P. 1
Prescripcion de Ejercicio Para La Espalda (Wendell Llemohn)

Prescripcion de Ejercicio Para La Espalda (Wendell Llemohn)

|Views: 961|Likes:
Published by Patricio Campos

More info:

Published by: Patricio Campos on Jun 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/08/2015

pdf

text

original

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA
WENDELL LIEMOHN, PH. D.
Department of Exercise Science University of Tennessee Knoxville, Tennessee

EDITORIAL PAIDOTRIBO

http://booksmedicos.blogspot.com

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos. © 2001 by The McGraw-Hill Companies, Inc. Título original: Exercise prescription and the back Revisión técnica: Dr. Jordi Permanyer Traducción: Pedro González del Campo Román Diseño cubierta: David Carretero © 2005, Wendell Liemohn Editorial Paidotribo Polígono Les Guixeres C/ de la Energía, 19-21 08915 Badalona (España) Tel.: 93 323 33 11– Fax: 93 453 50 33 E-mail: paidotribo@paidotribo.com http://www.paidotribo.com

Primera edición: ISBN: 84-8019-854-0 Fotocomposición: Editor Service, S.L. Diagonal, 299 – 08013 Barcelona Impreso en España por Sagrafic

http://booksmedicos.blogspot.com

Desearía dedicar este libro a mi amada esposa Meredith, quien muchas veces tuvo que hacer las cosas sola para que yo tuviera el tiempo necesario y realizara este proyecto.

http://booksmedicos.blogspot.com

http://booksmedicos.blogspot.com

..................................blogspot...183 Bruce E...com .................... Miller PARTE III PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO 6/ Protocolos para el ejercicio (y diagnóstico) ... Young 4/ Preparación física aeróbica y función de la región lumbar............... Zuhosky / Jeffrey L...167 Julie M...........................37 Wendell Liemohn / Gina Pariser PARTE II EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO 3/ Examen físico funcional para las lesiones de la región lumbar de los deportistas............IX PARTE I FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA 1/ Anatomía y biomecánica del tronco .............. Hicks 9/ Historia y principios de la terapia acuática ...VII Prefacio........... grado de movilidad y función de la región lumbar.......137 Wendell Liemohn / Laura Horvath Gagnon 7/ Las técnicas de Feldenkrais y Alexander.... Fritz / Gregory E....................99 Wendell Liemohn / Marisa A.................................157 Jeanne Nelson 8/ Protocolos de ejercicios para la lumbalgia ..... Becker V http://booksmedicos.3 Wendell Liemohn 2/ Flexibilidad............67 Joseph P.............89 Wendell Liemohn / Gina Pariser / Julie Bowden 5/ Incidencia de lumbalgias en los deportes....................ÍNDICE Colaboradores.........

.. Graves / John M........com .... Becker 11/ Consideraciones para el desarrollo de la fuerza de los músculos extensores de la espalda .......................197 Bruce E............blogspot.......10/ Terapia con ejercicios acuáticos......215 James E.............241 VI http://booksmedicos......229 Wendell Liemohn / Laura Horvath Gagnon Índice alfabético......... Mayer 12/ Eficacia del ejercicio terapéutico en la rehabilitación de la región lumbar ...

D. 5. Medical Director St. 2. Tennessee Capítulos 1. Tennessee Capítulos 6. Washington Capítulos 9. D. Student Department of Exercise Science (and Physical Therapist. P. P. D. T.com ... Ph.blogspot. BECKER. HICKS.COLABORADORES BRUCE E. Pennsylvania Capítulo 8 WENDELL LIEMOHN. New York Capítulo 11 GREGORY E.. P. Assistant Professor Department of Physical Therapy University of Pittsburgh Pittsburgh. T. C. D. FACSM Professor of Exercise Science Associate Dean for Graduate Studies & Research School of Education Syracuse University Syracuse. 10 JULIE BOWDEN. T. Ph. Career Staff Unlimited Nolensville. 12 JAMES E. Ph. Luke’s Rehabilitation Institute Spokane. 12 VII http://booksmedicos. T. T. D. P.. A. A. Tennessee Sports Medicine Group) University of Tennessee Knoxville. Tennessee Capítulo 4 JULIE M. T. FRITZ. FACSM Department of Exercise Science University of Tennessee Knoxville.. C. Pennsylvania Capítulo 8 LAURA HORVATH GAGNON. Department of Physical Therapy University of Pittsburgh Pittsburgh. Ph. M. 4. GRAVES. 6.

YOUNG. P. FACSM Program Director. Department of Physical Medicine and Rehabilitation Hospital for Special Surgery New York.VIII PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA JOHN M. Spine and Sport San Diego. Department of Physical Therapy Louisiana State University Medical School New Orleans. T. Tennessee Capítulo 5 JEANNE NELSON. Exercise Science University of Tennessee Knoxville. D. D.. C. Director of Research U. M. Chattanooga Chattanooga. D. New York Capítulo 3 JOSEPH P. Tennessee Capítulo 7 Attending Physiatrist Miller Orthopedic Clinic Clinical Instructor Department of Physical Medicine & Rehabilitation Carolinas Medical Center Charlotte. Ph. P. Ph.blogspot. A. S. Department of Physical Therapy University of Tennessee Medical Center Adjunct Instructor. GINA PARISER.. S. M.. M. MILLER. North Carolina Capítulo 3 http://booksmedicos. Ph. MAYER. M.. ZUHOSKY. 4 JEFFREY L.. Assistant Professor Entry-Level Graduate Athletic Training Program The University of Tennessee. D. A. C.. D. T. California Capítulo 11 MARISSA A. D.com . Louisiana Capítulos 2. T.

para los capítulos posteriores. sin duda alguna. El primer capítulo de esta sección (cap. entrenamiento deportivo y ciencia del ejercicio. Como la flexibilidad es un elemento importante en la prevención de lesiones y para la terapia con ejercicio.blogspot. más lesiones de espalda en los hombres. la lumbalgia constituye un problema crítico en el deporte. el segundo capítulo de esta sección se dedica a dicho tema. también podría utilizarse como una referencia por los autores arriba mencionados y también por médicos. Además de abordar factores relacionados específicamente con el funcionamiento de la columna vertebral. Incluye un capítulo sobre la anatomía y biomecánica del tronco cuya finalidad es que el lector cuente con unos fundamentos básicos. Le sigue un capítulo que estudia distintos deportes y los tipos de sobrecargas y fuerzas propias de cada uno que pueden causar lumbalgia. La lumbalgia es una afección que no parece estar relacionada con el sexo en lo que se refiere a la susceptibilidad. La parte II del libro se titula «Epidemiología y Diagnóstico». tres médicos (todos los especialistas en fisioterapia y cuatro doctores (uno es un ATC y otro es un D. puesto que. para quienes viven del deporte. se trate de deportistas recreativos o de profesionales muy preparados. Los colaboradores incluyen a cinco fisioterapeutas (dos son también ATC y tres son licenciados).C. aunque la incidencia de la lumbalgia en deportes como el tenis y la natación sea comparable en ambos sexos. la gimnasia deportiva provoca más lesiones lumbares en las mujeres (debiéndose esta disparidad en parte a la edad) y el fútbol americano produce. la lumbalgia suele darse en distintos niveles de habilidad. IX http://booksmedicos. Por su base de investigación.). La parte I del libro se titula «Forma y función musculoesqueléticas de la espalda». basados en una síntesis de la investigación más reciente. Este libro podría usarse como un texto auxiliar en cursos de fisioterapia.PREFACIO Además de ser un problema importante en medicina. El capítulo 4 se dedica al papel de la preparación física aeróbica y la columna vertebral.com . 3) ha sido escrito por dos médicos y en él presentan técnicas para la exploración de personas con lumbalgia. este capítulo también pasa revista a aspectos genéricos de la flexibilidad como los programas para mejorar el grado de movilidad.

S. quiero dar las gracias a Charissa Baker.X PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA La parte III del libro se titula «Prescripción de ejercicio». redactor médico. El último capítulo aborda los estudios sobre la eficacia de los ensayos clínicamente controlados sobre regímenes de ejercicio. Aunque citados en las leyendas de las figuras. El primer capítulo de esta sección (cap. doy gracias por haber sufrido un problema discal agudo. Por último. se exponen las técnicas de Feldenkrais y Alexander. sino que insistió en demostrarme que su arte podía mejorar muchas de las ilustraciones que yo había planeado utilizar. En el siguiente capítulo. Al supervisor de la edición Nicky Panton. Quisiera agradecer a Tinah Utsman las fotografías y a mis antiguos estudiantes que posaron para ellas. mientras que el segundo se centra en los ejercicios acuáticos en sí. profesora ayudante y coordinadora de ciencias de las bibliotecas de la Universidad de Tennessee.blogspot. el primero se adentra en la historia y la hidrodinámica. quien me inspiró el interés por la región lumbar hace muchos años. y asesor de doctorado en la Universidad de Iowa. corregir las pruebas de imprenta de la mayoría de los capítulos y ofrecerme consejos muy útiles. A Steve Zollo. mi M. le sigue una exposición sobre los programas popularizados por McKenzie y el San Francisco Spine Institute (a saber. 6) aborda los protocolos de ejercicio empezando con el que propuso Williams en la década de 1930.com . también estoy muy agradecido a la Lady Vol Media Relations Office y la Vol Sports Information Office. http://booksmedicos. También querría manifestar mi agradecimiento a los redactores de McGraw-Hill. no sólo supervisó las figuras que debían incluirse. Con la boca pequeña. ya que esta experiencia me permitió apreciar mejor los matices de la lumbalgia y aprender a combatirla. jefe de ilustración. Los capítulos 9 y 10 se dedican a la terapia acuática. Tengo una deuda especial con Flora Shrode. con quien ha sido extraordinario trabajar y cuyo apoyo ha sido excepcional y estimulante en esta labor desde que McGraw-Hill adquirió el contrato que yo había firmado con otra editorial. y el Football Time de Tennessee. RECONOCIMIENTOS Me gustaría dar las gracias a Gene Asprey. El capítulo 11 ofrece lo último en investigación sobre el desarrollo de la fuerza de la espalda. porque se tomó con calma los muchos cambios tardíos que sin duda supusieron un reto mayor de lo normal. estabilización lumbar). El capítulo 8 ofrece los protocolos de ejercicio para personas con patologías lumbares. por ofrecerse voluntaria.

com .PARTE I FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA http://booksmedicos.blogspot.

blogspot.com .http://booksmedicos.

12 Ligamentos de la columna vertebral. 4 Arquitectura de la columna. 23 Presión intraabdominal. 26 Protección del tronco. 4 Curvaturas de la columna. 6 Vértebras. 14 Estudio de las consideraciones fisiológicas. 5 Cifosis. 14 Interacción de las consideraciones mecánicas y fisiológicas. 8 Núcleo pulposo. 10 Articulaciones interapofisarias. 5 Lordosis. 32 3 http://booksmedicos. 11 ESTRUCTURAS DE SOPORTE MUSCULOLIGAMENTARIAS. 14 Otras particularidades de los músculos abdominales.CAPÍTULO 1 ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO Wendell Liemohn INTRODUCCIÓN. 8 Anillo fibroso. 9 Adaptaciones funcionales de los discos. 32 BIBLIOGRAFÍA. 6 Discos intervertebrales.blogspot. 13 Consideraciones para la prescripción de ejercicios de flexión del tronco. 12 Músculos y tejido conjuntivo relacionado.com . 16 Fascia y musculatura dorsales. 13 Estudio de las consideraciones mecánicas. 25 Fascia toracolumbar. 21 Respuesta de flexión-relajación. 8 Carillas vertebrales. 6 Escoliosis. 30 Columna neutra/protección abdominal/estabilización del tronco. 25 Nuevas investigaciones sobre el levantamiento de peso. 32 RESUMEN. 20 Consideraciones mecánicas del levantamiento de pesos. 4 LA COLUMNA VERTEBRAL.

martillo y disco despliegan concretamente un movimiento de tensión rotatoria de la columna que contribuye al éxito de sus actividades (fig. los lanzadores de peso. El San Francisco Spine Institute (1) fue una de las primeras entidades en adoptar la estabilización del tronco como técnica de rehabilitación.4 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA INTRODUCCIÓN El propósito de este capítulo es revisar aquellos aspectos de la anatomía y biomecánica pertinentes para el funcionamiento de la columna y la lumbalgia. Curva sacra Sacro Cóccix VISTA LATERAL Figura 1-1. http://booksmedicos. los componentes vertebrales e intervertebrales de los discos y sus articulaciones. por ejemplo. Reproducido con autorización de McGrawHill Companies. Gracovetsky afirmó que la columna y los tejidos circundantes son el «motor» primario de la locomoción en la especie humana (3.com . Existen muchos ejemplos que describen el «papel motor» de la columna en el deporte. 4). y las curvas cifóticas de las regiones dorsal y sacra.) Arquitectura de la columna La arquitectura de la columna que interesa en esta sección se compone de las curvaturas vertebrales. Esta descripción precede a una sucinta exposición de los estudios sobre la halterofilia y su relación con la estabilización del tronco (también llamada protección abdominal). 1-1). y los ligamentos de la columna. fascia y músculos. Inc. Esta síntesis comprende una revisión de la anatomía. La colaboración de la columna vertebral es importante en muchos movimientos. Vista lateral de la columna vertebral. una exposición de los ejercicios de flexión del tronco y una descripción de las sinergias de los tejidos muscular y conjuntivo del tronco. 1-2). se considera una obra maestra de la biomecánica (2). © 1996. Su carácter único se atribuye en parte a su capacidad para equilibrar las curvas lordóticas de las regiones cervical y lumbar. Review of Gross Anatomy. (De Pansky. compuesta por segmentos óseos móviles. Curva cervical Región cervical Región torácica Curva torácica Región lumbar Curva lumbar LA COLUMNA VERTEBRAL La columna vertebral.blogspot. Después de apreciar las diferencias insignificantes entre el movimiento vertebral de un hombre durante la locomoción bípeda. si bien dicho papel pasa muchas veces inadvertido. Aprender a estabilizar el tronco en una posición neutra e indolora es fundamental para los ejercicios terapéuticos de la mayoría de los programas de rehabilitación de la espalda. y el de un hombre sin piernas caminando sobre sus tuberosidades isquiáticas. B. El resultado es una doble curvatura en «S» que permite a la columna absorber las fuerzas verticales como un muelle (fig.

si las estructuras de soporte sufren una lesión.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 5 A B Figura 1-2. cifótica y escoliótica son funcionales si desaparecen voluntariamente al modificar la postura. se llamaría escoliosis. aunque se describan como lordóticas y cifóticas. 1-1). respectivamente (5). y por una poderosa estructura ligamentaria de refuerzo. y una convexidad en las regiones dorsal y sacra. No obstante. deslizamiento de L5 sobre S1). causando una afección llamada espondilolistesis.) (B) La columna vertebral del número 94 se ve obligada a oponer resistencia a una fuerza de torsión. Nagaosa y otros (7) y Berlemann y otros (8) llegaron de forma independiente a la conclusión de que la orientación de las articulaciones in- Lordosis. ej.com . La lordosis lumbar depende sobre todo de dos factores: las formas del disco intervertebral lumbosacro y de la V vértebra lumbar (fig. (A) En un lanzamiento de peso correctamente ejecutado. (Por cortesía de Football Time in Tennessee. Estas curvas se consideran normales. se ve contrarrestada por la estructura reforzada de las apófisis articulares superior e inferior de L5. y cifosis en el área dorsal.blogspot. Vista por detrás. o de L4 sobre L5. de unos 6 a 7 mm y 3 mm. respectivamente (fig. El disco http://booksmedicos. flexión lateral y traslación.) Curvaturas de la columna Las curvaturas naturales de la columna vista de lado comprenden una concavidad en las regiones cervical y lumbar. Las desviaciones lordótica. (Por cortesía de Vol Sports Information Office. entre L5 y S1 y la vértebra L5 son más gruesos anterior que posteriormente. Aunque esta posición podría sugerir cierto grado de precariedad ante una fuerza de cizallamiento evidente (p. si hubiera una desviación lateral apreciable. se las considera estructurales si los ajustes posturales no influyen inmediatamente en la desviación. la columna adopta una línea vertical casi recta.. la columna actúa como «motor» porque mueve las partes del cuerpo. puede producirse la desviación de L5 sobre S1. Cuando estas curvas son excesivas. Fujiwara y otros (6) estudiaron la morfología del ligamento iliolumbar y llegaron a la conclusión de que su longitud y dirección pueden ser un factor predisponente para el desarrollo de una degeneración discal entre L5 y S1 y la subsiguiente espondilolistesis. 1-3). se produce hiperlordosis en el área lumbar.

Junghanns (2) reparó en que los lanzadores de disco y martillo presentaban un porcentaje mayor de escoliosis y lumbalgia. existen pocas evidencias sólidas de que la escoliosis cause lumbalgia en la población general (13). Aunque ha sido creencia habitual que la lordosis excesiva es un factor de riesgo de la lumbalgia. el psoas) podría aumentar la curva. 1-1). que provoca oblicuidad pélvica. Vértebras Las siete vértebras cervicales adoptan una curva lordótica y descansan sobre las doce vértebras dorsales. que contribuyen a la estabilidad circunferencial (fig. Forma de la lordosis lumbar. En las actividades cotidianas. Con frecuencia.com rdótica Curva lo Escoliosis. Aunque el examen de la mayoría de las columnas vistas por detrás muestra que no son perfectamente rectas. Aunque se han identificado muchas causas para la escoliosis. afirmó que un número extremado de lanzamientos al año causaba (a) un desarrollo asimétrico de la fuerza del tronco y escoliosis y (b) desgarros anulares de los discos intervertebrales debido a las sobrecargas de torsión. una cifosis dorsal mayor de lo normal también se asocia con un aumento compensatorio de las lordosis cervical y lumbar. espalda encorvada) pueden causar un aumento de la curva cifótica en el área dorsal. factores extrínsecos como el sobrepeso. no es evidente una relación entre la forma de la lordosis lumbar y los síntomas de lumbalgia (9). mientras que la tirantez de los músculos isquiotibiales podría reducirla. El envejecimiento es otro factor que influye en la curva. Esta postura errónea se caracteriza por desequilibrios musculares como (a) estiramiento y debilidad de los músculos erector dorsal de la columna y retractores de la escápula (romboides y trapecio) y (b) tirantez de los músculos anteriores de la cintura escapular (pectoral menor y serrato anterior). llevar tacones altos o el acortamiento de los músculos pueden modificarla. Las vértebras dorsales despliegan una curva cifótica y sirven de anclaje a las costillas. continuas de flexión (p. La última vértebra dorsal descansa sobre la primera vértebra lumbar. se asocie con escoliosis y lumbalgia. los movimientos y posturas de extensión vertebral son menos frecuentes que los de flexión vertebral.. ej. La curva lordótica se debe a la forma de cuña del disco lumbosacro y la vértebra L5.. la tirantez de los flexores de la cadera (p. Cifosis. dado que la lordosis lumbar suele reducirse con la edad (5).blogspot. No sorprende que la discrepancia en la longitud de las piernas. La curva lordótica lumbar ayuda a los discos a amortiguar los choques y fuerzas compresivas. Aunque los programas de entrenamiento de la fuerza no hayan sido eficaces en la reducción de la curva lordótica (10). Las posturas http://booksmedicos. no se ha demostrado que estas posturas predispongan a sufrir lumbalgia (11). la vértebra lumbar y sus cuatro homólogas se sitúan lordóticamente sobre el sacro. la etiología suele ser desconocida (12). ej. No obstante. sin embargo. Gracias a este dato. Características intrínsecas determinan la curva lumbar. cuando se aprecia una desviación acusada en una curvatura lateral de la columna. terapofisarias es un riesgo anatomopatológico predisponente para el desarrollo de espondilolistesis degenerativa. Panjabi y otros (14) detallaron las diferencias entre las vértebras dorsales y las lumbares realizando un . se denomina escoliosis.6 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Vértebra L5 Disco lumbosacro Figura 1-3.

no están presentes al nacer y se desarrollan durante el proceso de maduración. (De Pansky. en consecuencia. las articulaciones que las comprenden son las articulaciones TERCERA VÉRTEBRA LUMBAR Apófisis articular superior Pedículo Apófisis mamilar Apófisis articular superior Cuerpo Cuerpo Apófisis mamilar Apófisis accesoria Apófisis espinosa Apófisis espinosa Lámina Lámina Escotadura vertebral inferior Apófisis accesoria Apófisis articular inferior Apófisis espinosa VISTA LATERAL Apófisis articular inferior VISTA POSTERIOR Apófisis mamilar Apófisis articular superior Cuerpo Apófisis transversa Agujero vertebral VISTA SUPERIOR Figura 1-4.700 kg) (16). © 1996. Los cinco segmentos fusionados del sacro transmiten lateralmente el peso a través de las articulaciones sacroilíacas hasta la pelvis. caudalmente. Inc. las vértebras aumentan progresivamente de tamaño en sentido cervical a lumbar a medida que soportan cargas mayores. las presentes al nacer) son las curvas dorsal y sacra. Se adaptan a las tensiones según la ley de Wolff.) http://booksmedicos. Como se aprecia en la figura 1-1. El conjunto de dos vértebras y su disco intermedio se denomina segmento móvil (o unidad estructural funcional). Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. Las curvas cervical y lumbar se consideran curvas secundarias. Las vértebras suelen dividirse en tres componentes funcionales: el cuerpo.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 7 estudio tridimensional de la anatomía superficial. un segmento móvil de la columna lumbar aparece en la figura 1-5. Vértebras lumbares. Las curvas primarias (es decir. Las vértebras son estructuras de hueso esponjoso (trabecular) con una fina corteza de hueso cortical.000 N (> 2. Los segmentos móviles son las unidades funcionales más pequeñas de la columna. mientras que L1 y L2 parecían una transición hacia la región dorsal. el quinto segmento sirve de inserción al cóccix.blogspot. Descubrieron que L4 y L5 semejaban una transición hacia la región sacra. el pedículo intermedio y los elementos posteriores (fig. Review of Gross Anatomy. 1-4). 16). la posición y densidad de las trabéculas verticales y transversas dentro de la cortical de cada vértebra cambian según las tensiones que soportan en la columna (15. B. De los extremos de la densidad mineral ósea dan ejemplo los casos (a) de incapacidad de las vértebras para sostener el peso del cuerpo y su hundimiento por osteoporosis de la columna (2) y (b) la capacidad de los halterófilos de nivel mundial para soportar 28.com .

las fibras externas del anillo cuentan con nociceptores por los que sentimos dolor.8 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Apófisis articulares entre articulaciones (articulación interapofisaria) Apófisis articular superior Cuerpos vertebrales (discos) entre articulaciones Apófisis articular inferior Vista lateral Vista posterior Figura 1-5. El núcleo pulposo es una red densa de estructura aleatoria compuesta de fibras colágenas y gel de proteoglicanos. por ejemplo. Si la deformación es excesiva.com . estas articulaciones son denominadas interapofisarias. Discos intervertebrales Los discos intervertebrales actúan como espaciadores y amortiguadores. si se ejercen sobrecargas rotacionales sobre la columna. El núcleo pulposo contiene aproximadamente un 70%-90% de agua. en la porción interarticular. en los adultos el disco es el foco de la mayoría de los problemas. Como el núcleo pulposo y el anillo fibroso son de composición parecida. http://booksmedicos. 1-6). además de absorber las sobrecargas rotacionales (fig. siendo la concentración de proteoglicanos de tres a cuatro veces la del colágeno (5). como se aprecia en la espondilólisis y espondilolistesis o en las lesiones de las articulaciones interapofisarias). ej. no contiene nociceptores. debido a microtraumatismos repetitivos. Se sabe que las células de proteoglicanos y sus propiedades hidroabsorbentes se reducen con la edad y las lesiones. En la vista por detrás. Núcleo pulposo. las capas del anillo Anillo fibroso. las fibras del disco están orientadas de tal modo que algunas fibras siempre oponen resistencia a esta deformación (fig. se aprecian las articulaciones entre las apófisis articulares superior e inferior. El anillo contiene un 60%-70% de agua y la concentración de colágeno es de dos a tres veces la del proteoglicano. Vistas de perfil (A) y por detrás (B) de un segmento móvil. El disco se compone del anillo fibroso. In vivo. el núcleo pulposo y las carillas vertebrales.blogspot. y las articulaciones posteriores entre las carillas pareadas (apófisis articulares superior e inferior). El segmento comprende la unión del disco intervertebral con sus dos vértebras adyacentes. El anillo fibroso contiene diez o más anillas concéntricas reforzadas con colágeno y orientadas en ángulos alternantes de alineación. por eso. 1-6). Aunque la mayoría de los problemas lumbares de los deportistas jóvenes se originan en los elementos posteriores (p. anteriores entre los cuerpos de las vértebras. sus líneas de demarcación no son tan evidentes como las que aparecen en la figura 1-6..

En este escenario. tras largos períodos de ingravidez. Aunque no aparezcan en este dibujo. S. el núcleo pulposo de los discos afectados ejerce presión en todas direcciones contra la periferia. (De Pansky. La porción externa. Un disco lesionado no amortiguará los choques como otro sano. una propiedad viscoelástica del tejido conjuntivo. 1989. Aunque los anillos fibrosos se Ligamento longitudinal anterior Núcleo pulposo Ligamento longitudinal posterior Anillo fibroso SECCIÓN SAGITAL: REGIÓN LUMBAR Núcleo pulposo Eje del disco Anillo fibroso Posterior Figura 1-7. Inc. Transmisión del peso por un disco intervertebral. la espalda suele estar más rígida por el largo período de rehidratación de los discos. y ello suele ser la carilla vertebral (17). Cuando se ejercen fuerzas compresivas sobre la columna. Resulta interesante que. B. la presión se dirige a las carillas vertebrales. el anillo fibroso. que es más rígida (fig. como los que experimentan los astronau- Figura 1-6.com . la tensión en el anillo redirige parte de esta presión hacia las carillas vertebrales. W. En los discos con patologías. Low Back Pain–Medical Diagnosis & Comprehensive Management. (Adaptado con autorización de Borenstein. Saunders. el disco pierde viscoelasticidad. la deformidad es temporal. Filadelfia: W. Un disco que soporte una carga ejerce presión radial contra el anillo fibroso. cefálica y caudalmente.) Anterior Fibra Láminas distiendan para disipar la tensión. © 1996. Disco intervertebral.) http://booksmedicos. Un tercer componente de los discos que no aparece en la figura 1-6 es la carilla vertebral. Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. se compone de fibras colágenas laminadas y orientadas para resistir las fuerzas de rotación/torsión en cualquier dirección.blogspot. algo se verá obligado a ceder. 1-7). si el anillo está sano y la fuerza de compresión es excesiva. Una vez que un disco se lesiona o la degeneración supera su capacidad fisiológica. Carilla vertebral.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 9 fibroso son menos distinguibles a medida que se aproximan y convergen con el núcleo. que separa un disco de su vértebra adyacente. y Wiesel. La disminución de la altura de un disco es un ejemplo de deformidad progresiva. D. porque la altura del disco recupera su valor previo en el plazo de una hora o dos en decúbito (18). B. las carillas vertebrales terminan de cerrar el núcleo y anclan el disco a la apófisis anular. la carilla vertebral suele ser el eslabón débil de la columna. Review of Gross Anatomy. la diferenciación entre el núcleo y el anillo es incluso menos evidente. G. La compresión eleva circunferencialmente la presión en el núcleo pulposo. no es coincidencia que las lesiones discales sean más corrientes por la mañana (5). Por tanto. Por la mañana.

las pérdidas de líquido pueden hacer que una persona sea de 1 a 2 cm más baja al término del día (13). su nutrición exige una hidratación y rehidratación continuas de sus componentes. el reposo en cama sería pernicioso para la nutrición y funcionamiento de los discos. en ese caso. el proceso de transmisión de nutrientes se denomina imbibición. La nutrición de los discos depende de la difusión a partir de las carillas vertebrales y los anillos fibrosos. las cápsulas articulares y las fibras anulares (23).. los ligamentos capsulares de la articulación interapofisaria pueden estar estira- dos y distendidos crónicamente y en exceso. 1-8). Aunque los discos resisten la mayoría de las cargas.10 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA tas. como al dormir) seguidas por períodos de deshidratación cuando se soportan cargas durante actividades con movimiento.) http://booksmedicos. La reducción de la altura discal también reduce el diámetro del agujero intervertebral. Una buena nutrición discal mejora la elasticidad y la capacidad de amortiguación. (De Pansky. En estas circunstancias. Goel y otros (22) fueron de los primeros investigadores que aportaron datos cuantitativos que demostraron que el aumento del movimiento en un segmento móvil vertebral es el primer signo de un cambio degenerativo. B. Adaptaciones funcionales de los discos. La contracción de los músculos mejora el proceso de absorción. Inc. Las cantidades anormalmente grandes de movilidad intervertebral pueden causar la compresión o el estiramiento de los receptores álgicos de los ligamentos espinosos. Review of Gross Anatomy. Como los discos constituyen casi un cuarto de la altura de la columna vertebral. las articulaciones interapofisarias se ven obligadas a soportar una proporción mayor de la carga. Incongruencia de la articulación interapofisaria Distorsión del agujero intervertebral Estenosis discal Figura 1-8. La reducción de la altura discal estira asimismo los ligamentos capsulares de las articulaciones interapofisarias. su fragilidad puede manifestarse más cuando soportan tensiones que comprometen su integridad. porque el núcleo traslada verticalmente la presión aplicada circunferencialmente contra el anillo (fig. se reduce la fuerza transmitida a las vértebras superiores de la cadena cinética.blogspot. Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. Es un caso muy parecido al del neumático de un coche que pierde bastante presión y se vuelve menos estable al tomar una curva. la recuperación de líquido por parte de los discos provoque un aumento del 3% de la altura corporal (18). proceso este último denominado estenosis. © 1996. este proceso es óptimo cuando los discos se someten a cargas pequeñas (p. posturas horizontales. En experimentos con animales. ej. este defecto se llama estenosis (fig.com . por el contrario. esto vuelve el segmento móvil más vulnerable a nuevas lesiones (fig. Haughton y otros (21) descubrieron que las roturas radiales de los discos intervertebrales reducen su rigidez y aumentan la movilidad bajo una fuerza rotatoria. La reducción de la altura de un disco también aminora el tamaño del agujero intervertebral. 1-8). 1-7). la pérdida de la altura discal es permanente. A medida que se estira el tejido colágeno del anillo. El segmento móvil puede tornarse hipermóvil y clínicamente menos estable porque los ligamentos espinales están laxos (20. se ha demostrado de modo concluyente que el ejercicio moderado mejora la nutrición discal (19). Además del dolor. 21). el siguiente paso del proceso degenerativo es el anquilosamiento del segmento móvil y la reducción de la magnitud de la movilidad (21). Como los discos son avasculares. De forma parecida. Si un disco degenera o se rompe. o si se extirpa su núcleo.

Con la columna vertebral en hiperextensión. por tanto. Estas superficies articulares y el tejido adyacente presentan profusa inervación y soportan cambios inflamato- Cartílago articular Cápsula articular Cápsula (corte) Cavidad articular Figura 1-10. Puede haber una distensión aguda de los ligamentos capsulares y daños en el cartílago articular cuando resulta forzado en grados extremos de movilidad o cuando soporta movimientos a gran velocidad (p. se ha suprimido la cápsula para mostrar el cartílago articular y la cavidad. Esto vuelve el segmento móvil más vulnerable a nuevas lesiones.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 11 Articulaciones interapofisarias La unión de las apófisis articulares superior e inferior conforma una articulación interapofisaria (fig. 1-9). estos movimientos extremos y/o continuos pueden afectar a la función de dichas articulaciones. Como las articulaciones interapofisarias también ofrecen un componente adicional contra el cizallamiento. En el lado derecho. En la figura 1-9 es fácil apreciar que las superficies de la articulación interapofisaria son verticales en el plano sagital. La continuidad de un movimiento de este tipo puede tener un efecto pernicioso sobre la cápsula articular de la articulación interapofisaria. así como una cápsula articular. Si se reduce la altura discal por degeneración o deshidratación. ej.com . por tanto. La cápsula de la articulación está intacta a la izquierda. son importantes en el control del movimiento entre las vértebras y en la mejora de la estabilidad de la columna. Los movimientos de extensión ejercen una carga sobre las articulaciones interapofisarias. Cuando se adoptan posturas hiperlordóticas. pertenecen a la clasificación de las diartrosis. Las articulaciones interapofisarias son anfiartrosis y. existe cartílago articular que reviste las superficies articulares. La cápsula articular de una articulación así afectada soportaría un estiramiento crónico y excesivo. Articulaciones interapofisarias. de modo que existe cartílago hialino que reviste la superficie articular. las apófisis articulares inferiores entran en contacto con la lámina de la vértebra inferior. Figura 1-9.blogspot. las articulaciones interapofisarias se ven obligadas a soportar una mayor parte de la carga que en una postura menos lordótica (fig. esta estructura articular permite poca rotación. 1-10). actividad balística). rios si la articulación resulta dañada. Vista posterior de las articulaciones interapofisarias de L4L5.. Una cápsula articular crónicamente distendida puede estar siempre inflamada y dolorosa durante largos perío- http://booksmedicos. Estas articulaciones son diartrosis y. las articulaciones interapofisarias se ven igualmente obligadas a asumir una mayor porción de la carga.

además. (De Pansky. Se identifican cinco de los ligamentos que contribuyen a la estabilidad de los segmentos móviles de la columna. estos tejidos son claves para el proceso de rehabilitación. los ligamentos capsulares. la articulación entre L4 y L5) podría generar tensión adicional en segmentos móviles contiguos (p. interapofisarios) también colaboran.. El ligamento amarillo se extiende justo por detrás del conducto vertebral. y se inserta en los anillos fibrosos y los bordes posteriores de los cuerpos vertebrales (5). L5-S1) (24. sino que. Es probable entonces que existan otros problemas de movilidad. La posición del ligamento interespinoso limita los movimientos de anteroflexión de la columna y se opone a la separación de las apófisis espinosas. Una ventaja de su naturaleza elástica sobre la de los típicos ligamentos colágenos es que no sólo permite al ligamento amarillo oponer resistencia a la separación de las láminas. B. Está preparado para resistir fuerzas verticales de separación y. un problema de movilidad intersegmental a un nivel (p. su elevado porcentaje de elastina lo diferencia de otros ligamentos vertebrales. no es apto para combarse y poner en peligro las raíces nerviosas cuando las láminas se aproximan (p. junto con el anillo fibroso. puede avisar de una hernia o rotura discales cuando se somete a tensión. situarse más cerca unas de otras en hiperextensión). ej. puede iniciarse el estadio propicio para el proceso inflamatorio de la artritis (11). 111) El ligamento longitudinal anterior está especialmente bien desarrollado en la región lumbar.12 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA dos.. L3-L4.) http://booksmedicos. Este ligamento opone resistencia a la separación de los bordes posteriores de los cuerpos vertebrales. En el caso de una columna lesionada o patológica. A esta estabilidad se suman los ligamentos supraespinosos. pero también se extiende por el sacro y las regiones dorsal y cervical. tendones/aponeurosis y fascias. Inc. Ligamentos de la columna vertebral. ej. © 1996. Review of Gross Anatomy.blogspot. En consecuencia. a diferencia de un ligamento colágeno. músculos. ESTRUCTURAS DE SOPORTE MUSCULOLIGAMENTARIAS Las estructuras de soporte de la columna comprenden ligamentos. Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. Estos ligamentos contribuyen a la estabilidad de la columna y se denominan ligamentos de la línea media. El fino y delgado ligamento longitudinal posterior se extiende a lo largo de toda la columna dentro del conducto vertebral.com . Los dos ligamentos capsulares (es decir. Cuerpo vertebral Anillo fibroso Núcleo pulposo Conducto de la vena vertebrobasilar Ligamento supraespinoso Agujero intervertebral Lámina Ligamento amarillo Ligamento interespinoso Apófisis espinosa Ligamento longitudinal anterior SECCIÓN MEDIA: REGIÓN LUMBAR SECCIÓN SAGITAL: REGIÓN LUMBAR Núcleo pulposo Ligamento longitudinal posterior Anillo fibroso Figura 1-11. 25). Ligamentos de la columna vertebral (fig. ej. ayuda a estabilizar la curva lordótica. Existe una integración funcional entre estos tejidos de soporte cuando la columna goza de buena salud. Como el ligamento longitudinal posterior está profusamente inervado y es muy irritable a la presión de un disco dañado y a las fibras externas del anillo fibroso. el ligamento amarillo y el ligamento longitudinal posterior..

B. Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. Se cree que el tamaño de las apófisis transversas responde a las enormes fuerzas transmitidas por el ligamento iliolumbar (5). Review of Gross Anatomy. Es lógico. Ligamentos sacros y pélvicos. © 1996. la mayoría de los prograLigamento iliolumbar Consideraciones para la prescripción de ejercicios de flexión del tronco Durante las dos últimas décadas se ha producido un cambio en la prescripción de actividades para el fortalecimiento del abdomen. Aunque durante cierto CINTURA PÉLVICA: ARTICULACIONES L5 Ligamento longitudinal anterior Promontorio Ligamento sacroilíaco anterior VISTA POSTERIOR Ligamento inguinal Ligamento sacroespinoso Ligamento pectíneo (de Cooper) Ligamento lacunar (de Gimbernat) Ligamento sacrotuberoso Espina del pubis Ligamento púbico superior Disco interpúbico fibrocartilaginoso Ligamento arqueado del pubis VISTA ANTERIOR Ligamento supraespinoso Ligamento sacroilíaco (dorsal) posterior corto Ligamento iliolumbar Espina ilíaca posterosuperior Espina ilíaca posteroinferior Agujero ciático mayor Ligamento sacroilíaco (dorsal) posterior largo Ligamento sacroespinoso Agujero ciático menor Ligamento sacrotuberoso Cóccix Ligamento sacrococcígeo posterior superficial Tuberosidad isquiática Apófisis falciforme Figura 1-12. antes que llegar a cualquier técnica cruenta. Inc. Músculos y tejido conjuntivo relacionado Como la debilidad de la musculatura del tronco ha sido un indicador de riesgo importante para los problemas lumbares (26-30).blogspot. Los ligamentos iliolumbares conectan la apófisis transversa de la V vértebra lumbar con el ilion.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 13 El ligamento iliolumbar y el tamaño correspondiente de las apófisis transversas de L5 también mejoran la estabilidad vertebral (fig. ofrecen una poderosísima fuerza anticizallamiento contra el desplazamiento anterior de L5 sobre el sacro. deberíamos hacer algunos comentarios sobre el movimiento de flexión del tronco por los conceptos erróneos que han circulado respecto a esta función.com . 1-12). Antes de discriminar los matices propios del componente muscular.) http://booksmedicos. mas de ejercicio terapéutico incluyen actividades que desarrollan estos músculos. Sería éste otro ejemplo de una aplicación de la ley de Wolff. el componente muscular constituye el único mecanismo por el cual podemos influir con eficacia en la estructura y función de la columna. (De Pansky.

para ello dividieron el valor EMG máximo de un ejercicio por el máximo valor correspondiente de la compresión discal que dicho ejercicio podría causar. en particular los músculos ilíaco. Su objetivo fue determinar el índice de relación entre el trabajo y el coste de cada ejercicio. Estudio de las consideraciones mecánicas. De ello se deduce que las flexiones con las piernas flexionadas o extendidas. Estudio de las consideraciones fisiológicas. A lo largo de los años. Por tanto. ha verificado la opinión de Nachemson de que la actividad del músculo psoas aumenta las fuerzas de compresión vertebrales. está claro que no pueden flexionar esta articulación. adopta entonces el papel dominante si se levanta más el tronco. como se aprecia en la figura 1-13A. y de Juker y otros (38). fisiológica. La figura 1-13B muestra el movimiento en el plano sagital. Tenemos que tener esto presente siempre que nos planteemos ejercicios para fortalecer el abdomen. elevando las escápulas de la superficie del suelo). podrían teóricamente exacerbar una lumbalgia. 34). En un estudio muy exhaustivo sobre ejercicios de fortalecimiento del abdomen. Al observar los ejercicios de flexión del tronco. Como los músculos abdominales no cruzan la articulación iliofemoral. El resto de la flexión en el plano sagital se produce en la articulación iliofemoral. ej. su contracción es isométrica durante el resto del movimiento (34). debería quedar claro que. En cuanto los hombros dejan de tocar el suelo. http://booksmedicos. El papel de los flexores de la cadera en este tipo de flexión es incluso mayor si se sujetan los pies (35). mediante el empleo de transductores de presión colocados en el núcleo pulposo del disco intervertebral entre L3 y L4. La investigación posterior y definitiva a cargo de Axler y McGill (37). cuando este músculo se contrae puede ejercer considerables fuerzas de cizallamiento y compresión sobre la columna lumbar. 32). 1-14). suele haber rotación posterior simultánea de la pelvis al llegar al final del grado de movilidad (ROM = range of motion) del área lumbosacra. En otra parte se hablará más de las ventajas e inconvenientes de los distintos ejercicios de fortalecimiento abdominal (32. los estudios sobre los ejercicios de flexión del tronco se han realizado desde el punto de vista mecánico o fisiológico. Más recientemente. Aunque los músculos abdominales siguen trabajando si el movimiento continúa y se lleva hasta el final la flexión de abdominales. En los apartados siguientes ofrecemos estos datos relevantes según tales perspectivas (es decir. La musculatura flexora de la cadera. psoas y recto femoral. no siempre se ha hecho ni se ha llegado a entender por qué las flexiones convencionales siguen todavía en uso (33). la flexión lumbosacra está limitada en esencia a la eliminación de la curva lordótica. los músculos del abdomen sólo se emplean dinámicamente justo al inicio de la primera fase del movimiento (p.14 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA tiempo ha habido pruebas a favor de cambiar los protocolos para el entrenamiento de la fuerza abdominal mediante flexiones y otros tipos de ejercicios como abdominales carpados (31.. las personas con unos músculos abdominales débiles suelen realizar las flexiones totalmente con los flexores de la cadera (34). Nachemson (36).blogspot.com . estudió los efectos de las posturas del cuerpo sobre las presiones intradiscales. En los programas de entrenamiento y rehabilitación. se dio cuenta de que las presiones intradiscales eran mayores con las piernas dobladas que con las piernas extendidas en las flexiones de abdominales que se habían adoptado en distintos protocolos para pruebas de la forma física (fig. el objetivo principal es trabajar la musculatura abdominal y reducir al mínimo la carga compresiva sobre la columna. que antes eran recomendadas como ejercicio terapéutico para la región lumbar. Interacción de las consideraciones mecánicas y fisiológicas. si se levanta el tronco de una posición en decúbito. Aunque es poco probable entre los deportistas. El movimiento normal de la columna en todos los planos se representa en la figura 1-13. como cuando realizamos flexiones de abdominales. algunos excelentes estudios han superado estas perspectivas mecánica y fisiológica. Como Juker y otros (38) apreciaron utilizando electrodos implantados en el psoas. Más importante fue el hecho de que la investigación de Nachemson demostrara que los ejercicios de abdominales pueden producir presiones intradiscales comparables a las de la tarea de levantar pesos o en otras posturas contraindicadas para muchas personas con lumbalgia. Axler y McGill (37) observaron los datos electromiográficos (EMG) y las medidas indirectas de las fuerzas articulares mientras los pacientes realizaban variedad de ejercicios de fortalecimiento del abdomen. mecánica. y mecánica/fisiológica combinada).

(Adaptado con autorización de White. B.blogspot. 2. Filadelfia: J. Lippincott. p. Descripción del grado de movilidad del tronco en todos los planos. A.) http://booksmedicos.ª ed. A. M. y Panjabi. M.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 15 Figura 1-13.com . 1990. Clinical Biomechanics of the Spine. 63.

el músculo recto del abdomen representa un poderoso componente flexor. es muy fácil incorporar una actividad isométrica en la ejecución de un abdominal carpado o una flexión en diagonal. La presión intradiscal es una función de la postura y de cualquier carga externa. para desarrollar los músculos rectos del abdomen superior e inferior. Juker y otros (38) estudiaron la seguridad de distintos ejercicios de flexión usando electrodos intramusculares en el psoas y los abdominales laterales (tabla 1-1). 59. las fuerzas de compresión en cada ejercicio fueron casi idénticas. Otras particularidades de los músculos abdominales Los músculos abdominales se muestran en la figura 115. Por ejemplo. 1: p. La mayoría de los músculos abdominales intervienen en las actividades isométricas de flexión del tronco. la elevación de las piernas extendidas y las flexiones dinámicas con las piernas cruzadas mostraban el índice máximo (optimo) de relación entre trabajo y coste compresivo. puede probar una variación de este ejercicio hundiendo los músculos abdominales (es decir. pueden ser muy eficaces en el desarrollo de la musculatura del tronco (36). L. (Adaptado con autorización de Nachemson. A. pueden realizarse flexiones en diagonal y aguantar la posición arriba durante 5 a 15 segundos (o más) en cada repetición. el ombligo se aproxima al máximo a la columna mientras se ejecuta el ejercicio). en caso de no estar claro. hay que palpar los músculos abdominales laterales mientras se realiza el ejercicio. A continuación. Aunque los ejercicios isométricos se hayan considerado pasados de moda en los programas de ejercicio de los últimos años. Su estudio sugiere que deben sopesarse varios factores al asignar ejercicios de fortalecimiento del abdomen a deportistas con o sin síntomas de lumbalgia. Además. el recto del abdomen suele ser dominante en los ejercicios de abdominales o abdominales carpados (39). Para comprender mejor este punto. A medida que se http://booksmedicos. Para desarrollar el músculo oblicuo externo. lo cual respalda la idea de que el músculo psoas es muy activo durante la ejecución de la flexión con las piernas dobladas. De nuevo. Otra forma de aumentar la participación de los músculos abdominales laterales es mediante un ejercicio isométrico. Spine 1976. debería apreciarse una mayor dependencia de los músculos oblicuos internos y externos. quedando en segundo lugar la flexión de abdominales con las piernas extendidas. Axler y McGill hallaron que. En el plano sagital.com . En esta versión del abdominal carpado. la elevación de piernas extendidas y las flexiones de abdominales con los pies fijos mostraban el índice máximo (óptimo) de relación entre trabajo y coste compresivo. animamos al lector a realizar 5-10 abdominales carpados mientras palpa los músculos abdominales laterales. Con posterioridad.) Se observó un momento flexivo máximo durante la flexión de abdominales con las piernas dobladas. Aunque los músculos oblicuos interno y externo también colaboran en la flexión.16 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Figura 1-14.blogspot.

Med Sci Sports Exerc. Abdominales Elevación piernas rectas Flexiones de brazos Elevación piernas flex. Trabajo de los músculos psoas. T.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 17 adquiere fuerza. Flexiones de brazos Soporte lateral isométrico 44 (+ 16) 68 (+ 14) 43 (+ 13) 51 (+ 14) 23 (+ 20) 44 (+ 9) 43 (+ 12) 19 (+ 14) 26 (+ 9) 29 (+ 12) 22 (+ 7) 42 (+ 24) 30 (+ 28) 36 (+ 29) 22 (+ 14) 24 (+ 14) 15 (+ 15) 16 (+ 14) 14 (+ 10) 9 (+ 8) 10 (+ 14) 8 (+ 9) 44 (+ 33) 28 (+ 19) 39 (+ 24) 20 (+ 13) 20 (+ 11) 11 (+ 9) 10 (+ 7) 12 (+ 9) 6 (+ 4) 9 (+ 9) 7 (+ 6) Apoyo lateral dinámico Mano a rodilla isométrico Apoyo lateral isométrico Sentadilla sobre los talones Abdominales oblicuos Sentadillas piernas rectas Sentadillas rodillas flex.* % CVM media (DE) MÚSCULOS PSOAS† PUESTO P1 P2 RECTO DEL ABDOMEN RA OE PARED ABDOMINAL‡ OI TA 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 5 (+ 3) 7 (+ 8) 21 (+ 17) 15 (+ 2) 24 (+ 19) 24 (+ 15) 26 (+ 18) 17 (+ 10) 35 (+ 20) 28 (+ 23) 56 (+ 28) 4 (+ 4) 10 (+ 14) 12 (+ 8) 24 (+ 7) 12 (+ 5) 13 (+ 8) Abdominales oblicuos Abdominales Soporte lateral isom. su papel ha empezado a apreciarse más durante los últimos años y de él se hablará. recto del abdomen y oblicuos durante distintos ejercicios de flexión. Kropf. 1-17 y 1-18). En el lado ipsolateral. OI. P. FUENTE: Reproducido con autorización de Juker. los iliocostales y el cuadrado lumbar) durante la lateroflexión (figs. D. ‡ El primer puesto de los abdominales corresponde al nivel de actividad máximo. Juntos generan un poderoso momento de giro gracias a su distancia del eje de rotación (es decir. McGill. el primer puesto corresponde al nivel de actividad máximo. y Steffen. Su trabajo en equipo es evidente si consideramos que el oblicuo interno de un lado es una continuación del oblicuo externo del lado contralateral.. TA. transverso del abdomen. los músculos oblicuos internos y externos adoptan aproximadamente 90 grados entre sí. *Esta tabla presenta el esfuerzo que suponen los ejercicios de flexión para los músculos psoas y abdominales en términos de porcentajes de la contracción voluntaria máxima (CVM) determinada mediante electrodos intramusculares. Tabla 1-1. Quantitative intramuscular myoelectric activity of lumbar portions of psoas and the abdominal wall during a wide variety of tasks. este par de músculos es más importante en los movimientos de rotación del tronco que el transverso espinoso (5). Los músculos oblicuos del mismo lado también trabajan con el erector ipsolateral de la columna (en concreto.. Sentadillas sobre los talones Sentadillas piernas rectas Soporte lateral dinámico Elevación piernas rectas Elevación piernas flex. OE. S. http://booksmedicos. puede aumentar el número de repeticiones o la duración de las contracciones isométricas. El músculo transverso del abdomen contribuye al «efecto de corsé» del tronco con los músculos oblicuos internos y externos. Estos y otros métodos para desarrollar la musculatura abdominal lateral aparecen en la figura 1-16. Si se estudia su estructura. †El primer puesto del psoas corresponde al nivel de actividad menor.blogspot. El primer puesto del psoas corresponde al menor nivel de actividad. Por esta razón mecánica.com . Repárese también en que sus aponeurosis envuelven el músculo recto del abdomen. es fácil apreciar que sus túnicas estratificadas y multidireccionales forman una armadura fuerte y protectora que rodea las vísceras. Los músculos abdominales también son importantes en actividades cotidianas como caminar y levantarse de una posición sentado. en los músculos abdominales. oblicuos externos. 33 (+ 8) Elevación piernas rectas 34 (+ 18) Sentadillas sobre los talones 58 (+ 18) Mano a la rodilla (mano derecha rodilla izquierda) 74 (+ 25) 62 (+ 22) 58 (+ 24) 55 (+ 16) 51 (+ 20) 48 (+ 18) 41 (+ 20) 37 (+ 24) 32 (+ 20) 29 (+ 10) 21 (+ 13) Mano a la rodilla Abdominales Abdominales oblicuos Sentadillas piernas flex. oblicuos internos. 30(2): 301-310. la columna). Sentadillas piernas rectas Flexiones de brazos Elevación piernas con rodilla flexionada 13 (+ 5) Soporte lateral dinámico 28 (+ 7) Sentadillas piernas flex.

B. Aunque no se haga hincapié en estas ilustraciones.) http://booksmedicos. envuelve y crea una vaina para el músculo recto del abdomen.com . Los músculos abdominales tienen una trama única. La aponeurosis de los músculos internos y externos.18 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA 5 6 8 9 10 11 Intersecciones tendinosas (inscripciones) 7 5 6 7 8 9 10 11 12 5 6 7 8 9 10 11 12 Línea alba Ombligo Fascia 12 toracolumbar Ligamento inguinal Piramidal Anillo inguinal superficial MÚSCULO OBLICUO EXTERNO MÚSCULO RECTO DEL ABDOMEN MÚSCULOS ABDOMINALES Ligamento inguinal M. cremáster Tendón conjunto MÚSCULO OBLICUO INTERNO 7 8 10 11 12 9 Lámina posterior de la vaina del músculo recto Intersecciones tendinosas Fascia toracolumbar 7 8 9 10 11 12 Músculo recto del abdomen Músculo transverso Ligamento inguinal Lámina anterior de la vaina del recto Oblicuo externo Oblicuo interno Transverso Músculo recto del abdomen Pared anterior de la vaina del recto Vaina del recto Recto del abdomen Pared posterior de la vaina del recto Fascia transversal Pared anterior del músculo recto del abdomen Pared posterior Tendón conjunto Fascia toracolumbar MÚSCULO TRANSVERSO DEL ABDOMEN 1/4 Oblicuo externo Oblicuo interno Transverso INFERIOR DE LA PARED ABDOMINAL Fascia transversal Figura 1-15. Review of Gross Anatomy. © 1996. Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. si se contraen los tres pares de músculos abdominales laterales. junto con la del transverso del abdomen. Por tanto. Es más que evidente en la última figura de la secuencia. éstos someten a tensión la vaina de tejido conjuntivo que envuelve el músculo recto del abdomen. también trabajan juntos con la ayuda del músculo transverso del abdomen en la rotación del tronco. Esta función destacada volverá a mencionarse cuando se expongan los ejercicios de estabilización.blogspot. Inc. el músculo oblicuo interno de un lado puede considerarse una continuación del oblicuo externo del lado contralateral. (De Pansky.

) C2 C7 T1 M. (Para una mayor variedad puede incorporarse una postura isométrica durante 5 a 10 seg en los ejercicios. Repárese en que los hombros no deben elevarse mucho del suelo para lograr una flexión lumbar máxima. oblicuo interno del abdomen MÚSCULOS PROFUNDOS DE LA ESPALDA Figura 1-17.com . B. Inc.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 19 A B Figura 1-16. transverso espinoso T1 M. © 1996. Musculatura dorsal de la columna. (A) Flexión de abdominales. (B) Flexión diagonal (u oblicua). longísimo torácico M.blogspot. (De Pansky. iliocostal lumbar XII costilla L5 Erector de la columna (sacroespinosos) L5 M. Review of Gross Anatomy. Este ejercicio es particularmente eficaz para los músculos oblicuos. espinoso torácico T12 M. iliocostal torácico M. iliocostal lumbar M. espinoso torácico L1 M. Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. longísimo torácico XII costilla M. sacroespinosos M.) http://booksmedicos.

Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. psoasilíaco M. 40) señaló que el erector de la columna y el transverso espinoso son en realidad series laminadas de fibras musculares cortas. cuadrado lumbar M. 43). estos músculos pueden tener un efecto de corsé protector sobre el recto del abdomen. cada una con una orientación http://booksmedicos. psoas menor M. Tradicionalmente.20 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA D XII costilla M. ilíaco M. de los oblicuos internos ejerzan tensión lateral sobre esta vaina de «tejido conjuntivo» del erector de la columna. Inc. En el apartado siguiente hablaremos de las implicaciones. por tanto. psoasilíaco M. También puede apreciarse en la figura 1-19 que las capas internas y superficiales de la fascia de los músculos abdominales laterales envuelven el músculo erector de la columna. se ha considerado que la musculatura extensora de la columna cubría el espacio del área lumbar como un arco desde su origen común hasta sus distintas inserciones (42. En contraste. recto femoral (cortado) Trócanter mayor M. Review of Gross Anatomy. Fascia y musculatura dorsales Hay que reparar en que parte de esta cintura muscular proporcionada por los músculos abdominales laterales linda con la fascia toracolumbar por detrás en una unión que Bogduk (40) denominó rafe lateral. (De Pansky. La figura 1-15 también muestra que la aponeurosis de los músculos abdominales laterales envuelve el recto del abdomen. psoas mayor M. B. en menor medida. © 1996.blogspot.) La trama única del grupo de músculos abdominales con sus túnicas estratificadas de músculo y aponeurosis forman una armadura protectora en sentido anterior y lateral. Bogduk (5. intertransverso M. obturador externo MÚSCULOS PSOAS MAYOR E ILÍACOS Figura 1-18. Esta estructura permite que porciones del transverso del abdomen y.com . Los músculos psoas mayor y cuadrado lumbar son especialmente importantes para la función de la región lumbar. Williard (41) definió esta estructura de tejido conjuntivo como una media ligamentaria.

McGill (30) pensaba que los músculos rotadores e intertransversos actúan como transductores posicionales en las articulaciones lum- bares porque están dotados con gran número de husos musculares. 1-21) estaban mucho mejor dispuestos para la flexión y estabilización laterales que para la extensión. Aunque pensaba que el transverso espinoso presentaba un buen vector de fuerza para la extensión. 1-20) y el último (fig. (De Pansky. por eso puede ejercer tensión lateral sobre el erector de la columna. Consideraciones mecánicas del levantamiento de pesos Posiblemente. muchos tabúes sobre la forma de levantar objetos del suelo se basaban en antiguos mo- Transverso del abdomen Vértebra lumbar Aponeurosis del transverso del abdomen Psoas Oblicuo externo Oblicuo interno Cuadrado lumbar Iliocostal Longísimo Dorsal ancho Fascia toracolumbar Transverso espinoso Figura 1-19. © 1996.) http://booksmedicos. También afirmó que las fibras de una vértebra dada podían contraerse independientemente. Por ejemplo. Tras practicar una microdisección. Bogduk (5) apuntó la hipótesis de que los vectores de fuerza del músculo erector de la columna lumbar eran demasiado pequeños como para que se pudiesen levantar grandes pesos del suelo. parecen tener gran importancia para la protección e inmovilización del tronco. Nótese que las fibras de los músculos transverso del abdomen y oblicuo interno se insertan en la fascia toracolumbar.com . Sección transversal de la musculatura lateral y dorsal del tronco. B. Aunque algunas investigaciones dirigidas por los laboratorios de Bogduk sean menos relevantes para la mecánica de los levantamientos de lo que se pensaba en principio. Bogduk lo denomina rafe lateral. una forma popular de tratamiento con ejercicio para la columna (1). Inc. la biomecánica del levantamiento de pesos es un área de interés para la investigación. Por tanto. Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. y que el primero (fig. su masa lo limita sólo a movimientos nominales de extensión (fig. 1-22).CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 21 única. incluso los músculos más pequeños de la columna pueden desempeñar un papel importante en el mantenimiento de la salud vertebral. El músculo transverso del abdomen presenta una amplia inserción en esta fascia. Como levantar objetos pesados del suelo genera tensión excesiva en las estructuras de la columna vertebral. lo cual contribuye a la estabilización del tronco. Review of Gross Anatomy. pasaremos revista a los estudios pertinentes en esta área.blogspot. Aunque no se trate aquí de ello. afirmó que ni el iliocostal lumbar ni el longísimo torácico presentaban el vector de fuerza necesaria para ser eficaces extensores de la columna.

Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum. (B) Vista posterior. N. Vectores de fuerza del músculo iliocostal lumbar.) http://booksmedicos. (Adaptado de Bogduk. 1998. (A) Vista lateral. Vectores de fuerza del músculo longísimo. Londres: Churchill Livingstone. 1998.com .) Figura 1-21. (Adaptado de Bogduk. (A) Vista lateral.22 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Figura 1-20. Londres: Churchill Livingstone. N. (B) Vista posterior.blogspot.

(Adaptado de Bogduk. mediante electrodos de aguja y de superficie. 1998. N. los mismos músculos deberían aumentar un 70% la fuerza de contracción. varios factores adicionales influyen en los levantamientos. Los estudios sobre estos temas están siendo objeto de revisión. en especial cuando se levantan grandes pesos. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum. investigaciones posteriores también respaldan esta idea (29. Los mismos científicos afirmaron que. y de los extensores activos y pasivos de la columna. incluida la fascia toracolumbar. de la presión intraabdominal.) delos biomecánicos. Según los cálculos de Strait y otros. si esa persona llevara un peso de 23 kg en las manos. Aunque haya consenso sobre que el objeto levantado debe mantenerse lo más cerca posible del cuerpo para reducir el momento de giro del objeto. podría generarse una fuerza de compresión de 385 kg (unos 3.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 23 Figura 1-22. Respuesta de flexión-relajación Floyd y Silver (45) llegaron a la conclusión.000 N) para mantener el equilibrio (fig. y comprenden el papel de la respuesta de flexión-relajación.800 N) sobre la V vértebra lumbar. Si su modelo es correcto. Strait y otros (44) calcularon que si un hombre de 81 kg de peso realiza un levantamiento de peso muerto desde una posición de 60 grados de anteroflexión (es decir. La exposición precedente subraya el hecho de que la musculatura de la columna no siempre presenta una palanca óptima para la extensión vertebral. los vectores de fuerza de la rotación-extensión sagital eran pequeños. 123). sin levantar nada más que el tronco). (A) Vista lateral. Vectores de fuerza del músculo transverso espinoso. el erector de la columna se contraía en principio excéntricamente a http://booksmedicos.com . el músculo erector de la columna produciría componentes extremadamente grandes de compresión sobre las vértebras y discos intervertebrales al levantar grandes pesos o realizar ciertas actividades deportivas. debido a estos limitados vectores de fuerza.blogspot. en la posición inicial de bipedestación. de que. 40). por tanto. la musculatura erectora de la columna debe contraerse con una fuerza de 200 kg (unos 2. Londres: Churchill Livingstone. (B) Vista posterior. Calcularon que el erector de la columna actuaba en un ángulo medio de sólo 12 grados respecto a la columna.

el erector de la columna se volvía predominante a medida que el movimiento cambiaba a flexión completa (fig. al menos cuando se levantan cargas moderadas. Este dibujo describe la respuesta de flexión-relajación en anteroflexión del tronco. El hallazgo de Floyd y Silver sobre la respuesta de flexión-relajación goza del respaldo de otras investigaciones (46-48). los músculos se relajan. Bogduk (5) Figura 1-24. 1-24). el erector de la columna se activaba en extensión en una posición que se aproximaba a la de la relajación durante la flexión. http://booksmedicos. Entre 60 y 90 grados de flexión. Propusieron que se trataba de un tipo de mecanismo de inhibición refleja que confiaba el sostén del tronco a los ligamentos de la columna.com . cuando el erector de la columna no desempeña papel alguno. al recobrar la posición erecta. medida que se adoptaba la postura de anteroflexión del tronco. Movimientos comparativos de la tracción gravitacional sobre el tronco en dos posiciones de flexión.blogspot.24 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Centro de gravedad Centro de gravedad Figura 1-23. Sin embargo. y los ligamentos capsulares de las articulaciones interapofisarias y los ligamentos supraespinosos se ven obligados a sostener la cabeza y el tronco. y existen diferencias en los pacientes con lumbalgia idiopática crónica (53). Descubrieron que. pueden ejercer un papel dominante en la extensión del tronco. durante la extensión de la cadera. 50) y la postura de la pelvis (51. su inicio y duración reales difieren según la carga (49. sin embargo. 52). este dato subraya el hecho de que.

con la fuerza de los músculos abdominales (59). El peso muerto fue elegido porque produce momentos máximos que la columna puede asumir con actividad voluntaria (fig. Además. 1-26). sión sistólica para facilitar el levantamiento de objetos pesados (3). ya que éstos exigen el movimiento de los extensores del tronco. aunque la PIA sea importante en los levantamientos (48. calcularon que la fuerza compresiva sobre los discos lumbosacros podría reducirse un 30% por el factor de la PIA al levantar un gran peso. Afirmaron que la lámina superficial. Aunque estudios posteriores no respaldaron la idea original de Bartelink de que la PIA reducía en gran medida la presión sobre la columna durante los levantamientos de peso. el glúteo mayor http://booksmedicos. Un factor significativo es la densidad mineral ósea de los cuerpos vertebrales. Cuando se soporta un peso grande. el rafe lateral) permite al músculo transverso del abdomen (y en menor grado. 57). 56. Bartelink llegó a la conclusión de que la PIA ayudaba a equilibrar los momentos de anteroflexión del tronco y reducía «varios kilogramos» la carga sobre la columna. la PIA y el potencial de acción de los músculos. Bogduk y Macintosh (63) también procedieron a una detallada disección de la estructura de la fascia toracolumbar (dorsolumbar).CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 25 denominó este fenómeno punto crítico y lo definió como un punto en el que se produce el «bloqueo» de las articulaciones interapofisarias y aumenta la tensión de los ligamentos posteriores. tal vez no se produzca esta relajación porque la musculatura de la espalda asume un papel activo (51). Estos investigadores sostienen que los componentes principales de este modelo matemático de los levantamientos son pasivos. 61). estos dos músculos abdominales laterales tienen una posición que mejora la estabilización del tronco. seguido por los oblicuos internos y externos. 1-28). En un apartado posterior se hablará de otros estudios más recientes sobre la respuesta de flexión-relajación. teóricamente. (c) no reduce las fuerzas de contracción muscular o las fuerzas de compresión sobre la columna (60. Lo importante es que el músculo transverso del abdomen y en menor grado el oblicuo interno son contiguos a la fascia toracolumbar. Además. cuando existe. al músculo oblicuo interno) ejercer tracción lateral sobre esta vaina de tejido conjuntivo y. se cree que su papel es importante.com . la mayoría debería mostrar una densidad mucho mayor que la de los cadáveres del estudio de Bartelink. a saber. Granhed y otros (16) descubrieron que en halterófilos de clase mundial una vértebra podía soportar hasta 38 kN de fuerza compresiva. Sostienen que esta unión (es decir. Como la fascia toracolumbar encapsula los músculos erector de la columna y transverso espinoso. 1-25). Presión intraabdominal Bartelink (54) señaló que en los cadáveres los discos cedían ante una fuerza de compresión media de 320 kg (unos 3. y este mecanismo puede hacerlo sin necesitar la coactivación del músculo erector de la columna.150 N). 64). Cholewicki y otros (62) descubrieron que el mecanismo de la PIA puede aumentar la estabilidad de la columna en tareas como levantamientos y saltos. Más recientemente. Las disecciones de Bogduk derivaron en el estudio de Gracovetsky y Farfan (65) en el que emplearon una técnica de optimización para estudiar a un campeón de halterofilia ejecutando el peso muerto (es decir. también se ha descrito que (a) mantiene una buena correlación con condiciones de carga estática pero no de carga dinámica (58). levantamiento desde el suelo). actúan tensando la fascia toracolumbar que envuelve el músculo erector de la columna. Esbozó la hipótesis de que la presión intraabdominal (PIA) contrarrestaba gran parte de la fuerza de compresión. y (d) puede que tenga que ser mayor que la pre- Fascia toracolumbar En su intento por explicar el levantamiento de grandes pesos. por tanto. afirmó que no se produce en todas las personas. 1-19 y 1-27) (63. el sistema de ligamentos posteriores (SLP) depende de los poderosos extensores de la cadera (es decir. sobre todo la aponeurosis del músculo dorsal ancho (fig. Su estudio EMG concluía que el músculo transverso del abdomen. Morris y otros (55) ampliaron el trabajo de Bartelink estudiando la presión intratorácica. un modesto momento de antiflexión (figs.blogspot. se fusiona con las fibras de la lámina profunda en el borde del músculo erector de la columna (fig. (b) tiene una relación insignificante. Aunque no puede esperarse que todos los deportistas tengan semejante densidad ósea. contribuía mayormente a la PIA en las maniobras de levantamiento. Deben abordarse un par de puntos respecto a este estudio sobre la PIA.

la contracción del músculo transverso del abdomen y parte del oblicuo interno mediante su origen en el rafe lateral.26 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Músculo dorsal ancho Apófisis espinosa lumbar Cresta ilíaca Apófisis espinosas del sacro Figura 1-25. Farfan afirmó que el SLP. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum. El SLP se compone de los ligamentos de la línea media (ligamentos supraespinosos. Sin embargo. estudios posteriores de McGill y Norman (67) demostraron que la contribución de este componente activo a la extensión del tronco era muy pequeña (menos del 4% del la fuerza rotatoria de los extensores). aquéllos ejercen un componente de antiflexión. La lámina superficial de la hoja posterior de la fascia dorsolumbar. siendo un elemento primordial las porciones aponeuróticas del músculo dorsal ancho. (1) las fibras que se insertan en el ilion. a saber. 67. Afirmaron que el momento extensor pasivo no permitía levantar cargas pesadas porque ejercería fuerzas excesivas de tracción sobre las estructuras de la línea media situadas cerca del centro del movimiento. y (4) las fibras que cubren el músculo erector de la columna. cuando está tenso. así como la fascia toracolumbar. la tensión que los músculos transverso del abdomen y oblicuo interno ejercen sobre la fascia toracolumbar a través del rafe lateral es importante en la estabilización del tronco y. 69. a saber. ligamento amarillo y ligamento longitudinal posterior). 1-29). creen que al contraerse el músculo transverso del abdomen (y en menor grado el oblicuo interno). Este grupo de investigadores (64-66) sostiene que el componente pasivo podría suplementarse nominalmente con un componente de antiflexión activo. semeja un cable de acero dominado por los extensores de la cadera. http://booksmedicos. 1998. 70). Nuevas investigaciones sobre el levantamiento de peso Las investigaciones del laboratorio de McGill llegaron a la conclusión de que el modelo de Gracovetsky no explicaba cabalmente cómo se levantaban cargas muy pesadas. por tanto. (Adaptado de Bogduk. ligamentos capsulares.blogspot. ayuda a controlar las fuerzas de cizallamiento (68). también creían que el mantenimiento de la lordosis lumbar era crítica para obtener la máxima palanca de la musculatura extensora de la columna (60. N. Dicho de otro modo. (3) las fibras que llegan a las apófisis espinosas de L3 y L4. (2) las fibras que llegan a L5 y las apófisis espinosas del sacro. El músculo dorsal ancho se diferencia en cuatro segmentos.com .) ayudado por los isquiotibiales) (fig. No obstante. Londres: Churchill Livingstone.

Bogduk (5) ha informado de que el efecto amplificador hidráulico propuesto en su día por Gracovetsky (3) podía mejorar hasta un 30% la acción de los músculos de la espalda en las tareas de levantamiento. Dolan y otros también dieron crédito al papel de los extensores de la cadera en el aumento del momento extensor pasivo. La lámina profunda de las hojas posteriores de la fascia toracolumbar (dorsolumbar) se representa como bandas de fibras. Bogduk también afirmó que la tensión pasiva de los músculos dorsales de la columna podía ser el componente principal del SLP en las tareas de levantamiento de peso. cuando el papel del músculo erec- Músculo erector de la columna Ligamento lumbocostal Músculo transverso del abdomen Músculo oblicuo interno Rafe lateral Fascia dorsolumbar Figura 1-26. 1998. a la importancia de la PIA y a que la respuesta de flexión-relajación sólo se produce en ausencia de lordosis lumbar. porque demostraron que el momento extensor pasivo podía ser una contribución viable en los levantamientos. y las fibras de T12 y L1 devienen membranosas sobre el músculo erector de la columna. ej. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum. y que la gran mayoría dependía de las estructuras superficiales.) http://booksmedicos. el músculo transverso del abdomen surge de la hoja media de la fascia dorsolumbar anterior y por encima del músculo oblicuo interno.com . las fibras de L4 y L5 se insertan en la cresta ilíaca. este estudio confirma el papel de estas estructuras pasivas en los levantamientos. y forma el ligamento lumbocostal. Londres: Churchill Livingstone. Descubrieron que las estructuras profundas generaban menos del 25% del total del momento extensor pasivo. el ligamento supraespinoso y el tejido no contráctil de los músculos erectores de la columna. fuerzas excesivas de compresión sobre los discos).CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 27 Dolan y otros (52) adoptaron una postura intermedia a la de Gracovetsky y McGill. todos ellos muy cercanos al centro de movimiento. N. Dolan y otros dividieron el momento extensor pasivo en estructuras profundas y otras más superficiales.blogspot. Las estructuras profundas comprenden los ligamentos interespinosos y las cápsulas de las articulaciones interapofisarias.. El músculo oblicuo interno se inserta en las fibras del rafe lateral enfrente de L3. las fibras de L2 y L3 acaban en el rafe lateral. Como las estructuras superficiales pueden ofrecer un elevado momento extensor pasivo sin imponer gran- des fuerzas de tracción sobre las estructuras profundas (p. (Adaptado de Bogduk. toracolumbar). Las estructuras más superficiales son la fascia dorsolumbar (es decir.

1998. a cargo de los músculos abdominales laterales en las tareas de levantamiento. sí registraron actividad EMG en el erector de la columna dorsal.) tor de la columna es primordial por la respuesta de flexión-relajación. Gracovetsky y Farfan (65) han polemizado sobre si el SLP se componía sólo de tejido pasivo (p. ligamentos y fascia). Bogduk sugirió que había una responsabilidad adicional y muy plausible. y en sentido descendente a través de la hoja superficial. parece que las desavenencias entre los postulados de Gracovetsky y los de McGill (y las cohortes del último) se debilitan. también coincidieron con la opinión de McGill y Norman (7) de que las fibras dorsales pueden producir una fuerza rotatoria de extensión http://booksmedicos. Cuando Toussaint y otros (50) dirigieron un estudio sobre la respuesta de flexión-relajación. McGill y Norman (67) demostraron que no era factible. Mecánica de la fascia toracolumbar. a saber. Si se considera la fascia de los músculos dorsales de la columna como parte del SLP.28 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Músculo transverso del abdomen Músculo oblicuo interno Rafe lateral Fascia dorsolumbar Figura 1-27.blogspot. N. ej. Los músculos transverso del abdomen (TA) y en menor grado el oblicuo interno están en posición de ejercer tensión lateral contra el rafe lateral (RL). Aunque no descubrieron actividad EMG en el área lumbar en ninguno de los sujetos. sin embargo. Esta tensión se transmite en sentido ascendente a través de la lámina profunda. dada la oblicuidad de estas líneas de fuerza.com . Sus datos coincidieron con la deducción de Bogduk de que las fibras dorsales del erector de la columna se insertan en las apófisis espinosas lumbares y sacras por medio de una aponeurosis del erector de la columna (40). aunque importante. un vector ascendente. (Adaptado de Bogduk. Los vectores resultantes tienden a aproximar o aumentar la separación de las apófisis espinosas entre L2 y L4 y entre L3 y L5. la lámina profunda genera un vector descendente y la lámina superficial. mantener el peso cerca de la línea media en el plano sagital para abortar movimientos de torsión.. asumieron que su procedimiento de normalización EMG les permitiría detectar la actividad del erector de la columna durante la flexión completa del área lumbar. Londres: Churchill Livingstone. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum.

cuando el erector de la columna se contrae bajo una carga. 72). 63. estos estudios pasaron por alto el papel del músculo glúteo mayor en la mecánica de la fascia toracolumbar. la idea de McGill) y que podía seguir usándose el momento extensor pasivo durante el levantamiento de grandes A B C Figura 1-28. sin embargo. Más recientemente. El punto que Vleeming y otros destacaron es que el glúteo mayor y el dorsal ancho contralateral tensan la hoja posterior de la fascia to- racolumbar (41.blogspot. la fascia toracolumbar. desde un punto de vista práctico. Estos investigadores también creían que. el sistema ligamentario posterior (SLP) se mantiene tenso mientras se eleva el torso. y que este mecanismo es un aspecto importante de la rotación del tronco y la transferencia de cargas (fig. aumenta la tensión de la lámina profunda y dilata la hoja posterior de la fascia toracolumbar. Las tres fases de la modalidad de peso muerto según el modelo de Gracovetsky. Toussaint y otros llegaron a la conclusión de que un «intrincado mecanismo de coordinación» distribuye la carga por la porción dorsal activa del erector de la columna y las estructuras lumbares pasivas (es decir. 40.com . Esto también contribuiría a la protección o inmovilización del tronco. El estudio antes mencionado de Toussaint y otros (50) demostró que las fibras lumbares del músculo erector de la columna resultaban afectadas por la respuesta de flexión-relajación. Cuando se tiene en cuenta este dato junto con la exposición precedente. 72) han estudiado la hoja posterior de la fascia toracolumbar. pero no las fibras dorsales. La principal fuerza muscular que permite el movimiento en la posición inicial (A) hasta la segunda posición (B) corresponde al músculo glúteo mayor. La última posición (C) depende de la contracción del músculo erector de la columna (en concreto. 64). Además. ej. Quizá sea ésta la razón por la que Fortin (29) conjeturó que. como no hay lordosis. podía mantenerse cierto grado de lordosis (p. otros científicos (41. Para que se contraigan independientemente. Los estudios examinados antes dieron prioridad a la importancia de las fibras superficiales del músculo dorsal ancho respecto a la fascia toracolumbar (5.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 29 lumbar independiente de las fibras lumbares.. las aponeurosis del erector de la columna). http://booksmedicos. 1-30). Estos hallazgos tienden a reducir la distancia entre los argumentos de Gracovetsky y de McGill por lo que se refiere al papel de la fascia toracolumbar en la ejecución de levantamientos desde el suelo. tal vez disminuye la polarización existente sobre el papel del momento extensor pasivo. el transverso espinoso). afirmaron que esta fuerza es perpendicular a las articulaciones sacroilíacas.

Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. B. Por tanto. en el capítulo 6 se ampliará la exposición. Protección del tronco El papel estabilizador que desempeñan los músculos abdominales en la protección del tronco es impor- tantísimo en el proceso de rehabilitación. ej. Debido a la formación de osteófitos y la hipertrofia interapofisaria relacionadas con el envejecimiento (36). La base de la estabilización del tronco se expondrá ahora con brevedad. con la reducción de la masa de tejido magro asociada con el envejecimiento. la opinión de Gracovetsky). © 1996.) cargas (p.blogspot. Quien se haya roto alguna vez una o más costillas habrá apreciado su papel en tareas cotidianas como entrar o salir de un coche. http://booksmedicos. sino que se centraron en que la antropometría del halterófilo influye en el estilo de los levantamientos.30 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Glúteo medio Ligamento inguinal Psoasilíaco Ligamento lagunar Pectíneo Aductor largo Recto interno Glúteo mayor Tensor de la fascia lata Recto interno Cintilla iliotibial Semitendinoso Bíceps femoral Semimembranoso Tensor de la fascia lata Sartorio Recto femoral Vasto medial Tendón del cuádriceps femoral Tendón del sartorio Vasto lateral Cintilla iliotibial Fosa poplítea Sartorio Plantar Gemelo MÚSCULOS ANTERIORES DEL MUSLO MÚSCULOS POSTERIORES DEL MUSLO Figura 1-29. Review of Gross Anatomy. Parnianpour y otros (51) no abordaron específicamente el tema de la edad. Este tipo de lesión supone una prueba dura para esta tarea en apariencia sencilla. los nociceptores del área dañada se adelantan a recomendar la interrupción de la acción. Inc. Este papel protector de los músculos del tronco constituye la base del popular régimen de ejercicio terapéutico para la región lumbar. Cuando una persona con varias costillas rotas intenta el movimiento. (De Pansky.com . el papel del momento extensor pasivo puede tener importancia creciente. es posible que el sistema pasivo (ligamentario) se vuelva más importante a medida que nos hacemos mayores. y en el capítulo 8 aparecerán ejercicios específicos para su uso.. porque los músculos abdominales son importantes estabilizadores de los movimientos de transición como levantarse de una postura sentado. que depende de la estabilización del tronco (1). Vistas anterior y posterior de la musculatura de la extremidad inferior.

el m.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 31 Músculo dorsal ancho Aponeurosis del erector de la columna Articulación sacroilíaca Músculo glúteo mayor Ligamento sacrotuberoso Cabeza larga del bíceps femoral Cintilla iliotibial Figura 1-30. glúteo mayor y la cintilla iliotibial... stability. legs and arms. p. The role of the sacroiliac joints in coupling between spine. and low back pain-the essential role of the pelvis. Este dibujo muestra la relación funcional entre estructuras como (A) el m. R. 1997. Snijders. pelvis. En Vleeming y otros (eds). A. Stoeckart. Movement. F. 63. la fascia toracolumbar. y otros..) http://booksmedicos. y (B) los ligamentos de la línea media/músculo erector de la columna. C. el ligamento sacrotuberoso y la cabeza larga del bíceps.blogspot. (Adaptado de Vleeming. Londres: Churchill Livingstone. dorsal ancho.com .

p. A. Esta actividad debería iniciarse con la extensión controlada de un solo brazo o pierna. 1-5). el interés debería centrarse en mantener el tronco en una posición neutra. editors. H. A. Los siguientes capítulos se basan en muchos de los preceptos expuestos en este capítulo. ambas funciones son críticas para la protección del tronco. con los hombros y la cadera al mismo nivel. p. pueden elevarse lentamente las extremidades contralaterales. Williams & Wilkins. necesarias en el entrenamiento de la estabilización. (A) Una vez dominado el movimiento. Esto deriva en un procedimiento basado en los principios de las artes marciales llamado entrenamiento de estabilización. (B) La utilización de un balón medicinal aumenta la dificultad por el mayor énfasis en la estabilización central y la propiocepción. en el ligamento longitudinal posterior o en las carillas articulares recuerdan continuamente a la persona lesionada que ciertos movimientos no son adecuados en ese momento. como son dos vértebras. se denomina protección abdominal o técnica de la columna neutra (1). Columna neutra/protección abdominal/estabilización del tronco Al menos inicialmente. En la figura 1-31 mostramos ejemplos de ejercicios de estabilización vertebral. en el capítulo 8 ofrecemos más actividades de estabilización vertebral. Describieron su papel en el aumento de la PIA y en la tensión de la fascia toracolumbar. si la persona afectada aprende a inmovilizar el tronco en una posición sin dolor. En: Conservative Care of Low Back Pain. BIBLIOGRAFÍA 1. su disco intervertebral y las dos articulaciones interapofisarias (fig. 1990. 1991. 480. a veces. H. http://booksmedicos. Sin embargo. Rockville. la mayoría de los problemas de espalda podrían aislarse en un segmento móvil. MD: Aspen.com . Clinical Implications of Normal Biomechanical Stresses on Spinal Function.blogspot.H. Richardson y otros (68) explicaron con detalle la importancia del músculo transverso del abdomen en el mantenimiento de la tensión del área abdominal. White y R. Anderson. Baltimore. las terminaciones nociceptoras existentes en las fibras anulares del disco. la mayoría de los estudios que ratifican su eficacia se refieren a pacientes con patologías discales (73). 106-111. «Stabilization of the lumbar spine». Junghanns. Aunque el entrenamiento de la estabilización pueda usarse en pacientes con espondilólisis y espondilolistesis. el segmento móvil lesionado no emitirá señales de dolor y esa persona podrá reanudar su actividad habitual. Si un segmento móvil presenta una lesión o una patología.32 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA A B Figura 1-31. Ejemplo de ejercicios de protección/estabilización. 2. RESUMEN El propósito de este capítulo ha sido pasar revista a los aspectos de la anatomía y biomecánica pertinentes para el funcionamiento de la columna y para los ejercicios terapéuticos de la lumbalgia. White.

Filadelfia: Lea and Febiger p. 3-29. J. Filadelfia: W. 348-352. p. 7.. P. V. W. Spine 1993. «Variations in the nutrition of the canine intervertebral disc induced by motion». and facet orientation in degenerative spondylolisthesis». 12(4): p. H. V. vertebral endplate inclination. J. 12(1): p. 11. J. 14(3): p. G. p. «The relationship between anthropometric. M. N. in Stability & Low Back Pain. Kurihashi. Londres: Churchill Livingstone.. 4. Y. y J. p. editors. «Weight lifting». Spine 1985. Goel. J Spinal Disord 1992. D. M. S. editors. Pope. T. V. «Risk indicators in low back pain». 20(6): p. H. y S. «Human lumbar vertebrae-quantitative 3-dimensional anatomy». St. En: Biomechanics of the Musculoskeletal System. Lim. Bevins. Twomey. Pope. 18.blogspot.. «Biomechanics of bone». J. 1531. M. L.. movement and mechanisms». Hasue. 563. 13. «Spinal shrinkage as a parameter of functional load». et al. M. Fortin.. Watkins. 18: p. «The loads on the lumbar spine during extreme weight lifting». M. M. H. postural. Biering-Sorensen. 1989.. Nordin.. Burton. y A. Y. Weinstein. M. et al. Spine 1998. En: Managing Low Back Pain. Twomey y J. 866-873. H. «Effect of disk degeneration at one level on the adjacent level in axial mode». Nordin y V. 51-84. S.. Frankel.. Hansson. K. 22. 11: p. R. Spine 1992. En: The Spine in Sports. Jonson. S. 105-119. «Low back exercises: evidence for improving exercise regimens». Spine 1984. Muscles AliveTheir Functions Revealed by Electromyography. D. 1988.. R. 9(2): p. Wilder. Bogduk... W. et al. K. 12. and mobility characteristics of males ages 18-55». 20. Hansson. Toussaint. E..B. 21(4): p.. Function. 5(4): p. et al. G. A. 30.. 239-265. Spine 1993. 1997. Tamai. J. H. T. 1161-1165. Nueva York: Springer-Verlag. Am J Neuroradiol 1999.. Beecher. Goel. «A model to study the disc degeneration process». 331-335. Fujiwara. U. N. En: Physical Therapy of the Low Back. Jeszenszky. p. 26. L. 15. 1987. muscular. Panjabi. et al. et al. T.. W. 1992. A. «Strength and fitness and subsequent back injuries in firefighters». J Occup Med 1979. p. 484-498. dysfunction. Berlemann. et al. disc height. Yong-Hing. M. D. 9. «A combined finite element and optimization investigation of lumbar spine mechanics with and without muscles». 21. Kikuchi. editors. 383389. Haughton. Phys Ther 1998. 1989. 1447-1451.. Kirkaldy-Willis. H. Bigos. 68-73. «The stabilizing system of the spine. 5. 14. Wiesel.. Basmajian. A. 25. Nagaosa. V. H. V. Nueva York: Churchill Livingstone. Kong. M. Churchill Livingstone: Nueva York. y W. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum. J. W. editors. 1998. P. 261. M. Holm. 17. 28. Linking the spinal engine with the legs: a theory of human gait. 146-149. D. 29. «The pathophysiology of degenerative disease of the lumbar spine». 1985. H. Spine 1986.. 3rd ed. H. J.. H. «Pathoanatomic mechanism of degenerative spondylolisthesis». Han.. et al. D.. L. Spine 1994. G. The Spinal Engine. D. K. An. Borenstein. 78(7): p. DeLuca. Spine 1987. Granhed. Goel. J Spinal Disord 1999. 106-119. 21: p. 644-648. Panjabi.. Cady. H. 23(13): p. M. Ke. Nachemson. «‘leeming. Andersson. Baltimore: Williams & Wilkins. Natarajan.. 6.. 19. Taylor. Saunders.154. Orthop Clin North Am 1983. 1 7(3): p. 269272. S. Ann Med 1989. van Dieen. et al.. W. Buhler. H. T. Gracovetsky. 24.. 16(3): p. R. E. «The lumbar lordosis in acute and chronic low-back pain».CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 33 3. «Physical measurements as risk indicators for low-back trouble over a oneyear period». F. 8: p. 18(11): p. «Lumbar posture. 23. Nueva York: Churchil-Livingstone. 10.com . Bischoff. D. N. adaptation. Kirkaldy-Willis and C.. 10: p. et al. Frankel. S.. Part I.. «Three phases of the spectrum of degenerative disease». Spine 1983. 754-765. editors. J. 16. y H. Spine 1991. 3rd ed. 505. and enhancement».12(2): p. 19(3): p.B. y C. 1504-1514. McGill. «Relationship between morphology of ilio lumbar ligament and lower lumbar disc degeneration». Oxland. Louis: Mosby. Kirkaldy-Willis. 1996. S. y V. T. Taylor. Gracovetsky. et al. T. p. K. «The role of lumbar lordosis. et al. G. Low Back PainMedical Diagnosis and Comprehensive Management. S. 387. «Intervertebral disk appearance correlated with stiffness of lumbar spinal motion segments».. Kim. 27... T. R. M. 491-504.. O’Connell. 8.V.. 299-306. R. http://booksmedicos. J Spinal Disord 1999. J.

Arch Phys Med Rehabil 1965. J. 239-244. M. 49. Provance. K. D. Scand J Rehabil Med 1985. Millard-Stafford. Williard. K. J.. D. McGill. 19: p. 43. de Hass.com . Clagett. Y. Sharpe. P. Goreczny. Hamberg. p. 1959.B. Daggfeldt. Floyd. y M.. 129: p. Res Q Exerc Sport. V. E. Toussaint. 32. y A.. Snodgrass. 309-316. J Biomech 1994.. 39B: p. S.. 38.. A.. Harman.. P. Fyfe. «Electromyographic study of function of iliopsoas muscle». «Erector spinae lever arm length variations with changes in spinal curvature». M. 15: p. H. «The function of the erectores spinae muscles in certain movements and postures in man». B. Filadelfia: J.. J Anat 1980. B. Kropf. 42. Anatomy of the Human Body.. «Intra-abdominal pressure and trunk muscle activity during lifting-III. Nueva York: Bounty Books. Vleeming. N. Baltimore: University Park Press. D. B. 1997. Hannon. 1978. M. T. Med Sci Sports Exerc 1988. W. 43A: p. Physical Fitness Training 1999. Nachemson. D. Tveit. F. 1993. 131(3): p. E. C. A. «Flexion relaxation during lifting: implications for torque production by muscle activity and tissue strain at the lumbosacral joint». from the 15th English edition. et al. J.. E. N. Bogduk. «The role of abdominal pressure in relieving the pressure on the lumbar intervertebral discs». 45: p. Descriptive and Surgical. 20(2): p. McCreary. Lippincott. R. A. Muscles: Testing and Function. D. 3-35. W. 199-210. P. P. Morris. «Sample illustrations of physical principles selected from 45. F. «The muscular. L. V. 68(4): p. A. Effect of abdominal muscle training in chronic low-back patients». M. 56. Hemborg. P. J. S. «Low back pain in butterfliers». Ergonomics 1987. Washington. Am J Phys 1947. 53.. W. En: Swimming Medicine IV. Kendall. 15: p. S. et al. The lumbar spine–an orthopaedic challenge. Bresler. Hetland. 59-71. 1978. 705. «Passive tissues help the back muscles to generate extensor moments during lifting». Parker. et al. 9(7): p. 513-522. «Posture related to myoelectric silence of erectores spinae during trunk flexion». 40. 48. Revised American edition. H. Med Sci Sports Exerc 1997. En: Movement..blogspot. 1997. et al.. 804-811. «The relationship between EMG activity and extensor moment generation in the erector spinae muscles during bending and lifting activities». W. E.. G. Pavlidis. 27(8): p. 54. K. 1: p. D. Mannion. A. P. G. L. Baltimore: Williams & Wilkins. 9(7): p.. J Biomech 1994. 52.. 35. F. 30: p. L. ligamentous and neural structure of the low back and its relation to back pain». 740-745. D.. Eriksson and B. Lockhart. LaBan. Juker. 92. H. 37. 55.. Nueva York: Churchill Livingstone. Adams. M.. «The role of trunk muscles in stability of the spine». Furberg. U. Axler. F. K. 47. F. http://booksmedicos. Lucas. P. Bartelink. Quantitative intramuscular myoelectric activity of lumbar portions of psoas and the abdominal wall during a wide variety of tasks. Spine 1976. T. de Winter A. D. et al. Kippers.. L. B. R. p. A. editors. «Worker training: the fallacy of a single. F. Parnianpour. 331-334. Bejjani. Y. 676-679.. 41. Dolan. p. Sparling.. Snow.. Gray. 36. 17: p. physiology and medicine». 327. J Orthop Sports Phys Ther 1988.. Strait.. Department of the Army. 195-201. 199. 525-540. Raptov. 1257. 44. J Bone Joint Surg 1961. B. 34. L. correct lifting technique». J Physiol 1955. M. 718. A. Stability & Low Back Pain. McGill. «Correlation of chronic low-back pain behavior and muscle function examination of the flexion-relaxation response».184. Mutoh.34 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA 31. Anatomy. W.. M. T. F.. Johnson. Ahern. Adams. Frykman. Spine 1984. J. y S. Moritz. Ralston. Development of a cadence curl-up test for college students. Low back loads over a variety of abdominal exercises: searching for the safest abdominal challenge. A reappraisal of the anatomy of the human lumbar erector spinae. 46. 28(2): p. 375.. Spine 1994. B. L. 33. H. 1077-1085.. 51. «Intra-abdominal and intra-thoracic pressures during lifting and jumping». 39. J Bone Joint Surg 1957... P. «Unresolved controversies in back management». 301-310. editors.. Med Sci Sports Exerc 1998. 29(6): p. y P. 50. Liemohn. M. G. Inman. C. Silver. A. J. 15-24. F. A. Hamilton. 30(2): p. P.. H. Dolan. Spine 1990. J Biomech 1993.. 26(4/5): p.

13-17. et al. 431-437. 312. 2: p. J Biomech 1987.. Winter. 1986 Volvo Award in Biomechanics-partitioning of the L4-L5 dynamic moment into disc. Saal. 79-83.. IL: Human Kinetics. 164-170. S. «Valsalva maneuver biomechanics: effects on lumbar trunk loads of elevated intraabdominal pressures». 73. A. T. 23(10): p. M. J. L. Kapandji. «Hip torque. 9: p. «Effects of an anatomically detailed erector spinae model on L4/L5 disc compression and shear».. H. A. 1179-1186. S. Jull.CAPÍTULO 1 / ANATOMÍA Y BIOMECÁNICA DEL TRONCO 35 57. Spine 1986.. «The abdominal mechanism». 11: p. A. Clin Biomech 1987. N. S. R... 1982. Kuorinka. p. Schultz.. Londres: Churchill Livingstone. Spine 1984. Farfan. J Biomech 1999.. J. A. 67. Stalhammer. R. 1099. Norman. «Trunk muscle and lumbar ligament contributions to dynamic lifts with varying degrees of trunk flexion».. 64. p.. 60. 68. 70. J Biomed Eng 1988. R. 66. 32(1): p. Chronic low-back patients». Spine 1989. 1999. Spine 1986. Cholewicki. J. 543-571. Spine 1995. Gracovetsky. C. Bogduk. y H. S. «The biomechanics of the thoracolumbar fascia». Norman.. W. McGill. R. Gracovetsky. En: Biomechanics IX-B International Series on Biomechanics. McGill. «Nonoperative treatment of herniated lumbar intervertebral disc with radiculopathy-an outcome study». Juluru. Spine 1991. Nueva York: Churchill Livingstone. «The posterior layer of the thoracolumbar fascia: its function in load transfer from spine to legs». et al. «Intra-abdominal pressure and trunk muscle activity during lifting-II. P. A. 10(4): p. A. S. editors 1983. 17: p. 71. y R. M. Scand J Rehabil Med 1985.. W. 666. Norman. 591-600. 5-13. Norman. J. Bogduk. 20(7): p. W. Macintosh. 65. L. M. 20: p. Macintosh. Vleeming. R. y R. Pool-Goudzwaard. «The applied anatomy of the thoracolumbar fascia». McGill. B. E. A. S. 11(6): p. Richardson.. G. Stoeckhart. J.. I. M. B.. 1986. y J. 62. S. M. «Intra-abdominal pressure mechanism for stabilizing the lumbar spine». «The optimum spine». Champaign.blogspot. R.. K. lumbosacral compression. ligamentous. W. Saal. 476. E. Cholewicki.. A. Spine 1985. 69. S. McGill. J. Potvin. and muscular components during lifting. Gracovetsky.. y J. «Potential of lumbodorsal fascia forces to generate back extension moments during squat lifts». 58. P. «Lumbar spine loads during the lifting of extremely heavy weights». http://booksmedicos. 16: p.. J. N. 11: p. 61. Leskinen. Moritz. S. Andersson B. and intraabdominal pressure in lifting and lowering tasks». McGill. M. 317-324. 753-758.. et al. 14(4): p. McGill. The Physiology of joints. P. Nachemson. Hodges. 63. 59. Therapeutic Exercise for Spinal Stabilization in Low Back Pain-Scientific Basis and Clinical Approach. 191. 55. y R.com . The Trunk and the Vertebral Column. Hemborg. Vol III. y U. Med Sci Sports Exerc 1991. 10(July): p. I. S. W. Norman. et al. 72.

http://booksmedicos.com .blogspot.

51 Validez y fiabilidad. 43 Crítica de las técnicas de distracción cutánea. 49 Prueba de extensión activa de la rodilla. 41 Efectos del envejecimiento y las enfermedades sobre el grado de movilidad (ROM) lumbosacro. 39 Cinemática de la articulación iliofemoral. 44 Combinación de las técnicas de distracción cutánea e inclinómetro. y prueba de sentarse-yalcanzar). 54 Relajación muscular. 43 Técnicas de distracción cutánea. 43 Pruebas con inclinómetro. 48 ROM de flexión de la articulación coxofemoral (prueba de Thomas). 45 Unidad de flexión-extensión del ROM de la espalda. 39 Factores especiales que afectan a la cinemática. 44 Crítica de las pruebas con inclinómetro. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR Wendell Liemohn Gina Pariser INTRODUCCIÓN.com . 53 Variación diurna. 54 37 http://booksmedicos. 43 ROM lumbosacro.CAPÍTULO 2 FLEXIBILIDAD. 41 Efectos del sexo sobre el ROM lumbosacro. 46 Técnicas alternativas para medir la anteroflexión y posteroflexión. 42 EXAMEN DEL ROM LUMBOSACRO E ILIOFEMORAL. 53 Colocación del instrumental. 38 Cinemática de la columna vertebral. 51 Consideraciones sobre la seguridad. 46 Curva flexible. 48 ROM de extensión de la articulación coxofemoral. 52 Repetibilidad de las mediciones. 47 ROM iliofemoral. 49 Prueba de elevación de la pierna extendida. 37 CINEMÁTICA.blogspot. 54 AUMENTO DEL ROM. 54 Aspectos neurológicos y mecánicos de la mejora del ROM. 46 Unidad de flexión lateral/rotación del ROM de la espalda. 50 Pruebas combinadas (tocarse los dedos del pie con los dedos de la mano.

llamar flexibilidad a la hiperextensibilidad podría resultar confuso. los regímenes de ejercicio para mejorar el ROM del tronco y la articulación coxofemoral se consideran terapéuticos. 61 BIBLOGRAFÍA. 59 Extensión activa no balística de la rodilla. así como la mejora del grado de movilidad.38 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Elongación del tejido conjuntivo. Además. 57 Regímenes de estiramiento. El mantenimiento de un buen ROM en la articulación iliofemoral y las articulaciones vertebrales es primordial para la buena salud de la espalda.blogspot.com . 57 Estiramientos dinámicos. 59 Estiramientos aislados activos. 58 Papel de la inhibición recíproca/autógena. INTRODUCCIÓN La flexibilidad está relacionada con la capacidad para mover una articulación en todo su grado de movilidad o amplitud (ROM = range of movement). 57 Estiramientos estáticos. CINEMÁTICA La dinámica es el estudio de las fuerzas y movimientos. la gravedad o las fuerzas de colisión en los deportes de contacto. en este libro se usará con más frecuencia el acrónimo ROM que el término flexibilidad. Usar la palabra flexibilidad para describir un movimiento de extensión puede resultar confuso. Los temas principales que se tratarán en este capítulo son la cinemática de la columna. Flexibilidad es la palabra adecuada para describir la hiperextensibilidad de esta deportista. 54 Viscoelasticidad. La cinemática es una parte de la mecánica dedicada sólo al estudio del movimiento sin tener en cuenta fuerzas como las que imponen la contracción muscular. la cinemática de la articulación iliofemoral. http://booksmedicos. Aunque los términos flexibilidad y grado de movilidad se empleen a veces como intercambiables y en esencia puedan tener el mismo significado. 58 Otros programas para mejorar el ROM. 55 Relajación de la tensión y el resbalamiento. por esta razón suele usarse en su lugar grado de movilidad. Por ejemplo. 58 Estudios sobre las técnicas de estiramientos mediante FNP y EE. 61 CONCLUSIONES. 61 Figura 2-1. 59 Entrenamiento del grado de movilidad dinámico. Las deficiencias del grado de movilidad de la columna vertebral y sus estructuras de soporte se consideran indicadores pronósticos de la lumbalgia (1-3). 57 Facilitación neuromuscular propioceptiva. en personas con lumbalgia crónica. aunque la mujer de la figura 2-1 muestra un grado excepcional de hiperextensibilidad. porque implica que el movimiento puede medirse en más de una dirección. la determinación del ROM y su relación con la función de la región lumbar. 60 Consideraciones generales sobre el ROM. 59 Relevancia clínica. El grado de movilidad es un término preferible al de flexibilidad cuando se expone este concepto.

una vértebra) adoptan la misma dirección de movimiento (p. la traslación de L5 sobre S1 puede superar los 2 cm en casos graves.A. y la estructura se torna menos estable al producirse ajustes compensatorios (5). los ligamentos de las articulaciones interapofisarias son los principales responsables de la limitación (6). B. la orientación de las articulaciones interapofisarias restringe los movimientos de rotación entre las vértebras lumbares. 1). y Panjabi. En casos patológicos de espondilolistesis. Lippincott. la flexión lateral (o lateroflexión) en el plano frontal y la rotación en el plano transverso (horizontal). El ROM lumbosacro disminuye en dirección caudal a cefálica respecto al movimiento en el plano sagital. 2. consiste en la desaparición de la curva lordótica. La flexión lumbar. En condiciones normales. la espondilolistesis es el resultado de fuerzas excepcionales impuestas sobre la unión lumbosacra. muestra los extremos del ROM entre la hiperextensión y la flexión lumbosacras. En la rotación el movimiento ocurre sobre un punto o eje fijos. lo normal son 10 grados de extensión y 125 grados de flexión (7). la rotación mínima en el plano transverso se aprecia en el último segmento móvil (es decir. La traslación intervertebral de los segmentos móviles sanos es mínima y se mide en milímetros. En la lateroflexión en el plano frontal. adelante o atrás). En condiciones normales. La figura 2-3 muestra los límites de la flexión en el plano sagital. Filadelfia: J. Valores representativos de los grados de rotación de la columna lumbar COMBINADAS FLEXIÓN/EXTENSIÓN HACIA UN LADO ANTEROFLEXIÓN HACIA UN LADO ROTACIÓN AXIAL (EJE LÍMITES DE DE ROTACIÓN+X) ÁNGULO REPRESENTATIVO (EJE DE ROTACIÓN Z) ÁNGULO REPRESENTATIVO (EJE DE ROTACIÓN Y) ÁNGULO REPRESENTATIVO LÍMITES DE LA AMPLITUD LÍMITES DE LA AMPLITUD LA AMPLITUD INTERESPACIO (GRADOS) 5-16 8-18 6-17 9-21 10-24 (GRADOS) 12 14 15 16 17 (GRADOS) 3-8 3-10 4-12 3-9 2-6 (GRADOS) 6 6 8 6 3 (GRADOS) 1-3 1-3 1-3 1-3 0-2 (GRADOS) 2 2 2 2 1 L1-L2 L2-L3 L3-L4 L4-L5 L5-S1 (Adaptado de White. cap. el grado de movilidad disminuye en dirección cefálica a caudal. La figura 1-13 del capítulo 1 presenta información gráfica sobre el grado de movilidad del tronco en todos los planos.CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD. Los límites y valores representativos del ROM lumbosacro aparecen en la tabla 2-1. se mide en grados y se ejemplifica con la flexión y extensión en el plano sagital. Cinemática de la articulación iliofemoral El ROM iliofemoral es menos ambiguo que el ROM lumbar..blogspot. L5S1).com . En el plano Tabla 2-1. De forma parecida. Si el disco intervertebral sufre una lesión o daños. p. La figura 1-13B merece atención especial.. Estas restricciones del movimiento son consideraciones importantes en el análisis y prescripción de actividades para el ROM del tronco. Aunque los ligamentos supraespinosos e interespinosos y los ligamentos amarillos restringen la flexión en el plano sagital. En el deporte. ej. no se produce más flexión que la desaparición de esta curva. ej. el centro instantáneo de flexión-extensión y lateroflexión de un segmento móvil de la columna lumbar se halla en el disco (4). Clinical Biomechanics of the Spine.ªedición. el centro instantáneo o eje de rotación puede migrar.. El choque de las apófisis articulares inferiores con la lámina de la vértebra inferior es el principal factor que limita los movimientos de hiperextensión en el plano sagital (6) (véase la Figura 1-13B. M. arriba o abajo. en esencia. A.M. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 39 Cinemática de la columna vertebral Los movimientos posibles de una vértebra son rotación y traslación. 107.) http://booksmedicos. pero sobre todo entre L5 y S1 (Figura 2-2). 1990. El movimiento de traslación ocurre cuando todas las partes del cuerpo (p. En el plano sagital.

la tirantez de los isquiotibiales puede borrar la curva lumbar y causar espalda plana. Por ejemplo. si uno de estos cabestrantes está demasiado tenso. lo normal son 45 grados de rotación medial y lateral (7). Un punto importante que debemos recordar es que el control de la pelvis con la musculatura del FLEXIÓN Vértebra lumbar Carilla articular Figura 2-2.com Lor do sis lum bar . estos incidentes pasan factura a la larga. ilíaco o recto femoral puede causar hiperlordosis. la flexión de la articulación coxofemoral está limitada por los músculos isquiotibiales diartrodiales. Nótese la diferencia en la orientación de las carillas articulares entre las vértebras torácicas y lumbares. en el plano transverso. la tirantez de los isquiotibiales puede impedir la compensación ortostática de la articulación iliofemoral cuando se mete el pie accidentalmente en un agujero.40 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Vértebra torácica Carilla articular controlan la posición de la pelvis. Cuando se produce la extensión de la rodilla. http://booksmedicos.blogspot. la tirantez de los flexores o extensores de la articulación iliofemoral afecta a la integridad de la columna. la persona afectada tendrá dificultad para controlar la posición de la pelvis con la musculatura del tronco (Figura 2-4). la columna se ve obligada a soportar la tensión inesperada por culpa de la tirantez de los isquiotibiales. La flexión lumbosacra es en esencia el despliegue y enderezamiento de la lordosis lumbar. Por ejemplo. frontal. Estos músculos que cruzan la articulación coxofemoral pueden verse como «cabestrantes» que Figura 2-3. Aunque una columna sana pueda absorber tensiones de este tipo. En este caso. lo esperable son 45 grados de abducción y 10 grados de aducción. De la misma forma. la extensión de la articulación coxofemoral está limitada por los músculos ilíaco y psoas. Además de por la cápsula articular. La tirantez de los flexores o extensores de la cadera limita gravemente la eficacia de la musculatura abdominal (aunque estos músculos sean poderosos) para proteger la columna y reaccionar ante fuerzas a las que pueda someterse. esta orientación reduce al mínimo los movimientos de rotación. En las vértebras lumbares. Como la pelvis constituye los cimientos de la columna vertebral. la tirantez de los músculos psoas.

CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD, GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR

41

Músculos abdominales Erector de la columna

Psoas mayor

billo afecta a la biomecánica de las fases de choque del talón y despegue del pie durante la marcha. La tirantez del tendón de Aquiles puede impedir la fase de choque del talón y, por tanto, existirá menos distancia para absorber la fuerza de los pasos; de forma parecida, la tirantez de los músculos del compartimiento anterior puede impedir la absorción de la fuerza en el retropié. Si un corredor hace mucho ruido en cada zancada y supera el amortiguamiento de los pies de las articulaciones más distales a proximales de las extremidades inferiores, correr, que suele considerarse una actividad que mejora la función de la columna, podría ser perjudicial por las vibraciones que se ve obligada a absorber la columna si no se produce el amortiguamiento en las articulaciones distales.

Glúteo mayor Isquiotibiales

Factores especiales que afectan a la cinemática
Muchos factores distintos influyen en la cinemática de la columna y la articulación iliofemoral. Es evidente que las enfermedades o lesiones de la columna afectan a la cinemática articular. Menos obvios son los efectos de la edad y el sexo. Estos factores se expondrán más adelante.

Figura 2-4. Los músculos principales que cruzan la articulación coxofemoral pueden considerarse cabestrantes que controlan la postura de la pelvis. Como la pelvis es la base de la columna, ésta puede ser vulnerable a lesiones si dichos músculos están demasiado tensos.

Efectos del envejecimiento y las enfermedades sobre el ROM lumbosacro. La figura 1-13A y B
muestra el grado de movilidad iliofemoral y vertebral durante la flexión en el plano sagital. Kendall y otros (7) propusieron que, durante los estirones de crecimiento de la pubertad, la tirantez de los músculos isquiotibiales y los aumentos desproporcionados de la longitud de las extremidades afectan negativamente a la flexibilidad. No obstante, en un estudio realizado con más de 600 estudiantes adolescentes, los resultados hacen pensar que el crecimiento durante este período no provoca una reducción de la flexibilidad (8). Más bien el estudio sugiere que con el envejecimiento se produce un declive progresivo de la movilidad vertebral (3, 9-11). Twomey y Taylor (12) documentaron la reducción del grado de movilidad lumbosacra con la edad, en concreto durante los movimientos de extensión, pero no siempre se ha apreciado esto (11). En las personas inactivas no se sabe cuánto de la reducción del ROM se debe al envejeci-

tronco es fundamental para el buen funcionamiento vertebral y para la salud de la espalda; la vulnerabilidad a la lumbalgia aumenta si la posición de la pelvis no se controla con la musculatura del abdomen y la espalda. Como la tirantez de los isquiotibiales es más prevalente que la tirantez de los flexores de la cadera, estos músculos suelen ser los culpables, sobre todo en el hombre. La tirantez de los flexores de la cadera no es tan habitual como la de los extensores, y tal vez se aprecie más en las mujeres que en los hombres. El grado de movilidad de las articulaciones distales a la articulación coxofemoral también es importante para la absorción de las fuerzas que soporta la columna. Por ejemplo, la reducción del ROM del to-

http://booksmedicos.blogspot.com

42

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA

A

B

C

Figura 2-5. En el método modificado de Schober (A) se hace una marca en la línea media entre las dos espinas ilíacas posterosuperiores; luego, se hace una segunda marca 15 cm por encima de este punto. Se mide la distancia entre las dos señales durante la flexión (B) y extensión (C) máximas.

miento per se y cuánto a la reducción de la actividad debido a la edad. Una razón propuesta del declive del ROM de extensión es el mayor cuidado que se tiene con los movimientos de extensión que con los de flexión a medida que se envejece (10). La investigación sobre la reducción del ROM en personas con lumbalgia presenta datos diversos. Mellin (3) halló una mayor disminución de los movimientos de flexión en esta población. De acuerdo con ese dato, McGregor y otros (13), mediante técnicas potenciométricas computerizadas, descubrieron que las personas con lumbalgia presentaban un ROM lumbosacro de flexión mucho menor que las personas asintomáticas; sin embargo, no apreciaron diferencias significativas en el ROM lumbosacro de extensión, lateroflexión o rotación. En contraste, Youdas y otros (14), en un estudio sobre hombres con lumbalgia, hallaron que la reducción del ROM lumbosacro de extensión y rotación era mayor que la del de flexión. Cuando se tuvo en cuenta las variables de la edad y la lumbalgia, Ensink y otros (15) no encontraron una correlación entre la edad y el grado de movilidad lumbosacro (ROML). La pérdida del ROML asociada con el envejecimiento fisiológico está causada por el aumento de la rigidez de los discos intervertebrales por cambios histológicos; ya no se concibe la idea de que el

ROML se reduzca por el adelgazamiento de los discos con la edad (6). Aunque ningún estudio haya confirmado la idea de que el ROM mejore al llegar a la edad adulta como un proceso puramente cronológico, McGregor y otros (13) descubrieron que la edad por sí sola no podía explicar la variabilidad que apreciaron en el ROML de la columna. Los datos de Buchalter y otros (16) concordaron con éstos; por eso, las únicas conclusiones que cabe extraer son que el estilo de vida desempeña un papel fundamental en la disminución del ROML con la edad, y que esta variabilidad del ROML aumenta con la edad (17). También otros procesos patológicos afectan al ROML; por ejemplo, la presencia de osteófitos se relaciona con la edad y restringe la movilidad (18).

Efectos del sexo sobre el ROML. No existe unanimidad sobre el efecto exacto del sexo sobre el ROML (ROM lumbosacro). MacRae y Wright (19) y McGregor y otros (13) apreciaron mayor ROML en flexión en los hombres que en las mujeres. White y Panjabi (5) documentaron que, en el plano sagital, la movilidad del hombre supera la de la mujer, si bien en el plano frontal sucede lo contrario. Ensink y otros (15) no hallaron una correlación entre el sexo y el ROML de pacientes de espalda.

http://booksmedicos.blogspot.com

CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD, GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR

43

EXAMEN DE LOS ROM LUMBOSACRO E ILIOFEMORAL
La flexibilidad, o ROM, es específica de cada articulación; determinar el ROM de unas cuantas articulaciones no sirve como indicador de la flexibilidad de otras aunque se mida el mismo movimiento articular en la extremidad contralateral. Las pruebas empleadas para medir la flexibilidad (es decir, según su relación con la región lumbar) van de más sencillas a más complejas; a continuación, expondremos un ejemplo de las mediciones clínicas más utilizadas, con sus ventajas e inconvenientes.

ROM lumbosacro
En este apartado se describen las pruebas que miden específicamente el ROML de forma distinta al ROM de la articulación coxofemoral. Son técnicas de distracción cutánea y pruebas con inclinómetro.

Técnicas de distracción cutánea. La prueba original de Schober descrita por Ensink y otros (15) y las modificaciones posteriores de la primera prueba (19, 20) suelen citarse en la literatura como técnicas de distracción cutánea. Estas pruebas consisten en tomar mediciones entre dos puntos de referencia mientras el sujeto (a) permanece primero de pie en una postura erguida normal y (b) luego, adopta la posición de tocarse los pies con los dedos de la mano. A medida que se inclina hacia delante, aumenta la distancia entre los dos puntos de referencia (es decir, distracción de la piel). La distancia entre los dos puntos en bipedestación se resta a la distancia entre los dos puntos en la posición de anteroflexión. En la prueba original de Schober, el punto de referencia era la unión lumbosacra (15). Tras marcar este punto, el examinador hace una segunda marca 10 cm por encima de la unión lumbosacra mientras el sujeto adopta una postura relajada en bipedestación. Tras adoptar la postura de tocarse los pies con los dedos de la mano, se mide la distancia entre las dos marcas. Un aumento de al menos 5 cm en la distancia (es decir, 15 cm) se considera un valor normal. Un problema específico de esta técnica es localizar exactamente la unión lumbosacra (21). MacRae y Wright (19) modificaron la prueba ori-

ginal de Schober situando los puntos de referencia 5 cm por debajo y 10 cm por encima de una marca en la línea media que conecta los «hoyuelos de Venus» (articulación sacroilíaca) que aproximan la unión lumbosacra. Afirmaron que el punto de referencia era más fácil de hallar que la unión lumbosacra. Un aumento de la distancia de al menos 5 cm se considera un valor normal. Aunque los hoyuelos de Venus sean más fáciles de encontrar que la unión lumbosacra, aproximadamente un cuarto de la población no presenta este punto anatómico de referencia (21). Williams y otros (20) modificaron aún más la técnica de Schober. El punto inferior de referencia (es decir, la marca de 0 cm) fue la intersección vertebral de una línea horizontal entre las espinas ilíacas posterosuperiores (EIPS), por lo general fáciles de identificar (Figura 2-5). (Sin embargo, hay que reparar en que las EIPS se encuentran al nivel de la segunda vértebra sacra.) El punto de referencia superior se marca a una distancia de 15 cm por encima del primero. Además de la medición del ROM de flexión, los mismos investigadores determinaron que puede medirse el ROM de extensión con esta técnica. Cuando se adopta la postura de hiperextensión, los puntos de referencia se aproximan (es decir, median menos de 15 cm). Williams y otros (20) calcularon los coeficientes interevaluadores e intraevaluadores de esta técnica; la mayoría de sus correlaciones fueron bastante buenas. En nuestro empleo inicial de esta técnica con tres cohortes, los coeficientes de la correlación intraclases para mediciones repetidas con el mismo aparato fueron 0,92 a 0,98 en flexión y 0,92 a 0,94 en extensión (22).

Crítica de las técnicas de distracción cutánea.
Aunque Mayer y Gatchel (23) no criticaron la técnica modificada de Schober, afirmaron que (a) los puntos anatómicos de referencia de las dos primeras versiones de las pruebas de Schober eran muy difíciles de encontrar, (b) las técnicas de Schober no tenían en cuenta las grandes variaciones en la altura y (c) sólo pudo medirse el ROM de flexión. Aunque la técnica de Williams y otros (20) evita el primer y tercer inconvenientes enumerados por Mayer y Gatchel (23), no se tienen en cuenta las medidas extremas de complexión en esta técnica. Por ejemplo, la distancia de 15 cm abarcaría distintos segmentos móviles en una persona de 140 cm que en una persona de 170 cm de

http://booksmedicos.blogspot.com

44

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA

A

B

C

Figura 2-6. Inclinómetro (M. I. E: Medical Research, Leeds, Reino Unido). Una vez colocado el instrumento sobre la parte del cuerpo que debe moverse, el dial del inclinómetro se pone a cero. Realizado el movimiento pasivo o activo, es fácil apreciar el número de grados. Se describe la determinación de la movilidad lumbar con la prueba con inclinómetro de Keeley y otros (24). Se colocan los inclinómetros sobre el interespacio de D12-L1 y sobre el sacro (A); se recomienda marcar estas posiciones con un rotulador. La persona sometida a prueba adopta una posición máxima de anteroflexión (B); una vez realizada la lectura de los inclinómetros, el paciente vuelve a la posición inicial. Luego, se pone las manos en las caderas y, con las rodillas extendidas, el paciente adopta una posición de hiperextensión máxima y se procede a la lectura de los inclinómetros (C). Luego, se obtiene el total del grado de movilidad con cada inclinómetro.

altura. No obstante, si los pacientes se comparan consigo mismos durante la rehabilitación, los inconvenientes son menos graves. De las tres técnicas descritas por Schober, nuestros pacientes estaban más cómodos usando las EIPS como punto de referencia inicial según abogan Williams y otros (20), en vez de la unión lumbosacra o los hoyuelos de Venus presentados en otros protocolos de Schober descritos.

miembros de este grupo desarrollaron un protocolo con dos inclinómetros que también permitía evaluar el ROM en extensión (24).

Pruebas con inclinómetro. El goniómetro se usa
con eficacia para medir el ROM de las extremidades, aunque es menos eficaz para el ROM vertebral. El inclinómetro líquido (también existe un inclinómetro electrónico) es una opción frente a las técnicas con goniómetro tradicional (Figura 2-6). Mayer y otros (21) desarrollaron un protocolo con inclinómetro que delinea la movilidad lumbar en el plano sagital respecto a la de la articulación coxofemoral. Además de su excelente fiabilidad, estos investigadores descubrieron que su técnica con un inclinómetro era mejor que los análisis radiográficos. Con posterioridad, los

Crítica de las pruebas con inclinómetro. Aunque Keeley y otros (24) describieron un índice de fiabilidad de 0,90 en la administración de la prueba con doble inclinómetro, los índices registrados por Williams y otros (20) para la misma prueba fueron muy bajos en dos personas. En nuestro estudio con la técnica del doble inclinómetro, los coeficientes de correlación intraclases (CCI) variaron entre 0,95 y 0,98 (flexión) y entre 0,87 y 0,96 (extensión) (22). No obstante, se obtuvieron CCI igualmente altos en pruebas posteriores en nuestro laboratorio con un solo investigador (25). En un estudio más amplio, Saur y otros (26) validaron la técnica con inclinómetro frente a las técnicas radiológicas; aunque los coeficientes del ROM lumbar total (r = 0,94) y el ROM de flexión (r = 0,88) fueron elevados entre las dos técnicas, la correlación del ROM de extensión fue mucho menor (r =

http://booksmedicos.blogspot.com

CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD, GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR

45

0,42), lo que sugiere que la última necesita refinarse. (Sin embargo, la exposición siguiente estudia si la validez de la prueba de extensión podría mejorar si se toma la medición en decúbito prono en vez de en bipedestación; esto elimina el miedo a caerse.) En comparación con el goniómetro, el inclinómetro puede ser más fácil de usar al menos para las mediciones del ROM de las extremidades; además, el potencial del inclinómetro para medir el ROM vertebral en el plano transverso (p. ej., la rotación cervical o lumbar) es mucho mejor que el del goniómetro. Nuestros coeficientes de fiabilidad en la reproducción de las pruebas respecto a las mediciones en la elevación pasiva de las piernas extendidas fueron 0,98. Keeley y otros (24) también documentaron una técnica para medir la rotación vertebral con inclinómetro; sin embargo, los coeficientes de fiabilidad que registraron fueron demasiado ba-

jos para fines científicos. Puede haber, no obstante, implicaciones en el uso del inclinómetro para medir el ROM de la rotación vertebral cuando se controla el progreso del paciente, siempre y cuando las mediciones de la flexibilidad las haga la misma persona.

Combinación de las técnicas de distracción cutánea e inclinómetro. El instrumento para medir el
grado de movilidad de la espalda (ROME) (Performance Attainment Associates, Roseville, MN) es de reciente aparición; comprende dos aparatos para las mediciones. Uno combina la medición de la distracción cutánea con la medición del inclinómetro con el fin de calcular el ROM de flexión y extensión, el otro puede medir tanto la flexión lateral como la rotación. Las investigaciones son limitadas por lo reciente de la aparición del instrumento (Figura 2-7).

A

B

C

Figura 2-7. Instrumento para medir el grado de movilidad de la espalda. Con el paciente en bipedestación, la unidad de flexión-extensión se coloca sobre el sacro y la unidad braquial sobre el interespacio de D12-L1. Tras la lectura de la inclinación pélvica, el paciente adopta la posición de tocarse los pies con los dedos de la mano al tiempo que se mantiene la unidad braquial sobre el interespacio de D12-L1; se registra la lectura en anteroflexión máxima (A). Tras erguirse el paciente, se adopta una postura de hiperextensión y se anotan las lecturas (B). La unidad de lateroflexión-rotación se coloca sobre D12, y se lee el valor de la lateroflexión en el inclinómetro (no aparece aquí). Cuando se toman las mediciones de rotación (C), el dial horizontal actúa en esencia como una brújula, y el imán pasa por alto cualquier movimiento pélvico que se produzca. (En nuestro estudio con este instrumento, el paciente se sentó en un taburete con el asiento fijo.) (Por cortesía de Performance Attainment Associates, Roseville, MN.)

http://booksmedicos.blogspot.com

el cálculo del coeficiente de Pearson se limita al empleo de dos variables. el ROM iliofemoral) después de adoptar el paciente la posición de tocarse los pies con los dedos de la mano. de ahí que las pruebas con múltiples ensayos deban promediarse para generar sólo dos resultados (30. respectivamente) y la flexión lateral lumbar (CCI = 0. Youdas y otros (33) em- http://booksmedicos. Aunque la rotación del tronco pueda medirse en bipedestación.88 y = 0. La otra mano manipula el brazo deslizante. 2-7C). la lectura del inclinómetro) y 0. Madson y otros (28). o la flexión y extensión lumbares. Madson y otros (28) obtuvieron un CCI muy satisfactorio cuando midieron la rotación lumbar (CCI = 0. Breum y otros (27) hallaron una mala fiabilidad intra e interexaminador (CCI = 0. respectivamente) cuando usaron el mismo instrumento con sujetos asintomáticos.91 y 0. La correlación intercla- Curva flexible (Figura 2-8). sin embargo.blogspot. Se sostiene un inclinómetro sobre S1 y se mide la inclinación del sacro (es decir. siguieron un procedimiento similar combinando las mediciones en grados y centímetros. se obtuvieron coeficientes muy altos de fiabilidad interclases (CCI = 0. El marco de esta unidad comprende un inclinómetro en el plano frontal y una brújula en el plano transverso. la fiabilidad se considera una estadística univariada en la que la comparación se establece entre resultados sobre la misma variable (30).93 para la izquierda y derecha. además. es necesario contar con un campo magnético estable para descontar el efecto con que el movimiento de la cadera puede contribuir al resultado de la rotación. es posible analizar cambios en las medias y desviaciones estándar entre uno y otro ensayo.com . El coeficiente de Pearson es una estadística bivariada y apropiada para la correlación de dos variables distintas.95 para la lateroflexión izquierda y derecha. ROM: Debe repararse en que.91 y 0. y obtuvieron que los coeficientes interevaluadores e intraevaluadores eran satisfactorios para el ROM de flexión [coeficientes de correlación intrainstrumental (CCI) = 0. La lateroflexión se mide cuando el sujeto se inclina a derecha o izquierda. respectivamente). respectivamente]. los coeficientes de correlación interclases son más estrictos que los coeficientes de Pearson (29-31).98) (32). igualmente con personas asintomáticas. B). sin embargo.57 y 0. aunque obtuvieron CCI muy bajos en la flexión y extensión lumbares (CCI = 0. lectura en centímetros) (22).90 s respecto a la distracción cutánea (es decir. la correlación interclases se usa para establecer una correlación entre varios ensayos de mediciones univariadas con el fin de determinar la fiabilidad (31). 2-7A. se consigue un control mejor con el sujeto sentado en un taburete estático. y el inclinómetro traduce el movimiento en grados. se inclina hacia delante y termina inclinándose hacia atrás. CONSIDERACIONES SOBRE LA FIABILIDAD DE LAS MEDICIONES DEL ses se limitó aún más porque no puede detectarse la variación ensayo a ensayo en las pruebas (31). respectivamente).46 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA Unidad del ROM de flexión-extensión de la espalda (fig. Sin embargo. Un examinador puede tomar fácilmente la medición con este aparato y sin ayuda. Además. Con este instrumento se mide la inclinación pélvica anterior y posterior. para la determinación de la fiabilidad de varios ensayos. Breum y otros (27) combinaron las lecturas en grados y centímetros. cuando se toma una de estas mediciones.77. Si se emplea la correlación interclases. La unidad empleada en la medición del movimiento de flexión y extensión combina técnicas con inclinómetro y distracción cutánea.36. Se emplea una curva flexible de delineante para medir la movilidad lumbosacra en el plano sagital.67 y 0.57 y 0. los coeficientes del ROM de extensión fueron mucho menores para las dos variables (CCI = 0. el CCI fue 0. Unidad del ROM de lateroflexión/rotación de la espalda (fig.80 s respecto a los grados (es decir. En nuestro estudio con el instrumento para el ROM de rotación de la espalda con mediciones repetidas con un solo instrumental y 50 hombres y mujeres asintomáticos.78. Se emplea para medir la distancia hasta el interespacio de D12-L1 mientras el paciente permanece de pie y erguido. respectivamente). el marco se coloca en el interespacio de D12-L1. esto se consigue con dos imanes dentro de una carcasa unidos a un cinturón de velcro en la cintura del sujeto entre D12 y S1. Durante nuestra utilización de la unidad del ROM de flexión-extensión de la espalda con pacientes y personas asintomáticas. Para medir este último. 31). La medición rotacional emplea una brújula para determinar el movimiento en el plano transverso.36.

Estas personas no mostraron ninguna dificultad concreta en adoptar posturas de anteroflexión y posteroflexión. En personas con síntomas en el elemento posterior como lesiones interapofisarias o espondilolistesis. Empleo de una curva flexible para medir (A) la inclinación pélvica anterior. se sabe que los movimientos balísticos de hiperextensión de la columna son inadecuados. los movimientos de hiperextensión dudosamente serían apropiados porque la extensión más allá de la postura neutra podría agravar el problema y http://booksmedicos.com . 35).CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD. y (C) la inclinación pélvica posterior. En nuestra investigación sobre el ROM. peores. el protocolo creado por Mellin y otros (34) o Sullivan y otros (10) sería una opción para que las personas se encuentren cómodas al final del ROM durante la flexión o extensión en bipedes- Como la hiperextensión de la columna es un tema que suele pasarse por alto o se malinterpreta.blogspot. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 47 A B C Figura 2-8. la mayoría de los individuos empleados en la colección de datos fueron asintomáticos durante sus estudios universitarios.84 a 0.98 con el método trigonométrico. CONSIDERACIONES SOBRE LOS MOVIMIENTOS DE HIPEREXTENSIÓN: Técnicas alternativas para medir la anteroflexión y la posteroflexión. pocas veces se recomienda la extensión activa (como cuando se utiliza una silla romana) más allá de la lordosis normal (36). Sin embargo. (B) la columna en posición neutra. La hiperextensión vertebral es un movimiento natural y es del máximo interés para la biomecánica de la columna mantener esta movilidad. No obstante. tación (Figura 2-9). plearon este instrumento para determinar la movilidad sagital. es aconsejable hacer varios comentarios generales. sin embargo. si no pésimos. Llegaron a la conclusión de que el método tangencial es preferible al trigonométrico en estos movimientos porque requiere menos tiempo. cabría usar sus recomendaciones sobre la colocación de los individuos con todas las técnicas descritas en esta sección para medir el ROM en el plano sagital. la dificultad que las personas sintomáticas o mayores pueden experimentar para ejercitar movimientos de flexión o hiperextensión máximas puede impedir la obtención de buenas mediciones con estas personas. serían los movimientos balísticos de rotación. Si éste es el caso.82 a 0. Es cierto que los movimientos lentos y pasivos de hiperextensión controlada suelen ser muy apropiados en los programas de ejercicio para pacientes con discos sintomáticos (9. Además.98 con el método tangencial y 0. Miller y otros (25) confirmaron que una regla flexible de delineante permitía contrastar la postura neutra de la columna con la postura relajada en bipedestación. Sus coeficientes de fiabilidad intrainstrumental (CFI) fueron 0.

48

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA

Además de las pruebas clínicas previamente expuestas para el ROM de extensión de la espalda, hay pruebas de campo más sencillas para determinar este ROM, tal y como se muestra en la figura 2-10A. En este caso la persona sometida a prueba coloca las manos bajo los hombros como si fuera a hacer una flexión de brazos. Al hacer el movimiento, la pelvis debe mantener contacto con el suelo mientras se eleva el tórax con la acción de los brazos. Es una prueba pasiva de extensión vertebral porque sólo son activados los músculos de los brazos y la cintura escapular; los músculos de la columna deben estar relajados. Para los lectores familiarizados con el protocolo de ejercicios de espalda de McKenzie, el movimiento es comparable, si bien en este último los movimientos se repiten (9). Como no suele apreciarse la debilidad de los músculos lumbosacros (7), a veces se recurre a una prueba de fuerza activa en decúbito prono (Figura 2-10B).

ROM iliofemoral
Como se expuso con anterioridad, la biomecánica de la columna se ve afectada negativamente si existe excesiva tirantez en alguno de los grupos de músculos que cruzan la articulación iliofemoral. Los músculos psoas suelen considerarse flexores uniartrodiales de la cadera, si bien cruzan las articulaciones vertebrales de L1 a S1. Como cada músculo psoas se empareja con un músculo ilíaco, y los tendones de sus inserciones discurren juntos, con frecuencia se emplea el nombre colectivo de psoasilíaco, aunque la función del psoas es más compleja por sus inserciones en las vértebras móviles.

ROM de flexión de la articulación coxofemoral (prueba de Thomas). La prueba de Thomas se emplea para medir la tirantez de los flexores uniartrodiales y diartrodiales de la cadera; la prueba para los flexores diartrodiales aparece en la figura 2-11. Es importante que las personas a las que se someta a esta prueba estén familiarizadas con sus peculiaridades. Por ejemplo, si la pierna contralateral se acerca demasiado al pecho, la rotación posterior de la pelvis implicada en este movimiento puede elevar la pierna ipsolateral. Sería un ejemplo de resultado falso positivo (es decir, delata la presencia de tirantez en los flexores de la cadera, aunque en realidad la tirantez se debe a una postura inapropiada del paciente).

Figura 2-9. Las mediciones con inclinómetro y la mayoría de las otras mediciones del grado de movilidad en el plano sagital pueden hacerse en posiciones estables en pacientes con problemas de equilibrio.

empeorarlo. Es importante enseñar bien movimientos como los ejercicios de hiperextensión, porque algunas personas no tienen buena percepción cinestésica de su cuerpo cuando ejecutan ciertos ejercicios.

http://booksmedicos.blogspot.com

CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD, GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR

49

Medición de la distancia

Figura 2-10. Grado de movilidad pasiva y activa de la extensión de la espalda.

ROM de extensión de la articulación coxofemoral. La prueba de elevación de la pierna extendida
(EPE) se ha usado durante muchos años. Más recientemente, la prueba de extensión activa de la rodilla ha ganado popularidad. De ellas se hablará en las secciones siguientes.

Prueba de elevación de la pierna extendida. La prueba de elevación pasiva de la pierna extendida suele emplearse para medir la tirantez de los músculos isquiotibiales. Según la versión de la prueba de EPE defendida por Kendall y otros (7), en la posición inicial, el individuo es sometido a prueba primero hacia atrás y se le hace girar la pelvis hasta que se adapte perfectamente la región lumbosacra a una

mesa o superficie sin acolchar. El examinador le levanta entonces una pierna hasta que la tirantez impida continuar el movimiento al tiempo que coloca una mano sobre la rodilla de la otra pierna para asegurar que la pelvis no gire hacia atrás y altere los resultados (Figura 2-12). Aunque Kendall y otros afirmaron que lo normal era de 80 a 85 grados de flexión coxal, creemos que tal vez sea una meta conservadora en la población atlética. Un inconveniente de esta prueba es que puede que no todos los examinadores eleven el mismo ROM la pierna de una persona debido a las distintas percepciones de resistencia al estiramiento (37). Llegamos a la conclusión de que, con la articulación de la rodilla inmovilizada, la EPE activa supone una opción frente a la EPE pasiva (38).

http://booksmedicos.blogspot.com

50

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA

Figura 2-11. Prueba de Thomas con dos articulaciones. Después de ayudar el examinador al paciente a adoptar una posición en decúbito supino que permita colgar libremente la rodilla de la pierna que se somete a prueba, se lleva hacia atrás el muslo contralateral hasta el punto en que la región lumbosacra entra en firme contacto con la mesa. Son signos positivos de acortamiento cuando la porción posterior del muslo se levanta de la mesa (tirantez del psoasilíaco) o la rodilla se extiende de modo apreciable (tirantez del recto femoral). Se obtiene un resultado falso positivo si el muslo de la pierna contralateral se acerca al tronco y la pelvis gira demasiado posteriormente.

Figura 2-12. En la prueba de elevación pasiva de la pierna extendida según Kendall y otros (7), la pelvis gira posteriormente hasta que la región lumbosacra se adapta a la forma de la mesa (preferiblemente, sin acolchar); se eleva una pierna asegurando que la otra no se mueva. Es esencial que el paciente adopte la postura correcta; por ejemplo, si se flexiona la rodilla de la pierna contralateral a la que se eleva, la rotación posterior de la pelvis aumentará el grado de movilidad (unos 10 grados). Por el contrario, si gira hacia delante (es decir, la región lumbosacra no está en contacto con la mesa), el movimiento disminuye.

Una clave importante para la ejecución de cualquiera de las pruebas de longitud de los isquiotibiales es la posición de la pelvis. Por ejemplo, si se adopta la posición inicial en decúbito supino con las piernas y caderas flexionadas, la rotación posterior de la pelvis en esta postura permitirá a la pierna elevarse unos pocos grados más (p. ej., unos 10 grados) antes de que la tirantez detenga el movimiento. Hay que tener en cuenta sutilidades como ésta; la consistencia en ellas es esencial.

Prueba de extensión activa de la rodilla (Figura 2-13). La extensión activa de la rodilla (EAR) ha ganado popularidad en los últimos años (37, 39, 40). En la posición inicial, las articulaciones coxofemoral y de la rodilla adoptan 90 grados de flexión, por lo que se denomina prueba de 90-90. La EAR es preferida por muchos debido a la rigidez pasiva de las partes blandas, por la respuesta contráctil al estiramiento y
Figura 2-13. Extensión activa de la rodilla (prueba de 9090). Según el programa de puntuación más usado, la extensión completa tiene una puntuación de 0, los 80 grados de movimiento de la pierna, 10, etc.

http://booksmedicos.blogspot.com

CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD, GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR

51

A

ba con fines de investigación cogen el muslo de la pierna que se somete a prueba con 90 grados de flexión coxal, con la articulación de la rodilla también en 90 grados; el sujeto extiende entonces la pierna hasta que el muslo «se libera» de las manos que lo asen. Puede utilizarse un inclinómetro o un goniómetro para tomar la medición.

Pruebas combinadas (tocarse los pies con los dedos de la mano y prueba de sentarse-y-alcanzar). Con el fin de lograr la diferenciación, las pruebas para medir la longitud de los isquiotibiales y la movilidad lumbosacra se denominan en este libro pruebas combinadas, como la prueba de tocar el suelo con los dedos (TSD) o la prueba de sentarse-y-alcanzar (SA), que aparecen en la figura 2-14.

Consideraciones sobre la seguridad. Además de
las cuestiones sobre la validez de las pruebas de TSD y SA, se ha cuestionado el movimiento inherente a ambas pruebas por el posible riesgo para la columna vertebral. Por ejemplo, si estas actividades se hacen repetidamente y si el sujeto presenta tirantez en los isquiotibiales, su excursión limitada en la articulación iliofemoral puede transferir la tensión a las estructuras de la columna (41, 42). Adams y Hutton (43) demostraron que, cuando se produce un movimiento de anteroflexión sin control muscular (p. ej., llevar rápidamente los dedos de la mano hasta tocar los pies), los ligamentos supraespinosos, interespinosos y capsulares sufren un esguince.

B

Figura 2-14. La prueba de tocar los pies con los dedos de la mano (A) y la prueba de sentarse-yalcanzar (B) miden esencialmente la longitud de los isquiotibiales, pero el movimiento pélvico es menor en la prueba de sentarse-y-alcanzar.

porque la masa de la extremidad no es tan dada a contaminar los resultados como con la prueba de EPE pasiva (37, 40). A diferencia de la EPE pasiva, con la EAR el examinador no tiene que valorar si lleva o no realmente la extremidad hasta el final del ROM, porque es una prueba activa y el sujeto es el responsable de exhibir el ROM. En el protocolo descrito por Worrell y otros (40), las personas que usan esta prue-

Figura 2-15. Estiramiento protegido de los isquiotibiales de Cailliet.

http://booksmedicos.blogspot.com

52

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA

Cailliet (41) afirmó que, aparte del peligro, el ejercicio de SA no mejora apreciablemente la longitud de los isquiotibiales; recomendaba «su estiramiento protector de los isquiotibiales» como alternativa (Figura 2-15). Cailliet sostenía que este estiramiento unilateral de SA previene la tensión y flexión excesivas del área lumbosacra. Sometimos a prueba la hipótesis de Cailliet usando el Monitor Lumbar AdyHall para registrar el ROM lumbosacro mientras 40 adultos asintomáticos (20 hombres y 20 mujeres) realizaban el estiramiento protector de Cailliet y un estiramiento convencional de SA (44). La flexión lumbosacra fue mayor cuando se practicó el SA convencional, aunque estas diferencias no fueron importantes estadísticamente. Uno de los sujetos mostró preferencia por la prueba de Cailliet por sentirse más cómodo que en la SA con las dos piernas extendidas. Intuitivamente, parece como si la rotación posterior de la pelvis inherente al estiramiento protector de los isquiotibiales de Cailliet redujera el momento de inercia del torso en la anteroflexión; esto sugiere que las presiones intradiscales son menores en la ejecución del ejercicio de Cailliet (una pierna extendida) que en el SA convencional (ambas piernas extendidas al mismo tiempo). Aunque la versión con una pierna extendida de la prueba de SA lleve más o menos el doble de tiempo que la versión con las dos piernas extendidas, permite en cambio determinar si existe asimetría. Aunque no se cite la asimetría respecto a la longitud de los isquiotibiales y su relación con el aumento de la posibilidad de problemas lumbosacros, la asimetría en la longitud de los isquiotibiales puede volver a una persona susceptible a las distensiones de estos músculos (45). Además, cuando se contempla la postura como una cadena cinética, la consecución de la simetría tiene sentido.

Validez y fiabilidad. Kippers y Parker (46) hallaron que, en adultos jóvenes de ambos sexos, la distancia en la prueba de TSD era un buen indicador de la flexión coxal, aunque no de la flexión vertebral. Se obtuvieron datos comparables en la prueba de SA (con las dos piernas extendidas) con mujeres jóvenes adolescentes (47) y mujeres universitarias (48); obtuvimos los mismos resultados con la prueba de SA (con una pierna extendida) con adultos jóvenes de ambos sexos (49). Ambas pruebas, TSD y SA, se emplean pa-

ra aumentar la longitud de los isquiotibiales, sobre todo si el examinador está familiarizado con sus particularidades; además, ambas son medidas muy fiables, si bien ninguna es una buena medición de la movilidad lumbosacra. Como la prueba de TSD pocas veces se emplea excepto como parte de la prueba de Schober, esta exposición se centrará en las particularidades de la prueba de SA. La utilidad de la prueba de SA también se ha cuestionado porque cuando la discrepancia en la longitud es desproporcionada, tal vez oculte el verdadero ROM. Por ejemplo, si una persona tiene brazos largos y piernas cortas, puede esperarse que obtenga buenos resultados en la prueba de SA; por el contrario, si los brazos fueran cortos y las piernas largas, el resultado sería seguramente malo (50). Aunque Wear (51) halló que la excesiva longitud del tronco y brazos respecto a las piernas afectaba significativamente a la puntuación en la prueba de SA en hombres universitarios, Simoneau (48) no consideró que fuera un factor relevante en su estudio con ambos sexos. Hokins y Hoeger (52) desarrollaron una prueba en que la distancia alcanzada se medía primero con la espalda del sujeto contra una pared (u otra superficie vertical); se apuntaba la cifra, y después el sujeto se inclinaba hacia delante y se tomaba la segunda medición. La primera medición se resta de la segunda para obtener un valor neto. El valor neto es una medida más precisa de la longitud de los isquiotibiales, porque se controla así la discrepancia en la longitud de los brazos respecto a las piernas. La posición de los tobillos también puede afectar a la ejecución de la prueba de SA, con independencia de si están extendidas una o dos piernas. En nuestro estudio, hemos hallado que hombres y mujeres asintomáticos alcanzaban aproximada y respectivamente 5 cm y 2 cm más en la prueba de SA con los tobillos en flexión plantar pasiva, en oposición a la dorsiflexión habitualmente necesaria para la ejecución de la prueba (53) (Figura 2-16). Gajdosik y otros (54) repararon en que el rendimiento en la prueba de EPE mejoraba significativamente cuando se permitía la flexión pasiva del tobillo en oposición a la postura fija en dorsiflexión. Estos científicos atribuyeron esta diferencia a la tirantez de las conexiones fasciales entre los músculos gemelo e isquiotibiales, y a la tensión sobre el nervio ciático; las conexiones fasciales en concreto también explicarían las diferencias apreciadas.

http://booksmedicos.blogspot.com

Kendall y otros (7) creían que la prueba de SA podía servir doblemente en la medición de EPE si el ángulo sacro era el criterio primario para determinar el resultado. (A) La prueba realizada con un cajón métrico. Varios factores distintos afectan negativamente a la fiabilidad de las mediciones repetidas. de algunos hablaremos después. los coeficientes de correlación intraclases son más estrictos que los coeficientes de Pearson y por eso se prefieren (31). Mediante un inclinómetro puesto sobre el sacro. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 53 culación coxofemoral (es decir. su ángulo sacro es sólo 60-70 grados. http://booksmedicos. Quizá la referencia clave más importante en la prueba de sentarse-y-alcanzar sea el ángulo sacro (y no el número de centímetros alcanzado) porque es un buen indicador de la longitud de los isquiotibiales.com . Si la prueba de SA es la medición. Repetibilidad de las mediciones Se han obtenido coeficientes de correlación más altos en la fiabilidad del ROM del tronco y la articulación coxofemoral cuando se ha estudiado la variabilidad intraexaminadores (56). se han registrado coeficientes muy bajos de correlación cuando se estudió la variabilidad interexaminadores (20). se incluye una plataforma de quita y pon para los pies. Este ángulo será inferior a 80 grados en personas con tirantez en los isquiotibiales. Por el contrario. Colocación del instrumental. Distintas pruebas de sentarse-y-alcanzar. Al calcular la fiabilidad entre varios ensayos. (B) En la prueba de sentarse-y-alcanzar de Tennessee. Este hombre muestra tirantez o acortamiento de los isquiotibiales. Cornbleet y Woolsey (55) llegaron a la conclusión de que la posición final de la arti- Figura 2-17. Un aspecto de la calidad que debe comprobarse es el ángulo del sacro. Mayer y otros (57) estudiaron las varianzas apreciadas en la medición Figura 2-16.CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD. Los examinadores que emplean la prueba de SA como medio principal para determinar la longitud de los isquiotibiales siempre deberían tener en cuenta la calidad del movimiento. de modo que puede medirse el grado de movilidad con el pie en dorsiflexión fija y con flexión plantar pasiva (53). Martín y otros (50) hicieron una revisión general de la investigación sobre la prueba de SA. entonces el «ángulo sacro» debería ser 80 grados o más respecto al suelo. como se ha expuesto previamente. el ángulo sacro) era un mejor indicador de la longitud de los isquiotibiales que la posición de los dedos en la prueba de SA. sirve de comparación un libro u otro objeto con un ángulo de 90 grados colocado cerca del sacro (Figura 2-17).blogspot.

sujetos e instrumentos. Los instrumentos utilizados fueron el inclinómetro líquido. Aspectos neurológicos y mecánicos de la mejora del ROM Aunque el ROM pueda mejorar aumentando la fuerza del músculo o músculos antagonistas. Cuando un músculo flexor se contrae y genera movimiento en un lado de una articulación. En la figura 2-18 se describe el huso muscular. Relajación muscular. ofreciendo. sino que también reduce la posibilidad de que se lesione el antagonista. los músculos antagonistas y su tejido tendinoso deben elongarse en grado suficiente. Asumiendo que los elementos contráctiles del músculo deseado estén relajados. El propioceptor responsable del reflejo de estiramiento es el huso muscular. ofreceremos una corta exposición sobre la viscoelasticidad y la mecánica del cambio de longitud de los tendones. la inhibición recíproca no sólo facilita la acción del agonista. el cifómetro y el inclinómetro electrónico. ya que las variaciones diurnas afectan al protocolo de algunas pruebas más que al de otras. sus distintas terminaciones sensitivas. las vainas de tejido conjuntivo del epimisio. De estos temas hablaremos ahora.com . estos investigadores llegaron a la conclusión de que la media del ROM lumbosacro de flexión aumentaba más de 10 grados de la mañana a la tarde usando la técnica con inclinómetro. la inhibición recíproca suele causar la relajación de su antagonista extensor. La musculatura tensa o acortada abarca toda la unidad musculotendinosa y no sólo los elementos contráctiles. y su relación con todo el músculo. que puede oponerse a o reducir el estiramiento deseado en los ejercicios dinámicos o balísticos de flexibilidad. Los tendones y todo el tejido biológico muestran una conducta viscoelástica (58). es el reflejo de estiramiento miotáctico. las diferencias del instrumental y la fiabilidad interevaluadores e intraevaluadores. lo que Elongación del tejido conjuntivo. Llegaron a la conclusión de que la causa del error al determinar el ROM de una persona se debía con más frecuencia a diferencias en la colocación del instrumental en el sujeto por parte del examinador (p. AUMENTO DEL ROM Para mover los segmentos del cuerpo. el músculo antagonista se contrae para oponer resistencia a su rápida elongación. En su complejo análisis aislaron la varianza debida a la inconsistencia de los sujetos. Este fenómeno. Por el contrario. algunos protocolos de las pruebas resultan más afectados que otros por la variación diurna. Por tanto. La variación diurna es también un factor que debe tenerse en cuenta al tomar mediciones repetidas de la flexibilidad. puesto que el cambio no era tan grande como el registrado con el inclinómetro. a pesar del método usado para medir el ROML. Debido a la inhibición recíproca. Variación diurna. Esto último se consigue (a) reduciendo su actividad contráctil y (b) aumentando la longitud de su tejido conjuntivo. ej. los elementos contráctiles del grupo de músculos antagonistas se relajan. http://booksmedicos. Los mismos científicos señalaron que también aumentaba significativamente el ROML con la técnica modificada de Schober. debe tenerse en cuenta el momento del día en que se toman las mediciones.blogspot. Sin embargo. perimisio y endomisio que envuelven las fibras individuales del músculo o grupos de fibras musculares). el tendón y el tejido conjuntivo son los principales impedimentos a la mejoría del ROM. En este escenario.. mientras que los músculos agonistas se contraen activamente. un mecanismo protector frente al estiramiento excesivo. con mayor frecuencia se opta por una estrategia que reduzca la resistencia de la musculatura (tensa) que sea el objetivo.54 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA del ROM vertebral en el plano sagital entre examinadores. sus porciones aferentes y eferentes. reduce el ROM suele ser la serie de componentes elásticos de los tendones (sobre todo el tendón) y luego los componentes elásticos paralelos (es decir. Ensink y otros (15) hallaron que la repetibilidad de las mediciones suele depender de la prueba. Antes de pasar a las técnicas sobre la elongación del tejido conjuntivo. Dicho de otro modo. Por ejemplo. la variabilidad en la localización de los puntos óseos anatómicos de referencia) que al instrumental en sí. si se estira rápidamente un músculo. por tanto. En apariencia. concluyeron que las técnicas de distracción cutánea no eran tan válidas como las técnicas con inclinómetro.

las terminaciones sensoriales anuloespirales y las terminaciones sensoriales en ramillete de flores. © 1999. Inc. S. asumiendo que la tensión no se mantenga el tiempo suficiente ni tenga bastante magnitud para causar daños. la elasticidad de la banda elástica le permitirá recuperar su longitud en reposo una vez cese la tensión del estiramiento. tensión) (58. Una banda elástica se comporta de forma parecida a la viscoelasticidad del tejido conjuntivo de un tendón. la energía elástica suele estar controlada por el estiramiento forzado de una unidad musculotendinosa justo antes de la contracción muscular http://booksmedicos. porque habría cambiado su composición molecular.. Como el tejido recupera su ROM normal.com . 59). Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. Sin embargo.CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD. su longitud aumentaría de forma permanente. La viscoelasticidad puede definirse como la característica cronodependiente de un material que reacciona ante una fuerza externa (p. y así la unidad musculotendinosa puede adoptar su longitud original tras un estiramiento corto y discontinuo. (De Fox. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 55 Fibras extrafusales Fibras intrafusales: Fibras de la cadena nuclear Músculo Fibras del saco nuclear esquelético Nervio periférico (fibras nerviosas motoras y sensoriales) Vaina de tejido conjuntivo Huso muscular Fibras nerviosas aferentes (sensoriales): Fibra primaria Terminaciones anuloespirales Fibra secundaria Terminaciones en ramillete de flores Tendón Hueso Fibras nerviosas eferentes (motoras): Fibra gamma Fibra alfa Placas motoras terminales Figura 2-18. Una moderada tensión de estiramiento aumenta su «rigidez» y.) Viscoelasticidad. Además. I. si la misma banda elástica se estirara muy lentamente hasta dos o tres veces su longitud en reposo en torno a un objeto y luego se mantuviera en esa posición durante un largo período. En el tejido tendinoso. la propiedad elástica permite un comportamiento de recuperación de la forma similar al de un muelle. Dicho de otro modo. Human Physiology. a saber. las actividades dinámicas moderadas no suelen afectarlo. en la actividad deportiva. ej. El huso muscular y las partes que lo componen.blogspot. se habrían modificado sus características viscosas (plásticas).

http://booksmedicos. un tendón manifiesta elasticidad y rigidez (es decir. no se rompe ningún enlace químico. En reposo. otros tipos de tensión que soportan los tejidos son compresión. Por convención. como el tendinoso. Por ejemplo. El amortiguador se parece a un pistón hidráulico. como una cinta de goma). Tipos similares de conducta de resistencia se ejem- Macroinsuficiencia Fase lineal microinsuficiencia Fase de los «dedos» Rizo eliminado DEFORMACIÓN (% de elongación) Figura 2-19. y la modificación resultante se llama deformación (5. un sistema de cierre hidráulico de una puerta y algún equipamiento de entrenamiento con resistencia que utiliza como base principios hidráulicos.56 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA máxima. la deformación debe producirse mediante una rotura controlada de los enlaces moleculares del material tendinoso. 59). resistencia a la deformación) ante una elongación muy fuerte de corta duración (deformación plástica). Curva de tensión-deformación del colágeno.blogspot. La curva de tensión-deformación del colágeno (un elemento principal del material tendinoso) se muestra en la figura 2-19. Si el tejido tendinoso es sobrecargado en su fase lineal y estirado un 4%-6% por encima de su longitud en reposo. el rizo recupera su forma como muestra de la elasticidad del tejido.. cuando desaparece la tracción. lo lógico es que se produzca una rotura o macroinsuficiencia (60). En estos ejemplos. el tamaño del orificio por el que pasa el líquido hidráulico controla la velocidad o facilidad con la que se vence la resistencia. 12. El modelo del muelle-amortiguador representa la naturaleza viscoelástica del tejido conjuntivo. sin embargo. en tejidos biológicos como el tendón representa el desplazamiento de líquidos viscosos intracelulares que ofrecen resistencia al movimiento. Similarmente. los rizos se estiran. La conducta viscoelástica del material biológico suele describirse con el modelo del muelle-amortiguador extraído del campo de la ingeniería. ej. 58. este modelo aparece en la figura 2-20. la fuerza aplicada a un tejido (por área de unidad) se denomina tensión. El término tracción se aplica cuando los tejidos se alargan longitudinalmente. cuando se aplica cierta tensión por tracción de corta duración sobre el colágeno. Si el objetivo es la elongación por deformación plástica. plifican en la acción de una jeringa. El muelle representa la capacidad del material elástico para recuperar su longitud original (p. la elongación del tejido conjunti- MODELO Figura 2-20. La naturaleza viscoelástica del tejido conjuntivo hace que éste reaccione de formas específicas a las distintas tensiones. son ejemplos (a) el arqueamiento de la espalda antes de golpear una pelota y (b) agacharse antes de saltar hacia arriba.com . una forma de lograrlo es sometiendo el tejido a una tensión baja de larga duración. esto explica por qué los movimientos rápidos son mucho más difíciles que los lentos. cizallamiento y torsión. La energía elástica es un factor importante de los ejercicios excéntricos y pliométricos. Durante este proceso. la reacción depende de la magnitud y duración de la tensión. las fibras colágenas suelen tener una forma retorcida o rizada.

cada ejercicio debe juzgarse por sus propios méritos. En el EE el músculo objetivo suele elongarse hasta sentir ligeras molestias al aumentar la distancia entre el origen y la inserción del músculo. los mismos científicos constataron que los mayores cambios ocurrían durante los primeros cuatro estiramientos. Estiramientos dinámicos. ¿Cuánto debe durar un estiramiento estático? Los estudios son bastante equívocos al respecto. el resbalamiento es un fenómeno asociado con la elongación del tejido conjuntivo. su empleo se limitará sobre todo a una ayuda para el entrenamiento de deportistas competitivos en deportes que contengan elementos balísticos (como en pruebas de salto y lanzamiento). 59. suele aducirse que rara vez causa lesiones o provoca mialgias (63).blogspot. el resbalamiento es temporal y la altura se recupera mientras se está en decúbito (5). esta propiedad cronodependiente del tejido conjuntivo es un ejemplo de viscoelasticidad. también se han recomendado estiramientos de 30 a 60 segundos (66). Aunque las actividades de estiramiento balístico tengan la capacidad potencial de mejorar el ROM activo y pasivo. la tensión se mantiene constante aunque por debajo de la región lineal de la curva de tensión-deformación (12. dado el riesgo de lesión. Aunque Taylor y otros (58) hallaron que en su mayor parte la relajación de la tensión se producía durante los primeros 15 segundos. la tensión (es decir. por tanto. Si el material tendinoso (o viscoelástico) se estira dentro de niveles seguros por debajo de su fase lineal (fig 2-19) y luego se mantiene en esta nueva longitud. co. Puede haber resbalamiento en algunos ámbitos laborales como albañiles. se produce una respuesta de resbalamiento en las articulaciones interapofisarias de la columna lumbar con una carga prolongada en flexión que supere 10 o más minutos (58). obreros en una cinta transportadora y mecanógrafos. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 57 vo con una fuerza menor de larga duración es más fácil que la elongación con una gran fuerza de corta duración. 58). Aunque los regímenes con EE aumenten la longitud musculotendinosa mediante deformación plástica (61). Magnusson y otros (67) encontraron que la relajación de la tensión podía producirse Regímenes de estiramiento Las categorías generales de los regímenes para mejorar el ROM o la flexibilidad comprenden los tipos tradicionales de ejercicios de estiramiento. A estas técnicas se las ha denominado a veces estiramiento dinámico-balísti- http://booksmedicos.com . no siempre se aprecian mejoras significativas (65). Además de la relajación de la tensión. Debe entenderse que algunos ejercicios dinámicos no requieren elementos balísticos y tal vez nunca superen la fase de estiramiento elástico. Estiramientos estáticos. estiramientos dinámicos. sobre todo si los movimientos son balísticos y sobrepasan el ROM. En una prueba de deformación. Por ejemplo.CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD. en este ejemplo. Aunque sean habituales estiramientos de 10 a 20 segundos. en estudios sobre EE con animales se llegó a la conclusión de que la relajación de la tensión que se produce durante los primeros 12 a 16 segundos de estiramiento era significativamente mayor que pasado ese tiempo (58). estiramientos estáticos (EE) y facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP). Otro ejemplo de resbalamiento es la ligera disminución de la altura de la mañana a la noche. Este declive de la tensión se produce por los cambios en la estructura viscoelástica del tendón con cada estiramiento y elongación. Relajación de la tensión y el resbalamiento (cualquier tensión dependiente del tiempo desarrollada en un material en respuesta a la aplicación de una fuerza). la posición suele mantenerse de 10 a 30 segundos o más. esta reducción de la fuerza de estiramiento necesaria se denomina relajación de la tensión (58. todas estas personas son susceptibles al «resbalamiento» en flexión. 61). No obstante. estos protocolos fueron hace tiempo muy populares. En los últimos años han aparecido algunas técnicas nuevas que se basan sobre todo en las técnicas de FNP y EE. El estiramiento estático probablemente sea el régimen más usado para mejorar el ROM. cuando se llega a este punto. y luego se repite al menos de dos a tres veces por sesión de ejercicio. ahora se sabe que hay más posibilidades de lesión con su empleo. si bien se ha descrito sensibilidad dolorosa (64). fuerza por área) necesaria para conservarla disminuye. es decir. Aunque los estudios han demostrado que son tan eficaces como los EE para mejorar el ROM (62). El estiramiento estático puede mejorar y mantener el ROM con eficacia.

los términos y acrónimos usados para describir los ejercicios de FNP no están estandarizados. La contracción del músculo antes de su elongación mejora teóricamente la inhibición autógena. Sin embargo. resultados que el entrenamiento con FNP-CR. se han planteado preguntas sobre la inhibición autógena en el entrenamiento con EE y FNP. en la técnica de CR no hay contracción activa del músculo antagonista y todo el movimiento es pasivo y dirigido por el fisioterapeuta o preparador físico. En los estudios que contrastaron el entrenamiento con EE y con FNP. Como los términos usados por Moore y Hutton (63) tal vez sean los más citados en la literatura de investigación. el sujeto contrae activamente el antagonista y mueve la extremidad hasta el final del ROM. este aspecto no está presente en la técnica de EE o CR. Algunos estudios en este campo describen que el entrenamiento con FNP-CRCA produce buenos. las técnicas de CR y CRCA comportan esta inhibición. No obstante. mediante un protocolo distinto.com . Sullivan y otros (70) compararon una ligera modificación del protocolo de entrenamiento mediante FNP-CRCA (se incluyó una segunda contracción del grupo de músculos objetivo. Con posterioridad. Este aumento podría teóricamente volver a una persona más propensa a las lesiones articulares. y no se midió la relajación de la tensión. Etynre y Lee (65) afirmaron que la actividad EMG en la musculatura trabajada por algunos investigadores puede haber sido producto de un cruce intermuscular que no se hubiera manifestado de haber usado electrodos de superficie en vez de electrodos de aguja. este grupo también mostró una mayor actividad electromiográfica (EMG) en los isquiotibiales que el grupo que practicó EE o FNP-CR. Papel de la inhibición recíproca/autógena. si bien la acción podría seguir llamándose inversión. la contracción del músculo agonista durante el estiramiento del músculo objetivo mejora teóricamente por la inhibición recíproca.blogspot. Por ejemplo. porque existe menos control muscular durante el movimiento. sus términos para la FNP son contracción relajación (CR) y contracción-relajación contracción-agonista (CRCA). atribuyeron la diferencia a un mayor grado de inhibición recíproca o autógena. en parte se debe a la variación de la terminología y protocolos empleados en los estudios realizados en este campo. el estudio de Taylor y otros (58) sugiere que en la adaptación de un músculo a un régimen de estiramientos no influyen mucho los efectos reflejos porque la desnervación no afectó a los resultados de su investigación. Facilitación neuromuscular propioceptiva. y que la FNP-CR produce al menos iguales o mejores resultados que el entrenamiento con EE (68). el músculo que se considera acortado) se contrae y luego se relaja justo antes de que comience la contracción de su antagonista. No obstante. la diferencia entre el ROM activo y el pasivo). ej.. el fisioterapeuta o preparador físico desplaza la extremidad hasta su ROM final. Moore y Hutton (63) hallaron que. los emplearemos en este capítulo. aunque las personas que participaron en el entrenamiento con FNP-CRCA experimentaron mayor mejora del ROM durante la flexión de las caderas. puede alterarse el curso de la contracción y relajación de agonistas y antagonistas. si no mejores. hallaron que el entrenamiento con FNP tras un protocolo modificado con CRCA generó casi el doble de actividad EMG en los isquiotibiales que en los grupos sometidos a EE y FNP-CR (69). sin embargo. http://booksmedicos. Lamentablemente. Un tanto paradójicamente. Cuando se alcanza este último punto. los sujetos sometidos a la técnica con FNP-CRCA consiguieron un ROM de extensión un 9%-13% mayor que los que siguieron otras técnicas. otros investigadores. se emplea el término inversiones para describir una técnica en la que el músculo objetivo (es decir. Etynre y Lee (65) y Etynre y Abraham (68) llegaron a la conclusión de que los protocolos de FNP que incluían contracción activa del músculo agonista (p. Por el contrario. lo cual teóricamente Estudios sobre las técnicas de estiramientos mediante FNP y EE La eficacia de las distintas técnicas de EE y FNP parece equívoca.58 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA hasta los 45 segundos. En la técnica de CRCA. después de contraer el músculo en los protocolos de CRCA. la mayoría de los estiramientos individuales duraron menos de 15 segundos. También es posible que los regímenes de estiramiento que comprenden sólo estiramientos pasivos causen un aumento de la zona de insuficiencia activa (es decir. la técnica CRCA) parecen producir mejores resultados que los protocolos de CR o EE.

por eso. Mattes (73) afirmó que esta técnica emplea inhibición recíproca mientras la extremidad se mueve de forma activa hasta el ROM final. la variable dependiente fue el rendimiento en la prueba de EAR. 69). y luego la extremidad se sigue desplazando pasivamente hasta el ROM final durante sólo 1 a 2 segundos (Figura 2-21). a un grupo de entrenamiento con EE y a un grupo de control. Ambos grupos experimentales mejoraron el ROM. con las articulaciones coxofemoral y de la rodilla en 90 grados) hasta alcanzar el final del ROM activo. no se alcanza Extensión activa de la rodilla (EAR) no balística.com . En su protocolo (a) examinaron el efecto de la posición de la pelvis (inclinación anterior frente a inclinación posterior de la pelvis) y (b) emplearon una extremidad en el estiramiento estático y la otra en el entrenamiento mediante FNP-CRCA. El grupo de EAR realizó 30 repeticiones a diario en posición de encorvado (slump test) y el grupo de EE realizó un estiramiento de 30 segundos dos veces al día en una posición modificada de estiramiento de vallista mientras trataban de mantener la columna neutra. ej. aunque hay que subrayar que muy pocos estudios han reparado en estos programas. Los grupos experimentales entrenaron 5 días a la semana durante 6 semanas. Sin embargo. se asignó a 40 personas de forma aleatoria a un grupo de entrenamiento no balístico.. En esta técnica. se concibió el estiramiento aislado activo (EAA) (73). el régimen de EE requirió un 25% menos de tiempo que el régimen de EAR. Estiramientos aislados activos. hay otros programas de estiramiento que han empleado aspectos de los programas de FNP. una vez alcanzado el final del ROM. si la posición final del ROM pasivo se mantiene sólo 2 segundos o menos. http://booksmedicos. Entrenamiento del grado de movilidad dinámico (ROMD). un estiramiento estático de 30 segundos. No obstante. En parte para evitar la contracción del reflejo de estiramiento en el músculo que interesa durante la FNP. el sujeto lleva la pierna (mediante una cuerda que rodea el pie) hasta el punto de sentir ligera irritación y mantiene esta posición 2 segundos (73). El estiramiento aislado activo se parece al ROMD en lo que a la elongación de los isquiotibiales se refiere (72).CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD. el EAA difiere del ROMD en que. Como se dijo con anterioridad. Desde una perspectiva de eficacia respecto al tiempo. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 59 aporta un mayor grado de inhibición autógena) con los EE. ambos grupos mejoraron significativamente respecto al grupo de controles. Otros programas para mejorar el ROM. Grady y Saxena (71) hallaron que los paradigmas de entrenamientos como éste pueden tener efectos en la extremidad contralateral que sirve de control. la extremidad vuelve lentamente (también 4 a 5 segundos) a la posición neutra con una contracción excéntrica (72). como expuso Mattes (73). 4 a 5 segundos para el movimiento EPE en decúbito supino. En el entrenamiento del ROMD se practica una lenta contracción del músculo antagonista del músculo que nos interesa (p. en el estudio de Sullivan y otros (70). el aprendizaje neural pudo haber contaminado los datos. Webright y otros (39) compararon el efecto de la EAR no balística con el de los EE sobre la flexibilidad de los isquiotibiales de estudiantes universitarios sanos. a continuación. la contracción activa del antagonista de la musculatura que nos interesa se lleva lentamente hasta el extremo activo del ROM. Los 60 sujetos realizaron cinco repeticiones de este ejercicio (es decir. tal como advirtieron Moore y Hutton (63) y Osternig y otros (69). Bandy y otros (72) afirmaron que los creadores de este entrenamiento pensaban que esta técnica mejora la inhibición recíproca y estimula más de cerca el movimiento. Mattes cree que se da la contracción refleja que suele producirse cuando se estira un músculo (61. 30 segundos de estiramiento). EE o estiramientos dinámicos/balísticos. En su estudio. Al cabo de 6 semanas de entrenamiento.5 grados de mejora en el grupo de EE fue más del doble de la mejora experimentada por el grupo de ROMD. pero la media de 11. Hablaremos ahora de estos programas. Llegaron a la conclusión de que la inclinación anterior de la pelvis era más importante que cualquier otra técnica de estiramiento para aumentar la longitud de los músculos isquiotibiales. Su explicación es que. Este dato sugiere que la inclinación anterior de la pelvis tal vez ejerza más tensión sobre la unidad musculotendinosa y que el tipo de entrenamiento no tenga importancia. Si el ROM final pasivo que le sigue no se mantiene más de 2 segundos. Aunque la mejoría fue mayor en el grupo de EAR. o fueron incluidos en un grupo de control. las diferencias no fueron estadísticamente importantes.blogspot.

un microtraumatismo de magnitud insuficiente para impedir la adaptación compensatoria puede ser el responsable del aumento del ROM. se repite el procedimiento de 9 a 11 veces con intervalos de 2 segundos. otros al EAA y otro al grupo de control. Para emplear este tipo de estiramiento con los isquiotibiales. y el grupo de EE. http://booksmedicos. y en ella influyen varias variables. las diferencias en el entrenamiento fueron muy convincentes. ya que el movimiento es demasiado rápido para que se movilice el líquido hístico a nivel celular. este tipo de entrenamiento podría Figura 2-21. si bien las excéntricas pueden usarse en regímenes que no incorporen movimientos balísticos. con la rodilla flexionada. Aparentemente. El ROM puede aumentar mediante varios programas distintos de entrenamiento si la técnica induce relajación del estrés. llegados a este punto. Tratamos de determinar si el EAA era tan eficaz como los EE a la hora de mejorar el ROM de extensión de la articulación coxofemoral en la pierna no dominante de estudiantes universitarios varones y mujeres de vida activa (38). La relajación de la tensión parece depender de la tracción que se genere en el entrenamiento. Dicho de otro modo. y los estudiantes participaron en un protocolo constituido por nueve sesiones de tratamiento durante 3 semanas. esta mejora puede deberse a una distensión en la fase lineal (fig. Se levanta lentamente esta pierna hasta el final del grado de movilidad (B). un estiramiento de 30 segundos en cada entrenamiento siguiendo el protocolo de Sullivan y otros (70). se pasa una cuerda alrededor del pie de la pierna extendida (A). el análisis consiguiente demostró que el primer grupo mejoró significativamente más que el segundo.blogspot.com . Ambos grupos mejoraron significativamente su flexibilidad previa a la prueba. Los programas balísticos para el ROM incorporan contracciones concéntricas y excéntricas. Se estratificó aleatoriamente a estas personas y 10 de cada grupo (cinco hombres y cinco mujeres) fueron asignados a los EE. El grupo de EAA realizó 15 repeticiones de este ejercicio en cada entrenamiento.60 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA A B el umbral de la terminación sensorial en ramillete de flores presente en el huso muscular. La pierna vuelve a la posición inicial. 2-19). Como la contracción excéntrica impone más tracción a la unidad musculotendinosa. Estiramiento aislado activo. C Relevancia clínica. Ni la relajación de la tensión cronodependiente ni el resbalamiento son los responsables del aumento del ROM con las técnicas de estiramiento balístico. si el ROM mejora con el entrenamiento balístico. el paciente ejerce tracción sobre la cuerda para alcanzar el grado final de movilidad pasiva y mantiene esta posición sólo 1-2 segundos (C). pero estos resultados pueden calificarse por el hecho de que la morfología de la prueba de EPE usada como variable dependiente tenía parecidos con el EAA. El EPE activo fue el valor de referencia. Por eso.

L.CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD.. Biering-Sorensen. la técnica podría quedar invalidada. Sin embargo. estos factores también deberían tenerse en cuenta cuando se practiquen reevaluaciones. Bischoff. Por ejemplo. «Strength and fitness and subsequent back injuries in firefighters». «Correlations of hip mobility with degree of back pain and lumbar spinal mobility in http://booksmedicos. diagnóstico y rehabilitación.blogspot. D. si la persona que practica las mediciones carece de pericia. Consideraciones generales sobre el ROM Para mejorar los resultados. E. E. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 61 mejorar el ROM. Tampoco está claro el papel que la tolerancia al estiramiento (dolor) desempeña en la mejora del ROM. Según Halbertsma y Goeken (74). ej. 9(2): p. si la actividad planeada no es más que trotar o correr. Cady. O’Connell. podría haber problemas en este foco. Como la varianza de los resultados de la prueba puede ser una función de la localización de puntos anatómicos óseos de referencia (57). Mellin. R. es primordial que su temperatura se eleve bastante antes de someterlo a exigencias extremas con independencia de los estiramientos empleados. Estos ajustes afectan a la biomecánica de la(s) articulación(es) y puede haber un desgaste irregular de las superficies articulares que exacerbe el problema. Aunque los estiramientos suelen considerarse importantes durante la fase de calentamiento de una tanda de ejercicios. ése es el mejor momento para mejorar el ROM. cualquier BIBLIOGRAFÍA 1. Existen muchas variaciones en las técnicas empleadas para mejorar los resultados de las pruebas del ROM. se aboga por un régimen de estiramientos unilaterales para las extremidades inferiores en particular. las ramificaciones de las técnicas de EE y FNP tal vez sean las mejores opciones. 21(4): p. las mediciones del ROM pueden desempeñar un papel crítico en su prevención.. las personas intervenían cuando el estiramiento o el dolor llegaban a un punto demasiado incómodo. deben tenerse en cuenta la temperatura del músculo y el tejido conjuntivo. Aunque la mayoría de los protocolos aquí tratados para las mediciones sean válidos. et al. G. Son necesarios más estudios que determinen lo que sucede en los tejidos. Si estos ajustes provocan un desgaste irregular de las articulaciones interapofisarias. «Physical measurements as risk indicators for low-back trouble over a oneyear period». su eficacia tal vez dependa más de la calidad del régimen de entrenamiento que de la técnica específica empleada. tal vez no sea necesario el régimen de estiramiento y el calentamiento se limite a la actividad en sí. Aunque la técnica con EE o FNP puede ser eficaz. Su protocolo para la prueba consiste en determinaciones del momento muscular de los isquiotibiales (p. resistencia). el asunto es aún más complejo.com . 106-119.. J Occup Med 1979. se consigue un aumento de la extensibilidad de los isquiotibiales mediante una modificación de la rigidez de los músculos o un incremento de la tolerancia al dolor (o estiramiento). Es por tanto imperativo que quien emplee una de estas pruebas esté familiarizado con sus particularidades y conozca sus limitaciones. 269-272. El momento máximo que podía aplicarse aumentaba mucho en personas entrenadas. P. D. 3. Lo que está menos claro es la razón por la que algunas técnicas funcionan mejor con unas personas que con otras. Si se concibe el cuerpo como una «cadena biomecánica». así como de la variación diurna (15). los ejercicios de estiramiento deben practicarse a diario. CONCLUSIONES Si el objetivo son los problemas lumbosacros. si el objetivo es la elongación del tejido conjuntivo. aunque no se han realizado los estudios adecuados.. Spine 1984. En el caso de las extremidades. si bien atribuyeron este aumento de la tolerancia a un incremento de la tolerancia al estiramiento (dolor) (75). No obstante. Al levantar mecánicamente la pierna en el protocolo del estiramiento. asimetría entre unidades funcionales puede obligar a las articulaciones superiores e inferiores a establecer ajustes compensatorios. como sugiere el estudio de Sullivan y otros (70). Como no es recomendable el entrenamiento balístico para mejorar el ROM. Como la temperatura del tejido conjuntivo debe haber aumentado al final de la sesión. 2.

Taylor. 584.com . H. E.. Hughes.. N. Filadelfia: Lea & Febiger. G. B. 21.. p. 20(22): p. A. 14. Clin J Sport Med 1999... J. Bloch. J. McKenzie. 183-207. J Spinal Disord 1989. «Biomechanics of the lumbar spine».S. 261. «Quantification of lumbar function-part 5: reliability of range-of-motion measures in the sagittal plane and an in vivo torso rotation measurement technique». Parnianpour. 13: p. W. Hasten. y V. J. 588-595. y J. A. «Lumbar range of motion: influence of time of day and individual factors on measurements». 9(1): p. T. G. «Flexion cree deformation and hysteresis in the lumbar vertebral column». Panjabi. Functional Restoration for Spinal Disorders: The Sports Medicine Approach. Filadelfia: Williams & Wilkins. 1: p. 1776-1781. et al.. Nueva York: Churchill Livingstone. 19(6): p.62 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA chronic low-back pain patients». «Lumbar posture. Harmson. Johnston. D. Binkley. Provance. Phys Ther 1996. Bogduk. Spine 1984. K. Nueva Zelanda: Spinal Publications. Spine 1986. p. E. Kendall. «Motion characteristics of the lumbar spine in the normal population». W. Waikanae.. En: Physical therapy of the low back. G. Taylor. Mayer. 1987. L. K. et al. M. Clinical Biomechanics of the Spine 2nd ed. «The influence of age and gender on lumbar spine sagittal plane range of motion-a study of 1126 healthy subjects». R... L. 668. Breum. 682-686. J. T. 279-283. 76(10): p. Williams. 31-35. Muscle Testing and Function... D. Taylor. Phys Ther 1983.. 1988. «Lumbar range of motion in male heavy laborers on the Applied Rehabilitation Concepts (ARGON) system». p. P. 2230-2234. Spine 1996. «Adolescent growth is not associated with changes in flexibility». 116-122. M. «Lumbar range of motion: reliability and validity of the inclinometer technique in the clinical measurement of trunk flexibility». 1989. «Lumbar lordosis and pelvic inclination of asymptomatic adults». P. Dickinson. Saur. W. Rossignol. W.. Baltimore: Williams & Wilkins. Lindh. Spine 1996. Cox. 16.. p. G.. y R. R. M. 8. 17. 11: p. Viola. P. p. «Three dimensional spinal motion measurements. 27. 1990. Martin. 1332-1338... I. Youdas. K. 321. 26. Rheault. «Measurement of back movement». Part 1: a technique for examining posture and functional spinal motion». Suman. 15. W. M.. S. Madson. A. S. P. Ensink. L. «Objective assessment with establishment of normal values for lumbar spinal range of motion». P. 9: p.. 20. 1981. D.. Liemohn. 13. A. «Reliability and concurrent validity of the BROM II for measuring lumbar mobility». 11. T.. 19. F. En: Biomechanics of the Musculoskeletal System. 3rd ed. G. R. editors. D. T. 1066-1081.. Kristoferson. K. Saur. Spine 1988. F. K. McGregor. Buchalter. movement and mechanisms». 35(2) Suppl. Phys Ther 1993. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum. Haydu. 4. Wiberg. Ensink. «Reliability of the modified-modified Schober and double inclinometer methods for measuring lumbar flexion and extension». et al. Shrier. M. 164. 722. Fitzgerald. A.. 63: p. D. Frese. et al. McCarthy. J. 497-502. G. 24. Bolton. S.. Frankel. «Pouzdanost izalbranih nacina ispitivanja opsega kretnji u lumbalnoj kraljesnici medu ispitivacima». 10. 12. Spine 1982. F.. Wright. «Reproducibility of lumbar spine range of motion measu- http://booksmedicos. D. Spine 1994. 18(8): p.. 21(19): p. Gatchel. 5. The Lumbar Spine-Mechanical Diagnosis and Therapy. A. R. J Athletic Training 2000. Twomey. M. Tencer. J. Lea & Febiger: Filadelfia.. et al. 18.. White. 22. 24-29... M. 23. Twomey. «A biomechanical analysis of pelvic tilt control and trunk muscle activity during isometric and dynamic liffing».. Twomey y J. 1998. Fiz Med Rehabil 1994. Miller. I. et al. 1339-1343. J. y M. 11(3). T. H. Frese. T... 1993. et al. J Manipul Physiol Ther 1995. J. R. M... M. Nordin. Spine 1995. McCreary. 2421-2428. B. Garrett. «Use of noninvasive techniques for quantification of spinal range-of-motion in normal subjects and chronic low-back dysfunction patients». B. Feldman. 32. Mayer. T. J. 9. M.. editors. I. 28... 21(11): p. 21(11): p. M. J. Troup. 28: p. 7: p. 7. Dubravica. Ann Rheum Dis 1969. Keeley. F. Sullivan. p. 26. y J. K. G.. et al. G.. 5184. y V. Wynveen. J.blogspot. L. M. Liemohn. et al. R. 25.. p. T. E. 6. Youdas... Spine 1996. Mayer.. Londres: Churchill Livingstone. S. MacRae. R. V. Lea. 73: p.

«Measurement of lumbar sagittal mobility: a comparison of methods». T. J. DeJulia. Liemohn. 1680. R. 8: p. p. 39. Simoneau. F. Baker.CAPÍTULO 2 / FLEXIBILIDAD. En: Conservative Care of Low Back Pain. Youdas. 12(4): p. J. Liemohn. Thomas. D. 29(8): p. W. Measure Phys Educ Exerc Sci 1998. y B. 31(5): p. J Orthop Sports Phys Ther 1999. 181-187.. Cornbleet.com . «Hamstring muscle tightness: reliability of an active knee extension test». 8: p. L. K. 234-238. Anderson. 1108.. A.. 1990. A. Sullivan.. W. 19: p. Res Q 1963. «Estimating reliability when all test trials are administered on the same day». 26(1): p.blogspot. 51. 55. W. Hoeger. «The lumbar spine-an orthopaedic challenge». A. A. 44. 183-186.. G. B. 7-13. R. 43. «Reliability of measurements of lumbar spine sagittal mobility obtained with the flexible curve». Spine 1991. W. 41.. 37. editors. Hutton. Bohannon. 33. A. A. 1478-1482. Salisbury. «Reliability of an active-knee-extension test for determining hamstring muscle flexibility». W. «Toe-touch test-a measure of its validity». B. «Factors related to hamstring strains». «A comparison of the sit-and-reach test and the modified sit-and-reach test in the measurement of flexibility for males». White and R. A. y R. M. J Sports Med 1978. Liemohn. and lateral flexion of the spine».. Gajdosik. Gajdosik. T . Kippers. J. S.. «Lumbosacral movement in the sit-and-reach and in Cailliet’s protective-hamstring stretch». 1: p. Porter. Sharpe. 31. W. Jackson. D. J Strength Cond Res 1998. 16: p. Donelson. G. D. J. 59-71. 32. F. 6: p. Spine 1987. W. Hopkins. Moore. Wear. J Strength Cond Pes 1997. 8592. 2(2): p. Lusin. 67: p. W. 30. Spine 1983.. S. A. 48. P. y W. 40(1): p. Baltimore: Williams & Wilkins. W. «The relationship of the sit and reach test to criterion measures of hamstring and back flexibility in young females». V.. R. «Assessment of hamstring muscle length in school-aged children using the sit-and-reach test and the inclinometer http://booksmedicos. 2127-2130. P. J. 1085. Saal. H. Mellin. Phys Ther 1983. 91-94. Med Sci Sports Exerc 1999. 222-225. H. 190-193. Webright. S. Baltimore: Williams & Wilkins. «Relationship of flexibility measurements to length of body segments». Wasserman. V. 21(1): p. «Strength training and flexibility». 1: p. «The impact of various anthropometric and flexibility measurements on the sitand-reach test». 65-77. «Effects of subject position on measurements of flexion. J Orthop Sports Phys Ther 1995. Parker. 29. 34: p.. Garrett.. 97-104. Jackson. Kiiski. Zhang. Low Back Pain Syndrome. L.. 13-20. Nachemson. 470-477. 53. GRADO DE MOVILIDAD Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 63 rements using the back range of motion device». 1991. «Effects of ankle dorsiflexion on active and passive unilateral straight leg raising». G. Woolsey. y A. J. J.. 1991. 232-237. 327-330. W. Anderson. IL: Human Kinetics. «The rationale for the sit and reach test revisited». Phys Ther 1985. W. W. B. En: Conservative Care of Low Back Pain. Spine 1976. y W. Sport Rehabil 1992. R. 29(5): p. J Orthop Sports Phys Ther 1997. 1988.. R. N. Sharp. R. Res Q Exerc Sport 1986. Res Q 1969. y J. S. Perrin. Liemohn. A. 36. J. J. «Measurement of lumbar rotation range of motion». 12: p. L. G. M. 11: p. K. Research Methods in Physical Activity. Morrow. Martin. L. H. Spine 1994. Worrell. «The mechanical function of the lumbar apophyseal joints»... 40. Filadelfia: FA. K. «Comparison of nonballistic active knee extension in neural slump position and static stretch techniques on hamstring flexibility». 38. Cailliet. «The effect of ankle posture on sit-and-reach test performance in young adults». 34.. S. 42. J Appl Sport Sci Res 1992. 65: p.. et al. 71-76. White y R. Champaign. R. p. Davis Co. 52. 7-10. Martin. W. J. «Criterion-related validity of the sit-and-reach test». Liemohn.. 35. A. extension. Suman. editors. 47. Wasserman. J. Med Sci Exerc Sport 1997.R. R. C. S166. Nelson. Phys Ther 1987. Saal.. 54. W. J. Mazis. 18: p. B. 46. «Effect of active isolated and static stretch training on active straight leg raise performance». LeVeau. J Strength Cond Res 1994. G. 50. G. R. Baumgartner. «The McKenzie method». y J. T. y A. Randolph. W. C. Liemohn. 63: p. L. Weckstrom. y C.. 57: p. 239-241. Adams. S116. 49. 45. Pariser. y N.

68. R. 59: p. Spine 1992. 59-74. y R. 75: p. 222. Robertson. Dalton. W. D. «Viscoelastic properties of muscle-tendon: the biomechanical effects of stretching».. Res Q Exerc Sport 1993. J. C... «Biomechanics of tendon and ligaments». A. Irion. Gajdoski. «The effect of static stretch and dynamic range of motion training on the flexibility of the hamstring muscles». 61. «Viscoelastic response to repeated static stretching in the human hamstring muscle». et al. 222-228. Chen. Nordin y V. L. 1489-1493. S. M. 300-309. «The effects of static and ballistic stretching on delayed onset muscle soreness and creatine kinase». J Orthop Sport Phys Ther 199l... Bandy. Sarasota. Etynre. p. Halbertsma. L. M. L. 24: p. Mayer. Sullivan. 60. Worrell. 14: p. Etynre. Chenier. Keating. Med Sci Sports Exerc 1990. C.com . http://booksmedicos.. 74. M. P. 56. DeJulia. A. «Effects of static stretching on the maximal length and resistance to passive stretch of short hamstrings». 106. A. J. W. Am J Sports Med 1990. C. 30(5): p. S. 1989. H. J. H. N. R.. 27(4): p. B. V. Phys Ther 1994. Magnusson. FL: Aaron L. M. Gleim. 73. 18: p. J. Halbertsma. 12: p. et al. et al. Scalier. Moore. L. B. 77: p. 33: p. 57. «Viscoelastic stress relaxation in human skeletal muscle». T. M. 24: p. 63. Arch Phys Med Rehabil 1996. 850-855. K. P. 285289. Goeken.. 72. J Foot Surg 1991. Haas.. Magnusson.. M. I. 74(9): p. D.. Frankel. Med Sci Sports Exerc 1992. R. Mattes. N. F. S. D. 69. McHugh. «Chronic and acute flexibility of men and women using three different stretching techniques». 59. M. R. 71. y M. J Orthop Sports Phys Ther 1998. Smith. 976-981. P. Carlstedt. Med Sci Sports Exerc 1988.. J. Med Sci Sports Exerc 1980. Goeken. Filadelfia: Lea & Febiger. et al. Spine 1995. 62. deVries. «Effect of pelvic position and stretching method on hamstring muscle flexibility». 76(8): p. «Differential responses to proprioceptive neuromuscular facilitation (PNF) stretch techniques». «Evaluation of static stretching procedures for improvement of flexibility»... Irion.. «Stretching exercises: effect on passive extensibility and stiffness in short hamstrings of healthy subjects». editors.64 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • FORMA Y FUNCIÓN MUSCULOESQUELÉTICAS DE LA ESPALDA measure of hip joint angle». Med Sci Sports Exerc 1992. J. W. Hutton. y L. Res Q Exerc Sport 1988. A. D. Saxena.. 20(13): p. 64. 335338. P. 465469. Lavender. 1383. 65. K y L. Phys Ther 1996. Taylor.blogspot. Troxel.. Lee. K. R. 322. 845-852. D. T. y J.. Bandy. et al. «Interexaminer reliability and discriminant validity of inclinometric measurement of lumbar rotation in chronic low-back pain patients and subjects without low-back pain». et al. 20(3): p. 1995. et al. D. 295-300. P. Aagaard... «Sport stretching: effect on passive muscle stiffness of short hamstrings». A. 342-347. K. L.A. R. Nordin. Arch Phys Med Rehabil 1994. H. P. 103-107. H. L.. Osternig. Brunetz.. En: Basic Biomechanics of the Musculoskeletal System. Active Isolated Stretching. 66. H. Grady. G. S. K. «The effect of time on static stretch on the flexibility of the hamstring muscles». «Electromyographic investigation of muscle stretching techniques». 688-692... von Belhuis. H. M. S. and instruments». 1375-1382. y J. 75. C. Briggler. L. Scand J Med Sci Sports 1995. Boline. E. Res Q Exerc Sport 1962. 64(1): p. 17(3): p. W. Simonsen. J. 67. J.. 250-255. 5: p. «Effects of stretching the gastrocnemius». P. N. M.. Mattes. 70. 58. «Antagonistic muscle activity during stretching: a paradox reassessed». R. «Variance in the measurement of sagittal lumbar spine range of motion among examiners.. 22(1): p. B. y A. subjects. Abraham.

PARTE II EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO http://booksmedicos.blogspot.com .

com .blogspot.http://booksmedicos.

70 Exploración en bipedestación. 70 Exploración en sedestación.blogspot. 78 Exploración en decúbito lateral.com . 85 BIBLIOGRAFÍA. 85 CONCLUSIÓN. 68 EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL. 83 Exploración en decúbito prono. 83 EVALUACIÓN DE LA SUPERPOSICIÓN PSICOLÓGICA. 86 67 http://booksmedicos. 74 Exploración en decúbito supino.CAPÍTULO 3 EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS Joseph P. Zuhosky Jeffrey L. Young INTRODUCCIÓN.

superior e intertransverso. sólo en el primer año la tasa de recidivas tras un episodio de lumbalgia aguda es del 60% (4. por lo general superior a la de la población general. facilitación segmental de los niveles por encima y debajo del nivel de disfunción con el fin de preservar el movimiento funcional. sea uno de los potenciales factores concurrentes de la elevada tasa de recidivas tras un episodio de lumbalgia aguda (14). todas las estructuras inervadas de la región lumbar son fuentes potenciales de dolor o causas de disfunción lumbar. Según el concepto de la cascada degenerativa. el objetivo durante la exploración de estos pacientes no sólo es identificar y curar la disfunción aguda. en último término. como el anillo de los discos intervertebrales. El estadio I se describe como el estadio de disfunción (Figura 3-1). disminución de la flexibilidad de los tejidos y reducción del umbral del dolor.68 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO INTRODUCCIÓN La lumbalgia es un problema muy extendido en la sociedad moderna industrializada. lo cual puede derivar en un círculo vicioso que perpetúe la lumbalgia y la disfunción. 5). Se aprecia isquemia local y la musculatura circundante responde con hipertonía segmental sostenida. sigue siendo cierto que la mayoría de las lesiones de columna lumbar no se deben a hernias de disco o lesiones discernibles en articulaciones interapofisarias. El estadio II se describe como el estadio de inestabilidad (Figura 3-2). la teoría más ampliamente aceptada sobre la fisiopatología de la lumbalgia y la disfunción lumbar es el modelo de cascada degenerativa de Kirkaldy-Willis (15). Se ha planteado la teoría de que la falta de resolución de esta disfunción segmental. los culpables habituales son los discos intervertebrales y las articulaciones interapofisarias (11. los ligamentos longitudinales anterior y posterior. subluxación y degeneración precoz del cartílago. sino a disfunciones segmentales. En la actualidad. con una incidencia anual del 5% (1-3).com . que termina distendiendo las estructuras ligamentarias de soporte. Al principio puede parecer una tarea desalentadora.blogspot. sino también determinar los factores subyacentes que puedan predisponer al deportista a recidivas de la lesión. En resumen. 12). Tal vez también exista pérdida concomitante de retroalimentación propioceptiva. el cual se compone de los discos intervertebrales y las articulaciones interapofisarias pareadas a cada nivel. con desgarros radiales y lineales y la consiguiente liberación de mediadores de la inflamación. que produce un incre- http://booksmedicos. Se manifiesta en las articulaciones interapofisarias como sinovitis articular. En teoría. las articulaciones interapofisarias y las estructuras ligamentarias de soporte asociadas. y las carillas vertebrales. En las articulaciones interapofisarias se aprecia un aumento de la degeneración del cartílago y la laxitud capsular. A pesar de la preparación física aeróbica. Estos cambios comprenden atrofia del músculo transverso espinoso. las articulaciones interapofisarias. En el disco intervertebral se produce la rotura del anillo. De éstos. en concreto la atrofia del músculo transverso espinoso. El reto para los profesionales sanitarios que tratan a deportistas es identificar la fuente original del dolor y la disfunción con el fin de reducir el impacto sobre el rendimiento deportivo. esta teoría se basa en el concepto del segmento móvil y el complejo de tres articulaciones. los deportistas no se escapan a esta afección incapacitante. que se manifiesta por hipersensibilidad. con cambios compensatorios (13). si bien no excluye lesiones más avanzadas en esta población como una hernia discal evidente o una sobrecarga del arco articular que tal vez termine manifestándose en espondilólisis. La disfunción segmental abarca un espectro de lesiones en una o más estructuras relacionadas segmentalmente. y los ligamentos posterior. el epineurio de las raíces nerviosas. la mayoría de los adolescentes y adultos jóvenes con lumbalgia se agrupan en el estadio I de disfunción. La prevalencia en vida se calcula entre el 60% y el 90%. pero no el ligamento amarillo (6-10). Estas alteraciones causan una disfunción articular con disfunción del mo- vimiento segmental que contribuye a producir desequilibrios musculares y. creando una disfunción lumbar que deriva finalmente en lumbalgia. la musculatura erectora de la columna y otros ligamentos como el ligamento mamilo-accesorio. el periostio de los cuerpos vertebrales. Dicho lo cual. dada la complejidad de las estructuras anatómicas implicadas en los trastornos lumbosacros. Se teoriza que la lesión y los traumatismos acumulados causan alteraciones de la integridad del disco intervertebral. Para complicar las cosas. Por tanto. el tiempo perdido y el alejamiento de las competiciones.

A medida que el deportista sigue compitiendo con más edad. así como una hernia discal evidente. Selby y J. S. En las carillas vertebrales es habitual también la formación de osteófitos. Todos estos cambios pueden agudizar la estenosis central y foraminal. como pérdida de cartílago de la superficie articular. Saal. Puede haber también disrupción del núcleo y el anillo. Cascada degenerativa: estadio de disfunción.CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 69 Figura 3-1. Estos cambios provocan un aumento de la laxitud anular. En el disco intervertebral hay un aumento de la frecuencia de los desgarros anulares con coalescencia. (Reproducido con autorización de D. Camp International. Selby y J.blogspot. Las fuentes discógenas de dolor suelen concentrarse en las décadas cuarta y quinta (estadios de disfunción e inestabilidad). mientras que la estenosis central y foraminal representa las fuentes primarias e iniciales del dolor en las décadas sexta y séptima (estadio de estabilización). con la pérdida consiguiente de altura espacial del disco. Epidemiológicamente. reabsorción discal y fibrosis. Degenerative Series. Cascada degenerativa: estadio de inestabilidad. este modelo explica en gran medida los picos relativos de incidencia de síndromes vertebrales. Dentro de los discos intervertebrales aumenta el deterioro del núcleo con alteraciones del tipo de colágeno. El estadio III. fibrosis. Degenerative Series. hipertrofia y formación de osteófitos. http://booksmedicos.com . S. o estadio de estabilización (Figura 3-3) se caracteriza por cambios típicos de artrosis en las articulaciones interapofisarias.) Figura 3-2. (Reproducido con autorización de D. Camp International. Saal. que resulta en un incremento de las fuerzas de traslación y de la sobrecarga que soporta el disco intervertebral y las articulaciones interapofisarias. Esto puede contribuir a provocar estenosis central y foraminal. los profesionales sanitarios tienen que mantener un mayor índice de sospecha de una posible estenosis central y foraminal como etiología de la lumbalgia y el dolor sutil en la extremidad inferior en las personas mayores. estenosis del espacio articular.) mento del movimiento de rotación.

Selby y J. Si bien las resonancias magnéticas y las tomografías computerizadas pueden ciertamente ayudar a precisar el diagnóstico. La mejor forma de valorar la fuerza de los músculos gemelo y sóleo es de pie sobre una sola pierna y levantando el talón del suelo. Exploración en bipedestación La exploración física se inicia idealmente en cuanto el paciente entra en la consulta. La exploración de la simetría de los puntos anatómicos óseos de referencia se practica en bipedestación. La marcha sobre los talones y de puntillas es un examen básico de la fuerza de los miotomas L5 y S1. Las crestas ilíacas se sitúan Figura 3-3. la historia clínica previa y los antecedentes familiares. mientras que el vértice de la escápula se corresponde con la VII vértebra dorsal. La espina escapular en general se halla a nivel de la III vértebra dorsal. Degenerative Series. Camp International. Aunque esta sección se centra en el papel de la exploración física. La prominencia vertebral en la unión de la columna cervical y dorsal representa la apófisis espinosa de la VII vértebra cervical. pueden aportar claves que identifiquen una fuente discógena del dolor. S.com . como la marcha de Trendelenburg causada por debilidad del músculo glúteo medio. Cascada degenerativa: estadio de estabilización. Hay que evaluar la marcha formalmente en el contexto de la exploración para detectar cualquier debilidad evidente en la musculatura. También es importante reparar en si el paciente muestra alguna conducta álgica. respectivamente. Deben tenerse en cuenta unos pocos puntos anatómicos durante la exploración musculoesquelética general. la literatura reciente su- http://booksmedicos. El ortostatismo sobre una pierna también puede aportar información sobre la pérdida de equilibrio propioceptivo. El médico observa inicialmente la marcha del paciente para determinar si es antiálgica. es preceptivo decir algo sobre la tecnología del diagnóstico por la imagen. Los hallazgos siempre deben relacionarse cuidadosamente con la historia del paciente y su exploración física. que tiende a cargar con preferencia el disco intervertebral (18-20). la exploración física es sólo una pieza del puzle y debe establecer una correlación con la historia de la lesión del paciente. La avanzada tecnología de exploración por la imagen no sustituye a una anamnesis detallada ni a la exploración física. sobre todo la transición de una postura sentado a ortostática.blogspot. (Reproducido con autorización de D. Como siempre. El electrodiagnóstico y las avanzadas técnicas de diagnóstico por la imagen también son herramientas inapreciables para el diagnóstico de los trastornos vertebrales. El examinador evalúa la simetría de la excursión entre las extremidades y cuenta el número de repeticiones antes de alcanzar la fatiga.) EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL El propósito de esta sección es ofrecer un marco de referencia para el examen físico funcional de deportistas con lumbalgia. Las transferencias de postura. 17).70 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO giere que la tasa de resultados falsos positivos es elevada en estos estudios de exploración por la imagen (16. que tal vez sean la primera clave de alguna superposición psicológica. Saal. como muecas de dolor o movimientos excesivamente protectores.

es un foco muy habitual de dolor referido por irritación de las raíces nerviosas de L5 o S1. El examen se inicia comprobando la altura de los hombros del paciente. aunque. (A) Flexión lumbosacra. que extienda totalmente las rodillas y adopte una postura por lo demás neutra. La altura de los vértices de la escápula. debe sospecharse una discrepancia real en la longitud de las piernas y habrá que prestar atención al examen radiográfico. Las anomalías de las articulaciones del tobillo. La hipersensibilidad en este punto representa una disfunción de la articulación sacroilíaca (21). Valoración del grado de movilidad lumbosacra. las crestas ilíacas. También es el momento de examinar cualquier deformidad en varo o valgo de las caderas y rodillas. El hombro de la mano dominante suele hallarse ligeramente por debajo del hombro de la mano no dominante. Durante la flexión lumbosacra debe apreciarse claramente la redondez de la columna lumbar. Se comprueba también el grado de movilidad lumbosacra en bipedestación. las espinas ilíacas posterosuperiores (EIPS). se exploran las EIPS mediante palpación.blogspot. examinando no sólo la cantidad. El examen de los puntos anatómicos óseos de referencia debe practicarse sólo después de haber determinado la postura ortostática. El A B Figura 3-4. http://booksmedicos. Además. los trocánteres mayores y las espinas ilíacas anterosuperiores (EIAS) suele ser simétrica. En bipedestación se practica la palpación de los elementos posteriores. por experiencia propia. los ligamentos iliolumbares y el músculo piramidal. Si la altura de las crestas ilíacas y los trocánteres mayores es menor ipsolateralmente. sino también la calidad del movimiento (Figura 3-4). los tejidos blandos paravertebrales.com . al igual que la escotadura ciática. (B) Extensión lumbosacra. rodilla y cadera afectan de modo invariable a la cadena cinética y pueden terminar manifestándose como lumbalgia o dolor referido en varios puntos de aquélla. la presencia de pies planos y la posición de las articula- ciones astragalina y subastragalina.CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 71 a nivel de la IV vértebra lumbar. Se pide al paciente que apoye el arco de los pies sobre el empeine de los pies del examinador. También se palpa el trocánter mayor y su bolsa asociada por si hubiera hipersensibilidad.

A nivel muscular. 1997.SB = = R . A. con el siguiente 25% de la flexión lumbar generado por la rotación coxal. Por lo general. siendo máxima la carga sobre la articulación interapofisaria durante la rotación y extensión ipsolaterales. T. = representa un dolor moderado. permiten el 80%-90% del movimiento disponible en el plano sagital. dos o tres líneas para describir la gravedad del dolor del paciente durante un movimiento específico: – representa un dolor leve. A. Cole y S. Estos movimientos se complementan y es importante recordar que esta complementación del movimiento causa la extensión de la pelvis cuando la columna lumbar se flexiona. mientras que la extensión carga las articulaciones interapofisarias.SB E + L . sobre todo en deportes de alto riesgo como la gimnasia deportiva o el fútbol americano. Los primeros 60 grados de flexión lumbar se consiguen sobre todo a estos dos niveles. mientras que durante la extensión lumbosacra se aprecia la activación concéntrica de estos dos músculos. Utiliza una. la anteroflexión del tronco carga al máximo el disco intervertebral. En teoría. en The Low Back Pain Handbook: A Practical Guide for the Primary Care Physician. 3 = 75% de limitación. de hecho. (Reproducido con autorización de M. Physical examination of the spine and its functional kinetic chain. Diagrama STAR para registrar los valores del grado de movilidad lumbosacra: 1 = 25% de limitación. Herring. se dice que el movimiento lumbosacro http://booksmedicos. ≡ representa un dolor intenso. y la flexión de la pelvis cuando se extiende. 4 = 100% de limitación. editors. los extensores de la cadera y el erector de la columna.blogspot. res más poderosos de la columna son. J. se emplea un diagrama STAR y el movimiento se describe en 25 percentiles de lo normal (Figura 3-6).com . L4-L5 y L5-S1. durante la flexión lumbosacra ocurre la activación excéntrica del glúteo mayor y el erector de la columna.rot = – E = – = B + R . Filadelfia: Hanley and Belfus. 2 = 50% de limitación. Geraci y J. Hiperextensión sobre una sola pierna.rot – Figura 3-6. C.72 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO mantenimiento de la lordosis lumbar en flexión completa es un ejemplo de disfunción del movimiento de los segmentos lumbares. En deportistas adolescentes y adultos jóvenes. Los segmentos lumbares inferiores. Para examinar el grado de movilidad lumbosacra. Los extenso- F – L . Es importante tener presentes unos cuantos conceptos biomecánicos mientras se examina el grado de movilidad lumbosacra (22).) Figura 3-5. la prueba de hiperextensión sobre una sola pierna sirve para discriminar aún más una posible espondilólisis aguda (Figura 3-5). Alleva.

lateroflexión del tronco. 50. http://booksmedicos. las articulaciones sacroilíacas se han identificado como una causa habitual de lumbalgia y dolor en las extremidades. no son sensibles ni específicas para la identificación de la articulación sacroilíaca como fuente significativa de dolor (30). 75 o 100% de la amplitud normal de flexión. Por ejemplo. puede apreciarse una elevación unilateral de la EIPS y la cresta ilíaca derechas con una reducción asociada de la altura de la EIAS comparada con los puntos anatómicos correspondientes del lado izquierdo. la lateroflexión del tronco puede considerarse normal cuando el pliegue axilar posterior y contralateral al movimiento se alinea con la unión lumbosacra en la línea media (Figura 3-7) (23). Aunque no pertenezcan a la columna lumbar per se. En el ejemplo expuesto pue- Figura 3-7. Grado de movilidad lumbosacra. es importante incluir un examen de las articulaciones sacroilíacas en la exploración de los pacientes con lumbalgia o dolor en las extremidades. Debido a estas restricciones. estas pruebas clínicas. según se determine por la exploración. Mediante una inyección en la articulación sacroilíaca como provoca- ción.blogspot. que a menudo son asimétricos en pacientes con disfunción de las articulaciones sacroilíacas (Figura 3-8).com . solas o en combinación. extensión o lateroflexión a derecha e izquierda. Figura 3-8. si bien la literatura reciente aboga por la existencia de una tasa considerable de resultados falsos positivos en estas pruebas (29). La lateroflexión también permite valorar grosso modo el grado de movilidad del músculo cuadrado lumbar. Se han propuesto multitud de pruebas para examinar las articulaciones sacroilíacas (2428). La exploración comienza con la comprobación en bipedestación de la altura de los puntos anatómicos óseos de referencia. Examen en bipedestación de la altura de los puntos anatómicos óseos de referencia. En general.CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 73 carece del 25. Se han establecido numerosas convenciones para describir estas asimetrías de la pelvis.

com . Debe tenerse en cuenta que esta convención simplifica mucho la biomecánica de esta región. En una exploración normal. Los reflejos de estiramiento de los músculos aportan información adicional sobre la afectación potencial de las raíces nerviosas lumbosacras. se describe como que «la articulación sacroilíaca izquierda es hipo o hipermóvil en comparación con la articulación sacroilíaca derecha». y el pulgar izquierdo sobre el sacro a la misma altura. el examinador coloca su pulgar derecho sobre la EIPS. Por convención. Nosotros preferimos una descripción de estas asimetrías como hueso coxal anterior o posterior. Nosotros preferimos la prueba de Gillet. (B) Examen del movimiento de la espina ilíaca posterosuperior con flexión de la cadera y la rodilla. junto con una mayor elevación de la EIAS de la derecha respecto a los puntos anatómicos correspondientes del lado izquierdo. se practica la prueba de Schober. Como se expuso en el capítulo 2. es importante usar siempre esta terminología en la descripción de las asimetrías. siendo el movimiento normal de la articulación sacroilíaca una «L al revés». La posición posterior derecha del hueso coxal o la contrarrotación de la pelvis describiría el hallazgo de una altura más baja de la cresta ilíaca y la EIPS. Si se sospecha como origen una espondilitis anquilosante. para evaluar la articulación sacroilíaca en bipedestación (Figura 3-9). si el paciente refiere dolor en el lado izquierdo. durante la flexión de la cadera y la rodilla mientras el paciente eleva la rodilla hasta el pecho. En el lado derecho. se evalúa la sensación al tacto suave y a la inserción de agujas (Figura 3-10). Por ejemplo. las anomalías también se describen teniendo en cuenta el lado sintomático. Los reflejos de los músculos gemelo y sóleo se comprueban con el tendón de Aquiles y describen el estado de la raíz del primer nervio sacro.5 cm durante la extensión. porque es una designación más descriptiva de la asimetría.blogspot. las anomalías se describen teniendo como referencia el lado sintomático. también llamada prueba de la marcha. en el lado derecho el movimiento del pulgar circunscribe una trayectoria en forma de «L». Con una postura ortostática estándar.74 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO de describirse como una rotación anterior del hueso coxal derecho o una mutación de la pelvis a la derecha. Aunque no sea crítica la forma de describir la disfunción. El estiramiento del músculo cuádriceps por medio del tendón rotuliano sirve para examinar sobre todo las raíces lumbares 3 y 4. se pide al paciente que flexione una rodilla cada vez hasta el pecho. (A) Localización de los puntos óseos de referencia. El reflejo medial de los isquiotibiales corresponde a la raíz nerviosa de http://booksmedicos. A B Figura 3-9. Prueba de Gillet. el pulgar izquierdo del examinador se coloca sobre la EIPS y el pulgar derecho sobre el sacro. porque asume que el sacro está fijo y el movimiento del ilion o hueso coxal se produce respecto a este punto fijo. los puntos de referencia deben elongarse 5 cm o más durante la flexión lumbosacra y deben acortarse un mínimo de 2. Se examina cada lado individualmente. En el lado izquierdo. Exploración en sedestación Con la pierna balanceándose. De nuevo. Se examinan sistemáticamente los dermatomas L1 a S2.

Revised 1992. Chicago: American Spinal Injury Association. (Reproducido con autorización de International Standards for Neurological and Functional Classification of Spinal Cord Injury.) http://booksmedicos. Mapa de los dermatomas para evaluar la sensación al tacto suave y a la inserción de agujas.blogspot.com .CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 75 Puntos sensoriales clave Figura 3-10. 1994.

) http://booksmedicos. editors. S2 L5. Filadelfia: Hanley and Belfus. A.76 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO A B Figura 3-11. (S2) *Los miotomas entre paréntesis muestran variaciones anatómicas que dependen de la fuente utilizada. (S2) L5. La fuerza se determina en grados con una escala de Oxford de 0 a 5 (31-34) (tabla 3-2). Cole y S. L3. J. S1. La fuerza se comprueba también prestando atención al miotoma subyacente. la V vértebra lumbar y puede examinarse en sedestación o en decúbito prono (Figura 3-11). Reflejo de los isquiotibiales mediales. Physical examination of the spine and its functional kinetic chain. (Modificado con autorización de M. L5 L5 (L5). S1. 1997. Herring. (L4) L2. T. El signo de Babinski y la prueba de clonospasmos en ambos tobillos sirven pa- Tabla 3-1. L3. L2.com . Geraci y J. S1 L5. en The Low Back Pain Handbook: A Practical Guide for the Primary Care Physician. A. L4 L4. Músculos sometidos habitualmente a prueba durante un examen de la fuerza con su mecanismo de acción y miotoma(s) MÚSCULO POSTURA EN LA PRUEBA ACCIÓN MIOTOMA(S)* Recto femoral/psoasilíaco Cuádriceps femoral Tibial anterior Extensor largo del dedo gordo del pie Gemelo-sóleo Músculos peroneos Isquiotibiales Glúteo mayor Glúteo medio/menor Sentado Sentado Sentado Sentado De pie sobre una pierna Decúbito lateral Decúbito prono Decúbito prono Decúbito lateral Flexión de la cadera Extensión de la rodilla Dorsiflexión del tobillo Extensión del dedo gordo Flexión plantar Eversión del tobillo Flexión de la rodilla Extensión de la cadera Abducción de la cadera (L1). (A) Sedestación. (B) Decúbito prono. Los miotomas L1 a S2 son evaluados a continuación (tabla 3-1).blogspot. S1 L5. S1. C. Alleva.

ROM completo contra una resistencia moderada Movimiento activo (normal). ROM completo contra la gravedad Movimiento activo. es el examen discriminatorio más Figura 3-12. Además. con desviaciones menores (4245). El paciente adopta una postura «encorvada hacia delante» llevando el mentón hacia el pecho. Chicago: American Spinal Injury Association. Escala de Oxford para determinar la fuerza y su grado GRADO NUMÉRICO DESCRIPCIÓN 0 1 2 3 4 5 NC Parálisis total Contracción visible o palpable Movimiento activo.CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 77 Tabla 3-2. El dolor en la fosa poplítea es más propio de la tensión dural. Se han descrito multitud de pruebas para provocar tensión dural y. Han demostrado ser útiles varios puntos de diferenciación. Se pide al paciente que coloque las manos detrás de la espalda con las palmas hacia arriba. grado de movilidad (ROM) completo con la gravedad eliminada Movimiento activo. manifestar un trastorno discal subyacente e irritación de alguna raíz nerviosa (35-40). Se añade dorsiflexión del tobillo para aumentar la tensión dural. Estas pruebas tienen su origen en la búsqueda de signos físicos de meningitis. llegándose a la conclusión de que ejercen realmente tensión sobre la duramadre (46. La reproducción del dolor radicular en la extremidad representa un resultado positivo en la prueba. Revised 1992. observando la excursión de las espinas ilíacas posterosuperiores con flexión anterior en sedestación (Figura 3-12). supuestamente. Nuestra opinión es que la prueba de encorvarse hacia delante en sedestación. mientras se practica un examen discriminatorio de una posible etiología vascular para la lumbalgia o el dolor en la extremidad inferior. se toman los pulsos distales de las arterias tibial posterior y dorsal del pie.com . que es difícil de diferenciar de los síntomas radiculares por tratarse de un foco habitual de dolor discógeno referido de las raíces nerviosas de L5 y S1.blogspot. 47). 1994. También se comprueba la calidad y la simetría del movimiento de la articulación sacroilíaca en sedestación. porque el estiramiento de los isquiotibiales tiende a producir http://booksmedicos. (Modificado con autorización de International Standards for Neurological and Functional Classification of Spinal Cord Injury. Examen en sedestación de la movilidad y simetría de las articulaciones sacroilíacas. ROM completo contra una resistencia fuerte No comprobable La fuerza de los músculos se gradúa en una escala de seis puntos. según describió por vez primera Lasegue (41) y más tarde. Estas pruebas de la tensión dural se han realizado biomecánicamente en cadáveres. El examinador extiende pasivamente la rodilla. sensible de la tensión dural y la irritación de las raíces de los nervios sacros y lumbares inferiores (48) (Figura 3-13).) ra discriminar una lesión de una motoneurona superior. descrita por Butler. Esta prueba también somete a estiramiento pasivo los isquiotibiales y puede provocar dolor. curvando los hombros y flexionando la cintura. Kernig y Brudzinski.

la rodilla extendida y el tobillo en dorsiflexión. Los isquiotibiales. más molestias en el vientre del músculo. Estos músculos acortados tienden a mantener su hipertonía.blogspot.com . Prueba de encorvar el tronco en sedestación (A) Postura «encorvada». los músculos con restricciones de la movilidad. son tal vez los músculos más importantes Exploración en decúbito supino El principal defensor actual del papel de los desequilibrios musculares en la lumbalgia y disfunción lumbar ha sido Janda (49. Janda ha descrito la «inhibición» de estos músculos que exhiben «pseudoparesia». Aunque esto no cambie la longitud real de los isquiotibiales ni el dolor del estiramiento pasivo. Grado de movilidad de los isquiotibiales con estimación de la participación de la http://booksmedicos. sobre todo la musculatura lumbopélvica. Con el tiempo. dos estudios prospectivos sobre deportistas han demostrado un aumento del riesgo de lesiones lumbares cuando se identifican desequilibrios de la fuerza y flexibilidad en programas de detección previos a la participación (52. En teoría. sobre todo en los deportistas jóvenes. 53). La comparación entre lados también ayuda porque la longitud y dolor de los isquiotibiales cuando se los estira de modo pasivo suelen ser asimétricos en ausencia de irritación de una raíz nerviosa. se pide al paciente que extienda por completo el cuello sin variar la postura. Con posterioridad.78 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO A B C Figura 3-13. sí reduce la tensión sobre las estructuras durales y tal vez alivie el dolor radicular. aunque no se produzca una atrofia real. mientras que sus antagonistas se mantienen en una posición más estirada. 50). (C) Adición de dorsiflexión del tobillo. imponen cambios biomecánicos y restringen la movilidad. La literatura ha reconocido hace tiempo la relación entre la restricción del grado de movilidad de los isquiotibiales y la espondilolistesis (51). En la postura con la espalda totalmente encorvada hacia delante. (B) Extensión pasiva de la rodilla. Todo esto genera un círculo vicioso que perpetúa los cambios Figura 3-14. biomecánicos que derivan finalmente en disfunción segmental y lumbopélvica.

CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 79 A plíteo resultante. La longitud de los isquiotibiales se determina elevando de forma pasiva la extremidad completamente extendida y calculando los grados en que la pelvis participa para permitir la continuación de la flexión coxal (Figura 3-14). http://booksmedicos. Grado de movilidad de los isquiotibiales con estimación del ángulo poplíteo. A continuación. Esto tiende a aumentar la presión intradiscal y tal vez agudice el dolor discógeno subyacente y predisponga a los deportistas a sufrir degeneración discal. Grado de movilidad del músculo piramidal. Estas técnicas se han descrito con gran detalle en el capítulo 2. se describe la longitud de los isquiotibiales midiendo el ángulo po- B Figura 3-16.blogspot. que hay que examinar.com . Cuando existe restricción del grado de movilidad de los isquiotibiales. (B) Valoración con más de 90 grados de flexión coxal. se crea una inclinación pélvica posterior relativa. Es un músculo único que A B Figura 3-15. Quizá la exploración más clara y reproducible consista en flexionar la rodilla y cadera 90 grados y extender pasivamente la rodilla mientras se mantiene la columna en posición neutra (Figura 3-15). (A) 90 grados de flexión de la cadera. También se examina el músculo piramidal en decúbito supino (Figura 3-16). (A) Valoración con menos de 90 grados de flexión coxal. (B) Extensión pasiva de la rodilla con estimación del ángulo poplíteo. con la consiguiente flexión de la columna lumbar por ser movimientos conjuntos.

hay que comprobar su grado de movilidad con rotación externa de la cadera y abducción del fémur. Aunque hemos llegado a la conclusión de que los verdaderos síndromes del piramidal (54) con neuropatía por atrapamiento del nervio ciático son muy poco habituales. la mayoría de los casos etiquetados como «síndrome del piramidal».blogspot. los hallazgos de hipersensibilidad y reproducción de los síntomas durante el estiramiento del músculo no son infrecuentes. han resultado ser una irritación A B C Figura 3-17. el piramidal es un rotador interno y un aductor. (A) Posición inicial sentado. Según nuestra experiencia.com . (B) Evaluación de la tirantez del músculo tensor de la fascia lata. Prueba de Thomas modificada. Con más de 90 grados de flexión coxal. su grado de movilidad debe examinarse con rotación interna de la cadera y aducción del fémur. por tanto. (C) La postura en decúbito supino con una posición de ventaja lateral permite evaluar el grado de movilidad de los músculos psoasilíaco y recto femoral. al diagnosticarse con un estudio más a fondo. http://booksmedicos. es un rotador externo y abductor de la cadera.80 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO ejerce distintas actividades dependiendo del grado de flexión coxal. Con menos de 90 grados de flexión coxal. por tanto.

la carga excéntrica sobre los abdominales inferiores es cada vez mayor. La valoración general de la fuerza abdominal (57) se consigue con el paciente en decúbito supino y manteniendo una inclinación pélvica anterior para luego bajar las rodillas completamente extendidas de 70 a 30 grados. En los pacientes normales la fosa poplítea debe estar a ras de la mesa y la rodilla ha de flexionarse pasivamente 90 grados. La incapacidad para mantener una in- http://booksmedicos.CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 81 de la raíz nerviosa de L5. (B) 30 grados de flexión coxal.com .blogspot. También se examina la fuerza de los músculos abdominales en decúbito supino. Evaluación de la fuerza de los músculos abdominales. La desviación lateral respecto al plano del tronco es señal de tirantez del músculo tensor de la fascia lata. que actúan en concierto con la fascia toracolumbar. Desde una posición de ventaja lateral el examinador puede calcular cuántos traveses de dedo se mantiene la fosa poplítea por encima de la superficie de apoyo. que también se ha descrito en detalle y con ilustraciones (véase la fig. Moviendo el pie de la mesa de exploración. el grado de flexión pasiva de la rodilla es un medio para valorar la longitud del músculo recto femoral. y sirven para la evaluación dinámica de la musculatura lumbopélvica. Los músculos abdominales. El paciente se tumba entonces en decúbito supino y se le pide que mantenga la inclinación posterior de la pelvis. (C) 10 grados de flexión coxal. plantearse el fortalecimiento de los abdominales en conjunto y de la musculatura abdominal inferior en particular debe formar parte de cualquier programa de rehabilitación para pacientes con disfunción lumbar. Por tanto. con independencia de los datos de la exploración física. se observa la posición del fémur. y luego hasta 10 gra- A B C Figura 3-18. desempeñan un papel crucial en la estabilización de la columna lumbar (55. Desde esta perspectiva. Tal vez la prueba más eficaz para comprobar el grado de movilidad de la musculatura lumbopélvica sea la prueba de Thomas modificada. recto femoral y tensor de la fascia lata. También se evalúa en este momento el grado de movilidad de rotación interna y externa de la cadera. El paciente comienza en sedestación y flexiona por completo una cadera y rodilla al tiempo que mantiene la rodilla tensa contra el pecho. 56). son un medio excelente para evaluar cualitativa y cuantitativamente el ritmo lumbopélvico. Cuando se ejecuta correctamente. aunque es difícil cuantificarla objetivamente. (A) 70 grados de flexión coxal. dos de flexión coxal (Figura 3-18). Esto aporta una medida funcional y reproducible del grado de movilidad del psoasilíaco. Al tiempo que pasa la extremidad de 70 a 10 grados de flexión coxal. La ejecución de los movimientos del reloj pélvico. tal y como se describen en el capítulo 7. 211) en el capítulo 2 (Figura 3-17). permite evaluar el grado de movilidad de los músculos psoasilíaco.

Por lo que se refiere a la prueba de provocación en decúbito supino. la prueba clásica de elevación de la pierna extendida (58). http://booksmedicos. La prueba puede modificarse ejerciendo más presión sobre el lado que se somete a prueba y produciendo extensión adicional de la cadera. La reproducción de los síntomas de la extremidad inferior por debajo de 70 grados de flexión coxal con la rodilla totalmente extendida se considera un signo positivo de tensión dural. Prueba de Faber. La pierna contralateral se flexiona por completo en la cadera y rodilla y el paciente la mantiene firmemente contra el pecho. sobre Figura 3-20.82 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO Figura 3-19. Se mantiene cierta inclinación pélvica posterior. que tal vez provoquen los síntomas de una patología subyacente en la cadera (lo habitual es dolor en la ingle) o disfunción de la articulación sacroilíaca (por lo general. todo si es un patrón habitual de los síntomas. dolor en la nalga o dolor en la parte externa de la cadera) (Figura 3-21). La extremidad que se evalúa se deja colgar del extremo de la mesa. La maniobra de Gaenslen sirve de prueba discriminatoria adicional para una disfunción de la articulación sacroilíaca (Figura 3-20). clinación pélvica posterior es señal de debilidad de los abdominales inferiores. Figura 3-21. Se ha sugerido que una provocación positiva en la elevación de la pierna contralateral (definida como provocación del dolor en la extremidad inferior habitual al levantar la pierna opuesta al lado sintomático) puede ser un indicador más específico de la tensión dural y de un prolapso discal (59). de la que se habló en el capítulo 2. y se balancea laterolateralmente. También se pueden realizar las pruebas de Patrick y Faber. Se practica con ambas extremidades inferiores prestando mucha atención a la distribución anatómica de los síntomas provocados. se considera un signo positivo en la prueba.com . Prueba de elevación de la pierna extendida. Prueba de Gaenslen.blogspot. La reproducción de los síntomas del paciente en la nalga o ingle. y los hallazgos pueden expresarse con los grados de flexión coxal en que se provocan los síntomas radiculares. puede añadirse a la prueba de encorvarse hacia delante en sedestación (Figura 3-19).

El examinador busca signos de sustitución del tensor de la fascia lata (produce rotación interna de la cadera) o del cuadrado lumbar (puede causar flexión lateral y extensión del tronco) en el caso de que el glúteo medio esté debilitado. también puede evaluarse el grado de movilidad del tensor de la fascia lata mediante la prueba de Ober (60) (Figura 3-22). debe haber una «respuesta de muelle» indolora en el segmento hacia la mano del examinador. También debe valorarse la fuerza del glúteo medio. 62). El dolor referido al cóndilo interno del fémur suele considerarse más acorde con un origen en la raíz nerviosa de L3. La presencia de dolor y la ausencia de la respuesta de muelle puede ser señal de una disfunción del disco. En esta posición. Si los niveles son normales. Esto tal vez elimine el posible resultado falso positivo durante el estiramiento pasivo de un músculo recto femoral tenso. El examinador coloca la palma de la mano y el pisiforme sobre la apófisis espinosa del paciente y ejerce fuerza hacia abajo. porque se ponen en tensión múltiples raíces nerviosas (L2. La pelvis está en posición neutra y en cuadro respecto a la mesa cuando un plano que conecta las EIPS se extiende perpendicular a la mesa. http://booksmedicos. Una flexión de tríceps en decúbito prono (Figura 3-25) manteniendo la pelvis contra la mesa de exploración también aporta información cuantitativa y cualitativa sobre la movilidad segmental de los segmentos lumbares. También cabe conseguir el estiramiento del nervio femoral extendiendo la cadera con la rodilla flexionada (63) (Figura 3-27). y se describe por el número de traveses de dedo que el talón permanece distanciado de la nalga (Figura 3-26). no obstante. L3 y L4).CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 83 Exploración en decúbito lateral Además de la prueba de Thomas modificada. mientras que el dolor referido a la región del músculo tibial anterior se considera señal de un origen en la raíz nerviosa de L4. también se estira el nervio femoral y se puede generar tensión dural (61. Si el paciente tiene dificultad para mantener la pelvis contra la mesa de exploración. un importante estabilizador de la pelvis (Figura 3-23).com . de la articulación interapofisaria o del segmento. Prueba de Ober. las palmas de las manos pueden desplazarse hacia delante para reducir la hiperextensión y eliminar el movimiento de la pelvis.blogspot. Figura 3-22. por no mencionar los músculos psoasilíaco y psoas mayor. Debe prestarse gran atención a si el paciente refiere dolor con esta maniobra. También se evalúa la longitud del músculo recto femoral en decúbito prono flexionando por completo la rodilla. Entonces se describe la longitud del tensor de la fascia lata como el número de traveses de dedo que el cóndilo interno del fémur se mantiene elevado de la superficie de soporte. se continúa estirando el músculo psoasilíaco. Exploración en decúbito prono La prueba del muelle se practica sobre la apófisis espinosa de cada una de las vértebras lumbares (Figura 324). Esto sirve como medio objetivo de comparación para futuras evaluaciones. Es muy importante mantener la pelvis en una posición neutra y perpendicular a la mesa de exploración para estandarizar la prueba. Se pide al paciente que mantenga la pelvis en una postura neutra perpendicular a la mesa y que mueva en abducción activa la cadera contra resistencia.

blogspot. (A) Evaluación de la fuerza del músculo glúteo medio. Nótese la rotación interna de la cadera. Prueba del muelle.84 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO A B Figura 3-23. (B) Sustitución del tensor de la fascia lata. Figura 3-24. http://booksmedicos. Figura 3-25.com . Flexión de tríceps en decúbito prono.

La prueba final es la prueba de distracción. Estos pacientes también pueden presentar una reacción desmesurada con gestos de dolor exagerados. Aunque su presencia exija una investigación de posibles amplificaciones secundarias. Se ha descrito cierto número de signos objetivos y evaluaciones para identificar a los pacientes en los que el componente psicológico forme parte de los síntomas (6467). manifestaciones de dolor en todo el lado derecho del cuerpo o globalmente en una o ambas extremidades inferiores. Aunque mucho menos habitual en los deportistas. aunque sea suave. La presencia de signos o síntomas de superposición psicológica no descarta una patología subyacente. Los pacientes con una posible contribución inorgánica también suelen mostrar hi- persensibilidad superficial o no anatómica. hay que tener cuidado con la posible interpretación exagerada de estos hallazgos. en la población adolescente. Figura 3-27. Las medidas más utilizadas de la posible superposición psicológica o amplificación secundaria son los cinco signos inorgánicos de lumbalgia descritos por Waddell (68).com . También se describen dos maniobras objetivas de la exploración física. En una prueba de simulación el examinador ejerce una carga axial sobre el cráneo o gira axialmente las caderas. los datos de la superposición psicológica no suprimen la necesidad de proceder al diagnóstico diferencial y al tratamiento. Una indicación inicial de un posible componente inorgánico en los síntomas de un paciente es la presencia de trastornos regionales. Como se ha http://booksmedicos. CONCLUSIÓN La lumbalgia es un síntoma habitual de presentación en deportistas y población en general. Prueba de estiramiento del nervio femoral. EVALUACIÓN DE LA SUPERPOSICIÓN PSICOLÓGICA Hace mucho tiempo que los médicos especializados en la columna vertebral han reconocido la contribución de los aspectos secundarios y la superposición psicológica en algunos pacientes. es decir. cuando el examinador realiza una elevación de la pierna en sedestación y con distracción. Una prueba de simulación positiva se da cuando estas maniobras reproducen la lumbalgia. No obstante. no debe pasarse por alto la contribución psicológica. Los signos físicos inorgánicos en los deportistas deben llevar al médico a hacer preguntas adicionales con el fin de identificar posibles aspectos de amplificación secundaria.blogspot. Comprenden las evaluaciones subjetivas por parte del examinador y las pruebas objetivas de la exploración física.CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 85 Figura 3-26. rechazo a la exploración y apartar la mano del examinador. pelvis y columna lumbar. La prueba es positiva cuando la reproducción del dolor en la extremidad sólo ocurre en decúbito supino. Evaluación del grado de movilidad del músculo recto femoral. todo como un segmento. así como una elevación de la pierna extendida en decúbito supino. y a los estímulos indoloros. dolor o hipersensibilidad acusada a la palpación. que también representan una manifestación de un conflicto oculto con entrenadores o preparadores físicos y. un conflicto con los padres. es decir.

A. Sin embargo. 22. 9: p. así como para potenciar su rendimiento deportivo. 5. et al. Falco. et al. 2nd ed. The Frequency of Occurrence. 286-293. J. N. The incidence of positive CAT scans in an asymptomatic group of patients». Spine 1981. «Acute low back pain in industry: a controlled prospective study with special reference to therapy and confounding factors». J. 11. W. si el médico se toma tiempo en obtener una historia detallada y realizar un examen físico funcional de la columna lumbar. Orthop Clin North Am 1991. J.86 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO subrayado en este capítulo. 15. 791-806. S. No obstante. A. D. Melbourne: Churchill Livingstone.. Bogduk. 9. 1991. 4. 20: p. Neurosurg Clin North Am 1991. p. Nueva York: Churchill-Livingstone. http://booksmedicos. 19. y L. «Neural mechanisms of lumbar pain». D. Acta Orthop Scand 1965.. 477-480. «Back pain in industry: a prospective survey».. «The lumbar disc and low back pain». Burton.blogspot. Bogduk. 1-125. Filadelfia: Hanley and Belfus. D. A. M. «The influence of spinal movement on the lumbar intradiscal pressure and on the tensile stresses in the annulus fibrosus». T. Wiesel. H. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine. 8: p. Spine 1994. Kirkadly-Willis and C. «Abnormal MRI of the lumbar spine in asymptomatic subjects». Nachemson. Los estudios auxiliares de exploración por la imagen y electrodiagnósticos también aportan información adicional para corroborar o aclarar el cuadro clínico. Chicago: American Academy of Orthopaedic Surgeons. 1984. Orthop Clin North Am 1991. et al. 1804-1809. con frecuencia consigue un diagnóstico específico de presunción..1-117. «A study of computer-assisted tomography. 549-551. J. 19: p. Bogduk. Sinclair. 801-806. BIBLIOGRAFÍA 1. y W. 18. 181-187. «The tissue origin of low back pain: a report of pain response to tissue stimulation during operations on the lumbar spine using local anesthesia». 36: p. Troup. Hides.. 3rd ed. 10. 183-207. p. «The relative contribution of the disc and zygapophyseal joint in chronic low back pain». 263-271. Cavanaugh. «Three phases of the spectrum of degenerative disease». «In vivo discometry in lumbar discs with irregular nucleograms: some differences in stress distribution between normal and moderately degenerated discs». 22: p. Larsson. Spine 1995. Acta Orthop Scand 1965. «The innervation of the lumbar spine». A. Impact.. Frymoyer. Nachemson. En: The Low Back Pain Hand-book: A Practical Guide for the Primary Care Physician. Berquist-Ullman. y F. 170(suppl): p. K. 33: p. Schwarzer.. 17. Twomey. 20. W. 22: p. «The effect of forward leaning on lumbar intradiscal pressure». N. J Bone Joint Surg 1983. Cole and S. A. 3. J. Clinical Biomechanics of the Lumbar Spine. et al. White. A. et al. «An overview of the incidences and cost of low back pain». D. Kuslich. Am J Orthop 1997.com . Rirkaldy-Willis. and Cost of Musculoskeletal Conditions in the United States. J. S. 14. L. 6. 403-408. C. W. W. V.. M. Spine 1983. A. 71-96. 61-69. Cats-Buril. editors. M. 35: p. 65A. N. Panjabi. las fuentes potenciales de dolor son numerosas y la complejidad de la anatomía de la columna lumbar no tiene parangón en ninguna otra zona del cuerpo. «Clinical presentations and diagnostic subsets». Nachemson. p. 26: p. Fortin. Cole. la exploración física sigue siendo el componente esencial en lo que se refiere a individualizar la prescripción de la rehabilitación. Acta Orthop Scand 1977. A. Acta Orthop Scand 1963. 213-218. A. 314-328. 418-434. C. L. A. editors. J Bone Joint Surg 1948. Filadelfia: Lippincott-Raven. 13. 1992. «Risk factors in low back pain: an epidemiological survey». 2: p.. Un diagnóstico y tratamiento específicos siguen siendo la clave para la pronta recuperación de los deportistas y su vuelta a los terrenos de juego. 30B: p. G. H. «The intervertebral ligaments as a source of segmental pain». I. J Bone Joint Surg 1990. 21: p. 6: p. 21. 1990. 72A: p. 16. p. En: Managing Low Back Pain. «Multifidus muscle recovery is not automatic after resolution of acute. et al. editors. 105-119. W. editors. D. «The Fortin finger test: an indicator of sacroiliac pain». Herring. et al. J. 8. 2nd ed. Spine 1984. Grazier.. 1997. et al.. et al. S. 2. 12. Spine 1996. 2763-2769. Boden. first-episode low back pain». y U. Frymoyer. et al. J. y M. J. 7. 515-521.

Wilkins. Clin Orthop Rel Bes 1970. 39. P. Barash. D. «The sacroiliac joint syndrome: pathophysiology. 45. «Muscle weakness and inhibition (pseudoparesis) in back pain syndromes». 21: p. A. y M. Troup. J. 21: p. M. «The sign of Brudzinski and Kernig». 52A: p. Spine 1979. Physiotherapy 1989. Goddard. 2594-2602. Janda. F. 24. «Concerning a little noted sign of meningitis». et al. Jr. P.. «The stoop-test in lumbar entrapment radiculopathy». Brudzinski. et al. Williams. Butler. Baltimore: Williams & Wilkins. L. Mierau. 25. En: The Low Back Pain Handbook: A Practical Guide for the Primary Care Physician. 215216. W. editor. Greenman. 89-92. Spine 1994. 1983. 32. 21: p.com . En: The Adult Spine: Principles and Practice. p. Phys Ther 1992. y J. Arthrit Rheum 1981. Filadelfia: WB Saunders. «The value of medical history and physical examination in diagnosing sacroiliac joint pain». y M. 47. «The sacroiliac joint: a critical review». Cram. A. T. Inc. 37. 1931. 4: p. y T. 33. editor. Brunnstrom. 21: p. 1989. 1575-1577. 38. 622-636. Grieve. Cassidy. Walker. H. editor. D. p. M. Filadelfia: P. D.. 139146. «Round table on muscle testing». 32A: p. 1997. Dyck. 52. 34. T. Dreyfuss. R.blogspot. 679-684. y L. Dennen. H. 1243-1249. Spine 1994. R. D. D. 1943. 12-18. 31. D. Londres: HMSO. «Preseason strength and flexibility imbalances associated with athletic injuries http://booksmedicos. Butler. Taylor. Aids to Investigation of Peripheral Nerve Injuries. «The concept of adverse mechanical tension in the nervous system». Nueva York: Churchill Livingstone. 51. Brody. En: Principles of Manual Medicine. V. 197-201. N. 19: p. Worthingham. nerves and plexus and in the intrapelvic section of the sciatic nerve». Brody. 2107-2130. y D. G. 2nd ed. 197. Janda. y J. y J. «A sign of sciatic nerve root pressure». A. En: Modern Manual Therapy of the Vertebral Column. V. 1917. Russell. 72: p. Londres: Butterworths. y C. diagnosis and management». 1972. «The reliability of selected provocation tests for sacroiliac joint pathology». et al. 49-70. «The signs of Kernig and Brudzinski». rev. 1138-1143. Nueva York: Federation of Crippled and Disabled. Frymoyer. J Bone Joint Surg 1970. 43. 2nd ed. 30. 49. 35B: p. Blackiston’s Son.. En: Annual Conference of American Physical Therapy Association. 192. L. 1-12. Spine 1979. 26. J Bone Joint Surg 1953. P. «Principles of diagnosis and treatment of pelvic girdle dysfunction».. S. A. M. Spine 1989. F. 24: p.. J. J Bone Joint Surg 1950. H. R. 75: p. 3rd ed. «Physical examination of the spine and its functional kinetic chain». W.CAPÍTULO 3 / EXAMEN FÍSICO FUNCIONAL PARA LAS LESIONES DE LA REGIÓN LUMBAR DE LOS DEPORTISTAS 87 23. «Clinical examination of the sacroiliac joints: a prospective study». R. Woodhall. 48. S. P. et al. W. 46. Kernig. R. Arch Neurol 1969. T. Breig. 28. 1991. Scham. P. Arch Neurol 1969. Filadelfia: Hanley and Belfus. Bernard. 225-270. Laslett. 36. «Movements induced by straight leg raising in the lumbosacral roots. 4: p. «Spondylolisthesis and tight hamstrings». P. Herring. 21: p. Medical Research Council War Memorandum. 526-528. Alleva. Reid. 219-220. Dreyfuss. J Pediat 1950. J. p. Muscle Testing: Techniques of Manual Examination. A. 14: p. «Lasegue’s sign». 903-916. 27. Geraci. «Low back pain and straight leg raising in children and adolescents». Arch Neurol 1969. Knapic. E. y I. et al. p.. Nueva York: Raven Press. J Neurol Neurosurg Psychiatry 1965. «A new sign of the lower extremities in meningitis in children». Cole y S. 40. E. y G. J. 216. «Tension signs in lumbar disc prolapse». M. 242-250. 28: p. Greenman. «The well-leg-raising test of Fajersztajn in the diagnosis of ruptured intervertebral disc». 1986. 1991. 41. 136. 75: p. Lovett. 35. Wilkins. J. 29. H. Londres: Churchill Livingstone. 786. Spine 1996. Wartenberg. Daniels. Mobilization of the Nervous System. p. Muscle Function Testing. p. editors. Arch Neurol 1969. «Biomechanical considerations in the straight-leg-raising test: cadaveric and clinical studies of the effects of medial hip rotation». 217. 50. A.. «Positive sacroiliac screening tests in asymptomatic adults». I. C. 42. 19: p. 44. J. p. 1319-1328. R. et al. Gifford. M. y R. 37: p. The Treatment of Infantile Paralysis. Hayes. G.

Macintosh. K. 68. Pain 1989. «Clinical assessment and interpretation of abnormal illness behavior in low back pain». Waddell. Bogduk. 76-81. Spine 1987. 62. W. Estridge. et al. JAMA 1980. «A re-appraisal of Hoover’s test». F. 55. Tesh. 234. Am J Sports Med 1991. 66. K. Surg Neurol 1976. 63. Arieff.. R. En: Muscles Testing and Function. J Am Orthop Assoc 1974. editors. Baltimore: Williams & Wilkins. 117-125. 23: p. 65-67. 813-817. 53. 57. Kendall et al. 279: p. «Prone knee-flexion provocation testing for lumbar disc protrusion». et al.. E. 117. N. 51: p. C. 41-53. Herron. J Orthop Sports Phys Ther 1981. 61. 1127. «A new sign for the detection of malingering and functional paresis of the lower extremities». «The applied anatomy of the thoracolumbar fascia». D. 6: p. «The femoral nerve traction test with lumbar disc protrusion». «The piriformis muscle syndrome».. 73: p. G. «Trunk muscles. 4th ed. F. 109: p. «Non-organic physical signs in low back pain». 163.com . et al. J. A. Waddell. 131-176. F. 56. 67. JAMA 1937.P. «The crossed-straight-leg-raising test». C. 57: p. http://booksmedicos. 9: p.. y H. Arch Phys Med Rehabil 1970. Retzlaff. 39: p. E. et al. Archibald. «The abdominal muscles and vertebral stability». 54. «Relation of the fascia lata to condi- tions of the lower part of the back». Kendall. Pheasant. Wiechec. 5: p. 1993. C. 746. F. 9: p. 59. 12: p. Spine 1984. Spine 1980. Arch Neurol 1961. N Engl J Med 1977. Spine 1998. 673. P. 104-110. «Low back pain in college athletes: a prospective study correlating lower extremity overuse or acquired ligamentous laxity with low back pain». Ober. et al. R.88 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO in female collegiate athletes». L. P.. 2: p. 501-508. M. G. M.blogspot. Dyck. y J. N. Berry. 65. 554-555. «Straight leg raise: a review». F. 60. «The Hoover sign: an objective sign of pain and/or weakness in the back or lower extremities». Nadler. et al. L. y A. 64. N. 799807. 5: p. Urban.. S. J Neurosurg 1982. 58. 828-833. «The femoral stretching test: a valuable sign in diagnosing upper lumbar disc herniations». Hoover. 5: p. 51: p.. Hudgins. M. strength tests and exercises».. y F. p. Spine 1980.

94 Efecto del tabaquismo en la forma física aeróbica y la salud vertebral. 94 EFECTO DE LA FORMA FÍSICA AERÓBICA EN EL DOLOR Y LA DEPRESIÓN. 90 BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD AERÓBICA.CAPÍTULO 4 PREPARACIÓN FÍSICA AERÓBICA Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR Wendell Liemohn Gina Pariser Julie Bowden INTRODUCCIÓN. 92 Nutrición discal. 93 Papel del ejercicio aeróbico en la prevención de la lumbalgia. 90 La actividad aeróbica y el corazón. 93 Papel del ejercicio aeróbico en la rehabilitación de la lumbalgia. 91 FORMA FÍSICA AERÓBICA Y LUMBALGIA. 91 Resistencia muscular y salud vertebral. 90 Revisión de la biomecánica del disco. 96 BIBLIOGRAFÍA. 96 89 http://booksmedicos. 92 Ejercicio aeróbico en la prevención y la rehabilitación. 90 La actividad aeróbica y la lumbalgia. 91 Obesidad y salud vertebral. 95 RESUMEN.com .blogspot. 90 BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD AERÓBICA PARA LA COLUMNA.

como tres de las cinco pruebas de este estudio fueron de naturaleza cardiovascular. más que ningún otro. BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD AERÓBICA PARA LA COLUMNA Aunque Cady y otros (11) presentaron un sólido argumento sobre el papel que la forma física aeróbica http://booksmedicos. Los beneficios de la actividad aeróbica citados en su declaración comprendían: • Aumento del gasto cardíaco. • Reducción de la demanda miocárdica de oxígeno (para los mismos niveles de trabajo). y (e) la recuperación de la frecuencia cardíaca 2 minutos después de interrumpir la prueba en cicloergómetro. sus efectos no se limitan a esta faceta de la salud. se analizaron las lesiones de espalda de los bomberos en relación con los tres grupos a los que fueron asignados. Aunque se conozca al menos desde 1968 (9. La actividad aeróbica y el corazón En 1992. además. metabólica. n = 266). Basándose en estos datos. ha habido un particular interés por la relación entre la forma física aeróbica y la lumbalgia. es una moda que no parece mostrar signos de declive. Estos autores examinaron el rendimiento de 1. hormonal. En parte. BENEFICIOS DE LA ACTIVIDAD AERÓBICA Aunque la forma física aeróbica suele asociarse con la forma física cardiorrespiratoria. mencionaremos varios aspectos de la forma física aeróbica.652 bomberos en cinco protocolos de fuerza y forma física. esta declaración de la American Heart Association ha respaldado la credibilidad del movimiento a favor del aeróbic. el American Heart Association Scientific Council afirmó que la inactividad es un factor de riesgo de la enfermedad coronaria. • Alteración favorable del metabolismo de los lípidos y los hidratos de carbono (7). Ha sido un beneficio para la industria del deporte y los clubes y fabricantes de material deportivo. 3) y específicamente sobre los tejidos de la columna vertebral (1. 10) la importancia de la forma física aeróbica para la función cardiovascular. él.blogspot. n = 259). el coste sanitario de esos 19 bomberos que sufrieron lesiones de espalda en el grupo poco en forma fue un 13% superior al coste para los 36 bomberos con lesiones de espalda en el grupo más nutrido de bomberos en forma relativa. La actividad aeróbica y la lumbalgia La investigación citada con más frecuencia en esta área es el estudio prospectivo de Cady y otros (11). Cady y otros dedujeron que la forma y preparación físicas eran aspectos importantes en la prevención de las lesiones de espalda.com . y se subrayarán los aspectos de la actividad aeróbica relacionados específicamente con la columna vertebral. y los asignaron a tres grupos: forma física alta. (c) la producción de trabajo en un cicloergómetro con una frecuencia cardíaca de 160 latidos por minuto. Posteriormente. a un grupo en forma relativa (el percentil medio 68. La inactividad se considera un factor de riesgo primario de las enfermedades cardiovasculares (7): en los últimos años se ha establecido un paralelismo con los beneficios del ejercicio aeróbico para la lumbalgia (8). se adjudicó a los bomberos a un grupo poco en forma (el menor percentil 16. Los aspectos de la forma física sometidos a prueba fueron (a) la fuerza isométrica de piernas y espalda. 3-6). al menos desde 1904 (1). neurológica y respiratoria.90 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO INTRODUCCIÓN Se ha reconocido que la actividad física es un factor importante en la prevención y el tratamiento de la lumbalgia. n = 1127) y a un grupo más en forma (el percentil superior 16. El término aeróbic fue acuñado por Kenneth Cooper (9). es el responsable de la «locura por el aeróbic» que barrió Estados Unidos el último tercio del siglo XX. Además. (b) el grado de movilidad de rotación vertebral. Se encontró que el grupo poco en forma sufría aproximadamente 10 veces más lesiones de espalda que el grupo más en forma. (d) la respuesta de la tensión arterial diastólica durante el ejercicio en cicloergómetro. • Cambios beneficiosos en las funciones hemodinámica. En este capítulo. media o baja. Los beneficios derivados de la actividad física se deducen en parte si tenemos en cuenta los efectos perniciosos de la inmovilización o la inactividad sobre el cartílago articular (2.

los músculos dorsales de la columna deben contraerse de modo forzado para mantener el equilibrio. Han y otros (16) descubrieron una mayor asociación en las mujeres que en los hombres entre las medidas antropométricas y la lumbalgia. Lo que subrayamos es que el disco es un elemento importante para mantener la salud de la espalda. este estudio de referencia no dejó clara la razón por la que la forma física aeróbica era beneficiosa para el funcionamiento de la columna. 13-15). porque los discos son muy importantes para este tema. 5. Resistencia muscular y salud vertebral Obesidad y salud vertebral Como es poco probable que una persona en buena forma aeróbica sea obesa. en consecuencia. la obesidad puede ser una En personas en buena forma aeróbica debe esperarse un nivel alto de resistencia muscular. la columna resultará afectada. la inestabilidad aumenta. señal de su ausencia. Aunque Deyo y Bass (14) asumieron que la obesidad era una causa predisponente de lumbalgia.CAPÍTULO 4 / PREPARACIÓN FÍSICA AERÓBICA Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 91 y la forma física en general desempeñan en la reducción de la incidencia de casos de lumbalgia. 12. Si se producen cambios químicos o biomecánicos significativos en el disco. ninguno de los dos ofrece la estabilidad correcta que poseen en condiciones óptimas de trabajo. Cuando se examinó a hombres y mujeres por separado. Antes de empezar esta exposición. la forma física aeróbica podía servir para reducir las posibilidades de tener síntomas de lumbalgia. y (c) el índice de masa corporal. 17). su mayor movilidad puede influir en las terminaciones nociceptivas del anillo y en las raíces nerviosas del agujero intervertebral. Deyo y Bass (14) determinaron la existencia de un aumento sustancial de la prevalencia del dolor de espalda en personas que se situaban en el quintil más alto en los siguientes apartados: (a) espesor del pliegue cutáneo subescapular. aunque tal vez sea más importante que el desplazamiento anterior del centro de gravedad causado por la obesidad obliga a los músculos extensores de la columna (p.. que los mecanismos mecánicos y circulatorios que nutren el disco y sus estructuras contiguas sean aspectos importantes para la prevención y el tratamiento de la lumbalgia. la asociación con el índice de masa corporal fue mayor en las mujeres que en los hombres. puede reducirse su responsabilidad básica de amortiguador de choques en la columna y como parte integral de un segmento móvil. En teoría. Heliovaara (12) descubrió que la obesidad se relacionaba con hernias de disco lumbares. 5). Si la homeostasis de un disco resulta afectada. La buena forma aeróbica reduce la posibilidad de verse obligado a adoptar posturas comprometedoras desde el punto http://booksmedicos. puede producirse también el encabalgamiento de las articulaciones interapofisarias adyacentes. A medida que el segmento móvil está más afectado. La obesidad también podría causar un aumento de la curva lordótica y un aumento concurrente de la inclinación del sacro y la pelvis. esto impone una presión aún mayor sobre los discos intervertebrales (Figura 4-1). ej. erector de la columna y transverso espinoso) a contraequilibrar este movimiento causante de la desviación (4. 5. Debería resultar aparente que el aumento de peso incrementa las cargas compresivas sobre los discos (12. Puede establecerse una analogía entre un disco lesionado y un neumático bajo de presión. De forma parecida.blogspot. Como la fuerza de cizallamiento se relaciona directamente con el seno del ángulo sacro (19). Revisión de la biomecánica del disco Algunos investigadores afirman que la mayoría de los casos de lumbalgia aguda en adultos maduros se deben a lesiones de algún tipo de los discos intervertebrales (4. (b) espesor del pliegue cutáneo del tríceps. Por tener brazos de fuerza cortos (18). Cuando el disco está dañado. Tiene sentido. el resto de este capítulo se dedicará a examinar algunos de los estudios realizados en esta área. también apuntaron la posibilidad de que la lumbalgia pudiera reducir los niveles de actividad hasta el punto de ser la obesidad el resultado. los elementos posteriores están obligados a absorber más tensión en las personas obesas que en las personas sin sobrepeso. Es sólo un caso de lo que puede ocurrir si la integridad del disco se ve afectada. revisaremos algunos puntos relevantes sobre los discos intervertebrales.com . Otros han señalado que la obesidad es un estado que afecta a la biomecánica de la columna y aumenta el riesgo de sufrir lumbalgia (4. al aumentar la inestabilidad. 13).

2. La línea continua representa a una persona obesa. estos músculos se verán obligados a contraerse cada vez con más fuerza para equilibrar la carga cuando el individuo añade peso por delante. Por tanto. y Panjabi. esto trajo consigo estudios de otros científicos sobre las relaciones entre la lumbalgia y factores relacionados como la nutrición discal. El propósito del estudio con perros fue examinar los efectos de tres intensidades distintas de ejercicio sobre la concentración de lactato en los discos. M. Filadelfia: J. FORMA FÍSICA AERÓBICA Y LUMBALGIA En esta sección. El efecto de la actividad física también afecta a los tejidos que circundan el disco al aumentar la red capilar de todas las áreas contiguas.92 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO de vista biomecánico al final de un día de trabajo cuando los grupos de músculos están fatigados (1. sin importar la distancia del desplazamiento anterior del centro de gravedad. junto con el aumento mismo de la carga. El estudio de referencia de Cady y otros (11) tuvo esto en cuenta y estableció como objetivo de la investigación el efecto de la forma física aeróbica sobre el funcionamiento de la espalda. p. En un estudio previo. puede ejercer tensiones compresivas comprometedoras para los discos intervertebrales. Le sigue una exposición sobre la utilidad de las actividades aeróbicas en la prevención y rehabilitación de personas con lumbalgia. 4. se expone la relación causal entre la forma física aeróbica y la lumbalgia.ª ed. Se asignaron 21 perros Labrador a uno de los tres programas de entre- Figura 4-1. (Adaptado de White.) http://booksmedicos. los niveles de endorfinas y la tolerancia al dolor. Lippincott. 1990. Holm y Nachemson habían observado que (a) un período de 2 horas de ejercicio no mejoraba la nutrición discal más que un período de 30 minutos y (b) que sólo 2 días de ejercicio a la semana no generaban unos efectos significativos de entrenamiento. A. la palanca) de los músculos transversos espinosos y erector de la columna permanecen esencialmente iguales. B. nótese que el centro de gravedad se desplaza hacia delante. La nutrición discal fue objeto de investigación en un estudio clásico con perros dirigido por Holm y Nachemson (2). Nicolaisen y Jorgensen (20) encontraron que las personas que sufrían problemas graves de espalda –al compararlas con personas sanas– tenían la misma fuerza pero menos capacidad de resistencia en los músculos extensores del tronco. el centro de gravedad está muy cerca de la columna vertebral. Clinical Biomechanics of the Spine. 13). dependen de la difusión para nutrirse. los movimientos favorecen el intercambio de nutrientes entre las carillas vertebrales y los anillos fibrosos con el disco avascular. M. La línea de puntos representa a una persona atlética. esto. 461. los vectores de fuerza (es decir. La imbibición contribuye a la difusión durante los movimientos de la columna vertebral.com . Lo relevante es que. A. Nutrición discal Como los discos son avasculares (21).blogspot.

y a cada una se le practicó un examen radiológico de la región lumbar. el ejercicio aeróbico debe formar parte del tratamiento de casi todas las causas de lumbalgia» (1) y (b) «el éxito de estos programas de actividad en estudios aleatorizados habla claramente a favor del hecho de que el ejercicio y la forma física son probablemente los factores más importantes en el tratamiento general de pacientes con lumbalgia» (25). 13. Aunque no se pudo obtener una relación causal de este estudio transversal. Al final de los 3 meses de entrenamiento. Las afirmaciones hechas por Nutter y Nachemson resumen la opinión de la mayoría: (a) «Aunque no sea una panacea. Técnicas de muestreo intencionado controlaron la varianza en las tareas de los empleados. sin embargo. Los autores sugirieron que la menor proporción de mujeres entre los empleados que participaron en actividades físicas en tiempo libre fue la razón de esta diferencia por el sexo. Descubrieron que la media de la potencia aeróbica máxima (determinada en una prueba submáxima en cicloergómetro) en el grupo de pacientes era significativamente menor que la del grupo de control. En el siguiente apartado se hablará de los estudios realizados en esta área. Estas personas completaron un informe con historia de lumbalgia. lo que a su vez mejora la nutrición discal.blogspot. El aumento del ejercicio durante el tiempo libre se asoció con una reducción de los síntomas de lumbalgia en los empleados varones. En un estudio prospectivo realizado en Europa y comparable al de Cady y otros (11). Papel del ejercicio aeróbico en la prevención de la lumbalgia. sino también en el tratamiento de esta afección (6. porque no es seguro que la menor actividad física produjera la lumbalgia o que la reducción de la actividad fuese una consecuencia del dolor de espalda. los autores hallaron que la menor forma física aeróbica se relacionaba con una menor frecuencia y duración del ejercicio. Aunque no hubo una diferencia significativa en la reducción de la concentración de lactato en los discos entre los grupos de ejercicio moderado y violento. sugirieron que podía haber necesidad de ejercicio aeróbico para mejorar la forma física cardiorrespiratoria de personas con lumbalgia. no puede determinarse una relación de causa y efecto a partir de estos estudios. La poca actividad física deriva en una pérdida de la forma física muscular y cardiovascular. Harreby y otros (28) examinaron a 580 personas a los 14 años de edad y más tarde a los 38 años. Ejercicio aeróbico en la prevención y la rehabilitación Otros autores han aceptado la idea de que el ejercicio aeróbico es un factor importante no sólo en la prevención de la lumbalgia. así como con cambios del tipo de ejercicio al iniciarse el dolor de espalda. En resumen. Sin embargo. Brennan y otros (26) compararon la capacidad aeróbica de pacientes con hernias de disco con la de controles emparejados por la edad y el sexo. no se apreció ninguna relación entre los cambios radiográficos. 22-24). los estudios realizados por Leino (27) y Harreby y otros (28) sugieren que tal vez haya una asociación entre una actividad física escasa y un aumento de la incidencia de lumbalgias. Leino (27) estudió el efecto de la actividad física en tiempo libre sobre el desarrollo de lumbalgia en obreros de la industria siderúrgica de Finlandia durante un período de 10 años. Además. pero no en las mujeres. Los programas de entrenamiento fueron (a) ejercicio moderado (es decir. Holm y Nachemson llegaron a la conclusión de que el ejercicio aeróbico estimula el transporte de solutos y metabolitos. http://booksmedicos. cada programa comprendía una sesión diaria de ejercicio de 30 minutos durante un período de 3 meses. Se evaluaron con cuestionarios y entrevistas la actividad física en el tiempo libre y los síntomas de lumbalgia durante el estudio de 10 años. Los resultados mostraron que las personas que practicaban ejercicio físico con regularidad durante su tiempo libre tenían una menor incidencia de lumbalgia durante un período de control evolutivo de 25 años. (b) «ejercicio violento» (carreras de velocidad en las que se saltaban obstáculos y se subían cuestas empinadas) y (c) movilidad específica de la columna (saltar vallas y arrastrarse por debajo de obstáculos). trotar sobre terreno llano). la reducción de la actividad física en el tiempo libre en la adultez y la lumbalgia en el período de control evolutivo de 25 años. También se sometió a los sujetos a una evaluación con fisioterapia de la región lumbar al inicio y final del estudio.com . se sacrificaron los animales. la concentración de lactato en estos dos grupos fue mucho menor que en el grupo de movilidad vertebral.CAPÍTULO 4 / PREPARACIÓN FÍSICA AERÓBICA Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 93 namiento.

sólo el 9. muy pocos estudios se han centrado específicamente en los méritos de la preparación física aeróbica. Muchos estudios han señalado el tabaquismo como un mecanismo que afecta la vía nutricional de los discos. la flexibilidad articular y la capacidad cardiovascular. Los programas de rehabilitación suelen incluir una variedad de ejercicios para mejorar la fuerza muscular. Se emplearon técnicas de explora- http://booksmedicos. toser puede aumentar la presión intradiscal) y (b) alteraciones circulatorias.5 años no se obtuvieron mejoras significativas de la capacidad aeróbica máxima de ningún grupo.6% refirió tener lumbalgia. Los investigadores observaron que no se había controlado la intensidad del ejercicio y sugirieron que la falta de un aumento de la capacidad aeróbica podía deberse a una intensidad insuficiente de aquél. Deyo y Bass (14) describieron la incidencia de lumbalgia en una muestra de 27. El empleo de múltiples modos de actividad física dificulta la determinación de la eficacia de una sola forma de ejercicio en la prevención o el alivio de la lumbalgia y. En un estudio. Los fumadores y no fumadores de sus datos mostraron una distribución parecida de posibles factores equívocos. levantamientos. la resistencia muscular. Battie (6) dirigió un estudio que examinó los efectos del tabaquismo sobre la degeneración discal en gemelos idénticos cuyos hábitos diferían en el consumo de cigarrillos. Protas (32) revisó las investigaciones en esta área y encontró que se habían documentado mejoras significativas de la capacidad aeróbica en la mayoría de los estudios que examinaban los cambios de la forma física aeróbica como resultado de programas de rehabilitación multimodales para personas con lumbalgia. promulgadas en 1994 por la Agency for Health Care Policy and Research (31). y que fueran más propensos a practicar deportes aeróbicos como el atletismo. En los últimos años el tabaquismo se ha considerado parte de una mala forma física aeróbica cuando se ha estudiado esta última variable en relación con la lumbalgia.. En modelos animales se ha documentado que la nicotina y la exposición al humo reducen el transporte de solutos en los discos (33).com . los estudios realizados en esta área pueden tener cierta relevancia genérica. el grupo de pacientes asignado a participar en un programa de paseos obtuvo mejoras significativas en la forma física aeróbica sin aumento del dolor de espalda. establecían que los ejercicios aeróbicos que ejercían tensión mínima sobre la espalda.blogspot. como una exposición parecida a accidentes laborales (p. Efecto del tabaquismo en la forma física aeróbica y la salud vertebral Aunque no es probable que el tabaquismo sea un factor en la población atlética. Brennan y otros (30) hallaron que tras una microdiscectomía. se supervisó una sesión de entrenamiento semanal y la otra. además de ser importantes para las personas que no practican deporte. Como se ha aceptado que la forma física ae- róbica mejora la nutrición discal. ej.94 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO Papel del ejercicio aeróbico en la rehabilitación de la lumbalgia. Entre quienes fumaban tres o más paquetes de tabaco al día.. En el control evolutivo al cabo de 1. vibraciones. resulta interesante que los fumadores practicaran más deportes de equipo que los no fumadores. Existen otras consideraciones relacionadas con este tema. como caminar. no. el tabaquismo es una de estas variables. Además de este dato. El grupo del tratamiento participó en dos sesiones semanales de ejercicio aeróbico de 1 hora. deben iniciarse durante las primeras 2 semanas para la mayoría de pacientes con lumbalgia aguda con el fin de prevenir la pérdida de la forma física por inactividad y para que los pacientes recuperaran después su máximo nivel posible de capacidad funcional. el 25. también se han examinado algunas causas que pueden alterar la nutrición de los discos. se asignó a personas con o sin antecedentes de lumbalgia a un grupo de ejercicio aeróbico o a un grupo de control (29). Aunque la mayoría de las personas en ambos grupos eran aptas para el ejercicio regular. por consiguiente. etc. pero el grupo entrenado registró menos casos de dolor de espalda y cogió menos días de baja por enfermedad en comparación con el grupo de control. ej. entre los no fumadores. montar en bicicleta o nadar.1% refirió la presencia de lumbalgia. Deyo y Bass llegaron a la conclusión de que en los efectos del tabaquismo sobre los discos mediaban (a) los síntomas de tos (p. Los estudios realizados con anterioridad (33) y con posterioridad (17) a este estudio han señalado que el tabaquismo puede reducir la nutrición discal.801 personas.). lo cual sugiere que también existen diferencias en la personalidad. el tabaco tiende a aumentar la incidencia de accesos de tos. las pautas para el tratamiento de la lumbalgia.

su contribución a esta varianza no está clara. del tiempo que se llevara sin fumar. Los investigadores examinaron el efecto del tabaquismo en pacientes sometidos a la fusión vertebral de L4 y S1. la diferencia en la incidencia de pseudoartrosis (fracaso en la consolidación quirúrgica) entre no fumadores y fumadores fue sorprendente. Se necesita realizar más estudios que exploren las relaciones entre los distintos http://booksmedicos. Deyo y Bass (14) y Leboeuf-Yde y otros (35) estudiaron si dejar de fumar causaba una reducción de la lumbalgia. Se han descrito otras variables psicosociales que influyen en este tema. Los autores dedujeron que la oxigenación inadecuada del flujo sanguíneo al lugar del injerto fue la causa principal del fracaso de la consolidación. además. Casi sin excepción. por otra parte. los fumadores presentaron niveles menores de gases sanguíneos que los no fumadores. Leboeuf-Yde y otros (35) no hallaron una reducción de los síntomas de lumbalgia al dejar de fumar. podían haber contribuido a la varianza. Se han descrito otras acusaciones contra el tabaquismo respecto a la curación en el postoperatorio (34). demostrando Leboeuf-Yde y otros la existencia de una asociación positiva entre el tabaquismo y las recidivas de lumbalgia y lumbalgias duraderas. lo cual sugiere un mecanismo que actúa de forma sistemática.CAPÍTULO 4 / PREPARACIÓN FÍSICA AERÓBICA Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 95 ción como resonancias magnéticas. Jamison y otros (36) hallaron que las conductas con mala adaptación al dolor (p.blogspot. decidieron que los factores mecánicos. El nivel de estudios. No obstante. ¿cambia su percepción del dolor debido a las endorfinas o debido al aumento de la confianza en sí mismos derivado del hecho de que pueden hacer ejercicio? Además de mejorar los niveles de forma física con el fin de prevenir recidivas de las lesiones. Los autores encontraron que la peor forma física general se correlacionaba de manera significativa con el aumento de los síntomas de lumbalgia y depresión. con independencia. Las evidencias contra el tabaquismo y su efecto pernicioso sobre la región lumbar son sustanciales. Las mediciones combinadas de la condición física explican el 17% de la varianza en la depresión. EFECTO DE LA FORMA FÍSICA AERÓBICA EN EL DOLOR Y LA DEPRESIÓN Debido a los beneficios derivados de una buena forma física aeróbica. mientras que 20 de los 50 fumadores (40%) del estudio presentaron pseudoartrosis. Ambos grupos de investigadores llegaron a la conclusión de que el tabaquismo se asocia con un aumento de la prevalencia de la lumbalgia. Deyo y Bass (14) hallaron que la prevalencia de lumbalgia era la misma entre fumadores y exfumadores que habían dejado el tabaco hacía menos de 10 años. Cuatro de los 50 no fumadores (8%) presentaron pseudoartrosis.com . como variable dependiente para determinar si podía diferenciarse la degeneración discal. reducción de la actividad física. como el aumento de la tos asociada con el tabaquismo. McQuade y otros (23) administraron una batería de evaluaciones de la incapacidad psicológica y evaluaciones físicas que comprendía pruebas de la fuerza. Aunque esta afirmación no está respaldada por muchas investigaciones. se ha afirmado que (a) las personas con lumbalgia crónica presentan menores niveles de endorfinas en el líquido cefalorraquídeo y (b) que el ejercicio aeróbico aumenta la producción de endorfinas (23). Raithel (3) planteó una cuestión interesante al respecto. ej. el efecto se manifestó en la columna lumbar. Cuando los pacientes se vuelven físicamente activos y hacen ejercicio. los autores no consideraron que el tabaquismo fuera un marcador para algún otro factor que causara degeneración discal. dependencia de medicamentos) eran más numerosas en los fumadores que en los no fumadores.. el ejercicio aeróbico en los programas de rehabilitación ayuda a prevenir la depresión. los exfumadores que llevaban 10 o más años sin fumar mostraron una prevalencia de lumbalgia similar a la de los no fumadores. Los datos demostraron una media significativamente mayor de degeneración en la columna vertebral de los gemelos fumadores que en la de los gemelos no fumadores. la flexibilidad y la capacidad aeróbica a 96 personas con lumbalgia crónica. el tipo de trabajo y el nivel socioeconómico son también factores relacionados con el tabaquismo. Sin embargo. Como no hubo interacción entre el tabaquismo y la degeneración a distintos niveles vertebrales. y la fuerza contribuyó más que la flexibilidad o la capacidad aeróbica en la relación observada. Podría deducirse que las personas en buena forma aeróbica tienen mayor tolerancia al dolor a causa de un mayor nivel de endorfinas. Hay otros factores que influyen en este tema. no obstante. Por ejemplo. podría asumirse que la mala forma tiene consecuencias significativas para las personas con lumbalgia. Además.

D. and Health. back muscle endurance and low-back trouble». «Simple low back pain: rest or active exercise?» Ann Rheum Dis 1993. E. Panjabi. 269-272. Spine 1983.. 4. 17. Holm. R. M. «Body height. Kohl. Phys Sports Med 1989. Spine 1991. «The applied anatomy of the thoracolumbar fascia»... Reilly. K. Bischoff. y M. Clinical Biomechanics of the Spine. Bass. B. H. «Aerobic exercise in the treatment and prevention of low back pain». R. The influence of smoking and obesity». 21(4): p. N. Spine 1989. Bouchard. Hurri. 34-38. 86-99. 3. S. N. IL: Human Kinetics. En: Exercise. C. 677-678. 866-873. 9: p. Raithel. «Strength and fitness and subsequent back injuries in firefighters». S. R. «Trunk strength. S.96 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO modos de ejercicio y la salud mental respecto a la lumbalgia. 3: p.. Williams. y J. Spine 1984. S.. Aunque a veces sea difícil determinar si la reducción de la actividad física y la mala forma cardiovascular son factores causales o la consecuencia de la lumbalgia. Heliovaara. 16. 547-550. 469. Si sucede esto último. C. Macintosh. obesity and risk of herniated lumbar intervertebral disc». y J. 17: p. J Occup Med 1989. 137-145. Williams & Lissner’s Biomechanics of Human Motion. 1968. 52: p. LeVeau. el ejercicio aeróbico de bajo impacto parece mejorar la forma física cardiovascular de las personas con lumbalgia sin el riesgo de una exacerbación. 16: p. 1990.. Dado que es necesaria la participación en todos los modos principales de ejercicio para mejorar la condición física. «Aerobic capacity among chronic low-back-pain patients». parece plausible que los programas generales de ejercicio tengan un efecto muy beneficioso sobre la salud mental. et al. E. aunque el ejercicio aeróbico mejore la nutrición discal. Nicolaisen. «Statement on exercise». «Low back pain–clinical presentation. Por ejemplo.blogspot. 16: p. 58(3): p. 164-170. 2. O. Scand J Rehabil Med 1985. Jorgensen. 14: p. P. Aunque son necesarios más estudios sobre el tema. Fitness. Battie. p. 17: p. 15. 2nd ed. L. S. et al. K. Occup Med State Art Rev 1988. 21: p. http://booksmedicos. se reducen la isquemia y el dolor. 722. «Differences between a supervised and independent strength and conditioning program with chronic low back syndromes». C. diagnosis. 317-319.com . «Rates and risks for running exercise injuries: studies in three populations». J Spinal Disord 1991. P. Champaign. «Discussion: exercise. Nutter. 326. el ejercicio aeróbico parece ser un complemento seguro e importante de la mayoría de los programas diseñados para proteger y rehabilitar la columna vertebral. Aerobics. Int J Obesity 1997. 4(1): p. 31: p. 5. 18. Mellin. B. fat distribution and height». N. American Heart Association. M. W. Griffith. Han.. 7. y K. 8: p. 121-127. 203-209. T. J. Korhonen. 221-228. Blair. Filadelfia: W. E.. B. N. Cady. «Aerobic fitness and its measurement». 12: p. J. D. 9. et al. «The prevalence of low back pain and associations with body fatness. también puede aumentar la densidad capilar del músculo esquelético. J Occup Med 1979. 501-506.. Lean. editor. H. T.. 8. H. Nueva York: Bantam Books. 12. p. Schouten. la forma física aeróbica y la lumbalgia ya que las personas con problemas de espalda tienden a reducir sus niveles de actividad física y pierden capacidad cardiovascular. 541. Spine 1987. Saunders. O’Connell. Lovejoy. Waddell. F. G.. p. K. 1992. Deyo. 600-607. A. 19. T. M. and back pain». No obstante. 340-344. Circulation 1992. «Lifestyle and low-back pain. Filadelfia: Williams & Wilkins. Mayer. 10. A. Res Q Exerc Sport 1987. Nachemson. G. BIBLIOGRAFÍA 1. Bogduk. «Chronic pain and exercise therapy». Cooper. Phys Assist 1992. p. et al. 3rd ed. Goodyear.. 20. y A. 14. fitness. RESUMEN Parece existir una relación entre la actividad física. 1990.. está menos claro el mecanismo exacto por el cual el ejercicio aeróbico afecta a la función vertebral. G. 13. White. 6. and treatment».. «Variations in the nutrition of the canine intervertebral disc induced by motion». 11. M. 513. et al. 86: p.

fitness. N.. Brennan. B. «Nutrition of the intervertebral disc: acute effects of cigarette smoking: an experimental study». «Aerobic exercise in the rehabilitation of individuals with chronic low back pain: a review». McQuade. 283-293. Part I: smoking. P. J. 735-739. D. J. Clin Orthop Rel Res 1988. Nachemson. Leino. Clinical Practice Guidelines for Acute Low Back Pain. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine. Brown.com . M. 35. K. editor. W. D. J. Turner. A. «The effects of aerobic exercise after lumbar microdisectomy». G. 863-871. 36.. Spine 1994. Borenstein.. y L. y A. Champaign. A. p. «Low back pain and lifestyle. S. C. B. 283-295. R. P. 2207-2213. E. 33. Curr Opin Rheumatol 1992. En: Exercise. Arthrit Rheum 1980.424 twins». M. S. K. 406. N. 23.. N.V.. J. R. 27. 26.. C. Neergaard. O. Palmoski. G. «The rate of pseudoarthrosis (surgical nonunion) in patients who are smokers and patients who are nonsmokers: a comparison study». Information from a population-based sample of 29. 699-702. Spine 1987. Nachemson. 226-232. Stetson. 3: p... «Exercise. 233: p. MD: Agency for Health Care Policy and Research.. K. Eur Spine J 1997.. 166. C. http://booksmedicos. 23(20): p. Twomey. 19: p. A.. Colyer. 1994. 28. Hesselsoe. Phys Ther 1991. 23: p. Rockville.. K. et al. diagnostic evaluation. H. Buchner. Leboeuf-Yde. L. «Physical fitness and chronic low back pain». R. «The relationship between cigarette smoking and chronic low back pain». Spine 1998. 942. Holm. O. 11: p. P. 22. 12: p. Iorme.. P. 25. T. «Does leisure time physical activity prevent low back pain disorders?» Spine 1993. S. and Health. 4: p. 6: p.. 8: p. Richardson. Brunn. Spine 1986. Parris.blogspot. Harreby. «Epidemiology. Edimburgo: Churchill Livingstone. R.. T. Kellett. Crit Rev Phys Rehabil Med 1996.. and treatment of low back pain». 533. 325-334. Ruhling. 16: p. Fitness. B. 31. R. Hood. Addict Behav 1991. Nordholm.. I. «Ef- fects of an exercise program on sick leave due to low back pain». A. Brandt. K. 103. «Joint motion in the absence of normal loading does not maintain normal articular cartilage». p. 24. Hood. Keller. IL: Human Kinetics. and back pain». Agency for Health Care Policy and Research. M. 1987. 34.. Protas. C. «Physical characteristics of patients with herniated intervertebral lumbar discs». Shultz. 18: p. 181-186. 198-204. et al. D. 30. «Low back pain in leisure time in 38-year old men and women: a 25-year prospective cohort study of 640 school children». D. 1990. A.. Bouchard et al.. 32. Jamison. T. Int J Microcirc Clin Exp 1984. Brennan. Bogduk.CAPÍTULO 4 / PREPARACIÓN FÍSICA AERÓBICA Y FUNCIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 97 21. A. Kyvik. 4: p. 29. L. H. etiology. M..

http://booksmedicos.blogspot.com .

116 Consideraciones mecánicas generales. 117 Lesiones de los elementos posteriores.com . 113 Fuerza y flexibilidad. 110 Consideraciones mecánicas generales. 106 Fútbol americano. 105 Consideraciones mecánicas generales. 105 Lesiones de los elementos posteriores.blogspot. 116 Fuerza y flexibilidad. 112 Lesiones de los elementos anteriores. 106 Fuerza y flexibilidad. Miller INTRODUCCIÓN. 104 Baloncesto. 104 Fuerza y flexibilidad. 117 Lesiones de los elementos anteriores. 113 Deportes de raqueta. 103 Mecánica del bateo. 111 Lesiones de los elementos anteriores. 111 Gimnasia deportiva. 102 DEPORTES ESPECÍFICOS. 112 Consideraciones mecánicas generales. 103 Mecánica de los lanzamientos (béisbol). 116 Remo. 106 Lesiones de los elementos anteriores.CAPÍTULO 5 INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES Wendell Liemohn Marisa A. 101 LESIÓN DE LOS ELEMENTOS ANTERIORES. 115 Lesiones de los elementos anteriores. 118 99 http://booksmedicos. 103 Consideraciones mecánicas generales. 107 Lesiones de los elementos anteriores. 113 Consideraciones mecánicas generales. 112 Lesiones de los elementos posteriores. 117 Fuerza y flexibilidad. 106 Consideraciones mecánicas generales. 103 Béisbol. 102 CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LA REHA BILITACIÓN. 114 Lesiones de los elementos posteriores. 107 Lesiones de los elementos posteriores. 100 LESIÓN DE LOS ELEMENTOS POSTERIORES. 107 Fuerza y flexibilidad. 103 Mecánica de la devolución. 108 Golf. 110 Lesiones de los elementos posteriores. 111 Fuerza y flexibilidad.

con el riesgo potencial de producir lesiones. Por ejemplo. la frecuencia y edad de los casos varían. 121 Lesiones de los elementos posteriores. que es más prevalente en los adultos. podría esperarse que una fractura por sobrecarga de la porción interarticular. 126 Lesiones de los elementos anteriores. 119 Pruebas de pista. se ha teorizado que esto puede causar una reacción de tensión unilateral en la porción interarticular (6). parece que la interrelación entre la magnitud de las fuerzas y su frecuencia de aplicación son factores responsables de su inicio a una edad temprana. definidos como ciclos de traumatismos que pasan desapercibidos hasta que la suma de sus efectos se manifiesta con síntomas. aunque tal vez no afecte inicialmente a la porción interarticular en sí. Antes de exponer las diferencias relativas a la edad. 125 Lesiones de los elementos anteriores. 125 Fuerza y flexibilidad.100 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO Atletismo. La mayoría de quienes estudian las relaciones causales de la espondilólisis consideran que es más una lesión por uso excesivo que un defecto innato del pedículo del arco vertebral (7). 125 Entrenamiento con pesas. Existe una relación estrecha entre las articulaciones anteriores del disco y las articulaciones interapofisarias posteriores. el remo y la lucha libre (5). 123 Salto de trampolín. 121 Consideraciones mecánicas generales. 123 Natación. 129 EPÍLOGO. 122 Fuerza y flexibilidad. 126 Consideraciones mecánicas generales. 130 INTRODUCCIÓN Desde la perspectiva epidemiológica. sigue viéndose en deportistas jóvenes (2). la halterofilia. la mayor incidencia de lumbalgia se aprecia en adultos en su tercera o cuarta décadas de vida. 126 Lesiones de los elementos posteriores. Aunque las personas entre 8 y 14 años (es decir. afectara a la función discal. en un estudio en el que los autores examinaron la espondilólisis en personas menores de 19 años. la afectación de las articulaciones interapofisarias por el traumatismo o enfermedad degenerativa del disco. Saal (4) afirmó que la espondilólisis y la espondilolistesis son frecuentes en la gimnasia deportiva. Las fuerzas de torsión sobre el eje mayor de la columna con hiperextensión en carga son los factores causales habituales. 119 Consideraciones mecánicas generales. 119 Salto de altura. Por tanto. es prioridad proceder a una rápida revisión del modelo de segmento móvil expuesto en el capítulo 1 (véase la fig. Sin embargo. De forma similar. 124 Lesiones de los elementos posteriores. En los deportistas más jóvenes las lesiones son más frecuentes en la porción posterior del segmento móvil (es decir. una de las causas principales de lumbalgia en los adolescentes.com . el dolor discógeno. 124 Consideraciones mecánicas generales. 119 Salto con pértiga. 119 Lanzamiento de martillo. todos menos 5 de los 18 casos eran jóvenes deportistas muy activos (8). los defectos discales y de la porción interarticular suelen estar causados por microtraumatismos repetitivos. 15).blogspot. podría terminar afectando a las articulaciones interapofisarias. 129 Fuerza y flexibilidad. la porción interarticular y las articulaciones interapofisarias). Aunque los tipos de problemas de lumbalgia en el deporte no son necesariamente muy distintos a los de otros ámbitos de la vida. Los deportes en los que se produce una poderosa rotación del tronco generan una tensión de torsión en distintos segmentos de la columna. el fútbol americano. 130 BIBLIOGRAFÍA. adolescentes en edad de experimentar estirones de crecimiento) corren más riesgo de sufrir espondilolistesis. la danza. la lesión puede derivar en patologías como espondilólisis y espondilolistesis. por lo general más jóvenes. 122 Voleibol. Weir y Smith (6) estimaron que la mitad de los http://booksmedicos. No obstante. otros factores entran en la ecuación cuando se diagnostica lumbalgia a deportistas. 122 Lesiones de los elementos anteriores. La frecuencia de la espondilólisis es mayor en los deportistas que realizan movimientos que implican flexión y extensión repetitivas de la columna que en la población normal (3). Kirkaldy-Willis (1) describió el impacto de un traumatismo en una articulación interapofisaria sobre el disco. 120 Carreras. Cuando se diagnostica lumbalgia en los deportistas.

blogspot. Las lesiones de la porción interarticular pueden ocurrir en otros ámbitos deportivos como en la sala de pesas. Inc.) http://booksmedicos. Reproducido con autorización de McGraw-Hill Companies. Además de las tensiones repetidas en hiperflexión e hiperextensión. Según sus datos. El capítulo se divide a continuación en secciones dedicadas a los distintos deportes (p. la espondilólisis puede derivar en espondilolistesis.. En los casos habituales de espondilolistesis se aprecia una fractura clara bilateral de la porción interarticular. En la espondilolistesis prevalente en los deportes se aprecia una fractura bilateral evidente de la porción interarticular. LESIÓN DE LOS ELEMENTOS POSTERIORES Se ha observado que el 10%-15% de los dolores crónicos de espalda en la población normal tienen su origen en las articulaciones interapofisarias. El patrón clínico habitual es dolor de espalda que no es incapacitante. algunos afirman que los problemas lumbares de los deportistas proceden de una técnica incorrecta en el levantamiento de pesas (4. el lector debe tener en cuenta que las tensiones propias de los distintos deportes pueden ser muy parecidas. Como los tipos de lesiones son menores que las actividades deportivas que los causan. ej. se cree que los rápidos movimientos de rotación contribuyen a las fracturas por fatiga de la porción interarticular (11). Por lo general. aunque las actividades que causen los traumatismos sean diferentes. además. no sorprende que una carga asimétrica pueda dañar un lado más que el otro. 13) o del empleo inadecuado del equipamiento para entrenar con pesas (14). pocos datos respaldan la idea de una etiología congénita. si se produce en ambos lados. es una lesión unilateral. Espondilolistesis Espondilólisis Fractura completa de la porción interarticular Fractura por sobrecarga Cuerpo vertebral Figura 5-1. En la espondilólisis existe una fractura por tensión unilateral de la porción interarticular. (De Pansky. B. pero que se agudiza tras la actividad específica. Review of Gross Anatomy.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 101 pacientes con espondilolistesis eran asintomáticos. no obstante. porque la espondilólisis es muy poco habitual en los estudios necrópsicos de lactantes (10). es más probable que la lesión se produzca bilateralmente en la porción interarticular. © 1996. acompañada de un desplazamiento anterior del cuerpo vertebral. La incidencia es mayor en los deportistas debido a los componentes rotacionales propios del deporte (9). las discopatías sumaron menos del 10% de los casos de lumbalgia. Si la carga es simétrica. deportes de raqueta). La porción interarticular es el foco de la espondilólisis y la espondilolistesis (Figura 5-1). Las lesiones se presentan en una de dos categorías: en los elementos anteriores o en los elementos posteriores de los segmentos móviles de la columna. Esta división permite presentar independientemente las tensiones propias de cada deporte. En el primer caso.com . sin embargo. puede conducir a una fractura clara de la porción interarticular (6). 12. existe una fractura por tensión (estrés) o una pseudoartrosis en la porción interarticular. lo primero que ofrecemos es una revisión de las lesiones típicas en el deporte. Se cree que la espondilólisis está causada por cargas repentinas y repetitivas en hiperextensión con torsión. sin embargo.

que suele diagnosticarse más en mujeres mayores. lesiones interapofisarias. Los deportistas con espondilólisis o espondilolistesis con un desplazamiento inferior al 50% pueden reducir la actividad hasta que estén curados. Por tanto. 2). de la flexibilidad de las extremidades inferiores. su tasa de incidencia es menor que en la porción posterior del segmento móvil. CONSIDERACIONES GENERALES SOBRE LA REHABILITACIÓN LESIÓN DE LOS ELEMENTOS ANTERIORES Saal y Saal (17) estimaron que el foco de los problemas de dolor de espalda en el 85% de los casos en la población normal era el disco intervertebral. Las personas con dolor de espalda persistente. Creían que estos movimientos combinados producen desgarros periféricos del anillo fibroso o de la cara terminal cartilaginosa. L4 se desplaza sobre L5 sin una fractura clara de la porción interarticular. la resistencia muscular. la vértebra se desplaza completamente sobre la vértebra inferior (12). el disco corre un riesgo concreto cuando la columna vertebral soporta movimientos de flexión y giro que se producen con rapidez y se acompañan de esfuerzos extremos. en la espondilolistesis de tercer grado el desplazamiento es el 50-75%. Ningún estudio ha relacionado la «espondilolistesis deportiva» con la morfología de estas articulaciones..blogspot. el foco más frecuente de incidencia es el nivel de L5-S1. son candidatos para la intervención quirúrgica (16). con un desplazamiento superior al 50% y que no responden al tratamiento. cadera y hombro). la recuperación activa. es posible que las tensiones rotacionales y torsionales lesionen el disco y sus ligamentos Se han identificado dos principios fundamentales de la rehabilitación relevantes para la prevención de lesiones: (a) el control de la columna lumbar en todos los movimientos y (b) el desarrollo de la fuerza necesaria para controlar estos movimientos. tobillo. en la espondilolistesis de segundo grado el desplazamiento es el 30-50%. tal vez esto despierte dudas y oposición en los deportistas que han logrado el éxi- http://booksmedicos. Como varía el grado de desplazamiento de la vértebra dañada. pie. Deben modificarse las destrezas específicas del deporte para asegurar que los movimientos sean «seguros para la columna». Como se expuso previamente. También identificaron el calentamiento. En el deporte. Aunque las lesiones discales se observen también en deportistas jóvenes. la forma física previa. ej. espondilólisis y espondilolistesis) (18).102 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO Existe también una forma degenerativa de espondilolistesis. y que esto puede causar un debilitamiento o rotura de las fibras anulares internas hasta el punto de causar la extrusión del núcleo pulposo. la espondilolistesis se agrupa en categorías por el grado de desplazamiento. También afirmaron que la susceptibilidad a las lesiones discales aumenta con desequilibrios vertebrales y con déficits de la movilidad vertebral. Es especialmente importante en el ámbito del deporte. con un mecanismo habitual de insuficiencia en el control de la rotación del tronco. rodilla. y la técnica y la instrucción como déficits deportivos habituales relacionados con estos tipos de lesiones (17). el nivel de forma física y su adecuación al deporte. sustentantes y no la porción interarticular. En adultos maduros los daños discales son la causa predominante de lumbalgia. por lo general pasado un mínimo de 3 meses. porque le son propios los extremos de movilidad (voluntarios o involuntarios) (19).com . de la capacidad de estabilización dinámica y de la biomecánica de las articulaciones periféricas (es decir. como ya se ha dicho (p. de la fuerza del tronco. también afirmaron que un desencadenante habitual del problema es la anteroflexión del tronco combinada con rotación lateral. Es básico para lograr el control muscular de los movimientos de la columna adecuar el grado de movilidad (ROM) del tronco y sus articulaciones periféricas adyacentes (véase el cap. Algunos estudios sugieren que esta forma de espondilolistesis está relacionada con la morfología de las articulaciones interapofisarias (15). En la espondilolistesis de primer grado la vértebra superior se desplaza sobre la vértebra inferior hasta el 30% de su diámetro. el equipamiento. La fractura clara bilateral de la porción interarticular presente en casos de espondilolistesis puede causar un desplazamiento del cuerpo vertebral lesionado sobre la vértebra inmediatamente inferior. y en la de cuarto grado. el tenis y el entrenamiento con pesas son las actividades deportivas más frecuentemente asociadas con problemas discales. Saal y Saal (17) encontraron que el golf.

el grado de extensión del tronco puede causar una lesión de los elementos posteriores si la musculatura abdominal no está bien desarrollada ni se recluta para controlar este movimiento. giros repentinos. Consideraciones mecánicas generales. tipo y gravedad en un equipo universitario de béisbol. El glúteo mayor de la porción posterior de la pierna fue el músculo desde las piernas al tronco que mostró una intensidad máxima en la generación de fuerza durante las fases previa e inicial del balanceo. sumando el 17% del tiempo total perdido por las lesiones. Los lanzadores y bateadores noveles pueden ser especialmente vulnerables a estas lesiones. Los autores es- Mecánica de los lanzamientos (béisbol). quedándose el bate y tronco por detrás de las piernas. la mecánica del bateo y los lanzamientos es la misma. en la que se expone brevemente la epidemiología. articulaciones interapofisarias.) Las lesiones de columna en el béisbol pueden producirse por deslizamientos con la cabeza primero. arco vertebral). El bateo y los lanzamientos generan fuerzas de rotación que tal vez afecten a la integridad de los discos lumbares y sus elementos posteriores (Figura 5-2). McFarland y Wasik (21) investigaron la incidencia de las lesiones. Béisbol Los estudios que examinan la incidencia y distribución de las lesiones de béisbol son limitados a pesar de la popularidad y gran número de participantes a todos los niveles. Watkins (20) afirmó que. pivotando sobre una articulación periférica que sustituya en parte los movimientos de rotación y torsión. el cuerpo quedaba por detrás del punto en que debería estar http://booksmedicos. Existe también la preocupación por causar un efecto en cascada por el cual las estructuras adyacentes se vuelvan propensas a las lesiones (19). las costillas. Estas habilidades se incorporan a las actividades diarias y finalmente a las actividades específicas del deporte. En sus análisis a lo largo de 3 años se trató la lumbalgia de 12 jugadores y 6 estuvieron tiempo sin practicar el béisbol. los deportistas pueden tener que aprender a moverse más con las articulaciones de las extremidades inferiores que con la columna lumbar. Los diagnósticos más habituales fueron distensiones de los músculos de la espalda y espondilólisis. DEPORTES ESPECÍFICOS Por motivos de conveniencia. si el deportista no mira correctamente o sopesa erróneamente el lanzamiento. La anteroflexión del tronco con la articulación coxofemoral (bisagra de las caderas) puede reemplazar en parte la flexión lumbar.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 103 to ejecutando aquéllos a su modo (19). Mecánica del bateo. el esternón y el cóccix. A la introducción. difieren mucho entre ambos deportes. o moviendo la cadera en abducción para reemplazar la lateroflexión del tronco (19). una vez fatigados.blogspot. Por ejemplo. localización.com . su inicio. una mecánica incorrecta de balanceo o descargas repentinas de actividad muscular (20). Watkins (20) registró la actividad electromiográfica de la musculatura del tronco de jugadores profesionales de béisbol mientras bateaban. Los músculos oblicuos del abdomen se identificaron como los más importantes transmisores de la fuerza rotatoria del tronco. Aunque los músculos abdominales se mostraron activos durante la fase de balanceo. el erector de la columna exhibió una mayor intensidad en las fases subsiguientes del balanceo. la columna. también observó que. En realidad. los mismos titulares aparecen en la mayoría de las secciones. las lesiones se diagnosticaron en la porción superior de la espalda. la región lumbar. Al aumentar la lordosis. le siguen apartados sobre el papel respectivo de la mecánica (discos. la mecánica del bateo comienza con la coordinación de los músculos oculares. porque la musculatura del tronco no se ha preparado convenientemente para desacelerar las fuerzas de rotación que se transmiten por la columna lumbar. y luego la fuerza y flexibilidad. La incidencia de las lesiones de tronco o espalda fue un 15%. tablecieron que la definición de la lesión por el tiempo perdido o por la alteración de la participación infravaloraba la incidencia real de las lesiones. (Aunque no se han hallado informes relevantes sobre el softball y el tipo de lanzamientos. Reparó en que algunos lanzadores novatos carecían de la necesaria coordinación para prevenir la fatiga y mantener un patrón reproducible en los lanzamientos. aumentaba el grado de lordosis lumbar. durante la fase de armado de un lanzamiento. esto produce una tensión de torsión repentina sobre la columna lumbar (20). las caderas pueden abrirse demasiado pronto.

sin embargo. Si los músculos abdominales fueran más fuertes y tuvieran más resistencia.com . Además. se http://booksmedicos. Para reducir el momento de torsión en técnicas biomecánicamente correctas de levantamiento. (Por cortesía de Vol Sports Information Office. La flexión repetitiva. los lanzadores suelen practicar repentinos movimientos de torsión y giro extremos de la columna lumbar al tratar de capturar la pelota o hacer el lanzamiento (20). reduce la necesidad de generar excesiva fuerza con los músculos del tronco. al hacer hincapié en la movilidad completa y la fuerza de los extensores y rotadores de la cadera. La acción de bisagra de las caderas. La persistencia en una buena postura ayuda a controlar las lesiones de este tipo. el brazo también se quedaba atrás y el lanzamiento resultaba demasiado alto (20). por tanto. más que la flexión del tronco. Mecánica de la devolución.) durante el lanzamiento.104 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO A B Figura 5-2. lo cual. la flexión en bipedestación en una posición a la espera y los períodos relativos de inactividad son habituales en estos jugadores. La columna puede soportar tensiones de torsión durante (A) el bateo y (B) los lanzamientos. sería más fácil controlar la posición de la pelvis. Por ejemplo. los jugadores de campo deben flexionar las rodillas y mantener el guante y la pelota cerca del cuerpo. teóricamente. lo cual predispone los elementos posteriores a lesionarse. Fuerza y flexibilidad. Los receptores en particular son propensos a las lesiones discales por flexión repetitiva. El bateo requiere una cantidad considerable de rotación coxal para acomodar el ROM necesario para las fases de balanceo y aceleración. controlar otras sobrecargas es mucho más difícil. sitúa los extensores de la cadera en posición óptima para lograr este objetivo. sobre todo si se doblan por la cintura en vez de flexionar las rodillas (19). capturar una pelota cuando se ha perdido el equilibrio o por encima de la cabeza puede generar una hiperextensión aguda de la columna lumbar.blogspot. TN. University of Tennessee. Desarrollar la fuerza de los músculos de las extremidades inferiores ayuda a asegurar un mayor empleo de las piernas.

La preparación física preventiva de los jugadores de campo comprende aprender a ponerse en cuclillas para recuperar una pelota que rueda por el suelo en vez de doblarse por la cintura con las rodillas extendidas. Minkoff y otros repararon en que las lesiones de la región lumbar llegaron a casi el 9% de las lesiones. Durante la temporada de 1990-1991. regatear.com .blogspot. la espalda sufrirá una tensión si las piernas son débiles (20). la capacidad de trabajo en anteroflexión del tronco exige el desarrollo de mayor fuerza proporcional en el grupo de músculos cuádriceps. También se recomienda un programa pliométrico para la fuerza para que los jugadores aprendan a aterrizar bien con o sin equilibrio. El segundo diagnóstico más frecuente fue dolor discógeno (11. Hickey y otros (23) hallaron que las lesiones de la columna lumbar fueron las segundas en frecuencia (11. Es importante hacer hincapié en la rotación externa completa del brazo del lanzamiento para que ejecute el movimiento completo con extensión lumbar mínima. la misma actividad puede practicarse de pie. Garges y otros (19) han subrayado la importancia de fortalecer los músculos abdominales. La clave es una rápida inversión de la contracción excéntrica a concéntrica mientras se lanza de nuevo el balón. Aprender a usar los pies y las caderas para pivotar con rapidez favorece el cambio veloz de dirección que nos permita incorporarnos tras tirarnos en plancha a coger una pelota o hacer un rápido lanzamiento arrodillados con una pierna sin perder la postura neutra de la columna. las lesiones de la región lumbar ocuparon el tercer lugar y sumaron en torno al 7% de todas las lesiones. manteniendo la columna en una postura neutra (19). hacer giros y fintas y mantener contacto físico (Figura 5-3). Consideraciones mecánicas generales. se recomienda a los deportistas flexionar las rodillas y mantener el guante y la pelota cerca del cuerpo. Recomendaron que el entrenamiento con balón medicinal comenzara en decúbito supino y que fuera en progresión hasta practicarlo de pie. Tall y DeVault (24) citaron un estudio de longevidad sobre 325 jugadores profesionales de baloncesto durante la temporada 1984-1985 en la NBA. cadera y muslos facilita un movimiento sincrónico entre las extremidades superiores e inferiores. Baloncesto Herskowitz y Selesnick (16) afirmaron que las lesiones de espalda son muy habituales en los jugadores de baloncesto. En decúbito supino. La lumbalgia mecánica o relacionada con las articulaciones interapofisarias sumó el 6. saltar. una persona de biotipo mesofórmico con una altura desproporcionada por su esqueleto axial realiza más movi- http://booksmedicos. Esta posición se mantiene al coger el balón por encima de la cabeza con control excéntrico durante la desaceleración hasta la posición inicial en decúbito supino. rodillas y tobillos (19).8% de todos los diagnósticos sobre la región lumbar. el deportista ejecuta una flexión parcial de abdominales mientras lanza el balón por encima de la cabeza a un compañero. Los investigadores sugirieron que la elevada incidencia de lesiones lumbares en su estudio podría deberse a la naturaleza selectiva del equipo y al énfasis impuesto en el entrenamiento de la fuerza y con pesas. Un análisis rudimentario sugiere que el baloncesto requiere correr. el énfasis se pone en el control excéntrico de las caderas. esta sencilla maniobra protege la columna vertebral (20). No obstante.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 105 deriva más fuerza para la fase de balanceo y se reduce al mismo tiempo la excesiva rotación lumbar (19).7%). la mayor altura de estos jugadores podría ser una razón de este dato. En este estudio se identificaron las posiciones de pívot y alero como las de más riesgo para sufrir lesiones de espalda. aterrizar. De forma similar a las técnicas para levantar pesos. En este caso. y una desaceleración controlada del tronco durante los movimientos de rotación. Como sea que es necesario invertir con rapidez la contracción excéntrica a una contracción concéntrica para iniciar el lanzamiento. la coordinación muscular y la fuerza del tronco deberían ser el foco de atención en los entrenamientos para prevenir y curar lesiones (20). Minkoff y otros (22) encontraron que en los jugadores de la National Basketball Association de la temporada 1989-1990 las lesiones de rodilla y tobillo fueron el número uno y dos.3% de todas las lesiones diagnosticadas y el 53. Desde una perspectiva puramente mecánica. Cuando se desarrolla un buen control. En un estudio retrospectivo de 5 años sobre jugadoras de baloncesto en el Australian Institute of Sport.5%). respectivamente. de lo contrario. En los lanzamientos. La fuerza del tronco.

Herskowitz y otros (25) afirmaron que la estenosis vertebral ocurre con más frecuencia en deportistas.) http://booksmedicos. Las tensiones repetitivas de flexión. la naturaleza de contacto y choque de este deporte genera impactos y sobrecargas en gran variedad de direcciones. Además. Al igual que en la mayoría de los deportes. Estos investigadores afirmaron que la columna experimenta tensiones de tipo compresivo si los tirantes de la camiseta no están en contacto con los hombros. Se ha calculado que hasta el 30% de los jugadores de fútbol americano pierden minutos de juego por la lumbalgia (4). Nachemson (26) demostró que estas posturas suponen una tensión para los discos de la columna lumbar. Fuerza y flexibilidad. Como se hizo hincapié en el capítulo 2. los síntomas pueden agudizarse con movimientos de rotación (16). Algunas personas especialmente altas pueden adoptar «posturas encorvadas» en su juventud por culpa de la altura. extensión y torsión de la columna lumbar predisponen a estos deportistas a las lesiones (9). la columna soporta sobrecargas de muy distintos modos.blogspot. Lesiones de los elementos anteriores. lo mejor para el jugador de baloncesto es contar con fuerza en los músculos laterales del abdomen para proteger el tronco y contrarrestar las tensiones rotacionales. no obstante. En el baloncesto. Fútbol americano El fútbol americano ofrece muchas oportunidades para distintos tipos de lesiones lumbares. En esta fotografía. Figura 5-3. por tanto. Los defectos de la porción interarticular pueden causar dolor unilateral. University of Tennessee. las personas más altas tienen más lumbalgia que las de menor tamaño. TN. Lesiones de los elementos posteriores. Brady y otros (14) pensaban que el empleo inadecuado del Leaper (Strength/Fitness Systems. a veces. el empleo inadecuado del equipamiento o las técnicas incorrectas para levantar pesas también pueden ser los responsables de algunos problemas lumbares. esta patología se acompaña de síntomas radiculares. Esto no quiere decir que no sean importantes los músculos de la columna. Independence. En general. siendo mayor la gravedad en las posturas de hiperextensión (Figura 5-3). el tipo de lesión de la columna lumbar depende no sólo del punto de impacto. Las posturas hiperlordóticas e hipolordóticas pueden deberse a la tirantez de los flexores de la cadera o de los isquiotibiales.106 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO mientos de giro por encima de su centro de gravedad que una persona con más «brazos y piernas». (Por cortesía de Lady Vol Media Relations Office. al contrario. el jugador atacante salta en hiperextensión para lanzar a canasta. un ROM de la articulación iliofemoral bueno puede ser una protección eficaz contra la lumbalgia. sino también de la dirección y magnitud de la fuerza.com . respectivamente. se ha afirmado que el fortalecimiento de la espalda es ignorado con frecuencia en los jugadores de baloncesto (25). MO) era el responsable de algunas lesiones lumbares en jóvenes jugadores de baloncesto. más altos que la población en general. Como en cualquier programa de rehabilitación.

Como el eslabón más débil de la columna son las carillas vertebrales. sin embargo. también parece haber el mismo tipo de problema que sufren los jugadores de baloncesto que usan el Leaper (14). si bien es más probable que sea producto de sobrecargas repetitivas en el tiempo. el problema puede ser doble. Hay otros ámbitos del deporte que suponen un riesgo para los deportistas. se vuelve menos estable y se producen fisuras en el anillo. Un hombre de línea puede sufrir hiperextensión forzada si no es capaz de controlar la fuerza de su oponente. material del núcleo pulposo entra en el cuerpo de la vértebra adyacente. y que un partido exacerbe la estructura de por sí lesionada. (Por cortesía de Football Time in Tennessee. Garges y otros (19) propusieron que tratar de interceptar un pase mientras un contrario te golpea puede forzar la columna vertebral a adoptar una repentina hiperextensión. Cuando la cara terminal se lesiona. Volvamos Figura 5-4. es más habitual que se produzcan cargas asimétricas. Lesiones de los elementos anteriores. 12. Esta posición pone la musculatura abdominal casi al máximo en la producción de fuerza excéntrica. Por la misma naturaleza del deporte.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 107 Consideraciones mecánicas generales. Barber (12) elaboró la hipótesis de que los problemas discales surgen cuando una fuerza de cizallamiento separa la cara terminal cartilaginosa de su inserción vertebral. También es posible que una técnica poco refinada en el levantamiento de pesas sea un desencadenante del problema. La columna vertebral de los jugadores que pierden en estos enfrentamientos suele adoptar posturas comprometidas (Figura 5-4). Algunos creen que el empleo del trineo para bloqueos puede causar espondilólisis (7). por lo que también constituye un factor algún grado de tensión torsional. Por ejemplo. En teoría. La carga repetitiva de los elementos posteriores al levantarse de la posición inicial baja a la postura de bloqueo crea un riesgo predisponente de lesión en los hombres de línea (9). Se ha relacionado un ortostatismo incorrecto sobre tres puntos. Esta porción de una vértebra (fig. 5-1) corre el riesgo de sufrir movimientos de rotación e hiperextensión forzados. para tener éxito en ataque o defensa. 27).blogspot. McCarroll y otros (29) creían que la génesis del problema se iniciaba en la adolescencia.com . si su columna vertebral se ve forzada a adoptar hiperextensión mientras bloquea al defensa. la supresión de la lordosis lumbar y la flexión de los hombros al golpear a un jugador contrario se han relacionado con la multiplicación de la presión intradiscal y con el riesgo potencial de sufrir una rotura discal (19). La tensión adicional ejercida sobre el anillo dañado aumenta la debilidad de sus paredes y la consiguiente inestabilidad. Se ha calculado que el 50% de los hombres de línea interiores sufre espondilólisis (28). en deportes como el fútbol americano. momento en que es más vulnerable. En el fútbol americano el problema puede estar relacionado con la movilidad que se confiere al trineo.) al ejemplo de un hombre de línea atacante. El uso del trineo para bloqueos aparece en el estudio como un factor causal de la lesión de los elementos posteriores (7). tendrá que absorber una gran fuerza de cizallamiento. Lesiones de los elementos posteriores. A medida que el disco pierde material nuclear. http://booksmedicos. Si los músculos abdominales son débiles. Lo que empezó siendo una fractura de la carilla vertebral acaba en inestabilidad y degeneración del segmento móvil. En la espondilólisis y la espondilolistesis la estructura es la porción interarticular. Factores inherentes a la posición en el campo sugieren que los hombres de línea interiores son los más propensos a tener problemas lumbares (9. un problema lumbar puede ser el resultado de sobrecargas en un solo partido. dejando al deportista incapaz de proteger y estabilizar la columna lumbar ante un aumento de la extensión. la compresión en extensión puede causar dolor en las articulaciones interapofisarias y tensión del arco vertebral. Si la carga es simétrica. el hombre de línea debe superar a su oponente.

la potencia y velocidad de las extremidades surgen de un centro poderoso que comprende los flexores y extensores de la columna.108 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO Fuerza y flexibilidad. y los bloqueos y planchas deberían trabajarse con una postura neutra de la columna vertebral (19). Si las estructuras musculotendinosas que cruzan la articulación coxofemoral no ceden. los programas de entrenamiento de la fuerza fuera de temporada deberían preparar a los deportistas para los tipos de tensiones que puedan sufrir.. si el defensor supera el placaje del atacante con los isquiotibiales tensos. articulaciones interapofisarias y estructuras afines» (9. 145). menos posibilidades hay de que se produzca una lesión. La flexibilidad es un aspecto que debe tenerse en cuenta en la prevención de las lesiones lumbares de los jugadores de fútbol americano y puede ser importante para la rehabilitación. La fusión muscular es otro término que se emplea a veces para describir lo que sucede cuando los músculos agonistas y antagonistas del tronco experimentan contracciones simultáneas para proteger y estabilizar la columna vertebral. sin embargo aquí se requiere más estabilidad para bloquear y golpear. los movimientos laterales..com .. Los músculos de las extremidades que cabe considerar más importantes para los jugadores de fútbol americano son las piernas. Los cambios de dirección. cambios de dirección y tirarse en plancha) también son esenciales para el fútbol americano. Cambiar la dirección en que se lanza el balón al cuerpo o se captura en el aire puede aumentar el reto.. con una buena técnica y con fuerza) que la oposi- ción absorberán las fuerzas con más eficacia y serán menos propensas a las lesiones lumbares.blogspot. si un jugador muestra tirantez en los isquiotibiales. algo tendrá que absorber la energía de esta sobrecarga. isquiotibiales) están tensos. ej. Como hemos subrayado a lo largo de este libro. la musculatura de la articulación coxofemoral tiene muy poco margen para ceder y girar la pelvis anteriormente si sufriera la acción de una sobrecarga imposible de contrarrestar. http://booksmedicos. la mecánica específica de este fenómeno se describe en el capítulo 1. se afirma que son especialmente importantes. obviamente. Sin embargo. la musculatura del tronco no puede controlar la conducta de la pelvis. Las destrezas buscadas en el béisbol (lanzamientos. atrapar la pelota en el aire. las estructuras de partes blandas de la columna (p. El énfasis consiste en hacer ejercicios específicos para la estabilización lumbar que incorporen fusión muscular para proteger los segmentos móviles de los microtraumatismos y cargas excesivas (9). las cápsulas de las articulaciones interapofisarias. Por eso. caderas y todos los músculos de la cintura escapular y los brazos. si los flexores de la cadera (p. Desde una perspectiva mecánica. Esto guarda relación con la fuerza de los jugadores de fútbol americano. Volviendo al ejemplo de los bloqueos o placajes. Idealmente. puede estar trabajando cerca del ROM final en la rotación posterior de la pelvis: en este caso. ej. En las figuras 5-5 y 5-6 se muestran dos ejercicios para fortalecer los músculos laterales del abdomen. Day y otros (30) afirmaron que los programas de entrenamiento muchas veces no ponen suficiente interés en el fortalecimiento de los músculos abdominales y el estiramiento del área lumbar. Las extremidades inferiores también reciben una carga excéntrica simultánea durante estos ejercicios. el psoas y el ilíaco) o los extensores de la cadera (p. no es lo deseable. ej. ej. donde el impulso del balón se absorbe estabilizando la columna en una posición neutra. las personas que ejerzan más potencia (p. los grandes brazos de momento de los músculos oblicuos externos e internos y transversos del abdomen permiten ejercer a éstos un poderoso momento antirrotación que ayuda a los deportistas a oponer resistencia a las tensiones de rotación y cizallamiento. Por ejemplo. y en la resistencia a fuerzas en todos los planos. cuanto más eficazmente estabiliza el jugador la columna y previene la hiperextensión excesiva y las sobrecargas de torsión y cizallamiento. las conexiones de los músculos laterales del abdomen en la fascia toracolumbar también permiten a estos músculos desempeñar un papel clave en la estabilización y protección de la columna. Siendo iguales otras cosas. Aunque dudosamente pasarían desapercibidos los músculos abdominales laterales. El balón medicinal se emplea para elaborar un programa progresivo para absorber el impulso. y para absorber las fuerzas de contacto esperadas e inesperadas (19). los ligamentos supraespinosos) pueden verse obligadas a absorber estos factores tensionales. El objetivo principal de un programa de prevención o rehabilitación es «conseguir un control musculotendinoso adecuado de las fuerzas en la columna lumbar para eliminar las lesiones repetitivas en los discos intervertebrales. Sin embargo. Estos tipos de tensiones son especialmente endémicas en el juego en línea. p.

Aunque pueda ha- cerse un análisis de las distintas exigencias que soporta la columna. Figura 5-5.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 109 Figura 5-6. este entrenamiento ha de formar simplemente parte de la estrategia habitual para desarrollar la fuerza de los jugadores. el rendimiento en el campo es un proceso completo que desafía esta sencilla fragmentación. Este ejercicio de rotación del tronco es bueno para desarrollar la fuerza del tronco. aunque los requisitos de las distintas posiciones en el campo podrían analizarse y adjudicar ejercicios con pesas pensados para contrarrestar las tensiones.blogspot. y parece ser más específico para algunos requisitos del fútbol americano y otros deportes. Dicho de otro modo.com . Levantar pesas mientras se mantiene el equilibrio sobre un balón medicinal exige una buena propiocepción para estabilizar el tronco. Este ejercicio desarrolla también la fuerza del tronco. El ejercicio de abdominales oblicuos requiere aún más propiocepción que el ejercicio de la figura 5-5. Podría parecer que las actividades del http://booksmedicos. Existe un punto que debe subrayarse respecto a la dinámica del fútbol americano. y los programas de entrenamiento se conciban para afrontar estas sobrecargas.

blogspot. los golfistas profesionales suelen ser más eficaces y consistentes con el patrón de su swing. Empezando en el tobillo y ascendiendo por la cadena cinética. Sin embargo. el swing del golf debe concluir con la columna en una postura neutra (ni muy flexionada ni muy extendida). La potencia se genera en el tronco. 38). Esto explica la afirmación de que los profesionales generan más velocidad con el palo que los aficionados. las lesiones de columna ocupan el segundo lugar. Usar los grandes músculos del tronco para generar la potencia y velocidad necesarias. un buen golfista puede generar una velocidad en la cabeza del palo de aproximadamente 160 km por hora en menos de dos décimas de segundo (39). los aficionados suelen generar cargas mayores sobre la columna lumbar que los profesionales (33. y mantener la columna lumbar en una postura o amplitud neutra durante el swing no sólo mejora la potencia sino que también reduce la tensión sobre la columna lumbar (20). Batt (41) halló que los aficionados trataban de generar más potencia con los brazos. 32). obviamente. Golf La lumbalgia es una lesión habitual relacionada con el golf en los aficionados (31. Consideraciones mecánicas generales. al describir su noción sobre el «motor vertebral». La región lumbar es también el área sintomática más frecuente entre los golfistas varones de la Professional Gold Association. El concepto del motor vertebral es importantísimo para el swing del golf porque depende de un cuerpo muy arqueado con el fin de acumular potencia para la aceleración máxima de la cabeza del palo en el momento del impacto (35). cuando se emplea un correcto efecto de bisagra de las caderas con la columna en postura neutra. Sin embargo. el equilibrio. http://booksmedicos. la torsión y el giro se producen en distintas direcciones. mientras que los profesiona- les lo hacían con las caderas y piernas desplazando para ello el peso corporal.com . 35). Por ejemplo. Batt (33) describió que los problemas de espalda constituían casi la mitad de las dolencias. complejas e intensas. puede someter la columna lumbar a cargas rápidas. cambiando su centro de gravedad y limitando el grado de rotación del tronco (40). una postura correcta y la flexibilidad son los componentes esenciales de un swing mecánicamente seguro. interrumpir bruscamente la fase de acompañamiento del palo es otra fuente de lesiones (43). Esto mejora el equilibrio y la movilidad vertebral. Además. siendo la lesión de muñeca la más frecuente (35). demostró que un hombre sin piernas que caminara sobre las tuberosidades isquiáticas generaba prácticamente los mismos patrones de movimiento en la columna que un hombre con piernas. si se flexiona demasiado la columna. Idealmente. La fuerza. Esto altera la postura neutra de la columna. Un error corriente consiste en recurrir más a la flexión de la columna que a la acción de bisagra de la articulación coxofemoral para mover el cuerpo sobre la pelota (Figura 5-7). Se compone de un movimiento de giro y torsión para generar tensión. esto. esto inicia el proceso de distensión de las articulaciones interapofisarias y los desgarros anulares de los discos. Se recomienda una aceleración uniforme donde el momento sea creado gradualmente por las articulaciones. Debido a una mala mecánica del swing. En una encuesta realizada a 461 golfistas amateurs. Gracovetsky (37.110 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO entrenamiento que cuentan con el grado más alto de especificidad respecto a las tensiones soportadas en el campo de juego son las que proporcionan más seguridad contra las lesiones. El balanceo de la espalda es el punto en que comienzan muchos problemas referidos a las lesiones. pero nunca a expensas de un aumento de las cargas sobre la columna (42). En la Ladies Professional Golf Association (LPGA). el centro de gravedad se mantiene estable y las fuerzas de compresión se transfieren a los pies. y los músculos de la cadera y el tronco transmiten esta potencia y velocidad. lo cual reduce las fuerzas que soporta el tronco (40). debe repararse en que las fracturas por tensión en las costillas de los golfistas se diagnostican a veces incorrectamente como distensiones de espalda (36). aumenta la distracción entre las apófisis articulares superiores e inferiores. Duda (34) informó de que el 90% de las lesiones en competición de los golfistas profesionales afectaba a las columnas lumbar o cervical. y proporciona una buena base con la que generar el swing del palo (40). El swing que antes se enseñaba en forma de C invertida es dañino y biomecánicamente ineficaz porque desequilibra al golfista y reduce la potencia obtenida del tronco y las caderas (20). Sin embargo.

antes de poder conseguir una postura neutra para la columna. El uso excesivo y una mala mecánica durante la fase de acompañamiento son las causas más probables de lesiones interapofisarias lumbares en los golfistas. caderas. Lesiones de los elementos anteriores.blogspot. caderas. La torsión aumenta la presión intradiscal. Aunque la lumbalgia en el golf pueda ser secundaria a la rotación de la columna lumbar al final del balanceo de la espalda. con frecuencia se produce al enderezar la espalda y durante la hiperextensión en el balanceo anterior y acompañamiento del palo (35). debe darse prioridad a los ejercicios http://booksmedicos. La fuerza y flexibilidad deben aumentar para una activación eficaz de los músculos y para el ROM. por tanto. (Por cortesía de Vol Sports Information Office. Sin embargo. isquiotibiales y hombros. En esta fotografía.) Lesiones de los elementos posteriores. y reducir el balanceo de la espalda y el acompañamiento del palo son dos formas de lograr este objetivo. Suele ser deseable un acompañamiento alto y completo del palo.com . necesarios para completar el swing con seguridad y eficacia (40). las articulaciones interapofisarias lumbares soportan fuerzas anormales en la región lumbar (36). la postura suele ser «encorvada hacia delante». En el putting. Wallace y Reilly (44) demostraron que la simulación de los movimientos de golf aumentaba más la constricción de la columna (pérdida de altura de los discos intervertebrales) que un programa destinado a imitar el recorrido de los hoyos. la columna lumbar debe girar mientras está en hiperextensión. esto puede generar tensión en los elementos posteriores e inducir cambios degenerativos (41). la columna debe permanecer en una postura más neutra que la que se aprecia en esta imagen. Sus datos remitieron al grado en que se producen las cargas físicas y fisiológicas adicionales por llevar los palos de golf durante una tanda simulada de más de nueve hoyos. con una mínima o nula curva lordótica de la columna lumbar. pueden producirse desgarros circunferenciales en el anillo fibroso.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 111 el balanceo repetitivo e incorrecto. Una vez logrado el ROM completo. Nachemson (26) demostró gráficamente el aumento de las presiones intradiscales en la postura de anteroflexión del tronco en bipedestación. hombros y muñecas permiten golpes más explosivos durante un período de tiempo más largo y sin fatiga (36). una sesión larga de putting podría ser particularmente estresante para la columna. University of Tennessee. Los ejercicios que parecen ayudar a los golfistas son los que les permiten mantener la columna en una postura neutra. Idealmente. con Fuerza y flexibilidad. si la rotación supera los límites del ROM. se sugirió que las cargas compresivas no eran una fuente importante de tensión de los golfistas recreativos. El ROM completo de espalda. el golfista debe tener un ROM adecuado en la articulación coxofemoral. Figura 5-7. El golfista que da el golpe inicial con las piernas extendidas está aumentando la tensión sobre la columna. el precio de la reducción de la tensión sobre la columna es que disminuye la potencia y la distancia. Sin embargo. una ligera flexión de las rodillas y caderas exige mayor flexión de la columna para aumentar la tensión torsional. piernas. Sin embargo. para lograr esta postura en C invertida. y el fortalecimiento de la espalda. El control del tronco es más fácil con un swing compacto. pero. TN.

36 días por semana una media de 4 a 5 horas diarias. El interés estriba en fortalecer los músculos clave responsables del control del tronco (oblicuos internos y externos. La resistencia y forma física aeróbica de los músculos puede pasarse por alto en los golfistas (31. con aumento de cargas anormales sobre la columna (36).com . (a) se espera que practiquen más que los gimnastas que no son de elite y (b) tiene sentido que los gimnastas de elite practiquen movimientos de más riesgo que los otros. sin embargo. extensión e hiperextensión repetitivas de la columna lumbar predisponen a los atle- http://booksmedicos. esto deriva en una compensación y. la porción interarticular y las articulaciones interapofisarias). al igual que el factor de riesgo de los ejercicios acrobáticos. Los datos epidemiológicos respaldan esta idea porque se ha descrito que los gimnastas de clase I de la United States Gymnastics Federation tienen casi 5. Aunque Tsai y Wredmark (53) señalaron que los gimnastas de elite con estudios no tenían más problemas de espalda que los controles emparejados por la edad.blogspot. la flexión. que es más fuerte. Esto desplaza la carga de la porción anterior de los segmentos móviles (es decir. Los ejercicios de suelo son responsables de la mayoría de las lesiones de la gimnasia deportiva femenina. las oportunidades de exponerse a lesiones son mayores que para los gimnastas normales respecto a las horas de práctica. También es importante el desarrollo de la fuerza y flexibilidad de las extremidades superiores. porque se ha calculado que la incidencia de lumbalgia entre las gimnastas puede llegar al 75%.112 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO que fortalecen los músculos del tronco. Caine y otros (46) hallaron que los gimnastas de elite practican 5. la tasa de lesiones de la gimnasia deportiva se acerca a este nivel (47). transversos espinosos. La tensión sobre la porción interarticular también puede deberse a las maniobras habituales de flexión e hiperextensión de los saltos e hiperextensiones lumbares (fig. esos gimnastas sólo entrenaron 10 horas por semana. 45). se encontró que la parte del cuerpo que se lesionaba con más frecuencia en la gimnasia deportiva femenina de competición fue la muñeca. seguidos por la barra de equilibrios. Consideraciones mecánicas generales. Otras consideraciones. tal vez. Los músculos cansados tardan más en adaptarse a los cambios en la carga. No obstante. Las tensiones que soporta la columna en la gimnasia deportiva son múltiples. Además. Los gimnastas de elite tienen una tasa mayor de lesiones que los gimnastas con menos destreza (47. respectivamente (49). las barras asimétricas y el potro (50). un estudio documentó que los gimnastas padecían el doble de casos de degeneración discal que los hombres del grupo de control (49). Las tensiones pueden ser específicas de una prueba o generarse en varias pruebas. los períodos de rápido crecimiento vuelven a las deportistas especialmente vulnerables a este tipo de lesión. La mayoría de estas lesiones gimnásticas se clasificaron como lesiones por uso excesivo o por sobrecarga repetitiva. 51. la elevada tasa de lesiones lumbares en los golfistas podría relacionarse con frecuencia con el grado de forma física general y con la preparación aeróbica (45). la segunda lesión más frecuente fue la región lumbar. Según Michelle y Word (2). Un tipo principal de tensión en la columna son los ejercicios rutinarios que exigen extensión en hiperlordosis. sin embargo. 42. el disco y el cuerpo vertebral). Estos músculos generan un momento antitorsión que contrarresta las fuerzas rotacionales. 11 y 25 veces más lesiones que los gimnastas de clase II a IV. Dado que el énfasis en el golf se pone en la destreza y finura de los golpes. 33. Snook (48) pensaba que la gimnasia deportiva debe clasificarse como un deporte peligroso. como la que se produce al bajar de los aparatos. 52). cuadrado lumbar y psoas mayor). El efecto neto es una reducción de las fuerzas de cizallamiento sobre la columna durante el swing del golf (40). Aunque la mayoría de los estudios sobre gimnasia deportiva se centran más en la lumbalgia de las mujeres que en la de los hombres. a la porción posterior más débil (es decir. con especial atención a los músculos que lo hacen girar. erector de la columna. Gimnasia deportiva En un estudio dirigido por Caine y otros (46). En gimnasia deportiva. Aunque el fútbol americano y la lucha libre a nivel de institutos y universitario se consideran de «alto riesgo». 36. Por tanto. Además. Lesiones de los elementos posteriores. transverso del abdomen. en malas posturas. 5-8). no se tuvo en cuenta en esta ecuación el tiempo pasado en cada prueba y el nivel de dificultad de la competición.

Knoxville. nalgas y músculos lumbopélvicos. Este tipo de lesiones puede ser producto del impacto vertical con una reducción de la lordosis. Traumatismos repetidos como éste podrían ser muy bien los responsables de la prevalencia casi cuatro a cinco veces mayor de espondilólisis en las gimnastas respecto a Deportes de raqueta La incidencia de lumbalgia y lesiones en los deportes de raqueta difiere según el deporte en cuestión. La postura carpado exige flexibilidad de los isquiotibiales. La mejora de la fuerza central ayuda a asegurar la columna vertebral y previene o reduce las tensiones de rotación y torsión. respectivamente. ello genera tensión en los elementos posteriores fuertes de los segmentos móviles en actividades como los aterrizajes. El de- http://booksmedicos.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 113 las mujeres blancas (47. se halla en hasta el 50% de los gimnastas con espondilólisis o espondilolistesis (10). Lesiones de los elementos anteriores. los estirones de crecimiento de la adolescencia (8 a 14 años de edad) son un período especialmente crítico para estas lesiones (46. En el caso de las elevaciones de piernas. Los ejercicios recomendados para el desarrollo de la fuerza de los grupos psoasilíaco y abdominales son distintas flexiones de cadera y flexiones de rodilla y elevaciones de las piernas colgando. La columna vertebral de los gimnastas suele soportar tensiones extremas.com . La tirantez de los isquiotibiales. el síntoma más habitual. y fuerza en los flexores del tronco y los flexores de la cadera (56). El papel tradicional de la flexibilidad tal vez no tenga importancia como causa de lumbalgia en los gimnastas porque éstos tienen un grado excepcional de flexibilidad. Figura 5-8. No obstante. 49). esto también puede derivar en la expulsión del material nuclear hacia una vértebra adyacente. Aunque los elementos anteriores sean más fuertes que los posteriores. 52). Fuerza y flexibilidad. pueden producirse microfracturas en las carillas vertebrales. Los gimnastas deben estar preparados para las muchas horas de práctica si quieren conseguir una ejecución segura y habilidosa (56). lo cual interrumpe su normal crecimiento (55).) tas a fracturas por fatiga de la porción interarticular (8). la reducción de la flexibilidad por una patología como espondilólisis o espondilolistesis es sintomática de un problema. TN. el gimnasta puede empezar levantándolas con las rodillas flexionadas y pasar luego a extender una pierna cada vez y terminar elevando las dos piernas extendidas (56). La hiperextensión forzada en el potro puede causar problemas como espondilólisis o espondilolistesis.blogspot. (Por cortesía de Knoxville Gymnastics Training Center. Ohlen y otros (54) hallaron una relación significativa entre la lordosis y los síntomas de lumbalgia. y repararon en el mayor riesgo de sobrecarga de la columna durante la extensión máxima de la espalda con lordosis.

Aunque la mecánica de los golpes es casi la misma en todos los deportes de raqueta. si bien los sujetos eran tenistas recreativos y no profesionales. De los deportes de raqueta. El conocimiento de la mecánica de los golpes y su impacto sobre la columna es esencial para comprender la naturaleza y mecanismos de las lesiones lumbares en los deportes de raqueta. No obstante. impone grandes demandas a la columna lumbar. Una pelota delante del cuerpo al sacar reduce el grado de hiperextensión lumbar. 64). mientras que si está retrasada. Figura 5-9. University of Tennessee. con el tronco flexionado hasta el punto de que los hombros estén en línea sobre los dedos de los pies. La mayoría de las lesiones lumbares sufridas en deportes de raqueta son de naturaleza intrínseca y se producen al moverse hacia la pelota o al ejecutar algunos golpes (58. El simple acto de doblar la cintura una y otra vez para recoger la pelota o esperar la siguiente pelota en juego sobre los antepiés. seguida por la flexión y rotación necesarias para completar el golpe. seguido por el bádminton (58) y luego el squash (59). difieren el tiempo entre uno y otro golpe y las dimensiones de la pista que debe recorrerse (61). el 16% de las lesiones fue de espalda (61). puede imponer una tensión excesiva al disco (60). Si al sacar el lanzamiento de la pelota asciende por detrás del hombro del jugador. al dar el golpe. para jóvenes hasta 18 años). Saraux y otros (62) hallaron pocas evidencias que relacionaran el tenis con un mayor riesgo de lumbalgia.114 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO porte de raqueta menos perjudicial para la región lumbar es el frontenis (57). y el cambio de rotación durante el contacto con la pelota tiene que ser mínimo. En un estudio de 6 años de los United States Tennis Association Boys’ Championships (es decir. La posición de la pelota en relación con el cuerpo también puede amplificar las tensiones que soporta la espalda. se produce una rápida inversión de la rotación de la columna. Una pelota demasiado desplazada lateralmente aumenta la rotación y lateroflexión del tronco para poder dar el golpe (60. el dolor de espalda es más habitual en el tenis.) esto causa a veces disrupción o microtraumatismos en la porción posterior del anillo. aumenta la hiperextensión necesaria para ejecutar el golpe. éste tiene que girar y mover la columna en hiperextensión para golpear la pelota. Al sacar. Esta combinación de hiperextensión y rotación al dar el golpe por encima de la cabeza. los movimientos que afectan a la región lumbar son rápidas rotaciones alternantes a http://booksmedicos. la tensión aumenta si (a) la pelota no se lanza lo bastante adelante o (b) los hombros y la pelvis no giran como una sola unidad. Saal (63) opinaba que las mayores tensiones lumbares se producían durante los saques o los golpes por encima de la cabeza (Figura 5-9). la columna pasa rápidamente de hiperextensión y de rotación levógira a hiperflexión y rotación dextrógira (63). con una incidencia documentada de hasta el 43% (60). Para los tenistas diestros. Los golpes de derecha y revés se ejecutan con movimientos del tronco y deben producir pocos cambios de flexión y extensión. TN.com . (Por cortesía de Vol Sports Information Office. Consideraciones mecánicas generales. La rotación vertebral que se produce en el tenis puede ejercer una gran sobrecarga de torsión sobre el disco. 60). Respecto al tenis.blogspot. el tamaño de la muestra fue pequeño y los datos se basaron más en entrevistas subjetivas que en una exploración física objetiva. Una de las mayores tensiones que soporta la columna lumbar ocurre durante el saque o los golpes por encima de la cabeza.

porque el hombro de la mano no dominante debe girar más durante la fase de acompañamiento (63) (fig. El golpe concluye después del enderezamiento del tronco durante la fase de acompañamiento. 64). Lesiones de los elementos posteriores. la aceleración rotacional puede ser mayor que con las piernas más juntas (63).) la derecha y a la izquierda con los golpes de derecha e izquierda. (Por cortesía de Lady Vol Media Relations Office. La compresión repetitiva y los cambios hiperlordóticos afectan a las http://booksmedicos.com . la rotación inicial se acentúa. No obstante. las fracturas vertebrales y la espondilólisis aguda son poco habituales en los deportes de raqueta. el interés radica en favorecer la simetría. En el revés a una mano existe menos rotación del tronco que en el golpe de derecha durante la fase de balanceo hacia delante. Si el jugador se estira para golpear la pelota más lejos del cuerpo con un revés a dos manos. Por eso. por tanto. 63.blogspot. siendo escasa la transición de flexión a extensión (60. cada golpe puede afectar a la forma física aeróbica y a la anaeróbica (64). TN. Otro factor que hay que considerar es que los practicantes de deportes de raqueta cargan asimétricamente el tronco y los hombros. Aunque la postura con las piernas separadas en la derecha supone menos rotación para el tronco. El revés a dos manos puede imponer una tensión mayor sobre la columna lumbar. mientras el brazo que sostiene la raqueta cruza el cuerpo. No obstante. Estas fuerzas parecen desempeñar un papel en la susceptibilidad de la columna lumbar a las lesiones en los deportes de raqueta. luego. y el movimiento rotatorio resultante aumenta el riesgo potencial de una lesión lumbar (60. Además. dado que la pelvis suele estar fija (65). estas voleas y el impacto transmitido por la pelota a la raqueta y el cuerpo deben absorberse (60). Por el contrario. Se ha afirmado que el revés a dos manos ejerce una tensión excesiva sobre la columna lumbar porque el hombro de la mano no dominante debe girar más durante el acompañamiento de la raqueta (63). extensión y rotación de la columna. se produce una rotación respecto a la red de unos 30 grados para iniciar el balanceo hacia atrás de la raqueta. sobre todo durante los golpes por encima de la cabeza y el saque. la columna lumbar corre un mayor riesgo biomecánico. En general. La flexión lumbar y la rotación necesarias para dar el golpe pueden bastar para provocar un traumatismo significativo en la columna lumbar. las fuerzas que generan la pelota en la raqueta y la pista en los pies se transmiten a los músculos primarios y ortostáticos y a la columna vertebral. porque el hombro del brazo que golpea la pelota ya está mirando a la red (63). la reducción de la flexibilidad en extensión de la espalda y la hiperextensión forzada y repetitiva con las voleas por encima de la cabeza y los saques pueden irritar las articulaciones interapofisarias. porque ni las cargas compresivas agudas que causan las fracturas ni las cargas amplias con hiperextensión forman parte habitual de la mecánica de los golpes de los deportes de raqueta (63). 5-10). University of Tennessee. Un centro de gravedad bajo reduce el grado de flexión lumbar necesario para la ejecución de los golpes de derecha y revés. es importante la resistencia muscular de las extremidades inferiores. Todos los golpes difieren en el grado de fuerza generada durante la flexión. los hombros están perpendiculares a la red. el jugador que mantiene las piernas muy rígidas precisa mayor flexión lumbar para contestar las pelotas bajas.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 115 Figura 5-10. 64). El hombro de la mano dominante que da el golpe y el lado no dominante del tronco inician movimientos poderosos. Al inicio del golpe de derecha (drive). esto aumenta la sobrecarga lumbar.

si la rotación supera los límites normales del ROM. la fatiga de las extremidades inferiores afecta a la flexión de las rodillas y caderas. sobre todo acompañadas de hiperextensión (63). como suele ocurrir en los partidos. aumentan el riesgo discal de desgarros anulares por las fuerzas rotacionales repetitivas. que se amplifican en el revés a dos manos. En los tenistas. Esto podría explicar la capacidad de los jugadores de deportes de raqueta para aguantar la mayoría de los problemas articulares asociados con la torsión. Los ejercicios de flexibilidad han de centrarse en los rotadores y extensores del tronco y en los músculos de las extremidades superiores e inferiores (64). Remar consiste en proyectar uno o dos remos por el agua para lograr la propulsión de una embarcación. Estos ejercicios limitan la hiperextensión. La torsión aumenta la presión intradiscal y. Los traumatismos discales pueden ocurrir si los músculos lumbares están desentrenados o se sobrecargan y fatigan continuamente. La compresión o bloqueo interapofisarios pueden producirse con la flexión y ligera rotación del tronco. Los pivotes giratorios y el asiento deslizante aumentan la ventaja mecánica y la propulsión de la embarcación (71). si bien las cargas y descargas repetitivas. puede forzar la flexión del área lumbosacra al ejecutar golpes de derecha o revés. pueden causar la deformación gradual del disco y la distorsión de su capacidad para disipar la energía transmitida a la columna. la fuerza rotatoria de una articulación es mayor cuando aumenta el grado de rotación axial. la flexión incorrecta del tronco y la rotación forzada del tronco. provocando que la articulación interapofisaria se salga de la alineación normal y desencadene un espasmo muscular reflejo (64). la resistencia muscular parece desempeñar un papel importante porque. los cambios a largo plazo pueden causar estenosis vertebral. El aumento de la http://booksmedicos. lo cual reduce las cargas dinámicas y estáticas. Ciertos golpes. La fuerza y flexibilidad de las extremidades son importantes para prevenir que los eslabones débiles de la cadena cinética aumenten la tensión sobre la columna lumbar. En una revisión de la evolución del remo. Las lesiones en el complejo del hombro limitan la rotación superior del tronco. La flexión y rotación combinadas del tronco. Como ya se ha mencionado. Debido a la conducta viscoelástica del tejido conjuntivo. Los cambios en el remo y el aparejo han reducido un Fuerza y flexibilidad. Si la mecánica de impacto con la pelota es errónea. fuerza de los músculos laterales del abdomen podría teóricamente reducir las sobrecargas de tensión sobre la columna en el tenis. Greene (69) describió las modificaciones en la nave como una transformación de «la comodidad a la contorsión». Ambas modalidades sitúan al remero de cara a la popa de la embarcación con un asiento móvil que se desplaza adelante y atrás sobre unos raíles.116 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO carillas articulares. sobre todo por encima de la cabeza y los saques. y su incidencia es mucho mayor que en la población general (65-68). lo cual aumenta la tensión sobre la columna lumbar y provoca una sobrecarga repetitiva al final del ROM. por ejemplo. la fuerza y la flexibilidad son atributos importantes. lo cual incrementa el riesgo para la columna. también determinan problemas de disco. Lesiones de los elementos anteriores. cuando los jugadores se fatigan.blogspot. obligando a la porción inferior del tronco a generar más fuerza rotacional.com . esto también aumenta el riesgo potencial de distensión lumbar. Es posible que los practicantes de deportes de raqueta corran un mayor riesgo de sufrir traumatismos discales porque el anillo fibroso actúa como tope ante la rotación. Las conversiones hechas sobre el aparejo y los cambios del estilo moderno de remo han causado el aumento repentino de la incidencia de lesiones en este deporte (69-71). La compresión interapofisaria se produce igualmente durante la hiperextensión aguda. así sucede sobre todo en las posturas flexionadas. parece poco probable que la flexibilidad y la fuerza protejan la espalda de las sobrecargas repetitivas. El desarrollo de la fuerza central en la implementación de un programa de estabilización lumbar favorece la conciencia y el control del tronco y la postura de la columna. la mecánica corporal se resiente y los tenistas se vuelven más vulnerables a las lesiones. tal vez se produzcan desgarros circunferenciales en el anillo. En los partidos de tenis. Remo La lumbalgia es una de las dolencias más corrientes entre los remeros. aunque los discos sanos deben prevenirla. Una mala flexibilidad de los isquiotibiales dificulta la acción de bisagra de la articulación iliofemoral. esto.

los remeros competitivos pasan durante la temporada hasta 2 horas diarias intermitentemente en esta postura (68.066 N y en la mujer.85 veces el peso corporal en la mujer). La posición del remero durante el paleo es sentado con anteroflexión de 20 o más grados. en la cual los remeros pasan más tiempo. las tensiones que soportan los músculos aumentan todavía más y añaden una carga extra a la región lumbar (70). El remo a dos bandas supone una ventaja en comparación con el remo a una banda. Esto aumenta la tensión sobre las articulaciones interapofisarias y. esta fuerza acelera hasta alcanzar el máximo a mitad de la fase de impulsión (71). el dolor suele apreciarse en el lado contralateral al del remo (70). la barca acelera su desplazamiento por el agua. DE LA UNITED STATES ROWING ASSOCIATION «El movimiento de remo se divide en dos actos. Además. Si el paleo se produce demasiado pronto o si la barca se balancea alterando el equilibrio durante el paleo. el balanceo de la espalda hacia los remos y el movimiento de las manos hacia el cuerpo son los tres estadios de la fase de impulsión. los de la espalda. El aumento de la anteroflexión del tronco durante el paleo reduce la eficacia de la postura corporal de los múscu- Lesiones de los elementos anteriores. El movimiento consiste en elevar las manos y tensar la espalda durante la fase de impulsión. cuanto mayor sea la anteroflexión durante el paleo. Las cargas compresivas máximas sobre las vértebras lumbares se producen durante la parte final de la fase de impulsión cuando la porción superior del torso se extiende sobre la región lumbar. La fase de recuperación se inicia apartando las manos del cuerpo y flexionando las rodillas para deslizar el asiento. éstos deben ejercer suficiente fuerza para enderezar la espalda y aguantar la carga de la embarcación. Durante la fase de impulsión. Le sigue el balanceo de la espalda hacia la popa con el fin de preparar el cuerpo para el siguiente paleo. La región lumbar actúa como viga voladiza de refuerzo y sirve de eslabón entre las extremidades superiores e inferiores. En relación con el trabajo de Nachemson sobre la presión intradiscal en distintas posturas.031 N (71) (fig. La impulsión de las piernas. las al- http://booksmedicos. la media de la carga compresiva máxima en el hombre es 6. y un 50% la necesidad de girar sobre el eje anterior.com . causa un aumento brusco de la presión intradiscal (26). aunque en ocasiones irradia a los costados. La extensión de los codos y la aducción de las escápulas favorecen el alejamiento de las manos del cuerpo. en este punto. y en dos fases: impulsión y recuperación[…] Las rodillas se flexionan por completo. En comparación con el antiguo estilo con la espalda recta y erguida. Los traumatismos en los discos intervertebrales son la causa más frecuente de lumbalgia en los remeros. cargas como éstas pueden producir traumatismos en los discos y porción interarticular (71). las cargas compresivas máximas para ambos sexos se aproximan (7 veces el peso corporal en el hombre. sobre los músculos opuestos al lado del remo (70). mayor será la carga compresiva sobre el borde anterior del disco y mayores serán las fuerzas de tracción sobre los elementos posteriores de las vértebras lumbares (71). La mayoría de las lesiones en el remo están causadas por el uso excesivo o por deficiencias en la técnica. Durante el paleo se produce una rápida generación de fuerza con el remo. 5.blogspot. La mayoría de las lesiones ocurren en el momento del paleo (71) (Figura 5-11A). Lesiones de los elementos posteriores. la segunda presión mayor descrita en los discos fue en sedestación con una anteroflexión parecida del tronco (67). 6. La anteroflexión del tronco. La flexión del tronco. 5-11B). mientras que a una banda llegan al paleo y giran los hombros y extienden la espalda. paleo y conclusión. el estilo de mayor anteroflexión del tronco predispone a los remeros a sufrir más lesiones (11). porque se mantiene la espalda recta respecto a la popa durante el paleo. La práctica del remo en sí produce sobre todo lesiones por flexión (71). caderas y rodillas favorece una correcta posición para iniciar el paleo» (71). El movimiento de torsión durante el paleo a una banda genera una sobrecarga rotatoria sobre los músculos extensores y rotadores de la columna. Cuando se normalizan en relación con el peso corporal. El dolor de espalda de los remeros suele afectar a la región lumbar. 71). este movimiento asimétrico puede derivar en desequilibrios en la fuerza. en particular. sobre todo hacia el punto medio. los hombros y codos se extienden y la espalda adopta anteroflexión. Consideraciones mecánicas generales.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 117 60% la inclinación hacia delante de las caderas. una técnica deficiente puede deberse en parte a anomalías anatómicas amplificadas por la acción del remo (72).

Los remeros de elite también mostraron una relación menor de flexión a extensión. La tendencia a la flexión constante al remar genera grandes fuerzas compresivas sobre los discos. (A) Fase de ataque en la que la pala entra en el agua. Ocho remeros. la hiperflexión está muy relacionada con las lesiones y podría afectar al rendimiento. esto se evita manteniendo los talones en contacto con el bastidor (70). extensión y rotación del tronco. Dejar de remar antes de fatigarse en exceso también es importante.3 a 1 de extensión a flexión. La fuerza y la flexibilidad son esenciales para la flexión. Sin embargo. sino también http://booksmedicos. Levantar los talones puede causar hiperextensión y reducir la potencia. A medida que aparece el cansancio. La figura 5-11 muestra la tendencia a la flexión no sólo en la fase de paleo (Figura 5-11A). esto permite a los remeros llegar más adelante y aumenta el ROM disponible para generar fuerza durante la impulsión. Debe elaborarse un programa de flexibilidad que aumente el ROM de la región lumbar y los isquiotibiales para ampliar el paleo o realizarlo con más comodidad. lo ideal es un equilibrio de la fuerza de al menos 1. Muller y otros (73) llegaron a la conclusión de que los remeros de elite mostraban mayor fuerza ro- tatoria isométrica en el tronco en todos los planos en comparación con la de los tenistas y nadadores. se producen cambios sutiles en los movimientos y el paleo. hay que hacer hincapié en el desarrollo de la flexibilidad y fuerza de los músculos extensores (67). La hiperflexión de la columna lumbar puede ser necesaria para lograr el movimiento completo de paleo. una mayor coordinación y menor reducción de la velocidad durante las pruebas de resistencia física. en vez de ello.com . Si se emplea toda la fuerza por encima de los límites normales. (Por cortesía del Darmouth College Rowing Team. Fuerza y flexibilidad.blogspot.118 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO A B Figura 5-11. (B) Final de la fase de propulsión cuando la pala sale del agua. estos cambios reclutan músculos que son más débiles y están menos entrenados.) teraciones resultantes pueden comprender reducción de la altura discal o hernias o protrusión discal (68). aumenta el riesgo potencial de lesiones. Debe evitarse el estiramiento de las articulaciones de por sí hipermóviles. Según la United States Rowing Association (71).

Las cargas forzadas con un número limitado de métodos específicos de entrenamiento para potenciar el rendimiento y la falta de técnicas modernas de entrenamiento pueden contribuir a las lesiones. siendo los músculos glúteo mayor e isquiotibiales los agonistas del movimiento. en triple salto y en vallistas (75.000 levantamientos de 200 kg en una temporada de entrenamiento. También deben tenerse en cuenta los errores y lesiones en los entrenamientos en la sala de pesas en el atletismo. la tensión de cizallamiento sería entonces mayor. Además. se ha documentado espondilólisis en lanzadores. Además de pasar una cantidad desmesurada de tiempo en esta postura (68. Tal vez exista tam- Salto de altura. Esta tendencia a la flexión existe durante todo el paleo y se centra en el sistema ligamentario posterior. El eslabón débil de la cadena de los atletas lo constituyen a menudo los pies (saltadores y lanzadores) y la coraza muscular del tronco (lanzadores y saltadores). Dapena y McDonald afirmaron que la tensión compresiva sobre la columna en el punto más bajo de la trayectoria del martillo durante la última rotación podía reducirse si el lanzador la contrarrestaba con las caderas. bién una falta de concienciación sobre la información científica disponible para el entrenamiento. Estas lesiones suelen consistir en espondilólisis unilateral con cambios estructurales del istmo del lado contralateral (no dominante).3% de todas las lesiones. presentamos sólo las pruebas sobre las cuales los estudios realizados parecen suficientes. pueden producirse diferencias en los momentos de flexión del tronco a distintos niveles de la columna. El riesgo potencial de lesión lumbar entre los saltadores de altura se debe al salto estilo Fosbury (Figura 5-13). Las tensiones reales que soporta la columna difieren según las técnicas específicas. Si la tensión vertebral es el factor limitador que obliga a los lanzadores a contrarrestarlo con los hombros durante las últimas vueltas. y ocupó el quinto lugar (74). Pruebas de pista Estas pruebas suelen implicar movimientos asimétricos que predisponen a sufrir lumbalgia y traumatismos. Estos eslabones débiles producen sobrecarga y una distribución inadecuada de fuerzas por la columna lumbar. es posible que el lanzador que contrarresta con las caderas las vueltas iniciales incline el tronco hacia delante durante las últimas vueltas para reducir algún tipo de tensión sobre la columna. sin embargo. hablaremos primero de las pruebas de pista y luego de las carreras (las pruebas de vallas se incluyen en las primeras). saltadores de altura. Los diferentes estilos o técnicas de los lanzadores causan distintos grados de inclinación pélvica. 71). Esta técnica obliga al saltador a proyectar las caderas hacia delante mientras la por- http://booksmedicos. el peso levantado podría ascender a unas 6 toneladas por temporada (78). Como hemos hecho a lo largo de este capítulo. puede ser desaconsejable contrarrestarlo con las caderas sin aumentar el riesgo de lesión (Figura 5-12). Como las pruebas de atletismo son tan diversas. Esto sugiere que los ejercicios de extensión como los de McKenzie (véanse los cap. Errores de entrenamiento y de ejecución son también causas de problemas lumbares en los atletas. Atletismo La incidencia de lumbalgia en un estudio sobre atletas universitarios fue el 7. Worobiew (77) afirmó que la mayoría de las lesiones de atletismo son resultado de estos mecanismos subyacentes. Consideraciones mecánicas generales. Dapena y McDonald (79) estudiaron el vector de momento angular del lanzamiento de martillo durante las vueltas y la contribución de los subsistemas del lanzador y el martillo. además de la interpretación o aplicación incorrectas de esta información (77). 76). 6 y 8) pueden ser una medida profiláctica para los remeros inmediatamente después de un entrenamiento o una competición. parece que cuando un deportista aspira a la excelencia en una prueba competitiva. aumenta la posibilidad de lesionarse. Debido a la correlación directa entre el nivel de rendimiento y la incidencia de lesiones. se calcula que un lanzador de peso suele practicar unos 30. 5-11B).CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 119 mientras se completa la impulsión (fig.com . la tendencia a la flexión aumenta cuando los remeros se apoyan en los ligamentos mientras se relajan tras una tanda de trabajo de remo. Por ejemplo. Lanzamiento de martillo.blogspot.

las apófisis articulares y las estructuras ligamentarias de soporte (18). cuanto más alto sea el salto. (Por cortesía de Vol Sports Information Office. en particular si el deportista es poco técnico. Gainor y otros (81) filmaron a un saltador con pértiga y luego trazaron gráficamente la posición anatómica de la columna. lo cual acentúa todavía más el arco. Luego. Rossi (75) halló en su estudio que cinco de cada seis saltadores de altura que saltaban al estilo Fosbury tenían espondilólisis (apreciable en radiografías simples). Las velocida- http://booksmedicos. Mediante la repetición continua de esta hiperextensión excesiva. se imponen tensiones tremendas sobre el arco vertebral (76). El salto de altura estilo Fosbury puede ejercer una sobrecarga forzada en hiperextensión sobre la columna. Aunque el lanzador de peso suele sobrecargar menos la columna que los lanzadores de disco o martillo. 81).) Salto con pértiga. TN.120 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO ción superior del tronco y las piernas se elevan hacia atrás. (Por cortesía de Vol Sports Information Office. la columna lumbar adopta un ciclo forzado de hiperextensión e hiperflexión al plantar la pértiga y durante el balanceo del saltador sobre la pértiga. Además. En el salto con pértiga. Figura 5-13. Hallaron que las vértebras dorsales y lumbares empezaban en una posición neutra y pasaban con rapidez a 40 grados de hiperextensión al clavar la pértiga. University of Tennessee. TN.com . lo cual causa fracturas espondilíticas (80.blogspot. Algunos atletas lanzan la cabeza hacia atrás.65 segundos mientras la pértiga se enderezaba y el saltador salía impulsado hacia el listón. se flexionaba la columna 130 grados en 0. forzando la columna lumbar en una curvatura anormal de hiperextensión. sigue existiendo una sobrecarga potencial. mayor es el arco requerido para salvar el listón (18).) Figura 5-12. University of Tennessee. estas fuerzas pueden ser muy grandes y su rápida aceleración produce grandes tensiones sobre la columna lumbar.

90). Debido a este movimiento repetitivo. la fuerza rotatoria sobre la columna fue aproximadamente 169 Nm durante la extensión y 203 Nm durante la flexión (81). como media. sin embargo. y 2. Al correr. Se ha relacionado con el atletismo la constricción de las vértebras por reducción de la altura discal. Carreras La incidencia de lumbalgia y traumatismo en los corredores se ha documentado entre un 2% y un 8% de todas las lesiones (82. y los corredores noveles corrieran 6 km y los corredores expertos. por tanto. La postura al correr también puede ser un factor. Leatt y otros (88) evaluaron la constricción vertebral co- mo un indicador de la carga de la columna en el entrenamiento en circuito con pesas y en las carreras. La pérdida de altura discal por la carga que soporta la columna en las carreras de fondo tiene implicaciones para la programación oportuna de actividades que impongan cargas significativas sobre la columna vertebral. ej. las extremidades inferiores cargan entre 1.000 veces por 1. La longitud de la columna se midió después de que todos los sujetos practicaran dos series de entrenamiento en circuito con pesas. es difícil determinar la incidencia exacta de los problemas de espalda de los corredores (84). el corredor golpea el suelo más de 50 a 70 veces por minuto unas 1. De ser así. la absorción de los choques no acaba aquí. Los síntomas relacionados con la columna.com . esto ocurre porque los músculos erectores de http://booksmedicos. Cuando la carga compresiva supera la presión osmótica intersticial de los discos.6 km (82. Correr se diferencia de caminar en que la fase de suspensión en el aire alterna con la fase de apoyo. parte de esta razón se explicaría por cambios en la viscosidad de los discos. Aunque la eficacia fisiológica no siempre sea beneficiosa. Aunque la constricción vertebral no fue muy distinta entre el grupo que entrenó con pesas y el grupo que corrió 6 km. dada la naturaleza intermitente de los síntomas. Esto puede relacionarse más con el envejecimiento que con otras causas específicas.2 y 2. Aunque sea desconocida la fuerza rotatoria necesaria para iniciar fracturas agudas en la porción interarticular de los saltadores con pértiga. a fuerzas externas y al trabajo externo. Nachemson (26) demostró que las posturas de anteroflexión del tronco aumentan la fuerza de compresión de los discos intervertebrales. aparecen sobre todo entre los 30 y 50 años de edad (84). asimetría en la longitud de las piernas. sino también del tipo de calzado. 83). Es importante que la marcha se apoye desde los dedos del pie hasta el talón. que restringen la carrera y otras actividades intensas. 25 km. La inversión de la constricción vertebral se observó durante el sueño nocturno.1 veces el peso corporal durante la fase de choque del talón. Aunque las dolencias lumbares son infrecuentes en los corredores menores de 25 años. Obviamente. la sobrecarga repetida puede causar fracaso por fatiga.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 121 des angulares de la columna lumbar alcanzaron 348 grados por segundo durante la flexión y extensión. las superficies blandas y el calzado bien almohadillado son importantes. rodilla y cadera. las lesiones de espalda de los corredores suelen diagnosticarse con al menos otro factor (p. se produce la reducción de la altura discal (84). muchos no informan sobre sus molestias. El impacto aumenta con la velocidad y peso del corredor. porque al avanzar la edad esta viscosidad se reduce y el disco pierde su capacidad para absorber energía (86).) (84. a cambios del movimiento. 85).5 veces el peso del cuerpo durante la fase de despegue de los dedos. Consideraciones mecánicas generales. de la distancia recorrida. fue mayor en los corredores de 25 km. la columna vertebral se ve sometida a la carga de la gravedad. por tanto. No obstante. Los corredores pueden verse predispuestos a las lesiones por la tensión repetitiva y las cargas repetitivas de impacto (89). ninguna recuperación ocurrió durante el período de descanso de 20 minutos posterior al ejercicio. a la actividad de la musculatura del tronco. sin embargo. en la fase de choque del pie. las fuerzas se disipan más si el corredor trata de correr lo más tranquilo posible amortiguando todos los pasos con la cadena cinética. esto ayuda a la amortiguación de las articulaciones del tobillo.. la absorción de choques es clave para no sufrir lesiones (85).blogspot. el tronco erecto permite a la unidad lumbopélvica disipar mejor las fuerzas (85). etc. de la superficie sobre la que se corre y de la duración de la carrera (91). La altura de los discos intervertebrales podría depender no sólo del peso y la velocidad del corredor. Los corredores pueden tener predisposición a las lesiones por la tensión repetitiva y las cargas de impacto acumuladas que se producen en esta actividad (83).000 N de fuerza compresiva se producen durante la fase de choque del pie (87). Hasta 2. esto exige absorber los impactos.

las personas con problemas de espalda deben correr por superficies lo más llanas posibles. los síntomas suelen ser unilaterales y sin radiculitis (82). Las anomalías anatómicas y biomecánicas menores que no producen síntomas apreciables al caminar pueden hacerlo al correr (82. Elaboraron la hipótesis de que la región lumbar experimentaba una carga menor de impacto cuando el arco era menor al correr. lo cual acentúa la curva lumbar de la región lumbopélvica. como los flexores e isquiotibiales. que provoca cambios ortostáticos. La debilidad de los abdominales puede causar una inclinación pélvica anormal. la carrera debe ser correcta y eficaz. Lesiones de los elementos posteriores. Como correr por superficies desiguales (p. Sus resultados mostraron que un arco plantar elevado era mejor amortiguador para la región lumbar que un arco menor. Se requieren nuevos estudios en esta área antes de llegar a conclusiones generales. Factores causales adicionales son el calentamiento. Correr cuesta arriba tiene el mismo efecto.122 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO la columna se contraen de modo forzado con sus pequeños vectores de fuerza con el fin de contrarrestar la postura de anteroflexión. en concreto. braza y mariposa pueden agudizar el dolor de espalda. Ogon y otros (94) investigaron la influencia de la altura del arco longitudinal medial sobre las ondas de choque que llegan a la región lumbar al correr. por el contrario. es muy recomendable correr por el agua.. Aunque se recomienda nadar para el mantenimiento de la forma cardiovascular. puede bastar para sobrecargar la columna hasta el punto de una patología (92). la cuneta de una carretera) causa una carga isométrica. El curso de la pierna retrasada mientras se corre se asocia con la hiperextensión de la columna lumbar. Aunque se han descrito fracturas por tensión en los cuerpos de las vértebras lumbares y en la porción interarticular en corredores jóvenes de fondo. Es esencial una flexibilidad adecuada de la columna lumbar y los músculos circundantes. El efecto neto es osteoporosis premenopáusica. estiramientos inadecuados. la falta de flexibilidad. esto ayuda a explicar la mayor prevalencia de dolores de espalda y traumatismos discales descrita a veces en las mujeres (90). Fuerza y flexibilidad. ej. Durante los períodos en que la lumbalgia y las lesiones impiden realizar los entrenamientos normales de carrera. lo que tal vez cause dolor lumbar (92). se recomienda nadar de lado o de espaldas en estos casos (82). el aumento del contenido mineral de los huesos debido a la actividad física queda superado por el efecto hipoestrogénico de una producción más elevada de endorfinas beta. una vez alcanzado cierto umbral. Parece que las lesiones de los elementos posteriores son la ex- http://booksmedicos. Además.com . Los corredores más bajos corren un riesgo mayor de lesiones lumbares por ser su zancada más larga (93). la incidencia de casos de lumbalgia y traumatismos se eleva al aumentar el kilometraje. Existe una asociación entre correr y la movilidad lumbar exagerada. como un aumento de la lordosis lumbar durante la extensión de la pierna. Llegaron a la conclusión de que. cepción en los corredores a menos que haya una lesión previa. a esto sigue una progresión gradual de carreras en tierra. con sus exigencias para el ROM repetitivo de la columna lumbar y. Correr. La postura relajada es primordial para que los brazos y el tronco se muevan sincrónicamente durante la carrera (84). estilos como el estilo libre. Si se corre por el agua. Resulta interesante que Brunet y otros (90) informaran de una numerosa incidencia de lumbalgia y problemas discales al aumentar el kilometraje en las mujeres. sobre todo con grandes zancadas. Esta hiperextensión repetitiva puede acentuarse especialmente en los corredores más rápidos y competitivos respecto a sus colegas más lentos. Lesiones de los elementos anteriores. un aumento de la lordosis relacionada con la pierna retrasada. La fuerza de los abdominales y de los extensores de la espalda es esencial para proteger la columna lumbar de traumatismos en las pruebas de atletismo.blogspot. los corredores con defectos de la porción interarticular no son conscientes con frecuencia de la espondilólisis o espondilolistesis hasta que son detectadas en la exploración radiográfica (84). correr cuesta abajo provoca la hiperextensión de la columna lumbar. cambios del estilo en carrera y correr sobre superficies duras (93). Estos datos contradicen otros estudios en la literatura que parecen respaldar la idea de que los corredores con un arco plantar bajo corren menos riesgo de sufrir problemas lumbares (94). Como se mencionó con anterioridad. 90). correr cuesta arriba.

Rossi (75) halló defectos de la porción interarticular en el 83. teniendo las mujeres un índice ligeramente mayor de lesiones que los hombres.3% de los saltadores de trampolín. la incidencia de dolor de espalda fue el 50%. de los que se preparaban con ejercicios que causaban sobrecargas significativas. Figura 5-14. incluidos ocho casos de degeneración discal. Jacchia y otros (97) observaron un aumento en la lordosis lumbar y la hipermovilidad de los segmentos lumbares en jugadores de voleibol. Se obtuvo una incidencia del 44% de alteraciones discales. El grupo de 18 a 27 años de edad mostró una incidencia del 81.3% de dolor de espalda. (Por cortesía de Lady Vol Media Relations Office. Durante el remate.430 atletas competitivos de distintos deportes. y 14 de los 17 mostraron anomalías de las vértebras lumbares.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 123 Voleibol En un estudio sobre las lesiones sufridas en un torneo del United States Volleyball Association National Tournament (95). de los 19 jugadores asintomáticos.812 horas combinadas de competición.33%. University of Tennessee.520 deportistas durante 7. De los 26 jugadores con lumbalgia. Bartolozzi y otros (96) evaluaron las lecturas de las resonancias magnéticas (RM) sobre la incidencia de anomalías de los discos intervertebrales de 45 jugadores profesionales durante 3 a 7 años. La incidencia de espondilólisis o espondilolistesis fue el 34% (5 de los 17 casos seleccionados). Esto supuso una tasa de 2 lesiones por 100 horas de juego. http://booksmedicos. y espondilólisis en el 63. probablemente relacionados con una mayor hipertrofia muscular de la cintura escapular debido al empleo frecuente de las extremidades superiores. y la región lumbar gira y se mueve en hiperextensión antes del impacto. 7 presentaron alteraciones discales evidentes. Las lesiones lumbares fueron la segunda lesión más frecuente. el número total de lesiones fue 154 para 1. en ocho jugadores se diagnosticó más de una lesión. llegando al 14.blogspot. el cuerpo se mantiene en el aire sin apoyo. se seleccionó a 17 de estos deportistas para tomar radiografías simples. En los remates de voleibol. TN.2% del total.) Salto de trampolín Groher y Heidensohn (98) investigaron la incidencia de la lumbalgia entre los saltadores de trampolín. 13 tuvieron una RM positiva. de los 60 saltadores activos y retirados. Estos datos se asociaron con la hipomovilidad de los segmentos más altos.5%). Un estudio posterior de Rossi y Dragoni (76) obtuvo sólo una incidencia del 43. esto puede ejercer una tensión considerable sobre la columna. siendo el resultado un riesgo potencial de lesión lumbar (Figura 5-14). el cuerpo está en el aire y la columna lumbar gira y adopta hiperextensión antes del impacto. También se observó que.com . y la velocidad en los remates alcanza 130 km por hora (95). Los jugadores de gran nivel promedian 150 saltos verticales de 1 m por partido. 16 experimentaron alteraciones discales (61. En una exploración radiográfica de la columna lumbar de 1. Los investigadores estimaron que la correlación entre la incidencia de alteraciones discales y el tipo de entrenamiento y sobrecarga es más importante que la correlación entre la edad y el período global de actividad deportiva.13% de espondilólisis en los saltadores de trampolín.

8% de todos los nadadores presenta alguna forma de anomalía vertebral. University of Tennessee. son zonas de transición entre áreas más y menos móviles de la columna. El dolor puede producirse por la hiperflexión extrema causada por errores en la técnica durante la entrada en el agua. En ese estudio se halló que el porcentaje de anomalías era mayor en los nadadores de estilo mariposa que en el resto. como la columna vertebral no es todavía madura. en el que la hiperflexión e hiperextensión repetidas causan traumatismos y degeneración de las vértebras (80). El dolor de espalda se agudizaba al nadar. las técnicas utilizadas para corregir saltos imperfectos. este estilo puede ser el más problemático por las tensiones mecánicas que soporta la columna lumbar. El entrenamiento de natación suele iniciarse a edad temprana. El estilo de natación que más problemas lumbares causa es el estilo mariposa (100). Consideraciones mecánicas generales. en particular los que nadan a estilo mariposa. Garges y otros (19) describieron una «cascada de movimientos» en la que un hombro disfuncional podía afectar a la región lumbar. sólo un pequeño porcentaje se ejecuta correctamente (75). Figura 5-15. También afirmaron que la incidencia de dolor de espalda se relaciona con el estilo específico de natación. Goldstein y otros (49) informaron de que el 15. como podría esperarse. como el arqueamiento de la espalda. en especial los nadadores de estilo mariposa (100) (Figura 5-15). Los hallazgos de Mutoh (101) respaldan este planteamiento. los flexores de la cadera y los músculos de la pantorrilla. y la columna dorsal y lumbar. también contribuyen a los traumatismos lumbares (80).blogspot.com .124 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO La elevada incidencia de lumbalgia y anomalías vertebrales entre los saltadores de trampolín podría atribuirse en parte a la mecánica de los saltos y a las repeticiones (75). Se ha descrito que uno de cada cinco nadadores competitivos sufrirá dolor crónico de espalda. Además. Es incierto si la contracción forzada de la musculatura pectoral y abdominal durante la fase de impulsión del estilo de mariposa causa las anomalías vertebrales o es simplemente un factor agravante. una posición en la que las apófisis espinosas casi se tocan (80).) http://booksmedicos. es propensa a los traumatismos (101). A los tres nadadores se les diagnosticó cifosis de Scheuermann. (Por cortesía de Lady Vol Media Relations Office. La causa primaria de las lesiones vertebrales en natación. Estos investigadores identificaron áreas vulnerables en las uniones entre la columna cervical y dorsal. Es esencial que sea correcta la flexibilidad de la columna lumbar. No obstante. los tres nadadores universitarios experimentaron un alivio Natación La incidencia de lumbalgia y traumatismos en la natación es habitual pero no tan frecuente como en los saltos de trampolín. sobre todo en estilo mariposa. Se cree que la enfermedad de Scheuermann es habitual en los nadadores jóvenes. son los microtraumatismos repetitivos (19). Debe evaluarse la mecánica del tronco y las extremidades inferiores para la prevención y el tratamiento de las lesiones lumbares de los saltadores de trampolín. Los movimientos extremos de rotación e hiperextensión y el número significativo de saltos a lo largo de la vida deportiva pueden ser factores predisponentes (76). Wilson y Lindseth (102) hicieron el seguimiento durante 3 años de tres nadadores universitarios competitivos que habían recibido tratamiento para el dolor de espalda. Estos músculos pueden propiciar una mecánica anormal en las extremidades inferiores y ejercer una tensión excesiva sobre la columna lumbar (99). Esta posición puede amplificarse potencialmente a casi 90 grados. Las máquinas de burbujas también han sido implicadas en la contribución a los casos de lumbalgia y los traumatismos porque generan fuerzas submarinas que tuercen el cuerpo violentamente durante la entrada vertical. además. TN. Los síndromes de compresión de las apófisis espinosas de las vértebras lumbares pueden ocurrir cuando la hiperextensión es extrema. los isquiotibiales. debido al desmesurado número de saltos en los entrenamientos.

Fowler y Reagan (103) creían que la lumbalgia y las anomalías vertebrales también estaban vinculadas con el estilo braza. Con esta tensión puede haber variedad de problemas lumbares. aumentan las fuerzas rotatorias. Es posible que las vigorosas extensiones de la columna propias del estilo mariposa causen el aumento de la lordosis lumbar y tal vez la lumbalgia (101). Fuerza y flexibilidad. ej. estas correcciones facilitan una capacidad óptima de carga y reducen el riesgo de lesión (100).. los nadadores bien entrenados en el estilo mariposa presentan los extensores de la espalda más fuertes que los flexores por la acción respiratoria especial y por la patada de delfín. El entrenamiento a largo plazo del estilo mariposa debe evitarse absolutamente. como fracturas por tensión de la porción interarticular y espondilolistesis evidente. lo cual limita el entrenamiento (103). La enseñanza del estilo mariposa debe evitarse en los nadadores principiantes a menos que tengan fuerza suficiente. estas fuerzas pueden hacer vulnerables las fibras anulares.com . Pieper y otros (100) demostraron una elevada incidencia de patrones de desequilibrio muscular en un estudio con 46 nadadores de elite. Debe identificarse la musculatura ortostática acortada y cualquier déficit de la fuerza central. Los estilos mariposa y braza acentúan la extensión lumbar que predispone los elementos posteriores a lesionarse (19).CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 125 espectacular del dolor al eliminar el estilo mariposa y concentrarse en otros estilos de natación (102). Una mayor fuerza en la espalda fue también característica de estos nadadores. Hicieron hincapié en el riesgo potencial de que estos desequilibrios derivaran en una sobrecarga de la columna lumbar. esto puede agravar una curva ya lordótica de la columna lumbar. por tanto. El entrenamiento ha de consistir en distintos estilos de natación. El desarrollo de la fuerza excéntrica de los abdominales inferiores es crítico para que los nadadores controlen las fuerzas de extensión sobre la columna Lesiones de los elementos anteriores. y el desequilibrio de fuerza entre los músculos abdominales y los extensores de la espalda puede predisponer a las lesiones lumbares. impulsando la porción superior del torso por encima del agua. la poderosa patada de delfín con su vigorosa extensión de la espalda somete la columna lumbar a una sobrecarga repetida. tendones y ligamentos se estiran con regularidad. y ponerles remedio. La mejora de la fuerza de los abdominales aumenta su fuerza de contracción y reduce la magnitud del momento anterior que soporta la columna lumbar (80. Se han dispuesto varias estrategias preventivas para proteger la columna lumbar de una tensión excesiva durante la natación. El estilo libre y el estilo espalda aumentan la rotación axial y. cuando los músculos. Su hallazgo más significativo fue que el acortamiento de los flexores de la cadera con el correspondiente debilitamiento de la musculatura abdominal causaba una lordosis excesiva. Sin embargo. y afirmaron que la causa de los desequilibrios musculares fue más el entrenamiento incorrecto de la fuerza que la carga específica del deporte causada por la natación (100). Con mayor frecuencia.blogspot. este estilo de natación agrava una espondilólisis o posiblemente una lumbalgia mecánica por irritación interapofisaria. 103). Estos movimientos excesivos aumentan las tensiones sobre los elementos anteriores y posteriores de la columna lumbar (19). El ángulo lumbosacro también era mayor en quienes compitieron en el estilo mariposa. se reducen sus fuerzas sobre la columna lumbar en los extremos de la movilidad (80). entrada incorrecta de las manos. Puede producirse una excesiva flexión y rotación laterales lumbares si no se sigue una técnica correcta (p. reducción de la rotación del cuerpo durante la fase de tracción o http://booksmedicos. este mayor ángulo es un signo del aumento de la lordosis lumbar que puede asociarse con lumbalgia. en este estilo muchos nadadores tienden a impulsarse con una temprana flexión del codo y un aumento de la abducción de los brazos. También es importante el aumento de la flexibilidad lumbar. Las lesiones lumbares y el dolor relacionado con el estilo mariposa deben centrarse en un entrenamiento y progresión correctos (80). No se recomienda a los adolescentes que trabajen los músculos extensores de la espalda. Se diagnosticó espondilólisis y estenosis de los discos intervertebrales en el 22% de los competidores en estilo mariposa según el estudio de Mutoh (101). balanceo inadecuado del cuerpo durante la fase de recuperación). Lesiones de los elementos posteriores. porque estos músculos suelen estar bien desarrollados. La posición alzada de los codos se prolonga.

Esto. Una mala técnica respiratoria puede ser una fuente de lumbalgia. como cuando se practica incorrectamente un press de banca o press militar. esta «constricción vertebral» se debe a la extrusión de líquido de las paredes del disco cuando la carga aplicada supera la presión de imbibición del disco y los gradientes osmóticos de la membrana discal (107). Granhed y Morelli (106) evaluaron la incidencia de lumbalgia entre los halterófilos pesados de máximo nivel y en luchadores retirados 20 años antes del deporte. por tanto. informaron de que anualmente se producen más de 17. Levantar grandes pesos por encima de la cabeza. Billings y otros (108) afirmaron que muchos deportistas se someten a un ejercicio físico más riguroso en los entrenamientos durante un período más prolongado del que se requiere en la competición. el balanceo y los virajes reduce las fuerzas que soporta la columna lumbar (19). sienta las bases de estas peligrosas situaciones. y no había necesariamente dolor asociado con la espondilólisis.000 kg (75). genera poderosas fuerzas de cizallamiento en las vértebras lumbares (80). La falta de instrucción y supervisión adecuadas es un factor relacionado con la elevada incidencia de lesiones con las pesas en los jóvenes.20% y 22. se ha calculado que en 5 días de levantamiento de pesas con 5 horas diarias un deportista de peso medio de nivel internacional levanta más de 70.000 casos de lesiones durante levantamientos de pesas que requieren la presencia en urgencias de deportistas de 10 a 19 años de edad. Señalaron que la técnica fundamental de los levantamientos en la arrancada y el envión comprende una extensión lumbar máxima (Figura 5-17). La incidencia general de espondilólisis en el último estudio fue el 30% (8 de 26). La región lumbar se ha documentado como el foco más habitual de lesión durante el entrenamiento con pesas entre niños y adolescentes (105). hombros y caderas también sirve para reducir las fuerzas de extensión del tronco. Por eso él implicaba en el proceso de la lesión la falta de una buena técnica en los levantamientos. sin embargo. La repetición de los efectos acumulados de los levantamientos también desempeña un papel importante en las lesiones. El ejercicio de «buenos días» puede imponer fuerzas excesivas de cizallamiento (Figura 5-16). espondilolistesis o múltiples defectos (108). combinado con la falta de supervisión. La incidencia de lumbalgia entre los halterófilos fue el 23%. también creía que una espondilólisis o espondilolistesis iniciales podían volver a una persona más propensa a la lesión. Consideraciones mecánicas generales. debe prestarse atención a respirar con el mentón hundido y a ejecutar el balanceo del cuerpo con todo el tronco para reducir el tono de extensión de la musculatura lumbar. Los traumatismos en los arcos vertebrales durante los levantamientos de pesas pueden ocurrir de forma aislada o en combinación con degeneración discal. durante el entrenamiento con pesas se producían en hiperextensión lumbar. Kotani y otros (111) también informaron de la existencia de una correlación entre los años de experiencia y la incidencia de traumatismos lumbares: también hallaron una tasa más elevada de espondilólisis entre los halterófilos expertos. Se ha comprobado la reducción de la altura discal con una sola sesión de entrenamiento con pesas. respectivamente.blogspot.68%. Entrenamiento con pesas Mazur y otros (104) afirmaron que la mayoría de las lesiones se produce durante el empleo agresivo de pesas libres.com . La rotación y los movimientos combinados de rotación y flexión de la región lumbar se han identificado con mecanismos habituales de la lesión (108). la incidencia fue un 5%-7%. también hubo una reducción significativa de la altura discal entre los halterófilos. sobre todo con anteroflexión del tronco. Rossi (75) y Rossi y Dragoni (76) descubrieron una incidencia de espondilólisis entre halterófilos del 36. Por ejemplo. Basford (109) afirmó que muchas lesiones lumbares sufridas http://booksmedicos. Lesiones de los elementos posteriores. Mantener la columna neutra durante la impulsión. La sentadilla y la carga de fuerza también causan este tipo de sobrecarga porque requieren asimismo la hiperextensión de la columna lumbar (112). La flexibilidad adecuada de los músculos flexores de la espalda. en su comparación entre poblaciones.126 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO lumbar (19). sobre todo con al menos 4 años de entrenamiento. Aggrawal y otros (110) hallaron que la espondilólisis se daba sólo en aquellos casos en que el deportista había estado entrenando con pesas durante más de 4 años.

sobre todo cuando ésta se combina con la rápida extensión del tronco. Ejercicio de pesas «buenos días». pueden producir este tipo de lesión.com . (C) y (D) muestran una mecánica deficiente. Aunque poco frecuentes. mayor es la fuerza de cizallamiento. En algunos casos. la falta de atención que propicia una ejecución deficiente del levantamiento puede ser un factor desencadenante (fig. http://booksmedicos. 5-18). ejecutar este tipo de levantamiento con una carga más pesada podría ser muy peligroso. Otra posible lesión de la región lumbar en el entrenamiento con pesas son las fracturas apofisarias en los adolescentes. los efectos de la carga axial.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 127 A B C D Figura 5-16.blogspot. cuanto mayor es el grado de flexión. sin embargo. Controlar el peso levantado es esencial para asegurar una buena técnica en los deportistas de esqueleto inmaduro (113). (A) y (B) muestran una mecánica correcta en la ejecución.

En (A) (f8). el halterófilo ha dado un paso atrás con la pierna izquierda y está en proceso de retroceder con la derecha para reducir el momento. En (E) (f15).) http://booksmedicos. University of Tennessee. TN.128 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO Figura 5-17. Esta secuencia se obtuvo a partir de fotogramas de una cinta de vídeo (30 f/seg) de un halterófilo practicando una arrancada. En (F) (f16). College of Engineering. En (C) (f11). el levantador se ha recuperado.com .blogspot. esto aumenta el momento del giro y ejerce más tensión sobre las caras posteriores de los segmentos móviles de la columna lumbar. (Dibujo artístico a partir de fotogramas de un vídeo. pero existe una tensión considerable sobre la columna lumbar. En (D) (f13). la cabeza se inclina hacia delante y el peso se desplaza hacia atrás. la extensión de rodilla se ha completado. el levantador casi ha completado la extensión de las piernas y está elevando el peso a la altura de los hombros. se ha completado la extensión de los brazos. por Elaine Seat. En (B) (f10). pero el levantador está perdiendo el control por la magnitud del momento de giro.

Además. y las hernias de disco lumbares fue abordada en un estudio epidemiológico de casos (115). es http://booksmedicos. y durante la segunda en las mujeres. una fuerza adecuada mejora el tiempo de reacción del sistema de control neuromuscular ante cargas aplicadas repentinamente. Por lo que se refiere a la forma. Lesiones de los elementos anteriores. (A) Presenta una mecánica correcta y (B) una mecánica muy deficiente. Unas buenas forma y técnica son primordiales para prevenir lesiones durante ejercicios específicos y cuando se levantan pesas en la sala de pesas. Existe evidencia de discopatías degenerativas durante la primera década en los hombres.com . La flexibilidad y fuerza de la espalda y el tronco son esenciales para proteger la columna lumbar frente a traumatismos –agudos o crónicos– durante el levantamiento de pesas. Una de las lesiones de la columna lumbar más corrientes en el levantamiento de pesas es la lesión de los discos intervertebrales. Fuerza y flexibilidad.CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES 129 A B Figura 5-18. La falta de atención y/o el cansancio pueden empeorar la técnica y aumentar las posibilidades de lesión. el empleo de pesas libres y el uso de equipo de halterofilia. Una posición estable de las piernas y un buen agarre de las manos. La importancia de una buena técnica. Se llegó a la conclusión de que la mayoría de los deportes no se asocian con un aumento del riesgo de hernia de disco y que tal vez protejan frente a estos traumatismos. y mantener el peso cerca del cuerpo son principios fundamentales e importantes para los levantamientos.blogspot. lo cual protege la columna en situaciones dinámicas y estáticas (115). La asociación entre la participación en varios deportes específicos. el 80% de los hombres que practican la halterofilia muestra evidencias de discopatía degenerativa frente al 65% de las mujeres halterófilas (114). hacia los 40 años. En actividades que requieren movimientos repetitivos de la columna. lo cual reduce el riesgo de lesión. El aumento de la fuerza muscular permite a los segmentos móviles aguantar mejor y reduce el esfuerzo ante las sobrecargas. los músculos de mayor resistencia aportan la fuerza necesaria para reducir las cargas durante períodos más largos sin cansarse.

15-18. Filadelfia: Hanley & Belfus. Wood. and swimming injuries». T. «Backache in oarsmen». Gerbina. 1992.. «Back injuries in basketball players». y J. A. «Epidemiology of http://booksmedicos. Am J Sports Med 1982. P. S. 573-577. G. 12). R. 117-125. Herskowitz. H. 5: p. y como se expuso con anterioridad. Scott. 13. A cause of adolescent low back pain».. 39-46. R. A. «Common American football injuries». 12(2): p.. 293-306. Spine 1998. baseball. Saal. R. Cahill. Garges. Smith. 15(1): p. et al. Nueva York: Churchill-Livingstone. 100-106. Por ejemplo. 23(13): p. «Rehabilitation of football players with lumbar spine injury (part 1 of 2)». L. S. 3. 2. Athletic J 1978. algunos afirman que muchas de las lesiones lumbares tienen su génesis en la sala de pesas (4. Aunque los deportes sean diferentes. E.1999-2001. Miller. Esperamos que este capítulo haya servido para tal propósito. 5: p. Sports Med Arthrosc Rev 1997. J. Phys Sports Med 1988. Y. es en la sala de pesas donde se desarrollan las actividades que permiten a los deportistas resistir mejor las tensiones propias de sus deportes particulares. Halvorsen. 18. P.blogspot. Weir. J. Micheli. S. D. 61-68. P.. «The lumbar spine in football». McFarland. C. T. 17. Phys Sports Med 1987. No obstante. M. A. Saal. «Three phases of the spectrum of degenerative disease». editors. p. 10(1): p. J. Sports Med Arthrosc Rev 1997. 15. «Lumbar spondylolysis in children and adolescents». «Spondylolisthesis in the young athlete». «Weight training-related injuries in the high school athlete». Selesnick. February: p. 116(7): p. B. Sport specific.. V. 1-5. Watkins. Significant differences from adults in causes and patterns». 7. 1990. football. 152156. 105-108. Kikuchi.. Br J Sports Med 1980. A.. Phys Sports Med 1994. 5: p. G. 12. Aunque los deportes seleccionados para su inclusión difieran considerablemente en el número de participantes que atraen. «Chronic spine pain in the competitive adult athlete: golf. W. y L. H. et al. Hochschuler. 5. «Sports related lumbar injuries to the adult/degenerative spine: evaluation and treatment strategies». 571-590.. no ha sido nuestro propósito abarcar todos los deportes. L.com . En: The Spine in Sports. 105-119. J. Ikata. 6. Saal. J.. A. J. Morita.10(6): p. M. Burton. J. H. Hasue. T. BIBLIOGRAFÍA 1. Clin Sports Med 1993. M. Sports Med Arthrosc Rev 1997. con frecuencia existen parecidos entre los patrones de movimiento y las tensiones mecánicas. 16. 11. M. Clin Sports Med 1995. G. 20. 16(9): p. Tidsskr NorskeLaegeforen 1996. 1447-1451. 105-117. y R. y H.. Sin embargo. Barber. C. K. et al. «Acute lumbar spine problems in the competitive adult athlete. J. «Spondylolysis and spondylolisthesis». 8. «Rehabilitation of football players with lumbar spine injury (part 2 of 2)». Katoh. M. Bodnar. Nakstad. S. baseball. Comstock. 21. p. 149(1): p. 172-181. H. S. «Back injuries in the young athlete».130 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO esencial un buen control del movimiento de la barra de pesas (104). Wasik. 19.14(2-3): p. «Low back pain in athletes». Nagaosa. 14(3): p. Phys Sports Med 1988.. T. 9.. 14. editor. 12(2): p. D. y M. J Bone Joint Surg (Br) 1995. 207-215. Brady. S. «Stress reaction of the pars interarticularis leading to spondylolysis. White. and rehabilitation». A. tienen en común la prevalencia de las lesiones lumbares. G.. EPÍLOGO Tal y como se advirtió al inicio del capítulo. 77(4): p. se observan tensiones en hiperextensión comparables en los hombres de línea interiores del fútbol americano y los practicantes de la lucha libre. F. 22(12): p. uno de los denominadores comunes que prevalece en todos los deportes es la actividad en la sala de pesas. En: Managing Low Back Pain. A. «Spinal lordosis in the flop». Arch Pediatr Adolesc Med 1995. 16(10): p. Michelli. J Adolesc Health Care 1989. Kirkaldy-Willis.. H. A. 10. 4. Nilsson. Saal. «Pathoanatomic mechanism of degenerative spondylolisthesis». Stallard. Kirkaldy-Willis and C. Saal. «Back pain in young athletes. 620-625. W. Rovere. R. y D. Sports Med 1991. 216-225. 132-147.

CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES

131

collegiate baseball injuries». Clin J Sports Med 1998, 8: p. 10-13. 22. Minkoff, J., Simonson, B. G., Sherman, O. H., et al. «Injuries in basketball». En: Clinical Practice of Sports Injury Prevention and Care, P. A. F. H. Renstrom, editor. 1994, Londres: Blackwell Scientific Publications. p. 303-353. 23. Hickey, G. J., Fricker, P. A., McDonald, W. A. «Injuries of young elite female basketball players over a six-year period». Clin J Sport Med 1997, 7(4): p. 252-256. 24. Tall, R. L. y W. DeVault. «Spinal injury in sport: Epidemiologic considerations». Clin Sports Med 1993, 12(3): p. 441-447. 25. Herskowitz, H. N., Paolucci, B. J., Abdenour, M. A. «Basketball». En: The Spine in Sports, R.G. Watkins et al., editors. 1996, St. Louis: Mosby. p. 430-435. 26. Nachemson, A. L. «The lumbar spine-an orthopaedic challenge». Spine 1976, 1: p. 59-71. 27. Fairbanks, J. C. T., Pynsent, P. B., Van Poortvliet, J. A., et al. «Influence of anthropometric factors and joint laxity in the incidence of adolescent back pain». Spine 1984, 9(5): p. 461-464. 28. Ferguson, R. J., McMaster, J. H., Stanitski, C. L. «Low back pain in college football linemen». J Sports Med 1975, 2(2): p. 63-69. 29. McCarroll, J. R., Miller, J. M., Ritter, M. A. «Lumbar spondylolysis and spondylolisthesis in college football players. A prospective study». Am J Sports Med 1986, 14(5): p. 404-406. 30. Day, A. L., Friedman, W. A., Indelicato, P. A. «Observations on the treatment of lumbar disk disease in college football players». Am J Sports Med 1987, 15(1): p. 72-75. 31. McCarroll, J. R., Rettig, A. C., Shelbourne, K. D. «Injuries in the amateur golfer». Phys Sports Med 1990, 18(3): p. 122-126. 32. McCarroll, J. R. «The frequency of golf injuries». Clin Sports Med 1996, 15(1): p. 1-7. 33. Batt, M. E. «A survey of golf injuries in amateur golfers». Br J Sports Med 1992, 26(1): p. 63-65. 34. Duda, M. «Golfers use exercise to get back in the swing». Phys Sports Med 1989, 17(8): p. 109-113. 35. Hosea, T. M. y C. J. Gatt, Jr. «Back pain in golf». Clin Sports Med 1996, 15(1): p. 37-53. 36. Mackey, S. T. «The golf swing and facet syndrome». Chiropract Sports Med 1995, 9(1): p. 10-13.

37. Gracovetsky, S. The Spinal Engine. 1988, Nueva York: Springer-Verlag. p. 505. 38. Gracovetsky, S. «Linking the spinal engine with the legs: a theory of human gait». En: Stability and Low Back Pain, A. Vleeming et al., editors. 1997, Nueva York: Churchill-Livingstone. 39. Fischer, B. y R. G. Watkins. «Golf». En: The Spine in Sports, R. G. Watkins et al., editors. 1996, St. Louis: Mosby. 40. Mallare, C. «Golf’s contribution to low back pain». Sports Med Update 1996, 11(2): p. 20-25. 41. Batt, M. E. «Golfing injuries». An overview. Sports Med 1993, 16(1): p. 64-71. 42. Hosea, T. M., Gart, C. J., Galli, K. M., et al. «Biochemical analysis of the golfer’s back». En: Science and Golf: Proceedings of the First World Scientific Congress of Golf. 1990, St. Andrews, Scotland: University of St. Andrews. 43. Adlington, G. S. «Proper swing technique and biomechanics of golf». Clin Sports Med 1996, 15(1): p. 9-26. 44. Wallace, P. y T. Reilly. «Spinal and metabolic loading during simulations of golf play». J Sports Sci 1993, 11(6): p. 511-515. 45. Burdorf, A., Van Der Steenhoven, G. A., TrompKlaren, E. G. «A one-year prospective study on back pain among novice golfers». Am J Sports Med 1996, 24(5): p. 659-664. 46. Caine, D., Cochrane, B., Caine, C., et al. «An epidemiologic investigation of injuries affecting young competitive female gymnasts». Am J Sports Med 1989, 17(6): p. 811-820. 47. McCall, E., Headache, G., Shields, K., et al. «Injuries in women’s gymnastics-the state of the art». Am J Sports Med 1987, 15(6): p. 558-565. 48. Snook, G. A. «Injuries in women’s gymnastics. A 5-year study». Am J Sports Med 1979, 7(4): p. 242-244. 49. Goldstein, J. D., Berger, P. E., Windler, G. E., et al. «Spine injuries in gymnasts and swimmers. An epidemiologic investigation». Am J Sports Med 1991, 19(5): p. 463-468. 50. Kurzweil, P. R. y D. W. Jackson. «Gymnastics». En: The Spine in Sports, R. G. Watkins et al., editors. 1996, St. Louis: Mosby. p. 456-474. 51. McAuley, E., Hudash, G., Shields, K., et al. «Injuries in women’s gymnastics. The state of the art». Am J Sports Med 1987, 15(6): p. 558-565.

http://booksmedicos.blogspot.com

132

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO

52.Saal, J. A. «Lumbar injuries in gymnastics». En: The Spine in Sports, S. H. Hochschuler, editor. 1990, Filadelfia: Hanley & Belfus. p. 207-213. 53. Tsai, L. y T. Wredmark. «Spinal posture, sagittal mobility, and subjective rating of back problems in former female elite gymnasts». Spine 1993, 18(7): p. 872-875. 54. Ohlen, G., Wredmark, T., Spangfort, E. «Spinal sagittal configuration and mobility related to low-back pain in the female gymnast». Spine 1989, 14(8): p. 847-850. 55. Walsh, W. M., Huurman, W. W., Shelton, G. L. «Overuse injuries of the knee and spine in girl’s gymnastics». Orthop Clin North Am 1985, 16(2): p. 329-350. 56. Witten, C. y W. Witten. «Strength, flexibility and the low back syndrome in gymnastics». Michigan J 1985, Fall: p. 12-13. 57. Soderstrom, C. A. y M. T. Doxanas. «Racquetball. A game with preventable injuries». Am J Sports Med 1982, 10(3): p.180-183. 58. Kroner, K., Schmidt, S. A., Nielsen, A. B., et al. «Badminton injuries». Br J Sports Med 1990, 24(3): p. 169-172. 59. Chard, M. D., y S. M. Lachmann. «Racquet sportspatterns of injury presenting to a sports injury clinic». Br J Sports Med 1987, 21(4): p. 150-153. 60. Marks, M. R., Haas, S. S., Wiesel, S. W. «Low back pain in the competitive tennis player». Clin Sports Med 1988, 7(2): p. 277-287. 61. Hutchinson, M. R., Laprade, R. F., Burnett, Q. M., et al. «Injury surveillance at the USTA Boys’ Tennis Championships: a 6yr study». Med Sci Sports Exerc 1995, 27(6): p. 826-830. 62.Saraux, A., Guillodo, Y., Devauchelle, V., et al. «Are tennis players at increased risk for low back pain and Sciatica?» Bev Rhumatisme 1999, 66(3): p. 143-145. 63.Saal, J. A. «Tennis». En: The Spine in Sports, R. G. Watkins et al., editors. 1996, St. Louis: Mosby. p. 499-504. 64.Feeler, L. C. «Racquet sports». En: The Spine in Sports, S. H. Hochschuler, editor. 1990, Filadelfia: Hanley & Belfus. 65.Saal, J. A. «Rowing». En: The Spine in Sports, R. G. Watkins et al., editors. 1996, St. Louis: Mosby. p. 578-591.

66. Hainline, B. «Low back injury». Clin Sports Med 1995, 14(1): p. 241-265. 67. Howell, D. W. «Musculoskeletal profile and incidence of musculoskeletal injuries in lightweight women rowers». Am J Sports Med 1984, 12(4): p. 278-282. 68. Phillips, J. y D. Thomashow. «Low back pain in rowers». Am Rowing 1986, August/September: p. 42-44. 69. Greene, E. A. W. «Comfort to contortion: the last ten years of rowing». Br J Sports Med 1980, 14(2-3): p. 109. 70. Soghikian, G. W. «Back pain». Am Rowing 1995, 27(2): p. 37-43. 71. United States Rowing Association. 1982 Technical supplement to Proceedings of the 1981 USRA Symposium and Clinics. 1981, Jacksonville, FL: United States Rowing Association. 72. Redgrave, S. «Prevention/cure». En: Steven Redgrave’s Complete Book of Rowing 1993, Londres, Gran Bretaña: Partridge Press. 73. Muller, G., Hille, E., Szpalski, M. «Function of the trunk musculature in elite rowers». Sportver Sportsch 1994, 8(3): p. 134-142. 74. Watson, M. D. y P. P. DiMartino. «Incidence of injuries in high school track and field athletes and its relation to performance ability». Am J Sports Med 1987, 15(3): p. 251-254. 75. Rossi, F. «Spondylolysis, spondylolisthesis and sports». J Sports Med Phys Fitness 1978, 18(4): p. 317-340. 76. Rossi, F. y S. Dragoni. «Lumbar spondylolysis: occurrence in competitive athletes. Updated achievements in a series of 390 cases». J Sports Med Phys Fitness 1990, 30(4): p. 450-452. 77. Worobiew, G. «Prevention of pains in the lumbar region provoked by overuse injuries». En: Proceedings of the First International Amateur Athletic Federation Medical Congress. 1985, Espoo, Finlandia: Sports Medicine in Track and Field Athletics. 78. Davies, J. E. «The spine in sport-injuries, prevention and treatment». Br J Sports Med 1980, 14(1): p. 18-21. 79. Dapena, J. y C. McDonald. «A three-dimensional analysis of angular momentum in the hammer throw». Med Sci Sports Exerc 1989, 21 (2): p. 206-220.

http://booksmedicos.blogspot.com

CAPÍTULO 5 / INCIDENCIA DE LUMBALGIAS EN LOS DEPORTES

133

80. Alexander, M. J. «Biomechanical aspects of lumbar spine injuries in athletes: a review». Can J Appl Sport Sci 1985, 10(1): p. 1-20. 81. Gainor, B. J., Hagen, R. J., Allen, W.C. «Biomechanics of the spine in the pole vaulter as related to spondylolysis». Am J Sports Med 1983, 11(2): p. 53-57. 82. Brody, D. M. «Running Injuries». En: The Lower Extremity and Spine in Sports Medicine. Nicholas, J. A., Hershman, E. B., editors. 1986, St. Louis: Mosby. p. 1534-1580. 83. McBryde, A. M., Jackson, D. W., James, C. M. «Injuries in runners and joggers». En: Sports Injuries: Mechanisms, Prevention, and Treatment. Fu, F. H., editor. 1985, Baltimore: Williams & Wilkins. p. 395-416. 84. Regan, J. J. «Back problems in the runner». En: Spinal Injuries in Sports, S. H. Hochschuler, editor. 1990, Filadelfia: Hanley & Belfus. p. 346350. 85. Uppal, G. S., et al. «Running». En: The Spine in Sports, R. G. Watkins et al., editors. 1996, St. Louis: Mosby. p. 475-479. 86. Bogduk, N. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine and Sacrum, 3rd ed. 1998, Londres: Churchill-Livingstone. p. 261. 87. Lees, A. y P. J. McCullogh. «A preliminary investigation into the shock absorbency of running shoes and shoe inserts». J Hum Movement Stud 1984, 10: p. 95. 88. Leatt, P., Reilly, T., Troup, J. G. «Spinal loading during circuit weight-training and running». Br J Sports Med 1986, 20(3): p. 119-124. 89. Marti, B., Vader, J. P., Minder, C. E., et al. «On the epidemiology of running injuries. The 1984 Bern Grand-Prix study». Am J Sports Med 1988, 16(3): p. 285-294. 90. Brunet, M. E., Cook, S. D., Brinker, M. R., et al. «A survey of running injuries in 1505 competitive and recreational runners». J Sports Med Phys Fitness 1990, 30(3): p. 307-315. 91. O’Toole, M. L., Hiller, D. B., Smith, R. A., et al. «Overuse injuries in ultraendurance triathletes». Am J Sports Med 1989, 17(4): p. 514-518. 92. Jackson, D. W., Wiltse, L. L., Dingeman R., et al. «Stress reactions involving the pars interarticularis in young athletes». Am J Sports Med 1981, 9(5): p. 304-312.

93. Guten, G. «Herniated lumbar disk associated with running. A review of 10 cases». Am J Sports Med 1981, 9(3): p. 155-159. 94. Ogon, M., Aleksiev, A. R., Pope, M. H., et al. «Does arch height affect impact loading at the lower back level in running?» Foot Ankle 1999, 20(4): p. 263-266. 95. Schafle, M. D., Requa, R. K., Patton, W. L., et al. «Injuries in the 1987 national amateur volleyball tournament». Am J Sports Med 1990, 18(6): p. 624-631. 96. Bartolozzi, C., Caramella, D., Zampa, V., et al. «The incidence of disk changes in volleyball players. The magnetic resonance findings». Radiol Med (Turín) 1991, 82(6): p. 757-760. 97. Jacchia, G. E., Butler, U. P., Innocenti, M. «Low back pain in athletes: pathogenic mechanisms and therapy». Chir Organ Movement 1994, 79(1): p. 47-53. 98. Groher, W. y P. Heidensohn. «Backache and xray changes in diving». Z Orthop Ihre Crenzgeb 1970, 108(1): p. 51-61. 99. Mangine, R. E., Rubine, B. «Flexibility for diving». Inside USA Diving 1993, 1(3): p. 13-23. 100. Pieper, H. G., Schneider, A., Wolf, U. «Muscular imbalances in elite swimmers and their relation to sports lesions of lumbar spine and knee joints». Sportver Sportsch 1989, 3: p. 29-31. 101. Mutoh, Y «Low back pain in butterfliers». En: Swimming Medicine IV, B. Eriksson and B. Furberg, editors. 1978, Baltimore: University Park Press. 102. Wilson, F. D. y R. E. Lindseth. «The adolescent “swimmer’s back”». Am J Sports Med 1982, 10(3): p. 174-176. 103. Fowler, P. J. y W. D. Regan. «Swimming injuries of the knee, foot and ankle, elbow, and back». Clin Sports Med 1986, 5(1): p. 139-148. 104. Mazur, L. J., Yetman, R. J., Risser, W. L. «Weighttraining injuries. Common injuries and preventative methods». Sports Med 1993, 16(1): p. 5763. 105. Risser, W. L. «Weight-training injuries in children and adolescents». Am Fam Phys 1991. 44(6): p. 2104-2108. 106. Granhed, H. y B. Morelli. «Low back pain among retired wrestlers and heavyweight lifters». Am J Sports Med 1988, 16(5): p. 530-533.

http://booksmedicos.blogspot.com

134

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • EPIDEMIOLOGÍA Y DIAGNÓSTICO

107. Bourne, N. D. y T. Reilly. «Effect of a weightlifting belt on spinal shrinkage». Br J Sports Med 1991, 25(4): p. 209-212. 108. Billings, R. A., Burry, H. C., Jones, R. «Low back injury in sport». Rheumatol Rehabil 1977, 16(4): p. 236-240. 109. Basford, J. R. «Weightlifting, weight training and injuries». Orthopedics 1985, 8(8): p. 1051-1056. 110. Aggrawal, N. D., Kaur, R., Kumar, S., et al. «A study of changes in the spine in weight lifters and other athletes». Br J Sports Med 1979, 13(2): p. 58-61. 111. Kotani, P. T., Ichikawa, N., Wakabayashi, W., et al. «Studies of spondylolysis found among weight lifters». Br J Sports Med 1971, 6(1): p. 4-8.

112. Schafer, M. F. «Low back injuries in athletes». Sports Med Digest 1986,8(7): p. 1-3. 113. Browne, T. D., et al. «Lumbar ring apophyseal fracture in an adolescent weight lifter. A case report». Am J Sports Med 1990, 18(5): p. 533-535. 114. Miller, J. A., Schwartz, A. S., Schultz, A. B. «Lumbar disc degeneration correlation with age, sex and spine level in 600 autopsy specimens». Spine 1988, 13: p. 178. 115. Mundt, D. J., Kelsey, J. L., Golden, A. L., et al. «An epidemiologic study of sports and weight lifting as possible risk factors for herniated lumbar and cervical discs. The Northeast Collaborative Group on Low Back Pain». Am J Sports Med 1993, 21(6): p. 854-860.

http://booksmedicos.blogspot.com

PARTE III

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO

http://booksmedicos.blogspot.com

blogspot.http://booksmedicos.com .

blogspot. 138 EJERCICIOS DE FLEXIÓN DE WILLIAMS. 144 Malas posturas en sedestación. 147 Estudios relevantes para el método de McKenzie. 149 Estabilidad vertebral. 148 Centralización y periferalización. 145 Modelos conceptuales de McKenzie sobre las disfunciones mecánicas. 138 Base teórica de los ejercicios de flexión de Williams. 138 Flexión del tronco. 142 Base teórica. 144 Factores predisponentes. 149 Introducción a la estabilización del tronco. 141 MÉTODO DE McKENZIE. 141 Sentarse y alcanzar. 144 Frecuencia de la flexión. 146 Modelo de desequilibrio. 149 ESTABILIZACIÓN LUMBAR DINÁMICA. 150 El subsistema activo (musculotendinoso). 149 Inestabilidad vertebral. 148 Movimiento nuclear en flexión y extensión. 154 BIBLIOGRAFÍA. 141 Flexión del tronco. 145 Modelo postural. 141 Estiramiento de la cintilla iliotibial. 144 Causas del dolor. 152 El subsistema del control neural. 151 Sistema de estabilización local. 144 Factores desencadenantes. 141 Antecedentes. 138 Ejercicios de Williams. 148 Conclusión. 141 Ponerse de pie. 152 Ejercicios de estabilización y protección del tronco.com . 153 CONCLUSIÓN. 146 Modelo disfuncional. 151 Sistema de estabilización global.CAPÍTULO 6 PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) Wendell Liemohn Laura Horvath Gagnon INTRODUCCIÓN. 145 Mecánica de los discos intervertebrales. 154 137 http://booksmedicos. 138 Inclinación pélvica. 150 El subsistema pasivo (ligamentario). 144 Pérdida de la capacidad de extensión lumbar.

Esta opinión es diametralmente opuesta a las recomendaciones de McKenzie... era vulnerable y susceptible de rotura cuando se sobrecargaba. además. camina y túmbate de forma que reduzcas al mínimo la lordosis lumbar» (1). También creía que la mayoría de las personas a los 20 años se había roto los discos de L5-S1. algunos aspectos siguen en curso hoy en día (7. estas diferencias serán abordadas más tarde en este capítulo. mientras que McKenzie opinaba que estar de pie muy erguido (con una curva lumbar cóncava) era parte de la solución al problema. Williams creía que la bipedestación «muy erguida» era una causa del problema. El programa de flexión de Williams es el primero que exponemos. ej. Aunque Williams tal vez no haya sido realmente un defensor de una postura simiesca. no suele aprobarse una sentadilla completa como la descrita y se considera inadecuada para casi todo el mundo por las fuerzas de compresión discales generadas por la con- http://booksmedicos. Williams observó que el ángulo pélvico podía variar de 20 a 70 grados. Williams Flexión del tronco (fig. siéntate. y que adoptar curvas cifóticas lumbares era correcto (fig. sin embargo. porque puede utilizarse para diagnosticar la lumbalgia mecánica (4. 6-2). El método de McKenzie es el segundo protocolo del que se hablará. Base teórica de los ejercicios de flexión de Williams Williams (1) afirmó que la postura era la causa primaria del dolor de espalda. Aunque no se siguen manteniendo algunas ideas de Williams (1. y afirmó que la espalda estaría mejor si con la corrección las personas no adoptaban una postura «erguida». Williams ofreció dos variaciones a este ejercicio. 2) sobre la fisiopatología de la lumbalgia. su «protocolo de ejercicios de flexión» ha sido durante varios años el programa dominante de ejercicios terapéuticos para la columna.. Williams aconsejaba: «Recuerda. el San Francisco Spine Institute fue el primero de sus defensores (6). 5). 8). También creía que las posiciones sentados en las que se adoptaban curvas lordóticas eran incorrectas. se considera más un método que un programa de ejercicios. 2) Este programa se inició en la década de 1930 y fue muy empleado durante las siguientes tres a cuatro décadas. si bien algunas de las posturas que defendía Williams para las posturas sin carga (p. pensaba que si la columna estaba recta a partir de la plataforma de la pelvis (p. y McKenzie le dio la razón (3). algunas afirmaciones de Williams no concuerdan con las seguidas por el programa tan popular iniciado por McKenzie (3). Williams afirmaba que la porción posterior de los discos de las curvas cóncavas. Ejercicios de Williams En la introducción a su programa de ejercicios. ej.com . El tercer protocolo es el entrenamiento de estabilización. como los descritos en una lordosis lumbar normal. las vértebras lumbares y cervicales con curvas lordótica y cóncava) con las vértebras dorsales y sacras adoptando curvas convexas exigía que el borde posterior de los discos de las curvas cóncavas y que los bordes anteriores de los discos de las curvas convexas soportaran el peso del cuerpo. ej. Sus seis ejercicios aparecen en la figura 6-2 y serán tratados brevemente en los siguientes apartados. en decúbito) siguen siendo aceptadas. a veces. Pensaba que lo deseable era desplazar simétricamente el peso de cada disco en vez de desplazar la carga anterior o posteriormente. 6-1).138 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO INTRODUCCIÓN En este capítulo se pasa revista a tres protocolos fundamentales de ejercicios para la espalda.blogspot. El método de McKenzie y el entrenamiento de estabilización son tal vez los dos programas de ejercicio más importantes usados en la rehabilitación de la región lumbar. ponte de pie. el peso podía distribuirse de forma regular por toda la superficie de los discos. sin embargo. que se expondrán más adelante en este capítulo. un sacro nivelado). creía que era mejor reducir las curvas cóncavas lumbar y cervical en las posturas para las actividades diarias. la primera aparece en la figura 6-2A y suele llamarse sentadilla. EJERCICIOS DE FLEXIÓN DE WILLIAMS (1. Williams arguyó asimismo que la postura erguida (p.

) http://booksmedicos.CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) 139 CORRECTO INCORRECTO CORRECTO INCORRECTO Figura 6-1.blogspot. Por ejemplo. P. aunque la mayoría afirmaría que en (A) Williams describió acertadamente las técnicas correctas e incorrectas. 89. (Adaptado con autorización de Williams. C. hoy en día ya no se acepta esta opinión. The Lumbosacral Spine 1965. p. en (D) la postura que identifica como incorrecta no lo es realmente.com . Nueva York: McGraw-Hill. Williams creía que la curva lordótica lumbar debía reducirse todo lo posible en las actividades de la vida diaria.

p. (Adaptado con autorización de Williams. P. Nueva York: McGraw-Hill.blogspot. The Lumbosacral Spine 1965.) http://booksmedicos.140 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO Figura 6-2. Ejercicios de flexión de Williams. C.com . 92.

. sus recomendaciones para el ejercicio de sentadillas contenían los puntos siguientes: • Los brazos apuntan al techo para reducir la posibilidad de aumentar la lordosis de la espalda. Como la segunda variación evita el papel que el psoas y otros flexores de la cadera desempeñan en la flexión del tronco. La inclinación pélvica se utiliza asimismo como elevador en la primera fase de las flexiones de abdominales. 12). Por lo demás. Este ejercicio es otro que también se emplea con frecuencia porque alivia a muchas personas con lumbalgia al estirar los múscu- http://booksmedicos. con frecuencia se recomienda como ejercicio en los programas de intervención inmediata. aprender a sustituir la acción de las piernas por la de la espalda son las razones primarias de este ejercicio. 6-2B).CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) 141 tracción del psoas y los flexores de la cadera (9-11). Este ejercicio fue menos usado en la década de 1990 que con anterioridad. Aunque se considera un ejercicio que puede usarse para estirar los isquiotibiales. mayor de 40 grados). 6-2C). Aunque la tirantez de la cintilla iliotibial es con frecuencia un problema. las estructuras de tejidos blandos de la columna podrían verse obligadas a absorber el momento de anteroflexión del tronco (14). Williams también afirmó que este ejercicio era inapropiado para personas con ciática. es la forma preferida para realizar esta actividad. las instrucciones de Williams de «doblar el tronco lenta y suavemente hacia delante» evitarían algunos de sus inconvenientes. sin embargo. los estudios recientes alertan de su empleo con pacientes discales (13). reducir la flexión de las rodillas es preferible porque ejerce menos tensión sobre las estructuras de la rodilla. Las razones para el rechazo fueron expuestas en el capítulo 2. existen estiramientos más eficaces que el mostrado en el dibujo. Fortalecer el cuádriceps y Inclinación pélvica (fig. 6-2E). Estiramiento de la cintilla iliotibial (fig.com . (Esta recomendación reduce la posibilidad de reclutar en gran medida el psoas como agonista de la fase de ascensión de este ejercicio. si personas con tirantez en los isquiotibiales practicaran este ejercicio. 6-2F). es más probable que aparezca este ejercicio en los protocolos de ejercicio actuales que la sentadilla completa mostrada en este dibujo.blogspot. 6-2D). Se prefieren otros Flexión del tronco (fig. No obstante.) • Concentrarse en usar los músculos abdominales y practicar suavemente la sentadilla. La inclinación pélvica es un ejercicio que sigue siendo muy recomendado. muy posiblemente.) • Nunca se deben anclar los pies o dejar que alguien los sujete. Williams creía que la tirantez de la cintilla iliotibial era una causa primaria del aumento de la inclinación anterior de la pelvis (p. puede no ser adecuada para algunas personas con problemas de disco. estirar una sola pierna a la vez. Aunque no se recomiende el ejercicio descrito en la figura 6-2D. pero los criterios que Williams exigió para este ejercicio evitan la mayoría de sus inconvenientes. como recomienda Cailliet. Ponerse de pie (fig. Sentarse y alcanzar (fig. este ejercicio no contiene nada perjudicial. también intervienen en este ejercicio todos los músculos abdominales y en particular el recto del abdomen. Sin embargo. MÉTODO DE McKENZIE Como el método de McKenzie comprende ejercicios diagnósticos y terapéuticos. los y estructuras de partes blandas de la columna. es un error considerarlo sólo una serie de ejercicios (15).) Williams sugirió que las personas incapaces de hacer la primera variación hicieran la segunda variación del ejercicio de flexión del tronco que aparece en la figura 6-2A. aunque tal vez sea una postura cómoda para algunas personas con lumbalgia. (Investigaciones posteriores respaldaron la afirmación de Williams de que la actividad del psoas aumentaba con los pies sujetos (11. ej. como roturas del anillo. Por ejemplo. Por ejemplo. (Esta recomendación mecánica también tiende a reducir la contribución del psoas o la sustitución indeseable por otros músculos. él fue uno de los primeros en reconocer los inconvenientes de los ejercicios en los que la actividad del psoas podía ser perjudicial para la función de la columna. Aunque Williams sugería que las personas más jóvenes realizaran sólo la primera variación. Aunque Williams subrayó su papel como ejercicio de fortalecimiento del músculo glúteo mayor.

Cree que los métodos de evaluación de McKenzie son apropiados para los pacientes con lumbalgia. sin embargo. el paciente se tumbó en decúbito prono e hiperextensión (fig. Tras otras experimentacio- Figura 6-3. como «método de McKenzie» que emplea Donelson (4. su sorpresa fue todavía mayor cuando el paciente le dijo que en esa postura de hiperextensión en decúbito prono el dolor disminuía. McKenzie probó esta postura con otros pacientes de espalda y halló que los síntomas también se aliviaban en esta posición. si el movimiento alivia los síntomas periféricos y causa una centralización del dolor hacia la línea media del cuerpo. entonces ha de repetirse el movimiento (17). Antecedentes El fisioterapeuta Robin McKenzie (3) estaba tratando a un paciente en 1959 que había sufrido un episodio de 10 días de dolor lumbar y crural sin resolverse. se emplea el autotratamiento (según las circunstancias) y otras medidas profilácticas. porque se pueden modificar de acuerdo con el nivel de dolor y el movimiento vertebral del paciente. McKenzie le pidió al paciente que esperara en la sala de reconocimiento.142 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO términos. debe interrumpirse ese movimiento con- creto.blogspot. director de investigaciones y consultor ortopeda del McKenzie Institute International. 6-3). afirma que los métodos de tratamiento de McKenzie basados en esta evaluación son adecuados para la mayoría de los pacientes con problemas de espalda y cuello (comunicación personal). La premisa del método de McKenzie es que los trastornos vertebrales y los patrones del dolor pueden clasificarse en categorías mecánicas y no mecánicas mediante el empleo de procedimientos de evaluación de movimientos repetidos en el extremo de la movilidad o en posiciones sostenidas. http://booksmedicos. Sin embargo. El método de McKenzie se centra en la percepción de la disfunción por parte del paciente. Cuando McKenzie volvió a la sala se quedó sorprendido de ver al paciente en esta postura. Si el movimiento provoca una exacerbación prolongada de los síntomas periféricos. aboga por el método de McKenzie. Debería hacerse hincapié en que el método de McKenzie es más que una serie de procedimientos que pueden usar los fisioterapeutas con pacientes con lumbalgia. 15) o «programa de McKenzie» usado por DiMagio y Money (16). una vez que el paciente es consciente. La postura que uno de los pacientes de McKenzie adoptó sin darse cuenta provocó el desarrollo de su protocolo de ejercicios de extensión. Además. Esta sala tenía una mesa de exploración articulada con el respaldo subido. En vez de adoptar una postura sentado convencional con la espalda apoyada. Ron Donelson (un cirujano ortopédico). Por ejemplo.com .

Ejercicio de extensión de McKenzie para el dolor centralizado. McKenzie decidió que no era práctico ofrecer mesas a todos los pacientes para adoptar la postura en decúbito prono en hiperextensión.CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) 143 nes. si durante la prueba no se Figura 6-4. Creó unos patrones que llevaron a McKenzie a describir tres síndromes mecánicos. 6-4). McKenzie (3) señala que. http://booksmedicos. Al exponer las contraindicaciones a su técnica. además de un patrón de centralización y periferalización del dolor que podía ser especialmente útil para predecir el resultado y elegir el tratamiento (3.blogspot. 17). En su lugar. desarrolló actividades sencillas que podían hacerse sin la mesa y generaban la misma postura en hiperextensión (fig. sino establecer un diagnóstico basado en el mecanismo de la producción del dolor. Es importante reparar en que el método de McKenzie no tiene por objeto diagnosticar la estructura específica dañada.com .

Creía que esto podía causar una migración posterior del núcleo pulposo contra la porción anterior del anillo fibroso. McKenzie (3) creía que tres factores predisponentes primarios en el estilo de vida son las causas más importantes de la lumbalgia. sobre todo si un jugador está demasiado relajado. • En un estudio sobre la presión intradiscal realizado por Nachemson (9). mecánica de los discos intervertebrales en relación con el método de McKenzie y proceso de centralización. En deportes específicos como el fútbol americano. las incluimos resumidas cronológicamente. Esta afirmación está en oposición directa con la propuesta por Williams. incluso una sobrecarga menor podría provocar una lesión. Creía que estas curvas cifóticas terminaban sometiendo las estructuras ligamentarias a una tensión suficiente como para producir dolor.com . Estos tres factores son (a) una mala postura sentado. como son factores predisponentes y desencadenantes. las fuerzas generadas por otro jugador pueden modificar rápidamente las posturas adoptadas. McKenzie (3) creía que por el estilo de vida de la cultura occidental. cansado o es más débil que el contrario. tras cierto período solía producirse una reducción de las curvas lordóticas y una acentuación de las cifóticas.blogspot. en la actividad deportiva el cansancio puede empeorar la mecánica. el trastorno tal vez no sea de origen mecánico. los levantamientos en la sala de pesas pueden ser el origen de la sobrecarga. las posibilidades de lesión se amplifican en presencia de una mala mecánica o de cansancio. Por ejemplo. Por ejemplo. es probable que su sistema sea inadecuado. si se aprecia un aumento de los signos y síntomas periféricos con todos los movimientos. Creía que los malos hábitos ortostáticos podían causar acortamiento http://booksmedicos. McKenzie citó los movimientos descuidados y los levantamientos como problemas de espalda desencadenantes. Estudios posteriores que hablan de estos aspectos aparecen en cursiva para los lectores interesados. McKenzie afirmaba que. si existen roturas anulares. la columna se mantiene constantemente flexionada al máximo. adaptativo (posiblemente combinado con una lesión) y derivar en una reducción de la curva lordótica. es con frecuencia la postura adoptada al relajarse tras la actividad la que termina generando el dolor (3). Pérdida de la capacidad de extensión lumbar. En el caso de los deportistas. los problemas son importantes. Si factores predisponentes como los expuestos arriba han causado cambios adaptativos y microtraumatismos repetitivos en el disco. Más de un paciente con lumbalgia ha referido: «Sólo me incliné a coger algo pequeño». (b) la frecuencia de las flexiones y (c) la pérdida de capacidad para extender la columna lumbar.144 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO halla ningún movimiento o posición que influya significativamente en los síntomas. incluso si las posturas sentados empezaban con una alineación que mantuviera las curvas vertebrales en una buena postura erecta en bipedestación. que pensaba que lo deseable era la reducción de las curvas lordóticas (1). Aunque el hombre de línea tal vez no experimente dolor inmediatamente (18). Los signos en estos casos en que puede haber una patología grave son anestesia sacra baja y debilidad e inestabilidad de la columna (fracturas o espondilolistesis). se halló que un disco flexiona- Base teórica McKenzie (3) dio prioridad a una explicación pragmática de sus propuestas. Malas posturas en sedestación. Uno de estos tres factores está presente. Igualmente. Factores desencadenantes. si un hombre de línea interior es superado mientras ejecuta un movimiento de levantamiento en un bloqueo. Factores predisponentes. pero pocas veces se extiende al máximo. Ha habido cierta discrepancia sobre las posturas sentados que causan el menor estrés sobre la columna. McKenzie afirmaba que la mayoría de los pacientes con lumbalgia presentaban pérdida de capacidad para extender la columna vertebral. causas del dolor. la tensión implicada en el cambio resultante de posición podría dañar estructuras de tejidos blandos como las fibras anulares y ligamentos. lo cual aumentaba la presión intradiscal. o dolor extremo con punzadas y transfixión durante el movimiento (3). Frecuencia de la flexión. esto podría sentar las bases de un movimiento descuidado.

Los estudios de otros que comprueban las ideas de McKenzie se revisarán más adelante en este capítulo. Causas del dolor. ej. lo cual supone un riesgo para el disco. Afirmaba que el sistema nociceptor se activa química o mecánicamente.com . su trabajo hace amplia referencia a los discos intervertebrales. El dolor químico puede aparecer por un proceso infeccioso o una enfermedad inflamatoria. además. El dolor puede ser constante mientras la fuerza mecánica se mantiene. Los patrones predecibles apreciados durante el proceso de evaluación sitúan a los pacientes en una de estas categorías. y tal vez empiece hasta 20 días después del traumatismo (p. disfuncionales y por desequilibrio. (b) la fuerza neta en las articulaciones interapofisarias aumentó sólo un 1% durante los 30 minutos de extensión.7 + 32. también señaló que los receptores nociceptores son especialmente densos en el ligamento longitudinal posterior. piel. fascia. los músculos. Mecánica de los discos intervertebrales.2 N) que en flexión (5. Para comprender el método de McKenzie. El tratamiento de los desequilibrios se basa en la premisa de que el material nuclear del disco se desplaza en sentido anterior con la extensión lumbar y en sentido posterior con la flexión.blogspot. los discos más viejos son más rígidos y tienen menos movilidad. El dolor mecánico se produce cuando una fuerza causa estrés.. la media de la fuerza compresiva anterior en los discos fue mayor en flexión (165 + 133 N) que en extensión (35. Un punto importante es que el dolor químico no puede suprimirse con cambios de postura. En el método de McKenzie el procedimiento de evaluación es esencial para discernir el síndrome o combinación de síndromes que muestra el paciente. los más jóvenes se comportan hidrostáticamente y absorben las fuerzas de modo simétrico. y (d) una mayor fuerza compresiva general. lo cual encamina el curso del tratamiento. o si el movimiento en cualquier dirección es excesivo. La respuesta del paciente a los movimientos repetidos o las posiciones sostenidas de flexión y extensión (y ocasionalmente. Aunque el modelo de diagnóstico y tratamiento de McKenzie se centra más en el tipo de problema mecánico que en la estructura exacta.9 N). pero la fuerza anterior en los discos aumentó un 32% durante los 30 minutos de flexión. sin embargo. Éstos son los hallazgos: (a) la fuerza media en las articulaciones interapofisarias fue mayor en extensión (50. y los discos de edad mediana (a partir de los 30 años) pueden empezar a mostrar fisuras a pesar de seguir comportándose hidrostáticamente. deformación o daños en los tejidos. • Adams y Hutton (19) creían que las ventajas de la postura flexionada comprendían (a) la reducción de la tensión en las articulaciones interapofisarias. y (c) como resultado de la deformidad progresiva. • Hedman y Fernie (20) examinaron la fuerza y deformación in vitro de la columna lumbar de 12 cadáveres en sedestación.5 N). Comprender las diferencias de los generadores del dolor es esencial para elegir los ejercicios de McKenzie apropiados. y su conocimiento es esencial para elegir los ejercicios correctos. las cápsulas articulares. Bogduk (21) reparó en que existe una amplia distribución de los receptores nociceptivos en el periostio. con carga http://booksmedicos. McKenzie documentó que no todos los discos se comportan igual. La columna de los cadáveres se sometió a cargas continuas (30 min) de 500 N en flexión y extensión. (b) una menor tensión compresiva sobre la porción posterior del anillo (aunque repararon en un aumento del esfuerzo por tracción). nica. No es necesario decir que este ligamento soporta tensión en las posturas tendentes a la flexión. los tejidos superan el grado de extensibilidad) (3). ligamentos y mitad externa del anillo de los discos.0 + 46. pero cesar cuando se resuelve la deformación mecá- Modelos conceptuales de McKenzie sobre las disfunciones mecánicas McKenzie clasificó el dolor de espalda de origen mecánico en tres tipos de síndromes: posturales. la tensión ligamentaria aumentó sustancialmente en ambas posturas durante los 30 minutos (183% en extensión y 153% en flexión).6 + 7. es constante y puede perpetuarse si los movimientos excesivos interrumpen la curación. (c) una mejora de la nutrición del disco.CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) 145 do 5. deslizamiento lateral). es importante conocer sus ideas sobre los generadores del dolor.5 grados soportaba una presión nuclear un 50% mayor que un disco extendido 3 grados. Esto puede suceder cuando se prolonga una posición en el extremo de la movilidad.

estructuras como los ligamentos amarillos. Si el tejido desplazado vuelve a su posición antes de que se produzcan efectos crónicos como deformación o relajación de la tensión. reducción. sentarse mucho tiempo encorvado). Los movimientos son normales en las pruebas. También habrá una pérdida de función y/o movilidad. sin embargo. Los pacientes con un síndrome disfuncional suelen ser mayores de 30 años. no durante el movimiento. El inicio de los síntomas es lento y gradual. Aunque el acortamiento adaptativo que haya sufrido el deportista tal vez no sea tan grande como el de una persona normal. todo «vuelve a la normalidad» cuando se disipa la tensión poniéndose de pie e hiperextendiendo la columna. Se debe corregir la postura. durante y después de la aplicación de fuerzas (pruebas de movilidad). hacen poco ejercicio y exhiben malas posturas. sus características lo diferencian de los modelos descritos para otros síndromes. El dolor postural aparece al estirar en exceso y deformar el tejido normal.com . lo que tal vez exija el aumento de la fuerza y resistencia de músculos ortostáticos escogidos. El movimiento nunca causa dolor de origen postural. El dolor será referido en el síndrome disfuncional sólo por la adherencia de una raíz nerviosa. supresión del efecto. El dolor ortostático aparece cerca de la línea media del cuerpo y no irradia a las extremidades. pero tal vez haya que recurrir a mantener la postura durante la prueba para reproducir los síntomas. Durante la evaluación se aprecia dolor al final del ROM.blogspot. McKenzie afirmó que el dolor emana y ocurre de inmediato por el acortamiento deformante y mecánico de segmentos de los tejidos blandos que han perdido elasticidad y movilidad. Las respuestas de dolor o entumecimiento se registran mediante la localización y se clasifican por el aumento. Se documenta la respuesta del paciente (por lo general en una escala análoga visual de 1 a 10) antes. empeoramiento. la postura se corrige y los síntomas http://booksmedicos. Con cada uno de los traumatismos sucesivos (micro o macro) en las fibras anulares del disco o en otras estructuras de tejidos blandos. aunque las fuerzas impuestas los causen con más rapidez. el tejido dañado debe remodelarse. dorsal o lumbar. Las lesiones propias de la actividad deportiva podrían producir los mismos síntomas. el ROM se reduce por el tejido cicatricial y por el dolor causado por el ROM disminuido. suelen informar al fisioterapeuta para clasificar el diagnóstico y tratamiento. interespinosos. UNA APLICACIÓN DEL SÍNDROME POSTURAL: Una vez generados los síntomas (p. capsulares y longitudinal posterior. tienen un trabajo sedentario y no hacen ejercicio. desaparecen. supraespinosos. producción. o se adopta una mejor postura sentado (p. y el dolor puede aparecer sin ningún cambio estructural en los tejidos sometidos a tensión. Dicho de otro modo. Los pacientes con este síndrome suelen ser menores de 30 años. las cápsulas de las articulaciones interapofisarias y los anillos fibrosos pueden soportar tensión al punto de percibir dolor que persiste hasta que el tejido desplazado vuelve a su posición normal. el tejido que ha sufrido acortamiento adaptativo debe elongarse. mejoría o no mejoría. El tejido cicatricial inextensible creado durante la reparación tras el traumatismo también deriva en un síndrome disfuncional. afirmó que algo se había contraído o fibrosado o que se había producido la adhesión de la raíz nerviosa y que este dolor ocurría antes del extremo del ROM.146 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO o sin ella. ej. se produce la reparación con tejido fibroso. con una «buena» lordosis). Aunque McKenzie reconoció que no existe forma segura para determinar las estructuras afectadas en este estadio del proceso de la enfermedad. Antes de ponerse de pie. Los síntomas de dolor se concentran con frecuencia en las regiones cervical. Por ejemplo. sentarse encorvado durante un período lleva las estructuras de tejidos blandos de la columna lumbar al extremo del grado de movilidad (ROM). Los factores predisponentes antes enumerados de malas posturas y anteroflexión frecuente del tronco y la falta de extensión permiten el acortamiento adaptativo de estructuras que necesitan flexibilidad para realizar las actividades diarias sin dolor. Si se cumplen los criterios del modelo disfuncional. El cambio en los síntomas se apunta si ocurre durante el movimiento o al final de la movilidad. Modelo disfuncional. ej. la remodelación del tejido no ocurre con rapidez. Modelo postural. la elasticidad de la estructura puede verse afectada con el tiempo. Aunque las lesiones menores se curen rápidamente. este dolor cesa al pasar de la postura sentado encorvada a bipedestación. sin embargo.. no empeoramiento. esto tal vez termine causando una reducción del ROM..

McKenzie informó de que. puede ser constante. La función comienza a recuperarse cuando la flexión ya no da inicio a los signos de desequilibrio.blogspot. mientras que el dolor unilateral o asimétrico de L4 a L5 extendiéndose por debajo de la rodilla cumple los criterios de un desequilibrio 6. se deben practicar a diario (10 a 12 repeticiones. Si la prueba de movilidad no reduce los síntomas. Una vez elongado el tejido. Centralización es un término acuñado por McKenzie (3) para describir un rápido cambio de la localización e intensidad percibidas del dolor de una posición periférica o distal a otra más central o proximal. De particular importancia es reparar en la periferalización o centralización. Por ejemplo. y la centralización. la pared anular puede presentar una brecha. Los cambios rápidos y duraderos tras la prueba de movilidad manifiestan desequilibrio. McKenzie (3) clasificó los desequilibrios posteriores del 1 al 6. Esto tal vez sugiera al médico una conducta de desequilibrio que nuevas pruebas confirmarán. y tal vez haya parestesias. El objetivo del tratamiento de los desequilibrios 2 a 6 es invertir el desequilibrio mediante la corrección del desplazamiento o el principio de extensión hasta semejar un desequilibrio 1. recuperación de la función y prevención de recidivas o profilaxis. Siempre hay pérdida de movilidad y puede ser grave. Las recidivas se previenen enseñando al paciente a seguir con los ejercicios y tomar precauciones con la anteroflexión del tronco y la sedestación prolongadas. la reducción. El objetivo es la centralización y supresión de los síntomas en la fase 1. Cuando el dolor cambia de intensidad o localización. En esto consiste la centralización. lo ideal es cada 2 h) hasta el punto del dolor para elongar el tejido apropiado. manteniendo la lordosis lumbar y con la ejecución frecuente de ejercicios de extensión.CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) 147 UNA APLICACIÓN DEL SÍNDROME DISFUNCIONAL: El objetivo del tratamiento es utilizar el ejercicio para estirar las estructuras acortadas y establecer la corrección postural. consideró el desequilibrio anterior como 7. y a veces se aprecian deformidades como escoliosis o cifosis. mantenimiento de Asumamos que un paciente comienza con dolor unilateral en la espalda y pierna por debajo de la rodilla. El desequilibrio 1 se reduce por el principio de extensión. Del estiramiento de las estructuras acortadas se habló en el capítulo 2. La reducción se mantiene sentándose y apoyando la región lumbar. Los ejercicios del tratamiento o la técnica de movilización se basan en la preferencia direccional que muestra el paciente durante la evaluación mecánica.com . su reducción. Se emplean ejercicios o procedimientos de flexión a los que siguen otros de extensión. el dolor no debería persistir. Reparar en la conducta de los síntomas con referencia específica a los efectos de los movimientos repetidos forma parte integral de la evaluación y tratamiento con el método de McKenzie. el disco está cambiando su forma de desplazamiento o su posición basada en el movimiento o postura del paciente. La descripción de McKenzie de este síndrome y los efectos aparentes de las posturas o movimientos se basan en el modelo dinámico de los discos internos. extensión y deslizamiento lateral. Suelen referir un inicio relativamente repentino del dolor y una pérdida funcional. El paciente realiza 10 flexiones de pie. al probar la movilidad. El tratamiento de un desequilibrio 7 suele consistir en ejercicios o procedimientos de flexión parcial seguidos de extensión cuando ya no se aprecian signos de desequilibrio. a veces sin razón aparente. Los pacientes con un síndrome de desequilibrio suelen tener entre 20 y 55 años. UNA APLICACIÓN DEL SÍNDROME DE DESEQUILIBRIO: Modelo de desequilibrio. la periferalización manifiesta el desarrollo del desequilibrio. Puede esperarse un buen resultado si ocurre la centralización. como se explicó arriba. esto ocurre en el síndrome de desequilibrio cuando un disco que protruye se reduce con el ejercicio. La adherencia de una raíz nerviosa se trata con estiramientos seguidos de extensión para prevenir la recidiva del desequilibrio. el dolor central o simétrico de L4 a L5 podría cumplir los criterios de un desequilibrio 1. Remitimos al libro de McKenzie para una delimitación más completa del desequilibrio (3). Los ejercicios pueden consistir en flexión. La adherencia de la raíz nerviosa necesitará estiramiento mientras se manifiestan los síntomas periféricos. http://booksmedicos. El dolor puede ser central o tal vez referido. Los movimientos y posturas alteran los síntomas. El tratamiento de los desequilibrios sigue cuatro fases: reducción del desequilibrio. El dolor aumenta distalmente durante el movimiento y no remite.

En este estudio se usó llevar las rodillas hasta el pecho para el movimiento de flexión. resultaron un tanto controvertidas. También se cuestionó su eficacia clínica. Remitimos al lector al libro de McKenzie (3) u otros como el material de su instituto para descripciones detalladas sobre el tratamiento de desequilibrios.2 mm y 2. el programa de ejercicios predominante en aquella época. respecto a los bordes anterior y posterior de los cuerpos vertebrales adyacentes. con las caderas y rodillas flexionadas (~30 grados). el núcleo pulposo se alejó más de las estructuras sensibles al dolor en la columna posterior con movimientos de extensión. De toda la población estudiada. Como sólo el 6. El 40% del grupo mostró una preferencia Movimiento nuclear en flexión y extensión. Un aspecto difícil de demostrar era que el núcleo pulposo se movía realmente en sentido anterior durante la extensión de la columna y posteriormente durante su flexión. El grado final de extensión reducía de modo importante la intensidad central y distal y el dolor referido centralizado para la media del grupo. empeorar la situación (o tal vez ocurra lo contrario). La distancia del borde posterior del núcleo pulposo a los bordes posteriores de los cuerpos de las vértebras adyacentes fue mayor en extensión que en flexión. Donelson y otros (25) mencionaron que la ausencia de centralización predice con precisión un mal resultado del tratamiento y sirve de predictor precoz de la necesidad de tratamiento quirúrgico. Los pacientes fueron sometidos a una exploración con resonancia magnética en decúbito supino. el 52% fue tratada con éxito sin cirugía. Un segundo hallazgo de este estudio fue que el núcleo pulposo normal se movía basándose en los movimientos de la columna lumbar.2% de los pacientes que necesitaron tratamiento quirúrgico logró esta extensión. respectivamente. mientras que la flexión aumenta las fuerzas de compresión y tracción sobre la raíz nerviosa.9 mm. cuando se repite.com . Beattie y otros (23) investigaron el movimiento del núcleo pulposo durante la flexión y extensión lumbares. el movimiento medio en L4-L5 y L5-S1 fue 2.148 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO McKenzie subrayó la importancia de repetir los movimientos porque el dolor que inicialmente remite o desaparece con una postura o movimiento puede. en parte porque eran diametralmente opuestas a las de los ejercicios de flexión de Williams (1). Kopp y otros (24) describieron en su estudio sobre pacientes con hernias del NP que el empleo de ejercicios de extensión pasiva en pacientes que lograban una extensión lumbar normal era un signo fiable para determinar el resultado. en las secciones siguientes se hablará de la biomecánica del movimiento nuclear y de la eficacia clínica (es decir. La extensión lumbar se consideró en decúbito supino con rodamiento lumbar. Dedujeron que la técnica de evaluación de McKenzie era un predictor muy preciso de los resultados exitosos del tratamiento y un indicador de la dirección adecuada del ejercicio. y la postura de las flexiones de tríceps en decúbito prono para la extensión. llegaron a la conclusión de que la incapacidad para lograr la extensión es un predictor precoz de la necesidad de cirugía. Schnebel y otros (22) midieron el cambio posicional del núcleo pulposo por medio de discografía. Los investigadores hallaron una diferencia significativa en la posición posterior del núcleo pulposo en discos normales entre la flexión y extensión. en que la flexión tenía el efecto contrario. si se produce la centralización o periferalización durante el ejercicio). Un hallazgo fue que el núcleo pulposo de los discos degenerados no se movió igual que el de los discos normales. También señalaron que la intensidad y la localización de la lumbalgia y el dolor referido cambiaban significativamente por el extremo del grado de movilidad en la prueba de flexión y extensión. Centralización y periferalización. Donelson y otros (17) estudiaron el fenómeno de la centralización y llegaron a la conclusión de que el 87% de los pacientes de su estudio eran «centralizadores» durante la evaluación mecánica inicial por el método de McKenzie. Los bordes anterior y posterior del núcleo pulposo (NP) se midieron http://booksmedicos. No mencionaron la centralización con este nombre. tal y como afirmaba McKenzie. Estudios relevantes para el método de McKenzie. Cuando McKenzie (3) expuso por vez primera sus ideas. Esto sucede sobre todo con los desequilibrios. y la flexión.blogspot. pero describieron que todos los pacientes presentaban dolor que irradiaba por debajo de la rodilla. Llegaron a la conclusión de que la extensión reduce las fuerzas sobre la raíz nerviosa de L5 (con una hernia de disco en L4-L5). Básicamente.

Se emplearon comparativamente los resultados diagnósticos de la inyección discal. Introducción a la estabilización del tronco Primero hay que exponer unas cuantas definiciones para abordar la estabilización del tronco como forma de ejercicio para la lumbalgia. por tanto. Panjabi (28) afirmó que podía considerarse que la columna poseía tres categorías de sostén para su estabilización: pasiva. sin embargo. Panjabi (28.blogspot. Es esencial comprender a fondo la razón de la evaluación y el tratamiento para tener éxito con el resultado. el estado del contenido anular. este punto no puede dejar de subrayarse. sean las actividades normales de la vida diaria o las destrezas extraordinarias requeridas por los deportistas univer- http://booksmedicos. es un modelo de evaluación mecánica general para el diagnóstico y tratamiento que con frecuencia emplea la extensión de la columna. Con posterioridad. el 7% mejoró con la flexión. Conclusión. Esto se consigue aprendiendo a estabilizar dinámicamente los segmentos móviles lesionados para que las personas aquejadas puedan realizar satisfactoriamente las actividades diarias.CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) 149 direccional por la extensión y mejoró. sitarios y profesionales. Donelson y otros (26) estudiaron la validez del modelo dinámico interno de los discos descrito por McKenzie (3). También afirmaron que esta evaluación era mejor que la resonancia magnética para diferenciar los discos dolorosos de los normales. el segundo segmento es menos rígido y. columna neutra y fusión muscular. pero no exclusivamente. menos estable. para predecir el nivel discal. El sistema pasivo se aborda en referencia a la definición de estabilidad. 32) esbozó una hipótesis que superaba la concepción tradicional de inestabilidad como movilidad más allá de la amplitud fisiológica normal. 30). De las categorías de Panjabi se habla en esta sección. Los aspectos neurales de la estabilización del tronco son muy importantes porque el aprendizaje de la estabilización precisa aprender nuevos engramas motores y sensitivos. Estas mejoras del nivel de dolor se manifestaron con una sola sesión. Para entender los ejercicios de estabilización del tronco es crucial tener una base de conocimientos sólidos de lo que la estabilidad e inestabilidad suponen biomecánica y estructuralmente. Llegaron a la conclusión de que su estudio respaldaba con fuerza una relación de causa y efecto entre el modelo discal y los patrones de respuesta de los síntomas de centralización y las preferencias direccionales identificadas durante la evaluación. el sistema global o local de estabilización activa de la columna. La rigidez de una estructura es la relación que resulta de la fuerza aplicada y el movimiento. el patrón axial de la fisura y el tipo de provocación del dolor. Inestabilidad vertebral La inestabilidad vertebral se ha definido con frecuencia como un segmento móvil que exhibe una cualidad excesiva o anormal de movilidad (29. Donelson y otros hallaron que la evaluación de McKenzie diferenciaba entre (a) el dolor discógeno o de otro origen y (b) la competencia o incompetencia de los anillos de los discos sintomáticos. como protección. Algunos han considerado erróneamente el método de McKenzie sólo como un ejercicio de extensión. e identificó una ESTABILIZACIÓN LUMBAR DINÁMICA El San Francisco Spine Institute parece ser una de las primeras corporaciones que propugnó la estabilización lumbar dinámica como ejercicio terapéutico para la rehabilitación de personas con dolor vertebral (27). y anotando la conducta de centralización y periferalización. Varios términos se emplean como sinónimos respecto a la estabilización del tronco. Una premisa básica de los ejercicios de estabilización lumbar es que los pacientes con lumbalgia aprendan a mantener las capacidades funcionales necesarias para sus objetivos en la vida.com . Se recurrió a la evaluación dinámica de la columna realizando varias veces la prueba del grado de movilidad extrema. El sostén muscular y neural se expone en referencia a su inclusión en uno de los dos componentes de la estabilidad. Pope y Panjabi (31) aceptaron esta definición y sugirieron que «la pérdida de rigidez» puede usarse para describir la inestabilidad vertebral. muscular y neural. Si una fuerza establecida genera un movimiento dado y la misma fuerza aplicada a un segmento adyacente genera el doble de movimiento.

pasivo. El modelo de Panjabi (28) aparece en la figura 6-5. aunque las estructuras no ofrecen apoyo sustancial en posiciones articulares neutras. The stabilizing system of the spine. es probable que se produzca deformación de los tejidos. Este sistema consta de huesos. dysfunction. adaptation. Por ejemplo. ej. fuerzas musculares y momentos de torsión externos) y puede ocurrir un aumento de la movilidad segmental. fatiga muscular Figura 6-5. por desgarros y fi- Estabilidad vertebral La biomecánica de la columna y su inestabilidad son muy complejas y comprenden el estudio de los sistemas de estabilización activa y pasiva de espaldas sanas y sintomáticas. y en la lateroflexión y rotación axial de los movimientos conjuntos. 36). cápsulas articulares y discos intervertebrales. ligamentos. las articulaciones interapofisarias y el anillo discal restringen la fuerza de rotación axial (37). Con los cambios degenerativos y una reducción del espacio discal. Las estructuras no contráctiles oponen resistencia al movimiento cuando se alcanza el límite de su extensibilidad o rigidez. hace mucho que se ha aceptado que la flexión. inclinación y torsión combinadas pueden causar alteraciones degenerativas. Estas estructuras se adaptan a las tensiones que soportan y su conducta sigue una curva de tensión-deformación. Los discos y ligamentos longitudinales oponen resistencia a la fuerza de cizallamiento generada por la traslación. Disfunción de la estabilidad vertebral. a saber.blogspot. Yong-Hing y Kirkaldy-Willis (33) sugirieron que la movilidad intersegmental aumenta en el estadio segundo o intermedio del proceso degenerativo. Hablaremos de estos tres sistemas y su relación con la estabilidad vertebral. Panjabi (28) aportó un modelo en Estabilidad pasiva Lesión. El microtraumatismo puede darse como posturas sostenidas o movimientos repetitivos. J Spinal Disord 1992. Panjabi (32) también propuso otra definición de «inestabilidad clínica».com . activo y neural. El movimiento de cada segmento vertebral consiste en movimientos tridimensionales. Esto reduce la capacidad de la estructura pasiva para limitar la movilidad y mantener la integridad del segmento vertebral.) http://booksmedicos. La inestabilidad de las vértebras lumbares puede ser iniciada por una fuerza o traumatismo grandes o por un microtraumatismo. «una reducción importante de la capacidad del sistema de estabilización de la columna que mantiene las zonas neutras intervertebrales dentro de los límites fisiológicos y causa dolor y discapacidad» (p. lo cual limita la lesión y permite que ocurra la curación. (Adaptado de Panjabi M. Las articulaciones interapofisarias limitan la traslación y rotación sagital anterior (35. Function. dolor Degeneración acelerada. enfermedad degenerativa Estabilidad activa Control neural Estabilidad pasiva Estabilidad activa Disfunción crónica. carga anormal sobre los músculos. 394). and enhancement. part I. La disfunción puede estar causada por el estiramiento excesivo de los ligamentos. el que la estabilidad vertebral se consideraba compuesto de tres subsistemas. El fallo de un sistema puede generar un problema en la estabilización vertebral y derivar en lumbalgia.150 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO zona neutra en la amplitud normal en la que una reducción del control era señal de inestabilidad vertebral. La traslación (sobre todo hacia delante o atrás) y rotación de los segmentos móviles lumbares ocurren con la flexión y extensión. la estabilidad ligamentaria puede reducirse en el segmento móvil lesionado.. Cuando se supera el extremo de la amplitud elástica y se llega a la amplitud plástica por microtraumatismo o lesión. Ese nivel de estabilidad ofrecerá menos rigidez a las cargas aplicadas (p. 383-389. M. a saber. 5[4]: p. Saal (34) afirmó que la estabilización vertebral comprende la eliminación de los microtraumatismos repetitivos en los segmentos móviles lumbares. El subsistema pasivo (ligamentario).

GardnerMorse y otros (39) sugirieron que la reducción de la rigidez muscular causada por el cansancio o los cambios degenerativos o lesiones puede derivar en inestabilidad vertebral. Sistema de estabilización global. sino también de una correcta función neuromuscular. Esta coactivación aumentaba si se incrementaba la masa añadida al torso. Los investigadores hallaron variedad de estrategias para el reclutamiento muscular. y transverso espinoso) estaba presente en la postura neutra de la columna en personas sanas. Los hallazgos respaldan la hipótesis de que la estabilidad de la columna lumbar depende no sólo de la morfología de la columna. por el contrario. Bergmark (4) estableció dos divisiones funcionales para los músculos del tronco. en especial la columna neutra. 39. El sistema de estabilización global (tabla 6-1) comprende los músculos más superficiales y de mayor tamaño de la región lumbopélvica que tienen capacidad para producir grandes fuerzas rotatorias y actúan sobre el tronco. aparecería el cansancio. y la mayoría de las personas mantenía un nivel constante de activación del oblicuo interno sin importar la actitud del tronco. Obviamente. la intensidad de la contracción no necesita ser elevada para enseñar al paciente los ejercicios de estabilización del tronco. Basándose en el nivel de coactivación EMG obtenido en este estudio. Los músculos aislados durante su preparación en este estudio fueron músculos locales profundos (véase Sistema de estabilización local). Sin embargo. si los niveles EMG fueran constantemente elevados.CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) 151 suras en el anillo y por microfracturas de las caras terminales del disco. O’Sullivan y otros (43) estudiaron el efecto de los ejercicios de estabilización vertebral en pacientes con espondilólisis y espondilolistesis. No obstante. lo cual aumentó la rigidez general de la columna. participan más en la transferencia de cargas externas de la caja torácica a la pelvis que en el control intersegmental. Solmonow y otros (38) explicaron la forma en que los mecanorreceptores del ligamento supraespinoso desencadenan la contracción refleja del músculo transverso espinoso cuando el disco corre riesgo. La coactivación de estos músculos se acompañó de una reducción del 20% del ROM en lateroflexión. controla los receptores propioceptivos y nociceptivos o. que aparecen enumerados en la tabla 6-1. el sistema neuromuscular puede educarse para compensarlo. Quint y otros (42) emplearon la columna lumbar de cadáveres y aplicaron vectores de fuerza para simular la coactivación de los músculos psoas y transverso espinoso sobre la movilidad entre L4 y L5. Los niveles electromiográficos (EMG) de coactivación en personas sanas fueron bajos. Cholewicki y otros sugieren que los niveles mayores de coactivación EMG podrían ser un indicador objetivo de disfunción del sistema de estabilización pasiva. puede compensar otros componentes disfuncionales. Equilibran estas cargas para que la fuerza residual pueda ser «controlada» por los músculos locales más pequeños (44). el sistema muscular tiene capacidad potencial para aumentar la rigidez de la columna lumbar y reducir la movilidad inadecuada y mejorar la estabilidad vertebral general (28. El componente muscular de la estabilidad vertebral suele ser un eslabón débil. Todos los músculos esqueléticos que tienen su origen o se insertan en el tronco o la pelvis participan de algún modo en la estabilidad de la columna. lo cual exige compensación por parte del subsistema activo (es decir. Aunque este sistema pasivo no produce movimiento per se. El sistema muscular genera fuerza que aporta estabilidad mecánica activa al segmento vertebral. Es lógico porque estos músculos necesitan realizar las tareas diarias y mantener durante largos períodos de tiempo la estabilidad del tronco contra la fuerza de la gravedad. «transduce señales».blogspot. El subsistema activo (musculotendinoso). El entrenamiento de resistencia de los http://booksmedicos. los músculos). Cholewicki y otros (41) demostraron que la coactivación antagonista de los flexores-extensores del tronco (es decir.com . 40). Los pacientes fueron sometidos a 10 semanas de ejercicios centrados en la preparación de los músculos abdominales profundos (transverso del abdomen y oblicuo interno) y el transverso espinoso en la coactivación para la ejecución de actividades funcionales. Aunque controlen el movimiento de la columna. Si la estructura de la columna se ve comprometida. la salud de estas estructuras pasivas es vital para una unidad vertebral funcionalmente estable. en palabras de Panjabi (28). oblicuos internos y externos. erectores lumbares y dorsales de la columna. recto del abdomen. los investigadores han descrito que unos músculos más que otros desempeñan un papel de pivote en la estabilidad segmental.

El control segmental de las fibras musculares del transverso espinoso facilita su ajuste a las cargas aplicadas (37. por tanto. si una persona se ha girado y levantado http://booksmedicos. No obstante. apreciaron una contracción global excesiva durante las tareas ligeras de levantamiento de pesos en los pacientes con lumbalgia. Estos músculos son más cortos. Richardson y otros (45) afirmaron que el transverso del abdomen. se accede a ella de forma inconsciente. Por ejemplo. están mejor preparados para controlar la movilidad a nivel segmental (46). Categorización de los músculos empleados en la estabilización del tronco SISTEMA DE ESTABILIZACIÓN LOCAL SISTEMA DE ESTABILIZACIÓN GLOBAL • • • • • • • • Intertransversos (intersegmentales) Interespinosos (intersegmentales) Transverso espinoso Longísimo torácico (porción lumbar) Iliocostal lumbar (porción lumbar) Cuadrado lumbar (fibras mediales) Transverso del abdomen Oblicuo interno (inserción de las fibras en el rafe lateral de la fascia toracolumbar) • • • • • • Longísimo torácico (porción torácica) Iliocostal lumbar (porción torácica) Cuadrado lumbar (fibras laterales) Recto del abdomen Oblicuo externo Oblicuo interno músculos globales puede aumentar su capacidad para levantar grandes pesos y asegurar que se transmite menos fuerza a la columna en sí. una vez aprendida. Sistema de estabilización local. es uno de los músculos locales clave en la estabilización del tronco. uno de los músculos locales profundos del que se habló especialmente en el capítulo 1. Esto se realiza mediante el desarrollo de nuevos engramas. Cuando O’Sullivan y otros (43) compararon a pacientes con lumbalgia con personas sanas mientras realizaban tareas de levantamiento. El sistema de estabilización local (tabla 6-1) comprende los músculos profundos del tronco y las porciones profundas de los músculos que tienen sus orígenes o inserciones en las vértebras lumbares (44).com . el control de las fuerzas depende aquí de los músculos locales más pequeños (45). están más cerca del centro de rotación del segmento vertebral y.blogspot. Además de equilibrar la carga que no controla el sistema global. 45). Declararon que el transverso del abdomen era el primer músculo activo cuando una persona sana está de pie y realiza movimientos rápidos con las extremidades superiores. Wilke y otros (48) estudiaron cinco grupos de músculos diferentes y sus contribuciones respectivas a la rigidez del segmento móvil de L4-L5 y hallaron que el transverso espinoso lumbar era el que más contribuía a la rigidez. Además de controlar las señales de transducción del sistema ligamentario pasivo. Esto sugiere que la contracción global excesiva puede ser un indicador de un control inadecuado del tronco. pero una vez aprendido el movimiento. El transverso espinoso une las vértebras lumbares adyacentes y también es un estabilizador eficaz e importante a nivel local (37). 47). el proceso no es tan fácil. La información necesaria para realizar este movimiento se almacena en forma de unidad y. En el inicio del aprendizaje de un movimiento es necesario el control o reclutamiento consciente. su engrama se activa sin pensamiento consciente. los músculos intersegmentales como los intertransversos y los interespinosos son los responsables de la retroalimentación propioceptiva (37. Un objetivo principal de las actividades de estabilización de la columna es desarrollar un sistema un tanto único de control del sistema muscular. al mando del sistema muscular necesario para la estabilidad vertebral. ya que las contracciones del transverso del abdomen son las primeras que deben reforzarse como un tipo de ejercicio «de tracción hacia dentro». el subsistema del control neural está. por supuesto. Esto tiene especial importancia cuando se enseña a estabilizar el tronco.152 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO Tabla 6-1. El subsistema del control neural. Un engrama puede definirse como una señal permanente que deja un estímulo en el tejido nervioso y describe la información motora necesaria para realizar un movimiento específico.

El cambio del tono muscular afecta a la capacidad del sistema muscular para estabilizar los segmentos vertebrales adaptativamente sin sobrecargas ni fatiga. o por el cambio en la entrada aferente debido al dolor. Los ejercicios no deben reclutar los estabilizadores lumbares sólo para fortalecerlos. Un aumento de la entrada aferente incrementa el tono muscular (espasmo). estabilización y columna neutra son términos que a veces se emplean como sinónimos. http://booksmedicos. Para recuperar una estabilización óptima. Los ejercicios específicos se exponen en el capítulo 8. Enseñaron a sus pacientes a realizar una contracción simultánea isométrica (a niveles bajos de contracción máxima) de los músculos transverso del abdomen y transverso espinoso lumbar. Cuando se produce una lesión. Entonces se incorporaban a tareas dinámicas y de aguante. el engrama codificado para movimientos funcionales normales puede alterarse por el cambio del sistema neural. el componente neural también puede estar dañado o alterado por razones estructurales (lesión de una estructura neural) o por la alteración de la homeostasis de la retroalimentación neural a causa del dolor. Por ejemplo. el paciente necesita reeducar el sistema neural y superar los cambios adaptativos causados por la lesión estructural o un componente neural. lo cual provoca un cambio de las propiedades fisiológicas del tejido. Esto tenía que lograrse usando la contracción del abdomen en maniobras como las descritas por Richardson y Jull (51). 35). Saal (34) definió la fusión muscular como el «empleo de la musculatura para estabilizar la columna y proteger los segmentos móviles de microtraumatismos repetitivos y cargas excesivamente elevadas» (p. Otra razón es que no todas las personas están tan capacitadas para aprender una nueva destreza (o una forma nueva de realizar un movimiento) como otras. la maniobra se denomina depresión.blogspot. y apuntaron la hipótesis de que tal vez causara una estabilidad muscular ineficaz de la columna. Factores adicionales pueden afectar al proceso. Por ejemplo. O’Sullivan y otros (50) emplearon un ejercicio de estabilización como base de su protocolo de ejercicios. Les pareció que era necesario reforzar el nuevo engrama de control motor para que este control de la estabilidad se produjera automáticamente. como un swing de golf armónico. con empleo mínimo de los músculos del sistema global. mientras otros necesitan mucho más tiempo para que su swing pueda considerarse algo menos que armónico. y eso aumenta el dolor o al menos genera la continuidad del ciclo. hay quien puede aprender una nueva habilidad.com . Los estabilizadores locales y pequeños necesitan reentrenarse o reeducarse en un sentido neural para responder cuando las mayores actividades diarias requieran que los músculos globales más grandes controlen las fuerzas externas y dejen el papel de estabilización vertebral a la musculatura más profunda del tronco. Ejercicios de estabilización y protección del tronco Fusión muscular. Este componente puede pasar fácilmente desapercibido y merece especial atención al enseñar los ejercicios de estabilización vertebral. Esto manifiesta un déficit del control motor. en el capítulo 8. sino también para las funciones más eficaces. Permitieron a los pacientes avanzar sólo cuando la contracción aislada podía mantenerse 10 veces durante 10 seg. oblicuo externo y extensores largos de la espalda. el hábito tal vez sea difícil de modificar. Los ejercicios que incluyen estabilización necesitan avanzar e incluir una carga mayor cuando la estabilidad vertebral se practique en los ejercicios más sencillos. Citó el papel de las contracciones simultáneas de los músculos abdominales y los extensores del tronco para mantener un efecto de «corsé». Hodges y Richardson (49) señalaron un inicio diferido de la contracción del músculo transverso del abdomen en pacientes con lumbalgia estando de pie y realizando rápidos movimientos con las extremidades superiores. El empleo de la musculatura global (50) como compensación o la eliminación de la actividad de estabilización en los ejercicios de estabilidad sencilla apuntan la necesidad de proseguir la reeducación y entrenamiento de los estabilizadores locales. También describieron que los pacientes tenían dificultad para controlar la respiración con esta «estabilización». Describieron la dificultad de lograrlo a causa de la sustitución de los músculos recto del abdomen.CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO) 153 de la misma forma durante 20 a 30 años. Esta forma de estabilización en el protocolo de los ejercicios generó una reducción significativa de la intensidad del dolor y los niveles de discapacidad funcional en un control evolutivo de 30 meses (50).

154

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO

CONCLUSIÓN
Al pasar revista a la investigación sobre la estabilización vertebral, se contesta a muchas preguntas sobre la función muscular. Muchas cuestiones se refieren a la decisión clínica sobre lo que constituye una inestabilidad vertebral (52). Algunos investigadores han demostrado que se obtienen muy buenos resultados con protocolos de ejercicios de estabilización vertebral en pacientes con evidente estabilidad vertebral (45, 50), lo cual constituye una base segura para prescribir ejercicios de estabilización del tronco a pacientes con lumbalgia.

BIBLIOGRAFÍA
1. Williams, P. C. The Lumbosacral Spine. 1965, Nueva York: McGraw Hill. 2. Williams, P. C. Low Back and Neck Pain-Causes and Conservative Treatment. 1974, Springfield, IL: Charles C. Thomas. p. 82. 3. McKenzie, R. The Lumbar Spine-Mechanical Diagnosis and Therapy. 1981, Waikanae, Nueva Zealanda: Spinal Publications. p. 164. 4. Donelson, R. «The McKenzie approach to evaluating and treating low back pain». Orthop Rev 1990, 8: p. 681-686. 5. Dolan, P. y M. A. Adams. «The relationship between EMG activity and extensor moment generation in the erector spinae muscles during bending and lifting activities». J Biomech 1993, 26(4/5): p. 513-522. 6. White, A.H. «Stabilization of the lumbar spine». En: Conservative Care of Low Back Pain, A.H. White and R. Anderson, editors. 1991, Baltimore: Williams & Wilkins. p. 106-111. 7. Elnaggar, I. M., Nordin, M., Sheikhzadeh, A., et al. «Effects of spinal flexion and extension exercises on low-back pain and spinal mobility in chronic mechanical low-back pain». Spine 1991, 16(8): p. 967-972. 8. Dettori, J. R., Bullock, S. H., Sutlive, T. G., et al. «The effects of spinal flexion and extension exercises and their associated postures in patients with acute low back pain». Spine 1995, 20(21): p. 2303-2312. 9. Nachemson, A. L. «The lumbar spine-an orthopaedic challenge». Spine 1976, 1: p. 59-71.

10. Axler, C. T. y S. M. McGill. «Low back loads over a variety of abdominal exercises: searching for the safest abdominal challenge». Med Sci Sports Exerc 1997, 29(6): p. 804-811. 11. Juker, D., McGill, S., Kropf, P., et al. «Quantitative intramuscular myoelectric activity of lumbar portions of psoas and the abdominal wall during a wide variety of tasks». Med Sci Sports Exerc 1998, 30(2): p. 301-310. 12. LaBan, M. M., Raptov, A. D., Johnson, E. W. «Electromyographic study of function of iliopsoas muscle». Arch Phys Med Rehabil 1965, 45: p. 676-679. 13. McGill, S. M. «Low back exercises: evidence for improving exercise regimens». Phys Ther 1998, 78(7): p. 754-765. 14. Cailliet, R. Low Back Pain Syndrome. 1988, Filadelfia: F. A. Davis Co. 15. Donelson, R. «The McKenzie method». En: Conservative Care of Low Back Pain, A. H. White y R. Anderson, editors. 1991, Baltimore: Williams & Wilkins. p. 97-104. 16. Dimagio, A., y V Mooney. «The McKenzie program: exercise effective against back pain». J Musculoskel Med 1987, 4(12): p. 63-74. 17. Donelson, R., Silva, G., Murphy, K. «Centralization phenomenon: its usefulness in evaluating and treating referred pain». Spine 1990, 15(2): p. 211-213. 18. McKenzie, R. A. The Cervical and Thoracic Spine: Mechanical Diagnosis and Therapy. 1990, Waikanae, Nueva Zealanda: Spinal Publications (N.Z.) Limited. p. 320. 19. Adams, M. A. y W. C. Hutton. «The effect of posture on the lumbar spine». J Bone Joint Surg 1985, 67B(4): p. 625-629. 20. Hedman, T. P. y G. R. Fernie. «Mechanical response of the lumbar spine to seated postural loads». Spine 1997, 22(7): p. 734-743. 21. Bogduk, N. «A reappraisal of the anatomy of the human lumbar erector spinae». J Anat 1980, 131(3): p. 525-540. 22. Schnebel, B. E., Simmons, J. W., Chowning, J., et al. «A digitizing technique for the study of movement of intradiscal dye in response to flexion and extension of the lumbar spine». Spine 1988, 13(2): p. 309-312. 23. Beattie, P. F., Brooks, W. M., Rothstein, J. M., et al. «Effect of lordosis on the position of the nu-

http://booksmedicos.blogspot.com

CAPÍTULO 6 / PROTOCOLOS PARA EL EJERCICIO (Y DIAGNÓSTICO)

155

cleus pulposus in supine subjects». Spine 1994, 19(18): p. 2096-2102. 24. Kopp, J. R., Alexander, A. H., Turocy, R. H., et al. «The use of lumbar extension in the evaluation and treatment of patients with acute herniated nucleus pulposus-a preliminary report». Clin Orthop Rel Res 1986, 202: p. 211-218. 25. Donelson, R., Grant, W., Kamps, C., et al. «Pain response to sagittal end-range spinal motion. A prospective, randomized, multicentered trial». Spine 1991, 16(6S): p. S206-S212. 26. Donelson, R., Aprill, C., Medcalf, R., et al. «A prospective study of centralization of lumbar and referred pain. A predictor of symptomatic discs and annular competence». Spine 1997, 22(10): p. 1115-1122. 27. San Francisco Spine Institute, Workbook Dynamic Lumbar Stabilization Program. Daly City, CA, 1989. p. 28. 28. Panjabi, M. M. «The stabilizing system of the spine, part I. Function, dysfunction, adaptation, and enhancement». J Spinal Disord 1992, 5(4): p. 383389. 29. Dupuis, P. R., Yong-Tiing, K., Cassidy, J. D., et al. «Radiologic diagnosis of degenerative lumbar spine instability». Spine 1985, 10: p. 262-276. 30. Gertzbein, S. D., Seligman, J., Holtby, R., et al. «Centrode patterns and segmental instability in degenerative disc disease». Spine 1985, 10: p. 257-261. 31. Pope, M. H. y M. M. Panjabi. «Biomechanical definitions of instability». 1985, 10: p. 255-256. 32. Panjabi, M. «The stabilising system of the spine, part II. Neutral zone and stability hypothesis». J Spinal Disord 1992, 5: p. 390-397. 33. Yong-Hing, K. y W. H. Kirkaldy-Willis. «The pathophysiology of degenerative disease of the lumbar spine». Orthop Clin North Am 1983, 14(3): p. 491-504. 34. Saal, J. A. «The new back school. Prescription: stabilization training part II». Occup Med 1992, 7(1): p. 33-42. 35. Twomey, L. T. y J. R. Taylor. «Sagittal movements of the human lumbar vertebral column: a quantitative study of the role of the posterior vertebral elements». Phys Med Rehabil 1983, 64: p. 322-325. 36. Oliver, M. J., Lynn, J. W., Lynn, J. M. «An interpretation of the McKenzie approach to low back

pain». En: Physical Therapy of the Low Back. L. T. Twomey, J. R. Taylor, editors. 1986, Edimburgo: Churchill Livingstone. p. 225-251. 37. Bogduk, N. y L. T. Twomey. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine. 1987, Edimburgo: Churchill Livingstone. p. 166. 38. Solmonow, M., Zhou, B., Harris, M., et al. «The ligamento-muscular stabilizing system of the spine». Spine 1998, 23(23): p. 2552-2562. 39. Gardner-Morse, M., Stokes, I. A. F., Lauble, J. P. «Role of the muscles in lumbar spine stability in maximum extension efforts». J Orthop Bes 1995, 13: p. 802-808. 40. Cholewicki, J. y S. McGill. «Mechanical stability of the in vivo lumbar spine: implications for injury and chronic low back pain». Clin Biomech 1996, 11: p. 1-15. 41. Cholewicki, J., Panjabi, M., Khachatryan, A. «Stabilizing function of trunk flexor-extensor muscles around a neutral spine posture». Spine 1997, 22: p. 2207-2212. 42. Quint, U., Wilke, H. J., Shiraz-Adl, A., et al. «Importance of the intersegmental trunk muscles for the stability of the lumbar spine–a biomechanical study in vitro». Spine 1998, 23(18): p. 1937-1945. 43. O’Sullivan, P. B., Twomey, L., Allison, G. T. «Dynamic stabilization of the lumbar spine». Crit Rev Phys Rehabil Med 1997, 9(3/4): p. 315-330. 44. Bergmark, A. «Stability of the lumbar spine. A study in mechanical engineering». Acta Orthop Scand 1959, 230(suppl): p. 20-24. 45. Richardson, C., Jull, G., Hodges, P., et al. Therapeutic Exercise for Spinal Stabilization in Low Back Pain-Scientific Basis and Clinical Approach. 1999, Londres: Churchill Livingstone. p. 191. 46. Panjabi, M., Abumi, K., Duranceau, J., et al. «Spinal stability and intersegmental muscle forces. A biomechanical model». Spine 1959, 14: p. 194200. 47. Crisco, J. J. y M. M. Panjabi. «The intersegmental and multisegmental muscles of the spine: a biomechanical model comparing lateral stabilising potential». Spine 1991, 7: p. 793-799. 48. Wilke, H. J., Wolf, S., Claes, L. E., et al. «Stability increase of the lumbar spine with different muscle groups. A biomechanical in vitro study». Spine 1995, 20: p. 192-198.

http://booksmedicos.blogspot.com

156

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO

49. Hodges, P. W. y C. A. Richardson. «Inefficient muscular stabilisation of the lumbar spine associated with low back pain: a motor control evaluation of transversus abdominis». Spine 1996, 21: p. 2640-2650. 50. O’Sullivan, P. B., Twomey, L. T., Allison, G. T. «Evaluation of specific stabilizing exercise in the treatment of chronic low back pain with radiolo-

gic diagnosis of spondylolysis or spondylolisthesis». Spine 1997, 22(24): p. 2959-2967. 51. Richardson, C. A. y G. A. Jull. «Muscle controlpain control. What exercises would you prescribe?» Manual Ther 1995, 1: p. 2-10. 52. Boyling, J. D. y N. Palasanga. Grieve’s Modern Manual Therapy. The Vertebral Column, 2nd ed. 1994, Edimburgo: Churchill Livingstone.

http://booksmedicos.blogspot.com

CAPÍTULO 7

LAS TÉCNICAS DE FELDENKRAIS Y ALEXANDER
Jeanne Nelson

INTRODUCCIÓN, 158 TÉCNICA DE FELDENKRAIS, 158 El origen de la técnica de Feldenkrais, 158 Conciencia por el movimiento, 159 Integración funcional, 159 Aplicación clínica de la técnica de Feldenkrais a la lumbalgia crónica, 159 Reloj pélvico, 159 Aspectos conceptuales de la técnica de Feldenkrais, 161 Estudio de casos del empleo de Feldenkrais, 161 Investigación sobre la técnica de Feldenkrais, 162 Ventajas de la técnica de Feldenkrais, 163 TÉCNICA DE ALEXANDER, 163 El principio de Alexander, 163 Uso de la técnica de Alexander, 164 Investigación sobre la técnica de Alexander y la lumbalgia, 165 Uso de la técnica de Alexander en pacientes con lumbalgia, 165 RESUMEN DE LAS TÉCNICAS DE FELDENKRAIS Y ALEXANDER, 166 BIBLIOGRAFÍA, 166

157

http://booksmedicos.blogspot.com

158

PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO

INTRODUCCIÓN
El empleo combinado que las técnicas de Feldenkrais y Alexander han recibido para pacientes con lumbalgia tal vez sería sólo un bip en la pantalla si se compara con el amplio uso que han recibido el método de McKenzie y las técnicas de estabilización lumbar descritas en el capítulo 6. Además, ambas técnicas se desarrollaron para otras afecciones distintas de la lumbalgia. Sin embargo, el interés de la técnica de Feldenkrais es por el desarrollo del control muscular; aprender a usar los músculos del tronco para controlar la posición de la pelvis puede ser muy valioso para algunos pacientes de espalda. En el entrenamiento de estabilización, a menudo deben aprenderse nuevos engramas sensitivos mientras el paciente trata de reducir el movimiento en el segmento móvil afectado; la técnica de Feldenkrais puede ser un accesorio muy valioso para los pacientes que quizás tengan menos coordinación. La técnica de Alexander considera las posturas como uno de sus preceptos fundamentales; se la ha llamado el «abuelo» de los tratamientos somáticos (1). El papel de la postura y su relación con la lumbalgia se ha subrayado en los capítulos 1 y 6.

TÉCNICA DE FELDENKRAIS (2)
La técnica de Feldenkrais, desarrollada por Moshe Feldenkrais para rehabilitar su propia rodilla, ha ampliado su aplicación para abarcar todos los aspectos de la movilidad y muchas disfunciones de personas de toda edad. La técnica consiste en una progresión de actividades exploratorias basadas en el desarrollo de movimientos y actividades funcionales; también comprende exploraciones de las articulaciones, músculos y las relaciones posturales. El énfasis se pone en el modo en que se mueven. Aunque el interés primario de la obra de Feldenkrais no es mejorar la fuerza y flexibilidad, a menudo estas mejoras son producto de la ejercitación. Feldenkrais llamó a sus ejercicios lecciones para subrayar el papel de los pacientes como estudiantes que aprenden cómo se mueven, además de aprender nuevas opciones para realizar los mismos movimientos. Cuando estas personas aprenden una forma más sencilla de realizar un movimiento, suelen incorporar ese patrón más fácil y descartan el

antiguo patrón disfuncional, aunque hayan usado ese patrón durante años (1). Como fisioterapeuta, he trabajado 15 años con personas con lumbalgia crónica. Tratar a estos pacientes es muy gratificante cuando termina rompiéndose el ciclo del dolor, pero con demasiada frecuencia sólo se logra una mejora nominal o parcial tras semanas de tratamiento. Se ha calculado que el 90% de las personas con lumbalgia aguda mejora en el primer mes con independencia del tratamiento que hayan recibido (3). Las personas que no mejoran constituyen un reto no sólo para la comunidad médica que los trata, sino también para las personas que sufren por su discapacidad funcional. En personas con lumbalgia crónica, la movilidad fluida del tronco integrada con las extremidades suele reducirse o desaparecer por la «rigidez refleja de la musculatura abdominal». Aunque fortalecer la musculatura clave como la del tronco y la articulación coxofemoral confiere al paciente más apoyo en el área lumbopélvica, la rigidez del torso sigue reflejándose en la forma de moverse. Incluso la bipedestación estática posee una cualidad rígida como si todo se tuviera que venir abajo si esa persona se relajara. Además, los síntomas originales del paciente de dolor, malestar y molestias pueden persistir. ¿Por qué persisten estos síntomas a pesar de las mejoras mensurables en la fuerza? Una teoría es que las personas con lumbalgia crónica han eliminado a lo largo del tiempo muchas de sus opciones de movilidad y posturas del tronco en su intento de suprimir el dolor. Por desgracia, las acciones o posturas indoloras (o menos dolorosas) no son necesariamente las más ventajosas biomecánicamente y tal vez deriven en degeneración u otra disfunción en alguna parte del cuerpo. Un método para tratar esta disfunción es mediante el empleo del método de Feldenkrais; puede ayudar al paciente a aprender los movimientos prescritos (1).

El origen de la técnica de Feldenkrais (2)
La recidiva de una antigua lesión de fútbol inspiró al médico Feldenkrais a seguir una nueva dirección que terminó culminando en el desarrollo de la técnica que lleva su nombre. Cuando experimentaba la exacerbación de una antigua lesión en su rodilla, Feldenkrais

http://booksmedicos.blogspot.com

Dicho de otro modo. De ellas hablaremos en los apartados siguientes. Reloj pélvico El reloj pélvico es un movimiento que suele enseñarse a los pacientes cuando se les pide que se tumben en decúbito supino. Una vez que el paciente domina el movimiento Integración funcional La integración funcional (IF) comprende la aplicación de las manos sobre el cuerpo y se diferencia de la CTM en que es una instrucción subconsciente y puramente manual. El método de Feldenkrais consta de dos partes: conciencia por el movimiento e integración funcional. la capacidad de movimiento y otras características. El ombligo se sitúa aproximadamente en el centro del reloj. El método procede como si las personas con disfunciones hubieran recibido un «manual» en blanco para su cuerpo. mover la pelvis hacia las 12:00 significa mover el ombligo hacia la nariz. y se les pidiera que lo rellenaran con sus observaciones sobre las complicaciones de estos movimientos (es decir. Feldenkrais dejaba a menudo a su audiencia con la boca abierta cuando eran testigos de la gran mejoría funcional tras la aplicación de unos pocos minutos de IF. Estos patrones anormales suelen causar tensión (que es posible que produzca degeneración) en componentes cruciales del sistema musculoesquelético. la CTM es más una práctica de aprendizaje en que una pauta es detener la «lección» si sobreviene la fatiga mental. en parte directamente sobre el área de la disfunción y en parte en otras mucho más remotas. El método de entrenamiento potenciará. Tras superar su propio problema.com . Con todos los movimientos dolorosos del tronco. con las rodillas flexionadas y los pies sobre el suelo. éxito. mover la pelvis hacia las 6:00 significa mover el ombligo hacia los pies. Se pide al paciente que mueva el ombligo hacia las 12:00 y luego hacia las otras 11 horas en torno a la esfera del reloj. mediante la conciencia). Conciencia a través del movimiento La conciencia a través del movimiento (CTM) consiste en que el practicante dirija verbalmente a una persona durante una progresión de movimientos pensados para mejorar su percepción del movimiento. A veces se incorporan en el engranaje patrones motores anómalos porque son los únicos indoloros de que el paciente tiene conciencia.blogspot. combinados con sus conocimientos de judo. lo mismo sucede con los patrones de movimiento. El método es sobre todo educativo y experimental. Se pide al paciente que se imagine la esfera de un reloj situado justo por encima del abdomen. las 3:00 y las 9:00 a los lados derecho e izquierdo. la postura. con las 12:00 apuntando a la nariz.CAPÍTULO 7 / LAS TÉCNICAS DE FELDENKRAIS Y ALEXANDER 159 se negó a operarse y optó por hacer reposo en cama. esto llevó a Feldenkrais a tratar de conocer y controlar mejor la mecánica de su cuerpo. A medida que la cronicidad se va integrando. trajeron la curación. A medida que ocurren más cambios degenerativos. la reacción típica consiste en restringir aún más la movilidad del tronco. conferirá autocontrol sobre la conciencia del cuerpo (2). muchos de los cuales integran todavía más el ciclo de cronicidad. etc. La rodilla no mejoró y la medicina tradicional no le dio ninguna otra solución. Es lo mismo que el manual de conducción de un coche que describa con gran detalle el cableado eléctrico del coche. El observador casual que mire el método de la IF será testigo de una manipulación ligera y lenta sobre distintos puntos del cuerpo del paciente. Se dan instrucciones verbales sin ninguna demostración física de las acciones requeridas. aplicó sus principios al trabajo total del cuerpo y terminó desarrollando el método de Feldenkrais. Aplicación clínica de la técnica de Feldenkrais a la lumbalgia crónica La técnica de Feldenkrais confiere una dimensión adicional a la rehabilitación de personas con lumbalgia crónica. Feldenkrais estudió la técnica de Alexander cuya influencia se aprecia durante el empleo de la IF. las 6:00 apuntando a los pies. de inmediato se apreciarán cambios en la respiración. los síntomas se agudizan y el ciclo se perpetúa. Sus años de estudio. es un proceso y no un camino hacia una meta (4). Si la IF tiene http://booksmedicos.

y algunos refieren que es como si «anduviesen por el aire». Dicho de otro modo. Los pacientes que han sufrido lumbalgia crónica durante años a veces experimentan inmovilización crónica de la musculatura de esta área para protegerse de movimientos dolorosos. además de los músculos adyacentes. Desplazó el reloj arriba y abajo a lo largo de la columna vertebral y luego hizo el «ejercicio del reloj» a múltiples niveles de la columna. Una paciente con la que trabajé «expandió» la idea del reloj pélvico. Los pacientes pueden a continuación «poner a prueba» estos cambios adoptando una postura erguida y caminando alrededor lentamente para comparar los efectos de la gravedad. cambiar el diámetro del reloj y moverse en diagonal por el reloj (de las 12:00 a las 6:00. le sería evidente que exige la actividad de todos los músculos abdominales y lumbopélvicos. al menos en parte. sus sentidos propioceptivo/cinestésico inundaron la corteza con una enorme cantidad de información sobre opciones para el movimiento de la columna. Algunos pacientes se muestran contentos de ver que las actividades en bipedestación parecen ahora más fáciles. Una vez ejecutado el «ejercicio». Si se limitan los movimientos u opciones de los pacientes. También imaginó el reloj girando sobre el eje de la columna. por el dolor. de la 1:00 a las 7:00. éstos no tienen otra elección que reproducir repetidamente el patrón de movimientos disfuncionales (5). sumando otra dirección a la lección. ¿Qué partes del cuerpo están en contacto con la colchoneta? Se les pide que se imaginen la altura y longitud de su lordosis lumbar.com . y otras dualidades. a menudo se pide a los pacientes que comparen la simetría de los lados derecho e izquierdo del reloj. Por ejemplo.blogspot. y de las 2:00 a las 8:00). como ir dextrógira y levógira. o exhibe más fuerza que el otro? • ¿Hay músculos que se opongan a la acción? • ¿Se tensan músculos en otras partes del cuerpo que no colaboran a este movimiento? • ¿Qué hace la caja torácica? • ¿Es más fácil hacerlo durante la inhalación o durante la espiración? A los pacientes que se inician en la técnica de Feldenkrais con frecuencia se les recuerda que es el cómo se ejecutan los movimientos lo que interesa. De esta forma. se pide a los pacientes que observen cómo descansa el cuerpo sobre la colchoneta. se le pide que haga variaciones del reloj básico. Algunos pacientes que acuden a la clínica con lumbalgia crónica presentan debilidad acusada y/o espasmos en estos músculos debido a la cirugía o a años de inactividad causada. Para agudizar la conciencia. tras pedir al paciente que imagine los músculos que causan el movimiento hacia las 12:00. se le plantean preguntas teóricas como las siguientes para conseguir una conciencia más completa: • ¿Trabajan por igual los músculos de los lados derecho e izquierdo o un lado inicia o cesa el trabajo antes que el otro. o tal vez tengan incluso problemas para contraer músculos abdominales individuales. se inventan más variaciones de la lección o se aprenden lecciones para otras áreas. y reparan en cualquier cam- bio. Refirió un alivio total del dolor postural crónico de cuello y espalda al darle el alta del tratamiento. Quizá no puedan ejecutar un ejercicio de fortalecimiento como un abdominal carpado. Los pacientes también evalúan la comparación antes y después del «ejercicio» en relación con la postura. de las mitades superior e inferior. La cuestión retórica general que debe contestarse es cómo facilitar un movimiento particular. http://booksmedicos. el interés no es la distancia recorrida o la fuerza empleada excepto en el contexto de cómo esos aspectos afectan a la facilidad del movimiento. El reloj pélvico de Feldenkrais es ideal en este caso porque permite al paciente percibir los músculos deseados trabajando. los pacientes vuelven a la posición inicial para reevaluar la postura en decúbito supino. ¿Descansan por igual las nalgas derecha e izquierda en la colchoneta? La técnica es muy flexible porque el fisioterapeuta puede identificar fácilmente áreas críticas y hacer que el paciente sea especialmente consciente de ellas.160 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO del ombligo hacia todas las horas del reloj. Esto les permite preparar los músculos «amedrentados» para el movimiento y hacer que gradualmente ejecuten el movimiento deseado. La técnica de Feldenkrais es muy sutil hasta el punto de simplemente animar a los pacientes a visualizar movimientos en vez de ejecutarlos de inmediato. Antes de flexionar las rodillas para iniciar el reloj pélvico. Si el lector practicara el reloj pélvico. A medida que los pacientes se familiarizan con la técnica de Feldenkrais.

Como hay muchas formas de ejecutar la misma función. ambos son relevantes para entender la técnica de Feldenkrais. Uno es del una anciana y el otro el de una adolescente. Por el contrario. Las lecciones de Feldenkrais pueden completar este aprendizaje haciendo que los pacientes pasen a actividades progresivamente más complejas que les ayuden a controlar estos músculos y aumentar la confianza en sus espaldas y descartar los viejos patrones ineficaces de movimiento. coordinación y confianza en la ejecución de movimientos complejos. Y lo que es muy importante. no se produce la transferencia de potencia desde las extremidades inferiores. sino también el control de la musculatura «menor» que es más profunda o adyacente al área de destino (el foco de la disfunción). por «dejarse caer» al sentarse. Este aspecto de la técnica de Feldenkrais beneficia a los pacientes con lumbalgia crónica porque muchos limitan de forma extrema sus opciones de movimiento para controlar el dolor y/o la inestabilidad. aunque siguen «desconfiando» de su espalda. caderas y tronco. espalda y glúteos). los pacientes también se hacen responsables del tratamiento del dolor de espalda (4). La facilidad del movimiento también mejora el aprendizaje porque es placentera (2). Al disipar la tensión y distensión de los movimientos. y por la necesidad de varios balanceos para «darse impulso» y levantarse de la mesa. Mediante la técnica de Feldenkrais se brindan al sistema nervioso central muchas opciones para integrar un movimiento particular y muchos nuevos y distintos movimientos.com . El empleo de la técnica de Feldenkrais mejora la recuperación. sino también cómo trabaja en equipo la distinta musculatura de los muslos. los pacientes descubren opciones confortables que hacen desaparecer aún más el miedo y la inmovilidad que contribuyen a la perpetuación del síndrome doloroso. Los movimientos lentos permiten que más corteza motora de acción lenta aprenda una nueva integración de movimientos. que sólo se completa cuando el paciente recupera el equilibrio. esto ayuda a disipar el miedo a nuevos movimientos. También refería agudización de la lumbalgia crónica. Muchos pacientes con lumbalgia completan «con éxito» los programas de rehabilitación y endurecimiento de las tareas. Por eso. los pacientes se aperciben de que los movimientos iniciados siempre están bajo control. Si la pelvis no está lo bastante estabilizada por la musculatura. ESTUDIO DEL PRIMER CASO Ayudé a la rehabilitación de una mujer de 84 años después de que una serie de ataques de isquemia transitoria la dejaran con descoordinación y discinesia de un hemicuerpo. explorar patrones alternativos de movimiento puede resaltar las diferencias de eficacia entre los patrones (7). el aprendizaje de los pacientes mejora significativamente. Estudio de casos del empleo de Feldenkrais Presentamos dos casos. Plotke (6) definió los eslabones de todo el cuerpo como la capacidad para contraer con fuerza las extremidades superiores contra el pecho y estabilizar el tórax con la pelvis. A medida que se deshace la inmovilización disfuncional. Las lecciones del Feldenkrais no sólo mejoran la percepción de la función de los músculos agonistas (como los músculos del abdomen. Aspectos conceptuales de la técnica de Feldenkrais La mayor parte del tratamiento de Feldenkrais se pone en práctica en el suelo para reducir los efectos de la gravedad e inducir un estado de relajación. los movimientos rápidos evocan automáticamente formas previamente organizadas de movilidad y refuerzan los viejos hábitos.CAPÍTULO 7 / LAS TÉCNICAS DE FELDENKRAIS Y ALEXANDER 161 Como los movimientos se practican lenta y armoniosamente. Estas dos funciones podrían por http://booksmedicos. El empleo del reloj pélvico permite a los pacientes agudizar su conciencia sobre la musculatura pélvica y la mejor forma de integrarla en el repertorio de movimientos.blogspot. con el fin de controlar la fuerza y potencia de las extremidades inferiores. Sus posturas y movilidad eran típicas de su edad por el aumento de la postura cifótica. Esto tiene relevancia evidente para la estabilización segmental expuesta en el capítulo 6. mediante la técnica de Feldenkrais los pacientes aprenden no sólo cómo la función de los músculos agonistas está íntimamente relacionada.

fueron de muy difícil ejecución para la paciente por haber estado tanto tiempo bloqueada en hiperextensión. Se enseñó a la paciente a poner en orden los pasos básicos para levantarse de la sedestación. esta adolescente no presentaba dolor y podía tolerar un día entero sentada en la escuela. En principio se enseñó a la paciente el ejercicio de sentarse y la rotación de Feldenkrais.com . Esta lección se amplió para enseñar a la paciente a levantarse de la silla en un patrón diagonal. La última vez que acudió a la consulta.162 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO sí solas haber sido las causas principales de la lumbalgia. los intentos exitosos fueron evidentes porque la paciente se mostró encantada y sorprendida por lo fácil que resultaba levantarse cuando todo «se ajustaba bien». inclinado.) hacía que la paciente recayera en el viejo hábito de la hiperextensión. También estaba con frecuencia limitado en pacientes con lumbalgia crónica. etc. anteroflexión del tronco y rotación del tronco. lo cual le evitó la cirugía programada de fusión vertebral. ESTUDIO DEL SEGUNDO CASO Se enseñaron ejercicios de estabilización de la espalda a una chica de 14 años con diagnóstico de espondilolistesis grave en un intento por evitar la cirugía para fusionar la columna. Se le dieron unas direcciones básicas sobre cómo desplazar el peso de una cadera a la otra. aunque podía moverse pasivamente e invertir por completo la lordosis lumbar. Sin embargo. además. La paciente tenía una lumbalgia importante y recibía clases particulares en casa porque no toleraba estar sentada en la escuela. Durante los siguientes días.blogspot. de pie. También aprendió a integrar este orden en un único patrón para pasar de sedestación a bipedestación con un gasto mínimo de energía y sin dolor. consistente en una serie progresiva de movimientos de rotación del tronco. Darse cuenta de la postura de la columna lumbar es un requisito básico para realizar los ejercicios de estabilización. Al principio. no sólo mejoró la lumbalgia crónica. Diversas variaciones del reloj pélvico en combinación con retroalimentación verbal terminaron restableciendo su propiocepción hasta el punto de que pudo realizar algunos ejercicios básicos de estabilización. Fueron necesarias lecciones de Feldenkrais para cambiar la postura y que aprendiera a buscar una postura neutra de la columna antes de reforzarla con ejercicios de estabilización en esa postura. Los intentos por enseñarle ejercicios de estabilización no tuvieron éxito inicial por la aparente pérdida total de propiocepción en la columna lumbar. La paciente hizo varios intentos. Es crucial que el paciente controle la columna lumbar y mantenga una posición neutra de la columna mientras practica los ejercicios de estabilización. toda nueva posición (sentado. Feldenkrais pensaba que la rotación del tronco es uno de los primeros movimientos que se pierden con la edad (2). Necesitaba continuamente retroalimentación verbal de su madre o del terapeuta para que la columna lumbar adoptara una postura correcta. sumándose los traumatismos en la columna con cada intento de transferencia de posición sentado/de pie. se le dieron lecciones sobre el reloj pélvico de Feldenkrais. Como esta chica de 14 años era incapaz de controlar lo bastante la columna como para enseñarle los ejercicios de estabilización. Creo que la técnica de Feldenkrais fue la clave que desbloqueó la hiperlordosis de esta paciente y permitió el aprendizaje de la estabilización. la paciente estaba en una postura continua de hiperextensión. También dejó de pensar en que «no es posible enseñar trucos nuevos a un perro viejo». Algunos de estos ejercicios pueden obligar a que la columna adopte lordosis. Investigación sobre la técnica de Feldenkrais Ruth y Kegerreis (8) examinaron a personas sanas para determinar si las lecciones de CTM mejorarían el grado de movilidad del cuello en flexión y si estas http://booksmedicos. aprendió en seguida el orden contrario de movimientos para sentarse fácilmente sin «dejarse caer». practicaba los ejercicios de estabilización con mínima retroalimentación verbal de su madre. mientras que otros la reducen. sino que también empezó a enderezarse su postura cifótica. Funcional- mente. fue responsabilidad de la paciente aprender a sincronizar el patrón de reclutamiento de los músculos que fuera más fácil. Una vez que supo lo fácil que era levantarse.

de hecho. Lake (4). dejará de oírse la angustia del deterioro físico (p. Aunque el análisis de los datos respaldó ambas hipótesis.blogspot. potencialmente. los autores concluyeron en la necesidad de nuevos estudios sobre los métodos de Feldenkrais en el tratamiento de pacientes. • Es un proceso más que una filosofía orientada a un fin. desarrolló y refinó su técnica mediante su aplicación a personas del teatro. También se ha documentado que los principios mejoran las destrezas en el trabajo. El principio de Alexander En su libro Man’s Supreme Inheritance (9). el deporte y las actividades de ocio en personas que no se dedican al teatro (11. guió tratar con éxito su «desgracia» tras un amplio autorreconocimiento y mediante ensayo-error. digerir y. 12). • Es una técnica flexible que invita a adoptar adaptaciones únicas y al desarrollo de lecciones individualizadas. el funcionamiento comienza a resentirse en algunos aspectos importantes. caminar. Todos respondieron favorablemente al método de Feldenkrais. Alexander afirmó: El control consciente es esencial para el progreso satisfactorio del hombre en la civilización. En resumidas cuentas. Se congratuló de que su voz mejorara espectacularmente. como también su respiración. Ventajas de la técnica de Feldenkrais El método de Feldenkrais puede aplicarse a distintos aspectos de la lumbalgia crónica: • Fácil de aplicar (no se necesita equipamiento). posturas y calidad general del movimiento a medida que fue «afinando» su técnica. foniatras y compañeros actores. Según Barlow. un médico australiano experto en el método de Feldenkrais. escoliosis. Los pacientes tenían entre 26 y 60 años. y el uso correctamente encaminado de este control nos permite permanecer de pie o sentados. http://booksmedicos. consi- Barlow. necesidad primaria para los pacientes con lumbalgia crónica. Al principio. TÉCNICA DE ALEXANDER (9. un profesor de la técnica de Alexander. Esto nos asegura el máximo nivel de resistencia a las enfermedades. Esto le llevó a desarrollar su teoría de que «el uso afecta al funcionamiento». • Permite movimientos. que sólo el 5% de la población está libre de carencias posturales y musculares (13). Es dinámico y estático. 107). Aldous Huxley y John Dewey y contó con el apoyo de la comunidad médica. • La naturaleza exploratoria de las lecciones permite el aprendizaje y la motivación. sea imaginándoselo o realizando un movimiento en toda su amplitud y/o complejidad. Estas mejoras fueron en apariencia tan significativas que la gente empezó a pedirle ayuda para problemas parecidos. citó seis estudios de casos que ejemplificaban el tratamiento satisfactorio de la lumbalgia crónica y aguda con el método de Feldenkrais. puede mejorar de por vida la movilidad. Los síntomas duraban un mínimo de 3 meses hasta un máximo de 7 años. Ninguno de los pacientes había respondido a distintos métodos tradicionales (incluida la fisioterapia) y alternativos. vivir con el mínimo gasto posible de energía vital. «Uso» es la forma en que utilizamos el cuerpo durante las actividades diarias. entre las que todavía sigue gozando de amplio uso. desarrollamos tantos hábitos dañinos al llegar a los 18 años. 4). Cuando se alcance el estadio deseable de nuestra evolución. espondilolistesis y fusión postoperatoria. respirar. que experimentó una pérdida progresiva de voz en el escenario. enfermedad discal degenerativa.com . Alexander trabajó con gente famosa como George Bernard Shaw. • Los pacientes controlan el movimiento. resulta útil valorar a otras personas por la forma en que hacen uso de sí mismas» (p. el uso afecta a la función. definió el principio de Alexander del modo siguiente (13): «Existen unas formas de usar el cuerpo que son mejores que otras. con distintos diagnósticos como ciática.CAPÍTULO 7 / LAS TÉCNICAS DE FELDENKRAIS Y ALEXANDER 163 personas mostrarían un menor nivel de esfuerzo percibido en el postest. 10) La técnica de Alexander fue desarrollada por el actor australiano Frederick Matthias Alexander (18691955). Incapaz de lograr alivio con ayuda médica. cuando se rechazan las formas mejores.

No es un tipo de terapia de relajación porque el estudiante con frecuencia debe activar músculos antes infrautilizados en nuevos patrones de movimiento (13). separa las rodillas de las caderas. Alexander pensaba que el cuello es donde empieza la mayoría de las disfunciones mecánicas. durante 30 a 60 minutos por sesión. 6). aquéllos aprenden un nuevo empleo de los músculos para reemplazar los antiguos patrones y posturas dañinas de movimiento. por ejemplo. al intentar pasar de sedestación a bipedestación. la corrección debe iniciarse por el cuello para corregir cualquier otro patrón de movimientos disfuncionales. sino un método para aprender a prevenir malos hábitos de movimientos y posturas. las órdenes. Halló una y otra vez los siguientes usos erróneos: (a) escoliosis dorsal con rotación de la columna lumbar. señal de que el trabajo de sostén muscular de la espalda se está realizando en los hombros en vez de en la zona media de la espalda. Alexander creía que la joroba de viuda estaba causada por este uso incorrecto. (b) una escápula elevada. se enseñan las lecciones en decúbito supino para eliminar la tracción de la gravedad sobre la musculatura postural. p. y (c) un patrón respiratorio con una ligera lordosis de la columna lumbar mientras se inspira con la porción anterior del pecho y el abdomen (13). Alexander creía que si la persona trata de ejecutar estas órdenes. desencadena automáticamente una «serie» preparatoria en la musculatura mencionada. Por lo general. relaja los hombros y ensánchalos» con el fin de recuperar la posición neutra en reposo a partir de la cual se producen todos los movimientos (13. deben aplicarse los nuevos patrones a actividades funcionales como pasar de sedestación a bipedestación. una cada vez.164 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO Alexander presentó la noción del «control primario» como «cierto uso de la cabeza en relación con el cuello y del cuello en relación con el torso […] constituían un “control primario” del mecanismo en conjunto» (13. que existe una tendencia a mover la cabeza hacia atrás y a acortar y endurecer el cuello. Al mismo tiempo. Señaló. no realice. la cabeza hacia delante. las lecciones no son ejercicios para ponerse en forma (10). tal vez como resultado. lo cual invalida el propósito de cambiar los malos hábitos de movimiento. incluida la orientación superoanterior de las vértebras lumbares y cervicales (en vez de inferoanterior) para aliviar el exceso de tensión muscular. Mediante ajustes manuales. cuello y torso (10). esto permite centrarse en la interacción de los grupos de músculos durante los movimientos y posturas. Se trata de un patrón difícil de cambiar incluso cuando sus estudiantes eran conscientes de lo erróneo del patrón. Estos ajustes no son una forma de manipulación. Uso de la técnica de Alexander La técnica se enseña en 15 o más sesiones. sino que su uso puede alterar el físico.blogspot. Por ejemplo. esta idea no es exclusiva de las enseñanzas de Alexander. Presentó puntos muy específicos necesarios para una postura equilibrada. El profesor puede pedir al estudiante que se diga: «el cuello relajado. y reemplazarlos por otros patrones nuevos y más eficaces. Además de las disfunciones posturales.com . relaja las caderas. por tanto. Alexander creía que la deformidad postural consistente en una excesiva lordosis era consecuencia de la joroba de viuda y que sólo tras haberla corregido podía corregirse la lordosis lumbar (13). el estudiante tiene que proyectar una secuencia de pensamientos que se coordine con las correcciones manuales del instructor (13). además. Los músculos mal empleados derivan con suavidad a patrones más eficaces mediante ajustes manuales al tiempo que se mantienen correctas relaciones entre la cabeza. las personas sometidas a esta terapia solían sentirse más altas después de su aplicación. Alexander creía que el dolor de espalda siempre se acompañaba y precedía de una utilización errónea. pudo corregir los problemas de algunas personas modificando la postura del cuello (13). 177). Esta orientación por sí sola aumenta la altura general 25 mm a 50 mm. No es una forma de hipnosis porque precisa atención consciente para aprender los nuevos patrones. p. Una postura equilibrada es crítica para un funcionamiento ideal. Este método potencia la propiocepción. razón por la cual muchos http://booksmedicos. Durante estas sesiones primero se enseña a los «estudiantes» el uso erróneo de sus cuerpos. En esta área no sólo afecta a la función. Con frecuencia. trataba de abrir más que contraer las superficies articulares con sus correcciones posturales (13). El objetivo de las lecciones es favorecer el autoconocimiento y mejorar la conciencia y el control sobre el cuerpo. eleva y ensancha la espalda. Se advierte al estudiante de que piense.

Alexander creía que la bipedestación con los pies en 45 grados entre sí era crítica para tener la base perfecta de apoyo. que él pensaba era la piedra angular de la mejoría. La calidad del movimiento mejora y las actividades se vuelven más fluidas. Creía que muchas dificultades procedían de la tendencia a mantener la porción superior del pecho y la musculatura abdominal demasiado tensas durante la respiración. Los pacientes de espalda con frecuencia refieren que ni siquiera se habían dado cuenta de la espalda hasta la lesión. asma. trató de ayudar a los estudiantes a conseguir la postura más correcta mecánicamente. no creía que hubiera una postura correcta para todo el mundo. sino en el funcionamiento global del cuerpo. Mostró su rechazo a la «postura militar» por sus efectos negativos sobre la respiración. Una postura correcta en bipedestación debe permitir elongar y ensanchar la columna. la respiración es una actividad de la espalda. hay que recordar dos preceptos. y respiración más profunda (10). refirieron libertad en la acción de los ojos. (b) una reducción de la tensión en reposo de los músculos de la pared torácica y (c) una mejora de la coordinación de los músculos respiratorios.com . según la teoría de Alexander.CAPÍTULO 7 / LAS TÉCNICAS DE FELDENKRAIS Y ALEXANDER 165 estudiantes refieren una sensación de ligereza en el cuerpo (13). la forma en que la gente usa o usa mal y repetidamente el cuerpo determina la tensión y el riesgo de lesión para la espalda. Muchos no son conscientes de su espalda hasta que una lesión o el dolor les obliga a prestarle atención. bronquitis y fiebre del heno. Una fue el cuello. Además. menos tensión en las mandíbulas y garganta. además. de hecho. Lo habitual es hallar patrones disfuncionales de movimiento en el cuello y porción superior del torso que causen una compensación o lesión en la región lumbar. Además. un instructor de la técnica de Alexander debe asegurarse de que: • El cuello se mueve con libertad. durante la espiración debe apreciarse una liberación en el área superior del pecho (13). Específicamente. la mayoría de la gente no tiene propiocepción ni control local adecuados del torso para seguir las instrucciones para levantarse. (b) el aumento de la lordosis lumbar podía causar dolor de espalda y (c) la rigidez del cuello y el tórax podía causar problemas cardíacos.blogspot. Esto también se aplica si hubiera una rigidez más inferior. Alexander (9) pensaba que sólo podía conseguirse dejando que el torso se moviera en cualquier dirección con la mínima cantidad de tensión inherente. Investigación sobre la técnica de Alexander y la lumbalgia La literatura suele afirmar que las posturas incorrectas mantienen una relación causal con la lumbalgia. Primero. lo cual desplaza el centro de gravedad con un aumento compensatorio de la lordosis de la región lumbar. como se dijo antes. La técnica de Alexander no se centra en «fijar» el área dolorosa. que difiere de una a otra persona. Hasta que se corrija la disfunción en el área superior. a veces se subraya la colocación muy precisa de ciertas áreas del cuerpo respecto a áreas adyacentes. Alexander pensaba que la mayor parte del peso del cuerpo debería descansar sobre el retropié y que las caderas deberían situarse lo más anteriores posibles sin afectar al equilibrio. Alexander se centró en áreas particulares durante las correcciones. En vez de eso. Para levantarse correctamente. Austin y Ausubel (14) hallaron una estrecha correlación entre el aprendizaje de la técnica de Alexander y mejoras de la fuerza de la musculatura respiratoria. afirmaron que esta mejoría era producto de (a) un aumento de la fuerza y resistencia de los músculos abdominales. mejora de la flexibilidad y facilidad de movimientos. Segundo. creía que los patrones respiratorios erróneos causaban desplazamiento caudal del diafragma. Idealmente. prestando atención a los patrones erróneos de movimiento dondequiera que estén. sin embargo. la disfunción lumbar nunca se corregirá por completo. sin distensiones ni reflejos musculares. Alexander (10) intentó que un estudiante se apercibiera de que la respiración conlleva un movimiento concreto y que este movimiento refuerza la respiración. varices. Alexander (9) afirmaba que (a) sacar pecho podía derivar en enfisema. Uso de la técnica de Alexander en pacientes con lumbalgia Al aplicar la técnica de Alexander a la lumbalgia. http://booksmedicos. La respiración era otra área crítica.

«The Alexander technique». Awareness Through Movement. en particular en quienes carezcan de control muscular o una buena conciencia de su cuerpo. 85: p. R. Maitland. 1-5. Austin. H. Ausubel. 120-122. • Se mantiene el estado elongado para maximizar los movimientos. Lamp 1992. K. Man’s Supreme Inheritance. 11: p. 10.com . 9. y S.blogspot. Phys Ther Forum 1988.. 11. En: Conservative Care of Low Back Pain. W. J. 9: p. Barlow. Ruth. «Enhanced respiratory muscular function in normal adults after lessons in proprioceptive musculoskeletal education without exercises». Debe entenderse que el uso correcto de la espalda exige algo más que sólo te digan y enseñen a usarla. «Alternative somatic therapies».. BIBLIOGRAFÍA 1. S. White y R.166 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO • Las extremidades inferiores se mueven sin generar tensión en la espalda. 1-6. • La caja torácica se relaja para una respiración distendida. D. p. Aust Fam Phys 1985. Feldenkrais. La técnica de Feldenkrais puede tener más utilidad en pacientes con lumbalgia que la técnica de Alexander. I. M. J. • Áreas como los hombros tienen libertad de movimiento y no interfieren en el equilibrio. 25-29. F. Goodliffe. «Learning–the missing link in physical therapy (A radical view of the Feldenkrais method)». 14. 16: p. 2. Spine 1986. 6. The Resurrection of the Body. J. The Alexander Tecnnique. porque conlleva el aprendizaje de la conciencia sobre el cuerpo y el control de los músculos. • La columna mantiene su curvatura natural. S. Kegerreis. • Se libera toda la musculatura para que el esfuerzo ejercido en un movimiento concreto se extienda por todo el cuerpo en vez de concentrarse en una articulación concreta. y H. 1973. 12. 106-133. aspectos valiosos para que los pacientes con problemas de espalda aprendan a estabilizar el tronco. Miller. 11: p. Nueva York: Alfred A. 1175-1178. 102: p. J. RESUMEN DE LAS TÉCNICAS DE FELDENKRAIS Y ALEXANDER Las técnicas de Feldenkrais y Alexander pueden ajustarse a otros métodos en algunos pacientes. 5. Anderson. H. «The power of the center». F. Nueva York: Dell Publishing Co. 9(1-5). Nurs Times 1989. Knopf. 55-57. Chase. Ambas técnicas son herramientas adicionales para el arsenal terapéutico de quienes atienden a pacientes con lumbalgia crónica. No obstante. y P. Wildman. Londres: Re-Education Publications Limited. 8. Baltimore: Williams & Wilkins. http://booksmedicos. «Controlled prospective study to evaluate the effectiveness of back school in relief of chronic low back pain». Phys Ther Forum 1990. Los estudiantes deben experimentar e incorporar estos patrones de movimiento a las actividades diarias para cuidar sus espaldas (11). B. Inc. December-January: p. 4. 3. F. «Bad backs–uncovering the real problem». M. la técnica de Alexander puede ser un accesorio particularmente bueno para enseñar posturas correctas a algunos pacientes. Alexander. Orr. Moffett. 1991. 7. 1969. 24-28. 486-490.. 1957. Plotke. Nueva York: Harper & Row. et al. editors. • La región lumbar se mueve con libertad. 7: p. Hall. A. «Treatment by the application of Feldenkrais principles». 1977. Lake. «The Feldenkrais method. 13. A. B. Portek. On the importance and potency of small and slow movements». Alexander. R. Chest 1992. «Facilitating cervical flexion using a Feldenkrais method ATM».. Phys Ther Forum 1994. J Orthop Sports Phys Ther 1992.

Fritz Gregory E. 172 Músculos transversos espinosos y erector de la columna. Hicks INTRODUCCIÓN. 176 Prescripción de ejercicios de estabilización.CAPÍTULO 8 PROTOCOLOS DE EJERCICIOS PARA LA LUMBALGIA Julie M. 178 PROGRAMAS DE EJERCICIO PARA EL ESTADIO III: EJERCICIO AERÓBICO. 171 PROGRAMAS DE EJERCICIO PARA EL ESTADIO II: ESTABILIZACIÓN LUMBAR.blogspot. 174 Músculo cuadrado lumbar. 178 RESUMEN. 175 Músculos oblicuos del abdomen. 168 Detección del fenómeno de la centralización. 171 Músculo transverso del abdomen. 168 PROGRAMAS DE EJERCICIO PARA EL ESTADIO I: CENTRALIZACIÓN. 169 Programas de ejercicios de extensión. 179 167 http://booksmedicos. 176 PROGRAMAS DE EJERCICIO PARA EL ESTADIO III: ESTABILIZACIÓN DINÁMICA.com . 170 Programas de ejercicios de flexión. 179 BIBLIOGRAFÍA.

la elección de un programa específico de ejercicios para cada paciente requiere unos conocimientos clínicos más profundos. el médico siempre debe tratar de realizar el programa más activo posible para pacientes con lumbalgia. sin embargo. Los objetivos del tratamiento para pacientes en el estadio II se centran en mejorar la tolerancia al trabajo y las actividades recreativas. El tipo de programa de ejercicios realizado depende en gran medida del estadio del paciente. Deben evitarse la dependencia de tratamientos pasivos y restricciones prolongadas de las actividades. La agudeza no se basa estrictamente en la duración de los síntomas del paciente. Los pacientes en el estadio II por lo general presentan síntomas menos graves pero que tienden a durar más tiempo. con una tasa de prevalencia de por vida de hasta el 80% (1). El médico debe evitar la tentación de adjudicar a los pacientes protocolos de ejercicios previos sin tener en cuenta la presentación exclusiva del paciente y los objetivos de la rehabilitación. Está más que demostrado que el tratamiento activo es superior al pasivo para la rehabilitación de pacientes con lumbalgia. los síntomas del paciente desaparecen o se desplazan de la periferia hacia la columna lumbar. Dada esta información. La terapia con ejercicios activos es más eficaz que las formas pasivas de tratamiento como el calor o el frío. En la actualidad existen pocas evidencias de la eficacia de un solo método de rehabilitación. Otras terapias eficaces para los pacientes en el estadio I son la movilización o manipulación de la columna lumbosacra. Algunos estudios han descrito que aproximadamente el 40% de los pacientes muestra el fenómeno de la centralización durante la exploración (9. con o sin dolor en las piernas (5-6). Se han preconizado gran cantidad de métodos para la rehabilitación. se dice que para una persona dada la selección del método de tratamiento entre los muchos que hay adquiere las características de una lotería (3). sin embargo. Un subgrupo de pacientes en el estadio I se beneficiará de programas de ejercicios específicos. http://booksmedicos. No todos los pacientes en el estadio I centralizan los síntomas durante los movimientos activos de la columna.com . La característica clínica importante de los pacientes en estadio I que probablemente se beneficien de un protocolo de ejercicios específicos es la presencia del fenómeno de la centralización. durante el movimiento activo de la columna lumbar.168 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO INTRODUCCIÓN La lumbalgia es un trastorno muy habitual en nuestra sociedad. lo cual deja muchas veces al especialista inseguro sobre la mejor línea de acción para la rehabilitación. Los pacientes que pueden realizar la mayoría de las tareas básicas diarias como levantar objetos. pasar el aspirador o actividades deportivas son adjudicados al estadio II (subagudo). La rehabilitación de personas con lumbalgia sigue siendo muy enigmática para la comunidad médica. la tracción vertebral o el uso temporal de un corsé vertebral. Se ha demostrado que el reposo en cama es ineficaz para pacientes con lumbalgia crónica o aguda. sin embargo. y los objetivos del tratamiento se centran en mitigar los síntomas y permitir a los pacientes pasar a los estadios posteriores de la terapia.blogspot. ponerse de pie o caminar se les adjudica al grado I (agudo). Además. Dicho fenómeno ocurre cuando. lo cual posiblemente limite su capacidad para trabajar o realizar actividades recreativas. PROGRAMAS DE EJERCICIO PARA EL ESTADIO I: CENTRALIZACIÓN Los objetivos del tratamiento de los pacientes en el estadio I son reducir la gravedad de los síntomas para que aumente su nivel de actividad y avancen al estadio II. se ha establecido un hecho con relativa certeza: el reposo en cama y la inactividad son perjudiciales para la recuperación de personas con lumbalgia (4). Los pacientes en el estadio I tienden a tener mayores niveles de dolor y discapacidad. La presencia del fenómeno de la centralización es un indicador pronóstico importante y una guía para prescribir el tratamiento con ejercicios. hasta el 20% de todas las lesiones relacionadas con el deporte afectan a la columna vertebral (2). El estadio comprende en qué grado es aguda la afección del paciente y es una consideración importante a la hora de establecer los objetivos del tratamiento y seleccionar ejercicios apropiados para cada uno. también se basa en la gravedad del cuadro del paciente (8). A los pacientes con dificultades para realizar tareas básicas diarias como sentarse. o el masaje para pacientes con lumbalgia crónica (7).

Las pruebas de movimiento en cualquier posición pueden ser repetidas de 5 a 10 Periferalización Estabilidad Figura 8-1. Si los síntomas desaparecen o se desplazan centralmente.CAPÍTULO 8 / PROTOCOLOS DE EJERCICIOS PARA LUMBALGIAS 169 10). Tras cada movimiento. Movimientos activos de flexión y extensión lumbar en posición cuadrúpeda. A continuación. decúbito prono o posición cuadrúpeda y en la bipedestación. para lo cual se cambia al paciente de postura. 8-1). este movimiento se empleará como base para el programa de ejercicios específicos del paciente. Antes de pedir al paciente que se mueva. repitiendo la prueba de movilidad o manteniendo la posición final del grado de movilidad. Luego. Los pacientes con una posible disfunción en las articulaciones interapofisarias no suelen mostrar centralización y con frecuencia responden mejor a la movilización o manipulación en el estadio I. También puede evaluarse la flexión y extensión vertebrales en sedestación. Los pacientes con espondilolistesis o una posible inestabilidad segmental deberían proceder a los ejercicios de estabilización que se describirán más adelante en este capítulo. se considera que el paciente está estable. Los movimientos que se considera que no causan cambios se siguen examinando. seguidos de los ejercicios rutinarios para los dos movimientos más corrientes que producen centralización: la extensión y flexión lumbares. describiremos los métodos de evaluación para detectar el fenómeno de la centralización. pero no se desplaza centralmente o hacia la periferia. es importante establecer los síntomas de referencia para juzgar si se ha producido la centralización. Si los síntomas varían en intensidad pero no se centralizan. el movimiento que la produzca se emplea como base para desarrollar un programa de ejercicios específicos. Definiciones para juzgar la prueba de movimientos activos Centralización La parestesia o el dolor desaparecen o se desplazan de la periferia hacia la columna lumbar.com . Estos movimientos se emplean para la evaluación y tratamiento. También se anota todo movimiento que cause periferalización. Si se observa el fenómeno de la centralización durante la exploración del paciente. que extienda la espalda hacia atrás y flexione el tronco hacia delante.blogspot. Si los síntomas se desplazan hacia la periferia. este movimiento se evitará en posteriores evaluaciones y durante el tratamiento. Tabla 8-1. Detección del fenómeno de la centralización El fenómeno de la centralización se detecta durante la evaluación del grado de movilidad activa de la columna (tabla 8-1). se pregunta al paciente por el efecto del movimiento sobre los síntomas. Se evalúa primero la movilidad con el paciente de pie. se pide al paciente que se incline lateralmente a izquierda y derecha. y esta postura reduce las tensiones en carga sobre la columna (fig. http://booksmedicos. es que se ha producido centralización. La parestesia o el dolor se generan o desplazan distalmente de la columna lumbar hacia la periferia. La posición cuadrúpeda es especialmente útil para la evaluación porque pueden evaluarse la flexión y extensión haciendo que el paciente se balancee adelante y atrás. Los pacientes en estadio I que no centralicen los síntomas durante la exploración deberían ser tratados con otras técnicas como la tracción lumbar si existe dolor en las piernas pero no se centraliza con ningún movimiento. El dolor puede aumentar o disminuir en su intensidad. se considera que el paciente experimenta periferalización. Se registra todo movimiento que produzca centralización.

sobre todo al inicio del tratamiento. La respuesta Figura 8-3. La estenosis vertebral causa un estrechamiento de los conductos vertebrales. se mantuvo estable). La extensión suele producir centralización en pacientes con signos y síntomas propios de hernias de discos lumbares. los pacientes que centralizan el dolor durante la extensión suelen responder favorablemente a los ejercicios de extensión. El decúbito prono favorece la extensión de la columna lumbar. Ejercicio de tríceps en decúbito prono. Otro ejercicio inicial que puede ser útil es que el paciente perma- nezca en decúbito prono. Es importante reparar en que el ejercicio de tríceps en decúbito prono es un forma de extensión más agresiva y que precisa mucha más actividad de los músculos extensores de la columna (15).com . Este suave balanceo se repite de 10 a 20 veces. los pacientes con estenosis vertebral suelen centralizar el dolor con los movimientos de flexión y lo periferalizan con los movimientos de extensión. http://booksmedicos. luego. El decúbito prono se mantiene de 30 segundos a unos pocos minutos. Este ejercicio se repite de 10 a 20 veces dependiendo de la fuerza del tronco del paciente. Figura 8-2. se abandonan los que no lo hacen. Con todos los ejercicios. Tal vez no todos los pacientes toleren esta actividad muscular. Los programas de tratamiento basados en ejercicios de flexión con frecuencia son útiles para estos pacientes. el paciente extiende los codos para levantar la porción superior del cuerpo mientras la pelvis sigue en contacto con el suelo. Los movimientos más habituales que centralizan los síntomas son la extensión y flexión. El paciente no debe balancearse hacia atrás adoptando flexión durante este estadio del tratamiento. Los ejercicios de extensión más avanzados pueden consistir en que el paciente se apoye en los codos en decúbito prono (fig. en esta posición. Aunque la magnitud e importancia clínica del movimiento del núcleo durante la extensión sean controvertidas (12. con patologías degenerativas o estenosis en la columna. Esto se consigue utilizando los movimientos de extensión que produjeron centralización durante la evaluación. Los pacientes que centralizan el dolor durante la flexión tienden a ser un poco más mayores.170 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO veces consecutivas o se pueden mantener durante 20 a 30 seg. La extensión se produce cuando el paciente se balancea hacia delante sobre los brazos y vuelve a la posición inicial. Se continúa con los ejercicios que ayudan a centralizar el dolor. Este estrechamiento se exacerba durante la extensión de la columna y se alivia durante la flexión vertebral (14). Apoyarse en los codos puede derivar en un ejercicio de tríceps en decúbito prono (fig. 8-2). se periferalizó. Una postura que suele ser cómoda para el paciente y útil para empezar un programa de ejercicios de extensión es la posición cuadrúpeda.blogspot. Después de cada prueba se pregunta al paciente por el impacto del movimiento sobre los síntomas. Programas de ejercicios de extensión El objetivo primario de la fase inicial del tratamiento es centralizar los síntomas del paciente de modo permanente y permitir la progresión al estadio II. 13). Por tanto. Se mantiene esta postura de 15 a 30 segundos y se repite varias veces. 8-3). McKenzie propuso que la extensión vertebral «empuja» el núcleo pulposo en dirección anterior lejos de las raíces de los nervios espinosos y otras estructuras que causan dolor (11). Ejercicio en decúbito prono sobre los codos. se sacan conclusiones (el dolor se centralizó. Es importante que el paciente sea capaz de relajar la musculatura extensora en esta postura y mantener la pelvis en contacto con la superficie de apoyo. la respuesta de los síntomas del paciente es la clave para determinar su eficacia.

com . sin la asistencia del componente dinámico. Si uno de los músculos del tronco no funciona a un nivel óptimo. los discos intervertebrales. por tanto. La inclinación pélvica posterior se concibe como un ejercicio de flexión lumbar y no un ejercicio de fortalecimiento abdominal. Otro ejercicio sencillo de flexión en esta postura es una inclinación pélvica posterior. la capacidad de estabiliza- Figura 8-4. el objetivo del tratamiento deriva a la centralización de los síntomas para que el paciente aumente el nivel de actividad y reduzca el nivel de discapacidad. la columna lumbar. Los músculos y los tendones del tronco son el componente dinámico. lo cual reduce la lordosis lumbar y aumenta la flexión lumbar. Desde esta posición.000 N (16). articulaciones interapofisarias y las cápsulas articulares constituyen el componente estático de la columna. Los ejercicios de flexión son los más fáciles de ejecutar en decúbito supino o posición cuadrúpeda. los ligamentos. Programas de ejercicios de flexión Los pacientes un poco más mayores con patologías degenerativas en la columna con frecuencia centralizan los síntomas durante los movimientos de flexión y. La capacidad de la columna in vivo para tolerar semejantes cargas es sobre todo atribuible a la capacidad de estabilización dinámica de la musculatura del tronco que sostiene la columna en todos los planos de movimiento. Una vez que los síntomas de las extremidades inferiores del paciente se han centralizado en la región lumbar con los ejercicios de flexión o extensión. aumentando la flexión de la columna lumbar (fig. Los músculos del tronco sostienen la columna de forma parecida a los cabestrantes del mástil de un barco (17). Aspectos importantes durante el estadio II del proceso de rehabilitación son los ejercicios de estabilización de la columna lumbar y las actividades generales de preparación física aeróbica. Los movimientos que producen periferalización de los síntomas deben evitarse durante el estadio inicial del tratamiento. Por lo general. Deben evitarse los ejercicios de flexión lumbar que se describen en el apartado siguiente. es probable que se beneficien de los ejercicios de flexión durante el estadio I del tratamiento. la posición fetal) es muy cómodo para ejecutarlos. el paciente puede llevar una o ambas rodillas al pecho. el programa de rehabilitación puede pasar al estadio II. Ejercicio de flexión de rodillas hasta el pecho en decúbito supino. se comba bajo cargas compresivas inferiores a unos 90 N. Esta postura puede mantenerse de 20 a 30 segundos y repetirse. mientras que la columna in vivo aguanta cargas de hasta 18.CAPÍTULO 8 / PROTOCOLOS DE EJERCICIOS PARA LUMBALGIAS 171 de los síntomas del paciente dictará si el ejercicio debe continuarse. Los pacientes que precisan un programa de ejercicios de flexión con frecuencia descubren que el decúbito supino con caderas y rodillas flexionadas (es decir. PROGRAMAS DE EJERCICIO PARA EL ESTADIO II: ESTABILIZACIÓN LUMBAR La columna lumbar consta de componentes estáticos y dinámicos responsables de la estabilidad de la columna durante las actividades diarias. Se pide al paciente que aplane la espalda contra la superficie de apoyo. 8-4). Los cuerpos de las vértebras. no es necesario que el paciente siga realizando un programa amplio de ejercicios de flexión o extensión. Estos ejercicios se describen a continuación. http://booksmedicos. Al contrario. Este movimiento puede repetirse con un suave movimiento de balanceo de la postura neutra a otra de flexión. Según estudios in vitro. este tema se ampliará en la siguiente sección. En posición cuadrúpeda el paciente puede pasar de una postura neutra hacia atrás sobre los talones para favorecer la flexión lumbar. El movimiento que más preocupaciones causa suele ser la flexión lumbar.blogspot. En estos pacientes el movimiento de extensión lumbar suele causar una periferalización de los síntomas que debe evitarse al inicio del proceso de rehabilitación.

com . Sin embargo. Este dato sugiere que las personas con lumbalgia no presentan estabilidad óptima en la columna para actividades que precisen movimientos braquiales para levantar objetos o tirar de ellos. Todos los músculos asociados con el complejo lumbar desempeñan un papel específico en el proceso de estabilización dinámica para la ejecución de las actividades diarias. Uno de los métodos más eficaces para reforzar el músculo transverso del abdomen. el mejor programa incorporará ejercicios que generen niveles elevados de actividad muscular y niveles bajos de estrés en el componente vertebral estático. Componentes del programa de ejercicios de estabilización lumbar GRUPO DE MÚSCULOS PROGRESIÓN DEL EJERCICIO Transverso del abdomen Hundir el abdomen ↓ Hundir el abdomen en posición fetal moviendo las piernas ↓ Hundir el abdomen en posición fetal haciendo el puente Elevación de un brazo o pierna en posición cuadrúpeda ↓ Elevación del brazo o pierna contralaterales en posición cuadrúpeda ↓ Elevaciones de tronco en decúbito prono Apoyo lateral en la horizontal (rodillas flexionadas) ↓ Apoyo lateral en la horizontal (rodillas extendidas) Apoyo lateral en la horizontal (rodillas flexionadas y extendidas) ↓ Flexiones de abdominales con rotación del tronco ↓ Elevaciones de las piernas colgando Erector de la columna y transverso espinoso Cuadrado lumbar Oblicuos del abdomen http://booksmedicos. 19). 8-5). Esta maniobra se practica enseñando al paciente a llevar el ombligo hacia arriba y hacia la columna aplanando el estómago (fig. El propósito de esta sección es identificar la importancia de los músculos específicos necesarios para la estabilidad e identificar los mejores métodos para reforzar estos músculos específicos (tabla 8-2). es la maniobra de hundir el abdomen (20). Con respecto a los ejercicios de estabilización vertebral. Muchos pacientes con dolor de espalda tienen problemas para realizar esta maniobra aparentemen- Tabla 8-2. el músculo transverso del abdomen estabiliza la columna formando un corsé o cilindro rígido alrededor del componente estático de la columna. Antes del movimiento de las extremidades supe- riores. El dominio de esta maniobra es importante porque sirve de base para la progresión a otros ejercicios. en los pacientes con lumbalgia se difiere el inicio de la contracción del transverso del abdomen. el músculo transverso debe contraerse para estabilizar la columna como preparación para el movimiento. Los datos existentes han demostrado que se produce una respuesta de retroalimentación con la anteroflexión del tronco por lo que se refiere a la contracción del músculo transverso del abdomen y el movimiento de las extremidades (18. junto con los músculos oblicuos del abdomen.blogspot.172 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO ción de la columna queda comprometida. Músculo transverso del abdomen Como se expuso en el capítulo 1. Estos músculos trabajan juntos de forma coordinada para lograr una estabilidad óptima de la columna.

Una vez que el paciente es capaz de meter el abdomen de este modo. Otra ventaja de la posición cuadrúpeda es que el terapeuta puede aportar claves táctiles a través de la porción posterior de la columna para facilitar la dirección del hundimiento del estómago.blogspot. Por ejemplo. mientras se mantiene la contracción abdominal. El paciente emplea un sensor de la presión colocado bajo la columna lumbar para evitar una inclinación pélvica posterior. http://booksmedicos. En algunos pacientes. pueden incorporarse movimientos de piernas (la bicicleta o elevaciones de piernas) al tiempo que se mantiene el abdomen hundido (Figura 8-6). Una vez que el paciente domina la maniobra de hundir el abdomen sin sustitución. Ejercicio de hundir el abdomen con movimientos repetitivos de las piernas. esto también confiere un aspecto plano al estómago. se enseña al paciente a realizar una flexión máxima del cuello al tiempo que palpa la porción inferior del músculo recto del abdomen. esto provoca la contracción del músculo transverso del abdomen. hundir el abdomen se incorpora en posturas más funcionales Figura 8-6. Mientras flexiona el cuello. Otro patrón habitual de sustitución es que el paciente aguante la respiración. El siguiente método de instrucción incorpora a propósito la actividad del músculo recto en los estadios iniciales para asegurar la activación del músculo transverso del abdomen y que el paciente sea consciente de la actividad del músculo recto del abdomen.CAPÍTULO 8 / PROTOCOLOS DE EJERCICIOS PARA LUMBALGIAS 173 Figura 8-5. estos otros componentes no serán útiles. La clave de este ejercicio es aislar los abdominales profundos y evitar la sustitución por parte del músculo recto del abdomen. es importante vigilar los signos de sustitución como la inclinación posterior de la pelvis. descritos en las secciones siguientes. esto parece aplanar el estómago de la misma forma que cuando se hunde. el paciente baja la cabeza hasta la posición inicial. se enseña al paciente a meter el abdomen y tensarlo todo lo posible. Por esta razón. El remedio a este problema es que el paciente hable durante la ejecución de este ejercicio. pero también causa la flexión de la columna lumbar. También es útil pedir al paciente que cuente mientras aguanta la contracción para facilitar una respiración normal. Una de las estrategias más habituales es usar el recto del abdomen para realizar la inclinación pélvica. se elimina el componente de flexión del cuello y se centra en hundir el abdomen durante períodos progresivamente más largos. pueden sumarse otras actividades más difíciles a este ejercicio inicial. debe combinarse con otros aspectos del programa de estabilización. Hay varios patrones de sustitución que el paciente debe evitar mientras practica la maniobra de hundir el abdomen (20). La palpación por parte del paciente de la contracción muscular justo medial a las espinas ilíacas anterosuperiores suele ofrecer una útil retroalimentación sobre la correcta ejecución del ejercicio. Una vez que sucede esto. Al igual que con la postura en decúbito supino. En una postura inicial en decúbito supino.com . el paciente debe percibir cómo sobresale el recto del abdomen en sus dedos. Al final. Ejercicio de hundir el abdomen. Practicar el puente mientras se mantiene el abdomen hundido es otro reto para los músculos transverso del abdomen y glúteo mayor (Figura 8-7). Cuando la maniobra de hundir el abdomen se vuelve más natural. en posición fetal. Es importante reparar en que la suma de otros retos a la maniobra de hundir el abdomen es útil sólo si se mantiene hundido constantemente. te sencilla. el paciente debe aprender mediante claves verbales o táctiles a mantener la columna neutra durante la contracción. es más fácil aprender el procedimiento de hundir el estómago en posición cuadrúpeda porque resulta más difícil sustituir la acción del músculo recto del abdomen en esta posición. Sin una técnica correcta. Entonces.

Como se dijo en el capítulo 1 y al comienzo de este capítulo. el procedimiento de hundir el estómago se empleará en esta posición.174 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO Figura 8-7. y las fibras segmentales del erector de la columna son un predictor de la mayor recidi- va de lumbalgia (22). con especial dedicación a la recuperación de la resistencia de la musculatura segmental.) Los transversos espinosos son músculos intrínsecos pequeños que ejercen de estabilizadores segmentales primarios de la columna en la región lumbar (21). Ejercicio de extensión de una pierna y el brazo contralateral en posición cuadrúpeda. si el paciente refiere dolor en sedestación. La mayoría de las fibras del erector de la columna abarcan la región lumbar y se insertan sólo en la columna dorsal y la pelvis. Evidencias actuales demuestran la escasa resistencia del transverso espinoso. Ejercicio de extensión de una pierna en posición cuadrúpeda. Es importante evitar la hiperextensión de la columna lumbar durante este ejercicio. la musculatura extensora lumbar puede dividirse en dos grupos. estos tipos de ejercicio también tienden a producir niveles elevados de compresión sobre la columna lumbar que tal vez no toleren todos los pacientes. Por ejemplo. los transversos espinosos no recuperan automáticamente toda su fuerza y resistencia tras el primer episodio de lumbalgia a menos que se lleve a cabo una rehabilitación específica (23). los ejercicios más eficaces producirán niveles elevados de actividad muscular y niveles bajos de carga vertebral. que supondrán un reto para el paciente en las actividades diarias. Como se expuso y mostró en el capítulo 1. Ejercicio de hundir el abdomen practicando el puente. 1-17. Las opciones para hundir el abdomen no deben limitarse al ámbito clínico. 8-9) al mismo tiempo constituye el entrenamiento más eficaz del erector de la columna y el transverso es- Figura 8-8. Músculos transversos espinosos y erector de la columna La musculatura extensora de la columna lumbar desempeña un papel importante en la estabilización de la columna y en aportar la fuerza necesaria para flexionar el tronco y levantar objetos.blogspot. Figura 8-9. tras asumir la posición cuadrúpeda. Las fibras del erector de la columna que abarcan la pelvis se activan para producir la fuerza extensora necesaria para los levantamientos. Por ejemplo. 8-8). Elevar el brazo y la pierna contrarios (fig.com . Además. Estos datos subrayan la necesidad de que los médicos centren su atención en la rehabilitación de la musculatura extensora. El objetivo final de este ejercicio es aplicarlo a todas las actividades de la vida diaria. la porción extensora segmental y el transverso espinoso se ocupan más de la estabilización de los segmentos lumbares individuales. (El erector de la columna y el transverso espinoso pueden verse en la fig. la porción extensora segmental se inserta en cada una de las vértebras lumbares. http://booksmedicos. porque reduce los efectos de la gravedad sobre la columna. se pide al paciente que extienda una pierna y el brazo contralateral mientras mantiene hundido el abdomen (fig. sin embargo. La posición más segura para ejercitar estos músculos es la posición cuadrúpeda. El erector de la columna y el transverso espinoso se tensan con la máxima eficacia en los ejercicios de extensión.

El paciente debe realizar este ejercicio durante períodos progresivamente más largos y con más repeticiones.com . No obstante.CAPÍTULO 8 / PROTOCOLOS DE EJERCICIOS PARA LUMBALGIAS 175 pinoso. la base de apoyo puede desplazarse de las rodillas a los pies (con las rodillas extendidas) durante la elevación (fig. sus columnas habrían de tolerar más fácilmente las cargas de cizallamiento o compresivas adicionales producidas por estos ejercicios. Este ejercicio también ejercita con eficacia los músculos oblicuos laterales del abdomen. Esto dificulta la elevación del cuerpo contra la gravedad. puede optarse por ejercicios de extensión en decúbito prono. http://booksmedicos. Además. se recurre a la elevación de una pierna o un brazo en posición cuadrúpeda. Otra progresión en el ejercicio de elevación lateral en la horizontal es añadir la maniobra de hundir el abdomen. el paciente se tumba en decúbito lateral con las rodillas flexionadas y el tronco apoyado en el codo (fig. que es más que suficiente para reforzar estos grupos de músculos (24). Posición inicial para el ejercicio de apoyo lateral en la horizontal. Estos ejercicios producen fuerzas de compresión lumbar incluso menores y activan el 20% de la CVM del transverso espinoso. El paciente flexiona el tronco hacia delante y luego lo extiende contra la acción de la gravedad para volver a la posición inicial. Si se desea ejercitar más los extensores lumbares y el transverso espinoso. que ejercita con más eficacia el trabajo conjunto de los músculos. Si el paciente presenta síntomas de lumbalgia unilateral. 8-11). y evitar la flexión o extensión. Estos ejercicios producen niveles elevados de actividad en el erector de la columna y el transverso espinoso (40%-60% de la CVM). Cuando se aplica compresión sobre la columna en posición erguida. tal vez le resulte más difícil realizar el ejercicio por el lado disfuncional. A medida que se vuelve más fácil este ejercicio de elevación lateral del cuerpo en la horizontal. Para ejecutar el ejercicio de apoyo lateral en la horizontal. la pierna y el codo. sin embargo. las cargas compresivas sobre la columna lumbar aumentan sustancialmente en relación a los ejercicios en posición cuadrúpeda. Este ejercicio también produce niveles seguros de cargas compresivas lumbares. Si el médico percibe que el paciente necesita un enfoque más conservador respecto a las cargas sobre la columna. se pide al paciente que levante el tronco y las piernas de la superficie de apoyo para que sólo la pelvis se mantenga en contacto. El paciente debe mantener hundido el abdomen para que la columna conserve una postura neutra. Como alternativa. Músculo cuadrado lumbar El músculo cuadrado lumbar parece desempeñar un importante papel en la estabilización de la columna en el plano frontal. el paciente puede estar en decúbito prono con las piernas fijas en la superficie. con niveles de actividad muscular en torno al 30% de su contracción voluntaria máxima (CVM). Figura 8-10. con las rodillas flexionadas. estos ejercicios de extensión en decúbito prono serán apropiados para deportistas que quieren volver a la competición y otras personas que tienen trabajos físicamente exigentes. Este ejercicio puede hacerse con una contracción isométrica sostenida o de forma más dinámica con repeticiones elevando y bajando el cuerpo. 8-10). lo cual hace que trabajen más el cuadrado lumbar y los músculos oblicuos del abdomen. En esta posición el paciente aprende a elevar el cuerpo de la mesa con todo el peso apoyado en la rodilla. El ejercicio de apoyo lateral en la horizontal produce la máxima actividad muscular del cuadrado lumbar (54% de la CVM) con cargas compresivas bajas. la actividad del cuadrado lumbar mantiene una estrecha correlación con la mayor necesidad de estabilidad debido a la compresión (26). En esta posición. los pacientes con inestabilidad de los segmentos lumbares han de evitar estos ejercicios. por tanto.blogspot. las fuerzas de cizallamiento anterior sobre la columna lumbar aumentan durante estas actividades (25). También debe ser un objetivo lograr la simetría entre los lados derecho e izquierdo.

Por ejemplo. Un ejercicio aún más duro para los oblicuos del abdomen es la elevación de las piernas colgantes. aunque también los músculos oblicuos internos y externos merecen atención durante la rehabilitación de pacientes con lumbalgia. por tanto. Ejercicios para las extremidades superiores manteniendo la estabilidad de la columna usando un balón terapéutico. El paso a las actividades de estabilización dinámica tras potenciar la fuerza y resistencia centrales de los grupos de músculos importantes ayuda a los pacientes a recuperar los niveles completos de actividad.176 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO ejercicio el paciente se cuelga de una barra y eleva ambas piernas hasta la horizontal (es decir. PROGRAMAS DE EJERCICIO PARA EL ESTADIO III: ESTABILIZACIÓN DINÁMICA Los pacientes con lumbalgia muestran déficits en el control dinámico del tronco. El entrenamiento de estabilización dinámica puede ejecutarse sobre una superficie inestable de apoyo Músculos oblicuos del abdomen El músculo transverso del abdomen tiene un papel único en la estabilización de la columna lumbar. Figura 8-11. http://booksmedicos. Por tanto. Realizar flexiones de abdominales con rotación del torso también ejercita los oblicuos del abdomen imponiendo bajas cargas compresivas. el ejercicio de apoyo lateral en la horizontal produce niveles elevados de actividad en el músculo oblicuo del abdomen (50% de la CVM) con niveles bajos de fuerzas compresivas. pero también ejercen de importantes estabilizadores por la contracción simultánea con los extensores de la columna durante los movimientos de lateroflexión o extensión del tronco (27).com . Para realizar este Figura 8-12. Los músculos oblicuos del abdomen ayudan a producir la rotación de la columna. las personas con lumbalgia aumentan el balanceo ortostático del cuerpo. Este ejercicio genera niveles muy elevados de actividad de los abdominales oblicuos (casi el 100% de la CVM) y mantiene niveles relativamente bajos de compresión vertebral (28). como se expuso en el capítulo 1. Como se describió en la sección previa. prolongan el tiempo de reacción y reducen la precisión de la colocación de la columna en comparación con las personas sin dolor de espalda (29). Realizar flexiones de abdominales sin rotación del tronco ejercitará sobre todo el recto del abdomen y. Los músculos oblicuos del abdomen forman la pared abdominal. 90 grados de flexión coxal). que se extiende rodeando el torso en sentido anterior a posterior. con las rodillas extendidas. no es útil para el proceso de rehabilitación. El músculo recto del abdomen es sobre todo un flexor del tronco y tiene menos importancia que los músculos laterales del abdomen en la rehabilitación de pacientes con lumbalgia. este ejercicio puede emplearse como una herramienta eficaz de entrenamiento del cuadrado lumbar y los oblicuos del abdomen. el oblicuo interno también presenta una inserción en el rafe lateral (fascia toracolumbar). Posición avanzada para el ejercicio de apoyo lateral en la horizontal.blogspot.

http://booksmedicos. La superficie puede ser menos estable si el paciente permanece de pie sobre un rodillo de gomaespuma. También pueden practicarse ejercicios en decúbito prono. Los ejercicios de extensión de la columna en decúbito prono también pueden practicarse sobre el balón terapéutico con el paciente flexionado sobre él para luego elevar el tronco hasta una postura neutra. el balón terapéutico puede usarse en numerosos ejercicios. No obstante. También pueden practicarse ejercicios dinámicos en bipedestación. 8-13).com . puede pasarse a realizar ejercicios con las extremidades. Estas actividades se centran en tareas que el paciente necesitará desempeñar al volver a una actividad completa. Las personas que vuelvan a actividades en que se levanten pesos pueden empezar con ejercicios ligeros de levantamiento dentro de una Figura 8-13. extensión o abducción del hombro. como hacer el puente con las piernas apoyadas en el balón. como se expuso antes. Es importante evitar la hiperextensión de la columna lumbar durante este ejercicio. Durante la práctica de estos ejercicios. Puede progresarse a movimientos de las extremidades superior e inferior contralaterales. el paciente debe mantener el abdomen hundido para favorecer la estabilidad vertebral durante el ejercicio. Los ejercicios practicados en sedestación sobre el balón terapéutico pueden iniciarse con un desplazamiento laterolateral del peso para potenciar las reacciones de equilibrio del tronco y mantener una posición erguida. empezando con movimientos unilaterales como flexión. un ejercicio lo componen movimientos isométricos con una extremidad (fig.blogspot. cama elástica o tabla oscilante (fig. 8-12). Luego. Pueden practicarse movimientos más difíciles y complejos como patrones de facilitación neuromuscular propioceptiva para las extremidades superiores o actividades específicas de un deporte como coger o lanzar un balón manteniendo el equilibrio y control de la postura de la columna.CAPÍTULO 8 / PROTOCOLOS DE EJERCICIOS PARA LUMBALGIAS 177 como un balón terapéutico. con o sin pesas para aumentar la resistencia (fig. 8-14). estas actividades producirán elevadas fuerzas compresivas y de cizallamiento sobre la columna lumbar. Pueden practicarse ejercicios más avanzados con el balón terapéutico. se pasa a actividades de carrera o regate y a la adición gradual de destrezas propias del deporte. flexión de la cadera o extensión de la rodilla. Puede añadirse resistencia a esta actividad con pesas en las piernas. Ejercicio de extensión de una pierna con el balón terapéutico. Actividades dinámicas como coger y lanzar una pelota pueden sumarse cuando los pacientes practican deportes. ya que su empleo sólo está limitado por la creatividad del médico. siempre y cuando el paciente sea capaz de ejercer control sobre la columna durante estas actividades. Una vez que el paciente muestra capacidad para mantener el equilibrio sobre el balón durante actividades de desplazamiento del peso del cuerpo.

Existen algunas evidencias de que el ejercicio aeróbico de nivel bajo puede ser eficaz en el tratamiento de la lumbalgia aguda y crónica (32.com . Como caminar requiere un esfuerzo submáximo constante de los músculos estabilizadores del tronco y ejerce cargas muy bajas sobre los tejidos blandos de soporte. Coger y lanzar un balón medicinal mientras se mantiene el equilibrio en una cama elástica sirve para entrenar la estabilidad vertebral. http://booksmedicos. El médico debe monitorizar estrechamente la ejecución de las actividades y la capacidad del paciente para controlar la postura de la columna y evitar posturas extremas o posturas que reproduzcan los síntomas. No todos los pacientes con lumbalgia toleran caminar como actividad aeróbica. de ello se trató en el capítulo 4. PROGRAMAS DE EJERCICIO PARA EL ESTADIO III: EJERCICIO AERÓBICO Los niveles elevados de forma física aeróbica se han relacionado con una menor incidencia de lesiones lumbares (31). Los cambios debidos al reforzamiento de la musculatura del tronco no sobrevienen con rapidez. 33).blogspot. Los datos actuales han demostrado que se ejercen niveles bajos de carga compresiva sobre las estructuras lumbares al caminar (25). los esfuerzos sostenidos y submáximos serán la clave para un entrenamiento eficaz. se anima al paciente a mantener hundido el abdomen para estabilizar la columna. es un ejercicio aeróbico ideal para algunos pacientes con lumbalgia. amplitud limitada y pasar a pesos mayores y mayor grado de movilidad. Las formas más seguras de actividad aeróbica para pacientes con lumbalgia son las que aportan los beneficios de esta actividad pero ejercen un mínimo de estrés sobre la columna lumbar. Es vital que el médico prepare al paciente para el nivel de persistencia y paciencia necesarias para lograr resultados óptimos. En el curso de estas progresiones. Los programas progresivos de deambulación por lo general se inician al comienzo del proceso de rehabilitación y avanzan a medida que aumenta el nivel de tolerancia del paciente. Como la estabilización es la función principal de estos músculos. Caminar hace que la columna lumbar adopte una postura más extendida y Figura 8-14. Puede llevar hasta 3 meses obtener los resultados deseados.178 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO Prescripción de ejercicios de estabilización El factor más importante a la hora de determinar el número apropiado de repeticiones de estos ejercicios es la resistencia y no la fuerza de los músculos del tronco. Otro factor importante que debe recordarse respecto a un programa de estabilización es la persistencia. Las evidencias sugieren que los ejercicios lumbares son muy eficaces cuando se practican a diario (30).

por tanto. «The epidemiology of low back pain». con lo que la columna adopta mayor flexión y los pacientes se ejercitan sin periferalización de los síntomas. se ha demostrado que supone un riesgo menor de sufrir cambios degenerativos de los discos intervertebrales lumbares que otras actividades como el fútbol o la halterofilia (36). Con posterioridad durante el proceso de rehabilitación. La selección de ejercicios específicos debe basarse en el cuadro clínico de cada paciente. puede practicarse una progresión haciendo que el paciente camine progresivamente por aguas menos profundas hasta que tolere la deambulación fuera del agua sin agudización de los síntomas. Como se ha descrito en este capítulo. el recurso de la deambulación sin carga en cinta rodante se ha descrito como una opción para pacientes que no toleran la deambulación normal por culpa de la lumbalgia (34). Debe animarse a los pacientes para que sigan un programa aeróbico de bajo estrés incluso después de completar el programa de rehabilitación formal. Por ejemplo. no lo toleran algunos pacientes que tratan de recuperarse de un episodio de lumbalgia. http://booksmedicos. el médico debe emplear suficiente fuerza de tracción para que el paciente camine sin agudización de los síntomas.CAPÍTULO 8 / PROTOCOLOS DE EJERCICIOS PARA LUMBALGIAS 179 tal vez cause periferalización de los síntomas de algunos pacientes. Si el paciente presenta problemas. el empleo de la deambulación y carrera sin carga sobre una cinta rodante pueden ser herramientas útiles. en realidad. Cuando se inicia un programa de ejercicio aeróbico con deambulación sin carga en cinta rodante. el interés se desplazará a mejorar la resistencia de los músculos clave para la estabilización de la columna lumbar y aumentar el nivel de forma física general del paciente. el estadio inicial del tratamiento se centrará en ejercicios que generen una centralización de los síntomas. En: Idiopathic Low Back Pain. con una desaparición casi completa de los síntomas en sedestación. El grado de fuerza de tracción puede reducirse gradualmente durante el curso del tratamiento hasta que el paciente pueda caminar una distancia suficiente sin ningún apoyo externo. El médico debe tener en cuenta el estadio de la patología del paciente y los objetivos del tratamiento cuando seleccione las actividades adecuadas. Haanen. La deambulación sobre cinta rodante sin carga recurre a un sistema de tracción con arnés para reducir el peso total que el cuerpo debe soportar al caminar. Esto mejorará los beneficios para la salud y tal vez reduzca la posibilidad de sufrir una recidiva de la lumbalgia. H. (Las actividades de ejercicio terapéutico en el agua se exponen por extenso en el cap. Si volver a correr es un objetivo del paciente. Otra opción de actividad aeróbica en pacientes que no toleran caminar es el ejercicio acuático. La profundidad del agua corresponderá al grado de reducción de las fuerzas compresivas. Valkenburg. Que el paciente camine por una piscina sirve para aprovecharse de la flotabilidad del agua que reduce las fuerzas compresivas de la gravedad. el objetivo es mejorar la resistencia del paciente y. Debe procederse a una vuelta gradual.com . Con independencia del ejercicio aeróbico concreto que se use. Para muchos pacientes. 10. Se ha demostrado que correr aumenta las cargas compresivas sobre la columna (37) y. Este paciente está más preparado para la bicicleta estática como actividad aeróbica. La deambulación sin carga ha demostrado que reduce las fuerzas compresivas que se experimentan durante esta actividad (35). debe tenerse cuidado al reanudar la actividad.) Más recientemente. y H. Correr no se ha asociado con un au- mento del riesgo de lumbalgia y. Otro ejercicio aeróbico eficaz y popular es el jogging o la carrera. por tanto. Esto suele permitir al paciente caminar como ejercicio aeróbico sin una agudización de los síntomas. La bicicleta estática permite a los pacientes adoptar una postura sentada. debe evitarse toda actividad que genere una periferalización de los síntomas. RESUMEN Los programas de ejercicio activo son un elemento crítico para el éxito de la rehabilitación de pacientes con lumbalgia. Pueden emplearse muchas otras actividades aeróbicas en la rehabilitación de pacientes con lumbalgia. reducir el nivel de discapacidad relacionado con la lumbalgia. un paciente mayor con estenosis degenerativa de la columna lumbar con frecuencia experimenta una agudización de los síntomas en la región lumbar y las extremidades inferiores mientras camina. BIBLIOGRAFÍA 1. por tanto.blogspot.

y S. Axler. 23: p. L. «Quantitative intramuscular myoelectric activity of quadratus lumborum during a wide variety of lift tasks». «Lack of effectiveness of bed rest for sciatica». McKenzie. 1989.. 6. J. 75: p. M. Keller. Deyo. 11: p. 390. by mathematical analysis of magnetic resonance imaging pixel intensity profiles». Callaghan. et al. S. 3. 418. J Spinal Dis 1998. Clin Biomech 1996. P. 16. 676. Phys Ther 1998. A. Spine 1998. Sihvonen. M. N Engl J Med 1999. 19. Hides. p. K. Spine 1996. M. 29. 29: p. B. 8. «Characteristics of physician visits for back symptoms: a national perspective». Spine 1999. «The stabilizing system of the spine. Callaghan. y I. The Lumbar Spine: Mechanical Diagnosis and Therapy. et al. «Quantification of lumbar intradiscal deformation during flexion and extension. Panjabi. M. et al. 86. P. A. Delitto. R. M. Richardson. 1. Fiebert. 10. W. «Multifidus muscle recovery is not automatic after resolution of acute. 5. 2066. 22: p.com . A. 18. «Low back loads over a variety of abdominal exercises: searching for the safest abdominal challenge». 17. 315: p. Spine 1985. 647. McGill. 9.. Nueva Zelanda: Spinal Publications Limited. «Muscle controlpain control: what exercises would you prescribe?» Manual Ther 1995. Beattie. http://booksmedicos. 5: p. «Delayed postural contraction of transversus abdominis in low back pain associated with movement of the lower limb». Hodges. Part II. J. «Inefficient muscular stabilization of the lumbar spine associated with low back pain».. Richardson. 24: p. et al. I. Med Sci Sports Exerc 1997. A. 2096. J. McGill. St. Waddell. 10: p. 371. S. S. A. 11: p. 389. 20. 11. C. et al. et al. G. «Functional pathology of lumbar spinal stenosis».180 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO A. editors. et al. Hodges. et al. T. White y S. George. y C. M. 4. «Systematic reviews of bed rest and advice to stay active for acute low back pain». J. y S. 793. Gill. K. 470. 1982. y S. Jull. «Low back exercises: evidence for improving exercise regimens». et al. 2. 23. Gordon. Waikanae. Spine 1998. y M. 78: p. «A treatment-based classification approach to low back syndrome: identifying and staging patients for conservative management». 1034. M. J. 13. 21: p. «The intersegmental and multisegmental muscles of the lumbar spine: a biomechanical model comparing lateral stabilizing potential»... C. Phys Ther 1995. Spine 2000. «A descriptive study of the centralization phenomenon». 1: p. M. Cholewicki. 571. 3. y G. first-episode low back pain». 289. 2. P. 46. «Mechanical stabi- lity of the in vivo lumbar spine: implications for injury and chronic low back pain». 1064. A. 19: p. J. A. 2763. Gardner-Morse. A. 804. J. Stokes. 47: p. Spine 1994. Spine 1996. Penning. Sikorski. «Effects of lordosis on the position of the nucleus pulposus in supine subjects: a study using magnetic resonance imaging». Phys Ther 1998. et al. 25: p. y M. «Movement disturbances of the lumbar spine and abnormal back muscle electromyographic findings in recurrent low back pain». 170. et al. 15. et al. y C. McGill.. 7: p. 28. 16: p. J. D. 754. W. 78: p. «A rationalized approach to physiotherapy for low back pain». and lumbar fatigability». Spine 1991. 2640. M.. 7. 27. Richardson. 111. 26. Vroomen. Spine 1999. 12. 22: p.. P. 14. 21. J Spinal Disord 1992. 24: p. «The efficacy of active rehabilitation in chronic low back pain. 73: p.. G. J. P. M. Clin Biomech 1996. M. T. Spine 1997. A. «The relationship between lumbar spine load and muscle activity during extensor exercises». 23: p. 25. Spine 1997. 24. Br J Gen Pract 1997. «How many days of bed rest for acute low back pain?» N Engl J Med 1986. Louis: CV Mosby. «The effects of abdominal muscle coactivation on lumbar spine stability». M. 9.blogspot. 21: p. 340: p.. Fritz. Panjabi.. Neutral zone and instability hypothesis». «The measurement of lumbar proprioception in individuals with and without low back pain». Crisco. «The use of a classification approach to identify subgroups of patients with acute low back pain: inter-rater reliability and short-term treatment outcomes». 11: p. P. McGill. 106. 22.. 19: p. «Are “passive” extension exercises really passive?» J Orthop Sports Phys Ther 1994. F. Brault. y C. Am J Pub Health 1983. 8. Werneke. R. Kankaanpaa. Cypress. self-experienced disability. F. Clin Biomech 1992. Effect on pain intensity.

M. 22: p. 10: p. White. Spine 1997. G.. M. van Tulder. L. Cady. D. 12: p. 32. 77: p. R. Mayer. T. et al. A systematic review of randomized controlled trials of the most common interventions». Rockville. 482. «Strength and fitness and subsequent back injuries in firefighters». Spine. «The long-term effects of physical loading and exercise lifestyles on back-related symptoms. et al.. 269. S. 1994. Malone. T. 37. 1995.blogspot..com . T. 36. 31. W. et al. L... 77: p. 962.CAPÍTULO 8 / PROTOCOLOS DE EJERCICIOS PARA LUMBALGIAS 181 30. J. «A nonsurgical approach for patients with lumbar spinal stenosis». 410. a prospective study with comparison group and one-year follow-up». 2128. Flynn. T. «Effects of running on intervertebral disc height». http://booksmedicos. 139. et al. MD: Agency for Health Care Policy and Research. «Conservative treatment of acute and chronic nonspecific low back pain. 33. Acute Low Back Problems in Adults. Phys Ther 1997. Bigos. Phys Ther 1997. Fritz. 34. et al. W. AHCPR Publication 95-0642. Public Health Service. «Objective assessment of spine function following industrial injuries. et al. Spine 1985.. 700. J Occup Med 1979. «Plantar pressure reduction in an incremental weight-bearing system». US Department of Health and Human Services. Videman. disability and spinal pathology among men». 35. 21: p.. y T. 20: p. J Orthop Sports Phys Ther 1990. et al.

http://booksmedicos.blogspot.com .

194 CONCLUSIÓN.CAPÍTULO 9 HISTORIA Y PRINCIPIOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA Bruce E. 187 Viscosidad y arrastre. 188 PRINCIPIOS FISIOLÓGICOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA. 191 Sistemas renal y endocrino. 190 Efectos de la sumersión. 191 Gasto cardíaco. Becker INTRODUCCIÓN. 189 Volumen sistólico. 188 Transferencia de energía térmica. 188 Calor específico. 190 Profundidad de la inmersión.blogspot. 190 Forma física cardiovascular. 185 Densidad y gravedad específica. 185 Presión hidrostática. 194 183 http://booksmedicos. 184 El surgimiento de la hidrología médica en Estados Unidos.com . 185 Flotabilidad. 187 Termodinámica del agua. 187 Movimiento de flujo. 194 BIBLIOGRAFÍA. 188 Mecánica del sistema circulatorio. 186 Propiedades cronodependientes. 186 Efectos sobre las articulaciones. 193 Sistema musculoesquelético. 184 PRINCIPIOS FÍSICOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA. 191 Sistema pulmonar. 184 HISTORIA DE LA TERAPIA ACUÁTICA. 184 Empleo inicial de la terapia acuática.

Hacia el siglo XIX.com . La rehabilitación acuática contemporánea representa la evolución de las tradiciones médicas clásicas porque combina el uso de piscinas con los avances del siglo XX en el conocimiento de las enfermedades y la fisiología de la inmersión. Los finales de la década de 1960 y comienzos de 1970 fueron la edad dorada de la investigación científica básica en Estados Unidos. La hidroterapia combinada con calor es uno de los tratamientos de rehabilitación más antiguos para la artritis (1). El surgimiento de la hidrología médica en Estados Unidos La cultura estadounidense de la posguerra se centró en el poder de la ciencia y la tecnología. los romanos concebían el baño y las piscinas como actividades centrales y sociales que podían incluir el http://booksmedicos. y los tratamientos activos y pasivos en el agua siguen desempeñando un papel único para la rehabilitación de problemas musculoesqueléticos agudos y crónicos. Tomar las aguas. romana. Fue en este período cuando se estudió mu- Empleo inicial de la terapia acuática Desde las primeras narraciones históricas. aliviaban las artralgias y mejoraban la movilidad de las articulaciones. y las piscinas volvieron a ser menos importantes para la práctica hospitalaria. La National Foundation for Infantile Paralysis financió las piscinas correctivas y los tratamientos de gimnasia deportiva en el agua del médico Charles Lowman y el empleo terapéutico de piscinas y depósitos para el tratamiento de la poliomielitis. judía. Los baños rituales eran muy frecuentes para la renovación y curación individual.000 norteamericanos anualmente. Los fondos de investigación abundantes trataron de poner al hombre en el espacio. En este capítulo presentamos los principios físicos y fisiológicos que sientan las bases de la terapia acuática. Se realizaron observaciones sobre la inmersión en aguas termales que reducían los edemas periféricos. como Baden-Baden en Alemania. tomar baños y descansar en los llamados balnearios desempeñan un importante papel social y espiritual en las civilizaciones de Mesopotamia. Los avances en la práctica acuática justo antes y después de la guerra comenzaron a perder importancia a medida que las piscinas fueron echándose a perder. Pocos médicos se acordaron de lo temprano que las distintas culturas habían utilizado y reverenciado el poder regenerativo de las aguas curativas. El desarrollo de la vacuna de Salk y el posterior triunfo sobre la enfermedad a finales de la década de 1950 redujeron el interés de la comunidad médica por los regímenes complejos de terapia acuática. Los antiguos griegos y romanos documentaron el extendido uso de la inmersión en agua con fines medicinales para variedad de dolencias como la artritis. y los mecanismos de reembolso hicieron más rentables otras formas alternativas de tratamiento. HISTORIA DE LA TERAPIA ACUÁTICA La rehabilitación en el ámbito acuático se remonta a antes de la historia de la medicina. ejercicio en un gimnasio. la epidemia de poliomielitis afectó a casi 58. Se dice que el médico romano Galeno tenía su consulta en las Termas de Adriano. Tradiciones e historias parecidas se encuentran por otros balnearios europeos que han servido a la medicina durante siglos. Bad Ragaz se convirtió en Suiza en un importante balneario. cristiana y musulmana. A comienzos de la década de 1950. Egipto. baños y termas por sus aguas paliativas y curativas. Mientras que los griegos consideraban los baños como un complemento del gimnasio. los terapeutas perdieron interés por las viejas técnicas.blogspot. Durante la Edad Media europea. religiosa y social en las antiguas culturas griega. Son muy importantes porque ofrecen al lector una explicación sobre los preceptos científicos importantes en que se basa la terapia acuática. se desarrollaron grandes piscinas terapéuticas en torno a los manantiales termales.184 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO INTRODUCCIÓN La historia de la terapia acuática es muy rica porque lleva en uso más de dos milenios. los enfermos han recurrido a manantiales. y muchos siguen siendo parte de las prácticas sanitarias tradicionales normales. India y China. donde hoy en día el procedimiento acuático de rehabilitación llamado «método Bad Ragaz» se enseña y se practica. Bath en Inglaterra y Spa en Bélgica.

ocasionalmente. tejido conjuntivo y órganos. porque carecen de forma y tamaño estables. La materia sólida conserva una forma y tamaño estables que no suelen cambiar sin una fuerza significativa. porque los líquidos suelen volverse más densos al congelarse. al congelarse en hielo se hundiría en el agua líquida. por el contrario.000 para convertirla en kilogramos por metro cúbico.90 (3). Muchas de estas investigaciones sentaron las bases de las razones médicas por las que se recurre a la rehabilitación acuática. no cuenta con unidades de medida. necesitaban información sobre las respuestas del cuerpo en este nuevo ambiente tecnológicamente controlado. La relación es: P = F/A http://booksmedicos.10. Los gases son los menos estables. la densidad del cuerpo es ligeramente inferior a la del agua y promedia una gravedad específica de 0. donde m es la masa de una sustancia cuyo volumen es V. El cuerpo humano en el agua presenta paralelos con el cuerpo humano en el espacio: ambos estados provocan una respuesta sobre el cuerpo como si fuera ingrávido. la relación de la densidad de la sustancia y la densidad del agua. aunque esta propiedad más bien única del agua es importante. en gramos por centímetro cúbico. Aunque el cuerpo humano se componga en su mayor parte de agua. ambos generan parecidos efectos cardiovasculares y ambos causan los mismos problemas sobre la manipulación de herramientas. que comprende tanto la grasa corporal esencial más la grasa que supera las necesidades esenciales. donde la fuerza. Los líquidos. Por consiguiente. presenta una densidad típica cercana a 1. este capítulo aborda el agua sólo en su forma líquida. Resulta irónico que muchas de las respuestas se hallaron en una simulación del primer ámbito vital del hombre: la inmersión termoneutra total del cuerpo. lo cual eleva el cuerpo hacia arriba por acción de una fuerza equivalente al volumen del agua que se desplaza. El agua alcanza una densidad máxima a 4ºC y es inusual en esta característica. Casi todos los efectos biológicos de la inmersión están relacionados con los principios fundamentales de la hidrodinámica. el cuerpo humano sumergido desplaza un volumen de agua que pesa ligeramente más que el cuerpo. Si el agua fuera un líquido normal. La densidad es una variable que depende de la temperatura. tiene una densidad en torno a 0. Líquidos y gases fluyen. En contraste. Además de la densidad. las sustancias se definen por su gravedad específica. Densidad y gravedad específica La densidad se define como masa por unidad de volumen.CAPÍTULO 9 / HISTORIA Y PRINCIPIOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA 185 cho la fisiología acuática. Como este número es una relación. Por definición. que se representa por una F. La relación de la densidad respecto a la masa y el volumen se caracteriza por la fórmula: ρ = m/V Presión hidrostática La presión se define como fuerza por unidad de área. y como las propiedades del flujo están más relacionadas con la densidad que con cualquier otro factor.974. pero suelen conservar su volumen a pesar de la fuerza. Aunque el agua se emplee terapéuticamente en todas sus formas. se entiende que actúa perpendicularmente al área de superficie A. Una densidad dada en gramos por centímetro cúbico debe ser dividida por 1.blogspot. lo cual haría que los lagos se congelaran por el fondo y mataran a la mayor parte de su biomasa. la masa adiposa. teniendo el hombre una densidad media más elevada que la mujer. líquido y gaseoso. aunque su efecto sea mucho menor en sólidos y líquidos que en los gases. alteran en seguida su forma. La densidad se mide en el sistema internacional en kilogramos por metro cúbico y. tal y como se describirá. y se representa con la letra griega ρ. que comprende huesos. El conocimiento de estos principios convierte en algo más racional el proceso de aplicación médica. los investigadores dispuestos a enviar hombres al espacio.com . músculos. el agua tiene una gravedad específica equivalente a 1 a 4ºC. Por tanto. ambos se llaman fluidos. PRINCIPIOS FÍSICOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA La materia en la Tierra a temperaturas normales adopta tres estados: sólido. La masa muscular magra.

Otras unidades de medida habituales son dinas por centímetro cuadrado. y porque puede usarse con aprovechamiento en el tratamiento de problemas médicos que requieran descargar el peso.). es obvio que los pulmones son menos densos que las extremidades inferiores. En el caso de un ser humano de pie en la posición «anatómica».97 alcanzará un equilibrio de flotabilidad cuando el 97% de su volumen se haya sumergido. C. cuando se emplean flotadores. El producto de una fuerza y una distancia sobre la que actúa la fuerza se llama momento. La presión es directamente proporcional a la densidad del líquido y la profundidad de inmersión en casos en que el fluido es incomprimible. si se ejerciera una presión desigual. Estas mismas fuerzas afectan a las extremidades y se convierten en un continuo de vectores cuando se mueven por el agua. el punto se movería hasta que las presiones se igualaran. El principio se aplica igualmente a los objetos flotantes. Efectos sobre las articulaciones A medida que un cuerpo se sumerge gradualmente. mientras que el centro de flotabilidad se define como el centro de todos los momentos de la fuerza de flotabilidad. Experimentalmente. Ésta es la fuerza que ayuda a la resolución de un edema en una parte dañada del cuerpo. El centro de gravedad es la suma física de los centros de gravedad de todas las partes del cuerpo. la presión ejercida sobre ese punto es igual en todas direcciones. Obviamente. Aunque los términos son técnicamente equivalentes. La fuerza surge porque la presión de un líquido aumenta con la profundidad. La presión de la atmósfera de la Tierra es un contribuidor importante a la fuerza total de la inmersión. es la razón por la cual flotamos. se produce una fuerza de rotación. milímetros de mercurio por pie y libras por pulgada al cuadrado (también llamado ψ). la fuerza ejercida sobre el punto responde al peso de la columna de líquido por encima de él. Cuando ambos centros se alinean en un plano vertical. Por ejemplo. Por tanto. algo ligeramente superior a la tensión arterial diastólica. poder flotar boca arriba o boca abajo. Este principio. algo de lo que nadadores y submarinistas son conscientes. Si consideramos un punto teórico de inmersión a una distancia h por debajo de la superficie. Esta fuerza se llama flotabilidad y equivale a una fuerza ascendente generada por el volumen de agua desplazado. Esta fuerza rotatoria tal vez ayude a la persona que flota a mantener una postura erguida con la cabeza fuera del agua o. como el agua en las temperaturas usadas en ámbitos terapéuticos. este punto es ligeramente posterior al plano sagital medio y al nivel de la segunda vértebra sacra porque el cuerpo humano no es uniforme en su densidad. el agua se desplaza y crea una fuerza de flotabilidad. se ha descubierto que los fluidos ejercen presión en todas direcciones. kilogramos por metro cuadrado. descubierto por Arquímedes (circa 287-212 a. http://booksmedicos. por la que el agua puede usarse como un laboratorio en que reproducir la ingravidez. Por consiguiente. Por tanto. sólo las fuerzas de los vectores verticales son evidentes. El agua ejerce una presión de 1 mmHg/1. Un humano con una gravedad específica de 0. El centro de gravedad es un punto en que todos los momentos de la fuerza están en equilibrio. Torque en este contexto es el desplazamiento horizontal de los centros y la diferencia de la magnitud de los vectores entre la fuerza ascendente sobre el centro de flotabilidad. La fuerza ascendente de la flotabilidad es una consideración importante en el ambiente acuático terapéutico.9 mmHg. y la fuerza descendente sobre el centro de gravedad.36 cm de profundidad en el agua. torque suele usarse en referencia al movimiento circular. el centro humano de la flotabilidad se halla en la porción media del pecho. un cuerpo sumergido a una profundidad de 12 cm soporta una fuerza equivalente a 88. La presión en un líquido aumenta con la profundidad y está directamente relacionado con la densidad del fluido. Flotabilidad Los objetos sumergidos tienen menos peso aparente en el agua que en tierra porque la acción de una fuerza contraria a la gravedad actúa sobre estos objetos. también puede llamarse torque o fuerza rotatoria. Cuando estos puntos no se alinean verticalmente.com .blogspot. la fuerza de flotabilidad equivale al peso del fluido desplazado. En un punto teórico de inmersión en un recipiente con agua.186 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO La unidad internacional estándar de la presión se llama pascal (Pa) y se mide en Newtons por metro cuadrado. lo cual puede producir una fuerza de compresión o distracción sobre el cuerpo.

Viscosidad y arrastre. aunque la presión negativa que sigue al nadador genera la máxima fuerza contra el movimiento hacia delante. dependiendo de si los brazos están por encima de la cabeza o pegados al tronco. una pelvis fracturada puede no ser mecánicamente estable durante muchas semanas bajo el peso completo del cuerpo. los principios principales del flujo son válidos y se aplican a actividades generales.blogspot. sin embargo. Dentro de la masa del agua. Ejemplos de esto último son los rebufos que se forman en las corrientes rápidas detrás de rocas y las contracorrientes que se forman en el torrente sanguíneo tras irregularidades en las paredes de las arterias debido a las placas de colesterol. Esta fuerza se llama fuerza de arrastre y responde a la viscosidad y turbulencia de los fluidos. surgen patrones de flujo que se alejan muchísimo del curso paralelo y tal vez corran en direcciones opuestas. Sin embargo. incluso las oscilaciones más pequeñas causan un flujo irregular que desbarata el curso para- http://booksmedicos. Con movimientos más rápidos. Una persona sumergida hasta la sínfisis del pubis ha desplazado el equivalente en agua al 40% de su peso corporal. En este tipo de movimiento. Los determinantes principales del movimiento del agua son la viscosidad. todas las moléculas se mueven paralelas entre sí. es una cualidad que hace del agua un medio útil para fortalecerse. lelo de alineación. muchos aspectos del movimiento de los fluidos siguen sin comprenderse del todo. Por ejemplo. sino también en la capa de fluido que discurre por encima del objeto. y cuando se sumerge hasta el ombligo.CAPÍTULO 9 / HISTORIA Y PRINCIPIOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA 187 Esto descarga progresivamente las articulaciones sumergidas. sólo se ejercen unos 6. La inmersión hasta el xifoides genera una descarga del 60% o más. porque cuando el agua se mueve con rapidez. Cuando un objeto se desplaza respecto a un líquido. Esta fricción interna se denomina viscosidad. La máxima área de superficie de arrastre de una persona que nada es la cabeza. Movimiento de flujo. No obstante. Los mismos principios pueden descargar sustancialmente un disco intervertebral dañado. aproximadamente el 50% del peso corporal. llamada capa limitante. Este efecto puede tener un evidente uso terapéutico en el tratamiento de muchos problemas de columna o musculoesqueléticos. las fuerzas de la gravedad pueden contrarrestarse en parte o totalmente de modo que sólo haya fuerzas rotatorias de los músculos en el foco de la fractura. soporta los efectos de resistencia del líquido. llamado flujo turbulento. caderas y rodillas. la fuerza aumenta el cuadrado de la velocidad. con todas sus capas a la misma velocidad. Un cuerpo suspendido o flotando en el agua contrarresta los efectos descendentes de la gravedad mediante la fuerza ascendente de la flotabilidad. y su curso no se cruza. se produce un aumento brusco de la fuerza de arrastre. El flujo turbulento absorbe energía a un ritmo mucho mayor que el flujo lineal. con la inmersión en el agua. El flujo laminar reduce la cara frontal de un objeto y reduce la fuerza necesaria para atravesar el fluido. Cuando el agua discurre tranquilamente por un recipiente.8 kg de fuerza compresiva (el peso aproximado de la cabeza) sobre la columna. Esta fuerza responde a la turbulencia producida no sólo detrás del objeto en movimiento. a pesar de siglos de estudio. La resistencia viscosa al movimiento de una extremidad por el agua aumenta a medida que se Propiedades cronodependientes El agua en movimiento se convierte en una sustancia física muy compleja. lo cual permite practicar actividades «activas-asistidas» para aumentar la fuerza en todo el grado de movilidad. se produce otro tipo de patrón. La viscosidad. y una fuerza de arrastre producida por la turbulencia detrás. Estos cursos se llaman contracorrientes y adoptan forma de remolinos como respuesta a los obstáculos en el curso del flujo o a irregularidades en la superficie del continente que dirige el curso. Existe una turbulencia producida por el área superficial del cuerpo que se mueve. la turbulencia y la velocidad. A velocidades bajas. Cuando esto sucede.com . si estuviera presente. a lo que se llama estela. la fuerza de arrastre comienza a aumentar a un ritmo equivalente al cuadrado de la velocidad. De hecho. Es habitual que el índice de deslizamiento laminar sea lento. pero sigue produciéndose turbulencia tras el objeto. se dice que adopta un flujo laminar. e incluso entrenar la marcha. cuando la velocidad se incrementa. Con la inmersión del cuello. con todas sus propiedades físicas. y el ritmo de absorción de energía es una función de la fricción interna del fluido. El agua presenta varias características en movimiento.

La temperatura central se elevaría unos 3ºC por hora durante una actividad ligera si no fuera por su capacidad para disipar el calor. Por tanto. tiene una capacidad calórica específica mucho menor (0. esa resistencia desciende a cero casi inmediatamente al cesar la fuerza. Termodinámica del agua El agua se emplea terapéuticamente en todas sus formas: sólida. la fuerza desciende precipitadamente y la viscosidad del agua detiene el movimiento casi al instante. y esta unidad por convención se denomina caloría (Cal). Esta energía se mide en calorías (cal). Transferencia de energía térmica. Como la energía debe disiparse todavía más. pero buenos convectores. La transferencia de calor aumenta como una función de la velocidad. no. El agua es un eficaz conductor de calor y lo transfiere 25 veces más rápido que el aire. El intercambio de energía en forma de calor ocurre de tres formas: conducción.blogspot. Esto permite un mayor control sobre las actividades de fortalecimiento dentro de una «burbuja» de confort para el paciente. La viscosidad es cierto que contrarresta el momento inerte. La conducción y convección requieren contacto entre las fuentes que intercambian energía. lo cual enfría todavía más la piel. líquida y gaseosa. El cuerpo humano produce considerable calor a través de la conversión de calorías de los alimentos y en otras formas de energía. cuando una persona en fase de rehabilitación siente dolor e interrumpe el movimiento. Una masa de agua posee una cantidad definible y mensurable de energía almacenada en forma de calor. La rehabilitación acuática es beneficiosa para http://booksmedicos. Por suerte para el nadador. el agua retiene 1. el agua tiene una capacidad calórica específica equivalente a uno. malos conductores. El aire. La radiación transfiere calor mediante la transmisión de ondas electromagnéticas. donde se produce el contacto con el aire más frío. Líquidos y gases son por lo general PRINCIPIOS FISIOLÓGICOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA La inmersión en un medio acuático tiene profundos efectos biológicos que en esencia afectan a todos los sistemas biológicos. Una de las razones principales de su utilidad responde a la física de la termodinámica del agua. Sin embargo. el cuerpo emplea otro mecanismo que permite la pérdida de energía a través del calor latente de la evaporación del sudor y la pérdida respiratoria. La convección requiere el movimiento en masa de gran número de moléculas en una gran distancia.001).5 ml de agua por evaporación enfría el cuerpo 0. Esta propiedad de conducción térmica y el elevado calor específico del agua la vuelven muy versátil en su empleo para la rehabilitación. Se cree que la conducción se produce mediante colisiones moleculares que ocurren en una distancia pequeña en ausencia de movimiento. la radiación. Este proceso de disipación ocurre mediante todos los mecanismos de transferencia de calor. de modo que un nadador perderá más calor cuando nade con rapidez en agua fría que una persona parada en la misma agua. Existen efectos inmediatos y diferidos que permiten usar el agua con eficacia terapéutica para gran variedad de problemas de rehabilitación. durante el ejercicio se produce calor. ya que la masa inercial de la extremidad es pequeña comparada con la masa inerte del agua circundante. pero sólo en torno a un quinto de esta energía convertida se utiliza para hacer trabajo. Los cuatro quintos restantes se convierten en energía térmica. porque retiene calor o frío al tiempo que lo transmite con facilidad a un cuerpo sumergido.000 veces más calor que un volumen equivalente de aire.188 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO ejerce más fuerza contra ella.com . ya que la pérdida de 2. Una caloría se define como el calor necesario para elevar 1ºC la temperatura de 1 g de agua. Ésta es la unidad en que se mide el contenido energético de la comida. en contraste.94ºC. pero sobre todo por convección. Según la definición del sistema de centímetro gramo segundo (CGS). Calor específico. mediante el flujo de sangre caliente del centro a la piel y los pulmones. Las sustancias difieren mucho en su capacidad para conducir calor. Todas las sustancias de la Tierra poseen energía almacenada en forma de calor. Este mecanismo es muy eficaz. Por tanto. convección y radiación. La utilidad terapéutica del agua depende en gran medida de su capacidad para retener el calor y su capacidad para transferir la energía calórica.

El volumen sistólico medio aumenta un 35% como media durante la inmersión hasta el cuello. http://booksmedicos. La respuesta cardíaca sana al aumento del volumen (estiramiento) es un aumento de la fuerza de contracción. Cambios comparativos de la función cardíaca. y porque las propiedades elásticas del sistema arterial mantienen la presión entre 60 y 70 mmHg como media en el adulto normotenso. Estas válvulas unidireccionales dividen la gran columna vertical de sangre venosa en muchas columnas cortas con poca altura vertical. se produce tanto un aumento del volumen telediastólico como una reducción del volumen telesistólico (8). dependiendo de la parte del cuerpo y de su relación vertical respecto al corazón. Mecánica del sistema circulatorio La columna de sangre contenida en el sistema arterial soporta la presión generada por el ventrículo izquierdo durante la contracción sistólica. se forman varices por la fuerza insuficiente de las paredes de los vasos para contener la columna creciente de líquido. y variados problemas médicos.com . También crean gradientes de presión hidrostática mucho menores dentro de las venas y acortan la columna líquida. La presión venosa difiere. sin embargo. El riego sanguíneo pulmonar aumenta al aumentar la volemia y presión centrales. un fenómeno conocido como ley de Starling (6). la presión externa del agua cuando el cuerpo está sumergido. sino que el margen de seguridad terapéutica es mayor que la de casi todos los demás tratamientos. incluidas la compresión de los músculos circundantes y. la presión de la aurícula derecha es –2 a 4 mmHg en una persona de pie en tierra. el retorno venoso es muy sensible a los cambios externos de la presión. y los 25 cc adicionales por la inmersión equivalen a unos 100 cc. Estos cambios se comparan al estado previo a la inmersión en la figura 9-1.CAPÍTULO 9 / HISTORIA Y PRINCIPIOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA 189 el tratamiento de pacientes con diversos problemas neurológicos y musculoesqueléticos. la sangre es forzada a subir por el sistema unidireccional. Este bajo gradiente de presión venosa es la fuerza conductora que devuelve la sangre al corazón. suele ser menor de 130 mmHg. el corazón.blogspot. La presión venosa se reduce de forma regular por lo que la sangre que alcanza la aurícula derecha tiene una presión negativa de 2 a 4 mmHg. En consecuencia. El volumen sistólico aumenta por el incremento de este estiramiento. La tensión del lado venoso de la circulación es mucho menor que la tensión del lado arterial del sistema. el conocimiento de estos efectos biológicos es importante para el médico experto en rehabilitación. El papel de estas válvulas para mantener un sistema de baja presión es crítico. La tensión diastólica depende en gran medida del sistema nervioso vegetativo a través del control de los músculos lisos de las paredes de los vasos del árbol vascular periférico. por los grandes vasos de la cavidad torácica y finalmente. de modo que la presión venosa máxima es 30 mmHg en la periferia. primero por los muslos. La presión se mantiene durante la diástole (período de relajación ventricular) por el cierre de la válvula aórtica. Por tanto. La presión venosa está controlada en parte por un sistema de válvulas que impiden su reflujo. luego por los vasos de la cavidad abdominal. patologías cardiopulmonares y otras. esta presión se eleva a +14 a 17 mmHg cuando esa persona permanece de pie en el agua hasta el cuello (4. No sólo se trata esta gran variedad de problemas. si fallan. La persona sumergida soporta la presión externa del agua en un gradiente. en reposo. cifra muy cercana al ejercicio máximo de una persona sedentaria y poco entrenada en tierra (7). Por ejemplo. más importante aún en este capítulo. El volumen sistólico normal en reposo es unos 71 cc por latido. Cambios cardiovasculares durante la inmersión Porcentaje de cambios Volemia central Volumen Volumen Frecuencia Gasto cardíaco sistólico cardíaca cardíaco medio Figura 9-1. 5). La presión externa del agua es proporcional a la profundidad de inmersión. y luego. como la presión del agua supera la presión venosa.

La relación óptima de longitud a tensión se produce con un aumento del volumen sistólico. lo cual reduce el tiempo de llenado ventricular (6): el volumen sistólico máximo se alcanza al 40%-50% del consumo máximo de oxígeno. Este descenso está relacionado con la temperatura. Se han realizado numerosos estudios sobre el efecto de la inmersión en la tensión arterial. el ritmo baja un 12% a un 15% (10). la resistencia vascular general se reduce un 30% (4). la resta de la edad y la frecuencia del pulso de 220 latidos por minuto se aproxima a la frecuencia cardíaca máxima. se consiguen aumentos del gasto cardíaco con menores incrementos de la frecuencia cardíaca. el gasto cardíaco comienza a reducirse por el acortamiento de la diástole. En una persona desentrenada. En un estudio importante para la rehabilitación acuática. pero parece ser aproximadamente un 20% menor en el agua que en tierra (14). la piscina terapéutica parece ser un ámbito seguro y potencialmente terapéutico para pacientes normotensos e hipertensos. Corruzi y otros (15) hallaron que las inmersiones más largas producían descensos significativos en la tensión arterial media. cuando el corazón bombea poco volumen y el miocardio se contrae al máximo. 9. La presión sistólica siempre aumenta al hacerlo las cargas de trabajo. Dicho de otro modo. en las que el grupo I de pacientes hipertensos mostró un descenso incluso mayor (–18 a –20 mmHg) que los pacientes normotensos y el grupo II de pacientes mostró un descenso menor (–5 a –14 mmHg) (15). con la temperatura media de las piscinas. Profundidad de la inmersión. Ésta es la razón por la que los deportistas entrenados pueden mantener un pulso en reposo más bajo. a 25ºC.190 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO Volumen sistólico. que es igual a una frecuencia cardíaca de 110 a 120 latidos por minuto en tierra. el descenso de la frecuencia es inferior al 15%. la frecuencia cardíaca desciende aproximadamente 12 a 15 latidos por minuto (11). Suele considerarse como la frecuencia a la que se inicia el entrenamiento aeróbico (9). lo cual contribuye a la elevación importante del gasto cardíaco a temperaturas elevadas (10. Basándose en este corpus abundante de estudios. Esto reduce la presión telediastólica. presión venosa también desciende durante la inmersión porque se requiere menos tono vascular para mantener el sistema.blogspot. aunque varios han descubierto reducciones poco significativas. La resistencia periférica total desciende de forma regular durante la primera hora de inmersión y persiste cierto tiempo después. pero con un gasto cardíaco similar en comparación con personas http://booksmedicos. 12). La menor vasoconstricción simpática contribuye a este descenso. En agua caliente. pero con un mayor volumen sistólico. Ningún estudio ha demostrado aumentos sostenidos y consistentes de la presión sistólica con inmersiones prolongadas. a temperaturas termoneutras. La Forma física cardiovascular. durante el ejercicio. A menudo se ha dicho que el ejercicio acuático es menos eficaz que el ejercicio en tierra para mejorar la forma física cardiovascular. Sin embargo. El límite superior de una persona desentrenada difiere sólo un 10%-15% menos que la de otra entrenada (9). 12). Cuando la frecuencia cardíaca supera un punto óptimo. A medida que aumentan el llenado cardíaco y el volumen sistólico en la inmersión de la sínfisis a la apófisis xifoides. tal vez como parte del proceso de acomodación al «agua fresca» (8). Este descenso es variable. Durante la inmersión hasta el cuello. por lo general. la frecuencia suele aumentar bastante. Las inmersiones muy cortas (10 min) a temperaturas termoneutras aumenta muy ligeramente las temperaturas sistólica y diastólica.com . La energía se gasta al inicio de la contracción miocárdica. Existe una relación significativa entre la temperatura del agua y la frecuencia cardíaca. a medida que mejora la forma física cardiovascular. Por ejemplo. dependiendo de la temperatura del agua. mientras que el tono venoso periférico disminuye de 17 a 12 mmHg a temperaturas termoneutras (13). sería ineficaz intentar establecer la diferencia mediante un aumento de la frecuencia cardíaca. El volumen sistólico es uno de los determinantes principales de la elevación del gasto cardíaco en el entrenamiento porque los valores de la respuesta de la frecuencia cardíaca son relativamente fijos (9). la frecuencia cardíaca suele descender (8). Por tanto. siendo las temperaturas más altas las que producen mayores descensos. la forma más eficaz de que el corazón bombee más sangre es aumentar el volumen sistólico. la eficacia del consumo miocárdico máximo de oxígeno (eficacia máxima del músculo cardíaco) se produce con un aumento del volumen sistólico porque la elevación de la frecuencia cardíaca es un medio menos eficaz para aumentar el gasto (6.

La sumersión hasta el cuello aumenta el gasto cardíaco por encima del 30% (8).CAPÍTULO 9 / HISTORIA Y PRINCIPIOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA 191 desentrenadas compatibles. Gasto cardíaco. es el equivalente a 205 ml/latido. El aumento del gasto cardíaco parece depender en alguna medida de la edad porque los más jóvenes muestran mayores incrementos (hasta el 59%) que los más mayores (sólo hasta el 22%) (7). la medida final del rendimiento es la cantidad de sangre bombeada por unidad de tiempo. Gleim y Nicholas . La cascada total de respuestas cardiovasculares aparece resumida en la figura 9-2. frecuencia cardíaca y el VO2 tiene aspectos paralelos con la relación entre el ejercicio en tierra. Estudios recientes demuestran que los deportistas entrenados presentan un aumento incluso mayor del gasto cardíaco que controles desentrenados durante el ejercicio en inmersión y que este aumento se mantiene durante períodos más largos que en el grupo de controles (16). El índice cardíaco es la relación entre el gasto cardíaco y el área superficial del cuerpo. observando el efecto contrario de este hecho. un pulso en reposo de 86 latidos por minuto produce un gasto cardíaco de 8. Parte del http://booksmedicos. de los cuales el 50% se encamina a aumentar el riego sanguíneo a los músculos (4). El gasto máximo en un deportista entrenado es unos 40 l/min. Sistema pulmonar El sistema pulmonar se ve profundamente afectado por la inmersión del cuerpo hasta el cuello. Por consiguiente. El gasto cardíaco normal es aproximadamente 5 l/min en una persona en reposo. o latidos por minuto (9). sólo se requiere de la mitad a un tercio de la velocidad para lograr la misma intensidad metabólica que en tierra (10). Es importante reparar en que la relación de la . en el agua que en tierra.blogspot. por las razones antes expuestas (8). Inmersión con el agua hasta el pecho o más arriba Aumento de la presión hidrostática Compresión venosa Compresión linfática Aumento de la volemia central Efectos de la sumersión. El gasto máximo durante el ejercicio para una persona sedentaria en tierra es aproximadamente 20 l/min. El aumento depende mucho de la temperatura porque cambia directamente con dichos incrementos de un 30% con 33ºC a un 121% con 39ºC (10). aunque la frecuencia cardíaca en el agua promedie 10 latidos menos por minuto. Las personas más mayores también aumentan el volumen sistólico con mayor rapidez que los más jóvenes con cargas de trabajo cardíaco equivalentes. porque puede ser un medio ideal para la preparación física cardiovascular. Como el propósito final del corazón como órgano es bombear sangre.500 ml/min. el mito de que el ejercicio acuático no es eficaz aeróbicamente es erróneo.6 l/min y ya está produciendo ejercicio cardíaco. Como la inmersión hasta el cuello produce un volumen sistólico de unos 100 ml/latido. Por tanto. o 195 latidos por minuto. al caminar y correr por el agua. equivalente a 105 ml/latido.com . Cascada cardiovascular inducida por la inmersión. El gasto cardíaco es el producto del volumen sistólico multiplicado por la frecuencia del pulso y la unidad de tiempo. lo cual compensa las diferencias de sexo y tamaño. Aumento de la presión auricular Aumento de la tensión arterial Aumento del volumen cardíaco Aumento del volumen sistólico Aumento del gasto cardíaco Figura 9-2. El gasto aumenta unos 1.(17) hallaron que el consumo máximo de oxígeno (VO2) era tres veces mayor. la intensidad metabólica en el agua puede calcularse como en tierra a través de la monitorización de la frecuencia cardíaca. con una velocidad dada (53 m/min). Por tanto.

com . La mayor parte de esta pérdida se debe a la reducción del VRE. La capacidad residual funcional se reduce en torno a la mitad del valor normal durante la inmersión hasta la apófisis xifoides (18). El volumen de reserva espiratoria se reduce a un 11% de la CV (20). Al hacer ejercicio y aumentar la necesidad de más oxígeno. lo cual reduce el VRE y el VRI. La capacidad vital difiere mucho según la estatura. El cambio en este volumen tal vez se perciba en segui- Divisiones de la función pulmonar Capacidad inspiratoria Volumen de reserva inspiratoria Capacidad vital Capacidad pulmonar total Volumen de reserva espiratoria Capacidad funcional residual Volumen residual Figura 9-3. Una CV baja por masa corporal reduce la cantidad de oxígeno potencialmente disponible para el metabolismo. Poco aire queda por espirar al punto final de la espiración relajada. queda espacio para más aire y se denomina volumen de reserva inspiratoria (VRI). La CV parece fluctuar un tanto con la temperatura. Terminología de la función pulmonar. un aumento del trabajo respiratorio y un cambio de la dinámica respiratoria. debido a la reducción del volumen pulmonar (20. La combinación de VRE y VR se llama capacidad residual funcional (CRF). La http://booksmedicos. La combinación de estos dos volúmenes de reserva inspiratoria y espiratoria más el volumen corriente se denomina capacidad vital (CV) y representa una medición de laboratorio de la cantidad máxima de aire que puede inhalarse y exhalarse. La presión sobre la caja torácica encoge su circunferencia aproximadamente un 10% durante la sumersión (20). mientras que una relación amplia de la VC respecto a la masa corporal aumenta el potencial aeróbico. El índice de flujo espiratorio se reduce. La capacidad vital disminuye en torno a un 6%-9% cuando se compara la sumersión hasta el cuello con la sumersión hasta la apófisis xifoides. sexo y las diferencias individuales. En el punto final de una espiración no forzada. se incrementa el volumen corriente. Se considera que este volumen de aire residual desempeña un papel compensador en los niveles de saturación de oxígeno y dióxido de carbono en sangre. Al final de una inspiración cómoda. da al borde de la piscina: sentado en el borde de la piscina. Se entra en el agua hasta el nivel del cuello y se realiza el mismo experimento. y la otra mitad a las fuerzas hidrostáticas que contrarrestan la acción de los músculos inspiratorios (20. en torno a la mitad de esta reducción de la CV se debe al aumento del volumen sanguíneo torácico. 21). La figura 9-4 muestra los cambios de la función pulmonar durante la inmersión. que disminuye tres cuartos a este nivel de inmersión (19). sigue quedando aire en los pulmones que no puede expulsarse voluntariamente. La capacidad de la membrana alveolar para intercambiar gases se llama capacidad de difusión. Se puede experimentar espirando normalmente y luego de modo forzado hasta el máximo. aumentando un poco en agua caliente (40 ºC) (22). Cuando una persona está en reposo y respira cómodamente. la diferencia es muy perceptible. El efecto combinado supone una alteración de la función pulmonar.blogspot. el curso normal del aire durante la inspiración y espiración se llama volumen corriente. Una sucinta revisión de la fisiología pulmonar ayuda a comprender los cambios implicados. Este volumen restante se llama volumen residual (VR). La capacidad de difusión de los pulmones se reduce ligeramente cuando el lecho pulmonar se distiende al desplazarse la sangre de las extremidades y el abdomen. Estas relaciones se trazan gráficamente en la figura 9-3. 21). lo cual previene las fluctuaciones extremas. sigue quedando volumen de aire en los pulmones que puede expulsarse si se incrementa el esfuerzo. Se produce cierta pérdida de VR. se espira con normalidad y luego se expele forzadamente el resto del volumen de reserva. Esto provoca que se doble la resistencia de las vías respiratorias al movimiento del aire. Incluso cuando este volumen final se expulsa. Este volumen se denomina volumen de reserva espiratoria (VRE).192 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO efecto se debe al desplazamiento de la sangre hacia la cavidad torácica y otra parte a la compresión de la pared torácica misma por el agua. que disminuye un 15% (21). aumentando el tiempo que tarda el aire en entrar y salir de los pulmones.

norteamericana e internacional (15. el programa de ejercicios acuáticos puede suponer un aumento significativo de la carga de trabajo para el sistema respiratorio. Para un deportista acostumbrado a ejercicios físicos en tierra. la tensión arterial no parece cambiar mucho. un 75% del cual es atribuible a un aumento del trabajo elástico (redistribución de la sangre del tórax) y el resto al trabajo dinámico (fuerza hidrostática sobre el tórax) (21). En general. Durante una inmersión prolongada en el agua a temperatura neutra. uno de los investigadores más dotados y prolíficos en el estudio de los efectos de la inmersión en el hombre. lo cual aumenta la presión pleural de –1 a +1 mmHg (4). sobre los sistemas de regulación renal y sobre los sistemas endocrinos. vegetativas y cardiovasculares sobre la tensión arterial se ha estudiado ampliamente con distintos resultados.blogspot. publicó un resumen exhaustivo de estos efectos en 1992. los pacientes con hipertensión esencial suelen mostrar una reducción de la tensión arterial (20). que aumenta de forma continua durante varias horas de inmersión y que se va reduciendo poco a poco durante las horas posteriores. Durante la inmersión en agua a temperatura neutra. La combinación de estos efectos sobre los sistemas renal y nervioso simpático suele reducir la tensión arterial de personas hipertensas sumergidas durante un período prolongado. Cambios de la función renal durante la inmersión. Esto causa al comienzo de la inmersión un aumento del aclaramiento de la creatinina. http://booksmedicos. El efecto combinado de las respuestas renales. 33). casi inmediatamente con la inmersión. Cambios inducidos por la inmersión sobre la función pulmonar. Porcentaje de los cambios distensibilidad de la pared torácica se reduce por la presión del agua sobre ella. El efecto combinado de todos estos cambios es un aumento del trabajo total de la respiración. El trabajo total respiratorio para el volumen corriente de 1 l aumenta un 60% durante la sumersión hasta el cuello. PO2 Caudal espiratorio Distensibilidad pulmonar 60% del trabajo respiratorio Figura 9-4. la expansión del volumen central inducida por la inmersión causa un aumento de la diuresis acompañada de una excreción importante de sodio y potasio. Este trabajo puede incrementar la eficacia del sistema respiratorio si el tiempo pasado en el agua con el ejercicio es suficiente para lograr un efecto sobre dicho sistema. y crear un período de menor tensión arterial después de la inmersión (15). El riego sanguíneo de los riñones aumenta inmediatamente con la inmersión. Estos efectos se han estudiado ampliamente en la literatura Duración de la inmersión Figura 9-5.CAPÍTULO 9 / HISTORIA Y PRINCIPIOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA 193 Inmersión con la cabeza fuera del agua Volumen de sangre central Presión de la pared torácica Compresión abdominal Llenado de los vasos pulmonares Circunferencia torácica Altura del diafragma Capacidad de difusión Resistencia de las vías respiratorias Volumen pulmonar y CV Eficacia Sl. Estos cambios cronodependientes de la diuresis aparecen en la figura 9-5. Epstein (20). Cambios de la función renal durante la inmersión % de aclaramiento de la creatinina Excreción de potasio Diuresis Excreción de sodio Sistemas renal y endocrino Preestudio 1h 2h 3h 4h Post La inmersión en el agua tiene muchos efectos sobre el riego sanguíneo renal.com . una medición de la eficacia renal.

51. A. The Heart. et al. PA: Lea & Febiger.blogspot. Champaign. Energy. http://booksmedicos.8 ml/min por 100 g de tejido a 4. En: Physiotherapy in Rheumatology. Los niveles de catecolaminas comienzan a cambiar de inmediato con la inmersión (24. La presión de la inmersión elimina la necesidad biológica de la vasoconstricción. el aumento del gasto cardíaco se redistribuye por la piel y el músculo más que por los lechos esplácnicos (20).1 ml/min por 100 g de tejido con una inmersión hasta el cuello (21). Arborelius. B. 11. 43(3): p. Las más importantes son la adrenalina. que actúan regulando la resistencia vascular. R.. W.9 m causa una presión en la cabeza que supera la medida de la tensión diastólica y reduce el edema. Physiology. Exercise.. Textbook of Science and Medicine in Sport 1992. S. NJ: Prentice Hall. la inmersión a sólo 0. «Renal and endocrine responses in the elderly during head-out immersion». D. Evans. et al. la frecuencia cardíaca y la fuerza. Hyde. 125.194 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO A los efectos hormonales renales se suman cambios de los neurotransmisores del sistema nervioso vegetativo. la vasoconstricción simpática tensa los vasos del músculo esquelético. si no todo. 62: p. Pflügers Arch 1978. 1. Oxford: Blackwell Scientific Publications. 9. M. M. 6. lo cual aumenta el riego sanguíneo de los músculos. «Hemodynamic changes in man during immersion with the head above water». 1980. el aclaramiento de xenón en el músculo tibial anterior durante la inmersión hasta el nivel del corazón aumentó un 130% por encima del nivel de aclaramiento en tierra. En el capítulo 10 se aplican estos principios a la terapia con ejercicios acuáticos. A. Risch. et al.com .. Physics. R977-R983. Tajima. 593-599. «Hydrotherapy in rheumatic conditions». el lactato de los músculos y otros productos de desecho metabólico. J. lo cual en esencia es un aumento idéntico al gasto cardíaco durante la inmersión. Nutrition and Human Performance. 3. 7.. central venous pressure. CONCLUSIÓN En este capítulo se han expuesto la historia de la terapia acuática y los principios físicos y fisiológicos afines a este medio. 254 (Regul Integr Comp Physiol 23): p. «Effects of water immersion on cardiac output of lean and fat male subjects at rest and during exercise». Haffor. Para resistir la colección de sangre durante condiciones de secano. el riego sanguíneo y la liberación consiguiente de oxígeno en los músculos aumentan significativamente durante la inmersión. Englewood Cliffs. W. pulmonary blood distribution and heart rate in man». et al.. 1991. Aviat Space Environ Med 1991. Principles with Applications. 6th ed. la noradrenalina y la dopamina. Am J Physiol 1988. Las fuerzas hidrostáticas aportan una fuerza circulatoria adicional. F. 49(4): p. Harrison. D. 2nd ed. 3rd ed. A. 117. Giancoli. Clin Sci (Lond) 1987.. Se ha llegado a la conclusión de que durante la inmersión es probable que la mayor parte. 25). 442-449. et al. p. C. A. Malvern. McArdle. Como la inmersión a una profundidad de 12. 435-436. Los efectos responden a la compresión causada por la inmersión y la regulación refleja del tono de los vasos sanguíneos. J. editor. et al. En el mismo estudio. 1986. Res Q 1978. 73: p. 613616. 8. W. Hurst. llamados colectivamente catecolaminas.. et al. 1985. IL: Human Kinetics.7 mm en el agua equivale a 1 mmHg. 2. F. 5. W. El riego sanguíneo en reposo de los músculos aumenta de un valor referencial de 1. Nueva York: McGraw-Hill.. 10. C. «Metabolic and circulatory responses to walking and jogging in water». Aerosp Med 1972. et al. 4. BIBLIOGRAFÍA Sistema musculoesquelético La inmersión en el agua también causa efectos importantes en el sistema musculoesquelético. Por tanto.. al igual que la eliminación de los productos de desecho metabólicos de los músculos. «The effect of graded immersion on heart volume. Weston. editor. p. 374: p. Bloomfield. D. «Haemodynamic changes in man during immersion in water at different temperatures».

56(5): p. 24. «Effects of water immersion on sympathoadrenal and dopa-dopamine systems in humans». 14. «Respiratory mechanics during submersion and negative pressure breathing». E. Dressendorfer. Circ Res 1976. A.. y J. G. M. Phys Sports Med 1989. 377-381. «Psychophysical bases of perceived exertion». «Fluid conservation in athletic responses to water intake. P. P. J Appl Physiol 1966. 563-621. 309-315. J. Am J Sports Med 1989. L. S.. A. 17(2): p. Balldin. «Mechanics of respiration du- ring submersion in water». Physiol Rev 1992. Hong. J Appl Physiol 1986. Med Sci Sports Exerc 1992. Krishna. Grossman. 18. R993-R999. 15. 1475-1480. 489. «Effects of head-out water immersion on cardiorespiratory responses to maximal cycling exercise». et al. Gleim. 25. 23. Am J Physiol 1992. 16. 39(5): p.. and immersion». A. 7-15. H. Nicholas. 183. «Low pressure receptor activity and exaggerated naturiesis in essential hypertension». 14(5): p. 262 (Regul Integr Comp Physiol 31): p. Nephron 1985. 535-536. «Adjustments in oxygen transport during head-out immersion in water at various temperatures». R. «Metabolic costs and heart rate responses to treadmill walking in water at different depths and temperatures». supine posture. J Clin Endocrinol Metab 1983. et al. V. 13. A. I. Aerosp Med 1971. 40: p. et al. K. 68(4): p.. M. Epstein. et al. et al. Varene. Borg. «Renal effects of head out immersion in humans: a 15-year update».CAPÍTULO 9 / HISTORIA Y PRINCIPIOS DE LA TERAPIA ACUÁTICA 195 12.blogspot. 998. 87-94. «Catecholamine responses to central volume expansion produced by head-out water immersion and saline infusion». 248-252.. «Changes in the elimination of 133Xenon from the anterior tibial muscle in man induced by immersion in water and by shifts in body position». U.com . y P. 17. W. 17(2): p. «Cardiovascular and renal effects of head-out water immersion in man». 27(4): p.. 42 (5): p. M. 3(3): p. 61: p. A. «Physiological responses to treadmill and water running». G. Bishop.. et al. 620-628. et al. Agostoni. 253. y J. 21. http://booksmedicos. 19. 72(3): p. R. J Appl Phys 1990. Epstein. Sowers. Coruzzi. Choukroun. J Appl Physiol 1969. Claybaugh. Undersea Biomed Res 1976. 20.. et al. 22. D. E. 21(1): p.

blogspot.http://booksmedicos.com .

198 Temas sobre la cadena cinética cerrada frente a abierta. 204 Programa de ejercicios. 203 Patología de la artritis. 201 Programas de natación estabilizada para la columna. 210 BIBLIOGRAFÍA.blogspot. 207 Ejercicio activo. 203 Herramientas para medir el rendimiento. 207 Técnicas pasivas. 209 Reeducación funcional. 209 Formación de los pacientes. 200 Implicaciones para los pacientes con sobrepeso. 206 Tratamiento posterior.com . 203 EL PACIENTE ARTRÍTICO. 203 Demografía de la artritis. 210 CONCLUSIONES. 208 Ejercicio resistido.CAPÍTULO 10 TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS Bruce E. 206 Tratamiento inmediato. 211 197 http://booksmedicos. 198 CONSIDERACIONES BÁSICAS SOBRE LOS EJERCICIOS. 207 Movilización de las articulaciones. 198 Efectos de la preparación física. 203 Aparatos de resistencia. 204 Ejercicio y artritis. 201 Natación en decúbito prono. 200 Consideraciones generales sobre la estabilización. 200 Tratamiento del dolor vertebral. 204 Efectos de la enfermedad. 207 Ejercicio asistido activo. 200 Técnicas acuáticas de estabilización de la columna. 200 EJERCICIO ACUÁTICO PARA EL DOLOR VERTEBRAL. 199 Temas sobre el control del peso. 198 Escalas del esfuerzo percibido relativo (EPR). Becker INTRODUCCIÓN. 203 Flotadores. 202 Equipamiento especializado. 208 Preparación física aeróbica.

esta relación se ha estudiado a fondo. VO2. como el dolor vertebral y la artritis son variantes de artropatías. Es bien sabido que la percepción interna de esfuerzo . o cuando se recuperan de una lesión. . Una pregunta clave que suele plantearse es si los programas de ejercicio acuático tienen suficiente especificidad para ser un entrenamiento razonable para deportistas en esta situación. y también se han documentado niveles altos con las otras mediciones del esfuerzo.blogspot. está muy relacionada con el VO2. efecto sobre la mejora del VO2máx en personas desentrenadas. preparadores físicos y terapeutas de universidades y equipos profesionales también recurren a la terapia en piscinas para rehabilitar a los deportistas. Este capítulo aborda el empleo del agua para la terapia con ejercicio. cuando el ejercicio acuático se compara con el ejercicio equivalente en tierra por su http://booksmedicos. (a) el ejercicio acuático logra resultados equivalentes y (b) cuando la temperatura del agua es baja. este tipo de ergómetro se instaló en al menos un hospital universitario de medicina y veterinaria. Un ejemplo de ello es el hecho de que muchos centros terapéuticos emplean ahora piscinas. No obstante. Se ha descubierto que el nivel de lactato en sangre se desplaza a la izquierda en relación con la captación de oxígeno en carreras máximas y submáximas en el agua cuando se compara con carreras en tierra sobre cinta rodante (3). poco después de que las cintas rodantes sumergidas se hicieran populares para la rehabilitación de las extremidades inferiores de deportistas. correr por el agua tiene el mismo efecto que correr por tierra en lo que se refiere al mantenimiento del consumo . o cuando participan en un programa de entrenamiento intensivo en que podría haber microtraumatismos en articulaciones o huesos.90. Los coeficientes de correlación con la frecuencia cardíaca oscilan entre 0. haciendo especial hincapié en los ejercicios para la columna vertebral. Por tanto. Algunos pacientes presentan síntomas de más de una disfunción como una rodilla con artritis y lumbalgia. CONSIDERACIONES BÁSICAS SOBRE LOS EJERCICIOS Existen varios factores básicos para la terapia con ejercicio acuático con independencia de la sintomatología del paciente o el foco de la disfunción. los programas de ejercicios en el agua pueden emplearse con eficacia para mantener o aumentar la forma física aeróbica de atletas que necesitan ejercitar las articulaciones sin carga por tener dolor vertebral. Escalas del esfuerzo percibido relativo (EPR) Durante más de 30 años se ha reconocido que la experiencia subjetiva del esfuerzo está muy relacionada con los parámetros mensurables de la carga de trabajo. la mejora se acompaña de una menor frecuencia cardíaca (2).80 y 0. la frecuencia cardíaca y otras mediciones objetivas.198 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO INTRODUCCIÓN El tratamiento con ejercicios acuáticos ha dado pasos de gigante en los últimos 10 años del siglo XX. El ser huma- Efectos de la preparación física Ha existido controversia sobre la utilidad de un programa de ejercicios acuáticos para el mantenimiento de la forma física de deportistas que deben abstenerse de los efectos de la gravedad durante la recuperación de una lesión. las actividades del ejercicio se aproximan o solapan en alguna medida. además. comenzando con el trabajo pionero de Borg (5) y confirmado por muchos otros investigadores. Para mantener la condición cardiorrespiratoria de personas muy entrenadas. De forma parecida. Es importante que los valores del EPR mantengan una estrecha correlación con los niveles de lactato en sangre (6). Una de las ventajas de la terapia acuática es que algunas actividades son apropiadas para más de un foco disfuncional. Por lo demás. Los umbrales del lactato mantienen una correlación más estrecha con el rendimiento en el entrenamiento que con la frecuencia cardíaca o el . Hamer y Morton (4) trataron esta cuestión específica y llegaron a la conclusión de que los programas de carrera en el agua lograban una reducción importante de la frecuencia cardíaca submáxima y mejoraban el rendimiento en pruebas de esfuerzo graduado en comparación con controles que no hacían ejercicio. A lo largo de los años. el lactato en sangre y los músculos.com . máximo de oxígeno (VO2máx) cuando se ajustan la frecuencia y la intensidad del entrenamiento (1).

La descarga del peso es una función de la profundidad de inmersión. sin embargo. Una articulación que se mueva contra una resistencia fija.CAPÍTULO 10 / TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS 199 no tiene un preciso tacómetro interno de la intensidad del ejercicio. permite la inmediata rehabilitación en un punto en que el ejercicio en tierra resulta desaconsejable o incómodo. de este modo. como se trató por extenso en el capítulo 9. Descarga del peso corporal en ortostatismo estático. derivaron a una escala de 5 puntos. Figura 10-1. http://booksmedicos. pero con una reducción de la carga articular por la contrafuerza de la flotabilidad. Temas sobre la cadena cinética cerrada frente a la abierta Los programas de ejercicio acuático pueden crearse para cambiar la carga de la gravedad al emplear la flotabilidad como contrafuerza. Se ha cuantificado que el coste metabólico de correr por el agua es un poco menor que correr en una cinta rodante con los mismos valores de EPR (8). muchos profesionales consideran que son preferibles los ejercicios en cadena cinética cerrada. con la media del pulso en reposo a 60 y subiendo a 200 con esfuerzos máximos. El grado de descarga que se produce durante la inmersión progresiva se aprecia en la figura 10-1. Los programas de rehabilitación para articulaciones específicas pueden ser más eficaces como programas de cadena cinética cerrada o abierta. donde 1 correspondía a un trabajo ligero y 5 a un trabajo muy duro. Esta escala empleó valores de 6 a 20. Los ejercicios en agua profunda son comparables a un sistema de cadena abierta. Wilder y Brennan (9) desarrollaron una variante más reciente de la escala de Borg para los programas de ejercicio y carrera en el agua. El interés se centró en representar los aumentos de la frecuencia del pulso. La escala resultó ser muy útil para el entrenamiento de alto nivel y para la rehabilitación en general. La columna está especialmente bien protegida durante los programas de ejercicio acuático. forma lo que se denomina una cadena cinética cerrada. la medición de la escala fue aproximadamente igual a 10 latidos cardíacos. Esta escala ha sido modificada de varias formas por muchos científicos. las palas y otros aparatos de resistencia tienden a cerrar la cadena cinética. como el suelo. que puede emplearse con eficacia durante el proceso del entrenamiento. Los efectos de la flotabilidad y la resistencia del agua hacen posible grandes niveles de gasto de energía con un movimiento y tensión relativamente pequeños sobre las extremidades inferiores (10). Cuando se ha practicado una amplia reconstrucción estructural de una articulación normalmente en carga. La escala de valoración de Borg permite relacionar el nivel de esfuerzo con un punto específico en la escala que facilita la consistencia y las mediciones del entrenamiento (7). por tanto. Los programas acuáticos ofrecen la posibilidad de medir al instante la fuerza del movimiento gracias a las propiedades viscosas del agua.com . Los ejercicios verticales en agua somera por lo general se aproximan a un ejercicio en cadena cinética cerrada.blogspot. los ejercicios horizontales como nadar también se consideran como de cadena abierta. el movimiento de las articulaciones por el agua puede ser en carga o descarga.

Como se transmiten fuerzas menores por la cadena cinética. a medida que aumenta la velocidad. Implicaciones para los pacientes con sobrepeso. a veces el material existente es relevante para ambas afecciones. 17). y debe comprender el estudio de las respuestas iniciales a los programas de estabilización en la tierra o en el agua. y un programa de iniciación en el agua. Sólo se necesita comparar los cuerpos de nadadores de fondo de elite con los de corredores de fondo para corroborar este dato.blogspot. la fuerza que ejercen los pies contra el suelo es contrarrestada por éste. Esta fuerza se denomina fuerza de reacción del suelo y se mide fácilmente mediante una plataforma de resistencia. Existen datos que señalan que el ejercicio tiene un valor protector cuando no implica cargas de impacto en el esqueleto. y a menudo permite una rápida vuelta al nivel de actividad previo. ofrecer una nueva actividad terapéutica y reducir el riesgo de lesiones en las articulaciones periféricas. se ahorra estrés a rodillas y tobillos. y (c) se transmiten con un intervalo de tiempo mayor que al caminar por tierra firme (11).200 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO Al caminar. que adaptaron las técnicas de rehabilitación de http://booksmedicos. Los programas de ejercicio acuático pueden ser muy beneficiosos en la recuperación de la forma física de pacientes obesos por los efectos protectores contra las cargas articulares pesadas. Sin embargo. (b) se generan con más lentitud. Sin embargo. el terapeuta debería adoptar precauciones con los movimientos rápidos. establecer un ámbito seguro para el entrenamiento. el remo y el ciclismo facilitan la retención de mineral óseo (15). de transición a tierra según aumente la tolerancia. Temas sobre el control del peso El ejercicio acuático parece tener la cualidad de reducir el consumo de grasas. 13). Continuar el tratamiento de rehabilitación en un ámbito acuático es apropiado si el ejercicio en tierra exacerba los síntomas o si el cumplimiento de un programa progresivo mejora cuando se practica en el agua. esto significa que la compresión articular es menor y se reduce la tensión de impacto. Clínicamente. Consideraciones generales sobre la estabilización Los programas acuáticos de rehabilitación que estudiaremos aquí se basan en la obra de Cole y otros (18). EJERCICIO ACUÁTICO PARA EL DOLOR VERTEBRAL Como el denominador común de la artritis y los dolores vertebrales son las artropatías. en torno al 50%. Las consideraciones terapéuticas deben incluir la incapacidad para tolerar las cargas axiales o gravitacionales y la necesidad de aumentar el apoyo del cuerpo en presencia de un déficit propioceptivo o de la fuerza (14). puede ser el método más eficaz para lograr la pérdida de peso y ponerse en forma. sino fuerzas de carga articular para potenciar la fuerza corporal. no se ha hallado ningún estudio publicado que haya evaluado explícitamente el efecto del ejercicio acuático sobre el estado mineral del hueso. La capacidad para lograr un nivel de ejercicio aeróbico que dure lo suficiente como para producir un efecto es a veces baja en esta población sobre tierra. Al caminar con el agua hasta el pecho. por lo que cuando haya que evitar estrés a las articulaciones. Un régimen de ejercicios acuáticos puede eliminar los riesgos de la tierra. Por tanto. Con frecuencia. hay más parecidos que diferencias en el ejercicio terapéutico para adultos con dolor vertebral o artritis. Tratamiento del dolor vertebral Un diagnóstico preciso de las lesiones vertebrales de los pacientes ayuda a determinar mejor el tratamiento con ejercicio terapéutico. al igual que a las articulaciones coxofemorales y la columna lumbar.com . porque intensidades y duraciones parecidas de ejercicios no producen la misma reducción de grasa corporal (12. es razonable inferir que el ejercicio acuático puede formar parte de los programas de ejercicio acuático sin impactos. Los ejercicios de carga articular como el entrenamiento resistido. se incrementa el ritmo de desarrollo de fuerza. La transición de un ámbito acuático a otro en tierra debe darse si los pacientes trabajan bien en el agua pero deben volver al suelo para cubrir con eficacia las necesidades de su entrenamiento funcional y lograr en último término los objetivos competitivos (16. las fuerzas generadas son (a) sustancialmente menores en magnitud.

de modo que se procede a una suave transición de los programas de natación o estabilización en el agua u otras actividades estabilizadas para la columna. Eagleston fue el primero en describir la estabilización acuática en 1989 (22). (b) elimina las lesiones repetitivas en los segmentos móviles y favorece su curación. La siguiente revisión se basa en el trabajo de Cole y otros (18) y se centra en las lesiones de la columna lumbar. 23) describieron ocho ejercicios acuáticos de estabilización central con cuatro niveles de dificultad para ofrecer un entrenamiento gradual de las destrezas de la estabilización. Es muy importante establecer un estilo de natación que estabilice la columna. Programas de natación estabilizada para la columna Una vez que las destrezas de estabilización del paciente hayan progresado hasta el punto de poder nadar. se inicia una serie transitoria de ejercicios de estabilización acuática. Cole y otros (19. y (c) puede alterar el proceso degenerativo. Los programas deben hacerse a medida para tratar la patología vertebral única del paciente.blogspot. si bien hay un número de ejercicios que pueden practicarse en tierra y no se repro- http://booksmedicos. Estos programas pueden ayudar a los nadadores noveles o a pacientes que ya nadaban previamente (19. ducen con facilidad en el agua y viceversa. debe hacerse de forma secuencial y ordenada para que se descubran todos Técnicas acuáticas de estabilización de la columna Los principios de estabilización de la columna tratados en los capítulos 6 y 8 también se aplican a los programas acuáticos. Las prótesis articulares pueden cambiar el centro de flotabilidad y hacer que los pacientes se hundan por su elevada gravedad específica (24). El entrenamiento de estabilización dinámica en tierra es un programa de ejercicios terapéuticos que (a) ayuda a los pacientes a recuperar el control dinámico de las fuerzas segmentales de la columna. El agua aumenta el margen de seguridad ante los errores posturales del paciente al reducir las fuerzas compresivas y de cizallamiento sobre la columna vertebral.CAPÍTULO 10 / TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS 201 la columna en tierra firme al ámbito acuático. viscosidad y flotabilidad del agua y con aparatos de entrenamiento. es vital un análisis exhaustivo de la técnica natatoria y su efecto sobre la movilidad articular. como el análisis de la marcha. 26). Los ejercicios acuáticos de estabilización y los programas de natación incorporan estos elementos y las propiedades únicas del agua para reducir el riesgo de lesiones vertebrales. Cuando se dominan estos ejercicios. La velocidad puede controlarse gracias a la resistencia. El análisis de la mecánica del estilo natatorio. los pacientes pasan a otro más avanzado. la temperatura y la turbulencia (21). Si los pacientes desean incorporar un programa de natación. dorsal y cervical se han descrito previamente en los capítulos 6 y 8 y han sido aceptadas ampliamente para los programas en tierra. fuerza y mecánica corporal de los pacientes. La eliminación progresiva de las fuerzas gravitacionales mediante la flotabilidad permite a los pacientes entrenar con cargas axiales y fuerzas de cizallamiento reducidas pero variables. La flotabilidad aumenta la amplitud de posturas para entrenar.com . Los programas acuáticos de estabilización ayudan a desarrollar la flexibilidad. mostrando el papel que la columna cervical desempeña en la mecánica del movimiento lumbar en el agua. reduzca el riesgo de volver a lesionarse y ayude a potenciar el rendimiento natatorio (18. Cuando se domina un programa. Los programas acuáticos se conciben para pacientes que no pueden entrenar en tierra o cuyo entrenamiento en tierra ha llegado a una meseta. La premisa básica es que los segmentos móviles y los tejidos blandos de soporte reaccionan reduciendo al mínimo las sobrecargas aplicadas y reducen el riesgo de lesión. relacionada con su disfunción musculoesquelética y su comodidad en un ámbito acuático. Se ha afirmado que la atenuación del dolor se produce en el agua por la «sobrecarga sensitiva» generada por la presión hidrostática. los pacientes lesionados pueden pasar pronto a la natación segura para la columna o a otras actividades acuáticas de alto nivel de entrenamiento (25). PACIENTES CON SUSTITUCIÓN ARTICULAR: las personas que hayan sido sometidas a una sustitución articular requieren cuidados especiales durante su posicionamiento en el agua. Las técnicas de estabilización dinámica de la columna lumbar. 20).

Natación en decúbito prono. La porción inferior del cuerpo se hunde. Aumento de la extensión cervical. Aptos. Aumento de la flexión lumbar. La porción inferior del cuerpo se hunde. • Durante la fase de tracción. Se hunde el hombro contralateral. Aumento de la extensión cervical. Defectos y consecuencias habituales en el estilo libre de natación EN LAS ARTICULACIONES PERIFÉRICAS DEFECTO PRIMARIO EFECTO SECUNDARIO REACCIÓN DE LA COLUMNA Cabeza alta Cabeza baja Respiración incorrecta La porción inferior del cuerpo se hunde. en particular las fibras anulares de los discos. http://booksmedicos. se producen rotación y flexión lumbares laterales.blogspot. que comprende la entrada y sumersión de la mano. El estilo libre se compone de tres fases: (a) la fase de entrada. Menor propulsión de patada. Aumento de la flexión lateral y rotación compensatorias lumbares. 27). Menor propulsión de patada. Aumento de la rotación cervical. Dificultad para respirar. Aumento de la extensión cervical. Aumento de la flexión lateral y rotación lumbares. Aumento de la extensión cervical. La porción inferior del cuerpo se hunde. y la flexión excesiva puede dificultar la respiración (19. Aumento de la extensión cervical y suboccipital. Tabla 10-1.202 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO los déficits y sus relaciones. Menor propulsión de patada. La porción inferior del cuerpo se hunde. Movimiento lateral del cuerpo. Hay varios defectos de la impulsión que pueden determinar una mala mecánica lumbar en el estilo libre (tabla 10-1): • Si el brazo supera 180 grados de abducción. Esta atención asegura una rápida rehabilitación de los trastornos vertebrales dolorosos. el análisis comienza por la cabeza y avanza distalmente. Aumento de la flexión lateral y rotación compensatorias lumbares. Entrada cruzada de la mano Entrada de la mano plana Potencia de empuje ineficaz Aumento de la flexión coxal Menor propulsión de patada. • La fuerza insuficiente del tríceps durante la fase final suele reducir la recuperación del brazo. La porción inferior del cuerpo se hunde. Aumento de la rotación cervical. la cabeza no debe elevarse ni tensarse por extensión o rotación de la columna cervical. Aumento de la extensión lumbar. lo cual a su vez genera rotación y flexión laterales secundarias de la columna lumbar. Aumento de la extensión cervical. (b) la fase de tracción. la reducción de la rotación del cuerpo puede causar rotación y flexión lumbares laterales que sobrecarguen los segmentos móviles lumbares. Aumento de la extensión lumbar. Aumento de la extensión lumbar. Los programas de natación exigen prestar mucha atención a una biomecánica correcta del estilo de natación y al efecto que una mecánica anormal pueda tener sobre la columna. Aumento de la extensión lumbar. En esta posición la cabeza del paciente debe situarse en la línea media. La posición de los brazos respecto al tronco se evalúa durante la fase de «paleo» o impulsión. CA.com . Aumento de la flexión lateral y rotación lumbares. Rotación del hombro contralateral. Aumento de la extensión cervical. Aumento de la flexión lateral y rotación lumbares. La rotación del cuerpo contribuye a mejorar la mecánica respiratoria y es esencial para reducir al mínimo la postura cervical disfuncional y el dolor consiguiente. Aumento de la extensión lumbar. La respiración ha de producirse al girar todo el cuerpo como una unidad. Aumento de la flexión lateral y rotación lumbares. el barrido externo y el final. Inc. La porción superior del cuerpo se hunde. Patada cruzada Aumento de la flexión genicular Aumento de la dorsiflexión del tobillo FUENTE: Aquatechnics Consulting Group. que comprende el balanceo hacia delante del brazo y su salida. La columna cervical debe mantenerse en la postura neutra en el plano sagital porque una tensión excesiva provoca que piernas y torso se hundan más en el agua.. La porción inferior del cuerpo se hunde. Por lo general. Aumento de la extensión lumbar. Aumento de la rotación de la cadera. que comprende el barrido interno. Aumento de la rotación de la cadera. y (c) la fase de re- cuperación. Aumento de la flexión lateral y rotación lumbares. Aumento de la rotación de la cadera. Aumento de la rotación cervical.

Las mancuernas con aletas.blogspot. ciertas piezas de equipamiento se utilizan ventajosamente en los programas de ejercicios acuáticos. Herramientas para medir el rendimiento. y servir de ayuda para el proceso de reembolso por parte de las mutuas y seguros. Cuantificar el tiempo.com . bioquímicos y enzimáticos (28). los flotadores surales. La mayoría son afecciones crónicas para las que no existe una cura definitiva. Aquí hablaremos de algunas. la rotación insuficiente del cuerpo puede hacer que el cuello sobresalga en exceso. y para la retroalimentación del médico. lupus y artritis reumatoide juvenil (32). Estas hojas de curso clínico se completan durante la sesión de tratamiento y se emplean para controlar al paciente en visitas posteriores y durante las visitas ambulatorias. algunas de las actividades son más apropiadas para pacientes con lumbalgia. A medida que proceden los ejercicios de fortalecimiento. Los mecanismos exactos que provocan el ataque a estas estructuras no se conocen por completo. Las dos formas más corrientes de artritis son la artrosis y la artritis reumatoide. Lo habitual es que la patogenia sea desconocida (31). El terapeuta debe decidir. la edad es el factor de riesgo más importante. La palabra artritis significa literalmente «inflamación articular» (29). La artrosis es una artropatía degenerativa en que una o muchas articulaciones sufren cambios degenerativos. Equipamiento especializado Aunque no sean esenciales. lo habitual es un complejo de síntomas de edema. como muchas otras formas de artritis. Las tablas. lo cual exacerba la acción de tomar aire y la rotación y flexión laterales resultantes de la columna lumbar. músculos y tejidos conjuntivos del cuerpo y parecen ser producto de un complejo de bucles de retroalimentación mecánicos. la resistencia y la libertad de movilidad pueden ser valores añadidos del programa de tratamiento esenciales para la cuantificación y percepción por parte del paciente de sus logros. sino una serie de opciones de tratamiento médico. pero. los escarpines con aletas. El agua es un ámbito más difícil para los terapeutas que desean cuantificar el rendimiento. otros ejemplos son espondilitis anquilosante. las tablas y los flotadores se usan para aumentar la resistencia al movimiento. Aparatos de resistencia. qué actividades se ajustan mejor a los intereses del paciente. inflamación y limitación del grado de movilidad de las articulaciones (30). la afección artrítica puede ser progresiva y causar una importante alteración y discapa- Flotadores. Existe considerable variación individual en la magnitud de los síntomas. Los monitores cardíacos sumergibles son útiles y relativamente baratos. La artritis reumatoide es una enfermedad autoinmune que produce daños articulares agudos y progresivos por la inflamación. Se cree que hay más de 100 tipos de artritis. la resistencia natural del agua puede aumentar con aparatos que incrementen el área superficial de las partes del cuerpo que se mueven. Hay un gran número de flotadores para la rehabilitación acuática. y combinaciones de éstos son elementos importantes del arsenal terapéutico acuático cuando se trata a gran variedad de pacientes. Para la flotación central del tronco. Patología de la artritis Las enfermedades reumáticas afectan a las articulaciones. con la subsiguiente formación de osteófitos. pueden usarse para documentar el progreso clínico. las boyas flexibles de espuma y vinilo. los chalecos de neopreno y los cinturones de espuma son los más usados. como pérdida de cartílago articular. Si no se trata. Si su concepción es correcta.CAPÍTULO 10 / TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS 203 • Durante la recuperación. la afectación articular y la duración de la enfermedad. rigidez. En el caso de la artrosis. Parecen desencadenarse por factores como un proceso infeccioso previo. fibromialgia. Las gráficas estandarizadas del ejercicio pueden resultar útiles. http://booksmedicos. biológicos. una respuesta autoinmune repentina y en algunos casos una respuesta a la sobrecarga articular. dolor. EL PACIENTE ARTRÍTICO Aunque esta sección se centre en el paciente artrítico. La técnica Bad Ragaz emplea anillos de espuma bajo los brazos y piernas o debajo de la cabeza. puede ser producto de una predisposición anatómica o metabólica. Con independencia de la causa. basándose en los conocimientos sobre el paciente y las circunstancias.

Déficit como poca resistencia y fatiga asociadas con la mala forma aeróbica se consideran pérdidas funcionales reversibles del paciente artrítico. La creencia de que el ejercicio es parte esencial del trata- http://booksmedicos. y (c) prevenir la discapacidad mediante la regulación de la actividad. Más alarmante resulta que Guccione (35) haya afirmado que se cree que 60 millones de adultos en Estados Unidos padecen alguna forma de artrosis. Demografía de la artritis La artritis es la primera causa de discapacidad y el síntoma clínico más habitual en Estados Unidos (33). La debilidad asociada con la artritis tiene múltiples orígenes. Esto determina el debilitamiento de los músculos esenciales en la protección articular y la pérdida de tejido de todos los elementos del sistema musculoesquelético. edema y reducción del grado de movilidad (36). La artritis puede manifestarse a cualquier edad y es casi universal a los 70 años. la artritis sigue causando 427 millones de días de trabajo perdido al año y es la causa principal de absentismo laboral en Estados Unidos (33). o el 18. Las alteraciones primarias asociadas con la artritis se hallan sobre todo en las estructuras y funciones normales de los huesos. alteración del tipo de fibras musculares y cambios en los procesos metabólicos de las células. músculos y articulaciones del sistema musculoesquelético. lo cual incrementa la pérdida de movilidad articular y la atrofia por desuso de los grupos de músculos adyacentes. tensos y débiles. la protección de las articulaciones y los ajustes en las actividades diarias y el estilo de vida. La figura 10-2 muestra el círculo vicioso que puede generar un proceso artrítico activo. El método habitual es (a) controlar la enfermedad y reducir los síntomas. La fuerza se reduce debido a la disminución de la integridad biomecánica. la inactividad inducida por el dolor causará desentrenamiento y atrofia (39). la prevalencia actual es un 15% (34). En general. 23 millones de los 40 que la sufren hoy son mujeres (30). las mujeres suelen verse más afectadas que los hombres. Estas alteraciones son pérdida de hueso. Efectos de la enfermedad Las enfermedades reumáticas comparten signos y síntomas como dolor. Cálculos recientes afirman que en el año 2020 una cifra de 59. los músculos tensos ejercen presión sobre las terminaciones nerviosas y dificultan y causan dolor en los movimientos. con la consiguiente inhibición refleja de los músculos efectores de las articulaciones. Las alteraciones inmediatas del tejido causan dolor y rigidez que interfieren con el movimiento antes de que haya una pérdida funcional real (37). Se ha demostrado que el derrame articular reduce la fuerza activa de la articulación (38). y un declive acusado de la forma física (42). El tratamiento médico de la artritis puede comprender medicamentos como corticosteroides que causan atrofia muscular. un cálculo mucho mayor que el sugerido por la American Arthritis Foundation. El proceso artrítico puede afectar directamente al músculo y causar una miopatía inflamatoria y reducir la fuerza (41). rigidez general. Las deformidades y las pérdidas funcionales en la artritis están causadas por alteraciones de los tejidos articulares y periarticulares directa o indirectamente relacionados con el proceso de la enfermedad. Ejercicio y artritis Con frecuencia se ha afirmado que el ejercicio y el reposo son las piedras angulares del tratamiento médico general de las enfermedades artríticas. inflamación articular.blogspot. El dolor persistente provoca restricción de la movilidad articular e inhibición de la contracción muscular. Se han descrito otras causas de la debilidad muscular como afectación nerviosa.4 millones de estadounidenses. padecerá alguna forma de artritis. Los mismos estudios demuestran que casi el 3% de la población se halla funcionalmente limitada por la artritis.2% de la población del país.com . Músculos y articulaciones tienden a volverse rígidos. esta cifra seguirá aumentando. incluso en dosis bajas (40). músculo y tejido conjuntivo. reducción del grado de movilidad articular y de la fuerza y resistencia musculares. A medida que envejezca la población general. A pesar de la tecnología avanzada y los esfuerzos actuales de las investigaciones.204 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO cidad. (b) preservar y mantener la función mediante la modulación y adaptación de la actividad.

potencia la resistencia y mejora la capacidad para realizar las actividades diarias. ligamentos y tendones. elongación y fortalecimiento de los músculos. potencia o mantiene el grado de movilidad. y pueden experimentar mejoras del rendimiento físico en sólo 6 semanas (43).CAPÍTULO 10 / TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS 205 Dolor Integridad biomecánica Inflamación Derrame Grado de movilidad Atrofia muscular Figura 10-2. • Reducción de la rigidez articular (53). El círculo vicioso de la inflamación articular. Dadas las propiedades del ámbito acuático. Otras mejoras fueron un aumento de la capacidad aeróbica y del grado de movilidad. La inmersión y el ejercicio en el agua a temperaturas terapéuticas (33. la incorporación de ejercicio acuático y/o natación (ejercicio de bajo impacto) supone una alternativa ventajosa para tratar los síntomas artríticos. Danneskold-Samsoe y otros hallaron un aumento acusado de la fuerza muscular isométrica e isocinética del cuádriceps de pacientes reumáticos tras un entrenamiento moderado en la piscina (51).com . No está establecido si el ejercicio puede o no cambiar la progresión del proceso reumático subyacente.6ºC) facilitan la relajación.3 a 35. • Alivio de los espasmos musculares (56).blogspot. http://booksmedicos. Los beneficios generales de los programas de ejercicio acuático para los artríticos comprenden reducción del edema articular y disminución de la rigidez articular y las mialgias. • Aumento de la circulación (57). La lista siguiente muestra los efectos beneficiosos del calor sobre las afecciones artríticas: • Aumento de la extensibilidad del colágeno de los tendones (52). estos pacientes toleran los programas cuidadosamente estructurados de resistencia y fortalecimiento. • Elevación del umbral del dolor (55). la flotabilidad. 47). esto mejora las oportunidades para los movimientos activos. Los pacientes que participaron en el estudio mostraron mejoras importantes de la capacidad aeróbica. Existen muchas razones por las que los programas de hidroterapia en piscinas climatizadas son una aplicación eficaz del ejercicio para los artríticos. concluyeron que el ejercicio acuático debía ser la piedra angular del tratamiento de la artritis grave. En un estudio danés. Los estudios han demostrado los beneficios del ejercicio aeróbico para muchas patologías como la fibromialgia (45). Esta afirmación cuenta con el respaldo de dos estudios de grupos de pacientes que participaron en programas de ejercicio acuático. • Aumento de la diuresis y el metabolismo celular (58). mejora la coordinación. Las propiedades únicas del agua respecto al calor. Hampson y otros hallaron que era más probable que los pacientes artríticos que participaban en programas de ejercicio de bajo impacto obtuvieran mejores resultados en el manejo de su artrosis que con medicamentos (50). la artritis reumatoide (46. Además. • Alivio del dolor (54). con la mejora resultante de las mediciones funcionales y de otro tipo (44). Los pacientes reumáticos en general presentan una fuerza muscular un 60% inferior a la de controles compatibles y menor capacidad aeróbica y rendimiento físico de los esperados. la duración de los paseos y los niveles de actividad física. Los regímenes de ejercicio a largo plazo y durante muchos años en pacientes con artritis reumatoide han demostrado que se toleran bien. estas personas deberían practicar algún tipo de ejercicio aeróbico para mejorar su forma física general. y un mayor grado de independencia en las actividades de la vida diaria. se consideró que el ejercicio en grupo mejoraba la socialización y contrarrestaba el aislamiento que presentan muchos pacientes artríticos. sin embargo. aumenta la fuerza muscular. Como los pacientes con artritis han mostrado tener menor resistencia. el lupus (48) y la artrosis (49). la resistencia y la presión hidrostática proporcionan un medio donde el ejercicio voluntario y pasivo puede realizarse con una sobrecarga mínima. Bunning y Materson (49) hallaron que la terapia en la piscina era eficaz y lograba una elevada participación de los pacientes con artrosis. miento de pacientes con artritis data al menos de los tiempos de los romanos.

Tratamiento inmediato. El edema puede tensar las estructuras intraarticulares y generar presión en la cápsula articular. además de otras consideraciones específicas del diagnóstico individual. • Mayor disponibilidad para el ejercicio terapéutico.com . también lo hace la resistencia. sometidos a ejercicio acuático en carga par- http://booksmedicos. • Fortalecimiento de los músculos.blogspot. • Natación para ponerse en forma. La presión hidrostática ayuda a reducir los edemas. Esto permite a las personas con debilidad moverse con comodidad. y se reduce el peso corporal general. Existen intervenciones de hidroterapia supervisada médicamente para el artrítico. Las personas con músculos atrofiados experimentan libertad total de movimiento por la «ingravidez». • Reeducación funcional. La presión del edema periarticular es uno de los factores que desencadenan el dolor al mover las articulaciones. • Transferencia térmica gracias a la inmersión de todo el cuerpo. Las técnicas de hidroterapia no son sólo adaptaciones de programas convencionales de ejercicio terapéutico en tierra. Los beneficios de la terapia con hidromasaje se potencian con el mayor tamaño de las piscinas terapéuticas. el ejercicio puede iniciarse en aguas profundas donde no haya peso en carga sobre las extremidades inferiores y la flotabilidad descargue las fuerzas compresivas sobre la columna. El ámbito acuático permite un enfoque distinto de la consecución de los objetivos arriba mencionados para variedad de afecciones artríticas. eficaz y barata para que los ergoterapeutas y fisioterapeutas alcancen los objetivos de la rehabilitación de enfermedades tan generalizadas como la artritis. A medida que aumenta la turbulencia y velocidad de movimiento. Sumergidos al nivel del cuello. Además. Para incrementos graduales del peso en carga. Determina el método si la afección es aguda. obtienen grandes beneficios de este método. El grado de movilidad pasiva para prevenir las deformidades y contracturas articulares es mucho más fácil de llevar a la práctica en un ámbito acuático. • Preparación física. subaguda o crónica. unifocal o multifocal. sostener u oponer resistencia a los movimientos de las extremidades o el tronco. • Formación para la gestión independiente de los regímenes de ejercicio. La flotabilidad puede estructurarse para ayudar. el peso corporal es casi una décima parte del peso en tierra. • Una inmersión más profunda en posición vertical. Las propiedades del agua que parecen ayudar a los objetivos de la rehabilitación en las distintas fases del proceso artrítico son la flotabilidad. inmovilización y analgésicos. que permiten: • El tratamiento simultáneo de múltiples problemas articulares. como la sustitución total de cadera o de rodilla. se trata de una clave sobre la pérdida inicial del grado de movilidad y del desarrollo de la rigidez articular en pacientes artríticos. Programa de ejercicios El ámbito acuático supone una opción versátil. las propiedades analgésicas y las propiedades viscosas de la humedad. Los objetivos primarios del tratamiento son los mismos para la mayoría de las enfermedades reumáticas: • Movilización de las articulaciones. • Entrenamiento mediante deambulación. la viscosidad del agua actúa oponiendo resistencia al movimiento. la capacidad para retener calor.206 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO La flotabilidad contrarresta el peso corporal y sostiene las estructuras doloridas y debilitadas. hay pruebas de que los pacientes reumáticos agudos. inflamatoria o no. • Tratamientos de grupo baratos y eficaces frente a los tratamientos más costosos para una sola persona. • Formación del paciente para el tratamiento de la enfermedad con un ritmo adecuado y protegiendo las articulaciones. El tratamiento médico tradicional de los episodios o brotes agudos consistía en reposo. Los pacientes que se recuperan de cirugía de sustitución articular en una extremidad inferior. Cuando se desea una gradación de las actividades en carga. Sin embargo. las actividades pueden derivar progresivamente a aguas más someras. Los artríticos pueden usar el equipo acuático de resistencia ligera para desarrollar la fuerza y resistencia musculares. • Técnicas populares de balnearios como el método Bad Ragaz.

Cuando se aprecia una elevación de la temperatura superior a 1ºC. fortalecimiento y resistencia en la piscina terapéutica con los beneficios pasivos de la analgesia. Se ejercitan las articulaciones sanas y las articulaciones en un estadio menos agudo se benefician del tratamiento. En el caso de una grave afectación de las articulaciones del cuello. flotabilidad asistida. como la reducción de las repeticiones a tres o cinco y la prevención ortostática de la flotabilidad (o movimientos activos del paciente) para que las articulaciones se vean obligadas a un grado de movilidad dolorosa. bipedestación. la hipermovilidad de las articulaciones del cuello. Es esencial que el terapeuta controle las técnicas de movilización articular y limite el grado y actividad de una articulación específica. el dolor debería desaparecer en 24 horas. El terapeuta debe obtener retroalimentación del paciente sobre los efectos del tratamiento previo. como en el método del anillo Bad Ragaz. ejercicio resistido. o que trabaje flotando y estabilizado por el fisioterapeuta. ligamentos y tendones es un objetivo general de muchos protocolos de tratamiento (60). o incluso su subluxación. entrenamiento de la fuerza. y restablecen la flexibilidad. pasamanos y manillas. la relajación muscular y la reducción de las sobrecargas articulares. el ritmo es prioritario y las sesiones son cortas para prevenir que el paciente se canse. Esto tal vez signifique que el paciente se siente dentro de la piscina sobre un banco u otro asiento. preparación física y entrenamiento de las posturas funcionales. el paciente puede llevar un collarín de Plastizote® durante la actividad para proteger el cuello. favorecen la producción y calidad del líquido sinovial. se deben reducir las repeticiones y el grado de movilidad de los ejercicios. Los pacientes pueden adoptar sedestación. si el dolor persiste varias horas o al día siguiente del tratamiento. Ejercicio asistido activo. Técnicas pasivas. Una vez en este estado óptimo. El tratamiento puede ser personal o en grupo. el ejercicio puede pasar de la movilidad pasiva practicada por el terapeuta a la movilidad activa del paciente y luego al ejercicio resistido. Movilizar las articulaciones y estirar músculos. Esto tal vez se deba a la liberación de endorfinas y en parte a la reducción del edema. la movilización y las oscilaciones articulares pueden practicarse con exactitud. Movilización de las articulaciones. el equilibrio y la movilidad.com . lo que puede causar brotes locales (42). Hay que aconsejar al paciente que. alivian la rigidez. como movilización y relajación pasivas. Así las cosas. si bien hay que tener cuidado de no estirar en exceso las estructuras periarticulares. cabe esperar que la articulación duela menos durante unas horas. Esto sugiere que en los estadios agudos puede establecerse el objetivo de un grado de movilidad suave. Una articulación rígida y dolorosa debe protegerse aislando el movimiento terapéutico mediante fijación adecuada (62). Los programas de tratamiento pueden incluir técnicas para un terapeuta y un solo paciente y ejercicios y actividades más generales concebidos para mejorar la capacidad funcional. puede existir la tendencia al exceso.blogspot. suele desaconsejarse la admisión en la piscina terapéutica. el grado de movilidad. Como los movimientos son más fáciles en el agua por la descarga de las articulaciones y el alivio del dolor. reducen la artralgia y la actividad inflamatoria (59). La movilización de las articulaciones con contracturas debe implicar el estiramiento del tejido conjuntivo. el paciente puede mover la extremi- http://booksmedicos. decúbito supino o decúbito prono. Las técnicas de Halliwick como balanceos. o quedar suspendidos en agua profunda. oscilaciones y contorneos pueden incorporarse también a las sesiones de tratamiento pasivo para favorecer la relajación del paciente y la elongación y tracción de la columna. Tras una sesión de movilización articular. Es importante en la fase inicial del tratamiento la formación del paciente y el cumplimiento de los principios de la protección articular respecto al empleo del equipamiento.CAPÍTULO 10 / TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS 207 cial. sin embargo. esto puede reducir la defensa muscular y la rigidez antiálgica antes del ejercicio. Para los brotes agudos se recomiendan algunas modificaciones de la técnica de hidroterapia. Tratamiento posterior. Se recomienda el uso de gafas de buceo y tubo respiratorio en actividades horizontales en decúbito prono y en natación para prevenir el dolor. La flotabilidad y calidez del agua favorecen la relajación general y específica de los grupos de músculos que rodean las articulaciones dolorosas (61). Los ejercicios de amplitud articular ayudan a mantener la movilidad. En el caso del ejercicio asistido activo.

Las actividades isocinéticas graduadas en el agua ofrecen un medio protector para lograr este objetivo. (b) contra la turbulencia creada por el fisioterapeuta.208 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO dad activamente. así como de la turbulencia del agua. Los programas de tratamiento han de empezar con técnicas individuales. El ámbito acuático es óptimo para mejorar la coordinación de movimientos funcionales precisos. y ampliando el arco de movimiento. el movimiento es más fácil por la descarga de peso. Esto es sobre todo importante en los ejercicios de estabilización de la columna. Esta resistencia difiere dependiendo de factores como la velocidad de movimiento. o (c) mientras el terapeuta mueve al paciente por el agua (esta última es una actividad del método del anillo Bad Ragaz). El entrenamiento con pesas ligeras de 3 a 10 repeticiones para grupos específicos de músculos está indicado para reducir los efectos debilitadores de muchas afecciones artríticas y para el desarrollo y mantenimiento de la masa muscular magra. El fisioterapeuta puede introducir correcciones y modificaciones del ejercicio activo. las propiedades viscosas del agua hacen que la resistencia descienda casi instantáneamente al cesar el esfuerzo. en las que el terapeuta coloca al paciente de modo que utilice la flotabilidad y ayuda a que la extremidad se desplace de forma controlada en todo el grado de movilidad articular. El esfuerzo del ejercicio puede graduarse usando objetos que cada vez floten más. pero a veces necesita algún tipo de ayuda para abarcar todo el grado de movilidad. Como se expuso en el capítulo 9. No obstante. El ejercicio convencional en el agua puede usar flotadores que actúan como resistencia añadida cuando el paciente practica un movimiento contra la fuerza de flotabilidad. Sumergidos hasta el cuello.blogspot. Desde fuera de la piscina. Los ejercicios con el anillo Bad Ragaz emplean asideros controlados proximalmente y son excelentes para este propósito. dependiendo del objeto que flote. el ejercicio activo es resistido en cualquier dirección. El método del anillo Bad Ragaz y el ejercicio acuático convencional son eficaces en el tratamiento de la debilidad de los pacientes (62). Como el agua es un medio tridimensional. el movimiento se torna más difícil por la resistencia que ofrece la viscosidad del agua. Los ejercicios y actividades basados en la mejora de los patrones funcionales de movimiento pueden practicarse independientemente en marcos específicos de colocación del paciente o en grupos en la parte somera de la piscina. Los músculos pueden fortalecerse mediante ejercicios isométricos manteniendo una posición estable (a) contra la resistencia del agua. el paciente puede mover el cuerpo o parte del cuerpo dentro del agua con control de todo el grado de movilidad disponible de la articulación. los ejercicios en agua profunda y la natación son modos de llevar a cabo el ejercicio activo. Como el cuerpo flota en el agua. y la densidad y viscosidad del agua enlentecen el movimiento para su mejor observación y análisis. El terapeuta puede apreciar la alineación vertebral del paciente y sus patrones de movimiento en tareas funcionales. Ejercicio activo. Este método puede generar resistencia considerable a los músculos.com . No obstante. aumentando el número de repeticiones en cada vez menos tiempo. El ejercicio resistido isocinético puede practicarlo el paciente moviendo el cuerpo o extremidad contra la resistencia del agua para fortalecer los músculos. la resistencia apreciada al aumentar la velocidad de movimientos no es lineal sino compleja y logarítmica. En el ejercicio activo. Los ejercicios de tipo calisténico. el área superficial del cuerpo o parte del cuerpo en movimiento o de los complementos que se añadan. con supervisión y guía sobre el uso correcto de la mecánica corporal y la protección articular. es esencial prestar atención cuidadosa a la posición real del cuerpo porque las propiedades de refracción del agua tal vez distorsionen y enmascaren la postura real del cuerpo. Ejercicio resistido. sutiles y mensurables en el ejercicio resistido para aumentar la fuerza y resistencia musculares. El agua ofrece al paciente artrítico la oportunidad de incorporar incrementos protegidos. La tabla 10-2 http://booksmedicos. Es importante enlentecer la velocidad de movimiento en todo el grado de movilidad siempre que se añada equipo con el fin de prevenir lesiones. los efectos de la gravedad sobre las articulaciones cuya integridad está afectada son imperceptibles. La alineación biomecánica normal puede ser difícil a la vista del dolor articular o vertebral y causar desviaciones posturales. caminar por el agua. Existe un equipamiento variado para el ejercicio acuático con el fin de graduar y progresar con las propiedades resistivas del agua.

Preparación física aeróbica El control de la carga articular es primordial para prevenir y enlentecer la progresión de muchas artropatías (28). El agua ofrece un medio seguro. esto exige conocer qué cargas en el pasado se superaron con éxito.. la natación es otra opción aeróbica en el agua. flexión y extensión del tronco y deambulación. aeróbic donde la gimnasia se practica en planos rectos de movimiento incorporando una buena mecánica corporal. permite variedad de ejercicios acuáticos sin carga y en condición aeróbica. lo que se traduce en mejoras funcionales. se consigue aumentar la fuerza y se monitoriza la tolerancia articular. El agua somera también ofrece variedad de oportunidades para el ejercicio aeróbico como caminar por el agua. Los circuitos de ejercicio aeróbico en el agua se conciben para diagnósticos específicos que incluyan movimientos funcionales como levantarse de una posición en cuclillas. das. La preparación física aeróbica de gran intensidad puede llevarse a cabo sin dejar de proteger las articulaciones dañadas.com . debe tenerse cuidado con romper el momento de los movimientos iniciados y que lleguen demasiado lejos porque el fisioterapeuta dé un paso adelante en la dirección del movimiento articular cuando éste se aproxime al final de la amplitud. el fisioterapeuta actúa como fijador en torno al cual trabaja isométricamente el paciente. mayor será la resistencia a dicho movimiento. En consecuencia. Cuando se trabaja con pacientes que presentan una fisiología articular anormal. aletas.blogspot. al tiempo que se mueve con movimientos de cadena cinética cerrada en línea recta o diagonal. los movimientos de esquí de fondo.CAPÍTULO 10 / TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS 209 muestra un ejemplo de tabla para cuantificar el progreso. silla o chaleco. Pueden ejercitarse variedad de tipos de ejercicio aeróbico en el agua a distintas profundidades. la fuerza muscular y la capacidad cardiovascular pueden mejorar la capacidad física. Cuanto más rápido sea el movimiento o más aire contengan los flotadores. en que el paciente se mantiene a flote y en posición vertical con un cinturón flotador. Correr por el agua. y haciendo ejercicio con material de resistencia ligera. sostenido en decúbito supino. practicar tijeras con las piernas. ej. Por tanto. Es muy importante tratar de cuantificar el movimiento del ejercicio en caso de patologías articulares porque el paciente necesita protegerse de las sobrecargas. Progresión clínica Reeducación funcional La mejora y el mantenimiento de la flexibilidad articular. prono o lateral con flotadores. tronco y piernas usando un sistema de resistencia progresiva y graduada por el fisioterapeuta experto en este método. La recuperación del patrón normal de movimiento sin dolor es el resultado funcional por el cual se juzga si los tratamientos han sido eficaces. Con adaptaciones para la ejecución de una alineación ortostática correcta y de técnicas para la protección de las articulaciones. El ejercicio en aguas profunTabla 10-2. las patadas en abducción/aducción con o sin equipo de resistencia al agua en las extremidades inferiores (p. En el método del anillo Bad Ragaz. escarpines) son ejemplos de estos entrenamientos. FECHA FLOTABILIDAD OBJETO NÚMERO DE REPETICIONES TIEMPO (SEG) TRANSCURRIDO GRADOS DEL ARCO DE MOVIMIENTO 10/1/98 10/8/98 10/15/98 Mancuernas pequeñas Mancuernas más grandes Garrafa de 5 litros 20 extensiones 10 extensiones 15 extensiones 1:20 1:15 0:55 90-150 90-140 90-170 http://booksmedicos. se fortalecen brazos. versátil y protector a personas desentrenadas para iniciar o mejorar su capacidad cardiovascular.

PACE es un programa para grupos organizado por ayuntamientos y comunidades. y preservar y aumentar la capacidad funcional estando en un medio relajante y confortable. a los pacientes les resulta útil y placentero. El ámbito acuático ofrece un paso adelante importante en un ámbito científico útil para gran variedad de problemas de rehabilitación agudos y crónicos. CONCLUSIONES Las propiedades físicas del agua crean un ámbito ideal para la rehabilitación de los pacientes de la columna vertebral. aumentar la fuerza y flexibilidad de la columna. si es posible que sirvan para muchos problemas clínicos. que el valor terapéutico es importante. como se sabe y se ha practicado desde los comienzos de la historia de la medicina. El margen terapéutico de seguridad es muy alto. intervenciones hidroterapéuticas por parte de especialistas en sesiones particulares o en grupo y progresión en el uso recreativo del agua para seguir haciendo ejercicio. Una vez dada el alta de la hidroterapia y los programas de rehabilitación. ejercicio en agua profunda y natación son las modalidades aeróbicas que los pacientes escogen para mejorar su forma física. y Joint Efforts es un programa de ejercicio suave para ancianos sedentarios. barato y médicamente seguro. el alivio del dolor y la mejora del conocimiento sobre la teoría del ejercicio pueden enseñarse a los grupos con el objetivo final de mantener a largo plazo la adhesión a un programa de ejercicio con el paciente ya solo (63). Debemos hallar métodos que sean adecuados para regímenes de autotratamiento. En una época en que se fiscalizan los gastos sanitarios. la habilidad para proteger las articulaciones. http://booksmedicos. El declive en la utilización del ámbito acuático ha sido en detrimento del paciente. y que los pacientes aprendan con facilidad. Las opciones terapéuticas van desde una inmersión en agua caliente hasta técnicas de ejercicio acuático pasivas y activas. eficaz. Para el paciente artrítico.com . lo cual reduce aún más el coste y aumenta el cumplimiento de los programas (63). mi experiencia ha sido que la adhesión del paciente es alta. Caminar por el agua. resulta crítico encontrar modalidades de tratamiento seguras y baratas para problemas corrientes. por lo que el médico puede sentirse seguro si transfiere un paciente al programa. No se necesita saber nadar. Este programa recreativo cuidadosamente estructurado ha incorporado el conjunto básico de precauciones para que todo el que sufra artritis tenga acceso a un programa de ejercicio acuático seguro. lo cual permite proceder con programas de ejercicio sin supervisión médica y tratamientos de bajo coste. Reconociendo la importancia del ejercicio acuático para los pacientes artríticos. Existen certificados para los fisioterapeutas interesados. El éxito de la rehabilitación puede darse con un elevado margen de seguridad. El ritmo. el Arthritis Aquatics Program. a bajo coste sobre todo cuando se usan piscinas públicas. los pacientes artríticos deberían seguir algún tipo de programa de mantenimiento funcional. muchos problemas exigen soluciones creativas. ofrecen apoyo psicológico y social. Estos métodos deberían tener la ventaja añadida de una tasa elevada de cumplimiento por parte del paciente. Con el certificado basta. y potencian los objetivos importantes para la formación del paciente. la correcta mecánica corporal. Los grupos facilitan el cumplimiento del programa y reducen la utilización de la sanidad con sus costes asociados. así como para un aumento óptimo de la resistencia corporal. Aunque haya multitud de métodos terapéuticos acuáticos específicos. estas propiedades físicas influyen en casi todas las causas de los síntomas y le brindan una oportunidad de reducir el dolor. la Arthritis Foundation ofrece material para obtenerlos (64).blogspot. y que el coste para el paciente es bajo. la American Foundation en cooperación con la YMCA ha elaborado un programa de ámbito nacional. Observar el alivio en la cara del paciente al entrar en agua caliente no deja cabida a otras conclusiones. La Arthritis Foundation ha creado otros dos programas: PACE [People with Arthritis Can exercise (la gente con artritis puede hacer ejercicio)] y Joint Efforts (esfuerzos articulares). y puede usarse personal complementario para los programas de grupos. Existen 68 ejercicios de fortalecimiento y para el grado de movilidad.210 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO Formación de los pacientes Las clases de ejercicio para grupos son baratas.

M. «Psychophysical bases of perceived exertion». A. «Effectiveness of spa therapy in chronic low back pain: a randomized clinical trial». G. Wilder. A. «Physiological responses to treadmill and water running». J Sports Med Phys Fitness 1991. R. «Physiological responses to deep water running in athletes». A. J Rheumatol 1995. R. R. J. 162. «A standard measure for exercise prescription for aqua running». J. A. MA: Butterworth-Heinemann. Watkins. Plowman. G. Sports Med 1993. Br Med J 1992. Glass.. A.. Eur J Appl Physiol 1983.. 17(2): p. R. A.. Harrison. Gatti. 1996. 14(5): p. editor. Howie. Arthrit Rheum 1989. 22: p.. B. St. «Cardio-respiratory physical training in water and on land». G. 25. En: Spine Care.blogspot. 1994. 6. 16(6): p. Louis: CV Mosby. Nakazawa. V. K. En: The Spine in Sports. 13-22. J. E. 21: p 45-48. «Effects of swimming and land exercises on body composition of college students». Auburn. Svedenhag. Kieres. Gwinup. Cole. Am J Sports Med 1993. y S. A. 12.. 57-94. Wilder. R. 50: p. Becker y A. 13. «Swimming». PE (3039f). Kohrt. Louis: CV Mosby. Med Sci Sports Exerc 1992. 92-98. et al.CAPÍTULO 10 / TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS 211 BIBLIOGRAFÍA 1. «The role of the physiatrist in the management of lumbar spine pain». «Effect of water-training in the maintenance of cardiorespiratory endurance of athletes». White. 22. 362-385. 10. 305: p. Maglisco. 377-381.. p. et al. Cole. A. 14. Unpublished thesis. 16.. et al. Hamer. «Ground reaction forces during walking in water». En: Medicine and Science in Aquatic Sports/10th FINA World Sport Medicine Congress. 15. et al. p. San Francisco Spine Institute. 24(10): p. Comparative biomechanical and physiological responses of suspended deep water running to hard surface running. «Swimming». R. W. 727-745. 19. 2: p. 4. E. Vol. Cole. Med Sci Sports Exerc 1992. T. A. «Perceived exertion as an indicator of somatic stress». N. 12(8): p. y S. editor. Herring. 1996. S. y A. Hannah. et al. et al. 3. LeFort. p. P. AL: Auburn University. 26. 24. M.. Watkins. Louis: CV Mosby. A. «Loading of the lower limb when walking partially immersed». 374-380. «Return to work following an aquafitness and muscle strengthening program for the low back injured». 31: p. editor. Miyashita et al. 1994. 9. et al. A. p. et al. A. A. 2. St. 1247-1255. Rehabil Mgmt 1992. En: Comprehensive Aquatic Therapy. 255-263. y D. W. 23. Tollison. March 23. et al. 165-166. Minor. Cole.H. anaerobic and muscular parameters following an eightweek interval training programme». «Water-running: training effects and specificity of aerobic. 1997. Swimming Even Faster. 7. R. T. Aust J Sci Med Sport 1990. et al. J Bone Mineral Res 1997. Scand J Rehabil Med 1970. G. F. J. 39. et al. y T. «Effects of exercise involving predominantly either joint-reaction or ground-reaction forces on bone mineral density in older women». 192-193. et al.C. Eagleston. editors. y C. Cole. Baltimore: Williams & Wilkins. 1158. 78(3): p. M. http://booksmedicos. p. 1995. Brennan. editors. Bishop. editor. 1315-1320. Cole. 32: p.. P. Presented at the Conference on Aggressive Nonsurgical Rehabilitation and Lumbar Spine and Sports Injuries.. Morton. «Swimming». 1253-1261. «Aquatic therapy of spine pain». Borg. Cole.. En: The Spine in Sports.. Constant. y J. 1987. V. 1993. Arch Phys Med Rehabil 1994. 28-35.. M. «Running on land and in water: comparative exercise physiology». 8. J. D. Newton. Seger. A. Avellini. 27. 5: p. 22(1): p. Borg. 75: p. Br J Sports Med 1979. C. «That sinking feeling». Basel: S Karger AG. Am J Sports Med 1987. 18. 20. Phys Sports Med 1989.com . 1989. 21. 15: p. 11. 1579-1580. J. 17. En: The Handbook of Pain Management. B. 85-95. Aquatic stabilization programs. Physiotherapy 1992. «Getting backs in the swim». «Efficacy of physical conditioning exercise in patients with rheumatoid arthritis and osteoarthritis». J. J. Brewster. G. St. R. 2nd ed. A. et al. 62-71. 1396-1405. et al. Medicine and Sport Science. 362-385. 13: p.. «Weight loss without dietary restriction: efficacy of different forms of aerobic exercise». 5. R. 275-279. Sunnyvale: Mayfield Publishing.

Danneskold-Samsoe. En: Clinical Rheumatology. «Rehabilitation aspects in arthritis». 6(1): p. En: Arthritis and Related Disorders. y D. «A case for aerobic conditioning exercise in rheumatoid arthritis (abstract)». 19: p. K. «The effects of therapeutic forms of heat and ice on the pain threshold of the normal shoulder». B. y P.. T. 5: p. J Bone Joint Surg (Am) 1965. 32. 408-413. et al. y R. MD. 50. «Simultaneous use of heat and cold in the treatment of muscle spasm». 78. 1981. Nueva York: Scientific American. y G. et al. y K.. M. Reed. 36. II. 513. 40. 13: p. Rheum Dis Clin North Am 1989. L. Clin Res 1981. Herbison. «Self management of osteoarthritis». Swezey. F. 1979. E. Ekdahl. 14(suppl 15): p. Rheum Dis Clin North Am 1990. «Synergistic effects of exercise and problem solving education for rheumatoid arthritis patients». Perlman. Nueva York: Churchill Livingstone. 13: p. 31. B. 16: p. Phys Ther 1994. Caspers. M. G. 275-288. McCroskery. 235-237. Ostle. 1991.blogspot. p. Verbrugge. D. et al. Filadelfia: W. Mason and H. 4th ed. «Osteoarthritis». editors. A. 54. Am J Public Health 1995.. 15: p. adults’ activity levels and use of medical services». L. 44. J. 38. 33. and Allied Health Dictionary. Maryland: Aspen Publishers. A. 3343. 43. 1-10. «A rational program of exercise for patients with osteoarthritis». et al.B. 49. Semin Arthrit Rheum 1991. G. p. Lippincott. Patrick. Federman. 29. Filadelfia : J. L. 29: p. 55. «Osteoarthritis and rheumatoid arthritis». S. y E. Gersten. Scand J Rheumatol 1990. A. et al. 31-35. y P. Hicks. B. 1994. R. 85(2): p. J. Copp. 43: p. 11(4). «The effects of water exercise therapy given to patients with rheumatoid arthritis». Rheumatol Rehabil 1974. «Preparing for the arthritis epidemic». Beals. 73-90. 17-26. Advance 1995. L. 1987. Robinson.. C. Am J Phys Med 1955. R. Saunders. 53. «Reconstructive surgery and rehabilitation of the knee». Bunning. L. 10 : p. editors. L. 17-22. «Dynamic versus static training in patients with rheumatoid arthritis». Hampson. 35. 34. D. Don Figny. 313-322. Harris. Sheldon. O. CDC.. P. et al. M. suppl 2): p. 9th ed. 1970. Arthrit Care Res 1993. J. Tiselius. Clin Rheumatol 1986. et al. «Effects of aerobic conditioning in lupus fatigue: a pilot study». «The influence of temperature and fibril stability on degradation of cartilage collagen by rheumatoid synovial collagenase». 101-104. R. Jr. 173-182. R. 780A. Arthrit Rheum 1987. 31-42. R. R. Morbidity & Mortality World Report June 24. «Physical training in rheumatoid arthritis: a controlled long-term study. Scand Rehabil Med 1987... http://booksmedicos. Nordemar. editor. «Effects of ultrasound on tendon extensibility». Kelly et al. «Objective measurement of joint stiffness in rheumatoid arthritis». C. L. J. 48. En: Scientific American Medicine. Freeman. A. «Arthritis and the process of disablement». 56. M. Danneskold-Samsoe.S. Functional capacity and general attitudes». M.T. 39. W. 51. C. Br J Pheumatol 1989. 468. Mosby-Year Book. 42. 845-870. «Non-medical treatment in primary myalgia». 21(3. 34: p. 362-369. E.. E. «The relationship between leg muscle strength and physical capacity in patients with rheumatoid arthritis with reference to the influence of corticosteroids». N Engl J Med 1974. 74: p. Robb-Nicholson. J. Materson. W. Inc. 46. E. D. «Muscle atrophy in rheumatoid arthritis». S.212 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO 28. 19: p. J. J. Helm. Mosby’s Medical Nursing. 1-6. M. Curry. Grimby. 47: p. McCarty. 1994. Bucklund. S. Marmer. 47. En: Arthritis and Related Disorders. D. «Seven chronic conditions and their impact on U. 45. Rubenstein y D.com . Guccione. En: Occupational Therapy with the Elderly. 25-30. editor. 500-505. y E. «Joint distension and reflex muscle inhibition in the knee». Instill. 30. Scand J Rheumatol 1981. 52. Rockville. Arch Phys Med Rehabil 1962. McCain. 37. 1994. J Rheumatol 1987.. Center for Disease Control. «Operative surgery in rheumatic diseases». deAndre. Filadelfia: Lea and Febiger. B. G. 290: p. 28 : p. editors. «Exercise in patients with inflammatory arthritis and connective tissue disease». Filadelfia: Mosby-Year Book. Acta Rheum Scand 1967. 30(suppl): p. Benson. Quick Reference to Occupational Therapy. 41.

blogspot. Peachtree. 109-112. 132-135. «Hydrotherapy in arthritis». Practitioner 1972. 60. p. 208: p. D. «Water exercise can provide re- lief for people with arthritis». Melvin. Rheumatic Disease: Occupational Therapy and Rehabilitation. Filadelfia: F. 1(3): p. A. Becker. 19. 63. «Motivating adherence in the rehabilitation setting». Harris. Atlanta GA 30309. «Rest or exercise in inflammatory arthritis». The National Arthritis Foundation. E. P. Information regarding the nearest Arthritis Aquatic program may be located through the Arthritis Info-line at 1800-283-7800. 4: p. http://booksmedicos. F. Harrison.CAPÍTULO 10 / TERAPIA CON EJERCICIOS ACUÁTICOS 213 57. J. 37-48. 563-621.com . 72(3): p. L. M. Physiol Rev 1992. R. «Iontophoresis: clinical research in musculoskeletal inflammatory conditions». Back Musculoskel Med 1991. 58. Scott. Dealer News 1990. B. Pennington. Davis. 61. Br J Hosp Med 1992. «Renal effects of head out immersion in humans: a 15-year update». 1330 W. R. J Orthop Sports Phys Ther 1982. 62. A. 48(8): p. 445. Epstein. 1980. C. L. 59. 64.

com .blogspot.http://booksmedicos.

225 BIBLIOGRAFÍA. 222 Eficacia de la silla romana de ángulo variable. Mayer INTRODUCCIÓN. 216 MORFOLOGÍA DE LA MUSCULATURA LUMBAR.blogspot. 218 Potencial de cambio. Graves John M.com . 222 Electromiografía de la musculatura lumbar. 225 215 http://booksmedicos. 217 CONSIDERACIONES FISIOLÓGICAS: ENTRENAMIENTO CON EJERCICIO.CAPÍTULO 11 CONSIDERACIONES PARA EL DESARROLLO DE LA FUERZA DE LOS MÚSCULOS EXTENSORES DE LA ESPALDA James E. 224 RESUMEN. 216 CONSIDERACIONES FISIOLÓGICAS: CAPACIDAD FUNCIONAL. 219 CONSIDERACIONES FISIOLÓGICAS: ELECTROMIOGRAFÍA. 223 RECOMENDACIONES PARA LA PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIOS DE RESISTENCIA. 218 Estabilización pélvica.

Juntos. El grupo erector de la columna. Los científicos afirmaron en su informe que el tamaño relativamente pequeño de las fibras de tipo II del erector de la columna (comparadas con las de otros grupos de músculos esqueléticos) podía atribuirse a un estilo de vida sedentario. Como se han evitado las generalizaciones a partir de músculos de cadáveres y biopsias de músculos de la espalda de personas normales. sugirieron que las fibras pequeñas de tipo II no debían considerarse anormales o patognomónicas de los trastornos lumbares (15). Esta caracterización se ha basado en la comparación de las fibras de tipo II de los extensores de la espalda con las de los grupos de músculos esqueléticos. se ha sugerido que la musculatura extensora lumbar está especialmente adaptada para mantener la postura (7) y estabilizar la columna y el tronco (7. 8). 14). Mattila y otros (9) también analizaron las fibras del músculo transverso espinoso de cadáveres «sanos» y de pacientes con lesiones discales y no descubrieron diferencias importantes en el área transversal de las fibras de tipo II ni en el porcentaje del área ocupada por las fibras de tipo II. Mattila y otros (9) hallaron que las fibras musculares de tipo II eran significativamente mayores que las fibras de tipo I en el músculo transverso espinoso de pacientes con hernia de disco lumbar. Por tanto. Durante muchos años se ha descrito que las fibras de tipo II (de contracción rápida) de los músculos erector de la columna y transverso espinoso de pacientes con dolor de espalda son más pequeñas de lo normal (9-12). La disposición fascicular del músculo transverso espinoso sugiere que actúa primariamente como rotador sagital (extensión sin traslación posterior). lo cual abre la posibilidad de que las fibras de tipo II pequeñas de la musculatura extensora de la espalda no signifique necesariamente la existencia de una patología (13. Es un tema objeto de debate el que estos músculos estén bien adaptados para soportar cargas. no puede pasarse por alto el hecho de que la capacidad funcional (fuerza) mantiene una correlación con el tamaño de las fibras musculares. Estos músculos están separados por la aponeurosis intramuscular lumbar. y en la comparación del tamaño de las fibras de tipo II de la espalda con el de las de tipo I (contracción lenta) de la espalda.com .216 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO INTRODUCCIÓN A menudo se menciona la debilidad de las partes blandas como factor primario de riesgo de la lumbalgia (1). Y lo que es más importante. Por tan- to. el erector de la columna y el transverso espinoso de la región lumbar suelen denominarse los músculos paraespinosos lumbares. Recientemente. se divide en el iliocostal lumbar y el longísimo torácico (3). Debido a estas propiedades anatómicas y biomecánicas. que discurre lateral al transverso espinoso. MORFOLOGÍA DE LA MUSCULATURA LUMBAR El tipo de fibra de los músculos extensores lumbares está bien documentado a partir de la resección de muestras de pacientes durante intervenciones en los discos lumbares y también de cadáveres «sanos». situado medialmente el músculo longísimo (4). el término atrofia selectiva de las fibras de tipo II se ha empleado en la literatura para describir los músculos de la espalda de pacientes con dolor crónico (9-12). Zhu y otros (10) mencionaron un área transversal de fibras de tipo IIa que era menor que la de las fibras de tipo IIa de un músculo esquelético típico de las extremidades. Sin embargo. Otros científicos han descrito la presencia de fibras de tipo II relativamente pequeñas en cadáveres «sanos». La flexión lateral y la rotación axial son posibles para el transverso espinoso y el erector de la columna durante su contracción unilateral (2. Como resultado. no se han establecido datos normativos sobre las características de las fibras de los músculos lumbares. Obtuvieron biopsias de músculo del erector de la columna a nivel de L3 procedente de 31 hombres y mujeres sanos y físicamente activos. La musculatura extensora lumbar consta de dos grupos de músculos: el erector de la columna y el transverso espinoso (2). 6). No es sorprendente cuando se tiene en cuenta la cinesiología general de los músculos extensores de la región lumbosacra. algunos consideran la musculatura extensora lumbar como el eslabón débil de la cadena cinética que vuelve a muchas personas propensas a la lumbalgia.blogspot. Los músculos longísimo e iliocostal se componen de varios fascículos multisegmentales (5) que permiten la rotación sagital (extensión) y la traslación posterior cuando se contraen bilateralmente los músculos. Mannion y otros (15) evaluaron las características del tipo de fibras de los músculos erectores de la columna de personas sanas y vivas. estos datos (15) tal vez sólo http://booksmedicos.

blogspot. las mujeres al contrario que los hombres tienen casi un 33% más de resistencia durante la prueba isométrica en decúbito prono (30-33). CONSIDERACIONES FISIOLÓGICAS: CAPACIDAD FUNCIONAL La capacidad funcional del músculo esquelético suele cuantificarse por mediciones de la fuerza y resistencia musculares. Este dato concuerda con el estudio sobre otros grupos de músculos esqueléticos. más repeticiones) en oposición a la fuerza muscular (más carga. señal de que el porcentaje de fibras de tipo IIb se asocia con lesiones e inactividad (17). Se han descrito valores más bajos de resistencia de los pacientes con lumbalgia (31. http://booksmedicos. menos repeticiones). La relación entre las características morfológicas y fisiológicas de la musculatura lumbar y la fuerza de extensión lumbar se ha estudiado ampliamente con pruebas de fuerza isométrica. Se ha calculado que la fuerza absoluta del erector de la columna es aproximadamente 48 N/cm2. podría esperarse que el área relativa ocupada por las fibras de tipo II fuera mayor en los pacientes con lumbalgia que en los controles sanos. los músculos lumbares de los pacientes mostraron una mayor proporción de fibras de tipo IIb que los controles. los datos de Mannion y otros (16) no respaldan esta suposición y parecen indicar lo contrario. sin embargo. El tamaño medio de las fibras de los músculos erectores de la columna establece una correlación positiva (r=0. a diferencia de la contracción voluntaria máxima. los valores de resistencia física han servido de predictores de la incidencia futura de lumbalgia (31.60. Si la «atrofia selectiva de las fibras de tipo II» se asocia con la musculatura lumbar de pacientes con lumbalgia (como se ha dicho previamente). Mannion y otros (16) llegaron a la conclusión de que los músculos extensores lumbares de los pacientes con lumbalgia presentan un perfil más glucolítico que los controles sanos. no conocemos las características del tipo de fibras de los pacientes lumbares antes de la patología. sexo y masa corporal. El tamaño medio de los tipos de fibra no fue distinto entre los pacientes y los controles. Tal debilidad podría explicar la elevada incidencia de casos de lumbalgia. 33). y probablemente se deba al hecho de que los hombres respecto a las mujeres contienen una mayor proporción de masa magra en la parte superior del cuerpo (22). Además. Un estudio de seguimiento realizado por Mannion y otros (16) examinó las características del tipo de fibras del erector de la columna y el transverso espinoso de 21 pacientes con lumbalgia y 21 controles sanos compatibles por la edad.CAPÍTULO 11 / CONSIDERACIONES PARA EL DESARROLLO DE LA FUERZA DE LOS MÚSCULOS EXTENSORES DE LA ESPALDA 217 demuestren que la mayoría de nosotros tenemos la espalda débil. Por tanto. La fuerza muscular comprende la capacidad para generar fuerza durante una única acción muscular. Las características morfológicas e histoquímicas de la musculatura extensora lumbar también se relacionan con la capacidad de resistencia durante la extensión isométrica del tronco (resistencia a la fatiga). Los músculos extensores lumbares también presentan mayor resistencia a distintos niveles de fuerza submáxima que otros músculos esqueléticos (20). El área relativa del músculo erector de la columna ocupada por fibras de tipo I establece una correlación positiva importante con el tiempo de resistencia estática (aguante isométrico) (p=0. lo cual los vuelve menos resistentes al cansancio. No obstante. 20). 33. el área relativa de músculo ocupada por fibras de tipo IIb fue mayor en los pacientes que en los controles. Sin embargo. Esto concuerda con las comparaciones entre sexos sobre la fuerza relativa de otros grupos de músculos localizados en el tronco. Por supuesto. la prescripción de ejercicio de fondo para la prevención y rehabilitación de la lumbalgia debería probablemente centrarse en el desarrollo de la resistencia muscular (menos carga. los hombres son más fuertes que las mujeres incluso si se tienen en cuenta la masa corporal total y la masa corporal magra (20). y entre 410 N y 823 N para las mujeres (20). Se han descrito valores medios de la fuerza isométrica de extensión del tronco en bipedestación entre 675 N y 1034 N para los hombres.05) (30).05) con la fuerza isométrica de extensión del tronco (19. 34) y. Los pacientes con lumbalgia han mostrado tener menos fuerza de extensión del tronco que las personas sanas (23-28). la fuerza generada durante una contracción voluntaria máxima de los extensores del tronco no ha demostrado ser un valor predictor de futuros casos de lumbalgia (29). En consecuencia.com . Además. La resistencia muscular es la capacidad para superar el cansancio durante acciones musculares repetidas (18). basándose en análisis morfológicos y en el área transversal (21). p=0.

49). ar- trosis de la articulación interapofisaria. 8. no aumenta tras un programa de entrenamiento de la fuerza abdominal (36). 6. 44). Potencial de cambio El entrenamiento con ejercicios resistidos progresivos y estabilización pélvica sobre un dinamómetro lumbar desarrolla con eficacia la capacidad funcional de personas sanas y pacientes con lumbalgia. Aumentar la presión intraabdominal reduce la carga sobre los discos intervertebrales y las estructuras posteriores de la columna (35). los abdominales laterales son importantes para la estabilización del tronco durante variedad de actividades y. 47) tras el entrenamiento de pacientes con lumbalgia crónica. hernia de disco y espondilosis (6). se han descrito cambios morfológicos como atrofia de los músculos lumbares transverso espinoso y erector de la columna a partir del primer episodio de dolor de espalda. han demostrado que la disfunción del transverso espinoso provoca inestabilidad intersegmental y excesiva rotación vertebral (8) y tal vez derive en capsulitis interapofisaria. los estudios han demostrado que la presión intraabdominal no aumenta durante la contracción de los abdominales (36). Los estudios in vitro. por ejemplo. Los pacientes con lumbalgia también presentan una relación menor de fuerza de los extensores del tronco respecto a los flexores del tronco en comparación con personas asintomáticas (40. 44-47) y la resistencia (48. no deberían pasarse por alto estos músculos importantes. Como se expuso en el capítulo 1. 49. centrarse en la fuerza abdominal y excluir el resto de la musculatura del tronco no es probablemente una estrategia eficaz para la prevención y rehabilitación de la lumbalgia. 37-39). lo cual supone para el paciente un riesgo de futuras patologías (43).blogspot. 26. aumentar la fuerza (24. mitigar el dolor (24. La United States Agency for Health Care Policy and Research ha llegado a la conclusión de que los ejercicios para los extensores de la espalda ayudan al tratamiento de la lumbalgia (52). desgarros del anillo fibroso. Además. Los datos actuales sugieren que es la debilidad de la musculatura lumbar (posiblemente resultado del desuso) y no los abdominales débiles la que mantiene una estrecha relación con la lumbalgia. es nuestra firme creencia que la preparación física de todos los grupos de músculos principales es importante para el desarrollo de la capacidad funcional general y los beneficios para la salud asociados con la actividad física. los sujetos de este estudio entrenaron sólo una vez a la semana y el volumen de entrenamiento fue bajo (una serie de 8 a 10 repeticiones o hasta el agotamiento voluntario). Además. aunque el fortalecimiento de los flexores del tronco no sea la máxima prioridad.218 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO CONSIDERACIONES FISIOLÓGICAS: ENTRENAMIENTO CON EJERCICIO Una creencia común en el ámbito del ejercicio y la rehabilitación es que la puesta en forma de los flexores del tronco (musculatura abdominal) debería ser la prioridad máxima de los protocolos de entrenamiento con ejercicio para aliviar el dolor de espalda. todo el mundo debería seguir un programa bien elaborado de ejercicios que incorpore variedad de ejercicios resistidos progresivos. mejorar la función psicosocial (28). reducir las tasas de futuras intervenciones quirúrgicas en la columna (51) y reducir el tiempo de trabajo perdido (28. Por estas razones los programas de rehabilitación vertebral a menudo intentan incorporar ejercicios para los músculos extensores de la espalda.com . Sin embargo. Pollock y otros (53) hallaron que 10 semanas de entrenamiento dinámico resistido progresivo podían aumentar la fuerza de extensión isométrica lumbar entre un 42% y un 102%. 46. reducir la infiltración adiposa de los extensores lumbares (27). Se ha documentado consistentemente la presencia de extensores del tronco débiles y fácilmente fatigables en las poblaciones con lumbalgia (4. Por tanto. 50). Los regímenes de entrenamiento progresivo de la resistencia para los músculos extensores lumbares han tenido éxito en aumentar su área transversal (43. 28. Aunque los extensores lumbares parezcan ser el eslabón débil en el desarrollo de la lumbalgia (en oposición a los flexores del tronco). aunque los extensores lumbares deban ser el objetivo de la prevención y rehabilitación de la lumbalgia. Sorprendentemente. 41). Un estudio de seguimiento mostró que una frecuencia de entrenamiento de una vez por semana era tan eficaz http://booksmedicos. Por tanto. 28. Esta creencia se basa en la teoría de que el fortalecimiento de los músculos abdominales aumenta la presión intraabdominal y también mantiene un equilibrio favorable entre la fuerza de los músculos abdominales y los extensores de la espalda.

30). Sin embargo. Ocala. en vez de los paraespinosos lumbares más pequeños. El desentrenamiento inicial de los extensores lumbares está respaldado por datos histoquímicos que han mostrado la presencia de fibras de tipo II más pequeñas en los músculos extensores lumbares respecto a otros músculos esqueléticos (13. La prueba sin estabi- http://booksmedicos. afirmaron que había especificidad de la prueba y temas relacionados con la máquina en el estudio porque el grupo con ESP ejercitado con el dinamómetro de extensión lumbar se empleó para obtener medidas que sirvieran de criterio. Ronkonkoma. Como existe poca estabilización pélvica durante las actividades normales de la vida diaria. Los aumentos relativamente grandes de la fuerza (frente a las mejoras documentadas tras el entrenamiento de otros grupos de músculos esqueléticos) (58) asociados con un volumen bajo de ejercicio se han atribuido a un estado de desentrenamiento inicial de los músculos extensores lumbares (53). Los músculos extensores lumbares muestran cambios morfológicos (hipertrofia) que superan los presentes en otros grupos de músculos tras un volumen bajo de entrenamiento. Los mayores aumentos del área transversal asociados con un entrenamiento más frecuente plantean preguntas importantes e interesantes sobre la prescripción de ejercicios de extensión lumbar para la prevención de la lumbalgia. Dallas. los poderosos músculos isquiotibiales y glúteo mayor. Mayer y otros (60) completaron un estudio que permitió a grupos con ESP o SESP entrenar con el mismo dinamómetro de la extensión lumbar que se empleó para las pruebas de fuerza isométrica. 57). Para reducir al mínimo los aspectos sobre la especificidad del ejercicio.CAPÍTULO 11 / CONSIDERACIONES PARA EL DESARROLLO DE LA FUERZA DE LOS MÚSCULOS EXTENSORES DE LA ESPALDA 219 como dos a tres veces para el desarrollo de la fuerza isométrica de extensión lumbar (54). el entrenamiento más frecuente puede ser ventajoso aunque las mediciones funcionales (fuerza isométrica) sean idénticas entre los entrenamientos de menor y mayor frecuencia. En este estudio. Por tanto. Todos los grupos entrenados mostraron aumentos significativos de la carga dinámica. o Nautilus. En un estudio sobre el entrenamiento de 12 semanas realizado por Graves y otros (59).blogspot.com . Es probable que el entrenamiento de volumen bajo (una serie) y baja frecuencia (una vez por semana) se asocie con adaptaciones neurales significativas (aprendizaje) (56). pueden ser los responsables de la mayor parte de la generación de fuerza rotatoria durante la extensión compuesta del tronco. los músculos lumbares pocas veces experimentan estímulos de sobrecargas lo bastante grandes como para provocar aumentos de la fuerza (54). mientras se ha documentado un aumento del 15% en el área transversal tras entrenar con una frecuencia de tres veces por semana (56). lo cual permite a los músculos extensores lumbares recibir el estímulo necesario para aumentar la fuerza (53). pero sólo aquéllos con ESP mostraron un aumento de la fuerza de extensión isométrica lumbar. Resulta interesante que los valores de fuerza rotatoria en la extensión lumbar fueran parecidos en las pruebas con o sin estabilización en cinco de los siete ángulos de flexión lumbar sometidos a inspección. Los científicos llegaron a la conclusión de que la estabilización pélvica es necesaria durante el entrenamiento para fortalecer los músculos extensores lumbares. NY. Además. Estabilización pélvica Se ha sugerido que aislar el área lumbar mediante la estabilización de la pelvis elimina la contribución de los grupos de músculos glúteos e isquiotibiales durante el entrenamiento con ejercicio. 15. 16. TX). la frecuencia se bajó hasta una vez cada 4 semanas y se mantuvo la mejora de la fuerza de extensión lumbar (55) hasta 3 meses. Si es importante mejorar la integridad estructural del área vulnerable mediante adaptaciones morfológicas. varios científicos estudiaron el efecto de la estabilización pélvica durante el entrenamiento resistido sobre la fuerza de extensión lumbar. Para validar esta hipótesis. las pruebas de la fuerza isométrica se realizaron con 33 personas sanas con o sin estabilización pélvica en un dinamómetro antes del entrenamiento. tras mejorar la fuerza con este entrenamiento de frecuencia relativamente baja. FL) se comparó con el ejercicio de entrenamiento sin estabilización pélvica (SESP) en otras máquinas (Cybex. mientras que los grupos SESP no (59). Se ha visualizado un aumento del 5% al 8% en el área transversal de la musculatura del erector de la columna tras un programa de entrenamiento resistido de 12 semanas con una sesión por semana (56. el ejercicio de entrenamiento con estabilización pélvica (ESP) mediante un dinamómetro de la extensión lumbar (MedX.

05). 60 y 72 grados de flexión lumbar. Independence. Inc. afirmaron que el entrenamiento con estabilización pélvica en el dinamómetro no es necesario para aumentar la fuerza de extensión lumbar. Los resultados fueron evaluados usando todas las técnicas de ejercicio e incluyeron una prueba de la fuerza rotatoria de extensión lumbar isométrica en siete ángulos sobre un dinamómetro. así coA B Figura 11-1. Además. 11-1) o dinamómetro lumbar (fig. Los científicos llegaron a la conclusión de que la silla romana no es eficaz para aumentar la fuerza de extensión lumbar cuando la prueba se lleva a cabo en un dinamómetro. El entrenamiento sin estabilización puede mantener una correlación más estrecha con la ejecución de actividades normales (inestabilizadas). tuvo éxito en aumentar la fuerza de extensión de la espalda y el área transversal de los músculos extensores lumbares. http://booksmedicos. Mayer y otros (60) tampoco encontraron mejoras de la producción de fuerza rotatoria isométrica en un dinamómetro tras 12 semanas de entrenamiento con una silla romana. Los datos de estos estudios contradicen el hallazgo de Lee y otros (62) de que el entrenamiento en la silla romana puede desarrollar la fuerza rotatoria de extensión lumbar en el dinamómetro. Tras el entrenamiento. El grupo del dinamómetro mejoró significativamente en todos los ángulos de flexión lumbar durante la prueba isométrica de fuer- za rotatoria en siete ángulos (p < 0. El grupo que practicó el peso muerto aumentó en los 0. 11-2) tuvo éxito en aumentar el tiempo de aguante estático de extensión de la espalda sobre la silla romana. todos los grupos mostraron una mejora importante en la prueba de 5 RM en la silla romana y el peso muerto (p < 0. y los valores de la fuerza rotatoria isométrica en el dinamómetro tras 4 semanas de entrenamiento de personas sanas y sedentarias. La ausencia de mejoras con la silla romana en dos de los tres estudios expuestos arriba sugiere que tal vez la especificidad de la prueba sea significativa.blogspot. y jugadoras de voleibol. los grupos con ESP y SESP aumentaron la producción de fuerza rotatoria isométrica durante la extensión lumbar en la prueba con la pelvis estabilizada. Como espaldarazo al estudio de Mayer y otros (60). Fujita y otros (63) compararon 12 semanas de entrenamiento con ejercicio en un dinamómetro con elevaciones de las piernas extendidas y ejercicio en la silla romana. Además. sólo el grupo SESP aumentó la producción de fuerza rotatoria en la prueba inestabilizada. VA). una prueba de cinco repeticiones máximas (5 RM) en una silla romana y una prueba de peso muerto. La mujer aparece en las posiciones del grado de movilidad flexionada (A) y extendida (B).com .05). Parkkola y otros (61) afirmaron que el entrenamiento con una máquina lumbar (Nautilus. y que el entrenamiento sin estabilización pélvica en el dinamómetro es más versátil. Lee y otros (62) documentaron que el ejercicio en una silla romana (fig. Tras 12 semanas de ejercicio resistido progresivo. Los científicos llegaron a la conclusión de que la estabilización pélvica durante la prueba de la función de los músculos lumbares tal vez no sea tan importante como se pensaba.220 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO lización obtuvo valores más altos de fuerza rotatoria que la prueba estabilizada sólo en los dos ángulos de mayor extensión dentro del grado de movilidad (0 y 12 grados). que realiza poco o ningún esfuerzo por estabilizar la pelvis. La controvertida silla romana usada para el ejercicio de extensión de la espalda. El grupo de la silla romana no aumentó su producción de fuerza rotatoria isométrica en ningún ángulo de la flexión lumbar medida en el dinamómetro (p > 0.05). 12. Sin embargo.

Una ventaja de este dinamómetro es que permite una medición precisa de la fuerza de los músculos paraespinosos. Además. Ocala. Intuitivamente.CAPÍTULO 11 / CONSIDERACIONES PARA EL DESARROLLO DE LA FUERZA DE LOS MÚSCULOS EXTENSORES DE LA ESPALDA 221 Figura 11-2. Dinamómetro MEDX. La viabilidad del uso extendido en clínicas u hogares de dinamómetros de la extensión lumbar ha quedado limitada por los gastos y la imposibilidad de trasladar estas máquinas. el elevado coste de los métodos dinamométricos (65-68) y la postura inhabitual a menudo necesaria para la prueba han cuestionado los beneficios reales de los distintos y sofisticados dinamómetros. La compensación entre la necesidad de aislar un músculo para conseguir el máximo beneficio del entrenamiento y la capacidad del músculo para trabajar junto con otros grupos de músculos y producir patrones de movimiento será objeto de discusión durante cierto tiempo. Además. Estos estudios indicaron que la necesidad de estabilización pélvica durante la prueba y entrenamiento de la extensión lumbar no es concluyente y tal vez no es tan importante como antes se pensaba. Sin embargo. FL. es importante reconocer que los músculos individuales pocas veces trabajan de forma aislada en el mundo real.) mo los efectos del entrenamiento asociados con las mediciones de la capacidad funcional obtenidos con un dinamómetro lumbar.blogspot.com . la estabilización es esencial para aislar grupos de músculos específicos durante el entrenamiento con ejercicio resistido progresivo. se asocia con el aumento de las fuerzas compresivas sobre la colum- http://booksmedicos. (Por cortesía de Med X. a pesar de su eficacia clínica (64). la sedestación erguida. porque se reduce al mínimo la contribución de los extensores de la cadera. necesaria para la ejecución del ejercicio de extensión lumbar en algunos dinamómetros.

Este dato respalda los estudios que emplean un dinamómetro para la extensión lumbar. Las limitaciones técnicas asociadas con el EMG de superficie.99. Este fenómeno suele denominarse respuesta de flexión-relajación (76) y se ha atribuido a las propiedades elásticas de los músculos y tejidos conjuntivos posteriores de la columna http://booksmedicos. los patrones de activación de los grupos de músculos lumbares son menos claros. los cuales han demostrado que la producción de fuerza rotatoria isométrica es lineal y declina de 72 a 0 grados de flexión lumbar (53). en la actualidad no existen alternativas de bajo coste para medir con seguridad y eficacia la capacidad funcional de la musculatura extensora lumbar. los músculos paraespinosos lumbares muestran una reducción de la actividad EMG.com . que con frecuencia es mayor que la capacidad funcional inicial del paciente. La situación se complica todavía más en otros estudios sobre la actividad EMG que han documentado asimetría bilateral de la actividad de los músculos lumbares en algunos pacientes (78). CONSIDERACIONES FISIOLÓGICAS: ELECTROMIOGRAFÍA La electromiografía (EMG) ha sido muy utilizada para cuantificar la actividad del músculo esquelético asociada con el ejercicio resistido. La carga más ligera para generar resistencia en una silla romana depende de la masa de la parte superior del cuerpo. p < 0. Moritani y De Vries (70) evaluaron la actividad en un electromiograma integrado de superficie (EMGi de los músculos flexores del codo durante un ejercicio isométrico y hallaron una relación lineal entre el EMGi y la producción de fuerza rotatoria isométrica con una correlación muy significativa (r = 0. Sin embargo. Tan y otros (84) evaluaron los efectos de la postura del tronco sobre la activación en el EMG de superficie de la musculatura lumbar durante contracciones isométricas en bipedestación y observaron que los músculos erectores de la columna eran bastante más activos en las posturas flexionadas. 71) de los músculos paraespinosos lumbares en pacientes con lumbalgia y controles sanos. Se ha observado una relación parecida en los extensores lumbares (71).222 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO na y discos lumbares (69). no se han determinado las características de la carga atribuidas a la masa de la parte superior del cuerpo durante la extensión del tronco (64). la confusión de la señal bioeléctrica por la comunicación cruzada entre músculos (83) y el carácter lesivo de las agujas de EMG limitan la capacidad para establecer conclusiones definitivas sobre la función muscular con EMG. lo cual sugiere una reducción de la actividad. Las comparaciones de la actividad EMG de superficie de los músculos paraespinosos durante el ejercicio y en reposo entre pacientes con lumbalgia y controles sanos han generado resultados contradictorios. la incapacidad para ofrecer una indicación de los patrones de músculos específicos (80). como la falta de fiabilidad (79). A pesar de estas limitaciones el EMG sigue siendo el procedimiento de elección para evaluar la actividad de los músculos lumbares durante el ejercicio y tareas de levantamiento. Históricamente. En bipedestación con el tronco totalmente flexionado. La desaparición del fenómeno de la flexión-relajación en pacientes con lumbalgia (74-76) sugiere un aumento de la actividad de los músculos lumbares. la variabilidad en las señales según el tipo de electrodo y su colocación (81). Las sillas romanas estáticas como los bancos de 45-80 grados no pueden ofrecer el nivel de resistencia apropiado para las poblaciones con dolor de espalda. y muchos científicos consideran el EMG de superficie representativo del «impulso neural» de un área dada. la variabilidad asociada con el tejido subcutáneo (82). Además. Los párrafos siguientes analizan los estudios que han descrito la actividad EMG de la musculatura lumbar durante el ejercicio. la función de los músculos lumbares se ha evaluado con agujas de EMG o EMG de superficie. los pacientes con lumbalgia sometidos a estudio con resonancia magnética han mostrado aumentos significativamente menores en la intensidad de señal en las resonancias magnéticas ponderadas en T2 de los extensores lumbares tras un ejercicio en la silla romana que las personas sanas (77). y puede ser perjudicial para algunos pacientes con lumbalgia. Los estudios han hallado un aumento de la actividad (72).05). Sin embargo. una reducción de la actividad (73) y ninguna diferencia de la actividad (3. Electromiografía de la musculatura lumbar Mientras que las características de la fuerza y resistencia de los pacientes con dolor de espalda son bastante conocidas.blogspot.

como los extensores lumbares. isquiotibiales y erector de la columna durante el ejercicio. la producción de fuerza rotatoria pasiva normalmente registrada durante la flexión completa del tronco. respectivamente). en una silla romana. aumenta la carga aplicada a los músculos extensores de la espalda (64). con retirada de los mecanismos de estabilización.2%. de http://booksmedicos. 12 hombres completaron dos ejercicios de 12 repeticiones de extensión lumbar dinámica. Los científicos emplearon estos datos para sugerir que el ejercicio en la silla romana afecta a los músculos extensores lumbares de forma parecida al ejercicio en el dinamómetro.blogspot. y otro. Además. la activación del músculo erector de la columna fue significativamente mayor en la silla romana que durante los ejercicios en el dinamómetro o el peso muerto. No se observó diferencia alguna en la actividad EMG entre ambos ejercicios en ninguno de los grupos de músculos (p > 0. la activación del erector de la columna fue significativamente mayor durante los ejercicios en la silla romana y el dinamómetro que durante el peso muerto. Al 50% de 1RM. Este dato respalda la conclusión de Mayer y otros (60) de que la estabilización pélvica durante el entrenamiento no es necesaria para el reclutamiento de la musculatura lumbar o para aumentar la fuerza de extensión lumbar. La activación de los glúteos e isquiotibiales al 50% y 90% de 1RM fue mayor durante el ejercicio en la silla romana que durante los ejercicios en el dinamómetro y el peso muerto. A medida que se reduce el ángulo respecto a la horizontal en la SRAV. Esta máquina de extensión lumbar (BackStrong International. Se empleó el 50% y el 90% del peso de las placas de metal sostenidas con la mano y la mancuerna para los análisis EMG. estuvieron activos durante el ejercicio de extensión del tronco en la silla romana y el dinamómetro. y practicando una repetición dinámica. cuando los músculos lumbares están eléctricamente callados.05). Lee y otros (62) hallaron que los patrones de frecuencia de potencia media en el EMG de superficie de músculos cansados en una prueba isométrica resistida en silla romana disminuían tras 4 semanas de entrenamiento resistido en un dinamómetro lumbar y una silla romana (16. sin diferencias importantes entre la silla romana y el dinamómetro. y es probable que las comparaciones EMG con el ejercicio en el dinamómetro no fueran válidas. Eficacia de la silla romana de ángulo variable (Figura 11-3) Recientemente. Un ejercicio se realizó con los mecanismos de estabilización pélvica intactos. En este estudio. respectivamente. y con levantamientos de las piernas extendidas. Kearns y otros (87) también evaluaron la activación de los músculos extensores lumbares durante ejercicios con aislamiento (estabilización) o no (sin estabilización) de los extensores lumbares.com . Los científicos llegaron a la conclusión de que las diferencias en la activación de los músculos extensores lumbares entre los ejercicios en la silla romana y el dinamómetro podían deberse a las diferencias de carga atribuidas al contrapeso en el dinamómetro concebido para compensar la masa del torso. con una carga equivalente al 80% del peso corporal. Específicamente. Rego Park. NY) es una silla romana de ángulo variable (SRAV) que puede ajustarse desde 75 grados respecto a la horizontal hasta 0 grados respecto a la horizontal con incrementos de 15 grados. Udermann y otros (86) evaluaron la influencia de los anclajes pélvicos durante el ejercicio de extensión de la espalda en la activación EMG de los músculos isquiotibiales. Por tanto. glúteos y extensores lumbares mediante un dinamómetro de la extensión lumbar. Se registró la actividad EMG de superficie de los músculos glúteos. este estudio aportó información útil al reparar en que grupos de músculos parecidos. Doce hombres completaron dos repeticiones dinámicas al 50% y 90% de 1RM en un dinamómetro lumbar con el mecanismo intacto de los anclajes pélvicos. Sin embargo.8% frente al 15. la actividad EMG de superficie aumenta progresiva y consecutivamente entre los seis ángulos. se ha explicado mediante estas propiedades elásticas (85).CAPÍTULO 11 / CONSIDERACIONES PARA EL DESARROLLO DE LA FUERZA DE LOS MÚSCULOS EXTENSORES DE LA ESPALDA 223 (75). las cargas reales de estos dos ejercicios es probable que excedieran el 50% y el 90% de 1RM real. La carga atribuida a la masa de la parte superior del cuerpo no se tuvo en cuenta en los ejercicios en la silla romana y de peso muerto. Al 90% de 1RM. Los ejercicios de 1RM para la silla romana y el peso muerto del estudio de Kearns y otros (87) se determinaron colocando placas de metal sostenidas con la mano contra el pecho y asiendo una mancuerna. se ha creado una máquina portátil de extensión de la espalda que permite realizar un ejercicio resistido progresivo de forma relativamente barata.

el aparato carece de la sofisticación suficiente para cuantificar la carga en un sentido clásico.com .blogspot.) 75 a 0 grados. la SRAV es capaz de ofrecer un mecanismo para un ejercicio resistido progresivo en extensión lumbar (64). En consecuencia. En general. Rego Park. la posición final es la que aparece en A y B. Es importante reconocer que ciertos ejercicios están contraindicados para muchas patologías.224 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO A B Figura 11-3. las pautas establecidas por el ACSM (89) son apropiadas para personas con lumbalgia con las siguientes consideraciones: • El nivel inicial de forma física de los pacientes con lumbalgia suele ser bajo. Aunque la SRAV parece permitir una carga variable. RECOMENDACIONES PARA LA PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIOS DE RESISTENCIA El American College of Sports Medicine (ACSM) ha establecido unas pautas en la prescripción de ejercicios resistidos para el desarrollo y mantenimiento de la fuerza y resistencia musculares (89). Estas pautas son apropiadas para el entrenamiento resistido de la musculatura lumbar. no se sabe si el entrenamiento con ejercicio resistido progresivo en la SRAV puede acomodar los incrementos necesarios en la carga para lograr un aumento de la fuerza. Además. Aunque este aparato reproduzca las posibilidades de una silla romana estándar (A). existe la necesidad de una mecánica que cuantifique con precisión la carga durante el ejercicio de extensión de la espalda en la SRAV y otros tipos de silla romana y durante el entrenamiento en estos aparatos. Debería elegirse la resis- http://booksmedicos. cambian las exigencias sobre los músculos si se coloca en la posición (B). Además. 88). Estas pautas recomiendan un mínimo de una serie de 8 a 12 repeticiones hasta el cansancio. al menos dos veces por semana. Las personas con lumbalgia deberían consultar al médico antes de iniciar un programa de ejercicio. (El tronco está cerca de la vertical en la posición inicial.) (Por cortesía de Backstrong International. la actividad EMG de los músculos paraespinosos lumbares aumenta progresivamente durante el ejercicio en la SRAV alejando las manos y brazos del paciente del eje de rotación de la columna lumbar inferior. Silla romana de ángulo variable. Como existe una poderosa relación lineal positiva entre la magnitud de la actividad EMG observada y el grado de reclutamiento de masa muscular durante el ejercicio (70. NY.

MacIntosh. Bogduk.. y L. J. p. H. Panjabi. es importante lograr un programa completo que incluya ejercicios resistidos para todos los grupos de músculos principales. 11(7): p. «A reappraisal of the anatomy of the human lumbar erector spinae». et al.. «The lumbar multifidus muscle five years after surgery for a lumbar intervertebral disc herniation». 5. Fur Spine J 1994. N. 263-284. Nueva York: Churchill Livingstone. 1990. M. Managing Low Back Pain.. et al.. Spine 1989. 1988. y N.. «The morphology of the lumbar erector spinae». Zhu. 525-540. Hochschuler. X. «Relationship between muscle fiber composition and functional capacity of back RESUMEN La lumbalgia es uno de los problemas médicos más corrientes y costosos en nuestra sociedad. M. J. 12. 18(5): 568-574. «Muscle». 12(7): p... Ann Med 1989. Son necesarios más estudios para documentar la eficacia de otros aparatos de ejercicio.. 14: p. «The attachments of the lumbar erector spinae». Twomey. et al. 3(6): p. za y resistencia de los músculos lumbares para superar la debilidad estructural. 1993. S. Spine 1986.com . et al. M. «Spinal stability and intersegmental muscle forces: a biomechanical model». ejercicio aeróbico para el desarrollo de la capacidad cardiovascular y actividades que favorezcan la flexibilidad. «The multifidus muscle in patients with lumbar disc herniation».. La fuerza y resistencia musculares de los músculos extensores lumbares pueden mejorar con la prescripción correcta de ejercicio resistido progresivo mediante dinamómetros lumbares o sillas romanas. Además del desarrollo de la fuer- http://booksmedicos. St. 11. BIBLIOGRAFÍA 1. 9.CAPÍTULO 11 / CONSIDERACIONES PARA EL DESARROLLO DE LA FUERZA DE LOS MÚSCULOS EXTENSORES DE LA ESPALDA 225 tencia adecuada para lograr un mínimo de 8 a 12 repeticiones. 13. 2. J. Spine 1991. • Como los músculos extensores lumbares no se reclutan significativamente durante muchas actividades de extensión del tronco. la flexibilidad y una composición corporal saludable. Bogduk. N. 331-335. Spine 1989. Bogduk. 16(7): p. 7. 783-792. los músculos lumbares pocas veces se enfrentan a un estímulo de sobrecarga suficiente para desarrollar una buena capacidad funcional. et al. MacIntosh.«Lumbar muscle fiber size and type distribution in normal subjects». Mattila. Nueva York: Churchill Livingstone. «Histochemistry and morphology of the erector spinae muscle in lumbar disc herniation». En: Rehabilitation of the Spine: Science and Practice. 3. et al. La fuerza y resistencia musculares representan sólo dos componentes de la forma física. W. 353-359. Kirkaldy-Willis. Deberían incluirse ejercicios para el desarrollo de la capacidad aeróbica. et al. Pollock. 10.blogspot. 2nd ed. Spine 1987. 21: p. 658-668. debería prestarse atención especial e incorporar ejercicios adecuados y específicos para la región lumbar. 8. 6. Louis: Mosby. editor. Spine 1993. 194-200. y N. 14(4): p. Puede ser necesaria cierta atención a la estabilización durante el ejercicio de extensión lumbar para lograr la mejora más eficaz. et al. 4. J. Ng. Rantanen. Bogduk. 732-738. J Anat 1980. Como los músculos extensores lumbares trabajan en conjunción con los músculos glúteos e isquiotibiales durante la práctica de actividades diarias normales. 391-397. «Lumbar muscles: structure and function». editors. • Aunque los programas de rehabilitación con frecuencia apuntan a la musculatura lumbar débil. La estabilización de la pelvis puede ser necesaria para potenciar la mejoría de la capacidad funcional. Los dinamómetros de extensión lumbar y las máquinas de ejercicio tipo silla romana reclutan activamente los extensores lumbares durante el ejercicio de extensión del tronco. et al. Rantanen. J. se recomiendan programas bien elaborados que incorporen ejercicios para el desarrollo de la fuerza y resistencia musculares de todos los grupos de músculos principales. 131(3): p. Aunque es incierto el papel específico del ejercicio en la prevención y rehabilitación de la lumbalgia.. se han atribuido muchas causas de la lumbalgia a una mala forma física. Clinical Anatomy of the Lumbar Spine. Kalimo.

.. 1-58. 26. T. Mooney. et al. Spine 1994. T. 289-294. 190: p. «Human trunk extensor muscles: physiology and ergonomics». 28. 576-584. Thorstensson. Clin Biomech 1995. Mannion. 25-38. Spine 1994. F. A. 9: p. 195-202. 25. Andersson. Costigan. 27(7): p. et al. J Orthop Res 1997. J. S. Spine 1993. 114-123.. J. 34. cross-sectional area. 19.. 9: p..com . «Fiber type characteristics of the lumbar paraspinal muscles in normal healthy subjects and patients with low back pain». 43A: p. Mayer.. J. 17: p. McNeill.. 765-772. et al. S. «Static back endurance and the risk of low back pain». «The association of trunk muscle cross-sectional area and magnetic resonance imaging parameters with isokinetic and psychosocial lifting strength and static back muscle endurance in men». W. M. Rheumatol Rehabil 1979. «Intra-abdominal pressure and trunk muscle activity during lifting IV. 16. Exercise Physiology: Energy. En: American College of Sports Medicine Resource Manual for Guidelines for Exercise Testing and Prescription. Mannion. 5: p. Mannion. 160(S637): p. A. et al.. Dolan. 10(5): p. and MRI of the lumbar extensor muscles in back pain patients and normal subjects». 32. sex. Mannion. Spine 1998. A. Kankaapaa. et al. 23. et al. 10691075. V. 327-333. y G. 21: p.. 181-185. Arch Phys Med Rehabil 1998. endurance. McArdle. Battie. et al. 131: p. p. Risch. et al. Acta Physiol Scand 1987. Rehabil Med 1985. «Age. 23(5): p. «Controversies: trunk strength testing in patient evaluation and treatment». 19(11): p. Nutrition. 348-356. L. et al. 38. M. Spine 1989. 18: p. «Health and fitness assessment: muscular strength and endurance». y P. «The influence of muscle fiber size and type distribution on electromyographic measures of back muscle fatigability». 15. «Trunk strengths in attempted flexion. «The value of exercises in the treatment of low back pain». strength. and lateral bending in healthy subjects and patients with low back disorders». 35. 18. 851-856.. J Anat 1997. 881-887. 1223-1229. et al.. «Physical measurements as risk indicators for low back trouble over a one year period».. Reid. y H. 14(8): p. «Lumbar strengthening in chronic low back pain patients: physiological and psychosocial benefits». et al. A. 30. 19(21): p. «Trunk strength and lumbar paraspinal muscle activity during isometric exercise in chronic low back pain patients and controls». A. 10(4): p. Orthopedics 1986. V. Spine 1987. Acta Physiol Scand 1997. 106-119. B.. 79: p. 10(8): p. L. J Spinal Disord 1997. et al. Baltimore: Williams & Wilkins.226 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO muscles in healthy subjects and patients with low back pain». S. and density of mm erector spinae in men with and without low back pain». 398-403. 37.. Spine 1985. Graves. y P. «Relationships between myoelectric activity. «Muscle fiber type changes in human skeletal muscle after injuries and immobilization». J. 1998. 10(6): p. «Isometric lifting strength as a predictor of industrial back pain reports». 18(2): p.. Davis. J Bone Joint Surg 1961. and body mass index as determinants of back and hip extensor fatigue in the isometric Sorensen back endurance test». 17. Cassisi. 39. http://booksmedicos. Morris.. Spine 1980. 448-455. et al.blogspot. 232-238. 21. et al. 18: p. 1991. 245-251. and Human Performance. 505-513. 33. «Body composition. Haggmark. 783786. 27. Biering-Sorensen. «Trunk muscle balance and muscular force». 29. 6(2): p. 12(8): p. Spine 1993. Luoto. et al. 323-324. Filadelfia: Lea and Febiger. 22. 20. 389-402. «Muscle fiber size and type distribution in thoracic and lumbar regions of erector spinae in healthy subjects without low back pain». Part 2: sagittal plane trunk strength in chronic low-back pain patients». 243-247. Pain 1985. G. et al. Linton. Spine 1984. Hemborg. «Quantification of lumbar function. J Spinal Disord 1997. 529-538. 2483-2485. K. The causal factors of intra-abdominal pressure rise».. Hultman. et al. Mooney. 36. J Spinal Disord 1993. 31. Jorgensen. Gibbons. «Fiber types in human lumbar back muscles». Carlson. extension. 14. «The relationship between activity and chronic back pain». 15: p. J.. «Role of the trunk in stability of the spine». 24. «Electromyographic median frequency changes during isometric contraction of the back extensors to fatigue». strength. J Orthop Sports Phys Ther 1998. et al.

59. dynamic back exercises for chronic low back pain». 64. «The clinical effects of intensive. 157-167. «Response of the trunk muscles to training assessed by magnetic resonance imaging and muscle strength». 49. et al. 45. M. p. et al.. et al. 604-611. et al. Lee. «Electromyographic activity of the lumbar extensor muscles: the effect of angle and hand position during Roman chair exercise».. S166. 56. S. 25(5): p. Manniche. Kumar.blogspot... S206.. En: Comprehensive Spine and Joint CareFrom Exercise to Outcomes. 57. 17(12): p. 211-215. H. «Clinical trial of intensive muscle training for chronic low back pain». Manniche.. 53-63. 18(10): p.. Sandefur. Scand J Rehabil Med 1994. B. Kraemer. et al. et al. «Effect of resistance training on lumbar extension strength».. 4: p. «Effect of intensive training on the isokinetic strength and structure of lumbar muscles in patients with chronic low back pain». 2763-2769. Pain 1991. J. «Effect of non-isolated lumbar extension resistance training on isolated lumbar extension strength». Li. 383-387. et al. Spine 1995. J. S. C. J Occupat Rehabil 1995.. J Chiropract Educ 1990. Med Sci Sports Exerc 1997..CAPÍTULO 11 / CONSIDERACIONES PARA EL DESARROLLO DE LA FUERZA DE LOS MÚSCULOS EXTENSORES DE LA ESPALDA 227 40. Designing Resistance Training Programs. MD: Public Health Service. «Evidence of multifidus wasting ipsilateral to symptoms in patients with acute/ subacute low back pain». 20(2): p. J. 24(9): p. LaJolla: University of California en San Diego. et al. Arch Phys Med Rehabil 1999. Am J Sports Med 1989. 63. Med Sci Sports Exerc 1998. 29(5): p. 889-898. «Use of problem-based learning methods in the chiropractic college classroom». J.. V.. Foster. Med Sci Sport Exerc 1993. Mayer. 47: p. 751-755. 210-215. 58. Leggett. A. «Specificity of training and isolated lumbar extension strength». «Non-dynamometric trunk performance tests: reliability and normative data». Tucci. Spine 1999. 75(2): p. 65: p. Alaranta. 52. S207... S. 1473-1476. et al. 51. S. «Adaptations in strength and cross-sectional area of the lumbar extensor muscles following resistance training (abstract)». Hides. 41. Graves. «Pelvic stabilization during resistance training: its effect on the development of lumbar extension strength».. Nelson.. US Department of Health and Human Services.. 5: p. Fleck. 21(23): p. Spine 1992. «Restorative exercise for clinical low back pain: a prospective two-center study with 1-year follow-up». 46. 1987. «Can spine surgery be prevented by aggressive strengthening exercises? A prospective study of cervical and lumbar patients». 50. Orthopedics 1995. Arch Phys Med Rehabil 1994. Graves. Champaign. S. et al. 30(5): p.17(5): p. R. «Comparative analysis of two lumbar strength training apparatuses on low back strength». 44. et al. Eur J Appl Physiol 1992.. Spine 1996. et al. 15(6): p. 55. Rockville. R. «Effect of reduced frequency of training and detraining on lumbar extension strength». Mayer. et al. 333-340. et al. et al. 61. «Neuromuscular adaptations to back extension strength gains». et al. et al. Spine 1990. 54.. et al. 30(5): p. Nelson. «The effect of workplace based strengthening on low back injury rates: a case study in the strip mining industry». 65. et al. 66. 53. specific exercise on chronic low back pain: a controlled study of 895 consecutive patients with 1-year follow up». D. y W. Lancet 1988. 624-629. Med Sci Sports Exerc 1998. Arch Phys Med Rehabil 1995. 60.. 19(2): p. Rissanen. 20-25. Shirado. Pollock. 160-168. et al. Arch Phys Med Rehabil 1999. Fujita. first episode low back pain».. 80(7): p. T. 76: p. Spine 1995.com . 62. 1996. 213-214. B.. et al. 30(3): p. Hides. Ito. 43. 80: p. 165-172. 81-83. J. 24: p.. 1994. Department of Orthopedics and OrthoMed Centers. «Multifidus recovery is not automatic after resolution of acute. O. 42. 971-981. 504-509. Mooney. J. 547. Y. Clinical Practice Guideline #14: Acute Low Back Problems in Adults. 47. J. IL: Human Kinetics. «Intensive. «Concentric and eccentric strength of trunk muscles: influence of test postures on strength and characteristics of patients with chronic low back pain». 48. 26: p. et al. et al. Spine 1994. 1497-1501. et al. C. «Human trunk strength profile in flexion and extension». «Effect of training frequency and specificity on isometric lumbar extension strength». Parkkola. «Lumbar trunk muscle endurance http://booksmedicos..

«Correlation of objective measures of trunk motion and muscle function with low back disability ratings». et al. 335-339. Spine 1992. 327-333. 84. Spine 1994. «Lumbar muscle usage in chronic low back pain». Flicker. A. Moritani. http://booksmedicos. J. et al. Electromyogr Clin Neurophysiol 1997. Shirado. Back Machines: «A Waste of Money?» En: The Back Letter. et al. y H. Schoene. 19(17): p. Toussaint. «Erector spinae activation and movement dynamics about the lumbar spine in lordotic and kyphotic squat lifting». De Vries. J Orthop Res 1995. 582-586. «Isometric maximal and submaximal trunk extension at different flexed in standing». 86. B. T. Eur J Appl Physiol 1991. 37: p. 139144. «Muscular function in chronic low back dysfunction». 91-98. Arch Phys Med Rehabil 1996. Soderberg.. O. 88. 17(3): p.. 115-130. 26(4): p. J. 78. «The relationship between EMG activity and extensor moment generation in the erector spinae muscles during bending and lifting activities». 18(16): p. 263277. H.. 75. 73. Nachemson. 29(5): p. 77. Spine 1993. Electromyogr Clin Neurophysiol 1988. 87. 80. Spine 1981. «Disc pressure measurements». K. Spine 1987.. M. Holmes. 75-79. G. 513522. De Vries. 72. «Re-examination of the relationship between the surface integrated electromyogram (iEMG) and force of isometric contraction».blogspot. Spine 1993. D. et al. et al. 18(5): p. Rissanen. M. y H. et al. 74(2): p. Dolan. A comparative study between healthy subjects and patients with chronic low back pain». Alexiev. et al.. 8: p. Schultz. «Cocontraction of the lumbar muscles during the development of time-varying triaxial moments». J Biomech 1995. 58(3): p. 199-210. et al. P. 82. 390-398. Am J Phys Med Rehabil 1995. 79-85. «Quantitative assessment of full range-of-motion isometric lumbar extension strength». A. Kearns. 80(4): p.. 1176-1179. J.. T. «Lumbar muscle activities in rapid three-dimensional pulling tasks». 975-991. 30(6): p. J. Spine 1996.. «Flexion-relaxation phenomenon in the back muscles. 15(4): p. Zedka. et al. American College of Sports Medicine. 69. 289-294.. 76. «Neural factors versus hypertrophy in the time course of muscle strength gain». A.. Triano. Veiersted. 79. et al. 85. y M. interelectrode distances. «The reproducibility of test contractions for calibration of electromyographic measurements». Spine 1983. 93-97.. «Averaged (rms) surface EMG in testing back function». 77: p. and flexibility in adults». 62: p.. Tan. 74. Arch Phys Med Rehabil 1999. 28(2): p. Thelan.. 6: p. Udermaun. Spine 1990. 70. T. Adams. 12: 561-565. P. Med Sci Sports Exerc 1997. electrode orientations in isometric exercise of the erector spinae». «Effect of pelvic restraint on hamstring. 83. R. D. et al. Filadelfia: Lippincott Williams & Wilkins. y A. Thelan. and lumbar muscle emg activation». gluteal. 1963-1967. Med Sci Sports Exerc 1998. «ACSM position stand on the recommended quantity and quality of exercise for developing and maintaining cardiorespiratory and muscular fitness. 67. 68. S165. «Muscle activation during isolated and non-isolated lumbar extension exercises». Electromyogr Clin Neurophysiol 1994. Sihvonen. 89. Am J Phys Med 1979. et al. 2480-2490. Graves. J Biomech 1993. 34: p. 28: p. 605-613.228 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO testing: an inexpensive alternative to a machine for evaluation». C. «Comparison of surface EMG signals between electrode types. Barr. 495-499. et al.com . «Some differences of the electrom- yographic erector spinae activity between normal subjects and low back pain patients during the generation of isometric trunk torque». 439-447. 5(7): 8. «Isokinetic and non-dynamometric tests in low back pain patients related to pain and disability index». 57(6): p. Moritani. 71. 81. Am J Phys Med 1978. 21(5): p. 13: p. «Flexion relaxation during lifting: implications for torque production by muscle activity and tissue strain at the lumbosacral joint». y J.

234 Kuukkanen y Malkia. 230 van Tulder y otros. 231 RCT (ensayos controlados aleatorios) de buena calidad para la lumbalgia crónica. 236 Manniche y otros II. 237 Bendix y otros. 238 RESUMEN. 233 Ensayos controlados con distribución aleatoria (RCT) y estudios posquirúrgicos. 234 Kankaanpaa y otros. 232 Hansen y otros. 239 BIBLIOGRAFÍA. 231 Estimulación nerviosa transcutánea eléctrica (TENS) y ejercicio para la lumbalgia crónica.CAPÍTULO 12 EFICACIA DEL EJERCICIO TERAPÉUTICO EN LA REHABILITACIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR Wendell Liemohn Laura Horvath Gagnon INTRODUCCIÓN. 230 1987 Quebec Task Force on Spinal Disorders. 232 Manniche y otros.com . 230 ESTUDIOS SOBRE LA INTERVENCIÓN CON EJERCICIO. 231 Protocolos de ejercicio intensivo. 235 Manniche y otros I. 237 CONSIDERACIONES BIOMECÁNICAS EN LA PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO. 239 229 http://booksmedicos. 234 Población del estudio.blogspot.

facilita la liberación de endorfinas y contrarresta los malos momentos asociados con las lesiones (3). Junto con el estudio de la QTFSD. Por tanto. De los 469 estudios que revisó la QTF y fueron publicados en 1985 (la mayoría entre 1976 y 1985). Sin embargo.230 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO INTRODUCCIÓN Se ha calculado que el 90% de los pacientes con lumbalgia inespecífica se recupera en 6 semanas con independencia del tratamiento (1). los médicos que emplean el protocolo de McKenzie pueden haber completado desde el primer al cuarto curso de este método. como los estudios de Faas (5). necesita formar conexiones fuertes y flexibles alineadas con la dirección en que suele soportar la tensión. Seguir una de estas intervenciones con un deportista ansioso por volver a la competición no sería apropiado. en algunos estudios no se hizo ningún intento por realizar ensayos controlados aleatorios (RCT. A medida que el tejido se cura. y lo que es más. el nivel de destreza del médico podría afectar a los resultados. El estado de la cuestión sobre los RCT en este período era menos que ideal. • Las categorías clínicas de la lumbalgia de los pacientes no se delinean como es habitual. haremos un resumen de dos de las principales revisiones. tuvieron un interés particular en este proyecto. mientras que el reposo no. Campillo y otros (1) y van Tulder y otros (6). la QTF comentó que ninguna intervención terapéutica por sí sola fue eficaz en el tratamiento de la lumbalgia crónica (ninguna cumplió los criterios de eficacia de un RCT). el reposo en cama reduce la nutrición del área que más la necesita. y ganar fuerza y flexibilidad (2). El ejercicio graduado puede introducir estas fuerzas. En los últimos 15 años se han publicado varias revisiones importantes de los estudios en los que la intervención con ejercicio ha sido un tratamiento para la lumbalgia. Muchos factores pueden limitar una revisión de este tipo: • La calidad de los ensayos controlados con distribución aleatoria no siempre es buena. • Incluso en RCT de buena calidad. Una de éstas estuvo dirigida por la 1987 Quebec Task Force on Spinal Disorders (QTFSD). se publicaron varias revisiones excelentes. de randomized controlled trials) de calidad. se examina la eficacia de las distintas intervenciones con ejercicio descritas en la literatura sobre la lumbalgia. además. Con relación al 18% de los estudios que fueron RCT. no es probable que experimentara mejorías. Aunque el reposo pueda lograr la recuperación. el objetivo es que vuelvan a la competición. En el caso de los deportistas. lo cual puede perjudicar los datos respecto a cualquier régimen específico de tratamiento. no puede esperarse que administren tratamientos idénticos. sólo el 18% fue RCT. como estas revisiones se solapan en el tiempo y examinan muchos de los mismos estudios. esta revisión excepcionalmente exhaustiva examinó 469 estudios que habían sido publicados hasta diciembre de 1985. Finalmente. tal vez sea la revisión más exhaustiva sobre la eficacia del ejercicio para la lumbalgia.com . no sería apropiado para nadie. 1987 Quebec Task Force on Spinal Disorders (4) En 1987 la QTFSD publicó una monografía para médicos sobre el tratamiento de los trastornos vertebrales relacionados con actividades. los argumentos a favor del ejercicio son sólidos. por el contrario. se trate de un obrero o de un ejecutivo. las superficies articulares necesitan movilidad para garantizar su correcta nutrición por medio de la imbibición. Por ejemplo. si una persona con lesiones en las articulaciones interapofisarias se sometiera a un programa de ejercicios de extensión.blogspot. el ejercicio eleva la moral. Por ejemplo. la QTF señaló que sólo el 56% tenía una calidad metodológica aceptable. Además. hemos optado por presentar la revisión realizada por van Tulder y otros (6). En su monografía. http://booksmedicos. ESTUDIOS SOBRE LA INTERVENCIÓN CON EJERCICIO En este capítulo. Como los RCT se consideran óptimos en las investigaciones. El objetivo primario del ejercicio para mejorar el dolor de espalda es prevenir y reducir el dolor. Con posterioridad.

Los restantes ocho RCT se clasificaron como de baja calidad.com . hasta factores menos conocidos. Todos los grupos se ejercitaron dos veces a la semana durante http://booksmedicos.. (b) 37 recibieron TENS y practicaron ejercicio. Basándose en los datos reunidos en estas tres áreas. no se cumplirían los criterios de inclusión para RCT y no se obtendría la clasificación de alta calidad. Por ejemplo. y la prueba de Schober). reposo en cama y manipulación). Los RCT de alta calidad presentan numerosos rasgos que no siempre se ven en los RCT de baja calidad. van Tulder y otros llegaron a la conclusión de que la fisioterapia no es más eficaz que otros tratamientos conservadores para el tratamiento de la lumbalgia aguda. Las variables dependientes fueron un amplio cuestionario sobre el estado de salud. 10 estudios trataron la intervención con ejercicio. Los dos grupos que hicieron ejercicio pasaron unos 15 minutos practicando tres ejercicios de relajación seguidos de nueve ejercicios de estiramientos y flexibilidad. En el caso de la lumbalgia crónica. (c) 36 no hicieron ejercicio y recibieron una simulación de TENS. ej. Con estos criterios. y la lumbalgia crónica como dolor persistente durante 12 semanas o más. 68 evaluaron los tratamientos de la lumbalgia aguda. Ciento cincuenta de los estudios de investigación cumplieron sus criterios de inclusión. puntuaron (a) la calidad metodológica. Estimulación nerviosa transcutánea eléctrica (TENS. (b) la relevancia de las mediciones sobre los resultados y (c) los niveles de las evidencias de estos estudios. como contar con un buen número de sujetos. una escala analógica sobre el dolor y otra sobre las mejoras. una escala ordinal sobre la frecuencia del dolor y tres mediciones físicas (elevación de las piernas extendidas. si el sistema diagnóstico de McKenzie se empleara para preseleccionar pacientes para usar los ejercicios de McKenzie en el tratamiento de la lumbalgia aguda. Como algunos de estos estudios de investigación tienen títulos muy largos. poder asistir a las dos visitas semanales. Como los dos estudios clasificados de alta calidad aportaron resultados negativos sobre el ejercicio. Debe apuntarse que esto no significa necesariamente que no haya métodos de ejercicio que sean eficaces para el tratamiento de la lumbalgia aguda.CAPÍTULO 12 / EFICACIA DEL EJERCICIO TERAPÉUTICO EN LA REHABILITACIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 231 van Tulder y otros (6) Estos científicos procedieron a una revisión sistemática de los RCT publicados entre 1966 y 1995 sobre el tratamiento de la lumbalgia aguda y crónica. Los criterios para la participación en este estudio fueron haber sufrido lumbalgia durante al menos 3 meses. llegaron a la conclusión de que había evidencias sólidas de la eficacia del ejercicio en el tratamiento de la lumbalgia crónica. sino que indica que no se encontraron estudios que cubrieran los criterios que los investigadores habían establecido para su inclusión en el estudio. flexión de la columna y las caderas. RCT (ensayos controlados aleatorios) de gran calidad para la lumbalgia crónica Presentamos estos tres estudios en orden cronológico. de éstos. Como los tres estudios de alta calidad obtuvieron resultados positivos. estos rasgos van desde calidades obvias. los presentamos con el título descriptivo que hemos elegido. 16 estudios abordaron la intervención con ejercicio. van Tulder y otros determinaron que tres de éstos eran RCT de alta calidad y que los 13 restantes eran de baja calidad. 145 personas terminaron siendo incluidas en el programa. de transcutaneous electrical nerve stimulation) y ejercicio para la lumbalgia crónica. sólo hablaremos en esta sección de los estudios que abordaron las intervenciones con ejercicio. y (d) 36 hicieron una simulación de ejercicio y TENS. y 81 evaluaron los tratamientos para la lumbalgia crónica (un estudio valoró ambos). clasificaron los RCT como de alta o baja calidad. Se asignaron los pacientes a los cuatro grupos de tratamiento siguientes: (a) 36 recibieron sólo TENS. Estos tres estudios se tratarán en la sección siguiente. Aunque esta investigación examinó todos los tipos de intervenciones (p. De las 543 respuestas telefónicas para su reclutamiento.blogspot. Van Tulder y otros hallaron que sólo dos de estos diez cumplían los criterios de «alta calidad» que habían establecido para los RCT. Respecto a la lumbalgia aguda. como asegurarse de que el procedimiento usado para elegir aleatoriamente a los sujetos para los grupos de tratamiento pase el escrutinio más estricto. someterse a la exploración física del equipo investigador y no haberse sometido antes a la TENS. La lumbalgia aguda se definió como dolor persistente durante 6 semanas o menos. una autoevaluación del nivel de actividad.

lo que sumó una media de 16 períodos de ejercicio a los ocho realizados bajo supervisión. que a menudo usaron antes de los ejercicios de estiramiento. sin embargo. el programa fue gradual. los investigadores preguntaron a los pacientes sobre el cumplimiento del programa y comprobaron si tenían o no conciencia de la falsedad del tratamiento con TENS. Estos investigadores estudiaron a 105 pacientes con lumbalgia crónica que cumplieron los criterios exactos para la inclusión en esta investigación. Las variables dependientes incluyeron la Low Back Pain Rating Scale (Escala de Evaluación de la Lumbalgia) creada previamente por Manniche para tratar las tres dimensiones distintas de la lumbalgia: dolor. • No hubo diferencias estadísticamente significativas ni clínicamente importantes entre los sujetos que recibieron TENS y TENS falsa. 9). • Para los pacientes con lumbalgia crónica. Protocolos de ejercicio intensivo. además. venía un descanso de 15 minutos en los que se aplicaban compresas calientes. el 74% del grupo de ejercicio intenso (grupo C) mejoró en todas las variables de la enfermedad. cada sesión duraba 90 minutos. 9). Los sujetos de los dos grupos que hicieron ejercicio también se ejercitaron en casa. pero se los trata como uno. (b) elevaciones de tronco y (c) elevaciones de piernas. una reducción de la frecuencia del dolor y mayores niveles de actividad en comparación con los pacientes que no hicieron ejercicio. la TENS tal vez ofrezca sólo un efecto placebo. Los grupos B y C realizaron los tres mismos ejercicios resistidos progresivos. ambos aparecen citados en la revisión de van Tulder y otros (6). Hacia el final del tercer mes.) Se describieron los siguientes datos: • El tratamiento con TENS no tuvo un efecto significativo en relación con las mediciones del dolor. • El ejercicio causó una mejora importante de la puntuación autovalorada del dolor. Los ejercicios fueron (a) estirones por detrás del cuello. El segundo protocolo de ejercicio intensivo y clasificado como un estudio de alta calidad fue realizado por Hansen y otros (10). una prueba de Schober modificada y una prueba de la movilidad funcional. el grupo B hizo sólo 20 repeticiones. los ejercicios intensivos que usaron Hansen y otros fueron los mismos que los empleados por Manniche y otros (8. los pacientes fueron asignados aleatoriamente a uno de tres grupos. el 68% de los pacientes de TENS falsa y el 68% de los pacientes de TENS quisieron seguir usando el equipo. entrenamiento y el contraste entre los regímenes de entrenamiento fueron distintos. (En las primeras 2 semanas de entrenamiento. El grupo A fue asignado a termoterapia. los pacientes de TENS falsa usaron el equipo unos 28 minutos más cada uno de los días. en esencia. Comprende un extracto del informe de Manniche y otros (8) y un informe más completo del mismo grupo (9). Además de llevar un diario. Luego. los autores afirmaron que pudo haber sido un efecto placebo. http://booksmedicos. y las 100 repeticiones de cada ejercicio fueron alcanzadas durante la tercera semana. Se repetía todo el entrenamiento hasta completar 100 repeticiones de cada ejercicio. masaje y ejercicios isométricos para la columna lumbar y. Las mediciones empleadas para valorar la alteración física fueron una prueba de resistencia de los extensores de la espalda. Un único observador desconocedor de la adjudicación de los pacientes a los grupos fue quien reunió todos los datos. el período con los investigadores fue aproximadamente el mismo con independencia del grupo del tratamiento.blogspot. Irónicamente. Las comprobaciones sistemáticas mostraron que el cumplimiento del programa era excelente. aspectos de los cuales se habla en las dos revistas citadas. aunque la duración del Manniche y otros (8. La puntuación del grupo A se mantuvo cualitativamente igual. cada entrenamiento duró 45 minutos (figs. discapacidad y deterioro físico. luego.232 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO cuatro.com . 12-1 a 12-3). la función y la flexión de la espalda. (Tras acabar la investigación. A los 3 meses se apreció una diferencia estadísticamente significativa entre el grupo C y los otros dos grupos. el 84% de los sujetos sometidos a TENS falsa pensaba que contaba con unidades funcionales. fue un grupo de control. un quinto del régimen del grupo C. Aunque el 42% del grupo B mejoró. un minuto de descanso y luego 10 repeticiones más. siguiendo la misma práctica hasta repetir cada ejercicio 50 veces. Los grupos que se sometieron a TENS y TENS falsa lo hicieron durante aproximadamente 25 días. El grupo C siguió un régimen de entrenamiento muy intenso con 10 repeticiones de cada ejercicio. A todos los sujetos se les ofreció almohadillas calientes.) Se practicaron 30 sesiones de este entrenamiento durante un período de 3 meses.

Este ejercicio de estirones por detrás del cuello con agarre ancho es comparable al descrito por Manniche y otros (8. Por ejemplo. Hubo otros hallazgos en este estudio: • Los ejercicios intensivos pueden ser más apropiados para algunos pacientes. pasado un año. La lumbalgia subcrónica se definió como un ataque en curso de 4 semanas o más o con al menos dos episodios de dolor por mes durante el año anterior. se controló cuidadosamente a los pacientes durante el entrenamiento. La lumbalgia crónica se de- http://booksmedicos. o si hubo sinergia entre los dos.blogspot.com . es incierto si alguno de los aspectos del entrenamiento por sí solo pudo producir los resultados positivos. • Para mantenerse asintomáticos. • El éxito de este programa se puede deber en parte al estricto protocolo seguido. sin embargo.CAPÍTULO 12 / EFICACIA DEL EJERCICIO TERAPÉUTICO EN LA REHABILITACIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 233 Figura 12-1. 9). • Si otros quieren emplear este protocolo de ejercicios intensivos. • Tal vez pasen 3 meses antes de que algunos pacientes se beneficien de estos ejercicios intensivos. Hansen y otros (10). sólo los pacientes que siguieron el programa de ejercicios al menos una vez por semana se encontraban significativamente mejor. los pacientes deben seguir el programa un mínimo de una sesión por semana. Manniche y otros (9) recomiendan que vaya precedido de una exploración clínica y radiológica a cargo de un médico. • Dado el carácter compuesto de los ejercicios de fortalecimiento intensivo con hiperextensión. Los pacientes fueron empleados del Scandinanvian Airline System con lumbalgia crónica o subcrónica. y hubo un máximo de dos a tres pacientes con cada fisioterapeuta en las dos sesiones iniciales.

234 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO finió como un ataque en curso de 3 meses o más. El estudio comprendió a 90 Figura 12-2. no lo hicimos con sus pautas para determinar la puntuación de los estudios revisados. y el grado de movilidad en el plano sagital se midió con una curva flexible. Se asignaron a (a) un grupo de entrenamiento intensivo y dinámico de los músculos de la espalda (en esencia. Presentamos un breve resumen de estos estudios que cumplieron los criterios. las personas con trabajos físicos duros tendieron a beneficiarse de la fisioterapia. sin embargo. 9). un http://booksmedicos. los mismos ejercicios que los de las figuras 12-1 a 12-3. Ensayos controlados con distribución aleatoria (RCT) y estudios posquirúrgicos Los estudios posteriores no se examinaron en las revisiones generales como la de van Tulder y otros (6). les siguen los RCT en los que hubo pacientes posquirúrgicos que formaron la mínima parte de la población del estudio.com . Se llegó a la conclusión de que el tratamiento intensivo era el más eficaz para personas con trabajos ligeros. pacientes (edad media = 39. Se emplean las categorías de evaluación concebidas por Koes y otros (11) como formato para esta exposición. y (c) un grupo de controles con placebo (compresas calientes y tracción). Se sometieron a una exploración física que incluyó mediciones del ángulo lumbar con un inclinómetro. y se adjudicaron aleatoriamente a dos grupos de tratamiento y un grupo de controles con placebo. la información presentada debería permitir sacar las propias conclusiones o decidir qué estudios se quiere leer íntegramente.9 años) con lumbalgia subaguda inespecífica. Intervenciones. Se entrevistó a los pacientes mediante un cuestionario y señalaron su nivel de dolor con una escala visual de intervalos. Para facilitar al lector las comparaciones entre estudios. Kuukkanen y Malkia (12) Población del estudio. se pidió a los participantes que elevaran el tronco al máximo de la extensión de las caderas y la columna vertebral. hemos optado por resumir cada estudio mediante las categorías de evaluación presentadas por Koes y otros (11) como plantilla. (b) un grupo de fisioterapia estándar (con tracción. con 300 repeticiones). Un grupo de 180 pacientes cumplió los criterios de inclusión. flexibilidad. Este ejercicio de elevación del tronco es comparable al descrito por Manniche y otros (8. No obstante.blogspot. los criterios de inclusión establecidos en revisiones previas impidieron el examen de la eficacia del ejercicio con pacientes posquirúrgicos. Se asignó a los pacientes aleatoriamente a un grupo de entrenamiento intensivo. Los RCT posteriores a 1995 se presentan cronológicamente. Aunque usamos sus categorías. asesoramiento ergonómico y ejercicios isométricos para los músculos abdominales y de la espalda). Además. la fuerza de flexión y extensión del tronco se midió con un dinamómetro.

Resultados. Los sujetos fueron 59 pacientes de mediana edad con lumbalgia crónica inespecífica de más de 3 meses de duración.CAPÍTULO 12 / EFICACIA DEL EJERCICIO TERAPÉUTICO EN LA REHABILITACIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 235 Figura 12-3. Medición del efecto. Conclusión. Se evaluó a los pacientes al cabo de 3 meses de entrenamiento y 3 a 6 meses después de concluirlo. si bien no describieron específicamente los tipos de ejercicios realizados por los distintos grupos de entrenamiento. grupo de ejercicio a domicilio y un grupo de control. Los ejercicios del grupo de entrenamiento intensivo fueron estiramientos y resistencia dos veces por semana en la consulta. la escala Oswestry de discapacidad y un segundo cuestionario concebido para determinar los niveles de dolor y gasto diario de energía. con prolapsos discales. Además. Este ejercicio de elevación de las piernas es comparable al descrito por Manniche y otros (8.blogspot. el grupo de control no apreció cambios significativos en el rendimiento muscular. con cirugía previa en la espalda y con síntomas radiculares por debajo de la rodilla. sin embargo. mientras que Intervenciones. Los criterios de exclusión fueron pacientes con compresión de raíces nerviosas. Se asignó a los sujetos aleatoriamente a un grupo de rehabilitación activa o pasiva. El grupo de control tuvo libertad para elegir el protocolo de tratamiento que deseara. El grupo http://booksmedicos. se pidió a los participantes que elevaran las piernas al máximo de la extensión de las caderas y la columna vertebral.1 veces por semana. Resulta posible aumentar significativamente la fuerza y resistencia musculares de pacientes con lumbalgia y reducir la intensidad del dolor de espalda tras 3 meses de ejercicios resistidos progresivos. se animó a los pacientes a que hicieran ejercicio en casa. 9). este grupo se ejercitó una media de 3. Kankaanpaa y otros (13) Población del estudio. El grupo de ejercicio a domicilio siguió los mismos principios que el primer grupo y se ejercitó una media de 3. los investigadores apreciaron que estos resultados positivos eran más permanentes en el grupo que se ejercitó a domicilio.5 veces por semana. Las variables dependientes fueron el rendimiento en las pruebas de fuerza dinámica e isométrica. La intensidad del dolor de espalda y la discapacidad funcional disminuyeron significativamente en los dos grupos que hicieron ejercicio.com . Ambos grupos mostraron un aumento del rendimiento muscular en las sesiones de las pruebas.

5 h dos veces por semana) de rehabilitación activa. La rehabilitación activa realizada en este estudio fue eficaz en la reducción del dolor de espalda y en la mejora de la capacidad funcional y la resistencia de los músculos lumbares a corto plazo.236 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO activo participó en un programa de 12 semanas (1. Los sujetos también aprendieron a hacer los ejercicios en casa. Medición del efecto. Cada grupo recibió también 14 h de instrucción sobre pautas ergonómicas. abducción y aducción de las piernas. Los investigadores también subrayaron que la duración del programa es crítica (p. Intervenciones.blogspot. El programa B (ejercicios intensivos) consistió en cinco ejercicios fuertes con 50 repeticiones en clases de 2 a 6 pacientes. Las variables dependientes fueron (a) la intensidad del dolor en una escala visual analógica. se advirtió a los pacientes de que podrían sentir dolor pero sin consecuencias si se localizaba en el área lumbar.com . la diferencia no fue significativa al cabo de 1 año. Los sujetos fueron 96 pacientes con edades comprendidas entre 18 y 70 años quienes durante las 4 a 5 semanas precedentes habían sido sometidos a cirugía lumbar por una protrusión del disco intervertebral. extensión. (b) la discapacidad funcional en un índice sobre el dolor y la discapacidad. En los pacientes que participaron en los Conclusión. a la conclusión de las 12 semanas y 6 y 12 meses después de concluir el entrenamiento. se definen los protocolos agresivos que Manniche y otros emplearon con pacientes posquirúrgicos. Comprendía ejercicios en una piscina climatizada y sesiones en un gimnasio. 9). La prueba se realizó antes del entrenamiento. El tratamiento comprendió ejercicio con unidades de entrenamiento especialmente concebidas para el desarrollo de la fuerza y coordinación de flexión. la prueba de Biering-Sorensen) (14). La primera parte del programa se realizó en el gimnasio y comprendió los ejercicios de extensión de la figura 12-1 más ejercicios de fortalecimiento de los abdominales. Los resultados mostraron que la intensidad de la lumbalgia y la discapacidad funcional se reducían significativamente tras el tratamiento y 6 y 12 meses más tarde. sus niveles de capacidad de trabajo en el seguimiento a las 2 semanas también fueron mejores que los de los pacientes del programa tradicional. El grupo de control recibió tratamientos pasivos de masoterapia y termoterapia una vez a la semana durante un mes.. Conclusión. El lector apreciará que los protocolos agresivos de Manniche y otros ya se expusieron antes en este capítulo (8. Resultados. Los científicos también afirmaron que la prueba isoinercial de resistencia de la espalda es válida y que no tiene los inconvenientes propios de las pruebas de resistencia típicas de la espalda (p. ejercicios de gran intensidad disminuyeron los índices de discapacidad. Manniche y otros I (15) Población del estudio. y 6 minutos en una bicicleta. Las cargas fueron aumentando gradualmente durante las 12 semanas. rotación y lateroflexión lumbares. La segunda parte del entrenamiento se practicó en la piscina climatizada. dos veces por semana durante 3 meses). los ejercicios siempre se practicaron dentro de un grado de movilidad indoloro y los sujetos entrenaron con la supervisión de un fisioterapeuta en grupos de cuatro a cinco. Un programa de ejercicios de gran intensidad para la espalda que no considere el dolor como un factor limitador puede servir a los pacientes para mejorar su conducta y lograr una buena «relación laboral» con su nueva columna posquirúrgica y aumentar sus niveles funcionales. Los ensayos controlados con distribución aleatoria en que los pacientes fueron al menos parte de la población son tratados en la sección siguiente. así como durante las 4 semanas finales del grupo de rehabilitación activa. Aunque la resistencia lumbar mejoró significativamente en el grupo activo en el seguimiento 12 semanas y 6 meses después. estos beneficios siguieron presentes pasadas 52 semanas. ej. se advirtió a los pacientes de que el dolor en el área lumbar no era una razón para detenerse. El programa A (tradicional) consistió en ejercicios moderados en clases de 2 a 6 pacientes. http://booksmedicos. ej.. Resultados. y (c) la resistencia muscular en un aparato para probar la extensión isoinercial de la espalda. los pacientes tenían que parar si sentían dolor o molestias. En la sección siguiente.

la diferencia esencial entre los dos fue que los ejercicios de levantar el tronco (ejercicio 1) y levantar las piernas (ejercicio 2) se llevaran a cabo en hiperextensión o no. El entrenamiento fue en grupos y comprendió ejercicio aeróbico. hubo dos sesiones de tratamiento por semana (de 60 a 90 minutos) y 24 sesiones de entrenamiento en un período de 3 meses. Ambos grupos practicaron un ejercicio para fortalecer los abdominales (ejercicio 3) y un ejercicio de dominadas laterales (ejercicio 4). Las mediciones que se emplearon para documentar las alteraciones físicas fueron (a) una prueba modificada de la resistencia de la espalda de Biering-Sorensen y (b) una prueba de movilidad funcional. 4 sin reposo. casi un tercio de este grupo padeció lumbalgia transitoria (1 a 14 días) que se atribuyó a los ejercicios de hiperextensión. Se evaluó a todos los pacientes 12 meses después de completar el programa de entrenamiento. el seguimiento fue 1 día a la semana (6 h) durante 3 semanas. 9). sin embargo. Medición del efecto. Conclusión. las diferencias entre ellos al final del período de entrenamiento fueron inapreciables y sin importancia práctica. se pidió a los sujetos potenciales que se sometieran a una evaluación global sobre los resultados quirúrgicos clasificándolos como excelentes. se realizaron 50 repeticiones del ejercicio. los dos diagnósticos más frecuentes fueron lumbago inespecífico con o sin ciática y cirugía discal previa. Bendix y otros (17) Población del estudio.CAPÍTULO 12 / EFICACIA DEL EJERCICIO TERAPÉUTICO EN LA REHABILITACIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 237 Manniche y otros II (16) Población del estudio. Los pacientes fueron examinados por un médico y se les asignó aleatoriamente a dos programas distintos de entrenamiento. entrenamiento resistido progresivo con máquinas. sin cambios o malos. Como Manniche y sus colegas advirtieron en un estudio previo (8. Completaron una prueba para la Low Back Pain Rating Scale y otra de forma física en un cicloergómetro. regulares. Antes de intervenir en este estudio. estiramientos y endurecimiento del trabajo. fueron invitados a participar los que obtuvieron resultados buenos. El programa 2 consistió en 2 horas dos veces por semana durante 6 semanas. Medición del efecto. Los pacientes se asignaron aleatoriamente al grupo de extensión o al grupo de hiperextensión. El programa 3 siguió el mismo esquema que el segundo. las bajas por enfermedad. pero cada sesión incluyó 15 minutos de ejercicios de calentamiento (pero no ejercicio aeróbico). Se realizaron 10 repeticiones de los ejercicios 1 a 3 con 1 minuto de descanso entre ejercicios. El programa 1 consistió en 39 h por semana durante 3 semanas. 45 minutos de entrenamiento resistido progresivo en máquinas y 75 minutos de entrenamiento para el tratamiento del dolor.blogspot. Aunque ambos grupos mejoraron. Intervenciones. en esta investigación también sugirieron la inclusión de entrenamiento cardiovascular. esta evaluación comprendió un cuestionario sobre el trabajo. (Los ejercicios de extensión y las dominadas laterales que aparecen en las figuras 12-1 a 12-3 se practicaron hasta la hiperextensión. Los sujetos fueron 62 adultos sometidos a cirugía lumbar por una protrusión discal no menos de 14 meses y no más de 60 meses antes del inicio del estudio. los tratamientos fueron 45 minutos de ejercicio aeróbico (más actividades de coordinación y estiramiento) y 45 minutos de entrenamiento de resistencia progresiva en máquinas. regulares o sin cambios. los medicamentos y la participación en actividades físicas. El programa se repitió tras 5 a 10 minutos de descanso. buenos.) Se ofrecieron a los pacientes compresas calientes 20 minutos antes de hacer ejercicio. La prue- Resultados. tivamente en la prueba modificada de Schober. Se asignó a los pacientes aleatoriamente a tres programas distintos de tratamiento: el médico que realizó los exámenes previo y posterior al tratamiento desconocía la asignación.com . Sólo el grupo de hiperextensión mejoró significa- http://booksmedicos. Los sujetos fueron 123 pacientes entre 18 y 59 años con lumbalgia crónica discapacitadora. los niveles de dolor y discapacidad. el entrenamiento debe practicarse de dos a tres veces por semana durante al menos 3 meses. Intervenciones.

también se midió la capacidad cardiovascular de los grupos 1 y 2. CONSIDERACIONES BIOMECÁNICAS EN LA PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO En la última sección de este capítulo hemos abordado el excelente estudio de McGill (18). se basa en alguno de los amplios estudios que este autor ha dirigido sobre los datos biomecánicos para la prescripción de ejercicios a pacientes específicos con lumbalgia. Este ejercicio se expone en el capítulo 8 (véase la Figura 8-10). tal vez no lo sea tanto en países no tan socializados como Estados Unidos. Los informes subjetivos sobre la impotencia funcional mostraron que el grupo 1 estaba mejor al cabo de 1 año que al comienzo del estudio y que los otros grupos no mostraban diferencias. se sugirió que los ejercicios pueden elegirse con una perspectiva biomecánica tras tener en cuenta los objetivos de los pacientes. El autor hizo las siguientes sugerencias: Conclusión. ej. En (A) la mano y las piernas están en contacto con el suelo. En la descripción de este ejercicio por McGill (18).com . Se encontró que los médicos que eligen el ejercicio óptimo para los pacientes con lumbalgia se basan en la experiencia clínica y científica. cesidad de asistencia médica). El programa de restablecimiento funcional del grupo 1 fue superior a los programas menos intensos desde el punto de vista de los pacientes y desde una perspectiva económica total (p. El grupo 1 obtuvo mucho mejores resultados en todas las variables..blogspot. Aunque este estudio no sea un RCT. como tasas más altas de reincorporación al trabajo. La participación en las actividades físicas fue significativamente mayor en el grupo 1 que en los otros grupos. menos contactos con la asistencia médica y una puntuación más baja en la percepción del dolor. http://booksmedicos. Los autores afirmaron también que aunque este programa intensivo pueda ser eficaz en un país escandinavo. los días de baja y los niveles de dolor y discapacidad. la recuperación de la fuerza para trabajar y la menor ne- A B Figura 12-4.238 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO ba física para los tres grupos comprendió evaluaciones de la fuerza y resistencia musculares. Otros datos recogidos fueron los contactos con la asistencia médica. el brazo está flexionado por el codo y es más el antebrazo que la mano lo que soporta el peso del cuerpo. Dos niveles de un ejercicio de apoyo lateral en la horizontal. Resultados. No hubo diferencias entre los grupos 2 y 3 respecto a la mayoría de los parámetros. Tras llegar a la conclusión de que la ciencia sola en la actualidad no proporciona suficiente información para identificar el ejercicio ideal en cada situación. en (B) la mano y sólo un pie están en contacto con el suelo.

«Physical measurements as risk indicators for low-back trouble over a oneyear period». Scand J Med Sci Sports 1996.. C. LeBlanc. et al. 18(1): p.. • No es aconsejable practicar la flexión completa del tronco al levantarse por la mañana por la imbibición de líquido por parte del disco.. F. http://booksmedicos. 14... 3: p. «Clinical trials of intensive muscle training for chronic low back pain». Koes. Spitzer. Manniche. Spine 1993. quedan por resolver muchas preguntas. W. E. Malkia. C. Report of the Quebec Task Force on Spinal Disorders». R.. lo cual es una prueba de que la seguridad social ofrece oportunidades para la investigación que pueden contribuir a resolver el enigma. Aunque ha habido grandes avances en la investigación durante los últimos 15 años gracias a los RCT. y B. «The efficacy of active rehabilitation in chronic low back pain: effect on pain intensity. N Engl J Med 1990. S. 1034. y E. B. Spine 1997. RESUMEN Este capítulo se ha dedicado a resumir los RCT sobre el tratamiento de la lumbalgia con ejercicio. «Scientific approach to the assessment and management of activity-related spinal disorders.. 2874-2879. Taimela. Spine 1984. Christensen. 137-145. Nordin. for which patients and when?» Spine 1996. • El axioma «para ganar hay que sufrir» no siempre es aplicable. A controlled study.. F. Biering-Sorensen. 8. 22(18): p. 6(2): p. selfexperienced disability. • Seleccionando previamente a los pacientes o clasificándolos en categorías.. 12(7S): p. 6(2): p. • El ejercicio de apoyo lateral en la horizontal trabaja los oblicuos laterales y el cuadrado lumbar. «Exercises: which ones are worth trying. W. 21(24): p. E. B.. observer-blind trial». 9(2): p. 228-235.. et al. Occup Med 1988. el conocimiento de las cargas resultantes sobre el tejido puede reducir el riesgo de lesiones. 11. W. 4. M. T. Dupuis. M. 322: p. and lumbar fatigability». Spine 1995. «Aerobic exercise in the treatment and prevention of low back pain». G. conventional physiotherapy. Spine 1987.. Bendix. Bouter. Lancet 1988. «Physical exercise and low back pain». 3.blogspot. Scand J Med Sci Sports 1996. Airaksinen.. F.. 13. «Editorial: low back painto exercise or not to exercise?» Scand J Med Sci Sports 1996. 47(1): p. T. D. 2128-2156. Hansen.CAPÍTULO 12 / EFICACIA DEL EJERCICIO TERAPÉUTICO EN LA REHABILITACIÓN DE LA REGIÓN LUMBAR 239 • Los ejercicios lumbares pueden ser más beneficiosos si se practican a diario. este ejercicio poco empleado parece meritorio (Figura 12-4). Deyo. O.. M. 7. van Tulder.. Kannus. 9. 61-62. I. BIBLIOGRAFÍA 1. «Intensive dynamic back exercises for chronic low back pain: a clinical trial». et al... A. G. Kankaanpaa. 6(2): p. 20(2): p. «Intensive. «A controlled trial of transcutaneous electrical nerve stimulation (TENS) and exercise for chronic low back pain». Walsh.1042. 6. Nutter. L. • Los programas de ejercicio general con componentes cardiovasculares son a menudo eficaces. 24(10): p. • Los ejercicios para la resistencia muscular tienen más valor protector que los ejercicios para la fuerza. M. W. 98-108. Spine 1999. C. Malkia. L. Manniche.com . 1473-1476. M. Weiser. 53-63. E. «Methodological quality of randomized clinical trials on treatment efficacy in low back pain». Hesselsoe. Martin. R. 5. S. M.. O. «Muscular performance after a 3 month progressive physical exercise program and 9 month follow-up in subjects with low back pain». Koes. Kuukkanen. M. 2: p. 2.... 12. Bentzen. «Conservative treatment of acute and chronic nonspecific low back pain. L. • Algunas personas no experimentan reducción del dolor o mejoras funcionales en menos de 3 meses. van der Hejden. 10. et al. dynamic back-muscle exercises.. A systematic review of randomized controlled trials of the most common interventions». Bouter. et al. or placebo-control treatment of low-back pain-a randomized. Campello. 63-72. El lector puede haber reparado en que un número desproporcionado de los buenos RCT fueron realizados en países del norte de Europa. et al. Skov P.. 106-119. 16271634. 112-121. Faas. E. Pain 1991. A monograph for clinicians. N. Lundberg. A. S9-S59. P.

754-765. 560-567. 18. L. S. Manniche. M.. Asmussen. 81-89. Bendix. Manniche. Lund.240 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA • PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO 15. T. «Clinical trial of postoperative dynamic back exercises after first lumbar discectomy». 78(7): p.. «Low back exercises: evidence for improving exercise regimens».. Lauritsen. F. Braendholt. 18(1): p... F. http://booksmedicos.blogspot. Phys Ther 1998. 18(5): p. 17. Spine 1993. Bendix.. C. C. K. Spine 1993.. A. et al. et al. «Intensive dynamic back exercises with or without hyperextension in chronic back pain after surgery for lumbar disc protrusion–a clinical trial». Scand J Rehabil Med 1997.. «Comparison of three intensive programs for chronic low back pain patients: a prospective.com . randomized. 92-97. et al. McGill. B. observer-blinded study with 1-year followup».. 16. H. Skall. 29(2): p. C.

209 para pacientes con artritis. Frederick Matthias. 92-93 y la prevención de la lumbalgia. 40. 70f Articulaciones coxofemorales. 73f Altura y lumbalgia. 9f Anteroflexión del tronco consideraciones sobre seguridad. terapia acuática. 73. 60-61 Agua. 185 presión del. 69. 205f demografía. halterofilia. 168 Alexander. 205 y la nutrición discal. 93-94 y la salud cardiovascular. evaluación descarga del peso. 11f. 90 y la salud de la columna. 205-206 ejercicio acuático para el tratamiento. 186187 en bipedestación. 163 Altura de los puntos óseos de referencia anatómica. 206-207 Artritis reumatoide. 203 Arquímedes. valoración en bipedestación. principales músculos que las cruzan. cinemática. terapia acuática. 203-204 hidroterapia.com . 68-69 estadio III (estadio de estabilización). 188 Agudeza. 186 Arrancada. 184 objetivos del tratamiento. cinemática. 204. 188 en movimiento. 187 gravedad específica. 57 relevancia clínica. 48f Aparatos de resistencia. 95-96 Actividades de estiramiento balístico. ejercicio acuático y. 17t Acortamiento adaptativo. 70f iliofemoral. 205-210 formas de. 146-147 Activación de los músculos extensores lumbares. 68 estadio II (estadio de inestabilidad). 11-12 estadio I (estadio disfuncional). 12 subaguda. 210 Anillo fibroso. 41f interapofisarias. 68 estadio II (estadio de inestabilidad). 93 y la rehabilitación de la lumbalgia.blogspot. 11-12 Articulaciones interapofisarias. 24f técnicas alternativas para su medición. 128f 241 Articulación iliofemoral. 39-41 movilización. 74f en decúbito supino. A Abdominales con las piernas rectas. 39-41 Articulaciones cadera. Ver también Terapia acuática capacidad calórica específica. 82. 41f Articulaciones sacroilíacas. trabajo para los músculos abdominales. 206-207 alteraciones asociadas. 203 http://booksmedicos. 77f estadio I (estadio disfuncional). 90-94 y la salud mental. 106 American Arthritis Foundation. inmersión en el agua y. 223 Actividad aeróbica acuática. evaluación Artritis aguda. 186 termodinámica. 207 sacroilíaca. 40. 69.ÍNDICE ALFABÉTICO Nota: El número de página seguido por las letras f y t se refiere respectivamente a figuras y tablas. 204 efectos beneficiosos del calor. 77. 8. 73-74. 82f en sedestación. 47. músculos principales que la cruzan. 11f. en terapia acuática. 68-69 estadio III (estadio de estabilización). 206 patología. 51-52 respuesta de flexión-relajación. 203-204 problemas de las articulaciones interapofisarias.

12f. 58 Contracorrientes. 103 mecánica de bateo. 19f vértebras. 58 Contracción relajación contracción agonista (CRCA). 238f función. 168 definición. enseñanzas de Alexander sobre la. 103-105 entrenamiento preventivo y de rehabilitación. 122 requisitos de fuerza y flexibilidad. 198 consideraciones mecánicas generales. 6 Cifosis de Scheuermann en nadadores. 57 CRF. 148. 188 CAM. 237-238 Bicicleta estática. 103 mecánica de los lanzamientos. 188. 12-13. 170 detección.blogspot. 104-105 lesiones de columna. efectos para la preparación física. 176-177. 46 Colágeno. 186 Cifosis. 192f Carillas vertebrales. 187 Capacidad de difusión. en el cuerpo humano. 9. 122 lesiones de los elementos posteriores. F. 127f C Cadena cinética cerrada. 124 Cinemática de la articulación iliofemoral. 103 mecánica de la devolución. 6f musculatura. 105-106 hiperextensión. 205 Atletismo. 147 ausencia. 32f. Ver Contracción relajación contracción agonista Creep progresivo. 4f. 177f hacer el puente. 5-6. 192 Capacidad residual funcional (CRF). 4. 51f. 8f Conciencia a través del movimiento (CAM). 106f lesiones de los elementos anteriores.242 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA ejercicio para el tratamiento. 7f. 9 f estructuras de sostén. terapia acuática y. 179 Centralización acuñamiento del término. 38-39 definición. 175 http://booksmedicos. 106 lesiones de los elementos posteriores. estiramiento protector de los isquiotibiales. 118-122 consideraciones mecánicas generales. Ver Conciencia a través del movimiento Cama elástica. 90 Corticosteroides y atrofia muscular. Ver Capacidad residual funcional Cuadrado lumbar. 159 Contracción excéntrica. 56f Columna vertebral cinemática. 177 levantamiento de pesas sobre un. músculo. 38-39 curvaturas. 12-32 ligamentos. 176f. 192.com . 121-122 agua. 38 factores que afectan la. 179 Bipedestación. Ver Contracción relajación CRCA. 178f Capa limitante. 176f. 216-217 B Balón terapéutico entrenamiento de estabilización. 199 Cailliet. A. 104 tensiones de torsión. 169t desarrollo de un programa de ejercicios. estudios de. 122 vuelta tras la rehabilitación. curva de sobrecarga-alargamiento. 20f ejercicios. 51-52 Calor específico. 18f. 165 «Buenos días. 176f Baloncesto. 109f. 175f. 118-119 pruebas de campo. 60-61 Contracción relajación (CR).. 118-121 Atrofia selectiva de las fibras de tipo II. 39-41 de la columna vertebral. 169. 175. 188 Caloría. 9 Carreras. 8-10. 192f Capacidad vital (CV). 41-42 Coeficiente de Pearson. 109. actividades dinámicas. 5-6 cifosis. 6-8.149 Centro de gravedad. 6 discos intervertebrales. 188 Cooper. 121-122 lesiones de los elementos anteriores. 187 Control del peso. 204 CR. 104f Bendix. 16-21. ejercicio». Kenneth. 200 Convección. 169 como indicador pronóstico. 106 Béisbol. 192. 169-170 investigación. 13f lordosis.

92-93 adaptaciones funcionales. 115-116 movimiento de saque o golpes por encima de la cabeza. 238f para los músculos oblicuos del abdomen. Ver Ensayos con distribución aleatoria de controles Edad artritis. 169f procedimiento para hundir el abdomen en. Ver Terapia acuática aeróbico. 68-69 estadio III (estadio de estabilización). Ver Capacidad vital D Deambulación en el agua. 174f. 208 Ejercicio de apoyo lateral en la horizontal.blogspot. 204 estenosis. 76t durante la evaluación. 175 Deformación. 145 nutrición. tensiones sobre la región lumbar. 91 daños como causa de lumbalgia. y escoliosis. 10. 38 Dinamómetro MEDX. 41-42 lumbalgia. 100 momento extensor pasivo. 221-222 Discos intervertebrales. 171 flexión y extensión lumbares en. Ver también deportes específicos hiperextensibilidad. 30 volumen sistólico. 175 ejercicios de flexión en. 95 en el síndrome disfuncional. 173 Cuello. 72f Dinámica. 47f Curva sacra. 193. 143 Dorsal ancho. 175-176 ejercicio de extensión de una sola pierna en. 27 EIPS. 10f tabaquismo y degeneración de los. teoría de Mckenzie. 70f método de McKenzie.com . 190 Efecto amplificador hidráulico. Ver Espinas ilíacas posterosuperiores Ejercicio. 25 Deportes de raqueta. músculo. 95 Diagrama STAR. Ron. prueba en el examen de la fuerza. 113-116 consideraciones mecánicas generales. 208 Ejercicio activo asistido. Ver también ejercicios específicos acuático. acuático. 10 biomecánica. 68 Diuresis. 69. 221f. 9f Discrepancia en la longitud de las piernas. 145 efecto de la forma física aeróbica. 169 ejercicio de extensión de una pierna y su brazo contralateral en. 221f Dinamómetro(s). inmersión en el agua y. 100 Depresión. acuático. definición. 176 http://booksmedicos. 10 reducción de la altura. 171 Decúbito prono. 68 estadio II (estadio de inestabilidad). 231-234 tratamiento de la artritis. 146 Donelson. 220. actividad aeróbica y prevención. 176f. 10 Ejercicio activo. 175f. 72. 147 postural. músculo. Ver Estiramiento aislado activo EAC. 6 Disfunción segmental. ejercicios de extensión en. 238-239 eficacia en la rehabilitación lumbar. 205 y nutrición discal. 7 CV. 114-115 lesiones de los elementos anteriores. 31f E EAA. Ver Actividad aeróbica beneficios. 229-239 lumbalgia crónica. 179 Decúbito lateral. Ver también Lumbalgia atenuación en el agua. 174f. 56 Densidad mineral ósea ejercicio acuático y. 38f lesiones de espalda. 230 consideraciones biomecánicas en la prescripción. 238f isométrico. 8-10. 175.ÍNDICE ALFABÉTICO 243 Cuádriceps femoral. 94-95 transmisión del peso en. 102 estadio I (estadio disfuncional). 69 grado de movilidad lumbosacra. 200 programas progresivos. rehabilitación y. 193f Dolor. 178 sin carga sobre cinta rodante. 116 lesiones de los elementos posteriores. 114f Deportistas. 201 causas. 200 levantamiento de pesos. 164 Curva dorsal. 9 f actividad aeróbica. 46-47. 7 Curva flexible. definición.

143f. 174-175 Escala de Borg. 210 Ejercicios isométricos. 49-53. 152 desarrollo de nuevos. trabajo de los músculos abdominales. 232-233 Ejercicios de flexión comparación. músculos. 170. 170f Ejercicio de estirones por detrás del cuello. en el desarrollo de la musculatura del tronco. para la lumbalgia crónica. 32f. 161 Espinas ilíacas posterosuperiores (EIPS). 176f posición inicial. 152-153 Ensayos con distribución aleatoria de controles. 17t Elevaciones del tronco. 104-105 fútbol americano. 31f fascia toracolumbar. 59 Entrenamiento preventivo béisbol. 209t progresivo. 171. 102 http://booksmedicos. 174f. en la medición del grado de movilidad lumbosacra. 170. 13-16 de Williams. 230 Entrenamiento de estabilización. 5. 138 Ejercicios de flexión del tronco comparación. 176f. 171f Ejercicio de tríceps en decúbito prono. en el entrenamiento de la estabilización. 177f Ejercicio de flexión de piernas al pecho en decúbito supino. 171. 175f. 50f trabajo de los músculos abdominales. 83. 232-233. 17t consideración para la prescripción. pacientes con dolor de espalda. 20 programa de ejercicios. 109f golf. 174f Elevación de las piernas extendidas (EPE) colgando. 6 Engrama(s) definición. 23-24 músculos laterales del abdomen. 43 Espondilólisis. 177 con el abdomen hundido. 13-16 Ejercicios de hacer el puente con balón terapéutico. 84f. 77t Escalas de esfuerzo percibido relativo (EPR). con balón terapéutico. 19f. 125-126 Entrenamiento resistido acuático. 173f. 217 levantamientos. 111-112 natación. 32f para la lumbalgia crónica. 25 fibras tipo II (de contracción rápida). 235f Encorvamiento de la espalda y la curva cifótica. 32. 17t Elevación de piernas contralateral. 140f base teórica. 235f rodillas flexionadas. 173.com . 13-16 Electromiografía de la musculatura lumbar. 101 deportistas. 174. 16-17 Ejercicios para fortalecer los abdominales comparación. 17t consideraciones en la prescripción. 222-223 Elevación de la pierna contralateral. trabajo de los músculos abdominales. 233f para la lumbalgia crónica. 198-199 Escala de Oxford para el examen de la fuerza. 108-110. 177. 5. 175f Ejercicio de extensión de piernas. 216 aponeurosis. 32f. 101f causa. 72f Espondilolistesis. 216-217 fuerza absoluta. 109f. 210 Eslabones corporales. clases. en el entrenamiento de estabilización. 17t consideraciones para prescribir. 101f deportistas. 177. 100 detección. 174f Ejercicios en decúbito prono sobre los codos. 172-174 ejercicios de muestra. 17t Elevación de pierna con rodilla flexionada. 72. 82. 178f Entrenamiento del grado de movilidad dinámica (ROMD). 176 en el examen físico. 171f Ejercicio de flexión de rodillas al pecho. en decúbito supino. 101. 82f para medir la tirantez de los isquiotibiales. 138-143. 208-209 progresión clínica. 224-225 Erectores de la columna.244 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA posición avanzada. 174f. 39.blogspot. 6 Esfuerzos articulares. 218-219 recomendaciones para la prescripción. 198-199 Escoliosis. con balón terapéutico. 232-233. 177f Ejercicio de extensión de una sola pierna. 100 forma degenerativa de. 170f Ejercicio en grupo. 177f. 20.

200-201 introducción. 10. 142-143 Estiramiento estático (EE). 152 músculos usados. 176-178. 149-153. programas de ejercicio. 168-171 Estadio I. 151-152. 206-207 lumbalgia. 70-74 exploración en decúbito lateral. 57 Estiramiento de la cintilla iliotibial. 83 en decúbito supino. 57-58 eficacia. 124f Estiramiento aislado activo (EAA). 178f Estabilización lumbar dinámica. 176-178. 172178 persistencia y paciencia. 83 en decúbito supino. 168-171 Estadio II. 83 http://booksmedicos. 178 subsistema de control neural. 5152 Evaluación de la superposición psicológica. 168 artritis. 202203 Estilo mariposa. terapia acuática. 176f. 10f centralización con. 152t. 25-26. 171-172. 4. 171-176 Estela. 169f exploración en bipedestación. 200201. escala de Oxford. 152 músculos empleados. 25-26 músculo transverso del abdomen. 171-172 programas de ejercicios. entrenamiento con ejercicios. 69 Estilo braza. 109f. 70-74 en posición cuadrúpeda. 150-151 ejercicios de muestra. 152 Estabilización dinámica. 149 músculo oblicuo interno y. 177f. terapia acuática para. 74-78 Examen físico funcional. 219-221 Estabilización del tronco (vertebral). 60f Estiramiento balístico dinámico. 171172 Estadio agudo. 171-172. 125 Estilo libre. 124. 149-153. 169f en decúbito lateral. 171-176 Estadio III programas de ejercicio. 174f. 176-178 Estadio subagudo. 152 Estabilización de la pelvis. 59-60. 83 exploración en decúbito supino. 153. 187 Estenosis. programas de ejercicio. 169. 4. 32f. 70-83 Evaluación de la fuerza. 78 grados de deslizamiento. 201 dinámica. 76t Examen de la sensación a la inserción de agujas. 109f. 149-153. entrenamiento con ejercicios. 176-178. 219-221 Estabilización vertebral. 178-179 estabilización dinámica. 70-74 en decúbito lateral. 102 Estabilidad vertebral. 70-83 en bipedestación. 152t. 78-82 en sedestación. 153. 176-179 ejercicio aeróbico. 75f Examen de la fuerza. músculos sometidos a prueba durante. 77t Evaluación de la sensación al tacto suave. 25-26 músculo transverso del abdomen y. 168 programas de ejercicio. 30-32 acuática. tensión vertebral. 61 Estiramiento protector de los isquiotibiales. 83 en decúbito prono. 168 artritis. natación. 175f. 32f Estabilización pélvica. 149 músculo oblicuo interno. 172t.com . 172-178 persistencia y paciencia. 83 exploración en decúbito prono. 168 programas de ejercicio. 169. 169. 201 dinámica. 58-59. 140f. 149-153. 206-207 lumbalgia. 32f. 32. 151-152.blogspot. 202 defectos y consecuencias comunes. 170 edad y. 74-78 Exploración en bipedestación. 74-78 física. 32. tensión vertebral. 171-172 programas de ejercicios. 200-201 introducción. 178f Estabilización abdominal. 78-82 en posición cuadrúpeda. 75f Examen físico. 51f. 83 en decúbito lateral. 178 subsistema de control neural. 78-82 exploración en sedestación. 172t.ÍNDICE ALFABÉTICO 245 grado restringido de movilidad de los isquiotiabiles y. 83 en decúbito prono. 70-83 en bipedestación. 169f en sedestación. 30-32 acuática. 85 en posición cuadrúpeda. 202t.

161 estudio de casos. 208 Fluidos. inmersión en el agua y. 185 Flujo laminar. 203. 174f. 158-159 Feldenkrais. 158-159 reloj pélvico. 50f Flotabilidad. 191f Fusión muscular. 27 tirantez. 19f Flexiones carpados. 39. 74-78 Extensión.com . 221-222 pérdida de capacidad y lumbalgia. 48. 25. prueba de. 170 en posición cuadrúpeda. 141 Flexión diagonal (oblicua). 187 FNP. 144 silla romana. 82f Facilitación neuromuscular propioceptiva (FNP). 82. 106-110 consideraciones mecánicas generales. 46. 171 Flexión del tronco. 187 Fuerza de reacción contra el suelo. 190-191. 107-108 lesiones de los elementos posteriores. 25-26. 107 entrenamiento preventivo y de rehabilitación.blogspot. Ver Ejercicios de abdominales Flexiones de abdominales en diagonal. 220f. trabajo para los músculos abdominales. 38. 158-163 aplicación clínica. 169f. 58 eficacia de los estiramientos. 53-54 Fibras de contracción rápida. 234f Extensores de la cadera levantamientos. 107 tensiones vertebrales. 82. 90 terapia acuática y. 27f lámina superficial de la capa posterior. 107f lesiones de los elementos anteriores. 184 Gases. 144 lumbar. mecánica de. 220. 5f G Gaenslen. 144 Factores desencadenantes de la lumbalgia. 216-217 Flexibilidad. 14 tirantez. 176 trabajo para los músculos abdominales. 170 programas de ejercicio. 109f hiperextensión. 153 Fútbol americano. en pacientes con dolor de espalda. 144 Factores predisponentes de la lumbalgia. 71f. 28f Fascia toracolumbar (dorsolumbar). 59 Extensión lumbar dinamómetros. 82f Galeno. 190 Fuerza de arrastre. Moshe. 148. 29 lámina profunda de la capa posterior. 71f. 189f. 163 Fiabilidad de las mediciones del grado de movilidad. terapia acuática. 170 en posición cuadrúpeda. Ver también Grado de movilidad (ROM) centralización producida por. 41 Extremidades inferiores. 72 núcleo pulposo. 159-161 ventajas. 83 en decúbito supino. 220. 159 aspectos conceptuales. 175-176 evaluación lumbosacra. 162-163 génesis. Ver Facilitación neuromuscular propioceptiva Frecuencia cardíaca. Ver también Grado de movilidad (ROM) centralización producida por. 17t Flexores de la cadera ejercicios de sentadillas. 138-141. prueba de. 41 mediciones. 108-110. 26f Feldenkrais. 17t Flexiones de abdominales con rotación del torso. 140f. pacientes con dolor de espalda. 61 Factores del estilo de vida para la lumbalgia. 71-72 frecuencia y lumbalgia. 221f. 186 márgenes de seguridad. 169f evaluación lumbosacra. 187 Flujo turbulento. 161-162 estudios sobre. 185 Gasto cardíaco http://booksmedicos. 217 Función cardiovascular actividad aeróbica. 199 Fuerza muscular. 216-217 Fibras de tipo II (contracción rápida). 148 programas de ejercicio. 21f en levantamientos de peso. musculatura. 40f núcleo pulposo. 30f F Faber. 170-171 Extensión activa de la rodilla (EAR) no balística. técnica de. 58-59. 78-82 en sedestación.246 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA en decúbito prono. 170f. 108. 144 Fascia. 201 Flotadores. Ver también Grado de movilidad Flexión.

en el cuerpo humano. 48. 45-46 isquiotibiales. 50f.ÍNDICE ALFABÉTICO 247 definición. 49f técnica de la curva flexible. 74. 42 evaluación. 44f. 79-80 Grado de movilidad iliofemoral. 39-41 diagrama STAR usado para registrar. 50-51 prueba de sentarse y alcanzar (SA). 110-111 postura de la columna. 113f lesiones de los elementos anteriores. 74f en decúbito supino. 39t lumbosacra. 113 Glúteo mayor. 84f prueba en el examen de la fuerza. 31f prueba en el examen de la fuerza. 82. 73f instrumento del grado de movilidad de la espalda. 79f mejoría. 191 Gillet. 43-44 variación diurna. 51f. 50f. 41-42 efectos del sexo. 79f. evaluación. 51f. 77f en bipedestación. 43-48. 110 entrenamiento preventivo y de rehabilitación. 42-53 pruebas con inclinómetro. 50f. 73f límites y valores representativos. evaluación con elongación del tejido conjuntivo. hidroterapia. 44f. 190 inmersión en el agua y. 41-42 efectos del sexo. 79f. 45f. 40f diagrama STAR usado para registrar el. 110-112 consideraciones mecánicas generales. 42f. 50-51 pruebas usadas en las mediciones. 58 con regímenes de estiramiento. 73-74. 111112 lesiones de los elementos anteriores. 112-113 carga de las articulaciones interapofisarias. 111f Goniómetro. 44-45 pruebas sencillas. 78f. 29 Glúteo medio/menor. 72f. 51-53 prueba usada para medir. 80f.blogspot. 49-53. 71f. 81 prueba de tocar el suelo con los dedos (PSD). 42f. músculos examen. 44f. 113 lesiones de los elementos posteriores. 76t y la fascia toracolumbar. 48. 39. evaluación. 74f Gimnasia deportiva. 44f. 43-44 tronco. evaluación. 51-53. 50-53. 79 prueba de extensión activa de la rodilla (EAR). 54. 47f técnicas de distracción cutánea. 71-74. en todos los planos. 112-113 requisitos de fuerza y flexibilidad. 51f. 56-57 con facilitación neuromuscular propioceptiva.com . 169 iliofemoral. 39. 184 http://booksmedicos. 45f técnica de la curva flexible. 44f. 111 lesiones de los elementos posteriores. prueba de (prueba de la marcha). 49-53. 46. 50f prueba de extensión activa de la rodilla (EAR). 54-61 piramidal. 50f. 42 evaluación. 79-80 prueba de tocar el suelo con los dedos (TSD). 42f. 57-61 con relajación muscular. 72. 83. 51f. 72f efectos de la edad y las enfermedades. 38 en sedestación. 15f variación diurna. 72f. 46-47. 54 Gravedad centro de. 72. 53f prueba de Thomas. 48-53 pruebas usadas para medir. 47f técnicas de distracción cutánea. 72f efectos de la edad y las enfermedades. 43-48 Grado de movilidad lumbosacra (ROML). 50f. 53-54 deficiencias como indicadores pronósticos de lumbalgia. 51f. 185 Griegos. 45-46 límites y valores representativos. 51-53 prueba de sentarse y alcanzar (SA). 71f. 71-74. 43-48. 78-79. 45 Grado de movilidad (ROM) de las articulaciones sacroilíacas. 44-45 pruebas usadas para medir. 76t Golf. 39t pruebas con inclinómetro. 78f. 45f. 54 Grado de movilidad del piramidal. 77. 82f elevación de las piernas extendidas. 71-80. músculo. 46-47. 45f. inclinómetro comparado con. 48. 45f. 186 específica. 11f hiperextensión. 51-53. 39-41 instrumento para el grado de movilidad de la espalda. 54 consideraciones sobre la fiabilidad. 53f prueba de Thomas. 50f evaluación. 40f prueba de elevación de las piernas.

233. 25.248 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA H Halterofilia. 41 mediciones. 47. 120f Lateroflexión. 126 peso muerto. 45-46 Integración funcional (IF). 45f. 49-53 K Kankaanpaa. 73f Lesiones de los elementos anteriores. 116 entrenamiento con pesas. 40. 72f Hiperlordosis. 171 Índice cardíaco. R. 6 tensión vertebral. 122 http://booksmedicos. 111 natación. 43 Huso muscular. 68-69 Kuukkanen. Ver Integración funcional Iliocostal lumbar. 141 posterior. consideraciones.blogspot. 168 Inclinación del tronco anteroflexión consideraciones sobre seguridad. estudios de. 129 lesiones de los elementos posteriores. técnica de. 29f requisitos de fuerza y flexibilidad. 76t tirantez espalda plana causada por. 47. 128f ejercicio de «buenos días». 129 fútbol americano.. 6 Lanzamiento de martillo escoliosis. 78-79. músculo. 38f Hiperextensión baloncesto. 48f Inclinación pélvica. músculo. 101-102 Hansen. 106f ejercicios de. 46. 78f. 129f sobre el balón terapéutico. Ver Terapia acuática Hilliwick. 235-236 Kirkaldy-Willis.com . 19f. 190-191 Inestabilidad vertebral. técnicas alternativas para las medi- ciones. estudios de. 78 prueba en el examen de la fuerza. 58 Isquiotibiales. 72. 51-52 lateroflexión. 19f Imbibición. 122 baloncesto. 109 y problemas lumbares. en el examen físico. 151 disfunción. 5 causas. 107-108 gimnasia deportiva. 40 Hoyuelos de Venus.234 Hernia de disco lumbar. en el examen del grado de movilidad lumbosacra. 126-130. 159 Inversiones. 150f Instrumento para el grado de movilidad de la espalda. 107f gimnasia deportiva. escoliosis. 73. 234-235 L Lanzadores de disco. T. 126 sentadilla. F. 73. músculos examen del grado de movilidad. tensiones de torsión. modelo de cascada degenerativa de. 113 golf. 216 vectores de fuerza. 79f grado restringido de movilidad y espondilolistesis.. 24f retroflexión. Ver también Levantamientos activación de los músculos extensores lumbares. 5f. estudios de. 22f Iliocostal torácico. 47-48 fútbol americano. 101-102 atletismo. 90 naturaleza perjudicial de la. M. 223 arrancada. 48f técnicas alternativas para las mediciones. 117 Lesiones de los elementos posteriores. 125 remo. 120f sobre una pierna. 140f. 73f respuesta a la flexión-relajación. 106 deportes de raqueta. 55f I IF. 21. 91 Hidroterapia. 149-150 componentes ligamentarios. 113f salto de altura. 119 Lanzamiento de peso. 150-151 componentes musculares. obesidad y. 201 atletismo. 207 Hiperextensibilidad de los deportistas.. 10 Inactividad como factor de riesgo de la enfermedad coronaria. medición del grado de movilidad lumbosacra. 119-120. 127f lesiones de los elementos anteriores. en la evaluación del grado de movilidad lumbosacra.

232-233. 12f. 176 programas de ejercicio. 148-149 modelos conceptuales de trastornos mecánicos. 38 ejercicio aeróbico. edad y. 234f. 200-203 uso indebido. 112-113 golf. músculo. 13f Ligamento sacrotuberoso. 85 tabaquismo y. 75f Marcha de Trendelenburg. 233f ejercicios en la silla romana. 232233. 178-179 ejercicio de estirones por detrás del cuello. 232-233. 144-145 estudios relevantes. 5-6. 174-175 haciendo el puente. la columna vertebral como motor primario. 144 factores predisponentes. 12 Ligamentos espinosos. 22f Lordosis (curva lordótica). 12. 28 Levantamientos con sentadilla.blogspot. 12. 174f. 238 McKenzie. 13f Ligamento interespinoso. 29-30 presión intraabdominal. Ver Prevención protocolos de ejercicio intensivo. 27.ÍNDICE ALFABÉTICO 249 baloncesto. examen de la. 235f elevaciones del tronco para. 176-178 factores desencadenantes. 95 tasa de recidivas. 236-237 Mañana. 13.. 145-146 modelo de desequilibrio. 234-235 Maniobra de hundir el abdomen. 40f minimización. 126 fútbol americano. 168-171 estadio II. 70 Marcha. 176-179 estabilización dinámica. 171-176 estadio III. 19f. estudios de. 129f Ligamento amarillo. 21-30 fascia toracolumbar (dorsolumbar). 12f Ligamento iliolumbar. 70 McGill. estudios de.com . estudios de. creencias de Williams al respecto. 68 terapia acuática. 23-25. 186 Locomoción. 12f. 6f flexión lumbar para eliminar la. 164 M Malkia. 12. 13f y la estabilidad vertebral. 68 prevención. 115-116 entrenamiento con pesas. 143-149 antecedentes.. 168 programas de ejercicio. 173f con movimientos de piernas. S. 25-26. 172-174. 106 deportes de raqueta. 24f. 235f rehabilitación. método de. 107 gimnasia deportiva. 110-111 natación. lesiones discales por la. 12-13. 185 presión. 139f obesidad y aumento de la. 13f Ligamento longitudinal posterior. 13f Ligamentos de la línea media. 144 fisiopatología. 234f escoliosis y. 233f. 117 Levantamientos. 100 prevalencia de por vida. 12f Ligamento longitudinal anterior. 68-69 incidencia. 12. 232. 168 programas de ejercicio. 9 Mapa de dermatomas. Ver también Halterofilia consideraciones mecánicas. 173. 12. 12f Ligamento sacroilíaco anterior. 91 reducción y lumbalgia. 216 vectores de fuerza. 31f Ligamento supraespinoso. 234f elevación de las piernas.. 25 respuesta de flexión-relajación. 13f. M. Ver Rehabilitación signos no orgánicos. 232-234. 13f Ligamento inguinal. 174f objetivo. 12f. 146-147 http://booksmedicos. 173. 147-148 modelo disfuncional. 174 patrones de sustitución. 150-151 Líquidos. 143-144 base teórica. 177 en posición cuadrúpeda. 125 remo. 29 momento extensor pasivo. C. 173f en el entrenamiento de estabilización dinámica. 144 Lumbalgia crónica deficiencias en el grado de movilidad como indicador pronóstico. 4 Longísimo torácico. 6 estadio I. 39. 173 Manniche. 21. 232-233. E.

202-203 estilo mariposa. 187 Movimientos balísticos de hiperextensión. 218 electromiografía. 76. 205f dorsales. 124 en decúbito prono. 76t. 68-69. 218-222 fisiología. 18f movimientos de rotación del tronco. prueba en el examen de fuerza. 125-126 estilo braza. 68-69 estadio I (estadio disfuncional). Ver también músculos específicos abdominales. de los discos intervertebrales. 56f Modelo dinámico de disco interno. 13. Robin. 17t en la estabilización del tronco. 202t. actividad aeróbica. en pacientes con dolor de espalda. inmersión en el agua y cambios en. 174-175 vectores de fuerza. 216-217 terapia acuática. 83. 68. prueba de. 16. músculo. 70f Modelo del muelle-amortiguador. 30f gemelo y sóleo. 19f. 124. 92f Oblicuo externo. 83. 30. 125 estilo libre. 23f Musculatura lumbar debilidad y lumbalgia. en levantamientos. 8-9.250 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA modelo postural. 69f estadio II (estadio de inestabilidad). tensión vertebral.17. 91. 21 movimientos de rotación del tronco. 201-202 entrenamiento preventivo y de rehabilitación. 17 papel. 174-178f sección transversal. 20. 222-223 entrenamiento con ejercicios. defectos comunes y consecuencias. 18f de las extremidades. 81f. 186 Movimiento de flujo. 143 Media ligamentaria. 20 Microtraumatismos. 21f lumbares capacidad funcional. 151-152. 76t Modelo de la cascada degenerativa. 216-217 músculos de la espalda. 204. 200 y lumbalgia. 125 programas de estabilización de la columna. 217 debilidad y lumbalgia. 92-93 O Ober. 170 Nutrición. 21 N Natación. 149 Modelo postural de los trastornos mecánicos.blogspot. 171-172 evaluación de la fuerza. músculo. prueba en el examen de la fuerza. 17 métodos usados para desarrollar. 171-172 y estabilidad vertebral. 69. 10 actividad aeróbica y.com . 194 tronco. 83f Obesidad terapia acuática. 30f debilidad. 176 Oblicuo interno. 174f. 85f extremidades inferiores. de la viscoelasticidad. tensión vertebral. 19f http://booksmedicos. 80f. artritis y. 95 Núcleo pulposo. 217 morfología. 21f ejercicios de flexión. 222-223 entrenamiento con ejercicios. 146 Momento extensor pasivo. 19f. 17 programa de ejercicios. 69f estadio III (estadio de estabilización). 146 McKenzie. 76t Músculo(s). 81. prueba. 218 electromiografía. 216-217 limitaciones. 20-21. 148. 218-222 morfología. 76t importancia. 124-126 consideraciones mecánicas generales. 47 fibras tipo II (de contracción rápida). 19f Músculo extensor largo del dedo gordo. 194 Niveles de endorfinas. 30. 150 Miotomas. 216 programa de ejercicios. 124f lesiones de los elementos anteriores. 29-30 Momento. 81-82 examen de la fuerza. 16-20. 202203 Niveles de catecolaminas. 145 estudios. 9f en flexión y extensión. 91-92 Músculos rotadores. 152t. 151 y salud vertebral. 56. 27. importancia de los. 84f. 125 lesiones de los elementos posteriores. 21f y el erector de la columna. término.

74f Prueba de simulación. 199f Poliomielitis. 176 movimientos de rotación del tronco. 17 programa de ejercicios. 20f. 16. 48 examen. 25 Recto del abdomen. músculo. prueba de. 101. 176 Osteoartritis. 44. 143 enseñanzas de Williams sobre. 199. 90 Programa de ejercicios artrodiales sin impacto y en carga. 200 Prueba de distracción. 41f Periferalización. 19f. 84f Prueba de tocar el suelo con los dedos (TSD). 138. 185-186 en la reducción de edemas. 21f. 76t Peso corporal. 16f Presión hidrostática. 59 Prueba de la marcha (prueba de Gillet). músculos. 185-186 Presión hidrostática. 82 Pedestrismo. 48 ejercicios de flexión y trabajo del. inmersión en el agua y descarga del peso. 85f Prueba de extensión activa de la rodilla (EAR). 25. 205 P PACE (People with Arthritis Can Exercise). 78f Prueba de estiramiento del nervio femoral. tabaquismo e incidencia. 17t http://booksmedicos. 171. 51f. 52-53 Pruebas con inclinómetro. 199. 164. 25-26 inserción en la fascia toracolumbar. 17 programa de ejercicios. 24-25 Q Quebec Task Force on Spinal Disorders (1987). 85 Prueba del muelle. 165 enseñanzas de McKenzie sobre. 223 Peso. 74. 170. 85 Prueba de encorvar el tronco en sedestación. 44-45 Pseudoartrosis. 203 ejercicio para el tratamiento de. 169t evitarla en el tratamiento. 51-52 validez y fiabilidad. fractura. 170f Posturas enseñanzas de Alexander sobre. músculo. 18f ejercicios de flexión y trabajo del. prueba en el examen de la fuerza. 184 Porción interarticular. 93 forma física y. 210 Pacientes con sustitución articular. 206 intraabdominal durante levantamientos de peso. 179 Peroneos. 188 Rafe lateral. 81 prueba en el examen de la fuerza.ÍNDICE ALFABÉTICO 251 estabilización del tronco. 25 movimientos de rotación del tronco. 216 Patrick. 50f. 201 Paraespinosos lumbares.com . 80f. 143. inmersión en el agua y descarga del. músculos. 189 Prevención de lesiones de espalda ejercicio aeróbico. músculo funciones. 50 músculos que controlan la postura de la. 5153 consideraciones sobre seguridad. 83. 141f. oblicuo interno. 101f Posición cuadrúpeda Postura de hiperextensión en el método de McKenzie. 44f combinadas con la técnica de distracción cutánea. 17t y la curva lordótica. 76t Punto crítico. Ver Carreras Pelvis asimetrías.blogspot. 144 y la presión intradiscal. 17t en abdominales carpados. 83. 141f. 73-74 en la prueba de elongación de los isquiotibiales. 45-46 crítica de las. músculos. 176 Oblicuos del abdomen. 20. 40-41. 6 Psoasilíaco. 169 definición. 139 sedestación y lumbalgia. 25 Presiones venosas. 50-51 no balística. músculo. terapia acuática. Ver también Oblicuo externo. 29f activación de los músculos extensores lumbares. 45f. 77-78. terapia acuática para. 95 Psoas. 199f Peso muerto. músculo. 230231 R Radiación.

143-149 métodos. 159-161 Remo. evitación. 28 Retroflexión. 80f. 168 Resistencia muscular. 76t Reducción de edemas. 163-166 técnica de Feldenkrais. presión hidrostática. 140f estabilización del tronco. 60f consideraciones generales. 229-239 ejercicio aeróbico. 91-92 tabaquismo y. 168-171 estadio II (estadio subagudo). 53. 90-94 resistencia muscular y. 53f validez y fiabilidad. 171 técnica de Alexander. 149 Schober. 222 durante los levantamientos. 120f Salto de altura. 123-124 lumbalgia. 51-52 Regímenes de estiramientos. 144 Segmento móvil. 177 Romanos. Ver Terapia acuática consideraciones generales. 138. 116 lesiones de los elementos anteriores. 16f recomendaciones de Williams. 51f. 176-179 método de McKenzie. 102-103 eficacia del ejercicio.252 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA papel. 59-60. 13-16 postura y presión intradiscal. 57-58 importancia clínica. 38 Rotación del tronco. 117 requisitos de fuerza y flexibilidad. 123 Salud mental. tensión vertebral. 57-61 aislados activos. 117 lesiones de los elementos posteriores. actividad aeróbica y. 8f Sentadillas completas. precauciones. 81. 85f en decúbito supino.com . 187 Resonancia magnética. en el agua. 95-96 Salud vertebral actividad aeróbica y. 61 dinámicos. 94-95 San Francisco Spine Institute. 119f Remodelación del tejido. 206 Reflejo de estiramiento (miotáctico). 51f. 47.171-176 estadio III. 168 programas de ejercicios de extensión. 141-142 prueba. 43-44 Sedestación y lumbalgia. 57. 119-120. 57. 184 ROMD. 178-179 ejercicios de flexión de Williams. 217 Resistencia viscosa. 120f Saltos de trampolín. actividades dinámicas sobre. 140f. 165 Respuesta de flexión-relajación. 52. 83. 149-153 estadio I (estadio agudo). 162 S Salto con pértiga. Ver también ejercicios específicos acuática. 170f. 7-8. 170171 programas de ejercicios de flexión. 176 sustitución en la maniobra de hundir el abdomen. 24f. 60-61 Rehabilitación. 117 dolor lumbar. 54 Reflejo de los isquiotibiales. 146 Reposo en cama frente a ejercicio. 207 Sexo http://booksmedicos. 60 Relajación muscular. 14. 70 Respiración en la técnica de Alexander. 53f consideraciones sobre la seguridad. 51-52 ejercicio. 172-173 Recto femoral. 119. protector. 158-163 Relajación del estrés. tensión vertebral. 117-118 tendencia a la flexión. 118. 141 Sentarse-y-alcanzar (SA) ángulo del sacro. 42f. hidroterapia. 4. 140f consideraciones en la prescripción. 59 estáticos. para mejorar el grado de movilidad (ROM). 43 crítica a las. 54 Relojes pélvicos. 52-53 Sesiones de tratamiento pasivo. 116-118 consideraciones sobre mecánica general. 138-143. 51-53 posición del tobillo. pruebas de. técnicas alternativas para las mediciones. 149-153 estabilización lumbar dinámica. 120-121 Salto de altura estilo Fosbury. 48f Rodillo de gomaespuma. Ver Entrenamiento del grado de movilidad dinámica Rotación de las vértebras. 81 evaluación prueba en el examen de la fuerza. 230 naturaleza perjudicial del. 23-25.blogspot. músculo en decúbito prono. 93-94.

81 Terapia acuática efectos de la preparación física. 209 equipamiento especializado. 193 Tensión arterial diastólica. 207 sistema circulatorio. 231-232 Tensión. 205-210 para la lumbalgia. 204 y grado de movilidad lumbosacra. 94-95 Tabla basculante. 70 Tejido conjuntivo elongación para mejorar el grado de movilidad (ROM). 193-194 SLP. 185-188 principios fisiológicos. 45-46 crítica. 203. Ver también Deportes de raqueta dolor de espalda. 54. 189f. 224f para la extensión de la espalda. 220f. 203 escalas sobre el esfuerzo percibido relativo (EPR). definición. 209 ejercicio resistido. ley de. 207 ejercicio activo. 223-224. 189-191 http://booksmedicos. 42f¸43 combinadas con la técnica con inclinómetro. 169 definición. 56-57 naturaleza viscoelástica. 190-191. 193f terminología. 193f. 208 ejercicio asistido activo. 224f para la lumbalgia crónica. 165-166 estudios sobre. 193-194 Sistema ligamentario posterior (SLP). 25-26 durante levantamientos de peso. 27-28 evaluación. 210 pacientes con artritis. 113-114 requisitos de fuerza y flexibilidad. 32f Técnicas de distracción cutánea. terapia acuática. 192. 71 Sistema pulmonar terapia acuática y. 198 deambulación sin carga del peso. precauciones. 152t Sistema endocrino. 190 Tensión arterial sistólica. 200-203 principios físicos. 198 efectos sobre las articulaciones. 231-232 TENS para la lumbalgia crónica. 42 Signos físicos no orgánicos. 177 Tapiz rodante bajo el agua. tensiones en la región lumbar. 186-187. 152t Sistema de estabilización local. actividades dinámicas sobre. Ver Sistema ligamentario posterior Starling. 188-189 inmersión en el agua y. 190. 84f en decúbito supino. 114f TENS para. 208-209 ejercicios en aguas profundas.ÍNDICE ALFABÉTICO 253 y artritis. terapia acuática y. 192f Sistema renal. 32 ejercicios de muestra. 189 Subsistema de control neural. 188-189 inmersión en el agua y. efecto sobre la columna. 151-152. evaluación. 223 ángulo variable. y la estabilización del tronco. 77 Tensor de la fascia lata. 189 inmersión en el agua y. 169t Síndrome de desequilibrio. 147-148 Síndrome disfuncional. 152 Superposición psicológica. 184-185 mediciones de los resultados. 208 ejercicio en aguas someras. 179 sesiones de tratamiento pasivo. 43-44 Tecnología de exploración por la imagen. 208. pruebas.blogspot. 234f Sin cambios en la periferalización. 80f. 45f. 85 T Tabaquismo y salud de la columna. 146-147 Sistema circulatorio. 115f saque y golpes por encima de la cabeza. 163-166 aplicación a la lumbalgia. 209 Técnica de Alexander. 188-189 efectos de la inmersión en el agua. 198-199 función cardiovascular. tensión vertebral. 191f historia. 152. 179 Técnica Bad Ragaz. 220.com . 190 Tensión dural. tirantez. 85 Silla romana activación de los músculos extensores lumbares. 56 Tensión arterial. 189-191 Sistema de estabilización global. 165 principios. 232-233. 188-194 programas de ejercicio para el estadio III. 55-57 Tendón de Aquiles. 116 revés a dos manos. músculo. 83. evaluación en decúbito lateral. 41 Tenis. 163-164 Técnica de la columna neutra. 191-193.

191-193. 38 segmento móvil. 81 Tibial anterior. 188 y artritis. 190 inmersión en el agua y. término. 174 inserción en la fascia toracolumbar. prueba en el examen de la fuerza. 188 Transverso del abdomen. 38-39 Vértebras cervicales. 199 y la descarga del peso. 15f U Unidad de flexión-extensión.254 PRESCRIPCIÓN DE EJERCICIO PARA LA ESPALDA sistema endocrino. ROM de la espalda. 70 Torque. 186 Transferencia de energía térmica. 193-194 temas sobre el control del peso. 210 Thomas. 194 sistema pulmonar. 21f. beneficios. 199f Terapia en bañera de hidromasaje. 48.blogspot. 56. efecto sobre la columna. 7 lumbares. 38-39 Tronco. 7f cargas toleradas. 192f Volumen sistólico. 205-206 The Arthritis Aquatic Program. 17. 7-8. estudios de. 56f Viscosidad. 123f Volumen corriente. 193f sistema renal. 41 Tomografía computerizada. 193-194 sistema musculoesquelético. 18f. 40f Vértebras lumbares. 19f. 193f. M. 192. 252 Traslación de las vértebras. 6 orientación de las articulaciones interapofisarias. 200 temas sobre la cadena cinética cerrada frente a abierta. músculo. 6-8 cargas toleradas por. 6. 191 VR. 76t Tobillo(s) prueba de sentarse-y-alcanzar. 192 Volumen de reserva espiratoria (VRE). 122-123 tensión vertebral. 6. 206 Termodinámica del agua. 25 papel. 46 Uso indebido y dolor de espalda.com . 20. 192. 7f rotación. músculo. 39 orientación de las articulaciones interapofisarias. grado de movilidad en todos los planos. 192f Volumen de reserva inspiratoria (VRI). 189-190 edad y. 188 Termoterapia específica. Ver Volumen residual VRE. 25-26. 80f. 45f. 172 Transverso espinoso. 164 V van Tulder. Ver Volumen de reserva inspiratoria http://booksmedicos. 54 Vértebra(s). 40f Viscoelasticidad. 6 Vértebras dorsales. 55-56 modelo del muelle-amortiguador. 53f tirantez. 50f modificada. W. 172-174 y la estabilización del tronco. prueba de. 231 Variación diurna y flexibilidad. 8f traslación. 171 movimientos de rotación. 192f Volumen residual (VR). 171 componentes funcionales. 52. 176 programa de ejercicios. 187 Voleibol. efectos beneficiosos. 199. 192.. músculo. Ver Volumen de reserva espiratoria VRI. precauciones.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->