Doble sacrificio de alfil en h7 y g7

Comenzaremos esta clase estudiando una partida de Emmanuel Lasker, posiblemente precursor de este notable recurso t´ctico de gran a belleza. Enfatizaremos a lo largo de este estudio los detalles posicionales o circunstancias de la misma partida que hacen posible este tipo de doble sacrificio. Sin m´s preambulo observemos a el primer ejemplo. Ibraev, Nurlan - Sergeev, Veniamin 1 2 3 4 e4 d4 d2 e d5 e6 d5 c5

9 10

Æe4 Æ e4 Ê e4 e7

o 10. . . Éc5 no ayuda a manetener el pe´n debido a 11 d3 e7 12 Æ d4 Æ d4 13 Ê d4 f6 (13. . . É d4 14 b5· ganando la dama) 14 Êc4 Éd5 15 Éd2 O¹O 16 e4 Ée5 17 c3 y el alfil blanco de las negras no tiene buenas casillas. 11 12

Æ

8 7

Æ

É

d5

6 5 4 3 2 1

Esta l´ ınea particular del Sistema Tarrasch en la Defensa Francesa es practicada por aquellos jugadores que no gustan de jugar con el pe´n aiso lado en d5 tras 4. . . e d5 5 6 7

Ægf3 c d4 c4 Éd6 O¹O

Ö ¼¼× ÓÔ ÔÓÔ ¼ ÒÐÔ ¼ ¼ ¼ ¼¼¼ ¼¼ Åʼ ¼ ¼¼ÇÈÇ ÈÇÈÉ ¼Â¼ ˼
a b c d e f g h

d4 f4

O O

¹

Obviamente, el pe´n d4 es d´bil y ser´ capo e a 12 ... c5 turado, sin embargo 7 Æb3 es prematuro en vista c6 13 de 7. . . Éb4· y uno de los caballos debe jugarse a d2 haciendo perder la coordinaci´n general de Kasparov recomend´ 13 d3 como la mejor cono o las piezas blancas tinuaci´n o

Æ

É É

7 8

... e1

Ê

Æf6 Æc6

13 14 1

... d3

c6 d7?

La mala ubicaci´n de la dama y el alfil blanco de y las negras abandonaron ya que el jaque mate o las negras permite la ganancia de valiosos tiem- es inevitable. pos para el primer jugador 15 16

Êc4

e3!

Éb6
É d7

Lasker, E. - Bauer, J. (Amsterdam 1889) 1 f4 d5

Estas jugadas dan lugar a la apertura Bird, si bien se debilita un poco la posici´n del rey es o posible transponer a otras aperturas bien conob2? 16 ... cidas como el gambito rey. En este caso, la d4 a3 17 respuesta de las negras da lugar a una defensa La ubicaci´n de los alfiles y la posibilidad de holandesa invertida. o incorporar la torre de d4 y la dama sobre el f6 2 e3 flanco rey permiten a Lasker rematar la partida 3 b3 e6 de forma espectacular. b2 e7 4 d3 b6 5 8 f3 b7 6 c3 bd7 7 7 O O 8 O O

h7· Ã h7 17 No ten´ p´lvora 16 ıa o É b2 y las negras surgen indemnes

É É

Æ

6 5 4 3 2 1

Ö ¼ ¼× ÓÔ¼ ÔÔÓÔ ¼ ¼ ¼Ê¼¼¼¼¼ ¼ Ð¼È ¼ÇÈÇ ¼ ¼ È É ¼Â¼ ˼
a b c d e f g h

8 7 6 5 4 3 2 1

18 19 20

· Ã É · Ã

h7 ! h7 h5 g8 g7! f5

Ö ¼Ð¼× Ó ÓÒÔѼ ÔÓÔ ¼Ó¼Ô ¼ ¼ ¼¼ ¼Ç¼ ¼ÈÅ ÇÆ ¼ È ÈǼʼ ÈÇ Ë¼ É
a b c d e f g h

Æ Æ ¹

Æ ¹

No serv´ 20. . . Ã g7 21 ıa 21 22

Êg4· Ãf6 22 Ég5 Ñ

Êh4!

e5!

Êf6
2

Ambos jugadores han completado su desarrollo, mientras Lasker comenzar´ a llevar sus piezas a al flanco rey mientras que el jugador de piezas negras intentar´ contratacar en el flanco dama. a

9 10 11 12

Æe2 Æg3 Æe5

e5

c5 c7 e5 c6

É Æ É

20 21 22 23

Êh3· Éh6 Ê h6· Ã h6 Éd7 f6 É b7 Ãg7

Desde luego no serv´ 12. . . d6 debido a 13 El tema que nos interesaba ha terminado y el ıa f6 g f6 14 Ég4· Ãh8 15 Éh4 f5 16 Éf6· ataque ha sido exitoso, reproducimos la totalidad de la partida para mostrar como Lasker fiÃg8 17 Æh5 y mate en unas pocas jugadas. naliza la lucha. e2 a6? 13 f1 ab8 24 Era mejor jugar profilacticamente 13. . . Ãh8 o d7 fd8 25 13. . . g6 para evitar el fuerte ataque sobre el g4 f8 26 rey. g7 27 f e5 28 e6 b7 h5 h5?? 14 g6 f6 29 f6 f6 30 8 f6 e8 31 7 h8 e7 32 g7 e6 33 6 b7 d6 34 5 a6 d4 35 4 c d4 36 e d4 37 h4 d3 3 d3 38

É Æ

2 1

Ö ¼¼¼× ÔÓÔ ÔÓÕ Ô¼¼Ò ¼ÓԼǼ ¼È¼ Ǽ ¼ È ÈÇÉʼ ÈÇ Ë¼ ¼
a b c d e f g h

Æ

Ê Ê É Ê É · Ã Ê É Ê · É · Ã É · Ã É · Ã É Ê É É

y las negras abandonan.

Al igual que la partida anterior, el emplazamiento de los alfiles y la posibilidad de sumar la dama y torre al ataque dan lugar al tipo de ataque que estamos estudiando. 15 16 17 18 19 h7· É h5· g7 Ég4· Êf3

e5

à h7 Ãg8 à g7 Ãh7
3