You are on page 1of 38

Dr.

Jorge González-Hernández 1
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Versos para las


neuronas 2007
Dr. Jorge González-Hernández 2
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

La enfermedad como camino

Algunos caminos son largos y otros cortos.


Algunos asfaltados, otros pedregosos.
Algunos llevan a lugares hermosos.
Otros al desierto o la miseria.
Hay algunos conocidos y transitados.
Otros son inexplorados.

Yo soy doctor.
Quiero acompañarte en tu viaje.
Nuestras vías se han cruzado.
Descansaremos cuando hayamos arribado.

Malherido
(marzo 2008)

Una larga jabalina has arrojado


y en la diana de mi pecho has acertado.
Recordando lo que dijo el cirujano,
que jamás ha de quitarse así un venablo,
fui cortando con esmero sus extremos
y ahora sigo caminando mi sendero.
¡Imagínate lo extraño que parezco,
traspasado por tu trágico madero!

Reconozco que aunque el daño fue severo,


no me puedo revelar con sufrimiento.
Pues al médico que exhibe sus desvelos,
sus enfermos desconfían con recelo.
Yo no sé si existirá alguna salida
o me tenga que pasar así la vida.
Sólo sé que llevo el pecho perforado
por el asta que a mansalva me has clavado.
Dr. Jorge González-Hernández 3
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Hospital de Urgencias
(mayo 2008)

Camino por pasillos lastimeros.


Gritos agitados.
El tango de una radio,
en el velador de un comatoso.
Un cadáver cubierto,
en la camilla arrinconada.

Con mi blanco delantal,


los instrumentos,
mi aspecto taciturno.

Pienso en lejanos maestros,


Hipócrates, Galeno, Avicena.
Vidas apasionantes,
que en un mundo amenazado,
su dignidad nos legaron.

Cambian las formas,


progresa el conocimiento,
mejora la tecnología.
El hombre,
su infinito sufrimiento,
sus vicios y conflictos,
se proyectan inmutables.

En este lugar lejano,


se perpetúa la llama,
en su frágil pedestal.
Dr. Jorge González-Hernández 4
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Encontrar la paz

Cuando llorando de niño,


sin comprender el destino
por la razón pregunté,
me pediste "fe".

Cuando de estudiante
consumiendo formas
postergué sapiencia
me pediste "constancia".
Cuando frente al mundo
tan lógico en ciencia
y absurdo en esencia,
me pediste "paciencia".
Cuando ella partió
sumergiendo mi alma
en amargura inmensa,
me pediste "fuerza".
Cuando de doctor
enfrentando muerte
desdicha y dolor,
me pediste "amor".
Ahora comprendo Señor
que todo aquello que pides
en verdad lo das
y al final tus hijos
alcanzan la paz.
Dr. Jorge González-Hernández 5
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Mis casas
(marzo 2008)

Soy un hombre afortunado.


Tengo muchas casas.
A decir verdad.
Todas las casas son mis casas.
Desde grandiosas mansiones.
A humildes mediaguas.

Por muchas he transitado.


Me he sentado.
He visto familias y enfermos.

También tu casa es mi casa.


De modo que no te asombres.
Si un día me vez entrar.
Vestido con pantuflas.
O si me vez sentado en la mesa.
Comiendo tus manzanas.

Sólo me entristece.
No vivir lo suficiente.
Para visitar todas mis casas.

Gente de mi pueblo

Hombre de manos partidas,


mujer de ojos llorosos,
todos los poetas te cantan
pero yo nunca he podido.

Cada vez que lo he intentado,


al mirar tu rostro austero,
he visto mi voz quebrarse
y lágrimas de amor asomarse.

Ojos de madre, manos de martillo,


semilla y fermento de esta tierra,
contigo aprendí a ser doctor,
ahora enséñame a vivir con dolor.
Dr. Jorge González-Hernández 6
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Depresión generativa
En el fondo de tu vientre
se esconde un niño que llora.
Puedo sus lágrimas ver
cuando en tus ojos afloran.

Es su grito acongojado
el que tu rostro ha marcado.
Y aunque la causa has buscado
su llanto no has escuchado.

En el fondo de tu vientre
un niño quiere crecer.
No hay medicina o remedio
que lo pueda contener.

Doctor

Cómo podrás luchar contra la muerte,


si no la conoces.

Cómo podrás luchar contra el dolor,


si no lo conoces.

Cómo podrás ser portador de vida,


si no la conoces.

Cómo podrás ser instrumento,


si no te conoces.
Dr. Jorge González-Hernández 7
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

El olvido
(abril 2008)

Como las nubes al cielo


cubriré todo recuerdo
Y si el viento me pregunta,
le diré que no exististe
Y si las olas insisten,
les diré que nunca fuiste

Con un pincel engomado


borraré todo vestigio
Los mensajes que enviaste,
las palabras que dijiste
Y si el tiempo me pregunta,
contestaré que fingiste

Con un virus preparado


infectaré mi neurona
Pues lleva inserta en sus redes
la huella de tu memoria
Y si el médico pregunta,
diré que el tiempo perdona
Dr. Jorge González-Hernández 8
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

El destierro
(mayo 2008)

Cuando vuelvas del destierro.


No bastarán los poemas.
No bastarán las canciones.
No bastarán las campanas.

Cuando tus ojos me alumbren.


El árbol florecerá.
La duda se esfumará.
Mis brazos te anidarán.

Cuando tus labios me guíen.


El trigo germinará.
El tiempo se detendrá.
En mi pecho soñarás.

Cuando vuelvas del destierro.


No bastará mi ternura.
No bastará mi alegría.
No bastará mi deseo.
Dr. Jorge González-Hernández 9
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Tarde
(abril 2008)

Nunca supiste cuanto te amé


Yo, sí supe que me amaste
Tarde
Cuando tus ojos ya se habían cerrado
Cuando ya no eran posibles las caricias ni los besos
Cuando sólo el amor permaneció suspendido
en un lugar
para enamorar a otras mujeres y otros hombres

Creímos la vida tan larga

Sólo fue eterna para los que quedamos


amputados de tu presencia
Para los que nos iremos despacio
un palmo cada día
Hasta que la muerte
conmovida en nuestra tétrica apariencia
decida al fin llevarnos

Yo te quise de verdad
y con los años
te quiero

Aún extraño la luz de tu mirada


el calor de tu sonrisa
aún el frescor de tu inocencia

Pero de qué importa ahora si no estás conmigo

O tal vez soy yo el que no estoy


Tal vez soy yo el que vaga por un mundo ficticio
Y seas tú la que me extraña
Y seas tú la que me escribe
Dr. Jorge González-Hernández 10
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Yo te conozco
(marzo 2008)

Hermosa y silenciosa.
te paseas con tu historia,
con sabias convicciones heredadas,
de esa maestra que llaman,
ingente melancolía.

Caminas por lugares normales.


Por cines, por restaurantes,
por aulas y hospitales.
Con esa humildad inconfundible
de aquel que venció lo imposible.

Yo no me engaño.
Yo te conozco bien.
Eres la estrella de flores ocultas,
vestidas en blancos delantales,
que esperan con ojos llorosos
al hijo lejano y dudoso.

Al igual

Al igual que tu sonrisa,


las mañanas transcurren cada vez más transparentes.

Al igual que tus manos,


la brisa se siente cada momento más delicada.

Al igual que tu voz,


el camino se percibe cada paso más sereno.

Al igual que tu mirada,


la vida se torna cada día menos esquiva.
Dr. Jorge González-Hernández 11
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Ventanas
(marzo 2008)

Este mundo está lleno de ventanas.


Pequeños agujeros por los que transcurre el tiempo.

Hay ventanas elegantes y pobres.


Ventanas abiertas y tapiadas.
Ventanas de alguien y ventanas solitarias.

A través de una ventana entra el aire y entra el ruido.


Entra la luz y la oscuridad.
Entra el frío y el calor.
Pero también entran concretas emociones.
Entra el dolor y la alegría.
La soledad y la pasión.
La desesperanza y la fe.

Abre tu ventana y te prometo que entraré.


Entraré entonando antiguas canciones.
Entraré recitando curiosos poemas sin sentido.
Entraré vestido de bufón.
Y realizando divertidas piruetas,
Te haré reír hasta que el triste pasado.
No sea más que una dudosa broma.
Que el destino te ha gastado.
Dr. Jorge González-Hernández 12
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Confesiones de un viejo esposo


(marzo 2008)

Después de todo,
no ha sido malo el casorio.
Considerando el presagio,
hasta fue satisfactorio.

Juntos hemos transitado


por senderos escarpados.
Y a la par hemos creado
paradigmas inspirados.

He aguantado tus manías,


has tolerado las mías.
He comprendido tu arte,
has disfrutado del mío.

De nuestros genes fortuitos,


tres estrellas han quedado.
Que han de alumbrar el camino,
de este mundo oscurecido.

Cierto que habremos fallado,


como cualquier encarnado.
Pero más hemos logrado,
porque nos hemos amado.
Dr. Jorge González-Hernández 13
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Vieja casa de mis viejos

Es increíble pensar
cómo estas tablas vetustas
en su escuálida estructura
llevan escrita la historia.

En sus poros van grabadas


risas, llantos y desvelos,
rojos días de verano
y otros gélidos de invierno.

“Vieja casa de mis viejos


sólo guardas su recuerdo,
y en tus flores carmesí
restos que quedan de mí”.

Hubo gente
Hubo gente que pensó
que era genuino el dolor,
más cuando el tiempo llegó
su falsedad comprendió.

Hubo gente que pensó


que el vendaval seguiría,
pero el tiempo transcurrió
y como un soplo acabó.

Hubo gente que pensó


que no había más remedio,
y al dejar pasar el tiempo
la herida cicatrizó.

Hubo gente que pensó


que de amor no se moría,
pero el tiempo ya pasó
y en tinieblas sigo yo.
Dr. Jorge González-Hernández 14
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Aún se siente

Hay días que suceden.


Como ambiente de sector de fumadores.
Precedidos de extraños designios.
De sentencias que se cumplen.

La vimos llegar.
Con su traje de novia despechada.
Despertando muertos.
Incitando a curiosas rebeldías.

Los poderes espantaron al guardián.


Danzaron decenas de sátiros.
Que tocando largas flautas sin sonido.
Lograron despertar al ruiseñor.

Como carro de caballos desbocados.


Emergieron mentes escondidas.
Brujos sostenidos en las sombras.
Enigmáticos sortilegios.

Nadie atinó a responder,


Como negación de certeza evidente.
Continuamos el viaje largamente planeado.
Resultando milagrosamente ilesos.

Aún se siente.
Atrapada en una caja misteriosa.
Emitiendo vagas ráfagas virtuales.
Discutiblemente ciertas.
Dr. Jorge González-Hernández 15
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Tacos
(mayo 2008)

Cuando agoto el escaso petróleo


que queda en el mundo
Cuando gasto el escaso tiempo
que queda en mi vida.
Dejo de hacer las cosas que realmente debiera
Cosas que nadie sabe
Sólo Dios
con su infinita indiferencia

Tal vez hemos sido designados


a pasarnos la vida esperando
en un automóvil
que no avanza

Mientras transcurro
escucho noticias sin sentido
Respiro a bocanadas el humo negro
de un microbús ecológico
Escribo estúpidos poemas
para matar el tiempo...
que nunca muere

Hasta que al fin descubro


para qué estamos aquí
Para vivir
De cualquier forma
y en cualquier lugar
Ocultos en curiosos disfraces
En medio de secretas alianzas.

Desde un auto vecino


dos ojos inquietos
emiten señales furtivas
e indescifrables

¿Cómo acabaré este poema?


Dr. Jorge González-Hernández 16
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Consumo
(mayo 2008)

En estos tiempos
de escaparates llenos,
de ofertas especiales,
de infinitas facilidades.
¿Dónde encontraré el producto,
aquel que siempre he buscado,
aquel que llene el vacío
que yace al fondo del alma?

Sólo promesas vanas.


Universos fantasiosos.

Una voz me despabila:


¿Donaría los diez pesos señor?

El tiempo
(mayo 2008)

Como un fugitivo.
Me escabullo entre las calles.
Entre cotidianas rutinas.
Entre plazos que prescriben.

Implacable me persigues.
Sin descanso ni tregua.
Como un chacal a su presa.
Con paciencia y con sigilo.

A menudo me rozas.
Con tu hocico hambriento.
Logrando escapar a tientas.
A mi reino clandestino.
Dr. Jorge González-Hernández 17
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

En silencio
(mayo 2008)

Con un discurso contundente.


Con dudosos argumentos.
Con engañosas verdades.
Hemos sido convencidos.

La ciencia se escribe por conveniencia.


La historia se escribe por conveniencia.
Mi lápiz escribe por conveniencia.

Ya no quiero más mujeres de espuma.


Ya no quiero más artículos mágicos.
Ya no quiero píldoras sanadoras.
Ya no quiero dioses de eternidad.

Hay que morir para nacer.


Hay que demoler para construir.
Hay que escapar para volver.

No pediré explicaciones ni culparé a nadie.


No fundaré escuelas ni buscaré seguidores.
Sólo abriré la puerta y saldré en silencio.

Y una vez afuera,


me reiré a carcajadas
y seguiré riendo eternamente;
de la eterna estupidez.

Estoy metido en un zapato chino


Además...mis pantalones son chinos.
Mi computador es chino.
Casi todo lo que tengo es chino.
Y para tenerlo.....trabajo como chino.
Dr. Jorge González-Hernández 18
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Por ti
Por ti, sería capaz de matar.
Me hundiría en la materia insensible.
Dejaría todo lo que tengo.
Compraría revistas de farándula.
Vería el noticiero cada día.
Pasearía los domingos en el mall.
Cambiaría por chatarra mi merienda.

Afortunadamente.....no existes.

Gnosti te aftón
“Mientras más conozco a la gente,
más quiero a mi perro”
-decía don José-

“Mientras más me conozco a mí mismo,


más quiero a la gente”
-pienso yo-
Dr. Jorge González-Hernández 19
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Altares cotidianos
(febrero 2008)

No vivo en las tinieblas.


A veces, distingo estrellas.
Como luces que estremecen.

Busco y encuentro.
Camino y olvido.
Pero vuelvo a encontrar.

Busco estados.
Momentos extasiados.
Bellezas escondidas.

Busco mecanismos.
Afortunados paradigmas.
Leyes sumergidas.

Busco en fin.
Altares cotidianos.
Que iluminen lo profano.

Belleza
(mayo 2008)

Noble musa de los hombres olvidada.


Con devota fe mi ser te ha de buscar.
A menudo veo tu estela perfumada.
Sin poder tus bellos ojos encontrar.

Cuántas veces me he extasiado en el misterio.


Con que logras conmover nuestro criterio.
Incitando los espíritus traviesos.
A seguir la dulce luz que hay en tu pecho.

Quiero orarte en santo altar cada momento.


Atraparte con mis sueños y desvelos.
Extasiarme de tu hermosa melodía.
Embriagarme con tu dulce compañía.
Dr. Jorge González-Hernández 20
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Palabras
(abril 2008)

Con dos palabras conquisté


este día y el de ayer.
Con dos palabras conseguí
tu sonrisa y tu querer.
Con dos palabras cambiaré
este mundo y su espejismo.
Las palabras que forjé
son la fe y el optimismo.

Pero una sola bastó


para aliviar el dolor.
Por sus letras padeció
en la cruz el buen pastor.
Con sus sonidos logré
encender tu corazón.
Y cuando llegue el final
quiero morir en “amor”.

El amigo
(abril 2008)

Como el agua busca al cauce,


como la abeja a la flor.
Así busco mi destino,
con pasión y con tesón.
Cada día, cada instante,
sin descanso y sin perdón.

Como una tarde nublada,


como nave a la deriva.
A veces me desaliento
y siento largo el sendero.
Pero el viento me conmueve
y retorno al derrotero.

Como el ave a la bandada,


como el lobo a su manada.
Dr. Jorge González-Hernández 21
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Así busco los amigos


que compartan el camino.
Y cuando el miedo desvela,
oigo voces que consuelan.

Hojas secas
(mayo 2008)

Hace frío.
Los días son oscuros.
El patio de mi casa
está lleno de hojas secas.
El jardín de mi alma
está lleno de hojas secas.
Tal vez mi alma esté
en el patio de mi casa.
Tal vez sea tiempo de barrer.

¿Qué nos llevaremos?


(abril 2008)

Ni memorias ni pasiones,
ni imágenes ni sensaciones.

Ni vicios ni virtud,
ni vejez ni juventud.

Ni salud ni enfermedad,
ni mentira ni verdad.

¿Qué nos llevaremos


cuando llegue el final?
Dr. Jorge González-Hernández 22
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Barco fantasma

Cargado de oscuridad
en un río eterno navego.
Sin hacer ruido siquiera
a la deriva me muevo.

Arboles de hojas caídas


escoltan el viaje espectral.
Miro un reloj suspendido,
el tiempo se ha detenido.

Invitados
(abril 2008)

A pesar de nuestros pecados


a cenar nos has invitado.

Llevando una vida que espanta,


vacía de fe y de esperanza.
Luchando por metas quimeras,
sin ver la misión verdadera.

Nos hemos marchado mil veces


del feudo que nos pertenece.

Tan simple enviaste el precepto


que cuesta entender el pretexto.
Al que ama al señor y a los hombres,
el reino del bien corresponde.
Dr. Jorge González-Hernández 23
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

¿Dónde estás?
(abril 2008)

¿Cómo volveremos si no hay atrás?


¿Dónde iremos si no hay adelante?
El pasado se desgrana en las pisadas.
El futuro se construye en el andar.
Y yo, estoy aquí, en el paso.
En el tiempo inexistente.
En el eterno juego del ser y el no ser.
Estructuralmente determinado.
Inexplicablemente...libre.

Andes de Chile
(abril 2008)

“ANDES” de Chile,
por tus letras fui succionado
y ya no pude ser más verbo
sino “SENDA”

¡Qué silencio abrumador!


Aire saturado de respuestas
que las aves portan
fecundando al ser

Ante tu verdad imponente,


los eruditos discursos
se asemejan al eco
de un mercado ausente

Cuando llegó la palabra,


se nos olvidó el viento
El pájaro y el agua enmudecieron
Los signos de la tierra se durmieron

Hay que acallar los argumentos


Hay que olvidar los silogismos
Dr. Jorge González-Hernández 24
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Hay que abrirse a los sentidos olvidados


A la diosa de los bosques encantados

Princesa
(abril 2008)

Te imagino en la ventana,
con tu pelo de otoño,
viendo las hojas caer.

¿Qué pensará el árbol


cuando el verde manto muda
y de miel fugaz se envuelve?

¿Qué temores sentirá


su creciente desnudez
cuando de nieve se cubre?

La reina de los ciclos


ha dictado su decreto
y a través de los cristales
se aprecia el místico rito.

Ante tamaña visión,


que estremece los sentidos,
tu alma de ser mineral
se conmueve con pasión
y tus frágiles segmentos
poco a poco van tomando
forma de mustio ramal.

Con el viento estacional


se desprende lo marchito,
las desgastadas cadenas,
los paradigmas finitos.

No tengas miedo pequeña,


que el frío dura un segundo.
Pronto el árbol será
un mar de brotes fecundo.
Dr. Jorge González-Hernández 25
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

La musa
(marzo 2008)

Cansado de transitar
por este predecible mundo cartesiano,
llegó la musa un día y tomando mi mano
me condujo a lejanos y extraños territorios.
Reino de tiempos detenidos,
donde el futuro yace escondido
en el oscuro confín de los recuerdos
y los peces vuelan por los aires,
con finas y ágiles alas de espinas.

A veces, como necesidad vital,


debo retornar a la estancia de la lógica doctoral,
arropada en viejos y carcomidos trajes de costumbre.
Respiro, tomo aliento,
me sumerjo en el papel cuadriculado.
Hasta que asfixiado,
en una oscura nube de leyes y argumentos,
encuentro su blanca y delicada mano una vez más.
Vuelvo a oxigenar mis venas
y extasío mis sentidos en el valle de la eterna realidad.

Aire celestial
(marzo 2008)

Hoy el aire tiene un sabor especial.


Lo puedo percibir con mi sentido alveolar.
Un gusto a acontecimientos,
a promesas,
a caminos descubiertos.

Como una síntesis vital,


que logra hilar al fin
la madeja desgranada.

Es un gas indescriptible,
a riesgo de malearlo.
Construido de búsquedas,
Dr. Jorge González-Hernández 26
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

de dudas,
de angustias y esperanzas.

En mis venas se transporta


el metal purificado.
Inundando los sistemas.
Despertando los sentidos.
Unificando
mi dispersa arquitectura.

Guía interior
(marzo 2008)

Sólo tú tienes la clave.


Sólo tú llevas el grial.

Me has guiado por senderos extraños.


Andaremos por otros más bizarros.

Hay caminos, guías y caminantes.


Como aspectos de un mismo trashumante.

Caminante, es el que escucha.


Guía, es el que llama.
Camino, el que conduce.

Atento al guía y al camino.


El ser se ancla a su destino.

Sólo tú tienes la clave.


Sólo tú llevas el grial.
Dr. Jorge González-Hernández 27
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Vivo
Acongojado.
Burlado.
Como un corcel adornado.

Taciturno.
Nivelado.
Herméticamente sellado.

Embebido.
Estacionado.
Estéticamente marcado.

Venerado.
Estremecido.
Como un ángel de mercado.

Camino.
Me desenvuelvo.
Vivo en un barco estrellado.

Señor Juez

Cuando en juicio celestial fui condenado.


A vagar por esta vida sin respuestas.
No hubo mano que se alzara en mi defensa.
Ni rumor que se escuchara de protesta.

No reniego la justicia de mi pena.


Ni lo cierto de los cargos presentados
Más parado en la mitad de mi condena.
¡Me arrepiento con la sangre de mis venas!

No le escribo por clemencia Señor Juez.


Ni pretendo con mis versos conmover.
Presto estoy a completar la prescripción.
Hasta al fin poder lograr la redención.
Dr. Jorge González-Hernández 28
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Mi maestra soledad
Nadie como tú, me conoces.
Nadie como yo, te conozco.

Vicio y virtud llevo a cuestas,


cuando traspaso tu puerta,
Pero de frente a tu runa,
el bien y el mal importunan.

Cuando a tu rostro me enfrento,


todas mis máscaras dejo.
Y aún vulnerable y desnudo,
no necesito de escudos.

Embelezado te admiro,
hasta que el miedo ha partido.
Después de un día contigo,
se hace más claro el camino.

Nadie como tú, me conoces.


Nadie como yo, te conozco.

Ansiedad

Anoche casi no dormí.


La ansiedad de oírte,
la emoción de verte
no se alejaban de mí.

Saliendo de madrugada
anduve largos caminos
cruzando bosques y ríos
hasta encontrar tu morada.

Ahora en la inmensidad
del silencio misterioso
contemplo tu rostro hermoso
y te bendigo soledad.
Dr. Jorge González-Hernández 29
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Cuatro musas
Cuatro musas me acompañan,
a todas ellas me debo
pero a ninguna me entrego.
"Inocencia", la menor,
con sus ojos asustados
observando alrededor.
"Sabiduría" es la mayor,
con su libro abierto al mundo
y un semblante admirador.
De "Templanza" no me olvido,
con ademán comprensivo
siempre entiende lo que digo.
Y sin mirarme siquiera
mas atrayendo atención,
la más bella es la "Pasión".

Me cautivas soledad

Desde siempre me acompañas


sin pedir a cambio nada,
escuchando mis temores
y también mis desamores.

Misteriosa y comprensiva
tu silencio me cautiva,
si tomaras forma un día
de tu cuerpo bebería.
Dr. Jorge González-Hernández 30
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

No hay vuelta atrás


Amigos míos,
lo que viene, viene
y no hay vuelta atrás.

Ni la infame ignominia
detenerlo podrá.
La perversa traición
no lo demorará.
La tortura y la muerte
azuzarlo será.

Lo que viene, viene


y no hay vuelta atrás.

Por pequeños pedruscos


no debemos llorar.
Por gigantes peñones
nunca más desmayar.
La amenaza embustera
no nos va a amedrentar.

Hermanos míos,
lo que viene, viene

y no hay vuelta atrás.

Cuando vuelvas

Cuando vuelvas del desierto


como regalo te pido,
una estrella que me alumbre
y el silencio que me calme.

Cuando vuelvas del pasado,


en tu valija de viaje,
tráeme un lirio encendido
y la paz que has alcanzado.
Dr. Jorge González-Hernández 31
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Mente y naturaleza

Viento entre los árboles,


música celestial.
Agua entre las piedras,
sinfonía angelical.
Pájaros trinando,
himnos de felicidad.
Fantasías soñadoras,
no me abandonéis jamás.

Materia
No me atrapes en tus redes
mujer lujuriosa y hermosa.
Te admiro y te temo,
te rechazo y te deseo.

¿Cuántos peces en tus hilos se retuercen?


Apiádate de mí, diosa del ocaso.
Déjame seguir nadando
en el mar de mis sueños.

El buscador

Largas horas meditaste


A los sabios preguntaste
Leíste a los pensadores
Rezaste a los fundadores

Cómo Diógenes viviste


Danzaste junto a Dionisio
La bella Venus besaste
A Safo versos creaste

Hasta que al fin buscador


En tu lecho sepulcral
Lograste alcanzar la paz
y el dolor aniquilar
Dr. Jorge González-Hernández 32
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Aquiles

Tal como un día a tu madre con sus dardos dirigidos,


contó el profeta Calcante, al talón desprevenido.
reniego una vida larga,
sin leyenda y sin historia, ¿Será glorioso morir,
y escojo la muerte heroica, de un proyectil traicionero,
vestida de eterna gloria. por una causa embustera?

Tardío el tiempo devino, Cuando volviste del Hades


Aquiles hombre divino. a visitar al viajero
¿Qué fue de Troya y su arcano, al oído le cantaste
en manos del justo Príamo? la verdad de tu destierro:
¿Qué fue de Helena la
hermosa, “¡Oh! Ulises valeroso,
con su virtud amorosa? escucha el sabio consejo,
del que muerto en lid honrosa
Sólo diviso a tu rey, en el valle se esclerosa”.
Agamenón le llamaban,
el que en su vientre abultado, “Vuelve a tu isla añorada,
oro y codicia guardaba. salva a tu gente humillada,
Y de frente, no al gran Héctor, dale un abrazo a tu hijo,
que fuera digno oponente, besa en la frente a tu esposa
sino a millares de Paris, y verás que es más valiosa
vanidosos e indolentes, la salvación silenciosa”.
Dr. Jorge González-Hernández 33
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

El guerrero sin respuesta


(mayo 2008)

El mal asola la dulce tierra, En duro ejercicio se ha tornado


que un día nuestro abuelo la vida del guerrero acantonado.
conquistó. Cambiando la dulzura de su
Implacable el enemigo se amada
aproxima al áspero mandato del sargento.
y amenaza a nuestros hijos con Se entiende que en la férrea
lascivia. disciplina
se juega la batalla decisiva.
Hay que levantar la lanza
y construir escudos. Preparado está el guerrero
Hay que endurecer el brazo para el combate final.
y preparar la sangre. No siente angustia ni miedo
sólo se mira perplejo.
Doctores, comerciantes y Piensa en su esposa lejana,
poetas en sus hijos desvalidos,
responden por igual a la retreta. en sus padres, sus amigos
Y el padre de la rústica familia y en sus poemas perdidos.
se trueca en buen soldado por
sus vidas. Diestro el médico en su arte
contra el dolor y la muerte.
No queda otra elección ante el Deberá también luchar
infame. y al humano aniquilar.
O hallar heroica muerte en la ¿Qué sentido tiene todo?
batalla. Orando a Dios se pregunta.
O ver a nuestra estirpe liberada. La plegaria se extravía
entre motores y gritos.
Dr. Jorge González-Hernández 34
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Violeta Parra

Violeta sabia y sencilla


ejemplo de esta tierra sin igual.
Tu legado de pasión y humanidad
a tus hijos nutrirá una eternidad.

Le cantaste a la gente de mi pueblo,


a la vida, a la muerte y al dolor.
Le cantaste a lo mundano y lo divino,
al olvido, a la belleza y al rencor.

Derrochaste valor y compromiso


recitando a campesinos y mineros.
Tu canto, tu mirada y tus acordes,
fueron bálsamo a la herida de los pobres.

El orgullo de pisar tu misma tierra


y mirar tu cordillera que cautiva
sólo puede equipararse a la emoción
de sentir tu mismo amor y decepción.

Mensaje de mi amigo Pablo*

De los confines de la muerte a visitarte vengo


sin manos, sin lengua, sin ojos, sin dolor.
Vengo a contarte que este mundo es poesía
mientras que el mío es silencio y vacío.
Que la nada se viste de hombre para sentir
y que el hombre sin memoria, no quiere sufrir.
Vengo a invitarte amigo Jorge, a vivir.
*
Se refiere al poeta Pablo Neruda
Dr. Jorge González-Hernández 35
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

A nuestros héroes

Los cañones ya se habían enfriado


y los sables en sus vainas enfundado.
De la sangre duramente derramada,
sólo un cálido recuerdo nos quedaba.

El invasor reanimado en su maldad


volvió ofreciéndonos a todos libertad.
Con misiles de consumo e ignorancia,
nos impuso nuevamente su arrogancia.

El ideal en metal fue trastocado


y la cultura en comercio despiadado.
Nuestro pueblo una vez más adormilado
volvió a vivir al duro yugo encadenado.

¿Dónde están nuestros héroes gloriosos?


¿Es que acaso todos yacen enterrados?
¿Alguna vez despertaremos del engaño?
¿O seguiremos siendo parte del rebaño?

La redención de Tristán*
En singular combate se ha trenzado
Tristán, guerrero de la mente ilusionado.
Los sentidos y las manos amputadas
que otrora blandieran sus espadas
anuladas por la química implacable
ya no prestan el auxilio deseable.

De pié sobre una tierra inexistente,


se enfrenta a sí mismo penitente.
Con dolor, con cansancio y con rudeza,
logrando doblegar naturaleza,
libera su espíritu encantado
a la misión que la vida ha encomendado.
Dr. Jorge González-Hernández 36
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

¡Victoria!, se escucha, ¡Victoria!,


pronto será parte de la historia.
Perplejo ve sus manos renacer
sus ojos lograrán de nuevo ver,
y al sentir pisar la tierra con sus pies
va camino nuevamente hacia su ser.
*
Tristán: guerrero mítico nórdico, que al beber el filtro mágico de Isolda, cae en el hechizo del
amor, el que los lleva finalmente hasta la muerte. En el poema Tristán logra superar el hechizo,
redimiéndose.

Nancy Likanlewful*
No es de oro tu palacio
ni de mármol tus columnas
mas la tierra te protege
como hija preferida.

Ya no cantan los queltehues


ya no corre el río limpio.
Dónde estás hermana mía
ven a alumbrar mi camino.
*
Sencilla tumba de tierra, adornada de hermosas flores, en el cementerio de Temuco.
Likanlewful: piedra viva en el río (mapuche).

Tres gaviotas

Tres gaviotas me acompañan


cuando en mi barca navego
¿voy guiando su camino
o ellas dirigen el mío?

Revoloteando en la proa
con placer las puedo ver
y con algo de conciencia
ayudarlas a crecer.

Tres gaviotas me persiguen


Dr. Jorge González-Hernández 37
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

cual si fuera yo su rey


y mientras vuelan me piden
aprender a ver la ley.

¿De qué ley me están hablando?


¿La debiera conocer?
Mientras sigo navegando
busco dentro de mi ser.

Paulita

El día en que tú naciste.


Del cielo cayó una estrella.
Cuya luz está guardada.
En el fondo de tu alma.

Cada vez que tengas miedo.


O la pena esté contigo.
Sólo tienes que pedirlo.
Y alumbrará tu camino.

Sueño
(abril 2008)

¿En qué punto


fue que llegamos
a desconocernos?

Como un sueño
deseado y olvidado
te borraste de mi mente.

Y ahora no existes.
Nunca exististe.
Dr. Jorge González-Hernández 38
© Derechos reservados. Registro Propiedad Intelectual Nº 169056
http://memoriza.com/poemas.htm

Noche

Estrella fugaz.
Surcando el firmamento dolorosa.
Eres como su alma.
Ingenua, sencilla y luminosa.

Senda
Único camino posible.
Te sigo con fervor.
A veces con olivos.
A veces con dolor.

Platón
Amar no es poseer,
porque en poseer
está el olvido.
Amar es añorar
su pureza original
imposible de plasmar.

Related Interests