Reproduccion y Ciclos Biologicos

Reproducción y ciclos biológicos

Reproducción Asexual
Se caracteriza por la ausencia de fusión de células, existe una multiplicación de individuos por mecanismos alternos; puede ser a partir de células vegetativas (multiplicación vegetativa) por fragmentación o a partir de células o cuerpos especiales. La reproducción asexual permite a un organismo producir descendientes rápidamente sin perder tiempo y recursos en cortejos, búsqueda de parejas y acoplamiento. La falta de variabilidad genética en las poblaciones que se reproducen asexualmente pueden volverse en contra cuando las condiciones ambientales (para la cual todos los clones están bien adaptados) cambian rápidamente.

Tipos de Reproducción Asexual
Multiplicación vegetativa: por fragmentación y división de su cuerpo, los vegetales originan nuevos individuos, genéticamente idénticos al que los originó.

Algunos ejemplos de esta son: Bipartición o fisión binaria: es la forma más sencilla en organismos unicelulares, cada célula se parte en dos, previa división de material genético y posterior división de citoplasma (citocinesis). Ej: Euplotes

Epulopiscium sp

Paramecium

Giardia lamblia

Escherichia coli

Burkholderia cepacia

Gemación: es un un sistema de duplicación de organismos unicelulares donde por evaginación se forma una yema que recibe uno de los núcleos mitóticos y una proción de citoplasma. Uno de los organismos formados es de menor tamaño que el otro, ej: Sachharomyces cereviceae.

Fragmentación: en pluricelulares se denomina a la separación de porciones del organismo que crecen hasta convertirse en otro individuo. Pueden producirse por simple ruptura o por destrucción de partes viejas, que dejan separadas partes de la planta que luego se transforman en individuos independientes. Existen numerosos ejemplos de fragmentación que son usados para la propagación de vegetales útiles al ser humano.

Acodo: ramas que se manipulan sin separarse de la madre en las cuales se estimula el crecimiento de raíces, de uso corrientes en especies leñosas.

Estacas: porciones de ramas cortadas y puestas a producir nuevas raíces.

Injerto: En este método, una porción de tejido procedente de una planta ( la variedad o injerto ) se une sobre otra ya asentada ( el patrón, portainjerto o pie ), de tal modo que el conjunto de ambos crezca como un solo organismo. El injerto se emplea sobre todo para propagar vegetales leñosos de uso comercial, sean frutales u ornamentales.

Una clave fundamental de los injertos es que queden en contacto el cambium del patrón y el cambium de la variedad. Este es el secreto. Hay que poner en contacto las dos piezas adecuadamente dispuestas, si no, no prenderá.

Existen diversas técnicas de injerto que permiten la unión de segmentos de dos individuos diferentes: a) injerto de una rama sobre una incisión lateral de un tallo, b) injerto de una yema en la corteza de un tallo, c) injerto de un tallo sobre otro.

Púa inglés

Corona

Injerto de yema o escudete.

Injerto de anillo.

Injerto puente.

Micropropagación: El desarrollo de las técnicas de cultivo de tejidos vegetales, permitió el desarrollo de varias técnicas de cultivo orientadas hacia la propagación de plantas en muchos laboratorios de investigación del mundo y también en empresas de propagación comercial. Estas técnicas se basan en que los tejidos de las plantas conservan la potencialidad de dar origen a un organismo completo. Las células que conservan mejor esta potencialidad son las que están menos diferenciadas hacia una función específica, como las yemas y en otros tejidos primarios de las plantas, por ejemplo los extremos de las raíces, los segmentos nodales, las semillas, el parénquima del tejido vascular foliar, el cambium y algunas partes florales.

Los propágulos son una modalidad de reproducción asexual en vegetales, por la que se obtienen nuevas plantas y órganos individualizados. Los tejidos de la porción separada deben recuperar la condición de meristemos para producir todo el conjunto de órganos de la planta. Como formas más importantes de propágulos se reconocen: Los estolones: ramas que, tras crecer mucho, llegan a tocar el suelo y enraízan engendrando una nueva planta. Esto ocurre en el fresal y muchas gramíneas.

Los rizomas: tallos subterráneos que crecen alargados horizontalmente. Al cortarse, originan nuevas plantas.

Los tubérculos: porciones más o menos esféricas de tallos subterráneos, ricos en material nutritivo. En su superficie se desarrollan las yemas (ojos) capaces de dar origen a una nueva planta. Ejemplo: la papa

Los bulbos: tallos cortos y cónicos con una gran yema terminal rodeada por numerosas hojas que almacenan sustancias de reserva. En las axilas de estas hojas se forman los bulbos de renuevo. Estos bulbos se desprenden para dar lugar a una nueva planta. Ejemplos son la cebolla y el tulipán.

Esporulación: formación mitótica de células reproductivas especiales (esporas), provistas de paredes resistentes.

Apomixis: fenómeno de los vegetales superiores donde hay formación asexual de un embrión, sin fecundación. Este término fue introducido por Wrinkler (1908) para denominar a aquellas plantas que se reproducen sin la intervención de meiosis ni singamia (fusión de gametos).

Taraxacum officinale ( Asteraceae )

Reproducción Sexual
Se puede definir de tres formas, aceptadas cada una por diversos autores.

Reproducción en la que existe singamia (fusión de gametos)

Reproducción en la que interviene un proceso de meiosis (formación de gametos haploides)

Reproducción en la que interviene un proceso de recombinación genética (descendencia diferente a la parental)
● ●

La reproducción sexual isogámica se observa en algunas algas, hongos inferiores y protozoos. En este tipo de reproducción, los gametos tienen el mismo tamaño, idéntica forma externa y la misma fisiología. Por ello no es posible denominarlos gameto masculino y femenino, por lo que se emplean los símbolos

+ y - en función de su comportamiento.

En la anisogamia (de anisos = desigual), ambos gametos son de tamaño diferente, aunque la estructura y el aspecto son muy similares.

En la oogamia (de oion = huevo), los gametos presentan notables diferencias en su estructura y tamaño, además de comportarse de manera diferente en la fecundación. Así, un gameto es grande e inmóvil y recibe el nombre de óvulo, ovocélula u oosfera, mientras que el otro tipo de gameto es pequeño y móvil y recibe el nombre de espermatozoide o anterozoide.

Ciclos de vida

Ciclo de vida Haploide
Existen organismos haplontes ( n ), en ellos ocurre la singamia y se forma el cigoto ( 2n ), la meiosis se produce inmediatamente después, dando origen a esporas haploides que, por sucesivas mitosis, originan un cuerpo vegetativo haploide, que produce gametos y reinicia el ciclo. En este ciclo biológico domina la haplofase, la diplofase está reducida al cigoto.

Ciclo de vida diploide
En un organismo diplonte, a partir del cigoto se forma un cuerpo vegetativo diploide por mitosis, y en su momento, diferencia gametos por meiosis, que se fusionan en un cigoto para reiniciar el ciclo. El dominio de la diplofase es absoluto. Es el ciclo de vida típico de la mayoría de los animales y el ser humano entre ellos, siendo un ciclo casi opuesto al de Chlamidomonas. Los organismos adultos son organismos diploides, las únicas etapas haploides (reducidas a células) son los espermatozoides y los óvulos.

Alternancia de generaciones
Los ciclos vitales de las plantas vasculares presentan alternancia de dos generaciones. La generación que produce las esporas se denomina esporófito, cuyas células presentan número cromosómico 2n. La generación que produce los gametos se denomina gametófito , y son plantas reducidas, cuyas células presentan número cromosómico n.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful