Ese vino de calle La realidad mondriana segura y rigurosa. ¿Y cuando nacerán esos Retazos de vida Alegres e inocentes?

Cuando, en un presente luminoso Casi científico En donde nada sea un espejo del pasado Sino todo lo contrario Nunnses. No; no somos esa tabula rasa Nunca. Hoy el sol me acompañó en medio tiempo. Y esa pelea entre la duda Y la poca claridad La poca inteligencia Siempre elocuente Nunca certera. La rosa y el perro no tienen idea. O quizás saben más del mundo Tanto así que No necesitan el bastardo lenguaje. Que todo lo corrompe. Es el segundo o séptimo velo Quién sabe. Velo al fin y al cabo. O me entrego a la noche

O la comparto. Las dos cosas llevan a lo mismo. Adivinarte Conquista casi imposible Dificultosa Sale Descartes entre los humos Y no. No ayuda. Al final… El arrebato Que es lo que me ha quedado Me ha seguido Entre: si No Si no.. Son los diástoles Sístoles Los que finalmente Redimo Toda esta Cruzada Hacia ti Hacia mi Con el mar.

El vino es fantástico Pero nunca tanto Solitario. Por mucho terciopelo que sea No llega al nivel de pleamar Total y entendida. Es una ilusión como tantas otras… Y lo sé amor. Lo sé. Los estoicos son mejores con esto Yo solo aprendo un poco de mi De ti De la gente De los agudos ojos de gato… De la neblina errática De la calle y mi corazón. Se me acaba la copa Y se me acaba la vida.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful