Traducción de la carta al Español

8 de junio de 2012 Estimado Señor Van Rompuy, Nos dirigimos a usted con respecto a su próxima reunión con el Presidente de la República del Perú, el señor Ollanta Humala, el 12 de junio. Como organizaciones de la sociedad civil comprometidas con los derechos humanos y el desarrollo, estamos alarmados por el aumento de la represión, la criminalización y la difamación de la protesta social y ambiental en relación con las operaciones mineras a gran escala en el Perú. Esta tendencia está afectando gravemente a los derechos humanos como la libertad de expresión, asociación y reunión y los derechos a la libertad, la protección y las garantías judiciales. Por otra parte, existe el riesgo de una mayor polarización y de conflicto en lugar de llegar a soluciones duraderas. Por lo tanto, le instamos a plantear esta cuestión durante su reunión con el señor Humala y de expresar su más profunda preocupación por la actual respuesta a la protesta social y por las legítimas demandas de las comunidades afectadas por las industrias extractivas. Estamos particularmente preocupados por la actitud del gobierno en dos conflictos mineros en curso. En la región norteña de Cajamarca, un amplio movimiento exige la cancelación del proyecto Conga, la ampliación de la actual mina de Yanacocha que es la mina de oro más grande en América del Sur. Durante una huelga general en noviembre de 2011, la policía reaccionó con demasiada fuerza cuando los agricultores en proteste entraron al área del proyecto Conga. Esto dio lugar a diez manifestantes heridos de bala. El Presidente Humala decretó el estado de emergencia en 4 provincias por 60 días, tiempo durante el cual las fuerzas armadas militarizaron la región. La empresa minera y el Estado peruano desde entonces han denunciado a más de 100 personas involucradas en la organización de las protestas, muchos de ellos por varios delitos. Estas personas se enfrentan a penas de 1 a 20 años de prisión. Desde el 31 de mayo la region de Cajamarca se encuentra nuevamente en huelga, y por lo menos 30 personas han resultado heridas por las fuerzas policiales. En la provincia sureña de Espinar, la gente está protestando contra la empresa minera suiza Xstrata Tintaya, exigiendo la mejora de las normas ambientales y de los beneficios reales para las comunidades que viven en la zona afectada por la mina. A finales de mayo, hubo enfrentamientos violentos cuando cientos de comandos especiales de la policía entrenados en contrainsurgencia y antiterrorismo fueron enviados a sacar a los manifestantes que bloqueaban las vías de acceso a la mina. El Presidente Humala declaró el estado de emergencia por 30 días, suspendiendo los derechos constitucionales y las libertades civiles en Espinar. 22 personas fueron detenidas y posteriormente puesto en libertad. La mayoría de ellos dijeron que fueron golpeados por la policía. Según organizaciones de derechos humanos, el alcalde de Espinar, Oscar Mollohuanca, fue detenido sin que

haya un debido proceso de acusación. El alcalde permanece encarcelado.1 Ha habido frecuentes protestas contra los impactos sociales y ambientales de las operaciones mineras a gran escala en el Perú en los últimos años. Cuando estalla la protesta, esto es a menudo debido a la falta o insuficiencia de los mecanismos formales de participación y consulta. Las demandas hechas por las comunidades marginadas se basan en años de experiencia con la presencia de actividades mineras. Deben ser tomadas en serio. De hecho, en su campaña electoral, el presidente Humala reconoció este hecho, y se comprometió a hacer frente a las preocupaciones de las comunidades afectadas por proyectos mineros. Los Estados deben abstenerse de medidas drásticas contra las protestas o el uso de las judicializaciones sin fundamento contra los manifestantes, ya que tiene un impacto particularmente grave sobre su capacidad para demandar que se respeten sus derechos.

En vista de ello, hacemos un llamamiento a usted, señor Van Rompuy, para que: 1. exprese al señor Humala su más profunda preocupación por la criminalización y la represión de la protesta socio-ambiental y sus riesgos graves para la situación de los derechos humanos en el Perú, Y que inste al señor Humala a asegurar que las fuerzas de seguridad pública que han cometido actos de violencia sean debidamente investigados; 2. urge al señor Humala para dar prioridad a las soluciones para las causas subyacentes de los conflictos socio-ambientales en el Perú; 3. garantice que las delegaciones de la Unión Europea y las embajadas europeas den seguimiento a la criminalización, las acusaciones y el acoso de los dirigentes de Espinar y Cajamarca, y de los defensores de los derechos humanos que defienden los derechos de la población, de acuerdo con las directrices de la UE para la protección de los Defensores de los Derechos Humanos. Le saluda atentamente, Lieve Herijgers, directora de Broederlijk Delen En nombre de los miembros de CIDSE y de la PEP Contacts: Thomas Craenen, Broederlijk Delen & CIDSE Tel: +32 2 213 04 52/+32 (0)491736605 Email: thomas.craenen@broederlijkdelen.be Geraldine McDonald CIDSE +32 2 230 7722/+44 7973 779226 mcdonald@cidse.org

CIDSE’s members are:: Bridderlech Deelen – Luxemburg; Broederlijk Delen – Belgium; CAFOD – England and Wales; CCFD – France; Cordaid – the Netherlands; Development and Peace - Canada; Entraide et Fraternite – Belgium; Fastenopfer – Switzerland; FEC – Portugal; KOO – Austria; Manos Unidas – Spain; MISEREOR – Germany; SCIAF – Scotland; Trocaire – Ireland; FOCSIV – Italy. Associate Member: Center of Concern – U.S.A. The Europe Peru Platform members are: Entraide et Fraternité - Belgium; Peru Support Group – England; Francophone Justice & Peace Commission –Belgium; Pro Human Rights Association – Spain; Secours Catholique - France; ICCO & Kerk in Actie – The Netherlands; Informationsstelle Peru - Germany; CATAPA – Belgium; Broederlijk Delen – Belgium; Koepel van de Vlaamse Noord-Zuidbeweging 11.11.11Belgium; Q'atary Peru Platform – Spain; Peru Kommittén för MR –Sweden; Mensen met een Missie – The
1

Further details of recent events in Espinar are annexed to this letter

Netherlands Additional organisations signing this letter: Centre Avec – Belgium; Ingenieros sin Frontera – Peru

Anexo a la carta de fecha 8 de junio de 2012 para el Sr. Van Rompuy

Detalles adicionales de conflicto en Espinar
El 21 de mayo una huelga provincial, se puso en marcha en Espinar. Durante los primeros ocho días, miles de manifestantes bloquearon las vías de acceso a la mina. El gobierno envió a cientos de funcionarios del DINOES - Comandos especiales de la policía entrenados en contrainsurgencia y antiterrorismo. Se produjeron violentos enfrentamientos que dieron como resultado dos personas muertas por la policía y más de cien heridos, entre ellos muchos oficiales de policía. Durante las protestas 19 personas fueron detenidas en la comisaría de policía en la propiedad de Xstrata, entre ellos dos mujeres y un menor de edad. En la medianoche del 28 de mayo, el presidente Ollanta Humala declaró el estado de emergencia por 30 días, suspendiendo los derechos constitucionales y las libertades civiles en Espinar. Con un decreto especial, el gobierno autorizó al ejército a ayudar a la policía para restablecer el orden. Tres horas antes de que fuera declarado el estado de emergencia, tres personas más fueron detenidas, entre ellas dos miembros de la ONG de derechos humanos Vicaría de Solidaridad de Sicuani, Jaime Cesar Borda Pari y Romualdo Tito Minto. Estamos particularmente preocupados por el hecho de que tras la detención de los dos funcionarios de las ONG, la policía confiscó su vehículo y posteriormente se encontraron supuestamente 10 balas en su coche - un alegato que creemos que es falso y forma parte de una estrategia del gobierno Peruano de deslegitimación del trabajo de nuestra coparte.. Las 22 personas han sido puestos en libertad condicional y se encuentran bajo investigación. La mayoría han dicho que fueron golpeados por la policía. El 30 de mayo, el alcalde de Espinar, Oscar Mollohuanca, que había criticado públicamente a los acuerdos existentes entre el gobierno y la empresa minera, fue detenido en el edificio de la municipalidad. Según organizaciones locales de derechos humanos, la detención se hizo por medio de por lo menos 30 agentes de policía que no mostraron ninguna orden de detención y no dieron razones para su detención. Lo llevaron a una comisaría de policía en el campamento de la mina Tintaya y luego lo trasladaron en helicóptero a Cuzco, la capital regional. La noche siguiente, fue trasladado a la ciudad costera de Ica, 800 kilómetros de Espinar, donde el 1 de junio, un juez ordenó su detención preventiva" de hasta 5 meses. Su traslado a la ciudad de Ica, viola la constitución. Él ha estado encarcelado desde el 02 de junio sin el debido proceso, mientras que las autoridades judiciales 'investigan' los cargos en su contra. También estamos recibiendo denuncias de otras irregularidades detectadas en la audiencia del caso contra el señor Mollohuanca. Amnistía Internacional teme que estará sujeta a malos tratos y a la falta de un debido proceso. A.I. inició una acción urgente para enviar cartas de preocupación al ministro peruano de Justicia.