P. 1
Ingreso Minimo - MTB

Ingreso Minimo - MTB

|Views: 236|Likes:

More info:

Published by: Fabian Caballero Vergara on Jun 25, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/27/2012

pdf

text

original

trabajadores.

Una vez alcanzado este piso, la negociación debe contemplar un aumento real de los salarios y no un reajuste, deben intervenir en este proceso todos los indicadores que hacen vulnerables los ingresos, como lo son la especulación de precios, el endeudamiento exacerbado, las tasas de reemplazo de las afp, las cotizaciones en salud, niveles de cesantía, etc. Otro aspecto para lograr una retribución remuneracional justa por el trabajo realizado, es fijar criterios equitativos en la participación de las utilidades de las empresas, como en el caso de las gratificaciones. En el mismo sentido exigir la incorporación y mejoramiento de las indemnizaciones a todo evento, en los casos de salud incompatible, retiro voluntario, despidos y jubilaciones, propenderá a constituir parte integral de los ingresos. La erradicación de las trabas que impiden una negociación colectiva efectiva en los sindicatos, apuntaría considerablemente a debilitar el control del empleador en este campo. Pero el debate de fondo que debemos dar en torno al desolador panorama de los ingresos, es plantear en forma categórica el término del denominado ingreso mínimo mensual y reemplazarlo por el salario, justo, indivisible y no flexible, que permitirá satisfacer en plenitud las necesidades de las familias, pues enfrentará seriamente las condiciones de empleo precario, subcontratado y temporal. El trabajador deberá percibir en forma íntegra su salario mensual, independientemente de los días efectivamente trabajados, esa será una reforma estructural que frenará el avance despiadado de la economía neoliberal en el campo del trabajo.

*Por Fabián Caballero
La discusión del ingreso mínimo dado entre la concertación y la alianza con la complacencia del presidente de la CUT, se enmarca nuevamente en un carácter cupular y excluyente que deja fuera del debate a los trabajadores y sus organizaciones, impidiéndoles levantar propuestas propias. Este mecanismo de reajustabilidad no cuestiona en absoluto los pilares de explotación laboral e injusticia salarial expresados en el Código del Trabajo, sino que permite consolidar la abismante brecha de la distribución del ingreso. En este tema el gobierno intenta limpiar su imagen instalando un debate con atisbos democráticos, mientras que los parlamentarios y la dirigencia de la CUT se eximen de responsabilidades, culpabilizando a los primeros de lo breve de la discusión, como si todos ellos no compartieran la misma visión del modelo, constituyendo un solo bloque en el poder. Las medidas salariales adoptadas en los últimos veinte años, nunca tuvieron como objetivo el mejoramiento de las condiciones de vida de los trabajadores, por el contrario, reforzaron un sistema laboral que precariza casi por completo el empleo y en donde los salarios son expoliados por la vía del endeudamiento y el alza sostenida del costo de vida. Las denominadas transferencias sociales del Estado, como el seguro de cesantía, el sueldo ético familiar y los distintos bonos, son ínfimos montos que no resuelven el problema estructural del ingreso, en ningún caso logran el bienestar de las familias que viven de un salario. Entre los años 1995-2007, los salarios chilenos tuvieron un reajuste real de 0,75% (Informe OIT 2008), muy por debajo del incremento del PIB percapita del mismo periodo. Efectos de esta desproporcional distribución del ingreso están reflejados en el informe Casen 2009, que señala que el 5% de los hogares más pobres el ingreso autónomo por persona es de $2 mil, en el 5% de los hogares más ricos es $1,7 millones, o sea, 830 veces más. Ante esta grosera desigualdad, entendemos entonces que el tipo de negociación que se instala hoy en las esferas cupulares para reajustar el salario no es más que una cortina de humo para esconder lo lleno del vaso en los sectores pudientes y acomodados. Los indicadores inflacionarios y de crecimiento económico deben considerarse elementos de ajuste automático en las remuneraciones de los trabajadores y no asignaciones negociables, esto con la finalidad de mantener en el tiempo el poder adquisitivo de los

Fabián Caballero, dirigente sindical, encargado nacional del Movimiento de Trabajadores por la Base MTB, candidato a Consejero Nacional de la CUT en la lista “Trabajadores al Poder”.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->