MONICIONES SABADO SANTO

Hermanos y hermanas: Esta es la noche de las noches, la fiesta más importante de la Pascua y de todo el año litúrgico, pues en ella Jesucristo ha pasado de la muerte a la vida. Cuando la luz del nuevo día no ha disipado aún las tinieblas, la comunidad cristiana se congrega en vigilante espera, para repetir los signos salvadores que perpetúan la Pascua del Señor hasta que vuelva. Oyendo su palabra y celebrando sus sacramentos también nosotros triunfaremos de la muerte para vivir siempre en su presencia. Procuremos estar atentos para que la intensidad y riqueza de esta fiesta aviven nuestra fe y nos renueven interiormente.

Como en otro tiempo los hijos de Israel, guiados en la noche por la columna de fuego, pasaron de la esclavitud de Egipto a la libertad de Canaán, así también ahora nosotros, iluminados por la luz del Cirio pascual, seguiremos a Cristo que sale resplandeciente del sepulcro y, a la luz de su triunfo, nos dispondremos a inaugurar las fiestas pascuales.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful