P. 1
Revista Proceso 1825

Revista Proceso 1825

|Views: 112|Likes:
Published by josemamorales

More info:

Published by: josemamorales on Jun 13, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/24/2012

pdf

text

original

Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064.

Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
TECNOLOGÍADELAINFORMACIÓN: FernandoRodríguez, jefe; MarlonMejía, subjefe; EduardoAlfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
ALMACÉNy PROVE E DURÍA: Merce des Gue rra, coordi na dora; Roge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CONTA BI LI DAD: María Concepción Alvarado, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Felipe Suárez, Raquel Trejo Tapia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFICINASGENERALES: Redacción: Fresas13; Administración: Fresas7, Col. del Valle, 03100México, DF
CONMUTADORGENERAL: Karina Ureña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO34, No. 1825, 23 DE OCTUBRE DE 2011
IMPRESIÓN: Impresora Transcontinental de México; Durazno 1, Col. San José de las Peritas 16010
México DF.
DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asistente: María Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Certificado de licitud de título No. 1885 y lici tud de conte ni do No. 1132, expe di dos por la Comi sión
Calificadora de Publicaciones de Revistas Ilustradas el 8 de septiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Registro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / NúmeroISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 21
Suscripciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.00; 6 me ses, $750.00; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.00; 6 meses, $800.00. Ejem pla res atra sa dos: $40.00. Servi cios informa ti vos y
fotográficos: AP, Noti mex, Reuters.
Prohi bi da la re produc ción parcial o total de cual quier ca pí tulo, fotogra fía o informa ción publi ca dos sin au tori za-
ción expre sa de Comuni ca ción e Informa ción, S.A. de C.V., ti tular de todos los de re chos.
agen cia pro ceso de información
agen cia de fotografía
63 Transparencia: definitividad secuestrada
/Ernesto Villanueva
64 Del bono demográfico al pagaré social
/Diego Palacios Jaramillo
TECNOLOGÍA
66 Jobs: Su inteligencia no era extraordinaria,
pero… /Walter Isaacson
ENSAYO
69 Las controversias de la libertad en las
artes visuales /Jorge Sánchez Cordero
INVENTARIO
72 El árbol en las ruinas /JEP
CULTURA
74 José María Pérez Gay y El imperio perdido
/Judith Amador Tello
77 Pilar Luna, pionera de la arqueología subacuática
/Jesusa Cervantes
80 Estro Armónico: Una sutil venganza
/Samuel Máynez Champion
Páginas de crítica
Arte: Miradas a favor y en contra del fascismo
en México /Blanca González Rosas
Música: Leoncio Lara Bon /Ricardo Jacob
Teatro: Festival Internacional Cervantino (I)
/Estela Leñero Franco
Cine: Cine y radioactividad /Javier Betancourt
Medios: Miguel Ángel Granados Chapa
/Florence Toussaint
ESPECTÁCULOS
84 Bichir: “La clase política invadida por el cinismo”
/Columba Vértiz de la Fuente
DEPORTES /PANAMERICANOS
86 La segunda oportunidad /Beatriz Pereyra
88 Fiesta, comedia y tragedia /Julio Alejandro Ríos
95 Palabra de Lector
98 Mono Sapiens /Indignados V.I.P.
/Helguera y Hernández
66
74
46
40
86
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Pre si dente, Julio Sche rer García; Vi ce pre si dente, Vi cente Le ñe ro;
Te sore ro, Enri que Ma za


DIRECTOR: Ra fael Rodrí guez Cas ta ñe da
SUBDIRECTOR DE INFORMACIÓN: Salvador Corro
SUBDIRECTORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUBDIRECTOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: Ma ría de los Ánge les Mora les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓN DE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Be a triz Gonzá lez
EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Alejandro Gutié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Armando Ponce, edi tor; Judith Ama dor Tello, Ja vier Be tancourt, Blanca Gonzá lez Rosas,
Estela Leñero Franco, Isabel Le ñe ro, Rosa rio Manza nos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía
Espitia, José Emilio Pacheco, Alberto Pare des, Ra quel Ti bol, Florence Tous saint, Rafael Vargas, Colum-
ba Vértiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordi na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canse co, Miguel Dimayuga,
Benjamín Flores, Oc ta vio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas, Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Roge lio Flores, coordi na dor; Juan Carlos Bal ta zar, Li dia García,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co ordi na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
González, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co ordi na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Manuel Fouilloux Anaya
COMERCIALIZACIÓN
PUBLICIDAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Rubén Báez eje cuti vos de
cuenta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VENTAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
NARCOTRÁFICO
6 El Chapo, manjar electoral
/Ricardo Ravelo y Patricia Dávila
10 La red del Chapo: de Colombia al DF
/Homero Campa y Édgar Téllez
14 Operativos conjuntos: invasión federal disfrazada
/Patricia Dávila
PRENSA
22 Al maestro indiscutible
23 Miguel Ángel, a fondo /Rodrigo Vera
24 Su batalla silenciosa /Fátima Fernández Christlieb
25 Periodista y hombre de letras /Rafael Vargas
28 Cuando Miguel Ángel se fue... /Vicente Leñero
29 La operación que Granados desnudó
/Jenaro Villamil
LITERATURA
32 La voluntad de diálogo /Enrique Krauze
ECONOMÍA Y FINANZAS
36 El “triunfo” del neoliberalismo mexicano
/Carlos Acosta Córdova
CORRUPCIÓN
40 OAXACA: El equipo médico “desaparecido”
/Pedro Matías
43 Saqueo impune /Álvaro Delgado
INTERNACIONAL
46 ESPAÑA: La derrota /Alejandro Gutiérrez
49 LIBIA: Y después de Gadafi… /Témoris Grecko
52 TÚNEZ: Las batallas de Alya
/Anne Marie Mergier
ANÁLISIS
58 México, el doble rostro de la eternidad
/Javier Sicilia
59 Plaza pública /Rocha
60 Más presiones contra el IFE /Jesús Cantú
61 Calderón a La Haya /John M. Ackerman
Índice
Foto portada: Benjamín Flores
23 de octubre de 2011 º No. 1825
32
22
14
naloa es la organización criminal más bo-
yante en el continente y su afianzamiento
se logró en 10 años, los mismos que lleva el
PAN en el poder. Según Buscaglia, actual-
mente el gobierno de Estados Unidos consi-
dera a El Chapo Guzmán un delincuente tan
peligroso para el mundo como lo fue Osa-
ma Bin Laden y eso explica que Washington
ofrezca 5 millones de dólares por su cabeza.
Con base en la información que Busca-
glia dice tener y en distintas fuentes con-
sultadas en Estados Unidos, el investiga-
dor insiste en que el gobierno de Estados
Unidos echó a andar su estrategia para lo-
calizar a El Chapo Guzmán, objetivo para el
cual, dice, no se descarta que ya estén tra-
bajando decenas de agentes de la CIA, el
Pentágono y la DEA.
El equipo estaría trabajando con un
plan que, según el consultor de la ONU,
es propio de la justicia estadunidense: no
golpear la estructura financiera del cártel
de Sinaloa, ofrecerle a El Chapo garantías
para poner a salvo sus capitales. Buscaglia
dice que es de llamar la atención que el
gobierno de Calderón combata a los gru-
pos criminales que le estorban al de Sina-
loa en sus planes de expansión.
El supuesto plan de Washington coin-
cide con el reporte que emitió a principios
de este año la consultora estadunidense
Stratfor; ésta asegura que los gobiernos
de México y Estados Unidos persiguen la
consolidación del cártel de Sinaloa en el
territorio mexicano.
Buscaglia añade: “El cártel de Sina-
loa es más que El Chapo, más que El Mayo
Zambada y más que El Azul Esparragoza.
La caída de Guzmán Loera no significa na-
da para el grupo criminal, pero sería mu-
cho para el gobierno de Felipe Calderón
de cara a las elecciones presidenciales de
2012. El presidente está desesperado por-
que el país se le despedaza entre muertos
y balaceras.
“Apoyando la estrategia de Obama, Cal-
derón busca un poco de oxígeno político
para su partido en 2012 y es claro que no
tiene en lo inmediato otra estrategia más
que seguir el camino de Vladimir Putin,
quien como presidente de Rusia se sentó a
negociar con los delincuentes y así prohijó
un Estado mafioso.”
–¿En qué beneficia a México seguir la
estrategia de Rusia?
–Consolidar a un solo cártel, en este
caso el de Sinaloa, según los asesores de
Calderón, equivale a bajar los niveles de
violencia. Seguramente lo logren, pero se-
ría pan de hoy y hambre de mañana pues
México se consolidaría también como un
Estado mafioso donde los intereses de un
solo cártel se mantienen a salvo.
Entre tanto, es un hecho que los esta-
dunidenses operan con el apoyo del gobier-
no mexicano y están infiltrados en encla-
ves de inteligencia, empresas y en grupos
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
con el jefe de Al Qaeda, Osama Bin Laden,
de suerte que para Felipe Calderón el caso
de la reelec ción de Obama le mete muchísi-
ma presión y casi lo obliga a tomar medidas
contra Sinaloa, pues la presión internacio-
nal ya es fuerte y será peor conforme pasen
los meses y se acerquen las elecciones pre-
sidenciales de México y de Estados Unidos.”
En opinión del estudioso del fenómeno
de la delincuencia organizada, cuando lle-
gan momentos políticos tan sensibles co-
mo los que enfrentan Obama y Calderón, El
Chapo deja de ser un caso de seguridad na-
cional y se convierte en un tema de cam-
paña electoral. “Para Obama, El Chapo es el
Osama Bin Laden no en el sentido de per-
turbación psicosocial, sino por la necesi-
dad de asegurar la reelección y dar mues-
tras de autolimpieza en su gobierno, lo que
han puesto en duda los republicanos”.
Y ante esta emergencia, explica, no se
descarta que el gobierno de Estados Unidos
ya busque a Guzmán para detenerlo o ne-
gociar su entrega ofreciéndole no tocar sus
bienes y proteger su vida y la de su familia.
Variantes con un mismo objetivo
Con dominio en buena parte de América La-
tina y presencia en 48 países, el cártel de Si-
NARCOTRÁFI CO
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 7
U
na serie de hechos, reportes de
inteligencia y análisis de ex-
pertos coinciden en que los go-
biernos tanto de México como
de Estados Unidos tienen en-
tre sus planes prioritarios la
aprehensión de Joaquín Guz-
mán Loera, El Chapo, jefe del cártel de Si-
naloa, pues los presidentes de ambos paí-
ses apetecen ese manjar político-mediático
que tendría dividendos electorales en 2012.
La captura del capo, uno de los más po-
derosos del mundo, se convirtió en un te-
ma de “emergencia electoral” para los pre-
sidentes Felipe Calderón y Barack Obama,
“El Chapo”,
Las presiones políticas internas que actualmente experi-
mentan los presidentes Felipe Calderón y Barack Obama
condujeron a sus gobiernos al diseño de una estrategia
para detener a El Chapo Guzmán o pactar con él una en-
trega negociada. De acuerdo con fuentes de inteligen-
cia y un par de acreditados expertos consultados
por Proceso, la pronta aprehensión del líder del
cártel de Sinaloa se ha convertido en un ape-
tecible manjar político-mediático para los dos
mandatarios, en cuyos países habrá comicios
el próximo año.
RICARDO RAVELO Y PATRICIA DÁVILA
quien busca la reelección, mientras que
aquél desea que su partido mantenga el
poder, afirma el investigador del Instituto
Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y
asesor de la ONU, Edgardo Buscaglia.
Ambos mandatarios, según Buscaglia,
cargan con fuertes sospechas de brindarle
protección a El Chapo Guzmán y a los “bra-
zos operativos de Sinaloa”.
–¿Por qué existen tantas presiones po-
líticas sobre los dos presidentes respecto
de la figura de este narcotraficante? –se
le pregunta al también profesor de la Uni-
versidad de Stanford.
–Obama enfrenta las presiones de los
manjar
electoral
republicanos. Si bien el problema en Esta-
dos Unidos es económico, la figura de El
Chapo perturba a Obama porque sobre su
gobierno pesan fuertes sospechas de brin-
darle apoyo. Pesa mucho el caso Rápido y fu-
rioso y las armas que llegaron a las manos
de Guzmán Loera; también pesa y mucho el
cuestionamiento de que en Estados Unidos
los capos mexicanos no son molestados.
“Este escenario hace posible que Obama
esté empeñado en la captura de Guzmán
Loera por cualquier vía: ya por una captu-
ra directa o mediante una entrega negocia-
da, que no está descartada. Estados Uni-
dos siempre juega dos cartas y así lo hizo
6 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
A El Vicentillo se le acusa en Estados
Unidos de conspiración y tráfico de dro-
gas. Trabajaba para el cártel de Sinaloa, or-
ganización de la que su padre es socio. La
PGR averiguó que operaba en el aeropuer-
to de la Ciudad de México con la protec-
ción de agentes federales, funcionarios de
la SIEDO y agentes de la Interpol.
Con base en el llamado “pacto de in-
munidad”, Zambada Niebla afirma en otro
de sus testimonios que el gobierno de Es-
tados Unidos no puede juzgarlo y debe po-
nerlo en libertad porque ese pacto lo am-
para “gracias a la valiosa información”
que ofreció.
Mientras la DEA empezó a proteger al
cártel de Sinaloa a partir de 2004 –según
Zambada Niebla–, en México se comenzó
a golpear a las organizaciones rivales de
los sinaloenses.
Vicente Fox emprendió la lucha con-
tra el narcotráfico con el programa México
Seguro, que asestó duros golpes a los cár-
teles de Tijuana y del Golfo; pero 50 días
después de que el guanajuatense tomó
posesión de la Presidencia, El Chapo Guz-
mán se fugó del penal de Puente Grande,
Jalisco. Y durante el sexenio foxista el cár-
tel de Sinaloa expandió sus tentáculos en
buena parte del territorio nacional.
Al arrancar el sexenio de Calderón, El
Chapo Guzmán extendió sus redes hacia
Centro y Sudamérica, y hay ejemplos de la
impunidad que ha cobijado al capo sina-
loense y a sus familiares: En mayo de este
año, durante cateos en una zona residen-
cial de Culiacán, Sinaloa –muchos de ellos
señalados como refugios de El Chapo– fue
detenida Griselda López Pérez, exesposa
de Guzmán Loera y quien dijo llamarse
Karla Pérez Rojo. Pero horas después fue
dejada en libertad.
Desde 2009 Guzmán Loera comenzó a
ser visto como el gran jefe del cártel de Si-
naloa dispuesto a dominar el tráfico de dro-
gas en Latinoamérica. Ese año Bruce Bagley,
presidente de Estudios Internacionales de
la Universidad de Miami, habló así de él: “El
Chapo es claramente un psicópata dispues-
to a involucrarse en elevados niveles de
violencia, pero también es muy hábil para
manejar esas turbulentas aguas”.
A principios de este año la consultora
estadunidense Stratfor Inteligencia Global
colocó a El Chapo Guzmán como “el amo y
señor” del narcotráfico en América Latina,
y en un estudio sobre el crecimiento del
cártel de Sinaloa expuso que el narcotrafi-
cante sinaloense consolidaría su organiza-
ción criminal durante 2011.
“En el transcurso de 2011 estaremos
viendo signos de que la Federación de Si-
naloa y sus nuevos amigos podrían con-
vertirse en la entidad del crimen organi-
zado dominante en México”, dice Stratfor.
“La nueva federación, encabezada por el
cártel de Sinaloa, es una alianza entre gru-
pos criminales que tienen como enemigo
común a Los Zetas, pero cada uno de sus
miembros sigue operando sus respectivas
rutas.”
Stratfor establece también que en el
cártel de Juárez, encabezado por Vicen-
te Carrillo Fuentes, “acusan a la organiza-
ción de Joaquín Guzmán Loera de recibir
favores del gobierno”.
Y añade: “La Federación de Sinaloa
ha extendido e incrementado su influen-
cia de Tijuana hasta algunas partes de Río
Grande, en Texas, y tiene los mayores re-
cursos a su disposición, lo que la convierte
en el cártel más capaz de las organizacio-
nes criminales de México y en la más idó-
nea para encabezar una alianza que pueda
consolidar el poder en regiones volátiles y
convertirlas en estables”.
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Guzmán Loera. Presentación en La Palma
NARCOTRÁFI CO
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 9
de élite del Ejército y de la Policía Federal,
en tanto que otros más están dispersos en
Sinaloa, Chihuahua, Nuevo León, Chiapas,
Sonora y el Distrito Federal, donde se mue-
ve el líder del cártel de Sinaloa.
El factor político
A su vez, en entrevista con la reportera Pa-
tricia Dávila, el integrante del Centro de
Investigaciones sobre América del Norte
de la UNAM Raúl Benítez coincide en que
sería de interés electoral una eventual
captura de El Chapo Guzmán.
–¿Se ha privilegiado a El Chapo?
–Eso se dice, no me consta... ¡Qué tal si
lo capturan en enero o febrero, de acuer-
do con un calendario más político! Se dice
que ya está desahuciado, que está trans-
mitiendo muchos de sus poderes a El Ma-
yo Zambada: El Chapo sabe que está ro-
deado por los servicios de inteligencia de
Estados Unidos, que los aviones no tripu-
lados están volando por toda la sierra de
Durango, Chihuahua y Sinaloa; sabe que
no puede salir del Triángulo Dorado. La úl-
tima información que se le filtró a la pren-
sa fue hace seis meses, cuando estuvo en
Veracruz dos días.
Explica las implicaciones de una even-
tual detención del jefe sinaloense del
narcotráfico: “Incluso se habla de que de
acuerdo con un calendario político-elec-
toral pudieran capturarlo o matarlo en
enero o febrero de 2012. Pareciera que si
se da un golpe mediático de esta naturale-
za podría cambiar la imagen de la guerra
contra los cárteles y parecería que el go-
bierno va ganándola.
“De esta manera beneficiará a algún
candidato oficial en la contienda de 2012.
Mantener la Presidencia no gravita al 100%
en su captura, pero sí es uno de los facto-
res para ganarla. Capturar a El Chapo no es
una broma, es muy difícil, se dice que tiene
un sistema de defensa fortificado con mi-
siles antiaéreos, que si lo cercan helicópte-
ros militares se los va a bajar y que la Fuer-
za Aérea no se atreve a eso, si fuera el caso.”
–¿Que sería necesario para detenerlo
si la Fuerza Aérea no se atreve?
–Tendrían que aplicar una estrategia
de fuerzas combinadas o algo así... he es-
cuchado cuatro o cinco planes. Como está
metido en la sierra, hasta un comando es-
tadunidense puede entrar y sacarlo, pero
sin que lo vean los mexicanos.
“Si es un trabajo por tierra, tiene que
ser el Ejército el que entre, pero el traslado
de El Chapo de un poblado a otro tiene que
ser un operativo combinado de fuerzas de
mar, tierra y aire. También se dice que hay
seis bloques de búsqueda de El Chapo, co-
mo los que había con Pablo Escobar en Co-
lombia: uno lo encabeza la Marina, dos el
Ejército y dos la Policía Federal. Es lo que
se dice.
“En una nota publicada en enero de
2010 por The Economist se afirma que el je-
fe del cártel de Sinaloa se refugia en un te-
rritorio serrano de unos 60 mil kilómetros
cuadrados y que para capturarlo se nece-
sitarían unos 100 mil soldados.”
Hechos e indicios confirmatorios
Proceso confirmó con varias fuentes que
una pieza clave para el objetivo mexicano-
estadunidense en relación con El Chapo es
Anthony Wayne, embajador en México y
proclive a las negociaciones, característi-
ca que mostró en los más duros conflictos
que trató a su paso por Afganistán.
Por lo demás, la supuesta protección
desde Estados Unidos al cártel de Sinaloa
y a sus principales operadores no es un se-
ñalamiento nuevo. Apenas en mayo de es-
te año Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo,
hijo de Ismael El Mayo Zambada –principal
aliado de Guzmán Loera–, reveló en aquel
país que en 1998 se inició un plan de nego-
ciación con la DEA para brindarle protec-
ción al cártel de Sinaloa a cambio de que
aportara información sobre otras organi-
zaciones delictivas mexicanas.
Zambada Niebla fue capturado en el
Distrito Federal y arraigado por lavado de
dinero y tráfico de drogas. Luego fue ex-
traditado a petición del gobierno estadu-
nidense. En mayo de este año, en una de-
claración rendida ante una corte federal
en Illinois, dijo que la DEA selló un “pac-
to de inmunidad” con el cártel de Sinaloa.
En su testimonio El Vicentillo expuso que
el enlace entre la DEA y el Servicio de Inmi-
gración y Control de Aduanas de Estados
Unidos fue el narcotraficante Humberto Lo-
ya, quien –dijo Zambada Niebla– fue asesor
y confidente de El Mayo y de El Chapo.
“Zambada Niebla fue parte de ese arre-
glo entre el gobierno de Estados Unidos a
través de sus oficiales de la DEA, y el cár-
tel de Sinaloa a través de Loya. El acusado
proporcionó información que Loya trans-
mitió al gobierno (de Estados Unidos)”, se
asienta en uno de los documentos presen-
tados ante la corte federal por la defensa
de Zambada Niebla.
E
d
u
a
rd
o
M
ira
n
d
a
El embajador Wayne. Negociador
Entrevista de Calderón con “The New York Times”
8 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
E
l colombiano Jorge Milton Ci-
fuentes Villa –socio de Joaquín
El Chapo Guzmán Loera, jefe del
cártel de Sinaloa– estableció en
México al menos seis empresas
para lavar dinero producto del
narcotráfico.
Lo hizo de manera abierta: su nombre
aparece en la mayoría de ellas como ac-
cionista, administrador único o apodera-
do, según constancias encontradas en el
Registro Público de la Propiedad y de Co-
mercio de la Ciudad de México.
Cifuentes Villa, también conocido con
el alias de Elkin de Jesús López Salazar,
obtuvo incluso la nacionalidad mexicana.
Su CURP es el CIVJ650513HNEFLR06. De
acuerdo con las autoridades estaduniden-
ses, su domicilio en México se encuentra
en la colonia Lomas Country Club, Huix-
quilucan, Estado de México.
Datos de las actividades de Cifuentes
Villa en México y su sociedad con El Cha-
po Guzmán salieron a la luz pública el pa-
sado 6 de agosto, cuando la policía colom-
biana detuvo a su hermana Dolly por el
delito de narcotráfico y lavado de dinero.
Desde 2002, Jorge Milton Cifuentes Vi-
lla estableció sus primeras empresas en
México, las cuales forman parte de un en-
tramado comercial y financiero valuado
en 600 mil millones de pesos y que inclu-
ye unas 40 empresas en su natal Colom-
bia, así como en Panamá, Ecuador, Espa-
ña, Estados Unidos y México.
De acuerdo con documentos del De-
partamento del Tesoro, Cifuentes Villa y
sus hermanos Francisco Iván, Hidelbran-
do Alexander, Héctor Mario, Dolly de Jesús
y Lucía Inés utilizaban dicha red de em-
presas para lavar dinero producto del en-
vío de cargamentos de droga al cártel de
Sinaloa. Sólo en los últimos tres años tra-
ficaron 30 toneladas de cocaína. Su enla-
ce con El Chapo Guzmán era el mexicano
Alfredo Álvarez Zepeda, alias Gabino On-
tiveros Ríos, presunto familiar del Chapo.
De hecho, en febrero pasado la Ofici-
na de Control de Activos en el Extranje-
ro (OFAC, por sus siglas en inglés), perte-
neciente al Departamento del Tesoro de
Estados Unidos, incluyó a 70 empresas e
individuos de la organización de los Ci-
fuentes Villa en la lista de Narcotrafican-
tes Especialmente Designados (conocida
como lista Clinton). Ello significa que con-
geló sus bienes y fondos, además de que
prohibió a las compañías estadunidenses
transacciones financieras con “los acusa-
dos, sus socios y sus empleados”.
En esa lista aparecen las seis empre-
sas que Cifuentes Villa estableció en Méxi-
co, las cuales también fueron detectadas
por la Dirección de Investigación Criminal
e Interpol (Dijin) de Colombia, junto con
otras 11 compañías asentadas en Panamá,
Ecuador, España y Estados Unidos.
De acuerdo con un documento de la
Dijin del que Proceso tiene copia, la orga-
nización de los Cifuentes Villa realizó mo-
vimientos en “entidades bancarias a nivel
internacional” por 150 millones de dólares
destinados a dichas compañías. Las em-
presas asentadas en México son:
–Red Mundial Inmobiliaria S.A. de C.V.,
con oficinas en Miguel Schultz 127, co-
lonia San Rafael, en la Ciudad de Méxi-
co. Fue registrada el 20 de marzo de 2002
con un capital de 100 mil pesos con objeto
de la “compra, venta, arrendamiento (…)
y en general la enajenación y adquisición
de bienes inmuebles”, aunque el 16 de no-
viembre de 2007 amplió su giro a “la fabri-
cación, compra, venta, importación y ex-
portación de productos alimenticios”.
–Operadora Nueva Granada S.A. de C.V.,
registrada el 9 de octubre de 2002 con un
capital de 50 mil pesos. Tiene tres oficinas:
en calle Blas Pascal 106, colonia Los Mora-
les, Ciudad de México; en Eje J 999, Departa-
mento 301, en Santa Fe, Ciudad de México;
y en Camino del Remanso 80, planta baja,
en la colonia Country Club de Huixquilu-
can, Estado de México. Se dedica a “prestar
servicios de restaurante, bar y banquetes,
a la organización de toda clase de eventos
sociales”, así como a la distribución de vi-
nos y licores.
–Le Claude S.A. de C.V., registrada el 3
de septiembre de 2002 con un capital de
50 mil pesos. Su dirección es la misma que
la de Red Mundial Inmobiliaria. Se dedi-
ca a la comercialización de ropa y calzado.
–Cubi Café Click México S.A. de C.V., re-
gistrada el 7 de octubre de 2008 con un ca-
pital de 1 millón de pesos y dedicada a la
importación de café colombiano y en ge-
neral a la comercialización de productos
alimenticios. Sus oficinas se encuentran
en Montecito 38, piso 21, colonia Nápoles,
Ciudad de México.
–Monedeux Latin América S. de R.L. de
C.V., con oficinas en avenida Santa Fe 495,
piso 4, colonia Cruz Manca, Cuajimalpa,
Ciudad de México. Según su sitio en inter-
net, se dedica a proveer “administración,
HOMERO CAMPA Y EDGAR TÉLLEZ
R
e
u
te
rs
/ D
ijin
/ H
a
n
d
o
u
t
ia al DF
NARCOTRÁFI CO
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 11
La detención de María Patricia Rodríguez en 2007 por
la policía colombiana bajo cargos de narcotráfico de-
terminó el derrumbe de su lucrativa sociedad con Joa-
quín El Chapo Guzmán. Cuñada de los hermanos Ci-
fuentes Villa, Rodríguez construyó con ellos un enorme
entramado comercial y financiero para lavar dinero del
narco. Tan poderoso llegó a ser este grupo que seis de
sus 40 compañías tienen registro legal en la Ciudad
de México, una de las cuales se promovía como “la
red principal de servicios electrónicos de dinero para
empresas y personas”. En su lista de clientes incluye-
ron a Citigroup, Microsoft, AT&T, Telefónica de España,
Intel, Pepsi, Hewlett Packard y la Organización de las
Naciones Unidas.
No es todo: En marzo de este año, un
cable difundido por WikiLeaks reveló que
en 2009 el consulado de Estados Unidos
en Ciudad Juárez envió a Washington un
informe detallado sobre la narcoviolen-
cia, según el cual existe la visión de que el
Ejército Mexicano “está cómodo” con de-
jar que los cárteles de Sinaloa y de Juárez
se debiliten mutuamente.
El cable fue enviado el 23 de enero de
2009 por el entonces cónsul Raymond Mc-
Grath y está catalogado como “sensible”.
La entrevista con el “Times”
El tema de El Chapo y la necesidad de cap-
turarlo fueron abordados por Felipe Calde-
rón en una entrevista cuya versión resu-
mida fue publicada por The New York Times
el domingo 16; la transcripción completa
en español se difundió un día después en
su sitio de internet.
Calderón afirmó que el jefe del cár-
tel de Sinaloa vive en territorio estaduni-
dense. A la pregunta de cómo la esposa de
Guzmán (Emma Coronel, quien el pasado
15 de agosto parió mellizas en el hospital
Antelope Valley de Lancaster, California)
pudo viajar a territorio estadunidense sin
ser perseguida y regresar a México, Calde-
rón respondió:
“Eso habría que preguntárselo a las
autoridades aduanales norteamericanas.
Porque la aduana que tiene que cruzar pa-
ra ir a Los Ángeles es la de Estados Unidos,
no la de México. Y si El Chapo estuvo en Los
Ángeles yo me pregunto: los americanos,
por qué no lo atraparon. (...) Si la señora hu-
biera dado a luz en el hospital Ángeles…
pues otra cosa sería.”
En la entrevista Calderón afirmó cate-
góricamente que El Chapo Guzmán no es-
tá en territorio mexicano. Y añadió: “Aquí
lo sorprendente es que él o su esposa es-
tán tan tranquilos en Estados Unidos, lo
cual me lleva a preguntarme: ¿cuántas fa-
milias o cuántos capos mexicanos estarán
más tranquilos en el lado norte de la fron-
tera que en el lado sur? ¿Qué lleva a El Cha-
po Guzmán a tener a su familia en Esta-
dos Unidos?”.
Luego reconoció que El Chapo Guzmán
como Heriberto Lazcano, jefe de Los Zetas,
entre otros, “es gente que está muy prote-
gida y gente que tiene redes de cobertu-
ra muy complejas. En el caso concreto de
El Chapo sospechamos que tiene un área
de influencia, que es la Sierra Madre Oc-
cidental, entre los estados de Chihuahua,
Durango y Sinaloa, que le permite una
gran movilidad y que cualquier operati-
vo que hacemos para capturarlo, él tiene
manera de detectarlo a decenas de kiló-
metros de distancia, a horas de distancia”.
–¿Lo quiere vivo o muerto? –le pregun-
tó The New York Times; Calderón respondió:
“Yo no le deseo la muerte a nadie…”. O
La red
del “Chapo”: de Colomb
10 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
facturación, cobros, pagos y cuentas con-
centradoras en plataformas electrónicas”.
–Montray S.A. de C.V., ubicada en Jai-
me Nunó 1291-B, colonia Chapultepec-
Country, en Guadalajara, Jalisco. También
se dedica a los bienes raíces.
De acuerdo con constancias del Regis-
tro Público de la Propiedad y de Comercio
de la Ciudad de México, un puñado de per-
sonas se rotan los principales puestos en
los consejos de administración de estas
compañías, entre ellos: José Ricardo Es-
píndola Torres, Sergio Rafael Sánchez Ca-
no, Claudia Estela López Mejía y el propio
José Milton Cifuentes Villa.
Existe otra empresa establecida en
México que no aparece en el documento de
la Dijin de Colombia, pero sí en la lista de la
OFAC estadunidense. Se trata de Interna-
tional Group Oiralih S.A. de C.V., registrada
el 10 de abril de 2006 y dedicada a la comer-
cialización de “todo tipo de bienes, produc-
tos y servicios en general”. Uno de sus ac-
cionistas es Fabián Rodrigo Gallego Marín,
sindicado como miembro de la red empre-
sarial de la familia Cifuentes Villa.
En esa misma compañía aparece co-
mo accionista Hilario Cruz Terán, quien
según el boletín 622/06 de la Procuradu-
ría General de la República está vinculado
con el colombiano Carlos Alberto Arango
Vergara, detenido en febrero de 2006 con 7
millones de pesos en su poder.
Al parecer, a las compañías en México
de Cifuentes Villa les iba bien. Por ejem-
plo, Monedeux presume en su sitio web:
“La envergadura de nuestra red y la acogi-
da cada vez mayor de nuestros productos
nos han permitido convertirnos en la red
principal de servicios electrónicos de di-
nero para empresas y personas”.
Y asegura que entre sus clientes se en-
cuentran Citigroup, Microsoft, AT&T, Tele-
fónica de España, Intel, Pepsi, Hewlett Pac-
kard y… la Organización de las Naciones
Unidas.
La viuda
La caída en desgracia de la organización
de los Cifuentes Villa se inició en 2007,
cuando la agencia antinarcóticos de Esta-
dos Unidos (DEA, por sus siglas en inglés)
empezó a vigilar a María Patricia Rodrí-
guez, la viuda de Francisco Cifuentes Vi-
lla, exjefe del clan familiar. Los agentes de
la DEA descubrieron que en poco tiempo
la mujer había logrado hacerse socia del
Chapo Guzmán desde Colombia.
Hasta abril de 2007 María Patricia era
un ama de casa que disfrutaba del dinero
y la opulencia que le brindaba su esposo
Francisco, quien amasó una enorme for-
tuna de la mano primero del capo Pablo
Escobar, luego de los jefes paramilitares
de las Autodefensas Unidas de Colombia
(AUC) y más adelante de la temible Ofici-
na de Envigado, una organización crimi-
nal que surgió tras el derrumbe del cártel
de Medellín.
Francisco Cifuentes había consolida-
do fuertes lazos comerciales con El Chapo
Guzmán, a quien le suministraba cocaína
desde una pista de aterrizaje clandestina
en la localidad de Cupica, departamento
de Chocó, no lejos de la frontera con Pana-
má y en ruta directa hacia México.
Pero la suerte de María Patricia Rodrí-
guez cambió radicalmente cuando su mari-
do fue asesinado el 17 de abril de 2007 en su
finca Villa Aurora, en el municipio de Cau-
casia, Antioquia, a manos de las AUC, que
así le cobraron la tardanza en devolverles
una pista de aterrizaje que le prestaron.
Lejos de amedrentarse, la viuda cono-
ció rápidamente los vericuetos del nego-
cio y no tardó en entrar en contacto con
Guzmán Loera: “Sabemos que ella fue a
encontrarse con El Chapo Guzmán pocos
meses después de la muerte de Cifuentes,
pero el capo le dijo que su marido le había
quedado a deber más de 2 millones de dó-
lares”, explica al corresponsal de Proceso
un oficial de la Dijin.
Asustada, María Patricia entregó a El
Chapo Guzmán al menos cinco costosas
propiedades en los departamentos de An-
tioquia y Córdoba, en el noroccidente de
Colombia, con las cuales saldó la deuda.
“No hemos encontrado los bienes todavía
porque están en manos de testaferros”,
añadió el oficial.
Posteriormente, fuentes mexicanas
dijeron a los agentes de la Dijin que la mu-
jer aprendió rápidamente los detalles del
negocio y, en un segundo viaje a México
que hizo en 2009, le dijo a Guzmán Loera
que podía trabajar con él y continuar con
el trasiego de cocaína desde Colombia. El
capo aceptó y puso en contacto a la mujer
con sus colaboradores, quienes se encar-
garon de administrar las rutas y los em-
barques. Ella asumió el manejo de las pis-
tas de aterrizaje y la adquisición de las
aeronaves.
Para realizar tamaña faena, María Pa-
tricia echó mano de la experiencia de tres
hermanos de su esposo asesinado, quie-
nes desde hacía tiempo eran parte de la
organización: Hildebrando Alexander, Jor-
ge Milton y Dolly Cifuentes Villa, quienes
se dedicaban a crear empresas de impor-
taciones y exportaciones en diversos paí-
ses para disfrazar los ingresos del narco-
tráfico y lavar activos ilegales.
No obstante, el naciente imperio em-
pezó a derrumbarse cuando la policía
capturó a la mujer en febrero de 2010. En
agosto siguiente fue extraditada a Estados
Unidos y recluida en un penal de alta se-
guridad de Dallas, Texas. Ella, cercana a
los 40 años, de personalidad recia, con dos
hijos, piloto de profesión y llena de como-
didades en Colombia, no soportó el rigor
del encierro y contó lo que sabía a cambio
de mejorar su precaria situación jurídica.
Así, reveló el papel de los tres herma-
nos Cifuentes Villa en la organización y
dio a conocer las direcciones de centena-
res de propiedades que compraron duran-
te esos años, así como la intrincada red
empresarial que tejieron para ocultar sus
fortunas.
La información de María Patricia fue
determinante para que el pasado 6 de
agosto la Dijin capturara a Dolly Cifuen-
tes Villa en el exclusivo barrio de las Bri-
sas de Envigado, en Medellín. Hildebrando
y Milton lograron escapar del cerco poli-
cial. Se cree que el primero viajó a Méxi-
co para refugiarse con El Chapo y que el se-
gundo logró pasar la frontera y ocultarse
en Venezuela.
R
e
u
te
rs
/P
o
lic
e
H
a
n
d
o
u
t
Dolly Cifuentes Villa. Operadora en Colombia
12 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
NARCOTRÁFI CO
NARCOTRÁFI CO
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 15
populares y son producto de la lucha por
el narcomenudeo.”
Guerra guerrerense
Ángel Aguirre Rivero dice que la actividad
descontrolada que mantienen los cárteles
lo impulsó a solicitar la intervención del
gobierno federal y surgió Guerrero Seguro.
Al preguntarle cuáles grupos se pelean
el estado, aclara que esa información es-
tá más al alcance de las autoridades fede-
rales, pero indica que “a través de mensa-
jes plasmados en narcocartulinas o mantas
dejadas en sitios públicos se han evidencia-
do algunos minicárteles, como el que se au-
todenomina Cida (Cártel Independiente de
Acapulco), La Barredora, El Comando del Dia-
blo y grupos afines a Joaquín Guzmán Loera,
El Chapo, líder del cártel del Pacífico”.
Explica que pidió la intervención de
las fuerzas federales porque hace seis me-
ses, cuando asumió la gubernatura, mi-
dió la capacidad del gobierno estatal pa-
ra enfrentar a la delincuencia organizada
y encontró que sólo cuenta con mil 100
efectivos estatales para cubrir los 81 mu-
nicipios, además de haber detectado que
la corporación está gravemente infiltrada
por el narco.
–¿A las policías municipales también
las permeó el narco?
–Los 81 municipios tienen 6 mil efecti-
vos. Sería una ingenuidad no pensar que
hay policías municipales que están se-
riamente dañadas. De acuerdo con la ra-
diografía que tengo, le puedo mencionar
a Acapulco, Zihuatanejo, Petatlán y mu-
chos otros municipios. Por eso, a la depu-
ración de la policía añadimos un factor
adicional, como la revisión de los recur-
sos que se envían a través de los fondos
de apoyo municipal, porque muchas ve-
ces ese recurso es empleado en adquirir
vehículos que nada tienen que ver con
la seguridad pública. Incluso, en los pue-
blos pequeños, los policías se convierten
en los guardaespaldas del alcalde cuando
éste anda en sus francachelas.
Entrevistado el pasado jueves 13 en la
Fundación Miguel Alemán, en la Ciudad
de México, poco después de su compare-
cencia en la Cámara de Diputados para
gestionar su presupuesto de egresos pa-
ra 2012, Aguirre Rivero se enteró de que el
monto para su entidad es menor que en
2011. Está molesto:
“Yo les decía a los legisladores que me
da gusto que vayan las fuerzas federales
a mi estado a reforzar la seguridad, pero
también les hacía una observación por-
que pretenden disminuirnos 3 mil millo-
nes de pesos. Les dije que si estamos vi-
viendo problemas de violencia, entonces,
sin presupuesto, estamos hablando de no
descartar la posibilidad de que se mani-
fieste algún grupo guerrillero. Aquí nacie-
ron el EPR y el ERPI, ¡imagínese!
“No es porque a los guerrerenses nos
guste el conflicto, les dije, no olviden que
es un asunto que va ligado a la miseria y,
junto con Chiapas y Oaxaca, somos de los
estados más pobres.”
–¿Qué detonaría esta situación?
–Siempre he dicho que la violencia es-
tá muy ligada a la pobreza, a la ignoran-
cia, a la falta de oportunidades. No sólo
tiene que ver con policías y ladrones; es
un asunto estructural que tenemos que
acabar de raíz, es cuestión educativa, por
eso hoy estoy alfabetizando a 50 mil gue-
rrerenses en un año y les entregué unifor-
mes escolares gratuitos a todos los niños
de primaria.
Aclara: “Los cárteles no sólo se han en-
sañado con los maestros en las escuelas; es
una situación que vivimos todos: los taxis-
tas, pequeños empresarios, padres de fa-
milia… A los pequeños comerciantes pre-
tenden cobrarles el famoso derecho de
piso. Reconozco el valor y la iniciativa de
los maestros, pero lamentablemente es
una situación en la que todos estamos in-
mersos. Es un asunto de percepción, de te-
mor, de pánico, por parte de la ciudadanía;
pero en el caso de los que han perdido la vi-
da, yo podría decir que casi todos han teni-
do alguna relación o vínculo con la delin-
cuencia organizada”.
Al asumir la gubernatura, Aguirre Ri-
vero elevó el salario de los policías de 4 mil
Pese a la nula o limitada eficacia de operativos conjun-
tos anteriores, el gobierno de Felipe Calderón anuncia
tres más, esta vez en Guerrero, Veracruz y la Comar-
ca Lagunera. Analistas consultados por Proceso los
consideran reactivos y de corto plazo, mientras que
para los gobernadores de las entidades involucradas
son prácticamente el único recurso a su alcance para
contener, así sea momentáneamente, a los cárteles
del narcotráfico.
Germán Canseco
14 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
PATRICIA DÁVILA
L
os tres nuevos operativos im-
plementados por el gobierno
de Felipe Calderón en las últi-
mas dos semanas para com-
batir a los grupos de la delin-
cuencia organizada –Veracruz
Seguro, Guerrero Seguro y La-
guna Segura– pusieron en la
mesa de debates la efectividad de los sie-
te anteriores.
Para analistas y gobernadores, el re-
sultado es que elevaron el nivel de violen-
cia o, en el mejor de los casos, se recupe-
ró la “tranquilidad” que se tenía antes del
despliegue de las fuerzas federales.
En Guerrero se trata del tercer opera-
tivo conjunto de estos años: el primero se
echó a andar en junio de 2005 como parte
de la estrategia México Seguro, del expresi-
dente Vicente Fox; en 2008 hubo un segun-
do, ordenado ya por Calderón. Pese a ellos,
la delincuencia creció a tal grado que ahora
el gobernador Ángel Aguirre Rivero, en en-
trevista con Proceso, acepta que no tiene
otra opción que dejar el mando al gobierno
federal mediante Guerrero Seguro.
En cuanto al gobernador veracruzano,
Javier Duarte, quien se negó a dar entre-
vista a este semanario, ha recibido críti-
cas del presidente Calderón por atribuir
los muertos de su entidad a los cárteles,
y de plano carece de estadísticas sobre la
delincuencia en su entidad.
En enero de 2007, el gobierno inició
en Durango el Operativo Sierra Madre.
El resultado fue tan gris que ni siquie-
ra quedó registrado en la memoria del
actual gobernador Jorge Herrera Calde-
ra; no obstante, ahora tanto él como el
mandatario de Coahuila le apuestan a
Laguna Segura.
“A raíz de la muerte del señor Arturo
Beltrán Leyva y de la detención de La Bar-
bie –comenta Herrera Caldera– prolifera-
ron muchos minicárteles que se disputan
el control de la plaza, particularmente de
Acapulco. Hay quienes hablan de 17 gru-
pos. Eso se reflejó en un incremento en los
problemas de violencia. Hay que recono-
cer que buena parte de esos delitos se ge-
neran fundamentalmente en las colonias
Operativos conjuntos:
invasión federal
disfrazada
NARCOTRÁFI CO
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 17
dan a Todos Somos Juárez. ¿Se tomó este
operativo como modelo?
–No. No hemos llegado al nivel de
Ciudad Juárez. Acapulco aún es contro-
lable. Estoy convencido de que en di-
ciembre vamos a tener lleno el puerto.
Tomamos todas las providencias, tanto
en la zona turística como en colonias po-
pulares. Incluso blindamos la Autopista
del Sol.
–Algunos analistas aseguran que la
entrada de tropas a los estados significa
que los gobernadores están perdiendo el
control.
–No es el caso de Guerrero. La delin-
cuencia organizada es un asunto al que
tenemos que entrarle los tres gobiernos,
incluso el Poder Judicial. En Guerrero, so-
bre todo en Acapulco, tenemos 100 ban-
das juveniles que, de acuerdo con infor-
mación que me han proporcionado, cada
vez se parecen más a la banda centroame-
ricana Mara Salvatrucha. Tenemos que
erradicarlas.
Los efectivos del Ejército en el esta-
do no son escasos: seis batallones de 500
soldados cada uno. Para Guerrero Segu-
ro se ordenó reforzarlos con mil efectivos
más, así como 300 marinos, mil 200 poli-
cías federales y 50 agentes de la PGR que
capacitarán a un grupo estatal de policías
antisecuestros.
Triángulo vicioso
La noche del miércoles 19, en la Secretaría
de Gobernación (Segob), el mandatario de
Durango, Jorge Herrera Caldera, con el in-
terino de Coahuila, Jorge Torres López, y el
electo, Rubén Ignacio Moreira Valdés –que
entrará en funciones en mes y medio–, fir-
maron el acuerdo para la Operación Coor-
dinada Laguna Segura.
En entrevista telefónica, el primero ex-
pone la problemática de la zona:
“La Laguna de Durango y Coahuila es
una de las zonas de desarrollo industrial
y económico más importantes del norte
del país. Ahí se dan de manera muy repe-
toridades de los tres niveles de gobierno,
detalló la Marina en su comunicado dos se-
manas después de haber iniciado el pro-
grama, “se trataron proyectos necesarios
para mejorar la cooperación” entre la Se-
mar y las diversas dependencias que parti-
cipan en el acuerdo.
Saynez resaltó el desmantelamiento de
la infraestructura de comunicaciones de
Los Zetas en diversos municipios veracru-
zanos. Esto, dijo, “conllevó a la pérdida de
la línea de mando y conducción táctica” de
los criminales. También subrayó la captu-
ra de ocho presuntos miembros del cártel
de Jalisco Nueva Generación, los llamados
Matazetas, quienes presumiblemente están
vincu lados con la muerte de 67 personas en
el puerto de Veracruz.
Un día después, el titular de la Secretaría
de Seguridad Pública estatal, Arturo Bermú-
dez Zurita, declaró ante los medios que se
estaban reforzando los procesos de control
y confianza “para depurar” a sus corpora-
ciones y renovar a sus integrantes.
Aseguró que “existen 379 nuevos poli-
cías, 425 aspirantes ingresaron a la Academia
de Policía para su adiestramiento y otros 500
están en proceso de reclutamiento”, además
de que “980 elementos fueron dados de baja
porque no aprobaron las evaluaciones”.
No aclaró que en esta cifra están los
más de 800 despedidos luego de que el go-
bernador Duarte decreto la extinción de la
Policía Intermunicipal Xalapa-Banderilla-
Tlalnehuayocan, el 25 de mayo pasado.
“Se trabaja para lograr cumplir con el
programa de evaluación que plantea el go-
bierno federal”; sin embargo, “esta situa-
ción se complica ante el número de efecti-
vos”, ya que son más de 21 mil elementos
estatales, municipales, ministeriales y auxi-
liares, agregó.
Sobre la participación del estado en el
programa Veracruz Seguro, aclaró que no
es una operación conjunta, sino coordina-
da, “en la que cada quien realiza una fun-
ción específica, en donde todos tienen el
mando de su corporación, no se pierde el
mando y estamos sumando factores y ejes
de seguridad para mantener un estado pro-
tegido y seguro”.
Entre otras cosas adelantó que el go-
bierno estatal busca un incremento presu-
puestal de 12% y14% en el área de segu-
ridad, ya que este año se destinaron 300
millones de pesos, y hay otros 23 millones
de 2010 “que no se ejercieron pero ya se en-
cuentran comprometidos”.
Lo cierto es que casi tres semanas des-
pués de la firma del convenio la Secretaría
de Marina y el gobierno veracruzano emitie-
ron por primera vez un comunicado conjun-
to para informar sobre la detención de dos
presuntos zetas relacionados con la desa-
parición de tres marinos.
Los presuntos delincuentes detenidos
son Raúl Rodríguez Moctezuma, El Rulo,
presunto jefe de plaza en Cardel, y Luis Gar-
cía Aguilera, La Gringa o La Güera, presun-
tamente jefe de célula de la zona limítrofe
entre Veracruz y Puebla.
Según el comunicado 336 de la Semar,
del 20 de octubre, Rodríguez Moctezuma
está relacionado con la desaparición de tres
oficiales de la Marina en agosto pasado y es
probable responsable de secuestro, mien-
tras que García Aguilera estaba al mando
del grupo de sicarios que operaba en la zo-
na de Maltrata, además de estar involucrado
en delitos de homicidio y violación.
Con todo y operativo, el jueves 20 un
grupo armado asesinó a 11 personas, pre-
suntos parientes del alcalde de Paso de
Ovejas, Adolfo Jesús Ramírez Arana. O
Y
a
h
ir C
e
b
a
llo
s
Reforzando la seguridad
16 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
Veracruz Seguro
marcha lento
a 9 mil pesos mensuales y lanzó una con-
vocatoria para contratar a 500 más. Asi-
mismo, se garantizaron becas para sus hi-
jos, se les entregaron uniformes escolares,
se incrementó el seguro de vida y se dupli-
cará en caso de perecer en un operativo.
De manera paralela inició un proceso de
depuración y de control de confianza. En
Acapulco se construyen 2 mil viviendas
y una parte será para personal policiaco,
empezaron a funcionar cámaras de vigi-
lancia, se realizan obras de infraestructu-
ra y se gestiona que la CFE y el IMSS den
facilidades de pago a los comerciantes y
los empresarios.
–Las acciones que me comenta recuer-
REGINA MARTÍNEZ
V
ERACRUZ, VER.- Las metas del pro-
grama Veracruz Seguro –puesto
en marcha el pasado 5 de octu-
bre– difícilmente se concretarán
en el corto o mediano plazo: la
capacitación de las policías es-
tatales se está dando a marchas forzadas
mientras la violencia criminal no cesa en la
entidad y las autoridades todavía no termi-
nan de ponerse de acuerdo sobre el supues-
to mando único que coordinará el combate
a la delincuencia organizada.
El plan fue presentado como un ins-
trumento para profundizar “la coordina-
ción” entre los tres niveles de gobierno pa-
ra “afrontar juntos” y en corresponsabilidad
la lucha contra el crimen organizado, dijo la
vocera de la Presidencia, Alejandra Sota, el
4 de octubre en la Ciudad de México.
Ese día los secretarios de Gobernación, de
la Defensa Nacional, de Marina, de Seguridad
Pública federal, la procuradora general de la
República y el gobernador de Veracruz, Javier
Duarte, anunciaron la firma de este plan.
Entre los acuerdos, los gobiernos fede-
ral y estatal decidieron iniciar el programa de
evaluación y depuración de las policías lo-
cales, “ya que actualmente Veracruz cuenta
con 21 mil 35 policías estatales, ministeria-
les y municipales, de los que sólo 2 mil 235
han sido sometidos a evaluación de control
de confianza”, señaló el secretario de Go-
bernación, Francisco Blake.
Abundó en la necesidad de actuar con
mayor sentido de “urgencia” en las evalua-
ciones de control de confianza, “para que se
cuente con autoridades más confiables” e
iniciar un proceso de reclutamiento para in-
crementar la fuerza local en Veracruz y Boca
del Río, principalmente, “e integrar una poli-
cía estatal acreditable”.
La federación se comprometió a desti-
nar más presupuesto, pero Blake pidió que
“Veracruz presente un avance cualitativo y
cuantitativo en sus corporaciones policiacas
e instituciones de seguridad y procuración
de justicia, incrementando los niveles de
certificación de sus policías”.
Ese mismo día, la Marina dio a conocer
la recaptura de nueve de los 35 reos fuga-
dos el 19 de septiembre de tres penales de
la entidad y la desarticulación de “una im-
portante red de corrupción” de uniformados
municipales que prestaban servicios de pro-
tección y vigilancia a Los Zetas.
La Armada detalló que en un operativo
efectuado días antes había detenido a 18
policías de diferentes municipios de Vera-
cruz presuntamente vinculados con Los Ze-
tas; los uniformados recibían de 2 mil a 10
mil pesos mensuales, según su rango y las
funciones que cumplían.
Uno de los detenidos fue Víctor Osorio
Santacruz, segundo comandante de la Poli-
cía Municipal en Ciudad Mendoza, que ade-
más vigilaba los movimientos de las fuerzas
federales en las vialidades próximas a la re-
gión y era enlace entre varias corporaciones
policiacas municipales y los sicarios.
Reprobados
Las policías de Veracruz están en los últi-
mos lugares en materia de confiabilidad. De
acuerdo con el reporte de septiembre del
Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional
de Seguridad Pública, de los 21 mil 35 poli-
cías estatales, ministeriales y municipales,
sólo 2 mil 234 han sido sometidos a evalua-
ción de control de confianza.
Esto es que menos de 10% han sido
capacitados y certificados para el desem-
peño de sus funciones, explicó el presiden-
te de la Comisión de Seguridad Pública del
Congreso local, el panista Francisco Lara
Arano, quien cuestionó la “enorme” lenti-
tud con la que avanza la acreditación de los
centros de evaluación y control de confian-
za en la entidad.
Con base en los mismos datos, el pa-
nista explicó que al corte del mes de sep-
tiembre se reportó que sólo 4.85% de los
534 mandos medios y superiores estatales y
municipales habían sido evaluados.
Consideró importante verificar el cum-
plimiento de obligaciones de las autorida-
des municipales y estatales en la adopción
del Sistema Integral de Desarrollo Policial,
que prevé un esquema de homologación
salarial, ya que hay policías municipales cu-
yos agentes ganan menos de 5 mil pesos
mensuales.
En México, refirió, un policía estatal per-
cibe en promedio 9 mil 250 pesos mensua-
les, aunque hay puntos extremos: un agente
en Aguascalientes gana 18 mil 173 pesos,
y en Tamaulipas, 3 mil 618 pesos. Los con-
trastes se reflejan también en el ámbito mu-
nicipal, pues mientras en Tijuana un unifor-
mado percibe 14 mil 949 pesos, en Tizimín,
Yucatán, sólo gana 4 mil 603.
Presencia de la Marina
A raíz de que el titular de la Secretaría de Ma-
rina, Francisco Saynez Mendoza, se reunió
con el gobernador Duarte para evaluar el pro-
grama Veracruz Seguro, la Secretaría de Se-
guridad Pública estatal empezó a difundir sus
proyectos de capacitación y evaluación.
El 17 de octubre, Saynez estuvo en el
puerto de Veracruz junto con el gobernador
Duarte para tratar asuntos relacionados con
la operación del plan, “orientado a desar-
ticular a las organizaciones criminales, sus
redes de logística, operativas y financieras”,
subrayó la dependencia en un comunicado.
En esa reunión, en la que estuvieron au-
Y
a
h
ir C
e
b
a
llo
s
Operativos. Paz trastocada
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 19
Calderón ordenó el operativo Sierra Ma-
dre, que abarcó el llamado Triángulo Do-
rado del Narcotráfico, dominado por el
cártel de Sinaloa y que comprende par-
tes de Chihuahua, Sinaloa y Durango. Pe-
ro Herrera Caldera no tiene datos al res-
pecto: “En ese Triángulo no hay ningún
operativo especial, son acciones perma-
nentes del Ejército. Actualmente, en el
estado de Durango sólo tenemos el de La
Laguna”.
En cambio, el mandatario tiene loca-
lizado otro foco rojo: “Con el apoyo del
gobierno federal iniciaremos un operati-
vo en la frontera de Durango y Zacatecas,
porque en la carretera que conecta a los
do en el puerto de Acapulco, según refirieron
a Proceso fuentes de la Secretaría de Segu-
ridad Pública (SPP) y de la procuraduría es-
tatal. El martes 18 la SSP lo presentó ante
los medios en la Ciudad de México.
Consultadas sobre la tardía presentación,
indicaron que El Cris permaneció bajo arraigo
en la Ciudad de México. Su presentación se
dio al día siguiente de que las autoridades es-
tatales informaron sobre los “resultados” del
operativo Guerrero Seguro, la liberación de
siete personas que permanecían secuestra-
das, de la detención de 23 presuntos delin-
cuentes y la recuperación de 49 autos roba-
dos entre el sábado 8 y el lunes 16.
Meses antes de que El Cris fuera captu-
rado, la Policía Federal (PF) desató una ofen-
siva contra el CIDA, con la cual capturó a dos
de los principales líderes de la banda: Ben-
jamín Flores Reyes, El Padrino, y otro llama-
do El Koreano. Antes, en octubre de 2010,
Isidro Juárez Solís, El Kirri, fue abatido por
agentes federales.
Los otros líderes del CIDA, identificados
como Carlos Barragán, El Melón, y otro apo-
dado El Edén y Víctor Aguirre, presunto pri-
mo del gobernador Ángel Aguirre, siguen
operando en Acapulco, ahora bajo la deno-
minación de Los Beltrán Leyva y Los Zetas.
“El Cris”, un narcojunior
A Cristian Arturo Hernández Tarín, de 30
años y originario de Acapulco, se le califica
de narcojunior. Es hijo de Arturo Hernández
González, El Chaky, un exjudicial formado
por el general Mario Arturo Acosta Chapa-
rro, a quien se vinculó con el cártel de Juá-
rez. Ambos operaron en Guerrero durante la
etapa de la “guerra sucia” bajo las órdenes
del entonces gobernador Rubén Figueroa
Figueroa, refieren reportes oficiales obteni-
dos por Proceso.
Un boletín de la SSP difundido el miér-
coles 18 indica que El Chaky fue lugartenien-
te de los hermanos Amado y Vicente Carrillo
Fuentes, fundadores y líderes del cártel de
Juárez; otros reportes oficiales consultados
por este semanario indican que El Chaky,
quien desde 2003 se encuentra preso en un
penal de máxima seguridad, fue jefe de pis-
toleros de Ismael El Mayo Zambada, uno de
los líderes del cártel de Sinaloa.
El Cris, heredero de la violencia ejercida
por el narco y los grupos paramilitares crea-
dos por el general Acosta Chaparro en Gue-
rrero, conformó el grupo La Barredora y se
asentó en la zona conurbada de Acapulco,
donde impuso el terror y la barbarie. Su com-
pañero, Eder Sosa Carvajal, alias El Cremas
o El Metro, es considerado por las autorida-
des locales como el jefe de sicarios del grupo.
Como brazo ejecutor de La Barredora,
el gobierno estatal identifica al Comando del
Diablo, dirigido por el exmilitar José Francis-
co Sosa Vázquez, El Capi Sosa, y por los her-
manos Cleotilde, Sóstenes, Moisés y Zeferi-
no Toribio Rentería, originarios del municipio
de Coyuca de Catalán, región de la Tierra Ca-
liente, y que se hacen llamar Los Calentanos.
Según los reportes oficiales, El Capi So-
sa fue detenido por el Ejército en 2008 en un
rancho del poblado de Las Chanecas, muni-
cipio de Acapulco, donde eran adiestrados
los sicarios del cártel de los Beltrán Leyva.
Poco después de la detención del Chaky,
la SSP emitió un comunicado en el que se-
ñalaba que El Cris y su hermano Emanuel
Hernández Tarín, El Pepino, se dedicaron
al trasiego de mariguana de Ciudad Juárez,
Chihuahua, a Estados Unidos con la anuen-
cia de Vicente Carrillo, El Viceroy.
En 2005, El Cris salió de Ciudad Juárez
por “presión” de José Luis Ledezma, El JL,
líder de La Línea, brazo armado del cártel de
Juárez, refiere el comunicado de la SSP. Her-
nández Tarín intentó establecerse en Gómez
Palacio, Durango –antiguo feudo de su pa-
dre–, pero salió del lugar por diferencias con
Sergio Villarreal Barragán, El Grande.
Ese mismo año, el hijo del Chaky fue re-
cibido por Arturo Beltrán, El Barbas, en la
ciudad de Cuernavaca, Morelos, quien lo
sumó a su organización criminal, agrega la
dependencia.
Hernández Tarín se desempeñó como
“escolta y sicario” de Miguel Ángel Araujo
Moreno, El Buche, un pistolero sinaloense e
“hijo adoptivo” de Arturo Beltrán que fue jefe
de la plaza de Acapulco hasta diciembre de
2009, cuando fue abatido junto con su jefe
por un comando de marinos en Cuernavaca.
Luego, El Cris se integró al grupo de se-
guridad de Gamaliel Aguirre Tavira, El Güero
Huetamo, quien fue detenido en julio de 2010.
Gamaliel era considerado el principal
operador de Édgar Valdez Villarreal, La Bar-
bie, en Acapulco. Fue él incluso quien dirigió
los enfrentamientos contra el grupo de Héc-
tor Beltrán Leyva, El H, quien reclamaba co-
mo suya la plaza de Acapulco.
El Cris abandonó el CIDA a principios de
este año porque, según el comunicado de la
SSP, se sintió “amenazado” por dos de los lí-
deres de esa banda. Al salir de esa organiza-
ción decidió formar La Barredora.
A partir de entonces, Acapulco se partió
en dos y comenzó una brutal confrontación
entre los sicarios de La Barredora y del CIDA
por el control de la plaza. La violencia sumió
al puerto en una de las peores crisis de inse-
guridad y violencia que mantiene colapsada
la actividad económica, política y social de
este destino de playa.
La SSP señala que el territorio de in-
fluencia de La Barredora abarca las zonas
de Punta Diamante, Puerto Marqués, Bon-
fil, Barra Vieja, El Cayaco, Tres Palos, La Sa-
bana, Llano Largo, El Coloso y Colosio. La
banda tiene su bastión en las colonias Re-
nacimiento y Emiliano Zapata, en la entrada
principal al puerto.
El CIDA mantiene su dominio en el cen-
tro porteño y en la parte poniente que colin-
da con la Costa Grande guerrerense. O
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
El gobernador Torres López, Galván y Morales en la Comarca Lagunera
18 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
tida delitos del fuero común, como robo
de automóviles y a casas habitación, pero
sobre todo la ciudadanía sufre de secues-
tros, una de las agresiones que más duele
y lacera a nuestra sociedad.”
El operativo se desarrollará en los
municipios duranguenses de Gómez Pa-
lacio y Lerdo, así como en Torreón y Mata-
moros, en la entidad vecina. Explica He-
rrera Caldera:
“Sucede que se cometen actos ilíci-
tos en Torreón y, en una persecución por
parte de la policía estatal o municipal, los
delincuentes cruzan el puente del río Na-
zas, que divide a los dos estados, y entran
a Gómez Palacio. Entonces la persecu-
ción se detiene porque ya es otra juris-
dicción y los fugitivos logran escapar. Al
constituir el mando único prácticamente
se quitan esas barreras y eso da agilidad
para perseguir los delitos y tener accio-
nes más efectivas.”
Señala que hace seis meses los tres ór-
denes de gobierno realizaron con éxito un
operativo semejante, en el cual el Ejérci-
to tomó el mando único. Ahora, conside-
ra que Laguna Segura será determinan-
te porque limpiará la zona metropolitana
que comparten las dos entidades.
De acuerdo con los mapas delictivos
de la Segob, hasta enero de este año la La-
guna era una zona controlada por Los Ze-
tas, pero a partir de mayo de este año ese
cártel se ha replegado ante el cártel de Si-
naloa (Proceso 1791 y 1817).
En Laguna Segura participarán 600 po-
licías de Gómez Palacio y Lerdo, además
de 780 de Torreón y Matamoros. La corpo-
ración estatal aportará 50. En el operativo
anterior, las fuerzas federales destacadas
en la zona se reforzaron con 200 agentes
y 300 militares. Igual que en Guerrero, se
anuncia que el operativo armado se com-
plementará con medidas enfocadas a re-
construir el tejido social.
El 7 de enero de 2007, el presidente
Guerrero, desquiciado
EZEQUIEL FLORES Y PATRICIA DÁVILA
C
HILPANCINGO, GRO.- Territorio estraté-
gico para el cultivo de amapola y
en menor medida de mariguana,
así como para el arribo marítimo
de droga y creciente centro de
consumo, la entidad se convirtió
en una zona que hoy se disputan a sangre y
fuego los cárteles del Golfo, del Pacífico, La
Familia Michoacana, Los Zetas y la organiza-
ción de los Beltrán Leyva.
Un informe de la Secretaría de Goberna-
ción destaca que desde 2005 los hermanos
Beltrán Leyva iniciaron la disputa contra Gol-
fo-Zetas. Los primeros cooptaron a la banda
local de Los Pelones, que quedó bajo las ór-
denes de Édgar Valdez Villarreal, La Barbie,
detenido el 30 de agosto de 2010. La con-
frontación exacerbó la violencia, al grado de
registrar el primer caso de decapitación en
abril de 2006.
En 2008, tras la ruptura de los Beltrán
Leyva con el cártel del Pacífico, Los Pelo-
nes se mantuvieron con Arturo Beltrán, y
cuando este murió, en diciembre de 2009 en
Cuernavaca, Morelos, continuaron al servi-
cio de su hermano Héctor Beltrán Leyva, El
H, quien inició una fuerte confrontación con
Valdez Villarreal por el liderazgo del grupo.
El H designó a Sergio Villarreal Barragán,
El Grande, como su operador para confron-
tar a La Barbie en Acapulco. No obstante, El
Grande se distanció de Héctor Beltrán.
Debilitados, los Beltrán Leyva fueron
desplazados de la Costa Grande, Tierra Ca-
liente y algunos municipios de la zona Nor-
te por La Familia y por el cártel del Pacífico,
mientras que La Barbie concentró sus accio-
nes en Acapulco.
En agosto de 2010, tras la detención de
La Barbie y sus principales colaboradores,
la banda se dividió. Una de las fracciones,
el Cártel Independiente de Acapulco (CIDA),
se opuso al grupo que lideraba Carlos Mon-
temayor González, El Charro, suegro de La
Barbie; otra más aprovechó la detención de
su líder para integrarse al cártel del Pacífico
bajo el nombre de La Barredora.
Hoy, La Barredora y su brazo armado, el
Comando del Diablo, mantienen una abier-
ta confrontación con el CIDA. Y en la Costa
Grande, bandas locales, como Los Grana-
dos y Los Titos, se disputan el área.
De acuerdo con el informe de Goberna-
ción, en la región Norte operan Los Rojos y
el cártel de la Sierra, ambos afines a Los Bel-
trán Leyva, quienes están confrontados con
La Familia.
En Acapulco, la disputa entre los cár-
teles ha generado un ambiente de terror y
psicosis. Una amenaza de extorsión contra
profesores de una escuela de la zona conur-
bada del puerto turístico detonó una de las
protestas más significativas contra la inse-
guridad y violencia que persiste en el estado.
El conflicto magisterial generado por los
efectos de la narcoviolencia estalló el 25 de
agosto último. En el momento más alto de
la protesta participaron 3 mil 452 trabajado-
res de la región escolar Acapulco-Coyuca:
incluso cerraron 466 escuelas de nivel bá-
sico y medio superior, lo que afectó a 78 mil
621 alumnos.
El paro concluyó el miércoles 19, lue-
go de 53 días. No obstante, el problema de
la inseguridad no ha sido resuelto. Hoy, por
ejemplo, en Acapulco los liderazgos delicti-
vos son temporales a causa de la violencia
desbordada.
Uno de ellos es el de La Barredora, cuyo
líder y fundador, Cristian Arturo Hernández
Tarín, El Cris, fue arrestado en agosto pasa-
NARCOTRÁFI CO
D
a
v
id
D
e
o
la
rte
Hernández Tarín. Líder de “La Barredora”
NARCOTRÁFI CO
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 21 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 21
la presencia federal: “Es probable que provi-
sionalmente se logre reducir los índices de
violencia y delictivos, pero lo que no es nada
claro es que se mantengan bajos. Una vez
que se retiren las fuerzas federales o que el
crimen organizado se reorganice, está ga-
rantizado que se va a registrar un índice
mayor de violencia. Además, es seguro que
en donde estén Los Zetas habrá más violen-
cia y también más víctimas civiles”.
A su vez, Arturo Arango señala que un
operativo más no tiene caso, pero acota que
algo tiene que hacerse. El problema, dice,
es que el Estado siempre actúa de manera
reactiva. “Como país –afirma– tenemos un
serio problema: que nuestro personal no
está profesionalizado en áreas de inteligen-
cia ni en cuestiones preventivas, y siempre
reac cionamos, cuando somos quienes de-
beríamos estar marcando la agenda como
sociedad y como gobierno.
“Hace muchos años sabíamos que Ve-
racruz, Tabasco, Chiapas y Tamaulipas es-
tán ocupados por Los Zetas, y que incluso
tenían un sistema de comunicación me-
jor que el que pudiera tener el gobierno.
Sin embargo, nunca se les enfrentó porque
actuamos bajo un esquema político y de-
jamos que la delincuencia penetrara altas
esferas del gobierno. Mientras había con-
trol sectorial, ese control tan raro, por de-
cirlo de la mejor manera, que tenía el exgo-
bernador Fidel Herrera sobre Veracruz, no
pasaba nada y no hacíamos nada.”
Acerca de la eficacia de los anteriores
operativos, Arango es claro: “Por ejemplo,
en Tijuana o Ciudad Juárez no había con-
trol territorial por parte del gobierno, pe-
ro sí lo tenían los cárteles. Ahora hay cier-
ta paz, pero hay que analizar si es porque
el Estado ganó control o porque de nuevo
se llegó a la entelequia que había antes
de iniciar la guerra”.
Los tres nuevos operativos se suman
a los de Tijuana (Baja California), Ciudad
Juárez (Chihuahua), Frontera Sur (Ist-
mo), Michoacán, Culiacán-Navolato (Si-
naloa), Sierra Madre (Sinaloa, Chihua-
hua y Durango) y Noroeste (Nuevo León
y Tamaulipas), todos emprendidos por
Felipe Calderón.
La refriega entre sicarios y soldados duró
alrededor de 15 minutos. El saldo: un militar
y al menos tres pistoleros heridos. Sin em-
bargo, éstos fueron auxiliados por sus cóm-
plices y lograron huir.
En cuanto al atentado reciente perpetra-
do por Los Zetas, fuentes policiacas dijeron
que el explosivo utilizado podría ser del tipo
C4, susceptible de ser detonado por medio
de un celular. O
AVISO A LOS LECTORES
Los cárteles del narcotráfico continúan imponiendo su ley en prácticamente todo
el país. Proceso asume la política de proteger a sus reporteros y corresponsales
presentando –de manera excepcional— ciertas notas y reportajes relacionados
con el narcotráfico sin su firma. Del contenido de esos trabajos se hace responsa-
ble nuestra casa editorial.
20 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
dos estados son frecuentes el robo de ve-
hículos y los secuestros. Transitarla se ha
convertido en un alto riesgo.”
Señala que a través de la Conago soli-
citó que se incremente el fondo de segu-
ridad de las entidades: “Actualmente son
7 mil millones de pesos y este recurso no
está indexado al recurso federal partici-
pable. Si podemos indexar 1% de este re-
curso, nos daría un monto en el fondo de
18 mil 500 millones de pesos. Esto es im-
portante porque, siendo la seguridad una
de las prioridades de los estados, necesi-
tamos recursos para capacitar y equipar
a nuestros policías, sobre todo después de
aplicarles los exámenes de confianza”.
Ineficacia
Los investigadores José Luis Piñeyro, de
la Universidad Autónoma Metropolitana
unidad Azcapotzalco, y Arturo Arango, del
Instituto Ciudadano de Estudios Sobre la
Inseguridad (ICESI), señalan que una gran
debilidad de los operativos Guerrero Se-
guro, Veracruz Seguro y Laguna segura es
que son reactivos, igual que los de antes.
Piñeyro explica: “Se habla de que en el
puerto de Veracruz, debido a la baja turís-
tica, se va a capacitar a los trabajadores
que están en ese sector. Qué bueno que
habrá acciones de trabajo, pero el proble-
ma es que para qué se les capacita, si no
20 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
Monterrey: bombas
para el Ejército
M
ONTERREY, NL.- Los Zetas que
operan en esta ciudad incre-
mentaron su capacidad de
fuego al utilizar contra el Ejér-
cito un explosivo de gran po-
der destructivo y sofisticados
medios para hacerlo estallar. El atentado
agravó la crisis de inseguridad que padece
esta localidad pese a la vigilancia que reali-
zan en ella más de 6 mil militares, marinos,
policías federales y estatales.
Alrededor de las 4:30 horas del jueves
20, un convoy militar que vigilaba la colonia
La Ladrillera, ubicada al sur de esta ciudad,
fue alcanzado por un auto compacto en el
que viajaban hombres armados que provo-
caron a los soldados para que los persiguie-
ran. Los condujeron a la vía rápida Revolu-
ción, cerca del cruce con Covarrubias.
Al llegar a esa avenida el auto aceleró
y dejó atrás a las camionetas militares. En
cuanto éstas se incorporaron a la lateral de
la vía rápida fueron sacudidas por el estalli-
do de un auto bomba estacionado frente a
un taller mecánico.
Aunque los soldados resultaron ilesos, la
explosión provocó daños en fachadas de los
negocios cercanos al lugar. La onda expansi-
va se extendió más de 50 metros a la redonda
y dañó casas y negocios de la colonia Estadio.
Minutos después llegaron al sitio peritos
de la Procuraduría General de Justicia del
estado, quienes no pudieron determinar el ti-
po de explosivo utilizado, por lo que solicita-
ron la asesoría de la Procuraduría General de
la República (PGR). Agentes de esa depen-
dencia llegaron a Monterrey procedentes de
la Ciudad de México. Durante más de seis
horas se dedicaron a recolectar evidencias.
Esta es la tercera ocasión en que sica-
rios de Los Zetas fallan en su intento de ase-
sinar a soldados mediante señuelos. En las
emboscadas han utilizado armamento de al-
to poder, y ahora explosivos.
En el primer atentado, el de octubre de
2010, la delincuencia organizada utilizó tác-
ticas guerrilleras. También mediante un se-
ñuelo los militares fueron atraídos a una
emboscada en las calles Tercera Zona y Mo-
relos, de la colonia Caracol, muy cerca del
primer cuadro de la ciudad.
Cuando el personal castrense perseguía
a los ocupantes de un vehículo y estaba a
punto de alcanzarlos, un auto se impactó
contra una de las tres unidades integrantes
del convoy. Luego de que ésta quedó inuti-
lizada, la caravana fue atacada por sicarios
que desde distintos puntos dispararon con
fusiles de asalto y arrojaron una granada que
mató a un soldado e hirió a cuatro más.
Un segundo ataque tuvo lugar el pasado
6 de mayo de 2011 en el municipio metropo-
litano de Escobedo. Según la versión de un
agente de la PGR, “la emboscada sucedió
en el cruce de Raúl Salinas Lozano y el Li-
bramiento Noreste”.
Cuando los militares, que circulaban sobre
la avenida Raúl Salinas, estaban a unos metros
del libramiento, desde lo alto de un puente de
la carretera un sicario les disparó un proyectil.
En un comunicado, la Secretaría de la
Defensa Nacional precisó que la agresión se
efectuó “con un aditamento lanzagranadas”.
La mala puntería del sicario provocó que la
granada calibre 40 estallara sobre el techo
de un autobús en el que viajaban cerca de 40
obreros de la empresa trasnacional Mattel;
cinco de ellos resultaron heridos.
van a encontrar empleo o va a ser tempo-
ral y precario”.
–¿Se justifica este desplazamiento de
las tropas federales, tomando en cuenta
que en Ciudad Juárez el nuevo operativo
fracasó, igual que los anteriores?
–Ahí se pensó que el operativo podía
servir como referente para otras ciuda-
des y estados; se gastaron miles de millo-
nes de pesos y los resultados no son para
nada satisfactorios. Se mantiene el índice
delictivo y, en cuanto las tropas federales
se retiran, los narcos regresan. Hay una si-
tuación socioeconómica bastante caótica,
destrozada.
Señala que la delincuencia organizada
seguirá dominando estas plazas a pesar de
Un vehículo militar y dos patrullas de la
policía estatal también fueron atacados con
ráfagas de fusiles de asalto AK-47 y R-15
desde al menos ocho camionetas aposta-
das en distintos puntos de la avenida.
Las balas alcanzaron a uno de los pa-
sajeros del autobús del personal de Mattel,
quien murió minutos después a bordo de
una ambulancia que lo trasladaba a un
hospital.
V
íc
to
r H
u
g
o
V
a
ld
iv
ia
E
s
tra
d
a
El coche bomba
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 23 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 23
E
l analista político Francis-
co José Paoli Bolio, quien
durante 50 años fue amigo
cercano de Miguel Ángel
Granados Chapa, fallecido
el domingo 16 de octubre,
asegura:
PRENSA
RODRIGO VERA
Miguel Ángel,
En respaldo al trabajo pe-
riodístico y analítico de
Miguel Ángel Granados
Chapa, había una forma-
ción ideológica, intelectual
y ética que explica, sin
duda alguna, la solidez del
trabajo público que disfru-
taron o sufrieron, según el
caso, generaciones enteras
de lectores. De la génesis
y evolución profesional
e ideológica del autor de
Plaza Pública, de la inspira-
ción que extrajo del pen-
samiento de la izquierda
cristiana –la que llevó no
sólo a su labor periodística,
sino a las aulas del ma-
gisterio– da cuenta quien
fue su amigo entrañable
y colega de esperanzas y
frustraciones desde los ilu-
sionados años de su juven-
tud compartida hasta los
tristes momentos del final,
Francisco José Paoli.
a fondo
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
22 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 22 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
E
n su momento y para siempre, Proceso hizo pública su relación entrañable
con Miguel Ángel Granados Chapa. El 7 de septiembre de 2008, la revista
propuso la medalla “Belisario Domínguez” para el ilustre periodista.
La iniciativa, asumida por todo Proceso, fue recibida por la opinión pública
con abrumador beneplácito. El Senado hizo suya la propuesta y los trámites corrieron
rápido y sin obstáculo alguno.
Decapitado Excélsior, fue sobresaliente la participación de Granados Chapa en la or-
ganización y lanzamiento de Proceso el 6 de noviembre de 1976. Fue su director gerente
hasta la edición número 30. Renunció al semanario el 28 de mayo de 1977 y volvió a esta
casa el 10 de junio de 2001 como colaborador con su columna Interés Público.
Proceso le rinde homenaje con la convicción que deriva de los hechos. Sobrado de
cualidades, merece el reconocimiento como periodista de la República. La modestia
de las dos líneas en las que él mismo dio cuenta del final habla de su noble condición
humana.
El siguiente es el texto íntegro de aquella iniciativa de Proceso:
H. Comisión de la Medalla
Belisario Domínguez
Senado de la República
Desde hace más de cuatro décadas, la palabra escrita de Miguel Ángel Granados
Chapa contribuye a poner a México frente a su realidad, por dura y dramática
que ésta sea. Estricto e informado como pocos, atento sobre todo a la tras-
cendencia de la vida cotidiana, paradoja no exenta de lirismo, ejerce pun-
tualmente su trabajo en el cerco cada vez más estrecho de los enemigos de la
libertad de expresión.
Crítico, independiente, comprometido con un país que desearía describir
en lucha abierta contra la injusticia y la iniquidad, el periodista eminente con-
cita el respeto y aun la admiración de aquellos a quienes enfrenta con su len-
guaje de una pieza, fiel reflejo de su personalidad.
A la distinción a que se hizo merecedor como miembro de la Academia
Mexicana de la Lengua, insólita en sí misma, habría que agregar homenajes
sin cuento dentro y fuera de su profesión.
A su congruencia ideológica y a su capacidad para unir tareas tan disím-
bolas como las del periodismo y el derecho, amén de sus dotes de orador,
libre la palabra que vuela, debe Granados Chapa que hoy podamos conside-
rarlo como maestro indiscutible de generaciones, fundador y cofundador de
instituciones.
Proceso se honra en proponer a Granados Chapa como candidato a la Me-
dalla Belisario Domínguez correspondiente a 2008.
Al maestro
indiscutible
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 25 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 25
E
n noviembre de 1988, en el Polyfo-
rum Siqueiros, durante la presenta-
ción de la novela Escalerilla 23, del
periodista zacatecano Sergio Can-
delas Villalba, Miguel Ángel Granados Chapa
abordó la antigua polémica, nunca suficien-
temente resuelta, sobre la supuesta dispari-
dad e incompatibilidad entre el periodismo y
la literatura.
“En efecto –dijo el columnista–, la prácti-
ca periodística puede conspirar contra la crea-
ción literaria en la medida en que el manejo
rutinario del lenguaje puede mellar las capaci-
dades de expresión de un periodista, particu-
larmente de quienes están sujetos a los rigo-
res de la información cotidiana, los reporteros
asignados a determinados sectores informa-
tivos que tienen que escribir bajo una enorme
presión. No siempre disponen del tiempo ni de
la capacidad reflexiva para quitar los desaliños
con que la prosa va fluyendo, porque la prio-
ridad es que fluya y no tanto que fluya confor-
me a determinados cánones.”
Y aun cuando la presión del tiempo es
un factor que siempre va en contra de la me-
jor redacción posible, si algo brinda el oficio
periodístico a quien lo practica es la oportu-
nidad de aprender a escribir cada vez mejor.
Mucho depende de saber ser autocríticos;
mucho, también, de leer siempre a los gran-
des maestros de la prosa. Un buen escritor
es siempre un gran lector.
Al final del día, así como hay malas y bue-
nas novelas, poemas bien o mal escritos, no
hay sino artículos bien o mal redactados. A ve-
ces el peso de los datos y la importancia de la
información hacen que el lector soslaye erro-
res sintácticos y hasta ortográficos, pero un
artículo bien escrito siempre se agradece más
–y, por supuesto, hay artículos periodísticos
que resultan memorables.
De manera que la vieja polémica que en
1948 Salvador Novo planteaba en términos
casi irreconciliables –“no se puede alternar
el santo ministerio de la maternidad, que es
la literatura, con el ejercicio de la prostitu-
ción, que es el periodismo”– es, en realidad,
absurda. Lo único extraño es que haya sido
Novo, uno de los más grandes prosistas con
que ha contado México y, a pesar suyo, un
periodista excelente (capaz de redactar to-
do un artículo al tiempo que lo dictaba por
teléfono), quien la formulara así.
Lo que hacía (hace) tan agradecible el pe-
riodismo de Granados Chapa no era sólo el
gran valor civil con que cumplía su tarea, per-
fectamente fundamentada en una inmensa
cantidad de información (datos de todo ca-
libre que requerían horas de investigación y
que su estupenda memoria sabía relacionar
e interpretar), o la manera en que iluminaba
a sus lectores gracias a su conocimiento de
las leyes en un país en el que los propios go-
bernantes las ignoran –no tanto porque ha-
RAFAEL VARGAS
gan caso omiso de ellas, sino porque las des-
conocen–, sino también, en gran medida, la
calidad de su prosa llana, sin ripios, concisa,
directa, con la intención de ser útil antes que
elegante (aunque la elegancia proviene de la
sencillez) y no exenta de un discreto humor.
Era fácil adivinar que detrás del inteligente
autor de artículos periodísticos había un gran
lector de poemas, de novelas, de ensayistas,
historiadores y, por supuesto, otros periodis-
tas admirables, pues el dominio de un géne-
ro no se consigue sino a través de la imitación
de los mejores.
Ese hombre de letras, ese hombre de cul-
tura, se volvió cada vez más visible, gracias
a su cotidiano espacio noticioso en Radio
UNAM –en el que se daba tiempo para leer y
glosar poemas de Efrén Rebolledo, fragmen-
tos de crónicas de Gabriel García Márquez o
entrevistar a escritores jóvenes– y de sus co-
lumnas, La Calle y Diario de un espectador en
el diario Metro, a través de las cuales se podía
saber qué estaba leyendo y escuchando.
Uno se preguntaba de dónde diablos
sacaba Granados Chapa tiempo y energía
para escribir tanto cuando uno mismo, co-
mo lector, tenía que esforzarse si quería se-
guirle el paso.
Era imposible no admirarlo. Y sería un
error no aquilatar debidamente el valor de su
trabajo como escritor, que no sólo queda plas-
mado en miles de cuartillas dispersas produ-
cidas en más de 40 años de labor constan-
te, ininterrumpida, sino en una quincena de
libros. Es lástima que a pesar de tantas horas
de trabajo no haya encontrado las suficientes
para abocarse a la redacción de la novela que
contemplaba desde hacía años, Bucareli, en
la que se proponía contar la historia de esa ca-
lle, de muchas maneras central en la vida de
nuestra capital y nuestro país.
El 15 de junio de 1995, cuando Octavio
Paz recibió en España el premio Mariano de
Cavia –una de las distinciones que se otorgan
a los autores más destacados de la literatu-
ra y el periodismo de lengua española– por su
artículo Las elecciones de 1994 en México, el
poeta pronunció un discurso que zanja de ma-
nera contundente las alegadas incompatibili-
dades entre literatura y periodismo.
Ese día dijo Octavio Paz:
“Soy (o quiero ser) un poeta; igualmen-
te soy (o quiero ser) un periodista. Muy jo-
ven, adolescente, escribí poemas y aún los
sigo escribiendo; muy joven, también, co-
mencé a publicar artículos y notas en diarios
y revistas. Las dos actividades no se oponen
sino que, a veces, se complementan. Con
frecuencia oigo decir que el tiempo del perio-
dismo es el del instante, mientras que el de la
poesía son los años y aun los siglos. Vale la
pena someter a prueba esta opinión…
“Los artículos no están hechos para du-
rar; sin embargo, unos cuantos, los mejores,
sobreviven. Lo mismo sucede con la poesía.
La buena poesía moderna está impregnada
de periodismo…
“A mí me gustaría dejar unos pocos poe-
mas con la ligereza, el magnetismo y el po-
der de convicción de un buen artículo de pe-
riódico... y un puñado de artículos con la
espontaneidad, la concisión y la transparen-
cia de un poema.”
Así como no hay un gran escritor que no
haya practicado el periodismo, debe decirse
que no hay un gran periodista que no haya
sabido transmutar su oficio en literatura.
Salvo por el hecho de que la materia de
uno puede ser la ficción, o reducirse a su
biografía, y la del otro es necesariamente la
realidad, la vida común, las hipotéticas dife-
rencias se difuminan.
La ausencia de Miguel Ángel Granados
Chapa ha de dolernos tanto como la de nues-
tros grandes hombres de letras, insustituibles.
Para quienes lo leímos a lo largo de más de 35
años su palabra se había convertido en una
voz familiar, en más de un sentido. O
Periodista
y hombre de letras
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
24 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 24 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
“Desde sus inicios como reportero, la
labor periodística de Miguel Ángel siem-
pre se inspiró en un cristianismo de iz-
quierda que lo llevó a luchar por una serie
de principios, como la justicia, la fraterni-
dad, el apoyo mutuo o la solidaridad con
los más desprotegidos.”
En la biblioteca de su casa y entristeci-
do por la muerte de su entrañable compa-
ñero, Paoli Bolio agrega que la honestidad
profesional y la austeridad de vida que ca-
racterizaron a Granados Chapa fueron pre-
cisamente fruto de esa formación cristiana:
“Todo eso le vino de su madre, quien
era una cristiana muy profunda, muy in-
tensa. Lo formó en esos valores. Por eso
Miguel Ángel militó en la Asociación Ca-
tólica de la Juventud Mexicana (ACJM) y
esto después lo empujó hacia una pers-
pectiva política que lo llevó a participar en
la Democracia Cristiana. Fueron esas las
raíces de Miguel Ángel.”
–Pero terminó por alejarse de la Iglesia…
–No. Se distanció y se desilusionó de
la institución eclesiástica, que es muy dis-
tinto. Incluso siempre fue muy crítico de
la institución. Pero Miguel Ángel conservó
su fe en Dios y su fidelidad a la doctrina
cristiana hasta el final de sus días.
Paoli hace un repaso de su larga amis-
tad con Granados Chapa, que comenzó
justo cuando ambos eran jóvenes militan-
tes de la Democracia Cristiana, a princi-
pios de los años sesenta:
“Conocí a Miguel Ángel hace unos 49
años, quizás a finales de 1962, cuando co-
incidimos en el Movimiento Social Demó-
crata Cristiano. Él estudiaba periodismo y
además derecho en la UNAM. Yo también
estudiaba derecho, pero en la Universidad
Iberoamericana, que en ese tiempo estaba
totalmente vinculada a la UNAM. De ma-
nera que llevábamos los mismos cursos e
incluso muchos maestros daban clases en
ambas universidades.
“A partir de entonces nuestra amis-
tad fue creciendo durante cinco décadas,
más allá de nuestra afinidad con luchas y
principios políticos. Con el tiempo llega-
mos incluso a ser compadres, pues él fue
padrino de María, mi hija más chica. Eso
anudó todavía más nuestra relación.”
En aquellos años, cuenta Paoli, el Papa
Juan XXIII impulsaba el Concilio Vaticano
II, que fue un parteaguas en la historia de
la Iglesia y en Latinoamérica provocó el
surgimiento de la llamada opción prefe-
rencial por los pobres. Dice:
“Nosotros militábamos en un cristia-
nismo de izquierda, que era de las primeras
expresiones de la teología de la liberación.
Incluso varios de nosotros pertenecíamos
a un grupo llamado Liberación, que iba
en esa directriz. Estábamos muy vincula-
dos con grupos socialcristianos de Chile y
Venezuela. El grupo venezolano era más
conservador, en cambio, el chileno era de
L
e gustaba decir que habíamos si-
do formalmente presentados por
Julio Scherer García. Así fue. En
el último semestre de la carrera
de comunicación, a principios de los se-
tenta, fui a Excélsior a pedirle a Julio, quien
había sido mi maestro, que me dirigiera
la tesis. “Yo no me dedico a eso”, me res-
pondió casi molesto, pero sé de alguien
que lo sabe hacer bien. Me llevó con Mi-
guel Ángel Granados. Aceptó. Me titulé.
Años después fue mi sinodal en un
par de concursos de oposición en la
UNAM. Estaba al tanto de las investiga-
ciones en la materia. Cuando aparecían
autores nuevos los ubicaba; si la tecno-
logía se complicaba buscaba la manera
de entender cómo afectaría socialmen-
te. Se mantuvo al día e incidió con su crí-
tica en los procesos legislativos.
El 4 de mayo de 2006 coincidimos en
la Suprema Corte acompañando a los se-
nadores que presentaron la acción de in-
constitucionalidad contra la Ley Televisa,
a la salida nos fuimos a comer y conversa-
mos largo. “¿Todo esto para qué, Miguel
Ángel?”, lo cuestionaba desde mi ya inci-
piente desencanto. “Tú confía en los mi-
nistros”, me respondió, “vas a ver cómo
le entran a esto”. Y así fue. El 5 de junio de
2007 a las 13:50 horas, cuando Ortiz Ma-
yagoitia dio el martillazo que declaró in-
constitucionales los artículos claves, verifi-
qué que sabía de lo que hablaba.
El tema de los medios en México fue
un tema de conversación con él hasta
que apareció el cáncer. Me contó de los
FÁTIMA FERNÁNDEZ CHRISTLIEB
Su batalla
silenciosa
tumores en el hígado y en el colon. De
ahí en adelante no hubo más tema que
el sentido de la vida y los obstáculos que
ésta nos coloca.
Vino el 2008 con los estragos que ha-
cían tanto la enfermedad como la quimio-
terapia, vinieron también los homenajes.
El de la Facultad de Ciencias Políticas de
la UNAM fue largo. Comenzó el 17 de sep-
tiembre con sesiones semanales y terminó
el 29 de octubre. Ese día me tocó exponer
en el auditorio. Él estaba en primera fila. Yo
lo miraba desde la mesa que estaba más
arriba. Sus malestares físicos eran eviden-
tes. Sostenía la cabeza con su mano y ce-
rró los ojos casi toda la sesión, aunque al
final subió al presídium y el público escu-
chó a una mente lúcida e intacta.
Unas semanas después estaba en el
hospital. Por primera vez en su vida dejó
de escribir. El ejemplar de Proceso del 9
de noviembre no traía su texto, el miérco-
les 12 se abrió un paréntesis también en
Reforma. La semana anterior había tenido
que abandonar la cabina de Radio UNAM
por falta de fuerzas. Pero se repuso y en
2009 se fue para arriba de nuevo.
“¿Cómo le hiciste, Miguel Ángel?”,
pregunté. “Me reconcilié”, respondió. Y re-
lató cómo en esas noches de hospital, en
las que no dormía, repasó su infancia y pu-
do entrarle a imágenes a las que normal-
mente se resistía. ¿Como cuáles? Al recor-
dar mis preguntas me detengo. Cuando
alguien se va puede uno despeñarse en
relatos que el interesado ya no puede ma-
tizar o que quizás no le hubiera gusta-
do que salieran a la luz. Hago esfuerzos
por recordar qué ángulos de sus respues-
tas solía tocar incluso en otras épocas y
con más gente. Admiró y quiso profunda-
mente, como es sabido, a don Paco Mar-
tínez de la Vega, a Manuel Buendía, a don
Tomás Gerardo Allaz. Buscaba en ellos,
y ésa era una batalla silenciosa, al padre
que no estuvo. “Con él me reconcilié”, di-
jo y agregó: “Si mi madre así lo quería, así
lo acepto yo también”. Y por casi tres años
venció a las células malignas.
Hablar de ti, Miguel Ángel, no iba con
tu oficio ni con tu personalidad. Lo sé.
Dudé mucho antes de escribir estos ren-
glones y creo que así, sin detalles ni hon-
duras, te hubiera gustado un homenaje
también a esta reconciliación final por-
que, como tú decías, éstos son los asun-
tos importantes de la vida. O
PRENSA
M
a
rc
o
A
n
to
n
io
C
r
u
z
En la cabina de Radio UNAM
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 27
PRENSA
Los años formativos
En 1964, en la Crucero el joven reportero
empezó a demostrar que su militancia
cristiana no era obstáculo para denunciar
a grupos de la ultraderecha católica que,
de manera secreta, operaban en México
para impulsar movimientos nazifascis-
tas, sobre todo en las universidades. Bajo
distintas fachadas que protegían su iden-
tidad, estos grupos operaban en diversos
puntos del país. En Puebla, por ejemplo,
se les conocía como el Frente Universita-
rio Anticomunista (FUA), y en el Distrito
Federal como el Movimiento Universita-
rio de Renovadora Orientación (MURO).
Granados Chapa publicó información que
los desenmascaraba. En respuesta, le en-
viaron a un grupo de sicarios que lo se-
cuestraron y le propinaron una golpiza,
dejándolo inconsciente y ensangrentado.
Recuerda Paoli Bolio:
“Esos grupos estaban apoyados por
obispos ultraconservadores y otros miem-
bros del clero. Eran organizaciones se-
cretas cuyos integrantes juramentaban
encapuchados, entre calaveras, cristos y
cirios encendidos. En algunos periódicos
llegaron a decir que nosotros éramos ‘pe-
ces rojos nadando en agua bendita’. Nos
atacaron muchísimo.”
De Crucero Granados Chapa pasa a tra-
bajar por breve tiempo a la agencia Infor-
mac, dirigida por Fernando Solana. Y de
ahí, en 1966, al periódico Excélsior, de donde
sale en 1976 a raíz del golpe asestado por el
presidente Luis Echeverría contra el diario.
Después participa en la fundación de
Proceso, del que fue director gerente du-
rante los primeros meses. Sale de la re-
vista y, en 1977, aparece por primera vez
su columna Plaza Pública en el diario Cine
Mundial. A principios de los ochenta tra-
baja en el diario Unomásuno. Luego pasa
al periódico La Jornada. Más tarde funda la
revista Mira, que dirige hasta 1994.
Granados Chapa escribe libros, trabaja
en radio, es profesor universitario e inclu-
so, en 1999, es candidato a gobernador de
Hidalgo, postulado por una coalición en-
cabezada por el PRD. Pero fue Plaza Pública
el espacio periodístico donde principal-
mente ventiló los abusos del poder polí-
tico, así como los reclamos ciudadanos
a los funcionaros públicos. Mantuvo su
columna durante 34 años, hasta dos días
antes de morir de cáncer.
En toda esta trayectoria profesional lo
acompañó siempre su amigo Paoli, quien
comenta:
“Antes de tomar muchas decisiones
importantes, Miguel Ángel siempre las
consultaba conmigo. Así como yo le con-
sultaba las mías.”
Doctor en ciencias sociales, Paoli fue
fundador del Partido Mexicano de los Traba-
jadores (PMT), después militante panista y
diputado federal por ese partido. En el ám-
bito académico, fue rector de la UAM-Xochi-
milco y profesor en varias universidades,
actualmente es investigador del Instituto
de Investigaciones Jurídicas de la UNAM.
Autor de varios libros sobre política y so-
ciología, Paoli fue además articulista en va-
rios medios donde trabajó su amigo Miguel
Ángel: Últimas Noticias de Excélsior, Proceso,
Unomásuno, La Jornada, Mira, El Financiero…
“Estuve con Miguel Ángel en muchos
de sus proyectos editoriales. Incluso cuan-
do él abrió su propia empresa editora, el
primer libro que publicó fue un libro mío”,
dice.
Y como muchos otros, Paoli coincide
en que los atributos de Granados Cha-
pa fueron su “honradez profesional”, su
“compromiso con la verdad”, su “memoria
prodigiosa” y su “rechazo a todo cohecho”.
En una semblanza que escribió en
2008 sobre el columnista –Notas sobre Mi-
guel Ángel, incluida también en el libro
Miguel Ángel Granados Chapa, maestro y pe-
riodista– cuenta Paoli:
“Miguel Ángel ha rechazado cohe-
chos mayores y menores, desde una casa
que le ofrecieron en la colonia Campestre
Churubusco, hasta pretendidas dádivas me-
nores que no son necesariamente cohechos,
sino algunas veces amabilidades de quienes
se quieren ver bien tratados por nuestro
laureado periodista. Lo he visto devolver,
en restaurantes, una botella de vino que le
mandan de otra mesa. Hasta ese punto lle-
ga su escrúpulo porque no ha querido ver
condicionadas, ni siquiera virtualmente, sus
posiciones y opiniones por aceptar peque-
ños regalos, que en algunos casos pudieron
tener sólo intenciones de halago.”
El escritor Enrique Krauze, por su par-
te, asegura que a Granados Chapa lo mo-
vía “una piedad cristiana y una justicia
republicana”.
En un artículo que le dirigió a Grana-
dos Chapa –titulado Buenos días, Miguel
Ángel, publicado en el diario Reforma el
viernes 14–, Krauze agrega:
“Entiendo que fuiste católico y dejas-
te de serlo, pero sé también –o imagino–
que seguiste siendo cristiano, y que has
practicado ese cristianismo en el sentido
original de la palabra, como un deber de
servicio hacia los demás, como una mi-
sión orientada hacia la justicia y al bien
común.
“Dije cristiano y ahora digo liberal,
porque como supo Altamirano –otro de
tus amigos eternos– esas dos generosas
corrientes del pasado mexicano no se
contraponen, se complementan. Tu jaco-
binismo no ha sido visceral sino racional:
separar lo sagrado de lo profano. Tu libera-
lismo ha sido esencialmente político y ha
sido impecable: limitar el poder, ordenar a
los poderes, defender las libertades.”
Paoli Bolio asiente con la cabeza y recalca:
“Sí, Miguel Ángel siempre conservó su
fe en Dios y en la doctrina cristiana. Ha-
ce poco, durante un homenaje que se le
rindió en la Universidad Iberoamericana y
ante un grupo de jesuitas, él se definió a sí
mismo como ‘judeo cristiano’. Se conside-
ró deudor de esa tradición religiosa.”
–¿Hasta el final de sus días?
–Hasta el final. Basta leer las últimas
palabras que nos dirigió en su última
columna. Ahí nos dice que, pese a todos
los males y a la pudrición del país, él se
va creyendo en la salvación y en el rena-
cimiento de la vida. Esa es una confesión
muy cristiana.
En efecto, en esa columna publicada el
viernes 14 en Reforma –dos días antes de
morir–, Granados Chapa hace un recuento
apocalíptico de los males que aquejan a
México: “La inequidad social, la pobreza,
la incontenible violencia criminal, la co-
rrupción que tantos beneficiarios gene-
ra, la lenidad recíproca, unos peores que
otros, la desesperanza social”.
Para “escapar de la pudrición que no
es destino inexorable” –agregaba quien
moriría dos días después–, es deseable
que “el espíritu” nos impulse para que “re-
nazca la vida”. Y concluye: “Sé que es un
deseo pueril, ingenuo, pero en él creo”. O
26 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 26 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
avanzada, fue el que llevó a la presiden-
cia a Eduardo Frei, y después una fracción
apoyó al presidente Salvador Allende.
“Miguel Ángel y yo estábamos vincu-
lados con esas corrientes, por lo que nos
encontrábamos frecuentemente en diver-
sas reuniones para impulsar movimientos
campesinos, sindicales y estudiantiles. En
la entonces Escuela Nacional (hoy Facul-
tad) de Ciencias Políticas, Miguel Ángel
participó incluso en un grupo estudiantil
que se llamó Partido Auténtico Universita-
rio (PAU), pues había una práctica docente
para experimentar la competencia políti-
ca y la confrontación de ideas, ya que en-
tonces no había en México un sistema de
partidos.”
“Miguel Ángel era muy buen orador,
ganó incluso un concurso de oratoria en
aquella escuela. Y desde el primer mo-
mento fue el secretario de Prensa del
Movimiento Social Demócrata Cristiano
(MSDC). En 1963, yo fui el primer secre-
tario general de la Juventud Demócrata
Cristiana (JDC), la rama juvenil del movi-
miento. Éramos unos chamacos veintea-
ñeros, muy amigos los dos.”
Los maestros
El mismo Granados Chapa –en una en-
trevista que le concedió a Silvia Cherem,
publicada el año pasado en el libro Por la
izquierda– cuenta su experiencia como jo-
ven acejotaemero y universitario:
“Me interesaba sobremanera partici-
par en la ACJM, me permitía entender el
credo que había profesado y que en rea-
lidad no conocía. Era una asignatura pen-
diente y fui casi un converso. Pasé a ser
un activo militante: del credo religioso al
credo político.”
Y señala que en el PAU “nuestra ideo-
logía era la democracia social cristiana: a
la izquierda del Partido Acción Nacional y
a la derecha del Partido Comunista”.
Para adentrarse en su fe y afianzar su
vocación cívica, empezó a leer apasiona-
damente a pensadores cristianos como
Pierre Teilhard de Chardin, Jacques Mari-
tain, Emmanuel Mounier y Léon Bloy.
Por esos años –cuando asistía a misa
a la Parroquia Universitaria, creada por
los religiosos dominicos en Copilco, a un
costado de la UNAM– Granados Chapa
conoció a fray Tomás Gerardo Allaz, un
enjuto fraile de nariz aguileña que, aun
en los más extremosos inviernos, siem-
pre calzaba huarache y vestía delgadas
camisas de manga corta para solidarizar-
se con los pobres. La austeridad del pa-
dre Allaz –que habitaba en vecindades de
barriada– fue un ejemplo a seguir para el
joven universitario.
“Era de esos hombres raros que juntan
la prédica con la vida. Jamás me distancié
de él… Junto a don Tomás Allaz, Méndez
Arceo fue mi padre tutelar. Eran ellos ami-
gos. Hablábamos de una Iglesia que fuera
opción para los pobres”, comentaba Gra-
nados Chapa.
Paoli Bolio refiere que “fue tanta la ad-
miración que Miguel Ángel le tuvo al pa-
dre Allaz, que años después le llevó a sus
hijos para que se los bautizara, y a uno de
ellos le puso incluso Tomás Gerardo”.
Y agrega que bajo esta inspiración cris-
tiana, Granados Chapa y él emprendían en
los sesenta un intenso activismo político:
“Participamos en muchos cursos que
se daban a nivel sindical para formar cua-
dros, por lo que se creó el Instituto Téc-
nico de Estudios Sindicales, que tenía el
apoyo del socialcristianismo internacio-
nal. Teníamos una casa alquilada en la
calle de Anaxágoras, donde se preparaban
dirigentes. También íbamos a dar cursos a
varios estados. Recuerdo muy vivamente
un viaje a Querétaro, que realizamos jun-
tos en tren y en el que compartimos una
serie de vicisitudes.”
–¿Su militancia social cristiana los
empujó entonces a las filas del PAN?
–No, ni Miguel Ángel ni yo fuimos pa-
nistas. Yo me afilié al PAN muchos años
después. En ese tiempo había diversos
grupos que estábamos enfilados en la doc-
trina social cristiana. Uno de esos grupos
pertenecía efectivamente al PAN, aunque
este partido nunca lo ha dicho formalmen-
te. En ese grupo había gente como Hugo
Gutiérrez Vega, Manuel Rodríguez Lapuen-
te u Horacio Guajardo, quien por cierto lle-
gó a ser muy cercano a Miguel Ángel.
“Este grupo panista quería entonces
transformar a su partido e inscribirlo a
nivel internacional como un partido de-
mócrata cristiano. Tenía elementos para
hacerlo, ya que la plataforma y los prin-
cipios del PAN se vinculan con los de la
doctrina social cristiana.
“En el 62 hubo inclusive un consejo
nacional donde se planteó la posibilidad
de incorporarse como partido demócra-
ta cristiano. Sin embargo, al ingreso se
opusieron dirigentes tradicionales como
Manuel Gómez Morín y Adolfo Christlieb
Ibarrola, en ese tiempo presidente del
partido.
“De manera que ese grupo fracasó en
su intento de incorporación. Hubo incluso
una ruptura, pues se salieron del PAN Gu-
tiérrez Vega, Rodríguez Lapuente y grupos
de Chihuahua, Jalisco, Querétaro y Coli-
ma, entre otros.”
Paoli indica que desde entonces Gra-
nados Chapa trabó amistad con Horacio
Guajardo, “un intelectual que dirigía la
revista cristiana Señal, que tenía una cruz
como símbolo. Y Guajardo llevaba amistad
con varios periodistas como Carlos Septién
y Manuel Buendía. Fue Guajardo quien re-
comendó a Miguel Ángel para que traba-
jara con Buendía en el semanario Crucero,
abriéndole así las puertas del periodismo”.
Guajardo mismo, en una semblanza
que escribió sobre Granados Chapa –titu-
lada Democracia y verdad y publicada en el
libro de testimonios Miguel Ángel Grana-
dos Chapa, maestro y periodista– relata ese
episodio:
“Manuel Buendía me pidió candidatos
a reporteros para el semanario Crucero, le
presenté a Ernesto Ortiz Paniagua y a Mi-
guel Ángel. Ambos fueron aceptados.”
Refiere también que él después apa-
drinaría la boda de Granados Chapa: “Mi
esposa Graciela y yo apadrinamos el ma-
trimonio de Martha Isabel y Miguel Ángel
en la catedral de Pachuca, Hidalgo”. Y ha-
bla sobre su estrecha relación con el co-
lumnista, con quien nunca se trató “como
ahijado-padrino”.
G
e
r
m
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Paoli. Remembranzas
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 29 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 29
L
a fusión entre Grupo Iusacell y Te-
levisa, sobre la que escribió el pe-
riodista Miguel Ángel Granados
Chapa en su columna del diario
Reforma el 23 de enero de 2011, se consu-
mará antes del domingo 30 cuando la Co-
misión Federal de Competencia (Cofeco)
autorice esta operación que constituye “la
más grave lesión” para el sistema de tele-
comunicaciones y para el país, asegura el
diputado federal panista Javier Corral.
En el marco del homenaje póstumo a
Granados Chapa, organizado por la Asocia-
ción Mexicana de Derecho a la Información
(Amedi), Corral comentó que fue él quien
informó al autor de Plaza Pública sobre la
magna operación que los voceros del Gru-
po Salinas y del consorcio Televisa se apre-
suraron a desmentir, pero que terminaron
por confirmar 10 semanas después.
“Le di cuenta a Miguel Ángel de todos
los detalles; le revelé nombres y fechas, in-
clusive le transcribí los mensajes de Black
Berry donde me aseguraban que se había
llevado a cabo la operación y que había co-
pia de la carta de intención firmada a media-
dos de diciembre del año anterior (2010) y le
ratifiqué también la información que había
obtenido por un testigo en las entrañas mis-
mas de la negociación”, revela el legislador.
La furia de ambas televisoras contra
Granados Chapa se expresó en sendos
desmentidos al periódico Reforma el 24 de
enero de 2011, el día posterior a la publi-
cación de la columna en la que Granados
Chapa abordó el asunto.
Manuel Compeán, vocero de Televi-
sa, se dio el lujo de pontificar sobre el buen
periodismo. Dijo que el texto de Granados
Chapa era “un desafortunado artículo que
no cuenta con el mínimo rigor periodísti-
co”. Más agresivos, los voceros de Grupo
Salinas, propietario de TV Azteca y de Iu-
sacell, se lanzaron contra el columnista; in-
cluso se metieron con su vida privada.
En su espacio de Plaza Pública del 23
de enero último, Granados Chapa aludió
no sólo la fusión, también lo hizo sobre “la
farsa” en la polémica Licitación 21 de 2010
en la que Televisa y Grupo Nextel actuaron
en sociedad y de las más de 60 demandas
interpuestas por Grupo Iusacell para evi-
tar que se concretara la “ganga” a favor de
Televisa-Nextel.
PRENSA
tarde– que involucraron en toda la coope-
rativa a los seguidores de Scherer García.
En la defensa de nuestra casa periodística,
Miguel Ángel fue desde el principio un pi-
vote imprescindible, un capitán de batalla.
Fue Miguel Ángel quien en abierto apo-
yo al director organizaba reuniones con los
escritores de las páginas editoriales para
informarles de la situación que se avecina-
ba, y planear estrategias. Reuniones tensas
en su casa de la colonia del Valle, en casa
de Manuel Pérez Rocha, en la mía.
Fue Miguel Ángel quien aceptó hablar
como orador designado en la asamblea en
que Regino Díaz Redondo pretendía ex-
pulsar al director y a un puñado de segui-
dores. Asamblea amañada en un edificio
infestado ya de golpeadores. No permitie-
ron que se oyera su proclama, por supues-
to, y el golpe ordenado por el presidente
Echeverría resultó rotundo.
Fue Miguel Ángel quien en compañía
de Samuel del Villar, y en acuerdo con
el director, organizó aquel mitin-coctel
en el hotel María Isabel para formar una
nueva empresa periodística.
Ya escribí todo esto en Los periodistas y
no es ocasión de repetirlo. Basta decir que
se integró un nuevo grupo con Julio Scherer
García a la cabeza y Miguel Ángel Granados
Chapa a su lado, como figuras indispensa-
bles en la tarea de reconstrucción.
Durante aquellos días difíciles de la
planeación de Proceso, en el empeño de
que no se deshiciera el grupo de reporte-
ros y analistas, y en nuestros breves mo-
mentos lúdicos, se acendró mi amistad
con Miguel Ángel. Isabel y Miguel Ángel,
Margarita y Samuel, Estela y yo llegamos
a formar un cariñoso trío de parejas. Íba-
mos al teatro. Cenábamos tortas en Mel-
chor Ocampo. Conversábamos de la vida.
A veces yo cafeteaba a solas con Miguel
Ángel y nos soltábamos a hablar y a ha-
blar: de los problemas del naciente Proceso,
de sus incomodidades con la personalidad
de Julio, de su idea de separarse del grupo
y de la revista una vez resuelta en lo básico
la primera etapa de la aventura.
–Nadie quiere que te vayas –le decía.
–Yo necesito irme.
–Julio no te va a dejar. Acuérdate lo
que me dijiste un día: a Julio no puedes
decirle no.
Hablaba así, de eso, con Miguel Án-
gel. Nunca de cosas íntimas. Parco yo;
hermético, él, nuestra profunda amistad
–porque profunda la consideré siempre–
se desarrollaba silenciosa como un río
subterráneo. Sus grandes amigos eran en
ese entonces contados y no adivino el te-
ma de las conversaciones que sostenían:
Samuel del Villar, Miguel López Azuara,
Tomás Gerardo Allaz, Rafael Rodríguez
Castañeda, Manuel Pérez Rocha, Ricar-
do Garibay –a quien él admiraba por sus
textos y por su estilo literario de escritor
que Granados desnudó
JENARO VILLAMIL
La operación
“Si no puedes vencer a tu enemigo, re-
comienda un refrán, únetele; si puedes,
mejor cómpralo”, escribió Granados Cha-
pa en esa ocasión. Su única imprecisión
en aquella columna fue que Televisa no
adquiría la “totalidad” de las acciones de
Grupo Iusacell, sino la totalidad de la deu-
da que esa empresa telefónica tenía con
el empresario David Martínez, director de
Fintech Advisory.
Martínez, de origen regiomontano, se
ha especializado en la compra y negocia-
ción de deuda en empresas públicas y en
gobiernos estatales, poseía el control de
98% de la deuda de la empresa de Ricar-
do Salinas Pliego, que vencía en 2011;
92% de la deuda de 2012, y 76% de la co-
rrespondiente a 2013. Además, fue el in-
termediario en las negociaciones que,
entre noviembre y diciembre de 2010, em-
prendieron los dos principales vicepresi-
dentes de Televisa: Alfonso de Angoitia y
Bernardo Gómez, junto con Ricardo Sali-
nas Pliego (Proceso 1797).
Con esa operación financiera, la em-
presa de Azcárraga Jean tendrá 50% de la
propiedad de Grupo Iusacell y compartirá
con su supuesto competidor de TV Azte-
ca, Ricardo Salinas, “los mismos derechos
de gobierno corporativo” en la empresa de
telefonía móvil, así como “filiales de Televi-
sa para expandir su oferta de servicios”.
El anuncio oficial de la fusión Iusacell-
Televisa coincidió con la guerra que el
duopolio televisivo emprendió contra Tel-
mex-Telcel, de Carlos Slim, y con la autori-
zación de la Cofeco para que Televisa au-
mentara de 58.3 a 100% su inversión en
Cablemás, el segundo operador más gran-
de de televisión de cable en el país, con
2.8 millones de suscriptores y una red de
servicio de 17 mil kilómetros.
La Cofeco ha guardado hermetismo es-
tos meses sobre la autorización de esta fu-
sión. Sin embargo, Javier Corral y fuentes
internas del organismo antimonopolio con-
firmaron a Proceso que la fusión se autori-
zará entre el jueves 27 y el domingo 30.
Esto permitirá al grupo encabezado por
Azcárraga Jean tener 57 megahertz del es-
pectro de telefonía móvil sin necesidad de
participar en licitación pública alguna. Es un
espectro mayor a los 30 megahertz que hu-
biera obtenido en su sociedad con Nextel, y
le permitirá competir directamente con Tel-
cel, la empresa de Carlos Slim que posee
28 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
C
onocí personalmente a Mi-
guel Ángel Granados Cha-
pa al comenzar los años
setenta. Trabajaba yo en la
revista Claudia de Editorial
Mex-Abril –una empresa
de Novedades asociada con Abril de Ar-
gentina y Brasil– y quien ya era entonces
encargado de la subdirección editorial
de Excélsior fue a proponerme, a nom-
bre de Julio Scherer García, la dirección
de Revista de Revistas. La cooperativa del
periódico había decidido una renovación
más del antiquísimo semanario que pre-
cedió en el tiempo a la fundación de Ex-
célsior, y pensaron en mí como un posible
responsable de hacer de R de R una publi-
cación más moderna, más versátil, más
atenta a las realidades del país.
Nunca supe –lo ignoro aún– si la idea
de jalarme para Excélsior fue de Julio o de
Miguel Ángel. Para el caso es lo mismo.
Dudé. Me dio miedo. El compromiso se
me antojaba enorme.
Parco como siempre, Miguel Ángel no
intentó convencerme con un discurso diti-
rámbico. Se limitó a describir esa decisión
de renovar Revista de Revistas y situarla al ni-
vel de un Excélsior que representaba enton-
ces –con la dirección de Scherer García– un
modelo de diarismo mexicano. Yo contaría
para mi trabajo con todo el apoyo estructu-
ral e informativo del periódico, además del
suyo propio: el de Miguel Ángel.
En el texto que se reproduce a continuación, escrito
en julio de 2008, Vicente Leñero recuerda, inevita-
ble el tono nostálgico, los orígenes de su amistad
con Miguel Ángel Granados Chapa. También re-
memora el papel que desempeñó como auténtico
capitán de batalla cuando Julio Scherer García fue
prácticamente expulsado de Excélsior, y sus apor-
taciones a la fundación de Proceso. En particular,
Le ñero evoca los momentos en que Granados Chapa
decidió abandonar el semanario del que era direc-
tor gerente...
VICENTE LEÑERO*
–Antes de aceptar –dije trémulo– ten-
dré que pensarlo, hablar con mi mujer,
medir mis capacidades. Luego iré con el
señor Scherer. A ver qué decido.
–Si hablas con don Julio no podrás de-
cirle que no –anticipó Miguel Ángel con
una risita pícara.
Terminé diciendo sí y propuse, como
punto de partida, elaborar un proyecto de
semanario para ver si lo aceptaban. Como
no contaba aún con un espacio propio en
oficina alguna, Miguel Ángel puso a mi
disposición, generosamente, su propio
escritorio de la subdirección editorial. Yo
empecé a trabajar en él por las mañanas;
Miguel Ángel lo usaba sólo en las tardes.
Así fue en el par de meses que tardé en
elaborar el proyecto: el mismo tiempo en
que empezó a forjarse nuestra amistad.
Lo admiraba muchísimo. No sólo por
su inteligencia innata y esa memoria pro-
digiosa que asociaba yo con la de Juan
José Arreola, sino por su extrema gene-
rosidad y la incondicional disposición a
proporcionarme consejos, tips y comen-
tarios sobre ese plan que poco a poco iba
creciendo. Tal disposición, tal apoyo, se
prolongó luego al nacer la revista con la
contribución de reporteros, formadores y
colaboradores que el propio Miguel Ángel
me ayudó a conseguir.
Sin él, sin su asistencia vigilante, Revis-
ta de Revistas nunca hubiera llegado a ser lo
que fue para nosotros. Errores míos aparte.
Luego surgieron las amenazas del gol-
pe a Excélsior –cuatro o cinco años más
Cuando Miguel Ángel
se fue...
A
rc
h
iv
o
P
ro
c
e
s
o
30 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 30 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
70% de los poco más de 90 millones de
usuarios de telefonía móvil, y con la espa-
ñola Telefónica-Movistar, con 19.7 millones
de suscriptores.
La megaconcentración
Nextel y Grupo Carso, los principales com-
petidores de esta fusión, advierten a la Co-
feco que si autoriza la sociedad entre Grupo
Iusacell y Televisa, se creará un “monopolio
de contenidos y de publicidad” que afecta-
rá a las empresas que no tienen acceso a la
pantalla de televisión abierta ni pueden tener
servicios de televisión restringida.
La megaconcentración también ha si-
do criticada por los cableros que no son fi-
liales de Televisa (Cablemás, TVI y Cable-
visión), representadas por la Asociación de
Redes de Telecomunicaciones de Méxi-
co. Ellos argumentan que Televisa contro-
la no sólo la Cámara Nacional de la Indus-
tria de Televisión por Cable (Canitec), sino
también a la Productora y Comercializado-
ra de Televisión (PCTV), a través de Paxia,
una filial de Cablemás.
Esta situación, insisten, provocará que
Televisa discrimine el acceso de otras em-
presas de televisión de cable a sus seña-
les de televisión abierta y que permita las
“ventas atadas” de programación y publi-
cidad. Esto será clave en un periodo elec-
toral, como el de 2012 (Proceso 1771).
Nextel México, exsocia de Televisa en
la Licitación 21, envió una larga denuncia
por concentración y prácticas monopólicas
ante la Cofeco al darse a conocer el 7 de
abril la operación de fusión entre las empre-
sas de Azcárraga Jean y Salinas Pliego.
En su alegato, cuya copia obtuvo
Proceso, Nextel afirma:
“Grupo Televisa tiene claramente po-
der sustancial en el mercado de publicidad
por televisión. Esta situación, aunada a la
participación de Grupo Salinas a través
de TV Azteca en dicho mercado, aumenta
sustancialmente los riesgos anticompetiti-
vos derivados de la concentración.”
PRENSA
grande–. Algunos otros sin duda, que se
me olvidan o que no sé.
Machacón, insistente, reiterativo y
maravillosamente tenaz como lo ha sido
siempre, Julio Scherer retuvo lo más que
pudo a Miguel Ángel. No consiguió su em-
peño. En mayo de 1977 Miguel Ángel aban-
donó Proceso y a sus compañeros de oficio.
Cuando un año después recordé en Los
periodistas el episodio de esta partida, mi
decepción y mi rabia internas le ganaron
la partida a mi vieja amistad. Me volví un
pérfido y escribí párrafos ofensivos contra
aquel ser entrañable durante los gratos
y cruciales tiempos de la aventura com-
partida. Fui injusto. No supe entender su
búsqueda. No respeté su decisión. No lo-
gré valorar lo que había sido como líder de
muchos en Excélsior y en Proceso.
Ahora me arrepiento, y a treinta años
me atrevo a ofrecerle disculpas que él ja-
más me solicitó. Nunca reclamó mi exage-
rado desplante. Nunca me negó la mirada,
ni el saludo, ni arrugó el gesto cuando
nos encontrábamos por ahí, andando el
tiempo, siguiendo cada quien su cami-
no, trabajando en medios disímbolos, en
actividades propias que apenas se toca-
ban. Nos encontrábamos por casualidad
y de pronto parecía –imaginaba yo– que
volvíamos a estar en los años setenta y
éramos de nuevo aquel par de fulanos po-
seídos por una extraña amistad herméti-
ca que se daba en la acción más que en las
palabras o en los apapachos. No. Se había
acabado, se acabó la aventura conjunta, y
el trato cotidiano se perdió en el garaba-
teado trajín de la vida. Quedó intacto sin
embargo –lo pienso por mí, lo supongo
por él– ese hondo sentimiento de amistad
que nunca muere cuando nace de verdad.
Una tarde, hace algunos años –recuer-
do– se produjo uno de esos fugaces encuen-
tros en los que participó Estela. Al abrazarlo
gustosa mi mujer dijo a Miguel Ángel, con
transparente sinceridad, un “te seguimos
queriendo mucho”, un “siempre te he queri-
do”, un algo así que turbó y descompuso un
poquitín, por la sorpresa, el gesto adusto del
gran periodista. Él se escurrió, pero los tres
sabíamos que era la verdad. De ida y vuelta.
Al margen de mi amistad personal,
dejando de lado los episodios que me he
permitido compartir alevosamente, estoy
convencido de que al fin de cuentas lo que
importa para el periodismo mexicano, pa-
ra la historia del país, es el alto nivel profe-
sional que ganó por sí mismo, a punto de
esfuerzo, de sabiduría, de valor, ese gran
ser humano llamado Miguel Ángel Grana-
dos Chapa.
Es –que nadie lo discuta– un privilegio
leerlo día con día.
*Fragmento del texto El carisma de Miguel Ángel
(julio de 2008), publicado en el libro-homenaje
Miguel Ángel Granados Chapa. Maestro y periodista.
Televisa posee 256 de las 468 esta-
ciones de televisión abierta en el país y TV
Azteca tiene 180. Entre las dos controlan
93% de ese segmento del mercado de las
telecomunicaciones. Asimismo, las dos te-
levisoras tienen 66 y 33%, respectivamen-
te, de las audiencias televisivas; es decir,
dominan 99%. Ambas controlan 90% de la
publicidad que se transmite en la pantalla
comercial, según los datos aportados por
Nextel en su demanda.
De concretarse la fusión, Televisa será
la única empresa con posibilidad de ofre-
cer los servicios de total play, “con lo cual
dicho consorcio empresarial controlaría,
además de los dos principales proveedo-
res de televisión de paga en el país (Cable-
visión y Sky), a este nuevo (socio) entrante
perteneciente al Grupo Iusacell”.
Guerras recientes
En vísperas de que la Cofeco autorice la me-
gafusión entre Televisa y Grupo Iusacell, esta
última emprendió una campaña contra Uno
TV, la empresa de televisión por internet de
Grupo Carso con el pretexto de la transmi-
sión de los XVI Juegos Panamericanos.
Los voceros de Iusacell advirtieron que
demandarán a Telmex ante la Cofetel por
presunta violación a su título de concesión
que le impide transmitir imágenes de video.
El vocero de Telmex, Arturo Elías Ayub, res-
pondió que Uno TV tiene los derechos pa-
ra transmitir los Juegos Panamericanos de
Guadalajara y que no viola su título de con-
cesión, ya que no se trata de un servicio de
televisión, sino de una señal vía internet.
“Es una tristeza que ahora quieran
coartar la libertad de expresión vía inter-
net. Sería un hecho sin precedentes a nivel
mundial”, advirtió Elías Ayub.
El vocero de TV Azteca, Luis Niño de
Rivera, acusó a Uno TV de “robarse au-
diencia” por transmitir los Juegos Pana-
mericanos vía internet, y advirtió que si
Cofetel no actúa será “cómplice” de una
violación a la ley.
A su vez, Grupo Iusacell también de-
mandó a Nextel por presunta subutili-
zación del espectro radioeléctrico en la
banda 3.5Ghz. La empresa reviró las acu-
saciones en su contra y su vicepresidente
corporativo, Gustavo Cantú, advirtió ante
especialistas y financieros reunidos el jue-
ves 20 en Washington que en México exis-
te “una propiedad cruzada” de los medios
de comunicación.
“La opinión pública está siendo con-
centrada, se han integrado varios grupos
verticales y horizontales de comunicacio-
nes, lo cual genera poderes fácticos. Es
por ello que se requieren voces alternas y
críticas, ya que fácilmente los beneficiarios
del status quo económico podrían com-
prar competidores y concentrarlos”, afir-
mó Cantú. O
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 33
LI TERATURA
dogmática. Ambas se dan baños de
pureza sintiéndose poseedoras de la
verdad absoluta. Por eso detestan al
liberalismo, que no es un cuerpo doc-
trinal, sino una actitud reflexiva y un
tanto escéptica ante la complejidad
de la Historia, una sensibilidad respe-
tuosa ante la pluralidad del mundo,
una inclinación a la tolerancia pero
no al relativismo moral y, sobre todas
las cosas, un respeto irreductible por
la verdad objetiva.
Octavio Paz era un liberal en busca
de la verdad. No representaba a las bue-
nas conciencias, sino a la conciencia
crítica, que es lo contrario. En diversos
ensayos señaló que la carencia esen-
cial de nuestra cultura ha sido la falta
de crítica, y su vida fue una lucha ince-
sante por subsanar ese vacío. Por eso,
desde la conciencia crítica se atrevió a
poner en tela de juicio el dogma central
de las buenas conciencias progresistas
en el siglo XX, el sagrado dogma de la
Revolución.
Paz hizo entre nosotros lo que los
disidentes del Este hacían en sus paí-
ses: criticar a la izquierda totalitaria
real desde la izquierda democrática
posible. Quiso persuadir a la izquierda
de redescubrir sus propias raíces políti-
cas liberales. Su trinchera definitiva fue
Vuelta. Trinchera es la palabra exacta,
porque Vuelta no se ocupaba académi-
camente de la historia política de Amé-
rica Latina: Vuelta quería cambiar esa
historia. Por eso, lo mismo combatía el
dogma ideológico, el populismo caudi-
llista y la guerrilla que el presidencia-
lismo, el militarismo y el estatismo. Al
mismo tiempo, jamás abrazó la orto-
doxia del libre mercado. Naturalmente,
la revista fue prohibida en la Argentina
del genocida Videla y en la Nicaragua
sandinista (no se diga en el régimen de
Pinochet o en la Cuba castrista). Fue un
largo camino en el que no faltaron las
polémicas intensas, ásperas y fructífe-
ras, pero fueron la excepción. La regla
fue el insulto soez, el escupitajo verbal,
la diatriba infame. En 1984 se le dijo
“fascista”, “traidor”, “derechista”, “ven-
dido”, y su efigie fue quemada por una
turba a unas pocas calles de su casa en
Paseo de la Reforma, todo por haber co-
metido la herejía de pedir elecciones en
Nicaragua.
Escuchemos su voz en ese trance:
Mi primera reacción –escribió a un
amigo, el 13 de enero de 1985– fue
la risa incrédula: ¿cómo era posible
que un discurso más bien modera-
do hubiera desencadenado tanta
violencia? Enseguida, cierta satis-
facción melancólica: si me atacan
así es porque les duele. Pero te con-
E
n el recinto se escuchó una grabación
con la voz inconfundible de Octavio
Paz y algunas de las líneas más de-
clamadas por una generación que se
encontró con Piedra de Sol como atmósfe-
ra y esencia:
…amar es combatir, si dos se besan
el mundo cambia, encarnan los deseos,
el pensamiento encarna, brotan alas
en las espaldas del esclavo, el mundo
es real y tangible, el vino es vino,
el pan vuelve a saber, el agua es agua…
Con estos versos como introducción, la
mañana del miércoles 19 se concretó el ho-
menaje que tres años antes fue propuesto
por la senadora perredista María Rojo, pre-
sidenta de la Comisión de Cultura, y por el
priista Francisco Arroyo Vieyra: ponerle el
nombre de Octavio Paz a uno de los recin-
tos del Senado.
Por unanimidad los grupos parlamenta-
rios apoyaron la propuesta, pero no se con-
cretó hasta que acabó la construcción del
nuevo recinto de la Cámara de Senadores,
en Reforma e Insurgentes, a unas calles del
último domicilio del Premio Nobel de Litera-
tura 1990 en la colonia Cuauhtémoc.
“Hoy cumplimos ese honroso compro-
miso al imponer a este auditorio el nom-
bre de Octavio Paz, a quien así le rendimos
homenaje, el primero que se hace en es-
ta nueva sede”, afirmó la actriz y legislado-
ra María Rojo.
El recuerdo de Octavio Paz convocó a
los coordinadores de los tres grupos par-
lamentarios más importantes del Senado,
a su viuda y fiel compañera, Mari Jo, a la
actriz Silvia Pinal, al poeta Homero Aridjis,
a exfuncionarios de la cultura como Ra-
fael Tovar y de Teresa o Gerardo Estrada y
también a dos intelectuales que, en con-
trapunto, hablaron del poeta: el historia-
dor Enrique Krauze y el politólogo Enrique
González Pedrero.
“El homenaje que le rinde el Senado de
la República a más de 13 años de su muer-
te es también una reivindicación política”,
sentenció Krauze, quien abundó, tal co-
mo lo hizo en entrevista con Proceso y en
la biografía “El poeta y la revolución”, publi-
cada en su reciente libro Redentores, sobre
“el desencuentro de Octavio Paz con la co-
rriente política que más le importaba, por-
que siempre se sintió inscrito en ella: la iz-
quierda mexicana”.
A su vez González Pedrero abundó
sobre el estilo dialéctico de Octavio Paz,
sobre su convicción de que “más que po-
seer una gran cantidad de conocimientos,
lo más importante es que hay que apren-
der a pensar”.
“Más que respuestas, siempre tenía
preguntas… No me cabe la menor duda
de que Octavio Paz era un hombre con-
tradictorio, pero ¡qué hombre inteligente
no lo es!”, afirmó el exgobernador tabas-
queño y exdirector del Fondo de Cultura
Económica.
A partir de distintas citas de la obra de
Paz, particularmente de Peregrino en su
patria, González Pedrero apuntó que el mé-
todo del autor de El laberinto de la soledad,
Posdata y El ogro filantrópico hay que em-
plearlo para resolver una situación como la
actual.
“Algo está gestándose en el mundo glo-
balizado de nuestros días por una grave
contradicción: los poderes económicos son
globales, pero el Estado sigue siendo nacio-
nal…¿Qué hubiera dicho Paz de esto? Nos
hace falta para reflexionar sobre los tiem-
pos que vienen, que ya están aquí. Tenemos
su método. Usémoslo”, pidió González Pe-
drero.
Afirmó que ahora “los jóvenes indigna-
dos que recorren el mundo están inyectan-
do vigor al Estado. Y esto tarde o temprano
ocurrirá en México”.
“No en balde, el perfil del joven Octa-
vio Paz fue también el de un intelectual in-
quieto, indignado”, comentó entre los asis-
tentes Eliana García, asesora de la bancada
del PRD en el Senado, lectora constante de
la poesía y los ensayos de Paz.
“Un trotskista moderado en transición
hacia un socialismo libertario” a finales de
de Paz
JENARO VILLAMIL
El
redescubrimiento
32 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
O
ctavio Paz, uno de los ma-
yores escritores de nues-
tra lengua, alcanzó el más
alto y genuino reconoci-
miento internacional; se
ocupó de estudiar a nues-
tros autores y artistas de todas las épocas;
tendió puentes con las literaturas de Es-
paña e Iberoamérica; salió a la conquista
de otras culturas en Oriente y Occidente;
nos dejó una obra poética vasta, rigurosa
y sutil; estudió todos nuestros pasados
y soñó con reconciliarlos; reveló zonas
profundas de nuestra realidad; ejerció
con pasión, imaginación y total indepen-
dencia la crítica del poder; hizo todo eso
y más, pero en sus décadas finales –dé-
cadas decisivas– no fue debidamente re-
conocido en su propia patria. No sólo eso,
fue vilipendiado, descalificado, agredido.
No es casual que se describiera a sí mismo
como un “peregrino en su patria”.
Ni entonces ni ahora ha sido necesario
defender a Paz. Su obra extraordinaria lo de-
fenderá siempre. Los jóvenes que lo leen con
la mirada fresca lo saben bien: es el poeta
ENRIQUE KRAUZE
En la ceremonia en la que se puso el nombre de
Octavio Paz a un auditorio de la nueva sede sena-
torial el pasado miércoles 19, Enrique Krauze leyó
el texto que a continuación reproducimos. En él, el
historiador hace una reivindicación histórica del
poeta: recuerda que el ganador del Nobel siempre se
consideró un hombre de izquierda, aunque alejado
de los totalitarismos... e insiste –como lo hizo en la
entrevista con Rafael Rodríguez Castañeda (Proceso
1823)– en que el director de Vuelta nunca fue debida-
mente reconocido en su propia tierra.
La
de diálogo
voluntad
del amor y de los temas límite de la vida, es
el minero del alma mexicana, es el biógrafo
de Sor Juana. Pero el homenaje que le rinde
el Senado de la República a más de 13 años
de su muerte es también una reivindicación
política. Por eso vale la pena reflexionar, aquí
y ahora, sobre el desencuentro de Octavio
Paz con la corriente política que más le im-
portaba, porque siempre se sintió inscrito en
ella: la izquierda mexicana.
La raíz del conflicto está en la con-
fusión, muy mexicana, entre las buenas
conciencias y las conciencias críticas.
En México se rinde pleitesía a las bue-
nas conciencias, esas almas enamo-
radas de su propia belleza moral, cuyo
designio principal suele ser la indigna-
ción fácil y la unánime popularidad. Las
buenas conciencias prosperan tanto en
la derecha clerical como en la izquierda
Foto: Senado
34 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
fieso: a mí también me ha dolido. Me
sentí [...] víctima de una injusticia y de
un equívoco.
Tenía razón. La injusticia era visceral,
provenía de “la envidia y el resentimien-
to”, dos malas pasiones que el propio Paz
llamó “el combustible nacional”. Pero el
equívoco era intelectual, político y moral:
el rechazo de las buenas conciencias a la
conciencia crítica. ¿Qué hacer –se pregun-
taba– frente a esa dolencia en el cuerpo po-
lítico de México?
La única manera de curarlos es
dialogar con ellos. ¿Es posible? Lo ha
sido en Europa y en otras partes, ¿por
qué no ha de serlo en México? Tal vez
mi misión [...] en la historia de la cul-
tura moderna de México ha consistido
en preparar ese diálogo. No me tocará
participar en él, pero lo habré hecho
posible.
El diálogo nunca llegó y la izquierda
mexicana desperdició a su mejor interlo-
cutor. La amarga querella duró, en toda su
intensidad, hasta 1989, cuan-
do, con la caída del Muro de
Berlín, la Historia le dio ma-
nifiestamente la razón. Si-
lenciosa y casi furtivamente,
muchos de quienes lo habían
atacado adoptaron las postu-
ras y las ideas de Paz. Al ha-
cerlo le rendían un homenaje
involuntario. Otros, tapando el
sol con un dedo, siguieron de-
nostándolo hasta el final.
Paz respondió con su obra:
“Hay que concentrarse en es-
cribir –me decía–, escribir, es-
cribir: negro sobre blanco...”.
Y me consta que, aun en los
periodos más amargos, nun-
ca permitió que las grandezas
y miserias de la política inva-
dieran el santuario de su inti-
midad, que él mismo describió
así: “Mi propia vida (y mi propia
muerte), Marie-José, mis ami-
gos, mis sueños y pesadillas,
mis muertos y mis fantasmas,
el lugar donde vivo, mi tiempo,
los tiempos...”. Pensaba dedicar
sus últimos años al culto exclu-
sivo de esas presencias, de esos
temas, pero la política siguió to-
cando ruidosamente a su puerta.
Y México le importaba demasiado
como para no abrirla una vez más,
con todos los riesgos.
Había sido un crítico implaca-
ble del poder. Fue él quien acuñó
la “crítica de la pirámide”, fue él
quien reveló las entrañas del “ogro
filantrópico”, fue él quien trazó los
paralelos entre la burocracia soviética y
la mexicana, y fue Vuelta –esa trinchera
liberal– el órgano que desnudó los vi-
cios de la economía presidencial y abrió
el debate moderno sobre la democracia
en México. Pero en el trecho final de su
vida, convencido de que el PRI había
cumplido su hora, Paz –hijo, finalmen-
te, de la Revolución mexicana– se en-
frentó con una pregunta clave: ¿Cómo
debe cambiar el orden nacido de esa re-
volución para preservar lo mejor de su
legado? Alejado siempre de las posicio-
nes conservadoras, Paz no vio en el PAN
un agente del cambio. Descorazonado
por el dogmatismo intolerante de la iz-
quierda, Paz tampoco vio en las fuerzas
de izquierda una alternativa inmediata
de reforma. Entonces, por un tiempo,
creyó que el sistema podía reformarse
a sí mismo. Esa fue, hasta su final de-
cepción, su convicción sincera, no su pe-
cado. Paz tuvo opiniones controvertidas
y su voz era sin duda influyente –acaso
la más influyente–, pero sus opiniones
eran eso, opiniones, ideas nacidas de la
reflexión y la convicción, no del interés
personal o del espíritu servil. Porque Oc-
tavio Paz –hay que decirlo aquí, de una
vez por todas– nunca se subordinó al poder,
a ningún poder.
“¿Por qué la diferencia de opiniones
ha de tornarse en odio a las personas?”,
se preguntaba José María Luis Mora, fun-
dador del liberalismo mexicano. Ese odio
fue la gran tragedia del siglo XIX, ensan-
grentó todavía al siglo XX y ha llegado al
siglo XXI. Es una lástima, porque en una
atmósfera de odio el diálogo es imposi-
ble. Y sin diálogo la democracia también
lo es.
Pero aquí ha ocurrido un acto pro-
misorio. Al consagrar el nombre de
Octavio Paz en la sala del Senado de
la República, no sólo rinden ustedes
homenaje a aquel mexicano extraor-
dinario, sino también a la voluntad de
diálogo que Octavio Paz –en sus pro-
pias palabras– preparó para nosotros.
Diálogo, no monólogo. Diálogo que es
ante todo disposición a razonar, a fun-
damentar y a escuchar. “¿Qué va a pa-
sar con México?”, preguntaba Octavio
Paz en sus días postreros. Su pregunta
sigue abierta, y ni ustedes ni yo tene-
mos la respuesta. Pero actos como éste
abren el camino para encontrarla. Aquí
están representadas todas las fuerzas
políticas. Y la izquierda tuvo un papel
fundamental en la iniciativa. Enhora-
buena. De hoy en adelante, el nombre
de aquel poeta que vivió con la libertad
bajo palabra será deletreado como un
recordatorio permanente para defender
y consolidar el orden democrático de
México, único marco posible para supe-
rar nuestros graves problemas.
los años cuarenta, lo definió Krauze en
Redentores, o como lo rememoró Pa-
blo Neruda, quien conoció al joven Oc-
tavio Paz durante la guerra civil españo-
la en 1937:
“Entre sus atractivos, el mejor era
un anárquico sentido de la indiscipli-
na y una burlona rebeldía… Concurría
frecuentemente a los frentes anarquis-
tas donde exponía sus pensamientos
y leía sus poemas iconoclastas. Estos
reflejaban una ideología vagamente
ácrata, anticlerical, con invocaciones y
blasfemias.”
Al final de la ceremonia, acompaña-
da por los coordinadores parlamenta-
rios, Mari Jo develó la placa con el nom-
bre del poeta.
Otro asesor legislativo, joven, que
sólo había leído algunas frases sueltas
del poeta, confió a un grupo de reporte-
ros: “La verdad es que esto no fue sólo
un homenaje, sino un redescubrimien-
to de Paz”. O
Foto: Ricardo Salazar
El poeta. Reconocimiento
XXI), que escribieron en 1981 Rolando Cor-
dera Campos y Carlos Tello Macías y que
ahora circula en una segunda edición.
“Hoy podemos decir, sin ninguna du-
da, que el proyecto neoliberal del que ha-
blábamos en La disputa triunfó”, dice a
Proceso Carlos Tello, quien fue secretario
de Programación y Presupuesto y director
general del Banco de México en el gobier-
no de José López Portillo.
Cordera y Tello explicaban entonces
que el modelo neoliberal concibe la eco-
nomía como un sistema que se autorregu-
la, contrario a las tesis keynesianas sobre
la necesidad de la intervención del Esta-
do como conductor y regulador de la acti-
vidad económica, con el pleno empleo co-
mo objetivo central.
Y para poder “restablecer las condi-
ciones funcionales de autorregulación de
la economía”, el modelo neoliberal hacía
propuestas de política económica como
éstas, según los autores:
“Reducir al mínimo posible la partici-
pación del Estado en la economía, así co-
mo su función reguladora; descansar en
los instrumentos de política monetaria
(tasa de interés, control del circulante, et-
cétera) más que en los de la política fiscal
(gasto público, impuestos, etcétera) para
movilizar y asignar los recursos existen-
tes y canalizar el excedente económico.”
También: “Privilegiar la estabilidad
monetaria por encima de cualquier objeti-
vo, incluso el crecimiento económico y los
asociados con el bienestar de las clases
populares, y finalmente, liberar las trabas
proteccionistas al intercambio de mer-
cancías y capitales entre las naciones”.
Decían asimismo que dicho modelo
concebía a la clase obrera “como un factor
de producción que sólo comportándose
como tal puede propiciar el equilibrio en
el mercado y una retribución proporcional
al esfuerzo empeñado en la producción.
“De aquí la insistencia en circunscri-
bir la organización sindical a las relacio-
nes internas de la empresa, despojando a
los sindicatos de toda injerencia en la po-
lítica y la economía nacionales.”
Los autores sostenían que estas ideas
“han ido ganando terreno y han sido ins-
trumentadas, sobre todo a partir de 1973,
tanto en los países ricos miembros de la
OCDE (los programas, por ejemplo, de Ray-
mond Barre, en Francia; de Margaret That-
cher y Keith Joseph, en Gran Bretaña, y de
James Carter y Paul Volcker, en Estados Uni-
dos) como en los del Tercer Mundo, (don-
de) el caso más notorio es Chile después del
golpe de Estado de Pinochet en 1973”.
En el libro se encargan de detallar, en
caso de que México adoptara el modelo
neoliberal, cómo se concebirían y mane-
jarían las variables macroeconómicas (in-
flación, salarios, tipo de cambio, empleo,
tasas de interés y demás) y cómo se apli-
carían las políticas públicas en materia in-
dustrial, agrícola y comercial, entre otras.
El libro resultó premonitorio de lo que
pasaría después en el país, pues fue escri-
to entre 1980 y 1981, cuando en México se
vivía un fuerte intervencionismo estatal
–las ideas neoliberales eran embrionarias–
que hizo posible que la economía nacio-
nal creciera a tasas superiores a 8%.
De hecho, esos dos fueron los últi-
mos años de crecimiento económico no-
table en el país. En 1980 la economía cre-
ció 9.2%, y 8.8% en 1981. Ya no se verían
más, en los siguientes 30 años, esas tasas
de crecimiento.
En 1982 se le desbarató la economía al
presidente López Portillo. Los ríos de pe-
tróleo que corrían por el país –a finales
del sexenio anterior se habían descubier-
to enormes yacimientos en la sonda de
Campeche– llevaron al gobierno a gastar
más de la cuenta, a sobreendeudarse es-
pectacularmente –heredó de Echeverría
una deuda externa de 20 mil millones de
dólares y la dejó en 80 mil millones– y su
sexenio terminó en un verdadero caos.
Todo se trastocó: la inflación terminó
rondando el 100%, el déficit público en cer-
ca de 20%; el pago de intereses representa-
ba la mitad del valor de las exportaciones;
la economía nacional, de venir creciendo a
tasas cercanas al 10%, se desplomó -0.6%;
la inversión pública –que en los años pre-
vios había permitido múltiples y magnas
obras de infraestructura– cayó 16%.
Además, dicen Tello y Cordera en el
nuevo prólogo de La disputa, “el tipo de
cambio se devaluó como en cascada (de 26
pesos por dólar al final de 1981 a 150 pesos
al final de 1982; 477% en un año) y se dio
una fuga de capitales que no parecía tener
más fin que el agotamiento de las reser-
vas internacionales de México.”
El mito de las reformas
Graduado en administración de empresas
en la Universidad de Georgetown, maes-
tro en economía por la de Columbia y doc-
tor por la de Cambridge, Carlos Tello re-
cuerda que los gobiernos neoliberales en
el país pusieron en práctica tres grandes
grupos de reformas:
La reducción del tamaño del Estado y
la limitación de su papel en la economía;
una brutal apertura económica –“pasa-
mos, en un abrir y cerrar de ojos, de ser
una economía muy cerrada a la econo-
mía más abierta del mundo, literalmen-
te”– y los cambios al sistema financiero
con el consecuente desmantelamiento de
la banca estatal de desarrollo, salvo los ca-
sos de Nafin y Banobras, aunque también
se achicaron, en tanto que Bancomext se
ha ido desvaneciendo.
Y por lo que hace a la banca comercial,
dice Tello, se abrió parcialmente al capital
privado en marzo de 1983, apenas seis me-
ses después de la nacionalización de los
bancos. Y acabó, en los gobiernos de Zedillo
y Fox, cediéndose a la banca internacional.
Según ofreció el gobierno, dice Te-
llo, esas reformas se hicieron “con un do-
ble propósito: que la economía creciese a
un ritmo más acelerado, generando em-
pleo y prosperidad; el segundo propósito
fue mejorar las condiciones generales de
existencia de la población, no nada más
de bienestar”.
Pero “pasó el tiempo y hoy, después de
30 años de publicado el libro y casi 30 de
haber iniciado la reforma neoliberal, re-
sulta que lo que se ha conseguido está
muy lejos de lo que inicialmente se pro-
pusieron estas reformas.
“Si evaluamos por resultados, pues el
crecimiento de estos últimos 30 años ha
sido francamente mediocre y las condi-
E
d
u
a
rd
o
M
ira
n
d
a
Tello. “Despolitizaron a los sindicatos”
ECONOMÍ A Y FI NANZAS
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 37

R
epudiamos el neoliberalis-
mo”, fue una de las consig-
nas más notorias y repeti-
das en la histórica jornada
del sábado 15 que empren-
dieron cientos de miles de
indignados en todo el mundo con protes-
tas callejeras en más de 950 ciudades de
82 países en todos los continentes.
Ha sido la respuesta más contundente
y unificada a escala global ante los efec-
tos sociales de un modelo económico que
desde mediados de los setenta ha privile-
giado al mercado sobre las capacidades de
los Estados nacionales; que ha sido per-
misivo con los sistemas financieros, ha
prohijado la codicia y la avaricia empresa-
rial y ha sometido a las poblaciones al de-
terioro de sus condiciones de vida.
Pudieron haber marchado menos de
500 personas en México, mil en Londres, 3
mil en Nueva York, 50 mil en Chile o 200 mil
en Roma… Lo significativo es que quienes
optaron por salir a la calle son presa de los
mismos males, sobre todo a raíz de la más
reciente crisis económica mundial:
Perdieron su trabajo o nunca han te-
nido uno; se quedaron sin casa por no po-
der pagar las hipotecas; no pueden estu-
diar porque las colegiaturas son carísimas
El “triunfo”
Libro clásico y paradigmático, escrito hace 30 años, Méxi-
co: La disputa por la nación ya dibujaba con nitidez la de-
bacle económica que el neoliberalismo le impuso al país
y al mundo. Sus autores –Rolando Cordera y Carlos Tello
Macías– elaboraron un nuevo prólogo para la edición que
circula actualmente de ese libro y en conversación con
Proceso demuelen, uno a uno, los mitos del neoliberalis-
mo y de ese bienestar prometido por los adoradores del
libre mercado, enemigos de la regulación estatal.
CARLOS ACOSTA CÓRDOVA o el sistema público es discriminatorio o
está saturado; no tienen acceso a los ser-
vicios públicos de salud porque perdieron
el empleo o su salario no les permite acce-
der a mínimos de bienestar…
En todos los casos la queja fue unáni-
me: por qué la población tiene que pagar
por los excesos de los políticos, los banque-
ros y los empresarios que causaron la cri-
sis reciente, cuyas secuelas se han traduci-
do en históricas tasas de desempleo, como
en España (más de 22% o casi 5 millones
de personas sin trabajo) o Estados Unidos
(más de 9%, el equivalente de 15 millones
de desempleados), por citar algunos.
Problemas como éstos, que se derivan
de una compleja concurrencia de factores
ideológicos, políticos y económicos, fue-
ron previstos en un libro ya clásico de eco-
nomía: México: la disputa por la nación (Siglo
del neoliberalismo mexicano
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
Cordera. “Quieren abaratar el despido”
36 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
ciones generales de existencia de la po-
blación no han mejorado. Ni con mucho.
“Es decir, si usamos por ejemplo el indi-
cador PIB por persona, en estos 30 años, in-
cluyendo el que está en curso, no es mayor
de 0.6% al año; o sea, para tener una idea,
en los 50 años previos, de 1932 a 1982, el
crecimiento del producto por persona fue
de 3.5% al año”. Casi seis veces mayor que
en la era neoliberal.
También dice: “Hace 30 años había co-
mo veintitantos millones de pobres. Hoy
hay más de 50 millones. Y un alto porcen-
taje de esos 50 millones vive en condicio-
nes muy frágiles, en pobreza extrema, se-
gún la información del Coneval”.
En suma, dice, “ni la economía creció
ni mejoraron las condiciones generales de
existencia”.
Reclama el economista: ahora el go-
bierno nos sale con que esto se debe “no
a que las primeras tres reformas fuesen
ina decuadas, sino a que fueron insufi-
cientes. Y que por eso necesitamos –y ese
ha sido el discurso de los últimos 15 años–
tres o cuatro nuevas reformas adicionales,
para tener los resultados esperados”.
Son las tan llevadas y traídas “refor-
mas estructurales”, entre las que se inclu-
yen la laboral, la energética, la hacenda-
ria y la de asociaciones público-privadas,
principalmente, que no han logrado con-
cretarse porque –machaca el gobierno– en
el Congreso se frenan.
“Eso es falso. Tampoco hace grandes
propuestas el Ejecutivo. Las reformas ‘que
tanto necesitamos’, que son como man-
tra ya, no tienen una aceptación general;
muchos no estamos de acuerdo con ellas”,
acota Rolando Cordera, licenciado en eco-
nomía por la UNAM y maestro por la Lon-
don School of Economics, profesor eméri-
to de aquella casa de estudios y diputado
a comienzos de los ochenta por el Partido
Socialista Unificado de México.
Apunta: “El gobierno y los empresarios
quieren una reforma laboral que en esencia
significa abaratar el despido. Pero abaratas
el despido y no tienes seguro de desempleo
y no tienes salud universal garantizada.
¿Quién va a estar de acuerdo con eso?”.
Tello agrega, en un lenguaje más llano:
“Nos dicen que quieren flexibilizar el mer-
cado laboral, cuando tenemos uno de los
más flexibles del mundo. Lo que quieren
es darle en la torre a los trabajadores por-
que se argumenta que las contrataciones
de los trabajadores son muy costosas para
el empleador y las condiciones de despi-
do también son muy costosas y entonces
hay que ‘flexibilizar’ ambas… y que pue-
da haber contratos de dos o tres días, que
en realidad existen lamentablemente, pe-
ro los quieren formalizar con la nueva ley
laboral”.
Otra reforma “que tanto necesitamos”,
ironiza Cordera, es la energética, que no es
otra cosa que abrir todavía más al sector
privado todo, exploración, explotación…
“Bueno, pues hay otra posición que pien-
sa, yo entre ellas, que si le entramos en se-
rio a Pemex y la convertimos en una ver-
dadera empresa paraestatal y no una cosa
rara –porque no sabemos si es empresa,
organismo descentralizado o qué–, en una
verdadera empresa a la que no explote el
fisco, sino que le cobre lo que cobran en
todos lados, podemos tener una gran in-
dustria petrolera estatal”.
Y el caso de la generación de electri-
cidad, que también es parte de la refor-
ma energética, “es muy preocupante”, dice
Cordera, y agrega: “La capacidad de genera-
ción de la CFE no se utiliza en su totalidad
para darle campo a la generación privada.
¡Bueno! Esa sí es una filantropía extraña”.
Aun cuando en términos sociales el
modelo neoliberal ha dado resultados de-
sastrosos –más desigualdad, más pobreza,
menos empleo, salarios más bajos y me-
nos oportunidades de todo tipo para la po-
blación–, los autores coinciden en que en
el país fue acogido voluntariamente, sin
presiones ni imposiciones de nadie, por
todos los gobiernos posteriores al de Ló-
pez Portillo…
Exembajador en Cuba, Portugal y la
URSS, Tello dice: “Desde 1983, los que nos
han gobernado –De la Madrid, Salinas, Ze-
dillo, Fox, Calderón– han estado convenci-
dos de ese proyecto. Lo comparten; pien-
san que el vacío que va a dejar el Estado,
al dejar de hacer cosas, lo va a colmar el
sector privado y lo va a hacer mejor. Es-
tán convencidos de eso. No creo que nadie
les haya impuesto eso. No han cambiado
desde Miguel de la Madrid hasta Calderón.
“La política ha sido la misma, claro,
con sus detalles. Pero coinciden con lo que
piensan en otros países, desde hace más
de 30 años, por ejemplo con el presiden-
te Reagan, los dos Bush, Thatcher, los de
Francia, incluso con los del Partido Socia-
lista de España, ya no digamos los del Par-
tido Popular. Nadie se los impuso.”
Apunta Cordera: “Yo creo que hubo ex-
cesos de dogmatismo: se creyó, en vez de
pensarse, que el mercado, en sus múlti-
ples juegos y con una competencia mucho
más abierta, per se generaría más produc-
tividad, más eficiencia y, consecuente-
mente, nuevas capacidades que dejarían
atrás las viejas instituciones. Eso no se
dio. Y el Estado democrático no produce
también, por él mismo, nuevas iniciativas
políticas de carácter transformador”.
Pero, concluye, lo más grave –y es un
tema destacado en el nuevo prólogo de La
disputa por la nación– es la nueva trayecto-
ria, de mucho menor perfil y alcances que
en el pasado, que se empezó a dibujar pa-
ra el país desde que se optó por el mode-
lo neoliberal.
“Lo diría tajantemente: ahí está la cues-
tión principal. Hay un gran divorcio en
México entre la economía transformada y
la demografía transformada: no hay em-
pate. Una economía transformada que no
crece ni crea el empleo necesario y una de-
mografía que se transformó en favor de los
jóvenes y jóvenes adultos que, diría yo, en
una sociedad moderna requieren de edu-
cación, de empleo y de nuevas ofertas de
salud, por el propio cambio biológico.
“Eso no lo está proveyendo la econo-
mía que se transformó, porque no cre-
ce, y el Estado no lo puede proveer, por-
que es un Estado fiscalmente muy débil.
Ese divorcio está organizando el presen-
te de México y está condicionando el futu-
ro, como lo estamos viendo en la cantidad
de muchachos que no tienen acceso a la
educación media y media superior y que
no encuentran buen trabajo, que se van al
exterior o que se la pasan sobreviviendo o
que de plano optan por la peor de las in-
formalidades, que es la del crimen.”
A
P
p
h
o
to
/ N
ik
o
la
s
G
ia
k
o
u
m
id
is
Indignados. Dañocolateral del neoliberalismo
38 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
ECONOMÍ A Y FI NANZAS
El equipo médico
El anterior gobierno de Oaxaca, el de Ulises Ruiz –ad-
ministración criminalmente violenta e investigada por
sus muchos casos de corrupción– no deja de dar sor-
presas. El escándalo más reciente: equipo médico con
tecnología de punta, destinado a curar ciertos tipos
de cáncer y valuado en más de 118 millones de pesos,
simplemente no aparece desde 2008. Críticos y opo-
sitores de Ruiz Ortiz piden que se castigue al exman-
datario por esa desaparición y sugieren que se bus-
que ese costoso equipo en un hospital de la Ciudad de
México, propiedad de su familia.
De esa cadena de ilícitos, afirma, ya se
dio cuenta a la PGJE, que turnó el caso al
Ministerio Público federal y ahora “esta-
mos en la tarea de ver con qué dinero lo
pagaron y sobre todo saber en dónde está,
porque no es un equipo menor”.
El funcionario aclara que “con la desa-
parición de ese equipo, no quiere decir
que no estemos dando tratamiento de
radioterapia; se sigue dando pero con la
bomba de cobalto, una tecnología de ha-
ce 10 años”. Explica que la tecnología del
acelerador lineal ataca con precisión el tu-
mor canceroso sin afectar ningún órgano.
Tenorio Vasconcelos señala además
que el gobierno de Ruiz Ortiz dejó inaca-
bados 102 hospitales en la entidad.
Falsificaciones
Documentos en poder de Proceso mues-
tran que el agente del Ministerio Público
“desa parecido”
G
u
s
ta
v
o
G
ra
f
Sedna. Negociofamiliar
Ulises. Otroescándalo
CORRUPCI ÓN
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 41
PEDRO MATÍAS
O
AXACA, OAX.- Durante el sexenio
del gobernador priista Ulises
Ruiz Ortiz, en Oaxaca desapa-
reció equipo médico con tec-
nología de punta que le costó
al erario 118 millones de pesos
y debía utilizarse para comba-
tir los cánceres de mama y cérvico-uteri-
no, principales causas de muerte femeni-
na en la entidad.
Según consta en el expediente PGR/
OAX/OAX/V/161/2011, el equipo del Pro-
yecto Integral de Radioterapia con Acele-
rador Lineal nunca llegó al Almacén Esta-
tal de Bienes de Activo Fijo de los Servicios
de Salud de Oaxaca, aunque la empresa
Corphomed S.A. de C.V., asegura haberlo
entregado entre el 21 de agosto y el 11 de
septiembre de 2008.
En las primeras investigaciones, la
E
d
u
a
rd
o
M
ira
n
d
a
Procuraduría General de Justicia del Es-
tado (PGJE) de Oaxaca y la General de la
República (PGR) detectaron que en el pro-
ceso de entrega del equipo hay firmas y
sellos falsificados.
De acuerdo con el contrato de adquisi-
ción de bienes de inversión que le fue ad-
judicado a Corphomed mediante asigna-
ción directa –número AD/OAX/017/07–, el
proyecto consistía en construir un “búnker
con acelerador lineal”a un costo de 118 mi-
llones 860 mil pesos.
La empresa se comprometió a edificar
las instalaciones por 16 millones 900 mil
pesos y el “búnker” por 33 millones, así co-
mo a instalar un sistema de planeación y
tratamientos de 1 millón 650 mil pesos, un
sistema de fijación de 440 mil pesos, uno
de dosimetría de 2 millones 420 mil pesos,
un acelerador lineal de 33 millones y un
tomógrafo de 7 millones de pesos.
Además, entre otras cosas debía equi-
par una unidad de medicina nuclear a un
costo de 5 millones 500 mil pesos, una
unidad de braquiterapia de 8 millones 250
mil pesos y equipo médico, accesorios y
mobiliario de oficina por 10 millones.
El secretario de Salud de Oaxaca, Ger
mán Tenorio Vasconcelos, dice a Proceso
que cada año hay en Oaxaca 170 muertes
causadas por cáncer cérvico-uterino y al
rededor de 30 por cáncer de mama, lo que
significa que en los últimos cuatro años fa
llecieron más de 700 mujeres que pudieron
haberse atendido con el acelerador lineal.
El equipo está desaparecido desde
2008, aunque hay “un documento en don
de aparentemente entró al almacén de
la Secretaría de Salud... pero no aparece
por ningún lado”, asegura. Agrega que “ya
identificamos, con ayuda de los expertos
que falsificaron la firma de la encargada
del activo fijo del almacén y que el sello
(de la dependencia) es falso”.
40 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
Este podría ser el lema en la CFE. La paraestatal, que aplica
tarifas exorbitantes a sus clientes cautivos, no recuperará
al menos 100 de los 300 millones que se robó su exfun-
cionario Alejandro Morales, pupilo del defraudador fugitivo
Néstor Moreno y quien fue condenado a sólo cuatro años
y medio de prisión. En cambio, la cajera que descubrió y
denunció el delito de Morales va a pagar su osadía con la
misma pena que éste.
ÁLVARO DELGADO
S
i el enriquecimiento de Néstor
Moreno Díaz, el funcionario fu-
gitivo que adquirió un yate y un
automóvil Ferrari producto de
sobornos, exhibió la corrupción
en la Comisión Federal de Elec-
tricidad (CFE), un fraude por más de 300
millones de pesos cometido por uno de sus
subordinados, Alejandro Morales Méndez,
apunta a que el saqueo en esa institución
es también una práctica impune.
En efecto, pese a estar preso, Morales
Méndez logró que más de 100 millones de
pesos en propiedades –casas de lujo, ran-
chos, terrenos y cuentas bancarias– no le
sean incautados para reponer por lo me-
nos una tercera parte del dinero que robó
a la CFE para adquirirlas.
Y es que al mismo tiempo que More-
no Díaz recibía sobornos de la empresa
Lindsey Manufacturing por otorgarle con-
tratos de la CFE, como acreditó una in-
vestigación en Estados Unidos, Morales
Méndez robaba claves de acceso de sus
tender un hospital que ya está funcio-
nando y sacar personal para tener dos a
medio funcionar”, puntualiza.
Por su parte el exvocero de la Asam-
blea Popular de los Pueblos de Oaxaca, Cé-
sar David Mateos Benítez, presentó ante
la PGJE una denuncia penal contra Ulises
Ruiz por los presuntos delitos de enrique-
cimiento ilícito y peculado. De acuerdo con
la averiguación previa 145/FPIE/RS/20011,
Mateos Benítez afirma que el daño patri-
monial que el exmandatario causó al pue-
blo de Oaxaca asciende a más de 7 mil mi-
llones de pesos.
Dice que durante el sexenio de Ulises
Ruiz el estado fue “saqueado como nun-
ca”. Agrega que desde 2007 la PGR sigue
dos procesos penales interpuestos por la
Secretaría de la Función Pública contra la
administración de Ruiz Ortiz. Son las ave-
riguaciones previas 008/UEIDCSPCAJ/2007
y 007/UEIDCSPCAJ/2007 contra el siste-
ma de salud del estado en su totalidad
“por posible peculado y administración
fraudulenta”.
Denunció que la familia del exgoberna-
dor acumuló grandes riquezas: posee terre-
nos, departamentos, gasolineras, compa-
ñías de representación industrial y clínicas
de diagnóstico que aparecen a nombre de
diversas personas, entre ellas su esposa,
María de Lourdes Salinas, y su madre, Ju-
ventina Ortiz Vizario.
Entre esas propiedades destacan, en
el Distrito Federal, un departamento en
el fraccionamiento Fuentes del Pedregal y
otro en la colonia Del Valle, así como em-
presas en las que la esposa de Ruiz Ortiz
figura como la principal inversionista: In-
mobiliaria Gieshuba, Inmobiliaria Giecha-
chi (con un capital inicial de 10 millones de
pesos cada una), Videos Médicos Científi-
cos (iniciada con 2 millones) y el hospital
Sedna (con 1 millón de pesos), de acuerdo
con la querella presentada ante la PGJE.
Mateos refiere que mientras Oaxaca es
la entidad con menor acceso a los servi-
cios de salud y la que tiene la mayor mor-
talidad femenina y el más alto índice de
analfabetismo –donde la mayoría de la po-
blación económicamente activa percibe
solamente un salario mínimo o menos–,
el “tirano” mandó construir en el núme-
ro 5268 del Periférico Sur, en la delegación
Coyoacán, el hospital Sedna, un conjunto
arquitectónico “inteligente” equipado con
tecnología médica de vanguardia.
Aseguró que mientras el gobierno fe-
deral le asignó a Oaxaca un presupuesto
de 2 mil millones de pesos en 2009, exper-
tos en bienes raíces y equipamiento médi-
co valuaban el hospital Sedna en mil 500
millones.
Por ello pidió a las autoridades fede-
rales y estatales que investiguen el Sed-
na porque, dice, no sería descabellado en-
contrar ahí el acelerador lineal perdido. O
A
g
e
n
c
ia
E
l U
n
iv
e
rs
a
l
Saqueo
impune
Néstor Moreno. Prófugo
CORRUPCI ÓN
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 43
adscrito a la Subprocuraduría General Zo-
na Norte, Julio Pérez de los Ángeles, solici-
tó al jefe del Departamento de Inventarios
y Servicios Generales de la Secretaría de
Salud de Oaxaca –en el oficio 417 fechado
el 18 de agosto de 2011– que informara “si
el equipo que se describe en las copias de
las remisiones de pedido que se anexan
fue entregado por Corphomed S.A. de C.V.,
en la fecha que se indica y recibido por las
personas a que hace referencia”.
En esas copias de remisión aparece el
nombre de Margarita Aragón Pérez, su fir-
ma y el sello de recibido “en los Servicios
de Salud de Oaxaca, Departamento de In-
ventarios y Servicios Generales”.
Sin embargo, durante su comparecen-
cia ante el MP federal, Aragón Pérez de-
claró que su firma había sido falsificada
al igual que el sello de recibido del Depar-
tamento de Inventario y Avalúo. Y sostu-
vo que el equipo médico “nunca ingresó al
activo fijo del almacén”.
Explicó que cuando se recibe equipo
médico de importancia el procedimien-
to es el siguiente: Se presenta el proveedor
con el contrato, la remisión y la factura en
el área de recepción documental. De ahí se
pasa a Control de Calidad, donde se verifi-
ca que el equipo cumple con lo establecido
en el contrato. Luego el Departamento de
Atención Médica indica el nombre del hos-
pital al que se va a enviar el equipo y en-
tonces se elabora el resguardo respectivo.
Aragón asegura que “ese procedimien-
to no se llevó a cabo, ignorando la suscri-
ta dónde se encuentra dicho equipo médi-
co o por quién fue recibido y quién desde
ese momento se encargó del resguardo
del equipo”.
Aunque en el contrato se establecen
las condiciones y obligaciones de los Ser-
vicios de Salud –representados por el doc-
tor Francisco Jiménez Sosa, subsecretario
de Planeación– y del proveedor –cuyo re-
presentante legal es Óscar Guillermo Ca-
ravantes Raymundo–, en un documento
por separado Jiménez explica:
“Como sabemos, en este proyecto (de
radioterapia con acelerador lineal) se pla-
neó que la construcción se llevaría a ca-
bo en un terreno de la Secretaría de Salud
ubicado en el kilómetro 12 de la carrete-
ra federal entre San Bartolo Coyotepec y
Ocotlán de Morelos; desafortunadamente,
por diversas situaciones políticas y socia-
les relacionadas a los habitantes de dicha
región, nos vemos en la necesidad de bus-
car otra alternativa para la construcción
de la clínica sujeta de nuestro proyecto.”
El texto firmado por el subsecretario de
Planeación tiene fecha del 29 de septiem-
bre de 2008 y los documentos de remisión
del pedido son anteriores, van del 21 de
agosto al 11 de septiembre de ese año.
A su vez la directora del Instituto de la
Mujer Oaxaqueña, Anabel López Sánchez,
calificó la desaparición del equipo como un
robo y un “acto verdaderamente criminal”.
Luego de pedir que se investigue si el
equipo médico se encuentra en el hospital
Sedna –propiedad de la familia de Ruiz Or-
tiz–, consideró que los responsables de es-
te ilícito deben estar en la cárcel, porque
no se trata de delitos menores cuando es-
tá en riesgo la vida de las mujeres. Propuso
plantear otras estrategias legales que pon-
gan como problema central el número de
muertes que pudieron haberse evitado si
ese aparato se hubiera utilizado en Oaxaca.
“Aquí el problema es que ese equipo
era fundamental para salvar vidas; enton-
ces este es un acto criminal, doble o tri-
plemente criminal porque impactó en las
mujeres”, asegura a este reportero Anabel
López.
Pidió a las autoridades estatales y fede-
rales que “no se reduzca el tema a las au-
ditorías, sino a las consecuencias que pu-
do tener, el impacto que tienen los robos.
El desvío de recursos tiene que medirse y
sancionarse a raíz del impacto social”.
Y se preguntó: “¿Cuántas muertes pu-
dieron haberse evitado, cuántas mujeres
pudieron haberse salvado? Lo que se tie-
ne que poner sobre la mesa ni siquiera es
el costo del equipo sino la consecuencia
social de esos hechos, porque se violaron
los derechos fundamentales, el derecho a
la salud de las mujeres, se violó el dere-
cho a la vida”.
Los negocios de Ulises
Por su parte el secretario de Salud recono-
ce ante este semanario que se necesitan 3
mil 100 millones de pesos para terminar
las 102 obras que dejó inconclusas Ruiz
Ortiz. Agrega que muchas de ellas están
detenidas porque enfrentan litigios con
la comunidad pues iniciaron su construc-
ción en terrenos comunales o privados.
También hay 52 litigios contra construc-
toras que “no existen hoy, que no hay domi-
cilio, no hay teléfono, incluso tenían domi-
cilio de casas habitación”, situación que ya
está en manos de la Secretaría de la Contra-
loría y Transparencia Gubernamental.
De momento, dice en entrevista con
Proceso, “le apostamos a que los dipu-
tados federales –muchos de los cuales pi-
dieron esos hospitales– ahora sean co-
rresponsables de la infraestructura que se
construyó; son sus hospitales, que luchen
por conseguir un presupuesto para que se
concluyan”.
Y es que “por más que estiremos el
presupuesto no da para operar una can-
tidad de unidades así y no vamos a desa-
w
w
w
.o
a
x
a
c
a
d
ia
a
d
ia
.c
o
m
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
Oaxaca. Repudiogeneral
Salud. Atención entorpecida
42 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
mis estados de cuenta y propiedades que ni yo
ni ninguno de mis familiares nos hemos visto
beneficiados.
Mi honestidad en el trabajo puede se cons-
tatada no sólo por el desempeño y resultados
obtenidos, sino por la opinión de mis superio-
res y compañeros.
Me encuentro detenida injustamente por-
que soy inocente y si tuviera que denunciar
nuevamente lo haría porque creo en mis prin-
cipios, en la Comisión Federal de Electricidad,
en la justicia y en México.
Es por ello que desde este lugar les solicito no
un favor, sino su intervención para que se me im-
parta justicia y aboguen por que mi caso sea re-
visado y se castigue a los verdaderos culpables.
La carta fue formalmente recibida por
aquellos a quienes estaba dirigida, pero el
ruego de Guerrero Escamilla fue ignorado,
a pesar de que el testimonio del testigo de
cargo, René Trejo Orduña, fue desacredita-
do y se comprobó que su clave de acceso le
fue hackeada, luego de un peritaje al siste-
ma del banco.
Trejo Orduña, quien actualmente
es jefe de unidad en la Subdirección de
Transmisión, declaró que, en un baño, es-
cuchó que Julián García Aguado, otro de
los procesados, le decía a Guerrero Esca-
milla que habían sido descubiertos y que
debían huir, pero no quiso sostener su di-
cho, según el abogado Ortega Sánchez.
Ni justicia ni nada
Luego de que el 20 de junio de 2007 Gue-
rrero Escamilla descubrió las transferen-
cias en curso, por casi 4 millones de pesos,
lo reportó de inmediato a su jefa, Diana
Patricia Gutiérrez Molina, pero la Procura-
duría General de la República (PGR) proce-
dió contra ambas.
A la funcionaria que hizo el descubri-
miento le fincó responsabilidades por el
delito previsto en el artículo 113 bis, pá-
rrafo primero de la Ley de Instituciones
de Crédito, ya que utilizó un sistema elec-
trónico interno para hacer los depósitos a
través del sistema Mysap-R3 conectado a
cuentas bancarias de HSBC, instalado pre-
cisamente por Morales Méndez para el
manejo de los recursos financieros.
Morales Méndez, quien fue deteni-
do por la PGR cinco meses después de la
captura de Guerrero Escamilla, el 7 de no-
viembre de 2007, ya había cometido robos
desde 1999, como consta en un oficio de la
Dirección de Finanzas de la CFE fechado el
30 de abril de 2008.
El primer desvío lo realizó el 29 de abril
de 1999 por 168 mil pesos a su cuenta en
HSBC número 4009820770 y casi un año
después, el 17 de mayo de 2000, desvió
otros 273 mil 856 pesos a la misma cuen-
ta. Y después de otras dos transferencias
por alrededor de 200 mil pesos, en agosto
de ese año, el 29 de noviembre aumenta la
cifra: 490 mil 520 pesos.
Es decir, durante ocho años Morales
Méndez pudo hacer centenares de trans-
ferencias sin que los órganos de control de
la CFE y del banco HSBC hayan detectado
nada, lo cual implica que ha contado con
complicidades, mientras que a Guerre-
ro Escamilla se le acusa sólo por su clave
bancaria que le fue robada, afirma el abo-
gado Ortega Sánchez.
“El único sustento de la acusación y
la sentencia a María Elena es que se utili-
zó su password para transferencia de unos
20 millones de pesos, pero muchos datos
acreditan que ella no tuvo ninguna par-
ticipación. Uno de ellos es que no obtuvo
ningún tipo de beneficio para ella ni pa-
ra nadie de su familia, que es un elemen-
to muy importante, y otro es que ella fue
la que descubrió ese tipo de transferencia,
y en lugar de recibir un agradecimiento, lo
que recibió fue la cárcel.”
Y destaca una paradoja: Aunque Mo-
rales Méndez está preso, logró que le de-
volvieran muchas de las propiedades que
adquirió con el dinero robado a la CFE,
porque ganó un amparo a la PGR.
“En un principio le aseguraron sus bie-
nes, más de 50 casas, cinco ranchos y di-
nero en efectivo que tenía en las cuentas
–más de 20 millones de pesos–, que suma-
ban más de 100 millones, que del gran to-
tal que se había sustraído a CFE era más
de 30% pero, a través de un juicio de am-
paro, Alejandro Morales logró un desase-
guramiento”, puntualiza.
Ortega Sánchez trató de evitar que se
devolvieran los bienes producto del deli-
to al exfuncionario, para tener pagada la
reparación del daño y obtener la libertad
de Guerrero Escamilla, pero el juez le dijo
que sólo lo podía promover la parte ofen-
dida, la CFE.
–¿Y lo hizo la CFE?
–No lo hizo, no entendemos por qué la
CFE no pidió que se aseguraran los bienes
de Alejandro Morales. Se ve una protección
desde dentro de parte de funcionarios,
y contra ellos no se fue la CFE. Al contra-
rio, inventaron un testigo con una versión
completamente falsa. No hay duda: Había
una línea para irse en contra de la gente de
abajo y no ver a la gente de arriba, la que
realmente lo estaba ayudando a llevarse
esos casi 300 millones de pesos.
Insiste: “¿Cómo los taparon? Agarran-
do a los de abajo que había involucrado el
propio Alejandro Morales a través de su
password. Ahí se ve claramente la protec-
ción, que también se ve a él porque no le
quisieron asegurar sus bienes. ¿Cómo los
va a repartir después? No sabemos qué ti-
po de compromisos haya adquirido”.
El caso de Guerrero Escamilla es com-
plejo, porque ahora resulta que un ma-
gistrado consideró que el delito que se le
imputa no es del fuero federal, sino co-
mún, lo que implicaría iniciar un nuevo
proceso después de cuatro años de estar
presa.
Y mientras se resuelve este conflic-
to de competencias en el Cuarto Tribunal
Colegiado, cuya magistrada ponente es El-
via Díaz de León, Guerrero Escamilla ya
perdió también su empleo sólo por haber
descubierto y denunciado el fraude por
más de 300 millones de pesos.
Ortega Sánchez promovió una de-
nuncia contra Morales Méndez por el ro-
bo del password de Guerrero Escamilla y
otra contra el testigo Trejo Orduña por dar
falso testimonio, pero la PGR no ha hecho
nada. “Ahí no actúan, no hay justicia ni
hay nada”.
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Kessel, Calderón y Elías Ayub. Nohubocontrol
CORRUPCI ÓN
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 45
empleados para hacer transferencias de
recursos de la paraestatal a cuentas ban-
carias suyas y de sus familiares.
De acuerdo con el expediente del caso,
que ocurrió durante la gestión de Alfredo
Elías Ayub como director de la CFE, Mora-
les Méndez, encargado del manejo de re-
cursos financieros de la Subdirección de
Transmisión, transfirió 308 millones de pe-
sos de la cuenta de la paraestatal en HSBC
a las suyas y las de algunos parientes, entre
2003 y 2007, aunque luego se supo que esa
práctica la venía realizando desde 1999.
Así como los órganos de control de la
CFE no detectaron los sobornos a More-
no Díaz, director de Operación nombrado
por Elías Ayub, tampoco lo hicieron con las
operaciones financieras de Morales Mén-
dez hasta que una cajera, María Elena Gue-
rrero Escamilla, descubrió y denunció el
fraude.
Pero la justicia en México cometió una
aberración: La sentencia a Morales Mén-
dez por el robo de los más de 300 millo-
nes de pesos a la CFE, cuatro años y seis
meses, es la misma que se impuso a Gue-
rrero Escamilla, que sólo tiene en contra
pruebas como su clave de acceso bancaria
(password) que le fue hurtada y el testimo-
nio de un empleado de Noé Peña –un al-
to exfuncionario allegado a Moreno Díaz–
que resultó ser falso.
“Es una sentencia absurda, porque son
cuatro años y seis meses para el que se ro-
bó 300 millones de pesos y se benefició
a él y a su familia, que para María Elena,
que no tiene un cinco en su bolsa ni en su
única cuenta bancaria ni de sus familia-
res. ¡Es una incongruencia del juez!”, afir-
ma Alejandro Ortega Sánchez, abogado de
Guerrero Escamilla.
–¿Es un caso parecido al del premiado
documental Presunto culpable?
–Es peor –dice el abogado–, porque Ma-
ría Elena no sólo es inocente, sino que des-
cubrió cómo se estaba robando a la CFE,
detuvo las transferencias que estaban en
curso y presentó la denuncia.
Pero mientras la cajera ha sido privada
de su libertad a pesar de ser inocente, Mo-
rales Méndez no tiene de qué quejarse, di-
ce el abogado: “Si dividimos 300 millones
de pesos entre los cuatro años y seis me-
ses de la sentencia, veremos que él gana
cinco millones y medio cada mes. Le con-
viene estar en la cárcel”.
En contraste, apenas el miércoles 28
de septiembre Guerrero Escamilla fue no-
tificada por el Órgano Interno de Control
de la CFE de su destitución definitiva de su
puesto de cajera, junto con otros 13 invo-
lucrados en la investigación, incluido Mo-
rales Méndez, el beneficiario del fraude.
Encubrimientos
Esta historia del mayor fraude documen-
tado en la CFE, dirigida durante 12 años
por Elías Ayub –desde el gobierno de Er-
nesto Zedillo hasta marzo de este año–, no
se explica sin la protección al más alto ni-
vel de la que aún goza Morales Méndez,
dice Ortega Sánchez.
Es la misma protección, relaciona el
abogado, que se le dio a Moreno Díaz, quien
recibió sobornos entre 2002 y 2009 y que las
autoridades mexicanas sólo intervinieron
hasta 2010, cuando se conoció públicamen-
te la investigación que se hizo en Estados
Unidos por la violación de la Ley de Prácti-
cas Corruptas en el Extranjero.
Morales Méndez, quien jerárquicamen-
te dependía de Moreno Díaz, trabajó en la
CFE hasta 2005 y dos años después seguía
haciendo transferencias de la cuenta de la
paraestatal en el banco HSBC a sus cuentas
personales, aun en horarios inusuales, sin
que los órganos de control de ambas ins-
tancias las percibieran.
“Hay protección al más alto nivel de la
CFE, desde luego, porque los flujos de di-
nero tenían que ser detectados”, insiste el
abogado, quien dice que el propio banco
entregaba estados de cuenta a la paraes-
tatal donde se establecía, inclusive, que
las transferencias se hacían en horario no
previsto en el contrato con HSBC.
En efecto, conforme a los registros ob-
tenidos a través de la Comisión Nacional
Bancaria y de Valores (CNBV), de los que
Proceso tiene copia, hay transferencias rea-
lizadas a las cinco, seis y siete de la ma-
ñana a cuentas de Morales Méndez, su
esposa Dora Alicia Hernández García y de
su primo Crisógomo Morales González.
Por ejemplo, el 6 de julio de 2006,
cuando ya no era funcionario, Morales
Méndez transfirió de la cuenta de CFE a
una suya en HSBC 1 millón 875 mil 489
pesos, a las 7:19 de la mañana; el 15 de
agosto siguiente hizo otra transferencia,
a las 6:48 AM, por 758 mil pesos, y al día
siguiente realizó una más, a las 6:18 ho-
ras, por 1 millón 689 mil 521 pesos.
El mismo 6 de julio de 2006, Mora-
les Méndez realizó otras dos transferen-
cias, a las 7:22 y 7:26 de la mañana, pero
a una cuenta de su primo Crisógomo Mo-
rales González: una fue por 1 millón 452
mil 781 pesos y la otra por 1 millón 874 mil
512 pesos.
Justamente a la cuenta de Crisógomo
fueron a parar varias de las transferencias
que supuestamente hizo la cajera Guerre-
ro Escamilla en julio de 2006, quien sin em-
bargo se percató del fraude sólo hasta el
año siguiente, el 20 de junio de 2007, cuan-
do llegó a su oficina y vio que su compu-
tadora estaba encendida y estaban en pro-
ceso transferencias.
Ella misma narró cómo ocurrieron las
cosas en una carta manuscrita que en-
vió a Felipe Calderón el 23 de agosto de
2007 desde la penitenciaría de Santa Mar-
ta Acatitla, que también dirigió al enton-
ces procurador Eduardo Medina Mora, a la
secretaria de Energía, Georgina Kessel, y a
Elías Ayub, director general de la CFE:
El pasado 20 de junio de 2007, me percaté
de un cuantioso fraude que se estaba llevando
a cabo en la caja de la Subdirección de Transmi-
sión, Comisión Federal de Electricidad, en don-
de presto mis servicios desde hace 21 años e in-
mediatamente lo denuncié ante mis superiores.
Al participar en la investigación, grande fue
mi sorpresa al descubrir que se había utilizado,
entre otros, mi password para realizar transfe-
rencias indebidas a cuentas personales, desta-
cando entre ellos a quien fue mi jefe inmediato
anterior. Ese mismo día por la noche fue robado
de mi computadora el disco duro, el cual conte-
nía información vital para mi defensa.
El Ministerio Público decidió cambiar mi si-
tuación jurídica de testigo a indiciada, termi-
nando en mi detención, y deseo ratificar ante
ustedes mis declaraciones hechas anteriormen-
te, en el sentido de que jamás proporcioné mi
password a persona alguna y niego tajante-
mente haber participado en ningún tipo de frau-
de en contra de la Comisión Federal de Electrici-
dad, empresa a la que respeto profundamente,
pues me ha dado sustento a mí y a mi familia, y
nunca mantuve ninguna relación de amistad ni
comercial con las personas que se vieron benefi-
ciadas económicamente con el desvío de dinero.
Como se ha comprobado, no poseo bienes
muebles e inmuebles y los que tengo son pro-
ducto de mi salario. He demostrado a través de
CFE. Robos sin castigo
44 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
y Estados Unidos consideraban terrorista.
Aunque fundada en 1959, ETA come-
tió su primera acción violenta en julio de
1961, durante la dictadura franquista. En
esa época contaba con un amplio respaldo
de la sociedad vasca. Desde entonces a la
fecha, ETA ha sido responsable de más de
850 muertes de políticos, empresarios, in-
tegrantes del poder judicial, policías y ciu-
dadanos comunes. Además, 200 miem-
bros de la banda armada murieron y casi
800 se encuentran en las cárceles españo-
las y francesas.
“La acción policial y el rechazo general
de la población son las causas que debili-
taron a la banda armada”, explica en en-
trevista Pedro Ibarra, catedrático de Cien-
cias Políticas de la Universidad del País
Vasco, donde dirige el Instituto de Estu-
dios sobre el Desarrollo y la Economía In-
ternacional y encabeza el equipo que ela-
bora el Anuario de Movimientos Sociales.
“Hay un momento en que las accio-
nes violentas producen resultados distin-
tos a los deseados –explica el experto–. La
organización tuvo cada vez menos apoyo
a sus propuestas de nacionalismo radical
y se alejó del escenario que pretendía. En-
tonces vino la derrota policial, la política y
social. Eso se sumó a una efectiva alianza
para combatir a ETA que pusieron en ope-
ración los gobiernos español y francés, la
gran pinza que acabó con la banda”.
No sólo con el gobierno socialista de
José Luis Rodríguez Zapatero hubo esos
avances en la lucha contra ETA y su entor-
no político. El gobierno de José María Az-
nar (1996-2004) impulsó en 2003 una refor-
ma a la Ley de Partidos, que impidió que
un partido pudiera apoyar políticamente
la violencia y las actividades de organiza-
ciones terroristas. Esta herramienta sirvió
a jueces y policías para conseguir la ilegali-
zación de Batasuna el 16 de enero de 2004,
ya que proveía de fondos públicos y apo-
yo a ETA, a la cual nunca condenó por ase-
sinar o atentar con artefactos explosivos.
El aislamiento
Julio Trujillo, periodista que en su juven-
tud tuvo interlocución con dirigentes his-
tóricos de la organización clandestina,
sostiene que “el atentado terrorista que
ETA cometió en la Terminal 4 (T-4) del ae-
ropuerto de Barajas, en Madrid, el 30 de
diciembre de 2006, donde murieron dos
ecuatorianos, fue el punto de inflexión en
el que inició el final de ETA”, ya que no só-
lo “dinamitó el diálogo con el gobierno de
Rodríguez Zapatero, sino que se quedó sin
argumentos ante la sociedad vasca que
antes le apoyaba y que ya no deseaba más
muertos, sino un proceso de paz”.
El 6 de junio de 2007 la banda dio por
terminada la tregua que había anunciado
en marzo de 2006. Incluso los etarras pre-
sos –cuyas opiniones tienen influencia en
la organización– eran consciente del fra-
caso de la lucha armada. Según una con-
versación interceptada por la policía es-
pañola, uno de ellos aseguró: “El Estado
ha derrotado a ETA policialmente, la ha
aplastado, así de claro”.
También Arnaldo Otegi, líder de la ile-
galizada Batasuna, brazo político de ETA,
se refirió al distanciamiento que surgió
entre la izquierda abertzale (el conjun-
to de partidos y de organizaciones de la
izquierda vasca) y la banda armada tras
el atentado de la T-4. Lo hizo el pasado 7
de julio, durante su alegato judicial en la
Audiencia Nacional, que lo condenó a 10
años de prisión por “integración en orga-
nización terrorista” como parte del llama-
do juicio Bateragune.
El fracaso del proceso de diálogo co-
mo consecuencia del atentado en el ae-
ropuerto madrileño profundizó el aisla-
miento internacional de ETA. Solamente
en Venezuela sus integrantes han podi-
do actuar con relativa tranquilidad y han
utilizado ese país como trampolín o co-
nexión con las Fuerzas Armadas Revolu-
cionarias de Colombia (FARC), con las que
comparten capacitación y apoyos (Proce-
so 1742). La Audiencia Nacional de España
y la policía de este país identifican a Ar-
turo Cubillas Fontán como un etarra clave
en el vínculo con las FARC.
España también consiguió intensifi-
car la colaboración con varios países en el
combate a ETA. El 12 de junio de 2007 Méxi-
co entregó a España al etarra Antonio As-
piazu y el 30 de noviembre de 2010 capturó
y entregó a Juan Carlos Recarte Gutiérrez,
quien perteneció al comando Amaiur de la
organización.
En la actualidad ETA sólo cuenta con
50 miembros armados en activo. Otros 400
han sido llevados a los tribunales desde
que inició la colaboración de fuerzas poli-
ciales y de inteligencia de Francia y Espa-
ña. En un año, tras la ruptura de la tregua
de junio de 2007, las fuerzas de seguridad
lograron descabezar a cinco comandos de
la organización.
El comunicado
A las 19:00 horas del jueves 13, las páginas
web de los periódicos vascos Gara y Berria
difundieron el comunicado de la organi-
zación con el encabezado: “ETA anuncia
el cese definitivo de su actividad armada”.
En el texto, la banda hace un llama-
do a los gobiernos español y francés para
“abrir un proceso de diálogo directo”. No
menciona a las víctimas de las activida-
des de terrorismo que llevaron a cabo du-
rante décadas.
La banda repitió en ese comunicado
los puntos medulares de las conclusiones
emitidas por el grupo de mediadores que
se reunió en la Conferencia Internacional
de Paz el lunes 17, en San Sebastián, y que
firmaron el exsecretario general de Na-
ciones Unidas, Kofi Annan; el dirigente de
Sinn Fein, Gerry Adams; la exprimera mi-
nistra noruega Gro Harlem Bruntland; el
exministro del Interior francés Pierre Joxe;
Jonathan Powell, quien fue jefe de gabine-
te del exprimer ministro británico Tony
Blair; y el exprimer ministro irlandés Ber-
tie Ahem.
Ahí, los mediadores instaron a que ETA
hiciera una declaración pública de cese de-
finitivo de la violencia y emplazaron a los
gobiernos español y francés a que trataran
con la banda “exclusivamente” las conse-
cuencias del conflicto tras esa declaración.
Partidos políticos y asociaciones de vícti-
mas del terrorismo criticaron este último
A
P
p
h
o
to
/ B
e
r
n
a
t A
rm
a
n
g
u
e
Atentadoen Barajas. Puntode inflexión
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 47
La derrota
Después de cuatro décadas de existencia, la organi-
zación separatista vasca ETA anunció el “cese defini-
tivo de su acción armada”. Lo hizo sin conseguir su
objetivo histórico –la independencia del País Vasco–
y en condiciones de suma debilidad: asediada por la
policía, con sus dirigentes presos, sus cuadros diez-
mados y con el franco rechazo de la sociedad debido
a sus acciones, consideradas terroristas. Pese a que
se dice dispuesta a negociar temas “pendientes” –
entre ellos los presos etarras–, el hecho es definitivo:
“ETA fue derrotada y punto”.
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
M
ADRID.- Prácticamente aco-
rralada en el terreno policial
y social, y sin haber conse-
guido por la vía armada sus
históricas reivindicaciones
de autodeterminación e in-
dependencia del País Vasco, la banda ar-
mada ETA (Euskadi Ta Askatasuna, que en
euskera significa Patria Vasca y Libertad)
anunció el “cese definitivo de su actividad
armada” la tarde del jueves 20.
Una vez que el Ejército Republicano Ir-
landés (ERI) inició su largo proceso de di-
solución que inició con el alto al fuego
anunciado en octubre de 2002, ETA era
la última organización armada del viejo
continente a la que la Unión Europea (UE)
A
P
p
h
o
to
/ B
a
s
q
u
e
T
e
le
v
is
io
n
46 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 49
R
AMALLAH, CISJORDANIA.- El
pasado 15 de febrero Abdallah
al Senoussi detuvo en Bengasi a
Fathi Terbil, un abogado defen-
sor de los derechos humanos,
y ordenó atacar a las personas
que se manifestaban para exigir su libera-
ción. Fue un intento de ahogar prematura-
mente la insurrección convocada para dos
días más tarde. Sólo consiguió adelantarla.
Ocho meses y cinco días después –el
jueves 20–, Al Senoussi, jefe de inteligen-
cia y brazo ejecutor de la represión del
régimen libio, fue capturado. Al mismo
tiempo su líder, Muamar el Gadafi, moría
a manos de los rebeldes que arrastraron
su cadáver por las calles de su destruida
ciudad natal: Sirte.
La celebración de los libios fue ruido-
sa, marcada por los disparos al aire de los
AK-47 y las Uzi. Ellos saben, sin embargo,
que muy pronto estos ocho meses sólo
parecerán un paréntesis entre los pasa-
dos 42 años de dictadura y un futuro in-
cierto. El odio compartido contra Gadafi
favoreció la unidad que las simpatías di-
fícilmente habrían conseguido. Una vez
desaparecido el tirano, las diferencias, las
fracturas y las rivalidades empiezan a ha-
cerse más evidentes.
Amalgamados por la lucha contra el régimen de Muamar el Gadafi
–asesinado el jueves 20–, los rebeldes libios se disponen a estable-
cer de manera gradual un nuevo gobierno interino, un Congreso y
una nueva Constitución. No será fácil: afloran en ellos diferencias
y rivalidades, tanto regionales como tribales e ideológicas. Los
hay de distinto signo: nacionalistas, liberales, islamistas, secula-
ristas… Todos quieren participar en el reparto del poder y tener
influencia en el futuro del país.
TÉMORIS GRECKO
Y después
de Gadafi...
Las hay, por principio de cuentas, en-
tre Trípoli, capital oficial, y Bengasi, don-
de nació la revolución y está la sede de su
órgano de dirección: el Consejo Nacional
de Transición (CNT), que sólo se mudó a
aquella urbe en septiembre y que ahora
es reconocido internacionalmente como
gobierno legítimo. Misrata, una plaza que
fue liberada por su propia población tras
soportar un sangriento asedio de 70 días,
es la tercera en tamaño y en discordia.
También existen diferencias entre las
distintas tribus que conforman la base de
la estructura social libia. Políticamente
I NTERNACI ONAL / LI BI A
E
s
a
m
A
l-
F
e
to
ri / R
e
u
te
rs
punto, ya que según ellos no se trata de un
conflicto, porque ETA tiene las pistolas y
las víctimas los muertos.
En su anuncio, ETA califica su decisión
como “histórica” y señala que representa
su “compromiso claro, firme y definitivo”
para “superar la confrontación armada”.
Con ese propósito hace “un llamamiento
a los gobiernos de España y Francia para
abrir un proceso de diálogo directo” desti-
nado a solucionar “las consecuencias del
conflicto”, como se aprecia en el comuni-
cado escrito y videograbado que se difun-
dió en castellano, inglés y euskera.
La organización admite que el suyo
“no ha sido un camino fácil” y que “la cru-
deza de la lucha se ha llevado para siem-
pre a compañeras y compañeros”, pe-
ro apunta que “la lucha de largos años ha
creado esta oportunidad”.
Advierte que “en adelante, el camino
tampoco será fácil”, por lo cual pide la im-
plicación de la sociedad vasca en el proce-
so político que sigue y anticipa su convic-
ción de que “cada paso, cada logro será fruto
del esfuerzo y de la lucha” de la ciudadanía.
Considera que “el reconocimiento de
Euskal Herria (el País Vasco) y el respeto a
la voluntad popular deben prevalecer so-
bre la imposición”. La “violencia y repre-
sión”, dice, deben dejar paso al “diálogo y
acuerdo”. “Estamos ante una oportunidad
histórica para dar la solución justa y demo-
crática al secular conflicto político”, añade.
Tras un encuentro con miembros del
comité que elaboró la Conferencia de San
Sebastián, Julio Trujillo explica a Proce-
so que “entre los mediadores había posi-
ciones distintas; unos defendieron que el
comunicado debía considerar el término
‘desmantelamiento’ y otros el término ‘te-
rrorismo’, pero Brian Currin, miembro de
la Comisión de Verificación Internacional
en el caso vasco, no quiso siquiera escu-
char eso”.
“En concreto, Jesús Eguiguren –líder del
Partido Socialista de Euskadi– se dirigió a
Kofi Annan diciéndole que tenía que pedir-
le a Currin que transmitiera a ETA que tenía
que ser muy clara en su comunicado para
anunciar el fin de la acción armada. Y creo
que el comunicado lo es, pese a que Kofi An-
nan parecía tener poca idea de los porme-
nores del caso vasco”, comenta Trujillo.
Una hora después de que se difundiera
la decisión de ETA, a las 20:00 horas el pre-
sidente Rodríguez Zapatero leyó una de-
claración. “La nuestra será una democracia
sin terrorismo, pero no sin memoria”, dijo,
y agregó: “Con la contención que obliga la
historia vivamos la satisfacción por la vic-
toria de la democracia, la ley y la razón”.
Alfredo Pérez Rubalcaba –aspirante a la
presidencia por el PSOE y quien como an-
terior ministro de Interior de Zapatero fue
quizá el que más logros obtuvo en el asedio
a ETA– señaló que era un día “para celebrar
la gran victoria de la democracia”.
El líder del Partido Popular (PP), Maria-
no Rajoy, señaló que la felicidad por el fi-
nal de ETA “sólo será completa cuando se
produzca su disolución y su total desman-
telamiento”.
Compensación indirecta
El catedrático Pedro Ibarra, de la Universi-
dad del País Vasco, puntualiza que se debe
revisar con cautela la dialéctica utilizada
por ETA en su comunicado, porque “una
cosa es lo que dicen y quieren, y otra muy
distinta lo que son los hechos. Histórica-
mente no ha habido un solo grupo violen-
to que haya decidido dar por terminada
su actividad armada, sin previamente de-
cir que eso lo hacen por razones políticas.
“Para anunciar este esperado cese de-
finitivo de su lucha armada, ETA requirió
el apoyo de una conferencia internacional
que les dio la ruta, vistió su final. Pero la
realidad es que este grupo deja la lucha
violenta porque prácticamente está de-
rrotado y porque su grupo de apoyo polí-
tico les ha puesto un alto. Tan sencillo co-
mo eso.
“Hay una parte retórica del comunica-
do, que es habitual y entendible, porque
ETA tiene que justificarse ante su gente,
en su entorno, poniendo exigencias a los
gobiernos de España y Francia para el diá-
logo. Sus dirigentes pueden considerar
que es conveniente, pero fueron derrota-
dos y punto”.
–¿ETA se va con las manos vacías res-
pecto de sus reivindicaciones de autodeter-
minación e independencia del País Vasco?
–Efectivamente, esa es una interpreta-
ción, que en cuatro décadas lo hecho no
ha servido para nada. O bien, la que ETA
y su entorno ahora podrán resaltar que
dejan su lucha violenta, pero la izquier-
da nacionalista vasca podrá salir fortale-
cida en las próximas elecciones en el País
Vasco. Es decir, ellos pueden decir: ‘renun-
cié, pero servirá para tener un mayor pe-
so electoral’ (de la izquierda nacionalista
vasca), lo cual puede ser interpretado co-
mo una compensación indirecta”.
No obstante, Ibarra niega que esta de-
cisión vaya a tener impacto en el resultado
de las elecciones generales: “El efecto se-
ría en el País Vasco. Quizá esto refuerce las
posiciones de la izquierda nacionalista, pe-
ro no significaría un salto espectacular, se
sumaría con ellos aquella gente que hasta
ahora tenía la dificultad de apoyar al nacio-
nalismo radical por la sombra de ETA, y es-
te anuncio puede animarlos a apoyarles”.
Julio Trujillo coincide en esto. “No hay
duda” de que ETA “fue derrotada”, dice.
“Mi opinión es que se ha montado un pro-
ceso de rendición con la intención de que
no lo parezca. No van a admitir que fraca-
saron”. Pero él también advierte que pue-
de tener un efecto electoral favorable a
los partidos del entorno etarra que se fue-
ron alejando de la violencia armada.
“ETA se va con las manos vacías res-
pecto de sus históricas reivindicaciones,
pero quizá puedan conseguir más poder
político en la calle. Como movimiento vas-
co de liberación nacional, como se conoce
ese entramado de organizaciones y parti-
dos de su entorno, podrán posicionarse en
lo político-electoral. Hay que recordar que
en el pasado el tope máximo de votación
del brazo político de ETA ha sido de 150 mil
votos.Y en la última elección municipal, de
2011, la coalición Bildu obtuvo 138 mil vo-
tos (la población del País Vasco es de alre-
dedor de 2 millones)”.
Esa fuerza les permitirá negociar la li-
beración de los presos de ETA, concluye. O
A
P
p
h
o
to
/ A
rtu
ro
R
o
d
rig
u
e
z
Rechazosocial a ETA
48 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 51
Las suspicacias que provoca Belhaj no
son gratuitas: fue dirigente del GICL y fue
uno de los islamistas que combatieron
contra los estadunidenses en Afganistán.
En 2004 la CIA lo detuvo en Tailandia y
lo entregó al gobierno de Gadafi, quien lo
torturó y encarceló hasta que quedó libre
en 2010.
El desagrado que sienten varias de las
facciones revolucionarias hacia quienes
formaron parte del antiguo régimen es
manifiesto y se expresó con toda crudeza
el pasado 28 de julio cuando Abdel Fatah
Younis, exministro de Interior gadafista
y después comandante de las fuerzas re-
beldes, fue detenido y asesinado por una
milicia revolucionaria.
Belhaj ha exigido la renuncia de Mus-
tafa Abdulyalil, presidente del CNT, y de
Mahmoud Jibril, quien encabeza la Mesa
Ejecutiva del CNT y como tal ejerce las
funciones de primer ministro del gobierno
provisional. Belhaj basa su exigencia en un
hecho: el pasado gadafista de ambos diri-
gentes. Y sí: Abdulyalil fue ministro de Jus-
ticia del depuesto régimen y Jibril, jefe de
los asesores económicos de Gadafi.
Tendencias
Más allá de los enfrentamientos persona-
les, los revolucionarios libios se empiezan
a organizar en tendencias políticas.
Noman Benotman es un libio de 44
años que, como Belhaj, fue miembro del
GICL y ahora en Londres está arrepenti-
do de su pasado extremista y se convirtió
en un experto en política árabe. Colabo-
ra para el centro de estudios Fundación
Quilliam. En un informe sobre Libia seña-
la que los rebeldes se agrupan en cuatro
grandes tendencias: nacionalistas, libera-
les, islamistas y secularistas.
Sus cálculos sobre el peso de cada gru-
po no reflejan su posible impacto electoral
pues sólo se refiere al número de activis-
tas que participan en la revolución, no a
las simpatías que podrían tener entre la
población. No obstante son un indicador
valioso de las tendencias en el panorama
político libio.
En el campo nacionalista estarían en-
tre 40% y 50% de los rebeldes. Los descri-
be como jugadores no ideologizados que
quieren establecer un Estado civil demo-
crático en el que el Islam no jugará un pa-
pel primordial, pero seguirá siendo parte
integral de la cultura libia. Mustafa Abdul-
yalil, el presidente del CNT, es uno de sus
máximos representantes.
Los liberales aglutinan entre 20% y
25% de los rebeldes y aspiran a un siste-
ma democrático abierto, una economía de
libre mercado y un ambiente socialmente
liberal. Aquí se ubica Abdelhafiz Ghoga,
vicepresidente del CNT y uno de los de-
fensores de los derechos humanos que
iniciaron el movimiento.
Los rebeldes islamistas serían apenas
20%. Están divididos en excombatientes,
como Belhaj (2%), salafistas (12%) y otros
afines a los Hermanos Musulmanes egip-
cios (más moderados, 6%).
Finalmente están los secularistas. Son
entre 2% y 5% de los activistas rebeldes.
Quieren establecer un estado ultralaico
similar al que Mustafa Kemal Ataturk es-
tableció en Turquía.
Este panorama se presenta cuando
muchos critican el papel del CNT, un órga-
no que no fue elegido democráticamente.
Para alejar la idea de que sus miembros
quieren perpetuarse en el poder, Abdelyalil
prometió que todos renunciarían una vez
que se declarara la liberación final de Libia.
Según los planes anunciados por el
CNT, esto permitiría la ampliación del
consejo pues se incorporarían más repre-
sentantes de Trípoli y Misrata. Además se
formaría un gobierno interino que den-
tro de ocho meses celebre elecciones pa-
ra integrar un Congreso Nacional de 200
miembros que nombrará un primer mi-
nistro y redactará una Constitución, que
a su vez deberá ser aprobada antes de 60
días. Y un año después los libios tendrán
sus primeras elecciones multipartidistas.
Esto, si todo sale bien. La guerra prácti-
camente acabó pero ahora viene lo difícil:
la unidad y los acuerdos políticos entre
los rebeldes.
I NTERNACI ONAL / LI BI A
A
P
p
h
o
to
/
B
e
la
S
z
a
n
d
e
ls
z
k
y
AP photo /Al-Arabiya TV
Gadafi. La secuencia final
Libia. Vienen más pugnas
50 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
hay dos ejes de desconfianza: el primero
es el de los vínculos con el antiguo régi-
men, pues hasta febrero pasado algunos
líderes revolucionarios formaron parte
del gobierno de Gadafi y ahora sus oposi-
tores en las filas rebeldes no los aceptan
en un eventual nuevo gobierno. El segun-
do eje es el de las distintas tendencias po-
líticas, ya en abierta competencia.
Por si faltara algo, queda un proble-
ma extra: el CNT nunca logró integrar un
ejército organizado con una estructura de
mando reconocida. Su fuerza descansó
en milicias creadas por la población con
base en afinidades de barrio o ciudad, tri-
bu, lugar de trabajo, estudio u oración, y a
veces financiadas por empresarios con in-
tereses particulares. Y como suele ocurrir
en todos los conflictos, quien ganó su fusil
y obtuvo la victoria no entiende por qué
ahora debe entregarlo.
Montañeses en la capital
La rivalidad entre la capital nacional y la
revolucionaria tiene antecedentes cente-
narios. Fue el caso de la resistencia con-
tra la colonización italiana, a principios
del siglo XX: a los pobladores de Bengasi
les gusta recordar que el héroe nacio-
nal Omar al Mukhtar era de su región y
combatió durante años en las montañas,
mientras que Trípoli se rindió en tres días
ante los extranjeros.
Por su parte, los rebeldes de Misrata
reclaman a los de Bengasi que éstos hicie-
ron muy poco por ayudarlos durante los
70 días de sangriento asedio que sufrieron
por parte del ejército gadafista. Liberaron
a la ciudad por sí solos y luego jugaron un
papel clave en la liberación de Trípoli y de
Sirte. Ello no sólo los curtió y fortaleció,
también consideran que ganaron el dere-
cho a tener una influencia significativa y
puestos de poder en el nuevo gobierno.
Los rebeldes de Trípoli, en cambio, se
sienten invadidos por campesinos de pro-
vincia que en las calles dan órdenes sin
ton ni son.
Una vez que estalló la revolución, Gadafi
se esforzó en mantener el control de la capi-
tal. Reprimió cualquier manifestación abier-
ta de rebeldía. Le impuso a la población un
alto costo en sangre. Por ello fue poco visible
el trabajo clandestino que hicieron los habi-
tantes de la capital para debilitar a las fuer-
zas gubernamentales y facilitar la ofensiva
que liberó la ciudad el 21 de agosto.
En cambio la prensa internacional si-
guió paso a paso la ofensiva contra Trípoli
que lanzaron los rebeldes de Misrata desde
el este y los montañeses bereberes desde el
sur. Fueron éstos quienes se atribuyeron el
crédito. Ahora patrullan una ciudad que no
es la suya y, aunque los tripolitanos lo acep-
tan, porque es mejor que tener a Gadafi
encima, ya ha habido muestras de descon-
tento debido a que las milicias foráneas no
atienden los llamados que les hace el CNT
para regresar a sus lugares de origen.
Gadafi acentuó y aprovechó las dife-
rencias regionales. Gobernó desde Trípoli,
en el oeste, siempre alertando de la “trai-
ción” que, como finalmente ocurrió, ven-
dría desde el este, de Bengasi.
De hecho, mantuvo un delicado equi-
librio de poder entre las 140 tribus que
existen en el país: acicateó la desconfian-
za entre unas y otras, repartió favores y
compró lealtades. Ello a pesar de que otor-
gó un trato privilegiado a su propia tribu:
la Gadafa, asentada en Sirte.
El líder asesinado se presentaba, ade-
más, como la única garantía de que el país
no caería en una guerra tribal intermina-
ble. Sin embargo, éste es un factor que ha
tenido menos importancia que la que se
le atribuía en febrero pasado, cuando es-
talló la revolución. Gadafi llamó repetida-
mente a las tribus a alzarse y dar caza a
los rebeldes, pero ello no ocurrió.
En realidad, aunque la tribu es un com-
ponente importante en la identidad de mu-
chos libios, el alto nivel de urbanización, que
alcanza 88% de la población, ha creado otro
tipo de influencias, lealtades y necesidades
que parecen haber pesado más en esta gue-
rra. Entre ellas: el rechazo a la opresión dic-
tatorial y la frustración de los jóvenes por el
desempleo. Existieron además dos factores
de homogeneización: la religión musulma-
na y el modo de vida occidental.
Rencores añejos
Gadafi provocaba odio y terror en mucha
gente. Los libios no planearon una revolu-
ción (por eso fue tan caótica). Se vieron de
pronto en ella cuando la represión fue tan
brutal que algunos soldados indignados
desertaron y abrieron los arsenales mili-
tares que Gadafi había distribuido a lo lar-
go del país con el propósito de armar a su
pueblo en caso de una invasión extranjera.
Pero una vez que los primeros rebel-
des tomaron las armas ya no había vuelta
atrás. La razón: sabían que la venganza de
Gadafi iba a ser terrible.
“Atrás está el mar, enfrente está Gada-
fi”, dijo un libio en Bengasi el 15 de marzo,
señalando a la multitud en la plaza. “No
tenemos alternativa”, agregó.
Eso unió a los inconformes con el régi-
men. A los académicos y abogados defen-
sores de derechos humanos que lanzaron
la primera convocatoria se sumaron mi-
nistros del gobierno gadafista que cam-
biaron de bando a los pocos días, así como
trabajadores y ejecutivos petroleros, em-
presarios y granjeros e incluso antiguos
combatientes del desaparecido Grupo
Islámico Combatiente Libio (GICL), que
fracasaron tres veces en sus intentos por
asesinar a Gadafi en 1995 y 1996 y que tras
ser aplastados por el gobierno en 1998 hu-
yeron del país y pelearon en Afganistán e
Irak a las órdenes de Al Qaeda.
La caída de Trípoli marcó el momento
en que el odio empezó a ser reemplazado
por la competencia entre revolucionarios.
El CNT, entonces todavía en Bengasi, trató
de designar a un dirigente militar para la
capital, pero los milicianos lo rechazaron
e impusieron a Abdel Hakim Belhaj, quien
es mal visto por la coalición internacional,
sin cuyo apoyo militar aéreo hubiera sido
imposible derrotar a Gadafi.
AP photo /Libyan TV
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 53
régimen dictatorial –explica Chammari–.
En 1987, cuando fue derrocado por Ben
Ali, Bourguiba era senil y peligroso. Sin
embargo, al principio de su presidencia
tuvo el valor de imponer un Código de Es-
tatus Personal de la mujer muy avanzado.
“Su tarea resultó ardua, porque nuestra
sociedad estaba muy impregnada de tradi-
ciones musulmanas. Pero ese nuevo código
permitió que la mujer tunecina tuviera una
situación muy especial en el Magreb. Entre
las cosas que están en juego en la elección
de la nueva Asamblea Constituyente y luego
en la elaboración de la nueva Constitución
se encuentran la igualdad entre hombres y
mujeres y la necesidad imperiosa de impe-
dir que consideraciones religiosas afecten
los derechos de la mujer.”
Chammari recalca que ese código
rompió drásticamente con la sharia (ley
islámica), ya que prohibió la poligamia, el
repudio de las esposas y los matrimonios
arreglados.
“Por si eso fuera poco –enfatiza la abo-
gada–, otorgó a las mujeres el derecho de
pedir el divorcio y cambió en su favor la
legislación sobre la custodia de los hijos
de padres divorciados. Más extraordinario
aún: en 1956, cuando el nuevo código entró
en vigor, las tunecinas pudieron adminis-
trar solas sus bienes. En Francia las muje-
res sólo obtuvieron ese derecho en 1970.”
Agrega: “Bourguiba en cambio se mos-
tró muchísimo más conservador cuando
se trató de crear la primera Asamblea
Constituyente. Sus miembros no fueron
electos sino nombrados. No participó nin-
guna mujer. La Constitución especificó
que Túnez era una República en la que se
respetaban las libertades públicas, la de-
mocracia, la libertad de culto, pero nunca
se estipuló que hombres y mujeres eran
iguales. Se mencionó la igualdad de los
ciudadanos entre sí, pero en árabe eso
suena sumamente ambiguo.
“Es importante recalcar que el artículo
1 de esa Constitución establece que ‘Tú-
nez es una República’ y que ‘su religión es
el Islam’.”
Insiste: “¡Cuidado! Se dice que el Is-
lam es la ‘religión de Túnez’. No se dice
que el Islam es la ‘religión del Estado’. Es
capital recordar ese matiz en vísperas de
la redacción de la segunda Constitución
porque se dan arduas discusiones con las
corrientes islamistas al respecto”.
Herencia
Chammari heredó de la familia de su ma-
dre el espíritu rebelde y la energía para la
resistencia.
Cuenta: “Pertenezco a la burguesía
urbana. Del lado de mi padre se dice que
somos descendientes del Profeta. Del lado
materno, mi abuelo, Ahmed Saadi, fundó
en 1920 el Destour, primer movimiento
nacionalista e independentista del país.
Estaba integrado por personas muy com-
prometidas: periodistas, abogados, médi-
cos y otros personajes eminentes.
“Todos bregaban a favor de una Cons-
titución autónoma para Túnez y querían
llegar a la independencia por etapas. Mi
abuelo era partidario de una solución ne-
gociada, una transición paulatina y pací-
fica hacia la independencia. Bourguiba
estaba a favor de una solución más radi-
cal. Fue su opción la que se impuso. Hu-
bo lucha armada, pero muchísimo menos
violenta que en Argelia.”
–¿Conoció a su abuelo? ¿La influyó?
–No alcancé conocerlo, pero me en-
volvió su aura. Era la referencia absoluta
en mi familia: abogado afamado, firme en
sus compromisos, respetado por todos,
inclusive por el protectorado francés.
“Conviví bastante con mi abuela, que
era una mujer muy paradójica. Compartía
las ideas avanzadas de su esposo pero al
mismo tiempo era presa de ciertas tradicio-
nes. No permitió que mi madre estudiara
porque no quería chocar con su entorno so-
cial. En cambio le prohibió que llevara el hi-
jab (velo). Doce años más tarde desafió a ese
mismo entorno al dejar que mi tía estudia-
ra. En cambio ‘arregló’ el matrimonio de mi
madre y el de mi tía sin consultarlas. Casó a
mi tía con un señor que le llevaba 20 años.
“Mi familia mezclaba una cierta mo-
dernidad con un apego flexible al Islam.
Las mujeres rezaban, los hombres no tan-
to. Los señores además tomaban bebidas
alcohólicas y no respetaban el ayuno del
Ramadán. Mi madre quedó viuda muy jo-
ven y mi abuela la volvió a casar con al-
guien de su elección.”
–Cuando usted estuvo en edad de casar-
se escapó a ese destino, ya que la ley prohibía
los matrimonios arreglados, ¿no es cierto?
–Sí. Pero las familias, cualquiera que
fuera su clase social, distaban de respetarla.
Afamada jurista internacional, integrante de la Alta
Instancia para la Realización de los Logros de la Re-
volución, Alya Chammari lleva décadas luchando por
la democracia en Túnez. Fue perseguida tanto por el
régimen de Habib Bourguiba como por el de Ben Ali.
Escuchar el relato de su vida es como hojear el libro de
la historia moderna de su país. Para ella y para miles
de mujeres tunecinas las elecciones de este domingo
23, que desembocarán en la creación de una Asamblea
Constituyente, son cruciales: están en juego las con-
quistas de la revolución.
I NTERNACI ONAL / TÚNEZ
52 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
T
ÚNEZ/PARÍS.- El primer en-
cuentro con Alya Chammari se
dio en febrero pasado en plena
efervescencia revolucionaria.
El pueblo de Túnez, encabeza-
do por su juventud, acababa
de derrocar al presidente Zine
el Abidine Ben Ali y seguía su lucha pacífi-
ca para sacar definitivamente del poder a
la Reagrupación Constitucional Democrá-
tica, partido del déspota destronado.
El punto neurálgico de la resistencia
era la plaza de la Kasbah, en el corazón
de la capital, ocupada día y noche por una
multitud de tunecinos llegados de todo el
país. Entre ellos destacaban abogadas y
abogados vestidos con sus solemnes to-
gas negras. Chammari era una de ellos.
La emoción y la alegría de esta mujer
elegante y batalladora eran inmensas. Su
inquietud también. “Una cosa es derribar
una dictadura; otra construir una democra-
cia auténtica”, confió entonces a la repor-
tera. Y lo mismo recalcó unos meses más
ANNE MARIE MERGIER
batallas
tarde durante otro encuentro, éste en París.
Abogada de renombre en todo el Ma-
greb, el mundo árabe y Europa, Chammari
dedicó su vida profesional a la defensa de
los derechos humanos y los de la mujer.
Tanto en la época de Bourguiba (primer
presidente de Túnez, 1957-1987) como en
tiempos de Ben Ali, ese compromiso era
subversivo. Además hubo una “circuns-
tancia agravante”: su segundo esposo,
Khemais Chammari, fue una figura des-
tacada que se opuso a los dos dictadores.
Durante años Alya y Khemais Chamma-
ri fueron objeto de hostigamiento policiaco.
En distintas oportunidades él fue encarce-
lado. Hoy es embajador de Túnez ante la
UNESCO y vive en París. Alya en cambio pa-
sa la mayor parte del tiempo en Túnez.
“Es una situación bastante incómo-
da, pero no me queda de otra”, confiesa.
“Acepté ser miembro de la Alta Instan-
cia para la Realización de los Objetivos
de la Revolución, de la Reforma Política
y de la Transición Democrática. Tuvimos
muchísimo trabajo y fue capital la parti-
cipación de las mujeres en las labores de
esa comisión”.
Creada el pasado 15 de marzo, la Alta
Instancia –que contó con 155 integrantes
representativos de un abanico de 28 par-
tidos, sindicatos y asociaciones civiles–,
acabó sus trabajos el 17 de octubre. Su mi-
sión: “dotar al país de instrumentos que le
permitan acceder a la democracia y fundar
la Segunda República”, explica Chammari.
“En ese sentido –enfatiza–, las elec-
ciones del 23 de octubre para elegir a los
miembros de la Asamblea Constituyente
son determinantes. Las mujeres en parti-
cular nos movilizamos sin descanso para
que la nueva Constitución incluya todos
nuestros derechos.”
Generación Bourguiba
Chammari se define como “mujer de la
generación Bourguiba”.
Habib Bourguiba fue el líder de la lu-
cha de independencia contra el protec-
torado francés. En 1957 se convirtió en el
primer presidente de Túnez. Al tomar las
riendas del país prometió modernizarlo.
“Pero no tardó en monopolizar el po-
der y con el paso de los años impuso un
de Alya
Las
AP photo /Hassene Dridi
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 55
lución radical. En mi familia no se acep-
taba la violencia física. Como era menor
de edad mi madre se encargó de todos los
trámites del divorcio, mientras yo seguía
estudiando en mi escuela mixta…
–Casada a los 16 y divorciada a los 17…
–Así fue. Salí muy madura de esa aven-
tura. Entendí que una mujer debía estudiar,
decidir su propio destino y darse los medios
para ser autónoma. Adquirí un sentido agu-
do de mi propia libertad (…) Dos años des-
pués encontré a mi segundo marido. Nos
casamos cuatro años más tarde.
En la mira
La vida de Alya cambió radicalmente.
Khemais, su pareja, era un militante de
fuertes convicciones izquierdistas. Comu-
nista, luego trotskista, acabó por crear su
propia organización política. Después de
estudiar ciencias políticas en París regre-
só a Túnez en diciembre de 1965 con la fir-
me intención de involucrarse de lleno en
la oposición a Bourguiba.
En 1966 fue detenido junto con otros
militantes por haber fomentado distur-
bios en la universidad. Su prórroga para
incorporarse al servicio militar fue can-
celada y él y sus compañeros fueron alis-
tados en un batallón disciplinario para
“enderezarlos”.
Alya dice que “en esos años Bourguiba
ya había empezado a gobernar de mane-
ra autocrática. La prensa, la oposición y
las asociaciones civiles estaban amorda-
zadas. La represión era terrible. Les tocó
muy duro a Khemais y a sus compañeros.
En 1967, mientras seguían sirviendo en el
ejército, explotó la Guerra de los Seis Días
entre Israel y Egipto, Jordania, Siria e Irak.
“Mi marido se presentó como volun-
tario para ir a combatir al lado de los pa-
lestinos. De boca para afuera Bourguiba
estaba con los palestinos, pero en realidad
hizo lo imposible para que los voluntarios
tunecinos nunca llegaran. Se demoraron
cinco días para llegar al puerto tunecino
de Gabés que se encuentra a sólo 500 ki-
greso y deberá ejercer un control estricto
sobre las actividades del gobierno.
Muchos interrogantes surgieron en víspe-
ras de las votaciones. Nadie se atrevía a pre-
ver la tasa de participación. Se calcula que
existen 7.5 millones de electores, 1 millón de
los cuales se encuentran fuera del país, entre
ellos 600 mil que radican en Francia.
Según analistas tunecinos, los electores
están abrumados por el número de listas,
partidos y candidatos. En los sectores po-
pulares sigue prevaleciendo la desconfianza
hacia las instituciones en general y los par-
tidos políticos en particular. Muchos temen
que la disuelta RCD se esconde detrás de
nuevos partidos o de candidatos supuesta-
mente independientes.
La ISIE quiso conocer el número exac-
to de electores y les pidió inscribirse en lis-
tas ad hoc. El resultado fue frustrante: sólo
55% lo hicieron.
Una decena de partidos destacan: el
Partido Demócrata Progresista (PDP), lide-
rado por Ahmed Nejib Chebbi. En el mo-
mento de su creación, en 1982, se reivindicó
como socialista y progresista, pero en 2001
cambió su orientación y hoy se define como
liberal. Su prioridad es la modernización del
sistema económico tunecino.
Ettakatol (Foro Democrático) se procla-
ma socialdemócrata. Lo dirige Mustapha Ben
Jafaar y, al igual que el PDP, se movilizó en
todo el país durante la campaña electoral.
También se identifica como socialde-
mócrata el Movimiento de los Demócra-
tas Socialistas, presidido por Mohamed Ali
Khalfalahh. Creado en 1981, fue legalizado
en 1983. Apoyó la reelección de Ben Ali en
1999; hoy carece de prestigio.
En cambio, el Polo Democrático Moder-
nista tiene cierto eco: se trata de una coali-
ción de pequeños partidos de izquierda y del
expartido comunista Ettajdid encabezado
por Ahmed Brahim. Su meta es clara: opo-
nerse al proyecto político de los islamistas.
Creado en 2001, el Congreso para la
República (CPR) fue de inmediato prohibido
por Ben Ali y se convirtió en partido de opo-
sición en el exilio. Su líder, Moncef Marzu-
ki, regresó a su país al final de la revolución,
pero no despertó mayor entusiasmo entre
sus conciudadanos.
Muy dinámico se muestra el partido
Tounes, Horizonte Tunecino, que fundó a
principios de 2011 un grupo de jóvenes pro-
fesionistas y empresarios encabezados por
Mohamad Louzir. Todos son partidarios de
una economía liberal y social.
El Partido del Trabajo Tunecino (PTT) tie-
ne también pocos meses de existencia. Su
presidente, Abdeljalil Bedoui, pertenece a la
poderosa Unión General de los Trabajadores
Tunecinos (UGT), que jugó un papel impor-
tante en la revolución. El PTT cuestiona en
forma radical al neoliberalismo, rehúsa que
Túnez sea un simple proveedor de mano de
obra barata para empresas europeas y lu-
cha a favor de relaciones económicas equili-
bradas con la Unión Europea (UE).
El Watan (La Nación, en árabe) atrae a
los nostálgicos de la era Ben Ali. Mohamed
Jegham, su fundador, fue sucesivamente
ministro del Interior y de la Defensa y final-
mente fue miembro del Comité Central de
la RCD. Dos exmiembros del RCD también
crearon Iniciativa, que sueña con aglutinar a
los desilusionados de la revolución.
El Partido Comunista de los Obreros de
Túnez (PCOT) operó en la clandestinidad
desde su fundación en 1986. Al igual que los
demás partidos prohibidos por la dictadura,
fue legalizado el pasado 18 de marzo. Los
analistas tunecinos consideran que, a pesar
de su inagotable activismo y del dinamismo
de su líder, Hamma Hamani, no obtendrá
muchos votos.
Es el partido Ennahda el que hace co-
rrer más tinta. En 1981, año de su creación,
se llamaba Movimiento de la Tendencia Isla-
mista. Nunca fue reconocido por el gobierno
de Habib Bourguiba y sus militantes sufrieron
una dura represión. En 1989 cambió su nom-
bre por Ennahda (Renacimiento, en árabe)
para borrar cualquier alusión a la religión.
Esa nueva etiqueta no convenció a Ben
Ali, quien, al igual que su antecesor, de-
sató una represión despiadada contra
sus militantes y obligó a su líder, Rached
Ghannouchi, a exiliarse en Gran Bretaña.
Ennahda sigue siendo un enigma. Se
mantuvo apartado de la revolución, pero
surgió con fuerza después de la caída del
régimen y obtuvo su legalización el pasa-
do mes de marzo. Lleva meses tratando de
convencer a los tunecinos que es un partido
islamista moderno, moderado y centrista.
En entrevista con la corresponsal, la
abogada Alya Chammari dice que le preo-
cupa el doble discurso de Ennahda: “En
público sus dirigentes hablan de democra-
cia y de igualdad de género, pero en las
mezquitas se oyen muchísimo más radica-
les y se muestran apegados al derecho mu-
sulmán tradicional que discrimina a la mu-
jer. Son camaleones”.
El pasado 27 de junio Ennahda se salió
de la Alta Instancia. Entre las razones oficia-
les de esa ruptura destaca la decisión de es-
ta última de impedir que los partidos políti-
cos reciban fondos extranjeros.
Ennahda tiene bastante presencia en
barrios populares y en zonas rurales aban-
donadas por el poder central; es decir, en
amplias capas de la población tunecina. O
I NTERNACI ONAL / TÚNEZ
A
P
p
h
o
to
/
H
a
s
s
e
n
e
D
r
id
i
Elecciones. Conquistas en juego
54 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
–¿Qué pasó con usted?
–En realidad mi itinerario es atípico. Al
principio se parece al de todas las mujeres
jóvenes de los sesenta. Nuestra sociedad
era conservadora pero aceptaba una cier-
ta emancipación. Mi padre era un buen
vividor. Le gustaba comer bien, bailar, di-
vertirse. A mis padres les pareció natural
que quisiera estudiar. Me inscribieron en
una escuela bilingüe donde se hablaba
francés y árabe. Tenía compañeras judías.
“Cuando cumplí 16, los padres de un jo-
ven oficial pidieron mi mano. El hombre me
llevaba 10 años. Pertenecía a la alta burgue-
sía. No me opuse al matrimonio. Yo era un
poco superficial en ese entonces y me hon-
raba haber seducido a tan ‘buen partido’.
Me fascinaba un cierto glamour: vestidos
elegantes, joyas, bailes en la alta sociedad.”
–¿Cuánto tiempo duró esa fascinación?
–Seis meses. De repente me di cuenta
de que me encontraba en un mundo que
nada tenía que ver conmigo. Cuando me
casé estaba en primer año de bachillera-
to. Mi marido había aceptado que siguiera
estudiando, pero no soportaba que fre-
cuentara una escuela mixta. Se degradó
muy rápido nuestra relación. Finalmente
fui a ver a mi madre y le dije que me que-
ría divorciar. Se armó el escándalo (…)
–¿Qué hizo usted?
–Debo confesar que fui un tanto ma-
quiavélica. Exasperé tanto a mi marido
que acabó golpeándome. Esa fue una so-
P
ARÍS.- Primer país árabe en aca-
bar con un régimen dictatorial, Túnez
realiza este domingo 23 las primeras
elecciones constituyentes de la re-
gión, lo que sigue colocando a esta nación
magrebí a la vanguardia.
Los comicios son, también, los prime-
ros que se realizan de manera libre desde
1957, cuando este pequeño país obtuvo su
independencia.
Mucho camino recorrió el pueblo tunecino
en menos de un año. Su lucha pacífica obligó
al dictador Zine el Abidine Ben Ali a huir del país
para refugiarse en Arabia Saudita; también ex-
pulsó del poder al partido de la Reagrupación
Constitucional Democrática (RCD), obligándo-
lo a disolverse, y creó la Alta Instancia para la
Realización de los Objetivos de la Revolución,
ANNE MARIE MERGIER
Estreno
volución en un país árabe, pero esa medida no
garantiza que 50% de los miembros de la futu-
ra Asamblea Constituyente sean femeninos.
El número pletórico de listas de candi-
datos (mil 660) juega en contra de las muje-
res, ya que muchas de estas listas sólo ten-
drán un representante en la asamblea.
De estas mil 660 listas, 790 están integra-
das por partidos políticos, 79 por coaliciones
de partidos políticos y asociaciones civiles y
791 por candidatos independientes. En total
son 11 mil candidatos para 217 escaños.
Tanto la Alta Instancia como la ISIE se
mostraron sumamente cautelosos con los
sondeos de opinión. En el país nunca se ha-
bían realizado encuestas; tampoco cuenta
con organismos independientes fidedignos
ni reglamentación al respecto, por lo que se
temían posibles manipulaciones.
Sin embargo, ambas instituciones na-
da pudieron hacer en contra de los sondeos
que proliferaron en internet. Éstos prevén
que el partido Ennahda, que reivindica un
islamismo moderado, obtendrá entre 23 y
30% de los escaños.
Ideología variopinta
La correlación de fuerzas que se instaurará
en la Asamblea Constituyente es capital para
el porvenir del país. La Constituyente tendrá
un año de vida y varias tareas que cumplir.
En primer lugar nombrará al nuevo pre-
sidente de la República, quien a su vez for-
mará un gobierno. Éste elaborará un progra-
ma que deberá ser aprobado por la misma
Constituyente.
Después vendrá lo más arduo: redac-
tar la nueva Constitución del país. Se prevén
muchísimas tensiones, en particular sobre
el papel que se otorgará al Islam y al estatu-
to ciudadano de la mujer en la nueva socie-
dad tunecina.
La Asamblea Constituyente asumirá
también las responsabilidades de un Con-
de democracia
de la Reforma Política y de la Transición Demo-
crática en la que estuvo representado todo el
espectro político y social del país.
La Alta Instancia, que acabó sus labo-
res apenas el lunes 17, al pasar el relevo a la
Nueva Asamblea Constituyente, tuvo la sa-
biduría de confiar la supervisión de estas
elecciones históricas a la Instancia Superior
Independiente para las Elecciones (ISIE), y
no al Ministerio del Interior.
Creada el pasado 18 de mayo, la ISIE es
totalmente independiente del gobierno tu-
necino. La integran 16 personas cuya ética
es incuestionable, empezando por la de su
titular, Kamel Jendoubi, expresidente de la
Red Euro-mediterránea para los Derechos
Humanos, quien vivió en el exilio debido a la
persecución del régimen de Ben Ali.
La Alta Instancia se mostró también suma-
mente exigente respecto de la paridad hom-
bre-mujer en las listas electorales. Es una re-
A
P
p
h
o
to
/
F
r
a
n
c
o
is
M
o
r
i
Túnez. Crucial voto femenino
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 57
56 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
lómetros de la capital. Una vez allá se en-
teraron de que la guerra había terminado.
“El servicio militar de Khemais acabó
en 1968, pero ese mismo año fue de nuevo
detenido por haber organizado manifes-
taciones en la universidad. Bourguiba or-
denó redadas masivas contra estudiantes,
comunistas y nacionalistas. 500 de ellos
fueron condenados a penas de cárcel que
oscilaban entre tres y 20 años por haber
‘amenazado la seguridad del Estado’. En
1970 la situación económica del país era
precaria y el descontento popular fuerte.
Bourguiba liberó a los estudiantes para
disminuir la presión social.”
Chammari conserva un recuerdo
amargo de esa época en la que batalló con
las autoridades para poder visitar a su no-
vio en la cárcel.
“Primero los presos estuvieron inco-
municados, luego fueron deportados al
campo de detención de Borj-Roumi, el
más duro de todo el país. Me prohibieron
que visitara a Khemais. Solicité entonces
el derecho de casarme con él en la cárcel.
Avisé que daría mucha publicidad a mi
boda. Nuestros amigos de Amnistía Inter-
nacional y de otras ONG se movilizaron.
Lanzaron una campaña internacional de
solidaridad con los presos. Las autorida-
des cedieron. Pude visitar a mi novio (…)”
Alya y Khemais se casaron en marzo
de 1970 y se fueron a vivir a Francia. “Es-
tábamos tan en la mira del poder y de sus
esbirros que ya no podíamos actuar y pe-
ligraba nuestra seguridad. Era imprescin-
dible tomar distancia”, explica.
En Francia los Chammari no se queda-
ron con los brazos cruzados. Alya siguió sus
estudios en la Sorbona: licenciatura en dere-
cho y en derecho del trabajo y dos diplomas
en ciencias políticas. Khemais creó un Comi-
té de Defensa de las Libertades Públicas en
Túnez y multiplicó iniciativas para denun-
ciar la situación que vivía su país al tiempo
que se desempeñaba como periodista.
“En 1973, obedeciendo a Bourguiba, el
cónsul de Túnez en Francia no quiso reno-
var nuestros pasaportes. Nos quedamos
indocumentados y así vivimos cinco años
sin poder viajar a ninguna parte. Todos los
partidos de izquierda y las organizaciones
de defensa de los derechos humanos de
Francia nos apoyaron”, comenta.
Su solidaridad surtió efecto: en 1978
los Chammari obtuvieron sus pasaportes.
Alya regresó a Túnez de inmediato. Khe-
mais temía persecuciones judiciales. Es-
peró dos años más.
Alya fue catedrática de la Facultad de
Derecho de la Universidad de Túnez du-
rante dos años, luego se dedicó exclusiva-
mente a su profesión de abogada.
“No hice ‘carrera’ en el sentido finan-
ciero de la palabra –dice riendo–. Defen-
der a las víctimas de la dictadura era más
bien una vocación… También lo es bregar
a favor de los derechos de la mujer. Me
integré rápidamente a la Asociación Tu-
necina de las Mujeres Democráticas y a la
Asociación de las Mujeres Tunecinas para
el Desarrollo. En 1991, junto con organi-
zaciones de Argelia y Marruecos creamos
una asociación regional que llamamos
Colectivo 95 Magreb Igualdad. Nuestra
militancia no le gustó a Bourguiba.”
Tampoco le gustó al presidente el ac-
tivismo de Khemais, quien era miembro
del Buró Político del Movimiento Socia-
lista Democrático (MSD) y encabezó la
Liga Tunecina de los Derechos Humanos
(LTDH). Apenas regresó de Francia en 1980
la policía lo detuvo tres semanas. En 1987
lo arrestó de nuevo por denunciar, en su
calidad de secretario general de la LTDH,
la persecución de la que eran objeto los is-
lamistas de la organización Ennahda.
Enfatiza Alya: “La LTDH defendió a
todas las víctimas de las violaciones de
los derechos humanos, inclusive a los
islamistas. Así tiene que ser. Para esa or-
ganización los derechos humanos son los
mismos para todos, aun si sabe que una
vez que los islamistas toman el poder no
respetan esos derechos (…)
“Mi esposo fue detenido en abril de
1987. La salud física y mental de Bourguiba
ya estaba muy deteriorada. Quería ahorcar
a todos los opositores. El golpe de Estado
de Ben Ali salvo a Khemais de la horca.”
El reino de Ben Ali, sin embargo, fue
sumamente duro para los esposos Cham-
mari. Alya cuenta que la policía los vigilaba
todo el tiempo: estacionaba autos frente al
domicilio de la pareja o en sus oficinas, los
seguía, varias veces confiscaron sus pasa-
portes para impedirles participar en confe-
rencias y foros internacionales.
“Un día, sin embargo, estuve al borde de
la catástrofe. Fue en febrero de 1996. El auto
de los policías se me cerró demasiado. Perdí
el control de mi vehículo y choque con otro.
Mi auto quedó destrozado, mi hija leve-
mente herida y yo bastante transtornada.”
Poco después del accidente, Khemais
fue de nuevo encarcelado, ahora por de-
fender a Mohamad Moada, secretario
general del MSD. “En 1995 Moada hizo pú-
blica una carta que había enviado a Ben Ali
en la que denunciaba su nepotismo, la vio-
lación de los derechos humanos y la co-
rrupción del sistema. Fue detenido y luego
condenado a 11 años de cárcel.
“Khemais lo defendió en nombre de la
LTDH. Yo también lo hice en virtud de que
era su abogada. Tenía su expediente. Ben
Ali nos acusó de haber violado el secreto
de la instrucción. Me persiguieron, pero
no me detuvieron. En cambio mi marido
fue condenado a cinco años de cárcel. Era
absurdo. Yo era la principal acusada ya
que tenía el expediente de Moada y el cul-
pable resulto ser él.”
La detención y la condena de Khe-
mais, que en ese entonces era también
diputado, provocó un escándalo interna-
cional. En numerosos países legisladores
manifestaron su solidaridad con él. Fue
liberado después de 10 meses.
“Y así vivimos hasta la revolución del
pasado enero. Nos quedamos bastante
aislados socialmente porque la gente te-
nía miedo, sabía que estábamos en la mi-
ra del poder (…).”
–¿Por qué no se presentó como candi-
data a la Asamblea Constituyente?
–No tengo la mínima ambición políti-
ca. El poder, por mínimo que sea, no me
interesa. Sólo me importa el contrapoder.
Por eso sigo activa en la sociedad civil. Yo
creo en la fuerza de las asociaciones civi-
les. Nuestro papel es vigilar a los políticos
y obligarlos a respetar los grandes princi-
pios sin los cuales fracasará nuestro pro-
ceso de democratización.
I NTERNACI ONAL / TÚNEZ
A
P
p
h
o
to
/
A
m
in
e
L
a
n
d
o
u
ls
i
Musulmanes de Ennahdha. “Doble discurso”
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 59
Plaza pública
R O C H A
ANÁLI SI S
ga, los más pobres de los pobres, las bajas
colaterales, las viudas, los huérfanos, los
que no tienen nombre porque perdieron a
sus hijos, los despreciados, ajenos a cual-
quier seguridad y a cualquier justicia, los
negados que desde hace seis meses se pu-
sieron a caminar para volverse un puente
que busca unir en el dolor, el amor, el aco-
gimiento y el diálogo, el norte con el sur, el
este con el oeste, el centro con los cuatro
puntos cardinales, la izquierda con la de-
recha, el gobierno con los ciudadanos. Son
bien poca cosa y, no obstante, la verdade-
ra eternidad los mece. Son un signo que
el amor hace a otros que también aman
y les devuelven el signo, pero también un
signo perentorio que envían a los que “el
alma con el cuerpo morir hacen” y que es-
tán fijos en la eternidad cerrada de su ho-
rror. El bosque del presente es el lugar de
la bienaventuranza o de la condenación.
En él las puertas están abiertas de par en
par o cerradas para siempre.
Además opino que hay que respetar
los Acuerdos de San Andrés, liberar a to-
dos los zapatistas presos, derruir el Cost-
co-CM del Casino de la Selva, esclarecer
los crímenes de las asesinadas de Juárez,
sacar a la Minera San Xavier del Cerro de
San Pedro, liberar a todos los presos de
la APPO, hacerle juicio político a Ulises
Ruiz, cambiar la estrategia de seguridad
y resarcir a las víctimas de la guerra de
Calderón. O Aviso a los lectores: Las colaboraciones de Naranjo se reanudarán la próxima semana.
58 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
Una de las revelaciones que guarda
la Divina comedia de Dante es la de la
eternidad: un tiempo en el que el pasado
y el futuro quedan abolidos. La revela-
ción se encuentra en el sexto círculo del
Infierno, donde habitan los que “el alma
con el cuerpo morir hacen”. Allí, Farinata
degli Uberti revela al poeta que después
del Juicio Final los condenados quedarán
fijos en su presente. Su razón, que en el
infierno está ya amputada del pasado, no
podrá más predecir el futuro, porque ya
no lo habrá. Esta idea, aterradora para los
condenados, debe extenderse también a
los bienaventurados del Paraíso, quienes
quedarán fijos en el gozo presente del
amor.
Con la irrupción de la tecnología ci-
bernética –que ha ido destruyendo en
la percepción el tiempo y el espacio, con
una espacialidad donde las distancias
quedan suprimidas y todo parece si-
multáneo– y el establecimiento del ma-
terialismo –no en el sentido marxista,
sino en el del liberalismo económico, es
decir, el de la satisfacción inmediata de
lo que con el dinero puede obtenerse de
gozo material–, nuestra idea de pasado y
de futuro, como lo anuncia la revelación
teológica de Farinata, ha ido desapare-
ciendo. El tiempo del progreso, que sólo
queda como retórica de los Estados y de
las ideologías religiosas e históricas, ha
dejado de existir en la experiencia de
nuestra civilización. Ya no vivimos para
el futuro, sino en el ahora. La noción del
fin de la historia no es una idea, sino una
experiencia traída por la revolución ci-
bernética y el mercado global.
En México, esta experiencia puede
verse en dos de los movimientos que con
mayor fuerza han sacudido a México en
los últimos cinco años: el del crimen y el
de la rebelión del amor de las víctimas
y de otros que se han unido en el Movi-
miento por la Paz con Justicia y Dignidad.
Mientras el primero, buscando una satis-
facción material inmediata, vive la au-
sencia de la historia, de la moral y de la
política y se fija, como los condenado de
Dante, en el horror de la muerte del alma
y del cuerpo del prójimo, que es también
su propia muerte (sus satisfacciones es-
tán pobladas de gritos, de gemidos y de
horror), el segundo, en el dolor que une a
las víctimas, vive en el ahora del amor.
Al buscar una justicia que el crimen
y la incapacidad del Estado parecen am-
putar de futuro, las víctimas que se unen,
se abrazan, se consuelan y encaran a los
criminales y al Estado viven en su presen-
te la justicia y la paz, y se abren así a lo
que los criminales, al igual que Farinata,
ya no pueden vivir: la esperanza, que es
la espera de lo que ya está en su amor, pe-
ro aún no plenamente. En el ahora de ese
amor está, por su misma intensidad, pre-
sente la eternidad de la bienaventuranza
eterna. Contra el crimen, que se fija en el
presente cerrado de su horror; contra el
Estado, que se fija en el infierno de sus
burocracias y procedimientos –lo cual lo
lleva a negar la humanidad de los otros, el
dolor amoroso de las víctimas, expresado
en el abrazo, en la comunión, en su an-
dar juntos, uniéndose a otros–, ese amor
se vuelve un surtidor de corresponden-
cias instantáneas que traen al presente la
eternidad bienaventurada de Dios, donde
el pasado y el futuro se unen.
El amor de los hombres y el amor de
Dios es esa zona de correspondencias
que llamamos analogía y cuyo verdadero
nombre es felicidad. Esos momentos de
amor son un anuncio, un presentimien-
to de lo que es la verdadera eternidad.
No la de Farinata, la de los criminales o
la de los burócratas del Estado –que ce-
rraron la entrada a muchas de las vícti-
mas que llegaron al segundo diálogo en el
Castillo de Chapultepec, despreciándolas
y revictimizándolas, y que están fijos en
el presente de su imbecilidad–, sino la de
la plenitud, hecha de justicia, de paz y de
contemplación de lo que les fue arrebata-
do. Esos momentos de amor son un don
del ‘yo’ y el único paraíso eterno abierto a
todos los hombres, siempre y cuando nos
olvidemos de nuestro egoísmo.
Las víctimas son, en este sentido, muy
poca cosa; son –lo dijeron en el segundo
diálogo con Felipe Calderón– caña, hormi-
México, el doble rostro
de la eternidad
J A V I E R S I C I L I A
Para Miguel Ángel Granados Chapa, gracias por tanto amor
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 61
ANÁLI SI S
rios, y éstos tienen hasta otros cinco
para iniciar sus transmisiones.
La reforma aborda únicamente el
tiempo de los concesionarios y per-
misionarios, sin especificar nada del
tiempo de la autoridad; lo ideal es que
el de la autoridad también se reduzca
a uno o dos días, y, en ese caso, son
días calendario, pues durante procesos
electorales todos los días y horas son
hábiles, con lo cual el número de días
hábiles se puede reducir hasta en seis
días en total. Incluso se puede más, co-
mo lo demuestra la práctica histórica,
pero esto sería un avance en la direc-
ción correcta.
El tiempo tan largo entre la entrega
de los materiales y su difusión rigidiza
y acartona las campañas y resta capaci-
dad de reacción a los contendientes, al-
go que siempre opera a favor de quien
está en la punta. Por ello no sorprende
la identificación en las posiciones de
los concesionarios y el PRI y el PVEM,
que en su momento impugnaron la
reforma al reglamento ante el Tribunal
Electoral del Poder Judicial de la Fede-
ración; como tampoco sorprenden los
consejeros electorales propuestos por
el PRI (Marco Antonio Baños y Francisco
Guerrero), que votaron en contra del re-
glamento, ni ahora ahora el pronuncia-
miento de Peña Nieto.
Los nuevos actores son el presi-
dente Felipe Calderón y su secretario
de Gobernación, José Francisco Blake
Mora, quienes evidentemente se ali-
nearon con los concesionarios, a pe-
sar de no tener ninguna atribución en
la materia ni por qué pronunciarse al
respecto. Desaprovecharon una opor-
tunidad de quedarse callados.
El IFE tiene una gran oportunidad
para empezar a recuperar la confianza
ciudadana, o bien, continuar su caída. O
Calderón a La Haya
J O H N M. A C K E R MA N
La denuncia en contra de Felipe Cal-
derón y altos mandos militares y policia-
cos, así como de capos de la droga, que se
presentará el 25 de noviembre ante la Cor-
te Penal Internacional (CPI) en La Haya, no
busca venganza, sino justicia. Las más de
25 mil personas que respaldamos la ini-
ciativa, encabezada por el abogado Netzaí
Sandoval (www.juicioacalderon.blogspot.
com), tenemos la firme convicción de que
estamos obligados moral y políticamente
a utilizar todas las vías legales y pacífi-
cas a nuestro alcance para poner un alto
al baño de sangre que se vive en el país.
No defendemos a los criminales, sino to-
do lo contrario: buscamos denunciarlos a
todos, independientemente de su rango o
posición dentro y fuera del gobierno.
La CPI es una institución nueva, en
funciones desde 2002 y reconocida por el
Estado mexicano en 2005, que se estable-
ció para investigar y enjuiciar los delitos
más graves cometidos contra la humani-
dad. Está autorizada para actuar cuando
los sistemas domésticos de justicia de las
diversas naciones se encuentran imposi-
bilitados para hacerlo, ya sea a causa de un
débil diseño institucional o directamente
por falta de voluntad política, de modo que
puede llevar ante la justicia a los respon-
sables de crímenes de lesa humanidad,
crímenes de guerra, genocidio o crímenes
de “agresión” (ver el Estatuto de Roma:
http://bit.ly/oWhn1y).
La dimensión de la violencia en Méxi-
co (50 mil asesinados, 230 mil desplaza-
dos y por lo menos 10 mil desaparecidos)
es mucho mayor que la existente en el
Congo, Sudán, Kenia, Costa de Marfil e
incluso en la Libia de Gadafi. Todos es-
tos países son investigados por la CPI. En
la actualidad es evidente que en México
también se cometen “crímenes de lesa
humanidad”, definidos como “ataques
generalizados o sistemáticos en contra de
una población civil, y con conocimiento
de dichos ataques”, incluyendo actos co-
mo tortura, desaparición forzada, asesi-
nato y violación.
Las noticias que todos los días leemos
en los diarios, así como los numerosos
informes de la CNDH, la ONU, Amnistía
Internacional, Human Rights Watch y
el Centro de Derechos Humanos Miguel
Agustín Pro Juárez, entre otros, demues-
tran que no nos encontramos ante un
simple incremento en la tasa de homici-
dios dolosos, sino que el pueblo mexicano
sufre precisamente un “ataque generali-
zado y sistemático”. Habría que recordar
que todas las víctimas civiles son inocen-
tes, ya que nuestra Constitución consagra
la presunción de inocencia. Asimismo,
aunque algunos de los asesinados hubie-
ran tenido antecedentes penales, de nin-
guna manera merecían ser ultimados, ya
que nuestra Constitución prohíbe la pena
de muerte.
Acreditada la existencia del delito, la
pregunta obligada es quiénes serían los
responsables. Calderón supone que los
únicos culpables son los narcotrafican-
tes, y especula que el 90% de las muertes
ocurren por riñas entre bandas delin-
cuenciales. Sin embargo, como bien lo
ha demostrado el Movimiento por la Paz
con Justicia y Dignidad, una enorme pro-
porción de las víctimas no tienen relación
alguna con los cárteles de la droga. Los
miles de migrantes secuestrados, desapa-
recidos y asesinados son apenas la punta
del iceberg de esta escalofriante realidad.
El nivel de violencia que existe en el
país no podría sostenerse sin la complici-
Para don Miguel Ángel Granados Chapa, maestro de maestros,
quien me honró con su amistad y sus enseñanzas.
60 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
La Semana Nacional de Radio y Te-
levisión fue el escenario perfecto para
recrudecer las presiones sobre los con-
sejeros del IFE con el propósito de do-
blegarlos y obligarlos a renunciar a su
intención de reformar el Reglamento
de Radio y Televisión.
Los concesionarios alegan que la
reducción de los tiempos en los que
tienen que atender los cambios de los
promocionales, de cinco a tres días en el
caso de la entrega electrónica de los ma-
teriales, o dos si la entrega es física en
sus oficinas, generará incertidumbre en
el proceso electoral, dado que no todos
podrán cumplir con dicha obligación. El
hecho de que los permisionarios, que en
general tienen equipo menos moder-
no que los concesionarios, aceptaran
la medida sin comentarios negativos,
deja en claro que el alegato es un nue-
vo pretexto de los concesionarios para
obstaculizar la aplicación de las nuevas
normas en la materia.
El actual presidente de la Cámara
de la Industria de la Radio y la Televi-
sión (CIRT), Tristán Canales, aprovechó
el discurso de inauguración para lanzar
una evidente advertencia al IFE, aunque
en ese punto no hizo referencia explí-
cita al mismo, al señalar: “por eso nos
oponemos firmemente a las arbitrarie-
dades…”, para más adelante afirmar:
“también sostendremos una interlocu-
ción franca con los consejeros del Insti-
tuto Federal Electoral, con el objetivo de
que conozcan a fondo las muy diversas
y variadas formas en las que operan la
radio y la televisión para transmitir los
spots que señala la ley…”.
Inmediatamente lo secundó el se-
cretario de Gobernación, José Francisco
Blake: “A mí me da mucho gusto que
podamos, a través de la convenciona-
lidad del diálogo, de la comunicación
Más presiones
contra el IFE
sincera y franca, arreglar y resolver, y de-
finir juntos estas reglas…”.
Al día siguiente, el miércoles 19, fue
el presidente Felipe Calderón quien se
sumó al llamado “al diálogo y la sensa-
tez”. En su discurso durante la tradicional
comida anual, afirmó: “Y sí, hay reglas
importantes que ha dado el Congreso
de la Unión para el curso de estas cam-
pañas. Ha habido, también, puntos de
coincidencia y de controversia que afor-
tunadamente, tengo entendido, han sido
conducidas por la Cámara de la Industria
de la Radio y la Televisión con sensatez,
en diálogo con las autoridades electora-
les competentes. Y hago votos por que
también tales diferencias puedan llegar
pronto a conciliaciones democráticas,
justas y a favor de todos”.
Finalmente, fue el aspirante priista a la
Presidencia de la República Enrique Peña
Nieto quien rompió lo críptico y ambiguo
del lenguaje y se lanzó decididamente en
contra de la reforma: “¿Qué ha habido con
esto? La limitación a la libertad de expre-
sión, mayor cerrazón sobre las campa-
ñas, y a ustedes como empresarios de la
industria de la radio y la televisión al fi-
nal de cuentas se les impuso una camisa
de fuerza que les ha restringido, y se ha
convertido la autoridad electoral en una
autoridad también reguladora de su in-
dustria, sin señalar que prácticamente se
les impuso una doble tributación: la que
realizan pagando impuestos y la que ha-
cen en especie al conceder tiempos para
las campañas políticas”.
Antes de los pronunciamientos de
Calderón y Peña Nieto, el miércoles al
mediodía, los concesionarios dialogaron
con los consejeros Benito Nacif, Macari-
ta Elizondo y Francisco Guerrero, y según
Nacif, presidente del Comité de Radio y
Televisión del IFE y quien votó a favor de
la modificación al reglamento: “El regla-
mento debe definirse de tal manera que
garantice su cumplimiento y que se re-
conozcan todas las particularidades”. Por
su parte, Guerrero, quien se opuso al mis-
mo, declaró: “…Hicimos un compromiso
por tratar de construir un reglamento
que sea positivo, donde todas las partes
podamos ganar y se garantice la transmi-
sión de 40 millones de spots que habrán
de transmitirse en el proceso electoral”.
De ninguna de estas dos declaraciones
puede desprenderse que se mantengan
los términos de la reforma.
Así que, tras la lectura de todos los
posicionamientos y declaraciones, lo que
queda claro es: la oposición de los con-
cesionarios a la reducción de los tiem-
pos; la invitación al IFE a que acceda a
las solicitudes de los concesionarios, y la
desinformación de Peña Nieto, quien ni
siquiera se dio cuenta de que con la refor-
ma del 2007 no se agregó un minuto extra
de tiempo de Estado u oficial al que esta-
ban obligados los concesionarios desde el
10 de octubre del 2002.
Hasta la campaña electoral del 2006,
las televisoras modificaban los contenidos
(no la programación, es decir, los tiempos
ya están separados –lo estaban en aquel
entonces y ahora también) de los promo-
cionales a los pocos minutos de haberlos
recibido. El caso más palpable fue el anun-
cio con la silla de Andrés Manuel López
Obrador vacía, tras el primer debate, que
se transmitió apenas concluyó el mismo.
A partir de la reforma del 2007, en
función del reglamento del IFE, desde
que los partidos entregan al instituto los
materiales hasta que aparecen en radio
o televisión, pasan 10 días hábiles, que
invariablemente se traducen en 12 días
calendario y, eventualmente, hasta en 15.
Porque el reglamento indica que el IFE se
puede tomar hasta cinco días para entre-
garlos a los concesionarios y permisiona-
J E S Ú S C A N T Ú
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 63
ANÁLI SI S
Transparencia:
definitividad secuestrada
E R N E S T O V I L L A N U E V A
Ese acto de autoridad generó que
la interesada interpusiera un recur-
so de revisión ante el Instituto de
Transparencia e Información Públi-
ca de Jalisco (ITEI). El órgano garante
de la información no tuvo que hacer
un análisis profundo para concluir lo
evidente: la información forma par-
te del mínimo minimórum de lo que
deben transparentar los partidos. Por
esa razón ordenó al Instituto Electo-
ral que proporcionara la información
de referencia.
Segundo. En Jalisco, la Constitución
del estado establece altos umbrales
de protección al derecho de acceso a
la información. El artículo 9 prescribe
en su último párrafo: “El Instituto (de
Transparencia) tendrá las atribucio-
nes específicas que la ley le otorgue;
sus resoluciones serán definitivas e
inatacables, vinculantes y deberán ser
cumplidas por los Poderes, entidades
y dependencias públicas del estado,
ayuntamientos y por todo organismo,
público o privado, que reciba, adminis-
tre o aplique recursos públicos estata-
les o municipales”.
En otras palabras, no existe medio de
impugnación constitucional contra una
resolución del ITEI. El Instituto Electoral,
no obstante, interpuso una demanda ante
el Tribunal Electoral del Poder Judicial de
la Federación. Ese no fue el problema, sino
que el TEPJF diera entrada a esa demanda
que debió ser declarada notoriamente im-
procedente, por tres razones:
1) No tiene competencia para conocer
del asunto. En efecto, ante la imposibi-
lidad de fundar y motivar sus atribucio-
nes al respecto, el proyecto de resolución
presentado por el magistrado Salvador
Olimpo Nava Gomar en la sentencia SUP-
AG-49/2011 recurrió a un galimatías:
“Esta Sala Superior considera que
tiene jurisdicción y competencia, a tra-
vés del presente medio, para conocer del
asunto planteado por el Instituto Elec-
toral y de Participación Ciudadana del
Estado de Jalisco, en contra de la determi-
nación del Instituto de Transparencia, de
ordenar al Instituto Electoral local la en-
trega de la información solicitada, porque
el acto y la materia en controversia
son materialmente electorales, y los
derechos fundamentales de acceso a
la información y protección de datos
personales en controversia versan
en torno a datos fundamentalmente
electorales.”
2) El Instituto Electoral de Jalis-
co carece de lo que se denomina le-
gitimación, es decir, de la potestad
jurídica para recurrir al TEPJF. Pero el
proyecto del magistrado Nava sostuvo
que “no obsta a esta afirmación que
dicho Instituto Electoral no encuadre
expresamente en alguna de las hipó-
tesis previstas en el artículo 13 de la
Ley General del Sistema de Medios
de Impugnación en Materia Electoral,
que establece los entes que pueden
presentar medios de impugnación. No
es extraño a este órgano jurisdiccio-
nal expandir los supuestos de legiti-
mación para promover los medios de
impugnación a favor de autoridades
administrativas o jurisdiccionales en
materia electoral”. No importa que la
ley no lo establezca, sostiene el magis-
trado Nava Gomar, y crea figuras no previs-
tas en la ley. “La expansión” no es otra cosa
que vulneración del principio de legalidad.
3) El proyecto de referencia utiliza el
sistema de medios de impugnación en
materia electoral diseñado para proteger
a los gobernados y no a las autoridades,
como advierte el magistrado Flavio Gal-
ván en su voto particular. Así, la sentencia
comentada deja sin efecto la resolución
del ITEI y convalida la opacidad en la in-
formación mínima de oficio.
Tercero. El precedente es muy grave. Si
62 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
dad, activa y pasiva, de las autoridades gu-
bernamentales. Como ya hemos escrito en
estas mismas páginas (www.proceso.com.
mx/?p=262673), al justificar la violencia
como resultado de un supuesto combate
entre cárteles, Calderón promueve activa-
mente una estrategia de “limpieza social”.
De manera que el surgimiento de grupos
paramilitares como los “matazetas” no es
una mera coincidencia, sino el resultado
directo de la estrategia actual. Además, la
patente inacción e inefectividad de la PGR
genera una situación de impunidad gene-
ralizada que propicia mayor violencia. Esto
desde luego se reproduce en los estados,
donde gobernadores como Javier Duarte
conducen una estrategia similar.
Los numerosos y sistemáticos ata-
ques directos en contra de la población
por parte de la Policía Federal y las Fuer-
zas Armadas se encuentran plenamente
documentados. WikiLeaks reveló recien-
temente que en 2007 se creó una unidad
especial del Ejército Mexicano bajo el co-
mando directo de Calderón, hecho que,
de ser comprobado, elevaría aún más la
responsabilidad directa del presidente.
Finalmente, sería irresponsable descartar
la posibilidad de que Calderón esté alia-
do con uno u otro cártel de la droga, tal
y como han sugerido estudios conducidos
por destacados medios de comunicación
y expertos internacionales.
Hoy, en nuestro país es prácticamen-
te imposible enjuiciar a altos servidores
públicos o investigar crímenes de lesa
humanidad. El presidente y los militares
están protegidos por sus “fueros” corres-
pondientes, y el titular de la PGR no es
más que un empleado político del titular
del Poder Ejecutivo. A su vez, el Código
Penal ni siquiera contempla la figura de
“crimen de lesa humanidad”.
Existe más que suficiente información
para que el fiscal de la CPI, Luis Moreno
Ocampo, por lo menos coloque a México
bajo observación, tal y como ya ocurre con
Colombia. Los denunciantes no tienen la
responsabilidad de comprobar la culpa-
bilidad de los denunciados, ni siquiera de
proporcionar información “conclusiva”
o “comprensiva” al fiscal. Lo único que
se debe demostrar es que muy probable-
mente existen crímenes de lesa de hu-
manidad en el país y que hay evidencia
preliminar que implica la responsabilidad
de los acusados. La investigación formal
le corresponde al mismo fiscal.
Ahora bien, de acuerdo con el Estatuto
de Roma, Moreno Ocampo solamente po-
dría negarse a dar entrada a la denuncia si
la petición fuera “frívola” o “motivada po-
líticamente”. Aquí es importante señalar
que los que promueven la iniciativa son
exclusivamente académicos, periodistas,
artistas y abogados de la sociedad civil.
A los políticos no les interesa el tema,
porque saben perfectamente que una in-
vestigación de la CPI podría revelar la pro-
fundidad de la interrelación entre la clase
política entera y el crimen organizado.
El gobierno federal ha reaccionado
de manera improvisada al anuncio de la
inminente denuncia. La SRE afirma que
“hacer un llamado a que el fiscal de la
CPI analice la situación en México es pre-
sentar de manera equivocada la realidad
nacional”. Sostiene que “en nuestro país
la sociedad no es víctima de un gobierno
autoritario o de abusos sistemáticos por
parte de las Fuerzas Armadas”, y que “el
compromiso del gobierno federal con la
protección de los derechos humanos es
indeclinable”. Pero los ciudadanos sabe-
mos que estas son sólo palabras huecas y
engañosas, y exigimos una verdadera in-
vestigación independiente que esclarezca
de una vez por todas la verdad sobre la
“guerra” que todos padecemos. O
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
Aunque uno de los mecanismos
de garantía del acceso a la informa-
ción pública reside en la definitividad
e inatacabilidad de las resoluciones
de los órganos garantes, hoy esa defi-
nitividad se encuentra en grave riesgo
en perjuicio del derecho a saber. Vea-
mos por qué.
Primero. Una persona solicitó en
Jalisco el padrón de afiliados de dis-
tintos partidos políticos al Instituto
Electoral y de Participación Ciudada-
na de la entidad. No se trata, en mo-
do alguno, de una información que
pudiera considerarse reservada o
confidencial. No es mi interpretación,
sino el mandato de la ley. En efecto,
el artículo 72, numeral 2, fracción IV
del Código Electoral y de Participación
Ciudadana del Estado de Jalisco dis-
pone que, “sin menoscabo de lo que
establece la Ley de Transparencia y
Acceso a la Información Pública, adi-
cionalmente se considera informa-
ción pública de los partidos políticos:
IV. El directorio de sus órganos esta-
tales, municipales, y en su caso regio-
nales y distritales, así como el padrón
de sus afiliados (cursivas mías)”.
Se trata de información de oficio
que debe estar disponible, incluso sin
que sea requerida por un particular. De
no hallarse a disposición de la socie-
dad, el artículo 71, numeral 4 del citado
Código Electoral otorga atribuciones
al Instituto Electoral para requerirla al
partido político. No fue el caso. El árbi-
tro electoral, ignorando el mandato de
su propia ley en la materia, negó el ac-
ceso a la información requerida.
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 65
nidades, el abuso y en no pocos caso la
explotación. Adolescentes y jóvenes son
reclutados para convertirse en soldados
o para formar parte del crimen organi-
zado. Niñas y adolescentes son objeto de
trata y son obligadas a la prostitución, a
tener relaciones sexuales sin su consen-
timiento o a casarse tempranamente.
Para México, invertir en los jóvenes
debe constituir una prioridad nacional.
Lamentablemente, algunos indicadores
sobre la población juvenil nos dicen que se
requiere más esfuerzo. El Consejo Nacional
de Evaluación de la Política Social estimó
en 2008 que 14.9 millones de jóvenes en-
tre 12 y 29 años se encontraban en pobreza
multidimensional. De éstos, 3.3 millones
se hallaban en pobreza multidimensional
extrema. En el mismo año, 12.1 millones
de jóvenes eran vulnerables por carencias
sociales, y 1.5 millones, por ingreso.
No considero pertinente la discusión
de si todos los ninis realmente no han te-
nido alternativa o si se trata de jóvenes que
por su libre decisión se mantienen fuera
del trabajo y de la educación, o si las mu-
jeres jóvenes prefirieron dedicarse a las
tareas del hogar en vez de trabajar o seguir
estudiando. Es evidente, y lo corroboran las
estadísticas nacionales, que sólo un grupo
reducido de jóvenes puede continuar sus
estudios más allá de la secundaria y que
sólo una proporción de ellos accede a em-
pleos en condiciones de estabilidad y con
cobertura de la seguridad social.
Todo indica que la población mundial
va a continuar aumentando durante unas
cuantas décadas más debido al carácter
inercial del crecimiento demográfico, y
también debido a que en regiones y países
no ha sido posible todavía responder a la
demanda insatisfecha de planificación fa-
miliar de mujeres, particularmente de las
más pobres, sin instrucción, y de las que
habitan en zonas rurales.
De acuerdo con la proyección de las
Naciones Unidas en su variante media,
que supone mantener los avances en
materia de acceso a la salud reproductiva
y de igualdad de género, así como obte-
ner mayores recursos de financiamiento
para ambos rubros, el mundo alcanzaría
9 mil millones de habitantes en el año
2043 y 10 mil millones en el 2100.
Que podamos vivir en una sociedad glo-
balizada justa, equitativa y responsable de 9
o 10 mil millones de habitantes dependerá
de las medidas que tomemos hoy, depende-
rá de las políticas y las decisiones sobre fi-
nanciación que se adopten en los próximos
años. Es crucial cerrar las brechas sociales,
económicas, de género y generacionales
que todavía persisten. Resulta imprescin-
dible invertir en los y las jóvenes para ha-
cer efectivo el bono demográfico y adoptar
políticas públicas efectivas que, basadas en
derechos y acciones pro-equidad, sean res-
petuosas de la diversidad cultural y amiga-
bles con el ambiente.
No es tarde para tomar las decisiones
correctas. O
*Representante en México del Fondo de Pobla-
ción de las Naciones Unidas (UNFPA).
1) UNFPA. Estado de la Población Mundial 2011. 7
mil millones de personas: su mundo, sus posibilida-
des. Nueva York,
octubre de 2011.
Milanovic, Branko. Global inequality recalculated:
The effect of new 2005 PPP estimates on global in-
equality.
Departamento de Investigación del Banco Mundial,
Washington DC, 30 de agosto de 2009, página 13.
Daniel Cotlear, Editor. Population Aging: Is Latin
America Ready? The World Bank, Washington, 2011,
página 10.
Elder, S., et al. Global Employment Trends for Youth.
Organización Internacional del Trabajo, Ginebra,
agosto de 2010, página 3.
64 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
Del bono demográfico
al pagaré social
D I E G O PA L A C I O S J A R A MI L L O *
Las proyecciones demográficas que
realiza la Organización de las Naciones
Unidas nos dicen que la población del
planeta alcanzará la icónica cifra de 7 mil
millones de habitantes el 31 de octubre
de 2011. Si bien toda marca impresiona,
este hito demográfico global tiene agu-
das implicaciones para el futuro de la
humanidad y, por tanto, debe analizarse
más allá del número
1
.
Llegar a los 7 mil millones de habitan-
tes constituye un éxito para la humanidad.
Nos indica que afortunadamente las ame-
nazas y predicciones fatalistas, entre ellas
las relacionadas a la explosión demográfi-
ca y sus terribles consecuencias de guerra
y hambruna, no se materializaron.
Sin embargo, alcanzar este hito pobla-
cional no ha estado libre de limitaciones e
inconvenientes. Estamos lejos de vivir en
un mundo feliz. Ha habido avances en las
últimas décadas para disminuir la pobreza
y la desigualdad, pero aún persisten gran-
des brechas. La desigualdad entre ricos y
pobres, considerando tanto países como
personas dentro de un mismo país, se ha
ensanchado. Según el Banco Mundial, en
1960 el 20% más rico de la población mun-
dial recibía el 70% de todos los ingresos;
para el 2005 había aumentado a 77%
2
.
Como nunca antes, hay más personas
vulnerables a la inseguridad alimentaria,
a la escasez del agua y a los desastres
causados por el clima. En muchos casos
las mujeres siguen siendo objeto de dis-
criminación y violencia generalizadas; a
la población joven frecuentemente se le
niega la educación, el acceso a crédito, a
servicios de salud sexual y reproductiva y
al trabajo decente.
Vivimos en un mundo que, en gene-
ral, ha modificado sustancialmente su
estructura por edades. Actualmente co-
existen jóvenes y adultos mayores. Las
personas de menos de 25 años de edad
representan el 43% de la población mun-
dial y más de mil 200 millones son ado-
lescentes que tienen entre 10 y 19 años
el TEPJF viola el principio de legalidad,
¿cómo puede defender imparcialmen-
te las controversias que se presenten
en el proceso electoral del 2012? El que
no puede lo menos, no puede lo más,
dice un principio del derecho. Si se die-
ra por bueno el razonamiento del TEPJF
en materia de transparencia, signifi-
caría que las funciones de inatacabili-
dad de las resoluciones de los órganos
garantes de la transparencia se han
perdido de facto, toda vez que bajo ese
criterio la información administrativa
la debería conocer en el ámbito federal
el Tribunal Federal de Justicia Fiscal y
Administrativa; la laboral, las Juntas de
Conciliación y Arbitraje, y así sucesiva-
mente.
Se olvida que precisamente para
evitar eso, el artículo 6, en su segundo
párrafo, fracción V de la Constitución
federal señala expresamente: “Se es-
tablecerán mecanismos de acceso a la
información y procedimientos de revi-
sión expeditos. Estos procedimientos
se sustanciarán ante órganos u orga-
nismos especializados e imparciales...”.
Aquí reside la constitucionalidad de las
actuaciones de los órganos garantes
de transparencia para resolver con-
troversias en materia de acceso a la
información, sin importar el origen de
la misma, por ser un derecho funda-
mental transversal. No habría que de-
jar pasar este hecho ominoso contra el
derecho a saber. O
_________________
evillanueva99@yahoo.com
Twitter: @evillanuevamx
ernestovillanueva.blogspot.com
de edad. La población joven alcanza el
60% en los países menos desarrollados.
Por su parte, los adultos mayores re-
presentan el 11% de la población mundial;
tienen un peso importante en países de-
sarrollados (20%) y menor en los países en
desarrollo, pues en éstos son apenas el 8%
de la población. No obstante, dada la rápi-
da transición demográfica que tienen los
países en desarrollo, su proceso de enveje-
cimiento será muy acelerado. Un ejemplo
de ello: A Francia le tomó 115 años duplicar
su población adulta mayor (del 7% al 14%),
mientras que a Colombia hacer otro tanto
le llevará solamente 19 años
3
.
Debido a estas tendencias, para el
año 2050 los adultos mayores en los paí-
ses en desarrollo representarán un quin-
to de la población. Son preocupantes las
implicaciones que este rápido envejeci-
miento tendrá sobre el sistema de salud,
de pensiones y en general de calidad de
vida. Y es que tener una población ma-
yoritariamente joven ahora y contar con
una población adulta mayor en el futuro,
a largo plazo, constituyen las dos caras
de una misma moneda, de un mismo
proceso demográfico.
¿Cómo enfrentar estos retos? Fun-
damentalmente, aprovechando el bono
demográfico que constituye contar con
una población en edad productiva y ca-
paz de integrarse activamente a las ta-
reas del desarrollo, evitando que el bono
se convierta en un pagaré social. Para ello
se requiere una mayor inversión en los
jóvenes, que les permita acceder a ser-
vicios de educación y salud, además de
ofrecerles oportunidades laborales sus-
tentables y dignas.
Lamentablemente, 81 millones de jó-
venes del mundo (el 13%) se encontra-
ban desempleados al finalizar 2009. La
tasa de desempleo juvenil es tres veces
mayor que la del adulto promedio en
todo el mundo
4
. Los y las jóvenes del
mundo actual enfrentan amenazas co-
mo son la violencia, la falta de oportu-
WALTER ISAACSON
L
a personalidad de Jobs se veía reflejada en los pro-
ductos que creaba. En la base misma de la filosofía
de Apple, desde el primer Macintosh de 1984 hasta el
iPad, una generación después, se encontraba la inte-
gración completa del hardware y el software, y lo mis-
mo ocurría con el propio Steve Jobs: su personalidad,
sus pasiones, su perfeccionismo, sus demonios y deseos, su ar-
te, su difícil carácter y su obsesión por el control se entrelazaban
con su visión para los negocios y con los productos innovadores
que surgían de ella.
La teoría del campo unificado que une la personalidad de
Jobs y sus productos comienza con su rasgo más destacado: su
intensidad. Sus silencios podían resultar tan virulentos como
sus diatribas. Había aprendido por su cuenta a mirar fijamente
sin pestañear. En ocasiones esta intensidad resultaba encanta-
dora, en un sentido algo obsesivo, como cuando explicaba la pro-
fundidad de la música de Bob Dylan o por qué el producto que
estaba presentando en ese momento era lo más impresionante
que Apple había creado nunca. En otras ocasiones podía ser ate-
rrador, como cuando despotricaba acer-
ca de cómo Google o Microsoft habían
copiado a Apple.
Esta intensidad fomentaba una vi-
sión binaria del mundo. Sus compañe-
ros se referían a ella como la “dicotomía
entre héroes y capullos”. Podías ser una
cosa o la otra, y a veces ambas a lo lar-
go de un mismo día. Otro tanto ocurría
con los productos, con las ideas e inclu-
so con la comida. Un plato podía ser “lo
mejor que he probado nunca” o bien una
bazofia asquerosa e incomestible. Como
resultado, cualquier atisbo de imperfec-
ción podía dar paso a una invectiva. El
acabado de una pieza metálica, la cur-
va de la cabeza de un tornillo, el tono de
azul de una caja, la navegación intuiti-
va por una pantalla: de todos ellos solía
afirmar que eran “completamente horri-
bles” hasta el momento en que, de pron-
to, decidía que eran “absolutamente
perfectos”. Se veía a sí mismo como un
artista, lo era, y se comportaba como tal.
Su búsqueda de la perfección lo llevó
a su obsesión porque Apple mantuviera
un control integral de todos y cada uno de
los productos que creaba. Le daban esca-
lofríos, o cosas peores, cuando veía el gran
software de Apple funcionando en el chapucero hardware de otra
marca, y también era alérgico a la idea del contenido o las aplica-
ciones no autorizadas que pudieran contaminar la perfección de
un aparato de Apple. Esta capacidad para integrar el hardware, el
software y el contenido en un único sistema unificado le permitía
imponer la sencillez. El astrónomo Johannes Kepler afirmó que “la
naturaleza adora la sencillez y la unidad”. Lo mismo le ocurría a
Steve Jobs.
Este instinto por los sistemas integrados lo situaba direc-
tamente en un extremo de la discusión más fundamental del
mundo digital: los sistemas abiertos contra los cerrados. Los va-
lores de los hackers que se impartían en el Homebrew Computer
Club favorecían los sistemas abiertos, en los que el control cen-
tralizado era escaso y la gente tenía libertad para modificar el
hardware y el software, compartir los códigos de programación,
escribir mediante estándares abiertos, rechazar los sistemas de
marca registrada y crear contenidos y aplicaciones compatibles
con una gran variedad de dispositivos y sistemas operativos. El
joven Wozniak se enmarcaba en ese campo; el Apple II que dise-
ñó se podía abrir con facilidad y contaba con un montón de ranu-
ras y puertos en los que los usuarios podían conectar tantos pe-
riféricos como quisieran. Con el Macintosh, Jobs se convirtió en
uno de los padres fundadores de la concepción contraria. El Ma-
cintosh era como un electrodoméstico, con el hardware y el soft-
ware estrechamente interrelacionados y cerrados ante las posi-
bles modificaciones. El código de los hackers se sacrificaba para
crear una experiencia de usuario integrada y sencilla.
Todo esto empujó a Jobs a decidir que el sistema operativo del
Macintosh no estaría a disposición del hardware de ninguna otra
compañía. Microsoft planteó la estrategia opuesta, permitiendo
que su sistema operativo Windows se licenciara con promiscui-
dad. Aquello no daba lugar a los ordenadores más elegantes del
mundo, pero sí hizo que Microsoft domi-
nara el mundo de los sistemas operativos.
Después de que la cuota de mercado de
Apple se redujese a menos del 5 %, la tác-
tica de Microsoft se declaró vencedora en
el campo de los ordenadores personales.
A largo plazo, no obstante, el modelo
de Jobs demostró que ofrecía ciertas ven-
tajas. Incluso con una cuota de mercado
menor, Apple fue capaz de mantener un
enorme margen de beneficios mientras
otros fabricantes de ordenadores se con-
vertían en productores de bienes gené-
ricos de consumo. En 2010, por ejemplo,
Apple solo contaba con el 7 % de los be-
neficios del mercado de los ordenadores
personales, pero se hizo con el 35 % del
resultado operativo.
Lo que resulta más significativo aún
es que, a principios de la década de 2000,
la insistencia de Jobs en conseguir una in-
tegración completa le ofreció a Apple la
ventaja a la hora de desarrollar una estra-
tegia de centro digital, que permitía que
el ordenador de sobremesa se conectara
a la perfección con diferentes dispositi-
vos móviles. El iPod, por ejemplo, forma-
ba parte de un sistema cerrado y firme-
mente integrado. Para utilizarlo, debías
emplear el software iTunes de Apple y descargar el contenido de su
tienda iTunes. El resultado fue que el iPod, del mismo modo que el
iPhone y el iPad que vinieron después, era una elegante maravilla
en comparación con los deslavazados productos de la competen-
cia, que no ofrecían una experiencia integral completa.
La estrategia dio resultado. En mayo de 2000, el valor de mer-
cado de Apple era veinte veces menor que el de Microsoft. En
mayo de 2010, Apple superaba a Microsoft como la compañía
tecnológica más valiosa, y en septiembre de 2011 su valor se en-
contraba un 70 % por encima del de Microsoft. En agosto se había
convertido en la compañía más valiosa del mundo.
Para entonces, la batalla había comenzado de nuevo en el
mundo de los dispositivos móviles. Google adoptó la postura
A
P
p
h
o
to
/ P
a
u
l S
a
k
u
m
a
Jobs en 1984. Los inicios
TECNOLOGÍ A
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 67
Su
inteligencia

pero...
Encantador o detestable, así podía ser Steve Jobs según las circuns-
tancias y las personas. Aunque según su biógrafo Walter Isaacson no
poseía una inteligencia extraordinaria, era un genio capaz de reali-
zar saltos imaginativos para generar ideas que combinaban el arte
con la tecnología, la poesía con los procesadores. Sin duda, agrega,
el artífice de Apple ya ocupa un lugar en la historia al lado de per-
sonajes como Edison y Ford, pues revolucionó seis industrias: las de
computadoras personales, películas de animación, música, teléfo-
nos, tabletas y edición digital. Con autorización de Random House-
Debate se adelanta aquí un fragmento en exclusiva de la biografía
que pronto estará en circulación.
no era extraordinaria,
M
a
rc
io
J
o
s
e
S
a
n
c
h
e
/ A
P
66 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 69 1817 / 28 DE AGOSTO DE 2011 69 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 69 69
E
n 1999, la juez federal Nina Gershon le ordenó al al-
calde de Nueva York, Rudolph Giuliani, restituirle los
fondos al Museo Brooklyn de Arte que le había rete-
nido como represalia por la exhibición de la obra Ho-
ly Virgin Mary, del artista Chris Ofili. En su sentencia
razonó: “no hay mayor ultraje a la Constitución que los esfuer-
zos de agentes gubernamentales de censurar y amenazar la
viabilidad de instituciones culturales por medio de sanciones
por no plegarse a los dictados de la ortodoxia burocrática...” .
Esta sentencia es relevante, no sólo por su contenido, sino por
su desafío al criterio interpretativo que la Corte estadunidense
había establecido con motivo de la controversia de constitucio-
nalidad de la legislación que modificó el estatuto de la National
Endowment for the Arts (NEA).A partir de esa legislación, la provi-
sión de fondos públicos debía hacerse “atendiendo a la sensibili-
dad de los criterios estándar de decencia y respeto a las creencias
y valores del público norteamericano”.
La Corte consideró que esta legislación no significaba
un acecho a la libertad de expresión y avaló su constitucio-
nalidad. Solamente el ministro David H. Souter, en su voto
minoritario, sostuvo: “Los puntos de vista discriminatorios
en el ejercicio del poder público respecto de actividades ex-
presivas son contrarios a la constitución”. Con base en el
criterio de la Corte, y a pesar de estos esfuerzos aislados, la
NEA dejó de financiar directamente a artistas individuales,
así como los proyectos que pudieran alterar la sensibilidad
del público estadunidense, y su programa de Artes Visuales
dejó de estimular la creatividad personal.
En el mismo Nueva York, en un mural plasmado en el
complejo del Centro Rockefeller, Diego Rivera ya había arries-
gado la intrusión de efigies comunistas, el homenaje a la la-
bor del obrero y la crítica al establishment burgués mediante
alegorías corrosivas.
En la parte derecha del mural glorificaba a Lenin, en lu-
gar del obrero anónimo previsto en el proyecto original.
Diego desoyó a su amigo, el politólogo Bertram Wolffe, de
sustituir a Lenin por Lincoln y sacrificó su pintura en defen-
sa de sus ideales políticos. Diego sentenció: “Si el público se
siente ofendido por la figura de un hombre ya desaparecido,
se sentirá igualmente ofendido por la concepción entera de
JORGE SÁNCHEZ CORDERO *
ENSAYO
Las controversias de la
libertad en las
artes visuales
A cada época su arte, al arte su libertad.
Frontispicio del Museo de la Secesión en Viena
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 69
w
w
w
.le
k
s
ik
o
n
.o
rg
/im
a
g
e
s
/riv
e
ra
_
c
ro
s
s
ro
a
d
s
“El hombre en el cruce de los caminos”, de Diego Rivera
más abierta, y dispuso que su sistema operativo Android estu-
viera al alcance de cualquier fabricante de tabletas o teléfonos
móviles. En 2011, su cuota en el mercado de los teléfonos móvi-
les igualaba a la de Apple. La desventaja del carácter abierto de
Android era la fragmentación resultante. Varios fabricantes de
móviles y tabletas modificaron Android para crear decenas de
variedades y sabores, lo que dificultaba que las aplicaciones pu-
dieran mantener su consistencia o aprovechar al máximo sus
características. Ambos enfoques tenían sus propios méritos. Al-
gunas personas querían tener la libertad de utilizar sistemas
más abiertos y contar con una mayor variedad de opciones de
hardware; otras preferían sin dudarlo la firme integración y el
control de Apple, que daban como resultado productos con in-
terfaces más simples, baterías más duraderas, un uso más sen-
cillo y una gestión de los contenidos más fácil.
La desventaja de la postura de Jobs era que su deseo de ma-
ravillar al usuario lo llevaba a resistirse a concederle ningún po-
der. Entre los defensores más reflexivos de los entornos abiertos
se encuentra Jonathan Zittrain, de Harvard. Su libro El futuro de
internet... y cómo detenerlo comienza con una escena en la que Jobs
presenta el iPhone, y alerta acerca de las consecuencias de sus-
tituir los ordenadores personales por “dispositivos estériles en-
cadenados a una red de control”. Cory Doctorow realiza una de-
fensa aún más ferviente en el manifiesto que escribió, titulado
Por qué no voy a comprarme un iPad, para Boing Boing. “El diseño de-
muestra una gran reflexión e inteligencia, pero también se apre-
cia un desprecio palpable por el usuario –escribió–.
Comprarles un iPad a tus hijos no es la forma de fomentar la
idea de que el mundo es suyo para que lo desmonten y lo vuel-
van a construir; es una forma de decirle a tu prole que incluso el
cambio de baterías es algo que deberías dejar a los profesionales”.
Para Jobs, creer en el planteamiento integrado era una cues-
tión de rectitud moral. “No hacemos estas cosas porque seamos
unos obsesos del control –explicó–. Las hacemos porque queremos
crear grandes productos, porque nos preocupamos por el usua-
rio y porque queremos responsabilizarnos de toda su experiencia
en lugar de producir la basura que crean otros fabricantes”. Tam-
bién creía que estaba prestando un servicio al público: “Ellos están
ocupados haciendo lo que mejor se les da, y quieren que nosotros
hagamos lo que mejor se nos da. Sus vidas están llenas de com-
promisos, y tienen cosas mejores que hacer que pensar en cómo
integrar sus ordenadores y sus dispositivos electrónicos”.
Esta postura iba en ocasiones en contra de los intereses co-
merciales a corto plazo de Apple. Sin embargo, en un mundo lleno
de dispositivos chapuceros, de software inconexo, de inescrutables
mensajes de error y de molestas interfaces, el enfoque integra-
do daba como resultado productos impresionantes marcados por
una cautivadora experiencia del usuario. Utilizar un producto de
Apple podía resultar tan sublime como pasear por uno de los jar-
dines zen de Kioto que Jobs adoraba, y ninguna de esas experien-
cias tenía lugar al postrarse ante el altar de los sistemas abiertos o
al permitir que florezcan un millar de flores. En ocasiones resulta
agradable quedar en manos de un obseso del control.
Jobs atribuía su capacidad para concentrarse y su amor por la
sencillez a su formación zen, que había afinado su sentido de la
intuición, le había enseñado a filtrar cualquier elemento que re-
sultase innecesario o que lo distrajera, y había alimentado en él
una estética basada en el minimalismo.
Desgraciadamente, su formación zen nunca despertó una
calma o serenidad interior propias de esta filosofía, y eso tam-
bién forma parte de su legado. A menudo se mostraba muy ten-
so e impaciente, y no se esforzaba por ocultarlo. La mayoría de
las personas cuentan con un regulador entre el cerebro y la bo-
ca que modula los sentimientos más bruscos y los impulsos más
hirientes. Eso no ocurría en el caso de Jobs. Él tenía a gala el ser
brutalmente sincero. “Mi trabajo consiste en señalar cuándo algo
es un asco en lugar de tratar de edulcorarlo”, afirmó. Eso lo con-
vertía en una persona carismática e inspiradora, pero en ocasio-
nes también, por usar el término técnico, en un gilipollas.
Andy Hertzfeld me dijo una vez: “La pregunta que me encan-
taría que respondiera Steve es: ‘¿Por qué eres tan cruel algunas
veces?’”. Incluso los miembros de su familia se preguntaban si
sencillamente carecía del filtro que evita que la gente dé rien-
da suelta a sus pensamientos más hirientes o si hacía caso omi-
so de él de forma consciente. Jobs aseguraba que la respuesta era
la primera opción. “Yo soy así, y no puedes pedirme que sea al-
guien que no soy”, respondió cuando le planteé la pregunta. Sin
embargo, creo que sí podría haberse controlado algo más si hu-
biera querido. Cuando hería a alguien no era porque careciera
de sensibilidad emocional. Al contrario: podía evaluar a las per-
sonas, comprender sus pensamientos más íntimos y sabía có-
mo conectar con ellas, cautivarlas o herirlas según su voluntad.
Este rasgo desagradable de su personalidad no era necesario.
Le estorbaba más de lo que le ayudaba. Sin embargo, en ocasio-
nes sí que servía para un fin concreto. Los líderes educados y cor-
teses que se preocupan por no molestar a los demás resultan por
lo general menos eficaces a la hora de forzar un cambio. Decenas
de los compañeros de trabajo que más sufrieron los ataques de
Jobs acababan su letanía de historias de terror afirmando que ha-
bía conseguido que hicieran cosas que nunca creyeron posibles.
La historia de Steve Jobs es un claro ejemplo del mito de la
creación de Silicon Valley: el comienzo de una compañía en el
proverbial garaje y su transformación en la empresa más valio-
sa del mundo. Jobs no creó muchas cosas de la nada, pero era
un maestro a la hora de combinar las ideas, el arte y la tecnolo-
gía, y de inventar el futuro. Diseñó el Mac tras valorar el poder
de las interfaces gráficas de un modo que Xerox había sido in-
capaz de hacer, y creó el iPod tras apreciar la maravilla que su-
ponía tener con mil canciones en el bolsillo con una eficacia que
Sony (que contaba con todos los elementos y los recursos) nunca
pudo alcanzar. Algunos líderes fomentan la innovación al consi-
derar una perspectiva más general. Otros lo logran mediante el
dominio de los detalles. Jobs hizo ambas cosas de forma impla-
cable. Como resultado revolucionó seis industrias: ordenadores
personales, películas de animación, música, teléfonos, tabletas,
y edición digital.
¿Era inteligente? No, no excepcionalmente. Y, sin embargo,
era un genio. Sus saltos imaginativos eran instintivos, inespe-
rados y en ocasiones mágicos. Fue, sin duda, un ejemplo de lo
que el matemático Mark Kac llamaba un “genio matemático”, al-
guien cuyas ideas salen de la nada y requieren más intuición que
una mera potencia de procesamiento mental. Como si fuera un
explorador, podía absorber la información, percibir el cambio del
viento e intuir qué iba a encontrar en su camino.
Así pues, Steve Jobs se convirtió en el ejecutivo empresarial
de nuestra era con más posibilidades de ser recordado dentro de
un siglo. La historia lo consagrará en su panteón justo al lado de
Edison y Ford. Consiguió, como nadie en su época, crear produc-
tos completamente innovadores que combinaban el poder de la
poesía y los procesadores. Con una ferocidad que podía hacer
que trabajar con él fuera tan perturbador como inspirador, tam-
bién construyó la compañía más creativa del mundo. Además,
fue capaz de grabar en su ADN la sensibilidad por el diseño, el
perfeccionismo y la imaginación que probablemente la lleven a
ser, incluso dentro de varias décadas, la compañía que mejor se
desenvuelva en la intersección entre el arte y la tecnología.
68 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
TECNOLOGÍ A
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 71
de título de la obra de La cena por el de La cena en casa de Levi o
Comida en casa de Simón Fariseo.
El arte ancilado
Los símbolos comunican ideas en forma igual o más efectiva
que las comunicaciones orales o escritas. Los artistas, pintores
y escultores lo saben a satisfacción. El poder del simbolismo
les permite comunicarse con los pocos educados e informa-
dos, y simultáneamente con los letrados… Aun cuando el len-
guaje y la conducta simbólicos están hechos para comunicar
ideas, con gran frecuencia carecen de un mensaje particular y
en repetidas ocasiones la jurisdicción les niega la protección
constitucional dentro del ámbito de la libertad de expresión.
Por ello no resulta azaroso que la pintura La Libertad guian-
do al pueblo, de Delacroix, que personifica con genialidad La
Libertad, haya sido recurrentemente censurada en su época y
que los acechos se repitan una y otra vez: en pleno siglo XXI el
Ministerio de Educación Pública de Turquía la suprimió de los
manuales escolares. Édouard Manet pintó La ejecución del em-
perador Maximiliano: cuatro pinturas con el mismo tema pero
con diferentes concepciones, ninguna del agrado de Napoleón
III, quien las retiró del Salón parisino, censuró las litografías
sobre el mismo suceso y amagó a la editorial Lemercier para
que destruyera la plancha litográfica. Una sola voz, la de un
periodista novel, Émile Zola, salió en su defensa en La Tribune.
Durante la Guerra Fría, en Dallas fueron cuestionados los
pintores Joseph Hirsch, George Grosz, Pablo Picasso, Diego
Rivera y Max Ernst, y los escultores Chaim Gross y Jo Davidson.
En 1949 el representante republicano por Michigan, George A.
Dondero, no tuvo empacho en sostener en pleno Congreso
que “el cubismo quiere destruir a través del desorden; el fu-
turismo lo hace a través de la máquina del mito; el dadaísmo
destruye a través del ridículo; el expresionismo destruye al
imitar lo primitivo y lo insano; el abstraccionismo destruye
la creación del torrente de ideas, [y] el surrealismo destruye a
través de la negación de la razón”.
En épocas más recientes un aristócrata como lo era
Philippe de Montebello, director del Museo Metropolitano
de Nueva York, llegó a sostener que los patronos de este re-
cinto constituían una forma oculta e insidiosa de censura, y
Hilmar Kopper, director de la Fundación para la Cultura del
Deutsche Bank, creada a mediados de los noventa, fue con-
tundente al sentenciar que “el que paga, controla”.
La censura en México ha sido pródiga; para sólo mencio-
nar casos recientes, en 1988, en el Museo Nacional de Arte,
la muestra Espacios Alternativos fue suspendida por su con-
tenido, que se estimaba irreverente, y el director del recinto,
Jorge Alberto Manrique, obligado a renunciar; en 1991 se cen-
suró en Mérida Cuerpos de Azar, que debería exhibirse en el
Instituto Cultural de Yucatán; en 1995, en Morelia Habitantes
del Coito, de Sergio Dávila, fue exhibida, previa censura, en
el Museo de Arte Contemporáneo Alfredo Zalce no obstante
la protesta de Dávila, y en 2000, en Guadalajara, Homenaje a
Lápiz fue censurada por Yolanda Carvajal, entonces directora
del Museo del Periodismo y las Artes Gráficas de esa ciudad,
por su contenido erótico; en este caso el Patronato de la ins-
titución la obligó a presentar la muestra, pero dos vándalos
irrumpieron en el recinto y mutilaron la obra La Patrona, de
Manuel Ahumada. La directora acabó renunciando en medio
del escándalo y de una desmedida intromisión religiosa.
Estos ejemplos no hacen más que demostrar la gran am-
bigüedad con la que se conducen nuestros gobiernos: pres-
tos a la censura ante cualquier atisbo de crítica proveniente
de sectores sensibles.
El Armagedón de la cultura
En los procesos de privatización de la cultura se observa
una posición privilegiada de las empresas, en especial de las
trasnacionales, nacionales o internacionales, que no precisa-
mente constituyen un elemento adicional del decorado, sino,
muy por el contrario, reflejan políticas de Estado, del propio
poder económico y de las ambiciones y aspiraciones de las
instituciones culturales y de sus burócratas.
Ante este modelo impuesto queda como último recurso
la batalla por la legalidad, que es asimétrica y sustantiva-
mente desigual, pero que se acompaña de un propósito cla-
ro: formar enclaves de resistencia que desafíen este nuevo
orden dominante.
En los regímenes liberales, las sociedades que pueden vi-
sualizar la naturaleza y la operatividad de la censura están
aisladas. Se concretan a recurrir al expediente obvio de denun-
ciarla y asociarla como inherente al totalitarismo, aun cuando
las ignominias de las dictaduras contra la libertad se replican
por todos lados. En nuestro entorno, el único y eficaz antídoto
contra la imposición de este modelo es la defensa de las liber-
tades en constante acecho. La reforma del artículo IV párrafo IX
de la Carta Magna le asegura a las artes visuales la libertad de
su lenguaje simbólico, indispensable para su creación.
* Doctor en derecho por la Universidad Panthéon-Assas.
ENSAYO
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 71
“La Patrona”, de Ahumada. Ataque moralista
70 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 70 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
esta pintura. Luego, antes que mutilarla prefiero su íntegra
destrucción física, para por lo menos preservar la integridad
moral”. La policía acordonó el área, y el mural fue sustituido
por El progreso estadunidense, composición de José María Sert.
Una amiga cercana a Rivera, Lucienne Bloch, logró fotogra-
fiar la obra antes de que fuera censurada y posteriormente Die-
go habría de reproducirla, con el mismo título, en el Palacio de
Bellas Artes: El hombre en el cruce de los caminos. Como lo sostiene
Le Clézio, la alegoría revolucionaria de Diego abandonó el ámbi-
to de la abstracción y, al desvanecerse, ingresó verdaderamente
a la realidad. Ahora, para noviembre próximo Nueva York or-
ganiza una retrospectiva del muralismo del pintor mexicano
en el Museo de Arte Moderno (MoMA); la pintura de Siqueiros
ya se había reconciliado con la sociedad estadunidense con la
muestra Siqueiros. Censorship Defied (“Siqueiros. La censura
desafiada”) en el Autry National Center de Los Angeles en 2010.
Estos episodios revelan cómo las expresiones culturales
se ven seriamente alteradas por la privatización de la cultura
y la enorme dificultad de defender el lenguaje simbólico del
arte en el ámbito de la libre expresión. A inicios de este si-
glo, el Estado mexicano consideró por lo tanto transitar sobre
un camino distinto: abrió un nuevo espacio de libertad, éste
de índole cultural, sometió la libertad de creación a la tute-
la constitucional y vertebró el derecho al acceso a la cultura
como una obligación primaria del propio Estado; al hacerlo,
renegaba de la nueva regla de oro impuesta por los neocon-
servadores a las artes visuales: power, people and money (po-
der, sociedad y dinero).
La revuelta del arte
La censura en las artes visuales tiene una larga historia y ha
recurrido a multiplicidad de criterios, para decir lo menos.
Desde el Renacimiento ha tenido una incidencia significativa
en la creación y en los cánones estéticos: protección económi-
ca, tutela académica, distorsión semántica, vandalismo, ma-
nipulación política, condena jurídica, alteración de intereses
privados y desde luego… autocensura.
La conquista de la libertad de creación en las artes visuales
no ha sido sencilla; el mito de Sísifo acompaña perennemente
a la emancipación del artista. Desde épocas anteriores el fi-
nanciamiento y el fomento de las artes visuales a través de la
aristocracia o del mecenazgo siempre han estado ligados a la
imposición de criterios estéticos.
La censura siempre ha estado vinculada al poder; en
donde ha florecido el conocimiento ha existido el poder, y
viceversa. La búsqueda del poder por la uniformidad del pen-
samiento ha sido una constante en la historia cuya conse-
cuencia natural ha sido el intento de suprimir la disidencia.
La futilidad de estos esfuerzos la demuestra con generosidad
la historia: la Inquisición empleó la censura para asegurar la
unidad religiosa y dinástica.
Durante la Reforma religiosa, en el arte se tocaron los
dos extremos: Ulrich Zwingli, el suizo reformador, preconi-
zó en 1523 que las imágenes estaban prohibidas por Dios, lo
que desató uno de los movimientos iconoclastas más seve-
ros en Europa. En el otro extremo Francisco Pacheco del Río,
que de pintor pasó a inquisidor, fijó los criterios estéticos
del Santo Oficio; las secuelas son claras: con dificultad en
la época barroca puede encontrarse un desnudo español…
salvo desde luego los de su propio yerno, Diego Velázquez
(Venus frente al espejo).
El mural de la herejía
La parte más relevante de las artes visuales durante los siglos
XV y XVI está asociada a la experiencia religiosa. La Iglesia
católica era la fuerza dominante en la sociedad europea, y
la pintura gravitaba en torno a ella. Los cuadros de Bosch
y Holbein estuvieron gobernados por las ideas del pecado y
de la hipocresía de las órdenes monacales e incluso de los
excesos del papado.
El Concilio de Trento marcó el término de la liberalidad
del arte. “La pintura es la Biblia de los iletrados”, sostenía. El
arte fue puesto bajo la autoridad de los teólogos, y los artis-
tas tenían que ajustar sus creaciones a los dictados de sus
consejeros espirituales. La pluma mordaz de Borromeo, del
cardenal Paleotti y del flamenco Molanus hicieron el resto...
El ejemplo más lamentable fue el Juicio final de la Capilla
Sixtina, en donde Miguel Ángel desarrolló un tema escatoló-
gico: la división de los devotos de los infieles. La exposición
de genitales en las imágenes causó gran zozobra. El Vaticano
reaccionó: los desnudos perturbaban la santidad de los pre-
lados y los incitaba a pensamientos pecaminosos. La censura
no se hizo esperar: se solicitó a Daniele da Volterra, discípulo
de Miguel Ángel, eliminar los desnudos a través del vestido.
Volterra, modesto en sus alcances estéticos, se ganó no la fa-
ma de censor, sino un mote que lo ridiculizaba: Il Braghettone.
El Veronés también fue sometido al tribunal del Santo
Oficio por su pintura para el refectorio del Convento de San
Juan y San Pablo en Venecia; la Inquisición, carente de argu-
mentos estéticos, se dio por satisfecha con el simple cambio
h
ttp
://a
rte
m
u
n
d
o
.b
lo
g
.c
o
m
/
“Juicio final”, de Miguel Ángel. Censura
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 73
I NVENTARI O
Ias fornas. Iarece haler nacido para Ia ßIacklerry.
Ln Occidenle Ia devoción por eI haikú se ha concenlra-
do en Ios olros Tres Crandes: ßasho, ßuson e Issa, poelas
deI sigIo XVIII japones. Aeslos cIásicos halría que añadir
a Shiki (Masoaka Shiki, 1867-19O2). Mario ßeIIalin enpIeó
su nonlre en Ia noveIa 6KLNL1DJRDWDXQDQDUL]GHÀFFLyQ
(2OO1). Hoy eI nonlre es popuIarísino en eI pIanela enle-
ro gracias a Ia serie de noveIas de Iuyuni Ono acerca de
vanpiros y asesinalos seriaIes que ha pasado aI PDQJD, eI
cónic japones sin nada de cónico, y aI cine.
Shiki fue eI prinero en IIanar haikú a Io que ßasho
designala cono haikai y hokkú y Io hizo aun nás dúcliI
y conciso. Respeló a sus grandes anlecesores, sin en-
largo apunló que Ia nayor parle de su producción (y Ia
de lodos Ios poelas de lodos Ios lienpos) es naIa. Hay
que adnirarIos por sus acierlos sin perder de visla esa
falaIidad.
Muy joven Io alacó eI cáncer deI XIX, Ia enlonces
incuralIe lulercuIosis, y su olra eslá escrila lajo eI acoso
de Ia enfernedad y Ia cerleza de su nuerle próxina.
Ls un gran poela de esla forna nininaIisla y a Ia
vez inhnila que concenlra eI nundo y Ia reIación de Ia
hunanidad con eI reslo de Ia naluraIeza en unas cuanlas
paIalras aereas y suliIes. Lslas aproxinaciones son nada
nás un inlenlo de hacer que Shiki sea lan conocido enlre
nosolros cono sus iIuslres anlecesores.
,
ßajo Ia enorne noche
eI nono sóIo piensa
en alrapar Ia Luna.
,,
Donde se aIzó un casliIIo
ßorecen
rálanos.
,,,
La leIaraña:
reslos de nariposas,
cuánla lrisleza.
,9
Tralajos deI oloño:
Cran esfuerzo
dilujar lanlas ßores.
9
La noche heIada:
lanlien ni sonlra
lienlIa cono áIano.
9,,
SaIudo a olro viajero.
VueIvo eI roslro:
se ha disueIlo en Ia nielIa.
9,,,
¿Cuánlo ne queda por vivir`,
pregunlo
a Ia noche lan lreve.
,;
Los fuegos de arlihcio.
Ln su fuIgor ni soIedad advierle
sóIo eslreIIas que caen.
;
La sonlra de Ios árloIes.
A Ia Iuz de Ia Luna
lanlien ni sonlra avanza.
;,
Un lrueno, un rayo:
hasla eI losque sedienlo
laja Ia IIuvia.
;,,
LI nurcieIago vueIa.
Su runor se eslrenece
enlre Ios árloIes.
;,,,
VeIoz danzanle,
unida aI lorleIIino
va Ia hojarasca.
;,9
LIega Ia noche.
De Ia loca deI sapo
lrola Ia Luna.
;9
Se esfunó Ia serpienle:
su nirada prosigue
en Ia hierla, relándone.
;9,
Lnlre eI losque en linielIas
cae una nora
y hace sonar eI agua.
;9,,
La nariposa duerne.
Lslá soñando
con nueslra vida lrisle.
;9,,,
Donde hulo una lalaIIa,
en nedio de Ias ruinas,
eI árloI ßorecienle.
(-(3
72 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
T
odo es dos,
lodo es
dolIe, lodo
liene que ver
con lodo. La
guerra, Ia
nás deslrucliva y per-
nanenle aclividad de Ia
especie nás depredadora,
nosolros, lanlien lrae
consigo Ios canlios que se
idenlihcan con eI progreso
y faciIilan Ia nisna vida
que Ia aclividad leIica se
encarga de deslruir.
AI invenlor de Ios
ferliIizanles Ie delenos
lanlien Ios gases IelaIes. A
Ios nisiIes que HilIer Ianzó conlra Londres Ies adeuda-
nos Ias naves espaciaIes. Sin sus aviones de propuIsión
a chorro que fueron eI arna secrela deI Iührer y lralaron
de oponerse a Ia aviación aIiada cuando Ia Luflvafe ya
no lenía conluslilIe para noverIos, hay que darIes Ias
gracias, naI que nos pese por eI yel y lodos Ios canlios
que lrajo consigo.
A Ia pIuna de ave y a Ia de acero que lenían que
renojarse una y olra vez en Ia linla, Ias despIazó eI señor
Walernan con eI invenlo de Ia pIunafuenle, un inslru-
nenlo de escrilura que IIevala inlegrado su linlero. La
esliIográhca duró nenos de cien años. Iue susliluida por
eI loIígrafo, desculrinienlo deI húngaro-argenlino ßiro.
Nació porque Ios piIolos
de Ios lonlarderos nece-
silalan una herranienla
que, cuando Ios aparalos
se ponían de caleza, no
derranaran linla.
Así, aI conandanle
Ierry (Mallhev CaI-
lrailh Ierry, 1794-1858)
halría que darIe Ias
gracias por Ia aperlura
forzosa deI }apón a Oc-
cidenle lras varios sigIos
de encierro y Ia onni-
presencia de Ia saIsa
Talasco en Ias nesas de
lodo eI nundo.
Ierry fue capilán deI
priner vapor de guerra de su país y con eI ayudó a aloIir
eI lráhco de escIavos. Duranle Ia invasión norleanericana
ocupó San }uan ßaulisla (Ia hoy de nuevo narlirizada Vi-
IIahernosa). Se haliluó a coner con chiIe y aI voIver a Ios
Lslados Unidos se IIevó Ias seniIIas. RegaIó unas cuanlas
a sus anigos de Ia faniIia MacIIheny quienes induslriaIi-
zaron eI picanle.
Sin ese aclo de Ia IIanada dipIonacia de Ios caño-
nes eI haikú no sería, despues deI sonelo, Ia forna nás
universaI de Ia poesía. Hoy se escrile en lodos Ios países,
es ideaI para iniciar a Ios niños en eI disfrule de Ia poesía
(eIIos sin excepción son grandes poelas naluraIes, solre
lodo Ias niñas) y resuIla Ia nás porláliI y eIeclrónica de
$ODPHPRULDGH0LJXHOÉQJHO*UDQDGRV&KDSD
(18 aproxinaciones a Ios haikús de Shiki)
LI árloI
en Ias
ruinas
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 75
ro, aunque no dominara el alemán, se sen-
tía perdido en esta ciudad”.
Habla de su cultura, latina, de sus
cafés, de sus literatos, sus artistas, sus
músicos:
“…en ninguna otra ciudad encontra-
mos –salvo en la Italia del quattrocento– un
cúmulo tal de genio, de talentos, de esti-
lo radical y temperamento creador y des-
tructor al mismo tiempo, en un espacio
tan reducido como en Viena. Hay que ima-
ginar un pequeño número de cafés famo-
sos, restaurantes, calles, parques y plazas
donde los fundadores de la filosofía del
siglo XX, de la música dodecafónica, del
psicoanálisis, de la lingüística, de la eco-
nomía monetarista (ahora llamada neo-
liberalismo) coincidieran y se opusieran
inevitablemente.”
–Es fácil enamorarse de esa ciudad…
–Qué bueno que me diga usted eso.
–¿Usted sintió ese enamoramiento?
–Viví dos años en Viena, en la embaja-
da de México en Austria. Yo era tercer se-
cretario. Soy miembro regular del Servicio
Exterior Mexicano, pertenezco a la gene-
ración de 1970 y he sido secretario, conse-
jero y embajador (ante Portugal, y ha sido
consejero en asuntos internacionales de
Andrés Manuel López Obrador).
El imperio en México
El autor se interrumpe y cuenta entonces
el motivo de su actual estado de salud: se
cayó en las escaleras de su casa por ba-
jar en calcetines, algo que “nunca había
hecho”, y se fracturó la segunda cervical.
Aquí en México le aseguraron que no iba
a poder mover el cuello otra vez, y decidió
operarse en Estados Unidos. Ha estado po-
co más de un año en recuperación:
“Ha sido el peor accidente que he teni-
do en mi vida… Las escaleras son de ma-
dera, entonces me resbalé, caí de espalda.
Me pude haber desnucado. Le pregunté al
doctor que me operó: ¿Usted tiene expe-
riencia en este tipo de operaciones? Y me
dijo: ‘Para los que sobreviven, sí’. Me operó
en Phoenix, Arizona. Fue la única mane-
ra que tuve de recuperar el movimiento.
Aquí en México hacen la operación, pero
se queda uno fijo.”
“La distraigo de la historia de Viena”,
dice pausadamente. Aunque le cuesta tra-
bajo hablar no pierde el sentido del humor
y ríe al retomar el tema del libro: Octavio
Rodríguez Araujo, quien era director de la
División de Estudios de Posgrado (1979-
1984) en la Facultad de Ciencias Políticas y
Sociales de la UNAM, lo invitó a dar el cur-
so sobre literatura y sociedad en Austria.
Lo impartió de 1982 a 1983; luego, el poli-
tólogo lo alentó a escribir el libro:
“Octavio ha sido muy amigo. Quería
un curso sobre Viena y en la División de
Estudios de Posgrado de Ciencias Políticas
sólo había mujeres, cuatro o cinco muje-
res. Entonces yo estaba jodido, jodido en
el sentido de fregado, pero en vez de can-
celar el curso con mis cuatro amigas, dos
son psicoanalistas muy conocidas, empe-
cé a darlo y se me llenó, 72 alumnos tu-
ve al final.”
La pregunta es por qué le atrajo tanto
el tema. Recuerda primero que –como en el
caso de la extinta Unión de Repúblicas So-
cialistas Soviéticas–, tras la caída del impe-
rio austro-húngaro emergieron cantidad de
pueblos, la Galitzia por ejemplo, donde na-
ció Joseph Roth. En el libro puntualiza que
El imperio perdido es la descripción del fin del
imperio de los Habsburgo:
“Nosotros tuvimos a un hermano del
emperador austro-húngaro, Maximiliano
de Habsburgo, era hermano del káiser. Era
un hombre bueno ¡pero muy pendejo!”,
dice entre carcajadas.
–¿Por eso murió fusilado?
–Lo fusiló Juárez en el Cerro de las
Campanas. ¿Usted sabe qué le dijo Juárez
al enviado papal?: “Los pueblos débiles no
A 20 años de su publicación por Cal y Arena, Plaza
y Valdés lanza la reedición de este volumen ya clá-
sico de José María Pérez Gay, El imperio perdido. En
entrevista, el escritor explica al detalle la confor-
mación de esta obra que ha suscitado gran interés
entre los estudiosos. El consejero en asuntos inter-
nacionales de Andrés Manuel López Obrador ha-
bla también de la honestidad de éste, y la conver-
sación deriva hacia la guerra que vive el país y en
la cual se han perdido más de 50 mil vidas.
CULTURA
tienen el derecho de ser generosos”. Esa
frase parece de López Obrador.
–Y usted apoya a López Obrador.
–Yo estoy con él, no sólo tengo una
gran amistad con él sino admiro una vir-
tud teologal en él que es su honestidad.
Me parece una virtud teologal porque eso
ya no existe.
–¿Por eso se suma al movimiento?
–Por eso me sumo a Morena (Movi-
miento de Regeneración Nacional).
–¿Cuál va a ser su tarea dentro de
Morena?
–No, ninguna. Apoyarlo públicamen-
te… ¿Qué le parece lo que le conté de Juá-
rez? –pregunta riendo de nuevo.
–López Obrador es admirador de Juá-
rez, ¿usted es admirador de Juárez tam-
bién?
–Soy un consumado admirador de
Juárez.
Rechazo a la muerte
En el relato sobre Viena, Pérez Gay explica
la razón de su libro: quería hacer ensayos
sobre cuatro escritores austriacos:
“…mi propósito: lograr la unión finísi-
ma y poderosa de la tensión de la novela,
el amor a la biografía, y el rigor de la his-
toria social y literaria. Si lograba salir ade-
lante de esta encrucijada rara y dichosa
escribiría una suerte de mosaico biográ-
fico en el crepúsculo del imperio austro-
húngaro. Me unían a estos autores afini-
dades artísticas e intelectuales, debates
filosóficos y políticos. Me dispuse a pasar
unos meses en Viena leyendo relatos desafo-
rados e inolvidables: tristes historias de
amor, terribles lecciones políticas, críticas
de libros magníficos, aforismos, cartas,
diarios de escritores desesperados que vi-
vían el derrumbe de un imperio, la certeza
de la desesperanza y, al final, la literatura
como un antídoto contra el veneno lento
de la realidad.”
La investigación le ocupó durante cua-
tro años. Cuando comenzó, relata, descu-
brió en las cartas de Hermann Broch una
que le llamó la atención pues tenía la di-
rección: Concepción Béistegui 16-B, en la
Ciudad de México. Era de Anna Herzog, se-
cretaria de Broch. La buscó y la encontró
en el directorio telefónico. Cuando el libro
se publicó en 1991 descubrió también que
ella estuvo casada con un escritor ameri-
cano-francés de apellido Gutiérrez:
“Para mí fue una revelación. Por ahí
entré al tema, por Anna Herzog, quien lle-
gó a pedirle a James Joyce que le salvara la
vida a Hermann Broch. Él habría venido a
México entre 1938 o 1940. Ella se viene pa-
ra México y él decide quedarse.”
El libro reúne los apartados: “Hermann
Broch. Una pasión desdichada”, “Robert
74 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
M
ás allá del impacto que
causó en el reacomo-
do de las naciones po-
derosas en el mundo,
la caída del imperio
austro-húngaro puede
parecer lejana a la historia de México. El in-
terés en el tema provocó, sin embargo, que
hace casi 30 años el curso Literatura y socie-
dad en Austria (1880-1938), del escritor José
María Pérez Gay, pasara de tener la asisten-
cia de sólo cuatro mujeres a la inscripción
de 72 alumnos.
Como resultado de aquel seminario, el
doctor en filosofía y germanística por la
Universidad Libre de Berlín, escribió el li-
bro El imperio perdido que a 20 años de su
primera publicación es editado ahora por
Plaza y Valdés como parte de un amplio
proyecto editorial de impulso a la Socie-
dad del Conocimiento (véase recuadro).
En su casa de Coyoacán, pese a sus de-
licadas condiciones de salud, el también
profesor de posgrado en la Facultad de
Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM
y de El Colegio de México, exdirector del
JUDITH AMADOR TELLO
Canal 22 y miembro desde 1970 del Servi-
cio Exterior Mexicano, accede a hablar con
Proceso de su libro de ensayos, publicado
por primera vez por Ediciones Cal y Arena,
que dirige su hermano Rafael Pérez Gay,
donde sacó a la luz también sus libros El
príncipe y sus guerrilleros. La destrucción de
Camboya y Tu nombre en el silencio.
Destaca que, “como todo hermano”, el
director de Cal y Arena cuidó el texto has-
ta el final y resultó uno de los éxitos edi-
toriales de esa empresa. Aborda no sólo la
historia del imperio, cuya caída dio origen
a la Primera Guerra Mundial, sino también
hace sendos ensayos sobre cuatro escrito-
res vieneses: Hermann Broch, Robert Mu-
sil, Karl Kraus y Joseph Roth.
Incluye otro sobre Elías Canetti, a
quien el autor considera “albacea” de la
cultura vienesa. Y concluye con una “fan-
tasía literaria”: un encuentro entre los
cuatro escritores y el joven Canetti, quie-
nes discuten en un café el asesinato del
escritor Hugo Bettauer, autor de La ciudad
sin judíos. Una novela para pasado mañana.
Eran cuatro escritores desconocidos
o casi desconocidos para la lengua cas-
tellana, rememora Pérez Gay. Y confie-
sa que le habría gustado incluir también
un ensayo sobre Arthur Schnitzler, autor
de Relato soñado, pero no fue ya posible.
Sin embargo sí se refiere a él en la prime-
ra parte del libro titulada “Viena: nuestro
futuro anterior”.
A todos los eligió por “gusto personal”,
y decidió introducir con la historia de Vie-
na, asiento del imperio austro-húngaro
(con otras actuales ciudades europeas ). Él
junto con su amigo Rüdiger Safranski, au-
tor del ensayo El mal o el drama de la liber-
tad, conocían muy bien la ciudad europea:
“Estudiamos en la Universidad Libre
de Berlín, hicimos el doctorado juntos. Y
es un libro magnífico en donde viene par-
te de la magia de Viena.”
Pérez Gay se refiere a la Viena de finales
del siglo XIX como una ciudad excepcio-
nal, en la cual se respiraba “una atmósfe-
ra cosmopolita, nunca se tenía la sensa-
ción de estar atrapado por un idioma, una
etnia, una nación o una idea. Jamás se ol-
vidaba uno de que estaba viviendo en el
centro de un imperio multinacional. Para
ello sólo había que leer los anuncios de las
tiendas: uno sonaba a italiano, otro a che-
co, el de más allá a húngaro, y en todas
partes se advertía que en Viena se habla-
ba el francés y el inglés. Ningún extranje-
“El imperio
perdido”
y
José María Pérez Gay
G
e
r
m
á
n
C
a
n
s
e
c
o
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 77
CULTURA
E
s un mundo de silencio inter-
no, no un mundo silencioso;
en el camino, te encuentras
con muchos seres vivos que
hacen ruiditos, tienen sus ac-
tividades. Escuchas tu respi-
JESUSA CERVANTES
fusioncomunicacion.com.mx
ración, tus burbujas y estás atento a cómo
sobrevivir; sigues bajando y sigues aten-
to a cómo ver, investigar, encontrar, medir,
limpiar, y finalmente descubres una par-
te nueva de la vida: la espiritual, para lue-
go armar el rompecabezas de la historia.
Así describe Pilar Luna Erreguerena
sus inmersiones en el mar del Medite-
rráneo, el manantial de La Media Luna
en San Luis Potosí, las lagunas del Sol y
la Luna del Nevado de Toluca, las cue-
vas y cenotes de Yucatán o cuando se
sumergió en el Mar Caribe para buscar
los restos de una ciudad hundida, Port
Royal, Jamaica, a causa de un terremo-
to en el siglo XVII; lugares que a lo lar-
Desde muy niña, como ella dice, estuvo “atada al mar”, y es-
tuvo a punto de morir, pero la investigadora sobrevivió y ha
dedicado cuarenta años a explorar los fondos submarinos
en varios sitios del planeta. En México, Pilar Luna Erreguere-
na fundó la Subdirección de Arqueología Subacuática (SAS)
del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), y
gracias a ello el país ha podido defender un patrimonio cul-
tural inigualable “que no se vende ni se negocia”. Este año
recibió el galardón más cotizado en el mundo subacuáti-
co: la medalla J. C. Harrington que otorga la Sociedad de Ar-
queología Histórica en Estados Unidos, que había recaído ya
en su maestro, el doctor George F. Bass.
Pilar Luna, pionera de la
subacuática
arqueología
76 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
Musil. La exactitud del alma”, “Karl Kraus.
La pluma y la espada” y “Joseph Roth. Los
restos del desastre”. Y en el epílogo “Contra
la muerte: Un ensayo sobre Elias Canetti”.
–¿Qué puede decirnos sobre la muer-
te, ahora que por su caso es también un
sobreviviente?
–Un poco, poco a poco y pedazo a pe-
dazo… Elias Canetti rechazaba la muerte
y pensaba cómo se podría ser capaz de vi-
vir 120 años.
Hace también en el capítulo dedicado
a Canetti un análisis de la importancia de
los cafés en Viena, principalmente el Cen-
tral y el Herrenhof, porque ahí “se formó
el espacio público y el gusto, es una feno-
menología del gusto”. Desglosa que el He-
rrenhof era una mezcla del nuevo roman-
ticismo y el liberalismo más antiguo. Ahí
se daba cita el llamado primer Círculo de
Viena: Richard von Mises, Philliph Frank y
Otto Neurath…”, se hablaba de Mach, Ave-
narius, Rusell y Einstein. Iban los psicoa-
nalistas Alfred Adler, Adolf Joseph Storger;
los jóvenes escritores, entre quienes men-
ciona a Canetti, y los más conocidos, co-
mo los autores a quienes dedica este libro.
“Cada autor es un universo y me es-
forcé por dar una visión integral de Vie-
na, una visión que conjuntara arquitectu-
ra, pintura... Creo que existen muy pocos
ejemplos de Viena a principios del siglo
XX. ¿Qué más puedo decir? Le puedo de-
cir que Kafka está presente en la misma
medida en que era un escritor checoslo-
vaco pero nació donde se asienta el impe-
rio austro-húngaro.”
–Y habla de los músicos.
–De los músicos tengo una historia
muy sencilla: Anton Webern traficaba en
el mercado negro… Viena fue una ciudad
como Berlín: dividida después de la Se-
gunda Guerra Mundial.
–En este momento en que se conside-
ra que nuestro país está en guerra, ¿co-
bran vigencia y nuevo sentido estas fra-
ses? ¿Nos acomodan?
–Sin duda, en el momento actual
de México, el mal –como diría mi amigo
Safranski– es una un túnel largo por el
cual no vemos la luz y el túnel largo sig-
nifica pasar a través de la guerra. 54 mil
muertos o los que sean son demasia-
dos muertos. En cuatro años de dictadu-
ra argentina hubo 30 mil muertos, ¡30 mil
muertos! Nosotros llevamos 54 mil.
–Y día con día crece la cifra.
–Es un país en guerra, como acertada-
mente lo dijo.
Rodeado de su acervo en su biblioteca
personal, José María Pérez Gay termina la
entrevista un poco cansado, pero alcanza
a comentar que sigue escribiendo y pronto
publicará en Cal y Arena La profecía de la me-
moria. Y Comenta con humor para concluir:
“Espero no haber dicho tantas pen-
dejadas.”
A
Fernando Valdés, director de
la editorial Plaza y Valdés, el
título El imperio perdido, de
José María Pérez Gay, le ins-
pira a reflexionar sobre los diferentes
imperios perdidos por la humanidad, y
hace la “Tercera llamada, tercera”, que
es el título de una campaña para que la
sociedad cambie.
El viernes 21, en el Club de Periodis-
tas en el Centro Histórico, presentó su
proyecto, que comprende el lanzamien-
to de 50 novedades editoriales, entre
ellas El imperio perdido, a presentar el
próximo 18 de noviembre en el Palacio
de Bellas Artes, y posteriormente el 4 de
diciembre en la Feria del Libro Interna-
cional (FIL) de Guadalajara.
El editor comenta vía telefónica que
al hacer un recuento de la responsabi-
lidad social de Plaza y Valdés, descu-
brió que si bien se ha realizado una la-
bor real para el consumo de libros, los
lectores de literatura ascienden –según
datos de la Cámara Nacional de la In-
dustria Editorial (Caniem)– a un millón,
cuando en el país somos 112 millones
de habitantes.
Pero además, lamenta, hay una
marginación del libro académico, siendo
que la solución para muchos de los pro-
blemas que padece el país está justa-
mente en las propuestas de los acadé-
micos que, sin embargo, ven editados
sus libros en tirajes de apenas mil ejem-
plares. Añade que se quedan casi rele-
gados en las librerías, tapados por las
novedades novelísticas, los best sellers,
y los libros de autoayuda.
Él propone abrir los libros acadé-
micos al acceso gratuito para todo el
mundo, mediante su publicación en in-
ternet. Considera que el conocimien-
to “es de todos” y lo importante es que
este tipo de libros sea leído por todos.
El beneficio que recibirían los autores
es la multiplicación de sus derechos de
autor, porque tendrían mayor número
de lectores, y al conocerse su propues-
ta más allá de las fronteras serían invi-
tados a congresos y encuentros acadé-
micos en el extranjero.
De otra parte, denuncia que iba a
presentar originalmente su propues-
ta durante la Feria Internacional del Li-
bro del Zócalo, pero los stands se pa-
gan a través de la Caniem. Como Plaza
y Valdés no es miembro de la Cámara,
dice, la secretaria de Cultura del gobier-
no de la Ciudad de México, Elena Cepe-
da, le pidió pagara tres veces el monto y
él no aceptó.
Dice finalmente que convoca a
otras editoriales a sumarse a su cam-
paña, cuyos propósitos son: “For-
talecer la industria editorial con una
propuesta educativa; Modificar el sis-
tema comercial garantizando que las
novedades académicas estarán dis-
tribuidas automáticamente en las li-
brerías importantes del país; Impul-
sar que el conocimiento académico
sea derecho de la humanidad; Infor-
mar sobre el intercambio de conoci-
miento académico que su editorial ha
concretado con otros países, inician-
do con universidades chinas; Aten-
der y divulgar con responsabilidad el
libro académico con su mercado de
consumo; y Que los editores de publi-
caciones académicas comparezcan
ante la sociedad del conocimiento e
informen de su compromiso al publi-
car una obra” (J. Amador). O
La “Tercera llamada”
de Plaza y Valdés
G
e
r
m
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Valdés. Impulso al libro académico
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 79
CULTURA
los pescadores ponían en sus redes para
poderlas sumergir en busca de alimento.
Todo un hallazgo.
¿Qué sintió estar 40 metros bajo el
mar?
“Una gran espiritualidad –dice com-
placida–. Mis momentos de mayor es-
piritualidad han sido bajo el agua, es un
mundo totalmente distinto. Alguna vez
Jean-Michel Cousteau dijo que es un mun-
do totalmente silencioso, pero no es silen-
cioso, ya que hay muchos seres vivos que
hacen sus ruiditos, sus actividades. Es un
mundo de silencio interno, uno es el que
entra en un mundo silencioso en don-
de estás escuchando tu respiración, y tus
burbujas.”,
Después le tocó explorar un barco he-
lénico anterior a la era cristiana.
“Se trató del Glass Glitters que llevaba
un cargamento de vidrio; lo último que re-
cuperé fue una botellita. Cada pieza se fue
registrando, porque si no lo haces es como
sacar papas de un costal, el registro es to-
do de lo que te habla la botella con sus gra-
bados: te habla de cómo fundían el vidrio,
de dónde venía, cuál fue su función. En el
área de carga iban más de tres toneladas
de vidrio. Y lo sorprendente es que todo el
vidrio venía intacto.
Ilustra:
“A partir del descubrimiento de un
vestigio en el mar, en un cenote o una la-
guna, se va armando un rompecabezas
que habla de quiénes tocaron esos obje-
tos, cómo vivían, las castas a las que per-
tenecían, qué pensaban, cómo era la vida
a bordo de un barco, cómo era su vida en
tierra, cuáles eran las rutas comerciales.
Todo, lo ves todo.”
Los buscadores de tesoros
México cuenta con 10 mil kilómetros de li-
toral, y por lo menos hay 6 mil cenotes, la-
gunas, manantiales y cuevas.
Un día, regresando de Turquía, Pilar
Luna se enteró de una comunicación que
le había llegado a Donald H. Keith, inves-
tigador del Instituto de Arqueología Náu-
tica de la Universidad de Texas, y donde
buceadores deportivos habían detectado
en una parte de las aguas mexicanas un
par de cañones antiguos. Al llegar de Tur-
quía el entonces director del INAH, Gas-
tón García Cantú, le pidió que organizara
una expedición y se fuera en busca de los
cañones.
Desde ese día, el 11 de febrero de 1980
quedó formalmente instaurada la direc-
ción de Arqueología Subacuática en el
INAH, para luego ser una subdirección.
El descubrimiento y rescate consistió
en dos cañones de hierro y uno de bron-
ce que traía una placa y grabados del año
1552; hoy en día están en el Museo de San
José el Alto, Campeche, y son las piezas
más antiguas localizadas en los fondos
marinos en toda América Latina.
De entonces a la fecha, la arqueóloga
ha tenido que enfrentarse con los busca-
dores de tesoros. Así sucedió, por ejem-
plo, con un barco hundido (o pecio, como
le llaman los especialistas) de la flota de la
Nueva España que en 1630 partió de Cá-
diz hacia México en donde permanecie-
ron un año. A su regreso a España la flo-
ta cargada con los tesoros del Virreinato
se topó con una tormenta y se perdieron
en el mar la capitana llamada Nuestra Se-
ñora del Juncal.
Desde 1976, buzos mexicanos habían
logrado extraer barras de oro del mar ve-
racruzano. En 1987, la empresa estaduni-
dense Of Mex, conocedora de la existencia
de los barcos de la Nueva España que ha-
bían naufragado, logró que las autorida-
des mexicanas le autorizaran sumergirse
en las profundidades del mar, localizar los
pecios y quedarse con el 45% de lo encon-
trado (Proceso, 608).
Con el cambio de gobierno, en 1988, se
dio la contraorden de que ninguna empre-
sa extranjera podía sumergirse para res-
catar los 3.644,198 pesos en oro y plata
que la nave llevaba a la corona española
cuando naufragó.
El contrato con la compañía extranjera
quedó cancelado y Of Mex no pudo avan-
zar más. Hoy la Subdirección de Arqueo-
logía Subacuática tiene el registro de la
ubicación de ambos pecios y se sigue tra-
bajando en su rescate.
“Hay muchos buscadores de tesoros
que han llegado conmigo; les hago ver que
no va a proceder su proyecto, que no se
pueden llevar ni el 75 ni el 25 por ciento
de lo hallado, que no se pueden llevar na-
da. Que cuando haya posibilidades, nece-
sidades y capacidades, se hará el trabajo.
Pero eso seguirá ahí y no se negocia, no se
vende, no se subasta. Esta ha sido la pos-
tura de México y por ello tenemos un re-
conocimiento a nivel internacional”, dice
orgullosa.
En 1995 Luna creó el Proyecto de la Flo-
ta de la Nueva España de 1630-1631 que
abarca no sólo el rescate sino también una
investigación desde el punto de vista an-
tropológico, arqueológico e histórico.
Actualmente, la subdirección tiene
el registro y diagnóstico de 270 sitios ar-
queológicos sumergidos en aguas mari-
nas del Golfo de México y el Mar Caribe.
Éstos incluyen restos de pecios de media-
dos del siglo XVI, navíos de los siglos XVII
y XVIII, vapores del XIX y barcos mercan-
tes de principios del XX.
Cenotes, vírgenes y prehistoria
En 1894, el cónsul de Estados Unidos en
México, Edward Thompson, compró la
entonces llamada Hacienda de Chichen
Itzá que incluía un cenote sagrado. Sabe-
dor de los sacrificios humanos que reali-
zaban los mayas y los escritos de diver-
sos frailes, se decidió a dragar el cenote
donde encontró miles de objetos de oro
que fue enviando al museo Pea Body a
través de su valija diplomática. Esto ter-
minó hasta 1910, año en que fue sustitui-
do en el cargo.
Para evitar que ello siguiera ocurrien-
do, Pilar Luna trabajó en la UNESCO en la
elaboración de lo que se llamó la Conven-
ción sobre el Patrimonio Cultural Suba-
cuático que concluyó en 2001; ese mismo
año lo firmó México y ratificó en 2005 y
entró en vigor en 2009.
En la actualidad, la SAS tiene un regis-
tro de cuando menos 6 mil cenotes, ubica-
dos en Yucatán y Campeche.
Luna explica que en lugar de llamar
Arqueología Acuática, en México decidió
ponerle Arqueología Subacuática porque
se incluye no sólo la exploración en mar
sino también en las llamadas aguas conti-
nentales, que son los cenotes, ríos, lagos,
manantiales, lagunas y cuevas inundadas,
de los cuales está lleno el país.
Y por si algo faltara, Pilar Luna ha bu-
ceado el Nevado de Toluca en donde se es-
tableció un proyecto gracias al cual en sus
lagunas han descubierto (en la del Sol y
la de la Luna) turquesitas, grabados, ce-
dros sagrados, puntas de maguey, copal,
mucho copal que en la época prehispáni-
ca sus habitantes ofrendaban a sus dioses,
sobre todo al Dios del Agua. También tra-
baja en la Reserva de la Biosfera del ban-
co Chinchorro en Quintana Roo, “la segun-
da reserva más importante del mundo y
en donde he encontrado los colores más
atrevidos”.
En enero pasado, Pilar Luna Erreguere-
na recibió como reconocimiento a su la-
bor la medalla más cotizada en el mundo
subacuático: la J. C. Harrington que otor-
ga la Sociedad de Arqueología Histórica de
Austin, Texas. Antes de ella la recibió su
maestro, el doctor George Bass.
h
ttp
:/
/
w
w
w
.in
a
h
.g
o
b
.m
x
/
Luna. Una vida por la ciencia
78 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
go de 40 años ha buceado e indagado,
más que por una innegable curiosidad,
por una necesidad de reconstruir peda-
zos de historia de la humanidad.
Luna Erreguerena se ha sumergido
porque su pasión es descubrir y elaborar
registros científicos en esta novel ciencia
social, la arqueología subacuática.
Colaboradora del “padre” de la ar-
queología subacuática, el doctor George
F. Bass, Luna estuvo desde pequeña “ata-
da al mar” y a ella se le debe la protección
del patrimonio cultural acuático en Méxi-
co; es ella quien ha lidiado con los bus-
cadores de tesoros, con grandes empre-
sas transnacionales que han pretendido
adueñarse de trozos de la cultura mexica-
na y también es la fundadora de la Subdi-
rección de Arqueología Subacuática (SAS)
del Instituto Nacional de Antropología e
Historia (INAH).
De tez blanca y complexión robus-
ta, Luna parece a simple vista una mujer
de hierro pero es tan frágil como un sus-
piro que puede bloquear los pulmones y
causar la muerte por falta de aire. Nació
en Tamaulipas y cuando tenía seis años
su familia se trasladó al Distrito Federal;
a los ocho se recibió como salvavidas de
la Cruz Roja, fue maestra de natación pa-
ra niños con síndrome de dawn, enseñó a
nadar a bebés, pero también a adultos, y
descubrió que bajo el mar y las aguas con-
tinentales de México hay todo un patri-
monio cultural.
Gracias a ella existe desde febrero de
1980 esta área que en forma “integral”,
con oceanógrafos, biólogos marinos, ar-
queólogos, especialistas en medicina hi-
pervárica, buzos espeleólogos y arqueó-
logos subacuáticos, conservan e impiden
que ladrones de tesoros se apoderen de
la riqueza cultural que yace en las aguas
mexicanas.
La enfermedad de los faraones
Teniendo el Museo de Arqueología como
aula. Eduardo Matos Moctezuma explica-
ba a sus alumnos de la clase de arqueo-
logía general, la importancia de Abu Sim-
bel en Egipto, zona que alberga el templo
que el faraón Ramses II mandó erigir para
él y su mujer; Matos detallaba cómo ante
la construcción de la presa de Aswan los
vestigios de esa civilización podían que-
dar bajo el agua y también cómo se trasla-
darían a tierra firme: en cachos de piedra
y vigilados por arqueólogos.
“En ese momento cayó la pregunta
preciosa y preciada de toda mi vida: ¿Qué
pasa con el patrimonio cultura que es-
ta bajo las aguas en México?”, recuerda. Y
luego de mucho buscar descubrió el libro
Under Water Arqueology, de George F. Bass.
“¡Ah, existe, a eso me quiero dedicar!”,
se dijo.
Al concluir la carrera fue a Chultum
para estudiar las horadaciones de algunas
rocas en donde los mayas guardaban el
agua y los granos. Ahí se topó con “la mal-
dición de los faraones”, una enfermedad
producida por el polvo de guano de muer-
ciélago que entra a los pulmones y vuel-
ve frágil a cualquier humano, sobre todo
a quienes gustan del nado y el buceo. O te
mata o te fortalece.
El diagnóstico médico fue: histoplas-
mosis y 12 horas de vida. Han pasado más
de 40 años y Pilar Luna continúa sumer-
giéndose 5, 10, 20, 30 o los metros que sean
necesarios para estudiar las reliquias que
yacen en el fondo del mar, las lagunas, los
cenotes y los lagos.
Resguardada en tierra por órdenes
médicas, empezó a trabajar en las exca-
vaciones del Templo Mayor; la Coyolxau-
hqui acababa de ser descubierta cuando
Luna, al picar suavemente y barrer super-
ficies de la zona, se encontró con el gigan-
te “caracol rosa” tallado en piedra por los
aztecas y a través del cual dejaron hue-
lla simbólica de su relación “con el mun-
do acuático”.
A los barcos bizantinos
El entonces director de la Escuela Nacio-
nal de Antropología e Historia (ENAH) a
mediados de los ochenta, Manuel Gán-
dara, le pidió entonces que retomara su
inquietud por el mundo marino y sus
vestigios.
“Organicé un curso que incluía biolo-
gía marina, medicina hipervárica, legisla-
ción, oceanografía y arqueología subacuá-
tica. Le escribí al doctor Bass quien vino
con su mejor alumno el doctor Donald H.
Keith”, rememora.
Además de la parte teórica, el grupo de
alumnos realizó una práctica en el manan-
tial de la Media Luna en San Luis Potosí, un
lugar que por miles de años había alberga-
do cráneos completos de mamut. El equi-
po de Pilar encontró esos vestigios que da-
tan de hace 20 mil años, cuando concluyó
la era de hielo, y han servido para descubrir
otra cara del territorio mexicano.
En La Media Luna, la SAS también ha
descubierto fósiles de tortugas, caballos y
camellos. Pero lo más importante todavía:
cuatro esqueletos humanos.
Después de concluir el curso, el “padre
de la arqueología subacuática” la invitó a
trabajar con él en su proyecto más ambi-
cioso: la exploración del Mediterráneo en
Turquía.
“Fui con mi doctor y le pregunté si po-
día volver a bucear. ‘Cuando nades mil
metros corridos te dejo’. Lo logré y ya no
hablé más al doctor… me fui a Turquía”,
cuenta.
Y ahí bajó 40 metros para investigar
un barco de la época bizantina que bien se
pudo haber construido entre los años 901
y 1,000 después de Cristo.
No se topó con la gran nave de los
tiempos de Constantino, pero sí con unos
plomitos del siglo X. Eran unas piezas que
h
ttp
:/
/
w
w
w
.a
r
ts
-
h
is
to
r
y
.m
x
/
Defensa del patrimonio
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 81
diato, se despojaba de su velo negro
y corría a la cocina más próxima pa-
ra tomar el helado con que intentaría
congraciárselo. Disuelta la descon-
fanza, para el pequeño visitante ha-
bría sonatas de Mozart y la inextin-
guible promesa de juguetes que se
materializarían con sólo imaginarlos.
Ciertamente, el problema de Sa-
rah no era el dinero, al contrario, su
abundancia y fujo creciente amplia-
ban los linderos de su desasosiego.
De especial interés es el rela-
to de un ama de llaves con quien
la perturbada madre sin hijos logró
cierta intimidad. Avizorado el crepús-
culo, la existencia se tornaba quebradiza. Con
la idea de despistar a probables entes malig-
nos, la patrona no dormía dos noches seguidas
en un mismo dormitorio. Pero lo peor eran las
pesadillas; gritos que erizaban la piel confrma-
ban la recurrente visión en la que ella, inerme,
había estado a punto de ahogarse en un lago
de sangre del que no lograba divisar la orilla.
Para referirse a los jardines y a las afciones
por el cultivo de plantas exóticas, serían nece-
sarias varias cuartillas; baste señalar que una de
las pistas para entender los desequilibrios de la
potentada reside en la predilección que manifestó
por un par de esculturas perennemente rodeadas
de fores. Un siervo en bronce de tamaño natural
era objeto de vehementes caricias. Con su arco
depuesto y sus fechas trozadas, un jefe apache
era la fgura que obtenía más atenciones. Sarah
se tendía a sus pies implorante.
Para completar el retrato será necesario
trasladarse a la ciudad de New Haven, en la
costa Este de la Unión Americana. El año pue-
de defnirse con exactitud: 1859. Sarah Lock-
wood Pardee tiene 20 años y se perfla como
una gran concertista, empero, durante un re-
cital es aplaudida por un joven millonario que
se confesa su admirador. Para los Lockwood
se aclara el horizonte presintiéndose en en-
cumbrados círculos sociales. No dudan que la
fortuna del prometido sirva para afanzar la ca-
rrera musical de la hija. Cómo no iba a ser el
caso, si el consuegro estaba ascendiendo con
vertiginosa facilidad los nauseabundos pel-
daños de la política. De haber sido un burdo
comerciante, estaba por lanzar su candidatura
presidencial con el cohecho del Partido Repu-
blicano. Por desgracia, su verborrea no estaría
a la par de sus millones y habría de contentar-
se con la gubernatura de su Estado.
Con previsible derroche, se celebra la boda
que sirve de comidilla para envidiosos. Qué
más podía anhelarse. Una doncella hermosa,
artista por añadidura, corona sus dotes ma-
ridándose con el heredero de la fábrica más
próspera de la región. Nueve meses después,
los mismos resentidos son convidados al bau-
tizo de una nena que es recibida entre sedas y
los felices arpegios que su madre le toca desde
el piano. El concertismo debe aplazarse en pos
de la lactancia. ¿Podían compararse los reco-
nocimientos públicos frente a la dicha de una
maternidad plena? Sólo una desnaturalizada
podía preferir los espasmos del escenario an-
tes que estrechar a su cría sin prisas ni afanes.
Muchos abrazos se condensan en una oda a
la creación, mas el destino de esa criatura se
escribe con tinta salitrosa. Una rara afección
la consume y a las cinco semanas un cortejo
fúnebre escolta el minúsculo ataúd. Coros mo-
numentales entonan un réquiem que los padres
escuchan con oídos inundados de escombros.
Se multiplican entonces recriminaciones que se
precipitan en los barrancos del desamor. Via-
jes y regalos suntuosos naufragan dentro de la
depresión que adormece a la millonaria. Con el
llanto escurriendo en sábanas rotas hay recon-
ciliaciones pasajeras. Ya no tarda en defnirse
el curso de aquello que comienza a intuirse
como una maldición. A la vuelta de unos años
se hilvana la herrumbre mortuoria para enterrar
al detestable suegro, acrecentándose el caudal
de dinero hacia la endeble armonía
conyugal. De la tesorería de la fábrica
aviene la presidencia. Euforias vanas
silban en noches de insomnio. Tres
meses después acontece otro funeral,
esta vez para sepultar al consorte que
iba a cumplir 43 años. Las razones
médicas no satisfacen a la viuda que
se aferra a la versión de una conjura
urdida por miles de almas en pena.
Para ahondar el dramatismo, Sa-
rah recibe en 1881 la parte proporcio-
nal del maldecido emporio, que con-
siste en 20 millones y medio de dóla-
res, más un dividendo diario que hoy
podría traducirse en 650 mil pesos
mexicanos. La cantidad la embiste por la cons-
tatación de su infnitud. Con el rostro túrbido
y las vísceras en llagas busca respuestas para
los muertos que engendra el exitoso negocio
familiar. Son muchos, la persiguen, y en el bor-
de de sus ojeras las ráfagas de humo empare-
dan sus espantos.
Como corolario, una médium vengativa des-
peja las brumas que envuelven a los difuntos. Es
cierto. Bocas descarnadas vociferan los cargos
en contra de los dueños de la fábrica de arma-
mento Winchester que no han tenido empacho
en publicitar su fabulosa mercancía como The
rifle that won the West. Sin escatimar un cénti-
mo, Sarah ha de encaminarse hacia el océano
Pacifco para darles casa a las huestes de fan-
tasmas que se reproducen por minuto. No po-
drá haber pausas en su construcción y, aún así
y sin importar la desproporción que alcanzara, la
vivienda siempre resultará insufciente…
Cuando a Houdini le fue mostrado el con-
tenido de la inexpugnable caja fuerte se le
cosieron los párpados. Dentro de un cofre
forrado de terciopelo púrpura había un recorte
de obituarios del New Haven Newspaper que
custodiaba un mechoncito de cabello. Podía
leerse: In this city, July 24, 1866. Annie, born
June 15, 1866, infant daughter of William and
Sarah Winchester.
Rápida y furiosamente, el mago se desco-
sió los ojos para observar con asombro cómo
los cipreses de la Llanada Villa alteraban sus
copas para trocarse en pinos. Una música
atroz emerge en las noches sin luna de esta
nueva residencia. O
y económicos de las naciones,
grupos y personajes involucra-
dos, la interpretación plantea
como origen del fascismo las
ambiciones expansionistas de la
Alemania decimonónica y la Italia
de principios del siglo XX. Em-
plazada con un coherente guión
museográfco que se inicia, en-
tre otras, con una caricatura de
1870 en la que Honoré Daumier
menosprecia el triunfo que tu-
vieron los germanos en la guerra
franco-prusiana, la muestra sin-
tetiza actividad política, creación
visual y actitud artística.
Narrada con un orden cro-
nológico en el que el contenido
se presenta sin confrontaciones,
el desarrollo del fascismo integra
refexiones visuales contra la Pri-
mera Guerra realizadas en 1915
por los vanguardistas Paul Klee,
Oskar Kokoshka, Albert Gleizes
y Raoul Dufy; en México la irrup-
ción del fascismo y el nazismo se
documentó con estampas que
eran regaladas y objetos relacio-
nados como insignias; las críti-
cas mexicanas al nazismo y al
franquismo se ejemplifcan con
estampas de Andrés Audiffred,
Luis Arenal, Arturo Anguiano,
Leopoldo Méndez y Audirac
(1935-1938); la penetración de la
derecha radical se conoce a tra-
vés de imágenes fotográfcas de
cristeros, sinarquistas, falangistas
de la comunidad española y ca-
ricaturas anónimas; los vínculos
de Juan Andreu Almazán con los
nazis son la burla de Freyre; y las
presencias de embajadas nazis
en México se equilibran con los
carteles de las conferencias anti-
nazis celebradas en el Palacio de
Bellas Artes en 1939.
Entre los mayores aciertos
de la exposición, además de la
excelente información sobre la
fundación de la derecha radical
en México, se encuentra la des-
CULTURA
80 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
C
uando Harry Houdini visitó la Llana-
da Villa en las afueras de la ciudad
de San José en California, la pren-
sa local esperó alguna opinión suya
con respecto a los fenómenos paranormales
que se decía que ahí ocurrían y que habían
sido difundidos por una infnidad de testigos
que aseguraban haberlos presenciado. Sin
embargo, en contra de lo que hubiera querido
desmentir, el escapista concluyó su perma-
nencia dentro de la extraña mansión con la
mirada perdida. Tal como lo consignó un re-
portero del Evening Post de Sausalito en aquel
otoño de 1924, Houdini se limitó a decir que
sólo una psiquis sometida a tormentos inima-
ginables habría podido concebir algo así.
Llanada Villa fue el nombre que su única
dueña le asignó desde el momento en que em-
pezó a construirla y jamás ha habido consen-
so en cuanto a su signifcado. La residencia es
hoy sede de un museo. Algunos sostienen que
es un arcaísmo empleado para denotar la llanu-
ra que ocupa dentro del valle de Santa Clara (El
actual Silicon Valley); para otros es producto de
una ortografía errónea de aquello que su pro-
pietaria quiso, en realidad, evidenciar: Ya nada,
es decir, un sitio donde ya nada podía hacerse
para mitigar el desconsuelo y conjurar la trage-
dia; como quiera que sea, la desproporcionada
villa de estilo victoriano ha dado mucho de qué
hablar desde que su artífce adquirió los 640
mil metros cuadrados de terreno que tuvo en
su origen.
Tanto lo referido por vecinos como lo rela-
tado por el ejército de sirvientes que la habita-
ron a lo largo de 38 extenuantes años –distan
aún de desvelarse los misterios– son coinci-
dentes en las patológicas excentricidades que
acusó la patrona y, sobre todo, en la fenome-
nología acústica que pervive y amedrenta a
quienes pretenden encontrarle alguna explica-
ción racional. Una música de órgano plagada
de acordes aumentados es emitida a media
noche por un instrumento que ya nadie toca y
que su enigmática poseedora rara vez ejecutó
en vida; una fantasmagórica campanada repta
por los aires a las dos de la mañana en punto,
hora en que se cree que se suceden los arribos
y partidas de espíritus; un percutir incesante
de martillos y un resollar de serruchos aunado
a las blasfemias de los carpinteros que fueron
contratados para trabajar sin tregua.
Además de eso, algunos psíquicos con
nociones musicales afrman haber reconocido
ciertas frases distorsionadas del movimiento
lento del trío “espectral” de Beethoven
1
que
emergen desde el subsuelo. Sobre este par-
ticular, un mayordomo confrmó que la dama,
una pianista educada en su natal Connecticut,
solía encerrarse durante horas para tocar ob-
sesivamente la parte de piano de dicho trío –el
sujeto recordó haber leído el título en la parti-
tura– junto a otras obras que Schumann com-
puso, ya loco, por dictado de los fantasmas
que lo acosaban en sueños.
2
Las peculiaridades arquitectónicas de la
propiedad desafían cualquier intento de análisis
y van anexadas a los delirios de persecución
que Lady Sarah padeció en su atormentada
soledad. Pasillos serpenteantes conectados
con pasadizos secretos, uno de los cuales
conduce, previo accionarse de un botón, hacia
un arsenal con toda suerte de armas de fue-
go, desde pistolas hasta rifes de repetición;
escaleras que descienden para volver a subir
topándose con la nada; puertas que desde las
1
Se sugiere su audición Geister Trio para vio-
lín, violonchelo y piano en Re Mayor op.
70 Nº 1 en el sitio proceso.com.mx.
2
Se recomienda escuchar las Geistervariationen
en Mi bemol Mayor Wo 0 24 que comenzó Ro-
bert Schumann poco antes de su fallido suici-
do (se tiró al río Rhin pero unos pescadores lo
rescataron) y que concluyó al tiempo que su-
plicaba que lo recluyeran en el manicomio.
Arte
Miradas a favor
y en contra del
fascismo en México
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
U
na excelente exposi-
ción sobre la presen-
cia del fascismo en
México se presenta en el Mu-
seo del Estanquillo, en el Dis-
trito Federal. Comisariada por
el arquitecto y monero Rafael
Barajas, El Fisgón, la muestra
sobresale por la interpretación
del tema, la narrativa cura-
torial y la espléndida selec-
ción de piezas, testimonios
audiovisuales y referencias
literarias.
Integrada por 274 obras
que en su mayoría son gráfca
europea y mexicana, fotografías
y algunos objetos, la exposi-
ción se sustenta en una riguro-
sa investigación que confronta
imaginarios a favor y en contra,
tanto del fascismo como de
sus vertientes nazis y franquis-
tas. Organizada en módulos
temáticos que abarcan desde
1870 hasta 1948, la exhibición
sorprende con la presencia de
obras tan relevantes como dos
grabados que realizó Pablo
Picasso en enero de 1937, los
cuales le sirvieron como boce-
tos para el emblemático Guer-
nica que pintó meses después.
A la atracción artística de estas
imágenes se suma lo entraña-
ble de su procedencia, ya que
fueron introducidas a México
por un importante activista ca-
talán que encontró refugio en
nuestro país.
Construida con base en el
análisis de los intereses políticos
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
Una sutil venganza
alturas se abren al vacío, otras que desembo-
can en muros ciegos. Un total de 160 habita-
ciones, todas ellas pavimentadas con maderas
preciosas e, incluso, con incrustaciones de
madre perla aunque, según cálculos austeros
de los enterados, la furia constructiva de la
mujer pudo alcanzar una cifra que rondó las
500. A menudo, los carpinteros eran obligados
a derribar y rehacer varias veces un mismo
cuarto hasta que la señora sentía que era dig-
no de sus inaprensibles huéspedes.
…Tres elevadores que nunca se utiliza-
ron (uno de ellos falso), 47 chimeneas, 10 mil
ventanas decoradas con vitrales de Tiffany, 6
cocinas y 13 baños. Salta a la vista que el nú-
mero trece se repite con obstinación: Perche-
ros de 13 ganchos, lavabos con 13 orifcios,
candeleros y candelabros de oro macizo con
13 brazos. De acuerdo con un testimonio,
cada viernes 13 las 13 campanas de la torre
debían repicar 13 veces a las 13:00 horas.
El testamento de la interfecta fue redactado
en 13 secciones que ella frmó 13 veces; en
una de sus cláusulas se hace una angustiosa
invitación para que la caja fuerte en ningún
tiempo llegara a profanarse. Resalta también
la ausencia de espejos, pues es un hecho
asumido que los moradores de otras dimen-
siones detestan verse refejados.
Mención aparte merecen los banquetes
que nunca tuvieron lugar, pese a que la anf-
triona se acicalaba para recibir con sus me-
jores joyas a los impredecibles comensales.
Trufas, codornices y langostas permanecían
intactas durante días; sin faltar las botellas
de champagne y las copas de vino de cose-
chas extintas que, poco a poco, los meseros
disminuían apelando a una supuesta evapo-
ración natural. Asimismo, es de agregar la
existencia de dos salones de baile que nadie,
o al menos así se presume, frecuentó. Ante la
reticencia para contratar músicos mediocres,
Sarah, la viuda inconsolable, desempolvaba
su repertorio para ofrendarlo a un auditorio
esquivo. Sus caravanas se diluían en un en-
jambre de ausencias.
Hubo quien insistió en reconocer la par-
ticular generosidad que la matrona mostraba
con los niños. Podía quedarse tardes enteras
aguardando a que algún infante distraído se
asomara por las verjas perimetrales. De inme-
Estro Armónico
CULTURA
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 83
nislavski –que esta compañía
fundada en 1983 maneja con
rigor– ha sido posible transmitir
la fuerza emotiva oculta que tie-
nen las obras de Chéjov, pues
en su tiempo El tío Vania ba-
jo la dirección de Nemirovich-
Dánchenko, por ejemplo, no fue
bien recibida.
El tío Vania de Dodin es difí-
cil de asimilar por la importancia
que tiene lo implícito en la pala-
bra y la difcultad de la traduc-
ción simultánea en pantalla; pe-
ro  la propuesta escenográfca
de David Borovsky, que maneja
dos niveles de un granero pa-
ra ubicarnos en la fnca familiar,
colabora con su atractivo visual
para acercar a estos personajes
que a lo largo de la obra nos van
develando su alma. O
Cine
Cine y radioactividad
JAVIER BETANCOURT
T
OKIO.- Octubre es quizá
el mejor mes para visitar
el archipiélago nipón:
poca lluvia, días soleados y aire
fresco; clima ideal para los des-
fles de personajes del medio
cinematográfco en Roppongi
Hills, el barrio cosmopolita de
Tokio donde se inicia esta se-
mana el Festival Internacional
de Cine (TIFF), en su edición
vigésimo cuarta.
Aunque se menciona poco,
la tragedia del tsunami, el pa-
sado 11 de marzo, impone una
cierta forma de discurso y una
justifcación constante en actos
y eventos ofciales; temas como
el uso de energéticos y el des-
perdicio nuclear provocan polé-
micas muy agitadas. La política
ecológica que promueve el TIFF
desde hace un par de años pro-
tege a la organización de cual-
quier necesidad de justifcación
de su razón de ser; la llamada
alfombra verde (Green Carpet),
fabricada a partir del reciclaje
de 23 mil botellas de plástico
(polietileno), se ha convertido
en un personaje tan famoso
como las celebridades que ca-
minan sobre sus fbras de po-
liéster verde. Existe incluso un
Green Carpet Club que cuen-
ta, entre sus miembros distin-
guidos, al mexicano Alejandro
González Iñárritu.
Los damnifcados de Sen-
dai, ciudad del área devastada
por el tsunami, podrán también
ver algunas de las cintas del
festival. La verdad, más allá de
la actitud protocolaria de este
festival que aspira a ser el cuar-
to en el mundo, el hecho de
saber que la energía utilizada
en las salas de cine, ilumina-
ción, aire acondicionado y pro-
yección de películas, proviene
de una inteligente aplicación
del reciclaje de basura, es alen-
tador. En términos precisos, la
electricidad empleada durante
el festival proviene de fuentes
eólicas y solares, con técnica
avanzada; más estimulante aún
es el tema de la llamada Bio-
masa, recursos de origen bio-
lógico, mera basura, desechos
animales, industriales, vegeta-
les, licor negro de desechos de
papel y madera, entre otros.
Dentro de las diferentes
secciones de Aires de Asia
(desde Medio Oriente hasta Co-
rea y China), Hallazgos de cine
de Oriente (documentales), o
la Mirada japonesa (Japanese
Eyes) dedicada al cine indepen-
diente de por acá, se afrma la
intención de apoyar más al cine
asiático (descuidado un poco
hace unos años). México está
presente con una comedia de
humor negro de Arturo Pons, La
brújula la lleva el muerto.
Uno de los estrenos más in-
quietantes, a tono con los tiem-
pos, es Shiiku (Gibier d’elevage;
Francia-Cambodia, 2011), re-
make de la memorable cinta
de Nagisa Oshima, La trampa
(1961), adaptación de la nove-
la del entonces joven prodigio
Kenzaburo Oé, premio Akuta-
gawa (el Goncourt japonés) a los
23 años. Sin hacer demasiado
ruido, alguien tuvo la buena idea
de incluir las dos versiones en
el programa. Esta vez, el mismo
Oé escribió el guión junto con
Rithy Panh, director del estru-
jante documental S 21 sobre la
máquina de muerte del Khmer
Rojo. En esta versión, el escena-
rio de la Segunda Guerra Mun-
dial se sustituye por la dictadura
del Khmer.
Kenzaburo Oé mata dos pá-
jaros del mismo tiro, recupera la
denuncia del fanatismo extermi-
nador y refriega el tema del na-
cionalismo radical en Japón y la
falta de compasión hacia los ve-
cinos asiáticos. La voz de Oe ha
sido la más crítica e incómoda
para el gobierno japonés en re-
lación con el uso, peligro y des-
perdicio de plantas nucleares
en el país, en especial el peligro
que representa Fukushima. O
Medios
Miguel Ángel
Granados Chapa
FLORENCE TOUSSAINT
M
aestro de la pluma
y la pesquisa; voz
inconfundible, de
hablar pausado, su discurso
era tan claro, articulado, como
su escritura, aun en la charla
amistosa. Periodista de múl-
tiples géneros, incansable, se
dio el tiempo de despedirse de
sus lectores dos días antes de
su partida, y lo hizo de manera
sobria, impecable.
Dejó una vida fecunda, obra
y múltiples enseñanzas a quie-
nes tuvimos la fortuna de cono-
cerlo, de trabajar con él, de ser
sus alumnos, estar en relación
así fuese de manera intermiten-
te. La mayor lección provino del
ejemplo: la constancia, el delei-
te al ejercer el ofcio, la honesti-
dad y la congruencia.
Excelente profesor de desa-
rrollo, estructura y legislación de
los medios en México, impartió
cátedra en los años setenta en la
Facultad de Ciencias Políticas y
Sociales y en la entonces Escue-
la Nacional de Estudios Profesio-
nales Acatlán, de la UNAM. Su
formación como abogado lo hizo
poner el énfasis en las leyes de
prensa, de radiodifusión, cuando
casi ningún docente se ocupaba
del tema. Abordó en artículos y
libros las realidades de la comu-
nicación mediática, el creciente
imperio de Azcárraga, los contu-
bernios entre los gobiernos y los
dueños de medios televisivos y
radiofónicos. De su labor univer-
sitaria surgió también su afción
por la historia de la prensa, las
biografías de periodistas, el pa-
sado de diarios y revistas.
Sin embargo, a principios
de los años ochenta cambió la
docencia por el periodismo de
tiempo completo.
Consistente con su com-
promiso de hacer de éste un
mejor país, incursionó en la po-
lítica, fue consejero electoral del
IFE y candidato al gobierno de
su natal Hidalgo. Se retrajo tras
la derrota en las urnas, aunque
persistió en su llamado a bus-
car la democracia y el cambio
social, a oponerse a la injusticia
mediante conferencias, entre-
vistas y artículos.
El saber de su enfermedad
hace cuatro años nos permitió a
sus alumnos, amigos, colegas,
organizar homenajes, publicar
un libro, grabar su testimonio,
hacerle entrevistas en el estudio
y decirle lo mucho que lo apre-
ciábamos, el respeto enorme a
su trabajo, y agradecerle lo que
a cada uno nos dejó.
Hoy que ya no está física-
mente quiero reiterar lo que
una vez le expresé: “Gracias
por ser tan afable, por su prodi-
giosa memoria. Gracias por el
impulso, por el afecto, por las
oportunidades brindadas para
mi desarrollo en la profesión y
como persona. Fue una gran
suerte el conocerlo, compartir
espacios, experiencias, ideas,
entusiasmos, conversaciones
en el pasillo de la facultad, en
su ofcina de Acatlán, en los
aniversarios de Proceso, en
dondequiera que nos encontrá-
semos; gracias maestro Miguel
Ángel”. O
“La brújula la lleva el muerto”
82 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
mitifcación de dos grandes del
arte mexicano: El Dr. Atl y Diego
Rivera, pronazi el primero y cola-
borador de Almazán el segundo.
Rivera pintó, en 1956, una vista
de la destrucción del bunker del
Reich, El refugio de Hitler. Museo-
grafada como la pieza que cierra
la muestra, esta pintura delata la
ambivalencia de su pensamiento
artístico.
Titulada erróneamente Dos
miradas al fascismo: Diego Ri-
vera y Carlos Monsiváis, el pro-
yecto es un tipo de exposición
que actualmente es difícil ver
en la Ciudad de México. O
Música
Leoncio Lara “Bon”
RICARDO JACOB
H
ace exactamente un
mes se estrenó en
México la película Don
Gato y su pandilla con un éxito
rotundo en taquillas. El encar-
gado de musicalizar el flme
fue el músico chihuahuense
Leoncio Lara, quien en los años
ochenta fue integrante y princi-
pal compositor del desapareci-
do grupo de rock/pop Bon y los
Enemigos del Silencio.
Luego de que el grupo desa-
pareció a fnales del siglo pasa-
do, Lara se dedicó a componer
música orquestal y de cámara y
a producir otros grupos. Nacido
el 9 de agosto de 1965, el músi-
co comenta a Proceso:
“A mí siempre me interesó la
música de concierto, de hecho
durante mi niñez la carga fuerte
de lo que oía estaba en la música
clásica, salvo los Beatles, que los
oigo desde que nací, es por eso
que siempre ha sido una música
más cercana y además una ina-
gotable fuente de inspiración.”
Su carrera musical en el cine
comenzó ofcialmente en 1992
con la película Marea suave, de
Juan Manuel González, y del
año 2000 al 2002 fue el encar-
gado de musicalizar tres pelícu-
las de Arturo Ripstein siendo La
Virgen de la lujuria (2002) la más
reconocida. Este año el director
Alberto Mar lo comisionó para
trabajar en la versión mexicana
de Don Gato y su pandilla.
La serie de los años sesenta
utilizó Rapsodia en azul de Geor-
ge Gershwin como fondo al inicio
de uno de sus capítulos, lo que
dictó la línea musical. Esa esté-
tica fue parte fundamental para
darle clase y personalidad intere-
sante al gato vagabundo líder de
una pandilla. Cuenta Lara:
“La primera vez que oí en
concierto la Rapsodia en azul
de Gershwin, a los ocho o nue-
ve años, yo pensé que estaban
tocando música de Don Gato...
Aunque nunca usaron en la se-
rie a Gershwin, sin duda había un
aire de jazz blanco en ella, ade-
más de unos jazzes muy padres.
Sí, la idea siempre fue conservar
ese espíritu, aunque además hay
algunas partes mas de score de
película, e incluso algunos ele-
mentos electrónicos para los te-
mas relacionados con los robots.”
La película ha sido blanco de
críticas severas por no hacer jus-
ticia a la serie original creada por
Hanna-Barbera e incluso se culpa
a la casa productora de este he-
cho. Dice el también guitarrista:
“Yo creo que, más que ha-
cerle justicia, es un homenaje
de auténticos fans. Siempre me
dio la impresión de que el es-
píritu de la serie no fue traicio-
nado, e incluso aspectos técni-
cos, como el 2D contra el 3D,
están muy bien resueltos. La
historia se mantiene dentro de
la ingenuidad propia de la serie
e incluso el ritmo de la película
respeta la serie original, a dife-
rencia de muchos remakes.”
Leoncio Lara, mejor co-
nocido como Bon, realizó
también la música para La
leyenda de la Llorona, otra
producción de Anima Studios
dirigida por Alberto Rodríguez
próxima a estrenarse.
“Es absolutamente otra cosa
de Don Gato…, en realidad por
eso me gusta hacer música de
películas, porque puedes usar
muchos sombreros diferentes.
Aquí se trata de un score total-
mente orquestal, con coros y ele-
mentos propios de una película
de miedo, y dado que la llorona
es una leyenda de origen prehis-
pánico hay también tambores,
alientos y palos de lluvia. Desde
luego, el score no pretende ser
música autentica o nada por el
estilo, pero sí utiliza elementos
que pueden referenciar a esta le-
yenda tan arquetípica.” O
Teatro
Festival Internacional
Cervantino (I)
ESTELA LEÑERO FRANCO
L
a flauta mágica dirigida
por Peter Brook, y la obra
de teatro El tío Vania, in-
terpretada por la Compañía de
San Petersburgo Maly Drama
Theatre, fueron de las propues-
tas teatrales más sobresalientes
en las primeras semanas del 39
Festival Internacional Cervantino.
Peter Brook (Londres,
1925), con sesenta y cinco
años de haber estrenado su
primera obra teatral, se despide
de los escenarios con esta ópe-
ra de Mozart. La flauta mágica,
en versión de Brook, es una
historia de amor que brilla por
su sencillez, síntesis y el llama-
do a la imaginación del espec-
tador a través de la vivencia del
actor. Su propuesta escénica,
que revolucionó el teatro occi-
dental en la segunda mitad del
siglo XX, posibilita el uso del
menor número de elementos
para expresar el mayor núme-
ro de espacios, situaciones y
emociones. La energía en el es-
cenario mueve montañas.
En La flauta mágica, con só-
lo unos juncos se crean diversos
lugares: el bosque, la cueva o el
templo de Sarastro. No hay or-
questa, sino sólo un piano y su
intérprete sobre el escenario. El
protagonista, Tamino, no nece-
sita tener en su mano un retrato
tangible de Pamina para ena-
morarse de ella a primera vista;
ni Papageno, su compañero de
aventuras, cubrirse de plumas
como lo indica el libreto. El ac-
tor, en su cuerpo y en
su mente experimen-
ta la fcción y  con la
magia del teatro la
vuelve real.
La precisión y
relajación de los
personajes en sus
movimientos y en sus formas
verbales, quitan a la ópera de
todo acartonamiento y la vuel-
ven más teatro. No impostan la
voz y se vuelven grandilocuen-
tes; no manotean o permane-
cen rígidos al cantar sus áreas.
Todo ocurre en un fuir suave y
sonoro con chispazos de hu-
mor y buen gusto. Como seña-
la Brook en su libro La puerta
abierta, “cada palabra contiene,
en sí misma y en los silencios
que la preceden y la siguen,
todo un entramado tácito de
energías entre los personajes”.
La adaptación hecha
por Brook, el pianista Franck
Krawczyk y Marie-Hélene Es-
tienne, dota al libreto del com-
positor austriaco de un ritmo
ágil y de cierta ingenuidad ado-
lescente. Lo despoja de su os-
curidad barroca y lo convierte en
una comedia que, a ratos, llega
incluso a provocar la carcajada.
Si Mozart en su tiempo se
rebeló contra las rígidas normas
musicales que gobernaban el
género, Peter Brook con esta
versión de La flauta mágica se
salta las reglas escénicas de la
tradición operística de nuestros
tiempos.
En el caso de El tío Vania
de Antón Chéjov dirigida por
Lev Dodin (1944), las conven-
ciones teatrales se mantienen
con un virtuosismo actoral sor-
prendente. La capacidad de la
compañía Maly Drama Theatre,
de transmitir todos aquellos
subtextos que Chéjov maneja
al contar una historia en donde
no suceden grandes aconteci-
mientos, nos ofrece una riqueza
de dobles intenciones, miedos
y anhelos ocultos, confictos
existenciales que progresiva-
mente se manifestan y amores
que avasallan cuando menos se
los esperan.
El tío Vania es una obra sin
muchos movimientos, con una
mesa, unas cuantas sillas y un
constante decir sin decir. Sólo
con la técnica actoral de Sta-
Adaptación ágil de Brook
C
h
r
is
ta
C
o
w
r
ie
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 85 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 85
Enfatiza que “estamos cansados de
tanta mentira, la gente está muy descora-
zonada porque a la clase política la inva-
dió ya un cinismo absoluto, ya pueden de-
cir tontería y media con toda la boca llena
y no pasa absolutamente nada”.
–¿Cuál fue su sentir al interpretar a un
trabajador ilegal mexicano?
–Antes que nada, Una vida mejor es una
historia poderosa y este personaje está
al nivel de Hamlet, y cualquier actor del
mundo anda en busca de esos proyectos
que desgraciadamente no abundan.
“Resulta que el personaje habla sobre
un tema que conozco bien. Radico en Es-
tados Unidos y hablo con mis paisanos
todos los días, con jardineros, meseros,
garroteros, estacionadores de autos, na-
nas... Es un doble honor poder represen-
tar a esta gente que merece todo mi res-
peto, son seres humanos heroicos que
nadie escucha.”
Lo acompañan también en la cinta
Joaquín Cosío y Dolores Heredia.
–¿Qué tan difícil es vivir en un país ex-
tranjero como actor y mantener el contac-
to con su nación natal?
–¡Uf, complicadísimo! Sin hacer más
hincapié en detalles, antes de trabajar en
julio pasado en el largometraje de Oliver
Stone, Savages (donde personifica al abo-
gado de un cartel), cumplí seis meses sin
meter un solo centavo a mis números
financieros.
“Como actor mexicano estás obliga-
do a administrarte muy bien. La gente no
sabe la cantidad de proyectos que uno re-
chaza porque no son lo que uno quiere
contar, aunque signifiquen películas que
verá todo el mundo o con muy buenos
sueldos, entonces, debes amarrarte el cin-
turón y estirar esa lana cuando aparecen
las vacas flacas.
“Eso siempre lo hemos sabido mis her-
manos (Bruno y Odiseo) y yo porque lo vi-
vimos con mis padres, siempre supimos
que la actuación no es un trabajo seguro,
ni tienes un cheque mensual.”
Así, termina el actor:
“Es lo único que sé confeccionar y lo se-
guiré intentando hasta que se pueda.”
M
ORELIA, MICH.- Yolanda Cruz es una
cineasta indígena, quien a los 16 años
emigró a Estados Unidos, donde estu-
dió cine y ha filmado siete documen-
tales sobre nativos mexicanos en ese país vecino
del norte y en esta nación. Ella recibió un homena-
je en la 9 edición del Festival Internacional de Cine
de esta ciudad, y se sintió sola:
“¿Dónde están los demás realizadores in-
dígenas?”, cuestiona.
Dice a Proceso que no sabe definir bien
qué es el cine indígena, “pero acepto que mi
trabajo está catalogado como tal y yo he he-
cho mi carrera como cineasta indígena”. Inten-
ta explicarlo:
“Es un cine hecho por indígenas, en este
caso mexicanos, aunque también hay cineastas
indígenas de todo el mundo. Somos muy po-
cos y creo que si nos juntáramos a discutir es-
to, tendríamos un concepto claro de qué es. Pe-
ro como todo necesita etiquetas, esta de ‘cine
indígena’ puede ser buena o pue-
de ser mala.
“Por ejemplo, al decir cine in-
dígena, uno ya va con la expec-
tativa de que es un cine bastan-
te pobre, un cine etnográfico o un
cine antropológico; pero también
el cine indígena muchas veces
se utiliza por sus creadores mis-
mos como una manera de de-
nunciar, de preservar historias y
de compartir una experiencia.
“También es un cine muy
personal cuando es hecho es-
pecialmente por gente que vie-
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Homenaje
a la directora indígena en Morelia
ne de comunidades y pertenece a ellas. Tal vez
no pueda hablar de cine indígena, pero sí de ci-
neastas indígenas. Filmamos historias muy per-
sonales, muy basadas en aspectos de nuestra
comunidad.”
Refiere que en ocasiones le molesta que su
trabajo sea simplemente catalogado como ci-
ne indígena:
“En algún momento me gustaría que mi la-
bor la vieran como cine general, pero también
yo me ubico como cineasta indígena. Soy yo la
que se siente un poco distinta. En Morelia no
he tenido la oportunidad de estar con otros ci-
neastas indígenas, estoy sola, y me pregunto
qué pasa con estos artistas indígenas, dónde
estamos, qué hacemos.”
En el taller Sundance
Cruz nació en Oaxaca en 1974. Estudió en la
Escuela de Teatro, Cine y Televisión de la Uni-
versidad de California, en Los Ángeles. Entre
sus películas destacan Reencuentros 2501 mi-
grantes, Guenati’za: Los que vienen de visita y
Entre sueños.
Su trabajo se ha exhibido en
el Festival de Cine de Sundance;
el Museo Guggenheim, en Nueva
York; Parc de la Villette, en París,
y el Museo Nacional Indígena del
Instituto Smithsoniano, entre otros
recintos y festivales. Resalta que
sus cintas han sido financiadas en
Estados Unidos, como inmigrante:
“He tenido la fortuna de con-
tar con el apoyo del Instituto de
Sundance para desarrollar mis
proyectos.”
–¿Qué diría del cine sobre y de indígenas
de México?
–Es muy importante, es una herramien-
ta que podemos usar para preservar nuestras
lenguas, para difundir nuestras historias y tam-
bién para denunciar; pero no existe, aunque
creo que hay un interés. Bueno, aquí ya existen
festivales indígenas, pero es muy difícil compe-
tir dentro de fondos como cineastas indepen-
dientes, es muy complicado sacar fondos.
“Soy positiva, pienso que el cine me ha
permitido el privilegio de representar al México
indígena en diferentes partes del mundo, sien-
to que estamos creciendo, aunque muy po-
co a poco.”
–¿Cómo es que en Estados Unidos le fi-
nancian sus documentales?
–Me beneficia que viva y haya estudiado
allá. He trabajado muy cerca de Sundance por-
que ellos tienen un programa especial para ci-
neastas indígenas. Hablar inglés me ha ayuda-
do a entrar a este programa, sigo creciendo y
aún estoy en búsqueda de mi propia voz.
“Comencé haciendo cine sobre los mi-
grantes indígenas y mi último logro es que in-
gresé al taller de directores de Sundance en
junio pasado. Competí con directores indepen-
dientes de Estados Unidos, fueron ocho los se-
leccionados y fui una de las que ganó, con un
nuevo proyecto que se llama La raya.”
Se trata de un filme de ficción, pero sobre
la migración indígena.
“Es la historia de un niño que vive en un
pueblo donde todos los jóvenes ansían irse a
Estados Unidos; su papá está en el norte. Un
día se encuentra un refrigerador de camino al
pueblo y se lo lleva, ahí es donde su destino
cambia. Es una película algo realista, pero tam-
bién cómica.
“Y es emocionante, muy pocos cineastas
entran a ese taller que dura un mes. Quentin
Tarantino salió de allí, fue uno de los alumnos.
Este espacio está patrocinado por Robert Red-
ford. Al llegar allí dices: ‘Mi cine ya no es sólo
indígena, es como el de cualquier otro cineas-
ta’. Bueno he llegado allí y eso me abre puertas
a fondos más internacionales.” O
ESPECTÁCULOS
Cruz. Vanguardia
F
ra
n
c
is
c
o
S
u
á
re
z
B
ra
v
o
/Im
a
g
e
n
L
a
te
n
te
84 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
M
ORELIA, MICH.- De-
mián Bichir expresa
que Una vida mejor (A
better life), ópera pri-
ma del estaduniden-
se Chris Weitz, no es
un largometraje político, “pero llevarlo a
la Casa Blanca puede servir porque habla
de manera clara lo injusta que es la situa-
ción de los trabajadores indocumentados
en Estados Unidos”.
En tanto, Weitz, nieto de la actriz mexi-
cana Lupita Tovar (de 101 años), se ha dis-
puesto a mostrar su filme al congreso de
aquel país y la oficina del presidente Barack
Obama, y como realizador se queda, por el
momento, con este tema de los indocumen-
tados mexicanos:
“No tengo un plan distinto y mi próxi-
mo proyecto será contra la ley antiinmi-
grante de Alabama, porque existen 11 mi-
llones de trabajadores sin papeles.”
Una vida mejor se proyectó en la inau-
guración del noveno Festival Internacio-
nal de Cine de esta ciudad y su estreno co-
mercial inició el pasado 21 de octubre en
el Distrito Federal y su área metropolita-
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Bichir:
Protagonista de la cinta Una vida mejor, pre-
sentada en el reciente Festival de Cine Interna-
cional de Morelia, donde actúa como jardine-
ro mexicano en Estados Unidos, el actor De-
mián Bichir lanza una crítica directa contra
el gobierno panista por descuidar rubros im-
portantes como educación, arte, cultura, sa-
lud, trabajo y pueblos indígenas. En recuadro
aparte, la directora Yolanda Cruz habla de su
labor cinematográfica indigenista, reconocida
en el festejo michoacano.
“La clase política
invadida por el cinismo”
na. En la cinta, Bichir actúa como un jardi-
nero mexicano ilegal en Los Ángeles, Cali-
fornia. En entrevista, se le pregunta si cree
que el filme de 98 minutos puede sensi-
bilizar e influir para impulsar una refor-
ma migratoria justa en Estados Unidos, y
responde:
“Hay un segmento amplio de congre-
sistas que ni siquiera conocen cómo vi-
ven los trabajadores indocumentados y
son quienes pueden tomar acciones pa-
ra crear una buena ley, porque estos tra-
bajadores lo único que hacen es facilitar-
le más la vida al pueblo estadunidense y
Weitz está inmerso en esa misión. Desea
sensibilizar.”
Abuso a inmigrantes
Para el intérprete de Rojo amanecer, de Jor-
ge Fons; American visa, de Juan Carlos Val-
divia, e Hidalgo. La historia jamás contada,
de Antonio Serrano, “existe una doble mo-
ral y un doble discurso de México y Esta-
dos Unidos”.
Está claro, afirma Bichir, “que los dos paí-
ses necesitan a estos millones de seres hu-
manos valientes que se juegan la vida cru-
zando la frontera para mandar dinero a
México y para realizar trabajos muy pesados
por muy poco dinero en Estados Unidos”.
Precisa que “todo mundo se beneficia
de ellos, menos ellos mismos”.
–¿Cómo ha visto a estos dos gobiernos
panistas frente a este problema?
–Se han enfocado sólo al crimen orga-
nizado, sobre todo al narcotráfico, sin du-
da. Y el mejor pretexto para no hacerse
cargo de los conflictos fundamentales es
enfocarse en otras cosas que están roban-
do toda su energía y toda su atención. Se
supone que les pagamos para que estén
al pendiente de todo. Si no son capaces
de poder con todo lo que se supone deben
cumplir, de trabajar en torno a las necesi-
dades de un país, mejor que se dediquen
a otra cosa y le den chance a alguien más
que sí pueda.
“Conducir los destinos de una nación
no es sólo ofrecer seguridad a los ciuda-
danos, también es educación, arte y cul-
tura, salud, trabajo, respeto a los pueblos
indígenas, en fin. Pero siempre sobresale
un tema favorito que ocupa la atención y
pone en descanso lo demás. Todos los tó-
picos del país son igualmente importan-
tes y su obligación es cumplir con todos.
Esa fue su oferta cuando salieron a la calle
a convencernos de que necesitaban nues-
tro voto.”
Paulo Vidales /Imagen Latente
atleta y su entrenadora: 13 años de traba-
jo perdidos.
“Fue muy frustrante. Había estado en
la Copa del Mundo de 2006 y quedó octava
en cuerda y pelota. Sólo necesitaba mante-
ner su ritmo de trabajo para tratar de obte-
ner boleto a los Juegos Olímpicos de Beijing
en 2007, ya estaba enfilada. A nivel mun-
dial se le consideraba con ese puesto, pero
ese año empezó con las molestias y se per-
dió todo”, narra Guzmán, entrenadora con
27 años de experiencia.
En el Mundial de Grecia 2007, Valdez
perdió la oportunidad de calificar a Juegos
Olímpicos. Necesitaba quedar entre las pri-
meras 20 y terminó en el lugar 48. Se des-
pidió de Beijing, y también de la gimnasia.
El parte médico dictaba que la cirugía
era la solución. La gimnasta se aterró con
sólo pensar que debían operarla. Para mi-
tigar la tristeza se inscribió en la carrera de
ciencias de la comunicación en la Universi-
dad del Valle de Atemajac (Univa). Aprove-
chó el tiempo libre que por primera vez tu-
vo para pasarlo con sus amigos y la familia,
especialmente con sus papás y sus herma-
nas Edith y Diana.
Durante 2008 y 2009 tuvo un descanso
relativo y muchas sesiones de terapia. Acu-
día al gimnasio a realizar ejercicios de flexi-
bilidad, pero no lo hacía a tope. Con el tiem-
po, la lesión comenzó a ceder. A mediados
de 2010 regresó a entrenar con el objetivo
de participar en los Panamericanos de Gua-
dalajara. Tuvo que empezar de cero.
La entrenadora le advirtió a Cynthia
que no sería fácil el camino. Tendría que
regresar por lo menos con el mismo nivel
con el que se había retirado y demostrar
que podía mejorar aún más.
La gimnasta anhelaba competir otra
vez como cuando, a los 14 años, ganó cua-
tro medallas de oro y una de plata en los
Juegos Centroamericanos de El Salvador
2002. Quería convertirse en la reina de la
gimnasia como en los Centroamericanos
de Cartagena 2006, justa en la que fue la
máxima ganadora de la delegación mexi-
cana con seis preseas doradas.
“Fue muy difícil lograr que entrara al
ritmo de entrenamiento otra vez. Ella que-
ría hacerlo de lleno, como si nunca se hu-
biera retirado, y eso era imposible. En la
coor dinación no tuvo tanto problema, pe-
ro tuvimos que empezar de cero. Ella se
impacientaba, quería ir muy rápido. Había
que cuidar su preparación física para que
se fortaleciera”, apunta Mónica Guzmán.
Indefinición
La lesión en la espalda puso a reflexionar a
Cynthia. Antes, la presión la agobiaba. Sen-
tía que estaba obligada a ganar cada vez que
competía. El estrés se convirtió en el peor de
los tiranos. Cuando regresó a entrenar sin-
tió que recibió una segunda oportunidad.
A
P
p
h
o
to
/ D
a
río
L
ó
p
e
z
-
M
ills
CynthiaValdez. Futuroincierto
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 87
DEPORTES / PANAMERI CANOS
La segunda
D
e entre el grupo de ocho
niñas que la entrenado-
ra Mónica Guzmán eligió
hace 17 años en distintas
primarias de Guadalaja-
ra, la de brazos y piernas
más largos fue Cynthia Valdez Pérez. Tenía
grandes ojos y una carita muy linda.
La pequeña hacía garabatos en su cua-
derno intentando darles forma de letras
que no le salían tan bien como los ejerci-
cios de flexibilidad. Ya casi subía la pierna
hasta arriba. Ya la estiraba hacia un lado.
Parecía un pedacito de caucho.
Cynthia tenía seis años cuando fue re-
clutada para el programa de talentos de-
portivos. Poseía todas las cualidades que la
gimnasia rítmica exige: ser flexible, delgada
y alta; estrecha de caderas y hombros, caris-
mática y bonita. Comenzó a entrenar en el
gimnasio del Consejo Estatal para el Fomen-
to Deportivo y Apoyo a la Juventud (Code).
Todas las tardes, Elvia Pérez, su mamá,
se encargaba de llevarla. Nunca faltaron a
un entrenamiento. Desde las gradas, la vio
ejecutar miles de veces los mismos saltos
y movimientos. Atestiguó la manera en
que Mónica Guzmán logró que su hija ad-
“Los aparatos fuertes de Cynthia son la
pelota y el aro. Las clavas nunca fueron sus
favoritas, porque generalmente las gim-
nastas se golpean y tienen miedo. Es un
implemento en cada mano y debe manejar
las dos manos a la perfección. Irónicamen-
te es el aparato, junto con el listón, en los
que ahora tiene mejores resultados.”
Escollos
A dos meses de cumplir 24 años, Valdez ga-
nó cinco medallas en los Juegos Panameri-
canos de Guadalajara 2011: dos de oro en las
pruebas de aro y clavas y tres de plata en pe-
lota, listón y en el all around individual. En
total suma 10 preseas en las tres veces que
ha participado en esta justa continental.
En Santo Domingo 2003 obtuvo un bron-
ce, y en Río 2007, una plata y tres bronces. La
gimnasta es ya la máxima medallista mexi-
cana en la historia de los Panamericanos,
por encima de la tenista Yolanda Ramírez,
quien logró cosechar ocho preseas.
La gimnasta salió de un retiro de dos
años para competir en Guadalajara 2011.
A finales de 2007, una hernia discal la obli-
gó a parar. El golpe fue devastador para la
Aspirante al menos a 24 preseas de oro, México va
contracorriente. El viernes 21, a nueve días de que
concluya la competencia sumaba 12 medallas dora-
das. Entre los tumbos y el irregular trabajo de los di-
rigentes, los deportistas hacen la diferencia. No son
los únicos, pero las historias de los cuatro medallis-
tas de oro que a continuación presentamos, Cynthia
Valdez, Óscar Soto, Samantha Terán e Irma Contre-
ras, hablan de esfuerzos individuales y familiares,
lejos del arropamiento institucional.
BEATRIZ PEREYRA
oportunidad
quiriera la misma flexibilidad en el lado
izquierdo que en el derecho. La vio ceñirse
su primer leotardo colorido y caminar de
puntas con elegancia natural.
Las tardes de su infancia y adolescen-
cia, Cynthia las pasó entrenando. En las
instalaciones del Code cursó la primaria,
secundaria y preparatoria. Fue la única
manera de combinar la escuela con las dos
sesiones de cuatro horas de trabajo que ha-
cía todos los días. Realizaba ejercicios de
fuerza, explosividad, resistencia y flexibi-
lidad. Diariamente, tomó hora y media de
ballet; ensayó hasta el cansancio la expre-
sión corporal, la coordinación óculo-ma-
nual con el aro, la pelota, la cuerda, el lis-
tón y las clavas; también practicó los saltos
combinados con los lanzamientos de los
aparatos, los rodamientos y los giros.
“Desde que una niña pisa el gimnasio
–explica Mónica Guzmán– tarda unos tres
años en dominar al menos dos aparatos. Si
empezó a entrenar a los seis o siete años, al
llegar a los 11 o 12, cuando está a punto de
ser juvenil, debe dominar todos los apara-
tos con una técnica limpia y estar lista pa-
ra empezar una carga de entrenamiento de
alto rendimiento.
86 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
de pesos porque, según él, no hay dinero.
Pero para los juegos sí hay, y a manos llenas;
a pesar de las necesidades que tiene la po-
blación, dilapidan miles de millones en unos
juegos”, afirma Jorge Antonio Mejía Rodrí-
guez, especialista del Centro de Investigacio-
nes Sociales y Económicas, de la Universi-
dad de Guadalajara.
El experto comenta que según el Institu-
to Mexicano de la Competitividad (Imco), de
entre las entidades del país, Jalisco ocupa el
lugar 26 en deuda directa. Sus pasivos as-
cienden a 15 mil 216 millones de pesos.
Y abunda: “El viernes, 14 mientras se
inau guraban los juegos, miles de personas
padecían en albergues de 40 comunidades
en la costa jalisciense. No fue sino hasta el
lunes 17 cuando Emilio González se dignó
visitar las zonas dañadas, donde 13 mil hec-
táreas fueron devastadas por el meteoro.
Ahora sí sabemos cuáles son las priorida-
des del gobernador con esa reacción lenta
y tardía”.
Otro que también mostró sus priorida-
des fue el secretario de Gobierno, Fernan-
do Guzmán Pérez Peláez, quien el jueves 13
sobrevoló la zona afectada. Más tardó en
llegar que en regresarse a la capital del esta-
do para acudir a una comida en un restau-
rante argentino donde funcionarios panistas
le reiteraron su apoyo para ser candidato a
la gubernatura.
Desbordado en su afán de pintar un Ja-
lisco color de rosa, Emilio González anun-
ció el martes 18 en su cuenta de Twitter que
buscarán la sede olímpica, aunque no acla-
ró si para la edición de 2016 o la de 2020.
“En cuanto termine @guadalajara2011
estaremos iniciando los trabajos para solici-
tar la sede de unos Juegos Olímpicos para
Jalisco”, escribió Emilio.
“El gobernador está enfiestado. En el
mundo de Walt Disney en el que vive no hay
diferencia. Mientras nadie en su gabinete
se atreva a abrirle los ojos para que apele a
la mesura, él continuará con su locura que-
riéndonos vender su Jalisco de fantasía. No
estamos para esos trotes;
debería atender a la ciuda-
danía en vez de pensar en
Olimpiadas”, añade Mejía
Rodríguez.
De acuerdo con un estu-
dio del Consejo Nacional de
Evaluación de la Política de
Desarrollo Social (Coneval)
presentado el 30 de julio pa-
sado, 2 millones 718 mil ja-
liscienses viven en pobreza
moderada o extrema; es de-
cir, 36.5% de la población.
En los dos últimos años 43
mil personas engrosaron ese
segmento.
Sedes vacías
A pesar del derroche, varias sedes deporti-
vas permanecen semivacías, pero en las ta-
quillas dicen que no hay boletos. Por ejem-
plo, en las competencias de gimnasia algu-
nos afortunados entraron gratis para que
el recinto se llenara e igual ha ocurrido en
otros certámenes. Por su parte, la televisión
transmite tomas cerradas para que no se
note la falta de asistencia ni los huecos en
los graderíos. Mientras tanto, la gente se en-
cuentra afuera mendigando boletos.
“La situación de los boletos es preocu-
pante; necesitamos ver qué está pasando.
Los inspectores municipales van a tener
mano dura contra la reventa. Hay un ope-
rativo especial en las inmediaciones de los
estadios que están en Guadalajara para de-
tectar a los revendedores y consignarlos”,
dijo a la prensa el lunes 17 el alcalde tapatío
Aristóteles Sandoval.
Ante las quejas de que al parecer todos
los boletos están en manos de los revende-
dores –y ya ni ellos los ofrecen–, el director
de Comercialización de los juegos, Horacio
de la Vega, dijo a los medios de comunica-
ción: “Se han vendido más de 500 mil bole-
tos. Pero los lugares vacíos son de patroci-
nadores, o cortesías para gobierno. Nosotros
no podemos hacer nada si ellos no van”.
Mientras tanto, la reventa sigue en internet
y en las calles, donde se ofrecen boletos para
la clausura hasta en 5 mil pesos. En las taqui-
llas, la gente tiene que esperar hasta ocho ho-
ras, y aún así se va con las manos vacías.
A pesar de todo, el lunes 17, al premiar a
medallistas en el Centro Acuático, González
Márquez expresó: “Tenemos las instalaciones
básicas para organizar el Mundial de Natación
y es el momento también para pensar, ¿por
qué no?, en unas Olimpiadas. En cuanto ter-
minen los Juegos Panamericanos, estaremos
iniciando los trabajos para solicitar la sede de
unos Juegos Olímpicos para Jalisco”.
En las redes sociales las reacciones fue-
ron encontradas. Aunque hubo quienes feli-
citaron al gobernador, no faltaron comenta-
rios en el sentido de que primero termine el
Estadio de Atletismo Panamericano, que aún
no ha sido concluido, y que solucione el pro-
blema de la falta de boletos y lugares vacíos.
Pobreza creciente
Y mientras Jalisco busca aparecer como
una entidad de primer mundo, el Coneval
revela que durante el gobierno de González
Márquez la pobreza alimenticia aumentó de
17.1% a 22.1%, y el segmento poblacional
que subsiste con ingresos mínimos aumen-
tó de 9.6% a 14.4%. Sólo 21.6% de los ja-
liscienses cuenta con todos los satisfacto-
res garantizados.
En ese informe se muestran otros indi-
cadores alarmantes: 1 millón 480 mil pobla-
dores (21.2%) sufren rezago educativo, 680
mil (9.7%) tienen mala calidad de vivienda
y 300 mil viven en pobreza extrema. De los
125 municipios de Jalisco, 80 son expulso-
res de migrantes, pues en su tierra no en-
cuentran oportunidades de trabajo.
También hay otros indicadores que des-
nudan las fantasías que el gobierno de Jalis-
co se empeña en exaltar. De acuerdo con el
Análisis de Competitividad 2010 publicado
en enero de 2011 por el Imco, 61% de  los
trabajadores en la entidad gana menos de 4
mil 500 pesos al mes. Asimismo, se indica
que Jalisco pasó del lugar 11 al 14 en el ran-
king nacional de competitividad.
El Sistema Estatal de Información Ja-
lisco (Seijal) dio a conocer que la tasa de
desempleo creció en cuatro años de 3.5% a
5.9%, y mientras en 2010 el PIB nacional fue
de 2.1%, Jalisco sólo llegó al 0.8%.
En su Cuarto Informe de Gobierno, Gon-
zález Márquez consignó que las empre-
sas exportadoras se redujeron de 1.32% a
1.29%. Y de acuerdo con Greenpeace, en
Jalisco se localizan las dos playas más con-
taminadas de México: Boca de Tomatlán y
Mismaloya (Proceso Jalisco 326).
Y mientras hay colonias que no cuentan
con servicios básicos, como la Nueva Santa
María, Balcones de Oblatos y Lomas de Ta-
bachines, las autoridades se refieren a una
entidad que sólo existe en su imaginación.
“Hay indicadores preocupantes en ma-
teria de cambio climático, en competitividad
y en crecimiento galopante de la pobreza;
sin embargo, el gobernador no los toma en
cuenta. Es lamentable que se incurra en un
dispendio histórico en medio de este pano-
rama”, acota Mejía Rodríguez.
En el gobierno de Jalisco, abunda el es-
pecialista, prevalecen el desorden financiero
y la falta de lógica administrativa:
“Emilio es poco creativo. Lo único que se
le ocurre es pedir créditos mientras que en
algunas secretarías hay derroche o subejer-
cicios presupuestales. Sus finanzas no son
homogéneas y todo es un desorden. Maneja
recursos con discrecionalidad y nadie sabe
cómo derrocha los dineros del erario. Hemos
visto hasta el cansancio sus regalos a televi-
A
P
p
h
o
to
/ M
a
rc
o
U
g
a
rte
Damnificados
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 89
DEPORTES / PANAMERI CANOS
Fiesta, comedia
y tragedia
Mientras el viernes 14 se realizaba la inaugura-
ción de los Juegos Panamericanos, miles de dam-
nificados por el paso del huracán Jova se encon-
traban hacinados en 40 albergues diseminados
en las costas jaliscienses. El júbilo desbordado
de las autoridades minimizó la magnitud de la
tragedia: la prioridad no eran las víctimas, sino el
lucimiento festivo.
G
UADALAJARA, JAL.- Pese a
que Jalisco padece graves pro-
blemas, como pobreza crecien-
te, desempleo, baja competiti-
vidad y la devastación causada por el hu-
racán Jova, el gobierno de Emilio González
Márquez se empeña en proyectar la imagen
de un estado de primer mundo. Para ello,
no ha tenido empacho en gastar millones
de pesos en unos Juegos Panamericanos
que ni siquiera han llenado los estadios.
Desbordante de optimismo, el man-
datario estatal anunció el martes 18 que
Jalisco buscará ser la sede de los Juegos
Olímpicos.
Según el informe que el lunes 10 el se-
cretario de Educación Pública, Alonso Lu-
jambio, presentó ante la asamblea general
de la Organización Deportiva Panamerica-
na (Odepa), los juegos costaron 2 mil 400
millones de pesos. Sin embargo, el titular
del Comité Organizador de los Juegos Pa-
namericanos de Guadalajara (Copag), Car-
los Andrade Garín, declaró públicamente
que el costo real fue de 9 mil millones de
pesos (Proceso 1822).
En el marco de este dispendio y con
el argumento de que las arcas del estado
se encuentran vacías, González Márquez
anunció el lunes 17 que pedirá al Con-
greso local autorización para tramitar un
crédito por 885 millones de pesos que se
destinarán para auxiliar a los damnificados
por el huracán Jova.
“No es la primera vez que Emilio dice
que no hay dinero. Baste recordar que este
año los diputados ya le rechazaron una so-
licitud para endeudarse con 6 mil millones
Todo sería diferente. Se sacudió la tensión y
gozó la gimnasia como nunca antes.
La madurez que adquirió le permitió
no entrar en pánico cuando a una sema-
na del inicio de los Juegos Panamericanos,
durante una presentación en un centro
comercial, sufrió un esguince en el tobi-
llo derecho. La lesión la mantuvo sin en-
trenar varios días y puso en riesgo su par-
ticipación. La atleta minimizó la gravedad,
compitió con dolor y ayudada con un ven-
daje especial. Al término de sus compe-
tencias reconoció que sí estaba muy mal.
“Me dolió bastante. Todavía me duele,
pero siempre pensé que podía competir. Sé
que soy fuerte. He luchado muchos años
para estar aquí demostrando de lo que soy
capaz. Espero que de alguna manera mi ex-
periencia ayude a mucha gente, que sepan
que nunca hay que darse por vencidos. Es-
ta segunda oportunidad la valoro mucho,
la disfruto y aprovecho al máximo.
“Puedo decir que logré más de lo que
quería con la ayuda de mi fisiatra, de mi
doctora, de mi entrenadora, de mi fami-
lia. Quería cinco oros, pero a unos días de
competir estaba a punto de no poder ha-
cerlo. Sabía que el público quería verme re-
presentando a México, eso me hizo pensar
que tenía que lograrlo”, dijo la gimnasta en
una entrevista.
En el Mundial de Gimnasia Rítmica que
se realizó en Francia en septiembre pasa-
do no consiguió calificar a los Juegos Olím-
picos, pues finalizó en el lugar 40 del all
around. La única oportunidad que tiene pa-
ra llegar a Londres 2012 es a través de un
wild card o invitación que otorga la Federa-
ción Internacional de Gimnasia (FIG).
La FIG otorga invitaciones para los
continentes que no lograron que sus gim-
nastas calificaran a Juegos Olímpicos. La
invitación para América le corresponde
a Julie Zetlin, acérrima rival de Cynthia
Valdez, que en Guadalajara 2011 se colgó
tres oros y una plata, porque es la prime-
ra gimnasta de esta zona del mundo en el
ranking internacional.
Sin embargo, a la federación todavía le
sobra una invitación. Para que Valdez pue-
da recibirla –porque está clasificada como
la segunda del continente americano–, la
Federación Mexicana de Gimnasia, el Co-
mité Olímpico Mexicano y la Conade de-
ben solicitarla tanto a la FIG como al Co-
mité Olímpico Internacional.
“Bernardo de la Garza (director de la
Conade) está de acuerdo en aceptar la in-
vitación, pero con el COM tenemos que
ver; sabemos que es difícil, pero podría ser
(que por primera vez aceptara registrar a
un atleta mexicano a través de wild card).
Cynthia tiene nivel para estar en Londres.
Ella no va a defraudar. Lo ha demostrado”,
afirma Guzmán.
Hasta ahora Cynthia no ha definido si
continuará o no en la gimnasia. O
JULIO ALEJANDRO RÍOS
A
P
p
h
o
to
/ D
a
v
id
G
a
le
a
n
o
Derroche
88 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
“Se dieron cuenta de mi existencia. Pe-
se a que estaba muy comprometido con la
escuela, entrenaba mucho más que otros
que sólo hacían deporte. Tenía ganas de
superarme, de ganar medallas, de tener el
nivel de Horacio de la Vega o de Ivar Sis-
niega, los atletas más representativos de
mi deporte. Empecé a dimensionar el sig-
nificado de esa medalla: tenía una beca,
salía en el periódico y en la tele y se habla-
ba bien de mí.
“Me acordaba que en natación esta-
ba lejos siquiera de calificar a un campeo-
nato nacional, eso me dio el empujón y la
motivación de decir: esto me gusta y quie-
ro más. Ya titulado no tenía el problema
de la escuela, estaba completamente con-
centrado porque mi deseo más grande en
la vida era ir a Juegos Olímpicos, y los Pa-
namericanos de Río 2007 eran mi oportu-
nidad de oro para buscar mi calificación
a Beijing.”
Para lograr este objetivo, Soto necesi-
taba ubicarse entre los cinco primeros lu-
gares del ranking mundial, pero era muy
difícil porque estaba muy lejos de ese ni-
vel. La otra opción era ganar medalla en
Río, “donde estaba seguro que iba a lograr
el pase”, recuerda.
Se preparó mejor que nunca. En la
competencia marchaba entre los líde-
res después de cuatro pruebas. Sólo falta-
ba equitación. Entonces llegó la catástro-
fe. No hubo entendimiento con el caballo
que le asignaron y su actuación fue desas-
trosa. Quedó en séptimo lugar, lejos de las
preseas.
“Es el golpe mas fuerte de mi carrera,
me dolió mucho. Sufrí porque sentí que no
lo merecía, había entrenado como nunca.
Pero ese dolor fue mi aliciente. Esa angus-
tia, ese coraje me motivó a entrenar más,
a decir: no me voy a quedar con las ganas.
Cada que me cansaba o me dolía algo en
un entrenamiento recordaba esa sensa-
ción horrible. Califiqué porque quedé en
el segundo lugar del ranking, era una de las
formas más difíciles y me siento orgullo-
so de haberlo hecho así”, narra el penta-
tleta quien en Beijing 2008 finalizó en oc-
tavo lugar.
Apoyos
Soto le dio a México la primera medalla de
oro en los Juegos Panamericanos de Gua-
dalajara 2011 y obtuvo su boleto a Londres
2012. El pentatleta llegó a la última prue-
ba en el cuarto lugar, pero en el tiro-carre-
ra remontó posiciones para terminar con
5 mil 728 puntos. Sumó 892 unidades en
esgrima, mil 252 en natación, mil 200 en
ecuestre –donde realizó un recorrido sin
penalizaciones– y 2 mil 384 en la prueba
combinada tiro-carrera.
En esgrima finalizó en la octava posi-
ción; en natación remontó al sexto pelda-
ño, y en ecuestre se ubicó en primero, lo
que le permitió salir en cuarto sitio gene-
ral. Después de los primeros cinco tiros y
la primera vuelta al circuito de un kilóme-
tro se ubicó en el segundo lugar y, final-
mente, tras cumplir la segunda serie sa-
lió en primer lugar para adjudicarse el oro.
Desde hace algunos años, ecuestre se
convirtió en la prueba fuerte de Óscar. Di-
ce que su buen desempeño lo ha alcanza-
do gracias a que puede entrenarse en las
instalaciones y con los caballos del Esta-
do Mayor Presidencial, donde también le
proporcionan un entrenador, el cabo Fer-
nando López.
El pentatleta es cabo de infantería y
pertenece al cuerpo de Guardias Presiden-
ciales. Como cualquier otro elemento de
las Fuerzas Armadas, aprendió los cono-
cimientos básicos de la formación militar
y tomó cursos de adiestramiento. Además
del apoyo para entrenar equitación, So-
to recibe un salario y cuenta con todas las
prestaciones, siempre y cuando se man-
tenga como atleta en activo. Al retirarse
podrá optar por hacer carrera en la milicia.
Todos los días el deportista entrena a
partir de las siete de la mañana y termina
alrededor de las ocho o nueve de la noche.
Trabaja con un equipo multidisciplinario
que cuida celosamente desde su alimen-
tación hasta el número de horas que duer-
me. También estudia la maestría en finan-
zas mediante el sistema de educación en
línea.
“No dejo un cabo suelto. Soy muy rigu-
roso con mis horas de sueño y con mi ali-
mentación. Nunca hago algo que ponga en
peligro mi formación. Es lo que me enseña-
ron mis padres. Se parece mucho a la ins-
trucción militar, pero son las bases que ellos
me dieron y se los agradezco siempre. Ellos
son originarios de Jerécuaro, Guanajuato, y
no vienen de familias de deportistas ni les
enseñaron lo que se preocuparon por dar-
nos a mi hermano y a mi.”
Confía en que su hermano César, de
22 años y también seleccionado nacional
de pentatlón moderno, alcanzará el mis-
mo nivel que él ahora posee y destacará
en esta disciplina. No alcanza a entender
cómo es que la casualidad lo llevó a coin-
cidir con los hermanos Pérez Cárdenas,
también pentatletas, pues gracias a ellos
México cuenta con otros dos hermanos
que eligieron este deporte.
“A ellos me los encontré en la vida en
dos momentos muy importantes, justo
cuando los necesitaba.Y mi hermano, aun-
que es menor, es mi ídolo, por su temple y
su determinación. Somos hermanos y me-
jores amigos, tenemos un vínculo muy es-
trecho; entrenamos y competimos juntos,
nos apoyamos y llevamos la vida que nos
inculcaron nuestros padres: ser buenas
personas, trabajadores, estudiosos, buenos
ciudadanos”, afirma el pentatleta. O
Los hermanos Pérez Cárdenas le sugi-
rieron que se cambiara a pentatlón mo-
derno, disciplina compuesta por cinco
pruebas: tiro, carrera, esgrima, ecuestre
y natación, que, además, le permitiría se-
guir en su deporte favorito.
“Tuve más cualidades natas para los
otros deportes que para natación, que he
entrenado toda la vida. Es irónico porque
a la fecha es mi prueba más débil y a la
que debo dedicarle más tiempo. Fui afor-
tunado por tener aptitudes para el pen-
tatlón, aunque sufrí mucho en tiro, por-
que demanda mucho esfuerzo mental y
concentración, algo a lo que yo no estaba
acostumbrado.
“Sin embargo, el reto más difícil, el que
retira a todos los pentatletas, es la equita-
ción. Lidiar con animales de media tone-
lada implica superar el miedo a las caídas
y el riesgo de una lesión que te puede cos-
tar la vida, pero me sobrepuse. Aguanté la
estricta instrucción militar (del capitán Pa-
rroquín), y del equipo de 30 chamacos que
empezamos de cero yo soy el único sobre-
viviente en el deporte.”
Para seguir con sus entrenamientos en
el pentatlón, Soto debió matricularse en la
universidad. Fue la condición que le pu-
sieron sus padres. El Tecnológico de Mon-
terrey campus Ciudad de México le otorgó
una beca académica.
Resultados
Mientras estudiaba y entrenaba, Óscar te-
nía que desplazarse de su casa en Ara-
gón hasta el sur para ir a la escuela; luego
de ahí al norte hasta el Centro Deportivo
Olímpico Mexicano (CDOM) y al Campo
Militar o al Heroico Colegio Militar, en la
salida a Cuernavaca. Todos estos traslados
los hacía en transporte público.
“Cruzaba el Periférico cuando estaban
las obras del segundo piso y me echaba
tres horas cargando mi espada, las botas,
el casco. A veces por teléfono me decían lo
que debía hacer y me iba a correr al Bos-
que de Tlalpan; desayunaba en el camino,
mis papás me llevaban la maleta y me ba-
ñaba en la escuela. Entrenaba en horarios
de madrugada y donde se podía. A veces
nadaba en una de las acuáticas de Nelson
Vargas que estaba cerca, y así estuve hasta
graduarme como licenciado en finanzas”,
relata el atleta de 28 años.
Dos meses después de terminar la
universidad, Soto participó en los Juegos
Centroamericanos 2006. Le tocó competir
en la subsede de Santo Domingo, donde
se colgó el oro. El extraordinario resulta-
do lo ubicó en el mapa del deporte mexi-
cano. La Conade lo incluyó en su lista de
becarios de CIMA (beneficio que nunca ha
perdido), los medios comenzaron a intere-
sarse en él y todo el mundo supo del pen-
tatleta mexicano.
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 91
DEPORTES / PANAMERI CANOS
soras y empresas privadas. Por eso es pa-
tético que hable de un préstamo para ayu-
dar a los damnificados del huracán”.
Durante los últimos meses, el gobier-
no de Jalisco ha estado más ocupado en
organizar la ceremonia inaugural, cons-
truir las sedes deportivas y organizar los
juegos, que en atender las necesidades
de los jaliscienses. De acuerdo con cifras
difundidas durante la transmisión televisi-
va de la inauguración, ésta tuvo un costo
de 25 millones de dólares.
“La amalgama es preocupante: po-
breza, comercio informal, damnificados
del huracán. Pero eso sí, estamos de fies-
ta. Parece que dicen: aquí no ha pasado
nada y celebremos la fiesta de América”,
añade Mejía.
Aunque se anunció que estos juegos
serían los mejores de la historia, los he-
chos desmienten las declaraciones triun-
falistas de los organizadores. Por ejem-
plo, el atleta chileno de balonmano Pa-
tricio Martínez declaró: “Son los peores
Panamericanos en los que he participa-
do; nos quieren hacer jugar en una can-
cha de pueblo”.
Y durante las lluvias provocadas por
el huracán Jova, antes de que comenza-
ran los juegos, Martínez declaró que la
Villa Panamericana estaba mal planeada,
pues los deportistas debían recorrer has-
ta 200 metros mojándose, porque no ha-
bía ni paraguas. También causó polémica
la ausencia de Ana Gabriela Guevara en
la inauguración.
En la villa hay todo tipo de comenta-
rios. De acuerdo con el periódico Cancha,
atletas cubanos se quejan de que no les
cambian las sábanas y a los botes de ba-
sura no les ponen bolsas.
Estas carencias no tienen justifica-
ción, pues se destinaron 60 millones de
pesos de la partida 4227, correspondien-
te a “desarrollo de infraestructura en los
municipios”, para sufragar los gastos de
operación de la villa (Milenio diario, lunes
17 de octubre).
En cuanto concluya la justa se co-
mercializarán los departamentos que
conforman la villa. La inversión total para
edificar el conjunto habitacional fue de
mil 200 millones de pesos, pero la cons-
tructora Corey Integra sólo aportó 23%
(Proceso 1822).
En una muestra de falta absoluta de
conciencia ecológica, las autoridades de-
cidieron que las sedes deportivas se le-
vantaran al poniente de la ciudad, donde
ya hay canchas de tenis y albercas. Para
ello se depredaron sin ningún recato am-
plias zonas verdes y dejaron en el olvido
la parte oriente de la urbe, donde se lo-
calizan las áreas más depauperadas, se-
ñaló el académico de cultura física de la
UdeG, Gustavo Nuño Miramontes (Pro-
ceso Jalisco 362). O
C
uando comenzó su apren-
dizaje de la natación só-
lo tenía dos años. Lo hizo
en una modesta alberquita
que estaba a unas cuadras
de su casa, en Bosques de
Aragón, municipio de Nezahualcóyotl. Ahí,
Óscar Soto Carrillo, hoy campeón paname-
ricano en pentatlón moderno, dio sus pri-
meras brazadas.
A los 10 años, por recomendación de
los entrenadores Óscar y César Pérez Cár-
denas, emigró al Centro de Actividades
Acuáticas de Alto Nivel (CAAAN), insta-
lación del Instituto Mexicano del Seguro
Social donde se han formado deportistas
mexicanos como Fernando Platas. La nata-
ción dejó de ser un pasatiempo.
El pequeño Óscar nadaba pensando en
convertirse en un atleta destacado, en ser
seleccionado nacional y representar a Méxi-
co en competencias internacionales. Pero el
cronómetro fue un espejo de la realidad.
“Siempre me quedé a centésimas de
los nacionales. Llegaba a los regionales,
Cuando el fracaso se vuelve
BEATRIZ PEREYRA
triunfo...
estatales o torneos de nuevos valores, pe-
ro no a la selección. Yo era el más dedica-
do del equipo, el puntual, el disciplinado,
porque así me educaron mis padres. Acu-
día a las competencias y no daba la mar-
ca. No lo podía aceptar y cuando estaba a
punto de abandonarlo todo, mis padres no
dejaron que me rindiera. Intenté entrenar
taekwondo y básquetbol, pero lo que me
gustaba era natación”, recuerda Soto.
A la par de sus esfuerzos en la alberca,
se esforzaba para sacar buenas notas en la
escuela, asistía a clases de inglés y apren-
dió a tocar el órgano electrónico en una es-
cuela de música. En su abultada agenda no
había lugar para el ocio.
Sus padres se empeñaron en que sus
dos hijos tuvieran una educación integral.
Aurelio Soto garantizó el sustento y el pa-
go de todas las actividades extracurricula-
res, como distribuidor de ropa de bebé. Elisa
Carrillo se encargó de llevar todos los días
a su hijo a los entrenamientos hasta que,
cumplidos los 18 años, Óscar entendió que
su carrera en la natación había terminado.
A
P
p
h
o
to
/ J
a
v
ie
r G
a
le
a
n
o
Óscar Soto. YapiensaenLondres
90 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
A
Irma Edith Contreras Ro-
dríguez la marcó de por vi-
da una frase de su madre:
“si empiezas algo, termí-
nalo”. La novata y debu-
tante taekwondoísta por la
que casi nadie apostaba fue la primera mu-
jer en ganar medalla de oro para la delega-
ción mexicana en el segundo día de com-
petencia de los XVI Juegos Panamericanos.
Desde que era niña quiso ser gimnasta
pero su deseo no cuajó. Su madre le expu-
so los inconvenientes de acompañarla to-
do los días al gimnasio y la convenció para
que a los ocho años se incorporara al gru-
po de su hermano Francisco y sus primos,
quienes para entonces enfilaban sus pa-
sos hacia el taekwondo.
De todos sus familiares que practica-
ban esta disciplina, Irma Edith es la única
que permanece en el deporte. A ella no le
permitieron renunciar; le dijeron que só-
lo podría hacerlo cuando obtuviera la cin-
ta negra.
A los 10 años sufrió una lesión mien-
tras jugaba con los patines. El percance la
mantuvo alejada del taekwondo durante
todo el ciclo escolar. Dice que en esa épo-
ca le llamaba más la atención formar par-
te de la escolta, ser la bastonera del grupo
y salir con sus amigos.
Rehabilitada de sus lesiones retornó al
taekwondo para cumplir la máxima que le
inculcó su mamá: “si empezaste algo tie-
nes que terminarlo”. Para entonces rehuía
los combates; prefería hacer formas u otro
tipo de actividades, a pesar de que sólo le
faltaba un examen para alcanzar el grado
de cinta negra. Sin embargo, fue inevitable
enfrentar a sus oponentes sobre el tatami.
En cuanto obtuvo el cinturón ne-
gro empezó a encontrarle sentido al tae-
kwondo. Invitada a integrarse al equipo
Pumitas de la UNAM participó en even-
tos estatales y regionales. Los triunfos no
tardaron en llegar: campeona de la Olim-
piada Nacional en 2008, título que refren-
dó en 2011; quinto lugar en la Universia-
da Mundial de Belgrado 2009, y medalla
de bronce en el V Festival Internacional de
Cintas Negras 2011.
En vísperas de los Juegos Panamerica-
nos de Río de Janeiro 2007, era sparring de
la medallista olímpica Iridia Salazar, has-
ta convertirse en referente estelar –y úni-
ca campeona– de la selección nacional de
taekwondo en estos juegos continentales.
Estudiante de administración, Irma
Edith suele invertir entre una hora y media
y dos horas para trasladarse en transporte
público de su casa, ubicada en Ayotla, Esta-
do de México, a la Universidad Autónoma
Metropolitana (UAM), plantel Azcapotzalco.
La beca que recibe de la Conade como
campeona de la Olimpiada Nacional ape-
nas sobrepasa los 2 mil pesos mensuales.
Y cuando no alcanza –“que suele ser muy
La taekwondoísta que
RAÚL OCHOA
tizados 675 mil pesos en su cuenta ban-
caria.
Ahora que la actividad del squash en
los Juegos Panamericanos llegó a su fin le
espera otro reto: el mundial de la especia-
lidad, en el que aparece sembrada entre
las 16 mejores del mundo. “Me tocó buena
gráfica y si me va bien en el mundial me
puedo meter a la décima posición”. Luego
seguirá el tour, y Rotterdam, Hong Kong,
Seúl y San Francisco serán sus siguientes
escalas antes de cortar el listón de su club.
“Cuando me preguntan por lo que he
tenido que sacrificar en mi vida, he dicho
que realmente nada, porque sacrificio se-
ría no practicar squash que es lo que más
amo y mi pasión en la vida. Realmente le
he dedicado cada minuto de mi vida a es-
ta disciplina. Desde hace 10 años que de-
cidí ser profesional no ha habido un día,
una noche en la que no esté enfocada en
mejorar cada momento, en esforzarme
día a día.”
En 2003 sufrió una lesión que la ale-
jó de las canchas por un tiempo. Se rom-
pió el ligamento cruzado, los dos latera-
les y los meniscos. El diagnóstico era poco
alentador: “Samantha, tu rodilla está he-
cha pedazos”, le dijo el doctor.
Consultó a especialistas de todo el
mundo y finalmente fue intervenida por
Jorge Romo, el mismo cirujano que ope-
ró al futbolista Cuauhtémoc Blanco. Terán
comenta que este receso obligado, así co-
mo la rehabilitación, los consideró como
parte de su entrenamiento.
Antes de los Juegos Panamericanos
de Río de Janeiro 2007, su padre, quien es
además el pilar de su carrera deportiva, el
manager, el estratega y el director que de-
termina los torneos en los que participa,
enfermó de gravedad. En los momentos
más críticos, cuando se encontraba en te-
rapia intensiva, los médicos se pusieron de
acuerdo para animar a Samantha. Le dije-
ron que podía irse tranquila a disputar el
selectivo panamericano y le aseguraron
que su papá estaba fuera de peligro.
El evento era de vital importancia: si
ella no asistía México corría el riesgo de
quedar eliminado del certamen continen-
tal. Entonces se marchó con la certeza de
que su padre se iba a recuperar. Justo el
día en que diputaba la final, Javier Terán
estaba en el quirófano. Cuando salió le
dieron la noticia de que su hija había lo-
grado el pase panamericano.
Cuando regresó a México, Saman-
tha imaginó la historia como un capítu-
lo de serie televisiva: “Mi padre seguía en
el hospital, pero recuperándose”. Afirma
que esta experiencia muestra “lo impor-
tante que ha sido para toda mi familia y
para todo mi equipo mi deporte. Es mi vi-
da y la de mi familia. Realmente no hay
nada más importante que eso”, recalca la
doble campeona panamericana. O
quiso
ser gimnasta
A
P
p
h
o
to
/ M
a
rtín
M
e
jía
IrmaContreras. Salvóal taekwondo
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 93
DEPORTES / PANAMERI CANOS
L
a pasión por el squash la he-
redó de su padre, Javier Te-
rán, consumado raquetista
y seleccionado nacional que
conquistó el título nacional
así como el campeonato del
mundo por equipos en la especialidad de
bola dura en 1981, año en que nació Sa-
mantha Terán, su única hija.
De pequeña, Samantha practicó nata-
ción, equitación, atletismo y gimnasia. Por
fin, a los 14 años se decidió a tomar la ra-
queta. “Comencé a jugar squash bastan-
te grande para el nivel que he alcanzado.
Mis compañeras iniciaron a los tres o a los
cuatro años”.
A partir de entonces supo que el squash
formaría parte de su vida hasta convertir-
se en una obsesión. Su padre, un empresa-
rio restaurantero, se convirtió en su mayor
aliado y como entrenador le transmitió los
secretos de este deporte.
Le habló entonces de los dos rostros
del squash: el social y el competitivo. Sus
palabras sonaron a sentencia. El hombre
tenía fija la idea de no perder más tiem-
po, y la alumna se lo tomó muy en serio.
En adelante, Samantha, obsesiva y deta-
llista, demostró toda su jerarquía, que se
ha reflejado en títulos internacionales y
nacionales.
Esta treintañera que vive para su de-
porte tiene todo para ufanarse: campeo-
na centroamericana en 2002, 2006 y 2010.
En este último certamen, realizado en Ma-
yagüez, conquistó tres medallas de oro:
individual, por pareja y por equipos para
convertirse en la atleta más laureada de
la delegación mexicana. También obtuvo
cinco medallas de oro en el Campeona-
to Panamericano. Ahora, con las tres pre-
seas ganadas en los XVI Juegos Panameri-
canos Guadalajara 2011 (dos de oro y una
de bronce) alcanzó ocho medallas en es-
ta justa continental, en la que previamen-
te había ganado cinco medallas de bronce.
Campeona por
RAÚL OCHOA
La vida de Samantha –la mejor expo-
nente de la disciplina en el continente–
transcurre entre competencias internacio-
nales y la nostalgia de viajar solitaria. Como
jugadora profesional, actualmente se ubica
en el lugar 14 del ranking mundial –llegó a
estar en el sitio 11–. Realiza entre 12 y 14 tor-
neos al año en el Tour Mundial Profesional,
el cual ha ganado en 14 ocasiones.
Ha incursionado en el ramo empre-
sarial y ya formó su propia compañía, In-
victa Sports S. de R. L. “En toda mi vida –
dice– primero lo he soñado y luego lo he
convertido en realidad”. Además, tiene la
representación de Harrow, la marca de ra-
quetas más importante del mundo.
Desde hace dos años se ha
dedicado a construir su propio
club de squash, ubicado en la
colonia Polanco del Distrito Fe-
deral. Consta de dos canchas
que ya están listas desde mar-
zo pasado. Actualmente están
en curso las obras relacionadas
con el techo y los sanitarios.
“Es algo curioso, pues cuan-
do estoy jugando en el tour di-
go: este torneo va para el techo
y este otro torneo para el piso.
Ahora de broma comento que
con lo que obtenga de los Jue-
gos Panamericanos vamos a
poder terminarlo”, comenta.
Alicientes
Apenas el mes pasado la Comi-
sión Nacional de Cultura Físi-
ca y Deporte anunció que otor-
garía una compensación a los
atletas ganadores de medallas
con el siguiente tabulador: 300
mil pesos por el oro, 150 mil por
la plata y 75 mil por el bronce.
De ser así, Terán ya tiene garan-
vocación
A
P
p
h
o
to
/ E
d
u
a
rd
o
V
e
rd
u
g
o
A
P
p
h
o
to
/ E
d
u
a
rd
o
V
e
rd
u
g
o
SamanthaTerán. Herenciafamiliar
Obsesivay detallista
92 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 95
Llama a sancionar al presidente
por faltar al Estado laico
Señor director: 
L
e solicito la inserción de esta carta en la gus-
tada sección Palabra de Lector del semanario
a su digno cargo.
Durante la inauguración de la Plaza Mariana,
el pasado 12 de octubre, el presidente Felipe
Calderón violentó la Constitución, la Ley de
Asociaciones Religiosas y el carácter laico del
Estado mexicano.
Acompañado del jefe de Gobierno, Marcelo
Ebrard, y del cardenal Norberto Rivera, afirmó que
todos “los mexicanos somos guadalupanos sin
importar fe o creencias”. Asimismo, refirió que “la
señora de Guadalupe es un signo de identidad y
de unidad. Somos guadalupanos (…) y, para quie-
nes profesamos la fe católica, a quienes congrega
esta imagen tan representativa de México y de
los mexicanos (…) la Basílica de Guadalupe es un
factor de integración social, de afianzamiento de la
identidad nacional y de la unidad…”.
Ese discurso de Calderón, además de ser
discriminatorio y lesivo de los derechos huma-
nos, lapida la citada “unidad” y polariza a las
minorías religiosas y a los no católicos, quienes
suman el 30% de la población. Revivió así el
viejo discurso eclesiástico que pugna por que se
identifique mexicanidad con catolicismo.
Al expresar que “somos guadalupanos”, nos
guste o no, y que la citada imagen es “represen-
tativa de todos los mexicanos”, Calderón ante-
pone sus creencias personales a su investidura
presidencial, quebrantando con ello la Ley de
Asociaciones Religiosas y Culto Público, cuyo
artículo tercero señala que “el Estado mexicano
es laico”, y que éste “no podrá establecer ningún
tipo de preferencia o privilegio en favor de reli-
gión alguna”.
El presidente Benito Juárez, en Apuntes para
mis hijos, apuntó que “los gobiernos civiles no deben
tener religión, porque siendo su deber proteger la
libertad que los gobernados tienen de practicar la
religión que gusten adoptar, no llenarían fielmente ese
deber si fueran sectarios de alguna”.
Cuando Calderón alude al guadalupanismo
como “signo de identidad”, debería recordar
Más sobre Luis Calderón Vega:
Ni sus hijos lo honran
que al ser impuesto dicho culto en nuestro país
(en la primera mitad del siglo XVI), la cruz y la
espada de los conquistadores violentaron la re-
ligiosidad prehispánica, sembrando confusión
y división entre los naturales. Por otro lado, el
censo de 2010 reveló que nuestro país es cada
vez menos católico y, por ende, menos gua-
dalupano, por lo que la aseveración del presi-
dente, además de ofensiva, resulta errática y
anacrónica.
A mi juicio, no se debe tolerar el hecho de
que un presidente de la República, al hacer
una apología religiosa de dichas dimensiones,
trasgreda el orden constitucional. El Poder
Legislativo, la Comisión Nacional de los Derechos
Humanos (CNDH) y el Consejo Nacional Para
Prevenir la Discriminación (Conapred) están
obligados a actuar en consecuencia. La conso-
lidación del Estado laico en nuestro país se los
demanda. (Carta resumida.)
Atentamente
Laura Campos Jiménez
Historiadora por la Universidad de Guadalajara
camposjmz@gmail.com
PALABRA DE LECTOR
De Jesús González Schmal
Señor director:
C
on un cordial saludo, me permito remitirle
el siguiente texto para su publicación en
Palabra de Lector, en contestación a lo mani-
festado por Juan de Dios Castro Lozano en la
misma sección de Proceso 1822, de fecha 2 de
octubre de 2011, en torno a la nota de Arturo
Rodríguez García que se publicó en la edición
número 1819 bajo el título: Luis Calderón Vega:
Ni sus hijos lo honran.
Por más diferencias que hubiere habido entre
Abel Vicencio Tovar, a la sazón presidente del
PAN, y don Luis Calderón Vega, no se justifica-
ba la omisión de éste último para cumplir con
el pago que debía en su carácter de diputado
del grupo parlamentario del PAN (33% de sus
ingresos) para el sostenimiento del partido que,
gracias a estas aportaciones y al trabajo volun-
tario sin retribución de sus dirigentes, mantenía
su independencia, al no recibir subsidios del go-
bierno. Esa fue la causa por la que Vicencio Tovar
solicitó su exclusión del partido.
En aquella época era yo diputado y secre-
tario general del partido. Don Luis conocía las
condiciones precarias de nuestras finanzas y, no
obstante, prefirió concluir el periodo legislativo al
margen del partido.
Respecto de mi conducta política, cuyo jui-
cio se reserva Juan de Dios Castro, le recuerdo
que él la conoce desde la LIII Legislatura (85-88),
en la que fui coordinador del grupo parlamentario
del PAN sin apartarme un ápice de los principios
ético-políticos del partido. Ésta ha sido la misma
cuando, ya fuera del partido, fui diputado en la
LIX Legislatura (2003-06) y me opuse, desde la
tribuna, al arbitrario desafuero de Andrés Manuel
López Obrador que promovió Fox con los di-
putados panistas, de los que Juan de Dios era
integrante.
Desde 1993 Juan de Dios Castro fue invitado
por don José González Torres Arias para visua-
lizar hacia dónde se precipitaba el neopanismo
subvencionado con cuantiosos recursos públicos
y privados, ya enganchado en el carro del “sali-
nismo” y el TLC.
¡A nuestro pesar, el tiempo nos ha dado la
razón!
Atentamente
Jesús González Schmal
De Bernardo Bátiz Vázquez
Señor director:
M
e refiero a la carta del maestro Juan de
Dios Castro Lozano, acerca del reportaje
sobre el libro de Jorge Eugenio Ortiz Gallegos,
La mancha azul, y en especial a los comentarios
sobre don Luis Calderón Vega.
Dice el maestro Castro Lozano que los pa-
nistas don Luis Calderón Vega y David Alarcón
Zaragoza cometieron la misma falta: no pagaron
sus cuotas al partido, pero que uno fue expulsa-
do y el otro no, lo que es inaceptable. Le recuer-
do que fueron tres, no dos los diputados reacios
a cubrir sus cuotas. A todos, la directiva trató de
persuadirlos de que lo hicieran, y al no haber res-
puesta, se les expulsó.
Le recuerdo también al antiguo compañero
del Foro Doctrinario y Democrático que eran
entonces épocas muy distintas a las actuales: el
PAN no contaba ni con subsidio oficial ni con
apoyo de empresarios. Éramos pobres y, por ello,
militantes y dirigentes no cobrábamos por nuestro
trabajo partidista; más bien poníamos tiempo,
recursos personales e imaginación para que el
partido creciera y fuera la escuela de ciudadanía
que pensaron sus fundadores.
Por lo tanto, le recuerdo también que las
cuotas de los diputados eran vitales, y el enton-
ces presidente Abel Vicencio Tovar estaba furioso
por la falta de pago de quienes incumplían, aun
cuando fuera por razones ideológicas; Alarcón
Zaragoza llegó al extremo de demandar al parti-
do, pero no prosperó su demanda.
El incidente, uno de tantos en la vida de
Acción Nacional, no resta nada al valor personal
de don Luis, como fundador del partido, pen-
sador, sociólogo, historiador y, principalmente,
luchador social del lado de los pobres.
Atentamente
Bernardo Bátiz Vázquez
seguido”, asegura– su padre complementa
los gastos. “Una beca económica sería de
gran ayuda, porque ya no quiero depen-
der de mi familia. A veces es complicado
porque me dedico a los entrenamientos y
a los estudios. No trabajo y sería un modo
de apoyarme”.
Sin pleno apoyo
El de Irma Edith es un caso paradójico. Es-
tá vinculada a las dos instituciones públi-
cas más importantes del país: representa a
la UNAM, pero estudia en la UAM; la UNAM
se ufana de sus hazañas aunque la UAM
contribuye con los mayores recursos. En la
UNAM generalmente se desplaza en auto-
bús al interior de la República. No recibe be-
cas económicas y menos alimenticias. Sin
embargo, cuando compite por la UAM –bá-
sicamente en las Universiadas– suele viajar
con todas las comodidades.
Con todo y que no recibe ninguna cla-
se de apoyos –“¡Jamás los he tenido de par-
te de la UNAM!”–, a Irma Edith Contreras le
basta el prestigio que le puede brindar el
taekwondo de la universidad, máxime que
requiere de una asociación que la respalde
para participar en los eventos.
No obstante, ahora los papeles se han
invertido: su presea dorada en Guadalaja-
ra 2011 en la categoría menos de 57 kilos
(feather) es la que le da mayor lustre al de-
porte de la comunidad universitaria.
Aunque estudia el sistema escolariza-
do, por lo general realiza exámenes en lí-
nea –vía internet– ante la dificultad que
representa distribuir sus tiempos entre
sus estudios y el entrenamiento.
En la UNAM se dio de baja en cuanto
terminó el bachillerato en la Preparatoria
7. Tomó esta decisión porque en la máxi-
ma casa de estudios los periodos de es-
tudios son semestrales. En cambio, en la
UAM son trimestrales.
A pesar de que la Preparatoria 7 le ga-
rantizaba el pase en automático a la UNAM,
Irma prefirió presentar su examen de ad-
misión en la UAM –“como cualquier otro
alumno”–, donde incluso paga colegiatura,
algo así como 300 pesos.
Pero a cambio obtiene ciertas venta-
jas: cuando viaja por cuestiones de su ac-
tividad deportiva le ha pedido apoyo a sus
maestros para estudiar en línea, así como
presentar exámenes y trabajos.
Hace lo posible por asistir a clases si
el tiempo y la preparación deportiva se lo
permiten. “No puedo decirle que de una
semana acudo tres veces, porque todo de-
pende del lugar donde nos encontremos.
Estoy a la mitad de la carrera, pues se me
dificulta meter todas las materias que de-
bería; además, hice un cambio de carrera
y de plantel. Al principio estudié sociolo-
gía y como eran diferentes sistemas tuve
que empezar otra vez”.
Como second de Iridia Salazar conoció
el ambiente que rodeaba al representativo
tricolor y, en concreto, a la familia Salazar.
Reynaldo, padre de Iridia, era entrenador
del equipo, y el hermano, Óscar, también
medallista olímpico, aún competía.
En ese entorno comenzó a fijarse metas
y a ilusionarse con la probabilidad de repre-
sentar a México. “A lo mejor no tenía el com-
promiso ni la oportunidad de competir por
México, pero ya sabía de qué se trataba: có-
mo eran los entrenamientos, cómo era la vi-
da de Iridia, lo que realizaba la familia Sala-
zar con tantos trabajos al día. Ya no vivían
con la familia, y cosas por el estilo”.
Su madre es ama de casa, y su padre, ya
jubilado, trabajó en el Sistema de Transpor-
te Colectivo (Metro). Hoy en día Irma Edith
sigue sin tener en claro la verdadera labor
desempeñada por su padre durante su vi-
da laboral.
Irma Edith nació el 21 de diciembre de
1987. Sin figurar entre las favoritas al po-
dio, el domingo 17 se colgó el oro paname-
ricano con punto definitivo sobre la colom-
biana Doris Patiño (4-3). Con ello reivindicó
al maltrecho taekwondo nacional, que en
los últimos tiempos ha sido víctima de gri-
llas y burocratismo.
A
P
p
h
o
to
/ M
a
rtín
M
e
jía
Becade2 mil pesos
94 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011 97
PALABRA DE LECTOR
De Jaime Alvarado López
Señor director:
L
e solicito publicar la siguiente carta, dirigida
al jefe de Gobierno Marcelo Ebrard.
Licenciado Ebrard: en Palabra de Lector de
Proceso 1817 denuncié actos de corrupción
de mi entonces abogado, Luis Adolfo Vázquez
Caballero, y del juez 44 de lo Civil, José Manuel
Salazar Uribe, en el juicio 198/08 por la demanda
que interpuse en contra de la administración
capitalina, de su secretario de Gobierno y de seis
autoridades de la delegación Coyoacán por res-
ponsabilidad civil objetiva y daño moral.
En Proceso 1822, el venal Vázquez Caballero
pretendió exculparlos a ustedes en una publicación
llena de improperios y de notables falsedades con-
tra el suscrito. Pero los hechos son los siguientes:
En 2008, al entregarme un dictamen en ma-
teria psicológica que le había encomendado, la
psicóloga Rosario Vázquez Lavista me presentó
a su padre, Luis Adolfo Vázquez Caballero, y me
dijo que él era “honorable” profesionista y po-
día llevar mi asunto con éxito. Él determinó sus
honorarios y yo los cubrí de inmediato. (Tengo
prueba de ello.)
El 9 de abril de 2010 se presentó en mi casa
Rosario Vázquez para que le firmara el escrito
más importante del juicio, el de ofrecimiento y
admisión de pruebas; lo hice a pesar de que se
negó a darme una copia del mismo. En dicho
escrito cometió la grave omisión de no dar cuen-
ta de los daños y perjuicios reclamados. Puesto
que al no hacerse valer tan importante prueba,
el daño moral sería improcedente, presenté los
daños y perjuicios, y el juez no tuvo más opción
que aceptar el procedimiento.
La representante legal del gobierno capi-
talino, Silvia Marcela Arriaga Calderón, cuya
participación en el juicio había sido rechazada
previamente por el juez y la Octava Sala, presen-
tó entonces un nuevo escrito y el juez admitió
su intromisión en franca violación a la ley que le
prohíbe modificar sus determinaciones y las de
autoridades superiores.
El día 12 del mismo mes, Vázquez Caballero,
sin mi conocimiento, presentó al juez un escrito
donde le decía que renunciaba a mi representa-
ción y que dejaba de patrocinarme. Estuve, pues,
sin patrocinio legal del 13 de abril al 5 de mayo.
Así, queda claro que, por colusión de todos ellos,
se desarrolló un “proceso fraudulento”, conforme
al criterio del Pleno de la Suprema Corte.
Por los delitos que cometieron Vázquez
Caballero, su hija Rosario o su asociado Isidoro
Perera Ramos –entre los cuales destaca la fal-
sificación de mi firma–, el 12 de julio de 2010
presenté la denuncia de hechos FPC/74/496/10-
07 ante la procuraduría capitalina, radicada en la
Cuarta Agencia de la Unidad de Procesos Uno,
institución en la que también estoy siendo objeto
de corrupción.
El fiscal de Procesos en Juzgados Civiles,
Ricardo Ríos Garza, se niega a darme copias de
las declaraciones que esos venales debieron ha-
cer y de la denuncia que dicen haber puesto en
mi contra con el fin de que yo retire la mía.
Si ese profesor de “universidades”, como se
define, cree que lo he difamado con mi publica-
ción, lo invito a que me demande en la vía que
más convenga a sus mezquinos intereses. Tendré
mucho gusto en enfrentarlo en juicio a pesar de
la ignorancia que me atribuye.
Atentamente
Jaime Alvarado López
De Salvador Echeverría Villagómez
Señor director:
L
e escribo en ejercicio de mi derecho de ré-
plica respecto a una acusación de acoso y
hostigamiento sexual que me ha hecho la señora
Mireya Elizabeth Zavala Carvajal, la cual fue
publicada en la sección de Palabra de Lector de
Proceso 1824 el 16 de octubre de 2011.
Declaro categóricamente que los hechos de
que se me acusa son falsos. Lo único verdadero
es que dicha persona presentó una denuncia por
supuestos hechos ocurridos hace más de ocho
años, y que la denuncia está siendo atendida
por las autoridades correspondientes. Ante ellas,
la señora Zavala deberá presentar pruebas y,
dado que éstas no existen porque los ilícitos no
ocurrieron, le será imposible demostrar su acu-
sación. Por mi parte, acudiré ante estas mismas
autoridades en cuanto sea citado para ello.
Esta acusación es parte de un ataque más
amplio del que soy objeto, orquestado por in-
tereses ocultos de otra naturaleza, que espero
el proceso de investigación de las autoridades
saque a la luz. Yo soy el más interesado en que
el asunto se aclare, por mi propio interés y por el
clima laboral del centro en el que laboro.
Atentamente
José Salvador Echeverría Villagómez
saleche@cenam.mx
Una maestra se dice hostigada
Señor director:
L
e agradeceré publicar en Palabra de Lector la
siguiente denuncia.
Hace más de un mes fui separada del grupo
a mi cargo en el turno vespertino de la Escuela
Primaria Manuel Rivera Cambas, ubicada en
Iztapalapa, debido a una supuesta denuncia de
un conjunto de madres de familia en el sentido
de que incurrí en maltrato psicológico.
Hasta el momento no me han informado en
qué consiste dicha acusación, me han negado
mis prestaciones laborales y los funcionarios
responsables no me notificaron que debía tra-
mitar mi prórroga de interinato anual, en virtud
de que la titular de la plaza se encuentra con
permiso.
La situación se complica porque ahora me
hostigan en mi turno matutino, e Isaura Prieto,
responsable de la Dirección General de Servicios
Educativos de Iztapalapa (DGSEI), me ha calum-
niado asegurando a mi representante sindical
que hay más acusaciones en mi contra, las cua-
les también desconozco.
Al mismo tiempo que exijo poner fin a este
hostigamiento y reparar los daños causados,
hago responsables de los mismos al director de
la escuela, José Cipriano Castillo; a la superviso-
ra de zona, Érika Ponce de León, y a la titular de
la DGSEI. (Carta resumida.)
Atentamente
Profesora María de Lourdes Saldaña
Martínez
sazam27@hotmail.com
96 1825 / 23 DE OCTUBRE DE 2011
De Eduardo de la Torre Jaramillo
Señor director:
E
n Proceso 1824, la reportera Jesusa
Cervantes firmó el artículo intitulado
Homenaje a Paz en el Senado, al cual remito
los siguientes comentarios esperando los
publique. Efectivamente, el 25 de junio de
2008 presenté como diputado federal de la LX
Legislatura la iniciativa para inscribir en letras
de oro el nombre de Octavio Paz en los muros
de San Lázaro.
Precisamente, redacté ese segundo in-
tento porque el exdiputado Carlos Chaurand
argumentó que Paz no había colaborado en la
construcción del Estado mexicano, a lo que le
repliqué en esa iniciativa que fue uno de los
primeros en proponer la democracia como sa-
lida al “ogro filantrópico”, además de resaltar
el pluralismo y el papel que había jugado la so-
ciedad civil en la construcción de la alternancia
en el país. Realicé un recorrido por todos sus
libros, desde El laberinto de la soledad hasta
Itinerario, pasando por la entrevista que le hizo
Carlos Castillo Peraza y que se tituló Alguien
me deletrea.
Considero que ahora es tiempo de contar
por qué no se inscribió en letras de oro el nombre
de Octavio Paz en la Cámara de Diputados, y
que a sus lectores no los confundan con argu-
mentos fáciles como el consistente en que “…
la tradición de la inscripción en el Muro de Honor
del salón de sesiones ha sido exaltar el valor de
quienes han dejado huella en la historia y contri-
buido a la dignidad de la patria…”. Me pregunto:
¿acaso su renuncia a la embajada de la India no
fue un acto digno en el interior de un régimen
autoritario, o el Premio Nobel de Literatura no es
historia para un país –más allá de la literatura–,
máxime cuando fue el primer mexicano en recibir
dicho premio?
En la mañana del 25 de junio de 2008,
Héctor Larios, coordinador de la fracción del PAN
en la Cámara de Diputados, enojado me pidió
que bajara esa iniciativa. Le pregunté la razón, a
lo que contestó: “Tengo un acuerdo con Gamboa
y González para no poner ningún nombre en los
muros de la Cámara”. Seguí cuestionando por
qué se tomaba tal decisión, y su respuesta fue:
“Ya no hay espacio para poner ningún nombre”.
A lo que repliqué: “Lo siento. No la bajo. Octavio
Paz merece estar en los muros de la Cámara de
Diputados; es el mexicano más global que hemos
tenido, y para mí no es argumento el espacio en
los muros”. Y añadí: “¿Tienes alguna sugeren-
cia?”. Solo alcanzó a contestar: “Ok, pero no la
publicites”.
Al finalizar su presentación en la Comisión
Permanente, la iniciativa se aprobó por “acla-
De organizaciones de mujeres
Señor director:
L
e solicitamos publicar esta carta, dirigida a la
colaboradora de Proceso Marta Lamas.
Querida y siempre admirada Marta: nos he-
mos enterado de que recibiste el Premio Nacional
por la Igualdad y No Discriminación por parte del
Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación,
un muy merecido reconocimiento a tu sólida y
ejemplar trayectoria, como ciudadana consciente
que abre caminos de mayor libertad y justicia
para todas las mujeres, con la antorcha de la
razón y la verdad científica como estandarte.
Por ello hemos decidido aprovechar esta valiosa
oportunidad para compartir contigo esta breve
reflexión acerca de tu extraordinaria aportación a
la sociedad mexicana contemporánea.
En México abundan los problemas sociales,
a grado tal que parecen formar parte de una
masa amorfa tan complicada como irresoluble.
Sin embargo, resulta evidente que es ese ex-
traordinario reto el que constituye por sí mismo
el alimento que fortalece la determinación e im-
pulsa a las personas como tú a mantener viva y
encendida la llama de los ánimos colectivos por
construir un país distinto, uno con mayor bienes-
tar para todas las personas, pero sobre todo para
quienes viven en la exclusión, como las niñas y
mujeres de las zonas más marginadas del territo-
rio nacional.
Las organizaciones de mujeres que traba-
jamos por una mayor conciencia social en los
temas de los derechos humanos, y por la imple-
mentación de políticas públicas transversales
con una visión de equidad de género, testifica-
mos de manera directa el carácter determinado,
la voluntad férrea y el compromiso permanente
que asumes cada día y vives en cada una de tus
acciones, como persona consciente y ciudadana
congruente. Como bien dijo Simone de Beauvoir:
“No se nace mujer: llega una a serlo”. Tú has
sabido construirte como mujer que aporta de
manera cotidiana su perspectiva visionaria en la
construcción de este destino colectivo que lla-
mamos México.
La sociedad mexicana es afortunada por
contar entre sus ciudadanas a una mujer tan
grande y valiente como tú, que basa sus plantea-
mientos y acciones en la luz de la ciencia y la ra-
zón para combatir las tinieblas del oscurantismo
retrógrado, que lucha por mantenerse presente
e imponer de manera autoritaria los diques ideo-
lógicos que impiden el avance social hacia un
mayor bienestar en equidad y justicia para todas
las personas.
Tu labor social, académica y política enfo-
cada en el despertar de la conciencia nacional
sobre los derechos sexuales y reproductivos, la
equidad de género y la autonomía de las mujeres
constituye una aportación ya histórica en el movi-
miento feminista mexicano y latinoamericano.
Tú, querida Marta, compartes con tu pre-
sencia la fuerza que incentiva el despertar de
las conciencias, y nos haces darnos cuenta de
que las feministas somos muchas más de lo que
parece a simple vista. Como expresa la abogada,
escritora y política española Carmen Alborch, en
su libro Malas: “El feminismo es también el con-
junto de acciones a contracorriente, de rebeldías
y afirmaciones que tantas mujeres llevan a cabo
sin tener conciencia de ser feministas”. Tú nos
recuerdas, con tu diario vivir, que el feminismo
es mucho más que una palabra: es la conciencia
colectiva de las mujeres que despiertan y cons-
truyen sus propias realidades.
Por todas estas razones, compartimos conti-
go nuestra enorme alegría por este justo recono-
cimiento que has recibido y te enviamos nuestras
más calurosas felicitaciones. (Responsable de la
publicación: Silvia Solís.)
Atentamente
Equidad de Género: Ciudadanía, Trabajo y
Familia; Grupo de Información en Reproducción
Elegida; Foro Nacional de Mujeres y Políticas
de Población; Instituto de Liderazgo Simone de
Beauvoir, y Red por los Derechos Sexuales y
Reproductivos en México
mación”, fenómeno legislativo que no se había
producido en los últimos 10 años, según los
integrantes del servicio profesional, es decir,
todas las bancadas parlamentarias presentes en
esa sesión la aceptaron y se turnó a la comisión
correspondiente.
La historia incompleta ya la narró la reportera
Jesusa Cervantes.
Atentamente
Eduardo de la Torre Jaramillo
Acerca de Homenaje a Paz en el Senado
Felicitan a Marta Lamas
por el premio del Conapred

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->