Excmo. Monseñor.

René Rebolledo Salinas Obispo de la Diócesis de Osorno Presente

Osorno, 26 de Mayo de 2012 Estimado Monseñor René: Estamos en la misión Joven, en donde tenemos nuestra misión de entregar un mensaje de la alegría que Jesús ha resucitado entre los muertos, y ser fiel a la Iglesia. Este día para mí que en calidad de docente en formación es un doble compromiso, porque hace un año atrás hice mi compromiso ante Dios uno y trino como docente y pedí en ese minuto a él que me ayude en todo este proceso, las cuales me está resultando de mil maravillas. Santa Bonifacia Rodríguez Castro me llamó a seguir las huellas de Jesús, y predicar con la palabra, teniendo como referencia el modelo de la Sagrada Familia de Nazaret. “Anda buscando Jesús, quien le ame y quien le siga” esa es la frase que decía, y en este tiempo de Pentecostés este mensaje significa mucho, ya que nos permite seguir con su ejemplo y entregar alegrías al hermano que sufre. Desde ya, esta carta es para agradecerle a usted por acoger en esta diócesis de mi ciudad natal, por lo que esta es mi casa. Le contaré que este fanatismo a la fe Católica lo saqué de mi difunta abuelita Bella Nora Burgos Jaramillo (Q.E.P.D), mamá de mi padre Juan Carlos Álvarez Burgos. Mi padre vive en Puerto Aysén, en la XI Región de Aysén, Patagonia Chilena. Esta ceremonia de confirmación es para mí un significado muy especial, debido que una renovación de un compromiso con la labor docente y por lo tanto, contribuir a dar palabras de aliento a los demás y servir en el nombre de nuestro señor Jesucristo. Con esto no solo enseño algunos aspectos de carácter actitudinal, sino que puedo entregar amor y afecto a los niños, para que pueda tener un aprendizaje significativo en todo su proceso.

Le quiero pedir a usted que rece por mí y por mi familia, en especial por mi padre que sufre un cáncer al Páncreas, y tiene que viajar cada tres meses a Santiago a su tratamiento de Quimio terapia para combatir esta enfermedad, y también para que pueda permanecer en vida haciendo todo lo que le gusta, como lo es la docencia. Doy Gracias a Dios por tener una de las hermosas profesiones, aunque es una de las mas sacrificadas, pero sin embargo, se hace con el corazón poder ejercer la vocación docente, ya que mi único objetivo es servir a Dios y la patria, a través de la educación. Desde ya, quisiera agradecer a usted y a todo el clero osornino por la gran acogida que me brindaron, especialmente a mi querido profesor el Padre Mauricio Bello, por confiar en mí y por ayudarme en todo momento en este periodo de formación docente. Le deseo que le llegue el Espíritu Santo con gozo y alegría, para que así pueda transmitir a los jóvenes de Osorno, ya que la mayoría no confían en esta Iglesia Católica, pero eso tenemos que cambiar esa mentalidad en los jóvenes para que sean mejores cristianos. Monseñor René, que Dios le bendiga a sus pasos. Le saluda y bendice con afecto.

DANIEL CASTILLO SANDOVAL ESTUDIANTE DE PEDAGOGÍA EN EDUCACIÓN BÁSICA EN INGLÉS UNIVERSIDAD SAN SEBASTIÁN OSORNO