1

El exilio del retorno / Nicolás Hochman ... [et.al.] ; compilado por Nicolás Hochman. - 1a ed. San Fernando : Heterónimos, 2012. E-Book. ISBN 978-987-28115-0-1 1. Exiliados. 2. Migración Forzada. I. Hochman, Nicolás II. Hochman, Nicolás , comp. CDD 305.906 94 Fecha de catalogación: 16/05/2012 Ilustración de tapa: Fernando Halcón fernanrhilrt@gmail.com

Copyleft Esta edición se realiza bajo licencia de uso creativo compartido o Creative Commons. Está permitida la copia, distribución, exhibición y utilización de la obra bajo las siguientes condiciones: Atribución: se debe mencionar la fuente (título de la obra, autores, editorial, ciudad, año). No comercial: no se permite la utilización de esta obra con fines comerciales. Mantener estas condiciones para obras derivadas: sólo está autorizado el uso parcial de esta obra para la creación de obras derivadas siempre que estas condiciones de licencia se mantengan para la obra resultante.

2

Índice

3

Prólogo Irse “dibaxu de la lengua: Gelman en sefardí” Pablo Gasparini “La experiencia del exilio en la literatura argentina reciente. Laura Alcoba y las marcas textuales del desplazamiento” Adriana Badagnani “Exilios, revolución e identidad: la autobiografía de Richard Krebs” Carlos Fernando Hudson “Figuraciones del exilio en la obra de Camilo Blajaquis” Lucía Soledad Gandolfi “Controversia para el examen del exilio argentino” Pablo Ponza “El lugar del exilio en el Partido Comunista Argentino durante la última dictadura militar” Natalia Laura Casola “Descolocamiento” Luis Ángel Gonzo

6 10

11

31

61

82

96

124

151

Volver “OOtpakov” Álvaro Couso

160

161

4

“El regreso: ¿utopía o realidad? Una problemática acuciante de las víctimas de la espera” Marcela Crespo Buiturón “La grotesca escritura del exilio. Osvaldo Soriano, entre el afuera y el retorno” Nicolás Hochman “No habla/no lugar: la desterritorialización del lenguaje en Gris de ausencia, de Roberto Cossa” Gabriela Urrutibehety “Exilio, militancia y retorno a partir de una experiencia trotskista. La construcción política del Partido Socialista de los Trabajadores (PST) entre 1976 y 1982” Martín Mangiantini “Tensiones en la migración política de retorno. Las organizaciones civiles de solidaridad con los retornados del exilio argentino (1983-1988)” María Soledad Lastra Sobre los autores

167

187

209

221

250 283

5

Prólogo 6 .

su futuro y. muchos vuelven. adaptado al nuevo espacio o permanentemente insatisfecho. la percepción de su propio pasado. Por supuesto. percepciones median circunstancia. Tal vez sólo comparable a otra instancia tanto o más difícil: el retorno. compleja. una de las experiencias más profundas y difíciles de encasillar por las que pueda pasar una persona. Por el contrario. porque el exiliado mismo cambia permanentemente. 7 . ¿Pero funciona de ese modo realmente? ¿Puede un sujeto retornar. marca permanentes contradicciones no excluyentes. desgarradora. probablemente. en el exilio del retorno. porque ese río fluye. dramática. en la mayoría de las ocasiones. donde las percepciones del sujeto deben adaptarse otra vez a un panorama que tiene tanto de paradisíaco sensaciones como y de desolador. La experiencia suele ser traumática. De los que se van.Está claro: exiliarse nunca fue fácil para nadie. lo complejo de la condición humana hace que ese exilio no sea. un mecanismo binario en el que el sujeto sólo puede estar bien o mal. una situación límite. la experiencia se vuelve no-binaria. que con todas esa las emociones. en un nuevo exilio. Nuevamente. feliz o deprimido. terminan condicionando su presente. como otro es él también. porque la tierra. las ideas que abandona son también otras. El exilio es. por otra parte): el exiliado no se baña dos veces en el mismo río. el inconsciente. aunque contingentes. lo subjetivo. El retorno del exilio se convierte. las personas. Heráclito expuso la condena que implica el movimiento (inevitable. así. que fuerzan al exiliado a enfrentarse cada día a una sumatoria de vivencias que. también. verdaderamente? En algún punto.

filosofía. qué deseará. que en definitiva son las dos instancias estructurales del asunto. claro. las hipótesis. Por el contrario. cuando vuelve. de sus consecuencias. psicoanálisis. porque los investigadores lo miramos en paralaje. optamos por no pretender una línea teórica que cohesionara los textos. El exilio del retorno está dividido en dos partes. con la creencia de que esa heteronomía es fundamental y necesaria para poder 8 . Y es a partir de eso que fuimos articulando el libro. qué sentirá. el factor común a todo lo que ocurre dentro suyo: irse y volver. El sujeto sabe que vuelve. porque nunca es uno. en todo caso. sociología. pero. pero el exilio se nos escurre entre las manos (entre los recursos metodológicos. de sus características tan disímiles. cuáles serán sus reacciones y las de su entorno. qué temerá. o dicen más. las teorías. porque nunca es igual. qué bromas le gastará su inconsciente. letras. El objetivo al armar esta antología es tan simple como inalcanzable: mirar el exilio en perspectiva. nuestra convocatoria fue clara desde el comienzo: buscamos autores que miraran desde diferentes áreas de estudio: historia. Como corresponde a esta mirada del estudio del exilio. pero no puede saber qué es lo que lo espera. porque los sujetos no son materiales de laboratorio que reaccionen impasibles a la palabra. cine. sin llegar jamás a descubrirlo por completo. las ideas). o menos. Y. jamás se dejan encasillar de una manera en que a nosotros nos resulte cómoda y pragmática. porque mutan y no dicen lo que dicen. Sabemos que queremos estudiarlo y comprenderlo. tratar de entender algo de su funcionamiento.intrincada.

Nicolás Hochman Director de Grupo Heterónimos Marzo de 2012 9 . meras suposiciones de lo que el exilio significa en sus tan variadas y asimétricas formas. Un notodo epistemológico desde el cual nos paramos frente a la investigación.continuar haciendo aportes a este tipo de investigaciones. con hipótesis y sospechas indiciarias.

Irse 10 .

a partir de otros proyectos estéticos del autor y de la pregunta por el posible lugar o valor de la palabra poética–entrevista fundamentalmente en su aspecto lingüístico– en un contexto de exilio y pérdida. un libro de Juan Gelman que reúne poemas en sefardí junto a su correspondiente traducción al castellano. Palabras llave: Sefardí – Exilio – Gelman. stressing aspects related to others esthetical projects of this author and the question for the value of the poetic word – 11 . a book by Juan Gelman that collects poems in Sephardi and its translation into Spanish.dibaxu de la lengua: Gelman en sefardí Pablo Gasparini Resumen Este artículo propone una lectura de dibaxu. Abstract This article poses a reading of dibaxu.

sin embargo. por sus marcas de localismo. del peruano César Vallejo. la poesía de Juan Gelman se ha venido afianzando desde finales de la década de ‘60 hasta constituirse en una de las experiencias poéticas argentinas más reconocidas internacionalmente. Key words: Exile – Sephardi – Gelman. de trazar un recorrido de la vasta poesía de Gelman. sino que quizás sea el poeta argentino vivo más premiado. la impronta. habitar. con sus gestos de humor y su concupiscencia con el habla popular.specially through the examination of its linguistic dimension– in a context characterized by the exile. Remisa a la procacidad de las vanguardias pero refractaria también a todo tipo de reacción romántica. de hecho. No trataremos aquí. 1 Difícil de encasillar plenamente en alguna corriente. la huella abierta por González Tuñón. Se 12 . proteica y secreta. sino marcar más bien el viraje de tono que significa la nota incluida en su libro Carta Abierta (1980). su osadía gramatical y su visceral cotidianeidad. Y. Gelman. en un ámbito más amplio. no sería desacertado atisbar en las diversas inflexiones de esta poesía. la poesía de Gelman ha sabido jugar con cierto lirismo barrial. no sólo ha sido traducido a varios idiomas.

Mucho se ha escrito sobre el exilio. debido a su militancia en la organización guerrillera Montoneros. En 1998 Gelman descubre que aquel “hijo de ambos”. fue y es rigurosamente cumplido. el hijo de ambos nació y murió en el campo de concentración. fueron secuestrados en buenos aires por un comando militar. habló de “los ausentes para siempre”. como si pudiera escribirse sin operar ningún tipo de desplazamiento o ambigüedad.trata de una nota documental. Estamos frente a lo crudeza de lo real: el 26 de agosto de 1976 mi hijo marcelo ariel y su mujer claudia. quizás encontró a esta ciudad muy lejos de aquella que había dejado trece años antes. nunca los daré por muertos. hasta que no vea sus cadáveres o a sus asesinos. Su demorado regreso a Buenos Aires. en 1975. encinta. 1988: 23) Quien haya seguido la biografía de Gelman sabe que esta nota. por otro 13 lado. quizás sea paradigmática de cierta posición ética y política “América Latina: exilio y literatura”. y sobre las imbricaciones del exilio con la vocación literaria en América Latina. en 1988. (Gelman. como en decenas de miles de otros casos. violenta y crudamente referencial. una niña. la dictadura militar nunca reconoció oficialmente a estos “desaparecidos”. había nacido con vida y tras embates con las fuerzas militares y políticas del Uruguay en 2000 consigue encontrar a su nieta y reunirse con ella. Gelman hoy vive en México. el célebre ensayo de Julio Cortázar quien. prologará en 1981 . o más bien el mandato que allí se establece para aquel que la escribió. En esa rica reflexión.

la palabra poética no será (plenamente) refugio frente al desastre. como prueba de la necesidad de la palabra poética (se escribe por necesidad o vanidad. la escritura de Gelman posterior a su tragedia 14 . pues para eso. ¿Qué tipo de coraje o convicción debe tenerse para. es lo que dibaxu (substrato esencial) parece mostrarnos. tal vez. el proyecto de dibaxu. para lo político. se rescatará menos la solidez de esa discursividad que un gesto: Gelman siguió y sigue escribiendo poesía. resumía Parra en una entrevista reciente. resto de algo que se ha quemado y quizás acrisolado. No. vale la referencialidad (su ilusión o simulacro) con la que la palabra juega dentro del ejido de la polis y de sus férreas instituciones (pensemos aquí en el militante Gelman de las crónicas periodísticas). Para los fines de este breve trabajo que intentará proponer una lectura de dibaxu (escrito de 1983 a 1985). seguir apostando a la palabra poética? Creo que en el espacio que abre esa pregunta puede inscribirse. una antología de los primeros poemarios de Gelman. 2 Porque hay ese gesto de seguir poetizando. Tampoco denuncia. frente a lo terrible. entre otros.Interrupciones I (1988). En todo caso. de hacer –en la propia Carta abierta– poesía para ese hijo desaparecido y porque. 2011). que la palabra poética es lo único que queda cuando todo (“todo” lo simbólico) ha sido calcinado. Pellegrino.

pero también como una incidencia. titulado “Yo también escribo cuentos”: “había una vez un poeta portugués / tenía cuatro poetas adentro y vivía muy preocupado / trabajaba en la administración pública y dónde se vio que un empleado público de portugal gane para alimentar cuatro bocas” (Gelman. el juego de heterónimos de Hacia el Sur (1982) puede leerse como un proyecto de desmarque del nombre propio a través del cual decirse como si se hubiera quedado allí. Gelman se encubre bajo los nombres del inglés John Wendell. en las ficticias “traducciones” de la década del 60. todos de la segunda mitad de la década del 1 Citamos un trecho de este poema. II y III. Así. del japonés Yamanokuchi Ando y del norteamericano Sydney West para erigirse como traductor de originales inexistentes.familiar recupera y ahonda búsquedas anteriores. sea la de la traducción) se constituye así en un juego que se reabre en la poesía que escribe durante su exilio territorial y no sólo trasluce la permanencia y resignificación de cierta inquietudes y búsquedas estéticas sino también. Por cierto. en lo que respecta a la posición del poeta ´60. como insistimos. 15 . de las experiencias de sus libros Traducciones I. el 1 como mediador. 1994: 184). en el violento sur. Dar o decir su voz bajo la impronta de una explícita alteridad (sea la del heterónimo. Heterónimos de Gelman. Grecco y Galván erigen un homenaje al portugués Fernando Pessoa a quien se le dedica un gracioso y cariñoso poema . desaparecido en 1978. y no en el exilio. De la misma manera. quien a su vez es el responsable de la recuperación de los textos de Grecco. los poemas de Hacia el sur pertenecerían a Julio Grecco (un poeta caído en la lucha armada en 1976) y a José Galván.

podría ser el poema I de Traducciones II. En Com/posiciones (1983-1984) Gelman presenta traducciones de diversos poetas judíos de la antigüedad. a su vez. llegando en ocasiones a sacar provecho del poder relacional y de la extrañeza lingüística generadas por las fintas y operatorias de la traducción . / ratas cureñas trofeos tornillos / muertos y perfectos abundan / en su cama cuando ella despierta / incómoda por tantos objetos caídos de / un infierno que procuró desalojar / volviendo a entrar una y otra vez / sacando cambiando monstruos muebles matrimonios / diversos terribles tibios” (Gelman. del esfuerzo por pasar cierta lógica de la lengua japonesa a la española: “pelear con la palabra se puede pero / no con mujer de sueño feo donde / ella dobla cabeza / como el cisne para dormir.gesto de no hacer claudicar precisamente eso. 1994: 92-93). el juego estético. por ejemplo cuando titula “Canción de protesta” al anafórico poema de Abba Yose Ben Hanin: guárdame/ guárdame de la casa de Boeto/ guárdame de sus palos/ guárdame de la casa de Katro/ guárdame de sus puños/ guárdame de la casa de Hanin/ 2 2 Un ejemplo de este juego con la emergencia de la alteridad lingüística inherente a la práctica de la traducción. Los poemas de Yamanokuchi Ando (1968) donde los versos en español obedecen a una hiperbólica lógica paratáctica advenida. Su intervención no busca ocultarse y se delata en la decisión de no presentar los textos originales y de titularlos de manera alusivamente contemporánea. será. aparentemente. 16 . frente a las demandas de la tragedia histórica y familiar. muchos de ellos de origen sefardí. Hacer de la voz del poeta la voz de un traductor. un camino recurrente durante su exilio.

en el “escolio” que precede los poemas de dibaxu. 1994: 199) Considerando que Com/posiciones es contemporáneo a la escritura de dibaxu. Gelman traza algunos posibles senderos para su poesía y declara: “estos poemas sobre todo son la culminación o más bien el desemboque de Citas y Comentarios.guárdame de sus calumnias/ guárdame de la casa de Ismael/ guárdame de su infamia/ porque ellos son los Sumos Sacerdotes/ sus hijos son los tesoreros/ sus yernos son los síndicos/ y sus esclavos vienen y nos pegan con una estaca/ (Gelman. De hecho. dos libros que compuse en pleno exilio. Sobre este último aspecto (el lingüístico). y cuyos textos dialogan con el castellano del siglo XVI” (Gelman. una serie de poemas escritos en sefardí con su correspondiente traducción al español. en los dos libros citados son frecuentes las referencias a San Juan de la Cruz y Santa Teresa tanto en la retórica amatoria que los ciñe como en eventuales trazos arcaizantes de la lengua (sorprendentemente combinados con un voseo de matices porteños y tangueros): CITA VI (santa teresa) alma que resollás en la mitad 17 . se vislumbra aquí un proyecto en el que cristalizan la traducción como poética y la indagación en cierta zona histórico-cultural y lingüística. 2010: 9). en 1978 y 1979.

del pensamiento/ de la vida/ como caballo que corrés/ ¿dónde está el pienso para parar tus patas locas?/ ¿ansia de derramar grandísimo el amor para que duerma envuelta la esposica que tiembla al alba contra la solombra de tu meditación?/ ¿flores que olés en el manzano del amor crecido donde mis almas varias se perdieron para que almés mi desasido rostro con ella abierta en la mitad de sí/ hermosura de vos como oraciones donde madruga en pena mi callar? (Gelman. Y en el ya citado “escolio” de dibaxu agrega Gelman: “Como si buscar el sustrato de ese castellano. las más profundas y exiliadas de la lengua. ya que el sefardí “pone de manifiesto cierto recorrido ‘histórico’ de la lengua (…) hace más legible el español de las Crónicas de Indias. 2010: 9). 1988: 278) Foffani (1995). hubiera sido mi obsesión. 1995: 186). el español de Santa teresa. una común indagación en la lengua española del siglo XVI. encuentra en este trabajo con los místicos españoles y con el sefardí. el español de San Juan de la Cruz” (Foffani. sustrato a su vez del nuestro. coincidiendo con las afirmaciones de Gelman. Como si la soledad extrema del exilio me empujara a buscar raíces en la lengua. 18 . Yo tampoco me lo explico” (Gelman.

el terreno o capa que ha quedado abajo. judío de Praga exiliado en Brasil durante la segunda guerra. Encontrar el sustrato. con la condición diaspórica de la zona histórico-cultural que. 2007: 221-236). dibaxu diríamos. como si se tratara de un gran y continuo movimiento tectónico. el sustrato es también la sustancia última o ser de las cosas y. una vivencia de bodenlos (como titula a su singular autobiografía) que supone para este políglota el angostamiento de las apariencias. prefiere ser algo lateral: “Escribí los 19 . la desacralización de los hábitos de la patria y la ganancia de una posición extralingüística que si bien puede ser rica intelectualmente condena en lo existencial a un “juego del suicidio constante”. es entonces buscar hacer pie. el exilio. en su “escolio”. Sobre el peso de las referencias lingüísticoculturales a Sefarad (término hebreo para referirse a España). define curiosamente como una vivencia de falta de suelo o fundamento. de otra. que Vilém Flusser.Término tradicionalmente utilizado por la lingüística para referirse a la permanencia de ciertos rasgos fonéticos o gramaticales de una lengua en otra que se ha sobreimpuesto a su territorio. intentar afirmarse durante esa experiencia. con otros desplazamientos. Gelman. de forma central en dibaxu. a un flotar (“pairar” dice Flusser en su osado portugués) entre diversas lenguas y culturas (Flusser. no obstante. El flashback diacrónico que la poesía de Gelman escrita durante su exilio propone en diversos libros puede entonces entenderse como la búsqueda de un fundamento que lo depara. en geología. es aquí convocada.

Descendiente de inmigrantes ucranianos. la poesía”. aunque sea precisamente en Carta a mi madre (libro que escribe con motivo del fallecimiento de ésta en Argentina mientras él continuaba en el exterior) donde esa ascendencia se dice mediante la evocación del relato familiar de un pogrom en Odessa: ¿por qué de todos tus rostros vivos recuerdo con tanta precisión únicamente una fotografía?/ Odessa. Soy de origen judío. 1915. de alguna manera. remata Gelman en su “escolio” como si calcinar. podríamos arriesgar que esta referencia al fuego destructor retorna. 2010: 9).poemas de dibaxu en sefardí. 1994: 33) Si bien como señala el propio Gelman sería forzado una lectura de dibaxu en el sentido de recuperar una raíz identitaria personal relacionada a lo judío. en algunos poemas de este libro (ver VII y VIII) y. en la idea de encontrar aquel sustrato esencial por calcinación. no hay de comer/ pero a tus mejillas habían subido dos manzanas (así me lo dijiste) (árbol del hambre que da frutas)/ esas manzanas ¿tenían rojos del fuego del pogrom que te tocaba?/ ¿a los 5 años?/ ¿tu madre sacando de la casa en llamas a varios hermanitos?/ ¿y muerta tu hermanita?/ ¿con todo eso/ por todo eso/contra/ me querés?/ ¿me pedías que fuera tu hermanita? (Gelman. principalmente. “Quizás este libro apenas sea una reflexión sobre el lenguaje desde su lugar más calcinado. estudiás medicina. pero no sefardí” (Gelman. Gelman no reclama para sí su ascendencia judía. tenés 18 años. lexicográficamente “reducir a cal viva los minerales 20 . de 1983 a 1985.

al igual que en la base de toda identidad. está dado por el otro.calcáreos”. de incineración y volatilización por el cual pudiera asomar el fundamento (lingüístico y existencial) que es la propia poesía. cierto fundamento de la lengua española. pudiera entenderse como un proceso de angostamiento o reducción. Pero lo que dejará ver este fuego no es sólo la constatación que. novelista en francés y poeta en sefardí del que se dirá también. según Freud. Freud (1988: 3246). que su poesía es “diáfana como un fuego” (Gelman. Y no sólo lo otro que podría representar el judío sefardí. apoyándose. 3 Búsqueda de un suelo o fundamento lingüístico por calcinación. entre otras fuentes. en Eduard Meyer (Die Mosessagen und die Leviten) sostiene esta hipótesis que explicaría. valga la recurrencia. por otro lado. al hecho de estar hablando una 21 . un egipcio que mal hablaba la lengua hebrea ) sino también que este 3 3 En Moisés y la religión monoteísta. como lo sugiere Freud. el lugar de Aarón como traductor de las palabras de Moisés (recordemos que. expulsado de la península el mismo año de la aparición imperial de la Gramática de Nebrija. el sustrato o fundamento es siempre extranjero (como Moisés. según el entendimiento tradicional. 2010: 7). sino también el otro que es (como leemos en la dedicatoria del libro) “la poesía de Clarisse Nikoïdski”. Moisés tiene dificultades de habla debido a su tartamudez y no. dibaxu parece decir que ese fundamento.

com relação às comunidades do oriente: 1) A classe rabínica e letrada. Gelman retoma y retrabaja así sus proyectos anteriores y ahora. se habría consagrado a la traducción ritual del texto hebreo. judió. 2006: 69-80). priorizando los aspectos culturales y políticos de esa lectura (ver Said. jidió. ¿Surge el sefardí de Gelman de ese ladino “lengua calco” en el decir de Romero? ¿Lo reinventa a partir de sus propias traducciones de poetas sefardíes reunidas en Com/posiciones? ¿En qué sefardí. o que dificulta uma sistematização mais objetiva dessa língua. según Romero (1992). espanyoliko)? ¿En el de un ilustrado rabino? ¿En el de un acaudalado comerciante que estudió en escuelas francesas? ¿En el del entreverado turco-balcánico sefardí del pueblo? ¿En el de las aisladas y remurmurantes mujeres? 4 lengua extranjera). Benjamin. 1923: 144).fundamento sólo puede decirse en traducción. Edward Said retomará la cuestión en Freud y los no europeos. Dias-Mas (1997) relaciona cinco grandes grupos sócios. de aquella que siguiendo. entretanto. sexo. 4 Sigo aquí las observaciones de Castro Míguez (2003): “É importante ressaltar. en dibaxu. que constituía a camada culta 22 . grau de instrução e nível social determinavam diversos níveis de língua. según Walter Benjamin. profissão. especialmente nacida de las operación de la traducción. lengua del exilio masivo y de la dispersión (toda una analogía autobiográfica e histórica) y lengua también. desde la propia dinámica del sefardí. jaketía)? ¿En el del Oriente mediterráneo (ladino. judezmo. al final. el ideal de esta práctica (“la versión interlineal de los textos sagrados es la imagen primigenia o ideal de toda traducción”. Idade. nos habla Gelman? ¿En el del norte de África (judeo-español. que nem todos os judeus de uma mesma época e de um mesmo lugar falavam da mesma maneira.

2003: 37-38). sem chegar ao uso abundante que deles faziam as classes médias e baixas. principalmente devido a seu apego aos romances. recebiam escassa instrução. podríamos decir: hablarás como hablas. cuja fala apresentava uma maior presença de elementos hebraicos. Sua fala também estava povoada de elementos turco-balcânicos. de caráter mais tradicional” (Castro Míguez. nas quais se ensinava uma língua europeia (francês. e eram depositarias da cultura tradicional oral. embora não constituíssem uma classe social. Geralmente. 4) Os sefaradim ocidentalizados ou franqueados do Oriente. a língua 23 . viajavam à Europa e se dedicavam às profissões liberais. Em sua fala. material y discursiva de la lengua. principalmente.En algo esta pregunta (¿en qué sefardí nos habla Gelman?) evoca la que se hace cualquier estudiante de una lengua sentida como “extranjera”: ¿cómo (quién o qué) debo hablar? Y. cujo grau de instrução era alto. enrugavam um grande número de elementos turco-balcânicos em sua fala. os elementos hebraicos e turco-balcânicos quase desapareciam por completo. viviam numa sociedade que as obrigava a um maior grau de reclusão e isolamento. alemão ou inglês).as escolas francesas e italianas. De esta manera: “Se a língua imaginária é a que os analistas fixam na sua sistematização. para dialogar con las ya clásicas categorías de Orlandi. 5 Aludo aquí a los conceptos de “lengua imaginaria” y “lengua fluida” propuestos por la lingüista brasileña Eni Puccinelli Orlandi. 5) As mulheres. Frequentavam as escolas ‘francas’. canções e refrãos. italiano. mas também conservavam as características mais arcaicas do judeu-espanhol. dando lugar a todo tipo de empréstimos e calços do francês e do italiano. cuja cultura já não era tão tradicional. 2) A classe alta ou médio-alta. Por lengua imaginaria entendemos determinada sistematización gramatical/política del fenómeno lingüístico (generalmente dado al establecimiento de una referencialidad escolar y nacional). cujo trabalho as obrigava a estar em contato com seus vizinhos não judeus. esa fluidez que no está fuera del control al que quieras (o quieran) someterte . 3) As classes média e baixa. apresentavam um maior número de turquismos. en la fluidez de tu lengua. que. 5 tradicional da população. e que frequentavam –ou enviavam seus filhos. constituída de prósperos comerciantes ou grandes banqueiros. y por lengua fluida la forma inmanente.

como lo intuye Jorge Monteleone en una reseña de dibaxu. 1995: 189. no olvidemos la “ladinez” con la que Gelman nos los presenta. tu deseo) y en la de tus posibilidades (que son tu cuerpo. apud Foffani. pero el sustrato era extranjero y siquiera allí había permanecido. en el mejor de los casos. nota 7). para determinado proyecto estético: los poemas no están estrictamente en uno y otro lado de la página (en sefardí o en castellano) sino en esa zona suspendida. sagaz. 24 .Y.Hablarás. y sobre fluida é a que não pode ser contada no arcabouço dos sistemas e formulas. Pues no vienen solos. sus memorias. ¿a qué entonces la traducción? Si Steiner considera que el traductor no necesita traducir. la lengua de tu imaginario (que es. como lo recuerda Foffani (1995: 189). potencias e inhibiciones). El fuego calcinó hasta dejar visible el sustrato. arqueología imposible que deja la huella de una ausencia. taimado” dice el diccionario y también “quien habla más de una lengua”): si Gelman considera que la traducción no es necesaria (“Acompaño los textos en castellano actual no por desconfianza en la inteligencia del lector”. Ladino. 1988: 28). intermedia en el fluir de los tiempos que puede reunirse en la conciencia del poeta y la del lector” (Monteleone. Vienen pulcramente paralelos a su “versión” en un algo híbrido español contemporáneo. ladino (“astuto. pues él ya sabe la otra lengua. siempre se traduce para otro (Steiner. en fin.” (Orlandi. 1978: 35) o. en el caso de estos poemas. declara en el “escolio”).

Sobre esa ausencia creo que se construye el discurso amoroso tan bien leído en el artículo de Foffani que ya citamos. pois o que ele visa atingir é ‘a linguagem pura’ (die reine Sprache) ou a pura língua” (Derrida. nenhuma das línguas pode atingir. esa ausencia inherente al amor por la que el “otro” como objeto de la pasión es objeto de resistencia y de imposible o fugaz acaparamiento. instante algo místico (para Benjamin) que Derrida en Torres de Babel prefiere llamar “la pura lengua”. el amado sur. no entanto. posibilidad pura (todo lo contrario de la “lengua pura”) . Elas podem pretender atingi-lo. ‘o todo de suas visadas intencionais complementares’. Esse co-desdobramento em direção ao todo é um desdobramento. estamos en el entre de las lenguas. 25 6 . este discurso amoroso no es tan sólo y además un discurso sobre el exilio donde el “Tú” parece ocupar el lugar de la tierra (“Il trigu di tu ventre” se dice en el poema XVII y en el XI: “partindu di tu ladu/discuvro/il nuevu mundu/ di tu ladu) y dibaxu es también allá abajo. prima la “distancia que el sujeto que ama no puede salvar” (Foffani. e se lhe prometer. ese castellano 6 “Através de cada língua algo é visado que é o mesmo e que. separadamente. 1995: 198). pues en el YoTú que configuran estos poemas (a veces dados a un más bien anhelado “nosotros” y rodeados siempre de un “mundo” entre apaciguado y amenazante). a la par de todas estas evocaciones. sino que este discurso amoroso traza.esa huella finalmente “pairamos” diría Flusser. 2006: 66). apenas co-empregando ou co-desdobrando suas visadas intencionais. Así. el contorno de la ausencia de lengua o más bien el contorno de la ausencia de la mítica relación edénica o transparente con la lengua pues no hay lengua: al sefardí hay que inventarlo y al castellano. nos suspendemos.

precisamente ese “entre”. también “sul”: “sur” y “olvidar”). Cómo era aquello que dio combustión (a la lengua. debemos reconocer que leemos desde el castellano actual. también.porteño roído por el exilio. no parecen meras imaginaciones del lector. Y. Y. en 26 . Que cada cual lo invente como quiera. creo. ¿no nos trae acaso la palabra en castellano “silbido”? Qué cosa. tal vez. Y su sustantivo. El segundo párrafo del poema XXIV. Y la clave de la invención (podríamos decir también la clave de la “creación”) es. a la patria y a los seres amados que ya no están). Acaso el sefardí “sulvidar” del poema XXIX no evoca el castellano “olvidar” (y en mi caso. habitado también por el portugués. presente en el poema XXVI. a no ser que seamos expertos estudiosos del sefardí (no es el caso de quien aquí escribe). 4 Eso es lo que nos deja el fuego: nada. dice precisamente “pondri mi spantu londji/ dibaxu dil pasadu/” y el poema XXVI. “sulvido”. Podemos inventar. la necesidad de pensar cómo era lo que fue quemado o calcinado (allí está el coraje –diríamos para volver a la pregunta que dio inicio a este trabajo– de Gelman). entre ambos textos. que es nuestra contemporaneidad lingüística la que habitará en la lectura de estos poemas en sefardí. aquel que evoca “olvidar” y “sur”. crear estos poemas. el espacio (no escrito) que “paira”. como el espíritu de dios.

La traducción “corrige” los “malentendidos” que podría provocar nuestra lectura del sefardí desde el castellano actual. el alemán. continua con los siguientes versos: agora pinsu qui un paxaricu in tu boz arrastra la caza dil otonio/ Hay aquí algo vallejiano. otra vez. sabemos que “sulvidar” es tan sólo “olvidar”. al menos en aquel hallar en ciertos vocablos extranjeros –en Vallejo geográficamente lejanos: el lituano. Sobre la intraducibilidad de la poesía. sin aires de “sur” ni de “silbido”. valga aquí notar que la traducción al castellano mata muchas de las evocaciones que el sefardí leído o dicho desde otras lenguas (esta ilusión de sefardí diaspórico) podría suscitar e. mediante la traducción. Pongamos por caso dos versos del poema XXII que parecen hacer del vientre (amado) un elemento que conforma cierto orden o cosmogonía 8 7 En esta búsqueda podemos adivinar también. haber rendido en la propia creación textual del poema. ya que este poeta en repetidas ocasiones ha recordado como su hermano mayor le leía “incomprensibles” pero bellos textos en ruso. el rumano. incluso. Y no sólo eso. en el caso de Gelman.el que nuestra contemporaneidad lingüística deja entreoír un “silbido” . ver en el mismo libro su ensayo “Electrones de la obra de arte”. el polaco. Así. entre otros)– cierto aura poético . 27 7 . Y si Vallejo afirma que la poesía es intraducible . el ruso. un gesto autobiográfico. 8 Sobre Vallejo y su experiencia con vocablos extranjeros ver Vallejo (1973: 42).

pero resulta imposible hacer habitar el sefardí en los 28 . cierta apuesta por un castellano híbrido y mayoritariamente contemporáneo. Por cierto. La mera inversión de la cuestión. Y todo esto aún sin hablar de las relaciones temporales “subvertidas” por nuestra lectura anacrónica del sefardí: “uno qui liyera istus versus / prieguntara” dice el poema XVI convocando lo hipotético de lo que nos suena a un imperfecto del subjuntivo que pasa al castellano con la rotundidad del indefinido: “alguien que leyó estos versos / preguntó”. en nuestro castellano contemporáneo. reducido a una mutilada y prosaica relación de pertenencia (“tu lluvia”). preguntarnos que sucedería si consideramos los poemas en castellano como los originales y su versión en sefardí como su traducción (no hay nada que impida esta lectura a no ser las declaraciones del autor) afianzaría esa evidencia. resulta fácil.(“nila noche /tu ventre queda astros”) y que son traducidos/corregidos al castellano contemporáneo como “en la noche/ tu vientre detiene astros”. es una opción menos estética que ideológica pues hacer de la traducción la “corrección” de una ineludible lectura anacrónica evidencia la relación imperial que determinada lengua establece con su pasado. ineludible y natural hacer habitar el castellano actual en los textos originales en sefardí. O el sugerente verso del poema XXV en el que un “tú” parece ser el que está lloviendo (“ista yuvia di vos”) que queda. ¿Podría Gelman haber traducido de otra manera? De tenerse en cuenta la experiencia y habilidad traductora de Gelman no queda dudas que la respuesta es afirmativa y que la forma en que tradujo estos poemas del sefardí al castellano.

Julio (1983). Págs. la “enciclopedia” de ese sustrato. entre otros. Antón (2003). Contribuição para uma história social do judeo-espanhol na comunidade sefaradi de São Paulo. o nos extrañaríamos morfológica y ortográficamente con esa “u” que lleva. 29 . Saúl Sosnowski (org. un trabajo y un hallazgo intelectual.). Escribir contra el imperio del tiempo a sabiendas que el pasado no volverá. Bibliografía Benjamin. 163-180. pudiéndonos reportar sólo a lo visible. quemado. pero siempre estaríamos operando sobre la materialidad y no sobre el ya ausente. el sefardí. Cortázar. por esa base histórica. escribir a sabiendas que ese encuentro (del presente con el calcinado pasado) es. como en un beso. “América Latina: exilio y literatura”. Madrid: Alfaguara. 128-144. Nos sorprendería como la “lluvia” y “voz” devienen “yuvia” y “boz” por ejemplo. nuestros labios hacia delante. São Paulo: Universidade de São Paulo. en Obra crítica/3. A lo más. Castro Míguez. Barcelona: Edhasa. sentido. ido. quedaría aquí el sabor y la apariencia de ciertos falsos “errores” ortográficos.supuestos originales en castellano: aunque el castellano actual esté constituido. Págs. Walter (1923). Dissertação de mestrado. en todo caso. una creación. en (1971) Angelus Novus. es lo que esta poesía tiene de exilio y de inhabitual coraje. expulsado. “La tarea del traductor”. ya no está a nuestro alcance.

Madrid: Mapfre. Elena (1992). César (1973). ----. São Paulo: AnnaBlume. Bodenlos. 30 . La creación literaria en lengua sefardí.(1988) Interrupciones I.html (última visita en marzo de 2012). Buenos Aires: Libros de Tierra Firme. Said. 183-202. en Lateinamerika-Studien 36. ----. Eni Puccinelli (1988). Juan (1994). Paris: Albin Michel. Freud.com/literatura/Nicanor-ParraPremio-Cervantes_0_606539358. Buenos Aires: Hyspamerica. Jacques (2006). Enrique (1995).clarin. Antología poética. Orlandi. Guillermo (2011). Torres de Babel. Moisés y la religión monoteísta. Págs. dibaxu. Lima: Mosca Azul editores. Steiner. Buenos Aires: Seix Barral.Derrida. George (1978).revistaenie. Vallejo. (2007). Uma autobiografía filosófica. Après Babel. Pellegrino. Freud y los no europeos. Gelman. Sigmund (1988). Contra el secreto profesional. Barcelona: Global Rhythm Press. Política lingüística na AméricaLatina. Campinas-SP: Pontes Editores. Acerca de dibaxu de Juan Gelman”. Foffani. “Nicanor Parra: ‘Yo me debilité con la academia’” en http://www. Une poetique du dire et de la traduction. Belo Horizonte: Editora UFMG. Flusser. “La lengua salvada. Vilém. Romero.(2010). Buenos Aires: Austral. Universität Erlangen-Nürnberg: Vervuert Verlag. Edward (2006).

esto es: cómo viven los hijos de los exiliados políticos el desterramiento y la trabajosa construcción de la identidad que supone. Las novelas de Laura Alcoba –La casa de los conejos (2008).La experiencia del exilio en la literatura argentina reciente. Pero una cuestión que no ha sido abordada sistemáticamente es cómo incide el exilio en una segunda generación. Laura Alcoba y las marcas textuales del desplazamiento Adriana Badagnani Resumen La crítica literaria ha abordado frecuentemente la relación entre la literatura y el exilio concluyendo que esta particular y dolorosa situación determina ciertas características en la forma escrituraria. Jardín blanco (2010)– permiten acercarnos a esta cuestión: ¿Cómo vive el exilio una segunda generación para la cual el retorno no es un regreso a una identidad definida? ¿Qué marcas deja en la escritura esta particular situación de desplazamiento geográfico? ¿Cómo se posiciona un autor exiliado hasta de su propia lengua en el marco de la escritura de una nueva generación que está abordando estas temáticas? 31 .

position himself in the framework of the writing of a new generation that is approaching this matter? 32 . a question that has not been systematically approached is how exile affects a second generation. concluding that this particular and painful situation determines certain characteristics of the writing style. Jardín blanco (2010). y por otra parte. que su particular situación de exilio determina marcas escriturarias en función de las cuales sus trabajos comparten características propias de las escrituras de exilio. dispossessed even of his own language. that is: how political exiles’ children live proscription and the arduous construction of identity which that implies. Abstract Literary criticism has frequently dealt with the connection between literature and exile.allow us to get closer to this question: How do a second generation for whom the return does not mean to go back to a defined identity live exile? What marks do this particular situation of geographical movement leave on writing? How does a writer in exile. Laura Alcoba’s novels La casa de los conejos (2008).Literatura argentina reciente. Palabra claves: Exilio .Laura Alcoba . Laura Alcoba comparte muchos de los rasgos y preocupaciones de su generación.La hipótesis de este trabajo es que pese al aislamiento en la formación y en las experiencias. Nevertheless.

Longoni. Las primeras representaciones sobre la bestialidad de la dictadura argentina fueron las literaturas del exilio. Key words: Exile .Recent Argentine literature 1. 33 . En este marco la problemática de la militancia armada se transformó en un tema tabú (Dalmaroni. that her particular situation of exile determines writing traits which make her pieces of work share features typical of works done in exile.The hypothesis of this article is that in spite of her isolation as regards education. Esquemáticamente podemos apreciar que en la década del ‘80 (en paralelo al Juicio a las Juntas) la estrategia dominante implementada por los organismos de Derechos Humanos fue la focalización en el tema del Terrorismo de Estado y sus atrocidades. Esto es. Laura Alcoba shares much of the characteristics and concern of her generation. escrituras producidas bajo la dictadura que habían aparecido en el exterior o que pudieron publicarse en el país después de 1983. upbringing and experience. and besides. 2007). Representaciones de la dictadura Las imágenes literarias sobre la dictadura y la lucha armada en Argentina han sido objeto de variaciones desde la llegada de la democracia hasta la actualidad.Laura Alcoba . 2004.

en los ritmos. aparece como la imposibilidad de rearmarse. Y en relación con la constitución lingüística de escrituras que rodean situaciones de esta naturaleza. en las figuras retóricas. Son escrituras que reproducen la irreductibilidad entre órdenes (del lenguaje y de lo real) y traducen ese ámbito borroso y diverso. estimulantes operaciones ideológicas de nuevas interpretaciones. concreto o deseado. 2008: 6) En opinión de Adriana Bocchino las literaturas de exilio se caracterizan por un particular montaje de lo real. la situación determina un presente que se congela y una inversión de los términos pasado y futuro. Las pérdidas. se afronta el problema de la referencia que abre la reflexión sobre los vínculos entre los textos y lo real. en definitiva. rompiendo con la idea de referencia. En las tramas. En este sentido resulta productivo analizar la relación entre escrituras y exilios: Tanto quienes son compelidos al desplazamiento geográfico como los que escriben desde un exilio interior suelen construir una posición de resistencia vinculada. exasperando el problema de la referencia y así el de la representación. muchas veces. en los silencios de las distintas escrituras se despliega el discurso de lo social. Lo real. los cruces de memoria y olvido. 2008). La 34 . la historia se desliza en trazas que son. ciertos reconocimientos o encuentros. a la recuperación de la memoria. el miedo. (Bocchino. la impostergable necesidad de seguir escribiendo tensan la relación entre las palabras y las cosas. la esperanza. en los saberes inscriptos.textos claves para comprender la lógica de un mundo literario en proceso de recomposición (Bocchino.

y por tanto.experiencia del desplazamiento marca las escrituras. Walter Benjamín (1987. 2005) analizó la alegoría en función de las vanguardias del siglo XX. la pérdida. La quita. es señalada obsesivamente como forma paradójica de darse un suelo propio. si Foucault asocia el rol del Estado a la individuación burguesa. en las que se cuenta su propia escritura. lo no dicho. El sujeto escribe escribiéndose en situación de exilio con una insistencia en el gesto autobiográfico. La alegoría aparece signada por las múltiples combinaciones y las interpretaciones variables. Es por ello que en esta literatura aparece un cruce inevitable de lo literario con lo extraliterario determinado por las estructuras de producción. De allí que la figura predominante sea la alegoría. una incertidumbre como estructura fundamental que descuartiza a un sujeto que construye su retórica del desplazamiento. el hacerse reconocer está asociado fuertemente al nombre y al apellido. Exiliarse se torna una forma de no dejar de deslizarse. ya que la figura alegórica requiere una instalación 35 . el gesto de la escritura es un reafirmarse para no desaparecer. En este punto las escrituras de exilio se contraponen a la idea de Foucault (1985) de la muerte del autor. ya que quien escribe resulta central. las lecturas de aquellos textos. Los acontecimientos traumáticos en lo político y el cruce con las temáticas sociales aparecen como alusiones no siempre directas en una escritura que suele trabajar con lo omitido. los silencios. se escribe para no morir en un reverso obstinado del asesinato. en las escrituras de exilio ocurre lo inverso: el sujeto se reafirma frente al Estado. Para definirla resulta central la idea de montaje.

Un ejemplo de la relación entre literatura y política a partir de las marcas textuales del exilio puede encontrarse en el trabajo de Sandra Lorenzano Escrituras de sobrevivencia (2001) en el que trabaja sobre las novelas de Silvia Molloy. En la escritura alegórica de las literaturas de exilio está inscripto el desnudamiento de la barbarie. trabajando temáticas marginales. sino escritores escribiéndose. Para su trabajo utiliza el concepto de poética de ruinas. y de Héctor Tizón. minoritarias. La alegoría está asociada al hermetismo y al jeroglífico. Urondo. aislado. dedicándose. Tizón. La casa y el viento. evitar también el naufragio de la lengua y sus significaciones enunciando voces y saberes proscriptos. en tanto territorios de cruce entre el yo y los otros. Gelman. En el exilio existe un montaje de fragmentos de la materia real a la par que un lenguaje cifrado. las minucias y lo no advertido aparecen como elementos mínimos desde los que se arma la alegoría moderna. Saer y Castillo) que se ha impuesto cuidar las palabras. Lo oblicuo.simultánea de una dialéctica de la memoria. una constelación de figuras asociadas a desapariciones y exilios (Onetti. concluyendo: “El cuerpo y el deseo (de escritura). a la cifra de un saber secreto en el que el sentido está condicionado. entre la historia íntima y la colectiva. contraponiéndola a la estética fascista de los monumentos. citándose. Una cuestión importante es que las escrituras de exilio requieren una idea de red: el que se afirma no es un sujeto único. por lo que es a la par ficción y crítica de la cultura. En breve cárcel. Walsh. le disputan a los 36 . Conti. los bordes.

en gran medida como resultado del shock. Ya Walter Benjamin (1982) en Experiencia y pobreza analizó cómo. sino con la misma imposibilidad de contar.autoritarismos el espacio simbólico de la memoria” (Lorenzano. El análisis de Benjamin. pero comienza a accederse a ella a partir de reflejos. bajo cuyos efectos es imposible la narración de la experiencia. por tanto los textos no explican ni intentan explicar. 2001: 252). como una escritura que trabaja con los restos de lo real define Garramuño (2009) a las ficciones publicadas en los primeros años de la democracia. La alegoría en lugar de la narración no tuvo que ver con los impedimentos de la censura. El hecho de que como resultado de una época convulsionada emerjan trabajos alejados de las vivencias concretas es sólo aparentemente paradójico. permeado por la lectura freudiana. 37 . la literatura se distancia de la experiencia para tornarse reflexiva sobre la propia imposibilidad de contar. Las experiencias de la guerrilla. Los textos se centran en la mera subjetividad. la tortura y la persecución política aparecen como lo inenarrable. con posterioridad a la Primera Guerra Mundial. sino que simplemente son una pura exploración emocional. en la discapacidad de narrar como tema en sí mismo. produciendo un empobrecimiento de lo narrado. en la tactilidad. existió un vacío de textos sobre esa experiencia. De esta manera pueden ser analizados los textos de Gusmán. Las escrituras de la democracia incipiente también se construyen en torno a figuras alegóricas. Con posterioridad a los gobiernos militares. Lamborghini o Saer. se relaciona también con el concepto de trauma.

un periodista en las antípodas ideológicas del militar. sino que su vivencia se encuentra mediatizada por la escritura de Verbitsky. El más significativo de estos escritos es el de Horacio Verbitsky (1995) El vuelo. el arrepentimiento o la reconciliación posibilita una escritura reflexiva sobre la memoria en la posdictadura. recobran sus identidades y plantean sus reclamos específicos. Estos relatos sobre los ‘70. Lo silenciado en los inicios de la democracia empieza a ser contado. libro en el cual Scilingo confiesa el destino de miles de desaparecidos que fueron arrojados desde aviones al Río de la Plata. A mediados de los ‘90 se asiste a una serie de declaraciones de los autores materiales del genocidio. comienzan a publicarse testimonios de militantes de las organizaciones armadas ya que en los ‘80 la militancia era un tema incómodo. Al testimoniar. la autobiografía y la novela (Dalmaroni. la experiencia de los campos o el dolor del exilio. que en una época marcada por la impunidad. la biografía.La literatura de los ‘90 muestra importantes cambios. elaborado desde la culpa. a ser narrado desde diferentes ópticas: el ensayo. 2004). En simultáneo. rompen el pacto de silencio de las Fuerzas Armadas. que forman una parte importante de la literatura del período. Estos trabajos muestran el entramado de múltiples voces: las mujeres militantes. paralelamente. Este coro polifónico. Estos escritos adquieren formas variadas: desde el oral trascripto hasta formas de novela tradicional. entran en juego de forma particular con la narrativa que 38 . Este libro ofrece la particularidad de que el protagonista no escribe el testimonio de su propia experiencia. las batallas de los familiares de desaparecidos.

es un contexto que a Alcoba le resulta lejano por haberse exiliado con su madre en la niñez y haber crecido y educado en Francia donde 39 . aunque también produce una cierta saturación al hacer narrable aquello que es único e inenarrable. Teniendo en cuenta estas dos concepciones teóricas. Por otra parte. que resultan determinantes para la generación de los ‘90. La experiencia del menemismo y el clima cultural a él asociado. Siguiendo a Raymond Williams (2009) consideramos que los autores de los ‘90 pueden ser visualizados como una formación con una peculiar estructura de sentir que presenta signos de estructuras emergentes. creando una hermenéutica de la derrota. Laura Alcoba y la narrativa de los hijos Dentro de este cuadro la figura de Laura Alcoba se presenta con rasgos diferenciados. resulta indispensable la noción de campo intelectual de Pierre Bourdieu (1995) para comprender cómo los autores responden a las reglas de su propio escenario. 2. Por haberse criado y educado en Francia la autora presenta algunas características especiales. La literatura testimonial sobre el genocidio forma parte de un clima de época signado por la preocupación por este tema. Laura Ruiz (2005) señala dos rasgos salientes: el haberse educado bajo la dictadura —por lo que la temática de Malvinas y el “clima de cementerio” asociado al “Proceso” son centrales en su producción— y el haber comenzado a publicar en los ‘90.los nuevos escritores comienzan a publicar en los ‘90.

los escritos de los hijos de militantes y de desaparecidos se recortan en un espacio diferenciado. Esta negación. No obstante. Gundermann define estas representaciones.O. que en la psicología presenta connotaciones frecuentemente negativas.O. 40 .. Estos escritos se presentan como narrativas de mezcla. como actos melancólicos. aunque es preciso aclarar que la perspectiva que construyen no es unívoca.J. concluye que estos textos se presentan como una curiosa amalgama entre los discursos heredados y la construcción de una identidad propia.S.I. ya que no siguen los cánones del género testimonial y permiten sentidos abiertos o en construcción sobre 9 Dalmaroni trabaja. analizando testimonios de hijos de desaparecidos presentes en antologías9 y en revistas editadas por H. pero que sin embargo poseen profundas implicancias colectivas. en la medida que la melancolía se presenta como una forma de negar la elaboración del duelo. Se trata de relatos fuertemente intimistas y subjetivos.J. Dentro de los relatos de los escritores de los ‘90. Miguel Dalmaroni (2004). es rescatada como un acto de resistencia. como por unas representaciones del horror diferenciadas. se caracteriza tanto por nuevos tipos de acción política. es llamativo analizar cómo la mirada de la escritora sobre la dictadura y la lucha armada se asemeja bastante a la de otros autores con vivencias similares en relación a la militancia de sus progenitores. como el escrache.cursó la carrera de Letras . Cristian Gundermann (2007) analiza cómo la aparición de la agrupación H. con los textos de Andrea Suárez Córica (1996) y Gelman y La Madrid (1997).S. centralmente.I. presentes tanto en la literatura como en el cine.

O. En una perspectiva similar a los trabajos analizados por Dalmaroni. lo que supone una suspensión del juicio sobre si lo que se cuenta es verdadero o falso. a la par que buscar una voz propia. Se trata de trabajos que al partir de la mirada de un niño sobre la dictadura proponen un extrañamiento hacia aquello que es objeto de su mirada: la militancia. la película de Albertina Carri “Los rubios” (2003). Cada género implica cláusulas específicas en relación al pacto con el lector.. Pero estos textos tienen en común el rebasar ciertos presupuestos presentes en los discursos de los organismos de Derechos Humanos: al criticar a sus padres también hacen la crítica a la generación de los ’70.los años ‘70.J. pero rebasando ciertos límites de aquellos discursos presentes en la retórica de H. la violencia y el terror. pero el rasgo saliente es si aquello que se cuenta es verosímil. a la idea de revolución y a la opción por la violencia.S. estos escritos también se encuentran en un género de mezcla amalgamando el testimonio con la ficción. Según la conceptualización de Humberto Eco (1996) existe un “pacto ficcional” que es un convenio implícito entre el autor y el lector de un texto de ficción en el que se acuerda que aquello que se narra es imaginario. En una perspectiva similar. se ubican ficciones como la de Félix Bruzzone en Los topos (2008). vale decir. Estos relatos fragmentados le permiten a Dalmaroni pensar que este pasado en conflicto puede ser narrado antes que pensado. Ernesto Semán en Soy un bravo piloto de la nueva China (2011). 41 . o la propia novela de Alcoba La casa de los conejos (2008).I. Los hijos de los militantes suelen recuperar una tradición cultural de izquierdas como forma de restablecer el vínculo con los ausentes.

subjetiva y real del horror no debe llamarse 42 . por tanto. el aniquilamiento y el sufrimiento. En opinión de Forster (2000) el testimonio que no transmita una dimensión íntima. según el concepto utilizado por Nora Strejilevich (2006) posee una peculiar vinculación con la verdad. El trauma masivo impide su registro ya que los mecanismos de observación y registro colapsan. las formas del testimonio sobre hechos traumáticos suelen construirse como una labor arqueológica de recolección de fragmentos a veces superpuestos. Siempre existen tensiones entre el ver. por tanto. los que muestran la impotencia del silencio frente al horror. el relato frecuentemente suena distante. En esta misma línea. El lector entiende que aquello que narra es verdadero. el testimonio del trauma incluye al oyente que es la página en blanco sobre la que el evento se escribe por vez primera. irreal y hasta desprovisto de emoción. Por otra parte. decir y escribir en un juego entre lo ético y lo estético. El género testimonial.si se adapta a las convenciones del género en el que se ubica. Gérard Genette (1989) denomina “contratos de ficción” a las marcas textuales y paratextuales que el autor dispone para dar instrucciones sobre la lectura de su texto. pero en contextos en que el propio lenguaje se ha transformado en una prisión. Lo verdadero. dado que el habla supone siempre una interpretación. Es por ello que los testimonios más logrados son aquellos que señalan su propia imposibilidad. resulta dificultoso distinguir la mentira de la perspectiva personal. no es el dato objetivo sino el abuso. La verdadera experiencia se lleva a cabo a posteriori al contárselo a otro. la persecución.

En el trabajo de Laura Alcoba La casa de los conejos aparece un señalamiento explícito sobre que aquello 43 . desafía la destrucción. de Félix Bruzzonne. El sentido del testimonio constituye una forma de recuperación de la dignidad humana. Soy un bravo piloto de la nueva China. pero donde se hace uso de los recursos de la novelística. Los textos cuya materia es testimonial. la pérdida que debe ser señalada para elaborar el duelo. se erige en un espacio similar a Los topos. La novela de Semán. dado que se trata de un narrador en primera persona que construye un relato con todas las marcas de la ficción y en ningún espacio textual o paratextual se indica el carácter testimonial de aquello que se narra. En la película Los rubios el carácter verídico de aquello que se cuenta es central para la historia en la medida en que el film se construye a partir de la distancia entre la experiencia de militancia de los padres y la mirada de la propia Carri. aunque en las entrevistas que el autor concedió este dato resultaba clave.testimonio sino deposición. el trauma. pero este dato aparece en las entrevistas o reseñas críticas del libro. el intento de lograr que el otro nunca haya existido. quien da testimonio confronta el horror de ese universo incomprensible dándole sentido al presente antes que al pasado. La mirada sobre los ‘70 de los hijos de militantes o desaparecidos está recorrida por esta ambigüedad. el testimonio expone las marcas. aunque admite sus efectos señalando la derrota. el deseo de aniquilación. se trata de un narrador en primera persona. En el caso de Los topos. presentan pactos de lectura ambiguos. pero en ningún lugar del texto o del paratexto se indica que se trata de una experiencia autobiográfica. Frente a la degradación.

3. En francés fue titulada Manège. en primer término.que se cuenta se encuentra vinculado con una experiencia personal. Esta distancia del idioma marca al texto desde su propio título. sin embargo. es un texto testimonial que aparece construido con las características de la novela. La novela fue publicada originariamente en francés y editada por Gallimard en el 2007. publicada por Edhasa. En castellano el libro se tituló La casa de los conejos en referencia explícita a la artimaña utilizada por Montoneros para encubrir la edición del periódico Evita montonera bajo la supuesta actividad de la cría de conejos. término que puede traducirse como carrusel. los que van a ser cazados como conejos: 44 . Entre la novela y el testimonio: La casa de los conejos En La casa de los conejos existe. Pero el argumento queda más adelante invertido: son los integrantes de la casa operativa los que están cercados. un exilio de la lengua. En este sentido el título hace referencia a la traición de uno de los integrantes de la casa operativa y al modo que utiliza para descubrir la ubicación de la imprenta montonera. e incluso aparecen los nombres verdaderos de las personas retratadas. Posteriormente fue traducida por Leopoldo Brizuela y apareció en Argentina en el 2008. siendo una alusión a la circulación de imágenes traumáticas. El vocablo tiene una segunda acepción ya que significa maniobra o manipulación.

de golpe. lo que yo quería era la vida que se llevaba ahí adentro. yo soñaba en voz alta con la casa en la que hubiera querido vivir. César nos traía noticias que no siempre aparecían en los diarios. una casa con tejas rojas. Yo ya no conseguía creer que los conejos blancos pudieran protegernos. ¡Qué pésimo chiste! Tan malo como envolver los periódicos para regalo. y un jardín. Una casa como ésas que se ven en los libros para niños. El miedo estaba en todas partes. Centenares de militantes Montoneros eran asesinados día a día. justo como ella quería. Cada semana. Así. una manera de hablar.Después los momentos de calma se volvieron más raros. …a menudo. Padres que vuelven de la casa a 45 . Las tejas podrían haber sido rojas o verdes. lo más frecuente era que desaparecieran. (Alcoba. sí. La madre de la protagonista le cuenta a su hija que se mudan a una casa. […] Tengo la impresión de que ella no ha comprendido bien. una hamaca y un perro. Sobre todo en esta casa. 2008: 110) El título La casa de los conejos incluye una tercera alusión: el relato se abre con una reflexión a partir de la idea de hogar. Obviamente la idea de casa de la infancia tenía que ver con un deseo de normalización que era imposible por la militancia de los padres. Referirme a una casa con tejas rojas era. apenas. A partir del malentendido sobre el deseo de hogar Alcoba muestra el extrañamiento. grupos enteros desaparecían. Porque si a veces los asesinaban en la calle. el rechazo o la condena hacia la militancia de los padres como forma de impedimento de vivir una niñez normal.

del habla argentina. el mío. llenas de fotos. está hecho de jardín y color rojo. las botas o el tapado. 2008: 13-14) Otro título que Alcoba evaluó entre los posibles fue Embute. una cartera haciendo juego. (Alcoba. Desde el mismo instante en que empecé a hurgar en el pasado –sólo en mi mente al principio. al caer la tarde. O en todo caso sin botas. Este término del idioma español. O botas de cuero marrón. En el fondo. ni en el caso de las tejas. Esta palabra de origen lunfardo. O gris. Padres que preparan tortas los domingos siguiendo esas recetas que uno encuentra en gruesos libros de cocina. poniendo en 46 . colgando del brazo. pero con un gran tapado azul de cuello redondo. lo primero que viene a mi memoria es la palabra embute. era de utilización frecuente entre los militantes en los ‘70 para hacer referencia a un lugar en el que se escondían objetos que era peligroso tener: libros. panfletos o armas. Una madre elegante con uñas largas y esmaltadas y zapatos de tacón alto. Ante esta palabra de significado olvidado Alcoba reflexiona sobre la distancia política e ideológica con respecto a un tiempo violento que hoy nos resulta incomprensible: Cuando pienso en esos meses que compartimos con Cacho y Diana. cuyo significado es hoy elusivo. Me pregunto cómo hemos podido entendernos tan mal. carece sin embargo de existencia lingüística reconocida. o si en cambio ella se obliga a creer que mi único sueño. y. tratando de encontrar una cronología todavía confusa. tan familiar para todos nosotros durante aquel período. no. no era una cuestión de color. con láminas relucientes.cenar.

Alcoba reflexiona (Aguirre. más bien anticuada ya. el riesgo que supone juzgarla con parámetros anacrónicos o exaltar la violencia. porque fue trabajar con una lengua de origen ausente” (Aguirre. Este término tantas veces dicho y escuchado. […] “Embute” parece pertenecer a una suerte de jerga propia de los movimientos revolucionarios argentinos de aquellos años. La versión castellana de La casa de los conejos. o la de enaltecer sus figuras transformándolos en héroes. Longoni.palabras las imágenes. los momentos y los retazos de conversación que habían quedado en mí– fue esa palabra el primer elemento que me sentí compelida a investigar. Con esta perspectiva se coloca en una línea similar a la de varios trabajos de la ensayística reciente (Calveiro. con el agravante de que la realidad a la que se hace alusión es argentina: “No quise hacerlo yo –dijo Alcoba–. y visiblemente desaparecida. 2008) que escribió intentando no caer en la doble trampa: la de juzgar a sus padres y su generación con los parámetros de esta época. y que nunca había encontrado en ningún otro contexto. 2005. (Alcoba. Leopoldo hizo un trabajo excepcional y extraño. 47 . Hubiera sido escribir otro libro. 2008). de Leopoldo Brizuela. más que una traducción. 2007) que consideran indispensable una crítica a las experiencias de aquellos años que no sea una justificación de la violencia estatal. 2008: 47-50) Se simboliza así la dificultad de comprender otra época histórica. presenta las mismas dificultades propias de la traducción. tan indisolublemente ligado a esos fragmentos de infancia argentina que me esforzaba por reencontrar y restituir.

Argentina no es para Alcoba un espacio de retorno. que tienen que ver con el lenguaje de la militancia. El exilio de Alcoba adquiere una forma particular ya que no es una elección consciente. De esta manera. Esta identidad desterrada se construye a partir de fragmentos. las razones que perpetúan la permanencia fuera del país de origen son voluntarias en el sentido que no continúan operando las razones políticas que llevaron a su familia a 48 . pero Alcoba no se limita a un recuento de la experiencia traumática de la niñez. sino que se trata del exilio de la madre. Es por ello que asistimos a un complejo proceso: Alcoba traduce esa experiencia al francés. Esta operación puede leerse a partir de marcas textuales que se constituyen como las formas escriturarias que adquiere la experiencia del exilio.La lengua materna es definida por la propia Alcoba como una lengua ausente. las perdidas en el espacio que ella olvida con el exilio de la madre que se transforma en el propio exilio de la cultura que torna significativas las experiencias narradas. y por otro lado. de retazos. sino que su novela es un verdadero trabajo con la memoria apuntado a la construcción de la propia subjetividad. sino una identidad a construir enteramente. La identidad argentina de Alcoba resulta negada desde la propia lengua en un relato que juega constantemente con las palabras: las perdidas en el tiempo. La casa de los conejos parece ser una operación clave en el proceso de construcción o invención de la propia identidad desterrada. Estas formas fragmentarias se vinculan con los recuerdos de infancia. y Brizuela la traslada o restituye al castellano.

durante las visitas de una joven vecina. estos personajes no son anónimos. aparece como una novela radicalmente distinta de La casa de los conejos. 49 . Todo indica que lo testimonial y los ‘70 han quedado atrás como un acto catártico que inaugura la escritura de Alcoba que en adelante se dedicaría a la pura ficción. En el marco de una cultura fuertemente represiva de lo sexual y normatizadora de la intimidad. El tercer departamento está habitado por Perón y su tercera esposa. Jardín blanco describe la vida de tres vecinos en un edificio de Madrid en los años ‘60 valiéndose de la polifonía. los momentos de acceso a la fama. Uno de los pisos es habitado por Ava Gardner que recuerda. Carmina padece su estado en silencio. en el espacio y en las referencias culturales que marcan de forma significativa la figuración de autor. Sin embargo. 4. a primera vista. Se trata de una chica embarazada y abandonada por su novio que ha huido de la casa materna instalándose con su hermana. No obstante. Por otra parte. pero paralelamente la escritora construye una identidad desdoblada en la lengua. una lectura más minuciosa revela que las marcas del exilio siguen presentes. Eva Perón: un cuerpo en el exilio: Jardín blanco Jardín blanco (Alcoba.huir de la Argentina. Isabel. 2010). las vivencias de la española que visita a Ava son puestas en escena a partir de una especie de diario que lleva Carmina.

cada texto además de repetir y reinterpretar el acervo de datos que se conoce del personaje. por lo que estas textualidades pueden ser abordadas a partir del concepto de simulacro (Baudrillard. La novela de Laura Alcoba Jardín blanco aparece como un nuevo eslabón en el “sistema Evita” al imaginar los pensamientos de Eva después de muerta.La cotidianidad del presidente derrotado en el exilio es registrada por Eva Perón. aporta un nuevo elemento. 1993) marcado por la esquematización y el exceso de filiación melodramática donde aparece cuestionada la diferencia entre lo real y lo imaginario. sin lugar a dudas. la literatura y el cine. Alcoba elige la narración del cuerpo errante. Este último personaje es. el punto nodal de la novela: el cadáver en el exilio contemplando el día a día de su viudo. Paralelamente. Cada texto sobre el personaje se nutre de sus antecesores cronológicos generando subtextos que se sedimentan al interior de los relatos configurando un efecto de contagio textual. Evita. que ha sido descripta en todas sus facetas: la santa y la puta. En opinión de Alejandro Susti González (2007) la figura de Eva Perón adquiere mayor fuerza mítica a partir de los relatos elaborados en la historia. la íntima y la 50 . la biografía. Claudia Soria (2005) denomina a esta red “sistema Evita” en la medida en que son textos enlazados construyendo una realidad de Eva Perón paralela al del personaje histórico. una faceta desconocida. Una de las características centrales de la figura de Eva Perón es el haber dado lugar a la producción de textos de todo tipo cuyo entramado ha urdido un diálogo intertextual en el que se han diluido las fronteras entre lo verdadero y lo falso.

(Alcoba. pero es así. es como si el pueblo hubiera perdido un brazo o una pierna. 2010: 16-17) El retrato de Perón en el exilio es el de un hombre que supo estar en la cima y se encuentra en el llano. con una mujer inútil a su lado. 51 . un hombre que supo dirigirse a las masas y que se ve compelido a dar sus discursos hacia un jardín cubierto de flores blancas. una mutilación perfectamente odiosa. Pero la he querido todavía más como un jefe ama a su pueblo. imagina y juzga al ver a Perón en el exilio. la mujer hiperactiva y la mártir agonizante. […] –Hoy. al observar a la mujer que la reemplaza. adquiere aquí una nueva voz: la de ultratumba. De esa manera se emociona al escuchar a Perón decir: –La quise como se quiere a una mujer. al oír lo que dicen de ella en su ausencia. Pero yo ya lo sabía. pero en relatos en los cuales el sentido de esa errancia se tornaba significativo a partir de la voz de otros. lo sabía. Es un gran misterio. Un personaje empequeñecido que ensaya intervenciones públicas en el balcón de su departamento. ignorado por Franco. El otrora poderoso es un hombre caído en desgracia. Cincotta. La desaparición de ese cuerpo que yo había querido preservar es una amputación inicua. Porque mi querida Evita era el pueblo. El periplo del cadáver ya había sido narrado. la actriz principiante y la mujer poderosa. Vino por eso. La novedad que introduce Alcoba es ficcionalizar lo que Eva Perón piensa. ¿no? Vino a decírmelo.pública. Cincotta. Cincotta.

este encasillamiento produce en Ava rebeldía. Sin embargo. De esta manera la figura de Ava se construye en un juego de espejos con la de Eva. La radio marca el punto de conexión entre las dos etapas de la vida de Eva que se presentan frecuentemente escindidas: la etapa artística y la fase política se relacionan por las apariciones radiales y el aprendizaje del uso de la voz. triunfa en el radioteatro. La actriz es sólo cuerpo porque su habla no posee la elegancia de su figura. después como líder política. Donde Eva fracasa como figurita en ascenso en la pantalla. este cuerpo se caracterizaba por lo delgado.Las flores blancas del jardín han sido mandadas a poner por Ava Gardner. que si bien 52 . una diva del cine retratada como alcohólica y melancólica. ella es consciente de sus limitaciones y considera que su cuerpo es su mayor tesoro a la par que su prisión. En la promoción de una película la calificaron como “el animal más hermoso”. La estrella suele embarcarse en largos monólogos en los que recuerda sus inicios y el contrato leonino con los estudios. Entonces ese cuerpo va a ser completado por su voz poderosa. Su triunfo está totalmente conectado con su cuerpo. El cuerpo de Eva es también clave en el encumbramiento de su figura primero como actriz. la figura decorativa al lado de Perón cobrará fuerza a partir de la presencia de la voz y su radicalidad política que mediante la radio se filtraba en todos los hogares. de igual manera. Sus reflexiones de la madurez parecen enfocadas a la crítica de la visualización de la mujer como mera corporalidad. frase que a la actriz le pareció desagradable por la reducción de su persona a su cuerpo. por la insignificancia para ser ofrecido como una mercancía atractiva.

trabajar sobre el cuerpo de Eva supone trabajar sobre su inconsciente y sobre los deseos de los otros: Perón. siempre: en los silencios y en el misterio viven los sueños de la gente” (Alcoba. dentro de los eventos propios de la vida de los santos. Esta relación entre el cuerpo y la voz resulta central en la construcción de Evita como mito. En opinión de Soria (2005) y de Susti González (2007) esta característica tiene gran resonancia en la hagiografía. se apodera de los deseos del Otro. las masas. Eva. una transparencia que en muchos casos se asocia a la enfermedad. sino sugerir. 2010: 17).tiene que ver con su trabajo será un arte en la que aprenderá de Perón que le aconsejaba: “–No hay que decir demasiado. es decir. Las marcas que el goce deja en el cuerpo han sido de interés en el psicoanálisis freudiano y lacaniano que concluyeron que hay un goce femenino solo accesible a través del cuerpo que es enigmático ya que. Un tema de gran importancia en el personaje que nos ocupa es que el cuerpo de Eva parece ser un cuerpo histérico en la medida de que. al no tener un deseo propio. Por tanto. es inabordable por el lenguaje. el peronismo o las mujeres. aunque las mujeres lo experimentan. Uno de estos temas es la blancura de su piel. El texto de Alcoba. sigue trabajando con el cuerpo de Eva retomando algunas preocupaciones clásicas en los textos que abordan su figura. operando sobre el sistema Evita. La relación de Eva con el trabajo y con 53 los alimentos parece ser . En opinión de Claudia Soria (2005) el cuerpo femenino es un texto altamente significante sobre el que se escribe una historia no controlada por la consciencia.

Un abrigo muy fino” (Alcoba. sumados a la transparencia de la piel. De esta manera. Su cadáver embalsamado la torna eternamente bella.profundamente masoquista. susceptible de ser utilizada de forma independiente del habla. 2010: 19-20). La figura de la bella muerta. deslibinizadora. que Alcoba utiliza para hablar de la muerte en vida que supone la desfiguración para Ava. cuando los que la rodean intentan ocultarle que baja de peso trabando la balanza. y por tanto. Evita reflexiona sobre su cuerpo mermado utilizándola sintomática noción de desaparición. suelen aparecer como rasgos definitorios de un estadio espiritualizado. Y. en camino a la santidad: “Lo único que me quedaba era la piel sobre los huesos. se ve cuestionado el propósito de tornar a Eva un monumento del peronismo evitando la natural descomposición del 54 . significado que preanuncia el destino de su cuerpo y el de miles de cuerpos en Argentina: “Pero. Ya no se podía hablar de blancura: me había vuelto diáfana. El goce parece encontrarse en una conducta ascética. Estos actos. aparece con fuerza arrolladora en el caso de Eva. desvinculado del habla y de sus intencionalidades. queda al ser momificada atada a su corporalidad. mi piel era apenas un abrigo fino puesto sobre mis órganos enfermos. El cuerpo. aparece entonces como disponible para que le sean añadidos diferentes discursos. Eva Perón. transparente. más adelante. ¿cómo habría podido yo no sentir este cuerpo que se desmoronaba? Partes enteras de mí ya habían desaparecido y continuaban desapareciendo” (Alcoba. 2010: 39). que había logrado significar su cuerpo mediante el uso de su voz.

de la perpetuación del cuerpo o su natural descomposición bajo tierra: Tal vez habrías podido tenerme con vos cuando te derrocaron. desolado. Qué sé yo. Soy tan liviana. Ava deja la farándula americana acosada por sus propios escándalos para trasladarse a España en busca de una paz que no encuentra.cuerpo. así como el acto de Perón de abandonar el cadáver a su suerte en Buenos Aires mientras partía al exilio. Carmina deja la casa materna –y en el final de la novela la casa de su hermana. Me habías prometido el monumento más hermoso. El cadáver de Eva es sustraído por los militares de la CGT y deambula por los más extraños sitios hasta acabar en una tumba anónima en Italia. Panamá. El doctor Ara. corazón. Por último. su ciudad y España– porque el embarazo de una madre soltera resulta imposible en el lugar y la cultura en la que está inmersa. 2010: 159) Jardín blanco es una novela que aparece construida a partir de la idea de desplazamiento y exilio de los cuerpos. Al respecto reflexiona: 55 . República Dominicana y España. habrías podido encontrarme un lugar digno de los cuidados del doctor Ara. Con un pedacito de parque. Perón debe exiliarse cuando el golpe de Estado lo derroca. iniciando un periplo por Paraguay. pero me habría contentado con un rinconcito en una capilla. En tu periplo. (Alcoba. Así retorna el motivo de las flores y el jardín. Al Español le bastaba con una mano y era mucho menos robusto que vos. contempla como los militares sustraen el cuerpo y coloca sobre el féretro un ramillete de flores blancas. con un jardín.

para Alcoba parece ser menos intimidante escribir sobre la traumática realidad argentina en francés. De la misma manera. la propia Alcoba parece estar presente en las reflexiones de Ava sobre la traducción: ¿por qué no habría de leer Shakespeare en español? Shakespeare me da mucho menos miedo en español. traducido del chino al alemán. esa libertad aparece como un peso o un escollo. 2010: 10) En este pasaje parece haber una fuerte asociación entre Ava Gardner y la propia Alcoba: de todos los personajes es el único que puede decidir dónde estar. sé desde hace tiempo que eso nunca funciona. (Alcoba. poco importa que para escapar una haya elegido la acera de enfrente o una isla lejana. No obstante.Cambiar de lugar para cambiar de vida sólo es una ilusión. (Alcoba. pero cuando se está en otra parte es lo mismo. y nuevamente al alemán como forma de recuperar sentidos perdidos. en otra parte es de golpe aquí y créeme. 2010: 79) De la misma forma. pero en una lengua extranjera es distinto. De la misma manera que Andrea le narra a Perón la trayectoria del I Ching. y que otro –Jorge Fondebrider (2006) en este caso– restituya esa experiencia al castellano. las novelas de Alcoba – 56 . del alemán al chino. de inmediato resulta mucho menos intimidante. una tiene la impresión de haber dejado todas las penas en el lugar del que se ha ido. como yo no lee a Shakespeare en el original. en inglés no me habría animado a aventurarme. una muchacha del Sur.

En La casa de los conejos Alcoba realiza un trabajo con la memoria para recuperar sus propios recuerdos y construir su identidad fragmentada. Así como para muchos autores en el exilio la escritura resulta una forma de darse un suelo propio. que un espacio real de retorno. un territorio que es más un sitio de la imaginación. para una segunda generación de exiliados la escritura aparece como la forma de dibujar la propia identidad. género y estilo.basadas en personajes propios de la realidad argentina– son escritas en francés y traducidas al castellano en un proceso de restitución de la lengua. La casa de los conejos y Jardín blanco se encuentran atravesadas por la experiencia del desplazamiento. Perón proscrito– que 57 . la trabajosa construcción de la identidad y el problema que supone la libertad de radicarse donde uno desee si se está sometido a unas raíces duales. 5. de los recuerdos borrosos. generando un estilo fragmentario y determinando la elección de temas que resultan constitutivos de la propia identidad. de regresar a un pasado hecho presente. La experiencia del exilio supone para Alcoba una vivencia definitoria que marca su escritura desde la propia lengua. en Jardín blanco continúa trabajando la temática del exilio reconstruyendo el itinerario de aquellos personajes –el cuerpo errante de Eva. A modo de conclusión A pesar de las diferencias de tema.

Walter (1982). Génesis y estructura del campo literario. Mar del Plata: Estanislao Balder. Laura (2008). 29 de abril. Alcoba. Los topos. Calveiro. Madrid: Atuel. Buenos Aires: Edhasa. Jardín blanco. “Los movimientos de la memoria”. Benjamin. Jean (1993). Bocchino. Política y/o violencia. Buenos Aires: Norma. Barcelona: Kairos. Las reglas del arte. ----. Cultura y simulacro. el terror y el exilio. Bourdieu. Adriana (Comp. en La Capital de Rosario. Buenos Aires: Edhasa. Barcelona: Anagrama. la permanencia en una casa operativa. Escrituras y exilios en América Latina. 58 . Bibliografía Aguirre.resultaron definitorios en los avatares de su propia vida por la militancia de sus padres. El libro de los pasajes.) (2008). Madrid: Alfaguara. Pierre (1995).(2005). Félix (2008). Buenos Aires: Taurus. Buenos Aires: Mondadori. “Experiencia y pobreza”. Bruzzone. Pilar (2005).(1987). Osvaldo (2008). Estos eventos resultan constitutivos para la autora por la prisión de su padre. La casa de los conejos. en Discursos interrumpidos II. pero se tornan significativos también de las vivencias de toda una generación que al haberse educado bajo la dictadura lleva en sí las huellas del silencio y el terror. ----. ----.(2010). Dirección única. Baudrillard.

Jorge (2006). Buenos Aires: Norma. Seis pasos por los bosques narrativos. 77-88. 18 de marzo. ¿Qué es un autor? México: Universidad Autónoma de Tlaxcala. Número 8. Ana (2007). Gundermann. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. Ni el flaco perdón de Dios. Florencia (2009). México: Universidad Autónoma Metropolitana Unidad Iztapala. Eco.Dalmaroni. Buenos Aires: Beatriz Viterbo. La palabra justa. “El imposible testimonio: Celan en Derrida”. Palimpsestos: la literatura en segundo grado. HIJOS de desaparecidos. Forster. Barcelona: Lumen. Traiciones. Juan y La Madrid. Gelman. Buenos Aires: Suplemento especial Ñ. Mar del Plata: Melusina. La figura del traidor en los relatos acerca de los sobrevivientes de la represión. Actos melancólicos. Ricardo (2000). Fondebrider. Buenos Aires: Planeta. La experiencia opaca. Lorenzano. Christian (2007). Buenos Aires: Pensamiento de los confines. 59 . Longoni. Foucault. Miguel (2004). Mara (1997). Gerald (1989). Madrid: Taurus. Garramuño. Literatura y desencanto. Págs. Sandra (2001): Escrituras de sobrevivencia. Michael (1985). “Los que nacieron bajo el Proceso”. La cultura herida. Humberto (1996). Narrativa argentina y dictadura. A treinta años del golpe”. Genette.

Atravesando la noche.Romero. Verbitsky. Las narrativas argentinas de los ’90. Voces ásperas. Buenos Aires: Biblos. Los cuerpos de Eva. 60 . María Eugenia (2008). cuerpo y simulacro. Williams. 79 sueños y testimonio acerca del genocidio. Alejandro (2007). Buenos Aires: Beatriz Viterbo. Buenos Aires: Beatriz Viterbo. Buenos Aires: Catálogos. Literatura testimonial en Chile. Horacio (1995). Ruiz. Eva Perón: melodrama. Seré millones. Sobre la alegoría. Suárez Córica. Avellaneda: Ediciones de la Campana. Laura (2005). Argentina y Uruguay entre los ‘80 y los ’90. Andrea (1996). Nora (2006). El vuelo. Mar del Plata: Estanislao Balder. Buenos Aires: Las cuarenta. Strejilevich. Raymond (2009) [1977]. Soy un bravo piloto de la nueva China. Marxismo y literatura. Soria. El arte de no olvidar. Anatomía del deseo femenino. Buenos Aires: Mondadori. Ernesto (2011). Claudia (2005). Susti González. Semán. Buenos Aires: Planeta.

61 10 . un país extraño. durante 2011. Bettina Favero y la Mgter.. dictado por la Dra. Jan Valtin Este trabajo es una nueva versión corregida y ampliada del texto “Notas sobre la autobiografía de Jan Valtin”. Negra como un abismo entre ambos polos. Doy gracias a los dioses. A los mayores de nosotros. escrito en el marco del seminario de posgrado “Memorias autobiográficas en tiempos de utopías revolucionarias". realmente. Elisa Pastoriza. William Henley Entramos en nuestra patria como refugiados del extranjero.. Alemania nos pareció. Por mi espíritu indómito.Exilios. cualesquiera sean. revolución e identidad: la autobiografía de Richard Krebs10 Carlos Fernando Hudson La noche quedó atrás. a quienes agradezco sus comentarios y observaciones. pero me envuelve.

by Jan Valtin (Richard Krebs). Palabras clave: Jan Valtin – Partido Comunista – Autobiografía – Identidad – Exilio. político e identitario es el fundamento de esta construcción. Keywords: Jan Valtin – Communist Party – Autobiography – Identity – Exile. El exilio en sentido geográfico.Resumen El propósito de este trabajo es indagar en la construcción de la identidad en la novela autobiográfica de Jan Valtin (Richard Krebs). 62 . Abstract The present study analyses the autobiographical text “Out of the night”. in order to articulate some concepts related to the issue of identity. exile and ideological manifestation (Communism).

de 1941). 1904 – Betterton. todavía. la soledad de la madre. mis años de juventud han transcurridos en puntos tan distantes entre sí como el Rin y en Yang. sitió que había llegado su hora grave. pues. 1951). Sin embargo. Interrumpió. para dirigirse a la casa de unos conocidos en una pequeña ciudad. hallándose mi madre en el camino de Génova a Rotterdam. un sentido político y personal. Con semejante peripecia. publicada bajo el seudónimo de Jan Valtin por Richard Julius Hermann Krebs (Maguncia. como una micro aventura en torno al Rin: Soy alemán de nacimiento. el libro se transforma en un relato de aventuras y su protagonista en un nuevo personaje picaresco: así como Lázaro llega a la “cumbre de su buena fortuna” cerrando los ojos a las evidencias que podrían enseñarle la infelicidad. para reunirse con su esposo. cerca de Maguncia. que regresaba de un viaje por alta mar. finalmente. espía soviético. ir un poco más allá.tse-Kiang. Allí dio a luz a su 63 . La identidad como un no lugar: entre el vagabundeo y el lumpenaje La noche quedó atrás (Out of the night. La comparación puede. es un texto autobiográfico escrito durante el obligado exilio de su autor en los Estados Unidos. sucesivamente militante comunista. perseguido.1. acosado. renegado de todo ello. (…) Cierto día. desde luego. Valtin iniciará su relato contando el nacimiento. en 1904. doble agente durante la segunda guerra y. su viaje. Jan Valtin escribe un texto de sus acciones pasadas autojustificando cada paso dado y otorgándole.

dos son los términos dentro de los cuales se consolidad esta subjetividad. es decir. chinos radicados en los puertos” (Valtin. El primero. me llevó a bordo de un vapor que bajaba el Rin hacia Rotterdam. sin 64 . 1988: 9). otorgado por los otros: lumpenhund. Un lumpen. sueco. y “algo de esa jerga indomable del pidgin-English. más allá de los viajes. que lo convierte en autor. doblemente. su valor y su invalidez. “una devoción de la que no he podido participar” (Valtin. De alguna manera. Y antes de que yo contara un mes. 1988: 9) Al igual que el pícaro renacentista. Perro sarnoso para la burguesía colonial inglesa que domina los colegios en los que recala. El otro resultado fue el sentirse débil frente a los arraigados y dice: “Mi desquite fue observar con desprecio de muchacho las sanas manifestaciones de los nacionalistas”. la inclinación (cumplida) de vagabundear por el mundo cuya correspondencia con la literatura se manifiesta tanto en la presentación del autor como fervoroso lector (lee libros de exploradores y aventuras) como en la tensión estilística de todo este libro. Una infancia trashumante. e ignorará la apropiación de un ideario nacional. definirá su calidad: ansias de wunderlust. lo que será. cuyas consecuencias son.primer hijo. primero el dominio de los idiomas extraños y diversos (chino. Así. del inglés que suelen halar los coolies. malayo. inglés. italiano. (Valtin. El padre tenía devoción por su tierra natal. El segundo. 1988: 10). sin nación. como dice. dado por sí mismo. no será “alemán”. nómade. una cicatriz. más que por su nacimiento. Valtin experimenta la trashumancia como su forma de vida y su experiencia identitaria. una marca.

a la composición en la distancia tempoespacial que hace. de la que no pretende dejar huellas. ya en Estados Unidos. que pondrá en situación de exilio interno a la propia identidad y que.11 Esta huella permanecerá en el hecho mismo de que por decisión propia. También. por otra parte. Krebs se transformara en Valtin (y en tantos otros alias que permanecen innominados): un seudónimo que esconderá el nombre. Valtin publica en 1941. Colombo. un texto que se detiene a las puertas de la “nueva vida”. como lo dice el título. Suez.clase. geográfico e identitario. No obstante. constituirá la impostación como su estrategia egótica central. el relato hace emerger a la subjetividad autobiográfica en calidad de ruina preservada de un pasado que. La racionalidad de este ordenamiento se debe. que incluyen unos meses en un colegio alemán en Buenos Aires. cuyo lugar en el mundo será. quedó atrás. La distancia que impone el tiempo y el espacio pone en perspectiva los hechos transcurridos y esto le permite recomponer la historia y completar un itinerario que se presenta claro. Singapur. Así. de modo que puede 11 Antes de sus primeros diez años Valtin ha recorrido buena parte de los puertos por los que su padre trabajó. ordenado y pensado. en cierta medida. Para utilizar la fructífera imagen de Marc Augé (2003). 65 . se pongan de manifiesto ciertas fisuras. van cambiando los lugares de nacimiento de sus hermanos: Hong Kong. Precisamente. la narración está construida en el desplazamiento continuo. a bordo de un vapor. el presente y la situación concreta del exilio definitivo no son narrados. los colegios por los que pasa. precisamente. sin duda el exilio político.

12 El propósito de este trabajo es presentar el texto de Valtin en tanto relato autobiográfico y dar cuenta del carácter de revolucionario que el yo de esta novela autobiográfica intenta construir. cabe señalar que el acontecer del exilio es la marca fundacional para establecer dicha construcción. tampoco el margen o el exotismo. como solemos sentir quienes estamos más o menos quietos.13 Se presenta como un relato autobiográfico centrado en la experiencia política del autor como militante y agitador del Partido Comunista Alemán para el Komintern.advertirse la configuración de una subjetividad en constante movimiento. la cambiante Europa. por extensión. y no al revés. 13 Nos referimos a la décima edición en castellano de Editorial Claridad (1988). y tiene una consecuencia interesante: pareciera que. El texto y su peripecia El texto consta de tres partes subdivididas a su vez en un total de 43 capítulos. países y barrios es amplísima. a lo que se suma un breve apéndice con información sobre algunos de los personajes que aparecen en el relato. Los países de América del Sur. Aun con el uso de un seudónimo. hasta su alejamiento de la causa comunista y la estructura del partido. El apéndice fue elaborado por el hijo del autor. los Estados Unidos “van y vienen” en la medida del personaje y cobran relevancia al paso de éste. los de Asia. 2. se cumplen en el texto las premisas que ha determinado Philippe Lejeune para definir el pacto autobiográfico: 12 La nómina de ciudades. En este sentido. 66 . los lugares se incorporan a un mapa personal en el que no hay un centro y. para Valtin.

La narración se plantea en un sentido cronológico lineal con algunos saltos temporales que no inciden en esa estructura. a veces. tal como indica Gusdorf: “El privilegio de la autobiografía consiste. año del nacimiento del autor. El período que abarca el relato cubre desde 1904. de esta manera. ese trabajo constructivo en Valtin. 1991). un estratega arriesgado y superviviente: 67 . para cuya explicación esta autora toma los elementos provistos por el mismo Lejeune (2005). La unidad de sentido está dada. por cierto. Por otro lado. aunque resulte indudable su contenido polémico. por el relato de la participación del autor como militante y cobra relevancia por cuanto es una forma de justificar un presente determinado a la luz de un pasado. siguiendo las clasificaciones que presenta Laguna González (2005). Vemos. cuando se produce su alejamiento de la actividad comunista. nos encontramos frente a un relato que. como subalterno. no es otra modalidad sino la autobiográfica. entonces. en que nos muestra no las etapas de un desarrollo. hasta 1938. órdenes con las que no comulga y otras. por lo tanto. un militante que acepta. Es. cuyo inventario es tarea del historiador. y cuyo énfasis está puesto en su vida individual y la historia de su personalidad (Lejeune. narrador y personaje principal. sino el esfuerzo de un creador para dotar de sentido su propia leyenda” (Gusdorf.una narración retrospectiva donde hay identidad entre autor (nombre de portada). 1991). la experiencia vital del narrador se amalgama con los marcos sociales en los que se desarrolla y podemos diferenciar claramente el hilo del relato personal de las digresiones aclaratorias o ilustrativas que aparecen. a fin de cuentas.

Un minuto después un compañero me contaba que había oído decir al guardia en el pasillo que los funcionarios habían llegado a bordo para “arrestar a una pareja de extranjeros indeseables”. me dejé caer. rápida. 1988: 126-127) De escenas como ésta se halla plagado el libro. Subí corriendo y desaparecí (…). Allí había una escalera de hierro (…). el ruso. Combinamos el punto donde nos reuniríamos en tierra y nos separamos. extranjero. etcétera) y en las que el ritmo de una acción global expresada en sus múltiples acciones componenciales (Volé. usada en el mar para arrojar por ella los desperdicios de la cocina. atrevida. Me arrastré a lo largo de las correderas. de la potencia 68 . (Valtin. Me uní con el camarada B. Corrí. etcétera) es del dominio de la identidad (ágil. escenas en las que los motes son una constante (alemán. volé al camarote del camarada B. Entonces.-Esperen nuevas instrucciones en sus camarotes –nos dijeron. Corrí a través del entrepuente hacia una puerta ubicada en el centro del barco. donde entré maldiciendo: -Tenemos que desaparecer. (…) Me deslicé a través de la puerta (…) me dejé caer en una de estas correderas. en el distrito de diversiones de Long Beach. escabulléndome tras una columna de agua (…). hasta que alcancé la popa del barco. La superficie estaba pegajosa y llena de patos marinos. Oímos una voz a través de la escalera de cámara gritando nuestros nombres. en el puerto de un adivino. distante un par de millas de los muelles del Pacífico. Me deslicé. me arrastré. valerosa) y. a la vez.

desde luego un escritor nada ingenuo. La relación entre los alemanes establecidos en ultramar –donde se reproducen con mayor nivel de intolerancia las diferencias de clase de la metrópoli-. la que establecían con los nativos de los lugares donde estaban. no es sólo el aventurero: es. el relato exhibe los rasgos de la Alemania imperial. el militante adulto será labrado en las primeras etapas de la vida.ficcional del relato –increíblemente. y nuestra comida principal consistía en nabos y pan inferior. como quería Pierre Bourdieu (1997). de la exposición de esa identidad marcada a fuego por las distintas expulsiones vividas: Yo llevaba trajes de papel. la identidad política de su padre y sus propias percepciones sobre la política y sociedad durante su infancia. mis zapatos estaban hechos de madera. en este sentido. Por otra parte. La “ilusión biográfica”. Como en un viaje por el tiempo. son factores determinantes. para la que. sus vivencias de niño entre la guerra. raras veces teníamos algunas papas. Valtin. en el verano iba descalzo. y la carne de 69 . la pobreza y el hambre. entonces adolescente de catorce años. ya se ha enrolado entre los Jóvenes Espartaquistas. Esta construcción retrospectiva señala que la personalidad no irá disociada de su contexto epocal y político: su narrador da cuenta de las circunstancias en las que su identidad emerge y. en el relato. es forjada ya desde los primeros dos capítulos en los que Valtin narra la infancia. las penurias de Bremen durante la Alemania en la Primera Guerra Mundial y la efervescencia de la Revolución. sujeto y política se vinculan estrechamente desde el inicio.

como una manada de lobos. el personal y el colectivo. papas y conservas. a menudo quemados. sin un pedazo de carbón. 70 . llegué a considerar a todo el que tuviese un signo de autoridad como a un enemigo declarado. astillas de madera o metal. Es en pleno marco revolucionario cuando el padre del narrador muere y la socialdemocracia en el gobierno pone freno a los sectores revolucionarios más radicalizados.caballo era un verdadero lujo. y de lo que los panaderos recogen al barrer el suelo y limpiar el mostrador. 1988: 12)14 Estas primeras experiencias serán el correlato de su posterior inserción en el mundo de la militancia en un país convulsionado por la revolución. En el cruce de esos dramas. en otro texto autobiográfico apasionante. Un warshauer como es debido. de las migas que se desprenden del pan y las pastas. jirones de papel o incluso cristales. Repetidamente fui atrapado por algún guardabosque o gendarme ya entrado en años. en las cercanías de las fábricas y de las líneas férreas. Hacen una masa con todo ello y la meten de nuevo en el horno para que tome consistencia. que tiene el tamaño de un pan de molde y que debe comerse con cuidado para no tragarse pelos de escoba.” (Kinski. y en invierno pasar un frío atroz. El “pan inferior” de Valtin bien puede parecérsele a lo que Klaus Kinski. reprimiendo a los espartaquistas. (Valtin. (…) En esos años aprendimos lo que significa tener hambre. merodeábamos por todos los rincones de las chacras y de los depósitos del ejército. 2006: 31). Los muchachos. Puesto que no vi nada de malo en cometer esos “robos”. llama warshauer: “están hechos de pedazos. de bizcocho. cuesta unos 20 pfennigs. limpiábamos las calles de los preciosos pedazos de carbón. Valtin se aleja del hogar materno y emprende la 14 Veinte años después la situación no es mejor para los alemanes pobres. robando leña.

o decidirse a hacer la revolución socialista en su patria. De alemanes a nazis 1914-1933 (2009).búsqueda de una vida de marinero. inmerso en la cual puede sentir la libertad que no había podido conocer en Alemania. Estaba orgulloso de ser un obrero y 15 Para ver las características de algunas formas de la vida social y política de Alemania durante el período es interesante el texto de Peter Fritzche. la tripulación del barco resulta reflejar el ambiente de Bremen o Hamburgo revolucionarias: el motín y la deserción son tan comunes como los polizones. pues eso era ya una tradición familiar. y eso le resulta más evidente cuando hace el contraste entre esa sociedad en descomposición y la sudamericana. el hambre y la violencia. la ebriedad se pavonea entre la tripulación y la vida carece de algún valor superior al capricho. el trayecto individual nos permite percibir con intensidad los climas por los que va transitando el héroe del relato. 71 . el narrador se familiariza con la soledad. Esta última es la opción que toma: Estaba en camino de hacerme un revolucionario profesional (…) el corazón del Comintern y de los partidos afiliados debía consistir en una organización interna manejada por hombres y mujeres cuyo solo y único fin en su vida era trabajar para la revolución… Tenía conciencia de mi clase. Ese contraste está en la base de la encrucijada que se le presenta a Valtin a su vuelta: puede tener una vida más liviana en un país joven y lejano. Cuando se hace a la mar.15 Entre un ritmo propio de una novela de aventuras. El mismo narrador valora al suyo como un país enfermo. Con quince años de edad. y en un país en permanente zozobra.

lo que me impulsaba a un odio loco contra los que yo creía responsables de los sufrimientos y la opresión de las masas. Mientras su situación en el partido se va consolidando. A partir de allí. Valtin cuenta con 19 años de edad y es designado a cargo de la propaganda y el activismo en la sección marítima. el “Apparat P” para la destrucción de la moral de la policía. por su obediencia. el “Apparat M” para la penetración comunista en el ejército y la armada. (Valtin.U. del partido alemán. Sus divisiones incluían en “Apparat S” para el espionaje. 1988: 45) 3.P. agudo pero unilateral. el “Apparat BB” para el espionaje industrial a 72 . Un revolucionario profesional Al momento de enrolarse en el Partido Comunista Alemán. facilidad para los idiomas y versatilidad. elementos que pasan a ser introducidos en el relato: Trabajando silenciosa y eficazmente en la sombra del poderoso edificio comunista estaba la subterránea G. Valtin va conociendo y dominando con más detalle los mecanismos de funcionamiento de esa estructura. la jerarquía del personaje dentro del Komintern será creciente hasta llegar a estar a cargo de toda la Sección Marítima y convertirse en un cuadro idóneo para diversas tareas en todo el mundo. Tenía un sentido de la justicia. Mi actitud frente a la respetabilidad convencional era más bien burlona.despreciaba a la burguesía. a bordo de todos los barcos de la línea Hamburgo-América.

en el proceso. Eliseo Verón. es posible persuadir. al lector de partido (comunista o contrario) y a ese lector sin opinión formada. A partir de allí. quién es el lector ideal de este relato. y los distintos “Apparat” para el contraespionaje y destrucción del partido social-demócrata. entre otros. servicio de correos y comunicaciones. Valtin se esfuerza por convencer a más de un posible lector. Podríamos preguntarnos en este punto. los cuerpos armados del partido. del partido monárquico. El caso es que la historia que nos ocupa tiene un sentido político y polémico claramente definido y que se revela en la última página del libro: rechazar las acusaciones de espía nazi y enemigo del comunismo que se difunden en la prensa partidaria después de su 73 . existían también los “Parteischutzgruppen”. el “Appart N” para pasaportes. es decir.favor de la Unión Soviética. y para los trabajos dentro de las formaciones militares del movimiento nazi. en un discurso político. al referirse a los posibles destinatarios del discurso político. todo lo autobiográfico conduce a la construcción de la justificación final y se convierte. del centro católico. a los que. incluye a aquellos que no tienen opinión. la explicitación de los mecanismos de esa estructura es una acción preparatoria en los tiempos de lectura del relato. (Valtin. 1988: 191) De alguna manera. investido de poderes dictatoriales extraordinarios. muchas veces enmascarado. Aquí. Cada departamento del partido y cada organización auxiliar eran dirigidos por un emisario especial de Moscú. censura partidaria. de alguna manera.

En síntesis. el discurso político funciona como refuerzo para el prodestinatario. Todo discurso político está habitado por un otro negativo. como polémica para el contradestinatario. es falso para el contradestinatario y a la inversa. que caracteriza la posición del adversario. Por el contrario. es eminentemente polémico dado que supone la construcción de un adversario. pero también construye un otro positivo. el lazo que une al enunciador político con el otro positivo. jerarcas del Komintern. corresponde a la posición del que participa de las mismas ideas y adhiere a los mismos valores (en nuestro caso los militantes de base del comunismo). se da a través de la inversión de la creencia. Esto significa que todo acto de enunciación política indica necesariamente que existen otros actos de enunciación opuestos al propio y es réplica mientras anticipa una réplica. Esta presencia del otro negativo no es otra cosa que la lectura destructiva. traiciones y amenazas en la que estaba atrapado. el lector ingenuo admirará el ritmo de aventura y los discretos gestos heroicos que aparecen en la El campo discursivo de lo político implica enfrentamiento. el contradestinatario (en este caso los anteriores camaradas de Valtin. el lector no comunista agradecerá la explicación del funcionamiento de una serie de mecanismos subterráneos y valorará como un gesto de maduración la fuga del narrador de la telaraña de delaciones. el objetivo es de doble denuncia: en la intencionalidad del autor. al papel de los indecisos y sobre el cual recae la mayor fuerza persuasiva (para nuestro libro. Hay también un tercer tipo de destinatario: el paradestinatario. es la creencia presupuesta. 74 16 .16 Si las descripciones presentan un tono aséptico y neutro. los que no pertenecen al mundo comunista en general). 1987). el lector comunista valorará los aportes de Valtin a la causa y asumirá como desviación de los burócratas del partido su acusación y consecuente alejamiento. lo que es verdad para el enunciador. y como persuasión para el paradestinatario (Verón. o sea. figura asociada a la suspensión de la creencia. con los que se relaciona.fuga. La relación con el otro negativo. que lo denuncian como doble agente y enemigo del comunismo). a este receptor se lo llama prodestinatario.

es sucinto. el discurso. de aquí en adelante. es parte de los propósitos del libro lograr la empatía del lector con el héroe del relato. la traición entre camaradas. desplazando la responsabilidad a la cadena de mando de la que es tan sólo un eslabón más. La construcción del héroe Se ven largamente las cavilaciones de Valtin al captar las distintas instancias de prueba a las que es sometido. y lo muestra el autor cuando se ve compelido a denunciar a alguien que admiraba por lealtad al partido: El que sepa quebrar el carácter y la independencia de un hombre. tendrá un soldado obediente.narración.1. Esta era la nueva arma del Comintern. Ejemplo de estas cuestiones puede ser la falsa invitación a vender información al enemigo que recibe cuando pasa a tener responsabilidades que exceden el marco de Hamburgo: al denunciar a quien le hizo esa propuesta sus tribulaciones son recibidas con carcajadas. y sin embargo cuando es él mismo el que somete a los demás a las mismas instancias de las que fue víctima. ¿Sería. el precio de la lealtad? (Valtin. 3. Mi deber como comunista era traicionar a mi profesor. Pero no todos los escenarios de denuncia son un juego. 1988: 185) 75 . sin llegar a ser autocomplaciente. en cualquier caso. a quien respetaba.

en pos de realiza un aporte mayor a la causa de la revolución. por lo general. la segunda parte narra su crecimiento como cuadro dentro y fuera de las fronteras de la Alemania de 76 . La contradicción entre las misiones que se le destinan y los gustos del héroe se resuelven. falla. deliberadamente. nuestro personaje considera que no es bueno para cometer un asesinato a sangre fría. es tan claro este corte que es determinante en la estructura del relato. con el cumplimiento del deber. la segunda sella su salida de la esfera del bolchevismo. Mientras que el partido sostiene que no hay nada que no pueda hacer un bolchevique. lo considera un acto de terrorismo y. Son dos las excepciones graves que hace Valtin a la regla de obediencia dentro del partido. Tres años en la prisión norteamericana de San Quintín le dan tiempo para estudiar y le brindan el aura heroica de quien cayó en manos del enemigo pero resistió sin delatar a nadie y manteniendo intacta su lealtad. Decíamos que el libro consta de tres partes: la primera de ellas abarca la infancia del autor y aquello que considera su etapa iniciática como activista. En ambos casos se presenta una disyuntiva moral entre la lógica partidaria y la propia del autor.También la traición entre camaradas puede ser aquí tomada como un costo más en el ascenso dentro de los niveles de la organización del Komintern. Ahora se ha vuelto un cuadro intermedio del partido. Los otros costos que paga Valtin van a representar muestras de lealtad cada vez más comprometidas. la primera lo posiciona favorablemente. de modo que al volver a Europa ha consolidado su buena imagen y ha concluido su etapa formativa.

de su situación propia.17 El tema donde más se palpa ese Dentro y fuera del partido. entonces. 77 17 . esto es. Están presentes en la narración. 1984 es la novela en la que cualquier ciudadano de un estado totalitario podría sentir expresada su experiencia. desbaratando mítines nacionalsocialistas. hasta que es capturado y torturado. las tensiones disciplinarias del personaje. Esta experiencia relatada por Valtin va más allá. describe la red comunista de espionaje dentro de la cárcel y hasta cumple con órdenes del partido de convencer a sus enemigos de su conversión hasta volverse un agente doble. sin socialdemócratas en el horizonte. algunos reparos que pone Valtin y que permanentemente lo somete a acusaciones de desviación pequeñoburguesa. por su eficiencia y pulcritud en misiones entre distintos países de mundo y sobre todo en la lucha doméstica contra los enemigos del partido: coincidiendo con los nazis contra los socialistas y. entonces. la marca de las miradas totalitarias es de esta condición: la identidad perfecta es la de la lealtad absoluta y la identificación del ser y sus opiniones con las reglas propuestas en esa visión. La tercera parte del libro narra la última etapa de la participación de Valtin como dirigente comunista en el fangoso terreno de una Europa convulsionada y una Alemania gobernada por los nazis. Para ese momento es un funcionario de jerarquía en el Partido Comunista Alemán que había crecido por ser el único capitán de barco formado en academia y al servicio del partido. El texto publicado en 1948 por George Orwell así lo pone de manifiesto.Weimar hasta que otra vez la combinación de drama personal y social se combinan: recibe la noticia de la muerte de su madre junto con la del ascenso de Hitler a Canciller del Reich.

conflicto es en la relación entre el protagonista. siguiendo directivas del partido. Pese a que ella no es una comunista convencida. describe su romance con Firelei y las alternativas de su convivencia. Con un tono tan aséptico como el que emplea para otras descripciones o historias. que será lo que finalmente lo lleve al conflicto final con la organización comunista. pero la mayoría del tiempo pasará de un lugar a otro huyendo o cumpliendo con directivas del partido. debiendo permanecer lejos de su compañero y hasta del hijo que juntos han tenido. el móvil 78 . Sólo cuando Valtin logra. Este último será el conflicto final de nuestro personaje con el Partido Comunista: la exigencia de buscar la liberación de Firelei lleva las tensiones al límite. convertirse en un espía nazi (doble agente) ella podrá pasar una temporada con su hijo. Valtin es apresado por sus camaradas y su fuga lo volverá blanco de la persecución de comunistas y nazis por igual. En las mejores situaciones ella dibujará afiches propagandísticos antinazis. pero esta vez vigilada por los nazis como garantía de la conducta del nuevo agente de los nazis en la estructura comunista. el narrador. su mujer y el partido. El relato no llega a ser amoroso en términos canónicos. por las presiones de la organización. Firelei es el nombre con que el protagonista bautiza a la joven alemana estudiante de bellas artes que conoce en Amberes y de la cual se enamora. en definitiva. La aparición de su nombre y foto en la prensa comunista de todos los países denunciado como agente doble del nazismo y traidor a la causa comunista resulta. su ahora esposo la afilia y la convierte en una militante del partido. con muy pocos tintes de sentimentalismo.

Un ejemplo de la pasión que La noche quedó atrás ha generado es el testimonio de Mario Vargas Llosa. de sacrificadas peripecias revolucionarias y de atroces abusos fue. en los noventa: Entre los libros del tío Lucho encontré una autobiografía. y también. Traidor y héroe El cautivante ritmo de la historia y la narración ha convertido La noche quedó atrás en un libro sumamente exitoso. de Jan Valtin. las historias y los personajes. 4. todos ellos posesos de la excepcionalidad. en tiempos del nazismo. texto también curiosamente “utilitario”. presente en su autobiografía El pez en el agua. en primerísimo lugar por su forma de construir el relato. de México. llena de episodios de militancia clandestina. Su autor había sido un comunista alemán. que me tuvo desvelado muchas noches y que me produjo un sacudón político: La noche quedó atrás. de 1993. algo que me hizo 79 .principal de la publicación del libro. La forma que Richard Krebs encuentra de proteger su vida frente al riesgo de que cualquier comunista lo asesine en cualquier lugar del mundo es contar su historia con abundancia de detalles. en el que el autor peruano intenta justificar y racionalizar su candidatura a la presidencia del Perú. un detonante. y su autobiografía. publicada por la editorial Diana. para mí. por las posibilidades únicas que da al lector de bucear en un universo poco frecuente para la mayoría.

seguramente. decapitados o de pasarse la vida en las mazmorras nazis. el de la consolidación de una identidad en perpetuo peligro de evanescencia. con cierto detenimiento. a pesar del riesgo de ser torturados. En este contexto. pero despojados de una lectura moral podemos meternos en el mundo del Komintern y la GPU y sentir cómo la revolución mundial y la solidaridad proletaria. en la justicia. sino como una operación racional y emocional perfectamente equilibrada. se nos escapan como agua entre los dedos.pensar por primera vez. Aunque. 1993: 100) Estamos ante un héroe que es a la vez traidor: alguien que ha hecho todo por consolidar una identidad precisa –la de militante del partido– termina desenmascarando múltiples zonas en las que su yo fue otro. mujer e hijo–. al final del libro. accedemos a captar la lógica del personaje y entender sus explicaciones. dedicaban su vida a luchar por el socialismo. en la revolución. recuerdo haber terminado la lectura sintiendo gran admiración por esos santos laicos que. en la acción política. que sacrificó a su mujer y actuó con él de manera cínica. Valtin criticaba mucho al partido comunista. vemos a una subjetividad marcada por distintos exilios y no es el menor éste. (Vargas Llosa. algunos sacrificios que hace Valtin puedan parecernos excesivos o aberrantes –al fin y al cabo la causa lo alejó de madre. empujadas por las intrigas y los burócratas. En este sentido. de una forma particular. 80 . percibir la entrega a una causa sin tomarla como una alienación. Cuando nos ubicamos en ese rol podemos.

Lejeune. Laguna González. Georges (1991). La noche quedó atrás. Los no lugares. 81 . en Revista Lindaraja. “La ilusión biográfica”.. El pez en el agua. Memorias. Peter (2009). Barcelona: Gedisa Augé. Verón. Valtin. Marc (2003). Lenguajes y acontecimientos.Bibliografía Augé. Buenos Aires: Siglo XXI. Jan (1988) [1941]. “El pacto autobiográfico”. “La escritura autobiográfica”. Anthropos. Nº 3. Barcelona: Anagrama. Gusdorf. septiembre. Mercedes (2005). “La palabra adversativa. Fritzche. Buenos Aires: Tusquets. Observaciones sobre la enunciación política”.VV. Buenos Aires: Hachette. Espacios del anonimato. en Razones prácticas. Una antropología de la sobremodernidad. El discurso político. Vargas Llosa. Barcelona: Suplementos Anthropos. Philippe (1991). Marc (2000). Revista de Estudios Interdisciplinares. Barcelona: Gedisa. Buenos Aires: Claridad. El tiempo en ruinas. Sobre la teoría de la acción. Pierre (1997). Klaus (2006). Bourdieu. Granada. Barcelona: Anthropos. en “Condiciones y límites de la autobiografía”. Eliseo (1987). Mario (1993). De alemanes a nazis 1914-1933. Barcelona: Seix Barral. Yo necesito amor. Kinski. en AA. en Suplementos Anthropos.

fue presentado en la Biblioteca Nacional el veintidós de noviembre del 2011. el libro que publica Camilo Blajaquis meses después de salir de prisión. titulado Crónica de una libertad condicional.Figuraciones del exilio en la obra de Camilo Blajaquis Lucía Soledad Gandolfi Resumen Este artículo trabaja las figuraciones del exilio y la sintaxis espacial que se articulan en La venganza del cordero atado. De los dieciséis a los veinte años estuvo preso en distintos institutos penitenciarios. Durante ese tiempo creó la revista ¿Todo piola?. que empezó como una fotocopia de circulación clandestina y que en la actualidad se edita regularmente y en entregas temáticas. Escribió. es un joven de Villa Carlos Gardel. Camilo Blajaquis es un seudónimo. sobre el que se referirá el presente artículo. Palabras clave: Exilio – sintaxis espacial. del distrito de Morón. hasta que salió en el 2010. El segundo. 82 . además. los poemas que conformarían su primer libro.

Theodor Adorno (1951: 87) 83 . which started as a photocopy in the underground circuit and today is edited on a regular bases in thematic editions. 2011. has been launched at the National Library on November 22nd. Para un hombre que ha dejado de tener una patria. His second book. located in Morón’s district. he is a young man from Villa Carlos Gardel. Keywords: Exile – Space syntaxes.Abstract This article deals with the exile’ images and space syntaxes that appear in La venganza del cordero atado. Camilo Blajaquis is a pseudonym. From sixteen to twenty years old he was imprisoned in different penitentiaries. which this article refers to. During that time he created a magazine called ¿Todo piola?. entitled Crónica de una libertad condicional. Besides. el escribir se convierte en un lugar para vivir. the book published by Camilo Blajaquis months after he got out of jail. he wrote the series of poems that would integrate his first book. until he was released at 2010.

así también. Tiene poco más de veinte años. Blajaquis vive en la Villa Carlos Gardel. hay que admitir que la estrategia literaria es impecable: exhibe la distancia que impone el exilio con una arrogancia que define futuras imágenes y se condensa en un gesto por demás significativo. lo puso en contacto con los libros. La postura se repite. los que quemamos el parqué. 2011: 15). Sarmiento funda su representación con la tragicómica escena que inaugura el Facundo. que más tarde fue amigo. 1907). en el conurbano bonaerense. porque el insulto y el desprecio del enemigo es para nosotros un motivo de orgullo. “no hay peor cárcel que la mirada del otro” (Blajaquis. con un sentido inverso. (Las cursivas son mías) Después de todo. como en los descamisados de Eva o. A pesar de su demostrada inexactitud histórica (Peña. de quien al abandonar la patria abandona también la lengua materna. nuestra literatura.M. los de las patas en la fuente. incluso. sonríe Camilo Blajaquis. cuatro de los cuales los pasó en distintos institutos penitenciarios. Somos los cabecitas. Es allí donde un docente. de una identidad que se amplía: Camilo en 84 . Somos los Negros de Mierda. con un universo que hasta entonces le había sido vedado. en los autodenominados N. A partir de ese encuentro Camilo Blajaquis vive un cambio que se manifiesta en la elección de un nombre nuevo. los grasitas. de Morón.: Somos la barbarie. actualmente. en detrimento de la civilización.D.Nuestra historia posee una íntima relación con el exilio y.

y Blajaquis en honor a uno de los militantes sindicales que retrata Walsh en ¿Quién mató a Rosendo? Me parece pertinente este gesto no tanto por las coordenadas ideológicas que expresa que. habiendo pasado por casi todo el sistema escolar. además. que empezó como una fotocopia de circulación clandestina y que en la actualidad se edita bimestralmente y en entregas temáticas. nadie hasta ese momento se hubiera percatado de su potencia. sino que fue allí recién donde alguien lo vio realmente. Crónica de una libertad condicional. tal como lo expresa el prólogo de Luis Mattini (en Blajaquis. podrían tratarse de una impostura. fue presentado el veintidós de noviembre del 2011 en la Biblioteca Nacional. pero no se trata en absoluto de su regeneración. Durante el tiempo que Blajaquis se encontró en el Instituto de menores creó la revista ¿Todo piola?. los poemas que al salir conformarían su primer libro titulado La venganza del cordero atado.alusión a Camilo Cienfuegos. A algunos les gusta leer este trayecto como un relato de redención moral. más allá de los parámetros con que ciertos sectores juzgan el valor de una vida: 85 . “de pibe chorro a poeta” parece ser el titular preferido. al fin y al cabo. Estremece que haya tenido que llegar a la cárcel para salir a la luz. siquiera de su sensibilidad. 2011: 5). Sin embargo. Escribió. que reúnen los aportes de otros jóvenes de distintos barrios e inclusive de aquellos privados de libertad. el compañero revolucionario del Che. El segundo. sino porque prefigura una relación extraordinariamente fluida con el lenguaje. lo que sorprende del caso no es tan sólo el vuelco que ha dado esta vida singular sino el hecho de que.

2000: 251) donde las imágenes de la intimidad. Bachelard define una “dialéctica de lo de dentro y de lo de fuera” (Bachelard. Basta con entregarse a la lectura de su “Plegaria para la libertad”. Para Camilo Blajaquis. que se ha hecho cuerpo. se extrema. la potencia de su escritura. Para él es la experiencia de lo vivido. para comprender a qué me refiero. se deshace y vuelve a crecer. de donde proviene. porque se trata ya no de una hipérbole sino de una imagen que nos golpea con toda la fuerza de una evidencia empírica y conmueve a la figura convencional. petrificada. de pronunciar las consonantes. que un “modelo analógico” para hablar del encierro en términos de Deleuze (1991: 11). tacto. hedor. más vívida ante nuestros ojos. investida ahora de poderosos sentidos: colores. que me parece valiosa la lectura de las figuraciones del exilio que en ella aparecen. donde la tópica del amor como prisión “donde deleitarse” (Blajaquis. Es por esta cualidad de su escritura. La “vida en un mundo aparte o así se vive apartado del mundo” En su poética del espacio. acaso. entonces. que un lugar común. Si la retórica es –como esboza Barthes– un código de prescripciones morales destinadas a encauzar las desviaciones del lenguaje pasional. delineadas por unos límites que nos 86 . música.ciertos habitus de clase. 2011: 69) se repliega sobre sí misma. una cierta manera de mover las manos al hablar. la frase pronunciada las trasciende. precisamente. lo carcelario simboliza más. mucho más.

protegen. es otro mundo. Esta contraposición es la que traza las representaciones clásicas del exilio. a las que pertenecen. responden em todos los casos a Blajaquis (2011). en apariencia. atomizada. de este paisaje mental. Blajaquis vuelve sobre la idea que expresaba al principio y que lo resume todo: “Es la villa. el texto de Blajaquis 18 Los números de página que aparecen sin cita. las notas de Blajaquis agrupadas bajo el título elocuente de “Villas: la vida en un mundo aparte o así se vive apartado del mundo” (49)18. 87 . mientras que estas líneas se explayan sobre lo que parece ser el espacio habitado desde la infancia. es vivir apartado” (50). entre paréntesis. Luego de una descripción minuciosa. se oponen a las de un exterior hostil. La escritura trama una paradoja a partir de la cual es el espacio exterior –apartado– y conocido donde los límites actúan ya no como protección sino como “barreras” (Bachelard. hasta de “posesión” –“mi barrio” (49)– en términos de Bachelard. la significación tradicional del exilio implica una experiencia de desarraigo. Sin embargo. Frente al discurso del poder carcelario que impone el encierro como pago de una presunta deuda a la sociedad o como tecnología diseñada para reformar al individuo desviado de la normalidad –entendida esta como un cierto estado “natural” definido en base a una cientificidad vinculada a la medicina o a la psiquiatría o como sometimiento a un determinado cuerpo de normas garantizado por el aparato judicial–. 2000: 254) –“La avenida y su frontera que divide a la villa del mundo” (50)– que mantienen al sujeto “Encerrado en el exterior” al decir de Bachelard (Bachelard. 2000: 254).

a plomo. la connivencia sutil del resto. pero con la droga” (50). de que “en una proporción considerable. sin plata. un desplazamiento a través de inserciones cada vez más compactas de las cuales la prisión no es sino la continuación natural. revela19 como. El término revelación opera aquí en el sentido sartreano: el escritor obra de tal modo que nadie pueda ignorar lo narrado ni ante ello decirse inocente. 88 19 . es otro mundo. debe tomar partido. a trabajo en negro o en gris. El lector ya no puede contemplar lo relatado sin involucrarse. en el corazón mismo del sistema carcelario. o más bien del centro. del interior de esa sociedad: la “policía y sus cacerías” (49). / Es la villa.. es vivir apartado” (50). El autor revela una situación para así poder cambiarla. aprobar o censurar. por un lado. sobre todo.denuncia. donde Blajaquis nos conduce por un “Recorrido cronológico” a través de los varios institutos penitenciarios que transita hasta su retorno a la libertad.. la biografía de los condenados pase por todos esos mecanismos y establecimientos de los que fingimos creer que estaban destinados a evitar la prisión” (Foucault. los “extranjeros” (las cursivas son mías) “de la clase media que vienen a comprar droga y se van descalzos. se opera. Recorta un “Panorama de vida que siempre tiene olor a celda. 20 Prueba de ello es el hecho. Vale destacar al respecto la presencia de un “Apéndice del autor”. bajo el aspecto de desviación o exclusión. Pero. sagazmente señalado por Foucault. o a traje de encargado de limpieza. un grado superior de esa trayectoria recorrida paso a paso20. 2002: 309).

a su vez. establece.“La realidad es que estoy preso. sin amante. “ingresar en esa secta amurallada: de la sangre del oro” (87) donde habitan aquellos que Blajaquis llama con ironía “los decentes” y “los honestos” (78). ciudad sin 21 En otro poema. capital de la República. señala como el propio “hábitat”. Blajaquis. en una cárcel. vale decir. el “error” que “es creer en los rangos. mejor dicho. Buenos Aires. unas relaciones periféricas con el “primer mundo”21: “Ciudad de Buenos Aires. encajar. finalmente. Blajaquis demuestra. Sin embargo. figura en el poemario de Blajaquis apenas como una forma devaluada de la naturaleza: “un jardín sin aroma”. Lo real es que soy libre demasiado libre” Esta dialéctica de lo de dentro y de lo de fuera que formula Bachelard podría traducirse fácilmente en voluntad de pertenecer o. por el contrario. con una lógica impecable. el anverso de la villa que asoma en los márgenes.” (78). salvo por un detalle: el español parte de un origen que contrasta con la experiencia de la metrópoli –figuración clásica del exilio. /Que sólo pisando al resto uno puede elevarse”. 89 . la “Ciudad panóptica” (15) que impone sus límites sobre el resto del territorio. su “frontera” mal disimulada por una “avenida” (50). recuerda al de Lorca en Poeta en Nueva York. centro privilegiado por las élites y por la lírica nacional. “Una flor sin luz. “un cielo sin sentido y con estrellas apagadas”. El gesto. sin color. rincón de asfalto que te hace olvidar que es parte de un país llamado Argentina. “¿Quién no se siente pisado?” (60)... ya que. desmitificador de una ciudad idealizada.

“el Juzgado” (115). los “Buzones”22 (113). ciudad esclava. en términos de Augé. destinados a lo provisional. de la sobremodernidad– que Blajaquis sintetiza bellamente: “Aunque el mundo es mas grande de lo que dicen/ percibo que nos achicaron el tiempo. capaz y decidido para crear un móvil donde se te torture tan fácilmente. En una “institución total” (Pérez Guadalupe. “Ciudadanos que hablan en lenguaje de cajero automático” (18) o. por citar otro ejemplo. las cursivas son mías). 90 . como un “hábito innecesario” (54). al pasaje: “un colectivo” (15).. puede irse indistintamente en “miles de tardes robadas” (97) o en “mirar el techo todo un día entero” (66). circunstancia propia de la globalización –o. el “Camión de traslados” (97). 2002: 80) del XVIII al aparato punitivo. Es decir. sin golpes físicos ni gritos.. 2000) como es la cárcel esta cualidad se acentúa: “el tiempo se murió hace rato” declara Blajaquis (105). el “Ferrocarril” (19) y. que se conoce como “Buzones” (113). espacios sin identidad. 22 A pesar de la “benignidad” que impone la “reforma” (Foucault.identidad. en el caso de Blajaquis. en tránsito perpetuo por los no lugares enunciados por Augé. la propia vida se percibe como malograda. con el “camión de los comparendos. donde “no penetran lo sonidos” y donde hace “Frío… mucho frío”.” (19). atrapados en un eterno presente. Hay que ser ingenioso. lo que es lo mismo. hasta el día de hoy nuestro sistema penitenciario continúa utilizando como forma de castigo una “celda (…) hermética”. un estado más de los Estados Unidos” (18. a lo efímero. Lo mismo ocurre. Tan solo haciéndole los arreglos necesarios que tiene para que en invierno agonices de frío durante el viaje y para que en verano te ahogues de calor” (98). El tiempo.

El no lugar. la unidad de medida de una forma de gobierno que circunscribe su territorio a lo más cercano y parecido a sí mismo. “El encierro simplifica el mundo” (87) y parece abarcarlo por 91 . poder superarlos. es decir. otro de Lugano. pero en todos ellos. otro de La Boca. 99)– por medio de las cuales interpela a los individuos y. Los no lugares convierten a los ciudadanos en meros elementos que obedecen los mismos códigos y responden a las mismas apelaciones. inclusive en mí. 24)– se degrada en términos cada vez más vacuos. Esta categoría –en la que insiste Blajaquis (18. tal vez como una forma sobremoderna del exilio. se reflejaba el hechizo del consumo. como el de usuario o uno que se ha puesto de moda en la jerga política: el vecino. la cárcel representa un caso extremo. así. a su vez. aleja provisionalmente a quien lo transita de sus determinaciones habituales. pero con dolores en su alma similares en todos.La cosmología que configuran los no lugares impone una serie de imágenes –cuyo paradigma es la “publicidad” (40. los asimila. Uno era de Dock Sud. una forma de gobierno que exilia. y así sucesivamente. se cruzaban distintos personajes. De diferentes barrios. otro de Fuerte apache. En este sentido. esa ley invisible que nos obliga siempre a querer ser más que el otro (97) Aquí la voluntad de distinción manifiesta una lógica aparentemente contradictoria: hacer como los demás para. produce una experiencia de soledad tanto más desconcertante en la medida en que evoca a millones de otros: …en el micro de traslados.

como afirma de Certeau. La razón es la costumbre de sentirse encadenado a la muerte. las cursivas son mías) Blajaquis nos pone a prueba. La escritura se vuelve “Vacío” (21). “Todo relato es un relato de viaje” (de Certeau. de haber nacido ya con un prontuario y con las esposas puestas. deseo vital. sin ella vuelve a ser “tan sólo un expediente” (27). Ironiza.completo: “Puede parecer una exageración” –confiesa Blajaquis– “pero hoy cuando me subí a la camioneta que me llevó hasta el Juzgado. (111. El sujeto se reduce al rol que se le imprime: El preso mira el espejo y ve la espalda que le dieron los humanos. 2000: 128). los discursos que se le imponen. El preso imagina el destino y encuentra un tiroteo. “Salimos a la conquista de lo desconocido. ¿Que linda imagen no? La de bebés esposados adentro de una incubadora. sentí un gran alivio al ver que todavía hay vida allá afuera” (111). la obra de Blajaquis es el relato de 92 . En ella encuentra una forma de deshacer. proyecta una relación extraordinariamente fluida con el lenguaje. No se puede volver” Si. de “desnudar con letras” (115). Lo mismo pasa con los locos. juega.

es la incesante concreción de un “proyecto de instantes” (48). de lo que ocupa un centro. en busca de algo perdido más acá del cuerpo que de las palabras.múltiples exilios. 93 . vale destacar la serie de ilustraciones del artista desaparecido Franco Venturi titulada Fantasías de sopre. Frente a una teleología de lo alto. asume el mismo gesto que fija Sarmiento para las futuras representaciones del exilio: “¿Y si mi presencia inquieta todos tus planes? (…) ¿Y si lo más inspirador fuera tu desconfianza?/ ¿Y (…) si mis preguntas sorprenden también a mi pasado?” (14). más atrás que cualquier atrás.. pero. de la luz. sujetado a indestructibles cadenas. de exclusiones y de “fuga” (17)23. inventa una “línea de fuga” (17) y da un salto a lo desconocido.. Es la propia vida desangrándose sobre el papel. más lejos que todos los lejos. inquebrantables candados. algo bien escondido. de transformación. Pero reformula sus términos. Blajaquis. desafiante. (99) Algo que se vislumbra en la escritura. escapa de la “trampa” de los “problemas binarios” (64). 23 En este sentido. sobre todo. Blajaquis emprende un viaje de vuelta. que “no tiene destino” (21). algo que –intuye– no se encuentra en ninguna elevación sino que permanece oculto… …debajo de nuestras suelas. Algo que unas normas impiden que dejemos salir a la luz. que se basta a sí misma.

España: Aguilar. Michel (2000).) (2006). (2010). N. Somos.com/2010_03_01_archive.M.ht ml (última visita en marzo de 2012). Blajaquis. Barcelona: Paidós. Una antropología de la sobremodernidad. Bachelard. Roland (1993). Los no lugares. Marc (2004). Barthes. México: Universidad Iberoamericana. Buenos Aires: Siglo XXI. Buenos Aires: Asunto Impreso. Tomo I. en Christian Ferrer (comp. La invención de lo cotidiano I.blogspot. Franco Venturi. Artes de hacer. Londres: New Left Books. Michel (2002). Peña. Grimberg. Augé.D.). en Obras Completas. De Certeau. Montevideo: Nordan. Foucault. Buenos Aires: Continente. El lenguaje literario. David (1907). Minima moralia. La venganza del cordero atado. Mabel (edit. “Poeta en Nueva York”.Bibliografía Adorno. "Posdata sobre las sociedades de control". Juan Facundo Quiroga. Theodor (1951). Barcelona: Gedisa. Espacios del anonimato. Gaston (2000). homenaje 19371976 detenido-desaparecido. http://lapopulartambien. Federico (1966). La poética del espacio. Camilo (2011). 94 . La aventura semiológica. García Lorca. México: Fondo de Cultura Económica. Deleuze. Vigilar y castigar: nacimiento de la prisión. Gilles (1991). Prólogo de Luis Mattini. Buenos Aires: Imprenta y Casa Editora de Coni Hermanos.

“Ervin Goffman y las instituciones totales”. Sartre. Sarmiento. Domingo Faustino (2007) [1845]. En ¿Qué es la literatura? 95 . Buenos Aires: Gradifico.Pérez Guadalupe. José Luis (2000). Jean Paul (1950). Facundo o Civilización y Barbarie en las pampas argentinas. “¿Qué es escribir?”. Perú: Fondo editorial. en La construcción social de la realidad carcelaria.

por una parte. Las dos ideas centrales del artículo son. 96 . propone comparar a Controversia con otras publicaciones semejantes en términos editoriales y de contenidos.Controversia para el examen del exilio argentino Pablo Ponza Resumen El tema del trabajo es el exilio y su principal propósito es analizar algunas de las ideas que desarrollaron un grupo de intelectuales argentinos exiliados en México a través de la revista Controversia (1979-1981). por otra. primero: explorar el proceso de debate y revisión de su actuación política previa. Palabras Claves: Intelectuales – Exilio – Transición a la Democracia. el texto caracteriza cuantitativa y cualitativamente el colectivo de exiliados argentinos durante la última dictadura militar (19761983). segundo: la resignificación de la idea de Democracia. Y. Y. Para ello.

los militares suspendieron el registro público en las fronteras del país. firstly: to explore Intellectual’s debates and critical review about their past politic trajectory. Key words: Intellectuals – Exiled – Transition to Democracy. on another hand.Abstract The issue of this article is the exile and its main purpose is to analyze some ideas of a group of Argentinean intellectuals exiled in México taking the magazine Controversia (1979-1981). No obstante. a través de fuentes alternativas es posible hacer algunas 97 . On one hand. The article has two central ideas. it’s comparing Controversia with others similar content magazines. Introducción: recorte y precisiones sobre el colectivo argentino exiliado Es difícil establecer con total exactitud cuántos fueron los exiliados por razones políticas que provocó la última dictadura argentina (1976-1983) ya que. And. the text describes qualitative and quantitative Argentinean exiled collective during the last military dictatorship (1976-1983). And. entre 1977 y 1981. secondly: to examine the reasons that drove them to change their minds and to re-evaluate positively the Democracy.

Israel. la desaparición de personas. Holanda. Canadá y Australia recibieron buena cantidad de exiliados latinoamericanos. mantuvo una activa política solidaria con los latinoamericanos que sufrían persecución dictatorial. De modo tal que esta fuente no nos permite hacer una calificación exacta del colectivo en cuestión. Por ejemplo. Francia. o a cualquier otra forma de violencia política ejercida por aquel poder estatal y paraestatal establecido por la última dictadura argentina. tal vez por ser los de mayor cercanía lingüística y cultural. Sin embargo. Bélgica. Según datos del Anuario Estadístico de los Estados Unidos Mexicanos (INEGI-México) entre 1975 y 1980 fueron alrededor de 600. 98 . México. Los principales países de acogida fueron primero México y luego España. la tortura. Susana Schkolnik (1987: 71) ha calculado mediante datos disponibles en algunos países receptores que hacia 1980 habrían salido de Argentina –por razones políticas– alrededor de 307. como lo ha hecho Marina Franco (2008: 31) que el exilio puede sumarse a la detención ilegal. principal destino de los desterrados.700 personas. Brasil.aproximaciones que nos permitan dimensionar tanto el tamaño como algunas características socio-culturales de ese colectivo. Recordemos. Italia. No obstante. ese dato no distingue entre exiliados políticos y residentes por otros motivos. Suecia. podemos inferir que los exiliados por razones políticas eran miles. Estados Unidos. Pero también Venezuela. en especial si tenemos en cuenta que el período de mayor crecimiento de la comunidad argentina en México coincide con el de mayor acción represiva en Argentina: 1975-1980.000 los argentinos que llegaron a México.

el 52% tenía entre 20 y 39 años. la Universidad Pedagógica Nacional (UPN) y el Colegio de México. seguidos en menores porcentajes por el Instituto Politécnico Nacional (IPN). Por su parte. por administraciones estatales y por el Gobierno del Distrito Federal. el colectivo asilado por gestión diplomática muestra un perfil sociodemográfico claramente definido: se trata de gente joven. entre otras universidades. académicos y estudiantes. Pablo Yankelevich (2009: 73) advierte que un elevado porcentaje del total de los argentinos exiliados en México entre 1974 y 1983 estuvo constituido por profesionales.Por otra parte. Entre 1974 y 1983 el sector de profesionales y académicos representó cerca del 30% de los hombres y 20% de las mujeres que residieron en México. según fuentes de la embajada mexicana en Buenos Aires (1976-1977). el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH). Según Yankelevich las dos terceras partes de los académicos argentinos encontraron empleo en instituciones de educación superior públicas: 33% fueron contratados por la UNAM. en buena parte ligada al peronismo de izquierda. y en un detallado trabajo de análisis sobre el tema. el 11% por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y el 6% por la Universidad Autónoma de Puebla (UAP). casi el 60% de los profesionales que no se colocaron en el sector universitario fueron contratados por Secretarías de Estado. Entre ellas se destacaron la de 99 . y un colectivo con formación universitaria: el 77% tenía un titulo universitario y el 90% reconocía su persecución a propósito de su adscripción política. En coherencia con estos datos.

Quienes pudieron salir del país en su inmensa mayoría 100 . hubo exiliados que llegaron a México. es decir. a España o a cualquier otro país que les ofreciera asilo después de haber desarrollado una larga y reconocida militancia. por la política de absorción solidaria con las víctimas de las diferentes Dictaduras latinoamericanas es que México se convirtió – comparativamente con otros destinos– en un país privilegiado para el encuentro entre quienes se vieron forzados a buscar nuevos rumbos geográficos. podemos decir que el abanico de recorridos personales fue amplio y con frecuencia estuvo determinado por diferentes razones: por el nivel de implicación o militancia política que las personas habían tenido en Argentina. Asentamientos Humanos y Obras Públicas. Agricultura y Recursos Hidráulicos. Pero también hubo otros que sin haber ocupado lugares destacados o visibles en sus organizaciones formaban parte del grueso de personas que por diversas causas corrían graves riesgos en un contexto de dictadura. Por esta razón. o simplemente dependió de los recursos que individualmente cada uno pudo procurarse. entre los que más se destaca la contratación de argentinos. Si bien no es tarea de este artículo.Educación Pública. En cualquier caso. Vale la pena destacar que en Argentina la opción del exilio no fue generalizada sino que adquirió una dimensión de clase muy pronunciada. el Instituto Nacional de Estadísticas. por la capacidad de incorporarse a las redes que algunas organizaciones lograron establecer en el exterior. el Consejo de Ciencias y Tecnologías. La estadía media en los países de acogida fue de siete años y las trayectorias individuales fueron verdaderamente diversas.

Estas revistas eran la expresión sin mediaciones de los exiliados. Estas publicaciones compartieron tres características comunes. En algunas ocasiones dichos grupos desarrollaron publicaciones. Confluencia (Suecia). Testimonio Latinoamericano (España). Resumen de la Prensa Argentina (España). conocimiento y origen familiar (en el caso de quienes tenían doble ciudadanía). como fue el caso de la revista Controversia para el examen de la realidad argentina (México). Por ello esta situación con frecuencia privó a los militantes de extracción popular u obrera de aprovechar esta alternativa. allí se observan sus preocupaciones. Debate (Italia). su perspectiva del exilio y de la situación que se estaba viviendo en Argentina.procedían de una clase social media con buen nivel educativo. entre otras. destreza. de consumo e incluso de acceso a pasaportes europeos. formación. Cambio (México). sus intereses. El diente libre (Suecia). el público a la que 101 . sus deseos. Emigrar no sólo implicaba gastos sino también cierta red social. La vida cotidiana y la denuncia desde el exilio Motivados por la escasa información que recibían y por el deseo de recibir noticias de Argentina muchos exiliados comenzaron a reunirse e intentar organizarse alrededor de pequeños núcleos que les hicieran más amena la llegada y el transcurrir de la vida cotidiana en un ambiente por completo desconocido. En primer lugar.

En resumen: la autocrítica plasmada en las publicaciones destacó tácitamente la renuncia a las transformaciones radicales de la sociedad. Desde ese ángulo se propusieron denunciar y sensibilizar a la opinión pública internacional frente a las violaciones de derechos humanos que se cometían no sólo en Argentina. los redactores de las revistas revisaron su actuación en tanto miembros del campo de la izquierda revolucionaria y reflexionaron acerca de las razones político-ideológicas que llevaron a la derrota de los proyectos impulsados por sus organizaciones entre 1959 y 1976. Y en tercer lugar. Quienes hicieron un ejercicio crítico de su actuación política lo hicieron. En segundo lugar. sino también en la crítica al voluntarismo que condujo a sus militantes a la desaparición. la lógica binaria aplicada a los conflictos y revalorizando la democracia en tanto sistema o instancia eficaz para licuar las controversias políticas de una sociedad. en Madrid algunos miembros del Club para la recuperación Democrática Argentina –entre los que estaban Carlos 102 . Todas comenzaron su andadura con un formato artesanal y se financiaron con la suscripción o venta de ejemplares. la muerte o el exilio. Esto se observa no sólo en los cuestionamientos a la concepción y la estrategia político-militar que llevó a las organizaciones al fracaso. todas se definieron en oposición a la dictadura argentina en particular y en contra de todas las dictaduras latinoamericanas en general. Por ejemplo. ceñido casi exclusivamente a la comunidad argentina y latinoamericana residente en el exterior.estaban destinadas. principalmente cuestionando el método de la Lucha Armada.

Aldo Comotto (abogado laboralista. ex militante de Montoneros). (Aznares. Una vez semi consolidado el Club. ex militante del PRT) y otros colaboradores como Lucila Pagliai o Carlos Slepoy–. Clausuró su edición cuando Raúl Alfonsín asumió el cargo de primer presidente electo democráticamente tras la última dictadura. durante sus 100 números de vida. Una gacetilla que comenzó luego a aparecer con regularidad bajo el titulo de Resumen de la prensa argentina. pero no nos amilanamos ante los circunstanciales bajones. la revista surgió como una verdadera necesidad (…) Comenzamos con 20 ejemplares que se distribuían en mano.Aznárez (periodista. Así fundamos el Club para la recuperación Democrática Argentina. abrazábamos las más variadas posiciones políticas pero nos unificaba la inclaudicable oposición a la dictadura militar y la definición por la democracia y los derechos humanos (…) Con eso bastaba y con eso pudimos llegar hasta 1983 cuando la perspectiva del retorno era casi una realidad. El entusiasmo que provocó esta iniciativa en el resto de los exiliados animó al grupo a ampliar esa primera gacetilla. se distribuyó puntualmente y sin interrupciones cada quince días. 103 . 2005: 29) Resumen de la prensa argentina lanzó su primer ejemplar en Madrid el 1 de enero de 1979 y. un modesto boletín elaborado artesanalmente que no contaba con financiación externa y cuya subsistencia dependía exclusivamente de los suscriptores: Veníamos de distintas experiencias. comenzaron a recoger la poca información disponible y la hicieron circular de mano en mano entre sus conocidos.

el resto de la comunidad argentina y latinoamericana exiliada en Barcelona. La publicación estaba compuesta por recortes de diarios argentinos fotocopiados y ordenados por tema: economía. daba cuenta de que: 104 . en la contratapa de su primer número. política. Roma. Estocolmo. etcétera.Resumen de la prensa argentina se definió como una publicación antidictatorial. aunque de vez en cuando también se agregaron algunas noticias de Argentina en periódicos españoles. A modo de ejemplo podemos recordar cómo desde Barcelona la revista Testimonio Latinoamericano. aunque la precaria calidad de imprenta de sus primeras entregas se fue superando paulatinamente hasta el número 32 (noviembre de 1980) donde redujo su formato a tipo revista e incorporó tapas de cartón. México. sociedad. impugnó la política represiva militar y se posicionó a favor de los derechos humanos y la defensa de la democracia. Por su parte. pronto comenzó a percatarse no sólo de la aparición de esta nueva vía de encuentro entre compatriotas sino que las propias revistas se apoyaron entre sí y se dieron mutuamente importancia mencionando la experiencia de sus pares en los diferentes países donde aparecían. Desde el primer número contó en su primera página con un resumen de los artículos seleccionados. Ese diseño se mantuvo en las siguientes ediciones. o en todas aquellas ciudades donde circulaban esta clase de publicaciones. Era un boletín tipo periódico donde se seleccionaban y consignaban las noticias más destacadas de la prensa argentina.

(Testimonio Latinoamericano. La idea de que el exilio debía servir para algo se reitera en casi todos los números de las revistas. Controversia (octubre de 1979: México). Por ejemplo El diente libre. editada en Estocolmo por un grupo de argentinos y uruguayos decía al respecto: el Diente Libre fue hecho porque al no existir posibilidades de comunicación más directa con las personas que integran la colonia latinoamericana en Suecia. Presencia Argentina (noviembre de 1979: Madrid) y Sin Censura (noviembre de 1979: Washington y París). de reunión y de identificación cultural e ideológica con los compatriotas. reflexiones y aportes de la diáspora latinoamericana desde todos los países en que ésta ha sido acogida. había que encontrar alguna forma de 105 . Nos referimos aquí a algunos de los que han llegado últimamente a nuestras manos. Los articulistas de las diferentes revistas hacían permanente mención de la necesidad de publicar sus opiniones en tanto fórmula para romper el aislamiento y generar así un espacio de reflexión. en un momento en que se renueva el interés por seguir el proceso político continental.Varios órganos de expresión han comenzado a testimoniar actitudes. demostrando que la iniciativa y el deseo de comunicarse. de establecer vínculos e intercambiar ideas entre exiliados era una necesidad compartida simultáneamente. 1980: contratapa) Y a continuación dedica una referencia bibliográfica a cuatro revistas que estaban siendo editadas por exiliados: Cuadernos de Marcha (junio de 1979: México).

Héctor Schmucler. Juan Carlos Portantiero. con frecuencia hace que muchos de nosotros se encierre en el sectarismo dogmático. Oscar del Barco. 1977: 3) Controversia para el examen de la realidad argentina Pero si hubo una revista y un grupo de intelectuales argentinos que se destacó en el exilio por su capacidad reflexiva y autocrítica con su pasado militante. Jorge Tula. Nicolás Casullo. una propuesta de un grupo de ex militantes del Partido Revolucionario de los Trabajadores con sede en Roma: El aislamiento en el que operamos a menudo y al que nosotros mismos nos obligamos. (El Diente Libre. ese fue el encabezado por José Aricó. que estaba unido por afinidades ideológicas. a la división perpetua. en la barrera de las fórmulas rituales de reconocimiento como última defensa de la propia identidad ideológica. Sergio Bufano.acercamiento en una lucha desesperada contra la soledad y el aislamiento. una revista que editó trece números 106 . Rubén Caletti. entre otros. (Debate. 1982: 4) Lo mismo ocurría con Debate. Ricardo Nudelman y Hugo Vargas. orientación profesional y antiguos vínculos de amistad. fundó en el Distrito Federal de México la revista Controversia para el examen de la realidad Argentina. Ese es un camino sin salida destinado a agravar nuestra separación (…) es un camino que lleva a la fragmentación exasperada. Este grupo de hombres. Oscar Terán.

intelectuales latinoamericanos de diferentes nacionalidades tuvieron la oportunidad de comenzar a reflexionar con amplia libertad acerca de la naturaleza de los regímenes militares que en aquellos años ensombrecían buena parte del continente. al mismo tiempo. A juicio de Emiliano Álvarez (2005: 2) esta fue la revista más importante de todo el exilio argentino. Jorge Tula. no sólo por constituirse en la única publicación que trató en el destierro de reflexionar teórica y políticamente sobre la derrota y/o fracaso de la lucha revolucionaria en Argentina. Cabe recordar nuevamente que gracias a la política solidaria con las víctimas de diferentes dictaduras. ex director de Controversia. en Controversia podemos ver reflejado el curso evolutivo de los intereses y preocupaciones políticas del amplio grupo que participaba directa o indirectamente del proyecto. intentó elaborar un nuevo proyecto político de signo democrático. sino porque. Asimismo. y hacer una crítica de las concepciones políticas de las organizaciones revolucionarias a las que habían pertenecido. Quizás por ello. y contó con la colaboración de más de setenta y dos destacados articulistas. 107 . Dicho intercambio condujo luego a un debate y ese debate a un análisis en torno a cuáles eran las alternativas políticas más viables para el futuro.entre octubre de 1979 y agosto de 1981. No hay otra publicación de estas características donde podamos observar con más crudeza las expresiones de aquellos exiliados que intentaban saldar cuentas de conciencia con su pasado reciente. México se convirtió – comparativamente con otros destinos– en un país privilegiado para el encuentro entre quienes se vieron forzados a al exilio. a poco de llegar.

un debate en el cual se repetían principalmente dos cuestiones: por un lado. en Argentina antes del establecimiento del régimen militar. nuestros hijos mexicanos (…) ya no somos los mismos desde que conocimos y vivimos en aquella tierra” (Tula. por otro. la autocrítica a las concepciones políticas y los desvíos militaristas de la izquierda radicalizada y. las alternativas viables para terminar con la dictadura.recientemente fallecido. 2009: 1). abandonando las concepciones revolucionarias de juventud para comenzar a confiar en la democracia como un sistema eficaz para la resolución de conflictos político-sociales. y como salida potencial al régimen de facto. entre 1976 y 1983 cambiaron de piel. Como ha recordado José Aricó (1999) Controversia se creó con el objetivo explícito y específico de hacer público un debate que se reiteraba durante las reuniones de los exiliados. Tal como lo he comprobado en trabajos anteriores (Ponza. es decir. útil solamente a los intereses de la sociedad burguesa y la clase 108 . Por todo ello. antes que los militantes de izquierda sufrieran los poderosos efectos del Terrorismo de Estado y el posterior exilio. buena parte de estos intelectuales menospreciaban la democracia al punto de considerarla un sistema engañoso e ineficaz. ha expresado al respecto que: “los argentinos sabemos muy bien lo que nos dejó México: un sentimiento de gratitud por haber sentido en carne propia la solidaridad y la libertad que nos dio para desplegar nuestras ideas y actividades. sin duda Controversia es una fuente fundamental a la hora de analizar la ruptura ideológica de un buen número de intelectuales exiliados que. 2010).

que se convirtió en un icono de los sesenta. “generacional” que arranca desde la teoría del compromiso pero que paulatinamente se dirige y consolida como instrumento de una intelectualidad orgánica. que tuvo lugar en Córdoba.dominante. participaron Oscar del Barco. marxista-gramsciana y revolucionaria. sector que surgió poderosamente influenciado por el ethos revolucionario de aquellos años. digamos. Héctor Schmucler. en la trayectoria de Pasado y Presente podemos identificar una tendencia. En especial por la experiencia cubana. José Aricó. Pasado y Presente tal vez fue la publicación de la época que expresó con mayor sofisticación teórica las posturas de la llamada Nueva Izquierda. que no sólo nos permite reconstituir la línea evolutiva de estos intelectuales (una línea que pierde visibilidad durante el exilio) sino también nos da las claves para comprender una metamorfosis cultural y política difícilmente inteligible por haberse producido fuera del país. 19631965. la proscripción peronista. grupo al que se integraron luego Juan Carlos 109 . Aníbal Arcondo. 1973) y el sello editorial Cuadernos de Pasado y Presente. y Buenos Aires. la llamada traición frondizista y las lecturas marxistas en clave humanista ligadas al cuestionamiento de la izquierda clásica (PC). De allí la importancia de Controversia. Asimismo. Samuel Kieczkovsky y Juan Carlos Portantiero. Del proyecto inaugural. Hay que tener en cuenta que buena parte del grupo que editó Controversia había compartido una experiencia editorial previa en Argentina: la revista Pasado y Presente (Córdoba. hechos estos que marcaron a fuego el horizonte político-ideológico de toda una generación militante.

Torre. Derrota que no sólo es consecuencia de la superioridad del enemigo sino de nuestra propia incapacidad para valorarlo. Carlos Assadourian. Crítica a la lucha armada y a la visión belicista de la política Ya en la editorial de su primer número Controversia planteó lo que consideraba la cuestión central a analizar en el exilio: la derrota y la errónea manera de concebir la política que tuvo –entre 1959 y 1976– la llamada izquierda revolucionaria argentina: sufrimos una derrota. Luís Prieto y Carlos Giordano. varios de los mismos que luego fundarían Controversia y el sello Siglo XXI México Editores. César Guiñazú. de nuestra concepción de la política. la práctica política había sido conceptualizada por la izquierda revolucionaria bajo el paradigma 110 . (Controversia. El primer articulista que abordó el tema fue Sergio Caletti. Es decir. una derrota atroz. en especial por las hondas implicaciones morales que implicaba el tema y por la gran cantidad de muertos y sufrimiento que habían ocasionado. quien plateo una serie de hipótesis para reflexionar sobre la lógica binaria que la izquierda radicalizada había aplicado a la práctica política. Francisco Delich. 1979: 2) Las críticas al foquismo y a la teoría de la vanguardia fueron los tópicos más complejos de escrutar para la revista. de la sobre valoración de nuestras fuerzas. Según Caletti. de nuestra manera de entender el país.

o mejor dicho. (Caletti. Ha reemplazado la voluntad de las masas por la verdad de un grupo iluminado (Schmucler. 1979: 3). este parentesco es tan amplio que permite. bajo una visión que concebía al adversario político como un enemigo. Además. Por lo demás. En este sentido. (…) ha edificado estructuras de terror y de culto a la violencia ciega. la relación con la muerte que había establecido un importante sector de la izquierda radicalizada argentina. Caletti plateo que: El parentesco del foquismo con el resto de la izquierda radical tiene un solo y gigantesco punto de ruptura: el controvertido método de la lucha armada. en más de un caso. Hugo Vezzetti (2009: 98) ha señalado que el análisis y la discusión que llevaron adelante muchos exiliados abordó un núcleo sensible de la política y la memoria. sino una discusión sobre el problema ético y político planteado por una 111 . y a la escena pública como el campo de batalla. conceptualizar las organizaciones radicales no guerrilleras como focos desarmados. 1979: 18) También Héctor Schmucler desplegó tempranamente una profunda impugnación a los métodos terroristas que aplicó la guerrilla en su búsqueda de eficacia: ha cultivado la muerte con la misma mentalidad que el fascismo privilegia la fuerza. Un núcleo constituido por la relación con la muerte. A juicio de Vezzetti ésta no sería una discusión general sobre la violencia y la política.de la guerra. bajo una lógica de enfrentamiento.

estuvo confinada a círculos de especialistas que la trataron con asepsia científica. Según lo observado en la revista. aún la justificación del asesinato como una práctica común. 112 . es decir. quienes se quedaron en Argentina. en segundo lugar. Tal vez por ese motivo. por razones eminentemente pragmáticas –por haber constatado en carne propia que seguir con una postura radicalizada no tenía viabilidad alguna–. porque luego de recuperada la democracia el eje de las preocupaciones tanto de la militancia como de los organismos de Derechos Humanos estuvo enfocado en el juzgamiento a las Juntas Militares. la decisión de matar o morir por una causa política.arraigada visión instrumental de la muerte. porque las condiciones represivas imperantes hasta 1983 no lo permitieron. casi rutinaria para la época. No era entonces ni política ni jurídicamente conveniente desarrollar críticas sobre el accionar de la guerrilla. en opinión de Jorge Bernetti y Mempo Giardinelli (2003: 81) a veces se convirtió en una disputa de intensa tonalidad emocional. no gozaron de la posibilidad de abrir un debate pleno sobre este asunto. pero otras. Cabe señalar que quienes no se exiliaron. a esa altura de lo acontecido la derrota política y militar de las vanguardias revolucionarias ya era una completa certeza para los redactores de Controversia. Y. es decir. Una discusión que. Y no tuvieron esa opción por dos sencillas razones: en primer lugar. situación que sin duda habría favorecido la posición de los cabecillas del Terrorismo de Estado. es que se revalorizó la idea de la democracia y su discusión cobró actualidad.

Pero en cualquier caso. se debatía y estaba en los primeros lugares de la agenda de los exiliados. sociales y económicas. De hecho.La resignificación de la democracia Había pues intelectuales especializados en el tema y sin duda fueron esos especialistas quienes aportaron mayor riqueza y sofisticación teórica al debate. (Aricó. desde la perspectiva de quien ha comprobado empíricamente que la opción armada como vía para conseguir 113 . esa era la conclusión a la que llegaron los intelectuales exiliados y especializados en el asunto. debe quedar claro que la democracia como salida a la dictadura argentina era un asunto que estaba sobre el tapete. José “Pancho” Aricó reconoció durante una entrevista la resignificación que se había hecho de la democracia en tanto sistema civilizado de resolución de las grandes cuestiones políticas. y se pudiera volver a pensar cómo organizar una vida civilizada en nuestro país. y cómo esa resignificación era más el resultado directo de la derrota sufrida por el movimiento social argentino que producto de la maduración de una profunda reflexión cultural y política sobre los males de la nación: Fruto de esta derrota pudo imponerse un gobierno terrorista y genocida que llevó la situación a un plano de gravedad tal. Y desde esa perspectiva expresaron sus opiniones. que la única salida deseable y posible aparecía como la instauración de un orden a partir del cual fuera posible reconstruir el campo de los político y lo social. 1984: 14) La democracia era la alternativa al socialismo.

uno de los más destacados ideólogos de la Nueva Izquierda. una meta hacia el autogobierno de las masas? Por fin: ¿no será la democracia ambas cosas. a su juicio. Ese consenso de la mayoría es. abordó el intrincado nudo conceptual de la idea de democracia y planteó sin tapujos las primeras definiciones de cómo. un extracto donde Juan Carlos Portantiero. debía comprenderse: La lucha política de clases no es otra cosa que una lucha entre proyectos hegemónicos de grupos capaces de definir el sentido de la acumulación (la dirección del progreso histórico) y que buscan apropiarse. y que los interrogantes en relación al modelo democrático que debía aplicarse en Argentina permanecían pendientes de ser resueltos: 114 . a modo de ejemplo. también vemos que el asunto no quedó zanjado ni mucho menos. A continuación cito. la democracia. (…) En este punto emerge una discusión que no puede ser eludida: la democracia. un contenido indisociable de una forma? (Portantiero.transformaciones no era factible. Y esto podemos comprobarlo con claridad a través de artículos publicados en la época. ¿es un conjunto de reglas para la constitución del gobierno y para la formación de decisiones políticas? ¿O es una ideología. si se prefiere llamarlo así. 1979: 7) Si bien observamos que Portantiero aplicó en sus análisis esquemas marxistas eminentemente gramscianos y desde allí formuló algunas definiciones respecto a la cuestión democrática. del consenso de la mayoría. como núcleo de dominación.

Es decir. una construcción popular. 1979: 6) Un nuevo vínculo entre Socialismo y Democracia Para Cecilia Lesgart (2003) fue precisamente a través de estas discusiones que se alcanzó. la democracia es. 115 . ni la estatización de los medios de producción generan automáticamente la “verdadera democracia”. por el contrario. un consenso respecto a la conveniencia de promover en Argentina un sistema democrático como un orden “mínimo institucional”. Estas son las primeras conceptualizaciones y definiciones de la democracia en esta revista. en el seno de los grupos intelectuales argentinos en México. como un continuum nacionalpopular que no se “realiza” en el socialismo como mera derivación de cambios estructurales y los hace históricamente reales. (…) cabe entonces retomar una idea: la de considerar a la democracia como una producción de las masas.Ni la democracia formal es coextensa con el capitalismo. (Portantiero. como una etapa en el proceso de su constitución política. rutinas procedimientos supuestamente permitirían garantizar la permanencia de un Estado de Derecho y la primacía de los Derechos Humanos. la autocrítica y las conclusiones de dichos encuentros condujeron a pensar en la democracia políticos y como un centro Unas de rutinas y y procedimientos que institucionales ampliamente aceptados por los principales actores sociales.

Roxana Patiño (2004) asegura que pensar la democracia en estos términos funcionaba para el grupo editor como una especie de prismático que permitía concebir un nuevo orden cultural ligado al cambio ideológico y político del grupo. es decir. como era el caso de Portantiero. la persecución. pero esta vez destacando la centralidad táctica y estratégica del concepto y la práctica de la democracia. sino fundamentalmente en el terrible impacto psico-emocional que supuso la implantación del Estado Terrorista. Hay que aclarar que los debates teóricos no estaban al alcance de todos sino sólo para aquellos mejor dotados. De Ípola. En rigor. Un cambio ideológico que tenía su razón de ser. Por eso el viraje hacia la democracia por parte de muchos de estos intelectuales marxistas y peronista de izquierda habría sido una alternativa de refundación de su propio proyecto político y cultural. Aricó. Bufano. estaban al alcance de los especialistas en el tema. Schmucler. la tortura y la desaparición de muchos de sus compañeros.Por su parte. amigos y familiares. la detención ilegal. no sólo en la derrota política de los proyectos revolucionarios. entre otros. como dijimos antes. Terán. Un proyecto que pareció incluso convertirse en una opción viable y realista para resignificar la transformación socialista. el interrogante que se planteaban desde el exilio era ¿cómo incorporar la Democracia dentro del horizonte socialista argentino como valor cultural capaz de generar un nuevo orden político? El debate de estos intelectuales buscaba darle un valor universal a la idea de Democracia y poder 116 . Del Barco. y específicamente para el caso de Controversia.

como un sistema independiente de las cargas sustantivas. 117 . pretendían deslindar y deshacerse del leninismo vanguardista que había atravesado los organigramas y el ideal socialista de la izquierda más radicalizada de las últimas décadas. quedando así en contradicción con el ideal de las libertades modernas y condenando al socialismo a un orden despótico. en definitiva. incrementar y ampliar los márgenes de decisión de las distintas fuerzas políticas que disputan el control del Estado. Acuerdos que permitieran. entre ella y la idea de Socialismo. la idea de democracia real. o no. para Portantiero (1988: 11) por ejemplo. democráticos. al socialismo.establecer. La primera de ellas había quedado destinada al orden capitalista y la segunda. Pero esta concepción aludía primordialmente al orden político y olvidaba o marginaba otros aspectos de la vida y las relaciones sociales. un nuevo vínculo o un nuevo modo de conceptualizarlas como categorías afines. Dicho de otro modo. El leninismo imperante en la mayor parte de las organizaciones de la izquierda revolucionaria latinoamericana había logrado separar abstractamente la idea de democracia formal de la de democracia real. pero no a través de la fuerza sino a través del juego electoral. En resumen: el vanguardismo leninista latente en la izquierda no permitía pensar la Democracia como una producción autónoma. Concretamente. El deseo de estos intelectuales era precisamente desprenderse de esa aplicación despótica. las sociedades no tenían porque implicar consensos sustantivos sino más bien “acuerdos procesuales e institucionales” que podían ser.

a grandes rasgos. y.En otras palabras. Es decir. disenso y acuerdo. el desafío durante los años de exilio estuvo dado por pensar el Socialismo desde la opción democrática. cabe agregar que luego de los debates realizados en el exilio la democracia comenzó a ser vista no sólo como una salida viable a la dictadura. conflicto y orden. Esta fue. como la forma institucional convenida para solucionar esas luchas.(Portantiero. La política ya no debía ser considerada como un conflicto destinado al enfrentamiento pleno entre partes sino erigirse sobre la voluntad firme de concebir el juego y la práctica política como un espacio de negociación público. a partir de este nuevo paradigma la máxima expresada por von Clausewitz y heredada por las organizaciones de la izquierda guerrillera: “la guerra es la continuación de la política por otros medios” ya no sería viable. como la lucha por cuestiones que los sujetos definen como sustanciales. Tanto es así que llegó a convencerse de que la acción política democrática debía comprenderse desde una doble dimensión: por un lado. por otro. Breve comentario final Por último. 118 . y la sociedad como un esquema mixto de cooperación y conflicto. A la vez. sino como la única salida. 1988: 185) En este plano. la conclusión a la que arribó este grupo de hombres. entonces.

un regreso a un contexto seguro. puesto que las fuentes orales son escasas y el relevamiento documental de las organizaciones solidarias de exiliados (fundamentalmente en 119 . de respeto por el estado de derecho y los Derechos Humanos. precisamente. Por último. con mayor o menor grado de complejidad. que pasó de promover nociones revolucionarias a revalorizar los postulados democráticos que antes habían despreciado –o habían considerado ineficaces– para la consecución de sus objetivos políticos. No obstante. Obviamente. las revistas nos permiten reconstituir el tránsito ideológico realizado por este colectivo. el efectivo establecimiento de un orden democrático en Argentina suponía para los exiliados la manera más plausible de hacer realidad el añorado regreso al país. es justo señalar que no todas las publicaciones contaban en sus comités editoriales o entre sus colaboradores con especialistas destacados en esa materia. Si bien hemos destacado la gran sofisticación teórica alcanzada por los intelectuales que editaron Controversia en México. un tránsito que perdió visibilidad en Argentina. creo que uno de los aspectos más interesante que revelan estas revistas es el recorrido que llevó adelante el colectivo intelectual de izquierda exiliado. es notorio cómo el tema de la recuperación de la democracia en Argentina estuvo presente.como la única salida que aceptarían los sectores dominantes que habían apoyado el régimen militar. por haberse producido fuera del país. Actualmente las revistas editadas en aquella época son un medio privilegiado de acceso a las ideas que circulaban por esos núcleos. Del mismo modo. En efecto.

Aricó. Editado por el “Club para la recuperación Democrática en Argentina” (1979-1983). El diente libre. Del número 1 al 7. Del número 1 al 5. Estocolmo. Del número 1 al 14. Es de leche pero muerde. Revista del Círculo de estudios Latinoamericanos (1980-1982). Italia. Suecia. Estocolmo.México) es limitado y aún debe ser analizado. Controversia para el análisis de la realidad argentina (1979-1981). Nº 3. Barcelona. Del número 1 al 5. Año III. Del número 1 al 100. Nº 27. Debate (1977-1981). España. Es de leche pero muerde (1980-1982). Fuentes Confluencia. 120 . Suecia. José María (1984). Madrid. Por ello la bibliografía hasta ahora disponible y especialmente las revistas nos ofrecen las claves para. Roma. El Porteño. mejorar la comprensión integral de una metamorfosis cultural y política que. “Repensar la democracia”: entrevista de Daniel Molina. México. Octubre-diciembre 1980. Suecia. de otro modo. Testimonio Latinoamericano. Resumen de la Prensa Argentina. Del número 1 al 16. sería difícilmente inteligible. Buenos Aires. El diente libre. Hacia una confluencia revolucionaria por el socialismo y la libertad (1979-1980). Año I. marzo. Distrito Federal. “Algunas ideas acerca de los intelectuales” (sin firma). poco a poco. Estocolmo.

“Documentos”: Resumen de la Prensa Argentina. abrilmayo 1977. Nº 12-11 al 14-11 de 1979. Buenos Aires: Ejercitar la memoria editores. Año I. México. Barcelona. Juan Carlos (1979). Prólogo: “En el exilio Mexicano”. “Los marxismos que supimos conseguir” (Apartado Focos y Vanguardias). Revista bimensual. Año I. octubre. “Editorial”: Controversia para el examen de la realidad Argentina. Madrid. Nº 1. España. Es de leche pero muerde. Controversia para el análisis de la realidad argentina. “Contratapa”: Testimonio Latinoamericano. Portantiero. Roma. Nº 1.Caletti. Controversia para el examen de la realidad Argentina. “Editorial”. octubre. Estocolmo. marzo-abril 1980. Enero 1982. Nº 1. Sergio (1979). octubre 1979. Suecia. Año I. octubre. Controversia para el examen de la realidad Argentina. Nº 1. Editado por el “Club para la recuperación Democrática en Argentina”. México. México. Controversia para el examen de la realidad Argentina. Año I. Nº 1. Año I. Héctor (1979). Revista del Círculo de estudios Latinoamericanos. “El diente criado”: Editorial. “Proyecto democrático y movimiento popular”. España. Año II. Año I. Schmucler. Jorge (2009). Nº 6-7. 121 . Debate. Tula. “Actualidad de los derechos humanos”. El diente libre. México. Año I. Nº 1.

El Exilio: argentinos en Francia durante la dictadura. Franco. Buenos Aires. Aricó. En Resumen de la prensa argentina: una revista del exilio (y algo más): entrevista de Mira Delli-Zotti. Santa Fe: Homo Sapiens. Intelectuales y Violencia Política (1955-1973). Universidad Nacional de Córdoba. Patiño. “Controversia: transformación intelectual en el exilio mexicano”. Pablo (2010).Bibliografía Álvarez. Creación y Debate. Roxana (2004). Bernetti. 4. Exilios Políticos argentinos y latinoamericanos. Aznares. CeDInCI. Guillermo. Usos de la transición a la Democracia. La producción teórica de la idea de la transición a la democracia. CeDInCI. Centro del Estudiantes de Filosofía y Humanidades. Mesa 4. IV Jornadas de Reflexión. 5 y 6 de Agosto. Ensayo. Carlos (2005). Entrevistas 1974-1991. III Jornadas de Historia de las Izquierdas. Jorge y Giardinelli. Mempo (2003). Buenos Aires. Emiliano (2005). 4. Ponza. Ciencia y Política en la década del ´80. Lesgart. Exilios Políticos argentinos y latinoamericanos. Centro de estudios Avanzados. José María (1999). III Jornadas de Historia de las Izquierdas. Buenos Aires: Universidad Nacional de Quilmes. Marina (2008). Córdoba. Córdoba: Babel. México: el exilio que hemos vivido. 122 . Córdoba. 5 y 6 de Agosto. Buenos Aires: Siglo XXI. Cecilia (2003).

Sobre la violencia revolucionaria. Schkolnik. “Volumen y características de la emigración de argentinos a través de los censos extranjeros”. Ráfagas de un exilio. en Alfredo Lattes y Enrique Oteiza (comps. Buenos Aires: Nueva Visión. La producción de un orden. Pablo (2009). Democratización y retorno de los expatriados. Buenos Aires: CEAL. México: El Colegio de México. Vezzetti. Yankelevich. Argentinos en México. 1974-1983. Hugo (2009).Portantiero.) Dinámica migratoria argentina (1955-1984). 123 . Juan Carlos (1988). Buenos Aires: Siglo XXI. Susana (1987).

124 . Palabras clave: Exilio – Partido Comunista – Militancia. En primer lugar da a conocer la política hacia adentro del partido y los fundamentos de la decisión de quedarse en el país. considerando tanto los vínculos sostenidos con otras organizaciones como también con el Movimiento Comunista Internacional. Finalmente presenta las tensiones que el exilio generó en los militantes frente a la posibilidad de “irse” y luego frente al dilema de “retornar” al país. Luego resume sus posicionamientos públicos.El lugar del exilio en el Partido Comunista Argentino durante la última dictadura militar Natalia Laura Casola Resumen El presente trabajo reconstruye la política del Partido Comunista de Argentina (PCA) hacia el exilio argentino durante la última dictadura militar. analiza las disputas y alianzas en el exterior.

Luego el trabajo resume sus posiciones públicas y analiza las 125 . Then it summaries the public positions of the PCA. considering both sustained links with other organizations as well as with the International Communist Movement. Keywords: Communist Party – Exile – Militant. se da a conocer la política hacia adentro del partido y los fundamentos de la decisión de quedarse en el país. Presentación El presente trabajo aborda la problemática de los exilios de argentinos durante la última dictadura militar a partir de un recorte poco explorado: la política del Partido Comunista de Argentina (PCA). En primer lugar. In the first place it occupies about the policy towards the party and the reasons why they decided to stay in the country. and analyzes disputes and alliances abroad.Abstract The present work reconstructed the policy of the Communist Party of Argentina (PCA) to the exile during the last military dictatorship. Finally presents the tensions generated by exile between militants against the possibility of "leave" and then face the dilemma of "return" to the country.

En los últimos años la revalorización política de la militancia de los setenta en las narrativas públicas sobre el pasado reciente permitió recuperar la experiencia del exilio argentino en términos de su agencia histórica. aunque en menor medida. oficialmente. Un elemento a subrayar es que este trabajo interviene sobre uno de los numerosos aspectos a estudiar en torno del exilio argentino: sus sentidos. mandató a sus militantes a quedarse. Finalmente presenta las tensiones que el exilio generó en los militantes frente a la posibilidad de retorno. sin opción. también permitió recuperar los sentidos más específicos que la salida del país tenía en cada organización. El caso más conocido es el de Montoneros y la organización de la “contraofensiva”. Pero.disputas y alianzas gestadas en el exterior. contrarrestando la difundida imagen del exiliado como víctima que. Se trata de reconocer la capacidad de acción de los sujetos frente al terror. fue expulsado del país y derrotado política y subjetivamente. Este cambio supuso la recuperación de las experiencias vinculadas a la organización de un entramado internacional de denuncias contra la dictadura militar que acompañó la resistencia de los organismos de derechos humanos dentro del país. efectos y prácticas políticas. Pero estos sentidos diferentes tenían un alcance mayor y explican la resistencia de muchos militantes a pensarse como “exiliados” y su 126 . contextualizar y periodizar los debates entre “los que se iban” y “los que se quedaban” revisando la óptica de una de las organizaciones que.

en su visión. en la lectura del PCA.preferencia por denominarse como militantes que luchaban en el exterior. reconstruir el lugar del Partido Comunista en ese complejo entramado que constituyó el exilio argentino. sostenía que no existían razones de peso para promover y organizar la salida del país de los militantes propios y ajenos. la retirada de la militancia hacia el exterior debilitaba las posibilidades del “campo progresista” de promover la redemocratización del país y abría la puerta a una eventual toma del poder por parte de los sectores “fascistas” que anidaban en la Junta Militar. ayuda a pensar en una experiencia que dialoga entre el adentro y el afuera. pero que oficialmente defendía la perspectiva de que la lucha debía darse en el país. por el momento. había instalado un régimen fascista. 127 .24 En tanto no consideraba que el golpe militar hubiese infringido una derrota decisiva sobre los sectores democráticos. El PCA participó en el debate político del exilio argentino con una línea específica. De manera que. Esa caracterización era reforzada por el trato relativamente “privilegiado” que recibieron de la dictadura militar. Al contrario. El PCA mantuvo su legalidad y salvo en 24 El término pinochetista hacía alusión al dictador chileno Augusto Pinochet que. comparada con la política de proscripción y aniquilación que sufrieron otras organizaciones de la izquierda argentina consideradas “subversivas”. Consideraba que al mando de la Junta Militar había quedado el sector “moderado” de las Fuerzas Armadas y que. el peligro “pinochetista” quedaba neutralizado.

que Argentina no rompiera relaciones diplomáticas y comerciales con la Unión Soviética era un elemento que. Por otro lado. En 1980. Catamarca y Santiago del Estero. los comunistas evaluaban que contaban con instrumentos para desarrollar su actividad política dentro del país. Por su parte. Mendoza. vota nuevamente contra la inclusión de Argentina en el procedimiento de la resolución 1503 y contra la creación un grupo especial cuya función era observar la cuestión de las desapariciones. De acuerdo con la caracterización de “gobierno en disputa”. desde el punto de vista de la dirección del PCA. En consecuencia. el PCA evitaba calificarlo como “dictadura” y se oponía a las organizaciones que dentro y fuera del país responsabilizaban al régimen militar como un todo por los secuestros seguidos de desaparición y los asesinatos políticos.26 La Zona III se encontraba al mando de Luciano Benjamín Menéndez y con sede en Córdoba. Por esa razón. tenía jurisdicción sobre Jujuy. Tucumán. optaban por no denunciar la política de connivencia de los países socialistas con la Junta Militar y al contrario. 128 25 . la Junta Militar procuraba evitar el aislamiento internacional y compartía con los soviéticos. San Juan.operativos y regiones específicas como en la Zona III25. 26 Durante 1977 la URSS votó tres veces en contra de la inclusión de la Argentina en la lista de países para ser investigados por la Comisión de Derechos Humanos de la ONU. la necesidad de aliados para oponerse a las denuncias internacionales por violaciones a los derechos humanos. no fue blanco predilecto de la represión. confirmaba que la Junta Militar no había tomado la senda del fascismo. defendían ese acercamiento como la prueba de la progresividad del ala moderada de los militares contra el peligro de la imposición del pinochetismo. Salta. La Rioja.

En los planes del PCA la campaña por la “no injerencia” debía cooperar en el proceso de acumulación de fuerzas a favor de 129 . al menos en parte. Aquello de que “los enemigos de mis enemigos. ya que se exageraban tanto las diferencias que coyunturalmente se sostenían con Estados Unidos como los acercamientos con la Unión Soviética. “los amigos de mis enemigos. en cierto modo. Sin embargo para que fuese creíble el gobierno de Estados Unidos debió incluir y mostrar preocupación por la situación de los derechos humanos en los países de su área de influencia. denunciar la hipocresía de su política externa y denunciar la supuesta preocupación por los derechos humanos en Argentina como un intento de injerencia imperialista sobre el país. aplicarse a la posición sobre la dictadura argentina. por qué aquellos sectores que se apoyaban en la política exterior de Estados Unidos eran eventuales adversarios con los que el PCA polemizaba. El revés de la fórmula. son mis amigos” podría. son mis enemigos”. explica. La asunción de James Carter a la presidencia de los Estados Unidos en enero de 1977 implicó la profundización de la política exterior de los Estados Unidos centrada en los derechos humanos. Esta política estaba fundamentalmente dirigida a denunciar las graves denuncias que recaían sobre la Unión Soviética.La caracterización sobre la situación internacional partía de una premisa básica: en el conflicto este-oeste. El Partido Comunista no dudó en oponerse a Estados Unidos. se imponía la defensa de la Unión Soviética como reservorio del socialismo mundial y la denuncia de los Estados Unidos como principal potencia imperialista.

intentaban capitalizar la presión que la principal potencia mundial podía ejercer sobre la dictadura. Era en virtud de esa caracterización que el Partido Comunista pensaba que la campaña impulsada por las organizaciones y personalidades en el exilio otorgaba credibilidad a las denuncias formuladas por Estados Unidos. si la clase obrera y los sectores de la “democracia avanzada” no habían sido derrotados.un bloque político antiimperialista. La salida del país sólo era pensable como un último recurso de supervivencia ya que un éxodo masivo reducía la capacidad resistente de las organizaciones políticas democráticas en su lucha contra el autoritarismo. Esta posición política. el exilio era sinónimo de derrota. inevitablemente entraba en conflicto con el trabajo de denuncia realizado por los militantes y activistas que. La expectativa en la evolución progresista de las Fuerzas Armadas seguía operando como el espejismo que justificaba el andar por un camino pedregoso y desierto. dentro y fuera del país. En consecuencia. El lugar del exilio Para el PCA. Por lo tanto. Juntos debilitaban al gobierno “moderado” del general Videla y alimentaban las posibilidades golpistas del pinochetismo. el exilio carecía de justificación. era necesario que el Partido se opusiera y polemizara abiertamente con las 130 .

organizaciones que promovían la salida de sus militantes para constituir una retaguardia en el espacio exterior. La postura asumida por el PCA derivaba de la experiencia histórica acumulada por el partido bajo diversas dictaduras militares, y por su pertenencia a un movimiento internacional que en diversas ocasiones fue derrotado y debió partir al exilio. La memoria histórica, fundamentalmente de la Guerra Civil Española pesaba en la evaluación política sobre las posibilidades que las internas militares brindaban para evitar la derrota a manos del “fascismo”. Por ejemplo, para José Schulman, militante del partido en Rosario, a pesar de que había sufrido varios atentados en su domicilio de Rosario desde fines de 1975 hasta su detención, irse del país, …sencillamente no era una opción. No la considerábamos como opción (…) Pero bueno, nosotros, debería decir para hacerte sincero, que nosotros, en aquellos años, nos guiábamos en las cuestiones que tenían que ver con la seguridad por lo que decidía nuestra organización, por lo tanto, no la discutíamos como opción, no estaba… sí éramos conscientes, éramos conscientes de que corríamos peligro, no es que no imaginábamos que había peligro pero sencillamente considerábamos la idea de estar acá sin mucho pensarlo. (Schulman, 2010) Por los mismos motivos, los militantes comunistas presos, generalmente, rechazaban la posibilidad de salir del país haciendo

131

uso del derecho a la “opción”27. Se alentaba a los presos a que abandonaran la cárcel sólo si conquistaban la libertad mediante la movilización. Teniendo en cuenta esta lógica política es comprensible que la relevancia que comenzaban a adquirir las denuncias a la dictadura en la arena internacional no resultara indiferente a la estrategia del comunismo. Desde comienzos de 1977, esta preocupación comenzó a traducirse en reuniones con el Movimiento Comunista Internacional (MCI) y los países socialistas con el propósito de hacer circular su propia versión sobre lo que ocurría en Argentina y preparar las condiciones para la organización de un equipo del partido en Europa. Los efectos de esa actividad no tardaron en hacerse sentir. La diferenciación respecto de las lecturas de los Montoneros y el PRT sobre la situación argentina, no dejó de alarmar a un sector del comunismo internacional pro-soviético. Un ejemplo de esa reacción lo ofrece la actitud resuelta por el gobierno de Berlín Oriental, que emite un memorando el 8 de abril de 1977 en el que decía:

27

La “opción” es un derecho constitucional (Art. 23) que garantiza que en caso de conmoción interna, el presidente de la Nación puede otorgar la posibilidad de salir del país a los detenidos a disposición del Poder Ejecutivo. La dictadura militar, al menos durante los primeros dos años anuló ese derecho mediante el decreto 21.338 del 29 de marzo de 1976. Recién hacia 1978 comienza a rehabilitarse aunque quienes podían y/o decidían hacer uso de la opción no podían regresar al país ya que la ciudadanía les era revocada. 132

No podemos excluir que van a venir solicitudes de asilo individuales a nuestra Embajada. Algunos compañeros dirigentes del PC Argentino pueden ser aceptados cuando se los conozca personalmente. En otros casos, otras personas tienen que ser tratados con la máxima cautela. (Naumann, 1976) Resulta notable que se distinguiera entre el asilo a militantes comunistas de los de otra procedencia política, dejando en claro que la República Democrática Alemana (RDA) también se hacía eco del supuesto “ultraizquierdismo” de las organizaciones políticas perseguidas por el régimen militar. Efectivamente en ningún caso se abrió la embajada de Alemania del Este a los refugiados. Al contrario, frente a la exigencia de solidaridad de los exiliados argentinos, el Partido Socialista Unificado de Alemania (PSUA)28, el partido del gobierno de la RDA, sólo aceptaba colaborar de manera exclusiva con el PCA. El Partido Comunista de la Argentina pide que los bienes de la solidaridad sean mandados directamente al PC, de modo que los beneficios se destinarán específicamente al Partido Comunista. (Krause, 1978) Este último aspecto revela hasta qué punto las relaciones entre los partidos hermanos podía transformarse en un filtro para la organización del exilio en el exterior. Sin embargo, en Europa occidental el cuadro presentaba matices. Aunque la situación de Argentina fuese difícil de asir para
28

Acrónimo del alemán, Sozialistische Einheitspartei Deutschlands (SED). 133

el progresismo europeo, incluyendo al comunismo, no todos los PC se mantuvieron indiferentes frente a los reclamos de la militancia argentina, aun cuando aquello implicaba desplazarse de las posiciones pro-soviéticas. Indudablemente, el debate en relación al eurocomunismo también se expresaba en el terreno de la solidaridad con los argentinos que podían aprovechar en su favor las diferencias suscitadas. Así habría ocurrido con el Partido Comunista Italiano y el Español, países que se habían transformado en importantes centros de denuncia y sede de residencia desde fines de 1976 de las direcciones de las principales organizaciones político militares: ERP y Montoneros (Bernardotti y Bongiovanni, 2004). Un informe elaborado por la STASI (Ministerio para la Seguridad del Estado)29 de ex República Democrática de Alemania (RDA) y fechado el 16 de febrero de 1977, da cuenta de este comportamiento disímil de los partidos europeos y la repercusión generada en la jefatura del PCA. En él informan que dos dirigentes veteranos comunistas (presumiblemente Oreste Ghioldi y Oscar Arévalo a cargo de la sección de asuntos exteriores), habrían expuesto sus planes para establecerse en Europa al tiempo que elevaban una queja sobre el trato preferencial que el PCI otorgaba a militantes Montoneros. Al parecer, el PCA esperaba que la RDA llamara la atención a los italianos sobre la conveniencia de atender al reclamo argentino. …A este grupo de la ultra izquierda operante en Italia, pertenecen también representantes Montoneros. Su
29

Acrónimo del alemán Ministerium für Staatssicherheit. 134

líder sería un supuesto Hellman [Juan Gelman], el cual fue expulsado del PCA. Hellman mantiene estrechos contactos con el PCI [Partido Comunista Italiano], y es apoyado por ellos así como por la embajada cubana en Roma. La aguda protesta pronunciada por el PCA, ha quedado por el PCI largamente sin responder. Repetidas interpelaciones del PCA le fueron ya comunicadas, se va a respetar la opinión del PCA. En este asunto planea el PCA también charlas con el compañero cubano en la Habana. Esto es para asegurar que Cuba deje de apoyar a los Montoneros en la Argentina y en el extranjero. (Ministerio de Relaciones Exteriores de la RDA, 1977) La mención especial a la expulsión de Juan Gelman del Partido, al parecer, daba argumentos adicionales acerca de lo inconveniente que resultaba el buen trato que los italianos daban a los Montoneros. Si el PCA había expulsado a Gelman, sus buenas y serias razones tendría; ese solo hecho debía suscitar desconfianza y precaución. Sin embargo, el PCI desconfiaba de los exiliados argentinos y de su actividad guerrillera tanto como el resto del espectro político de Europa cuya lectura sobre la situación en Argentina se asemejaba más a la del PCA que al de cualquier otra organización de la izquierda argentina (Franco, 2008; Jensen, 2004). Específicamente en relación a Montoneros, la dirigencia del comunismo italiano no alcanzaba a comprender la ubicación ideológica de la organización y temía por los contactos que la guerrilla pudiera establecer con el Movimento Sociale Italiano (MSI) de raíz neo-fascista. Pese a esto, desde 1977 la relación con
135

Fundado en 1937 en el contexto de las luchas antifascistas. (…) [ y la preparación de una] conferencia [para] la coordinación de medidas contra los efectos de las fuerzas argentinas de ultra izquierda en Europa occidental. como representante del Partido y de la Liga Argentina por los Derechos del Hombre (LADH).30 Durante todo ese año. a partir de marzo de 1977 el Comité Central del PCA decide enviar a Italia a Enrique Gigena. El mismo informe elaborado por la STASI revela que en esa reunión. veterano dirigente del gremio ferroviario de Rosario. Gigena se dedica a prepararse y familiarizarse con el trabajo de sus compañeros en la 30 La LADH fue el primer organismo de derechos humanos de Argentina. cesanteado desde 1976. quiere formar el PCA un pequeño y efectivo grupo de trabajo en Italia. que tenga la tarea de establecer un punto de apoyo con la ultra izquierda Argentina en Italia. así como el ensanchamiento y conducción de una campaña de solidaridad y la edición de un periódico boletín sobre los acontecimientos y desarrollos en Argentina. la preocupación que suscitaba en el PCA las relaciones entre los comunistas europeos y las organizaciones argentinas los llevó a planificar el envío de una misión de trabajo a Europa. fue orientado desde siempre por dirigentes del Partido Comunista a pesar de la pluralidad política de sus comisiones directivas. En este contexto. (Ministerio de Relaciones Exteriores de la RDA. 1977) Efectivamente. … se hizo conocer.Montoneros como con el PRT parece haber sido similar: cierta distancia oficial y una fuerte solidaridad de base. 136 .

parte a Italia con el propósito de organizar allí y en España un equipo de trabajo que respondiese a la línea partidaria. La elección de Gigena como cuadro principal del comunismo argentino en Europa estaba ligada tanto a su experiencia como organizador del partido como por su pertenencia al Comité Central (C. provocaba el debilitamiento del sector moderado al tiempo que fortalecía las ambiciones de la derecha fascista. rol que le permitía debatir en paridad con las direcciones del resto de las organizaciones argentinas y con los partidos comunistas europeos. Para el PCA. y en consecuencia. En diciembre de 1977. Sobre este punto. Para el PCA. el comunismo no admitía la posibilidad de que los exiliados transformasen su residencia en el exterior en 137 . el debilitamiento de cualquier reclamo democrático. las chances de una salida democrática dependían de la acumulación de fuerzas de las que fuesen capaces los sectores progresistas dentro del país. Los comunistas evaluaban que la denuncia que Montoneros y el PRT ejecutaban contra el gobierno de Videla. El debate con el exilio europeo derivaba de las profundas diferencias políticas sobre la situación en Argentina. Pero no era el único motivo de polémica con las organizaciones en el exilio. visitas de delegaciones sindicales a Argentina y aportes económicos para quienes luchaban dentro del país. el exilio en masa provocaba desprotección entre quienes quedaban.LADH.).C. Por lo tanto. la solidaridad debía consistir en conseguir pronunciamientos políticos. “fascista” y “terrorista”. calificando al régimen militar de “dictadura”.

después se incorpora uno más y su señora. mi primer contacto fue la Negra Sara y Raúl. comienza a reagrupar a los militantes que habían salido al exterior a pesar de la posición partidaria. y mucho menos que el eje de su actividad fuese la construcción de organismos políticos en el país de acogida. artistas y algunos deportistas que salen del país a partir de 1974 (Jensen. y a estructurar una corriente de solidaridad en varios países de Europa. esos fueron los primeros y comienzo con ellos a tender las redes. Falleció en 1995. Al principio molecularmente. la existencia de militantes en distintos países permitió que la posición del partido circulara por todo el continente e influyera en varias organizaciones políticas. la mayoría de los afiliados y/o militantes que salen al exilio eran personalidades reconocidas del mundo de la cultura. Gigena llega a Italia a fines de 1977 y al poco tiempo se traslada a Madrid. periodistas. 2004: 262). acá en Argentina. … Estamos hablando… primero dos.permanente. Aunque hubo excepciones. Llegó exiliado a España en 1976 y permaneció allí hasta 1983. Luego] una cantidad de amigos del sector de artistas. 138 . este compañero era economista. y otro y otro. Lautaro Murúa31. la 31 Lautaro Murúa fue un importante actor y director de cine y teatro. Aunque nunca fueron demasiados numerosos. Encuadran dentro de la primera oleada del exilio previa al golpe de estado e integrada mayormente por intelectuales. uno había sido inclusive de la comisión directiva del gremio de actores. los dos artistas.

la central de trabajadores socialistas y con el Unión de Centro Democrática. un cordobés. De Madrid me trasladé a Barcelona. un argentino que vivía allá. 1200. todos los años íbamos a Ginebra a plantear las cosas. pero con la ayuda del partido pudimos organizarlo. Teníamos un compañero abogado en Francia. había ubicado a uno que me ayudó. con la UGT. cerca de Londres. David Neistaf (…) y con él organizamos un grupo en París y una relación con una compañera de la Liga por los Derechos del Hombre francesa que además era internacional y que además tenía estatus de organismo consultivo en Naciones Unidas. y bueno. Falleció el 21 de julio de 2008 139 . Partido Comunista. nos vinculamos con un matrimonio y sus dos hijos en Florencia y armamos un grupo. un grupo también en Roma. país del que era oriunda. un grupo de trabajo en Inglaterra. algunas 32 Se refiere a la actriz Maria Vaner. y un grupo de trabajo bastante importante en Estocolmo que a su vez tenía relación con Noruega y con Finlandia. muy poquito. habiendo sido amenazada por la Triple A. 1400 ejemplares e iba a organizaciones de dieciséis países. Y armamos un grupo bastante numeroso y activo dentro de Madrid. tenía la vinculación con un par de amigos. Y. Nosotros hacíamos. Comisiones Obreras nos editaba el periódico y nos hacía más o menos. teníamos llegada con dirigentes de primer nivel (…) Después organizamos un grupo de apoyo en Bruselas y uno en Amsterdan. En 1974. decide volverse a España. en París. trabajaban allá y con ellos organizamos un grupo en Barcelona. con el Partido Socialista de España. En 1983 retornó a la Argentina. Por lo tanto con ellos. teníamos muy buenas relaciones con Comisiones Obreras. Ya había estado en Italia. y con él. estaba Suárez en el gobierno.hermana de Norma Aleandro…32 y se fue armando un grupo.

Eurocomunismo no existe para vos. Enrique Gigena cuenta: En el Comité Central debatimos todo esto… vos vas a organizar la solidaridad hacia Argentina (…) Si hay debates. Al año siguiente. Por supuesto. aunque los contactos proporcionados por el MCI fueron de gran ayuda. 2011) Como puede apreciarse. al parecer. sino no. Al ser preguntado por la relación con los partidos comunistas europeos. Por otro lado. pero relaciones fraternales y amistosas con todos. decís que tenés que consultar con el Comité Central. (Gigena. 2008: 219). la discusión con el eurocomunismo era un motivo de tensión.con idioma inglés pero de alguna manera se enteraban. aunque no públicamente. sin llegar a ser masiva. pidió un millón de dólares que volvieron a concederle (Schulman. Una vez establecidos los grupos de trabajo en varios países de Europa. Pero. la presencia comunista logró una influencia territorial considerable ayudándola a cobrar una fisonomía definida. esa extendida influencia permitió que la colecta de aportes financieros para enviar a Argentina fuese sumamente provechosa. debatís. comienzan a editar un periódico mensual que resumía las principales novedades políticas de acuerdo con la línea editorial del partido. Si tenés respuesta para todo las das. José Schulman narra que en una entrevista que Gigena sostuvo con el Primer Ministro de Suecia le pidió un aporte de medio millón de dólares y a los tres días se encontró con un cheque en un sobre. yo me siento con los compañeros del Comité Central español y te dicen 140 .

El comunismo español se caracterizó por la amplitud de la solidaridad con los argentinos en el exilio poniendo en segundo lugar la procedencia política (Jensen. cada uno sabe dónde debatir. por la vía que corresponde. 141 . lo demás. y los demás. vine a esto. En ese sentido la posición del PCA no debe haber facilitado el proceso de clarificación. (Gigena. con el Partido Comunista de España (PCE) las relaciones fueron menos complicadas que con el PCI. De modo que nosotros soslayábamos eso (…) ¿Entonces la reacción del PCE y el PCI fue buena? En general ellos tenían algunas críticas.“porque nosotros….” Cuando toman aire para respirar vos le decís “compañero. esto y esto y vengo a pedir la solidaridad. Eso era básico para ellos. No obstante. conozco las posiciones que tenemos cada uno. podría pensarse la amplitud política de los españoles como la contracara de la incomprensión política acerca de lo que ocurría en Argentina. “Nosotros vivimos la experiencia de la guerra civil con todos afuera. pero una visión coincidente en cuanto a que había que estar adentro. 2011) Evidentemente las tensiones entre los partidos no podían dejar de incidir en el plano de la relación que los comunistas europeos establecían con el activismo argentino. no vengo a discutir eso. 2004: 476). Sin embargo. para hoy y para mañana. franceses vivimos la experiencia de la ocupación y necesitamos organizar una batalla adentro. italianos.

que boicotearlo era condenar a la Argentina al aislamiento y que. “una solidaridad responsable” consistía en ir. cuando el PCA se montaba en el ideario antifascista y radicalizaba sus posiciones podía encontrar mayor recepción. el PCA había conseguido influir en el comunismo europeo. De este modo. los partidos europeos evocando los años del antifascismo. En la misma dirección Gigena recuerda en términos de “muy efectiva” una actividad realizada junto a Montoneros para la televisión española en la que aparecían 142 . En esa ocasión el PCE esgrimió argumentos similares. argumentaban a favor de la unidad de todas las fuerzas contra las dictaduras latinoamericanas. la indiferencia hacia los argentinos por parte del Partido Comunista Francés podría indicar un alineamiento con las posiciones del PCA. De manera que.Por su parte. La clave del antifascismo también fue explotada por otras organizaciones de la izquierda argentina en la medida que conformaba un discurso convocante para la izquierda europea que les permitía poner blanco sobre negro una situación compleja políticamente como era la argentina. muy tempranamente. en su tesis sobre el exilio argentino en Francia. al menos durante el Mundial. ver y denunciar la situación política y social. lo que indicaría que. 2006: 443). entre las que incluían a la Argentina. registra que en ocasión del Mundial de Fútbol el PCF señaló. según lo pedían las propias fuerzas políticas locales (Franco. Marina Franco. La apelación a la tradición antifascista también parece haber tendido un puente efectivo para acercar posiciones entre el Partido y la diversa reacción de los PC europeos. en cambio.

Sin embargo. se apartaba de su posición moderada y aparecía en franca oposición a la dictadura. Aunque el tema resulte difícil de abordar. Dirigente del sindicato de la construcción. había sido compañero de Agustín Tosco de quien se consideraba además. La partida y el alejamiento de su familia es recordada con angustia: 143 . La decisión de marchar al exilio era necesariamente difícil en los militantes del PCA.ofreciendo testimonio sobrevivientes montoneras de los campos de concentración. elegían sumarse a la militancia siempre que pudieran ubicar espacios de franca oposición al régimen que los había expulsado. aun en los casos de militantes que salieron al exilio de manera organizada y con el consentimiento del Partido la relación no parece haber sido sencilla. Jorge Alberto Canelles era un militante importante del PC de Córdoba. amigo. a quienes debía citar “más de una vez a tomar un café” para intentar “convencerlos” (Gigena. conseguía mejores resultados. Cuando se produce el golpe de 1976 Córdoba queda bajo el III Cuerpo del Ejército al mando de Luciano Benjamín Menéndez. el propio Enrique Gigena desliza las dificultades que tuvo en el reclutamiento de los militantes en Europa. 2011). Habiendo salido del país a pesar que el partido instaba a sus militantes a quedarse. que lo que importaba era defender a los compañeros que habían quedado dentro del país trabajando por la solidaridad desde dónde estuviesen. cuando el comunismo. El Partido Comunista es duramente reprimido. Mismas reacciones aparecían entre los propios militantes del PCA en el exterior. Una vez más. En septiembre de ese año el PC decide que Canelles salga del país para proteger su vida. en ocasiones.

y Asia menor. hasta que el PC resuelve que. 2001) Canelles proporciona un ejemplo de la suerte que corrieron los pocos militantes que el PCA decidió sacar del país y de los vínculos que proporcionaron para estos casos. Pero llegó un momento en el que el PC ni aparato le dio a mi compañera para cubrirla. ¿Cómo vivía el exilio? 144 . (…) le dijo [a la mujer] “venite a mi casa. vendría a ser una universidad marxista leninista del PC búlgaro. como estaba prohibida la actividad.…pasamos a la total clandestinidad. 400 cubanos. a un departamento de dos piezas”. solo. Había muchos congoleños. que me permitía vivir. muchos cubanos. hasta que un gran compañero. …en Bulgaria estuve en una Academia del Comité Central. por supuesto. ¿Sabían lo que pasaba en Argentina? Sí. Mi familia quedó acá con una situación muy difícil porque esa casa [la casa de resguardo] hubo que entregarla. Yo tenía una asignación ahí. o sea se repartían con la Academia de la Unión Soviética la atención y formación de los cuadros. estaba con el nombre cambiado. ¿Sabía de los campos de concentración? Sí. (Canelles. después se resolvió que en setiembre que me fuera a Bulgaria. particularmente de África del Norte. ni salíamos. En ese momento había como 6000 estudiantes. los países socialistas. teníamos información a través de la embajada búlgara. porque como partido no se podía actuar.

En ese sentido. aun en estos casos la permanencia afuera del país no era indefinida: “En el ‘78. Al igual que para el resto de la izquierda el exilio no apareció como una opción prima facie. porque así lo consideraron en la dirección del partido” (Canelles. Pero. podría especularse que. entro de nuevo a la Argentina y me quedo en buenos Aires. no supuso una ruptura con la militancia sino una oportunidad para profundizar la formación política. De manera que. mientras que en algunas organizaciones la salida de militantes. Además. a diferencia de otros casos de organizaciones en el exilio. fue muy numerosa. Sin embargo. podría pensarse que el exilio en el PCA siguió un patrón parecido al de otras organizaciones de la izquierda argentina (armada y no armada) y al mismo tiempo adquirió características específicas. en el Partido Comunista el exilio sólo fue consentido a pocos dirigentes sobre los que existían serias razones para temer por su vida. pero uno cumplía las determinaciones del PC como se las daban. que el PCA no se encontrara atravesando un periodo de crisis y fraccionamiento (al menos no de manera explícita) evitó que la salida del país fuera acompañada por un proceso de revisión ideológica. En el caso de 145 . (Canelles. 2001). 2001) Sin embargo.…y yo lo vivía muy duro porque a veces no sabía qué pasaba con mi familia. ¿no? Y uno sabía que en esos momentos de acuerdo al centralismo democrático había que actuar disciplinadamente. aunque a cuentagotas. la concepción con la que los comunistas salían del país no difiere de lo narrado por militantes de otras organizaciones.

Canelles retorna de la misma manera como se fue: por decisión del Partido. Sin embargo. De manera que el tema del “retorno” no parece haber sido objeto de discusión. Canelles no había decidido los términos de su partida pero tampoco los de su retorno. Quizás futuras investigaciones puedan determinar si el flujo de viajes hacia las escuelas soviéticas se intensificó por aquellos años y si las designaciones comenzaron a decidirse. aun dentro del PCA no parece posible unificar la experiencia del exilio asignándole un único sentido político. 1983).Canelles. en una nota sobre los exiliados argentinos frente a la apertura democrática realizada por el diario La Vanguardia. Por ejemplo. 146 . como sugiere el testimonio. de acuerdo con criterios de exposición a la represión. Finalmente el testimonio confirma que. la salida del país era considerada preventiva y por lo tanto. transitoria. la diferencia entre el relato de Canelles y la experiencia de los militantes radicados en otros países de Europa salta a la vista. la disciplina establecida por el régimen de estudios en la universidad dejaba un menor margen a la posibilidad de que afloraran diferencias políticas como resultado de una experiencia no deseada. En este sentido. Aunque preguntado por la situación de Argentina responde siguiendo a pié juntillas la línea del PCA. su margen de decisión respecto de dónde quería establecer su residencia evidentemente era mayor que el que tenía Canelles. en cualquier caso. Andrés Cornely declara que no pensaba “en una vuelta inmediata” ya que sus hijos de 12 y 13 años “se sienten más catalanes en muchos aspectos” (La Vanguardia.

ejemplo el chileno. más allá que en términos apriorísticos el exilio en los años 70 no fue contemplado como una opción legítima por ninguna fuerza política. Enrique Gigena deja entrever la existencia de tensiones al relatar las dificultades que encontró al solicitar a los países socialistas que pusieran a disposición de la campaña del partido argentino la solidaridad de los movimientos internacionales de orientación comunista o que realizaran aportes económicos. Como quedó demostrado en Naciones Unidas. En este sentido. inclusive. con las necesidades del propio Partido Comunista Argentino. Algunas conclusiones y perspectivas El presente trabajo intentó intervenir en la reconstrucción de las disputas por el sentido político del exilio en la izquierda argentina. como de otros PC exiliados. la dirigencia de la URSS trabajó insistentemente en el debilitamiento del movimiento de denuncia argentino entrando en contradicción. La admisión de estudiantes comunistas argentinos. de manera que difícilmente pueda interpretarse como una ayuda solidaria.En relación a la acogida brindada por los países socialistas el testimonio de Canelles confirma el comportamiento mostrado por estos países en otros ámbitos. 147 . era una práctica habitual. La imposición de una u otra lectura sobre la situación política determinaba cuan “legítimo” era para un militante salir al exilio en las diferentes organizaciones políticas.

frente a la posibilidad del retorno. Canelles. Al contrario. entonces. decidieron partir antes de 1976 o en los primeros meses del golpe. las salidas fueron escasas. Mientras el primero se transformó en un referente del activismo comunista en el exilio. que aunque minoritaria. intentó influir en el terreno de las redes internacionales de denuncia a la dictadura trabajando para fortalecer política y financieramente a la militancia dentro de Argentina. Los disímiles derroteros que muestran estos itinerarios ayudan a poner de relieve que el sentido político del exilio. Sin embargo algunos afiliados y/o militantes. en cambio. No obstante. aislado en las escuelas soviéticas transcurre el exilio de manera pasiva. no existían razones de peso para promover la salida del país. aun dentro de un mismo partido. elige quedarse en España. 148 . el éxodo facilitaría las chances de que derecha tome el poder dentro de la Junta Militar. era complejo y no admitía una única lectura. fundamentalmente artistas y personalidades públicas que habían sido amenazadas por la Triple A. Los ejemplos de Cornelly y Canelles son ilustrativos al respecto. Otros fueron sacados del país posteriormente de manera organizada. y retorna al país de la misma manera en la que se fue: por decisión partidaria.En el caso del PCA la lógica era la siguiente: si el golpe no había implicado una derrota sobre los sectores democráticos. En todos los casos el exilio se mantuvo como una alternativa sólo en peculiares circunstancias. Ese efectivo militante en el exterior sirvió para la conformación de una corriente comunista en Europa.

María Adriana y Bongiovanni. “Aproximaciones al estudio del exilio argentino en Italia”. Algunas experiencias y trayectorias. La entrevista fue realizada por la autora. Suspendidos de la Historia. 149 . Entrevistas citadas José Ernesto Schulman. El caso de los argentinos desterrados en Cataluña. Jensen. 1976-…. Tesis doctoral. Facultad de Filosofía y Letras. Los emigrados políticos argentinos en Francia (1973-1983). Ciudad de Buenos Aires. 28 de octubre de 2010.).(2007). Los Laberintos de la Memoria. ----. Universidad Autónoma de Barcelona. Bárbara (2004). La Plata: Al Margen. exiliados de la memoria. Schulman. en Pablo Yankelevich (comp. “Solidaridad internacional. Represión y destierro. Tesis doctoral. Destinos y experiencias bajo la dictadura miliar. Buenos Aires: Libros del Zorzal. Franco. (2006). Buenos Aires: El Folleto. Itinerarios del exilio argentino. Departamento de Historia Moderna y Contemporánea. dirigente del Partido Comunista y preso político durante la dictadura militar. José (2008). Silvina (2004). Marina. Universidad de Buenos Aires-Université de París 7.). Silvina Jensen y Pablo Yankelevich (comps.Bibliografía Bernardotti. en Exilios. exilio y dictadura en torno al mundial de 1978”.

firmado por el Dr. http://hemeroteca. DZ 8/94/40/17/107. 150 . Buenos Aires. 11.com (última visita en marzo de 2012). Memoria Abierta. 2001 Documentos citados Telegrama N° 79/6 con fecha 25 de marzo de 1976 enviado desde Buenos Aires al Departamento Latinoamericano. firmado por Krause. La Vanguardia. Jorge Alberto Canelles. “Los argentinos residentes en Cataluña regresarían si hay libertad real”. Memorándum con fecha 6 septiembre de 1978. Naumann. Archivo Nacional Berlín. DY 30/13820/51. Archivo Nacional Berlín. lunes 31 de octubre de 1983. dirigente del Partido Comunista.lavanguardia. Rosario. La entrevista fue realizada por la autora. pág. 7 de febrero de 2011.Enrique Gigena.

Abstract This paper makes an approach to the problem of exile from the analysis of some aspects of two movies: “The terminal” (Spielberg. 151 . 1986). Keywords: Exilio. Palabras clave: Exilio. 1986). “The terminal”.Descolocamiento Luis Ángel Gonzo Resumen El presente trabajo realiza un acercamiento a la problemática del exilio a partir del análisis de algunos aspectos de las películas “The terminal” (“La terminal”. 2004) and “Les trottoirs du Saturne” (Santiago. “The terminal”. Santiago. Spielberg. “Les trottoirs du Saturne”. “Les trottoirs du Saturne”. 2004) y “Les trottoirs du Saturne” (“Las veredas de Saturno”.

sin embargo. que se vuelve un poco otro: diferenciado por pasaporte frente al guarda del puerto siguiente. Lo diría así de liviano: atravesar la frontera. o por acento frente al 152 . ¿Será así nomás? No deja de ser cierto. y por ende de recaudación y quién sabe si de presencia estatal. una vez pasada cierta puerta.¿Cuándo se sale de un país? Uno de quienes confunden ciencia y verdad con información y estadística diría sin duda que se sale de un país en el momento en que se atraviesa su frontera. donde lo que predominan son el tránsito de identidades bajo controles y el flujo de mercancías según diversos valores cambiarios (no hay ya una moneda oficial) en los que se destaca. Mientras uno. la ausencia de impuestos. y también al ser extranjero uno mismo. poros y localizaciones de esas líneas pretendidamente unívocas fueran algo apenas remotamente alucinable para alguien como él. que persiste en juntar partes y distanciar todos. uno puede sentirse mas o menos fuera de su territorio: le han sellado el pasaporte. como si el reparo en las arbitrariedades que hacen a la institución de los límites fuera sólo la conjura trasnochada de algunos paranoicos y los infinitos matices. que quien pretende salir de su país en avión lo hace aún antes de que el aparato levante altura y atraviese las fronteras: entre la blancura desodorizada y el gris impersonal de los aeropuertos. no van a volver a pedírselo y de ahora en más sólo le queda la espera o el trote en ese lugar indeterminado rumbo al extranjero (al territorio extranjero. recuerda un capítulo de ”Los Simpsons” en el que Homero salta una y otra vez la línea que divide el territorio de una nación con el de otra.

o por la mera pinta del arrastre. aún mañana: espera y suspensión. de ser argentino. uno se va. La exasperación de esa espera. que. Uno está en el país pero no. no deja de estar determinado por su lugar de origen: el país en cuestión lo pone en duda a él como sujeto. No como sujeto físico. pero tampoco (algo similar se da en otros de esos espacios-límite dentro del territorio nacional. en vez de documento se identifica. De manera que así 153 . y queda al borde de sí mismo a causa de la indeterminación de la que alguna vez supo llamar. cuya autonomía es vulnerada en contextos dictatoriales). es puesta en juego por la película “La terminal” (Spielberg. con su pasaporte: pase y porte: otra forma de identificación). margen y abismo: toca el límite de su propia exterioridad como sujeto reconocible por otros.primero que por cualquier razón deba escucharlo. por ende. Estrictamente. donde referirse. aunque extranjero. como tantos otros en un alarde de soberbia y candidez adorables. Entre luego y todavía. porque es obvio que esta allí. “mi tierra”. de una valija: alguien que es o que estuvo en el extranjero. como lastre de pasado. allí. y con eso no tiene donde ir: no puede salir. 2004): el protagonista. su devenir permanencia por eventuales conflictos bélicos del territorio de pertenencia. sino como sujeto jurídico: no tiene identidad de pertenencia ni. no es ni ciudadano (su país se vuelve indefinible) ni exiliado (porque no tiene punto de referencia): existe y sobrevive. derechos a los que apelar para poder salir de su estado puramente físico e indeterminado en la terminal y desarrollar cualquier forma de vida fuera de ella: no tiene donde volver. "su tierra". lejano y en crisis. en principio y al menos. como las embajadas o las iglesias.

en un determinado universo limitado por la geografía. archivo al que se recurre a la primera de cambio ante la ley— puede alcanzar al sujeto fuera de su territorio y hacerle recaer encima su peso (extradiciones. incluso puede pasar que se vea completamente identificado por el lugar de origen. sin embargo. previa a los acontecimientos que definen al sujeto exiliado. permisos. por ultimo. Del mismo modo. un exilio interior.como el país —en el que uno está registrado en unos cuantos numeros y fichas y trámites de horas perdidas y polvo que hacen lo que da en llamarse identidad. sea por homologación (el allá medido e identificado con la vara del acá. como el de Miró durante el franquismo. tambien un exilio puede encarnarse de forma deliberada ante determinados hechos o. advenir a la estadía en "el exterior". como Rodrigo: "el acento lo llevo como marca registrada". que por supuesto no siempre puede sostenerse en contextos dictatoriales): el pintor hace su obra alli. nos-otros: estar fuera y pensar. en otro orden de cosas. que vuelve y revuelve). beneficios que van desde la deportación hasta la disminución de colas burocráticas). con las permutaciones o miopías correspondientes) o por carencia (el sentimiento de estar en el guión que separa acáallá. territorio y poder político. también puede suceder que el sujeto configure su devenir extranjero no como efectivo advenimiento de lo otro sino como declinación particular de lo mismo. así como la partida de un territorio puede dilatarse y descomponerse en diversos núcleos o puntos de inflexión que la realizan y tensan los límites de sus comienzos. o puede ser. pero sin 154 . una forma de resistencia en el país (distinción entre Estado y gobierno. conflictos.

históricamente. en la película. Hugo Santiago. su existencia (y la poética de Santiago) opera por metáfora y desplazamiento: de aires porteños y referencias oblicuas e innegables. localización de la ficción. En Las veredas de Saturno. sin exponer o exponiendo solo en otros países (una de las formas de exponerse). Aquilea. músico que se encuentra en París. modulaba otras variables de la cuestión cuando a propósito de sí mismo decía: “Lejos o cerca. es decir. imagen cinematográfica. (Algo similar sucede en la nominación del país natal del protagonista de “The terminal”: llamado. siempre vivo en Aquilea” (Santiago: 2009). cuyo significante hace eco —mas no referencia— de contextos dictatoriales (cronológicamente. en el inicio de una serie de escaladas armadas y militarización del Estado que tajeará la década siguiente y ulteriores). el trabajador cosmopolita se vuelve exiliado. cuyo protagonista. como se sabe.) En “Invasión” es defendida por algunos hombres tan vagos como los motivos del sitio. una república apócrifa de la Unión Soviética– y escenografía ficticia: forma de codificación de lo real. la ciudad es a la vez signo autónomo.complicidad. Fabian Cortés. retraído y en silencio. “Krakozhia”. la inestabilidad del lugar es a la vez la evocación de un referente general –por sonoridad y carácter. de la mañana a la noche se vuelve un exiliado: una dictadura toma el poder en su país de origen mientras él trabaja en Europa. es la ciudad sitiada en “Invasión” (1969) y añorada en “Las veredas de Saturno” (1986). 155 . El director de la película. estamos en la antesala de la década del 70. Algunas variables de estos problemas son puestas en juego por la película “Las veredas de Saturno” (Santiago: 1986).

pasan entre ambas películas diecisiete años cruciales. La frase de Santiago. seguramente. espectros.Aquilea es el objeto de deseo y lugar de origen evocado y añorado por Fabian Cortés. del cine. como sujeto. o sea. Si hubiera dicho. Buenos Aires. Lugar del descolocamiento. porque vuelve irreconocible a). hubiera engrosado el catálogo de frases que desde un sentimiento de pertenencia desafían las leyes mas elementales de la física a partir de la vieja escisión cuerpo y alma. el bandoneonista radicado en París que extraña (porque quiere volver a. que es también el de la fuga. los personajes de Santiago se mueven como fantasmas. su imposibilidad. y hubiera experimentado. es el punto de origen y fuga de apariciones. en un contexto diegético y de realización que espejea efectivamente sobre la Buenos Aires contemporánea al director (cronológicamente. signos. Aquilea es así el lugar de la proyección (de la ficción. al situarlo a él. que de alguna manera funcionan como un aleph de la historia argentina reciente). Algo de esto último es lo que le sucede al protagonista de “Las veredas de Saturno”. para decirlo ambiguamente: el encuentro con lo extrañado. y sin duda de exiliado. forma de forjar la realidad entre incidencias y efectos mutuos de estética y política. Alrededor de ella. en un espacio diegético más que geográfico y jurídico. el reencuentro con lugares vagamente familiares cuyos rasgos mas notables son la evidente falta de concordancia con las proyecciones deseadas y/o la evocación de lo que ya no está. que intenta volver a Aquilea y encuentra de modo literal la imposibilidad de 156 . tal vez aluda a cierta concepción de lugar o posición de artista. en vez de Aquilea. la paradoja del regreso. de la historia).

sólo les queda la memoria. regresar al pasado como forma de morir el presente. Mientras tanto. No hay actualización y revisión del pasado en la historia personal de Cortés. Sus amigos se lo advierten: la Aquilea que conocieron es hoy una farsa. de alguna manera. desde el comienzo el lugar deshabitado presenta la ausencia que supone el exilio: muchos espacios. pero no sabemos quién ni cómo. sino ceguera y espejismos que imposibilitan lo actual. podría decirse: puentes. El sonido es una melodía que evoca al tango pero en cierta forma lo trasciende. atonalidades entre cuerdas y vientos: juegos de silencios que no dejan de subrayar. volver a lo sido aparece como modulación del no ser. De ese modo. más que conectar sujetos. por llamarla de algún modo. los evocan: alguien debe percibir. Cortés es un personaje que. como todo exiliado. o acaso su consumación más certera: la muerte. escaleras que. pocos sujetos —espacios sujetos a nada. como lo hará a lo largo del film (si bien de aires tangueros. al protagonista en su género: bandoneonista y tanguero. mediante planos de cierta objetividad. habitaciones. la música que acompaña el recorrido presenta. Pero él se obstina en su deseo y en la negación de la misma manera en que cuestiona sucesos para otros indudables. cierta elocuencia del silencio). toca y compone la música del desarraigo que a esa altura de la 157 .ese destino. Así. En la película. aparece sobre la figura de cierto descolocamiento: escindido de los lugares y de los sujetos que cohabitan (sería excesivo decir que viven) con él en el espacio. La película configura esta situación desde el inicio: los primeros planos son sucesivos lugares deshabitados. lo que compone y toca Cortés desarrolla y pone en juego discontinuidades.

su discusión. Así. también. No tanto un dolor o una nostalgia de tal o cual naturaleza (el sufrimiento entra en el universo simbólico de pertenencia y se codifica de determinada manera) sino la experiencia de la exterioridad de uno (algo que escapa a las concepciones del sujeto y lo lleva al límite de su lenguaje: como la música. los silencios.historia se ha vuelto. no se narra una historia sobre el exilio. especialmente la atonal). la musique punctuelle que hace sonar los silencios: el desarraigo de la música del desarraigo: ya no se trata de decir una añoranza (descolocamiento uno. 158 . diálogos e interrogantes que vuelven sobre ausencias y posibilidades derivadas del exilio: el regreso. sino el exilio. no de la mención del exilio sino del roce de la fisura. situación del inmigrante) sino sobre todo de aludir a un indecible (descolocamiento radical. la transmisión generacional coartada por la violencia estatal. la consecuente posibilidad de repetición de la historia –son variables que recorren el film. A lo largo de la película se concatenan apariciones y desapariciones. del uno que vivía en una tierra. pero en ese esquema aparece lo atonal. De ese modo se trata. del abismo irreversible que el exilio entraña. El árbol sin raíces dibujado con palabras es harto elocuente al respecto: “Somos un signo sin ningún sentido más allá de todo dolor y hemos casi perdido la lengua en el extranjero”. de exportación. de la grieta. para Santiago a través de Cortés. situación del exiliado): un ser fuera de sí.

Guión: Hugo Santiago. Dirección: Hugo Santiago. Juan José Saer.com.Bibliografía “Lejos o cerca. yo vivo en Aquilea” (entrevista a Hugo Santiago).ar/diario/suplementos/espectaculos /5-15291-2009-09-15. “The Terminal” (“La Teminal”) (2004). “Les trottoirs du Saturne” (“Las veredas de Saturno”) (1986). Dirección : Hugo Santiago. Guión: Jorge Luis Borges y Hugo Santiago. sobre un argumento de Jorge Luis Borges y Adolfo Bioy Casares. 159 . Guión: Sacha Gervasi y Jeff Nathanson. Dirección: Steven Spielberg. Jorge Semprún. Filmografía “Invasión” (1969). En http://www.pagina12.html (última visita en marzo de 2012).

Volver 160 .

hacia la mar que era el morir. fuimos como ríos. ni la temperatura del mar.OOtpakov33 Álvaro Couso …tengo dieciocho años y la felicidad ya el sabor de la memoria… Alessandro Baricco tiene …y no halle cosa en que poner los ojos que no fuera el recuerdo de la muerte… Francisco de Quevedo Como los ríos van a la mar… así fuimos. a los vecinos. Almados (2003). Publicaron nuestras fotos. ni el color. Éramos agua también. Para otros. “Hiparco de Carmo: Bajo las leyes de Clístenes. indujeron a la delación entre hermanos. VIVIR. Primer condenado al ostracismo”. luego de nuestro ancestro Hiparco34. arroyos. C. pequeños afluentes. aquellos como nosotros. 34 L. Escribieron nuestros nombres con tinta indeleble. envilecieron a todos… En el Ágora ateniense: cáscara de hueco. en cambio. esteros. 488 a. pero no teníamos la salinidad. caparazón de tortuga o pedazo de terracota sobre el que se escribía el nombre de aquel que sería sentenciado al ostracismo. en Igualdad y diferencia en la 161 33 . Pusieron precio a nuestras cabezas.

Peloponeso. Ni siquiera ratificamos el compromiso con nuestra militancia38.Nos hicieron distintos. desordenada u organizadamente. fue difícil salvarla. Nos fuimos. Estrofas de la Marcha patriótica. Venceremos”. Pág. océano. Huimos de la muerte real y de la que imaginábamos. Luego lema de los grupos revolucionarios setentistas en América Latina. y que ni siquiera es un territorio… Donde las olas. “O juremos con gloria morir”. 37 Vicente López y Planes. 5/3/1960. el pudor. De uno en uno y a la mar. la dignidad. Así fuimos hacia la mar de uno en uno… Nos evadimos. e impiedades del elemento nos llevaron a sobrevivir o naufragar… Dejando de ser agua. Leit motiv del estado griego. tormentas. en Kalavryta. no porque quisiéramos sino porque querer otra cosa era impensable. “Patria o muerte. Encuentros Facultad de Ciencias Humanas.. No pudimos sostener nuestro juramento37. del dolor físico. Nos llevamos el sufrimiento moral. leyenda en la bandera de los Treinta y Tres Orientales que desembarcan en la playa de la Agraciada el 18 de abril de 1825. 11/5/1813. los secretos. Persistieron en el tiempo. 136. Proclama del líder cubano en el acto por los mártires del atentado yanqui al barco La Coubre. para salvar lo que quedaba. 35 “Libertad o muerte”. mar. Nos agravió y nos afrenta. 162 . en Democracia ateniense. a ese territorio que es uno y muchos. No fuimos consecuentes con el legado atávico35. Esos signos no se borraron. debo decir. Emblema independentista del juramento de los kléftis el 25/3/1821. Convirtiéndonos en simulacros de los personajes que éramos. A partir de 1847 Himno Nacional Argentino. que es tantos. y la dignidad. Colombia. otros. 38 Fidel Castro. 36 “Libertad o Muerte”. Quisimos irnos y eso nos pesó por el resto de nuestras vidas. Así nos fuimos para salvar la vida.. con la consigna que guiaba a los Orientales en la Agraciada36.

sombras de nosotros mismos… En marineros errantes. sin perder la vida. desdibujada. Con el alma entre paréntesis. buscaba su contorno y su color definitivo en la memoria que nos habitaba. con la juventud que pasaba y la madurez que nos alcanzaba y siempre con la muerte presente. anticipada… Muchos murieron. Desterrados. Soñábamos. Partíamos hacia una escena originaria que nos emancipaba del tiempo presente. Esperando. la pérdida de nuestra identidad. extraviados. se perdían los ideales que configuraron los deseos y toda postura era presa de configuraciones erróneas… No obstante. Caminábamos por la calle Coronel Díaz hasta la librería Letra Viva a encontrarnos con nuestros primeros libros de psicoanálisis. Sufríamos todos. la de nuestros progenitores. los amaneceres boreales en el Báltico. Hacia la configuración de una pintura que deslucida. con la tierra prometida y malograda… Digo soñábamos. incluso algunos. en busaca de su futuro. en realidad soportábamos las pesadillas de una realidad que se nos aparecía de una hostilidad intolerable. exiliados. guiados por el 163 . en la Place des Vosges buscamos la casa de Víctor Hugo. así íbamos en un vagabundeo en el que habíamos sido privados de nuestros atributos intrínsecos. El hálito vital se extravió. Con el temor a una muerte anunciada. Reconstruíamos en nuestros imaginarios un tiempo que disolvía los fantasmas de monstruos uniformados… Repetimos enajenados escenas que nos antecedían. en la búsqueda fantasmática de su perdido origen. la de desconocidos emigrantes. con todas las ilusiones y desilusiones consecuentes… Hacíamos un camino inverso. cierta fatalidad circunscribía el sentido de la muerte. Vimos con nuestros ojos anegados de tristeza.

por el Trastevere escuchábamos los epigramas de Marcial. reivindicando su derecho a escribirlos. desterrada como un amante despechado. como una seña a pie de página de nuestro texto… La historia. pues más allá del origen de nuestra lengua madre.. en el Speaker corner de Hyde Park… Y digo reencontrábamos. De reconocer y admitir. exilada ella también de nuestra consciencia. Jean Valjean –perseguidos “ad eternum” por Javert– intentando salvar por nuestro honor y el de todos a Cosette… Desterrados de nuestra tierra. de borrarla para no ser reconocidos. de aceptarse. –quienes tuvimos esa oportunidad – la inmersión en el habla que nos amparaba. no siendo lo que queríamos ser. de nuestra historia. de nuestra lengua y de nuestros cuerpos. como Edipo. aún así. sin embargo. De rescatar nuestra diferencia. nuestra historia repetía las máximas de Empédocles en el exilio: nos uníamos por el amor y el odio nos separaba… para ver fue necesario. Aprendimos a ser otros. para ser igual a todos. De eso se trataba.inefable “yo acuso”. o de los complementos idiomáticos que habíamos recibido en el secundario o en la universidad. muchas veces inaceptable para nosotros mismos. siendo otros. perder los ojos… Éramos. habiendo dejado de ser quiénes éramos. de no eludir ni negar nuestro viejo –nuevo rostro. reencontrábamos el español rioplatense sobre un banquito en Marble Arch. de nuestros cuerpos. no de adaptarse ni de tolerarse. de aceptarse. de reivindicarla en la soledad 164 . convirtiéndonos en nosotros mismos. Así errábamos.. más allá de borrar nuestra singularidad nos confundía con los dialectos y los acentos de los lugareños… Reencontrábamos con alegría nuestra lengua que se nos iba perdiendo.

una voz nueva en el desarraigo. Del desierto al libro. En cambio la libertad que gozábamos al desplazarnos por esas nuevas latitudes. olvidar. el nombre de una calle. Sin una idea o una acción que nos aglutinara. entre todas las voces: el “silencio”39… El recuerdo de una esquina. Así se conjugaban esos dos verbos para cada uno de nosotros. nos daban una historia. nuestras propias identidades. no podía no interrogar toda certeza. 165 39 . a la intemperie. tiritaban. Fuimos nómades. el olor de las mañanas temprano al despertar. en un desierto cuyo sentido fue la despersonalización. sin embargo para ese entonces el ateísmo corroía nuestra vida… aún si éramos libres… Vagábamos. Buenos Aires: Alción Editora. la pérdida que presuponía. islas vulnerables que recibieron el embate persecutorio de la larga mano del poder… No queríamos. la degradación que presuponía la derrota. vagabundeábamos Edmond Jabés (2001). Habíamos sido profundamente creyentes. generando nuestros propios guetos. Pág. Las sociedades. pues no nos olvidemos que de esa experiencia éramos efecto. todo lo que venía como novedad a nuestra percepción era la expresión sucinta y concreta de la soledad. nos reunían con un pasado y una tierra en común. Un desierto que era “la metáfora del vacío”. En ese perderse en la multitud otra. que cobija y no solo protege del frío… Desnudos. todos los grupos humanos son como una manta. nuestros cuerpos. habíamos practicado escrupulosamente los ritos de nuestra fe. 25 –26.de nuestras expectativas y de nuestros deseos. nos desaparecíamos. –Libertadsoledad–. sobre todo. la brisa en el atardecer del “río como mar”… Los recuerdos nos unían.

“Muerto Dios”. amaba. en muchos. que ya no lo era. constituyeron los restos permanentes a los que mi memoria se aferró.por una iglesia. La vida había transcurrido. bramaba para que así fuera? De lo que se perdió sólo puede hacerse el duelo. quedaron los hermanos… Volví al país donde había nacido y del que me hacía debido ir. entre la responsabilidad que insiste y la desesperanza. Que sin embargo.. de una reivindicación tardía debieron esperar todavía… aquí y allá algunas sombras. pasado el tiempo. nadie supo jamás. Deshabitada de Dios. A nuestras pasiones. 166 . todo es posible y ya nada está permitido… Entre el deseo y la culpa. la utopía pervive en la ética… Se respondió. algunos se quedaron. La casa en la que había vivido se había convertido en una Clínica psicológica para niños… desde el fondo de mi angustia me sorprendía una sonrisa irónica… Algunos volvimos. ¿que nos animaba. marcas que deje no expresamente. ciertamente todos los porqué. haberme esperado. trece años después. nada parecía allí. Y los sueños de un reconocimiento. Entre Nietzsche y Lacan. la soledad entre aquellos jóvenes nos parecía el último reducto a nuestras cavilaciones. en 1984. que razón habría para que así fuera…. un grupo punk hacía rock en una catedral abandonada… La ferocidad de la música envalentonaba nuestro dolor y nuestra rabia.. Casi todo había cambiado. En Utrecht. otros volvimos a partir. no cedía… Entre los compañeros.

obsesión siempre presente en la vida del exiliado. en líneas generales. Resumen Puede sostenerse. llevado cual mochila en el recuerdo. producto de la expulsión del lugar de origen. La forma en que diferentes escritores. así como su ficcionalización. Arroja sobre una silla tu chaqueta. que han atravesado las tres 167 . gira en torno a tres ejes fundamentales: el desarraigo. Meditaciones sobre la duración del exilio. ¿Vale la pena preocuparse por cuatro días? Mañana volverás.El regreso: ¿utopía o realidad? Una problemática acuciante de las víctimas de la espera Marcela Crespo Buiturón No pongas ningún clavo en la pared. Bertolt Brecht. en la cotidianeidad. la fractura identitaria. y el ajeno. lo cual supone la convivencia de dos mundos paralelos: el propio. que la experiencia del exilio. y el retorno. debido a la dislocación y la necesidad de inserción en el país de acogida. Pero es este último el que ha derivado de una de las grandes utopías tanto de la experiencia antropológica como de su elaboración estética.

the result of the expulsion from the source. But it is the latter which has been derived from one of the great utopias both anthropological experience as it is drawn up aesthetics. which seeks to develop an approach to the poetics of Argentina return in literature written during and after the last military dictatorship in Argentina. and return. The way in which different writers. en el que se intenta elaborar una aproximación a esa poética del retorno de la literatura argentina escrita durante y después de la última dictadura militar argentina. and the foreign one.instancias mencionadas al comienzo. the identity fracture due to dislocation and the necessity of insertion in the host country. who have gone through the three instances mentioned at the beginning. which implies the coexistence of two parallel worlds: his own. the experience of exile and its fictionalization. ever-present obsession in the life of exile. have pondered the possibilities of realization of the utopia of return is the starting point of this essay. taken which rucksack in the memory. revolves around three axes: the uprooting. 168 . in general. Palabras claves: Exilio – Retorno – Desarraigo. han reflexionado sobre las posibilidades de concreción de la utopía del regreso es el punto de partida del presente ensayo. in the ordinariness. Abstract It can be argued.

Introducción La historia argentina ha sido signada. es decir. expulsiones y ejecuciones que poco parecen tener que ver con la consigna que lo ha motivado. torturas. puso en marcha un programa de persecuciones. tanto de recepción como de expulsión de habitantes foráneos o nacionales respectivamente. por lo que tuvo de violenta y contradictoria. de las embajadas extranjeras en Buenos Aires.Keywords: Exile – Return – Uprooted. por movimientos migratorios. Esto ha determinado la recurrencia de la figura de Estado Criminal que ha aparecido en gran parte de la bibliografía que indaga en los fenómenos de violencia colectiva recientes. etcétera. Aun habiendo numerosos estudios acerca de la magnitud del exilio provocado por la última dictadura militar (estadísticas oficiales argentinas. al ser precisamente promovida por un gobierno que. del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados. pero la experiencia del exilio vivida por numerosos argentinos durante la década del ’70 ha sido especialmente significativa. de los programas de acogida de los países receptores de exiliados. en gran medida. en aras de la seguridad nacional. así como de investigadores universitarios del país y de 169 . la protección de la población.

y que han ido convirtiéndose en materia literaria. etc. ya que muchos de ellos salieron del país como turistas. distribuidas por Brasil. debido a los grandes movimientos migratorios mencionados al comienzo. Asimismo. Aunque muy discutida. otras reveladas (Boccanera.otros centros de estudios foráneos: Margulis. A todos estos factores. o bien. Israel. Jensen. de las relaciones que lo definen. Estados Unidos. Orsatti. luchando entre la realidad y el deseo. mutilado o fragmentado por la dislocación temporal. España. resulta del todo imposible precisar la cantidad exacta de desterrados. así como su origen y cualidad. Lattes. Canelo. Cuba. numerosos argentinos se han hecho acreedores a dobles nacionalidades. El exiliado se torna así una figura emblemática en la literatura de las últimas décadas en Argentina: errante en un país que le es ajeno. según se entienda esta experiencia como un castigo o como un espacio de reflexión y conocimiento. Italia. 1999: 12). (Yankelevich. también hay que sumarle la dificultad para diferenciar exiliados de emigrantes. Venezuela. desdoblado y suspendido entre dos tiempos (el pasado 170 . espacial e identitaria. Bongiovanni. extrañado del presente colectivo. lo cual ha imposibilitado aún más su registro en el extranjero. Estos son sólo datos de un somero panorama de todo aquello que habita en las zonas del espanto. Bernardotti. clandestinamente. 2010: 23-26). entre otros). Francia. la cifra aproximada que parecen aceptar estas diversas indagaciones es la de medio millón de personas. algunas vedadas. México. Franco. Alemania. empobrecido o enriquecido.

más que en la memoria. el idealizado en el recuerdo y el que lo recibe). cargando una valija que no termina de desarmar. Por este camino han transitado numerosos escritores. Antonio Di Benedetto. las cuales se 171 . Valgan sólo como ejemplo de los tantos posibles: Nicolás Casullo. largamente estudiada y discutida. Pero no es el propósito de este breve ejercicio el realizar un análisis de la complejidad de la problemática del exilio. o con la tierra. como sugieren los versos brechtianos del epígrafe que precede a este ensayo. Tununa Mercado. ni mucho menos un relevamiento exhaustivo de sus múltiples y diversas aristas. tres: el país de origen. en la imaginación (Cardoza y Aragón. Daniel Moyano. con la única casa posible en el exilio: la escritura. amenazante y difuso) y dos espacios (o tal vez. Pedro Orgambide. la inserción en el país de acogida y lo que constituye el punto central de este ensayo: el regreso. Humberto Constantini. etcétera Ese sendero largo y sinuoso ha ido produciendo profundas reflexiones en torno a tres instancias que suponen el descubrimiento de la realidad facetada del fenómeno del exilio: el destierro. como diría Adorno. sino un abordaje tentativo de dos cuestiones que subyacen a estas tres instancias mencionadas anteriormente y que resultan esenciales para la calidad dolorosa y perturbadora del exilio: el sentimiento de extrañamiento y el consecuente temor a lo diferente. Osvaldo Bayer.añorado y el presente perturbador. 1986). David Viñas. con las raíces al aire de la tierra natal que lleva a cuestas y con otra bajo sus plantas. donde no prospera ninguna de aquellas. Cristina Siscar.

entienden determinantes para la constitución y preservación de la utopía del regreso. Con tal propósito, se tratará primero la índole y ocurrencias de esas dos cuestiones citadas, para luego pensar cómo resultan imbricadas en el pensamiento de algunos escritores que han sufrido la experiencia del exilio y que han configurado, de alguna manera, una poética del retorno. Finalmente, se dará cuenta de algunas reflexiones surgidas a partir del tratamiento de estas cuestiones.

El temor frente a lo extraño: una piedra en el camino del retorno Hannah Arendt plantea en el capítulo titulado “Nosotros, los refugiados”, incluido en la segunda parte de Escritos judíos, que compendia trabajos redactados durante la década del cuarenta: Yo no sé qué recuerdos y qué pensamientos moran de noche en nuestros sueños. No me atrevo a pedir información, ya que también yo preferiría ser una optimista. Pero a veces imagino que al menos por la noche pensamos en nuestros muertos o recordamos los poemas que una vez nos entusiasmaron. Podría incluso entender que nuestros amigos de la Costa Oeste, durante el toque de queda, hayan tenido ideas tan curiosas como la de creer que no somos sólo “futuros ciudadano” sino actuales “extranjeros enemigos”. (Arendt, 2009: 355)

172

A partir de esta afirmación, Fernández Bravo, Garramuño y Sosnoswski , llegan a la conclusión de que la vivencia del exilio no sólo el argentino, sino el latinoamericano en general, está también signada, en muchos casos, por una suerte de ambivalencia en el estar del refugiado en suelo extranjero, ya que es percibido por parte de la sociedad que lo acoge en su carácter de futuro ciudadano, con posibilidades de integración al nuevo colectivo, a la vez que lo considera como potencial enemigo, como eventual conspirador, como otro ajeno y exterior, misterioso y amenazante. Esta ambivalencia se convierte así en un complemento de la que el exiliado ha sufrido en su país de origen frente a un Estado que, lejos de combatir y eliminar la vulnerabilidad de sus ciudadanos y protegerlos de la incertidumbre y del peligro – cimientos sobre los que el poder estatal moderno se sostenía (Bauman, 2011: 77)–, instala el terror y la inseguridad en el seno mismo de la sociedad, convirtiéndose en propulsor del crimen institucionalizado. Es decir que el desterrado parte de una imagen ambigua de su lugar de origen (tierra materna-vida / tierra expulsora-muerte) para recalar en otra figura ambivalente, la del país de acogida (refugio / hostilidad). No parece haber descanso para el temor que genera el extrañamiento, primero de la patria que lo considera otro, que lo expulsa del sentimiento colectivo, y luego, del país
40

40

Organizadores del simposio (In)migración, exilio y diáspora en la cultura latinoamericana (Universidad de San Andrés y Museo de Arte Latinaomericano de Buenos Aires, 21 y 22 de marzo de 2002), cuyas ponencias han sido compiladas en el volumen Sujetos en tránsito. 173

que lo recibe, que duda en considerarlo semejante, desplazándolo tanto uno como otro, por lo que el exiliado tiene de diferente, hacia el espacio de la amenaza latente. Pero esta dualidad siniestra, arduamente analizada desde diferentes enfoques disciplinares en cada uno de estos ámbitos (la expulsión y la acogida), en cada posible dicotomía complementaria (lo propio y lo ajeno; el uno y el otro; etcétera) no se acaba con el regreso al país de origen. Es más, en esta última instancia, es tal vez donde más lacerante se vuelve. Recuperar el espacio propio; reencontrarse con el pasado y reinsertarse en el decurso natural de una sociedad, saltando desde un hiato –el tiempo del exilio– muchas veces insalvable; recomponer la identidad fragmentada en una suerte de sincretismo bastante peculiar entre la cultura propia –que ya se ha vuelto, en cierta medida, algo difusamente ajena– y la adoptada durante la estadía extranjera; son algunos de los desafíos que vuelven a catapultar al exiliado hacia esa misma ambigüedad de la que viene escapando. La pregunta sobre la posibilidad del regreso o de un nuevo exilio en el retorno, por proyectar otros múltiples y complejos cuestionamientos, resulta difícil de responder. Por ello, se han escogido dos posturas ante la misma, difíciles de reducir cada una, por su complejidad, a un discurso unívoco, y en cierta medida, enfrentadas: la que sostiene la imposibilidad de una verdadera concreción de la utopía, por no poder superar las controversias y adversidades del regreso, presentada en un diálogo –elaborado ficticiamente en este ensayo– entre Cristina Siscar (con su
174

testimonio) y Sergio Bufano (a través de los ojos de su personaje Simón ) y glosado por David Viñas; y la segunda postura, la que ha buscado una alternativa posible, en otro intercambio imaginario: el de María Rosa Lojo (en las palabras de Rosalind Kildare ) con Héctor Tizón y Pedro Orgambide (en sus comentarios sobre el retorno), y también con Juan Gelman (en sus reflexiones sobre el olvido). Para los primeros, el verdadero regreso es imposible. Buenos Aires, su ciudad, el seno que abrigara su infancia y juventud, colmado de imágenes, rincones y afectos que la convertían en un espacio luminoso y acogedor, se ha convertido en un resabio oscuro y siniestro del pasado, una trampa que los conduce hacia el recuerdo de violencia y muerte del que han luchado por escapar, que les niega el encuentro con sus seres queridos y que sólo les deja ver lo que han perdido: Sergio Bufano: “Trataría de ver la ciudad como si éste fuera un sábado cualquiera, sin lapsos de ausencias, sin nostalgias ni temores…” (Bufano, 1983: 120) Cristina Siscar: “La pienso mía, pero la siento ajena y hostil. Además, la ciudad también se ha transformado. No encuentro a los amigos; y los lugares que subsisten me parecen decorados vacíos o llenos de extraños…” (Boccanera, 1999: 59) Sergio Bufano: “[esa ciudad que estoy viendo no es más] que la fachada de algo que no retornaría
42 41

41 42

Protagonista de su cuento “Simón en la ciudad”. Personaje principal de su novela Finisterre. 175

simplemente porque los protagonistas eran otros…” (Bufano, 1983: 122) Cristina Siscar: “Ahora los pedacitos de mi historia personal están dispersos en una ciudad desarticulada” (Boccanera, 1999: 59) Y cerrando esta imagen, entretejida por ambos en este diálogo imaginario, de ciudad despojada de todo aquello que les era familiar y acogedor y que se presenta ahora como ajena, hostil y hasta siniestra, Simón, el personaje de Bufano, termina con su llanto desgarrado: Ya no sería un extranjero, proscrito, intruso, ya no sería el desterrado ni el apátrida ni el forastero. Era Simón, el de Buenos Aires, un gesto más en la muchedumbre, un rostro cualquiera entre sus congéneres… No es posible, pensó Simón. No, habló en voz alta. No, repitió casi en un grito, cuando en algún lugar de su interior sintió el nudo que precede al llanto […] Algunos lo empujaron y le pidieron disculpas y volvieron a empujarlo mientras él estaba solo, inmerso en el hervidero de gente que pasaba a su lado sin mirarlo… Sobre el pavimento, caída de su bolsillo, perdida entre la gente, quedaba una fotografía ya bastante maltrecha. En ella aparece Simón, de pie, sonriente. Junto a él hay una pareja cuyo paradero nunca se pudo establecer. (Bufano, 1983: 124-125) Tanto el testimonio de Cristina Siscar como la elaboración estética del retorno del exiliado que perfila Bufano en su cuento
176

a través de su personaje. ganarte espacios. […] Y optás. en clara composición con la pintura del artista mexicano. 177 . Y… si se trata de acomodarse. que habían vivido en una burbuja. junto a una imagen de muerte de Diego Rivera” (Bufano. Tenés un capital simbólico. aquéllos a los que les resultaba sospechosa…” (Boccanera. pero con mucha frecuencia existe la tentación o la propuesta de reconvención. de claudicación de los ideales que tan caro costaron sostener. de derrota. ¿no? No sé si todos los días. toda esa putada. Ese lugar. 1983: 125). que es más simbólico que capital. sino que deambula cual fantasma sin ser “visto” –en el evidente sentido de no ser “reconocido”– por sus compatriotas. donde la foto desleída a la que se ha hecho alusión anteriormente le recordará lo perdido. en función del campo de posibilidades que tenés a partir de una determinada práctica. Desde ya. Y como corolario de este panorama. el segundo escritor. Digo. que no recorre la ciudad. sino en la enfática visión de ser recibidos con indiferencia y hasta con temor. muy concreta. la práctica crítica. perfila la figura del retornado como un ser fantasmal. de instalarte en el sistema. Por su parte. como lo sugieren las palabras de David Viñas: Y… al volver tenés que dar examen de ingreso. 1999: 60).confluyen no sólo en la noción de dislocadura renovada. como lo sostiene claramente la primera en su testimonio: “Estaban los zombies de siempre. para terminar siendo arrastrado hasta “el salón del Hotel del Prado. una sombra oscura se cierne para volver más oscura y desalentadora esta visión del retorno: la percepción del mismo como una suerte de traición.

Al tercer mes.en la que cifran la esperanza de la consecución de la utopía. el panorama del regreso parece menos desolador. a Elizabeth Armstrong. alejándola así no 178 . María Rosa Lojo. si bien no ha sido una de las escritoras del exilio. dos meses. Parece lícito insertarla en este segundo eje por lo que su novela Finisterre tiene de representación ficcional de las posturas de Héctor Tizón. Ya. 1992: 42) Lo cual supone que volver no es reencontrarse consigo mismo ni con su original perdido. el fin de la tierra. En la citada novela de Lojo. Perfecto. al llevarla a Inglaterra a una edad muy temprana. debido a su condición de hija de exiliados republicanos españoles en Buenos Aires. de una u otra manera. Pedro Orgambide y Juan Gelman. Para el segundo grupo de escritores.por ahí alguna cosita podés ligar. Se constituye así como la responsable de restituir la memoria negada por su padre. Todos. piensan el retorno asociado a la dicotomía olvidomemoria (elementos engañosamente contradictorios por su carácter complementario) y es en ella –y en la ilusión de recuperar la unidad robada. y lo ha incorporado como eje vertebrador de muchos de sus textos ficcionales y metaficcionales. Te jugás a esa mano. te decís: ¿qué carajo estoy haciendo yo acá? (Ángel. su hija de crianza durante su exilio en la Pampa Argentina. Un mes. ha reflexionado largamente sobre el mismo. Rosalind Kildare remite cartas escritas desde un espacio cargado de intensos simbolismos: Finisterre. sino despertar el lado más oscuro de ambos.

solamente de Rosalind, sino de sus orígenes, ya que había sido concebida por la hija de un cacique ranquel, con quien Oliver Armstrong había establecido lazos comerciales a través de esa unión. Elizabeth sólo guardaría recuerdos fragmentarios y, hasta entonces, sin sentido. En la literatura del exilio, el olvido ha sido mayoritariamente considerado un elemento negativo, una amenaza permanente que acecha, intentando desbaratar el único medio de supervivencia en el destierro, la única esperanza de preservación de la identidad personal y nacional y de retorno: la memoria. En la obra de Lojo, es evidente el rol primordial que le atribuye a esta última, pero con la peculiaridad de considerarla como forma complementaria de aquél: Aquí llegó Decio Junio Bruto después de haber obligado a sus hombres a cruzar el río Limia, al que creyeron el Río del Olvido. Si lo cruzaban, le dijeron, perderían la memoria de su nombre, de su patria, de quiénes eran y quiénes habían sido, de lo que deseaban y lo que temían. Serían como parias vagabundos o niños viejos, sin oportunidad de renacer. (Lojo, 2005: 180) Es decir, se convertirían en exiliados. Rosalind también cruzó el Río del Olvido, dos veces, una de España a Argentina y otra a viceversa, cuando regresa a su tierra natal. Pero no ha perdido la memoria, pues, como bien dice ella misma, un cruce neutraliza los efectos del otro: He cruzado dos veces el Océano y el Río del Olvido.
179

Por dos veces he tenido que olvidar quién era y quién había sido, y lo que deseaba y lo que temía y ahora soy solamente una niña vieja. Quien olvida dos veces nada olvida. (Lojo, 2005: 181) El regreso, entonces, es percibido como un movimiento compensatorio que restituye no sólo la unidad perdida, sino que permite al exiliado reconciliarse con su pasado, con sus pérdidas, a la vez que lo enriquece con la conciencia de ese segundo legado que ha adquirido en el destierro, como lo sostiene la autora en una entrevista sobre la problemática del exilio: Si hay una forma de “desexiliarse”, creo que es compensar esa vivencia de pérdida con todo lo que uno puede incorporando o absorbiendo de la cultura adoptiva. Se puede pasar entonces de la indigencia y el desgarramiento del exilio, a la riqueza de la identidad plural, que es hondamente creativa, que integra y entreteje complejos vínculos entre los mundos. (Crespo Buiturón, 2008: 228) En consonancia con la opinión y posición de Lojo frente al regreso, aunque no con la terminología, Héctor Tizón comenta: Ni entiendo ni me gusta la palabra “desexilio”; prefiero decir regreso; aunque uno no se haya ido de verdad nunca, porque siempre es posible regresar. Es como volver a vivir; de alguna manera, una vuelta a la semilla, en el mejor de los casos. (Boccanera, 1999: 85)

180

Idea que será completada por Pedro Orgambide, al valorar el aporte
43

que ha significado en su experiencia de exiliado el

contacto con otras culturas: El exilio enseña. Uno aprende a vivir con sus compatriotas y con la gente del país que lo recibe. Con más humildad, creo. Como habrán vivido nuestros abuelos inmigrantes al llegar al Río de la Plata. (Bardini, 1983: 104) En definitiva, el movimiento que significa el regreso abre una puerta insospechada y reparadora: permite al exiliado entender los lazos que lo unen a otras culturas y, en muchos casos, comprender mejor la historia de sus antepasados a través del rescate de otra memoria, la ancestral. Juan Gelman, por su parte, aunque adoptando una postura mucho más desgarrada, parece entender el regreso, no sólo rescatando un cierto aspecto positivo del mismo, sino también estableciendo –como Lojo– esa misma correspondencia que desbarajusta la idea antinómica del par memoria-olvido: El olvido es una función de la memoria. Es una función muy difícil, por lo menos para ciertas memorias. Hay
43

No se desarrollará en este ensayo la cuestión del aporte o aprendizaje que significó el exilio, por no ser el punto central de abordaje de la problemática del regreso. Sólo se alude a dicha cuestión por haber hallado la idea, en los escritores de este grupo, de que una de las razones para proyectar una figura positiva del retorno es la de que éste posibilita una concientización más profunda de los lazos y conocimientos que han enriquecido al exiliado. 181

un regreso de la memoria al olvido y un regreso del olvido a la memoria. Esto es absolutamente inevitable; el regreso y el olvido se juntan ahí. El regreso fue, en mi caso, el reencuentro con muchos vacíos, y es así como la memoria regresa a sus vacíos, y también el encuentro con presencias inesperadas: la presencia del temor, pero a la vez memoria de lo que pasó y olvido de lo que pasó. (Cruz, 1991) Lo que subyace en sus palabras es la idea de que el retorno posibilita al exiliado que la memoria recuerde lo que es debido, es decir, que el olvido como función vital y necesaria de aquella, también emprenda su camino de regreso. No sólo vuelve el exiliado, sino también el olvido, porque este es una suerte de compañero inevitable en el destierro que paradójicamente convive con el recuerdo omnipresente del país que se ha dejado atrás, creando un extraño efecto de anulación del tiempo y del espacio que sólo puede convocar la escritura: En todo caso sé que nada de lo escrito en el exilio está apartado del país, siempre estuvo lleno del país. Lo sigue estando. En realidad, es imposible sacar los pies fuera del alma del país. (Borgna, 1983: 26)

Reflexiones finales ¿Se puede hablar de un verdadero regreso, más allá del movimiento físico, en escritores que plantean situaciones como las que sintetizan las palabras de Viñas: “es imposible sacar los pies
182

fuera del alma del país”? Porque pareciera que estas sugieren que no se ha logrado desterrar definitivamente a los exiliados, que podrán haber expulsado sus cuerpos, pero su espíritu y su escritura permanecieron en su lugar de origen, o bien, que lo han llevado a cuestas. ¿O esta postura ha surgido como una suerte de andamiaje que soporta la caída irreparable? Lo cierto es que el exilio se percibió por la mayoría como un desgajamiento de lo colectivo, como una dislocadura difícilmente superable, como una fragmentación identitaria con repercusiones múltiples y disímiles. Y estas vivencias han desembocado y han constituido no sólo la instauración, sino la eternización de la utopía del regreso, porque esta es tal vez la instancia más perturbadora de la experiencia del exilio. Asimismo, el regreso es la utopía que necesita mantenerse como tal para no ser frustrante, porque cuando el exiliado comprueba que la consecución de la utopía no basta para curar su mal, como diría Abdelmalek Sayad, sobreviene la decepción. Porque el regreso puede significar recuperar espacios – relativamente, porque estos también cambian: no son exactamente los mismos que en el momento de la partida–, pero sin duda no supone recuperar el tiempo que debiera haber sido compartido con los demás miembros de la comunidad de origen y que se ha perdido en ese hiato insalvable en el que devino el exilio. Augusto Roa Bastos sintetiza estas vivencias claramente al preguntársele si considera que el destierro termina alguna vez:

183

de alguna manera. como bien lo entendiera Cortázar: A lo largo de veintiocho años yo he vivido en Europa y nunca me sentí exiliado porque era una decisión personal. en el medio– familiar. Desde hace cinco años soy un exiliado como todos los demás. 1999: 18) Y la utopía continúa al enfrentarse a los cambios que se han operado en los espacios familiares. ajeno y amenazante. en el temor a ser considerado extraño: no sólo el país de origen es. donde paulatinamente había dejado de ser un “otro”. Desde hace cinco años no puedo volver. porque el solo hecho de ser obligado desata la fuerza de los imposibles. yo podía volver a mi patria cuando quería. sino que el exiliado también lo es. es decir. (Boccanera. vuelve soportando el peso de “otra” pérdida: la del lugar de acogida. sino simplemente el comienzo de otro destino que sigue siendo el de un exiliado. 184 . ni del otro. en las ausencias que se imponen. 1999: 33) La utopía del regreso comienza así en la partida misma. porque el retorno no es la restitución. con la sentencia de expulsión del sentimiento colectivo. (Boccanera. en el sentimiento de extrañamiento que vuelve a instalarse en el espíritu. “otro”.Yo creo que el exiliado continúa a perpetuidad siendo exiliado. Ha cambiado su forma de relacionarse con los espacios y con la gente y. la recuperación de un destino. por si fuera poco. de las utopías. para ser aceptado como un fronterizo –ni de un lado.

Raquel (1992). Págs. Pág. Hannah (2009). Barcelona: Paidós. Boccanera. Los escritores en el exilio. Borgna. El río/Novelas de caballería. Rebeldes y domesticados (los intelectuales frente al poder). Daños colaterales. Págs. Págs. México: Fondo de Cultura Económica. “David Viñas: Las astucias de la servidumbre”. Luis (1986). Andar por los bordes. Bufano. ¿Quién resolverá. Caras y Caretas. Nº 2205. la utopía del regreso? Bibliografía Ángel. 1996: 12). Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. 20 cuentos del exilio. Crespo Buiturón. 102-106. Marcela (2008). México: Tierra del Fuego. “Entrevista a María Rosa Lojo”. 26. Escritos judíos. Gabriela (1983). Entre la historia y la ficción: El exilio sin 185 . “No fue un plato de caviar. Roberto (1983). la partida y el retorno se convocan permanentemente. Sergio (1983). Bardini. 33-45. “Juan Gelman: el exilio no me apartó del país”. Nº 119. Arendt. Buenos Aires: El Cielo por Asalto. Humor. “Simón en la ciudad”. 117-126. Buenos Aires: Ameghino. Bauman. O. Zygmunt (2011).De esta forma. Jorge (1999). Cardoza Y Aragón. Tierra que anda. entonces. como propone Sayad: “Para que la nostalgia no se convierta en decepción hay que mantener el retorno en suspenso” (Sayad. pero… el exilio enseña muchas cosas”.

186 . Lojo. Sujetos en tránsito. Garramuño. y Sosnowski.) (2003). “Juan Gelman: Argentina es un estado de ánimo”. Finisterre. Madrid: 14 de agosto. Yankelevich. Florencia. Saúl (eds. Álvaro.protagonistas de María Rosa Lojo. octubre. Abdelmalek (1996). El Correo de la Unesco. “El país al que nunca se llega”. Sayad. Buenos Aires: Fondo de Cultura Económica. Cruz. http://elpais. Págs. Alicante: El Taller Digital de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes. Ráfagas del un exilio.com/diario/1991/08/14/cultura/682120803_85021 5. Fernández Bravo. María Rosa (2005). París. El país. Buenos Aires: Sudamericana. 10-12. Pablo (2010). 225-233. Juan (1991). Págs. Buenos Aires: Alianza.html (última visita en marzo de 2012).

pero que muchas veces funciona como un eje que atraviesa las historias que narra en sus ficciones. 187 . en las que el tema del exilio aparece siempre de un modo sutil. fue fundamental para la escritura de sus novelas. entre la aventura y heroísmos más bien patéticos. un poco velado y aparentemente secundario. entre el afuera y el retorno Nicolás Hochman Resumen Osvaldo Soriano (1943-1977).La grotesca escritura del exilio. se hallan en una tensión permanente con respecto a su vínculo con el Estado. En este artículo proponemos un análisis que se enfoca en cómo Soriano transmite al lector una sumatoria de vivencias. entre 1976 y 1984. Palabras clave: Osvaldo Soriano – Exilio – Desarraigo. lo que los lleva a estar desarraigados aun dentro de su propia tierra. que se mueven entre la risa y el grotesco. Un mundo en el que los personajes. Su experiencia en Bélgica y Francia. tanto en el extranjero como en el retorno a la patria. escritor y periodista argentino. Osvaldo Soriano. se exilió a mediados de la década del ’70.

both abroad and in the return to the motherland. writer and journalist. por lo menos en tres aspectos bien diferenciados.Abstract Osvaldo Soriano (1943-1977). pero que quedan inextricablemente unidos como parte de un mismo corpus. 188 . was instrumental in the writing of his novels. A world in which the characters that move between laughter and the grotesque. slightly veiled and seemingly minor. but often serves as an axis running through the stories told in his fiction. which leads them to be uprooted even within their own land. was exiled in the mid 70's. between adventure and heroism rather pathetic. Introducción Estudiar el exilio de Osvaldo Soriano y la forma en que esto se ve representado en sus novelas es una tarea difícil. are in constant tension with respect to its link with the state. His experience in Belgium and France between 1976 and 1984. We propose an analysis that focuses on how the reader transmits Soriano a sum of experiences. Keywords: Osvaldo Soriano – Exile – Uprooting. in which the theme of exile is always in a subtle.

que compartieron alguna instancia de la experiencia del sujeto (u objeto) al que apunta la investigación. haciendo del vínculo directo un factor potencialmente útil y hasta necesario. los que nunca necesitaron irse. los trabajos que incluyen un estudio de la historia inmediata añaden a ello el plus de confrontar subjetividades sensibles.En primer lugar. Es decir. Si bien existe un relativo consenso en determinar que el exilio es un tipo de experiencia migratoria signada por condiciones políticas y/o ideológicas (generalmente por parte de un Estado opresor que expulsa. los que volvieron. en los últimos años comenzaron a darse a conocer una serie de artículos. escurridizo. que está lejos de haber sido resuelto. más complejo todavía. por la serie de problemáticas inherentes que se presentan a la hora de investigar la obra de un autor reciente y su vínculo con un pasado. Jensen. y donde 189 se propone una des- . que no posee una definición homogénea y estandarizada. también reciente. ensayos y libros en los que esa posición es complejizada. Si en cualquier estudio historiográfico tradicional es complicado sostener hipótesis sólidas. etcétera. los que se quedaron pero sufrieron las consecuencias de hacerlo. porque el exilio es un concepto particularmente difícil. entrar en un debate (tantas veces productivo como ocioso en otras) con individuos que fueron actores del período abordado. que muchas veces suele transformarse en un escollo para la elaboración de conclusiones demasiado concluyentes. 2010). 2006. o. de manera directa o indirecta. Segundo. 2003. a una persona o grupo de ellas) (Blanck-Sereijido y Yankelevich. y que permanentemente se ve interpelado por los que se fueron. Casullo.

Sarlo. 2006). literatos. Schwarzstein. directa o indirectamente. 2008). y Santamarina. Saccomano. Algo paradójico. 2000. 2000. 1998. Román. cobró un particular vigor en Argentina a partir de la última dictadura militar) y la amplitud (cuantitativa) y variedad (cualitativa) de exilios que ella desencadenó (De Diego. 1973. 190 . pero que debe ser entendido a la luz de las disputas académicas de las que. 2009). 2007. Croce. en tanto existen muy pocos trabajos bibliográficos que analizan la vida y obra de Osvaldo Soriano (Llarena. 1998. 1994. entendido en su sentido más divulgado (Steiner. 2007. la propuesta que se esgrime desde este trabajo es la de intentar realizar ciertos pequeños aportes que continúen la senda de algunas propuestas similares elaboradas en los últimos años (Gasparini. Por último.esencialización del concepto de exilio. 2001. que no tiene nada de novedoso. Este debate. críticos e intelectuales en general (Devesa. si pensamos que durante muchos años fue el autor de ficción más vendido en la Argentina. Franco. 2000. Bayer. siendo en muchas ocasiones un parte aguas que divide las opiniones de universitarios. Montes Bradley. 2010a). Prieto Polo. el exilio es discutido acaloradamente tanto por autores como por sujetos que vivieron (o se adjudican haber vivido) una experiencia de esa índole. Dornheim. llegó a ser centro de atención. Teniendo en cuenta estas problemáticas. Hochman. 2000. aún dentro de las concepciones más tradicionales del término. Los debates en torno suyo comenzaron en la década del ’80 y se extienden hasta hoy. 2007. Por otra parte. el abordaje aquí propuesto también resulta sumamente complejo y delicado.

lo que me gustaría poder discutir aquí. es de qué manera su relato del exilio (su experiencia de vida. sino más bien como una larga transición. En este sentido. que se extiende hasta su retorno al país con la democracia. me propongo trabajar con lo complejo de la experiencia exiliar a través del quiebre que se da en Soriano cuando parte de Argentina y que. Una vida de mudanzas Osvaldo Soriano nació en Mar del Plata en 1943. comenzó a trabajar como periodista en El 191 . sino como la posibilidad de enfrentar ciertos desafíos que. tras abandonar la escuela en tercer año. Hijo de un padre fervientemente anti peronista. Lo que intentaré esbozar brevemente desde estas páginas es la relación existente entre Osvaldo Soriano y su exilio. Y particularmente. un acontecimiento. 2011).Hochman. un día. Una vez trazadas las primeras explicaciones. se vio influido por la política argentina desde muy pequeño. atravesada por ese fenómeno) aparece contemplado en sus novelas. por lo menos de manera aparente. dentro del contexto en el que se basa la investigación. veo los problemas enumerados más arriba no como una serie de obstáculos insalvables. no puede ser entendido como un punto concreto de su vida (un hecho. Siendo adolescente. y que a su vez permita repensar algunos conceptos. pueden llegar a generar valiosos aportes para otras investigaciones similares. etcétera). a partir del análisis de sus novelas de ficción. potencialmente.

Roberto Cossa. Soriano permaneció en Europa hasta 1984. La Opinión y El Cronista Comercial) junto a personas como Tomás Eloy Martínez. la francesa Catherine Brucher. traducida a doce idiomas y ganadora del Premio Casa de las Américas de Cuba. rodeado de personajes como Chaplin. llevada al cine por Héctor Olivera. en Buenos Aires. 1983a). se estrenó la película "No habrá más penas ni olvido". fundó el periódico Sin Censura. donde continuó ejerciendo el periodismo en medios gráficos (Primera Plana. 1973). 1983b). En 1973 se editó Triste Solitario y final (Soriano. donde junto a Julio Cortázar. hasta trasladarse a París. su primera novela. que ganó el Oso de Plata en el festival de cine de Berlín. Juan Gelman. considerada la mejor novela extranjera del año en Italia. John Wayne. No habrá más penas ni olvido (Soriano. Rodolfo Walsh o Francisco Urondo. basada en su novela homónima. amenazado por la Triple A. En 1979 publicó su segunda novela. Laurel y Hardy. y llevada dos veces al cine. abandonó el país y se exilió en Bélgica. Ya en Buenos Aires volvió a trabajar como periodista en 192 . En 1969 se instaló en Buenos Aires. En 1976.Eco de Tandil. Río Cuarto y Cipolletti). en 1978. Le Monde o El País. Desde París se convirtió en un colaborador permanente de medios como Il Manifesto. y en 1980 Cuarteles de invierno (Soriano. En 1983. acompañado de su mujer. En ella se narra una historia desopilante en la que el mismo Soriano realiza una investigación en California. cuando retornó a la Argentina. ciudad a la que se había mudado con su familia (después de haber vivido en San Luis. Carlos Gabetta e Hipólito Solari Yrigoyen. junto al detective privado Philip Marlowe. Panorama.

la mayoría de las cuales aparecieron en Página/12. como Piratas. en la que se lo advertía seriamente sobre la precariedad de su integridad física. un libro infantil (El negro de París. 1995). A estas publicaciones se agregan un libro de crónicas Artistas. una colección de textos e historias de vida titulada Rebeldes. se reeditaron todas sus obras. Su 193 . locos y criminales (1984). el diario Página/12. Para esa época recibía amenazas anónimas. Memorias de Mister Peregrino Fernández y otros relatos. Ilusionistas y Goleadores. resaltando sus participaciones como fundador en el semanario El Periodista y. soñadores y fugitivos (1988). de 1989) y Cuentos de los años felices (1993). abandonó el país tras el golpe de Estado de marzo de 1976. Un año más tarde recibió el Diploma al Mérito en Letras otorgado por la Fundación Kónex. 2009). ya en diciembre de 1975 Soriano le confesaba con temor que no le extrañaría que tuviese que irse del país. aunque en este sentido no parece haber dificultad en establecer las causas. El motivo por el cual Soriano abandonó Argentina no fue investigado por la bibliografía que cita al escritor. fantasmas y dinosaurios o Arqueros. historias cortas. Tras su exilio publicó las novelas A sus plantas rendido un león (Soriano. cómplice de la guerrilla y comunista. 1986). 1992) y La hora sin sombra (soriano.diversos medios gráficos. Una sombra ya pronto serás (Soriano. El ojo de la patria (Soriano. y otras que no habían tenido repercusión. Tras su fallecimiento en 1997. con el sello de la Triple A. como Fútbol. incluyéndose algunas inéditas. Acusado de peronista de izquierda. posteriormente. Según explica Juan Carlos Martini (Martini. 1990) (también llevada al cine por Héctor Olivera).

Como él mismo detallaba. Cuarteles de invierno. … fui a vivir en un enorme caserón con un grupo de gente (. el humor negro y una estética tan divertida como crítica de la realidad social. Yo.primer destino fue Bruselas. Con el clima político argentino enardecido. La novela. francés y polaco antes que en español. de modo que los trabajos que conseguíamos eran esporádicos y semiclandestinos. escrita en 1974 y que recién pudo editar en 1978. por ejemplo.. Esta novela.) Ninguno de nosotros tenía documentación para quedarse en Bélgica. a través de la sátira. en los que el escritor comenzó a gestar vínculos laborales con otras ciudades europeas. donde se reunió con amigos y compañeros de La Opinión que se hallaban en circunstancias muy similares a la suya. situada en el imaginario pueblo bonaerense de Colonia Vela. 1997) Esas condiciones de precariedad se mantuvieron durante dos años. Cuando se trasladó a París en 1978 su situación mejoró notoriamente. continúa con la crítica ácida e incómoda de su antecesora.. En los ocho años que Soriano permaneció en el exilio solamente escribió una novela. trabajaba limpiando oficinas y barriendo iglesias. narra el enfrentamiento entre dos bandos locales. divididos en peronistas de izquierda y de derecha. que publicó en italiano. le había resultado imposible publicar No habrá más penas ni olvido. sin por eso vivir en el lujo que muchos de sus detractores recalcaban durante aquellos años. centrando el relato en la llegada de un 194 . ambientada en el mismo ámbito de provincia. (Soriano.

si tenemos en cuenta que vivir ocho años alejado de amigos.cantante de tangos y un boxeador al pueblo. a diferencia de muchos otros escritores argentinos que vivieron en el exilio. Sin entrar en una discusión en torno al posible trauma (que excedería ampliamente los objetivos y pretensiones de este artículo). sus libros aparecieron siempre antes en Europa que en América. En la experiencia de Osvaldo Soriano esto aparece claramente definido por el hecho de que. en 1983. Otras vidas posibles Cuando se analiza la relación de un autor con sus obras y el contexto en el que las produce es fundamental prestar atención a lo que ellas explicitan. una experiencia de esas características. Y es recién con el proceso de transición a la democracia. no le dio forma a un corpus bibliográfico en el que el exilio se convirtiera en un eje principal. los vacíos que el sujeto decide no llenar. las omisiones. que vive el apogeo del régimen militar de los ’70. que las editoriales locales comienzan a disputarse sus textos para imprimirlos en el país. Pero también lo es estar atento a los silencios. Dato no menos que curioso. Proscripto en Argentina. 195 . deja por lo menos algunos rastros visibles en la vida de un sujeto. podemos afirmar sin demasiado margen de error que. es algo que suele afectar de manera directa a las personas. obligado por las condiciones políticas e ideológicas del país. familiares y paisajes queridos.

1983b: 191) La aclaración. al que. Es la única vez que Soriano agrega una fecha y un espacio al final de una novela. pero que ya en su segunda novela aparezcan desde el título mismo: No habrá más penas ni olvido no es más que un extracto de la canción compuesta por Gardel y Lepera. No lo hace con ninguna de las seis restantes. aparece esto: “BruselasEstrasburgo. Es sintomático. habla por sí sola. que es precisamente la que escribe en el exilio. sino que 196 . que Soriano cita a modo de epígrafe (Soriano. Cuarteles de invierno podría ser entendida como un “qué hubiera pasado si”. añora desde un tango tan representativo. justo después de la última línea. donde se pude leer o escuchar: “Mi Buenos Aires querido / cuando yo te vuelva a ver / no habrá más penas ni olvidos”. París. en la última página. El relato de su experiencia y las múltiples posibilidades que imagina en tanto escritor están condensadas en pocos párrafos de sus novelas. imaginativa. anterior a los miedos y la fantasía del exilio. 1977. tan simple como sutil. sino que lo hace más bien tangencialmente. Como un síntoma preciso. que estas ideas no estén presentes en Triste.La obra de Soriano nunca aborda el tema del exilio de una manera directa. kitsch mediante. por ejemplo. (Soriano. pero que resultan más que representativos. Los personajes que allí aparecen bien son distintas variaciones de lo que Soriano podría haber sido si se quedaba en Argentina. 1978-1979”. si pensamos que Soriano publica el libro estando a un océano de distancia de ese Buenos Aires querido. solitario y final. sino con ésta. 1983a: 16). catártica. Y no sólo eso. especie de historia contrafactual lúdica. Alusión para nada casual ni azarosa.

decide representar patrióticamente al gobierno nacional en África. Lo que sí surge. Soriano quisiera transmitir una serie de significados que pasarían totalmente inadvertidos si no conociéramos mínimamente su historia. Sus personajes tienen la sonrisa del payaso. Bertoldi. En A sus plantas rendido un león. a través de párrafos como este: 197 . Bongwutsi. desazón y añoranza. Típico en Osvaldo Soriano. Uno de los protagonistas. en un paneo rápido y muy lúcido del contexto militar del Proceso en Colonia Vela. las condiciones que hacen posible que ese texto sea escrito allí. imposibilitado de regresar a su país por razones económicas. que pese a todo el maquillaje deja traslucir la tristeza estructural que define al sujeto en un momento así. donde interaccionan personajes desopilantes que cruzan sus historias a partir del estallido de la Guerra de Malvinas. Soriano teje historias que dejan entrever melancolía. en esas circunstancias. Por ejemplo. la primera novela escrita tras su regreso a Argentina. enfrentándose al embajador británico y al imperialismo en general. En Cuarteles de invierno el argumento el exilio no aparece nunca. narra una acción que está situada en un momento imposible. La historia está situada en la capital imaginaria de un imaginario Estado africano. el tema del exilio aparece probablemente de manera más clara. es una especie de cónsul argentino en Bongwutsi que. entonces. como si a través de esa fragmentación de los lugares y los momentos en los que la escribió. paródicas e hilarantes. ni mencionado ni demostrado. A través e situaciones bizarras.tanto el tiempo como el espacio aparecen pluralizados.

imposible de probar a todas luces.Nos confundimos con Perón. Como otra forma de la ajenidad. de un elemento “nacional” (el diario Clarín) que funciona como sinécdoque de la realidad de un país y su sociedad. En esas pocas páginas. 1986: 12) Nuevamente aparece la fantasía de ese “qué hubiera pasado si”. otra vez. el anterior cónsul. 1986: 218) La selva a la que se refiere. Lo mismo puede verse en diálogos en los que el humor político muestra las hilachas de un análisis ideológico que va más allá de lo gracioso: . como una extranjería más.Empujó con una rodilla la puerta de la cerca y recogió la edición internacional de Clarín que asomaba por la ranura del buzón. (Soriano.¿Por qué salió de su país? . probablemente más cercana a su pasada (reciente. El diario era la única correspondencia que recibía de Buenos Aires y llegaba a nombre de Santiago Acosta. leímos mal a Marx y pasamos por alto a Lenin. la impenetrable y misteriosa selva africana. Y la mención. Bertoldi trataba de adivinar cómo habría sido su vida en esos años si se hubiera quedado en una oficina de la cancillería. que en cierto sentido lo emparenta de 198 . 1986: 89) En esta novela aparece también una proyección en torno a la sensación de extranjería que acompaña generalmente (aunque no siempre) a los exiliados que se refugiaron en Europa: “Nunca había estado en la selva. pero no se sentía más extranjero allí que en las ciudades de Europa por las que había deambulado en busca de refugio”. nativa) experiencia sudaca. (Soriano. (Soriano.

. ya que finalmente son esos simios (y no las clases oprimidas de Bongwutsi) los que llevan adelante la revolución socialista en aquel país.¿Y qué quiere? ¿Le parece que me puedo pasar la vida en este agujero? ¿En un pozo con la mierda hasta acá? (Soriano. siendo el contexto el mismo que Soriano decidió abandonar). Las historias de sus amantes no le evocarán nada y lo que usted cuente no le importará un pito ni a la más cordial de las manicuras. por ejemplo.Yo voy a Madrid. y A sus plantas rendido un león es la historia de un pobre tipo que no puede regresar. quería preguntarle. La vidente andará a los tiros y Coluccini seguirá en el sueño echando baba hasta el fin de sus días. Una sombra ya pronto serás continúa con la línea lógica de las posibilidades. La gente tiene montones de tarjetas de crédito y llega a horario a las citas.Terriblemente.manera amistosa y optimista a los monos que aparecen como personajes determinantes en el desenlace de la historia.Pavadas. 1990: 166-167) 199 . Aparte de esto. ¿se extraña mucho afuera? . . seguro que le irá mejor allá.Oiga.A veces maldecirá este recuerdo. tratará de borrarlo pero yo estaré ahí. . al presentar a un hombre que sí volvió del extranjero: .Esto. . ¿Qué es lo que más extrañaba usted? . Este recuerdo no podrá apostárselo a nadie. Si No habrá más penas ni olvidos y Cuarteles de invierno hablan de personajes que no se exiliaron (aunque bien podrían haberlo hecho. padre.

No me interesa el Brasil. Me pareció que valía la pena” (Soriano.Qué. Ya estuve mucho tiempo afuera. como Sísifos que. su deseo y expectativas. 1990: 173). en el que los personajes parecen estar atrapados en un presente cíclico continuo. podríamos suponer radical para él. o son inconscientes de sus permanentes repeticiones. Me iba bien pero cuando se fueron los milicos pegué la vuelta. Recién llegado de Europa. que por supuesto tampoco puede despegarse de ello.El libro es una especie de road movie pampeana. o bien están resignados a que no existen otras alternativas. no sabe qué hacer de su vida en el retorno elegido: “Yo estuve en Italia trabajando en la Olivetti. Pero probablemente sea en el diálogo que sigue donde pueda encontrarse una de las claves más importantes para entender la valoración que Soriano hace del retorno: . lo que se desliza de la cita anterior. . 200 . es decir. Nunca se menciona que hayan tenido que irse por tramas políticasideológicas. deductivamente. Ese es el panorama que encuentra el protagonista de la historia. sino más bien como una posibilidad afectiva. sino que eran cuestiones monetarias las que los impulsaban a partir y permanecer afuera. es evidente que en algún punto lo político-ideológico afecta sus realidades. Sin embargo. estuvieron trabajando. Los personajes que estuvieron afuera. en la que los militares no aparecen como factores determinantes excluyentes de su regreso. ¿no viene conmigo? –me preguntó (Nadia). porque cree que hay espacio para un cambio (no define cuál) que. El personaje vuelve porque le parece que vale la pena.

. El texto. Quizá había venido a buscar al chico de la foto pero tampoco él sabía cómo llevarse puesto. ya pasó la primavera democrática. de un aire mucho más autobiográfico. 1990: 170171) La idea es simple. de 1995. por último. Tomemos. Luego el protagonista hace suya esta idea. 1990: 232) Es necesario leer Una sombra ya pronto serás a la sombra del contexto en que Soriano la publica: es 1990. y la utiliza reflexivamente para tratar de entender el accionar de uno de sus compañeros de ruta: Abrí la guantera para ver si encontraba otra señal de Lem: no había más que el título del coche y unas aspirinas desparramadas. Los personajes siguen con esos dilemas en la cabeza. ¿eh? (Soriano. coloquial y aparece como un diálogo más dentro de todos los que dan forma al texto. Para el que acaba de regresar. puesto que no sabe cómo ubicarse en relación a las nuevas realidades y su interrelación con los demás. esa amalgama de elementos es no menos que problemática. empieza el menemismo. Soriano era muy proclive a mezclar realidad y ficción. la observación de Nadia de que el personaje está cansado de llevarse puesto resulta la mejor descripción que se hace en todo el libro para definir cómo se siente. y o bien no se adaptan al nuevo medio. La hora sin sombra. tiene el formato de una novela.Cansado de llevarse puesto. Sin embargo. la dictadura quedó atrás pero no tanto. (Soriano. 201 . o bien temen que el pasado resurja con más fuerza de antes.

Sin embargo. La escritura siempre trae consigo la ficción. (Soriano. 202 . No daba con el tono adecuado y ahora que lo pienso me doy cuenta de que algo dentro de mí me impedía transformar en escritura los fantasmas de mi lugar ausente. 1995: 89) Ya me habían echado del Archivo y no me quedaba más remedio que salir del país porque la mujer de mi primo me había denunciado como instigador de la muerte del marido. inventándose un pasado anti heroico. que desata una explicación de corte existencial: “¿Usted sabe a dónde va? -No. una pregunta aparentemente simple.narrando como propias vivencias ajenas. 1995: 151). Nuevamente. 1995: 75) Yo estaba firmando ejemplares de mi libro y como recién habría regresado al país veía cómplices de la dictadura por todas partes. Ya estuve en todas partes y no tengo la menor idea” (Soriano. pues la palabra misma es solamente una metáfora de lo que queremos narrar. creyendo encontrar allí una verdad poco solapada. (Soriano. etcétera. lo cual puede contribuir a despistar al investigador que lea en sus escritos un reflejo biográfico de su yo en forma lineal. En este caso todos esos elementos están presentes. (Soriano. inventadas o no. esas anécdotas encierran una imagen que el escritor tiene de sí mismo. 1995: 90) Finalmente. una imagen de lo que fue o podría haber llegado a ser: Mientras viví en Europa no podía terminar nada de lo que emprendía.

y que lo enfrenta a narrar condicionado por su propia posición. lo que imagina que podría haber ocurrido en cualquier otro caso. del que Colonia Vela suele ser el epicentro. Tiene muy claro que ese lugar no estaba 203 . sus experiencias. y finalizara (si es que finalizó) tras varios años de haber regresado a Argentina. lo que vivió. y no en los ocho años que vivió en Europa. de escaparse a otro lugar. Es muy probable que esa elaboración haya comenzado inclusive antes de partir al exilio. mediado por el exilio que él mismo vivió. podemos suponer que esto se debe al proceso de elaboración de la experiencia. Algo que debe ir inexorablemente unido a la experiencia del autor que les da vida y los sitúa en ese tiempo-espacio. suponiendo que para estos personajes ese no-lugar es el único escenario posible e imaginable.El largo insomnio Los personajes de Osvaldo Soriano andan siempre perdidos o merodeando en la ruta. que se extendiera durante sus etapas en Bélgica y Francia. pero no encuentra su lugar. En este sentido. muchas veces sin otro objetivo que la ruta misma. Tal como se puede apreciar en Una sombra ya pronto serás. Hablan de irse de ahí. en 1976. que no tuvo un quiebre preciso en su vida. No deja de ser curioso que su exilio comience a manifestarse en su literatura cuando regresa a la Argentina. sino que se fue dando de manera progresiva y gradual. lo que temió vivir. se puede confrontar la noción de los nolugares de Marc Augé (2002). el protagonista retorna al país tras una prolongada ausencia. Sin poder llegar a establecer tesis precisas al respecto. pero al final siempre vuelven al ruedo.

afuera, eso es seguro, pero tampoco lo halla al regresar. Es decir: el desarraigo ocasionado por la partida rompió algo, que se ve representado en la pérdida de la identidad del sujeto. No porque el sujeto no se reconozca a sí mismo, sino porque no puede hacerlo en esas circunstancias, en las que queda claro que él no pertenece a las tierras extranjeras, pero tampoco a esas pampas que una vez dejó. Tal vez por eso permanentemente los personajes de Soriano buscan irse, escaparse para encontrarse. No saben lo que buscan, pero en cualquier caso eso es mejor que quedarse quietos y a la expectativa de un pasado que, evidentemente, no va a retornar. Marcela Croce juega a comparar el exilio de Soriano como un largo insomnio (Croce, 1998: 62). La metáfora es interesante y sugestiva, ya que serviría para explicar por qué, durante todo ese tiempo, la producción del escritor se redujo a trabajos periodísticos que no fueron los más trascendentes de su carrera, y solamente una novela, en la que el exilio no aparece mencionado sino al final, con la indicación de las fechas y los lugares en los que fue escrita. A la vez, la idea del insomnio también contribuye a pensar en su experiencia como un no poder descansar, que en definitiva es la consecuencia inevitable de aquel que está en continuo movimiento, buscando o escapando, en rutas nacionales o extranjeras, sin poder detenerse ni evitar eso que lo mantiene atado a su vivencia. Un insomnio que no lo deja dormir ni descansar, que lo incomoda, que tiene como consecuencia inmediata el hecho de que no sepa cómo llevarse puesto.

204

Bibliografía

Textos de Osvaldo Soriano Soriano (1973). Triste, solitario y final. Buenos Aires: Corregidor. ----- (1983a). No habrá más penas ni olvidos. Buenos Aires: Bruguera. ----- (1983b). Cuarteles de invierno. Buenos Aires: Bruguera. ----- (1986). A sus plantas rendido un león. Buenos Aires: Sudamericana. ----(1990). Una sobra ya pronto serás. Buenos Aires: Sudamericana. ----- (1992). El ojo de la patria. Buenos Aires: Sudamericana. ----- (1995). La hora sin sombra. Buenos Aires: Norma. ----- (1997). Entrevista aparecida en La Maga. Buenos Aires, 1 de septiembre.

Textos sobre Osvaldo Soriano Bayer, Osvaldo (2007). “Una historia verdadera”. Suplemento Radar. Buenos Aires, 11 de febrero. Croce, Marcela (1998). Osvaldo Soriano, el mercado complaciente. Buenos Aires: América Libre. Devesa, Patricia (1994). “Osvaldo Soriano; literatura y exilio”, en Weltliteratur; Buenos Aires, Nº 1.
205

Gelman, Juan y Bayer, Osvaldo (2009). Exilio. Buenos Aires: La Página. Llarena, Alicia (1998). “Nuevas funciones para el espacio imaginario: A sus plantas rendido un León, de Osvaldo Soriano”, en Arrabal (Revista de la Asociación Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos), N°1. Martini, Juan Carlos (2009). Entrevista realizada por el autor en Buenos Aires, 22 de enero. Montes-Bradley, Eduardo (2000). Soriano. Buenos Aires: Norma. Prieto Polo, David (2006). “La subversión de la historia: Parodia, humor, cine y música en las novelas de Osvaldo Soriano”. Madrid: Memoria para optar al grado de Doctor, Universidad Complutense, Facultad de Filología. Román, Claudia y Santamarina, Silvio (2000). “Absurdo y derrota. Literatura y política en la narrativa de Osvaldo Soriano y Tomás Eloy Martínez”, en Noé Jitrik (dir.), Historia crítica de la literatura argentina. V. 11. La narración gana la partida. Directora del volumen: Elsa Drucaroff. Buenos Aires: Emecé. Saccomano, Guillermo (2009). “Soriano, la sonrisa del provocador”, en revista Sudestada N° 77, año 8, abril. Sarlo, Beatriz (2007). “Una historia falsa”, en Suplemento Radar. Buenos Aires, 4 de febrero.

Lecturas teóricas y empíricas Augé, Marc (2002). Los “no lugares”. Espacios de anonimato.
206

Barcelona: Gedisa. Blanck-Sereijido, Fanny y Yankelevich, Pablo (comps.) (2003). El otro extranjero. Buenos Aires: Libros del Zorzal. Casullo, Nicolás (2006). “La pérdida de lo propio”, en Revista Sociedad, Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, Nº 25, Buenos Aires. De Diego, José Luis (2000). “Relatos atravesados por los exilios”, en Noé Jitrik (dir.). Op. cit. Dornheim, Nicolás (1996). “El exilio en la Argentina. Visión biliográfica”, en Regula Rohland de Langbehn (comp.), Paul Zech y las condiciones del exilio en la Argentina, 1933-1946. Buenos Aires: Eudeba. Franco, Marina (2008). El exilio. Argentinos en Francia durante la dictadura. Buenos Aires: Siglo XXI. Gasparini, Pablo (2007). El exilio procaz: Gombrowicz por la Argentina. Buenos Aires: Beatriz Viterbo. Hochman, Nicolás (2010a). “El eterno e imposible retorno. Algunas consideraciones sobre el exilio en ‘Lost’ y otras obras de ficción”, en Revista Question N° 27, septiembre, Facultad de Periodismo, Universidad nacional de La Plata, La Plata. ----- (2011). “Exilio y paralaje”, en Letras Históricas N° 4, enerojunio, Universidad de Guadalajara, México. Huyssen, Andreas (2010). Modernismo después de la modernidad. Barcelona: Gedisa. Jensen, Silvina (2010). Los exiliados. Buenos Aires: Sudamericana. Martini, Juan Carlos (1993). “Naturaleza del exilio”, en Cuadernos Hispanoamericanos. La cultura argentina de la dictadura a la
207

democracia Nº 517-519, Madrid (julio-septiembre). Schwarzstein, Dora (2001). “Migración, refugio y exilio: categorías, prácticas y representaciones”, en Estudios Migratorios Latinoamericanos N° 48, año 16, agosto. Steiner, George (1973). Extraterritorialidad. Ensayos sobre la literatura y la revolución lingüística. Barcelona: Barral.

208

209 . 1988) consideramos que los seres humanos “viven a merced de su lengua”.No habla/no lugar: la desterritorialización del lenguaje en Gris de ausencia. el dramaturgo argentino Roberto Cossa escenifica la problemática de las migraciones a partir de la idea de dispersión que se produce por la desnaturalización del lenguaje convertido en un territorio ajeno. Retomando la hipótesis Sapir-Whorf (en Fasold. Palabras clave: Teatro argentino – Exilio – Llenguaje. de Roberto Cossa Gabriela Urrutibehety Resumen En Gris de ausencia. por lo que. a la vista de la noción de Augé (2000). proponemos pensar al lenguaje de los personajes de Cossa como un no-lugar avant la lettre. factor de incomunicación y desconexión.

Reintroducing Sapir-Whorf’s hypothesis. relacional e histórico. converted in an alien territory and cause of incommunication and desconection. Augé se ocupa de los no lugares postmodernos. especialmente con el libro de Marc Augé titulado precisamente Los no lugares. La existencia de no lugares. So. un espacio que no puede definirse ni como espacio de identidad. definirá un no lugar” (Augé. es un tópico que emerge con potencia a partir de las década de 1990. esto es. 2000: 83). Espacios de anonimato. como las autopistas. ni relacional ni histórico. as Augé (2000) said. we consider that human beings “live at the mercy of their language”. from notion of produced by unnaturalization of language. Key words: Argentine teathre – Exile – Language. Una antropología de la sobremodernidad. lugares de anonimato. argentine dramatist Roberto Cossa stages the question of migrating people. Para el antropólogo francés “si un lugar puede definirse como lugar de identidad. los aeropuertos o los supermercados. we propose to consider Cossa’s characters language as an avant la lettre no-place.Abstract In his play Gris de ausencia. pero es posible 210 .

Concretan una metáfora de la realidad que termina siendo transparente para un público que tiene su mismo referente. Los procedimientos teatralistas tienen su origen en el sainete y el grotesco criollos. estrenada en 1981. cuya ideología estética responde a las característica de cuestionamiento oblicuo al poder. en el marco del ciclo Teatro Abierto. El no lugar que la pieza escenifica es provocado por el exilio y se verifica en el lenguaje. que generalmente parodia al poder y sus múltiples proyecciones dentro de la sociedad. en el absurdo. (Pelletieri. En el curso de la acción no se aclara en ningún momento que su exilio sea político sino más bien 211 . Gris de ausencia. connotan el empequeñecimiento del protagonista que no actúa. Como señala Pelletieri (1992) “es uno de los pocos momentos de la vida del país en el que se instaura el teatro como una práctica social”. el expresionismo. El ciclo Teatro Abierto representó un punto clave en la lucha contra la dictadura militar. y son refuncionalizados para servir a los mencionados fines contextuales. la construcción de un no lugar en la breve obra teatral de Roberto Cossa.rastrear. una década antes de su aparición. utilización de artificios teatralistas con el fin de probar una tesis realista. 1992) En Gris de ausencia el tema del exilio actúa como causa de la situación dramática que se genera en la escena: una familia de origen argentino –aunque esta afirmación deba matizarse por la excepción del abuelo–sobrevive a los avatares que les impone la disgregación territorial. Semánticamente.

económico. es un posible personaje de Vaccarezza y ahora. la obra actúa como contracara del sainete criollo de principios de siglo XX: el abuelo emigró de joven a la Argentina y a la vejez ha retornado a Italia. no sólo entendido como interiorización del sainete sino como su inversión. de hecho. (…) En este doble proceso de desarraigo. tal como señala Pelletieri al hablar de metáforas transparente para un público contemporáneo a la instancia de producción del texto. la posibilidad de alcanzar una identidad propia que haga cobrar sentido a la existencia. ha retornado a Italia aunque su marca es la de la desterritorialización. aunque la lectura que se hizo en el marco de su estreno difiere de la hecha en las otras muchas puestas que tuvo la pieza. será entonces el núcleo grotesco. la patria de sus mayores. En Gris de ausencia el exilio es doble. ya no queda ni siquiera la esperanza de una 212 . acordamos con lo señalado por Trastoy cuando indica: Gris de ausencia invierte los términos de la primitiva utopía: son argentinos los que vuelven a Italia. puesto que. no ya tras la quimera del oro sino para cumplir un mandato implícito. Cossa revierte el tradicional problema de los inmigrantes trasplantados a un medio extraño y los muestra de regreso al país de origen que tampoco pueden sentir como propio. para cerrar el círculo que se había abierto con la gran inmigración de principio de siglo. en forma definitiva. se reiteran las expectativas de regreso y se anula. En su primer viaje. Perdido todo sentido de pertenencia cultural. La búsqueda de la identidad perdida en este doble proceso de desarraigo. En este sentido.

1999: 141) El abuelo es el sujeto de un tránsito doble que en el espacio/tiempo de la escena se transforma en permanente. Italia no es Italia ni Buenos Aires es Buenos Aires. Desubicación que en el personaje del abuelo incluye también el sentido que coloquialmente tiene el término al aludir a una persona “que no se comporta de acuerdo con las circunstancias y hace o dice cosas inoportunas o inconvenientes” (RAE). en el que nadie puede sostener el entramado de una identidad porque toda relación con el pasado.lejana y quimérica tierra prometida. 2001: p 806). tal como indica Augé. de la Argentina a Italia. aunque a la vez lo son en el monólogo desquiciado con que el abuelo cierra la pieza. En la falta total de vínculos promovida por el viaje doble de Italia a la Argentina. con el linaje. con la historia ha quedado definitivamente trunca. (Tratoy. ni historia ni relación. al decir de Giella (1992). es donde germina este espacio que es un estado mental caracterizado básicamente por la desubicación. La definición del diccionario de la RAE que copiamos más arriba remite a un punto que caracteriza plenamente el planteo de Cossa: la desubicación producida por el exilio está materializada en 213 . como el viajero frecuente de una postmoderna línea de aviación. económicas– deconstruyen el mapa y terminan convirtiendo al mundo en un limbo. persiste en un no lugar. Las migraciones –políticas. va y viene constantemente de Buenos Aires a Roma y viceversa. un lugar sin identidad. En sus parlamentos. sin estar en ninguno de los dos lugares: por tal motivo. con el paisaje.

el decir. que está de visita ya que vive en Madrid. Martín. 214 . su cuñado Chilo. El conventillo como espacio escénico unificador actuaba sobre las variantes idiomáticas de los personajes y tendía a reducir las diferencias porque. todos podían entenderse. Unidad que. jugaba necesariamente a la homogeneización. atendido por una familia argentina compuesta por Dante. En el escueto espacio del escenario. La distancia está en la voz que habla pero que al hablar no puede configurar un territorio común. más allá de las disonancias. Un llamado del hijo. que vive en Londres. La pieza pone en escena la trastienda de un restaurante de Roma. su mujer Lucía. es el lenguaje el que pone de relieve la existencia irreparable de la distancia. el lenguaje traspasa su propio límite y termina siendo un no-lenguaje. La historia se inicia en el instante en que Frida comienza a despedirse para tomar el avión que la devolverá a España. por cuanto pone al descubierto la esencial incomunicación que incumbe al ser humano en el mundo fragmentado y desterritorializado de la distopía del exilio y la inmigración. en Gris de ausencia. tal como plantearon los idearios de la generación del ‘80 y la del centenario. El sainete criollo se planteaba como el lugar donde las variables confluían y desde donde se podía pensar la unidad. Sin embargo. En el sainete de principios del siglo XX el lenguaje también ocupaba un lugar fundamental. el abuelo y la hija Frida. completará el cuadro. como proyecto.

en la Argentina y el Uruguay. el lugar queda anclado en el habla. Como señala la llamada hipótesis Sapir-Whorf. los hablantes nativos monolingües de español a la variedad de español usada por los inmigrantes italianos en su interacción con los miembros de la población local. inconscientemente sobre los hábitos lingüísticos del grupo. sino muy a merced de la lengua particular que se ha tornado el medio de expresión de su sociedad. Hablar es marcar un territorio. un espacio propio. (Sapir-Whorf. De esta manera. pasando por el español madrileño. como se devela en el transcurrir de la pieza: se ha cumplido la maldición de Babel. El que compartan un espacio físico –la trastienda de la Trattoria La Argentina en Roma– ya no implica que compartan nada. “Cocoliche es el nombre que dan. el “mundo real” se construye. ni solamente en el mundo de la actividad social tal como se lo entiende ordinariamente.Todos los personajes hablan una variante dialectal que va desde el cocoliche44 al lunfardo porteño. si hablar implica configurar la realidad. Cada uno aparece entonces exiliado del lenguaje. Los seres humanos no viven solamente en el mundo objetivo. (…) En realidad. en buena medida. citado por Fasold.” (Lavandera. La voz de Martín retrasmitida por Frida y Lucía es un spanglish indigerible. 1998: 79) Entonces. 61) 215 44 . 1984. porque antes ha sido exiliado de su lugar. los personajes de la pieza configuran su mundo en ámbitos que cada vez se manifiestan más aislados unos de otros.

es una lengua en tránsito: ni italiano ni español. hojear el diario– o de la vida comercial –llenar las adiciones. que en su metáfora umbilical dará cuenta de la desconexión en la que el exilio ha sumido a la familia. que pese a sus intentos. Se realizan en él algunas acciones propias de la vida privada de la familia –hacer la valija. por lo que constituye un espacio de pasaje. a diferencia del patio del conventillo es un espacio de dispersión. como variante del español utilizada por los inmigrantes italianos en Argentina. tomar pedidos. previo 216 . El único personaje que tiene en la antecocina un espacio propio es el abuelo. pero la acción que sigue a esa toma de conciencia se da fuera de la vista del espectador: en la casa donde huye Lucía para llorar su angustia. marcado como “antecocina”. utilizada por una generación que no la trasmite a los hijos. Ante la vista del público. Angustia y fracaso que provienen precisamente de una acción lingüística: Lucía ha comprendido que no tiene relación posible con sus hijos porque los códigos lingüísticos comunes se han esfumado. ha sido expulsado también de la patria porteña del lunfardo. de estadía breve. aunque tiene parte de ambos. del darse cuenta. La única salida al exterior es verbal y está representada por el teléfono.El espacio que propone Cossa. quien en los vaivenes de su cocoliche pone en escena la ausencia de lugar donde asentarse. en el restaurant en el que Chilo rumiará su fracaso. El cocoliche mismo. el cocoliche está destinado a desaparecer con sus usuarios. No es propiamente la vivienda ni tampoco el restaurant. la antecocina es el lugar de la toma de conciencia. Derecha e izquierda indican salidas a la casa y al restaurante. con fines específicos. Chilo.

su escenario típico. para el abuelo. reconocimiento que llega de la mano del olvido del nombre del Riachuelo. Se ha perdido 217 . El patio es el lugar de encuentro de los habitantes del conventillo. Chilo reconoce su destino de emigrado cuando toma el poncho para ir a servir a “los tanos de mierda”. En su apuesta a la inversión del sainete.paso como elemento de comicidad por los sainetes de principios del siglo XX (ver Lavandera. sustitución son los mecanismos con los que el lenguaje marca los efectos de la migración. desde el mundo exterior. por el contrario. Chilo construye para Frida una calle Florida que sólo existe en sus deseos. lo que configura una posibilidad de apertura que el ambiente de Gris de ausencia no permite. en lugar de actuar como conexión al mundo reenvía a la total desconexión: tanto la de Dante cuando equivoca “camatarqueña” –disolución del vínculo con el país– como el de Lucía y Frida con Martín. es lo mismo Perón que el Duce. el parque Lezama que la Piazza Venecchia o el Coliseo que la cancha de Boca. se puede empezar a construir. en la escena más angustiosa que revela la disolución total del vínculo de la familia por pérdida de un lenguaje común. 1984). En el espacio de la antecocina. La antecocina de Gris de ausencia. El espacio que muestra el sainete es un espacio de llegada. en donde se ventilan todas las vicisitudes de la vida de quienes habitan allí. Equívoco. olvido. aún en el marco de miseria económica y social que muestra en el teatro el mundo de los inmigrantes de principios del siglo XX. pese a todo. Es también el punto en que se accede desde el afuera. la antecocina actúa también como espejo deformado del patio. desde donde.

entonces.la referencialidad. Esa fuerza centrífuga genera diferentes reacciones en cada uno de los personajes. como dice Pelletieri en la cita consignada más arriba. aparece como un nolenguaje. Frida. sino 45 “Podemos sostener que el cocoliche es una variedad reducida del español en cuanto carece de muchas de las formas que se aprovechan especialmente para expresar significaciones sociales y estilísticas. El lenguaje del exilio. un limbo perpetuo del que no es posible escapar. lo transforma en una variedad reducida del italiano.” (Lavandera. el del hispanohablante que ha adoptado la lengua del país de llegada y.45 Sin embargo. no hay anclaje cierto para los términos. el del exilio es un lugar inexistente. un u-topos no deseado. Pero es precisamente esta la clave: no hay anclaje porque no hay lenguaje donde anclarse. parafraseando la definición de Lavandera (1984). con su español madrileño. ambos personajes difieren en la reacción ante esta situación y eso marca su distancia: angustia en Lucía. aceptación a-problemática por parte de Dante. fosilizado en una época y un lugar de los que ha sido expulsado sin remedio. Lucía y Dante se encuentran a sí mismos absorbidos por el agujero negro del cocoliche invertido. 70) 218 . Es la respuesta de Lucía la que marca la característica de estos personajes que no actúan. se ha roto el axioma saussureano de que la lengua es una institución social: cada uno de ellos es llevado lejos por una corriente lingüística que lo aleja del centro constituido por la familia. se hace consciente de las diferencias (“qué gracioso hablas tú” le dice a Chilo) y explica claramente la cuestión cuando indica que “mi lugar está en Madrid”. Para estos personajes. Chilo se aferra a un lunfardo porteño extemporáneo. 1984.

Marc (2000).. Barcelona: Gedisa. Madrid.. la añoranza de Babel. la lengua unificadora perdida. entonces. para las criaturas en dispersión solo queda un magro consuelo. ¿Quié lo a deto? ¿Dío a deto que tu lucar está a Madri? ¿Dio a deto que mi lucar está a Roma?¿Que el lucar de Martín está a Londra? ¿Eh? ¿Dío lo a deto? ¿Qué é Dío? ¿Una ayencia de turismo'? (Cossa. Londres. 219 . también del orden de lo verbal: devaluarlo a la categoría grotesca de “agencia de turismo”. Dios se ha convertido en una fuerza que dispersa a los miembros de la familia por Roma. 1998: 79) los seres humanos viven “a merced de la lengua”. 1990: 45) Pero lo que intentamos demostrar es que el lugar que los personajes añoran no es otra cosa que el lenguaje. (citado por Fasold. Frente al vengador bíblico. Los no lugares.que son arrastrados por una corriente que no les deja otra alternativa que la dispersión: LUCIA– Tu lucar. Bibliografía Augé. es una experiencia centrífuga. El viaje. como señalaba Sapir. Espacios del anonimato. Una antropología de la sobremodernidad. antes que nada una experiencia lingüística puesto que. que aleja inexorablemente y oblitera el retorno porque es. tu lucar...

Giella. Págs. 22ª ed. en Osvaldo Pelletieri (ed. Teatro y teatristas. Págs. Roberto (1990). Buenos Aires: Galerna. Osvaldo (1992). 119-128. Miguel Ángel (1992). en https://journals.php/latr/article/viewFile/917/8 220 . 39-54. Variación y significado.). Beatriz (1984). Diccionario de la lengua española. Disponible 92 (última consulta en marzo de 2012). 136-145. Lavandera. Estudios sobre teatro iberoamericano y argentino. Pelletieri. “Gris de ausencia”. Buenos Aires: Galerna. Sociolingüística del lenguaje. RAE (2001). Ralph (1998). Buenos Aires: Docencia.). Madri: Espasa Calpe. Buenos Aires: Hachette. en: Teatro Breve Contemporáneo Argentino. Tratoy.ku.edu/index. Inmigración italiana y teatro argentino. Fasold. Págs. en Osvaldo Pelletieri (ed. Beatriz (1999).Cossa. Buenos Aires: Colihue. “Inmigración y exilio: el limbo del lenguaje”. “El sonido y la furia: panorama de los ’80 en la Argentina”. en Latin american theatre revew. “La inmigración italiana en el teatro de Roberto Cossa: el revés de la trama”.

Exilio. militancia y retorno a partir de una experiencia trotskista. preservar de la represión estatal a diversos referentes políticos. paralelamente. La práctica internacionalista y el tipo de exilio desarrollado por esta organización serán fundamentales al momento de producirse el retorno de su dirigencia una vez recuperado el contexto democrático. 221 . como forma de profundizar un trabajo político internacional ya desplegado anteriormente por esta organización y. especialmente en Colombia. El presente trabajo se propone estudiar la construcción que el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) desarrolló en diversos países latinoamericanos. Martín Mangiantini Resumen El golpe de Estado de 1976 obligó a las organizaciones revolucionarias argentinas a una redefinición táctica y metodológica sobre cuál era la forma apropiada de continuar su militancia política en una coyuntura extremadamente represiva. La construcción política del Partido Socialista de los Trabajadores (PST) entre 1976 y 1982.

specially in Colombia. parallel.Palabras claves: Exilio – Internacionalismo – Dictadura militar. la llegada al poder de la última dictadura militar. The practical internationalist and the type of exile developed by this organization will be fundamental to the moment to take place the return of his leadership once recovered the democratic context. to preserve from the state repression to diverse political modals. obligó a 222 .Military dictatorship. Keywords: Exile – Internationalism . as way of deepening a political international work already opened previously by this organization and. The present work proposes to study the political construction that the Socialist party of the Workers (PST) developed in diverse LatinAmerican countries. Abstract: The coup d'état of 1976 forced the revolutionary Argentine organizations to a tactical and methodological redefinition on which it was the appropriate way of continuing acting politically in an extremely repressive conjuncture. Introducción Para aquellas organizaciones políticas revolucionarias que intervinieron en la convulsionada realidad argentina de la década de 1970.

como forma de supervivencia ante la sistemática represión estatal implantada pero. en particular latinoamericanos. Trotsky argumentaba que no era concebible el triunfo de la revolución socialista en un sólo país dada la internacionalidad 223 llevada a cabo con anterioridad a esta . El PST se inserta dentro de una tradición política de la izquierda revolucionaria en Argentina que podría encuadrarse dentro del denominado trotskismo-morenista. tras la concreción del golpe de Estado. durante el último gobierno de facto. debieron exiliarse en diversos países. El primero de los motes ideológicos responde al legado de la figura de León Trotsky. como continuidad de una labor política internacionalista circunstancia. PST) que. una reelaboración táctica y metodológica y un viraje en su militancia cotidiana. Por ello. particularmente en cuanto a su concepción crítica del Estado soviético a partir del stalinismo como una “deformación burocrática” de la revolución. El presente trabajo tiene como objetivo analizar el accionar de aquellos militantes del Partido Socialista de los Trabajadores (en adelante. El segundo aporte de peso fue su concepción internacionalista de la revolución socialista conocida como la teoría de la revolución permanente. diversas organizaciones políticas experimentaron. Ésta se inserta en un debate teórico contra la teoría de la revolución en un solo país impulsada por el stalinismo (que planteaba la posibilidad de una coexistencia pacífica de un país socialista con los países capitalistas del mundo). a su vez.una redefinición sobre la forma de continuar con la labor militante en un contexto que se vislumbraba extremadamente represivo.

Un número nada despreciable de organizaciones de izquierda actuales provienen de esta tradición política que aquí estudiamos. Dentro de la historia del trotskismo argentino. tras la caída de Perón. De esa unión. la corriente morenista se fusionó. Se denomina entonces como corriente morenista a las diversas organizaciones políticas lideradas por este dirigente a lo largo de la historia desde sus inicios a mediados de la década de 194046. en 1965. El interés en rescatar el accionar del PST radica en el análisis de una organización que. nació el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT). la corriente política más destacada fue aquella encabezada desde los años cuarenta por la figura de Nahuel Moreno (seudónimo de Hugo Miguel Bressano).del capitalismo. una de las organizaciones de izquierda de mayor peso en la historia argentina. en toda su historia. Tras un proceso de debate interno. esta organización se dividió en dos grupos diferenciados: la corriente morenista dio forma al denominado Partido Revolucionario de los Trabajadores – La Verdad (PRT-LV) que actuó hasta 1972. 224 46 . con el FRIP (Frente Revolucionario Indoamericanista Popular) dirigido por Roberto Santucho. Con esta denominación el morenismo actuó (legal y clandestinamente. La reapertura democrática transformó al PST en el Movimiento al Socialismo (MAS). año en que se fusionó con un desprendimiento del Partido Socialista Argentino (dirigido por Juan Carlos Coral) y dio origen al denominado Partido Socialista de los Trabajadores (PST). luego rebautizado POR (Partido Obrero Revolucionario). En los cincuenta. otorgó prácticamente la misma jerarquía a la militancia dentro del país como al trabajo El derrotero de esa corriente se originó en los años cuarenta con la formación del GOM (Grupo Obrero Marxista). practicó la táctica del entrismo en el movimiento obrero peronista a través de la publicación Palabra Obrera. entre finales de los ochenta y principios de los noventa. entró en una crisis política que le significó constantes rupturas y desprendimientos. Este partido. en 1968. Como reflejo del impacto de la Revolución Cubana. el morenismo formó parte del (PSRN) Partido Socialista de la Revolución Nacional y. respectivamente) hasta la finalización de la dictadura militar en 1983.

aspecto que conlleva una diferencia con otras organizaciones revolucionarias para las cuales la conjunción de represión y exilio significaron (de hecho) su extinción. Por último. el presente trabajo permite una reflexión sobre el exilio como objeto de estudio historiográfico. Ello implicó. En relación con lo antes dicho. reapareció como alternativa política de cierta relevancia ante la apertura democrática. a estos contactos y organizaciones en el extranjero como método de preservación dada la persecución política local. e incluso. Por lo tanto. al finalizar el golpe de Estado y al producirse el retorno a la Argentina de la militancia exiliada. al tener siempre presente como objetivo el forjar y sostener relaciones con distintos agrupamientos políticos y activistas de diferentes latitudes en la búsqueda de una corriente internacional que interviniera en las diversas coyunturas políticas de cada país. el presente trabajo se ocupará de la construcción política en el exterior que esta corriente elaboró a lo largo del terrorismo de Estado en Argentina haciendo hincapié en Colombia por ser el lugar de inserción más paradigmático. para el PST. Existe una abundancia de producciones históricas que presentan experiencias de exilio desde dos perspectivas diversas: por un lado. desde las 225 . una vez iniciada la dictadura en Argentina.político a escala internacional. no salió mayormente dañado como estructura política más allá del exilio y de la represión sufrida. no sólo la posibilidad de lograr una construcción política coordinada a nivel internacional sino también la posibilidad de acudir. la presente propuesta consiste en reflexionar sobre cómo el PST.

esto es. que una vez instalados en otros países estos dirigentes profundizarían su trabajo militante a nivel internacional mediante la construcción o integración de diversas organizaciones políticas en distintas latitudes que pudieran articularse entre sí y fortalecer una corriente internacional. etcétera) y. nos proponemos el abordaje de una experiencia de exilio no como un mero acto de supervivencia o refugio. la salida del país de aquellos referentes partidarios mayormente expuestos y en situación de probable detención con un fin no sólo de supervivencia sino también político. la llegada castrense al poder implicó. Esto implicaba. el exilio como la práctica política diaria que experimentaron aquellos militantes del PST argentino que debieron emigrar y continuar con su tarea militante en diversos espacios. Para el PST. Este 226 . una redefinición sobre la manera más adecuada de sostener a la organización en un contexto de clandestinidad y. por otro lado. por otro lado. o bien. En este sentido. por un lado. que la entonces dirección del PST continuaría el desarrollo de la política partidaria argentina desde el exterior y a resguardo de la represión y. por otro lado. la actividad de los grupos de exiliados como denunciantes de la violación de los derechos humanos que se experimentaba en la Argentina de entonces. sino también como la alternativa para una construcción política amoldada a diversas regiones y con distintas características de militancia. como vía de denuncia al terrorismo de Estado en Argentina. la construcción de la vida cotidiana en otras latitudes.vivencias personales de los exiliados en los diversos países que sirvieron como refugio (las dificultades de inserción. el desarraigo. por una parte.

relacionado a la concepción internacionalista antes mencionada.trabajo. El principal lugar de destino de los dirigentes del PST fue Colombia. el trabajo internacional realizado en ese período por sus dirigentes. hubiera resultado insuficiente. Si bien los principales dirigentes que debieron exiliarse allí funcionaron como la dirección del PST argentino en el exilio. pero la salida forzosa de muchos dirigentes en esta coyuntura permitió una dedicación más tenaz y cotidiana a este tipo de tarea militante. normas de seguridad a cumplir). era preexistente al golpe de Estado y fue un denominador común en aquellos partidos insertos dentro de la historia de la corriente morenista. En concordancia con ello. uno de los aspectos a tener en cuenta a los efectos de analizar cómo el PST pudo preservarse como organización en la Argentina recayó en la ligazón que sostuvieron aquellos militantes que quedaron a cargo del partido en la clandestinidad con la anterior dirección partidaria exiliada en 227 . Este factor debe ser tenido en cuenta porque puede afirmarse que el trabajo político de estos militantes que sostuvieron clandestinamente a esta organización significó. su labor central recayó en la coordinación internacional de toda la corriente política. publicaciones clandestinas. que ésta no se disgregara y pudiera sostenerse a lo largo de la dictadura militar. dadas las relaciones previamente establecidas. en buena parte. El PST argentino logró mantenerse y seguir funcionando a través de una dirección argentina que debía actuar en la clandestinidad en forma paralela a la dirección partidaria existente en Colombia. Sin esta tarea en la clandestinidad (reuniones secretas.

o bien.Colombia. Desde allí. motorizaran diversos encuentros entre algunos militantes argentinos a cargo de la organización en la clandestinidad y los dirigentes del partido que se encontraban en el exterior (como forma de no producir una ruptura entre los cuadros exiliados y los dirigentes residentes en Argentina). una vez producido el retorno de su militancia exiliada. porque este país se convirtió en el centro de funcionamiento de la corriente morenista. algunos de sus miembros (incluido 228 . Por lo anteriormente explicado. Esta relación permitió que aquellos militantes instalados en Colombia realizaran una campaña internacional por aquellos miembros de su organización que se encontraban detenidos en la Argentina. vale una conclusión paralela: dos tareas imbricadas entre sí como lo fueron el fortalecimiento internacional y el sostenimiento de una organización política en la Argentina. como construcción política particular con la creación y el desarrollo de una estructura partidaria local denominada Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia. Por otro lado. permitieron al PST contar con una estructura partidaria no debilitada en demasía por los efectos de la represión y. Colombia como centro de la construcción política internacional El análisis de Colombia reviste importancia doble. ubicarse como alternativa dentro de la política argentina post-dictatorial. En primer lugar. planificaran diversos operativos para sacar del país a algún miembro del partido en situación de riesgo.

sobre cómo proteger a aquellos dirigentes y militantes mayormente expuestos públicamente preservando paralelamente a la organización. La asunción al poder del liberal Alfonso López Michelsen en 1974 se insertó en un delicado contexto económico dado el vertiginoso proceso inflacionario que golpeó con dureza a las clases subalternas y generó un alza en la conflictividad social y en la radicalización de actores sociales tales como el estudiantado. En esta agitada coyuntura se produjo la llegada de un conjunto de militantes del PST de Argentina como forma de preservación de sus referentes más expuestos ante el inicio de una sistemática represión estatal. El inicio de este contexto represivo implicó la discusión en el PST Argentino sobre los pasos a seguir y. paralelamente. desde este país se mantuvieron contactos con los militantes de la organización en la clandestinidad argentina con quienes buscaron la coordinación de acciones mientras. en particular. A su vez. Por un lado. 229 . El primer debate recayó en cuál debía ser el centro geográfico en el que la dirección argentina debía insertarse y coordinar la construcción internacional. La llegada de militantes morenistas argentinos a Colombia coincidió con una coyuntura política de matizados cambios. la dirección del PST Argentino barajó tres posibilidades. se editaron diversas publicaciones para ser trabajadas en los distintos países en los que esta corriente tenía llegada. el movimiento obrero y las organizaciones guerrilleras.el propio Nahuel Moreno) establecieron relaciones y discutieron la política partidaria con los militantes de los diversos países en los que la corriente se insertó. De acuerdo a los análisis realizados.

Por eso mismo. Dentro de las variantes latinoamericanas. el Bloque Socialista.Portugal en donde la corriente morenista tenía inserción y aún se vivía un proceso político de convulsión social (las secuelas de la Revolución de los Claveles de 1974). sus principales componentes pertenecían al sector universitario (tanto estudiantil como docente). Se trató en sus inicios de una organización que se diferenciaba del resto de la izquierda colombiana en sus 230 . ése terminó siendo el destino de importantes dirigentes y militantes de la organización argentina. la entrada en ese país debería haberse organizado de forma exclusivamente clandestina y ello dificultaba una adecuada inserción. ante la imposibilidad de los otros países mencionados. básicamente en el movimiento estudiantil. el PST argentino forjó un diálogo político y proyectos de construcción en común. la prioridad recaía en Venezuela en donde existía un grupo de la corriente morenista ya instalado y con perspectivas de crecimiento. asentarse en Europa era dificultoso desde un punto de vista organizativo y costoso desde lo económico. pero el gobierno venezolano de entonces vetó la posibilidad de ingreso a exiliados de otras latitudes con lo cual. La posibilidad de Colombia estaba dada a raíz de los contactos que el PST de Argentina estableció previamente con una flamante organización colombiana. No obstante. No obstante. El Bloque Socialista surgió en Colombia al calor de diversos procesos de lucha que se sucedían en ese país. Con esta organización. el contacto con el Bloque Socialista no dejaba de ser simplemente una relación política laxa por lo que dirigirse a Colombia tenía sus riesgos pero.

En cuanto a la cuestión programática. a nivel ideológico. aquellos ligados al proceso revolucionario chino (el MOIR. A escala nacional. Ambos partidos eran criticados por el Bloque Socialista como proclives a establecer alianzas con diferentes sectores de la burguesía y por un accionar burocrático en los ámbitos sindicales. en el aislamiento político y geográfico que estas estructuras poseían. Por otro lado. la transformación de la estructura preexistente en un partido político y la participación en las elecciones legislativas a realizarse pocos meses después de ese encuentro. según ellos. adoptar la Teoría de la Revolución Permanente de Trotsky. el Bloque Socialista brindó especial importancia a aquellas consignas adecuadas para 231 . Por esto. transcurridos algunos meses de discusión entre las distintas tendencias de la organización. en la izquierda colombiana proliferaban las organizaciones revolucionarias armadas las cuales tenían. la Conferencia decidió. En Colombia se encontraban.concepciones ideológicas. el Bloque Socialista nació sosteniendo una concepción trotskista. el Bloque Socialista realizó su primera Conferencia Nacional a través de la cual es posible analizar sus principales aspectos programáticos y las discusiones relevantes entre sus integrantes. aquellos partidos que respondían a la Unión Soviética (el Partido Comunista colombiano con importante arraigo en algunos sectores obreros). ideología hasta entonces no existente en la vanguardia colombiana. o bien. de orientación maoísta). por un lado. una táctica errónea lo que se ejemplificaba. para el Bloque. Esta Conferencia discutió básicamente en torno a tres ejes: las cuestiones ideológicas y programáticas. El 5 de febrero de 1976.

la Conferencia aprobó su conformación y puesta en marcha. Esto repercutió en buena medida en la inserción de los dirigentes del PST argentino dado que no todos los componentes del Bloque Socialista estaban dispuestos a construir un partido con las características propias de la corriente morenista. junto a aquellos colombianos que impulsaban la formación de un partido con inserción en el movimiento de masas. 1976: 4-5). los argentinos. el seguro de desempleo y la conformación de una central sindical única que superara la dispersión existente. Se aprobaron reivindicaciones tales como el aumento de salarios acorde al incremento del costo de vida. Este proceso terminaría en 1977 con la transformación del Bloque Socialista en el Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia a imagen y semejanza de su homónimo argentino (Restrepo. comenzaron una etapa de discusión y debate con las distintas tendencias del Bloque desperdigadas en toda Colombia. partiendo de la necesidad de que éste se insertara activamente en el movimiento obrero de donde deberían salir sus principales cuadros. A partir de ese momento. una estructura política marxista-leninista con la consecuente práctica del centralismo democrático como forma de funcionamiento interno. la Conferencia dictaminó la participación en elecciones legislativas lo que implicó una discusión interna importante dada la tradición abstencionista que históricamente sostenía la izquierda colombiana (Erico. 1977:14). En esa situación interna se encontraba el Bloque Socialista al producirse el arribo de los argentinos. 232 . esto es. En relación a la construcción de un partido político. Por último.insertarse en la clase obrera colombiana.

la construcción internacional de la corriente morenista: desde Colombia se organizó la conformación de la llamada Fracción Bolchevique que agrupó a distintas organizaciones trotskistas y se desenvolvió como corriente dentro de la IV Internacional. En segunda instancia. una de las principales tareas de los dirigentes argentinos consistió en la realización a nivel 233 . tomaron tres tareas como ejes políticos cotidianos. su teoría no era mayormente difundida.La principal actividad desarrollada por aquellos dirigentes del PST argentino que tuvieron que emigrar a Colombia recayó en la centralización desde este país de las actividades políticas de toda la corriente a nivel internacional y la coordinación entre las distintas organizaciones que sus militantes exiliados integraban en los diversos países receptores. por ejemplo). En este sentido. aquellos dirigentes argentinos (Nahuel Moreno principalmente) que se desempeñaron en Colombia durante la dictadura militar argentina iniciada en 1976. denominada Pluma. A su vez. los argentinos otorgaban una importancia considerable al desarrollo de la editorial de la corriente. como Colombia. Por último. desde Colombia se impulsaban distintas publicaciones de carácter internacional que eran trabajadas no sólo allí sino también en los distintos países en los cuales el morenismo se encontraba inserto (es el caso de la publicación Revista de América. la editorial publicó las obras de León Trotsky lo cual fue una novedad en países en los que. Esto implicó que los militantes argentinos viajaran a distintos países en diversas oportunidades y que organizaran desde Colombia las reuniones con los representantes de las distintas organizaciones con las cuales tenían relación. En primer lugar. De esa forma.

Uno de los sindicatos más destacados de Colombia era la FECODE (Federación Colombiana de Educadores) que englobaba a más de cien mil afiliados. en 1980. la organización comenzó a desarrollar un trabajo sindical que se convertiría en el eje más destacable de este partido a la hora de realizar un balance sobre su accionar.internacional de una importante campaña denunciando el accionar represivo de la dictadura militar en Argentina y difundiendo los nombres de aquellos militantes del PST argentino que se encontraban detenidos y desaparecidos en ese entonces. Aprobado en el congreso de 1980”. La inserción en la política colombiana Una vez conformado el PST Colombia. CEDINCI ). la corriente desarrolló desde Colombia un operativo para que aproximadamente cien delegados del PST argentino viajaran a ese país para realizar un congreso partidario) (Estatuto del Estatuto del Partido Socialista de los Trabajadores. Esto iba de la mano de una ligazón estrecha con aquellos militantes argentinos que sostenían al PST de aquel país en la clandestinidad. secundarios y universitarios. A través de testimonios orales contrastados puede concluirse que la mayor inserción del PST colombiano recayó en los sectores docentes primarios. Quien estuvo a la cabeza de este sindicato fue 234 . lo cual no era tarea sencilla (por ejemplo. La realización de una campaña internacional por los detenidos del partido tuvo el objetivo de ejercer presión sobre el gobierno argentino en la búsqueda de la libertad de estos militantes.

2006. el movimiento obrero colombiano se encontraba fragmentado por dos razones. quien luego fuera candidata a la presidencia del país. Por otro lado. es decir. central en la que el PST colombiano tuvo participación. Cali y Medellín (Petit. En primer lugar. presentar una lista de trabajadores para disputar la dirección de un sindicato determinado y a su vez impedía que se formaran fuertes burocracias sindicales. Luego. en trabajadores telefónicos). En ese momento. Pero. como el PST.una joven dirigente del PST colombiano. el PST forjó un trabajo sindical principalmente en Bogotá. cada fábrica negociaba sus condiciones independientemente del resto. este partido logró inserción en otras ramas laborales. En Colombia coexistían inicialmente dos centrales dirigidas por los partidos tradicionales. Ramírez. En Colombia existía el sindicato de fábrica. como los obreros industriales y los empleados públicos (por ejemplo. por la propia dinámica sindical existente en ese país y en segundo término. A su vez. 2006). Socorro Ramírez. esta estructura generaba que las luchas obreras se desenvolvieran fragmentadas entre sí y sin coordinación. el PST marcaba la carencia de una central única. surgió la CSTC bajo el ala del Partido Comunista y posteriormente la Confederación General del Trabajo (CGT). En cuanto a las zonas de inserción. como factor negativo. Los testimonios dan cuenta de que la militancia y el diálogo con la clase obrera no eran complicados 235 . la CTC (del Partido Liberal) y la UTC (de los conservadores). Esto permitía un funcionamiento más democrático por lo que no era dificultoso para una corriente de izquierda. por la inexistencia de una central unitaria que agrupara al conjunto de la clase obrera.

El movimiento obrero fue un importante protagonista de distintas acciones que desembocaron en el Paro Cívico de 1977. lo cual significaba que este partido movilizaba a los sindicatos que manejaba por ciertas reivindicaciones mínimas para los trabajadores pero luego no ligaba estas luchas a un accionar político por objetivos estructurales. una forma de lucha similar a la metodología de la huelga general desarrollada en otros países. las cuatro centrales de trabajadores coordinaron para impulsar la huelga en unidad. Lo inédito de este hecho fue que. 236 . Era la primera vez en la historia colombiana que lograba desarrollarse una experiencia de tal magnitud. La otra disputa en el seno del movimiento obrero colombiano se relacionaba con el arraigo que las organizaciones guerrilleras tenían en los sindicatos y de las cuales el morenismo pretendía delimitarse tácticamente. La crítica principal por parte del PST al Partido Comunista colombiano a lo largo de toda esta etapa recayó en una labor sindical desligada de un bagaje político. La jornada que en sus inicios parecía tener los mecanismos clásicos de la huelga general (ausencia laboral. la política del PC colombiano recaía finalmente en la búsqueda de alguna figura de segunda línea del Partido Liberal para que éste encabezara sus listas de candidatos electorales.en demasía dada la existencia de trabajadores dispuestos y abiertos a escuchar ideas como las que podrían acercarles las corrientes de izquierda. Por lo general. por primera vez. El principal inconveniente dentro del movimiento obrero para la militancia de esta organización era la constante influencia tanto del Partido Comunista como de las organizaciones guerrilleras con las cuales confrontaban.

petroleros y trabajadores agrícolas de Indupalma) indican que este ascenso obrero ha entrado en una nueva fase. el paso a una etapa prerrevolucionaria (Ramírez. El PST. aportó a la concreción de este paro a través de sus militantes insertos en los lugares laborales garantizando el paro. los piquetes y demás acciones pertinentes. siendo una organización pequeña. docentes. continuarían sucediéndose movilizaciones generales unitarias del conjunto de la clase trabajadora lo cual implicaba paralelamente un enfrentamiento político con el gobierno dejando de lado el plano exclusivamente sindical. si esto ocurría. Las movilizaciones de los distintos sectores de la clase trabajadora continuaron aunque no en un marco de unidad real como lo fue el 237 .piquetes en las fábricas) se transformó con el curso de las horas en una pueblada de distintos sectores populares. De acuerdo al análisis del PST. donde aparecen elementos que anuncian la perspectiva de un cambio de etapa. El partido caracterizó este acontecimiento como un primer ensayo de huelga general: El Paro Cívico Nacional y las cuatro grandes huelgas que lo acompañaron (de cementeros. es decir. Las crónicas partidarias que narran ese día dan cuenta de la muerte de un simpatizante del PST colombiano en los enfrentamientos callejeros suscitados. 1977: 2833. Negrita en el original). El pronóstico del PST recayó en lo que este partido entendía como la posibilidad concreta de que el movimiento obrero dejara de lado las luchas aisladas y fragmentadas y se encaminara hacia la construcción de una central unitaria.

con nuevas elecciones presidenciales. este partido afirmaba: El PST ejerce la presión unitaria con nuevo ímpetu. complicaciones en el seno del movimiento obrero dado que se colocó en un primer lugar a las acciones de las guerrillas por sobre la movilización de la clase trabajadora y. Dada la idiosincrasia colombiana. nuevamente aisladas.Paro Cívico de 1977. en 1978. Pero sobre todo. por un lado. La propuesta del PST fue colocar como candidata a la presidencia a la dirigente docente Socorro Ramírez. sino a través de distintas e importantes acciones pero. Colombia se encontró. el accionar de las organizaciones guerrilleras fuera cada vez más frecuente. El Partido Socialista de los Trabajadores tomó la decisión de participar en estas elecciones utilizando la campaña para difundir las propuestas programáticas y poner a la organización en un escalón más alto dentro de su política de inserción en la población. En relación con ello. por otro lado. la candidatura era llamativa tanto por tratarse de una mujer como por su juventud. trajo como resultado una mayor represión gubernamental que sufrieron no sólo las guerrillas sino el conjunto de las clases subalternas en lucha. En este contexto. recayó en el intento de apertura de las listas de candidatos al activismo y a la dirigencia obrera existente (más allá de no pertenecer ésta a las filas del PST). lo que no se previó en esa perspectiva política del PST era que. apoyándola ahora en un precedente contundente: si se logró la unidad de la clase obrera para el Paro Cívico. en los años siguientes. Esto generó. al fin de cuentas. La característica central de este proceso. es posible materializarla también en la construcción de 238 .

Era así en todas las casas.una central única. etcétera’. Como describen aquellos argentinos que se insertaron en la política colombiana de entonces: (.. y en un acuerdo electoral que proclame un solo candidato de todos los explotados. casa por casa. Y nos decían: ‘Ah.. y decíamos: ‘Acá venimos. no obstante ello. (Ramírez. con la candidatura de Socorro Ramírez. los militantes del PST presentes en ese momento en Colombia destacan el uso de la coyuntura electoral como forma de difundir las ideas partidarias e instalarse 239 . (Ramírez. El diálogo con la vanguardia obrera podía verse facilitado por un proceso de ascenso de las movilizaciones que finalizaron con el Paro Cívico y por otras acciones de relevancia pero.) en los barrios íbamos a plantear la candidatura de Socorro Ramírez. la militancia electoral dentro del común de la población no era una tarea sencilla. estas elecciones fueron utilizadas como forma de entablar un diálogo con el activismo de la clase obrera. 1977: 30-32) Se desprende de esta cita que el movimiento obrero y la unidad sindical seguían posicionándose a la cabeza de las reivindicaciones de esta organización colombiana y por ello. por el socialismo. ¿y cuánto dan?’ Entonces la pregunta era cuánto poníamos de plata para ir a votar. 2006) No obstante estas dificultades a la hora de realizar la campaña y la cantidad de votos obtenidos por el partido (aproximadamente tres mil).

.. Fue fundamental. (. La repercusión fue rápida. No era que había superado el electoralismo. con quienes el morenismo entabló un debate polémico sobre la utilidad de esta tipo de sufragio: Había el siguiente espejismo de que ser abstencionista era ser revolucionario. todo lo que era izquierda no dominada por el Partido Comunista era abstencionista. 2006) La última acción importante. a los efectos de la difusión. el arraigo que la convocatoria tuvo en distintos sectores de la opinión pública. (Ramírez. 240 . A su vez. recayó en la conformación de una brigada internacional. que participaría de forma independiente en el proceso revolucionario que estaba viviendo Nicaragua en la lucha contra la dictadura de Somoza. no sólo en Bogotá sino también en distintas regiones del país. En cuanto a las finanzas..) Y la izquierda creía que eso era revolucionario (. Sobre todo el abstencionismo era masivo en los sectores universitarios. que merece ser destacada. la campaña le sirvió a esta organización para diferenciarse de las corrientes de izquierda mayoritarias tanto del Partido Comunista (que colocaba en sus listas a un candidato liberal de segunda línea) como de las corrientes abstencionistas.).como organización política en sectores de la población más amplios... del Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia en el período coincidente con la dictadura militar argentina. (. no había llegado siquiera.) la izquierda creía que la abstención era revolucionaria: no lo era. la Brigada Simón Bolívar.. en verdad la inmensa mayoría de la gente era tan atrasada que ni siquiera votaba. O sea.

grupos estudiantiles y demás sectores a los efectos de pedir una colaboración. tuvo arraigo en la comunidad artística e intelectual de la cual surgieron distintos eventos con el fin de recaudar dinero para las finanzas del viaje. La convocatoria. La militancia en el exilio Si bien se tomó a Colombia como estudio de caso particular y como paradigma de construcción internacionalista por convertirse en el centro de la militancia en el exilio de la corriente morenista. la formación de la Brigada Simón Bolívar fue una tarea importante y un impulso para el Partido Socialista de los Trabajadores de Colombia. 241 . Buena parte del dinero restante fue conseguido a través de los brigadistas gracias a un trabajo de militancia que recaía en recorrer sindicatos. dada la difusión que tuvo su conformación. Es así como aproximadamente un centenar de brigadistas partieron desde Colombia a integrarse al proceso nicaragüense (Mangiantini. la historia colombiana desde mediados de la década de 1980 estuvo marcada por el incremento cada vez álgido de la violencia política que dejó escaso margen para una participación política obrerista y socialista. El accionar del PST colombiano continuó más allá de la partida de los militantes argentinos una vez finalizada la dictadura. a su vez. En definitiva. No obstante.cada uno de los brigadistas tomó como parte de la tarea el buscar los recursos posibles para solventar su viaje. 2011: 123-144).

o bien. se insertaron en otros preexistentes a su llegada. en el movimiento estudiantil y en el campesinado. se produjo la huelga general de 1977. Con relación a la política para con la clase obrera. en ambos casos. con menor éxito. La contundente irrupción de las clases subalternas en escena significó el principio del fin del régimen militar el cual debió garantizar una salida democrática con la convocatoria a una Asamblea Constituyente. encabezado por Francisco Morales Bermúdez. Por ejemplo. el PST peruano buscó inserción tanto con el movimiento estudiantil como con el campesinado aunque. Este partido pugnó prioritariamente por la inserción política en el seno del movimiento obrero y. el exilio argentino en Perú coincidió con el traspaso de poder de Velasco Alvarado por otro gobierno integrado por hombres de las fuerzas armadas. diversos militantes de esta corriente política tuvieron inserción en distintos países en los que formaron nuevos agrupamientos políticos. Los militantes del PST argentino se integraron al proceso peruano a través del Partido Socialista de los Trabajadores de ese país (ya fundado en 1975).paralelamente. en menor medida. quien asumió en un contexto de profunda conflictividad social y represión. quiebre en la historia peruana. los testimonios dan cuenta que la inserción y el diálogo con los trabajadores no era dificultoso para las ideologías del campo de la izquierda. Como parte de ese ascenso social. Ante esto. Quienes se insertaron en Perú destacan que en este país no había una burocracia sindical de peso con lo que relacionarse con el común del trabajador implicaba menores obstáculos. la posición de la corriente 242 . Por detrás del movimiento obrero.

Dentro de las diferentes experiencias que aquellos militantes argentinos del PST vivieron en distintos países. Estudiantil y Popular (FOCEP) sobrepasando el número de los 400 mil votos y obteniendo doce representantes para la Asamblea Constituyente. supieron utilizar a la Asamblea Constituyente como un ámbito desde el que desarrollar sus ideas y propagar sus reivindicaciones haciéndose eco en ese espacio de los distintos conflictos que se sucedían diariamente. dirigentes campesinos. primó la fragmentación y las discusiones entre las distintas organizaciones de izquierda lo que. perjudicó la posibilidad de una alternativa política de peso por parte de la izquierda peruana. ante este cambio coyuntural. referentes obreros e intelectuales. paralelamente. Posteriormente. una de las más 243 .morenista recayó en apostar a la continuidad de las luchas sociales hasta la concreción de un gobierno de los mismos trabajadores y. sumado a un retroceso general de la conflictividad social. el PST logró una alianza con el resto de los partidos trotskistas pero. se ubicó el Frente Obrero Campesino. Detrás de los dos primeros lugares. La consecuencia de este proceso político de ascenso de las masas peruanas fue el inédito resultado que la izquierda obtuvo en las elecciones para la Asamblea Constituyente. construir una alternativa que se expresara en el terreno electoral. reservados para los históricos partidos APRA y Acción Popular. El PST peruano fue parte de esta conjunción de organizaciones y personalidades de la izquierda. este frente obtuvo alrededor de 150 mil votos. El PST. En las elecciones presidenciales de 1980. y el resto de las organizaciones de la izquierda en general.

en Centroamérica. Bolivia no estuvo exenta de esta militancia política internacional a través de la participación en el grupo Convergencia Socialista. diversos militantes del PST argentino participaron de la conformación de una organización en Brasil llamada Convergencia Socialista que tiempo después integraría el popular Partido de los Trabajadores (PT). formaron esta brigada con militantes de distintos países. Lo que hace esta experiencia trascendental es. Por otro lado. combatieron junto al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) contra la dictadura de Somoza. Por su parte.notorias fue la intervención en la Revolución Nicaragüense de 1979 a través de la Brigada Simón Bolívar. Paralelamente. algunos militantes desarrollaron una labor política en Venezuela donde construyeron un partido político (PST) que intervenía en la realidad local y que. la intensidad de la misma: en pocos meses. A su vez. diversos militantes participaron del proceso revolucionario salvadoreño. tuvieron inserción en países como Costa Rica y Panamá y en México dentro del Partido Obrero Socialista (POS). un menor número de militantes se desempeñaron en Europa estableciendo relaciones 244 . paralelamente. por el hecho de formar parte de un proceso revolucionario real. Por último. participaron en la organización de un centenar de sindicatos autónomos del Estado y fueron expulsados del país al no comulgar con diversas caracterizaciones y medidas del nuevo gobierno nicaragüense y. desarrollaba junto a otros exiliados de diversas tendencias campañas por los presos políticos argentinos. por otro lado. con un levantamiento popular generalizado en todo el territorio nicaragüense. por un lado.

El corolario de estas construcciones fue la conformación. desarrollaron una inserción en Portugal y. A modo de conclusión Al analizar parte de la historia de una organización política como el Partido Socialista de los Trabajadores argentino. La creación de la Liga Internacional de los Trabajadores (LIT) conformada como tendencia dentro de la Cuarta Internacional tuvo el objetivo de relacionar a estas distintas organizaciones políticas entre sí y convertirse en un proyecto de dirección internacional. Este breve repaso de ejemplos que merecerían un desarrollo particular de cada uno da cuenta de un trabajo a nivel internacional relevante que excede el caso colombiano aquí mencionado. de una corriente internacional que agrupó a estas diferentes estructuras políticas construidas o consolidadas. a partir de la llegada del golpe de Estado argentino. aparece en un primer plano su trabajo político realizado a nivel internacional. una de las tareas fundamentales impulsadas por el PST fue la búsqueda de fortalecer una IV Internacional que agrupara a los partidos de esta ideología de las distintas latitudes y 245 . propósito fundamental de quienes se reivindicaban dentro del campo ideológico del trotskismo. Consecuentemente con las concepciones teóricas de la ideología trotskista. en 1982.políticas: anteriormente a la dictadura. la organización desarrolló un trabajo político en España (en donde se conformó el PST español en 1979).

anteriormente a su creación. sus dirigentes aprovecharon estos vínculos y lograron instalarse en diferentes países como forma de preservarse de la persecución política iniciada en Argentina. En segundo lugar. el PST pugnó además por fortalecer los lazos y las relaciones con organizaciones de distintos países con el objetivo de crear una corriente política a nivel internacional que protagonizara una disputa dentro de la IV Internacional. Era ésta una concepción opuesta a aquellas teorías nacionalistas también características de esta etapa (fuertemente marcada en Argentina en las organizaciones peronistas) o bien. se produjo una acción política central consistente en conformar y consolidar distintos partidos políticos en los diferentes países en los que los militantes debieron residir. como por ejemplo. ésta fue una tarea de relevancia en los distintos agrupamientos políticos impulsados por la figura Nahuel Moreno. Venezuela o Colombia. En primer lugar. Por ello. Esta conformación de estructuras 246 . el PST tuvo relaciones y embriones de construcción política desarrollados anteriormente al golpe de Estado de 1976. a partir del exilio de un número elevado de militantes del PST al exterior a lo largo de esos años. Es en este sentido que. Estas relaciones previamente establecidas implicaron dos aspectos importantes. que al momento de producirse el último golpe de Estado. a la idea del socialismo en un solo país sostenida básicamente por el comunismo. Esta concepción internacionalista no empezó con el PST sino que.dirigiera los diferentes procesos a nivel mundial. en Portugal. en paralelo a la búsqueda de inserción en el movimiento de masas propia de toda organización revolucionaria.

con el final de la dictadura militar argentina. este partido político tendría su continuidad transformándose en una alternativa en el proceso iniciado en la Argentina desde 1983. En síntesis. permitieron un fortalecimiento a nivel internacional de esta corriente. Consideramos que esta práctica internacionalista supuso una diferencia con diversas estructuras revolucionarias para que las que la combinación de la represión estatal y el exilio de sus referentes significaron su disolución como agrupamientos políticos más allá del posterior retorno de algunos de sus referentes. Quienes protagonizaron este período de la historia del PST reivindican la enseñanza de participar de diferentes procesos internacionales e insertarse políticamente en diversos países. gracias a la confluencia de aquellos dirigentes reconocidos que permanecieron en el exilio. se construían a imagen y semejanza del PST argentino. El retorno de esta generación de nuevos cuadros que realizaron gran parte de su formación política en el exilio se conjugó luego con aquellos militantes que permanecieron en la Argentina y lograron la supervivencia del partido más allá de la clandestinidad obligada por el contexto represivo del país. 247 . el retorno al país de un importante número de militantes con la experiencia de haber actuado en diversas coyunturas y con una formación política a nivel internacional. más allá de los matices.políticas que. Esto tiene como consecuencia. los militantes que vivieron diferentes experiencias políticas en distintos países y aquellos miembros del PST que sostuvieron a la organización en el país.

Ramírez. 248 . Colombia hoy. Número extraordinario con la reproducción de los principales materiales editados durante 1977. Participación argentina en la revolución sandinista”. Mangiantini. De los tiempos precolombinos a nuestros días. Historia contemporánea de América Latina. año 2. “La Brigada Simón Bolívar. Bushnell. Mario y otros (1985). David (1996). N° 2. Eduardo (1976) “I Conferencia Nacional del Bloque Socialista”. “Consecuencia del Paro Cívico”. Revista científica digital de la Asociación de Historia Oral de la República Argentina. Artículos Erico. Colombia: Planeta.Bibliografía Libros Arrubla. N° 12. economía.org/ (última visita en marzo de 2012). Ciencia. arte. Madrid: Alianza. Tulio (1975). Martín (2011). febrero. Colombia: Siglo XXI. Colombia Una nación a pesar de sí misma. en Revista Testimonios. año 2. política. en Revista de América.historiaoralargentina. Cali (Colombia). Roberto (1977). en Revista de América. Halperín Donghi. http://www.

249 . 24 de enero de 2006. Entrevistas Mercedes Petit. “Un gran congreso de fundación”. Roberto Ramírez. Capital Federal. 25 de enero de 2006. entrevista personal. Síntesis anual. en Revista de América. Capital Federal. Documentos Estatuto del Partido Socialista de los Trabajadores. Aprobado en el congreso de 1980. Laura (1977).Restrepo. entrevista personal. CEDINCI.

se carece de estudios que integren al retorno en la comprensión de los procesos exiliares y que. lo contemple dentro de una historia política y social de la transición democrática argentina. En particular. se concentra en dos organizaciones civiles argentinas de solidaridad que actuaron activamente en la atención al retorno: la Comisión Argentina de Refugiados y la Oficina de Solidaridad con el Exilio Argentino. Hasta el momento.Tensiones en la migración política de retorno. Las organizaciones civiles de solidaridad con los retornados del exilio argentino (1983-1988) María Soledad Lastra Resumen El retorno de los exiliados argentinos en la década de los ochenta no ha sido aún investigado en profundidad desde el campo de la historia reciente. El artículo invita a conocer algunas pinceladas 250 . a su vez. Ambas organizaciones respondieron con un trabajo coordinado al problema del exilio y del retorno desde 1983 hasta 1988 aproximadamente. Dentro de esta agenda. el presente artículo recorre algunas características que asumió el proceso de retorno de los migrantes políticos argentinos.

se exploran los inicios y desarrollos de las tareas y programas de recepción y asistencia. So far. situación que dificultó las tareas de los organismos de solidaridad. studies that integrate the return within the understanding of the processes of exile. Abstract Return of Argentine exiles in the 1980s. Finalmente. In particular. Para ello. Both organizations respond in coordination to the 251 . as well as within a political and social history of the Argentine democratic transition are lacking. el artículo se aproxima al limitado accionar que tuvo el gobierno argentino frente a la problemática del retorno.significativas del proceso de retorno visto desde esta dimensión organizativa. Palabras claves: Exilio – Retorno político – Organizaciones de solidaridad. this article covers some characteristics of the Argentine political migrants return process. focuses on two civilian Argentine solidarity organizations that played an active role in caring for the return: the Argentina Commission for Refugees and the Office of Solidarity with the Argentine Exile. Allí se recuperan algunas tensiones vinculadas a la imagen negativa que recaía sobre los retornados y que atravesó determinadas actividades y decisiones organizativas. Within this agenda. has not been yet investigated deeply in the field of recent History.

los partidos políticos 252 . Keywords: Exile – Political return – Solidarity organizations. Finally. a situation which made it difficult for the tasks of the agencies of solidarity. Durante 1982 y 1987 fueron ganando exposición pública los estigmas sobre el carácter “dorado” que había tenido el exilio y sobre la identificación de los exiliados como subversivos y apátridas (Jensen.problem of the exile and the return from 1983 until 1988 approximately. To do this. Con este retorno se reeditaron en la prensa argentina las imágenes negativas sobre el exilio que se habían difundido desde el régimen militar. 2008: 142). Desde la arena política. the article looks at the limited actions of the Argentine Government to the problem of the return. the text explores the start and development of reception and assistance programs and tasks. The article invites you to know some features of the process of return seen from this organizational dimension. Introducción Al compás de la transición democrática en Argentina se desplegó casi silenciosamente un fenómeno masivo de retorno de aquellos emigrantes políticos que debieron abandonar este país en los años ´70 como consecuencia del orden represivo impuesto desde antes de la dictadura militar de 1976.

1986. la problemática del retorno no ha sido aún investigada en profundidad. Ambas organizaciones 47 Actualmente CAREF se denomina Servicio Ecuménico de Apoyo y Orientación a Migrantes y Refugiados. Y Schneider. se concentrará en dos organizaciones civiles argentinas de solidaridad que actuaron activamente en la atención al retorno: la Comisión Argentina de Refugiados (en adelante. sino que los contemplen. el presente artículo se propone recorrer algunas de las características que asumió el proceso de retorno de los migrantes políticos argentinos en la década de 1980. 253 . Desde el campo de la historia reciente. Jensen. Franco.homologaron el tema del exilio con el de la “fuga de cerebros” y la urgencia por atender el retorno se concentró. Yankelevich. Hasta el momento se carece no sólo de estudios que integren la problemática de este tipo de retornos migratorios a la comprensión de los procesos exiliares. 2004: 811-813). Szwarcberg. en la recuperación de recursos humanos calificados que se habían marchado del país (Infesta. 2008. 1987: 102-140.). 2009). O.A. En particular. principalmente. En el marco de este tema de agenda. Aruj. CAREF)47 y la Oficina de Solidaridad con el Exilio Argentino (en adelante. 2008. dentro de una historia de la transición democrática argentina en sus aspectos políticos y sociales.S. Algunos trabajos que han explorado el tema del retorno de los emigrantes políticos argentinos lo han hecho desde el significativo impacto que este proceso tuvo en la experiencia psicosocial y cultural de los exiliados y también de sus hijos (Maletta. 2008.E. 2003. Del Olmo. Jensen. en principio.

254 .A. situación que dificultó las tareas de las organizaciones de solidaridad. entre otros– que impedían los regresos (O.S. 14 de octubre. fueron Emilio Mignone y Octavio Carsen quienes. las personas que constituirían la Oficina ya se dedicaban a la resolución de los problemas legales de los exiliados argentinos en el exterior. se dieron a la ardua tarea de responder las cartas de consultas con cuestiones legales y jurídicas –como órdenes de captura pendientes y procesos abiertos..A.E. Para ello. primero desde el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y luego desde O.S. se exploran los inicios y desarrollos de las tareas y programas de recepción y asistencia. Este artículo invita a conocer algunas pinceladas significativas del proceso de retorno visto desde la dimensión organizativa.) se constituye formalmente desde junio de 1983 aunque desde el final de la guerra de Malvinas en 1982. En este sentido. correspondencia institucional.S. Allí se recuperan algunas tensiones vinculadas a la mencionada imagen negativa que recaía sobre los retornados y que atravesó determinadas actividades y decisiones organizativas..E. Finalmente. el artículo se aproxima al limitado accionar que tuvo el gobierno argentino frente a la problemática del retorno. 1983).respondieron con un trabajo coordinado al problema del exilio y del retorno desde 1983 hasta 1988 aproximadamente.E.A. Los inicios La Oficina de Solidaridad con el Exilio Argentino (O.

A.. Augusto Conte (Diputado Nacional y Vicepresidente del CELS). Enrique Pochat (Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos .FLACSO) José Federico Westerkamp (Movimiento por la Vida y la Paz .E.E.A. Augusto Conte.E..A.S. Jorge Feldman (Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales . 1988: 3). estaba formado por Emilio Mignone (presidente del CELS y del Comité Permanente de Defensa de la Educación . Esta cooperativa fue impulsada por Mignone en octubre de 1982 con el propósito de incorporar a liberados y familiares de detenidos desaparecidos en una actividad productiva independiente y autogestionada a la que. Agencia PROCOP. Horacio Ravenna.MOVIP) y Octavio Carsen (Secretariado Internacional de Juristas por la Amnistía en Uruguay SIJAU). Desde noviembre de 1983 y hasta el 6 de marzo de 1984. 255 .E.S. 1983).E.A. 1988: 1).48 O. diciembre. Violeta Correa (CAREF) y Marcelo Palermo (SERPAJ) (O.A. Enrique Pochat. Adolfo Pérez Esquivel (Servicio de Paz y Justicia . Vinculados a O.S.O.A.S. se creó a partir de la propuesta que Emilio Mignone hizo en una reunión en la casa de Belela Herrera –funcionaria en ese momento del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR)– y comenzó sus tareas el 1 de julio de 1983. Nelson Soucy de Conserjeria de Proyectos (Costa Rica).E.E.A. (O.S. aprobó la atención de 132 casos que incluyó a 352 48 En dicha reunión estaban Adolfo Pérez Esquivel. Posteriormente ingresaron Jorge Taiana (Servicio Universitario Mundial . posteriormente. circular.E.S.SUM).SERPAJ). el profesor Sadovsky y el Obispo Pagura. se integrarían también los primeros retornados políticos argentinos (O.COPEDE).MEDH). fue el resultado de una acción coordinada por diferentes organismos civiles y de defensa de los derechos humanos49 para ayudar en asuntos puntuales del orden jurídico y económico a los argentinos que retornaban..S. se encontraban también el equipo de salud mental del CELS y la Cooperativa de Trabajo.S. O. 49 El Consejo directivo de O.A..

paraguayos. Cuatro años después. un nuevo incremento importante de los casos pues se cerraban los ciclos escolares del norte del hemisferio y se vencían los plazos fijados por Naciones Unidas para el pago de pasajes a retornados (O. CAREF tuvo su origen en el mundo ecuménico y contó desde 1973 con una experiencia significativa en la atención a los refugiados extranjeros en el país. la Oficina recibiría aproximadamente 100 grupos familiares por mes previendo para el mes de junio del mismo año. En los inicios de las tareas. uruguayos.S.A. desde diciembre de 1983.E.. la Oficina modificó esa cifra para considerar que el número de 40 mil migrantes políticos en un universo de 500 mil emigrados se ajustaba mejor a la realidad (O. correspondencia institucional. desde marzo de 1984. y de su propósito específico de atender a esta población nacional de retornados políticos.A.S. a estimar que.S.E. bolivianos e indochinos. crecieron sustancialmente la cantidad de solicitudes.S.S.E. sobre todo refugiados chilenos. 1984) para planificar no sólo la cantidad de retornados políticos que llegarían sino la magnitud de trabajo que tendrían en el futuro. más del 55 por ciento eran adultos y el resto. estimaba que el número de “dos millones de emigrados era una apreciación justa” (O.S. Atender este 256 .A. correspondencia institucional.E. 15 de junio.A. pasando de 14 casos entre noviembre y diciembre de 1983 a 118 en el primer trimestre de 1984. Este aumento de los pedidos de asistencia de retornados llevó a O. 1984).E.. A diferencia de los inicios de O.. 1 de abril.A. Uno de los aspectos más interesantes de esta asistencia inicial fue la forma en que. O.personas de las cuales.A.E. 1988: 2-3). niños.

. 50 La Fundación de Ayuda Social de las Iglesias Cristianas (FASIC) fue una institución chilena de carácter ecuménico que apoyó el retorno de los exiliados chilenos brindando orientación.A. correspondencia institucional.E.S. intercambio que se impulsó con la llegada de una carta. 1983). Esta carta consultaba: “como los pedidos financieros para su repatriación procedentes de los argentinos se hacen cada vez más numerosos. información y ayuda económica para facilitar la reinserción de estos migrantes políticos al país (Coordinación Argentina de Apoyo al retorno a Chile. siguiendo así el ejemplo de FASIC50 en Santiago de Chile” (CAREF. Al igual que en O. el CMI manifestaba que las solicitudes de ayuda para regresar al país se volvían cada vez más numerosas conforme se aproximaba el momento de las elecciones presidenciales en octubre. 21 de septiembre. sería interesante para nosotros saber si CAREF podría tomar a cargo (teniendo capacidad y medios administrativos) esta ayuda necesitada para la reintegración de los argentinos que vuelven a su país. 257 . s/f: 4).proceso de retorno político de argentinos fue un desafío para CAREF pues significó ampliar la población asistida a los nacionales e integrar al trabajo diario algunas tensiones específicas que moldearon esa experiencia de retorno. enviada desde Ginebra por el Consejo Mundial de Iglesias (CMI) en septiembre de 1983. El hecho de que CAREF aceptara ocuparse de la recepción y asistencia de los retornados políticos argentinos fue el resultado de un interesante intercambio de ideas y condiciones entre sus autoridades y las iglesias miembros.

Esto tenía que ver. 1983). desde CAREF se consideraba que era imposible pensar en un programa de retorno masivo y espontáneo. desde CAREF se consideraba necesario saber algo de la situación jurídica y socioeconómica de quienes regresaban y solicitaba que esto fuera informado por algún organismo responsable en el país de asilo. 258 . se le sumó el hecho de que el personal de asistencia social de la organización así como el presupuesto para el año 1983. no se contaba con certezas acerca de un número aproximado de personas y familias que estarían dispuestas a volver al país. ya se encontraban asignados y comprometidos en los tradicionales programas de ayuda a los refugiados extranjeros en Argentina. 51 Las iglesias que en ese momento respondieron a la consulta acerca de la atención a los retornados políticos argentinos fueron la Iglesia Evangélica del Río de La Plata. ni desde qué lugares. con el hecho de que. desde la organización. por un lado. correspondencia institucional.Este llamado del CMI fue respondido positivamente por CAREF luego de acordar con las iglesias miembros51 algunas cuestiones fundamentales a las que debía ajustarse la atención que se brindaría. Además de esa imprecisión para preparar la asistencia futura. Italia. Algunos de los datos que se tenían se referían a la situación contrastante de los países escandinavos “que están ayudando a los que vuelven de forma integral y generosa” frente a los que volvían de lugares como Francia. 10 de octubre. la Iglesia Discípulos de Cristo y la Iglesia Metodista Argentina. España y México que “serían los más necesitados y desprotegidos” (CAREF (a). En primer lugar. A estas incertidumbres.

antes de que las Iglesias le otorgaran el nuevo mandato de asistencia. 10 de octubre. en la correspondencia institucional emerge el problema del privilegio como una de las principales dificultades para asistir a los retornados argentinos del exilio. pues “los pedidos de ayuda hasta el momento han sido iniciativa de una misma tendencia política (…). 1983). una de las ideas incómodas que se barajaba con respecto a esta nueva tarea de asistencia. pues se estimaba que atender a esta población generaría no pocas rispideces entre CAREF y aquellos que expresaban esa mirada negativa sobre los exiliados (como por ejemplo la prensa nacional). 1983). Al respecto. en la cual se mencionó la importancia de atender a un espectro más amplio de retornados. 10 de octubre. habrían muchas personas que no estarían embanderadas con ningún partido particular” (CAREF (a). desde el CMI en Ginebra se consideraba que “toda asistencia a personas que desean regresar a su patria debe 259 . en Buenos Aires hubo una reunión de CAREF con el Obispo Angel Peiró. tenía que ver con la naturaleza política de esa migración argentina de retorno. se incluía como sugerencia para CAREF el brindar esa asistencia con más apertura. desde CAREF se consideraba que “participar en la ayuda a los exiliados que retornan puede llegar a ser tan comprometedor y cuestionado como ha sido el trabajo de CAREF y el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH) hasta el presente (CAREF (b). Por otra parte.En segundo lugar y más significativo aún. correspondencia institucional. Finalmente. Aunque no se especificaba cuál era esa tendencia política que solicitaba ayuda para repatriarse. correspondencia institucional. En este sentido.

Aquí. Esta alerta con respecto a privilegiar a los exiliados fue también una de las tensiones con las que lidió O. alertas que se vinculaban con los discursos sobre el exilio dorado. 1983).S. O.E. requiere de consultas periódicas y no debería nunca poner (o parecer poner) el retornado en una situación privilegiada en relación a los que ‘lo aguantaron todo’ adentro del país” (CAREF. porque en ello se le iba la vida o la libertad” (La Voz.E.. 1984). 23 de noviembre. Uno de los embates fue con respecto a la migración económica que salió del país sobre todo desde 1980 por la crítica situación laboral. correspondencia institucional. social y económica pero solicitó “enmarcar el trabajo de exiliados en proyectos más generales. jurídica. a los detenidos-desaparecidos y a sus familiares.A.A. Para Octavio Carsen. O. a lo largo de su vida institucional.S. De manera coincidente. defendió la diferencia entre el exiliado y el emigrante económico por la forma compulsiva de la salida que adoptó el primero (Reencuentro. con respecto sobre todo a los ex presos políticos.ser tratada con mucha prudencia. aseveraba que los exiliados debían ser incluidos en el conjunto de las víctimas de la represión porque el 260 . 2 de noviembre. correspondencia institucional.S. de tal manera que no se cree una situación privilegiada de los exiliados frente a otros afectados por la represión” (CAREF. secretario ejecutivo de O. Por su parte.A. 1983).A. la Iglesia Evangélica Metodista Argentina comunicó a CAREF su aprobación para atender a los retornados argentinos en una asistencia pastoral.S. este contraste era fundamental pues el exiliado “no tuvo siquiera la opción de elegir entre afrontar la miseria del país o irse.E. 1984: 2).E.

Al trabajo inicial de O. es posible observar que la atención concentrada en el problema de los retornados fue el resultado de una serie de demandas que provenían del exterior. la asistencia otorgada consistía en “ayudas de emergencia” que se definían como un apoyo económico equivalente a un sueldo mínimo por adulto más las asignaciones por hijos. 1985: 13). Estos estipendios se otorgaban a cada retornado o grupo familiar por un período de tres a seis meses (O.A.. el Servicio de Paz y Justicia (SERPAJ) así como algunos Obispados.S. que asistían a los retornados políticos del interior del país. en conjunto entre CAREF y O.E. continuó con la atención integrando el área de asistencia social al equipo interno de la Oficina y realizando una serie de modificaciones operativas. la Comisión Católica Argentina de Migraciones (CCAM).A. el trabajo fuerte comenzó desde Buenos Aires.E. se sumó en diciembre de 1983 el área de asistencia social de CAREF que se encargó de evaluar cada situación para que la Junta Directiva de O.E. En general. De esta manera.exilio había sido una forma de eliminar a bajo costo la oposición política y por lo tanto. Esto será retomado más adelante.A. CAREF ya no se ocupó de las tareas de asistencia a retornados argentinos y O.A.E. 1988: 14).E.A.S. de atención a los retornados. se informara y considerara el otorgamiento de la ayuda económica.S.S. Por otro lado.A. Luego de ese tiempo. de los mismos argentinos 261 . debía entenderse como una violación a los derechos humanos (Reencuentro. funcionaron como delegaciones de O. y se mantuvo desde 1983 hasta fines de 1985 y principios de 1986 aproximadamente.S.E.S. Hasta aquí. el MEDH.

durante el tiempo que funcionó la Oficina puede ser distinguido en dos grandes etapas. Asistir y Reintegrar El trabajo realizado por O. desde 1986 hasta 1988.E. en la que disminuyen significativamente las solicitudes de ayuda y el trabajo de O.A. el retorno político comenzó entonces con la urgencia por resolver problemas puntuales de asistencia –sobre todo en el orden legal y económico– y con importantes dificultades vinculadas al estigma del exilio dorado.S.S. Para estas organizaciones.A. orientada a la creación y mantenimiento de una fuente de trabajo para los retornados políticos y el área de comunicaciones.exiliados que comenzaron a movilizarse a partir de la derrota de la guerra de Malvinas para concretar el regreso. que concentró los esfuerzos del equipo de O. Demandas que hallaron en el CMI y en Mignone dos puentes para llegar a lo que luego serían los programas específicos de asistencia de O.E.S.S. de 1983 a 1985 aproximadamente. La primera.E. junto al de CAREF en la recepción de los retornados políticos. preocupada por ampliar la difusión de los problemas del exilio tanto en el país como en el exterior. se concentra en dos áreas principales: el área laboral.E. y CAREF. a través del Boletín Reencuentro.A.A. 262 . La segunda. en resolver los serios problemas legales que impedían los ingresos al país y en aminorar las dificultades económicas y habitacionales por medio de ayudas de emergencia.

Esta asistencia dependió no sólo de la coordinación entre ambas organizaciones.S. CAREF y la CCAM. sino de los recursos que pudieron conseguir en el exterior ante la evidente falta de fondos por parte del gobierno nacional. fue también en 1984 y 1985.S. decisión.E. y CAREF. CAREF atendió con fondos especiales del CMI a 300 grupos familiares en esos dos años. Regresando a la primera etapa.A.E. así como otro tipo de atención brindada a los migrantes políticos de retorno estuvo exclusivamente en manos de O. administración y entrega de esos fondos. años en los que otorgaron asistencia económica a 3676 personas de un total de 5052 que atendieron desde 1984 hasta 1988 (O.A.S.. de manera tal que pudieran reconocer post facto el carácter de refugiado de muchos argentinos en el exterior que no tuvieron esa 263 . La repatriación de argentinos exiliados significó para ACNUR la oportunidad de modificar y flexibilizar algunos instrumentos jurídicos internacionales. 1988: 17). pero es importante resaltarlo para comprender el lugar que ambas organizaciones tuvieron en este proceso. Además de este número. sobre todo en 1984 y 1985. Sobre este tema no se detendrá el artículo..S.El grueso de la atención brindada por O.A.E. cuando ACNUR tuvo más presencia en el proceso de retorno a través de los programas de repatriación para facilitar el viaje de regreso y luego con un programa especial de “Rehabilitación de Retornados” que fue implementado –a través del gobierno nacional– por O. y CAREF se concentró en la primera etapa.E. la coordinación. Si bien el retorno de los exiliados argentinos fue una problemática que halló financiamiento en diferentes organismos europeos y americanos.A.

A. la categoría de refugiado facilitó la tarea del equipo administrativo de ACNUR a la hora de aprobar las ayudas de emergencia seleccionadas por CAREF y O.S. el argentino que contaba con estatus de refugiado llegaba “limpito de dudas” mientras que. 2007: 108).condición en su exilio y que les fue otorgado para poder solventar los costos de los pasajes (AAVV. con el resto de los retornados.E. Para el “Programa de Rehabilitación de Retornados”. Esta operación de encuadre no fue exclusiva de la tarea con retornados argentinos sino que fue utilizada por CAREF desde que comenzaron a recibir exiliados chilenos en 1973 y servía para determinar si las personas que se acercaban a pedir ayuda tenían motivos fundados en el miedo o la amenaza por motivos políticos. En términos de metodología de trabajo ambas organizaciones tuvieron posicionamientos similares frente a la información que les brindaban los retornados políticos sobre sus historias. De acuerdo con la coordinadora de CAREF. CAREF no podía seleccionar y “teníamos que arreglárnosla para armar criterios de encuadre operativos (para) creerle a la persona su historia” (Entrevista a María Amelia Silva de Sosa. Algunos de los exiliados que no pudieron acceder al estatus de refugiado. las entrevistas a los retornados argentinos que llegaban buscando ayuda se realizaban respetando ciertos límites de registro de la 264 . 2011). aunque no contasen con el estatus de refugiados del ACNUR. fueron ayudados por el Comité Intergubernamental para las Migraciones (CIM) para el pago del pasaje o para reinsertarse laboralmente en el país a través de otro programa especial. Desde CAREF.

A. el cuidado. “sin preguntar si eran del ERP. aunque todos sabíamos” 265 . militaba.S. no era un perejil? ¿Se fue porque tenía un amigo? La gente contaba (…) pero no le preguntabas” (Entrevista a Violeta Correa. desde O. el no involucrarse con los entrevistados. no realizaban ningún tipo de registro sobre ellas. laboral y habitacional. no militaba? ¿Era un perejil. responsable del programa de atención a los retornados de CAREF. la distancia.E. Sobre el modo de entrevistar a los retornados políticos. la organización se abstenía de preguntar por las experiencias militantes y políticas previas a la salida del país y. Para la coordinadora de CAREF en ese período. que no se mencionara la experiencia política en los documentos de la organización es el resultado de un acuerdo tácito entre estas organizaciones de solidaridad pero también refleja el poco tiempo que los retornados políticos pasaban en la organización. 2012). 2011). también se priorizaban los aspectos más urgentes vinculados a la necesidad económica. en caso de saberlas. “porque a nadie se le preguntaba: ¿Y Ud. los retornados argentinos tuvieron una presencia más fugaz que fue promovida indirectamente por el mismo diseño de los programas de asistencia que entregaban el dinero sin tener un seguimiento de los resultados (Entrevista a María Amelia Silva de Sosa. A diferencia de los refugiados latinoamericanos que llegaron a establecer un vínculo más duradero con CAREF. aunque había una escucha atenta de todos los problemas y dimensiones que pesaban sobre las personas retornadas. de Montoneros. De acuerdo con Violeta Correa. Se priorizaba la reserva. dónde estaba? ¿Ud.información que eran autoimpuestos por la organización.

A. 1988: 14).A..S. motivó que los archivos de las fichas individuales de la gente que habían pasado (por O. que después se volvió a dar con el episodio de La Tablada (1989). el exilio como problemática de derechos humanos tuvo un mayor grado de presencia que en CAREF.S. Esto se manifiesta tanto en los informes internos de la organización como en las declaraciones públicas en la prensa nacional y a través de su boletín Reencuentro que realizaron Octavio Carsen y otros miembros de la Junta Directiva.E.) fueron destruidos porque tenían miedo de un allanamiento y que estuvieran al alcance de la mano de los represores del nuevo golpe” (Entrevista a Octavio Carsen. La prueba de ellos es que “cuando se dio Pascua. Desde O.E. se decidió preservar las historias dejando de lado procedimientos que pudiesen ser inquisitorios o que pudieran herir a los retornados con preguntas angustiantes (O.S. 2012). comprendidas como una de las herencias del miedo por la represión estatal que no sólo impactó en las personas que permanecían en el exilio y en los retornados políticos. una de las diferencias más sustantivas fue que. el pánico que se dio. sino que se introdujo en la dinámica de estas organizaciones como reflejo de la desconfianza en el futuro del nuevo gobierno democrático. A pesar de esta similitud en las tareas de registro de la información.. De registro esta de la forma es importante Estas destacar prácticas cómo pueden estas ser organizaciones priorizaron el silencio y el extremo cuidado sobre el información.E.A. 2012). Para CAREF esto se puede observar en el uso que se hizo del vínculo con ACNUR para legitimar y proteger la tarea diaria 266 .A. en O.S.E. con los carapintadas.(Entrevista a Octavio Carsen.

Desde el inicio. 2011). así como la débil difusión de la información necesaria para que los retornados conocieran las condiciones reales del país al que regresaban (O.. De todas formas. se sumó –como se verá– la ausencia de políticas estatales efectivas que aliviaran mínimamente la instalación..S.de atención a los retornados: “cada vez que en CAREF pasaba algo.A. sacábamos la chapita del ACNUR: 'trabajamos con las Naciones Unidas'. Según la coordinadora de CAREF en ese momento. Dentro de las características de este proceso desde su dimensión organizativa. fueron muy pocos los retornados políticos que llegaron al país “con el proyecto bajo el brazo” es decir. 267 .E.A. eso decíamos en todos lados. quienes contaron con eso. durante los dos años dedicados a la asistencia social. una de las dificultades más importantes para la asistencia tenía que ver con el inadecuado o casi nulo planeamiento y preparación que había tenido el regreso para muchos exiliados argentinos (O.A. A esta situación de desorden en el regreso. cabe destacar que.S. esto ya había sido motivo de preocupación para CAREF y las Iglesias que la constituían cuando se sugería no estimular un retorno masivo y espontáneo. para O.. 2012). 2011). 1988: 13). tuvieron poco éxito en lo que emprendieron pues se encontraron con un país que estaba destruido económicamente (Entrevista a María Amelia Silva de Sosa. Aunque el trabajo con las Naciones Unidas fuera una reunión” (entrevista a Violeta Correa. con un plan de trabajo diseñado o pensado desde su país de exilio para implementar en Argentina y reinsertarse (Entrevista a María Amelia Silva de Sosa. 1986: 10).S.E.E.

E.A. destinar los esfuerzos económicos y de coordinación a la atención de la población de retornados que se encontraba en el interior del país.La segunda etapa de trabajo. O.. septiembre. decidió cerrar la recepción de nuevos retornados políticos porque en esa fecha ya había caducado la validez de la figura de refugiado para los argentinos que aún no habían regresado.E. En particular.S.E. La organización pasó a concentrarse en la población estable de retornados políticos que no había logrado reintegrarse a la sociedad por la persistencia de problemas de salud mental. En consecuencia. desde 1986 a 1988. 1986: 28).S. Esto también tenía que ver con 268 .S. internacional. por las dificultades laborales (O. 9 la de organización decidió no plantear el pedido de ayuda en términos de correspondencia institucional. vivienda y sobre todo. la reorganización interna de la Oficina y la modificación de los programas de ayuda parecen indicar un tránsito de los objetivos de asistencia al de reintegración de los retornados políticos argentinos. fue decisión de O.A. 1986) pues trataba así de resaltar la capacidad de agencia de los retornados políticos. A partir de febrero de 1986.A. de sus recursos y capacidades propias (O.S.S.S.E.A. Lograr la reinserción laboral de los retornados políticos conllevó algunas tensiones significativas para O. 1985b: 2).A.S. 1986: 23)..A.A.E. En particular.S.E.E..E. debido a que la situación económica repercutía con mayores conflictos allí que en la Capital Federal (O.A. a la hora de conseguir “donación” financiamiento (O. por resolver los altos índices de desocupación en la población de retornados políticos.. comenzó sin CAREF y con la preocupación de O.

E. para darle más presencia a los problemas del exilio y defender el retorno como un derecho que el Estado argentino debía garantizar.E.S.A. tenía que ver con “prevenir cualquier tendencia hacia la sobreprotección o el paternalismo (…) cuidando siempre de no generar privilegios entre los retornados. 1987/1988). con el acceso a una vivienda.A.E. 1984).S. y entre estos y la situación media de la población local” (O. sino de brindarles un acompañamiento” (O. destacaba que “la población del exilio está conformada por militantes populares. Al cierre de sus actividades.E.A.. Como se puede observar. mayo 1986:13). ex presos políticos.A.A..E.“tratar de no generar una relación de dependencia de los ex exiliados con la institución. 1986: 17). sino cuando se produjera el reencuentro positivo del retornado con la familia. O. Se consideraba que la 269 . familiares de detenidos desaparecidos.S.S. Una de las estrategias para evitar este tipo de “privilegios” consistió para PROCOP y O.S. por lo que sus problemas tienen mucho en común con los afectados que nunca dejaron el país” (Reencuentro. explicitaba que la reintegración se alcanzaría no sólo con la reinserción laboral. Y si esto llegaba a provocar desacuerdos con quienes habían pasado la dictadura “adentro”. exiliados y familiares de desaparecidos bajo la misma categoría de “desocupados” (PROCOP. actividades cuando de tuviera y participación sociopolítica estudio finalmente.S.A. Una de las tensiones que se repetía en este tema. O.E. no fueron pocos los recovecos discursivos que halló O. en proponer que las cooperativas de trabajo reunieran a los liberados. amigos y otros grupos y en sociales. etcétera.

pero no porque se lo iba a buscar” (O.E.E.S. 1988:16). reintegrarse podía significar para los retornados el silenciamiento de sus experiencias específicas de exilios.S. Y si alguien volvía a O. 1985: 4). La Comisión Nacional En noviembre de 1983.. desde el gobierno no se ofrecían garantías de que no se abrirían nuevos pedidos de captura por hechos del pasado (Reencuentro.S.. Visto de esa manera. Esta razón fue la que nos impuso el deber de no continuar recordando la etapa del exilio. si bien se podía regularizar su situación legal antes de ingresar al país.A. argentinos como todos. 1983). Estas dificultades legales que tuvieron algunos exiliados argentinos antes de regresar.E. en su relación con el gobierno. la prensa argentina difundió las declaraciones del futuro Ministro del Interior.A.reintegración de los retornados sería exitosa “en cuanto dejaran de ser exiliados y fueran. se incrementaron mucho más desde 1985 pues. Antonio Tróccoli con respecto al exilio argentino en el que se anunció que “todos pueden volver” (La Voz. que lo hiciera por decisión propia. La incertidumbre legal sufrida por los exiliados argentinos fue uno de los puntos más conflictivos para O.A. dentro de lo posible. 270 . Esta fue una noticia esperanzadora para los argentinos exiliados en el mundo. excepto para aquellos cuya situación legal estaba comprometida por “causas pendientes” con la justicia.

En junio de 1984.A. 1984: 2-3). O. La CNRAE parecía convertirse en la instrumentación que CAREF le había solicitado al gobierno nacional en aquella reunión del mes de junio de 1984.S. 1984). Octavio Carsen 271 . y CAREF. junto al ACNUR y el MEDH. fue creada en junio por decreto presidencial número 1798/84 y su objetivo era “realizar las acciones tendientes a facilitar el regreso de los argentinos en el exterior y de sus familias así como arbitrar procedimientos para consolidar los vínculos con quienes. aún sin cambiar su lugar de residencia puedan contribuir al desarrollo cultural. Horacio Ravenna con el fin de informarle al gobierno acerca del trabajo que se estaba realizando en la recepción de retornados. un informe de CAREF enfatizaba que “el gobierno nacional.E. asistieron a una reunión en el Departamento de Derechos Humanos de la Cancillería con el Dr. es decir. principal actor en la tarea de facilitar y colaborar en la integración de los exiliados a la vida del país respondió con la conformación de la Comisión Nacional para el Retorno (pero) hasta el mes de septiembre no se había logrado de parte del gobierno una respuesta operativa. 1984: 11). económico y científico del país” (Presidencia de la Nación. Tres meses después de esa reunión. en junio de 1984. Esta Comisión Nacional para el Retorno de los Argentinos en el Exterior (CNRAE). Sin embargo. principalmente porque la Comisión no contaba con facultades de resolución y se limitaba a asesorar al Poder Ejecutivo (Noticias Argentinas. su injerencia en la problemática del retorno político resultó muy estrecha. Por ejemplo. cómo pensaba instrumentar la ayuda ofrecida” (CAREF.

E. no tuvieron en la Comisión un interlocutor que pudiera darle cauce. O. estos pedidos que realizaba O.A. Mientras la CNRAE trataba de actuar “igualitariamente” en la asistencia a los argentinos que retornaban. En la relación entre O.A.envió una carta al Presidente de la CNRAE indicándole al gobierno nacional una serie de puntos preocupantes que impedían el retorno y la instalación de los exiliados y que merecían la atención de esa Comisión con suma urgencia.A. artistas e intelectuales de renombre. sobre todo los pedidos de captura.E.S. señalándolo como un destierro obligado y a los exiliados como víctimas de la represión.A.S. en especial técnicos. La mayoría de esos puntos respondían a cuestiones de irregularidad legal que afectaban seriamente la concreción del regreso. Desde la presidencia de la CNRAE se explicaba que el objetivo de esta Comisión consistía en “crear las condiciones de retorno tanto para los exiliados como para los argentinos residentes en el exterior sin brindar privilegios a nadie” (Noticias Argentinas.E.S. O. intentó dar algunos pasos en el camino de desnaturalización del exilio como “experiencia privilegiada” y lo hizo a través de la diferenciación de dos grupos de exiliados: para una parte de éstos [exiliados].E. y la CNRAE el “privilegio” también fue un tema de disputa. profesionales. 1984).S. intentaba transmitirle en la misma carta para la Comisión el carácter urgente que tenía reconocer al exilio como un problema social que afectaba a todo el país. el exilio no les significó un perjuicio 272 . Sin embargo. para que se derogaran las normas y leyes represivas que afectaban el retorno de los exiliados.

es nuestra obligación como sociedad ayudarlos (…). un grupo carenciado y necesitado de ayuda y otro mejor posicionado socialmente. Existe en el país un desconocimiento total de la población de lo que fue y es realmente el exilio. ni del gobierno. hay una parte considerable del exilio que sufrieron a través de estos años.A. (OSEA. ni los organismos que tienden a facilitar el regreso lo proponen. En cambio. No se trata de impulsar el retorno de nadie. mucho más reconocido y vinculado al ámbito público. 1984) Desde O. Se aclaraba entonces que la ayuda se destinaría al sector de exiliados sin recursos que seguiría llegando y al que no le correspondería el carácter privilegiado pues. ni de ninguna organización gubernamental. se trató de un amplio grupo 273 . en ese caso. La imagen que se tiene es de un exilio de oro en países exóticos a los cuales normalmente se llega a través de excursiones turísticas por los sectores privilegiados de la población. ni los exiliados lo piden. 29 de junio. El retorno exige una gran dosis de generosidad y de apego al terruño que debe ser divulgado y reconocido. ni tampoco de crear privilegios para nadie. correspondencia institucional.económico ni siquiera una disminución del nivel social. un deterioro no sólo económico sino personal muy grande. se identificaban entonces dos grandes grupos dentro de la población exiliada.S. Por sus propios medios no pueden regresar.E. Se trata simplemente de disminuir en algo las diferencias en contra ocasionadas a los exiliados por una permanencia fuera del país que no quisieron (…). vuelven por sus propios medios y no necesitan ni del apoyo.

Así.carenciado. “la decisión de los exiliados argentinos es volver al país haya o no preparación del retorno. dejaron en manos y a iniciativa de las agencias el seguimiento de situaciones más problemáticas y el acompañamiento 274 para una efectiva . la ausencia de fondos propios pues dependía de los programas de ayuda especial gestionados tanto por Naciones Unidas como por convenios que el gobierno nacional había firmado con los países donde se estimaba que había más exiliados argentinos (El Periodista. 1984). Al carácter administrativo que tuvo la CNRAE se sumó como uno de sus límites. se intentó deslegitimar el discurso del gobierno para establecer que no pudiera hablarse de privilegio si se estaba atendiendo a una población carenciada que sobre todo. generoso y que regresaba por ser “apegado al terruño”. 1984). democrática y social del país” (La Voz. 1984). Este fue el caso del “Programa de Rehabilitación de Retornados” que se mencionó antes y donde la CNRAE sólo apareció nominalmente” (CAREF. Este argumento se reforzaba cuando se subrayaba la naturaleza democrática de este retorno. 1984/1985). el informe final de CAREF al respecto subrayara que “tanto ACNUR como el Gobierno. Como explicaba Carsen en 1984. habitacional e inflacionaria sólo porque lo movía “el deseo de aportar con su esfuerzo a la etapa de reconstitución económica. en cuanto este grupo era capaz de regresar a un país en crisis económica. llegó a esa situación por haberse ido del país sin elegirlo. No es de sorprender que. haya o no estructuras que tiendan a resolver estos problemas porque quieren a su patria y tienen mucho que aportar a su reconstrucción” (La Voz.

pues en la diferencia vinculada al carácter compulsivo se jugaba una oportunidad de deconstruir la idea del exilio como privilegio. tuvo que ver con la población de retorno a la que se trataba de ayudar.E. 275 .E. Finalmente.E. evitar esta equivalencia entre exiliado y emigrante económico fue uno de los combates más importantes para O. De acuerdo con O.S. la respuesta no se hace esperar: “No. uno de los errores más importantes que había cometido la CNRAE se hallaba en el mismo decreto de origen. pues no incluía un seguimiento de los casos que permitiera contemplar la efectividad y los resultados de la misma.A. Tal como se indicó en ese informe.reinstalación.S.S. Este aspecto no es sentido como responsabilidad por ninguna de las dos instancias primeramente mencionadas” (CAREF. No hubo una oficina de asistencia” (Entrevista a María Amelia Silva de Sosa.A. 1984: 11).. 2011). Tal es así que.A. el 31 de julio de 1985 la CNRAE terminó sus tareas dejando una huella casi invisible en los recuerdos de las personas que coordinaron CAREF y O. No creó nada. el objetivo de ese programa podía considerarse cumplido de forma parcial..S..E.S. 1988: 41).E.A. Como se mencionó.A. cuando actualmente se le consulta a María Amelia Silva sobre el papel del gobierno nacional en el proceso de retorno. No creó nada. No. Finalmente es importante mencionar que una de las principales distancias entre la Comisión Nacional y O. pues en él se igualaba al exiliado con el emigrante económico así como difundía “un discurso de carácter economicista. en cuanto plantea el recupero de recursos humanos que considera más necesarios” (O.

sino que se vinculó directamente con el predominio que la 276 .. Sin embargo.E.A.E. pudo haber operado un trabajo de comprensión del exilio en un registro cuya clave los integró en el universo de las víctimas de la represión. Como se mencionó. 1986: 13). este registro discursivo no fue privativo de O. frente a la evidente ausencia gubernamental.E.S.S. Permitir y facilitar el regreso tenían que ver no sólo con un derecho sino con una forma de reparación a las víctimas (Reencuentro. una de las tensiones que emergió en este camino de asistencia fue el problema del “privilegio a los retornados”.E.A. Pero también. Quizás para CAREF esto tuvo que ver con un mandato original de no intervención sobre ese aspecto mientras que.Palabras finales A partir de este breve recorrido sobre un aspecto de la dimensión organizativa del proceso de retorno político de los argentinos es importante destacar el rol significativo que desempeñaron las organizaciones de solidaridad como CAREF y O. el pasado político de los migrantes de retorno constituyó otra de las tensiones importantes pues ambas organizaciones de solidaridad parecen haber ocluido en distintas gradaciones la experiencia política de los exiliados. Resulta más visible en el trabajo realizado por O.S.A. sobre todo a través de esa identificación de los exiliados como víctimas y desde un discurso de los derechos humanos. tema que atravesó y moldeó muchas de las preocupaciones en la gestión.A. en el caso de O. el esfuerzo por otorgarle legitimidad al problema del exilio y del retorno.S.

Argentinos en Francia durante la dictadura.S. 277 . El exilio. Aruj. este registro humanitario se cristalizó en el informe Nunca Más en el cual la figura de las víctimas de la represión se acompañó de un borramiento de la experiencia política previa.E. El retorno de los hijos del exilio. Buenos Aires: Prometeo. Margarita (2003). Franco.A. para poder instalar en la esfera pública a los exiliados como víctimas tuvo un alcance limitado pues fue sobre todo la figura de los desaparecidos la que concentró las atenciones públicas y operó como la lupa desde la cual mirar (y comparar) al resto de las experiencias represivas. Buenos Aires: Ministerio de Relaciones Exteriores. España: Universidad de Salamanca. Roberto y González. Bibliografía AAVV (2007). Del Olmo. N° 34. Marina (2008). Estela (2008). “El exilio después del exilio”. En Argentina. Ese silenciamiento del pasado político que fue utilizado también por O. Publicación de las ponencias del seminario realizado como cierre del ciclo anual de reflexión “a 30 años del golpe”. en América Latina Hoy. 35-47. Comercio Internacional y Culto. Buenos Aires: Siglo XXI. Testimonios de la Solidaridad Internacional. Págs.narrativa humanitaria adquirió a nivel internacional.

. agosto. “¿Por qué sigue siendo políticamente incorrecto hablar del exilio? La dificultosa inscripción del exilio en las memorias sobre el pasado reciente argentino (1983-2007)”. Silvina (2004). Págs. España: Departament d´ Història Moderna i Contemporània. Ráfagas de un exilio. Frida. Jensen. Y Schneider. Maletta. N° 3. Szwarcberg.(2008). Documentos CAREF (1984). 131-148. Yankelevich. “Exclusión y reencuentro: aspectos psicosociales del retorno de los exiliados a la Argentina”. Rosalía (1986). Facultat de Filosofía i Lletres. Universitat Autònoma de Barcelona. Buenos Aires. 278 . Págs. Tesis de Licenciatura en Sociología. Pablo (2009). Trabajo con retornados argentinos. Archivo CAREF. Buenos Aires: UBA. 293-321. tesis doctoral. Graciela (1987).). Suspendidos de la Historia/Exiliados de la Memoria.. ----. Visualización del exilio y del retorno en la sociedad argentina. Estudios Migratorios Latinoamericanos. Informe de lo realizado y perspectivas de acción de CAREF. 30 de septiembre. Argentinos en México (1974-1983). año 1. El caso de los argentinos desterrados en Cataluña (1976-. en Páginas. Buenos Aires: Centro de Estudios Latinoamericanos (CEMLA).Infesta. Héctor. Revista digital de la Escuela de Historia. Argentina: UNR. México: El Colegio de México. año 1. N° 1.

----. ----. PROCOP (1984). Primer semestre. Archivo CELS. Archivo CAREF. Buenos Aires. junio 1987 y julio 1988. Solicitud de Fondos a HEKS y Diakonía.(1987/1988). Información del programa a implementar. 279 . Buenos Aires. Informe sobre la actividad desarrollada por la Oficina de Solidaridad para Exiliados Argentinos y Evaluación sobre su reinserción en su patria entre el 1ero de julio de 1983 y el 30 de junio de 1988. ----. Boletín Oficial. Diagnóstico de la población retornada del exilio. Orientaciones básicas para los exiliados chilenos que retornan a su país. Archivo CELS.(1988).S.(1986). O. 14 de junio. Buenos Aires.E.A. Archivo CELS. Breve reseña histórica. Argentina.----. ----. Archivo CELS. diciembre de 1984 y 85/TF/ARG/MA/1/RET (c). 84/TF/ARG/MA/1/RET. (1985a). Proyecto 1986/1987. Presidencia de la Nación (1984). Buenos Aires. s/f. Archivo CELS. Archivo CAREF. Buenos Aires. Buenos Aires. Balance 1985.(1984/ 1985). Archivo CAREF. Coordinación Argentina de Apoyo al retorno a Chile. Argentina.(1985b). Informes de Proyectos ACNUR de Rehabilitación de Retornados Argentinos. diciembre de 1985.

Archivo CELS. Correspondencia enviada por Octavio Carsen al Sr. Archivo CELS. Correspondencia enviada al Consejo Mundial de Iglesias. CAREF (a). 1984. 1984. Presidente de la Comisión Nacional.2 de noviembre. Archivo CELS.29 de junio.S. 1983.A. Correspondencia recibida de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina.A. ----.(b). Jorge 280 . Archivo CAREF. ----. la Iglesia Discípulos de Cristo y la Iglesia Metodista Argentina. Correspondencia enviada a Iglesia Evangélica del Río de La Plata. Correspondencia enviada por Emilio Mignone y Octavio Carsen a Organismos internacionales de Financiamiento. 10 de octubre. 1983. Correspondencia enviada a CEBEMO – Holanda.Correspondencias O. Correspondencia recibida desde el Consejo Mundial de Iglesias.15 de junio.E. 1983. 1983. O. 9 de septiembre. 1983. ----. Archivo CELS. Archivo CAREF.S.. Costa Rica.23 de noviembre. Archivo CAREF.E. ----. Dr. ----. Archivo CAREF. Archivo CAREF. 1986. Correspondencia enviada por Emilio Mignone a Conserjería de Proyectos para Refugiados Latinoamericanos.1 de abril. 1984.21 de septiembre. 1983. 10 de octubre. Correspondencia enviada por Marcelo Palermo a Organization canadiense pour la solidarité et le Developpment. ----. Correspondencia recibida desde el Consejo Mundial de Iglesias. ----.. 14 de octubre.

Buenos Aires.. 18 de noviembre. “Recurso de Hábeas Corpus”.A.(1984). Buenos Aires. 24 de junio.. Periódicos y revistas Noticias Argentinas. “Exiliados. O.A. noviembre. ----. N° 2. Archivo CELS. diciembre. Circular firmada por Emilio Mignone. mayo.A.S. 1983.(1985). N° 9. N° 13. “A diez años del golpe (1976-1986)”. O.(1984). diciembre. N° 7. “Pueden regresar los exiliados”. “Precisiones para el regreso de las personas exiliadas”.. O. año 2. ----. El Periodista de Buenos Aires (1984). “Exilio: nunca más”. Buenos Aires.E.S.. Buenos Aires. 19 de julio. Archivo CELS. ----. año 1.S. aún falta mucho por hacer”. Otros documentos O.S.E. Reencuentro (1986).Pedro Graciarena y al embajador Dr Horacio Ravenna. La Voz (1983). Buenos Aires. 14 de diciembre. (1984).A. año 1.E. “Los duros pasos del regreso”. Buenos Aires. 281 . Convocatoria a participar en las Cooperativas de Trabajo.E. Buenos Aires.

Octavio Carsen (2012). Buenos Aires. Entrevistadora: María Soledad Lastra. responsable del programa para retornados argentinos de CAREF. Buenos Aires. Entrevistadora: María Soledad Lastra.A.Entrevistas Violeta Correa (2012). Secretario Ejecutivo de O. María Amelia Silva de Sosa (2011). 22 de diciembre. 26 de enero. coordinadora de CAREF desde 1983 hasta 1986. 25 de enero.S. Entrevistadora: María Soledad Lastra. 282 .E. Buenos Aires.

Sobre los autores 283 .

Es investigadora del Programa de Historia de Oral de la FFyL-UBA y becaria de CONICET. en la que además trabaja como docente de la cátedra Historia Argentina II "B". Es Licenciada en Historia y se encuentra cursando la Maestría en Letras hispánicas en la Universidad Nacional de Mar del Plata. titulada "Estrategia. La presente investigación es parte de su tesis doctoral en curso. militancia y represión: el Partido Comunista de Argentina durante la última dictadura militar (1976-1983)". 1977). 284 . 1982). Sobre esta misma temática versará su tesis de Maestría.Adriana Badaganani (Balcarce. El tema de investigación propuesto para la investigación es el de representaciones literarias recientes de la última dictadura militar en Argentina. Es becaria en la categoría Iniciación en la misma casa de estudios. teniendo en cuenta especialmente la mirada que una nueva generación de escritores tiene sobre un fenómeno como la lucha armada. Profesora de Historia graduada en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Laura Alcoba y Carlos Gamerro. cumple funciones docentes en el Seminario de Licenciatura y en Teoría y Crítica II de la carrera de Letras. Publicó diversos artículos en revistas especializadas y participa habitualmente en reuniones científicas de su especialidad. Natalia Casola (Argentina. analizando la obra de Ernesto Semán.

Escuela Freudiana de La Plata. imgomundi. Escuela Freudiana de Montevideo. Agenda. Licenciado en Psicología en la Universidad de la República Oriental del Uruguay. España. elsigma. Rivadavia y Ramos Mejía. ROU y Flores. con un proyecto titulado: “Poéticas del exilio en la narrativa argentina de las últimas décadas: Un resquicio ontológico en la dimensión política”.edu.com. Ha participado en varios equipos de investigación en universidades argentinas (UBA y USAL) y españolas (Universidad Autónoma de Barcelona y Universidad de Lleida). 1970). y se encuentra en imprenta Desgarros de la constitución subjetiva. Anudar. Doctora en Filología Hispánica por la Universidad de Lleida. itinerario.com. periodicolanota. Dictó cursos en diferentes instituciones psicoanalíticas (Escuela Freudiana de Buenos Aires.Álvaro Couso (Montevideo. Coordinadora del Instituto de Investigaciones Literarias y Lingüísticas de la Universidad del Salvador. es miembro de la Asociación 285 .ar. Actualidad Psicológica.psco. Prometheus. 1949). Revalida del título en la Facultad de Psicología en la Universidad Nacional de la Plata. El Otro. Marcela Crespo Buiturón (Buenos Aires. Fue supervisor en los hospitales Aráoz Alfaro.uy. Psicoanálisis y el Hospital. Ha publicado Un sexo sin Imagen (Letra Viva) y Memorias impersonales (Imago Mundi).com. entre otros. e investigadora del CONICET y de la Universidad de Buenos Aires.com. Fundación Centro Psicoanalítico Argentino) y en las facultades de Psicología de la UBA. Publicó artículos sobre la práctica y la teoría psicoanalítica en Imago. notaazul.

Entre la historia y la ficción: El exilio sin protagonistas de María Rosa Lojo / Buenos Aires: La orilla frente al abismo. Lucía Soledad Gandolfi (Mar del Plata. de la FFyL de la USAL. Es editora de la revista Gramma. Pertenece al grupo de investigación Estudios de Teoría literaria. los libros: Andar por los bordes. Ha publicado diversos artículos en revistas especializadas y volúmenes temáticos y recientemente.Española de Estudios Literarios Hispanoamericanos y colaboradora del Proyecto e-exiliad@s de la Secretaría de Estado de Inmigración y Emigración del Gobierno de España. Ha publicado en las actas de las XIV Jornadas Marplatenses y Argentinas de Teatro e Identidad y en la Revista digital Estudios de Teoría Literaria. que es la que inspira su presente artículo. 286 . ciudad y palabra en el exilio argentino / La memoria de la llanura: Los marginales usurpan el protagonismo de la Historia (en prensa). dirigido por la Dra. A partir de esta experiencia y de esta práctica docente se pone en contacto con la obra de Camilo Blajaquis. Se ha desempañado como adscripta en la cátedra de Teoría y Crítica literarias II y como profesora suplente en la Escuela Media Nº 14 que funciona en la Unidad 50 del Instituto Penal de Batán. Actualmente. Sujeto. Rosalía Baltar. María Coira y codirigido por la Dra. 1989) Actualmente se encuentra cursando la carrera de Licenciatura en Letras en la UNMdP. dirige el proyecto “Representaciones y conceptualizaciones de la relación sujeto-poder en la constitución de la figura del marginal en la narrativa argentina de las últimas décadas” en la USAL.

1971). Doctorando en Ciencias Sociales por la UBA. 2010) y El 287 . los libros Pensar el afuera (Kazak. Presidente de Grupo Heterónimos. miembro del comité académico de Prometeica. Es adscripto a la cátedra de Literatura Europea Medieval de dicha institución. Sus temas de investigación se orientan a la cuestión del exilio (publicó El exilio procaz: Gombrowicz por la Argentina. Posee artículos sobre el tema en varias revistas especializadas. director de revista Casquivana. Estudió Letras en la Universidad de Buenos Aires. Profesor y Licenciado en Historia por la Universidad de Mar del Plata. Beatriz Viterbo. Actualmente trabaja en un proyecto sobre los modos de lectura de la filología decimonónica francesa. Publicó. Desde 2009 es profesor de la Universidad de São Paulo. 1987). becario de CONICET. consejero editorial de Lamujerdemivida. Luis Ángel Gonzo (Necochea. posee maestría y doctorado en Letras (Literatura hispanoamericana) por la Universidad de São Paulo. en relación a algunos cantares de gesta medievales. Profesor en Letras por la Universidad Nacional de Rosario. Nicolás Hochman (Buenos Aires. Brasil. entre otros. Participa en publicaciones periódicas sobre cine. 1982). literatura y afines.Pablo Gasparini (Rosario. 2007) y a la problemática del desplazamiento lingüístico/literario. Realizó pos-doctorado en el Instituto de Estudos da Linguagem de la Universidad de Campinas. y es profesor en escuelas secundarias. Brasil). Revista de Filosofía y Ciencia y editor de Prometheus.

mundo entre 1945 y el siglo XXI. Su tesis doctoral es acerca de las diferentes formas del exilio. Chile. Es integrante del Centro de Investigaciones Sociohistóricas (FahceUNLP). Resultados parciales de esta investigación se han visto expresados en artículos y reseñas académicos y ha editado Figuraciones del siglo XIX. Libros. De la polarización a la globalización (Longseller. 1978). María Soledad Lastra (La Plata. con el apoyo de una beca tipo II del CONICET y la dirección de la Dra. Colombia. Su investigación se centra en el gobierno de José María Guido desde una perspectiva de historia política. Profesor en Historia (UNMdP) y doctorando de la misma disciplina en la UNICEN. abordando las experiencias de Witold Gombrowicz. México y España. escenarios y miradas (Finisterre editores/unmdp. 1982). 2007). María Estela Spinelli. Licenciada en Sociología (UNLP). Magister en Ciencias Sociales (FLACSO-México) y becaria doctoral de CONICET. Cursa el Doctorado en Historia (Fahce-UNLP) con el proyecto de tesis: “Procesos de retorno del exilio: el regreso de la migración política argentina y uruguaya desde México”. Osvaldo Soriano y Fabio Morábito. y artículos en revistas especializadas de Argentina. 288 . Carlos Fernando Hudson (Mar del Plata. 2011).

Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.Martín Mangiantini (Buenos Aires. Sus investigaciones se han centrado especialmente en el vínculo entre el mundo de la cultura y la política. Dicta regularmente cursos de postgrado en universidades argentinas y extrajeras. graduado del ISP Joaquín V. 1976). e Investigador del CONICET con sede de trabajo en el Instituto de Estudios de América Latina y el Caribe (IEALC). las corrientes de ideas y los intelectuales durante la segunda mitad del Siglo XX. y en diferentes establecimientos de enseñanza media y terciaria de la Capital Federal. Actualmente se encuentra elaborando una historia del trotskismo argentino entre 1968 y 1976 bajo la dirección del historiador Hernán Camarero. Se desempeña como docente en la Escuela Superior de Comercio Carlos Pellegrini. 2010). además de una veintena de artículos en revistas científicas internacionales. 289 . González y maestrando en Historia en la Universidad Torcuato Di Tella. Es Doctor en Historia por la Universidad de Barcelona. Pablo Ponza (Córdoba. España. 1979). dependiente de la Universidad de Buenos Aires. Publicó diversos artículos en torno a la militancia revolucionaria de las décadas del sesenta y setenta en Argentina y participó como ponente en distintos congresos académicos. haciendo especial hincapié en los discursos políticos. Profesor en Historia. Córdoba. En la actualidad investiga cuál fue el rol de los intelectuales en el proceso de Transición a la Democracia argentina. Recientemente ha publicado Intelectuales y violencia política (1955-1973) (Babel.

donde dirige un proyecto de investigación sobre lectura y escritura para el Instituto Nacional de Formación Docente (INFD). Ha publicado últimamente. Ejerce la docencia en el Profesorado de Lengua y Literatura del ISFD 168 de Dolores. resultado de una investigación financiada con una beca del Fondo Nacional de las Artes. Ha obtenido la diplomatura en Educación y Nuevas Tecnologías (Flacso) y la especialización en Lectura. y el libro Tras las huellas de Girondo. artículos en Novedades Educativas. 1961). Licenciada en Letras (UBA) y Magister en Enseñanza de la Lengua y la Literatura en la Universidad de Rosario. entre otros. La trama de la Comunicación y Lectura y Vida. 290 . De muertos y revivos yoes (en colaboración). escritura y educación (Flacso).Gabriela Urrutibehety (Tandil.