Más allá de la vida. Culto funerario púnico de los siglos IV-II a.C.

Pedro Huertas Sánchez GAIA Arqueología

En los últimos siglos de predominio del poder púnico en el Mediterráneo, varias tradiciones funerarias perviven entre sí. En la exposición daremos unas pinceladas a varias de ellas, como la inhumación y la incineración; insistiendo más en dos puntos concretos: a. Uso de las navajas de afeitar en varios enterramientos. b. Uso del sacrificio Molk, que se inicia en la zona de la franja Sirio-Palestina, en la Edad del Bronce, pero que persiste hasta los últimos días de la Carthago púnica (146 a.C.)

Citas bíblicas sobre el sacrificio Molk

Se contemplan varias citas en el Antiguo Testamento sobre el uso del Molk, o Molek, como aparece citado algunas veces. Hemos usado la Edición Española de la Biblia de Jerusalén, de 1975. 1. II Reyes 23, 10: “Profanó el Tofet del valle de Ben-Hinnóm, para que nadie hiciera pasar por el fuego a su hijo o a su hija en honor de Mólek”.

Éste fragmento de texto se sitúa dentro del capítulo del Segundo Libro de los Reyes que se dedica al reinado de Josías, fechado, aproximadamente, entre los años 640-609 a.C. En el resto del texto se hacen referencias a la posible convivencia entre Baal y Yahvéh (II Reyes 23, 4). Esto significaría que el culto a Baal sería anterior al de Yahvéh, y que lo que hacen estos reyes del nuevo Reino de Israel es imponer la figura del segundo como dios propio de la zona. Vemos en el fragmento, cómo se ordena destruir el Tofet de Ben-Hinnóm. Estaríamos en las últimas décadas de dominio fenicio en la costa Palestina. Pero observamos cómo el uso del tofet sería bastante anterior.

2. Jeremías 7 30, 31: “Los hijos de Judá han hecho lo que me parece malo -oráculo de Yahvéh-: han puesto sus Monstruos abominables en la Casa que llaman por mi Nombre profanándola, y han construido los altos de Tófet –que está en el Valle de Ben Hinnóm- para quemar a sus hijos e hijas en el fuego, cosa que no les mandé ni me pasó por las mientes ”.

Una vez más, en el Antiguo Testamento se critica, ésta vez por parte del profeta Jeremías, el hecho de que muchos habitantes de Judá, que parece ser profesan la fe judía, inmolan a niños de su familia. Se acusa a los creyentes de profanar la Casa de Yahvéh, llenándola de imágenes de otros dioses1. Ésta sería una muestra más de un intento por imponer una nueva creencia monoteísta en la región Palestina.

3. Levítico 18, 21: “No darás ningún hijo tuyo para hacerlo pasar ante Molek; no profanarás así el nombre de tu Dios. Yo, Yahvéh”.

Entendemos ésta norma como un primer intento de imposición de la ley de Yahvéh frente a las leyes anteriores. Hemos de recordar, que en el libro del Génesis encontramos el primer ejemplo de sacrificio ritual humano, cuando es Yahvéh el que pide a Abraham que sacrifique a Isaac, su primogénito como prueba de su fidelidad a Dios. Éste no se lleva a cabo debido a que en el último momento, Dios interviene y cambia al muchacho por un cordero (Gén. 22: 1-2).
1

Podría referirse a Astarté, Baal, etc. Dioses pertenecientes al panteón Babilonio y más tarde al fenicio o al púnico.

4. Éxodo 22, 28-29: “No tardarás en ofrecerme de tu abundancia y de tus jugos. Me darás el primogénito de tus hijos. Lo mismo has de hacer con el de tus vacas y ovejas. Siete días estará con su madre, y al octavo me lo darás”.

Éste hecho se enmarca dentro de las explicaciones de las diferentes fiestas que durante el año hebreo se suceden. Normalmente, con respecto a la recogida del grano o la plantación de las semillas. Pero el hecho de que aparezca una mención a ofrecer al primogénito, dentro de la religión judía, implica que podamos ver una unión de ambos credos, -judío y fenicio-, al menos hasta una fecha que falta por precisar.

Otras fuentes escritas sobre el Molk: 1. Diodoro Sículo (XX. 14. 4): “Estimaron que Cronos les era hostil. En efecto, aquellos que antes habían sacrificado a este dios los mejores de sus hijos compraban ahora secretamente niños que alimentaban para después enviarlos al sacrificio. Según se averiguó, se supo que algunos de los niños inmolados habían sido sacrificados en lugar de otros.”

Este texto responde a la visión clásica que las fuentes griegas y latinas, han dado sobre la cultura púnica. En éste caso, Diodoro nos habla recogiendo la tradición de Platón, que en su República nos narra episodios de sacrificios humanos de niños relacionados con la cultura púnica.

2. Diodoro Siculo (XIII. 86, 3): “Entre los muertos estaba también Haníbal, el general, y entre los exploradores que habían sido enviados había algunos que contaron que en la noche habían sido vistos espíritus de los muertos. Hamilcar, viendo como la multitud era acosada por un temor supersticioso, primero de todo puso término a la destrucción de los monumentos, y luego suplicó a los dioses según la costumbre de su pueblo sacrificando un joven muchacho a Cronos y una multitud de ganado a Poseidón, sumergiéndolo en el mar ”.

3. Plutarco (De superstitione 13): “Los cartagineses… sacrificaban sus propios hijos a Cronos, y aquellos sin hijos los compraban a los pobres como si fueran animales. La madre asistía sin lágrimas ni gemidos; si lloraba se deshonraba, sin poder impedir por ello el sacrificio. El ambiente estaba lleno de sonidos de los que, ante la estatua, tocaban tambores y tímpanos, para ahogar los gritos”.

4. San Agustín (De Ciuitate Dei, VII. 19 y 26): “Cito las palabras de Varrón: había sido dicho que Saturno solía devorar a sus vástagos, porque la simiente retornaba al lugar del cual habían nacido… A continuación dice que la razón por la que ciertos pueblos, como los cartagnises, practican el sacrificio de niños a él, y otros, como los galos, incluso adultos, es a causa de que la mejor de todas las simientes es la humana”.

San Agustín, Padre de la Iglesia, oriundo de Túnez, nos narra la tradición por boca del autor latino Varrón. Pero no es de extrañar que tal disertación le hubiera llegado por otras vías más orales.

Bibliografía:

Aubet, M. Augenia (1994) Tiro y las colonias fenicias de Occidente. Madrid. Lancel, Serge (1994) Cartago. Barcelona. Liverani, Mario (2005) Más allá de la Biblia. Historia Antigua de Israel. Barcelona. López Castro, José Luis (1995) Hispania Poena. Los fenicios en las Hispania Romana. Barcelona. Fernández, Jorge H. (1983) Guía del Puig des Molins. Madrid. Fantar, Mhamed (1970) Eschatologie phénicienne punique. Tunis. Miguel Azcárraga, Beatriz (2006) Las navajas de afeitar púnicas de Ibiza. Ibiza.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful