You are on page 1of 17
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS OCCIDENTALES EZEQUIEL ZAMORA UNELLEZ LIQUIDACION DE SOCIEDADES QUIEBRA Y ATRASO

UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL DE LOS LLANOS OCCIDENTALES EZEQUIEL ZAMORA UNELLEZ

LIQUIDACION DE SOCIEDADES QUIEBRA Y ATRASO
LIQUIDACION DE
SOCIEDADES
QUIEBRA Y ATRASO

Integrantes:

C.I

Jemaiva Marín

9.683.646

Dayana Pérez

17.057.292

Omar Rodríguez

16.501.409

San Carlos, junio de 2012

INTRODUCCION

La extinción de una sociedad mercantil es un fenómeno jurídico complejo. La sociedad es una colectividad que actúa en el tráfico bajo la forma de una persona jurídica que se relaciona con terceros, creando una trama de vínculos jurídicos que no pueden cortarse de golpe en el instante de la disolución social. La garantía de los que contrataron con ella exige que la liquidación de sus contratos preceda a la disolución de la sociedad y, lo que en definitiva los socios obtengan en esta disolución de los vínculos sociales, depende del resultado de la liquidación de los vínculos con terceros.

Se puede afirmar, entonces, que la disolución no es un fenómeno simple, sino complejo: con el acaecer de una causa de disolución se abre un proceso de disolución que comienza con la liquidación de los negocios sociales pendientes y termina con la división del haber social entre los socios. Cabe, por tanto, distinguir en ese fenómeno duradero tres estadios diversos: la realización de una causa de disolución, la liquidación y la división del patrimonio social. Las fases primera y tercera afectan las relaciones de los socios entre sí, mientras que la fase segunda afecta las relaciones de la sociedad con terceros.

LIQUIDACION DE SOCIEDADES

Se entiende por liquidación de una sociedad, la terminación de sus actividades mercantiles, la realización de sus activos, para pagar la totalidad de sus pasivos y finalmente la distribución del remanente entre sus socios. El responsable de la liquidación tiene que realizar toda una serie de procedimientos y operaciones. Primero debe elaborar una lista con todos los acreedores, más tarde preparar otra con los activos de la empresa que se deben vender y la forma en que se deben repartir los ingresos provenientes de estas ventas entre los distintos acreedores siguiendo unos principios claros y transparentes. Estos últimos tienen que demostrar lo que se les adecua aportando la documentación pertinente. Existen dos clases de acreedores: los preferentes o con garantía y los acreedores ordinarios o sin garantía. Los primeros tienen asegurada la recuperación de su inversión porque está respaldada por algún tipo de bien o propiedad de la empresa: una maquina o un edificio, por ejemplo. Por lo general, estos acreedores son los primeros en cobrar, pero existen algunos acreedores ordinarios que cobran antes que nadie: el responsable de la liquidación, el gobierno, y los trabajadores. Sin embargo, es frecuente establecer un límite temporal de las deudas porque, casi siempre, la venta de los activos de la empresa no es suficiente, en muchos casos para cubrir todas las deudas.

Causas de Disolución: según el Artículo 340 del código de comercio:

Por la expiración del termino establecido para su duración.

Por la falta o cesación del objeto de la sociedad, o por la imposibilidad de

conseguirlo. Por el cumplimiento de ese objeto.

Por la quiebra de la sociedad aunque se celebre convenio.

Por la pérdida entera del capital o por la parcial a que se refiere el artículo 264, cuando los socios no resuelven reintegrarlo o limitarlo al existente

Por la decisión de los socios.

Por la incorporación a otra sociedad.

Pasos a seguir para realizar la liquidación:

Luego que se hubiera decidido la liquidación de la sociedad, por la causa

que fuere; se nombrara un liquidador o junta liquidadora o síndico. Informar al tribunal de comercio de la situación y de los poderes que se

hubiere otorgado. Se suspenderán todas las operaciones y se procederá a levantar inventario

de todos los bienes de la sociedad. Se efectuara un cierre de ejercicio y se preparan los estados financieros.

Se realizaran los activos, a los precios de la demanda en el mercado. Se cancelaran las deudas en su orden de prioridades legales.

Se repartirá el remanente entre los socios en proporción a sus capitales aportados.

Orden De liquidación de los pasivos: las deudas de la empresa deben cancelarse de la siguiente manera:

Los Acreedores Preferentes: son aquellos a quienes hay que pagarles sus deudas con preferencia a la de lo demás acreedores. dentro de estas, se encuentran, los sueldos y salarios de los trabajadores, los impuestos y contribuciones, tanto nacionales como municipales.

Los Acreedores Garantizados Totalmente: se trata de los acreedores

hipotecarios. Los Acreedores garantizados parcialmente: son aquellos que poseen una garantía prendaría o de pignoración, que no llega a cubrir el total de sus acreencias.

Los Acreedores Comunes o no Garantizados: en su mayoría son deudas a proveedores de la empresa. También podrían ser con accionistas.

Movimientos contables:

El estado de Liquidación:

se trata de un “estado Financiero”

un tanto

diferente de los que corrientemente económicos.

se preparan

al

cierre

de

los

ejercicios

Características:

En él se hace caso omiso del principio de “ La empresa en Marcha”

 

Los activos han de mostrarse a su precio de transacción neto, puesto que

su venta es irremisible y con apremio. Han de mostrarse absolutamente todas las partidas, tanto de activos, como

de pasivos, incluyendo los activos y pasivos Contingentes o eventuales, tal vez aparezcan partidas de activos que no habían, y se dejen de reconocer deudas insuficientemente justificadas. Deben mostrar todas las partidas dadas o recibidas en prenda o garantía.

En última instancia, persigue el fin de mostrar a los acreedores y socios, lo que corresponderá a cada uno al venderse los activos.

Los

activos

comprometidos,

o

sea

aquellos

con

los

cuales

están

garantizados algunas deudas, han de mostrarse separados de los activos libres o no comprometidos. La clasificación de las cuentas se hace siguiendo un ordenamiento diferente

al usual. Se utilizara una columna adicional para indicar el valor libros de las partidas, además de sus valores de realización.

Contabilización de la liquidación

Una vez que haya sido acordada la liquidación de la sociedad, ya sea

mediante un síndico, un liquidador o un fideicomisario, se prepara el Inventario,

cierre y estados financieros, luego se prepara el estado de liquidación, o previo a la liquidación; registrando las partidas a sus valores de tasación. Lo más recomendable es que se abran nuevos libros, con los valores de liquidación de las partidas, se procederá entonces a redactar un asiento de apertura de diario con todas las partidas de activos, pasivos y capital, con sus valores de tasación, tomados del “estado de liquidación previo”. Se hará un estimado de los gastos de liquidación; los cuales se incorporaran en el mismo asiento, con lo cual se producirá una diferencia, que si es por exceso será un “excedente de liquidación” y se repartirá entre los socios. Si resultara por defecto, será un “faltante de liquidación” que será la parte de la perdida que soportaran los socios y tal vez también los acreedores comunes hasta posiblemente los demás acreedores; según les toque en el orden de prioridad de reparto.

Al realizar el asiento de apertura de la liquidación de la sociedad, se harán los demás asientos para registrar todas las operaciones de liquidación de la sociedad, vayan realizando, tales como: pagos preferentes, ventas de los activos en liquidación, pagos operativos y cobros de cualquier tipo que efectué, el síndico, o el liquidador, o quien este encargado de la liquidación de le empresa.

Luego se pasaran todos los asientos de diario al libro mayor, finalmente se preparara un ESTADO DE LIQUIDACION por el síndico, o el liquidado; el cual no es más que una relación detallada de los activos realizados, de los pasivos liquidados y del reparto de excedente, si lo hubiere.

Actividades que deben registrarse:

La entrega que se le hizo al síndico de los activos de la sociedad.

Las instrucciones que hubiere efectuado dicho síndico, o liquidador.

Los ingresos y egresos habidos.

Los asientos de cierre de los libros.

Balance inicial de liquidación

Es aconsejable realizar los recuentos físicos e inventarios minuciosos de todos los derechos y bienes del negocio que integran al activo, así como cuantificar las obligaciones de la sociedad.

Con estos elementos se registran en Libros los ajustes necesarios, cancelándose además contra las correspondientes cuentas del activo, las depreciaciones y amortizaciones acumuladas para obtener el balance inicial de liquidación, que solo difiere de un balance general en el sentido de que ya no figuran las depreciaciones y amortizaciones, si no los importes netos de los activos que complementaban.

Registro de las operaciones de la liquidación

|La realización del activo y el pago del pasivo se reflejan en la contabilidad

mediante los asientos necesarios, y la utilidad o pérdida que resulte debe registrarse cargando o acreditando a la cuenta de resultados en liquidación, según proceda.

Los

gastos

propios

de

la

liquidación

como remuneraciones de los

liquidadores, sueldos del personal, honorarios de abogados, auditores, peritos valuadores y gastos generales propiamente dichos como rentas, papelería, etc., se contabilizan en una cuenta que puede denominarse “GASTOS DE LIQUIDACIÓN”, con su correspondiente detalle por subcuentas.

Estado de resultados en liquidación

Para mostrar el resultado de la liquidación se prepara un estado que se

conoce como de resultados en liquidación y que algunos tratadistas también denominan estado de realización y liquidación.

Este estado debe mostrar las operaciones en que hubo utilidad y aquellas que originaron pérdidas, así como el monto de los gastos de liquidación, a fin de llegar al resultado neto de la liquidación.

Balance final de liquidación

Este estado financiero debe mostrar como activo los recursos provenientes de la liquidación y aquellos bienes que, en su caso, se hayan reservado los socios para distribuirlos entre ellos, y como pasivo el haber social a favor de los propios socios.

Tratándose de sociedades Colectiva, en Comandita y de Responsabilidad Limitada, dado que la cantidad de socios es reducida, en el propio balance final de liquidación o en un anexo que lo complemente figurará la cantidad que del haber social toca a cada uno de ellos. En el caso de Sociedades Anónimas, debe indicarse en el propio balance por medio de una nota, la cantidad que por liquidación corresponde a cada una de las acciones.

EL ATRASO

Es una figura jurídica típicamente mercantil mediante el cual el Legislador concede un privilegio o beneficio de retardar sus pagos al comerciante y por razones exensables no hayan podido cumplir con sus compromisos mercantiles inmediatos, para que se conceda el atraso la compañía debe tener los activos superiores a los pasivos, y el comerciante podrá pedir al tribunal de comercio competente para proceder a la liquidación amigable de sus negocios.

Se basa en el Artículo 898 del el Código de Comercio que establece las condiciones para que el comerciante sea declarado es estado de atraso. Sin embargo, no se puede considerar el atraso como derecho:

  • 1. Según el Artículo 898 del Código de Comercio, las condiciones deben existir para que el comerciante pueda solicitar el atraso primero de hecho y luego de derecho.

  • 2. Para que el tribunal declare el estado de atraso necesita la opinión favorable de varios acreedores.

  • 3. Porque el juez puede negar la solicitud de atraso si el comerciante no cumple con las condiciones establecidas en el Artículo 898 de el Código de Comercio.

  • 4. Una vez otorgado por circunstancias determinadas en el Código de Comercio, el juez puede revocar el atraso.

El estado de atraso es una petición autónoma cuando es hecho por el deudor antes de que cualquiera haya solicitado su declaración de quiebra. Como defensa ante una demanda de quiebra que le haya sido impuesta por algunos de sus acreedores. El objeto principal del estado de atraso es la liquidación de los bienes de la empresa, ya sea en parte o en su totalidad, para cancelar las deudas, o al menos las dos terceras partes de ésta.

Solicitud de atraso:

El comerciante cuyo activo exceda positivamente su pasivo y que por falta de numerario, debido a sucesos imprevistos o causa de cualquiera otra manera excusable, se vea en la necesidad de retardar o aplazar sus pagos, será considerado en estado de atraso y podrá pedir al tribunal de comercio competente que le autorice para proceder a al liquidación amigable de sus negocios, dentro un plazo suficiente que no exceda de doce meses, obligándose a no hacer mientras se resuelve a su solicitud, ninguna operación. Pueden solicitar el estado de atraso:

El comerciante retirado.

Heredero comerciante fallecido.

Los acreedores del comerciante.

Rechazo del atraso

La solicitud no será admitida si con ella no presenta el peticionario sus libros de comercio regularmente llevados; su balance comercial; su inventario, practicado treinta días antes con estimaciones prudenciales de su lista de deudores, un estado nominativo de sus acreedores con la indicación de su domicilio

Quienes pueden ser admitidos

EL Tribunal después de haber verificado la presentación de todos los documentos, dictara las medidas de vigilancia necesarias, nombrara un síndico y una comisión de tres de los principales acreedores residentes, de los que figuren en el balance del peticionario y convocara a una reunión por la prensa que se verifica al octavo día a la hora que se fije.

Consecuencias de la declaración del estado atraso

De acuerdo al Artículo 898 de el Código de Comercio, la consecuencia de la declaración del estado de atraso es la liquidación amigable de los negocios del comerciante, ello está limitado por dos circunstancias:

  • 1. Plazo establecido por el comerciante (que no exceda de 12 meses).

  • 2. Que el comerciante de obliga a no realizar ninguna operación que no sea la del simple detal. Ello con la finalidad de que la deuda no quede ilusoria.

Condiciones para que proceda la solicitud de atraso

  • 1. Que el activo exceda positivamente el pasivo. Comerciante solvente pero sin liquidez.

  • 2. Que exista un retardo o aplazamiento del pago de las deudas en la fecha en que se deban efectuar por falta de liquidez.

3.

Que el diferimiento sea por causa excusable, es decir, por causas ajenas a la voluntad y a los intereses del comerciante.

  • 4. Que la solicitud sea hecha por un comerciante. Son comerciantes los que teniendo capacidad para contratar hacen del comercio su profesión habitual, y las sociedades mercantiles (Artículo 10 del Código de Comercio).

Requisitos para solicitar el atraso

  • 1. Libros de comercio regularmente llevados (notoriedad mercantil).

  • 2. . Balance comercial donde se exprese con claridad el activo y el pasivo del solicitante.

  • 3. Inventario practicado 30 días antes de la solicitud con la finalidad de que tanto los acreedores como el juez conozcan con claridad la o verdadera situación del comerciante (bienes) ( uso conforme otorgado por catastro).

  • 4. Una lista de las deudas o pasivos.

  • 5. Una nómina de acreedores.

  • 6. Patente de industria y comercio, si la hubiere.

  • 7. Opinión favorable de por lo menos 3 acreedores principales, sino se acompañan estos requisitos a la solicitud, la misma debe ser negada.

LA QUIEBRA

Es aquella situación en que se coloca un comerciante, que no estando en estado de atraso, cesa en el pago de sus obligaciones mercantiles (Art. 914 C. Co). Situación que conlleva a un comerciante, en virtud de que su pasivo es superior a su activo, a cesar en el pago de sus obligaciones mercantiles y a la imposibilidad de continuar sus negocios.

Requisitos que determinan el estado de quiebra

  • 1. CUALIDAD DE COMERCIANTE DEL DEUDOR: del Art. 914 Código de Comercio (C.Co.) se deduce que la institución de la quiebra solamente se

aplica al comerciante y para el deudor civil sólo existe la sesión de bienes. Ahora bien, todos "los que teniendo capacidad para contratar hacen del comercio su profesión habitual y las sociedades mercantiles según éste artículo pueden ser declaradas en quiebra las personas físicas y jurídicas". Según el Art. 10 del C.Co., toda persona física mayor de edad que haya hecho del comercio su profesión habitual puede ser declarada en quiebra. El corredor en materia mercantil (Art. 2 ordinal 15 y Art. 66 del C.Co.) y el comisionista (Art. 2 ordinal 4 y Art. 375 del C.Co.) pueden ser igualmente declarados en quiebra. El comerciante retirado del comercio puede ser declarado en quiebra; pero sólo dentro de los 5 años posteriores al retiro, con tal que la cesación de pagos haya tenido lugar durante el tiempo que ejerció el comercio. De la misma manera procede la quiebra de un comerciante fallecido; siempre que hubiere muerto en un estado de cesación de pagos, pero no puede ser solicitada ni pronunciada de oficio sino dentro de los 3 meses siguientes a su muerte. El Código de Comercio equipara la quiebra de las Sociedades Mercantiles (comerciante social) a los comerciantes individuales. Sólo en determinadas ocasiones establece normas particulares para éstas quiebras.

  • 2. QUE NO HAYA ESTADO DE ATRASO: significa que no haya obtenido el beneficio de atraso y claro, la liquidación amigable.

  • 3. QUE HAYA CESACIÓN DE PAGOS: consiste en dejar de pagar las deudas de naturaleza comercial vencidas y exigibles. Entre nosotros se requiere hacer una distinción con la suspensión de pagos o sea el retardo o aplazamiento en los pagos de que habla el código de comercio, al definir el estado de atraso; en cambio la cesación de pagos se debe a un estado de impotencia patrimonial en que se encuentra el deudor comerciante para hacer frente a los compromisos adquiridos. Para evitar las confusiones recordamos que la suspensión o el retardo de los pagos es un malestar económico momentáneo o accidental. Cuando un comerciante se encuentra en éste estado, le es aplicable el procedimiento de atraso; pero cuando la

cesación de los pagos se debe a insolvencia, la situación patrimonial deficitaria y por consiguiente el desbalance da lugar a la cesación de pagos permanente o definitiva.

Tipos de quiebra:

El

Art.

915

del

C.Co.

Clasifica

la

en

Fortuita,

Culpable

y

Fraudulenta. Quiebra Fortuita: es aquella originada por causas impredecibles e imprevisibles, de fuerza mayor, que lleven al comerciante a la imposibilidad de cumplir con sus obligaciones y a la finalización de sus operaciones. En estos casos la ley prevee una serie de protecciones al comerciante, para facilitarle su recuperación, hasta que sea posible evitarle el desastre de la quiebra.

Quiebra Culpable: es aquella originada por la falta de prudencia o negligencia de los administradores del negocio.

Quiebra

Fraudulenta:

es

aquella

Originada

por

actos

dolosos

del

comerciante, en perjuicio de sus acreedores.

Declaratoria de quiebra a petición del deudor

Establece el

Art.

925 del

C.Co. que, "todo comerciante que se halle en

estado de quiebra debe hacer por escrito la manifestación de ella ante el Juez de Comercio de su domicilio mercantil, dentro de los tres días siguientes a la cesación de pagos".

Contenido de la Solicitud del Deudor

En esa manifestación que debe ser por escrito, el deudor debe indicar las razones de la cesación de pagos y solicitara que se le declare en estado de

quiebra. A ésta manifestación el deudor acompañara los siguientes recaudos, de conformidad con el Art. 926 del C.Co.:

1.

El Balance General o una exposición de las causas que impiden al fallido presentarlo.

  • 2. Una memoria razonada de las causas de la quiebra.

El Escrito, el Balance y la Memoria deben ser fechados y firmados por el solicitante bajo el juramento de que son verdaderos. Según el Art. 927 del C.co., el Balance deberá contener la relación y valores de todos los bienes, muebles e inmuebles, y estados demostrativos por la debida separación de todos los débitos y créditos, de los gastos y de las ganancias y pérdidas. Éstos estados de gastos y de ganancias y Pérdidas contendrán los de los diez años anteriores a la quiebra.

Cuando el comerciante es una Sociedad en Nombre Colectivo o en Comandita la manifestación debe contener el nombre y domicilio de cada uno de los socios solidarios y de los comanditarios que no hayan entregado todo su capital.

Si

la

quiebra

es

de

una

o

de

una

de

Responsabilidad Limitada, la manifestación debe ser hecha por sus administradores, los cuales quedan obligados a comparecer ante el tribunal y ante el Síndico siempre que sean requeridos.

La quiebra de un comerciante fallecido

Durante el curso del proceso concursal de quiebra puede morir el deudor,

ésta circunstancia no obsta para que el procedimiento continúe, puesto que ésta quedará representada por sus herederos.

La quiebra de un comerciante retirado

Establece el Art. 930 del C.Co., "la quiebra de un comerciante retirado del

comercio puede ser declarada; pero sólo dentro delos cinco años posteriores al

retiro, con tal que la cesación de pagos haya tenido lugar durante el tiempo en que ejerció el comercio, o bien durante el año siguiente, a causas de deudas relativas al mismo ejercicio. Pero también ser declarada después de la muerte del comerciante retirado; pero sólo dentro del año siguiente a la muerte". Así pues, el comerciante retirado del comercio; puede, después del cierre o de la venta de su fondo de comercio, ser declarado en quiebra bajo dos condiciones:

Que la cesación de pagos haya tenido lugar durante el tiempo que ejercía el comercio o dentro del año siguiente al retiro, siempre que sea por deudas relativas al mismo comercio.

Que sea solicitada dentro de los cinco años posteriores al retiro.

DIFERENCIAS ENTRE ATRASO Y QUIEBRA

ATRASO

Hay un retardo o aplazamiento en los pagos.

 

El

patrimonio

del

comerciante

es

potencialmente

solvente

y

puede

recuperarse Existe solvencia pero se ve paralizada en la práctica

 

QUIEBRA

 

Hay una imposibilidad de pagar

 

El patrimonio del comerciante es insolvente e irrecuperable

No existe solvencia

 

CONCLUSIÓN

La liquidación de una sociedad mercantil, resulta ser un proceso de trámites complejos, los cuales deben ser realizados paso a paso, tanto contable como jurídicamente para así poder llevar a cabo una liquidación correcta y acorde con las exigencias de los accionistas y acreedores. Muy frecuentemente las liquidaciones ocurren por dos razones, una de ellas es debido a la insolvencia o la declaración de quiebra, que muy bien ampliamos en este trabajo y la segunda causa es cuando los propietarios o socios de la compañías acuerdan en mutuo acuerdo el fin de la actividad, ya sea porque ya han alcanzado los objetivos planteados o por desacuerdos de cualquier tipo que entre los socios ocurriere. Para realizar la liquidación se deben consultar las leyes concernientes a dicha situación (código de comercio).

BLIBLIOGRAFIA

Contabilidad III, Gómez Rondon. (Cap. 11 al 11-09)

Código de Comercio de Venezuela (1996) Editorial PANAPO. Impreso en Venezuela por Litho-Tip, C.A.