SERVIDORES Y EQUIPO RESPONSABLE EN LOS GRUPOS DE ORACIÓN

P Benigno Juanes S.J

Guía para la Renovación carismática católica

Nihil Obstat: Benito Blanco, sj. Provincial Santo Domingo.

Imprimatur: Nicolás de Jesús Cardenal López Rodríguez Arzobispo Metropolitano de Santo Domingo Santo Domingo.

Portada: Diseño: Equipo de publicación Elaboración: Publicitaria Cumbre, S.A. v Segunda edición: abril 1996

Impresión: Amigo del Hogar

Renovación Carismática Católica Printed in Dominican Republic Impreso en República Dominicana

Reservados todos los derechos de impresión

INDICE
PRESENTACION PROLOGO I. PARA CONSTRUIR UNA AUTENTICA REUNION DE ORACION: ORIENTACIONES GENERALES. 1.Lo que debe evitarse en el círculo de oración A.La publicidad B. El "emocionalismo" y el "fanatismo" C.Dar énfasis inmerecido a aspectos fundamentales, importantes, pero menos que otros D.Dar importancia desmedida al "diablo" E.Sustituir la Liturgia F.-` El mal uso de los carismas G.Omitir toda corrección 2.Disposiciones fundamentales del servidor A.La pobreza espiritual y la actitud de disponibilidad B.Lo que debe tener muy presente el servidor 3.Tres tareas fundamentales del servidor A.Conducir las personas a la participación activa B.Enseñar a expresar la alabanza y a crecer en ella C.Fomentar convenientemente los carismas y sus sanas manifestaciones II. PARA CONSTRUIR UNA AUTENTICA REUNION DE ADORACION: ACTUACIONES GENERAL DEL SERVIDOR. 1.Observaciones previas 2.Requisitos A.Tomar "en serio" "la responsabilidad" propia sobre la reunión de oración B.Saber dirigir un grupo de oración de la R.C. C.La conducción de la oración (resumen) D.Instruidos sobre la importancia E.Prepararse y preparar la reunión de oración F.Permitir que el Espíritu Santo dirija el curso de oración PARA CONSTRUIR UNA AUTENTICA REUNION DE ORACION: PUNTOS FUNDAMENTALES. 1. Establecer en la reunión de oración un "buen orden" A.Sentido B.Determinar y participar "responsabilidades" a los servidores en la dirección de la reunión de oración C.Señalar un dirigente para la reunión de oración E.Corregir discreta y oportunamente lo que deba ser corregido 2.El orden en el grupo de oración y la misión del servidor responsable

III.

IV.- PARA CONSTRUIR UNA AUTENTICA REUNION DE ORACION: LA DIRECCION DEL GRUPO A TRAVES DE LAS DIVERSAS ETAPAS. 1.2.a) b) Observaciones previas Etapas Primera etapa: de Iniciación a la Vida en el Espíritu. Dos aspectos que forman el núcleo de la etapa de iniciación La "información" La "experiencia de Vida en el Espíritu" Segunda etapa: de Integración y Crecimiento Tercera etapa: de Profundización Observación importante

V.-

SUGERENCIAS A LOS SERVIDORES RESPECTO DE SI MISMO. 1.Haz, regularmente, retiros espirituales 2.Ora personalmente, al menos durante media hora diaria. 3.Estudia el "liderazgo" 4. Haz que todas las reuniones de "liderazgo tengan un tiempo de oración, de estudio y aun de compartir espiritual 5.Algunos aspectos importantes de la formación del servidor SUGERENCIAS A LOS SERVIDORES RESPECTO DE LAS RELACIONES ENTRE SI. Nota aclaratoria 1.Introducción 2.Actuación A.La primacía del amor B.Evitando dirigir C.Actitudes y comportamientos en áreas problemáticas. D.La confianza.

VI.-

VII.- SUGERENCIAS A LOS SERVIDORES RESPECTO DE LOS GRUPOS DE ORACION 1.Los grupos de oración 2.Multiplicación de los grupos de oración A.Consideraciones

B.C.a).b).c).-

Modo de proceder general Modo de proceder concreto El "apadrinamiento" La simple apertura La "multiplicación celular"

VIII.- SUGERENCIAS A LOS SERVIDORES RESPECTO DE LOS PARROCOS, DE LA PARROQUIA Y DE SU INSERCION EN ELLA. 1.Orientaciones prácticas. 2.Orientaciones teóricas importantes 3.Ejemplos de cooperación en la parroquia 4.La gracia de la Renovación y la gracia de la parroquia IX.EL EQUIPO DE SERVIDORES EN EL GRUPO DE ORACION 1.Lo que no es 2.Lo que debe ser un equipo de servidores a).- Llamados por Dios para servir en comunidad b).Con el carisma de servicio, en apoyo mutuo, arraigado en Jesucristo c).En interrelaciones fraternales por el amor d).- Cuida de la fe de sus hermanos en sus situaciones concretas e).- Pide y recibe la unción del Espíritu para realizar su obra y tener a Jesús como Señor de sus vidas. f).Une su oración, cualidades, carismas, para dirigir el grupo de oración y ayudarlo en su crecimiento g).Extiende su misión de acompañamiento fuera del grupo de oración y ora por él h).La más fundamental e imprescindible i).Otras cualidades importantes que implica la responsabilidad de servir.

X.-

LA MISION DEL EQUIPO DE SERVIDORES DEL GRUPO DE ORACION 1.- Tareas generales a).Tareas específicas b).Misión fundamental c).Lo que se espera de su misión 2.Tareas concretas a).La tarea de un grupo de servidores b).Una misión general y especializada a la vez SUGERENCIAS AL RESPONSABLE FRENTE A LOS DEMAS SERVIDORES 1.Lo que no es o no debe ser 2.Lo que no debe ser frente a los demás servidores a).Vínculo de cohesión y de amor b).Ejemplo de responsabilidad y consagración c).Ejemplo de perseverancia y de fortaleza espiritual y humana d).Tener espíritu d "discernimiento" e).Facilidad para compartir responsabilidades f).Es esencialmente "animador" g).Busca dar el "mayor" servicio a Dios en su trabajo 3.Actuaciones concretas del responsable del equipo de servidores

XI.-

XII.-

DIFICULTADES Y PROBLEMAS EN LOS GRUPOS DE ORACION Y LA ACTUACION DEL SERVIDOR. 1.2.3.4.5.Consideraciones generales Los problemas que los dirigentes tienen que enfrentar ordinariamente Que debe hacer los servidores si juzgan que las reuniones de oración no marchan bien Prevenir y evitar problemas, en lo posible Las dificultades que pueden crear los recién llegados al grupo de oración y la actuación del servidor

XIII.- LA REUNION "FUERTE"Y LA REUNION "DEBIL" EN LOS GRUPOS DE ORACION: ACTUACION DEL SERVIDOR 1.Identificar un grupo "fuerte" de oración A.Características 2.Identificar un grupo "débil" de oración A.Actuación del servidor respecto de los grupos débiles

XIV.- COMO DISCERNIR EL ESTADO DEL GRUPO DE ORACION EN ORDEN A REAVITALIZARLO 1.2.3.Indicaciones previas Síntomas Resumen

XV.- REAVITALIZACION DE LOS GRUPOS DE ORACION: EVALUACION DE LOS SERVIDORES 1.Por dónde comenzar la "revitalización" de los grupos de oración A.Por los mismos servidores B.Por el desarrollo del grupo de oración

1º 2º 3º 4º 5º XVI.1.2.a).b).c).d).e).f).g).h).i).3.A.B.-

Cuestionario El servidor respecto de sí mismo El Servidor respecto a los demás servidores El servidor en relación con su grupo de oración El servidor frente al desarrollo del grupo de oración El servidor en relación con otros movimientos y con la parroquia REAVITALIZACION DE LOS GRUPOS DE ORACION Introducción Sugerencias A los que asisten a los grupos de oración Todos los miembros importantes Importancia de lo pequeño Conocimiento de los grupos de oración y de la R.C. Relación fuera de la oración semanal Ayuda bajo la guía de los servidores Formarse, estudiar, conocer y vivir su fe Lazo de unión dentro y fuera del equipo Cultivar su amor a la Iglesia, unidos al Pastor Sanas relaciones fraternales con sus servidores El puesto de la Eucaristía y de la adoración en los grupos de oración y en su revitalización La Eucaristía La adoración al Santísimo Sacramento

XVII.-EVALUACION DE LOS GRUPOS DE ORACION 1.Importancia 2.Por qué no se evalúa 3.Qué se evalúa 4.Quién evalúa 5.Cómo se evalúa A.Actitudes B.Modo concreto de proceder 6.Cuándo se evalúa 7.Indicaciones prácticas

XVIII.-LOS PROBLEMAS ENTRE RESPONSABLES Introducción 1.Enfrenta pronto los problemas 2.Algunos principios positivos 3.Poner la unidad por encima de todo 4.Tomar medidas 5.El arrepentimiento 6.Explicaciones claras y precisas 7.Examinarlo todo regularmente 8.Dar con el verdadero problema 9.Lo mejor - lo peor; lo bueno - lo malo 10.- Los conflictos de personalidad

Presentación
El padre Benigno Juanes S.J. nos entrega su nuevo libro "Servidores y Equipo Responsable en los Grupos de Oración", guía para la Renovación Carismática Católica. Es muy reconfortante para los pastores de nuestra Iglesia ver los frutos de la Renovación Carismática, que en poco tiempo se han visto como un gran avivamiento en la fe y en la caridad, así como en el espíritu de servicio y entrega apostólica. Resulta muy revelador el despertar que se manifiesta en muchos cristianos que han participado en la Renovación y el renacer de los diversos carismas que el Señor reparte según su voluntad, siempre para la edificación de la Iglesia. La realidad visible de este avivamiento ha puesto de relieve de inmediato lo que ha sido y es una constante en todas las manifestaciones de crecimiento de la Iglesia: la necesidad de una orientación segura, de una formación doctrinal sólida y de un seguimiento permanente. El discernimiento seguro de las cosas de Dios supone siempre oración, estudio y fidelidad a la enseñanza del Magisterio de la Iglesia. La presencia animadora y vivificante del Espíritu nos hace vivir y crecer continuamente en la vida de fe. Cuando fue necesario fortalecer los corazones de sus discípulos para enfrentar la realidad de su Pasión, Cristo les anunció la venida del Paráclito, del Espíritu Santo Abogado y Consolador (Jn. 16,7-15) y esa presencia vivificadora nunca ha faltado en la Iglesia en el curso de los siglos. La acción del Espíritu va marcando los rumbos de la Iglesia naciente desde su principio (Hch. 1,1-2). Toda acción apostólica es también acción del Espíritu; nada se hace sin invocar su presencia. Se actúa, sí, pero con la plena convicción de que no faltará el acompañamiento del Espíritu. El decreto del Concilio de Jerusalén es muy explícito: Fue el parecer del Espíritu Santo, y el nuestro"... (Hch.15,28). El "Nuevo Pentecostés" de que nos hablara el Papa Juan XXIII es ahora una realidad visible y uno de sus frutos, no el único desde luego, es la Renovación Carismática Católica. El carisma del Magisterio, que es el primero en la Iglesia, con el Papa a la cabeza y los obispos con él, va delante en esta Renovación, para gloria de Dios y santificación de su Pueblo. El trabajo de los servidores, animados por el influjo decisivo de la gracia y formados en la doctrina será decisivo para alcanzar mayores frutos de la Renovación. Nunca la improvisación y el mero gusto personal ha sido garantía del trabajo apostólico. La pedagogía de la fe es tan antigua como la Iglesia y por eso no puede ser demasiada cuando se trata de la formación del servidor que asume la responsabilidad inmediata de un grupo de oración. El libro que presentamos no escatima detalles que puedan ser útiles al servidor en su acompañamiento del grupo. No basta conocer, hay que saber aplicar el conocimiento; hay que saber prevenir. Sobra decir que el primer beneficiado del conocimiento del valor de lo que hace y de la forma de hacerlo será el mismo servidor. Una vez más, la levadura que fermenta un poco de harina va a ser la fuerza que irá fermentando toda la masa (Lc. 13, 20-21). Servidores fieles y grupos de oración, animados por la fe y el amor, son células vivas y sanas del organismo espiritual de la Iglesia. Por eso recomendamos este nuevo libro y damos al autor nuestro estímulo pastoral. Juan F. Pepén Obispo auxilian.

PROLOGO

No es poco lo que se ha escrito sobre los dirigentes de los grupos de oración y sobre el núcleo de dirigentes. Entre nosotros solemos llamarlos "servidores". Hay libros ya clásicos en la materia. Baste citar a Bert Ghezzi, con su obra excelente "Build With the Lord". La editada por el mismo Bert Ghezzi y J. Blattner, en la que colaboran hasta más de 20 autores, todos ellos de solvencia y probada experiencia. No olvidamos a Jim Cavnar, con su breve, pero valiosa aportación en el campo de los grupos de oración y de su discreta dirección, abierta al soplo del Espíritu. Todas ellas y otras, también excelentes, indican que no se ha descuidado aspecto tan fundamental de la Renovación Carismática. También las revistas han contribuido notablemente con artículos que aportan una doctrina fruto de la experiencia, de la investigación y del trato íntimo con el Señor. Los carismas, por su parte, han estado presentes, y han jugado un papel importante y hasta decisivo, algunas veces. La misma Jerarquía ha dado preciosas orientaciones en este campo, unas veces, tocándolo expresamente, otras dando indicaciones y sugerencias que han sido aplicables a este aspecto de los servidores de la R.C. Sin embargo, en la variedad y riqueza de cuanto se ha escrito, no pocos echaban de menos una obra que recogiera lo más asequible y valioso (teoría y práctica a la vez), para facilitar a nuestros servidores lo que la mayor parte de ellos, no pueden tener a mano. Esta es una de las razones de habernos lanzado a escribir esta obra. Por eso, somos deudores de lo que otros han producido, aunque se ponga también a disposición de los servidores nuestra modesta experiencia. Por otra parte, aun sin darse esta necesidad o, al menos conveniencia, es tan grande la oportunidad que ofrecen los grupos de oración para que el Espíritu haga en el alma su obra, conformándolos progresiva y profundamente a Jesús, que sería suficiente para insistir en este aspecto fundamental de la R.C. Haciendo nuestra la afirmación de la Conferencia episcopal norteamericana, en su documento sobre la R. C. (mayo de 1984), es preciso ser plenamente conscientes de que el porvenir de la R. C. depende en gran parte, de la formación de sus servidores. Es, dicen ellos, gran reto que se le presenta a la Renovación. Deseamos vivamente ayudarlos a ser dóciles y eficaces instrumentos del Espíritu en su trabajo. Todo debe ser puesto a su disposición, para que su actuación sea una realidad que se perfecciona y acrecienta por la colaboración que los servidores le ofrecen. Lo humano y divino, lo natural y lo sobrenatural, nada debe quedar marginado, cuando se trata de ser instrumentos del Señor en su Espíritu. De la discreta y ordinaria necesidad de armonizar naturaleza y gracia, de la voluntad del Señor de tener "mediaciones" para realizar su obra y del compromiso del servidor, nace su responsabilidad seria de formarse y de considerarse en una situación de humilde y obediente superación. Ofrecemos esta obra al Señor por manos de María, la servidora perfecta del Padre celestial. Damos gracias de un modo muy particular al Equipo de la Renovación Carismática que, con tanto celo y abnegación, ha tomado sobre sí el trabajo de ocuparse de cuanto se refiere a la impresión y promoción de las obras ya publicadas y de cuantas se publicarán. Pedimos una bendición especial del Señor para cada una de las personas comprometidas en este hermoso apostolado de evangelización. Agradecemos, igualmente, la cooperación desinteresada y eficaz de quienes con gran competencia, habilidad y constancia se ocupan de transcribir, corregir, revisar, releer... los originales, las páginas diagramadas... Toda una obra callada, cuidadosa, eficiente.

I- PARA CONSTRUIR UNA AUTENTICA REUNION DE ORACION
ORIENTACIONES GENERALES 1- Lo que debe evitarse en el círculo de oración A- La publicidad Siendo una obra de Dios, no podrá mantenerse oculta. Pero no debe buscarse la publicidad. Esto no ha de oponerse a una sana y discreta invitación a participar en los grupos, hecha a personas que no los conocen o se muestran indiferentes a ellos. Debe interesar más la calidad que la cantidad. Pero no debemos ser indiferentes al crecimiento numérico de los grupos, dado que éstos tienen como objetivo alabar al Señor y dar oportunidad al Espíritu Santo para que haga su obra de transformación. Sobre todo, se ha de pedir al Señor que sea El, principalmente, quien vaya agregando a los grupos numerosos hennanos.1 B- El "emocionalismo" y el "fanatismo" a) No se trata de un "sano" entusiasmo más o menos expresivo, pero siempre mantenido dentro del "orden" paulino. (ICor. 14-40). No es sinónimo de uniformidad; mas, si ha de edificar, estará impregnado de cierta "moderación". Los sentimientos superficiales tienden a ser alboratados; los más profundos, que acaparan todo el ser, llevan la nota del sosiego y la paz profunda. Al comienzo de la oración, mientras se forma el ambiente propicio, predominan los cantos de ritmo ligero y exultante. b) El "fanatismo" ha causado no poco dañó a la R.C. El fanatismo tiene dos aspectos: - Hacia dentro de los grupos de oración: Se trata de una actitud "emocionalista", exaltada, fuera de control de todo orden. Fácilmente se detecta en el tono de la asamblea por estar mal dirigida, al límite de la exaltación; porque algunos, debido a su temperamento o persuasiones desviadas, creen que el fervor debe tener su expresión en gritos, en actuaciones "singulares" que son mero "exhibicionismo". - Hacia fuera de los grupos de oración: Es desear (y actuar) de modo que, a toda costa, todos, al menos los que están a su alcance, pertenezcan a la Renovación Carismática y se integren al grupo de oración. Tendencia a dividir la religión en dos grupos: los que pertenecen y los que no pertenecen a la Renovación Carismática; entre los carismáticos y los no carismáticos (como si fueran los buenos y los malos). Usar terminologías inaceptables como: "los renovados" y los "no renovados". " "En la casa del Padre hay muchas moradas" (Jn. 14,2). C )-Dar énfasis inmerecido a aspectos fundamentales importantes, pero menos que otros. a) Así, considerar el don de lenguas como imprescindible para todos los que asisten al grupo de oración. (Es bueno, pero no es esencial). Minusvalorar a las personas que no tienen dicho don. b) La misma profecía, tan recomendada por San Pablo, 91 Cor 12,28-31). "Como dice el Apóstol San Pablo, debemos PEDIRLOS a Dios, para que El nos conceda los dones que considere más necesarios, tanto para nosotros mismos como para el grupo al que pertenecemos"2. Así también las personas que, con toda sinceridad, siguen las inspiraciones del Espíritu Santo se entreguen de todo corazón a Dios, no deben desanimarse si les parece no haber recibido ninguno de los dones mencionados. No es señal de ser menos ante el Señor que los que los han recibido. (Y recordemos: hay dones en apariencia sencillos que prestan un gran servicio a la Iglesia). A pesar de todo, esas personas deben seguir rezando a Dios por los dones y, cuando El lo juzgue oportuno, los concederá. Es necesario entender bien lo dicho anteriormente. No se quiere con ello minusvalorar los carismas. Estos, en un grupo de oración de cierta madurez, deben ser algo normal. Y el que no aparezcan ha de constituir motivo de preocupación. Algo, de ordinario, sucede en el grupo que impide al Espíritu actuar a través de sus dones en la comunidad. Se aprecian y tienen en mucho como manifestaciones, del Espíritu para la construcción de la comunidad. Pero esto no debe llevamos a poner en ellos un énfasis tan "marcado" que, prácticamente, les demos preferencia sobre aspectos que nunca deben faltar: El mismo Espíritu Santo, es el Dador de los carismas; la alabanza; la caridad... D-La importancia desmedida al "Diablo" a) No se debe convertir el círculo de oración en una "casa" del diablo; es decir, no se debe querer ver en cualquier cosa al diablo. b) La precipitación y el excesivo temor paraliza el actuar. La norma dada por los hermanos Linn, sobre el uso de las liberaciones son muy acertadas. Los tres requisitos exigidos por los autores son: ser persona de oración; tener experiencia en este campo (ordinariamente adquirida al lado de personas de garantía probada); instrucción conveniente.3

Fuera de ciertas excepciones, no se debe hacer oración de liberación en los grupos de oración; si hubiera que atender a alguna persona, hágase fuera, en lugar conveniente y por personas de verdadera experiencia en este ministerio.

c) Jim Cavnar, dice: "Surgirán confrontaciones con Satanás, pero uno las debe tratar según se vayan presentando, (después
de haber "discernido" competentemente). Uno de los mayores errores que puede, cometerse en un círculo de oración, es el enfocar la atención al diablo. Tenemos que enfocar toda ella a la adoración, las Escrituras, el amor de Dios, etc. Porque, cuando uno tenga que enfrentar directamente al diablo, ya Dios proveerá. E -Sustituir la Liturgia:

a) "A los fieles que asisten a los círculos de oración, hay que instruirlos bien, desde el comienzo, poniéndoles en claro que el
círculo de oración no es un sustituto de la liturgia ni tampoco una de las obligaciones de todo católico.

b) "Sería una equivocación grave el querer hacer el círculo de oración un sustituto de la Misa dominical o de otras obligaciones que nos impone nuestra madre, la Iglesia. Debe ser todo lo contrario. El asistir a los círculos de oración, debe inspirarnos mayores deseos de cumplir nuestras obligaciones; debe darnos mayor amor hacia la Santa Misa, los sacramentos, etc.5 F-El mal uso de los carismas Otros errores importantes que deben ser evitados o corregidos, si se hubiera caído en ellos son:

a) El mal uso de la profecía, b) Lecturas demasiado extensas de la Palabra de Dios. c) Introducirla oración en lenguas "desordenadamente": cuando no se debe, como no se debe, etc. d) Demasiados testimonios; demasiados largos; testimonios que no "edifican" a la comunidad. e) Un uso falseado de la palabra de ciencia. f) Comportamientos irrespetuosos, llamativos, chistosos, grotescos. g) Convertir la reunión de oración en un festival de canciones. h) Dar una teología o doctrina incorrecta, inapropiada, opuesta a la doctrina católica. i) Dar excesiva importancia a la enseñanza, de modo que la reunión de oración se convierta en un grupo de instrucción.
G-Omitir toda corrección

a) Una buena guía en los grupos de oración incluye, como elemento necesario, la corrección. Si el servidor no corrige
nunca los errores, no es un buen guía del grupo. Los errores se darán; dejarlos que caminen y malogren el fruto del Espíritu o lo disminuyan, no debe tolerarse. El guía se convertirá en un cómplice ante el Señor.

b) Tratar de solucionar un problema o corregir una situación, un error, una persona que está causando mal a los demás, por
una enseñanza dada a todos, casi nunca será el modo adecuado; la experiencia nos dice que no suele dar resultado.

c) Cuando es el grupo entero quien necesita ser corregido, hágase en el momento y modo oportuno. La paz interior del que
corrige, la oración con que se ha fortalecido, el consejo de los demás servidores si es preciso y no urge, el espíritu del corrector que busca, únicamente, el bien de todo el grupo, hará que la corrección sea recibida con benevolencia y suscite el deseo y la cooperación de todos para enmendar la situación.

d) Cuando es una persona determinada, o varias aisladas -salvo excepciones- será conveniente corregirlas en privado y
separadamente.

e) Si no se trata de una falta que no admite dilación, no se corregirá a una persona la primera vez que incurra en ella. Si hay
reincidencia, se impone la corrección hecha en la paz, el amor y la fortaleza del Señor.

f) Generalmente, los servidores suelen ser "demasiado buenos": por no darle al caso la importancia debida, por no quedar
mal, no herir a la persona o al grupo, por esperar demasiado, y por otras razones, se toleran cosas intolerables. La discreción y equilibrio es fundamental en este punto.

2- Disposiciones fundamentales del servidor A- La pobreza espiritual y actitud de disponibilidad "Es muy importante ir al círculo de oración en una gran disposición de pobreza y de abandono (activo, cooperador), desprendiéndose de un cierto "yo" organizador, un "yo" voluntarista, que quiera hacer por sí mismo, que quiera decir por sí mismo cualquier cosa. Esto exige una cooperación libre, humilde con el Señor. "Es capital llegar a un estado de disponibilidad, porque El va a permitir experimentar la realización de la palabra de San Pablo: "No sabemos cómo orar, pero..." (Rom 8,26). "Si se deja uno sondear por el Espíritu, si se le permite verdaderamente que nos introduzca en este estado de pobreza... se sentirá que es el Señor mismo, quien por su Espíritu, conduce la reunión (y construye la oración). "Generalmente, se encuentra una gran unidad cuando se permite al Espíritu actuar así". 6.7 Cuando esta disposición fundamental existe, todas las demás brotan fácilmente al soplo del Espíritu. B- Lo que debe tener muy presente el servidor (Antes de actuar en el grupo de oración y durante el mismo)

a) El ser íntimo del grupo de oración (o "que es" verdaderamente el grupo de oración)
(Cfr. "el ser íntimo de los grupos de oración")

b) El fin de los grupos de oración ( u objetivos concretos fundamentales):
-La oración, sobre todo de "alabanza" -Escuchar al Señor en su Espíritu y responder permitiéndole "transformarnos en Cristo" y entregarnos a su plan de salvación. - "Crecer en el amor" entre unos y otros. "Vivir la vida de Jesús" que es el "centro en el grupo de oración". 3. Tres tareas fundamentales del servidor A-Conducir las personas a la "participación activa" a) Todas las personas que acuden a una reunión de oración deben ser activos participantes. Ninguna de ellas debe considerarse como parte de una audiencia o como un huésped pasivo. Por lo tanto, cuando el grupo ora en voz alta (a la vez) todos deben participar "discretamente".

b) Activa participación significa mantener un sentido de presencia del Señor a través de ¡a reunión de oración. Ya desde el
comienzo centraremos pensamientos y corazones en el Señor, dejando en sus manos todo lo que nos concierne y los problemas con que hemos venido. El Espíritu Santo nos ayudará a mantener esta presencia y atención en el Señor mientras oramos. El es la verdadera presencia en nosotros. El hecho de tomar parte en los elementos de la reunión, nos mantiene ante el Señor y nos abre a su guía.

c) El dirigente necesita nuestro apoyo y entusiasmo. Una forma de demostrarlo es "respondiendo a su dirección"; si pide un
tiempo de silencio o pide levantamos y alabar al Señor, debemos seguir su dirección. Nuestra común sumisión es una forma de participación; crea una reunión de oración dispuesta a escuchar y seguir a Jesús, como un "cuerpo". La unidad entre los participantes, "desata" el poder del Espíritu y crea un clima en el que El es quien propiamente dirige, y nosotros damos nuestra cooperación. (A medida que vamos creciendo, aprendemos a distinguir entre las diferentes "calidades" de silencios. Los hay vacíos, los hay profundos. No debe ser interrumpido. A veces es un silencio que prepara para un mensaje del Señor. La participación no será apropiada en estos tiempos de silencio).

d) La activa participación también implica nuestra apertura a los carismas: El Espíritu Santo puede llamar a uno en unión con
El a ejercitar estos dones espirituales, (siempre dentro del orden). Cuando una persona siente que el Señor desea hablar a través de ella, debe volverse hacia Jesús y decirle que quiere obedecer y espera el tiempo oportuno para hablar. A veces tenemos temor de hacer un disparate (equivocarnos), pero no debe ser así. El Señor conoce nuestro corazón. El hablará a través de nuestra imperfecta profecía y nos enseñará a ejercitar los cansinas sin errores. Equipados con la fe en Jesús y sometidos por el amor de los hermanos, podemos aprender a usar los carismas efectivamente, rectamente. Ellos son instrumentos, utensilios, para fortalecer a los cristianos reunidos en una asamblea y su uso depende del don de Dios más que de cualquier excelencia de la persona que los ejercita.

e) La escucha es también importante para una activa participación.
Prestar atención a los hermanos es un modo de dar atención al Señor. La mirada que apoya, la sonrisa son modos que el Espíritu Santo usa para reafirmar a una persona en su participación.

Empararán su obra con una gran fe en el Señor que lo "capacita para construir una vida de oración. Cuando notemos algo malo o algo que falta, el primer pensamiento debe ser volvernos al Señor en oración. Nuestro segundo pensamiento debe ser hacer lo que podamos para construir con El".8 También Satanás puede minar nuestra participación, sugiriendo que estamos haciendo un "terrible" papel y ninguno desea esto. Un gesto de aprobación puede hacer que una persona supere el temor y ejercite sus dones más libremente.

f) Una palabra de aliento, de apoyo, después de la reunión de oración a uno que ha tomado parte o ha ejercitado un don
espiritual ayudará a edificar futuras reuniones, la ayuda, frecuentemente, borra las dudas. Muchos de nosotros hemos heredado malas imágenes de nuestro medio. El enemigo paraliza a muchos cristianos explotando su odio a sí mismos, y su falta de confianza en ellos. Un henil ano que expresa su aprecio por alguno que construye en la fe tomando parte o dando una profecía (auténtica) puede liberarlo de la atadura de la duda de sí que paraliza. En todo esto el papel del servidor es importante y, a veces, decisivo.9 B. Enseñar a expresar la alabanza y a crecer en ella. Hay modos diversos de alabar al Señor. Crecer en la expresión de la alabanza es un don, pero debemos poner una acción apropiada para facilitarlo. Los dirigentes deben querer enseñar cómo orar, (juntos, o uno a uno; más que lo externo, la dinámica del enriquecimiento). Por nuestra parte, debemos ser dóciles: querer aprender

a) Los servidores hacen una gran obra preparando grupos para crecer en la expresión de la alabanza.
Hablarán frecuentemente de las formas diversas de orar y alentarán a las personas a crecer. No teman dar estas instrucciones, porque no destruyen la autenticidad de la oración. Dan una mayor libertad, aun al canto espiritual, una mayor profundidad y variedad. Somos frágiles y una de nuestras fragilidades es que necesitamos ser enseñados.

b) Los que participan en una reunión de oración deben cultivar el deseo de crecer en la expresión de su alabanza al Señor.
Esto le permite a El enseñarnos. La prudencia nos prevendrá de no adoptar comportamientos indebidos a los que seguimos a Jesús. Debemos esperar que el Señor nos haga a la vez dóciles y "discernientes".

c) El servidor debe aprovechar las oportunidades que se le ofrezcan para enseñar a los participantes. El sabrá dar vida
a cada elemento: exhortación, alabanza, testimonio, canto, necesitan especialmente ayuda para situarse debidamente, en orden a la alabanza. Las oportunidades serán, a veces, una breve exhortación a poner los corazones en el Señor. La "palabra de alabanza" (en voz alta) no debe ser una desagradable cacofonía. El testimonio, los cantos espirituales... exigen que las personas aprendan a darlos debidamente y a usarlos melódica y agradablemente. Dirigentes y participantes trabajarán en su puesto, para hacer de la oración una respuesta llena de vida y de amor, en el orden a la guía del Espíritu.10 d) Norma general para el servidor en su actuación dentro del grupo de oración, válida para todos sus aspectos: Debe ser más bien parco, medido, oportuno en sus actuaciones. Ni acaparar ni callarse; ni ser difuso ni excesivamente corto; ni intervenir a cada paso ni contentarse con el mero dar paso de un aspecto de la oración a otro. Su actuación, aun en este campo más externo, no es fácil. Requiere una persona entrenada, con experiencia, respetuosa, equilibrada, sanamente animadora, pero sobre todo- muy atenta a la guía del Señor, a la marcha interna de la oración; ella misma empapada en un profundo sentido de comunicación con el Señor. Lo que hemos llamado la dinámica interna del grupo de oración es lo que exige una atención especial del servidor. Habrá de pedir constantemente al Señor su gracia para acertar a dirigir, como El quiere, el grupo que le ha encomendado. C-Fomentar convenientemente los carismas y sus sanas manifestaciones. a) Es, ciertamente, una de las tareas más delicadas. El servidor ha de proceder, a la vez, con discreción humana, con sana prudencia, con gran confianza en la acción del Espíritu y evitar caer en un temor paralizante o que impida el despliegue y crecimiento de los cansinas. Necesitan un "entusiasmo inteligente", de modo que cada vez más se dé en él el sano equilibrio del servidor que va madurando humana y divinamente. b) Necesita la sabiduría de Dios para cooperar a liberar el poder de los carismas, sin vaivenes incontrolados, progresivamente, de modo que el grupo de oración vaya aprendiendo a "usarlos mejor y de manera más permanente en la Iglesia".11 "(...) El punto de equilibrio es usarlos solamente para la gloria de Dios y según su plan evitando todo interés o preocupación personal por lo sensacional que nos hace saltar de rama en rama en vez de aterrizar en tierra firme. Cristo quiere que tengamos una fe capaz de mover montañas de sufrimiento humano pero esto no significa que desee que invitemos a las serpientes a que nos muerdan (Mt. 4, 5-7), o que toda curación que viene de Dios debe ser milagrosa o aplicar nuestra fe aun a los caprichos más egoístas (Sant 4,3). Cristo se enoja si no caminamos sobre las aguas (Mt. 14,31), pero ello no justifica hacer de cada milagro un espectáculo de circo (Jn. 4, 48: Mt. 12, 39; 17, 9). Jesús desea que tengamos un vocabulario de alabanza que nos haga trascender más allá de nuestras débiles

palabras, pero no quiere que orar en lenguas sea nuestro único modo de orar (ICor. 14, 1-6), o que sea un estilo indisciplinado de oración que usamos para probar nuestra superioridad sobre los que carecen de ese don, pero que tal vez tienen uno mayor al expresarse con amor (Mt. 6, 6-13).12 "(...) Necesitamos imperiosamente los dones, pero si queremos todo su poder, debemos usarlos con gran sabiduría. Los carismas son los mensajeros y no el mensaje, signos que señalan a Jesús y no a sí mismos ni mucho menos a los (carismáticos) que los reivindican. Si los dones son siempre y únicamente considerados como fines en sí mismos, nunca formarán una parte normal de nuestra vida cristiana, y algún día, quizás no muy lejano, se volverán a perder. Pero si, siguiendo el ejemplo de Jesucristo, los dones son disciplinados según la mente de Dios y usados para el único propósito de revelarlo y glorificarlo, los experimentaremos como claves vitales de una fructífera evangelización y de la edificación del reino. Bien ejercitados quedarán como un valor permanente de la Iglesia".13 c) El modo de proceder concreto con los grupos de oración que comienzan, se hace, a veces, difícil. Hablarles prematuramente con gran encomio, prometer realizaciones maravillosas, es correr un serio peligro de forjar ilusiones, de ir fonnando una idea inexacta de lo que es la Renovación Carismática, en la que se margina o se deja en un segundo plano la conversión progresivamente profundizada a Cristo Jesús en el poder de su Espíritu. Es preferible, según muchos autores, esperar un tiempo discreto, de modo que la conversión, el señorío de Cristo, la necesidad de la acción del Espíritu vaya tomando cuerpo. d) Los medios que, cuantos tratan de los carismas, se señalan como requisitos para fomentarlos son los siguientes: - El deseo de los dones espirituales (ICor. 14,1). Se sobreentiende que es un deseo ordenado, que se estimula en todo el grupo. Sentirlo libre en la adoración y la alabanza al Señor. La experiencia enseña que cuando se trata de un grupo de oración o comunidad donde la alabanza es sencilla, intensa, ferviente, los dones espirituales fluyen con facilidad. Se alaba al Señor, no con esta intención de "recompensa", sino por El y el Espíritu Santo se encarga de suscitar sus carismas. Creer, tener confianza de que el Señor nos dará los dones de su Espíritu. También en esto el Señor es consecuente con su promesa, porque quiere edificar su Iglesia en el amor (Mt. 18,19-20; ICor. 12,4-11). La falta de confianza es una barrera que el Señor, difícilmente superará. Desde luego, estos medios no agotan los que legítimamente pueden emplearse, pero sí son comunes a todos los dones y avalados por la experiencia de su eficacia.14

NOTAS
1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. H. Irala, Círculos de oración. Publicaciones Nueva Vida, Aguas Buenas, P.R., 1975,39. H. Irala, o.c., 40 Mt. and D. Linn, Healing Life's Hurts, Paulist Press, N.Y., 1978, (nota) 3. Jim Cavnar, prayerMeeting. Dove Publications, 1968,42. H. Irala, o.c., 42. Gi. Massabki. Le Renouveau Charismatique, une Chance pourl'Eglise, Pneumatheque, París, 1979, 18. De otro modo: "Círculo de oración es una reunión de personas cjue se juntan para orar". Pero debemos tener muy presente el hecho de que la fuente de todo círculo de oración es el Espíritu Santo. "El Espíritu de Dios es la fuente del círculo de oración, y el propósito del mismo es traemos a una unión con el Padre de manera que podamos glorificarlo y alabarlo y podamos exclamar: "Abba, Padre" (Cavnar). Así, el fin principal del círculo de oración es el unir a personas que desean alabar, glorificar, adorar a Dios y darle las gracias que El merece por su inmensa gloria y amor. Gracias al Espíritu de Dios, las personas así reunidas, tienen un solo fin y se reúnen para exclamar, como verdaderos hijos de Dios "Abba, Padre". La idea, por tanto, del grupo de oración, es unimos con el Padre celestial, con las tres divinas personas. De aquí la unión fraternal que suele crearse y vivirse en el grupo. Por lo tanto, el grupo de oración no se cierra en sí, si no que tiene en su misma esencia una "proyección" ulterior, fuera de él, que lo rebasa y eleva. El grupo de oración no es en sí nada complicado, pero sí es una preciosa realidad que no se debe desviar. Bert Ghezzi, Building winth the Lord, Word of Life, Ann Arbor, Michigan, 1976,49-61. Bert Ghezzi, o.c., 55-58. Comment conduire et soutenir la luange dans une assamblée de priere, Tychique, n. 73, mai 1988, 13-16; Cfr. Jim Cavnar, pailicipalint in Prayer Meetings, Word of Life, Ann Arbor, Michigan, 1969,45-49; Bert Ghezzi, o. c., 59-61; M. Berry, S'engager dans la priere, Tychique, n. 73, mai, 1988, 10-11 Th. Forrest, Sabiduría para liberar el poder de los dones, international Newslelter, n. 6, nov. dic., 1980, 2; Cfr. R. Jacob, Comment batir un groupe de priere solide, Tychique, 79, mai, 1989, 11-12. Th. Forrest a. c., 2. Tli. Forrest, a. c., 2 Jim Cavnar, Atelier groupe de priere, Tychique, n. 73, mai, 1989, 11-12.

8. 9. 10.

11. 12. 13. 14.

II- PARA CONSTRUIR UNA AUTENTICA REUNION DE ORACION: ACTUACION GENERAL DEL SERVIDOR
1- Observaciones previas Notemos que la reunión de oí ación, estrictamente hablando, no es sinónimo de "grupo de oración". Este abarca más y, a la vez, tiene como punto de apoyo principal la reunión (o círculo de oración). Sin embargo, frecuentemente, ambas expresiones se hacen equivalentes, se utilizan indistintamente para designar la reunión de oración. Por el contexto, se podrá deducir cuándo son equivalentes y cuándo no. "La reunión de oración es el corazón del grupo de oración. Sin ella, la mayor parte de los grupos de oración no se hubieran formado, porque éstos son asociaciones que se fonnan de las reuniones de oración y están sustentadas por ellas".1 La importancia que tienen desde los mismos comienzos de la Renovación Carismática Católica (y aun desde las primitivas comunidades apostólicas: fuente de inspiración de las reuniones de oración), exige que se le dedique una amplitud de tiempo y de enseñanza especial. Por más que se haya dicho, el servidor deberá tener constantemente en su conciencia el ser de la reunión de oración: "La reunión de oración es una reunión de personas que se unen para alabar al Señor, para escucharlo y para crecer en el amor entre sí. "Expresan su alabanza en una amplia variedad de modos: oración, canto, silencio, etc. "El Señor habla a la asamblea a través de la Escritura, la enseñanza, la exhortación, los dones carismáticos y el compartir. "Antes, durante y después de la reunión de oración los participantes crecen en el aprender a amarse con palabras de apoyo y expresiones de afecto que son respaldadas por obras de verdadera abnegación".2 En la reunión de oración hay una actividad esencial que no puede ser sustituida por otra, por más importante que parezca: Centrados en el Señor, "lo aman con todo el corazón; pensamiento, espíritu, cuerpo y potencialidades. Esto es lo que, antes que otra cosa, quiere Dios de nosotros (Deut6,4-5)n3 Cuando la reunión de oración se desarrolla debidamente, no sólo nos une ella a nuestros hermanos, sino que nos equipa abundantemente para que podamos realizar, cada vez en mayor plenitud, el segundo mandamiento, y nos motiva y se nos da la gracia para poder hacerlo a ejemplo de Jesucristo. (Mt. 22,38: Jn. 15, 12). Por eso, la reunión de oración, aunque cronológicamente tenga un tiempo determinado, sus efectos se extienden mucho más alla de la reunión y del círculo de personas con las que se ha orado. 2. Requisitos A-Tomar en serio la "responsabilidad" propia sobre la reunión de oración.

a) Ya se dijo: fuera de casos excepcionales de grupos pequeños y muy maduros, las reuniones de oración necesitan de un
dirigente o servidor:

b) Todos y cada uno de los asistentes, educados por los servidores, deben sentirse responsables de la buena marcha de la
oración y deben tomar parte activa: quitando obstáculos; purificando la intención de su asistencia, participando activamente en la oración, etc. Pero la dirección de la marcha, la intervención cuando sea necesario o conveniente, la animación de la oración, son misiones del servidor. Aunque realmente sea el Espíritu del Señor quien guía la oración en su totalidad y en sus diversos aspectos, quiere, sin embargo, contar con personas preparadas para ser sus instrumentos. Guiarse por el pensamiento de que el Señor lo hará todo y abstenerse de intervenir, no es "bíblico", al contrario (ICor. 14, 26-33 ). "A menos que cada uno participe en una concepción común de lo que debe tener lugar en una reunión de oración, la confusión es inevitable. La razón porque nos reunimos en nuestros círculos de oración es para adorar, para alabar y glorificar al Señor, juntamente, como un grupo. El "foco" de una reunión debe ser orar: todas las actividades, tales como participar las propias experiencias, lectura de la Escritura, dar instrucción, dar profecías, etc. debe dirigirse hacia el fin básico de glorificar a Dios; esto debe entrar dentro de la responsabilidad del servidor".4

c) El Señor no quiere que el servidor manipule los elementos de la reunión de oración y mucho menos, las personas. Pero
quiere que trabaje con El en su desarrollo, de un modo responsable. Desea que cada persona, especialmente las que están puestas como servidores, se preparen, asumiendo conscientemente esta gran responsabilidad.

d) El Señor no quiere que el servidor actúe de un modo mecánico o rígidamente. Su responsabilidad no se limita a la reunión de oración. Va mucho más allá de sus tareas funcionales. "No es un simple maestro de ceremonias". B -Saber dirigir un grupo de oración de la R.C. a) Enseñar a dirigir un grupo de oración a través de la mera instrucción, es punto menos que imposible. Ciertamente, el conocimiento adquirido en una instrucción, puede ser muy valioso para orientar, conocer las líneas de fuerza, los puntos de insistencia, etc. Pero, a la hora de intentar dirigir un grupo de oración por el sólo conocimiento teórico, le hará sentirse (al dirigente) desarmado. Es algo no sólo bueno, sino aun necesario. Sin embargo, es insustituible el aprendizaje de dirección al lado y bajo la guía de uno o varios servidores experimentados. Viendo, sobre el terreno, su actuación ordenada, discreta, sensibilizada a la acción del Espíritu, llena de un espíritu de humildad, pero, al mismo tiempo, conocedora del campo que pisa, es como se aprenderá a dirigir con acierto un grupo de oración. Si a esto se añade una evaluación frecuente y bien conducida del grupo de oración y de la actuación de los servidores, la persona que se inicia en la dirección, irá adquiriendo, progresivamente, la experiencia inapreciable de dirigir "bien" al grupo de oración. Esto supone, no sólo la mera observación de las personas y la evaluación de los defectos y aciertos observados sino también, y sobre todo, el ir tomando responsabilidades y participando personalmente con nuevas asignaciones, a medida que va conociendo experimentalmente el modo de proceder a la luz de servidores expertos. Desde luego, todo ello no desplaza -al contrario, supone- una obediencia discernida a la guía del Espíritu, al que se le debe dar siempre la preferencia y considerar, de hecho, como el principal dirigente del grupo de oración. Sin embargo, el conocimiento teórico facilita, fortalece, da nuevas perspectivas, traza líneas generales, etc. sobre la dirección de un grupo de oración.

b) Esto es lo que se pretende aquí al proponer orientaciones de dirección de un grupo de oración que, como se indicará, no
tienen un valor absoluto y único; sólo se intenta proporcionar líneas generales e insistir en aspectos fundamentales, para que la dirección del grupo no se hunda en el desorden; quede a la deriva, se exponga a dar paso libre a ocurrencias de momento, a introducir o dar énfasis excesivo a ciertos aspectos que harían de la reunión todo, menos un grupo de oración con las características de la Renovación Carismática. Por eso, fuera de casos de excepción, en los que las personas participantes son todas o casi todas ellas servidores experimentados en la dirección de grupos, es realmente expuesto dejarlo a la iniciativa de todos y cada uno. Aun en esos casos, debería haber una persona que tuviera la responsabilidad de velar discretamente para que el grupo camine ordenadamente. La experiencia nos muestra que, de otro modo, surgen las indecisiones en el comenzar, en la introducción de los cantos apropiados,... en el terminar. Y no es raro que en ellos el grupo quede a merced de sí mismo o de las personas más atrevidas, pero, quizás, menos indicadas.5

c) Dirigir bien un grupo de oración implica estar discretamente atentos a lo que en él acontece. Hay cierta creencia en los
grupos de oración de que cuanto en ellos sucede es del Espíritu. Y no es así. Esto tiene una aplicación especial a los carismas. No todos los que parecen ser auténticos en realidad, de hecho, lo son, ni el uso que se hace de ellos es siempre correcto. Por eso, los dirigentes del grupo de oración, muy especialmente el responsable, deben velar con diligencia, pero con paz, para que todo suceda ordenada y correctamente. No siempre será así; entonces hay que hacer uso de la "discreta autoridad" que será ejercitada privadamente casi siempre; públicamente, con tacto y caridad, cuando se imponga esta medida. C -La conducción de la oración, (Resumen). Bases indispensables: -La sana libertad de los hijos de Dios, no caprichosa, sino discretamente ordenada (ICor. 14,30), atenta al auténtico soplo del Espíritu. -El puesto de la Palabra de Dios, será siempre central. Se va al grupo de oración para alabar al Señor y escucharlo. El nos puede hablar de muchos modos, valerse de maneras diversas, pero lo hace especialmente por su palabra inspirada que es la Escritura (2Tim 3,16). Mas la oración no es un estudio bíblico. -El abandono de todo cuidado: (Fil 4, 6). Implica disponerse y tratar de liberarse de las preocupaciones de la semana para poder alabar mejor al Señor. La alabanza brotará más fácil, cálida, espontánea, ungida. -En el centro, la alabanza: No debe ser sustituida por la intercesión. No se opone a ella; es el grito de victoria de nuestra fe. Proclama la victoria de Cristo en toda circunstancia por dolorosa que sea. Por eso, se intercede vigorosamente en espíritu de fe, de compasión, de amor. Es preferible tener un grupo de intercesión que actúa otro día, con los que tienen el carisma de intercesión. -El hilo rojo: es el hilo conductor en la oración de alabanza, cuya percepción debe cuidar la persona que dirige el grupo. Obra del Espíritu, el dirigente procurará devolver el grupo a ese cauce discretamente; en alguna ocasión, se impondrá llamar la atención del grupo en la paz del Señor, cuando se hubiere descarriado.

-Los carismas: no se han de coartar, sino fomentar con gozo y discreta humildad al mismo tiempo que se atiende a su buen uso. -Discernimiento y autoridad: Es para intervenir sólo cuando sea necesario y con la parquedad, sencillez y discreción de quien se sabe instrumento del Señor. Es el Espíritu Santo quien conduce el grupo de oración y de ninguna manera se le ha de suplantar. La autoridad está allí también para discernir, velar por el buen orden y por la unidad.6 D - Instruidos sobre la importancia de:

a) b)

El Bautismo en el Espíritu (El tema se toca ampliamente en otro lugar) La conversión: Es un fruto precioso de los grupos de oración. Una primera conversión para muchos; una segunda, tercera y continua conversión para todos que se ven conducidos a un cambio radical de vida. El puesto de palabra de Dios: (Al que se ha aludido) Una comunidad de amor: Para ello nos ha reunido el Señor por su Espíritu (Hech 2, 42s; 4, 32ss). Es descubrir el amor de Dios más allá de todas las barreras, aprender el perdón, el compartir, el servicio. Amor espiritual: que nos conducirá a tener un solo corazón, a caminar unidos, a guardar la unidad, a compartir aun lo material (Jn. 17,21). El testimonio, la evangelización. El Espírtitu se nos da no solamente para santificamos, sino también para testimoniar y evangelizar (Le. 24, 49; Hech 1, 8). Si no se evangeliza (de los modos diversos que se puede hacer), no hay qué realizar sobre la tierra. Dios nos deja en ella para proclamar la Buena Nueva del Redentor. Hemos de animarnos unos a otros a testimoniar por nuestra vida y nuestras palabras: compartir las maravillas del Señor. El grupo será invitado a evangelizar aun todo él junto, por medios diversos: video cassettes en las casas, reuniones de información, anuncio en las calles, etc.), después de haber discernido qué quiere el Espíritu Santo para el grupo. Insertándose, sobre todo, en la evangelización de la parroquia, del plan pastoral de la diócesis.

c) d)

e)

f) Los cuatro pilares de una verdadera comunidad cristiana (Hech. 2,42). - La enseñanza de los apóstoles: Nutrirse de la Palabra de Dios. Pero se recordará que los católicos en particular tienen los intérpretes más autorizados en aquéllos que tienen la responsabilidad en la Iglesia después de los Apóstoles: la enseñanza oficial de los obispos alrededor del obispo de Roma. Por otra parte, se prestará la debida y discreta atención a aquéllos que tienen un ministerio realmente reconocido para que sea bien usado. -El compartir fraternal: Ya antes se aludió a él. -Fracción del pan: Es la comida del Señor, la Eucaristía. Magnífica ocasión de ofrecerse al párroco para que las misas de los domingos sean siempre más bellas, más dignas del Señor. -Las oraciones: La oración comunitaria en todos sus modos: en pequeños grupos, en familia, en parejas (de matrimonios), y la oración personal. La verificación de estos cuatro pilares será una de las preocupaciones primordiales del "pastor"'7 E - Prepararse y preparar la reunión de oración. a) Prepararse: (Is. 24, 16;Jn. 1, 14;Ap. 49-ll;Sal 1, 18; 33, 2; Ef. 1,6;5, 11-14). -Actitud de alabar y servir Muchas personas se acercan a la reunión de oración como si se tratara de una estación de aprovisionamiento que satisface sus personales necesidades espirituales: Una actitud incorrecta» equivocada y desconocedora de la vida espiritual. Los que vienen para "recibir" están, frecuentemente, llenos de un mirar hacia "sí" y se hacen incapaces para servir a las necesidades de los demás. Si cada uno actuara así, la reunión de oración funcionaría mal, porque no habría uno a quien dar. Cada uno estaría fuera de la vida sin dar de sí mismo. Esta concepción no es una adecuada concepción de la vida cristiana.8 El servidor debe educar al grupo en punto tan importante, al mismo tiempo que vela sobre sí para no caer en esta trampa. Este ejemplo que se ha puesto, podría multiplicarse. De algún modo se hace en la instrucción, uno de cuyos temas se formula: lo que no es la reunión de oración. Todos necesitamos con urgencia arrepentimos y comenzar una vida centrada en Cristo y llena con el servicio a los demás. Así es como debemos acercamos a la reunión de oración; con el corazón lleno del deseo de alabar al Señor y de servir a los demás.

-Transparencia y escucha. A. Cartier, indica dos actitudes fundamentales que deben estar muy presentes en el grupo de oración. Juzgamos que ambas deben encontrarse en el corazón mismo del o de los que se preparan para dirigirlo:

- Transparencia: es decir, tener un corazón sencillo, humilde, abierto, capaz de dejarse iluminar con el Señor; olvidarse de sí,
centrarse en aquél que desea actuar poderosamente en el grupo, a través de su dirección. Tener, por lo tanto, esa sencilla, pero fuerte confianza en la presencia actuante del Espíritu. Estas actitudes deben ser cultivadas por todo servidor siempre, pero especialmente cuando se dispone a dirigir el grupo de oración.

- Escucha: Es decir, atención a la obra del Espíritu; sensibilizarse ante Su palabra y Su moción; para ser un instrumento eficaz
en la conducción de los grupos que se prepara para dirigir.9

- Llenar nuestro tiempo de cada día con la oración y el estudio de la Escritura, y las ocupaciones de estado. (ITes.
5,17; 2Tim 3,11-17; ITim 3,4-6). Es una parte esencial de la preparación para la reunión de oración. No debemos esperar a participar en ella. Hay que hacerlo antes, diariamente: La oración, en la vida cristiana, no es una realidad opcional. Es necesaria en la vida diaria del cristiano, si quiere verdaderamente entrar en intimidad con Dios, relacionarse filialmente con El, progresar en su conocimiento vivencial, dejarse "transfonnar en Cristo" por el Espíritu... Así, las reuniones de oración se enriquecen porque cada uno ha mantenido su contacto individual diario con el Señor. En nuestra oración diaria renunciamos a "mirar hacia nosotros" y vamos descubriendo modos diversos de servir a los demás en la reunión de oración. Si todos, especialmente los servidores, hacen esto, la reunión de oración será una fuente muy fecunda de dirección para nuestras vidas y de servicio para nuestros hennanos.10 b) Preparar la reunión de oración

- No se debe improvisar la reunión de oración. Se dan tiempos diversos para ello:
El mismo día, con una reunión previa de los servidores. Algunos días después, cuando se evalúe la reunión precedente y se prepare la siguiente. En otro tiempo. En todo caso, es importante que se dedique al menos veinte minutos a la oración antes de comenzar la preparación.

- Cómo prepararla:
(No se trata de programar cada detalle, pero tampoco dejar a la improvisación las cosas más importantes). Prepararlas líneas generales. Asignar responsabilidades: dirección del grupo, lectura de la Palabra, etc. Tener muy en cuenta la selección de cantos, con la flexibilidad suficiente para cambiarlos, siempre según la línea que ha tomado la oración, guiada por el Espíritu, y la profundización en la oración de alabanza. Anotar los avisos convenientes, que se darán a su debido tiempo, no en otro. (La preparación debe ser flexible; se trata de evitar la improvisación y el desorden que suele seguir, y de cooperar con el Espíritu en su obra). Pero hay que estar dispuestos a que El disponga las cosas de otro modo. Seguir, entonces, discemidamente su guía y variar aspectos que se preveían adecuados. Debe tenerse un "equilibrio" que evite la rigidez y la improvisación o precipitación del momento).11 F-Permitir que el Espíritu Santo dirija el curso de la oración. a) Tarea fundamental: permitir al Espíritu Santo dirigir el curso de la oración participada: (Rom. 8, 9; 14-17; 26-27; Gal. 4,6) Es el aspecto más importante. Sin esta guía habrá una oración material, no espiritual, menos cristiana. Sin la intervención del Espíritu Santo no hay posibilidad de oración dirigida al Padre en Cristo. Precisamente una función insustituible del Espíritu Santo es no sólo suscitar nuestra oración, sino también enseñamos a orar, dirigir nuestra oración y suplir nuestra innata deficiencia. (Rom 8, 14-16; 26-27; Gal. 4, 6-7). b) Esto supone en el servidor:

- Sensibilización a la acción del Señor. - Atención pacificante a su acción.
- Disposición de sí, para no buscarse; no tratar de imponer criterios propios, caprichos, modos de ver...

Es una muerte a sf mismo, para que la guía del Señor se haga manifiesta y requiere el uso constante del discernimiento. Es ser usados para realizar el plan de Dios en el grupo, en la oración concreta, en la "edificación" de la comunidad, para la gloria de Dios. Hay que partir del hecho de que realmente el Espíritu es quien dirige la reunión de oración. Para nosotros, esto es un acto de fe, pero también una evidencia.

- El Espíritu Santo va sensibilizando al dirigente de la reunión de oración, a medida que éste se hace dócil instrumento a sus
mociones, con un don para percibir qué es lo que desea El realizar; le va haciendo intuir, con mayor o menor claridad, el plan de Dios para la reunión y, a veces, le especifica direcciones concretas, pero que deben ser discernidas.

- Este aspecto, a la vez que es muy alentador, es también, ambiguo: el servidor puede confundir lo que es su deseo con lo que
le atribuye supuestamente al Espíritu; su punto de vista, con la iluminación que dice deberse a la acción del Espíritu Santo. Por eso, aquí tiene un valor inapreciable la humildad, el reconocimiento de la propia limitación y aun del autoengaño y, sobre todo, del discernimiento que ha de buscar como ayuda en la comunidad, en los demás servidores, y en personas espirituales competentes.

- Por la gracia del Señor, los servidores van siendo capacitados para asistir a su grupo en la "edificación" de todos los
elementos del círculo de oración.12 c) A modo de complemento. "Cómo discernir entre la palabra que se ha de decir y la palabra que se ha de callar". San Ignacio nos dice que hay tres clases de pensamientos; "uno propio mío, y otros dos que vienen de fuera, el uno que viene del buen espíritu y el otro del malo" (EE 32). Es conveniente, por lo tanto, durante la oración de la asamblea carismática, ejercer un continuo discernimiento sobre lo que en mí se produce, sea para callar, sea para hablar, para expresarlo. Así, la oración carismática auténtica es lo inverso de una acumulación de oraciones espontáneas, las cuales no habrían nacido en lo interior antes de ser dichas. Por otra parte, este discernimiento no es una "rumia cerebral" y timorata: al contrario, tiene cierta "ligereza intuitiva" que no hace pesada, en modo alguno la oración. Se ha hablado más arriba de la escucha. Es primordial, pero se trata de una escucha particular: está atenta a dos aspectos en los que el Espíritu se manifiesta; "va y viene" entre dos polos.

- Lo que el Señor dice a la asamblea. - Lo que el Señor me ha dicho en lo más profundo de mi ser.
Estas dos palabras, viniendo del mismo Espíritu, pueden que no sean idénticas -aunque, a veces, lo sean y se confirmen así mutuamente- pero sí están annonizadas, son convergentes. Cuando se percibe desarmonía, discordancia, entonces ya sea la asamblea, ya sea mi propio corazón, no está a la escucha del Espíritu. Conviene, sin embargo, guardarse de pretender deducir con demasiada ligereza, que es la asamblea la que está siendo infiel al Espíritu y poner, a priori, la confianza en el discernimiento de aquéllos que tienen el carisma de percibir el hilo conductor de la oración. En los comienzos, se velará por hacer suya la oración de la asamblea y verificar la que sube del propio corazón (y se une) a la oración de otros henéanos. Entre las cosas que vienen del "buen espíritu", del Espíritu del Señor, no todo es necesariamente para ser dicho en alta voz. Hay, en efecto:

- Palabras que vienen del grupo tanto como de nuestro propio corazón, que están destinadas a interiorizarse en el silencio. - Al contrario, otras palabras suben de nuestro corazón y están destinadas a la asamblea, para nutrir su oración, para edificar,
para enseñar, para hacerla que se comunique en el gozo, etc. Aquí es donde se manifiestan los carismas más diversos: canto en lenguas, profecía, gestos que se realizan en la asamblea, enseñanza, comunicación de un texto tomado de la Escritura, oración, etc.

NOTAS
1. Bert Ghezzi, Build With the Lord, Word of Ufe, Arbor, Michigan 1976,49. 2. Bert Ghezzi, oc. 49 3. J. Blattner, Effective Prayer Meetings. prayer Group Work Shop, (varios), Servant Books, Ann Arbor, Michigan, (Edit. Bert Ghezzi, J. Blattner) 1989, 8. 4. J. Blatter, o. c., 18.

5. Cfr. Mons. V. M. News Letter, october, 1985,4. 6. R. Jacob, Comment batir un Groupe de priere solide, Tychique, n. 77, Janvier, 1989, 13-14. 7. Cfr. J-D. Fischer, Recommendations útiles pour la priere en común, Tychique, N.; 68, juillet, 1987,43-45. 8. J. Blattener, o. c., 9; Cfr. Bert Ghezzi, Build with the Lord, 51-53; R. Jacob, Comment batir un Groupe de priere solide, Tychique, november, 1989,31-32. 9. A. Cartier, Le Groupe de priere, Tychique, n. 24, mars, 1980,22.

10. Bert Ghezzi, o. c., 53. 11. L. Dodde, Atelier, Groupe de priere, Tychique, No. 79, mai, 1989, 44-45. 12. Bert Ghezzi, o. c., 54. Recomendamos en cuanto se refiere a los grupos de oración, entre otros, los artículos ya aparecidos en la revista New Covenat, con el titulo general: "Questiones", generalmente firmados por Al y Patti Mansfield; igualmente, son de gran valor las orientaciones que aparecen frecuentemente en la revista Tychique, tan valiosa, bajo el título: "Atelier: Groupes de Priere". A partir del No. 67 (1988) vienen apareciendo artículos monográficos sobre los diversos aspectos de los grupos de oración en la revista "II est Vivant" Los recomendamos encarecidamente. Cabria citar no pocos números de la revista "Alabanza", editada en Santo Domingo, República Dominicana, por la Renovación Carismática. Frecuentemente toca temas relacionados directamente con los grupos de oración. No citanos otras publicaciones por creerlas menos asequibles a la mayoría de los lectores, aunque merecerían, por su valor, constar igualmente en la nota presente.

III PARACONSTRUIR UNA AUTENTICA REUNION DE ORACION
PUNTOS FUNDAMENTALES:

l-Establecer en la reunión de oración un "buen orden" (ICor. 13,32-33; 40) A-Sentido: a) “Decidir de antemano sobre normas determinadas y básicas" El fin no es la norma por la norma, sino facilitar la sana libertad de la reunión para entregarse al Señor en la alabanza. Estas, por tanto, deben ser claras, pero flexibles; deben ser" balanceadas" y capaces de ser aplicadas de modo diverso a diferentes situaciones siempre dentro de un orden que permita la discreta libertad y, consiguientemente, se evite el desorden, barrera para la actuación del Espíritu en poder. - Tener un tiempo detenninado para comenzar las reuniones de oración y para terminarlas. Esto supone urgir discretamente, pero con fortaleza la puntualidad.Fuera de casos excepcionales, se debe comenzar a tiempo y terminar a la hora prevista. Alargar notablemente la reunión trae inconvenientes que pueden enfriar el fin del círculo de oración y aun alejar de él a más de una persona. No ha de ser, sin embargo, tan estricto que esté pendiente constantemente del reloj. En esto, como en otras muchas cosas, debe darse ese equilibrio y sentido de lo conveniente tan necesario al servidor. - Estar de acuerdo en los puntos o aspectos esenciales que nunca deben faltar en la reunión de oración. Como se indica en la instrucción sobre los elementos de una reunión de oración, no todos son igualmente importantes. Los hay tales que configuran, fundamentalmente, una reunión de oración "carismática". En esto es necesario que los servidores estén de acuerdo. Los demás, aunque importantes, no han de estar siempre presentes necesariamente. Pero tampoco se los ha de dejar de lado sin justa causa: tiempo; mayor extensión concedida a la alabanza; la peculiaridad de una reunión de oración determinada (v.g., de un grupo que se inicia...) B-Determinar y participar “responsabilidades”entre los servidores en la dirección de la reunión de oración. Fuera de casos excepcionales o de emergencia no debe haber un solo servidor para una reunión de oración, aunque ésta sea poco numerosa. Acaparar todas las responsabilidades no es conforme a la acción del Espíritu que "reparte" sus carismas como quiere. La experiencia enseña que se corre el peligro, y no pocas veces se cae en él, de constituirse "señor del grupo de oración" y sustituir la acción del Espíritu, relegándola a segundo plano, por la propia del servidor. De aquí se puede pasar fácilmente a servirse de la reunión de oración como de un instrumento para satisfacción humana personal, para verse halagado en su "servicio" y aun para sentirse "dueño" de un grupo de personas a las que, aparentemente, presta una ayuda desinteresada, aunque esto tenga lugar a nivel subconsciente. Dejar para última hora, fuera de excepciones inevitables, distribuir responsabilidades, lleva a la improvisación; da lugar a conflictos evitables de autoridad; a que la reunión de oración marche a la deriva; a que el auditorio perciba, con el daño consiguiente, la indecisión, la falta de criterio, aun la dirección desigual, sin una unidad central, flexible, pero definida. La participación de "responsabilidades" ha de hacerse teniendo en cuenta las cualidades humanas de cada uno de los servidores; la experiencia que tienen en la dirección de una reunión de oración: si es o no principiante, o lleno de experiencia garantizada por el tiempo y el sentir de la reunión de oración. Sobre todo se ha de tener en cuenta la unción del Espíritu Santo: el carisma particular de cada y no y la guía del Espíritu para esta reunión determinada. Esto no indica que cada uno ha de ejercer siempre el mismo papel. Es conveniente irse turnando con alguna frecuencia. Así se da lugar a una experimentación sana de las posibilidades de los diversos servidores; se les va entrenando convenientemente y se da oportunidad a que el Espíritu Santo los vaya enriqueciendo y profundizando en sus dones. La determinación y participación de "responsabilidades", ordinariamente convendrá hacerla cuando se prepara la reunión de oración, que no pocos suelen juntar con la evaluación de la precedente. Es muy conveniente tener una habitación separada de aquélla en que se reúnen para orar. En ella cabe reunirse para la reunión de oración (es preferible hacer esto último ante el Santísimo); para orar por las personas que lo pidan, después de la reunión de oración; para hacer "liberaciones" por aquellas personas que realmente lo necesitan. En ellas no deben intervenir sino personas de mucha oración, de instrucción conveniente en este ministerio y, sobre todo, de gran experiencia en este campo concreto. Si es posible, tendrá la asistencia de un sacerdote y estaran respaldados por la oración de un equipo de intercesión"1. "Nuestra actuación, para estructurar la reunión de oración, no reemplaza la acción del Espíritu Santo, sino más bien da a su acción una mayor eficacia". C - Señalar un dirigente para la reunión de oración. Este punto tiene su relación con el anterior y, al mismo tiempo, lo completa.

Señalar un dirigente, un último responsable, entre los demás servidores, es, quizás el aspecto más importante para establecer un "buen orden". El ejercicio de su "autoridad" debe ser un auténtico servicio hecho con humildad, respeto a las personas y a sus aportaciones, espíritu de diálogo fraternal, actitud de unión, ejemplaridad cristiana, espíritu de oración y sometimiento a los equipos que estén sobre él, confianza en la guía del Espíritu. Las reuniones de oración que no tienen dirigentes "reconocidos", capaces, entregados sinceramente al Señor, corren el riesgo de enfrentar especiales dificultades para seguir a Jesús: Son especialmente vulnerables a la desunión, enemigo siempre acechando a los servidores para paralizar el crecimiento del grupo y aun destruirlo.
-

Están expuestos a la competencia, una tentación que, partiendo muchas veces de un gran deseo de ser1 eficaz y de fructificar en el campo que se le ha señalado, puede degenerar en búsqueda de sí, por la superación y prevalencia sobre los demás.
-

Están tentados de inercia: de dejarse arrastrar por una disimulada pereza, descargando sü propia responsabilidad sobre espaldas ajenas; o retirarse de actuar, en una actitud infantil al sentirse, a veces, subjetivamente, postergados, no apreciados debidamente, coartados en su actividad, etc.
-

- Están expuestos a otras perturbaciones que hacen acto de presencia cuando no hay un último responsable que modera, coordina, unifica, alienta, resuelve conflictos, anima a la oración, vigila discretamente el uso de los dones. - No se requiere que el dirigente o responsable del grupo de oración tenga todos los dones. El Señor los reparte a unos y otros. Pero sí debe poseer aquéllos que son necesarios para poder ejercer su misión como eficaz colaborador del Espíritu. Ya se habló de esto antes. Cuando entre los servidores hay varios que pueden dirigir el grupo de oración es muy conveniente que se establezca un sistema de rotación. - Las reuniones de oración sin "liderazgo" no sólo son poco prácticas, son también antibíblicas. El Señor ha establecido normas para su Iglesia y los grupos cristianos manifiestamente deben someterse a los dirigentes que los presiden.3 Si nos atuviéramos solamente a lo material: a dar el paso de los diversos aspectos que suelen entrar en un grupo de oración, dinamos que es relativamente fácil dirigirlo. Bastaría con conocer uno de los modelos que pueden darse y estar atentos a hacer que se cumpla. Pero esto es tener un concepto demasiado restringido y pobre de una reunión de oración y de la misión del servidor en ella. La reunión de oración tiene una dinámica interna fundamental que viene dada por el sentido o espíritu profundo de los elementos fundamentales que la integran: por la acción del Señor a través de su Espíritu en la asamblea y en cada una de las personas que la componen: por la respuesta que deben dar cada una de ellas y la reunión como tal, a la finalidad íntima de los elementos esenciales y, sobre todo, a la actuación del Espíritu. Vista a esta luz, la reunión de oración se hace más difícil de dirigir y, consecuentemente, los requisitos humanos y divinos exigidos al dirigente se hacen más apremiantes e insustituibles. D).Señalamos a continuación, algunas de las funciones del "buen dirigente" en la reunión de oración:
-

El procura "centrar" el grupo "en Jesús", con su discreta y breve exhortación. Está atento al ritmo que el Espíritu Santo quiere imprimir a la reunión de oración este día y procura mantenerlo en él.

- El reorienta el grupo de oración cuando comienza a desviarse. Debe, pues, conocer los diversos recursos que habrá que utilizar, con discreción, en cada caso. El conserva la corriente de la reunión de oración en el Espíritu Santo, moviendo al grupo de un elemento a otro con seguridad y suavidad, a la vez, siendo muy parco en el uso de la palabra.
-

El está atento a que el grupo de oración no se vaya por la tangente, reorientándolo; mejor aún, previniendo que se disgregue en relaciones de experiencias personales, discusiones u otras actividades que apartan al grupo de su fin fundamental, que es "Glorificar al Señor", por el Espíritu Santo.
-

El alienta a participar, sobre todo en la oración de alabanza, con gran discreción y parquedad. Cuando hay personas que no se abren a ella, verá si sería conveniente tomarlas aparte, en otras ocasiones, intruirlas sobre el tema y aun iniciarlas, poco apoco, con la alabanza. A veces será recomendable la oración de sanación interior cuando se detecta que hay algún impedimento que estorba esta apertura.
-

El enfrenta las perturbaciones que se puedan suscitar. Este punto es especialmente delicado. En él se debe evitar dos extremos: la precipitación y la demora injustificada; aquí se necesita recurrir a la ayuda del Espíritu Santo de un modo especial. Cada caso suele ser peculiar y no es fácil ni aun conveniente dar reglas que se apliquen indistintamente a toda situación por diversa que sea. Habrá, sin embargo, situaciones en las que haya que actuar de inmediato y otras en las que la dilación para una ocasión más oportuna sea más aconsejable y provechosa.
-

Cuando el servidor va adquiriendo experiencia y, sobre todo, se va entregando a la acción del Señor y recurre a la oración fielmente, el Espíritu se encarga de irlo sensibilizando y afinando su discernimiento natural.

- El conduce a la reunión de oración hacia el mensaje del Señor que se da no sólo (aunque sí principalmente) en la Palabra del Señor, sino también a través de los demás elementos del círculo de oración.4 - El está atento a resumir muy breve y discretamen - te, cuando parezca ser importante, (esto ha de ocurrir pocas veces), y casi siempre, al final de la reunión de oración.
-

El anima discretamente a abrirse a los dones del Espíritu y usarlos rectamente para bien del grupo.

Cuida de que todos, los que asisten por primera vez y aquéllos que llevan en el grupo algún tiempo, estén recibiendo buena enseñanza, adecuada a sus necesidades. Se va fijando en las personas que ofrecen garantías de ser llamadas por el Señor al ministerio del servicio en el grupo de oración.
-

- Provee (hace que vayan surgiendo) grupos de crecimiento; esto es, estructuras auxiliares, además de la reunión de oración semanal, para ayudar a las personas a crecer en el Espíritu y las supervisa muy discretamente. - Excluye, con tacto, de "posiciones de liderazgo" a las personas que tienen problemas emocionales mayores que los ordinarios. Esto, en la mayoría de los casos, será competencia de los equipos. Presta una atención especial a los que llegan por vez primera al grupo de oración, y a los que tienen dificultad para integrarse en él.Tiene muy en cuenta que la reunión de oración tenga y conserve su irradiación en la vida diaria. - Cuida celosamente la pureza e integridad de la fe en la enseñanza.
-

Es PACIENTE en ir educando la reunión de oración, sobre todo, en aquellos elementos que suelen asimilarse con más dificultad; profecía, testimonios, peticiones, etc.
-

Cuida, especialísimamente, de mantener la UNIDAD entre los miembros del grupo y el servicio fraterno dentro y fuera de él, etc.
-

Cuida de que los asistentes al grupo de oración estén en sus casas a una hora conveniente. De otro modo, se pueden suscitar conflictos domésticos y desvanecerse el fruto de la oración. Más de una vez ha sucedido que la inexcusable tardanza y hora avanzada haya sido la causa de la oposición del esposo o de la esposa, cuando sólo uno de ellos está en la Renovación, o el reclamo justificado de los hijos. El desenlace final es, a veces, tener que abandonar el grupo de oración por una causa que pudiera haberse remediado fácilmente.
-

E-Corregir discreta y oportunamente lo que debe ser corregido: a)-Normas generales: (Amplificamos, por su importancia, lo ya indicado sobre la corrección). Es una de las tareas que, a no pocos servidores, les resulta más difícil y dolorosa. A veces puede provenir de lo que vulgarmente se llama "falta de carácter". En este caso, sería saludable preguntarse si tal persona es llamada a servir como dirigente de un grupo de oración, puesto que parece faltarle la conveniente autoridad y su debido ejercicio. Otras veces, quizás provenga de una comprensión inexacta de la caridad: considerar como tal dejar sin la conveniente corrección a una persona determinada o a un grupo por no "faltar a la caridad", cuando, precisamente, es todo lo contrario. No pocas veces se prefiere "dejar pasar las cosas" antes que correr el riesgo de quedar mal ante los demás. Son personas que miran demasiado hacia sí y tienen muy vivo el sentimiento de aprecio. No se trata de perderlo por el indiscreto actuar. Si la corrección se hace a su tiempo y con el modo debido o como los autores espirituales indican: "con fortaleza y suavidad" a la vez, no hay porqué temer que esto suceda; sí lo contrario, al menos entre las personas sensatas. En definitiva, siempre hay que estar dispuesto a quedar mal con algunas personas, sin pretenderlo, por más que la corrección se haga lo más humana y evangélica posible. Orientaciones sobre cómo corregir a las personas: Ya lo indicamos: en cuanto al modo, con fortaleza y suavidad. Sería de desear que los servidores conocieran a las personas de tal modo que su corrección fuera lo más eficaz posible, por acomodarse discretamente a las mismas.
-

En qué: no todo debe ser corregido. Hay cosas pequeñas sobre las que es mejor cerrar los ojos. De otro modo, el servidor se convertiría en un pequeño dictador que está buscando cualquier error para corregirlo.
-

Sí debe ser corregido cuanto suponga un daño algo mayor para un grupo de oración, para su crecimiento, para el buen orden. Dejarlo sin corregir es contribuir al mal y preparar el camino a otros errores mayores.
-

- Cuándo se ha de corregir: Como en lo anterior, se necesita no sólo la iluminación del Señor sino una buena dósis de sentido común y discreción: ¿en público? ¿en privado? Cada caso habrá que discernirlo de algún modo, pues se presentarán cosas en las que se deba actuar con presteza. - Cómo debe ser la corrección: Ordinariamente es mejor corregir directamente a la persona. Cuando se hace de un modo impersonal nadie se suele dar por aludido. En todo se ha de guardar el servidor de los extremos tan perjudiciales: de la precipitación y de la demora innecesaria. _ La experiencia enseña que se peca más por no corregir que por extralimitarse en ello. Los "sentimientos bondadosos" del servidor no deben apartarlo de cumplir con una obligación importante y, no pocas veces, necesaria.

No es lo mismo, por supuesto, hacerlo por primera vez que tener que corregir a un reincidente, sobre todo, ya en cierta manera habituado.
-

Cuando el grupo entero necesita corrección se puede hacer directamente o en forma de enseñanza. A veces se cometen errores por falta de la debida instrucción.
-

Es muy importante prevenir. El servidor puede evitar tener que corregir con frecuencia si se adelanta a ir intruyendo y educando paciente y constantemente el grupo de oración.
-

b)- Algunos aspectos que con más frecuencia hay que corregir: El mal uso de los dones, sobre todo el de profecía. - La lectura excesivamente larga de la Sagrada Escritura en la oración de alabanza. - Mezclar la oración de petición con la oración de alabanza. - La cacofonía en la oración de conjunto, sobre todo en la oración de lenguas; más aún, en el canto de lenguas, - Los abusos en este mismo don. - Los testimonios que se multiplican o se hacen demasiados largos. - El falso uso de la “palabra de conocimiento”y de “sabiduría”. - La introducción de demasiados cantos en la alabanza o, al contrario, su reducción excesiva. - La ruptura intempestiva de los silencios. - En ciertos grupos, el acaparamiento por unos cuantos de la oración de alabanza y el mutismo de otros (hay que animarlos y ayudarlos discretamente a abrirse). - Comportamientos poco respetuosos en la expresión hablada de testimonios. - Dar excesiva importancia a Satanás. - Doctrinas no del todo católicas; frases o expresiones que suscitan dudas o turbación doctrinal. - Convertir la oración en una reunión de enseñanza. Dentro de la gran importancia que tiene, debe limitarse a un tiempo discreto (v.g. 15 minutos). Los servidores con la experiencia de sus respectivos grupos de oración caerán en la cuenta de que quizás otros aspectos entran dentro del catálogo y de que algunos señalados aquí no se presentan con frecuencia en su grupo.5
-

2- El orden en el grupo de oración y la misión del servidor responsable: A-Reflexiones: a) No es tan infrecuente oir decir que el papel del servidor en el grupo de oración sólo debe ejercitarse cuando el grupo está comenzando su vida en el Señor; cuando empieza a reunirse; después de cierta madurez, dicen, todos son capaces de dirigir y no hay por qué uno o varios lleven el peso de la dirección. Afortunadamente, este criterio ha ido desapareciendo como consecuencia de malas experiencias. b) No se trata de una competencia entre la "ley y el Espíritu", ni de la "libertad contra la rigidez". Esta es una interpretación que desenfoca y aun desquicia las cosas. Quizás en ninguna otra parte es tan fructuoso el "orden" y, consiguientemente, el papel del servidor responsable, como en los grupos de oración de la Renovación Carismática. En ella, de una manera natural se ha ido descubriendo la importancia del orden, sin el cual todo lo demás, aún la acción del Espíritu Santo, corre inminente riesgo de frustrarse. c) Es importante no confundir nunca la espontaniedad tan cultivada y beneficiosa en los grupos de oración, con la descontrolada libertad; con el hacer o decir lo que se me ocurre, aunque se trate de la alabanza. En otra parte se aborda este tema, sin duda importante. d) El orden en un grupo de oración comienza con el mismo responsable. El es el primero que debe establecer en sí el orden antes que en los demás del grupo por el que debe velar. e) La falta de un servidor responsable hace que nazca pronto cierta difusa confusión que puede llevar a ser poco menos que caótica. Las interrupciones de una marcha impresa por el Espíritu estarán más de una vez, a merced de un deseo interior atribuido al Espíritu. f) Es importante el papel del responsable de un grupo de oración en lo más externo o material: regular los diversos aspectos que entran en una oración carismática, con discreta flexibilidad; su función primordial es orientar y mantener la unidad y ejercer prudentemente la autoridad, resolviendo los problemas que surjan. El ejerce su misión imprimiendo una buena dirección al comienzo y exhortando, muy discreta y brevemente, a buscar al Señor, a oírlo, a participar, a cantar. No siempre actuará rectamente; pero cuando surgen problemas, él debe dar una orientación que conduzca a la unidad. El fin de los grupos de oración es el amor en la unidad (ICor. 14, 1; 14, 39), y esto imprime su carácter a la actuación del servidor, pero en su misión, necesita ser ayudado por todas las personas del grupo: Uno de los modos es respondiendo dócil y voluntariamente a su dirección; otro, animándolo en su obra y ayudándolo a crecer en su servicio aun a través de los errores que pueda tener. Cuando la dirección del

responsable y la respuesta del grupo van de acuerdo, podemos estar seguros de que éste avanza en la unidad, en el amor, en los frutos del Espíritu. Esta unidad se guarda y se refuerza cuando cada uno sabe que puede realizar lo que él y el grupo espera en un tiempo dado: orar, dar testimonio, decir un mensaje... más que andar saltando, de cosa en cosa. Se requiere, pues, un conocimiento común de lo que buscamos en la reunión de oración. (J. Cavnar). 6-7

NOTAS

Cr. L. Dodd, Atelier: Groupe de priere, Tychique, n. 79, mai, 1989, 44- 45. Berl Ghezzi, Build with the Lord, Word of Life, Ann Arbor, Michigan, 1976,43. J. Blattner, Effective Prayer Meetings, Prayer Group Work shop, (Edit. Bert Ghezzi and J. Blatlener), (Varios), Ann Arbor, Michigan, 1979, 9- 11. 4. J. Blattner, o. c., 9-11. 5. Cfr. Mons. V. M. Walsh, Guíen a mi pueblo, Key of David Publications, Philadelphia, 1980,11-12. Pensamos que no es fácil tener el justo equilibrio para mantener un orden que permita cierta sana flexibilidad. Un modo de actuar que, evitando todo duro "esquematismo" que mate la participación de las personas, contribuya al desarrollo armonioso del grupo de oración. Por eso, se requiere cierta madurez humana y, sobre todo, una sensibilidad interior a la gracia que actúe en el dirigente con libertad y cooperación del mismo. 6. Indicaciones: El "orden" en el grupo de oración y la importancia del "responsable". (Tomamos esta cita de Jim Cavnar, tan conocido como autoridad en el campo de instrucción a los grupos de oración). "la. El hecho de hablar de "orden" en una asamblea de oración frecuentemente, causa diversas reacciones. Algunos piensan que es un enfrentamiento entre la "ley" contra el "espíritu" y de la libertad contra el estrechamiento. Sin embargo, puede ser que en ninguna parte se aprecie tanto el orden como en la renovación carismática. Mientras otros especulan sobre el efecto de este orden en relación con el Espíritu, y de la autoridad con relación a la libertad, la Renovación Carismática ha descubierto, de manera natural, -por la experiencia- la importancia del orden. Cuando afirmamos que el orden está al servicio del Espíritu y de la libertad, no hacemos sino enunciar una teoría. 2a. El orden en una reunión de oración comienza con el responsable. El hecho de que haya un responsable implica la voluntad de que se de cierto orden. Algunos grupos han ensayado prescindir del responsable; mientras el grupo es pequeño, las cosas pueden trascurrir bien. (Aun en estos casos no es aconsejable, ni aun tratándose de grupos pequeños ya maduros. La experiencia enseña que así es. (...) La falta de un responsable ha conducido a consecuencias serias: las reuniones han frecuentemente confusas y lo que el Señor manifestaba no aparecía claramente. El peligro de alejarse era constante. La renovación carismática terminó por recomendar vivamente que debía haber un responsable y que su misión no era tanto guiar la reunión de oración, como la de velar por la unidad y asegurarse de que la dirección y la autoridad pudieran hacer frente a eventuales problemas que se suscitaran durante la reunión. El responsable, por lo tanto, está al servicio de la asamblea, marcando la dirección al comienzo y exhortando periódicamente al grupo a buscar al Señor, a escucharlo, a participar en la oración, a cantar. 3a. El hecho de tener un responsable es un paso importante hacia la unidad en el grupo de oración. No siempre habrá buenas iniciativas; puede, sin duda, haber errores. Pero mientras nosotros tenemos nuestra pequeña idea sobre como convendría actuaren la oración, el responsable nos puede dar la dirección que nos conducirá a la unidad. Pablo nos exhorta a "buscar la caridad" (Cor. 13,1). Los puntos fuertes de nuestras asambleas de oración deben ser el amor y la unidad y no hacer prevalecer la propia manera de obrar. (El subrayado es nuestro). 4a. El responsable de la asamblea tiene necesidad de sentir nuestra adhesión. Una manera es aceptar que él sea el responsable; otra, darle ánimo en su tarea; otra, ayudarlo a crecer en su servicio y saber sacar partido de los decisiones buenas y malas. Así la presencia de un responsable al que el grupo de oración se somete, facilita el buen orden en la oración". El hecho de que se mencione solamente al responsable del grupo de oración, no significa que no haya otros servidores. Debe haberlos. Su falta, expone a serios peligros que se mencionan en otra parte. Aquí se alude al responsable del equipo de servidores y, consecuentemente, al responsable del grupo de oración. 7. Ch. Massabki resume discretamente, de un modo general que más a de huí le particularizaremos, la actuación del servidor que dirige la oración: "Todo (en el grupo de oración) sucede dentro del "orden" (ICor. 14, 40) y la unidad. La reunión comienza por un canto gozoso, cálido para calentar los corazones, expresando la alegría de reencontrarse los hermanos y hermanas en Jesucristo, felices de reunirse para orar juntos. Luego, un animador abre la reunión. Después de haber recordado brevemente algunos consejos para que la oración se desarrolle en el orden, en la paz, en la escucha del Espíritu Santo porque Jesús va a orar en cada uno de los participantes, y, por lo tanto, en la escucha de unos a otros, él hace que comience a caminar, orientándola discretamente y permanece atento a su desarrollo. (Nunca deberá omitirse la invocación ferviente al Espíritu Santo). El animador es quien también la concluye. Este es, lo más frecuente, un laico, hombre o mujer, escogido porque está dotado, para esle servicio, del carisma de "presidir" del que habla San Pablo (Rom. 12, 8; lTes. 5,12; ITim. 3, 4-5). El tiene, sin embargo, un papel de "autoridad": puede, por ejemplo, intervenir para "apaciguar" la exaltación, reorientar la asamblea hacia la alabanza, hacia un silencio mayor o hacia una mayor escucha unos de otros. Esta escucha

1. 2. 3.

permite que la oración no sea solamente oración del que ora (en un momento dele mi i na Jo), sino que sea verdaderamente oración de todos (porque acogen en su interior la oración que hace un hermano o hermana). Se debe tener el sentimiento de entrar en una oración común, en la que cada uno "lleva" a los otros por su oración y se deja "llevar" por la de los demás. Para esto, es necesario que la oración de cada uno sea una oración a la escucha del Espíritu Santo que ora en cada persona y que construye, que forma El mismo la oración de la asamblea. La oración no debe, pues, estar hecha por unos y otros, sino recibida como don de Dios, una oración en el Espíritu, del Espíritu en nosotros que nos hace decir: ¡Abba! ¡Padre amado!"

IV- PARA CONSTRUIR UNA AUTENTICA REUNION DE ORACION:
La dirección del grupo a través de las diversas etapas 1. Observaciones Previas a) Es realmente importante caer en la cuenta de que los grupos de oración están sujetos a las mismas etapas a que, ordinariamente, estamos sujetos como individuos, en nuestro desarrollo espiritual. Por lo tanto, no se puede pretender quemarlas ni hacerlos pasar de una a otra por desconocimiento de esta realidad, por vanidad, por falta de sensibilidad o de discernimiento. b) No resulta fácil en la práctica, descubrir cuándo un grupo se halla en una u otra, sobre todo cuando no se trata de la etapa de iniciación, la más fácil de detectar. Pero hay signos, del grupo que pueden orientamos con bastante seguridad en este descubrimiento importante. c) Nos referimos aquí al grupo como tal. Esto implica el que haya personas a quienes no se les podrá aplicar la apreciación general. Tampoco se trata de aplicar a cada una de ellas lo que puede ser aplicable a la totalidad. Es muy arriesgado e imprudente pretender penetrar en el interior de las personas, aun a través de las palabras y acciones, para encuadrarlas en una etapa u otra. Esto pertenece a Dios; hasta cierto punto, al director espiritual, a quien el alma se le manifiesta sincera y transparentemente. Todo ello es ajeno al juicio de las personas que componen un círculo de oración. d) Caso aparte ofrecen las personas que van por primera o segunda vez a un grupo y a las que lo visitan de un modo inconstante. Nos referimos al núcleo que habitualmente asiste con frecuencia y que, dentro de ciertas diferencias, se puede conjeturar hallarse en una misma etapa o en distintas, pero que se rozan por su proximidad. e) Esta apreciación se facilita cuando el grupo ha nacido y ha ido creciendo progresivamente, de modo que los servidores tienen datos de la marcha desde sus comienzos, y han asistido a sus vicisitudes, a la integración de otros miembros, etc. f) Su actuación, dentro de la gran importancia que reviste, no deja de ofrecer dificultades. Se requiere una buena dosis de discernimiento, un recurso fuerte a la oración, un diálogo fraternal de los servidores entre ellos, etc. Aun así, cometerán errores, que sabrán utilizar sabiamente en otras ocasiones. 2- Etapas. Primera etapa: de Iniciación a la Vida en el Espíritu: (Hch. 10, 19-25). Se trata de personas cuya asistencia no sobrepasa los seis meses. Se entiende que su presencia en las reuniones de oración es asidua. Dos aspectos que forman el núcleo de la etapa de iniciación. a) La "información" A la persona o personas que se hallan en esta situación carismática: qué es, qué pretende, sus frutos, los grupos de oración, cómo se desarrollan, algo sobre la historia de la Renovación Carismática, etc. Si son personas que se integran a un grupo ya constituido, es bueno tomarlas aparte durante el tiempo de la instrucción general; darles la instrucción a las mismas y después unirlas al grupo general para que continúen con él la oración. Si no es posible este recurso, vean los servidores la forma del suplir, por instrucciones particulares durante la semana, lo que no se les ha podido dar en el grupo general ni en instrucciones separadas. Estas no deben ser impartidas por cualquier servidor o servidora. Elíjanse para esta ministerio servidores de plena garantía en todos los aspectos; de un sólido y cabal conocimiento de la fe católica y de la Renovación Carismática. Es muy importante que, ya desde los comienzos, vayan absorbiendo la doctrina más pura, confonne a su capacidad. La instrucción debe ser sencilla; moderada en los conocimientos que se les imparten y teñida de un clima vivencial. La duración debe ser discreta, ni más ni menos de cuanto necesiten para una conveniente iniciación que se irá profundizando a lo largo de las etapas subsiguientes. Pensamos que la "información" se debería dar aunque hayan pasado, o pasen más adelante, por un retiro de iniciación. b) La "experiencia de Vida en el Espíritu": (Hech 1,6-8). (Se toca este punto a modo de sencilla iniciación, la reunión de oración no es para preparar el Bautismo en el Espíritu Santo. Este tiene su propio tiempo, lugar y método. Lo hacemos, dando breves indicaciones porque la reunión de oración puede contribuir, indirectamente, a que las personas se vayan disponiendo a recibirlo en su tiempo oportuno. Es conveniente orientar a los dirigentes a capitalizarla, secundariamente, en este sentido). Está constituida, específicamente, por el Seminario de vida en el Espíritu, preparación fundamental para recibir el Bautismo en el Espíritu. Su importancia es tal que suele marcar, en muchas personas, una línea divisoria en su vida. Aunque la reunión de oración, al menos para nosotros, no es el lugar adecuado para impartirlo, sí ayuda mucho con la preparación que se supone ha tenido lugar en los varios meses que alguien ha estado asistiendo a las reuniones de oración. Aunque no se haya tocado tema alguno de los que se dan en el Seminario de Vida, la convivencia con los demás, el fruto de la oración, las instrucciones recibidas, etc. resultan una preparación que puede ser muy valiosa' El seminario de vida en el Espíritu y el itinerario de conversión y entrega espiritual que se recorre, viene a ser lo equivalente al catecumenado cristiano en la primitiva iglesia.

Modo de realizarlo: Exponemos algunas orientaciones a modo de información. Este aspecto tiene su propio modo de ser y de realizarse. Aunque difiera en muchas partes, se trata de diferencias accidentales. Lo sustancial permanece fiel en todas, avalado por la experiencia y el fruto de no pocos años. Algo previo, será ordinariamente la asistencia a los grupos de oración por algún tiempo, para tomar contacto con la Renovación Carismática, e irse preparando remotamente. Admite diversos modos: lo ordinario serán 7 semanas o más. En el Seminario: - Se exponen los temas principales ya clásicos en los Seminarios. - Se va dando información sobre los aspectos más importantes de la vida en el Espíritu: fundamentalmente sobre la Efusión del Espíritu, sobre el valor y la práctica de la oración, etc. Esta (la oración) deberá ser una de las preocupaciones más importantes del seminarista hasta llegar a hallar gusto y facilidad para la oración. La Renovación es fundamentalmente una experiencia del Espíritu, a través de la oración, por tanto, al hombre nuevo hay que aconsejarle un tiempo determinado de oración que al principio será breve para que resulte fácil de cumplir. El dirigente o acompañante debe orientarlo y revisarle este compromiso.3 - La oración en los grupos de diálogo. - La preparación para una recepción bien consciente del Sacramento de la Reconciliación, como signo y realización de una profunda conversión y entrega al Señor. - La oración (y estudio) durante el tiempo que dure el Seminario. - La conversación con la persona "guía" y con un sacerdote que la oriente, si es necesario o aconsejable. En el Bautismo o Efusión del Espíritu: (Hech. 1, 5; 2, 38-39; 11, 16; Lc. 3, 16). - El deseo intenso de abrirse al Espíritu. - La humilde petición del "Don" de Dios. - La "renuncia" a cuanto se opone a ser invadido por el poder y el amor del Señor y vivirlos en nuestra vida. - La "entrega" total consciente al Señor. - La apertura a sus "carismas". - Si fuera posible tener un retiro antes para llegar más profundamente a la experiencia de fe y de vida en el Espíritu, mejor. Después de la Efusión o Bautismo en el Espíritu (Hebr. 10,23-25). -Animación del compromiso de oración personal: El compromiso de oración personal (al que se aludió) deberá estar animado y protegido por ciertas prácticas ascéticas: v. g., servicios prestados, obras de misericordia, a veces el ayuno, la discreta vigilancia espiritual, etc. - Fortalecimiento de la vida de fe: Tener la persuación de que se presentarán dificultades, tentaciones, desconfianzas, dudas sobre la misma Renovación. Estar prevenidos para no confundir las emociones con las experiencias del Señor. Las emociones sanas, aprovechadas, ayudan. Pero se ha de tener presente que no se puede confundir con la fe, ni con la vida de fe que es, ordinariamente, el camino por el cual el Señor nos conduce. Es aconsejable, al menos por algún tiempo, un dirigente o servidor "apto": prudente, instruido espiritualmente, entregado al Señor, que acompañe al recién nacido a la vida espiritual, y le vaya aclarando el sentido de las dificultades, dándole ánimo, y remitiéndolo a un sacerdote cuando fuera necesario o conveniente. - Frecuencia de la vida sacramental con una nueva conciencia y un nuevo fervor. - Asistencia con discreción, a convivencias, retiros de profundización. - Asistencia a cursos de Biblia; procurar leer libros que vayan completando la formación sobre la Renovación, oración carismas, vida espiritual... - Si se dan "cursos de crecimiento", es muy importante inscribirse y seguir uno perseverantemente. - En cuanto a la enseñanza se deberán aclarar los temas fundamentales y repetirlos una y otra vez: Que es la Renovación, la oración de alabanza, la intercesión, la sanación, la oración en lenguas, el bautismo en el Espíritu Santo, las principales tentaciones y dificultades, la necesidad de comprometerse con el Señor y los hermanos y de caminar juntos etc.4 Segunda etapa: de integración y crecimiento (Ef. 4, 14-16; Col 1,9-12). Cuándo se da: Se da cuando el hombre, convencido de que éste es el camino claro para la realización de su vida cristiana, y habiendo sido orientado y discernido por los dirigentes, desea seguir en su crecimiento de la vida en el Espíritu, formar parte de un grupo en el que se sienta plenamente aceptado y que pueda integrarse. Requisitos: - Deberá tener ya una cierta garantía de fidelidad a la oración tanto personal, como de constancia y asiduidad en el grupo. - Aceptará a los dirigentes en sus orientaciones, pensando que el Señor los ha puesto en su camino para su crecimiento espiritual.

Deberá dar muestras de espíritu de servicio y de disponibilidad al grupo. Formación: a) Se deberán fomentar mucho las convivencias en el grupo a fin de crecer en las relaciones humanas con todos y cada uno de los hermanos. b) Objetivo: Llegar a conocer más profundamente a Jesús y, por lo tanto, a su plena aceptación, o mejor a entregarle plenamente la vida. c) División de la Enseñanza: Esta enseñanza se puede dividir en los siguientes periodos: 1ro- Purificación de la fe. Hasta llegar a una verdadera liberación de todo aquello que es obstáculo para aceptar a Jesús, como único Salvador y Señor. 2do- Construcción y fortalecimiento de la fe en un grado superior al de la etapa anterior. Mediante la insistencia sobre el tema de Jesús. Conocerlo más profundamente para terminar con una aceptación de su vida. 3ro- De crecimiento en la fe: Insistiendo en los temas, frutos y cansinas del Espíritu Otros temas que se pueden tratar en la enseñanza son los sacramentos y de modo especial la Confirmación. Al término de cada uno de los períodos, en que podría dividirse, se deberá tener un retiro, con una celebración o rito de compromiso. Al final del primero, con una renuncia especial a todo lo que significa el pecado, el demonio, el mal. En el segundo, haciendo una profesión de fe, con la aceptación de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y al finalizar el tercero, recibiendo el sacramento de la Confirmación, para los que no lo hayan recibido, o renovando la Efusión del Espíritu. La "duración" de esta segunda etapa puede ser de dos o más años. Los hermanos irán sintiendo la necesidad de un mayor compromiso, de un mayor crecimiento en la vida del Espíritu. Los "compromisos" de esta segunda etapa serán de una mayor fidelidad a la oración, tanto personal como comunitaria y el compromiso apostólico: -Más integración en el grupo, -Más transparencia, -Más espíritu de disponibilidad, en algún servicio o ministerio del grupo.
-

También aceptarán algunos servicios y compromisos fuera del grupo, en las parroquias respectivas. - Y quizás también habrá que iniciar ya alguna forma de compartir y ayudarse en el grupo. Para poder crecer más fácilmente, sin ser impedidos por los necesarios niveles de aquellos que van llegando a los grupos abiertos'5 Tercera Etapa: profundización (Fil. 3,1 7-14; 2, 1-11; Gal. 2,19-20). a) La tarea del servidor dentro y fuera del grupo de oración se resume en: Hacer del "amor" su objetivo. Realizar el gran mandamiento del Señor, (Jn. 13, 34). Y esto a través de "compartir en pequeños grupos". b) Evangelización (o compromiso apostólico). Insistimos en el tema por su importancia. Dentro de la etapa de crecimiento y profundización que prosigue, el grupo de oración entra en una nueva fase que coexiste con la anterior; es un grupo (o comunidad) evangelizada: Cuando la comunidad (o grupo) de la Renovación, evangelizada en el poder del Espíritu, ha madurado y crecido en su fe, entra en un proceso activo evangelizador: la comunidad evangelizada se transforma en evangelizadora. Los diversos carismas con que el Espíritu Santo la ha enriquecido entran en actividad para comunicar y difundir la Buena Nueva del Reino, "realizando así el crecimiento del cuerpo para su edificación en el amor" (Ef. 4, 16). la comunidad se ha hecho fecunda. Cada uno de los miembros de una comunidad evangelizadora debe poner al servicio de los demás sus propios dones o carismas. Esta será la fonna de contribuir personalmente a la edificación de la Iglesia.. Las tareas apostólicas pueden ser muy variadas, y "esta diversidad de servicio en la unidad de la misma misión constituye la riqueza y la belleza de la evangelización" (En. 66). Cada comunidad tendrá, pues, que discernir, a la luz del Espíritu Santo, lo que el Señor quiere que realice en la construcción del Reino. Hablando en ténninos globales, el apostolado puede o bien desarrollarse dentro del ámbito de la misma comunidad o bien (y a la vez) proyectarse fuera de la comunidad: En tareas directas de evangelización y santificación de los hombres; en obras de caridad y de ayuda mutua; en actividades de renovación cristiana del orden temporal. Formando parte de la iglesia en América Latina, debemos mencionar las dos líneas de acción evangelizadora que la Conferencia de Puebla señaló para nuestras comunidades cristianas: "La opción preferencial por los pobres y la opción preferencial por los jóvenes (...) El compromiso social y político realizado a la luz de Dios, es también un don del Espíritu".6 Esta proyección evangelizadora hacia afuera ha de hacerse, ordinariamente, dentro de la propia diócesis y de la propia parroquia, en unión con los pastores del pueblo de Dios, pero "sin perderla propia identidad". Aunque se dé otra etapa, después de la de evangelización o compromiso apostólico, ya se entiende que ésta no desaparece o se atenúa. Al contrario, se intensifica y perfecciona.
-

El fin de "hacer del amor" su objetivo fundamental no es sólo la meta de esta etapa. Entra de lleno en cada una de ellas, pero aquí debe cobrar un relieve especial dentro y fuera del grupo de oración. Se trata de centrarse en el ideal propuesto por Jesucristo (Jn. 13, 34) y que se apoya en la gran exigencia de nuestro ser de hijos del Dios, en el amor fontal del que manan todos los demás (Jn. 3,1; Rom. 8, 15-17). De aquí se deduce la actitud de cada uno de los dirigentes respeto de sus relaciones mutuas y con el grupo que se les ha confiado; el sereno y discreto cuidado que deben tomarse para evitar cuanto puede lesionar la unión en el amor o para restablecerlo, si se destruye o va apagándose; la mirada clara y la acción eficaz de orientarlo todo hacia esta meta, pero de modo que el amor sea el que Jesucristo nos enseñó y practicó, no una invención o interpretación a nuestro gusto. Por eso, porque nada hay tan exigente como el amor verdadero, éste no debe ser sólo una expresión de palabras, de manifestaciones elusivas exteriores, aunque no se excluyen. El amor, cuando es sincero y auténtico, tiene sus manifestaciones expresivas, sanas discretas que pueden ayudar no poco al mutuo aprecio y al crecimiento en un amor lleno de respeto para con la persona a imitación del de Jesús. Pero, sobre todo, se ha de manifestar en las obras de abnegación en el servicio que pueden llegar hasta la realización del gran sacrificio de sí mismo con sus múltiples manifestaciones en la práctica (Jn. 15,13) que suponen una profunda conversión. De aquí el cuidado de los servidores en animar y, si es posible, facilitar convivencias, días de oración, "compartir discreto espiritual:, etc., para fomentar, fortalecer, crecer en el amor fraternal: animar, ayudar a reunirse frecuentemente entre semana, en pequeños grupos de personas en reuniones de oración de una discreta duración. Este no debe llevar a abandonar el grupo de oración, sino a ser un aporte poderoso al ofrecimiento en el amor de todo él. Es sumamente recomendable que uno de los servidores esté presente como prudente animador de estos grupos pequeños informales, sin absorberlo, como uno más entre los hermanos, pero que colabore especialmente con ellos como lazo de unión y de sencilla animación. Aunque es muy apreciable que el número de los asistentes al grupo de oración crezca, mucho más que la cantidad de personas, debe contar la calidad del testimonio de vida en el amor de Cristo que se da en la realidad concreta en que se vive y actúa. 3. Observación importante. Las diversas etapas por las que puede pasar un grupo de oración no son tan drásticas, que se consideren superadas con la aparición de una nueva: "La gracia que se manifiesta al principio de la Renovación Carismática tiene como efecto mover los corazones. El día de Pentecostés, después que Pedro hubo proclamado la alabanza del Señor, "los que oyeron tuvieron el Corazón compungido". Ciertamente, para todos nosotros, sin excepción, el punto de partida ha sido este encuentro en los grupos de oración, con hermanos y hermanas cuya vida aparecía transformada por el Espíritu Santo. Fue la gracia de nuestra conversión la que nos hizo volver hacia Jesús, este Jesús que en diversos momentos de nuestra vida, nos había parecido lejano, casi desconocido, y que de repente hemos vuelto a encontrarlo presente y palpable, en esta comunión del amor fraternal, de la acción de gracias y de la alabanza, tal como existe entre nosotros. He aquí lo que pasa al principio, y he aquí lo que permanece. Pues es de todo punto preciso no imaginar que estas etapas sean como etapas que uno va abandonando sucesivamente, para pasar a la etapa superior. Estas etapas son más bien comparables a círculos concéntricos que se desarrollan y engloban una misma gracia, en un único recorrido. En efecto, es preciso recordarlo; el primer amor, la primera conversión no son adquisiciones permanentes. Siempre estamos en constante y perpetua conversión en la renovación del Espíritu. Este descubrimiento de grupo de oración ha hecho surgir en nosotros el deseo de orar, de alabar, de leer juntos la Escritura, de sentimos prójimos de nuestros hermanos y hermanas en el Señor, de interceder los unos por los otros. Así es como se operó y continúa operándose en nosotros, poco a poco, toda una larga curación por etapas, por umbrales que franquear".8 Lo que el autor de la cita nos dice es muy aplicable a las etapas que consideramos: Naturalmente el grupo de oración es una realidad viva y la gracia y su actuación también lo es. Consiguientemente es obvio que se den etapas sucesivas, pero continuadas. Lo fundamental de cada una persiste en la siguiente, pero profundizada, purificada, con modalidades aun nuevas. Es el proceso de toda integración comunitaria humana, que tiene su validez también en una comunidad humana y "divina" a la vez. Y es el itinerario que sigue la gracia en su actuar en el alma y la acogida y respuesta que, ordinariamente recibe. Persiste lo fundamental y la etapa que viene es la anterior con novedades y una mayor hondura, conciencia y respuesta de nuestra parte.

NOTAS
1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. Cfr. W.A. Barry, God and You, Paulista Press, N.Y. 1987,27-31. Cfr. B-V. Aufauvre, G. Constant, E. Garin, Qui Ferá taire le vent?, Desclée de Brouwer, 1988,65ss. F. Lóprez, Dos etapas iniciales para el crecimiento en el Espíritu, Koinonía, n. 27,1981,10. F. López, a. c., 11; Cfr. B-V. Aufauvre... (varios), o.c., 65ss. F. López, a. c., 11. S. Carrillo Alday, La Renovación Cristiana en el Espíritu Santo, Instituto de Sagrada Teología, México, 1984,123-124. B. Ghezzi, Build with the Lord, Ann Art>or, 1976, 93; Cfr. E. Deam, Christ and Cliarism, Renda Publications, 1982, 10-1. J-W. Garrigues, Renovación Carismálica e inserción en la comunidad eclesial, Presencia de la Renovación Carismálica (varios), Edt. Roma, Barcelona, 1981,14-15.

V- SUGERENCIAS A LOS SERVIDORES RESPECTO DE SI MISMO Todas las sugerencias indicadas para los participantes en los grupos de oración, son también especialmente válidas para ellos, aplicadas para ellos, aplicadas en su calidad de servidores. 1- Haz, regularmente, retiros espirituales. Todos los sabemos por experiencia: la vida espiritual está sujeta al desgaste. El esfuerzo que exige la cooperación que tenemos que dar a la obra de Dios se enfría o debilita en nosotros; las dificultades que, en nuestro "hombre viejo" hallamos; la multiplicidad de cosas y tentaciones que nos asedian y nos tiran hacia abajo; la perseverancia que por estar sujeta al tiempo, crea una dificultad especial; la caída o debilitamiento de las motivaciones, el fervor del amor que se entibia... (Ap. 2, 4), pide que prevengamos, superemos estas dificultades de nuestra vida espiritual. En ésta, por otra parte, hay una llamada del Señor a crecer, a desarrollarse, a ir de perfección en perfección, hasta llegar a la medida del hombre perfecto en Cristo, (Ef 4, 11-16). Necesitamos medios especiales, tiempos particulares consagrados a reflexionar, a estar en contacto vivo y frecuente con Dios; a darle una oportunidad especial al Espíritu Santo, para que realice en nosotros su obra de santificación o de asemejarnos a Cristo. (Rom 8,29). La misma tarea del servidor es una llamada constante de Dios a parecerse a Aquel a quien debe manifestar en su vida, proclamar, enseñar... dentro y fuera del grupo de oración. Por eso, el servidor, a lo largo del año debe encontrar, por todos los medios, un tiempo especial para retirarse a orar, a nutrirse espiritualmente, a profundizar su unión con Cristo, a renovar con mayor conciencia e intensidad su "decisión fundamental cristiana" por el Señor y su Iglesia, a revitalizar su misión de servidor en la Renovación Carismática. Para esto se presentan como medios especialmente eficaces los retiros cerrados en recogimiento interior y silencio. Está muy recomendado al menos, un fin de semana. Si se hacen bajo la dirección de una persona experta y, ordinariamente, en número reducido, no dejan de ser muy eficaces espiritualmente. 2- Ora personalmente, al menos, durante media hora diaria. Las razones aportadas para hacer un retiro, relativamente prolongado, son válidas igualmente para motivar la oración personal diaria. Pero, además, existen otras que urgen esta práctica cotidiana. Sobre la necesidad de la oración a nivel cristiano, ya se ha hablado repetidamente en diversas instrucciones. Para el servidor de la Renovación y la realización de su misión como el Señor reclama, hay una urgencia particular de oración cada día. Nos contentamos con aducir las palabras del Vaticano II, a este propósito, como elemento fundamental de la espiritualidad del laico comprometido en el servicio de la Iglesia: "Solamente con la luz de la fe y con la mediación de la palabra divina es posible reconocer siempre y en todo lugar a Dios, en quien vivimos, nos movemos y existimos,(Hch. 17,28); buscar su voluntad en todos los acontecimientos, contemplar a Cristo en todos los hombres, próximos o extraños, y juzgar con rectitud sobre el verdadero sentido y valor de las realidades temporales, tanto en sí mismas como en orden al fin del hombre" (AA 4). Esto que es común a todo cristiano comprometido en cooperar a la obra de la Iglesia, tiene una vigencia especial en el servidor de la Renovación Carismática: Llamado como está a ser ejemplo de vida ante su grupo de oración, a servir con los mismos sentimientos de Cristo y su misma dedicación y entrega, difícilmente podrá realizarlo, ni en una discreta medianía, sino le dedica un tiempo diario a la oración. La raíz del estancamiento de algunos grupos de oración, la búsqueda del poder y de propia gloria por parte de algunos servidores, la incapacidad para percibir la guía del Espíritu, habría que buscarla en el descuido o abandono total de la oración personal por parte de los servidores. Y, al contrario, la experiencia muestra que el grupo de oración se enriquece y desarrolla sólidamente cuando la oración de los servidores es constante y ferviente. 3- Estudia el "liderazgo" en cuanto te concierna y hazlo también con tu núcleo de servidores. Difícilmente se podrá cumplir bien con la misión encomendada y que uno ha asumido libremente, si el sujeto no conoce qué es lo que debe hacer y los medios que debe emplear. El servicio en los grupos de oración tiene una parte humana que es necesario conocer. El Espíritu Santo la vivificará muchas veces, pero esto no dispensa del trabajo que uno se ha de tomar para conocerla y aplicar los medios humanos y divinos. Aquí nos puede asaltar la pereza disimulada o el desacertado, y no pocas veces lamentable, criterio de que el Señor lo hace todo. Sabemos que no es así en sana Teología y en la pedagogía ordinaria según la cual nos asocia a su obra de salvación. Es, pues, necesario conocer con claridad cuanto al servidor compete hacer, estar bien informado de sus obligaciones, competencia, límites, modos de proceder; relación con el campo de otros servidores, con el responsable del núcleo de servidores, con el Equipo inmediato de la Renovación... El descuido en esto llevará , a la no actuación o a un actuar libre y por propia e improvisada iniciativa. Y el daño que se puede seguir será, no pocas veces, grande y aun irreparable para el grupo de oración que, confiadamente, se ha puesto en las manos de sus servidores. En último término, es la obra del Señor la que sufre el daño y aun el mismo servidor espiritualmente. Gran daño si pensamos que se trata de la Iglesia de Cristo, Su esposa, en una porción de ella, a la que El quiere perfeccionar y santificar cada vez más,

utilizándonos como instrumentos de su providencia y de su amor. Si puedes, estudia tu liderazgo, no sólo individualmente, sino también en unión con los demás servidores del grupo. Además de que siempre hay cosas comunes, es cierto que la visión de otros enriquece la propia y nosotros, a la vez, contribuímos a mejorar la suya. 4- Haz que todas las reuniones de "liderazgo" tengan un tiempo de oración, de estudio, y aun de compartir personal. Hay muchas ocasiones en las qtie los servidores de un grupo de oración se reúnen o deberían reunirse: para preparar el grupo de oración semanal, para evaluar la marcha del grupo; para tener una convivencia, para planificar, para orar por el grupo. Teniendo en cuenta la finalidad de la reunión de los servidores, cada una de ellas debe constar de ciertos elementos que la experiencia de la Renovación asegura son de gran provecho personal y comunitario. Puesto que los servidores se reúnen para ayudarse en su crecimiento espiritual y para ayudar a sus hermanos a través, sobre todo, de los grupos de oración, cada reunión debe comenzar por la oración. El servidor ha de ser una persona siempre dispuesta a "recibir" la oferta de su gracia y su ayuda. "El encuentro con Dios no se alcanza mediante planes y métodos, o a base de un ambicioso esfuerzo personal; hay que aceptarlo como un regalo de la gracia, como un don gratuido de Dios. Esto no quiere decir que determinados métodos pastorales, pedagógicos, o de dinámica de grupo, no resulten útiles. Pero en manera alguna podrán sustituir al "obrar oculto del Espíritu" sin el cual se mostrarían muy pronto como totalmente ineficaces.1 Y esto, precisamente, es lo que se pretende con la oración que en las reuniones de los servidores suele ser el inicio del trabajo. No como una fórmula usada ritualmente, sino una oración, fundamentalmente de alabanza, que, durante un tiempo de discreta duración, se eleve al que es la fuente de eficacia y de unión. El estudio es otra dimensión que se ha de tener muy presente: una de las cualidades fundamentales del verdadero servidor de la Renovación, es ser una persona en actitud de constante formación. La actuación, aun extraordinaria del Espíritu, no nos exime de poner nuestra parte. La cooperación a su acción es, ordinariamente, indispensable. El servidor que no quiere asumir su responsabilidad seriamente, no vale, no está llamado a servir, aunque, por otra parte, sea un hombre de virtudes eximias, cosa que habría que poner seriamente en duda. Mal podrá realizar su misión si la desconoce o la conoce superficialmente. Si se contenta con ciertas experiencias e información sobre la Renovación, su fin, sus modalidades y se considera suficientemente apto para llenar su cometido. Será un elemento retardatario en el grupo. Hay diversos modos de cultivar y progresar en un conocimiento, ordinariamente necesario. Entre otros, está la enseñanza en las reuniones del grupo de oración, las maneras pueden variar; pero algo sí es imprescindible: fomentar el deseo de capacitarse para servir al Señor y a sus hennanos con la creciente perfección que ellos merecen. Respecto del compartir experiencias espirituales, se podrían decir muchas cosas sobre su conveniencia, sobre la ayuda, muchas veces sumamente valiosa, para progresar espiritualmente, para estrecharlos lazos de unión. Remitimos a otro lugar donde se aborda el tema.2 5- Algunos aspectos importantes de la formación que el servidor debe cultivar respecto de su propia capacitación. Desde luego, se da por supuesto que lo fundamental en el sentido es su entrega a ese "obrar oculto del Espíritu" en él. Sin ésto, todo lo demás se mostrará muy pronto ineficaz. Cuanto se refiere a su vida íntima con el Señor, a su oración personal, su frecuencia y fervor en los sacramentos, su crecimiento en los frutos del Espíritu, tiene, indudablemente, la primacía. Pero la formación, en base del cultivo de las cualidades humanas no es despreciable. Cuando está vivificado por la gracia, se da una conjunción muy deseable que eleva la eficacia de la cooperación del servidor a la obra del Espíritu. Indicamos, pues, algunos aspectos: 1ro. Si hay Escuela de Formación de Servidores asiste a ella regularmente. Es, quizás el medio más provechoso. Si no la hubiera, haz lo posible por fomiarte a través de los medios siguientes; aún en el caso de asislir a la Escuela de Formación, puedes aprovecharte de ellos, en la medida de tus posibilidades. 2do.Asiste a las conferencias sobre "liderazgo" organizadas a nivel nacional, regional o diocesano. 3ro. Comprométete en un programa de estudio en tu propia casa, de ser posible dirigido, sobre la fe católica. 4to.Participa en programas sobre el "ministerio", evange- lización y catequesis, ofrecidos por el Equipo Nacional, regional o diocesano. 5to.Toma cursos en Sagrada Escritura y aun de Teología, si tu cultura te lo permite o si te es posible. óto.Toma parte en el estudio de la Biblia a nivel local, si es dirigido para católicos por una persona competente y de plena garantía en la fe. 7mo.Discieme sobre los maestros cuyas enseñanzas recibes. 8vo. Sé cuidadoso en instruirte sobre el buen uso de los carismas y su autenticidad.

NOTAS

1. 2.

Pablo VI, EVangelii Nuntiandi, 11. 75. Cfr. Las instrucciones sobre la Formación de los Servidores en el tomo correspondiente.

VI - SUGERENCIAS A LOS SERVIDORES RESPECTO DE LAS RELACIONES ENTRE SI.
Nota aclaratoria En ellas, nos atenemos casi exclusivamente a las que se dan en el artículo aparecido en la revista "Alabanza", no.70, mayo-junio, 1986, 14-17. Con el título: "Relaciones entre líderes". Ciertamente, son muy atimadas y van avaladas por la experiencia. No citamos el autor porque tampoco aparece en dicho artículo. Las divisiones y énfasis son nuestros, así como algunas añadiduras que introducimos en el texto, para facilitar la comprensión de los diversos capítulos que se tratan. 1. Introducción: Y El les enseñó cómo ser unos con otros antes de lanzarse a servir al mundo: "Un nuevo mandamiento les doy, que se amen unos a otros como yo los he amado. Así todos los hombres sabrán que ustedes son mis discípulos". (Juan 13, 34-35). El futuro del movimiento carísmático dependerá, en gran parte, de los líderes de las comunidades y de los grupos de oración. Dependerá de su apertura al espíritu, y de su deseo de morir a sí mismos. Su trabajo en equipo, y la entrega de sí mismo es esencial para lo que Dios quier hacer en el movimiento carismático. Cuando se presentan problemas en los grupos de oración o en las comunidades o equipos de servicio, generalmente la razón es que sus líderes tienen problemas personales o entre sí. Estos problemas caen dentro de dos amplias categorías. A la primera categoría podríamos llamarla problemas estructurales. Por ejemplo, la ausencia de un liderazgo establecido dentro de un grupo de oración. Nadie sabe quién, exactamente, está a cargo de qué. Otro ejemplo es el liderazgo ineficiente, en el cual decisiones importantes son aplazadas o no tomadas en cuenta y el grupo o comunidad navega sin rumbo fijo. Otro problema muy común se presenta cuando el dirigente del grupo termina haciéndolo todo él mismo: arreglando las sillas, haciendo el café, buscando micrófonos, dando las charlas, profetizando y dirigiendo las oraciones y cantos. Esta falta de habilidad en saber delegar es un problema estructural. La segunda categoría podríamos llamarla problemas de relación. Muchas de las dificultades experimentadas en los grupos y comunidades pueden ser debidas, directa o indirectamente, a dificultades en las relaciones personales entre los dirigentes. Desunión y desacuerdo, rencores y amarguras, envidia y celos, competencia desmedida, falta de entrega, inseguridad, falta de sumisión; todos son problemas de relaciones personales. La mayoría de los dirigentes dedican demasiado tiempo y energía a los problemas estructurales y esto no debe ser así. Los líderes necesitan verse a sí mismos primero como hermanos, y luego como dirigentes. Naturalmente que los problemas estructurales son importantes y no deben ser ignorados, pero es aún más importante que los líderes establezcan y mantengan firmes y amorosas relaciones personales unos con otros. Si nuestras relaciones entre hermanos no están en orden no podremos dirigir con efectividad. Tenemos que ser hermanos y hermanas antes de que podamos ser buenos dirigentes del pueblo de Dios. En su primera carta a los Corintios, Pablo dice que sin amor, todo su trabajo no tendría ningún valor. Esta palabra se aplica directamente a los líderes. Podremos estar trabajando con la precisión de una máquina electrónica, pero si no nos amamos unos a otros no tenemos absolutamente nada. Este principio está ilustrado en las Escrituras. Durante la Ultima Cena, Jesús enfatizó ante sus discípulos su deseo de que se amaran unos a otros. "Un mandamiento nuevo les doy, que se amen unos a otros como yo los he amado. Por esto todos los hombres sabrán que son mis discípulos". Pero fue más tarde, después que había resucitado de entre los muertos que Jesús les mandó a ir a "Hacer discípulos de todas las naciones" (Mateo 28, 19). Yo creo que el orden de estos eventos es importante e instructivo: Tenemos que amarnos unos a otros antes de que podamos servir al Señor con eficacia. 2- Actuación A- La primacía del amor Como líderes, nuestra primera responsabilidad es velar por que en nuestras comunidades prevalezca el amor que da el espíritu. Pero hasta que nosotros como líderes no vivamos ese amor entre nosotros no podremos llevarlo a los demás. Ser un líder no significa sólo hacer decisiones y ocuparse de los asuntos. No podemos guiar la gente hacia el amor mutuo por medio de estructuras simplemente o enseñando acerca del amor, citando pasajes de la Escritura. La única manera de hacerlo es viviendo el mensaje del amor de tal manera que otros puedan verlo y experimentarlo. Si los líderes se aman de una manera abierta y visible, llevarán a todo el grupo a un amor más profundo. Amarnos unos a otros no es algo que hacemos para convertir nuestro liderazgo en algo más eficiente y gozoso; es una forma de liderazgo en sí: vivimos el evangelio de manera que invitamos a otros a imitarnos.

B- Evitando dirigir humanamente. Los dirigentes muchas veces piensan de su papel en términos muy humanos, se acercan al liderazgo como lo harían, por ejemplo, en negocios o en política. Es fácil cuando las cosas van creciendo y complicándose, creemos ser "gerentes o ejecutivos" en la renovación carismática. Tenemos nuestras reuniones y nuestros cuadernos y anotaciones y empezamos a funcionar como "un consejo de administración". Naturabílente, cada vez que las personas discuten problemas y toman decisiones, se exponen a varios puntos de vista; una manera de lidiar con estos conflictos potenciales es conduciendo las reuniones como en un negocio: ¿Cuáles son los asuntos pendientes? ¿Cuál es la agenda de hoy? ¿Que tiene que decidirse? Pero cuando organizamos nuestro liderazgo con este patrón impersonal perdemos el llamado de ios a vernos como hermanos y hermanas en el Señor, como servidores unos de otros, como personas que están dispuestas a dar su vida unos por otros. En nuestras reuniones, el Señor no quiere que nos veamos como empresarios que van a negociar. El quiere que nos veamos como seres humanos completos, como personas que necesitamos amor y apoyo. Para esto necesitamos dar algunos pasos en concreto: a) primero debemos decirnos unos a otros claramente que deseamos tratamos como hermanos y hermanas. Si tenemos este compromiso de amor, podemos vencer toda clase de ansiedades y problemas. Debemos ponernos de acuerdo en dilucidar los problemas en armonía y paz, en pensar bien unos de otros en todas las situaciones. No es suficiente decirnos a nosotros mismos. "Seguro que yo amo a mis hennanos; seguro que estoy comprometido con ellos ese amor y ese compromiso necesitan ser expresados de tal manera que los otros puedan experimentarlo; necesitamos decirlo. Los demás necesitan estar seguros de nuestro compromiso de amor con ellos. b) Segundo: Debemos pasar juntos ratos informales. Necesitamos tiempo para compartirlas experiencias de nuestra vida, para expresar nuestro interés unos por otros. Podemos reunimos, semana tras semana, en nuestro grupo de servicio y nunca tener la oportunidad de conocernos. No sabemos lo que el Señor está haciendo en la vida de otros, o qué clase de cargas y problemas están experimentado. Es importante que lleguemos a conocernos, que encontremos los medios para que esto suceda. Un servidor nos narra su experiencia al respeto: "Hace algunos años nuestro equipo de líderes pasó por esta crisis. Lo estábamos haciendo bastante bien en términos de tomar decisiones y organizar, pero cada vez se hacía más claro que algo faltaba. Realmente, no nos conocíamos. "Decidimos disminuir nuestras reuniones mensuales para resolver asuntos pendientes y para compartir y orar juntos. Al principio, algunos de nosotros pensamos: "Esto nunca funcionará, tenemos montañas de trabajo que atender, miles de decisiones que hacer", pero, nos dimos cuenta que realmente podíamos atender todas estas cosas en sólo dos reuniones al mes, cuando antes solíamos necesitar cuatro. "Una cosa que hicimos en nuestra primera reunión de "{compañerismo" fue preguntar a cada persona, por tumo, utilizando media hora más o menos, la historia de su vida: dónde nació, dónde fue a la escuela, como nació su relación con el Señor, etc. Fue asombroso lo poco que sabíamos unos de otros. Compartimos semanas tras semana y nuestra relación se fue profundizando cada vez más. Según fuimos conociéndonos, aprendimos a amarnos realmente y ayudarnos como hermanos. Es una lección sencilla, si vamos a ser hermanos primero y líderes después, tenemos que sacar tiempo para conocernos. Seguro que tenemos que atender y resolverlos problemas, pero también necesitamos estar juntos simplemente para compartir nuestras vidas y orar unos por otros". C- Actitudes y comportamientos en áreas problemáticas: Hasta en el mejor grupo de líderes van a surgir, de vez en cuando, problemas entre sus miembros. Es importante saber reconocer y tratar dichos problemas cuando aparezcan., a) Uno de los problemas más comunes es lo que la Escritura llama "divisiones" o "rivalidades" (ICor. 1, 10). Esto quiere decir tratar de resolver los problemas "politicamente", en base a cuánto apoyo o cuántos de nosotros podemos influenciar desde nuestra posición. Esto conlleva llamar a los otros líderes por teléfono o acapararlos después de la reunión diciéndoles, "Yo creo que esto se debe hacer de esta manera. ¿Qué tú crees?". Si están de acuerdo con nosotros, suspiramos y pensamos con alegría que tres de cinco votos están ya a mi favor. Ahora puedo descansar. Pablo llama a las rivalidades cosas de la came. Es un estilo de operar que debemos borrar de nuestra vida. Hay varias cosas que podemos hacer para evitar rivalidades: Lo primero es reconocerlas al instante y parar ahí mismo la táctica. Podemos decir simplemente: "hermanos, me acuso de haber querido atender este asunto políticamente. Encontré que estaba buscando apoyo para mi posición. Me arrepiento y les pido perdón". Un segundo paso es tratar de evitar una estructura en la que las decisiones entran en un formato de "ganadores y perdedores". Muchas proposiciones son presentadas de tal manera que, si son aceptadas, alguien "gana", en el sentido que su posición ha sido aceptada y si es denegada, entonces él "pierde". Pero si estamos tratando de discernir con sinceridad la posición del Señor, debemos estar abiertos a ver las cosas moverse en dirección diferente a como lo creíamos mejor al principio. Aquí no cabe la victoria personal o la derrota, no cabe el daño a nuestro orgullo o nuestra reputación.

Un tercer paso es conversar las cosas que afectan al grupo entero, dilucidar las cosas como un solo cuerpo. Debemos evitar la discusión de estos problemas en pequeños grupos con intereses personales. Es poco realista pensar que nunca va a haber desacuerdos entre nosotros. Pero no deben ser tratados con divisionismos; debe haber un compromiso claro entre los líderes de dilucidar las cosas de una manera unificadora. Debemos comprometemos a trabajar por la unidad de mente y corazón de la que habla Pablo a los Filipenses: "Les pido algo que me llenará de alegría: Tengan un mismo amor, un mismo espíritu, un único sentir, y no hagan nada por rivalidad o por orgullo. Al contrario, que cada uno, humildemente, estime a los otros como superiores así mismos" (Fil. 2,2-3). b) Otro problema corriente es el individualismo, la inclinación a pensar que yo soy "el líder", en vez de verme a mí mismo como parte de un cuerpo de líderes. En cualquier grupo de oración o comunidad, debe haber, "no solo un líder, sino un grupo de líderes". Ninguno de nosotros es suficientemente sabio, ni experimentado, ni tan lleno de dones que pueda dirigir solo un grupo carismático. El Señor no derrama todos sus dones sobre una persona solamente; El los distribuye a través de su cuerpo. Cada uno de nosotros debe ejercer su don de sumisión al discernimiento de nuestros compañeros dirigentes. Esta sumisión mutua es una gran protección. Cualquiera de nosotros actuando solo puede equivocarse o estar mal dirigido; por medio de la sumisión al discernimiento de los demás evitamos salimos del sendero espiritual. Una manera de aplicar, este principio es que los líderes se pongan de acuerdo en qué clase de decisiones no van hacerse unilateralmente o sea sin la aprobación del grupo completo. Cuando alguien del grupo de oración nos pregunte a uno de nosotros acerca de una cuestión significativa, la cual hemos decidido considerar sólo como grupo, simplemente contestamos, "No puedo contestar eso hasta que converse con los demás miembros del grupo de líderes. Hemos convenido en no hacer definiciones unilaterales". Si fallamos en cumplir este compromiso y lomamos una decisión sin discutirla con los otros líderes, debemos ir y pedirles perdón. El servicio del liderazgo es para compartir. Un lider único de un grupo necesita otros con quienes compartir ese servicio, por su propio bien y por el bien del grupo. Compartir las responsabilidades del liderazgo trae apoyo personal. El liderazgo es un servicio fuerte, que puede poner grandes cargas sobre nuestros hombros. Para servir efectivamente, tenemos que compartir esas cargas con otros. c) Además del individualismo, hay otras actitudes erróneas que debemos dejar a un lado: la competencia, la envidia, los celos, tratar de ser "alguien" en el grupo. Todas estas actitudes deben ser reconocidas y corregidas cuando aparecen. Lo que cabe aquí es la humildad. Recordemos las palabras de Jesús acerca del liderazgo: "Como ustedes saben, los que son considerados como jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños; y los poderosos las dominan con su poder, pero entre ustedes no ha de ser así. Al contrario, el que quiera llegar a ser el más importante entre ustedes, que se haga el servidor de todos y el que quiera ser el primero, que se haga el siervo de todos. Así como el hijo del hombre no vino para que lo sirvan, sino para servir y dar su vida para rescatar a muchos". (Me. 10, 42-45). El liderazgo es un servicio, no un status. Es un servicio importante, que no debe ser tomado ligeramente. Se lo debe tomar con humildad. d) Otra dificultad corriente entre líderes es el hablar a cerca de problemas de una forma hiriente y destructiva. Es fácil murmurar o ridiculizar a la gente cuando discuten sus problemas. Es fácil que se cuelen nuestros sentimientos heridos y nuestras rencillas personales cuando conversamos acerca de otra gente. Pero los líderes deben discutir las cosas de manera que no motive el enojo o ridiculice. Deben buscarla manera de hablar la verdad en amor. Deben discutir las situaciones problemáticas de manera que demuestren su deseo de amar y servir a los miembros de sus grupos. Un dirigente debe seguir el ejemplo de Pablo y llevar su servicio como "buen arquitecto" (ICor. 3, 10). Un buen arquitecto tiene cuidado de seguir los planos del diseñador, escoje sus materiales con cuidado y utiliza la mejor técnica en organizar el producto final. Un dirigente, también debe poner atención a las técnicas estructurales. Pero ningún buen arquitecto desestimaría la importancia de un sólido fundamento, sin el cual la estructura no puede sostenerse. Cuando los líderes se relacionan amorosamente, ponen el fundamento necesario para todo lo demás que hagan juntos. No podemos seguir juntos en el Señor hasta que reparemos cualquier relación dañada entre nosotros. No importa si el daño ocurrió recientemente o hace tiempo. Cuando hemos obrado mal, debemos arrepentimos y pedir perdón. Cuando vemos que otros obran mal, debemos corregir la persona y ayudarla a sobreponerse a esta dificultad. Si guardamos cualquier amargura o rencor contra alguna persona debemos reconciliamos. Estableciendo relaciones personales profundas y manteniéndolas en el orden del Señor, reparando lo malo y buscando la reconciliación, es la manera más efectiva de lograr la unidad en el espíritu que necesitamos para funcionar efectivamente. Pero ningún buen arquitecto desestimaría la importancia de un sólido fundamento, sin el cual la estructura no puede sostenerse. Cuando los líderes se relacionan ansiosamente, ponen el fundamento necesario para todo lo demás que hagan juntos. Conclusión: Un grupo de dirigentes no debe simplemente hacer cosas juntos. Sino ser algo juntos, El liderazgo no es sólo cuestión de lo que hacemos, sino de lo que somos: Un cuerpo de hermanos unidos en el amor, comprometidos unos con otros y con el Señor Jesús.

D- La confianza. La confianza del servidor cristiano radica en que posée la promesa de que puede realizar los mismos prodigios de Jesús (Juan 1, 10). Los servidores de la Renovación Carismática en el Espíritu Santo son testigos de esta afirmación y sus pruebas son los ¡numerables testimonios.

VII- SUGERENCIAS A LOS SERVIDORES RESPECTO DE LOS GRUPOS DE ORACIÓN:
1- Los grupos de oración: Procuren irlos instruyendo pacientemente, sobre los aspectos fundamentales que constituyen el ser íntimo de la Renovación Cristiana en el Espíritu Santo y los grupos de oración. Preparen cuidadosamente el grupo de oración, sin caer en el riesgo de la improvisación, so pretexto de la espontaneidad que caracteriza a la Renovación. Procuren ir ayudándoles a purificar las motivaciones de su asistencia a los grupos e irles facilitando la apertura a la oración de alabanza. Sin buscar la novedad por ella misma, tengan cuidado de que se pueda manifiestar la "creatividad" y no se caiga en la "rutina". La motivación constante, la preparación inmediata del grupo, la actitud interna de las personas y la respuesta de cada una que se sienta responsable del progreso del grupo, la fe en la acción del Espíritu... serán las mejores ayudas para ello. Comiencen a hablarles de los carismas a su "debido" tiempo; ni prematuramente, ni con retardo excesivo por temor infundado. Pero el servidor debe ser consciente de tener que estar bien y sanamente informado sobre el tema. Si no fuera así, requiera la ayuda de un servidor de otro grupo o acuda al Equipo para que le proporcione una persona competente y fiable. Tanto y más importante que la instrucción sobre los carismas es cuanto compete a un buen uso de los mismos. El servidor procurará que el grupo de oración dé la mayor importancia a lo que realmente está en el núcleo de la Renovación y de los grupos de oración. A medida que el grupo vaya madurando y se considere al menos medianamente preparado, vea qué tipo de apostolado puede emprender, de modo que sea un elemento unificador y un servicio que se le da a la parroquia, bajo la dirección del párroco. Ayuden al grupo a crecer de modo que, si fuera posible, después de un tiempo largo de convivencia, pudiera, quizás, pasar a ser una "comunidad" de la Renovación, que supone compromisos mayores. El cuidado del grupo de oración, por parte del servidor, aunque tiene su lugar especial en la reunión semanal, no se limita a él. También ha de estar atento a las relaciones normales de hermanos en el Señor que se viven a lo largo de la vida diaria. Tenga sumo cuidado de reavivar la persuación de que la obra fundamental del servidor en el grupo es ayudarlo a mantener y fortalecer la "decisión fundamental del cristiano por Dios y por la Iglesia bajo el poder del Espíritu Santo"; a edificar el grupo en el amor; abrirlo a la acción poderosa santificadora del Espíritu, a irse equipando de los dones del Espíritu para ponerlos a su servicio con amor abnegado y constante; a encenderlo en el deseo de ayudar a sus hermanos, sobre todo "evangelizando" en obediencia y disponibilidad a sus pastores, dentro de las propias circunstancias y posibilidades. Tenga como un lema imborrable en su corazón que el gran mensaje de la Renovación es llamar a los hombres a una profunda y auténtica conversión del corazón en la fuerza del Espíritu. Tenga muy en el corazón que es fundamental "la formación de grupos de oración vivos en la fe, la adoración, la enseñanza y el servicio".1 La misión de los servidores en este punto es delicada y fundamental. De ellos depende, en gran parte, la selección por -recomendación al Equipo Sede- de los candidatos y el futuro entrenamiento. Deben pedir la luz de Dios para aceptar y usar discretamente sus cualidades humanas de observación y de buen juicio para valorar debidamente la persona, a la luz de su comportamiento, sus dones naturales y divinos; su psicología, su capacidad de relacionarse, de saber ejercer cristianamente el liderazgo. Importa, pues, mucho que los servidores conozcan bien los requisitos que se exigen para que el aspirante pase a ser fonnado para servidor. En este campo es muy valiosa una discreta observación de la persona a través de un largo período de convivencia con ella y de las informaciones que puedan obtener con toda discreción y reserva, especialmente de las personas sensatas que la conocen y muy particularmente del párroco. Una vez admitidas como aspirantes, es provechoso, que después de un tiempo -un año o dos- en que se hayan confinnado como personas capaces de ser buenos servidores, tendrán cuidado de irlas entrenando progresivamente. Denle participación en la dirección del grupo de oración con responsabilidades pequeñas, pero que van siendo más importantes a medida que avanza su entrenamiento. En todo esto, los servidores antiguos han de tener gran interés en ir dando paso a los nuevos, con ese tacto y confianza de quienes desean ver a otros asociados al servicio de la obra de Dios. Cuanto puede impedir su esmerado entrenamiento: los celos, las críticas duras, las reprensiones inoportunas, las correcciones fuera de lugar... se han de evitar cuidadosamente. La paciencia, la comprensión, el tacto para corregir lo imperfecto, la actitud de alentar y valorar positivamente su buena actuación, son cualidades sumamente apreciables en esta misión capital cerca de los nuevos servidores. En éste como en todos los demás aspectos de la formación, tenemos el ejemplo admirable y aleccionador de Jesús con sus discípulos. El servidor debe interesarse seria y discretamente por el "aprendizaje" y "entrenamiento" de nuevos servidores: En casi todos los países donde ha penetrado la Renovación se están desarrollando, con creciente interés y perfeccionamiento, modos de instruir a los servidores cuidadosamente seleccionados. Este punto es capital en el pensamiento de las conferencias episcopales que se han manifestado claramente sobre el mismo.

Si no existe un Centro diocesano de la Renovación Carismática para la formación de los servidores, para su entrenamiento, y otros servicios propias de la Renovación es importante ver la manera cómo se crea. La experiencia enseña que sirve de gran ayuda a la Renovación y que ésta crece considerablemente por el influjo que ejerce en la diócesis. Igualmente procuren establecer, a lo largo del año, días determinados para enseñanza y entrenamiento (talleres); para retiros e instrucciones. Es provechoso invitar a personas expertas de la Renovación, que pertenecen a otros grupos o comunidades para dar enseñanza y entrenamiento a los servidores, con tal de que sean católicos instruidos y de fe probada y comprobada. Es también aconsejable el programa para un fin de semana o dos, y más si es posible, instrucciones sobre la Biblia.2 La experiencia demuestra que reunir "en asamblea" mensualmente o cada dos meses, a varios grupos de oración, es muy provechoso. Las personas asistentes salen especialmente estimuladas a una vida cristiana más profunda y fraternal, y no son pocas las veces que el Señor aprovecha estas asambleas para tocar los corazones de personas que han asistido como invitadas o por mera curiosidad. Entre nosotros, dada la configuración o distribución de los grupos de oración por "zona", suelen reunirse los que están dentro de la misma zona. La asamblea, por la multitud de personas asistentes, tiene una configuración o un desarrollo un poco distinto del grupo de oración. La experiencia, el buen sentido y la guía del Espíritu van dándole una forma que, sustancialmente, coincide con el grupo de oración, pero con variantes reclamadas por la particularidad de la asamblea. Es importante que sean cuidadosamente preparadas por todos los servidores de los grupos de oración que invervienen; al menos, algunos representantes de cada uno. Es bueno que cada vez se tenga en la Iglesia correspondiente a un grupo determinado de oración. El párroco debe estar enterado de ello, invitado especialmente y, si le es posible, les celebre la Eucaristía. 2- Sugerencias a los servidores sobre lo que discreta y oportunamente debe ser corregido: Repetimos aquí, por su importancia, lo que ya dijimos en otra parte. a) La tentación de los servidores: - Es una de las tareas que, a no pocos servidores, les resulta más difícil y dolorosa. - A veces puede provenir de lo que vulgannente se llama "Falta de carácter". En este caso sería saludable preguntarse si tal persona es llamada a servir como dirigente de un grupo de oración, puesto que parece faltarle la conveniente autoridad y su debido ejercicio. - Otras veces quizás provenga de una comprensión inexacta de la caridad: considerar como tal dejar sin la conveniente corrección a una persona determinada o a un grupo por no "faltar a la caridad", cuando precisamente, es todo lo contrario. - No pocas veces se prefiere "dejar ir las cosas" antes que correr el riesgo de quedar mal ante los demás. Son personas que miran demasiado hacia así y tienen muy vivo el sentimiento de aprecio. - No se trata de perderlo por el indiscreto actuar. Si la corrección se hace a su tiempo y con el modo debido o como los autores espirituales indican; "con fortaleza y suavidad" a la vez no hay por qué temer que esto suceda; sí lo contrario, al menos entre las personas sensatas. En definitiva, siempre hay que estar dispuesto a quedar mal con algunas personas, sin pretenderlo, por más que la corrección se haga lo más humana y evangélicamente posible. 2- La multiplicación de los grupos de oración. A- Consideraciones: a) Si la experiencia nos enseña que los grupos de oración son lugares privilegiados de la actuación del Señor por su Espíritu, parece obvio que la transformación de la persona en toda su vida, sea un motivo poderoso para que los grupos de oración se multipliquen. b) El hecho de que la alabanza en la vida cristiana, (San Pablo en sus cartas y, sobre todo, Jesucristo en su vida son un testimonio admirable de ella)constituya la finalidad de un vivir según Cristo, urge que se multipliquen los que se juntan para alabar al Padre, en Jesucristo, con el poder del Espíritu Santo. c) La realidad nos muestra que los grupos de oración no sólo son grupos de evangelizados; sino que se van convirtiendo en grupos de evangelizadores: comprometidos, sobre todo, con su parroquia en toda suerte de ministerios aun arduos, humildes, y, no pocas veces, abandonados por implicar un sacrificio que a muchos se les hace muy cuesta arriba. d) La ley de la vida es la multiplicación. Donde quiera que hay vida pujante, ésta tiende a propagarse, transmitirse, darse, aumentarse. También esta ley rige -debe regir- para los grupos de oración, al menos cuando ya tienen una vitalidad tal que puedan, prudentemente, repartirse, multiplicarse. B. Modo de proceder general: Pero, ¿cómo proceder para aumentar, multiplicar, los grupos de oración? a) No ha de hacerse con precipitación, ni menos "por la libre", de modo que cada uno se sienta movido a crear un nuevo grupo de oración. Esto sería dar lugar a un desorden que puede ser fatal y originar en el futuro problemas lamentables, para esto hay ya -o debe haber- un orden flexible que corra, prudentemente, con la apertura de nuevos grupos. b) No en todos los lugares se puede proceder del mismo modo: las circunstancias, las personas, el lugar, las necesidades, el contar o no con buenos servidores, condiciona notablemente esta apertura.

c) Desde luego, no debe abrirse grupo alguno si no hay personas (servidores) que con sana garantía puedan conducirlos bien desde el comienzo. Lo contrario, repetimos, es exponer al grupo incipiente al desorden, a la confusión, y, más de una vez, al peligro de que se introduzcan "lobos rapaces". d) Es muy importante, aunque no siempre será posible contar con la orientación del Párroco; pero mientras pueda hacerse no debería omitirse. El, además, puede señalar los lugares más necesitados, de mayor urgencia, de una respuesta paulatina, pero de cierta seguridad. C. Modo de proceder concreto: Proponemos tres modos que pueden ser utilizados muy provechosamente. Aquí entra un poco la "discusión" de si los grupos han de ser pequeños, medianos o grandes. Creemos que esto será cuestión de puntos de vista, de preferencias, de situaciones, de resultados obtenidos por uno u otro modo, Parece prevalecer el criterio de un tipo medio en el número de personas, no fácilmente discernible, v. gr. entre 20 y 30. Sin embargo, no se excluyen las excepciones de tipo pequeño o de tipo asamblea. Es decir, más numerosos. •Un modo: por "apadrinamiento": Cuando un grupo está discreta y satisfactoriamente maduro y cuenta, a la vez, con buenos servidores, pueden desglosarse dos de ellos para fonnar un nuevo grupo desde sus comienzos. Continúan perteneciendo al grupo madre, pero, un día determinado de la semana, se trasladan al sitio donde se abrió el nuevo grupo de oración. Este, ordinariamente, comenzará por muy pocas personas y, a partir de ahí, irá creciendo paulatinamente. Estos servidores le darán asistencia durante todo el tiempo que fuera necesario y conveniente. Hasta dejarlo en manos de varias personas que han ido aprendiendo bajo su discreta enseñanza y experiencia. La asistencia a la Escuela de servidores será un requisito que deben llenar antes o después de comenzar a hacerse plenamente cargo del nuevo grupo de oración. - Otro modo: La simple apertura: La apertura de un grupo de oración se hace por una persona de experiencia, que cuenta con la información y orientación del llamado coordinador del ministerio de grupos de oración. Es frecuente este modo y si se hace discretamente y en unión con las personas a quienes compete, es útil y eficaz". - Otro modo: la "multiplicación celular ". Es un recurso que la experiencia de algunos lugares de la Renovación en que lo han practicado, enseña haberles dado un excelente resultado: San Bonifacio en la Florida, San Eustorquio en Milán, etc. Si los grupos de oración han crecido suficientemente, v. gr., unas 30 ó 40 personas, es hora de dividirlo. Así, la vida de Dios se extiende, el cuerpo de Cristo se desarrolla, la Renovación crece. El grupo de oración está, de este modo también, al servicio de la vida. Grupo de oración que a su tiempo no da nacimiento a otros grupos y no se compromete apostólicamente en la evangelización, no recibirá grandes bendiciones del Señor y la acción del Espíritu Santo, no se derramará abundantemente. Manifiestan hallarse "cerrados sobre sí mismos".3,4

NOTAS
1- P. Hocken, Fleeing Ihe Churches, New Covenant, oct. 1989,15. 2- P. Basse, Le role du Noyau dans le groupe de Priere, Tychique, n. 44, juillet, 1983,13-23. 3. Cfr. algunos de los artículos y obras que pueden ayudarle a profundizar en el tema:J.Boucher, Most Pressing Problem, News Letter, May, 1986, 5. Til. Forrest, Finding and Forming Leaders, News Letter, Mai, 1986,1-2. N. Keller, Rebuild Health Prayer Groups, News Letter, February, 1986, 1. B. Grezzi, Build With the Lord, Word of Life, Ann Arbor, 1976. B. Ghezzi and J. Blattner, prayer Groups Workshop, Servant Books, Ann Arbor, 1979. N. Kellar, Connecting and clustering, News Letter, June 1986. 4. Cfr. R. Jacob, Comment batir un groupe de Priere solide, Tychitjue, n. 82, nov. dec. 1989,35-36.

VIII– SUGERENCIAS A LOS SERVIDORES RESPECTO LOS PARROCOS; LA PARROQUIA Y SU INSERCION EN ELLA:

1- Orientaciones prácticas: El servidor de la Renovación Carismática, debe tener muy arraigada la persuación de que esta "corriente de gracia" ha sido suscitada por el Espíritu dentro de la Iglesia y para la Iglesia Es, como dice un autor, "la Iglesia en movimiento" o la Iglesia renovándose a sí misma bajo el poder del Espíritu Santo. La Renovación Carismática, no es algo extraño ni periférico a la Iglesia: está en su mismo centro y sin ella, sería una secta. La Renovación Carismática, debe, por lo tanto, estar (y de hecho lo está) bajo los pastores de la Iglesia que son los responsables natos de ella. Cuanto más adherida esté a la Iglesia, más realizará la obra renovadora para la cual ha sido suscitada por el Señor. Es, pues, fundamental que la Renovación Carismática, esté integrada en la diócesis y de ningún modo debe dar la impresión de ser algo aparte. Pero esta integración no debilitará ni desvirtuará su propia "identidad". Así fue suscitada por el Espíritu: así la quiere y así producirá los frutos que en sus designios debe producir. Lo afirmado anteriormente debe decirlo, de igual manera, respecto de las parroquias. La inserción en no pocas de ellas será, a veces, paciente y dolorosa. No podemos esperar que todos y cada uno de los párrocos la acojan con la benevolencia, simpatía y apertura que desearíamos. Ni menos que le dediquen el tiempo que pensamos se merece. No obstante, los servidores, guiados por el respectivo equipo, deben estar prestos a poner discretamente de su parte los medios más oportunos para que ésta inserción se vaya dando, salvando la propia identidad a que nos hemos referido. No poco ayudará a las buenas relaciones con los párrocos la actitud de aprecio, acogida, ayuda desinteresada, colaboración e inserción apostólica; las invitaciones cordiales que les hagan; el contar con ellos, al menos para las cosas más importantes; el facilitarles los medios de que conozcan, si es posible a fondo, la Renovación; el permiso que deben recabar de ellos para la apertura de nuevos grupos, para los retiros que deseen organizar en su parroquia, etc. "Cuando de un grupo de oración no surgen impulsos constructivos para la vida de la comunidad, aquél permanece no sólo sin frutos, sino que, con frecuencia, manifiesta también la tendencia a cerrarse y a separarse de la parroquia. Entonces no sería una renovación de la Iglesia, sino su ruina. Naturalmente, se pueden -y se deben- fonnar también en la primera fase grupos supraparroquiales, pero cuando los miembros de estos grupos no son activos en su propia comunidad cristiana, compartiendo su vida y, según las posibilidades, ayudando también allí a formar otros grupos de oración, estonces la Renovación Carismática no puede desarrollar concretamente su dinámica para una renovación de la Iglesia".1 Los miembros de la Renovación Carismática han de ver con buenos ojos, y aun con agradecimiento, las correcciones que provengan de los párrocos, aunque a veces puedan parecerles hirientes y aun injustas. Esto, ni aun el rechazo que puedan experimentar, los ha de apartar de un comportamiento plenamente evangélico, lleno de caridad y de servicio, y de generoso perdón, si hubiere lugar. Recuerden que el mismo Derecho Canónico que da a las asociaciones de fieles derechos y señala obligaciones, como fieles de una comunidad parroquial, aclara los derechos, pero también las obligaciones que los párrocos tienen respecto de los movimientos reconocidos por la iglesia. Es aconsejable que sobre todo los servidores de la Renovación Carismática, más aún sus asesores, conozcan bien los derechos que en su ser de "asociación privada de fieles" le consagra el Nuevo Derecho Canónico (Cfr. cc. 298-311; 321-326). De más está decir que la Renovación Carismática debe estar gozosamente dispuesta a colaborar con otras asociaciones destíntas, y aun, si le es posible o se le indica, escoger lo duro, doloroso y humilde, pero con verdadero espíritu cristiano, sin querer sobresalir, ni siguiera en esto, sobre los demás. La experiencia manifiesta que la Renovación Carismática florece en las parroquias en la medida en que es acogida por el Párroco. Ampliamos este punto en el siguiente. 2- Orientaciones teóricas: a) Citamos las palabras de Juan Pablo II en su alocución a los Dirigentes de la Renovación Carismática, reunidos en Roma en el cuarto Encuentro Internacional, en mayo de 1981: "Quisiera también en este momento llamar vuestra atención sobre otro punto que tiene especial importancia para esta Conferencia de dirigentes: se refiere al papel del sacerdote en la Renovación Carismática. Los sacerdotes en la Iglesia han recibido el don de la ordenación como colaboradores en el Ministerio pastoral de los Obispos, con quienes participan del único sacerdocio y ministerio de Jesucristo, que requiere su absoluta comunión jerárquica con el orden de los obispos (Cf. Presbiterorum Ordinis, 7). Como consecuencia, el sacerdote tiene una íntima e indispensable tarea que cumplir en y para la Renovación Carismática, lo mismo que para toda la comunidad cristiana. Su misión no está en oposición ni es paralela a la legítima tarea del laicado. El sacerdote, por el vínculo sacramental con el obispo, a quien la ordenación confiere una responsabilidad pastoral para toda la Iglesia, sobre todo mediante la participación en la Eucaristía; en ella pedimos a Dios nos conceda "que, fortalecidos con el Cuerpo y Sangre de su Hijo y llenos de su Espíritu Santo, formemos en Cristo un solo cuerpo y un solo espíritu" (Tercera plegaria eucarística). El sacerdote participa de la propia responsabilidad del obispo para predicar el Evangelio, para lo cual su formación teológica lo debe capacitar de un modo especial. Como consecuencia, tiene la única e

indispensable tarea de garantizar una integración en la vida de la Iglesia que evite la tendencia a crear estructuras alternativas o marginales y que lleve a una participación plena, sobre todo dentro de la parroquia, en la vida apostólica y sacramental de la misma Iglesia. El sacerdote, por su parte, no puede cumplir su servicio en favor de la Renovación; en tanto no adopte una actitud de acogida ante la misma, basada en el deseo de crecer en los dones del Espíritu Santo, deseo que comparte con todo cristiano por el hecho de su Bautismo". (El énfasis es nuestro). Vosotros, pues, sacerdotes y seglares, dirigentes de la Renovación, tenéis que dar testimonio de vuestra mutua unión en Cristo y poner como modelo de esta colaboración efectiva la exhortación del Apóstol: "Sed solícitos en conservar la unidad del espíritu mediante el vínculo de la paz. Sólo hay un cuerpo y un espíritu, como habéis sido llamados con una misma esperanza, la de vuestra vocación: (Ef. 4, 3-4). (El énfasis es nuestro) b) Las "estructuras alternativas o marginales" a que el Papa se refiere no incluyen la pertenencia a la Renovación como lugar exclusivo al margen de la parroquia. Este, evidentemente, es un peligro serio de alejamiento de la misma. Pero no excluyen que los fíeles que lo deseen, puedan dentro de su parroquia, pertenecer a un movimiento de Iglesia (corriente de gracia estructura moderadamente) con su propia "identidad". Cuando las cosas se realizan en armonía y pleno sentido de cooperación, no debe haber especial dificultad en que haya equipos para la dirección de la Renovación en el Espíritu, directa o indirectamente aprobados por el Obispo y, al mismo tiempo, derechos de los párrocos, sobre todo en el campo doctrinal y la armonización de la pastoral de ministerios y trabajos apostólicos con otros movimientos en orden a una mayor eficacia. Esto está previsto y sancionado por el nuevo Derecho Canónico, (cc. 298-329). Por eso, ambos elementos dirigentes: seglares y sacerdotes (párrocos), han de trabajar, como el Papa exhorta en "mutua unión" y en "colaboración" efecliva. Serían "lamentables y peligrosos tanto la "absorción", como el "reduccionismo", por parte de los sacerdotes hacia la Renovación. Dejaría, de hecho, de ser la Renovación como el Señor y los Papas la quieren y, por lo tanto, sus frutos se verían seriamente amenazados y hasta suprimidos. Igualmente sería peligroso el "paraclericalismo" o independencia frente a la autoridad eclesiástica de lo cual ya hemos hablado.2 c) La pertenencia a la Renovación Carismática, no debe ser impedimenlo, sino por el contrario un gran estímulo, para insertarse en la parroquia como colaboradores eficaces de ella, "Los fieles laicos, deben estar cada vez más convencidos del particular significado que asume el compromiso apostólico en su parroquia"3 Pero en esta cooperación se ha de tener en cuenta también el pensamiento del vaticano II en su documento sobre los laicos: Apostólicam actuositatem, 10: "Cultiven el sentido de la diócesis, de la cual es la parroquia como una célula, siempre dispuestos, cuando sean invitados por su pastor, a unir sus propias fuerzas a las iniciativas diocesanas. Es más, para responder a las necesidades de la ciudad y de las zonas rurales, no deben limitar su cooperación a los confínes de la parroquia o de la diócesis, sino que han de procurar ampliarlas al ámbito inteiparroquial, interdiocesano, nacional o internacional; tanto más cuanto los crecientes desplazamientos demográficos, el desamollo de las mutuas relaciones y la facilidad de las comunicaciones no consienten ya a ningún sector de la sociedad permanecer cerrado en sí mismo. Tengan así presentes las necesidades del pueblo de Dios esparcido por toda la tierra.4 Esto, obviamente, no ha de llevar a nadie, ni a los movimientos, a actuar por "la libre", fuera de todo control o supervisión de la autoridad conveniente, y a los que el Obispo haya aprobado para guiar en su nombre a un movimiento determinado. Este aspecto es fundamental si no se quiere correr el riesgo de convertirse prácticamente en una secta, por mejor intencionado que parezca estar. Pero, repetimos de nuevo, hay que armonizarlo con la salvaguardia y fortalecimiento de la propia "identidad" del movimiento.3 d) Tratándose de los fieles que están comprometidos en los grupos de oración de la Renovación Carismática, ya se hallan asociados por el mero hecho de pertenecer a ella. La Renovación Carismática está catalogada como una "asociación privada de fieles". Este fue el parecer de los canonistas de la Universidad Gregoriana de Roma a quienes la Oficina Internacional de la Renovación Carismática consultó, después de la promulgación del nuevo Código de Derecho Canónico, 1983, y anteriormente, el Papa Juan Pablo II la había aprobado formalmente una vez que le fueron presentados los Estatutos de la misma en 1979. El hecho, pues, de pertenecer a la Renovación Carismática hace que se inserte la persona en una asociación privada de fieles; que goce de los derechos y deberes que la asociación como tal tiene en virtud de ser tal asociación conforme al Derecho Canónico. Este punto es importante y debe ser fiel y rectamente conocido e interpretado por los fieles y por los sacerdotes. Su recta comprensión evitará malos entendidos y aun discusiones. Tal como aparece en el Derecho Canónico y en el documento Christifideleslaici, que se apoyan, en este punto, en el documento del Vaticano 11 Apostólican actuositaten, sobre todo, en la Lumen Geiitium, la conclusión es obvia: esta asociación de la Iglesia debe ser apreciada, fomentada y protegida sobre todo por aquéllos que tienen en la Iglesia la misión de colaborar con el Vicario de Cristo, como son, especialmente los obispos, y como auxiliares suyos, los párrocos. A su vez, quienes están en la Renovación Carismática, deben ser conscientes de la responsabilidad que tienen de que en ellos se realicen cada vez más los criterios de discernimiento y de reconocimiento de las asociaciones, privadas de fieles. Esto no impide -al contrario debe facilitarla misión de la misma Renovación y de los grupos de oración en la parroquia.5 e) Habilidad para insertarla: Aducimos un pensamiento alentador sobre el tema de la inserción que tratamos. En la "renovación y parroquia" H. Muhlen expresa su sentir y anima a los servidores a tener sensibilidad y habilidad para integrar la Renovación en la diócesis y en la parroquia más concretamente. No cabe duda de que, a veces, resultará fácil y

hasta connatural la inserción; otras, presentará dificultades; y, a veces, requerirá un proceso doloroso, habilidad humana y divina, no poca oración y sacrificios. La habilidad de los servidores atañe también al grupo de oración para volverse provechosos para la vida parroquial. Y esto suele ocurrir cuando se evitan las exageraciones que brotan del deseo humano. "La oposición a la renovación -dice el citado autor- no es contra su mensaje sino contra los excesos humanos". (Ciertamente coincide en esto con otros autores; pero, ajuicio de no pocos, no es la causa única de oposición). Presenta a continuación dos criterios de discernimiento de la habilidad para insertarse y ser provechosos a la parroquia. Uno de ellos es la construcción del Reino de Cristo: que ninguno busque su propio bien sino el de los demás. Originalmente, en esto hay un proceso de pensamiento a largo plazo. Debemos pensar en periodos de 10, 20 ó 30 años. Me permito citar a la letra el segundo criterio. Creo que es práctico y toca con sana libertad un punto que no todos se atreverían a mencionar: "El segundo aspecto (criterio) es la habilidad de los sacerdotes. Muchas veces, ellos buscan el contacto con la renovación porque ven en ella un cambio para salir de la crisis actual. Frecuentan grupos y seminarios, esperando encontrar ideas nuevas para su labor pastoral. Pero ello entraña el peligro de considerarla renovación como un método nuevo de trabajo parroquial. Algunos comienzan introduciendo elementos de la Renovación en el servicio parroquial y en los grupos existentes. Pero el Espíritu lleva a muchos cristianos a comprender que la renovación no se basa en métodos, sino en la conversión personal del individuo y también del sacerdote. En caso contrario, la Renovación parecería sólo una empresa humana. Tras el fracaso del esfuerzo inicial, muchos descubren que se requiere una entrega más profunda al Señor, que temí i na en un proceso espiritual personal. Si éste se da, subsiste la tentación de hablar de esta experiencia para convencer a los demás de que acepten cuanto antes, y el resultado es provocar una oposición, que no necesariamente es contra el Espíritu Santo, en párrocos que se sienten presionados o rechazados. "La habilidad de la renovación en el trabajo parroquial guiada por un pensamiento que planee a largo plazo, debe probarse según las leyes espirituales. El fruto de la paciencia no es el resultado del esfuerzo humano sino que es un don de Dios. "Los dos aspectos (criterios) anteriores muestran que la habilidad parroquial se toma en criterio, de la genuina experiencia del Espíritu. Opongámonos a cualquier limitación que conduzca a excluir a otros, y pidamos a Dios comprensión de su plan para la Renovación Carismática y sensibilidad en El".6 Ya Juan Pablo II se ha manifestado claramente en su discurso a los dirigentes de la Renovación Carismática, reunidos en Roma en Congreso Internacional, en el año 1981. Todos los miembros de la Renovación Carismática de una parroquia han de procurar ganarse, con su oración, servicio, amor y obsequiosidad, a sus respectivos párrocos; pero sin pretender ser los preferidos entre las diversas asociaciones existentes. Sabemos, por las mismas palabras de los Sumos Pontífices, que la Renovación Carismática, "como corriente de gracia" puede penetrar, sin menoscabar su identidad, los diversos movimientos, en todos ellos infundiéndoles el Espíritu de Pentecostés, tan necesario siempre, especialmente hoy, para que la Iglesia pueda, a través de ellos, realizar con poder la ingente obra que se le ofrece. Entendemos que a no pocos les disgustan, por las razones que sean, aun a veces por comportamientos inadecuados de sus miembros, los grupos de oración. Pero rechazar la Renovación Carismática, en lo que tiene de esencial, la médula del Evangelio, es una posición antievangélica, en el sentido de la frase del que fue asesor episcopal de la Renovación Carismática en Francia hace unos años. Este punto ya se ha mencionado. Sena oponerse a la obra del Espíritu, a través de ella. Estamos seguros de que el tiempo, la purificación de la misma Renovación Carismática, que va obrando poderosamente el Señor, el verdadero conocimiento y experiencia de la misma, seguirá abriendo el camino de "benévola acogida" que Juan Pablo II señala como el "mínimun" que los sacerdotes pueden dar a la Renovación. Verán con gozo de pastores cómo ésta, en medio de su "pobreza espiritual" y de sus imperfecciones, contribuye poderosamente al florecimiento espiritual de la parroquia y se va comprometiendo en sencillez, obediencia y amor, en los compromisos más arduos y dolorosos en la fuerza del Espíritu Santo, y se inserta en la Pastoral Parroquial, aportando mucho y aun "nuevo". Sin olvidar que lo más importante es colaborar en devolver al Espíritu Santo el protagonismo que tuvo en la primitiva Iglesia fundamental, insustituible. Por lo demás, al sacerdote que se inserte sincera y perseveramente en la Renovación, le espera una misión verdaderamente hermosa para su propia santificación y para la eficacia de su ministerio sacerdotal. Esta es la experiencia de muchos que han querido testimoniarla en libros, revistas, retiros. Y acerca de los grupos de oración su tarea es amplia y realmente importante; - Ser lazo de unión de la Renovación con la Iglesia universal y, más particulamiente, con la Iglesia local. - Ser quien les descubre y muestra los tesoros de la tradición católica. Ser el discreto vigilante de la pureza e integridad de la fe. - Animarlos a nutrirse más abundante e intensamente en el Espíritu con retiros cerrados, horas de oración e intercesión... - Ejercer el carisma o el arte de discernir, al que es llamado de un modo especial, por su carisma sacerdotal. - Ser el "consolador", el que acoge y alienta, aconseja y ora por las almas atribuladas y en purificación que buscan a Dios.
-

Ser quien ayuda a purificar, a fortalecer, a elevar las motivaciones de sus compromisos apostólicos, y quien los va abriendo a ellos según sus posibilidades, cualidades y dones. - Fomentar discretamente los carismas y velar por su buen uso. - Armonizar en las divergencias, preparar para el perdón y repartirlo, a través del sacramento de la reconciliación. - Especial misión es la suya respecto de la formación sólida, sana, continuada de los servidores, como el buen pastor que conduce el rebaño a pastos sabrosos y abundamentes.
-

Ser quien los fortalece y los une a Cristo y los unifica entre sí con el sacramento de la Eucaristía. - Preciosa misión la suya que expandirá su ministerio hasta la admiración, en muchos casos: Y esto no obstante las deficiencias, las perezas y pecados que también encontrará entre los miembros de los grupos de oración, como los encontramos aun entre aquéllos que se han consagrado al Señor y prometido fidelidad a su amor y a su servicio, como son los mismos sacerdotes. - "El sacerdote tiene (...) una misión indispensable que cumplir en y para la Renovación Carismática, asi como para toda la comunidad cristiana: su misión no está en oposición o es paralela al legítimo papel que desempeña el laicado. A través del lazo sacramental con el obispo, cuya ordenación le confiere una responsabilidad para toda la iglesia, él ayuda a fortalecer los movimientos de renovación espiritual y apostolado laical, su integración en la liturgia sacramental de la vida de la Iglesia, especialmente a través de la participación de la Eucaristía.8 3- Ejemplos de cooperación en la parroquia. Hacemos nuestras las sugerencias de Ch. Whitehead en las que apunta nueve modos de comprometernos y de comprometer los grupos de oración y las comunidades carismáticas en el trabajo parroquial: a) . "Orar por una nueva efusión del Espíritu Santo (Zac. 4.6). En toda parroquia que recibe la bendición del Espíritu Santo, hay siempre personas que oran. b) . Orar por nuestras parroquias y nuestros sacerdotes. No con una actitud de superioridad, sino reconociendo tener nuestra parte en las negligencias (Neh. 1). El arrepentimiento y la intercesión nos introducen en el corazón de Dios. c) . Alentar toda nueva iniciativa en nuestras parroquias. Ser positivo y no solamente crítico y negativo. d) . Servir cuando podamos hacerlo, ni importa el "cuando", ni dónde, ni a quienes. Y esto, no solamente en la vida espiritual, sino también en las cosas concretas y ordinarias. Pedir infomiación de cuáles son las necesidades y comprometerse en ellas con los dones que Dios nos ha otorgado. e) . Ser testigo por el ejemplo de vida más que por la palabra, acordándose de que la fe se transmite más frecuentemente por contagio que por doctrina. f) . Interpelar, (oponerse) con un sentido discreto de amor y de fortaleza a las ideas y las actividades que no están en la línea de la Palabra de Dios y de la enseñanza tradicional de la Iglesia. g) . Construir relaciones: estar disponible a los desgraciados, a las personas que se encuentran solas, a los heridos. Ayudarlos a sentirse reconocidos (apreciados, queridos) y darles el amor de Jesús. b) Ayudar a cada uno a abrirse al exterior, pensando más en la misión que en conservar las cosas. i) Tener la firme esperanza de que Dios puede hacer grandes cosas y perseverar en la oración. Creo que el porvenir de la Iglesia reposa aún en el crecimiento y el desarrollo de nuestras parroquias. Si esto se produce, habrá necesidad de laicos comprometidos, prestos a orar y a servir sin medir los gastos, pilos encontrarán frecuentemente sostén y fonnación en los grupos y las comunidades parroquiales, a los que conducirán a aquellos que habrán evangelizado, para que se integren y se formen antes de tener su puesto en la vida de la parroquia. Estamos llamados a llegar a ser un pueblo y a comprometemos en él. El Señor nos ha equipado para esta tarea. ¿Qué esperamos".9 A las urgencias del autor, añadimos por nuestra parte: - Es fundamental que la Renovación Carismática se comprometa con el plan pastoral de la diócesis, de la parroquia. - Es muy laudable y sumamente eficaz que se preste a colaborar con otros movimientos de la Iglesia, en sencillez, amor y obediencia. Sin celos, ni preferencias. Por su parte debe estar dispuesta a trabajar en lo más humilde y quizás rehusado por los demás. Pero con una pura intención de seguir el ejemplo y las enseñanzas de Jesucristo, modelo de todo obrero apostólico. 4. La gracia de la Renovación y la gracia de las parroquias. La gracia de la parroquia es tangible para la Renovación Carismática, así como ésta lo es para aquélla. La parroquia no se aisla de las realidades humanas y hace sentir a la Renovación sus debilidades. También en ella se dan; lleva su propia gracia en "vasos de barro" (2 Cor 4, 7). Su orgullo, su resistencia a dejarse interpelar, a apoyarse en su sola experiencia... El peligro de aislarse y separarse del "ambiente que la rodea", como si todo lo tuviera en ella y no necesitara de nada. Esto, si se diera, sería un grave peligro. Sería, en cierto modo, huir del misterio de la Cruz. Y hemos de tener muy en cuenta que no puede haber Renovación auténtica sin el gusto del fracaso, sin la muerte de sí. Pero no se angustia ni turba, porque el Señor le dará, a su tiempo, la Resurrección. La gracia de la parroquia para la Renovación, entre otras, la hace pasar de la Cruz a la Resurrección. Los comienzos suelen ser fáciles, pero el perdurar en la fidelidad, sobre todo, en los momentos, días, meses y aun años de dificultades y sufrimientos es gracia del Espíritu. Mantenerse al abrigo de sueños piadosos, de simplismos y de exageraciones... Por eso la Renovación
-

necesita una mirada exterior que la critique y corrija para no caer en estas tentaciones que la rondan y todo esto puede y debe suceder sin que la Renovación deje de ser lo que es en su propia identidad. Pero la Renovación, cuando es acogida y bien orientada es una gracia inmensa para la parroquia: "En ella se siente crecer la vida: la sed de Dios crece en función del reconocimiento y de nuestra pobreza (espiritual) aceptada. Las celebraciones eucarísticas, en particular por los enfennos, son muy frecuentes; la Biblia se constituye en libro de la vida; la oración es la fuente del servicio; los carismas transforman la vida cotidiana, se hacen naturales y producen un gran bien. Las cosas crecen y nadie sabe cómo: bien pronto la transformación de la pastoral será una realidad. Prestamos gran atención a los nuevos: tienen necesidad de que se los tome en cuenta, catequizados, conducidos al sacramento del Bautismo y de la Confirmación, a la Eucaristía. Una vez formados y enraizados, podremos confiarles servicios: todo esto camina lentamente y madura en el tiempo; los frutos buenos toman tiempo".10 El porvenir pide de la Renovación que se halla en la Iglesia viviente: La Renovación debe dar a la Iglesia su resplandor y renovarse continuamente en la plenitud de la misma Iglesia. Cuantos se insertan en la Renovación tienen que llegar a ser Iglesia; en ella inspirarse, darle sus mejores servicios, dejarse conducir en obediencia amorosa y verter en ella toda la novedad y energía que el Espíritu les da como un instrumento de sus designios. Es, creemos, fundamental ser conscientes que al referirnos a la inserción necesaria de la R.C. en la diócesis y en la parroquia, lo queremos hacer en el pleno sentido en que se manifiestan las afirmaciones de Juan Pablo II, del Código de Derecho Canónico, del documento "Christifideles laici". La inserción afirmada no quita ni Idisminuye; al contrario, reafirma los derechos y deberes de las "asociaciones privadas de fieles", entre las cuales, hemos dicho que clasifican los canonistas a la R.C. Pues bien, es capital para el porvenir y la eficacia de la Renovación en la Iglesia que tenga esa sana "autonomía" respecto de la diócesis y de la parroquia. No se desliga de la dependencia del Obispo, pastor nato de la misma, ni se aisla de su compromiso respecto de sus proyectos pastorales. Al contrario, si verdaderamente quiere ser auténtica. Pero encuadrarla como una asociación más, en unos moldes rígidos y dificultarle, prácticamente, una fiel actuación conforme a su ser, es impedir que "sea lo que debe ser" y tener su propia identidad. Dejaría de ser la Renovación Carismática para pasar a existir como otra cosa distinta. Creemos que esto es algo tan importante que merece el cuidado y celo de los pastores.

NOTAS.
1. H. Muhlem Catequésis para la Renovación Carismática, Secretarado Triniiario, Salamanca, 1979, 177. Libro excelente; manual para preparar a la recepción de la Efusión (o Bautismo) en el Espíritu, lleno de riqueza espiritual. Orienta, enseña, alienta siempre en esa profusión doctrinal propia de Muhlen. Cfr. B-V. Aufauvre, G. Constan!, H. Garin, Qui fe ra taire le vent? Desdée de Brouwer, Paris, 1988, 223-236. Confesamos que para nosotros es uno de los libros más bellos, más densos y asequibles para cuantos desean conocer la Renovación Carismática. Escrito con verdadero amor, se transmite fácilmente la copiosa y segura iluminación que brota de él; R. Cantalamesa, Renovarse en el Espíritu, Librería Parroquial de Clave ría, México, 1985, 83-91. Christifideles laici, 1988, n. 27. Apostólican actuositatem, n.10. Cfr. J. Keller, Renouveau de la Communauté paroissial, Tychiccjue, n.44, juillet, 1983, 55-62; J-M. Gamgues, Renovación Carismática e inserción en la comunidad eclesial, Presencia de la Renovación CArismática, (varios), Edit. Roma, Barcelona, 1981, 1314; Bourlad, Renovación y Parroquia, o.c., anteriormente citada, 25-48; Peroisse et Renouveau, Tychique, n. 93, Janvier, 1990. II. Muhlen, Sensibilidad en el líder ante la acción del Espíritu Santo, Koinonía, n. 77, mayo-junio, 1989,8-13. Cfr. A. Schvartz, Pasteur dans 3e Groupe de priere, Tychique, n. 44, juillet, 1983,52-54; Th. Forrest, El papel del sacerdote en la Renovación Carismática, Alabaré, 1974?; Card. J.L. Bemardin, Un don para la Iglesia viviente, Alabaré, n. 20, 1976, 17-21; L. Fabre, Trente Jesuites decouvrent le Renouveau Charismatic, (Policopiado); Pretres du Seigneur, temoignez du Seigneur, Pneumatheque, París, 1981, 19; R. Halter, Le Freiré dans le Cuoupe de priere, (varios), Plormel, 6-9, juillet, 1981, 85-93 (policopiado). en: Le Groupe de priere. Card. O'Connor, Chariscenter, USa. sept. oct. 1989, 4-5. Ch. Whitehead, Nouvclle Evangelisation 200; Au coeur de L'Eglise, Tychique, n. 84, mars 1990, 8. J. Koller, Grace du Renouveau et grace des Paroisses, Tychique, n. 84, mars, 1990,5-5.

2.

3. 4. 5.

6. 7.

8. 9. 10.

IX- EL EQUIPO DE SERVIDORES EN EL GRUPO DE ORACION:
1- Lo que no es. a) No se trata sólo de un equipo en el que las diversas personas que lo componen constituyen un conjunto balanceado que tiene diferentes dotes naturales y carismas. De este modo, viene a ser un conjunto armónico, rico, complementario y, por lo tanto, a nivel humano tiene asegurada una eficacia apetecible y apreciable. Ciertamente, esto no se desecha ni se minusvalora ni se juzga menos conveniente. Al contrario, se estima, se desea y se procura discretamente que exista. Pero cuando lo encuadramos en el apartado de lo que no es un equipo de servidores, queremos decir que esto, con ser valioso y estimable, no es el punto central; ni siquiera lo que constituye una comunidad de servidores. Tiene su puesto en ella, pero no se le da una importancia de primer orden que debe reservarse para otros elementos. b) No se funda sólo en la persuación que puedan tener de estar unidos de la conveniencia de apoyarse unos en otros y de sumar fuerzas para el trabajo. También esto es importante y tampoco se desecha ni se desestima, ni se trata con indiferencia, de modo que, si existe, se le da la bienvenida y si no se encuentra no se lamenta especialmente. Lo que realmente debe ser el grupo de servidores, en este aspecto, va mucho más allá; rebasa ampliamente esto que, siendo bueno y deseable, debe estar subordinado a otra "conveniencia", a otra "necesidad" superior. c) No es solamente un grupo de personas que, por la relación personal, la armonía que haya entre sí, o por otras razones, trata de "cuidarse a sí mismo": sus personas, sus sentimientos, sus problemas, sus necesidades... Mucho menos de atenderse a la manera mundana; un amor centrado en sí, con cuidados, alientos, consuelos, ayudadas que imitan y repiten lo que las personas, dadas a las cosas del mundo, suelen hacer y poner en lugar central y exclusivo. Repetimos de nuevo: Tampoco ahora se excluye el trato, el interés, la ayuda humana que puedan proporcionarse mutuamente. Lo que se quiere decir es que ni es lo único, ni menos lo principal. Se estima, se cultiva discretamente, se desarrolla como un valor apreciable; pero el amor y sus expresiones afectivas tienen una manifestación que se centraliza en el campo de la fe. Ciertamente, las situaciones concretas, las tareas que se realizan, las expresiones de amor, las decisiones por las que opta, se dan siempre dentro de estados de ánimo, con determinados y concretos sentimientos y actitudes psicológicas características. Pero esto, que es una realidad, debe estar al servicio de un amor que rebasa el simplemente humano. d) No se trata de un grupo de servidores cuya razón fundamental se encuentra sólo en el servicio apostólico. Parecería fuera de propósito esta enunciación. Sin embargo, debe ser mantenida y cuidada como un presupuesto fundamental. Ciertamente, el compromiso hacia los demás es indispensable en todo cristiano. De no existir, habría que cuestionar muy seriamente si verdaderamente existe el amor a Cristo y si se ha llegado a entender lo que es ser cristiano. Tan indisolublemente unido va el compromiso apostólico al verdadero amor a Dios. Compromiso con una persona, Cristo. Este debe ser el motivo frontal de cualquier otro en el corazón del cristiano. Sin él, todo compromiso apostólico estará amenazado por el abandono, la desilusión, los peligros de convertirlo en pedestal de la propia realización, del propio poder... El compromiso con Cristo es tal, por su naturaleza, que es capaz de vivificar y de lanzar a los compromisos apostólicos más arduos, pero siempre porque en ellos está presente la persona de Cristo, con el que total y radicalmente nos hemos comprometidos desde el Bautismo y lo hacemos consciente en nuestra vida a medida que va madurando. De este modo, la obra apostólica podrá fracasar, aparecer ineficaz, pero nuestra fidelidad permanencerá inalterable porque el compromiso con el Señor sigue vigente, fiel, perseverante. La persona de Cristo no cambia y cuanto emprendemos por su amor lleva grabado indeleblemente en su carne el triunfo. Puede ser que el compromiso no siempre comience con el de la persona de Cristo. Pero, de un modo o de otro, por acciones misteriosas interiores, el Espíritu Santo irá conduciendo a la persona a que, sobre todo otro compromiso, esté el que tenemos con Jesús. 2- Lo que debe ser un equipo de servidores del grupo de oración. a) Un grupo de personas que han sido llamadas por Dios para servir en la comunidad. Esta es, en definitiva, la pregunta que debe hacerse. No se trata de que la persona quiera servir en el grupo; es preciso certificarse de que, realmente, el Señor la llama para servir ahí precisamente. Desde luego, esto supone que se tienen en cuenta los requisitos y cualidades de que se habla al tratar de elegir servidores, y, una vez, alcanzado esto, la subsiguiente formación, en los diversos aspectos que se consideran al tratar el tema en otro lugar. El deseo de la persona puede ser un indicio que no debe eliminarse, pero él sólo no basta. Si todo lo demás se diera, pero permaneciera, sería suficiente. Dios, aun en sus llamadas manifiestas, respeta la cooperación libre de la persona. Por eso, ésta se convierte en una condición imprescindible. b) Una comunidad de servidores con el carisma de servicio abnegado y una relación definida de apoyo mutuo, basada y arraigada en Jesucristo.

El carisma de servicio implica que en el grupo de personas se responsabilizan unas de otras, sobre todo espiritualmente, para que todas lleguen a ser servidores y guías a ejemplo de Jesucristo, servidor y pastor por antonomasia, modelo de cuantos sirven y acompañan a otros espiritualmente (Jn. 10). Pero este responsabilizarse ha de ser tal que respete la personalidad de los demás; no intente inmiscuirse ni trate de abrir el interior de las personas presionándolas, usando métodos que atenlen contra la libertad sagrada que les pertenece. Todos anhelan servir de apoyo a sus hemianos en todo, de un modo especial en cuanto concierne a su crecimiento en Cristo, a su vida de fe, esperanza y caridad; en cuanto compete al buen ejercicio del ministerio en el que todos solidariamente trabajan. La relación sólida, aceptada, fortalecida en Cristo de unos con otros permite a todos los que forman el grupo influirse mutuamente en sus vidas, para beneficio de cada uno y de la pequeña comunidad como tal. Así, todos se ayudan a crecer; todos se constituyen en beneficiarios y beneficiados en esta tarea, común a cada uno. Todos se encuentran en la misma actitud de dar y de recibir, a la vez. Esto lleva consigo, con más o menos intensidad, la participación en un gozo común, en un pensamiento que vela por cada uno: verse, sentirse apoyado por todos los demás y, al mismo tiempo, contribuir con su aportación al bien, sobre todo espiritual, de sus hermanos. La comunidad de servidores de los grupos de oración comienza a hacerse sólida cuando deja de considerar suya la propia vida, el tiempo, las capacidades y actividades para ponerlas al servicio y utilidad de la comunidad de hermanos en el servicio y en el grupo de oración al que todos ellos se deben. No renuncia a ellos, como si fuera algo desligado de la propia persona. Lo reconocen como don del Señor a cada uno en agradecimiento; pero renuncian a servirse de ello como si fuera algo dado para sí. Es como un depósito bancario que un señor generoso pone a disposición de cuantos lo necesitan. No se trata, por lo tanto, de que los demás gobiernen la propia vida y dispongan de ella a su antojo, pero sí significa que cada uno actúa, toma decisiones, y aun cultiva la propia personalidad en dependencia discreta, voluntaria, fraternal del bien de la comunidad. Entonces, poco a poco, de un modo progresivo, la comunidad de servidores, llega a tener cierto derecho, que cada uno acepta y da voluntariamente, de penetrar discreta y parcialmente en la propia vida, al mismo tiempo que cada uno se encuentra en disponibilidad completa para servir a los demás en y con Cristo Jesús. Decimos "parcialmente", porque, obviamente, siempre habrá sectores, aspectos, realidades en la persona que deben permanecer reservados a ella, a Dios y al director espiritual al menos de derecho. Como una feliz consecuencia, la comunidad de servidores supone un compromiso de "fidelidad" a Dios, a los demás con quienes se trabaja en el Reino, al grupo de oración al que todo se ordena, y a sus miembros que se han consagrado a servir por amor a Cristo Jesús que los llamó a este servicio. c) Una comunidad de servidores que se relacionan fraternalmente entre sí por el amor. Desde luego, estas relaciones entre los miembros del grupo de servidores no son ni superficiales ni puramente humanas. No quiere decir que siempre, en toda ocasión, sean profundas y que, en todo momento, se hallen totalmente divinizadas. Hay tiempos y tiempos. También caben las relaciones "superficiales", en un compartir más sencillo, de descanso, de conversación con las incidencias ligeras y fáciles que la caracterizan muchas veces. También lo "humano" en el calor de la acogida, de la aceptación, del obsequio, etc. Pero ambas cosas no deben terminar ahí; más aún lo superficial estará al servicio de una relación íntima fraternal que hará acto de presencia frecuentemente. Y lo humano, en sí ya un valor, se encontrará orientado a una trascendencia superior, divina, porque siempre, en definitiva, será Jesús el lazo de unión y su amor vivificará toda otra relación. No se trata, como indicamos anteriormente, de un amor que se desborda en cuidar los estados de ánimo de una persona, ni sus sentimientos, ni sus problemas psicológicos de manera mundana mediante consuelos vanos y alientos exteriores. El amor genuino que se profesan los servidores del grupo de oración supera estos peligros. No desdeña las situaciones concretas físicas, psicológicas, morales. Las atiende, se preocupa por ellas, porque abarca toda la persona con la multiplidad de sus situaciones. Pero ni se detiene en ellas ni las hace el punto focal de su ayuda en el amor. Este procura manifestarse principalmente en el cuidado de la vida de fe de los hermanos. "Dios pide que le creamos en cada situación concreta y que respondamos a sus llamados según su voluntad; así El va modelando nuestros sentimientos, nuestra psicología y nuestros estados de ánimo para hacernos "sentir como Cristo Jesús" y realizar la obra de Cristo, que es la del Padre". De este modo, el amor entre los miembros de la comunidad de servidores se va liberando del egoísmo a que todos somos tan accesibles; se va descentrando de sí; se va purificando, transformando en Cristo, de modo que se halle dispuesto y a punto para responder a las necesidades de los demás en cada momento, sobre todo cuando entra de por medio la vida de fe. Es el hermano que cuida con amor de la fe de su hermano. d) Una comunidad de servidores que cuida de la fe de sus hermanos en la variedad de situaciones concretas de su vida. Nada más concreto que una vida de fe auténticamente vivida, las diversas situaciones en las que nos encontramos no son situaciones que se dan al caso. Todo está pesado y medido por la providencia. Aun las situaciones en las que podamos habernos metido por imprudencia o sido arrastrados por el pecado, no se han producido como si se le hubieran ido de la mano

al Señor. Todo ha sido pennitido por El, en sus inescrutables designios. En cada situación concreta hay una llamada a responder en fe a Dios. Lo que afirmamos de nuestras propias situaciones, podemos afirmarlo igualmente de aquéllas en las que pueden hallarse nuestros hennanos. La vida concreta de fe, presenta situaciones muy variadas en importancia, que pueden abarcar toda la persona, con cuantas realidades jalonan el caminar hacia Dios del cristiano: La ayuda para superar una tentación, un hábito; el aliento que se necesita para perseverar en las crisis espirituales; la orientación requerida para equilibrar la afectividad: para romper los complejos, los perjuicios, los temores infundados; para sanar las heridas interiores con que una persona puede haber sido traumatizada en su infancia, en sus relaciones con otras personas, en la misma vida de comunidad... Sobre todo, la ayuda para crecer en hallar y cumplir la voluntad de Dios, para ser un miembro, lazo de unión en el grupo de servidores; para mejorar en el servicio prestado; para sacar provecho de los mismos errores... Es todo un mundo en el que podemos ayudar y ser ayudados eficazmente por lo demás, que se convierten en mediaciones del Señor para realizar su obra. Esta ayuda valiosa que tiene por objetivo último la vida de fe propia y de nuestros hennanos, reclama una sana libertad interior, sin la cual apenas podremos ser eficaces. Esta libertad interior es el resultado de habernos despojado de los propios caprichos, de la búsqueda de sí mismo, de los criterios mundanos... Todo un séquito que nos impide ver claro la voluntad de Dios y poner nuestro esfuerzo como colaboración a la gracia. Podremos hacer obras bien hechas, pero no obras hechas en la fe. A esto, precisamente, se refiere el Señor cuando deja bien clara la afirmación de: "Sin Mí nada podéis" (Jn. 15,5). e) Una comunidad de servidores que pide y recibe la unición del Espíritu, para realizar su obra en el grupo de oración que en definitiva, es tener a Jesús como Sefior de sus vidas. Toda obra de salvación requiere un actuar en el poder del Espíritu, don necesario para cada circunstancia en la que se trate de caminar hacia Dios, de vivir la propia fe o de ayudar a la fe de los otros. Se impone, pues, orar, pedir, suplicar al Padre que derrame por Cristo Jesús, su Espíritu. Y El que lo ha prometido solemnemente (Le. 11,13), lo cumplirá. Este mismo Espíritu irá conduciendo al grupo de servidores a conocer, cada vez más profundamente, a Dios, que actúa en lo más hondo de la vida humana y que anhela realizar maravillas en la existencia del hombre. Este mismo Espíritu infundirá su aliento a cada miembro del equipo, para mantenerlo en la fidelidad de amor y de servicio entre sí y en el grupo que dirige; a perseverar, a pesar de todas las adversidades y casos difíciles; a acrecentar su amor, su gozo, su vigor, su alegría, aun en las situaciones más arduas. Toda esta ayuda que los servidores se prestan entre sí exige, como condición indispensable, que éstos se hallen en contacto, no sólo y principalmente con Dios, sino también entre sí. Cuando esla frecuencia se debilita, la unión corre el peligro de enfriarse. La misma presencia física es algo insustituible para formar una comunidad de amor y de servicio mutuo. Se traía, por lo tanlo, de compartir la propia vida. Compartir que se irá purificando e intensificando a la luz de la voluntad de Dios. Supone, por consiguiente, una entrega en progresiva y mayor profundidad a Dios, en Jesucristo. f) Una comunidad de servidores que une su oración, sus cualidades, carismas, preparación, para dirigir el grupo de oración, cada vez más, al crecimiento en Cristo y al apostolado. El grupo de servidores actúa como cuerpo y, desde luego, el primer requisito debe ser la oración para pedir obrar en el nombre y con el poder de Jesús, por su Espíritu. Aunque la actividad concreta que se realiza, se encomiende y se ejecute por un solo miembro, todo el equipo la toma como suya y se responsabiliza de la acción y de su resultado. Cada miembro y el conjunto del equipo la sostiene de diversas maneras, sobre todo con su oración e intercesión. Esto no supone mediatizar, disminuir, debilitar la acción de la persona concreta que la ejecutará. Ni la dispensa de poner lo mejor de sí para que resulte eficaz. Al contrario, debe ser un poderoso estímulo ver el compromiso que asume el equipo entero en una actuación encomendada concretamente en ella. "La actuación de la comunidad, por lo tanto, tiene que ser hecha en unidad y humildad; todos tienen que colaborar en las acciones, pero cada uno en su lugar: el que dirige, dirigiendo; el que realiza, haciéndolo con responsabilidad y humildad; y el que intercede, orando por los demás. Todos deben apoyarse y sentirse apoyados, animar y saberse animados". Nada debe haber en los miembros del equipo que no esté a disposición de la obra que éste ha asumido: cualidades humanas, dones espirituales, carismas... Si realmente se llega a armonizar en Cristo el cúmulo de medios con que el Señor lo ha enriquecido, resultará un conjunto verdaderamente poderoso, tanto más cuanto que todo él está vivificado por la fuerza del Espíritu y por la eficacia de la oración, sustrato de todo actuar del grupo de servidores. Más aún: tratándose de servir al Señor en los hermanos del equipo y al grupo de oración cada miembro deberá tener la persuación bien arraigada de que su actitud ha de ser la de estar en "formación permanente" humana y divinamente. Nunca se habrá llegado a un "ya no necesito mas". Para servir a Dios en nuestros hemíonos nunca estaremos suficientemente preparados como El se merece, y la cooperación a la obra del Señor pide. Por eso, se convierte en una peligrosa tentación creerse ya definitivamente equipado para actuar en toda circunstancia y caso que se ofrezca. Esto no supone caer en la inseguridad psicológica, en la timidez, en el perfeccionismo que nunca se ve suficientemente apto. Esto hay que evitarlo y luchar contra ello denodadamente.

El equipo, ha de tener siempre en mente el grupo de oración a quien sierve, su situación, sus necesidades, su maduración, su crecimiento. En función de él ha de planificar, evaluar, prepararse, orar, interceder... Todos están pendientes del grupo que el Señor ha puesto en sus manos y del que les pedirá cuentas. No es de poca importancia el tener una conciencia viva de que la suerte espiritual del equipo, depende en buena parte de la actuación del grupo de servidores. Por eso, haber asumido la dirección es una fuerte llamada a actualizar su responsabilidad, a examinar su actuación, a orar intensamente, porque la obra puesta en sus manos no se puede llevar adelante sin una fuerte intervención del Espíritu. Deben discernir sus cualidades como individuos y sus carismas particulares y dejarse guiar en la responsabilidad concreta que deberá desempeñar para una mayor eficacia en el conjunto. g) Una comunidad de servidores que extiende su misión de acompañamiento y de guía; del grupo de oración y ora por él. Limitar su tarea al grupo que se reúne para orar, por más que sea la principal, no debe ser la única. Difícilmente podrán ayudarlo a consolidarse y a crecer como grupo, si no se toman un cuidado discreto fuera del grupo de oración. Viene a ser como un complemento, si no necesario, sí ciertamente muy conveniente. Bastaría apoyarse en los datos de la experiencia de servidores que se preocupan de esta labor o de quienes, al contrario, la descuidan, para cerciorarse de los diversos y contrarios resultados de ambas actitudes. Las tareas que pueden realizar fuera del grupo de oración los miembros que a él acuden y que lo integran, son muy diversas. Indicamos algunas: - La acogida, el saludo fraternal, cálido, amoroso cuando se encuentran, aunque sea casualmente. Es la expresión del lazo especial que los une por participar en el mismo grupo de oración, donde se van iniciando en crear y practicar la ley del amor del Señor, que extienden también fuera del grupo de oración. - El interés, sobre todo por las situaciones dolorosas por las que estén pasando: enfermedad, muerte de algún familiar, necesidades espirituales especiales y aun económicas. De modo que se les pueda fortalecer, ayudar, en la medida de lo posible, y anunciarlo en el grupo de oración para que todos se sientan solidarios y aporten la preciosa ayuda de su oración, de su presencia física, etc. - Las convivencias programadas con el grupo, que pueden ser de oración, de compartir fraternal, etc. - Ir comprometiendo al grupo en un ministerio, si es posible, propio. Se convertirá en un nuevo lazo de unión. Si no es factible, es muy provechoso y alentador conocer las obras en que están comprometidos de modo que el grupo de oración las apoye con su oración e intercesión. -Velar para que los compromisos apostólicos no se multipliquen con detrimento de la eficacia, con el desgaste de las fuerzas físicas y psicológicas y aun espirituales. Menos aún con el descuido de los deberes del propio estado, que, en cualquier hipótesis, hay que salvar siempre y anuonizar con el apostolado directo y perfeccionar a medida que el Señor va transformando en Cristo la persona. Es realizar su voluntad que manifiestamente Dios quiere de cada uno. _ Procurar que este compromiso sea, principalmente, en la parroquia a que el grupo pertenece o en la que cada uno tiene su asiento. Para esto ayudarán mucho las buenas relaciones con el Párroco, a quien hay que considerar como el pastor de todas las ovejas de la parroquia y fomentar el espíritu de ayuda, de disponibilidad, de amor. Esto no impide, en modo alguno, que se mantenga y defienda la identidad propia de la Renovación Carismálica, y de los grupos de oración. No siempre será fácil esta armonía por la actitud de reserva y aun de rechazo de más de un párroco. Ni impide que, cuando sea conveniente, bajo la guía del equipo sede, se formen grupos de oración interparroquiales. Por más que hayamos tocado el punto en otras partes, nos permitimos volver sobre él por su importancia capital: Una preocupación sana pero insistente debe ser, en los servidores y en los equipos de servidores de los grupos de oración, orar por éstos. Ahora queremos referirnos de un modo especial a la oración frecuente que deben hacer los servidores, unidos en el Señor, por los grupos de oración. La experiencia en este aspecto es notablemente aleccionadora: Cuando los servidores de un grupo de oración (el equipo) se reservan algún tiempo, fuera del grupo, por ejemplo una hora, al menos mensualmente, para orar por los grupos de oración, éstos son bendecidos por Dios de un modo especial. Esta oración hecha en unión fraternal por los grupos, parece imitar la oración de Jesús por los suyos en la noche de la última Cena (Jn. c.17). Tiene una eficacia especial, más aún, si se hace ante el Santísimo Sacramento. Y no solamente la han de hacer en tiempos de dificultades o de crisis, sino en todo tiempo. La misión del servidor, como del equipo de servidores, tiene su culmen en la intercesión. Nos sentiremos tentados a omitirla, a posponerlas... por razones que nos forjamos nosotros mismos, pero que no tienen validez. En este punto hemos de pedirle al Señor una fidelidad y perseverancia total. Nos va en ello mucho; le va al Señor algo muy importante que nos ha encomendado y nosotros hemos aceptado libremente. h) Lo más fundamental e imprescindible: - Una comunidad de personas nacidas realmente de Dios a través de una conversión personal a Jesucristo, a quienes se les ha dado a conocer la gracia especial de la misericordia que se les ha hecho. Nada espiritual sólido se puede edificar si no es en la radicalidad de la fe, una de cuyas expresiones fundamentales es la conversión que se profundiza y se vive en humildad. - Consecuentemente, son personas que han tenido una experiencia del Espíritu Santo, de su acción y de su poder,

Personas que, aun dentro de sus deficiencias y debilidades, tienen una disposición permanente de docilidad a su influjo y que desean discernir sus iluminaciones y mociones interiores siempre que parezca necesario o conveniente. Quieren ser ayudadas a certificarse de que, realmente, es la acción del Espíritu la que actúa en ellas y no los propios deseos inconcientes. - Personas que aceptan el Reino de Dios en sí mismas como prioridad total, sin reservas, sobre su vida. Esta actitud implica el reconocimiento de la plena autoridad de la Escritura interpretada por la autoridad de la Iglesia; de la eficacia de la palabra divina oída con el corazón, entendida, aceptada, vivida. Todo esto es mucho más importante que las cualidades humanas por sobresalientes que sean, aunque también éstas se aprecien, usen y cultiven.
-

"Por encima de todo, el perdón y el amor".1 i) Otras cualidades importantes que implica la responsabilidad de servir: - Tener cierta visión, ser capaz de prever discreta y prudentemente lo que el Señor, en sus designios, quiere hacer. No se trata de adivinar, ni de imaginarse las cosas conforme a los propios deseos, ni de adelantarse a sus planes; sino de tener esa sana previsión que proviene de la oración, de la armonía y coherencia de opiniones del grupo de servidores, de los pasos que el Señor ha ido dando, de lo que, en una secuencia de lógica divina, se puede razonablemente esperar. - Estar decidido a perseverar no obstante las contrariedades, obstáculos, sufrimientos, desilusiones... que normalmente ocurren en el servicio del Reino, y aun de los que puedan ofrecerse de un modo extraordinario; para ello, se cuenta con la ayuda del Señor por su Espíritu y la fortaleza espiritual del grupo. - Estar dispuesto a hacer sacrificios por la obra de Dios. Por ejemplo, renunciar a satisfacciones legítimas, placenteras, con tal de que se haga con discreción. Dar de su tiempo para compartir las cargas de los demás; dedicarse con frecuencia a interceder, a pesar de la desgana y vencimientos que no pocas veces comporta; ordenar el tiempo de manera que se disponga de ratos más o menos largos para formarse, especialmente en el estudio de la Biblia, para nutrirse y comunicarla, y de una manera especialísima, estar dispuesto a soportar a los otros y a perdonar generosamente.2
-

NOTAS
1. 2.

Cfr. J-P. Basse, Le role du Noyau dans le Groupe de Maison ou de Priere, Tychique, n. 44. juillet, 1983,19. R. Jacob, Comment batir un Groupe de priere Solide?, Tychique, n. 78, mai, 1989, 16; n. 82, 1989, 31-36; Bert Ghezzi, L' authorité dans le Groupe, Tychique, n. 61, 1986, 33-34; C. Saint- Vicent, Groupe de priere et noyau d'animation, Tychique, n. 25, mai, 1980, 37-39; Cfr. J. Vanier, La comunidad, lugar de perdón y de fiesta. Aunque este libro tiene como objetivo orientar sólidamente a sus comunidades del Arca, tiene muchos aspectos que pueden iluminara nuestros grupos de oración, especialmente a los servidores, muy particularmente en el ejercicio de la autoridad, en la corrección, la animación, en ir construyendo un grupo verdaderamente fraternal dentro y fuera de la reunión. El aspecto concreto y difícil del "perdón" lo toca en diversos capítulos con verdadero acierto. Lo recomendamos encarecidamente y juzgamos que es un libro de gran mérito teórico y práctico. Habla desde el Evangelio vivido en la realidad cotidiana.

X- LA MISION DEL EQUIPO DE SERVIDORES DEL GRUPO DE ORACION.
1- Tareas Generales. A) Una comunidad de servidores con tareas específicas en el grupo de oración: Indicamos, sumariamente, algunas de ellas, que pueden delinear la función del grupo de servidores de un grupo de oración. No se trata de incluir las diversas situaciones particulares que puedan darse o de hecho se den. Es natural que el grupo o equipo de servidores deba tener un funcionamiento preciso; de otro modo, terminará por disgregarse o funcionar "a la buena de Dios". No se descarta la posibilidad de que haya en el grupo miembros que no pertenecen al equipo de servidores, con tal de que reúnan los requisitos que, prudentemente, se requieren y de los que se trata en otro lugar. En algunas partes se designa al conjunto con el nombre de "equipo de servidores" y creemos que fundamentalmente debe estar compuesto de los que lo forman. b) Misión fundamental: Volvemos sobre un tema ya indicado, pero ahora dentro del "equipo de servidores". "La misma palabra lo dice: es un grupo para apoyar, (para dar servicio), para ayudar al grupo de oración en su caminar y en su funcionamiento cotidiano. La misión del grupo de apoyo, es una misión de servicio del grupo de oración: ésta es su razón de ser, ésta debe ser la preocupación principal de los miembros del grupo de los servidores. Están ahí para servir. Su modelo es Jesús, que el Jueves Santo lava los pies de sus discípulos y les dice después de haber hecho este gesto: "Si yo, el Señor y Maestro..." Jn. 13, 14-15) (...) A tal grupo de apoyo, tal grupo de oración. El grupo de oración es la imagen del grupo de apoyo (...) Indudablemente, es el Señor quien trabaja y hay que abandonarse al Espíritu de todo corazón; pero el grupo de apoyo está ahí para favorecer este abandono y lo vivirá él mismo (...) Pienso que no se exagera cuando se dice que el futuro de la Renovación Carismática está en los grupos de apoyo (en los equipos de servidores de los grupos de oración). Sabéis que la Renovación Carismática no es un movimiento con una estructura muy fuerte como otros movimientos bastante encuadrados. Es verdaderamente un movimiento que se deja inspirar des4e el interior, ésta es su fuerza, pero también su debilidad. Para tener un grupo de apoyo que esté verdaderamente en esta espiritualidad de servicio, hay que esoger bien los miembros (...); escogerlos en oración (1c. 6, 12-13). El grupo de apoyo debe verdaderamente animar al grupo de oración (...) Animar el grupo de hermanos y hermanas que vienen a renovarse en su fe con nosotros, ¡qué misión más entusiasmante!"1 c) Lo que se espera de su misión: - La unidad, salvaguardar, purificada y fortalecida constantemente, entre los servidores y la persona responsable, en colaboración con ella. - Actuar en unidad, como una sola persona, no obstante las diferencias accidentales, en colaboración entre todos los servidores. Estar presente en el grupo de oración. De no poder hacerlo, fuera de casos excepcionales, o de ser perezoso en sus cumplimiento, debe lealmente representarlo para que sea suplido por otro. Si no lo hiciere, el Equipo de Servidores deberá actuar removiendo a la persona. _Tener verdaderos deseos de renovarse, sobre todo espiritualmente; pero también en su preparación para dar un "mayor" servicio al Señor, en el grupo de oración. - Ser personas creativas, que aporten ideas, sugerencias; pero, al mismo tiempo, capaces de someterse a las decisiones del grupo. - Ser capaces de seguir las orientaciones que se han determinado para la dirección del grupo de oración, para el compartir espiritual, si lo hubiere, y no ser propenso a actuar "por la libre". Como dice el P. T. Forrest: "no se puede permitir que nadie, en nombre de la Renovación, haga lo que le venga en gana". 2- Tareas Concretas. a) Las tareas de un grupo de servidores: la. Orar por el grupo de oración. La oración debe estar en el centro de la vida de un equipo de servicio y en el centro de su actividad, como debe estar en el centro de la vida de un grupo de la Renovación. Por eso, como ya hemos hecho notar en otra parte, la misión fundamental del equipo de servicio debe ser interceder y sostener la oración de los otros. Para lo último, puede ayudar el variar las fonnas de oración. 2a. Reunirse periódicamente. No es posible dar una forma válida para todos los equipos de servidores. Cada uno se halla en circunstancias peculiares. Sí hay que evitar el peligro de multiplicar las reuniones, de modo que la saturación lleve al abandono. Es preferible reunirse con cierta amplitud de tiempo, por ejemplo, una o dos horas, a reunirse más frecuentemente y reducir el tiempo a 15 minutos; peor aún, hacerlo bajo la presión de tener que irse casi inmediatamente y crear un ambiente de "prisa", de precipitaciones. Siguiendo esta orientación, la reunión puede hacerse cada dos, tres o cuatro semanas, según las posibilidades. Es importante prever con anticipación estas reuniones.

En ellas es preciso, no sólo tratar asuntos concernientes al grupo, importa mucho que los componentes puedan "vivir algo juntos", compartir espiritualmente entre sí. 3a. Designar los animadores de las reuniones de oración que se tengan. Hay equipos que se reúnen semanalmente y designan los días con anterioridad. Los animadores del grupo de oración que se designen serán ordinariamente, miembros del equipo de servidores. Pero no se excluye el que se invite a otras personas y se les asignen responsabilidades secundarias. Esto es laudable cuando son capaces de desempeñarlas. Es un modo de ir detectando valores ocultos quizás y dones herniosos no conocidos. Pero en esto debe haber una razonable garantía y un deseo de formarse como servidor por los modos ya existentes. 4a. Vigilar discretamente la enseñanza. Cada sesión de oración deberá tener una enseñanza de 10, 15 ó 20 minutos. La enseñanza, sin pertenecer a los elementos esenciales del grupo de oración, tiene una importancia tal que, no pocas veces, el crecimiento del grupo de oración depende, en gran parte, de ella. Por eso, el equipo de servidores ha de procurar no sólo que se dé, sino también que sea impartida por una persona capacitada, llena del Señor, de verdadera garantía en su fe. La materia de la enseñanza se trata en otro capítulo. En toda evaluación sobre el grupo, el equipo no debe omitir evaluarla en los diversos aspectos que la conforman. 5a. Evaluar las reuniones de oración periódicamente. La evaluación debería comenzar por una fraternal evaluación del equipo. Si se hace caritativa, sencilla, discretamente, con apertura a los hermanos, será un elemento precioso de crecimiento. Se han de tener en cuenta los errores y fallos cometidos, sin exagerarlos; pero también se deben tocar las realizaciones, lo que ha resultado bien para fortalecerlo y mejorarlo. En todo momento se ha de evitar caer en el halago. Respecto del grupo que se evalúa, pueden recorrerse los diversos elementos que han entrado en la reunión de oración; la vivencia del grupo; la respuesta; los carismas; las personas nuevas; los frutos del Espíritu que se van manifestando dentro y fuera de la reunión, etc. Es importante que, aunque no se agoten los temas ni se pormenorice, no dejen de tocarse los aspectos más importantes. Es muy aconsejable poder reservar algún tiempo para dedicarle el espacio conveniente a los acontecimientos fuera de lo ordinario que sucedieren; sobre todo, si impidieron el normal desarrollo de la reunión. 6a. Descubrir y valorar ¡os carismas ordinarios de los miembros del grupo de oración. Esto no indica que se descuiden los extraordinarios. Por su mismo ser, tendemos a darles un valor que puede opacar y hacemos perder de vista la necesidad de velar por los ordinarios. Con éstos se sirve inmediatamente al grupo. Pongamos, por ejemplo, el carisma de una acogida fraternal, sencilla, gozosa; el carisma de servir en los menesteres más humildes como preparar el local, tenerlo sobria y acogedoramente dispuesto; atender la librería y soportar las exigencias y caprichos de los clientes: preparar cuanto se refiere a la liturgia con esmero muy particular; el carisma de la música, con cuanto lleva consigo tener un coro digno del Señor, etc. Abundan más de lo que creemos las personas que poseen tales carismas. Pero es preciso ayudarlas a descubrirlos y a valorarlos. 7a. Discernir y acompañar. Es sostener a las personas en sus momentos de desánimo, de crisis, de alejamiento y sostenerlas también en el buen uso de los carismas; ayudarlas a purificarse, a fortalecerse a través de un sano discernimiento. Y también a preparar el campo para que el Espíritu Santo se prodigue. Por ejemplo: Cuando se ha dado una profecía y hay cierto malestar, ¿Qué espíritu la anima? Discernir los carismas, la función de cada miembro para que fructifique ahí donde el Señor lo quiere. Discernir el tiempo oportuno en el que un grupo excesivamente numeroso deba dividirse; o al contrario, cuando se ha debilitado, cómo se le prestará ayuda eficaz. Discernir si el grupo ha recibido tal llamada particular, etc.2 8a. Ayudarlo a tomar compromisos conforme a sus posibilidades. Después de algún tiempo, a medida que el grupo de oración va madurando, el Espíritu Santo va suscitando el deseo de comprometerse en el Reino. También aquí juega un papel importante el equipo de servidores. Al conocer la realidad del grupo y estar atento a la llamada del Señor, tiene una capacidad especial para ayudarlo a discernir el compromiso a que llama. Muchas veces, las personas privadamente se han ido comprometiendo ya en diversos ministerios. Aquí nos referimos al ministerio particular que el grupo como tal pudiera asumir, sobre todo, a nivel parroquial, ofreciéndose al párroco en disponibilidad. No se indica con ello que todas y cada una de las personas han de comprometerse. Algunas no podrán por sus ocupaciones familiares o por estar ya comprometidas en ministerios parroquiales, v. gr. en la misma Renovación, (sirviendo en alguno de sus equipos, incorporándose a un ministerio creado por la Renovación para servicio del pueblo de Dios, etc.). Es importante que el grupo no se sobrecargue de modo que tenga que abandonar obligaciones del propio estado de vida, o que sea una tentación para la perseverancia en el servicio; siempre téngase en cuenta dar preferencia a ministerios que se le han encomendado por el Obispo respectivo o que han sido propuestos al apostolado del pueblo de Dios y que, ordinariamente, se ejecutan a través de la parroquia. Juntamente con esto, ha de velar para que tengan la debida preparación para ejercerlos. 9a. Velar para que el fin de las reuniones de oración se consiga y sea el núcleo de cuanto se hace en el grupo.

Esto es lo más fundamental. Por eso el Equipo debe conocer perfectamente lo que trae entre manos y a dónde dirige el grupo que Dios le ha entregado. El fruto particular que el Espíritu va haciendo crecer en cada persona, se irá manifestando en todo el grupo. Se va conformando como una comunidad en la que la entrega al Señor, la caridad fraterna y el servicio abnegado, con la fuerza del Espíritu, forman el núcleo de la obra maravillosa del Espíritu a lo largo de su actuación. Ya en ella colabora con gozo y con dolor el equipo de servidores. 10a. Ser un centro de oración. El equipo de .servidores no sólo debe orar por el grupo de oración que se le ha encomendado. Deberá ser, por la frecuencia, el fervor y la intimidad con el Señor al orar, un centro de oración que nutrirá la oración de los demás, comunicándoles el calor y la libertad necesarias, así como oportunas, discretas y certeras indicaciones. "Centro de fe que une al grupo fuertemente (Me. 11, 20-26; Hech. 1, 12-14), para ello es necesario una comunión fraternal total, ajustada como los ensambles de un techo o como los minbres de un cestillo (Pedr.. 3,7-8)".3 Es el terreno donde se fecunda la vida espiritual del grupo por la fuerza del Espíritu, y donde se alimenta por la oración, el sacrificio, el ejemplo de vida, la instrucción, la intercesión, ...del equipo de servidores. Un centro de referencia espiritual; es decir, hasta cierto punto, un modelo de humildad al que se van ajustando en su vida las personas del grupo de oración. Sobre todo en los momentos de dificultad y de crisis. Esto implica no tener miedo de enfrentarse consigo mismo y no tratar de salvar las apariencias. Cuando el equipo de servidores carece de la fuerza espiritual para esta misión dolorosa, debe ser auxiliado por hermanos "fuertes en la fe", o por equipos superiores de dirección. 12a. Velar por la calidad del compartir espiritual. Aquí lo entendemos en el sentido de estar discretamente atentos a que el compartir en la oración tenga el esperado crecimiento y no se debilite el espíritu de oración. Se trata, pues, de una discreta animación espiritual y, por lo tanto, de un ejercicio de la autoridad en el amor. Esto exige una gran sensibilidad y discreción que el Espíritu Santo va perfeccionando cuando somos dóciles y sumisos a El y a sus ministros. 13a. Tener una relación viva con la Iglesia local. Los grupos de oración son signo de la gran Iglesia de Cristo y de la Iglesia más particular, la Iglesia local. El grupo de oración tiene necesidad de la Iglesia local; está allí para ser una célula viva de aquélla. A veces se crean tensiones entre ambas. Entonces el equipo de servidores debe vigilar y actuar discretamente para aclarar, informar, dialogar, en humilde disponibilidad y prudente expresión de la verdad. Para suavizar tensiones, para mantener la unión y robustecerla siempre en la ORACION, EL AMOR Y EL SERVICIO. b) Una misión general y especializada a la vez. Consistirá en velar para que el grupo cumpla su misión: puede ser una misión especializada de ayuda, de evangelización (en modos diversos), de oración por los enfermos. Puede resumirse en tres aspectos diversos y complementarios: • Restaurar a los participantes en su ser creado y anunciar el Evangelio. • Formar discípulos de Cristo: - Por el conocimiento de la Palabra de Dios en la Biblia, y de la Tradición de la Iglesia. - Por la oración por todos los hombres, hijos de Dios, o intercesión. - Por aprender y crecer en el amor de Cristo. - Por aprender, crecer y perfeccionarse en la oración personal y comunitaria, en íbnnas diversas. - Por aprender a vivir en Iglesia (unión de corazones y sumisión). - Por aprender a combatir contra lo malo que existe en nosotros y contra el poder de las tinieblas, activo y persistente, por una instrucción continuada aue se conforma a las indicaciones de "Christifideles laici". • Formar testigos de Jesucristo: Esta, junto con la alabanza, adoración, y evangelización es la misión de la Inglesia. Y debe hacerse dentro del medio de vida concreto en el que cada persona se desenvuelve.5'6

NOTAS
1. 2. 3. 4. 5. 6. H. Guiguere, La función del grupo de apoyo, Koinonía, n. 61, sept.-oct., 1986,22-23. R. Jacob, comment batir un Groupe de priere solide?, Tychique, n. 79, mai, 1989,13-14. J-P. Base, Le role du noyau dans le Groupe de Maison ou de priere, Tychique, n. 44, juillet, 1983,20. Christifideles laici, nn. 57-64. J-P. Basse,a.c., 17-23. Para profundizar sobre el tema, me parece oportuno indicar los siguientes artículos y obras: Los líderes en la Renovación Carismática, Minuto de Dios, 1979,36-44. Los líderes carismáticos (conferencias dadas en el IV Congreso internacional de líderes de la Renovación, Roma, mayo, 1981). Centro carismático el Minuto de Dios, Bogotá, 1982. Bert Ghrezzi, Buld with the Lord, Word of Life, Ann Arbor, Michigan, 1976,28-47. T. W. Engstrom, The Making of a Christian Leader. Zondervan, 1977. J. H. Prado. Formación de Líderes, México, 1979. Til. Forrest, Finding and Forming Leaders, News letter, May, 1986,1-3.

XI - SUGERENCIAS AL RESPONSABLE FRENTE A LOS DEMAS SERVIDORES DEL GRUPO DE ORACION.
1- Lo que no es o no debe ser. No intentamos repetir lo que ya se dijo de todo servidor en general. Se encuentra tratado en la "Selección de aspirantes a servidores". - No es un gerente o administrador. - No es, ante todo, un maestro para enseñar. - No es ni sólo ni principalmente un consejero. - No es un representante al estilo del gobierno político: con una "actitud de autoridad". _ No es el que mejores planes tiene. - No es el que habla mejor. - No es el que acapara todos los carismas, ni siquiera el más usado por el Señor. - No es el acaparador de las luces y el que tiene la "última palabra" siempre y en todo. - No es el dueño de la comunidad de servidores. 2- Lo que debe ser frente a los demás servidores del grupo de oración. a) Vínculo de cohesión y de amor. ■ El verdadero responsable imita, de algún modo, las cualidades de Cristo, Buen Pastor (Jn. 10,11 ss.). Es, por lo tanto, el que se preocupa, sobre todo, por la unidad la annonía entre todos los servidores del grupo. - El que, por lo tanto, ora intensa y constantemente por esta unidad para que se realice el designio del Señor (Jn. 11). - Pero pone los medios que están a su alcance: Sabe apreciar las cualidades de cada uno y alabar discretamente sus actuaciones. - Les da responsabilidades confonne a la garantía que van dando y no teme correr riesgos prudentes de fracaso. - Se guarda muy bien de actuar él mismo para que resulten mejor las cosas, con detrimento de la creatividad, de la educación en la responsabilidad de los demás. - Sabe permanecer en lo oculto facilitando la actuación de los otros y se alegra de que sean ellos quienes se llevan la gloria ante los demás. Es decir, los ayuda a crecer, aunque a veces sea a costa de sí mismo. - Evita seriamente los celos, las envidias, ocultas tras sutiles manifestaciones, ante servidores mejor dotados humana y divinamente que él. Su principal ocupación y ministerio es el ministerio de los demás: velar serena y fraternalmente para que cada uno cumpla con su responsabilidad, insinuando con discreción orientaciones, con fortaleza empapada de profunda estima y amor. _ Se hace uno entre los iguales, pero sin abdicar la propia responsabilidad. - Previene situaciones que pueden degenerar en desunión y división. - Cuando de hecho se han creado, trata de darles solución pronto, para no dejar que se agraven seriamente. - Evita, fuera de casos muy excepcionales, proceder unilateralmente. Se deja iluminar por los demás y acepta de buen grado sus sugerencias, sus aportaciones que, no pocas veces, habrá de reconocer ser tan buenas y mejores que las suyas. - No se parcializa hacia ningún servidor. Esto suele ser un gran foco de desunión. - Se ayuda de los demás para ir descubriendo las cualidades y dones de los otros y darles mayor responsabilidad. - La unidad y armonía no mide con igual rasero a todos, ni significa apagar la cratividad, ni quiere decir uniformidad en el modo de pensar y de obrar. Al contrario, la diversidad enriquece, siempre que se mantenga dentro de los límites precisos que no traspasan las cosas fundamentales en las que se impone coincidir en el pensar y en el actuar, y hay apertura a las luces y experiencias ajenas. - Es dueño de sí, de su afectividad, de sus expresiones concretas de afecto. - Vela especialmente y lucha denodadamente contra el "chisme", a través del cual más frecuentemente entra la división. - Es fácil en dejarse sustituir, aunque le cueste, y no intenta guardar celosamente su puesto. - La unidad es tan preciosa que viene a ser el núcleo más importante y, a la vez, más combatido, de una comunidad. Por eso, todo cuanto se puede decir respecto de un responsable de grupos de oración, toca directamente este núcleo vital. b) Ejemplo de consagración y responsabilidad. - Para el auténtico responsable de un grupo de oración, no son palabras halagadoras. Se trata de un serio compromiso, primero con el Señor y, como una consecuencia ineludible, también con los hennanos que trabajan con El para el grupo de oración. Se da, pues, una toma de conciencia del compromiso libremente aceptado de servir a sus hermanos y del que el Señor le ha de pedir cuenta. Esta conciencia viva lo urge a tomar en serio la responsabilidad frente a los demás colaboradores y frente al grupo de oración, cuya buena marcha y crecimiento depende en gran parte del responsable. Dios le ha puesto en las manos un grupo de personas que desean crecer en el conocimiento, amor y seguimiento del Señor. Por eso, cumplir con el compromiso contraído

representa una "consagración: a trabajar, a colaborar con el Espíritu en el más bello ideal: la transformación en Cristo, propia y de cuantos le han sido encomendados. El verdadero responsable se da cuenta no sólo de la dignidad extraordinaria de su misión, sino también de la obligación de responder a ella con todo su ser. La actitud de consagración supone en el responsable el "testimonio del Espíritu": Es decir, una vida gobernada por el Espíritu cuya misión es santificamos a ejemplo de Cristo y equipamos de sus dones, para edificar la Iglesia en el amor. Implica, consiguientemente, una vida, que, dentro de las limitaciones humanas y aun de las deficiencias y caídas, se pueda presentar con humildad, como ejemplo de seguimiento fiel de Cristo en la realidad concreta en que vive. (ICor. 4, 16). El espíritu de consagración tiene un campo privilegiado en el servicio. Pero un servicio entendido plenamente en el sentido de Cristo. (Le. 22,24-27). En sumisión y confianza a los diversos equipos que sean los delegados por la jerarquía para dirigir la Renovación Carismática. Y. sobre todo, en sumisión y obediencia a los Pastores que son los responsables en cada diócesis de la Renovación Carismática. También en el espíritu de sumisión y confianza mutuas dentro del grupo de servidores. El espíritu de consagración en la diversidad de servicios y ministerios es abrirse a la acción del Espíritu que quiere repartir sus dones entre los miembros del equipo de servidores. Esto implica la capacidad de reconocer esta realidad de la acción del Señor y de colaborar en este servicio generosamente. c) Ejemplo de perseverancia y de fortaleza espiritual y humana. En cierto modo, es la virtud, si no más fundamental, sí sobre la que se ha de insistir repetidamente. La inconstancia es un mal endémico de la humanidad, también en el servicio a Dios. Nos entusiasmamos fácilmente con lo "nuevo" y con la misma facilidad nos desalentamos y lo abandonamos, sobre todo en momentos y períodos de crisis. El responsable de un grupo de servidores tiene en cuenta esta realidad, que también le afecta a él mismo. Ejemplo de perseverancia animando con su ejemplo aun en las cosas "menudas", pero de gran importancia: la puntualidad, la hora de comenzar y de terminar, la preparación de cuanto se requiera para una reunión de oración, etc. Sobre todo, urge con frecuencia y "humanamente" el perseverar, el ser constante en los compromisos que a cada uno y al grupo corresponden. Se evalúa y se trata de corregir o de mejorar este aspecto fundamental de la acción de un equipo de servidores que desea seriamente ser eficaz en sus ministerios. La perseverancia va estrechamente unida a la paciencia: al saber esperar y no querer obtener todo de una vez. Es un término equidistante de la prisa y de la "demora" indebida. La paciencia se ejercita con uno mismo, con lo concerniente con el grupo: saber esperar sin desalentarse ni dejarse arrastrar por la pereza, o permitir que las cosas "vayan"; ni decae en el entusiásmo, ni afloja en poner los medios convenientes... Sí se compagina con las variaciones que impongan un buen juicio y, sobre todo, la actuación discernida del Señor. La perseverancia tiene, quizás, su máxima expresión en la fortaleza espiritual: ¡tantas modalidades y campos de aplicación! La capacidad de mantenerse responsable en las pruebas más arduas: la actitud de llevar con ánimo, las propias debilidades y ser capaz de alentar a los que se encuentran desanimados y de compartir su situación y sus mismos sufrimientos; el espíritu emprendedor de grandes obras por el Señor y de mantenerse y perfeccionar las emprendidas, contando siempre con la ayuda de Dios y confiado en las capacidades de los demás: permanecer en el servicio de los hermanos aun en medio de las incomprensiones, y en una atmósfera de amor, de servicio desinteresado, de entrega abnegada entre sí. Espíritu de consagración que se manifiesta en el deseo de cooperar con el Señor en cuanto le es dado a uno: fomentando el perfeccionamiento de todo lo que pueda contribuir a la gloria de Dios y el bien de los demás; programación, evaluación, formación, preparación, etc., pero dejando el resultado y poniendo la eficacia en manos del Señor. d) Tener espíritu de "discernimiento" El responsable de un grupo de oración debe tener, como actitud fundamental la de discernimiento. Su deseo más vehemente ha de ser buscar, hallar y cumplir la voluntad de Dios en su propia vida y en la vida del grupo que se le ha encomendado. Este campo del discernimiento es realmente amplio y, a veces, toma una seriedad especial por las opciones que se ofrecen o por la dificultad que el mismo discernimiento presenta. No lodo, naturalmente, se ha de llevar a discernimiento. Hay cosas para las que, por su calidad o escasa importancia, basta el buen sentido común aplicado en un ambiente de oración. Dentro y fuera de la Renovación Carismática, suele haber un engaño; tener al discernimiento, a nivel personal y comunitario, como algo fácil y manejable sin más. La realidad no es ésa. Comenzando por las actitudes previas y los requisitos que han de tener las personas que disciernen, hasta la misma realidad del discernimiento en sí, nos hallamos ante un proceso nada fácil. Si se excluye el carisma de discernimiento que, a su vez, exige ser discernido, se impone un aprendizaje progresivo del mismo. El discernimiento en la Renovación Carismática presenta un campo especialmente delicado y necesario: discernir los cansinas, su autenticidad y su buen uso. De esta importante tarea no deben exhimirse los servidores.; Deben estar dispuestos a durar discerniendo los casos más importantes y difíciles el tiempo que fuere necesario. La misma persona usada por el Señor puede ayudar, pero es un verdadero riesgo el que se corre darle una fíabilidad tal que se elimine el discernimiento de los servidores.

No se excluye la aportación de la comunidad, valiosísima en no pocos casos, pero tampoco aquí pueden abdicar ellos de la responsabilidad que les corresponde. Esta actitud de discernimiento, además de la formación y aprendizaje que pide, de la experiencia ajena que puede iluminar y enriquecer, reclama, como requisito fundamental, la oración, tanto personal como comunitaria, del pequeño grupo de servidores. e) Facilidad para compartir responsabilidades. Es una de las grandes virtudes de los auténticos líderes. Saber que no lo pueden y saben hacer todo y no tienen reparo en compartir responsabilidades. No les importa reconocer que, en aspectos particulares, son superados por otros; no son víctimas de la envidia y de los celos; al contrario, son generosos en reconocer sus propias limitaciones y suplirlas con lo que otras personas competentes pueden aportar. No caen en el error y si alguna vez acontece, están prestos a corregirse de pensar que la obra perderá por la incapacidad o pereza de aquéllos en quienes delegan. Desde luego, la delegación prudente supone que se tiene fundada garantía de aquél o aquéllos a quienes se les confía una responsabilidad. Pero aún en la hipótesis de que en los comienzos disminuyera la eficacia, es preferible correr ese riesgo a no acumular trabajo sobre trabajo en uno solo. El episodio de Moisés y de su suegro Jetró (Ex. 18, 1-12) demuestra cuán arraigada está la persuasión de que es necesario dar responsabilidades, de acuerdo a la capacidad y la experiencia que se tiene de la persona en quien se delega. La delegación no sólo libera al dirigente de responsabilidades: pone a su disposición un tiempo precioso que puede emplear en antender mejor aquéllas de que es responsable inmediato. Por otra parte, le ofrece la oportunidad de experiementar gradualmente a las personas en la acción de modo que un día puedan desempeñar con razonable garantía lo que él mismo hace ahora. Para todo responsable debe ser una labor prioritaria saber rodearse de personas que se hayan formado a su lado y bebiendo de su experiencia y la sabiduría que él ha ido acumulando a través de años de trabajo, de errores corregidos, de inspiración del Espíritu Santo, de oración. Si es humilde y abierto a cuanto bueno se le ofrece, él mismo podrá beneficiarse de la labor de aquéllos en quienes delegó, aunque sea imperfecta. No pocas veces la obra de Dios resulta empobrecida, y aun se inutiliza por la dificultad que experimentan no pocos responsables en delegar. Se amparan, frecuentemente, en la frase consabida de que prefieren cargarse con más trabajo a exponer la obra al fracaso por la irresponsabilidad de otros servidores. A la larga, lo contrario es lo verdadero, y habrá que profundizar en las motivaciones reales de tal proceder: quizás la tentación de poder y de dominio; la búsqueda de la propia gloria; el temor de tener que tratar con otros y la dificultad de relacionarse debidamente con ellos; la falta de una educación adecuada en este aspecto. El hecho que conviene dejar bien claro es: si un responsable no sabe o no quiere repartir responsabilidades y las acapara para sí, habría que pensar seriamente en sustituirlo. f) Es esencialmente "animador". Todos somos propensos a la desilusión. Todos tenemos momentos y aun días y semanas de frustraciones. Entra dentro de las crisis normales de un responsable; de todo ser humano. Esto se agudiza cuando hemos orado suficientemente, y, sin embargo, la obra parece venirse abajo o no resultar como prudentemente se esperaba, o nos han fallado aquéllos en quienes habíamos puesto nuestra confianza. Si recorremos el Evangelio, veremos que el mismo Jesucristo pasó más intensa, y aun más frecuentemente que nosotros por estas desilusiones. En su condición de verdadero hombre, estuvo sujeto a estas reacciones afectivas que, como tales, no implican ni pecado ni imperfección. Esta realidad se da en los responsables a quienes se supone personas de estabilidad emocional y dominio discreto de sí. Hemos de pensar que aquéllos que se le han encomendado y otros servidores con los que comparte su trabajo en el Reino, también pasarán por ella. Aquí, precisamente, entra en juego una cualidad en la que deberían ser eminentes los responsables: la capacidad de animar sencilla, sincera, gozosamente. No se trata de ir prodigando halagos a las personas, cerrar los ojos a la realidad por mala que sea, callar cuando debe hablarse y decir una palabra de estímulo. Esto sena perjudicial y supondría una ingenuidad, una falta de equilibrio y de tacto imperdonable. Sería el modo más eficaz y rápido de desprestigiarse. Nos referimos a los casos y personas en las que se sabe - o se puede prudentemente prever - que pasan por esta circunstancia dolorosa. El responsable debe tener una sensibilidad tal que caiga en la cuenta de tales momentos. No ha de extrañarse de ello y ha de saber actuar con gran sentido de respeto, discreción y amor. Entonces es cuando, sin quizás llamarlo, se le necesita y él debe estar dispuesto a emplear su tiempo en oir, animar... Más que la obra, le han de interesar las personas. Sin su cooperación aquélla no se realizará o marchará, pero con sufrimientos innecesarios que podríamos haber aliviado.

El trabajo en el Reino siempre estará señalado con la cruz de Cristo, por más interés que pongamos y más eficaz que sea nuestro actuar. Nos referimos ahora a aquellas situaciones de desaliento que sobrevienen a las personas, a veces, sin causa aparente. También ellas pueden ser materia de redención asumidas con Cristo; pero la labor del responsable, estará ahora en servir de "hombro" a su hennano y alentarlo con un corazón verdaderamente fraternal. A veces, una palabra de aliento disipa una tormenta subjetiva, pero real, para el que estaba envuelto en ella. El aliento que el responsable debe dar,, no se ha de limitar a los que se encuentran desalentados. Se ha de extender a cuantos colaboran con él, y cuya obra es bendecida con el éxito. Toda palabra de aliento estimula, porque supone comprensión, estima, interés, confianza y fijarse, sobre todo, en lo bueno. Aun en la misma discreta reprensión que a veces haya que, dar, cabe y ha de introducirse, una expresión de estima y si se le llama la atención en el amor y la verdad, se debe, precisamente, al deseo que se tiene de verlo triunfar para la gloria de Dios. g) Busca dar el "mayor" servicio a Dios en su trabajo. Es virtud por excelencia en un responsable, que el Espíritu da a quienes se la piden. En el servicio a Dios no se trata de un servicio cualquiera, sino del mejor que, entonces, le podamos dar. Quizás no sea en sí el más perfecto, pero responde a lo que en nosotros hay de mejor. Fallar en esto por pereza, por falta de reflexión, por un contentarse con "cualquier cosa"... es hacer agravio a la bondad de Dios y al bien que merecen nuestros hermanos. En la mente y el corazón de los responsables debe estar muy vivo este pensamiento y este deseo: anhelar dar al Señor un servicio, hoy mejor que ayer: mañana, mejor que hoy. Dentro de un sosiego y paz interior, estamos dominados por su gloria y por el bien de nuestros hennanos. Esta es la motivación fundamental que nos debe apresar y tenemos acaparados. San Ignacio de Loyola, en sus Ejercicios Espirituales, en sus constituciones... lo hizo santo y seña de sus acciones, de su vida, de su Orden. Buscar el mayor servicio de Dios supone ser personas íntimamente unidas a El; en esa unión, el Espíritu suscita el deseo ferviente de darle á Dios lo que le corresponde y a los hennanos lo que el Señor desea para ellos. Supone ser humanamente personas creativas, capaces de idear nuevos recursos, nuevos métodos y maneras de actuar... no por afan de exhibirse, sino porque, siendo obra del Espíritu fundamentalmente. Este quiere la cooperación humana, en creciente perfección. A El se abandona, a El deja el éxito final, pero se muestra activo, diligente, animoso, creativo en su cooperación. Nada más ajeno a un buen responsable que "domiirse" sobre los laureles, contentarse con lo ya adquirido; solazarse con lo hecho y detenerse ahí, como si Dios no se mereciera algo todavía mejor y los demás tuvieran que contentarse con lo que les hemos dado hasta ahora. Entre las peticiones constantes del responsable, una y quizás primordial, ha de estar ésta: "Señor, dame el deseo constante de dar el "mayor" servicio en mi trabajo, cualquiera que éste sea". 3- Actuaciones concretas del responsable del equipo de servidores. la. Velar cuidadosa y discretamente para que la unión, armonía y fraternal colaboración entre los miembros del equipo de servidores, se mantenga y acreciente. 2a. Estar en comunicación con el coordinador o coordinadora de su zona y con el Equipo Sede siempre que sea necesario o conveniente. 3a. Revisar las relaciones de amistad, información y servicio respecto del o de los párrocos respectivos; así como tenerlo informado y pedir su parecer y orientación respecto de los nuevos grupos de oración que proyecta abrir. Haga esto en comunicación y armonía con el coordinador (a) de zona, y comuníquenlo al responsable de zonas. 4a. Cuando sean necesario o conveniente remover o sustituir a un servidor (a) del equipo de servidores, no proceda por su propia cuenta. Actúe con gran discreción, asesorándose con el coordinador (a), quien lo comunicará al responsable de zonas para que éste proceda según el caso requiere. 5a. Cuando un párroco pida que se remueva o cambie a un servidor, óigale con benevolencia y dígale que con gusto pasará su sugerencia a las personas responsables de actuar en estos casos. 6a. Reunirse con los miembros del Equipo de servidores periódicamente para orar, para evaluar el grupo de oración y programar a nivel del grupo. 7a. Sea muy cuidadoso de que el grupo esté bien dirigido; no se estanque, ni menos retroceda espiritualmente. Para ello, recuerde que la colaboración con el Señor, aun en cosas pequeñas, es imprecindible; sobre todo, la oración frecuente por el grupo, más aún en momentos especiales, unido a los demás servidores. Un discreto ayuno será un excelente complemento a esta colaboración. 8a. Cuide de que, personalmente y por medio de los demás servidores, haya un fraternal seguimiento de cada uno de los que asisten al grupo de oración; anímelos a perseverar; trate de recuperarlos cuando se hayan alejado; haga que el grupo esté debidamente informado de aquellas situaciones especiales por las que algún hermano o hermana pueda pasar: enfermedad, muerte de algún ser querido, viaje prolongado, etc. Y ayúdelo con tacto y con amor. 9a. Sea diligente en llenar con esmero las fichas que se le encomendaron; sea muy leal en dar con exactitud los datos que se le pidieron, y devolverlos a su debido tiempo.

10a. Sea muy diligente en repartir la información escrita que se le encomendare o la infomiación oral que se le comunicare. lia. Tome con gran interés ir observando discretamente futuros servidores y proponerlos para ser admitidos en la Escuela de Formación. Pero no sea fácil en la selección. Cada uno deberá ser considerado concretamente a la luz de la oración y de los requisitos que se exigen. 12a. Fomente con diligencia la apertura de nuevos grupos de oración, sobre todo por el método llamado de "apadrinamiento". Pero hágalo de común acuerdo con el equipo de servidores y procure consultar y pedir el permiso conveniente al párroco, al menos cuente con que no se opone a ello. Se ha de evitar con todo cuidado la proliferación de grupos de oración "por la libre". Bajo su responsabilidad queda el que los nuevos grupos de oración cuenten con servidores bien entrenados y de plena garantía de fe y de vida cristiana. Se le aconseja asesorarse con el coordinador (a) de zona y el responsable de zonas. 13a. Cuando se cree un problema que sobrepase la posibilidad de solución que el Equipo de servidores pueda darle o rebase su competencia, comuniqúese pronto con el coordinador (a), con el responsable de zonas y aún acuda directamente al Equipo Sede. Esta diligencia la reclaman, especialmente, los problemas que afectan las divisiones entre servidores, el mal uso de ciertos carismas, las cosas que se refieren a la fe, las armoniosas relaciones con el párroco... 14a. Procure colaborar con diligencia y creatividad para que se puedan dar retiros, abiertos, convivencias... en su parroquia. Y cuando se anuncien retiros abiertos, haga una intensa promoción de los mismos entre los grupos de oración y entre las personas ajenas a ellos. 15a Tenga muy en cuenta los aspectos humanos de sana convivencia, sobre todo con los sacerdotes: felicitaciones, obsequios, invitaciones especiales que muestren la sinceridad con que aprecia su trabajo, el amor y respeto que se les profesa, la ayuda que, dentro de las posibilidades concretas, se les quiere prestar a sus planes pastorales, y, sobre todo, la oración por ellos y por sus intenciones. 16a. En cuanto antecede, procure cuidadosamente no proceder unilateralmente. Actúe en equipo y tienda a confiar responsabilidades. No trate de imponer su "autoridad" de responsable. Considérese como lazo de unión en Jesús y fomente la creatividad, las cualidades y dones de los demás para la gloria del Señor y bien de los hermanos del grupo de oración. 17a. Pensamos que pudiera considerarse como la indicación más importante: la disponibilidad para servir a Dios donde pareciere que El necesita al responsable. Lo formulamos del modo siguiente: Si el responsable considera, ante el Señor, que ya no debe continuar al frente del equipo de servidores o que es conveniente dar paso a otros, hágalo, proponiendo a quienes le pareciera pueden sustituirlo mejor. Si el Equipo Sede le propusiera ir a servir a otro grupo o, simplemente, cesaren su cargo de responsable, acójalo sin resistencias. Lo importante es servir al Señor y a los demás con el mismo espíritu,con la misma entrega y entusiasmo que antes se tuvo. Lo más aceptable parece ser que los responsables duren en su puesto unos años y que sean sustituidos por otros. Esta pedagogía evita el peligro de constituirse en dueños del grupo, de caer en el formulismo y la repetición sin creatividad, de apagar valores y dones que están presentes en otros, llamados a dar nuevo impulso al grupo de oración. En todo esto, para proceder con orden y seguridad, es preciso contar con la asistencia del Equipo Sede. "La Renovación en el Espíritu Santo no es igualmente fuerte en todas partes... La debilidad que en ciertos lugares se manifiesta, refleja, en grados diversos, inmadurez espiritual, incompetencia en el liderazgo y en la enseñanza, falta de haber comprendido la obra de Dios, temor ante el reto que lanza el Señor, y apego a las viejas seguridades".

XII-DIFICULTADES Y PROBLEMAS EN LOS GRUPOS DE ORACION Y LA ACTUACION DEL SERVIDOR.
1- Consideraciones generales. a) Los problemas, dificultades y obstáculos, son inevitables: Los creamos, a veces, nosotros mismos; los crean otros, los crea la misma reunión de oración. Satanás los aprovecha y crea también. b) Esta realidad no debe escandalizarnos ni desilusionarnos: es inherente a la fragilidad, inconstancia, imprevisión, egoísmo, falta de entrega al Señor seria y responsable, etc. c) El mismo Señor los tuvo en su vida creados por sus enemigos, por sus mismos apóstoles... d) No podemos pretender actuar siempre del modo mejor, ni contar con una comunidad ideal; tampoco lo fueron las primitivas comunidades cristianas. (Cfr. ICor). e) Pero esto no debe ser una justificación para la pereza, el "dejar irlas cosas"... f) Sí un aliciente, un estímulo para procurar disminuirlas, eliminar su gravedad, suprimir las más peligrosas, y aun aquéllas que puedan serlo, tomando una mayor responsabilidad, siendo más previsores, sacando experiencia de los desaciertos y problemas pasados; acudiendo más intensamente a la oración; ayudándose más eficazmente unos a otros; estableciendo como objetivo supremo la ley del amor de Jesús; procurando ser y actuar en nuestra vida como El. g) Una vez que se dan, hay que enfrentarlos convenientemente, siempre armonizando los sanos recursos humanos y la oración intensa con una confianza inquebrantable en la ayuda del Espíritu de Jesús, (Rom. 8-28). h) Puesto que contamos con tal realidad los servidores deben estar revestidos de paciencia, fortaleza, constancia, tacto unión entre sí, oración constante, discernimiento, disponibilidad, espíritu de sacrificio, liberación del "quedar mal", liberación de una falsa comprensión de la caridad, de la paz y aun del gozo profundo en medio de las dificultades por experimentar la Cruz del Señor. 1) Una vez que acontecen, debemos estar prestos y saber actuar para que el mal y los problemas se conviertan en un mayor bien y en una experiencia que enriquece valiosísima para el futuro. j) La Renovación Carismática, por más que sea una preciosa corriente de gracia, no se halla al margen de las dificultades y problemas. k) Cuando no damos ocasión de ellas, pueden ser un signo de purificación y una medida de la eficacia de la obra del Señor: la participación en la Cruz de Cristo de modos diversos. Pero esto no exime de poner, con paz y fortaleza, lo mejor de nosotros en remediarlas y solucionarlas. 1) Para los dirigentes debe ser como un "axioma" siempre presente en su corazón: el precio del "discipulado" de Jesús, el precio del trabajo en su Reino está señalado con la Cruz "gloriosa". Debe pues, acercarse a su servicio (al de Cristo), esperando participar con El y como El, en la Cruz que lleva a la Resurrección. 2. Los problemas que los dirigentes tienen que enfrentar ordinariamente. Por más que sean excelentes servidores, tendrán que enfrentar los problemas que indicamos (otros que no se enumeran, harán acto de presencia más de una vez). a) Reuniones de oraciones tristes, opacas, mortecinas, cuando las personas no responden al Espíritu que urge a la alabanza y uso de los dones carismáticos. b) Mala comprensión respecto de la actividad de Dios. Las personas se admiran porque Dios no las ayuda más o parece abandonarlas. c) La profecía falsa ordinariamente dada por personas perturbadas que subestiman las manifestaciones carismáticas. d) La inhabilidad de individuos para integrar la nueva acción del Espíritu de Dios en sus vidas con las obligaciones de su estado de vida. e) Personas psicológicamente "inestables". f) Dificultades en las relaciones humanas: un choque de personalidades (quizá aun entre los mismos dirigentes); implicaciones emocionales celos respecto de los "talentos, habilidades" o las tareas de servicio. g) La actividad de Satanás, manifestada abiertamente en acciones que desunen o manifestada "suavemente" dentro del corazón de alguno de los miembros que se ha desviado. h) La dificultad o falta de habilidad, por parte de los servidores, para enfrentar, debida y eficazmente, los problemas que surgen en los grupos de oración. 3. Qué deben hacer los servidores si juzgan que las reuniones de oración no marchan bien. Deben dar ciertos pasos: a) . Infonnarse convenientemente con objetividad de la realidad y hasta dónde llega el mal. b). Tratar (discutir) sosegadamente, en espíritu de oración, entre ellos el problema, intentando analizarlo y buscar las soluciones más adecuadas. c) . Una vez tomadas las resoluciones, deben ser cumplidas, aunque lleven consigo decir cosas duras a algunas personas que puedan ser o sean de hecho las causantes de las dificultades.

d) . Si los servidores a quienes corresponde no pueden solucionar el problema, pedirán la ayuda de otros grupos de oración. (En nuestro caso, habiendo diferentes Equipos con responsabilidad superior, lo más acertado será acudir a ellos, aun al Equipo Nacional, al Asesor Nacional y si el caso lo requiriera, al Obispo de la diócesis correspondiente). 4. Prevenir y evitar dificultades y problemas, en lo posible. Esto se hará más asequible y fácilmente: - Si se tiene buen cuidado de no admitir como servidores a los que no son llamados a servir. - Si los servidores conocen y progresan en el conocimiento de su misión y saben actuar previniendo, y enfrentando las situaciones oportuna, discreta, caritativamente; con suavidad y fortaleza a la vez. - Si pacientemente se va educando al grupo de oración y se le da una instrucción adecuada. - Si se tiene como fin primordial VIVIR Y CRECER en el AMOR en Cristo, amando a cada uno con el amor con que El nos ama. "SER COMO JESUS". -Si se insiste en la oración de manera que vaya profundizándose y haciéndose más sincera y comprometida. - Si se deja al Espíritu Santo que actúe como agente principal y encuentre en nosotros diligentes, humildes y constantes colaboradores. 5. Las dificultades que pueden crear los recién llegados al grupo de oración y la actuación del servidor. a) Problemas: - Ordinariamente no conocen lo que está envuelto en una reunión de oración. - Es detener una reunión de oración auténtica si son demasiados, con relación al número total, los recién llegados. - Se sentirán extraños, fuera de ambiente…., de ordinario. Estos obstáculos se pueden superar con una afectuosa acogida; con charlas introductorias por separado y la formación de pequeños grupos. Serían integrantes al grupo de oración una vez terminada la instrucción especial; se supone que se da al mismo tiempo en que se imparte la general. b) El modo de orar espontáneo y los recién llegados: - Frecuentemente son muy atraídos por la espontaneidad y sencillez del grupo de oración. La mayor parte comienza a usar pronto este modo y van asumiendo otros aspectos del grupo de oración. - A veces, sobre todo cuando se trata de personas de formación muy intelectualizada o que van con perjuicios, tardan en abrirse en la oración expontánea. Procúrese explicarles, por separado, este modo de orar, enseñarles la manera de practicarlo y aun iniciarlos en él. c) Reacciones ante el don de lenguas: Son diversas: algunos se sienten muy agraídos; otros tienen serios perjuicios. A muchos les falta un conocimiento exacto. Para no pocos resulta un “espectáculo”, y hasta se escandalizan. Otros lo toman con calma: ni se perturban ni los atrae. El servidor procurará tomar el impulso a las diversas reacciones y actuará de acuerdo al bien general, sin desconocer las dificultades de los que llegan. En todo caso, evítese la profusión en su uso; el "desorden", Si los va instruyendo convenientemente por separado y enseñándoles a tomar actitudes constructivas, se habrá conseguido mucho. No se les hable del don de lenguas prematuramente, ni menos se los quiera iniciar antes de tiempo... (La iniciación es algo muy delicado) no se debe hacer en grupos numerosos, sino pequeños, y mejor individualmente, con gran discreción. No se debe dejar en manos de cualquier persona, sino en las de una realmente entregada al Señor, prudente y con experiencia. Ordinariamente, el tiempo más a propósito es cuando se preparan para recibir la Efusión (o Bautismo) en el Espíritu Santo, en la charla correspondiente. d) Cuál es el programa normal para los recién llegados: La mayor parte de los grupos de oración tienen charlas introductorias en las que se explica la historia de la Renovación Carismática, y se responden a preguntas sobre los dones (insistimos en no hablar sobre ellos prematuramente, sino a su debido tiempo).

XIII- LA REUNION "FUERTE" Y LA REUNION "DEBIL" EN LOS GRUPOS DE ORACION: ACTUACION DEL SERVIDOR:
1- Identificar un grupo "fuerte" de oración: A- Características: a) La orientación hacia el objetivo fundamental del grupo de oración. Tanto los dirigentes, como los miembros del grupo de oración, conocen y se van asimilando el objetivo fundamental del grupo de oración: construir el grupo en el amor del que se irradiará un servicio más y más comprometido dentro y fuera de él. Dicho de otro modo: se orienta decididamente a realizar el Evangelio con todas sus consecuencias, con la fuerza del Espíritu; se reúne para "vivir la vida de Jesús" en la adoración, la alabanza, el amor... e irradiarla en la realidad de la vida diaria. Los diversos elementos que intervienen en la oración del grupo son otros tantos medios que, cada uno, en su calidad e importancia, se dirigen hacia esta meta fundamental. Por eso, siendo todos importantes, no todos lo son igualmente. Los dirigentes del grupo de oración son conscientes de esta finalidad básica del grupo: Son personas que tratan seriamente de realizarlo en su vida personal. Caen en la cuenta de la gran responsabilidad que les incumbe, de tener este conocimiento vivencial y de imbuirlo progresivamente a su grupo, de modo que todo él se impregne de este profundo sentido de la reunión de oración y se disponga a colaborar para que en cada uno se vaya haciendo una realidad. b) La cualidad de la "alabanza": Uno de los objetivos básicos de Dios, en su plan sobre el hombre, es suscitar un pueblo que sabe alabarlo; que lo alaba, de hecho, con todo su corazón, (Deut 6,4-9; Ef. 1,6). Alabar no significa expansionarse en oraciones largas. Ni que su expresión sea perfilada, aunque deba mantener la dignidad propia del diálogo con Dios. La cualidad de la alabanza va dada por la dedicación de una parte "sustancial" de la reunión de oración; por el crecimiento en las diversas fonnas de alabanza que el Señor nos ha ido dando, y que se usan en las reuniones de oración en crecimiento. Por la annonía que existe entre estas fonnas diversas y la ayuda que se prestan para la intensificación de la alabanza. Y, sobre todo, porque es una alabanza que brota de lo profundo del corazón a impulsos del Espíritu. c) El ejercicio de los dones espirituales: He aquí unas preguntas orientadoras: ¿Se guarda un sano equilibrio entre el temor infundado: la importancia desmedida que se les da; el no favorecer suficientemente las manifestaciones del Espíritu y el uso indiscriminado, no discernido, fuera de orden, etc...? En el grupo "fuerte" de oración ¿se experimenta un sano y frecuente uso en el orden de los cansinas para la "edificación" en el amor, la unión, y el servicio de la comunidad? ¿Se va haciendo habitual el buen uso de los carismas y desapareciendo las actitudes y expresiones que perturban, desordenan, desedifican, dando lugar a la paz, el gozo en el Señor, el fervor interior, la sencillez y cálida moderación, etc?.1 d) La fuerza del "compromiso": Los dirigentes del grupo de oración ¿han valorado la importancia de su misión en el grupo de oración? ¿Asumen conscientemente y cumplen con su responsabilidad habitual, perseverante, deligentemente? Ese núcleo de personas seriamente comprometidas, ¿realizan sus diversos cometidos en unión, ayuda sin interferencias; diálogo fraternal, confiado, constructivo, en creatividad discernida; superando errores, en progresivo perfeccionamiento? ¿Hasta dónde llega la fuerza del compromiso y su armonización con los deberes de estado, etc.? ¿El compromiso es, ante todo y sobre todo, con una persona: Cristo, y de aquí se irradia necesariamente al compromiso de trabajar en su Reino, en la Iglesia, ahora en el campo concreto de la Renovación Carismática? Si te ofrecieran la próxima semana un cargo que requiriera que tú fueras transferido a otra ciudad, ¿figuraría el grupo de oración como uno de los elementos que entrarían en el discernimiento, para aceptar o no el cargo? e) El crecimiento de los dirigentes. Los grupos de oración necesitan no sólo personas que puedan dirigir eficientemente reuniones de oración, sino dirigentes a quienes otros sigan, no como tales personas, sino como instrumentos de Dios puestos por quienes tienen autoridad para ello, para dirigirla comunidad hacia el Señor. Es decir, dirigentes que puedan llevar a otros a la plenitud de la vida cristiana, con la gracia de Dios, y que sepan ellos mismos seguir al Señor en creciente perfección. f) La sana experiencia acumulada y utilizada: Se manifiesta, de un modo especial, en la captación y enfrentamiento de un problema. ¿Lo ignoraras; intentas olvidarlo o lo afrontas, sin precipitación, pero sin dilación innecesaria; con sosiego, en ambiente de oración, "suavemente, pero con fortaleza"? ¿Presumes sencillamente de que el Señor te está probando, lo soportas, o por el contrario, investigas activamente sus causas? ¿Consideras los modos diversos de resolverlo y eliges al más oportuno e intentas darle una solución eficaz? ¿Tines especialmente en cuenta la pedagogía del Señor en el enfrentamiento de los problemas y procuras solucionar los de tu grupo a su luz y con sus motivaciones?

g) Tener la visión del Señor. El dirigente necesita usar las cualidades que el Señor le ha dado (Mt. 25, 14-30). Pero necesita, más que otra cosa, tenerla visión del Señor: Es bueno y laudable tener creatividad, respecto del grupo de oración. Pero necesita interesarse, sobre todo, en cómo quiere el Señor que sea el grupo de oración y qué deben hacer, no tanto lo que el servidor personalmente desea. Es el plan de Dios lo que busca no la propia perspectiva o la propia visión. h) Unidad efectiva con otros grupos de oración. Un grupo de oración no debe aislarse de los demás. Necesita hallar modos concretos de ayudarse mutuamente con otros. Los servidores, a la luz del Señor, verán cuáles son los más oportunos, aparte desde luego, de las asambleas en las que mensualmente, si es posible, se reúnen varios grupos para orar. Las "convivencias" de un día; las reuniones periódicas de los servidores de varios grupos o de toda una zona, sobre todo, si se van acompañados de los equipos dirigentes. La convivencia en paz, en amor y en ayuda mutua de los grupos y de los dirigentes entre si es un elemento insustituible para la unidad efectiva, dentro de una sana y moderada diversificación. Cuando un grupo experimenta debilidad en una o varias áreas cruciales deben pedir la ayuda fraternal de otros grupos más fuertes. El modo concreto habrá que buscarlo a la luz de Dios y del examen sereno de la situación y de las posibilidades. Cuando excede éstas o las propias competencias, deberán acudir a los respectivos equipos. 2. Identificar un grupo "débil" de oración: A) Características: Tal como entendemos aquí la expresión, un grupo "débil" de oración actúa para existir, pero no es una fuente de vida y de fortaleza para otros, ni tiene impacto alguno en la sociedad que lo rodea. En realidad, es lo contrario de un grupo "fuerte". Añadimos lo que sigue: a) Carece del conocimiento vivencial de la finalidad básica del grupo de oración: a) Inversamente a lo que acontece en los grupos fuertes de oración, en los débiles se da un desconocimiento, a veces fundamental, de qué son, en verdad, los grupos de oración; hacia dónde se orientan, qué es en ellos secundario, qué es lo principal. Si esto ocurre, sobre todo, en los dirigentes, es lógico que se dé con una profundidad mayor en el grupo como tal. b) Carece de suficiente conocimiento de la Escritura y de la vida de la Iglesia: Los dirigentes necesitan poder ayudar a los de su grupo a conocer y a relacionarse debidamente con la Iglesia en espíritu de obediencia generosa. Los dirigentes necesitan saber evitar los errores, sobre todo los errores básicos, en la interpretación de la Escritura en la fidelidad a la pureza de la doctrina, y en el comportamiento práctico cristiano. Más de una vez esto no será posible. Para ello deben saber a quién acudir; de quién orientarse con plena garantía. El amor, respeto, servicio y conocimiento de la Iglesia deben estar entre las funciones fundamentales de todos los dirigentes para transmitirlos, sobre todo, vitalmente a sus grupos. b) Carece de habilidad para proveer de una enseñanza básica cristiana: No tiene recursos para instruir a sus miembros en cómo amarse mutuamente; cómo orar y crecer en la oración; cómo abrirse y usar bien los carismas; cómo irse comprometiendo con los demás según el Espíritu del Evangelio. d) Carece de poder en el ejercicio de los dones espirituales: Tiene incapacidad o dificultad para discernir la auténticidad de los carismas. Da por supuesto o no se procupa convenientemente de discernir sobre el buen uso de los mismos. Carece del equilibrado interés por fomentar la aparición, el crecimiento y la expansión de los carismas. e) Le falta un "liderazgo" comprometido, estable: A veces, no está claro en la práctica, quiénes son los dirigentes en el grupo y quién el responsable en el equipo de dirigentes. A veces, no son aceptados por el grupo, o, si lo fueron, su comportamiento y actuación ha minado su autoridad. No se preocupan por ir descubriendo, a través del tiempo, personas que puedan dar garantías de ser llamados por el Señor a servir en los grupos de oración. A veces, se sienten frustrados y no se toman el interés conveniente en averiguar las causas. El que haya problemas de tiempo en tiempo no es una realidad ajena a los grupos; pero en los "débiles se da con más frecuencia. f) Falta de un "núcleo" de dirigentes comprometidos en el grupo: Un grupo de oración necesita siempre un núcleo de personas con las que se pueda contar, para perseverar, sobre todo, cuando la marcha es dura. Las dificultades que surjan, o no serán resueltas o se afrontarán indebida e ineficazmente. 3- Actuación del servidor respecto de los grupos débiles: Muchos grupos de oración están tan desgarrados internamente por facciones y disputas que se convierten en fuente de división en su parroquia o congregación. Tenemos una tendencia a igualar un grupo numeroso con un grupo fuerte y un grupo pequeño con un grupo débil. Así, cuando pensamos en reforzar al grupo, automáticamente pensamos en hallar modos de hacerlo mayor. Pero esta manera de razonar no es del todo correcta. Los grupos grandes, verdaderos, tendrán acceso a más recursos, y así tienen un mayor "Potencial".

Pero el tamaño no es el primer determinante. Los grupos pequeños pueden ser fuertes, y los grandes muy débiles. No nos permitamos pensar que, porque un grupo es pequeño, no puede ser un efectivo instrumento de renovación, ni el tamaño (grande) nos ciegue respecto de la debilidad que puede estar presente. Los grupos que se reconocen como "débiles" necesitan hacerse serias preguntas. Yo creo que muchos grupos de oración débiles, si buscan la voluntad de Dios, seria y honestamente, descubrirán la necesidad de hacer cambios fundamentales en su concepción de quiénes son ellos y dónde encajan en el plan general de Dios. En algunos casos, será mejor descontinuar un grupo de oración y debemos estar abiertos a lo que el Señor nos indique. En muchos otros casos, sin embargo, lo que el Señor querrá que hagamos es juntamos con otros grupos más fuertes. Hay numerosos modos de hacer esto: Los grupos que tienen alguna debilidad, pero que están fundamentalmente sanos, pueden encontrar otros grupos que les sirvan de modelo y de recursos: Pide al grupo que te enseñe a "mancomunar" sus recursos contigo. Pide a sus dirigentes que trabajen con tus dirigentes. Trata de ver cómo ellos han manejado el problema que ahora estás enfrentando y adopta sus soluciones a tu situación. Para algunos grupos será más conveniente combinarse, simplemente, con otros grupos, o agruparse alrededor de un grupo más fuerte. Por ejemplo, algunos grupos pequeños, débiles, podrían combinarse para fonnar un nuevo, mayor y más fuerte grupo de oración, más amplio. O un grupo débil podría unirse a un grupo más fuerte, pero continuar reuniéndose por separado, haciendo del grupo más fuerte el foco principal. Cualquiera que sea la configuración que se desarrolle, los dirigentes del grupo de oración, se deberán reunir entre sí de modo regular, especialmente como dirigentes, para orar en común, para desarrollar relaciones como hermanos y hermanas en el Señor, y para buscar la visión del Señor para sus grupos de oración, en humildad. Finalmente, debemos esperar que el Señor nos guíe mientras tratamos de servirlo más efectivamente. Hago énfasis en la palabra "esperar": Podemos estar seguros de que Dios obra en la Renovación Carismática y que El quiere proveer de sabiduría, de coraje y de fuerza a aquéllos que lo buscan. Cuando ponemos nuestros grupos de oración más y más en sus menos, podemos confiar que El nos descubrirá lo que necesitamos para conocer, para hacer de los grupos de oración instrumentos más efectivos su obra de renovación.2"3

NOTAS
1- El ejercicio de los carismas: "Cuando hace veinte años, preparados por el Concilio Vaticano II, aparecieron los "cansinas" entre los católicos ordinarios, sucitaron reacciones diversas: desconfianza, curiosidad, rechazo, entusiasmo... Hoy, hay que reconocerlo, la palabra "cansina" ha pasado al lenguaje corriente. Se hablará en un diario televisivo de "personaje carismático", se escribirá: "este no es mi cansina" etc. ¿Son los carismas, de hecho, mejor comprendidos? No lo creo. La oración carismática se confunde, a veces, con la oración espontánea. No es esto. Lo propio de la oración carismática es ser sumiso al Espíritu Santo que es el maestro de obra. El verdadero sentido de los carismas nos es dado; podemos hablar así, porque San Pablo nos lo dice en ICor. 12, 7: "A cada uno se da la manifestación del Espíritu en vistas al bien común. Un carisma, pues, es un don que el Espíritu Santo confía a una persona para el bien de los otros. No depende de la santidad del que lo recibe. Está orientado a la construcción del cuerpo de la Iglesia. San Pablo nos da diversas listas. Pero no se les puede nombrar exhaustivamente porque el Espíritu es fértil en invenciones nuevas siguiendo las necesidades de la Iglesia. El mérito de los grupos de oración llamados "carismáticos" es haber puesto o sacado a la luz estos dones que el Espíritu da a su iglesia. Allí se ejerce, en efecto, el don de lenguas, de profecía, de curación, de discernimiento, de ciencia... Y a través de este ejercicio, los grupos se construyen y crecen y sus miembros tienen la experiencia de la importancia de dejarse conducir dócilmente por el Espíritu Santo. Pero Este no trabaja en circuito cerrado. Lo que ha estado en el origen de la edificación de los grupos de oración desborda su cuadro y toca a toda la Iglesia. Muchos párrocos podrían testimoniar sobre las gracias recibidas en sus parroquias a través de Jos hermanos y hermanas renovadas por los grupos de oración. Así se realiza, poco a poco, el deseo del Cardenal Suenens que anhelaba que la Renovación desapareciese, se diluyese en la Iglesia como la corriente del Golfo en el Atlántico. Porque toda la Iglesia es carismatica". J-L Moens, Vivre du Feu de l'Esprit, II est Vivant, 1988, 16-17. 2- La escucha de la Palabra: Una segunda acción maravillosa del Espíritu Santo (el autor ha tratado antes de la alabanza y de su importancia) a través de la Efusión es llevar al redescubrimiento de la Palabra de Dios. No hay por qué admirarse, ¿No lo había prometido?: He aquí que vendrán días -oráculo del Señor- en los que yo suscitaré el hambre en el país. No un hambre de pan ni sed de agua, sino de oir la Palabra del Señor" (Am 8, 11). Esta hambre y esta sed la han experimentado todos los que han sido renovados por el Espíritu. El mismo Espíritu que ha inspirado las Escrituras esclarece la fe de los creyentes. Descubrimiento, frecuentemente, transtomante para la persona, pero también para el grupo en el que se realiza la promesa del Señor Jesús: "Allí donde hay dos o tres reunidos en mi nombre, yo estoy en medio de ellos" (Mt. 18,20). Es entonces una palabra que realiza lo que ella dice, que separa la médula de los huesos como una espada de doble filo. Es el encuentro maravilloso con un Dios que habla, que aclúa y que ama. Allí también el papel del grupo de oración es central. Un papel de educación: es necesario aprender a escuchar al Señor que habla en "el soplo de una brisa ligera" (lRey. 19-12). Un papel de apoyo también para ayudar a cada uno de sus miembros a permanecer fieles a la Palabra recibida". J-L. Moens, Vivre du Feu de l'Esprit, II est Vivan! f oct-nov, 1988, 16. 3- P. Castan. Le Groupe de priere dans l'epreuve, Tychique, n.54, mars 1985, 50-52; F. Robert, De Quelques obstacles a la vie du Groupes de priere, Tychique, N.53. 1985, 38-39; N. Kellar, Rebuild Hcahhy Prayer Groups, Newslelter, February. 1986, 1-3; La vie des Groupes de priere, Ploennel 6-9 juillet, 1981, (varios), (policopiado).

XIV- COMO DISCERNIR EL ESTADO DEL GRUPO DE ORACION EN ORDEN A REVITALIZARLO:
1- Indicaciones previas: a) Suponemos conocida, experimentada, vivida la eficacia de la oración personal y comunitaria. En la Renovación Carismática hay una arraigada y firme persuasión de la eficacia de los grupos de oración. Cuando las personas que se integran en ellos se disponen en espíritu de fe y se abren a la acción del Espíritu, se va produciendo una transformación en sus vidas y comienzan -o continúan- a progresaren el itinerario de santificación. b) Pero los grupos de oración, como cualquier otra realidad humana y divina, están sujetos al desgaste, a la pérdida de fervor, al formalismo, a la improvisación, a la pereza con pretexto de que el Señor lo hace todo, al cansancio espiritual, a las ocultas o manifiestas competencias y celos, al desorden, a la desviación, a las crisis, a las pruebas, etc. Dicho de otro modo, los grupos de oración pueden (y de hecho lo hacen) estancarse a veces, se contentan con una apreciable mediocridad, caminan a su paso, no al de Dios que los llama a una mayor toma de conciencia, a una mayor santidad, a un mayor amor, a un mirar más desinteresado "los unos por los otros", a un mayor compromiso, etc. c) Entonces, el papel del servidor consciente de su responsabilidad se hace especialmente importante y necesario. Descuidar, en estas circunstancias, su misión equivaldría a una seria inconsciencia, a una falta lamentable a su compromiso a una traición a la responsabilidad que libremente asumió, con el consiguiente daño al grupo de oración. d) Resumiendo la tarea del servidor, que viene impuesta por la realidad del grupo de oración que dirige, sería: Contando siempre con la ayuda del Señor, y si es necesario o conveniente con la consulta a personas de experiencias en este campo: Fortalecer al grupo de oración, si ha decaído; sacarlo de su situación, si se hubiera estancado; ponerlo en el camino recto, si se hubiera desviado; si camina bien, ayudarlo a crecer en Cristo y a comprometerse; al buen uso y floración de los carismas... e) La importancia, por lo tanto, es grande y los servidores deben tomar realmente en serio su responsabilidad. Del cumplimiento de su misión depende, en buena parte, la marcha de la Renovación Carismática, uno de cuyos elementos está constituido por grupos de oración. "Para ser fíeles a nuestra identidad de Renovación en el Espíritu Santo ncccsilamos estar en constante renovación espiritual. "Como seres humanos, estamos expuestos al cansancio, al desgaste, al fracaso, al decaimiento del entusiasmo inicial. Como seguidores de Cristo, por quien nos hemos comprometido dándole nuestra vida, nos acecha constante - mente a cada uno personalmente y al grupo como tal, la tentación en forma de tensiones y divisiones: por la seducción del mundo que nos rodea, o por las pruebas, sufrimientos y tribulaciones que ha de pasar el discípulo de Jesús (...). "Un grupo debe tener la suficiente sinceridad y valentía para saber a tiempo en qué situación se halla: si está parado, avanza o retrocede. Tal sinceridad es el reconocimiento del propio pecado y el principio del arrepentimiento. "Nos debería asustar la tibieza, el conformismo, la inanición espiritual, porque esto supone que, de alguna manera, estamos siendo infieles a la llamada del Señor y a tantas gracias que ha prodigado sobre el grupo. Cuando esto ocurre, se pierde la identidad de la Renovación en el Espíritu, y el grupo se diluye en un grupo cristiano cualquiera, lo cual puede ser el comienzo de su muerte".1 2-Síntomas I .Si los servidores tienen claro o no qué es la Renovación Carismática y qué pretende: Se trata de ir conociendo en profundidad la Renovación. Por ser profundamente evangélica, es decir, por llegar a la raíz misma del Evangelio, requiere tiempo, estudio y sobre todo, la experiencia de la acción del Espíritu Santo en el alma. No se trata de un mero conocimiento de la razón, aunque éste se ha de procurar y profundizar. Sin marginar el conocimiento intelectual, siempre recomendable y aun necesario en cierto grado, se insiste en el conocimiento vivencial de lo que es la Renovación Carismática, la corriente de gracia que el Señor ha sucitado en nuestro tiempo en su Iglesia. Este conocimiento, a nivel intelectual y experiencial, tiene una importancia capital en la marcha de un grupo de oración. Difícilmente podrán los servidores de una reunión de oración infundirle el fervor, entusiasmo, volcarse en una guía serena, atenta, cuidadosa si no tienen la persuasión profunda de que la Renovación Carismática, merece la pena de tener un puesto primordial en nuestra vida, porque en ella la acción de Jesús por su Espíritu es poderosa y fuente de conversión, de crecimiento, de santificación, de entrega y compromiso. Sin conocer la Renovación y tener la profunda convicción de lo que es y de lo que pretende, ni se llegará a conocer el valor de los grupos de oración ni, consiguientemente, a extraer de ellos el beneficio que la acción del Espíritu quiere derramar a través de ellos. El ser íntimo de la Renovación está condicionados todos los aspectos y elementos que la constituyen. El exámen de la marcha de los grupos de oración ha de comenzar, por lo tanto desde la raíz, es decir, desde la interrogación sincera que todo servidor debe hacerse respecto de su situación personal, en el conocimiento, persuasión y vivencia de lo que realmente es la Renovación Carismática en lo más profundo y medular de sí misma. Realmente, resultará difícil guiar, desde dentro, no sólo materialmente, o en la sucesión de aspectos que en la reunión de oración se dan, sino, sobre todo, colaborar a la acción del Espíritu Santo en ellos, cuando no se ha captado el objetivo fundamental de la misma.

La reunión de oración es muy rica, pero dentro de la variedad de aspectos y objetivos existen algunos a los que se les debe prestar atención preferente. El servidor, por consiguiente, no sólo debe tener una idea general de los grupos de oración, de su finalidad primordial, sino que es necesario que vaya profundizando progresivamente en ellos. En la Renovación Carismática, como acontece en la vida espiritual, todo está unido entre sí. No se pueden ver ni disociar las cosas sin que sufran otros aspectos que se hallan en relación, más o menos estrecha, con ellos. Por eso, el conocimiento, al menos relativamente profundo, de los grupos de oración, supone, a su vez -y con anterioridadconocer la Renovación. Las reuniones de oración son uno de los elementos de ésta. 2º. Si hay un claro conocimiento y una profunda persuasión de los puntos fuertes de las reuniones de oración. Ya se ha tocado este punto en otra parte. Añadimos lo siguiente: "Tener una profunda persuasión": es decir, tener plena conciencia, estar firmes en creer, haber asimilado la realidad, la vigencia, la importancia decisiva de verdades fundamentales que deben ser tenidas muy en cuenta en la marcha de la reunión de oración: a) La presencia "dinámica" del Señor en la comunidad reunida en su nombre (Mt. 18,19-20). Esta presencia del Señor se concretiza en la acción poderosa de su Espíritu en todo el grupo de oración y en cada una de las personas que se abren a El. b) La realización y el crecimiento de la comunidad de fe, de amor y de servicio. c) La alabanza como oración prevalente: alabanza a Dios por lo que es, por lo que hace en la creación, en el hombre, como cima de la creación; en el mundo maravilloso de lo sobrenatural. c) La Palabra como revelación de la Trinidad, de Jesús, del hombre mismo; de los designios del Padre en Jesús, por el Espíritu Santo; de las normas de vida cristiana, que vienen exigidas por nuestro ser íntimo de creaturas e hijos de Dios... 3º. Si se tiene la persuasión de que el grupo de oración es ya un bien en sí y de que lleva a otros bienes excelentes: a) El hecho de reunirse con la intención de alabar al Señor, de compartir la propia fe con los demás, de vivir comunitariamente la experiencia del Espíritu, de juntar nuestras oraciones, guiadas y vificadas por El, (Rom.; 8, 26-27; Gal. 4, 6-7) ¿quién duda de que es un gran bien para cuantos se adhieren a esta oración? b) Si no existiera esta persuasión, el servidor se acercaría a la reunión de oración como a cualquier otra actividad apreciable, pero no merecedora de especial interés. Actuaría, por lo tanto, de una manera quizás puramente extema, o caería, fácilmente, en la rutina por haber perdido el valor en su apreciación. c) El hecho de alabar a Dios, más todavía el alabarlo en la comunidad que se reúne en su nombre, expresamente con esta motivación especial y primaria, es, sin duda, el bien que, en cierto modo, reúne y compendia todos los demás. La alabanza plenamente desinteresada que los bienaventurados tributan a Dios en la gloria, es la acción más excelsa que pueden realizar. A la visión directa de la intimidad de Dios en la plenitud que le es posible a una creatura, corresponde el modo de expresarla más perfecto. Por la revelación divina nos consta que, precisamente, la alabanza más ardiente y constante sube de los bienaventurados a Dios (AP. 5,7ss„ 12,17-18; 15, 3-4; 19, lss.). Imitar, comenzar a vivir esta realidad de la gloria, es anticiparse a ese festín en el que la alabanza será el único, y a la vez, completo manjar. Si recordamos y ponderamos debidamente la afirmación de San Pablo: "hemos sido creados para la alabanza de su gloria" (Ef. 1, 12), llegaremos a intuir que nuestra vida debe girar alrededor de la alabanza. Ahí tenemos claramente expresado, el sentido último de nuestra vida. En la alabanza encontramos la respuesta definitiva, a la luz de la fe, de la pregunta que atormenta a tantos: el por qué de su existencia. En la alabanza, entendida como expresión de nuestro continuo acatamiento, reverencia, amor a Dios, todo nuestro ser se entrega y comunica incesantemente con su creador y padre. La alabanza, como debe salir de los grupos de oración, es el canto nuevo de un corazón purificado y vivificado por la gracia. Alabar desde la profundidad de nuestro ser es tener ojos iluminados para ver la belleza de la creación; es poseer un corazón ardiente que expresa su admiración y su amor a su Dios. d) La alabanza lleva a otros bienes excelentes: (Remitimos al tratamiento que anteriormente fue dado sobre el tema). 4QJ. Si aparecen o no los frutos del Espíritu dentro y fuera de los grupos de oración: a) La aparición maduración y crecimiento en los frutos del Espíritu es la finalidad primordial de la Renovación, y consiguientemente, de los grupos de oración. Los frutos del Espíritu son la obra propia de la acción de Jesús Resucitado por su Espíritu Santo (Gal. 5, 22; 2; Cor. 6,6; Ef. 5, 9; ITim. 6, 11, etc). Si no van apareciendo y creciendo en el grupo, éste no marcha bien. Hay un serio obstáculo a la acción del Espíritu. La misión del Espíritu es irnos transfonnando en Jesús: 2Cor. 3, 2-3: "Sois una carta de Cristo escrita con el Espíritu de Dios vivo".

2 Cor. 2, 17-18: Todos nosotros vamos siendo transformados (por el Espíritu) en la imagen del Señor. 2 Cor. 4, 16: Nuestro hombre interior el "hombre nuevo" recreado en Cristo, morada del Espíritu, se va renovando de día en día (por su acción). Gal. 5, 24-25: "Los que son de Cristo Jesús (por su Espíritu) han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, por el Espíritu también caminemos". Ro. 2, 28-29: "La verdadera circuncisión es la del corazón hecha por el Espíritu". Rom 5,5: "El amor de Dios ha sido derramado en vuestros corazones por el Espíritu Santo que se os ha dado". Fil. 1,17: "Os mantenéis firmes en un mismo Espíritu". FU. 2, Iss.: "Si hay una comunión de Espíritu... tened los mismos sentimientos de Cristo Jesús". Ef 2, 19-22: "Sois edificados siendo la piedra angular Cristo,... hasta ser morada de Dios en el Espíritu". Ef 3, 14-18: "...que seáis armados con poder por su Espíritu en el hombre interior, que haga que Cristo habite en vuestros corazones, enraizados y cimentados en el amor". Ef. 4, 1-6: La unidad de los cristianos por el Espíritu, en Cristo. Ef 4, 4, 17-5, 2: "No entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, con el que fuisteis marcados para el día de la redención... Sed imitadores de Dios, como hijos amados, y caminad en el amor, como Cristo os amó y se entregó por nosotros a Dios como oblación y víctima de suave olor". Ef. 5, 15-20: "... llenaos más bien de Espíritu... dando gracias siempre, por todo, en nombre de nuestro Señor Jesucristo, a Dios Padre". b) Esta misión del Espíritu, tiene pues, dos dimensiones mutuamente complementarias: La santificación de la persona, la imitación de la santidad del Padre fMt. 5, 48), en Jesucristo (Rom. 8, 29), el compromiso, en la persona de Jesús, de trabajar en su Reino, para el que nos equipa con sus dones. c) Este germinar de los frutos del Espíritu, su maduración y perfeccionamiento, es una obra progresiva del Espíritu que pide nuestra libre cooperación (Ef. 3, 13-16). Esta es la mayor y más constante atención por parte de los servidores. 5o. Si los servidores están conscientes de su responsabilidad y actúan de acuerdo con ella: - Si antes que nada y sobre todo, oran intensamente. - Si son vínculo de unión con los demás servidores y con su grupo de oración. - Si se estimulan en el crecimiento en la fe, en el amor, en el servicio, en los carismas y su buen uso. - Si tienen conciencia de la necesidad de prepararse y toman en serio esta obligación. - Si evalúan frecuentemente sus grupos con sinceridad en ambiente de oración, fraternalmente. - Si son creativos de modo que se evite la rutina y ayudan a crecer eficazmente a los grupos. 6º. Si el Espíritu Santo va suscitando progresivamente los carismas; si se disciernen y se usan "bien": "El Espíritu Santo es el alma de la Iglesia, es el principio santificador de la misma, es el constructor de la unidad en ella, habita en el corazón de la Iglesia y de los fieles" (LG, 4). Su venida y actuación en la comunidad tiene que suscitar los carismas con los que cada uno de sus miembros contribuye a la edificación de la Iglesia en la caridad. "El la provee y gobierna con diversos dones jerárquicos y carismáticos" (LG.4). Si los carismas no van apareciendo, a lo largo de un tiempo prudencial, ni se afirman y crecen existen, sin duda, obstáculos que se oponen o resisten a su acción. a) No parece oportuno hablar, ya desde el comienzo, de los carismas, al menos en ciertos grupos de oración. Aun la primera iniciación ha de tener lugar a "su tiempo". Se debe evitar la dilación por un temor infundado, pero también la precipitación por un criterio mal enfocado. Se ha de evitar igualmente, un doble escollo en el que se puede encallar: el de exponerlos de modo que, prácticamente, se los considere como el centro de la Renovación, suplantando el puesto de los "frutos del Espíritu" o el de considerarlos como algo que es marginal en ella. b) El servidor debe tener bien claro en su mente el papel que el Espíritu asigna a los carismas. San Pablo nos lo dice con precisión en su carta a los Corintios (1 Cor 12, 7-11). Ese "bien común" a que se refiere, puede formularse de diversas maneras: la edificación de la Iglesia; la edificación de la comunidad en el amor, etc. Supuesta la misión de servicio de los carismas, el servidor debe valorarlos como tales, pero, al mismo tiempo, no puede desconocer la obra santificadora que el Espíritu quiere hacer en aquéllos a quienes los otorga. c) Es muy importante en el servidor un cabal conocimiento de los carismas: qué son, para qué los concede el Espíritu Santo, cómo se disciernen y se usan dentro del orden, conforme a las enseñanzas de la Iglesia. Es una tarea larga, difícil, progresiva, pero merece emplear el tiempo que sea necesario, sobre todo la oración. Una ayuda valiosísima la proporcionará aprovechar la experiencia de personas verdaderamente competentes en este campo. Es, posiblemente, la mejor escuela. d) Subrayamos de un modo especial la importancia que tiene para el servidor conocer el modo de discernir los carismas y velar por su buen uso. Todo lo hermoso que el Señor quiere hacer por ellos se echa a perder, no pocas veces, por las imprudencias, exageraciones, modos exóticos, formas inadecuadas, falta de previsión de probables reacciones en el grupo, etc., de parte de la persona que hace uso de un carisma.

c) De más está decir que no se ha de dar por válida la afirmación de una persona que asegura haber recibido determinado carisma. Debe ser discretamente discernido y confirmado; téngase en cuenta que esto supondrá, ordinariamente, un tiempo no fácilmente previsible. f). El servidor ayudará a preparar el camino a la acción del Espíritu, dador de carismas: - Con la conveniente y oportuna instrucción sobre ellos. Con oración repetida, en humildad y plena disponibilidad al Señor para que se digne enriquecer a la comunidad con los dones de su Espíritu. O acudiendo al mismo Espíritu. - Animando discretamente a la persona para que se deje usar, cuando todo indica, con razonable probabilidad, la acción del Espíritu sobre ella. - Fomentando un clima de unión, de conversión, de amor mutuo que se manifiesta en obras de abnegación. - Guiando la reunión de oración de modo que ésta se convierta cada semana en un pequeño Pentecostés para la comunidad. Resumiendo lo dicho: Los carismas, si el grupo va creciendo, se desarrollarán normalmente. Son muchos lo que pueden ser suscitados por el Espíritu. No hay por qué limitar a los tres que se dicen ser los más comunes en el grupo: orar en lenguas, profecías, curación. El Espíritu Santo es mucho más pródigo aunque sean dones menos llamativos. El don de lenguas es un don precioso, don de alabanza, pero también don de unidad y de misión. Es muy característico del grupo de oración de la Renovación Carismática. Hay verdaderos carismas de gobierno, de dirección, de evangelización, de consejo... que deben ser pedidos con humildad y disponibilidad al plan de Dios. Esta diversidad de carismas, con su puesta al servicio del grupo es otra de las características de la reunión de oración. A ella se junta la que viene a ser su floración: el sentido de hermandad, de vivir y relacionarse entre hermanos y hennanas en el Señor a que aludiremos más adelante. El sentido más profundo que debe darse es el que constituye la médula de la Renovación Carismática, y que viene a serla característica que resume todas las otras: La conciencia de que se reúnen para vivir la vida de Jesús bajo la guía y el poder del Espíritu que los lanzará, como a los apóstoles, a la misión, equipados con sus dones.2 7o. Si tiene o no el amor efectivo la primacía en el grupo de oración: a) En virtud del mandamiento del Señor (Jn. 13, 34-35): 15, 12. 17; lJn. 2, 7-8. 10; 3,11. 23, etc.) y, más que nada, en virtud de su ejemplo de vida, el amor tiene que ser necesariamente el centro de la vida espiritual del individuo y de la comunidad. b) Este amor, sin omitir las palabras y las manifestaciones aun externas de afecto, debe ponerse, sobre todo, en las obras (Jn. 15,13). Las obras que llevan consigo la renuncia a sí mismo por el bien de los demás es la prueba suprema de la autenticidad del amor. Es, más que dar algo fuera de sí, entregar parte de la propia persona por el bien de los demás. Por eso, el amor auténtico es profundamente exigente, difícil de realizar, si no es con la gracia del mismo Jesús que nos invita a vivirlo. c) El amor debe, por lo tanto, tener la primacía: Esto quiere decir que todo en el grupo de oración está centrado en él y que se irradia a cuanto se hace. Pero el amor que primero se vive es en Jesucristo; en la unión con El, en el trato y trabajo por El y que se manifiesta, necesariamente, se ejerce con aquéllos que tienen un vínculo especial con nosotros o con los que hemos contraído una responsabilidad voluntaria, como es el caso de los servidores respecto de sus grupos de oración. d) Este amor, así entendido, debe realizarse especialmente en los servidores entre sí, en ellos respecto de su grupo; con todos los que tienen alguna relación peculiar, otros grupos, los sacerdotes, religiosas, etc. e) Este amor, al mismo tiempo que se ejercita, tiene necesidad de eliminar cuanto se opone, de cualquier modo, a lo malo que llevamos dentro de nosotros; ha de ser constantemente combatido. Los pecados que podríamos designar "pecados de la lengua" (Sant 3, lss.) son, quizás, los que más frecuente e irreparablemente arrojan el amor de la comunidad del Señor: las críticas destructivas, los chismes, los juicios preconcebí - dos, las suposiciones infundadas, los apresuramientos en juzgar sin datos suficientes y garantizados, las exageraciones que desfiguran la verdad, las murmuraciones, las mentiras, el espíritu derrotista, los agoreros de males, el énfasis en lo negativo, etc. Los celos, las envidias, las venganzas abiertas o disimuladas, la excesiva sensibilidad, el estar pendientes del quedar bien ante los demás, o abstenerse de actuar por no herir, cuando es necesario y se hace con prudencia y caridad; el abstenerse de cooperar por heridas recibidas, como una protesta tácita a una ofensa; el deseo no dominado de poder, las comparaciones, la búsqueda de privilegios, el querer hacer que prevalezca el "premio a la antigüedad"; el cerrarse a dar paso a nuevos valores, el considerarse necesario, e inamovible; el negarse a colaborar por temor al fracaso, a la crítica, la falta de conciencia en la propia responsabilidad, etc. 8a. Si el grupo de oración tiene un sentido de misión se va comprometiendo apostólicamente, sobre todo en la evangelización, según las posibilidades de las personas y su preparación: a) Cuando en un grupo de oración se viven la fe y el amor, surge espontáneamente el compromiso apostólico. No sólo es fruto de la fe viva que se expande en el servicio a Cristo y por El, sino que la verdadera acción interior del Espíritu ha de conducir hacia aquí puesto que su misión es conformamos a imagen y semejanza de Cristo Jesús, cuya entrega a los demás fue total.
-

b) La realidad de nuestra pertenencia al Cuerpo Místico de Cristo, y por lo tanto, nuestra íntima relación con los demás, como miembros con nosotros del mismo, nos carga con la responsabilidad de verlos, de tenerlos como algo muy nuestro y comprometernos de acuerdo con este hecho (1 Cor 12,12ss.; Rom 12,4-5; Ef 1,23; 4,4. 25; 5,30, etc.) c) La experiencia enseña que el grupo de oración que se contenta con la asistencia y participación en él, sin compromiso alguno apostólico, se estanca, decae, no se nutre de nuevos miembros y tiende a convertirse en un grupo más, en el que se van apagando las características propias de todo grupo vivo de la Renovación. d) Este compromiso hay que interpretarlo ampliamente: A veces, no será posible otro compromiso que el de las personas particulares, dentro de sus posibilidades, preparación, circunstancias familiares, deberes de estado que siempre deben salvarse, como expresión concreta de la voluntad de Dios. Otras veces, pondrán darse compromisos más amplios, formados por personas del grupo que viven en circunstancias similares, pueden reunirse con facilidad y asumir tareas conjuntas. A veces, será posible un compromiso en el que pueda participar todo el grupo, de modos diversos, con responsabilidades distintas, regidas por orientaciones o normas sencillas, claras y flexibles para poder trabajar con orden, unidad, armonía, dentro y en unión con la parroquia. e) Se ha de tener presente la realidad de que no es conveniente lanzar al apostolado a las personas sin cierta preparación para el ministerio que van a asumir, y sin tener una base espiritual de cierta solidez. Se ha de evitar el doble extremo de la precipitación y de la dilación innecesaria. f) Lo más importante en el compromiso dentro del grupo de la Renovación Carismática es la "motivación". Sin excluir las motivaciones sociológicas, la fundamental, insustituible, ha de ser el compromiso primordial con la persona de Cristo. Con El nos queremos comprometer en primer lugar, a El deseamos servir en nuestros hermanos y llegar, por su amor, hasta donde pidiere la exigencia de la caridad. De este modo se asegura una base evangélica firme al compromiso y se evita el peligro del abandono cuando, por las circunstancias y otras causas, el compromiso fracasa. Cuanto antecede puede ser resumido del modo siguiente: Una característica fundamental del grupo de oración es tener el sentido de un llamado a la misión. Cuando no se posee o se pierde, el grupo tiende a debilitarse. Este sentido de misión, una gracia de Pentecostés (Hech. 1,8), tiene su realización, sobre todo, en la evangelización. La venida del Espíritu Santo, tuvo su efecto primordial en suscitar el deseo de evangelizar dentro del corazón de los apóstoles. Se trata de proclamar la buena nueva de Jesús, para llevar a las gentes a una conversión personal. Para esta evangelización, que tiene un sentido muy amplio, el Espíritu equipa con sus dones a quienes llama. El Señor desea utilizar todo grupo de oración y a cada una de las personas para esta gran obra. No cuantos asisten se hallan en las mismas circunstancias. Pero cada uno, al menos dentro de su pequeño mundo del hogar, es llamado a evangelizar. Y, es probable que, a veces, el grupo como tal pueda asumir una obra evangelizadora. Es un modo sumamente eficaz de robustecer el grupo de oración. "Cuando de un grupo de oración no surgen impulsos constructivos para la vida de la comunidad, aquél permanece no sólo sin frutos, sino que con frecuencia manifiesta la tendencia a cerrarse y a separarse de la parroquia. Entonces no sena una renovación de la Iglesia, sino una ruina. Naturalmente, se pueden -y se deben- formar grupos supraparroquiales, pero cuando los miembros de estos grupos no son activos en su propia comunidad cristiana, compartiendo su vida, y según las posibilidades, ayudando también allí a formar otros grupos de oración, entonces la Renovación Carismática no puede desarrollar concretamente su dinámica para una renovación de la Iglesia.4 9º Si en el grupo se mantiene la unidad y se crece en ella: Ciertamente, Jesucristo centró sus peticiones al Padre, en el momento solemne de la última Cena, en la unidad (J. 17,21). Sabía muy bien que los ataques más frecuentes y más duros de Satanás se orientarían a crear la división y destruir la obra de Dios por la desunión. Esto resulta más factible porque encuentra en lo íntimo del corazón humano un aliado poderoso: Las raíces del mal que brotan y rebrotan en nosotros constantemente es el punto débil que explota hábilmente, sin apenas darnos cuenta nosotros. Un grupo de oración, con más razón el pequeño equipo de servidores, necesita revisarse constantemente y vigilar con discreción sobre este punto vital, al que va ligado el crecimiento espiritual y la supervivencia del grupo de oración. Formulándolo de una manera concreta, podríamos reducirlo a los siguientes términos: a) Para revitalizar un grupo de oración es necesario revitalizarnos los servidores primeros y no de cualquier modo, sino profundamente en nuestra vida espiritual, sobre todo en el amor y la unidad, el fruto más precioso de un amor efectivo. No podemos excluir el que en nuestras vidas pueda darse también lo que Jesús reprochó a los fariseos que imponían preceptos al pueblo y ellos se quedaban al margen de su cumplimiento. No consideramos como algo inaudito que también en nosotros se cumpla lo que Pablo lanza contra los Gálatas: ¿...habiendo comenzado en el Espíritu habéis terminado en carne?" (Gal. 3,3). El servidor debe estar pacíficamente en un alerta para no apropiarse del poder de Dios y olvidar que es un mero instrumento, administrador de las gracias al Señor. Todo ello obstaculiza la acción de Dios en el grupo, incide negativamente en la unidad del mismo.

b) El Señor tiene un interés especial en enseñamos y suscitar en nosotros, más que nada, el amor, esencia del cristianismo (ICor c.13; Jn 13,34-35). El fundamento de toda vida espiritual y el centro de todo crecimiento se halla en las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad. Esta es la que tiene la primacía sobre todas las virtudes y, en cierto modo, es la base de todas las demás. Por eso, el Señor permitirá en la vida de los servidores purificaciones dolorosas para irlos construyendo en el amor y hacer los instrumentos preciosos de su obra. Es trabajar por la unidad de todos aquéllos que se han puesto en sus manos porque el cemento de la unidad es el amor y no puede haber verdadera unidad cristiana sin verdadero amor según Cristo. c) Hay dos aspectos en la unidad: unidad de corazón y unidad de pensamiento. La unidad de corazón implica relaciones sanas, es decir de las que están ausentes los celos, la envidia, la murmuración... Pero va mucho más allá de este aspecto negativo. Implica, sobre todo, la benevolente acogida del otro, el aprecio, el interés, el afecto, el servicio... Quizá el mejor modo de describir este aspecto sea el que San Pablo empleó cuando quiso dar a los filipenses no mas de comportamiento que resumió en la admirable expresión: "Tened los mismos sentimientos de Jesús" (Ef. 2, lss). La unidad de mente, de pensamiento, se da cuando juzgamos, valoramos, vemos a los demás con los ojos interiores de Cristo. Cuando, en las cosas sustanciales, tenemos un mismo pensar, aunque en las secundarias desintamos, con tal de estar receptivos a recibir la luz que de ellos nos puede venir. En un grupo hay unidad cuando se dan ambos aspectos. Dicho de otro modo: cuando entre sus miembros y los servidores se da un comportamiento verdaderamente fraternal. Esto lleva de la mano a una advertencia sumamente importante. Está muy bien que los servidores se ocupen de resolver los problemas de sus grupos, de planificar actividades, de hablarles, de hacer cosas. Nada tiene de reprochable; deben hacerlo. Pero limitarse a ello, sería un error de comportamiento. Ni siquiera, con ser tan importantes, deben llevar la primacía. Esta ha de trasladarse al empleo de tiempo en compartir con sus grupos, dentro y fuera de la reunión de oración. Para esto ofrecen una oportunidad las reuniones antes y después de la oración, aunque se disponga de un corto espacio que no conviene alargar. Debe haber otras ocasiones en las que se pueda compartir más largamente. Aquí entran multitud de situaciones en las que los servidores puedan manifestarse su amor e interés: dificultades personales, preocupaciones, necesidad de reconciliación, de sanaciones interiores, de ayuda espiritual, de interés familiar... Pero todo dentro de la prudencia, discreción y amor del Señor. Se está entonces, trabajando activa y eficazmente por la unidad. Y ésta se reforzará extraordinariamente cuando la oración se halla al comienzo, medio y fin de las actuaciones y de la misión del servidor. 3- Resumen: Ya en concreto y enumerando algunas medidas determinadas, bastaría revisar dos o tres puntos básicos. He aquí algunos ciertamente fundamentales que proponemos, siguiendo a L. Martin: a) La conversión, manifestada especialmente en la oración auténtica, que esté lejos de ser rutinaria o formulista, en el compromiso siempre renovado por el Señor y, muy frecuentemente, en la reconciliación entre los hermanos, de forma que cada uno se sienta acogido y reconocido por todos. b) Atención a la Palabra de Dios, a la formación y enseñanza que se está dando a los hermanos. Si no hay buena formación, habrá pronto declive o desorientación. c) No descuidar la evangelización. Sin evangelización no hay crecimiento. Hay que asegurarla de alguna manera. Formas al alcance de todos son: pascuas y acampadas juveniles, asambleas, semanas de oración, seminarios de vida en el Espíritu, catequésis en parroquias y centros de enseñanza, eucaristía semanal abierta a todos. Puede haber otras muchas formas, pero éstas que recordamos son las más sencillas para nosotros. Se podrían revisar otros puntos como: dirigentes, carismas, curación, grupos de crecimiento. Sin embargo, si los primeros no quedan desatendidos, será más fácil que funcionen bien estos últimos. Es necesario renovar la palabra que hemos dado al Señor. Siempre necesitamos renovarnos en la Renovación del Espíritu que estamos viviendo. d) La floración, la maduración y el buen uso de los carismas. e) La alabanza: "Desde siempre en la iglesia y aun antes del pueblo elegido, la alabanza ha sido considerada como un elemento constitutivo esencial de la relación con Dios. Los salmos son testigos de ello, lo mismo que el celo de los monjes en cantarlos a lo largo de los días. Sin embargo, es necesario decirlo claramente: la gratuidad de la alabanza es, frecuentemente, se esfuma en los grupos de oración. Muchos, y yo fui uno de ellos, oran más para pedir queda para dar gracias. Este es uno de los méritos de los grupos de oración -bajo la acción del Espíritu: manifestar la importancia de la alabanza en la oración cristiana no mi al. Este es el sentido del aleluya, de los cantos y de los brazos levantados que han dado, a veces, a los "carismáticos" una reputación de dulces soñadores. Que se piense en la época de San Agustín cuando él decía: "Nuestro ejercicio, aquí abajo, debe ser la alabanza de Dios, porque nuestra felicidad en la eternidad será la alabanza de Dios. Ninguno puede llegar a este porvenir si no se ejercita aquí. Por esto, desde ahora, alabamos a Dios" Se comprende bien leyendo estas frases al puesto y la importancia de la alabanza. Pero su puesta en práctica no es simple. Es un combate espiritual en el que el apoyo de un grupo de oración que se interesa por este aspecto, juega un papel fundamental".

NOTAS
1. Esta herniosa cita, va sin referencia de autor. Pedimos dispensa al lector, pero certificamos que es legítima totalmente. Se nos traspapeló al no colocarla en el sitio debido. 2. N. Kellar, Rebuild Health prayer Groups, Newslettet, February, 1986, 3. 3. N. Kellar, a. c., 3. 4. H. Muhlen Catequesis para la Renovación Carismática, Secretariado Trinitario, Salamanca, 1976,177. 5. N. Kellar, a. c.,1. 6. J-L, Moens, Vivre du Feu de TEsprit, II est Vivant, oct nov. 1988,16.

XV -REVITALIZACION DE LOS GRUPOS DE ORACION: EVALUACION DE LOS SERVIDORES
Por dónde comenzar la "revitalización" de los grupos de oración: A. Por los mismos servidores. Ante todo, creemos que será difícil revitalizar los grupos de oración si no se parte de la raíz. Por esto entendemos que vivificarlos o si ya lo están, infundirles nueva vida, nuevo poder, nuevo entusiasmo y compromiso, no se hará si no se parte de lo interior básico. Y esto es volver a intensificar las realidades fundamentales de la Renovación Carismática y de los grupos de oración: La persuasión íntima de la gracia de Dios que es, para la Iglesia y el mundo, esta corriente que nace en el corazón mismo del Señor y es dispensada por el Espíritu Santo. El conocimiento profundo y la vivencia de lo que es y pretende la Renovación Carismática. El conocimiento y vivencia de lo que son los grupos de oración, de los grandes frutos de conversión, de crecimiento espiritual... que se producen por la acción poderosa del Espíritu que nos manifiesta la presencia íntima de Jesús y nuestra apertura a El. La persuasión y vivencia de la excelencia de la oración de alabanza y de su poder transformador etc... Es, en otras palabras, seguir el esquema propuesto para detectar o discernir el estado de los grupos de oración y aplicarles, consecuentemente, el remedio revitalizando lo que había decaído para que sea cada vez más exuberante en frutos de santidad. Esta es la base; aquí está la raíz y, consiguientemente, requerirá diversos aspectos que la conforman. Ahí se introducen la mayor parte de los puntos de atención que se deben tener en cuenta para la revitalización de los grupos de oración, de modo que sean instrumentos eficaces de la obra que el Espíritu quiere hacer en la Iglesia y en el mundo, por ellos. Proponemos una serie de preguntas, relativamente numerosas. Pueden seleccionarse las que parezcan convenir más a los diversos grupos y a sus servidores, para ser consideradas privada y comunitariamente. Las hemos agrupado en cinco apartados; de hecho, aunque parezcan formularse preguntas que no tienen que ver con el reavivamiento del grupo de oración, consideramos que esa falta de conexión es sólo aparentemente. En realidad, aunque no lo toquen tan directa e inmediatamente como las demás, sí lo afectan de un modo u otro. B. Por el desarrollo del grupo de oración Está formulado dentro de la actuación del servidor en la reunión de oración. Iº- El servidor respecto de sí mismo: - ¿Doy gracias a Dios por su bondad en haberme llamado a la Renovación? ¿Lo considero como un gran beneficio? ¿No me antepongo a los demás, ni me tengo por mejor? ¿Aprecio a los otros sinceramente, aunque no pertenezcan a la Renovación Carismática? ¿oro por ellos para que el Señor los llene de sus bendiciones y de su amor? - ¿Caigo en el error de no relacionarme sino con los pertenecientes a la Renovación, porque están en mi línea espiritual y los demás "no me comprenden", no son "carismáticos?" No se excluye que pueda haber cierta ordenada preferencia y una mayor relación. ¿Estoy persuadido de que la mera pertenencia a la Renovación no es lo hernioso de ésta, sino los frutos que Dios quiere se produzcan en cada uno y en la Comunidad como tal? _ ¿Tengo interés especial en que el Espíritu Santo cree en mí una profunda humildad; una entrega desinteresada a los demás; un amor sin límites y sacrificado; una obediencia en libertad y en amor a los Pastores de la Iglesia? _ ¿Estoy persuadido de que puedo ser víctima de tentaciones y de que debo estar preparado para enfrentarlas con el Espíritu de Cristo? _ ¿Pongo los medios humanos y divinos para superarlas y procuro hacer de ellas un medio de crecimiento en el Señor? _ ¿Persevero en el servicio del Señor, en su amor, en la oración, en la asistencia a los grupos a pesar de la desgana, del rechazo interior que pueda sentir? _ ¿Procuro influir, discretamente y a sus tiempos, sobre otros para hacerlos participantes de esta gracia que hoy representa la Renovación en el plan de Dios? _ ¿Vivo en un tranquilo alerta sobre las tentaciones que pueden hacer presa en mí? - ¿Vigilo especialmente el peligro de -sin perder el entusiasmo sano y contagioso- convertirse en un fanático, exclusivista, elemento de presión sobre cualquier persona, especialmente entre los familiares? - ¿Examino con sinceridad si mi pertenencia a la Renovación y mi apostolado me han llevado a desatender mis obligaciones de estado o a mermarles tiempo, energías, entusiasmo, esmero, etc?
-

¿Descuido la oración privada con el pretexto de que ya asisto a los grupos de oración? - ¿Vivo con más intensidad los sacramentos desde que pertenezco a la Renovación? _ ¿Procuro conocer a fondo la Iglesia de Cristo, adherirme a ella y a su doctrina cada vez más firmemente? ¿He caído en la cuenta del profundo sentido de la expresión de San Agustín de que "no puede amar verdaderamente a Cristo quien no ama a su Iglesia"?
-

_ ¿Estoy firmemente convencido de que la Renovación a que pertenezco es la Renovación "católica" que pide una especial fidelidad a Cristo en su Iglesia? - ¿He caído en la cuenta de que la asistencia a los círculos de oración no puede quedarse ahí; sino que deben tender a formar la comunidad de amor que el Señor desea, para vivir la vida de Jesús, con todas sus consecuencias? - ¿Estoy convencido de que nada de esto puede realizarse sin una comunión íntima, personal, con Cristo y una fidelidad creciente a la acción del Espíritu que se manifestará en mí, cada vez más, con un creciente poder? ¿Qué puesto tiene en mi vida la devoción a la Virgen María? 2Q_. El servidor respecto a los demás servidores: - ¿Soy un lazo de unión o separo con mi modo de ser, de actuar, con mis comentarios desfavorables, chismes, munnuraciones, interpretaciones sin fundamento de sus acciones, etc? - ¿Aprecio sinceramente a mis hermanos? ¿En qué se manifiesta? ¿Me considero superior o fomento sutilmente sentimientos de envidia, celos, sobre sus cualidades o dones? - ¿Trabajo positivamente para que se realice una auténtica comunidad de amor, o fomento el aislacionismo, el grupismo? - ¿Aprecio al grupo por la atención que me presta, el calor humano que hallo, la acogida bondadosa o, sin despreciar lo anterior, aprecio, sobre todo, la unión en Cristo, el crecimiento en El; la ayuda en el Señor para mi vida y obras apostólicas? - ¿Sé y procuro crecer en saber escucharlos, valorarlos, compartir responsabilidades, apreciar su juicio y espiritualidad, o tiendo a absorber, dominar, imponerme, no fiarme, etc? - ¿Voy compartiendo con ellos, discretamente, mi riqueza interior o me reservo por prejuicios, falsa "intimidad", desconfianza? - ¿Oro por ellos y por sus obras? ¿Pido al Señor la unión verdadera con los que me ha unido para trabajar en su vida? - ¿Me puedo presentar, con humildad y con verdad, como ejemplo de unión, de amor, de abnegación o soy, de algún modo, obstáculo al crecimiento por mi actitud y mi vida frente al grupo de servicio? - ¿Me intereso por sus necesidades y procuro, en la medida de mis posibilidades, ayudarlos? ¿Los considero como verdaderos hermanos en el Señor y los trato como a tales? ¿Miro sus situaciones: éxitos, dolores, etc. como míos y procuro compartirlos? 3ro. El servidor en relación con su grupo de oración: - ¿Procuro preparanne espiritual y sicológicamente, en lo humano para saber guiar a mi grupo y realizar la misión que se me ha encomendado? ¿Lo encomiendo a Dios todos los días y estoy consciente de que mi obligación principal es interceder por El? - ¿Asisto regularmente a las reuniones de los servidores y no las omito si no es por una verdadera causa que me lo impida? - ¿Soy consciente de la responsabilidad que se me ha confiado de servir y que yo he aceptado libremente? • ¿Soy, procuro ser, ejemplo de vida para mi grupo? - ¿Doy ejemplo de puntualidad? - ¿Amo, estimo, a cada una de las personas que asisten y oro por ellas? - ¿Me reúno con los que sirven conmigo en el grupo para evaluarlo, para mejorarlos? - ¿Estoy unido con los demás servidores de mi grupo? - ¿Preparo cuidadosamente mis instrucciones y oro para que el Señor ilumine y haga fecunda su Palabra en el corazón de los oyentes? - ¿he caído en el peligro de dejarlo todo al Espíritu Santo o coopero con El, dándole la primicia sobre mi actuación? - ¿Ayudo a mi grupo a crecer en el Señor, sobre todo en la caridad, y lo oriento discretamente en el uso de los diversos dones, naturales y divinos? - ¿Los exhorto a que no se cierren sobre el mismo grupo sino a que se abran a la relación con otros, por medio, sobre todo, de las asambleas? - ¿Me reúno frecuentemente con otros servidores para orar comunitariamente por los grupos? - ¿Pido la orientación conveniente para guiar, cada vez con más acierto, al grupo o pretendo saberlo todo y me contento con lo ya adquirido? -¿Insisto discretamente en mi grupo sobre lo principal? ¿Sé llamar fraternalmente la atención, prevenir errores, modos de actuar raros, llamativos, etc? - ¿Visito, si puedo, a los enfennos del grupo y, si me es posible, ayudo a los hennanos que se encuentran en especial necesidad? - ¿Me preocupa sanamente la pureza de la fe y doctrina católicas? ¿Procuro, discretamente, preparar el terreno al Espíritu para que, dentro de su plan de salvación, vaya derramando sus dones sobre el grupo, en las personas que El quiera, los amplíe, los fortalezca, madure progresivamente?
-

-¿Someto esos dones a un auténtico discernimiento sin prisas ni demoras infundadas? - ¿Enseño al grupo a usarlos debidamente en el orden, en el amor, en la obediencia, en la oración, en la humildad? -¿Pongo el acento en los "frutos del Espíritu" de modo que ocupen el objetivo principal y definitivo de los grupos de oración, a los que se ordenan los mismos carismas?

¿Voy conduciendo al grupo de modo que, bajo la moción del Espíritu, se vaya comprometiendo personal y comunita riamente, sobre todo en la parroquia, conforme a las posibilidades, circunstancias, preparación, deberes de estado, necesidades, etc., con la motivación del Señor, todo su amor y el délos hermanos? 4 a. El servidor frente al desarrollo del grupo de oración: a) Preparación:
-

¿Procuro preparanne, consciente de la importancia del grupo de oración, con una preparación mediata de vida en el Espíritu y con un recurso a la oración, ya desde el comienzo del día en que asistiré a la oración comunitaria? - Si soy el que dirige la oración o tiene la instrucción, ¿procuro intensificar esta preparación y preparar, con paz, pero con seriedad, lo que se me ha encomendado? - ¿Procuro ir creciendo en el conocimiento y la práctica sobre cómo dirigir un grupo de oración o hacerme instrumento más capacitado del Espíritu, para explicar su Palabra? - ¿Me recojo interiormente antes de ir al grupo de oración y venzo los obstáculos o tentaciones que pueden asaltarme para impedir o disminuir el fruto que el Señor quiere suscitar? b) Actuación: - ¿Procuro crear un ambiente externo e interno inmediato? - ¿Procuro, si es posible, ensayar cantos que signifiquen nuevo aprendizaje y preparen el ánimo para la oración? - El canto o los cantos con que se da comienzo a la oración ¿son cantos que invitan al recogimiento, a la entrega a la acción del Señor, a la invocación de su presencia y actuación? - ¿Velo para que nunca se omita una invocación ferviente al Espíritu Santo que debe hacer el responsable de la oración ese día? - ¿Existe en el grupo de oración una alabanza espontánea, sincera, íntima, libre, al Señor Resucitado? - ¿Procuro que esta alabanza no se convierta en algo estereotipado, monótono, falto de calor? ¿Hay una sana creatividad? - ¿Procuro que esta alabanza se enriquezca por las motivaciones y que se varíen los puntos de alabanza? - ¿Procuro, con tacto y discreción, que haya una nutrida participación en ella y no sea una oración acaparada por unos cuantos? ¿Procuro ir animando y educando a la comunidad en la participación en la alabanza? - ¿Los cantos que se introducen en ella, ¿invitan a una densidad mayor de oración? ¿Se eligen conforme a este criterio y no "porque se gustan"? ¿Vigilo el uso discreto de instrumentos musicales, sobre todo, de los de percusión? - En la reunión ¿ayudo a cada uno de los miembros a descubrir mejor a Jesús como el Señor presente y activo en el grupo? - ¿Se nota una manifestación clara y visible del Espíritu Santo, actuando nueva y fuertemente en el grupo y en cada uno de sus miembros? - ¿Hay acogida, delicadeza y amor hacia todos y cada uno? - ¿Se notan en las reuniones y en la vida de los miembros los frutos del Espíritu: fe viva, confianza amorosa en Dios, alegría, paz, humildad, estima mutua, etc.? - ¿Existen y se perciben de manera dinámica los dones y los carismas del Espíritu? - ¿Estoy convencido de que, para la edificación de los hermanos, el Espíritu Santo habla no sólo a través de mí, sino por medio de los otros, cada cual según el don que ha recibido? ¿Tiendo a monopolizar la oración? ¿Estoy convencido que nuestra misión es la de cooperar con los demás en la acción del Espíritu? Como buen servidor, ¿procuro desaparecer para que Cristo se manifieste? - ¿Fomento los pequeños grupos informales de oración (5 ó 6 personas) para ayudarlas a abrirse a la alabanza, para progresaren el crecimiento espiritual del grupo? - Si dirijo el grupo de oración, ¿Procuro dar lugar a la petición, al testimonio, a la profecía, todo dentro de un orden y preparación del ambiente adecuado? - ¿Me dejo "cuestionar" por los demás respecto de mis intervenciones? - ¿Me dejo ayudar a discernir lespecto de los carismas que, quizá, el Señor haya puesto en mí? - ¿Me siento comprometido con los hermanos fuera del grupo de oración? ¿Cómo? ¿Respecto de qué? - ¿Encomiendo diariamente al grupo como tal, a los servidores y a quienes se hallan en situaciones "peculiares", los ayudo de otros modos? - ¿Procuro que los participantes al grupo de oración sean constantes y que la oración en él tenga una irradiación, cada vez más intensa y madura, en el hogar, en la profesión, en el compromiso social y evangelizador? - La oración que hago semanalmente con el grupo, ¿Tiene siempre alguna repercusión práctica en mi vida? ¿La noto? ¿La comparto luego con los hennanos? Como resumen: La reunión de oración semanal, ¿es un pequeíio Pentecostés para el grupo? - ¿Evito que se hagan "liberaciones" dentro de la reunión de oración? ¿Se tiene preparado un pequeño equipo, bien
-

seleccionado e instruido, para este ministerio, en el que esté presente y actúe algún sacerdote? - La oración por curación física e interior, ¿Se hace dentro de un cálido y profundo ambiente de oración, de paz, de unión y procuro que preceda o siga una "conversión interior" de las personas? Si se ora por alguna de ellas en particular, ¿procuro que anteceda el diálogo fraternal con una persona de gran prudencia, para tratar de conocer la causa? Cuando se requiere seguimiento? se busca el modo de darlo eficazmente?

5º El servidor en relación con otros movimientos y con la parroquia. - ¿Cómo son mis relaciones con el párroco y sus colaboradores? ¿Los estimo, aprecio su obra, los amo, y pido por ellos frecuentemente, o me dejo llevar por el chisme, la crítica, etc? - Si hay algo que ante Dios me parece conveniente indicar, ¿lo hago con sana libertad, con objetividad, con serenidad interior, con espíritu fraternal? ¿Obedezco, con obediencia activa, las disposiciones que me tocan como feligrés? Considero al sacerdote representante de Cristo, en sus actuaciones? - ¿Soy lazo de unión respecto a otros movimientos, respetando sus características o creo que la Renovación Carismática es lo único que vale? ¿Pretendo cambiar el ser de los mismos? Si actúo con ellos, ¿aparezco como el que "todo lo sabe", acaparo la conversación, machaco inoportunamente sobre la Renovación Carismática, uso modos que molestan a otros que no pertenecen a la Renovación Carismática; me humillo si es necesario, sin entrar en competencia con ninguno? Pero si actúo en alguno, ¿Procuro ser fermento vivificante tan propio de la Renovación Carismática, que cabe en cualquier movimiento eclesial? - ¿Procuro enteranne de las directrices emanadas de la Jerarquía respecto de la Renovación Carismática, o trato de formar inconscientemente un paraclericalismo tan pernicioso en la Renovación? - ¿Colaboro, sin recargarme ni estar en todas las cosas parroquiales, con las obras de la Parroquia? ¿Tengo especial predilección por la evangelización y voy animando en mi grupo a quienes puedan y sean capases de formarse para colaboraren este hernioso ministerio? - ¿Soy abierto a iniciativas prudentes, pensadas, que se puedan realizar en colaboración con otros movimientos, sin espíritu de competencia? - ¿Soy capaz de aceptar sin tensión interior, las disposiciones que me atañen del Equipo Sede, del Equipo Diocesano, o del Equipo Nacional, o intento formar un conjunto de grupos perfectamente independientes y, por lo mismo, condenados a desviarse aun seriamente?
-

NOTAS
1. Cofr. F. Robert, De Quelques obstalles a la vie du Groupe de priere, Tychique, n. 53,1985,18-19; J. Koller, La renovación de la comunidad parroquial desde el Espíritu de Dios, Koinonía, n. 49, I, 1984, 7-9 D. Rossi, Dr. Gatza, Renewal of Prayer Groups, Leaders and Parishes, 1985 (Cassettes) K. Ranaghan, Balancing the Basic, Newsletter, mars 1983, N. Keliar, New Power, Nesletter october 1984 1-2; Thorp. Caught Up Into God, Newsletter, January, 1985,1-2.

XVI - REVITALIZACION DE LOS GRUPOS DE ORACION

1 - Introducción Ya hemos tratado el tema, de modos diversos, a lo largo de los capítulos sobre los servidores en la Renovación Cristiana en el Espíritu Santo. Ahora, después de haber tocado la revitalización de los grupos de oración, parece oportuno sugerir orientaciones encaminadas a ese mismo fin. Desde luego, el que los grupos de oración den los frutos que manifiestamente quiere el Señor, depende,principalmente, de los servidores:de su toma seria de conciencia de la propia responsabilidad; de su preparación del grupo de oración en un ambiente de fe profunda y ferviente oración; de conocer y de haber asimilado cuáles son los objetivos fundamentales del grupo de oración; qué es lo que, especialmente, configura el grupo de oración tal como suele desarrollarse en la Renovación Carismática; de la unión de mentes y de corazones entre cuantos servidores fonnan el pequeño núcleo que dirige el grupo de oración: de la unión personal de cada uno con quien es la fuente de toda eficacia individual y comunitaria, el Señor por su Espíritu. Todo esto, de algún modo, ha sido indicado anteriormente. Pero no obstante el que pueda haber repeticiones, volvemos sobre tema tan capital que, en gran parte, arrastra el porvenir de la Renovación Cristiana en el Espíritu Santo. Lo hacemos a modo de resumen, dando indicaciones que nos parecen sencillas, pero valiosas, porque se apoyan en la experiencia de no pocas personas que han vivido y viven intensamente bajo la acción del Espíritu Santo y nos han transmitido, con sus enseñanzas orales y escritas, lo que ellas han ido atesorando a lo largo de los años y del ejercicio de un servicio eficiente dentro de los grupos de oración. La afirmación del episcopado norteamericano es clara y apremiante: "En gran parte el buen éxito de la Renovación depende de una dirección infonnada, equilibrada, madura y de sana doctrina, especialmente a nivel local y diocesano. De hecho, la cuestión de los dirigentes es el problema más apremiante que debe afrontar la Renovación".1 Los testimonios en este sentido, son muchos y garantizados por las personas y entidades de las que proceden. No hay por qué volver sobre ellas. Las sugerencias que, modestamente proponemos, van dirigidas a todos los servidores. Cada uno debe sentirse afectado en la medida que le toca. Y todos nos hemos de ver envueltos en esta fuerte revitalización de los grupos de oración. De ellos, de los frutos que produzcan y de las consecuencias que necesariamente se seguirán si se desarrollan con vigor bajo la fuerza del Espíritu, depende la gran obra que el Señor quiere hacer en su Iglesia a través de la Renovación Cristiana en el Espíritu Santo, aunque no sea en modo alguno el único instrumento que el Señor quiere usar. Cada uno responde a un designio de Dios y todos aportan su colaboración en la realización de sus designios. Pero ahora nos fijamos en lo que nos toca más de cerca: La Renovación Cristiana en el Espíritu Santo. Es más que manifiesto este plan grande, maravilloso que Dios desea realizar a través de la RENOVACION: La persuasión viene de muchas partes. Citamos de nuevo el documento anterior de los Obispos norteamericanos. Lo cierran con las siguientes palabras: "...los animamos en sus esfuerzos para renovar la vida de la Iglesia" 2- Sugerencias Tocado este tema en otra parte, lo incluimos aquí porque la revitalización de un grupo de oración no es posible sin la cooperación del mismo. A- los que asisten a los grupos de oración: a) Todos los miembros de los grupos de oración tienen cada uno gran importancia: No se trata solamente de un miembro más que asiste al grupo y se beneficia de él y contribuye con su alabanza a la buena marcha; al crecimiento de sus hermanos. Es también importante porque su entrega total, cada vez más purificada e intensa, se irradia beneficiosamente a los demás. Porque el fervor íntimo de su alabanza será, muchas veces una palabra que el Señor dirigirá al corazón de los demás participantes. Porque el amor, aprecio, interés por sus hermanos de grupo contribuirá, más allá de lo que pueda apreciar, a formar un grupo en el amor del Señor que, en sus circunstancias concretas, trata de reproducir la imagen de las primitivas comunidades (Hech 2,42-47;4,32-33). El misterio del influjo real de los miembros del Cuerpo Místico de Cristo, también aquí tiene lugar. Por eso es fundamental que cada uno sea consciente de la importancia que juega en el grupo de oración con actitud general; con las motivaciones profundas de su asistencia; con su atención, e integración en el grupo; con su participación sencilla, ferviente, desde el "corazón", dirigida por la unción del Espíritu Santo... b) Cada asistente debe darle importancia a las cosas pequeñas que contribuyen a la buena marcha y al fruto del grupo de oración:

No se trata de recargar con recomendaciones minuciosas a las personas asistentes, de modo que lo principal llegara a quedar en un segundo plano. Sino de valorar, debidamente, las cosas que entran también como parte integrante de la buena marcha del fruto del grupo de oración. Tales son, por ejemplo, la puntualidad tanto al comienzo de la oración como el no prolongar demasiado su ida al hogar una vez terminada la misma. El hecho de que estén a tiempo hace que se beneficien de la etapa de preparación y contribuyan a formar un ambiente de acogida, de apertura, de unión y deseo de alabar al Señor con los hermanos. c) Cada uno de los asistentes debe preocuparse por conocer, cada vez más, la finalidad de los grupos de oración, el "ser íntimo" de la Renovación Cristiana en el Espíritu Santo, los aspectos fundamentales del grupo de oración tal como se desarrolla en la Renovación Carismática. Esto es, quizá, lo fundamental. Cuando progresivamente, se van conociendo estos puntos esenciales, va uno penetrándose de la importancia de esta "corriente de gracia" del Señor a su Iglesia; se va aumentando la estima y el amor por ella, va naciendo y acrecentándose el deseo de sacar todo el fruto posible del grupo de oración, semana tras semana; se siente uno más motivado a la asistencia y a la perseverancia en el grupo; se desea participar en la alabanza con más fervor; se anhela hacer partícipes a otros del bien que uno percibe; va suscitándose el deseo de trabajar en la viña del Señor y de comprometerse aun en los trabajos más arduos por sus hermanos. d)La relación de los miembros del grupo no se limita al tiempo de la oración semanal, se extiende a la vida ordinaria de los participantes. Son estas cosas que acontecen frecuentemente en la vida, las que demuestran la unión y el amor que se va construyendo en el grupo de oración como fruto de Espíritu: interesarse discretamente por los acontecimientos agradables y dolorosos que pueden ocurrir en la vida de los hermanos: la enfermedad de alguno, o de un familiar cercano; una necesidad apremiante en que se halla; un acontecimiento familiar; el nacimiento, la boda de alguno de ellos o de algunos de los hijos; el viaje por largo tiempo al exterior; la celebración del cumpleaños... Tomar parte, hacerse solidario, llamar, visitar a la persona, orar por ella, obsequiarla... Son "brasas de amor" que llegan al corazón de la persona y le demuestran con obras que ella, realmente, ha encontrado una nueva familia "espiritual". Indirectamente, se convierten en verdaderos estímulos de amor, alabanza, acción de gracias al Señor que le demuestra su ternura a través del afecto y del servicio de los hermanos. e) Cada miembro del grupo de oración ayuda, dentro de sus posibilidades, y de acuerdo a las orientaciones de los servidores. Unas veces será cooperando económicamente a las necesidades del mismo grupo o de los Equipos que dirigen la Renovación. Otras veces será prestando su servicio en las reuniones ordinarias: ayudando a preparar la capilla, o la habitación donde se reúnen. Otras será en ocasión de acontecimientos especiales: celebración de convivencias, retiros, encuentros, seminarios... Su servicio, aunque aparentemente sea pequeño y oculto, contribuirá al éxito y al fruto espiritual. Nada que sea por el Señor y por los hermanos quedará sin recompensa en el cielo, y nada dejará de aumentar en nosotros el crecimiento "en Cristo". Es una gran bendición el que un grupo de oración cuente con muchos miembros que tengan este espíritu de servicio abnegado. El ideal sería que todos y cada uno estuvieran impregnados de él. Los que por primera vez visitan el grupo de oración o se van integrando en el mismo, encontrarán un gran estímulo para perseverar viendo que la comunidad en la que han entrado está realmente llena del amor y del servicio de Jesús. f) Cada uno de los miembros del grupo de oración trata de formarse, de estudiar y de conocer su fe más profundamente. Desde luego, los asistentes al grupo de oración, a través de las oraciones semanales en que participan, van adquiriendo una cultura, una formación religiosa en la fe no despreciable. Por más que las instrucciones que se imparten deban ser breves, el hecho de que cada semana se les comente o explique algún aspecto de la fe en la palabra de Dios leída o en la instrucción más formal y programada, va aumentando insensiblemente su formación en la fe. Esto contribuirá a tener una vivencia de la misma, puesto que el Espíritu Santo utilizará este medio, entre otros, para darnos la experiencia, aun profunda del Señor. Pero sería sumamente recomendable que cada uno de los miembros del grupo de oración tuviera verdadero deseo de aumentar y solidificar su fe católica, personalmente, por la lectura ordenada de libros, folletos, etc. El aspecto de la instrucción religiosa es algo vital, aun para el crecimiento en la fe. Aunque ésta es un don de Dios en su inicio, en su continuar y en su desarrollarse, la cooperación libre del hombre, como en toda obra de Dios, es no sólo útil, sino necesaria. El miembro del grupo de oración debe darle a esa realidad de nutrir y enriquecer su fe, la importancia que realmente tiene. Sena un error lamentable caer en el "anti-intelectualismo" o desprecio, más o menos velado, de la instrucción religiosa, so pretexto de que el Espíritu Santo nos instruye interiormente. Sería haber comprendido mal el sentido de esta expresión y volverse, ingenuamente, contra las enseñanzas repetidas del Magisterio de la Iglesia, en este punto. Una de las razones del porqué, a veces, nos estancamos en la vida espiritual o vamos creciendo con excesiva lentitud, puede tener, probablemente, aquí su raíz. Hoy en día, se nos hace especialmente imperioso el estudio y formación en nuestra fe católica por el asedio constante, solapado o manifiesto, del gran alud de sectas que se han volcado sobre los católicos, vendiéndoles sus doctrinas en muchos y fundamentales aspectos, opuestas a la católica y atrayéndolos con prácticas llamativas, exóticas, aun fascinantes. El sí de la "decisión fundamental del cristiano" que éste debe dar a su fe de una manera personal total, definitiva, que abarca toda su vida, se extiende también a aquellos medios que vienen a ser ordinariamente indispensables para mantenerla, aumentarla, solidificarla. Y uno de ellos es el estudio, la formación en la propia fe.

G) Cada miembro del grupo de oración debe ser verdadero lazo de unión dentro y fuera del grupo; realizar, cada vez más intensamente, el mandato de Jesucristo: "Amaos los unos a los otros como yo los he amado" (Jn 14, 34-35) "Que todos sean uno como Tú, Padre,..." (Jn 17,30-31). La Renovación Cristiana en el Espíritu Santo es una realidad espiritual muy preciosa para el Señor. Aun dentro de las imperfecciones, y de cuanto se desprende de la debilidad humana que la misma Renovación lamenta y quiere que se purifique, es una "corriente de gracia" fuerte, poderosa, instrumento de santificación y de evangelización. Nada tiene, pues, de extrañar que Satanás procure, con toda astucia, debilitarla, destruirla, y el punto por donde siempre atacará, es por donde encuentre un acceso más fácil para conseguir sus pretensiones. La debilidad suprema del hombre es su tendencia a la desunión por estar íntimamente unida al egoísmo, al centrarse en sí, que llevamos como marca más profunda que dejó el pecado original. Por eso, el miembro de los grupos de oración ha de estar consciente de esta debilidad inherente a su naturaleza caída; de la convivencia que ofrece muchas veces a Satanás para ser tomado como instrumento de sus planes. Cuanto huela a chisme, critica malsana, celos, envidias disensiones...ha de ser evitado cuidadosamente. Un grupo de oración en el que se dan estos defectos y no se tratan seriamente de corregir, no crecerá en el Señor. Y lo amenaza un gran peligro de estancamiento y aun de desaparición. Por el contrario, cada uno de los asistentes a los grupos han de tener como meta querida y objetivo para ser conseguido y acrecentado, ser un verdadero lazo de unión entre todos. La vida del grupo le presentará continuas ocasiones de trabajar por este ideal digno de los mayores sacrificios. Y esta actitud de unificación, de ser "obrador de la paz y de la unión" le será fácil irradiarla en su propia familia y en las situaciones diversas de su estado de vida. H) Cada miembro de la Renovación Cristiana en el Espíritu Santo debe cultivar intensamente su amor a la Iglesia Católica y sentirse íntimamente unido a sus pastores en sus planes pastorales, en el amor y la obediencia. La Renovación Carismática Católica, sabemos, nació dentro de la Iglesia su finalidad es ser para la Iglesia: para contribuir a su renovación espiritual y a la evangelización. Como un autor, de gran autoridad en ella, afirma es "la misma Iglesia en su movimiento"; la Iglesia renovándose a sí misma también a través de esta corriente de gracia. Por eso, un signo de autenticidad de la Renovación Carismática, de su crecimiento y maduración es sentirse cada vez más unida a la Iglesia y a sus pastores. Cada miembro debe ser consciente de esta realidad; consciente asimismo, de que cuanto la entibie en el amor y obediencia contribuye también a debilitarla y hacer menos eficaz su obra. Y no debe ser obstáculo alguno el que no por todos los sacerdotes sea admitida benévolamente y, a veces, la vean rechazada por algunos. Si los que pertenecen a la Renovación creen con sinceridad que no son causa de ello, pueden estar tranquilos, aunque esto no impide el que pongan los medios aportunos para aclarar o defender con espíritu cristiano lo que aman, en obediencia, amor y oración. Dios puede pemiitir su purificación por modos que nos resultan incomprensibles. Se cumple aquí, quizá sin falta de nadie, la profecía de Jesucristo: seréis perseguidos por mi nombre. Sin hacer ostentación de mártires, sí deben tener una actitud verdaderamente cristiana de perdón, de evitar las ocultas revanchas: No trabajar en la parroquia, rehusar tomar responsabilidades... También aquí, puede repetirse el misterio pascual del Señor: la vida que nace de la muerte. I) Cada miembro debe tener unas sanas y cristianas relaciones con sus servidores. No puede hacerse la ilusión de encontrarse ante personas perfectas. El trato frecuente con ellos, les irá descubriendo faltas y debilidades que ignoraban y creían no existir. Nada de esto deberá enturbiar las relaciones fraternales ni la sana confianza. Incluso se encontrará con que, más de una vez, será la persona ofendida por alguno de ello. Entonces debe estar listo y pedir la gracia de Dios para perdonar. Lo más importante de todo es la actitud, convertida en realidad, de que cada uno de los miembros de los grupos de oración debe orar constantemente por sus servidores. Necesitan de la fuerza de su intercesión para poder realizar su misión delicada, comprometida respecto de ellos. Ningún servicio mejor les pueden prestar que éste. De aquí nacerá el deseo de ayudarlos, cuando se Ies solicite, de animarlos, sobre todo en los momentos difíciles, y de poner lo mejor de sí a su disposición para mejorar su servicio en el grupo de oración que también es suyo. El deseo de la unidad en la Iglesia no debe conducir a suprimir la diversidad; pero la diversidad, a su vez, no debe nunca conducir a la escisión. La fuerza fundamental del amor promueve la diversidad, al mismo tiempo eleva a los fieles hacia la unidad. El amor contempla con profundo respeto el múltiple obrar del Espíritu Santo, estando siempre dispuesto a integrarse totalmente en el conjunto de la Iglesia. 3-El puesto de la Eucaristía y de adoración en los grupos de oración y en su revitalización. A) La Eucaristía. El Papa Juan Pablo II nos ha dicho: "estad enraizados en la vida sacramental de la Iglesia, lo cual significa: estar enraizados en vuestro bautismo sacramental, en vuestra confirmación y en la Eucaristía. Esta es la piedra de toque: enraizados en la Eucaristía. La Eucaristía se hace en la Iglesia y la Iglesia se hace en la Eucaristía. En cada sacramento hay una conversión en dependencia de una reconversión de la Eucaristía. (...) Esto es la Eucaristía: Jesús que nos invita a su mesa y Jesús que nos dice: "Si no coméis mi Cuerpo y no bebéis mi sangre no tendréis vida en vosotros". En la realidad sacramental que hay detrás de estas palabras, está el misterio de la Eucaristía. Aquí es donde se debe alimentar la Iglesia y donde hay que sentirla; la Renovación Carismática será fuerte o débil según la

importancia que conceda a la Eucaristía. Este es el testo del futuro: si redescubrimos en profundidad el significado sacramental de la Eucaristía.(El énfasis es nuestro). Pero si no vamos al corazón de la Iglesia, si nos perdemos este encuentro, que, al menos a de ser cada domingo, y esto es el mínimo, de no ser posible hacerlo cada día por las muchas ocupaciones (...), sino recibimos la Eucaristía nos quedamos anémicos, no tendremos vida plena. Ahí está la prioridad, lo cual no excluye que leamos la Biblia en otras circunstancias, pero ésta es la prioridad: El Señor me habla hoy a mí con esta parte de la Eucaristía, y después de ésto, entro en el misterio de Jesús que me dice: Deseo alimentarte yo personalmente. Ardientemente he deseado celebrar esta fiesta de Pascua contigo. Y no tiene importancia qué sintamos. Los sentimientos no son el criterio de la realidad (...). El Señor está allí y su luz me penetra. Lo mismo que el enfermo va al hospital a recibir radiaciones y no siente nada, pero la realidad está ahí: es la palabra del Señor en el misterio de su encamación". 3 Esta larga cita nos dispensa de todo comentario para aplicarla también a los grupos de oración. Una cosa es verdaderamente importante: que los grupos de oración tengan conciencia de la importancia de Eucaristía para su desarrollo normal y crecimiento espiritual en Jesús, por el Espíritu Santo. A la hora de realizarlo en la práctica, las circunstancias y posibilidades vanan no poco: Contando con el párroco, importa atenerse a sus directivas; es este aspecto en el que él juega un papel principal. Por lo demás, hay grupos que tienen la costumbre de terminar su reunión de oración con una Eucaristía; otros, por su parte, han escogido vivir una misa festiva una vez por mes. Otros, reservan la celebración eucarística para la reunión que, por participar en ella varios grupos, suele designarse con el término de "asamblea". Nos consta el hecho de que los grupos en los que la Eucaristía, según las posibilidades enumeradas, tiene un puesto de primacía, han constatado aumento de participacntes en sus reuniones, y una revitalización, si llegaron a decaer. El hecho de que subrayemos la Eucaristía como prioridad de la vida cristiana y, por lo tanto, también y especialmente de los grupos de oración, no quiere indicar que sea celebrada cada vez que se reúnen para orar. Esto no es posible sino en ocasiones. Cada mes sería un discreto lapso y se ha de procurar insistir, con tacto y caridad cristiana, ante los sacerdotes que se encuentren disponibles. La Eucaristía, con sus virtualidades de "hacer" la Iglesia, de construirla y mantenerla en la unidad es, de hecho, un extrordinario unifícador del grupo de oración. La Eucaristía es el más elaborado "cemento" espiritual de la unidad del grupo, en donde el "mal espiritual" lucha por introducirse para sembrar la desunión y destruir la obra del Espíritu. Por otra parte, los efectos personales: unión del alma con Cristo, transfonnación progresiva en su imagen, alimento para caminar con fortaleza tras sus huellas, hacen crecer al alma en Jesús, actuada por la fuerza del Espíritu. Una gracia especial del Señor es irnos iluminando cada vez más poderosamente sobre esta realidad increíble.y una misión del Espíritu en nosotros es movemos a desear vivamente recibir con frecuencia y aun diariamente, en nuestra vida personal la Eucaristía. Si la Eucaristía es una manifiesta prioridad de los grupos de oración, que los "edifica", "une" y "fortalece" en el Señor, también los grupos de oración, si en ellos se deja actuar la fuerza del Espíritu Santo, conducen, impulsan fuertemente a recibirla. Y un criterio de que van creciendo los grupos como tal y las personas que los frecuentan es que sienten profundamente la necesidad de unirse a Cristo en el sacramento de su Amor por todos y por cada uno, personal, privilegiadamente. B-La adoración al Santísimo Sacramento Cuanto digamos sobre la adoración, tanto referido a su puesto en los grupos de oración como a sus revitalización, entiéndase en el doble aspecto que puede presentar: La adoración privada y, sobre todo, comunitaria fuera de los grupos; la adoración en el mismo grupo de oración, introducida discretamentae después de la alabanza y la Palabra de Dios, en una prolongación de tiempo que no ha de sobrepasar los 10 minutos. a) La vocación a la santificación personal y al trabajo apostólico de todo grupo de oración carismático se vive de manera privilegiada en la adoración al Santísimo Sacramento. Tiene su fuente en la Eucaristía celebrada regular o mensualmente en el grupo de oración. Responde a una llamada del Señor, a una invitación que hoy se hace más apremiante; responde a los deseos de la Iglesia y tradición; a la Escritura divina en la que Jesús mismo nos dice que el Padre busca adoradores "en espíritu y en verdad" (Jn. 4, 23), y "derrama torrentes de agua viva (Jn. 7-37-38) Vivida comunitariamente en el seno del grupo de oración, aparece como el punto culminante; es un tiempo privilegiado. Sacramento de la presencia real de Cristo, verdadero Dios y verdadero hombre, la adoración eucarística nos centra en Dios, por su Espíritu, a fin de que, por este mismo Espíritu, podamos a nuestra vez, llevar los frutos que brotan del Corazón traspasado de Jesús. b) La adoración, a la que aquí nos referimos entra dentro de la legislación de la Iglesia de la que el Nuevo Derecho canónico habla en los cánones 934-943. c) Una oración de alabanza bajo la acción del Espíritu, prepara el interior de la persona. El silencio de la adoración parece imponerse para que la gracia de Dios descienda a lo más profundo del corazón abierto, disponible, atento en el amor. El silencio de adoración puede ser profundizado por cantos de adoración, si se cantan desde lo más profundo del ser. Las oraciones espontáneas no se excluyen pero no parece que deban ocupar lugar destacado, aunque sean de adoración. Si el grupo es muy nuevo en la adoración, se puede prodigar algo más. Pero nunca sustituir al silencio que ha de ser lo que predomine.

d) En la adoración a Cristo presente realmente en el sacramento, el ser de la persona es captado todo entero por el Amor misericordioso de Dios. Y en él se encuentra personalmente con Jesús. En la adoración participa todo el hombre: el cuerpo por una actitud de respeto y de proestemación; la memoria y la imaginación porque se centran y descansan en Jesús presentes; el entendimiento porque sus consideraciones se limitan a la grandeza, santidad, compasión, ofrecimiento, amor de Jesús hacia los hombres, hacia mí concretamente. De la voluntad brota, bajo la acción del Espíritu, el deseo profundo de ofrecerse y entregarse a Aquél que está allí en actitud perenne de ofrecimiento y entrega al Padre por la humanidad; la afectividad, porque también ella, en su realidad más íntima y profunda, se dilata en arrepentimiento, admiración, amor hacia Jesús sacramentado. e) Hay un aspecto muy particular de la adoración que conviene subrayar: La proximidad de Dios a la comunidad permite que ella sea como "tomada" por El. Entonces se puede realizar en fe la expresión ya conocida de que "Dios me mira y yo lo miro" y en ese mirarlo, lo reconozco como mi Señor y mi Dios. Se trata de un intercambio íntimo personal, en una actitud de profunda humildad y abandono, de despojo de sí, donde el Espíritu actúa callada, pero intensamente. En esta proximidad de Dios y actitud interior de la persona, ésta tiene dos experiencias bienechoras: la experiencia de su pequeñez, de su debilidad, de su pecado, de su pobreza espiritual y por otra parte, la experiencia de la grandeza de Dios, de su Corazón desbordante de amor, de su compasión y ternura que se derrama sobre el alma humillada, pero confiada en su Dios. Parece saludable y provechoso, para que se vaya paulatinamente produciendo este encuentro íntimo, introducir un canto bien seleccionado de adoración o, si el grupo es nuevo en este campo, dar una breve motivación. f) Ya han ido apareciendo los frutos que esta manera de oración, y de adoración al Santísimo, va produciendo en las personas que adoran al Señor en la Eucaristía. Pero indicamos otros que son notorios, al menos, a largo plazo; Uno de ellos, verdaderamente precioso, es el aumento de las virtudes teologales: fe, esperanza y caridad, en parte, precisamente, porque son actos que anteceden -o deben anteceder- a toda adoración: el acto de fe, el deseo de Dios, el amor con que se acerca el alma a adorar. La adoración "centra" todo el grupo, la comunidad entera en Cristo presente y amante, con su Corazón traspasado, ofreciéndose continuamente al Padre por todos y cada uno. Podemos aducir aquí lo que San Ignacio de Loyola expresa sobre el amor con que padece el Señor en su Pasión: "Y todo esto, por mí" (EE 197). La adoración permite descender a la intimidad de nosotros mismos e irnos conociendo en la verdad para poder acudir más humildes y confiados al Señor, sin desalientos, con la conciencia de ser escuchados y sanados. La adoración hace brotar los frutos del Espíritu (Gal. 5,22), porque es el mismo Espíritu quien está trabajando intensa y eficazmente en nosotros. La adoración nos pemiite interiorizar la Palabra de Dios, hacerla más personal y concreta, como dirigida a mí por el Señor. La adoración abre el alma al diálogo confiado y amoroso con Dios y nos iluminará, más de una vez, para tomar, una "decisión concreta" e ir orientando nuestra vida más y más profundamente hacia el Señor. La adoración es una acción privilegiada de curación interior porque el Espíritu Santo nos toca en el centro de nuestra persona abierta, en el amor, a su gracia y a su poder. La adoración, como por virtud especial, suscita en nosotros el deseo de la oración personal, indispensable para el desarrollo de la vida espiritual. Otra gracia peculiar de la adoración: ella se convierte para el adorante en una iluminación para ir entendiendo la dimensión eclesial del Cuerpo de Cristo y para fortalecemos en el trabajo apostólico y en los quehaceres de nuestra vida cotidiana (2Cor 3, 18). La adoración, por su misma naturaleza es esencialmente apostólica.4 g) Hemos hablado del puesto de la adoración. Añadimos una reflexión sobre su capacidad para revitalizar un grupo de oración débil o decaído: las personas del grupo van cayendo en la cuenta de su situación personal y comunitaria en el grupo. Se va produciendo paulatinamente, en el encuentro con el Señor, una iluminación respecto de la propia realidad y de las causas. Si se perdura en la adoración, el Espíritu Santo irá suscitando el deseo de "convertirse", de vivir la gracia del grupo de oración auténtica e intensamente. Esta adoración ante el Santísimo Sacramento, puede hacerse en otro tiempo distinto de la reunión de oración. Si hay oportunidad, puede tenerse, en un tiempo discreto, después de la oración de alabanza y de la lectura de la Palabra de Dios como indicamos.5

NOTAS
1. 2. 3. 4. 5Declaración pastoral sobre la Renovación Carismática de los Obispos norteamericanos, marzo 1984, Koinonía, n. 54, jul.-agos., 1984, 9, no.34. Declaración citada, 9, no.39. Card. L.-J. Suenens, Enraizados en el corazón de la Iglesia, Koinonía, n.48, jul-ag., 1984,7. A. de Bascjuiat, L'Adoratíón, II est Vivant, n.67, nov.-dic., 1989, 15-17. "El Espíritu Santo prometido por Jesús antes de subir al cielo, procede del Padre y del hijo. Su acción en los corazones consiste en orientarlos hacia la presencia que los habita. No debe, pues admirar que todos los que han hecho esta experiencia de la Efusión del Espíritu, de un nuevo encuentro con Jesús. Este encuentro se hace, evidentemente por la oración y por la frecuentación de la Palabra. Pero también por los Sacramentos, entre los cuales la Eucaristía ocupa el primer lugar. Esta es la razón de por qué numerosos grupos de oración han hecho costumbre celebrar, de tiempo en tiempo, la Eucaristía y algunos de ellos proponen una adoración al Santísimo Sacramento, en cada reunión. Esta adoración integrada en una tarde de oración "carismática" produce muchos frutos. En primer lugar, ella pone a cada participante frente a su Salvador realmente presente en el pan consagrado, y favorece también una profundización de la fe eucarística y un descubrimiento de la misericordia divina. A través del silencio de la adoración se afina el oído espiritual y las palabras recibidas durante la asamblea pueden penetrar más profundamente en el corazón y permanencer allí. En fin, en esta adoración es donde se suscita el deseo de la oración personal, indispensable a la maduración de las gracias de la Efusión del Espíritu. A este nivel, es importante señalar que la responsabilidad pastoral de cada grupo es también el velar por el desarrollo de la oración personal de los miembros. Este aviso está, casi siempre, asegurado. Son muchas las personas que pueden testimoniar sobre ello".

XVII- EVALUACION DE LOS GRUPOS DE ORACION 1-Importancia.
a) Descubre las deficiencias, fallas, errores, omisiones, etc. como paso previo necesario a corregirse. b) Es, en muchos casos, el único medio de dar con la causa del mal: del estancamiento, del lento crecimiento, aun del retroceso del grupo. Lo es también de detectar la raíz de los poblemas comunitarios, personales no pocas veces, en que puede estar envuelto el grupo. c) Descubre los aciertos, el adelanto, el crecimiento; los medios eficaces para tenerlos en cuenta, incrementarlos y perfeccionarlos, etc. Descubre los aspectos que, aunque estén bien fundamentalmente, es preciso apuntalar, fortalecer, etc. d)Descubre los valores de las personas, sus cualidades, sus carismas... Es, por lo tanto, un precioso colaborador para orientar, formar, situar a las personas allí donde su actuación va a ser más provechosa. Es uno de los modos cómo se manifiesta la voluntad de Dios y su elección concreta. e) Unifica a los servidores entre sí y a éstos con su grupo: Porque todos se interesan por todos, por ayudarlos a mejorar en su servicio para el Señor y los hermanos. Porque se solidarizan con todos en su actuación. La acción total es el resultado de las acciones de todos. Ven la actuación del hermano como una colaboración a la misma obra del Señor y un elemento de ayuda a lo que él hace. Porque todos tienen la misma motivación: corregir las deficiencias, mejorar la preparación y la actuación para una mayor eficacia en el trabajo del Reino. Porque la evaluación ha de comenzar por la oración, ha de proseguir en ambiente fraternal de unión con el Señor y con los demás y ha de terminar con la alabanza y la acción de gracias. Porque en la evaluación hay una presencia especial del Espíritu que unifica en Cristo, como una tarea fundamental que le es propia. f) Da gozo, aun en medio de los sufrimientos que pueda causar: porque se percibe que es la obra del Señor y en ella colaboramos y tratamos de darle lo mejor de nosotros. Porque, muchas veces, se tiene la certeza de una actuación fuerte del Señor en la que nos ha usado como instrumentos. Porque vemos el progreso de los que trabajan unidos. g) Es un gran estímulo para la oración y medio de crecimiento espiritual: Porque se palpa la necesidad del recurso a Dios comunitaria y personalmente. Porque se forma el hábito de realizar la exhortación del Señor (Jn. 15,5ss.). Porque nos exponemos a la acción del Espíritu y porque, en sentir de los maestros espirituales, la acción apostólica en Cristo, siempre fue un medio de santificación. h) Perfecciona humanamente: Se cae en cuenta de la necesidad de prepararse: de estar en continua formación. Se ofrece la oportunidad de aprovecharse de lo bueno de los demás. Introduce y perfecciona el discernimiento: La evaluación supone que ha sido precedida, de algún modo, por la planificación necesaria para ir alcanzando progresivamente metas determinadas y este aspecto perfecciona a la persona porque la hace creativa. 2. Por qué no se evalúa. a) Por pereza: Es costoso; supone empleo de tiempo; renuncia a cosas más placenteras, etc. b) Por malas experiencias: No pocos se han sentido heridos en ellas. No se ha tenido en cuenta lo positivo. Se han fijado exlusiva o preferentemente en lo negativo de su actuación. Quizás ha habido parcialización por parte del que dirige y se han tenido sólo en cuenta ciertas opiniones. c) Por temor: A que aparezcan las deficiencias del grupo o las propias. A que la imagen que se habían formado de su actuación quede empañada. A quedar en inferioridad ante otros. á) Por ineficacia: No han dado resultado, no se ha visto el provecho. Quizá no hubo quien dirigiera la evaluación con acierto. Quizá se orientó mal: se detuvo en cosas secundarias; hubo constantes digresiones; acaparamiento de la palabra por parte de unos pocos. e) Por ignorancia: Quizá no se sabe qué es evaluar; cuál es su objeto fundamental; qué se pretende con ella. Quizá no se sabe cómo debe comenzar, proseguir, tenninar. Quizá se ignora lo más fundamental del cómo.

f) Por error: Quizá se piensa que, siendo una obra principalmente del Espíritu, no tiene lugar la evaluación. Se evalúa nuestra actitud, nuestra labor en ella. Toda obra del Señor se realiza por El principalmente, y por el hombre como colaborador. 3. Qué se evalúa. Tratándose ahora de evaluar un elemento concreto, los grupos de oración, a ellos se limita el proceso. Se trata de ver, para actuar posteriormente, la marcha del grupo. Pero no se limita sólo al proceso material dinámico; éste es el objetivo inmediato que ha de conducir a ver si el grupo, realmente, va consiguiendo y hasta qué punto, la finalidad del grupo de oración de la Renovación Carismática. Esto requiere conocer bien, haber asimilado el fin o fines primordiales de los grupos de oración. Siempre, en este campo, quedará en lo oculto la acción misteriosa y profunda del Espíritu en la vida personal de los miembros, solamente perceptible a través de los frutos. Pero aquí se trata del grupo en cuenta tal. Y, ciertamente, hay signos manifiestos que pueden conducir a un juicio muy 1 cercano a la realidad objetiva. Por otra parte, en los grupos de oración se sigue un proceso flexible y hay un equipo de servidores que dirige la reunión de oración. Todo este conjunto es el que debe ser sometido a evaluación. En definitiva, los resultados que hay que buscar siempre serán la realización de la voluntad de Dios; esto implica la necesidad de la conversión personal y comunitaria. Sintetizando los puntos que se han de tocar, si no en todas las evaluaciones, al menos sucesivamente, proponemos los siguientes, como inicadores: a) El grupo como ral. Una visión generalizada; es decir una especie de panorámica general que se concretará después. Una visión más pormenorizada, en la cual se pueden recorrerlos diversos elementos que, flexiblemente, conforman el grupo de oración: - El ambiente exterior y el ambiente interior. - La oración de alabanza: La sana espontaneidad; la facilidad o deficultad en abrirse a ella. Los síntomas de crecimiento en este aspecto; las alabanzas demasiado largas. El acaparamiento por algunas personas, servidores, miembros del grupo. El tono de la voz: (No es natural; no se oye bien; tono "emocionalista", etc). La "intimidad" o amor que se manifiesta en la alabanza. - El canto: Los cantos se introducen a tiempo y el grupo se adhiere, responden a la situación de la oración y al ambiente interior del grupo. Son excesivos, escasos. Se cantan, no solo como algo hernioso sino, sobre todo, como una expresión viva del corazón en alabanza, etc. (Proponemos estos elementos como puntos de orientación; pero se puede aplicar, con las variaciones precisas, a los demás elementos. No se requiere que en cada evaluación se recorran todas esas u otras sugerencias parecidas). b) La actuación de los servidores. Se pueden seguir diversos métodos: - Recorer los ministerios que se ejercitan en un grupo de oración: preparación del grupo durante la semana. Oración de los servidores. Asignación de responsabilidades y su preparación individual; dirección; canto; instrucción; solución de dificultades; velar por el buen uso de los carismas. etc. - Recorrer la actuación de cada uno de los servidores: Lo positivo, sobre todo y también negativo; lo que se puede mejorar; lo que se omitió, a lo que se le dio excesiva o poca importancia; nueva meta, quizá, en un campo: v. gr. testimonios que edifiquen; más discernidos; mejor dados; con más brevedad; con menos detalles; con mayor dignidad; etc. (Esto se puede trasladar a otros campos, sobre todo al más importante de todos: la alabanza). c) Otros puntos concretos importantes: - Dificultades que surgieron y solución que se les dió o se les debe dar, si no se hubiera hecho. - Tratar con toda discreción y reserva sobre alguna o algunas personas que crean dificultades, que no guardan la actitud de respeto conveniente, etc. - Siempre será un punto especialmente delicado e importante el saber guiar debidamente al grupo en la apertura a los carismas y, de un modo especial, a su buen uso. El compromiso progresivo apostólico del grupo, según su etapa; las situaciones concretas de las personas, su preparación, etc., y si realmente, se cumplen. - El trabajo insertado en la Parroquia, las relaciones con el párroco, con los sacerdotes y la actitud de colaboración, de respeto, de contar con él y estar, en la medida de lo posible, a su disposición; la oración por ellos, etc. La inserción en la pastoral parroquial. - Cuando el equipo necesita ayuda debe pedirla al Equipo Sede a través de los coordinadores de zona o, directamente, si pareciere conveniente.

-La programación de actividades extragrupales: convivencias; días de retiro; oración especial por causas particulares. - La actuación de los servidores fuera del grupo de oración de modo que realmente se tenga como centro de los objetivos "crecer en el amor y el servicio", y se vaya formando, paulatinamente, una comunidad de verdaderos hennanos en Cristo. - Importancia especial ha de darse a tratar y a comunicarlo en el grupo, si hay hermanos enfermos y la oración por ellos, etc. - Cuando el grupo se ha estancado o disminuido de modo que le sea difícil sobrevivir, se verá la conveniencia de buscar diligentemente, con el asesoramiento del Equipo Sede, la solución a esta situación. 4. Quién evalúa: Todo el grupo de servidores como tal. Cada uno de ellos, en su tarea respectiva de un modo especial, pero ayudando en las demás. Habrá ocasiones en las que será muy conveniente pedir el juicio o invitar a la evaluación a personas discretas, de experiencia, de conocimiento, aunque no pertenezcan al Equipo, ni aun al grupo de oración. El Equipo de servidores ha de tener muy en cuenta invitar al párroco o a alguno de los sacerdotes que asisten al grupo a la evaluación. Es conveniente apreciar el juicio, sobre todo del párroco, pero deben setirse libres para dar cada uno su opinión, con humildad, sinceridad y disponibilidad para oir el juicio de los demás. Aunque debe haber un coordinador de la evaluación, en modo alguno ha de considerarse en puesto privilegiado para defender, y menos para hacer triunfar, su punto de vista. Al contrario, a él le toca, más que hablar, dirigir, moderar, animar, dar paz, velar por la unidad. Es muy conveniente poner por escrito cuanto se vaya diciendo no sólo para que conste, sino para recordarlo y ver si se cumple lo que se determinó. 5. Cómo se evalúa: A- Actitudes. a) En espíritu de oración: Es muy recomendable tener antes una reunión de oración de discreta duración. En ella se pedirá la asistencia del Espíritu para realizar la evaluación con amor, con paz, con orden, en verdadera fraternidad. Se terminará con una intensa acción de gracias al Señor, todo el proceso de la evaluación transcurrirá en ambiente de oración. Si durante él surgiere una discusión agria, acalorada; si hubiere un estancamiento por defender tercamente posiciones encontradas, se aconseja detener la evaluación y dedicar algún tiempo a orar para sosegar los ánimos y restablecer el ambiente interior y exterior de hermandad y de receptividad. b) En espíritu de fraternidad: Cada uno se siente hennano en Cristo de los demás y desea compartir con ellos lo mejor de sí. No teme verse "cuestionado" ni rehusa que su actuación sea sometida al juicio de los demás. Cualquier calificación que recibiere, cualquier indicación que se le haga es aceptada en espíritu de amor y de agradecimiento. Sabe que desean alentarlo en lo bueno, corregirlo en lo desacertado, mejorar su aportación. Pero esta hermosa actitud no suprime el dolor que pueda experimentar ni las reacciones espontáneas que se darán en él ante la crítica, por más constructiva y fraternal que sea. Cada uno se toma gran interés por cuanto los demás vayan aportando y sus luces iluminarán las propias; rectificarán sus juicios y los confirmarán sanamente. Es uno más entre todos y está seguro de que contribuye poderosamente a la mayor eficacia del trabajo en el grupo de oración. Aprecia sinceramente a los demás: su espíritu, sus dones sus cualidades humanas, su buen juicio, su intención, sus luces... Todo lo recibe con receptividad discreta, sin dejar de ver lo defectuoso; pero sin prejuicios ni discriminaciones. Contribuye con su actitud de acogida, de colaboración a que también los demás se sientan bien y aporten lo mejor de sí en una obra común de colaborar en la misión del Señor. c)En paz interior: Es una actitud, sin la cual, muchas de las obras perderían en eficacia. Es un fruto del Espíritu y se debe pedir como algo verdaderamente necesario para trabajar en equipo por el Señor. En espíritu de paz quiere decir, entre otras cosas, estar sin tensión interior, no precisamente sin preocupaciones. Estar sosegado de modo que uno sea dueño de sus afectos, de sus intervenciones, de su callar y de su hablar, de sus decisiones, etc. No se trata, precisamente, de frialdad emocional, de indiferencia ni siquiera de no experimentar reacciones, aun fuertes, ante expresiones, actuaciones,juicios, comportamientos desacertados de otros. Sentirlo no implica imperfección. Dejar que el juicio o la voluntad sean gobernados por estos sentimientos es otra cosa. La paz interior, por más que sea fruto del Espíritu hay que pedirla insistentemente y cuidarla. Se requiere trabajarla, crear disposiciones que favorezcan el don. La oración previa, el rechazo de recuerdos, de heridas sufridas en las lecciones, el perdón generoso que se da, la aceptación de los demás "como son"; fomentar interiormente la visión positiva de ellos y de sus actuaciones contribuirá mucho a construirla paz interior. La paz interior es un regalo de Dios, fruto de su acción. No se trata tanto de la paz, mera situación psicológia, sino como dijimos, la paz fruto del Espíritu. En este sentido, la paz implica reconciliación con Dios, con los demás, consigo mismo. Es esa indescriptible tranquilidad interior, esa unificación del propio ser en Cristo, esa percepción gozosa que une al alma con Dios. En cierto modo, y siguiendo el pensamiento de San Pablo, viene a ser el compendio de los bienes salvíficos traídos por Cristo con su encarnación y llevados a la plenitud con su muerte y resurrección.

Un espíritu lleno de paz interior es un precioso regalo a un equipo que evalúa. Irradia la paz que posee y en los momentos más necesarios se convierte en un valioso elemento restaurador de paz en el grupo. d) En el orden: Tan necesario, quizá, como el anterior. Sin orden se derrocha el tiempo: no se avanza; se originan discusiones; se introducen temas ajenos a la evaluación; aun se degenera, sin dificultad, en la crítica destructiva. Orden no quiere decir rigorismo, agenda inflexible; modo de proceder drástico, esclavitud al tiempo, etc. Pero sí es preciso orden en la agenda propuesta; orden en las intervenciones; orden en el tiempo de comenzar y terminar; orden en dar la importancia que requiere cada tema; orden en no prolongar innecesariamente un punto o, al contrario, en tratarlo con precipitación, etc. De especial importancia es el orden en las actuaciones; actuar cuando me toque, no antes si después, respetar la palabra de los demás, no interrumpirlos, no callarme por timidez y por considerar mi juicio sin importancia o, al contrario, acaparar la palabra, intervenir en todo y siempre, combatir el juicio de los demás, etc. Es obligación del que modera o coordina la evaluación mantener, con suavidad y fortaleza el orden, No todos valen para ello; por eso no se ha de poner a moderar a una persona de la que consta no valer para el caso o que no ofrece prudentes garantías. Si ya se ha hecho la experiencia y no ha resultado, no debe insistirse en que coordine de nuevo la evaluación. e) En sana libertad: La sana libertad supone la superación de los juicios pesimistas sobre uno mismo y los excesivamente benévolos y sin fundamento respecto de sí. Es más frecuente encontrarse con personas que tienen un juicio desvalorizado sobre ellos que optimistas. Sana libertad excluye por igual la timidez y la osadía. Quiere decir expresar el juicio propio sobre un hecho, o personal acontecimiento como lo veo ante Dios y ante mí, después de haberlo considerado y orado. La sana libertad está en guardia contra el sentimiento de que el propio juicio no aporta nada, de que no merece la pena tenerlo en cuenta... Se trata de una desvalorización propia que debe ser curada. Está en vela, igualmente, frente a los demás: al temor de no ser tenida en cuenta su aportación; de ser preferidos los juicios de otros; de decir o exprearse indebidamente, de ser contradicho en su opinión, etc. La sana libertad da su juicio y no se preocupa de más; solamente tiene en cuenta aquello en que pueda corregirse, mejorarse, perfeccionarse, etc. Un criterio de discernimiento de que se procede con sana libertad suele ser el gozo interno que se experimenta al sentirse colaborador, según sus cualidades y dones, en la obra del Señor y percibir la edificación en el amor y el servicio que se va creando en el grupo de oración. f) En actitud de perdón, de reconciliación, de sanación interior: Perdón poque más de una vez habrá que pedirlo y aceptarlo. No se trata de hacerlo por cada cosa minúscula que acontezca, sino cuando, realmente un buen juicio y una sana sensibilidad espiritual, lo pidan. De reconciliación, porque va intimamente unida al perdón pedido o aceptado, las cosas vuelven a ser como antes, mejor, cuando de veras dos personas se reconcilian, suele crearse un lazo más íntimo de amor, de aprecio, de servicio... Lo que en principio tendió a desunir se convierte, por gracia de Dios, en fuente de amor fraternal. De sanación interior orando entre sí cuando se ha causado una herida que debe ser curada. La humildad, la sinceridad en orar unos por otros Dios la bendice largamente. B. Modo concreto de proceder: Suele haber una dinámica propia de estas evaluaciones. Sin que sea necesario darle un carácter de rigurosa determinación, sí es provechoso tener una pauta orientadora. Determinar bien el objetivo: Se trata de evaluar el grupo de oración que se tuvo el día X. Conviene especificar el orden: Evaluamos primero el grupo, cómo se desarrolló; la actuación de los servidores; otros aspectos importantes (que es provechoso indicar). a) Si no hay un moderador que, habitualmente, coordina la evaluación, nómbrese alguno del que conste ser persona con dotes para conducirlo adecuadamente. Su misión no se reduce, ni es la principal, en la palabra. Debe ser un discreto animador para que todos cooperen; discreto moderador de los que tienden a acaparar las intervenciones; discreto guardador del orden. Persona capaz de ver cuándo se ha tratado un tema convenientemente sin prolongarlo excesivamente y viceversa. Capaz de resumir en el momento oportuno, proponer claramente las sugerencias; llevar con sosiego las votaciones si hubiera que recurrir a ellas, etc. No por ser una persona responsable del grupo de servidores, ha de considerarse que le pertenece de derecho el coordinar. c) Supuesto que se van presentando las materias o puntos concretos para evaluarlos, es preciso que en el grupo de servidores: - Hablen todos, que no haya abstenciones por timidez, desinterés, etc. Hablen en poco tiempo: sin prisas, pero sin demorarse más délo conveniente. - Hablen después de haber pensado. - Hablen después de haber orado. d) Una vez que se considere suficientemente tratado un punto, se ha de pasar al otro.

Si hubiera que tomar una determinación, puede hacerse o bien espontáneamente o bien por voto secreto, según la importancia y la reserva del caso. 6- Cuándo se evalúa. A- Tiempo: a) Se ofrecen varias opciones: - Inmediatamente después del grupo de oración. - Varios días después. - En un tiempo especial, elegido de antemano; vg. en una reunión de oración que se tuviera entre los servidores del grupo para orar especialmente entre ellos. - Otras oportunidades favorables. B- Frecuencia: a) No hay norma concreta. Se sugieren algunas orientaciones: Cada 15 días. Puesto que es muy conveniente no dilatar demasiado el tiempo de una a otra evaluación. Perderían mucho en eficacia; cada mes, etc. Una advertencia que se ha de tener presente y reflexionar sobre ella: el abandono práctico de la evaluación coloca al grupo en un peligro inminente de estancamiento o de irse enfriando gradualmente de modo que se venga a caer en la tibieza comunitaria, en la rutina, etc. O que el grupo se convierta en una reunión social, en un encuentro de personas que se arreglan bien, etc. y que, prácticamente, el Señor esté ausente del grupo, ahora mal llamado de oración. No obstante la gran utilidad de la evaluación de la marcha de los grupos de oración, no puede quedar reducida a un modelo estereotipado ni excesivamente repetido. Supuesto que se hace en ambiente de oración y bajo la acción del Espíritu, hay que dejarle un lugar a su intervención que puede sobrepasar lo que se había planificado. Pero el Espíritu es siempre de orden, de annonía, de unión, de discreción y de amor. Actuar, por lo tanto, dentro y con esas características nos ayudará a discernir lo que nace de nuestros deseos inconscientes y aun de la sutil influencia del maligno o de la verdadera actividad del Espíritu. 7- Indicaciones Prácticas para Evaluar los Grupos de Oración. 1 º Adesión al grupo de oración: - ¿Por qué vienes al grupo de oración? - ¿Vienes regularmente? - ¿Qué encuentras en el grupo de oración? - ¿Qué buscas en el? - ¿Qué aportas a el? 2º- Mi vida en el Espíritu: - ¿Dónde estoy desde que voy al grupo de oración? - ¿Cuál es mi conformidad a la conducta dentro del grupo? - ¿Cómo me conduzco fuera del grupo? Son algunas indicaciones orientadoras, a modo de inspiración, pero caben otras que los servidores pueden elaborar para que la evaluación del grupo sea sincera, eficaz, en amor y prudencia.

XVIII- LOS PROBLEMAS ENTRE RESPONSABLES.
Cuando dos o tres trabajan juntos en el nombre de Jesús, llegarán a experimentar, tarde o temprano, dificultades en entenderse. Seguimos de cerca el artículo verdaderamente iluminador de J. C. Blather. (Tychique, n. 77, janvier, 1989, 20-28). En él precisa los principios que pueden guiar las relaciones para que ellas se construyan en la unidad. Hemos procurado resumir fielmente su pensamiento; a veces lo citaremos textualmente; otras, añadiremos nuestras propias reflexiones. Introducción Manifiestamente, existe hoy una fuerte tendencia a la dirección pluralista, aunque deba darse una cabeza responsable. Igualmente, se ha descubierto el gran beneficio que aporta el hecho de repartir responsabilidades e ir entrenando, progresivamente, a las personas para que vayan asumiéndolas paulatinamente bajo una prudente y discreta orientación. Pero, asimismo, se ha descubierto que no tardan en surgir conflictos y dificultades que, en cierto modo, parecen un hecho constante e inevitable. Los conflictos de personalidad, los malentendidos, aun los chismes... se dan entre las personas que se reúnen y sirven en el nombre del Señor. Esto ciertamente es válido para los responsables y para otros que no lo son. "Esto no debe sorprendemos. La epístola a los Gálatas (5, 20-21) dice claramente que la discordia, la envidia, la ambición, las disensiones, las escisiones y todo lo demás, forman parte de esta naturaleza humana caída que tanto es la de los responsables pastorales como de otros. Siendo esto así, los problemas que surgirán a su tiempo, son inevitables. Pero al mismo tiempo, sabemos que el Espíritu Santo que mora en nosotros, actúa continuamente para instaurar buenas relaciones entre los hennanos y hermanas en Cristo. El fruto del Espíritu es la paz". Sin embargo, es preciso trabajar con El, si realmente se desea que la paz y la unidad reine o se restablezca y llegue a ser una realidad tangible (Ef. 4, 1-3). Por más que ambas sean dones del Espíritu, a los servidores, a todos los que los anhelan, les corresponde acogerlos, conservarlos, acrecentarlos, vivir de ellos. , "Esto es primordial entre los responsables cristianos: Tener buenas relaciones no es simplemente una opción agradable para ellos; es su deber ante Dios (Mt. 5, 23-24) y ante su pueblo". Agrádenos o no, los responsables somos ejemplos para aquéllos de los que estamos encargados. Por lo general, nos agradaría que nuestras ovejas nos imitaran cuando actuamos bien, y que no notaran nada cuando obramos mal. Pero esto no es así. Cada una de nuestras palabras, cada una de nuestras acciones tiene valor de ejemplo. Y la experiencia enseña que las ovejas del Señor se hallan mucho más inclinadas a seguir a sus pastores en el terreno de la discordia y de los conflictos que en el terreno de la paz y de la unidad". La unidad del cuerpo de Cristo depende sobre todo de la unidad manifestada por los responsables. Su división es la que ordinariamente, origina las escisiones. Cuando en los grupos de oración están unidos los responsables, las divisiones entre los miembros prácticamente no se dan, son una realidad desconocida. 1- Enfrentar pronto los problemas. Hemos de ser honestos, leales con nosotros mismos y con los demás: hemos de admitir que, más de una vez, se producen efectivamente dificultades en nuestro grupo; entre los servidores. No podemos engañarnos, diciéndonos que siempre todo marcha bien. Por más doloroso que nos resulte esta comprobación, tendremos que admitir errores, fricciones, interrelaciones no correctas y poco cristianas. Sena un error lamentable que siendo conscientes de esta realidad, tratáramos de ocultarla, de aumentarla, de disminuirla, de darle largas, de no afrontarla, cuando reviste cierta importancia. ¿Por qué tendemos a dejar que corra y rehusamos hacerle frente discreta, prudentemente, a su debido tiempo, en espíritu evangélico de caridad y fortaleza? Frecuentemente, porque somos perezosos: Sabemos que esto nos hará sufrir, correremos el riesgo de quedar mal ante personas concretas y preferimos ignorar el problema. A veces razonamos pensando que no debemos perder tiempo en algo que no resulta agradable. Resolver problemas, sobre todo cuando se han enquistado, supone emplear mucho tiempo, normalmente en etapas sucesivas. El responsable del grupo se dice que, por su ministerio, dispone de poco para la misión que debe realizar ahora en este problema y defiende su tiempo para consagrarlo al trabajo que él considera "necesario". Así, quien viene a pagar las consecuencias es el problema y las personas implicadas en él. Otras veces somos parte interesada. Afrontar, entonces, un problema, implicaría atacarnos. Solemos ser especialmente débiles con nosotros y, en consecuencia, retardamos el enfrentamiento lo más que podemos. Todas estas razones y maniobras dilatorias resultan ineficaces. Es como una herida que no se atiende a tiempo: se agrava. Se puede disimular, pero ella ahí está y la infección aumenta y se hace hasta peligrosa. Remediarla después se vuelve más difícil y exigirá un tiempo más largo para sanar. Esto es lo que ocurre con los problemas aludidos cuando se dilata imprudentemente afrontarlos a tiempo. "La comparación empleada, tan poco atractiva, nos hace comprender perfectamente que debemos prestar toda nuestra atención a los problemas que surgen, si no queremos que se produzcan complicaciones más graves como consecuencia. Podremos disimularlos o ignorarlos, pero debemos enfrentarlos pronto o tarde. Cuando más retardemos este momento, la solución se hará más completa y dolorosa".

2.-

Algunos principios positivos. Son realmente importantes. Y hemos de tenerlos en cuenta, por ellos hemos de comenzar cuando tengamos que abordar un "problema de persona" Someternos a Jesús. Ese -debe ser- el árbitro al que nos sometemos. Las diferencias entre nuestras relaciones personales han de obeceder a la enseñanza y al ejemplo de Jesús. No se trata de glorificamos a nosotros sino de glorificar a Dios. No se trata de nuestro friunfo, sino del triunfo del Señor. Existen también unas reglas humanas psicológicas de trato, de diálogo, de enfrentar los asuntos y dificultades que debemos conocer y saber aplicar.

Poner la unidad por encima de todo. Recordemos la ferviente oración de Jesús (Jn. c.17) sobre la unidad. Nada menos que la ensalza como signo de Su presencia y de Su poder. No se predice ni se quiere obtener una "paz a todo precio", como sería, por ejemplo, orillar los problemas verdaderamente importantes y establecer una paz totalmente superficial. El hecho de que busquemos sometemos sinceramente al Espíritu nos sumergerá más en Dios y nos llevará a trabajar en profundidad por la unidad. 4. Tomar medidas. a) Estar resueltos a ir hasta el final. No pocas veces, la calidad de ciertos problemas exigirá de nosotros tiempo y energía. En estos casos es necesario determinarse a dar ese precio. Mantener la paz y la unidad es una obligación, sobre todo para los que están al frente de un grupo de oración o tienen alguna responsabilidad en los equipos. Hay dificultades pequeñas que, con cierto grado de discreción, se resuelven fácilmente. No nos van a robar un tiempo precioso. Hay cosas, aspectos en los grupos de oración, en las relaciones interpersonales, que no se deben ni descuidar, ni diferir, ni resolver ligeramente. Entre estos, la alteración de la paz y de la unidad son realidades fundamentales que no caen dentro de lo opcional. Cuando se quebrantan, es indispensable repararlas, restablecerlas. b) Comunicarse, dialogar. "Los responsables pastorales saben que la mayor parte de las dificultades entre las personas, provienen de la ruptura de la comunicación. Esto es válido también para los responsables. Es necesario que ya desde el comienzo tomemos la resolución de mantener una comunicación perfecta entre las partes, aun cuando sea preciso, para evitar un mal entendido, comunicarse más allá de lo nonnal. Y, a la inversa, no pennitamos, sobre todo por alusiones, insinuaciones y otras fonnas de manipulación, que la buena comunicación se perturbe". c) Reconozcamos, en primer lugar, nuestra propia responsabilidad. Más de una vez, ya lo dijimos, nos encontraremos implicados personalmente en el problema o la dificultad. Entonces, corremos el peligro de tratar de excusarnos de un modo sistemático que dañará aún más la paz y la unidad y no se abordará resueltamente el problema. Hemos de evitar esta táctica de excusarnos, técnica de defensa que toma diversas fonnas: - Cargar toda la culpa o la principal sobre los demás. - He actuado como podía; no me quedaba otra solución. - El lo hubiera hecho peor. - Cualquiera se equivoca; no hay por qué darle tanta importancia. Esta manera de actuar es ineficaz y, frecuentemente muy perjudicial. Aun en la hipótesis de que sea el otro quien tiene la culpa mayor, pedir perdón adelantándose permite arreglar el problema mucho más rápidamente. d) Pedir la ayuda de otros sí es necesario. Cuando uno se halla implicado en un problema, no es fácil tener una idea lo suficientemente clara de cómo resolverlo. Todavía se hace más difícil cuando uno está envuelto afectivamente en él. La afectividad bloquea la razón y se convierte en un verdadero obstáculo en la marcha de la solución. En este caso es una gran medida de prudencia y de humildad acudir a una persona digna de confianza e imparcial, Pero el orgullo, el deseo de triunfar sobre el otro, nos frena. Cuando se trata de problemas en los grupos de oración o entre servidores que escapan a la posibilidad del responsable o a su competencia, es necesario acudir a los equipos puestos para orientar, ayudar, y aun tomar decisiones concretas sobre un caso o persona. Es muy aconsejable tener una lista de los problemas más frecuentes, examinar sus causas y los remedios para ser aplicados. Esto ahora lo referimos especialmente a los que se dan entre responsables. 5- El Arrepentimiento. a) El pecado, la causa mayor. Nadie se extrañará de esta afirmación. Es una causa mayor délas dificultades relaciónales. Entre las diversas categorías de pecados, hay dos que inciden de un modo particular en ellas: El pecado por la lengua: Santiago en su carta es claro, enérgico y condenatorio (Sant. 3,4-6).

3.

Ciertamente son terribles. "Ved cómo un fuego pequeño puede incendiar todo un bosque. Ved qué terribles destrozos puede causar en un grupito de personas la insignificante llama de una "causticidad", de una calumnia, de una murmuración, de un secreto descubierto. Es impresionante ver cuántas relaciones se han roto por una palabra de cólera, de una fuera de propósito. Cuanto más aprendemos a dominar nuestra lengua, tanto más nos libramos de disgustos a nosotros y a los demás". La ambición, el orgullo, la obstinación, la envidia, el espíritu de rivalidad son otras tantas causas principales generadoras de problemas. Nos hallamos, pues, ante personas que no han puesto a Jesús en primer lugar y a sus objetivos los han desplazado. El remedio es el arrepentimiento. Pero no resulta fácil: Es preciso identificar el pecado y aquí es donde nos duele. La corrección en los grupos encuentra dificultades, a pesar de que la doctrina es clara. Sería aconsejable estudiar este punto y ver la manera de llevarlo a la práctica. Si se hace con discreción, reconocer los pecados de que adolece la asamblea, no producirá una crisis. La experiencia lo confirma. La "transparencia mutua en el amor" es una parte integrante y realmente importante para la buena marcha de las relaciones interpersonales, que no causará mal alguno y sí un gran beneficio, sobre todo en los momentos difíciles. b) Algunas orientaciones para afrontar los problemas provocados. Identificar el "verdadero origen" del problema. - Reconocer sinceramente la realidad, admitirla. - Pedir perdón, no tanto para aquietar la conciencia, cuanto para volver a poner a Jesús en el lugar que de derecho le corresponde como Señor; para satisfacer a la persona o grupo de oración maltratado. Tomar la resolución de no persistir en la actitud o comportamiento que ha provocado el problema. - Si es necesario, la debida reparación. Esto es especialmente importante cuando se trata de palabras fuera de lugar. La palabra es muy poderosa para el bien y para el mal. Por eso hemos de cuidar mucho su buen uso y remediar oportunamente el mal que hubiera causado, también por el perdón y reparación. 6- Explicaciones claras y precisas. a) Maneras diversas de realizar un trabajo. Muchos trabajos, sin duda alguna, pueden realizarse de modos diversos, pero no todos son igualmente eficaces, accesibles, convenientes. Los problemas pueden surgir de la manera diferente de verlos. La eficacia, a nivel humano, se halla no pocas veces, en una ejecución concreta aunque pudiera haberse realizado de otro modo. Por eso es necesario determinar bien, lo mejor que se pueda, la manera de ejecutarlo, sin coartar la sana creatividad de quienes intervengan. Más de una vez será preciso sacrificar ésta en aras de un modo que no debe ser variado. Es sorprendente la dificultad que, a veces, se constata en captar bien las instrucciones precisas que se requieren dar. Las interpretaciones razonables son muchas, pero hay que decidirse por una de ellas. El responsable, con la capacidad de oir y de enriquecerse de las aportaciones de los colaboradores, elegirá la que concretamente parezca la más apta. Es preciso descender a detalles que facilitan, aclaran el proceso. De no hacerse, e no definirse los detalles (cómo, cuándo, con qué medios...) se correrá el riesgo de reprocharse mutuamente y de inculparse para descargarse de culpa. En estos tipos de casos, la comunicación, el diálogo, la aportación de otros es esencial para evitar errores y obstáculos imprevistos y hacer más eficaz el trabajo. b) Los fracasos. "A veces,a pesar de una excelente comprensión mutua y de la mejor voluntad, un trabajo fracasa. Desde luego, la perfección no es de este mundo. Cuando esto ocurre, debemos considerar que el error se ha cometido de buena fe, más que imaginar que la persona a quien se le encomendó, ha tenido la intención deliberada de arruinar nuestros planes y de hacemos daño. Si se trata efectivamente de un error involuntario, lo mejor es "pasar la esponja" y estudiar cuidadosamente los medios de evitar en adelante este género de escollos". 7- Examinarlo todo regularmente. a) Los grupos cristianos, organismos vivos: el origen principal de los problemas. Esto quiere decir que están sujetos a transformaciones, por más que permanezca lo esencial. "Muchos malentendidos y dificultades se originan por problemas estructurales", esto es, relativo a nuestra manera de tomar decisiones o de utilizar las competencias de nuestros colaboradores. El origen del problema no está en las personas sino en los métodos. Un ejemplo corriente es una repartición inadecuada de responsabilidades y de recursos. Los grupos cristianos son organismos vivos y, por lo tanto, en constante transformación. Nuevas necesidades surgen cada día. Algunas requieren solución inmediata. Nos es preciso, frecuentemente, improvisar; ponemos "sobre la mesa" lo que se halla cerca, permitiéndonos examinar la situación y poner a punto, en lo posible, una solución a plazo más largo. Entendamos que esto lo hacemos pocas veces y que pronto caemos en la cuenta de que alguno de nuestros colaboradores no está de acuerdo con lo que no debía ser sino proyectos provisionales". b) Examinar las tareas. "La solución consiste en entregarse de una manera regular a examinarlas tareas que cada uno debe efectuar y los recursos de que dispone para ello. Si caes en la cuenta de que un colaborador se encuentra desbordado, quizá lo más conveniente sea

descargarlo de responsabilidades, o aumentar sus recursos (en tiempo, personal o dinero), o, al menos, tomar en consideración los límites que lo restringen". c) Cómo tomamos las decisiones. "Otro problema interesante para ser estudiado es la manera como tomamos decisiones. Muchos grupos funcionan según el esquema: proposición-reacción. Alguien sugiere un método de acción, otro hace una contraproposición, y la discusión se limita rápidamente a un debate de la solución A, contra la solución B, sin que nadie sueñe en preguntarse si no existe igualmente una solución C o D o E, también válida. Se debe estar abierto a un amplio abanico de soluciones, no limitarse a uno o dos". 8- Dar con el verdadero problema. Causas insignificantes. Como en la vida civil, doméstica, política... También en los grupos y entre servidores una causa insignificante puede provocar conflictos grandes, aun desmesurados. Los hombres no sólo nos regimos, frecuentemente, por la "ley del péndulo": nos inclinamos a los extremos, sino también tendemos a hacer una montaña de un grano de arena. Es preciso, por lo tanto, que nos interroguemos, de tiempo en tiempo, con sinceridad: Esto, ¿es verdaderamente importante? ¿O le doy una importancia desmedida? ¿Dónde reside realmente el verdadero problema en este caso preciso? Si procedemos así, en espíritu de sinceridad, desprendimiento de nosotros y de "oración confiada al Señor", encontraremos, más de una vez, que en una discordia insignificante se halla el síntoma de una tensión oculta más seria; de un conflicto, por ejemplo, de poder, de dominio, de prevalencia... De aquí la gran importancia de discernir dónde se encuentra el verdadero problema y, por tanto, de lidiar precisamente con él. 9- Lo mejor- lo peor: lo bueno - lo malo. Resulta sorprendente el tiempo que perdemos, a veces, discutiendo sobre el modo mejor de hacer algo insignificante. En la vida doméstica se tienen disputas agrias e interminables sobre cosas tan ligeras como lavar los platos, colocar la vajilla, hasta enrollar un tubo de pasta de dientes. Ciertamente no será fácil, ni muchas veces posible, dar una respuesta enteramente buena o mala sobre un asunto, problema, dificultad. Es perjudicial y desorientador enfocar la cuestión desde esta perspectiva de lo mejor o lo peor. Las circusntancias concretas, la realidad en que se encuentran envuelta la persona, las consecuencias previsibles podrán orientar la mejor manera o, al menos, la que ofrece una razonable garantía. Este es el criterio que conviene elegir, no el de que esto "a priori" es lo mejor. Por consiguiente, una pregunta básica sería, ¿Confonne a qué criterios debemos tomar una decisión en estas circunstancias particulares? Si realmente acertamos y respondemos a esta pregunta, aun sacrificando nuestras preferencias personales, podremos avitar la mayor parte de las discusiones, de los enfrentamientos desagradables, los distanciamientos afectivos, las consecuencias negativas para nosotros, nuestros colaboradores... 10- Los conflictos de personalidad. a) Una constatación. Es la siguiente: Más de una vez caeremos en la cuenta de que sujetos de buena voluntad, deseosos de prestar un verdadero servicio a sus hermanos, con la mejor disposición de relacionarse nonnalmente, cristianamente, con los demás, encuentran dificultades en entenderse bien con alguno o algunos. Hemos de ser reales y admitir sinceramente esta posibilidad. Ello no nos oprimirá, ni quitará el entusiasmo; será más bien una liberación el hecho de que admitimos esta posibilidad humana. "Si no somos capaces ni tenemos deseo de reconocer un conflicto de personalidad en cuanto tal, procuraremos encontrar pretextos al problema real. A veces me pregunto cuántas cuestiones de "principios" y aun de "disputas doctrinales" no son conflictos disfrazados de personalidad. Creámoslo o no, es perfectamente posible que dos individuos admitan el que no todo marcha de "lo mejor" entre ellos en el plan personal y, consecuentemente, en el trabajar juntos, en armonía, al servicio del Señor. Yo he tenido esta experienia hace algunos años". Es importante el que se pueda dar un diálogo sincero y fraternal para detectar la "situación", ver lo "objetivo", tratar realmente de remediarla y no permitir que el problema interfiera en el trabajo común, en el servicio que ambos prestan al Señor en los demás. b) Exigencia de esfuerzos. Esto, obviamente, exige esfuerzos de ambas partes. Esfuerzos que el Señor bendecirá y que llevarán a resolver el problema, aunque, ordinariamente, marchen de un modo progresivo. "Si por una razón u otra esto no es posible por el momento, a menos podemos comenzar por modificar nuestras actitudes y trabajar por ser más tolerantes. He aquí una técnica provechosa: orar por la otra persona. Pedir a Dios que la bendiga abundantemente. Te admirarás de ver cómo cambiará tu propio corazón" (Ef. 6, 12) (El énfasis es nuestro). "Siempre que nos encontramos con problemas de relación en el seno de nuestro grupo de responsables, deberíamos recordar quién se halla detrás de todas las luchas y enemistades. Satanás se regocija cuando los cristianos están divididos, especialmente los responsables. Sobre todo, cuando nos encontramos frente a tales problemas, mantengámonos finnes contra el maligno, firmes en la gracia de Dios".

(Las citas tomadas al pie de la letra del artículo de J. C. Blattner, mencionado más arriba, corresponden a las páginas 20,21,22,24,25,26,27,28. Añadimos algunas orientaciones que pueden ser útiles a la hora de actuar. Desde luego, como presupuesto necesario, cuando se quiere obrar según Dios y empler nuestrs facultades con la mayor eficacia, es necesario, antes que nada, recurrir a la oración, tanto personal como comunitaria. La acción del Espíritu Santo está siempre dispuesta, pero requiere nuestra libre cooperación que ahora se manifiesta en la súplica, en la reflexión a su luz... La prudencia humana es algo muy fundamental al actuar en los problemas de interrelación: el modo, el tiempo, el tener en cuenta la psicología de la persona, la actitud interior respecto de ella, etc. Juegan un papel capital, aunque pudieran parecer espectos secundarios. Saber juntar suavidad y fortaleza, comprensión y objetividad, amor y seriedad, búsqueda del bien de la persona y desprendimiento de sí mismo, no resulta fácil en la práctica. Por eso, se requiere la reflexión, la purificación las motivaciones, la guía del Señor por su Espíritu, el recurso a personas de probada experiencia. Indudablemente, no siempre acertaremos a actuar, nos sentiremos acobardados a veces ante los problemas; nos dominará en ocasiones la pereza o la precipitación... Pero los errores, los éxitos, la reflexión posterior, el cambio de opnio- nes sobre el actuar, la luz del Señor, la ferviente oración, irán dándonos un recto sentido, una experiencia enriquecida, una sensibilización divina y humana que contribuirán poderosamente a solucionar los problemas, a restablecer y consolidar la paz y la unidad. Una cosa hemos de evitar: centrarnos en los problemas de tal modo que los hagamos el núcleo fundamental de nuestras relaciones. No los desconocemos, procuramos prever para que no sucedan; cuando se dan, los enfrentamos, pero no estamos agobiados por ellos, aunque conlleven sufrimientos. El centro es Jesús, su vida en nosotros, la acción del Espíritu, el servicio y amor de nuestros hermanos, el crecimiento del Reino de Dios, su Iglesia.

Distribución y Venta: COMUNIDAD DE LA VISITACIÓN Y DE LA EUCARISTÍA Calle Bohechio No. 25, Ens. Bella Vista. Tel. 533-5628 - Fax (809) 534-7657 Aptado. Postal 25051 Santo Domingo, Rep. Dominicana.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful