P. 1
Tute Lados

Tute Lados

|Views: 526|Likes:
Published by apvittar
Breve comentario de Tutelados y asistidos de Silvia Duschatsky
Breve comentario de Tutelados y asistidos de Silvia Duschatsky

More info:

Categories:Types, Research, Law
Published by: apvittar on Jul 05, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/31/2014

pdf

text

original

S.

Duschatzky

Tutelados y asistidos

1

S. Duschatzky

TUTELADOS Y ASISTIDOS Programas sociales, políticas públicas y subjetividad
SILVIA DUSCHATZKY (COMPILADORA)
GRACIELA CARDARELLI MARA COSTA RAFAEL GAGLIANO PATRICIA REDONDO MÓNICA ROSENFELD JOSÉ YUNI

Buenos Aires Barcelona México

PAIDÓS

Tutelados y asistidos

2

S. Duschatzky

Cubierta de Gustavo Macri Motivo de cubierta: Foto de Jorge Boido 1 ° edición, 2000 Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copyright, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografia y el tratamiento informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo públicos. © 2000 de todas las ediciones Editorial Paidós SAICF Defensa 599, Buenos Aires e-mail: paidosliterario@ciudad.com.ar Ediciones Paidós Ibérica SA Mariano Cubí, 92, Barcelona Editorial Paidós Mexicana SA Rubén Darío 118, México DF Queda hecho el depósito que previene la Ley 11.723 Impreso en la Argentina. Printed in Argentina Impreso en Gráfica MPS Santiago del Estero 338, Lanús, en agosto de 2000

ISBN 950-12-4509-8

Tutelados y asistidos

3

S. Duschatzky

ÍNDICE

Los autores ........................................................................11 Introducción, por Silvia Duschatzky .....................................15 Capítulo 1: Con las mejores intenciones. Acerca de la relación entre el Estado pedagógico y los agentes sociales, por Graciela Cardarelli y Mónica Rosenfeld .................................23 Introducción ...........................................................................23 1. La sociedad civil .................................................................27 2. Los agentes sociales como producción socio-estatal .......................................................................38 3. La construcción de los sujetos en la orientación y gestión de los programas sociales .....................................42 Consideraciones finales ...........................................................58 Capítulo 2: Las infancias de la minoridad. Una mirada histórica desde las políticas públicas, por Mara Costa y Rafael S. Gagliano ...................69 1. El discurso de la protección .................................................69 2. Pasajes y corredores de la infancia: el puente como promesa de cambio ............................................................77 3. Los circuitos de la niñez y de la minoridad ...........................82 4. Algunas tópicas y sus marcas ..............................................87 5. Miradas, interrogantes, cicatrices y fronteras .......................92 6. Tópica de la historia: construcción del campo escindido de la infancia .......................................................104 7. Del silencio al acto, pasaje del discurso del esclavo al discurso del amo ................................................................107 8. El nombre ..........................................................................112 9. Sobre la guerra silenciosa a los niños ..................................114 10. La Convención sobre los Derechos del Niño en tiempos de ajuste ..........................................................115 11. Voces de un nuevo diálogo .............................................. 118 Capítulo 3: Las marcas del Plan Social Educativo o los indicios de ruptura de las políticas públicas, por Silvia Duschatzky y Patricia Redondo ..................................................................121 Presentación del tema ..........................................................121 1. Antecedentes históricos de las políticas compensatorias .................................................................126 2. El Plan Social Educativo como síntoma del quiebre de las políticas públicas .........................................13 3 3. Sobre la productividad simbólica del Plan Social Educativo .........................................................................141 4. Las modalidades discursivas del Plan Social Educativo .........................................................................154 5. "Al fin la varita mágica tocó las puertas de las escuelas rurales" ...............................................................171 A modo de síntesis ...............................................................175 Capítulo 4: El mito del eterno retorno. Educación, subjetividad y adultos mayores, por José Yuni ...........187 Presentación del tema ..........................................................187 1. Perfil de las actividades educativas para mayores ..............191 2. El desarrollo de la educación de adultos mayores

Tutelados y asistidos

4

S. Duschatzky
en la Argentina .................................................................197 3. Notas sobre los Programas Universitarios para Adultos Mayores ...............................................................204 4. La nominación del envejecimiento o la lucha por la imposición de nuevos significados ..................................212 5. El adulto mayor como sujeto pedagógico ...........................216 6. Los mayores en los nuevos escenarios culturales ...............225 7. Educación de adultos mayores y construcción de subjetividades ..............................................................230 8. Paradojas de la educación universitaria para mayores ...........................................................................237 Comentarios finales ..............................................................243

Tutelados y asistidos

5

S. Duschatzky

INTRODUCCIÓN

Tutelados y asistidos habla de los programas sociales en la Argentina de la "globalización". Más exactamente de la cultura de los programas sociales o de la primacía de una matriz valorativa que reivindica la focalización como el modo eficaz de reducir los costos sociales de una polarización en aumento. Pero este libro no se ancla en las fronteras de los "programas", sino que los aborda para "leer" en ellos una suerte de espectro o huella de las transformaciones que han sufrido las políticas públicas y para poner en el debate los efectos subjetivos de sus operaciones discursivas. Se trata, entonces, de un libro que pretende transitar los vínculos entre los programas sociales, las políticas públicas y la subjetividad. A pesar de "las buenas intenciones" -al decir de Cardarelli y Rosenfeld-, los programas sociales en los umbrales del siglo XXI parecen expresar los restos de iniciativa política que le quedan al debilitado Estado nacional para enfrentar las amenazas sociales de los efectos de la globalización. Si tal como pregona la CEPAL (1995), los programas sociales "pretenden atender un determinado problema o necesidad insatisfecha a fin de elevar el impacto potencial per capita" -como si la pobreza se redujera a la individualización de problemas puntuales-, sólo podremos aspirar a la multiplicación de programas conforme aumenten los problemas derivados de las deterioradas condiciones de vida. Los programas sociales, en el mejor de los casos, son sogas de auxilio, jamás pasaportes a las oportunidades sociales, económicas y culturales que ofrece -aunque más no sea a la visibilidad- el nuevo orden mundial. Los programas sociales son la contracara de la globalización. Mientras ésta promete un consumo desterritorializado, aquéllos representan una vuelta a la localización, al recorte de poblaciones homogéneas y ancladas territorialmente. Los programas sociales van al encuentro de aquellos que no pueden despegar del "lugar", en palabras de Augé, de ese espacio que más allá de su fisicidad revela los estrechos márgenes de disponibilidad de los sujetos. El problema de la pobreza en el escenario de la globalización es desde ya de orden estructural, pero involucra profundamente dimensiones antropológicas. A la privación de bienes y de derechos básicos se sobreimprimen montos inenarrables de frustración frente al ostentoso espectáculo de la concentración de la riqueza. Los destinatarios de los programas sociales ven pasar "el mundo" pero no circulan por él y convertirse en beneficiarios efectivos no supone franquear las distancia que los separan de los "otros". No se equivoca Ferrer (1998) cuando, a propósito de América latina, sostiene que en los cinco siglos transcurridos desde las epopeyas de Colón hasta nuestros días ésta ha sido una de las regiones más afectadas por los procesos de globalización, y que la profundización de las desigualdades en los albores del nuevo milenio ponen de relieve lo que ha signado su historia: las malas sobre las buenas respuestas al dilema del desarrollo en el mundo global. Según datos aportados por la CABAL, la pobreza en Latinoamérica y el Caribe asciende a 210 millones de personas, y ha sufrido en la década del noventa un incremento del 6%. Las estadísticas oficiales indican que en la Argentina la pobreza creció en 200.000 personas entre mayo y octubre de 1998. ¿Quiénes son los destinatarios de los programas sociales en los tiempos contemporáneos? Los sujetos que hoy "demandan" ser atendidos por los programas sociales en la década del sesenta se habrían integrado, aunque en la escala inferior de la estructura social, por sus propios medios. Como señala Castas, es la coyuntura la que los Tutelados y asistidos 6

S. Duschatzky

incapacitó y los situó en la franja de excluidos o marginales. Los programas sociales forman parte de las medidas adoptadas para luchar contra la exclusión, reemplazando las políticas públicas comprehensivas por líneas localizadas cuya pretensión es la reparación de los efectos más visibles del mal funcionamiento social. Desplazar la cuestión social de la pobreza a los márgenes parece ser más sencillo que intervenir en los procesos que la producen, teniendo en cuenta que esto último exige un tratamiento político más que técnico. Los programas sociales, aun resolviendo eficazmente algunos de sus propósitos, están revelando sus límites. "La distribución de servicios sociales no debe ser neutral respecto a los grupos de ingreso", señala el PUNA (1991: 102) y continúa diciendo "si los grupos no necesitados reciben beneficios sustanciales significa que la intervención está mal diseñada". Ahora bien, ¿cuáles son los grupos más necesitados? Si el criterio de gravedad, como sugiere el Banco Mundial (1990: 31), es la medida de diferenciación, los que permanecen fuera de ella quedan huérfanos de todo sostén, siendo evidente que no se trata de privilegiados sino de las mayorías sociales que han caído en una espiral de empobrecimiento progresivo. La política de los programas sociales no sólo pone al descubierto la insuficiencia de los resortes institucionales de integración de la sociedad moderna sino que representa un dispositivo de legitimación de las actuales coordenadas político-económicas. Dice la CEPAL: "Las políticas generales tienden a ser de alto costo y poca eficacia, mientras que las focalizadas deciden concentrar recursos en la población de mayor riesgo". Desde aquí, las políticas globales no se ponen en cuestión, es decir, las matrices neoliberales que además de haber producido riquezas también producen, mediante la centralidad del mercado, fragmentación social, desafiliación institucional, marginalidad, violencia, etcétera. No se trata de una oposición simplista a la generación de programas sociales. Probablemente, como decimos en los textos que presentamos, no podamos eludirlos en el corto plazo. El punto de inflexión es naturalizar un modo de intervención que despoja a la problemática de la pobreza de sus aristas políticas, legitima las políticas dominantes y produce identidades tuteladas. El "boom" de los programas sociales disloca el imaginario sobre lo público, justamente porque pone en cuestión al vínculo social. El sector público es el escenario principal donde tiene lugar la tragedia social (Rosanvallon, 1997). Uno de los indicadores son los límites difusos entre el Estado y la sociedad civil puestos de manifiesto en la concepción de los programas sociales en vigencia. Sobre el particular se ocupan Graciela Cardarelli y Mónica Rosenfeld cuando analizan la relación entre el Estado y los agentes comunitarios, mediadores de la acción social. Qué significa esta suerte de welfare mix, propuesta de gestión cooperativa entre el Estado, las ONG y los referentes de las comunidades sumergidas? ¿Qué sentidos se anudan en la apelación a la sociedad civil, los líderes y animadores comunitarios, las madres cuidadoras, para -como proclaman algunos documentos fundacionales - "resolver" y apoyar mediante la participación comunitaria las necesidades sociales más sentidas? ¿En qué lugar situamos estos discursos y prácticas? ¿La sociedad civil es en este caso un actor político de demanda y negociación o un espacio de gestión del riesgo en los límites estrechos del voluntariado? Las autoras analizan el proceso de conformación de los agentes sociales comunitarios como una "nueva identidad" que pone de relieve la dilución de los límites entre sociedad civil y Estado y la fragmentación de las identidades sociales, produciendo fronteras de distinción en el interior de las comunidades artificiales. La distinción, el estigma, la producción de sujetos anclados en un lugar cristalizado de enunciación constituyen preocupaciones que recorren toda la escritura de este libro. Rafael Gagliano y Mara Costa se instalan en los pequeños hogares dependientes del

Tutelados y asistidos

7

S. Duschatzky

Consejo del Menor y la Familia y apoyados en una perspectiva sociohistórica desentrañan los modos de constitución de las infancias. Mundo de la minoridad y mundo de la infancia, dos campos que nombran antagónicamente a los niños, dos discursos que organizan de modo desigual las instituciones y formas de regulación de la niñez. Minoridad y pobreza se asocian convalidando el discurso de la judicialización a diferencia de otras claves de nominación que interpelan a la otra infancia desde la psicología, la pedagogía, la pediatría, etc. Los autores se preguntan en qué medida los actuales programas impulsados por el Consejo del Menor y la Familia constituyen una ruptura respecto de las matrices de constitución de la "minoridad"? Qué efectos tiene, en la interpelación de los sujetos, la primacía de un discurso legal como la clave central de constitución de identidad? ¿Qué relación podemos encontrar entre la reproducción de los discursos legitimantes de la categoría "menor" y el silencio de otros lenguajes como el psicoanálisis, la pedagogía y la antropología? Los dispositivos de distinción siempre encuentran modos de mutación y enmascaramiento. La infancia normalizada, aquella que concurre a la escuela, también es pasible de interpelaciones que la fragmentan en una cadena desigual de posiciones de enunciación. Junto a Patricia Redondo nos ocupamos de analizar el Plan Social Educativo (PSE), que en la dirección de las llamadas "políticas de discriminación positiva" funda un nuevo modo de "inserción educativa" de los sectores marginados. El hecho de reconocer su impacto en la remoción de algunos indicadores de la crisis socioeducativa (erradicación de escuelas rancho, distribución de becas y material didáctico, apoyo financiero, producción de material pedagógico, etcétera) no impide la pregunta por el fracaso de la utopía integradora que supone la creación de un dispositivo focalizado de las magnitudes del PSE. Las reflexiones que ponemos en el escenario del debate giran en torno a la ruptura de sentido que ha sufrido la escuela pública en los tiempos de la reforma educativa de los noventa. Desde este punto de vista, el PSE es abordado como "síntoma" de los quiebres de los imaginarios públicos educativos y como dispositivos de producción de identidades asistidas. La ruptura del lazo vinculante, la producción de una subjetividad agradecida y la emergencia de una cultura del riesgo constituyen los tópicos desde donde intentamos dar cuenta de la productividad simbólica del PSE. Un interrogante clave resume nuestra preocupación: ¿podemos afirmar que la supuesta sutura encarnada por el PSE posibilita la reinvención de horizontes comunes o en realidad convalida la configuración de identidades fragmentadas y posiciones de enunciación desiguales en la definición de las líneas de política pública? El abanico de los programas sociales alcanza también a los grupos mayores o de la tercera edad. Las políticas de los noventa se orientaron a la población mayor en situación de pobreza extrema a través de políticas focalizadas de asistencia alimentaria y sanitaria. No obstante, es posible detectar en los últimos tiempos un movimiento impulsado por instituciones intermedias del sector público que desde sus departamentos de extensión han configurado un circuito educativo dirigido a sectores de mediana y tercera edad procedentes de los estratos socioeconómicos medios. Si bien se escapa de las fronteras que asocian programas sociales con pobreza, este caso pone de manifiesto nuevos modos de exclusión ligados al reconocimiento de identidades plurales. José Yuni examina los Programas para Mayores de las universidades en el marco de un nuevo fenómeno de regulación discursiva y analiza el uso que estos programas hacen de un conjunto de categorías -tales como educación permanente, tiempo libre, psicología de la vejez- para nominar a un sujeto abstracto y "desanclado" de las actuales condiciones sociohistóricas y culturales que marcan nuevas fronteras de constitución de identidades de los grupos mayores. El autor sostiene que mediante una retórica que se corresponde con el proyecto educativo moderno se construye un sujeto mayor escolarizado, sujetado al tutelaje institucional. En la era de las políticas sociales, el mayor peligro no

Tutelados y asistidos

8

S. Duschatzky

está en el despliegue de programas compensatorios, sino en convertir la contingencia en la fatalidad del destino de la globalización. La exclusión en sus múltiples formas (económicas, sociales, políticas y culturales) no se resuelve en los muros de los programas sociales, pero evitarlos no garantiza que vayamos por un buen camino. Los horizontes de posibilidad no pueden vislumbrarse si no desafiamos al pensamiento y a la política.

SILVIA DUSCHATZKY

Bibliografía
Augé, M. (1994): Los no-lugares. Una antropología de la sobremodernidad, Barcelona, Gedisa. Banco Mundial (1990): Informe sobre el desarrollo mundial: la pobreza, Washington, D.C., 1990. Castel, R. "Individualisme et liberalisme", en Questions au liberalisme, Bruselas, Publicaciones de las Facultades Universitarias Saint-Louis. CEPAL (1995): Focalización y pobreza, Cuadernos de la CEPAL ñ 71, Santiago de Chile, Naciones Unidas. Ferrer, A. (1998): "América Latina y la globalización", en Revista de la Cepal. Cincuenta años. Reflexiones sobre América latina y el Caribe, Santiago de Chile. PNUD (1991): Informe sobre desarrollo humano, 1991, Bogotá, Tercer Mundo. Rosanvallon, P y Fitoussi, J. (1997): La nueva era de las desigualdades, Buenos Aires, Manantial.

Tutelados y asistidos

9

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->