Neumonía Aspectos Generales La Neumonía se define como una enfermedad pulmonar restrictiva, caracterizada por un proceso inflamatorio agudo

de origen infeccioso, que compromete el territorio alveolar del pulmón. La etiología de las neumonías se produce por la colonización en el pulmón de agentes patógenos específicos por diferentes vías, o bien, por aspiración de secreciones gastrointestinales. Tipos de Neumonías Neumonía Alvéolar La Neumonía propiamente tal puede ser de dos tipos: Neumonía Alveolar o Neumonía Intersticial. La Neumonía Alveolar se caracteriza por un proceso infeccioso que compromete al alvéolo, con presencia de exudado inflamatorio en los espacios aéreos alveolares, el cual puede evolucionar a un infiltrado con presencia de eritrocitos, que pueden ser reemplazados por leucocitos posteriormente. Como el inicio del proceso infeccioso se produce en el alvéolo, éste puede extenderse hacia otros alvéolos a través de los orificios comunicantes presentes entre ellos, denominados Poros de Kohn, lo que hace que la condensación pulmonar característica de la Neumonía se presente sin una configuración segmentaria estricta, ya que esta comunicación interalveolar permite el traspaso los límites estructurales de un segmento o lobulillo pulmonar. Este tipo de diseminación del proceso inflamatorio se produce por el tipo de agentes infecciosos propios de la Neumonia Intersticial, ya se observa preferentemente con gérmenes encapsulados, tales como el Neumococo o la Klebsiella, los cuales son capaces de resistir a la fagocitosis y viajar alvéolos adyacentes. La imagen radiográfica de la Neumonía Alveolar corresponde al de una condensación homogénea que puede afectar a todo un lóbulo o aparte de él; cuando afecta sólo a una parte de un lóbulo, como se nombró anteriormente, no respeta límites entre los segmentos pulmonares. Otra característica radiográfica importante es la presencia de broncograma aéreo. Este signo radiológico se produce por la densificación del territorio parenquimatoso y alvéolar, sin compromiso de la vía aérea adyacente, lo que produce que a la imagen se vea como un ensombrecimiento pulmonar, y dentro de esta sombra, una presencia notoria de la ramificación bronquial, la cual se muestra lúcida (color negro), y contrasta con la imagen emblanquecida de la condensación. El volumen pulmonar se muestra ligeramente aumentado en los casos de Neumonía muy exudativas, ya que los alvéolos se encuentran muy llenos de líquido, y los bronquios permanecen permeables, es decir, llenos de aire. Cuando el pulmón se ve disminuido en volumen, se debe sospechar de un compromiso bronquial obstructivo o posible proceso neoplásico.

Neumonía Intersticial La Neumonía Intersticial se caracteriza por un inicio del proceso infiltrativo inflamatorio a nivel de los tabiques interalveolares, es decir, en el espesor del parénquima pulmonar. Esta inflamación raramente se extenderá hacia los alvéolos adyacentes al intersticio, hecho que provoca una escasa presencia de exudado alvéolar, hecho que la diferencian de la Neumonía Alveolar, que sí presenta edema alveolar. Generalmente la Neumonía Intersticial afecta de forma difusa ambos pulmones, y compromete preferentemente las zonas contiguas al hilio pulmonar, lugar donde se encuentra la primera bifurcación bronquial junto al paquete vásculonervioso que penetran en conjunto al pulmón. Radiológicamente se presenta como una sombra de tipo reticular o nodular, de predominio parahiliar. Esta característica de presentación se produce por el tipo de compromiso propio de la Neumonia Intersticial, el cual compromete a los tabiques interalvéolares y no a los espacios aéreos, viéndose de este modo con un aspecto de “red”. Los hechos anteriormente descritos permiten explicar los hallazgos usuales del exámen físico, en el cual podemos encontrar un síndrome de condensación pulmonar, con aumento de las vibraciones vocales, matidez a la percusión, aumento de la transmisión de la voz o broncofonía, y respiración soplante. Todos estos signos clínicos se explican por el aumento de la densidad del parénquima pulmonar. Bronconeumonía La Bronconeumonía, en cambio, tiene como principal característica el hecho de que su foco de partida se ubica dentro de la vía aérea de pequeño calibre; desde ahí, el proceso inflamatorio se disemina hacia el territorio alvéolar e intersticial, produciendo una condensación del parénquima. La Bronconeumonía se caracteriza por presentar múltiples focos de condensación pulmonar, y a la radiografía, se muestra con manchas ensombrecidas sobre la silueta pulmonar. Cuando la condensación es más extensa, puede adoptar una configuración segmentaria, la cual se muestra como una opacidad de forma triangular, con vértice hacia el hilio pulmonar. En la bronconeumonía no existe presencia de broncograma aéreo, ya que la condensación compromete tanto al territorio alvéolar como bronquial, no existiendo, de este modo, contraste entre estos dos componentes al paso de los rayos X. Cuando la bronconeumonía es muy extensa, sus focos pueden confluir, produciéndose una condensación no homogénea.

Diferencias Entre Neumonía y Bronconeumonía • Foco de inicio de la infección: En la Neumonía Alveolar, el lugar de inicio del proceso inflamatorio infeccioso se ubica en el territorio alvéolar en sí, lo que compromete a los espacio aéreos; en la Neumonía Intersticial, el proceso inicial se ubica en el espesor de los tabiques interalveolares, y el tejido intersticial que lo rodea, viéndose escasamente invadido el espacio intraalveolar. En cambio, en las

Bronconeumonías, el inicio de la infección se produce en algún sitio del árbol bronquial, para luego diseminarse al componente parenquimatoso. • Tanto las Neumonías alveolares como las Bronconeumonías pueden evolucionar hacia una excavación, la cual adopta la forma de una gran cavidad dentro de la condensación, lo que constituye un absceso pulmonar. También pueden verse múltiples cavidades. La Neumonía Intersticial, en cambio, no se presenta con abscesos pulmonares. Radiológía: las Neumonías Alvéolares se caracteizan por una presentación de imagen de condensación homogénea no segmentaria; a su vez, la Neumonía Intersticial se muestra también como una imagen de condensación unifocal, aunque de tipo retículonodular. En cambio, la Bronconeumonía se presenta con múltiples focos de condensación, los cuales eventualmente pueden confluir en un foco único que respeta límites segmentarios. Otra diferencia importante es la presencia de broncograma aéreo en las Neumonías Alvéolares e Intersticiales, el cual no se evidencia en la Bronconeumonía por estar comprometida la Vía Aérea Las Broncineumonías correspoden, generalmente, a complicaciones de enfermedades respiratorias que comprometen la vía aérea, las cuales no presentan grandes cambios evolutivos; en cambio, en las neumonías, el proceso infeccioso parenquimatoso es primario, y se presenta a través de una serie de fases, cada una con manifestaciones características. Clínica: Las Neumonías se caracterizan por ser de inicio insidioso, presentándose en una fase inicial como un simple cuadro de resfrío común. La Neumonía presenta signos clínicos variables. Por ejemplo, muchas veces cursan sin fiebre, o bien, puede presentar únicamente este signo. El grado de obstrucción bronquial también varía de un paciente a otro, y muchas veces no representa un gran compromiso de la ventilación. Sí se presenta con signos de dacaímineto, rechazo alimentario, signos obstructivos altos y dificultad respiratoria; la tos e caracteriza por ser productiva y purulenta. En cambio, en las bronconeumonias, el inicio del cuadro suele ser brusco, con una franca presencia de fiebre, tos, decaímiento y dificultad respiratoria, acentuada por el mayor grado de obstrucción bronquial presente; también se caracteriza por cursar con tos productiva, pero de tipo mucosa o mucopurulenta.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful