CISA / Co

mu

ni

ca

ción e In for ma ción, SA de CV
CON SE JO DE AD MI NIS TRA CIÓN: Pre si den te, Ju lio Sche rer Gar cía; Vi ce pre si den te, Vi cen te Le ñe ro;
Te so re ro, En ri que Ma za


DI REC TOR: Ra fael Ro drí guez Cas ta ñe da
SUB DI REC TOR DE IN FOR MA CIÓN: Salvador Corro
SUB DI REC TORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUB DI REC TOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUB DI REC TOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASIS TEN TE DE LA DI REC CIÓN: Ma ría de los Án ge les Mo ra les; ayudante, Marlon Mejía
ASIS TEN TE DE LA SUBDI REC CIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE RE DAC CIÓN: Be a triz Gon zá lez
EDI CIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jan dro Gu tié rrez, Santiago Igartúa, Ra úl Mon ge,
Ricardo Ravelo, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CO RRES PON SA LES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos, Arturo Rodríguez; Tabasco: Ar-
man do Guz mán; Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Ar man do Pon ce, edi tor; Ju dith Ama dor Tello, Ja vier Be tan court, Blan ca Gon zá lez Ro sas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Ro sa rio Man za nos, Samuel Máynez Champion, Jor ge Mun guía
Es pi tia, Jo sé Emi lio Pa che co, Al ber to Pa re des, Eduardo Soto Millán, Ra quel Ti bol, Flo ren ce Tous saint,
Rafael Vargas, Co lum ba Vér tiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ES PECTÁCU LOS: Ro ber to Pon ce, co or di na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FO TO GRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Ger mán Can se co, Miguel Dimayuga,
Ben ja mín Flo res, Oc ta vio Gó mez, Eduardo Miranda; ; asistente, Au ro ra Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AU XI LIAR DE RE DAC CIÓN: Á ngel Sán chez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas,Pa blo La ta pí Sa rre, Car los Mon si váis, Car los
Mon te ma yor, Rafael Segovia, Ja vier Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas:
Gallut, Helguera, Hernández, Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Ro ge lio Flo res, co or di na dor; Juan Car los Bal ta zar, Li dia Gar cía,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co or di na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
Gon zá lez, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co or di na dor;Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Ma nuel Foui lloux Ana ya, Ernesto García Parra
COMERCIALIZACIÓN
PU BLI CI DAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Ru bén Báez eje cu ti vos de
cuen ta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VEN TAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
5 de diciembre de 2010 • No. 1779
LA GUERRA DE CALDERÓN
6 Los lectores, nuestra fuerza
/Rafael Rodríguez Castañeda
7 Mentiras grandes... pero frágiles /Ricardo Ravelo
12 Campaña facciosa desde el gobierno
/José Gil Olmos
14 Interés Público /Miguel Ángel Granados Chapa
15 El amigo de las estrellas /Alejandro Gutiérrez
20 Historia de agravios /Carlos Acosta Córdova
28 WikiLeaks sobre México: Duras confirmaciones
/J. Jesús Esquivel
NARCOTRÁFICO
32 Acosta Chaparro: El emisario
/Jorge Carrasco Araizaga
ESTADOS
38 ZACATECAS: Los números turbios de Amalia
/Verónica Espinosa
INTERNACIONAL
42 ESTADOS UNIDOS: Assange, perseguido
/Anne Marie Mergier
46 HAITÍ: Comicios en tiempos del cólera
/Alejandro Saldívar
50 CHINA: Sin rencor /Liu Xiaobo
REPORTE ESPECIAL /CAMBIO CLIMÁTICO
52 Cuando el planeta muere… /José Sarukhán
54 El cabildeo de los “negacionistas” /Marco Appel
56 Cancún, farol de la calle /Rosa Santana
ANÁLISIS
60 WikiLeaks a la mexicana /John M. Ackerman
61 Velado insulto /Naranjo
62 Diez años de desilusión /Denise Dresser
7
Foto de portada: Octavio Gómez
32
Índice
Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064. Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080. Delfina Cervantes, Luis
Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
SIS TE MAS: Jor ge Suá rez, gerente; Eduardo Alfaro, Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VE E DURÍA: Mer ce des Gue rra, co or di na do ra; Ro ge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BI LI DAD: Ma ría Con cep ción Al va ra do, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Fe li pe Suá rez, Ra quel Tre jo Ta pia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFI CI NAS GE NE RA LES: Re dac ción: Fre sas 13; Ad mi nis tra ción: Fre sas 7, Co l. del Va lle, 03100 Mé xi co, DF
CON MU TA DOR GE NE RAL: Ka ri na Ure ña; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 34, No. 1779, 5 DE DICIEMBRE DE 2010
IM PRE SIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DIS TRI BU CIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDI TO R EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Manuel Robles, Concep-
ción Villaverde; asis ten te: Ma ría Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
Soporte técnico: Jorge Suárez; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Cer ti fi ca do de li ci tud de tí tu lo No. 1885 y li ci tud de con te ni do No. 1132, ex pe di dos por la Co mi sión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca cio nes de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / Número ISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 20
Sus crip cio nes DF y zona Metropolitana: Un año, $1,100.
00
; 6 me ses, $660.
00
; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,200.
00
; 6 meses, $720.
00
. Ejem pla res atra sa dos: $40.
00
. Ser vi cios in for ma ti vos y
fo to grá fi cos: AP, No ti mex, Reu ters.
Pro hi bi da la re pro duc ción par cial o to tal de cual quier ca pí tu lo, fo to gra fía o in for ma ción pu bli ca dos sin au to ri za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e In for ma ción, S.A. de C.V., ti tu lar de to dos los de re chos.
agen cia pro ce so de in for ma ción
agen cia de fotografía
63 La guerra perdida de Calderón
/Martí Batres Guadarrama
64 Cooperación militar y retórica nacionalista
/Olga Pellicer
65 Legisladores irresponsables /Jesús Cantú
66 Universitarios en marcha /Axel Didriksson
LIBROS
68 De la Madrid orquestó el fraude del 88 /Adelanto
de libro /Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano
CULTURA
72 Cierran los legisladores sin Ley de Cultura
/Judith Amador Tello
76 Paulina Lavista, fotógrafa: “Detente, instante,
eres tan bello” /Rafael Vargas
78 Páginas de crítica
Arte: Monotipos inteligentes
/Blanca González Rosas
Música: Vertov musicalizado por Otaola
/Ricardo Jacob
Teatro: Congreso Iberoamericano de
Productores Escénicos /Estela Leñero Franco
Cine: Rabia /Javier Betancourt
Televisión: De 1910 al Teletón
/Alma Rosa Alva de la Selva
Libros: Una historia mágica y religiosa
/Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
82 Ella y el candidato /Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES
86 A la PGR /Beatriz Pereyra
91 Despertar para seguir soñando /Juan Villoro
94 Palabra de Lector
98 Mono Sapiens /Sexy Aerocalendario 2011
/Helguera y Hernández
38
68 46 76
91
En estos días, como desde hace 34 años,
Proceso ejerce su vocación y compromiso:
el periodismo político. No es lo nuestro ni la
criminología ni la criminalística. Menos aún, la
aplicación de la justicia.
Por convicción, por desmesura o por desa-
tino, desde el primer día de su gobierno Felipe
Calderón hizo pasar al narcotráfico del terreno
penal al político. En pos de legitimación, le de-
claró la guerra a los cárteles y, sin consenso, la
convirtió en política de Estado. En automático,
el narcotráfico y la guerra de Calderón se vol-
vieron tema natural y recurrente de Proceso.
Este semanario ha cubierto la guerra de
Calderón sin reticencias, incluso con riesgo de
la integridad física de sus reporteros, enviados,
corresponsales y fotógrafos. Y lo ha hecho uti-
lizando las herramientas propias del periodis-
mo de investigación del mundo de hoy. En ese
seguimiento, las investigaciones de Proceso
han dado cuenta de las fallas, errores, abusos
y fracasos de la estrategia contra el narcotrá-
fico, contrariando el discurso presidencial. Aún
más: los reportajes de la revista han tocado el
presunto tabú de la relación entre los capos del
narcotráfico y la política y han llegado hasta el
máximo nivel, la casa presidencial. Calderón lo
ha intentado, pero no ha podido hacer prevale-
cer la mentira sobre la verdad.
El poder público requiere consustancial-
mente de lo que los politólogos llaman medios
disponibles. Ambos, poder y medios adláteres,
tienen sus propios intereses pero comparten
por lo menos uno: la conservación de sus pri-
vilegios. Televisa es un medio disponible para
el actual gobierno. No es el único; sí es el más
poderoso y servicial.
En cambio, un medio de comunicación in-
dependiente acaba convirtiéndose, para un
gobierno autoritario, en un enemigo más imagi-
nado que real. Así lo es Proceso para el gobier-
no que encabeza Calderón. Por ello emprendió
un embate desproporcionado contra nuestro
semanario a través de su medio disponible
preferido y de su conductor estrella, Joaquín
López Dóriga. Aún ignoramos si es venganza,
revancha o amenazadora advertencia. Olvidan
quienes participan en la agresión, gratuitamen-
te o no, que los lectores de los medios impresos
independientes no son factores pasivos, sino
activos, que con su juicio ponen en evidencia
la calidad o la falta de calidad de sus conteni-
dos. Este es uno de los principios que rigen la
comunicación en las sociedades modernas. La
fuerza imbatible de Proceso está precisamente
en ellos, los lectores.
Hoy es Calderón. Mañana, quizás, Enrique
Peña Nieto. Los medios a la disposición del po-
der público, Televisa por delante, siempre es-
tarán puestos para decir: a sus órdenes, señor.
Rafael Rodríguez Castañeda
Los lectores, nuestra fuerza
6

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

La dolosa filtración de declaraciones ministeriales del testi-
go protegido Sergio Villarreal Barragán, alias El Grande, se-
gún las cuales el presunto narcotraficante pagó al reportero
de Proceso Ricardo Ravelo 50 mil dólares por no mencio-
narlo en sus trabajos periodísticos, sirvió a Televisa y sus
empleados para organizar un festín mediático al gusto del
poder presidencial. Tan grandes como frágiles, las mentiras
del colaborador manipulado por el gobierno calderonista
se desbaratan con el más objetivo de los recursos: el dato
verificable. Por ejemplo, Proceso nunca dejó de hablar del
presunto capo desde que su figura se hizo notoria, a partir
de 2007; así lo demuestran 27 reportajes y cuatro ediciones
especiales publicados entre ese año y 2010.
RICARDO RAVELO
T
estigo estelar de la Procura-
duría General de la Repúbli-
ca (PGR) y ahora “estrella
de Televisa”, Sergio Villa-
rreal Barragán, El Gran-
de, ha sido para Proceso
un personaje central de la
historia reciente del nar-
cotráfico mexicano, según
consta en 27 reportajes publicados en el
semanario y en diversos materiales inclui-
dos en cuatro ediciones especiales, entre
2007 y 2010.
En un video y en una declaración minis-
terial que le fueron filtrados a Televisa –el
miércoles 1 el consorcio ubicó como fecha
del testimonio el “4 de noviembre” y des-
pués, el jueves 2, “corrigió” la fecha a “24

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 7
LA GUERRA DE CALDERÓN
de noviembre”–, Villarreal Barragán afirma
que entre 2003 y 2006 le pagó a este repor-
tero 50 mil dólares por dejarlo de mencio-
nar en los reportajes publicados en la revista.
A partir de ahí, según declaró Villa-
rreal Barragán, este semanario dejó de pu-
blicar textos relacionados con él: “Podían
mencionar a Arturo (Beltrán), a La Bar-
bie, y así llenaban las páginas, y a mí no…
cuando llegaba a salir, salía con una mí-
nima mención”. Según esa declaración, la
revista Proceso no se volvió a ocupar de
El Grande hasta que fue detenido, en sep-
tiembre de este año.
El testimonio de Sergio Villarreal Ba-
rragán, El Grande, es falso. El primer re-
portaje que publicó este semanario sobre
sus andanzas en el mundo del narcotráfico
apareció en la edición 1583, del 4 de mar-
zo de 2007, con la firma de Patricia Dá-
vila. Ese año, según El Grande, ya había
pagado a este reportero para que no se pu-
blicara nada en su contra.
En ese número de la revista se aborda
la aparición de Villarreal Barragán como
capo importante en la Comarca Lagunera.
En uno de sus párrafos el texto dice: “La
presencia del crimen organizado avanzó
primero a la sombra de capos como Ama-
do Carrillo, El Señor de los Cielos; Artu-
ro González Hernández, El Chaky (lugar-
teniente de Ismael El Mayo Zambada), y
ahora de Sergio Villarreal Barragán, El
Grande.
“La influencia de este último se evi-
denció el 19 de febrero, cuando la Pro-
curaduría General de la República dio a
conocer el arraigo de Hugo Armando Re-
séndiz Martínez, subdelegado de la Procu-
raduría de Justicia de Durango, por su pre-
sunta relación con los homicidios de dos
pilotos, un agente de la AFI, un empresa-
rio de Nuevo León y del dirigente perre-
dista Jaime Meraz Martínez con su espo-
sa, su hijo y su chofer.”
El siguiente reportaje en el que se in-
cluyó a Villarreal Barragán se publicó en
la edición 1594, del 20 de mayo de 2007,
y está firmado por el reportero Arturo Ro-
dríguez García.
Fechado en Torreón, Coahuila, el tex-
to se refiere al caso del subprocurador Re-
séndiz Martínez, y en él se afirma: “El pa-
sado jueves 17 (de mayo de 2007), a través
de un comunicado, la dependencia infor-
mó que ejercerá acción penal contra el
exfuncionario por delincuencia organiza-
da y delitos contra la salud, ya que Resén-
diz le daba información a Sergio Villarreal
Barragán, El Grande, y a Arturo Gonzá-
lez, El Chaky”. Con base en información
de la PGR, en dicho texto también se afir-
ma que Villarreal Barragán es identificado
como mando operativo del cártel de Juárez
en La Laguna.
En otra edición de este semanario, la
1595, fechada el 27 de mayo de 2007,
con el título Un video acusador, Arman-
do Ruiz Arévalo, jefe antisecuestros en La
Laguna, en un video grabado en el escon-
dite donde un grupo delictivo lo mantenía
secuestrado, sostiene que en abril de 2003
Sergio Villarreal Barragán se hizo cargo
de la plaza en la Comarca Lagunera.
El 9 de septiembre de 2007, en un texto
firmado por este reportero que se publicó
en la edición 1610 de Proceso, en el que
se aborda la ola de violencia –secuestros,
desapariciones y homicidios– que azota
a la Comarca Lagunera, se habla del des-
cuartizamiento de un personaje conocido
como Sabino Burciaga:
“Los pedazos del cuerpo de Sabino
Burciaga tenían un mensaje amenazante
dirigido a Sergio Villarreal Barragán, El
Grande, a quien se identifica con el cártel
de Sinaloa y está en disputa con Los Zetas
por La Laguna”.
El tema del narcotráfico en La Lagu-
na –antiguo feudo de Villarreal Barragán–
se continuó abordando en este semanario
sin cortapisas. En otro texto, éste de Patri-
cia Dávila y publicado en la edición 1614,
del 7 de octubre de 2007, se da cuenta de la
protección que tenía Sergio Villarreal Ba-
rragán por parte de la entonces alcaldesa de
Lerdo, Durango, Rosario Castro Lozano.
Dice el texto: “Fuentes del gobierno de
Durango consultadas por la reportera sos-
tienen que la exalcaldesa panista de Ler-
do, Rosario Castro Lozano, es ‘protecto-
ra’ de El Grande, sucesor de El Chaky. Es
más: añaden que a principios de este año
impidió un operativo militar para detener
a El Grande, quien posee tres ranchos en
este municipio”.
El retrato criminal de Villarreal Barra-
gán como amo y señor del narcotráfico en
La Laguna fue publicado con la firma de es-
te reportero en la misma edición de Proceso
con el título Poderoso y protegido:
“Arropado por empresarios y políticos
panistas, Sergio Villarreal Barragán, El
Grande, se convirtió en el narcotraficante
más poderoso de la Comarca Lagunera al
servicio del cártel de Sinaloa: ni la Procu-
raduría General de la República ni el Ejér-
cito Mexicano han podido detener al capo,
quien se jacta de tener compradas a todas
las autoridades locales y federales.”
Centrado en la figura de Villarreal Ba-
rragán, el reportaje aborda toda la historia
del presunto capo y, con base en el expe-
diente 4/2007-III de la SIEDO, se afirma
que la lista de gatilleros y operadores de
la organización encabezada por Villarreal
está integrada por personajes como José
Luis Rodríguez, El Tenientillo, responsa-
ble del cobro y entrega de mercancía (co-
caína), así como del pago de la protección
de las autoridades federales, estatales y
municipales.
Se menciona también que el brazo de-
recho de Rodríguez es David Rodríguez,
El Teniente; que Claro Burciaga es el je-
fe de sicarios; Adolfo Villarreal Barragán,
hermano de El Grande, es el brazo auxi-
liar de Sergio, y que Jorge Zamora, El Po-
llo, es el jefe de los halcones.
El reportaje añade: “José Luis Perea,
El Pirrus, se encarga de acondicionar y te-
ner disponibles las casas de seguridad del
grupo criminal. José Guillén tiene la en-
comienda de mantener las cuotas y de co-
rromper a los agentes ministeriales y de
pagar sumas mensuales a comandantes y
subprocuradores de La Laguna”.
El texto concluye así: “El poder cri-
minal y económico de Villarreal Barra-
gán es escudriñado por la PGR desde
principios de este año. Pero una versión
extraoficial indica que El Grande frenó
las investigaciones en su contra median-
te pagos millonarios. La semana pasada,
sorpresivamente fue separado de la fisca-
lía que investiga a Villarreal el agente del
Ministerio Público Ignacio Muñiz, quien
colaboraba con el fiscal Raúl Hernández
Trujillo. Hasta el momento se descono-
cen las razones por las que fue separa-
do de la investigación e inclusive fuentes
consultadas en la PGR aseguran que fue
echado de la institución”.
Desplazado
Aunque era un capo en ascenso, Villarreal
Barragán no siempre fue noticia ni per-
sonaje trascendente, pues otros aconteci-
mientos –desapariciones, balaceras, temas
de narcopolítica– cobraron más importan-
cia. Sin embargo, no dejó de ser mencio-
nado en las ediciones siguientes de este
semanario, como la 1668, del 17 de octu-
bre de 2008:
“(…) También está recluido el ex-
subprocurador de Justicia de Durango Hu-
go Armando Reséndiz Martínez, acusado
de delitos contra la salud y delincuen-
cia organizada. De acuerdo con la PGR,
el exfuncionario está relacionado con va-
rias ejecuciones, así como con filtrar datos
confidenciales de dos operadores del cár-
tel de Juárez: Sergio Villarreal Barragán,
El Grande, y Arturo González Hernández,
El Chaky”.
Villarreal Barragán volvió a ser men-
cionado cuando Proceso, en su edición
1679 (4 de enero de 2009) se ocupó de in-
vestigar la ligazón de intereses entre fun-
cionarios de la SIEDO y el narcotráfico, lo
que derivó en una investigación que la mis-
ma PGR denominó Operación Limpieza.
Firmado por este reportero y con el títu-
lo Instrumentos sucios de la Operación Lim-
8

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

pieza, en el texto se ahonda en el tema de la
corrupción en la SIEDO al haber sido infil-
trada por la organización encabezada por los
hermanos Beltrán Leyva, a la que El Gran-
de pertenecía. Con base en información ofi-
cial se afirma que los Beltrán pagaban medio
millón de dólares a funcionarios de la PGR a
cambio de protección e información.
En dicha historia se menciona a Sergio
Villarreal Barragán, de quien se dice que
recibía protección de Javier Jiménez Sán-
chez. Respecto de Villarreal se añaden es-
tos datos: “Fue agente ministerial y estu-
vo adscrito al área de robo de vehículos en
Coahuila, pero se pasó al cártel del Golfo
y actualmente es un operador de los Bel-
trán Leyva en La Laguna y en el estado de
Morelos, uno de sus principales refugios”.
El tema de la Operación Limpieza se
tocó en varias ediciones de Proceso por
tratarse de un asunto de interés público
en el que salieron a relucir datos y eviden-
cias de la colusión de funcionarios públi-
cos con el narcotráfico.
Por ello, en el número 1683, del 1 de
febrero de 2009, se menciona a Villarreal
Barragán como una pieza clave del cártel
de los hermanos Beltrán Leyva para co-
rromper a funcionarios de la SIEDO. En
el mismo reportaje se hace referencia al
papel que jugó el capitán Fernando Rive-
ra, quien fue jefe del Área de Inteligencia
de la SIEDO, acusado de servir a la orga-
nización de los Beltrán Leyva.
Rivera se hizo testigo protegido. En
el texto se incluye a Sergio Villarreal Ba-
rragán en estos términos: “El testigo es-
tá acusado de delitos relacionados con
la delincuencia organizada, dentro de
las investigaciones que derivaron en la
Operación Limpieza. Concretamente
se le acusa de formar parte del grupo
de funcionarios de la SIEDO que ser-
vía al cártel de Sinaloa y a capos co-
mo Sergio Villarreal Barragán, afinca-
do en la Comarca Lagunera”.
Con el título Capos, los verdade-
ros jefes de la SIEDO, en la edición
1681, del 18 de enero de 2009, es-
te reportero se volvió a ocupar de la
Operación Limpieza y de Villarreal
Barragán con base en los datos de
la averiguación previa PGR/SIEDO/
UEIDCS/0241/2008.
El reportaje señala en uno de
sus párrafos centrales: “Asimismo,
el capo Sergio Villarreal Barragán,
El Grande, operador de los Bel-
trán en la Comarca Lagunera, Nue-
vo León y Morelos, aparece como
protagonista de una historia trucu-
lenta: pretendió controlar a los poli-
cías adscritos a la SIEDO para que
le brindaran protección y así trafi-
car drogas sin ser molestado.
“El testigo Saúl –cuyo nombre real es
Milton Cilia Pérez, quien fungió como co-
mandante en la SIEDO, detalló el 4 de
agosto de 2008 la manera en que se enta-
blaron las negociaciones con Sergio Villa-
rreal Barragán, El Grande, un narcotrafi-
cante ligado a los Beltrán Leyva que sigue
impune. El Grande pretendía controlar las
dos policías adscritas a la SIEDO.”
En otro texto firmado por este reporte-
ro, Se buscan soplones (Proceso 1692, del
5 de abril de 2009) Sergio Villarreal Barra-
gán volvió a ser referido ante los fallidos
intentos de la PGR por detenerlo.
En el texto se mencionan los vicios y
fallas del programa de testigos protegi-
dos de la PGR: “Testigos protegidos con-
sultados por este reportero y que pidieron
el anonimato por temor a represalias de la
PGR aseguran que se encuentran frustra-
dos y desesperados debido a que desde ha-
ce varios años están siendo utilizados por
la SIEDO para denunciar a capos impor-
tantes a los que sirvieron y que, sin embar-
go, no son detenidos.
“Uno de los casos más sorprenden-
tes, aseguran, es que la PGR dispone de
un voluminoso expediente sobre el capo
Sergio Villarreal Barragán, alias El Gran-
de, quien opera para los hermanos Beltrán
Leyva y no lo pueden detener a pesar de
que los testigos que lo incriminan han da-
do pelos y señales de los lugares que fre-
cuenta en la Comarca Lagunera, como los
bares El Grande (presuntamente de su pro-
piedad) y La Masacuata, ubicado en Gó-
mez Palacio, Durango.”
En ese reportaje se menciona la des-
titución del agente del Ministerio Públi-
co Ignacio Muñiz, quien tenía a su cargo
la investigación sobre Villarreal Barra-
gán. Muñiz fue reemplazado por Moisés
Jiménez Hipólito, de quien se afirmó:
“También perdió el control de la inves-
tigación, pues varios de sus subalternos
han extorsionado a empresarios del ra-
mo automotriz, de venta y renta de casas
que presuntamente están relacionados
con el narcotraficante Sergio Villarreal
Barragán”.
Abundantes menciones
En las ediciones 1699 (24 de mayo de
2009), 1717 (27 de septiembre de 2009),
1729 (20 de diciembre de 2009) y 1730
(27 de diciembre de 2009) este reportero
le siguió los pasos a Villarreal Barragán, a
quien siempre se le mencionó como prin-
cipal operador de la célula de los herma-
nos Beltrán Leyva.
Después de la caída de Arturo Bel-
trán Leyva en diciembre de 2009 duran-
te un operativo de la Marina, el reporte-
ro abordó otros episodios de la historia de
Villarreal Barragán en un reportaje titula-
do Tras la vacante criminal, que se publi-
có en la edición 1730.
En dicho texto se habla de los persona-
jes que se disputarían la posición del lla-
mado Jefe de Jefes:
“Luego del tiroteo que segó su vida (la
de Arturo Beltrán), los nombres de Édgar
Valdez Villarreal; Sergio Villarreal Barra-
gán, El Grande, y Héctor Beltrán, El H, se
Reportaje publicado el 7 de octubre de 2007
LA GUERRA DE CALDERÓN

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 9
J
oaquín López Dóriga:
Acusan al semanario Proceso
de recibir dinero del narcotráfco
para acallar información.
A lo largo de los últimos años el
tema del narcotráfco ha sido uno
de los predominantes temas del semanario
que fundó Julio Scherer García; su principal
fuente de información han sido acusaciones e
imputaciones de los llamados testigos prote-
gidos, con el riesgo claro que implica dar por
verdades consumadas dichos sin comprobar.
Hoy las acusaciones se dirigen contra la revis-
ta Proceso y provienen de un jefe del crimen
organizado, quien asegura que el semanario
Proceso recibe dinero de jefes del narcotráfco.
Reportero Mario Torres:
Un reportero de la revista Proceso habría
sido comprado por el crimen organizado, a
decir de un testigo protegido; éste es un vi-
deo en el que Sergio Villarreal Barragán, alias
El Grande, declara ante un agente del Minis-
terio Público Federal.
Ricardo Ravelo de la revista Proceso es-
tá asignado a la información del narcotráfco
y a la PGR. La revista Proceso ha dado segui-
miento a los temas vinculados al narcotráfco
y ha usado como base de muchos de sus ar-
tículos declaraciones de testigos protegidos;
hoy uno de sus reporteros, Ricardo Ravelo,
y la revista misma, se ven acusados por ese
testigo colaborador.
Sergio Villarreal, alias El Grande, fue
detenido por elementos de la Secretaría de
Marina el 12 de septiembre en el estado de
Puebla; era el principal operador de Héctor
Beltrán Leyva, alias El H, líder de la organiza-
ción criminal Beltrán Leyva.
4 de noviembre: Sergio Villarreal, alias
El Grande, compareció ante el Ministerio
Público Federal y en ese video se escu-
cha a Sergio Villarreal decir que del 2003
a 2006 el reportero Ricardo Ravelo y la re-
vista Proceso publicaron varios reportajes
sobre su persona.
Dijo que en una reunión realizada en
la Ciudad de México, en una casa de Artu-
ro Beltrán Leyva, en San Ángel Inn, donde
ubica como El Tapiz, se abordó el tema de
los reportajes de Ricardo Ravelo de la re-
vista Proceso; en esa reunión, además de
él participaron José Alberto Pineda Villa,
alias El Borrado, y un hombre a quien iden-
tifica como el comandante Bereta, y los
escoltas de Arturo Beltrán Leyva. Y explicó
que el comandante Bereta le dijo que era
amigo del reportero Ricardo Ravelo de la
revista Proceso y que podía hablar con
él… que podía hablar con él para tranquili-
zar la situación.
En su declaración, Sergio Villarreal, alias
El Grande, asegura que días después el co-
mandante Bereta le dijo que ya había hecho
contacto con el reportero Ricardo Ravelo…
Sergio Villarreal:
Para contarle cómo estuvo, ya Miguel va
y habla con Ravelo a ver cuánto quiere, y le
dice que quiere 50 mil dólares por dejarme
de echar la prensa de la revista... Si va a los
archivos de Proceso, va a ver que de perdida
cada 15 días sale.
Mario Torres:
Ante el MPF, Sergio Villarreal dijo que
aceptó entregar el dinero que pedía el repor-
tero de la revista Proceso.
Sergio Villarreal:
Al decirme a mí, en palabras textuales,
recuerdo bien que fueron: “Ok, está bien”, se
los voy a dar los 50 mil dólares, y mágicamen-
te ya no me vuelve a mencionar.
Mario Torres:
Declaró también que el periodista exigía
un pago mensual.
Sergio Villarreal:
Quería un pago mensual y dije que no,
que no se lo iba a dar.
Mario Torres:
A partir de ahí, según declaró Sergio Vi-
llarreal, la revista Proceso dejó de publicar
reportajes relacionados con él.
Sergio Villarreal:
Podíamos mencionar a Arturo, a La Bar-
bie, y así llenaban las páginas, y a mí no…
cuando llegaba a salir, salía con una mínima
mención.
Mario Torres:
Según este testimonio, la revista Proceso
no se volvió a ocupar de El Grande hasta que
fue detenido. Así lo declaró:
Sergio Villarreal:
No volvió a sacar una nota mía hasta aho-
ra que recientemente salió un reportaje que
incluso salí en una portada, siendo el prin-
cipal en la cual sólo se incluyeron mentiras,
pues me relaciona con personas que no co-
nozco, aunque sí sé quiénes son, porque son
personas públicas y a otras que sí, pero que
no tienen nada que ver con la organización,
como el caso del senador.
Mario Torres:
En la misma declaración ministerial tam-
bién se lee:
Sergio Villarreal:
Sé que el periodista tiene comunicación
con otros miembros de la organización, como
Ismael Correin, alias El Judío.
Mario Torres:
También dice que varias organizaciones
del crimen organizado entregan dinero al
reportero Ricardo Ravelo, además de esta
persona.
Sergio Villarreal:
Sé que diversas organizaciones le dan
dinero al periodista, quien toma rachas con-
tra alguna organización, y lo que hacemos es
que le dan dinero y cesan las publicaciones,
como en mi caso, que yo le mandé 50 mil
dólares y con eso ya no aparecí en la revista
Proceso.
Mario Torres:
Esta declaración forma parte de la inves-
tigación de la PGR en contra de la delincuen-
cia organizada. O
Torpe montaje de “El Noticiero”
En su torpe montaje para tratar de incriminar a Proceso y al reportero Ricardo
Ravelo mediante la declaración de un testigo protegido del gobierno caldero-
nista, Televisa cometió un error mayúsculo: refirió que el supuesto testimonio
de Sergio Villarreal, El Grande, fue rendido el pasado 4 de noviembre, si bien
el presunto narcotraficante alude en él a una portada del semanario publica-
da 17 días después, el 21 de noviembre. El jueves 2, la televisora “corrigió”
la fecha –Carlos Loret de Mola dijo que en realidad el testimonio había sido
rendido el 24 de noviembre– e intentó justificarse con el argumento de que
se trató de un “error”. Enseguida se transcribe la nota difundida la noche del
miércoles 1 en El Noticiero del Canal 2 de Televisa.
10

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

disputan el control de buena parte del Pa-
cífico mexicano, así como la plaza de Mo-
relos, donde se afincó la organización de
los hermanos Beltrán Leyva con la protec-
ción policiaca y presuntamente de algunos
miembros del Ejército.”
En las ediciones 1747 (25 de abril de
2010), 1754 (13 de junio de 2010), 1757
(4 de julio de 2010), 1759 (18 de julio de
2010), 1760 (25 de julio de 2010), 1766
(5 de septiembre de 2010) y 1772 (17
de octubre de 2010) de este semanario,
Sergio Villarreal Barragán es menciona-
do en diversos temas del narco, así co-
mo de crímenes y escándalos de corrup-
ción oficial.
Incluso en el número 1754, bajo el tí-
tulo de Narcoamigos en el Senado, la re-
portera Jesusa Cervantes cuenta la historia
del presunto encuentro del entonces presi-
dente electo, Felipe Calderón, con Sergio
Villarreal Barragán y el senador Guiller-
mo Anaya Llamas, durante el bautizo de
la hija de éste.
En uno de los párrafos de ese texto,
la reportera señala: “Entre los invitados,
a un lado de la mesa de Calderón, estu-
vo Sergio Villarreal Barragán, El Grande,
uno de los capos más buscados por el go-
bierno mexicano y recientemente por el
estadunidense”.
Villarreal Barragán volvió a ser figura
central de un reportaje de Proceso el pasa-
do 21 de noviembre, cuando este reporte-
ro tuvo acceso a las declaraciones minis-
teriales del presunto capo, contenidas en
la averiguación previa PGR/SIEDO/UET-
MIO/0992010/2010.
En dicho testimonio, El Grande habla
de su presunto encuentro con Calderón,
con quien lo presentó el senador Guiller-
mo Anaya. Ante el presidente, Villarreal le
dijo que estaba a sus órdenes para lo que
se le ofreciera, a lo que Calderón contestó,
según el capo, “igualmente”.
Con base en el testimonio de El Gran-
de, en dicho reportaje se detallan varias
historias de muertes y corrupción institu-
cional, pues el presunto capo afirma que
él mismo se encargó de la logística para
asesinar al agente federal Édgar Millán
Gómez y planeó, por órdenes de su jefe
Arturo Beltrán, la ejecución de dos funcio-
narios de la Secretaría de Seguridad Pú-
blica, Luis Cárdenas Palomino y Arman-
do Espinoza de Benito. Al primero porque
le pagaron una suma y no se reportó con el
cártel, y al segundo porque Arturo Beltrán
estaba enojado debido a que recibía dine-
ro de Joaquín El Chapo Guzmán.
En esa misma edición, el reportero Ar-
turo Rodríguez cuenta la historia de la de-
manda que interpuso en su contra el se-
nador Guillermo Anaya después de la
información que publicó en la que se ha-
bla de la asistencia de El Grande al bauti-
zo de la hija del legislador panista.
El más reciente reportaje bajo la firma
de este reportero se publicó el 28 de no-
viembre último y se titula Testigos prote-
gidos… creerles a conveniencia.
En el texto se cuentan varias historias de
testigos protegidos que se quejan de que en
la SIEDO son forzados a enderezar acusa-
ciones contra personas que no conocen, y
también señalan que les mutilan las declara-
ciones cuando señalan a funcionarios del ga-
binete federal.
Con estos elementos se echa por tierra el
testimonio acusador de Villarreal Barragán
en el sentido de que pagó a este reportero pa-
ra no aparecer en reportajes de Proceso. Su
historia y sus andanzas, así como sus nexos
con políticos del régimen, han sido mencio-
nados en todos los textos referidos. O
LA GUERRA DE CALDERÓN
Campaña
facciosa
desde el gobierno
Para el senador priista Manlio Fabio Beltrones las acusaciones de un
presunto narcotraficante contra Proceso y Ricardo Ravelo, reportero
del semanario, son ejemplo del uso faccioso que el gobierno hace
de ciertas figuras jurídicas –el testigo protegido, el arraigo…– para
atacar a quienes le resultan incómodos. “Aquí se le ha exigido a un
delincuente hacer declaraciones contra un medio de comunicación
incómodo, poniendo en duda todo el trabajo periodístico que lleva a
cabo”, afirma, y considera “evidente que (las más altas autoridades
del país) han orquestado una campaña” contra
el semanario. Ante ello, dice el presidente
de la Mesa Directiva del Senado, “tene-
mos que alzar la voz para denunciarlo y
que eso no vuelva a ocurrir”.
JOSÉ GIL OLMOS
P
ara el presidente de la Mesa Di-
rectiva del Senado, Manlio Fa-
bio Beltrones, el programa de
testigos protegidos se está usan-
do con fines facciosos para ata-
car a los enemigos del gobierno
o a los medios que le son incómodos. Ci-
ta las declaraciones de Sergio Villarreal El
Grande contra Proceso y Ricardo Ravelo,
reportero del semanario, a los que acusa
de recibir dinero del narcotráfico, que Te-
levisa difundió el miércoles 1 en su noti-
ciero nocturno.
El coordinador del PRI en el Senado
aceptó hablar con este semanario el medio-
día del jueves 2 al mismo tiempo que los
reporteros de Televisa buscaban a legisla-
dores que les dieran declaraciones a mo-
do para criticar a Proceso. No todos acce-
dieron: el senador potosino Carlos Jiménez
Macías, por ejemplo, se negó a seguirles el
juego y rechazó dar una entrevista que se
transmitiría en los noticieros de la televiso-
ra, desde donde siguieron machacando con
las declaraciones de El Grande.
El senador sonorense afirma: “Esto re-
vive en mí un viejo debate sobre el uso
faccioso que gobiernos con tentaciones
autoritarias pueden estar haciendo de ins-
trumentos que (…) buscaron combatir a la
delincuencia y que hoy son usados como
armas políticas para combatir adversarios
o a medios de comunicación incómodos.
“Algo así le toca ahora sufrir a Proceso.
En el pasado algunos otros, incluido yo, he-
mos tenido que resolver”, asegura, “versio-
nes mentirosas o calumniosas de algunos
delincuentes quienes hacen aseveraciones
que la misma autoridad perversamente les
Benjamín Flores
12

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

sugiere para que gocen de beneficios des-
pués de haber cometido delitos.
“¿Quién podría confiar en estos proce-
dimientos que hoy, al ser utilizados polí-
ticamente, quedan lastimados para cual-
quier acción en el futuro?”, pregunta.
Recuerda que en mayo de 2009 el go-
bierno federal, con base en declaraciones de
un testigo protegido, acusó a 30 funcionarios
michoacanos de tener vínculos con el nar-
cotráfico. De ellos, ninguno fue consignado.
Habla también del caso de la exprocu-
radora de Chihuahua Patricia González,
quien fue acusada de tener nexos con el
crimen organizado a raíz de una declara-
ción de su hermano Mario, secuestrado y
luego asesinado por un grupo criminal. A
partir de esa declaración la PGR abrió una
investigación contra la exfuncionaria has-
ta que reculó tras las observaciones que le
hizo Human Rights Watch.
“Ante el embate de grupos delincuen-
ciales el Congreso le obsequió al gobier-
no de Felipe Calderón diversos instrumen-
tos que en su naturaleza son nobles; pero
al abusar de ellos la autoridad deja en la
duda si no estamos auspiciando acciones
de corte autoritario o fascista de las cuales
nos podemos arrepentir.”
Precisa que a Calderón se le facilita-
ron dichos instrumentos pero nunca una
patente que se prestara al abuso. “Por ello
hemos estado muy atentos a la utilización
de figuras jurídicas como el arraigo, los
testigos protegidos y la ley de extinción de
dominio”, explica.
Y apunta que el Ejecutivo federal ha
abusado con fines políticos de los testigos
protegidos y del arraigo. “Los ejemplos es-
tán a la vista, como el abuso que se hizo del
arraigo en el llamado michoacanazo; al fi-
nal resultó que todos fueron inocentes des-
pués de haber estado arraigados más de 80
días. Muchos de los afectados todavía no
libran el desprestigio al que fueron sujetos
tras haber sufrido esta acción sin sustento.
Ese es uno de los ejemplos vivos del abuso
del arraigo; hay otros ejemplos del abuso de
las fórmulas rápidas que se han instrumenta-
do para los cateos en domicilios y negocios
a través de un juez de instrucción”.
A petición de Calderón
El exgobernador de Sonora destaca la im-
portancia de las reformas a las leyes pena-
les efectuadas en 2008 en el Congreso a
petición de Calderón para que se comba-
tiera al crimen organizado. Entre otras co-
sas se trataba de una actualización del Pro-
grama de Testigos Protegidos de la PGR,
que a pesar de haber sido creado en 1996
no había sido puesto al día.
Hoy, a pesar de las nuevas reformas di-
cho programa sigue arrastrando vicios y
fallas pues algunos de los testigos han sido
asesinados por los mismos personajes que
señalan. Fue el caso de Édgar Enrique Ba-
yardo del Villar, exsubprocurador de Tlax-
cala y exinspector de la División Antidro-
gas de la Policía Federal asesinado el 1 de
diciembre de 2009 en una cafetería. Otros
son obligados a declarar contra personas
que no conocen y algunos más han queda-
do desprotegidos (Proceso 1778).
Los cambios a las leyes contra el cri-
men organizado también incluían cuidar el
uso del arraigo, toda vez que la propuesta
de Calderón, dice Beltrones, era “libérrima,
dándole facultades a una autoridad para lle-
var a cabo un cateo en cualquier domicilio
del que existiera una versión de que había
sospechas ligeras de que se estaba come-
tiendo un delito. Ahora toca juzgar por par-
te de nosotros el abuso que se esté haciendo
de la figura del testigo protegido”.
–¿Detrás de ese abuso que usted men-
ciona puede haber una intencionalidad de
manipulación?
–Si no es así, se le parece mucho. Aquí
se le ha exigido a un delincuente hacer de-
claraciones contra un medio de comunica-
ción incómodo, poniendo en duda todo el
trabajo periodístico que lleva a cabo.
–¿Eso también es un peligro para la
ciudadanía?
–Es una señal de alerta para muchos de
nosotros que debemos estar preocupados
por el uso autoritario que se pueda hacer
de estos instrumentos.
“Usted disculpe”
En 1997, con base en declaraciones de su-
puestos testigos protegidos de la DEA,
Manlio Fabio Beltrones fue acusado de
haber tenido relación con el narcotrafican-
te Amado Carrillo Fuentes desde 1994. El
sonorense tardó más de una década en des-
echar esta acusación, que considera una
venganza política.
Por ello señala que nuevamente se es-
tán usando declaraciones hechas a la me-
dida para desacreditar a Proceso y al re-
portero Ricardo Ravelo.
“Lamentamos que como en épocas an-
teriores comience a prevalecer el uso po-
lítico de estos instrumentos legales. Hay
que recordar que en el pasado esas prác-
ticas causaron un profundo daño a famas
públicas para terminar con un ‘usted dis-
culpe’. Lo más lamentable de la situación
actual es que a pesar de las herramientas
excepcionales con que cuenta el gobierno
federal, los resultados que nos presentan
están muy lejos de ser los que la sociedad
espera y demanda.
“En lo personal conozco estas situacio-
nes porque alguna vez he sufrido el impac-
to causado por una filtración políticamente
intencionada, derivada de una acusación de
un testigo protegido y no quisiera que en el
futuro la sociedad siga siendo afectada por
este tipo de manipulaciones.”
En el caso de las acusaciones de El
Grande contra Proceso y Ricardo Ravelo,
el priista previene contra lo que llama tenta-
ciones del gobierno calderonista por el au-
toritarismo al usar a los testigos protegidos
para golpear a la revista que le incomoda.
“Cualquier gobierno que no venza la ten-
tación de utilizar su poder de manera abusiva
contra sus adversarios políticos o los medios
de comunicación incómodos por su libertad
e independencia, estará en una ruta lamenta-
ble de actuar de manera autoritaria.”
–Eso es muy peligroso para cualquier
sociedad…
–Lo es para la democracia en México.
Los avances y la madurez democrática en
los últimos años se pondrían en riesgo por
la irresponsable acción de un gobierno.
Subraya: “Se están usando esos ins-
trumentos para afectar políticamente a un
adversario y a un medio de comunicación
que les es incómodo; es evidente que han
orquestado una campaña y tenemos que
alzar la voz para denunciarlo y que eso
no vuelva a ocurrir. Zedillo fue uno de los
primeros presidentes que usó como instru-
mento de venganza contra sus adversarios
a los testigos protegidos; ahora parece que
se quiere repetir la forma”.
Beltrones considera que habría que ha-
cer algunos cambios a las leyes para evitar
este uso faccioso de las figuras jurídicas
como el arraigo, los testigos protegidos, la
confiscación de bienes y las intervencio-
nes telefónicas.
“Muchos miembros del Congreso la-
mentan que estos instrumentos jurídicos
que se le han dado al gobierno y que fue-
ron concebidos de buena fe –como los del
arraigo, el cateo, los testigos protegidos,
las intervenciones telefónicas para apor-
tarlas en el proceso judicial y la ley de ex-
tinción de dominio– ahora son utilizados
de mala fe para agredir, difamar y atacar
adversarios políticos o a medios de comu-
nicación que están haciendo su trabajo li-
bremente y que incomodan al gobierno.”
–¿Se equivocaron los legisladores al
dar estas herramientas al Ejecutivo sin
prever lo que haría con ellas?
–No si partimos de la base de que fue-
ron concebidas de buena fe para un go-
bierno que insistía en que las necesitaba
para poder enfrentar a una delincuencia
organizada que parecía retar al Estado.
Pero se les está dando otro uso por parte
de un gobierno con tentaciones autorita-
rias que los pone a su servicio particular
político y partidario.
–¿Hay algún proyecto de ley para cam-
biar estos instrumentos?
–Estamos viendo si lo promovemos.
Sobre todo para imponer penas a los de-
lincuentes que como testigos protegidos
intenten obtener reducción de penas min-
tiendo en sus declaraciones –dice ponien-
do como ejemplo a El Grande. O
LA GUERRA DE CALDERÓN

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 13
I
n
t
e
r
é
s

P
ú
b
l
i
c
o
MI G U E L Á N G E L G R A N A D O S C H A PA
Calderón y Televisa, Proceso y sus lectores
Proceso es una publicación cur-
tida en su enfrentamiento a los ata-
ques desde el poder. Nació precisa-
mente debido a una agresión desde
la Presidencia de la República, que
acabó con el diario Excélsior e im-
pulsó a algunos de sus miembros a
perseverar en el oficio periodístico a
través de este semanario, que hace
34 años, a la par con el asentimiento
de sus decenas de miles de lectores,
suscita la animadversión de quie-
nes ven aparecer en sus páginas sus
malandanzas.
Pero esta vez Proceso ha sus-
citado la ira simultánea de dos po-
deres, que el miércoles 1 lanzaron
una campaña, insidiosa y difama-
toria, que busca desprestigiar a es-
ta revista, disminuir por la descon-
fianza que de ello resulte el aprecio
de sus lectores o, en el peor de los
casos, llevar a juicio a la dirección
del semanario y por lo menos a uno
de sus reporteros, Ricardo Ravelo.
A partir de una presunta decla-
ración ministerial montada ex profe-
so, el principal noticiario de Televi-
sa, conducido por Joaquín López Dóriga,
dedicó su espacio inicial, y casi seis minu-
tos largos, a dar voz al testigo estelar de la
PGR, Sergio Villarreal Barragán, apodado
El Grande por su talla física. Dijo que ha-
bía entregado 50 mil dólares a Ravelo para
que dejara de ocuparse de él, ya que publi-
caba reiteradamente informaciones sobre
sus actividades delincuenciales. El dinero
habría surtido el buscado efecto silencia-
dor, pues el reportero dejó de referirse al
delincuente hasta que el 21 de noviembre
pasado tornó a mencionarlo en un extenso
reportaje anunciado en la portada de la re-
vista, que incluía una foto del delincuente
esposado y flanqueado por dos infantes de
marina. Sibilinamente se dejó flotar la im-
presión de que también la revista había si-
do gratificada de esa manera, y se llegó a
la insinuación insidiosa al presentar, entre
las “vistas” que acompañaban a la decla-
ración de El Grande, la portada de un nú-
mero de Proceso ya clásico en la historia
reciente del periodismo. En ella aparecen
el capo mafioso Ismael Zambada, El Ma-
yo, y el fundador y presidente de Proceso,
Julio Scherer García, como vivo testimo-
nio del encuentro periodístico que mantu-
vieron en un lugar ignorado.
El apresuramiento con que Televisa
montó la maniobra la condujo a un des-
liz: al aire se dijo que la declaración se
produjo el 4 de noviembre. Preocupaba a
los perpetradores del engendro fijar una
fecha distante del momento que causó la
irritación presidencial canalizada a tra-
vés de esa agresión. Pero los autores del
engendro hicieron hablar a Villarreal de
su aparición en la portada, que ocurriría
¡17 días después! del día en que se fechó
su infundio. Tardíamente advertidos de
su error, los urdidores de la oprobiosa tra-
ma pretendieron corregirla al día siguien-
te, alegando que no se dijo “4” sino “24”
de noviembre. Pero la primera fecha
consta en infinidad de registros, con
fuerza que desnuda la patraña.
La Presidencia se había encole-
rizado porque en una parte sustraí-
da al resumen oficial El Grande na-
rró, en su declaración ministerial (la
inicial y auténtica, no la que se agre-
gó en pegote mal hecho), el saludo
que intercambió con el presidente en
2006, cuando apadrinó a una hija del
senador Guillermo Anaya en Torreón.
El delincuente no dijo más, ni por su-
puesto Proceso añadió algo. Sólo hi-
zo notar en la portada, para precisar la
importancia de El Grande, que “hasta
con Calderón convivió”.
No la oficina de prensa de Los Pi-
nos, sino el vocero de seguridad del
gobierno federal (Alejandro Poiré,
aunque su nombre no figure en ella) re-
mitió una carta a la revista, en que “re-
chaza categóricamente que haya exis-
tido algún contacto entre el presidente
de México y el presunto delincuente”,
por lo que la información referida es
“totalmente falsa”.
Esa contundencia no responde, no
puede responder a los hechos. A pesar del
retraimiento a que lo condena el Estado
Mayor, el presidente de la República ha
saludado a lo largo de su gestión a miles
de personas. Como es obvio, no se lleva
registro de cada uno de esos breves inter-
cambios, con los nombres de los interlo-
cutores. De haberlo, bastaría buscar en el
índice el nombre de Villarreal y al no ha-
llarlo estar en situación de negar el en-
cuentro. Pero en otras circunstancias, las
que realmente prevalecen en el entorno
presidencial, es inverosímil la negativa
del vocero, no puede sostenerse más que
en su irritada posición.
En el mismo número de Proceso don-
de aparece El Grande, Jenaro Villamil se
asoma a La entraña del embate de Televi-
sa contra Cofepris, y la revista publicó un
adelanto de su libro El sexenio de Televisa,
donde Villamil examina los vínculos en-
tre ese consorcio y el gobierno federal (así
14

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

como su hechura de Peña Nieto). Esa
reiteración hubiera bastado para que el
consorcio de los Emilio Azcárraga lan-
zara contra este semanario una andana-
da como la que dirigió poco antes con-
tra la Comisión Federal de Prevención
de Riesgo Sanitario y contra el IMSS,
en defensa de los intereses de una de sus
filiales, que quiere el terreno llano pa-
ra recibir un contrato de telecomunica-
ciones como el que ya se le adjudicó en
el ISSSTE.
Unidas las irritaciones de los dos
poderes, el Ejecutivo y el de Televi-
sa, se produjo la andanada que a la ho-
ra de escribir estas líneas su autor igno-
ra si continuó la noche del jueves y al
día siguiente. Es de temer que así ha-
ya sido, y aun se agravaran las acusa-
ciones. En el mejor de los casos, el go-
bierno federal pretendería neutralizar
el efecto de que aparezca en la declara-
ción ministerial una referencia a Calde-
rón y al vínculo que hubo entre su com-
padre Anaya y Villarreal, lazo familiar
ya deshecho pero indudable y compro-
bable. Al revertirla contra el reportero
que manejó esa declaración ministerial
de un testigo protegido, se priva de to-
da credibilidad a lo dicho por El Gran-
de. O se cree todo lo dicho por los tes-
tigos que se agencia la PGR o no se les
cree nada.
Pero el propósito parece ir más le-
jos. Se trata de un ataque a la esen-
cia misma del periodismo practicado
por este semanario, la búsqueda de in-
formaciones que se hacen verosímiles
a fuerza de investigación y que susci-
tan la confianza de los lectores. Ya en
julio del año pasado se intentó la ma-
niobra que ahora se ahonda, la de per-
versamente proponer que hay un nexo
entre Proceso y el narcotráfico. Al pre-
sentar en ese entonces un arsenal de La
Familia Michoacana, la Policía Fede-
ral exhibió, junto con armas, parque y
otros pertrechos, ejemplares de Proce-
so, leídos por los delincuentes a los que
se desposeyó de esas herramientas de
su trabajo.
Si los poderes fácticos, Televisa y el
gobierno, lograran imponer la infamia
de que Proceso es una narco-revista y
su personal cómplice o extorsionador de
bandoleros, la suerte de este semanario
quedaría sellada. Por fortuna, ese efecto
depende en último término de los lecto-
res, que no se dejarán engañar y defien-
den con su confianza una publicación
nacida para servirlos… O
M
ADRID.- El 20 de junio de
2005 el promotor y pro-
ductor artístico Guiller-
mo Ocaña Pradal se pre-
sentó ante la Audiencia
Nacional española para
enfrentar los cargos que
pesaban sobre él por presuntas operacio-
nes de lavado de dinero proveniente del
narcotráfico en México.
Un mes atrás, el 27 de mayo, la Inter-
pol había activado una orden de búsqueda
y captura girada por el juez español Fer-
nando Andréu Mireles, quien mantenía
bajo proceso judicial a 15 integrantes de la
organización delictiva a la que pertenecía
Ocaña y que, aun cuando actuaban aquí,
tenían su sede en México y su ámbito de
operación incluía también a Estados Uni-
dos y a Colombia.
Las autoridades habían intervenido de-
cenas de llamadas telefónicas y realizado
investigaciones sobre el entorno financie-
ro del grupo de Ocaña, así como segui-
mientos al promotor mexicano; la policía
sabía además que Ocaña manejaba 26 so-
ciedades mercantiles para el lavado de di-
nero desde España.
Las pesquisas incluyeron el cateo del 4
de abril de 2005 al departamento de Ocaña
en Paseo de Gracia número 44, en Barce-
lona. El inmueble se localiza a un lado de
la Casa Batlló, joya arquitectónica cons-
truida por Antonio Gaudí, el máximo re-
presentante del modernismo catalán.
A través de esas sociedades la organiza-
ción que encabezaba el colombiano Mauri-
cio Bernal Pineda en México, miembro del
El amigo
Representante de grupos de música en México, algunos
de los cuales incluso promovió en Televisa gracias a su
cercanía con ejecutivos de ese consorcio, Guillermo Oca-
ña Pradal se encuentra preso en el Reclusorio Oriente de
la Ciudad de México desde el 19 de abril pasado por la-
vado de dinero. Sin embargo, el gobierno de España lo
reclama para que responda por el presunto blanqueo de
78 millones de euros, toda vez que formaba parte de una
red criminal que operaba en aquel país.
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
w
w
w
.
g
o
o
g
l
e
.
c
o
m
.
m
x
de las estrellas
Ocaña Pradal. Fracaso
LA GUERRA DE CALDERÓN

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 15
cártel del Norte del Valle –que mantenía un
vínculo estrecho con los capos mexicanos
Ignacio Coronel y Arturo Beltrán Leyva–,
lavó 78 de los 236 millones de euros que la
investigación le atribuye.
A causa de ello Ocaña –“amigo de
las estrellas del espectáculo” en Méxi-
co– comenzó a ser investigado en España.
La Brigada de Investigaciones de Delitos
Monetarios de la Unidad de Droga y Cri-
men Organizado (Udyco) de la comisaría
general de Policía Judicial comenzó a mo-
nitorear sus actividades como parte de la
Operación Tacos (Proceso 1710).
Toda la labor policiaca se encuentra en
la voluminosa causa 22/2005, a la que es-
te semanario tuvo acceso. Las evidencias
de los vínculos de Ocaña con Televisa se
encuentran en muchas de las llamadas te-
lefónicas intervenidas; además, él y sus
colaboradores admitieron esa cercanía en
sus declaraciones judiciales.
De acuerdo con la información policia-
ca, Ocaña hizo varios trámites en los que
se mencionaba a Televisa, aun cuando el
consorcio no estuviera implicado en nin-
gún ilícito. El promotor mexicano gestio-
nó, por ejemplo, la recuperación de 5.6 mi-
llones de euros que le fueron incautados en
marzo de 2005 cuando eran transportados
en un avión en el aeropuerto de El Prat, en
Barcelona.
Lo dejaron libre
Sebastián Martínez Ferraté, uno de los de-
tenidos, declaró que Ocaña también ama-
rró convenios con la televisora para que
los artistas que representaba, entre ellos
Tania Libertad y el grupo Six, participa-
ran en el Teletón.
El 18 de mayo de 2005, Martínez Fe-
rraté declaró al juez Andréu Mireles que
en una ocasión (no precisó la fecha) Oca-
ña se entrevistó en Barcelona con directi-
vos del Mercat del Flors. El propósito era
promover las actuaciones de Six y de Ta-
nia Libertad.
“Ocaña me comunica que en la reunión
(le) fue bien y que los responsables del fes-
tival estaban interesados en los dos artistas,
y que por eso debía regresar a México pa-
ra firmar los correspondientes contratos de
exclusividad con los artistas, y aprovechar
para firmar otros contratos con los mismos
artistas para el programa Teletón, de la ca-
dena mexicana Televisa, programa que se
desarrolla en todos los países de América
Latina”.
El 11 de marzo de 2005, seis días des-
pués del decomiso en el aeropuerto El
Prat, las autoridades intervinieron una lla-
mada telefónica en la que Ocaña habló con
una persona a la que identificó como La
Güera para comunicarle la fecha en que
saldría para México.
Al término de la conversación el pro-
motor le dio instrucciones a su interlocuto-
ra para que hablara con “Vicky, la de Pepe
E
l pasado 18 de junio, dos meses des-
pués de que la Policía Federal capturó
a Guillermo Ocaña Pradal, mejor cono-
cido como Memo Ocaña, la Procura-
duría General de la República dio a conocer
la noticia.
Ocaña es identificado por la PGR como
uno de los “principales eslabones” del cártel
de los Beltrán Leyva (en particular de Héc-
tor, a quien lo une una amistad que data de
principios de los noventa) con el mundo de
la farándula, especialmente con actores y
cantantes vinculados con Televisa.
Ocaña Pradal –quien fue conductor del
programa de televisión De boca en boca, re-
presentante del cantante Ricardo Montaner
y manager de diversos actores, actrices y
cantantes del consorcio televisivo– se vincu-
ló desde los noventa con Clara Elena Laborín
Archuleta, esposa de Héctor Beltrán Leyva,
El H. Tal era la cercanía que varios melodra-
mas de Televisa se grabaron en inmuebles
cuyo propietario era Héctor Beltrán.
Uno de esos inmuebles es el de la calle
Aureliano Rivera número 17, en San Ángel
Inn, en el sur de la Ciudad de México. Ahí
fue donde, en enero de 2008, fueron dete-
nidos 11 sicarios del cártel liderado por los
Beltrán Leyva y se les decomisó un arsenal.
Por intermediación de Ocaña, en esa casa
se grabó la telenovela Cadenas de amargu-
ra, en 1991. El productor fue Carlos Soto-
mayor y la protagonizaron Daniela Castro,
Diana Bracho y Raúl Araiza.
Otra de las propiedades es la de Fara-
llón 304, en la colonia Jardines del Pedregal,
donde residió Ever Villafañe Martínez, vincu-
lado con los Beltrán Leyva. En esa casona
se grabó la telenovela Rubí en 2009, produ-
cida por José Alberto Castro y protagoniza-
da por Bárbara Mori.
Memo Ocaña –dueño también de la em-
presa Rotceh, dedicada a la promoción de
eventos y espectáculos, así como represen-
tante de cantantes y actrices– contactó a la
esposa del H en 1997 para promover a gru-
pos musicales, como Tequila Cuatro, y para
lanzar una revista juvenil llamada Jeans… y
para “lavar dinero” en el mundo de la farán-
dula, según las autoridades ministeriales.
Ocaña incluso estuvo preso en el Reclu-
sorio Oriente de diciembre de 2005 a marzo
de 2006 precisamente por ese delito. Aun
así era conocido en ese ámbito. En Guerre-
ro y Morelos, periódicos y revistas de es-
pectáculos publicaron crónicas sobre las
fiestas de cumpleaños que organizaba, así
como el desfile de las “estrellas” invitadas.
La revista de la ciudad de Morelos Gen-
te Bien, por ejemplo, informó el 18 de julio
de 2008 que: “el empresario Guillermo Oca-
ña celebró su cumpleaños en el paradisiaco
puerto de Acapulco, a donde acudieron sus
amigos más cercanos, encabezando la lista
la bella Verónica Castro con su hijo Michel;
Silvia Pinal, Jacqueline Andere, el empresa-
rio Gerardo Salgado, la abogada Monserrat
Rivera en compañía de su novio Jesús Cer-
vantes, Lilia Abarca, Luis Alfonso Rodríguez,
Chantal Andere con su novio Enrique Rivero
Lake, Mónica Marbán, el periodista de socia-
les Mario de la Reguera y Alfredo Palacios,
amigo entrañable del festejado, entre otros”.
Un año después, el 12 de julio de 2009,
Ocaña organizó otra fiesta, a la que acu-
dieron celebridades como María Victoria, el
compositor y arreglista Jesús Monárrez y el
actor cubano William Levy, quien por esas
fechas grababa la telenovela Sortilegio.
El 18 de junio último el periódico Refor-
ma publicó una nota sobre la fiesta que or-
ganizó Ocaña en el hotel Hyatt de Acapulco
donde se congregaron más de 600 perso-
nas. El convivio, realizado en 1999, fue pa-
ra la presentación de un spa, propiedad de
la esposa de Beltrán Leyva, y para recaudar
fondos para el combate al VIH-sida.
Reforma citó parte del expediente so-
bre Ocaña Pradal y retomó fragmentos de la
declaración de Lucía Guillén, dueña de una
agencia de relaciones públicas, a la Subpro-
curaduría de Investigación Especializada en
Delincuencia Organizada (SIEDO) en las que
alude a ese convivio:
“Al finalizar se realizó un espectáculo a
cargo de la hija de Lola Beltrán. Las personas
“Lavador” de Héctor Beltrán Leyva
JENARO VILLAMIL
Narcocasona para telenovelas
16

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

Bastón”, incluso le proporcionó dos núme-
ros telefónicos. Según las autoridades poli-
ciacas, Ocaña no especificó el propósito de
la llamada porque solía hablar en lenguaje
críptico. No obstante sugieren que se refe-
ría a José Bastón, vicepresidente de Televi-
sión y Contenidos de Televisa.
Dos días antes, Ocaña se puso en con-
tacto con La Güera, quien presuntamen-
te es su “sobrina” y se llama Lila Solana
Castillo; también es ejecutiva de ese con-
sorcio, de acuerdo con los agentes.
A su vez, Ocaña declaró al juez Andréu
Mireles el 20 de junio siguiente que era
promotor y productor artístico por cuenta
propia en la empresa Top Time Produccio-
nes y que toda su vida se ha dedicado a la
misma actividad. También dijo que “antes,
por espacio de 30 años”, fue productor ex-
terno y presentador para la televisora.
Además, Ocaña aseguró que durante 11
años colaboró en el programa Todo para
la mujer, de Radio Fórmula; también dijo
que recuerdo acudieron al evento, por invi-
tación mía, por la de Guillermo Ocaña y de
Clara (Laborín Archuleta, esposa de Héctor
Beltrán), eran Eugenio Derbez, Sara Bustani,
Karla Alemán y su esposo; el diseñador Héc-
tor Terrones, me parece que el presidente mu-
nicipal Manuel Añorve, entre otras personas.
“Estaban la baronesa de Portanova y
su marido; acudió el que era embajador de
Francia, Bruno Delaye; los propietarios del
hotel, los señores Saba; la señorita Lolita
Ayala, la juez Margarita Sotomayor; el presi-
dente del patronato Acasida, el señor Este-
ban, medios de comunicación, en total eran
650 gentes… ha sido uno de los eventos más
grandes a los que he asistido en mi vida.”
Pista criminal en España
Según la PGR, Ocaña viajó a España en 2002
para montar la empresa de espectáculos Ti-
me Productions SL y que, entre otros nego-
cios, fue designado apoderado en México de
Cartera Terraco, firma que tiene inversiones
en el ramo hotelero y en el ecoturismo en Pal-
ma de Mallorca y en la Riviera Maya.
La DEA y el Cuerpo Nacional de la Policía
de España rastrearon las cuentas bancarias y
las líneas telefónicas de Ocaña a raíz del ingre-
so de más de 78 millones de euros en efectivo.
Las autoridades detectaron que él era “el en-
cargado de canalizar las gestiones para inten-
tar recuperar dinero asegurado”, en especial
5.5 millones de euros decomisados en 2005
en el aeropuerto del Prat, en Barcelona, a raíz
de la llamada Operación Tacos.
Según el expediente citado por Refor-
ma, Ocaña se entregó en junio de 2005 a la
justicia española y fue absuelto. En diciem-
bre de ese año acudió voluntariamente a la
PGR, donde estuvo arraigado 90 días.
Dos meses antes de su detención, el 17
de abril, su socia Clara Elena Laborín, quien
había sido secuestrada por un comando
días antes en Hermosillo, Sonora, fue libera-
da. Sus captores la arrojaron desde un au-
tomóvil en una calle de la capital sonorense
con un mensaje para El H:
“Aquí está tu esposa, por la que te negas-
te a responder, te la entrego sana y salva para
que veas y aprendas que para nosotros la fa-
milia es sagrada”; “Nosotros no matamos mu-
jeres ni niños, únicamente vamos por El Hache
y El Dos Mil, así como por varios policías”.
El 6 de septiembre último, Roberto Za-
marripa, subdirector editorial de Reforma, ti-
tuló su columna Mimetización y escribió: “La
narcocultura ronda los estudios de TV, sedu-
ce a famosos, enreda a bellezas. Mansiones
rentadas para filmar telenovelas resultaron
madrigueras criminales (en San Ángel Inn,
donde se grabó Cadenas de amargura, o en
el Pedregal, donde se grabó Rubí). Guiller-
mo Ocaña, (que está) preso por ser lavadó-
lares de los Beltrán, era conductor televisivo
y manager de artistas”.
Ese mismo día El Noticiero, que condu-
ce Joaquín López Dóriga, inició una campa-
ña de linchamiento contra el Grupo Editorial
Reforma, bajo el título de Violencia y sexo,
bomba de tiempo.
El “JJ”, Cusaem y otros artistas
A raíz del atentado del 25 de enero de 2010
contra el futbolista Salvador Cabañas en el
Bar-Bar, Televisa emprendió una campaña
contra el establecimiento, cuyo dueño, Si-
món Charaf, y su gerente Charly fueron enjui-
ciados en los noticiarios de la empresa; se les
señaló de ser corresponsables del ataque.
El consorcio ocultó convenientemente
que a ese “oscuro antro” acudían actores,
cantantes y hasta el propio Emilio Azcárraga
Jean, socio de Charaf en la empresa Imagen
y Talento.
El caso Cabañas abrió otro abultado ex-
pediente sobre las relaciones entre el cártel
de los Beltrán Leyva, su lugarteniente Édgar
Valdez Villarreal, La Barbie, y personajes de
la farándula. El agresor de Cabañas, José
Jorge Balderas Garza, alias El JJ o Batman,
tenía amistad con varios actores de Televi-
sa. Silvia Irabién, La Chiva, declaró que el JJ
era padre de su hija.
El JJ había acudido al Bar-Bar la noche
del 25 de enero escoltado por tres elemen-
tos de los Cuerpos de Seguridad Auxiliar del
Estado de México (Cusaem), organismo de-
nunciado por el PRD y el PAN como una de
las “cajas chicas” del gobierno de Enrique
Peña Nieto.
El escándalo provocó la destitución de
Ciro Mendoza Becerril, quien estuvo al fren-
te del Cusaem de abril de 2008 a marzo de
2010. El cargo lo ocupa desde entonces Or-
lando Seguel, exjefe de la ayudantía del go-
bernador mexiquense. O
que era “manager de cinco artistas mexica-
nos y de dos artistas internacionales”. Se-
gún él, “en España fue patrocinador de va-
rios espectáculos del cantante Luis Miguel
y de la cantante mexicana Rosa del Car-
men, concretamente en la Casa Batlló, el 2
de diciembre de 2004. Ahí fue donde hizo
la presentación de Top Time Producciones.
Pese a las evidencias en su contra, el
juzgado 4 de la Audiencia Nacional deci-
dió no arrestarlo. Posteriormente, cuando
se le citó para que declarara de nuevo, Oca-
ña presentó comprobantes de una supuesta
intervención quirúrgica y no acudió.
Consultado por Proceso en Madrid, un
funcionario que intervino en el caso ase-
gura que la Audiencia Nacional dejó libre
a Ocaña pese el cúmulo de evidencia en
su contra. El objetivo era seguir investi-
gándolo para conocer más operaciones del
clan. Incluso dice que el gobierno español
ya hizo una petición para que el promotor
sea extraditado.
En diciembre de 2005 Ocaña fue a
México. A los pocos días el Ejército realizó
un operativo en Tecamachalco y Postes de
la Herradura, en el Estado de México, para
desmantelar un laboratorio en el que se pro-
cesaba cocaína. En el cateo fueron captura-
dos siete colombianos y Ocaña. Sin embar-
go, el comunicado oficial sólo lo mencionó
como uno de los detenidos.
Luego de tres meses de arraigo Oca-
ña recuperó su libertad. Cinco años des-
pués, el 19 de abril de 2010, el promotor
fue capturado por su presunta relación con
empresas y negocios de Clara Elena La-
borín Archuleta, esposa del narcotrafican-
te Héctor Beltrán Leyva, El H, quien está
prófugo. (Ver recuadro).
El testimonio del socio
Sebastián Martínez Ferraté también de-
claró al juez Andréu Mireles que conoció
al promotor mexicano por medio del abo-
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
LA GUERRA DE CALDERÓN

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 17
gado catalán Joan Piqué Vidal, quien es-
tá implicado en la causa que se le sigue a
Ocaña por asesorar e intervenir en el recla-
mo de 5.6 millones de euros incautados en
el aeropuerto barcelonés.
Según Martínez Ferraté, Piqué Vidal
le dijo que como ambos estaban impli-
cados en la producción de documentales
y videoclips musicales, podían impulsar
proyectos conjuntos y, dice la declaración
escrita, “ya que estaba muy ligado con Te-
levisa, al declarante le interesó”.
Fue cuando decidieron crear Top Time
Producciones para producir videoclips y
documentales para televisión, ya que “el
señor Ocaña deja constancia en esas ne-
gociaciones de sus relaciones y contactos
con la televisión de México (Televisa), y
a través de dicha televisora entrar al canal
Univisión (Estados Unidos) para vender-
les los documentales que se iban a reali-
zar”, declaró el socio de Ocaña.
Y agregó: “Al mismo tiempo me pro-
puso que dichos documentales podrían
presentarse a través de una conocida artis-
ta internacional, Salma Hayek, al ser, se-
gún él, su ahijada”.
Relató que también acompañó al pro-
motor mexicano a Roma, donde “compró
ropa para el grupo (Six) para su presenta-
ción en el Teletón”. Dijo que en diciembre
de 2004 el primer encargo que hizo Oca-
ña a la compañía, fue la producción de un
videoclip de Rosa del Carmen, una de las
cantantes de música ranchera mexicana
que representaba. Todo se hizo en España,
durante la gira de la intérprete para promo-
ver uno de sus discos.
Ante 300 invitados reunidos en la Casa
Batlló, Ocaña presentó a la cantante, el vi-
deo y a la firma productora.
Días después, Ocaña propuso la reali-
zación de cuatro videos en México, por lo
que, cuenta Martínez Ferraté, él viajó a ese
país el 14 de enero de 2005. Grabó los vi-
deos de Rosa del Carmen en Cuernavaca
y las Pirámides de Teotihuacán, así como
los del grupo Six, de Ximena y de Andre
Frey, todos ellos representados por Ocaña.
“Durante la estancia en México –dijo
Martínez Ferraté al juez que lo interrogó–,
Ocaña nos presenta a la señora Lila Sola-
na, productora general asociada de Tele-
visa, como posible vía de futuros acuer-
dos comerciales a nivel de documentales,
y para la firma de contratos para las actua-
ciones del grupo Six, del señor Ocaña, que
eran de gran interés por parte de la seño-
ra Solana.”
En la declaración de Martínez Ferraté
se anexó fotocopia de la tarjeta de presen-
tación de Solana Castillo, quien es una de
las productoras del Teletón.
En ese encuentro hablaron de la po-
sibilidad de coproducir documentales y
“programas de flujo”, así como de un po-
sible proyecto de película que, dijeron,
“podría apadrinar la actriz Salma Hayek,
con su compañía de producción La Ven-
tana Rosa”.
Martínez Ferraté viajó después a Cu-
ba y, según narró, a su regreso discutió la
realización de un “docuficción” para dis-
tribuirlo en México y Estados Unidos, con
la ayuda de Lila Solana.
En abril de 2005, cuando muchos
miembros del clan de narcotraficantes ha-
bían sido detenidos en Cataluña, y Ocaña
se encontraba en México, Martínez Ferra-
té habló con una persona identificada co-
mo Miguel Caput, le reclamó porque, dijo,
Memo Ocaña no regresaba a España. Y él
le contestó que habló “con la tía de Televi-
sa” (Lila Solana) quien le dijo: “El domin-
go no creo que vaya Memo, porque el lu-
nes ha quedado en Televisa para firmar un
contrato de los del grupo ese…”.
El entramado al descubierto
Un oficio de la Brigada de Investigación
de Delitos Monetarios señala que el pro-
motor mexicano “juega un papel impor-
tante en la canalización de efectivo al ex-
terior a través de un importante entramado
societario y cuentas bancarias” en el que
participaban Felipe Gutiérrez Moreno y el
propio Martínez Ferraté.
Asimismo se mencionan los contactos
telefónicos de Ocaña con Arturo Culebro
Arredondo y otras personas para hablar de
“transferencias, de localizadores de bille-
tes de avión (para viajes de ‘correos’), de
la operativa que están realizando y lo que
van a esperar después de Semana Santa
(en alusión a una operación importante)”.
Según las pesquisas, detrás del glamur
de la farándula que lo rodeaba en México
estaba un complejo entramado de socie-
dades en las que Ocaña fungía como apo-
derado, entre ellas la promotora inmobi-
liaria Cartera Tarraco, con inversiones en
Palma de Mallorca, Islas Canarias y la Ri-
viera Maya; la sociedad Neverpi 2002 SL;
Asesoría Roca Ros, y la sociedad Nue-
va Sierra Altavista, en las cuales Culebro
Arredondo y el español Felipe Gutiérrez
también eran socios.
También participaban en esa red Fin-
ques Rouxval; Culmination Group SL;
Referelantres; Lolarius; Actividades Te-
máticas, Gremios Guipuzcoanos Asocia-
dos; Waltus 2000 SL; Tomb Raider; Lacky
1000 SL, Catalana de Furáts y Perforacio-
nes, entre otras.
La diligencia judicial 3152/MJR del
11 de abril de 2005 de la Brigada de In-
vestigación de Delitos Monetarios des-
cribe a Ocaña como “uno de los propieta-
rios mandantes en las sociedades”. Todas
ellas, según las autoridades, estaban cons-
tituidas “con capitales mínimos”.
Además tenían un “objeto social ge-
nérico”, carecían de “actividad real”; “sus
operaciones de distintas cantidades llegan
hasta los 2 millones de euros”; “sus apo-
derados no tienen vinculación alguna con
los accionistas”; todas las sociedades “ac-
tuaban en bancos de Barcelona y lo hacían
de manera concertada en la misma ofici-
na” y contaban con la ayuda de un exem-
pleado bancario y del apoderado de un sin-
dicato catalán.
Sus operaciones eran canalizadas a
través de las casas de cambio Monex Ca-
sa de Bolsa, Monex Divisa, Intercam Ca-
sa de Cambio y Ribadeo Casa de Cambio,
que encabezó Francisco Antón Pérez –a
quien Ocaña dice haber conocido cuan-
do era miembro de un conjunto de rock,
15 años antes–. Algunas operaciones se
hacían por medio de oficinas de repre-
sentación del Bank of America en Espa-
ña, aunque había transacciones a Italia y
a Suiza.
El testimonio 4776/2005, fechado el 4
de abril de 2005, señala que las socieda-
des de Ocaña en 20 meses manejaron más
de 18 millones de euros “aun sin registrar
actividad mercantil alguna”. Aunque pre-
cisa que Ocaña manejó directamente “só-
lo 7% de los 78 millones de euros (blan-
queados)”.
Además, pese a que Ocaña declaró que
intentó recuperar los 5.6 millones de euros
por el aeropuerto de Barcelona, dijo que
no conocía a Héctor Gerardo y José Artu-
ro Ponce Medina, la mexicana Nancy Cer-
vantes de Bonnenfond y la portuguesa Vir-
ginia Peixoto de Carvalho, quienes fueron
capturados en ese operativo.
Sin embargo, a la policía le llamó la
atención que en su primera declaración los
detenidos dijeron que el dinero les fue en-
tregado por “unos inversores” para la pro-
ducción de una película que se iba a rodar
en Estados Unidos y México, y que eran
“socios de una casa productora de cine ra-
dicada en Los Ángeles”.
Ocaña envió a su colaborador Fernando
Gutiérrez Moreno y a dos miembros de la or-
ganización de los hermanos Beltrán Leyva al
despacho de Joan Piqué, para que el aboga-
do los asesorara y él pudiera recuperar los 5.6
millones de euros decomisados.
La policía descubrió que Ocaña re-
curría al uso de un lenguaje críptico pa-
ra referirse por teléfono a esa operación
frustrada, por medio de referencias a la
“producción de películas”, a cantantes fa-
mosos, como Alejandro Fernández, o al
“concierto cancelado de Paulina Rubio”,
o bien a un contrato con los estudios Uni-
versal de Los Ángeles, en alusión a que el
dinero tenía que llegar a la filial en esa ciu-
dad de la casa de cambio Ribadeo.
Su socio Arturo Culebro le dijo a Oca-
ña en una llamada interceptada que sólo
esperan indicaciones de allá (México) pa-
ra “lo del concierto de Armando Manza-
nero y que tú darías las indicaciones”.
18

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

LA GUERRA DE CALDERÓN
de agravios
Proceso 1709. La embestida de García Luna
J
usto el día en que celebró pú-
blicamente sus primeros cua-
tro años de gobierno y los 10
del Partido Acción Nacional en
la Presidencia de la República
–con improvisados “diálogos
ciudadanos” y conferencias autoelogiosas
de secretarios de Estado, el miércoles 1 en
el Centro Banamex–, Felipe Calderón de-
cidió asestarle un nuevo golpe a Proceso a
través de Televisa.
El encargo presidencial para la empre-
sa de Emilio Azcárraga Jean fue difundir
entre sus millones de televidentes que es-
te semanario y su reportero especialista en
la cobertura de asuntos relacionados con
la delincuencia organizada reciben dinero
del narcotráfico.
La pretensión de hundir a Proceso en
el descrédito nacional es sólo uno más de
los muchos intentos, del actual y el ante-
rior gobierno panistas, de socavar el que-
hacer profesional de la revista.
Ni siquiera es la primera vez que
el gobierno pretende vincularla con el
narcotráfico.
A finales de julio de 2009 funcionarios
de la Secretaría de Seguridad Pública fe-
deral, que encabeza Genaro García Luna,
exhibieron ejemplares de Proceso junto
con supuestas evidencias con las que pre-
sentaron ante los medios a seis presuntos
miembros de la organización criminal La
Familia Michoacana.
Casi todo México vio, a los pies de los
delincuentes –gracias a las cámaras de Te-
levisa y de otras emisoras– ejemplares de la
revista (números 1705, 1707 y 1708) y de
su Edición Especial El México narco, se-
gunda parte, junto con armas de alto poder,
CARLOS ACOSTA CÓRDOVA
La actual campaña difamatoria contra Proceso no ha
sido el primer ataque contra la publicación desde que el
PAN es gobierno… Ya Fox, y sobre todo su esposa, ha-
bían enderezado ofensivas que iban desde la revelación
de conversaciones privadas –obtenidas ilegalmente–
hasta imputaciones sin sustento y demandas legales.
He aquí un catálogo de agresiones que este semanario
ha debido sortear…
paquetes de dinero, celulares, equipo de ra-
diotransmisión, bolsas con droga, carteras,
llaves, entre otras cosas incautadas.
La maniobra fue burda: García Luna,
protagonista en algunos reportajes de esas
ediciones, pretendió incluir a Proceso co-
mo parte de la logística de La Familia.
El 4 de agosto de ese año el director del
semanario, Rafael Rodríguez Castañeda,
presentó una queja en la Comisión Nacio-
nal de los Derechos Humanos en contra de
la SSP para que explicara el porqué de la in-
clusión de los ejemplares de Proceso entre
los objetos asegurados a los delincuentes.
El caso llegó a la Comisión Permanen-
te del Congreso de la Unión. A través de
un punto de acuerdo promovido por legis-
ladores del PRD se exhortó al gobierno fe-
deral, en particular a la SSP, “a garantizar
la libertad de expresión y de prensa del se-
manario Proceso y de todos los medios de
comunicación”.
El documento, aprobado por unanimi-
dad, argumentaba que con la inclusión de
los ejemplares de Proceso entre el arse-
nal de La Familia, se daba “claramente el
mensaje de su vinculación con el crimen
organizado” y se ponía “en grave riesgo a
los periodistas de esta revista”.
Para los legisladores era obvio, como
lo fue para todo mundo, que la SSP y la
PGR “toman acciones ilegales, fabrican
Sahagún. Demanda fallida
LA GUERRA DE CALDERÓN

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 21
pruebas, protegen delincuentes… y el pro-
blema es que la revista Proceso ha denun-
ciado estas cosas”, explicó en tribuna el
entonces diputado Javier González Garza.
Recuento de los ataques
Es larga la lista de agresiones contra Pro-
ceso de parte de los gobiernos panistas. Y
desde todos los ángulos posibles. Sirvan
de ejemplo unos cuantos casos.
No terminaba el primer año de go-
bierno de Vicente Fox cuando persone-
ros suyos filtraron a columnistas el con-
tenido de una conversación telefónica
–intervenida ilegalmente un año antes,
durante el sexenio de Ernesto Zedillo–
entre el reportero Ricardo Ravelo y Ju-
lio Scherer Ibarra.
Hablaban de la crisis en la industria
azucarera y de las empresas que la habían
propiciado con prácticas irregulares. En
el contexto del rescate de los ingenios, un
año después, y de los generosos recursos
públicos que Fox destinó a aquellos, con
la difusión de esa conversación el gobier-
no foxista pretendió imputar responsabili-
dades, que nunca pudo comprobar, al hijo
del fundador de Proceso.
En el fondo el propósito era una ame-
naza al semanario, que con sentido siem-
pre crítico abordaba dichos y hechos del
presidente a lo largo de sus primeros me-
ses al frente del gobierno.
Sin empacho Fox pasó por encima de
los derechos constitucionales de Proceso
y sus trabajadores, pues vulneró la intimi-
dad de esta casa e interfirió en su labor pe-
riodística. Fue uno de los primeros acosos
del panismo contra la revista.
Sin duda el caso más relevante de agre-
sión en el gobierno de Fox fue el juicio que
interpuso en 2005 su esposa Marta Saha-
gún, por reparación de daño moral, con-
tra la periodista argentina Olga Wornat y
Proceso.
En febrero de ese año la revista publicó
un amplio reportaje en el que se reproducían

E
so no se vale. Yo estoy de acuer-
do en que hagan todo lo posible
por defenderse Televisa y TV Azte-
ca, pero el poder no se utiliza así”,
exclamó Miguel Alemán Velasco en enero
de 2007 al referirse a la campaña de lincha-
miento que ambas televisoras encabeza-
ron contra el empresario Isaac Saba a fin de
frenar su participación en la sociedad con
NBC-Universal para ir por la tercera cadena
televisiva en México.
Los noticiarios de los canales 2 y 13 se
unificaron para acusar al Grupo Casa Saba
de ser responsable de “miles de muertes”
(por su condición de distribuidor de medi-
camentos); Morir sin remedio, titularon a los
reportajes que nunca hicieron explícito que
Saba era un posible competidor.
Televisa y TV Azteca intimidaron al
Grupo Casa Saba, que se retiró de la in-
versión anunciada con NBC-Universal y
le canceló la posibilidad de tener un socio
mexicano para una tercera cadena comer-
cial de televisión.
Alemán se quejó de los excesos de los
conductores de noticias, del uso y abuso de
la pantalla para litigar intereses comercia-
les: “Los noticiarios no son solamente nota
roja. Y el conductor no debe ser juez y par-
te, menos fiscal o verdugo. Eso se prohíbe
en otras partes del mundo. Aquí desgracia-
damente la opinión cuenta más que la infor-
mación. Es decir, estamos opinando en vez
de informando, y basta y sobra con que nos
caiga mal alguien para que lo hagamos pol-
vo. Y más con el poder de la edición. Eso no
se vale” (Proceso 1578).
Tres años después de aquella queja de
Alemán, Televisa ha arreciado sus campa-
ñas contra adversarios comerciales y exso-
cios en empresas de representación artís-
tica –como en el caso de Simón Charaf,
accionista de Imagen y Talento–, medios
impresos que han criticado la “ganga” de la
Licitación 21 –como Reforma–, empresarios
de la industria farmacéutica que son sus ad-
versarios y recientemente contra Proceso,
bajo el pretexto de un video con declaracio-
nes de Sergio Villarreal, El Grande.
Bar-Bar
“¡Mataron a Cabañas, mataron a Cabañas!”
Ese fue el grito que escucharon varios
asistentes al Bar-Bar hacia las cinco de la
mañana del 25 de enero de este año. Una
detonación seca se escuchó en los sanita-
rios. El agresor, Juan José Balderas Garza,
el JJ, amigo del delantero paraguayo, salió
del bar sin que lo detuvieran.
No mataron a Salvador Cabañas, juga-
dor del América, pero estaba herido. Con la
ambulancia y las autoridades de la Procu-
raduría General de Justicia del DF llegaron
también las cámaras de Televisa. En la emi-
sión Primero Noticias, conducida por Car-
los Loret de Mola, comenzó una cobertura
exhaustiva que se convirtió pronto en un es-
cándalo mediático.
Televisa trató de inculpar a los trabaja-
dores del Bar-Bar –“ese oscuro antro”, dije-
JENARO VILLAMIL
El canal de
los linchamientos
22

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

ron los comentaristas de la televisora– y a su
dueño, Simón Charaf.
El 28 de enero Primero Noticias difundió
una fotografía en la que mostraba al supues-
to agresor de Cabañas al lado de Simón
Charaf. Éste le reclamó en un correo electró-
nico a Emilio Azcárraga Jean:
“Con toda honestidad me ha sorpren-
dido que en la misma cobertura de los me-
dios que tú presides, el trato que hemos re-
cibido muestra una culpa del Bar-Bar que
no existe.
“(…) El mejor ejemplo de lo anterior fue el
grave error cometido por Carlos Loret de Mo-
la en Primero Noticias el día de hoy, en donde
se muestra una fotografía en la que asevera
que aparece el agresor de Salvador Cabañas
conmigo a su lado. Por fortuna, Iván Puentes,
quien es la persona que aparece en la foto-
grafía junto a mí, llamó a la producción del
noticiero y se logró corregir el error antes de
que terminara la transmisión.
“(…) Creo que lo menos que puede ha-
cer Carlos Loret es ofrecer una disculpa pú-
blica en su espacio noticioso por la afecta-
ción a mi persona”.
Ni la disculpa ni la réplica se dieron. Por
el contrario, se agudizó el linchamiento.
En marzo de 2010 Charaf decidió contra-
atacar. Reveló en entrevista con Gloria Leticia
Díaz (Proceso 1743) que el trasfondo de la
agresión de Azcárraga era su intento de apro-
piarse por completo de la empresa Imagen y
Talento Internacional (ITI), donde Charaf tenía
49% de las acciones, y Televisa, 51%.
Charaf afirmó que mes y medio antes de
la agresión contra Cabañas se reunió con Ale-
jandro Benítez, funcionario de Televisa, quien
lo amenazó con iniciar ataques contra sus em-
presas si no vendía sus acciones de ITI.
El vínculo entre Televisa y el Bar-Bar fue
más allá de la sociedad en ITI. En 2006 fue
escenario del reality show El Bar Provoca,
producido por Televisa y Endemol México y
conducido por Roberto Palazuelos.
Charaf sostiene que la animadversión en
su contra tiene como finalidad evitar el pa-
go que le corresponde por las utilidades de
la contratación de actores como imágenes
de gobiernos de los estados o de campañas
electorales, como el caso de Angélica Rive-
ra en el Estado de México o de Mayté Perro-
ni y Raúl Araiza para el Partido Verde.
Ataque a Grupo Reforma
De manera casi imperceptible, el 30 de
agosto en El Noticiero de Joaquín López
Dóriga se inició una campaña contra Alejan-
dro Junco, propietario del Grupo Reforma,
editor de El Norte, Reforma y Mural, entre
otros impresos.
López Dóriga aludió a un mensaje envia-
do en Twitter por el empresario regiomon-
tano Lorenzo Zambrano, quien convocó a
los hombres de negocios a mantenerse en
la entidad. “Quien se va de Monterrey es un
cobarde”, decía el mensaje. Televisa lo “ilus-
tró” con Junco de la Vega, quien desde 2008
vive en Austin, Texas.
Seis días después la campaña tomó otro
cariz. Del lunes 6 al jueves 9 de septiembre El
las explicaciones –incluidos detalles íntimos
de su vida conyugal anterior– que dio Saha-
gún al tribunal eclesiástico que anuló su ma-
trimonio con Manuel Bribiesca, para poder
casarse con el ya presidente Vicente Fox, de
quien fue vocera en campaña y en los prime-
ros meses al frente del gobierno.
Fue un proceso judicial de cuatro años
y medio que debió transitar desde instan-
cias locales hasta la propia Suprema Corte
de Justicia de la Nación, en el que la “pare-
ja presidencial” movió todos sus recursos
y usó todo su poder para influir en las de-
cisiones de jueces y magistrados.
Al final Proceso resultó absuelto. Ni
hubo daño moral, según instancias judi-
ciales del Distrito Federal, ni ataques a la
vida privada de un personaje público, se-
gún el fallo de la SCJN del 3 de octubre de
2009, pues la propia Marta Sahagún “se
expuso voluntariamente al escrutinio de la
sociedad”.
Desde el principio había quedado cla-
ro que la demanda civil de Sahagún era só-
lo la careta de un verdadero embate desde
el poder presidencial contra la libertad de
expresión.
Y así lo consignó Proceso en su edi-
ción 1492, de junio de 2005, tesis que
mantuvo a lo largo del proceso. El sema-
nario “es objeto de una agresión desde el
máximo poder en México; un poder, por
cierto, más peligroso por cuanto agoniza
ya en medio de la irresponsabilidad y la
ineficacia.
“Hemos sido acusados por el presi-
dente de la República de difamación, ca-
lumnia, engaño. Pretende descalificar así
el trabajo serio y profesional que Proceso
ha realizado durante sus más de 28 años
de vida.
“Ni en los momentos más autoritarios
de los gobiernos priistas fuimos objeto de
una agresión tan artera como la que nos
han asestado quienes llegaron al poder con
la bandera de un cambio inexistente y que
ahora muestran su verdadero rostro: el de
la intolerancia”.
Los “enemigos” del consorcio
LA GUERRA DE CALDERÓN

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 23
Y la intolerancia también se ha tradu-
cido en otra agresión, menos visible para
el público, consistente en un persistente
castigo a la revista por la vía de disminuir-
le drásticamente la publicidad guberna-
mental, con Fox, hasta cancelársela defini-
tivamente, con Calderón, con sólo algunas
excepciones.
En la administración anterior Proce-
so recibió publicidad del gobierno por un
monto total de 47.7 millones de pesos. Las
cantidades transitaron de 7.4 millones en
2001 hasta apenas poco más de 900 mil
pesos en 2006.
Nada frente a lo que reciben las empre-
sas del grupo Televisa, que se llevan cada
año casi 20% del gasto gubernamental en
publicidad. Sólo en el primer año de go-
bierno de Felipe Calderón, Televisa fue fa-
vorecida con 467 millones de pesos; en un
solo mes, agosto, previo al primer informe
de gobierno de Calderón, esa empresa se
llevó más de 91 millones de pesos en publi-
cidad oficial (datos de la revista Etcétera,
especializada en medios de comunicación).
Este año, y hasta la edición que circu-
laba la semana pasada, el gobierno federal
ha destinado, de sus casi 4 mil millones de
pesos para publicidad, 162 mil pesos para
Proceso, por dos planas del INEGI.
Con la más absoluta discrecionalidad,
violentando la normatividad, y siempre en
favor de medios “leales” al gobierno, así
muchos tengan audiencias mínimas, tira-
jes magros y poco impacto en la sociedad,
los gobiernos panistas de Fox y Calderón
decidieron castigar a Proceso negándole
publicidad, no obstante su tiraje semanal,
verificado, de más de 100 mil ejemplares
y con un alcance de medio millón de lecto-
res por edición impresa y un promedio de
1 millón 600 mil visitas, cada mes, al por-
tal proceso.com.mx.
Puertas cerradas
La intolerancia y la agresión, por otra par-
te, se da también hacia el trabajo cotidiano
Noticiero y todos los espacios informativos
de la televisora unificaron su cobertura acu-
sando al periódico Metro, del Grupo Refor-
ma, de promover la trata de personas a tra-
vés de los anuncios clasificados de servicios
sexuales. Violencia y sexo, bomba de tiem-
po, titularon el “reportaje de investigación”.
Televisa entrevistó a legisladores, revi-
vió un debate de meses atrás que se dio en
España para legislar en esa materia, entre-
vistó a supuestas sexoservidoras que de-
nunciaron el maltrato e ilustró con varios
anuncios clasificados lo que consideró “la
doble moral” de Reforma.
En Tercer Grado los comentaristas
coin cidieron en que se trataba de “un ca-
so muy grave” de falta de ética periodísti-
ca, pero no hicieron alusión a otros medios
que también tienen ese tipo de anuncios,
entre ellos la revista TV y Novelas, propie-
dad de Editorial Televisa.
La ofensiva contra Reforma duró una
semana. El periódico no respondió directa-
mente, pero varios de sus principales cola-
boradores advirtieron que el ataque era una
respuesta a la cobertura crítica que ese pe-
riódico realizó sobre el resultado de la “gan-
ga” de la Licitación 21, que favoreció clara-
mente a la sociedad Televisa-Nextel.
Sin embargo el ataque de Televisa no
fue producto sólo del interés de la televiso-
ra. Proceso pudo confirmar que detrás es-
tuvo la autorización de Los Pinos para em-
prender en pantalla un linchamiento contra
el grupo editorial con el pretexto de los
anuncios clasificados.
Reforma ha publicado resultados de
encuestas que documentan los bajos ín-
dices de aprobación de Felipe Calderón.
En septiembre, en vísperas del ataque de
Televisa, su sondeo arrojó el más bajo ni-
vel de aprobación al gobierno calderonis-
ta (55%). En ese sondeo 59% opinó que la
guerra contra el narcotráfico la estaba ga-
nando el crimen organizado.
Las farmacéuticas, el escándalo
El linchamiento más reciente, previo al en-
derezado contra Proceso y el reportero Ri-
cardo Ravelo, ocurrió entre el 9 y el 12 de
noviembre pasados cuando El Noticiero
difundió dos llamadas telefónicas que do-
cumentaban “la relación corrupta a base
de comisiones y sobornos” entre el Institu-
to Mexicano del Seguro Social (IMSS) y los
laboratorios farmacéuticos.
El caso fue una pifia de Televisa. La
persona a la que se presentó como “fun-
cionario aún no identificado” que nego-
ciaba con Rafael Castro, del laboratorio
Novartis, era en realidad Carlos Abelleyra
Cordero, presidente de la Cámara Nacio-
nal de la Industria Farmacéutica de 2007 a
2009 y presidente ejecutivo de la compañía
Stendhal.
Este semanario documentó que de-
trás del linchamiento estaban los inte-
reses del vicepresidente de Televisa,
Bernardo Gómez, en el laboratorio Lands-
teiner –sancionado por la Comisión Fede-
ral para la Protección de Riesgos Sanita-
rios–, así como la sociedad del consorcio
con Gennoma Lab y la búsqueda de una
multimillonaria adjudicación de telefonía
interna del IMSS para Bestel, subsidia-
ria del grupo que preside Azcárraga Jean
(Proceso 1776 y 1777).
La sospecha de un acuerdo entre Te-
levisa y Calderón también salió a relucir.
Bestel impugnó en octubre de este año las
bases de licitación para otorgar –por 2 mil
millones de pesos– una red interna de tele-
comunicaciones en el IMSS. Los abogados
de Bestel argumentaron que dichas bases
beneficiaban a Telmex.
El pasado 11 de noviembre el juez
Francisco Rebolledo le otorgó un amparo
a Bestel-Televisa. En esa fecha concluyó la
campaña sobre la “red de corrupción” en
el Seguro Social.
Publicidad a Televisa
La campaña contra Ricardo Ravelo y Pro-
ceso, iniciada el miércoles 1, coincidió con
una larga entrevista de Joaquín López Dó-
riga a Felipe Calderón en el Canal 2, para
hablar sobre sus nuevos retos en vísperas
del cuarto año de gobierno. Asimismo, la
cobertura favorable y la amplia difusión de
esa entrevista coinciden con un incremen-
to sustancial para el gasto en Comunica-
ción Social y Publicidad que el gobierno fe-
deral planea para 2011.
Según el Presupuesto de Egresos el
gasto en esta materia pasará de mil 670
millones de pesos en 2010 a mil 940 millo-
nes en 2011. Más de 50% de ese gasto se
destinará a la televisión.
Un estudio del Centro de Análisis e In-
formación, Fundar, destaca que sólo en
2009 el gasto en Comunicación Social y
Publicidad del gobierno de Calderón “au-
mentó 501% respecto de lo que se gas-
tó en el último año del gobierno de Vicente
Fox” y además el gasto ejercido ese mis-
mo año “fue 145% mayor de lo que se ha-
bía presupuestado y 49% más de lo que se
gastó en 2008”.
El análisis de Fundar no tiene aún el
gasto real ejercido al finalizar 2010, pe-
ro advierte en su reporte, del cual Proce-
so obtuvo una copia, que existen “grandes
divergencias” entre lo que reportan las de-
pendencias de gobierno.
De lo que no hay duda es que el prin-
cipal cliente de publicidad en televisión
es el gobierno federal. Pese a los montos
manejados en el Presupuesto de Egre-
sos, un reporte de KP Central Media (em-
presa de Carlos Alazraki) basado en tari-
fas publicadas, calcula que sólo en 2009
el gobierno de la República destinó 4 mil
585 millones 52 mil pesos a publicidad
en televisión. 60% fue a los canales de
Televisa. O
24

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

LA GUERRA DE CALDERÓN
P
ara hacer un comentario al mes, de
un minuto 15 segundos, en El Noti-
ciero de Televisa que conduce Joa-
quín López Dóriga nos invitó Javier
Aranda, coordinador editorial de noticieros y
colaborador de La Jornada.
Carlos Monsiváis y Carlos Montemayor
colaboraron en Televisa desde 2000 hasta
su muerte. León García Soler, director de La
Jornada de Morelos; el ecologista y colum-
nista de La Jornada, doctor Iván Restrepo;
Jorge Islas, abogado general de la UNAM
durante la rectoría de Juan Ramón de la
Fuente; el científico René Drucker; Gabriel
Guerra Castellanos, crítico de la política in-
ternacional mexicana, hijo de Rosario Cas-
tellanos, y yo (que entré a El Noticiero que
conduce Joaquín en 2002).
Nunca sufrimos la menor censura y
tocamos temas muy duros: la Minera San
Javier, el EPR, Lucio Cabañas, el aborto, la
pederastia, el derrumbe del aparato políti-
co mexicano, la decadencia de la Iglesia, la
corrupción a todos los niveles, el matri-
monio entre personas del mismo sexo, el
narcotráfico, Fox y La Barbie descontinua-
da llamada Martita, la irresponsabilidad
médica, el maltrato a los enfermos, la baja
escolaridad, el Ejército, la falta de empleo y
otros más.
El 10 de marzo de 2001, Julio Scherer
García entrevistó al subcomandante Marcos
en Televisa y este diálogo creó una gran ex-
pectativa de reconciliación.
Ser periodista en México es tan peli-
groso como serlo en Afganistán o en Medio
Oriente. Durante el gobierno de Felipe Cal-
derón han sido asesinados 22 periodistas,
ocho en represalia directa por la cobertura
de actividades criminales o hechos de co-
rrupción, según David Carrizales correspon-
sal de La Jornada en Monterrey.
Entrar como reportero a la lucha contra
el narcotráfico es entrar a una zona minada y
jugarse la vida. Una gran parte de las porta-
das de la revista Proceso de los últimos tres
años dan cuenta de la guerra contra los que
se dedican al crimen de la repartición de la
droga. Si Proceso se enfoca principalmen-
te en este tema es porque ES lo medular, lo
esencial de la política doméstica de nuestro
país. Los reporteros son perseguidos y han
sido secuestrados y ejecutados fundamen-
talmente en el norte de México, donde tam-
bién se asesina a muchachos que se reúnen
a bailar, como en Torreón.
 Una acusación del presunto delincuente
y testigo protegido Sergio Villarreal Barra-
gán, alias El Grande, y filtrada a la prensa
atañe al reportero Ricardo Ravelo y desata
una campaña de Televisa contra Proceso.
Según  la acusación, Ravelo recibió 50 mil
dólares por callarse y además tenía contac-
to con otros delincuentes.
Las autoridades tendrían que probar esta
declaración que Televisa ha aprovechado pa-
ra atizar su postura contraria a Proceso y en-
focar todas sus baterías contra un medio de
comunicación con el que no coincide. Lo gra-
ve es decir que el culpable es el medio. Víctor
Flores Olea, una de las grandes figuras de
las ciencias sociales en México como afirma
Julio Boltvinik, declara a La Jornada el vier-
nes 3 “que es lamentable que existan pugnas
entre medios de difusión importantes, pero
también es importante que se denuncien los
casos cuando no existen pruebas reales”.
Ante esta situación dramática, basada
en declaraciones que no se han comproba-
do, quiero hacer patente mi solidaridad con
la revista Proceso y con su reportero Ricar-
do Ravelo y me pregunto qué habría dicho
nuestro indispensable Carlos Monsiváis que
en estos días hace más falta que nunca. O
¿Qué diría Monsiváis?
de los reporteros de Proceso. En práctica-
mente todas las secretarías de Estado hay
una expresa política de puertas cerradas y
de bloqueo abierto al trabajo informativo.
Motu proprio o por instrucciones de
Los Pinos, los directores de prensa niegan
entrevistas, no aceptan llamadas telefóni-
cas, no contestan correos electrónicos ni
responden solicitudes concretas de infor-
mación. Las más de las veces resulta im-
posible un diálogo, así sea off the record,
con funcionarios de mando superior.
El trato en la Presidencia de la Repú-
blica es el caso extremo. El reportero Da-
niel Lizárraga narró lo siguiente apenas
iniciado el gobierno de Calderón:
“El 15 de marzo de 2007, afuera de Pa-
lacio Nacional, mientras los reporteros de
la fuente esperábamos el autobús que nos
llevaría de regreso a Los Pinos tras cubrir
el balance oficial de los primeros 100 días
de gobierno, Max Cortázar –como lo lla-
man en Los Pinos– estalló contra la línea
editorial de este semanario:
“–¿De qué se va a tratar? Es un gol-
pe tras otro. Duro, duro, cada semana. No
puede ser –reclamó manoteando y sin de-
jar de mover la cabeza.
“–Aclaren lo que no esté fundamen-
tado. ¿Qué texto se ha escrito con infor-
mación que no esté documentada? –le res-
pondió este reportero.
“–El problema es que no hay semana
sin golpe. Uno tras otro. Dale y dale. Ade-
más hay portadas que no van, como esa del
general Galván (Guillermo Galván, secre-
tario de la Defensa Nacional), en la que
lo sacaron de cerca, abarcando casi todo.
¿Qué es eso? –se obstinó Cortázar.
“El encargado de la comunicación en
Los Pinos se refería a la edición 1580 de
Proceso, del 11 de febrero, en la cual el
reportero Jorge Carrasco publicó un re-
portaje con información que puso en du-
da la eficacia de los operativos contra el
narcotráfico.”
Y esa ha sido la constante durante toda
la administración calderonista, muy a pe-
sar, y en franca contradicción, con los di-
chos del propio presidente que, desde la
campaña, prometía que se iban a “otorgar
en mi gobierno todas las garantías, al lími-
te de mis posibilidades, para que se pueda
proteger y ejercer el periodismo”.
Calderón ha hecho múltiples mencio-
nes, a lo largo de su gestión, al tema de la
libertad de expresión y siempre en el mis-
mo sentido, de jamás objetarla ni frenarla.
“La mexicana es una sociedad libre,
donde precisamente la libertad de expre-
sión y de acción de cada uno está garan-
tizada, incluso con los abusos que llegan
a observarse”, dijo cuando era presidente
electo.
Otra: “Por convicción me opongo a la
censura y a cualquier tipo de control in-
formativo. Reitero mi compromiso perso-
nal con la libre manifestación de las ideas
y con la libertad para escribir, para hablar,
para publicar y para opinar”, dijo Calde-
rón, ya instalado en Los Pinos, en una de
sus primeras alusiones al tema.
ELENA PONIATOWSKA AMOR
26

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

LA GUERRA DE CALDERÓN
WikiLeaks sobre México:
Los cables diplomáticos, clasificados como “secretos”,
entre la embajada de Estados Unidos en México y el De-
partamento de Estado –que dio a conocer el medio elec-
trónico WikiLeaks– no revelan hechos nuevos, pero sí
confirman, con detalles y desde las entrañas del gobier-
no estadunidense, lo que fuentes diplomáticas y oficiales
habían informado a Proceso: la preocupación del gobier-
no de Barack Obama por la descoordinación de autori-
dades en México, la incondicional apertura del gobierno
calderonista a las actividades de las agencias de espio-
naje y la inseguridad que cunde en el propio gobierno.
J. JESÚS ESQUIVEL
W
ASHINGTON.- En la recien-
te revelación del contenido
de ocho despachos diplo-
máticos de Estados Uni-
dos sobre México clasifi-
cados como “secretos”, el
gobierno de Barack Obama cataloga al de
Felipe Calderón como inseguro, depen-
diente de Washington, plagado de sospe-
chas y problemas de corrupción. En cuan-
to al mando militar en la lucha contra el
narcotráfico, lo califica como reacio a to-
mar riesgos e interesado en suspender las
garantías individuales de los mexicanos
para actuar con mayor impunidad en ma-
teria de derechos humanos.
Los despachos diplomáticos sobre
México –seis de los cuales fueron emiti-
dos por la embajada estadunidense– con-
firman en gran parte información ya pu-
blicada por varios medios nacionales de
comunicación, entre ellos Proceso, sobre
la influencia y autoridad que ejerce el go-
bierno estadunidense en la lucha militari-
zada de Calderón contra el narcotráfico.
El medio electrónico WikiLeaks, que
consiguió sin autorización del Departa-
mento de Estado más de 250 mil documen-
tos clasificados sobre la actuación de la di-
plomacia estadunidense en varias naciones,
Duras
confirmaciones
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
28

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010
entregó ese material a cinco publicacio-
nes internacionales. Una de éstas es el dia-
rio español El País, que el viernes 3 publicó
seis de un paquete de ocho despachos sobre
México que se difundió inicialmente, los
cuales muestran a Calderón acusando ante
Washington al presidente venezolano Hu-
go Chávez por supuestas intromisiones en
la política nacional y latinoamericana.
El documento número 246329, fechado
el 29 de enero de este año y clasificado co-
mo “secreto”, consta de 11 páginas que en-
vió al Departamento de Estado John Feeley,
el funcionario número dos en la embajada
de Estados Unidos en México:
“La incapacidad del gobierno de Méxi-
co para detener el creciente número de ho-
micidios relacionados con el narcotráfico
en lugares como Ciudad Juárez y otros pun-
tos (del país), que a nivel nacional alcanza-
ron la cifra de 7 mil 700 en 2009, se con-
virtió en la principal debilidad política de
Calderón, cuando el público mexicano está
más preocupado por la seguridad ciudada-
na”, sostiene Feeley en el reporte que man-
dó a Washington en vísperas de la reunión
del Grupo de Trabajo Bilateral en mate-
ria de Defensa (DBWG, por sus siglas en
inglés).
El despacho pone énfasis en las fallas
que observa en la lucha militarizada de
Calderón contra el narcotráfico:
“Las instituciones mexicanas de segu-
ridad están frecuentemente atoradas en una
competencia que las lleva a un callejón sin
salida, en la cual el éxito de una agencia es
visto como el fracaso de otra. La informa-
ción está celosamente resguardada y es ra-
ro escuchar sobre la realización de opera-
ciones conjuntas. La corrupción oficial está
muy extendida, lo que provoca la creación
de un cerco compartimentado entre líderes
y subalternos limpios (de corrupción) en
las agencias gubernamentales.”
Esta conclusión coincide con las opi-
niones de expertos que recogió Proceso en
su edición 1655, del 20 de julio de 2008.
El contenido en los primeros despachos
que se dieron a conocer como parte de un
archivo de más de 2 mil 600 documentos
sobre México de los que se apoderó Wiki-
Leaks ilustran la visión que tiene Washing-
ton de la participación del Ejército Mexica-
no en la guerra contra el crimen organizado.
Por ejemplo, se habla de la “tensión
considerable” entre las secretarías de la
Defensa Nacional (Sedena) y de la Mari-
na (Semar):
“Aparte de la percepción de su fracaso
en Ciudad Juárez, a la Sedena se le percibe
como una institución lenta y reticente al ries-
go, aun cuando debería tener éxito en la cap-
tura de jefes del narcotráfico. El riesgo que
existe es que entre más criticada sea la Sede-
na, ésta será más adversa a asumir riesgos.
El reto que enfrentan ustedes en el DBWG
es convencerlos de que la modernización,
y no el retiro, es la clave para seguir avan-
zando, y que la transparencia y rendición de
cuentas son fundamentales para la moderni-
zación”, remata el punto siete del cable de
Feeley, que por cierto corrobora el conteni-
do del reportaje titulado Estrategia fallida,
publicado en este semanario en su edición
1693, del 12 de abril de 2009.
Otro documento “secreto” que envió
la embajada de Estados Unidos en México
al Departamento de Estado el 28 de febre-
ro de 2009 (el 231890) revela la desespe-
ración del general Guillermo Galván Gal-
ván ante las críticas y las propias fallas del
Ejército en la lucha contra la delincuencia
organizada:
“Galván, el secretario de la Defensa,
abordó recientemente la posibilidad de in-
vocar al artículo 29 de la Constitución pa-
ra declarar estado de excepción en ciertas
áreas del país, con el objetivo de proveer
bases legales más sólidas para el papel de
los militares en la lucha antinarcóticos”,
se informa en ese despacho, elaborado
también por Feeley.
El texto destaca que, contrario a la po-
sición del titular de la Sedena, el entonces
secretario de Gobernación, Fernando Gó-
mez Mont, aclaró a los diplomáticos esta-
dunidenses que se correrían riesgos polí-
ticos al implantar el estado de excepción,
aun en áreas como Ciudad Juárez. Según
el documento, Gómez Mont reconoció
que el tema se discutió en el gabinete.
Tal como Proceso ha mostrado en su
amplia cobertura sobre los problemas que
genera el uso de las Fuerzas Armadas en el
combate al narcotráfico durante este sexe-
nio (edición 1728, del 13 de diciembre de
2009), el citado despacho identifica la in-
tención que Galván Galván persigue con su
iniciativa de aplicar el estado de excepción
y suspender las garantías individuales:
“Los puntos de vista de Galván son un
reflejo de los deseos militares de contar con
protección legal en materia de derechos hu-
manos y otros asuntos, más que cualquier
inminente reto legal o político al actual pa-
pel del Ejército en la lucha antinarcóticos.
Claramente Calderón busca nuevas he-
rramientas con las cuales responder a los
crecientes niveles de violencia en lugares
como Ciudad Juárez; pero cualquier bene-
ficio que obtenga con el uso del artículo 29
y la declaración del estado de excepción se-
ría socavado por los altos costos políticos
de dicha acción”, subraya Feeley en su mi-
siva a sus jefes en Washington.
Invitados a espiar
En esos documentos secretos del gobierno
estadunidense es recurrente la percepción
de que la inseguridad en México es sínto-
ma de un Estado fallido, en el cual los cár-
teles del narcotráfico controlan partes del
territorio.
A finales de marzo de 2009, Dennis
Blair –en ese momento el director nacio-
nal de Inteligencia de Obama y a quien,
según los documentos revelados, Galván
le confió su deseo de aplicar el estado de
excepción– declaró en el Capitolio que
México era un Estado fallido.
Esta caracterización provocó la furia
del gobierno de Calderón, que se quejó y
logró que el coordinador de las agencias
del espionaje estadunidense se desdijera.
No obstante, el cable 228419, clasifica-
do como “confidencial” y fechado el 5 de
octubre de 2009, muestra cómo hasta en
el seno del gobierno mexicano se percibe
que los capos de la droga son amos y seño-
res de algunas regiones del país. Aspecto
que también ha sido ampliamente funda-
mentado por Proceso desde las ediciones
1686, del 22 de febrero de 2009, a la 1773,
del 24 de octubre del presente año.
Este despacho diplomático resume las
conversaciones entre funcionarios mexi-
canos y estadunidenses la noche anterior
(4 de octubre) durante la cena que ofre-
ció la Procuraduría General de la Repúbli-
ca (PGR) en honor de funcionarios del De-
partamento de Justicia de Estados Unidos.
Destacan los comentarios del entonces
subsecretario de Gobernación, Gerónimo
Gutiérrez Fernández, quien planteó la ne-
cesidad de acelerar la entrega de equipo
militar y tecnológico estadunidense a las
Fuerzas Armadas mexicanas dentro de la
Iniciativa Mérida:
“Él (Gutiérrez Fernández) lamentó el
debilitante temor que cunde en gran par-
te de la sociedad mexicana actual, donde
hasta la gente de Yucatán, ‘con niveles de
seguridad europeos’, temen a la inestabi-
lidad que hay en ciudades poco distantes.
Expresó una preocupación genuina de ‘per-
der’ ciertas regiones. Esto daña a la repu-
tación internacional de México, afecta las
inversiones extranjeras y provoca una sen-
sación de impotencia gubernamental, di-
jo Gutiérrez.”
La fluida comunicación secreta entre
la embajada de Estados Unidos en México
y el Departamento de Estado, obtenida por
WikiLeaks, confirma que, como conse-
cuencia de las incapacidades y limitacio-
nes de la estrategia calderonista contra el
narcotráfico, se le abrió la puerta al espio-
naje estadunidense (sobre todo del Pentá-
gono), que ahora opera con plena libertad
desde la capital mexicana.
Por mencionar sólo ediciones recien-
tes, en Proceso 1738, 1742 y 1776 (todas
de 2010) se da cuenta de cómo las Fuerzas
Armadas, la PGR y la Secretaría de Segu-
ridad Pública (SSP), bajo la tutela del Cen-
tro de Investigación y Seguridad Nacional
(Cisen), reciben órdenes de los sistemas
de inteligencia que Washington en la Ofi-
cina Binacional de Inteligencia (OBI), o
como la llama con diplomacia la Secreta-
LA GUERRA DE CALDERÓN

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 29
ría de Relaciones Exteriores: Oficina Bi-
nacional de Seguimiento (OBS), localiza-
da en Paseo de la Reforma 265, Distrito
Federal.
El Ejército, reacio
En el despacho secreto 246329, la embaja-
da estadunidense insiste en la presencia de
los sistemas de inteligencia de su país en
México como parte de la estrategia bilate-
ral contra el narcotráfico, y destaca el ca-
so de las oficinas satélite que tiene la OBI
(u OBS) en Ciudad Juárez y Tijuana, cu-
ya existencia fue reportada en la edición
1776 de este semanario, el 14 de noviem-
bre pasado, pero que la Secretaría de Rela-
ciones Exteriores intentó negar en una car-
ta (Proceso 1777).
“Las misiones conjuntas de evaluación
(de información de inteligencia), una a Ti-
juana y San Diego, y otra a Ciudad Juárez
y El Paso, fueron designadas para que guia-
ran y ampliaran nuestros esfuerzos bilate-
rales por abordar una debilidad potencial:
el disfuncional y bajo nivel de colaboración
entre el Ejército Mexicano y las autorida-
des civiles a lo largo de la frontera”, dice el
documento.
La evidencia más clara de la interven-
ción de los sistemas de inteligencia en el
gobierno de Calderón está en el documen-
to “secreto” 240473, enviado a Washing-
ton el 17 de diciembre de 2009.
“Las fuerzas de la Marina mexicana,
respondiendo a información proporcionada
por Estados Unidos, mataron a Arturo Bel-
trán Leyva en una operación realizada el 16
de diciembre, la eliminación de mayor ni-
vel de una figura de los cárteles bajo la ad-
ministración de Calderón”, indica el cable.
Como informó este semanario en dos
reportajes (en sus ediciones 1729, del 20
de diciembre de 2009, y 1730, del día 27),
la cacería de Beltrán Leyva se logró des-
pués de que agencias del espionaje esta-
dunidense ubicaran al capo y la Sedena se
mantuvo al margen por motivos descono-
cidos, lo que llevó a la Semar a tomar el
papel protagónico en la operación.
Esto también es corroborado en el ci-
tado cable: “Oficiales de varias agencias
en la embajada (estadunidense) dicen que
la operación del arresto contra Arturo Bel-
trán Leyva comenzó una semana antes de
su muerte, cuando la embajada proporcio-
nó a la Semar información detallada sobre
su ubicación”.
Después viene la observación: “La Se-
mar está bien entrenada, bien equipada y ha
demostrado tener capacidad de responder
con rapidez a la información de inteligen-
cia. Su éxito coloca a la Sedena en una si-
tuación difícil para explicar por qué ha sido
reticente a actuar sobre la buena informa-
ción de inteligencia y a llevar a cabo opera-
ciones contra objetivos de alto nivel”.
Sigue el documento: “El sistema inte-
ragencial de Estados Unidos originalmen-
te le proporcionó la información (sobre la
ubicación de Beltrán Leyva) a la Sedena,
cuya negativa a actuar con celeridad re-
fleja una aversión a tomar riesgos que le
cuestan a la institución una victoria impor-
tante en la lucha antinarcóticos”.
Nuevo nivel de violencia
El despacho 238295, del 4 de diciembre de
2009 y clasificado como “secreto y para no
ser compartido con los gobiernos de otros
países”, fue enviado desde Washington a su
embajada en México. En él, la secretaria de
Estado, Hillary Clinton, les pide a sus di-
plomáticos que hagan un perfil de Calderón
para conocer los efectos que le han causado
la situación de inseguridad, las constantes
críticas y los desaciertos de su lucha contra
el narcotráfico:
“Estamos interesados en revisar nues-
tra evaluación sobre el presidente Calderón
para informar mejor a nuestros legisladores
sobre su estilo de liderazgo. Algunas refe-
rencias han indicado que Calderón y miem-
bros de su gobierno están bajo un gran nivel
de estrés debido a la guerra contra las dro-
gas, el colapso económico y la derrota de su
partido en las elecciones intermedias.
“Este estrés está afectando su persona-
lidad y estilo de conducción, y queremos
saber cómo ese estilo afecta el funciona-
miento del gobierno; especialmente a luz
de los cambios recientes en su gabinete”,
escribió Clinton en su cable para la emba-
jada estadunidense, que debía responder
nueve preguntas.
Los últimos dos cables –del primer pa-
quete de ocho que hasta el cierre de esta edi-
ción se habían dado a conocer sobre la vi-
sión secreta de Estados Unidos sobre la
situación de México– abordan temas mul-
tilaterales. El número 231175, clasificado
como secreto y remitido de la embajada a
Washington, da cuenta de la reunión que
Calderón sostuvo con Blair el 19 de octubre
del año pasado.
Según este despacho, fechado el 23
de octubre, Blair le preguntó a Calderón
su opinión sobre acontecimientos políti-
cos en Latinoamérica. Entonces, “Calde-
rón enfatizó que el presidente venezolano
Hugo Chávez está activo en todos lados,
incluyendo a México. Calderón se exten-
dió en sus respuestas y subrayó que él cree
que Chávez financió a la oposición del
PRD durante la campaña presidencial de
hace cuatro años”.
El séptimo despacho secreto difundi-
do por WikiLeaks (el 0571923, del 26 de
febrero de 2010) describe el fracaso del
gobierno de Calderón como anfitrión y
presidente del Grupo de Río, que acababa
de celebrar una reunión cumbre en Can-
cún, el 22 y 23 de febrero: “Fracasó dra-
máticamente el ambicioso plan de Méxi-
co de utilizar su última presidencia del
Grupo de Río en la Cumbre de Cancún
para crear un foro nuevo y más funcional
sobre la cooperación regional”, considera
el autor del despacho.
El viernes 3, WikiLeaks difundió en su
sitio en internet otro cable clasificado sobre
la narcoviolencia en México, asimismo cla-
sificado como “secreto y para no ser com-
partido con ningún gobierno extranjero”. El
documento (con la clave 09MEXICO193)
describe un nuevo nivel de violencia rela-
cionada con el tráfico de estupefacientes:
“Mientras que el número de muertes
llegó ya a niveles perturbadores y no hay
señales de que disminuirá pronto, noso-
tros continuamos evaluando información
o evidencia que sugiera que los cárteles
han decidido llevar a cabo ataques masi-
vos de civiles, o sistemáticamente ataques
a funcionarios o instituciones del gobier-
no de México o de Estados Unidos”, indi-
ca el cable diplomático, fechado el 23 de
enero de 2009 y elaborado por Charles V.
Barclay, ministro de Asuntos Políticos de
la embajada estadunidense.
R
i
c
a
r
d
o

R
u
i
z

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o

Ciudad Juárez. La impotencia
30

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

32

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

R
ebasado por las disputas en-
tre los cárteles del narcotrá-
fico, el gobierno de Felipe
Calderón los buscó para pe-
dirles que disminuyeran la
violencia; su emisario fue el
general retirado Mario Artu-
ro Acosta Chaparro, en su condición de
asesor del gobierno calderonista en mate-
ria de inteligencia.
Entre 2008 y 2009, el militar exper-
to en operaciones encubiertas se reunió
con los jefes de La Familia Michoacana,
Los Zetas, la organización de los Beltrán
Leyva, el cártel de Juárez y el cártel de
Sinaloa.
Esos movimientos fueron detectados
por los servicios de inteligencia de Esta-
dos Unidos en México. Incluso, las auto-
ridades de ese país tienen un video de la
reunión del emisario del gobierno de Cal-
derón en Matamoros, Tamaulipas, con el
jefe de Los Zetas, Heriberto Lazcano Laz-
cano, El Lazca.
Acosta Chaparro, de 68 años y quien
actualmente convalece de una agresión
armada que sufrió cuando comenzaba a
investigar el secuestro del panista Diego
Fernández de Cevallos, se reunió con los
principales líderes de esas organizaciones,
incluido Joaquín El Chapo Guzmán.
De esas misiones tuvo conocimien-
to el secretario de la Defensa Nacional,
el general Guillermo Galván Galván, su
compañero de generación en el Colegio
Militar. El retorno de Acosta Chaparro en
el sexenio de Calderón ocurrió luego de
que fuera exonerado de los cargos de nar-
cotráfico y crímenes de lesa humanidad,
que según las acusaciones cometió duran-
te la llamada guerra sucia en los años se-
senta y setenta.
Detalles de los encuentros de Acos-
ta Chaparro entregados a Proceso con-
firmaron lo publicado por esta revista
en su edición 1768, en septiembre pa-
sado, sobre la negociación que el gene-
ral retirado sostuvo con Jesús Méndez
Vargas, El Chango o El Chamula, y
Nazario Moreno, El Pastor, El Chayo
o El Más Loco, dos de los jefes de La
Familia Michoacana.
En esa reunión participaron, asimismo,
el entonces fiscal de la Procuraduría Gene-
ral de la República (PGR), Ricardo Cabre-
ra Gutiérrez, y un colaborador del general
en retiro identificado como “Estrella”.
Después del encuentro le fueron en-
tregados a la PGR los tres supuestos res-
ponsables de haber lanzado dos granadas
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
emisario
El
contra la multitud reunida en el centro
histórico de Morelia para festejar el Grito
de Independencia, la noche del 15 de sep-
tiembre de 2008.
Acosta Chaparro se reportó con el en-
tonces secretario de Gobernación, Juan Ca-
milo Mouriño. “Señor, objetivo cumplido”,
le dijo cuando ya tenía en el avión a los tres
supuestos responsables, quienes fueron tor-
turados para inculparse. De la intervención
del militar retirado tuvo conocimiento tam-
bién la titular de la Subprocuraduría de In-
vestigación Especializada en Delincuencia
Organizada (SIEDO), Marisela Morales.
Después de esa entrega, el general Gal-
ván le preguntó a Acosta Chaparro sobre la
recompensa de 10 millones de pesos ofreci-
da por la PGR para quien diera información
Hombre clave de los gobiernos priistas para aplastar las
insurrecciones armadas en los sesenta y los setenta, el
general Arturo Acosta Chaparro se hizo un lugar en el
gobierno de Felipe Calderón gracias al secretario de la
Defensa, Guillermo Galván: le tocó ser emisario federal
para negociar con los líderes de las mayores organizacio-
nes del narcotráfico en el país, incluido El Chapo Guzmán.
Nueva información entregada a Proceso permite identi-
ficar al “General X”, al que se refiere Anabel Hernández
en su libro Los señores del narco, cuyo adelanto fue pu-
blicado en el número 1778 de la revista.

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 33
que llevara a la captura de los responsables
del que fue el primer atentado contra la po-
blación civil relacionado con el narcotráfi-
co. “No me dieron ni las gracias”, contestó
Acosta Chaparro al general secretario.
La segunda encomienda del general
en retiro fue poco después, a principios de
octubre del mismo 2008. Debía buscar a
Los Zetas, cuando el grupo fundado por
desertores de élite del Ejército aún era el
brazo armado del cártel del Golfo. Antes
de hablar con el jefe de Los Zetas, El Laz-
ca, el general Galván le dijo a Acosta Cha-
parro: “Me ordenaron que no me mueva
porque tú ya estás operando”.
Acosta Chaparro se reunió en Mata-
moros no sólo con El Lazca, sino también
con Miguel Ángel Treviño Morales, El Z
40. Para el día de la reunión, los jefes de la
organización delictiva le pidieron a Acosta
Chaparro una tregua del gobierno federal.
Según la información entregada a Pro-
ceso, la guardia del Lazca está integrada por
capitanes desertores del Ejército. Cuando
vieron a Acosta Chaparro se le cuadraron.
En ese encuentro, Lazcano le preguntó
de parte de quién iba. “Mira, te viene a ver
un general del Ejército. No puede venir de
parte de nadie más que del presidente”,
dijeron los informantes, según el video
obtenido por la inteligencia estadunidense
y en el que, dicen las fuentes, “con tomas
desde arriba se ve cómo el general retira-
do habla con autoridad y El Lazca actúa
como subordinado”.
Acosta Chaparro les pidió a Los Zetas
que bajaran la violencia, pararan las deca-
pitaciones y dejaran de exhibir los cuerpos
mutilados. “El presidente no puede hablar
de paz social mientras haya decapitados y
ese tipo de violencia”, refieren que dijo el
militar retirado. La aceptación se condi-
cionó a que el gobierno federal no actuara
contra los familiares de los miembros de
la organización delictiva.
A principios del siguiente año hu-
bo una segunda reunión con el liderazgo
de Los Zetas. En ese encuentro hablaron
sobre el asesinato del general Mauro En-
rique Tello Quiñones, perpetrado en Can-
cún el 3 de febrero de 2009. “¿Por qué
lo mataron?”, preguntó el general retira-
do. El Lazca llamó al jefe de Los Zetas
en Cancún, quien según las fuentes dijo:
“Porque el general no cumplió”.
De acuerdo con ese testimonio, Acosta
Chaparro cuestionó: ¿Y por qué se hacen
llamar Zetas? Porque después de la Z no hay
más, respondió El Lazca, quien añadió que
en ese momento esa organización, junto con
el cártel del Golfo, controlaba 22 estados.
Según esa información, fue el propio
Lazca quien puso en contacto al general
en retiro con Arturo Beltrán Leyva, El
Barbas. El encuentro ocurrió meses des-
pués en un lugar ubicado entre Cuernava-
ca y Acapulco, y a él acudieron también
Édgar Valdez Villarreal, La Barbie; Mario
Pineda Villa, El Borrado, y Jesús Nava
Romero, El Rojo.
El relato entregado a este medio seña-
la que La Barbie quiso intervenir, pero se
lo impidió Acosta Chaparro. La petición
del enviado del gobierno fue la misma:
que le bajaran a la violencia, sobre todo en
Morelos y Guerrero, estados que entonces
controlaba su organización.
En diciembre del mismo año Arturo
Beltrán Leyva fue ejecutado por infantes
de Marina en el domicilio donde se ocul-
taba, a unas cuadras de la XXIV Zona
Militar, en Morelos. Junto con El Barbas,
en ese operativo fue asesinado su lugarte-
niente, El Rojo.
El siguiente encuentro de Acosta Cha-
parro fue con Vicente Carrillo, jefe del
cártel del Juárez, y líderes de La Línea, el
grupo armado de esa organización delicti-
va, a la que El Chapo Guzmán le disputa
el control de Ciudad Juárez.
Cuando Acosta Chaparro pasó siete
años de cárcel (de 2000 a 2007), fue ba-
jo el cargo de participar en el narcotráfi-
co, precisamente con el cártel de Juárez,
cuando lo encabezaba Amado Carrillo
Fuentes, El Señor de los Cielos.
La última gestión del general retirado
fue con El Chapo Guzmán, el jefe más
conocido del cártel de Sinaloa. Cuando lo
iba a ver, el titular de la Defensa Nacio-
nal le dijo: “Te van a poner un GPS” (un
chip localizador). “No, Memo –le contes-
tó Acosta Chaparro–, yo soy negociador,
no traidor”. Con ese dispositivo, dicen las
fuentes, Galván quería ubicar a El Chapo.
En el encuentro con Guzmán Loera,
como fue reseñado por la periodista Anabel
Hernández en su libro Los señores del narco
(Proceso 1778), El Chapo le contó al gene-
ral en retiro cómo recibió ayuda para fugarse
del penal de Puente Grande, en Jalisco.
Además, “en tono de queja”, dice el rela-
to, El Chapo le dijo al militar “que el propio
Juan Camilo Mouriño y su entonces coordi-
nador de asesores en la Segob (el actual se-
nador Ulises Ramírez Núñez) les vendieron
a los Beltrán Leyva la plaza del Estado de
México en 10 millones de dólares”, a pesar
de que la entidad ya había sido comprometi-
da con El Chapo, según ese relato.
“Recontratado”
Acosta Chaparro no se conformó con la
condecoración de general en retiro que re-
cibió en abril de 2008, luego de que fuera
exonerado de los graves cargos de narco-
tráfico y crímenes de lesa humanidad. Des-
NARCOTRÁFI CO
34

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

de marzo de ese año, un mes después de su
retiro, emprendió una contraofensiva judi-
cial contra el Ejército y, como en los otros
juicios, los tribunales lo favorecieron.
A principios de octubre de 2007, el
Juzgado Segundo de Distrito en Materia
Administrativa del Distrito Federal le con-
cedió un amparo en contra del procedi-
miento de su retiro.
Acosta Chaparro le reclamó a la Se-
dena la restitución de los haberes reteni-
dos durante los casi siete años que estuvo
preso, acusado de proteger al cártel de
Juárez. Pero al tiempo que litigó contra
la Sedena, se convirtió en asesor del ge-
neral Galván en la Sección Segunda del
Ejército, es decir, en el área encargada de
la inteligencia militar.
Los movimientos legales que hizo Acos-
ta Chaparro contra el Ejército fueron de
conformidad con Galván. Compañeros de la
generación 1959-1962 del Colegio Militar,
hicieron carreras paralelas, Galván en el ar-
ma de artillería y Acosta en infantería.
Acosta Chaparro fue acusado de la
desaparición forzada de 143 personas en
la guerra sucia en Guerrero durante los go-
biernos de Luis Echeverría y José López
Portillo (Proceso 1282 y 1356). Además de
tortura, se le acusó de haber participado en
“los vuelos de la muerte”, que consistían en
arrojar al mar desde aeronaves a campesi-
nos acusados de formar parte de la guerrilla.
La Fiscalía Especial para Movimien-
tos Sociales y Políticos del Pasado (Fe-
mospp), disuelta a finales del sexenio de
Vicente Fox con el aval de Calderón y
encabezada entonces por Ignacio Carrillo
Prieto, abrió una averiguación previa con-
tra el militar por su presunta responsabili-
dad en esas desapariciones, pero declinó
a favor del fuero militar. Los tribunales
castrenses absolvieron al acusado.
Acosta Chaparro todavía operó ofi-
cialmente en el sexenio de Carlos Salinas,
cuando fue integrado a la efímera coordi-
nación de Seguridad Nacional, al mando
de Arsenio Farell Cubillas, ya fallecido.
En el sexenio de Ernesto Zedillo, se
le vinculó con la matanza de 17 campe-
sinos, el 28 de junio de 1995, en el vado
de Aguas Blancas, Guerrero, donde dé-
cadas antes fue jefe policial del gobierno
de Rubén Figueroa Figueroa, secuestrado
por la guerrilla de Lucio Cabañas en 1974.
La carrera de Acosta Chaparro como mi-
litar experto en antisubversión –que plasmó
sus conocimientos en la publicación conoci-
da como el libro negro de la guerrilla en el
país, Movimiento subversivo en México– se
interrumpió cuando fue encarcelado en el
2000, acusado de narcotráfico.
El 30 de agosto de ese año fue deteni-
do junto con el general Francisco Quirós
NARCOTRÁFI CO
Hermosillo y enjuiciado por un Consejo
de Guerra, bajo el cargo de tener vínculos
con El Señor de los Cielos.
Ambos oficiales fueron sentenciados a
30 años de prisión y luego de una apela-
ción obtuvieron una reducción de 15 años
a su condena. Quirós Hermosillo murió en
noviembre de 2006 sin que se terminara
el proceso penal, por lo que técnicamente
no quedó firme la acusación en su contra.
Acosta Chaparro purgó poco menos
de la mitad de la sentencia. Seis años y 10
meses después de su reclusión, el 29 de ju-
nio de 2007, abandonó su celda del Campo
Militar Número 1 gracias a un amparo de-
finitivo que le concedió la justicia federal.
El Quinto Tribunal Colegiado en Ma-
teria Penal del Primer Circuito determinó
que ni la PGR, a cargo entonces del general
Rafael Macedo de la Concha, ni la Procu-
raduría de Justicia Militar le probaron el
delito contra la salud “en su modalidad de
colaboración de cualquier manera al fo-
mento para posibilitar el tráfico de narcó-
ticos (cocaína y mariguana)”. Tampoco los
delitos de cohecho y asociación delictuosa.
El Consejo de Guerra había fallado en
su contra como responsable de esos car-
gos. Además de la prisión, lo había conde-
nado “a la pérdida de derechos adquiridos
en virtud del tiempo de servicios presta-
dos” a las Fuerzas Armadas, así como a
la inhabilitación para usar el uniforme y
condecoraciones. Cuando salió de la pri-
sión militar vestía su uniforme de general
brigadier y sus condecoraciones.
La cercanía de Acosta Chaparro con
Galván implicó su reivindicación pública y
la recuperación de su grado. El 23 de abril
de 2008, en el Campo Militar Número 1,
donde pasó casi siete años en prisión, la
Sedena organizó una ceremonia privada
para enaltecer la labor de 23 oficiales y
condecorarlos por su condición de retiro.
De ellos, 13 fueron generales que sirvieron
más de 45 años en el Ejército; en esa lista
destacó Acosta Chaparro.
En un comunicado relacionado con la
ceremonia, la Sedena se refirió a los ho-
menajeados como “un selecto grupo de
generales que son fiel testimonio de una
vida de patriotismo, lealtad, abnegación,
dedicación y espíritu de servicio a México
y sus instituciones”.
Galván no sólo lo enalteció públicamen-
te, sino que lo colocó en la lista de “héroes”
del Ejército. El exintegrante de la Brigada
Blanca –grupo paramilitar que se dedicó
hace tres décadas a exterminar a la guerri-
lla– obtuvo así del gobierno de Calderón su
reivindicación institucional y política.
Después de su exoneración, fue pasado
a retiro al cumplir 65 años, la edad límite
establecida en la legislación militar. Incon-
forme, Acosta Chaparro interpuso un juicio
de amparo para impugnar ese procedimien-
to de la Sedena. Su argumento fue que an-
tes de su alta en situación de retiro, ya que
fue absuelto, la Sedena lo debió reinstalar
como subdirector de la Dirección General
del Servicio Militar, cargo que ocupaba al
momento de su detención. El procedimien-
to seguido por la Sedena, alegó, fue equiva-
lente al de despido injustificado.
Su propósito era recuperar el total de
los haberes que se le retuvieron mientras
estuvo preso. Y aunque la Sedena “se in-
conformó” contra su asesor, la justicia fe-
deral le dio la razón.
Oficialmente, para la Sedena Acosta
Chaparro es un general retirado y nada tie-
ne que ver con los asuntos de inteligencia
militar en el sexenio de Calderón. En la
práctica no ha sido así; por décadas tuvo
acceso a información proveniente de la
Sección Segunda del Estado Mayor de la
secretaría y nunca dejó de tener contactos
con el aparato político, incluidos los que
en su momento fueron opositores, como
Diego Fernández de Cevallos, quien fue
secuestrado el pasado 15 de mayo.
Fue la familia del panista quien lo bus-
có para que investigara el plagio. Su ex-
periencia en contrainsurgencia lo llevó a
concentrarse en un posible secuestro por
parte de la guerrilla. Tres días después de
la desaparición del político, Acosta fue
atacado con arma de fuego en la Ciudad
de México. Su convalecencia duró casi
medio año. Desde hace unas semanas está
de regreso en su oficina de consultor pri-
vado en seguridad.
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
“El Chapo”. Confidencias
Los números
VERÓNICA ESPINOSA
Z
ACATECAS, ZAC.- Con las presio-
nes por el plazo que fijó el gober-
nador Miguel Alonso Reyes al
rendir protesta, el pasado 23 de
noviembre se cumplió la prime-
ra parte de la revisión de la Con-
traloría Interna de Zacatecas a los
últimos meses de gobierno de la exmanda-
taria perredista Amalia García Medina.
Las anomalías de su sexenio, que aflo-
raron en las primeras semanas de gestión
del priista Alonso Reyes (Proceso 1772),
se hallan en un expediente oficial donde
se registran actos indebidos, excesos e in-
cumplimiento de normas y procedimien-
tos en contratos, préstamos, obras y pro-
gramas por montos que suman más de mil
millones de pesos y por los que se han emi-
tido notificaciones a 17 exfuncionarios.
El contralor estatal, Guillermo Huízar
Carranza, ya prepara el segundo paquete
de auditorías, que será anunciado en ene-
ro y con el que pretende ir hasta el fondo
en asuntos como la revisión de toda la obra
pública del sexenio amalista.
El segundo paquete hurgará cientos de
contratos que sugieren posibles favoritis-
mos y beneficios hacia ciertos empresarios,
a quienes algunos medios locales llaman
“los amigos de las García”, en alusión a la
exmandataria, a su hermana –la exsubpro-
curadora Concepción García– y a su hija, la
senadora Claudia Corichi García.
Uno de estos empresarios es Salvador
Galván López, quien en 2005 creó Cons-
trucciones y Edificaciones Gals, que obtu-
vo contratos para varias de las obras más
importantes del sexenio, como el Palacio
de Convenciones y la Plaza Bicentenario.
Esta última figuró en la auditoría con
serias irregularidades: el recibo por la ad-
quisición de las bases de la licitación es
posterior a la fecha límite establecida en
Leonardo Garza Treviño / Procesofoto
turbios
de Amalia
38

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

Al asumir el gobierno de Zacatecas, el priista Miguel
Alonso Reyes prometió auditar la gestión saliente y dio
un plazo perentorio a su contralor. El resultado de la
primera parte de esa revisión ya se hizo público y deja
muy mal parada a la exmandataria perredista Amalia
García: incumplimiento de normas y procedimientos
en la adjudicación de contratos y obras, préstamos
personales a funcionarios amigos… Ella a su vez se
dice víctima de una campaña que pretende bloquear
su llegada al gobierno del DF…
la convocatoria, y los valores en materia-
les y acarreos se exceden en por lo menos
40 millones de pesos.
La convocatoria para la obra se publi-
có en el Diario Oficial de la Federación
con el número 61003001-048-08. Para la
adquisición de las bases de la licitación
pública se fijó como fecha límite el 29 de
diciembre de 2008 a las 14:30 horas.
Sin embargo, el recibo que expidió la
Secretaría de Finanzas (del que Proceso
tiene copia) por la compra de las bases ad-
quiridas por Construcciones y Edificacio-
nes Gals (la empresa ganadora) está fecha-
do el 30 de diciembre de 2008, “fuera del
plazo establecido en la convocatoria, mo-
tivo más que suficiente para haber declara-
do el concurso desierto”, sostiene el con-
tralor estatal.
En esta misma obra se detectaron y re-
portaron excesos en valores propuestos y
cobrados por la contratista, que en el ca-
so de excavaciones y acarreos de material
suman 15 millones 31 mil 784 pesos y un
millón 930 mil 744 pesos, respectivamen-
te, mientras que en el concepto de concre-
to hidráulico los valores de mercado se
duplicaron por un monto equivalente a 23
millones 2 mil 642 pesos.
La víctima
En respuesta García Medina se ha asumido
–junto con sus excolaboradores y los em-
presarios señalados en el informe– como
víctima del uso “de todo el poder del go-
bierno de Zacatecas” contra personas que
hoy son ciudadanos “y que sólo tienen la
defensa que otorga el estado de derecho”.
Así respondió el 24 de noviembre des-
de la Ciudad de México la exgobernadora
en una conferencia de prensa en la que es-
tuvo acompañada por el presidente nacio-
nal del PRD, Jesús Ortega, y por el coor-
dinador de los senadores de ese partido,
Carlos Navarrete Ruiz.
En los días siguientes García también
se asumió como el blanco de una estrate-
gia para desactivarla políticamente, por-
que “me ven como posible aspirante al go-
bierno del Distrito Federal”.
Inmunidad
Aunque el nombre de Amalia García apa-
rece directamente vinculado con algunas
de las acciones anómalas detectadas en la
revisión, en su calidad de titular del Eje-
cutivo estatal entre 2004 y septiembre de
2010, contra ella difícilmente se podría ir
más allá de fincarle sanciones administra-
tivas gracias a la inmunidad que la Cons-
titución estatal da a sus exgobernadores.
La presunción de una conducta delic-
tiva o penalmente punible atribuida a la
exgobernadora sólo podría concretarse si
ella fuera acusada de un delito grave, para
lo cual, según dijo a Proceso un funciona-
rio de alto nivel del actual gobierno, “no se
ven elementos hasta ahora”.
Uno de los señalamientos directos ha-
cia la exmandataria en este informe fue la
firma del crédito adquirido con Banamex
el 14 de junio de este año, en un contrato
que suscribieron tanto la titular del Poder
Ejecutivo como el secretario de Finanzas
por 300 millones de pesos más 4 millones
289 mil 583 pesos de intereses.
“De dicho contrato se desprende que
la fecha comprometida para pagarlo fue el
25 de agosto de 2010, circunstancia que
no ocurrió, faltando los responsables de
suscribirlo a su compromiso y generan-
do toda suerte de consecuencias económi-
cas negativas al estado de Zacatecas; entre
otras, la generación de intereses morato-
rios por 5 millones 595 mil 486.64 pesos,
lo que constituye un daño patrimonial de-
rivado de esa omisión”, leyó el contralor
Huízar al rendir su informe.
“Adicionalmente y producto de esa
falta de pago”, explicó, “las calificadoras
Moody’s y Standard & Poor’s han derrum-
bado la calificación crediticia de Zacatecas
y con ello puesto en riesgo las líneas de fi-
nanciamiento institucional de que dispo-
El contralor Huízar. Informe
L
e
o
n
a
r
d
o

G
a
r
z
a

T
r
e
v
i
ñ
o

/

P
r
o
c
e
s
o
f
o
t
o
ESTADOS / ZACATECAS

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 39
ne el gobierno del estado, así como en-
careciendo los contratos de crédito y el
relativo a la prestación de servicios pa-
ra Ciudad Gobierno”, el conjunto ad-
ministrativo que desde hace meses es el
elefante blanco del gobierno zacatecano
(Proceso 1772).
Esta es una de las casi 40 observa-
ciones detectadas por la Contraloría In-
terna, empujada a cumplir con el plazo
de 60 días prometido por el gobernador
en la revisión de algunos programas,
partidas y contratos de las secretarías
de Desarrollo Agropecuario, Finanzas,
Planeación, Obra Pública y Función Pú-
blica, el DIF estatal y la Junta Local de
Caminos.
Del trabajo de los auditores resultaron
–entre otras cosas– facturas que al ser ve-
rificadas por el SAT fueron calificadas co-
mo “presumiblemente apócrifas”.
–¿Esas facturas serían canalizadas
a una averiguación penal? –pregunta
Proceso a Huízar.
–Efectivamente. Tenemos que con-
tinuar la investigación.
Parece una oportunidad de oro tam-
bién para el ajuste de cuentas entre los
grupos políticos que durante años han
mantenido a Zacatecas en pugna: el de Ri-
cardo Monreal y el que encabeza la propia
García Medina, quien durante todo su sexe-
nio no zanjó diferencias con el actual sena-
dor del PT y mantuvo vivo el conflicto.
Hoy es el turno del grupo monrealis-
ta con el gobernador Miguel Alonso Re-
yes, el contralor y el procurador de justicia
Arturo Nahle como ejecutores, en el plei-
to que al parecer se extenderá por lo me-
nos mientras se define la lucha política por
las candidaturas del Distrito Federal, lis-
ta en la que ya también se anotó Ricardo
Monreal.
Los implicados
En la presentación encabezada el 23 de no-
viembre por Huízar se mencionaron algu-
nos exfuncionarios de García Medina en
los señalamientos por irregularidades: el
exsecretario de Finanzas, Jorge Miranda
Castro; el extitular del Instituto de la Juven-
tud Zacatecana (Injuzac) y actual presiden-
te municipal de Villanueva, Iván de San-
tiago, y el exsecretario de Planeación y de
Gobierno, Luis Gerardo Romo Fonseca.
Miranda y De Santiago son dos de los
funcionarios que dejaron sus cargos a prin-
cipios de 2010 con la aprobación de la go-
bernadora para ser candidatos. El exteso-
rero se convirtió en candidato a diputado
local, mientras el extitular del Injuzac aban-
deró al PRD por la alcaldía de Villanueva.
Pero la Contraloría encontró que am-
bos hicieron campaña mientras aún cobra-
ban en el gobierno estatal, al menos du-
rante las cinco quincenas posteriores a sus
renuncias. Sólo Iván de Santiago ganó la
elección.
Además Romo Fonseca figura como
beneficiario de un préstamo del gobierno
por 400 mil pesos que recibió el 12 de ene-
ro de 2007. Romo fue secretario de Pla-
neación y de Gobierno en distintos perio-
dos del sexenio de García antes de dirigir
el PRD local y coordinar las campañas.
Ahora es diputado local plurinominal.
Su nombre apareció en la lista de los
préstamos a personas físicas y morales
que otorgó la Secretaría de Finanzas que
encabezó Miranda Castro, en algunos ca-
sos sin convenio ni póliza de por medio
y de los que no hay justificación legal ni
partida de origen identificada. Esta lista
fue difundida en una pantalla ante los me-
dios de comunicación mientras el contra-
lor presentaba su informe.
Aunque el funcionario no mencionó
a los enlistados, las imágenes (captadas
por fotógrafos y camarógrafos) detallaron
nombres, apellidos, montos y fechas de
empresarios, particulares, proveedores y
políticos. El balconeo desató acusaciones,
reclamos y todo tipo de comentarios en los
círculos sociales y políticos del estado.
Entre otros beneficiarios aparece el ex-
diputado federal perredista Guillermo An-
tonio Olmos Capilla, empresario protegi-
do por la exsubprocuradora Concepción
García Medina (Proceso 1772) y quien en
los dos últimos años del anterior sexenio
figuró como proveedor y contratista del
estado y recibió recursos discrecionales de
la Secretaría de Finanzas mientras era bus-
cado judicialmente por autoridades de va-
rios estados, entre ellos Querétaro, acu-
sado de fraude.
La orden de aprehensión contra Ol-
mos fue encontrada por el procurador
Nahle y cumplimentada a principios de
octubre, aunque el empresario pagó fian-
za y quedó en libertad casi de inmediato.
En la lista de la Secretaría de Finan-
zas Olmos figura como beneficiario de
dos préstamos: uno por 2 millones de pe-
sos que recibió el 26 de febrero de 2009
–sin pagaré o convenio de por medio– en
su calidad de representante de Inmobi-
liaria Confiable (empresa registrada co-
mo contratista del estado) y el segundo
como persona física por 651 mil 359 pe-
sos, el 24 de julio del mismo año.
“Tenemos documentados préstamos
a particulares otorgados desde la Secre-
taría de Finanzas a distintas personas fí-
sicas y morales por 368 millones 300 mil
842 pesos”, afirmó Huízar, y explicó que
al revisar 92 de esos expedientes, en nin-
guno se localizó constancia de que hu-
bieran sido cobrados o se hayan empren-
dido acciones para recuperar los montos.
“No hay tampoco atribuciones legales
que faculten al titular (de Finanzas) para
realizar dichos préstamos”, lo que, según
la revisión de la Contraloría, apuntaría al
exsecretario Miranda Castro, quien en res-
puesta responsabilizó públicamente al con-
tralor y al actual gobernador “de cualquier
cosa que ponga en riesgo su seguridad”, en
vista de que se hicieron públicos los ingre-
sos que percibió como funcionario.
En el mismo tono se dio la respuesta de
Amalia García el 24 de noviembre, cuan-
do leyó una carta dirigida a su sucesor y
que se publicó al día siguiente en algunos
diarios.
“Infundios”, “linchamiento político”,
“manipulación tendenciosa”, “ofensiva sin
sustento” y “mala fe” fueron algunos de los
calificativos empleados por García en la car-
ta que leyó en la conferencia de prensa en
la que la acompañaron Ortega y Navarrete.
El primer reclamo de la exgobernadora
fue que el informe se hiciera público “sin
haber notificado a nadie la existencia de
un procedimiento en su contra; sin la po-
sibilidad de una defensa… y sin haber ini-
ciado formalmente los emplazamientos”,
con lo cual, según dijo, “se cometió una
violación a los procedimientos formales
de auditoría”.
Aún más: reprochó a Miguel Alonso
“la ofensiva emprendida por causas polí-
ticas” al recordarle que como colaborador
de su gobierno y posteriormente como di-
putado local, el actual mandatario “cono-
ció el compromiso del gabinete que yo en-
cabecé con la rendición de cuentas y con
la transparencia, conoció de las auditorías
e incluso votó a favor de las cuentas públi-
cas y del contenido de los presupuestos”.
Rebatió algunos de los puntos del in-
El gobernador Reyes. Embate
B
e
n
j
a
m
í
n

F
l
o
r
e
s
40

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

forme, como el requerimiento de la Audi-
toría Superior de la Federación (ASF) al
estado para que devuelva 610.6 millones
de pesos de programas como el de Susten-
tabilidad de los Servicios de Agua Potable
y Saneamiento de Comunidades Rurales
(Prosapys) y el de Agua Potable, Alcanta-
rillado y Saneamiento en Zonas Urbanas
(APAZU) por irregularidades detectadas
en su aplicación.
“En el caso de la Secretaría de la Fun-
ción Pública por ejemplo, en los casos a
los que ustedes han hecho mención, du-
rante mi gobierno se aportaron ya los do-
cumentos para la solventación e incluso en
Prosapys y APAZU, la Contraloría Interna
de mi administración sancionó a los res-
ponsables”, aseguró Amalia.
El procedimiento al que hizo referen-
cia la exgobernadora se cumplió, en efec-
to, contra Salatiel Martínez Arteaga, di-
rector de la Comisión Estatal de Agua
Potable y Alcantarillado (CEAPA) a partir
de la denuncia que desde el 1 de abril de
2009 interpuso la ASF ante la Contraloría.
Martínez Arteaga fue acusado por la
ASF luego de que el órgano detectó irre-
gularidades en 18 contratos celebrados en
su calidad de director de la CEAPA para
obras de infraestructura, las cuales salie-
ron a la luz en su informe de revisión y
fiscalización de cuentas públicas de 2007.
A partir de la denuncia se inició el pro-
ceso administrativo DJ/04/PA/2010 contra
el referido funcionario, quien finalmente
fue inhabilitado para ocupar cargos pú-
blicos al servicio del Estado dos años…
cuando terminó el sexenio.
El dictamen de la contraloría inter-
na fue dado a conocer el último día de la
gestión de García. Durante el año y medio
que duró el proceso administrativo contra
el director de la CEAPA el gobierno es-
tatal ocultó los hechos y la investigación.
Finalmente, el 13 de septiembre se su-
po que entre las irregularidades que die-
ron origen a la sanción aplicada al funcio-
nario figuraron desórdenes en las actas de
adjudicación de obras –en las cuales no se
asentaban los plazos de inicio y fin de las
mismas–, no se exigían las garantías res-
pectivas, se ampliaron plazos de construc-
ción sin que fueran justificados e incluso
aparecieron empresas que no acreditaron
su personalidad.
En su afán de desmentir a la Contra-
loría, Amalia García calificó el trabajo de
esta dependencia como poco profesional
e incapaz de revisar correctamente “la in-
formación que se aportó en la entrega-re-
cepción de la administración”.
Y se quejó de que esto se hubiera venti-
lado antes de que los funcionarios respon-
sables de solventar las observaciones del
informe tuvieran la notificación respecti-
va en sus manos, paso que efectivamente
no se había cumplido hasta la semana que
concluyó, cuando según la Contraloría se
trabajó en notificar a 17 exfuncionarios.
En entrevista con Proceso el 25 de no-
viembre, Huízar Carranza aseguró que la
revisión de 2% del presupuesto en los dos
últimos años del sexenio amalista no ha-
brían tenido que revisarse “si se hubiera
cumplido puntualmente con la entrega-re-
cepción, lo cual nunca ocurrió”.
“Estamos preparando un segundo pro-
grama de auditorías, para continuar algu-
nas investigaciones en algunos indicios
que nos sugieren hacerlo”, como toda la
obra pública y el Proyecto Aeroespacial,
que tiene 14 meses de retraso porque los
compromisos adquiridos por Amalia Gar-
cía “son demasiado onerosos para la ad-
ministración estatal”, agrega el contralor.
En la lupa se pondrán también los más
de 2 mil contratos directos que efectuó la
Oficialía Mayor contraviniendo la Ley de
Adquisiciones, que establece la adjudica-
ción directa para casos excepcionales y es-
pecíficos “y no como una práctica de ruti-
na que se utilizó para invertir más de 740
millones de pesos”.
ESTADOS / ZACATECAS

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 41
Perseguido
Julian Assange, fundador
de WikiLeaks, es buscado
por la policía de 188 paí-
ses. Su delito es haber
divulgado información
que Washington quería
mantener oculta. Pero el
activista australiano tiene
otros problemas: algunos
de sus socios y aliados
le han vuelto la espalda y
despotrican contra él.
ANNE MARIE MERGIER
P
ARÍS.- Es oficial. El pasado 30
de noviembre, la Interpol reco-
noció que el activista australia-
no Julian Assange está en su lis-
ta roja. La orden de detención
internacional y de extradición
lanzada contra el fundador de WikiLeaks
por la justicia sueca está vigente en los
188 países miembros de Interpol.
Rick Falkvinge, líder del Piratpartiet
de Suecia –que alberga parte de los archi-
vos de WikiLeaks–, no puede creerlo. En
conversación telefónica con la correspon-
sal considera que la actuación errática de la
justicia sueca “ridiculiza a su país y plantea
preguntas serias sobre su independencia”.
Los hechos son, por lo menos, extra-
ños. El pasado 18 de agosto, un mes des-
pués de las filtraciones de los informes se-
cretos estadunidenses sobre la guerra en
Afganistán, dos suecas acusaron por se-
parado a Assange: una por violación, otra
por acoso sexual.
El 21 de agosto la justicia sueca ce-
rró la investigación por falta de pruebas.
En septiembre la volvió a abrir. El 18 de
noviembre, después de la filtración de los
documentos sobre Afganistán y justo an-
tes de la correspondiente a los informes
42

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

I NTERNACI ONAL / ESTADOS UNI DOS
diplomáticos estadunidenses, la procura-
dora sueca Marianne Ny lanzó una orden
internacional de detención y extradición
contra Assange.
Björn Hurtig, abogado del activista aus-
traliano, apeló de inmediato la decisión. Su
recurso fue desestimado. El 30 de noviem-
bre volvió a apelar, esta vez ante la Corte
Suprema de Suecia, que el jueves 2 confir-
mó la orden de detención y extradición.
Falkvinge –quien en agosto pasado
ofreció una rueda de prensa en Estocolmo
para hacer público su apoyo a Assange, que
por cierto acudió a este acto– se dice muy
preocupado por el futuro del australiano y
aclara que no tiene la menor idea de su pa-
radero actual, si bien, el jueves 2 medios de
prensa sostuvieron que la policía de Gran
Bretaña lo tiene localizado en ese país.
El 11 de noviembre pasó dos horas en
Londres con un periodista de la revista
Forbes de Estados Unidos.
Dos días después, mientras el Consejo
de los Derechos Humanos de las Naciones
Unidas examinaba el informe sobre Esta-
dos Unidos en esa materia, Assange de-
nunció las presiones crecientes que ejercía
Washington en su contra. Lo hizo rodeado
de guardaespaldas y ante decenas de re-
porteros que acudieron al selecto club sui-
zo de prensa, en Ginebra.
Expresó: “En lugar de investigar los
abusos cometidos por sus fuerzas armadas
en Afganistán e Irak, las autoridades esta-
dunidenses han adoptado una actitud agre-
siva contra mi organización. La amenazan
públicamente y buscan destruirla”.
También dijo que reflexionaba sobre la
posibilidad de pedir asilo político en Sui-
za. Las autoridades helvéticas guardaron
silencio. Luego Assange apareció de nue-
vo en Londres. Se desvaneció cuando se
empezó a especular que la Interpol tenía
una orden de captura en su contra.
¿Quién aceptará hospedar al fundador
de WikiLeaks?
El 30 de noviembre, Kintto Lucas, vice-
ministro de Relaciones Exteriores de Ecua-
dor, anunció que su país lo recibiría con los
brazos abiertos. Al día siguiente el presi-
dente Rafael Correa se apuró a desmentirlo.
Conforme pasan los días se vuelve
más compleja la situación de ese austra-
liano de 39 años que en 2006 emprendió
una cruzada en favor de la “transparencia
informativa total”.
Enredo jurídico
A finales del pasado julio el Pentágono y
el Departamento de Justicia de Estados
Unidos iniciaron una investigación penal
sobre la filtración de los informes milita-
res relativos a la guerra de Afganistán. Ar-
gumentaron que WikiLeaks violó una ley
sobre espionaje de 1917. Pero desde en-
tonces tropiezan con un auténtico enredo
jurídico.
Expertos del Servicio de Investigación
del Congreso afirman que los casos de fil-
traciones de información en la prensa no
suelen ser tratados como delitos en Esta-
dos Unidos. Y recuerdan que los grandes
medios de comunicación estadunidenses
avisan al gobierno cuando tienen docu-
mentos explosivos. Junto con importan-
tes funcionarios revisan su autenticidad y
analizan su grado de peligrosidad para la
seguridad nacional.
En julio, octubre y noviembre el diario
The New York Times consultó al gobierno
antes de publicar los documentos que le
entregó WikiLeaks. En cambio la página
web no lo hizo. De ello se queja Washing-
ton, que no explica por qué un portal in-
ternacional tendría que respetar las reglas
del juego que se crearon tácitamente entre
el gobierno y los medios de comunicación
de Estados Unidos.
Expertos citados por The Wall Street
Journal aseguran que sólo se podrá perse-
guir judicialmente a WikiLeaks si se logra
comprobar que esa organización “incitó
con pleno conocimiento de causa” al sol-
dado Bradley Manning a sustraer los do-
cumentos. El Pentágono inició un proce-
so marcial contra Manning. Lo acusa de
haber filtrado todos los documentos sobre
Irak, Afganistán y las relaciones diplomá-
ticas estadunidenses.
Pero perseguir a WikiLeaks no implica
perseguir de manera automática a su fun-
dador, quien es australiano y actúa fuera
de Estados Unidos.
El gobierno de Australia se dice total-
mente dispuesto a colaborar con su par es-
tadunidense, pero tampoco tiene muchas
armas judiciales contra Assange, quien
opera fuera de su país de origen y no re-
presenta hasta ahora amenaza alguna para
su seguridad nacional.
El 29 de noviembre, la justicia de ese
país creó una comisión para investigar si
la filtración de los informes diplomáticos
violaba sus leyes.
En su edición del 27 de octubre, el dia-
rio suizo Le Temps difundió que presun-
tamente Assange había sido amenazado
por un importante funcionario australia-
no, quien le habría dicho: “Decidiste jugar
fuera de las reglas; entonces, tu caso tam-
bién será tratado fuera de las reglas”.
Ruptura
Empujado a la clandestinidad, Assange
tiene que enfrentar otros problemas. Wi-
kiLeaks es objeto de frecuentes y violen-
tos ataques cibernéticos que perturban su
funcionamiento.
Por si eso fuera poco, uno de sus más
cercanos colaboradores acaba de romper
públicamente con él y ahora lo critica con
vehemencia:
Daniel Domscheit-Berg encabeza un pe-
queño grupo de opositores en el que está la
diputada islandesa Birgitta Jonsdottir. Inspi-
rada por Assange, ella logró que el par-
lamento de su país adoptara una ley muy
progresista de protección a la libertad de
expresión. Jonsdottir advierte en su si-
tio de internet que no desea hablar de esa
ruptura.
En cambio, Domscheit-Berg –ale-
mán de 32 años, periodista de investiga-
ción que vive en Berlín y fue vocero de
WikiLeaks– es inagotable. Explica que los
primeros enfrentamientos con su examigo
surgieron a raíz de la publicación de los in-
formes sobre Afganistán.
Según Domscheit-Berg, quien usaba el
nombre de Daniel Schmitt para hablar ena
nombre de WikiLeaks, Assange descuidó
la confidencialidad de las fuentes al no bo-
rrar nombres de colaboradores de la mili-
cia estadunidense.
En una larga entrevista con el diario The
Australian publicada el pasado 28 de sep-
tiembre, Domscheit-Berg denuncia “el cul-
to a la personalidad” y “el autoritarismo”
de Assange, quien –sostiene– maneja el si-
tio de internet como si fuera su juguete.
Recalca: “Pasé tres años en WikiLeaks.
Invertí en esa aventura mucho tiempo y
mucho dinero. Vi cómo crecía y crecía.
Todo fue demasiado rápido”.
Según él, la ruptura con Assange ocu-
rrió a mediados de septiembre, después de
las acusaciones por delitos sexuales que la
justicia sueca lanzó contra el australiano.
Domscheit-Berg asegura que advirtió a su
WikiLeaks. Material explosivo

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 43
P
ARÍS.- El pasado 28 de noviembre,
Julian Assange empezó a filtrar algu-
nos de los 250 mil cables intercam-
biados entre el Departamento de Es-
tado de Estados Unidos y las embajadas de
ese país esparcidas en el mundo.
Día tras día informaciones confidenciales
y en su mayoría muy recientes (2004-2010)
salen publicadas, analizadas y contextuali-
zadas en las ediciones impresas y en línea de
The New York Times, The Guardian, Le Mon-
de, El País, Der Spiegel… al tiempo que los
documentos originales van apareciendo en
el sitio web de WikiLeaks.
De inmediato, medios de comunicación
masiva internacionales reproducen estas in-
formaciones que dan la vuelta al mundo.
Semejante exhibición de los entretelones
de la política exterior estadunidense, de las
relaciones que Washington sostiene con los
líderes internacionales y de las que estos lí-
deres sostienen entre sí es implacable.
Es la cuarta vez en menos de un año que
WikiLeaks, sitio web creado en 2006 y espe-
cializado en filtración de documentos secre-
tos de toda índole, desafía a Estados Unidos.
En abril pasado difundió un video demole-
dor, filmado en 2007 por las Fuerzas Armadas
de ese país, donde se veía a soldados estadu-
nidenses matando desde un helicóptero a ci-
viles iraquíes, entre ellos a dos reporteros de
la agencia noticiosa Reuters.
Millones de internautas vieron ese video
que fue ampliamente comentado en la pren-
sa internacional.
Fue el primer golpe fuerte de Assange
contra Washington.
Tres meses después, el pasado 25 de ju-
lio, asestó otro. Pero esta vez cambió de es-
trategia. Decidió ya no actuar como llanero
solitario y optó por colaborar con The New
York Times, The Guardian y Der Spiegel, dán-
doles acceso a más de 70 mil informes confi-
denciales sobre operativos militares estaduni-
denses y de la OTAN en Afganistán.
Los tres medios informativos integraron
equipos de especialistas para revisar, proce-
sar y editar esa masa de informaciones.
Los directivos de The New York Times avi-
saron con anticipación a la Casa Blanca que
estaban trabajando sobre ese material explo-
sivo que salió publicado el mismo día a la mis-
ma hora en Estados Unidos, Gran Bretaña y
Alemania, mientras que WikiLeaks ofrecía en
su portal todos los documentos “en bruto”.
Washington denunció con virulencia las
filtraciones, no cuestionó la autenticidad de
los materiales, pero afirmó que Assange po-
La temible red cibernética
ANNE MARIE MERGIER
nía en peligro la vida de informantes, colabo-
radores y soldados involucrados en la guerra
de Afganistán.
The New York Times, The Guardian y Der
Spiegel borraron la identidad de quienes es-
taban mencionados en los documentos. Wi-
kiLeaks, por su lado, aceptó no publicar 15
mil de estos documentos que hubieran podi-
do resultar peligrosos para los involucrados,
pero no “limpió” los demás.
Se armó un conato de polémica entre
WikiLeaks y varias ONG de defensa de los
derechos humanos, entre ellas Reporteros
sin Fronteras, que las autoridades estadu-
nidenses buscaron instrumentalizar (Proce-
so 1765). En vano... Las ONG optaron por no
comentar más las iniciativas de Assange y
desde entonces no se expresan al respecto.
Hasta la fecha no se ha registrado caso algu-
no de represalias por la publicación de los in-
formes secretos sobre Afganistán.
El pasado 23 de octubre, Assange volvió
al ataque y amplió su red de “socios”. Además
de The New York Times, The Guardian y Der
Spiegel, contó con el apoyo de Le Monde, de
las cadenas televisivas Channel 4 (Gran Bre-
taña), Al Jazeera (Qatar), Sveriges Television
(Suecia) y de tres sitios de internet: uno britá-
nico, Bureau of Investigative Journalism; otro
francés, OWNI, y un tercero estadunidense:
Iraq Body Count.
Los dos primeros, de reciente creación,
están integrados por periodistas de investi-
gación y el tercero lleva años contabilizando
las víctimas de la guerra de Irak.
WikiLeaks puso a disposición de esos
medios 400 mil reportes militares secretos
sobre la intervención estadunidense y de la
OTAN en Irak.
Assange no dejó el mínimo respiro a la
Casa Blanca. El pasado 28 de noviembre or-
ganizó una nueva filtración, conformada por
250 mil cables diplomáticos confidenciales
estadunidenses.
Remy Ourdan, quien coordinó el trabajo
de investigación de Le Monde sobre ese ma-
terial, explicó en una nota de presentación pu-
blicada el 28 de octubre en ese diario que a
lo largo de varias semanas 120 periodistas de
The New York Times, The Guardian, Der Spie-
gel, El País y del mismo Le Monde “estudiaron
los cables, compartieron información y análi-
sis de sus expertos (y) decidieron juntos des-
cartar ciertos temas porque las fuentes de in-
formación no les parecían fidedignas”.
Insistió Ourdan: “Semejante colabora-
ción entre cinco medios internacionales es
un hecho sin precedente”.
Siguió contando:
“Los diarios establecieron listas comunes
de personas que era preciso proteger, en par-
ticular en países donde imperan dictaduras y
el crimen organizado o en países en guerra.
Se optó por borrar la identidad de esas perso-
nas. WikiLeaks aceptó no poner de inmediato
en línea estos 250 mil cables. Sólo va ‘subien-
do’ los que son utilizados por los diarios para
la elaboración de sus notas.”
Y agregó: “Los periódicos avisaron a
Washington que se aprestaban a publicar
decenas de artículos redactados a partir
de los cables del Departamento de Esta-
do. Más allá de sus temores por las repercu-
siones de estas revelaciones embarazosas,
los diplomáticos estadunidenses sugirieron
que la filtración de esos documentos que
habían llegado a WikiLeaks iba a cambiar
su vida. ‘Es un revés histórico para la diplo-
macia estadunidense. Ya no podremos des-
empeñar nuestra labor diplomática tal como
solíamos hacerlo’. Tales fueron sus prime-
ras reacciones”.
Simon Jenkins, destacado columnista de
The Guardian, también hizo precisiones so-
bre el modus operandi de los cinco medios:
“Compartimos detalles de redacción con
los otros cuatro medios y luego nos comu-
nicamos con el mismo WikiLeaks para esta-
blecer bases comunes de publicación (…) El
Departamento de Estado estaba al tanto de
estas filtraciones desde hace meses. Tuvo
todo el tiempo necesario para avisar al per-
sonal implicado.”
Jenkins contestó en forma lapidaria a
las críticas acerbas que Washington desata
desde julio último contra los medios de pren-
sa que colaboran con WikiLeaks:
“Son los gobiernos y no los periodis-
tas quienes deben proteger los secretos de
Estado”.
Y advirtió: “Lo que esa aventura demues-
tra es la necesidad de cambiar los métodos
de intercambio de informes diplomáticos. Si
WikiLeaks pudo tener acceso a materiales se-
cretos, es obvio que una potencia extranjera
lo podrá hacer también. Las palabras escritas
sobre papel pueden circular en forma segura;
no es el caso de los archivos electrónicos. Es-
tas filtraciones abrieron una brecha en la es-
tructura misma que los Estados construyeron
para albergar sus secretos (…) Todas las ba-
rreras son permeables. En el futuro sólo que-
darán secretas las palabras habladas. ¿Es o
no algo bueno? Ese tema deberá ser objeto
de un amplio debate público”.
De hecho, el debate ya empezó tanto en la
44

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

web como en las páginas de análisis de los me-
dios internacionales. Y el debate amenaza con
ser aún más candente a principios de 2011,
cuando WikiLeaks filtre documentos internos
de “un famoso banco estadunidense”.
En entrevista con la revista mensual For-
bes, realizada el pasado 11 de noviembre en
Londres pero publicada el día 30, Julian As-
sange se expresó muy escuetamente sobre
el tema.
Cuando Forbes le preguntó qué resulta-
do espera obtener con esa nueva filtración, el
fundador de WikiLeaks respondió:
“Permitirá tener una visión auténtica y re-
presentativa del comportamiento de los eje-
cutivos de los bancos y supongo que gene-
rará investigaciones y reformas.”
Agregó:
“Se van a revelar violaciones flagrantes,
actuaciones que carecen de ética, pero tam-
bién se exhibirán estructuras de tomas de
decisión. Ocurrirá algo similar a lo del caso
de las filtraciones sobre la guerra de Irak. Si
bien fue interesante dar a conocer en detalle
toda esa masa de incidentes mortales, fue de
igual forma sumamente valioso poder perci-
bir el espectro global de la guerra.
“Creo que se podría hablar de un ‘ecosis-
tema de corrupción’. Se exhibirán todas las
decisiones que se toman en forma regular y
que permiten hacerse de la vista gorda ante
actos antiéticos u ocultarlos: la falta de visión
global, las prioridades de los ejecutivos, có-
mo piensan servir a sus propios intereses y
cómo hablan al respecto.”
Un viento de pánico debe estar sacu-
diendo al banco aludido, cuyos directivos
pasarán amargas fiestas de fin de año. La
persecución de Julian Assange por Interpol
no les garantiza protección alguna. Su even-
tual detención no impedirá la publicación de
estos informes internos, que ya está meti-
culosamente programada por el misterioso
australiano y su temible red cibernética. O
amigo que la situación se tornaba peligro-
sa y que debía optar por un perfil bajo.
Afirma: “Consideró mi opinión como
un ataque y me dio de baja al instante. Me
acusó de insumisión y deslealtad (…) El
hecho de que Julian pueda despedirme así
nada más dice mucho sobre la evolución
de WikiLeaks”.
Otro tema de tensión entre ambos fue la
lucha casi obsesiva de Assange contra Es-
tados Unidos. A Domscheit-Berg le hubie-
ra gustado filtrar también otro tipo de docu-
mentos. Pero Assange no lo permitió.
Junto con una decena de ciberactivis-
tas del Chaos Computer Club, poderosa co-
munidad alemana de hackers, Domscheit-
Berg se apresta a lanzar una nueva página
web de filtraciones de documentos secre-
tos que “respetará los ideales que abandonó
WikiLeaks y competirá con él”.
Según el periodista alemán, ese nue-
vo sitio tendrá estatuto jurídico de funda-
ción, su sede se encontrará en Alemania y
su consejo de administración será perfec-
tamente identificable.
La ruptura causó revuelo en internet. No
faltan quienes acusan a Domscheit-Berg de
ser manipulado por el FBI. Pero también
empiezan a pulular internautas conspiracio-
nistas que consideran a Assange como un ju-
guete de la CIA. Otros califican como una
“traición” a la causa cibernética su colabora-
ción con los grandes medios impresos inter-
nacionales y las concesiones que les otorgó.
En la entrevista que sostuvo en Lon-
dres el pasado 11 de noviembre con Andy
Greenberg, periodista de Forbes, Assange
explicó que a lo largo del año en curso dio
prioridad a la publicación de materiales mi-
litares por considerarlos más impactantes.
Anunció que a principios de 2011 va
a filtrar documentos demoledores sobre
el sector privado, empezando por un gran
banco estadunidense, que no identificó.
También advirtió que WikiLeaks cuenta
con una enorme cantidad de informes ex-
plosivos sobre la clase política y el mundo
de los negocios de Rusia.
Enfatizó: “Empezamos a recibir un
montón de filtraciones de Rusia justo des-
pués de que el FSB (el servicio secreto ru-
so) aseguró que no nos temía y que era ca-
paz de destruirnos”.
Interrogado sobre su experiencia co-
mo hacker a principios de los años no-
venta en Australia, Assange perdió un po-
co la paciencia.
“Me exaspera ver que actualmente la
prensa me sigue presentando como un pi-
rata cibernético. No me avergüenza haber
sido hacker. Por el contrario, me enorgu-
llece. Pero sé perfectamente bien por qué
se me sigue definiendo como pirata.
“Ya han pasado casi 20 años. Me de-
sempeñé como editor y en muchas opor-
tunidades como periodista. Pero se bus-
ca deliberadamente descalificarnos como
editores o como periodistas para quitarnos
toda protección legal. Es por eso que dicen
que lo que hacemos es pura piratería ciber-
nética. Se busca apartarnos del resto de la
prensa y de su protección legal”.
Minimizó su ruptura con Domscheit-
Berg y el impacto de la Iniciativa Islande-
sa de Medios Modernos, proyecto de leyes
defendido por Jonsdottir que podría con-
vertir a Islandia en el país que más protege
la libertad de expresión.
Explicó: “Las organizaciones con las
cuales nos enfrentamos no respetan las le-
yes. Las agencias de inteligencia mantienen
las cosas secretas porque a menudo violan
las leyes y los códigos de buena conducta”.
Enfatizó: “Nuestra principal defensa
no es la ley, sino la tecnología”.
Al final de la entrevista Assange reco-
noció que hasta la fecha WikiLeaks ha te-
nido pocas filtraciones sobre lo que llama
“la industria de la inteligencia”.
Recalcó: “Las penas con las que se cas-
tiga a quienes filtran información sobre in-
teligencia son muy severas (…) Para con-
trolar a la gente basta aterrarla. La CIA
como institución no teme realmente a uno
que otro agente que filtra información. Lo
que teme es que la gente sepa que se pue-
den filtrar cosas sin correr mayores riesgos.
Si eso ocurre, la CIA perderá el control”.
Y concluyó: “La estrategia de Wiki-
Leaks es totalmente opuesta a la de las
agencias de inteligencia. Una frase resu-
me nuestra posición: el valor es contagio-
so. Demostrar que unos individuos pueden
filtrar datos importantes y seguir viviendo
normalmente es un formidable incentivo
para mucha gente”.
¿Qué efecto tendrá sobre los eventua-
les informantes de WikiLeaks la sataniza-
ción y el acoso judicial contra Assange?
La lucha de David contra Goliat ape-
nas se inició. O
S
h
a
n
n
o
n

S
t
a
p
l
e
t
o
n

/

R
e
u
t
e
r
s
Filtraciones. Impacto mediático
I NTERNACI ONAL / ESTADOS UNI DOS

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 45
P
UERTO PRÍNCIPE.- En la calle
Bonne Foi una puerta se abre
con el viento. Conduce a unas
escaleras en ruinas. El techo de
la casa recorta un cielo azul. En
la entrada, Elionise Joseph coci-
na unas salchichas tan flacas como los ca-
bles que conducen la electricidad en Haití.
Elionise es devota. Saca una creden-
cial de un sobre con las orillas desgastadas
en cuyo centro está impresa una cruz. Se
la dio la Iglesia bautista y es su única iden-
tificación. Según la Organización de Esta-
dos Americanos (OEA) –encargada de los
comicios del 28 de noviembre–, 40% de
los haitianos no tiene ningún documento
que acredite su identidad. Y con esa cre-
dencial ella no puede votar.
Elionise vive junto a un taller mecáni-
co. Su casa no tiene drenaje ni electrici-
dad. Tiene tres hijos: Isabel, Falien y Ber-
toh. Dos de ellos enfermaron de cólera.
“Ellos nos trajeron la enfermedad”, dice
señalando una camioneta de la Organiza-
ción de las Naciones Unidas (ONU).
“No tengo esposo. Tuve que ir sola al
ALEJANDRO SALDÍVAR
hospital en la mañana. Los niños estuvie-
ron toda la noche en el baño. Isabel (cuatro
años) vomitaba y Bertoh (seis años) no po-
día dormir con el dolor de cabeza. No pa-
raban de temblar”, recuerda.
La confianza de esta mujer en la polí-
tica está tan desgastada como el color rosa
de su blusa. “Yo no creo en los candidatos,
si acaso en Mirlande Manigat (candidata
conservadora) que tiene un buen corazón,
pero Dios es el que decide finalmente”.
En Puerto Príncipe se concentra 40% de
los votos de Haití, según la Comisión Electo-
ral Provincial (CEP). El Palacio de Gobier-
no, aún en ruinas, está maquillado con las
sonrisas de los 19 candidatos presidenciales.
Sólo tres tienen posibilidades de pasar
a la segunda vuelta, el próximo 16 de ene-
ro: Mirlande Manigat, viuda del expresi-
dente Leslie Manigat y candidata del par-
tido Reunión de Demócratas Nacionales
Progresistas (RDN, por sus siglas en fran-
cés); Jude Celestin, candidato del partido
oficialista Inite (unidad, en creole), y Mi-
chel Martelly, del partido opositor Res-
puesta Campesina.
Votar en Cité Soleil
En la calle de los Milagros hay una estatua
de Cristóbal Colón sin el brazo que señala
al horizonte. Un par de gallos picotean los
adoquines. Los teléfonos públicos no tie-
nen auricular ni teclas. Un hombre sumer-
ge su ropa en la coladera, luego su mujer
la talla sin prisa contemplando el burbujeo
de las aguas negras. Calle de los Milagros,
nombre de una vía sin ellos.
En el camino que conduce a Cité Soleil
hay un moribundo a la orilla de un mon-
tículo de recipientes de unicel del progra-
ma alimentario del Fondo de las Naciones
Unidas para la Infancia (UNICEF, por sus
siglas en inglés). Un hombre sin más pla-
yera que sus huesos lleva en su carreta una
docena de postes doblados que se empal-
man como palitos chinos. Otro se refresca
la cara en un charco burbujeante, casi gris.
AP photo / Dieu Nalio Chery
Comicios
en tiempos del cólera
46

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

En medio de una epidemia de cólera que afecta a 77
mil personas, Haití celebró unas elecciones presiden-
ciales plagadas de irregularidades: relleno de urnas,
compra de votos, “muertos votantes”... Doce de los 19
candidatos denunciaron fraude. Aseguraron que desde
el gobierno se favoreció a Jude Celestin, el candidato
del presidente René Préval. No obstante, las autoridades
haitianas y la misión de la OEA y de la Caricom avalaron
la jornada. Y de nuevo se desencadenó la violencia.
De los campamentos instalados a lo
largo de toda la ciudad salen manos que
se tocan el estómago diciendo a los ex-
traños: mange, mange (comida, comida).
Es domingo 28 de noviembre, día de
los comicios. En Cité Soleil, uno de los ba-
rrios más marginados de Puerto Príncipe,
los votantes se arremolinan en torno a las
mesas y se arrebatan las boletas electora-
les. Reclaman por no estar en las listas. Un
par de ancianas sacan papeletas debajo de
sus faldas deshilachadas. Sobre el piso ta-
chan las siglas de Inite, el partido que apo-
ya a Jude Celestin.
Los muros están convertidos en cuader-
nos de notas en creole: Aba Préval bandi
(abajo Préval bandido), Viv retou Aristide
(viva el regreso de Aristide), Préval fourtr
(Préval a la mierda), Martelly prezident
(Martelly presidente), C’est la guerre vs.
Inite (Es la guerra contra el partido Inite).
La mayoría no entiende qué hacen los
observadores electorales. No entienden de
exquisiteces diplomáticas o democráticas.
Según la OEA, sólo hubo 3% de irregula-
ridades. Sin embargo, esa cifra no incluye
los muertos que votaron ni los miles que
quisieron votar y no pudieron porque no
estaban en las listas.
Lo que para los organismos internacio-
nales es una anomalía, en Haití es la vida
cotidiana. Desrosiers Ernst, estudiante de
agricultura, ha intentando sufragar en tres
centros, pero no aparece su nombre. “Mis
candidatos favoritos son Manigat y Marte-
lly. Me gusta la democracia, creo en ella,
pero así no puedo votar”, dice.
En el centro de votación de la escuela
primaria de la UNICEF Fritz Pierre grupos
afines a Martelly cerraron las entradas y las
urnas quedaron vacías. “Estuvimos espe-
rando el material (electoral) toda la maña-
na, pero nunca llegó”, cuenta Blas, uno de
los encargados de instalar la casilla.
Para Pierre Wadner, un periodista hai-
tiano, las elecciones tienen irregularidades
en toda su estructura. “Las camionetas en-
cargadas de distribuir la papelería electo-
ral eran conducidas por personas afines al
Inite, el partido del presidente René Pré-
val. Los integrantes del CEP también fue-
ron designados por ese partido. La campa-
ña de Celestin rebasó por mucho el tope de
gastos”, dice a Proceso.
Sin embargo, el 29 de noviembre, un
día después de las elecciones, Colin Gran-
derson, jefe de la misión conjunta de la
OEA y de la Comunidad del Caribe (Ca-
ricom, por su acrónimo en inglés), avaló
la jornada electoral. “La misión conjunta
no considera que estas irregularidades, a
pesar de ser graves, invaliden las eleccio-
nes”, manifestó Granderson en una confe-
rencia de prensa en Puerto Príncipe.
Durante las elecciones 12 de los 19
candidatos señalaron graves anomalías:
relleno de urnas, votos dobles, muertos
votantes, intimidaciones y, sobre todo, la
manipulación de los votos en blanco.
Oponerse al fraude tenía un objetivo
preciso: evitar a toda costa que el candi-
dato oficialista, Celestin, llegue al poder.
Granderson condenó el llamado que hicie-
ron los candidatos opositores para “anular”
las elecciones debido a un “fraude masivo”.
“La decisión de los 12 candidatos de
llamar a la cancelación de las elecciones
unas horas después de su inicio fue preci-
pitada, arriesgada y lamentable”, sostuvo.
Ese 29 de noviembre por la noche, los
candidatos que habían denunciado el frau-
de se retractaron. No aportaron prueba al-
guna de sus señalamientos. Sin embargo,
en la calles de Puerto Príncipe los haitia-
nos se acercaban a las cámaras de las ca-
denas de televisión para gritar: “Préval es
un muchacho malo”.
El día 30, el presidente del CEP, Gai-
llot Dorsainvil, dio por cerrados los comi-
cios y se comprometió a analizar la “gran
cantidad” de irregularidades reportadas.
No mencionó ganadores y anunció que los
resultados se darán a conocer el 20 de di-
ciembre. La segunda vuelta será el próxi-
mo 16 de enero.
Sin embargo, una encuesta que mane-
jan “confidencialmente” la ONU y las ofi-
cinas de prensa de los candidatos señala
a Martelly –un popular cantante de ritmo
haitiano kompa, apodado Sweet Mickey–
como el vencedor, con 39% de los votos,
por encima de Manigat, con 31%, y de Ce-
lestin, con 12%.
En entrevista con Proceso, la alcaldesa
de Puerto Príncipe, Nadege Joachim, sen-
tencia: “Se acercan muchos días malos pa-
ra Haití”.
–¿La salida de Préval resuelve la cri-
sis en Haití?
–El problema principal no está en las
elecciones, el partido que llegue al poder
tiene que rehacer prácticamente un Estado
para el pueblo haitiano. Tenemos un gra-
A
P

p
h
o
t
o

/

R
a
m
o
n

E
s
p
i
n
o
s
a
Elecciones. Irregularidades masivas

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 47
INTERNACIONAL / HAITÍ
ve problema de independencia. Las elec-
ciones son de los haitianos y muchas veces
los organismos internacionales olvidan que
somos un país independiente. Tenemos un
grave problema de estabilidad política. So-
mos una democracia joven, pero se debe es-
cuchar la voz de la mayoría.
–¿A Haití le conviene tener un cantan-
te en el poder? –se le pregunta.
–A Michel Martelly no lo entiendo. No
entiendo su proyecto. Yo no imagino a un
“artista” en la presidencia. Haití necesita
un verdadero hombre político.
Dinero de Celestin
El 28 de noviembre, el sol requemaba los
periódicos de la semana anterior. “Ya nadie
compra los diarios”, dice el vendedor. Las
hojas ya están amarillas y las moscas pare-
cen las únicas interesadas en las promesas
de los candidatos que se plasman en las pri-
meras planas. En Haití 42% de la población
es analfabeta, según el Programa de las Na-
ciones Unidas para el Desarrollo.
En la avenida Delmas miles de haitia-
nos protestan contra Préval. “Pasaremos
la barricada policial”, “Consejo Electoral:
tengo hambre y no quiero jugar”, cantan
en creole. Las manos de uno de ellos se
aferran a la imagen del opositor Martelly
como si fueran tenazas. La policía disper-
sa a los manifestantes con disparos y gas
lacrimógeno. Tropiezan unos con otros…
llueven piedras.
Los manifestantes portan carteles que
dicen “Martelly presidente”. Los contin-
gentes arrastran imágenes de Celestin, las
zarandean mientras las cortinas de gas la-
crimógeno pasan por encima de los colori-
dos autobuses llamados tap-tap.
“Los candidatos gastaron dinero inútil-
mente, pues no hacen nada por nosotros. El
país sigue en ruinas y sólo pegaron sus ca-
ras por todas las paredes”, dice Fenol, un
taxista que ofrece sus servicios en una mo-
to por 30 dólares al día. Vive en los intes-
tinos de Beló, un barrio cercano a la zona
residencial de Petion Ville. Un lugar don-
de en enero pasado el terremoto partió los
edificios como cáscaras de nuez. 35 perso-
nas murieron bajo los escombros en la casa
de su padre. “El Estado no hace nada por la
gente”, grita su padre, Fedo Derise.
Fenol no habla más que creole –mez-
cla de francés con lenguas africanas– por-
que, según él, cuesta muy caro ir a las es-
cuelas. Vive en un cuarto de tres por tres
metros con su familia: Cinemarckeven (11
años) y Marifrence (17 años). Su esposa
completa el gasto vendiendo frituras.
Fenol maneja esquivando los autos, los
charcos y las obras olvidadas de la recons-
trucción. “Préval no quiere ver la luz para
los haitianos, no nos da educación ni salud
ni vivienda”, asegura.
–¿Fuiste a votar?
–Celestin le dio dinero a mucha gente en
Puerto Príncipe, pero yo voté por Martelly.
–¿Por qué?
–Mickey (Martelly) es un hombre de
carácter. Tiene muchos negocios en el país
y mucho dinero. Tengo mucha confianza
en él. Simpatiza con la miseria y los po-
bres. Es como Aristide, pero él tiene más
apoyo internacional. A Martelly no le gus-
ta ver a la gente sufrir. Él nos da luz con
sus canciones.
La muerte en crudo
La epidemia de cólera no amaina. El Mi-
nisterio de Sanidad haitiano informó que
hasta el martes 30 los muertos por la en-
fermedad eran mil 751. Sólo un día antes
murieron 30 personas.
En total 77 mil 208 personas enferma-
ron. De ellas 34 mil 248 fueron hospita-
lizadas. La provincia de Artibonite, en el
norte del país, donde se propagó la enfer-
medad, es la más afectada: 773 muertos.
En Puerto Príncipe, la capital, donde 1 mi-
llón 400 mil habitantes quedaron sin techo
por el sismo, los muertos suman 164.
Los enterradores no saben cuántos
muertos hay en el cementerio de Puer-
to Príncipe. Decenas de cortejos fúnebres
cruzan todos los días un río maloliente que
pasa por debajo del puente de entrada del
panteón. A los enterradores nadie los mira.
Son empleados de la muerte. Uno de ellos,
Iv Couper, tiene 46 años, pero aparenta 20
más. Tiene un talante agresivo y tenso, co-
mo la punta de su corbata guinda. Sus pa-
labras están cargadas de un halo místico:
“Moriremos, así es la vida hoy”, dice.
Debil Joseph falleció a los 64 años.
Su hijo Antoine golpea el vidrio de la ca-
rroza como si su padre lo escuchara. En-
tre dientes maldice su impotencia. Cuenta
que murió de mareos, pero su hermano le
arrebata la palabra para decir que, en reali-
dad, su padre murió de cólera.
No hay maquillaje en el rostro de De-
bil y su corbata es de un negro impoluto.
Sus hijos cierran la tapa del cajón y lo ba-
jan de un Mercedes Benz destartalado. Lo
llevan a tumbos pisando algunos huesos
que se salieron de las tumbas durante el te-
rremoto de enero.
Entre los muertos la hermana de An-
toine enciende un cigarrillo de marigua-
na. No llora. Lleva un vestido blanco per-
cudido, casi gris. Sus zapatillas no tienen
suelas y sus hijos persiguen a un gato que
apareció de repente.
Antoine rompe las chapas del ataúd
con un ladrillo. Dice que es para que el
alma de su padre escape durante la tarde.
Su hermano toma un puñado de tierra y la
arroja encima del cajón.
En Puerto Príncipe morir no impli-
ca un trámite tortuoso. No hay licencias
ni certificados ni documento alguno. Uno
muere y deja sólo un rastro de vómito en
la banqueta. Iv Couper dice que Debil tu-
vo mucha suerte. Todos los días le llegan
muertos sin más ataúd que una bolsa ne-
gra. Para ellos no hay flores ni velorios. Es
la muerte en crudo.
Cuando los familiares se retiran, Iv
Couper se detiene a observar el cielo man-
chado por las columnas de humo de los ba-
sureros. Los escarabajos le suben por los
pantalones. Se sacude. Algunos se escon-
den en un cráneo que está fuera de la tierra y
otros adhieren sus patas al cemento fresco.
Iv dibuja con una varilla la señal de la
cruz sobre la mezcla. Se encarga de ase-
gurarle a Debil su pensión en el paraíso. O
A
l
e
j
a
n
d
r
o

S
a
l
d
í
v
a
r
Entre la necesidad y el enojo
48

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

I NTERNACI ONAL / HAI TÍ
E
l año 1989 constituyó un impor-
tante giro en mi vida. Yo era un
profesor respetado y un intelectual
popular. Con frecuencia era invita-
do a expresarme un poco por todos
lados, incluyendo Europa y Esta-
dos Unidos. Siempre me fijé como exigen-
cia expresarme con franqueza, asumiendo
mis palabras con dignidad, fuera en mi vida
personal o en mis escritos.
Ese año regresé de Estados Unidos para
participar en el movimiento (prodemocrá-
tico estudiantil, reprimido de manera san-
grienta el 4 de junio). Fui encarcelado ba-
jo la acusación de realizar “propaganda e
incitar actividades contrarrevolucionarias”.
Sólo por haber expresado opiniones po-
líticas diferentes y por haber participado en
ese movimiento democrático pacífico, el
profesor que yo era perdió su cátedra, el au-
tor que yo era perdió todo el derecho a ex-
presarse y el intelectual público toda posi-
bilidad de disertar abiertamente... fuera a
título personal o como ciudadano de una
China abierta al mundo y a las reformas
desde hace 30 años… ¡Qué tristeza!
Veinte años después, las almas de las
víctimas del 4 de junio no pueden todavía
descansar en paz. Llevado por ese 4 de ju-
nio a tomar el camino de la opinión política
divergente, a mi salida de la prisión de Qin-
cheng, en 1991, yo había perdido todo el
derecho a expresarme públicamente en mi
propia patria; no podía hacerlo más que en
medios de comunicación extranjeros y eso
valió para ponerme bajo vigilancia duran-
te muchos años, asignado a confinamien-
to domiciliario (de mayo de 1995 a enero
de 1996) y luego enviado a un “campo de
reeducación para el trabajo” (de octubre de
1996 a octubre de 1999).
Hoy, con más de 50 años de edad, es-
toy otra vez sentado en el banquillo de los
acusados por un poder obnubilado con la
idea del “enemigo”.
Sin embargo, a pesar de todo, quiero
Sin
rencor
LIU XIAOBO
decirle a este régimen que me ha priva-
do de mi libertad que me mantengo fiel a
mi credo, expresado hace 20 años duran-
te una huelga de hambre el 2 de junio: yo
no tengo enemigos, ni odio. Los policías
que me han vigilado, arrestado, interroga-
do; los procuradores que me han inculpa-
do; los jueces que me han condenado, no
son mis enemigos.
Yo no acepto la vigilancia ni el encar-
celamiento ni la inculpación ni la conde-
na, pero respeto a todos esos funcionarios
A
P

P
h
o
t
o
/
K
i
n

C
h
e
u
n
g
,

F
i
l
e
50

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

I NTERNACI ONAL / CHI NA
Solidaridad con el Premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo
En diciembre pasado, en vísperas de que un tribunal chino lo condenara a
11 años de cárcel por “incitar a la subversión contra el poder del Estado”,
el intelectual y activista de derechos humanos Liu Xiaobo, ganador este año
del Premio Nobel de la Paz, envió una carta a su esposa, Lui Xia, en la que
reafirma su convicción de que “los progresos políticos en China no van a de-
tenerse”, pues “ninguna fuerza es capaz de frenar la aspiración humana de
la libertad”. La carta de Xiaobo –a quien el gobierno de Beijing impide acudir
a la ceremonia de premiación que se realizará este viernes 10 en Estocolmo,
Suecia– fue publicada en octubre pasado por el semanario francés Courrier
Internacional, con cuya autorización Proceso la reproduce.
en su profesión y como personas, inclu-
yendo a los magistrados de la acusación
que el pasado 3 de diciembre (de 2009)
dieron una prueba de respeto y honestidad
para conmigo.
El odio puede corromper la cordura y
el discernimiento; la ideología del enemi-
go puede envenenar la mentalidad de un
pueblo, atizar rivalidades sin piedad, des-
truir toda tolerancia y toda razón en una
sociedad, impedir a una nación caminar
hacia la libertad y la democracia.
Es por eso que yo deseo ir más allá de
mi propia suerte para preocuparme sobre
todo por el desarrollo del país y por la evo-
lución de la sociedad, oponiendo a la hos-
tilidad del poder una gran bondad, disol-
viendo el odio en el amor.
Se admite comúnmente que la política
de reforma y de apertura es la que ha aca-
rreado el desarrollo del país y la evolución
de nuestra sociedad. Para mí, la apertura
del país data del momento en que fue aban-
donada la “primacía de la lucha de clases”
de la era de Mao (Zedong). Desde enton-
ces los esfuerzos se han concentrado en el
desarrollo económico y la armonía social.
Abandonar esa primacía ha permitido
una cierta tolerancia y la coexistencia pa-
cífica de intereses y valores diferentes. La
economía se dirigió hacia el mercado, la
cultura ha tendido hacia una mayor diver-
sidad, el mantenimiento del orden público
poco a poco ha sido regido por las leyes.
Todo esto ha causado el debilitamiento de
la noción de enemigo.
Incluso en el ámbito político, donde los
progresos son más lentos, el poder ha pro-
bado una tolerancia creciente frente a la di-
versidad de la sociedad, ha atenuado las
persecuciones contra las voces divergentes
y ha atemperado su calificativo de “rebe-
lión” a “tormenta política”, al referirse a los
acontecimientos de 1989.
Una vez relativizada esta noción de
“enemigo a combatir”, el poder ha acepta-
do poco a poco el carácter universal de los
derechos del hombre. En 1998, el gobierno
chino prometió al resto del mundo ratificar
dos grandes convenciones internacionales
de la Organización de las Naciones Unidas
relativas a los derechos humanos, una ma-
nera simbólica de reconocer estos valores.
En 2004, la Asamblea Nacional Popu-
lar revisó la Constitución e introdujo por
primera vez la frase “el Estado respeta y
protege los derechos del hombre”, lo que
indica que los derechos humanos se con-
virtieron en un principio básico del siste-
ma jurídico chino.
Al mismo tiempo, el poder ha recono-
cido la necesidad de “situar al hombre en
el centro” de su política y de “crear una so-
ciedad armoniosa”. Son avances en la con-
cepción del gobierno que tiene el Partido
Comunista.
Yo he podido sentir los efectos de esos
cambios desde mi arresto.
He insistido que soy inocente y que
la acusación en mi contra es anticonsti-
tucional, pero en el curso de este año de
privación de libertad –en que he sido su-
cesivamente encarcelado en dos lugares di-
ferentes e interrogado por cuatro policías,
tres procuradores y dos magistrados– sus
métodos han estado marcados por el respe-
to. No han excedido el tiempo de interroga-
torio y no me han forzado a confesar. Su ac-
titud ha sido pacífica, razonable e, incluso,
a veces bondadosa.
El 23 de junio fui transferido de un lugar
de residencia vigilada al Centro de Deten-
ción número Uno de Pekín, donde ya había
sido detenido en 1996, y pude observar gran-
des mejoras tanto en las instalaciones como
en los métodos de administración.
De estas experiencias personales yo he
extraído la certidumbre de que los progre-
sos políticos en China no van a detenerse.
Soy verdaderamente optimista en cuanto a
la llegada de una China libre en el futuro,
porque ninguna fuerza es capaz de frenar la
aspiración humana a la libertad. China ter-
minará por convertirse en un Estado de de-
recho que colocará los derechos humanos
en primer plano. Espero que tales progre-
sos podrán manifestarse en el tratamiento
de mi expediente; deseo que el jurado pro-
nuncie una sentencia justa: una sentencia
capaz de afrontar el juicio de la historia.
En cuanto a la experiencia más feliz de
estos últimos 20 años, ésta es haber recibi-
do el amor desinteresado de mi mujer, Liu
Xia. Por eso me dirijo a ella:
Hoy tú no podrás asistir a mi proceso,
pero quiero otra vez decirte, querida, que
estoy convencido de que tu amor se con-
serva intacto. Querida, gracias a tu amor
yo afrontaré en calma el proceso que vie-
ne, sin lamentarme de mis propias decisio-
nes, y esperaré el mañana con optimismo.
Espero que mi país pueda ser algún día
una tierra de libertad de expresión; que todo
ciudadano pueda hacer uso de la palabra en
pie de igualdad; que todos los valores, pen-
samientos, creencias, ideas políticas puedan
coexistir y ser objeto de un debate igualita-
rio. Deseo que las opiniones minoritarias,
incluso disidentes, sean protegidas como las
otras. Deseo que todo punto de vista político
pueda ser expuesto a plena luz del día y so-
metido a la apreciación del pueblo; que to-
do ciudadano pueda expresarse sin el menor
temor, sin el menor riesgo de sufrir persecu-
ciones por haber emitido una opinión políti-
ca diferente. Quisiera también ser el último
nombre en la larga lista de víctimas recluidas
por sus escritos, y que ninguna persona más
sea condenada por sus declaraciones.
La libertad de expresión es la base de
los derechos del hombre, el fundamento
de todo sentimiento humano, la madre de
la verdad. Matar la libertad de expresión
es mofarse de los derechos humanos, as-
fixiar todo sentimiento humano, hacer ca-
llar la libertad.
Incluso si he sido condenado (aunque
soy inocente) por haber honrado la liber-
tad de expresión mencionada en la Consti-
tución, y por haber asumido hasta las últi-
mas consecuencias mis responsabilidades
sociales de ciudadano chino, yo no me
quejo... ¡Gracias a todos! (Traducción:
Marco Appel) O

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 51
H
ace tres décadas, cuando los
conflictos bélicos de occidente
con el oriente despegaban con
brío dominando las noticias,
afirmaba en mis conferencias
y textos que en poco tiempo
los asuntos ambientales globa-
les dominarían buena parte de las discusio-
nes y las negociaciones internacionales. Es
claro que estamos ya en esa situación, a pe-
sar de que los asuntos de tipo bélico y terro-
rista no hayan desaparecido.
Antes de entrar en materia acerca de
las relaciones entre el cambio climático y
la diversidad biológica, habría que empe-
zar afirmando que la gran mayoría de la
gente, en el nuestro y en casi todos los paí-
ses, no tiene noción cercana de la dimen-
sión del problema que enfrentamos res-
Cuando el planeta
“Los signos vitales del planeta están seriamente ame-
nazados, a pesar de diversos convenios multilaterales y
decenas de COP’s. La matriz biológica y físico-química
de la Tierra se está degradando de manera acelerada”,
advierte el doctor José Sarukhán, titular de la Comisión
Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversi-
dad (Conabio). En un texto entregado en exclusiva para
Proceso, el exrector de la UNAM analiza los catastró-
ficos efectos del cambio climático en los ecosistemas
y aclara: “El problema no es científico. Sabemos sufi-
ciente para actuar. Es un problema económico, social y
sobre todo ético”.
JOSÉ SARUKHÁN
muere...
A
P

p
h
o
t
o

/

J
o
h
n

M
c
C
o
n
n
i
c
o
52

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010
pecto al calentamiento de la atmósfera y la
pérdida de la diversidad biológica conteni-
da en los ecosistemas del planeta, y menos
aun acerca de las influencias mutuas entre
el cambio climático y los ecosistemas ma-
rinos y terrestres.
También hay que afirmar de inicio que
la pérdida de los ecosistemas naturales de
los que nuestra vida y bienestar dependen
es un problema igualmente –o aun más–
serio que el cambio climático, a pesar de
que el tema de la biodiversidad no goce
de la ventaja de Oscares y Premios Nobel.
Igualmente debe quedar claro que re-
sulta imposible encarar felizmente la so-
lución de los problemas relacionados con
el cambio climático sin atender los refe-
rentes a la pérdida de la diversidad bio-
lógica. Con toda la importancia que irá
adquiriendo el cambio climático como
factor de disrupción de la biodiversidad
del planeta, en este momento y todavía
por varias décadas en el futuro la princi-
pal causa de pérdida de la diversidad bio-
lógica contenida en los ecosistemas na-
turales es el cambio del uso del suelo, es
decir la deforestación para transformar
los ecosistemas naturales para fines agro-
pecuarios o desarrollos urbanos y/o turís-
ticos.
Desde luego estamos empezando a
ver síntomas de la modificación de los
climas sobre la diversidad biológica. La
severidad y velocidad de los cambios de
clima han estimulado a conocer sus efec-
tos en los ecosistemas, en especial so-
bre los animales y plantas que viven en
ellos. Esta es una tarea difícil y comple-
ja, pues apenas conocemos algo sobre las
respuestas fisiológicas y de comporta-
miento de unos cuantos cientos de espe-
cies del mundo, en especial vertebrados y
algunas plantas de zonas templadas; ese
escaso conocimiento limita la predicción
del comportamiento del ecosistema ente-
ro en el que dichas especies se encuen-
tran. Además, el conocimiento se restrin-
ge a la respuesta solamente a los cambios
en la temperatura. La reacción a aspectos
relacionados con la lluvia y la disponibi-
lidad de agua son aún más limitadas.
Sabemos, por ejemplo, que la flora-
ción en muchas plantas del Reino Unido
se ha adelantado entre 7 y 10 días. En lo
que se refiere a la respuesta de animales,
las mayores temperaturas estimulan una
mayor velocidad en el proceso de meta-
morfosis en animales sin la capacidad de
regular la temperatura de su cuerpo (v.g.
todos los insectos, los reptiles, etcétera).
Lo anterior puede significar más genera-
ciones por año en especies de vida corta
(insectos) y posiblemente tamaños corpo-
rales menores, así como un acortamiento
del periodo de “descanso” de muchas po-
blaciones de insectos (conocida como dia-
pausa) y en la que se encuentran en un es-
tado de latencia como huevecillos en el
suelo o en partes de la vegetación.
Los fenómenos reproductivos presen-
tan, en muchas especies animales obser-
vadas, adelantos de hasta 2 o 3 semanas en
diferentes regiones. Como resultado del
análisis de un gran grupo de alrededor de
700 especies animales entre 1950 y 2000,
se encontró un patrón de cambio signifi-
cativo de 2 a 7 días de adelanto/década de
sus atributos reproductivos, relacionados
con el “inicio térmico” de la primavera.
Impactos
¿Pero qué efecto hay sobre los ecosistemas?
A escala global se han generado esce-
narios del impacto del cambio climático
sobre la diversidad biológica, con los si-
guientes patrones generales:
1) Los sistemas más vulnerables serán
las islas, los lagos y algunos sistemas flu-
viales por su aislamiento y relativa baja di-
versidad biológica.
2) Los ecosistemas de clima medite-
rráneo serán muy vulnerables porque su-
frirán desecación y estrés hídrico.
3) Debido al desarrollo urbano y turís-
tico, las zonas costeras estarán sometidas
a intensas modificaciones exacerbadas por
los cambios en el clima y la elevación del
nivel del mar.
4) Las cimas de montañas en la zona
intertropical verán sus ecosistemas pro-
fundamente modificados, ya que éstos
casi desaparecerán al no tener a dónde ir
“más arriba” de la montaña.
Y 5) los principales arrecifes, como el
australiano, quedarán reducidos a un 10%
hacia mediados del presente siglo.
El impacto de las actividades huma-
nas exacerba de manera especial el efec-
to de los cambios climáticos sobre es-
pecies, poblaciones y comunidades. La
destrucción de enormes áreas de ecosiste-
mas terrestres y su fragmentación impo-
nen condiciones de gran desventaja para
la capacidad de respuesta de individuos,
poblaciones y comunidades enteras ante
los cambios de clima.
¿Qué cambios podrán ocurrir en la di-
versidad biológica de México?
En cuanto a las especies, las afecta-
ciones más negativas ocurrirán en pérdi-
das importantes de especies endémicas,
especialmente de bosques de niebla, bos-
ques de pino/encino, y de especies anima-
les con poca capacidad de movilidad. Los
anfibios serán aún más vulnerados de lo
que son en el presente por el aumento de
temperatura, mayor evaporación y, conse-
cuentemente, desecación de zonas húme-
das y/o inundables; también lo serán las
especies endémicas de peces en lagunas,
y finalmente numerosas especies marinas
que viven en los arrecifes.
Problema ético
Pero la biodiversidad también puede afec-
tar seriamente al clima. Los ecosistemas
contribuyen positivamente al capturar cer-
ca de la mitad del bióxido de carbono de la
atmósfera, pero también son emisores de
entre 15% y 20% del total global de gases
con efecto de invernadero, cuando son ob-
jeto de la deforestación. De aquí la enorme
importancia de tener programas que esti-
mulen la no deforestación y el no deterio-
ro de los ecosistemas, en especial de los
bosques.
La población mundial vive bajo la ilu-
sión de que lo que podemos llamar la “bio-
logía” del planeta es irrelevante para los
problemas que afectan a la humanidad. Al-
rededor de la mitad de la población del pla-
neta depende entre 40% y 80% directamen-
REPORTE ESPECI AL / CAMBI O CLI MÁTI CO

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 53
B
RUSELAS.- Preocupadas an-
te todo por defender sus intere-
ses comerciales, poderosas  em-
presas trasnacionales de Estados
Unidos y Europa financian a le-
gisladores estadunidenses,  en
Las principales empresas estadunidenses y europeas que
emiten gases de efecto invernadero han desembolsado
millones de dólares para apoyar a candidatos al Congre-
so de Estados Unidos, quienes ya como legisladores fre-
nan cualquier iniciativa que obligue a su país a reducir
las emisiones de contaminantes. Así, ha quedado fuera
de la agenda del Capitolio la aprobación de la Ley sobre
Energía Limpia y Seguridad, así como la ratificación del
Protocolo de Kioto.
MARCO APPEL
te de los bienes obtenidos de los ecosistemas
naturales y todos, sin excepción, depende-
mos de servicios que los ecosistemas nos
proveen, tales como la captura del bióxido
de carbono, la captura de agua pluvial y su
ciclaje lento que permite tener acuíferos, la-
gos y ríos para proveernos de agua potable,
de los polinizadores, que son responsables
al menos de 30% del rendimiento de un gran
número de cultivos de los que dependemos,
etcétera. No hemos aún aprendido a valorar
económicamente todos estos servicios sus-
ceptibles en las cuentas nacionales de nues-
tros países y no los consideramos como un
capital de nación.
El Programa de Naciones Unidas para
el Medio Ambiente (PNUMA), junto con
algunos países europeos (grupo TEEB),
ha calculado que la pérdida anual del ca-
pital natural en los ecosistemas del mun-
do representa entre 2 y 4.5 billones (de los
nuestros, es decir millones de millones) de
dólares.
Los signos vitales del planeta están se-
riamente amenazados, a pesar de diver-
sos convenios multilaterales y decenas de
COP’s. La matriz biológica y físico-quí-
mica de la Tierra se está degradando de
manera acelerada; los indicadores del es-
tado de salud de los ecosistemas, sus ser-
vicios y el estado de nuestra atmósfera es-
tán en severo deterioro.
Quizá un ejemplo palpable de lo que
la pérdida del tejido natural represen-
ta son las condiciones de vida y de bien-
estar social de Haití, país que ha perdido
casi totalmente sus ecosistemas naturales
por deforestación. Como Thomas Love-
joy acertadamente indica respecto a ello,
“es del todo inaceptable que heredemos un
mundo como éste a las futuras generacio-
nes, un mundo plagado de desigualdad so-
cial donde los pobres serán los menos pro-
tegidos y los que sufrirán más”.
He mencionado antes que nuestra gene-
ración es la que históricamente tiene la res-
ponsabilidad de responder a los enormes
retos que enfrentamos. Tenemos un grado
de información sobre las consecuencias de
nuestra forma de vida que las generaciones
anteriores no poseían; pero las generacio-
nes futuras no tendrán ya el tiempo (que es
bien corto: unas pocas décadas) para reali-
zar los cambios necesarios con el mínimo
costo que nosotros tendríamos.
La ciencia ha cumplido con su papel
de informar y predecir con creciente deta-
lle y certidumbre lo que ocurre y ocurrirá
en el planeta con el calentamiento atmos-
férico, el cual además ha ido más rápido
de lo que los modelos disponibles han pre-
dicho. El problema no es científico; sabe-
mos suficiente para actuar. Es un proble-
ma económico, social y sobre todo ético,
que nunca ha sido discutido abiertamente,
no al menos en nuestro país. O
especial del Partido Republicano,  para
que continúen oponiéndose a la aprobación
de  medidas domésticas e internacionales
contra el cambio climático.
La victoria republicana en las eleccio-
nes intermedias del 2 de noviembre pasado
El cabildeo
de los “negacionistas”
54

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010
bre Cambio Climático–  Obama anunció
que su país tenía la intención de reducir
17% las emisiones de dióxido de carbo-
no (CO
2
) para 2020 en relación con los ni-
veles de 2005 (3.5% respecto de los regis-
tros de 1990). Con ese objetivo propuso
una ley que establece un sistema nacional
de fijación de límites máximos e intercam-
bio de derechos de CO
2
, similar al que ya
aplica la Unión Europea (UE).
Esa medida obligaría a las empresas
estadunidenses a establecer un tope en la
cantidad de emisiones de GEI que produ-
cen. Las trasnacionales afectadas se movi-
lizaron para neutralizar  propuestas de es-
ta índole.
El Center for Public Integrity (CPI),
una organización civil estadunidense, di-
vulgó el año pasado una investigación pe-
riodística  en la cual  demuestra  que entre
2003 y 2008 hubo una “explosión” del ca-
bildeo dirigido a influir en las posturas de
Washington respecto al cambio climático
(Proceso 1727).
En 2003, 105 empresas se interesa-
ban en el lobby climático en el Senado.
En 2008, “más de 770 compañías y gru-
pos de interés empleaban a 2 mil 340 ca-
bilderos en ese terreno”, y ese año el costo
del cabildeo ascendió a 90 millones de dó-
lares, indica el CPI.
Firmas  como la automotriz Ford, la
petrolera British Petroleum (BP), el con-
glomerado de productos químicos 3M o
la compañía de electricidad Duke Ener-
gy figuraron entre los clientes de la una de
las mayores agencias de cabildeo, Alpine
Group, fundada por el excongresista repu-
blicano Richard White.
La misma investigación destaca a  la
agencia de lobby Ogilvy Government Re-
lations que es contratada por las principa-
les petroleras y los corporativos de quími-
cos del país, que igualmente forman parte
del American Petroleum Institute y del
American Chemistry Institute.
 
La red Koch
 
Un reporte elaborado por la oficina en Es-
tados Unidos de la organización ecologis-
ta Greenpeace ubica al corporativo  Koch
Industries como “uno de los financiado-
res esenciales del negacionismo climático
y de las corrientes de oposición a las ener-
gías renovables”.
  Ese conglomerado industrial  cuenta
con negocios en el sector petrolero y sus
ventas anuales alcanzan los 100 mil mi-
llones de dólares. Lo integran más de 20
compañías que emplean a 70 mil personas
en 60 países, incluido México. Sus propie-
tarios, Charles y David Koch, ocuparon en
2009 el  decimonoveno puesto  en la lista
de los hombres más ricos del mundo que
publica la revista Forbes, con fortunas de
14 mil y 16 mil millones de dólares, res-
pectivamente. 
El análisis de Greenpeace expone que,
entre 2006 y 2009, Koch Industries gas-
tó 37 millones 900 mil dólares en activi-
dades de cabildeo y presión política en las
instancias legislativas de Estados Unidos.
Durante el mismo periodo ese monto sólo
fue superado por las petroleras estaduni-
denses ExxonMobil (87 millones 800 mil
dólares) y Chevron Corporation (50 millo-
nes de dólares).
El reporte apunta que el vicepresidente
ejecutivo del Departamento de Excelencia
de  Koch Industries, James Mahoney, es
también vicepresidente de la Asociación
Nacional de Petroquímica y Refinerías de
Estados Unidos, cuyo presupuesto en ma-
teria de “cabildeo federal directo” aumen-
tó de 810 mil dólares en 2008 a 1 millón
680 mil dólares en 2009.
Además, indica que desde 2006 el Co-
mité de Acción Política de Koch Indus-
tries mediante el cual ejecutivos y socios
de esa empresa pueden depositar directa-
mente sus aportaciones para candidatos,
comités y gastos de campaña, ha distribui-
do fondos por una suma de 5 millones 738
mil dólares.
El informe detalla que “desde el co-
mienzo de ciclo de las elecciones estadu-
nidenses de 2006, el Comité de Acción
Política (PAC, por sus siglas en inglés) de
Koch Industries ha gastado más en contri-
buciones a candidatos federales que nin-
gún otro PAC del sector del gas y del pe-
tróleo”: 3 millones 550 mil dólares.
Los candidatos republicanos absorbie-
ron 86% de tales aportaciones en el perio-
do electoral de 2006, y 88% en el de 2008.
Entre los beneficiados, según el repor-
te de Greenpeace, se encuentran los re-
presentantes republicanos que han recibi-
do  más de 20 mil dólares de donaciones
desde 2006 por parte del PAC de Koch In-
dustries: Eric Cantor, Joe Barton, Mar-
sha Blackburn,  John Kline y Geoff Da-
vis.  También fue favorecido con 25 mil
dólares el líder de los republicanos en la
Cámara de Representantes, Joe Boehner.
En la misma situación se encuentran
los  siguientes senadores republicanos  a
quienes la firma estadunidense  deposi-
tó mayores sumas: James Demint, Lisa
Murkowski, Richard Burr, Saxby Cham-
bliss, Tom Coburn, Pat Roberts, John Thu-
ne, James Inhofe, David Vitter, John Cor-
nyn y Richard Shelby. Todos ellos ocupan
una curul en la actual legislatura  y  esgri-
men posiciones hostiles al combate contra
el cambio climático.
Los senadores Roberts, Vitter, Bu-
rr, Inhofe, Coburn y Thune recibieron en
conjunto durante sus campañas electora-
les de este año 100 mil dólares en con-
tribuciones del PAC de Koch Industries.
–que le dio la mayoría
en la Cámara de Re-
presentantes–, frene-
rá la posibilidad de que
Estados Unidos  avan-
ce en un acuerdo inter-
nacional para reducir
las emisiones de gases
de efecto invernadero
(GEI) causantes del ca-
lentamiento global.
El Center for Ame-
rican Progress Action
Fund, un think tank in-
dependiente con sede
en Washington,  afirma
en un análisis que “nin-
guno de los senadores
republicanos electos el
2 de noviembre último
apoya  las acciones de
orden legislativo con-
tra el cambio climáti-
co” porque no creen en
él o anteponen un su-
puesto interés econó-
mico de la nación.
El organismo seña-
la que el senador Mike
Castle  era el único  re-
publicano consciente de los efectos desas-
trosos del cambio climático. Sin embargo,
no pudo  presentarse a la reelección por-
que perdió la candidatura de su partido en
el estado de Delaware frente a su contrin-
cante Christine O’Donnell, quien niega la
existencia del calentamiento global.
“Los republicanos no van a dejar que
haya cambios en la posición estaduniden-
se”, confirma John Larson a Proceso.
Larson es especialista en las políticas
gubernamentales sobre  cambio climático y
energía en el World Resources Institute, un
centro de investigación independiente con
sede en Washington que aboga por políticas
para la mitigación del calentamiento global.
El analista advierte que incluso Estados
Unidos “podría dar un paso atrás en caso de
que los republicanos, junto con los demó-
cratas más conservadores, logren pospo-
ner o invalidar el derecho de las autorida-
des de la Agencia de Protección del Medio
Ambiente del gobierno federal para regular
las emisiones” de GEI en el país.
Esa  competencia, precisa, la estable-
ce  la Ley sobre Energía Limpia y Segu-
ridad aprobada por la Cámara de Repre-
sentantes el 26 de junio de 2009, pero aún
no por el Senado. Resalta que ese será el
campo de batalla en materia de cambio cli-
mático en Estados Unidos y duda que sea
suficiente el liderazgo demócrata para ob-
tener la ley que quiere el presidente Ba-
rack Obama.
El 25 de noviembre de 2009 –en vís-
peras de la Cumbre de Copenhague so-
A
P

p
h
o
t
o

/

A
l
e
x

B
r
a
n
d
o
n
REPORTE ESPECI AL / CAMBI O CLI MÁTI CO

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 55
ROSA SANTANA
C
ANCÚN, QR.- Concebido hace
cuatro décadas como prototi-
po de desarrollo turístico sus-
tentable, Cancún es un pro-
yecto fallido.
“Este lugar es el ejemplo
de todas las violaciones a la
legislación ambiental, del desorden, de lo
que no se debe hacer, de la destrucción de
los ecosistemas, de cómo no se debe cre-
cer en zonas vulnerables (como las coste-
ras)…”, sostiene Alejandra Serrano, coor-
dinadora regional del Centro Mexicano de
Derecho Ambiental en Quintana Roo.
“Es una vergüenza lo que la ambición
desmedida y la corrupción han hecho de
este lugar”, lamenta y dice no entender “el
posicionamiento muy verde, muy susten-
table, en pro de la conservación del am-
biente” que el gobierno mexicano ha ma-
nifestado ante la comunidad internacional
cuando en lo interno ha incumplido sus
obligaciones en ese sentido… y Cancún
es la muestra.
“Este espacio, el hotel Moon Palace
(sede de la Cop-16) está construido sobre
zona de manglar y tiene la autorización de
Ellos,  como la mayoría de los republica-
nos de la Cámara de Representantes, son
partidarios de la campaña “No al impues-
to climático”  (en  alusión al proyecto de
ley demócrata sobre  energía limpia y se-
guridad) impulsada por la fundación Ame-
ricans for Prosperity,  un organismo ci-
vil financiado con 5 millones 176 mil 500
dólares por Koch.
El análisis de Greenpeace afirma que,
entre 1997 y 2008 esta empresa gastó en
total 48 millones 500 mil dólares en sub-
venciones para 39 think tanks, entre otros
la Fundación Heritage, el Instituto Cato
o el American Entreprise Institute. Todos
ellos  rechazan la validez de los estudios
científicos en los cuales se demuestra que
el calentamiento global es causado por las
actividades del ser humano,  tal como in-
dican  los informes del Panel Interguber-
namental de Expertos sobre Cambio Cli-
mático de la Organización de las Naciones
Unidas.
 
“Lobby” europeo
 
Una investigación de  la organización no
gubernamental Climate Action Network
Europe (CAN-E) –publicada el pasado
25 de octubre– reveló que al menos ocho
empresas trasnacionales  europeas  finan-
ciaron las campañas electorales de varios
candidatos republicanos al Senado.
La compañía alemana de químicos
BASF destinó 61 mil 500 dólares; la ce-
mentera francesa Lafarge, 34 mil 500
dólares; la petrolera británica BP, 25
mil dólares, y la farmacéutica y fabri-
cante de plásticos belga Solvay, 40 mil
dólares.
También la empresa francesa de elec-
tricidad y distribución de gas GDF/Suez
destinó 21 mil dólares a las campañas; la
compañía alemana de electricidad E.ON,
6 mil dólares, y la acerera con sede en
Luxemburgo Arcelor-Mittal, 10 mil dóla-
res. La mayor aportación la realizó la fir-
ma alemana de medicamentos y químicos
Bayer con 108 mil 100 dólares.
A excepción de E.ON,  todas  estas
compañías mantienen operaciones en
México.
Ese conjunto de trasnacionales  euro-
peas produce entre 5% y 10% de las emi-
siones de GEI del Esquema de Comercio
de Emisiones de la Unión Europea (UE),
que limita los niveles de contaminación
de  10 mil instalaciones y plantas indus-
triales de esa región.
El reporte de CAN-E expone que “esos
ocho grandes emisores europeos de GEI”
gastaron en total 306 mil 100 dólares  en
las votaciones intermedias para el Sena-
do estadunidense. De ese monto, 107 mil
200 dólares lo recibieron candidatos repu-
blicanos “negacionistas” del cambio cli-
mático, y otros 240 mil 200 dólares aque-
llos  que  rechazan aprobar  una ley  que
reduzca los GEI.
Esta suma, consigna el documen-
to, “es mayor al mismo tipo  de gasto
que efectuó en 2010 Koch Industries, la
más notable organización estaduniden-
se negacionista del cambio climático y
fundadora del movimiento ultraconser-
vador Tea Party, que desembolsó  217
mil dólares”.
Los candidatos republicanos financia-
dos por Koch Industries son prácticamen-
te los mismos a los que apoyaron las cita-
das empresas europeas.
Sin embargo, el informe aclara que
“también es evidente que las compañías
europeas respaldaron a demócratas clave,
como Blanche Lincoln, que podrían evitar
que una mayoría apruebe metas de reduc-
ción de GEI obligatorias y un sistema de
fijación de límites máximos e intercambio
de derechos de emisiones”.
Las compañías europeas  financia-
ron también de manera estratégica a la re-
presentante del Partido Republicano Li-
sa Murkowski. El documento  enfatiza
que “ella es el cerebro detrás de la Reso-
lución SJ26, que podría desvanecer la po-
sibilidad de que la Agencia de Protección
Ambiental de  Estados Unidos  regule las
emisiones de GEI”.
“Esa resolución –plantea el repor-
te–  no le permite a la administración  del
presidente Obama impulsar un sistema de
fijación de límites máximos e intercambio
de derechos de emisión de CO
2
.”
En su análisis, CAN-E señala que las
mencionadas compañías europeas traba-
jan para que la UE no tome más medidas
contra el cambio climático. Éstas argu-
mentan que la región no debe comprome-
terse con una nueva meta de reducción de
sus emisiones de CO
2
a 30% para 2020, “si
antes Estados Unidos no hace un esfuer-
zo significativo al respecto”.
“Pero esas mismas empresas –indi-
ca la ONG– están financiando a actores
claves de la arena política estadunidense
responsables de ese inmovilismo. Se tra-
ta de un sabotaje a escala global en contra
de la lucha para reducir el calentamien-
to planetario, ya que la inacción de Esta-
dos Unidos es una de las principales ra-
zones del fracaso en Copenhague para
acordar un tratado ambicioso” de reduc-
ción de GEI.
No obstante, en sus páginas de inter-
net, Lafarge “confirma su compromiso
contra el cambio climático”, y BASF  re-
conoce que el anterior “es uno de los ma-
yores desafíos que encara la sociedad”,
por lo que “industrias, científicos, políti-
cos y ciudadanos necesitan frenar el incre-
mento de GEI y hacer más eficiente el uso
de los recursos disponibles”. O
56

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010
REPORTE ESPECI AL / CAMBI O CLI MÁTI CO
Cancún,
farol
Ecologistas de Quintana Roo critican el discurso del go-
bierno federal en torno al cambio climático expresado en
la cumbre de Cancún. Sin ir más lejos, afirman, el hotel
donde tiene lugar la conferencia internacional sobre el
tema incumple varias normas ambientales. Y van más le-
jos: afirman que el propio destino turístico (originalmente
concebido como un desarrollo sustentable) se convirtió
en un proyecto fallido por la ambición desmedida de la
industria hotelera.
impacto ambiental pero no hizo el cambio
de uso de suelo forestal. Desde el espacio
que se escogió creo que hay mucho que
leer, ni siquiera entre líneas, del mensaje
que está mandando el gobierno mexicano.
Todo está sostenido por alfileres y da la
impresión de que se trata nada más de cor-
tar un listón.”
Menciona que para esta reunión el go-
bierno pasó por alto la reglamentación en
materia ambiental al destruir dunas en la
zona de Playa Delfines para ampliar un es-
tacionamiento.
“Y un monumento a las violaciones a
la legislación ambiental es el aerogenera-
dor”. Explica que esa torre de energía eó-
lica –que la Comisión Federal de Electri-
cidad (CFE) instaló casi a última hora para
suministrar energía al encuentro interna-
cional– tuvo autorización para instalarse
en terrenos cercanos al aeropuerto, lo que
finalmente no ocurrió porque era un ries-
go para las operaciones aéreas.
“Entonces tramitaron una nueva auto-
rización para colocarlo en otro sitio, pe-
ro a 29 días de que empezara la Cop, para
la CFE fue más sencillo iniciar las obras
sin tener el permiso, porque finalmente
todo iba a terminar en una multa que íba-
mos a acabar pagando nosotros con nues-
tros impuestos, pero el aerogenerador iba
a estar listo para la foto del presidente”,
añade.
“Desafortunadamente no le tengo con-
fianza en materia ambiental al presiden-
te”, admite y dice que “no puede ser que
tengas muy buenas políticas internaciona-
les pero no nacionales. De nada nos sir-
ve que el gobierno se quiera comprometer
de mucho en el exterior y promueva meca-
nismos muy interesantes de financiamien-
to verde, si a nivel nacional no lo vamos a
ver reflejado con políticas de mitigación,
de adaptación, que hagan menos vulnera-
ble a la población.
“De nada nos sirve todo un discurso
internacional si no se cumple en nuestro
país y menos en un sitio que se supone es
el ejemplo que se está siguiendo en mate-
ria de turismo, como Cancún”, insiste.
Este centro turístico –donde delegados
de 194 países están reunidos actualmen-
te en el marco de la XVI Conferencia de
las Partes de la Convención Marco de las
Naciones Unidas sobre el Cambio Climá-
tico (Cop-16)– nació a principios de los se-
tenta como el primer centro integralmente
planeado, pero su repentino éxito económi-
co alimentó la ambición de inversionistas
y políticos que terminaron por desbordarlo.
Hace cuatro décadas este lugar era una
isla virgen formada por una duna –con al-
gunos tramos de apenas 20 metros de an-
cho– separada de tierra firme por dos es-
trechos canales que conectaban un sistema
lagunar con el mar. La ribera era de cié-
A
P

p
h
o
t
o

/

I
s
r
a
e
l

L
e
a
l
de la calle

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 57
nagas pantanosas y manglares, selva vir-
gen y playas.
El proyecto, que se desarrolló con re-
cursos del Banco Interamericano de De-
sarrollo, se autorizó en 1969. Infratur,
precursor del Fonatur, comenzó la cons-
trucción en 1970.
El plan maestro consideraba tres blo-
ques básicos: una zona hotelera con un co-
rredor turístico, una ciudad integral para los
residentes permanentes en la zona norte de
la reserva territorial y un aeropuerto en el
macizo continental, en el sur de la isla.
En 1974 empezaron a funcionar los
primeros tres hoteles y se inauguró el ae-
ropuerto internacional, pero no fue sino
hasta mediados de los ochenta cuando se
detonó el auge de este destino turístico,
con un crecimiento anárquico que termi-
nó por sepultar el concepto original de de-
sarrollo sustentable.
Violaciones documentadas
El 28 de julio de 2009 el titular de la Pro-
curaduría Federal de Protección al Am-
biente (Profepa), Patricio Patrón Lavia-
da emitió una recomendación –asentada
en el expediente PFPA/4/8C.17.3/001– al
secretario de Medio Ambiente y Recursos
Naturales, Rafael Elvira Quesada.
En esa recomendación se pide que se
cumplan las disposiciones de los progra-
mas de Desarrollo Urbano de Cancún y
el de Ordenamiento Ecológico del Mu-
nicipio (de Benito Juárez) y se propicie
el cumplimiento de los compromisos del
Convenio de Coordinación para la Instru-
mentación, Aprobación, Expedición, Eje-
cución, Seguimiento y en su caso Modi-
ficación del Programa de Ordenamiento
Ecológico municipal.
La Profepa expone que en inspeccio-
nes a 132 hoteles, condominios y villas de
la zona hotelera se encontraron 5 mil 862
cuartos además de los 30 mil 990 permi-
tidos, sin incluir los que aún no han sido
construidos pero que están autorizados.
Señala que en la laguna Bojórquez
se encontraron “signos de eutroficación
(acumulación excesiva de nutrientes), ma-
teria orgánica, nitrato y fósforo y sustan-
cias cloradas como dieldrín y DDT, así co-
mo materiales pesados”.
Destaca asimismo la escasez de agua
potable con el fin de satisfacer las nece-
sidades de la zona hotelera, por lo que
de junio de 2007 a enero de 2009 la Co-
misión Nacional del Agua (Conagua)
autorizó 23 sistemas de potabilización
de agua de mar y 126 pozos.
“En general los proyectos de desarro-
llo de centros turísticos”, señala la Pro-
fepa, no tienen estudios “para el abaste-
cimiento de agua potable y tratamiento”;
también alude a las descargas clandesti-
nas de aguas residuales al sistema lagunar
y a la devastación del mangle y las barre-
ras naturales a lo largo de casi toda la zo-
na hotelera.
“Cancún, como pocos lugares, sur-
gió con una planeación urbana y un lí-
mite de densidad, muy avanzada en su
momento; pero con las administracio-
nes que siguieron y debido a todo el di-
nero que se maneja en la industria del
turismo se fue perdiendo el esquema”,
dice Alejandra Serrano y agrega que el
lugar quedó a merced de políticas “cor-
toplacistas, que permiten acabar con los
recursos naturales para hacer dinero rá-
pido sin detenerse a pensar que (…) sin
sus bellezas naturales no hay turismo.
“Entiendo que esa es la visión de un in-
versionista, porque ellos buscan hacer di-
nero rápido, pero no puede ser la visión de
un gobierno que está para marcar las re-
glas. Sin embargo, hemos tenido adminis-
traciones que por muchas razones, tal vez
por corrupción, han perdido esa visión de
largo plazo porque no tienen un vínculo
con el sitio, no han pensado que es más lo
que se puede perder y que estamos matan-
do a la gallina de los huevos de oro.”
Cancún tiene diversos problemas am-
bientales.
“El agua de la laguna tiene una gran con-
taminación, altos niveles de coliformes. Mu-
chos hoteles tienen descargas clandestinas
que se van a la laguna, eso lo tiene detecta-
do la Conagua y no se ha hecho nada. Se han
dado fondos, que no se han utilizado, para la
recuperación de la laguna”, afirma.
Añade que además “el ecosistema es-
tá más que saturado, la erosión de las pla-
yas es más que evidente y en adelante será
parte obligada de la operación de Cancún
recuperar playas; pero no se está haciendo
de manera adecuada, no se está pensando
qué obras están generando más erosión,
no se tiene un plan de recuperación de du-
nas costeras, todo se está haciendo para el
momento”.
Anualmente Cancún genera 4 mil 500
millones de dólares –33% de lo que pro-
duce el sector turístico nacional– y el año
pasado se gastaron 800 millones de pesos
para recuperar 16.8 kilómetros de playas.
La recuperación, sin embargo, ha gene-
rado más dudas que certezas y se encontró
con la oposición de grupos ambientalistas:
al sacar del lecho marino los 6 millones 131
mil metros cúbicos de arena que se necesi-
taban, se dañaron diversos ecosistemas, co-
mo los del coral y caracol rosado, especie
protegida por la Semarnat, que es la instan-
cia que autorizó los trabajos.
Además, para poder sacar la arena se
frenó el proyecto de declarar esa zona área
natural protegida, como se tenía previsto
que lo hiciera Felipe Calderón el año pa-
sado el Día Mundial del Medio Ambiente.
Otro aspecto que Serrano resalta es la
sobredensificación hotelera y la basura.
“El Plan de Desarrollo Urbano deter-
mina que la zona hotelera tiene una densi-
dad de 30 mil 990 cuartos, pero la Profepa
detectó que hay 36 mil. En algún momen-
to se construyeron 6 mil de más, lo que
significa más demanda de agua –para lo
que no hay ninguna planificación– y más
generación de basura.
“Tenemos un relleno sanitario satura-
do, no tenemos un espacio adecuado pa-
ra reubicarlo, estamos en una zona de sue-
lo cárstico donde toda la contaminación
se va directamente al subsuelo y al man-
to freático…
“Son muchos los problemas ambienta-
les y no vemos que se esté aprendiendo la
lección ni que se esté dando prioridad a
esos temas”, indica Serrano.
También la Iglesia
El gobierno municipal y la Iglesia católica
en Quintana Roo también han incurrido en
violaciones al reglamento ambiental. Ha-
ce más de una década ambas tienen un liti-
gio promovido por grupos ambientalistas
encabezados por la asociación Ombligo
Verde –que preside Tulio Arroyo Marro-
quín–, por la desaparición de la reserva fo-
restal conocida como Ombligo Verde, una
superficie de 8 hectáreas que es el último
pulmón de la ciudad.
Arroyo afirma que la Iglesia, “controla-
da aquí por los Legionarios de Cristo, cons-
truyó arbitrariamente la catedral de Can-
cún en ese terreno, que de manera irregular
les cedió en comodato la exalcaldesa Ma-
galy Achach a cambio de votos para Fran-
cisco Labastida en la elección presidencial
de 2000. Al cabo de varios años de luchas
y movilizaciones ciudadanas acabamos de
ganar un litigio, pedimos que derruyeran la
catedral, pero no lo han hecho”.
En la misma zona el exalcalde Gre-
gorio Sánchez Martínez –encarcelado
por presuntos delitos federales– preten-
día construir la Plaza Bicentenario, donde
reubicarían el Palacio Municipal. Debido
a la resistencia que emprendió Ombligo
Verde el proyecto se canceló.
Serrano opina que el gobierno mexi-
cano “antes que estar cacareando fuera”
debería “empezar por limpiar la casita
para entonces sí poder ser ejemplo y con-
vertirse en un líder verde, porque mien-
tras no haya legislación adecuada y se
cumpla, no puede presumir que verdade-
ramente entiende lo que es el cambio cli-
mático ni la mitigación y adaptación.
“Todavía el gobierno está manejando
este asunto sólo para el discurso, para la
foto, para sacar una declaración y aparen-
tar que no pasa nada; pero la verdad es que
sí pasa.”
58

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010
REPORTE ESPECI AL / CAMBI O CLI MÁTI CO
60

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

Los políticos estadunidenses que han
criticado la “amenaza” que para sus inte-
reses implica la actividad de WikiLeaks
tienen razón en repudiarla. El poder se
sostiene no solamente con balas y armas,
sino también sobre la base de la asimetría
informativa. El que tenga más informa-
ción sobre las acciones, los pensamientos
y los planes de su adversario tendrá una
clara ventaja ante el surgimiento de algún
conflicto. Hoy, con la filtración de más de
250 mil comunicaciones diplomáticas, la
cancha del juego se ha nivelado un par de
grados. Los ciudadanos del mundo sabe-
mos un poco más sobre cómo funciona el
gobierno de Washington, y esto fortalece
tanto a la democracia como a la defensa
de los derechos fundamentales.
El doctor Ian Shapiro, de la Univer-
sidad de Yale, en su formidable obra El
estado de la teoría democrática, define
a la democracia como “un medio para
manejar relaciones de poder con el fin de
minimizar la dominación”. La celebración
de elecciones populares sería, entonces,
apenas un mecanismo más para fortalecer
el ideal democrático. Otra vía, igualmen-
te válida o incluso más importante, sería
garantizar a los excluidos toda la infor-
mación posible sobre las acciones y los
pensamientos de los más poderosos. La
reciente tarea de Julian Assange ha sido,
entonces, eminentemente democrática y
libertaria.
De acuerdo con el teórico holandés
Mark Bovens, los derechos a la informa-
ción deberían ser vistos como la cuarta
gran ola histórica de derechos fundamen-
tales, equivalente a los derechos civiles,
políticos y sociales caracterizados en los
textos clásicos de T. H. Marshall. Con el
advenimiento de la “sociedad de la infor-
mación”, el mundo necesita defender sin
tregua este nuevo derecho, que es igual de
importante que los otros, incluyendo el
mismo derecho al voto.
En una entrevista con la revista For-
bes, Assange afirma que su objetivo es
evidenciar el “ecosistema de la corrup-
ción” y hacer el capitalismo “más libre
y ético”. No recurre al derecho para lo-
grar sus fines porque se trata de “orga-
nizaciones que no obedecen el Estado
de derecho”. Es simplemente imposible
exigir cuentas por las vías normales a las
agencias de inteligencia y a las grandes
empresas trasnacionales. Su poder rebasa
por mucho las capacidades de las institu-
ciones de justicia y viven en un espacio
de completa impunidad. La única opción
es entonces recurrir a otro tipo de tácticas
subversivas para equilibrar un poco el ta-
blero de la dominación.
En otra entrevista, con la revista Ti-
me, el fundador de WikiLeaks afirma que
su meta “no es lograr una sociedad más
transparente, sino lograr una sociedad
más justa”. Y la vía para conseguir este
fin sería dando ejemplos de valentía y de
resistencia que van contagiando al mundo
entero. “Courage is contagious” (“la va-
lentía es contagiosa”) es la frase que utili-
za Assange para resumir el eje central de
su estrategia. Afirma que más que el cas-
tigo, el miedo es la manera más efectiva
para controlar a la sociedad. Por lo tanto,
lo más peligroso para el sistema sería pre-
cisamente que la gente empiece a perderle
miedo a la autoridad.
México necesita urgentemente de su
propio proceso de filtración masiva para
que la sociedad empiece a conocer las en-
trañas del sistema de impunidad y corrup-
ción que predomina en el país. Las leyes
de transparencia y la profesionalización
de la actividad periodística nos han per-
mitido asomarnos a la ventana para ates-
tiguar algunos movimientos oscuros, pero
todavía falta entrar por la puerta principal
para ver cómo realmente funcionan los
poderes estatales y fácticos cuando supo-
nen que nadie los está viendo. Habría que
demostrar a los que controlan el destino
del país que no es tan fácil esconderse de
la lupa ciudadana y traicionar la voluntad
popular.
Un problema muy serio es, sin embar-
go, que desde la entrada en vigor de las
leyes de transparencia, los servidores pú-
blicos ya no documentan sus decisiones
más importantes. En lugar de levantar
minutas pormenorizadas de sus reunio-
nes, ahora se limitan a elaborar escuetas
actas e informes sobre los acuerdos to-
mados. En lugar de enviar oficios, pre-
fieren usar el teléfono para comunicarse
o gestionar asuntos delicados. Hacen to-
do lo posible por no dejar algún rastro
que posteriormente pueda ser usado en
su contra.
El gobierno federal también ha hecho
todo lo posible por evitar la divulgación de
cualquier información relacionada con su
estrategia de seguridad pública o sus rela-
ciones en materia de seguridad con Estados
Unidos. Asimismo, actualmente el sector
privado se encuentra totalmente protegido
de cualquier intento ciudadano por acceder
a la información sobre sus operaciones.
La negativa de la Secretaría de Hacienda
a entregar la información sobre las exen-
ciones fiscales, aun bajo una orden di-
recta del Instituto Federal de Acceso a la
En solidaridad con Ricardo Ravelo y el equipo de Proceso
J O H N M. A C K E R MA N
WikiLeaks a la mexicana

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 61
Información Pública y Protección de Da-
tos (IFAI), y la vergonzosa intervención
de la Comisión Nacional de los Derechos
Humanos (CNDH) en el caso, es apenas
el ejemplo más reciente que confirma la
vigencia de esta regla de oro que “blinda”
al sector privado de la rendición de cuen-
tas ciudadana.
Tal y como lo señala Assange, en
México necesitamos más ejemplos de va-
lentía pública de parte de políticos, servi-
dores públicos y ciudadanos para generar
un proceso de contagio que permita a la
población perder el miedo ante el ejerci-
cio arbitrario y autoritario del poder. ¿Ma-
nuel Espino divulgará los secretos sobre
el funcionamiento interno del PAN y sus
relaciones con la Iglesia y los poderes fác-
ticos? ¿Gabino Cué y los antiguos colabo-
radores de Ulises Ruiz exhibirán todas las
corruptelas y malos manejos del gobierno
de Oaxaca? ¿Mario Marín y Fidel Herre-
ra tendrán que rendir cuentas sobre sus
abusos de poder? ¿Cuándo sabremos la
verdad sobre las redes de corrupción que
corroen las instituciones de seguridad pú-
blica en el país?
Los periodistas han estado haciendo
su trabajo, y de forma particularmente
admirable en la prensa escrita. Pero ha
llegado la hora para que los futuros infor-
mantes internos se inspiren con el ejemplo
de WikiLeaks y les ayuden a exhibir las
entrañas del monstruo de la complicidad
y la impunidad, que es el principal respon-
sable de que México todavía se encuentre
tan rezagado en materia económica, polí-
tica y social. O
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
ANÁLI SI S
Velado insulto
N A R A N J O

Este es el invierno de nuestro des-
contento”, anuncia el duque de Glouces-
ter en la obra shakesperiana Ricardo III.
Y vaya que lo es en México tras 10 años
de gobiernos panistas en la Presidencia:
10 años con logros como la estabilidad
macroeconómica, la expansión de las li-
bertades, el crecimiento de la vivienda,
la consolidación del programa Oportuni-
dades, algunas reformas obtenidas en el
Congreso. Logros sin duda, pero demasia-
do pequeños para el tamaño de los retos
que México tiene enfrente y que ha igno-
rado. Mientras tanto, Felipe Calderón con-
voca a impedir la “tragedia” que significaría
el regreso del PRI a Los Pinos, y las encues-
tas colocan a Enrique Peña Nieto a 40 puntos
de ventaja sobre cualquier adversario.
La verdadera tragedia es que el PAN
mismo ha contribuido a crear ese escenario.
Lleva 10 años produciendo presidencias que
no han podido o no han querido pelear por
la modernización de México y han preferi-
do conformarse con su inercia; celebrar su
estancamiento; darse palmadas en la espalda
por las crisis que evitaron y por los riesgos
que no tomaron. Vicente Fox será recordado
en gran medida por todo lo que pudo hacer
y no hizo. Felipe Calderón, por la primacía
que le dio a una guerra que no pudo ganar.
Por todo lo viejo del antiguo régimen que
sigue vivo entre nosotros.
Ambos se convirtieron en presidentes
que no quisieron lidiar con los vicios del
viejo sistema y erradicarlos. Dos líderes
que no pudieron encarar a los peores demo-
nios del PRI como forma de vida y encon-
trar la manera de exorcizarlos. Incapaces
de entender que con la transición tenían an-
te sí la posibilidad de transformar y no sólo
de preservar. Alguien como Vicente Fox,
quien había denunciado a las tepocatas,
a las alimañas y a las víboras prietas para
después tomarse la foto junto a ellas.
Vicente Fox prefirió vender antes que
gobernar. Prefirió promover antes que cam-
biar. Prefirió viajar a lo largo del país antes
que comprender lo que debía hacer para
echarlo a andar. Prefirió conformarse con
la estabilidad macroeconómica, sin pen-
sar en lo que tendría que haber hecho pa-
ra construir una economía más dinámica
sobre sus cimientos. Prefirió mirar el vaso
medio lleno, sin ver que la mirada mundial
Diez años de desilusión
lo ve cada vez más vacío. Un país económi-
camente estable pero paralizado, subsidia-
do por su petróleo y sus migrantes. Quizás
mejor que ayer para algunos, pero igual
que ayer para muchos.
Un país que –en términos de reformas
profundas y necesarias– lleva 10 años dor-
mido. Ignorando los retos que la globaliza-
ción exige: una economía más competitiva,
una mano de obra más productiva, una po-
blación más educada, un capitalismo más
dinámico que genere riqueza y –al mismo
tiempo– tenga los incentivos para distribuir-
la mejor. Un país con logros que palidecen
ante el peso de los problemas que Vicente
Fox y Felipe Calderón dejarán tras de sí.
Un México más libre pero más polari-
zado. Un México con más crédito pero con
más crimen. Un México con más vivienda
pero con más narcotráfico. Un México con
más Oportunidades del cual un número
creciente de personas decide emigrar. Un
México con un Estado más descentralizado
pero más acorralado por intereses particu-
lares cada vez más poderosos. Un México
con baja inflación y alta concentración de
la riqueza. Un México dividido en un Nor-
te violento y un Sur estancado. Un México
que va perdiendo la ventaja competitiva de
su cercanía con Estados Unidos, mientras
lamenta el surgimiento del antimexicanis-
mo que su letargo y su violencia han contri-
buido a desatar.
Quizás Vicente Fox y Felipe Calderón
no son responsables de esta larga lista de
sinsabores, ya que el PRI como partido
mañoso y obstructor también carga con
una parte de la culpa. Pero en muchos ca-
sos los presidentes panistas han exacerba-
do los problemas existentes. Por acción y
por omisión. Por lo que hicieron y por lo
que dejaron de hacer. Por las viejas  reglas
del juego que no modificaron y con las que
permitieron que los poderosos y los privi-
legiados en México siguieran jugando. Por
todo aquello frente a lo cual Vicente Fox
cerró los ojos o volteó la mirada. Por la
frivolidad desplegada que su propia espo-
sa fomentó. Por las negociaciones difíciles
que debió haber emprendido y eludió. Por
el vacío de poder que produjo y que otros
llenaron. Porque a lo largo de seis años Fox
fue un candidato permanente pero un presi-
dente intermitente. Fue un porrista de tiem-
po completo pero un jefe de Estado que
llevó a éste a su debilitamiento.
Y ese probablemente es el peor lega-
do foxista con el cual Felipe Calderón no
ha podido lidiar. Un Estado que en rubros
cruciales ha perdido la capacidad para ser-
lo. Un Estado que existe para proteger la
seguridad de la población pero no puede
hoy asegurarla. Un Estado que existe pa-
ra gobernar en nombre del interés público
que ha sido rebasado por los intereses fác-
ticos. Un Estado acorralado por las fuer-
zas que debería articular pero frente a las
cuales se ha rendido. Un Estado arrinco-
nado por los múltiples “centros de veto”
que constriñen su actuación. Los mono-
polistas rapaces y los líderes sindicales
atrincherados y las televisoras chantajistas
y los empresarios privilegiados y los movi-
mientos sociales radicales y los priistas sa-
boteadores que ofrecen pactar pero sólo para
diluir. Todos los que ejercen el poder infor-
mal en México. Todos los que han llenado el
hueco que la Presidencia encogida deja allí.
En días recientes, Felipe Calderón
ha argumentado que sería una “tragedia”
volver al pasado con la corrupción, las
complicidades y la opacidad que lo carac-
terizaron. El problema es que la tragedia ya
está aquí entre nosotros. Encarnada en ca-
da momento en que Felipe Calderón pactó
con Elba Esther Gordillo, protegió a Juan
Camilo Mouriño, salvó a Juan Molinar, se
negó a entregarle datos al IFAI, se doble-
gó ante Televisa y no encaró a Carlos Slim.
La tragedia de dos presidentes panistas:
uno que sacó al PRI de Los Pinos y otro
que lo regresará allí. Dos presidentes que
salen relativamente mejor librados que sus
peores predecesores, pero eso es poco de-
cir. Dos figuras que sembraron esperanzas
pero ahora cosechan reclamos. Al juicio
de la historia le corresponderá aclarar si
las presidencias desilusionantes de Vicen-
te Fox y Felipe Calderón se explican por
constricciones estructurales al margen de
su temperamento o si ellos mismos las exa-
cerbaron. Por miedo o flojera o ausencia de
audacia o falta de experiencia. Sea cual sea
la respuesta, el último presidente panista a
dos años de terminar su periodo está inmer-
so en una tragedia como la definió Albert
Schweitzer: “lo que muere dentro de un
hombre mientras él sigue vivo”. O
D E N I S E D R E S S E R
62

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

Felipe Calderón libra una guerra que
está perdida de antemano: es la guerra por
su legitimidad.
En su campaña por la Presidencia de
la República puso en el centro de su dis-
curso la economía, incluso habló de las
desigualdades, y por ello se propuso ser
“el presidente del empleo”. También tocó
el tema migratorio, y recogió demandas de
los empresarios. Criticó el endeudamiento
y enfatizó la conducción responsable de la
economía. Pero nunca habló de una guerra
contra el narcotráfico.
Esa agenda, que se ha convertido en el
discurso monotemático de su administra-
ción, nació el 2 de julio del 2006.
Impuesto por un fraude electoral en el
gobierno federal, Calderón se dio a la ta-
rea de encontrar un tema que lograra cohe-
sionar a todos a su alrededor, que lograra
aislar a sus adversarios, que permitiera co-
locar las cosas en blanco y negro, en bue-
nos y malos, en héroes y criminales, y que
de paso le ayudara a resguardarse detrás del
uso de la fuerza y de la intimidación hacia
el resto de la sociedad. Por eso apareció de
repente la guerra contra el narco. Fue el
consejo de sus asesores, no la idea propia.
Fue la respuesta de coyuntura, no la estrate-
gia largamente pensada.
Improvisadamente, sin el personal pre-
parado, sin la información adecuada, sin
los instrumentos necesarios, se lanzó a una
guerra. Lo importante era empezar, apare-
cer, salir a cuadro, hacer como que hacía.
Lo importante no era, y no es, derrotar el
narcotráfico y el consumo de drogas. Lo
importante era lo político. Lo importante
era legitimarse. Encontrar en una gran cau-
sa la legitimidad que no obtuvo en las urnas.
En los primeros dos años de guerra
contra el narco, sin embargo, las adiccio-
nes se dispararon en 120%, de acuerdo con
las cifras oficiales de su propio gobierno.
La guerra perdida de Calderón
Cerca de 30 mil personas han muerto en
dicha guerra, sin que sepamos con preci-
sión cuántos han sido narcos, cuántos sol-
dados y policías y cuántos inocentes. Han
sido acribilladas por las fuerzas del orden,
los “héroes” que nos “protegen”, familias
enteras, por rebasar un retén y aun sin re-
basarlo. Jóvenes universitarios han muerto
por aparecer en fuegos cruzados. Algunos
han sido despojados de sus identificacio-
nes para hacerlos parecer narcos. Otros
jóvenes han sido acribillados en fiestas o
reuniones familiares por sicarios que llegan
a realizar masacres como forma de vengan-
za contra actos de las autoridades. En el
proceso de militarización se cometen abu-
sos, se violan derechos, se violan personas,
mueren mujeres indígenas. Pero los costos
se minimizan. Son “daños colaterales”.
La guerra contra el narco desnudó la
debilidad del Estado mexicano. El crimen
organizado sabe ahora a ciencia cierta cuál
es la fuerza y la capacidad real del poder
público. Se ha perdido el efecto de disua-
sión. Le han tomado la medida al gobierno
federal, a las policías y al Ejército. Y las
mafias se han engallado. En ciudades como
Nuevo León, en pleno día se realizan los
narcobloqueos en las calles más céntricas.
Han dejado de temerle al Estado.
Calderón no puede, pero aprovecha
la situación. Sabe que no ganará la gue-
rra contra el narco, pero se refugia en la
confusión. Persigue a personajes cercanos
de sus opositores. Detiene espectacular-
mente a alcaldes de su estado natal para
generar un efecto electoral, aunque éstos
sean liberados después. No importa si eran
culpables o no. No importa si había solidez
en las acusaciones en su contra. Lo impor-
tante era lo político, lo electoral. La guerra
contra el narco es ahora el gran discurso
para buscar hacer a su hermana goberna-
dora de su estado natal.
En dicha guerra caen algunos narcos,
pero a otros, con todo y sus modernos ins-
trumentos tecnológicos de inteligencia, el
gobierno federal no los puede hallar.
Para el año 2011 se prevé un presu-
puesto de 50 mil millones de pesos para
financiar la guerra contra el narco. Para el
combate a las adicciones se destinarán 5
millones de pesos. En realidad, se ha per-
dido el horizonte original. No importa ya
disminuir el consumo de drogas. Lo que
importa es la guerra; es un fin en sí mismo.
Estamos obligados a preguntarnos:
¿Qué habría pasado si los cuantiosos re-
cursos que se desvían a esa guerra se hu-
bieran utilizado para el desarrollo del país?
Es decir, si se hubieran construido las
refinerías y las nuevas universidades por
cada estado de la república; si se hubieran
establecido la beca universal y la pensión
universal; si se hubieran financiado el de-
sarrollo comunitario, la empresa pública,
la economía social y la pequeña industria;
si se hubiera construido el tren bala… Se
habría potenciado el desarrollo, la gente
sería más feliz, y por supuesto, habría
más seguridad.
Podrán detener a miles de narcos. Pero
de las profundidades de la crisis saldrán mi-
les más. Para algunos esta es su fuente de
ingreso, su economía. Peor aún, para mu-
chos jóvenes este es su verdadero “primer
empleo”, en un país que decreció ocho pun-
tos el año pasado y tiene la tasa más grande
de desempleo en su historia. Sin empleo,
sin ingresos, sin educación, sin crecimien-
to económico, sin garantías de existen-
cia material para la población, la guerra
contra el narco está condenada al fracaso,
aunque dure 100 años. Como está destinada
al fracaso la lucha inútil por la legitimidad
de Calderón. Asaltó un gobierno, y así pa-
sará a la historia, aunque finja hacerle la
guerra a los malos. O
MA R T Í B AT R E S G U A DA R R A MA

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 63
ANÁLI SI S
Al acercarnos al final del año 2010
llama la atención el rumbo que sigue la co-
operación entre México y Estados Unidos
en materia de seguridad. Ésta se caracteriza
por el estrechamiento de vínculos entre los
sectores militares; la institucionalización de
mecanismos binacionales que nunca antes
había aceptado la parte mexicana, y la ela-
boración de marcos conceptuales que reafir-
man la idea de situaciones de insurgencia
en México. Ante esa situación, sorprende
la disonancia de los pronunciamientos de la
élite política mexicana que, desde el Sena-
do, habla con un lenguaje añejo que deja du-
das sobre lo que realmente defiende y sobre
aquello a lo cual aspira, dentro de la realidad
que se está imponiendo.
La mayor influencia de los sectores mi-
litares de Estados Unidos en México se ha
venido documentando en diversos reporta-
jes aparecidos en diarios muy connotados
de aquel país. El mes de noviembre el Wall
Street Journal (11/09/10) se refirió a los en-
cuentros del Comando Norte del Pentágono,
el Departamento de Seguridad Interna y
otras entidades federales para discutir el au-
mento de la ayuda militar y de inteligencia
con el fin de combatir lo que algunos fun-
cionarios estadunidenses ya describen como
la “narcoinsurgencia” en México. El diario
señalaba los motivos por los que dicha ayu-
Cooperación militar
y retórica nacionalista
da no contemplaría el envío de tropas, salvo
para tareas de capacitación y enlace, así co-
mo el hecho de que las reuniones se reali-
zaban con extrema discreción para evitar la
sensibilidad de la opinión pública mexicana.
Unos días después, el Washington Post
(11/10/10) dedicó un largo reportaje a la
ayuda proporcionada para la nueva colabo-
ración con los militares mexicanos, misma
que califican de “histórica”. Cientos de
oficiales mexicanos han sido capacitados
en los últimos dos años en temas como
operaciones militares, uso de inteligencia,
persecución de traficantes y observancia
de derechos humanos. “Hemos tratado de
compartir muchas de las lecciones aprendi-
das en la persecución de terroristas en Irak
y Afganistán”, declaró un general del Co-
mando Norte que supervisa la cooperación
bilateral con México. Ésta, según el repor-
taje, ha “crecido dramáticamente”, incluso
“incorporando especialistas en inteligencia
en centros de mando en México”.
Paralelamente a la mayor cooperación
militar, destaca el cambio cualitativo en la
cooperación que supone la presencia de
una oficina binacional en la que trabajan
codo con codo asesores mexicanos y esta-
dunidenses sobre cuestiones de inteligen-
cia para acciones contra el narcotráfico;
una modalidad totalmente novedosa en
la historia de las relaciones
México-Estados Unidos
sobre la cual apareció un
largo reportaje en este se-
manario (14/11/10).
Por lo que toca a los
análisis en Estados Unidos
para dilucidar la naturaleza
del conflicto generado por
la acción de los narcotrafi-
cantes en México, un buen
ejemplo es la publicación
Crímenes de guerra: pan-
dillas, cárteles y seguri-
dad nacional en Estados
Unidos, patrocinada por el
Pentágono y publicada por
el Center for a New Ame-
rican Security, 2010. Allí se
desarrolla la idea de que las
bandas del narcotráfico son
“movimientos insurgentes
criminales del siglo XXI”.
El uso del término insurgen-
O L G A P E L L I C E R
cia no se refiere al propósito de derrocar
un gobierno y tomar el poder, sino a con-
trolar territorio e infiltrar a sus autoridades
logrando, así, que pueblos enteros acaben
tomando decisiones bajo la influencia del
temor al crimen organizado. Tal situación
es la que tenía en mente Hillary Clinton
cuando se refirió a la insurgencia en Méxi-
co, lo que ha reiterado a pesar de la “correc-
ción” que le hizo el presidente Obama.
Los hechos anteriores nos hablan de
una preocupación en Estados Unidos por la
gobernabilidad en México, confirmada por
la reciente visita de Prado Maurer, exsubse-
cretario de Defensa para el hemisferio occi-
dental, supervisor de la puesta en marcha del
Plan Colombia y especialista en situaciones
de terrorismo en Irak y Afganistán. Prado
Maurer no ocultó su preocupación por el fu-
turo de la estabilidad mexicana y la urgencia
de aclarar los objetivos de la guerra actual
contra el narcotráfico.
Con tales antecedentes, llama la aten-
ción el Punto de Acuerdo aprobado en el
Senado el 16 de noviembre, suscrito por
representantes del PRI, PAN y PRD, rela-
tivo a la cooperación con Estados Unidos
para enfrentar la delincuencia organizada.
La preocupación prioritaria es el condicio-
namiento según el cual el Departamento
de Estado de Estados Unidos puede rete-
ner hasta un 15% de los recursos corres-
pondientes a la Iniciativa Mérida si no se
cumplen requisitos en materia de derechos
humanos, como puede ser la prohibición
de la tortura o la obligación de procesar a
policías y militares que atenten contra las
garantías individuales.
Según los senadores, tal condiciona-
miento atenta contra la “cooperación entre
naciones independientes y soberanas”. Se
pronuncian, entonces, a favor de “redefinir
los términos de la Iniciativa Mérida”, así
como de “crear un mecanismo bilateral que
garantice que México reciba información
sistemática y fidedigna” sobre las medidas
que tome el gobierno de Estados Unidos
para combatir el tráfico de armas y el con-
sumo de drogas, y rechazan todo intento de
introducir en el ámbito de la cooperación
“cualquier mecanismo de certificación uni-
lateral acerca del desempeño de las Fuerzas
Armadas”.
A reserva de cierta incertidumbre
sobre lo que se defiende en relación con
las Fuerzas Armadas, el documento deja
el sabor de una retórica gastada. Más útil
sería analizar desde el Senado los rumbos
que –de hecho– sigue la cooperación mi-
litar entre México y Estados Unidos, las
funciones de la Oficina Binacional de In-
teligencia y las acciones que se pueden
esperar de los nuevos senadores republi-
canos en Estados Unidos que toman po-
sesión el próximo 1 de enero. Urge más
información y menos retórica. O
64

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

La falta de tres consejeros electorales,
por la irresponsabilidad de los diputados
que decidieron demorar la designación
indefinidamente, puede tener graves con-
secuencias para la vida electoral de Gue-
rrero y Baja California Sur, donde hoy
están en marcha las campañas para definir
a los próximos gobernadores. Si la demo-
ra se prolonga, las consecuencias pueden
extenderse a Coahuila, el Estado de Méxi-
co, Hidalgo y Nayarit, cuyos respectivos
procesos inician el próximo año.
Más allá del impacto en el desarrollo
de las actividades ordinarias del Instituto
Federal Electoral, entre otras razones por
los límites que los mismos legisladores es-
tablecieron en la reforma de 2008 respecto
a la integración de las comisiones perma-
nentes y la participación de los consejeros
en las mismas, el mayor riesgo se cierne
sobre los procesos que ya están en mar-
cha, en los cuales el Consejo General del
IFE tiene que resolver directamente todos
los asuntos vinculados con la radio y la
televisión.
Los seis miembros del consejo con de-
recho a voto (cinco consejeros electorales
y el consejero presidente), cuyos nombra-
mientos permanecen vigentes conforme
a la Constitución y la ley, ya tomaron las
medidas pertinentes para asegurar el fun-
cionamiento de las comisiones perma-
nentes (incluyendo el Comité de Radio y
Televisión y la Comisión de Quejas y De-
nuncias), pero nada pueden hacer para ga-
rantizar que el Consejo General desahogue
oportunamente los proyectos de dictamen
y resoluciones que se les presenten en rela-
ción con los procesos electorales estatales.
El principal obstáculo para ello estriba
en la posibilidad de un empate en la vota-
ción de las resoluciones, como reiterada-
mente ha ocurrido en la Primera Sala de
Legisladores irresponsables
la Suprema Corte de Justicia de la Nación
(SCJN), que tras el deceso de José de Jesús
Gudiño se quedó únicamente con cuatro in-
tegrantes, por lo cual entre el 19 de septiem-
bre y el 29 de noviembre no se pudieron
resolver 15 asuntos “por no estar integra-
da la Sala”, como señaló el ministro pre-
sidente de la misma, Arturo Zaldívar. En
el caso de la SCJN, hasta el momento no
hay casos de empate en el pleno, donde el
número de ministros también es par: 10.
En el caso del Consejo General del
IFE, el riesgo se presenta porque los votos
son únicamente seis y, de acuerdo con una
jurisprudencia del Tribunal Electoral del
Poder Judicial de la Federación, en el ca-
so de las resoluciones de quejas no están
permitidas las abstenciones, por lo cual
todos los miembros tendrán que emitir su
aprobación o rechazo a las resoluciones y
eso puede traducirse en un empate de tres
y tres, con lo cual se haría nugatorio el lla-
mado Procedimiento Especial Sanciona-
torio, que precisamente pretende resolver
expeditamente: en menos de cinco días
naturales a partir de la interposición de la
queja.
De acuerdo con el artículo 368 del Có-
digo Federal de Instituciones y Procedi-
mientos Electorales (Cofipe), “cuando la
conducta infractora esté relacionada con
propaganda política o electoral en radio
y televisión durante la realización de los
procesos electorales de las entidades fede-
rativas, la autoridad electoral administrati-
va competente presentará la denuncia ante
el Instituto Federal Electoral.” Por ello, la
única autoridad que puede resolver en pri-
mera instancia estos asuntos es el Consejo
General del IFE.
El pasado 24 de noviembre dicho con-
sejo aprobó un acuerdo “para efectos de
que los consejeros electorales integren
provisionalmente hasta cuatro comisiones
permanentes”, lo que va contra lo esta-
blecido en el artículo 116 del Cofipe, el
cual señala: “Los consejeros electorales
podrán participar hasta en dos de las co-
misiones antes mencionadas…”.
Así resolvió también el consejo la in-
tegración de la Comisión de Quejas y De-
nuncias, donde únicamente permanecía su
presidente, Marco Antonio Baños. Sin em-
bargo, sus integrantes no tienen forma de
resolver un caso de empate en el Consejo
General del IFE. Con esta decisión la men-
cionada comisión podrá tomar medidas
cautelares, como es el retiro de propagan-
da en radio y televisión, que se considere
contraria a la normatividad vigente; pero
eventualmente no podrá resolver el fondo
del problema, pues puede empatarse la vo-
tación en el Consejo General.
El riesgo es grande, pues en la primera
semana de campañas electorales en Gue-
rrero los partidos políticos interpusieron
74 quejas ante el Instituto Electoral del
Estado de Guerrero, según declaró a la
prensa local el presidente de la Comisión
de Quejas y Denuncias de dicha institu-
ción, Arturo Pacheco Bedolla. Él mismo
anticipó que al menos una de las quejas
“la vamos a reenviar al IFE para que ellos
la atiendan”, pues está relacionada con
una entrevista que televisiva que le reali-
zaron al candidato priista a la gubernatura,
Manuel Añorve. Desde el 10 de noviem-
bre, cuando el consejero hizo la afirma-
ción, hasta el día de hoy seguramente se
acumularon más quejas, algunas relacio-
nadas con la propaganda difundida en ra-
dio y televisión.
Un empate en la votación de una re-
solución deja la queja en la congelado-
ra, pues no hay posibilidad de acudir al
Tribunal Electoral, la segunda instancia;
J E S Ú S C A N T Ú

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 65
ANÁLI SI S
A X E L D I D R I K S S O N
Universitarios en marcha
En protesta por el ataque al diario El Sur de Guerrero,
y en solidaridad con su director Juan Angulo
En memoria de Rafael Cordera
Con el común denominador de un har-
tazgo generalizado, con cifras que nunca
cuadran, con indicadores y pruebas empí-
ricas que revelan una realidad distinta, con
análisis e investigaciones de años que prue-
ban que lo que se dice desde el discurso del
actual gobierno federal está equivocado,
grupos numerosos de universitarios han co-
menzado a organizarse.
Ante el asombro diario por la mentira
oficial, estos académicos están señalando
de forma directa y aguda las falacias que
se cometen, pero sobre todo están propo-
niendo salidas y alternativas para un nuevo
desarrollo nacional.
La Coalición Ciudadana por la Educa-
ción, por ejemplo, conformada por 170 inte-
lectuales e investigadores universitarios, así
como por 35 organizaciones de la sociedad
civil, presentó el pasado 22 de noviembre
un pronunciamiento contra la “simbiosis
atípica” (como la denominó el relator espe-
cial de la ONU durante su visita a México a
mediados de este año) que surge del arreglo
político entre el gobierno federal panista y
la dirigencia del SNTE. Este pacto político,
señalan, obstaculiza todas las posibilidades
de mejorar la educación, la docencia, la ges-
tión escolar y los derechos laborales de los
trabajadores del sector, además de que viola
el derecho a la educación.
Indigna a este grupo de universitarios y
de organizaciones de la sociedad civil (co-
mo nos indigna a muchos) el uso indiscrimi-
nado y turbio de los recursos que manejan
el SNTE y sus representantes en la SEP, sin
ninguna transparencia ni rendición de cuen-
tas, al igual que el gran número de personas
que cobran sin trabajar asignadas a tareas
sindicales o políticas, y el enriquecimiento
ilícito de algunos de sus dirigentes.
Ante ello, exigen el rompimiento de
este acuerdo corporativo, mediante nuevas
reglas democráticas y transparentes, para
recuperar el sistema educativo, desarrollar
la profesionalización del magisterio y pro-
mover la participación de la ciudadanía en
la transformación y mejora de la educación.
Formulan, con ese fin, propuestas legislati-
vas y organizativas para hacer realidad la
superación de esta atroz circunstancia que
simplemente no se resuelve, con el con-
siguiente impacto para el proceso elec-
toral en dichas entidades, lo cual puede
traducirse en la persistencia de medidas
cautelares (eventualmente la suspensión
de algunos spots en radio y televisión)
que perjudique a alguno de los conten-
dientes, pues se les impide transmitir
mensajes que eventualmente sí cumplan
con la normatividad electoral; pero
también puede prolongar indefinida-
mente (quizá toda la campaña, por lo
que se avecina) la transmisión de men-
sajes violatorios de la norma, si la co-
misión rechaza las medidas cautelares,
aunque dicha decisión sí puede impug-
narse ante el TEPJF. El otro problema
radica en establecer la sanción por di-
chas conductas.
El otro proceso electoral que esta
situación puede afectar es el presiden-
cial del año 2012, pues llevada al ex-
tremo –ya que algunos legisladores
expresaron que su tiempo límite era el
inicio del proceso electoral de 2012, y
al menos inicialmente estuvo de acuer-
do con eso el consejero electoral Marco
Antonio Baños– los diputados podrían
diferir la designación de los tres nuevos
consejeros electorales hasta octubre del
próximo año, con lo cual se acorta en
11 meses el periodo entre la toma de
protesta de los nuevos integrantes y la
celebración de la jornada electoral.
Acertadamente, en la reforma cons-
titucional de 2007 los legisladores
alargaron la gestión de los consejeros
electorales a nueve años y establecie-
ron que las renovaciones se realizarían
en octubre del año siguiente de la elec-
ción, con lo cual los nuevos integrantes
se incorporan un año antes del inicio del
proceso electoral y 20 meses antes de
la celebración de la jornada electoral.
Ahora, con su tardanza los diputados
cancelan esta posibilidad, que no sólo
afectará en esta ocasión, sino también
en las sucesivas designaciones, una vez
que ellos cumplan con su ejercicio de
nueve años.
Así, el incumplimiento de los plazos
establecidos en el inciso “c” del artículo
4 transitorio de la reforma constitucio-
nal del 13 de noviembre de 2007 sí tiene
consecuencias sobre la operación del
Instituto Federal Electoral y, eventual-
mente, puede impactar negativamente el
desarrollo de importantes procesos elec-
torales estatales, como los que ya están
en marcha en Guerrero y Baja Califor-
nia Sur; e incluso la elección presiden-
cial de 2012. O
se cierne sobre nuestro sistema educativo,
y proponen como fecha para adoptar estas
medidas el 20 de noviembre de 2011, en el
marco de las atribuciones y responsabilida-
des que se atribuyen al Ejecutivo Federal y
a los gobernadores.
Desde una visión más general, el pasado
30 de noviembre se constituyó el Consejo
Nacional Universitario, que reúne a más de
300 universitarios de toda la nación, con el
objetivo de presentar un nuevo marco de de-
sarrollo para el país. En este Consejo se han
organizado investigadores y profesores de las
más distintas disciplinas y áreas de conoci-
miento, y al igual que en el caso de la Coali-
ción Ciudadana por la Educación, el referente
de este grupo de universitarios es que se ha
perdido la capacidad de desarrollo a nivel
económico y social y se propone, frente a la
enorme ineptitud que muestran los actuales
gobiernos federal y estatales, elaborar una al-
ternativa integral para 2012.
Otras iniciativas se están impulsando con
igual fuerza. Por ejemplo, el pasado 9 de no-
viembre se organizó en la capital del país el
primer evento del Movimiento Universitario
Cambio de Rumbo que, con la participación
de intelectuales y universitarios, apunta a pro-
poner salidas para modificar radicalmente el
modelo sobre el que se definen las políticas
públicas, sobre todo en materia de combate
a la violencia, educación, medio ambiente y
jóvenes. Igualmente, ha surgido una nueva
revista crítica, Rojo-Amate, con intelectuales
muy reconocidos que están poniendo el dedo
en las llagas de temas cruciales de la econo-
mía, la política y la cultura.
Los universitarios que están en mar-
cha no son masas organizadas, ni personas
que se convocan para llenar plazas y hacer
mítines. Son, sin embargo, esa parte de la
inteligencia, de la academia y de la ciencia
que no está a favor del actual sistema, ni
de acuerdo con la ejecución de las políti-
cas públicas en vigor. Son un referente para
reconstruir el país, sacarlo de las cenizas
llenas de sangre en la que se encuentra, y
superar esta larga noche en la que nos han
metido los políticos incapaces de poner los
frenos para no seguir avanzando hacia el
desbarrancadero. O
66

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

La elección
(…) El 6 de julio en compañía de Lázaro y Cuate, de dirigentes
del Frente Democrático, de amigos cercanos y rodeados por un
apretado enjambre de cámaras y grabadoras de los representan-
tes de todos los medios de información, acudimos Celeste y yo
a votar en Polanco, en una casilla ubicada a la vuelta de nuestro
depar tamento.
(…) Pasado el mediodía empezamos a recibir informaciones,
de diferentes partes del país, de casillas en las que por la fuerza
no se había permitido el acceso a los representantes acreditados
del FDN, de su expulsión a punta de pistola en otras. Hubo acti-
tudes violen tas de autoridades, de rechazo a las protestas presen-
De la Madrid

el fraude del 88
tadas según los procedimientos de la ley. No esperábamos, con
los antecedentes que teníamos, una jornada ni fácil ni tranquila
en ese día, pero los reportes de irregularidades, por llamarles de
algún modo, sobre pasaban todo lo previsto.
Temprano por la tarde, cuando seguía llegando información
de más y más atropellos, por conducto de Porfirio se buscó una
reunión con Manuel Clouthier, que se acordó para un par de ho-
ras más tarde en el departamento de Luis H. Álvarez, presiden-
te del PAN, en la colonia del Valle. Ahí encontramos al candida-
to, al due ño de la casa, a Diego Fernández de Cevallos y a Carlos
Castillo Peraza. Se convino en redactar un documento que suscri-
CUAUHTÉMOC CÁRDENAS SOLÓRZANO
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
orquestó
68

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

biríamos los candidatos, e invitar a Rosario Ibarra para que tam-
bién se in tegrara, a lo que en cuanto se le llamó, accedió.
Se encomendó la redacción del documento a Porfirio y a Car-
los Castillo y quedamos que ellos lo llevarían, alrededor de las 9
de la noche, al Hotel Fiesta Americana, frente al Monumento a
Colón, para de ahí dirigirnos a Gobernación, donde se encontra-
ba en sesión permanente la Co misión Federal Electoral.
Mientras discutíamos de la protesta en Gobernación, fue
cuando el sistema se cayó y se calló, de lo que nos enteramos ya
más tarde, razón por la cual en el documento que se redactaba no
se hizo alusión a la, a partir de entonces, famosa caída del siste-
ma, a la que me referiré un poco más adelante.
(…) En las afueras de Gobernación encontramos a la gente
de los medios informativos, adentro a Manuel Bartlett, que en su
cali dad de presidente de la Comisión Federal Electoral nos espe-
raba. Rosario Ibarra, con la representación de todos, ante el ple-
no de la Comisión reunida, leyó el documento que denominamos
Llama do a la legalidad.
(…) Desde que entramos al Salón Juárez se sentía el aire pe-
sado, den so. La situación era sumamente tensa. Durante toda la
lectura del documento Manuel Bartlett mantuvo el gesto más
adusto que de costumbre. Escuchó y de hecho nada dijo en su res-
puesta. Salimos y en una terraza de la propia Secretaría, con los
representantes de los medios un piso abajo, Rosario Ibarra leyó
de nueva cuenta el documento. Cuando terminó, Diego Fernán-
dez lanzó el fajo de copias que traía en la mano hacia los reporte-
ros y fotógrafos, en un gesto que a varios nos pareció insolente,
nada comedido y poco serio, sobre todo considerando la circuns-
tancia que se estaba vi viendo.
La caída del sistema: a confesión de parte, relevo de pruebas
El día de las elecciones, la Comisión Federal Electoral se ins-
taló a partir de las cinco de la tarde en sesión permanente para dar
seguimiento a la jornada electoral. Se había tomado el compro-
miso de que los partidos tendrían acceso, a través de conexiones
en paralelo, al sistema de cómputo de la Comisión para conocer
al mismo tiempo que ésta, cómo se fuera dando el flujo de los vo-
tos. Por la tarde, después del cierre de las casillas, empezaron a
llegar los números de los diferentes distritos. Uno de los prime-
ros resul tados que llegaron y se hicieron públicos en el seno de la
Comisión Electoral fue el correspondiente al distrito con cabece-
ra en Tula, del estado de Hidalgo.
Reunido el pleno de la Comisión, presidido como la ley lo es-
tablecía por el secretario de Gobernación, aparecieron en pan-
talla y se dio lectura, en actitud triunfalista, a las cifras oficiales
de la elección en el distrito de Tula, favorables, señalaban, al can-
didato oficial. Y ahí sucedió lo inesperado para los representantes
del gobierno y del partido oficial: el representante del PARM pi-
dió la palabra y dijo que tenía en su poder y exhibió el acta levan-
tada en la junta distrital, firmada por los funcionarios electora-
les y por los representantes de todos los partidos, incluido el PRI,
con cifras distintas a las presentadas como oficiales.
En ese momento se interrumpió la sesión y se interrumpió
igualmente la presentación de datos de la elección al pleno de la
Comisión, el hacer éstos públicos y que los partidos pudieran tener
acceso a la información que llegaba a la Comisión. Fue entonces
cuando se cayó y se calló el sistema. La información oficial so bre
los resultados electorales se suspendió más de 72 horas y sólo se
contó con la que los partidos tenían consignadas en las actas de ca-
silla que sus representantes pudieron colectar. En el caso del Frente
Democrático no fueron las correspondientes a todas, pues debido a
la incipiente organización no había sido posible designar y contar
con representantes en la totalidad de las casillas.
Al darse la controversia entre las cifras oficiales y las que pre-
sentó el representante del PARM correspondientes al distrito con
cabecera en Tula, de inmediato se informó al presidente Miguel
de la Ma drid; éste dio la instrucción de suspender el flujo de la
información al presidente de la Comisión Federal Electoral, Ma-
nuel Bartlett, y de paso a José Newman Valenzuela, director del
Registro Na cional de Electores, institución responsable de ope-
rar el sistema de cómputo e información electoral. Funcionó con
dos contabi lidades, la alterada, que se empezó a hacer pública
hasta antes de que se callara y se cayera el sistema de informa-
En Sobre mis pasos, libro de inminente aparición publicado por
Aguilar, Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano revela “cómo se robó a
los mexicanos y al país la elección federal de 1988”, en la que él
fue candidato a la presidencia por el Frente Democrático Nacio-
nal. Responsabiliza de ello al entonces presidente Miguel de la
Madrid y a su secretario de Gobernación, Manuel Bartlett, y ofre-
ce nuevos elementos en refuerzo de su acusación. También apor-
ta un dato tan sorprendente como inédito: según versiones a las
que tuvo acceso, el avionazo en que perdió la vida el exdirigente
nacional del PRI Carlos A. Madrazo fue provocado; el autor: Luis
Gutiérrez Oropeza, jefe del Estado Mayor Presidencial durante el
sexenio de Gustavo Díaz Ordaz. Con la autorización del autor y
del sello editorial ofrecemos algunos pasajes del volumen.
LI BROS

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 69
ción, y la real, que se decidió desde un principio ocultar, a cargo
de Óscar de Lassé, quien operaba este sistema paralelo por enco-
mienda del secretario de Gobernación.
Robo
En su libro Cambio de rumbo. Testimonio de una presidencia:
1982-1988, publicado en 2004, Miguel de la Madrid escribe que
al descubrírsele la maniobra, él desde luego lo dice con otras pa-
labras: “… se dejó de dar dicha información, pues los funciona-
rios de los comités distritales se dedicaron de lleno a analizar y
computar las casillas que les correspondían, a fin de llegar al re-
sultado oficial.” Esto es, se suspendió la información oficial pero
no para analizar y computar, pues sería una ingenuidad creerlo
así, sino para manipular las cifras y ponerlas a tono con el frau-
de, o sea, con el que quería presentarse como resultado oficial.
Aunque no había números oficiales, en los partidos del Fren-
te se estaba recibiendo información de representantes en las ca-
sillas y de candidatos y se trataba de reunir el mayor número po-
sible de actas de casilla, para conocer cómo se estaban dando en
la reali dad las distintas elecciones: la presidencial, las de senado-
res y de diputados.
Los datos que pudo reunir el Frente Democrático respecto a la
elección presidencial fueron llegando como sigue:
El 7 de julio, al día siguiente de la elección, se habían recibi-
do datos de casillas que en conjunto sumaban 2 millones 724 mil
7 votos, 14.2 % del total (que al final ascenderían a 19 millones
143 mil 12), de los que corres pondía 26.61 % al PAN, 26.76% al
PRI y 40.16% al FDN.
El 9, dos días después, con 6 millones 709 mil 351 votos
que representaban 35 % del total, 25.19% eran votos del PAN,
32.69% del PRI y 38.8% del Frente.
El 12 de julio, que fue el último día que se recibió informa-
ción que todavía se podía considerar confiable, pues eran cada vez
mayo res y más claras las evidencias de un fraude masivo y gene-
ralizado, se contaban 10 millones 355 mil 293 votos, que serían
54.09% del total oficial, de los cuales 21.38 % eran votos a favor
del PAN, 35.76% del PRI y 39.4% del FDN. Esos votos corres-
pondían a 30 mil casillas, 54.5 % de todas las instaladas en el país.
Mirando hacia atrás y llevando años de navegar con cifras elec-
torales y de dar seguimiento a elecciones bien conducidas en otros
países, tendría que pensarse que con 54 % de los votos y de los si-
tios de votación se establece una tendencia que no varía mayor-
mente respecto al resultado final. No sucedió así en nuestra elec-
ción de 1988 y Miguel de la Madrid confiesa en el libro sobre su
presidencia que realizados los cómputos en 30 mil casillas, se de-
jó “pendiente el desglose de la información
de otras 25 mil, de las que sólo se dieron re-
sultados agregados por distrito”. Es decir, lo
que De la Madrid confiesa a fin de cuentas en
su libro es que no se contaron los votos de 25
mil casillas, 45.5 % del total, o que se con-
taron pero no se hicieron oficiales y los que
se presentaron como tales, nunca casilla por
casilla y candidato por candidato, sólo fueron
los agregados por distrito, como él les llama.
Esta es, sin duda, la más clara confesión
de Miguel de la Ma drid de cómo se robó a
los mexicanos y al país la elección federal de
1988. Más allá de explicaciones y deslindes
hechos o que vayan a hacerse, contó con la
complicidad de su secretario de Gobernación
y presidente de la Comisión Federal Electoral
Manuel Bartlett, de José Newman Valenzue-
la, de Óscar de Lassé y de otros más, cuyos
nombres y número no conocemos y quizá no lleguemos nunca a
conocer, funcionarios mayores y menores vinculados de distintas
maneras con aquel proceso electoral.
(…) Para terminar con este tema, vuelvo al libro de Miguel
de la Madrid, en el que también se lee que al mismo tiempo que
ordenó a su secretario de Gobernación no dar más datos sobre la
elección, instruyó al Presidente del PRI, Jorge de la Vega, para
que se presen tara ante los medios de información y declarara que
la elección la había ganado el candidato del PRI, pues necesitába-
mos “darlo por sentado (el triunfo del PRI) el día 7, ante el peli-
gro de que cundiera la convicción que Cuauhtémoc había ganado
en todo el país”. Has ta aquí De la Madrid y como dicen los abo-
gados, a confesión de parte, relevo de pruebas.
Mi entrevista con Carlos Salinas
Después de hacerse públicos los resultados oficiales de la elección,
Manuel Camacho se acercó a Jorge Martínez Rosillo, que me ha bía
estado acompañando en distintos momentos de la campaña y con
quien Camacho tenía también amistad. Le planteó la posibi lidad de
reunirme con Carlos Salinas. Rosillo me lo comentó y después de
reflexionar sobre ello, accedí, fijándose como fecha del encuentro
el 29 de julio, en la casa de Manuel Aguilera.
Ese día, alrededor de las ocho y media de la noche, pasó a bus-
carme Jorge Rosillo. Había pedido a Roberto Robles Garnica que
me acompañara y los tres nos dirigimos a la casa de Aguilera. Ahí
me encontré con Carlos Salinas, acompañado por Manuel Cama-
cho. El dueño de la casa nos recibió, nos invitó a pasar a un sa lón
separado del cuerpo principal de la casa y se retiró con Roberto
Robles y Jorge Rosillo, dejándome con Salinas y Manuel Cama-
cho para que conversáramos.
Salinas y yo expusimos nuestras visiones de las campañas
que habíamos realizado, yo hice referencia al fraude electoral y
a la ne cesidad de limpiar la elección. A lo largo de la conversa-
ción, que debe haberse prolongado por alrededor de hora y me-
dia, recurren temente me preguntaba qué quería, a lo que todas las
veces que hizo esa pregunta respondí que lo único que quería era
que se limpiara la elección.
Propuse incluso que se tomara una muestra diseñada por
quienes manejaran cuestiones estadísticas, que pensaba podía ser
de unas mil casillas, que se contaran sus votos y si se detectaban
irregularidades respecto a las cifras oficiales correspondientes,
se pro cediera al recuento del resto. Si no se detectaban irregula-
ridades, se aceptaría el resultado que se estaba dando como ofi-
cial. No ob tuvo ninguna otra respuesta de mi parte y finalmente
convinimos en que para diseñar y llevar a cabo el muestreo de las
mil casillas o las que se determinaran se re-
unirían, por parte de él, Manuel Camacho, y
en mi representación Antonio Ortiz Salinas y
Roberto Robles Garnica. Días después, efec-
tivamente se reunieron, quizá en dos o tres
ocasiones, sin llegar a acuerdo o resultado al-
guno.
Escéptico respecto a lo que pudiera deri-
varse de aquellas re uniones, pensé que lo me-
nos que podía hacerse era explorar esa posibi-
lidad, para ver si por ahí se abría una rendija
por la cual do cumentar y revertir el fraude.
Siempre he considerado útil dialo gar aun con
quien pudiera considerar el más acérrimo ad-
versario. En el curso del encuentro, ninguno de
los dos varió su posición. Salinas lo último que
en realidad quería era limpiar la elección y po-
co o nada le importaba que del fraude surgiera
un gobierno ca rente de legitimidad.
70

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

Esperaba muy probablemente que en la plá tica hubiera de mi
parte la petición de senadurías y diputaciones, algún cargo para
mí y para otros dirigentes del FDN, concesiones, eventualmen-
te dinero, a cambio de que reconociera un resultado electoral que
sólo mediante una absoluta falta de ética, moralidad y responsa-
bilidad podía haber reconocido como válido.
Estimo que la conducta que he seguido con posterioridad a
este hecho, muestra que lo tratado en aquella ocasión quedó en lo
que he dicho, en nada respecto a la limpieza de la elección y en
que se mantuvo una firme confrontación política con el régimen
surgi do del fraude.
Una conversación sobre el 68 y algo más
En 2004 sostuve una conversación con un amigo militar de alta
graduación, hoy en situación de retiro, que me permitió confir-
mar hechos que yo suponía cómo se habían dado, relacionados
con los acontecimientos del 68.
Me dijo mi amigo en esa ocasión que, según lo que
él sa bía, aquel 2 de octubre el gobierno esperaba que
los dirigentes del movimiento estudiantil anunciaran
una tregua en sus exigencias y movilizaciones hasta
pasados los Juegos Olímpicos. Pero antes de que es-
to sucediera, tiradores empezaron a disparar desde lo
alto de los edificios contra los paracaidistas, que era
el único contingente del Ejército que en ese momento
se encontraba en el lugar. Cuan do miembros de este
cuerpo, ya herido su comandante, el general Hernán-
dez Toledo, fueron tras los tiradores, se encontraron
con que se trataba de personal del Ejército, de judicia-
les y agentes de Sinaloa (por qué de Sinaloa, comen-
tó, ¿quién sabe?) con un guante blanco, como iden-
tificación. Esa gente, me dijo, estaba al mando del
Estado Mayor Presidencial, cuyo jefe era el general
Luis Gu tiérrez Oropeza.
Le comenté algo que para mí reforzaba el hecho de
que el responsable militar de aquella agresión hubiera
sido Gutiérrez Oropeza: la ocasión en que, pocos días
después de desplomarse el avión en el que perdieron la
vida el licenciado Carlos Madrazo, su esposa y todos
los pasajeros de aquel vuelo comercial que se diri gía a
Monterrey –oficialmente se reportó como un acciden-
te– el general Marcelino García Barragán, secretario de
la Defensa Na cional, había visitado a mi padre en la ca-
sa de Andes. Le dijo con los ojos rasos de lágrimas (se-
gún lo refirió mi padre a mi madre, la que hasta años
después me lo contó), entre otras cosas, que la caída del
avión en el que viajaba Madrazo se había debido a un ac-
to de sabotaje, preparado y mandado por Gutiérrez Oro-
peza, quien era dado al uso de la violencia y el presiden-
te se lo permitía.
El militar con el que platiqué me dijo también que
en aquella época él era oficial de baja graduación y en
esa condición tuvo co nocimiento de un hecho que pue-
de relacionarse con el anterior: el licenciado Madrazo
tenía como ayudante a un capitán Levy, reti rado, que lo
acompañaba a todas partes; por razones que descono-
cía, no había ido con él en el vuelo a Monterrey en
el que perdió la vida y que días después del acciden-
te, en un bar de la Zona Rosa en el que estaba bebien-
do abundantemente, agentes de la Dirección Federal de
Seguridad, en ese tiempo al mando de Fernando Gutié-
rrez Barrios, lo escucharon lamentarse con altisonantes
calificati vos para el gobierno. Eso no le pareció a los
agentes y por decisión propia lo detuvieron y se lo lle-
varon a un edificio en las calles de Morelia, en la Colonia Roma,
donde lo golpearon con brutalidad.
Alguien informó a familiares de Levy que gente con aparien-
cia de policías se habían llevado al capitán, lo que hicieron sa-
ber al secretario de la Defensa, García Barragán, con el que lleva-
ban amistad. Éste de inmediato mandó detener a los agentes que
por la fuerza y sin facultad alguna habían detenido a Levy. Gar-
cía Ba rragán llamó en ese momento a Gutiérrez Barrios, al que
habló golpeado y muy molesto, ordenándole se presentara con él
y di ciéndole además le llevara inmediatamente a Levy, agregan-
do que a sus agentes se los devolvería en las mismas condicio-
nes en que él recibiera a Levy. Gutiérrez Barrios llegó muy serio,
nervioso, con Levy fuertemente golpeado y en esas mismas con-
diciones le fue ron devueltos poco después sus agentes de la Fe-
deral de Seguridad. Levy fue entonces reincorporado al Ejército,
dejando su condición de retirado, y el secretario le dio instruccio-
nes de irse a Cuautla, donde le ordenó permanecer. Mi amigo mi-
litar no me dijo qué fue posteriormente de Levy.
LI BROS

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 71
72

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

E
nvueltos en la euforia de las
fiestas del Bicentenario de
la Independencia y el Cen-
tenario de la Revolución
Mexicana, integrantes de la
Comisión de Cultura de la
Cámara de Diputados, en-
cabezada por la panista Kenia López Ra-
badán, expresaron su anhelo de tener un
proyecto de iniciativa de Ley General de
Cultura listo para el 20 de noviembre pa-
sado, y convocaron para ello a la realiza-
ción de foros de consulta por todo el país.
Pero el tiempo ya se les vino encima, y la
realidad es que con el fin del 2010 concluirá
su tercer periodo la LXI Legislatura, sin te-
ner siquiera una agenda de trabajo en mate-
ria cultural. Por principio de cuentas, a decir
del investigador y promotor cultural Carlos
Lara, los foros fueron de pena y de ahí no
saldrá nada que pueda retomarse como pun-
to de partida para elaborar una iniciativa.
El único proyecto del que se sabe ha-
bía ciertos avances, es del propio Consejo
Nacional para la Cultura y las Artes (Co-
naculta), en el cual ha trabajado el secre-
tario técnico Fernando Serrano Migallón.
Su titular, Consuelo Sáizar, ha dicho que
fue presentado durante los foros como una
propuesta más, aunque el diputado priista
Armando Báez ha insistido categórico en
que no se ha recibido la propuesta.
Así, Lara prevé que ante la ausencia
de un proyecto de ley acabado, sea nueva-
mente –como en su creación– mediante un
decreto o una decisión presidencial el que
se otorgue al Conaculta carácter de orga-
nismo autónomo o de plano se cree una Se-
cretaría de Estado, y lamenta que siga pre-
valeciendo el “presidencialismo cultural”:
“Fue muy ambicioso presentarlo en el
marco del Bicentenario y no veo por dónde
vaya a salir... Ahora, si no hubiera consen-
so en el Legislativo, se estaba previendo un
decreto, lo cual sería muy lamentable, so-
bre todo ahora que tiene la facultad de le-
gislar en materia de cultura y dejar atrás el
presidencialismo cultural; ya he dicho que
esto ayudará a comenzar un republicanis-
mo, porque si te fijas, el pago en especie, el
Conaculta, el Fonca (Fondo Nacional para
la Cultura y las Artes) y otro tipo de apo-
yos, han sido por decretos presidenciales.”
Autor del libro El patrimonio cul-
tural en México y exdiputado local por
el PAN en su natal Jalisco, Carlos La-
ra estuvo participando en los proyectos
de ley que se trabajaron durante la ges-
tión de Sergio Vela al frente de Cona-
culta –ninguno llevado a su término–, y
comenta que también fue invitado a al-
gunas reuniones con el equipo de Serra-
no Migallón:
“Había avances, lo que se dejó sobre
la mesa con la entrada de Sáizar fue un
proyecto con su capitulación y todo, era
muy ambicioso, era un borrador grando-
tote donde se estaba tomando como base
y acotando qué puntos debían ir y cuáles
JUDITH AMADOR TELLO
Cierran los legisladores
sin Ley de Cultura

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 73
CULTURA
no: un capítulo sobre industrias culturales,
turismo cultural, en fin, estableciendo los
temas a tratar, y efectivamente se pensaba
como una Ley General que fuera concu-
rrente con los estados.”
El proyecto de Sáizar no se ha difun-
dido. Proceso solicitó entrevista con Se-
rrano Migallón desde agosto pasado, pe-
ro la respuesta fue que ha estado enfermo.
Lara comenta que se comenzó a hacer una
consulta en la cual se preguntó qué se de-
be hacer y de qué manera: se plantea como
opciones de reorganización del Conaculta,
para darle personalidad jurídica, crear un
organismo descentralizado o un ente autó-
nomo, se toma como lo más viable un or-
ganismo descentralizado de la Secretaría
de Educación Pública.
La creación de éste se daría “por ley
o decreto del Congreso de la Unión o por
decreto del Ejecutivo Federal”; tendría
personalidad jurídica y patrimonio pro-
pios “cualquiera que sea la estructura le-
gal que adopte, constituida con fondos o
bienes provenientes del gasto público”.
Pobreza
El investigador concibe a la ley con dos gran-
des propósitos: el primero para dar cumpli-
miento a la reforma al artículo 4º Constitu-
cional, en el cual se estableció el derecho al
acceso a los bienes y servicios que presta el
Estado en materia de cultura; y en segundo
término, para dar estatus al Conaculta, ya
sea como secretaría o como organismo cons-
titucional autónomo, aunque indica que hay
más opiniones en favor de una secretaría.
A su juicio, la ley debería de tener tam-
bién un apartado para que los ciudadanos
que sientan violada su garantía constitu-
cional tengan una instancia a la cual re-
currir para ampararse. Pero, insiste, en
realidad no hay nada terminado en el Le-
gislativo, y si acaso surgiera una propues-
ta sería la de Serrano Migallón.
–De hecho, Consuelo Sáizar dijo que
la presentó en los foros.
–¡Nooo, bueeeno! Si nos vamos a ate-
ner a los foros de ahí no va a salir nada, ni
un capítulo, fueron contadísimas las parti-
cipaciones, algo muy, muy pobre en térmi-
nos generales. Un colega hizo ya la com-
pilación, se la encargaron y la entregó a la
Comisión, pero no merece la pena.
El problema, dice, es que se diversifi-
can demasiado los temas, va el músico y
habla de su problema, la artesana del su-
yo y pocas, “muy pocas propuestas, entre
ellas la de Eduardo Nivón, se centraron en
el tema...”. En su opinión se debe afinar la
participación y hacer una invitación a ins-
tituciones y especialistas en la materia.
Añade que, “honestamente”, tampoco
tiene mucha fe en lo que pueda realizar Se-
rrano Migallón, aunque como académico
tiene mucho capital y pueda rodearse de es-
pecialistas en la materia, “particularmente
de la UNAM, aunque la UNAM ya no tiene
los especialistas que tuvo hace años”.
Y recuerda que la iniciativa de Ley de
Fomento y Difusión de la Cultura, conocida
como Ley Sari porque fue propuesta por la
expresidenta del Conaculta, Sari Bermúdez,
“terminó elaborándose en un despacho pri-
vado, se pagó por ello, entonces allí es donde
uno se pregunta quién hace las cosas”.
Para él, antes de elaborarse un nuevo
proyecto tendría que revisarse esa inicia-
tiva, así como los comentarios “tan acer-
tadísimos” que le hizo el antropólogo y
especialista en legislación cultural Bolfy
Cottom, analizar también lo que se traba-
jó con Sergio Vela, y finalmente el proyec-
to actual del Conaculta.
Cottom ha cuestionado la pertinencia
de una Ley General de Cultura, pues en su
opinión no resuelve los problemas del sec-
tor cultural, y en cambio podría ser la puer-
ta a la confrontación en temas como la le-
gislación del patrimonio cultural que ya se
han superado. Considera además que es
falso decir que no hay legislación cultural
cuando abundan las leyes en esta materia.
Lara indica que en el presupuesto pa-
ra Cultura aprobado para 2011 hay un in-
cremento en el rubro de infraestructura, y
él vislumbra que sea posiblemente para la
creación de una Secretaría de Estado.
–¿Es muy alto?
–Tampoco se requiere mucho, pero sí
es notable.
Se ha comentado que hay un presupues-
to para infraestructura porque muchas obras
planeadas para el Bicentenario y Centenario
tuvieron que postergarse hasta 2011, pero él
se inclina por pensar más en la creación de la
Secretaría de Cultura porque además ha sido
una propuesta del PAN desde 1988, que aun-
que se ha hecho a un lado en varias ocasio-
nes, también ha sido retomada.
“Los miembros del PAN rechazan la
creación de un organismo constitucional
autónomo, porque sienten que se debilita
la facultad rectora del Estado.”
Entrevistados vía telefónica por sepa-
rado, los diputados Kenia López Rabadán
y Armando Báez admiten que no lograron
cumplir con su propósito de elaborar en esta
legislatura un proyecto de ley general de cul-
tura. Esgrimen que prefirieron concentrar su
trabajo en la discusión del presupuesto para el
sector cultura de 2011 y lograr un incremento.
“No es tan fácil hacer una ley de cul-
tura –dice Báez–, yo por lo menos le pedí
La LXI Legislatura se irá en este periodo sin apro-
bar la tan anunciada ley. Y tampoco se contará con
un nuevo estatus legal para el Consejo Nacional pa-
ra la Cultura y las Artes, aunque en este caso se ha-
bían dado avances. La discusión es si en lugar del
organismo se optará por una Secretaría de Estado y
si el mejor camino es el decreto presidencial.
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o
74

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

74

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

C
omo una comedia que no termina,
pese a que inició hace más de tres
años, los investigadores Eduardo
Cruz y Rafael Campos ven el pro-
yecto de Ley General Cooperación Interna-
cional para el Desarrollo, propuesto por la
senadora Rosario Green y respaldado por el
diputado Porfirio Muñoz Ledo.
La iniciativa fue presentada el 8 de mar-
zo de 2007; se aprobó en el pleno del Sena-
do en diciembre del mismo año; en la Cá-
mara de Diputados en abril de 2010; volvió
al Senado el mismo mes de abril; se envió al
Ejecutivo el 7 de mayo para su publicación
en el Diario Oficial; fue devuelta por éste con
observaciones el 1 de septiembre; y está de
nuevo en la Cámara baja.
Pero podría concluir su largo peregrinar
y ser aprobada en los días que restan al ac-
tual periodo de sesiones, pues según publi-
có el diario Reforma, el Congreso apresu-
rará trece iniciativas antes de cerrar el año,
incluida ésta.
En entrevista con Proceso, Eduardo
Cruz, asesor de la rectoría de la Universidad
Autónoma Metropolitana Xochimilco, y Ra-
fael Campos, investigador del Colegio de
Estudios Latinoamericanos de la UNAM, la-
mentan que el trabajo en torno a esta ley,
mediante la cual se creará la Agencia Mexi-
cana de Cooperación Internacional para el
Desarrollo (Amexcid), haya llevado tanto
tiempo y al final sea resultado de la “obsti-
nación de Rosario Green y no de un proceso
orgánico sistémico en el cual se haya discu-
tido a fondo la perspectiva que debe tener
México sobre la cooperación internacional”.
Las correcciones hechas por Felipe Cal-
derón –explican– tampoco hacen ese análisis
conceptual sobre la cooperación o los temas
nodales de la política exterior, sólo aluden al
artículo 89 constitucional, referido a las facul-
tades del Ejecutivo en esa materia.
Cruz refiere que por décadas México
mantuvo una “importante tradición” en los
temas de cooperación internacional y diplo-
macia cultural, por lo menos hasta el gobier-
no de Carlos Salinas de Gortari, pero co-
menzó a desvanecerse en el mandato de
Ernesto Zedillo, y con la llegada de Vicen-
te Fox a la presidencia y el arribo de Ernesto
Derbez a la Cancillería se desarticularon los
conceptos de política exterior y diplomacia
JUDITH AMADOR TELLO
Cooperación Internacional,
la iniciativa que sí va
pública, con lo cual México comenzó a de-
jar de tener presencia en los grandes foros
de la cooperación internacional.
Aunado a ello, las crisis económicas han
obligado a replantear los conceptos de co-
operación internacional para el desarrollo, y a
decir del exdiplomático esta iniciativa de ley
parece no entender que México requiere en-
tonces de un nuevo modelo de entendimiento
de la diplomacia y de la política exterior.
En su opinión, pese al “manoseo” del
proyecto en las cámaras y en Los Pinos, si-
gue estando muy acotado tanto desde el
punto de vista conceptual como operati-
vo. Para él, debió aprobarse la agencia co-
mo un órgano descentralizado, pero se le
deja como órgano desconcentrado, y pese
a todas sus inconsistencias la iniciativa y su
agencia están a punto de ser aprobadas.
Además de la Amexcid, la ley contempla
la creación de un programa de cooperación.
Una vez aprobada habría un plazo de 120
días para esta tarea, pero para Cruz es una
contradicción pedir un programa cuando ya
existe un Plan Nacional de Desarrollo. Otro
problema es el establecimiento de una base
de datos sobre los actores sujetos de la ley,
pero solamente del ámbito público. Así, po-
nen como ejemplo: si Carlos Slim, a través
de sus fundaciones, o la Fundación Gates
realizan acciones de cooperación en Méxi-
co, no habrá registro de ello:
“Parece que tanto la ley como la agen-
cia se convertirán en el fiel de la balanza pa-
ra efectos de la cooperación en cualquier
ámbito del Ejecutivo. Entonces tendría que
ver desde la lucha antinarco hasta un siste-
ma de becas, porque pretende ser concen-
tradora de toda la cooperación que realice
el sector público, y esto resulta sumamen-
te complicado para la visión de Estado co-
mo para la visión de gobierno. De ahí que en
el consejo consultivo estén representadas
prácticamente todas las dependencias, to-
das las secretarías de Estado, Marina, De-
fensa, Gobernación. No estamos muy cier-
tos de que esta revoltura de agendas de
cooperación vaya a ser operativa para la
ejecución de una política de cooperación.”
Entonces detalla Cruz que en otros paí-
ses las agencias de cooperación internacio-
nal centran sus agendas fundamentalmen-
te en la diplomacia cultural, la economía, la
ciencia, y la tecnología, “los ámbitos pues
de desarrollo”, pero no en temas de política
interior, agricultura, marina, entre otros:
“No se entiende cómo es posible que en
el Consejo Consultivo (de la agencia) vayan
a meter a un representante de cada secreta-
ría de Estado, qué calidad van a tener para
poder opinar sobre todos los elementos que
competen a la cooperación, hay una cierta
sensación de anarquía.”
Otro tema polémico es la creación de
un Fondo de Cooperación Internacional pa-
ra el Desarrollo que, dice Cruz, podría tener
la figura de un fideicomiso, y se integrará,
según la ley, “con las asignaciones presu-
puestales federales para Programas de Co-
operación Internacional, en el marco del
Programa de Cooperación Internacional pa-
ra el Desarrollo...”, con asignaciones presu-
puestales aprobadas por la Cámara de Di-
putados, donativos y aportaciones de los
gobiernos estatales y municipales.
Para Cruz significa que el Consejo Con-
sultivo de la agencia decidirá y asignará en
qué se van a gastar los recursos.
–¿Recursos que lo mismo pueden ser
para la lucha antinarco que para una exposi-
ción de Siqueiros en el extranjero?
–Pasarían por aquí, por este fondo y por
este Consejo Consultivo. El problema es
que la forma conceptual en la que está con-
cebida la ley genera muchísima confusión
sobre cuál es el papel real que va a ejercer la
ley y la agencia dentro del esquema de co-
operación… La cooperación es un instru-
mento de la política exterior.
A juicio de los entrevistados, la propues-
ta de Green parece más obstinada en contar
con una agencia para estar a la altura de los
mejores países del mundo, que en el propósi-
to central de plantear qué se quiere hacer en
cuanto a cooperación para el desarrollo, y el
resultado puede ser que se expida una ley sin
la suficiente fortaleza para realmente cumplir
O
c
t
a
v
i
o

G
ó
m
e
z
Green. Obstinación

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 75
CULTURA
con un mecanismo de la política exterior.
El proyecto, señalan, no indica el pa-
pel que tendría la agencia en los organis-
mos internacionales, tanto los que de-
penden de la Cancillería como los que no.
Tampoco especifica cuál es la línea de di-
plomacia cultural, ni menciona el sentido
y razón de ser de los centros e institutos
de cultura de México en el exterior.
A los “peros” añaden que el artículo
35 de la ley hable de destinar los recursos
del Fondo de Cooperación a la capacita-
ción de personal, la donación de equipos
y materiales, y a la movilización de per-
sonas a países terceros –por citar algu-
nas acciones–, lo cual es calificado por
ellos como una “visión vieja de la coope-
ración”. Cuestiona Cruz:
“¿Cómo puedes restringir desde la
ley que el fondo se destine sólo a eso?
No se podría destinar entonces para pu-
blicaciones, para investigaciones. Así co-
mo se lee, va a contrapelo de las propias
funciones culturales, no se podría gastar
en exposiciones, en envío de grupos, en
coinversiones, coproducciones fílmicas,
qué se yo. El problema es que la ley está
tan hecha a la obstinación y al vapor.”
Ni siquiera, añaden, se establecen
las características y funciones de quie-
nes dirigirán la agencia. Hacen enton-
ces una invitación a que el Ejecutivo de-
vuelva nuevamente la iniciativa de ley que
aprueben los diputados, para fortalecer
su andamiaje legal y conceptual.
Se debe tener muy claro, redondea
Cruz, que la cooperación es ante todo un
recurso. Apoyan la idea de una agencia
pero sabiendo con qué recursos va a co-
operar México, si técnicos, materiales, hu-
manos, financieros, para poder incidir en
los ámbitos donde México pueda tener un
liderazgo, y a la vez recibir una coopera-
ción para el desarrollo:
“La cooperación es cada vez más
transversal ciertamente, pero es coope-
ración para el desarrollo, no tiene que ver
con los asuntos de seguridad nacional, ni
de comercialización de energéticos, no
tiene que ver con otros temas que se di-
rimen y son competencia de otras secre-
tarías de Estado y de otra forma de en-
tender la asistencia y la cooperación, por
ejemplo, en materia de equipamiento, de
armamento y de formación de espías pa-
ra el narcotráfico.
“El problema es que la agencia como
está planteada con ese Consejo Consul-
tivo, parecería que todo se tiene que im-
bricar de esa manera, que lo mismo se va
a dirimir sobre la asistencia de los gringos
en el plan Mérida que sobre el programa
de becas con Japón, y ahí es donde no-
sotros decimos ¡no!, la política exterior
tiene como nodo lo que conocemos co-
mo la diplomacia pública y con ella la di-
plomacia cultural.” O
a la presidenta que nos diera más tiempo,
para meternos de lleno al presupuesto.”
Según él, han acordado comenzar a
trabajar en las primeras semanas de enero.
Primero darán a conocer los resultados de
los foros de consulta realizados entre ju-
lio y agosto, y entonces ver la viabilidad
de una Ley General de Cultura.
–¿Pero ya están trabajando en la redac-
ción de algún proyecto?
–No, apenas vamos a entregar los re-
sultados, no hay ninguna ley escrita, se ru-
moraba que Sáizar nos iba a dar algo y no,
en absoluto, y yo creo que ella es muy res-
petuosa del ámbito Legislativo.
López Rabadán dijo en agosto que de
no salir la ley en 2010 sería difícil lograr
los acuerdos en los años por venir, pues
vienen elecciones. Pero no ve mal que el
proyecto para reordenar el Conaculta sea
elaborado por el Ejecutivo, “siendo facul-
tad del Ejecutivo, la decisión sería eviden-
temente del mismo, si eso fuera así sería
extraordinario, sería un muy buen men-
saje, y el espacio Legislativo estaría de
acuerdo con esta decisión”. O
76

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

P
aulina Lavista es una con-
versadora sencilla, franca y
agradable, llena de recuer-
dos y anécdotas que sería
sensacional transcribir en su
totalidad. Algo semejante le
ha sucedido a ella a lo largo de cuarenta
años: ha visto más cosas de las que ha po-
dido registrar, pese a que su archivo cons-
ta de más de cien mil fotografías.
Hoy sabe que es imposible fijar todas
las maravillas que el mundo ofrece. No
importa: intentarlo la ha convertido en una
auténtica maestra en su oficio.
En 1956, a los 11 años, descubrió ho-
jeando libros en la casa paterna el poder
de la fotografía para fijar un instante. Mi-
raba llena de admiración imágenes de bai-
larinas de ballet que parecían detenidas en
pleno salto o a la mitad de un giro como
por arte de magia. El asombro de esa ni-
ña quizá podría expresarse con las mismas
palabras que Goethe pone en labios de su
Fausto en el último de sus parlamentos:
“Deténte, instante, eres tan bello.”
En esa misma época comenzó a tomar
fotografías con la cámara de su padre, el
renombrado músico Raúl Lavista, autor
de centenares de composiciones para cine.
Quizá fue la influencia familiar la que
la llevó a formar parte de la primera gene-
ración de alumnos del Centro Universita-
rio de Estudios Cinematográficos (CUEC)
en 1964, donde su interés por la fotografía
se acrecentó y comenzó a practicarla.
De esas cuatro décadas de trabajo, a
partir de la primera exposición individual
que presentó en el Museo del Palacio de
Bellas Artes en noviembre de 1970, habla
en esta conversación.
XXX
–Expuso por primera vez a los 25 años,
pero había comenzado a sacar fotografías
mucho antes.
–Creo que la fotografía se me facili-
tó desde que era muy chica, me encanta-
ba. Descubrí en la casa de mi padre una
cámara Nikon con la que empecé a sacar
fotografías aquí, en Coyoacán. Me regala-
ban rollos y me encantaba hacer fotos. Co-
mencé a entender las fotografías que veía
de niña en los libros de mi padre, en las
que los bailarines parecían congelados.
Digo que se me facilitó, pero por supues-
to yo no sabía nada. Era una adolescente.
Años después estudié en el CUEC y traba-
jé en la industria cinematográfica con Ra-
fael Corkidi y con Antonio Reynoso. En
realidad yo soy alumna de Reynoso, y si
bien él no fue un maestro en el sentido es-
tricto del término, sin duda fue quien me
enseñó a ver fotografía. Él fue la prime-
ra persona que me mostró fotografías de
Henri Cartier-Bresson, de Manuel Álva-
rez Bravo. Por ese entonces conocí a Juan
Rulfo, a Héctor García, quienes iban con
mucha frecuencia a visitarlo. Reynoso es
un gran fotógrafo olvidado. No fue autor
de muchas fotos porque era un poco dis-
perso, y porque era –y es– muy difícil vi-
vir de la foto. Además de fotografías él ha-
cía comerciales y lo que se pudiera para
sobrevivir. Igual que hago yo –no ha cam-
biado mucho la situación.
“Hay fotógrafos exitosos y algunas co-
legas que ganan premios y todo eso. No sé
hasta qué punto puedan realmente vivir de
la foto. Pero a mí me ha costado mucho es-
fuerzo. Yo he trabajado, y trabajo, constante-
mente en publicaciones desde hace cuarenta
años. Creo que casi no hay publicación re-
lacionada con la literatura que no tenga una
foto mía, porque tengo un archivo de la vida
cultural en México construido durante más
de treinta años, que puede calificarse como
“histórico” –no puedo decir que son cuaren-
ta años porque ha pasado buen tiempo sin
que tome tantas fotos como solía.”
–Quisiera que nos cuente la historia de
esa exposición. Usted empieza muy joven.
–Empiezo muy joven, pero un oficio
no se desarrolla de buenas a primeras. Se
tiene que adquirir. Yo soy autodidacta. Co-
mencé a trabajar en la producción de ci-
ne y empecé a fijarme en la luz y en mu-
chas otras cosas. Yo primero fui modelo.
Era una mujer guapa –bueno, todos los jó-
venes son guapos–, y como no me gustaba
la escuela (fui un fracaso en la escuela) co-
mencé a trabajar para ganar dinero. Con el
declive del cine mexicano mi padre se en-
contraba en una situación difícil y yo em-
pecé a comprarme mi ropa. Pero no tardé
Paulina Lavista,
RAFAEL VARGAS
Paulina Lavista cumple cua-
tro décadas de ejercer sin
interrupción un arte que la
cautivó desde que era una
niña, y que aprendió a fuer-
za de tesón y constancia. De
esta trayectoria habla en su
estudio de Coyoacán.
fotógrafa: “Detente, instante,
eres tan bello”
G
e
r
m
á
n

C
a
n
s
e
c
o

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 77
CULTURA
en darme cuenta de que lo que yo quería
no era ser modelo, sino estar del otro lado
de la cámara.
–¿En qué momento se dio cuenta de
eso?
–Me vino a tomar unas fotos una mujer
que me impresionó mucho, su nombre es
Úrsula Bernard, una gran fotógrafa judeo-
alemana, hoy olvidada, que vino a México
a finales de los años cuarenta e hizo mu-
cha foto industrial. Era una suerte de Val-
kiria, que también hacía unos retratos muy
buenos. Tiene excelentes retratos de Ba-
rragán, de Seki Sano… La gente la contra-
taba para que les hiciera fotos, y a mí me
sacó fotos de niña y después de adolescen-
te para hacerme una carpeta como mode-
lo. Me impresionó el equipo que llevaba y
la fortaleza para cargarlo.
“Yo quería ser fotógrafa pero no tenía
cámara. Me pasé muchos años juntando di-
nero para comprar una Nikon, que era lo
que yo quería. Pero en mi casa no había di-
nero. Hubo una crisis en el cine y en 1957
mi padre nos dijo: ‘Me quedé sin chamba.
Antes me pagaban 20 mil pesos por pelícu-
la y ahora me van a pagar 9 mil, y sólo voy
a hacer tres o cuatro películas por año.’ Ahí
se vino abajo el cine nacional. Por esa ra-
zón yo tenía que mantenerme y hacer algo.
“Mi ilusión era tener una Nikon, y cuan-
do finalmente pude comprarme una, en ju-
nio de 1968 –el maestro Reynoso me acom-
pañó a comprarla–, inmediatamente decidí
que ya no quería hacer más cine. El cine
tiene un problema: es una puesta en esce-
na, un enorme circo, y debo decir que a ve-
ces los resultados son muy pobres. Pasa el
tiempo y la película pierde. A mí me gusta-
ba leer, oír música, y me gustaba mucho el
cine, pero ahora veo algunas películas que
me encantaban y ahora me empalagan.
“Preferí buscar la relación pura entre la
imagen y yo, buscar lo que yo quería expresar,
y me solté tomando muchísimas fotos. Tenía
seis meses con mi cámara y un día Salvador
Elizondo me propuso vivir juntos y nos casa-
mos en diciembre de 1968. Él era un aman-
te de las artes y fue él quien más me alentó y
mejor me enseñó a entrenar el ojo. Mi madre
es pintora y también me enseñó mucho. En
mi casa siempre hubo interés por la pintura,
de manera que a los catorce años ya sabía dis-
tinguir las obras de muchos pintores moder-
nos, podía decir si un cuadro era de Picasso o
de Mattise. Yo sabía eso, pero no tenía el en-
tusiasmo que después me infundió Salvador.”
–¿Antes del matrimonio con Elizondo
no se asumía como fotógrafa profesional?
–No, aunque tuve experiencias intere-
santes relacionadas con la fotografía y el
cine. Por ejemplo, en 1964 me tocó ser ge-
rente de producción de la película El mes
más cruel, que participó en el Primer Con-
curso de Cine Experimental. Yo trabajaba
con Alberto Bojórquez, Toni Kuhn y Rey-
noso, quien en un momento dado me dijo:
“Oye, Paulina, a ti te gusta mucho la foto-
grafía, ¿podrías hacer ahorita una secuen-
cia en still?” Y me dio la cámara. Cuan-
do entregué las fotos, Bojórquez me dijo:
“¿Pero por qué estás como gerente de pro-
ducción y no como fotógrafa?”. “Porque
no tengo cámara”, le respondí. “Tus fotos
son muy buenas, las vamos a usar para la
publicidad. Tú eres fotógrafa”.
“Antes de tener mi propia cámara,
aprendí a tomar fotos gracias a que un
amigo me prestó una Leica de 1936 con
todo el equipo, la cosa más fantástica. Me
iba con Arístides Coen, quien ya murió, a
los viveros de Coyoacán y empezaba a ha-
cer experimentos con la luz, y todo ese ti-
po de cosas. Me encantaba hacer fotos.
Por desgracia un día tuve que devolverla.
“Así fue como aprendí, yo sola. Nadie
me enseñó. Finalmente me compré una
cámara y poco tiempo después empecé a
revelar en mi casa, con ayuda de Arístides.
Pude aprender algunas cosas muy rápido
porque decidí dedicarme a trabajar. Me
dije: no voy a tener novios ni a enredar-
me en el ambiente del cine sino a trabajar.
Gracias a eso la gente me tomaba en serio
y fue así como pude trabajar con Alberto
Isaac. En 1968 fui gerente de su película
sobre las Olimpiadas de ese año. Yo coor-
dinaba todo lo relativo a los negativos de
la película. Trabajamos con 72 fotógrafos:
36 mexicanos y 36 ingleses. Nunca vi las
Olimpiadas, porque trabajaba como loca.
“Así que cuando Salvador llegó a mi vi-
da yo ya había tomado fotos. Muchas veces
me había ido con Reynoso a tomar fotos,
pero siempre con la humildad de la alum-
na. Qué me iba a sentir profesional.
“Con Salvador viajé mucho por todo
México y tomé muchas fotos, él escribía.
Estaba lleno de entusiasmo y me alentaba
(Salvador era mi primer espectador y yo
era su primera lectora). Así que al cabo de
un año ya tenía un cúmulo de fotografías.
En ese momento, el descubrir la posibili-
dad de manejarme en un oficio, fue fantás-
tico y me puse a hacer cada vez más fotos.
“Salvador me conectó con la Univer-
sidad de Guanajuato y con Miguel Sabi-
do, a quien yo ya conocía, para que hicie-
ra las fotografías de la puesta en escena de
La Celestina, que se iba a un concurso de
teatro universitario en Manizales, Colom-
bia. Y en ese viaje, con mi cámara nueva,
‘mi amor’, me volqué a sacar muchas fo-
tos. Con ellas, y con las que había sacado
en México, armé mi primera exposición.
Salvador me impulsó para hacerla. Un día
nos reunimos con Jorge Hernández Cam-
pos, quien era el director de Artes Plásti-
cas de Bellas Artes. A él le gustó mucho
mi portafolio y decidió hacer la exposi-
ción, en el marco de una serie que se lla-
maba El crítico presenta. Se hicieron cua-
tro exposiciones, entre ellas una de Ángela
Gurría. Para mí fue algo muy importante.
No se abrían fácilmente las puertas de Be-
llas Artes a un joven artista. A mí me pre-
sentó Salvador. Él fue el primero que es-
cribió sobre mi trabajo. Me tocaron dos
salas, el montaje lo hizo un museógrafo
famoso: Jorge Guadarrama, del equipo de
Fernando Gamboa. Mi exposición se lla-
maba Photemas. Rulfo fue a la inaugura-
ción el 25 de noviembre (un par de años
antes se había acercado a mí para decirme,
con la mayor sencillez: ‘Yo también soy
fotógrafo’; él y Salvador eran compañe-
ros en el Centro Mexicano de Escritores,
sin que yo tuviera idea todavía de la clase
de fotógrafo que era). Fue mucha gente y
hubo muy buena crítica. De inmediato me
ofrecieron mucho trabajo, pero yo no te-
nía experiencia, no contaba con un cuarto
oscuro y sabía muy poco de fotografía en
color, todavía era una aficionada a la foto-
grafía. Creo que comencé a ser profesional
después de esa exposición. Los colabora-
dores de Guadarrama me ‘bautizaron’: me
echaron pintura y me hicieron renegar. Por
eso digo que este año cumplo cuarenta de
ser fotógrafa. Esa exposición es mi punto
de partida. Fue la primera vez que vi cómo
se imprimían mis fotografías –quien me
ayudó fue Arno Brehme, el hijo de Hugo
Brehme, aunque no me permitía tocar na-
da–. Imprimimos 120 fotos en 16 x 20. Tu-
ve la audacia de exhibirlas sin vidrio por-
que entonces me parecía que el vidrio no
permitía que las fotografías se apreciaran.
“Después de la exposición sufrí pa-
ra pagarle a Arno porque no tenía dinero,
pues no se vendía nada. El éxito fue de crí-
tica, pero no económico. No teníamos ni
un clavo. Entonces yo hacía muchos retra-
tos de niños, pero hasta para vender esos
retratos me echaba deudas con el laborato-
rio que las imprimía.
“Cuando por ventura tuvimos un po-
co de dinero, Salvador me dijo: ‘Cómprate
una amplificadora.’Así que me fui a Ame-
rican Photo, en la calle de Londres. Llegué
con mi amplificadora y Salvador me dijo:
‘Quiero ver una impresión hoy en la tarde’,
y vámonos. Cogí un manual de Kodak, lo
leí todo y así empecé, trabajando en el baño
de mi departamento frente al Parque Méxi-
co. El primer rollo se me pegó. Pero a los
cuatro meses llegó Julio Pliego y me dijo:
‘Oiga Paulina, ya sé que es usted una muy
buena impresora. ¿Quiere imprimirme es-
tas fotos de José Revueltas, y estas otras,
de Paquita? Se las tomé en la cárcel.’ (Pa-
quita era Paquita Calvo, la mujer de Plie-
go, que se había metido a la guerrilla y, em-
barazada, había participado en el secuestro
de un célebre millonario, Julio Hirschfeld,
al que luego soltaron en Las Lomas, con su
smoking, sin el menor rasguño. Poco tiem-
po después los agarraron). Así me hice de
cierto prestigio como impresora. Imprimía
por el gusto de perfeccionar mi técnica. Tu-
ve que recorrer un largo camino.”
Arte
Monotipos
inteligentes
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
C
onsciente de las limita-
ciones que han genera-
do las modas comercia-
les y museísticas en la experi-
mentación y discusión del arte
contemporáneo mexicano, el
pintor y grabador Miguel Castro
Leñero organiza en su taller,
dos o tres veces al año, una
atractiva reunión-exposición.
Ubicado en la colonia Es-
candón de la Ciudad de México
y dedicado principalmente a la
presentación de obra en papel,
el espacio denominado Mono-
grama exhibe, actualmente, un
interesante conjunto que sobre-
sale tanto por la técnica utiliza-
da como por la libertad y riesgo
que asumieron los autores.
Producidas en su mayoría
por creadores de trayectorias
sólidas provenientes de discipli-
nas ajenas a la gráfca, las pie-
zas sobresalen por el énfasis en
la textualidad –y no en la narrati-
va o cromatismo– de la imagen.
Especialista en el dibujo
conceptual, Iván González de
León fusionó el concepto de
su obra con el proceso de la
técnica utilizada. Centrado en
una iconografía semifgurativa,
geométrica y gestual, que bus-
ca sintetizar la esencia de la re-
generación del espacio y de la
vida, González de León sugiere
diferentes niveles de percep-
ción a través de imágenes que
alteran la lógica del pensamien-
to con potentes trazos, amplios
vacíos y colores contrastantes.
Pintora de formas orgánicas
y geométricas en las que, en
forma de elementos naturales
–fores, células– y ornamentales,
signifcan la fragmentación entre
la intelectualización y la contem-
plación, Isabel Leñero participa
con propuestas que inciden en
sus exploraciones más recien-
tes: la presentación formal del
silencio y la integración de la
racionalidad con la emotividad.
Atrevida en el uso de materiales
–carpetas tejidas de ornamenta-
ción ordinaria–, la artista utilizó
el monotipo como un cómplice
tecnológico que, al exigirle una
acción gestual e inmediata, apo-
yó la síntesis de sus contrarios.
Fotógrafa procesual acos-
tumbrada a desarrollar proyec-
tos a partir del desarrollo de una
idea, Marianna Dellekamp sor-
prende con una serie que enfati-
za la potencia formal –textural y
cromática– de la imagen. Ocupa-
da desde hace tiempo en el tema
de la violencia, la artista lo pre-
senta al público por primera vez
a través del tema de la guerra.
Realizados a partir de fotogra-
fías publicadas en periódicos, los
monotipos adquieren su carga
expresiva a través de la expresi-
va y dramática intervención cro-
mática y recreación textural.
Interesada en resignifcar ob-
jetos cotidianos, Patricia Álvarez
se integra con monotipos que
estampan las formas de cajas
y empaques vacíos de pastillas
medicinales: decisión cuestio-
nable ya que no logra alterar los
convencionalismos de la técnica.
Y por último, Miguel Castro
Leñero, asesor de todos los par-
ticipantes que, sin sorprender
por su magistralidad, se integra
con dos series, una dedicada a
la imagen-signo de la for y otra
a la del perro. Realizadas con
formas recortadas que sintetizan
sus referentes, los monotipos
del creador de Monograma se
distinguen por el excelente tra-
bajo de transparencias, texturas
y profundidad espacial.
Trabajado escasamente por
artistas de prestigio, el mono-
tipo descubre en esta muestra
que, cuando es utilizado con in-
teligencia, concepto y audacia,
ofrece posibilidades que reba-
san notoriamente la simpleza
que lo ha estigmatizado. O
Música
Vertov musicalizado
por Otaola
RICARDO JACOB
E
n 1929, el ruso Dziga
Vertov (Denis Abramovich
Kaufman, 1896-1954)
flmó El hombre de la cámara,
cinta que muestra un día normal
de trabajo en Moscú, Kiev y
Odessa, Rusia, a fnales de los
años veinte utilizando y explo-
tando todos los recursos posi-
bles en una cámara de cine cuyo
ritmo de edición muy acelerado
era inusual para aquella época.
El resultado fue una obra
maestra del cine documental.
Ochenta años después,
Alejandro Otaola, guitarrista de
Santa Sabina, tomó la oportu-
nidad que la Cineteca Nacional
le brindó al invitarlo a participar
en el ciclo Bandas Sonoras en
julio de 2009, para musicalizar
la película de Vertov.
Comenta el guitarrista en
charla con Proceso:
“Inicialmente la Cineteca me
había sugerido Berlín, sinfonía
de una ciudad (de Walter Rutt-
man, 1927); yo inisistí en
la de Vertov, y me dijeron:
‘va, seguro’. Hubo otras
sugerencias, pero las pe-
lículas mudas tienen per-
sonajes, sets, vestuario o
intertítulos, y en esta pe-
lícula el único personaje
es el hombre de la cáma-
ra que nunca habla.”
Vertov dejó algunas
anotaciones para la mu-
sicalización de su pe-
lícula. De las cerca de
15 versiones musica-
lizadas, la mayoría ha
seguido estas instruc-
ciones del director ruso. No fue
el caso de Otaola:
“Estuve tentado a escuchar
las otras que siguen las indica-
ciones de Vertov, pero sentí que
me iba a casar con esas ideas.
Lo que hice fue sentir el pulso,
el ritmo en el que editó las imá-
genes y así fue más fácil propo-
ner algo que cuadre con lo que
estás viendo.”
El también guitarrista de La
Barranca, San Pascualito Rey y
su propio Fractales, expresa:
“Mi idea era utilizar armonías
modernas interpretadas con ins-
trumentos que ya existieran en
la época de la película. Como si
fuera un score que pudo haber
existido en ese momento.”
Debido al éxito obtenido en
aquella primera ocasión, donde
la cantidad de público asistente
superó todas las expectativas, la
Cineteca Nacional decidió vol-
vería a proyectar El hombre de
la cámara el 24 de octubre de
2009. Ahí, Alejandro Otaola de-
cidió grabar la interpretación de
su partitura para editarla en CD.
A más de un año después
de esa grabación, fnalmente se
presentará El hombre de la cá-
mara (segundo álbum de Otaola)
el próximo 11 de diciembre, a las
18:00 horas en la Cineteca Nacio-
nal. Se trata del primer CD graba-
do en la Cineteca, y no saldrá a la
venta comercialmente pues será
distribuido de manera gratuita por
el guitarrista, quien añade:
“La grabación y maquila se
hicieron gracias a patrocinios de
marcas y benefactores, de ma-
nera que, entre todos, incluyendo
músicos y la Cineteca, genera-
mos un objeto de colección más
que un disco en el mercado. Que
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
78

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

CULTURA
sea gratuito permite que también
el público sienta que es suyo,
y es una manera de hacer una
especie de manifesto ante la si-
tuación del país, donde Calderón
recorta el presupuesto de cultura
cada año, y además es una ma-
nera de que la música se vuelva
de todos.” O
Teatro
Congreso
Iberoamericano de
Productores Escénicos
ESTELA LEÑERO FRANCO
D
entro de la Quinta
Muestra de Artes Es-
cénicas de la Ciudad
de México, organizada por
el Sistema de Teatros de la
Secretaría de Cultura del DF,
encabezado por Nina Serratos,
se llevará a cabo en el Palacio
de la Escuela de Medicina del 6
al 10 de diciembre el Congreso
Iberoamericano de Productores
Escénicos, ideado y coordinado
por Silvia Peláez y Marisa de
León, lo cual constituye una
aportación importante en el
desarrollo del teatro en México.
La producción teatral ha
sido un aspecto poco conside-
rado en la formación dentro de
las escuelas de teatro, y apenas
hasta hace tiempo en el desa-
rrollo de proyectos de puestas
en escena. En este nuevo siglo,
la producción y la difusión es-
cénica en México han cobrado
una gran relevancia, abriendo
preguntas fundamentales alre-
dedor de la organización pro-
fesional de la producción, del
montaje, de las temporadas, de
las giras; de la forma en que se
deben elaborar los proyectos
escénicos; de la formación de
públicos y la difusión para pú-
blicos específcos… entre mu-
chas otras cosas.
A este Congreso llegan per-
sonajes de Argentina, Brasil,
Chile, España y México, entre
otros, para dar conferencias,
participar en mesas redondas,
dar talleres y realizar consulto-
rías. Robert Muro, de España,
por ejemplo, dará una interesan-
te conferencia, La democratiza-
ción de la cultura y su impacto
en las artes escénicas en Ibero-
américa. También estarán, en-
tre otros, Gustavo Schraier, de
Argentina; Carla Lobo, de Brasil;
Antonio Pirozzi, de Chile, y las
coordinadoras y Ernesto Piedras
por parte de México. Se invitó
a directores teatrales para abrir
el diálogo y hacer que la proble-
mática de la producción teatral
en México pueda ser comparti-
da, para subrayar problemas y
proponer alternativas.
Y aun cuando todavía no se
considera la producción escéni-
ca dentro de las especialidades
en las escuelas de teatro –igual
que la dramaturgia–, ya existe
una amplia bibliografía y espe-
cialistas que llevan tiempo abo-
cándose a este tema. La pro-
ducción teatral también debería
estar ligada a la dramaturgia
mexicana para que los autores,
al igual que ahora lo hacen los
directores, puedan culminar sus
proyectos y aumente la presen-
cia de los textos teatrales en
nuestros escenarios.
Resulta fundamental com-
partir experiencias con otros
países para defnir, sobre todo,
las especifcidades de la pro-
ducción teatral mexicana. Ayuda
a conocer caminos recorridos
por otros para profundizar en
el propio. El bagaje teórico que
se ha formulado en otros lares
permite un marco conceptual
para ir elaborando una metodo-
logía de producción en nuestro
país. Ha habido ya propuestas
en manuales, artículos, libros
publicados o próximos a salir a
la luz, de autores como Lucina
Jiménez, Marisa de León, Cristi-
na King y Arturo Sastré.
Sería fundamental discu-
tir y analizar, en este Congreso
Iberoamericano de Producción
Escénica, el artículo 226 bis
recientemente aprobado para
que personas físicas y mora-
les puedan dedicar 10% de su
pago anual del Impuesto So-
bre la Renta en apoyo al teatro
mexicano. El papel del produc-
tor como fgura vinculante será
importantísimo en su ejecución.
De ahí surgiría una propuesta
sobre las formas de regulación
para que la aplicación de esta
ley sea democrática e incluyen-
te, para aprovechar la experien-
cia de otros países donde ya se
aplica, y encontrar puntos coin-
cidentes o particularidades pa-
ra que el productor teatral sea
uno de los personajes determi-
nantes en esta nueva forma de
producir teatro en México. O
Cine
“Rabia”
JAVIER BETANCOURT
J
osé María (Gustavo Sánchez
Parra) es un sudamericano
en España que mata a su jefe
en la construcción donde trabaja;
vive escondido en la mansión
donde trabaja como sirvienta su
novia colombiana, Rosa (Martina
García); lo siniestro del asunto es
que ni ella misma sabe que José
María deambula como fantasma,
a oscuras y famélico, por los pa-
sadizos y los cuartos relegados
del caserón, espiando a la familia
y protegiendo a la muchacha de
cualquier posible ultraje.
Este tercer largometraje del
ecuatoriano Sebastian Cordero,
Rabia (España-Colombia-Méxi-
co; 2009), es una adaptación de
la novela homónima del argen-
tino Sergio Bizzio; Cordero tras-
lada el problema del enfrenta-
miento de clases, el ambiente de
crisis en Argentina, al conficto de
inmigración y racismo que pade-
cen los trabajadores en cualquier
país desarrollado que echa mano
de ellos, España en este caso. La
condición de inmigrante, ilegal
o refugiado, poder estar sin ser
visto, se aviene mejor a crear esa
atmosfera de falta de espacio; la
enorme mansión se torna claus-
trofóbica, un lugar donde no hay
lugar; cada día es una lucha para
pasar inadvertido, para satisfa-
cer el apetito, el sueño o hasta la
necesidad de ir al baño.
Irritación y sentimiento de
humillación componen la atmós-
fera de Rabia; como sombra
vengadora, José María espía
la decadencia de una clase, la
injusticia y el abuso. Afortuna-
damente, tanto la novela como
la cinta de Cordero se libran
de caer en la literatura de tesis,
o cine de propaganda en este
caso, gracias a la rabia del pro-
tagonista, fuerza que Gustavo
Sánchez Parra encarna y trans-
pira en cada gesto hasta con-
sumirse a sí mismo en el odio y
la impotencia. Aunque la rabia
funciona como metáfora de una
clase oprimida, María, como lo
llama la novia, no llega a conver-
tirse en un personaje de gignol;
el furibundo ama y desea, se
enternece y se compadece. La
rabia es tan fuerte como la rela-
ción carnal entre ellos. Es es-
ta tensión extrema entre odio y
amor lo que construye y aniquila
al personaje, y lo que lo libra del
mero sentimentalismo.
Cierto que en Rabia, junto
a Rosa y a José María, los pa-
trones, sus hijos y nietos pare-
cen siluetas de poca dimensión
psicológica, problema ya de la
novela que la cinta refeja; pero
hay que notar que aparecen así
desde la mirada lastimada de
María. Si en algo falla la cinta
es en no dejar esto claro, o en
no haber dado el paso que no
dio la novela. Sólo existe aque-
llo con lo que María entra en
Adaptada al racismo de España

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 79
CULTURA
contacto, la casa misma tiene
más vida y personalidad que
sus habitantes. La cámara del
ecuatoriano Enrique Chediak,
con su elegante estilo de movi-
miento alongado y ritmo tirante
recorriendo los espacios, anima
la vida propia de la mansión.
La crítica americana y euro-
pea se confunde con el género
de Rabia, ni policiaco ni siquie-
ra thriller psicológico; la pes-
quisa de la policía sólo sirve de
pretexto para crear la situación
de María; los móviles de sus
crímenes quedan claros desde
el momento que los comete; ni
siquiera hay lugar para proble-
mas de conciencia. Sea cual
sea la causa social del compor-
tamiento de María, lo cierto es
que el tipo camina por el bor-
de de lo psicopático; un mérito
enorme de Sebastián Cordero
es haber sostenido la actuación
de Sánchez Parra sobre este
flo. También, el nombre de Gui-
llermo del Toro, productor de la
cinta, provoca falsas expecta-
tivas en otros países donde al
director de Hellboy se asocia al
neogótico y a lo extraordinario,
pero entonces hay que ver Ra-
bia un par de veces para apre-
ciar el sutil manejo que hace
Cordero de lo fantástico. O
Televisión
De 1910 al Teletón
ALMA ROSA ALVA DE LA SELVA
E
n las postrimerías del año
del Bicentenario, la TV es
espacio de fuertes con-
trastes: mientras que en algu-
nos canales el Centenario de la
Revolución Mexicana continúa
como tema recurrente en la
pantalla, en otros parece haber
constituido sólo una fecha del
calendario atendible temporal y
acríticamente.
La lucha por erradicar una
dictadura oligárquica, con toda
su cauda de necesarias re-
fexiones frente a las realidades
del México de hoy, parece ya
un tema agotado para las gran-
des cadenas; éstas cubrieron
el expediente para en seguida
concentrarse en activar la ma-
quinaria que venían aceitando
desde hace meses y poner en
marcha el evento que anual-
mente reporta a los consorcios
mediáticos –sobre todo a la
TV– signifcativos benefcios: el
Teletón.
Como parte de una estra-
tegia programática cuyo ob-
jetivo es el de crear proyectos
que aporten “contenidos pro-
positivos” (en esta misma lí-
nea, encabezada por Iniciativa
México, Televisa transmitió en
octubre el reality La expedi-
ción), el evento que congregó
de nuevo a artistas y celebri-
dades va más allá de su flan-
trópica fachada. Se inscribe en
una tendencia de alcance que
ha venido cobrando terreno en
años recientes, de un creciente
número de fundaciones empre-
sariales o de voluntariado que,
por propia cuenta, y en gran
medida con cargo a una comu-
nidad convenientemente “sen-
sibilizada”, realizan actividades
con fnes públicos, en el con-
texto de un desplazamiento de
la escena de la entidad guber-
namental y en contrapartida de
la predominancia de la acción
privada, que desde una pos-
tura de supuesta solidaridad
acaba tomando las riendas
de asuntos donde la dirección
corresponde a los organismos
gubernamentales.
Estos, incluso, renuncia de
por medio a su responsabilidad
de atender a los sectores de la
sociedad que requieren de apo-
yos para la atención de sus pro-
blemas, “colaboran” con esos
empeños privados aportan-
do recursos del erario, con los
acuerdos políticos “pertinentes”.
Tal es el caso, por ejem-
plo, del gobierno del Estado de
México, que a instancias de la
aprobación, en noviembre pa-
sado, de una iniciativa del Con-
greso local, se vio autorizado
a extender hasta 2022 sus do-
nativos a la Fundación Teletón
con 73 millones de pesos anua-
les, con el argumento, presen-
tado por los diputados del PRI,
de que esos fondos servirían
para garantizar el tratamiento
de numerosos infantes en los
Centros de Rehabilitación Inte-
gral Teletón (CRIT) instalados
en territorio mexiquense.
Ello, aunque en esa enti-
dad opera la ofcina corres-
pondiente del Desarrollo Inte-
gral de la Familia (DIF), encar-
gada de atender a personas
con discapacidad.
Es de esperarse que el des-
pliegue propagandístico –verda-
dero bombardeo– que realizan
los consorcios año con año, les
reporte a éstos numerosos pun-
tos en las clasifcaciones como
“empresas socialmente respon-
sables”. Resulta innegable que
la necesidad de atención de
ciertos sectores de la población,
especialmente el infantil, es ur-
gente e inaplazable, pero la ruta
para resolver tales problemas
no habrá de provenir de la abdi-
cación del Estado mexicano de
tal responsabilidad, como tam-
poco de los medios o la televi-
sión privada, en su pretensión
por ocupar ese vacío y de pa-
so aparecer como encomiables
patrocinadores de la flantropía
electrónica. O
Libros
Una historia mágica
y religiosa
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
Para Ana Sofía
por su primera sonrisa
L
a novela El hablador, de
Mario Vargas Llosa que
este día 10 recibirá el
Premio Nobel de Literatura, no
ha sido atendida con el cuida-
do dado a otros de sus libros
como La ciudad y los perros, La
casa verde, La fiesta del Chivo
o El paraíso en la otra esquina.
Sin embargo, es una narra-
ción importante por su peculiar
estilo y porque continúa una
tenue tendencia de los escri-
tores latinoamericanos de tra-
tar el mundo indígena, como lo
hicieron Alejo Carpentier en Los
pasos perdidos, Miguel Ángel
Asturias en Hombres de maíz,
José Maria Arguedas en Los
ríos profundos o el mexicano
Ramón Rubín en El callado do-
lor de los tzotziles.
En El hablador (Ed. Alfagua-
ra. Col. Biblioteca Mario Vargas
Llosa. México, 2009. 272 pp.), el
escritor peruano-hispano trata
sobre ese personaje importan-
te que relata cuentos en la tribu
machinguenga. La historia es
Novela poco comentada
80

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

contada de manera intercalada
por dos narradores, el propio
autor y un “hablador”. El prime-
ro inicia la narración a partir de
una fotografía que ve en una
exposición sobre esos nativos
en Florencia. El retrato lo lleva a
recordar a su viejo amigo Saúl,
los años de juventud, las luchas
políticas dadas, el abandono del
marxismo, la simpatía por los
indígenas, hasta su visita a los
machinguengas en el amazonas
peruano como conductor de
una serie televisiva.
A su vez, el “hablador”
cuenta los mitos, costumbres,
creencias, sucesos de los ma-
chinguengas, así como incor-
pora elementos de la civiliza-
ción en sus relatos, para enri-
quecer las vivencias presentes
de la etnia.
En esta novela Vargas Llosa
destaca el papel del que “dice”.
En otras culturas y tiempos ha
sido el juglar, el trovador, el co-
plero… El cometido que tiene el
hablador es el de transmitir, oral-
mente, las costumbres, tradicio-
nes e historias de la comunidad,
así como los incidentes que los
afectaban. De igual forma dotar
a los hombres de una sensibili-
dad particular para enfrentar los
duros avatares de la existencia,
como la muerte, la pérdida, el
desencanto, la enfermedad, o
los de la naturaleza: las inunda-
ciones, el frío, la sequía. Ade-
más busca provocar la risa y el
regocijo como elementos esen-
ciales para el buen vivir, la so-
lidaridad y la creación de otros
mundos. La manera en que lo
realiza es con la creación de his-
torias fantásticas y embrolladas.
En la actualidad esa función la
efectúa el poeta.
No obstante, la relevan-
cia de El hablador radica en la
manera en cómo Vargas Llosa
cuenta los mitos machinguen-
gas, que le permite recuperar la
visión indígena. Para ello utili-
za un lenguaje poético que da
a las palabras múltiples signi-
fcados. Igualmente recurre a
alegorías en donde los sucesos
adquieren varias facetas y no
sigue un orden lógico causal,
sino un libre fuir de hechos y
sentimientos expresados por el
“hablador”. El resultado es una
narración fantástica y alucinan-
te que es además el producto
de años de investigación y de
las experiencias del autor con
esa tribu, que le ha permitido
“inventar… una forma literaria
que verosímilmente sugiriese la
manera de contar de un hom-
bre primitivo de mentalidad
mágico-religiosa”. O
Estante
E
n el cuerpo de Mefisto, primera novela de Carla Patricia
González, ofrece una fresca y particular visión de los
poderes y limitaciones de Mefsto (apócope de Mefs-
tófeles), el fcticio príncipe de las tinieblas que apareció
en la literatura apenas hace cuatro siglos.
Este jueves 9 a las 19 horas, en la Casa Uni-
versitaria del Libro (Orizaba y Puebla, Colo-
nia Roma), los escritores Fernando Curiel y
Vicente Quirarte presentarán la novela En el
cuerpo de Mefsto (Universidad Autónoma de
Nuevo León, 152 p.), de la joven Carla Patri-
cia González Canseco, autora de varios libros
de cuentos y de Breve historia de la ciencia en
México. El siguiente es el prólogo del narrador
Gerardo de la Torre.
de Carla González
En las más antiguas demonologías, que se remontan a
varios miles de años, no hay antecedentes de este diablo
y todo inclina a suponer que fue inventado por el anónimo
autor del Faustbuch (Els libro de Fausto, 1587), quien úni-
camente lo menciona en los manuales mágicos de Fausto.
Diecisiete años más tarde, el dramaturgo inglés Christopher
Marlowe retomó a Mefstófeles, de quien hizo un ángel caí-
do. Mucho más tarde, Goethe desempolvó al personaje en
su drama en dos partes Fausto (1808 y 1832). De entonces
a esta parte han proliferado las piezas teatrales, los cuentos,
las novelas y los flmes que delegan en Mefsto la legítima
representación infernal ante aquellos que desean canjear su
alma por bienes terrenales.
En la novela de Carla Patricia, Mefsto es un hermoso joven
afcionado a la ópera. Como en el caso del Leverkühn de Mann,
a Paloma se le ofrecen fama y fortuna, sólo que aquí en el ám-
bito de la literatura. ¿Pero qué debo escribir?, pregunta Paloma,
y la respuesta le aconseja que se despreocupe: será dotada
con temas, tramas y la facilidad de expresión literaria.
Hasta esos días, Paloma, empleada en una librería, se ha
visto sometida a la esclavitud de un trabajo rutinario y de un
marido mediocre, y en el ofrecimiento de Mefsto vislumbra la
posibilidad de conquistar la independencia. ¿Pero no será esa
existencia de escribana forzada, de escritora fantasma, una
nueva forma de opresión, que en este caso encadene lo más
valioso del ser humano: su espíritu creativo?
Carla Patricia plantea en esta novela su repuesta mediante
una briosa escritura y una trama bien concebida. O
“En el cuerpo
de Mefsto”,

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 81
82

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

E
s sólo una coincidencia que
el actor y el personaje de la
película Ella y el candidato
se parezca al gobernador del
Estado de México, Enrique
Peña Nieto, según su direc-
tor Roberto Girault, quien asegura no co-
nocerlo y que nadie le ha pedido rodar una
historia sobre el priista y su ahora esposa
la actriz de Televisa Angélica Rivera, co-
nocida como La Gaviota.
Seguro, enfatiza:
“No hubo intención de que nos pa-
reciéramos. Si la gente lo quiere ver así,
como la historia de Peña Nieto, que lo
piense. Cuando vean el largometraje com-
probarán que no es así.”
Sin embargo, no le incomoda ni le
molesta que así se identifique al largo-
metraje, financiado casi en su totalidad
(80%) por el artículo 226 de la Ley del
Impuesto sobre la Renta (Eficine), donde
participan empresas como Grupo la Mo-
derna, Banco del Bajío, Lala, Bimbo y
Flexi. El otro 20% de los 20 millones de
pesos de Ella y el candidato fue capitali-
zado por un fideicomiso, compuesto por
varios “empresarios”, cuya identidad se
reserva el cineasta:
“El artículo 226 exige que un 20% sea
capital de riesgo y lo juntamos a través de
varios empresarios que nos apoyan y en-
traron al fideicomiso; pero no te puedo de-
cir sus nombres, perdón.”
Una publicidad inesperada le llueve de manera gra-
tuita al cineasta Roberto Girault apenas concluido
el rodaje de su segunda cinta de ficción Ella y el can-
didato, acerca de la vida matrimonial de un presi-
denciable mexicano ambicioso que los medios han
comparado con Enrique Peña Nieto y su esposa, lo
que él niega.
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
no es sobre Peña Nieto: Girault
M
i
g
u
e
l

D
i
m
a
y
u
g
a
“Ella y el
candidato”
–Que no diga los nombres, ¿no se pue-
de mal interpretar?
–No sé si se mal interprete o no, pero
ya es una cuestión personal de ellos. Per-
dón, pero no puedo dar nombres.
–¿Son sólo empresarios o también hay
políticos?
–Son sólo empresarios, no hay ningún
político metido en ese fideicomiso.
–Si Peña Nieto no está detrás de Ella
y el candidato, ¿por qué el personaje de
Luis Fernando Gramma, interpretado por
el actor Héctor Arredondo se parece tan-
to al gobernador mexiquense? (ver sitio
http://www.imcine.gob.mx/provocar-pol-
mica-con-su-candidato.html).
–Sí se parece. Pero nunca lo he trata-
do, nunca ha habido un acercamiento de
él hacia nosotros. Que el candidato se pa-
rezca y el actor se parezca a Peña Nieto es
casualidad. Yo me percaté de eso porque
en el rodaje me lo señalaron, pero ni en el
casting me fijé...
“Se ha corrido mucho el rumor por el tí-
tulo Ella y el candidato, y qué pareja en la
política está ahora en boca de todos, la de
Peña Nieto y La Gaviota. Pero el final de la
película no creo que le guste a Peña Nieto,
ni a otro político.”
Girault es un joven director de cine que
aparte de haber estudiado derecho, cursó
producción, guionismo y dirección cine-
matográfica en Canadá, en Vancuver Film
ESPECTÁCULOS ESPECTÁCULOS
School del 2002 al 2003. Su primer largo-
metraje, El estudiante, en 2009, estuvo 19
semanas en cartelera.
Trama “apolítica”
La idea surgió de Olivia Núñez. El guión
lo trabajó el mismo Girault:
“Se trataba de abordar una inquietud
política a través de una historia romántica
para dejar un mensaje en el aire: regresar
a la verdadera vocación de los políticos, o
lo que nosotros vemos como la verdadera
vocación política que es el servicio al pue-
blo, que están allí para servir a México.”
Manifiesta que el objetivo nunca fue
crear una película política, “de hecho es
bastante apolítica”. Acentúa:
“El centro es una historia romántica
que se maneja en un entorno político. Es
la historia de un candidato del Partido Pro-
gresista Autónomo quien compite por se-
gunda vez para la presidencia, pero aho-
ra no quiere perder, no piensa perder. Es
tanta su ambición, sus ganas de ganar, que
hasta él mismo traiciona sus ideales.”
La cinta se maneja en tiempo presen-
te y se incluyen flashbacks para narrar
cómo se conocieron el político y su es-
posa. A decir del director, se titula Ella...
porque todo es contado desde el punto
de vista de la chica (Lorena) un perso-
naje que da vida la actriz Rocío Verdejo.
Adelanta que en esas escenas se aprecia
cuando van a comprar la argolla matri-
monial y graban una frase al anverso de
sus anillos: Primero tú.
“En el discurso que ofrece al final,
el candidato hace una analogía entre pri-
mero tú, la esposa sabe que se refiere a
ella y el público lo entiende como si fue-
ra México. Es una analogía entre el amor
que debe de haber entre el político y la
patria, y el amor que debe haber entre el
esposo y la esposa. Más o menos es así
como quisimos concretarla.
“El largometraje les quiere decir a los
políticos: primero México. El pueblo le
da el poder, pero se les olvida que tiene
una gran responsabilidad con eso.”
–En ese sentido, ¿la película no es una
fuerte crítica a los políticos?
–La verdad, es un largometraje apolíti-
co. No hay nombres, ni apellidos, nada. Sé
que la van acabar relacionando con Peña
Nieto o con Cuauhtémoc Cárdenas porque
va por segunda ves a la candidatura. O con
Andrés Manuel López Obrador...
“Quizá a través de personajes como el
abuelo tío sabio, quien da mensajes muy
conservadores, la liguen como un filme de
derecha. Hay colores como los del Partido
Convergencia, pero nada qué ver. La cinta
no critica al político, pero quizá sí la for-
ma de hacer política, la forma de perder
el piso, ensordecerse y olvidarse de ser-
vir a México. Existen muchos tópicos en
la película que la gente va a ligar quizá con
cierta noticia o con algo que pasó en la his-
toria de México.”
Candidato “galán”
Roberto Girault abunda en que Ella y el
candidato “no es un documental sobre
cómo se hace la política en México”, sino
que “sólo cuenta la historia de un hom-
bre que se pierde en el camino y eso pue-
de pasarle a mucha gente”.
–Si en el rodaje le señalaron que el per-
sonaje principal de Ella y el candidato se pa-
recía a Peña Nieto, ¿no intentó cambiarlo?
–No le afectaba al largometraje, al
contrario, la caracterización que traía Héc-
tor Arredondo era lo que yo estaba buscan-
do. Bueno, primero busqué un buen len-
guaje cinematográfico en todos sentidos y
escogí a Héctor por su actuación, su ca-
racterización. Es un chavo que lo puedo
presentar joven o viejo; es galán, apues-
to, buen actor y cuenta con buena presen-
cia. Se le cree que pueda ser un candidato
y sobre todo por su capacidad histriónica.
“También me comentaban de que en
la cinta hay los mismos colores del Par-
tido Convergencia o los de Acción Nacio-
nal, pero los elegimos porque se ven bien
en cámara. Hay todo un lenguaje cinema-
tográfico atrás.”
84

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

A
GUASCALIENTES, AGS.-
Conmovido, el actor y baila-
rín Alberto Estrella recibió el
Premio Gallo de manos del ci-
neasta Jaime Humberto Hermosillo por
sus 25 años de carrera, durante la segun-
da edición del Festival Internacional de Ci-
ne efectuado del 24 al 27 de noviembre en
esta urbe:
“¡Es la primera ciudad en donde se me
hace un homenaje así, un reconocimiento
de esta naturaleza en toda mi vida!”
No pudo controlar algunas lágrimas.
Todo sucedió en el auditorio Doctor Pedro
de Alba de la Universidad Autónoma de
Aguascalientes.
“Para mí lo más emotivo es estar activo,
tener muchos proyectos, sentirme fuerte, con
muchas ganas de continuar más proyectos.
Puedo decir que el espíritu fundamental de
gozo, de placer por actuar se mantiene vivo, y
eso me da muchísimo gusto.”
Hermosillo, aguascalentense de na-
cimiento, destacó que Estrella puede tra-
bajar al mismo tiempo en una telenovela,
dando clases en su escuela El Círculo Tea-
tral (nuevo centro cultural para la forma-
ción de actores y difusión de las artes en
la Ciudad de México), rodar largometrajes,
producir teatro, “y si lo llama uno, de igual
forma participa con una total disposición”.
El homenajeado actor protagoniza una
de las más recientes películas de Hermosillo,
aún sin estrenar: El más espantoso infierno,
una adaptación del mismo Hermosillo a no-
vela homónima del escritor ruso León Tolstoi.
Lucha vital
Al preguntarle Proceso a Estrella cómo
se mantiene en plenitud al día de hoy, ex-
plica que “el actor debe estar constante-
mente luchando con elementos que hacen
que su creatividad se estacione, como son
los miedos, los prejuicios, la inseguridad
y la ignorancia”, por ello, se alimenta de la
creatividad de los otros. Y:
“Leo novelas y cuentos... La música
para mí es fundamental, mantengo tam-
bién el cuerpo movilizado a través de la
ejercitación, que no son las pesas, eso
permite también que la mente se active.
Ver cine hace que uno renueve también
objetivos y tome uno conciencia de la vi-
da, ver las obras de teatro obviamente,
observar la pintura, la escultura, y gozar
la danza. Todo eso me ha mantenido co-
mo centrado hacia dónde quiero ir.”
Alberto Estrella
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
y su Premio Gallo
Miguel Dimayuga
–¿Cómo mantenerse como actor en el
cine, el teatro y la televisión?
–La actuación es una, el actor es uno.
Por lo tanto uno debe ir más allá de los me-
dios. No actúo pensando: ‘Como es teleno-
vela, entonces voy a poner menos interés’
o ‘como es un filme, ahora si me voy a en-
tregar al proyecto’, o ‘como es teatro, aho-
ra si me concentro totalmente’, ¡no! Cada
área la tomo como el proyecto fundamen-
tal en mi vida.
“Sin embargo, la esencia del trabajo sí
se basa en el gran placer que debe de ha-
ber en el hecho creativo, y eso es muy mo-
tivante.”
En la pantalla chica, ha intervenido en
las telenovelas Amor en silencio, Entre el
amor y el odio y El noveno mandamiento,
entre otras. Las más recientes son Alma de
hierro y Para volver a amar.
Si bien trabaja para Televisa (fue él uno
de los dos bailarines quienes filmaron las
populares coreografías del emporio publi-
citando el Mundial de Futbol México 1986),
reitera que siempre ha sido muy selectivo “y
más en los últimos años”, con los proyectos
del género melodramático.
Argumenta que El Círculo Teatral, con
su socio es Víctor Carpinteiro, existe porque
“hay una continuidad de paga en el trabajo
de televisión, se paga a tiempo y en momen-
tos es generosa la cantidad. De esa forma se
ha mantenido El Círculo Teatral, sobre todo
en los primeros años. Hubo que tirar paredes
para ampliar el escenario, su construyeron
camerinos y se incluyeron luces, una cabina,
una consola adecuada y se cambió el piso.
Añade:
“Para crear salones se tiraron más pare-
des, y cada vez hay más urgencias para ha-
cer un espacio adecuado a las necesidades
del mismo; por lo tanto, si no hay dinero, hay
que ser realista, no se hubiera podido efec-
tuar todos esos cambios. La semana ante-
pasada el espacio se acabó de pagar.”
–Labora en Televisa, empresa a la que
se le cuestiona su modo de hacer televisión
y que siempre ha estado con el poder en
turno, ¿eso no le preocupa?
–Tengo una mentalidad en realidad muy
libre en relación con eso. Me refiero a que
yo realizo mi trabajo de la mejor manera, y
he visto a muchos compañeros que por ese
estigma, por esta situación, ni siquiera han
probado trabajar en ese medio, no lo han vi-
vido internamente, sino de oídas.
“Desde la universidad escuchaba que la
televisión prostituye, que pierdes la creativi-
dad, en fin, obviamente si uno se dedica só-
lo a ese ambiente, en esa atmósfera, y se
vuelve el actor un burócrata que sólo checa
tarjeta y a ver cuánto le pagan. En ese senti-
do puede ser perjudicial, pero no sólo el tra-
bajo de la televisión: puede ocurrir en el tea-

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 85
CULTURA
tro, el cine, en cualquier línea de trabajo,
si uno no cuida precisamente la calidad
se corre el riesgo de caer en la ley del me-
nor esfuerzo, de ‘trabajo más o menos y
que me paguen más’, en donde impongo
mi nombre más que mi trabajo y mi crea-
tividad.”
En el cine ha participado en Principio
y fin, La reina de la noche y La virgen de la
lujuria, de Arturo Ripstein; De noche vienes
Esmeralda, El edén, El mal logrado amor
de Sebastián y Exxxorcismos, de Hermo-
sillo; Santitos, de Alejandro Springall; Sa-
lón México, de José Luis García Agraz, y
Todos hemos pecado, de Alejandro Ramí-
rez, ésta última aún no se estrena.
–¿Cómo ha sido su andar y su expe-
riencia en el cine nacional?
–Soy un actor muy afortunado en el
aspecto de que he estado cerca de gen-
te que con su trabajo ha hecho que mi
visión sea como muy clara hacia dón-
de quiero ir. He trabajo con las personas
más importantes de este medio, como
Ripstein y Hermosillo.
–¿Qué es para usted el teatro?
–Inicié haciendo teatro amateur, de afi-
cionados en el Instituto de la Juventud (In-
juve) que luego fue el CREA y otra vez es
Injuve, en Serapio Rendón. No sabía na-
da sobre lo actoral, ¿pero de dónde provie-
ne esa fuerza interna que le dice a uno esto
es lo que quieres para toda la vida? A mis
14 años estaba completamente seguro que
eso era lo que quería para toda mi vida.
“¿De dónde viene esa vocación?
¡Quién sabe, es un misterio, y es maravi-
lloso pensar en ese misterio y entregar-
se a él!”
Empezó la docencia a los 22 años de
edad.
“Llegué tarde al cine porque llevaba
ya más de diez años de actuar y no que-
ría acercarme mucho al cine por prejui-
cios, los maestros decían que en el cine
no se actuaba, que bastaba poner la ca-
ra, el rostro, y ponían música y ya. Enton-
ces, me la creí...
“Después se da uno cuenta de que
eso es una mentira. He visto el camino del
cine complejo porque siempre ha estado
en crisis desde que me acuerdo, igual el
teatro. Pero creo que nada los puede ma-
tar. No es nada más una crisis económi-
ca; también es de valores, de creatividad y
obviamente, de comprensión de la impor-
tancia de la cultura y de la educación para
la formación del ser humano.”
Estrella se despide:
“Es una ignorancia muy grande por
parte de las autoridades porque están
buscando resolver el momento inmedia-
to, y la inmediatez es lo que ha provocado
que no tengamos un buen cimiento.” O
–¿Por qué un candidato galán?
–Por estética del filme. Peña Nieto es ga-
lán, Marcelo Ebrard no es de mal ver, Adolfo
López Mateos creo que era muy galán.
–¿Película de derecha?
–Tampoco. Si es de derecha o de izquier-
da no importa, lo que cuenta es realizar una
historia conmovedora, que le llegue al públi-
co, que deje reflexiones, para bien o para mal.
“Quizá es costumbrista y conservado-
ra, pero también tocamos temas fuertes, de
izquierda. El tío de la esposa del candida-
to es como el señor romántico, desea re-
gresar a la óptica de los clásicos, a esas
buenas costumbres del México de antaño.
Quiere regresar a ese romanticismo.
“A El estudiante por ejemplo se le ta-
chó mucho de conservadora y derechista;
a veces mojigata, por la crítica, pero al pú-
blico le gustó.”
El guión fue escrito entre finales de
2009 y principios de 2010. Se rodó en agos-
to y septiembre pasado, casi totalmente en
el Distrito Federal, una parte en León, Gua-
najuato, y otra, en Cuernavaca. Con el pro-
yecto, Girault intentará captar las nuevas
generaciones, “a los universitarios y jóve-
nes ejecutivos. Los jóvenes se van a identi-
ficar mucho (pues) creen que todavía pue-
de haber políticos que pongan primero a
México ante sus aspiraciones personales”.
La cinta aún no cuenta con distribuidor,
pero su estreno está programado “en agos-
to o septiembre de 2011”, cuando apenas se
vayan a destapar los candidatos de los parti-
dos políticos para la contienda 2012.
–¿Su película beneficiará a Peña Nieto?
–No me preocupo por el desenlace de
la cinta. He tratado de ser cuidadoso en no
reflejar la historia de nadie, ni de reflejar
una tendencia, por lo mismo no habla de
políticos sino de política, que es diferente.
El actor Héctor Arredondo duda de su
similitud con Peña Nieto, “pero la gente lo
ve así porque es de los pocos candidatos a
la presidencia relativamente joven”.
–¿No le importa que lo relacionen?
–Lo van a relacionar. Al inicio, me com-
pré varios libros de política para ponerme al
tanto y uno de ellos fue Si yo hubiera, el cual
habla acerca de la carrera de Peña Nieto y
como ha quedado con este contubernio con
Televisa, por ahí empecé a ver como que po-
día existir la posibilidad de que la gente me
relacionara por una u otra situación, por el
copete que tal vez sea algo parecido, pero no
me importa porque cuando se vea la película
verán que no tiene nada que ver con él.
Espera que no se efectúe una propa-
ganda al político con el filme, “de toda la
que tiene”, ni sabe si los responsables de la
cinta “trataron de crear picazón con el pú-
blico para que acuda a las salas”. Aclara:
“A mí particularmente no me gustaría
hacerle una campaña a Peña Nieto. Yo no
votaría por él.”
BEATRIZ PEREYRA
E
sta semana los abogados
del futbolista Salvador Ca-
bañas presentarán una de-
nuncia en la Procuraduría
General de la República
(PGR) contra el club Amé-
rica por el presunto delito de defraudación
fiscal equiparada por no haber afiliado al
jugador al Instituto Mexicano del Seguro
Social (IMSS).
Y aun cuando la querella debió presen-
tarse en días anteriores, los representantes le-
gales del paraguayo la pospusieron porque, a
nombre de Juan Francisco Urquizo Gómez,
director jurídico laboral de Grupo Televisa,
otro litigante, Gonzalo Zubillaga, solicitó una
reunión para hacer una oferta económica que
diera por terminado el conflicto entre el equi-
po y el jugador, quien demanda el pago de su
salario y otras prestaciones que no ha recibi-
do a partir de mayo pasado.
El 26 de noviembre, horas antes de
que se realizara ese encuentro en la ciu-
dad de Madrid, el abogado paraguayo Ge-
rardo Acosta Pérez recibió un correo elec-
trónico en el que se le avisó que Urquizo
no se presentaría porque al club América
ya no le interesaba alcanzar un acuerdo.
“No tenían ninguna intención de nego-
ciar. (Esa petición) fue para ganar un po-
co de tiempo porque nosotros teníamos
pensado presentar la denuncia en la PGR
por el presunto delito de defraudación fis-
cal equiparada por la falta de inscripción al
Seguro Social de Salvador Cabañas. Una
de las condiciones para poder negociar fue
que no se presentara esa denuncia antes de
vernos el viernes 26, pero esperamos y no
hubo ninguna oferta”, cuenta Acosta Pérez
vía telefónica desde Paraguay.
El abogado aclara que nunca estable-
ció comunicación directamente con Ur-
quizo, sino que el acuerdo lo hizo con
Gonzalo Zubillaga, a quien identifica co-
mo asesor externo de la Federación Mexi-
cana de Futbol (Femexfut). No obstan-
te, la reunión se pactó a través de correos
electrónicos que el paraguayo intercam-
bió con Zubillaga. Acosta refiere que to-
dos tenían copia de la dirección electróni-
ca del abogado de Televisa:
“Gonzalo Zubillaga se ofreció para
mediar con el club América y (los repre-
sentantes legales de Cabañas). Él me in-
formó que Urquizo le autorizó a realizar
una negociación y que iban a hacer una
oferta para llegar a un acuerdo. No puedo
decir que Urquizo me mandó un correo,
me los mandó Zubillaga, pero estaban co-
piados al correo de Urquizo y no recibí
una negativa de Urquizo o un correo que
dijera que lo que decía Zubillaga no era
cierto. Él estuvo enterado de todo lo que
me decía Zubillaga y yo le contestaba y
no intervino para decir que no era cierto.”
La denuncia que presentarán los re-
presentantes legales del jugador guaraní
ante la PGR se hará con base en el artícu-
lo 307 de la Ley del Seguro Social que es-
tablece que “cometen el delito de defrau-
dación a los regímenes del Seguro Social
los patrones o sus representantes y demás
sujetos obligados que, con uso de enga-
ños o aprovechamiento de errores, omitan
total o parcialmente el pago de las cuo-
tas obrero patronales u obtengan un bene-
ficio indebido con perjuicio al instituto o
a los trabajadores. La omisión total o par-
cial del pago por concepto de cuotas obre-
ro patronales a que se refiere el párrafo
anterior comprende, indistintamente, los
pagos por cuotas obrero patronales o defi-
nitivos por las cuotas obrero patronales o
los capitales constitutivos en los términos
de las disposiciones aplicables”.
Acosta señala que pretenden desenmas-
carar al club América, empresa que se jacta
de cumplir con todas sus obligaciones: “Ya
que el club dice que cumple con todas sus
obligaciones, que es un club muy serio, va-
mos a demostrar que no es un club serio y
que tienen que ser responsables. Hay una
responsabilidad penal, multas, e incluso
La defraudación fiscal cometida con-
tra el Instituto Mexicano del Seguro
Social (IMSS) por el América, propiedad
de Televisa, llega a los tribunales. Esta se-
mana, los abogados del futbolista paraguayo
Salvador Cabañas presentarán ante la PGR la
denuncia penal correspondiente. De acuerdo con
los abogados del jugador, la irregularidad come-
tida por el equipo de Emilio Azcárraga Jean po-
dría implicar hasta prisión.
86

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

hasta prisión para quien haya omitido cum-
plir con el registro al Seguro Social”.
–¿Usted imagina al IMSS cobrándole
al club, obligándolo a que pague multas y
a cumplir con lo que marca la ley si con-
sideramos el poder fáctico que represen-
ta Televisa?
–Si el gobierno mexicano es serio de-
berá hacerlo porque es un derecho no só-
lo de Salvador Cabañas, sino de todos (los
futbolistas), porque ni un solo jugador del
América está inscrito (en el IMSS). Con-
fiamos en que el gobierno mexicano tiene
la suficiente seriedad y fuerza como pa-
ra hacer respetar sus propias leyes y exi-
girle a Televisa o a quien sea que cumpla
con sus obligaciones. A Salvador lo están
investigando, le están haciendo unos con-
troles fiscales por sus ingresos, ¿por qué
no hacen lo mismo con Televisa?
Las instancias internacionales
Además de la demanda contra el América,
Salvador Cabañas, quien en enero pasado
recibió un disparo en la cabeza cuando se
encontraba en el Bar Bar, el futbolista so-
licitará en Lausana, Suiza, al Tribunal de
Arbitraje Deportivo (TAS, por sus siglas
en francés) que resuelva la controversia
en la que exige al club el pago de alrede-
dor de un millón 400 mil dólares por suel-
dos y bonos deportivos, en virtud de que
el pasado 29 de noviembre la Comisión
de Conciliación y Controversias de la
Femexfut falló a favor del equipo.
En el TAS, instancia en la que será re-
presentado por el abogado español Juan
de Dios Crespo, también se solicitará que
el América indemnice a Cabañas por no
haberlo inscrito en el Seguro Social. De
acuerdo con Acosta, en un plazo de entre
seis y ocho meses el máximo tribunal de
justicia deportiva deberá dar su fallo.
“En el TAS vamos a pelear una indem-
nización por su no inscripción al Seguro
Social; pedimos sea el equivalente a lo
que hubiera recibido por una incapacidad
permanente, es decir, 70% de 25 salarios
mínimos mensuales multiplicado por 44
años. Es el monto que pedimos en la Fe-
deración y no se pronunciaron al respecto.
“Nuestro alegato fue que si hubiera es-
tado inscrito en el Seguro Social (Caba-
ñas), hubiera tenido derecho a una pen-
sión, aun cuando se accidentara fuera del
trabajo, porque el Seguro Social funciona
así en México, en Paraguay y en cualquier
parte del mundo. Hoy, Salvador no pue-
de aspirar ni a eso por la omisión del club
América. Entonces, el América lo tiene
que indemnizar porque lo privó de ese be-
neficio”, puntualiza el abogado.
–Directivos del América, y en general
la opinión pública, han calificado a Caba-
ñas como un ingrato que recibió su sala-
rio durante tres meses, a pesar de que ya
no juega y el club no está obligado a pa-
garle; además de que el club se hizo cargo
de los gastos de su atención médica. ¿Está
de acuerdo con esta apreciación?
–Salvador Cabañas no le hubiera re-
clamado nada a ellos si hubiera estado
inscrito en el Seguro Social, porque todos
los beneficios los hubiera recibido allí.
Así de sencillo.
“Si la ley obliga al empleador a inscri-
bir al trabajador en el Seguro Social, los
clubes mexicanos deben hacer eso. (Si no
lo hacen), es un incumplimiento grave y
cualquier jugador puede pedir una indem-
nización o reclamarle eso a los clubes. Es
grave que teniendo la obligación legal no
lo haya inscrito porque uno lee los argu-
mentos del club América y se ampara en
las leyes (en el artículo 42 de la Ley Fe-
deral del Trabajo) para decir que no tiene
obligación de pagarle al jugador su sala-
rio, pero el club América también incum-
plió las leyes al no inscribirlo.
E
d
u
a
r
d
o

M
i
r
a
n
d
a
DEPORTES

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 87
Cabañas. Desprotegido
–¿El América usa la ley a conveniencia?
–Efectivamente. Ven algunos artícu-
los de la ley y se olvidan de otros. Es muy
simpático cómo invocan la Ley Federal del
Trabajo y la del Seguro Social por el tema
de la incapacidad (de Cabañas para desem-
peñar su profesión), pero se olvidan de que
ellos tenían la obligación de inscribirlo.
“Y es muy sencillo (entender) por
qué no lo hicieron: los contratos se pac-
tan en salarios netos; es decir, el club se
hace cargo de todos los impuestos, que es
40% aproximadamente (de lo que cobra el
jugador), y si además tiene que inscribir-
lo en el Seguro Social, se eleva 30% más;
prácticamente doblan el costo del jugador
en cuanto a salario. (En los clubes) pien-
san que el jugador nunca se va a acciden-
tar o que nunca le va a pasar nada.”
Otra batalla que tendrán que librar los
abogados de Salvador Cabañas es la del
ámbito fiscal, en virtud de que la Secreta-
ría de Hacienda le está reclamando el pa-
go de 2 millones 600 mil pesos.
El abogado Rogelio Ruiz Irigoyen expli-
ca que acaban de tomar ese caso en virtud de
que el pasado 30 de noviembre Luis Alejan-
dro Bustos, el abogado que el club América
le asignó a Cabañas para atender sus asuntos
fiscales, anunció que ya no lo representaría
porque existe “conflicto de intereses”.
Ruiz Irigoyen narra que el jueves 2 se
presentó en la PGR, en la Unidad Especia-
lizada en Investigación de Delitos Fisca-
les y Financieros, pero que no pudo tener
acceso al expediente porque se encontra-
ba guardado bajo llave.
“Nadie nos pudo atender. Nos dijeron
que no había ni un ministerio público ni
tampoco estaba el titular porque se fueron
de operativo y que el expediente estaba ce-
rrado con llave porque el asunto está seña-
lado como relevante; es decir, es un asunto
de gran monta que conlleva perjuicio social.
Queda claro que alguien lo señaló o que hay
interés detrás”, refiere Ruiz Irigoyen.
El abogado dice que es necesario acre-
ditar ante las instancias fiscales mexica-
nas que Salvador Cabañas recibía en una
cuenta bancaria el salario que devengaba
en el América, de la cual hizo varios reti-
ros que luego depositó en otra cuenta pa-
ra mandar dinero a su país y para la manu-
tención de su familia.
“Por petición del América, Luis Ale-
jandro Bustos representó a Cabañas desde
2009, es decir, América estuvo manejando
ese asunto. Después de un año y sin notifi-
carle autorización alguna, América se des-
lindó y solicitó a la PGR que designe un
defensor de oficio. ¿Por qué esto (los pro-
blemas de Cabañas con el fisco) no salió a
la luz antes y casualmente se da a conocer
cuando Cabañas mantiene una controversia
con el club?”, cuestiona el litigante. O
BEATRIZ PEREYRA
E
l 12 de agosto de 2008, cuando el
jugador del América Carlos Sán-
chez sufrió un infarto cerebral, la
representante de futbolistas Thel-
ma Herrera se presentó en el hos-
pital Médica Sur. Llevaba consigo
un cristo y otras imágenes religiosas que
entregó a los familiares. Les dijo que ha-
bía hecho una promesa a la virgen: si Car-
los sobrevivía, ella prestaría gratuitamente
sus servicios de abogada.
Los padres de Carlos, Benjamín y Yo-
landa, no la conocían. Sólo habían leído
sobre ella en los periódicos y les sorprendió
que supiera del desafortunado suceso que
hasta ese momento no había trascendido a
la prensa. En medio del dolor, con su hijo en
terapia intensiva, aceptaron la ayuda.
A partir de ese momento se convirtió en
su representante legal; prometió que le con-
seguiría una jugosa pensión vitalicia, así como
atención médica proporcionada por doctores
militares y su afliación al Seguro Social. Ase-
guró que cumpliría estos ofrecimientos con
la ayuda de funcionarios del gobierno federal
que son sus amigos, entre ellos, presume, “el
piloto del avión presidencial”.
Durante el tiempo en se desempeñó
como abogada del jugador, Herrera pidió a
la familia de éste distintas cantidades que
suman casi un millón 500 mil pesos. Asegu-
ró que resurtiría el dinero entre empleados
de la Federación Mexicana de Futbol (Fe-
mexfut), uno de ellos Juan Francisco Rocha
Bandala, de la Comisión de Controversias;
un grupo de abogados de la Secretaría de
la Defensa Nacional (Sedena), y el director
del Instituto Mexicano del Seguro Social
(IMSS), Daniel Karam.
Mientras esperaba la atención de los
médicos militares, que nunca llegó, en oc-
tubre pasado Carlos sufrió una trombosis.
No está afliado al IMSS y el contrato que lo
liga al América (frmado con la empresa Te-
levisa Talento S.A. de C.V.) está a punto de
expirar sin que el club haya manifestado su
intención de cumplir con sus obligaciones
patronales. La familia del jugador perdió
parte de su patrimonio y adeuda, con sus
respectivos intereses, todo el dinero que le
entregaron a Herrera.
Los abogados Guillermo González Bra-
vo, Rogelio Ruiz Irigoyen y Sara Cabrera, ya
revisan cuál será la estrategia jurídica que
implementarán “para reclamarle a esta se-
ñora todo lo que les fue sacando” al jugador
y a su familia.
Coinciden en que, de entrada, podrían
confgurarse los delitos de fraude, extor-
sión, usurpación de profesión y daño moral.
Además, daños y perjuicios, así como otros
más por haber persuadido al jugador para
que no recibiera atención médica, lo cual
provocó la trombosis.
“El delito de fraude lo tipifca la ley como
aquel que aprovechando la necesidad y el
desconocimiento, mantiene a una persona
en el error para lucrar. Si ella le hizo creer a
M
e
x
s
p
o
r
t
Carlos Sánchez. Engañado
88

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

Historia de
una extorsión
él que le iba a solucionar el problema, que le
iba a dar una pensión vitalicia, millones de
dólares y atención médica aprovechándose
de su condición física y mental, eso es frau-
de”, explica Ruiz Irigoyen.
Engaños
Entre los documentos de que disponen los
abogados para comprobar el dinero que la
familia Sánchez Romero le entregó a Herrera
se encuentran fchas de depósitos realizados
a su cuenta de Banamex por 300 mil y 200 mil
pesos; tres pagarés que suman 500 mil pesos;
comprobantes de transferencias bancarias
electrónicas; copia de un cheque por 300 mil
pesos, y la factura de tres boletos de avión de
Aeroméxico con destino a Morelia.
Los tres pasajeros que volaron a esa ciu-
dad fueron Herrera, su hermano José Agustín
y Pablo Chapa Bezanilla, exfscal de la Procu-
raduría General de la República (PGR), quien
para investigar el asesinato del priista Francis-
co Ruiz Massieu contrató los servicios de la
“vidente” Francisca Zetina, La Paca.
“Herrera le dijo a la familia que necesita-
ban ir a Morelia para ver a un teniente coro-
nel. Nunca mencionó el nombre del supuesto
militar que es doctor. Entre el costo de los
boletos y los viáticos para un fn de sema-
na gastó más de 20 mil pesos. Ella refere
que litiga con el licenciado Chapa Bezanilla
y dice que es su socio. También hay un do-
cumento que indica que cobró 5 mil pesos
para certifcar ‘la demanda’. No sabemos de
qué demanda se trata y, para empezar, las
demandas no se certifcan. Puedes pedir una
copia certifcada a un órgano jurisdiccional,
pero cuesta ocho pesos la hoja. Cinco mil es
lo mínimo que les pidió porque fueron canti-
dades desde 20 mil, 30 mil, 50 mil y hasta 300
mil”, refere Ruiz Irigoyen.
Los primeros 300 mil pesos que Herrera
pidió a la familia Sánchez se destinarían, de-
talló Herrera, a “su jefe” Juan Francisco Ro-
cha Bandala, presidente de la Comisión de
Conciliación y Controversias de la Femexfut,
y al personal que opera las cámaras del cir-
cuito cerrado instalado en las ofcinas de ese
organismo.
Dijo que sobornaría a empleados de la
Femexfut para que “apagaran” durante unos
minutos las cámaras a fn de extraer los con-
tratos y expedientes médicos de Carlos.
Aseguró que con estos documentos presen-
taría una denuncia contra el club América en
“la procuraduría”.
“El pasado 25 de mayo se le entregaron a
Herrera 50 mil pesos para el pago de los su-
puestos militares ‘para elaboración y segui-
miento de la demanda’. La familia los mandó
en un sobre cerrado que recibió el hermano
de la señora en las puertas del Toks de La
Viga. También le entregó un historial clínico.
Con el paso del tiempo, también les informó
que por defender a Carlos, ella perdió su tra-
bajo en la Federación Mexicana de Futbol”,
señala el abogado.
Otras cantidades supuestamente fueron
a parar al bolsillo del teniente coronel Alfonso
Gallardo, a quien la familia Sánchez nunca
conoció. Sin embargo, el 28 de octubre pa-
sado le envió a Carlos un correo electrónico
en el cual le asegura que un grupo de abo-
gados militares estaban llevando su caso y
que pronto recibiría buenas noticias. Cuando
habló vía telefónica con el futbolista el militar
le comentó que no era necesario que se co-
nocieran pues su trabajo “se basa en resul-
tados, no en la presencia física”.
En el Portal de Obligaciones de Transpa-
rencia que administra el Instituto Federal de
Acceso a la Información (IFAI) con los datos
que las dependencias gubernamentales pro-
porcionan sólo aparece una persona con ese
nombre: “Gral. Bgda. Intdte. D.E.M. Rosen-
do Alfonso Gallardo Olsen”, quien es director
general de Fábricas de Vestuario y Equipo.
La información proporcionada a esta re-
portera en el área de administración de Justi-
cia Militar es que “no existe ninguna persona
con ese nombre que trabaje aquí”.
“El delito de extorsión se da porque He-
rrera le estuvo pidiendo a Carlos y a su papá
fuertes cantidades de dinero para diversos
trámites. Ella menciona que ese dinero es pa-
ra el director del IMSS, para el piloto del se-
ñor presidente, para certifcaciones médicas
o notariales, para pagar favores dentro de
la Federación Mexicana argumentando que
su padrino es el licenciado Rocha Bandala y
que él le da toda la documentación, pero que
hay que pagarla”, explica Ruiz Irigoyen.
Como el América no aflia a sus jugado-
res al IMSS, Thelma Herrera la dijo a Carlos
Sánchez que necesitaba gozar de ese bene-
fcio. Para garantizar la realización del trámi-
te, le solicitó 500 mil pesos que le entregaría
a Daniel Karam.
"Ya no contesta el teléfono"
Por consejo de Thelma Herrera, durante casi
un año Carlos Sánchez dejó de recibir aten-
ción médica. Le explicó que si se presentaba
a una revisión los doctores le darían su “alta
médica” y que el América estaba buscando
eso para ya no tener que pagarle porque ya
estaría “totalmente recuperado”.
“Una parte oscura de este tema es que
A
r
c
h
i
v
o

P
r
o
c
e
s
o
Thelma Herrera. Abuso

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 89
DEPORTES
JUAN VILLORO
D
os visiones del mundo
han cristalizado en la li-
ga española. Como per-
sonajes de cómic, los
máximos rivales se dis-
tinguen por sus talisma-
nes: el F. C. Barcelona lleva en el pecho
las siglas de la UNICEF y el Real Madrid
un anuncio de una casa de apuestas.
Aunque es simplista decir que un club
representa a la infancia y el otro al dinero,
no hay forma de evadir esa comparación.
El pasado 29 de noviembre el Barcelona
salió al campo con 8 jugadores de su can-
tera para disputar el clásico ante el Real
Madrid. Cuando los cambios se produje-
ron, colocó a otro egresado de La Masia,
la mayor escuela del futbol mundial. Nin-
gún otro equipo de alto rendimiento con-
fía tanto en formar jugadores.
El técnico Pep Guardiola se ha docto-
le prohibía ir al médico, con el argumento
de que le iba a echar abajo su estrategia
legal. Nosotros sentimos que de alguna for-
ma ella estaba impulsada por lo ánimos del
club América y por su relación en la federa-
ción y lo que buscaban era que terminara el
contrato laboral, que prescribiera el tiempo
para ejecutar cualquier tipo de acción legal
y eso era el fondo, que perdiera cualquier
oportunidad de reclamo.
“Le ofreció a Carlos que le hicieran es-
tudios los médicos militares porque ella se
jacta de tener mucha relación con la milicia
y habla de sus relaciones con los pilotos del
presidente. Con todo eso envolvió a Carlos.
Esta señora le quitó su expediente médico,
sus contratos de trabajo que los hemos es-
tado pidiendo a la federación desde el 8 de
noviembre, y no los han entregado. Tiene
toda su documentación y no la quiere regre-
sar”, apunta el litigante.
–¿La familia le solicitó que entregara los
documentos?
–Sí, pero se negó. Ahora ya ni les con-
testa el teléfono. Sus altas relaciones que
alguna vez usó para supuestamente ayu-
darlos ahora las utiliza para intimidarlos.
–¿Los intimida para que no ejecuten ac-
ciones legales? ¿Podría explicar qué pala-
bras usa para amedrentarlos y si incluso hay
amenazas de muerte?
–Sí, ya los amenazó de muerte. Nos
refere la señora que un día le comentó
que por sus altas relaciones con la milicia
deben entender que los militares matan
porque ese es su trabajo. Cuando le recla-
mó su dinero le dijo que ya no se lo podía
dar porque ya lo había repartido y es gente
(los militares) a la que no se le puede estar
molestando.
–¿La familia tiene miedo porque consi-
dera que Thelma Herrera sí tiene los medios
para dañarlos?
–Miedo no, tienen pavor. Los ha intimi-
dado. Eso es parte del daño moral. Ha sido
tanta la presión por parte de ella que psico-
lógicamente ya afectó a toda la familia.
“A causa de todas las promesas que
nunca cumplió la señora, dejó prácticamen-
te a Carlos sin nada. Su reserva, su fondo
económico que pudo haber tenido, la se-
ñora lo usó malamente para cosas que no
cumplió. Afectó la salud de Carlos porque
entre sus promesas estuvo la atención mé-
dica. Los daños y perjuicios se confguran
porque la familia está endeuda”, comenta
la abogada Sara Cabrera.
–¿Thelma Herrera presionó a la familia
para que les diera el dinero?
–Tuvieron que conseguir el dinero, pedir
préstamos que están pagando. La señora per-
dió el negocio de legumbres y fruta que tenía
por darle lo que pidió –señala Ruiz Irigoyen.
–¿Ella no cobró ningún sueldo, pero se
embolsó 1.5 millones de pesos?
–Sí, y libres de impuestos. Me gustaría
ver que hace Hacienda. Al menos que le den
una revisadita a su cuenta bancaria.
De acuerdo con los abogados, la usurpa-
ción de profesión es el delito más leve de los
que presumiblemente cometió Thelma Herre-
ra. Comentan que nunca ha exhibido su cé-
dula y se ostenta como abogada. “Tenemos
información de la Dirección General de Profe-
siones y no hay ningún antecedente de ella”.
Entrevistada por el reportero Héctor
Huerta en abril de 2003, Herrera aseguró que
sí es abogada y que la persona que dio a co-
nocer lo contrario, Francisco Bernat, exdueño
del equipo Puebla, lo hizo porque ella defen-
dió al entrenador Tomás Boy, y a los jugadores
Sergio El Ratón Zárate y a Pablo Hernández
Roetti, quienes en aquel tiempo reclamaron a
la directiva el pago de su salario.
“Soy abogada. Mi papá no nació en Méxi-
co y estudié en colegios británicos. Cuando Te-
levisa me preguntó sobre lo dicho por Bernat,
contesté que él me buscó en escuelas federa-
les y ahí no me iba a encontrar nunca. Explica
que se graduó, ‘y lo voy a demostrar en una
rueda de prensa’, en la Universidad de Cam-
bridge, pero que por ahora prefere hacerse
representar por un grupo de cuatro abogados
militares ‘que dan la cara por mí’”. Además, re-
frió que los abogados Adolfo y Alonso Aguilar
Zinser, los Garza Sada y los Ruiz de Chávez
fueron compañeros suyos en el Westminster
School de Londres. (Proceso 1381).
Entre los jugadores que ha representado
se cuentan Emilio Mora, Omar Rodríguez,
Julio César Pinheiro, Gandhi Vega y Martín
Boasso. “Thelma llama a los jugadores ‘mis
niños’ y los integra en su núcleo familiar ‘co-
mo hijos’. Sin embargo, tiempo después,
Mora denunció que Herrera se había que-
dado con un cheque por 260 mil pesos que
expidió para el exjugador el club Cruz Azul.
En aquella entrevista Herrera dijo: “Si en el
futbol se paga mucho no es culpa del futbo-
lista, sino del directivo, porque nadie les dice
que les paguen esas millonadas, nadie los
obliga. Y después se les hace fácil correrlos.
Pues no. La cosa es muy sencilla: los contra-
tos deben respetarse, aquí y en China”.
Y lamentó que “algunos equipos utilizan
procedimientos sucios para defenderse
cuando les reclaman algo”.
También confesó que a muy pocos de
sus clientes les ha cobrado y que cuando
lo hace “nunca fjo un monto de lo que de-
ben pagarme. Les digo: ‘Mira, dame lo que
tú quieras’. Y todos juzgan que estoy mal.
Yo no quiero problemas. No quiero que los
jugadores hablen mal de mí, que digan ‘es-
ta vieja es una ratera’, como se estila en el
futbol mexicano”. O
Pep Guardiola y José Mourinho
90

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

DEPORTES
Despertar para seguir
soñando
rado en el equipo azulgrana. Pero lo más
importante no es eso, sino que está ahí
desde el kindergarten. Recogebolas en el
Camp Nou, inquilino de La Masia, miem-
bro del dream team de Johan Cruyff, es el
símbolo más acabado del barcelonismo.
Su creencia en el juego de conjunto lo
llevó a reinventar triangulaciones. El Bar-
celona borra las categorías tradiciona-
les del tiempo y del espacio. Se apodera
del balón en tal forma que en cada parti-
do ofrece suficientes jugadas para volver
interesantes tres partidos. Durante los 90
minutos juega del mismo modo. El mar-
cador no decide la estrategia. Los once de
Guardiola no conocen otro impulso que el
ataque y las jugadas de fantasía, con am-
plia proliferación de paredes y taconazos.
Además, juegan así en cualquier parte de
la cancha, incluidas las dos áreas. En oca-
siones, el público se desespera de que si-
gan combinando a tres metros de la porte-
ría contraria. Y es que los goles del Barça
son artísticos o no son. Su lema existencial
podría ser: “Antes muerto que sencillo”.
Nada de esto tendría sentido en un ám-
bito competitivo si no produjera títulos.
El mayor logro de Guardiola ha sido el de
aliar la estética con la eficacia. En la tem-
porada 2008-2009 su equipo fue el prime-
ro de la historia en conquistar sus seis tro-
feos en disputa. El siguiente año fue menos
espectacular, pero llegó a la semifinal de la
Champions y refrendó su título de liga.
No es casual que este vendaval de
buen futbol fuera la base de la selección
española que ganó el Mundial de Sudáfri-
ca, aportando a siete titulares.
Pero hasta la gloria trae problemas. Hay
campeones que mueren de éxito. Es difícil
que un equipo que ha logrado todo manten-
ga impulso ganador. Johan Cruyff sostiene
que los ciclos triunfadores del futbol profe-
sional rara vez duran más de dos años. Es-
to se debe a que los planteamientos tácticos
se descifran poco a poco, pero sobre todo al
desgaste mental de estar en la cima.
A veces, el fracaso motiva más que el
triunfo. Las derrotas inmerecidas y las asig-
naturas pendientes sirven de combustible.
En cambio, los muchos títulos adormecen.
Fotos: AP Photo / Manu Fernandez

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 91
El verano terminó con una pregunta:
¿podría una escuadra tan bien nutrida de
trofeos dedicarse a otra cosa que a la siesta?
El 11 de septiembre el Barcelona per-
dió en su casa ante el modesto Hércules. Ju-
gó con varios suplentes, pero sobre todo jugó
sin ánimos. Fue un momento psicológico es-
pecial. Los héroes se habían cansado. La ilu-
sión de lograr una proeza siempre será ma-
yor a la ilusión de repetirla. Para el deportista
que ya llegó a la cima, el reto es convertirse
en un atleta de la reiteración.
En la primavera de 2010, antes del
partido decisivo entre el Inter y el Barça,
José Mourinho, que entonces entrenaba
al equipo milanés, lanzó una frase afila-
da: “Para nosotros, ganar es un sueño; pa-
ra ellos es una obsesión”. El Inter cons-
truía una esperanza; en cambio, el Barça
luchaba por mantenerla. La diferencia es
sutil pero decisiva.
¿Cómo se renuevan los objetivos
cuando ya se llegó a la meta? Para poner-
se a salvo de este predicamento, Mourin-
ho abandona a sus clubes en el momento
justo en que el éxito amenaza con trans-
formarse en rutina.
Después de la llamada de atención que
le propinó el Hércules, el Barcelona mejo-
ró y se situó a un punto del líder de la ta-
bla de clasificaciones, el archiodiado Real
Madrid. La lucha por la cima había co-
menzado.
El villano motivacional
El magnate Florentino Pérez ocupa la
presidencia del Real Madrid por segunda
vez. En su primera gestión, dejó cuen-
tas solventes pero se topó con la sorpre-
sa de que el destino no se compra en el
mercado. El Madrid de los Galácticos
(Ronaldo, Figo, Zidane y Beckham) fue
vencido en la fnal de la Copa por el es-
forzado Zaragoza.
Pérez regresó al mundo de los caudales
hasta que los fracasos del equipo merengue
hicieron que fuera extrañado. ¿Qué hizo
don Florentino en su regreso como presi-
dente? Acentuar su espectacular y equivo-
cada estrategia. El comprador serial firmó
cheques récord para hacerse de Kaká, Cris-
tiano Ronaldo y Benzema. En el banquillo
fichó al chileno Pellegrini, experto en acer-
carse al campeonato sin obtenerlo. Una vez
más, Jorge Valdano aportó buen discurso y
elegantes adjetivos al proyecto. Por si esto
no fuera suficiente, Zidane, Pardeza y Bu-
tragueño llegaron a prestigiar las relacio-
nes públicas del imperio.
Cuando esa aventura comenzaba, es-
cribí un artículo basado en una frase del
escritor catalán Joan Fuster: “Un fracaso
no se improvisa”. En ocasiones se requie-
re de un complejo despliegue de recursos
para no lograr nada.
Después de perder 2-6 an-
te el Barcelona en su propia ca-
sa, el Madrid del dinero entendió
que sólo le quedaba una salida:
contratar a alguien capaz de me-
dirse con Guardiola. Todas las
miradas se dirigieron al portu-
gués José Mourinho, que de-
rrotó al Barça en la semifinal de
la Champions y que ha arrolla-
do en tres países distintos: se en-
cumbró en Portugal con el Opor-
to, en Inglaterra con el Chelsea
y en Italia con el Inter. Ningún
otro técnico ostenta ese palma-
rés. Mourinho puede destacar en
cualquier liga y logra que ciertos
jugadores den un salto cualitati-
vo. Bajo su tutela, Deco se trans-
figuró en el Oporto, Lampard en
el Chelsea y Sneijder en el Inter.
Es falso que se trate de un téc-
nico defensivo. Lo fue con el In-
ter porque supo aprovechar las vir-
tudes de marcaje y contragolpe de
la tradición italiana. En el Chelsea,
con el inmenso Drogba en punta, jugó de otra
manera. Su apuesta en el Real Madrid ha si-
do sumamente ofensiva. Lo que define a este
astuto líder de egos futbolísticos es la capaci-
dad de ganar. Su apuesta es de un pragmatis-
mo absoluto. No le importa aburrir o espe-
cular en su camino a la meta. Carece de otro
anhelo romántico que un resultado favorable.
Una vez que sabe cuáles son sus titulares, no
experimenta ni busca sorprender. Maestro de
la seguridad, ignora la aventura. Las estadís-
ticas respaldan su fría manera de entender un
oficio que despierta tantas emociones. Tiene
toda clase de récords en su haber. Hasta el lu-
nes pasado, uno de ellos era que jamás había
perdido por 5-0.
¿Qué tan controlado es el señor Mourin-
ho? Calculador como estratega, es un anar-
quista ante la prensa. El futbol está rodeado
de un voraz circo mediático. Para sopor-
tar este entorno, algunos entrenadores han
recurrido a la excentricidad y la chifladu-
ra. Helenio Herrera y Johan Cruyff solta-
ban aforismos que hacían que los reporte-
ros se rascaran la coronilla; Javier Clemente
y Luis Aragonés preferían el insulto o la ru-
deza, y Vicente del Bosque y Pep Guardiola
han demostrado que se puede ser buena per-
sona en un ambiente de verdugos.
“Vengo con mis virtudes y mis de-
fectos”, anunció Mourinho en su prime-
ra rueda de prensa. Orgulloso, desafiante,
Mou es el villano que la prensa ama odiar.
Una y otra vez desestabiliza a la opinión
pública. “Soy antipático”, admite sin re-
milgos y así delega en sus rivales la res-
ponsabilidad adicional de ser agradables.
Esta conducta tiene un propósito defi-
nido: Mourinho se convierte en pararrayos
mientras sus jugadores se dedican a lo su-
yo. La misma persona que parece un soció-
pata ante la prensa es un agudo psicólogo en
el vestidor. Sabe incentivar a los vanidosos
mercenarios que trabajan a sus órdenes y lo-
gra que dejen la piel en el campo de juego.
Adorado por su hueste, capaz de llo-
rar en los muy tatuados brazos de Mate-
razzi (el rudo defensa que provocó la ex-
pulsión de Zidane en la final de Alemania
2006), Mourinho es un enigmático Luz-
bel. Adorado de cerca, es repudiado a me-
diana y larga distancia. Su segundo apelli-
do es Dos Santos, perfecto para un ángel
que cae y se recupera.
Su llegada al Madrid transformó la
competencia. Guardiola le había ganado
a la empresa de Florentino y Asociados
S. A. de C. V. Ahora debía triunfar contra
otra ideología. Dos profetas del césped se
medirían en la justa.
También el equipo azulgrana es una
corporación multimillonaria que cometió
el error de fichar al sueco Ibrahimovic por
más de 70 millones de euros. Guardiola ha
dado prioridad a la cantera, pero el equipo
tiene una larga historia de derroches y él
mismo se ha confundido ante el menú de
ofertas. Hasta la fecha, los fichajes inter-
nacionales no han sido su fuerte.
Curiosamente, Mourinho ayudó a en-
focar la rivalidad en la liga. Si se lucha-
ba contra él, había que reforzar las dife-
rencias. El arrogante técnico merengue se
convirtió en involuntario motivador del
Barcelona.
En pocas semanas, Mou el terrible
construyó una aplanadora. Ningún entre-
nador debutante había tenido mejores nú-
meros en el Madrid. Ángel di María, ar-
gentino que militaba en la liga portuguesa
y no lució en el Mundial de Sudáfrica, se
Messi y Ronaldo
92

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

transformó en un crack instantáneo, jus-
tificando la insistencia de Mourinho por
contratarlo. Cristiano Ronaldo, que sólo
derrochaba virtuosismo en los anuncios,
apareció como una máquina de golear, un
cyborg de diseño, un maniquí sin otra al-
ma que el éxito.
La vida es sueño:
Barça 5-Real Madrid 0
Hace unas semanas el entrenador madri-
dista acusó al Sporting de Gijón de dejar-
se ganar ante el Barcelona. Fue muy cri-
ticado por esa calumnia. Además, recibió
una sanción por insultar a un árbitro. El
País lo comparó con Perfectus Detritus,
el personaje de Asterix que protagoniza el
episodio La Cizaña.
El futbol es una actividad muchas ve-
ces primitiva donde la patanería puede
ayudar. Mourinho lo sabe y domina el
afrentoso arte de sacar de quicio. Lo peor
que puede pasarle es que lo multen (casti-
go asumible para alguien que gana 10 mi-
llones de euros al año).
Por desgracia, en el futbol es posible ga-
nar casi a cualquier precio. Las nociones de
justicia son ahí bastante resbalosas. El Real
Madrid cedió a Drenthe al Hércules con un
contrato que incluye la siguiente cláusula:
el jugador holandés puede disputar parti-
dos contra todos los equipos menos contra
el Madrid; si lo hace, deberá pagar dos mi-
llones de euros. Que a un deportista se le su-
prima el derecho a enfrentar a un adversario
es algo que desafía la razón y evidencia los
intereses que mandan en el futbol.
El rabioso Mou ha aprovechado todas
las opciones lícitas que le permite un am-
biente poco lícito. Lo decisi-
vo no es su actitud, sino lo que
esa actitud dice del futbol y la
sociedad contemporánea.
La furia en contra del por-
tugués creció en la medida en
que se salía con la suya, calen-
tando los ánimos para llegar a
un clásico sin precedentes.
El partido estaba previsto
para el domingo 28, pero co-
incidía con las elecciones pa-
ra presidente de la Generalitat.
El aburrido panorama políti-
co catalán enfrentó un dilema:
¿quién hablaría del ganador si
podía hablar del derby? Los
políticos demostraron que aún
tienen fuerza suficiente para
cambiar de día un partido. De
este modo reconocieron la su-
premacía mediática de los go-
les sobre las elecciones.
Un encuentro tan señalado
sólo podía jugarse el día más
atípico para el futbol: el lunes,
jornada de tregua que los jugadores sobre-
llevan con pies hinchados y bolsas de hie-
lo en los tobillos.
El Camp Nou suele tener un público
tan cívico que a veces se confunde con el
de la ópera. Y sin embargo, a veces ha per-
dido los papeles. Estuve ahí cuando Luis
Figo regresó portando la abominada cami-
seta blanca del Madrid. Fue recibido con
gritos de “¡Judas!”. Una lluvia de billetes
falsos recordó su monetaria condición trai-
dora. Cada vez que cobraba un córner, re-
cibía toda clase de proyectiles, incluyendo
la cabeza de un lechón que inmortalizó la
contienda como “la noche del cochinillo”.
Aquella vez los barcelonistas actua-
ron movidos por el despecho y la frustra-
ción. Su equipo jugaba mal. Mourinho ac-
tivó otros resortes: el deseo de superarlo
con lo que él no domina, el juego artístico.
El Barcelona acababa de golear 8-0 al
Almería y había superado a equipos po-
derosos como el Sevilla, el Valencia y el
Villarreal. Pero el encuentro del lunes era
distinto. Había que jugarlo con un máxi-
mo de concentración.
Curiosamente, las virtudes de ambos
equipos parecían complementarias: el Ba-
rça se adueña de la pelota pero eso le im-
porta poco al Real Madrid, que vive de
los relámpagos del contragolpe. Era difí-
cil predecir lo que ocurriría con dos ma-
neras tan distintas de ver el césped, es de-
cir, el mundo.
En su lunes de consagración, los once
de Guardiola llevaron el futbol a uno de sus
niveles más altos. Cada uno de los cinco
goles llegó precedido de innumerables pa-
ses perfectos. Ninguna anotación fue atri-
buible a una chiripa, una pifia del rival o
un capricho del árbitro. Para más lucimien-
to, ningún tanto cayó a balón parado, ni lle-
gó luego de un rebote o un trompicón. Los
cinco goles fueron producto de jugadas que
concluyeron a poca distancia de Casillas.
Pudo haber más, pero el mejor portero del
mundo logró evitar mayores daños.
El público acompañó de pie, con un
entusiasmo rara vez visto, las evolucio-
nes de un equipo que sólo se despistó en
los últimos 15 minutos del primer tiempo,
luego de que Guardiola se negara a darle
la pelota a Ronaldo y el portugués lo em-
pujara, ocasionando un rifirrafe que alte-
ró los nervios azulgranas y mitigó un fut-
bol que sólo prospera en estado de gracia.
Messi no anotó (se ha ido ocho veces
en blanco –¡color terrible!– ante los equi-
pos de Mourinho), pero ofreció un recital
maestro con sus pases y estuvo a punto de
lograr un golazo con una suave parábola
que dio en el poste.
Villa había carecido de la fiebre golea-
dora que tuvo en el Valencia y en Sudáfri-
ca. En la noche decisiva clavó dos tantos.
Para rematar la faena, Jeffren, canterazo
promisorio, completó la cuenta, perfecta
para una especie que aprendió a contar con
los dedos. En el futbol las manos sirven pa-
ra celebrar: nada más triunfal que un 5-0.
La impotencia del Madrid se puede
medir en la agresividad de Sergio Ramos,
expulsado por una entrada de cuchillero
a Messi. A partir del 3-0, Florentino Pé-
rez ya no vio el partido. Siguió en el palco
de honor, pero se concentró en su black-
berry y tal vez se consoló haciendo tran-
sacciones.
Pero la derrota se debe evaluar, sobre
todo, por la repentina elegancia del señor
José Mourinho, que admitió la caída sin
excusa alguna, reconociendo la superiori-
dad del Barcelona.
En 2008 Guardiola debutó como en-
trenador en la liga ante el Numancia. Aun-
que su equipo dominó ese partido, estaba
demasiado ansioso de ganar y acabó per-
diendo 1-0. Aquella derrota fue produc-
to de la hambruna. Al Barça le sobraba el
apetito y quiso morder demasiado rápido.
El 11 de septiembre de 2010 la derrota
ante el Hércules tuvo otra causa. Después
de empacharse de trofeos los azulgranas
padecían campeonitis. Un equipo sacia-
do confundió el mordisco con el bostezo.
¿Podría el exitoso Barcelona recupe-
rar el deseo? A diferencia de Mourinho,
que hace las maletas a los dos o tres años,
Guardiola quiere transformar la cultura de
la casa donde ha vivido. El especialista en
activar la ilusión tenía un reto mayúsculo.
Su equipo no podía amodorrarse.
Guardiola puso el despertador para se-
guir soñando. El 29 de noviembre de 2010
el Barcelona demostró que en el césped no
sueña el que duerme, sino el que juega.
Fotos: AP photo / Manu Fernández

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 93
DEPORTES
94

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

Demandan al gobierno cesar las
agresiones dirigidas al semanario
Señor director:
La campaña que el gobierno federal desató con-
tra Proceso, utilizando a Televisa como ariete, es
prueba de que los trabajos profesionales de los
reporteros de esa revista calan hondo y produ-
cen escozor a quienes malgobiernan el país. Esto
coincide con la intentona del gobierno estaduni-
dense de convertir a WikiLeaks en “terroristas”,
reprimiendo brutalmente la libre manifestación de
las ideas, argumentando supuestas razones de
Estado.
Un “testigo colaborador” de nombre Sergio
Villarreal Barragán, conocido como El Grande, jefe
de uno de los cárteles del tráfico de drogas, acusa
al periodista Ricardo Ravelo de recibir sobornos
de parte del crimen organizado. ¿Pero qué credi-
bilidad tiene un individuo que está entregando a
sus cómplices con tal de salvar su pellejo?
¿Cómo valorar la imputación que proviene de
un delator? El reportero había publicado apenas
hace unos días (edición 1778, correspondiente al
28 de noviembre de 2010) un reportaje sobre el
fracaso del sistema de testigos protegidos de la
Procuraduría General de la República, señalando
las causas: “la mayoría de los declarantes mien-
ten; cuando dicen la verdad no les brindan la de-
bida protección; y, por último, las mismas auto-
ridades desestiman declaraciones que afectan a
ciertos personajes del gobierno que reciben trato
de intocables…”. Y por eso lo quieren convertir
en criminal, igual que se hizo con los funciona-
rios del gobierno de Michoacán, a quienes no
pudieron probar ninguna vinculación con el cártel
de La Familia.
La seriedad de Proceso está fuera de duda.
Más de 34 años de periodismo independiente le
han ganado la animadversión de los encumbra-
dos. José López Portillo quiso acabar la revista
diciendo: “no pago para que me peguen”, mien-
tras Martha Sahagún intentó que los tribunales
arruinaran a ese importante medio.
Apoyamos a Proceso y a su cuerpo de re-
porteros y repudiamos las acciones intimidato-
rias del gobierno en contra de ellos. Su labor es
fundamental para que conozcamos la verdad
Repudian el montaje y la campaña contra Proceso
en este momento convulso de la vida del país y
del mundo. Hacemos pública nuestra exigencia
al gobierno de que respete a esta revista y que
cese las agresiones.
Atentamente
El Foro Permanente por la Comisión
de la Verdad: José Enrique González Ruiz,
David Cilia Olmos, Fausto Trejo,
Fernando Jaramillo, Enrique Torres Díaz,
Reyna García, Teresa Rivera, Ignacia Rodríguez,
Dolores López, Daniel Torralba,
Manuel Gallangos Cruz y Fernando Santaella
(responsable de la publicación)

“El Grande, una estrella más
del Canal de las Estrellas”
Señor director:
La “información” de Televisa
contra Proceso, lo mismo que
el aparato noticioso de esa em-
presa, quedaron en evidencia
por su propia inconsistencia: en
la noticia, dada como principal
por el programa El Noticiero de
Joaquín López Dóriga el pasa-
do miércoles por la noche, se
dijo que las declaraciones incri-
minatorias del narcotraficante
Sergio Villarreal, alias El Grande,
se realizaron el 4 de noviembre.
Sin embargo, en el video
publicitado por el principal no-
ticiario de Televisa, el “testigo
protegido” de la PGR menciona
la portada de la revista Proceso en la cual se
publicó su propia fotografía detenido, esposado,
flanqueado por elementos de la Marina. Y ahí
está la bochornosa inconsistencia que desviste
tanto la impudicia como la impericia del montaje:
tal portada corresponde al número 1777 de la
revista semanal, el cual inició su circulación el 21
de noviembre, esto es, casi tres semanas des-
pués de la supuesta declaración.
Durante la misma noche, en el programa
Tercer Grado, transmitido por el Canal 2 bajo la
conducción de Bernardo Gómez, vicepresidente
de Televisa, los panelistas Carlos Marín, Ciro
Gómez Leyva, Denise Maerker y el propio
López Dóriga se regodearon con la denuncia
contra Proceso, denostaron a la revista e im-
partieron cátedra de periodismo y clases de
ética, sin reparar en la falta de consistencia
de la información.
La propia empresa intentó, sin éxito,
enmendar el yerro al día siguiente. El jueves
por la mañana, en el noticiario Primero Noti-
cias que se transmite por el mismo Canal 2,
fue reproducida la “nota informativa” dada a
conocer y comentada con profusión la noche
previa, aunque el periodista Carlos Loret de
Mola dijo que, “por una confusión”, se había
presentado la videograbación como realizada
el 4 de noviembre, cuando lo correcto era “el
24 de noviembre”. Añadiendo un perdedizo 2 a la
fecha dada a conocer inicialmente, el conductor
del noticiero matutino intentó devolverle credibili-
dad a la información.
Ante la evidente manipulación, surge una in-
terrogante: ¿quién es responsable del montaje te-
levisivo para incriminar a Proceso y a su reporte-
ro Ricardo Ravelo? ¿Se trata de una reacción del
gobierno federal relacionada con las investiga-
ciones publicadas por Proceso para documentar
diversos casos de corrupción de los gobiernos
panistas? O bien, ¿fue una iniciativa de Televisa
para contrarrestar la información y las opiniones
que ese semanario ha difundido criticando su ac-
tuación monopólica y abusiva?
Si la responsabilidad es del gobierno fe-
deral, ello implicaría que, previo acuerdo con
el delincuente acogido al programa de testigos
protegidos, puso a éste frente a las cámaras para
hacer imputaciones falsas contra la revista y su
reportero. Luego, “filtró” las
declaraciones así obtenidas
a la empresa televisiva. Se
trataría de una utilización in-
debida de la lucha contra el
crimen organizado, alejada
de sus fines inherentes, que
son los de procuración de
justicia y mantenimiento del
orden social, para usar los
instrumentos que la fuerza
pública tiene a su disposi-
ción, no al combate contra
el crimen, sino al combate
de la crítica periodística.
Si, en cambio, la res-
ponsabilidad del montaje
es de Televisa, quedaría
en evidencia el poder que
dicha empresa tiene sobre las autorida-
des encargadas de la procuración de justicia y del
combate al crimen organizado. Si este es el caso,
Televisa tiene a su disposición a los presuntos
delincuentes que se encuentran detenidos por la
fuerza pública para que embarren, con prefabrica-
das declaraciones ante sus cámaras, el prestigio de
quienes se oponen a sus intereses monopólicos.
Cualquiera que sea la respuesta a esta inte-
rrogante, tanto la empresa televisiva como el go-
bierno federal han quedado en evidencia. Mien-
tras tanto, el narcotraficante Sergio Villarreal pasó
de su condición de un estelar “testigo protegido”
de la PGR a ser una estrella más del Canal de las
Estrellas.
Atentamente
Rafael Hernández Estrada
Representante del PRD ante el IFE
Recuerda ataques presidenciales
de otros sexenios
Señor director:
No es la primera avalancha que contra Proceso
y el periodismo crítico e independiente lanza el

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010 95
PALABRA DE LECTOR
poder presidencial mexicano cuando se siente
retratado. Los mexicanos recordamos momentos
como los siguientes:
–No pago para que me peguen, decía un per-
sonaje extasiado de poder sin comprender cómo
lo que él estimaba generosas dádivas
en forma de publicidad gubernamental
no repercutían en el silenciamiento de
Proceso.
–Julio Scherer tiene cuentas con di-
nero mal habido en EU, filtró en boca de
un periodista aquel expresidente de ima-
gen calcinada y humillado internacional-
mente, luego del escandaloso episodio
de su hermano incómodo, quien sabe-
mos que está libre pero no cómo obtuvo
su cuantiosa fortuna.
–Son temas de mi vida privada, decía
la esposa del único presidente elegido
por mayoría sin fraude en el México con-
temporáneo, mujer proclive a los lujos, la
fama y el privilegio que atacó por la vía
legal pero sin éxito a Proceso.
Hoy un hombre con poder se siente descalifi-
cado por la difusión periodística de la declaración
de un testigo protegido a la que el semanario no
le dio mayor valor que el que tiene. Sin embargo,
con su rabieta el ocupante de Los Pinos confirma
su encuentro con el narcotraficante.
A diferencia de lo que Proceso denunció
revelando su fuente, el ahora poderoso político
olvida lo que todos los mexicanos sabemos:
que el testigo protegido está bajo su poder, que
se encuentra en situación vulnerable y que se
equivoca de fechas de forma irrisoria. Sabe-
mos también que Proceso hace un periodismo
de altura y crítico, incómodo pero congruente
y atento a la conducta de todos los actores del
poder. Y sabemos también quién es Televisa y
los acuerdos a los que ha llegado con el mismo
poder.
No, los lectores de Proceso no somos in-
genuos ni manipulables ni nos tragamos todo lo
que Televisa nos ofrece en sus pantallas.
Atentamente
Daniel Togliatti Martínez Gómez
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y frma de su autor,
una identifcación fotocopiada o escaneada
(de preferencia credencial de elector, por
ambos lados), dirección y, en su caso,
teléfono o correo electrónico. Si el remitente
sólo desea publicar su nombre, lo indicará;
de lo contrario, el resto de sus datos tam-
bién podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión
mayor de dos cuartillas, es decir, no más de
56 líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá docu-
mentos probatorios de lo denunciado; se
publicará conforme a su turno de llegada,
y podrá ser enviada por correo, entregada
personalmente, transmitida por fax (56-36-
20-55) o dirigida a sloya@proceso.com.mx
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.
De la Secretaría Técnica del
Consejo Nacional de Seguridad
Señor director:
En referencia a la nota publicada el 28 de
noviembre en la publicación que usted diri-
ge, titulada Misión 2008: pactar con el nar-
co (Proceso 1778), la Secretaría Técnica del
Consejo de Seguridad Nacional de la Presiden-
cia de la República rechaza categóricamente la
existencia de cualquier negociación entre el go-
bierno federal y las organizaciones criminales.
Para la presente administración es cla-
ro que el primer deber del Estado es la pro-
tección de los ciudadanos y el combate a
los delincuentes. La peligrosidad de los cri-
minales no se abatirá pactando con ellos o
eludiendo el cumplimiento de la ley. Es con-
vicción del gobierno federal que el camino
correcto para cerrar espacios a la criminali-
dad y a la impunidad es mediante el fortale-
cimiento institucional, la desarticulación de
las bandas delictivas y una política activa de
prevención del delito, acciones que se han
venido instrumentando en el marco de la Es-
trategia Nacional de Seguridad.
Agradeceremos la publicación de esta mi-
siva, en su edición impresa y en su portal elec-
trónico, con la finalidad de que sus lectores
obtengan información veraz en esta materia.
Atentamente
Dirección General de Comunicación
de la Secretaría Técnica del Consejo
Nacional de Seguridad
Respuesta de Anabel Hernández
Señor director:
Quisiera hacer las siguientes precisiones.
En el capítulo del libro de mi autoría —Los
señores del narco— que se reprodujo en la
prestigiada revista Proceso, en ningún mo-
mento señalo que el gobierno haya “pacta-
do” con el narcotráfico. A lo que se refiere ese
extracto es a que un funcionario del gobier-
no federal, Juan Camilo Mouriño, de acuerdo
Sobre Misión 2008: pactar con el narco
con versiones corroboradas por la suscrita
a lo largo de varios meses, provenientes de
personas inclusive muy cercanas al propio
Mouriño, instruyó a un general para que se
pusiera en contacto con Joaquín Guzmán
Loera con el propósito de pedirle hacer me-
nos ostentosa su violencia en la guerra con-
tra los grupos de narcotráfico rivales. Y en
dicho encuentro el propio capo denunció
actos de corrupción por parte de funciona-
rios del gobierno federal y un diputado.
Con todo el respeto y consideración
que me merece la Secretaría Técnica del
Consejo Nacional de Seguridad, su actual
titular, doctor Alejandro Poiré Romero, no
estaba siquiera en funciones relacionadas con la
materia de seguridad cuando dicho encuentro se
verificó, por lo que considero que no está en po-
sibilidades de señalar o insinuar con su “aclara-
ción” que no ocurrió, ya que él no está en condi-
ciones de saberlo.
Lo que sí es un hecho es que el gobierno fe-
deral, como gobierno, emprendió una lucha evi-
dentemente desigual contra los cárteles del nar-
cotráfico en México. En el libro publico las fichas
de “prioridad estratégica” del gobierno federal
sobre el combate a los narcotraficantes, y esa
información oficial de la SSP federal evidencia
que hubo desde 2007 intención de combatir a los
enemigos de la organización de Joaquín Guzmán
Loera y a sus competidores por el liderazgo de
su organización criminal, poniendo a El Chapo y
a sus principales socios como prioridad secun-
daria del gobierno federal.
Con esta jerarquización, justamente, se está
propiciando la impunidad de un muy peligroso
grupo delictivo. Esa es información demostrada
con documentos oficiales, pero tampoco el ac-
tual titular de la Secretaría Técnica del Conse-
jo Nacional de Seguridad estaba en funciones
cuando esas fichas estratégicas fueron defini-
das, por lo que seguramente las desconoce. En
el libro presento copia de las mismas, al igual
que decenas de declaraciones ministeriales en
las que testigos de la PGR mencionan los contu-
bernios de diversos funcionarios públicos con la
organización de Guzmán Loera. Se trata de los
mismos testigos a los que la PGR y el gobier-
no federal han dado tal credibilidad que a partir
de sus dichos han detenido a muchas personas.
Incluso publicitan dichas declaraciones como
ciertas a través de los medios de comunicación,
como ha ocurrido en el caso de las declaraciones
de Édgar Valdez Villarreal.
Agradezco la atención de la revista Proceso
para publicar estas consideraciones.
Atentamente
Anabel Hernández
Del senador Ulises Ramírez Núñez
Señor director:
Por la presente misiva, niego total y absoluta-
mente conocer o haber participado en los he-
96

1779 / 5 DE DICIEMBRE DE 2010

De la Arquidiócesis de Guadalajara
Señor director:
Hemos leído con sorpresa la nota Que se calle,
que se vaya, publicada en Proceso 1778, bajo
la firma de Felipe Cobián, el 28 de noviembre
pasado.
Se refiere a una carta que le hizo llegar un
grupo de presbíteros de la Arquidiócesis de
Guadalajara. No dudamos, sin confirmarlo, que
un grupo de sacerdotes redactaron la misiva. Sin
embargo, no se puede identificar con el presbite-
rio de la Arquidiócesis.
El texto hace una serie de señalamientos
de diversa índole en contra del cardenal Juan
Sandoval Íniguez, arzobispo de Guadalajara, enjui-
ciado desde la perspectiva de esos clérigos, y con
el único afán de dañar la figura del purpurado. En
ninguno de los asuntos presentan alguna prueba.
En algunos dicen que son sospechas y en otros
que se trata de juicios personales. Nada objetivo.
Pero lo que más nos asombra es la falta de éti-
ca y profesionalismo de su medio de comunicación
al publicar una carta anónima. Cualquier medio de
comunicación con suficiente moral no atiende esta
fuente de información, que se convierte en fuente
de desinformación y de mentira. ¿Dónde queda
su criterio de discernimiento para presentarnos la
verdad de los acontecimientos? Porque desde la
oscuridad se puede degradar, difamar y dañar, con
suma facilidad, a personas e instituciones. Y esto
es lo que ustedes han hecho, lo cual muestra su
falta de honor, honradez y valor civil.
En los mismos términos podemos señalar
la actitud de los (suponemos) sacerdotes que le
hicieron llegar el documento mencionado. Si son
presbíteros, nos apena su falta de honradez, valor
civil y hombría para tratar asuntos que, ellos lo
saben, se pueden hablar de manera directa, avala-
dos no sólo por los que ellos llaman “grupo redu-
Acerca de Que se calle, que se vaya
cido de predilectos”, sino por la inmensa mayoría
de sacerdotes que acuden, periódicamente, a los
momentos de encuentro con el arzobispo.
Con esta postura, se daña a la persona del
arzobispo de Guadalajara, pero sobre todo se
lastima a la Iglesia de esta Arquidiócesis, por la
intencional división y confusión que quieren pro-
vocar en la feligresía, sin un verdadero sustento.
Solicitamos que esta aclaración sea publica-
da con la misma atingencia con la que se publicó
la nota en cuestión.
Quedo a sus órdenes para cualquier aclaración.
Atentamente
Presbítero Antonio Gutiérrez Montaño
Vocero de la Arquidiócesis de Guadalajara
Respuesta del corresponsal
Señor director:
Como quedó asentado en la nota en cuestión,
la carta no se nos hizo llegar, sino que nos fue
entregada personalmente por varios de los in-
conformes, todos ellos sacerdotes del presbiterio
de la Arquidiócesis de Guadalajara.
Asimismo, como se aclara en la nota, no
quisieron proporcionar sus nombres “por el te-
mor que le tienen al arzobispo”, y aseguraron al
corresponsal que la misiva fue enviada también
a la Nunciatura Apostólica y a la Conferencia del
Episcopado Mexicano, entre otras instancias.
Ignoramos si dicho escrito haya tenido la inten-
ción de ocasionar daño al cardenal Sandoval, pero
en todo caso en la réplica del presbítero Gutiérrez
Montaño no hay un solo desmentido de las conduc-
tas que se le atribuyen al cardenal.
Atentamente
Felipe Cobián Rosales
Corresponsal de Proceso en Jalisco
PALABRA DE LECTOR
chos que se narran en la revista a su cargo,
de fecha 28 de noviembre del presente, con
número 1778 (Misión 2008: pactar con el nar-
co), y que se refieren a mi persona, durante el
lapso en que colaboré en la Secretaría de Go-
bernación, tomados, como se dice ahí, de un
libro que en breve será publicado (Los seño-
res del narco).
Los hechos son absurdos y falaces a pri-
mera lectura. De las funciones de la Secretaría
de Gobernación, y de las mías en su momen-
to, no se desprende ninguna que permita su-
poner, ni lejanamente, la “venta de una plaza”.
Agradezco de antemano su atención a
este comunicado, y le exijo de manera cate-
górica sea publicado en el próximo tiraje de su
revista, en los términos de la Ley de Imprenta.
Sin otro particular de momento, quedo de
usted.
Atentamente
Licenciado Ulises Ramírez Núñez
Senador de la República
Respuesta de Anabel Hernández
Señor director:
Desde que decidí escribir y publicar Los se-
ñores del narco, cuya investigación me llevó
cinco años, no tenía la esperanza de que mu-
chos de los personajes aludidos reconocieran
algunos de los pasajes que narro, por lo que
no me sorprenden negativas como la prece-
dente, aunque personas muy allegadas al se-
nador Ulises Ramírez y al propio Mouriño con-
firmaron dicha información.
El pasaje que relato se refiere a una reve-
lación hecha por Joaquín Guzmán Loera a un
militar enviado como mediador por Juan Ca-
milo Mouriño en la que se implica al senador
en la presunta venta de plazas a la organiza-
ción de los Beltrán Leyva.
Y un indicio más tangible de que el se-
nador tiene vínculos con gente que según
la propia autoridad está relacionada con los
Beltrán Leyva es su relación con los casinos
Big Bola.
Cuando era alcalde de Tlalnepantla, tuvo a
bien permitir en 2005 la apertura de la primera
sucursal a nivel nacional del casino Big Bola
en ese municipio.
Después él mismo permitió que dicho ca-
sino asentara una nueva sucursal en Manuel
Ávila Camacho, Naucalpan, en la lateral de lo
que comúnmente se conoce como Periférico
Norte en el Estado de México. De ese inmue-
ble me consta que el senador Ulises Ramírez
se conduce como propietario, lo cual pude
presenciar durante la campaña a la guberna-
tura del Edomex que desarrolló su mentor, el
expanista Rubén Mendoza.
Pues bien, tengo información de que el pa-
dre de Aarón Ginez Becerril –la Policía Federal
identificó a este último como uno de los hom-
bres más cercanos a La Barbie, se le vinculó
con el ataque al futbolista Salvador Cabañas y
murió ejecutado el mismo día en que se anun-
ció la detención de Édgar Valdez– es contador
de los casinos Big Bola.
Atentamente
Anabel Hernández
Acusa al delegado de Azcapotzalco
de proteger a un energúmeno
Señor director:
El pasado 24 de octubre, cuando se efectuaron
las elecciones vecinales en la Unidad Habitacio-
nal Ferrería, colonia Santa Bárbara, delegación
Azcapotzalco, hubo compra de votos, intimida-
ciones y violencia en el Distrito V, casilla 02-29.
Allí, cuando todos los vecinos esperábamos
los resultados de la votación, fuimos golpeados por
el grupo que encabeza Martín Lugo Maldonado,
muy cercano al jefe delegacional Enrique Vargas,
cuando intentaban robarse la paquetería electoral.
Por lo anterior, y porque los agresores eran in-
tegrantes de la Fórmula 2, el Tribunal Electoral del
Distrito Federal descalificó a dicho grupo el 25 de
noviembre y determinó anular la elección, para que
se realice de nuevo el próximo 19 de diciembre.
Inconformes, los integrantes de la Fórmula 2
golpearon el miércoles 1 de diciembre al candi-
dato presidente de la Fórmula 1, Joaquín Bernal
Cataño, y le propinaron golpes en todo el cuer-
po que le causaron lesiones graves (fracturas
de costilla, nariz y maxilar, así como pérdida de
cinco dientes) que, de acuerdo con el dictamen
médico inicial, lo dejarán incapacitado durante al
menos 60 días.
Al poner la denuncia en la agencia investiga-
dora número 40 del Ministerio Público, de Azca-
potzalco, la agente en turno, licenciada Verónica
Carrasco, no inició la averiguación previa y, por
el contrario, entregó detenido a Joaquín Bernal al
jefe del Sector Hormiga, llamado “Comandante
Delta”, para llevarlo al hospital.
No fue sino hasta el 2 de diciembre cuan-
do se levantó la averiguación previa FAZ/AZ-
T1/01751/10-12, pero, por orden del delegado
de Azcapotzalco, dejaron libre a Lugo Maldona-
do, quien no sólo golpeó a mi marido con un bat,
sino que también profirió amenazas en contra
mía y del resto de mi familia.
Al enviar esta carta, señor director, mi marido
está siendo sometido a una operación quirúrgica,
y por eso le ruego publicarla a la mayor brevedad
con el fin de que se haga justicia en todos sus
términos. (Carta resumida.)
Atentamente
Verónica Martínez

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful