Colaboración y TIC: una estrategia para la seguridad ciudadana

Índice
Presentación Introducción ¿Cómo funcionan las alarmas comunitarias? Uso del servicio Proceso de funcionamiento de las alarmas comunitarias 1. La iniciativa en términos de política pública a) Objetivo común de política pública b) Uso de nuevas TIC Una iniciativa que surge de gobierno móvil c) Coproducción de servicios públicos 1) Coordinación interinstitucional 2) Distribución de roles de los actores participantes 3) Un sistema solidario de participación comunitaria 2. Casos específicos 3. Algunas estadísticas Conclusiones Algunas recomendaciones Referencias Libros y documentos de trabajo Artículos 4 5 5 6 7 11 12 14 16 17 18 20 22 23 24 27 28 29 29 30

3

Presentación
El Municipio de Ibarra lleva a cabo, desde el año 2010, un plan de seguridad ciudadana que consiste en la instalación de alarmas comunitarias en barrios organizados. Lo novedoso de esta iniciativa es que, a través del envío de mensajes SMS, se activan las sirenas y se alerta del incidente, tanto a los habitantes del barrio como a la Policía. Esto contribuye a la prevención de delitos y emergencias y, al mejoramiento de la capacidad de respuesta de las instituciones encargadas de la seguridad ciudadana. Asimismo, este proyecto local contempla la coordinación directa entre la ciudadana, la Policía y el Municipio, a través del Plan de Seguridad Pública. Si bien, aún no se ha evaluado el impacto del proyecto este documento describe el desarrollo de esta experiencia local y destaca los factores involucrados en la implementación de una política pública común en seguridad ciudadana: desde la decisión política, hasta la ejecución de acciones para solventar necesidades expresadas por la ciudadanía. El documento subraya aspectos como: la importancia de un objetivo común para influir en una política pública; el uso de las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC); la participación de actores de distintos sectores, para proveer y mejorar un servicio público. Esta publicación se realizó gracias a la extensa colaboración del Municipio de Ibarra, en especial de la Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación, Coordinación de Seguridad Ciudadana, así como al valioso aporte de representantes de la Policía Nacional, Central Integrada de Atención Ciudadana de Ibarra (Ciaci) y representantes de la comunidad.

4

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Introducción
A pesar de que en Ecuador, en los últimos años, se ha privilegiado el uso de la Internet como uno de los mecanismos principales para el cumplimiento del art.7 -sobre difusión de información pública- de la Ley de Transparencia y Acceso a Información Pública (Lotaip), el país aún muestra serias brechas de cobertura y acceso a Internet entre sus distintos territorios. Por esta razón, considerar el uso de este tipo de tecnología, para mejorar canales de comunicación o la calidad de los servicios públicos, se ha convertido en un importante reto para el Gobierno Central y los seccionales. Considerando estas brechas, Grupo FARO, junto con el Municipio de Ibarra desarrolló la iniciativa Municipalidades Transparentes y Gobierno Móvil1, que consiste en el uso de mecanismos alternativos para promover una mayor transparencia en la gestión municipal y mejorar las prácticas de buen gobierno en lo local. Asimismo, utiliza la telefonía celular como una Tecnología de Información y Comunicación (TIC) nueva y de mayor impacto, a través de la cual, el gobierno local envía mensajes de texto con información a la ciudadanía. Ésta que es considerada una tecnología sencilla, consiste en un teléfono móvil conectado a una computadora y un software gratuito que permite enviar, de forma masiva, los mensajes desde el ordenador a una base de números telefónicos. El Municipio de Ibarra tomó la decisión de adaptar y potenciar la tecnología de gobierno móvil para mejorar el servicio de las alarmas comunitarias y lograr que, con una llamada y un mensaje de texto, las entidades de seguridad y la comunidad reaccionen frente a una emergencia. Esta iniciativa concibe a la seguridad ciudadana como una condición social que permite a las personas realizar sus actividades cotidianas en un ambiente de paz, garantizando el libre ejercicio de sus derechos individuales y colectivos.

¿Cómo funcionan las alarmas comunitarias?
Las alarmas comunitarias son sistemas de alerta que se utilizan en los barrios organizados, con la finalidad de prevenir delitos y eventos de emergencia. Funcionan con la participación activa de los vecinos, en coordinación con la Policía y el Plan de Seguridad Pública del Municipio de Ibarra. El proyecto inició en noviembre del 2010 a raíz de la priorización del Presupuesto Participativo2 de algunos barrios en el tema de seguridad. Los recursos se destinaron a la instalación de alarmas, de acuerdo a la dimensión del barrio y al presupuesto asignado. Se crearon zonas, de acuerdo a la cobertura geográfica y densidad poblacional. El barrio

Acerca del Territorio
El cantón Ibarra es la capital de la provincia de Imbabura, situada en la sierra norte del Ecuador entre las provincias de Pichincha, Carchi y Esmeraldas. Está conformada por 5 parroquias urbanas: San Francisco, El Sagrario, Caranqui, Alpachaca y Priorato; y 7 parroquias rurales: San Antonio, La Esperanza, Angochagua, Ambuquí, Salinas, La Carolina y Lita. El Municipio tiene un registro de 403 barrios, cooperativas, urbanizaciones, lotizaciones, ciudadelas y comunidades. Según el censo de población del 2010, Ibarra tiene 181 175 habitantes, de los cuales, 93 389 son mujeres y 87 786 son hombres. La mayoría pertenece al grupo de edad de 15 a 64 años (113 305 personas). De la población económicamente activa, 16 571 pertenecen al sector comercial, seguido por industrias y manufacturas (9 929).

1 La iniciativa Municipalidades Transparentes y Gobierno Móvil generó una alianza con cinco municipios en su primera fase (diciembre del 2009): Azogues, Ibarra, Isabela, Orellana, Sigsig. En su segunda fase, se enfocó a profundizar su relación con los municipios de Ibarra y Orellana ( marzo 2011). 2 El Municipio de Ibarra, desde el 2003, asigna un porcentaje del presupuesto anual a los barrios. A través de Asambleas, los habitantes priorizan y deciden cómo utilizar los recursos.

5

El Milagro, por ejemplo, está dividido en tres zonas: la primera tiene 64 habitantes inscritos, la segunda tiene 66 y la tercera tiene 79 inscritos. El sistema ha mejorado permanentemente. Al inicio del proyecto se instalaron las alarmas en los barrios, pero al momento de la emergencia no se sabía qué persona la había activado. Es así que el Municipio incorporó la mensajería celular, de tal forma que se pueda identificar a la persona y el lugar en el cual se producía la activación de la alarma. El inconveniente que se presentó es que solo disponían de una línea de salida de teléfono, lo que dificultaba el envío de mensajes de manera simultánea: podía demorar alrededor de diez minutos. Para solucionar este problema, el Municipio contrató una operadora con mensajes “bulk”3 que permite enviar la información en tiempo real a todas las personas. Esto permitió que el tiempo, desde la activación de la llamada hasta que la Policía atienda el requerimiento se reduzca. Se contrató un paquete de 120 mil mensajes al año y, desde septiembre del 2011, se han utilizado alrededor de 20 mil.

PASO 1: Solicitud Hay dos formas en las que un barrio se puede incorporar al sistema: En asamblea ciudadana donde la población decide invertir en seguridad a través del presupuesto participativo y cuando un barrio ya cuenta con las alarmas pero quiere formar parte del sistema integrado. En el último caso, son los propios moradores los que invierten en las sirenas y reciben del Municipio asesoría técnica y capacitación. PASO 2: Inscripción Para la inscripción al Sistema de Alarmas Comunitarias, los ciudadanos reciben capacitación previa de su uso y reacción ante un suceso de riesgo. Los encargados de inscribir a las personas son el presidente del barrio en coordinación con los responsables zonales, elegidos en la primera reunión de capacitación. Los coordinadores recopilan información de cada usuario: cédula de ciudadanía, nombres completos, dirección, fecha de nacimiento, estado civil, género, teléfono fijo, teléfono móvil, operadora (Claro, Movistar o Alegro). El responsable entrega la información completa a la Unidad de Seguridad Ciudadana del Municipio, en formato físico y digital.

Uso del servicio
Existe un procedimiento que permite el mejor funcionamiento del sistema:

En el Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomía y Descentralización (art. 54, literal n) se establece como función del Gobierno Municipal “la creación y coordinación de los consejos municipales de seguridad ciudadana, con la participación de la Policía Nacional, la comunidad y otros organismos, para la formulación y ejecución de políticas locales, planes y evaluación de resultados sobre prevención, protección, seguridad y convivencia ciudadana”.

3 Mensajes “bulk” es un término técnico en inglés, que se refiere a envío de mensajes masivos.

6

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

PASO 3: Instalación Luego de la primera jornada de capacitación, el Municipio instala el sistema y coloca las alarmas en los sitios escogidos por los propios moradores. El sistema informático que recibe las alarmas y canaliza la respuesta está centralizado. En cada barrio o zona se entrega lo siguiente: Modulo (GSM DSC GS3055-I) Sirenas (promedio cinco, depende del área de cobertura) Baterías de respaldo para módulo y sirenas Fuentes y transformadores Cable telefónico PASO 4: Activación de las alarmas Luego de la instalación, la Unidad de Seguridad Ciudadana del Municipio de Ibarra, en coordinación con la Policía Nacional, realiza un nuevo encuentro de capacitación con las personas inscritas. Se les indica el número al que deben llamar en caso de emergencia y se hace un simulacro. Solo las personas que están registradas o inscritas pueden activar las alarmas comunitarias. La activación se puede realizar a través de un teléfono móvil de cualquier operadora o fijo, marcando el número previamente asignado. Si es a través de teléfono fijo, debe tener salida a celular. Las alarmas pueden activarse en casos de asaltos y robos, incendios, accidentes, escándalos en la vía pública y violencia intrafamiliar. PASO 5: Funcionamiento Las alarmas comunitarias funcionan de la siguiente manera: La persona, ante un suceso producido en su barrio, puede activar la alarma comunitaria

llamando al número asignado, desde su teléfono móvil o fijo que fue registrado. El Sistema de Alarmas Comunitarias, de forma automática, recibe la llamada y determina qué ciudadano activó la alarma, el barrio y zona a la que pertenece. El Sistema activa las sirenas de la zona del barrio donde se encuentra registrado el ciudadano que llamó y envía una señal de alerta a la Central Integrada de Atención Ciudadana de Ibarra (Ciaci). Además, se envía un mensaje al ciudadano que llamó indicándole que se han activado las sirenas. Paralelamente se envía mensajes a los vecinos con el nombre y la dirección de la persona que realizó la alerta (Auxilio: Nombres apellidos/ Dir: Dirección). Si el barrio tiene una Unidad de Policía Comunitaria (UPC) que dispone de celular registrado, también se le envía el mensaje de auxilio. Una vez recibida la señal de alerta, el personal de la Ciaci verifica en el sistema qué ciudadano activó la alarma, el barrio, la zona y la dirección. Realiza el despacho de una unidad policial al sector reportado y paralelamente llama por teléfono al ciudadano para confirmar la alerta y determinar si la llamada fue verdadera o falsa. La Ciaci tiene acceso al sistema de administración de las alarmas. Cuenta con un mapa de la ciudad, y dado el caso de una activación, se pintará de rojo la zona desde la que se realizó la llamada de auxilio.

Proceso de funcionamiento de las alarmas comunitarias
En el siguiente cuadro se puede observar el proceso completo de cómo funciona el sistema de alarmas comunitarias.

7

Gráfico 1. Proceso del funcionamiento de las alarmas comunitarias
Fuente: Coordinación de Seguridad Ciudadana del Municipio de Ibarra

El Sistema de Alarmas Comunitarias consta de dos partes: 1. El sistema de administración Sirve para manejar la información relacionada con los ciudadanos registrados, teléfonos, zonas, equipos, etc. Cuenta con una pantalla que permite

tener una referencia geográfica del lugar en el que se activa la alarma. Está registrado el predio de todo el cantón y las zonas de cobertura de alarmas. En el Cuadro 1 se puede ver la distribución de zonas por barrio. De los veintitrés barrios, diecinueve fueron instalados a través de los presupuestos participativos (año 2010-2011). Los cuatro últimos se realizaron con recursos de los propios barrios.

8

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Cuadro 1. Distribución de zonas por barrios
Fuente: Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación del Municipio de Ibarra

No. 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 Ajaví

BARRIO Pilanqui del IESS San Francisco Victoriano Proaño Barrio Norte Barrio Occidental Cuatro Esquinas Ferroviaria José Tobar Lomas de Azaya Milagro San Agustín

ZONAS 2 2 2 2 3 3 4 3 3 3 3 3

RECURSOS

No. 13 14 15 16 17

BARRIO Santa Rosa Yacucalle 20 de Octubre Pilanqui del BEV Sagrado Corazón Salinas Urbanización Municipal Av. Carchi La Familia de Yacucalle Santo Domingo Urbanización el Jardín TOTAL

ZONAS 3 3 2 4 3 4 3 1 1 1 1 59

RECURSOS

PRESUPUESTO PARTICIPATIVO

PRESUPUESTO PARTICIPATIVO

18 19 20 21 22 23

PARTICULARES

Gráfico 2. Mapa de Ibarra donde están identificados los barrios que disponen del servicio
Fuente: Coordinación de Seguridad Ciudadana del Municipio de Ibarra

9

2. Servicio de recepción y activación de alarmas Como se mencionó anteriormente, la recepción de la alarma se da a través de una llamada telefónica, la cual ingresa a uno de los puertos seriales de un modem GSM de ocho puertos4.

Una vez detectada la llamada, el sistema la cuelga e identifica el número telefónico del ciudadano que se comunicó. Con el número, realiza una búsqueda en la base de datos para identificar: nombres, dirección, zona y sub zona del ciudadano (Ver Gráfico 3).

Gráfico 3. Proceso desde que el ciudadano realiza la llamada
Fuente: Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación del Municipio de Ibarra

Se envía un mensaje de texto al celular del ciudadano, indicándole que su llamada fue recibida

A través de los puertos restantes del módem se activan las sirenas de la zona a la que pertenece el ciudadano

Se envía una señal a la Ciaci, en donde se verifica la dirección del suceso para poder atenderlo

Una vez detectada la zona, se envía mensajes masivos a los teléfonos de los vecinos. Esto se realiza a través de un servidor externo que provee el servicio

En caso de que el barrio tenga asignado un UPC y éste tenga un número telefónico de atención ciudadano, se envía un mensaje de texto indicando el lugar del incidente

Todo este proceso es automático y cada acción se realiza al mismo tiempo

Cuadro 2. En cifras
Fuente: Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación del Municipio de Ibarra

Al momento se ha capacitado sobre seguridad a cerca de 4 000 personas. El sistema está instalado en 59 zonas: 55 son a través del Presupuesto Participativo (2010-2011) y 4 se anexaron después. El proyecto se ha socializado y entregado en 43 zonas, con un total de 2 274 inscritos y un promedio de 50 ciudadanos por zona. Hay 16 zonas que están en proceso de socialización y entrega. Se estima integrar a 500 usuarios más al sistema. Un barrio puede tener hasta 6 sirenas, dependiendo de su magnitud.

4 La aplicación se realiza en lenguaje de programación c# con el entorno de programación MonoDevelop.

10

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

1. La iniciativa en términos de política pública
Existen varios factores clave a la hora de construir y desarrollar políticas públicas orientadas a mejorar los niveles de transparencia y calidad de los servicios públicos, sin embargo, se destacan en esta iniciativa: a) Objetivo común de política pública, b) Uso de nuevas TIC, c) Coproducción de servicios públicos (Ver Gráfico 4). A través de esta interesante experiencia, en la que un gobierno local busca afrontar retos de seguridad ciudadana en su cantón, se analizarán aspectos importantes para construir una política pública de este tipo.

El proyecto se ha socializado y entregado en 43 zonas, con un total de 2 274 inscritos, y un promedio de 50 ciudadanos por zona.

Gráfico 4. Factores para mejorar el nivel de transparencia y calidad de los servicios públicos
Elaboración: Grupo FARO

11

a) Objetivo común de política pública
El punto de partida para poner en marcha una reforma de política pública es determinar con claridad qué objetivo une a los diferentes sectores y grupos de interés. Identificar una meta común contribuirá a que los distintos actores puedan colaborar entre sí, que las acciones tengan mayor impacto, y a que la política pública sea más sostenible e incluyente. En el Ecuador, el aumento de la violencia evidencia la necesidad de establecer una discusión prioritaria en el tema de seguridad ciudadana. La población reconoce a la inseguridad y a los diferentes tipos de violencia como problemas prioritarios, tanto como el desempleo. (Palomeque, 2002). En un “Diagnóstico sobre seguridad ciudadana en el Ecuador” realizado en 2002, Palomeque evidencia problemas con la recolección, análisis y seguimiento de la información sobre seguridad, y la falta de un espacio de coordinación institucional que permita tener la información sistematizada para implementar políticas preventivas. No obstante, también se evidenciaron importantes iniciativas, particularmente en algunos municipios, Policía y sectores de la sociedad civil (Palomeque, 2002). Según el Índice de Percepción de Inseguridad, (IPI)5 realizado en el 2008 por el Centro de Investigaciones Matemáticas Aplicadas a la Ciencia y Tecnología (Cimacyt)6, el 44,4% de los ecuatorianos percibe inseguridad en el país, la Sierra, es la región en donde se percibe de mayor manera (47,6%). Asimismo, según el informe del año 2009, la Corporación Latinobarómetro (que realiza estudios anuales basados en encuestas en 18 países de la región para medir la percepción de inseguridad de los habitantes), indica que en Ecuador, el 51% de encuestados respondió Sí a la pregunta ¿Ha sido Ud. o algún pariente asaltado, agredido, o víctima de un delito en los

Una política pública de seguridad ciudadana “es un conjunto organizado y estructurado de acciones, que buscan generar situaciones, bienes y servicios públicos para satisfacer las demandas de los ciudadanos, transformar condiciones de vida, modificar comportamientos, generar valores o actitudes que se correspondan con la ley, la moral y la cultura propios de una comunidad”. Gómez (2008).

últimos doce meses? Mientras que en Chile, el 31% de encuestados, respondió que Sí a la misma pregunta. En este contexto, la construcción de una política pública en tema de seguridad cobra relevancia. Una política pública que, a partir de una norma o ley de seguridad ciudadana, establezca un sistema que articule al Gobierno Nacional, gobiernos locales e instancias del Estado como Policía (Jarrín, 2005). Dicha política deberá identificar a la violencia como un problema que impacta a la sociedad de forma negativa, por cuanto, es necesaria la intervención del Estado como responsable de garantizar seguridad y bienestar. Si bien, el Estado Nacional es el encargado de fijar las líneas de acción generales en este ámbito, son los gobiernos locales los más cercanos a los ciudadanos, y por ello, cuentan con las herramientas necesarias para emprender acciones y velar por su seguridad. Más allá de sus funciones como prestadores de

12

5 Porcentaje de personas que manifestaron haber experimentado al menos una de las siguientes situaciones: conversaciones sobre delincuencia, sensación de inseguridad en su casa, en el barrio, en el auto, evolución de la inseguridad, la importancia del problema de la inseguridad en la ciudad, etc. 6 Centro de Investigaciones Matemáticas Aplicadas a la Ciencia y Tecnología (Cimacyt) es un centro que realiza estudios de investigación en el Ecuador desde el año 1989. http://www.cimacyt.com

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

servicios básicos, los gobiernos locales pueden convertirse en promotores y hacedores del desarrollo integral. La construcción de políticas públicas de convivencia y seguridad ciudadana marcaría un nuevo horizonte de sus funciones y competencias (Gómez, 2008). De acuerdo a estadísticas de la Policía de Imbabura, en Ibarra, de 2010 a 2011 se registró un incremento del 46,25% de actos violentos. Los seis principales delitos que se identificaron en la provincia son: homicidios, robos a personas, domicilios, locales, vehículos, asaltos en motos. En el 2010 se identificó que en Ibarra, en la última década, existen tres importantes problemas: la movilidad, los desechos sólidos y la inseguridad. Respecto al último, según datos de la policía, si bien el 70% de los delitos son cometidos por ecuatorianos, existe también un 30% de actos delictivos encabezados por extranjeros. Además, se determinó que los más comunes de este tipo

son: narcotráfico, asalto y robo a domicilios, y que estos, son cada vez más violentos. Para aplacar este problema y considerando que no es suficiente aumentar el personal policial, el Municipio vio la necesidad de tomar nuevas acciones al respecto. Esta voluntad política parte de reconocer la demanda de los pobladores en las asambleas ciudadanas, de invertir en seguridad. Asimismo, el Municipio realizó una encuesta para conocer las prioridades ciudadanas y los resultados arrojados determinaron que la seguridad está en primer lugar. A raíz de esta información, se toma la decisión de iniciar acciones e integrar a la Policía Nacional, Cuerpo de Bomberos, Central 911 y Municipio. Si bien, la seguridad no es una responsabilidad directa del Municipio, esta decisión se debe a la demanda expresada por los ciudadanos y la relación del tema con el desarrollo local.

La forma más efectiva de mitigar la inseguridad es la prevención. Parte de la solución es involucrar instancias como la familia, sector educativo, cultural; para promover una actitud de paz, respeto y solidaridad, y así resolver los problemas de violencia.

13

b) Uso de nuevas TIC
De acuerdo al estudio Conexiones del desarrollo: Impacto de las nuevas tecnologías de la información, publicado en el 2011 por el Banco Interamericano de Desarrollo-BID, no existe suficiente evidencia sobre el impacto directo de las Tecnologías de Información y Comunicación, (TIC) en aumento de bienestar de un país o una región. Sin embargo, éstas desempeñan una función en el desarrollo de políticas públicas, ya que amplían la gama de posibilidades y las maneras de ponerlas en práctica. Este estudio enfatiza que uno de los principales resultados de la revolución de las TIC es la difusión más rápida y transparente de la información. Además, subraya que los nuevos o alternativos canales de información como la telefonía móvil, pueden influir en la manera en que la gente percibe su sociedad y adapta su propio

comportamiento, señalando las importantes implicaciones para la política pública, sobre todo en los países en desarrollo. En sociedades donde el índice de alfabetización es relativamente bajo y la circulación de periódicos limitada, las nuevas formas de comunicación juegan un rol muy importante para la difusión de información. Las TIC pueden ser utilizadas para transmitir importantes mensajes sociales y económicos y por tanto, pueden emplearse efectivamente como herramientas de política pública, sobre todo en territorios donde la disponibilidad y acceso a herramientas como la tecnología móvil, siguen siendo limitadas. De acuerdo al indicador del Desarrollo del Gobierno Electrónico -EGDI7, en la región, países como Chile, Colombia y Uruguay han

7 El Indicador EGDI, por su significado en inglés The United Nations e-government development index (EGDI). “El Índice de Desarrollo de Gobierno Electrónico” es un marcador global de la voluntad y la capacidad de las administraciones nacionales para utilizar la tecnología en línea y móviles en la ejecución de las funciones gubernamentales. Es un promedio ponderado de: el alcance y la calidad de los servicios en línea, conectividad de las telecomunicaciones y las capacidades humanas.

14

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Las TIC son aquellas tecnologías que permiten transmitir, procesar y difundir información de manera instantánea. La radio, la televisión, la telefonía fija son consideradas TIC tradicionales, mientras que las nuevas TIC consisten en un conjunto de medios y herramientas como las computadoras, celulares, la Internet, los satélites, los robots, entre otros.
acoplado sus sociedades de mejor manera a la dinámica impuesta por la era de la información y del conocimiento, mejorando continuamente su posicionamiento desde el 2008.

Todo lo contrario ocurre con Ecuador, que desciende del puesto 75 al 928 en el mismo lapso de tiempo, de acuerdo al ranking mencionado. A pesar de que el país mejoró su nivel de gobierno electrónico9, la comunidad mundial lo ha hecho de una manera más acelerada. De ahí la importancia de utilizar las nuevas TIC, cuando la tendencia en lo público a nivel mundial es el uso extendido de herramientas de información basadas en la Internet. Asimismo, es importante tomar en cuenta las tecnologías, sus aplicaciones y medir la utilidad e impacto en menor plazo. Tanto las TIC tradicionales (radio y televisión), como las nuevas (telefonía móvil) han demostrado ser muy útiles en los países en desarrollo, independientemente de su ámbito de aplicación (Banco Interamericano de Desarrollo -BID, 2011).

8 Organización de las Naciones Unidas (ONU), “Encuesta Mundial de Naciones Unidas e-gobierno 2008”. 9 El gobierno ha desarrollado la estrategia “ECUADOR DIGITAL”. Hasta el año 2011 se tendió más de 1 400 km de fibra óptica, cubriendo gran parte del territorio nacional; también se han invertido 657 56 millones de dólares en infraestructura. En cuanto a cobertura tecnológica, han mejorado los niveles de alcance de internet al 22% y la telefonía móvil cubre 106% en la población, según estadísticas a diciembre 2010 de la Secretaría Nacional de Telecomunicaciones (SENATEL). Esta última cifra, una de las más altas en la región.

15

Una iniciativa que surge de gobierno móvil
Considerando el importante rol de las nuevas TIC, en julio de 2010, el Municipio de Ibarra y Grupo FARO iniciaron la implementación de Gobierno Móvil. A través de este sistema, el gobierno local envía a los ciudadanos mensajes de texto (SMS) con información concerniente a: fechas especiales para la comunidad, horario de corte de servicios básicos, inicio de obras públicas, oportunidades de empleo, presupuesto participativo, convocatoria a reuniones, entre otros. Para recibir los mensajes, los ciudadanos debían inscribirse y elegir el tipo de información de su interés, sobre la gestión del municipio. El requerimiento técnico para el envío de SMS, es un software10 instalado en un computador y un teléfono celular.

Gobierno Móvil busca elevar la capacidad institucional del gobierno local, es decir, la habilidad y destreza de la institución para manejar los flujos de información hacia la ciudadanía, y promover el involucramiento de la sociedad civil con los temas importantes de su gestión. Está basado en la Ley Orgánica de Transparencia y Acceso a la Información Pública (Lotaip), que establece que el gobierno local debe poner a disposición de sus mandantes información referente a su gestión.

10 El Software utilizado fue PC Suite de Nokia que es una aplicación sencilla y gratuita para el manejo y organización del teléfono móvil. Posee un módulo para el envío de mensajes SMS desde el ordenador.

16

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Frente a la obligación constitucional del gobierno local de crear canales de comunicación directos y eficientes con sus ciudadanos para mantenerlos informados de su gestión, se determinó que, de acuerdo a la realidad tecnológica del país, la plataforma adecuada para aprovechar los beneficios del gobierno electrónico era el teléfono celular. El aumento de los índices de penetración y cobertura geográfica de la telefonía celular, tanto en el sector urbano como rural (en ambos casos supera el 90%), fue determinante para elegir esta tecnología como la plataforma del gobierno electrónico y aprovechar los beneficios de las TIC para fortalecer iniciativas de desarrollo local. De esta manera, el Municipio de Ibarra vio al proyecto de Gobierno Móvil como una oportunidad para incorporar la telefonía celular al Sistema de Alarmas Comunitarias. De la unión de las dos

iniciativas, el equipo del departamento de sistemas del Municipio inició una serie de investigaciones que le permitieron llegar a la actual herramienta.

c) Coproducción de servicios públicos
La piedra angular de esta experiencia es, sin duda, la coproducción o trabajo colaborativo para producir los servicios públicos relacionados a la seguridad ciudadana, es decir, el nivel en que los representantes de varios sectores e instituciones están involucrados en la provisión del servicio de manera equitativa y recíproca con los beneficiarios, sus familias y vecinos. Boyle, Coote, Sherwood, Slay (2010) resaltan que las principales características y recomendaciones para que la coproducción de servicios públicos sea efectiva:

Principales recomendaciones Características
Reconocer a las personas como activos Construir en base a las capacidades existentes de las personas Promover la mutualidad y reciprocidad Desarrollar redes de apoyo Romper barreras entre profesionales, técnicos y beneficiarios Facilitar más que entregar el servicio Dar prioridad a la prevención Promover la flexibilidad y el trabajo colaborativo Revisar políticas y procesos para tomar en cuenta los roles de los usuarios/beneficiarios o participantes de otros sectores Cambiar la forma en que se mide y evalúa el servicio, con el fin de tomar en cuenta el valor que se genera en las diferentes fases del proceso, así como de las diferentes áreas y/o sectores que intervienen Medir lo que es relevante. Tomar en cuenta los aspectos de innovación del servicio, y lo que los usuarios quieren alcanzar con éste Involucrar a todos en la coproducción, evitar el riesgo de designar a unos cuantos encargados/oficiales Cambiar el rol del personal que atiende directamente a los usuarios, de solucionadores de problemas a rol de mentores, facilitadores Pensar en incentivos apropiados. La coproducción está basada en la reciprocidad, en lo posible no deben estar basados en dinero
Fuente: Boyle, Coote, Sherwood, Slay (2010)

17

La experiencia de Alarmas Comunitarias, promovida por el Municipio de Ibarra, es un ejemplo de coproducción, pues interactúan varias entidades además del Municipio, tales como las entidades de control, seguridad y la ciudadanía (inscritos). Esta iniciativa cumple con varias características: Reconoce a las personas como activos y se construye en base a sus capacidades. Además, promueve la reciprocidad, pues la ciudadanía es partícipe del sistema, a través de la reacción para proteger a un vecino. Se aclaran las responsabilidades y roles de todos los actores integrantes, lo que hace que el Municipio sea un facilitador del proceso y no solo un proveedor. Sin embargo, cabe mencionar que aún no se ha logrado establecer mecanismos de medición y evaluación de los resultados, como el aumento de seguridad en las zonas de intervención. Asimismo, no se han incorporado indicadores para medir el valor generado en el bienestar o cohesión social, grado de coordinación, entre otros. Tampoco se pueden visualizar los incentivos que se están generando para los usuarios que participan ni para los directamente beneficiados. Se sugiere como punto de partida, para medir el

impacto, preguntar a los distintos actores qué es relevante para ellos. Sobre el Servicio de Seguridad Ciudadana podemos recalcar los principales fundamentos que van en línea con la coproducción de servicios públicos: 1) Coordinación interinstitucional: la creación de la Central Integrada de Atención Ciudadana (Ciaci) es un aspecto importante para la construcción y provisión de un servicio mejor coordinado y con mayor capacidad de respuesta, así como la reestructuración de procesos, 2) La distribución de roles es un fundamento que además de aportar a que la coordinación interinstitucional se dé de mejor forma, abre un espacio más claro de colaboración con otros actores. 3) Sistema de participación solidaria, como el resultado de producir conjuntamente un servicio público.

1) Coordinación interinstitucional
Para la construcción de políticas públicas en seguridad ciudadana, es importante establecer un modelo de gestión “inter e intra institucional, que facilite el desarrollo de la misma y un conjunto de protocolos que permitan una acción coordinada, eficaz, eficiente y sostenible en el tiempo” Gómez (2008).

La coproducción de servicios públicos apuesta a que, además de la tecnología y los prestadores del servicio, la ciudadanía intervenga directamente en el diseño, planificación, provisión y evaluación de los servicios públicos.

18

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Asimismo, Gómez (2008) destaca algunas consideraciones: Establecer acciones que respondan a cambios colectivos; mantener una coordinación y articulación entre las instancias implicadas en el tema, a fin de garantizar que las acciones sean más efectivas, no se dupliquen, tengan un mayor impacto y sean más sustentables en el tiempo. De la misma manera, recomienda tomar en cuenta que las iniciativas sean acordes y complementarias a otros ámbitos como educación, salud, cultura, empleo y justicia. Para lograrlo es necesario establecer espacios permanentes de coordinación entre las instancias implicadas y una ciudadanía comprometida. La Ley de Seguridad Pública y del Estado en su art. 11 literal, b determina que: “La prevención y protección de la convivencia ciudadana, corresponden a todas las entidades del Estado y que el Ministerio del Interior con la Policía Nacional coordinará sus acciones en estrecho apoyo y colaboración con los gobiernos autónomos descentralizados en el ámbito de sus competencias”. Asimismo, indica que la ciudadanía podrá ejercer su derecho a participar en el sistema de seguridad pública, de modo individual u organizado, en los procesos de definición de las políticas públicas y acciones de planificación, evaluación y control (art. 45). El trabajo coordinado entre el Municipio como promotor, la comunidad y la Policía como entidad encargada de velar por la seguridad ciudadana es precisamente uno de los factores que marcó el funcionamiento del sistema. Cada uno de los actores involucrados cumple un importante papel dentro del proyecto. El Municipio, como institución dinamizadora, tiene como responsabilidad recibir las solicitudes de los barrios, inscribir a las personas, instalar el sistema y capacitar. También, es de su competencia garantizar el buen funcionamiento del sistema, a través del monitoreo constante.

Según el art. 393 de la Constitución del Ecuador, “El Estado debe garantizar la seguridad humana a través de políticas y acciones integradas, para asegurar la convivencia pacífica de las personas”.

La inversión que destina el Municipio al proyecto está relacionada con los recursos del presupuesto participativo. A su vez, invierte en equipos, contratación del paquete de mensajes (4500 dólares al año), dispone de un rubro para del mantenimiento de las alarmas y su reparación, en caso de ser necesario. Cuenta también con personal encargado de mejorar el sistema permanentemente. Durante los años 2010 y 2011, el Municipio ha invertido 54 724 dólares en el proyecto (Ver Cuadro 3). En este rubro está incluido: el equipo y gastos de instalación de los sistemas de alarmas comunitarias, servicio de mensajes a teléfonos móviles (operadoras Claro, Movistar y Alegro). Cabe mencionar que en esta cantidad no está incluido el presupuesto en investigación y mantenimiento. De los 200 000 dólares que el Municipio destina para el presupuesto participativo por año, el 10% es para gastos en las parroquias, el 10% para grupos de atención prioritaria, y el 80% restante

Cuadro 3. Detalle de los recursos invertidos en 2010 y 2011
Fuente: Municipio de Ibarra

Año 2010 2011 Total

Presupuesto general municipal (dólares) 25 394 192 25 462 671 50 856 863

Presupuesto participativo (dólares) 200 000 200 000 400 000

Presupuesto Alarmas Comunitarias (dólares) 31 500 23 224 54 724

19

para la priorización de cada barrio. Es decir que, en el caso de que un barrio priorice la instalación de alarmas comunitarias, los recursos salen de este último. El Municipio resalta que los factores más importantes para el buen funcionamiento de este sistema son la organización y participación activa de los moradores. Asimismo, el uso responsable del sistema y su vinculación permanente con el Municipio. La Policía por su parte, es la entidad encargada de vigilar constantemente y actuar de manera inmediata en el caso de presentarse un incidente. Para facilitar esta coordinación, se creó la Central Integrada de Atención Ciudadana Ibarra (Ciaci) un centro de gestión de incidentes en el que, a través de un convenio, convergen: Policía, Cuerpo de Bomberos y Municipio. Desde este espacio, inaugurado en febrero del 2011, se atienden los requerimientos ciudadanos las veinticuatro horas del día. Para el año 2012, el Municipio creó una tasa de seguridad ciudadana, con la finalidad de mantener e incrementar la infraestructura instalada en la Ciaci.

2) Distribución de roles de los actores participantes
Una vez creada la Ciaci, se realizan reuniones de coordinación entre los responsables de la Policía Nacional, Cuerpo de Bomberos, Central 911 y Municipio de Ibarra. Al inicio se realizó un análisis de las fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas de las instituciones, en cuanto a la seguridad y se definieron los roles y responsabilidades de cada una. De acuerdo al presupuesto, cada entidad aporta con recursos técnicos y de equipamiento: La Policía Nacional pone a disposición y realiza readecuaciones del espacio físico destinado a la nueva Central, se traslada todo el sistema de comunicaciones del 911, además, se invierte en mobiliario y equipos de computación. El Municipio de Ibarra, por su parte, contrata la integración de dieciseis ojos de águila y crea el sistema de alarmas comunitarias, en ambos casos con toda su infraestructura y equipamiento. Para el caso específico de las Alarmas Comunitarias, las instituciones y ciudadanía tienen sus roles definidos:

Rol del personal de la Central Integrada de Atención Ciudadana Ibarra (Ciaci):
1. Recibir la señal de alerta, identificar el lugar y coordinar con la Policía, Bomberos y 911 de acuerdo a la emergencia. 2. Realizar una llamada a la persona que activó la sirena para confirmar el suceso. 3. Hacer seguimiento de las llamadas atendidas.

20

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Rol del Municipio
1. Inscribir a las personas que utilizarán el servicio. 2. Destinar los recursos provenientes del presupuesto participativo para los barrios que decidieron invertirlo en seguridad. 3. Instalar el sistema en los barrios que lo priorizaron en el presupuesto participativo. 4. Dar capacitación a las personas inscritas para garantizar el buen uso del sistema. 5. Atender los requerimientos de los usuarios. 6. Monitorear constantemente el sistema a fin de que funcione correctamente. 7. Contratar del paquete de mensajes SMS para el envío. 8. Mantener y reparar los equipos, en el caso de ser necesario. 9. Destinar equipo técnico y humano para mejorar el sistema.

Rol de la ciudadanía
1. Organizar asambleas y participar en reuniones para tratar sobre el tema. 2. Elegir uno o más coordinadores por zona, quienes se encargarán de reunir la información necesaria y estar en contacto permanente con el Municipio. 3. Participar de las capacitaciones para conocer el funcionamiento del sistema. 4. Utilizar de forma responsable el sistema, cuidar el equipo y mantenerlo en las mejores condiciones. 5. Mantener una actitud de solidaridad con el vecino. 6. Estar atento cuando la alarma se active y actuar de acuerdo a las indicaciones dadas por la Policía. 7. Activar la alarma solo en el caso de ser necesario.

Rol de la Policía Nacional
1. Brindar capacitación a los usuarios del servicio, en coordinación con el Municipio. 2. Atender oportunamente las llamadas según las necesidades y requerimientos. 3. Coordinar de forma permanente con las demás entidades como Cuerpo de Bomberos y paramédicos.

21

3) Un sistema solidario de participación comunitaria
Uno de los factores que determinan el éxito del proyecto es la participación de la ciudadanía. Es por ello que, parte sustancial de las actividades es capacitar a los usuarios sobre el funcionamiento y el buen uso del sistema. La Dirección de Participación Ciudadana, a través de la unidad de Seguridad Ciudadana del Municipio, se encarga de la relación con las personas: socialización, comunicación y capacitación. Luego de instalar el sistema en los barrios, se inicia el proceso de capacitación a los habitantes, a cargo del Municipio y la Policía Nacional. Fases de capacitación ciudadana: Socialización sobre el funcionamiento del sistema, aspectos que se pueden evitar con el uso de la alarma, acciones y estrategias que se deben aplicar en caso de activación.

El coordinador de seguridad ciudadana, Juan Almeida, asegura que el proyecto es preventivo, es decir, evita que el delito se produzca. Además es solidario.

Organización para designar el coordinador o coordinadores de cada zona, quienes se encargarán de hacer un listado de las personas inscritas. Una vez recogida la información, se organiza una nueva reunión con las personas inscritas para entregar el número de teléfono de emergencia y se recuerda los aspectos necesarios para el correcto funcionamiento del sistema. Ese mismo día se hace un simulacro. Se realiza otra charla en el caso de ser necesario.

Fotos: Talleres de capacitación
Fotógrafías: Municipio de Ibarra

22

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

2. Casos específicos11
Uno de los resultados más beneficiosos de esta experiencia es el mejoramiento del tiempo de respuesta de la Policía a las emergencias. Además, es posible llevar un registro de la atención que dan las unidades que se despachan desde la Ciaci para atender a los diferentes casos. Se calcula que, desde que se activa la alarma, los policías se demoran siete minutos hasta llegar al lugar. Esto mejoró la percepción de la ciudadanía sobre la labor de la Policía. El presidente del barrio Santa Rosa (Parroquia Priorato), Jorge Camuez, asegura que el sistema ha ahuyentado a la delincuencia. “Se ve que funciona y que la gente se siente más segura”. Uno de los indicadores es que los barrios aledaños están interesados en incorporarse al sistema. El barrio Santa Rosa tiene instalado el sistema desde enero del 2012. Está dividido en tres zonas, cada una tiene dos coordinadores. En asamblea ciudadana, realizada en mayo del 2011, se priorizó la seguridad en el Presupuesto Participativo. La inversión para el sistema de alarmas e Internet costó once mil dólares y están inmersas 600 personas, que conforman 150 familias.

La capacitación se realizó en tres talleres, en los cuales se habló sobre prevención y actuación en casos de emergencia. Desde la instalación han recibido tres llamadas de auxilio: En dos ocasiones la Policía detuvo a delincuentes que ingresaron a domicilios del sector, y en otra oportunidad, huyeron. Otro de los aspectos que se destaca es una mayor participación comunitaria: Antes acudían máximo sesenta personas a las reuniones barriales, mientras que ahora asisten al menos 150 ciudadanos. Un aspecto sustancial que resalta del proyecto es que las personas están más atentas de lo que pasa en su barrio, además, hay un mayor involucramiento y coordinación entre instituciones. En este sentido, se percibe que uno de los factores que garantizará el éxito del proyecto es un proceso de capacitación permanente sobre prevención y uso de la herramienta, así como también, el monitoreo y mantenimiento para que el sistema funcione correctamente. Si bien, en el barrio no existe un reglamento, hay un instructivo que determina que, si hay tres llamadas falsas, a través de una solicitud se podría bloquear el sistema para ese usuario. Esto con el fin de que las personas utilicen el servicio de la mejor forma.

La presidenta del comité de Brigadas de seguridad del cantón, Jessica Sánchez, destaca la coordinación interinstitucional y contacto constante entre la Policía, la ciudadanía y autoridades municipales. Otro factor determinante es el interés y la auto-organización de los habitantes. En el barrio Santa Rosa, la población se unió en brigadas de control, dos veces por semana, conjuntamente con la policía.

11 Información obtenida de entrevistas realizadas a las siguientes personas: Jorge Camuez, presidente del barrio, Santa Rosa (Parroquia Priorato); Jessica Sánchez, presidenta del comité de Brigadas de seguridad del cantón; Vantroy Jiménez, presidente del barrio Azaya Centro (Parroquia Alpachaca); Fausto Baca, coordinador del Cuerpo de Bomberos del Ciaci.

23

El barrio Azaya Centro, de la parroquia Alpachaca, cuenta con un sistema de alarmas comunitarias instaladas con los recursos de los propios moradores. Hace tres años, después de una reunión en la que asistieron trescientas personas, decidieron colocar alarmas. El barrio está dotado de siete sirenas que cubren veinticinco cuadras. Este sector será integrado al Sistema de Alarmas Comunitarias. Para los moradores la ventaja de esta incorporación es la recepción de los mensajes de texto a través del celular y la conexión con el sistema de monitoreo integrado. En cuanto a los problemas técnicos que puedan presentarse, los moradores se han organizado para, de darse el caso, arreglar el sistema. En este barrio también se percibe que la preocupación por la seguridad incentivó la

participación de la ciudadanía y su vínculo con la Policía. A pesar de que al momento no hay indicadores para evaluar el proyecto ni tampoco se ha iniciado un proceso de socialización de los resultados, el Municipio asegura que en los barrios equipados han bajado los índices de inseguridad. El principal indicador es que otros se han interesado en su funcionamiento y les han solicitado apoyo.

3. Algunas estadísticas
El siguiente gráfico muestra el número de activaciones de las alarmas reportadas entre el 8 de junio de 2011 al 24 de febrero de 2012. En ese período se registraron un total de 466 llamadas (Ver Gráfico 5).

Gráfico 5. Alarmas registradas
Fuente: Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación del Municipio de Ibarra

24

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Las alarmas han sido clasificadas por la Ciaci como verdaderas, falsas, pruebas o simulacros. Las alarmas “no clasificadas” son las que al inicio del proyecto no fueron registradas en el sistema informático, y las alarmas “no recibidas” se dieron por un problema en el equipo central del Municipio. La mayoría de las llamadas registradas hasta febrero del 2012, se realizaron para verificar el funcionamiento del sistema o simulacro (50%) (Ver Gráfico 6). El sistema registra la activación de las alarmas realizadas por los veintitrés barrios inscritos. En el gráfico 7, también se muestran aquellos barrios que no tienen activaciones, debido a que a la fecha no se les ha hecho entrega formal de las alarmas. La cantidad de alarmas activadas no obedece necesariamente a la cantidad de acontecimientos suscitados en un barrio, pues éstos pueden ser de prueba o simulacro (Ver Gráfico 7).

Gráfico 6. Registro por tipo de llamada
Fuente: Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación del Municipio de Ibarra

Gráfico 7. Reporte de alarmas por barrio
Fuente: Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación del Municipio de Ibarra

25

De los veintitrés barrios, diecinueve han instalado el sistema de alarmas comunitarias a través de los presupuestos participativos (año 20102011) y cuatro han sido instalados con los recursos de los barrios e incorporados al sistema posteriormente. (Ver Gráfico 8). En el gráfico 9, podemos observar: el registro de alarmas activadas por barrio y el tipo de presupuesto que han utilizado para instalar el sistema de alarmas comunitarias. Asimismo, se puede ver que cinco barrios no registran llamadas debido a que el Municipio no ha realizado la entrega formal (Ver Gráfico 9).

Gráfico 8. Barrios con sistema de alarmas por tipo de presupuesto
Fuente: Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación del Municipio de Ibarra

Gráfico 9. Reporte de alarmas por barrio y tipo de presupuesto
Fuente: Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación del Municipio de Ibarra

26

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Conclusiones
El reto de los municipios, como gobiernos locales, es contribuir a la solución de los problemas derivados de la inseguridad y la violencia, a través de políticas que supongan “voluntad política, actitudes favorables al proceso, liderazgo institucional, desarrollo de capacidades, cambios organizacionales, inversión social en seguridad ciudadana entre las principales condiciones” (Jarrín, 2005). La sociedad civil, por su parte, a través de la organización e involucramiento en las actividades, contribuye a solucionar el problema. La participación es un aspecto clave, sin que esto signifique que la ciudadanía sea la responsable de mantener la seguridad, sino mas bien, que forme parte activa de las acciones que se emprendan y se sienta corresponsable, junto con la demás instancias involucradas, del mejoramiento de la seguridad y convivencia. Para que el Sistema de Alarmas Comunitarias funcione adecuadamente es fundamental que los barrios estén bien organizados y bajo un liderazgo reconocido. Si bien la tecnología es un

apoyo importante, la responsabilidad mayor recae en la capacidad organizativa de éstos. Resulta necesario integrar los centros de ayuda inmediata como la Policía Nacional, Cuerpo de Bomberos, paramédicos, entre otros, para tener una respuesta conjunta como en el caso de Ibarra (Ciaci). La capacitación sobre el buen uso de las alarmas comunitarias resulta imprescindible, ya que se entenderá que la confiabilidad de las alarmas depende de la forma de uso por parte de los moradores del barrio. Las TIC alternativas juegan un rol clave para facilitar el acceso a información de forma oportuna e inmediata y, a su vez, permiten tomar acciones relevantes en función de la información transferida. La coproducción de servicios públicos puede mejorar la focalización de problemas de política pública, involucrando distintos sectores. De esta manera, se evidencian las limitaciones y potencialidades del servicio público, así como también, se logra un mayor consenso a la hora de institucionalizar reformas.

27

Algunas recomendaciones
Previamente las entidades como Municipio, Policía y Bomberos deben organizar, coordinar, estandarizar y difundir los procedimientos de atención de alarmas, inspecciones de barrios, apoyo en mantenimiento de equipos, recepción de comentarios, inquietudes o sugerencias, como también, el reglamento para el buen uso del sistema. La capacitación en el uso de alarmas comunitarias debe ser constante e ir acorde a las fases: Antes de la instalación de la alarma, para identificar requisitos y darla a conocer a todos los vecinos del barrio. Cuando las alarmas se hayan instalado, para que conozcan sobre su uso y las acciones a tomar. Después de la instalación, para hacer un seguimiento del uso del sistema a las personas que recibieron la capacitación y a aquellas que quieran integrarse. Es importante formar responsables zonales de cada barrio, para el cuidado y verificación del funcionamiento de los equipos de alarmas comunitarias, ya que al encontrarse en áreas públicas estos pueden dañarse. La inspección cercana por parte de los propios moradores es una gran ayuda para la administración de los mismos. Es necesario formalizar un procedimiento o protocolo en el que se indique las responsabilidades de cada una de las instancias y procesos que se deben seguir.

El diseño y la implementación de las alarmas (sirenas) instaladas en cada zona deben ser dimensionadas correctamente para evitar problemas a futuro. El Sistema de Alarmas Comunitarias surge al identificar una necesidad manifestada por la colectividad y de la búsqueda de soluciones prácticas y económicas. El desafío es tener una visión amplia de esa necesidad, a fin de brindar una respuesta integral, a través de coordinación interinstitucional, involucramiento ciudadano y acciones complementarias a otras problemáticas. Uno de los mayores retos es aprovechar el auge de las Tecnologías de la Información y Comunicación TIC y adaptarlas a la realidad local para resolver problemas sociales. Otro desafío para el Municipio es propiciar investigación para mejorar la herramienta de forma permanente, y confiar en la capacidad de profesionales e instancias locales, como universidades, para encontrar soluciones enmarcadas en el contexto. La coproducción de servicios requiere que se tomen en cuenta aspectos como: revisión de políticas y procesos, medición de lo relevante, incentivos, reciprocidad, etc. Es fundamental medir y evaluar resultados, tanto desde la perspectiva del proveedor del servicio como del usuario. Un objetivo común es fundamental a la hora de generar servicios públicos que sean sostenibles y de mayor impacto.

28

Colaboración y TIC: una estrateg

ia para la seguridad ciudadana

Referencias
Libros y documentos de trabajo
Agama, J., Andrade, M. (2011). ¿Cómo medir el nivel de gobierno electrónico en los gobiernos locales en Ecuador? Manual sobre estándares propuestos. Documento inédito. Quito: Grupo FARO. Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Chong, A. (ED.). (2011). Conexiones del desarrollo: Impacto de las nuevas tecnologías de la información. Boyle, D., Coote, A., Sherwood, C., Slay, J. (2010). Right here, right now. Taking coproduction into mainstream. London: NESTA. Department of Economic and Social Affairs Division for Public Administration and Development Management (2008). United Nations e-Government Survey. (2008) Ferguson, M., Raine, J. (2000). Developments in electronic governance. Birmingham: The Institute of Local Government Studies (INLOGOV). Gómez, C.P. (2008). Elementos para la construcción de políticas públicas de seguridad ciudadana. En Rivera Vélez, Fredy (Ed.), Seguridad multidimensional en América Latina (p. 369-389). Quito: FLACSO - Sede Ecuador, Ministerio de Cultura del Ecuador. Recuperado de: http://www.flacso.org. ec/portal/publicaciones/detalle/seguridadmultidimensional-en-america-latina.3752

Hughes, A., Moore, K., Kataria, N. (2011). Innovation in Public Sector Organisations. A pilot survey for measuring innovation across the public sector. London: NESTA. Jarrín, O. (2005). Políticas Públicas de Seguridad Ciudadana: Proyecto de Ley de Seguridad y Convivencia Ciudadana (p. 43-46). Quito: FLACSO - Sede Ecuador. Recuperado de: http://www.flacsoandes.org Miles, E., Trott, W. (2011). Collaborative working. London: Institute for government. Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones de la República de Colombia. (2008-2010). Estrategia de Gobierno en Línea. Bogotá: Recuperado de: http://programa.gobierno e n l i n e a . g o v. c o / a c e rc a _ d e l _ p ro g r a m a . shtml?apc=&s=c&m=a&cmd[25]=c-1-0012-001A&als[MIGA____]=Objetivos%20y%20 funciones. OECD/International Telecommunication Union. (2011). M-Government: Mobile Technologies for Responsive Governments and Connected Societies, OECD Publishing. http://dx.doi. org/10.1787/9789264118706-en Palomeque, E. (2002). Diagnóstico sobre seguridad ciudadana en el Ecuador. En Carrión, Fernando (Ed.), Seguridad ciudadana, ¿espejismo o realidad? (p. 235258). Quito: FLACSO - Sede Ecuador. Recuperado de: http://www.flacso.org.ec/ docs/sfseguridadciudadana.pdf Slay, J., Robinson, B. (2011). In this Together. Building knowledge about co-production. London: New Economics Foundation (NEF).

29

Artículos
Diario La Hora. (2010, 17 de mayo). Ibarra hundida en tres problemas. Recuperado de: http://www.ibarraestodo.com/noticias/ l o c a l e s / 3 0 6 3 - i b a r r a - h u n d i d a - e n - t re s problemas.html Gallegos, P. (2011, 18 de julio). Percepciones sobre la seguridad de los ecuatorianos, Análisis de entorno Económico y Social No. 1, Fundación Ecuador Libre. Recuperado de: http://www. ecuadorlibre.com/index.php?option=com_ content&view=article&id=886:aees-no-1qpercepciones-sobre-la-seguridad-de-losecuatorianosq&catid=14:analisis-de-entornoeconomico-y-social&Itemid=38 Suarez, L. (2012, 8 de febrero). Inseguridad aumentó en Ibarra según datos del 2011, Ciudadanía Informada. Recuperado de: http:// www.ciudadaniainformada.com/noticiasciudadania-ecuador0/noticias-ciudadaniaecuador/ir_a/ciudadania/article//inseguridadaumento-en-ibarra-segun-datos-del-2011. html

30

Los lectores pueden reproducir este documento siempre que se cite la fuente de la siguiente manera: Andrade, M., Donoso, E., Reascos, I., Rea, A. (2012). “Colaboración y TIC: Una estrategia para la seguridad ciudadana”. Hablemos de Política No. 1. Quito: Grupo FARO. Ningún recurso de Grupo FARO puede ser utilizado con fines comerciales. Las ideas expuestas en este documento, son el punto de vista del autor/es y no representa, necesariamente, la posición institucional de Grupo FARO en el tema analizado. Grupo FARO expresa un especial agradecimiento a los autores, a su equipo colaborador, a la Dirección de Investigación y de Comunicación; así como al equipo colaborador de la Dirección de Tecnología de la Información y Comunicación, y a la Coordinación de Seguridad Ciudadana del Municipio de Ibarra. De la misma manera, reconoce el valioso aporte de la Policía Nacional, Central Integrada de Atención Ciudadana de Ibarra (Ciaci) y representantes de la comunidad que colaboraron en el proceso de documentación de la experiencia sobre el sistema de alarmas comunitarias en Ibarra.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful