en ó n 7Je-y8b). 1 3 1 a . Tampoco puede enseñarse la virtud: «Con una hermosa lección no se transforma a un malhechor en hombre de bien» (M en ó n 96a. 5040-5058. 477a-e. definitivamente. aunque en su modalidad más tem prana aparezca como un intento de resolver el problem a del 35 ώφελεϊν. Si la virtud se identifica con la ciencia. M em . Hasta aquí el pensamiento platónico. que. 3 Califica la virtud como μετρητική τέχνη των ήδονων ( Protágoras 8 3 54-3 58e). 39 El alejamiento progresivo de las doctrinas socráticas puede seguirse a través de los D iálogos de juventud. συμφέρον ( A pologia 29c. aunque ya con ligeras modificaciones. pues en ella se encuentran el bien y la felicidad 35. 13 0 ε. Κακός δεΙξ εκων ούδείς (JENOFONTE. A lc i ­ biades 508a).m qu< >in ί embargo. 87e-9ob).in ι·.. y el buscar con la razón las normas de la conducta virtuosa para determinar lo que debe hacerse en cada caso particular. Pero el platonismo es m ucho más que un sim ple desarrollo de la em ­ brionaria filosofía de Sócrates. manifestando en seguida el brote pujante de una personalidad propia. Si es una o m últiple.uchI it »neu morale. revistiendo diversas m o­ dalidades conforme avanza la m adurez de su pensamiento·39. ουδείς ίκων αμαρτάνει. Laques 195a. Gorgias 476b. que reaparecen una y otra vez. I2 8 d . y pollili ai:. «El esfuerzo hu­ mano no interviene para producir hombres buenos y malos» (P rotág . . D e auténtica procedencia socrática es un cierto utilitarismo y hasta un hedonismo m itigado. Λ 1 final de este prim er período com ienza a esbozarse un concepto importantísimo. tal como aparecen tam bién en los Memorables de Jenofonte. A lcib ia d es I 1 2 4 b . Por fortuna Platón rompe m uy pronto la estrechez de los moldes en que su maestro se había recluido un poco escépticam ente y extiende su curiosidad cien­ tífica a otros campos de la Filosofía que ya habían abierto los presocráticos. que a veces reviste expresiones dem a­ siado vivas 38. m l. muy pronto comienzan n al lorai algtm. Cárm ides i69b-i72d. y su apología como la cosa más agradable.m (riuleuriau originales de Platón. corresponde a las enseñanzas socráticas.

Es la teoría de las Ideas. Pero en los diálogos perte­ necientes a este período se revela una nueva influencia. de Teeteto. Fedro 246a. a consecuencia del cual caen de su estado feliz. L os astros ani­ mados y el m undo concebido como animal viviente. Teeteto) va acom ­ pañada de la asimilación de numerosos elementos doctrinales que com ienzan a desem peñar un papel m uy im portante en su filosofía y contribuyen a acentuar su sentido moral. Hipócrates y Filistión. Platón ser y de la ciencia. de lo relativo a lo absoluto. de Só­ crates. que vivían felices antes de su unión con el cuerpo. L a jerar­ quía de los «daimones» 42. sus matemáticas. en que carecemos casi por com pleto de referencias históricas. L a función catártica de la Filösofia y su concepto de la misma como preparación para la m u erte41. 4 La astronomía platónica procede de Eudoxo de Cnidos.300 P. de los megáricos y de los sofistas. Estos ele­ mentos son: el origen celeste y la preexistencia de las almas. aspirando a superar el m ovilismo y el relativism o de Heráclito. su dialéctica. L a necesidad de la virtud y del ascetismo para libertar el alma del estorbo de su cuerpo. . to 41 Fedón 72e-73a. su fisiologia 2 y su medicina. Esas ideas eran corrientes en G recia desde el siglo v n y comunes al orfismo y al pitagorism o. E l concepto de un pecado. que irá en aumento hasta el punto de relegar a Sócrates a un término puram ente honorífico. ni m e­ nos que haya sido iniciado en los m isterios. L a amistad de Platón con A rquitas de T arento y con otros pitagóricos (Teodoro. Pero no hay indicios de que Platón haya tenido relación con las thyasas órficas.·— Entre sus dos primeros viajes a Sicilia (388-367) transcurren veinte años. resultado de la com binación del conceptualismo socrático con la ontologia de Parm énides. Su relación con los pitagóricos y su conocim iento de los poem as de Píndaro bastan “ σωμα . L a m ística de los números. de Empédocles. irá adquiriendo importancia creciente hasta dom inar por com pleto todo el pensamiento platónico. de lo m últiple a lo uno (συναγωγή). concebidas como entidades subsistentes. lo necesario. aspirando a pasar de lo m óvil a lo inm utable. Su inm ortalidad y las sucesivas reencarnaciones de las que no han logrado su perfecta purificación en su exis­ tencia terrena.σήμα ( C ra tilo 400b). de lo contingente a.III. d.) P i t a g o r i s m o . que confiere a su filosofía un carácter ascensional. y son encerradas en cuerpos materiales que les sirven de cárcel y tu m b a 40. Platón ya no abandonará más esta teoría. del mundo sensible de las apariencias al m undo inteligible donde se hallan las verdaderas realidades.

i blar de una fase pitagórica en el pensamiento platónico. IMalón no fue nunca pitagórico. de investigación incesante. ¡ l l j l II«Η CMS ili) I para explicar la existencia de esos elementos en.C. Su teoría del conocimiento y de la ciencia está íntimamente compenetrada con su O ntologia. que era la palabra que designaba la iniciación. 331a). Ιφάπτεσβοο. que equivale a santidad ( P rotág. άσιότη?. Cada revisión se tradu­ ce en un enriquecimiento. 330b. L a incorporación de esos elementos no autoriza para li. en el Timeo. 7. por ejemplo. se corre el peligro de desvirtuar la vivacidad y la rique­ za de su carácter. y las m odificaciones que introduce en cada uno repercuten en todos los demás. es tan estrecha la interdependencia de los distintos aspectos de la especulación platónica. A sí. el del ser y el del saber. su doctrina ■ ·'. sin considerarlos nunca como definitivamente acabados. En los Diálogos apa­ recen algunas expresiones propias de la iniciación en los misterios: όσιοι. En Platón todavía no han adquirido las distintas partes de la Filosofía la articu­ lación y la relativa autonomía de que las dotará Aristóteles. esencialmente dinámico. de suerte que resulta difícil desglosarlas y exponer cada cosa por separado. Cada parte hay que entenderla en función del todo. R ep. ni siquiera puramente socrático. 43 . los dos grandes problemas con que se enfrenta Platón. de A n an ké. y a la vez en su concepto de ciencia va Del orfismo o del pitagorismo proviene el mito de Er y el del Huso que atraviesa todo el cosmos ( R e p . Platón. pues todas están implicadas unas en otras y se reclaman necesariamente. 325a. que alumbra aspectos nuevos en las cuestiones tratadas. que su actitud ante cada uno de ellos aparece siem ­ pre dependiendo del otro. Por otra parte. una y otra vez. En cada diálogo vuelve sobre ellos. cuya cosmogonía geom étrica muchos críticos consideran como tipo por excelencia del influjo pita­ górico. su Cosm ología y su M oral. Gorgias 507b. que todos los temas avanzan por igual. όσίως.ll. Si se reduce a la rigidez de un es­ quema. Su concepto del ser depende de su concepto de ciencia. 614b). de suerte que es arriesgado establecer un orden entre las diferentes materias. dependen entre sí de tal suerte. Por ejemplo. hasta el últim o momento de su vida. no dejó jamás descansar sus grandes temas de pensamiento. no es difícil separar otros estratos que corresponden a otras muchas influencias que Platón coordina con su espíritu esencialmente ecléctico. M é to d o p a ra la exp o sició n d e l p la to n ism o . ni se adhirió jamás a ninguna tendencia con carácter exclusivo.— Es d i­ fícil acertar con el método más adecuado para la exposición del pensamiento de Platón.

Todos los seres que perciben nuestros sentidos son mudables y contingentes. ¿Cómo. hemos seguido un procedimiento genético. Y lo mismo sucede con el proble­ ma moral del sentido práctico de la vida humana. en cuanto camino que conduce al conocimiento del A bsoluto. agrupando los datos dis­ persos en los distintos diálogos. estable. Pero. desde la auro­ ra misma de la Filosofía. L a nota distintiva de Platón es su aspiración hacia una realidad absoluta. la ciencia se contrapone a la opinión.302 P .lll. Platón implícito su concepto del ser. cierto y necesario. la cual se concreta en su teoría de las Ideas. que a la vez domina y depende de los dos anteriores. pues. co­ rresponde exactamente y sigue un desarrollo paralelo al de su concepto de la realidad. D e esta manera podemos exponer después ordena­ damente su concepto del ser. en unos problemas nos atenemos a una exposición libre.— E l concepto platónico de ciencia. completándolo con la indicación de otros caminos extrarracionales que Platón considera que conducen al mismo término. abarcando los dos grandes sec­ tores de la realidad: el mundo trascendente de las Ideas y el mundo físico de los seres sensibles. conservándolo im ­ plícito. mientras que en otros. del saber y del obrar. y consiste en un conocimiento fijo. Para todos ellos. en el que entran su T e o ­ logía. escalonada en grados ascendentes de perfección. con el problema de las relaciones en­ tre el ser y el conocer. En cuanto al procedim iento adoptado. Hemos visto a los presocráticos enfrentarse. Pero el problem a surge al tratar de buscar en el orden de la realidad objetos capaces de servir de fundam ento para un conocimiento semejante. hemos adoptado el de exponer previam ente su concep­ to de la ciencia. como en la teoría de las Ideas. Este sería quizá el orden más lógico de exposición del platonismo. puede darse ciencia de una realidad esencialmente sujeta al . C A P I T U L O XII H a c ia el A b s o lu to I. su Astronom ía y su Cosmología. examinando su desarrollo a través de las distintas etapas en que se desenvuelve el pensamiento de Platón. El c a m in o de la c ie n c ia G r a d o s d e l Ster y d e l sab er. con la que trata de dar respuesta a los tres grandes problemas: del ser.

C o n c e p t o p l a t ó n i c o d e c i e n c i a .movimiento y a la mutación. halló la verdadera solución del pro­ blem a del conocimiento científico con su método dialéctico como camino para llegar a la formación de conceptos univer­ sales. abordándolo simultáneamente en su doble aspecto: lógico y ontològico. prescindiendo de sus diferencias particulares y de su carácter móvil y tem ­ poral. aunque restringió su aplicación un poco escépti­ camente al campo moral. esbozada al final del mismo diálogo. se lograba por la razón en el orden lógico. fuera del mundo del movimiento.s Fi/oiojia 1 . pero no de ciencia. Sócrates. Platón se limita a reproducir fielmente el método socrático. aunque por motivos distintos y contrarios. pues agra­ va el problem a volviendo a resucitar. reducida a cuestiones de orden moral relacionadas con la v ir­ tud. en los conceptos abstraídos de la realidad. y que minea pe riminoci lija en un mismo ser? Heráclito con su m ovilismo y Parménides con su concepto del ser estático representan dos respuestas extremas y anta­ gónicas. 11 H. acentuadas. i. expresión de la esencia de las cosas y base de sus defini­ ciones. 1 C ra tilo 439c-44oa. aparece claramente expresada en el Cratilo 1. L os sentidos son fuentes de opi­ nión. en el supuesto del m ovilismo universal de Heráclito. Platón hereda de Sócrates el procedim iento dialéctico. las viejas antítesis entre Parménides y Heráclito. que era im posible conseguir por la simple percepción sensible en el orden ontològico. Pero marca más bien un retroceso respecto de su maestro.— E n los primeros diálogos de juventud. a los que no sólo aplica los caracteres del ser de Parménides. com ­ prometen el problem a por igual. conservando las esencias de las cosas. Por una parte. Pero m uy pronto plantea el problem a de una manera más universal. que. trata de superar el m ovilis­ mo de Heráclito. dis­ tinta y superior. y por otra de lograr para los objetos de cien­ cia la fijeza y estabilidad del ser de Parménides. Su convicción de la im posibilidad de un conocimiento cien­ tífico. C on esto queda formulada su teoría de las Ideas. sino que los sitúa en una región aparte. practicando la investigación dialéctica. En ninguno de los dos es p o ­ sible un conocimiento científico de las realidades m últiples y mudables del m undo físico. L a estabilidad y necesidad requeridas por el conoci­ miento científico. Platón cree hallar la solución del problema. atribuyendo realidad ontològica y subsistente a los conceptos de su maestro.

pero sin llegar a la plenitud perfecta del ser. « R ep. L os cielos ocupan un lugar intermedio entre la región de las Ideas. αγνωσία) 3 . N o son simples conceptos abstractos. es decir. Tim eo 29c). el mundo físico terrestre : que es el m undo de los seres sensibles (ορατόν γένος. Son las razones objetivas (λόγοι) y los modelos de todas las cosas. L os astros y los planetas son la morada de los dioses. eternas e inmutables. inmateriales. en el cual hay que distinguir dos grandes secciones: a) la región celeste. perfectísimos. γνωσις) 2. pu­ ras. de los «demonios» y de las almas separadas. conform e al concepto de Heráclito. al llegar a ser (γένεσι?). Platón Para Platón. sino verdaderas entidades reales. incorruptibles. Entre estos elementos podemos establecer una triple ecua­ ción: a) A l Ser corresponde la Ciencia (επιστήμη. ser y conocer son cosas correlativas. o sea el conjunto de once esferas giratorias superpuestas. en el cual se hallan las Ideas. 47^e. de tal manera que los grados del conocer corresponden paralelamente en una adecuación exacta a los grados del ser. que son seres divinos. 5240535ε. Sólo es cognoscible el ser. visible (ópcnróv). 477a "b)· 5 πως yàp άν μή δν τί γνωσθείη (R e p . . supraceleste (εξω τοϋ ούρανοΰ). Por otra parte. El no-ser es absolutamente incognoscible. corresponde la Opinión (δόξα)4. el fundam ento de toda verdad y de la certeza absoluta. inmóviles. o a la m ezcla de ser y no-ser. τά όρατά) compuestos de los cuatro elementos m ate­ riales. en las cuales están situados los astros y los planetas. que se m ueven en el éter. que corresponde al hacerse. a la generación y a la corrup­ ción. el cual tie­ ne algo de ser. subsistentes.304 P . el m undo superior. perfectísimas. tenemos el mundo cósmico. — Este concepto jerár­ quico del ser se refleja paralelamente en un concepto aseen2 παντελώς ον. el ser en movimiento. 4 77 a)· 4 μεταξύ αν κέοιτο του είλικρινως δντος καί τοΟ αϋ μηδαμί) δντος. παντελώς γνωστόν. 4 7 7 a)· ·* μή ον δέ μηδακτ) ττάντη άγνωστον (R ep . que son entidades reales. O . sujetos al cambio. 2. dicho de otra manera: Ser es a Llegar a ser como la Verdad y la Ciencia es a la Opinión o a la Creencia 5. (R ep . C on la teoría de las Ideas la realidad queda dividida en dos grandes sectores: por una parte.m . Pero entre el ser y el no-ser existe una categoría intermedia. invisibles a los ojos del cuerpo y solamente perceptibles por la inteligen­ cia (τό νοητόν) 6. móviles. eter­ no. c) A l Llegar a ser. y b). T r e s g r a d o s d e c o n o c i m i e n t o . con un cuerpo es­ férico de fuego y con un alma que es la causa de su movimiento. Λ mayor ser corresponde mayor ciencia. μεταξύ τί καί ζητετέον άγνωίας τε καί επιστήμης (R ep . b) A l No-ser corresponde la Ignorancia (άγνωία.

8 Rep. a la tercera. En cuanto a la correspondencia de aquello a que estas cosas se refieren y a la división en dos partes de cada una d e las dos regiones.0 Conocimiento racio­ nal discursivo. «Bastará. 2. y el tercero expresa el concepto plató­ nico de las Ideas como entidades separadas. ni. lo mismo que antes. La opinión se refiere a la generación de las cosas. Y a estas dos últimas. Puede apreciarse en este texto que el primer plano de conocimiento que señala Platón corresponde al concepto del mundo sensible. A le g o r ía de la lín e a d iv id id a en s e g m e n t o s 8. y la inteligencia a la esencia.— Cuatro objetos de conocimiento: 7 το υ οντος ο 3 σαν ένάποΒον (Rep. que tiene por objeto los seres materiales y sensibles (sentidos).s u e . 5 2 1 c ). Este concepto ascendente de la ciencia lo sim bolizó Platón en dos alegorías: la de la línea dividida en segmentos y la de la caverna. el segundo refleja el concepto pitagórico de los nú­ meros como entidades subsistentes. 5 0 Q d . en el conoci­ miento de las Ideas.° Conocimiento . inteligencia. 3. a la segunda. Y lo que es la esencia con relación al hacerse. pueden ser percibidas por los sentidos. conjetura. y la ciencia respec­ to de la creencia. o a la generación. con llam a r. razón discursiva. para que no nos enrede en una discusión mu­ cho más larga que la anterior» (Rep. y a las dos primeras juntamente.dente de la ciencia. razón discursiva) . ni por la imaginación. Glaucón. dejémoslo. a la primera parte ciencia. pues— dije yo— .0 Conocimiento racional intuitivo. creencia. En lo cual podríamos ver el origen de la división de la filosofía en Física. conforme a la opinión de Heráclito. Matemáticas y Metafísica. que versa sobre los seres carentes de toda materia y de toda cantidad (entendimiento). 533e). lo es la inteligencia con relación a la opinión. ni por la razón discursiva. que constituye una «ascensión hueñi d ser»7. o sea. que no tienen ni materia ni cantidad. 3. lo es la ciencia respecto de la creencia. y la razón discursiva respecto de la conjetura. y lo que es la inteligencia con respecto a la opinión. L a ciencia perfecta y ver­ dadera solamente se da en el últim o grado.•sensitivo. la sujeta a la opinión y la in­ teligible. y a la cuarta. en la cual podemos señalar tres grados perfectamente definidos: i. fuera del mundo sensible de la mutación. sino solamente por el entendimiento. . opinión. que versa sobre el concepto de número y de can­ tidad (imaginación. y la razón discursiva respecto de la creencia.

fb j= w J 4. Les corresponde la razón discursiva (διάνοια). absoluto. sensibles 3 visibles. la cual parte de hipótesis para llegar a un principio no hipotético. es decir. que es la D ialéctica. -n ■H interpreta las imágenes y las sombras. de los objetos del mundo visible. como de imágenes. de espaldas a la única abertura de entrada que da al exterior. ΙιηΊμκιΐ'"·. las cuales recurren a lo sensible para elevarse a lo inteligible: A ritm ética . . Les corresponde la creencia ( h -ío tis ). que no son más que imágenes (εικόνες). que es la propia de las M atem áticas. que el alma aprehende sin recurrir a lo sensible. mientras viven encerra­ dos en su cuerpo. νόησι$) y la ciencia perfecta. MObjetos materiales. hasta que la Filosofía y la D ia ­ léctica les libertan de sus cadenas y les perm iten contemplar el m undo ideal. a lo largo de la cual van pasando hombres portadores de figuras de cosas y de animales. — L o s hombres que viven en este mundo son semejantes a prisioneros que nunca han visto la luz del sol y que se hallan encadenados de pies y manos en el fondo de una gran cueva. φυτευτόν. o sombras de las verdaderas realidades. ( síkóves) . para llegar a una conclusión. para cuya búsqueda el alma se ve obligada a valerse. Les corresponde la inteligencia pura (voüs. plantas y co­ sas artificiales fabricadas (ζωα. por hallarse de espaldas y porque se interpone una valla. L os prisioneros solamente pueden escuchar sus voces y contem plar las sombras (φλυαρία) que se proyectan sobre el fondo de la pared.r ill. la cual no es ciencia para Platón. los hombres. de los cuales » non imágenes los precedentes: animales. D e la misma manera. cuyo Sol es la Idea de Bien 9. pasando simplemente de idea en idea. la conjetura (ε!κα·σία). I c i grri-sponde la imaginación. I I I o 3 W O bjetos inteligibles. solamente pueden ver las cosas del mundo sensible. D entro de la caverna y detrás de ellos arde una hoguera. a manera de hipótesis. reflejos. O bjetos inteligibles. Este grado co­ rrespondería a la Física. 5 i 4a-5 i 8a. A l e g o r í a d e l a c a v e r n a . que tam poco pueden ver. En ese estado perm a­ necen hasta que alguien les liberta de sus cadenas y pueden salir de la cueva a contemplar la luz del sol y las cosas reales. G eo ­ metría. σκευαστόν). etc. \ latón P Í fr y i5 o η '! nombras. 9 R ep.

por considerarlas propias de la clase inferior..0 L a cum bre de la ciencia es la Dialéctica. 438ce. 11 R ep... que ocupa el 10 R ep.) Sol (ήλιοί) Entrada-etooSos Idea de Bien Paredilla (τηχίον) Prisioneros (δΕσμώται) Sombras (φλυαρία) Conforme a este concepto establece Platón su jerarquía de las artes y de las ciencias. una ciencia o tal o cual ciencia determinada lo es de un conoci­ miento uno y determinado». 3. etcétera). Mundo sensible (o p in ió n . Su lugar lo ocupan las artes manuales (agricultura. 2. sea lo que quiera. las cuales se escalonan en perfección según los objetos sobre los cuales versa su estudio.C . 12 Rep. carpintería. .Βάζα) (ciencia.— Este con­ cepto jerárquico del saber aparece en el plan de educación del República. d) Es­ tereométria (desarrollo de un plano que forma un sólido en movimiento). e) Astronomía (ciencia del sólido en m ovim ien­ to). M undo inteligible La ciencia óporrós τόπο. Por ejemplo. 5 2 ie -5 2 2 c . τόττο. 'νοητό. f) Música (en un sentido superior. Platón no menciona las ciencias físicas. νόησι. i. como propia de los filósofos) 12. porque tienen un objeto propio y determinado 10. la arquitectura y la medicina son ciencias particulares y especiales distintas de las demás. reservada exclusivam ente para los filósofos gobernantes. c) Geo­ metría plana (desarrollo de la línea que forma un plano). J e r a r q u í a d e l s a b e r e n e l « R e p ú b l i c a ». «La ciencia en sí es ciencia del conocimiento en sí. 376ε. a que deba asignarse ésta como a su objeto. cada una de las cuales se especifica por versar sobre un objeto determinado (Rep.° El ciclo elemental para todos los destinados a las fu n ­ ciones de las dos clases superiores se reduce a la «Gimnástica para el cuerpo y a la Música para el alma» n . construcción. porque no las considera como ciencias. o de aquello. 5. que Platón no prescribe para los guerreros y los filósofos.1 2 .0 El ciclo superior para los guerreros com prende las si­ guientes ciencias. navegación. Parm . I34 ab . 438c-e): a) Logística (cien­ cia del cálculo). 53iad. b) Aritmética (ciencia de los números).

L a D ialéctica se distingue de la Retórica de los sofistas en que ésta es el arte de la persuasión y de la su­ gestión. G rados de la c ie n c ia . i. no pasan del orden de la opinión (δόξα). Navegación. 59^>). 7. 59 a). relativos y contingentes. . que no da razón de las cosas (άλογος). Sus objetos quedan excluidos del conocimiento científico por su poco ser y por su carencia de fijeza. «No puede darse conocim iento firme sobre lo que carece de firmeza».·— A este concepto de la realidad corresponden correlativamente los grados del conocimiento. Medicina. Logística. 59a. en el cual caben dos gra­ dos. ciencia del cálculo. Solamente puede tenerse de ellos un conoci­ miento opinativo (δόξα).. aunque necesarias por su utilidad para la vida práctica. ciencia de los números. pues se «aplican a lo que siempre está llegando y nunca llega a ser» 16. 15 ·π φύσεως (F il. efímeros.° E l segundo lugar lo ocupan las Ciencias educativas. inseguro.° En el plano inferior aparecen las Artes manuales o productivas. que tienen por objeto la educación: Matemáticas. Son las siguientes: Música. que tienen por objeto la producción y están sub­ ordinadas a las Matemáticas en cuanto que necesitan utilizar el número. Estas son las siguien­ tes: Aritmética. arte de la medida. Platón más alto lugar y alcanza el últim o límite de lo inteligible. mientras que aquélla aspira a la verdad. Platón no disimula su concepto pesimista sobre todo el cono­ cimiento que se refiere al mundo terrestre de los seres mate­ riales. J e r a r q u í a d e l s a b e r e n e l « F i l e b o ». el ínfimo es la sim ple representación (εικασία) en cuanto 14 Rep. las cuales son de dos clases. «Sobre esas cosas no puede darse ni entendim ien­ to ni ciencia» 17. incierto. vulgares y filosóficas. 1. 2. adivinatorio. 532e-53Sa. estabilidad y necesi­ dad. Metrética. Geometría.308 P ili.° L as artes y las ciencias que se ocupan del estudio de la naturaleza 15.— El Filebo ( 5 5 c Sgd) nos ofrece otra distribución semejante de las artes y de las ciencias. s8a-59c). mudables. 17 ούδ3 άρα voOs ουδέ τΙς επιστήμη (F il. 3·° Gom o ciencia suprem a aparece tam bién la Dialéctica: «El conocimiento del ser.. ·ερί 16 F il. Estrategia militar y Cons­ trucción. el más verdadero» (FU. tal como los perciben los sentidos. Agricultura. como ciencia del ser puro de las Ideas H 6. el peso y la medida. de la realidad verdadera y perpe­ tuam ente idéntica por naturaleza es.

pues la región de los astros es la más inmediata «a la llanura de la Verdad» donde se encuentran las Ideas 22. que es el ser perfecto de las Ideas. «El cultivo de las artes mecánicas estropea el cuerpo y embota y envilece las almas» 21.igrni-i. En este sentido el segundo plano de ciencia corresponde a la Astronomía. Rep. 18 19 20 21 22 23 C f. .— A l segundo orden de seres reales co­ rresponde un grado superior de conocimiento. 5210-5346. Es. el segundo plano lo constituyen los seres celestes.·. I μ tittteie 'Οίί (|iic son im.C tl2. 2. 495de. L a Astronom ía obliga a «mirar hacia lo alto» 23. ape­ nas se llega a la ciencia» 20. que no pasan de la verosimilitud: «Lo que es el ser al hacerse en la verdad a la creencia. que no trans­ cienden la opinión (δόξα). Fedro 248b. 5 io b . Timeo 29c. Esos objetos tam poco pueden expccHatm: dc un. P la­ tón nunca colocó las M atem áticas en el ápice de la jerarquía de las ciencias. intermedios entre el mundo terres­ tre y el m undo supraceleste de las Ideas. com prendido bajo la denominación común de M atem áticas. y la ciencia perfecta (νόησις).πι-·η te. 529a. lo mismo que Sócrates. pasando arriba y abajo del· uno al otro. por lo mismo. la creencia ( i t í o t i j ) |h. no encubre su escasa esti­ ma del grado de conocimiento a que puede llegarse en el estu­ dio del mundo terrestre: «Entreteniéndose largamente con los cuatro elementos. el cual siempre lo reservó para la Dialéctica. Fedón g 6 a-ggd. Rep. Por lo tanto. no te extrañes si en nuestras cuestiones acerca de los dioses y del nacimiento del mundo nosotros no llegamos a ser capaces de aducir razonamientos absolutamente coherentes y llevados hasta su última exacti­ tud» 19. Filebo 55e-59c.i maneta científica.° Matemáticas. a la cual concede Platón un puesto privilegiado entre las M atem á­ ticas. (βΙκών) de οίπικ roalitlmlrii í¡11|> m *'ι h<*n y sirven dc fuiulitineiito a la conjclimi (Είκαομός). Rep. que versa sobre el verdadero ser. o sea ei con­ junto de esferas y de astros. tiene tres aspectos distintos: a) Si nos atenemos al concepto platónico de la realidad. uóyis επιστήμην έυέτεκεν (Carta V II 343e). Rep. Este orden de ciencia.5 iia . Platón. sino sólo por medio de mitos o de alegoría». L as M atem áticas ocupan un lugar intermedio entre los conoci­ mientos pertenecientes al mundo de la yévsats. designado bajo la denominación genérica de Matemáticas (τά μαθηματικά).ΐ). y el ι.

Estos seres no tendrían materia (cuatro elementos). cantidad. Platón. b) Si se acepta la interpretación de Aristóteles 25. Las M atem áticas son ya ciencias. consiste en adm itir tres clases de números: i) L os Números ideales. A éstos se aplican perfectam ente todas las expresiones con que Platón describe las operaciones pro­ pias de las M atem áticas. y las tres clases de triángulos 26. ya que los dioses no ocupan el suprem o lugar del ser. es discuti­ ble si ese concepto de las M atem áticas refleja exactam ente el pensamiento de Platón o más bien hay que atribuirlo a una evolución posterior de la escuela con Éspeusipo y Jenócrates. que es la fuente de la m utabili­ dad.52Ób. 26 R ep. la Diada. y no llegan al conocimiento perfecto por intuición. 525ce. Por lo tanto. a la manera pitagórica. . 2) O tra clase son los números pro­ piamente matemáticos. que son los números en sí: el Uno. tal como aparece en los Diálogos.310 P. en su enseñanza oral (άγραφα δόγματα) habría colocado entre los seres sensibles y el mundo de las Ideas un plano intermedio de seres. c) El concepto de las M atem áticas en Platón.. no entran dentro del campo de las M atem áticas propiamente d i­ chas. sino solamente cantidad. carentes de materia. seres divinos. 25 Véase más adelante: Números ideales. y constituirían el objeto propio de las M atemáticas. figura. elevándole al orden de las verdaderas realidades y del grado supremo de ciencia. que equivalen exactamente a los con­ ceptos abstractos de número. N o obstante la gran autoridad de Aristóteles.III. Proceden es­ tableciendo hipótesis (ύττοθεσεΐζ. tal como se hallan en la mente. pero quedan todavía den­ tro del conocimiento propio de la razón discursiva (διάνοια). sino el inmediatamente in fe­ rior a las Ideas 24. al fin de su vida. L a A s ­ tronomía. Platón una disciplina propia para desprender el alma del filòsofo de las cosas sensibles y el camino más inmediato para disponerlo a la ascensión hacia la Dialéctica. 527«!. ύττοτίθεται) y pasan de unas 24 En R ep. la Década y las figuras geométricas perfec­ tas: el círculo en sí. sino de la Dialéctica. etc. estables y ne­ cesarias. que estudia los astros. concebidos como entidades reales y subsistentes. tal como son utilizados por las artes mecánicas. Estos números pertenecen al mundo supraceleste. 3) L a tercera son lös números sensi­ bles. la llama también ciencia de los astros y de los dioses. y les corresponden los mismos caracteres que a las demás Ideas. constituido por los Números. constituye en Platón una verdadera Teología astral. A sí las M atem áticas serían ya ciencias (έτπστήμ-η). porque versarían sobre realidades fijas.

porque no tienes los asi­ deros de l a Filosofía (D. uno lógico y otro ontològico. 718c) (P la tó n y la H istoria de las M atem áticas: Sophia [1938] fa s c . [1943] f a s c . práctico. 533c. y otro el filosó­ fico. en sus símbolos abstractos 28. Dialéctica significa el arte de la discusión por medio del diálogo (διαλέγεσθαι). conv.S26e. que es el estudio de la Dialéctica. 89c. la Dialéctica viene a ser una investigación en común 32 y un procedimiento de enseñanza.0 p. άεΐ γεωμετρεϊ (Q ua est.ii c ie n d it hipótesi» η otras raciocinando hue tu Ilegai a laa cnnelumoiii-N. IV 10). N o llegan a aprenhender las esencias en sí mismas. A sí en­ tendida. a) Aspecto lógico.C .0 Dialéctica. 5loa-5nb). tal como son utilizadas en las artes mecánicas. D. se manifiesta en la inscripción que. y «ven el ser como entre sueños». L a e r c i o . . Platón distingue en las M atemáticas dos aspectos: uno v u l­ gar. que pretendía estudiar con él sin s a b e r Geo­ metría. el peso y la medida. 28 R e p . Aunque poi su objeto se elevan por encima de las cosas materiales y m uda­ bles del mundo terrestre. 78c. L a Dialéctica con­ siste en saber interrogar y responder 31. L a alta estima de Platón hacia las Matemáticas. pero tan estrecha­ mente unidos. se examina ordenadamente en sus varios as­ pectos por medio de preguntas y respuestas. sino «sólo una parte del ser». 30 Rep. L a e r c i o . Leyes 893a. que emplean el número. educativo..i. según se dice. 3. 29 Filebo 55c-59d. en el cual intervienen por lo menos dos interlocutores. que llegan a resultar inseparables.— Inicialmente. U na vez fijado el objeto de la discusión.— L a Dialéctica tiene en Platón dos aspec­ tos distintos. 52Sab. Pero constituyen una preparación indispen­ sable para remontarse al grado supremo. no llegan todavía a la realidad supre­ ma. cuyo modelo lo tenemos 27 μέχρι tqO άνυττοθέτου (R ep . VIII 44. la formación de los guardianes. Astronomía ni Música.0 ). tal como las utilizan los filósofos 29. Plutarco le atribuye la expresión de que Dios siempre geometriza: 6 θεό.i.98. En el programa de educación del República las M atemáticas ocupan su lugar propio en el ciclo destinado a.— A Jenócrates. figuraba a l a entrada de la Academia: μηδείί αγεωμέτρητο. pero 110 logran llegar hasta lo incondicionado . reservado a la clase superior de filósofos gober­ nantes 30. le dijo: Vete.Í 2 . I. είσίτο μοΟ τήν στεγήν. Fedón Fedón 84a. como preparación indis­ pensable para la Dialéctica. sobre las cuales discurren. resolviendo las dificultades y avanzando hasta llegar a una conclusión. 31 32 C ra tilo 390c. Por razón de la cantidad quedan todavía ligadas en alguna manera a lo sensible y tienen que valerse de figuras im agina­ rias o reales.

elim i­ nando las diferencias. cuya mejor com pro­ bación consiste en deducir rigurosamente consecuencias de ellas. Rep. L a Dialéctica tiene un doble aspecto complementario. (2666a). I 6. Com o las M atemáticas. opinión. Platón se anticipa al m étodo de D escartes y Spinoza e incurre en el mismo defecto de querer partir de una intuición fundamental para deducir des­ pués toda la realidad. si­ guiendo sus articulaciones naturales. 4 S 4 a. A m bos procedimientos. «a la manera de un buen trinchador». άρχή άνυττόθετοί. Ese concepto es la expresión de la esen­ cia de las cosas (τί έστί) y la base de sus definiciones 36. Filebo i6bc. propio de los filósofos que aspiran a la demostración de la verdad. por el cual se trasciende la particularidad y la movilidad del co ­ nocimiento puram ente sensitivo— creencia. de análisis (διατέμνειν).. la Dialéctica procede tam bién estableciendo hipótesis. E n esto se diferencia el buen dialéctico del sofista. El primero. El segundo. Fedón io id . En este sentido la Dialéctica es un método legítimo.987b! -9.. 37 κατά γένη διαίρεσθαι (Sofista 253d). análisis y síntesis. Sv. πεφυκόξ εϊδο$ (266b).1078028-30. de síntesis (συναγωγή). a diferencia de la Retórica de los sofistas. por el cual. hasta llegar a verlas confirmadas o tener que sustituirlas por otras que nos vayan aproximando cada vez más a la verdad y al primer principio incondicionado y superior a las hipótesis 34. X III 4. 39 U n ejemplo bien conocido lo tenemos en el esquem a de las divisio34 3 A r is tó te le s . que sólo pretenden la persuasión y la verosimilitud. Platón admira la «trama férrea y diamantina de la argu­ m entación matemática». constituido por conceptos universales abstraídos de la realidad.io ie . el cual la elevó a la categoría de método científico (inducción. formación del concepto universal com o expresión de la esencia de las cosas y definición) 33. 27od. pues éste procede por divisiones ficticias y arbitrarias 39. 5lob-511. ΐυ τί κοινή εΤδο. Filebo l6d ). ascendente.312 P . verosim i­ litud— y se llega a la firmeza del conocimiento científico. 36 Fedón 6 6 b . consiste en dividir un concepto general en sus distintas especies 37. 35 μία ιδέα ( Fedro 2Ó5d). hasta llegar a la especie indivisible en la cual se halla la forma propia del objeto que se trata de comprender 38.5 iib . Platón en Sócrates. se reduce la m ultiplicidad confusa e inde­ terminada a la unidad concreta y determinada expresada en un concepto común 35. (Fedro 277b). En este sentido la Dialéctica es un método científico racio­ nal.U l. (Rep. Parménides 130a. 3 . deben com binar­ se entre sí para llegar a la claridad de conceptos requerida por M et. Fedro 249b. descendente. 38 εϊδη μέχρι του ατμήτου.4 37a.

t. d) éstas ya distintas y definidas en todos los aspectos»40. sólidamente articulados en las preguntas y respuestas del diálogo (βραχυλογία). L a Dialéctica tiene tam bién un aspecto defensivo (eristica). A r i s t ó t e le s . 41 Gorgias 448d. quedaba perfectam ente resuelto el pro­ blema de la ciencia. tal como lo desarrolla en el Sofista 2i8b-22ic. y. D. elevando los conocim ientos de su particunes del arte de pescar. c) después una sola. ' I de seres vivientes l _ de animales terrestres de animales acuáticos de peces con instru­ mento hiriente de día con an­ zuelo y caña de aves acuáticas con red de noche con arpón 40 Sofista 253d. Ltt cianci.1074335. L a e r cio .47id.. productiva adquisitiva Arte i por permuta por aprehensión directa con trampa en lucha abierta de seres inanimados _J_ _ _ .C. empleado por Zenón de Elea y por Sócrates. P o­ litico 2Ó3bss. cada uno de Ioh cuales existe aisladamente. a la ampulosa oquedad de los largos discursos de los sofistas (μακρολογία) 4i. In cual es la ciencia qui· «desentraña una //■ ùnica << < ( repartida: a) en muchos individuos. oponiendo la férrea concatena­ ción de los raciocinios cortos. y que es utilizado por Platón con el mejor estilo. r -— ~*------. . A s í entendida la Dialéctica. VI 3. bj descubrirá luego una multitud de ideas diferentes entre sí y que se hallan im plicadas en una idea tínica. y manteniéndola en sus justos límites de orden lógico. M et. por último.! lít Filosofía. que permanece en su unidad bajo el con­ junto de otras muchas. VIII 57. Cf.

que están por encima de todo cuanto pueden percibir los sentidos. C o n la D ialéctica la inteligencia se remonta hasta los últi­ m os lím ites de lo inteligible y alcanza la cum bre más alta a que puede aspirar el conocimiento humano en esta vida. de las imágenes a la verdad. Tim eo 52c. para ascender a esta cumbre. Fedro 2476. 43 Filebo 42 Filebo 59c. que permanecen siempre firmes. de lo m óvil a lo inmutable. D e esta manera. y todas las demás ciencias y artes quedan reducidas a medios prepara­ torios. οΰσία δντος οϋσα (R ep . T ie ­ ne un sentido ascensional. 537d). mientras que el segundo se esfuerza por conocer el ser 44. El entendim ien­ to (voüs) y la sabiduría (φρόνησις) solamente se aplican con exactitud cuando se trata del verdadero ser (το ον όντως) 43. αυτό τό δν (R ep . L a verdadera ciencia (ικανόν) solamente se da acerca de las realidades puras. que es la propia de los filósofos. no sólo en un orden puramente ló­ gico. contingencia y temporalidad ontológicas al ■ itiliMi ili In universalidad lógica. 47se). cuyo objeto son las entida­ des trascendentes del m undo ideal. al grado supremo de Ser (Ideas) corres­ ponde el grado suprem o de conocim iento (D ialéctica). suficiente para dotarlos de la ■ i ii Iii Ιίι Imi y la necesidad requeridas por el conocimiento d e n ­ ti lu ι > . L o s filósofos son los amantes de la verdad. como una especie de remate de las demás enseñanzas. <Imi esto su Dialéctica cambia por com pleto de carácter y qu e­ da convertida en una verdadera O ntologia y elevada a la cate­ goría de ciencia suprem a (νόησις).nl. sin mezcla. y que no hay ninguna otra disciplina que pueda ser justam ente colocada por 59d. .253ac. sino que. dando un paso niiVi.532a-535b. 44 Sofista 254a.sr tipo de universalidad lògica.249c. 45 R e p . 490b. que aspiran a su contemplación (R ep . « ¿Y no crees que tenemos la Dialéctica en lo más alto.— Pero Platón no se da por contento im i r. de lo particular a lo común. para pasar de lo m últiple a lo uno. Por esto constituye la actividad más noble a que pueda entregarse el hombre 45. S2Jc. h) Aspccto ontològico.U L Platón i il iiImi!. propedéuticos. sino tam bién ontològico.P. 505ab). iiiuvilnl. de lo contingente a lo necesario. la im aginación y la razón discursiva (διάνοια). de las apariencias a la realidad. en el mismo estado y de la misma manera 42. En esto se diferencian el sofista y el filósofo: en que el primero se ocupa del no-ser. R ep. atribuye realidad ontològica a los conceptos abstractos.

N adie podrá afirmar que exista otro método que intente. del cual dependen y participan todas las demás cosas: «E igualmente. 535c. 535a. Una vez llegada la Dialéctica hasta el conocimiento de las Ideas..3o8e-509b. 518c. 333b.5i7bc.id y lo eleva a las alturas. sino la verdad en sí (αυτό τό άληθέξ) o al menos lo que yo en­ tiendo por tal» 50. se encamina hacia el principio minino. con ayuda de la razón y sin intervención de ningún sentido.C. E n la República aparece la Idea de Bien como la suprema. « R ep. utilizando como auxiliares en esta labor de atracción a todas las artes ha poco enumeradas»47. lo atrae con nu¡. reduciéndolas todas a su últim o principio de unificación. 51 R ep. «Del que m ira muchas cosas 49 R ep.ivid. y que no es posible llegar a ello por ningún otro medio ?. hacia lo que es cada cosa en sí. 529b. debe proseguir todavía su labor. «No puedo creer que exista otra ciencia que haga al alma mirar hacia arri­ ba. sino aquella que versa sobre lo existente e invisible»49. como últim o principio. y cuando no desiste. 534e. como la cum bre de todos los seres. eleva a la mejor parte del alma hacia la contemplación del más perfecto entre los seres (την του άρίστου έν τοϊς οΰσι). D e esta manera.529b.. del mismo modo que antes elevaba a la parte más perspicaz del cuerpo hacia la contemplación de lo más luminoso que existe en la región material y visible»51. 534e)· 46 R ep. lo que es el Bien en sí (ή του άγαθοϋ ιδέα). «Entonces contemplarías. < uni­ u-l do abajo las hipótesis. 47 R ep. en todo caso y con respecto a cada cosa en sí. hasta alcanzar. «¿No es verdad que la facultad dialéctica es la única que puede m os­ trarlo a quien sea conocedor de lo que poco ha enum erába­ mos. 532bc. con el solo auxilio de la inteligencia. entonces llega al término mismo de lo inteligible (τω του νοητού τέλει) del mismo modo que aquél llegó entonces al de lo visible. por medio de la D ialéctica se llega a co­ nocer las cosas por sus razones supremas de ser.. no ya la imagen de lo que decimos.. cuando uno se vale de la Dialéctica para intentar dirigirse. aprehender de m a­ nera sistemática lo que es cada una de ellas»48. que son las Ideas subsistentes.12. . totalmente incondicionado y que no presuponga ningún otro. Ese estudio. que está vertía deramente sumido en un bárbaro lodazal.-toü óvTos τό φανότατοι. para pisar allí terreno firme.505a. La ciencia encima de ella ?» 46 «El método dialéctico es el único que. y al ojo del alma. y se pasa de la opinión y de la razón dis­ cursiva a la verdadera ciencia. 50 R ep. (R ep .

S2ie. Platón expresa bellam ente en la alegoría de la caverna la m isión que corresponde a los filósofos 63. contempla muchas cosas justas. 63 R ep. 62 R ep. «Del amante de la sa­ biduría diremos que la desea. diremos que lo opina todo. que com prende desde las entidades particulares y m óviles del mundo físico y los conceptos matemáticos estu­ diados por las ciencias de los números y de la cantidad hasta las realidades supremas percibidas por la Dialéctica. 476c. y así sucesivamente. Es una labor de toda la vida. 54 R ep. Propio del filósofo es el conocimiento perfecto (γνώμη. El verdadero dialéctico es el que puede abarcar todas las cosas en una mirada sinóptica de conjunto. 498a.259e. 484b. «Es fácil de explicar. pero dificilísima de practi­ car» 55. 53 Sofista 257c. 485b. pero no ve la Belleza en sí. j Platón ^ ■ ί bellas. 58 Rep. 55 δήλωσα μέν ού -ττάνυ χαλεπόν. γνώσις. 518ε. L a auténtica Filosofía es un «volverse el alma desde el día nocturno hacia el verdadero» 61. que es la cum bre de todos los seres. a diferencia de los amigos de opinio­ nes (φιλόδοξοι) 56. y no lo son los que andan errando por la m ultitud de cosas diferentes» 57 L os filósofos «aspiran a cono­ cer todo el ser» y se apasionan «por aprender aquello que puede mostrarles algo de la esencia siempre subsistente y no sometido a los extravíos de la generación y de la corrupción. H ay que ir al ser con toda el alma 62. Por esto también la Dialéctica es la parte más difícil de la F ilo so fía 54. F edón 84ab. en es­ pecial la Idea de Bien. y no de­ jan perder por su voluntad ninguna parte de ella. 57 R ep.■ = ■ 316 P . pero no la Justicia. . χρησθαι Βέ παρχάλεπον ( Filebo l 6 b ) . los cuales sólo conocen las realidades de las cosas intermedias que flotan entre el ser y el no-ser.m . 49ob. de m ucho o de poco valor» 58. sino toda entera»59. 60 R ep. $i4-5i7d. no en parte sí y en parte no. 480a. 56 Rep. L a ciencia es una ascensión del alma hacia la verdad y hacia el Bien 60.______________________ ■ ■ . que nunca se logra reali­ zar con perfección. A sí se logra tam bién una visión comprensiva y totalitaria de la realidad en toda su amplitud. Consiste en sacar a los demás hombres de las tinieblas de la ignorancia y de las som52 R ep. 475b. El logos no nace sino del conjunto (συμπλοκή) de las Ideas 53. επιστήμη) de la realidad. 59 R ep. «Son filó­ sofos aquellos que pueden alcanzar lo que siempre se mantie­ ne igual a sí mismo. .sosd. pero no conoce nada»52. 61 R ep. sea pequeña o grande... El filósofo es el que llega a conocer el verdadero ser..

que ayuda a des­ pertar la reminiscencia de lo que el alma conoció en otra exis­ tencia anterior.ιst ilism o bras de la opinión hasta hacerles llegar u la contemplai.— L a Dialéctica pu ­ ramente racional no expresa por completo el carácter del pla­ tonismo. 64 R ep. y no por la eternidad?»65 C A P I T U L O X I I I H a c ia el A b s o lu to II. 6o8d.1 3 . En la presente vida sólo es posible alcanzar un conocim ien­ to lejano. L a teoría de las Ideas no sólo ofrece a Platón una solución del problem a del ser y de la ciencia. indirecto. aunque por dis­ tintos caminos. . la inmortalidad y la transmigración de las almas ie sugieren otros medios extrarracionales para trascender la relatividad de los seres del m un­ do sensible y llegar a la posesión del A bsoluto. cuando quede libre de su envoltura m a­ terial. y los filósofos. N o obstante. es Rep. no puede alcanzarse en esta vida mientras el alma se mantenga encerrada en la cárcel de su cuerpo. pues son los únicos que pueden llegar a percibir las normas eternas y subsistentes de la conducta humana. sino después de la muerte. que siguen un proceso ascensional idéntico al del conocimiento y convergen al mismo término. ion d< la verdadera realidad del mundo de las Ideas. según se cuenta. D e aquí el sentido moral que adquiere la D ia ­ léctica platónica: « ¿Piensas que a un ser inm ortal le está bien afanarse por un tiempo tan breve. 521c. L os gobernantes deben ser filósofos. tu­ les personas y cómo se las podrá sacar a la luz (els φώς) del mismo modo que. Los CA M IN O S D E L AM OR Y D E L ASC ETISM O i.C . Son el A m o r y la Virtud. la ciencia perfecta. que son las Ideas. por medio del raciocinio. Sus creencias escatológicas en la preexistencia. E l umor y el . g o ­ bernantes. «¿Cómo se formarán. ascendieron algunos desde el Hades hasta los dioses ?»64 Por esto los filósofos deben ser los guías de los demás hom ­ bres. presidido r i Iti minado por el Sol de la Idea de Bien. L a F ilo so fía c o m o p u rific a ció n . por contemplación directa de las Ideas (óyis). sino tam bién la orientación para el sentido práctico de la vida humana.

hasta llegar. Sobre todo desde que se incorpora a la Psicología pitagórica. ον (209c). prevalecen otras formas de «conocimiento». su teoría de las Ideas adquiere un sentido muy distinto.°. purificatorios. 2 °. y la ignorancia perfecta. Platón. E l amor (έ'ρωξ) es filósofo. se esforzará por evo­ carlo. Por el esfuerzo combinado de la Dialéctica racional. 4 Cf.0. φιλοσόφου μανία καί βαχκεία 3 Banquete 204a. más que en demostrar racionalmente la existencia del mundo superior. causa de la belleza de todas las cosas 4. trascen­ dente y suprasensible. 3. En adelante. como la tienen los dioses. que considera ya «percibida» experimentalmente por la «reminiscencia». los mitos. sobre el racionalismo socrático. y la Filosofía consiste en un interm edio entre la posesión de la ciencia perfecta. . Todos le parecen buenos.0. de la belleza y de la virtud trata de llegar al conocimiento. activos o simplemente su­ gestivos. adi­ vinatorios. Platón experimenta la insuficiencia de la razón pura. sugerirlo. 2 (B an qu ete 218b). las fábulas. sugerirlo. Platón Y a en el Menón la Dialéctica deja de ser un procedimiento puramente racional y se convierte en el arte de despertar en el alma el recuerdo de la ciencia poseída con anterioridad a su unión con el cuerpo. el sentimiento. con tal que conduzcan al término deseado. 4. volitivos. el amor de la Belleza absoluta. θείο. que supone ya conocidas en una existencia anterior. tanto para el saber como para la virtud. a la evocación o al re­ cuerdo de las realidades del mundo superior ideal. de la «reminiscencia». el 1 το γάρ ζήταν άρα καί τό μανθάνειν ανάμνησή όλον έστίν (M en ó n 8ld-72- 7Sc).U l. del amor. ascéticos. recordarlo. éste al amor de los sentimientos y pensamientos b e­ llos. El proceso ascensional del Banquete tiene cuatro grados: i. y echa mano de otros procedimientos sentimentales. pasionales. adivinarlo o recor­ darlo por medio de la reminiscencia l . el amor al cuerpo bello del amado conduce al amor de una belleza física impersonal. utilizando para ello los procedi­ mientos más dispares que le sugiere su inagotable fantasía creadora: la razón. nun­ ca demasiado arraigado en Platón. A partir del Banquete. que no experimenta necesidad ninguna de investi­ gar 3. Su objeto no será tanto el de demostrar racionalmente la existencia del mundo de las realidades supe­ riores cuanto tratar de evocarlo. C ra tílo 396ε. En el Banquete la Filosofía aparece como una especie de locura divina que diviniza al hom bre y lo conduce al conoci­ miento de la belleza trascendente 2.318 P . éste al de la belleza moral de las almas.

διανοία. libre del estorbo del cuerpo material. etc. . le está prohibido tocar lo que es puro» 7.semn bles. λογισμό. evocar. en una aspiración de orden afectivo.C .2 5 5 ) . -1 T od o lo sirve dc medio para algún modo ¡i la contem plación de esas realidades supia. M as reconociendo que la contem plación directa de las ideas es im posible mientras el alma se mantenga unida al cuerpo material. el esfuerzo combinado de la Dialéctica. 7 Μ ή καθαρω y à p καθαρού «εφάτττεσθαι» μή ο ν Θεμιτόν 6 5 a ). o al menos para adivinarlas. en contraste con el hedonismo mitigado del Banquete.L i. Am bas llegan al mismo término. Pero Platón no se contenta ya con un simple conocimiento racional6. recordar lo contemplado en la existencia anterior. 6 ή (Fedón 6 7b . c f. 64a- . L . en purificar el alma despren­ diéndola de las adherencias materiales que la ligan al mundo corpóreo. la poesía. del A m or y de la V irtud deberá consistir. disfrutaba de la contem ­ plación directa del mundo superior. en cuanto en posible en esta vida. en lo cual concibe la feli­ cidad suprema del hombre. las cuales la im piden elevarse a la contemplación 5 « L ’in t u iz io n e o n to lo g ic a . C on esto la Filosofía adquiere un profundo sentido moral y su fin coincide totalmente con el de la virtud. Em pleando una expresión tomada de los misterios. t u t t e le e s p e r i e n z e e t u t t e e s e n z a la q u a le r im a r r e b e r o in e s p lic a b ili i p r in c ip i le a t t i v i t à d e l l o s p i r i t o . prescribe: «Al que no es puro. del sapere e i v a l o r i d e l l a v it a » ( S t e f a n i n i . E l amor y el ascetismo ascetismo. p o s s ib ile s o lta n to in u n ’a ltr a v ita . en una adivinación de carácter poético. sino que aspira al retorno al estado feliz prim itivo. en que el alma. y por otra.. en una intuición previa. y que Platón tratará de justificar con el esfuer­ zo gigantesco de toda su filosofía. en despertar la «reminiscencia». Es preciso liberar el alma. y se convierte en un postulado. por una parte. a l l a q u a l e c o l l a b o r a n o . sentimental. en un presentimiento. v ie n e s o s ti­ t u i t a in praesenti statu d a u n ’ a f f e r m a z i o n e o n t o l o g i c a . (F ed ó n 79a). extrarracional. L a prueba dialéctica de la existencia de un mundo trascendente deja de ser una conclusión lograda al término de un largo proceso racional. que desempeñará en la fi­ losofía platónica una función semejante a la de las hipótesis en Matemáticas. c o n p r o c e d i m i e n t o e d u t t i v o . entreverlas. Pla ton e I p . aunque por distintos caminos. Este sentido catártico de la Filosofía aparece sobre todo en el Fedón. en sugerir. disponiéndola a su separación completa de la carga y del impedimento del cuerpo y libertándola del ciclo de las transm igraciones. desprendiéndola de las adherencias materiales que la ligan al cuerpo y a las entidades ficticias del mundo físico.

. ni el placer.·—«Todos estos desposados con la Filosofía. que no es sino morir y estar muer­ tos» (64a). de los amigos 8 F edón 6yd:— άττό τής του σώματος κοινωνίας διαφέροντος (65a). en cuanto es posible. E l filósofo desdeña los placeres y los bienes propios del cuerpo para purificar su alma y consagrarse de lleno a las cosas de su alma y anticipar en lo posible la contem­ plación de las realidades eternas 15. 15 Fedón 6a-67b. sin tener con él ninguna com uni­ cación. a solas consigo» 8.320 Ρ. . φιλομαθείς). L a verdadera y principal ocupación del filó­ sofo es aprender a m orir y prepararse para la separación del alma y el cuerpo 14. tratase de aprehender según lo que es en sí mismo y por sí mismo. 537d. ni el dolor. por sí mismo. L a muerte es un bien. cada una de las realidades?»10 «¿Y no se razona mejor cuando no la perturban ni el oído. 'Platón de las verdaderas realidades del mundo superior. Y ¿no es esto acaso meditación de la muerte?» (81a).— Esta y otras frases semejantes que abundan en el Fedón habrían hecho las delicias de Descartes si las hubiera conocido.— μή κοινωνοΰσα αύτφ μηδ’ άτττομένη (65c). desprendiéndose del cuerpo. 14 F ed ón 64a-6sa. por el pensamiento sólo. L a Filosofía como «meditatio mortis».— Este anhelo purificatorio se traduce en un desprecio de las cosas del m un­ do que llega hasta convertir la Filosofía en una meditatio mortis. el sentido que tienen en Platón es muy distinto del que más tarde les dará el filósofo francés. Por esto el verdadero filósofo no debe temerla. sin recurrir en el acto de pensar a la vista o a cualquier otro sentido.— τό χωρίξειν ότι μάλιστα άττό σώματος τήν ψυχήν (67c). tiende a lo que es en sí?» 11 2. R ep . En esto se distinguen los amigos de la sabiduría (φιλόσοφοι. en una preparación para la muerte 12. 12 μελέτη θανάτου (F ed ó n 8la). tienen oculta su aspiración. para concentrarse en sí misma. 9 παρασκεύασβαι τήν διάνοιαν κεκαθαρμένην (F ed ón 66c). 13 ¡Fedón 82c-84b. Para llegar a la contemplación de las cosas superiores es preciso prescindir de los sentidos y de todo lo corpóreo: «¿Quién. acostumbrar al alm a a dejar la envoltura del cuerpo. 11 F edón 650. «Purificarse es separar lo más posible el alma del cuerpo. ni la vis­ ta. sin mezcla. sino disponerse anticipa­ damente a ella 13. sin mezcla. sino por medio del pensamiento en sí mismo. No obstante. «Y esto no es otra cosa que filosofar rectamente y ejercitarse en estar verdaderamente muertos. sería capaz de alcanzar el ser más puram ente que aquel que.64. «Es necesario preparar una inteli­ gencia purificada» 9. pues..ΠΙ. pues trae consigo la liberación de todos los males.— λύσις καί χωρισμός ψυχής "αττό σώματος (6yd). sino que encerrándose en sí misma. Cf. 10 F ed ón 6sc-66a.

cuando en una vida anterior contem­ plaba el mundo de las Ideas.66e. y esto les hace despreciar las cosas de aquí abajo y mirar hacia arriba. una de dos: o no nos será nunca concedido alcanzar el conoci­ miento. «Y como decíamos. de los amigos de las riquezas (φιλοχρή­ ματοι). vuelven a reconstruir sus recuerdos por medio de la D ialéc­ tica. 23 Banquete 209bc. 16 Fedón 17 Fedón 18 Fedón 19 Fedón . o después de muertos. antes no» 19.276e. ¿no son los verdaderos filósofos los que trabajan más. 66b. y conservan una leve reminiscencia de lo contemplado en su existencia anterior. cuando el alma estará sola. En el Fedro se atenúa un poco el sentido ascético del Fedón.ioibc. 20 Fedro 248b.68b.68b. ¿no es esta misma separación del alma y el cuerpo?» 17 «Mientras tenga­ mos cuerpo y nuestra alma esté unida a este elemento malo. El filósofo «se aparta de los objetos a que tiende el interés de los hombres y se adhiere a lo divino». el ideal de la Filosofía en el Fedón consiste en una evasión del mundo ficticio sensible al m undo inteligible. 21 Mito de las cigarras (F edro 259bc). Son amigos de la Belleza 23 y amigos de las Ideas. U na vez unidas al cuer­ po. Fedro 248d. 3ia. Esto hace que el vulgo los tenga por locos. Sólo los filósofos tienen alas en su pensamiento. El filósofo realiza su misión no tanto por los caminos de la mortificación cuanto por los del amor y de la ciencia. a la verdad» 18.68c. pues. donde se hallan las verdaderas realidades. «Si con el cuerpo no se puede conocer nada sinceramente. poseídos 67b. a la manera de los pájaros 22. o más bien los únicos que trabajan en liberar el alma? L a ocupación esencial de la Filosofía. hiperuranio. El alma.82c.13· E l amor y si ascetismo 821 del cuerpo (φιλοσώματοι).C . concentrando en la unidad de las Ideas la m ultiplicidad de las sensaciones recibidas de las cosas sensibles 20. tiende a recuperar sus alas y retornar a su estado celeste. de los amigos del poder (φιλαρχοΐ) y de los amigos de los honores (φιλότιμοι) 16. cuando en realidad están poseídos de dios (ένθουσιάξων). 66e. Las almas destinadas a encarnarse en cuerpos de filósofos son las que lograron entrever algo de las realidades del m undo supe­ rior. impulsada por la fuerza del dios-amor. o sea. Propio de estas almas es permanecer en contacto con las realidades superiores y no preocuparse de las necesidades vu l­ gares de la vida 21. 22 Fedro 24gd. y me­ diante la «reminiscencia» despertada por la Dialéctica. nunca llegaremos a lo que deseamos.67d. A sí.

517d. 496d. δέ δίκαιον καί όσιον μετά φρουήσεως γένεσθαι (Teeteto I76ab).ll l .— μαντικόν yè τ ί ή ψυχή 28 ένθενδ’ έκεϊσε φεΟγειν 6τι τάχιστα* φυγή δ* όμοίωσι. N o le importan las cosas de la tierra. 4763. por intuición directa. torpe para los asuntos prácticos y los negocios públicos. 24 ενθουσιασμό. y el conoci­ m iento puram ente sensitivo 26. en la cual cree encontrar el funda­ mento de su Dialéctica y una prueba experimental de su teoría de las Ideas 29.. de huir de las cosas de aquí abajo lo más pronto posible.279b. bajo el im pulso del amor. L a « rem in iscen cia» . 29 Menón 8ia-82. para asimilarse a Dios. como en el Fedón. 2Ó5ab: clases de delirio. L a contem plación directa de las Ideas no puede conseguirse en esta vida mientras dure la unión con el cuerpo. Pero sí es posible el anhelo. Fedón 72e-73a. Pero es porque su pensamiento planea por encima de todas las m ezquindades y penetra en las «profundidades celestes». no tanto por procedim ientos ascé­ ticos.331a).— θειον Cf. L as pequeñeces del m undo alientan en el filósofo un deseo vehem ente de evasión. pintándolo como un ser aparente­ mente inútil. (238c). 25 Fedro 277e.278b. Platón de entusiasmo. Rep.— D e la doctrina pitagórica sobre la preexistencia de las almas deduce Platón su teoría de la «re­ miniscencia» (ανάμνησή). . en las almas de los jóvenes para enseñarles el camino de la salvación 25.3 2 2 P . 6εω κατά τό δυνατόν* όμοίωσι. que es propia de los dioses y de las almas separadas. que ignora hasta la calle que conduce a la plaza pública y al lugar de los tribunales 21. m ovidos por el delirio divino del amor 24. nos ofrece una deliciosa descripción del filósofo. Fedro 24gbc. 27 Teeteto 175c-177c. Banquete 203ass. haciéndose justo y santo en la claridad del espíritu 28. 507b. μανία (249b). si bien esto en el Fedro se realiza. Rep. en una larga digresión. Λ los filósofos les corresponde la misión educadora de derramar las semillas de la verdad. 3. inter­ medio entre la ciencia contemplativa. acostumbrado a contem ­ plarlo todo desde una visión más alta. E l Teeteto. la tendencia dinámica hacia la sabiduría. A s í aparece la Filosofía como una especie de saber. cuanto por procedimientos intelectua­ les y por el amor. π όθο.— L o s όσιοι eran los iniciados en los misterios del orfismo ( Gorgias 482C-486d. 26 Fedro 278c.4943.74a-75c.500de. A ello va unido el esfuerzo de purificación y de desprendimiento del elemento corpóreo del hombre. objeto de burla para el vulgo. adqui­ riendo con ello la plenitud de sentido la etimología de la palabra (φιλος-σοφίας).

se obtiene otro de doble superficie construyén­ dolo sobre la diagonal del primero. La teoría de la «reminiscencia» aparece en el Menón. reconstruyendo la visión com­ pleta de la realidad. El alma para Platón no es la tabula rasa de que hablará Aristóteles. 13. sino tan sólo recordar lo ya conocido en su existen­ cia anterior 31. A l unirse con el cuerpo. 31 τό γάρ ξητεΐν άρα καί τό μαυθάνειν ανάμνησή ολον έ'στιν ( M enón 8icd). F ileb o 34. aprender no es adquirir nuevos co­ nocimientos.i consiste en la conservación de las sensaciones. Con ello trata de hacer ver que el esclavo que no ha estudiado matemáticas recuerda lo que su alma ha conocido cuando. contemplaba el mundo ideal.C. que quedim impresas en los sentidos como el sello en la cera blanda. Así los fragmentos dispersos del conocimiento anterior constituyen las opiniones verdaderas y rectas (άληθεΐς δόξαι. 32 Dado un cuadrado. los cuales son co­ pias o imitaciones de las realidades del mundo superior in­ visible. y la ciencia consiste en ordenarlos. mentre l'opinione vera e il frammentario ricordo della visione totale delle cose avuta nelle precedenti. A ello contribuyen los procedimientos racio­ nales de la Dialéctica y también las impresiones que los sentidos reciben de los objetos del mundo corpóreo. 33 «Ma. la scienza è la completa sistema- . όρθή δόξα). antes de unirse al cuerpo. Píndaro contiene muchos elementos órficos.i n i que òil. por lo tanto. o que el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos: a 2 — b2 + c2. tal como el alma la contemplaba en su existencia anterior 33. hace llegar a un esclavo ignorante a demostrar el teorema de Pitágoras 32. La fuminìscencìit 85S8 La «reminiscencia» se distingue de la memori. el cual. y sola­ mente necesita volver a recuperarla por medio del recuerdo. pero el alma conserva innata toda su ciencia (επιστήμη ένοϋσα). 30 Teeteto 191-195. Platón aduce como prueba experimental la maièutica de Sócrates. por medio de preguntas hábilmente graduadas. En el M en ón alude Platón a Píndaro como autoridad para asegurar la preexistencia de las almas. y. esos conocimientos quedan oscurecidos. mieti· tras que aquélla es el despertar del conocimiento que el alma poseía antes He venir a este mundo por haber disfrutado de la contemplación del mundo superior de las Ideas 30.

en el orden ontològico. de la verdad y de la ciencia en objetos fijos. 3 Fedro 24Qbc. pero buscando a la vez el fundamento del ser. la impermanencia y la contingencia de las cosas del mundo que perciban los sentidos. el sentido en ambos es muy distinto. E l m und o de las Ideas i.m. Platón no la abandonó jamás. me­ diante el cual la inteligencia se eleva por encima de lo móvil. estables y absolutos por encima de la movilidad. Sócrates había hallado el verdadero camino para la solu­ ción del problema de la ciencia con su método inductivo. porque la ciencia requiere objetos fijos. 4 1 En Platón y en Aristóteles lo «universal» no se contrapone a lo «par­ ticular». el sentido de realidad fija. el ser y el no-ser. Por esto los objetos de la ciencia no pueden ser conocidos por los sentidos. D esarrollo del pensam iento platónico sobre las Ideas. sino que tiene. P la ­ p. la impermanencia. lo contingente y lo necesario. Platón trata de superar las antítesis entre lo uno y lo múltiple. la contingencia y la no-realidad de las en­ tidades del mundo físico. sino solamente por el entendi­ miento. L . La influencia de Heráclito. Con esa teoría pretende dar una respuesta a los grandes problemas del ser. C A P IT U L O X IV E l ser. N o es posible tener un conocimiento científico y cierto de semejantes entidades. zio n e e q u in d i la r ic o s titu z io n e d e lla vis io n e originaria» (S t e f a n i n i . Pero en los Diálogos posteriores des­ aparece por completo.324 P. a través de Cratilo. lo relativo y lo absoluto. ante todo. de la ciencia y de la verdad. lo móvil y lo inmóvil. No obstante. estables y permanentes por encima de toda mutación 1.— La teoría de las Ideas constituye el eje central del des­ arrollo del pensamiento platónico. objeto de ciencia. pues Platón buscará esas realidades. dejó para siempre en Platón un profundo sentimiento de la movilidad. Aunque a lo largo de su vida la reviste de diversas modalidades. estable y permanente. mientras tone . Platón En el Fedro y en el Fedón Platón utiliza la «reminiscencia» como prueba fundamental de la inmortalidad del alma y de la existencia de las Ideas 34. 104). En ella van implícitos todos los problemas planteados por el pluralismo de los pitagóricos. el movilismo de Heráclito y el monismo estático de los eléatas. salvando por una parte la multiplicidad real de las cosas y la realidad del movi­ miento. Fedón 743-750.

sino tam bién valor ontològico. V io claramente que la existencia de seres múltiples. invisible. son seres particula­ res y más reales que los individuos que de ellas participan. m ien­ tras que el mundo físico es el de lo indefinido (αόριστου). de lo defini­ do. y por otra. Por esto la palabra «idea» im plica un equívoco.C. y ante que Aristóteles se contentará con hallarlas en los conceptos abstractos de orden lógico. firmeza. En el Eutifrón deduce el concepto de «santidad». por abstracción. Pero del conocimiento de una pluralidad de seres dotados de esa misma cualidad. tienen la suficiente fijeza. v. Y cree hallar la solución del problem a atribuyendo a esos conceptos no sólo valor mental. 2 τί έστί τό καλόν (H ip. el mundo superior. 2.— Pero Platón hace sufrir m uy pronto una profunda trans­ formación a los conceptos socráticos. en el Gorgias. subsistentes. no como lo abstracto a lo concre­ to. El mundo «ideal» es el reino de lo concreto. muchas cosas bellas. que se aplica y se realiza en todos ellos. contingentes. en el orden lógico. un concepto universal. visible.gr. D e esta manera la realidad quedará dividida en dos mundos distintos y contra­ puestos. porque entre ambos mundos. sensible e inteligible. la inteli­ gencia forma. Esos dos mundos se contraponen. estable y absoluta. mudables y rela­ tivos postula necesariamente la de una realidad fija. maior 286d). a) Hippias mayor. situadas en un m undo su ­ perior al físico que perciben los sentidos. el de «bien». estabilidad y necesidad para consti tuir objetos de conocimiento verdaderamente científico. por una parte. Es ei método que Platón emplea en sus primeros Diálogos. sino como lo perfecto a lo im perfecto en el orden ontolò­ gico. de lo no-medido (άπειρον). considerándolos como entidades reales.14. Sócrates com ienza preguntando: qué es lo bello 2. el universo físico. especialmente a objetos de orden moral. D e los «conceptos» socráticos a las Id eas su bsisten­ tes. material. lógico y abstracto. Exis­ ten. como su maestro. de lo medido (πέρας).. en el Lisis. los cuales. etc. aplicándolo. basado en la realidad.— L os primeros indicios de esta m oda­ lidad del pensamiento platónico aparecen en el Hippias ma­ yor. la be­ lleza. . hay una separación total y una discontinuidad no sólo mental. de la génesis y de la mutación. por ejemplo. LU mundo da U i idem lo particular y contingente. sujeto al cambio y a la m utación. sino ontològica. llegando a la formación dc con ceptos universales. L as «Ideas» de Animal y de Hombre. el de «justicia». eterno e inmutable de las Ideas subsistentes. de la realidad fija y estable.

Esta afirmación. 6 C ra tilo 440a.81CÍ.— En el Menón se presenta la «reminiscencia» como una prueba experimental de la preexistencia de las almas y de la realidad d e otro mundo en el cual han contemplado las entidades que constituyen el objeto de la cien cia4.IU . el dinamismo. Es una aplicación de la psicología pitagórica. (H ip .— L os prolijos análisis etimológicos del Cra­ tilo tienen por objeto hacer ver que es im posible establecer firm emente una ciencia del lenguaje sobre los principios del heraclitismo. Platón. Platón la respuesta del sofista: «lo bello es una joven hermosa». los modelos.— El Banquete marca u n avance m uy im ­ portante. inm utables y siempre idénticas (αύτό τό καλόν και αγαθόν) por encima del fluir de las cosas particulares del m undo físico. . aunque todavía no em plea la palabra Idea. que es una realidad subsistente. en una región todavía inde­ finida. que consiste en la contem plación de la Belleza en sí 7 (αύτό δ έστί καλόν). Com o solución del problem a sugiere Platón la existencia de realidades p er­ manentes. pro­ sigue inquiriendo si existe la belleza en sí misma 3. en la cual trata Platón de buscar un fundamento a su creencia en la existencia de un m undo trascendente. y además que tampoco basta la ciencia del len­ guaje para dar razón de las cosas significadas. E l amor (ερως) conduce al filósofo hasta la única ciencia ver­ dadera. c) Cratilo. las im ágenes (είκών). «Si existe una joven hermosa. «No puede haber conocimiento si todo se transforma y nada permanece» 6. determina claramente su pensamiento a propósito de la Belleza. el cam ­ bio. las cuales sirvan de fundam ento al conocimiento científico 5. 5 C ra tilo 439cd.326 P . lo inmutable. es que existe la belleza por la cual las cosas son bellas». b) Menón. en el mundo físico. 7 Banquete 21 od. el movimiento. y abajo. la pluralidad. ob3 α tI έστί αύτό τό καλάν 4 M enón 72-75C. las esencias. C o n esto el concepto lógico de belleza com ienza a d e­ jar de ser una pura abstracción mental para empezar a con­ vertirse en una realidad ontològica. escalonadas jerárqui­ camente hasta llegar a una realidad que sea la belleza en sí misma. la quietud. aunque todavía no desprendida com ­ pletam ente del conceptualismo socrático. lo estático. d) Banquete. equivale ya a estable­ cer una gradación de bellezas particulares. maior 288a). Desde el Cratilo el pensamiento platónico comienza a p o ­ larizarse en dos extremos: arriba.

aparecen las ideas de Justicia. Son la verdadera causa de todas las demás co­ sas 23. simple incorpórea i4. Da por supuesta la teoría como doctrina corriente en su escuela 18 y emplea ya de manera habitual la palabra είδος. 20 δύο είδη οντωυ· τό μέν ορατόν. ni en la tierra. Las cosas bellas sensibles son imitaciones (είδωλα) de la Belleza en sí (212a). 16 τό παν αύτό αύτώ ξυνδεδέσθαι (202e). uno visible y otro invisible.— Hasta ahora solamente tenemos expresamen­ te mencionadas dos entidades subsistentes: el Bien y la Belle­ za en el Cratilo y la Belleza en el Banquete. λόγος ούδέ Tis έπιστήμη. 11 No aumenta ni disminuye: οϋτε αύξανόμενον ούτε φθίυον ¡2Ha). 19 Fedón 101c. 24 Fedón 66a. 2 αιτία (iooc). ή έν τω άλλψ. a) Fedón.76d. de Grande y Pequeña. 14 ούδέ άλλο ούδέν ών σώμα μετέχει (21 la). 12 αύτό καθ’αύτό μ ’αύτοϋ (21 lb). indisolubles 21. Además de la Belleza y del Bien. son 8 ούδέ τι. 3 25 Fedón 77a. eterna l0. οΐον έν ζώω f| έν yfj. sino que existe siempre uniforme. de San­ tidad.— τό βείον καλόν μονοειδέ. pero los carac­ teres que asigna a la de Belleza serán los mismos que aplicará a todas las demás. in­ opinables 22.jctiv a K trascendente . a cada uno de los cuales pertenecen distintas clases de seres con caracteres opuestos 20. que no nace ni perece. 15 Selos ών (209b). que son las de imitación y de participación. in­ mutables. 22 άδάξαστον (84a). cuyas fun­ ciones detallará en diálogos sucesivos. de Igual y Desigual (αύτό τό ϊσον). 18 Fedón 72e. divinas. ni en ningún animal. divina y que diviniza al hombre que la posee 15. Las entidades del mundo invisible son eternas. (2iia). de Diada y de varios números 19.. ininteligibles. por sí y consigo (21 lab). ε& 13 μονοειδέ. 10 άεί ον καί οϋτε γιγνόμενον ούτε άπολλύμενον (2loe-2lie). En el Fedón aumen­ ta el número de Ideas y se precisan más sus caracteres. autosuficiente i2. τό δέ άειδέ$ (79a)· 21 τω μεν θείφ καί άθανάτίρ καί νοητω καί μονοειδεϊ καί αδαλύτω καί άεί ωσαύ­ τως ( Fedón 8oe). Ι7 πάντα καλά έκείνον μετέχοντα (21 ib). inmutable ll . Aparecen también dos nociones importan­ tísimas. Las esencias que a él pertenecen tienen toda cuanta realidad es posible tener 25. en sí. Platón afirma ya con toda claridad la existencia de dos mundos. (21 lb). vínculo de toda la rea­ lidad 16. simples. Es el mundo del ser purísimo 24. 102b. ni en otra cosa alguna. No se encuentra en ninguna otra cosa. ή έν ούρανω. uniformes. ni en el cielo.100b. . 9 ούδέ που δν έν έτέρω τινί. modelo del cual participan todas las cosas bellas 17 En el Banquete no menciona Platón más Ideas.

328 P . invocando el hecho de la reminiscencia. que reclama objetos fijos. Platón verdaderamente aquello que es 2t> Son las esencias mismas que . superando las imágenes y despren­ diéndose de la cárcel del cuerpo mediante la práctica ascética de la virtud 32. 34· τό άριστον καί τ ό βέλτιστον (9 7 c )· 35 ξννδειν. con caracteres contrapuestos a las del mundo físico sensible. El alma. puros seres. y la 26 27 28 2 ή ουσία εχουσα τ ή ν έττωνυμίαν τ ο υ ò εστιν (9 2 d ). abrazar y sostener 35 todos los seres. aunque no contrarias 33. En el Fedón tenemos ya claramente definidas la existencia y la naturaleza de las entidades pertenecientes al mundo ideal. Otro argumento es la existencia de la ciencia. En él andamos como en tinieblas 29. el alma conoce verdaderamente el ser 28.73c-7Sc‘77a*84t)*iooab. distintos. inmutables. despertada por las impresiones de los sentidos. Pero aunque al descender a este mundo olvida su conocimiento. aunque aparece esbozada la primacía de la Idèa de Bien 34. estables. Por el contrario. En el Fedón formula Platón varios argumentos para demos­ trar la existencia del mundo suprasensible. que Platón explica asignando a cada uno esencias subsistentes en un mundo suprasensible: las cosas son grandes y pequeñas y se oponen entre sí.m . Todo cuanto tiene de ser lo recibe por participación 30 de las realidades del mundo superior. definimos como existentes 27. Fedón 6yá. a las cuales es semejante 31.67ab. contempló en otra vida ante­ rior las realidades del mundo ideal. συνέχει (9 9 c)· . no obstante queda como latente en ella toda su ciencia anterior. que. αύτή ούσία ής λ ό γ ο ν δίδομεν το υ είναι (78(d). La misma conclusión se deduce de la coexistencia de los con­ trarios en el mundo sensible. distintas. el mundo visible es mudable y pertenece a la opinión. y a la que presenta como único Atlante que tiene fuerza para ligar. tal como los percibe la inteligencia. al mismo nivel y sin coordina­ ción jerárquica entre sí. antes de unirse al cuerpo. puede volver a reconstruirla mediante el raciocinio. Pero. ώ σπερ έν σκοτει (9 9 ^ )· μετέχει ( i o o c ) . El principal es de tipo psicológico.66bd. in­ corruptibles. sin embargo. pero lo grande y lo pequeño son Ideas subsistentes. Conociendo esas realidades. 9 30 31 δμοιον ( 7 4 a )· 32 33 Fedón 6sd. ό τευξόμενοζ τ ο υ δντος (6 6 a). Son distintas y concomitantes. las Ideas permanecen todavía a manera de mónadas. que suplanta a la Belleza del Banquete.

Y por otra. ya sugerida en el Fedón. comunicación. Banquete 211b. En el República aparece un esbozo de ordenación jerárqui­ ca. a manera de una monarquía. Pero a partir del libro V se desarrollan aún más los conceptos que hemos visto en el Fedón.. 43 ή του άγαθοϋ Ίδεα (493b"e-S°Sa'5c 7a"e)· > 44 R ep. 41 φαντάσματα (532C. imperecederas (485b). όρατό.52oc.C . τό νοητόν.534c-6ooe). se consolida definitivamente en el República.443c. destacan especialmente dos. el m undo físico visible 38. ούσι (532c). . invisi­ bles (529b) y puras (573d). por encima de toda la m ultitud de Ideas. E l m undo du lau ideas influencia sobre el ser y la finalidad de las cosas se distribuye entre ellas por igual. τα νοητά. τό δοξαστόν.5°9c.. ni tampoco figura la Dialéctica en el programa de educación. que es la Dialéctica. Tam poco se precisa la naturaleza de sus relaciones con los seres del m undo sensible. L a primacía del Bien. el término últim o de todo proceso in telectivo 46. Por una parte. f) República. Fedón looc. la causa. las imágenes oscuras 42 de las realidades del m undo superior. Se delim ita claramente la contraposición entre los dos mundos. κρασί. al cual pertenecen todas las realidades su b­ sistentes. τόττο. 37 νοητό. manifestación. que es la de Bien 43. 38 χο όρατόν.. en la cual se encuen­ tran los hom bres como desterrados y prisioneros. Es el más excelente de todos los seres 45. semejante a una caverna. R ep. el cual constituye el objeto de la ciencia suprema. que son las de Justicia y de Belleza.599a)· « εϊκονε. 476a). μίξι. de la verdad y ia fuente del conocimiento de todas las cosas 44.. en que. y por encima de todas la suprema. pudiendo solamente conocer las sombras 39. 46 R ep. 517b. el fin y la razón última del ser.601b). los fan­ tasmas 41. 476c!. envuelto en tinieblas (so8d). 478ε). R ep. en la cual se condensa toda la plenitud del ser y de la perfección. la cum bre del ser y de la inteligibilidad. Es el principio del ser (511b). 45 τοϋ άριστου έν τοϊ.532c. μέθεξή (participación. F edón 100c). 509a.. el ideal 37. 39 σκίαι (sisd)· 40 είδωλα (516b. (402c. L a parte m ás 3e Estas palabras son: παρουσία (presencia. inmutables.I 4. Fedón lood. que es el mundo del ser perfecto. τόπο. eternas. Es la Idea de las Ideas. las semejanzas 40. κοινωνία (comunidad. intermedio entre el ser y el no-ser. μετάλεψι.— L a doctrina de las Ideas no aparece m en­ cionada en los primeros libros del República. aunque ya apare­ cen las palabras que más adelante servirán para expresarlas 36.

por m uy hermosas que sean ambas cosas. respecto del entendim iento y de los inteligibles. y que además da el ser. dándoles la plenitud del ser qu e les corresponde. fecunda y da el crecim iento a las cosas. sino más bien como un influjo difuso de coordinación entre los distintos seres del universo. Es el que hace perfectas a las mismas Ideas. U tilizam o s la traducción de P a b ó n . que produce la luz. que no sólo produce la verdad y perm ite al ojo del alma ver las Ideas. aunque él queda por encima y fuera de toda esencia (509b). pero tam bién como causa de la ciencia y de la verdad. A u n q u e estas ex­ presiones no hay que entenderlas en sentido estricto de causali­ dad eficiente y creadora. perm aneciendo distinto y separado de ellos: «En la región intelectiva es. 51 έν τω γνωστορ τελευταία. «Lo que proporciona la verdad a los objetos del conocimiento y la facultad de conocer al cognoscente es la Idea de Bien. el sol del m undo visible.330 P . pues está más allá de la esencia 49. está en todas las cosas. Platón brillante del s e r 47. y. las hace útiles y beneficiosas (505a). του άγαθοϋ. y en este sentido. 49 ούκ ούσίας όντο.G a lia n o ( M a ­ d rid 1949). por la cual podemos ver los colores. . asociado a la Justicia y a las demás virtudes. Es el objeto más sublim e de conoci­ miento. L o más dichoso de cuanto e x iste 48. 50 R ep. sino que da la esencia y la existencia a todas las cosas (509b). q u e es infinita. pero que los trans­ ciende a todos. tanto del mundo sensible como del inteligible.lll. y la Idea de Bien. Es el sol del m undo de las Ideas. lo mismo que el sol en la región visible respec­ to de la vista y de las cosas visibles». 48 τό εΰδαιμονέστατον τού öv to s (52Öe). quiere decir que la Idea de B ien está m ás allá d e toda limitación. a la cual debes concebir como objeto del conocimiento. que está presente en todos los inteligibles. y así. dicho de otro modo. «En los últim os confines del m undo in telig ib le51 está la 47 του o v i o s τό φανότατον (518c). Es la fuente del ser y de la esencia de las cosas (509b). o como una propiedad que se encuentra en todos los seres. en cuanto que da la perfección y la plenitud del ser que corresponde a cada una. 5o8b-e. el conocimiento y la verdad. N o tiene esencia. E ntendiendo la esencia com o principio de lim itación y de distinción de las cosas. vivifica. Platón lleva hasta el término el paralelo entre los «dos re­ yes» de los dos mundos. y que los abraza y liga en un vínculo común. sol del m undo inteligible. άλλ’ϋτι επέκεινα της ουσίας πρεσβεία καί δυνά­ μει υπερέχοντος (509b). juzgarás rectamente si consideras esa Idea como otra cosa distinta y más hermosa todavía que ellas»50. o.

pueden perderla cuando el segundo prevalece sobre el primero. las cuales son la fuente y el origen del movimiento. y que. 56 g|s τό ον όντως (249c). inmóviles. las Ideas. destacando su carácter on­ tològico. en el mundo inteligible (νοητέ»)) es ella la soberana y la que produce la ver­ dad y el conocimiento» 52.— El Fedro significa un nuevo esfuerzo de P la­ tón para superar el heraclitismo y el eleatismo. sin color ni figura. precedidas por los dioses. la Templanza. se elevó al que es real­ mente ser»56. Tam poco aquí determina Platón el núm ero de Ideas. Están situadas fuera del cielo (εξω τοϋ ούρανοΟ). «no cuidando de aque­ llas cosas que nosotros llamamos seres. causa y fuente del ser de todas las demás cosas. y se hace sensible a la vista humana. existen las almas. pero las almas inferiores. habiendo engendrado en el mundo visible (όρατω) la luz y al señor de ella. dioses y al­ mas humanas. M en ­ ciona la Justicia. Son de varias clases: alma universal. y el mundo superuranio inm utable de las Ideas. 54 Fedro (25ob-d). T odas es­ tas Ideas aparecen en la «llanura de la Verdad»54. . la cual percibim os trabajosamente. fulgurante. la Ciencia. El alma. intangibles y p u ­ ramente in teligibles53. que avanzan vertiginosam ente con movimiento circular por las once esferas de los cielos. sino m últiple. L a procesión divina llega hasta el extrem o del cielo y desde allí contempla las esencias supremas. L a relación entre el mundo de las Ideas y el de las cosas 52 R ep. L os dioses gozan perm anente­ mente de su visión. Debajo del m undo de las ideas. el Pensamiento. simplicísimas. que envuelve en sus resplandores las cosas terrenas. pero sólo alude en especial a la Belleza. que están situadas fuera del cielo. uno bueno y otro malo. 55 !v τω δ Ιστίν òv ö v t c o s επιστήμη (247c). Acentúa to ­ davía más la distinción entre el mundo cósmico del m ovim ien­ to. en carros tirados por caballos alados. L a ciencia perfecta consiste en el conocimiento de las rea­ lidades del mundo superior 55. g) Fedro.C. 53 Fedro 247c-e. y está representado p rin­ cipalmente por las Ideas. que son entidades estables. una vez percibida. Platón describe en forma mítica la cabalgata celeste de las almas. inmutables. y dentro del m undo cós­ mico. hay que concluir que ella es la causa de todas las cosas ordenadas y bellas. El tumulo de las ideas Idea de Bien. del hacerse (γένεσίξ). E l Ser no es uno. 517c. a cuyo frente va Zeus. pero.14. cuyos carros son arrastrados por dos caballos. Son el ser realísimo ( ö v t c o s o v ) .

. 6 0 Teeteto 167a. de que Platón hace una autocrítica im pla­ cable de su propia teoría de las Ideas. contra el sensismo y el relativismo de los sofistas. ese diálogo constituye una con­ traprueba indirecta. cerrada sobre sí misma. T ras su conclusión negativa. que constituyan objetos estables de conocimiento 60. 58 είκονεξ (2 5 0 b ). donde Platón aborda el problem a de la ciencia. y se hace ver su ne­ cesidad al poner de manifiesto la insuficiencia de todos los d e­ más procedimientos. Pero. tal como aparece en los diálogos que hasta ahora conocemos. en cuanto que trata de hacer ver que. que para Platón solamente ocupan un lugar intermedio antes de la ciencia perfecta. en la hipótesis de que exista solamente un mundo fenom énico. el Teeteto constituye una demostración indi­ recta. sensible. D e esta manera. Las cosas del mundo físico son semejanzas 57.-—L a autenticidad del Parménides ha sido negada por algunos críticos. cuyo rela­ tivism o está inspirado en Heráclito. sin em bargo se tienen siempre presentes. El saber que no trasciende lo sensible no puede llegar a la ciencia. Platone II 102. no se puede pasar a la επιστήμη. es fácil en­ trever a la Dialéctica como la única ciencia que merece el nom bre de t a l 61. que para Platón ocupa un lugar interm e­ dio antes de la ciencia perfecta. de no mencionar expresamente la Dialéctica ni la teoría de las Ideas. pues aunque no se mencionan expresamente las Ideas. negativa. Tam poco son verdadera ciencia las M atem áticas. no hay ciencia. D e la δόξα. L a conclusión del Teeteto es negativa. pues en él se da el caso. aparentemente desconcertante. no es posible dar solución al proble­ m a de la ciencia. D e todo ello se deduce una conclusión im plícita: Si no hay Ideas. imita­ ciones 59 de las realidades verdaderas del m undo superior. de su existencia. sin otro correspondiente de Ideas. N i la sola sensación (αΐσθησις) de Protágoras. H ay que descartar por completo que esas objeciones puedan provenir del joven A ris­ 57 ομοιώματα (250a). h) E l Teeteto. μεμιμημένον (25 i c ) . al pare­ cer desconcertante.332 P. im ágenes 58. διάνοια) de los matemáticos. ad absurdum. S t e f a n i n i . Platón sensibles se expresa en el Fedro en términos de imitación.III. lejos de abandonarlas. ni el discurso racional (λόγος. derivado de Heráclito. i) Parménides. bastan para constituir ciencia si no existen esencias reales trascendentes. ofrece el caso. ni la opinión verdadera (δόξα) de los retóricos.

que entra en la Academia a sus diecisiete años de edad. en perpetuo fluir. la Idea queda separada de sí misma y pierde su unidad esencial (iß ia b ). inmóviles. L a discusión del diálogo se abre dando por supuesta la teoría de la realidad dividida en dos mundos distintos: uno el sensible (τά αισθητά). a la m utación y a la generación. Si lo segundo. y otro. com puesto por esencias inte­ ligibles. de Bien. de Belleza. A cada naturaleza debería corresponder una Idea determinada 63. μιμήματα. 3 6 Parm . móviles. por ejemplo. y queda dividida en tantas partes cuantas cosas participan de ella. E l joven Sócrates ad­ mite sin dificultad la existencia de Ideas de Justicia. privadas de acción y de pasión. El número de Ideas debería ser igual al de especies de co­ sas existentes en el mundo sensible. U n velo extendido sobre muchas cosas no está todo en cada El Aristóteles que figura como interlocutor es «uno de los Treinta». 6 Parra. haciendo ver las dificultades que im plican las relaciones entre ambos. incorpóreas. entonces la Idea se encuentra a la vez en muchas cosas distintas de ella. 132. estáticas. μετέχειν. En cualquiera de los dos casos. en la respuesta de Parménides aparece clara la in ­ tención de Platón de extender el número de Ideas a toda clase de cosas 6S. Parménides rechaza la semejanza que el joven Sócrates le opone tímidamente. de Agua. fecha aproximada en que fue compuesto el Parmé­ nides 62. de Hombre. Es el mundo del Ser. de Fuego. όμοιώματα. la Idea pierde su unidad. y que más bien no son que son (heraclitismo). en 367. al que pertenecen los seres corpóreos. comparando la Idea a la luz del sol. Parménides dirige su ataque en el supuesto de que existan dos mundos de realidades distintas y múltiples. sujetos al cambio. de los pelos.C.. Pero se resiste a con­ ceder que las haya tam bién de los objetos groseros o ridículos. y form ula tres aporías: i . i3 S b c. permanentes en sí mismas. Si lo primero. porque no puede ser ni total ni parcial. ißob-e. παραδείγματα (l32d). o solamente de una parte.133. Imitación: μίμησή. cf. permaneciendo una e idéntica. Filebo 15. a L a «participación» es absurda. del cieno y de la su cied ad 64. 5 66 Participación: μέθεξι. 130c. que está en muchos lugares a la vez. 4 6 Parm . N o obstante. IH munito ila las ¡chuts tóteles. 62 . de la verdadera realidad (eleatismo). o participan de toda ella entera. el ideal (τά νοητά). tanto si se conciben como participación como si se entienden sim ple­ mente como imitación 66. Suponiendo que las cosas participan de la Idea.14.

A h ora bien. 67 Cf. esa pluralidad reclama ser reducida a unidad en una nueva Idea. Serían paralelos.99obi5. XIII 4. I 9. solamente les corresponde la ciencia de objetos determ i­ nados de su propio mundo. Sócrates intenta eludir la dificultad. la cual. En el caso de la grandeza. D ios posee la ciencia de las esencias del mundo ideal. 2. las Ideas se dividirían y perderían su unidad. Por ejemplo. . A r i s t ó t e l e s . Asim ism o. la Idea participada o imitada y. L a Idea resulta de la reducción de la pluralidad a la unidad. suprimiendo la reali­ dad ontològica de las Ideas y reduciéndolas a puro pensamien­ to.334 P. 597bc.III. por otra. Pero esa ciencia no pueden tenerla los hombres. a su vez. Platón una. a su vez. VII 14. otra. Podem os conocer al dueño individual y al esclavo individual. pero incomunicables. y así hasta el infinito. R ep. la Idea de grandeza resulta de m uchos objetos en los cuales vemos el carácter com ún de la m agnitud. con las cosas del m undo sensible. puesto que no poseen en sí mismos las Form as del mundo ideal. la Idea de grandeza y los objetos particulares constituyen una nueva pluralidad que hay que reducir a unidad en una nueva Idea. por una parte. 1039. tam bién en este supuesto. en que entra. a puros conceptos de la mente. El m undo ideal y el m undo sensible no pueden tener entre sí ninguna relación. L a ciencia en sí corresponde a los objetos en sí. las Ideas serían incognoscibles para los hom ­ bres del m undo sensible. pero no para conocer las esencias del m undo ideal. y de ésta y los objetos parciales. L a unidad participada no puede ser unidad (i3 ib e ). Por la misma razón. la ciencia humana solamente es válida para el conocimiento de las cosas del mundo sensible. Pero no en relación.a Argumento del «tercer hombre» (τρίτος άνθρωπος). Por lo tanto. dará origen a otra pluralidad y a una nueva unidad. A u n supuesta la existencia del m undo ideal. Teeteto 200b.a Pero insiste Parménides. tanto en el caso de la participación como en la im itación de la Idea y de las cosas. M e t. resulta una pluralidad. Por lo tanto. 3. Las esencias de las Ideas se hallan en relación recíproca entre ellas mismas. pero no la Idea de «dueño» ni la de «esclavo». y así hasta el infinito 67. pero no puede conocer las cosas particulares del mundo sensible (133a-134ε). sino una parte de él en cada cosa. ni por participación ni por imitación. las cosas que resultan de la participación o de la imitación. debe adm itir que ninguna de esas esencias existe en nosotros» (133c).1079. «Todo el que admita que a cada cosa corresponde una esencia en sí.

En el Parménides había superado Platón definitivamente el movilismo de Heráclito. Parménides había sinte­ tizado su concepto del ser en su machacona fórmula: «El ser existe. sino tam bién en el ideal. El mundo de hu Μι·. que sugiere el mismo Parménides.η Mas. Platón mantiene intacta su convicción: No puede haber ciencia si no existe un objeto estable y permanente. Pero en el Sofista realiza un esfuerzo para superar el eleatismo. 1350-136a. 2 8 Β fr .. Es fácil apreciar su relación con el Parménides y el esfuerzo que en él hace Platón para dar respuesta a las dificultades que allí quedaron sin resolver. Ahora. μηδέν δ’ούκ 70 δλον.5-6). El παντελώς δν del República (477a) tiene todavía mucho de Parménides. por la contraria. 28Β fr. inmóvil y compacta70. tal como aparece hasta ahora en los diálogos anteriores. No existe la pluralidad ni el movimiento. no sólo en el m undo físico. dándoles dina­ mismo. d) hacer posible la com unicabi­ lidad de las Ideas entre sí y con el m undo físico. para hacer ver las consecuencias que de aquí se seguirían68.8. ξυνεχές (DlELS. sustituyendo su hipótesis fundamental de que las Ideas existen. de suerte que no sean puras ilusiones de los sentidos. «Lo que cambia y el cambio son cosas reales» (249b). εστί (D lE L S. παν. b) buscar un principio para justificar la pluralidad de los seres. Platón permaneció m ucho tiempo bajo el influjo del eleatis­ mo. c) romper el estatismo y la inmovilidad de las entidades del m undo ideal. ni tam poco se unifiquen con la unidad de las Ideas. j) Sofista. en el cual van im plícitos varios propósi­ tos: a) salvar el grado correspondiente de realidad. D e esta manera el eleatismo revestía la forma de un monismo total.I~ 2 ). 6 . que Zenón identificó con su propiedad fundamental de la unidad. de las entidades móviles particulares del mundo sensible. 12 . 8 69 gcrri γ ά ρ είναι. Para lograrlo se ve obligado a introducir modificaciones muy nota­ bles en su concepto de ser. pero mante­ niendo intacta su unidad fundamental. Y a continuación inicia una prueba ad absurdum. afirmando la m ultiplicidad real de las Ideas. El Ser es Uno y está­ tico. y que deja sin resolver. u pesar de las fuertes objeciones q u e se propone e n el Parménides. negando toda multiplicidad real de los seres. en el Sofista.— El Sofista marca la cumbre del pensamiento platónico en cuanto a la determinación de la naturaleza de las entidades del mundo ideal. Con esto el Ser se convertía en una cosa rígida. aunque siempre imperfecta.I I. vida y pensamiento. 6 Parm . el no-ser no existe»69.i '. trata de liber­ tarse del inmovilismo de los eléatas.

el hacerse. solemnes y sagrados (248c-249a) deben tener acción y pasión. por una parte. materialistas. cf. va a ejercerse implacablemente la autocrítica de Platón. en quienes personifica a los fisiólogos antiguos. que reducen el ser a lo incorpóreo. en el m undo sensible. arriba. tal como resulta de los diálo­ gos anteriores. Unos seres tan perfectos.0. Por otra parte. en las cuales se concentraba propiamente todo el ser. pues aquí significa simplemente la perfección. imágenes. de pensamiento y m o­ vimiento 72. N o existe la pluralidad ni el movimiento.0.3 3 6 P. esencias puras. la de los eléatas (monismo estático). sin acti­ vidad ni pasividad. siem­ pre mudables y diferentes. 4. mientras que en el República conserva todavía mucho de eleatismo. impermanentes. apariencias. la de los «hijos de la tierra» (αυτόχθονε*. 477a). la de las «musas jónicas y sici­ lianas» (Heráclito y Empédocles). entero y compacto. estén privadas de vida. a la acción y a la pasión. introduciendo modificaciones m uy importantes en su propia teoría. 3. inteligibles e incorpóreas (νοητά καί άσώματα). que reducían el ser a lo corpóreo y a lo que se percibe por los sentidos. So­ bre este concepto de la realidad. la de los «amigos de las Ideas». el Ser. participaciones de las realidades superiores. im i­ taciones. la realidad dividida en dos sectores contrapuestos. y por esto no pasan de ser sombras. pensamiento y 71 Sofista 246b-248ac. el Extranjero de Elea se enfrenta con el estatismo de las Ideas. para quienes el ser es uno. Existe la pluralidad y el m ovi­ miento.°. Es el reino del hacerse (γένεσις). 248ac). siendo tan per­ fectas. L e resulta extraño que. C on ellas se pone en com unicación el cuerpo por medio de los sentidos 71.°. dotadas de la característica de la unidad. materiales. integrado por entidades corpóreas. Es decir. vida. el m undo superior de las Ideas. C o n ellas se pone en comunicación el alma por medio de la razón. M ás bien no son que son. la plenitud del ser. bajo el doble influjo del heraclitismo y el eleatismo. 2.). permanentes. 72 -παντελώς óv (Sofista 2480249a. el m undo físico sensible.UI. es decir. múltiples. para quienes el ser es uno y múltiple a la vez (242c-e). la uni­ dad y la quietud (eleatismo). El sentido de la frase varía. R ep. estáticas. inmutables (246c. de alma. en el mundo ideal invisible. rígidas. En primer lugar. en la cual el Extranjero de Elea repre­ senta la teoría tal como la ha sostenido Platón hasta este m o­ mento. Platón Platón procede contrastando entre sí las distintas posiciones de los filósofos anteriores: i. . inmóviles. la m ultiplicidad y el movimiento (heraclitismo). móviles. y abajo. su­ jetas al m ovimiento y al cambio.

El Ser se comunica a todos los géneros de seres. no pueden com u­ nicarse entre sí. cada cosa es idéntica en sí misma y diversa de las demás. C on esto tenem os ya tres géneros supremos. atribuyéndole una función positiva semejante a la que le concedían los pitagóricos y los atomistas. H ay que añadir.¡4. otros dos géneros. Pero cada uno de ellos. afirma el Extranjero de Elea (innominado por «parricida») que «el no-ser existe en cierto m odo y. como sostienen los partida­ rios de Heráclito. A sí. Cada uno de los cinco géneros mencionados puede decirse que es y que no es. en cuanto que participa del ser y en 73 74 Sofista Sofista 254a. el movimiento y la quietud. y si con lo diverso. y lo Diverso. Hl mundo de las ideas movimiento. ni tampoco puramente dinámico. dos géneros supremos que introducen la vida. Pero él m ismo se mantiene separado (χωρίς). pues. y con ellos los sofistas y los retóricos. por el cual cada cosa es diferenciada de todas las demás. principio de distinción externa. Platón prosigue estableciendo la noción de no-ser como rea­ lidad. aunque perm aneciendo inco­ municables e irreductibles entre s í 73. inmovilizadores del ser. que dan razón de la unidad y de la d iver­ sidad de los seres: lo Idéntico. pero ambos tienen de com ún otro tercer género. Es el principio de adhesión de los seres y el vínculo de su unidad. por lo tanto. Todas las cosas participan tam bién del movimiento y de la quietud. independientemente. se suprim iría la diversidad. el ser puede no ser»74. ni menos se identifica con los tres ante­ riores. N inguno de ellos se confunde. que es el ser. con el cual se comunican. sin multiplicarse ni dividirse en sí mismo y sin perder su unidad intrínseca ni su identidad. El ser no es puramente estático. rígido. se destruiría la identidad. Movimiento y quietud son cosas contrarias y. a su vez. porque. como pretenden los eléatas. principio de la distinción inter­ na. se comunica con el Ser. por lo tanto. Es. que entran en la constitución de todas las cosas: el Ser. si se identificara con lo idéntico. .C . sino que es a la vez estático y dinámico. Contra «nuestro pa­ dre Parménides». por el cual cada cosa permanece homogénea y com pacta en sí misma. Dando un paso más. A q u í comienza la m odificación que introduce ·Ί. 24id. an quilosado. hallamos que cada uno de esos tres géneros es idéntico a sí mismo (ταύτόν) y al mismo tiempo es diverso (θάτερον) de los demás.ι tón. El movimiento y la quietud son dos géneros distintos y con­ trarios. cuantificado. el dina­ mismo y la actividad en el seno m ismo del ser.

una multitud de Ideas absolutamente sepa­ radas unas de otras»79. que son distintos de él por su misma diversidad.i Dialéctica consiste en saber distinguir y separar las Ideas entre si. a cuyas combinaciones dialécticas en el orden mental corresponden otras semejantes en el orden de la realidad ontològica. y de los demás géneros su­ premos: Movimiento y Quietud. que en el Sofista aparece como el género supremo. en cuanto que participa del Ser. aunque no todas indistintamente. mientras que otras se repelen. A plicando ahora estos principios al orden ontològico. esparcida en todos sentidos en una multitud de individuos. άλλ. Pero no todas las letras pueden combinarse indistintamente. con­ servando cada una su identidad intrínseca. participan todas (μετέχειν) del mismo género. vocales y consonantes. pensamiento y m ovi­ miento 81. y son delimitadas por el no-ser. cada uno de los cuales perm anece distinto. Cosa semejante sucede con la música.338 P. ca­ ballo. pero al m ismo tiem po es múl­ tiple. τοϋ οντοζ. tanto del m undo ideal como del m undo físico. de suerte que la norma lógica de la D ialéctica adquiere la categoría de norma y función ontològica. tanto del mundo ideal como del sensible.1 l. Es una modalidad del antiguo concepto de Heráclito que Platón introduce en su Dialéctica. las cuales. E l método analítico de la división (διαίρεσή) hace distinguir en las Ideas los géneros (γένη) y las especies (είδη). «El no-ser no es lo contrario del ser. sino sólo diverso del ser» 76.256d. 476. sino sólo las que son afines y no im plican con8 Sofista 25ic-253d. sino de una norma o ley objetiva que regula las combinaciones entre las Ideas. esta bit· ce 1 sus divisiones en géneros y especies. el No-ser existe. finalmente.. el Logos. Platón ilustra esto con ejemplos tomados de la gramática y de la música. y no es en cuanto diverso de todos los demás seres concretos. el género «animal» es uno. señala Platón otro género supremo. L as palabras se forman con la com binación de letras. A la Dialéctica. y después en saberlas combi nar. pero para formar armonía sólo pueden combinarse los que son consonantes entre sí. pues. y de servir como substrato de todas las m utaciones del m undo corpóreo. hombre). en cuanto que es diverso de todas las demás cosas de las cuales se distingue.m. E l m ismo Ser. pues. ούκ ενάντιόν -ri.257a. el que es capaz de ella puede percibir una idea única (μίαν ιδέαν διά πολλών). que ejerce la función positiva de separarlas y distinguirlas en­ tre sí. Platón C. y en unión con el género supremo de lo Diverso contribuye a constituir las cosas. . a su vez. señalando cuáles son las que pueden comunicarsi·. Así. . . y al que hipostasía. 76 T μή δν. tienen vida. todos los cuales. Ejerce la función im portantí­ sima de separar y limitar cada uno de los seres. Por últim o. «la m ayor de todas las ciencias» y ciencia de los hom bres lib re s 78. V . resul­ ta que las Ideas son muchas y distintas. distinguiéndolas y diferenciándolas unas de otras. el movimiento es. pero no es la quietud. (253b-c). 75 Sofista 258c. pero no se identifican con el Ser.255e. C ada una de ellas tiene su propia naturaleza individual (φύσιξ). 79 S ofista 253d. A sí. Y no es.g r. D e esta manera el no-ser adquiere un sentido ontològico positivo de género supremo.. no contraria. sino sólo aque­ llas que tienen afinidad unas con otras y que no im plican con­ tradicción. Sin menoscabo de su identi­ dad y de su inm utabilidad. diferentes unas de otras y que están envueltas extrínse­ camente (εξωθεν περιεχόμενας) en una Idea única. 0 81 Sofista 250c. 78 έτπστήμης.. después. sino diversa del ser..is 'Μ* cuanto que es idéntico consigo mismo... Unas son afines y se combinan fá­ cilmente. τή$ μεγία-re.. luego. El umililo tie his h/v. 82 R ep. recogida en la pluralidad de seres relacionados en ­ tre sí.14. una multitud de Ideas. L as Ideas pueden mezclarse (μίξις) y comunicarse o com ­ binarse extrínsecamente entre sí (κοινωνία τω ν ειδών) 82.. es en cuanto idéntico consigo mismo. No hay que dar al logos el sentido de un entendimiento separado. palabra que en Platón equivale a lo que A ristóteles llamará el τάδε τί. se subordinan al Ser.. T odas participan del Ser. que se añade a los cinco p rece­ d en tes75. en fun­ ción de lo Idéntico y de lo Diverso. la labor que corresponde . Es una realidad. Por ejem ­ plo. permaneciendo distintas. H ay sonidos graves y agudos. que es el género suprem o. una Idea única. El Logos viene a ser como la trama o el com plejo de relaciones posibles entre las Ideas (συμπλοκή τω ν ειδών). Las vocales sirven de lazo de unión entre las consonantes 80. Con esto queda establecida una jerarquía articulada de especies y de géneros. y. «En cada una de las Ideas hay m ucho ser e infinita can­ tidad de no-ser.*?τερον μόνον (247b)· Ò 77 Sofista 260a. atribuyéndole rea­ lidad y autonom ía como ser subsistente 77. porque contiene debajo de sí muchas especies (perro. que es «un otro del ser». Participan del Ser. tenicn do en cuenta que no todas pueden combinarse. le corresponde «dividir por géneros (κατά γένη) y no tomar por diversa una forma que es idén­ tica ni por idéntica una forma que es d iversa.

6 8 Timeo 56c. b) L a validez de la ciencia reclama objetos estables y perm a­ nentes. k) Timeo. Existe un ser eterno. R ep. por la opinión unida a la sensación no razon ada84. ταύτόν. θάτερον. perfectísimas. inte­ grado por entidades eternas. que las liga unas con otras. L os argumentos para demostrar la existencia del m undo in ­ visible son ya conocidos: a) L a perfección y la belleza del m un­ do sensible reclaman un m odelo perfectísim o y una causa in ­ teligente. δέ ουδέποτε öv (28a). 8 Timeo 28a-29a. siem ­ pre idénticas. Para que los raciocinios del entendim iento sean fijos y ciertos deben estar apoyados en objetos fijos y estab les86. δντω.5idc. 7 . que cambia y m uere y nunca permanece ni llega a existir per­ fectam ente 83. En esta doctrina de Platón aparece claramente indicado el principio de las diferencias (έτερότης) de los neoplatónicos.Π Ι. sino una com unicación parcial extrínseca. el ideal.. inmutables. limitando sus esencias y distin­ guiéndolas de todas las demás cosas. ni menos una con­ fusión. el segundo. P o lit. 340 Ρ . 507b. Las diferencias (βάτερου. έτερον) servirán para diversi­ ficar la unidad compacta originaria del Ser (Uno) com ún e idéntico en todos los seres. 26gd. subsistentes. E l prim ero es percibido por la intelección y el raciocinio. m odelo conforme al cual forma el D em iurgo los seres del mundo ani­ mado. A l núm ero de Ideas ya conocidas (ουσία. y otro ser que siem pre nace. que lo ha hecho a im agen y semejanza del m o d e lo 85. unas con otras. N o es tam poco una comunicación general in ­ trínseca de todas las Ideas. que no ha nacido (τό δν άεί) ni ha sido engendrado (γένεσιν δ’οΰκ εχον). que Gf. hermosísimas. c) L os elementos materiales (triángulos elementales) son crea­ dos por el D em iurgo a imagen de los elementos ideales. como constitutivas de las especies y de los individuos (ατομον είδος).— T o d a la doctrina del Timeo se desarrolla en el supuesto de la existencia de dos mundos: uno. 84 νοήσει μετά λ ά γ ν ο υ Τ Γ ε ρ ιλ η τττ ό υ . 83 τί τό γιγνόμενον μέν άεί.509d. su pluralidad y su variedad. como en el Sofista) añade Platón la de Animal eterno. Platón trariedad mutua. que sirven de arque­ tipos para la obra del Dem iurgo. que son absolutamente bellos y perfectos 87. δόξη μετ’αίσβήσεωζ α λ ό γ ο υ ( Tim eo 28a). el cual modela los seres del m undo sensible a im agen y semejanza de las Ideas (29a-b). dejando intacta su esencia interna y su propia naturaleza. Adem ás añade una serie de entidades intermedias. δν δε ουδέποτε (27<J). 5 8 Timeo 29b.

finalmente. el A lm a cósmica. sino de un Estado de «segundo grado». las almas humanas separadas. III 2.209013-15. las Ideas subsistentes. pues. los seres matemáticos. L o s n ú m e r o s id eales.1081825-26.9871314-18.1076a 18-20. pero.°. III 6. de suerte que. L a ausencia de una mención expresa se explica por el carácter de la doctrina política que se propone exponer. III 2. XIII 1. las formas geométricas. y debajo de ellas. los Núm eros y figuras geométricas. A ntes al contrario. 8 8 Los pasajes de Aristóteles son los siguientes. serian eternos e inm óviles como és­ tas.99óa34. los elementos materiales. A h ora no se trata del Estado ideal. las Ideas subsistentes.iooib2Ó.— A base del testimonio de la Metafísica de Aristóteles. Platón. 8. el espacio. las especies de vivientes. así en las Leyes el p ro ­ grama indispensable se reduce a estudiar M atem áticas y A s ­ tronomía. 2. 6.1091310-12. 8. en el extremo más inferior de la escala. L os seres ma­ temáticos serían. los objetos del m undo sensible. en los que pueden apreciarse algunas variantes: Phys. la materia y el no-ser. se ha su­ puesto en el pensamiento platónico un predom inio creciente del pitagorismo. Y así como en el República el programa mínimo de educación destinado a los guardianes inferiores no incluía la Dialéctica. las divinidades astrales. 4. 7. 2. 3. tal como lo había expuesto en los últimos libros del República. Según Aristóteles. se distinguirían de ellas en que las Ideas son únicas. XIII 6. los hombres. intermedios entre los objetos sensibles y las Ideas.— En las Leyes no menciona Platón expresamente la teoría de las Ideas.14. XIV 3. que se reservaba para la m inoría selecta de los gobernantes. por otra. Pero siempre permanece im plícitam ente la Dialéctica y la teoría de las Ideas como la cum bre que corona todo el saber.1076340. III 5. en la últim a fase de su pensa­ miento. y.1091321-25. el De miurgo. Ill 6.0. que se refiere a la enseñanza oral de Platón en sus últimos años (άγραφα δόγματα). 7.i077bi2-i5.io8obn-i5. Por una parte. mientras que los seres matemáticos son muchos. Hl mmulo de las idttiis se escalonan jerárquicamente entre los dos extremos: en la cumbre.108433-7. habría llegado a revestirla con una expresión m atem á­ tica 88. habría creído en la existencia de tres órdenes distin­ tos de entidades reales: i. M e t.2o6bi. es fácil verla im plícita en todo el desarrollo del diálogo.ioo2bi2-i5.0. 1) Leyes. de una Ciudad acomodada a la condición real de la naturaleza humana. el arquetipo de A nim al eterno. .i033b23-24. Pero esto no significa que la abandonara. sin abandonar su teoría de las Ideas.1082a 14-15. I0 9 3 b 2 9 . 3.C. 2. I 6.

Wimmer). de naturaleza idéntica a la de las Ideas. mientras que Jenócrates resolvió los números matemáticos en los números ideales»91. L os impares (3. M e t. El primero sólo admitió los nú­ meros matemáticos. mientras que el dia­ léctico llega hasta la νόησις. 2 X 2 = 4. 89 A r i s t ó t e l e s . sino a la Dialéctica. 2 X 4 = 8).12. suprimiendo por este hecho las Ideas.403. y después las Ideas» 90. quizá no refleja el sentido auténtico de Platón.U I. 99 91 VII 2. L o s números pares (2. 8 + 1 = 9 ) . N o obstante. partiendo de la realidad del U n o y de la D iada indefinida.342 P. «Puede decirse que Espeusipo resolvió los números ideales en los números matemáticos. Platone II 392. Su conjunto probablem ente no excedía de la Década. L os primeros son eternos. L a doctrina propia de Platón. 4. visibles y tangibles). 4 + 1 — 5. y 3) los núme­ ros sensibles (corpóreos.i028b20-2i. 9) se producen sumando la unidad a cada uno de los pares (2 + 1 = 3 . 5. A l matemático le corresponde la διάνοια. el lugar supremo en la jerarquía de las ciencias. Aristóteles su ­ giere la siguiente. mientras que las Matemáticas lo ven como entre sueños. com o principios de donde resulta la serie de números pares e impares. Las Matemáticas permanecen siempre en un grado intermedio. tal como se desprende de sus Diálogos. En cuanto a la generación de los números. Platón. a quienes combate el Estagirita. 2. como Jenócrates y Espeusipo.13 (ed. y pone como tercera substancia la de los cuerpos sen­ sibles»89. fr. M e t. subsistentes. diferenciándose de la Dialéctica en que ésta aprehende el ser tal como verdaderamente es. S t e f a n i n i .° Existen tres clases de números: 1) los números ideales (reales). C o n lo cual queda com pleta la Década. . tal como la expone Aristóteles. 8) resultan de las tres primeras potencias del 2 (2 X 1 = 2. 2) los números matemáticos (conceptos). Sumando la unidad al 6 resulta el 7 (6 + 1 = 7). podemos reducirla a lo siguiente: 1. Y m ultiplicando por 2 el 3 y el 5 tenemos el 6 y el xo (2 X 3 = 6. concebidos como sustancias trascendentes.° Platón nunca atribuyó a las Matemáticas. Platón «Platón hace de las Ideas y de los seres matemáticos dos subs­ tancias. la teoría de los números ideales. Con el testimonio de Aristóteles coincide el de Teofrasto: «Platón coloca en primer lugar los números en la jerar­ quía de los seres que dependen de sus principios. valiéndose de hipótesis y de imágenes. 2 X 5 = 10). identificando los números matemáticos con las Ideas. sino de sus sucesores. y el segundo llegó ai mismo resultado.

etc. de grande y pequeño (μέ/α καί μικρόν).C . N ú m e r o d e Id eas. «mónada») la Diada. 478. 94 διεσχαηματίσατο εΐδεσι τε καί άριθμοϊς ( Timeo 53^)· 9 R ep.14. Son extratemporales.27e. disolviéndose. la Belleza y el Bien en sí En el Banquete solamente hace resaltar la existencia de la Belleza en sí 10°. ocupando un lugar idéntico al de las que ya conocemos 98. A l orden ideal pertenecen tam bién las figuras geométricas ideales: el círculo en sí. las hipótesis y las imágenes. pero no representar 96. el cual hace sus cálculos con ellos utilizando el raciocinio (διάνοια).479. son mayores y pequeños. L os números sensibles son los que van unidos a los cuerpos del m undo material y corren la misma suerte que éstos. Los números y figuras matemáticos son conceptos que se hallan en la mente del matemático. En el Fedón afirma claramente la existencia de un mundo superior invisible. 510c. que consta de limitado (irépccs) e ilimitado (¿rrraipov). 97 E n realidad. Sólo se pueden concebir. 8 99 C ra tilo 430cd. 93 Fedón 960-970. . al «idéntico» y al «diverso» del Sofista. co­ rrompiéndose. E n el Cratilo alude vagamente y con un poco de misterio a la existencia de entidades subsistentes. Entran dentro del objeto de la Dialéctica. de la cual proceden los demás números y las cosas 93. 100 Banquete 211a. 4.37a. Pla ton e II 387SS. S t e f a n i n i . 9 Cf. Se esboza 92 τό Kca‘àpxàs Iv F ilebo 16d. Los números ideales son gé­ neros supremos. pero pueden repetirse indefi­ nidamente. En el Timeo ejercen la función de ejemplares de la obra del D em iurgo 94.51 ia-d.26a. del examen de los Diálogos de Platón no resulta una matem atización de las Ideas ni una sustitución de las Ideas por los números.52óa.24a-c. 5 96 R ep. sino que los números son elevados a la cate­ goría de Ideas. distinto y separado del sensible. lo mismo que las demás Ideas. Hl m undo de U t ideas menciona la Unidad en sí primordial («énada».25c. semejantes al «ser». ioibc.— Platón nunca determinó con pre­ cisión el número de las entidades que componen su mundo ideal. y caen fuera del alcance de las M atem á­ ticas. 97 Tim eo 56SS. Tanto los números como las figuras geométricas de este orden ideal son únicos y no se pueden m ultiplicar ni repetir. las tres especies de triángulos 95.

pero habla de la existencia de los «comunes» (τά κοινά) que son: Ser y No-ser (ουσία.102b-103a. 109 Filebo 16d. el Dónde. 108 Timeo 29b.37ab. Cómo. en la respuesta del mismo Parménides se aprecia claramente la intención de Platón de extender el número de Ideas a toda clase de cosas. como. θάτερον). de Belleza. de semejante y desemejante. de lo Bueno en sí. Como Ideas señala además lo Uno y lo M ú l­ tiple (los seres sensibles son unos en cuanto que participan de lo Uno. En el Timeo añade las Ideas de Animal eterno (αύτόξωον) o de Viviente en sí. . Belleza y Fealdad (καλόν.51c. de las Figuras geométricas elementaleslos. la de cama y la de mesa 102. 107 Sofista 246b-248ac. ετερον). 102 Rep. el Movimiento y la Quietud «y todas las demás de este género».258c. como los pelos. Identidad y Diversidad (ταύτόν.m. y múltiples en cuanto que participan de lo M últiple). Pero se resiste a admitir que las haya también de los objetos groseros o ridículos. por ejemplo. i35ab. de Bien. 130c. άνόμοιον). de agua. Unidad y P lu ­ ralidad. Bien y M al (αγαθόν. Semejanza y Desemejanza. el cieno y la suciedad 103.06a. τό μή είναι). lo Idéntico y lo Diverso. Reposo y Movimiento 107. hay que añadir otras muchas. A las Ideas de la Belleza en sí. de suerte que a cada naturaleza distinta corresponda una Idea determinada 104. Par e Impar (άρτιόν. En el República aumenta el número de Ideas. El alma se aplica sólo y directamente al estudio de los seres 106. de fuego y de nieve 101. i29a-i3oa. 101 Fedón xooe-101b. lo Idéntico y lo Diverso (ταύτόν. de grande y de pequeño. αισχρόν).105a-l. Platón la supremacía de la Idea de Bien sobre la de Belleza. En el Filebo distingue la Mónada y la Diada. Semejanza y Desemejanza (δμοιον.i36b. Como norma general señala Platón que existen tantas cuantos grupos de individuos naturales o artificiales pueden designarse con un nombre común: «Nuestra costumbre era poner unà Idea para cada multitud de cosas a que damos un mismo nombre».4oa.344 P. κακόν). En el Parménides. Ser y Noser 105 En el Teeteto no menciona Platón las Ideas. No obstante. 106 Teeteto 1850187a.507b. Generación y Corrupción. de fuego. Admite también las Ideas de más y de menos.. 104 Parm. Acción y Pasión 109. Cuándo> Ser. 59Óa-b. y menciona la Relación. etc. el joven Sócrates admite sin dificultad la existencia de las Ideas de Justicia. περιττόν). En el Sofista establece la existencia de cinco géneros su­ premos: Ser. de hombre. 105 Parm. 10} Parm.

o Viviente en sí (Tim eo). Parménides. Bien (Fedón. quizá podría establecerse el siguiente orden jerár­ quico entre las distintas entidades que integran el doble m un­ do platónico: I) Mundo eterno y trascendente de las Ideas (inmaterial): Primer grado: Ideas simples sin com posición y sin m ezcla de No-ser: Belleza (Banquete). Fedón). A grapha dogmata). Idéntico-Diverso (Sofista. al Ser (Sofista) y al Uno (άγραφα δόγματα). T ercer grado: Ideas compuestas superiores: Justicia (República). Belleza-Fealdad (Teeteto). Igualdad-Desigualdad (Teeteto). Ser-No ser (Parménides. Teeteto). Uno (Parménides. No obstante. Ser (Sofista). Bien-M al (Teeteto). Logos (Sofista). Teeteto). Tim eo). Ordenación jerárquica de las Idean. Movimiento-Quietud (Sofista). Unidad-Pluralidad (Parménides. República). Más-Menos (Fedón). las tres especies de triángulos (República. Teeteto). Cuarto grado: Ideas compuestas inferiores: Números ideales (Tim éo). Tam poco cm tablece Platón un orden lijo y constante entre las entidades pertenecientes a su m undo ideal. Semejanza-Desemejanza (Parménides. República). Formas elementales (Tim eo. Q uinto grado: Ideas correspondientes a todas y cada una de las especies naturales de cosas existentes en el m undo físico (República. El primer lugar es atribuido sucesivamente a la Belleza (Banquete. Animal eterno. Figuras geométricas perfectas: círculo en sí. Grande-Pequeño (Fedón). Sofista. Par-Impar (Teeteto). . Generación .C . Fedón).! 4.Corrupción (Parménides ). al Bien (Fedón. tal como aparecen en las siguientes antítesis: Mónada-Diada (Filebo). Tim eo). Teeteto. Fedro). Segundo grado: Ideas que expresan los elementos que en­ tran en la composición. lil mundo de las iditis 5.

imitaciones o semejanzas (δμοιώματα) de las verdaderas realidades 114.° 2. L a participación sirve para explicar la rea­ lidad de las cosas del m undo sensible. A su vez. darían origen a un número indefinido de par­ ticipaciones. la hom ogenei­ dad. R e la cio n e s en tre el m u n d o id e a l y el sen sible. 6. adhesión (εττιείναι). Platón Π) terial): x. Fedón 100CÍ. 110 Fedón iooc-105.— Entre los dos mundos. pues no tendrían más realidad que la del no-ser modelado a im agen de las Ideas del m undo superior. 133d. pues perm aneciendo siem­ pre las mismas.0 5.° 7.0 6. Son la parti­ cipación (μέθεξή) y la imitación (μίμησή). En el Banquete y en el Fedón las relaciones entre las Ideas y las cosas particulares del . in­ herencia (ττροσγίγνεσθαι) 110. Almas humanas separadas. organizado por al . no unidas a cuerpos m a­ Almas humanas unidas a cuerpos materiales: hombres. . el ideal y el sensible. Seres vivientes: animales.Demiurgo (ma Alma cósmica. copias (μιμήσεις). E n el Fedro la participación es sustituida por el concepto de imitación 112. Elementos materiales : fuego. Materia y Espacio (vacío. Divinidades astrales : dioses. Sus esencias no pasarían de ser imágenes (είδωλα). demonios. 4. pero tiene el grave inconveniente de que compromete la unidad.m undo sensible se expresan por medio de la participación m . sos­ tén (παρουσία). existe un estrecho paralelismo. 111 B anquete 2 i i b . aire. genios. pero com prom ete la realidad de los individuos del m undo sensible. Parm . recu­ rriendo a dos teorías que propone y sustituye alternativamente.l l l.78C. Pero las relaciones entre ambos plantean un d i­ fícil problem a que Platón se esfuerza por solucionar. En el República vuelve a reaparecer la participación 113.0 teriales. 112 Fedro 250 a 251 c. comunicación (κοινωνία). plantas. la indivisibilidad y la trascendencia de las Ideas. no-ser). agua.° 3.0 Mundo fìsico temporal. a las cuales hay que añadir otros términos con que trata de explicar las relaciones de las Ideas entre sí y con el m undo sensible: presencia. las cua­ les serían a la vez unas y múltiples. U3 114 R ep %^γβε.346 P . la teoría de la imitación deja a salvo la naturaleza de las Ideas. Pero en el Parménides Platón somete a una rigurosa crítica ambos conceptos. titubeando entre ambas hasta el fin de su vida. tierra.

M a r c k .987bi-xo.orfa» ΙΙ. 11!> Vorlesungen über die G eschichte der Philosophie Bd. In te rp reta c io n es.. con caracteres semejantes a los números de los pitagóri­ cos y a los átomos de Leucipo A partir del R epública se atenúa la indepen­ dencia. En el Sofista introduce ya la κοινωνία y la m ezcla entre las ideas. B e r t i n i opina que la en­ tidad de las Ideas no es ontològica.xo79bi.238.io38b2. San A g u s tín . i3.259a. S t e w a r t .257b. N a t o r p . N .1039a!. i6.2 2 1 ) . 117 A r i s t ó t e l e s . R o s m in i . H e g e l las interpretó en sentido idealista 119..251a. XIII 1.158b.256a. como formas a priori de la mente. A s í lo vemos en el Politico.— L a naturaleza de las Ideas plató­ nicas ha sido interpretada de las maneras más diversas. sondern Methoden. Las relaciones de las Ideas respecto del m undo sensible las expresa en términos de imitación l ls . H a r t m a n n . independientes e incomu­ nicables entre sí. IX 7.i053b7. I 9.En el Sofista train tic concilili! umbau Ir.107533. líneas directivas en la investigación de los fenómenos 120. P. y en el Timeo se consolida definitivamente la im itación en su relación con los seres del mundo inferior. tomando como modelos o