.^H;

24 27
José Santos <3hocano.

LOS

CONQUISTADORES
DRAMA HEROICO

EN TRES ACTOS Y EN VERSO

Estrenado con aplauso en
la

el

Teatro de

la Princesa

noche del 7 de Abril de 1906.

MADRID

librería de GREGORIO PUEYO
Calle del

Carmen,

33.

1906

.

LOS CONQUISTADORES .

— Teléfono 1. San Hermenegildo.Es propiedad Queda hecho marca la Ley. Marzo. el depósito quejj Imprenta de A.977. del autor. 32 dupdo. .

33. 1906 .José Santos ^hocano. LOS CONQUISTADORES DRAMA HEROICO EN TRES ACTOS Y EN VERSO Estrenado con aplauso en el Teatro de la Princesa la noche del 7 de Abril de 1906 MADRID librería de QREGORIO PUEYO Calle del Carmen.

REPARTO LA ÑUSTA Srta. COMES. Román. EL INCA TOPARCA DON ALONSO DON RODRIGO EL GRAN SACERDOTE CALCUCHIMA (Personaje mudo) Torres. SÚMAC DON GARCÍA.— Época de la Conquista. Viñas. Moreno. . NORRO. Echaide. La acción en el Imperio del Sol... Sr. Cátala.

siempre mejor ha sido todo tiempo pasado. 675391 . El coro los siglos alaba las épocas de oro ellas se de de nuestra raza. sale de la tumba el acento de un clarín. recurrid á la muerte. como Jorge Manrique ha cantado. cada vez que vacile la esperanza y la suerte abandone la vida. La palma de la gloria crece en los arenales.INTRODUCCIÓN (TELÓN CORRIDO) Vais á ver un poema. Ante yergue el pensamiento como un soldado. cada vez que en el pecho desfallezca el latido. Cada vez que se quiera tornar al bien perdido. Todo no es en la vida prosa. También á veces una senda florida se desarrolla sobre los ásperos breñales. en las sombras se adivinan fragores y comienza el desfile de los Conquistadores. Vais á ver un poema. lo y es porque. Volved. volved el alma sobre el pasado. Lo que en lejano día era prosa viviente se ha vuelto hoy poesía.

. Un alma con tres fases: una toda hidalguía. broqueles de cuero. ella quijotescas locuras. Un alma que es ensueño ó es amor ó es castigo. arrebatos gloria. delirios iracundos. nuestra raza y los Andes.. los airones de plata y los plumajes. tiempos merecedores de los acorazados pechos y frentes coronadas. . . y así se descubrieron las tres cosas más grandes Vais á ver un poema de los que existen: el Océano. Miraréis armaduras y miraréis los trajes incaicos.. que triunfó sobre el Ande como sobre la ola. Y hoy que la raza sufre la adversidad es bueno acudir á la muerte. el cuanto en exotismo de esa Edad se diría cofre de pedrería. cuanto llenó Jos mundos. • Y bien: á vuestros ojos han de pasear su pompa la épica trompa. una toda cariño y una toda energía. Es el alma española de entonces á manera de un enorme diamante que tres caras tuviera. y así hoy se ven en medio de tanta poesía. Y es bueno que la musa del poeta renueve ia estrofa resonante del siglo diecinueve. las ilustres espadas. el alma de los indios irguióse en la porfía. viejas armas. tiempos famosos. los uno como volcado No en vano es en la tierra de Incas el drama que vais á ver: el fuego del Sol todo lo inflama. los hombres eran héroes y los héroes colosos. cuyo insaciable seno ofrece en las lecciones de los pasados días momias abandonadas y armaduras vacías.—6que de dará lecciones de energía. cuanto cruzó los mares. Tres nombres: Don Alonso. Don Juan ó Don Rodrigo. ensueños insensatos. la Cruz toda tristeza y el Sol todo alegría. Y frente á los tres nombres de aquella alma española.

ya que unas veces cual un galgo que salta es ágil. con su arcabuz sonoro. Pasado. y otras fuerte como la nota alta y de un arcabuz que suena desde una Edad remota. SfiS . Y ahora. llega el endecasílabo á modo de un hidalgo.— 7 — Así. otras ágil y fuerte como un bridón que trota. en que rugió Quintana y en que trinó Zorrilla. pero es hidalgo á veces resucitar el verso sin tacha ni mancilla. hoy que todo se innova. Justo es que el verso arroje las despreciables heces... su bridón y su galgo. el telón ya se puede levantar para ver el sin cuidado de los siglos.

.

Al. al la paz tender la mano antes combatió. La fortaleza sólo debe ofrecer á la vista uno de sus ángulos. sea de enemigo. Humano mas permitid el que me asombre pensar que á esta tierra hosca y bravia . ESCENA PRIMERA DON ALONSO y DON RODRIGO D. í). don Alonso. Banco de piedra en primer término. El buen Hernando de Soto. ha de verse la cordillera de los Andes. En último término. sobre el bosque. derrama la sangre. inocente. uno de cuyos picos aparecerá nevado. Yo os lo digo por mi cristiana Pensad que cuando Don Rodrigo. Razón había se Soto. no es hombre para estos lances. ROD.ACTO FRI/nERO El escenario representa una explanada frente á una fortaleza incaica en un bosque tupido. fe. aunque se enoja el mismo Dios. el tan cumplido caballero que así saba en la lid vibrar su acero al como sabe en mismo que será.

No: yo abrigo raro presentimiento que me asusta. . unos con otros en cercano día reñiremos tal vez.. D. Se viene á ser lo que se fué: cristiano. ¡oh Don Rodrigo! no habréis de persuadirme de que es justa la muerte de Atahualpa. nuestra sangre encienda. aquel Inca infeliz habrá venganza. veogativo acero ¿No desnudáis contra esa raza de Luzbel? ¡En vano el . ROD. Debe muerto rodar quien se resista. indiferente habéis de estar á la blasfemia impura? os basta ver la torpe idolatría con que adora á su Sol aquella gente? ¿Y no os basta escuchar cómo perjura? ¿Y no os basta saber cuánto es impía?. unos con otros en batalla horrenda. Por más que os esforcéis. y el Continente presa será del vértigo furente de torpe instinto ó de ambición sombría. ¿Y en ¿No el nombre de Cristo. Rey las tierras y á la Cruz las almas. á dar sólo lecciones de hidalguía. Entonces ¡ayl que con la espada en mano. á la vez en la conquista D. Al.. y. cuando ya se escape tendréis que dar razón en tal matanza á quien siempre la tuvo. Ya que sangre me dio tan inocente. si no la defendéis como cristiano! ¿Acaso vuestra espada se desnuda únicamente al conquistar el oro? Hubo el Cid Campeador lauros sin duda porque no escatimó sangre de moro. el bien remoto.— lose venga. que les al al ir damos ganando triunfadoras palmas. D. sin conocer ni perdonar el fratricidio hermano. entre las rabias del Océano. Al. invocáis vuestra fe de caballero.

¿Me D. ni la enfunda tampoco deshonrada. generosa que su pecho á cualquiera amenaza oponer osa. en épica osadía mis ímpetus de gloria. en el pecho. alma que vos él. 11 — ¿A quién? D. una . De reñir sino de adivinar siquiera no trato. decid. lo habéis sabido? Pero ¿cómo. que al peligro y al fragor es hecho. Don Rodrigo. vuestro amor. D. Al. D. ¡Vamos! ¿Sois español ó estáis vendido? D. RoD. que manchados estén con sangre y cieno. RoD. negáis.. si al fin vuestro arrebato no sabéis reprimir. RoD. hagáis caso: D. pues sin tener razón no la desnuda. que un día rescatará su puesto en la siento crecer memoria de nuestra España. ROD. ¡Él es el bueno! Él es la él. la ¿De traidora intención? ¡Cómo! ¿Y aquella Súmac. que jamás en la contienda ruda en la mano sintió temblar la espada.— D. Sabed: yo soy el bueno y vos el fuerte. RoD. acaso os lo dijo? ¡Que rápida centella rasga mi fantasía! D. - a Soto. Al. Al.. Al. insultáis? {Lleva la mano á la espada. ¡No! Si yo sospecho. RoD. Verdad: yo soy el fuerte y vos el bueno..Al. mas yo no he empañarlos de tal suerte D. D. mala fortuna habréis conmigo. él. D.. Aquí. . ¡Él es el bueno! Y yo como él. es No una frase .) Bien: herid. india. Mejor mil veces fuera quo el monarca subsistiera cautivo: y no que ahora tengamos que inventar á ese Toparca de falsa estirpe y de intención traidora.

ROD. como adoran al Dios las creaturas.. en mi pecho he echado una semilla: cuando brote este mundo que ves le será estrecho. y bien. Alonso ij D. el II INCA y I el SACERDOTE El Sac. señor! Calla tú.. Rodrigo. Yo no nací para arrastrar cadenas. como adulan al cóndor las palomas... con blando tono Venís halagarán vestros oídos. ¡Ah. D. que hayan vencido al Sol. al templo. Al. la señor: venís. (Repara en I). sacerdote. El Inc. Yo. él puso con su ardor fuerza de imperio. y luego á Pizarro correr. JSo creas. DON RODRIGO. soy hijo del Sol: entre mis venas.. ¡Vamos! Yo os ruego.. ¡Ah! Ya lo sé. Ellas no tendrán para vos sino ternuras.. . aquí. Cándidas doncellas consagradas al Sol. ¡Cuál estrechar vuestras manos!. ¡Con corona imperial vi es tan qué tristeza solamente alta— una cabeza! ceñir— aunque Ya de señalado habéis la augusta frente la que debe compartir el trono. . Voy al templo . decir que es rara esa confianza con que vive ciego y hacer que acabe estirpe de Satán. Yo El Sac.) me place ¡Españoles! ¿Vosotros?. al fin con esa ignara D. El Inc. que llega él. Callad.. como se abren al Sol también las pomas. Vedle la cara! ¡ ESCENA DON ALONSO.— 12 — razón en contra de Toparca. que es un misterio.

D.. — El Inc. (Inclinándose respetuoso. No tal. con la vida. en que ya veis que prodigó Natura sus más líricas galas. (Ya sabes: te lo juro.. RoD. Así lo advierto. D. Al.RoD. ¿Cómo no tal? ¡No hacerle caso! Yo El Inc. el El Inc. Es lo cierto. para darme D. D. Mas permitid que os pida dispensa de esta interrupción... digo la verdad. ¡Es tanto Y lo !)• que hablaros me placel Al. te aseguro esto acabará pronto. (¡Don Rodrigo!) ¿Tarde? ElSac.. (Os oyen). Comprendo: vuestro afán acaso está en seguir á solas. Tan (Yo sólo manto. RoD. me abruma el amistoso ejemplo ¡Cuánto de vuestro Capitán! Detiene el carro de su marcha hacia el Cuzco.— del 13 — Sol— ¡mi Padre Solí— en donde por orden de Pizarro preparativo á — se hace jel gran Pizarrol — mi nupcial enlace.. Vamos que allá. El Inc.) "El Sac. os dejo en paz.... Pero no os demoréis. RoD. Deteneos. en esta altura. hora apresurad de hacer vuestra á la Ñusta encantadora. D. Nunca platicar con vosotros.. tiempo de hacer mi esposa á esa hermosura que el Sol ¡mi Padre Sol!— quiere otorgarme. Concedida. El Inc. D.) os buscaré. Al. El Inc.) Luego i . puede ser tarde! la codiciada I>- Al. Mirad: se os cae ¿El manto? ¡Ah. El Sac. no! Señor.. ¡Luego.. es demora Buen amigo.

D. yo os ruego.. Contadas horas tengo ya para hacer el milagroso esfuerzo de arrancarla á las traidoras redes de ese otro amor.) D. Calma. en que sin calma . ESCENA III DON ALONSO. ¿Será su esposo? ¿Me habrá vencido así quien fué vencido? ¡Ay! ¿A qué. gozo y sufro á la vez en tal tormento.. si Fácil os pudo ser el adivinarlo.) ¿Qué estaba. DON RODRIGO y DON GARCÍA D. porque es tanto el ardor de mi arrebato que.Al. Gar. ROD. 14 Este hombre es un traidor. Gar. sentisteis ¡ay! este dolor tan hondo. Al. Al. es bella. tan pensativo la y mudo? D. Cuando se ama sabedlo. me conformo con mirar que sabréis?. que haciendo el final de la escena desde lejos . con sufrir en mi pasión por ella de horrible angustia.— D. (Ha presenciado lo es! ¡Sí.. de mirarla trato y D. Comprendo que en Ñusta pensaría. Don García. D. el clarín sonoro pregonó la victoria? el triunfo nuestro? No hay ¿Cuál ha sido caudal de oro que pueda rellenar este profundo abismo de locura. Gar. ROD. izquierda. (Vánse. Don Rodrigo — — sólo puede abrigarse un pensamiento. en el fondo de vuestro corazón en algún día escondisteis el ansia que yo escondo.. D. En la Ñusta: sí tal. entonces. Mas ¿ya Lo sé. Sufro y gozo á la vez en tal castigo. este imposible afán del alma mía. ahí.

en este único anhelo de su vida. que.. no: traición es de la suerte esta que me Un D. Don García. ROD.. por traición. muy pronto el grito de guerra irá á sonar en los confines otro. en Cuzco hay otro ya. ¿Cómo. para calmar á se sublevan las tribus.. es cierta de Toparca. GrAR.. D.. á despreciar me atrevo? Quien traiciona á su raza. hecho presente? La razón que me da bastante fuera Por doquiera en Quito. ni todo un mundo puede valer la paz de una sola alma. RoD. pues. bien podría traicionarnos también. Don García. golpe de traición enloquece y desespera. y no habrá nada que nos una á los indios.. me da la muerte. cual si se hubiese coniurado el cielo la traición á herirle el alma y á enconar la herida? No miente.. . os dije. un rebelde domina con su espada. por mi amor reñir con todo? ¿Cómo si él sacrificar al Inca sirve nuestra causa nuevo. desde la incierta lejanía escuchaba atentamente vuestro diálogo. ¿Quién ha sido el traidor? ¡Ese!. de tal modo '. Es cierta. Por eso que lo sé. ¡Cualquiera! Tenéis razón en todo. al que podría en entregar consiente Inca esa mujer que os enamora. Los clarines roncos están de pregonar la guerra. cómo al fin Pizarro.— 15 — sumergiéndome estoy. ¿Acaso miente quien se ve traicionado en este anhelo. Sólo aquel hombre servirnos puede en dominar su tierra: Calcuchima le presta su renombre. Lo que no atino á comprender ahora es así evitarlo. del Imperio del Sol.. ¿No os habéis. Allá. y es bueno descansar.

en cambio.— D. Gar. sé lo que siento. Aunque tuviera D.. aunque vuestra razón me hace daño. Vos cumpliréis con ella: sois un hombre. sdivinar qué horrible es mi tormento. D. pero. 16 — Pero en conciencia Pizarro está. Don García. oh Don Rodrigo!. Al. ROD.. la he hecho pido su hermosura. si maldigo. Don si le no le la ofrecí mi nombre? ¿No Alonso? ¿Por ventura. cual se me ha roto el alma. D. que el amor que siento ¿Quién duda entre una conveniencia y un tormento? Tormento es este amor. entonces. ¿Pensáis que. saber que. ¡ay de mí!. ¡oh Vos sois amado Vos vuestro nombre le daréis: ella misma \o ha contado. ¿Es tanto vuestro amor? podréis. entre un amor y esa alta conveniencia? D.. por Súmac: ya lo sé. y sólo una. ha de ser mía. tormento al alma? podré quitarle este No. No sé qué digo. podrá bastarme reflexión alguna para trocar mi fiebre en alegría? ¡Ah yo no quiero otra razón que una. Gar. Gar. si estoy lleno de este insensato amor que me enamora. si juro. aunque el cielo en jirones se rompiera. RoD. Vuestro grito no es sólo vuestro grito: . Vos sois el bueno. Si blasfemo.. pero creed: vuestra bondad ahora que. Al. Decís bien. la de hacerla mía. Al. D. D. D. ¿Quién duda. que pagarla después con mi agonía. ¿Pensáis en calma puede ceñirse á lógica? me dé su ayuda. ¿Creéis. Don Alonso. doy yo Todo en vano. la nobleza de mi pecho? ¡Está bien!. Don Alonso. Pero ¿yo. Decís mal. na.

Olvidáis. resuelto Don García. junto de ese árbol. Al. Vamos. pero. creer en Dios y amar la Poesía. que la vida no es sólo una aventura .. Rodrigo. no esperéis nunca que el rumbo tuerza la decisión. así. puede por bien. . él. ¡Consultad con la conciencia! {Retíranse hacia un lado..— líese es el grito de la raza entera Es el alma del siglo. le atendáis.) D. Vos siempre soñador! Esa locura j D. No D. es la rinde hasta rendir la vida. Dadme un punto hablar con Hacedlo con prudencia. que mi raza también generosa. Hay en su pecho algo más que el rigor y la amenaza. lo hace risueño. decidida á bregar con lo infinito y á sojuzgar los mundos. el Inca: regresa. Esperaremos ahí. dar el derecho. RoD. lo Lo que no hace por bien ¡pierde la vida. Don sino que que suele inflar el corazón estrecho. hace de cada ensueño una bandera y no D. Al. al primer valladar que le rechace. pero hace por fuerza: lo hacel siempre {Suena un clarín lejano. no sólo la osadía. Gar. Donde un pone si lo hijo del Cid pone el ensueño y va por todo.) Es D. hay esta hermosa gallardía de perseguir el mal. . Al. decidida. D. altanera. ¡ah! si no lo puede por tal modo. cara ha de ser para la estirpe mía. Hay en su fe. RoD.

.D.

El
El
Inc.
D. Gar.

19

Cuando yo muera.

¿Me
él

retáis?

Inc.

Si

me

oyera algún testigo,
si

podría juzgar.

D. Gar.

¿Y
de verdad?

os oyera

El Inc.
D. Gar.

[De verdad es cuanto digo! Está bien, Pero, en tanto, haced memoria de vuestra lealtad para los míos.

¿No comprendéis que es nuestra la victoria? ¿Cómo llegáis á mí con tales bríos?
Quien os oyese así, tal vez pensara que vos sois mi señor, yo vuestro esclavo; que me es osado el levantar la cara; que yo soy el audaz y vos el bravo; y que en esta entrevista es el vencido quien da la ley al vencedor. Yo os llamo,
porque creo hidalguía el que al oído os diga noblemente que la amo... Hispano, ¿y qué he de hacer? Yo no os
Sólo que yo también siento por ella
lo

El

Inc.

lo

impido.

que
la

sentís;

Yo

amo

y soy correspondido. también. ¿Verdad que es bella?

Si de esta suerte vos, juzgándoos fuerte, decís el amor en que os inflama,

me

yo, juzgándome débil, de esta suerte sólo os responderé que ella me ama...
D.

Gar.

¡Qué! ¿No atináis á comprender el fuego de intensísimo afán que me devora?

Pensad en que estoy loco, en que estoy ciego, en que es una pasión devastadora la que me arrastra á ella, en que el delirio puede llevarme por la misma senda al bien ó al mal, al crimen ó al martirio.
¿Comprendéis?

El
D.

Inc.

Gar.

Permitidme que lo comprenda. Vuestra frialdad no dice nada [Ahí de ese amor que sentís. Y si os asombra

este

20

amor que relumbra en la mirada, habla en mi voz, que va tras de mi sombra, que más asombro os dará lo que un hispano fuera capaz de hacer porque su pecho lograse el gozo que apetece en vano.
Mi amor no es un amor: ¡Es un derecho, sí! ¿Qué
fuese,
es

un derecho.

la victoria

si el vencedor que así ha podido ganar un trono y conquistar la gloria ha de humillar su espíritu al vencido?

Humillarme ante vos faese que, en tanto que vos lograseis vuestro afán, mi anhelo
se tuviese que hundir en su quebranto; humillarme ante vos fuese que en duelo desesperado, el alma vencedora
se debatiese al pie

de

la vencida-,

El

Inc.

humillarme ante vos fuese que ahora os dejase otra vez iros con vida. Esa mujer, ¡mía será! No en vano hallé ese mundo á mi ambición estrecho; ceñí mis armas y crucé el Océano. Mi amor no es un amor: es un derecho. ¿Un derecho? ¿Y por qué? Si ha sido grande
vuestro valor, tenéis á
tal

grandeza

una compensación:
Si

es vuestro el

Ande.

ha sido vuestra audacia en

el siniestro

trance de gran belleza, esa belleza encontró su laurel: el bosque es vuestro.
Si vuestra sangre en el fragor bravio

corrió también, para lavarla acaso aguas os sobrarán; es vuestro el rio.

D. Gar.

en su ímpetu iracundo muertos dejó insepultos á su paso, los podéis ya enterrar: es vuestro un mundo. ¡No basta, no! Creed que, á ser preciso y posible á mis manos, yo os darla, no sólo vuestro mundo, el Paraíso,
Si vuestra gente

todo cuanto quisierais; porque mía

fuese
este
al fin,

21

al fin tuviese

porque

calma

mi corazón ya en

agonía.

El

Inc.

¿A qué hablar de la tierra? Hablo del alma. Dejadme en paz. Si yo que os di la mano de amigo fiel y con Pizarro un día
pacté la alianza del poder hispano,

no encuentro en vos un rasgo de hidalguía, sabed que á él he de acudir no en vano-, y, así, el gran Capitán, que en mí confía conoce este amor que hay en mi pecho, 3'
os dirá á vos
¡idle

que esa mujer ya es
él

raía:

á pedirle á

vuestro derecho!
el

D. Gar.

No me
cómo

asombráis con anunciarme

modo

saldréis de mí; las delaciones

propias del indio son. No sangre, Iodo, hay en vuestros menguados corazones.

De un hombre como
El
Inc.
¡Oh,

vos lo e-^pero todo.

me

insultáis!

D. Gar. á

Os hablo de manera
digna de vos. Cando dos hombres

aman

una mujer, acuden dondequiera á medir el amor en que se inñaman,

hasta que rueda uno... uno... cualquiera; pero vos no entendéis esto que os digo,
ni atináis á saber

cómo

es la

hechura

de nuestros corazones:

vil

mendigo

envuelto en ese manto de impostura.

El
D.

Inc.

¡Basta! ¡Callad!

Gar.
Inc.
¡Eso! ¡Al
fin!

¿Por qué?
¡Porque os castigo!
¡Vive Dios!

El

D. Gar.

El
El

Inc.

¡Marchad delante!
¡Cuidado con huir!
¡Veréis
si

D. Gar.

Inc.

os sigo!

{Dirlgense al foro.).

No puedo ya más. D. D. ROD. DON ALONSO. DON ALONSO y DON RODRIGO — ¡Teneos. ^Bah! Si al paso salisteis. RoD.— 22 — ESCENA V DON GARCÍA^ D. ¡Holal Un instante. Os lo impide el deber. Al. RoD. RoD. fué sin porque que. Gar. ¡Ahí tener: sois un valiente. Es cierto.. conservarle la vida. D. D.. ya que al paso salimos de los dos. él lo preparó de tal duda manera D.. ¿Lo oís? D. Vuestra sagacidad á espaldas quiso compañeros D. ¿no reparáis?. alarde hecho sobre seguro. Al. No le Nada debe importar nunca un hagáis caso.. jOh! ¡Yo quisiera!. el INCA. D. D. Al. (Conteniéndole. Me insulta. RoD. (Saca la suya. {Reportándose. Gar. Don Garcíal (Saliendo al paso. si el osado hasta mi llega? Para él desierto .) ¡España! D. Al.. Al. Gar. Ved que es preciso D... La Ñus. Al.. {Ha oído Inca. ¡Eso es cobarde! El Inc.) Calla y desnuda tu espada.) No es posible.) las últimas palabras ij avanza hacia el jSí! |Y á vos el amor! ¿Qué. ESCENA VI DON GARCÍA.. . el INCA. DON RODRIGO Y LA ÑUSTA.. . ¿Estáis demente? El Inc.) — Pero.

El Inc. .

.

mas si ya disfruta el alma la pasión. ¡No debéis disputar lo que yo he dado! Decís verdad. II La misma decoración que en el anterior. yo tras de vos camino. Si tras del Sol la Luna. el INCA. la vida entera . vos sí. ¿Por fortuna vuestro amor no está en mí? ¿Qué en García. I y el sacerdote: ¿Cómo no reñir queríais. la querella ibais á disputar? Él. Don en combatir con vos nada perdía. que tampoco de mí nada ha logrado. cuando nada ibais. á conseguir? ¿Acaso me veis seguiros por doquiera? más que nunca apasionada No dais paso sin que ponga yo el pie sobre la huella de vuestro pie. señor. porque tenéis el alma mía. Comprendo la disputa si al exponer la vida acaso hubiera una esperanza.ACTO ESCENA LA ÑüSTA.

El odio es rugidora flama que desde el corazón sube á la frente. ¡Y quién sabe. de tal manera también la libertad de vuestra gente. La Ñus. tal vez adivinara lo que pienso. No. El Inc. que si arde amor.. por qué? Creed.. señor. Amo: ya lo sabéis. si es sólo por mi amor que. pero si uq día vuelve en provocación. El odio es la pasión que aunque está muda está hablando á la vez: brilla en los ojos. yo aceptaré sin vacilar. ya que también me tal demencia. también arde vivamente el odio. ha sido indiferente. por lo que siente vuestro corazón odio. La Ñus. loco fuera exponerse á morir.de la 26 — El Inc. señora. no se puede gobernar. mujer amada. Tened presente que exponías. en conciencia. porque me lo vería en el el semblante. quién sabe si más siente á veces el que odia que el que amal ¡Ay! Para convencer que se está amando el jurarlo es preciso. ¿No os basta ver que cerca en que disfrutaréis está la hora las gracias mías? os ¿Y no os basta este amor que enamora? .. ¡Callad! Razón tendréis. pero un instante reflexionad que mi odio es tan intenso que si estuviera ese hombre aquí delante. os debiera inspirar indiferencia. ¿Odio. .. por mi oído á resonar cobarde más que el alma mía esté. y no es preciso jurar que se está odiando A veces quiso la duda resistirse al amor: ¿cuándo al odio se resiste? Ante la duda habla el amor y no hablan los enojos. sin enamorada por el que haga alarde la porfía ello de valor. el corazón con reflexiones frías.

.27 — El Sao.

pero no sólo por este amor: mi amor es siempre menos que mi raza. yo voy tranquila. que pone señor. Pues creed que no importa del destino. señor! El El Sac. Mi fe nunca vacila. El Sac. protege. yo inmolo mi corazón con gusto. Dejadme orar al Sol: tornaré luego. de evitarlo. la El Sac. Ñus. el al Dios invoco La. no podría á mi raza inmolar. No es posible que á mi ruego insensible esté el Dios. realizaré 28 — ¿Tan breve que tampoco mi otro ideal? El Sac.) Cobrad la calma. Preocupado estoy ya. ( Váse se sueña es el Lo que es lo Dios dentro de iz- quierda. Confiad. señor míol ¡Cuan grande soisl 'If: . también quiere á. humo: en cambio fuego mi alma. Dios á los buenos y vos lo sois.— El Inc. La profecía puédese conjurar. {Al Inca. ¡Oh. II y el SACERDOTE El Inc. Quien mueve tiempo lo sabrá. El Inc. dar sin que el ¿Puedo yo un paso Dios lo sepa? El lo ve todo. Inc.) ESCENA EL INCA. El Sac.. amenaza Ya él el Dios hallará modo raza. Y bien.su El Inc. Vos tranquilo quedad. yo y El calla.. Ya á esta hora arreglado ha de ser. Poco tiempo precisa. si el Sol acaso sabe vuestra intención. ¡Oh.

Hoy mismo el arrojado Calcuchima ha de ir. El Sac. para hacer entre la espesa montaña su ascensión á la eminente cumbre que ves. Tranquilo descansad. la profecía Yo mismo un tuve también. Contádmelo. ¡Oh Sol! Así ha de ser Tal es mi empeño. Inc. río deben de estar. El Inc. rodeada de la corte. ]Y yo escuché su voz! de los siglos pasados. salvando el. Por la por cruzó sobre mi vida: ¡La venganza! Ser la primera vez una esperanza. á pesar del silencio de la muerte. y solamente le aguardan. venganza! Algo en mí crece .. el gran lamento de los Andes tronando en el futuro. será para después. 29 — Las tribus sin demora vendrán á libertarme. El El El Inc. al otro lado de la cumbre que ves. En mis ojos la momia de aquel Inca. un gesto de terror. que parecía. el que estaba gritando todavía. El Sac. pero en su boca una expresión había. Fué el día en que bajamos á la obscura fosa de los antepasados.. primera vez un pensamiento ¡la libre. se erguía entre despojos presa quedó en la luz de la y cuando por la noche el mirada. cuando el clarín anuncie largamente mi matrimonio al fin con la princesa. cayendo de sorpresa. sueño Sac. que. Em el el acento conjuro de la gloria imperial. sueño vino á calmar las fatigas del camino. yo la miré en el sueño: estaba inerte.— El Inc.

. Gar.. ¡aquí siento su paso! (El corazón. Acaso os pudiesen oir. RoD.. Gar. triunfo fácilmente? ¿Qué pretexto me dio. Bien lo quisiera yo. lo Paga con su traición á la bandera que le hizo emperador.. (Entrando á escena por el laclo de la fortaleza. Pues ¡vive Cristol que D.) • ESCENA III DON GARCÍA y DON RODRIGO D. . D.. si fuese verdad.I 1 — 30 — día: El El Sac. estaría tal hombre en su derecho. asegurándome que era necesario? ¡Hubiera de eer traidor ese hombre! ¡Ah! La confianza que Pizarro le tiene es garantía de que puede ir tramando su venganza seguro en la traición: nadie le espía.) visto ¿Los veis huir? Apenas nos han D. Gar. RoD. Yo sospecho. Inc- cuando pienso en la momia de aquel ¡me parece mirarla y me parece que estuviese gritando todavíal ¡Oh. D..) ( Vcinse izquierda lentamente. cuando de este insensato en la duda amor busqué inocente su apoyo para mí? ¿No la esperanza me tal sacrificio negó. Yo sospecho. ¡Si! Don García viene^es verdad.. D.. ¡Sí! ¿Quien sino Pizarro ansioso de su ayuda para alcanzar el ha hecho. señor! Alejémonos. se alejan . Si verdad fuera. ROD.

D. (A Don Alonso. que ruede en mi quebranto humillado á sus pies: tal me lo manda la consigna. Vos le podéis seguir ¡yo no le sigo! Vos tendréis reflexión ¡yo sólo pecho! Vos le sabréis juzgar ¡yo le castigo! ESCENA V DON GARCÍA. si el capricho tuvieseis de hablarme en tal momento de mi deber. creed.) Don ID. Dejad en tanto que se tampoco va tras de que sufra yo. no es comprende que se le acecha. Alonso. y hasta infiero . y vos propio me habéis dicho que era ese mi deber.. En la demanda él ó yo muerto hubiera. ¡Deber! ¡Cual si tuviera deber más grande que el de dar mi aliento no por mi amorl ¿Y ¿No veis la cruz? ¿Y la bandera? Dejad en calma tanta sospecha entonces. D. Es inútil. que entra por ¡a izquierda. Gar.. ¡Eso es todo! ¿Sospecho?. Si él él. porque luego pudiese resultar que estabais ciego cuando quisisteis penetrar en mi alma insistís? cómo y exigirla un deber. Pues yo le 31 Una sospecha he de seguir. ROD. RoG. Le he con el gran Sacerdote. ¿no habéis en encontrado á Toparca? ¡Sí! el sendero visto Al. veréis cómo se cuida y no se vende. de ese hombre — no lo Yo á la presencia sé— me abraso en fuego y siento ensangrentada la conciencia. DON RODRIGO y DON ALONSO. No sospecho.W D. bastante.

Gar.— que hablaban en 32 — porque á un lado ¡Vive Cristel reserva. Llegó un instante y postróse ante el Dios. D. . dormir en calma? Ni el sueño mismo á que el cansancio en la marcha por bosque y cordillera tiempla mi fiebre ni mi afán mitiga: cual si fuera ¡voy haciendo mi marcha encarnación de la fatiga! la andante obliga. doQ García. La veo. queréis que la mirada... Gar.. que en el templo agolpó la idolatría! Es verdaderamente algo asombroso: debierais visitarlo. ¿Cómo.. jEs el goza. entonces. que apenas busca el rostro de la amada.. ahora cesa de orar.... logre siquiera. se hicieron al mirarme. gaste su luz en ver tanta hermosura? Fuera de tal mujer no veo Dada: ni en el templo del Sol ni en la Natura.. Vase izquierda.. [Y gran ventura tuve por cierto en ver tanta hermosura D.. no ¡es país del oro! La retina el corazón. La vi de pie. Hacia aquí viene..) ( Id de buen grado. detalle por detalle y con reposo. y asimismo á quien vi fué á la princesa en el templo del Sol.. Yo por delante he salido del templo. ¡Ahí Dios lo quiso: eterna la fábula divina del ]Ella!. D. decís? ¿Creéis que un alma que padece este amor. Al. . RoD. amor en mitad del Paraíso!. ¿Con reposo. jEs ella!.. no digo ya vivir. ¡Nol Yo le he seguir D. ESCENA VI DON GABCÍA y DON ALONSO. .

Acaso al paso. Vos la llamáis.) La Ñus. Al. (A la la Nusta.D. Es suena en vuestros oídos. D. Habladla. pero jes tan bella! {Don Alonso trata de alejarse. Salidla debiera hacer. mi señor! Hablaros quiero. Hoy intento 3 . hablad.) ESCENA VII la DON garcía. Gar. ¡Ayl siempre creo que ante (Entran ella temblaré. Al. ya se alejan. D. y .) Don Alonso. última vez. Al.) Y yo á vos. Alo. Gar. D.. Sí. Mal se advierte vuestra resolución con tales modos. se detiene. Gar. D. Gar. D.. 33 — Pues os dejaré si solo. ÑUSTA y SúmaO Súmac. la La Ñus. ¡Oh. don ALONSO. Gae. la veo. de amor y de arrebato. la rogáis ahora. ¿Es tan grave? última vez con que mi acento de súplica. ¡Otra vez! Si por mi suerte última ha de ser. ibero. Esperad. ¿Cuál es la clave? Yo no puedo deciros ante todos lo que quiero deciros.) Bien. D. {Don Alonso \j Súmac se apartan al foro. la Probad D. D. viene con ella la confidente No lo Súmac. D. ¿Vuestra mano No tembláis. ¡Todo es en vano! la Niista y Súmac por la izquierda. así yo mi deseo aparte expresaré es firme? {Se la estrecha. Gar. esperad. SÚMAC. ' D. D. La Ñus. Indeciso os mostráis. Gar. Al.

¿No comprendéis que vuestro afán es vano? ¿Hibrá aprendido acaso vuestra lengua al también para deciros que estáis loco? El hablarme así vos me causa mengua: diciendo está que me tenéis en poco.— saber si 34 — si he de vivir ó me mato.. pero ya que es tan grande la osadía con que llegáis á mí. La Ñus. para que el pecho de ira— ¡oh santa ira! — J . señora. Oidme. este hondísimo quebranto. ¿Y habré aprendido vuestro idioma acaso es vivir lograr vuestros amores. aventurero: yo soy hija del Sol. también yo quiero aparecer más grande todavía en mi desdén. este ¡y que os escuche y me resignel Es tanto amor de Luzbel. ¿Con qué derecho interrumpís mi paso para hablarme de amor? Huyen veloces las horas ya. porque no puedo más con los dolores que clavan sus abrojos en las sienes y el corazón el corazón. Gar. ¿Es gran locura? ¡Pues locura es también desear mi mano sin ver mi sangre ni medir mi altura! D. este maldito aguijón. que vencerme á mí propio necesito cien veces se colme así y otras cien. pero que en el amor que lo enamora poned la mano en él— tiembla y estalla. que no tembló jamás en la batalla. y en rápido momentobien lo sabéis entregaré mi mano — hombre á que entregara el pensamiento. — — para escuchar vuestras dolientes voces?. la sangre mía de estirpe clara y de nobleza pura sólo con otra igual se mezclaría.. porque porque es morir probar vuestros desdenes. Id si queréis hacia el monarca hispano y pedidle una hija.

Sabe.. me resigno!. Sabéis que en breve esposa voy á ser del Inca. ¡No comprendéis qué noches de desvelo he sufrido. en delirante exceso y á la luz de la luna encubridora. sino mi Cielo. al vigor La Ñus. Es preciso aumentar mis sinsabores con la dulce ventura de otro amante. y ciego provocáis mi desdén. no es nada que pude cualquier día alcanzar con el filo de mi espada: lo hace. ¡y ya no puedo! culpa tenéis. venís á ser mi reina y mi señora! ¡Mi señora!. una emoción que desespera.. Gar. . cuando hacer tanto esfuerzo necesita para hablar como la victoria No. mis amores no es bastante . ¡y pugno!. reemplaza que. pues. ¡y cuando estáis vencida y sois mi esclava. ¡y la Vos D.— y al fin 35 — rompa á gritar: ¿Con qué derecho despreciáis? ¿Vos noble? ¡E)so es mentiral ¿Yo aventurero? ¡Y bien! Yo con mi mano. callad: os ruego. Por un instante . las tierras el pensad en qué pasión es la que agita el corazón rendido de este amante. todas las amarguras infinitas con que hube de contar hora tras hora... me en heroica actitud en — vos lo habéis visto — I pendón hispano fijé y alcé en los templos el pendón de Cristo ¿Cómo. me insultáis? Aquí se clava este insensato amor que me devora. no vuestro Sol... mientras vos y él.. ¡más me cuesta vencer el alma mía! Dentro de mi alma estáis de tal manera momentáneo y al denuedo. Es verdad. pensando en vuestras citas.. á hablarme de él!) se atreve (¡Ayl Callad.. fría á Y No es bastante el que siempre los desdeñéis: no..

imaginaba un beso: el beso suave. vuestro amor me hace una herida.— que se iba 36 un solo beso os dabais cada noche prolongando hasta la aurora. Sí: ¡yo el fuerte.) La Ñus. con mi suerte y con mi corazón. Dad calma á mi pasión. un roce de alas con que al fin un aVe acaricia mi frente de soldado. en mi noche solitaria.. en contra mía..... en mis locos arrebatos. e imaginaba entonces.. á ratos. Y y ¡ayl el Cielo se reía gozaba en demorar la aurora. Es inútil. que doblo la rodilla.. se el mi amada con beso que á esa hora su amante se daría.. Y esto ha de concluir.... como un torrente .. Mi fantasía se conjuraba. No: ni amigo podéis ser de la Ñusta. vuestro aliento •me daña.. pero os digo que vuestro afán me ofende. y no puede sentirla. Mi súplica es sencilla. un leve ruido. cuando el sonoro cañón dio la señal. Es ya locura lo que tenéis: mi corazón en vano ¡No lo hagáis! sentir por vos hasta amistad procura. he llorado también!. [Cuánto he sufrido! Allá... el beso dulce con que yo he' soñado. luego. y entonces. Y ya no intento hablaros de mi sangre.. ¿No es verdad que era así?. Y lloraba. ¡Cuánto he sufrido! ¡Cuánto! Ya no os ruego que mi esposa seáis: basta que ahora no os desposéis.. lloraba. escuchaba un rumor. castellano. señora. Ved. {Intenta hacerlo. ¿No recordáis ya acaso la tragedia de Cajamarca? Allí.. Entre ambos media la distancia insalvable de una vida.. Amo al hombre que me ama.... Templad mi fuego.

. abrió la sien. D. abiertos. la espada desnuda en vuestras manos traspasó pechos. Una traidora fc_ piedra. saltar sobre los muertos y así llegar hasta la sí.. os miraron á vos — ¡oh. La Ñus. Los mismos ojos que habían de inspirar estos antojos flageló con que hoy llegáis á mí. Gar. qué dicha inmensa tormento que os devora?. ¿Vais á buscarlo á él? Sí tal. rindiéndome al imperio del más fuerte.. al La Ñus. . ¡La estoy mirandol A vuestros pies. Carlos Quinto? que daré mi mano. que el solo dueño de mi amor me espera. La Ñus. hispano: .. yo os miré.. niños y manchó bellezas. le ^K ^H ! ¡ Ahí está.. Don García! — madre mía. ¡No es verdad! ¡No es posible este destino que enloquece. aprisionasteis á mi madre amada Vos.. ¡No es verdad! ¡Es verdad! Si mala suerte inspirase por vos pasión artera. vos... dejad libre mi camino. ¡Vengo la ofensa! placer. con por los cabellos y con golpe infando la echasteis á rodar. con esa mano misma que hoy me implora. Gar. grandes. ¿A Al que di mi alma. D..— 37 — se despeñó vuestra iracunda gente. cercenó cabezas. Ahora.. D. mano ensangretada. y prisionera quedó turba inocente. rodó el monarca del sitial de oro. La Ñus. Gar. Gar. ¡Pagáis la culpal ¿Comprendéis ahora qué profundo es para mí el D. vibró igual sobre jóvenes y ancianos. Entonces. á mi Rey y Señor.... abruma y exaspera!. me creed que desde el seno de la muerte mi madre entre los dos se interpusiera. la verter sangre.

Vuestro Rey y señor será muy grande. la selva.. así. á su voluntad están sujetas vuestra suerte y la mía. señora. toda mi raza: podrá ser la luz por la que os miro. y también. |los mismos continentes de la Tierra La Ñus.. Se le obedece cuanto él quiere mandar. este mismo aire que respiro. se envanece de tener un Rey tan poderoso. Gar. y desde allá gobierna el vasto Imperio que un Sol que no él solo es el y. 38 - Vuestro Rey y Señra* otro es distinto. ella. ya que es dueño también de mi albedrío. ¡Obedecedmel En nombre del Monarca que lo domina todo.. ¿Que mi vida también? Pues también podrá ser mi propio pensamiento. Si si nada el ruego puede ya para vos.D. con el que quise arrodillarme ciego nada os importa ya. que es mi Rey. es mío! él De D. Gar.. de el él si deseáis.. el Ande. ¡pero mi amor. Hasta mi libertad y hasta mi aliento suyos serán. vive en España. aspiró á ser. Quien vuestro esposo fantasías. al fin. se pone alumbra y baña: Señor de este hemisferio. A su capricho tuvieseis que olvidar esas inquietas que me habéis dicho. yo os lo digo: así él la terrestre redondez abarca y pone propio Sol como testigo. apenas son repliegues de su manto!. que ya que sus dominios en la guerra al centuplicó sin padecer quebranto.. y rendiros á mí. si este insensato amor con que os ofrezco hasta mi nombre este arrebato . mas no me ha de vencer vuestra amenaza. suelo en que mi pie graba su huella. el aire. De él podrá ser el mar. Vuestro Rey. Vano es cuanto decís.

que se dan dos seres que ^ se aman. SÚMAC. oid bien: ¡vos seréis mía! ¡Súmac! ¿Señora?.. Gar. me queda una..) D. La Ñus. ¿La venganza? . Gar. Pero antes.. id al templo ¡yo os lo juro! Si es por eso del Sol.. viendo colmada. por locura quizás. y entonces ya no un beso tan distante podréis ^ir. al fin. ardan mi corazón y el de mi amante. por por ciega decisión.Al...) ¡Hasta luego. porque D. Por ese beso. os ruego.) La Ñus.. vuestra ternura. D. por brazo fuerte. por cualquier modo.. {A Don Alonso..— 39 — ya nada os vale. si amenaza y todo cuanto llegué á deciros como hombre resuelto inútil fué. ¡oh Don García!. D. Alejaos. por extraña suorte. á mi esposo un beso le he de dar. Pensando en mi ventura y en mi madre. Gar. por cualquier forma. Sí que oigo un beso. D.. por farsa impía. cuando en placeres. ¡Dadme reposo!. D. La Ñus. ¡vos seréis mía! Mía: ¡os lo juro!. Alonso y Sümac.. La Ñus. mi amor! ¡Ni una esperanza! ¿Ni una esperanza ya? Callad. que se dan D. ¡por Dios!. SÚMAC..) ¡Vamos! ( ¡Hasta luego! Vanse hacia la fortaleza. Gar. Al. ¿Oís? {Oyese un beso. Al. {A Súmac. fiera voluntad. D. al miraros. en el fondo del escenario.

sí. llevarla hasta mi tierra. el deshonor. si lo que siento de este amor tirano? importa el honor que en la pelea supe ganar con trágica bravura. y si.... pero yo os digo luego de hacer que fuese mía que sufrir. jSe resiste! No importa. Gah.. Pues bien: ya siento haber tiempo tan útil malgastado. pedido hubiera.. con la guerra. como castigo. en vez de pedido. que ha de se eclipsa el Sol y se desgarra el Cielo. La guerra.. sin duda.. de ceder al fin! El plazo es breve: [Ha no sé cómo he de hacer. mi anhelo. amenazado. Es decidido mi empeño ya. mi patria. y ¿qué que si pensáis? D. Mi religión. todo en mi contra mas no desmayo. ser mía! El mundo se remueve. sabré. en vez de rogar. sorda á mi pasión. Satanás se presenta á mi conjuro. alcanzar esa hermosura?. Gar. inútilmente el corazón desea... lo aceptaría.- 40 — ESCENA VIH DON ALONSO y DON GARCÍA D. la he ofrecido: darla mi fe. ^^ I ¿La muerte? ¡Si esta ¡Si ¿El deshonor? mi honra vida es ya un tormento es humo vano! ¿Qué me es la locura ¿Qué me si importa vivir. porque ser breve y fulminante como el rayo. para alcanzar D. pero ¡yo os juro gin duda. la muerte. está. que si. no oyó el acento con que la supliqué. tuviese No sé. que cediera. Más me hubiera valido aquella muerte . como premio. y. Al.

Aquél sonaba como la voluntad de una promesa. que regresa.. ¿Como una vida que se acaba?. lo recuerdo todavía. ¡Cierto! La mía. Esperad.) j Este clarín es otro.. en lugar de sonarme eternamente. i {Suena un clarín lejano. y éste. Ahora ella . ¡Clarín que me salvól ¡Clarín agudo que anunciaba el refuerzo á nuestra gente! Ah! Mejor fuera que estuviese mudo. prolongada en tembloroso eco de la larga cordillera vino hasta la quebrada y llenó el hueco. Recuerdo aún.— 41 ~ que un día vi de cerca en la quebrada. otro clarín sonó con lastimera Cuando. este clarín anuncia á un muerto. que con gran estruendo caían de las cumbres... Un clarín.. al fin. perdidos y arrollados éramos ya los pocos de aquel día. Mientras los indios en tumulto horrendo salieron de la súbita emboscada. con la muerte segura á todos lados.... voz.. que apenas rodaban sobre el grupo de los míos piedras ingentes. Yo estaba de tal suerte si podía con mi espada. Los sombríos antros de la quebrada eran abiertas bocas que vomitaban hombres rojos. ó La voz de Pero la de ese hombre. ¡Grito de salvación! ¡Supremo grito que al través que nos dieron la Vida y la Esperanza! Mejor fuera que hubiese el Infinito acabado conmigo en tal matanza. Puestos los ojos en el Cielo. ved. Nuestro clarín lanzaba sus alertas con desesperación. como una vida que se acaba. ó la de aquélla... Es el Inca..

— 42 — .

¡Oh. Dios me ha guiado. corazón: ¡espera.... Al. Ñusta encantadora? jYa nol Mía será. D.. Cálmate. Logro mi amor y salvo mi bandera. espera!. Dios! ¡Oh. se llevará á la 43 ¿El Inca luego Calcuchima va á escape. TELÓN . Gar. justo Dios! Ya estoy vengado.— D.. .

.

.

. Hay algo pavoroso corazón. para haceros feliz. que llena mi alma y nubla mi reposo: hay algo que desvía ciertamente mi espíritu de vos. para afligiros? Si no os basta mi amor. ¿Triste os ponéis? ¿Amargas son mis heces? Dulcísima es la miel de vuestras gracias. al mi arrebato arrebato. Es que con vos. la daros mi aflicción mi esperanza y después mi de llenaros el alma con mía y de amaros con todo el pensamiento. no como la boca abierta de un abismo. ¡Ah! La cabeza doblegáis. mi ternura sera vuestra ternura. quisiera compartir también el alma. La Ñus. porque ese algo es la tristeza de los Andes.. con vos con quien la suerte habré de compartir. zozobra y calma. mi locura y así trato. mas sed clemente conmigo.— Me dais el 46 — El Inc.. ¿No veis cuál nuestra gente inclina resignada la cabeza? ¿No os aflige mirar cómo la altiva casta del Sol se rinde sin grandeza? La cadena en mi pie fija está á un clavo. sin querer siempre á mi lado. desaliento. será vuestro será vuestra locura. . Si me amáis como os amo. que sufra mientras viva. corazón! Lo mismo ¡El pensamiento! ¡El vienen á ser. quisiera al punto daros con este amor el de mi casta. el pensamiento. vida y muerte... pues. todo mi amor.. y mi alegría. Dejadme. ilusión y peligro. con la resignación despreciativa del que ha sido señor antes que esclavo. Pero ¿esperáis así que yo esté junto de vos.. . ¿Por qué sentís conmigo esa tristeza propia de un corazón abandonado? El Inc.

todo lo preparó con tal conciencia que os puedo asegurar que cuando vibre el clarín anunciando mi presencia . ¡Libre será! ¿Lo oís? Pero no atino.. Decís bien: el amor realiza á veces amargas como una felicidad con dos desgracias. Estamos ya en el cruce del camino: desde hoy el porvenir corta el pasado. camino: porvenir corta pasado. El Sol. Pero ¿es que conspiráis? ¡No! No conspira quien reclama un derecho.. del. el gran soldado. porque también es mío.. el amor es puente río por el que pasarán mi alma á la vuestra y vuestra alma á la mía. Vivamos. señora— ¡oh raza mía! libre será por fin de la tortura me — que inútilmente sacudir procura y en la que se retuerce todavía. señora. ¿Comprendéis? Calcuchima. ya que la vida es corta. noche siniestra heces — también lo sentirá la otra: hiél ó dulces gracias. ¡Ah! Pero pronto cambiará el destino. hacer á veces una felicidad con dos desgracias! ¡Decís bien! ¡Decís bien! Así no importa vuestro dolor. Al propio tiempo que el amor que un día inspirasteis corone su ventura.. Lo que siente la una — luz feliz. ¡Sabe el amor. en nuestro mutuo amor. nuestra raza.. el padre Sol me ha iluminado. Sabed que el padre Sol Estamos ya en el cruce desde hoy el me ha el iluminado. mis angustias y mis reveses. que sobre el de las desdichas. pues. pues.— 47 — Sentid.. Estoy cansado de vivir farsa y respirar mentira.

Y suya fui. StJMAC. Y de tal modo me lo dijo. ¿Suya? SÚMAC. Don Alonso — ya ¡Sois perdido! le veis ciega pasión á mi quiso hoy dar cima á su ambición. No al ruego tanto de su pasión. el templo del Sol ¡ya seré Miedo me dais. que no demore el ser — cómo mueve suya por fin. no! Jamás perdida. • ¿Qué ocurre? SÚMAC. y díjome que todo concluido ya está. me atreverá? veis — tengo esta espada. ívl . II Tengo esta mano. señor ¡Ay. el INCA y SÚMAC SúmaC. como al vehemente deseo de arrancar noticia cierta de lo ocurrido. XiA Ñus. ¿Qué decís? iSois perdido!. que aunque devore mi espíritu por él este amor ciego. SÚMAC. si hispano os llegó á sorprender! No ¿Quién y en el cinto -ya se temáis nada. .en 48 libre! el La El Ñus. ESCENA LA ÑUSTA. ¡Oh. Desde un lejano punto han traído preso á Calcuchima. El Inc. En breve os prenderán. hube de comprender que vuestra vida perdida estaba. Inc. señor. El Inc. {Entrando por la izquierda con gran sobresalto) iOh. ¡Oh. señor. señora! ¡Oh. El Inc. liA Ñus. gracias! Vuestra frente digna es de una corona. señor! Os busco en vano desde hace tiempo ya. señor.

Pero. Calmaos. . ly StJMAC. señor. 49 Yo Y supe. {A Sümac. sí. StJMAC. sea en este lugar. el oro. ilusión os salvaré la vida. pero le traen vivo. señor.. ¡Huid! Inútil fuese.) ESCENA LA ÑUSTA y IIT el INCA El Inc.. el llanto. pero perdida vuestra vida no está. Sólo apetezco . y dile que yo. ¿qué vais á hacer? Xa Ñus. Yo sólo sé ¡No sé! ¡Lo ignoro! que El ruego. ¿Es cierto? jEs cierto! Y dieron cuando ambos con presteza orden de perseguir Lo alcanzaron. señora. supe que estoy muerta. El El Inc.. -SÚMAC. El Inc. ¡Yo os lo juro! Comprendo. Perdido soy. le pido un minuto y no más.. él partió.— La Ñus. ¡Quién me diese alas! ( Vase hacia la fortaleza. pronto. La Ñus. el día de ayer os espiaron Don García y Don Alonso Os vieron conspirando con Calcuchima. el puñal gastaré. El amor. yo no debo huir! La Ñus. sea en sus salas. al fugitivo. El Inc. la amenaza. •SÚMAC. No sois perdido. Todo ha sido obra de Don García.) Busca á ese hombre. Inc. con fiereza se defendió. ¡No! Yo os lo ofrezco. El. no os hagáis. miente.

Tened presente cuanto dicho me habéis. mi estrella. que se cierne sobre ella abrumadora no es solamente á vos. no.. Decís mal. Ya sé.. como Inca espero La Ñus.. he de morir.. vos. D. que me las anunciéis. Como amante ya que así lo hagáis. Lo hiciese en vano. es más.. ¿No comprendéis que ahora ¡Oh! vuestra vida no es vuestra? La amenaza Sí. Inc.. es á la raza.. ocultamente. Es justo que también yo haya aprendido á amarla como vos. Decís sólo bien.. Acaso remotamente es que adivino en mis vagas sospechas vuestro paso. El Inc.. que la suerte protege nuestro amor. ¿Teméis ahora?. ¡Silencio! Un castellano.) Si es jLa pareja imperial! El Inc. si 50 ~ La Ñus. {Señc'ilase el pecho. La El Ñus. Vos no lo impediréis. ¡No! Si no atino lo que decís.. á comprender ¿Qué vais á hacer? La Ñus.) Nuestra raza. podéis estar ante mi amor presente Antes quiero y escuchar mis palabras.. ( el INCA y DON ALONSO Viniendo del lado de la fortaleza. lo hago por ella. señor.. D. Salvarla es mi deber..morir. . es ante todo. Al.. Al. Vos mismo. que de este modo si no lo hago por El Inc. ESCENA IV LA ÑUSTA... Cada latido de vuestro corazón aquí se siente. pero de frente.

¡Morir amando! ¿Comprendéis lo hermoso de un heroísmo el amor en la vida. ¿Que la El Inc. Al. Turbadora será para el que no ama.. señora.) ¡Morir de un beso! ¡Qué preocupado estáis! D. 51 — Nada tememos. de un nuevo amor comienza. La Ñus. y Quita el reposo es ventura indecible eocontrar entre ese fuego el reposo que da la sepultura llena de majestad y de sosiego. Al. muerte? Palabra turbadora. ¡El amor es fuerte! El libro de mi Dios dice. yo {A la salvación aún. el cadalso. que no me importa el que la viva llama La Ñus. mañana el día El Inc. falso lo decís. .. Al . Al.— La Ñus. (¡Ah! Yo procuro que Es falso. Todo es inútil ya. D. del mismo corazón mate mi así? aliento. Inc. (Se diría que os quisierais perder. ¡Pues bien! yo os digo es enemigo. Don AIonso. que quien ante su enemigo se humilla y por doquiera busca después un modo vergonzante de cumplirse venganza. El Inc. ]Ahl Yo en amando tan feliz me siento. que lo es en realidad más que la muerte. ya no es sólo cobarde y traicionero y fementido. hablarnos de eso? á dos. D.) El D. siniestro fin á nuestro (¿Lo veis?) Auguro amor. La Ñus. quien traiciona la amistad y espera con tranquila actitud seguro instante que quien al dar la mano para asestar un golpe. La Ñus. os juro que no expresa verdad.)Creed.) {Pensativamente. señor. Vos. ¿Morir? ¡Vivir! ¿A Ambos qué.

el ansia sin fortuna que en vuestro corazón turba la calma. acaso D. cualquier que sea le llene el pensamiento. Callad. Sí .) ¿Broma? más. Me infunde pena * amor condenado por la suerte á desaparecer. ese (Viniendo del lado de la fortaleza. Al. ( • ^ í Vanse izquierda. porque el remordimiento es como una baja marea en lo interior del alma.. no hacerle caso.... La Ñus. Ni un paso Vamos. ¿Remordimiento ignora don 3^0? La Ñus. en una playa agua.. en fin... Gar. que está en broma tal vez. El Inc. el cómo por ventura. ese rubor oculto de la idea que ¿No se llama — sabed — ¡remordimiento! visteis. yo os lo imploro.. D. Alonso. yo os lo ruego.) ESCENA V DON ALONSO y DON GARCÍA D. ignoro. D. Al. La Ñus. Nada Pues entonces. Al. huye rápidamente de la raya que trazaron rompiéndose las olas y deja al fin desnudo un bajo fondo de tristes piedras y llanuras solas? Tal es lo que sentís en lo más hondo: tal es. (Con dignidad...— 52 — el sino que en vano buscará en su dolo una consolación en el olvido: siempre afán que le acosará. .. El Inc.) Hablando estabais.. en bajando la marea. Callad.

Estoy creyendo la que teníais razón en llamar vana muerte de Atahualpa. — ¡no una coronal — el día Y bien. La muerte está dictada.D. pensaría. que merecedora y. D. nuestro amor para él. sea yo mismo quien al me cadalso le conduzca. Al. nuestro buen trato. juzgámosle: fuera nuestro. Ahora. La delincuencia le he mostrado del hombre que traiciona le á quien dio un hogar. escuchadme en D. . Al. si vamos á tener hoy y mañana y después de mañana cualquier día que repetir esa lección? D Al .. si al fin. ni que en el carro de nuestro propio triunfo la corona ostentase en su frente. D. ¿á qué el estruendo de tanta vocinglera algarabía. ¡Morirá! Si queréis. silencio: la traidora actitud de aquel hombre es heroísmo. como á tal. „ la traidora No fué bastante á ese hombre el que Pizarro invistiese á tan misera persona con el manto imperial. Gar.. tal vez lo que nos causa espanto nos diese admiración. la traición Yo os digo de ese hombre no es de tanto Es enemigo. Gar. le Yo de hace un rato la he arrojado á la faz conciencia toda nuestra amistad. Nada puede convencer de que es en vano lo que os digo. ¿Heroísmo decís? ¡Sil D. 53 — la dictó sobre él? El ansia condena desmedida del que debe pagarnos con su muerte ¿Quién asechanza á nuestra vida. Quien os oyera sin conoceros. Gar. yo ahora he de jurar que .

Gar. Gar. no ha de huir. D . es como admiración. honra también me desprendiera y sin vacilaciones la daría. Ese hombre es un traidor. D. muerte de aquel hombre.. ya que apruebo pero al fin su heroísmo me da espanto. Una aureola á veces hasta el crimen dignifica. No lo soy tanto. Y en el tormento desatará la lengua. Tal vez. Al. Sólo intento los detalles saber. puesto que ambos sabemos solamente lo No me la verdad. de que D. . Vos siempre soñador. Gar. Ansio ya de encima arrojar este peso que me he echado. la que D. Al. apresuro á denunciar ante Pizarro nada. un nombre diverso le daríais. D . mártir es de su raza. Gar. si la suerte le hubiese en nuestra contra protegido .. porque si es héroe quien su vida inmola héroe es también quien su honra sacrifica. y Calcuchima Toparca confesará.— que por salvar de la 54 — la honra á mi bandera. D. el Estoy seguro Inca confiesa. sintiese acaso peligrar la mía. ¡Bien merecido! Pero si en la traición se ha deshonrado y en cadalso ha de ser escarnecido. Al. ¡Bien castigado! La muerte se le da. Pero ¿á qué discurrir cuando la muerte segura está de ese hombre? ¿Ya han traído á Calcuchima? ¡Sí! D. hasta ver asegurada verdad resplandeciente. Las órdenes he dado para el tormento. la que ocurre.

Gar. — D.. al fin. RoD. los ansiados favores de la bella. ni nació buenamente. — dejad que os llame que mi amigo de verdad — es el que os cuenta en saber lo Reflexionad. con gran sobresalto. Gar.. ¿Qaé pasa?. Don Rodrigo.. Al que habéis hecho un tejido de invenciones para impedir la unión y el regocijo de esos enamorados corazones.. RoD. que Bastante conocéis mi alma y la vuestra estar los así ^ |p D.— 55 — ESCENA VI DON ALONSO. D. Es un infame. Hay dondequiera un extraño rumor. . D. y no hallo modos de sostener vuestra actitud. (Don Alonso. {A Don Garda. DON GARCÍA y DON RODRIGO lí D.) Sospechas de ese amor que sentís hacia la hermosa hija del Sol. Los unos dan por hechas concesiones. en cita misteriosa. ROD.. que si el primero sois . debiera de ir en todo por delante. Diz — y esta es ya la inculpación más grave — D. en cambio de una cosa que imposible tenéis de es creer: diz traición. D.) Don García. Pero no atino á comprender. Murmuran todos de vuestra lealtad. ¿Lo oís?) Pues quien tal dijo lo podéis repetir— no es caballero. ( Viniendo del lado de la fortaleza. para que permitáis que hagan conmigo conversación tan poco ediñcante: el que va por delante á la palestra. ÁL. Beodos han de hablan. una que la clave y que por ella habéis logrado.

. D.. D.. RoD.) ESCENA DON GARCÍA y VII la ÑUSTA La Ñus. tiene valle ya que volver de ese vecino que fué á explorar. ¿Quién. pues. Al. Al. La Ñusta es bella y vuestra alma vehemente.. ¡No traidora! D. Gar. Gar. fué á decir la joven compañera . {Por la izquierda.. ¡Veréis ahora! {Don Alonso y Don Rodrigo se apartan al foro.— el 56 — rumor que circula.. D. Gab. Id sin demora á calmar tales ánimos. ellal ¡Feliz estrella que os trajol. y explicaciones niego al peregrino rumor de que me habláis Pizarro en breve .. ¡Quién sabe es Ella debe de la ser.. n. vuestro capitán soy. para asistir á aquella ceremonia nupcial. se atreve á sospechar de mi? Creed que cuanto os dije. RoD. Alguien viene: callad. D.. D.. Esperad. ¿Estáis solo? Me Os esperaba..) Don García.. D. En fin: sé lo que hice. Gar. RoD. sólo fué por el deseo de evitar un disgusto. es ya probado que la duda con algo se alimenta y nadie á pensar bien ante el está obligado misterio aquel con que se dice que habéis hecho apresar en el camino á Calcuchima. Yo creo que Pizarro antes de la nueva aurora ha vuelto ya. Yo aquí entre tanto D.

verdad?.... D. La Ñus. que acaso ciego 08 daría el honor. ¡Ah. bendita hora que vengo á vos. decidme: ¿habrá derecho si lo á pedir algo. El alma entera os daría.— 57 — que deseabais hablarme: de manera que os vine aquí á aguardar.. Si es ésta en me que me amáis así. triunfará: dadlo por hecho.. ¡Ah! no extrañéis que os hable de mañera que vende mi inquietud. si en lo íntimo del pecho guardáis esa pasión no comprendida antes por mí. al entregar mi vida?. ¿Mi silencio. no os pertenece. ^' Gar. logre siquiera de vuestra parte.. ¿Acaso una nueva traición engañadora mueve á dar tan decisivo paso? ¿Tal vez una esperanza es la que os guía á consolar tanto dolor que un día os hizo ver mi corazón? No intento os saber lo que sentís. es el profundísimo quebranto que demostráis.. señora. Si es cierto cuanto decía con palabra tentadora... Pero sí la vida. ¡Al fin! Ya veis .. Gar.. La Ñus.. Es tal el fuego que provocáis en mí...... la deshonra. si es que al ruego . antes quiero que el destino... Ya lo adivino. D.. ¡Esto ya acabal cuan pronto arrepentida hacia aquí vengo El corazón.. señora. pero antes. Gar. La Ñus. La pasión fiera que sentís. siempre ese más ¡ay! yo siento mismo amor que antes sentía. No importa nada la muerte. ¡y os la quiero ofrecerl ¿Así que ahora os ablandáis á mí? Decidme.. que así me arrastra á vos.. sí!.

Gar. que se abra el infierno ante mí. D.. Tal es mi raza: vos no lo comprendéis..os rendís de 58 — mi fiebre apasionada. D. ya lo veis. qué ¡Basta!. . no hay ruego. señora. Gar. mía y sólo mía. Vos solamente ¿Vuestros favores? ¡Repetídmelo! (¡Oh Dios! ¡oh Dio3 clemente: gracias.. ¿Entonces. porque al fin triunfan mis amores!) ¡Repetídmelo! Quiero nuevamente escucharlo de vos: que mis oídos se regalen asi con la palabra de vuestro corazón. felicidad!. mi honor y todo rindo por fin á la pasión nefasta que me inspiráis. que mía queréis ser? ¿Verdad que ahora ¡Sí! soy vuestro único dueño? La Ñus. me arrastro por el lodo: ya lo veis. corazón sin albedrío Pero palpita á vuestros pies. lo grande y lo pequeño. no hay alegría que nos pueda vencer: Guzmán el Bueno triunfa en esta alma. por realizar al fin mi único ensueño. alienta en este seno. á vuestro antojo! El bien y^ el mal. ¡Oh..... cuanto de mí quisierais os daría. ¿Verdad. mas no habrá modo de que mía seáis. no hay dolor... señora. porque al fin fueseis La Ñus... sentidos: ¡regocijaos al fin!) Después. Mi ¡Dios mío! ¡ay! ya basta.. No hay amenaza.. (Alma. aceptáis? pudieseis conseguir.. ¿Lo comprendéis al fin? Pedidme todo lo que deseéis de mí. ¿Queréis que en lodo sepulte mi pasión? ¿Queréis que arroje ¡Pues sepultada! al fondo del abismo mi legítimo orgullo? ¡Pues lo arrojo! ¿Queréis que haga proezas de heroísmo? ¡Pues las haré.

P. ¡porque os rechazo! ¡Don García.. .— tiene 59 — todavía. de algo que ignoro aún... ¿Me Gar.. me estimuló á partir: es espafíola. y vacié el corazón en vuestro oído. mas creed que no era tanto ese dolor como este que hoy me exalta. cuando pasa ante mis ojos una de vuestras garzas por el Cielo. piedad! Piedad yo pido también para mí.. señora mía: os admire. A < veces. La proeza dejad que yo que soñasteis hacer es de grandeza heroica: lo comprendo y os admiro.. rendida á mi amoroso abrazo. Gar. qué angustia inmensa es para mí el tormento que os devora? ¡Por vuestra madre. La dejé sola. Cuando. os venís á ofrecer heroicamente. y bien.. ¡ay! os rogué de pasión estremecido. qué terrible tuvo que ser vuestro arrebato: el giro de un alma alrededor de un imposible! Admiración me Mucho sufrís — lo dice vuestra frente — dais. llena de heroica bizarría. pero más sufro yo. Yo ¿qué os inspiro? ya que. Gar. madre mía! el ¿Para qué la invocáis? Recuerdo día en que la di el adiós. y os dije cuanto os dije. D. I Ñus. señora. porque os amaba.. Sufrí La Ñus. pero. Xa D. hace poco. hacedlo! ¡Oh. no sé por qué rarísimos antojos me imagino el adiós de su pañuelo. que vivir mucho rechazáis? La Ñus. ¿Comprendéis ahora qué profundo pesar. Me hicisteis ver la irresponsable falta la ofensa. estaba loco de dolor. Entonces vos gozabais: sí... ¡Cuánto 08 debió costar! ¡Oh.

Que Todo ¡ayl inútil fué. ¡Él es Yo también grande en la Cruz! lloro. hispano. ¡También es justo! La Ñus.— 60 — No me importa morir: es un instante. ESCENA DON GARCÍA... Por vuestro Dios. Enseña amor.) ¡Basta! ÑUS. {Por la izquierda. ¿Para qué la invocáis? ¡Oh madre mía! No ¡Si me debéis invocarla: es española. En nombre La Ñus. D. D. me abrazaría 1 La La Ñus. ¿vos qué decís? El Inc.. Turba apenas mis sueños de soldado su faz envuelta en pálida aureola. {Hacia el foro. D. señor? ^ Todo lo he oído. Gar. que de vuestro corazón.) ¡Eh. D. de ese Dios. ¿Lo oís. me asombre D. Mas sin ruindad lo enseña. Gar. Inc. Yo estoy perdido. Ñus. pudiese oir. ¿Mi Dios? Desde hoy adoro á ese Dios de piedad. piedad imploro.. Gar. Gar. Y bien. la VIII el ÑUSTA y INCA El La El Inc. Gar... Él siente compasión. Gar. La Ñus.. El Inc. ¡Mi alma es pequeña!. La La Ñus. Gar. Sería profanar su nombre augusto. sois un hombre.. pero dejad. porque pienso ¡ay de mí! que más constante que el dolor del que muere abandonado es el dolor de la que vive sola. Ñus. D. El Inc ¿Pedís auxilio? ¡No! compañeros! No pidáis nada. . D. D. Gar.

y forman grupo aparte. el INCA. á decir cómo halló en el Don Rodrigo. Inc. mi bien amado. Id. la ÑUSTA. lo veis.— No 61 — {Aparecen Don Alonso y Don Rodrigo. {A Don Alonso y Don Rodrigo. Oid.. ya Soy más fuerte pero asimismo . El Inc.. D. Gar.. El Inc. mata lentamente.. yo correré la suerte que os espera también. Sí.. Gar. )Sí\Y>OYque no creáis que fuera en vano el que viniese á vos. de la profecía!. La Ñus. escuchasteis. Decid lo que el que amor. corazón que un día vuestro un corazón amigo.) desnudéis en vano los aceros. DON ALONSO y DON RODRIGO La El Ñus.. ¿Estabais loca? Tarda en matar.. ¡Oh! ¡Dadme un beso! me siento morir.) Ya vosotros lo veis. Antes con mano decidida froté sobre el La Ñus. Gar cía. ¿Decís? D. Gar. Vos ESCENA IX DON GARCÍA. Gar.) D. ¡Qué horrible peso Estoy salvado ¿Irremediable es ya? el El Inc. La Ñus. Ella desfallece. el es de respeto digno todavía. mi boca veneno en que moja nuestra gente ¿Qué decís? sus flechas. ¿La muerte? {A D. {Entrégale su espada á Don García. {Desásense el Inca y la Nusta.. señor. Ya del patíbulo infame. D.) sois digno de mí: tomad mi espada.

amor lo es Si lo al deber mi alma y al amor mi vida! D. ¡y decid cómo he dado. D. ¿qué os extraña. {Suelta ¡a espada. en que Ja espada del Inca. RoD. D. Gar. D. D.) Es cierto. ¿Qué intentáis? {Sujétale la diestra. todo lo perdí? Habláis en vano: vos tenéis otro amor. que imaginad mi angustia sin medida. ¡España! TELÓN . Mas.. RoD. Gar.— el 62 - también más que la muerte. de esta suerte.) jEso no! Mande ¡Tened ¡Reflexionad. Al. ROD. Al. hace mi amor es heroísmo. D. por Dios! si la mano! D..

ERRATA Página 17. debe decir: no esperéis nunca que su rumbo tuerza . verso 23.

.

.

.

.

% m .m'mm:^m:Mmm.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful