Índice

I.1
ÍNDICE

1. INTRODUCCIÓN 1
1.1. ANTECEDENTES 1
1.2. OBJETIVOS 1
1.3. CONTENIDO DEL DOCUMENTO 1

2. LAS UNIONES EN ESTRUCTURAS DE ACERO 3
2.1. GENERALIDADES 3
2.1.1. Factores económicos 4
2.1.2. Consideraciones técnicas 4
2.2. CLASIFICACIÓN 5
2.3. NORMATIVAS ACTUALES 6
2.3.1. EAE, EC3 y CTE 6
2.3.2. Planteamiento 7
2.3.2.1. Esfuerzos en la unión 7
2.3.2.2. Reparto de esfuerzos 8
2.3.2.3. Clasificación en función de su rigidez 10
2.3.2.4. Clasificación en función de su resistencia 12

3. UNIONES ATORNILLADAS 15
3.1. COMPROBACIÓN DE LA UNIÓN 15
3.1.1. Modos de fallo 15
3.1.2. Categorías de uniones atornilladas 16
3.1.3. Expresiones para el cálculo de las resistencias 17
3.2. DISPOSICIONES CONSTRUCTIVAS 19
3.3. RESOLUCIÓN DE UNIONES TÍPICAS 20
3.3.1. Unión a tracción de dos angulares a una cartela 21
3.3.2. Unión de viga a soporte con placa dorsal rigidizada 26
3.3.3. Empalme de viga armada mediante cubrejuntas (alas y alma) 31
3.3.4. Unión con doble casquillo de angular (articulada) 41

4. UNIONES SOLDADAS 49
4.1. COMPROBACIÓN DE LA UNIÓN 49
4.1.1. Tipos de uniones soldadas 49
4.1.2. Resistencia de un cordón de soldadura 51
4.1.3. Expresiones para el cálculo de la resistencia de un cordón de soldadura 53
4.2. DISPOSICIONES CONSTRUCTIVAS 53
4.3. RESOLUCIÓN DE UNIONES TÍPICAS 56
4.3.1. Unión de viga a soporte 57
4.3.2. Unión a tracción de un angular a una cartela 64
4.3.3. Unión de ménsula a soporte 67
4.3.4. Unión de angular a soporte 70

5. ANÁLISIS COMPARATIVO DE LOS RESULTADOS 75
5.1. UNIONES ATORNILLADAS 75
5.2. UNIONES SOLDADAS 80



Índice

I.2



6. CONCLUSIÓN Y RECOMENDACIONES 85

7. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS 87
7.1. TEXTOS NORMATIVOS 87
7.2. PÁGINAS WEB 88



ÍNDICE DE FIGURAS

Figura 1 - Modelos de comportamiento vigas-columna 6
Figura 2 - Entorno normativo para el proyecto de estructuras de acero 6
Figura 3 - Clasificación de uniones por rigidez 11
Figura 4 - Clasificación de uniones por resistencia 12
Figura 5 - Nomenclatura de cada disposición de tornillos 17
Figura 6 - Tensiones en el plano de garganta 51
Figura 7 - Tensiones en un cordón de soldadura 52
Figura 8 - Dimensiones relevantes en los cordones de soldadura para
comprobar los requisitos relativos a las disposiciones constructivas
55
Figura 9 - Resistencia de tornillos solicitados simultáneamente a tracción y
cortante
78
Figura 10 – Determinación de las áreas netas en el cálculo de la resistencia a
desgarro
80




ÍNDICE DE TABLAS

Tabla 1 - Categorías de uniones atornilladas 17
Tabla 2 - Expresiones para el cálculo de resistencias en uniones atornilladas 18
Tabla 3 - Reglas generales de disposición de tornillos 19
Tabla 4 - Tipos comunes de uniones soldadas 50
Tabla 5 - Expresiones para el cálculo de resistencias en uniones soldadas 53
Tabla 6 - Disposiciones constructivas de los cordones de soldadura 55
Tabla 7 - Comparativa de resistencias de diseño para uniones atornilladas 76
Tabla 8 - Resistencia de tornillos solicitados a tracción y cortante 74
Tabla 9 - Comparativa resistencia a desgarro 79
Tabla 10 - Información complementaria en las disposiciones contractivas 81
Tabla 11 - Información contradictoria en las disposiciones contractivas 82
Tabla 12 - Expresiones del “método direccional” para la comprobación analítica
de los cordones de soldadura
82
Tabla 13 - Expresiones del método simplificado para la comprobación analítica
de los cordones de soldadura
82













AGRAÏMENTS



Avui, després de tants dies d’estrès he de posar-me a redactar el final d’un
camí que vaig iniciar ara ja fa un cert temps.

Però és complicat i no se com fer-ho per agrair-vos a tots, els qui m’heu ajudat
i animat a arribar fins aquí. Espero de tot cor, que en algun dels moments que
hem compartit us hagi fet saber, a cadascun de vosaltres, que res se m’hagués
fet fàcil si no haguéssiu estat al meu costat.

En primer lloc, agrair als meus tutors, Enrique Mirambell i Esther Real, per
ajudar-me en la realització d’aquest treball i per donar-me l’oportunitat de
realitzar una beca al seu departament, on m’han fet sentir com a casa. Agrair
especialment a l’Enrique la paciència de les últimes tardes de revisió que s’han
fet vespres.

Per sobre de tot, a qui més he d’agrair, és als de casa. Als meus pares per tot
el que m’heu ensenyat, pels valors que m’heu inculcat que m’han permès
arribar fins aquí, pels sacrificis que heu fet, per tot el què m’heu donat, per
aguantar els nervis, per fer-me costat en tot moment, per fer amb mi aquesta
carrera, GRÀCIES. I a la Berta, per la millor germana, per estar sempre allà,
amb els seus “morritus” i el seu somriure.

I per últim, com no t’haig de donar les gràcies a tu, Raquel. Sempre al meu
costat, patint amb mi, aguantant el meu humor difícil per moments. Estem
arribant a la recta final, ens queda poc. Així que gràcies per tots els moments
viscuts, pels bons i pels no tan bons, i sobretot pels que vindran. T’estimo.

Introducción

1
1. INTRODUCCIÓN
1.1. ANTECEDENTES

En los últimos años han surgido varias normativas para los proyectos de
estructura metálica que han derogado la normativa vigente en España, como
única norma de obligado cumplimiento, la Norma Básica de la Edificación:
“Estructuras de Acero”, NBE EA-95, procedente de las normas de los años 70
del Ministerio de Vivienda.

Las nuevas normativas nacidas recientemente son el Código Técnico de la
Edificación, (en concreto para el tema que nos ocupa el Documento Básico de
Seguridad Estructural de Acero) la Instrucción EAE y el Eurocódigo 3.

A nivel del estado español tenemos el CTE DB-SE-A cuyo ámbito de aplicación
es sólo la edificación y la EAE cuyo ámbito es mayor e incluye tanto la
edificación como la obra civil. El Eurocódigo 3 es de ámbito europeo y como
consecuencia también vigente en España.

Por tanto, se ha pasado de tener una norma obsoleta a tener en la actualidad
tres nuevas normas que deberían coexistir.

1.2. OBJETIVOS

Con este trabajo se pretende elaborar una monografía, a modo de guía, que
analice las diferencias y similitudes del tratamiento de las uniones de acero
entre las diferentes normativas que coexisten, la Instrucción EAE de acero
estructural, el Eurocódigo 3 y el Código Técnico de la Edificación.

Mediante el desarrollo de diferentes ejemplos prácticos de uniones comunes,
tanto de uniones soldadas como atornilladas, se realizará una comparativa de
los diferentes planteamientos y resultados que se obtienen de aplicar las
distintas normativas.

La intención última es que en un futuro, se pueda crear una guía de diseño de
cada tipo de unión para acercar a los profesionales actualmente en activo los
métodos que proponen las nuevas normativas de obligado cumplimiento.

1.3. CONTENIDO DEL DOCUMENTO

En el Capítulo 2 se hace una revisión global del estado del conocimiento en los
aspectos referentes al tratamiento de las uniones y su importancia en la
estructura. Se plantean las diferentes formas que tenemos de valorar su
capacidad resistente y los distintos tipos de unión que existen. Además, se
Introducción

2

realiza una primera comparativa del tratamiento en este campo, realizado por
las normativas vigentes, la EAE, el EC3 y el CTE.

En el Capítulo 3, se intenta reflejar de manera clara y sintética las principales
comprobaciones necesarias para el cálculo de uniones atornilladas y las
disposiciones constructivas que se tienen que cumplir, para los tres textos
normativos. También, se realizan 4 ejemplos de uniones típicas resueltos por
cada una de las distintas normativas.

De la misma forma, en el Capítulo 4 se realiza lo mismo que en el Capítulo 3
pero para el caso de uniones soldadas.

En el Capítulo 5, se realiza un análisis comparativo de los resultados obtenidos
según las distintas formas de proceder de las distintas normativas.

Por último, en el Capítulo 6, se resumen las principales conclusiones derivadas
de los apartados anteriores, así como recomendaciones para la aplicación de las
normativas.

Las uniones en estructuras de acero

3
2. LAS UNIONES EN ESTRUCTURAS DE ACERO

2.1. GENERALIDADES

Una de las diferencias más acusadas entre las estructuras metálicas y las de
hormigón consiste en la existencia en las primeras de multitud de uniones; es
difícil en cambio encontrarlas en las estructuras de hormigón, caracterizadas
por su monolitismo.

Las uniones cobran, dentro de los proyectos de las construcciones de acero,
especial relevancia y porqué no decirlo, dificultad. Toda unión es por su propia
naturaleza una discontinuidad y por tanto, una zona potencialmente peligrosa:
de hecho, multitud de accidentes se deben a uniones mal proyectadas o mal
ejecutadas.

No es necesario insistir sobre la importancia que tienen las uniones, pues es
suficiente que falle una cualquiera de ellas para ocasionar la ruina total o parcial
de la estructura. En consecuencia, en un proyecto de estructura metálica deben
estar adecuadamente resueltas todas las costuras.

En el proyecto de una unión entre dos o más piezas de una estructura metálica
se distinguen dos fases principales.

La primera y más importante es la concepción y diseño general de la misma,
eligiendo entre uniones soldadas o atornilladas y dentro de cada tipo el modelo
de unión: a tope, en ángulo, con cubrejuntas, con chapa frontal, con casquillos,
etc.

En la segunda fase, el proyectista ha de comprobar la capacidad portante de la
unión elegida. En el caso más general esta comprobación se realiza en tres
etapas:

Determinación de los esfuerzos a los que se encuentra sometida la
unión, que en general depende de su rigidez, por lo que nos
encontraremos ante un problema isostático o hiperestático (donde no es
suficiente analizar las leyes de la estática para averiguar los esfuerzos
que la solicitan, sino que es preciso tener en cuenta además las
deformaciones locales de la propia unión).
Determinación de las tensiones que estos esfuerzos originan en los
distintos elementos de la unión (cordones de soldadura, tornillos,
casquillos, cartelas, etc.)
Comprobación de que estas tensiones no ocasionan el agotamiento de
ninguno de dichos elementos.

Para conseguir un diseño adecuado de una unión deben considerarse además
una serie de factores o consideraciones de carácter económico y técnico:
Las uniones en estructuras de acero


4
2.1.1. Factores económicos

Las uniones pueden representar del orden del 40% del coste de una estructura
(en el caso de edificación).

Para abaratar uniones, se debe procurar tipificar o unificar los distintos tipos de
ellas, teniendo en cuenta que cada unión ha de ser sencilla en su concepción,
evitando elementos innecesarios. Sin embargo, en las uniones viga-pilar, se
debe prestar atención a la rigidización de las mismas y el no usarla pueda
abaratar el coste, pero será necesario posiblemente tener en cuenta el perfil de
la viga. Se suele tener que invertir los recursos o costes en un sentido u otro
(viga o unión).

Los costes pueden depender del precio y cantidad de material a utilizar, la
maquinaria y la mano de obra empleada. En el caso de uniones el coste del
material no es relevante pero precisa de más horas de trabajo; depende pues
del valor de la relación entre el coste del tiempo de trabajo empleado en hacer
la unión y el coste de la cantidad de acero empleado en ello, ya que el peso de
acero es la unidad de medida que contabiliza los costes en los presupuestos.

Una unión barata ha de ser fácil de realizar en taller o en la obra y debe estar
proyectada de forma que facilite el trabajo del soldador y permita un depósito
sencillo y en posición adecuada de los cordones o una colocación sencilla de los
tornillos.

2.1.2. Consideraciones técnicas.

El análisis estructural y tensional de las uniones en construcción metálica puede
ser, en algunas ocasiones, farragoso y complejo. En ellas hay una
concentración de esfuerzos muy importantes y la evaluación de las tensiones y
deformaciones que se presentan solamente pueden obtenerse mediante el
análisis experimental o utilizando métodos numéricos en el campo
elastoplástico. De los resultados obtenidos se desprenden procedimientos
simplificados que son los que habitualmente se utilizan en la práctica.

Para que una unión sea correcta desde el punto de vista técnico, es
imprescindible tener en cuenta que la unión debe materializar las condiciones
supuestas para ella en el cálculo de la estructura. Los problemas pueden tener
su inicio cuando el modelo y la estructura real no son concordantes. Por
ejemplo:

La no coincidencia de ejes de barras reales en el nudo teórico, de forma
que aparecen momentos secundarios que aumentan las tensiones
locales, ocasionando plastificaciones y/o deformaciones excesivas.
Diferencias en el grado de empotramiento supuesto. Por ejemplo, un
nudo en celosía puede comportarse como rígido, habiéndose calculado

Las uniones en estructuras de acero

5
como una articulación, o un extremo de viga o soporte se concibe como
empotrado y una vez ejecutado no es capaz de absorber los momentos.
También puede ocurrir que en un pilar que se ha calculado con la
hipótesis de que es empotrado, pero que se ancla en una zapata
insuficiente, el momento causado por la reacción horizontal que debería
repartirse entre los dos extremos del soporte es absorbido por el
superior y se puede ocasionar una rótula plástica no prevista con la
consiguiente disminución de la reserva de seguridad o la posibilidad de
colapso de la estructura.

La unión debe estar diseñada de forma que permita una transmisión sencilla y
directa de las tensiones entre los miembros conectados. También se debe tener
en cuenta los efectos locales; por ejemplo, cuando se está alejando de los
extremos de las barras, éstas se comportan según las leyes de la resistencia de
materiales, pero en las uniones, estas leyes no son en algunas ocasiones
estrictamente válidas. Por tanto, se debe recurrir a un estudio más riguroso,
basado en muchos casos en la plasticidad y en el comportamiento no lineal de
las mismas.

Evidentemente, la unión ha de adaptarse a los medios y a la tecnología
disponible para realizarla. Se trata de pensar en los equipos de soldeo, en
técnicos y soldadores, procedimientos de garantía de calidad y posibilidades de
transporte. A veces estos aspectos tienen más influencia en la tipología que el
propio cálculo. Por ejemplo, en las uniones soldadas, se debe prestar atención
especialmente a su ejecución y ello puede ocasionar el hecho de que, en ciertas
condiciones, se deseche una unión de este tipo, optando por una unión
atornillada.

2.2. CLASIFICACIÓN

Respecto a su capacidad de resistencia se distinguen:

Uniones de resistencia total: su capacidad de carga es igual o superior a
la del elemento más débil de la unión.
Uniones de resistencia parcial: Su capacidad de carga es inferior a la del
elemento más débil de la unión, pero superior a los esfuerzos de cálculo.

Las uniones resistentes a flexión se clasifican en:

Rígidas: Aquellas que mantienen los ángulos que forman entre sí las
piezas enlazadas. El giro del nudo es igual al de las barras unidas.
Semirrígidas: Son uniones flexibles en las que se produce un giro relativo
entre las barras enlazadas en el nudo, pero existiendo una transmisión
de momentos. Se modelan uniendo las barras a los nudos con muelles
que coartan dicho giro relativo. Los muelles pueden tener un
comportamiento lineal o no lineal en función de la curva momento
rotación de la unión.
Las uniones en estructuras de acero


6
Simples: Son enlaces que se comportan como uniones articuladas en los
que la barra se une al nudo sin coartar sus giros.

Figura 1 - Modelos de comportamiento vigas-columna

2.3. NORMATIVAS ACTUALES
2.3.1. EAE, EC3 y CTE

En referencia a la situación legislativa en España para el proyecto de
estructuras de acero, como ya se ha comentado en los antecedentes hasta
hace pocas fechas, existía, como única norma de obligado cumplimiento, la
Norma Básica de la Edificación: “Estructuras de Acero”, NBE EA-95, procedente
de las normas de los años 70 del Ministerio de Vivienda. Este marco normativo
nacional ha experimentado un cambio importante de tal forma que
actualmente, confluyen tres documentos que afectan al proyecto de las
estructuras de acero. Por un lado, están los Eurocódigos Estructurales,
dependientes del Comité Europeo de Normalización (CEN); por otro lado ya
existe el primer borrador, “Documento 0”, de la Instrucción de Acero Estructural
(EAE), dependiente del Ministerio de Fomento; y, por último, y ya vigente, el
Código Técnico de la Edificación (CTE), dependiente del Ministerio de Vivienda.

Figura 2 - Entorno normativo para el proyecto de estructuras de acero


Las uniones en estructuras de acero

7
Existen aspectos tratados en los tres documentos, sin embargo la extensión y el
grado de profundización con los que se tratan los temas es diferente.

Por ejemplo, el Código Técnico de la Edificación, como su nombre indica, está
orientado primordialmente al campo de la edificación y su articulado está
basado en EN 1993-1-1. La nueva Instrucción EAE integra tanto la edificación
como la obra pública y también parte de su contenido se soporta en el
Eurocódigo 3. También, en su articulado incluye proyecto, ejecución y control.

2.3.2. Planteamiento

Tal y como se muestra a continuación, el planteamiento de las tres normas es
muy parecido, aunque existen en algunos casos regulaciones y
recomendaciones complementarias y otras contradictorias, siendo estas últimas
las que pueden crear en el usuario – proyectista, constructor, – desorientación
de cara a su aplicación.

2.3.2.1. Esfuerzos en la unión

Como ya se ha indicado en el apartado 2.1. los esfuerzos que se presentan en
una unión dependen de su propia rigidez. En las normativas se fijan los
esfuerzos de diseño que se han de considerar en función del tipo de
solicitaciones que recibe la pieza.

Instrucción EAE

Las uniones se dimensionarán para resistir, al menos los esfuerzos que reciben,
calculados según el análisis global de la estructura. En ningún caso los
esfuerzos a considerar, N
d
, M
d
ó V
d
se tomaran como inferiores a:

La mitad del esfuerzo axil plástico de la sección de la pieza, Nd =1/2×Np=
0,5×Axfy, en piezas sometidas predominantemente a esfuerzos axiles,
tales como soportes, tirantes, piezas de celosías, etc.
La mitad del momento elástico de la sección de la pieza, M
d
= 1/2×M
e
=
0,5×W
el
xf
y
y una tercera parte del cortante plástico de la misma, Vd =
1/3×Vp ≈ 0,2×Awxfy, en puntos interiores de piezas flectadas. Si la unión
se encuentra a una distancia inferior a dos cantos del lugar donde se
preve la formación de una rótula plástica, se sustituirá la mitad del
momento elástico Me por el momento plástico completo, Md = Mp = 2Syxfy,
salvo estudio detallado.
Una tercera parte del cortante plástico de la sección de la pieza V
d
=
1/3×V
p
≈ 0,2×A
w
xf
y,
en extremos articulados de piezas flectadas.

Esta instrucción recomienda dimensionar las uniones para los máximos
esfuerzos que las piezas puedan transmitir.

Las uniones en estructuras de acero


8
Código Técnico

En toda unión debe verificarse que los valores de cálculo de los efectos de las
acciones, E
d
, para cualquiera de las situaciones de cálculo, no superan la
correspondiente resistencia de cálculo, R
d
, debiendo dimensionarse con
capacidad para resistir los mínimos siguientes:

La mitad de la resistencia última de cada una de las piezas a unir en el
caso de nudos rígidos y empalmes.
La tercera parte del axil o el cortante último en el caso de uniones
articuladas (este punto se contradice con la EAE que establece como axil
mínimo a considerar la mitad del esfuerzo axil plástico de la sección).

Debe tenerse en cuenta la excentricidad existente en la unión. En el caso de
uniones atornilladas de angulares con al menos dos tornillos en una de las alas
se podrán considerar las líneas de gramil de los tornillos como ejes de
gravedad, considerando sólo la parte de la sección de los angulares cuyo eje de
gravedad coincide con ellos.

Eurocódigo 3

Las uniones deberían ser diseñadas sobre la base de una supuesta distribución
realista de fuerzas internas y momentos. Las suposiciones siguientes deberían
ser usadas para determinar la distribución de fuerzas:

Cada elemento de la unión debe ser capaz de resistir los esfuerzos
internos y los momentos.
Las deformaciones implícitas por esta distribución no pueden sobrepasar
la deformación de los tornillos y soldaduras.
Cualquier modelo empleado debe ser coherente con los resultados
experimentales.

Al igual que el Código Técnico, también tiene en cuenta la excentricidad en la
unión, añadiendo que tanto las uniones como el resto de elementos de la
estructura deberán dimensionarse para resistir los momentos y esfuerzos
resultantes. En las estructuras en celosía puede no ser necesario tener en
cuenta los esfuerzos de segundo orden si se cumplen las condiciones exigidas
en la sección 5.1.5 de esta normativa.

2.3.2.2. Reparto de esfuerzos

Una determinación rigurosa del modo en que se reparten los esfuerzos en el
interior de una unión sólo es posible recurriendo a métodos experimentales o
métodos numéricos que consideren la no-linealidad de los distintos materiales,
acero estructural, metal de aportación, tornillos, etc.,



Las uniones en estructuras de acero

9


Instrucción EAE

Se admite el reparto de esfuerzos entre los distintos elementos que componen
una unión determinada basado en un análisis lineal elástico. Alternativamente,
se admiten repartos plásticos excepto en el caso de uniones de categoría C y en
uniones de categoría A ó B cuando la resistencia a cortadura de un tornillo es
inferior a la resistencia a aplastamiento (para determinación de las categorías
véase capítulo 3).

Se considera correcto cualquier reparto de acciones que cumpla:

La suma de fuerzas y momentos supuestos para cada uno de los
distintos elementos de la unión están en equilibrio con los esfuerzos
exteriores que la solicitan.
Cada elemento de la unión es capaz de resistir los esfuerzos que se le
han adjudicado en el reparto.
Cada elemento de la unión tiene suficiente capacidad de deformación
para que sea físicamente posible el reparto supuesto.
El reparto de esfuerzos debe guardar proporción con las rigideces de los
distintos elementos implicados, transmitiéndose a través de la unión
preferentemente por las zonas de mayor rigidez.

Código Técnico

Según el CTE, el reparto de esfuerzos sobre la unión puede realizarse mediante
métodos elásticos o plásticos. En cualquier caso: los esfuerzos sobre los
elementos de la unión equilibrarán los aplicados a la propia unión, la
distribución de esfuerzos será coherente con las rigideces y si se utilizan
criterios de distribución en régimen plástico, se supondrán mecanismos de fallo
razonables (como los basados en la rotación como sólido rígido de una parte de
la unión) y se comprobará la capacidad de deformación de los elementos.

Eurocódigo 3

La resistencia de una unión se debe determinar en base a las resistencias de
sus componentes básicos.
Se puede utilizar tanto un análisis lineal-elástico como uno elástico-plástico.
Como excepción, en las uniones mixtas formadas por cordones de soldadura y
tornillos, estos últimos si son de clase 8.8 y 10.9 y la conexión esta diseñada
para resistir el deslizamiento en estado límite último, se puede considerar que
la carga se comparte con los cordones de soldadura si el ajuste final de los
tornillos se realiza después de completar la soldadura.




Las uniones en estructuras de acero


10

2.3.2.3. Clasificación en función de su rigidez

Instrucción EAE

En función de su rigidez relativa con respecto a las de las piezas a unir, las
uniones se clasifican en:
Articulaciones. Son aquellas uniones que no son capaces de transmitir
momentos apreciables, M
Rd
< 0,1× M
pl.Rd
que puedan afectar
negativamente al comportamiento de alguna pieza de la estructura, y
cuya rigidez cumple la condición:
2
b
j
b
EI
S
L

siendo I
b
el momento de inercia de cada viga y L
b
la luz (entre ejes de
pilar) de cada viga.
Uniones rígidas o empotramientos. Son aquellas uniones en las que su
deformación no tiene influencia apreciable en las leyes de esfuerzos
globales de la estructura ni en la deformabilidad general de la misma. Se
clasificarán como tales aquellas uniones en las que la rigidez inicial S
j,ini
de su diagrama momento-rotación cumpla la condición:
,
·
b
j ini b
b
E I
S k
L

en donde k
b
se tomará igual a 8 si la viga pertenece a un pórtico
intraslacional o igual a 25 si pertenece a un pórtico traslacional.
Uniones semirrígidas, que son aquellas que no pueden ser clasificadas
como articulaciones ni como uniones rígidas. Se considerarán también
como semirrígidas todas las uniones que no sean articulaciones y que
pertenezcan a pisos de pórticos en los que se cumpla que:
0,1
b
c
K
K
<
siendo Kb el valor medio de Ib/Lb para todas las vigas de la parte alta del
piso y K
c
el valor medio de Ic/Lc de las columnas o pilares de dicho piso
(I
c
es el momento de inercia de cada pilar en la dirección de flexión
considerada y L
c
es la altura de la planta)

A efectos de cálculo, se contempla la utilización de diagramas momento-
rotación simplificados, ya sean bilineales o trilineales, con la única condición de
que todos sus puntos queden por debajo del real.

Se recomienda emplear en el caso de uniones de viga a viga o de viga a
soporte, utilizando únicamente cordones de soldadura en el alma, el máximo
espesor de garganta compatible con el espesor de alma, para que la longitud
de los mismos sea la menor posible.


Las uniones en estructuras de acero

11

Figura 3 - Clasificación de uniones por rigidez


Código Técnico

El Código Técnico también clasifica las uniones según su rigidez en
nominalmente articuladas, rígidas y semirígidas.

A diferencia de la Instrucción EAE, donde ésta indica “pórticos intraslacionales”
y “traslacionales”, el CTE dice “estructuras arriostradas frente a acciones
horizontales” y “el resto de pórticos”.

El CTE considera como rígidas las siguientes uniones:

Uniones soldadas de vigas en doble T a soportes en las que se
materialice la continuidad de las alas a través del pilar mediante
rigidizadores de dimensiones análogas a las de las alas.
Uniones de pilares interiores realizados con perfiles laminados I o H en
pórticos de estructuras arriostradas, en las que las vigas que acometen a
ambos lados del nudo, realizadas también con perfiles I o H, de luces no
muy diferentes entre sí y esbeltez geométrica mayor a 24, se unen a las
alas del pilar mediante soldadura de resistencia completa, aunque no se
precise disponer rigidizadores en el pilar.

A diferencia de la EAE, CTE sí indica que se considere rigidez infinita para
cualquier componente rigidizado de una unión, pero explicita que la rigidez de
la unión deberá comprobarse. Además, también indica las condiciones
necesarias para considerar como una unión rígida las basas de pilares.

Eurocódigo 3

En este punto, los contenidos del Eurocódigo y del CTE son prácticamente los
mismos. El Eurocódigo añade que en las uniones clasificadas como rígidas se
asume que tienen suficiente rigidez como para justificar el análisis basado en
un modelo continuo.

Las uniones en estructuras de acero


12
Por otra parte, el mecanismo de arriostramiento debe reducir el desplazamiento
horizontal en un 80 % como mínimo, y además, los efectos de deformación
pueden ser omitidos en el caso de las basas de pilares.

Si la rigidez relativa entre las plantas
b
c
K
K
es inferior a 0.1, la unión será
semirrígida.

2.3.2.4. Clasificación en función de su resistencia

Instrucción EAE

En función de su resistencia relativa con respecto a las de las piezas a unir, las
uniones se clasifican en:

Articulaciones, que son aquellas uniones que no son capaces de
transmitir momentos apreciables (superiores al 25% del momento
plástico de las piezas a unir) que puedan afectar negativamente al
comportamiento de alguna pieza de la estructura.
Uniones de resistencia completa, cuyo momento último es igual o mayor
que el de la más fuerte de las piezas a unir, MRd ≥ Mpl.Rd.
Uniones de resistencia parcial, que son aquellas con momento último
inferior al de alguna de las piezas a unir, M
Rd
< M
pl.Rd
, pero no menor
que el determinado en el cálculo, M
Rd
≥ M
Sd
.


Figura 4 - Clasificación de uniones por resistencia

En cualquier caso, la capacidad de rotación de la unión será suficiente para no
limitar la formación de las rótulas plásticas que se hayan previsto en el cálculo.
La capacidad de rotación de una unión debe demostrarse experimentalmente o
mediante métodos numéricos que consideren la no-linealidad del
comportamiento de los materiales y elementos implicados, excepto en los casos
en los que se aceptan métodos simplificados. En particular, cuando el momento
último de una unión de resistencia completa sea superior en al menos un 20%

Las uniones en estructuras de acero

13
al momento plástico de la mayor pieza a unir, MRd ≥ 1,2×Mpl.Rd, no será preciso
comprobar su capacidad de rotación, admitiéndose que ésta es suficiente.

Código Técnico

La resistencia última de una unión se determina a partir de las resistencias de
los elementos que componen dicha unión.

Se clasifican en nominalmente articuladas, totalmente resistentes y
parcialmente resistentes. Se trata de la misma clasificación comentada
anteriormente.

En las uniones totalmente resistentes dice que no es necesario considerar la
capacidad de rotación si la resistencia de la unión es superior al 20% de la
resistencia de la menor de las barras que se conectan (como ya se ha
comentado la EAE expresa lo mismo pero de la mayor de las barras).

Eurocódigo 3

La clasificación es la misma que las anteriores, - articuladas, de resistencia
completa y parcial -, aunque se manifiesta que la clasificación se realiza en
función de los elementos adyacentes a la unión.

Especifica que las uniones nominalmente articuladas son aquéllas cuya
resistencia es menor que 0,25 veces la necesaria para que la unión sea de
resistencia completa.

En las uniones de resistencia completa en la parte superior de un pilar, el
criterio coincide con el del CTE. No obstante, si la unión está en una zona
intermedia del pilar las normativas difieren, porque el EC3 dice que la unión
debe tener una resistencia mayor a la resistencia plástica de la viga o dos
veces la resistencia del pilar.




Uniones atornilladas

15
3. UNIONES ATORNILLADAS

3.1. COMPROBACIÓN DE LA UNIÓN

El estudio de una unión metálica cabe interpretarlo como el de una cadena en
la que hay que verificar cada uno de sus eslabones o componentes (básicas).
Por ejemplo, en la unión entre una viga y un pilar, estas componentes básicas
son: Resistencia a cortante de alma del pilar, resistencia a compresión del alma
del pilar, resistencia a tracción del alma del pilar, resistencia a flexión de las
alas de un pilar, resistencia a flexión de la chapa frontal, resistencia a
compresión del ala y alma de la viga, etc.

Es obvio que la ausencia o el fallo de un eslabón o componente básica de la
cadena, invalida todo el sistema.

3.1.1. Modos de fallo

Se tiene que comprobar que ninguno de los elementos que conforman la unión,
agota bajo las tensiones a las que se puede ver sometida la unión.

Según la forma en que trabaje la unión, puede fallar por diferentes modos:

a) La unión podría fallar por agotamiento del material de las chapas a unir
en las paredes del taladro efectuado para alojar el tornillo. La resistencia
frente al aplastamiento se expresa en función de la tensión de rotura del
acero de las chapas a unir y no de la tensión del límite elástico, debido a
la existencia inevitable de valores altos en las deformaciones locales que
hacen trabajar el material a tensiones más allá del límite elástico.

b) También se tiene que comprobar frente a cortadura, que este esfuerzo
se produce cuando, en el vástago, las chapas unidas tratan de deslizar
una con respecto a la otra.

c) En una unión atornillada con los tornillos trabajando normalmente a su
eje (por cortadura y aplastamiento) es preciso comprobar las piezas a
unir cuando están sometidas a tracción, ya que los taladros son un
debilitamiento que, si es excesivo, puede llevar a la rotura de la pieza
por desgarramiento.

d) En las uniones donde existen esfuerzos de tracción en la dirección del
eje del tornillo, se tiene que comprobar la resistencia del tornillo, que
depende, como es lógico, de la resistencia de cálculo del tornillo y de su
área.


Uniones atornilladas


16

e) Si la unión trabaja a tracción y a cortante, es necesario comprobar que
no falle bajo esta solicitación combinada.

f) En los tornillos de alta resistencia pretensados. Frente a cargas
perpendiculares al eje de los tornillos la unión resiste mediante el
rozamiento entre chapas favorecido por el esfuerzo de pretensado.
Cuando la carga perpendicular alcanza el valor de la resistencia por
rozamiento, la unión desliza hasta que el vástago del tornillo entra en
contacto con las paredes del taladro. A partir de este momento, la parte
de las fuerzas exteriores no absorbidas por el rozamiento deberán serlo
por el tornillo de alta resistencia trabajando a cortadura y aplastamiento

3.1.2. Categorías de uniones atornilladas

En la EAE y el EC3 las uniones atornilladas se clasifican, en función de la
manera de trabajar de los tornillos, en cinco categorías (en el CTE no se
explicita esta clasificación). Cada una de estas categorías precisa de unas
comprobaciones determinadas.

Si los tornillos están solicitados en dirección normal a su eje (cortante)
tenemos:

Categoría A: Trabajan a cortadura y aplastamiento. Para uniones de esta
categoría se permiten tornillos de cualquier calidad, incluso de alta
resistencia sin pretensar o pretensados pero sin controlar su par de
apriete.

Categoría B: Resistentes al deslizamiento en E.L.S. En esta categoría se
utilizarán tornillos de alta resistencia pretensados con apretado
controlado.

Categoría C: resistentes al deslizamiento en E.L.U.

En el caso de tornillos solicitados según la dirección de su eje (tracción),
tenemos:

Categoría D: Uniones con tornillos sin pretensar. Para esta categoría se
utilizarán tornillos ordinarios o de alta resistencia, aunque no se requiere
pretensado.

Categoría E: Uniones con tornillos pretensados de alta resistencia. Se
utilizarán sólo tornillos de alta resistencia con apretado controlado.




Uniones atornilladas

17


Categoría Comprobaciones
Categoría A
(tornillos sin pretensar)
Resistencia a cortante
Res. al aplastamiento
, ,
, ,
v Ed v Rd
v Ed b Rd
F F
F F



Categoría B
(pretensados ELS)
Res. a cortante
Res. al aplastamiento
Res. al deslizamiento
, ,
, ,
, . , .
v Ed v Rd
v Ed b Rd
v Ed ser s Rd ser
F F
F F
F F




C
o
r
t
a
n
t
e

Categoría C
(pretensados ELU)
Res. a cortante
Res. al aplastamiento
Res. axial de la chapa
de unión
, ,
, ,
, ,
v Ed v Rd
v Ed b Rd
v Ed net Rd
F F
F F
F N




Categoría D
(tornillos sin pretensar)
Res. a tracción
Res. a punzonamiento
, ,
, ,
t Ed t Rd
t Ed p Rd
F F
F B



T
r
a
c
c
i
ó
n

Categoría E
(tornillos pretensados)
Res. a tracción
Res. a punzonamiento
, ,
, ,
t Ed t Rd
t Ed p Rd
F F
F B



En la EAE el sufijo Ed es Sd.

Tabla 1 - Categorías de uniones atornilladas



3.1.3. Expresiones para el cálculo de resistencias

Tabla resumen de las expresiones para obtener las resistencias de cálculo.


Resistencia a cortante

,
2
· · ·
v ub s
v Rd
M
f A n
F
α
=
γ

donde: 0.5
v
α = excepto para tornillos 4.6, 5.6 y 8.8; en la EAE
v
α = α y
en el CTE siempre toma el valor 0.5 sin excepciones

ub
f = resistencia a tracción del tornillo

s
A = es el área resistente del vástago del tornillo, en el caso que
ningún plano de corte pase por la zona roscada del tornillo se
considera A (área del vástago del tornillo)
n = número de planos de corte

2 M
γ = 1.25 (coeficiente parcial de seguridad)





Uniones atornilladas


18



Resistencia a aplastamiento de la chapa

1
,
2
· · · ·
b u
b Rd
M
k f d t
F
α
=
γ



donde:
1 1
0 0
1
min ; ; ó 1.0
3 3 4
ub
b
u
f e p
d d f
| |
α = −
|
\ ¹
; en la EAE y el CTE
b
α = α

2 2
1
0 0
e
min 2.8 1.7;1.4 1.7 2.5
3d
p
k ó
d
| |
= − −
|
\ ¹
; en la EAE
1
k = β y en el
CTE siempre toma el valor de 2.5

u
f =resistencia última del acero de la chapa
d =diámetro del vástago del tornillo
t = menor espesor de las chapas que se unen
Resistencia al deslizamiento

.
,
3
s p Cd
s Rd
M
k n F
F
⋅ ⋅ µ⋅
=
γ

donde:
s
k = factor que depende del tipo de agujeros que se utilicen, si
son estándar se toma igual a 1.0
n =número de posibles planos de desplazamiento
µ = coeficiente de rozamiento, su valor oscila entre 0.5 y 0.2, en
función del estado de las superficies de contacto

. 7
0.7· · /
p Cd ub s M
F f A = γ = fuerza de pretensado; en la EAE varia la
notación,
. 0 p Cd
F N =

, y en el CTE se sustituye
ub
f por
7 yb ub M
f f = γ .

3 M
γ = coeficiente parcial de seguridad que toma el valor de 1.1
en general o 1.25 en uniones híbridas o en uniones sometidas a
fatiga
Resistencia a tracción

2
,
2
· ·
ub s
t Rd
M
k f A
F =
γ

donde:
2
k = 0.9 para tornillos sin cabeza avellanada
Resistencia a punzonamiento

,
2
0.6· · · ·
m p u
p Rd
M
d t f
B
π
=
γ

donde:
m
d = el menor diámetro medio entre los círculos circunscrito e
inscrito a la tuerca o a la cabeza

p
t =espesor de la chapa

Tabla 2 - Expresiones para el cálculo de resistencias en uniones atornilladas



Uniones atornilladas

19


3.2. DISPOSICIONES CONSTRUCTIVAS

EAE DB SE-A EC3
DIST. MÍNIMA
0 1
2 , 1 d e ≥ se
recomienda
0 2
0 , 2 d e ≥
0 1
2 , 1 d e ≥
0 1
2 , 1 d e ≥
En la
dirección de
la fuerza 0 1
2 , 2 d p ≥ se
recomienda
0 1
0 , 3 d p ≥
0 1
2 , 2 d p ≥
0 1
2 , 2 d p ≥
0 2
2 , 1 d e ≥ se
recomienda
0 2
5 , 1 d e ≥
0 2
5 , 1 d e ≥
0 2
2 , 1 d e ≥
En la
dirección
perpendi-
cular a la
fuerza
0 2
4 , 2 d p ≥ se
recomienda
0 2
0 , 3 d p ≥
0 2
0 , 3 d p ≥
0 2
4 , 2 d p ≥
DIST. MÁXIMA
Al borde de
la pieza
e
1
y

e
2
12 150
40 4
t ó mm
mm t
¦
´
≤ +
¹

intemperie

¹
´
¦ + ≤
mm ó t
t mm
150 12
4 40

40 4
(intemperie)
8 125 (*)
mm t
t ó mm
≤ + ¦
¦
´
¦
¹

Entre
tornillos: en
elementos a
compresión
(p
1
y p
2
)
¹
´
¦


mm
t
200
14

¹
´
¦


mm
t
200
14
ó
min
14
(*)
175
t
mm
≤ ¦
´

¹

Entre
tornillos: en
elementos a
tracción
p
1e
y p
2e
¹
´
¦


mm
t
200
14

filas exteriores

p
1i
y p
2i
¹
´
¦


mm
t
400
28

filas interiores

Agujeros
RASGADOS
Las distancias e
1
, e
2
, p
1

y p
2
se medirán desde
los centros de los
semicírculos extremos.
a) La distancia entre el eje de
rasgado y cualquier borde no
será inferior a 1,5d
0

b) La distancia entre el centro
del radio extremo al borde
adyacente no será inferior a
1,5 d
0

0 3
5 , 1 d e ≥
0 4
5 , 1 d e ≥
Agujeros al
TRESBO-
LILLO
En filas contiguas, los agujeros pueden estar dispuestos
al tresbolillo.
En el caso de agujeros al
tresbolillo en uniones en
tracción podrá reducirse
p
2
hasta no menos de
1,2 d
0
siempre que la
distancia entre agujeros
L sea mayor a 2,4 d
0
.
(*) EN 10025-6:2004 Hot rolled products of structural steels. Technical delivery conditions for flat products
of high yield strength structural steels in quenched and tempered condition

Tabla 3 - Reglas generales de disposición de tornillos
Uniones atornilladas


20



Fig. 5 - Nomenclatura de cada disposición de tornillos


3.3. RESOLUCIÓN DE UNIONES TÍPICAS

A modo de ejemplo y para hacer evidentes las similitudes y diferencias de cada
una de las normativas se han resuelto cuatro problemas de uniones. Se ha
intentado que las uniones calculadas fueran representativas de las uniones
normalmente utilizadas en estructura metálica.

En estos ejemplos se resuelven, por las tres normativas tratadas, la unión de
dos angulares a una cartela, unión de viga a soporte con placa dorsal
rigidizada, un empalme mediante cubrejuntas en las alas y el alma y por último
una unión con doble casquillo de angular. Por tanto, como se puede observar
se tratan diferentes tipos desde uniones articuladas a rígidas, con cubrejuntas,
con casquillos, con tornillos pretensados, etc.




Uniones atornilladas

21

3.3.1. Unión a tracción de dos angulares a una cartela


Determinar el número de tornillos necesarios (Φ16, clase 8.8) para realizar
la unión planteada en la figura. La fuerza F vale 440 KN, el espesor de la
chapa es de 8 mm y se trata de acero S-235.





SOLUCIÓN EC3 Sec. 3
El EC3 clasifica las uniones atornilladas según la manera de trabajar de los
tornillos. En este ejemplo, los tornillos están solicitados en la dirección
normal a su eje, no están pretensados y las superficies en contacto no
están preparadas de manera especial, por lo tanto, se trata de una unión
de Categoría A.

Sec. 3.4.1.
Las comprobaciones necesarias para uniones de esta categoría són:

Rd v Ed v
F F
, ,
≤ y
Rd b Ed v
F F
, ,

donde:
Rd v
F
,
es la resistencia a cortadura del tornillo
Rd b
F
,
es la resistencia a aplastamiento en la zona de chapa
contigua al tornillo

Ed v
F
,
es el valor de cálculo del esfuerzo cortante en el tornillo

Tabla 3.2.
Para realizar el dimensionamiento procederemos a verificar la resistencia al
corte o esfuerzo de cizalladura en la unión, esfuerzo que deberán resistir
los tornillos.


Uniones atornilladas


22

La resistencia al corte viene definida por:

2 ,
/
M s ub v Rd v
A f F γ α ⋅ ⋅ = para cada plano de desplazamiento posible

donde: 6 . 0 =
v
α para tornillos de la clase 8.8
s
A es el área resistente del tornillo,para tornillos de Ф16 vale
157mm
2


ub
f tensión de rotura, para los de clase 8.8 vale 800 N/mm
2


Tabla 3.4.






Tabla 3.1.
25 . 1
2
=
M
γ

Tabla 2.1.
Por lo tanto para el caso que nos ocupa, y considerando que tenemos dos
planos de cizalladura, el valor de la resistencia al corte viene dada por:
KN F
Rd v
121 25 . 1 / 157 · 10 · 800 · 6 . 0 · 2
3
,
= =




Así, el número de tornillos necesarios se obtiene como:
4 64 , 3
121
440
,
= ⇒ = = = n
F
F
n
Rd v


Por lo tanto, para ser capaces de resistir la resistencia al corte vamos a
necesitar 4 tornillos de la clase 8.8.


La segunda condición que debemos verificar es la resistencia a
aplastamiento.
2 1 ,
/
M u b Rd b
t d f k F γ α ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ =


donde
b
α es un coeficiente igual al menor de los valores:
0 . 1 ;
4
1
3
;
3
0
1
0
1
ó
f
f
d
p
d
e
u
ub
− en este caso toma el valor
de 1.

1
k
es otro coeficiente igual al menor de los valores:
5 . 2 7 . 1 8 . 2
0
2
ó
d
e
− para tornillos de borde y
5 . 2 7 . 1 4 . 1
0
2
ó
d
p
− para los interiores, en nuestro caso,
como aún no hemos decidido la distribución tomaremos el
valor de 2.5

(posteriormente se comprobará la distribución de tornillos de tal
manera que se verifiquen los condicionantes planteados).




Tabla 3.4.

Uniones atornilladas

23

Aplicando los valores obtenemos:
KN F
Rd b
92 25 . 1 / 8 16 10 · 360 1 5 . 2
3
,
= ⋅ ⋅ ⋅ ⋅ =




Comprobamos esto sobre un único tornillo, y tenemos:
KN F KN
F
F
Rd b
92 110
4
440
4
, 1
= > = = =


Por lo tanto nos encontramos con una presión diametral excesiva, por lo
que debemos modificar el número de tornillos. Podemos:
Reducir el diámetro de tornillo, manteniendo la clase de acero.
Reducir la clase de acero, manteniendo el diámetro constante.


Nosotros optaremos por la segunda opción tomando Φ16, clase 6.8
KN F
Rd v
36 . 75 25 . 1 / 157 · 10 · 600 · 5 . 0 · 2
3
,
= =



Al reducir la clase de acero del tornillo, el coeficiente
v
α pasa a valer 0.5
6 8 . 5
4 . 75
440
,
= ⇒ = = = n
F
F
n
Rd v

KN F KN
F
F
B
92 73
6
440
6
1
= < = = =





Por lo tanto, con 6 tornillos Φ16 clase 6.8 la presión diametral ya resulta
aceptable.


Debería comprobarse ahora la distribución de los tornillos en la pieza y
comprobar que cumple todas las disposiciones geométricas
Sec. 3.5.

SOLUCIÓN EAE Artículo 58
Según EAE, esta unión con tornillos también es de categoría A, por lo tanto
se tiene que comprobar frente a cortadura y aplastamiento.

Ap. 58.9.
El esfuerzo que lo solicita al tornillo, F
v,Sd
, no será mayor que el menor de
los dos valores siguientes:

- La resistencia a cortadura del tornillo, F
v.Rd

- La resistencia a aplastamiento de la pieza en la zona contigua al
tornillo, F
b.Rd


Ap. 58.5.
La expresión para el cálculo de la resistencia a cortadura es :

2
,
· 6 . 0
M
ub
Rd v
n A f
F
γ
⋅ ⋅
=



Uniones atornilladas


24
A es el área del vástago del tornillo, auque si alguno de los planos de
corte pasan por la zona roscada del vástago del tornillo se utiliza As, que
es el área resistente, (en esta ocasión se supone que ningún plano de
corte pasa por la zona roscada).
ub
f
, toma el valor de 800N/mm2 para los tornillos de grado 8.8
2 M
γ
, al igual que para el EC3 vale 1,25
A, vale 201 mm
2







Tabla 58.1
Una vez conocidos todos los valores
KN F
Rd v
4 . 154
25 . 1
2 · 201 10 · 800 6 . 0
3
,
=
⋅ ⋅
=






De la misma forma que para el EC3 el número de tornillos necesarios
respecto la resistencia a cortadura se obtiene como:
3 8 . 2
4 . 154
440
,
= ⇒ = = = n
F
F
n
Rd v


La resistencia a aplastamiento de una pieza de espesor t contra el vástago
de un tornillo de diámetro d colocado en un agujero estándar viene dada
por la expresión:

KN
t d f
F
M
u
Rd b
92
2
,
=
⋅ ⋅ ⋅ ⋅
=
γ
β α


donde α adopta el mismo valor de
b
α del EC3, para este caso 1.
β es el mismo coeficiente que
1
k
del EC3, se toma 2.5


Partiendo de los 3 tornillos que son necesarios para la resistencia a
cortadura, cada tornillo tendra una solicitación de 147 KN, mayor que los
92 KN que se pueden resistir por aplastamiento, consecuentemente
tendremos que modificar el número de tornillos.


En este caso reduciremos el diámetro del tornillo a 12 mm manteniendo la
misma clase 8.8.

La nueva resistencia a la cortadura será:
6 07 . 5
8 . 86
440
8 . 86
25 . 1
2 · 113 10 · 800 6 . 0
,
3
,
= ⇒ = = = ⇒ =
⋅ ⋅
=

n
F
F
n KN F
Rd v
Rd v


La resistencia a aplastamiento:
KN F KN
F
F KN F
Rd b Rd b
75 73
6
440
6
75
25 . 1
8 13 10 · 360 1 5 . 2
, 1
3
,
= < = = = ⇒ =
⋅ ⋅ ⋅ ⋅
=



En conclusión, con 6 tornillos de Ф12 mm (clase 8.8) la unión resiste.


Uniones atornilladas

25

SOLUCIÓN CTE
Ap. 8.5.
Según el Documento Básico SE-A, la resistencia de cálculo a cortante por
tornillo tendrá como valor el menor de la resistencia a cortante de las
secciones del tornillo o de la resistencia a aplastamiento de la chapa de la
unión, sin que la resistencia total de la unión supere la resistencia a
desgarro del alma.

Ap. 8.5.2.
La resistencia a cortante en la sección transversal del tornillo es:
2
,
5 . 0
M
ub
Rd v
A f
n F
γ
⋅ ⋅
=

siendo
n
= número de planos de corte 2
ub
f
= resistencia última del acero del tornillo 800N/mm2
A
= área de la caña del tornillo Ad o el área resistente del tornillo
As, según se encuentren los planos de cortadura en el vástago o la
parte roscada del tornillo respectivamente Ad= 201 mm2



Ec. 8.7.
4 4 . 3
129
440
129
25 . 1
201 10 · 800 5 . 0
2
,
3
,
= ⇒ = = = ⇒ =
⋅ ⋅
=

n
F
F
n KN F
Rd v
Rd v



La resistencia a aplastamiento de la chapa que se une es:
2
,
· 5 . 2
M
u
Rd t
t d f
F
γ
α ⋅ ⋅ ⋅
=



Ec. 8.8.
siendo:
d= diámetro del vástago del tornillo 16 mm
t= menor espesor de las chapas que se unen 8 mm


u
f = resistencia última del acero de las chapas que se unen 360
N/mm
2


α = es el menor de 0 . 1 ; ;
4
1
3
;
3
0
1
0
1
u
ub
f
f
d
p
d
e
− 1.0 (posteriormente
se tendrá que comprobar)

donde:
e
1
= distancia del eje del agujero al borde de la chapa en la
dirección de la fuerza que se transmite
p
1
= separación entre ejes de agujeros en la dirección de la
fuerza que se transmite
d
0
= diámetro del agujero

3
,
2.5·1 360·10 16 8
92
1.25
t Rd
F KN

⋅ ⋅ ⋅
= =


Uniones atornilladas


26


3.3.2. Unión de viga a soporte con placa dorsal rigidizada

1 ,
440
110 92
4 4
b Rd
F
F KN F KN = = = < =
No cumple, por consiguiente tendríamos que repetir el proceso reduciendo
el diámetro del tornillo o la clase del acero.


NOTA
Como se puede observar, las distintas normativas utilizan básicamente las
mismas fórmulas con diferente nomenclatura.


Los resultados distintos obtenidos se deben a que para realizar el ejercicio
más didáctico se han realizado diferentes supuestos en cada una de las
resoluciones. Por ejemplo, en un caso se ha supuesto que los planos de
corte pasan por la zona roscada del tornillo y en otros no; para disminuir la
presión perimetral en un caso se ha reducido el diámetro de los tornillos y
en otro se ha reducido la clase de acero, es decir, el grado del tornillo.



El perfil UPN 300 de la figura está soldado a tope todo alrededor en una
placa dorsal rigidizada.
Comprobar los esfuerzos en los tornillos 10.9 y de diámetro 20 mm.






Uniones atornilladas

27
SOLUCIÓN

En primer lugar debe obtenerse el c.d.g.



5·100
71.4
7
y mm = =
con relación al borde del perfil, coincidente con la fila
izquierda







Con relación a ese c.d.g. se debe calcular
2
i
r



2 2 2 2
2 2 2 2
2 2 2 2
2·71.4 5·28.6 14285
4·200 2·100 180000
194285
y mm
z mm
r y z mm
= + =
= + =
= + =


∑ ∑ ∑



Con relación al mismo punto los esfuerzos son:

Cortantes: 80
y
Q kN =
160
z
Q kN =
Torsor: ( )
3 3
160· 100 71.4 ·10 80·150·10 16.576
t
M kNm
− −
= − + =
Axil: 100 N kN =
Flectores:
3 3
160·200·10 100·150·10 47
y
M kNm
− −
= + =
( )
3 3
80·200·10 100· 100 71.4 ·10 13.14
z
M kNm
− −
= − − =


Calculamos en primer lugar los esfuerzos cortantes en cada tornillo.

Todos tendrán por efecto de Q
x
y Q
y
:

80
11.43
7
H kN = = ;
160
22.86
7
V kN = =
Además por efecto del torsor M
t
=16.576 kNm

2
t
i i
M
Q r
r
=



descomponiendo vectorialmente

2
t
i i
M
H z
r
=

;
2
t
i i
M
V y
r
=




Uniones atornilladas


28

Para los dos tornillos extremos superiores:

3
1 2 6
16.576
200·10 17.06
194285·10
H kN H


= = =



3
1 6
16.576
71.4·10 6.09
194285·10
V kN


↑ = =

3
2 6
16.576
28.6·10 2.44
194285·10
V kN


↓ = =

Superponiendo valores para esos dos tornillos:


( ) ( )
2 2
1
11.43 17.06 22.86 6.09 33.06 V kN = + + − =
( ) ( )
2 2
2
11.43 17.06 22.86 2.44 38.10 V kN = + + + =


Ahora se calculan los esfuerzos de tracción:

2 2
y
z
i i i
M
M N
N z y
n z y
= + +
∑ ∑


Para los tornillos más solicitados (los anteriores):

3 3
1 6 6
100 47 13.14
200·10 71.4·10 132.11
7 180000·10 14285·10
N kN
− −
− −
= + + =

3 3
2 6 6
100 47 13.14
200·10 28.6·10 40.22
7 180000·10 14285·10
N kN
− −
− −
= + − =


SOLUCIÓN EC3 Sec. 3

Se comparan los valores obtenidos con los de resistencia del tornillo 10.9 y
diámetro 20 mm.


Resistencia a cortante (plano de cortadura por rosca)


2 ,
/
M s ub v Rd v
A f F γ α ⋅ ⋅ =
donde: 0.5
v
α = para tornillos 10.9
s
A es el área resistente del tornillo, para tornillos de Ф16 vale
245 mm
2


ub
f tensión de rotura= 1000 N/mm
2



Tabla 3.4.





Tabla 3.1.
25 . 1
2
=
M
γ

Tabla 2.1.

3
,
0.5·1000·10 ·245/1.25 98
v Rd
F kN

= =
Supera a todos los cortantes existentes.



Uniones atornilladas

29
Resistencia a tracción


3
2
,
2
· · 0.9·1000·10 ·245
176.4
1.25
ub s
t Rd
M
k f A
F kN

= = =
γ

donde:
2
0.9 k = al no tratarse de un tornillo de cabeza avellanada.

Tabla 3.4.
El valor de 176.4 kN también supera a los valores más altos.

Interacción cortante - tracción

, ,
, ,
1
1.4
v Ed t Ed
v Rd t Rd
F F
F F
+ ≤
Esta ecuación con la notación de problema resulta:

, ,
1
1.4
i i
v Rd t Rd
V N
F F
+ ≤

Para el tornillo 1

33.06 132.11
0.872 1
98.00 1.4·176.4
+ = ≤ OK

Para el tornillo 2

38.10 40.22
0.552 1
98.00 1.4·176.4
+ = ≤ OK
Tabla 3.4.

SOLUCIÓN EAE Artículo 58

La expresión para el cálculo de la resistencia a cortante si alguno de los
planos de corte pasa por la zona roscada y los tornillos son 10.9 es:

,
2
0.5 ·
ub s
v Rd
M
f A n
F
⋅ ⋅
=
γ
(es la misma expresión que en EC3)
donde:

2 M
γ
, toma el mismo valor que en EC3, 1.25

Art. 58.5.




3
,
0.5 100·10 254·1
98
1.25
v Rd
F kN

⋅ ⋅
= =
Supera a todos los cortantes existentes.


La resistencia a tracción de un tornillo viene dada por la expresión:

,
2
0.9· ·
ub s
t Rd
M
f A
F =
γ
(expresión que también coincide en este caso con el
EC3)

Art. 58.6.
sustituyendo tenemos que
,
176.4
t Rd
F kN = , por tanto, los tornillos
soportan también a tracción.

Uniones atornilladas


30

Interacción cortadura-tracción

Art. 58.6.1.
En este caso la expresión es distinta al EC3:

2 2
, ,
, ,
1
v Sd t Sd
v Rd t Rd
F F
F F
| | | |
+ ≤
| |
| |
\ ¹ \ ¹



Para el tornillo 1

2 2
33.06 132.11
0.599 1
98.00 176.4
| | | |
+ = ≤
| |
\ ¹ \ ¹
OK

Para el tornillo 2

2 2
38.10 40.22
0.111 1
98.00 176.4
| | | |
+ = ≤
| |
\ ¹ \ ¹
OK

Los tornillos más solicitados cumplen también esta condición.

SOLUCIÓN CTE Ap. 8.5.

La resistencia a cortante en la sección transversal del tornillo es:

2
,
5 . 0
M
ub
Rd v
A f
n F
γ
⋅ ⋅
=

siendo
n
= número de planos de corte 1
ub
f
= resistencia última del acero del tornillo 1000N/mm
2

A
= área de la caña del tornillo A
d
o el área resistente del tornillo
A
s
, según se encuentren los planos de cortadura en el vástago o la
parte roscada del tornillo respectivamente A
s
= 254 mm
2


Ap. 8.5.2.2.

Ec. 8.7.

3
,
0.5 1000·10 254
98
1.25
v Rd
F kN

⋅ ⋅
= = Ídem EC3 y EAE


La resistencia a tracción del tornillo:

,
2
0.9· ·
176.4
ub s
t Rd
M
f A
F kN = =
γ
Ídem EC3 y EAE
Ap. 8.5.2.3.

Ec. 8.12.

Solicitación combinada: Ap. 8.5.2.4.

, ,
, ,
1
1.4
v Ed t Ed
v Rd t Rd
F F
F F
+ ≤

Ec. 8.14.
Se trata de la misma expresión que en el EC3, por tanto, los tornillos
también cumplirán esta comprobación.



Uniones atornilladas

31

3.3.3. Empalme de viga armada mediante cubrejuntas (alas y alma)


Se pide proyectar el empalme de la viga
armada cuya sección se adjunta empleando
tornillos T20 de calidad 8.8.

La viga es de acero S275 y las sección de
empalme está sometida a un flector
0, 8·
Sd e
M M = y a un cortante 0, 2·
Sd p
V V =




SOLUCIÓN EAE

Art. 61.1.

Se trata de una unión con tornillos ordinarios que trabajan a cortadura y
aplastamiento. Por tanto, se trata de una unión de categoría A.

Las comprobaciones necesarias para esta categoría son:
Rd v Sd v
F F
, ,

Rd b Sd v
F F
, ,






Art. 58.5.

Las características estáticas de la viga son:
4
625417cm I
y
= ;
3
11913cm W
y
= ;
2
120cm A
w
=
4 3
100000 12 / 100 2 , 1 cm x I
w
= = ;
4
525417cm I I I
w y f
= − =


Los esfuerzos en la unión serán:
kNm x W M
e y e
075 , 3276 10 · 275 10 · 11913 ·
3 6
= = =

σ ; 0, 8· 2620, 86
Sd e
M M kNm = =

3 4
3 4
·
2620, 86 ·5, 25417·10
2201, 8
6, 25417·10
Sd f
f
y
M I
kNm m
M kNm
I m


= = = (momento flector
que debe ser absorbido por los cubrejuntas de alas).

419, 06
w Sd f
M M M kNm = − = (momento flector que debe ser absorbido por
los cubrejuntas de almas).


Uniones atornilladas


32
3 2
4 2
275·10 /
· 120·10 1905, 26
3 3
e
p w
kN m
V A m kN

σ
= = = ; 0, 2 381
Sd p
V V kN = =
(esfuerzo cortante absorbido por los cubrejuntas de almas).


UNIÓN EN LAS ALAS

Se emplearan cubrejuntas interiores y exteriores; entonces:
h=1025 mm
F
v,Sd
=M
f
/h=2148kN

La distancia de un tornillo a un borde paralelo al esfuerzo ha de ser mayor
que 1,2 veces el diámetro del taladro, aunque se recomienda
0 2
5 , 1 d e ≥ (en
nuestro caso mm d d 21 1
0
= + = ) y no puede ser mayor que t mm 4 40 + (si la
unión puede estar sometida a corrosión) mm ó t 150 12 .

Por tanto, la distancia ha de estar comprendida entre 31,5 y 100 mm.


Art. 58.3.
Las cubrejuntas interiores tendrán un ancho de
mm mm 175 184 2 7 2 / 12 200 ≈ = − − (se considera un espesor de garganta
de 7 mm). Además, se dispondrán 2 filas de tornillos a cada lado del alma.


Resistencia a cortadura Art. 58.5.
La resistencia a cortadura de un tornillo viene definida por:

2 ,
/ · · · 6 , 0
M s ub Rd v
n A f F γ = para cada plano de desplazamiento posible
donde:
s
A es el área resistente, para tornillos Ф20 es 275mm
2


ub
f tensión de rotura, para tornillos 8.8 su valor es
800N/mm
2
25 . 1
2
=
M
γ
2 = n número de planos de cortadura





Tabla 58.1

Tabla 15.3.
Sustituyendo:
kN F
Rd v
211 25 , 1 / 2 · 275 · 800 · 6 , 0
,
= =


Para determinar el espesor de los cubrejuntas se comprueba que

=
ala cubr
A A
.
, por tanto, es necesario utilizar cubrejuntas de 15 mm.


Resistencia a aplastamiento Art. 58.5.
La segunda condición que debemos verificar es la resistencia a
aplastamiento.


Uniones atornilladas

33

2 ,
/ · · · ·
M u Rd b
t d f F γ β α =
donde : α es un coeficiente igual al menor de los valores:
0 . 1 ;
4
1
3
;
3
0
1
0
1
ó
f
f
d
p
d
e
u
ub
− en este caso toma el
valor de 0,8 si consideramos mm e 50
1
=

β es otro coeficiente igual al menor de los valores:
7 . 1 8 . 2
0
2

d
e
; 5 . 2 7 . 1 4 . 1
0
2
ó
d
p
− en nuestro caso, se ha considerado
mm e 50
2
= y mm p 75
2
= , por tanto, se tomará 5 , 2 = β


Sustituyendo tenemos:
kN t d f F
M u Rd b
220 25 , 1 / 25 · 20 · 275 · 5 , 2 · 8 , 0 / · · · ·
2 ,
= = = γ β α

La carga última por tornillo será la menor de las dos, o sea, kN F
Rd v
211
,
=

El número de tornillos a utilizar será
2 , 10
211
2148
º
,
,
= = =
Rd v
Sd v
F
F
n Se adoptan 4 filas de 3 tornillos


La disposición de la unión será la indicada seguidamente:



Fig. 1.


Uniones atornilladas


34
Para realizar la unión de ambas alas se necesitan:
2 pletinas de 500x400x15 (cubrejuntas exteriores)
4 pletinas de 500x175x15 (cubrejuntas interiores)
48 tornillos de diámetro 20 mm y clase 8.8


UNIÓN DEL ALMA
Se empleará doble cubrejunta de 8mm de espesor (8+8>12), de
mm x 950 970 15 2 1000 ≈ = − de altura.

Se tantea en principio con 1 columna de 13 tornillos a cada lado del
empalme, separados 74 mm entre sí.


La carga de agotamiento por aplastamiento será ahora:

, 2
· · · · / 0, 7·2, 5·275·20·12 / 1, 25 92, 4
b Rd u M
F f d t kN α β γ = = =
donde: 7 , 0 = α
5 , 2 = β


Se puede observar esta disposición propuesta en la figura siguiente:


Fig.2.


Con las dimensiones indicadas en la figura tenemos:
2 7 2 2 2 2 2 2 2
'
10 · 966 , 9 ) 6 5 4 3 2 1 ( 4 , 7 · 2 mm I
y
= + + + + + =
d= 50mm distancia entre la sección del empalme y el centro de
gravedad del área de los tornillos de la unión de los cubrejuntas a una de
las piezas.
kNm m kN kNm d V M M
Sd w T
438 05 , 0 · 381 06 , 419 · = + = + =
tornillos n 13 =


Uniones atornilladas

35

Los tornillos más solicitados serán los más alejados del centro de gravedad
del grupo de tornillos, es decir, los más próximos a las alas:
Debido al cortante: kN
n
V
F
Sd
Sd v z
3 , 29
13
381
, ,
= = =
Debido al torsor: kN F
Sd v z
0
, ,
=

3
, , ,
'
· 438·10 ·444
195, 36 92, 4
9966
T
y v Sd b Rd
z
M r
F kN F kN
I
= = = > =

luego esta disposición es inadecuada; probamos con 2 columnas a cada
lado y reduciendo la distancia entre tornillos.
La nueva disposición será:

Fig. 3.

La nueva carga de agotamiento por aplastamiento:

, 2
· · · · / 0, 86·2, 5·275·20·12 /1, 25 113, 65
b Rd u M
F f d t kN α β γ = = =
donde: 86 , 0 = α
5 , 2 = β

mm d 5 , 87
2
75
50 = + = (excentricidad)
kNm M
T
4 , 452 0875 , 0 · 381 06 , 419 = + =

2 2 2 2 2 2 2 2 '
1783600 ) 6 5 4 3 2 1 ( 70 · 2 mm I
y
= + + + + + = ;
2 2 '
5 , 36562 ) 2 / 75 ·( 13 · 2 mm I
z
= = ;
2 ' ' '
5 , 1820162 mm I I I
z y p
= + = ;

Debido al cortante: kN
n
V
F
Sd
Sd v z
65 , 14
26
381
, ,
= = =
Debido al torsor: kN F
Sd v z
31 , 9
5 , 1820162
5 , 37 · 10 · 452
3
, ,
= =
kN
I
r M
F
z
T
Sd v y
3 , 104
5 , 1820162
420 · 10 · 452 ·
3
'
, ,
= = =

Uniones atornilladas


36
( ) ( ) ( ) ( ) kN F F F
Sd v y Sd v z Sd v
107 3 , 104 31 , 9 65 , 14
2 2 2
, ,
2
, , ,
= + + = + =

, ,
107 113, 65
v Sd v Rd
F kN F = < = OK


Para el empalme del alma se necesitan:
2 pletinas de 975x350x8 (cubrejuntas)
64 tornillos de diámetro 20 mm y clase 8.8


Vista final de la unión según EAE:



Fig. 4.


SOLUCIÓN EC3 Sec. 3
El Eurocódigo no incluye este caso como unión típica, a diferencia de la
instrucción EAE que tiene un artículo dedicado a este tipo de empalmes.
Al tratarse de una unión que trabaje a cortadura y aplastamiento, el
Eurocódigo 3 también clasifica la unión como de categoría A.


Por tanto se tienen que realizar las siguientes comprobaciones:
Rd v Ed v
F F
, ,

Rd b Ed v
F F
, ,


Tabla 3.2.
UNIÓN EN LAS ALAS

Ahora simplemente comprobaremos que la unión proyectada según EAE,
sigue siendo válida según el EC3.

F
v,Ed
=M
f
/h=2148kN



Uniones atornilladas

37
La disposición de los tornillos debe cumplir:

Dist. Mínimas Dist. Máximas
mm d e 2 , 25 2 , 1
0 1
= ≥ mm t mm e y e 140 4 40
2 1
= + ≤

mm d p 2 , 46 2 , 2
0 1
= ≥
mm t p y p 350 14
2 1
= ≤
mm d e 2 , 25 2 , 1
0 2
= ≥
mm p y p 200
2 1

mm d p 4 , 50 4 , 2
0 2
= ≥

Por tanto, las distancias entre tornillos y de los tornillos a los bordes tienen
que estar comprendidas entre 25,2mm<e
1
y e
2
<140mm y 50,4mm<p
1
y
p
2
<200mm, que cumple con la distribución propuesta (ver Fig.1).
Tabla 3.3.

Resistencia a cortadura Tabla 3.4.
La resistencia al corte de un tornillo viene definida por:

2 ,
/ · ·
M ub v Rd v
A f F γ α = para cada plano de desplazamiento posible
donde:
s
A A = si alguno de los planos de corte pasa por la zona roscada del
vástago del tornillo = 275 mm
2

ub
f tensión de rotura, para tornillos 8.8 su valor es 800 N/mm
2

25 . 1
2
=
M
γ
6 , 0 =
v
α para tornillos 8.8







Tabla 3.1.
Tabla 2.1.
Por lo tanto para el caso que nos ocupa, y considerando que tenemos 2
planos de cortadura, el valor de la resistencia a cortadura viene dada por
kN F
Rd v
2 , 211 25 , 1 / 2 · 275 · 800 · 6 , 0
,
= =


Resistencia a aplastamiento
2 1 ,
/ · · · ·
M u b Rd b
t d f k F γ α =
Tabla 3.4.
donde :

b
α es un coeficiente igual al menor de los valores:
u
ub
f
f
o 1,0; en la
dirección de la carga para tornillos de borde
0
1
3d
e
b
= α y
4
1
3
0
1
− =
d
p
b
α
para tornillos interiores. En el peor de los casos 794 , 0 =
b
α .

k
1
es el menor de 7 . 1 8 . 2
0
2

d
e
o 2,5 para tornillos de borde o 7 . 1 4 . 1
0
2

d
p

o 25 para tornillos interiores; en el peor de los casos, k
1
=2,5


Uniones atornilladas


38
Sustituyendo tenemos:
kN F
Rd b
3 , 218 25 , 1 / 25 · 20 · 275 · 794 , 0 · 5 , 2
,
= =


Los tornillos resisten menos a cortadura, por tanto, la carga última por
tornillo será: kN F
Rd v
211
,
=

El número de tornillos a utilizar será
2 , 10
12 , 211
2148
º
,
,
= = =
Rd v
Sd v
F
F
n Se adoptan 4 filas de 3 tornillos


La disposición de la unión será la misma que para la instrucción EAE.


Para realizar la unión de ambas alas se necesitan:
2 pletinas de 500x400x15 (cubrejuntas exteriores)
4 pletinas de 500x175x15 (cubrejuntas interiores)
48 tornillos de diámetro 20 mm y clase 8.8



UNIÓN DEL ALMA
Al igual que en las alas, se comprobará si la distribución obtenida con la
EAE es válida para el Eurocódigo 3.


La carga de agotamiento por aplastamiento será ahora:

, 1 2
· · · · / 0, 861·2, 5·275·20·12 /1, 25 113, 65
b Rd b u M
F k f d t kN α γ = = =
donde: 861 , 0 =
b
α
5 , 2
1
= k


Los esfuerzos en la unión serán:
Debido al cortante: kN
n
V
F
Ed
Ed v z
65 , 14
26
381
, ,
= = =

Debido al torsor: kN F
Ed v z
31 , 9
5 , 1820162
5 , 37 · 10 · 452
3
, ,
= =
kN
I
r M
F
z
T
Ed v y
3 , 104
5 , 1820162
420 · 10 · 452 ·
3
'
, ,
= = =

( ) ( ) ( ) ( ) kN F F F
Ed v y Ed v z Ed v
107 3 , 104 31 , 9 65 , 14
2 2 2
, ,
2
, , ,
= + + = + =

, ,
107 113, 65
v Ed v Rd
F kN F = < = OK


Las comprobaciones necesarias son prácticamente idénticas y lógicamente,
se obtienen los mismos resultados, por tanto, podemos afirmar que la
unión también es válida para el EC3.



Uniones atornilladas

39

SOLUCIÓN CTE Sec. 8.8.4.

Se considera que es una unión rígida. Puede admitirse un reparto de axil
proporcional al área de la sección de cada cubrejuntas, que el cortante se
resiste por las cubrejuntas del alma, y el momento flector se reparte entre
las cubrejuntas de las alas, y del alma, de forma proporcional a sus
inercias respecto del eje de flexión.
Sec.
8.8.4.1.b

UNIÓN EN LAS ALAS


Respecto las disposiciones constructivas el CTE es ligeramente más
conservador que las otras normativas.

Dist. Mínimas Dist. Máximas
mm d e 2 , 25 2 , 1
0 1
= ≥ mm t mm e y e 140 4 40
2 1
= + ≤

mm d p 2 , 46 2 , 2
0 1
= ≥
mm t p y p 350 14
2 1
= ≤
2 0
1, 5 31, 5 e d mm ≥ =
mm p y p 200
2 1

2 0
3 63 p d mm ≥ =
Sec. 8.5.1

Resistencia a cortadura
La resistencia al corte de un tornillo viene definida por:

, 2
·0, 5· · /
v Rd ub M
F n f A γ = para cada plano de desplazamiento posible
donde:
s
A A = = 275 mm
2

ub
f = 800 N/mm
2


Sec.
8.5.2.2.a

Tabla 7.3.
Tabla 3.1.
25 . 1
2
=
M
γ
Tabla 2.1.
Sustituyendo tenemos:

,
0, 5·800·275·2/1, 25 176
v Rd
F kN = =


Resistencia a aplastamiento
, 2
·2, 5· · · /
b Rd u M
F f d t α γ =
Sec.
8.5.2.2.b.
donde :
0, 794 α = es el menor de 0 . 1 ;
4
1
3
;
3
0
1
0
1
ó
f
f
d
p
d
e
u
ub

d = 20mm diámetro del vástago del tornillo
t = 25mm menor espesor de las chapas que se unen


Uniones atornilladas


40
Sustituyendo tenemos:
kN F
Rd b
3 , 218 25 , 1 / 25 · 20 · 275 · 794 , 0 · 5 , 2
,
= =


Los tornillos resisten menos a cortadura, por tanto, la carga última por
tornillo será:
,
176
v Rd
F kN =

El número de tornillos a utilizar será
,
,
2148
º 12, 2
176
v Sd
v Rd
F
n
F
= = = Se adoptan 2 filas de 4 tornillos y 2 filas
de tres tonillos.


La disposición de la unión en las alas será:




Para realizar la unión de ambas alas se necesitan:
2 pletinas de 650x400x15 (cubrejuntas exteriores)
4 pletinas de 650x175x15 (cubrejuntas interiores)
56 tornillos de diámetro 20 mm y clase 8.8


UNIÓN DEL ALMA
La carga de agotamiento por aplastamiento será ahora:

, 2
·2, 5· · · / 0, 861·2, 5·275·20·12 /1, 25 113, 65
b Rd u M
F f d t kN α γ = = =
donde: 0, 861 α =


Los esfuerzos en la unión serán:
Debido al cortante: kN
n
V
F
Ed
Ed v z
65 , 14
26
381
, ,
= = =

Debido al torsor: kN F
Ed v z
31 , 9
5 , 1820162
5 , 37 · 10 · 452
3
, ,
= =
kN
I
r M
F
z
T
Ed v y
3 , 104
5 , 1820162
420 · 10 · 452 ·
3
'
, ,
= = =


Uniones atornilladas

41

3.3.4. Unión con doble casquillo de angular (articulada)

( ) ( ) ( ) ( ) kN F F F
Ed v y Ed v z Ed v
107 3 , 104 31 , 9 65 , 14
2 2 2
, ,
2
, , ,
= + + = + =

, ,
107 113, 65
v Ed v Rd
F kN F = < = OK


La comprobación es la misma que para las otras normativas.



En un embrochalamiento de una IPE 300 (viga secundaria) con una IPE
400 (viga principal) se transmite una carga ponderada de 180 kN.
Comprobar la unión representada en la figura adjunta realizada con
tornillos de alta resistencia, de grado 10.9., diámetro 20 y superficies
tratadas al chorro de arena (acero S275).






SOLUCIÓN EAE Art. 61.3.
La unión mediante doble casquillo de angular puede suponerse que es una
articulación. El único esfuerzo a considerar es la reacción V
d
de apoyo de la
viga, que se supondrá actuando en la cara de contacto de los casquillos
con la viga principal.


IPE 400
IPE 300
Uniones atornilladas


42
Al tratarse de una unión con tornillos de alta resistencia, se considerará en
este problema que la unión es de categoría C; es decir, se desea que la
unión no deslice en estado límite último.

Art. 58.9.
Las comprobaciones necesarias para esta categoría son:
Resistencia al deslizamiento
, , v Sd s Rd
F F ≤
Resistencia al aplastamiento
, , v Sd b Rd
F F ≤
Resistencia al desgarramiento


Como en la unión de los casquillos al alma de la viga se disponen 3
tornillos trabajando a doble cortadura y en la unión de los casquillos a la
viga principales disponen 2—n tornillos idénticos a los anteriores trabajando
a simple cortadura, sólo es preciso comprobar la primera de dichas
uniones, ya que la segunda trabaja en condiciones más favorables.

En régimen elástico, el esfuerzo F
Sd
en el tornillo más solicitado viene dado
por:
2
6
1
( 1)
d
Sd
V w
F
n b n
| |
= +
|
+
\ ¹

en donde:
w = 60 mm es el gramil del angular
b = 70 mm distancia entre tornillos
Art. 61.3.
Sustituyendo tenemos:
2
180 360
1 61, 36
3 70(3 1)
Sd
F kN
| |
= + =
|
+
\ ¹



Resistencia al deslizamiento Art. 58.7.
La resistencia de una unión realizada mediante tornillos de alta resistencia
pretensados se tomará igual al valor:
( )
, 0
· ·
s
s Rd
Ms
k n
F N
µ
γ
=



donde:
s
k =1 taladros estándar
0, 5 µ = superficies limpiadas mediante chorro de arena

1, 25
Ms
γ =

3
0
0, 7· · 0, 7·1000·10 ·245 171, 5
ub s
N f A kN

= = =
donde:
2
1000 /
ub
f N mm =
2
245
s
A mm =



Tabla 58.1.
Tabla 58.6.

Uniones atornilladas

43
Sustituyendo tenemos:
,
1·2·0, 5
171, 5 137, 2 OK
1, 25
s Rd Sd
F kN F = = >


Resistencia a aplastamiento Art. 58.5.
La segunda condición que debemos verificar es la resistencia a
aplastamiento.

2 ,
/ · · · ·
M u Rd b
t d f F γ β α =
donde : α es un coeficiente igual al menor de los valores:
0 . 1 ;
4
1
3
;
3
0
1
0
1
ó
f
f
d
p
d
e
u
ub
− en este caso toma el
valor de 0,8 para
1
e 50mm =

β es otro coeficiente igual al menor de los valores:
7 . 1 8 . 2
0
2

d
e
; 5 . 2 7 . 1 4 . 1
0
2
ó
d
p
− en nuestro caso, se ha
considerado mm e 50
2
= y mm p 75
2
= , por tanto, se tomará









5 , 2 = β

2
430 / =
u
f N mm
71 = t mm
20 = d mm

Tabla 27.1d

Sustituyendo tenemos:
,
0, 8·2, 5·430·20·71/1, 25 97, 7
b Rd Sd
F kN F = = > OK


Comprobación de los casquillos de angular
Del lado de la seguridad se puede considerar la sección neta del ala del
angular en la línea de los taladros solicitada por una flexión igual a:


180·0, 06 10, 8 = kNm
7 4
3 3
1,874·10
156, 6·10
y
y
I mm
W mm
=
=


a la que corresponde la tensión
6
2 2
3
10,8·10
68, 96 / 275 /
156, 6·10
σ = = < =
y
N mm N mm f OK








Tabla 27.1d

Comprobación de la sección debilitada del brochal por la pérdida del ala
superior

Uniones atornilladas


44


7 4
3 3
,min
1, 822·10
98, 5·10
y
y
I mm
W mm
=
=



( )
3 3
2 2
3
180·10 · 0, 09 0, 01 ·10
182, 7 / 275 /
98, 5·10
y
N mm N mm f
+
= < =
OK


Comprobación al desgarro del alma de la viga Art. 58.4.1.
Como sólo tenemos que considerar el esfuerzo a cortante,
comprobaremos:
,
2 2
0, 9· · ·

nv u nv u
ef Rd
M M
A f A f
N = ≤
γ γ


donde:
( )
2
240 21·2, 5 ·7,1 1257
nv
A mm = − = es el área neta de la zona sometida a
cortadura.


Sustituyendo tenemos:
,
0, 9·1257·430 1257·430
389 249, 7
1, 25 3·1, 25
ef Rd
N kN = = ≤ =
,
249, 7
ef Rd
N kN =
,
249, 7 180
ef Rd
N kN kN = > OK


SOLUCIÓN EC3 Sec. 3

De la misma forma que la EAE, el Eurocódigo 3 clasifica la unión como
unión de categoría C.

Sec. 3.4.1.
Por tanto se tienen que realizar las siguientes comprobaciones:
Resistencia al deslizamiento
Resistencia al aplastamiento
Resistencia al desgarro

Tabla 3.2.
Según este apartado de esta normativa, podemos realizar un reparto de
esfuerzos elástico, proporcional a la distancia desde el centro de rotación.

Esfuerzos en la dirección z:

180
60
3
V kN = =

Sec. 3.12.

Uniones atornilladas

45
Esfuerzos en la dirección y:

max
2
'
· 180·60 ·70
77,1
9800
t
p
M z mm mm
H kN
I mm
= = =

2 2 2
' 2·70 9800
p i
I y mm = = =



2 2
,
60 77,1 9544 97, 69
v Ed
F kN = + = =


Resistencia al deslizamiento

La resistencia de una unión realizada mediante tornillos de alta resistencia
pretensados se tomará igual al valor:
, ,
3
· ·
s
s Rd p C
M
k n
F F =
µ
γ

Sec. 3.9.
donde:
s
k =1 taladros estándar
0, 5 µ = superficies limpiadas mediante cepillado

Tabla 3.6.
Tabla 3.7.
3
1, 25
M
= γ estamos comprobando el deslizamiento el ELU
Tabla 2.1.
3
,
0, 7· · 0, 7·1000·10 ·245 171, 5
p C ub s
F f A kN

= = =
donde:
2
1000 /
ub
f N mm =
2
245
s
A mm =

Sustituyendo tenemos:
, ,
1·2·0, 5
171, 5 137, 2 OK
1, 25
s Rd v Ed
F kN F = = >
Tabla 3.4.

Resistencia a aplastamiento

2 1 ,
/ · · · ·
M u b Rd b
t d f k F γ α =
Tabla 3.4.
donde :

b
α es un coeficiente igual al menor de los valores:
u
ub
f
f
o 1,0; en la
dirección de la carga para tornillos de borde
0
1
3d
e
b
= α y
4
1
3
0
1
− =
d
p
b
α
para tornillos interiores. En el peor de los casos 0, 8
b
α = .

k
1
es el menor de 7 . 1 8 . 2
0
2

d
e
o 2,5 para tornillos de borde o 7 . 1 4 . 1
0
2

d
p

o 25 para tornillos interiores; en el peor de los casos, k
1
=2,5


Sustituyendo tenemos:

, ,
2, 5·0, 8·430·20·7,1/1, 25 97, 7
b Rd v Ed
F kN F = = > OK


Uniones atornilladas


46
Comprobación de los casquillos de ángulo y de la sección debilitada del
brochal

Ambas comprobaciones se realizan de la misma forma que la instrucción
EAE.


Comprobación al desgarro del alma de la viga Sec. 3.10.2.
Para un grupo de tornillos sometidos a una carga excéntrica la resistencia
a desgarramiento
,2, eff Rd
V se obtiene de la siguiente forma:
( ) ,2, 0
1/ 3 /
eff Rd y nv M
V f A = γ

donde:
( )
2
240 21·2, 5 ·7,1 1257
nv
A mm = − = es el área neta de la zona sometida a
cortadura.

Sustituyendo tenemos:
( ) ,2,
1/ 3 275·1257 /1,1 181, 4
eff Rd
V kN = =
,
181, 4
ef Rd
N kN =
,
181, 4 180
ef Rd
N kN kN = > OK



SOLUCIÓN CTE

Sec. 8.8.

El Código Técnico de la Edificación considera la reacción situada entre la
cara del casquillo y el soporte.
Sec. 8.8.5.
La comprobación de la unión entre viga y casquillo se hará con la menor
de las posibles cargas de agotamiento considerando las correspondientes a
los tornillos de cortadura y las de aplastamiento del alma de la viga y de
los casquillos.

No se precisa comprobación de la unión de los casquillos al soporte si se utilizan
los mismos tornillos que en la unión entre el casquillo y la viga.

La distribución de fuerzas interiores entre tornillos, en estado límite último,
puede considerarse proporcional a la distancia desde el centro del giro.
Por tanto, se considerará válida la distribución de esfuerzos realizada por el
EC3.


Resistencia al deslizamiento
La resistencia de cálculo a deslizamiento de un tornillo pretensado, es:
Cd p
M
s
Rd s
F
n k
F
,
2
,

⋅ ⋅
=
γ
µ

Ap. 8.5.3.2.

Ec. 8.15.
Los valores de los parámetros se pueden obtener en el capítulo 7 de esta
normativa, pero tomando como coeficiente parcial de seguridad 25 . 1
2
=
M
γ
Ap. 7.3.2.
3
,
3
1000·10
0.7· · 0.7· · 0.7· ·245 155.9
1.1
ub
p Cd yb s s
M
f
F f A A KN

= = = =
γ


Ec. 7.3.

Uniones atornilladas

47
Sustituyendo los valores de los parámetros (los mismos que para el EC3) y
el valor de la fuerza de pretensado, se obtiene:

, ,
1 2 0.5
155.9 124.7
1.25
s Rd v Ed
F KN F
⋅ ⋅
= ⋅ = > OK


Resistencia a aplastamiento
, 2
·2, 5· · · /
b Rd u M
F f d t α γ =
Sec.
8.5.2.2.b.
donde :
0, 8 = α es el menor de 0 . 1 ;
4
1
3
;
3
0
1
0
1
ó
f
f
d
p
d
e
u
ub

d = 20mm diámetro del vástago del tornillo
t = 7,1mm menor espesor de las chapas que se unen

Sustituyendo tenemos:

, ,
2, 5·0, 8·430·20·7,1/1, 25 97, 7
b Rd v Ed
F kN F = = > OK


Comprobación de los casquillos de ángulo y de la sección debilitada del
brochal

Ambas comprobaciones se realizan de la misma forma que las otras
normativas.


Comprobación al desgarro del alma de la viga
En el caso de extremos de vigas con unión en cortante se adoptará para
dicha resistencia el menor valor de:
Sec. 8.5.2.c.
,
0
,
2
,
0



y
v Rd
M
u net
v Rd
M
y eff
v Rd
M
f A
F
f A
F
f A
F
=
γ
=
γ
=
γ

siendo:



Ec. 8.10.
A área bruta de la sección a cortante:
1 3
( )
v
A t L L L = + +
A
net
área neta de la sección:
1 3 0,1
( )
net v
A t L L L nd = + + −
A
eff
área eficaz de la sección:
1 2
( )
eff v
A t L L L = + +

donde:
2 2 0,2
( )
u
y
f
L a kd
f
= −

t = espesor de chapa
a
2
= distancia del borde a la fila de agujeros más alejada
k = 0.5 si hay una fila de agujeros

Uniones atornilladas


48

Sustituyendo tenemos:
2
2
2
7.1(50 140 50) 1704
7.1(140 50 50 3·21) 1256.7
7.1(140 50 77.4) 1898.5
net
ef
A mm
A mm
A mm
= + + =
= + + − =
= + + =


2
430
(60 0.5·21) 77.4
275
L = − =

,
0
,
2
,
0
275·1704
246
3· 3·1.1
430·1256.7
249.6
3· 3·1.25
275·1898.54
274
3· 3·1.1
y
v Rd
M
u net
v Rd
M
y eff
v Rd
M
f A
F kN
f A
F kN
f A
F kN
= = =
γ
= = =
γ
= = =
γ


Por tanto, la resistencia
, v Rd
F a considerar es 246kN >
, v Ed
F OK


NOTA
Las principales diferencias existentes entre los diferentes planeamientos
normativos son que, por una parte la comprobación a desgarro es
diferente en los tres documentos, y por otra parte, que la comprobación al
deslizamiento del CTE difiere de la EAE y EC3; existen leves cambios, f
yb
por f
ub
.



Uniones soldadas

49



4. UNIONES SOLDADAS

4.1. COMPROBACIÓN DE LA UNIÓN
4.1.1. Tipos de uniones soldadas.

Las uniones soldadas se pueden clasificar según la posición relativa de las
chapas soldadas:

uniones a tope (en prolongación)
uniones a tope en T
uniones por solape

Dentro de cada tipo, en función de la penetración de la soldadura con respecto
al espesor de las chapas unidas, se distinguen en el caso más usual (cordones
alargados):

soldaduras en ángulo; en ellas no se realiza ningún tipo de preparación
en los bordes de la pieza a unir antes de soldar y la penetración del
cordón se debe exclusivamente a la fusión que se genera durante el
proceso.

en uniones a tope antes de soldar se realiza preparación de bordes en
las piezas para favorecer la penetración del cordón (en las de poco
espesor no es necesaria) y podemos distinguir:


o de penetración completa, cuando la fusión y mezcla entre el
material base y el de aportación alcanza a todo el espesor de la
unión
o de penetración parcial, si esta fusión y mezcla no alcanza a todo
el espesor

estos tipos definidos por la geometría, se pueden combinar de la forma indicada
en la tabla siguiente. Tanto las disposiciones constructivas como los criterios de
cálculo se establecen de forma diferente para los distintos cordones de esta
clasificación.

En la tabla siguiente se clasifican las uniones más utilizadas usualmente:



Uniones soldadas

50


Tipo de unión Tipo de
soldadura Unión a tope Unión a tope en T Unión de solape
Soldadura
en ángulo



Soldadura
de ojal (o
en ranura)


Soldadura
a tope con
penetración
completa.
Sencilla en V


En doble V


Sencilla en U


En doble U






Soldadura
a tope con
penetración
parcial
En doble V


En doble U

En chaflán doble



Tabla 4 - Tipos comunes de uniones soldadas

Uniones soldadas

51
4.1.2. Resistencia de un cordón de soldadura

Todas las normas de cálculo suponen implícita o explícitamente que:

Se observan las reglas de buena práctica.
Las características mecánico-resistentes del metal de aportación son,
como mínimo, iguales a las del metal de base.
Se ha evitado, mediante la oportuna elección del material y de los
detalles constructivos adecuados, el peligro de rotura frágil.

De acuerdo con la segunda de estas hipótesis, las uniones a tope con
penetración completa no necesitan ser calculadas, ya que al tener el metal de
aportación una sección igual o mayor que la del metal de base y mayor, o al
menos, igual límite elástico y carga de rotura, es evidente que su capacidad
portante será superior (en uniones sometidas a cargas dinámicas sí que es
preciso comprobarlas).

En los cordones en ángulo se define como plano de garganta A, figura 6, el
determinado por la línea intersección de los dos planos a unir y por la altura del
mayor triángulo isósceles inscriptible en la sección del cordón; a esta altura se
le denomina ancho de garganta o espesor de garganta, o simplemente
garganta, a, del cordón.

En dicha figura también se representan las tensiones que pueden solicitar un
cordón de soldadura en ángulo.




Figura 6 - Tensiones en el plano de garganta.




Uniones soldadas

52

















Figura 7 - Tensiones en un cordón de soldadura.

Todas las normas vigentes en España admiten que un cordón en ángulo agota
su capacidad resistente cuando una determinada función del estado tensional,
llamada tensión de comparación, alcanza el valor de la tensión última del metal
de base, esto es, cuando se cumple que:

( )
, , ,
co u
f
⊥ ⊥
σ = σ σ τ τ = σ



Obsérvese que
co
σ no es más que un ente de razón ideado para facilitar los
cálculos; por consiguiente, no es una tensión real que pueda medirse con un
dispositivo experimental.

Dada la complejidad del estado tensional existente en un cordón de soldadura,
no es factible llegar a la determinación teórica de dicha función
co
σ .
Tradicionalmente se han admitido como válidas expresiones de la forma:

( )
2 2 2 2
co
k
⊥ ⊥
(
σ = β ασ + σ + λ τ + τ
¸ ¸



Los coeficientes α, β y k se ajustan mediante la realización de ensayos
experimentales de cordones de soldadura llevados hasta rotura ( de ahí el que
no se trabaje en “tensiones admisibles”).

Las normas en estudio de este documento toman los coeficientes propuestos
por el Instituto Internacional de la Soldadura en 1976, 0 α = , k=1, 3 λ = y β
variando según el tipo de acero. Resulta así que:


( )
2 2 2
3
co ⊥ ⊥
σ = β σ + τ + τ

A parte de este procedimiento, las normativas también contemplan un método
simplificado, similar al Método Americano de la máxima tensión tangencial, en
( )
( )


σ = −
τ = +
=
n
n
a
tensión tangencial paralela a la arista,
contenida en el plano de una de las
caras de la soldadura
1
n t
2
1
n t
2
t

Uniones soldadas

53
el que la resistencia de un cordón de soldadura es suficiente si la resultante de
todas las fuerzas transmitidas por el cordón por unidad de longitud
, w Ed
F , no
supera el valor de su resistencia de cálculo F
w,Rd
con independencia de la
orientación del cordón.

4.1.3. Expresiones para el cálculo de la resistencia de un cordón de
soldadura

Se muestran a continuación las expresiones propuestas por las normativas para
el cálculo de la resistencia de los cordones de soldadura.

Método direccional
La resistencia de un cordón será suficiente si se cumplen simultáneamente:

( )
2 2 2
2
3
u
w M
f
⊥ ⊥
σ + τ + τ ≤
β γ

2
0.9
u
M
f

σ ≤
γ
; (en la EAE y el CTE no se incluye el parámetro 0.9)
donde:

σ = la tensión normal perpendicular a la garganta de la
soldadura


τ = la tensión tangencial (en el plano de garganta)
perpendicular al eje de la soldadura

||
τ = la tensión tangencial (en el plano de garganta) paralela al
eje de la soldadura

u
f = la resistencia última del acero

w
β = el coeficiente de correlación en función del tipo de acero

2 M
γ = el factor parcial de seguridad =1.25

Método de la máxima tensión tangencial

, , ,
·
W Ed W Rd vW d
F F a f ≤ =
donde: a =espesor de garganta

,
2
3
u
vW d
w M
f
f =
β γ
; para el EC3 y el CTE

,
2
2
2 cos
u
vW d
w M
f
f =
β γ + α
; para la EAE

Tabla 5 - Expresiones para el cálculo de resistencias en uniones soldadas

4.2. DISPOSICIONES CONSTRUCTIVAS

En la tabla 6 se recoge la información más relevante, en cuanto a disposiciones
constructivas de las soldaduras, que ofrecen los documentos normativos que se
estudian en este trabajo
Uniones soldadas

54

EAE DB SE-A EC3
ESPESOR DE GARGANTA

mm a 3 ≥ en chapas
mm 10 ≤
mm a 5 , 4 ≥ en chapas
mm 20 ≤
mm a 6 , 5 ≥ en chapas
mm 20 >
mm a 4 ≥ mm a 3 ≥
Piezas de
sección
tubular
min
· 7 , 0 t a ≥
TERMINACIÓN

Los cordones deben
prolongarse en una
longitud al menos igual a
a 3
Deben prolongarse con el
mismo espesor de garganta
y longitud a 2
Los cordones que terminen
en esquinas deben
prolongarse con una
longitud igual a a · 2
CORDONES DISCONTINUOS

Se pueden utilizar en
ambientes con grado de
corrosividad C1 o C2 , con
cargas predominantemente
estáticas, y siempre que el
espesor de garganta
requerido sea inferior al
recomendado.
No utilizables en ambientes
corrosivos
No deben utilizarse
soldaduras a tope
discontinuas.
No utilizables en ambientes
corrosivos.
Dist. Entre
extremos de
cordones
parciales
mm L 200
1
≤ ,
.) ( · 12
min 1
comp t L ≤ ,
.) ( · 16
min 1
trac t L ≤ ,
1
≤ L una cuarta parte de la
distancia entre rigidiza-
dores, cuando la soldadura
se usa para conectarlos a
una chapa o a una parte de
una pieza sometida a
compresión o a cortadura.
, · 12
2
t L ≤
1
· 12 t , 0,25b, 200mm (comp.)
, · 16
1
t L ≤
1
· 16 t , 200mm (trac.)


Longitud de
cada cordón
parcial
a L · 5
0

mm L 40
0

1 0
· 75 , 0 b L ≥ , b · 75 , 0
Cordones
parciales en
los extremos
En cordones en ángulo
discontinuos siempre tienen
que existir, y deben tener
una longitud
min
·
4
3
t ≥
Es un detalle obligatorio
En cordones en ángulo
discontinuos siempre
tienen que existir, y deben
tener una longitud
min
·
4
3
t ≥
LONGITUD MÍNIMA

Los cordones en ángulo
laterales que transmitan
axil, a L
w
· 15 ≥ y

w
L ancho de la pieza a
unir.


Uniones soldadas

55
LONGITUD EFECTIVA
La total del cordón si se mantiene el espesor de garganta nominal

mm L
ef w
40
,
≥ y a L
wef
· 6 ≥
mm L
ef w
30
,
≥ y
a L
wef
· 6 ≥
SOLAPES
min
· 5 t Solape ≥
mm Solape 25 ≥
+
cordones frontales (si
existen esfuerzos axiales)


Si
a L
w
· 150 ≥
w ef w
L L ·
1 ,
β = donde
1
150
· 2 , 0
2 , 1
1
≤ − =
a
L
w
β ó
1
17000
1 , 1 6 , 0
1
≤ − = ≤
w
L
β
si L
w
>1700mm
Si
a L
w
· 150 ≥
w ef w
L L ·
1 ,
β = donde
1
150
· 2 , 0
2 , 1
1
≤ − =
a
L
β
L=longitud total del solape
en la dirección del esfuerzo
Si
a L
w
· 150 ≥
w ef w
L L ·
1 ,
β = donde
1
150
· 2 , 0
2 , 1
1
≤ − =
a
L
j
β ó
L
j
= long. Total del solaoe
en la dirección del esfuerzo
1
17
1 , 1 6 , 0
1
≤ − = ≤
w
L
β si
L
w
>1,7 m
DESGARRO LAMINAR

Se trataran de evitar uniones en las que la dirección principal de las tensiones de
tracción sea transversal a la dirección de laminación de las chapas que se unen.

Tabla 6 - Disposiciones constructivas de los cordones de soldadura.

En la figura 7 se representan gráficamente los parámetros de diseño de los
cordones de soldadura a los que se alude en la tabla anterior.

A tracción:







A compresión:







Figura 8 - Dimensiones relevantes en los cordones de soldadura para comprobar los
requisitos relativos a las disposiciones constructivas
Uniones soldadas

56




4.3. RESOLUCIÓN DE UNIONES TÍPICAS

De la misma forma que en el apartado 3.3. de uniones atornilladas, se han
resuelto cuatro problemas de uniones soldadas, a modo de ejemplo y para
hacer evidentes las similitudes y diferencias de cada una de las normativas. Se
ha intentado que las uniones calculadas fueran representativas de las uniones
comúnmente utilizadas en estructura metálica y también añadir algún tipo de
unión no tratada en el capítulo anterior.

En estos ejemplos se resuelven, por las tres normativas tratadas, la unión de
una viga a soporte, unión a tracción de un angular a una cartela, unión de
ménsula a soporte y por último una unión de angular a soporte.
































Uniones soldadas

57
4.3.1. Unión de viga a soporte



Comprobar la seguridad de la
unión del UPN300 a un soporte,
con los cordones laterales
exteriores que se indican.

Acero S 275 JR .

En el croquis adjunto se dan los
valores de cálculo que debe
soportar la unión.















SOLUCIÓN EC3
Este ejemplo se refiere a la norma EN 1993-1-8 que corresponde al diseño
de uniones.

Para la resolución se ha escogido el método de las direcciones Sec.4.5.3.2.
La resistencia de la unión será suficiente si verifica:

( ) [ ] ) /( 3
2
5 , 0
2
||
2 2
M w u
f γ β τ τ σ ≤ + +
⊥ ⊥
y

2
/ 9 . 0
M u
f γ σ ≤




Ec. 4.1.
Uniones soldadas

58

En primer lugar se abaten los planos de garganta de los cordones de soldadura
sobre el plano de contacto.

A continuación se obtienen las características geométricas del conjunto:

2
3400 5 · 240 11 · 100 · 2 · mm l a A
i i
= + = =



c.d.g.
2·100·11·52, 5
33, 97
3400
y mm = =
311
155, 5
2
z mm = =

Momentos de inercia (método lineal = sin
inercia propia ┴ espesor)
3
2 4
240 ·5
2·100·11·155, 5 58956550
12
y
I mm = + =
( )
3
2
2 4
100 ·11
2 100·11· 52, 5 33, 97
12
240·5·33, 97 3973480
z
I
mm
| |
= + − +
|
\ ¹
+ =


4
62930030
p y z
I I I mm = + =


Ahora se obtienen los esfuerzos referidos a esta sección resistente formada por el
conjunto de cordones abatidos.

Cortantes:
80
y
V KN = horizontal
160
z
V KN = vertical

Torsor:
160(102, 5 33, 97)
80·155, 5 22964,8
tx
M
mmKN
= − +
+ =


Axil:
100
x
N KN =

Flectores:

160·200 100·150 47000
y
M mmKN = + =

80·200 100(102, 5 33, 97) 9147
z
M mmKN = − − =


Ahora se determinan ordenadamente las tensiones tangenciales t
n
y t
a
producidas
por los cortantes y el torsor, y la tensión normal n por efecto del axil y los
flectores.


3
1
1
100
2
4
0
5
1
1
2,5
y
z

Uniones soldadas

59
- Por efecto de 80
y
V KN = - Por efecto de 160
z
V KN =



3
2
80·10
3400
23, 53
y
y
V
t
A
N
mm
= = =
=

3
2
160·10
3400
47, 06
z
z
V
t
A
N
mm
= = =
=









- Por efecto del torsor
3
22964,8·10
x
t
M mmKN =
en las cuatro esquinas y por componentes, ya proyectadas



·
·
·
x
x
t
y
p
t
T
t p
z
p
M
t z
I
M
t r
M I
t y
I
¦
=
¦
¦
=
´
¦
=
¦
¹



A)
3
2
22964, 8·10
·155, 5 56, 75
62930030
y
N
t
mm
= =

3
2
22964,8·10
·68, 53 25, 01
62930030
z
N
t
mm
= =
B)
2
56, 75
y
N
t
mm
= como punto A

3
2
22964, 8·10
·( 31, 47) 11, 49
62930030
z
N
t
mm
= − = −
C)
2
56, 75
y
N
t
mm
= − hacia izquierda, o sea
contrario a los puntos A y B
2
11, 49
z
N
t
mm
= − ascendente como punto B
D)
2
56, 75
y
N
t
mm
= − como punto C
2
25, 01
z
N
t
mm
= como punto A


Todas estas tensiones tangenciales se suman algebraicamente en los puntos de
interés, situados en los cordones horizontales.

Uniones soldadas

60

A)
2
07 , 72 01 , 25 06 , 47
mm
N
t
n
= + = ┴ normal
2
28 , 80 75 , 56 53 , 23
mm
N
t
a
= + = ║paralela


B)
2
57 , 35 49 . 11 06 , 47
mm
N
t
n
= − =
2
28 , 80 75 , 56 53 , 23
mm
N
t
a
= + =

C)
2
57 , 35 49 . 11 06 , 47
mm
N
t
n
= − =
2
22 , 33 75 , 56 53 , 23
mm
N
t
a
− = − =

D)
2
07 , 72 01 , 25 06 , 47
mm
N
t
n
= + =
2
22 , 33 75 , 56 53 , 23
mm
N
t
a
− = − =


Ahora se determina la tensión normal n en esos puntos:
x
I
M
y
I
M
A
N
y
y
x
x
· · + + = σ

A)
2
6 6 3
51 , 4 53 , 68 ·
3973480
10 · 147 , 9
5 , 155 ·
58956550
10 · 47
3400
10 · 100
mm
N
n − = − + = (compresión)
B)
2
6 6 3
59 , 22 47 , 31 ·
3973480
10 · 147 , 9
5 , 155 ·
58956550
10 · 47
3400
10 · 100
mm
N
n = + + = (tracción)
C)
2
6 6 3
06 , 22 47 , 31 ·
3973480
10 · 147 , 9
5 , 155 ·
58956550
10 · 47
3400
10 · 100
mm
N
n − = + − = (compresión)
D)
2
6 6 3
4 , 252 53 , 68 ·
3973480
10 · 147 , 9
5 , 155 ·
58956550
10 · 47
3400
10 · 100
mm
N
n − = − − = (compresión)


A continuación se pasan estas tensiones al plano
de garganta en cada punto y se aplica la
fórmula de la tensión de comparación.

A)

2
1
( 4, 51 72.07) 47, 77
2
N
mm

σ = − + =

2
1
(4, 51 72.07) 54,14
2
N
mm

τ = + =

2
28 , 80
mm
N
II
= τ
2 2 2
2
3( ) 174, 38
II
N
mm

σ + τ + τ =


Uniones soldadas

61
B)


2
1
(225, 9 35.57) 184, 90
2
N
mm

σ = + =

2
1
(225, 9 35, 57) 134, 56
2
N
mm

τ = − =

2
28 , 80
mm
N
II
= τ
2 2 2
2
3( ) 328, 39
II
N
mm
⊥ ⊥
σ + τ + τ =


C)


2
1
(22, 06 35, 57) 40, 74
2
N
mm

σ = + =

2
1
(22, 06 35, 57) 9, 47
2
N
mm

τ = − =

2
22 , 33
mm
N
II
= τ
2 2 2
2
3( ) 72, 38
II
N
mm
⊥ ⊥
σ + τ + τ =

D)


2
1
(252, 4 72, 07) 229, 44
2
N
mm

σ = + =

2
1
( 252, 4 72, 07) 127, 54
2
N
mm

τ = − + =

2
22 , 33
mm
N
II
= τ
2 2 2
2
3( ) 323, 65
II
N
mm
⊥ ⊥
σ + τ + τ =


El punto más solicitado es el B en conjunto y el D en tensión normal

σ .


Llegado este punto ya podemos comprobar si la unión es suficiente, para ello
necesitamos
u
f ,
w
β y
2 M
γ :
El factor parcial de seguridad
25 . 1
2
=
M
γ


Al tratarse de acero S275,
2
430 mm N f
u
=

85 . 0 =
w
β



Tabla 2.1.


Tabla 4.1.
La unión es segura ya que cumple las dos verificaciones:
2 2 2
3( )
·
u
II
w Mw
f
⊥ ⊥
σ + τ + τ <
β γ

2 2
430
328, 39 404, 7
0, 85·1, 25
N N
mm mm
< = OK


Ec. 4.1.
Uniones soldadas

62

2
0.9
u
M
f

σ <
γ

2 2
430
229 0.9 309.6
1, 25
N N
mm mm
< = OK

Ec. 4.1.

SOLUCIÓN EAE

Sec. 59.8
La resolución siguiente es análoga a la de Eurocódigo, excepto en la fórmula de la
tensión perpendicular, que no incluye el coeficiente 0,9.

Mw
u
f
γ
σ ≤


Donde: 25 . 1 =
Mw
γ

2
430
mm
N
f
u
=
Sec. 59.8.2.





Tabla
59.8.2.
2 2
344
25 . 1
430
229
mm
N
f
mm
N
Mw
u
= = ≤ =

γ
σ OK


Respecto a las disposiciones constructivas, la EAE dice:
• Los cordones no deben terminar en las esquinas de las piezas o de
elementos de las mismas, sino que deben prolongarse alrededor de la
esquina , siempre que la prolongación pueda realizarse en el mismo plano
que el cordón, en una longitud al menos igual a tres veces la garganta a
del cordón.



SOLUCIÓN CTE

Sec. 8.6.
El Código Técnico propone para el cálculo de uniones en ángulo el método
simplificado del eurocódigo (EC, 4.5.3.3.). Aunque en este ejemplo no se
considera aplicable, ya que este método no tiene en cuenta las solicitaciones
normales producidas por el axil y los momentos M
y
y M
z
.

Sec.
8.6.2.2.
Como alternativa al método citado anteriormente, el CTE también propone el
método de las direcciones del Eurocódigo. Que consiste en descomponer los
esfuerzos transmitidos por unidad de longitud en sus componentes, suponiendo
que sobre la sección de garganta hay una distribución uniforme de tensiones.

Sec.
8.6.2.3.
No obstante, al igual que en EAE, no se incluye el coeficiente de 0.9 en la fórmula
de comprobación de la máxima tensión perpendicular.

Ec. 8.23

Uniones soldadas

63

En cuanto a las disposiciones constructivas, el CTE dice:
• Los cordones deben, si es posible, prolongarse redondeando las esquinas,
con el mismo espesor de garganta y longitud dos veces dicho espesor.
• La longitud efectiva de un cordón de soldadura en ángulo será la total del
cordón siempre que se mantenga el espesor de garganta nominal, pero no
se considerarán cordones cuya longitud sea inferior a 40 mm o a seis
veces el ancho de garganta. Condiciones que se cumplen holgadamente
en este ejemplo.
Sec. 8.6.1.


Uniones soldadas

64

4.3.2. Unión a tracción de un angular a una cartela.

Sean 2 angulares de 80 x 80 x 8 soldados a una cartela por 2 cordones de
soldadura de espesor a = 4 mm.

El esfuerzo de cálculo del axil a tracción N
Sd
es 40 kN, siendo las distancias
d’ y d’’ 23 y 57 mm respectivamente.

El acero empleado es un S 235.











Se pide: Determinar la longitud de los cordones de soldadura.

SOLUCIÓN EC3 Sec.4.5.3.2.

De forma ideal, podemos suponer que el centro de gravedad de los
cordones de soldadura se sitúa sobre el eje neutro de los angulares ZZ’.
De este modo, los momentos estáticos de dichos cordones son iguales:
l’—d’ = l’’—d’’.


Según el Eurocódigo 3 la expresión o el criterio general para verificar
cualquier cordón de soldadura es la siguiente:
( ) [ ] ) /( 3
2
5 , 0
2
||
2 2
M w u
f γ β τ τ σ ≤ + +
⊥ ⊥
y
2
/ 9 . 0
M u
f γ σ ≤




Ec. 4.1.

Uniones soldadas

65
en donde:
u
f =resistencia última del acero
2 M
γ =coeficiente parcial para la resistencia última del cordón de
soldadura


En nuestro caso se trata de un cordón de soldadura lateral que se podría
representar de forma simplificada de la siguiente forma:




En esta situación tenemos:

0
⊥ ⊥
σ = τ = y
Sd
II
N
a l
τ =





Por lo que sustituyendo en la expresión general resulta la expresión
siguiente:






siendo ∑l en nuestro caso 2(l’ + l’’)
Para
w
β y
2 M
γ se adoptan los valores de 0.8 y 1.25 respectivamente.







Tabla 4.1.
Tabla 2.1.

Por lo tanto, la expresión anterior será la que nos proporcionará la longitud
total del cordón de soldadura a aplicar. Pero si queremos saber los valores
concretos de l’ y l’’ debemos aplicar la igualdad de momentos estáticos,
que nos dará la segunda condición necesaria para la resolución.




Operando se obtienen las longitudes l’ y l’’ de los cordones de soldadura:











2
2
2
3
0 3 0
Sd u Sd
w w M
M u
N f N
l
a l a f
| |
| |
|
β + + ≤ ⇒ ≥ β ⋅ γ ⋅
|
|
⋅ γ ⋅ |
\ ¹
\ ¹


|
¹
|

\
|
+ ⋅ =
|
¹
|

\
|
+ ⋅ = ⇒ =

'
' '
1 ' ' 2
' '
'
1 ' 2
' '
'
' ' '
d
d
l
d
d
l l
d
d
l l
cm
d
d
f a
N
l
u
Mw w
17
' '
'
1 2
3
' =
|
¹
|

\
|
+ ⋅ ⋅ ⋅
⋅ ⋅ ⋅

γ β
cm
d
d
f a
N
l
u
Mw w
7
'
' '
1 2
3
' ' =
|
¹
|

\
|
+ ⋅ ⋅ ⋅
⋅ ⋅ ⋅

γ β
Uniones soldadas

66


Este texto normativo limita la longitud mínima de los cordones para que se
consideren efectivos en la transmisión de esfuerzos. Las longitudes no
pueden ser inferiores a 30 mm o a 6 veces el espesor de garganta.
Las longitudes obtenidas en la solución son claramente superiores a estos
valores.

Sec.4.5.1.2.
SOLUCIÓN EAE

Art. 59.8.
Según EAE, la resolución es análoga a la de Eurocódigo 3.


En referencia a la longitud mínima de los cordones, EAE dice que no
pueden ser inferiores a 40 mm o a 6 veces el espesor de garganta. Esta
pequeña variación respecto a Eurocódigo no tiene importancia en este
ejercicio.
Art. 58.8.1.

SOLUCIÓN CTE


La resolución se lleva acabo de la misma manera que según las otras
normativas.



Uniones soldadas

67
4.3.3. Unión de ménsula a soporte

En los croquis adjuntos se representa un apoyo rigidizado en ménsula que
recibe la reacción vertical máxima de una viga carrilera de 400 KN.
Comprobar las soldaduras suponiendo acero S 275 JR.




















SOLUCIÓN EC3
La resistencia de la unión será suficiente si verifica: Sec.4.5.3.2.

2
2 2 2
·
) ( 3
M w
u
II I I
f
γ β
τ τ σ ≤ + + y
2
9 . 0
M
u
I
f
γ
σ ≤



Ec. 4.1.
Uniones soldadas

68

Se considera el cordón a tope de la platabanda superior de penetración
completa como totalmente eficaz y se abaten los dos cordones de ángulo
laterales.


A continuación se abaten los planos de garganta de los cordones de
soldadura y se obtienen las características geométricas del conjunto:




= + = =
2
6600 6 · 250 · 2 20 · 180 mm a l A
i i


Determinación del c.d.g.

180·20·0 2·250·6·(290 125)
75
6600
z mm
+ −
= =
(no se tiene en cuenta la contribución
en sentido del espesor)


Momento de inercia respecto del c.d.g.
( )
4 2
3
2
60175000 ) 75 125 290 ( 6 · 250
12
6 · 250
2 75 · 20 · 180 mm I =
|
|
¹
|

\
|
− − + + =



• En la soldadura superior las tensiones són:
3
2
120·400·10
75 59.83
60175000
Sd
M
N
n y
mm
I
= = =
3
2
400·10
60.60
6600
Sd
n
V
N
t
mm
A
= = =
0 =
a
t
• En el extremo inferior de los cordones laterales:
3
2
120·400·10
(290 75) 171.50
60175000
Sd
M
N
n y
mm
I
= = − =
0 =
n
t
3
2
400·10
60.60
6600
Sd
a
V
N
t
mm
A
= = =


Claramente el punto más desfavorable es en el extremo inferior de los
cordones laterales.
Pasando a plano de garganta ( 0 =
n
t )

2
1
121.27
2
N
n
mm

σ = =
2
1
121.27
2
N
n
mm

τ = =


z

Uniones soldadas

69

























Se aplica la fórmula del Eurocódigo 3, siendo para el acero S275:
f
u
=430 N/mm
2

β
w
=0.85
γ
M2
=1.25
Ec. 4.1.

Tabla 4.1.
Tabla 2.1.

2
2 2 2
7 . 404
25 . 1 · 85 . 0
430
27 . 264 ) 60 . 60 27 . 121 ( 3 27 . 121
mm
N
= ≤ = + + OK
2
430
121.27 0.9 309.6
1.25
N
mm

σ = ≤ = OK



SOLUCIÓN EAE Art. 59.8.
La única variación es que en la expresión de la tensión perpendicular no se
incluye el coeficiente 0.9, por tanto, des del punto de vista de este texto
normativo también se tratará de una unión segura.


SOLUCIÓN CTE Aptd. 8.6.
Se resuelve de la misma forma que en la EAE.

Uniones soldadas

70

4.3.4. Unión de angular a soporte


Comprobar las soldaduras del angular 100.100.10 del croquis adjunto,
sometido a la carga mayorada de valor P= 61KN que actúa en el plano de
los cordones.















Cordón superior único a= 10
mm
Cordón lateral único a= 4mm
Acero S 355



SOLUCIÓN EC3


En primer lugar se deben abatir los cordones de soldadura y calcular las
características geométricas:

2
1900 4 · 100 10 · 150 mm A = + =

150·10·75
59.2
1900
y mm = =

150·10·100 100·4·50
89.5
1900
z mm
+
= =

Sec.4.5.3.2.
( ) ( )
3
2 2
4
100
150 10 100 89.5 4 100 4 89.5 50 1122808
12
y
I mm = ⋅ ⋅ − + + ⋅ ⋅ − =
( )
3
2
2 4
150
100 4 59.2 10 150 10 75 59.2 4588816
12
z
I mm = ⋅ ⋅ + + ⋅ ⋅ − =
4
5711624
p y z
I I I mm = + =


Uniones soldadas

71

En este conjunto de cordones hay dos esfuerzos:
• Cortante vertical 61
z
V KN =
• Torsor, ejercido por esa carga con
relación al centro de gravedad del
conjunto
( ) mKN M
t
7388 . 17 61 200 2 . 59 150 = ⋅ + − =



Ahora se determinan las tensiones tangenciales t
n
y t
a
producidas por el
cortante y la tensión normal n por efecto del flectors.


El cortante produce una tensión tangencial en ambos cordones:

3
2
61 10
31.1
1900
z
a n
V
N
t t
mm
A

= = = =



El torsor produce tensiones tangenciales proporcionales a la distancia al
c.d.g.

Obviamente el peor punto es el más alejado. Las
componentes son en él:
2
6
6 . 32 5 . 10
5711624
10 · 7388 . 17
) 100 (
mm
N
y
I
M
t
p
t
a
= = − =

2
6
282 8 . 90
5711624
10 · 7388 . 17
) 150 (
mm
N
x
I
M
t
p
t
n
= = − =

Superponiendo efectos en ese punto extremo:
2
1 . 313 282 1 . 31
mm
N
t
n
= + = ;
2
6 . 32
mm
N
t
a
=

Pasamos al plano de garganta:
2
1
( ) 221.4
2
n
N
n t
mm

σ = − =
2
1
( ) 221.4
2
n
N
n t
mm

τ = + =
2
6 . 32
mm
N
t
a II
= = τ


Aplicando EC3, con:

2
510
mm
N
f
u
=
9 . 0 =
w
β
25 . 1
2
=
M
γ




Tabla 4.1.

Tabla 2.1.
Uniones soldadas

72

2 2 2
2 2
2
3( ) 446.38 453.33
·
u
II
w M
f
N N
mm mm
⊥ ⊥
σ + τ + τ = < =
β γ
OK
2 2
2
510
221.4 0.9 0.9 367.2
1.25
u
M
f
N N
mm mm

σ = < = =
γ
OK


Ec. 4.1.

SOLUCIÓN EAE

Art. 59.8.
La resolución es idéntica a la anterior, con dos excepciones:
• La expresión de la tensión perpendicular no incluye el coeficiente
0.9
Art. 59.8.2.
• La tensión de rotura indicada en esta instrucción para la norma
UNE-EN-10025 para el acero S 355 es 520 N/mm
2

Tabla
59.8.2.

Con estas variaciones, las comprobaciones a realizar son:
2 2 2
2 2
2
3( ) 446.38 462
·
u
II
w M
f
N N
mm mm
⊥ ⊥
σ + τ + τ = < =
β γ
OK
2 2
2
520
221.4 416
1.25
u
M
f
N N
mm mm

σ = < = =
γ
OK




SOLUCIÓN CTE

Ap. 8.6.
Para esta normativa la resolución es muy parecida a la de EAE y EC3. En
este caso la tensión de rotura toma el valor de 510 N/mm
2
.

Tabla 8.1.
2 2 2
2 2
2
3( ) 446.38 453.33
·
u
II
w M
f
N N
mm mm
⊥ ⊥
σ + τ + τ = < =
β γ
OK
2 2
2
510
221.4 367.2
1.25
u
M
f
N N
mm mm

σ = < = =
γ
OK


Ec. 8.23.
No obstante, el CTE propone como primer método de resolución un
procedimiento simplificado.

Este procedimiento considera adecuado un cordón en ángulo (con
cualquier dirección: longitudinal, transversal y oblicuo) si en cualquier
punto de él, la resultante por unidad de longitud de las fuerzas
transmitidas F
w,Ed
no supera su resistencia por unidad de longitud F
w,Rd
.

, , w Ed w Rd
F F ≤
Ap.
8.6.2.(1-2)





Ec. 8.21

,
, ,
2
/ 3
· ·
·
w Ed
u
w Rd vw d
w M
F
F
L
f
F a f a
=
= =
β γ



Uniones soldadas

73

siendo:
F = esfuerzo total sobre las soldaduras
a y L = espesor de garganta y longitud eficaz del cordón
f
u
= resistencia a tracción de la pieza más débil de la unión
γ
M2
= 1.25 coeficiente parcial de seguridad de la unión soldada
w
β = coeficiente de correlación en función del tipo de acero de las
piezas a soldar, para acero S355 = 0.90






Tabla 8.1.

A partir de los valores obtenidos anteriormente tenemos la tensión
tangencial en el punto más desfavorable,
2
313.1
x
N
t
mm
= y
2
32.6
y
N
t
mm
= . La tensión tangencial total será:
2 2
2 ,
313.1 32.6 314.8
w Ed
N
f
mm
= + =

Ésta debe ser menor que
2 ,
2
/ 3 510/ 3
261.7
· 0.9·1.25
u
vw d
w M
f
N
f
mm
= = =
β γ
.

Luego, podemos afirmar que según el método simplificado la unión no
cumple. Esta diferencia entre el procedimiento simplificado y el otro es
debido a que al hacer la simplificación sin tener en cuenta las direcciones
de las fuerzas la expresión se queda del lado de la seguridad. A parte, por
el primer procedimiento se observa en la comprobación que se trata de
una unión muy ajustada.



Análisis comparativo de los resultados

75
5. ANÁLISIS COMPARATIVO DE LOS RESULTADOS
5.1. UNIONES ATORNILLADAS

Como se ha podido observar en los ejercicios resueltos, no existen diferencias
substanciales entre las distintas normativas en los métodos de resolución
generales para uniones.

Sin embargo, sí existen diferencias en los métodos de resolución para casos
concretos, por ejemplo las uniones con chapa frontal. Los documentos
normativos no contemplan los mismos casos, y si éstos coinciden la resolución
varía ligeramente.

En este análisis comparativo no se han tenido en cuenta las diferencias que
existen entre los textos normativos en el momento de determinar los esfuerzos
que actúan en la unión, ya que estas diferencias se han explicado
suficientemente en el apartado 3 de este documento.

A continuación se muestra una tabla con las principales diferencias en los
distintos modos de fallo:

EAE CTE EC3
,
2
· · · ·
u
b Rd
M
f d t
F
α β
=
γ

,
2
·2, 5· · ·
u
b Rd
M
f d t
F =
α
γ

1
,
2
· · · ·
b u
b Rd
M
k f d t
F
α
=
γ

Resistencia al
aplastamiento
Se trata de la misma expresión variando la nomenclatura de
dos coeficientes.
α y
b
α
1 1
0 0
1
min ; ; ó 1.0
3 3 4
ub
u
f e p
d d f
 
= −
 
 

β y k
1
2 2
0 0
e
min 2.8 1.7;1.4 1.7 2.5
3d
p
ó
d
 
= − −
 
 

según CTE k
1
siempre tomaadopta el valor de 2.5
,
2
· · ·
ub s
v Rd
M
f A n
F
α
=
γ

,
2
0.5· · ·
ub s
v Rd
M
f A n
F =
γ

,
2
· · ·
v ub s
v Rd
M
f A n
F
α
=
γ

Resistencia de
los tornillos a
cortadura
0.6 α = excepto para los tornillos de grado 6.8 y 10.9 que
toma el valor de 0.5
0.6
v
α = para tornillos de grado 4.6, 5.6 y 8.8.
0.5
v
α = para tornillos de grado 4.8, 5.8, 6.8 y 10.9.
,
2
0.9· ·
ub s
t Rd
M
f A
F =
γ

,
2
0.9· ·
ub s
t Rd
M
f A
F =
γ

2
,
2
· ·
ub s
t Rd
M
k f A
F =
γ

Resistencia de
los tornillos a
tracción
2
0.9 k = para tornillos ordinarios, y vale 0.63 para tornillos de
cabeza avellanada (que coincide con el 70% de la resistencia
máxima que se admite para estos tornillos en las otras
normativas)
Anàlisis comparativo de los resultados

76
,
2
0.6· · · ·
m u
p Rd
M
d t f
B
π
=
γ

,
2
0.6· · · ·
m p u
p Rd
M
d t f
B
π
=
γ

,
2
0.6· · · ·
m p u
p Rd
M
d t f
B
π
=
γ

Resistencia a
punzonamiento
La EAE dice que no es preciso comprobar
, p Rd
B cuando el
espesor de la chapa cumpla la condición:
min
·

ub
u
d f
t
f

( )
0
,
s
s Rd
Ms
k n N
F
⋅ ⋅ µ⋅
=
γ


0
0, 7· ·
ub s
N f A =
.
,
3
s p Cd
s Rd
M
k n F
F
⋅ ⋅ µ⋅
=
γ

.
0, 7· ·
p Cd yb s
F f A =
siendo
3
ub
yb
M
f
f =
γ

.
,
3
s p C
s Rd
M
k n F
F
⋅ ⋅ µ⋅
=
γ

.
0, 7· ·
p C ub s
F f A =
Resistencia al
deslizamiento
EAE analiza la resistencia al deslizamiento del conjunto de la
unión, EC3 sólo la resistencia al deslizamiento por tornillo y
CTE también analiza la resistencia por tornillo pero considera
dos veces el coeficiente parcial
3 M
γ .
Resistencia del tornillo:
1
2
,
,
2
,
,









+








Rd t
Sd t
Rd v
Sd v
F
F
F
F
1
· 4 . 1
,
,
,
,
≤ +
Rd t
Sd t
Rd v
Ed v
F
F
F
F
1
· 4 . 1
,
,
,
,
≤ +
Rd t
Sd t
Rd v
Ed v
F
F
F
F

En este caso la EAE es menos restrictiva, en este mismo
apartado se puede observar esta variación.
Resistencia al deslizamiento:
Solicitación
combinada
(tracción y
esfuerzo
cortante)
( )
,
3
0 ,
0.8·
s
s Rd
M
t Sd
k n
F
N F
µ
= ×
γ
× −


( )
. .
,
2
0.8
s p Cd t Ed
s Rd
M
k n F F
F
µ −
=
γ


EAE realiza el análisis del conjunto de la unión y EC3 y CTE
por tornillo.

Tabla 7 - Comparativa de resistencias de diseño para uniones atornilladas

En la tabla 7 se pueden observar que las principales diferencias entre las
normativas se encuentran en las expresiones de solicitación combinada y
resistencia al deslizamiento.

EAE analiza la resistencia al deslizamiento de toda la unión incorporando en su
expresión el término
0
N

, que es la suma de los esfuerzos de pretensado de
los tornillos existentes en el conjunto de la unión. Sin embargo EC3 analiza la
resistencia al deslizamiento de un solo tornillo; para ello utiliza la misma
expresión que EAE sustituyendo el término
0
N

por
. p C
F , que es la fuerza de
pretensado del tornillo y coincide con
0
N . Los problemas llegan por parte del
CTE que a pesar de tener prácticamente la misma expresión que EC3 para la
resistencia al deslizamiento, el cálculo de la fuerza de pretensado,
. p Cd
F ,
presenta diferencias importantes.



Análisis comparativo de los resultados

77

El cálculo de esta fuerza de pretensado según CTE utiliza el término
yb
f para
referirse a la resistencia de cálculo del tornillo, que se calcula como la
resistencia última del tornillo dividida por el coeficiente parcial
3 M
γ . La notación
de la resistencia de cálculo del tornillo,
yb
f , es desafortunada, debido a que
puede generar confusión al tratarse de la misma notación utilizada para el valor
del límite elástico de los tornillos. Por otra parte, se puede considerar correcto
determinar una resistencia de cálculo como una resistencia última aplicándole
un coeficiente parcial, pero no lo es utilizar el coeficiente
3 M
γ (coeficiente
parcial para la resistencia al deslizamiento de uniones); en todo caso, si se
aplica un coeficiente parcial a la resistencia última ha de ser necesariamente
diferente de
3 M
γ porque sino estamos aplicando dos veces el mismo coeficiente
en la obtención de la resistencia a deslizamiento,
, s Rd
F . En la siguiente ecuación
se puede observar esta duplicidad de coeficiente.

, .
3 3 3
0.7· ·
s s ub
s Rd p Cd s
M M M
k n k n f
F F A
⋅ ⋅ µ ⋅ ⋅ µ
= ⋅ = ⋅
γ γ γ


En lo relativo a la comprobación de tornillos sometidos a tracción y cortante, en
la tabla y figuras presentadas a continuación se comparan los diagramas de
interacción propuestos por EN 1993-1-8:2005 y CTE DB SE-A por un lado y EAE
por otro.


EC3 y CTE EAE
1
· 4 . 1
,
,
,
,
≤ +
Rd t
Sd t
Rd v
Ed v
F
F
F
F

1
2
,
,
2
,
,









+








Rd t
Sd t
Rd v
Sd v
F
F
F
F

F
vEd
/F
vRd
F
tEd
/F
tRd
F
vEd
/F
vRd
F
tEd
/F
tRd

0 1 0 1
0,286 1 0,700 1
0,357 0,9 0,766 0,9
0,429 0,8 0,821 0,8
0,500 0,7 0,866 0,7
0,571 0,6 0,904 0,6
0,643 0,5 0,934 0,5
0,714 0,4 0,958 0,4
0,786 0,3 0,977 0,3
0,857 0,2 0,99 0,2
0,929 0,1 0,997 0,1
1 0 1 0


Tabla 8 - Resistencia de tornillos solicitados a tracción y cortante



Anàlisis comparativo de los resultados

78

0
0,2
0,4
0,6
0,8
1
1,2
0 0,5 1 1,5
Fv,ed/Fv,rd
F
t
,
e
d
/
F
t
,
r
d
EC3 y CTE
EAE

Fig. 9 - Resistencia de tornillos solicitados simultáneamente a tracción y cortante.


De los resultados obtenidos se extrae la conclusión de que las expresiones de la
EAE para la solicitación combinada ofrecen una mayor resistencia en la unión
que la que ofrecen EC3 y CTE.

Otra de las diferencias importantes se encuentra en la comprobación a
desgarro. Como se puede observar en el ejemplo 3.3.4. unión con doble
casquillo, se obtienen valores casi idénticos de la resistencia al desgarro,
utilizando EAE y CTE. Por el contrario, EC3 da valores de dicha resistencia al
desgarro significativamente menores. En la siguiente tabla se pone de
manifiesto los diferentes tratamientos que hacen las normativas en este caso.

Resistencia a desgarro
Cuando el área neta de la zona sometida a tracción
0.9·
3
nv
nt
A
A ≥ se
tomará:
,
2 2 0 2
·
0, 9· · · 0, 9· ·
3· 3·
v y
nt u nv u nt u
ef Rd
M M M M
A f
A f A f A f
N = + ≤ +
γ γ γ γ
(1)
Cuando
0.9·
3
nv
nt
A
A < se tomará:
,
0 2 2 2
·
0, 9· · · 0, 9· ·

t y
nv u nv u nt u
ef Rd
M M M M
A f
A f A f A f
N = + ≤ +
γ γ γ γ

E
A
E

Con cargas excéntrica, se tomará para A
t
y A
nt
la mitad de su valor real

Análisis comparativo de los resultados

79
E
C
3

Con carga centrada:
,1,
2 0
3
y
u nt nv
eff Rd
M M
f
f A A
V = +
γ γ

Con carga excéntrica:
,2,
2 0
0, 5
3
y
u nt nv
eff Rd
M M
f
f A A
V = +
γ γ

La menor resistencia del bloque material que remata cualquiera de las
líneas entre agujeros extendida a los bordes más cercanos. Se
contabilizarán las resistencias en tracción o cortadura de las áreas netas de
chapa que correspondan a cada tipo de desgarro.
C
T
E

D
B

S
E
-
A

En el caso de extremos de viga con unión en cortante se adoptará el
menor valor de:
, , ,
0 2 0
; ;
3· 3· 3·
y y eff
u net
v Rd v Rd v Rd
M M M
f A f A
f A
F F F = = =
γ γ γ


Tabla 9 - Comparativa resistencia a desgarro.

En la EAE se plantean dos expresiones y se aplica una u otra en función de si
en la sección predomina la rotura por cortante o la plastificación por tracción.

Cuando prevalece la plastificación por tracción esta normativa indica que se
debe usar la expresión (1) de la tabla 9, donde una parte de la expresión
calcula la resistencia del área de la zona sometida a tracción (con el área neta
de la zona a tracción y la tensión de rotura) y además existe una segunda parte
que establece la resistencia del área sometida a cortadura (utilizando el área
bruta y la tensión del límite elástico) y de esta forma se contemplan los dos
fenómenos en la ecuación.

Por el contrario, si prevalece la rotura por cortante la resistencia de la zona
sometida a tracción se calcula con área bruta y límite elástico, mientras que la
zona sometida a cortadura con área neta y tensión de rotura. Por otra parte, las
dos expresiones de resistencia al desgarro se completan con una cota superior
que utiliza áreas netas, tensión de rotura y coeficiente parcial
2 M
γ en todos los
términos.

EC3 plantea únicamente dos expresiones para la obtención de la resistencia a
desgarro en función de si la carga es excéntrica o centrada en los tornillos.
Estas expresiones también constan de dos partes, la correspondiente a la
resistencia de la zona sometida a cortadura (con área neta de la zona sometida
a cortadura, límite elástico y coeficiente parcial
0 M
γ ) y la zona de plastificación
por tracción (con área neta, tensión de rotura y coeficiente parcial
2 M
γ ).

Según el CTE se tienen que contabilizar las resistencias a tracción o cortadura
de las áreas netas de chapa que correspondan a cada tipo de desgarro;
únicamente entra en detalles para el caso de extremos de viga con unión en
cortante. Además, como se puede observar en la siguiente figura considera
para área neta una parte de la sección donde no se produce desgarro.

Anàlisis comparativo de los resultados

80



EAE y EC3

CTE

Fig. 10 - Determinación de las áreas netas en el cálculo de la resistencia a desgarro


5.2. UNIONES SOLDADAS

Al igual que por el estudio de uniones atornilladas, en el caso de uniones
soldadas las variaciones observadas entre normativas no son significativas.

En los métodos de resolución para casos concretos, como las uniones con
chapa frontal, las uniones entre perfiles tubulares o las basas de pilares (por
poner algunos ejemplos), sí existen diferencias en su tratamiento. Los
documentos estudiados no contemplan los mismos casos, y si éstos coinciden,
la resolución varía ligeramente.

En el contenido sobre las disposiciones constructivas y clasificación existen
algunas diferencias que complementan los textos, pero también existen otras
donde éstas se contradicen según el texto que se tome como referencia. En la
tabla adjunta se recogen estas diferencias, ampliando el apartado 4.2.


EAE DB SE-A EC3
Información complementaria
Los cordones en ángulo pueden usarse para unir piezas cuyas caras a unir
formen ángulos α comprendidos entre 60º y 120º.
Si α<60º se considerará como soldadura a tope con penetración parcial.
á
n
g
u
l
o
s

Si el α está compren-
dido entre 45º y 60º,
el cordón se
considerará como de
penetración parcial.
Si es superior a 120º o
inferior a 45º se
considerará de simple
atado.
Si α>120º no se
considerará que pueda
transmitir esfuerzos.

Para ángulos
superiores a 120º, la
resistencia debe
determinarse mediante
ensayos.

Los cordones discontinuos no deben utilizarse en ambientes corrosivos y
siempre deben cumplir las limitaciones de la figura 7.

Análisis comparativo de los resultados

81
Admite cordones
discontinuos en
estructuras con cargas
No deben emplearse
soldaduras a tope
discontinuas.
predominantemente
estáticas, y siempre
que el espesor de
garganta requerido por
lo cálculos de
comprobación resulte
inferior al mínimo
recomendado.
Prohíbe el uso de éstos
cordones en ambientes
con grado de
corrosividad superior al
C2.

Los cordones en ángulo no deben terminar en las esquinas de las piezas o
de elementos de las mismas, sino que deben prolongarse alrededor de la
esquina, siempre que la prolongación pueda hacerse en el mismo plano
del cordón.
C
o
r
r
o
s
i
v
i
d
a
d



c
o
r
d
.

d
i
s
c
o
n
t
i
n
u
o
s

-

p
r
o
l
o
n
g
a
c
i
ó
n


La regla se aplica sólo
a la última soldadura
en la esquina.
Se evitarán en la medida de lo posible las tensiones residuales dirigidas
según el espesor de las piezas a unir, que pueden dar origen a desgarro
laminar en las piezas a unir.
D
e
s
g
a
r
r
o

l
a
m
i
n
a
r

Cuando existan
tensiones de tracción,
bien sean residuales de
soldeo o debidas a
fuerzas exteriores,
dirigidas en la dirección
del espesor en piezas
planas de más de 15
mm de espesor,
deberá estudiarse el
procedimiento de
soldeo, las propiedades
del metal de base y los
detalles de la unión.


Tabla 10 - Información complementaria en las disposiciones constructivas






Anàlisis comparativo de los resultados

82

EAE DB SE-A EC3
Información contradictoria
L
o
n
g
i
t
u
d

e
s
q
u
i
n
a
s
La prolongación en las
esquinas será al menos
igual a tres veces la
garganta del cordón.
La cordones deben
prolongarse rodeando
las esquinas con el
mismo espesor de
garganta y longitud
dos veces dicho
espesor
Las soldaduras de
ángulo que terminen
en esquinas se deben
prolongar con el mismo
espesor, una distancia
de al menos dos veces
el cateto del triángulo
de la soldadura ( 2a ).

Tabla 11 - Información contradictoria en las disposiciones constructivas

Todas las normativas plantean como método de cálculo de la resistencia de los
cordones el “método direccional” (véase apartado 4.1.2. de este documento).
Los textos dicen que la resistencia de un cordón es suficiente si se cumplen
simultáneamente las dos condiciones siguientes:

EAE DB SE-A EC3
( )
2 2 2
2
3
u
w M
f
⊥ ⊥
σ + τ + τ ≤
β γ

(en la EAE el coeficiente de seguridad sólo
cambia de nomenclatura).
2
u
M
f

σ ≤
γ

2
0.9
u
M
f

σ ≤
γ


Tabla 12 - Expresiones del “método direccional” para la comprobación analítica de los
cordones de soldadura

La tensión σ

no es que no actúe, como indica el CTE, sino que ya está
considerada intrínsecamente en este método.

Otra posibilidad para el cálculo de la resistencia de los cordones es el método
de la máxima tensión tangencial; éste se plantea como método principal en el
CTE. La EAE indica la fórmula exacta, mientras que la fórmula indicada por el
CTE y el EC3 como tensión tangencial de cálculo es una simplificación del lado
de la seguridad para cualquier ángulo α con la fuerza que transmite. Estas
expresiones son:

EAE DB SE-A EC3
Se tiene que cumplir:
, , ,
·
W Ed W Rd vW d
F F a f ≤ =
,
2
2
2 cos
u
vW d
w M
f
f =
β γ + α

,
2
3
u
vW d
w M
f
f =
β γ


Tabla 13 - Expresiones del método simplificado para la comprobación analítica de los
cordones de soldadura

Análisis comparativo de los resultados

83

Como longitud efectiva debe tomarse aquella en la que el cordón mantiene el
espesor de garganta nominal; los tres textos coinciden en un coeficiente de
reducción para cordones superiores a 150 veces el espesor de garganta. Su
expresión es:
1
0.2
1.2 1
150
w
L
a
×
β = − ≤

Sin embargo, la EAE y el EC3 añaden otro coeficiente si la longitud es mayor
que 1700mm, cuya expresión es:
2
0.6 1.1 1
17000
w
L
≤ β = − ≤ . EAE también precisa
que en el caso de uniones viga-soporte sin rigidizar, la longitud efectiva debe
calcularse según lo indicado en el ejercicio 3.3.2.


Conclusión y recomendaciones

85

6. CONCLUSIÓN Y RECOMENDACIONES


Los tratamientos recogidos en los documentos normativos objeto del estudio,
en lo que se refiere al proyecto y cálculo de uniones en estructuras de acero,
son similares, a pesar de que el alcance de las normas es diferente. CTE cubre
el ámbito de la edificación mientras que EAE y EC3 cubren además el ámbito de
la ingeniería civil.

En referencia al tema que nos ocupa, las uniones, la EAE y el Eurocódigo como
ya se ha comentado son semejantes en la forma y el contenido de su
articulado. En cambio, el CTE es una simplificación del Eurocódigo, donde sólo
se tratan los temas que hacen referencia a la edificación. Por eso, no es de
extrañar que en la mayoría de los casos las normativas generalistas profundizan
más en los temas y abarcan más casuísticas. Otro tema que necesita ser
mencionado es que el Código Técnico en su afán de simplificación en algunos
casos da lugar a contradicciones con las citadas normas, con las que coexiste.

Tras el análisis de los distintos tipos de ejercicios, tanto de uniones atornilladas
como soldadas, según los planteamientos de las normativas en estudio
realizados en los capítulos 3 y 4, se desprenden las siguientes conclusiones:

Los tres documentos plantean como método de cálculo de los cordones
de soldadura el “método direccional”, pero EC3 es más exigente para
determinar la máxima tensión normal perpendicular al plano de garganta
que los otros textos.
CTE plantea como método principal para el cálculo de la resistencia de
los cordones de soldadura el método de la máxima tensión tangencial,
mientras que EAE y EC3 lo plantean como un método simplificado
secundario.
Existen algunas diferencias en las exigencias de los distintos documentos
en referencia a las disposiciones constructivas, tanto en uniones
soldadas como en las atornilladas, que en algunos casos son
contradictorias.
EAE analiza la resistencia al deslizamiento del conjunto de la unión, EC3
realiza este mismo análisis pero por unidad de tornillo y CTE también
analiza la resistencia por tornillo pero considera dos veces el coeficiente
de minoración de resistencia.
La expresión de la EAE para tornillos sujetos simultáneamente a
esfuerzos de tracción y cortadura, ofrece una mayor resistencia en la
unión que la que ofrecen EC3 y CTE.
EAE trata el desgarro de forma más meticulosa que las otras normativas,
diferenciando si predominan los esfuerzos de tracción o cortante.


Conclusión y recomendaciones


86



Otro tema importante a comentar es que dada la actual organización política
con una España dentro de la Unión Europea parece lógico que exista una única
norma para toda la Unión, con sus correspondientes anejos nacionales de cada
país. Por tanto, el futuro normativo pasaría por una única normativa a nivel
europeo.

La adopción del Eurocódigo permitiría mejorar la exportación de proyectos
españoles y aumentar la competencia de otros países. No obstante, a pesar de
las versiones experimentales de los Eurocódigos disponibles desde el año 1996,
la aplicación y uso de los Eurocódigos en el campo de la edificación en acero no
es una práctica extendida en España. Por este motivo, la nueva Instrucción EAE
y el CTE, con muchos contenidos similares, son los documentos apropiados
para introducir a los profesionales y empresas relacionadas con la edificación en
acero y que no se produzca “de facto” un salto normativo de 30 años, de la
vieja y ya obsoleta normativa española NBE EA-95 al Eurocódigo, ya que
conociendo éstas nuevas normativas españolas se conoce gran parte del
contenido del EC3.

Una vez realizada la comparativa parece razonable pensar que en las
normativas españolas se podría haber dejado el acero en manos de la EAE al
igual que se ha efectuado con el hormigón y la EHE, ya que la EAE a diferencia
del CTE es aplicable a todo tipo de obras.

Una posible justificación de la coexistencia de estos documentos españoles es
que el campo de aplicación tan general de las instrucciones de obra civil puede
complicar en exceso la aplicación sólo en la edificación, pero éste motivo no es
suficiente, ya que han de existir herramientas que faciliten el diseño de acuerdo
con estas normativas, que proporcionen un esquema de aplicación de los
diferentes planteamientos e incluso explicaciones o información adicional con el
objeto de evitar problemas en su interpretación.

Por este motivo se considera necesario el desarrollo de una guía de diseño para
acercar a los profesionales a los conceptos y métodos que proponen las nuevas
normativas de obligado cumplimiento, o no. Esta tesina, enfocada hacia el tema
de las uniones en estructura de acero, podría ser punto de partida para la
creación de esta nueva guía de proyecto para las uniones.



Referencias bibliográficas

87


7. REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Argüelles, R. / Arriaga, F. / Atienza J.R. Estructuras de acero: Uniones y
sistemas estructurales (II). BELLISCO Ediciones Técnicas y Científicas. Madrid,
2000.

Cudós, V. y Quintero, F. Estructuras Metálicas, Uniones. Universidad Nacional
de Ecuación a Distancia Escuela de la Edificación, Ed. Fundación Escuela de la
Edificación (Colegio Oficial de Aparejadores y A.T. de Madrid), 1988.

Currás, Agnès. Clasificación y estudio del comportamiento de las uniones.
Tesina – UPC. Escola Tècnica Superior d'Enginyers de Camins, Canals i Ports de
Barcelona, 2001.

Monfort, J. Estructuras metálicas para edificación (Adaptado al CTE). Ed.
niversidad Politécnica de Valencia, 2006.

Monfort, J. Estructuras metálicas para edificación (Según criterios del
Eurocódigo 3) Tomo 1. Ed. niversidad Politécnica de Valencia, 2002.

Rodríguez, R. / Martínez, C. / Martínez, R. Prontuario de estructuras metálicas
5ª Edición. CEDEX Centro de Estudios y Experimentación de Obras Públicas.
Centro de publicaciones, Secretaría General Técnica, Ministerio de Fomento.




7.1. TEXTOS NORMATIVOS

EN 1993-1-1:2005.E. Eurocode 3: Design of Steel Structures. Part 1-1: General
rules and rules for buildings. Comisión Europea de normalización CEN, Bruselas,
Mayo 2005.

EN 1993-1-8:2005.E. Eurocode 3: Design of Steel Structures. Part 1-8: Design
of joints. Comisión Europea de normalización CEN, Bruselas, Mayo 2005.

EAE. Documento 0. Instrucción EAE. Ministerio de Fomento, Madrid, 2004.

CTE. Código técnico de la edificación. Documento Básico SE-A. Ministerio de
vivienda, Madrid, Marzo 2006.


Referencias bibliográficas

88
7.2. PÁGINAS WEB

Asociación para la Promoción Técnica del Acero
http://www.apta.com.es/

Página web del Codigo Técnico de la Edificación
http://www.codigotecnico.org/

Ministerio de fomento
http://www.fomento.es/MFOM

Comité Europeo de Normalización
http://www.cen.eu/cenorm/

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful