1 N uestr o H ogar

2 N uestr o H ogar
3 N uestr o H ogar
Francisco Cândido Xavier
Cuando el servidor está preparado el servicio aparece.
Obra mediúmnica dict ada por el Espírit u
ANDRÉ LUI Z
I NSTI TUTO DE DI FUSÃO ESPÍ RI TA
Av. Ot t o Bar ret o, 1067 - Caixa Post al 110
CEP 13602-970 - Araras - SP - Brasil
Fone (19) 3541-0077 - Fax (19) 3541-0966
C.G.C. (MF) 44.220.101/ 0001-43
I nscrição Est adual 182.010.405.118
www.ide.org.br
info@ide.org.br
vendas@ide.org.br
4 N uestr o H ogar
I SBN 85-7341-321-2
Tit ulo del original en port ugués:
NOSSO LAR
D erechos de aut or cedidos grat uit ament e por la
Federación Espírit a Brasileña
Traducción:
A l i pi o G onzál ez H er nández
Revisión:
A na M ar ía G ar cía A senci o
G ui l l er mo A r r i oj a
José L ui s D ar i as
M ar i na N avar r o
L ui s H u
Portada:
César Fr ança de Ol i vei r a
Diagramación:
M ar ía I sabel E stéfano Ri ssi
© 2004, I nst it ut o de D if usão Espírit a
1ª edición – noviembre/ 2004
10.000 ejemplares
Apar t ado Post al 22 28 Caracas 1010-A - Venezuela.
Calle 12 A, ent re Calles 7 y 8, Quint a Mensaje Frat ernal.
Urbani zaci ón Vi st a Al egre, Caracas, 1020, Venezuel a.
Telf s. (58-2) 472 13 25 - 472 77 46 - 472 92 89.
mensajefraternal@telcel.net.ve
5 N uestr o H ogar
Querido lect or:
Est a obra lanzada originalment e por la Federación Espírit a Brasileña, en
idioma port ugués, ya superó la ext raordinaria cif ra de millón y medio de
ejemplares publicados, además de ser t raducida a cat orce idiomas lo cual la
convier t e en la Obra Mediúmnica más dif undida en el mundo.
Ahora, est a nueva edición del libro Nuestro Hogar llega a sus
manos gracias a la colaboración y buena volunt ad de la
Federación Espírit a Brasileña que ha cedido grat uit ament e los
derechos de Aut or en un esf uerzo conjunt o con el Consejo
Espírit a I nt ernacional, que dist ribuirá part e de est a edición.
Agradecemos inf init ament e al her mano N est or João Masot t i,
President e de la FEB y Secret ario General del CEI por su gran
colaboración y apoyo. D e igual manera a t odos cuant os
ayudaron direct a o indirect ament e –con su esf uerzo o con su
capit al– a la realización de est a Magna Campaña inspirada por
lo Alt o con la int ención de divulgar aún más nuest ra amada
D oct rina Espírit a, especialment e ent re los más pobres y
necesi t ados.
Los Editores.
Araras, 11 de noviembre de 2004.
6 N uestr o H ogar
Í ndice
N uevo Amigo ......................................................................................... 9
Mensaje de André Luiz ...................................................................... 13
1 - En las zonas inf eriores ............................................................... 17
2 - Clarencio .......................................................................................... 20
3 - La oración colect iva...................................................................... 24
4 - El médico espirit ual ..................................................................... 29
5 - Recibiendo asist encia .................................................................... 33
6 - Precioso aviso ................................................................................ 38
7 - Explicaciones de Lisias ............................................................... 42
8 - Organización de ser vicios .......................................................... 46
9 - El problema de la aliment ación ............................................... 50
10 - En el bosque de las aguas ....................................................... 54
11 - N ot icias del plano ........................................................................ 58
12 - El umbral ....................................................................................... 62
13 - En el gabinet e del minist ro ...................................................... 66
14 - Elucidaciones de Clarencio ........................................................ 71
15 - La visit a mat erna .......................................................................... 76
16 - Conf idencias.................................................................................... 80
17 - En casa de Lisias......................................................................... 84
18 - El amor, aliment o de las almas.............................................. 88
19 - La joven desencarnada................................................................ 92
20 - N ociones del hogar ..................................................................... 97
21 - Cont inuando la conversación .................................................... 102
22 - El bonus hora............................................................................... 106
7 N uestr o H ogar
23 - Saber oír ......................................................................................... 111
24 - I mpresionant e llamada ................................................................. 116
25 - Generoso consejo ......................................................................... 121
26 - N uevas perspect ivas ..................................................................... 125
27 - Por f in, el t rabajo ........................................................................ 130
28 - En ser vicio .................................................................................... 135
29 - La visión de Francisco ............................................................... 140
30 - H erencia y eut anasia..................................................................... 145
31 - Vampi r o ........................................................................................... 150
32 - N ot icias de Veneranda ................................................................ 156
33 - Curiosas obser vaciones................................................................ 161
34 - Con los recién llegados del umbral ....................................... 166
35 - Encuent ro singular ........................................................................ 171
36 - El sueño .......................................................................................... 176
37 - La conf erencia de la minist ra................................................... 181
38 - El caso Tobias .............................................................................. 187
39 - Oyendo a la señora Laura........................................................ 193
40 - Quien siembra, recogerá............................................................. 198
41 - Convocados para la lucha......................................................... 203
42 - La palabra del Gobernador ..................................................... 209
43 - En conversación ............................................................................ 214
44 - Las t inieblas .................................................................................... 219
45 - En el campo de la música ...................................................... 224
46 - Sacrif icio de mujer ....................................................................... 230
47 - El ret orno de Laura ................................................................... 235
48 - Cult o f amiliar ................................................................................. 240
49 - Regresando a casa........................................................................ 246
50 - Ciudadano de N uest ro H ogar ................................................. 251
8 N uestr o H ogar
9 N uestr o H ogar
N uevoA migo
Por l o gener al , l os pr efaci os, si r ven par a pr esent ar a l os aut or es,
ex al t ándol es sus mér i t os y coment ándol es l a per sonal i dad.
E n est e caso, l a si t uaci ón es di fer ent e.
I nút i l ment e l os compañer os encar nados buscar ían al médi co A ndr é
L ui z en l os di r ect or i os convenci onal es.
A veces, el anoni mat o es hi j o l egí t i mo del ent endi mi ent o y del
ver dader o amor. Par a r edi mi r nos del pasado escabr oso, se modi fi can l as
t abl as de l a nomencl at ur a usual en l a r eencar naci ón. F unci ona el ol vi do
t empor al como bendi ci ón de l a D i vi na M i ser i cor di a.
A ndr é pr eci só, i gual ment e, cer r ar l a cor t i na sobr e sí mi smo.
Por eso no podemos pr esent ar al médi co t er r est r e y al aut or humano,
si no al nuevo ami go y al her mano en l a et er ni dad.
Par a t r aer val i osas i mpr esi ones a l os compañer os del mundo, necesi t ó
despoj ar se de t odas l as convenci ones, i ncl usi ve l a del pr opi o nombr e, par a
no her i r cor azones amados, envuel t os t odavía en l os vi ej os mant os de l a
i l usi ón. L os que r ecogen l as espi gas madur as, no deben ofender a l os que
pl ant an a di st anci a, ni per t ur bar l a si embr a ver de, aún en fl or .
Reconocemos que est e l i br o no es úni co. Ot r as ent i dades coment ar on
ya l as condi ci ones de l a vi da, más al l á de l a t umba…
Si n embar go, desde hace mucho, deseamos t r aer a nuest r o cír cul o
espi r i t ual a al gui en que pueda t r ansmi t i r a ot r os, el val or de l a ex per i enci a
10 N uestr o H ogar
pr opi a, con t odos l os det al l es posi bl es a l a l egít i ma compr ensi ón del or den,
que pr esi de el esfuer zo de l os desencar nados l abor i osos y bi en i nt enci onados,
en l as esfer as i nvi si bl es a l a vi st a humana, aunque ínt i mament e l i gadas
al pl anet a.
C on segur i dad, numer osos ami gos sonr ei r án al cont act o con
det er mi nados pasaj es de est as nar r aci ones. E s que l o i nusual causa sor pr esa
en t odos l os t i empos. ¿Q ui én no se sonr ei r ía en l a T i er r a, años at r ás,
cuando se l e habl ase de avi aci ón, de el ect r i ci dad o de r adi ofonía?
L a sor pr esa, l a per pl ej i dad y l a duda son pr opi as de t odos l os
apr endi ces queaún no pasar on por l a l ecci ón. E s más quenat ur al , j ust ísi mo.
N o coment ar íamos, de ese modo, ni nguna i mpr esi ón aj ena. T odo l ect or
necesi t a anal i zar l o que l ee.
N os r emi t i mos, pues, t an sól o al obj et i vo esenci al del t r abaj o.
E l E spi r i t i smo gana ex t ensa ex pr esi ón numér i ca. M i l l ar es de
cr i at ur as se i nt er esan por sus t r abaj os, modal i dades, ex per i enci as. N o
obst ant e, en ese campo i nmenso de novedades, no debe el hombr e descui dar se
a sí mi smo.
N o bast a i nvest i gar fenómenos, adher i r se ver bal ment e, mej or ar l a
est adíst i ca, adoct r i nar conci enci as aj enas, hacer pr osel i t i smo y conqui st ar
favor es de l a opi ni ón, por más r espet abl e que el l a sea, en el pl ano físi co.
E s i ndi spensabl e r efl ex i onar sobr e el conoci mi ent o de nuest r os i nfi ni t os
pot enci al es, apl i cándol os, a nuest r a vez, en l os ser vi ci os del bi en.
E l hombr e t er r est r e no es un desher edado. E s hi j o de D i os, en
t r abaj o const r uct i vo, vi st i endo el r opaj e de l a car ne; al umno de benemér i t a
escuel a, donde pr eci sa apr ender a el evar se. L a l ucha humana es su
opor t uni dad, su her r ami ent a, su l i br o.
E l i nt er cambi o con l o i nvi si bl e es un movi mi ent o sagr ado en funci ón
r est aur ador a del Cr i st i ani smo pur o; por t ant o, que nadi e se descui de de
l as necesi dades pr opi as, en el l ugar que ocupa por l a vol unt ad del Señor .
A ndr é L ui z vi ene a cont ar t e, l ect or ami go, que l a mayor sor pr esa
11 N uestr o H ogar
en l a muer t e car nal , es l a de col ocar nos car a a car a con nuest r a pr opi a
conci enci a, donde edi fi camos el ci el o, nos est aci onamos en el pur gat or i o o
nos pr eci pi t amos en el abi smo i nfer nal ; vi ene a r ecor dar nos que l a T i er r a
es un t al l er sagr ado y que nadi e l o menospr eci ar á si n conocer el pr eci o del
t er r i bl e engaño al que somet i ó a su pr opi o cor azón.
G uar de su ex per i enci a en el l i br o del al ma. E l l a di ce muy al t o que
no l e bast a al hombr e apegar se a l a ex i st enci a humana, si no que necesi t a
apr ovechar l a di gnament e; que l os pasos del cr i st i ano, en cual qui er escuel a
r el i gi osa, deben di r i gi r se ver dader ament e al Cr i st o, y que, en nuest r o campo
doct r i nar i o, necesi t amos en ver dad del E SPI R I T I SM O y del
E SPI RI T U A L I SM O, per o más, mucho más, deE SPI RI T U A L I DA D .
E M M A N U E L
Pedr o L eopol do, 3 de oct ubr e de 1943.
12 N uestr o H ogar
13 N uestr o H ogar
M ensajede
A ndréL uiz
L a vi da no cesa. L a vi da es fuent e et er na y l a muer t e el j uego
obscur o de l as i l usi ones.
E l gr an r í o t i ene su t r ayect o ant es de l l egar al mar i nmenso.
Copi ándol e l a ex pr esi ón, el al ma r ecor r e i gual ment e cami nos var i ados y
et apas di ver sas. Tambi én r eci be afl uent es de conoci mi ent os, aquí y al l í, se
acr eci ent a en t amaño y se pur i fi ca en cal i dad, ant es de encont r ar el Océano
E t er no de l a Sabi dur ía.
Cer r ar l os oj os car nal es, const i t uye una oper aci ón demasi ado si mpl e.
Per mut ar el r opaj e físi co, no deci de el pr obl ema fundament al de l a
i l umi naci ón, de l a mi sma maner a que el cambi o de vest i do nada t i ene que
ver con l as sol uci ones pr ofundas del dest i no y del ser .
¡Oh, cami nos de l as al mas, mi st er i osos cami nos del cor azón! ¡E s
necesar i o r ecor r er os ant es de i nt ent ar l a supr ema ecuaci ón de l a V i da
E t er na! ¡E s i ndi spensabl e vi vi r vuest r o dr ama, conocer os det al l e a det al l e,
en el l ar go pr oceso del per fecci onami ent o espi r i t ual !
Ser ía ex t r emadament e i nfant i l l a cr eenci a de que el si mpl e “ baj ar
el t el ón” , r esol vi ese t r ascendent al es cuest i ones del I nfi ni t o.
U na ex i st enci a es un act o.
U n cuer po — un vest i do.
U n si gl o — un día.
14 N uestr o H ogar
U n ser vi ci o — una ex per i enci a.
U n t r i unfo — una adqui si ci ón.
U na muer t e — un sopl o r enovador .
¿C uánt as ex i st enci as, cuánt os cuer pos, cuánt os si gl os, cuánt os
ser vi ci os, cuánt os t r i unfos, cuánt as muer t es necesi t amos aún?
¡Y el l et r ado de fi l osofía r el i gi osa habl a de del i ber aci ones fi nal es y
de posi ci ones defi ni t i vas!
¡A h! ¡Por t odas par t es, l os cul t os en doct r i na y l os anal fabet os del
espí r i t u!
Se hace necesar i o mucho esfuer zo del hombr e par a i ngr esar en l a
academi a del E vangel i o del Cr i st o, i ngr eso que se ver i fi ca, casi si empr e de
ex t r aña maner a – él sol o, en compañía del M aest r o, efect uando el cur so
di fíci l , r eci bi endo l ecci ones si n cát edr as vi si bl es y oyendo vast as di ser t aci ones
si n pal abr as ar t i cul adas.
M uy l ar ga, por t ant o es nuest r a j or nada l abor i osa.
N uest r o pobr e esfuer zo qui er e t r aduci r , apenas, una i dea de esa
ver dad fundament al .
¡M uchas gr aci as, ami gos míos, por vuest r a at enci ón!
N os mani fest amos, j unt o a vosot r os, en el anoni mat o que obedece
a l a car i dad fr at er nal . L a ex i st enci a humana muest r a gr an mayor ía de
vasos fr ági l es que no pueden cont ener aún t oda l a ver dad. A demás, no
nos i nt er esar ía, por ahor a, si no l a ex per i enci a pr ofunda, con sus val or es
col ect i vos. N o at or ment ar í amos a nadi e con l a i dea de l a et er ni dad.
Q ue l os vasos se for t al ezcan, en pr i mer l ugar . Sumi ni st r ar emos sol ament e
al gunas l i ger as not i ci as, al espír i t u necesi t ado de nuest r os her manos en
l a senda de r eal i zaci ón espi r i t ual , y que compr enden, con nosot r os, que “ el
espír i t u sopl a donde qui er e” .
Y, ahor a, ami gos, que mi agr adeci mi ent o se cal que en el papel ,
r ecogi éndose en el gr an si l enci o de l a si mpat ía y de l a gr at i t ud. A t r acci ón y
15 N uestr o H ogar
r econoci mi ent o, amor y j úbi l o, vi ven en el al ma. Cr eed que guar dar é
semej ant es val or es conmi go, a vuest r o r espect o, en el sant uar i o del cor azón.
Que el Señor nos bendi ga.
AN D RÉ LUI Z
16 N uestr o H ogar
17 N uestr o H ogar

En laszonasinferiores
Guar daba l a i mpr esi ón de haber per di do l a i dea del
t iempo. La noción del espacio, hacía mucho había desaparecido.
Est aba convencido de que no pert enecía ya al número de
l os encar nados en el mundo, si n embar go, mi s pul mones
respiraban ampliament e.
¿D esde cuándo me había vuel t o j uguet e de f uer zas
irresist ibles? ¡I mposible aclararlo!
En verdad, me sentíaamargado duende en las rejas obscuras
del hor ror. Con los cabellos erizados, el corazón dando salt os y
un mi edo t erri bl e enseñoreándose de mí, muchas veces gri t é
como un l oco, i mpl oré l a pi edad y cl amé cont r a el dol oroso
desáni mo que subyugaba mi espíri t u; pero cuando el si l enci o
i mpl acabl e no absor bía mi est ent ór ea voz, l ament os más
conmovedores que los míos, respondían a mis clamores. Ot ras
veces, carcajadas siniest ras rasgaban la quiet ud ambient al. Algún
compañero desconocido est aría, a mi ver, prisionero de la locura.
For mas diabólicas, rost ros def or mes, expresiones embr ut ecidas,
surgían de cuando en cuando, agravando mi asombro. El paisaje
cuando no er a t ot al ment e obscur o, par ecía bañado en l uz
cenicient a, como amort ajado en neblina espesa, que los rayos
del Sol calent asen desde muy lejos.
El ext r año vi aj e pr oseguía… ¿Con qué f i n? ¿Qui én l o
NUESTRO HOGAR
18 N uestr o H ogar
podría deci r? Apenas sabía que huía si empre… El mi edo me
impelía de golpe. ¿D ónde est aban el hogar, la esposa y los hijos?
H abía perdido t oda noción de r umbo. ¡El recelo a lo ignot o, el
pavor de las t inieblas, absorbían t odas las f acult ades de mi razón,
después de haber me desprendido de los últ imos lazos f ísicos en
pleno sepulcro!
Atormentábame la consciencia; hubiera pref erido la ausencia
total de la razón, el no ser.
Al comienzo, las lágrimas lavaban incesantemente mi rostro y
apenas en raros minutos, me benef iciaba la bendición del sueño. Pero
bruscamente se interrumpía la sensación de alivio. Seres monstruosos
me despertaban irónicos; era imprescindible huir de ellos.
Reconocía ahora, que una esf era dif erente se levantaba de la
polvareda del mundo, pero ya era tarde. Pensamientos angustiosos
trituraban mi cerebro. Mal delineaba proyectos de solución, cuando
numerosos incidentes me impelían a consideraciones torturadoras.
En momento alguno surgió tan prof undamenteami vistael problema
religioso. Los principios puramente f ilosóf icos, políticos y científ icos,
se me f iguraban ahora, extremadamente secundarios para la vida
humana. Signif icaban, a mi ver, un valioso patrimonio en los planos
de la Tierra, pero urgía reconocer que la Humanidad no se constituye
de generaciones transitorias, y sí de Espíritus eternos, camino a un
glorioso destino. Verif icaba que algo permanece por encima de toda
consideración meramente intelectual. Ese algo es la f e, manif estación
divina en el hombre. Pero, semejante análisis surgía tardío. De hecho,
había conocido las letras del Antiguo Testamento, y muchas veces
ojeara el Evangelio; sin embargo, era f orzoso reconocer que nunca
procurara las letras sagradas con la luz del corazón. Las identif icaba a
través de la crítica de escritores poco af ectos al sentimiento y a la
conciencia, o en pleno desacuerdo con las verdades esenciales. En
otras ocasiones, las había interpretado de acuerdo con el sacerdocio
organizado, pero sin salir jamás del círculo de contradicciones, donde
me había estacionado voluntariamente.
19 N uestr o H ogar
En verdad, no habíasido un criminal, según mi propio concepto.
Empero, la f ilosof ía del inmediatismo, me había absorbido. La
existencia terrestre, que la muerte transformara, no era señalada con
aspectos dif erentes a los de la masa común de los hombres.
Hijo de padres tal vez demasiado generosos, conquisté títulos
universitarios sin grandes sacrif icios, participé de los vicios de la
juventud de mi tiempo, organicé mi hogar, tuve hijos, perseguí
situaciones estables que garantizasen la tranquilidad económica de
mi grupo familiar; pero, examinándome atentamente, algo me hacía
experimentar lanoción del tiempo perdido, con lasilenciosaacusación
de mi propia conciencia. Habité la Tierra y disf ruté de sus bienes, de
las bendiciones de la vida, pero no le había retribuido ni un centavo
del enormedébito contraído. Tuvepadrescuyagenerosidad y sacrificios
por mí nunca supe valorar; esposa e hijos que prendiera f erozmente
en las telas rígidas del egoísmo destructor. Tuve un hogar que cerré a
todos los que transitaban en el desierto de la angustia. Me sentí f eliz
con los júbilos de mi f amilia, olvidando extender esa bendición divina
a la inmensa f amilia humana, sordo a los más elementales deberes de
f raternidad.
En f in, como f lor de estuf a, no soportaba ahora el clima de las
realidades eternas. No había desarrollado las semillas divinas que el
Señor de la Vida colocara en mi alma. Más bien, las sof ocara,
criminalmente, en el deseo desbordado del propio bienestar. No
adiestrara órganos para la vida nueva. Era justo, pues, que despertara
en ella a la manera de un minusválido que, restituido al río inf inito de
la eternidad, no pudiese acompañar satisf actoriamente la carrera
incesante de las aguas; o como el mendigo inf eliz que, exhausto en
pleno desierto, deambula a merced de impetuosos tif ones.
¡Oh, amigos de laTierra! ¿Cuántos de vosotros podréis evitar
el cami no de l a amargura con l a preparaci ón de l os campos
interiores del corazón? Encended vuestras luces antes de atravesar
l a gran sombra. Buscad l a verdad, ant es de que l a verdad os
sorprenda. ¡Sudad ahora para no tener que llorar después!
20 N uestr o H ogar

Clarencio
–¡Sui ci da! ¡Sui ci da! ¡Cr i mi nal ! ¡I nf ame! – Gr i t os como
est os me cercaban por t odas par t es. ¿D ónde se hallaban esos
si car i os de cor azón empeder ni do? A veces, l os vi sl umbr aba
casualment e, escurridizos en las t inieblas densas, y cuando mi
desesper aci ón al canzaba el auge, l os at acaba, movi l i zando
ext r emas ener gías. Per o en vano gol peaba en el ai r e, en el
paroxismo de mi cólera. Carcajadas sarcást icas herían mis oídos,
mient ras aquellos cuerpos negros desaparecían en la sombra.
¿A qui én apel ar ? El hambr e me t or t ur aba, l a sed me
abrasaba. D et er minados f enómenos de la experiencia mat erial
se pat ent i zaban a mi vi st a. Cr eci ér ame l a bar ba, l a r opa
comenzaba a romperse con los esf uerzos de la resist encia, en
aquella región desconocida. N o obst ant e, la circunst ancia más
dolorosa, no era el t errible abandono en que me hallaba, sino el
asedio incesant e de f uerzas per versas que se me present aban en
aquellos caminos yer mos y obscuros. Me ir rit aban y aniquilaban
l a posi bi l i dad de concat enar i deas. D eseaba ponder ar
debidament e la sit uación, encuadrar razones y est ablecer nuevas
di r ect r i ces al pensami ent o; per o aquel l as voces, aquel l os
lament os mezclados de acusaciones nominales, me desorient aban
i rremedi abl ement e.
–¿Qué buscas inf eliz? ¿Adónde vas, suicida?
21 N uestr o H ogar
A quel l a ásper a r epr ensi ón, i ncesant ement e r epet i da,
per t urbaba mi corazón. I nf eliz, sí; pero, ¿suicida?, ¡N unca! Esas
imprecaciones, a mi juicio no eran procedent es. Yo había dejado
mi cuerpo f ísico contra mi voluntad. Recordaba mi porf iado duelo
con la muert e. Aún me parecía oír los últ imos pareceres médicos
enunciados en la Casa de Salud; recordaba la asist encia desvelada
que t uviera, las curaciones dolorosas que experiment ara en los
largos días que siguieran a la delicada operación de los int est inos.
Sent ía, en el cur so de esas r emi ni scenci as, el cont act o del
t er mómet ro, el pinchazo desagradable de las inyecciones y, por
f in, la últ ima escena que precediera al gran sueño: mi esposa,
joven aún, y los t res hijos, cont emplándome, en el t error de la
et erna separación. D espués… el despert ar en el paisaje húmedo
y obscuro, y la gran caminat a que parecía no t ener f in.
¿Por qué me t achaban de sui ci da, cuando había si do
obligado a abandonar la casa, la f amilia y la dulce convivencia
de los míos? El hombre más f uert e conocerá los límit es de la
resi st enci a emoci onal . Fi r me y resol ut o al pri nci pi o, comencé
por entregar me a largos períodos de desánimo, y lejos de proseguir
en l a f ort al eza moral , al i gnorar mi propi o f i n, sent í que l as
lágrimas, largament e reprimidas, brot aban con más f recuencia,
f luyendo del corazón.
¿A quién recur rir?Por grande que f uera la cultura intelectual
t raída del mundo, no podría alt erar ahora la realidad de la vida.
Mi s conoci mi ent os ant e el i nf i ni t o se asemej aban a pequeñas
bur buj as de j abón l l evadas por el vi ent o i mpet uoso que
t ransf or ma l os pai saj es. Yo era al guna cosa que el t i f ón de l a
verdad llevaba muy lejos. Sin embargo, la sit uación no modif icaba
la ot ra realidad de mi ser esencial. Pregunt ándome a mí mismo si
no habr ía enl oqueci do, encont r aba l a conci enci a vi gi l ant e,
aclarándome que cont inuaba siendo el mismo, con el sent imient o
y l a cul t ura l ogrados en l a experi enci a mat eri al . Persi st ían l as
22 N uestr o H ogar
necesidades f isiológicas, sin modif icación alguna. El hambre castigaba
todas mis f ibras, no obstante, a pesar del abatimiento progresivo, no
llegaba a caer def initivamente en absoluta extenuación. De cuando
en cuando encontraba verduras que me parecían agrestes, en torno a
humildes hilos de agua a los que me arrojaba ansioso. Devoraba
aquellas hojas desconocidas, ingerí el agua de aquella f uente turbia,
tanto como melo permitían lasf uerzasirresistibles, quemeimpulsaban
hacia delante. Muchas veces absorví el lodo del camino y recordé el
antiguo pan de cada día, vertiendo copioso llanto. Con f recuencia, era
i mpr esci ndi bl e ocul t ar me de l as enor mes manadas de ser es
embrutecidos, quepasaban en bandadas, como f ierasinsaciables. ¡Eran
cuadros para horrorizarse! Se acentuaba el desaliento. Entonces
comencéarecordar quedebíaexistir un Autor delaVida, f uesedonde
f uese. Esa idea me conf ortó. Yo que detestara las religiones en el
mundo, experimentabaahoralanecesidad deconsuelo místico. Médico
extremadamente arraigado al negativismo de mi generación, se me
imponía una actitud renovadora. Se me hacía imprescindible conf esar
el f allo del amor propio, al que me había consagrado con orgullo.
Y, cuando las energías me f altaron por completo, cuando me
sentí absolutamente adherido al lodo de la Tierra, sin f uerzas para
erguir me, pedí al Supremo Autor delaNaturalezaquemeextendiese
sus manos paternales, en tan amarga emergencia.
¿Cuánto tiempo duró la rogativa? ¿Cuántas horas consagré a
lasúplica, con las manos unidas, imitando aun niño af ligido?Apenas
séquelalluviadelágrimaslavó mi rostro; quetodosmissentimientos
se concentraron en laoración dolorosa. ¿Seríaposible que me hallara
completamente olvidado? ¿No era, también, hijo de Dios, aunque
no hubiera tratado de conocer su actividad sublime, mientras me
hallara engolf ado en las vanidades de la experiencia humana? ¿Por
qué no me perdonaría el Padre Eterno, cuando proveía nido a las
avesinconscientesy protegíabondadoso, latiernaf lor deloscampos
agrest es?
23 N uestr o H ogar
¡Ah! Es preciso haber suf rido mucho, para entender todas
las misteriosas bellezas de la oración; es necesario haber conocido
el remordimiento, lahumillación, laextremadesventura, paratomar
con ef icacia el sublime elíxir de la esperanza. Fue en ese instante
quelas espesas neblinas sedisiparon y alguien surgió como emisario
de los Cielos. Un simpático anciano me sonrió paternalmente. Se
inclinó, f ijó en mí sus grandes ojos lúcidos, y dijo:
–¡Valor, hijo mío! El Señor no te desampara.
Amargo llanto bañaba toda mi alma. Emocionado, quise
traducir mi júbilo, coment ar el consuelo que me llegaba, mas,
reuniendo todas las f uerzas quemequedaban, apenas pudeinquirir:
–¿Quién sois, generoso emisario de D ios?
El inesperado bienhechor sonrió bondadoso y respondió:
–Llámame Clarencio. Tan sólo soy tu her mano.
Y percibiendo mi agotamiento, agregó:
–Ahora per manece en calma y en silencio. Es necesario
descansar para recuperar energías.
Enseguida, llamó a dos compañeros que guardaban actitud
de desvelados ser vidores, y ordenó:
–Prestemos a nuestro amigo los socorros de emergencia.
Blanco lienzo f ue extendido allí mismo, a modo de hamaca
improvisada, disponiéndose los cooperadores a t ranspor t ar me
generosamente.
Cuando me alzaron con el mayor cuidado, Clarencio meditó
un instante y aclaró, como quien recuerda inaplazable obligación:
–Vamos sin demora. Es necesario alcanzar N uest r o H ogar
con la mayor prest eza posible.
24 N uestr o H ogar

L a oración colectiva
Aunque era t ransport ado a la manera de un herido
común, percibí el cuadro conf ort able que se desarrollaba ant e
mi vist a.
Clarencio, que se apoyaba en un cayado de subst ancia lu-
minosa, se det uvo ant e una gran puert a enclavada en alt os mu-
ros, cubiert os de t repadoras f loridas y graciosas. Tant eando en
un punt o de la muralla, se abrió una amplia cavidad, a t ravés de
la cual penet ramos silenciosos.
Suave claridad inundaba allí t odas las cosas. A lo lejos, un
gracioso f oco de luz daba la idea de una puest a de sol en t ardes
primaverales. A medida que avanzábamos, conseguía ident if icar
preciosas const r ucciones sit uadas en ext ensos jardines.
A una señal de Clarencio, los conduct ores depusieron len-
t ament e la improvisada hamaca. A mis ojos surgió, ent onces, la
puer t a acogedora de un edif icio blanco, parecido a un gran hos-
pit al t er rest re. D os jóvenes, envuelt os en t únicas de níveo lino,
corrieron presurosos a la llamada de mi bienhechor y cuando me
acomodaban en un lecho de emergencia, para conducir me cui-
dadosament e al i nt eri or, oí al generoso anci ano recomendar,
cari ñoso:
–L l even a nuest ro prot egi do al pabel l ón de l a derecha.
25 N uestr o H ogar
Ahora est án esperando por mí. Mañana t emprano volveré a verlo.
Le dirigí una mirada de grat it ud, al mismo t iempo que era
conducido a un conf ort able aposent o de amplias proporciones,
ricament e amueblado, en el que me of recieron lecho acogedor.
Envolviendo a los dos enf er meros en la vibración de mi
reconocimiento, me esf orcé por dirigirles la palabra, consiguiendo
por f in decir:
–Amigos, quien quiera que seáis, explicadme en qué nuevo
mundo me encuent ro… ¿D e qué est rella viene, ahora, est a luz
conf ort adora y brillant e?
Uno de ellos me acarició la f rent e como si f uera conocido
mío y acent uó:
–Est amos en las esf eras espirit uales vecinas a la Tierra, y
el Sol que nos ilumina en est e moment o es el mismo que nos
vivif icaba el cuerpo f ísico. Pero aquí nuest ra percepción visual
es mucho más r i ca. L a est r el l a que el Señor encendi ó par a
nuest ros t rabajos t errest res es más preciosa y bella de lo que la
suponemos cuando est amos en el círculo carnal. N uest ro Sol es
la divina mat riz de la vida, y la claridad que irradia proviene del
Aut or de la Creación.
Mi ego, como absor t o en una onda de i nf i ni t o respet o,
obser vó la suave luz que invadía la habit ación, a t ravés de las
vent anas, y me per dí en un curso de pr of undas r ef l exi ones.
Recordé ent onces que nunca me había f ijado en el Sol durant e
los días t errest res, medit ando en la inconmensurable bondad de
aquél que nos lo concede para el camino et erno de la vida. Así,
me asemej aba al ci ego vent ur oso, que abr e l os oj os a l a
N at uraleza sublime, después de largos siglos de obscuridad.
A esa alt ura me sir vieron un caldo reconf or t ant e, seguido
de agua muy f resca, que me pareció por t adora de f luidos divinos.
26 N uestr o H ogar
A quel l a r educi da por ci ón de l í qui do me r eani maba
inesperadament e. N o sabría decir qué clase de sopa era aquella:
si una aliment ación sedat iva o si un remedio saludable. N uevas
energías amparaban mi alma, y prof undas conmociones vibraban
en mi espírit u.
Pero, mi mayor emoción est aba reser vada para moment os
más t arde.
A ún no había sal i do de aquel l a consol ador a sor pr esa,
cuando una di v i na mel odí a penet r ó en l a habi t aci ón,
pareciéndome una suave colmena de sonidos camino a las esf e-
ras superiores. Aquellas notas de maravillosa ar monía atravesaban
mi cor azón. A nt e mi mi r ada i ndagador a el enf er mer o que
per manecía a mi lado aclaró bondadoso:
–H a llegado el crepúsculo a N uest r o H ogar . En t odos los
núcleos de est a colonia de t rabajo, consagrada al Crist o, hay unión
direct a con las oraciones de la Gobernación.
Y mient ras la música embalsamaba el ambient e, se despidió
at ent ament e, agregando:
–Ahora, per manezca en paz. Volveré después de la oración.
Me asalt ó una súbit a ansiedad.
–¿N o podría acompañaros? – pregunt é suplicant e.
–Todavía est á débil –aclaró gent il–, pero en caso de que
se sient a dispuest o…
Aquel l a mel odía renovaba mi s energías prof undas. M e
l evant é venci endo di f i cul t ades y me agarré al brazo f rat ernal
que se me ext endía. Si gui endo, vaci l ant e, l l egué a un enor me
sal ón, donde numerosa asambl ea medi t aba en si l enci o, prof un-
dament e r ecogi da. D e l a bóveda l l ena de br i l l ant e cl ar i dad,
pendían delicadas guirnaldas de f lores, del t echo hast a la base,
27 N uestr o H ogar
f or mando radi ant es símbol os de Espi ri t ual i dad Superi or. N adi e
parecía darse cuent a de mi presenci a, mi ent ras yo di si mul aba
mal ament e mi i nsuperabl e sorpresa. Todos l os at ent os ci rcuns-
t ant es parecían hal l arse esperando al guna cosa. Cont eni endo
cost osament e l as numerosas i ndagaci ones que her vían en mi
ment e, not é que al f ondo, en una pant al l a gi gant esca, se di bujaba
prodi gi oso cuadro de l uz desl umbrant e. Obedeci endo a mo-
dernos procesos de t el evi si ón, surgi ó el escenari o de un t empl o
mar avi l l oso. Sent ado en un l ugar pr omi nent e, un anci ano
coronado de l uz, f i j aba l os oj os a lo Al t o, en act i t ud de oraci ón,
vi st i endo bl anca t úni ca de i r radi aci ones respl andeci ent es. En
un pl ano i nf eri or, set ent a y dos f i guras parecían acompañarl o
en respet uoso si l enci o. Muy sor prendi do, obser vé que Cl arenci o
part i ci paba de l a asambl ea, ent re l os que rodeaban al ref ul gen-
t e anciano.
Apret é el brazo del enf er mero amigo, y comprendiendo él
que mis pregunt as no demorarían, me aclaró en una voz t an baja,
que más se asemejaba a un mur mullo:
–Est é t ranqui l o. Todos l os resi dent es y l as i nst i t uci ones
de N uest r o H ogar , est án orando con el Gobernador a t ravés de
l a audi ci ón y vi si ón a di st anci a. ¡L oemos el Corazón I nvi si bl e
del Ci el o!
N o había t er mi nado l a expl i caci ón, cuando l as set ent a y
dos f i guras comenzaron a cant ar un ar moni oso hi mno, l l eno de
i ndef i ni bl e bel l eza. L a f i sonomía de Cl arenci o, en el círcul o de
l os venerabl es compañeros, me pareci ó l l ena de más i nt ensa
l uz. El cant o cel est e est aba compuest o de not as angel i cal es,
de subl i me recogi mi ent o. Rei naban en el r eci nt o mi st eri osas
vi braci ones de paz y de al egría, y cuando l as not as argent i nas
(1) I magen si mból i ca f or mada por l as vi br aci ones ment al es de l os habi t ant es de
l a col oni a. – (N ot a del A ut or espi r i t ual ).
28 N uestr o H ogar
hi ci eron un del i ci oso st accat o, se di señó a l o l ej os, en pl ano el e-
vado, un corazón maravi l l osament e azul (1), con est rías doradas.
Ensegui da, del i ci o-sa músi ca respondía a l os l oores, proceden-
t e, t al vez, de esf eras di st ant es. Ent onces una abundant e l l uvi a
de f l o r es azul es se der r amó so b r e n o so t r o s, p er o, si
i nt ent ásemos, no consegui r íamos sost ener en l as manos
aquel l as mi osot as cel est i al es. L as mi núscul as cor ol as se
deshacían l evement e al t ocar nos en l a f rent e, experi ment ando,
por vez propi a, si ngul ar renovaci ón de energías al cont act o de
l os pét al os f l uídi cos que perf umaban mi corazón.
Ter mi nada l a subl i me oraci ón regresé al aposent o de en-
f er mo, amparado por el ami go que me at endía de cerca. Ent re-
t ant o, ya no era el gr ave enf er mo de unas horas ant es. La pri mera
oraci ón col ect i va en N uest r o H ogar operó en mí una compl et a
t ransf or maci ón. Un alivio i nesperado me envol vía el al ma. Por
pri mera vez, después de años consecut ivos de suf ri mi ent o, el
pobre corazón, nost ál gi co y at or ment ado, cual cál i z por mucho
t i empo vacío, se l l enaba de got as gener osas del l i cor de l a
esper anza.
29 N uestr o H ogar

El médicoespiritual
E n el dí a i nmedi at o, después de un pr of undo y
r epar ador r eposo, exper i ment é l a bendi ci ón r adi ant e del
So l am i go, cual suav e m en saj e al co r azó n . Cl ar i d ad
r econf or t ant e at r avesaba una ampl i a vent ana, i nundando
el r eci nt o de acar i ci ador a l uz. M e sent í a ot r o. N uevas
ener gías se mani f est aban en l o más ínt i mo de mí. Tenía l a
i mpr esi ón de est ar sor bi endo l a al egr ía de l a vi da, con gr an
i nt ensi dad. En mi al ma sol ament e había un punt o sombr ío:
l a saudade del hogar , el apego a l a f ami l i a que quedar a
di st ant e. N umer osas i nt er r ogaci ones venían a mi ment e, per o
er a t an gr ande l a sensaci ón de al i v i o, que sosegaba el
Espír i t u al ej ándol o de cual qui er i nqui et ud.
Quise levant ar me, gozar del espect áculo de la N at uraleza
l l ena de br i sas y de l uz per o no l o conseguí, l l egando a l a
conclusión de que sin la cooperación magnét ica del enf er mero
se me hacía imposible dejar el lecho.
N o había vuel t o en mí de l as consecut i vas sor pr esas,
cuando se abrió la puert a y vi ent rar a Clarencio acompañado de
un si mpát i co desconoci do. M e sal udar on at ent ament e
deseándome paz. Mi bienhechor de la víspera indagó sobre mi
est ado gener al , acudi endo el enf er mer o par a of r ecer l a
i nf or maci ón.
Sonriendo, el anciano amigo me present ó a su compañero.
30 N uestr o H ogar
Se t rat aba, dijo, del her mano Enrique de Luna, del Ser vicio de
Asist encia Médica de la colonia espirit ual. Vest ido de blanco, su
f isonomía ir radiaba enor me simpat ía. Enrique me auscult ó mi-
nuciosament e, sonrió y explicó:
–Es de lament ar que haya venido mediant e el suicidio.
Mient ras Clarencio per manecía sereno, sent í que un sin-
gular asomo de rebeldia her vía en lo más ínt imo de mí.
¿Suicidio? Recordé las acusaciones de los per versos seres
de l as sombras. N o obst ant e el caudal de grat i t ud que est aba
acumulando, no pude silenciar me ant e aquella incriminación.
–Creo que hay un error – aseveré, suscept ible –, mi regreso
del mundo no t uvo esa causa. Luché por más de cuarent a días
en l a Casa de Sal ud i nt ent ando vencer a l a muert e. Suf rí dos
operaciones graves, debido a la oclusión int est inal…
–Sí, – aclaró el médico, demost rando la misma serenidad
superior –, pero la oclusión se radicaba en causas prof undas. Tal
vez el amigo no se haya analizado lo suf icient e. El organismo
espi r i t ual pr esent a en sí mi smo l a hi st or i a compl et a de l as
acciones pract icadas en el mundo.
E inclinándose con atención indicaba deter minados puntos
de mi cuerpo.
–Veamos la zona int est inal – exclamó –. La oclusión se
derivaba de element os cancerosos y ést os, a su vez, de algunas
liviandades de mi est imado her mano, en el campo de la síf ilis.
La enf er medad, t al vez no hubiera asumido caract eríst icas t an
gr aves, si su pr ocedi mi ent o ment al en el pl anet a, est uvi ese
encuadrado en los principios de la f raternidad y de la temperancia.
Sin embargo, su modo especial de convivir, muchas veces exas-
perado y sombrío, capt aba dest r uct oras vibraciones de aquellos
que lo oían. ¿N unca imaginó que la cólera f uese un manant ial de
f uer zas negat i vas par a nosot r os mi smos? L a ausenci a de
aut odominio, la inadver t encia en el t rat o con los semejant es, a
31 N uestr o H ogar
los cuales muchas veces of endió sin ref lexionar, lo condujeron
con f recuencia a la esf era de los seres enf er mos e inf eriores. Tal
circunst ancia agravó, mucho, su est ado f ísico.
D espués de una larga pausa, durant e la cual me examinaba
at ent ament e, cont i nuó:
–¿Obser vó, amigo mío, que su hígado f ue malt rat ado por
su propia acción y que los riñones f ueron olvidados por ust ed
con t errible menosprecio de las dádivas sagradas?
Singular preocupación me invadiera el corazón. Pareciendo
desconocer la angust ia que me oprimía, cont inuaba el médico,
escl areci endo:
–Los órganos del cuerpo somát i co poseen i ncal cul abl es
reser vas, según los designios del Señor. N o obst ant e, mi amigo
el udi ó excel ent es opor t uni dades, desper di ci ando pr eci osos
pat rimonios de la experiencia f ísica. La ext ensa t area que le f ue
conf i ada por l os M ayor es de l a Espi r i t ual i dad Super i or , f ue
reducida a simples t ent at ivas de t rabajo que no se consumó. Todo
el apar at o gást r i co f ue dest r ui do a causa de excesos en l a
al i ment aci ón y bebi das al cohól i cas, apar ent ement e si n
impor t ancia. La síf ilis, devoró sus energías esenciales. Como ve,
el suicidio es incont est able.
M edi t é en l os pr obl emas de l os cami nos humanos,
ref l exionando sobre las opor t unidades perdidas. En la vida hu-
mana, conseguía ajustar numerosas máscaras al rostro, tallándolas
conf or me a las situaciones. Por lo demás, en otro tiempo no podía
suponer que se me pedirían cuent as de simples episodios, que
me había acost umbrado a considerar como hechos sin mayor
signif icado. H abía concept uado, hast a allí, los er rores humanos,
según los precept os de la criminología. Todo acont ecimient o in-
signif icant e, ext raño a los códigos, ent raría en la relación de los
f enómenos nat urales. Pero, ahora, se me present aba ot ro sist e-
ma de veri f i caci ón de l as f al t as comet i das. N o me enf rent aba
con t ribunales de t ort ura, ni me sorprendían abismos inf ernales;
32 N uestr o H ogar
empero, benef act ores sonrient es me coment aban las debilidades
como quien cuidadeun niño desorientado, lejos delos cuidados pater-
nos. No obstante, aquel interésespontáneo, heríami vanidad dehombre.
Tal vez si hubierasido visitado por figuras diabólicasquemetorturasen,
con los tridentes en las manos, hallase fuerzas para encontrar la derrota
menos amarga. Aún así, labondad exuberantedeClarencio, lainf lexión
de ternura del médico, la calma fraternal del enfermero, me penetraban
profundamente el Espíritu. No me dilaceraba el deseo de reacción; me
dolía la vergüenza. ¡Y lloré! Con el rostro entre las manos, cual un niño
contrariado e infeliz, me puse a sollozar con un dolor que me parecía
irremediable. No era posible entrar en desacuerdo. Enrique de Luna
hablabacon sobradasrazones. Por f in, ahogando losimpulsosvanidosos,
reconocí laextensión demisliviandadesdeotrostiempos. Lafalsanoción
de la dignidad personal cedía terreno a la justicia. Ante mi visión espiri-
tual, ahora sólo existía una realidad torturante: era verdaderamente un
suicida, había perdido la preciosa oportunidad de la experiencia huma-
na; no pasaba de ser un náufrago a quien se recogía por caridad.
Entonces el generoso Clarencio, sentándose en el lecho a mi
lado, acarició paternalmente mis cabellos y dijo conmovido:
–¡Oh, hijo mío, no te af lijas tanto! Te busqué atendiendo a la
intercesión de los que te aman desde planos más altos. Tus lágrimas
alcanzan asuscorazones. ¿No deseasserlesgrato manteniéndotetranquilo
en el examen de tus propias faltas? En verdad, tu posición es la del
suicida inconsciente; pero es necesario reconocer que centenares de
criaturasseausentan diariamentedelaTierraen lasmismascondiciones.
Cálmate, pues. Aprovecha los tesoros del arrepentimiento; guarda la
bendición del remordimiento, aunque tardío, si n ol vi dar que l a
af l i cci ón no resuel ve l os pr obl emas. Conf ía en el Señor y en
nuest ra dedicación f rat ernal. Sosiega t u alma pert urbada, pues
muchos de nosot ros hemos deambulado, igualment e, en ot ros
t iempos por t us caminos.
Ant e la generosidad que t raducían sus palabras, sumergí la
cabeza en su pecho pat ernal y lloré largament e…
33 N uestr o H ogar

R ecibiendoasistencia
–¿Es ust ed el prot egido de Clarencio?
La pregunt a la hacía un joven de singular y dulce expresión.
Con un gran bolso pendient e de la mano, como si llevara
pert rechos de asist encia, me dirigía una acogedora sonrisa. Ant e
mi respuest a af ir mat iva, se most ró sat isf echo y, con ademanes
f rat ernos, agregó:
–Soy Lisias, su her mano. Mi direct or, el asist ent e Enrique
de Luna, me designó para ser virlo, mient ras necesit e t rat amient o.
–¿Es enf er mero? – indagué.
–Soy visit ador de los Ser vicios de Salud. Como t al, no sólo
coopero en la enf er mería, sino que t ambién señalo necesidades
de socor ro o provi denci as que se ref i eran a enf er mos r eci én
l l egados.
N ot ando mi sorpresa, explicó:
–En mis condiciones hay numerosos ser vidores en N uest r o
H ogar. El amigo acaba de ingresar en nuest ra colonia y, nat ural-
ment e, ignora la amplit ud de nuest ros t rabajos. Para que t enga
una idea, bast a decir que aquí, en la sección en la que se encuent ra,
exist en más de mil enf er mos espirit uales, y t enga en cuent a que
ést e es uno de l os menor es edi f i ci os de nuest r o par que
34 N uestr o H ogar
hospi t al ari o.
–¡Todo eso es maravilloso! – exclamé.
A di vi nando que mi s obser vaci ones t endían al el ogi o
espont áneo, Lisias se levant ó de la polt rona en la que se había
sent ado y comenzó a auscult ar me at ent ament e, impidiendo mi
agradeci mi ent o verbal .
–La zona de sus int est inos, present a lesiones serias con
vest i gi os muy exact os del cáncer; l a regi ón del hígado revel a
di l aceraci ones; l a de l os ri ñones demuest ra caract eríst i cas de
agot amient o premat uro.
Sonriendo, bondadoso, agregó:
–¿El her mano sabe lo que signif ica est o?
–Sí –cont est é–, el médico me lo aclaró ayer, explicando
que debo esos dist urbios a mí mismo…
Reconociendo el desalient o de mi conf esión ret icent e se
apresuró a consolar me:
–En el gr upo de ochent a enf er mos a qui enes debo dar
asi st enci a di ar i a, ci ncuent a y si et e se encuent r an en sus
condiciones. Tal vez ust ed ignore que t enemos por aquí a los
mut ilados. ¿Pensó en eso? ¿Sabe que el hombre imprevisor que
usó sus ojos para el mal, comparece aquí con las órbit as vacías?
¿Qué el malhechor, int eresado en ut ilizar el don de la locomoción
f ácil en act os criminales, experiment a la desolación de la parálisis,
cuando no es recogido absolut ament e sin piernas? ¿Qué los po-
bres obsesos en las aberraciones sexuales acost umbran a llegar
en ext rema locura?
Advirt iendo mi nat ural perplejidad, prosiguió:
–N uest r o H ogar no es est anci a de Espíri t us propi ament e
vict oriosos, si conf erimos al t ér mino su razonable acepción. So-
35 N uestr o H ogar
mos f elices, porque t enemos t rabajo; y la alegría vive en cada
rincón de la colonia porque el Señor no nos ret iró el pan bendit o
del ser vi ci o.
Aprovechando una larga pausa, exclamé sensibilizado:
–Cont i núe ami go mío, i l úst reme. M e si ent o al ivi ado y
t ranqui l o. ¿N o será est a regi ón un depar t ament o cel est i al de
l os el egi dos?
Lisias sonrió y me explicó:
–Recordemos l a ant i gua enseñanza que se ref i ere a que
muchos serán l os l l amados y pocos l os escogi dos en l a Ti erra.
Y dejando vagar su mirada por el horizont e lejano, como
f ijando experiencias de sí mismo en el archivo de las recordaciones
más ínt imas, acent uó:
–L as rel i gi ones en el Pl anet a, convocan a l as cri at uras al
banquet e cel est i al . En sana conci enci a, nadi e que se haya apro-
xi mado un día a l a noci ón de D i os puede al egar i gnoranci a en
ese par t i cul ar. Es i ncont abl e el número de l os l l amados, ami go
mío; pero, ¿en donde est án l os que at i enden a l a l l amada? Con
r ar as excepci ones, l a masa humana pr ef i er e acceder a ot r o
género de i nvi t aci ones. Gast a sus posi bi l i dades en l os desvíos
del bi en; se agrava con sus capri chos y el i mi na el cuerpo f ísi co
a gol pes de i rref l exi ón. Resul t ado: mi l l ares de cri at uras se ret i ran
di ar i ament e de l a esf er a de l a car ne en dol or oso est ado de
i ncompr ensi ón. Enor mes mul t i t udes de Espíri t us andan er ran-
t es en t odas di r ecci ones en l os cír cul os i nmedi at os a l a
superf i ci e pl anet ari a, const i t ui das de l ocos, enf er mos e i gno-
r ant es.
N ot ando mi admiración int errogó:
–Por vent ura, ¿acaso cr eía que l a muer t e del cuer po nos
conduci ría a pl anos mi l agrosos? Somos compel i dos al t rabaj o
áspero, a ser vi ci os pesados y no bast a eso. Si t enemos débi t os
36 N uestr o H ogar
en el pl anet a, por más al t o que ascendamos, es i mpresci ndi bl e
vol ver, para rect i f i car, l avando el rost ro en el sudor del mundo,
desat ando cadenas de odi o y sust i t uyéndol as por l azos sagra-
dos de amor. N o sería j ust o i mponer a ot ro l a t area de l i mpi ar
el campo que sembramos de espi nas con nuest ras propi as ma-
nos.
Moviendo la cabeza, agregaba:
–En el caso de l os “ muchos l l amados” , queri do mío. El
Señor no ol vi da a hombre al guno; si n embargo, son rarísi mos
l os hombres que l e recuerdan.
Abr umado con el r ecuerdo de mi s propi os er rores, ant e
t an grandes noci ones de responsabi l i dad i ndi vi dual , obj et é:
–¡Cuán per verso f ui!
Con t odo, ant es de que me ext endi ese en ot r as excl a-
maci ones, el vi si t ador col ocó l a di est ra cari ñosa en mi s l abi os,
mur mur ando:
–¡Cál l ese! M edi t emos en el t r abaj o a hacer . E n el
arrepent imient o verdadero es preciso saber hablar, para cons-
t r uir de nuevo.
Enseguida, me aplicó pases magnét icos, cuidadosament e.
H aciendo las curaciones en la zona int est inal aclaró:
–¿N o obser va el t rat amient o especializado de la zona can-
cerosa? Pues anót elo bien: t oda medicina honest a es ser vicio de
amor, act ividad de socorro just o; mas el t rabajo de curación es
pecul i ar a cada Espír i t u. H er mano mío, ust ed ser á t r at ado
cariñosament e, se sent irá f uert e como en los t iempos más bellos
de su juvent ud t errest re, t rabajará mucho y creo que llegará a ser
uno de los mejores colaboradores en N uest r o H ogar ; ent ret ant o,
la causa de sus males persist irá en sí mismo, hast a que se deshaga
de los gér menes de per versión de la salud divina, que agregó a
37 N uestr o H ogar
su cuerpo sut il por descuido moral y por el deseo de gozar más
que los ot ros. La car ne t er rest re, de la que abusamos, es t ambién
el campo bendit o donde conseguimos realizar f r uct íf eras labo-
res de curación radical cuando per manecemos at ent os al just o
deber.
Medit é sobre aquellos concept os, ponderé la bondad divi-
na y en una exalt ación de sensibilidad, lloré copiosament e.
L i si as t er mi nó el t rat ami ent o del día con ser eni dad y di j o:
–Cuando las lágrimas no se originan en la rebeldía, siempre
const i t uyen un r emedi o depur ador . L l or e, ami go mí o.
D esahogue el corazón. Y bendi gamos a aquel l as beneméri t as
organi zaci ones mi croscópi cas que son l as cél ul as de l a carne
en l a Ti er r a. Tan humi l des y t an preci osas, t an det est adas y t an
subl i mes por el espíri t u de ser vi ci o. Si n el l as, que nos of r ecen
t empl o para l a rect i f i caci ón, ¿cuánt os mi l eni os gast aríamos en
l a i gnoranci a?
H abl ando así, acari ci ó cari ñosament e mi f rent e abat i da y
se despi di ó con un óscul o de amor.
38 N uestr o H ogar

Preciosoaviso
Al día si gui ent e, después de l a oraci ón del crepúscul o,
Clarencio me procuró en compañía del at ent o visit ador.
I r r adi ando gener osi dad en su f i sonomía, me pr egunt ó
abrazándome:
–¿Cómo est á? ¿Un poco mejor?
Esbocé el gest o del enf er mo que se ve acari ci ado en l a
Tier ra, ablandando las f ibras emot ivas. En el mundo, a veces, el
cariño f rat er no es mal int erpret ado. Obedeciendo al viejo vicio,
comencé a explicar me, mient ras los dos benef act ores se sent aban
cómodament e a mi lado:
–N o puedo negar que est oy mejor; no obst ant e suf ro in-
t ensament e muchos dol or es en l a zona i nt est i nal y ext r añas
sensaciones de angust ia en el corazón. N unca supuse que f uese
capaz de t amaña resist encia, mi amigo. ¡Ah! ¡Qué pesada ha sido
mi cr uz!… Ahora que puedo coordinar mis ideas, creo que el
dolor me aniquiló t odas las f uerzas disponibles…
Clarencio oía con at ención demost rando gran int erés por
mis lament aciones y sin el menor gest o que denunciase el pro-
pósi t o de i nt er veni r en el asunt o. A ni mado por esa act i t ud
cont i nué:
–A demás mi s suf r i mi ent os mor al es son enor mes e
39 N uestr o H ogar
i nenar rabl es. Amai nada l a t or ment a ext eri or con l os socor ros
reci bi dos vuel vo ahora a l as t empest ades ínt i mas. ¿Qué habrá
si do de mi esposa y de mi s hi j os? ¿H abrá consegui do mi pri mo-
géni t o progresar de acuerdo con mi vi ej o i deal ? ¿Y l as hi j i t as?
M i desvent urada Cel i a muchas veces af i r mó que mor i r ía de
nost al gi a, si un día yo l e f al t ase. ¡Admi rabl e esposa! Aún si ent o
sus l ágri mas de l os úl t i mos moment os. N o sé desde cuando
est oy vi vi endo l a pesadi l l a de est a di st anci a… Cont i nuas
di l aceraci ones me robaron l a noci ón del t i empo. ¿D ónde est a-
rá mi pobre compañera? ¿L l orando j unt o a l as ceni zas de mi
cuerpo o en al gún ri ncón obscuro de l as regi ones de l a muert e?
¡O h, mi dol or es muy amar go! ¡Qué t er r i bl e dest i no el del
hombre apegado a l a devoci ón de l a f ami l i a! ¡Creo que pocas
cr i at ur as habr án suf r i do t ant o como yo!… En el pl anet a,
vi ci si t udes, desengaños, enf er medades, i ncompr ensi ones y
amargur as, di sf r ut ando escasas not as de al egría. D espués l os
suf ri mi ent os de l a muert e del cuerpo… Ensegui da ¡l os mart i ri os
de más al l á del t úmul o! Ent onces, ¿qué será l a vi da? ¿Sucesi va
secuenci a de mi ser i as y l ágr i mas? ¿N o habr á r ecur sos par a
cosechar l a paz? Por más que desee af i r mar me en el opt i mi smo,
si ent o que l a noci ón de i nf el i ci dad me bl oquea el Espíri t u como
t er ri bl e cárcel del corazón. ¡Qué desvent ur ado dest i no, oh ge-
neroso benef act or!…
L l egada a esa al t ura el vendaval de mi s quej as conduj era
mi barco ment al al océano ext enso de las lágrimas.
Con t odo eso, Cl arenci o se l evant ó sereno y habl ó si n
af ect aci ón:
–Ami go mío, ¿verdaderament e, desea ust ed l a curaci ón
espi r i t ual ?
Ant e mi gest o af ir mat ivo, cont inuó:
–A pr enda ent onces a no habl ar excesi vament e de sí
40 N uestr o H ogar
mi smo, ni coment e su propi o dol or. L a l ament aci ón denot a
enf er medad ment al y enf er medad de cur so l abor i oso y
t r at ami ent o di f íci l . Es i mpr esci ndi bl e cr ear pensami ent os
nuevos y di sci pl i nar l os l abi os. Sol ament e consegui r emos
equi l i bri o, abri endo el cor azón al Sol de l a D ivi ni dad. Cl asi f i car
el esf uerzo necesari o como i mposi ci ón apl ast ant e, vi sl umbrar
padeci mi ent os donde hay l ucha edi f i cant e, suel e i dent i f i car
i ndeseabl e ceguera del al ma. Cuant o más ut i l i ce el verbo para
di l at ar co n si der aci o n es do l o r o sas en el cí r cul o de l a
personal i dad, más duros se vol verán l os l azos que l o at an a
mezqui nas r ecor daci ones. El mi smo Padr e que vel a por su
persona, of reci éndol e t echo generoso, en est a casa, at enderá a
sus pari ent es t er r est res. D ebemos t ener nuest ro gr upo f ami l i ar
como sagr ada const r ucci ón, per o si n ol vi dar que nuest r as
f ami l i as son secci ones de l a Fami l i a Uni versal , baj o l a D i recci ón
D i vi na. Est aremos a su l ado para resol ver l as di f i cul t ades pre-
sent es y est r uct urar proyect os f ut uros, pero no di sponemos de
t i empo par a vol ver a l as zonas est ér i l es de l a l ament aci ón.
Además, t enemos en est a col oni a el compromi so de acept ar el
t rabaj o más áspero como bendi ci ón de real i zaci ón, consi de-
rando que l a Provi denci a desborda amor, mi ent ras nosot ros
vivi mos cargados de onerosas deudas. Si desea per manecer en
est a casa de asi st enci a, aprenda a pensar con j ust eza.
En ese ínt erin, se me secara el llant o y llamado al orden
por el generoso i nst r uct or, asumí ot ra act i t ud, aunque est aba
avergonzado de mi debilidad.
–¿N o di sf r ut aba ust ed en l a car ne – prosi gui ó Cl arenci o
bondadosament e – l as vent aj as nat ural es consecuenci a de l as
buenas si t uaci ones? ¿N o est i maba l a obt enci ón de recursos l í-
ci t os, ansi oso de ext ender benef i ci os a l os seres amados? ¿N o
se i nt er esaba por l as r emuner aci ones j ust as, l as expr esi ones
conf ort abl es con posi bi l i dades de at ender a l a f ami l i a? Aquí el
41 N uestr o H ogar
programa no es di f erent e. Apenas di f i eren l os det al l es. En l os
círcul os carnal es pri van l a convenci ón y l a garant ía monet ari a;
aquí el t r abaj o y l as adqui si ci ones def i ni t i vas del Espír i t u
i nmort al . El dol or, para nosot ros, si gni f i ca posi bi l i dad de enri -
quecer el al ma; l a l ucha const i t uye el cami no par a l a di vi na
real i zaci ón. ¿Comprendi ó l a di f erenci a? L as al mas débi l es, ant e
el ser vi ci o, se acuest an para quej arse ant e l os que pasan; pero,
l as f uer t es reci ben el ser vi ci o como pat ri moni o sagr ado, en cuya
ej ecuci ón se preparan, cami no a l a perf ecci ón. N adi e l e conde-
na l a saudade j ust a, ni pr et ende est ancar su f uent e de
sent i mi ent os subl i mes. Además, convi ene not ar que el l l ant o
de l a desesperaci ón no edi f i ca el bi en. Si en verdad ama a su
f ami l i a t errest re, es necesario que t enga buen ánimo para serle
út i l .
Se hizo una larga pausa. La palabra de Clarencio me eleva-
ra a ref lexiones más sanas.
Mient ras medit aba en la sabiduría de la valiosa advert encia,
mi benef act or, cual padre que ol vi da l a l i vi andad de l os hi j os
par a comenzar de nuevo l a l ecci ón, con ser eni dad, vol vi ó a
pregunt ar me con una bella sonrisa:
–Ent onces, ¿cómo se sient e? ¿Mejor?
Cont ent o por sent ir me disculpado y a la manera de la cri-
at ura que desea aprender, respondí conf ort ado:
–Est oy mucho mej or, par a comprender más l a Vol unt ad D i -
vina.
42 N uestr o H ogar

ExplicacionesdeL isias
Se repitieron las visitas periódicas de Clarencio y la atención
diaria de Lisias.
A medida que procuraba habituar me a los nuevos deberes,
sensaciones de desahogo aliviaban mi corazón. Disminuyeron los
dolores y los impedimentos de f ácil locomoción. Pero notaba que
los recuerdos f uertes de los f enómenos f ísicos, me hacían volver a
sentir la angustia, el recelo por lo desconocido, y la molestia de la
inadaptación. A pesar de todo encontraba más seguridad en mí
mismo.
Ahora, me deleitaba contemplando los vastos horizontes
asomado a las espaciosas ventanas. Sobretodo me impresionaban
los aspectos de la Naturaleza. Casi todo, era una mejorada copia de
la Tierra. Colores más ar moniosos, substancias más delicadas. El
suelo estaba cubierto de vegetación. Grandes árboles, abundantes
pomares y jardines deliciosos. Se diseñaban montes coronados de
luz a continuación de la planicie, donde reposaba la colonia. Todos
los departamentos aparecían cultivados con esmero. A pequeña dis-
tancia, se elevaban graciosos edif icios. Se alineaban en espacios re-
gulares exhibiendo diversas f or mas. Ninguno sin f lores a la entrada,
destacándose algunas casitas encantadoras, cercadas por muros de
hiedra, donde dif erentes rosas se abrían aquí y allá adornando el
verde de vari ados cambi ant es. Aves de pl umaj es pol i cromos
43 N uestr o H ogar
cruzaban los aires y, de cuando en cuando, se posaban agr upadas en
las torres blancas que se levantaban rectilíneas, recordando lirios
gigantescos elevándose al cielo.
Desde las grandes ventanas obser vaba lleno de curiosidad el
movimiento del parque. Extremadamente sorprendido, identif icaba
animales domésticos, entre los f rondosos árboles alineados al f ondo.
En mis luchas introspectivas me perdía en indagaciones de
toda suerte. No conseguía comprender la multiplicidad de f or mas
anál ogas a l as del pl anet a, consi derando l a ci rcunst anci a de
encontrar me en una esf era propiamente espiritual.
Lisias, el compañero amabledetodoslosdías, no meregateaba
explicaciones.
–La muerte del cuerpo no conduce al hombre a situaciones
milagrosas, decía. Todo proceso evolutivo implica gradación. Hay
múlt iples regiones para los desencarnados, t al y como exist en
innumerables y sorprendentes planos para las criaturas envueltas en
la carne terrestre. Almas y sentimientos, f or mas y cosas, obedecen
a principios de desenvolvimiento natural y de justa jerarquía.
Entretanto, me preocupaba per manecer allí, en un parque de
salud, desde hacía muchas semanas, sin haber recibido la visita
siquiera de un conocido del mundo. Después de todo no había sido
yo el único de mi círculo que había descif rado el enigma de la sepul-
tura. Mis padres me habían antecedido en la gran jornada. Varios
amigos, en otro tiempo, me habían precedido. ¿Por qué, entonces,
no aparecían en aquella habitación de enf er medad espiritual, para
conf ortamiento de mi corazón dolorido? Me bastaría con algunos
momentos de consuelo.
Un día no pude contenerme y pregunté al solícito visitador:
–Mi querido Lisias, ¿creeposibleel encuentro aquí con aquellos
que nos antecedieron en la muerte del cuerpo f ísico?
44 N uestr o H ogar
–¿Cómo no? ¿Acaso piensa que está olvidado?
–Sí. ¿Por qué no me visitan?En la Tierra siempre conté con la
abnegación materna. Pero hasta ahora mi madre no ha dado señales
de vida. Mi padre, igualmente, hizo el gran viaje tres años antes de mi
traspaso.
–Pues sepa que su madre – esclareció Lisias – le ha ayudado
día y noche, desde la crisis que antecedió a su venida. Cuando cayó
en cama para abandonar el capullo terrestre, se duplicó el interés
maternal hacia usted. Tal vez no sepa aún que su permanencia en las
esferas inf eriores duró más de ocho años consecutivos. Ella jamás se
desanimó. I ntercedió muchas veces en N uestr o H ogar a su f avor. Rogó
l os buenos of i ci os de Cl ar enci o, que comenzó a vi si t ar l o
f recuentemente, hastaqueel médico vanidoso delaTierra, seapartase
un tanto, para dar lugar a que apareciera el hijo de los Cielos.
¿Comprendió?
Yo tenía los ojos húmedos. I gnoraba el número de años que
llevaba distanciado de la Tierra. D eseé conocer los procesos de
protección imperceptible, pero no lo conseguí. Mis cuerdas vocales
estaban entorpecidas, con un nudo de lágrimas represadas en el
corazón.
–El díaqueusted oró con todasu alma– prosiguió el enfermero
visitador –, cuando comprendió que todo en el Universo pertenece al
Padre Sublime, su llanto era dif erente. ¿No sabe que hay lluvias que
destruyen y lluvias que vivif ican? Con las lágrimas también es así. Es
lógico que el Señor no espere nuestros ruegos para amarnos; no
obstante, es indispensable que nos coloquemos en deter minada
posición receptiva con el f in de comprender su inf inita bondad. Un
espejo empañado no ref leja la luz. Desde luego, el Padre no necesita
de nuestras penitencias, pero es necesario convenir que las penitencias
nosprestan óptimosservicios. ¿Entendió?Clarencio no tuvo dif icultad
alguna en localizarlo, atendiendo a las súplicas de la autora de sus días
45 N uestr o H ogar
en la Tierra; pero usted demoró mucho en encontrar a Clarencio. Y
cuando su madrecita supo que el hijo había rasgado los velos obscu-
ros con el auxilio de la oración, lloró de alegría, según me contaron…
–¿Y dónde está mi madre? –exclamé, f inalmente. ¡Si me es
permitido, quisiera verla, abrazarla, arrodillarme a sus pies!
–No vive en N uestr o H ogar, aclaró Lisias. Habita esf eras más
altas donde trabaja no solamente por usted.
Observando mi desaliento, agregó f raternalmente:
–Vendrá a verlo, por cierto, antes de lo que pensamos. Cuando
alguien desea algo ardientemente, ya se encuentra en camino de su
realización. Tiene usted mismo la lección en su propio caso. Durante
años seguidos rodó como una pluma experimentando miedo, triste-
zas, desilusiones. Mas cuando mentalizó f irmemente la necesidad de
recibir el auxilio divino, dilató el tono vibratorio de la mente y alcanzó
la visión y el socorro.
Con los ojos brillantes, alentado por las aclaraciones recibidas,
exclamé con resolución:
–Desearé entonces con todas mis f uerzas que ella venga… Y
ella ¡vendrá!
Lisias sonrió con inteligencia, y, como quien previene con
generosidad, afirmó al despedirse:
–Con todo, conviene no olvidar, que la realización noble exige
tres requisitos f undament ales a saber : primero, desear; segundo,
saber desear; y t ercero, merecer; o en ot ros t ér minos, volunt ad
act iva, t rabajo persist ent e y merecimient o just o.
El visit ador cr uzó la puer t a de salida, sonrient e, mient ras
yo me det enía silencioso, a medit ar en el ext enso programa f or-
mulado en t an pocas palabras.
46 N uestr o H ogar

Organización deservicios
Transcurridas algunas semanas de tratamiento activo, salí
por primera vez, en compañía de Lisias.
El espectáculo de las calles me impresionó. Amplias aveni-
das adornadas de árboles f rondosos. Aire puro y atmósf era de pro-
f unda tranquilidad espiritual. N o existía señal alguna de inercia o
de ociosidad, pues las vías públicas estaban repletas. N umerosas
entidades iban y venían. Algunas parecían situar la mente en luga-
res distantes, pero otras me dirigían miradas acogedoras. En vista
de las sorpresas que surgían sin inter r upción, mi compañero se
esmerabaen orientar me. Percibiendo mis íntimas conjeturas, aclaró
sol íci t o.
–Estamos en la sede del Ministerio de Auxilio. Todo lo que
vemos, edif icios y casas residenciales, representan instituciones y
ref ugios adecuados a la tarea de nuestra jurisdicción. Aquí residen
los orientadores, los operarios y otros ser vidores de la misión. En
est a zona se at i ende a l os enf er mos, se oyen r ogat i vas, se
seleccionan oraciones, se preparan reencarnaciones terrestres, se
organizan gr upos de socor ro para los habitantes del Umbral o para
los que lloran en la Tierra, y se estudian soluciones para todos los
procesos que originan suf rimiento.
Entonces, ¿hay en N uestro H ogar un Ministerio de Auxilio?
–pregunté.
47 N uestr o H ogar
–¡Cómo no! N uestros ser vicios son distribuidos por una
organización que se perf ecciona día a día bajo la orientación de
aquellos que presiden nuestros destinos.
Fijando en mí sus lúcidos ojos prosiguió:
–¿N o havisto, en los actos deoración, anuestro Gobernador
Espiritual rodeado de setenta y dos colaboradores? Pues son los
Ministros de N uestr o H ogar. La colonia, que es esencialmente de
trabajo y realización, se divide en seis Ministerios, orientados cada
cual por doce ministros. Tenemos los Ministerios de Regeneración,
de Auxilio, de Comunicaciones, de Esclarecimiento, de Elevación
y de Unión D ivina. Los cuatro primeros nos aproximan a las esf e-
ras terrestres y los dos últimos, nos unen al plano superior, pues
nuestra ciudad espiritual es una zona de transición. Los ser vicios
más ordinarios se localizan en el Ministerio de Regeneración, y los
más sublimes en el de la Unión D ivina, Clarencio, nuestro jef e y
amigo, es uno de los Ministros de Auxilio.
Valiéndome de la pausa natural, exclamé conmovido:
–¡Oh! ¡N unca pude imaginar la posibilidad de que existieran
organizaciones tan completas después de la muerte del cuerpo
f ísico!…
–Sí –aclaró Lisias–, el velo de la ilusión es muy denso en
l os cír cul os car nal es. E l hombr e vul gar i gnor a que t oda
manif est ación de orden, en el mundo, procede del plano superi-
or. La nat uraleza agrest e se t ransf or ma en jardín, cuando es ori-
entada por la mente del hombre, y el pensamiento humano, salvaje
en l a cr i at ur a pr i mi t iva, se t r ansf or ma en pot enci al creador,
cuando es i nspi rado por ment es que f unci onan en l as esf eras
más alt as. N inguna organización út il se mat erializa en la superf icie
t er rest re sin que sus rayos iniciales hayan par t ido de lo alt o.
–Pero N uest r o H ogar ¿t endrá igualment e una hist oria, como
las grandes ciudades planet arias?
48 N uestr o H ogar
–Si n duda. L os pl anos veci nos a l a esf era t errest re poseen
i gual ment e su nat ur al eza específ i ca. N uest r o H ogar es una
f undaci ón de port ugueses di st i ngui dos, desencarnados en Bra-
si l , en el si gl o X V I . A l pr i nci pi o l a l ucha f ue enor me y
exhaust i va, según const a en l os ar chi vos del M i ni st er i o de
Escl areci mi ent o. H ay subst anci as ásperas en l as zonas i nvi si bl es
a l a Ti erra, así como en l as regi ones que se caract eri zan por l a
mat eri a grosera. Aquí exi st en t ambi én enor mes ext ensi ones de
pot enci al i nf er i or , t al como hay en el pl anet a, gr andes
ext ensi ones de nat ur al eza r uda y si n ci vi l i zar. L os pr i meros
t rabaj os f ueron desal ent adores aun para l os espíri t us f uer t es.
D onde se congr egan hoy vi br aci ones del i cadas y nobl es y
edi f i ci os de f i na const r ucci ón, se mezcl aban not as pri mi t ivas
de sal vaj es del país con l as const r ucci ones i nf ant i l es en sus
ment es r udi ment ari as. Pero l os f undadores no se desani maron.
Prosi gui eron en l a obra copi ando l os esf uerzos de l os europeos
que l l egaban d l a esf era mat eri al , apenas con l a di f erenci a de
que al l á empl eaban l a vi ol enci a, l a guer r a y l a escl avi t ud,
mi ent ras que aquí er an empl eados en el ser vi ci o perseverant e,
l a sol i dari dad f rat ernal y el amor espi ri t ual .
A esa alt ura alcanzamos una plaza de maravillosos con-
t or nos, ost ent ando ext ensos jardines. En el cent ro de la plaza, se
erguía un palacio de magnif icent e belleza coronado de t orres
soberanas, que se perdían en el cielo.
–Los f undadores de la colonia comenzaron sus esf uerzos
part i endo de aquí, donde se l ocal i za l a Gobernaci ón– di j o el
vi si t ador.
Señalando el palacio, cont inuó:
–Tenemos en est a plaza, el punt o de convergencia de los
sei s mi ni st eri os a l os que me ref erí. Todos comi enzan en l a
Gobernación, ext endiéndose en f or ma t riangular.
49 N uestr o H ogar
Y, con respet o coment ó:
–Al l í vive nuest ro abnegado ori ent ador. En l os t rabaj os
administ rat ivos ut iliza la colaboración de t res mil f uncionarios,
pero él es el t rabaj ador más i nf at i gabl e y más f i el que t odos
nosot ros reunidos. Los Minist ros acost umbran hacer excursiones
por ot r as esf er as r enovando sus ener gías y val or i zando sus
conoci mi ent os. N osot r os, gozamos de ent r et eni mi ent os
habit uales, pero el Gobernador nunca dispone de t iempo para
eso. Se pr eocupa de que descansemos, nos obl i ga a t omar
vacaci ones peri ódi cas, mi ent ras que él casi nunca reposa, ni
siquiera en las horas de sueño. Me parece que la gloria para él es
el ser vicio perenne. Bast a recordar que est oy aquí desde hace
cuarent a años y que, con excepción de las asambleas ref erent es
a las oraciones colect ivas, rara vez lo he vist o en f est ividades
públicas. Su pensamient o, por t ant o, abarca t odos los círculos de
ser vicio y su asist encia cariñosa a t odo y a t odos alcanza.
D espués de larga pausa, el enf er mero amigo acent uó:
–N o hace mucho se conmemoró el 114° aniversario de su
magníf ica dirección.
Lisias calló evidenciando conmovida reverencia, mient ras
yo a su lado cont emplaba respet uoso las maravillosas t orres que
parecían cor t ar el f ir mament o…
50 N uestr o H ogar

El problema delaalimentación
Embelesado con la visión de los jardines prodigiosos, pedí
al dedicado enf er mero que descansáramos algunos minut os en
un banco próximo. Lisias accedió de buen grado.
Agradable sensación de paz disf r ut aba mi Espírit u. Capri-
chosos chorros de agua de colores zigzagueaban en el aire f or-
mando f iguras encant adoras.
–Quien obser ve est a colmena de ser vicio –ponderé– se ve
inducido a examinar numerosos problemas. ¿Y el abastecimiento?
N o t engo not icias de un Minist erio de Economía.
–A nt i guament e –expl i có el paci ent e i nt er l ocut or – l os
ser vicios de esa nat uraleza asumían caract eres más dest acados.
Pero, el act ual Gober nador decidió at enuar t odas las expresiones
de vida, que nos recordasen los f enómenos purament e mat eriales.
L as act ivi dades de abast eci mi ent o, quedar on así r educi das a
si mpl e ser vi ci o de di st ri buci ón, baj o el cont r ol di r ect o de l a
Gobernación. Por lo demás, est a medida const it uyó una de las
disposiciones más benef iciosas. Ref ieren los anales que la colonia,
hace más de un si gl o, l uchaba con ext remas di f i cul t ades para
adapt ar a l os habi t ant es a l as l eyes de l a si mpl i ci dad. Muchos
recién llegados a N uest r o H ogar duplicaban sus exigencias. Querían
mesas abundant es y bebidas excit ant es, evocando los viejos vicios
ter restres. Solamente el Ministerio de la Unión D ivina per maneció
51 N uestr o H ogar
inmune a t ales abusos, por las caract eríst icas que le son propias;
no obst ant e, los demás vivían sobrecargados de angust iosos pro-
blemas de ese orden. Pero el Gobernador act ual no escat imó
esf uerzos. Tan pront o como asumió las obligaciones administ ra-
t ivas, adopt ó disposiciones just as. Ant iguos misioneros de aquí
me pusieron al cor rient e de curiosos acont ecimient os. Me dijeron
que a pet i ci ón de l a G ober naci ón, v i ni er on dosci ent os
i nst r uct ores de una esf era más el evada, a f i n de sumi ni st r ar
nuevos conocimient os, sobre la ciencia de la respiración y de la
absorci ón de pri nci pi os vi t al es de l a at mósf era. Se real i zaron
numerosas asambleas. Algunos colaboradores t écnicos de N uest r o
H ogar se manif est aron cont rarios alegando que la ciudad es de
t r ansi ci ón y que no ser ía j ust o, ni posi bl e, desambi ent ar
i nmedi at ament e a l os hombr es desencar nados, medi ant e
exigencias de ese t enor, sin grave peligro para sus organizaciones
espirit uales. A pesar de t odo, el Gober nador no se desanimó.
Prosi gui eron l as reuni ones, l as provi denci as y l as act i vi dades
durant e t reint a años consecut ivos. Algunas ent idades eminent es
l l egar on a f or mul ar pr ot est as de car áct er públ i co en sus
reclamaciones. Por más de diez veces el Minist erio de Auxilio
estuvo abarrotado de enf ermos que se conf esaban víctimas del nuevo
sistema de alimentación def iciente. En esos períodos, los opositores
de l a r educci ón mul t i pl i caban acusaci ones. Si n embar go, el
Gobernador, jamás castigó a ninguno. Convocaba a los adversarios
de la medida, a la sede del gobierno y les exponía, paternalmente, los
proyectos y f inalidades del régimen; destacaba la superioridad de los
métodos de espiritualización, f acilitando a los más rebeldes enemigos
del nuevo proceso variadas excursiones de estudio, en planos más
elevados que el nuestro, ganando así, mayor número de adeptos.
Ante una pausa prolongada, reclamé int eresado:
–Cont i núe por f avor, queri do Li si as. ¿Cómo t er mi nó l a
l ucha edi f i cant e?
52 N uestr o H ogar
–D espués de v ei nt i ún años de per sev er ant es
demost raci ones por part e de l a Gobernaci ón, se l e adhi ri ó el
M i ni st er i o de E l evaci ón, que pasó a abast ecer apenas l o
indispensable. Pero no sucedió lo mismo con el Minist erio de
Esclarecimient o, que demoró mucho en asumir su compromiso
con mot ivo de los numerosos Espírit us dedicados a las ciencias
mat emát icas que allí t rabajaban. Eran ellos los más obst inados
adver sar i os. M ecani zados por l os pr ocesos de pr ot eínas y
carbohidrat os, imprescindibles a los cuerpos f ísicos, no cedían
t er r eno en sus concepci ones. Semanal ment e envi aban al
Gober nador l ar gas obser vaci ones y adver t enci as repl et as de
análisis y numeraciones, llegando a veces hast a la impr udencia.
N o obst ant e, el viejo gober nant e nunca act uó por sí solo. Solicit ó
la asist encia de nobles ment ores que nos orient an a t ravés del
Minist erio de Unión D ivina y jamás dejó el más humilde bolet ín
de sol i ci t ud y acl araci ón si n un mi nuci oso examen. Mi ent ras
argument aban los cient íf icos y la Gobernación, se produjeron
pel i gr osos di st ur bi os en el ant i guo D epar t ament o de
Regeneración, hoy t ransf or mado en Minist erio. Envalent onados
por l a r ebel dí a de l os cooper ador es del M i ni st er i o de
Escl ar eci mi ent o, l os Espír i t us menos el evados que al l í se
albergaban se ent regaron a condenables manif est aciones. Todo
eso provocó cismas en los órganos colect ivos de N uest r o H ogar ,
dando oport unidad a peligrosos asalt os de obscuras mult it udes
del Umbral que i nt ent aban i nvadi r l a ci udad, aprovechándose
de brechas abier t as en los ser vicios de Regeneración, donde gran
número de colaboradores sost enían ciert o int ercambio clandes-
t ino, como consecuencia de los vicios de aliment ación. D ada la
al ar ma el Gober nador no se per t urbó. Ter ri bl es amenazas se
cernían sobre t odos. Pero, él, solicit ó audiencia al Minist erio de
Unión D ivina y después de oír a nuestro más alto Consejo, mandó
a cerrar provi si onal ment e el Mi ni st eri o de Comuni caci ones,
det er minó que f uncionasen t odos los calabozos de Regeneración
53 N uestr o H ogar
par a ai sl ar a l os r ecal ci t r ant es, advi r t i ó al M i ni st er i o de
Esclarecimiento, cuyas imper tinencias sopor tó por más de treinta
años consecut i vos, prohi bi ó t emporal ment e l os auxi l i os a l as
regiones inf eriores, y, por primeravez en su administración, mandó
a conect ar l as bat erías el éct ri cas de l as mural l as de l a ci udad,
para la emisión de dardos magnét icos al ser vicio de la def ensa
común. N o hubo combat e ni of ensi va de l a col oni a, pero sí
r esi st enci a r esol ut a. Por más de sei s meses l os ser vi ci os de
aliment ación en N uest r o H ogar f ueron reducidos a inhalación de
pri nci pi os vi t al es de l a at mósf era a t ravés de l a respi raci ón, y
agua mezclada con element os solares, eléct ricos y magnét icos.
Ent onces, la colonia supo, lo que viene a ser la indignación del
Espíri t u manso y j ust o. Al f i nal i zar el período más agudo, l a
G ober naci ón est aba v i ct or i osa. E l pr opi o M i ni st r o de
Esclarecimient o reconoció el error y cooperó en los t rabajos de
reajust e. H ubo en esos moment os regocijo público, y dicen que
en medio de la alegría general, el Gober nador lloró emocionado,
declarando que la comprensión general const it uía el verdadero
premio a su corazón. La ciudad volvió al movimient o nor mal.
El ant i guo D epart ament o de Regeneraci ón f ue convert i do en
Mi ni st eri o. D esde ent onces, sól o exi st e mayor sumi ni st r o de
sust ancias aliment icias que recuerdan la Tierra, en los Minist erios
de Regeneración y de Auxilio, donde hay siempre gran cant idad
de necesit ados. En los demás hay solament e lo indispensabl e,
est o es, t odo el ser vicio de aliment ación obedece a la más est rict a
sobr i edad. A ct ual ment e t odos r econocen que l a supuest a
impert inencia del Gobernador represent ó una medida de eleva-
do al cance par a nuest r a l i ber aci ón espi r i t ual . Se r eduj o l a
ex p r esi ó n f í si ca y sur gi ó mar av i l l o so co ef i ci en t e de
espi ri t ual i dad.
L i si as guar dó si l enci o y yo me ent r egué a pr of undos
pensamient os sobre la gran lección.
54 N uestr o H ogar

En el bosquedelasaguas
D ebi do a mi cr eci ent e i nt er és por l os pr ocesos de
aliment ación, Lisias me hizo la invit ación siguient e:
–Vamos al gran depósit o de la colonia. Allí obser vará co-
sas int eresant es. Verá que el agua es casi t odo en nuest ra est ancia
de t ransición.
Curiosísimo, acompañé al enf er mero sin vacilar.
Llegados a ext enso ángulo de la plaza, el generoso amigo
agregó:
–Esperemos el aerobús. (1)
Aún no me había repuest o de la sorpresa, cuando surgió
un gran car ro, suspendido del suelo a una alt ura de cinco met ros,
poco más o menos, repl et o de pasaj eros. Al descender hast a
nosot ros, a la manera de un elevador t errest re, lo examiné con
at ención. N o era máquina conocida en la Tier ra. Const r uida de
mat eri al muy f l exi bl e, era de gran ext ensi ón, pareci endo est ar
unida a hilos invisibles por el gran número de ant enas que t enía
en el t echo. Más t arde, conf ir mé mis suposiciones visit ando los
grandes t alleres del Ser vicio de Tránsit o y Transpor t e.
(1) Car r o aér eo, que ser ía en l a Ti er r a al go par eci do a un gr an f uni cul ar .
55 N uestr o H ogar
L i si as no me di o t i empo par a i ndagaci ones.
Convenient ement e sit uados en el conf or t able recint o, seguimos
si l enci osos. Exper i ment aba l a t i mi dez nat ur al del hombr e
desambient ado ent re desconocidos. La velocidad era t ant a que
no per mi t ía f i j ar l a at enci ón en det al l es ni en const r ucci ones
que se hallaban escalonadas en el ext enso recor rido. La dist ancia
no era pequeña, pues t an sól o después de cuarent a mi nut os,
incluyendo ligeras paradas de t res en t res kilómet ros, me invit ó
Lisias a descender sonrient e y calmado.
Me deslumbré ant e un panorama de bellezas sublimes. El
bosque, en f loración maravillosa, embalsamaba al vient o de em-
briagador perf ume. Todo un prodigio de colores y luces agradables.
Ent re márgenes bordados de exuberant e grama, t oda esmalt ada
de azulinas f lores, se deslizaba un río de grandes proporciones.
La corrient e era t ranquila, pero t an crist alina que parecía t ener
t onos de mat iz celest e a causa de los ref lejos del f ir mament o.
Ext ensos cami nos cort aban el verdor del pai saj e. Pl ant ados a
dist ancias regulares, f rondosos árboles of recían sombra amiga a
la claridad de un Sol conf or t ador. Bancos de caprichosas f or mas
invit aban al descanso.
N ot ando mi deslumbramient o, Lisias me explicó:
Est amos en el Bosque de las Aguas. Est a es una de las
más bellas regiones de N uest r o H ogar . Se t rat a de uno de los luga-
res predilectos para las excursiones de los enamorados, que vienen
aquí a t ejer las más bellas promesas de amor y f idelidad para las
experiencias de la Tierra.
La obser vación of recía consideraciones muy int eresant es,
pero Lisias no me dio oportunidad para preguntar sobre este tema.
I ndicando un edif icio de enor mes proporciones aclaró:
–Allí est á el gran depósit o de la colonia. Todo el volumen
del Río Azul, que t enemos a la vist a, es absorbido en t anques
56 N uestr o H ogar
inmensos de distribución. Las aguas que dan ser vicio a todas las
act i vi dades de l a Col oni a par t en de aquí. L uego se r eúnen
nuevamente debajo de los ser vicios de Regeneración y vuelven a
constituir el río, que prosigue su curso nor mal, r umbo al gran
océano de substancias invisibles para la Tierra.
Percibiendo mi íntima indagación agregó:
–En ef ecto, el agua aquí tiene otra densidad. Es mucho más
tenue, pura, casi f luídica.
Obser vando las magníf icas constr ucciones que tenía a mi
f rente, interrogué:
–¿A qué Ministerio está adscrito el servicio de distribución?
–¡I magine–aclaró Lisias– queesteesuno delosrarosservicios
materiales del Ministerio de la Unión Divina!
–¿Qué dice?–pregunté, ignorando como conciliar una cosa y
otra.
El visitador sonrió y contestó placenteramente:
–En la Tierra casi nadie trata de conocer la importancia del
agua. Pero, en N uestr o H ogar los conocimientos son muy distintos.
En los círculos religiosos del planeta, enseñan que el Señor creó las
aguas. Entonces es lógico que todo ser vicio creado, necesite de
energías y brazos para ser convenientemente mantenido. En esta
ciudad espiritual, aprendemos a agradecer al Padre y a sus divinos
colaboradores semejante dádiva. Conociéndola más íntimamente,
sabemos que el agua es uno de los vehículos más poderosos para los
f luidos de cualquier naturaleza. Aquí, es empleada sobre todo como
alimento y remedio. Existen departamentos en el Ministerio de Au-
xilio, absolutamente consagrados a la manipulación del agua pura,
con ciertos principios susceptibles de ser captados en la luz del Sol
y en el magnetismo espiritual. En la mayoría de las regiones de la
extensa colonia, el sistema de alimentación tiene ahí sus bases. Pero,
entre nosotros, sólo los Ministros de la Unión Divina son detento-
57 N uestr o H ogar
res del mayor patrón de Espiritualidad Superior, correspondiéndoles
la magnetización general de las aguas del Río Azul, para que sirvan a
todos los habitantes de N uestro H ogar con su imprescindible pureza.
Ellos hacen el servicio inicial de limpieza y los institutos realizan
trabajos específicos en el suministro de las substancias alimenticias y
curativas. Cuando losdiversoshilosdelacorrientesereúnen denuevo,
en un punto lejano opuesto aeste bosque, se ausentael río de nuestra
zona, conduciendo en su seno nuestras cualidades espirituales.
Estaba extasiado con las explicaciones.
–En el planeta –objeté– jamás recibí elucidaciones de esta
naturaleza.
–El hombre es desatento desde hace muchos siglos –tornó
a decir Lisias–; el mar equilibra su morada planetaria, el elemento
acuoso le suministra el cuerpo f ísico, la lluvia le da el pan, el río
organiza su ciudad, la presencia del agua le of rece la bendición del
hogar y del ser vicio; entretanto, él siempre se juzga el absoluto
dominador del mundo, olvidándose que es hijo del Altísimo, por
encima de cualquier otra consideración. Pero llegará el tiempo en
que copiará nuestros ser vicios, valorando la importancia de esa
dádiva del Señor. Comprenderá entonces que el agua, como f lui-
do creador, absorbe en cada hogar las características mentales de
sus moradores. El agua en el mundo, amigo mío, no solamente
acarrea residuos de los cuerpos, sino también las expresiones de
nuestra vida mental. Será nociva en manos per versas pero útil en
lasmanosgenerosasy, cuando sehallaen movimiento, su corriente
no sólo esparcirá bendiciones de vida sino que constituirá un
vehículo de la Providencia Divina. Absorberá las amarguras, odios
y ansiedades de los hombres limpiando sus casas mat eriales y
purif icando su at mósf era ínt ima.
Mi int erlocut or calló en act it ud reverent e, mient ras mis
ojos miraban la t ranquila corrient e, que despert aba en mí su-
blimes pensamient os.
58 N uestr o H ogar

N oticiasdel plano
D eseaba mi generoso compañero f aci l i t ar me diversas
obser vaciones sobre los dif erent es bar rios de la colonia, pero
i mperi osas obl i gaci ones recl amaban su presenci a en el puest o
de t rabajo.
–Ya tendrá usted ocasión de conocer las diversas regiones de
nuestros ser vicios –exclamó bondadosamente–, pues como puede
ver, los Ministerios de N uestr o H ogar son enor mes células de trabajo
activo. Ni siquiera en algunos días de estudio, se tiene la oportunidad
de ver detalladamente a uno sólo de ellos. Pero, no ha de f altarle
oportunidad. Aunqueamí no meseaposibleacompañarlo, Clarencio
tiene poderes para conseguirle f ácil ingreso a cualquiera de las
dependencias.
Volvimosalalíneadepaso del aerobús, queno sehizo esperar.
Ahora me sent ía casi a gust o. L a presenci a de muchos
pasajeros ya no me constreñía. La anterior experiencia me dio
enor mes benef i ci os. Mi cerebro her vía en út i l es i ndagaci ones.
I nteresado en resolverlas, aproveché los minutos para valer me de
mi compañero en todo cuanto f uese posible.
–Lisias, amigo –pregunté–, ¿podría inf or mar me si todas las
colonias espirituales son idénticas a ésta? ¿Si tienen los mismos
procesos y las mismas características?
59 N uestr o H ogar
–En modo alguno. Si en las esf eras materiales cada región y
cada est abl eci mi ent o r evel an t r azos pecul i ar es, i magi ne l a
multiplicidad de condiciones en nuestros planos. Aquí, tal como en
la Tierra, las criaturas se identif ican por las f uentes comunes de
origen y por lagrandezadelosf inesquedeben alcanzar; masimporta
considerar que cada colonia, como cada entidad, per manece en
dif erentes grados de la grande ascensión. Todas las experiencias de
gr upo se di f erenci an ent r e sí y N uest r o H ogar const i t uye una
experiencia colectiva de esa naturaleza. Según nuestros archivos,
muchas veces los que nos antecedieron buscaron inspiración en los
t r abaj os de abnegados t r abaj ador es de ot r as esf er as; en
compensación, otras agr upaciones buscan nuestro concurso para
otras colonias en f or mación. No obstante, cada agr upación presenta
particularidades esenciales.
Obser vando que el inter valo se hacía más largo, interrogué:
–¿Partió de aquí la interesante f ormación de los Ministerios?
–Sí, los misioneros de la creación de N uestro H ogar visitaron
los ser vicios de N ueva A l borada, una de las colonias espirituales
más importantes que nos circundan, y allí encontraron la división
por departamentos. Adoptaron el proyecto pero substituyeron la
palabraDepartamento por Ministerio, con excepción delosservicios
regeneradoresquesolamentecon el Gobernador actual, consiguieron
la ascensión. Procedieron así, considerando que la organización en
Ministerios es más expresiva, como def inición de espiritualidad.
–¡Muy bien! –exclamé.
–Eso no es t odo –pr osi gui ó el enf er mer o at ent o–, l a
inst it ución es eminent ement e rigurosa, en lo que concierne al
orden y a la jerarquía. N inguna condición dest acada es concedida
aquí a t ít ulo de f avor. Solament e cuat ro ent idades consiguieron
ingresar, con responsabilidad def inida, en el curso de diez años,
al M i ni st er i o de Uni ón D i vi na. En gener al t odos nosot r os,
60 N uestr o H ogar
después de pr ol ongado t i empo de ser vi ci o y apr endi zaj e,
volvemos a reencar nar en busca de perf eccionamient o.
Mientras yo oía esas inf or maciones con justa curiosidad,
Lisias continuaba:
–Cuando l os reci én l l egados de l as zonas i nf eri ores del
Umbral, se revelan aptos para recibir la cooperación f raternal, se
demoran en el Ministerio de Auxilio; pero cuando se muestran
ref ractarios, son encaminados al Ministerio de Regeneración. Si
revelan provecho, con el cor rer del tiempo son admitidos en los
trabajos de Auxilio, Comunicaciones y Esclarecimiento con el f in
de que se preparen, con ef iciencia, para f uturas tareas planetarias.
Sol ament e al gunos consi guen una act i vi dad prol ongada en el
Ministerio de Elevación; siendo rarísimos los que, cada diez años,
alcanzan per manenciaen lostrabajosdeUnión Divina. No suponga
que l os t est i moni os sean vagas expr esi ones de act i vi dades
i deal i st as. Ya no est amos en l a esf er a del gl obo, donde el
desencarnado es promovido de manera compulsiva a ser f antasma.
Vivimos en un círculo de demostraciones activas. Las tareas de
Auxilio son laboriosas y complicadas, los deberes en el Ministerio
de Regeneración constituyen testimonios pesadísimos, los trabajos
en Comuni caci ones exi gen al t a noci ón de r esponsabi l i dad
i ndi vi dual , l os campos de Escl ar eci mi ent o r equi er en gr an
capacidad detrabajo y valores intelectuales prof undos, el Ministerio
de Elevación pide renuncia e iluminación, las actividades de Unión
D ivina requieren conocimiento justo y sincera aplicación del amor
universal. La Gobernación, a su vez, es sede activísima de todos
los asuntos administrativos, y de numerosos ser vicios de control
directo, como, por ejemplo, el de la alimentación, la distribución
de energías eléctricas, tránsito, transpor te y otros. Aquí, en verdad,
l a l ey del descanso es r i gur osament e obser vada, par a que
deter minados ser vidores no estén más sobrecargados que otros;
pero la ley del trabajo es también rigurosamente cumplida. En lo
que conci er ne al reposo, l a úni ca excepci ón es l a del propi o
61 N uestr o H ogar
Gobernador, que nunca aprovecha lo que le toca, en ese terreno.
–Pero, ¿nunca se ausenta él de la Gobernación?
–Sólo en las ocasiones en que el bien público así lo exige. En
obediencia a ese imperativo el Gobernador va semanalmente al
Ministerio de Regeneración, que es la zona de N uestro H ogar donde
ocurre mayor número de perturbaciones, a causa de la sintonía de
muchos de sus huéspedes con los her manos del Umbral. Multitud
de Espíritus desviados se encuentran recogidos allí. Aprovecha él
las tardes de los domingos, después de orar en la ciudad en el Gran
Templo de la Gober nación, para cooperar con los Ministros de
Regeneración, atendiéndolos en sus dif íciles problemas de trabajo.
En ese menester se priva a veces de grandes alegrías, para amparar
a desorientados y suf ridores.
El aerobús nos dejó en la vecindad del hospital, donde me
esperaba un aposento conf ortable.
En plena vía pública, se oían, como había obser vado a la
sal i da, bel l as mel odías at ravesando el ai re. N ot ando mi ansi a
indagadora, Lisias explicó f raternalmente:
–Esas músi cas pr oceden de l os t al l er es donde t r abaj an
habi t ant es de N uest r o H ogar . D espués de consecut i vas
obser vaciones, reconoció la Gobernación que la música intensif ica
el rendi mi ent o del ser vi ci o, en t odos l os sect ores del esf uerzo
constr uctivo. D esde entonces, nadie trabaja en N uestr o H ogar, sin
ese estímulo de alegría.
En ese ínterin llegábamos a la Portería. Un atento enf er mero
se adelantó notif icando:
–H er mano Lisias, lo llaman del pabellón de la derecha para
un ser vicio urgent e.
Mi compañero se alejó en calma mient ras yo me recogía en
mi aposent o part icular replet o de ínt imas indagaciones.
62 N uestr o H ogar

El umbral
Después de haber recibido tan valiosas inf or maciones, se
agudizaba mi deseo de intensif icar la adquisición de conocimientos,
relativos a diversos problemas que las palabras de Lisias sugerían.
Las ref erencias a Espíritus del Umbral, estimulaban mi curiosidad.
La ausencia de preparación religiosa, en el mundo, da motivo a
dolorosas perturbaciones. ¿Qué sería el Umbral? Conocía, apenas,
la idea del inf ierno y del purgatorio, a través de los sermones oídos
en las ceremonias católico-romanas a que había asistido, obedecien-
do apreceptosprotocolares. Pero deeseUmbral nuncatuvenoticias.
Al primer encuentro con el generoso visitador, mis preguntas
no se hicieron esperar. Lisias me oyó, atento, y replicó:
–Vaya, vaya, ¿De manera qué usted anduvo detenido por allá
tanto tiempo y no conoce la región?
Recordélossuf rimientospasados, experimentando escalof ríos
dehorror.
–El Umbral –continuó él, solícito– comienza en la superf icie
terrestre. Eslazonaobscuradecuantosen el mundo no seresolvieron
a atravesar las puertas de los deberes sagrados a f in de cumplirlos,
demorándose en el valle de la indecisión o en el pantano de los
numerosos errores. Cuando el Espíritu reencarna, promete cumplir
el programa de ser vicios del Padre; pero al recapitular experiencias
en el planeta, es muy dif ícil hacerlo, procurando sólo aquello que
63 N uestr o H ogar
satisf aga el egoísmo. Así siguen manteniéndose el mismo odio a los
adversarios y la misma pasión por los amigos. Pero, ni el odio es
j ust i ci a, ni l a pasi ón es amor. Todo l o que excede si n
aprovechamiento, perjudica la economía de la vida. Pues bien, to-
das las multitudes de desequilibrados per manecen en las regiones
nebulosas que siguen a los f luidos carnales. El deber cumplido es
una puerta que atravesamos en el I nf inito, rumbo al continente sa-
grado de la Unión con el Señor. Es natural, por tanto, que el hombre
remiso al cumplimiento de justas obligaciones, tenga esa bendición
indef inidamente aplazada.
Obser vando la dif icultad que tenía en aprender todo el con-
tenido de la enseñanza, en vista de mi casi total ignorancia de los
principios espirituales, Lisias procuró tornar la lección más clara:
–I magine que cada uno de nosotros, renaciendo en el plane-
ta, somos portadores de un traje sucio para lavar en el tanque de la
vida humana. Esa ropa inmunda es el cuerpo causal, tejido por
nuestras manos, en las experiencias anteriores. Compartiendo de
nuevo las bendiciones de la oportunidad terrestre olvidamos el ob-
jetivo esencial, y en vez de purif icarnos por el esf uerzo del lavado
nos manchamos aún más, cont r ayendo nuevos l azos y
encarcelándonos anosotros mismos en verdaderaesclavitud. Ahora,
si al regresar al mundo procurábamos un medio dehuir alasuciedad,
por el desacuerdo de nuestra situación con el medio elevado, ¿cómo
regresar a ese mismo ambiente luminoso, en peores condiciones?
Por tanto, el Umbral f uncionacomo región destinadaal agotamiento
de residuos mentales; una especie de zona purgatorial, donde se
quema por cuotas el material deteriorado de las ilusiones que la
criatura adquirió al mayor, menospreciando la sublime oportunidad
de una existencia terrenal.
La imagen no podía ser más clara y más convincent e.
N o lograba disf razar mi just a admiración. Comprendiendo
el ef ect o benéf ico que me t raían aquellos esclarecimient os, Lisias
cont i nuó:
64 N uestr o H ogar
–El Umbral es una región de prof undo interés para quien esté
en la Tierra. Se concentra allí todo lo que no tiene f inalidad para la
vida superior. Y note usted que la Providencia Divina actuó sabia-
mente, permitiendo que se crease tal departamento en torno al plane-
ta. Hay legiones compactas de almas irresolutas e ignorantes, que no
son suf icient ement e per versas para ser enviadas a colonias de
reparación más dolorosa, ni bastante nobles para ser conducidas a
planos de elevación. Constituyen legiones de habitantes del Umbral,
compañeros inmediatos de los hombres encarnados, separados de
ellos apenas por leyes vibratorias. No es de extrañar, por tanto, que
semejantes lugares se caractericen por grandes perturbaciones. Allí
viven y se agrupan los rebeldes de toda especie. Forman igualmente
núcleos invisibles de notable poder, por la concentración de las
tendencias y deseos generales. ¿No recuerda las muchas personas que
en la Tierra se desesperan cuando el cartero no viene o el tren no
llega?Pues el Umbral está repleto de desesperados. Por no encontrar
al Señor a disposición de sus caprichos, después de la muerte del
cuerpo f ísico, y sintiendo que la corona de la vida eterna es la gloria
intransf eribledelos quetrabajan con el Padre, esas criaturas serebelan
y demoran en mezquinas edif icaciones. N uestr o H ogar tiene una
sociedad espiritual, pero esos núcleos poseen inf elices malhechores y
vagabundos de varias categorías. Es zona de verdugos y de víctimas,
de explotadores y explotados.
Valiéndome de la pausa espontánea, exclamé impresionado:
–¿Cómo explicar eso? ¿No hay allí def ensa ni organización?
El interlocutor sonrió aclarando:
–La organización es atributo de Espíritus organizados. La zona
inf erior a la que nos ref erimos se parece a la casa en la cual no hay
pan: todos gritan y nadie tiene razón. El viajero distraído pierde el
tren y el agricultor que no sembró no puede recoger. Una certeza
puedo darle: no obstante las sombras y las angustias del Umbral, nun-
ca f alta allí la protección divina. Cada Espíritu permanece en él sólo
el tiempo necesario. Para eso, amigo mío, permitió el Señor que se
65 N uestr o H ogar
erigiesen muchas colonias como ésta, consagradas al trabajo y al so-
corro espiritual.
–Tal parece, entonces, que esa esf era se mezcla casi con la
esfera de los hombres –observé.
–Sí –conf irmó el dedicado amigo–, y es en esa zona que se
extienden los hilos invisibles que unen las mentes humanas entre sí.
El plano está repleto de desencarnados y de f ormas-pensamientos de
los encarnados, porque todo Espíritu donde quiera que se encuentra,
es un núcleo radiante de f uerzas que crean, transf orman o destruyen
exteriorizadas en vibraciones y que la ciencia terrestre aún no puede
comprender. Quien piensa, estáhaciendo algo más que esto. Es por el
pensamiento queloshombresencuentran en el Umbral loscompañeros
cuya af inidad con las tendencias de cada uno les atrae. Toda alma es
un imán poderoso. Hay una extensa Humanidad invisible, que sigue a
la Humanidad visible. Las misiones más laboriosas del Ministerio de
Auxilio están constituidas en el Umbral por abnegados ser vidores,
porque si la tarea de los bomberos en las grandes ciudades terrenas es
dif ícil por las llamas y cortinas de humo que enf rentan, los misioneros
del Umbral encuentran f luidos pesadísimos emitidos sin cesar por
mi l l ares de ment es desequi l i bradas, en l a práct i ca del mal , o
terriblementef lageladasen lossuf rimientosrectif icadores. Esnecesario
mucho valor y mucha renuncia para ayudar a quien nada comprende
del auxilio que se le of rece.
Lisias calló. Sumament e impresionado, exclamé:
–¡A h! ¡Cómo deseo t r abaj ar j unt o a esas l egi ones de
inf elices, llevándoles el pan espirit ual del esclarecimient o!
El enf er mero amigo me miró bondadosament e y, después
de medi t ar en si l enci o unos l ar gos moment os, al despedi r se
acent uó:
–¿Cuent a ust ed ya con l a pr epar aci ón necesar i a par a
semej ant e ser vi ci o?
66 N uestr o H ogar

En el gabinetedel ministro
Con las mejorías obt enidas surgía en mí la necesidad de
movimient o y t rabajo. D espués de t ant o t iempo y agot ados los
años dif íciles de luchas, me volvía el int erés por los quehaceres
que l l enan el día út i l de t odo hombre nor mal , en el mundo.
Result aba innegable que había perdido excelent es oport unida-
des en la Tier ra y que muchas f allas señalaban mi camino. Ahora
recordaba los quince años de clínica, sint iendo un ciert o “ vacío”
en el corazón. Me encont raba a mí mismo, como vigoroso agri-
cult or en pleno campo, con las manos at adas e imposibilit ado de
acometer el trabajo. Cercado de enf er mos no podía aproximar me,
como en ot ros t iempos, reuniendo en mí al amigo, al médico y al
invest igador. Oyendo gemidos incesant es en los depar t ament os
cont iguos, no me era lícit a ni siquiera la f unción de enf er mero y
colaborador en los casos de socorro urgent e. Claro que no me
f alt aban deseos. Pero mi posición allí, era lo bast ant e humilde
para atrever me. Por ot ra par t e, los médicos espirit uales usaban
ot ra t écni ca di f erent e. En el pl anet a sabía que mi derecho de
i nt er veni r comenzaba en l os l i bros conoci dos y en l os t ít ul os
conqui st ados, per o en aquel ambi ent e nuevo l a medi ci na
comenzaba en el corazón, ext eriorizándose en amor y cuidado
f rat er nal. Cualquier enf er mero, de los más simples, en N uest r o
H ogar, t enía conocimient os y posibilidades muy superiores a mi
ciencia. Por t ant o, era imposible realizar cualquier t ent at iva de
67 N uestr o H ogar
t rabajo espont áneo, por const it uir, a mi ver, invasión en siembra
aj ena.
Ant e t ales dif icult ades, era Lisias el amigo indicado para
mis conf idencias de her mano.
Consult ado aclaró:
–¿Por qué no solicit a la ayuda de Clarencio? Lo at enderá
enseguida. Pídale consejos. Él pregunt a siempre por ust ed y sé
que hará t odo a su f avor.
Me animó gran esperanza. Consult aría al Minist ro de Au-
xi l i o.
I niciadas mis gest iones, se me inf or mó que el generoso
benef act or podría at ender me a la mañana siguient e en su gabi-
net e par t icular.
Esperé ansioso el moment o opor t uno.
Al día siguient e, muy t emprano, me dirigí al local indica-
do. ¡Cuál no sería mi sorpresa al ver que t res personas se hallaban
allí, aguardando a Clarencio, en igualdad de circunst ancias!
El dedicado Minist ro de Auxilio había llegado mucho an-
t es que nosot r os y at endía asunt os más i mpor t ant es que l a
recepción de visit as y solicit udes.
Ter minado el ser vicio urgent e, comenzó a llamarnos de
dos en dos. Me impresionó t al procedimient o de audiencia. Supe
más t arde que él aprovechaba ese mét odo para que las opiniones
sumi ni st r adas al i nt er esado si r vi esen i gual ment e a ot r os,
at endiendo así necesidades de orden general, ganando t iempo y
provecho.
Transcur ridos algunos minut os llegó mi t urno.
Penet ré en el gabinet e en compañía de una señora de edad,
que sería oída en primer lugar siguiendo el orden de t ur no. El
68 N uestr o H ogar
mi ni st r o nos r eci bi ó cor di al ment e poni éndose a nuest r a
disposición para escuchar nos.
–N obl e Cl ar enci o –comenzó di ci endo l a desconoci da
compañera–. Vengo a pedir sus buenos of icios a f avor de mis
dos hijos. ¡Ah! Ya no puedo t olerar t ant a saudade, est ando inf or-
mada de que ambos vi ven exhaust os y sobr ecar gados de
inf ort unios en el ambient e t errest re. Reconozco que los designios
del Padre son just os y amorosos, pero no obst ant e ¡soy madre y
no logro subst raer me al peso de la angust ia!…
Y la pobre criat ura se deshizo allí mismo en copioso llant o.
El Minist ro, le dirigió una mirada f rat er na, aunque conser vando
int act a su energía personal, respondiendo con bondad:
–Si la her mana reconoce que los designios del Padre son
just os, ¿qué me corresponde hacer?
–¡D eseo –replicó af ligida– que me conceda recursos para
prot egerlos yo misma en las esf eras del globo!
–¡Oh amiga! –dijo el benef act or amorosament e–, sólo en
el espírit u de humildad y t rabajo nos es posible prot eger a alguien.
¿Qué me di ce de un padre t errest re que desease ayudar a l os
hi j i t os, mant eni éndose en absol ut a qui et ud en el hogar
conf or t able? El Padre creó el ser vicio y la cooperación como
leyes que nadie puede t raicionar sin per juicio propio. ¿N o le
dice nada la conciencia en ese sent ido? ¿Cuánt os bonos hor a (1)
podrá present ar en benef icio de su pret ensión?
La int erpelada respondió vacilant e:
–Trescient os cuatro.
–Es muy lament able –aclaró Clarencio sonriendo–, pues
se hospeda aquí desde hace más de seis años, apenas dio a la
colonia, hast a hoy, t rescient as cuat ro horas de t rabajo. Pues, t an
pront o como se rest ableció de las luchas suf ridas en la región
(1) Punt o rel at ivo a cada hora de ser vi ci o. (N ot a del A ut or E spi r i t ual .)
69 N uestr o H ogar
inf erior, le of recí loable act ividad en el Gr upo de Vigilancia del
Minist erio de Comunicaciones…
–¡Pero aquello era un ser vicio int olerable! –respondió la
int erlocut ora–. Era una lucha incesant e cont ra ent idades malig-
nas y result ó nat ural que no me adapt ase.
I mpert urbable, Clarencio cont inuó:
–La sit ué después ent re los H er manos de Sopor t e en t areas
regeneradoras.
–¡Peor! –exclamó la señora– aquellos depart ament os andan
r epl et os de per sonas i nmundas. Pal abr ot as, i ndecenci as,
mi seri as…
–Reconociendo sus dif icult ades –esclareció el Minist ro–,
la envié a cooperar en la Enf er mería de los Per t urbados.
–Pero, ¿quién podría t olerarlos sino los sant os? –inquirió
la solicit ant e rebelde–. ¡H ice lo posible pero aquella mult it ud de
almas desviadas desaniman a cualquiera!
–N o t er minaron ahí mis esf uerzos –cont est ó el benef act or
sin pert urbarse. La coloqué en los Gabinet es de I nvest igaciones
y Pesquisas del Minist erio de Esclarecimient o y, t al vez enf ada-
da por mis disposiciones, la her mana se acogió deliberadament e
a los Campos de Reposo.
–Tambi én era i mposi bl e cont i nuar al l í –di j o l a señora–.
Sólo encont ré experiencias exhaust ivas, f luidos ext raños y jef es
cr uel es.
–Tome not a, amiga mía – aclaró el consagrado y seguro
orient ador–. El t rabajo y la humildad son los dos márgenes del
cami no par a el auxi l i o. Par a ayudar a al gui en, necesi t amos
her manos que se hagan cooperadores, amigos, prot ect ores y ser-
vidores. Ant es de amparar a los que amamos es indispensable
est ablecer corrient es de simpat ía. Sin la cooperación es imposible
at ender con ef iciencia. El campesino que cult iva la t ierra gana la
70 N uestr o H ogar
grat it ud de los que saborean los f r ut os. El operario que at iende a
j ef es exi gent es, ej ecut ando sus det er mi naci ones, represent a el
sost én del hogar en que el Señor lo colocó. El ser vidor que obe-
dece const r uyendo, conquist a a superiores, compañeros y demás
int eresados en el ser vicio. N ingún administ rador podrá ser út il a
los que ama si no sabe ser vir y obedecer noblement e. H iérase el
corazón o experi mént ese di f i cul t ades, que sepa cada cual que
t odo ser vicio út il per t enece al D ador Universal.
D espués de una breve pausa cont inuó:
–¿Qué hará pues en l a Ti erra, si t odavía no aprendi ó a
soport ar cosa alguna? N o dudo de su dedicación a los hijos que-
ridos, pero hay que reconocer que comparecería por allá como
madre paral ít i ca, i ncapaz de pr est ar socor r o j ust o. Par a que
cualquiera de nosot ros alcance la alegría de auxiliar a los ama-
dos, se hace necesar i a l a i nt er f er enci a de qui enes hayamos
ayudado ant es. Los que no cooperan no reciben cooperación.
Est o es l ey et er na. Si ust ed, her mana no acumul ó nada de sí
para dar, es just o que procure cont ribuciones amorosas de ot ros.
Pero, ¿cómo recibir la colaboración imprescindible si t odavía no
sembró ni si qui era si mpl e si mpat ía? Vuel va a l os Campos de
Reposo donde se abrigó últ imament e y ref lexione. D espués exa-
minaremos el asunt o con la debida at ención.
Enjugando copiosas lágrimas, se sent ó inquiet a aquella ma-
dre.
Enseguida el Minist ro me miró compasivament e y dijo:
–¡Aproxímese amigo mío!
Me levant é indeciso para conversar con él.
71 N uestr o H ogar

ElucidacionesdeClarencio
Me lat ía aceleradament e el corazón, haciéndome recordar
al aprendiz bisoño ant e rigurosos examinadores. Viendo a aquella
mujer llorando y ponderando la serena energía del Minist ro de
Auxi l i o, t embl aba dent ro de mí mi smo, ar repent i do de haber
provocado aquella audiencia. ¿N o sería mejor callar, aprendiendo
a esper ar r esol uci ones super i or es? ¿N o ser ía i nopor t una
presunci ón recl amar at ri buci ones de médi co en aquel l a casa,
donde per manecía como enf er mo? La sinceridad de Clarencio
para con la her mana que me antecediera, desper taba en mí nuevos
razonamient os. Quise desist ir, volver al aposent o renunciando
al deseo de la víspera, pero era imposible. El Minist ro de Auxilio,
como si adivinase mis más ínt imos propósit os, exclamó en t ono
f i r me:
–Est oy dispuest o a oírlo.
I ba a sol i ci t ar i nst i nt ivament e cual qui er ser vi ci o médi co
en N uest r o H ogar pese a la indecisión que me dominaba, pero la
conciencia me adver t ía: ¿Por qué ref erirse a un ser vicio especi-
al i zado? ¿N o sería repet i r l os errores humanos, dent ro de l os
cual es l a v ani dad no t ol er a más act i v i dades, que l a
cor r espondi ent e a l os pr ej ui ci os de t ít ul os nobi l i ar i os o
académi cos? Est a i dea me equi l i braba, y bast ant e conf undi do
di j e:
72 N uestr o H ogar
–Me t omé la libert ad de venir hast a aquí para rogar sus
buenos of i ci os y pedi r l e que me rei nt egr e al t rabaj o. Tengo
añoranza de mi of icio ahora que la generosidad de N uest r o H ogar
me devol vi ó l a bendi ci ón de mi ar monía or gáni ca. Cual qui er
t rabajo út il me int eresa con t al que me saque de la inacción.
Cl arenci o me mi ró l argament e como escudri ñando mi s
int enciones más ínt imas.
–Ya sé. Verbalment e pide cualquier género de t area; pero,
en el f ondo, sient e f alt a de sus client es, de su consult orio, del
ambient e de ser vicio con que el Señor honró su personalidad en
la Tierra.
H ast a ahí aquellas palabras eran rayos de conf ort amient o
y esperanza que yo recibía en el corazón con gest os af ir mat ivos.
Pero después de una pausa más larga, el Minist ro prosiguió:
–Ent ret ant o, hay que considerar, que a veces el Padre nos
honra con su conf ianza y nosot ros desvirt uamos los verdaderos
t ít ulos de ser vicio. Ust ed f ue médico en la Tier ra rodeado de
t odas las f acilidades en el t er reno de los est udios. N unca supo el
precio de un libro, porque sus padres, generosos, cost eaban t o-
dos sus gast os. Luego, después de graduado, comenzó a recibir
lucros compensadores, ni siquiera t uvo las dif icult ades del mé-
di co pobre, obl i gado a movi l i zar sus rel aci ones af ect i vas para
hacer clínica. Prosperó t an rápidament e que t ransf or mó las f aci-
lidades conquist adas en la carrera médica, en muert e premat ura.
Mient ras f ue joven y sano comet ió numerosos abusos dent ro del
cuadro de t rabajos al que Jesús le dest inó.
Ant e aquella mirada f ir me y bondadosa al mismo t iempo,
una ext raña pert urbación se apoderó de mí.
Respet uosament e respondí:
–Reconozco la per t inencia de las obser vaciones, pero si
73 N uestr o H ogar
f uera posible est imaría obt ener medios para rescat ar mis débi-
t os, consagrándome, sincerament e, a los enf er mos de est e par-
que hospit alario.
–Es un impulso muy noble –dijo Clarencio apacible–, sin
embargo, es necesario convenir en que t oda t area en la Tier ra,
en el campo de las prof esiones, es una oport unidad que conf iere
el Padre para que el hombre penet re l os t empl os di vi nos del
t rabajo. El t ít ulo para nosot ros es simplement e una f icha; pero
en el mundo suel e represent ar una puert a abi ert a a t odos l os
di sparat es. Con esa f i cha el hombre se habi l i t a para aprender
noblement e y para ser vir al Señor en el cuadro de sus divinos
ser vi ci os en el pl anet a. Tal pri nci pi o es apl i cabl e a t odas l as
act ividades t errest res, excluyendo convenciones de sect ores en
los cuales se desdoblen. El her mano recibió una f i cha de médi-
co. Penet ró en el t emplo de la Medicina pero su acción, dent ro
de él, no se verif icó en nor mas que me aut oricen a endosar sus
act uales deseos. ¿Cómo t ransf or marlo de un moment o a ot ro en
médico de espíritus enf er mos cuando sólo se circunscribió a hacer
obser vaciones exclusivas a la esf era del cuerpo f ísico? N o niego
su capacidad como excelent e f isiólogo, pero el campo de la vida
es muy ext enso. ¿Qué diría del bot ánico que reuniese def iniciones
sobre la base del examen de cáscaras secas de algunos árboles?
G r an númer o de médi cos en l a T i er r a se conf or man con
concl usi ones mat emát i cas ant e l os ser vi ci os de anat omía.
Est amos de acuerdo que las Mat emát icas es respet able, pero no
es la única ciencia del Universo. Como reconoce ahora, el médi-
co no puede est acionarse en diagnóst icos y t er minologías. H ay
que penet r ar el al ma, sondear l e l as pr of undi dades. M uchos
prof esionales de la Medicina, en el planet a, son prisioneros de
las salas académicas, porque la vanidad les robó la llave de la
cárcel. Raros son los que consiguen at ravesar el pant ano de los
int ereses inf eriores, sobreponerse a prejuicios comunes y, para
esas excepciones, se reser van las burlas del mundo y el escar nio
74 N uestr o H ogar
de los compañeros.
Q uedé at óni t o. N o conocí a t al es noci ones de
responsabilidad prof esional. Me asombraba aquella interpretación
del t ít ulo académico, reducido a la f icha de ingreso en zonas de
t rabajo para cooperar act ivament e con el Señor Supremo. I nca-
paz de int er venir, aguardé a que el Minist ro de Auxilio volviese
a t omar el hilo de las elucidaciones.
–Como se puede deducir –continuó él– usted no se preparó
convenient ement e para los ser vicios de aquí.
–Generoso benef act or –me at reví a decir–. Comprendo la
lección y me inclino ant e la evidencia.
Y, haciendo un esf uerzo para cont ener las lágrimas, pedí,
humi l dement e:
–M e somet o a cual qui er t r abaj o en est a col oni a de
realización y de paz.
Con una prof unda mirada de simpat ía respondió:
–Amigo mío, no poseo solamente verdades amargas. Tengo
t ambién palabras de est ímulo. N o puede t odavía ser médico en
N uest r o H ogar , pero podrá asumir el cargo de aprendiz oport una-
ment e. Su posición act ual no es de las mejores; no obst ant e es
conf ortadora por las intercesiones a su f avor llegadas al Ministerio
de Auxilio.
–¿D e mi madr e? –pr egunt é embr i agado de emoci ón y
al egr ía.
–Sí –acl aró el Mi ni st ro–. D e su madre y de ot ros ami gos
en cuyo corazón pl ant ó ust ed l a semi l l a de l a si mpat ía. D espués
de su l l egada pedí al M i ni st er i o de E scl ar eci mi ent o que
recopi l ase sus not as personal es, l as cual es exami né at ent amen-
t e. Mucha i mprevi si ón, numerosos abusos y mucha i rref l exi ón;
75 N uestr o H ogar
pero en l os qui nce años en l os que ej erci ó como médi co t ambi én
proporci onó recet as grat ui t as a más de sei s mi l necesi t ados y l a
mayor ía de l as veces pr act i có esos act os mer i t or i os por
al t r ui smo; ahora puede veri f i car que el verdadero bi en esparce
bendi ci ones en nuest ros cami nos. D e esos benef i ci ados, qui nce
no l o ol vi daron y han envi ado hast a ahora vehement es l l amadas
a su f avor. D ebo añadi r que t ambién el bien que proporcionó a
los indif erent es surge aquí a su f avor.
Sonr i ent e Cl ar enci o concl uyó aquel l as el uci daci ones
sorprendent es agregando:
–Aprenderá nuevas lecciones en N uest r o H ogar y, después
de acumul ar experi enci as út i l es, cooperará ef i ci ent ement e con
nosot ros preparándose para el f ut uro inf init o.
Me sent ía radiant e. Por primera vez lloré de alegría en la
colonia. ¿Quién podría comprender en la Tierra semejant e júbi-
lo? A veces es preciso que calle el corazón en el grandilocuent e
silencio de lo divino.
76 N uestr o H ogar

L a visita materna
At ent o a l as recomendaci ones de Cl arenci o, procuraba
reconst r ui r energías para comenzar de nuevo el aprendizaje. En
otro tiempo tal vez me hubiera of endido ante obser vaciones, en
apariencia, tan cr udas, pero en aquellas circunstancias recordaba
mis antiguos errores y me sentía conf ortado. Los f luidos carnales
compelen el alma a prof undas somnolencias. Verdaderamente, ape-
nas ahora reconocía que la experiencia humana, bajo ninguna
hipótesis podía ser considerada como un juego. La importancia de
la reencarnación en la Tierra, surgía a mi vista evidenciando grande-
zas hasta entonces ignoradas. Considerando las oportunidades per-
di das, reconocía no merecer l a hospi t al i dad de N uest r o H ogar .
Clarencio tenía dobladas razones para hablar me con aquella f ran-
queza.
Pasé varios días entregado a prof undas ref lexiones sobre la
vida. Sentía en lo íntimo gran ansiedad de volver a ver el hogar
terrestre. Sin embargo, me abstenía de pedir nuevas concesiones.
Los benef actores del Ministerio de Auxilio eran excesivamente ge-
nerosos conmigo. Adivinaban mis pensamientos. Si hasta entonces
no me habían pr opor ci onado una sat i sf acci ón espont ánea a
semejante deseo, era que tal propósito no sería oportuno. Callaba,
pues, resi gnado y al go t ri st e. Li si as hacía t odo l o posi bl e por
contentar me con opiniones consoladoras. Yo estaba en esa f ase de
recogimiento inexplicable en que el hombre es llamado adentro de
77 N uestr o H ogar
sí mismo por su conciencia prof unda.
Un día el bondadoso visitador penetró radiante en mi depar-
tamento exclamando:
–¡Adivine quién llegó para verlo!
Aquella f isonomía alegre, aquellos ojos brillantes de Lisias no
me engañaban.
–¡Mi madre! –respondí lleno de conf ianza.
Con los ojos desorbitados por la alegría vi a mi madre entrar
con los brazos extendidos.
–¡Hijo! ¡Hijo mío! ¡Ven a mí, amado mío!
No puedo decir lo que pasó entonces. Me sentí nuevamente
niño como en los tiempos en que jugaba bajo la lluvia con los pies
descalzos, en la arena del jardín. Me abracé a ella cariñosamente,
llorando de júbilo, experimentando los más sagrados transportes de
ventura espiritual. La besé repetidas veces, la apreté en mis brazos
mezclando mislágrimascon lassuyas. No sécuanto tiempo estuvimos
juntos abrazados. Finalmente f ue ella quien me despertó de aquel
arrobamiento, recomendándome:
–¡Vamos, hijo, no teemocionestanto! También laalegríacuando
es excesiva acostumbra a castigar el corazón.
En vez de cargar a mi adorada viejecita en los brazos, como lo
hacía en la Tierra, en los últimos tiempos de su romería por allá, f ue
ella quien me enjugó el copioso llanto, conduciéndome al diván.
–Estás débil todavía, hijito. No malgastes energías.
Me senté a su lado y ella, cuidadosamente, acomodó mi cansa-
da f rente en sus rodillas, acariciándola levemente para confortar me a
la luz de santas recordaciones. Me sentí el más venturoso de los
hombres. Teníalaimpresión de que el barco de mis esperanzas había
anclado en puerto seguro. La presencia maternal constituía inf inito
78 N uestr o H ogar
consuelo a mi corazón. Aquellos minutos me daban la idea de un
sueño tejido en latramade unaf elicidad indecible. Como un niño que
no pierde detalles me f ijaba en su ropaje, copia perf ecta de uno de sus
viejos trajes caseros. Observé su vestido obscuro, sus medias de lana
y su mantilla azul. Contemplé su pequeña cabeza aureolada de hilos
de nieve, las arrugas de su rostro y su dulce y serena mirada de todos
los días. Con las manos trémulas de alegría acaricié sus queridas ma-
nos sin conseguir articular f rase. Empero, mi madre más f uerte que
yo, dijo con serenidad:
–Nunca sabremos agradecer a Dios tan grandes beneficios. El
Padre jamás nos olvida, hijo mío. ¡Qué largo tiempo de separación!
Pero no juzgues por ello que te he olvidado. A veces la Providencia
separaaloscorazones, temporalmente, paraqueaprendamos el amor
divino.
Con su ternura de todos los tiempos sentí que se revivían las
llagas terrestres. ¡Oh, qué dif ícil es desprenderse de residuos traídos
delaTierra! ¡Cómo pesalaimperf ección acumuladaen siglossucesivos!
Cuántas veces oyera consejos saludables de Clarencio, observaciones
f raternales de Lisias, para renunciar a las lamentaciones; pero ¡cómo
sereabrían las viejas heridas al contacto del cariño maternal! Del llanto
de alegría pasé a las lágrimas de angustia, recordando exageradamente
los pasajes terrestres. No conseguía aceptar que aquella visita no era
para satisf acción de mis caprichos y sí una preciosa bendición de la
misericordia D ivina. Evocando ant iguas exigencias, llegué a la
conclusión de que la autora de mis días debía continuar siendo depo-
sitaria de mis quejas y males sin f in. En la Tierra, las madres no pasan
deser esclavas en el concepto delos hijos. Son raros los queentienden
su dedicación antes de perderlas. Con la misma f alsa concepción de
otros tiempos resbalé por el terreno de dolorosas conf idencias.
Mi madre me oía cal l ada, dej ando t rasl uci r i nexpl i cabl e
melancolía. Con los ojos húmedos y apretándome de cuando en
cuando estrechamente en su corazón, habló llena de cariño:
79 N uestr o H ogar
–¡Oh, querido hijo! No ignoro las instrucciones que nuestro ge-
neroso Clarencio te suministró. No te quejes. Agradezcamos al Padre la
bendición de este reencuentro. Sintámonos ahora en una escuela dif e-
rente, dondeaprendemos aser hijos del Señor. En laposición demadre
terrestre, no siempreconseguí orientartecomo debía. También yo trabajo
reajustando el corazón. Tus lágrimas me retrotraen al panorama de
sentimientos humanos. Algo intenta operar ese retroceso en mi alma.
Quiero dar razón a tus lamentos, erigirte un trono como si fueses la
mejor criaturadel Universo; pero estaactitud, actualmente, no seaviene
con las nuevas lecciones de la vida. Esos gestos son perdonables en las
esferas de la carne; pero aquí, hijo mío, es indispensable atender ante
todo al Señor. No eres el único hombre desencarnado que tiene que
reparar sus propios errores, ni soy yo la única madre que debe sentirse
distantedesusseresamados. Por tanto, nuestro dolor no nosedif icapor
el llanto que vertemos o por las heridas que sangran en nosotros, sino
por la puerta de luz que nos ofrece al Espíritu con el fin de ser más
comprensivosymáshumanos. Lágrimasyúlcerasconstituyen un proceso
de bendita expansión de nuestros más puros sentimientos.
Después de extensa pausa en que la conciencia profunda me
advertía solemne, mi madre prosiguió:
–Si es posible aprovechar estos rápidos minutos en expansión
de amor , ¿por qué hemos de desvi ar l os haci a sombr as de
lamentaciones? Regocijémonos, hijo, y trabajemos incesantemente.
Modif ica tu actitud mental. Me conf orta tu conf ianza en mi cariño
y experimento sublime f elicidad con tu ternura f ilial, pero no puedo
retroceder en mis experiencias. ¡Amémonos con el grande y sagrado
amor divino!
Aquellasbenditaspalabrasmedespertaron. Teníalaimpresión
de que vi gor osos f l ui dos par t ían del sent i mi ent o mat er no
vitalizándome el corazón. Mi madre me cont emplaba embelesada
most rando una bella sonrisa. Me levant é y respet uoso la besé en
la f rent e sint iéndola más amorosa y más bella que nunca.
80 N uestr o H ogar

Confidencias
L a pal abr a mat er na me consol ó r eor gani zando mi s
ener gí as i nt er i or es. M i madr e coment aba el ser v i ci o
considerándolo como una bendición a los dolores y dif icult ades,
que proporcionaba crédit o de alegrías y lecciones sublimes. I nes-
perado e i nexpresabl e cont ent ami ent o me bañaba el Espíri t u.
Aquellos concept os nut rían mi alma de un modo ext raño. Me
sent ía ot ro: más alegre, más animado, más f eliz.
–¡O h, madr e mía –excl amé conmov i do–, debe ser
maravillosa la esf era en que vive! ¡Qué sublimes cont emplaciones
espirit uales, qué vent ura!…
Ella esbozó signif icat iva sonrisa y asint ió:
–La esf era elevada, hijo mío, requiere siempre más t rabajo,
mayor abnegación. N o supongas que t u madre per manezca en
visiones beat íf icas, alejada de los deberes just os. D ebo hacer t e
sent ir que mis palabras no represent an ninguna not a de t rist eza,
en l a si t uaci ón en l a que me encuent r o. Es más bi en una
revel aci ón necesari a de l as responsabi l i dades que me at añen.
D esde que regresé de la Tierra he t rabajado int ensament e por
nuest ra renovación espirit ual. Muchas ent idades al desencarnar,
per manecen af er radas al hogar t er rest re bajo el pret ext o de amar
mucho a los que quedan en el mundo carnal. Aquí me enseñaron
a la inversa, que el verdadero amor para t ransf or marse en bene-
f i ci o, necesi t a t r abaj ar si empr e. D esde mi r egr eso pr ocur o
esf orzar me por conquist ar el derecho de ayudar a aquellos que
81 N uestr o H ogar
t ant o amamos.
–¿D ónde est á mi padre?–pregunt é–. ¿Por qué no vino con
ust ed?
Mi madre ref lejó singular expresión en el rostro y respondió:
–¡Ah, t u padre, t u padre!… H ace doce años que est á en
una zona de t inieblas densas, en el Umbral. En la Tierra siempre
nos había parecido f iel a las t radiciones de f amilia, arraigado a la
caballerosidad del alt o comercio a cuyas f ilas pert eneció hast a el
f in de su exist encia, y al f er vor del cult o ext er no en mat eria reli-
giosa; pero en el f ondo era débil y mant enía uniones clandest i-
nas f uera de nuest ro hogar. D os de ellas est aban ment alment e
l i gadas a una vast a red de ent i dades mal éf i cas, y t an pront o
desencarnó, su paso por el Umbral f ue muy amargo para mi po-
bre Laert e, porque las desvent uradas criat uras a quienes había
hecho muchas promesas, lo esperaban ansiosas prendiéndolo de
nuevo en las t elas de la ilusión. Al principio él quiso reaccionar
esf orzándose por encont rar me; pero no pudo comprender que
después de la muert e del cuerpo f ísico el alma se encuent ra t al
cual vive int rínsecament e. Por t ant o, Laer t e no percibió mi pre-
senci a espi r i t ual ni l a asi st enci a desvel ada de ot r os ami gos
nuestros. Habiendo gastado muchos años f ingiendo, desnaturalizó
su visión espirit ual rest ringiendo su pat rón vibrat orio y el resul-
t ado f ue hal l ar se en compañía de r el aci ones que cul t i var a
irref lexivament e con la ment e y el corazón. Los principios de
f amilia y el amor a nuest ro nombre ocuparon algún t iempo su
Espírit u. D e ciert o modo luchó repeliendo las t ent aciones, pero
al f in cayó nuevament e enredado en las sombras por f alt a de
perseverancia en el buen y rect o pensamient o.
Muy impresionado, pregunt é:
–¿Acaso no hay medios de sust raerlo de t ales abyecciones?
–¡Ah, hijo mío –elucidó la palabra mat erna–, yo lo visit o
con f recuencia! Pero, él no me percibe. Su pot encial vibrat orio
es t odavía muy baj o. I nt ent o at r aerl o al buen cami no por l a
82 N uestr o H ogar
inspiración, mas apenas consigo, de cuando en cuando, arrancarle
algunas lágrimas de arrepentimiento sin obtener serias resoluciones.
Las inf elices de las cuales se constituyó en prisionero lo alejan de mis
sugestiones. Vengo trabajando intensamente año tras año. Solicité el
amparo de amigos en cinco núcleos diversos de actividad espiritual
más elevada, incluso aquí en N uestro H ogar. Cierta vez Clarencio casi
consiguió atraerlo al Ministerio de Regeneración, pero f ue en balde.
No es posible encender luz en un candil sin aceite y sin pabilo. Se
necesitalaadhesión mental deLaerteparaconseguir levantarlo y abrirle
la visión espiritual. No obstante, el pobrecito permanece inactivo en
sí mismo, entre la indif erencia y la rebeldía.
Después de larga pausa, suspiró, continuando:
–Tal vez no sepas aún que tus hermanas Clara y Priscila viven
también en el Umbral sujetasalasuperf iciedelaTierra. Estoy obligada
a atender las necesidades de todos. Mi único auxilio directo descansa
en lacooperación detu hermanaLuisa, aquellaquedesencarnó cuando
tú eras pequeño. Luisa me esperó aquí por muchos años y f ue mi
brazo f uerte en los trabajos ásperos de amparo a la f amilia terrestre.
Pero ahora, después de luchar valerosamente, a mi lado, en benef icio
de tu padre, de ti y de las hermanas, observando la gran turbación que
todavíasufren nuestrosfamiliaresen laTierra, regresó lasemanapasada
reencarnando entre ellos, en un gesto heroico de sublime renuncia.
Espero pues, queterestablezcas pronto paraquepodamos desarrollar
actividades en el bien.
Lasinformacionesref erentesami padremeasombraron. ¿Qué
clase de luchas serían las suyas?¿No parecía ser un sincero practicante
de los preceptos religiosos? ¿No comulgaba todos los domingos?
Extasiado con la dedicación maternal pregunté:
–¿Usted auxilia a papá a pesar de su unión con esas mujeres
inf ames?
–¡No las juzgues así! –Ponderó mi madre–. Di más bien, hijo
mío, nuestras her manas enf ermas, ignorantes o infelices. Son también
hijasdenuestro Padre. No hehecho intercesionessolamentepor Laerte,
sino también por ellas, y estoy convencida de haber encontrado re-
83 N uestr o H ogar
cursos para atraerlos todos a mi corazón.
Me asombró aquella gran manif estación de renuncia. Pensé
súbitamente en mi f amilia directa. Sentí el viejo apego a la esposa y a
los hijos queridos. Ante Clarencio y Lisias anhelaba siempre manif es-
tar sentimientos y callar indagaciones, pero el contacto materno me
desinhibía. Algo me hacía sentir que mi madre no se demoraría por
mucho tiempo a mi lado. Aprovechando el tiempo que corría acelera-
do la interrogué:
–Usted que ha acompañado a papá tanto tiempo, ¿no podrá
inf ormarme algo sobre Celia y los niños?Aguardo ansioso el instante
de volver a casa y ayudarlos. ¡Oh, estas inmensas nostalgias deben ser
igualmente compartidas por ellos! ¡Cómo debe suf rir mi desventura-
da esposa con esta separación!…
Mi madre esbozó una sonrisa triste y dijo:
–He visitado a mis nietos periódicamente. Están bien.
Después de meditar unos instantes, agregó:
–Por ahora no debes inquietarte con el problema de auxiliar a
tu f amilia. Prepárate en primer lugar para que tengamos buen éxito.
Hay cuestiones que necesitamos dejarlas al Señor, en pensamiento,
antes de trabajar en la solución que ellas requieren.
Quise insistir en el asunto para obtener pormenores pero mi
madreno reincidió en él esquivándosecon delicadeza. Laconversación
se extendió envolviéndome en una sublime conf ortación. Más tarde
ella se despidió. Curioso por saber cómo vivía hasta entonces le pedí
permiso para acompañarla. Me acarició dulcemente diciendo:
–N o vengas, hi j o mío. M e esper an con urgenci a en el
Minist erio de Comunicaciones, donde se me suminist rarán re-
cursos f luídicos para la jornada de regreso en los gabinet es de
t ransf or mación. Además necesit o ent revist ar me con el Minist ro
Celio para agradecerle la oport unidad de est a visit a.
D ejándome en el alma durable impresión de f elicidad me
besó y se f ue.
84 N uestr o H ogar

En casa deL isias
N o pasar on muchos días, después de la inesperada visita
de mi madre, cuando Lisias me vino a buscar, atendiendo a una
llamada del Ministro Clarencio. Lo seguí, con sorpresa.
Recibido amablemente por el magnánimo bienechor, esperaba
sus órdenes con enorme placer.
–Amigo mío –dijo, af able–, de ahora en adelante está autoriza-
do para hacer observaciones en los diversos sectores de nuestros
servicios, con excepción de los Ministerios de naturaleza superior.
Enrique de Lunadio por terminado su tratamiento en la última sema-
na, y es justo que aproveche el tiempo observando y aprendiendo.
Miré a Lisias como a un hermano que debía participar de mi
indecible felicidad en aquel instante. El enfermero correspondió a mi
mirada con intenso júbilo. No cabía en mí de contento. Era el inicio
de una vida nueva. De algún modo podría trabajar, ingresando en
escuelas dif erentes. Clarencio, que parecía percibir mi intraducible
ventura, acentuó:
–H aci éndose i nnecesar i a su per manenci a en el parque
hospitalario, examinaré atentamente la posibilidad de ubicarlo en un
nuevo ambiente. Consultaré algunas de nuestras instituciones…
Lisias cortó su palabra exclamando:
–Si f uese posible estimaría recibirlo en nuestra casa mientras
85 N uestr o H ogar
dure el curso de observaciones; allí mi madre lo trataría como a un
hijo.
Miré al visitador en un transporte de alegría. Clarencio a su vez,
también le dirigió una mirada de aprobación, murmurando:
–¡Muy bien, Lisias! Jesús se alegra con nosotros cada vez que
recibimos a un amigo en el corazón.
A br acé al ser vi ci al enf er mer o si n poder t r aduci r mi
agradecimiento. La alegría, a veces, hace enmudecer.
–Guarde este documento –me dijo atentamente el Ministro de
Auxilio entregándome una pequeña libreta. Con él podrá ingresar en
los Ministerios de Regeneración, de Auxilio, de Comunicaciones y de
Esclarecimiento, durante un año. Transcurrido ese tiempo, veremos
lo que será posible hacer con respecto a sus deseos. I nstrúyase, mi
amigo. No pierda el tiempo. El intervalo de las experiencias carnales
debe ser bien aprovechado.
Lisias me dio el brazo y salí embelesado de placer.
Pasados algunos minutos, llegamos a la puerta de una graciosa
construcción rodeada de matizado jardín.
–Aquí es –exclamó el delicado compañero.
Y con expresión cariñosa agregó:
–Nuestro hogar, dentro de N uestro H ogar.
Al tañido suave de una campanilla, en el int erior, surgió a la
puert a una simpát ica mat rona.
–¡Madre! ¡Madre! –gritó el enf ermero presentándome a ella
alegremente–, este es el her mano que prometí traerle.
–¡Sea bienvenido, amigo! –exclamó la señora noblemente–.
Ésta es su casa.
Abrazándome continuó:
86 N uestr o H ogar
–Supe que su mamá no vive aquí. En este caso tendrá en mí a
una her mana en f unciones de madre.
No sabía cómo agradecer la generosa hospitalidad. I ba a emi-
tir algunas f rases para demostrar mi conmoción y reconocimiento,
pero la noble matrona, revelando singular buen humor, se adelantó
adivinándome los pensamientos:
–Está prohibido hablar de agradecimientos. No lo haga. Me
obligaría a recordar, de repente, muchas f rases convencionales de la
Tierra.
Todos nos reímos y mur muré conmovido:
–¡Que el Señor traduzca mi agradecimiento en renovadas
bendiciones de alegría y paz para todos!
Entramos. El ambiente era sencillo y acogedor. Los muebles
eran casi idénticos a los terrestres; los objetos en general mostraban
pequeñas variantes. Cuadros de sublime signif icación espiritual, un
piano de notables proporciones, y descansando sobre él un gran
ar pa t al l ada en l íneas nobl es y del i cadas. Comprendi endo mi
curiosidad, Lisias acotó jovial:
–Como ve, despuésdel sepulcro no encontró aún alosángeles
arpistas; pero sí tenemos un arpa esperando por nosotros mismos.
–¡Oh! Lisias –cortó la palabra materna y cariñosa– no seas
irónico. ¿No recuerdas como el Ministerio de Unión Divina recibió
al personal de Elevación, el año pasado cuando pasaron por aquí
algunos embajadores de la Armonía?
–Sí, mamá; sólo quiero decir que los arpistas existen y que
necesitamos crear audición espiritual para oírlos, esf orzándonos por
nuestra parte en el aprendizaje de las cosas divinas.
Después de la presentación relacionada con mi procedencia,
logrésaber quelaf amiliadeLisias habíavivido en unaantiguaciudad
87 N uestr o H ogar
del Estado de Río de Janeiro; que su madre se llamaba Laura y que,
en la casa, tenía consigo a dos her manas: Yolanda y Judith.
Allí serespirabadulcey reconf ortanteintimidad. No conseguía
disf razar mi contento y enor me alegría. Aquel primer contacto con
la organización doméstica en la colonia me elevaba. La hospitalidad
llenadeternuraarrancabademi Espíritu notasdeprof undaemoción.
Ant e l a cant i dad de mi s pregunt as, Yol anda me exhi bi ó
maravillosos libros. Notando mi interés, la dueña de la casa advirtió:
–En N uestro H ogar, en lo que concierne a literatura, tenemos
una enor me ventaja: los escritores de mala f e, los que destilan vene-
no psicológico, son conducidos inmediatamente hacialas zonas obs-
curas del Umbral. Por aquí no se ref or man, ni aun en el Ministerio
de Regeneración, mientras perseveren en semejante estado de alma.
No pude dejar de sonreír. Continué obser vando los primores
del arte de la f otograf ía en las páginas que tenía a la vista.
Ensegui da L i si as me l l amó par a most r ar me al gunas
dependencias de la casa, demorándome en la sala de baño, cuyas
interesantes instalaciones me maravillaron. Todo era sencillo pero
conf ortable.
N o había vuel t o t odavía en mí por l a emoci ón que me
envolvía, cuando la señora Laura invit ó a la oración.
N os sent amos silenciosament e alrededor de una gran mesa.
Conect ado un gran aparat o, se hizo oír una música suave.
Era el loor al moment o crepuscular. Surgió, al f ondo, el mismo
cuadro prodigioso de la Gobernación que yo nunca me cansaba
de cont emplar por las t ardes en el parque hospit alario. En aquel
moment o, me sent ía dominado por prof unda y mist eriosa alegría.
Viendo un corazón azul diseñado a lo lejos, sent í que mi alma se
arrodillaba en su t emplo int erior, en sublime t ransport e de júbilo
y reconocimient o.
88 N uestr o H ogar

El amor,
alimento delasalmas
Ter mi nada l a or aci ón, la dueña de la casa nos llamó a la
mesa, sir viendo caldo reconf or t ant e y f r ut as perf umadas que más
parecían concent rados de f l ui dos del i ci osos. Emi nent ement e
sorprendido, oí a la señora Laura obser var con gracia:
–Real ment e nuest r as r ef acci ones son aquí mucho más
agradables que en la Tierra. Hay residencias en N uestro H ogar que
las eluden casi por completo; pero en las zonas del Ministerio de
Auxilio, no podemos prescindir de los concentrados f luídicos en
vista de los pesados servicios que las circunstancias imponen. Gas-
tamos gran cantidad de energías. Es necesario renovar provisiones
de f uerza.
–Pero, eso –ponderó una de las jóvenes–, no quiere decir que
solamente nosotros los f uncionarios de Auxilio y de Regeneración
vivamos necesitando de alimentos. Todos los Ministerios, inclusive
el de Unión Divina los necesitan, si bien dif ieren en su substancia.
En Comunicaciones y en Esclarecimiento hay enor me consumo de
f rutos. En Elevación, el consumo de jugos y de concentrados no es
reducido, y en la Unión D ivina los f enómenos de alimentación
alcanzan lo inimaginable.
Mi mirada indagadora iba de Lisias a la señora Laura, ansioso
89 N uestr o H ogar
de explicaciones. Todos sonreían de mi natural perplejidad, pero la
madre de Lisias respondió a mis deseos explicando:
–Nuestro hermano tal vez ignore aún que el mayor alimento
de las criat uras es just ament e el amor. D e cuando en cuando,
recibimos en N uestr o H ogar grandes comisiones de I nstr uctores, que
nos proporcionan enseñanzas relacionadas con la nutrición espiri-
tual. Todo sistema de alimentación, en las distintas esf eras de la
vida, tiene en el amor la base prof unda. Aun aquí, el alimento f ísico,
propiament e considerado, es simple problema de mat erialidad
transitoria, como en el caso de los vehículos terrestres, necesitados
de la colaboración de grasa y aceite. El alma en sí apenas se nutre de
amor. Cuanto másnoselevemosen el plano evolutivo delaCreación,
más extensamente conoceremos esta verdad. ¿No le parece que el
amor divino sea el alimento del Universo?
Tal es el uci daci ones me conf or t aban sobr emaner a.
Percibiendo mi ínt ima sat isf acción, Lisias int er vino, acent uando:
–Todo se equilibra en el amor inf inito de Dios, y cuanto más
evolucionado es el ser, más sutil es el proceso de alimentación. El
gusano, en el subsuelo del planeta, se nutre esencialmente de tierra.
El animal grande coge en la planta los alimentos de manutención a
imitación de la criatura al succionar el seno materno. El hombre
toma el f ruto del vegetal, lo transf or ma de acuerdo con la exigencia
del paladar y se sir ve de él en la mesa del hogar. Nosotros, criaturas
desencarnadas, necesitamos substancias suculentas, tendientes a la
condición f luídica, y el proceso será cada vez más delicado, a medi-
da que se intensif ique la ascensión individual.
–Por otra parte, no olvidemos la cuestión de los vehículos –
añadió la señora Laura–, porque, en el f ondo, el gusano, el animal, el
hombre y nosotros, dependemos absolutamente del amor. Todos
nos movemos en él y sin él no tendríamos existencia.
–¡Es extraordinario! –aduje conmovido.
–¿No recuerda la enseñanza evangélica: amaos l os unos a l os
90 N uestr o H ogar
otros? –prosiguió la madre de Lisias atenta– Jesús nos enseñó esos
principios objetivando tan sólo casos de caridad, en los cuales to-
dos aprenderemos, más temprano o más tarde, que la práctica del
bien constituye un simple deber. N os aconsejaba, igualmente, a
alimentarnos unos a los otros en el campo de la f raternidad y de la
simpatía. El hombreencarnado sabrá, mástarde, quelaconversación
amiga, el gesto af ectuoso, la bondad recíproca, la conf ianza mutua
a la luz de la comprensión, el interés f raternal, –patrimonios que se
derivan naturalmente del amor prof undo–, constituyen sólidos ali-
mentos para la vida en sí. Reencarnados en la Tierra, experimenta-
mos grandes limitaciones; al volver a este mundo reconocemos que
toda la estabilidad de la alegría es un problema de alimentación
puramente espiritual. Se f or man hogares, villas, ciudades y naciones
en obediencia a tales imperativos.
Recordé, instintivamente, las teorías del sexo ampliamente
divulgadas en el mundo. La señora Laura, tal vez adivinando mis
pensamientos, sentenció:
–Que nadie diga que el f enómeno es simplemente sexual. El
sexo es manif estación sagrada de ese amor universal y divino, pero
es apenas una expresión aislada del potencial inf inito. Entre los
mat ri moni os más espi ri t ual i zados el cari ño y l a conf i anza, l a
dedicación y el entendimiento mutuos per manecen muy por encima
de la unión f ísica, reducida entre ellos a realización transitoria. La
permuta magnética es el f actor que establece el ritmo necesario a la
manif estación de la ar monía. Para que se alimente la ventura, basta
la presencia y, a veces, apenas la comprensión.
Valiéndose de la pausa, Judith acotó:
–Aprendemos en N uestro H ogar que la vida terrestre se equili-
bra en el amor, sin que la mayor parte de los hombres se aperciba.
Almas gemelas, almas hermanas, almas af ines constituyen parejas y
grupos numerosos. Uniéndose unas a las otras, amparándose mutu-
amente, consiguen equilibrio en el plano de la redención. Por tanto,
cuando f altan compañeros, la criatura débil acostumbra a sucumbir
en medio de la jornada.
91 N uestr o H ogar
–Como puede ver, mi amigo –objetó Lisias contento–, también
aquí es posiblerecordar el Evangelio deCristo: N o sólo depan viveel hombre.
Pero antes de que se establecieran nuevas consideraciones,
sonó la campanilla f uertemente.
El enf er mero se levantó para atender.
Dos jóvenes de f ino trato entraron en la sala.
–Aquí tiene –dijo Lisias dirigiéndose a mí gentilmente– a
nuestros her manos Polidoro y Estacio, compañeros de ser vicio en
el Ministerio de Esclarecimiento.
Saludos, abrazos, alegría.
Tr anscur ri dos al gunos moment os, l a señora L aur a di j o
sonriente:
–Todos ustedes trabajaron mucho hoy. Emplearon el día con
provecho. No alteren su programa pref erido por nuestra causa. No
olviden la excursión al Campo de la Música.
Notando la preocupación de Lisias, la madre advirtió:
–Vete, hijo mío. No hagasesperar aLascinia. Nuestro hermano
quedará en mi compañía hasta que te pueda acompañar en esos
entretenimientos.
–No se preocupe por mí –exclamé instintivamente.
La señora Laura esbozó amable sonrisa y respondió:
–Hoy no podré compartir las alegrías del Campo. Tenemos
en casa a mi nieta, convaleciente, que llegó de la Tierra hace pocos
días.
Salieron todos en medio del júbilo general. La dueña de la
casa, cerrando la puerta, se volvió hacia mí diciéndome:
–Van en busca del alimento a que nos ref eríamos. Los lazos
af ectivos, aquí, son más bellos y más f uertes. El amor, mi amigo, es
el pan divino de las almas, la llama sublime de los corazones.
92 N uestr o H ogar

L a joven desencarnada
–¿N o vi ene su ni et a a l a mesa para l as ref ecci ones? –
pregunt é a l a dueña de l a casa– ensayando una conversaci ón
más ínt ima.
–Por ahora se le aliment a a solas, –aclaró la señora Laura;
la muy t ont a cont inúa ner viosa y abat ida. Aquí no t raemos a la
mesa a ni nguna per sona que se encuent r e per t ur bada o
disgust ada. La neurast enia y la inquiet ud emit en f luidos pesados
y venenosos, que se mezclan aut omát icament e a las subst ancias
aliment icias. Mi niet a se demoró en el Umbral quince días, en
f uer t e somnol enci a, asi st i da por nosot r os. D eber ía haber
ingresado en los pabellones hospit alarios, pero, f inalment e vino
a somet erse a mis cuidados direct os.
Manif est é deseos de visit ar a la recién llegada del planet a.
Sería muy int eresant e oírla. ¿Cuánt o t iempo hacía que me hallaba
sin not icias direct as de la exist encia t errest re?
La señora Laura no se hizo rogar cuando le di a conocer
mis deseos.
N os dirigimos a una habit ación muy amplia y conf ort able.
Una j oven muy pál i da reposaba en una cómoda pol t rona. Se
sorprendió vivament e al ver me.
–E st e ami go, E l oí sa –expl i có l a madr e de L i si as
indicándome– es un her mano nuest ro que volvió de la esf era
93 N uestr o H ogar
f ísica hace poco t iempo.
La joven me miró con curiosidad, a pesar de que sus ojos
perdidos en prof undas ojeras, t radujesen gran esf uerzo para con-
centrar la atención. Me cumplimentó esbozando una vaga sonrisa,
dándome yo a conocer a mi vez.
–D ebe hallarse cansada –obser vé.
Pero ant es que ella respondiese se adelant ó la señora Laura,
procurando subst raerla a esf uerzos que agravasen su f at iga:
–Eloísa ha est ado inquiet a y af ligida. En part e, se just if i-
ca. L a t ubercul osi s f ue l arga y l e dej ó huel l as prof undas; no
obst ant e no se debe prescindir, en t iempo alguno, del opt imismo
y del valor.
Vi a la joven rest regarse sus ojos negros, como para ret ener
el llant o, pero f ue en balde. El t órax comenzó a palpit ar violen-
t ament e, y llevando el pañuelo al rost ro, no conseguía cont ener
los angust iosos sollozos.
–Tont it a –dijo la dulce señora abrazándola–, es necesario
reaccionar cont ra eso. Est as impresiones son nada más que los
result ados de la def icient e educación religiosa. Sabes que t u ma-
dre no demorará en venir, y que no puedes cont ar con la f idelidad
de t u novio, en modo alguno, quien no t e podrá of recer una sin-
cera dedicación espirit ual desde la Tier ra. Todavía él est á lejos
del espírit u sublime del amor iluminado. N at uralment e se casará
con ot ra, y debes habit uart e a est a convicción. N o sería just o
exigirle su venida br usca.
Sonriendo mat ernalment e, la señora Laura agregó:
–Admit amos que viniese f orzando la ley. ¿N o sería más
dur o el suf r i mi ent o? ¿N o pagar ías car a l a cooper aci ón que
hubi eses pr est ado en est e hecho? A quí no t e han de f al t ar
amist ades cariñosas ni colaboración f rat ernal, para que t e equili-
bres. Si amas de verdad al joven, debes procurar ar monía para
94 N uestr o H ogar
que puedas benef iciarlo más t arde. Además, t u madre no t ardará
en llegar.
Me causó mucha pena el copioso llant o de la joven. I nt ent é
est ablecer un nuevo r umbo a la conversación, para subst raerla a
la crisis de lágrimas.
–¿D e dónde viene ust ed, Eloísa? –pregunt é.
La madre de Lisias callaba, al parecer, procurando verla
más desembarazada.
D espués de largos inst ant es, durant e los cuales se enjugaba
los ojos llorosos, la joven respondió:
–D e Río de Janeiro.
–Pero no debe l l orar así –obj et é–. Ust ed es muy f el i z.
D esencarnó hace pocos días, est á con sus parient es y no conoció
t empest ades en el gran viaje…
Ella pareció reanimarse y habló con más calma:
–Ust ed no puede imaginarse cuánt o he suf rido. Ocho me-
ses de lucha con la t uberculosis, a pesar de los t rat amient os… el
dolor de haber t ransmit ido la enf er medad a mi madre cariñosa…
Además de t odo eso, lo que padeció por mi causa mi pobre novio,
es inenarrable…
–Vamos, vamos, no digas eso –obser vó la señora Laura
sonriendo–. En la Tierra t enemos siempre la ilusión de que no
hay mayor dolor que el nuest ro. Pura ceguera: hay millones de
criat uras conf ront ando sit uaciones verdaderament e cr ueles com-
paradas con las nuest ras.
–Pero, Ar naldo, abuela, quedó sin consuelo, desesperado.
Todo eso es t er rible –agregó cont rahecha.
¿Y crees si ncerament e en esa i mpresi ón? –pregunt ó l a
mat rona con inf lexión de cariño–. Obser vé a t u ex novio diver-
95 N uestr o H ogar
sas veces en el curso de t u enf er medad. Era nat ural que él se
conmoviera t ant o, viendo t u cuerpo reducido a guiñapos; pero
t odavía no est á preparado para comprender un sent imient o puro.
Se ha de reconf or t ar muy pront o. El amor iluminado no es para
cual qui er cri at ura humana. Conser va por t ant o t u opt i mi smo.
Podrás auxiliarlo muchas veces sin duda; pero en lo que concier ne
a la unión conyugal, cuando t e sea posible hacer excursiones a
l as esf er as del pl anet a, en nuest r a compañía, habr ás de
encont rarlo casado con ot ra.
Admirado a mi vez, not é la sorpresa dolorosa de Eloísa.
La convalecient e no sabía como port arse ant e la serenidad y el
buen sent ido de la abuela.
–¿Será posible?
L a madr e de L i si as esbozó un gest o ext r emadament e
cariñoso y dijo:
–N o seas obst inada ni int ent es desment ir me.
Viendo que la enf er ma parecía t omar la act it ud ínt ima de
quien quiere pr uebas, la señora Laura insist ió muy dulcement e:
–¿Te acuerdas de María de la Luz, la amiga que t e llevaba
f l ores t odos l os domi ngos? Pues escucha. Cuando el médi co
anunci ó con car áct er conf i denci al , l a i mposi bi l i dad de t u
r est abl eci mi ent o f ísi co, A r nal do, aunque muy compungi do,
comenzó a envolverla en vibraciones ment ales muy dif erent es.
A hor a que est ás aquí, no demor ar án mucho l as nuev as
resol uci ones.
–¡Ah, qué horror, abuela!
–H orror, ¿por qué? Es necesario que t e habit úes a consi-
derar las necesidades ajenas. Tu novio es un hombre común; no
est á preparado para l as bel l ezas subl i mes del amor espi ri t ual .
N o puedes operar milagros en él, por mucho que lo ames. El
descubr i mi ent o de sí mi smo es una car act er íst i ca per sonal .
96 N uestr o H ogar
Arnaldo conocerá más t arde la belleza de t u idealismo; mas, por
ahor a, es necesar i o dej ar l o ent r egado a l as exper i enci as que
necesi t a.
–¡N o me conf or mo! –exclamó la joven, llorando– just a-
ment e M ar ía de l a L uz, l a ami ga a qui en si empr e j uzgué
f i del ísi ma…
La señora Laura sonrió y dijo caut elosament e:
–¿N o será más agradable conf iarlo a los cuidados de una
criat ura her mana? María de la Luz será siempre t u amiga espiri-
t ual, al paso que ot ra mujer t al vez t e dif icult ase, más t arde, el
acceso al corazón de él.
Yo est aba eminent ement e sorprendido. Eloísa pror r umpió
en sollozos. La bondadosa señora percibió mi int ranquilidad y,
t al vez con el propósit o de orient ar t ant o a la niet a como a mí,
acl aró sensat ament e:
–Conozco l a causa de t u l l ant o, hi j i t a: nace de l a t i er ra
inculta de nuestro milenario egoísmo, de nuestra renitente vanidad
humana. Ent ret ant o, t u abuela no t e habla para herir t e y sí para
que despiert es a la realidad.
M i ent r as El oísa l l or aba, l a madr e de L i si as me i nvi t ó
nuevament e a l a sal a de reci bo, consi derando que l a enf er ma
necesit aba de reposo.
Al sent arnos, dijo en t ono conf idencial:
–Mi nietallegó prof undamente f atigada. Enredó su corazón,
en demasía, en las t elas del amor propio. En rigor, el lugar de ella
sería cualquiera de nuestros hospitales; pero el Asistente Couceiro
juzgó mejor sit uarla al lado de nuest ro cariño. Est o, además, es
muy de mi agrado, porque mi querida Teresa, su madre, est á por
l l egar. Un poco más de paci enci a y al canzar emos l a j ust a
solución. Es cuest ión de t iempo y serenidad.
97 N uestr o H ogar

N ocionesdel hogar
D eseando obt ener v al or es educat i v os, que f l uían
nat ur al ment e de l a pal abr a de l a señor a L aur a, pr egunt é
cur i oso:
–D esempeñando t ant os deber es, ¿t odavía t i ene ust ed
at ribuciones f uera de la casa?
–Sí; vivimos en una ciudad de t ransición; no obst ant e, las
f inalidades de la colonia residen en el t rabajo y en el aprendizaje.
L as al mas f emeni nas asumen aquí numer osas obl i gaci ones,
preparándose para volver al planet a o para ascender a esf eras
más alt as.
–¿La organización domést ica, en N uest r o H ogar, es idént ica
a la de la Tierra?
Con un gest o muy signif icat ivo, la int erlocut ora cont est ó:
–Es el hogar t er rest re el que desde hace mucho t iempo, se
esf uer za por copi ar nuest r o i nst i t ut o domést i co; per o l os
cónyuges por allá, con raras excepciones, est án aún mondando
el t erreno de los sent imient os, invadido por las yerbas amargas
de la vanidad personal y poblado por monst r uos de celos y ego-
ísmo. Cuando regresé del planet a, la últ ima vez t raía como es
natural, prof undas ilusiones. Coincidió que en mis crisis de orgullo
herido, f ui llevada a oír a un gran inst r uct or, en el Minist erio de
98 N uestr o H ogar
Esclarecimient o. D esde ese día penet ró en mi Espírit u una nueva
cor rient e de ideas.
–¿N o podría deci r me al go de l as l ecci ones reci bi das? –
indagué con int erés.
–El ori ent ador muy versado en Mat emát i cas –prosi gui ó
el l a– nos hi zo sent i r que el hogar es como un ángul o rect o en
l as l íneas del pl ano de l a evol uci ón di vi na. L a rect a vert i cal es
el sent i mi ent o f emeni no, envuel t o en l as i nspi raci ones creadoras
de l a vi da. L a rect a hori zont al es el sent i mi ent o mascul i no, en
marcha de real i zaci ones en el campo del progreso común. El
hogar es el sagr ado vér t i ce donde el hombr e y l a muj er se
encuent ran para el ent endi mi ent o i ndi spensabl e. Es el t empl o
en el cual l as cri at uras deben uni rse espi ri t ual ant es que corpo-
ral ment e. H ay en l a Ti erra gran número de est udi osos de l as
cuest i ones soci al es, que di f unden vari as medi das y cl aman por
l a regeneraci ón de l a vi da domést i ca. Al gunos l l egan a aseverar
que l a i nst i t uci ón de l a f ami l i a humana est á amenazada. En-
t ret ant o, i mpor t a consi derar que, en ri gor, el hogar es conqui s-
t a subl i me que l os hombres van real i zando l ent ament e. ¿D ónde
se encuent ra, en l as esf er as del gl obo, el verdadero i nst i t ut o
domést i co, basado en l a ar monía j ust a, con l os derechos y l os
deber es l egít i mament e compar t i dos? L a mayor ía de l os
mat ri moni os t errest res pasan l as horas sagradas del día, vi vi endo
l a i ndi f erenci a o el egoísmo f eroz. Cuando el mari do est á en
cal ma, l a muj er parece desesperada; cuando l a esposa se cal l a,
humi l de, el compañero l a t i rani za. N i l a consort e se deci de a
ani mar al esposo en l a l ínea hor i zont al de sus t r abaj os
t emporal es, ni el mari do se resuel ve a segui rl a en el vuel o di vi -
no de l a t er nura y del sent i mi ent o, r umbo a l os pl anos superi o-
res de l a Creaci ón. D i si mul an en soci edad y en l a vi da ínt i ma
uno hace vi aj es ment al es a l ar ga di st anci a, mi ent r as el ot r o
99 N uestr o H ogar
coment a el ser vi ci o que l e es pecul i ar. Si l a muj er habl a de l os
hi j i t os, el mari do va de excursi ón a t ravés de l os negoci os; si el
compañero exami na cual qui er di f i cul t ad de su t r abaj o, l a men-
t e de l a esposa vuel a al gabi net e de l a modi st a. Es cl aro que,
en t al es ci rcunst anci as, el ángul o di vi no no est á debi dament e
t razado. D os l íneas diver gent es i nt ent an, en vano, f or mar el
vér t ice sublime, a f in de const r uir un escalón en la escalera gran-
diosa de la vida et erna.
Esos concept os penet raban en lo más prof undo de mí, por
ello, muy impresionado, obser vé:
–Señora Laura, esas def i ni ci ones susci t an un mundo de
pensamient os nuevos. ¡Ah, si conociésemos t odo eso allá en la
Ti erra!…
–Es cuest i ón de exper i enci a, ami go mío –r epl i có l a nobl e
mat r ona–, el hombr e y l a muj er apr ender án en el suf r i mi ent o
y en l a l ucha. Por ahor a son r ar os l os que conocen que el
hogar es una i nst i t uci ón di vi na y que se debe vi vi r det r ás de
sus puer t as con t odo el cor azón y con t oda el al ma. M i ent r as
l as cr i at ur as vul gar es at r avi esan l a f l or i da r egi ón del novi azgo,
se buscan movi l i zando l os máxi mos r ecur sos del espír i t u; de
ahí el di cho de que t odos l os ser es son bel l os cuando est án
ver dader ament e enamorados. El asunt o más t r i vi al asume si n-
gul ar encant o en l as pal abr as más f út i l es. El hombr e y l a muj er
compar ecen ahí, en l a i nt egr aci ón de sus f uer zas subl i mes.
Per o después que r eci ben l a bendi ci ón nupci al , l a mayor ía
at ravi esa l os vel os del deseo, y cae en l os br azos de l os vi ej os
monst r uos que t i r ani zan l os cor azones. N o hay concesi ones
r ecípr ocas. N o hay t ol er anci a y a veces ni si qui er a f r at er ni dad.
Se apaga l a bel l eza l umi nosa del amor cuando l os cónyuges
pi er den l a camar ader ía y el gust o de conver sar. D e ahí en
adel ant e, l os más educados se respet an; l os más r udos, mal
100 N uestr o H ogar
se sopor t an. N o se ent i enden. Pr egunt as y r espuest as son f or -
mul adas en vocabl os br eves. Por más que se unan l os cuer pos,
l as ment es vi ven separ adas, oper ando por r umbos di st i nt os.
–¡Todo eso es la pura verdad! –aduje conmovido.
–Per o, ¿qué hacer, ami go mío? –r epl i có l a bondadosa
señora– en l a f ase evol ut i va act ual del pl anet a, exi st en en l a
esf er a car nal r ar ísi mas uni ones de al mas gemel as, r educi do
númer o de mat r i moni os de al mas her manas o af i nes, y
apl ast ant e porcent aj e de uni ones de rescat e. El mayor número
de mat r i moni os humanos, est á const i t ui do por ver dader as
uni ones f orzadas, baj o cadenas.
Procurando volver a t omar el hilo de las consideraciones
sugeridas por mi pregunt a inicial, la madre de Lisias cont inuó:
–L as al mas f emeni nas no pueden per manecer i nact ivas
aquí. Es pr eci so apr ender a ser madr e, esposa, mi si oner a,
her mana. L a t ar ea de l a muj er , en el hogar , no puede
ci rcunscri bi rse a unas cuant as l ágri mas de pi edad oci osa y a
muchos años de ser vi dumbr e. Es cl ar o que el movi mi ent o
cont empor áneo del f emi ni smo desesper ado, const i t uye
abominable acción cont ra las verdaderas at ribuciones del espírit u
f emenino. La mujer no debe compet ir con el hombre a t ravés de
escrit orios y gabinet es, donde se reser van act ividades just as al
espírit u masculino. Por t ant o, nuest ra colonia enseña que exist en
nobl es ser vi ci os de ext ensi ón del hogar par a l as muj er es. L a
enf er mería, la enseñanza, la indust ria del hilo, la inf or mación,
l os ser v i ci os de paci enci a, r epr esent an act i v i dades muy
expresivas. El hombre debe aprender a acar rear para el ambient e
domést i co l a ri queza de sus experi enci as, y l a muj er necesi t a
conducir la dulzura del hogar a las labores ásperas del hombre.
D ent ro de casa, la inspiración; f uera de ella, la act ividad. La una
no vivirá sin la ot ra. ¿Cómo sust ent ar el río sin la f uent e, y como
101 N uestr o H ogar
esparcir el agua de la f uent e sin el lecho del río?
N o pude dejar de sonreír oyendo la int errogación.
La madre de Lisias, después de largo int er valo, cont inuó:
–Cuando el Minist erio de Auxilio me conf ía niños al hogar,
mis horas de ser vicio son comput adas al doble, lo que le puede
dar una idea de la import ancia de la acción mat ernal en el plano
t er r est re. Ent ret ant o, cuando eso no acont ece así, t engo mi s
deberes diur nos en los t rabajos de enf er mería, con la semana de
cuarent a y ocho horas de t area. Todos t rabajan en nuest ra casa.
A no ser mi niet a convalecient e, no t enemos a nadie de la f amilia
en zonas de reposo. Ocho hor as de act ivi dad por el i nt er és
colectivo, diariamente, es un programa f ácil paratodos. Me sentiría
avergonzada si yo no lo ejecut ase.
Se i nt er r umpi ó l a i nt er l ocut or a por breves moment os,
mient ras yo me perdía en múlt iples consideraciones…
102 N uestr o H ogar
21
Continuandola conversación
–La conversación, señora Laura –exclamé con int erés–,
sugi er e numer osas i nt er r ogaci ones, ust ed me di scul par á l a
curiosidad y el abuso…
–N o diga eso –contestó bondadosa–, pregunte siempre. N o
estoy en condiciones de enseñar, pero es siempre f ácil inf or mar.
N os reímos de la obser vación e indagué enseguida:
–¿Cómo se encarael problemade lapropiedad en lacolonia?
Por ejemplo, esta casa, ¿le pertenece?
Ella sonrió y esclareció:
–Tal como sucede en la Tierra, la propiedad aquí es relativa.
N uestras adquisiciones son hechassobrelabasedehoras detrabajo.
El bonus hora, en el f ondo, es nuestro dinero. Cualquier cosa de
utilidad es adquirida con esos cupones, obtenidos por nosotros
mismos a costa de esf uerzo y dedicación. Las constr ucciones en
general represent an un pat ri moni o común, baj o cont rol de l a
Gobernación; pero, cada f amilia espiritual puede conquistar un
hogar (nunca más de uno), presentando treinta mil bonus hora, lo
que se puede conseguir con algún tiempo de ser vicio. N uestra
morada f ue conquistada por el trabajo perseverante de mi esposo,
quien vino a la esf era espiritual mucho antes que yo. D ieciocho
años estuvimos separados por los lazos f ísicos, pero siempre uni-
103 N uestr o H ogar
dos por los hilos espirituales. Ricardo no descansó. Recogido en
N uest r o H ogar , después de ci er t o per íodo de ext r emadas
pert urbaci ones, comprendi ó i nmedi at ament e l a necesi dad del
esf uerzo activo, preparándonos un nido para el f uturo. Cuando
llegué, estrenamos la casa que él organizara con tanto esmero,
acentuándose así nuestra ventura. D esde entonces mi esposo me
suministró nuevos conocimientos. Mis luchas durante la viudez
habían sido intensas. Muy joven todavía con los hijos tiernos, tuve
que enf rentar ser vicios muy r udos. A costa de testimonios dif íciles,
pr opor ci oné a l os r et oños de nuest r a uni ón, l os val or es
educacionales de que podía disponer, habituándolos desde muy
t emprano a l os t rabaj os arduos. Comprendí después que esa
existencia laboriosa me había librado de las indecisiones y las an-
gustias del Umbral por haber me colocado a cubierto de muchas y
peligrosas tentaciones. El sudor del cuerpo o lajustapreocupación,
en los campos de la actividad honesta, constituyen valiosos recur-
sos para la elevación y la def ensa del alma. Reencontrar a Ricardo,
tejer nuevos nidos de af ectos, representaba el cielo para mí. D u-
rante años consecutivos vivimos una vida de perenne ventura,
t rabajando por nuest ra evolución, uniéndonos cada vez más y
cooperando en el progreso ef ectivo de los que nos son af ines. Con
el correr del tiempo, Lisias, Yolanda y Judith, se reunieron con
nosotros aumentando nuestra f elicidad.
D espués de ligero inter valo, durante el cual parecía medi-
tar, mi interlocutora prosiguió en tono grave:
–Pero la esf era del globo nos esperaba. Si el presente estaba
lleno de alegría, el pasado llamaba a cuentas, para que el f uturo se
ar monizase con la ley eterna. N o podíamos pagar a la Tier ra con
bonus hora y sí con el sudor honrado, f r uto de trabajos. D ada
nuest ra buena volunt ad, se aclaraba nuest ra visión, en lo relat i-
vo al pret érit o doloroso. La ley del rit mo exigía, ent onces, nuest ra
vuel t a.
104 N uestr o H ogar
Aquellas af ir maciones me causaban viva impresión. Era la
primeravez quemisoídosescuchaban tan profundamenteen lacolonia,
sobre el asunto de las reencarnaciones anteriores.
–Señora Laura –exclamé interrumpiéndola–, permítame por f a-
vor una aclaración. Perdóneme la curiosidad. Hasta ahora aún no pude
conocer detenidamente lo que se relaciona con mi pasado espiritual.
¿No estoy ya libre de los lazos físicos?¿No atravesé el río de la muerte?
¿Recordó usted el pasado inmediatamentedespuésdesu venida, o tuvo
que esperar el concurso del tiempo?
–Lo esperé –replicó sonriente–; ante todo, es indispensable que
nos despojemos de las impresiones físicas. Las escamas de inferioridad
son muy fuertes. Es preciso disponer de gran equilibrio para que poda-
mos recordar edificando. En general, todos tenemos errores clamoro-
sos en los ciclos de la vida eterna. Quien recuerda un crimen cometido,
se suele considerar el más desventurado del Universo, y quien recuerda
el crimen de que fue víctima, se considera también como infeliz. Por
tanto, sólo el almamuyseguradesí, recibetalesatributoscomo realización
espontánea. Las demás son debidamente controladas en el dominio de
las reminiscencias y, si intentan burlar ese dispositivo de la ley, rara vez
pueden substraerse al desequilibrio y a la locura.
–¿Pero usted recordó el pasado de modo natural?–pregunté.
–Déjeme explicarle –respondió bondadosamente–; cuando se
me aclaró la visión interior, las recordaciones vagas me causaban gran-
des perturbaciones. Coincidió que mi marido sufríael mismo estado de
alma. Resolvimos ambos consultar al Asistente Longobardo. Ese ami-
go, despuésdeminucioso examen denuestrasimpresiones, nosencaminó
a los magnetizadores del Ministerio de Esclarecimiento. Recibidos allí
con cariño, tuvimos acceso en primer lugar a la Sección de Archivo,
dondetodosnosotrostenemosanotacionesparticulares. Nosaconsejaron
los técnicos de aquel Ministerio que leyéramos nuestras propias
memorias, durante dos años, sin perjuicio de nuestra tarea del Auxilio
105 N uestr o H ogar
abarcando el período detressiglos. El jefedel servicio deRecordaciones
no me permitió la lectura de fases anteriores, declarándonos incapaces
de soportar los recuerdos correspondientes a otras épocas.
–¿Bastó la lectura para que se sintieran en posesión de las
reminiscencias? –interrumpí con curiosidad.
–No. Lalecturasolamenteinforma. Despuésdelargo período de
medi t aci ón para el escl areci mi ent o propi o, y como sor presas
indescriptibles, fuimos sometidos a determinadas operaciones psíqui-
cas, con el fin de que penetráramos en los dominios emocionales de los
recuerdos. Los Espíritus técnicos en el asunto, nos aplicaron pases en el
cerebro despertándonos ciertas energías adormecidas. Ricardo y yo
quedamos entonces señores de trescientos años de memoria integral.
¡Comprendemos, pues, cuán grande es nuestra deuda aún para con las
organizaciones del planeta!...
–¿D ónde está nuestro her mano Ricardo? ¡Cómo estimaría
conocerlo!…–Exclamé bajo fuerte impresión.
LamadredeLisiasmovió significativamentelacabezaymurmuró:
–En vista de nuestras observaciones referentes al pasado, com-
binamos nuevo encuentro en las esferas de la Tierra. Tenemos trabajo,
mucho trabajo, en el planeta. Por tanto, Ricardo partió hace tres años.
En cuanto amí, lo seguirédentro depocosdías. Tan sólo estoy esperan-
do la llegada de Teresa para dejarla junto a los nuestros.
Con lamiradavaga, como si lamenteestuvieramuy lejos, al lado
de la hija retenida aún en la Tierra, la señora Laura acent uó:
–L a madr e de El oísa no t ar dar á. Su paso a t r avés del
Umbral será solament e de unas horas, debido a sus prof undos
sacr i f i ci os, desde l a i nf anci a. Por l o mucho que suf r i ó, no
necesit ará de los t rat amient os de Regeneración. Por t ant o, podré
t raspasarle mis obligaciones en el Auxilio y part ir t ranquila. El
Señor no nos olvidará.
106 N uestr o H ogar

El bonushora
N ot ando que la señora Laura se ent rist eciera súbit ament e
al recordar al marido, modif iqué el r umbo de la conversación
int errogando:
–¿Qué me puede decir del bonus hora? ¿Se t rat a de algún
met al amonedado?
Mi i nt erl ocut ora perdi ó el aspect o nost ál gi co al que se
acogiera y replicó at ent ament e:
–N o es propiamente una moneda, sino una f icha de ser vicio
individual que f unciona como valor adquisit ivo.
–¿Adqui si t ivo? –pregunt é abr upt ament e.
–D éj eme expl i car –respondi ó l a bondadosa señora–; en
N uest r o H ogar l a pr oducci ón de vest uar i o y al i ment aci ón
element ales per t enece a t odos en común. H ay ser vicios cent rales
de dist ribución en la Gobernación y depart ament os del mismo
t rabajo en los Minist erios. El depósit o de provisiones f undamen-
t al es propiedad colect iva.
Ant e mi gest o silencioso de asombro, acent uó:
–Todos cooperan en el engrandecimient o del pat rimonio
común y viven de él . Pero, l os que t rabaj an adqui eren j ust os
derechos. Cada habit ant e de N uest r o H ogar recibe provisiones de
pan y ropa en lo que se ref iere a lo est rict ament e necesario; pero
107 N uestr o H ogar
los que se esf uercen en la obt ención de bonus hora, consiguen
ci ert as prerrogat i vas en l a comuni dad soci al . El Espíri t u que
todavía no trabaja, podrá ser recogido aquí; pero los que cooperan
pueden t ener casa propi a. El oci oso vest i rá si n duda, pero el
operario esf orzado vest irá lo mejor que le parezca. ¿Comprendió?
Los inact ivos pueden per manecer en los campos de reposo o en
los parques de t rat amient o f avorecidos por la int ercesión de ami-
gos; sin embargo, las almas laboriosas conquist an el bonus hora
y pueden disf r ut ar de la compañía de her manos queridos en los
l ugar es consagr ados al ent r et eni mi ent o, o al cont act o de
orient adores sabios, en las diversas escuelas de los Minist erios
en general. Precisamos conocer el precio de cada not a de mejoría
y elevación. Cada uno de nosot ros, los que t rabajamos, debe dar
como mínimo, ocho horas de ser vicio út il en las veint icuat ro de
que se compone el día. Los t rabajos, en su programación son
numerosos y la Gober nación per mit e cuat ro horas de esf uerzo
ext raordinario a los que desean colaborar en el t rabajo común
con buena vol unt ad. D e est e modo hay mucha gent e que
consigue set ent a y dos bonus hora por semana, sin hablar de los
ser vicios de mayor sacrif icio, cuya remuneración es duplicada y,
a veces, t ri pl i cada.
–Pero, ¿es ese el único t ít ulo de remuneración? –pregunt é.
–Sí, es el pat rón de pago a t odos los colaboradores de la
col oni a, no sól o en l a admi ni st r aci ón si no t ambi én en l a
obedi enci a.
Recordando las organizaciones t errest res indagué con es-
pant o:
–¿Cómo conciliar semejant e pat rón con la nat uraleza del
ser vi ci o? ¿El admi ni st r ador ganar á ocho bonus hor a en l a
act ividad nor mal del día y el operario de t ranspor t e recibirá la
misma cosa? ¿N o es el t rabajo del primero más elevado que el
del segundo?
108 N uestr o H ogar
La señora sonrió ant e la pregunt a y explicó:
–Todo es relativo. Si en la orientación o en la subalter nidad
el trabajo es de sacrif icio personal, la expresión remunerativa es
just ament e mult iplicada. Pero, examinando más det enidament e
su pregunta, necesitamos, antes que nada, olvidar deter minados
prejuicios de la Tierra. La naturaleza del ser vicio es un problema
de los más importantes; aún así, en la propia esf era de la superf icie
terrestre es donde el asunto presenta una solución más dif ícil. La
mayoría de los hombres encarnados, está simplemente ensayando
el espíritu de ser vicio y aprendiendo a trabajar en los diversos
sectores de la vida humana. Por esto mismo, es imprescindible
f i j ar l as r emuneraci ones t er rest r es con mayor at enci ón. Toda
ganancia externa, en el mundo, es un lucro transitorio. Vemos
trabajadores obcecados por la cuestión de ganar, transmitiendo
f ortunas importantes a la inconscienci a y a la disipación; otros
amontonan expresivas cuentas bancarias que le sir ven de martirio
personal y de r uina a la f amilia. Por otro lado, es indispensable el
considerar que el setenta por ciento de los administradores terre-
nos no pesan los deberes morales que les competen, y que el mismo
por cent aj e puede adj udi car se a l os que per manecen en l a
subordinación. Viven, casi todos, conf esando ausencia de impul-
so vocacional, pero, recibiendo el provecho común a los cargos
queocupan. Gobiernosy empresaspagan amédicosqueseentregan
a la explotación de otros intereses, así como a operarios que matan
el tiempo. ¿D ónde está la naturaleza del ser vicio? Hay técnicos de
l a i ndust ri a económi ca que nunca apreci aron i nt egral ment e l a
obligación que les asiste, y se valen de leyes magnánimas, como
moscas venenosas en el pan sagrado, exigiendo abonos, f acilida-
des y j ubi l aci ones. Cr éame que t odos pagar án muy car o l a
displicencia. Parece aún dist ant e el t iempo en que las inst it uciones
sociales puedan det er minar la calidad del ser vicio de los hombres,
porque para el plano espirit ual superior, no se especif icará t enor
de t rabajo, sin la consideración de los valores morales empleados.
109 N uestr o H ogar
Est as pal abras desper t aban en mí concepci ones nuevas.
Percibiendo mi sed de inst r ucción la int erlocut ora cont inuó:
–La verdadera ganancia del ser es de nat uraleza espirit ual
y el bonus hora, en nuest ra organización, se modif ica en su val or
subst anci al , según l a nat ur al eza de nuest ros ser vi ci os. En el
M i n i st er i o de Regen er aci ó n , t en emo s el Bo n us H o r a
Regeneraci ón; en el Mi ni st eri o de Escl ar eci mi ent o, el Bonus
H or a Escl areci mi ent o, y así respect ivament e. Si, exami nando
el provecho espi ri t ual , es razonabl e que l a document aci ón de
t r abaj o r evel e l a esenci a del ser vi ci o. L as adqui si ci ones
f undament al es est án const i t ui das de exper i enci a, educaci ón,
enr i queci mi ent o de bendi ci ones di vi nas y ext ensi ón de
posibilidades. En ese prisma, los f actores asiduidad y dedicación
representan aquí, casi la totalidad. En general, en nuestra ciudad
de transición, la mayoría se prepara con vistas a la necesidad de
regreso a los círculos carnales. Examinando ese principio, es natu-
r al que el hombr e que empl eó ci nco mi l horas en ser vi ci os
regeneradores, haya ef ectuado un esf uerzo sublime, en benef icio
de sí mi smo; el que empl eó sei s mi l horas de act i vi dad en el
Minist erio de Esclarecimient o, se sent irá más sabio. Podremos
gastar los “ bonus hora” conquistados; entretanto, es más valioso
aún el registro individual del cómputo del tiempo de ser vicio útil,
que nos conf iere derecho a preciosos títulos.
Semejantes instr ucciones me interesaban prof undamente.
–¿Podremos gastar nuestros bonus hora a f avor de los ami-
gos? –indagué curioso.
–Per f ect ament e –di j o el l a–; podr emos r epar t i r l as
bendi ci ones de nuest ro esf uerzo con qui enes deseemos. El l o
const it uye un derecho inalienable del t rabajador f iel. Se cuent an
por millares las personas f avorecidas en N uestro H ogar por el empleo
de la amistad y del estímulo f raternal.
110 N uestr o H ogar
A esta altura la madre de Lisias sonrió y observó:
–Cuanto mayor sea el cómputo de nuestro tiempo, mayores
intercesiones podemos hacer. Comprendemos aquí que nada existe
sin precio y que para recibir, es indispensable dar alguna cosa. Por
ello, pedir es un hecho muy signif icativo en la existencia de cada uno.
Solamente podrán rogar providencias y disponer obsequios, los por-
tadores de títulos adecuados. ¿Comprendió?
–¿Y el problema de la herencia? –inquirí de repente.
–Aquí no tenemosmayorescomplicaciones–respondió laseñora
Laura sonriendo–. Veamos por ejemplo, mi caso. Se aproxima el día
de mi regreso alos planos delaTierra. Tengo conmigo tres mil Bonus
Hora Auxilio, en mi cuadro de economíapersonal. No puedo legarlos
a mi hija que está por llegar porque esos valores serán revertidos al
patrimonio común, permaneciendo mi f amilia, solamentecon derecho
a la herencia del hogar; en tanto, mi f icha de servicio me autoriza a
interceder por ella y prepararle aquí trabajo y concurso amigo,
asegurándome igualmente el valioso auxilio de las organizaciones de
nuestra colonia espiritual, durante mi per manencia en los círculos
carnales. Al considerar ese cómputo, dejo de ref erir me al lucro
maravilloso que adquirí en el capítulo de la experiencia, durante los
años de cooperación en el Ministerio de Auxilio. Vuelvo a la Tierra
investida de valores más altos y demostrando cualidades más nobles
de preparación al éxito deseado.
I ba a prorrumpir en exclamaciones de admiración ref erentes al
simple proceso de ganar, aprovechar, cooperar y servir conf rontando
aquellas soluciones con los principios imperantes en el planeta, pero
un dulce murmullo se aproximó a la casa. Antes de que pudiese emi-
tir observación alguna, la señora Laura dijo satisf echa:
–Nuestros amigos están de vuelta.
Y se levantó para atenderlos.
111 N uestr o H ogar

Saber oír
I nt imament e lament é la int er r upción de la conversación.
Las aclarat orias de la señora Laura f ort alecían mi corazón.
Lisias ent ró en la casa visiblement e sat isf echo.
–¡H ola! ¿Aún no se recogió? –pregunt ó sonrient e.
Y, mient ras los jóvenes se despedían, me invit aba solícit o:
–Venga al jardín, pues t odavía no vio la luna desde est os
si t i os.
La dueña de la casa ent raba en conversación con las hijas,
mient ras yo acompañaba a Lisias a los cant eros en f lor.
¡El espect ácul o er a sober bi o! H abi t uado a l a r ecl usi ón
hospi t al ari a, ent re grandes árbol es, t odavía no conocía el cuadro
maravi l l oso que l a noche cl ara present aba, al l í en l os vast os
cuar t erones del Mi ni st eri o de Auxi l i o. Gl i ci nas de prodi gi osa
bel l eza adornaban el pai saj e. L i ri os de ni eve mat i zados de l i gero
azul en el f ondo del cál i z, parecían t azas de exqui si t o aroma.
Respi ré prof undament e si nt i endo que ondas de energía nueva
penet r aban mi ser. A l o l ej os l as t or r es de l a Gober naci ón
most raban bel l os ef ect os de l uz. D esl umbrado no conseguía
emi t i r mi s i mpr esi ones. Esf or zándome par a ext er i or i zar l a
112 N uestr o H ogar
admi raci ón que i nvadía mi al ma, habl é conmovi do:
–¡N unca sent í t an grande paz! ¡Qué noche!
El compañero sonrió y dijo:
–H ay compromi so ent re t odos l os habi t ant es equi l i bra-
dos de l a col oni a para no emi t i r pensami ent os cont rari os al
bi en. D esde l uego el esf uerzo de l a mayoría se t ransf or ma en
una oraci ón casi perenne. D e ahí nacen l as vi braci ones de paz
que obser vamos.
D espués de ext asi ar me en l a cont empl aci ón de aquel
cuadro prodigioso, como si est uviese bebiendo la luz y la calma
de aquel l a noche, r egr esamos al i nt er i or , donde L i si as se
aproximó a un pequeño aparat o sit uado en la sala, parecido a
nuest ros recept ores radiof ónicos. Se agudizó mi curiosidad. ¿Qué
iríamos a oír? ¿Mensajes de la Tierra? Viniendo al encuent ro de
mis ínt imas int errogaciones, el amigo esclareció:
–N o oiremos voces del planet a. N uest ras t ransmisiones se
basan en f uerzas vibrat orias más sut iles que las de la esf era t er-
rest re.
–Pero, ¿no hay recursos para recibir las emisiones t er res-
t res? –pregunt é.
–Si n duda que t enemos el ement os para hacerl o en t odos
l os Mi ni st eri os; pero en el ambi ent e domést i co el probl ema de
nuest r a act ual i dad es esenci al . L a pr ogr amaci ón de ser vi ci o
necesar i o, l as not as de l a E spi r i t ual i dad Super i or y l as
enseñanzas el evadas, vi ven ahor a, par a nosot r os, muy por
enci ma de cual qui er i nt erés t errest re.
La obser vación era just a; pero habit uado al apego domés-
t ico, inquirí de pront o:
–¿Será t ant o así? ¿Y los parient es que quedaron a dist an-
cia: nuest ros padres, nuest ros hijos?
113 N uestr o H ogar
–Ya esperaba esa pregunt a. En l os círcul os t er rest res so-
mos conduci dos muchas veces a vi ci ar l as si t uaci ones. L a
hi per t r of i a del sent i mi ent o es un mal común de casi t odos
nosot ros. Somos, por al l á, vi ej os pri si oner os de condi ci ones
excl usivi st as. En f ami l i a nos ai sl amos con f recuenci a en el cri -
sol de l a sangr e y ol vi damos el rest o de l as obl i gaci ones. Vivi mos
di st raídos de l os verdaderos pri nci pi os de f rat erni dad. L os re-
comendamos a t odo el mundo, pero en general l l egado el mo-
ment o de l a pr ueba, t an sól o somos sol i dari os con nosot ros
mi smos. Aquí, ami go mío, l a medal l a de l a vi da present a l a ot r a
cara. Es necesari o curar nuest ras vi ej as enf er medades y sanar
i nj ust i ci as. Al i ni ci o de l a col oni a, por l o que sabemos, t odas
l as moradas se l i gaban con l os núcl eos de evol uci ón t errest re.
N adi e soport aba l a ausenci a de not i ci as de l a parent el a común.
D esde el Mi ni st eri o de Regeneraci ón hast a el de El evaci ón, se
vi vía en const ant e guer r a ner vi osa. Rumor es al ar mant es
per t urbaban l as act ivi dades en gener al . Pero, preci sament e hace
dos si gl os, uno de l os generosos Mi ni st ros de Uni ón D i vi na,
compel ía a l a G ober naci ón a mej or ar l a si t uaci ón. E l ex
Gobernador, era t al vez demasi ado t ol erant e. L a bondad des-
vi ada provoca i ndi sci pl i nas y caídas. Y, de cuando en cuando,
l as not i ci as de l os par i ent es quer i dos de l a Ti er r a ponían a
muchas f ami l i as en pol vorosa. L os desast res col ect i vos en el
mundo, cuando i nt eresaban a al gunas ent i dades de N uest r o H ogar
const i t uían aquí ver dader as cal ami dades públ i cas. Según
nuest ro archivo, l a ci udad venía a ser más bi en un depar t amen-
t o del Umbral y no una zona propi a para l a rect i f i caci ón y l a
i nst r ucci ón. Ampar ado por l a Uni ón D ivi na, el Gober nador
prohi bi ó el i nt ercambi o gener al i zado. H ubo l ucha. Pero el ge-
ner oso M i ni st r o que i ncr ement ó l a medi da se val i ó de l a
enseñanza de Jesús que manda a que l os muert os ent i erren a
sus muer t os, y l a i nnovaci ón se t or nó vi ct ori osa en poco t i empo.
114 N uestr o H ogar
–N o obst ant e –objet é– sería int eresant e recoger not icias
de nuest ros amados en t ránsit o en la Tierra. ¿N o daría eso más
t ranquilidad al alma?
Li si as, que per manecía j unt o al recept or si n conect ar l o,
como si est uvi era i nt eresado en sumi ni st rar me i nf or maci ones
más amplias, agregó:
–Obser ve por sí mismo para ver si valdría la pena. ¿Est á
preparado por ejemplo, para mant ener la necesaria serenidad es-
perando con f e y act uando con los precept os divinos, sabiendo
que un hijo de su corazón est á calumniado o calumniando? Si
al gui en l e i nf or mase, ahor a, que uno de sus her manos
consanguíneos f ue encarcelado como criminal, ¿t endría bast an-
t e f or t aleza para conser varse t ranquilo?
Sonreí, decepcionado.
–N o debemos obt ener not icias de los planos inf eriores –
prosiguió solícit o–, sino para llevar auxilios just os. Convengamos
en que ninguna criat ura podrá auxiliar con just icia experimen-
t ando desequilibrios del sent imient o y de la razón. Por eso es
indispensable la preparación convenient e, ant es de t ener nuevos
cont act os con pari ent es t er rest res. Si el l os of reci esen campo
adecuado al amor espirit ual, el int ercambio sería deseable; pero
l a abr umadora mayoría de l os encar nados no al canzó aún, ni
siquiera el dominio propio y vive a las t ont as y a las locas, en los
alt os y bajos de las f luct uaciones de orden mat erial. N ecesit amos,
pese a las dif icult ades sent iment ales, evit ar la caída en los círcu-
los vibrat orios inf eriores.
Con t odo, evidenciando mi caprichosa t emeridad, indagué:
–Pero Lisias, ust ed que t iene un amigo encar nado, como
su padre, ¿no le agradaría comunicarse con él?
–Sin duda –respondió bondadosament e–, cuando merece-
mos esa alegría, lo visit amos en su nueva f or ma, verif icándose
115 N uestr o H ogar
lo mismo, cuando se t rat a de cualquier expresión de int ercambio
ent re él y nosot ros. Empero, no debemos olvidar, que somos
criat uras f alibles. N ecesit amos, pues, recur rir a los órganos com-
petentes para que deter minen la opor tunidad o el mérito exigibles.
Para ese f in t enemos el Minist erio de Comunicaciones. Conviene
not ar que, de la esf era superior, es posible descender a la inf erior
con más f acilidad. Exist en, con t odo, cier t as leyes que mandan a
comprender debidament e a los que se encuent ran en las zonas
más bajas. Es t an impor t ant e saber hablar como saber oír. N uest r o
H ogar vivía en pert urbaciones porque, no sabiendo oír, no podía
auxiliar con éxit o y la colonia se t ransf or maba con f recuencia en
un campo de conf usión.
Me callé vencido por el poderoso argument o. Y mient ras
per manecía en silencio, el enf er mero amigo abrió el cont rol de
recepción del aparat o que se hallaba a nuest ra vist a.
116 N uestr o H ogar

I mpresionantellamada
Conect ado el recept or, suave melodía se dejó oír en el
ambient e envolviéndonos en ar moniosa sonoridad, viéndose en
la pant alla de t elevisión la f igura del locut or, en el gabinet e de
t rabajo. D espués de algunos inst ant es comenzó a hablar :
–Emi sora del Puest o D os, de Moradi a. Cont i nuamos i r-
radi ando l a l l amada de l a col oni a en benef i ci o de l a paz en l a
Ti er ra. Convocamos a l os col aborador es de buen áni mo, para
congregar energías en el ser vi ci o de preser vaci ón del equi l i bri o
moral en l as esf eras del gl obo. Ayúdennos t odos l os que puedan
ceder unas horas de cooper aci ón en l as zonas de t rabaj o, que
unen l as f uerzas obscuras del Umbral a l a ment e humana. N e-
gras f al anges de l a i gnoranci a, después de esparci r l as ant orchas
i ncendi ar i as de l a guer r a en A si a, cer can a l as naci ones
europeas, i mpul sándol as a nuevos crímenes. N uest ro núcl eo,
uni do a l os demás que se consagran al t rabaj o de hi gi ene men-
t al espi ri t ual , en l os círcul os más próxi mos a l a superf i ci e t er-
rest re, denunci a esos movi mi ent os de l os poderes concent ra-
dos del mal , pi di endo el concurso f rat erno y el auxi l i o posi bl e.
¡Recordad que l a paz necesi t a de t rabaj adores en l a def ensa!
¡Col aborad con nosot ros en l a medi da de vuest ras f uerzas!…
¡H ay ser vi ci o para t odos, desde l os campos de l a Ti er r a hast a
nuest ras puert as!… Que el Señor nos bendi ga.
117 N uestr o H ogar
La voz se i nt er r umpi ó vol vi endo a oírse divi na músi ca.
Aquella inf lexión del ext raño convit e est remeció mis f ibras más
ínt imas. Lisias vino en mi auxilio explicándome:
–Est amos oyendo “ Moradi a” , vi ej a col oni a de ser vi ci os
muy ligados a las zonas inf eriores. Como sabe, est amos en agos-
t o de 1939. Sus últ imos suf rimient os personales, no le dieron
t iempo para ponderar en la angust iosa sit uación del mundo, pero
puedo asegurarle que las naciones del planet a se encuent ran en
la inminencia de t remendas bat allas.
–¿Qué dice? –indagué at errado–. ¿N o bast ó la sangre ver-
t ida en la últ ima gran guerra?
Lisias sonrió f ijando en mí sus brillant es y prof undos ojos,
como para signif icar, en silencio la gravedad de la hora humana.
Por primeravez el enf er mero amigo no me respondió. Su mutismo
me const reñía. Sobre t odo me asombraba la inmensidad de los
ser vicios espirit uales, en los planos de la nueva vida a la que me
había acogi do. ¿H abía, pues, ci udades de Espíri t us generosos
suplicando socorro y cooperación? La voz del locut or asumía la
ent onación de un verdadero S.O.S. H abía vist o su f isonomía aba-
t ida en la pant alla de t elevisión. D emost raba ansiedad prof unda
en sus i nqui et os oj os ¿Qué deci r del l enguaj e? H abía oído su
cor rect o y claro lenguaje en idioma por t ugués. Juzgaba que t o-
das l as col oni as espi r i t ual es se i nt er comuni caban por l as
vibraciones del pensamient o. ¿También había allí gran dif icult ad
en el i nt er cambi o? I dent i f i cándome l as per pl ej i dades, L i si as
acl ar ó:
–Est amos t odavía muy l ej os de l as regi ones i deal es de l a
ment e pur a. Tal como sucede en l a mi sma T i er r a, l os que
l ogr ar on per f ect a af i ni dad ent r e sí, pueden per mut ar sus
pensami ent os si n l as bar reras i di omát i cas; pero, de modo ge-
neral , no podemos pr esci ndi r t odavía de l a f or ma en el ampl i o
118 N uestr o H ogar
sent i do de l a ex pr esi ón. N uest r o campo de l uchas es
i nconmensur abl e. L a H umani dad t er r est r e, const i t ui da por
mi l l ones de seres, se une a l a H umani dad i nvi si bl e del pl anet a,
que i nt egr a a muchos mi l es de mi l l ones de cri at ur as. N o es, por
t ant o, posi bl e al canzar l as zonas per f ecci onadas de l o al t o,
después de l a muer t e del cuer po f ísi co. L os pat r i moni os
naci onal es y l i ngüíst i cos subsi st en aún aquí condi ci onados a
l as f ront eras psíqui cas. En l os más diver sos sect ores de nuest ra
act i vi dad espi ri t ual , exi st e el evado número de Espíri t us l i bera-
dos de t odas l as l i mi t aci ones; pero es necesari o consi derar que
l a regl a general consi st e en suf ri r esas r est ri cci ones. N ada podrá
vul ner ar el pr i nci pi o de secuenci a i mper ant e en l as l eyes
evol ut i vas.
En ese ínt erin se int er r umpió la música volviendo a oírse
el locut or:
–Emi sora del Puest o D os, de Moradi a. Cont i nuamos i r-
radi ando l a l l amada de l a col oni a en benef i ci o de l a paz en l a
Ti erra. N ubes pesadas se amont onan a l o l argo de l os ci el os de
Eur opa. Fuer zas t enebr osas del Umbr al penet r an en t odas
di r ecci ones, r espondi endo a l as l l amadas mezqui nas de l os
hombr es. H ay muchos benef act or es devot os, l uchando con
sacri f i ci os a f avor de l a concordi a i nt ernaci onal en l os gabi ne-
t es pol ít i cos. Al gunos gobi er nos se encuent ran excesivament e
cen t r al i zado s, o f r eci en do escasas p o si b i l i dades a l a
co l ab o r aci ó n de n at ur al eza esp i r i t ual . Si n ó r gan o s de
ponder aci ón y si n consej os desapasi onados, esos países se
di ri gen a una guer ra de gr andes proporci ones. ¡Oh, her manos
muy amados de l os núcl eos super i or es! ¡A uxi l i emos l a
preser vaci ón de l a t ranqui l i dad humana!… ¡D ef endamos l os
si gl os de exper i enci a de numer osas pat r i as- madr es de l a
Ci vi l i zaci ón Occi dent al !… Que el Señor nos bendi ga.
Se calló el locut or y volvieron las dulces melodías.
119 N uestr o H ogar
El enf er mer o per maneci ó en un si l enci o que no osé
int er r umpir. D espués de cinco minut os de reposada ar monía, de
nuevo la misma voz se hizo oír:
–Emi sora del Puest o D os, de Moradi a. Cont i nuamos i r-
radi ando l a l l amada de l a col oni a en benef i ci o de l a paz en l a
Ti er ra. ¡Compañer os y her manos, i nvoquemos el amparo de
l as poderosas Frat erni dades de l a L uz que presi den l os dest i -
nos de Améri ca! ¡Cooperad con nosot ros en l a sal vaci ón de
mi l enari os pat ri moni os de l a evol uci ón t errest re! ¡Marchemos
en socor r o de col ect i vi dades i ndef ensas; ampar emos l os
cor azones mat er nal es sof ocados por l a angust i a! N uest r as
energías est án empeñadas en vi goroso duel o con l as l egi ones
de l a i gnoranci a. ¡En t odo cuant o est uvi ere a vuest ro al cance,
veni d en nuest r o auxi l i o! Somos l a par t e i nvi si bl e de l a
H umani dad t errest re, y muchos de nosot ros vol veremos a l os
f l ui dos car nal es para rescat ar ant i guos er rores. L a H umani dad
encarnada es i gual ment e nuest ra f ami l i a. Unámonos en una sol a
vi braci ón. Cont ra el asedi o de l as sombras, encendamos l a l uz;
cont ra l a guerra del mal , movi l i cemos l a resi st enci a del bi en.
Ríos de sangre y l ágri mas amenazan l os campos de l as comuni -
dades eur opeas. Pr ocl amemos l a necesi dad del t r abaj o
const r uct ivo, di l at emos nuest ra f e… Que el Señor nos bendi -
ga.
A est as alt uras, Lisias desconect ó el aparat o y lo vi enjugar
una lágrima discret a que sus ojos no consiguieron cont ener. En
un gest o expresivo habló conmovido:
–¡Son grandes abnegados los her manos de “ Moradia” !
Pero, t odo será inút il –acent uó con t rist eza después de una ligera
pausa–; l a H umani dad t errest re pagará, en l os próxi mos días,
t er ribles t ribut os de suf rimient o.
–¿N o exist e recurso alguno para conjurar la t remenda ca-
120 N uestr o H ogar
t ást rof e? –pregunt é sensibilizado.
–D esgraci adament e –agregó L i si as en t ono grave y dol o-
r oso– l a si t uaci ón gener al es muy cr ít i ca. Par a at ender a l as
sol i ci t udes de “ Moradi a” y de ot ros núcl eos que f unci onan en
l as cercanías del Umbral , reuni mos aquí numerosas asambl eas,
pero el Mi ni st eri o de Uni ón D i vi na acl aró que l a H umani dad
carnal , como personal i dad col ect i va, est á en condi ci ones del
hombre i nsaci abl e que devoró exceso de subst anci as en el ban-
quet e común. L a cri si s orgáni ca es i nevi t abl e. Vari as naci ones
se nut ri eron de cri mi nal orgul l o, de vani dad y de egoísmo f e-
roz. Experi ment an, ahora, l a necesi dad de arroj ar l os venenos
l et al es.
D emost rando el propósi t o de no cont i nuar t rat ando de
t an amargo asunt o, L i si as me i nvi t ó a r ecoger me.
121 N uestr o H ogar

Generosoconsejo
En el día i nmedi at o, muy t empr ano, hi ce una l i ger a
ref ección en compañía de Lisias y sus f amiliares.
Antes que los hijos se despidiesen rumbo al trabajo de Auxilio,
laseñoraLauraalentó mi espíritu indeciso diciendo con el mejor buen
humor:
–Ya le encontré compañía para hoy. Nuestro amigo Raf ael,
f uncionario de Regeneración, pasará por aquí a solicitud mía. Podrá
aceptarle la compañía en dirección al nuevo Ministerio. Raf ael es un
antiguo amigo de nuestra f amilia y lo presentará, en mi nombre, al
Ministro Genesio.
No podría explicar la alegría que dominó mi alma. Estaba radi-
ante. Agradecí, conmovido, sin encontrar palabras que def iniesen mi
júbilo. Lisias, a su vez, demostró gran alegría. Me abrazó ef usivamente
antes de salir, sensibilizando mi corazón. Al besar al hijo la señora
Laura le recomendó:
–Tú, Lisias, avisa al Ministro Clarencio que compareceré en mi
trabajo una vez que haya entregado nuestro amigo a los cuidados de
Raf ael.
Conmovidísimo, no conseguía agradecer tamaña dedicación.
Quedando a solas, la consagrada progenit ora de mi amigo
me dirigió la palabra cariñosa:
122 N uestr o H ogar
–Her mano mío, per mita que le dé algunas indicaciones sobre
sus nuevos caminos. Creo que la colaboración maternal siempre
vale alguna cosa y, ya que su madrecita no reside en N uestr o H ogar,
reivindico la satisf acción de orientarlo en este momento.
–Agradeci dísi mo –respondí sensi bi l i zado–; nunca sabré
traducir mi reconocimiento a su atención.
La bondadosa señora sonrió agregando:
–Estoy inf or mada de que pidió trabajo hace algún tiempo…
–Sí, sí…–aclaré recordando las elucidaciones de Clarencio.
–Sé, igualmente, que no lo obtuvo de momento, recibiendo
más tarde, la necesaria autorización para visitar los Ministerios que
nos unen más f uertemente a la Tierra.
Esbozando signif icativa expresión f isonómica, la bondadosa
señora agregó:
–Es precisamente en este sentido que le of rezco mis humil-
des sugestiones. Le hablo con el derecho de mayor experiencia.
Reteniendo ahora esa autorización, abandone, en cuanto le sea
posible, los propósitos de simple curiosidad. No desee personif icar
a la mariposa, yendo de lámpara en lámpara. Sé que su espíritu de
pesquisa intelectual es muy f uerte. Médico estudioso, apasionado
por las novedades y los enigmas, le será muy f ácil moverse en la
nueva posición. No olvide que podrá obtener valores más precio-
sos y más dignos que el del simple análisis de las cosas. Lacuriosidad,
aunque sea sana, puede ser una actividad mental muy interesante,
pero, a veces, peligrosa. Dentro de ella el Espíritu que no se des-
lumbra, y que es leal, consigue moverse entre actividades nobles;
sin embargo, los indecisos y los inexpertos pueden llegar a conocer
amargosdoloressin provecho paranadie. Clarencio leof reció ingreso
en los Ministerios, comenzando por el de Regeneración. Pues bien,
no se limite a observar. En vez de dar cabida a la curiosidad, medite
en el trabajo y láncese a él en la primera oportunidad que se le
123 N uestr o H ogar
of r ezca. Si se l e pr esent an opor t uni dades en l as t ar eas de
Regeneración, no se preocupe por alcanzar posiciones de ser vicio
en losdemásMinisterios. Aprendaaconstruir su círculo desimpatías
y no olvidequeel espíritu deinvestigación debemanif estarsedespués
del espíritu de ser vicio. I nvestigar actividades ajenas, sin pr uebas
para el bien, puede ser un criminal atrevimiento. Muchos f racasos
en las actividades del mundo se originan en semejante anomalía.
Todos quieren obser var, pero son raros los que quieren realizar.
Solamente el trabajo digno conf iere al Espíritu el merecimiento
necesar i o par a ot or gar nuevos der echos. El M i ni st er i o de
Regeneración está lleno de luchas pesadas, siendo allí donde se lo-
caliza la región más baja de nuestra colonia espiritual. De allí salen
todos los gr upos destinados a los servicios más arduos. No se con-
si dere, por el l o, humi l l ado por at ender a l as t areas humi l des.
Recuerde que en todas nuestras esf eras, desde el planeta hasta los
núcleos más elevados de las zonas superiores, ref iriéndonos a la
Tierra, el Mayor Trabajador es el propio Cristo, y que Él no desdeñó
el pesado ser r ucho de una carpintería. El Ministro Clarencio lo
autorizó, gentilmente, para que conozca, visite y analice; pero puede,
como ser vidor de buen sentido, convertir la observación en tarea
útil. Es posible que alguien reciba una justa negativa de los que
administran, cuando pida deter minado género de actividad reser-
vado, con justicia, a los que han luchado mucho y suf rido en el
capítulo de la especialización; pero nadie rehusará aceptar el con-
curso del espíritu de buena voluntad que ama el t rabaj o por el
pl acer de ser vi r.
Misojosestaban húmedos. Aquellaspalabraspronunciadascon
dulzura maternal caían en mi corazón como un bálsamo precioso.
Pocas veces sentí en mi vida tanto interés f raternal por mi suerte.
Semejanteconsejo ibaderecho al f ondo demi alma, y como si desease
atemperar con amor aquellos conceptos de tan elevado criterio, la
señora Laura agregó con inf lexión cariñosa:
–Lacienciadevolver aempezar esdelasmásnoblesquenuestro
124 N uestr o H ogar
Espíritu puede aprender. Son muy raros los que en la esfera terrestre
la comprenden. Tenemos muy pocos ejemplos humanos en ese senti-
do. Recordemos el de Pablo de Tarso, Doctor del Sanedrín, esperanza
deunarazapor laculturay por lajuventud, blanco degeneral atención
en Jerusalén, que f ue un día al desierto para recomenzar laexperiencia
humana como tejedor rústico y pobre.
No pude más. Le tomé las manos como un hijo agradecido y
las cubrí con el llanto jubiloso que me inundaba el corazón.
La madre de Lisias, con los ojos f ijos ahora en el horizonte,
murmuró:
–Muy agradecida, hermano mío. Creo que usted no vino a esta
casa obedeciendo al mecanismo de la casualidad. Estamos todos
entrelazados en la tela de la amistad secular. Dentro de poco tiempo,
volveré al círculo de la carne; pero, continuaremos siempre unidos
por el corazón. Espero verlo animado y f eliz antes de mi partida.
Haga suya esta casa. Trabaje y anímese conf iando en Dios.
Levanté los ojos llenos de lágrimas, miré su expresión cariñosa,
experimenté la f elicidad que nace de los af ectos puros y tuve la
impresión de conocer a mi interlocutora, desde muy viejos tiempos,
aunque intentase, inútilmente, identif icar su cariño a las más distan-
tesreminiscencias. Quisebesarlamuchasvecescon el enternecimiento
f ilial del corazón, pero en ese instante alguien tocó a la puerta.
Me miró la señora Laura mostrando indef inible ternura mater-
nal y dijo:
–Es Raf ael que viene a buscarlo. Vaya, amigo mío, pensando
en Jesús. Trabaje para el bien de los demás, para que pueda encontrar
su propio bien.
125 N uestr o H ogar

N uevasperspectivas
Ponderando las sugest iones cariñosas y sabias de la madre
de Li si as, acompañé a Raf ael convenci do de que i ría no para
visit as de obser vaciones sino para aprendizaje y ser vicio út il.
Anot aba sorprendi do l os magníf i cos aspect os de l a nueva
regi ón, r umbo al l ocal donde me aguardaba el Mi ni st ro Genesi o;
seguía a Raf ael en si l enci o, ext raño ahora al pl acer de l as nu-
merosas i ndagaci ones. En compensaci ón, exper i ment aba un
nuevo género de act i vi dad ment al . Me daba por ent ero a l a
or aci ón, pi di endo a Jesús que me auxi l i ase en l os nuevos
cami nos con el f i n de que no me f al t ase el t rabaj o y l as f uerzas
para real i zarl o. En el pasado era renuent e a l as mani f est aci ones
de l a or aci ón, ahor a l a ut i l i zaba como val i oso punt o de
ref erenci a sent i ment al a l os propósi t os de ser vi ci o.
El propi o Raf ael de cuando en cuando me l anzaba una
mi rada curi osa, como si no debi era esperar de mí una act i t ud
semej ant e.
El aerobús nos dejó al f rent e de un espacioso edif icio.
D escendimos en silencio.
A los pocos minut os me hallaba ant e el respet able Genesio,
un viejecit o simpát ico, cuyo semblant e revelaba singular energía.
Raf ael me present ó f rat ernalment e.
126 N uestr o H ogar
–¡Ah, sí! –dijo el generoso Minist ro–, ¿es nuest ro her mano
André?
–Para ser virlo –respondí.
–Tengo un aviso de Laura con respect o a su visit a.
En ese ínt erin, el compañero se aproximó respet uosament e
y se despidió, abrazándome enseguida. Era esperado con urgencia
en el sect or de t areas a su cargo.
Fijando en mí sus lúcidos ojos, Genesio comenzó a decir:
–Clarencio me habló de ust ed con int erés. Casi siempre
r eci bi mos per sonal del M i ni st er i o de Auxi l i o, en vi si t as de
obser vación, que en su mayor par t e redundan en pasant ías de
ser vi ci o.
Comprendí la sut il alusión y cont est é:
–Est e es mi mayor deseo. H e suplicado a las Fuerzas D ivi-
nas que ayuden a mi Espír i t u f r ági l , per mi t i endo que mi
per manenci a en est e Mi ni st eri o sea conver t i da en est aci ón de
aprendi zaj e.
Genesio parecía conmovido con mis palabras y, valiéndome
de las inspiraciones que me inclinaban a la humildad, rogué con
ojos húmedos:
–Señor Mi ni st ro, comprendo ahora que mi paso por el
Minist erio de Auxilio se verif icó por ef ect o de la gracia miseri-
cordiosa del Alt ísimo, t al vez debido a la const ant e int ercesión
de mi consagrada y sant a madre. Pero not o que sól o vengo
recibiendo benef icios, sin producir nada út il. En verdad, mi lu-
gar es aquí, en las act ividades regeneradoras. Si es posible haga,
en obsequio mío, que la concesión de visit ar sea t ransf or mada
en posi bi l i dad de ser vi r. Comprendo hoy más que nunca, l a
necesidad de regenerar mis propios valores. ¡Perdí mucho t iempo
127 N uestr o H ogar
en la vanidad inút il, hice enor mes gast os de energía en la ridícu-
la adoración de mí mismo!…
Sat i sf echo, not aba él , en el f ondo de mi cor azón, l a
si nceri dad viva. Cuando yo recur ri era al Mi ni st ro Cl arenci o, no
est aba aún bast ant e consci ent e de l o que pedía. Quería ser vi ci o
pero t al vez no desease ser vir. N o comprendía el valor del t iempo
ni at i sbaba l as bendi ci ones sant i f i cadoras de l a oport uni dad.
En el f ondo, l o que deseaba era cont i nuar si endo l o que había
si do hast a ahora: el médi co or gul l oso y respet ado, ci ego en l as
p r et en si o n es descab el l adas del ego í smo en que v i v í a,
encarcel ado en l as pr opi as opi ni ones. En t ant o, ahora, ant e l o
que vi era y oyera, comprendi endo l a responsabi l i dad de cada
hi j o de D i os en l a obra i nf i ni t a de l a Creaci ón, ponía en l os
l abi os cuánt o poseía de mej or. Er a si ncer o, en f i n. N o me
preocupaba el género de t area; procuraba el cont eni do subl i me
del espíri t u de ser vi ci o.
El anciano me miró sorprendido y pregunt ó:
–¿Es ust ed el ex médico?
–Sí –mur muré humilde.
Genesio calló por un moment o como buscando solución
al caso, diciendo ent onces:
–Alabo sus propósit os y pido igualment e al Señor que lo
conser ve en esa digna posición.
Como preocupado en levant ar mi ánimo y encender en mi
Espírit u nuevas esperanzas, agregó:
–Cuando el di scípul o est á prepar ado, el Padre envía al
I nst r uct or. Eso mismo sucede con el t rabajo. Cuando el ser vidor
est á preparado el ser vicio aparece. Mi amigo ha recibido enor-
mes r ecur sos de l a Pr ovi denci a. Est á bi en di spuest o par a l a
128 N uestr o H ogar
colaboración, comprende la responsabilidad y acept a el deber.
Tal act i t ud es sumament e f avorabl e para l a real i zaci ón de sus
deseos. En los círculos car nales, acost umbramos a f elicit ar a un
hombr e cuando al canza pr osper i dad f i nanci er a o excel ent e
relevancia ext erna, pero aquí la sit uación es dif erent e. Se est ima
la comprensión, el esf uerzo propio y la humildad sincera.
I dent if icando mi ansiedad concluyó:
–Es posi bl e obt ener ocupaci ones j ust as. Por ahor a es
pref erible que visit e, obser ve y examine.
Y luego, dirigiéndose al próximo gabinet e, habló en voz
al t a:
–Solicit o la presencia de Tobías, ant es que se dirija a las
Cámaras de Rect if icación.
N o pasaron muchos minut os cuando se asomó a la puert a
un señor de maneras desenvuelt as.
–Tobías –explicó Genesio, at ent o–, aquí t iene un amigo
que vi ene del Mi ni st eri o de Auxi l i o en t area de obser vaci ón.
Creo de mucho provecho para él, el cont act o con las act ividades
de las Cámaras de Rect if icación.
Ext endí la mano mient ras el desconocido me correspondía
af ir mando gent il:
–A sus órdenes.
–Condúzcal o –prosi gui ó el Mi ni st ro, evi denci ando gran
bondad–. André necesit a int egrarse en un conocimient o más ín-
t imo de nuest ras t areas. Facúlt ele t oda opor t unidad de que pueda
disponer.
Tobías, revelando la mayor buena volunt ad, cont est ó:
–Est oy en camino si desea acompañar me…
–Perf ect ament e –respondí sat isf echo.
129 N uestr o H ogar
El Minist ro Genesio me abrazó conmovido con palabras
de animación.
Seguí a Tobías resuelt ament e.
At ravesamos ext ensas const r ucciones, donde los numero-
sos edif icios parecían colmenas de ser vicio int enso. Percibiendo
mi silenciosa indagación, el nuevo amigo esclareció:
–Tenemos aquí las grandes f ábricas de N uest r o H ogar. La
preparación de jugos, de t ejidos y de art ef act os en general, da
t rabajo a más de cien mil criat uras, que se regeneran y se iluminan
al mismo t iempo.
En pocos minut os, penet ramos en un edif icio de aspect o
noble. N umerosos ser vidores iban y venían. D espués de recor-
rer ext ensos pasillos, nos encont ramos con una vast ísima escalera
que comunicaba con los paviment os inf eriores.
–D escendamos –dijo Tobías en t ono grave.
N ot ando mi ext rañeza me explicó solícit o:
–L as Cámar as de Rect i f i caci ón est án si t uadas en l as
vecindades del Umbral. Los necesit ados que ahí se reúnen no
t oleran las luces, ni la at mósf era de arriba durant e los primero
t iempos de su per manencia en N uest r o H ogar.
130 N uestr o H ogar

Por fin, el trabajo
Nunca hubiera podido imaginar el cuadro que ahora aparecía
ante mis ojos. N o era ni el hospital de sangre ni el instituto de
tratamiento normal para la salud orgánica. Se trataba de una serie de
vastas cámaras unidas entre sí y repletas de verdaderos despojos
humanos.
Singular vocerío llenaba el aire. Gemidos, sollozos, f rases dolo-
rosas pronunciadas al azar…Rostros cadavéricos, manos esqueléticas,
f acies monstruosas que dejaban translucir terrible miseria espiritual.
Tan angustiosas f ueron mis primeras impresiones que tuve que
recurrir a la oración para no f laquear.
Tobías, imperturbable, llamó a una vieja servidora que acudió
atentamente:
–Veo pocos auxiliares –dijo admirado–, ¿Qué sucedió?
–El Ministro Flacus –aclaró la viejecita en tono respetuoso–
determinó que la mayoría acompañase a los Samaritanos (1) para los
servicios de hoy, en las regiones del Umbral.
–Hay quemultiplicar lasenergías–volvió adecir con serenidad–
, no tenemos tiempo que perder.
–¡Hermano Tobías!… ¡Hermano Tobías!…, ¡Por caridad!, –
gritó un anciano, gesticulando, agarrado al lecho, a la manera de un
(1) O r gani zaci ón de Espír i t us benef act or es en N uest r o H ogar . (N ot a del A ut or
Espi r i t ual )
131 N uestr o H ogar
loco–. ¡Estoy sof ocado! Esto es mil veces peor que la muerte en la
Tierra… ¡Socorro! ¡Socorro! ¡Quiero salir, salir!… ¡Quiero aire, mucho
aire!
Tobías se aproximó, lo examinó con atención y preguntó:
–¿Por qué Ribeiro habrá empeorado tanto?
–Experimentó una crisis de grandes proporciones –explicó la
ser vidora–, y el Asistente Gonçalves esclareció que la carga de
pensamientos sombríos, emitidos por los parientes encarnados, era la
causa f undamental de que se hubiera agravado en su perturbación.
Hallándose aún muy débil y sin haber acumulado f uerza mental
suf iciente para desprenderse de los lazos f uertes del mundo, el pobre
no ha podido resistir como sería de desear.
Mientras el generoso Tobías le acariciaba la f rente, la servidora
prosiguió aclarando:
–H oy, muy t emprano, él se ausent ó si n consent i mi ent o
nuestro corriendo de modo excesivo. Gritaba que exigían su pre-
sencia en el hogar, que no podía olvidar a la esposa y a los hijos
llorosos; que eracr uel retenerlo aquí, distante de su hogar. Lorenzo
y H er mes se esf orzaron por hacerl o vol ver al l echo pero f ue
imposible. Resolví entonces aplicarle algunos pases de postración.
Le substraje las f uerzas y el movimiento para su propio benef icio.
–Hizo muy bien –acentuó Tobías pensativo–, voy a pedir
medidas contra la actitud de la f amilia. Es necesario que reciba
mayor cantidad de preocupaciones para que nos deje a Ribeiro en
paz.
Miré al enf er mo procurando descubrir su íntima expresión,
verif icando la legít ima manif est ación de un dement e. Él había
llamado a Tobías como la criatura que conoce al bienhechor, pero
acusaba prof undo desconoci mi ent o de cuant o se decía a su
respecto.
Obser vando mi admiración el nuevo orientador me explicó:
132 N uestr o H ogar
–El pobrecito per manece en la f ase de las pesadillas, en la
cual el alma ve y oye poco más que sus propias af licciones. El
hombre, mi querido amigo, encuentraen lavidareal lo queamontonó
para sí mismo. Nuestro Ribeiro se dejó entusiasmar por numerosas
ilusiones.
Quise indagar sobre el origen de sus padecimientos; conocer la
procedencia y la historia de su situación, pero recordé acertadas
recomendaciones de lamadre de Lisias, relativas alacuriosidad, y callé.
Tobías dirigió al enf er mo generosas palabras de optimismo y de
esperanza. Leprometió queiríaen buscaderecursosymejoras, pidiéndole
quesemantuvieraen calmaparabeneficio propio y queno seaborreciese
por estar sujeto a la cama. Ribeiro, muy trémulo, con el rostro como la
cera, esbozó una sonrisa muy triste y agradeció con lágrimas.
Seguimos a través de numerosas f ilas de camas bien cuida-
das, sintiendo la desagradable exhalación del ambiente, oriunda,
como vine a saber más tarde, de las emanaciones mentales de los
que allí se congregaban, con las dolorosas impresiones de la muerte
f ísica y, muchas veces, bajo el imperio de bajos pensamientos.
–Se reser van est as cámaras –me expl i có el compañero
bondadosamente– sólo para entidades de naturaleza masculina.
–¡Tobías! ¡Tobías!… ¡Estoy muriéndome de hambre y de sed!
–gritaba un internado.
–¡Socorro, her mano!…–Gritaba otro.
–¡Por amor deDios!… ¡No puedo soportar más!… –exclamaba
un tercero.
Con el corazón lacerado ante el suf rimiento de tantos seres
no pude contener la penosa expresión siguiente:
–Amigo mío, ¡qué triste es la reunión de tantos dolientes y
torturados! ¿Por qué este cuadro angustioso?
Tobías sin perturbarse respondió:
–No debemosobser var aquí solamenteel dolor y ladesolación.
Recuerde, her mano mío que estos enf ermos están atendidos y que
133 N uestr o H ogar
ya f ueron retirados del Umbral, donde tantas celadas aguardan a los
desprevenidos, descuidados de sí mismos. En estos pabellones al
menos se preparan ya para obtener ser vicio regenerador. En cuanto
a las lágrimas que vierten, recordemos que deben a sí mismos esos
padecimientos. La vida del hombre estará centralizada donde él
centralice su corazón.
Y después de una pausa, en la que parecía sordo a tantos
clamores, acentuó:
–Son contrabandistas en la vida eterna.
–¿Cómo? –interr umpí interesado.
El interlocutor sonrió y contestó con voz f ir me:
–Creían que las mercaderías propiamente terrestres tendrían
el mismo valor en los planos del Espíritu. Suponían que el placer
criminal, que el poder del dinero, la rebeldía cont ra la ley y la
imposición de los caprichos atravesarían las f ronteras de la tumba y
tendrían vigencia aquí también, of reciéndoles oportunidades para
nuevas atrocidades. Fueron comerciantes desprevenidos. Olvidaron
cambiar las posesiones materiales por los créditos espirituales. No
aprendieron las más simples operaciones de cambio en el mundo.
Cuando iban a Londres, cambiaban millones de contos de rei s (*) por
libras esterlinas; sin embargo, ni siquiera con la seguridad matemá-
tica de la muerte carnal, se animaban a adquirir los valores de la
espiritualidad. Y ahora… ¿quéhacer?Tenemosaquí alosmillonarios
de las sensaciones f ísicas transf or mados en mendigos del alma.
¡Realmente Tobías no podía ser más lógico!
M i nuevo i nst r uct or, después de di st r i bui r consuel o y
esclarecimiento a granel, me condujo a una vasta cámara anexa, al
modo de una gran enf er mería, notif icando:
–Veamos algunos de los inf elices semimuertos.
N arcisa, la ser vidora, nos acompañaba solícita. Se abrió la
(* ) Moneda brasileña vigent e en la época en que se escribió el libro.
134 N uestr o H ogar
puerta y casi me tambaleé ante la angustiosa sorpresa. Treinta y dos
hombres de semblante patibulario per manecían inertes en lechos
muy bajos, evidenciando apenas leves movimientos de respiración.
Haciendo un gesto signif icativo con el índice Tobías aclaró:
–Estos suf ridores padecen un sueño más pesado que otros de
nuestros hermanos ignorantes. Les llamamos creyentes negativos.
En lugar de aceptar al Señor eran vasallos intransigentes del egoís-
mo; en lugar de creer en la vida, en el movimiento, en el trabajo,
admitían solamente la nada; la inmovilidad y la victoria del crimen.
Convirtieron la experiencia humana en constante preparación para
un gran sueño, y como no tenían la más ligera idea del valor del
bien, al ser vicio de la colectividad, no tienen otro recurso que el de
dor mir largos años en pesadillas siniestras.
No conseguía manif estar mi espanto.
Con mucho cuidado Tobías comenzó a aplicar pases de
f ortalecimiento bajo mi mirada atónita. Ter minada la operación en
los dos primeros, comenzaron ambos a expeler una substancia ne-
grapor laboca, unaespeciedevómito obscuro y viscoso con terribles
emanaciones cadavéricas.
–Son f luidos venenosos lo que secretan –explicó Tobías con
mucha calma.
Narcisa hacía lo posible por atender prontamente la tarea de
limpieza, pero era en balde. Gran número de ellos dejaba escapar la
misma substancia negra y f étida. Fue entonces que instintivamente
tomé los utensilios de higiene y me lancé al trabajo con ardor.
Laservidoraparecíacontentacon el auxilio humildedel nuevo
hermano, al paso que Tobías me dispensaba miradas de satisf acción
y de agradecimiento.
El servicio continuó durante todo el día, costándome bendi-
to sudor; y ningún amigo en el mundo podríavalorar la alegría subli-
me del médico que recomenzaba la educación de sí mismo en una
r udimentaria enf er mería.
135 N uestr o H ogar
28
En servicio
Ter minada en el crepúsculo la oración colect iva, Tobías
conect ó el recept or con el f in de oír a los Samarit anos que se
hallaban en act ividad en el Umbral.
Sumament e cur i oso, vi ne a saber que l os gr upos de
oper aci ones de esa nat ur al eza se comuni caban con l as
ret aguardias de la t area en horas convencionales.
Sent íame algo cansado por los int ensos esf uerzos realiza-
dos, pero mi corazón ent onaba himnos de alegría int erna. Al f in
había recibido la vent ura del t rabajo. Y el espírit u de ser vicio
suminist ra t ónicos de mist erioso vigor.
Est ablecido el cont act o eléct rico, el pequeño aparat o que
se hal l aba a mi vi st a, después de al gunos mi nut os de espera
comenzó a t ransmit ir el siguient e recado:
–¡Samar i t anos del M i ni st er i o de Regener aci ón!…
¡Samar i t anos del Mi ni st er i o de Regener aci ón!… H ay mucho
t rabajo en los abismos de la sombra. Fue posible t ransf erir gran
cant idad de inf elices, secuest rando de las t inieblas espirit uales a
veint inueve her manos. Veint idós en desequilibrio ment al y siet e
en complet a inacción psíquica. N uest ros gr upos est án organi-
zando el t ransport e… Llegaremos algunos minut os después de
la media noche… Pedimos inst r ucciones…
136 N uestr o H ogar
N ot ando que Tobías y N arcisa cr uzaban sus miradas pro-
f undament e admirados, t an pront o como silenció aquella ext raña
voz, no pude cont ener la pregunt a que brot aba de mis labios:
–¿Cómo puede ser eso? ¿Por qué ese t ranspor t e en masa?
¿N o son t odos Espírit us?
Tobías sonrió y explicó:
–El her mano olvida que no llegó al Minist erio de Auxilio
de ot ro modo. Conozco el epi sodi o de su veni da. Es preci so
recordar, siempre, que la N at uraleza no da salt os y que, en la
Tierra o en los círculos del Umbral, nos hallamos revest idos de
f luidos pesadísimos. Tant o el avest r uz como la golondrina son
aves y t ienen alas; no obst ant e, la primera apenas puede subir a
las alt uras si es t ransport ada, mient ras que la segunda cort a ace-
leradament e las vast as regiones del cielo.
D ejando percibir que el momento no era para divagaciones,
se dirigió a N arcisa diciendo:
–Es muy grande el rescat e de est a noche. N ecesi t amos
t omar medidas inmediat as.
–¡Serán necesarios muchos lechos! –mur muró la ser vidora
algo pesarosa.
–N o se af lija –respondió Tobías con resolución–, alojare-
mos a l os t urbados en el Pabel l ón 7 y a l os debi l i t ados en l a
Cámara 33.
Enseguida, se llevó la diest ra a la f rent e como para pensar
en algo muy serio y exclamó:
–Resol veremos f áci l ment e l a cuest i ón de l a hospi t al i dad;
pero l o mi smo no se dará en l o que conci erne a l a asi st enci a.
N uest ros auxiliares más f uert es f ueron requeridos para garant izar
l os ser vi ci os de Comuni caci ones en l as esf er as de l a Ti er ra, en
vi st a de l as nubes de t i ni ebl as que ahora envuel ven al mundo
137 N uestr o H ogar
de l os encar nados. N ecesi t amos personal de ser vi ci o noct ur no,
porque los operarios en f unciones con los Samarit anos, llegarán
ext remadament e f at igados.
–Me of rezco, con placer, para lo que pueda aprovechar –
exclamé espont áneo.
Tobías me di r i gi ó una mi r ada de pr of unda si mpat ía
mezclada de grat it ud, haciéndome experiment ar dulce alegría ín-
t i ma.
–Pero, ¿est á decidido a per manecer en las Cámaras duran-
t e la noche? –pregunt ó admirado.
–¿N o hacen ot r os l o mi smo? –i ndagué a mi vez–.
Sint iéndome dispuest o y f uert e necesit o recuperar el t iempo per-
di do.
El generoso amigo me abrazó agregando:
–Pues bien, acept o conf iado la colaboración. N arcisa y los
demás compañer os quedar án t ambi én de guar di a. A demás,
mandaré a Venancio y a Salust io, dos her manos de mi conf ianza.
N o puedo per manecer aquí, en ser vicio noct ur no, en vist a de
los compromisos ant eriores que t engo, pero, en caso necesario,
ust ed o al guno de l os nuest r os, me comuni car á cual qui er
ocur rencia de mayor gravedad. Trazaré el plan de t rabajo f acili-
t ando en t odo lo que sea posible su ejecución.
Y se develó gran número de providencias. Mient ras cinco
ser vidores operaban en compañía de N arcisa, preparando ropa
adecuada y per trechos de enf er mería, Tobías y yo movíamos pe-
sado mat erial en el Pabellón 7 y en la Cámara 33.
N o podía explicar lo que pasaba conmigo: A pesar de la
f at iga de los brazos, experiment aba júbilo indecible en el corazón.
E n el t al l er donde l a mayor í a busca el t r abaj o,
comprendiendo su sublime valor, ser vir const it uye una alegría
138 N uestr o H ogar
suprema. N o pensaba, f rancament e, en la compensación de los
bonus hora, en l as recompensas i nmedi at as que me pudi esen
adveni r del esf uer zo; per o, mi sat i sf acci ón er a pr of unda,
reconociendo que podría comparecer f eliz y honrado ant e mi
madre y los benef act ores que había encont rado en el Minist erio
de Auxilio.
Al despedirse Tobías volvió a abrazar me y me dijo:
–Les deseo mucha paz con Jesús, una buena noche y un
ser vicio út il. Mañana, a las ocho, ust ed podrá descansar. El má-
ximo de t rabajo, cada día, es de doce horas, pero ahora est amos
en ci rcunst anci as especi al es.
Respondí que las det er minaciones t omadas me llenaban
de sincera alegría.
Ya a sol as con gr an númer o de enf er mer os, pasé a
int eresar me por los enf er mos con más cariño. Ent re los auxilia-
res present es me impresionó la bondad espont ánea de N arcisa
que at endía a t odos mat ernalment e. At raído por su generosidad,
t rat é de aproximar me a ella con int erés. N o f ue dif ícil alcanzar el
pl acer de su conversaci ón cari ñosa y si mpl e. Aquel l a vi ej eci t a
amable se asemejaba a un libro sublime de bondad y de sabiduría.
–¿H ace mucho t i empo que l a her mana t rabaj a aquí? ,–
pregunt é a ciert a alt ura de la amist osa conversación.
–Sí, per manezco en l as Cámar as de Rect i f i caci ón, en
ser vicio act ivo, desde hace seis años y algunos meses. Todavía
me f alt an más de t res años para realizar mis deseos.
A nt e l a si l enci osa i ndagaci ón de mi mi r ada, N ar ci sa
cont inuó amablement e:
–N ecesit o un aval muy import ant e.
–¿Qué quiere decir con eso?
–N ecesito encontrar algunos Espíritus amados, en la Tierra,
139 N uestr o H ogar
para real i zar ser vi ci os de el evaci ón en conj unt o. Por mucho
t i empo, en razón de mi s desvíos pasados, rogué, en vano, l a
posi bi l i dad necesari a a mi s f i nes. Vivía t urbada, af l i gi da. Me
aconsej ar on r ecur r i r a l a M i ni st r a Vener anda, y nuest r a
benef act ora de Regeneración me promet ió que recomendaría mis
propósit os al Minist erio de Auxilio, pero me exigió diez años
consecut ivos de t rabajos aquí para que yo pueda corregir ciert os
desequi l i bri os del sent i mi ent o. En un pri mer moment o, qui se
rehusar me, considerando demasiado grande la exigencia, luego
reconocí que ella t enía razón. D espués de t odo, el consejo no la
benef i ci aba a el l a y sí a mí. A sí gané mucho acept ando su
indicación. Me sient o más equilibrada y más humana, y creo que
viviré con dignidad espirit ual mi f ut ura experiencia en la Tierra.
I ba a manif est ar mi prof unda admiración cuando uno de
los enf er meros próximos grit ó:
–¡N arci sa! ¡N arci sa!
N o me cor r espondía r et ener , por si mpl e cur i osi dad
personal, a aquella her mana dedicada, t ransf or mada en madre
espirit ual de los suf ridores.
140 N uestr o H ogar

L a visión deF rancisco
Mi ent ras N arci sa consol aba a un af l i gi do enf er mo, f ui
inf or mado de que me llamaban por el aparat o de comunicaciones
urbanas.
Era la señora Laura pidiendo not icias. D e hecho, olvidara
avi sar l e sobr e l as del i ber aci ones del ser vi ci o noct ur no. Pedí
disculpas a mi benef act ora, y le suminist ré escuet o relat o verbal
de la nueva sit uación. A t ravés del hilo, la madre de Lisias, parecía
encant ada part icipando en mi just a alegría.
Al t ér mi no de nuest ra l i gera conversaci ón me di j o con
bondad;
–¡M uy bi en, hi j o mío! ¡A pasi ónese por su t r abaj o,
embriáguese en el ser vicio út il! Solament e así es que podremos
at ender a nuest ra edif icación et erna. N o obst ant e, recuerde que
est a casa le pert enece.
Aquellas palabras me llenaron de nobles est ímulos.
Regresando al cont act o direct o con los enf er mos, not é que
N arcisa est aba luchando heroicament e para calmar a un hombre
joven que revelaba singulares dist urbios.
Procuré ayudarla.
El pobrecit o, con la mirada perdida en el espacio, grit aba,
espant ado:
141 N uestr o H ogar
–¡Ayúdenme, por amor de D i os! ¡Tengo mi edo, mucho
mi edo!
Con los ojos desorbit ados de los que experiment an pro-
f undas sensaciones de pavor, acent uaba:
–¡H er mana N arcisa, allá viene él , el monst r uo! ¡Sient o los
gusanos de nuevo! ¡É l ! ¡É l !… ¡L íbr eme de él , her mana! ¡N o
quiero, no quiero!
–Cal ma, Fr anci sco –pedí a l a compañer a de l os
inf ort unados–, ust ed va a liberarse, a ganar mucha serenidad y
alegría, pero t odo depende de su esf uerzo. H ágase cuent a que su
ment e es una esponja embebida en vinagre. Es necesario expeler
esa subst anci a agri a. Yo l o ayudaré a l ograrl o, pero el t rabaj o
más int enso le cor responde a ust ed mismo.
El enf er mo most raba buena volunt ad; se calmaba al oír
los consejos cariñosos, pero enseguida volvía a la misma palidez
de ant es pror r umpiendo en nuevas exclamaciones:
–Pero, her mana, obser ve bien… él no me deja. ¡Ya volvió
a at or ment ar me! ¡Véalo, véalo!
–Lo estoy viendo, Francisco –respondía ella con pr udencia–
, pero es indispensable que ust ed me ayude a expulsarlo.
–¡Est e f ant asma di aból i co!… –agregaba, l l orando como
una criat ura y provocando compasión.
–Conf íe en Jesús y olvide al monst r uo –decía la her mana
de los inf elices, piadosament e–. Vamos a los pases. El f ant asma
huirá de nosot ros.
Le aplicó f luidos saludables y reconf ort ant es, que Francis-
co agradeció, manif est ando inmensa alegría en la mirada.
–Ahora –dijo él después de t er minada la operación mag-
nét ica–, est oy más t ranquilo.
142 N uestr o H ogar
N ar ci sa l e ar r egl ó l as al mohadas y mandó a que ot r a
ser vidora le t rajera agua magnet izada.
Aquel ej empl o de l a enf er mera me ent er necía. El bi en,
como el mal, en t odas par t es est ablece mist erioso cont agio.
Obser vando mi si ncer o deseo de apr ender, N ar ci sa se
aproximó más, most rándose dispuest a a iniciar me en los subli-
mes secret os del ser vicio.
–¿A quién se ref iere el enf er mo? –indagué impresionado.
¿Acaso est á siendo asediado por alguna sombra, invisible a mi
vi st a?
L a vet erana ser vi dora de l as Cámar as de Rect i f i caci ón,
sonrió cariñosament e y dijo:
–Se t rat a de su propio cadáver.
–¿Qué dice? –repliqué espant ado.
–El pobrecit o era excesivament e apegado a su cuerpo f ísi-
co, y vino a la esf era espirit ual después de un desast re, originado
por pura impr udencia. Est uvo durant e muchos días al lado de
los despojos, en pleno sepulcro, sin conf or marse con su nueva
sit uación. Quería, f ir mement e, levant ar el cuerpo yer t o. Tal era
el imperio de la ilusión en que viviera que, en ese t rist e esf uerzo,
gast ó mucho t iempo. Se amedrent aba con la idea de enf rent ar lo
desconocido y no conseguía acumular ni siquiera el más mínimo
desapego a las sensaciones f ísicas. D e nada valieron los socor ros
que le prodigaron desde las alt as esf eras, pues cerraba la zona
ment al a t odo pensamient o relacionado con la vida et er na. Por
f in, los gusanos le hicieron experiment ar t ales suf rimient os, que
el pobr e se apar t ó del sepul cr o, l l eno de hor r or. Comenzó
ent onces a peregrinar por las zonas inf eriores del Umbral; en
t ant o los que habían sido sus padres en la Tierra, poseen aquí
grandes crédit os espirit uales, y rogaron que se le int ernase en la
143 N uestr o H ogar
colonia. Lo t rajeron los Samarit anos, casi a la f uerza. Pero, su
est ado es aún t an grave que no podrá ausent arse t odavía de las
Cámaras de Rect if icación. El amigo que f ue su padre en la carne
est á act ual ment e en una ar r i esgada mi si ón, l ej os de N uest r o
H ogar …
–¿Y viene a visit ar al enf er mo? –pregunt é.
–Ya vino dos veces y experiment ó gran conmoción obser-
vando su suf r i mi ent o. Es t al l a t ur baci ón del j oven que no
r econoci ó al gener oso y dedi cado padr e. G r i t aba af l i gi do
poniendo de manif iest o una dolorosa demencia. El padre, que
vino a verlo en compañía del Minist ro Padua, del Minist erio de
Comunicaciones, parecía muy superior a la condición humana,
mientras se encontraba con el amigo que obtuviera la hospitalidad
par a el i nf el i z hi j o. Se demor ar on bast ant e coment ando l a
si t uaci ón espi r i t ual de l os r eci én l l egados desde l os cír cul os
car nales. Pero, cuando el Minist ro Padua se ret iró compelido por
circunst ancias del ser vicio, el padre del muchacho me pidió que
le perdonase el gest o humano, y se ar rodilló delant e del enf er-
mo. L e t omó l as manos con ansi edad, como si pr ocur ase
t ransmit irle vigorosos f luidos vit ales, y le besó la cara llorando
copi osament e. N o pude cont ener l as l ágr i mas y me r et i r é
dejándolos solos. N o sé lo que pasó ent re ambos, pero not é que
desde ese día Francisco mejoró bast ant e. La demencia t ot al se
redujo a crisis que son ahora cada vez más espaciadas.
–¡Cómo conmueve t odo est o! –excl amé baj o f uer t e
impresión. ¿Cómo puede perseguirlo la imagen del cadáver?
–La visión de Francisco –aclaró la anciana con at ención–
, es la pesadilla de muchos Espírit us, después de la muert e car-
nal . Se apegan demasi ado al cuer po, no al canzan ot r a cosa,
viviendo de él y para él, dedicándole verdadero cult o; y cuando
l l ega el sopl o r enovador, se ni egan a abandonarl o. Repel en
cualquier idea de espirit ualidad y luchan desesperadament e por
144 N uestr o H ogar
conser var l o. N o obst ant e, sur gen l os gusanos vor aces y l os
expulsan. A esa alt ura, se horrorizan del cuerpo y adopt an nueva
act it ud ext remist a. La visión del cadáver, como f uert e creación
ment al de ellos mismos, los at or ment a en lo ínt imo del alma.
Sobrevienen pert urbaciones y crisis más o menos largas, y suf ren
mucho hast a la eliminación int egral de su f ant asma.
N ot ando mi conmoción, N arcisa agregó:
–Gracias al Padre, est oy aprovechando bast ant e est os úl-
t imos años de ser vicio. ¡Ah, cómo es de prof undo el sueño espi-
rit ual de la mayoría de nuest ros her manos en la car ne! Est o, des-
de luego, debe preocupar nos pero no herir nos. La crisálida se
adhiere a la mat eria inert e, pero la mariposa alzará el vuelo; la
simient e es casi impercept ible, mient ras que el roble será gigan-
t esco. La f lor muer t a vuelve a la t ier ra, pero el perf ume vive en
el cielo. Todo embrión de la vida parece dor mir. N o debemos
olvidar est as lecciones.
N arcisa se calló sin que yo me at reviese a int er r umpir su
si l enci o.
145 N uestr o H ogar

H erencia y Eutanasia
Aún no había vuel t o en mí de l a pr of unda sor pr esa,
cuando Salust io se aproximó a N arcisa inf or mando:
–N uest ra her mana Paulina desea ver al padre enf er mo en
el Pabellón 5. Ant es de at enderla, juzgué convenient e consult arla,
porque el enf er mo cont inúa en una crisis muy aguda.
Most rando l os gest os de bondad que l a caract eri zaban,
N arcisa indicó:
–Mándel a a ent rar si n demora. El l a t i ene per mi so de l a
Minist ra, en vist a de haber consagrado su t iempo disponible a la
t area de reconciliación con sus f amiliares.
Mientras el mensajero se despedía apresurado, la bondadosa
enf er mera, dirigiéndose a mí añadía:
–¡Verá ust ed qué hija más dedicada!
N o había t ranscurri do un mi nut o y Paul i na est aba ant e
nosot ros, esbelt a y linda. Vest ía una t única muy leve, t ejida en
seda l umi nosa. A ngel i cal bel l eza car act er i zaba sus t r azos
f isonómicos, pero sus ojos demost raban ext rema preocupación.
N arcisa me la present ó delicadament e, y sint iendo t al vez que
podía conf iar en mi presencia, pregunt ó con alguna inquiet ud:
–¿Cómo est á papá, amiga mía?
–Un poco mejor –aclaró la enf er mera–, no obst ant e, aún
acusa f uer t es desequilibrios.
146 N uestr o H ogar
–Es lament able –cont est ó la joven–, ni él ni los ot ros ceden
en el est ado ment al en que se hallan. Siempre el mismo odio y la
mi sma di spl i cenci a.
N arcisa nos invit ó a acompañarla y, minut os después, t enía
delant e de mí a un viejo de f isonomía desagradable. D e mirada
dura, cabel l os desgreñados, ar r ugas prof undas y l abi os ret raí-
dos, inspiraba más piedad que simpat ía. Con t odo, procuré ven-
cer las vibraciones inf eriores que me dominaran, con el f in de
obser var, por encima del ser suf ridor, al her mano espirit ual. D e
inmediat o desapareció la impresión de repugnancia, aclarándose
mi raci oci ni o. Apl i qué l a l ecci ón a mí mi smo. ¿Cómo habría
llegado, a mi vez, al Minist erio de Auxilio? D ebería haber sido
hor rible mi semblant e de desesperado. Cuando examinamos la
desvent ura de alguien recordando las propias def iciencias, hay
siempre asilo para el amor f rat erno en el corazón.
El viejo enf er mo no t uvo una palabra de t er nura para la
hija que lo saludó cariñosa. A t ravés de la mirada, que evidenciaba
aspereza y rebeldía, se asemejaba a una f iera humana enjaulada.
–Papá, ¿se siente mejor?–le preguntó con extremado cariño
f i l i al .
–¡Ay… Ay… –grit ó el enf er mo con voz est ent órea–, no
puedo olvidar al inf ame, no puedo descansar el pensamient o!…
¡Aún lo veo a mi lado suminist rándome el veneno mort al!
–N o diga eso, papá –respondió la joven delicadament e–;
recuerde que Edelbert o ent ró en nuest ra f amilia como hijo envi-
ado por D ios.
–¿H ijo mío? –grit ó el inf eliz– ¡N unca! ¡N unca!… ¡Es un
criminal sin perdón, un hijo del inf ierno!…
Paulina hablaba, ahora, con los ojos inundados de lágri-
mas:
–Oigamos, papá, la lección de Jesús que recomienda que
147 N uestr o H ogar
nos amemos unos a l os ot r os. A t r avesamos exper i enci as
consanguíneas en la Tierra, para adquirir el verdadero amor es-
pirit ual. Además, es indispensable reconocer que sólo exist e un
Padre realment e et er no, que es D ios; pero el Señor de la Vida
nos per mit e la pat er nidad o la mat er nidad en el mundo, a f in de
que aprendamos a sent i r l a f rat erni dad si n mácul a. N uest ros
hogares t errest res son crisoles de purif icación de los sent imient os
o t emplos de unión sublime, camino a la solidaridad universal.
Luchamos y padecemos mucho hast a adquirir el verdadero t ít u-
lo de her mano. Somos t odos una sola f amilia en la Creación bajo
la bendición providencial de un Padre único.
Oyendo aquel l a voz dul ce, el enf er mo se puso a l l orar
convul si vament e.
–¡Perdone a Edel ber t o, papá! Procure ver en él no al hi j o
l ivi ano, si no al her mano necesi t ado de escl areci mi ent o. Est uve
en n uest r a casa h oy, o b ser van do al l á ex t r emadas
per t urbaci ones. D esde aquí, desde est e l echo, ust ed envuel ve
a t odos l os nuest ros en f l ui dos de amargura y de i ncomprensi ón,
y el l os l e hacen a ust ed l o mi smo, de i dént i co modo. E l
pensami ent o, en vi braci ones sut i l es, al canza el bl anco, por gran-
des que sean l as di st an ci as. L a p er mut a de o di o y
desent endi mi ent o causa r ui na y suf ri mi ent o a l as al mas. Mamá
se r ecogi ó, hace unos días, en un hospi ci o, at or ment ada de
angust i a. A mal i a y Casi l da ent r ar on en l ucha j udi ci al con
Edel bert o y Agenor, en vi rt ud de l os grandes pat ri moni os que
ust ed j unt ó en l as esf eras de l a carne. Un cuadro t erri bl e cuyas
sombras podrían di smi nui r, si su ment e vi gorosa no est uvi ese
sumergi da en propósi t os de venganza. Aquí, l o vemos en grave
est ado; en l a Ti erra, mamá l oca y l os hi j os t urbados, odi ándose
ent re sí. En medi o de t ant as ment es desequi l i bradas, una f or-
t una i nmensa… ¿Y qué val e eso si no hay un át omo de f el i ci dad
en ni nguno?
148 N uestr o H ogar
–Pero yo legué enor me patrimonio a la f amilia –respondió el
inf eliz rencorosamente–, deseando el bienestar de todos…
Paulina no lo dejó terminar volviendo a tomar la palabra:
–No siempre sabemos interpretar lo que es benef icio, en el
capítulo de la riqueza transitoria. Si usted hubiese asegurado el f u-
turo delosnuestros, garantizándoleslatranquilidad moral y el trabajo
honesto, su esf uerzo sería de valiosa providencia; pero, a veces,
papá, acostumbramos a ahorrar el dinero por espíritu de vanidad y
de ambición. Queriendo vivir por encimade los demás, no nos acor-
damos de eso sino en las expresiones externas de la vida. Son muy
pocos los que se preocupan por adquirir conocimientos nobles,
cual i dades de t ol er anci a, l uces de humi l dad, bendi ci ones de
comprensión. I mponemos a otros nuestros caprichos, nos aparta-
mos de los ser vicios del Padre, y olvidamos la lapidación de nuestro
Espírit u. N adie nace en el planet a simplement e para acumular
monedas en los cof res o valores en los bancos. Es natural que la
vida humana pida el concurso de la previsión, y es justo que no
prescinda de la contribución de mayordomos f ieles, que sepan ad-
ministrar con sabiduría; pero nadie será mayordomo del Padre con
avaricia y propósitos de dominación. Tal género de vida arr uinó
nuestra casa. En vano, en otro tiempo, busqué llevar socorro espiri-
tual al ambiente doméstico. Mientras usted y mamá se sacrif icaban
por aumentar los haberes, Amalia y Casilda olvidaban el ser vicio
út i l , y como oci osas dadas a l a banal i dad soci al , encont raron
perezosos quelas desposaron buscando ventajas f inancieras. Agenor
repudió el estudio serio, entregándose a malas compañías. Edelberto
conquistó el título de médico, alejándose por completo de la Medi-
cina y ejerciéndola solamente de tiempo en tiempo, a la manera del
trabajador que visita el ser vicio por curiosidad. Todos arr uinaron
bellas posibilidades espirituales, distraídos por el dinero f ácil y ape-
gados a la idea de la herencia.
El enf er mo tomó una expresión de pavor y agregó:
–¡Maldito Edelberto! ¡Hijo criminal e ingrato! ¡Me mató sin
149 N uestr o H ogar
pi edad cuando necesi t aba aún r egul ar i zar mi s di sposi ci ones
testamentarias! ¡Malvado!… ¡Malvado!…
–¡Calle papá! ¡Tenga compasión de su hijo; perdone y olvi-
de!…
Empero, el viejo continuó maldiciendo en voz alta. La joven
se preparaba para discutir, pero Narcisa le dirigió una signif icativa
mirada, llamando a Salustio para socorrer al enf ermo en crisis. Se
calló Paulina, acariciando la f rente paterna y conteniendo con gran
esf uerzo las lágrimas. Después de algunos instantes, me retiraba en
compañía de ambas bajo f uerte impresión.
L as dos ami gas cambi ar on por al gunos mi nut os sus
conf idencias, despidiéndose Paulina con mucha generosidad en las
f r ases, per o con mucha t r i st eza en l a mi r ada l l ena de j ust a
preocupación.
Volviendo a la intimidad, Narcisa, bondadosa me dijo:
–Loscasosdeherencia, por reglageneral, son extremadamente
complicados. Con raras excepciones acarrean enor me peso a los
legadores y a los legatarios. En este caso no solamente vemos esto
sino también la eutanasia. La ambición por el dinero, creó en toda la
f amilia de Paulina rencores y desavenencias. A los padres avarientos
lestocasuf rir hijosderrochadores. Fui acasadenuestraamigacuando
el her mano, Edelberto, médico de apariencia distinguida, empleó,
en su padre casi mori bundo, l a l l amada “ muer t e suave” . N os
esf orzamos por evitarlo, pero todo f ue en vano. El pobre individuo
deseaba de hecho, apresurar el desenlace, por cuestiones de orden
f inanciero, y ahí tenemos ahora la imprevisión y el resultado –el
odio y la molest ia.
Y con expresivo gest o, N arcisa remat ó:
–D ios creó seres y cielos, pero nosotros nos acostumbramos
a t r ansf or mar nos en Espír i t us di aból i cos, cr eando nuest r os
inf ier nos individuales.
150 N uestr o H ogar

Vampiro
E r an l as vei nt i una hor as. Todav í a no habí amos
descansado, no si endo en moment os de rápi da conversaci ón,
necesari a para l a sol uci ón de probl emas espi ri t ual es. Aquí un
enf er mo pedí a al i v i o; al l í , ot r o necesi t aba pases de
conf or t amient o. Cuando f uimos a at ender a dos enf er mos, en el
Pabel l ón 11, escuché una gr i t er ía pr óxi ma. H i ce i nst i nt i vo
movimient o de aproximación, pero N arcisa at ent a, me det uvo:
–N o siga –dijo–; se localizan allí los desequilibrados del
sexo. El cuadro sería ext remadament e doloroso para sus ojos.
Guarde esa emoción para más t arde.
N o i nsi st í. M i ent r as t ant o her vían en mi cer ebr o mi l
int er rogaciones. Se abría un mundo nuevo a mi pesquisa int elec-
t ual. Era necesario recordar, a cada moment o, el consejo de la
madre de Lisias para no desviar me de la just a obligación.
D espués de las veintiuna horas, llegó alguien desde el f ondo
del enor me parque. Era un hombrecillo de semblant e singular,
que evidenciaba la condición de un humilde t rabajador. N arcisa
lo recibió con gent ileza pregunt ándole:
–¿Qué sucede, Just ino? ¿Qué novedades t rae?
El ser vidor, que int egraba el cuerpo de cent inelas de las
Cámaras de Rect if icación, respondió af ligido:
–Vengo a comunicarle que una inf eliz mujer est á pidiendo
151 N uestr o H ogar
socor ro, en el gran por t ón que da acceso a los campos de cult u-
r a. Cr eo que ha pasado desaper ci bi da a l os vi gi l ant es de l as
primeras líneas…
–¿Por qué no la at endió? –int er rogó la enf er mera.
El ser vidor hizo un gest o de escrúpulo y explicó:
–D e acuerdo con las órdenes que nos rigen, no pude hacerlo
porque la pobrecit a est á rodeada de punt os negros.
–¿Qué dice? –replicó N arcisa asust ada.
–Sí, señora.
–Ent onces el caso es muy grave.
Con gran curiosidad seguí a la enf er mera a t ravés del cam-
po alumbrado por la luna. La dist ancia no era pequeña. Lado a
lado se veía la arboleda t ranquila de aquel ext enso parque agit a-
da por un vient o suave y acariciador. H abíamos recor rido más
de un kilómet ro, cuando alcanzamos la gran cancela a la que se
ref iriera el t rabajador.
Vi mos ent onces l a mi ser abl e f i gur a de una muj er que
imploraba socor ro desde el ot ro lado. N o vi ot ra cosa que el
bult o de la inf eliz cubiert a de andrajos, con el rost ro horrendo y
l as pi ernas en l l agas vi vas; pero N arci sa parecía di vi sar ot ros
det al l es i mpercept i bl es a mi mi rada, dado el asombro que se
ref lejó en su f isonomía, de ordinario en calma.
–¡H ijos de D ios –grit ó la mendiga al divisarnos–, dad abri-
go a est e Espírit u cansado! ¿D ónde est á el paraíso de los elect os
para que yo pueda disf r ut ar de esa paz t an deseada?
Aquella voz suplicant e sensibilizaba mi corazón. N arcisa
a su vez se most raba conmovida, pero habló en t ono conf idenci-
al :
–¿N o est á viendo los punt os negros?
152 N uestr o H ogar
–N o –respondí.
–Su visión espirit ual aún no est á suf icient ement e educada.
D espués de una ligera pausa cont inuó:
–Si est uviese en mis manos abriría inmediat ament e nuest ra
puert a; pero cuando se t rat a de criat uras en est as condiciones,
nada puedo resolver por mí misma. N ecesit o recurrir al Vigilan-
t e Jef e en misión de ser vicio.
Aproximándose a la inf eliz le indicó en t ono f rat erno:
–H aga el f avor de esperar unos minut os.
Volvimos apresuradamente al interior. Por primeravez entré
en cont act o con el direct or de los cent inelas de las Cámaras de
Rect if icación. N arcisa me present ó y dio cuent a de lo que ocurría.
Él esbozó un gest o signif icat ivo y manif est ó:
–H izo muy bien comunicándome el hecho. Vamos hast a
al l á.
N os dirigimos los t res hacia el lugar indicado.
Llegados a la cancela, el her mano Pablo, orient ador de los
vigilant es, examinó at ent ament e a la recién llegada del Umbral y
di j o:
–Est a mujer, por ahora, no puede recibir nuest ro socor ro.
Se t rat a de uno de los más f uert es vampiros que he vist o hast a
hoy. Es preciso dejarla a su propia suer t e.
M e sent í escandal i zado. ¿N o ser ía f al t ar a l os deber es
cr i st i anos abandonar a aquel l a suf r i dor a al azar del cami no?
N ar ci sa, que r eci bi ó mi i mpr esi ón, par ecía compar t i r l a y se
adel ant ó supl i cant e:
–Pero, her mano Pablo, ¿no habrá medios de acoger a esa
miserable criat ura en las Cámaras?
–Per mit irlo –aclaró él– sería t raicionar mi f unción de vigi-
153 N uestr o H ogar
l ant e.
I ndicando a la mendiga que esperaba la decisión, grit ando
impacient e, expresó a la enf er mera:
–¿H a notado, N arcisa, alguna cosa más aparte de los puntos
negros?
Ahora era mi inst r uct ora en el ser vicio la que respondía
negat i vament e.
–Pues veo más –respondió el Jef e de los Vigilant es.
Bajando el t ono de voz, recomendó:
–Cuent e las manchas negras.
N arcisa f ijó la mirada en la inf eliz y después de algunos
minut os, respondió:
–Cincuent a y ocho.
El H er mano Pablo, con la paciencia de los que saben es-
clarecer con amor, explicó:
–Esos punt os obscuros represent an cincuent a y ocho cria-
t uras asesinadas al nacer. En cada mancha veo la imagen ment al
de un bebé aniquilado, unos por golpes aplast ant es y ot ros por
asf ixia. Esa desvent urada mujer f ue prof esional en ginecología.
Con el pret ext o de aliviar las conciencias ajenas se ent regaba a
crímenes nef andos, explot ando inf elices jóvenes inexper t as. La
sit uación suya es peor que la de los suicidas y homicidas, que a
veces present an not ables at enuant es.
Recordé asombrado, los procesos de la medicina, en que
muchas veces vi la necesidad de eliminar a los f et os para salvar
el organismo mat er no, en las ocasiones peligrosas; pero, leyendo
mi pensamient o, el H er mano Pablo agregó:
–N o hablo de det er minaciones legít imas que const it uyen
aspect os de pr uebas redent oras; me ref iero al crimen de asesinar
a los que dan comienzo a la t rayect oria de su experiencia t erres-
154 N uestr o H ogar
t re, con el sublime derecho a la vida.
Demostrando lasensibilidad delasalmasnoblesNarcisarogó:
–Her mano Pablo, t ambi én yo er ré mucho en el pasado.
At endamos a est a desvent urada. Si me lo per mit e yo le prodigaré
cui dados especi al es.
–Reconozco, ami ga mía –r espondi ó el di r ect or de l a
vi gi l anci a i mpresi onado por l a si nceri dad–, que t odos somos
E spír i t us endeudados; per o t enemos en nuest r o f avor el
reconocimient o de las propias f laquezas y la buena volunt ad de
rescat ar nuest ras deudas; pero est a criat ura, por ahora, no desea
ot r a cosa que per t ur bar al que t r abaj a. L os que t r aen l os
sent i mi ent os endur eci dos por l a hi pocr esía emi t en f uer zas
dest r uct oras. ¿Para qué nos sir ve aquí un ser vicio de vigilancia?
Sonriendo expresivament e exclamó:
–Busquemos la pr ueba.
El Jef e de los vigilant es se aproximó a la inf eliz y pregunt ó:
–¿Qué desea la her mana de nuest ro concurso f rat er no?
–¡Socor ro! ¡Socor ro! ¡Socor ro!… –respondió llorando.
–Amiga mía –ponderó acert adament e–, es necesario saber
acept ar el suf rimient o rect if icador. ¿Por qué razón cor t ó t ant as
veces l a vi da a cri at uri t as f rági l es que i ban a l a l ucha con el
per miso de D ios?
Oyéndol o i nqui et a exhi bi ó t erri bl e carant oña de odi o y
gri t ó:
–¿Qui én me at r i buye esa i nf ami a? ¡M i conci enci a est á
t r anqui l a, canal l a!… Empl eé mi exi st enci a auxi l i ando a l a
mat ernidad en la Tierra. Fui cariñosa y creyent e, buena y pura…
–N o es eso lo que se obser va en la f ot ograf ía viva de sus
pensamient os y act os. Creo que la her mana ni siquiera recibió
aún el benef icio del remordimient o. Cuando abra su alma a las
155 N uestr o H ogar
bendi ci ones de D i os, reconoci endo sus propi as necesi dades,
vuel va aquí.
Airada la int erlocut ora respondió:
–¡D emonio! ¡H echicero! ¡Secuaz de Sat anás!… ¡N o volveré
jamás!… Est oy esperando el cielo que me promet ieron y que
espero encont rar.
Asumiendo una act it ud más f ir me, el Jef e de Vigilant es le
dijo con aut oridad:
–H aga ent onces el f avor de ret irarse. N o t enemos aquí el
cielo que ust ed desea. Est amos en una casa de t rabajo donde los
enf er mos reconocen su mal y t ienen el propósit o de curarse al
lado de ser vidores de buena volunt ad.
La mendiga objet ó at revidament e:
–N o le pedí remedio ni ser vicio. Est oy buscando el paraí-
so que hice por merecer pract icando buenas obras.
D irigiéndonos f ulminant es miradas de cólera perdió el as-
pect o de enf er ma ambul ant e, ret i rándose a paso f i r me como
quien per manece absolut ament e dueño de sí mismo.
El H er mano Pablo la acompañó con la vist a durant e unos
minut os y volviéndose hacia nosot ros agregó:
–¿Obser varon el vampiro? Exhibe la condición de crimi-
nal y se declara inocent e; es prof undament e mala y af ir ma ser
buena y pura; suf re desesperadament e y alega t ranquilidad; creó
un inf ier no para sí misma y asegura que est á buscando el cielo.
Ant e el silencio con que escuchábamos su lección, el Jef e
de los Vigilant es concluyó:
–Es imprescindible t ener mucho cuidado con las buenas y
las malas apariencias. N at uralment e la inf eliz será at endida más
adelant e por la Bondad D ivina, pero por principio de caridad
legít ima, en la posición en la que me encuent ro no podía abrirle
nuest ras puert as.
156 N uestr o H ogar

N oticiasdeVeneranda
A l penet r ar ahor a en el par que bañado de l uz,
experiment aba singular f ascinación.
A quel l os ár bol es acogedor es, aquel l as f l or eci ent es
sement er as, me r ecl amaban en t odo moment o. D e maner a
i ndi r ect a, pr ovocaba expl i caci ones de N ar ci sa, enunci ando
pregunt as vel adas.
–En el gran parque –decía ella– no hay solament e caminos
para el Umbral o simple cult ivo de veget ación dest inada a los
jugos aliment icios. La Minist ra Veneranda creó planos excelen-
t es para nuest ros procesos educat ivos.
Obser vando mi sana curiosidad cont inuó aclarando:
–Se t r at a de l os “ sal ones ver des” par a ser vi ci o de
educación. Ent re las grandes hileras de árboles, hay recint os de
maravillosos cont ornos para las conf erencias de los Minist ros de
Regeneración; ot ros para Minist ros visit ant es y para est udiosos
en gener al , r eser vándose uno de señal ada bel l eza par a l as
conversaciones del Gobernador, cuando él se digna venir hast a
nosot ros. Periódicament e los vigorosos árboles se cubren de f lo-
res dando la idea de pequeñas t orres coloreadas llenas de encan-
t os nat urales. Tenemos así en el f ir mament o, el t echo acogedor,
con las bendiciones del Sol o de las est rellas dist ant es.
157 N uestr o H ogar
–D eben ser prodigiosos esos palacios de la N at uraleza –
agregué.
–Sin duda –prosiguió la enf er mera con el mayor entusias-
mo–; el proyect o de la Minist ra desper t ó, según me inf or maron,
f rancos aplausos en t oda la colonia. Supe que eso había acont e-
cido hace cuarent a años. Se inició ent onces la campaña del “ salón
nat ural” . Todos los Minist erios pidieron cooperación, incluso el
de la Unión D ivina, que solicit ó el concurso de Veneranda en la
organización de los recint os de ese orden en el Bosque de las
Aguas. Surgieron deliciosos rincones, por t odas par t es. Los más
interesantes, a mi juicio, son los que se instituyeron en las escuelas.
Varían en las f or mas y en las dimensiones. En los parques de
educación del Minist erio de Esclarecimient o inst aló la Minist ra
un verdadero cast illo de veget ación, en f or ma de est rella, dent ro
del cual se acogen cinco numerosas clases de aprendizaje y cin-
co de inst r uct ores dif erent es. En el cent ro, f unciona un enor me
aparat o dest inado a demost raciones por la imagen, a la manera
del cinemat ógraf o t errest re, con el cual es posible llevar a ef ect o
cinco dist int as proyecciones de f or ma simult ánea. Esa iniciat i-
va mejoró considerablement e a la ciudad, uniendo en el mismo
esf uerzo, el ser vicio provechoso de la ut ilidad práct ica a la belleza
espi ri t ual .
Valiéndome de la pausa nat ural int erpelé:
–¿Y el mobiliario de los salones? ¿Es parecido a los de los
grandes recint os t errest res?
N arcisa sonrió y añadió:
–H ay dif erencia. La Minist ra ideó los cuadros evangélicos
del t iempo que señaló el pasaje del Crist o por el Mundo y sugirió
recursos de la propia N at uraleza. Cada “ salón nat ural” t iene ban-
cos y polt ronas esculpidas en la subst ancia del suelo, f or rados de
yerba olorosa y suave. Eso imprime her mosura y disposiciones
158 N uestr o H ogar
caract eríst icas. D ice la organizadora que sería just o recordar las
prédicas del Maest ro, en plena playa, cuando daba sus divinas
excursiones junt o al Tiberíades; y de esa recordación surgió la
inst auración del “ mobiliario nat ural” . La conser vación exige cui-
dados per manent es, pero l a bel l eza de l os cuadros represent a
vast a compensaci ón.
A est a alt ura se int er r umpió la bondadosa enf er mera, pero
ident if icando mi silencioso int erés prosiguió:
–El más bel l o reci nt o de nuest ro Mi ni st eri o es el reser-
vado a l as di ser t aci ones del Gober nador. La Mi ni st ro Veneranda
descubri ó que a él si empre l e gust aron l os pai saj es de gust o
hel éni co, más ant i guo, y decoró el sal ón a t razos especi al es f or-
mados en pequeños canal es de agua f resca, puent es graci osos,
l agos mi núscul os, pal anqui nes de ar bol eda y f r ondosa
veget aci ón. Cada mes del año muest ra col ores di f erent es, en
razón de l as f l ores que se van modi f i cando en especi e de t rei nt a
en t rei nt a días. L a Mi ni st ra r eser va el más her moso aspect o
para el mes de di ci embre, en conmemoraci ón de l a N at i vi dad
de Jesús, cuan do l a ci udad r eci b e l o s más h er mo so s
pensami ent os y l as más vi gor osas pr omesas de nuest r os
compañeros encarnados en l a Ti erra, y envía, a su vez, ardi ent es
af i r maci ones de esperanza y de ser vi ci o a l as esf eras superi o-
res en homenaj e al Maest ro de l os Maest ros. Ese sal ón es not a
de j úbi l o par a nuest r os M i ni st er i os. Tal vez sepa ya que el
Gober nador vi ene aquí, casi semanal ment e, l os domi ngos. Per-
manece l ar gas hor as conf er enci ando con l os M i ni st r os de
Regener aci ón, conver sando con l os t r abaj ador es, of r eci endo
val i osas sugest i ones, exami nando nuest ras veci ndades con el
Umbral , reci bi endo nuest ros vot os y vi si t as y conf ort ando en-
f er mos conval eci ent es. Por l a noche, cuando puede demor arse,
oye músi ca y asi st e a números de art e, ej ecut ados por j óvenes
y ni ños de nuest ros cent ros de educaci ón. L a mayoría de l os
159 N uestr o H ogar
f orast eros que se hospedan en N uest r o H ogar , acost umbran veni r
aquí sól o con el propósi t o de conocer est e “ pal aci o nat ural ”
que acomoda conf or t abl ement e a más de t rei nt a mi l personas.
O yendo l os i nt er esant es i nf or mes exper i ment aba una
mezcla de alegría y de curiosidad.
–El sal ón de l a Mi ni st ra Veneranda –cont i nuó di ci endo
N arci sa ani madament e– es t ambi én espl éndi do r eci nt o, cuya
conser vación nos merece especial cariño. Todo nuest ro ser vicio
será poco para ret ribuir la dedicación de esa abnegada ser vidora
de N uest ro Señor. Gran número de benef icios en est e Minist erio
f ueron creados por ella para at ender a los más inf elices. Su modo
t radicional de t rabajo en N uest r o H ogar es considerado como de
los más digno por la Gobernación. Es ella la ent idad con mayor
número de horas de ser vicio en la colonia, y la f igura más ant igua
del Gobier no y del Minist erio, en general. Per manece en t area
act iva, en est a ciudad, hace más de doscient os años.
I mpresionado por las inf or maciones aduje:
–¡Cómo debe ser respet ada esa benef act ora!…
–D ice ust ed bien –cont est ó N arcisa con reverencia–, es
una de las ent idades más elevadas de nuest ra colonia espirit ual.
Los once Minist ros que con ella act úan en Regeneración, la oyen
ant es de t omar cualquier det er minación de impor t ancia. En nu-
merosos procesos, la Gober nación recur re a sus opiniones. Con
excepci ón del Gober nador, l a Mi ni st ra Veneranda es l a úni ca
ent i dad en N uest r o H ogar que ya vi o a Jesús en l as Esf er as
Resplandecient es; pero nunca coment ó ese hecho de su vida es-
pirit ual, y elude la menor inf or mación al respect o. Además, hay
ot ra not a i nt eresant e con rel aci ón a el l a. Un día, hace cuat ro
años, N uest r o H ogar amaneció de f iest a. Las Frat ernidades de la
Luz, que rigen los dest inos crist ianos de América, homenajearon
a Veneranda conf iriéndole la medalla del Mérit o al Ser vicio, la
primera ent idad en la colonia que consiguió, hast a hoy semejant e
160 N uestr o H ogar
t r i unf o, pr esent ando un mi l l ón de hor as de t rabaj o út i l , si n
int er r upción, sin reclamos y sin desmayar. Generosa comisión
vino a t raerle la honrosa merced, pero en medio del júbilo, reuni-
dos en la Gobernación, los Minist erios y la mult it ud en la plaza
mayor, la Minist ra Veneranda lloró en silencio. Ent regó enseguida
el t rof eo a los Archivos de la ciudad, af ir mando que no merecía
t al dist inción, y t ransmit iéndolo a la personalidad colect iva de la
col oni a, a pesar de l as prot est as del Gober nador. D esi st i ó de
todo homenaje f estivo con que se pretendíaconmemorar el hecho,
no coment ando, jamás, la honrosa conquist a.
–¡Ext raordinaria mujer! –dije yo–. ¿Por qué no se encamina
a las alt as esf eras?
N arcisa bajó el t ono de la voz y declaró:
–D i scret ament e, el l a vi ve en zonas muy superi ores a l a
nuest ra y per manece en N uest r o H ogar por espírit u de amor y
sacrif icio. Supe que esa benef act ora sublime, viene t rabajando
hace más de mil años por un gr upo de corazones muy amados
que est á en la Tierra, a los que espera con paciencia.
–¿Cómo podré conocerla? –pregunt é impresionado.
N ar ci sa que par ecía al egr ar se con mi i nt er és, expl i có
sat i sf echa:
–Mañana, al at ardecer, después de las oraciones, la Minis-
t ra vendrá al salón con el f in de ilust rar a algunos aprendices
sobre el pensamient o.
161 N uestr o H ogar

Curiosasobservaciones
Pocos minut os ant es de la medianoche, N arcisa per mit ió
que me f uera al gran por t ón de las Cámaras. Los Samarit anos
debían hallarse ya en la vecindad. Era imprescindible obser var
su regreso para t omar providencias.
¡Con qué emoci ón vol ví al cami no cercado de árbol es
f rondosos y acogedores! Aquí t roncos que recordaban el vet ust o
robl e de l a Ti erra, al l í hoj as capri chosas que rememoraban l a
acaci a y el pi no. A quel ai r e embal samado se me hacía una
bendición. En las Cámaras, a pesar de las amplias vent anas, no
experiment aba t ant a impresión de bienest ar. Seguía caminando
silencioso bajo las cariñosas f rondas. Vient os f rescos las agit aban
suavement e envolviéndome en sensaciones de reposo.
Sint iéndome a solas, ponderé t odos los acont ecimient os
que me sobrevinieran, desde el primer cont act o con el Minist ro
Clarencio. ¿D ónde est aría el paraje del sueño? ¿En la Tier ra o en
aquella colonia espirit ual? ¿Qué le habría sucedido a Celia y a
l os hi j i t os? ¿Por qué r azón me pr est aban al l í t an gr andes
escl areci mi ent os sobre l as más vari adas cuest i ones de l a vi da,
pero, omit iendo cualquier not icia sobre mi ant iguo hogar? Mi
propia madre me había aconsejado el silencio, abst eniéndose de
dar me cualquier inf or mación direct a.
Todo i ndi caba l a necesi dad de ol vi dar l os pr obl emas
162 N uestr o H ogar
car nales para renovar me int rínsecament e, y no obst ant e, pene-
t rando en lo más ínt imo del ser, encont raba la nost algia viva de
los míos. D eseaba ardient ement e volver a ver a la esposa muy
amada y reci bi r de nuevo el beso de l os hi j i t os… ¿Por qué
decisiones del dest ino est ábamos ahora separados, como si yo
f uese un náuf rago en playa desconocida? D e manera simult ánea
ideas generosas me conf or t aban lo ínt imo. Yo no era un náuf ra-
go abandonado. Si mi exper i enci a podía cl asi f i car se como
nauf ragi o, no debía t al desast re si no a mí mi smo. Ahora que
obser vaba en N uest r o H ogar vibraciones nuevas de t rabajo int en-
so y const r uct ivo, me admiraba de haber perdido t ant o t iempo
en f rioleras de t oda clase.
En verdad amé mucho a la compañera de luchas y sin duda
di spensaba a l os hi j i t os t ernuras i ncesant es; pero exami nando
desapasionadament e mi sit uación de esposo y de padre, reconocí
que nada había creado de sólido y de út il en el espírit u de mi
f amilia. Tarde verif icaba ese descuido. Quien atraviesa un cam-
po sin organizar la siembra necesaria para el pan y sin prot eger la
f uent e que saci a l a sed, no puede vol ver con l a i nt enci ón de
abast ecerse. Tales pensamient os se me f ijaban en el cerebro con
vehemencia irrit ant e. Al dejar los círculos carnales, encont ré las
penurias de la incomprensión. ¿Qué había sucedido a mi esposa
e hijitos, distanciados de la segura estabilidad doméstica y llevados
a las sombras de la viudez y la orf andad?I nútil era la interrogación.
El vient o calmado parecía susurrar concepciones grandio-
sas, como si t uviera deseos de despert ar mi ment e para llevarla a
est ados más alt os.
M e t or t ur aban l as i nt er r ogaci ones i nt er nas, per o,
apegándome ent onces a l os i mperat i vos del j ust o deber, me
aproximé a la gran cancela invest igando más allá, a t ravés de los
campos de cult ivo.
¡Todo era luna y serenidad, cielo sublime y belleza silenci-
163 N uestr o H ogar
osa! Ext asi ándome en l a cont empl aci ón del cuadro, demor é
algunos minut os ent re la admiración y la oración.
I nst ant es después divisé a lo lejos, dos bult os enor mes que
me i mpr esi onar on vi vament e. Par ecían dos hombr es de
subst ancia indef inible, semiluminosa. D e los pies y de los brazos
les colgaban f ilament os ext raños, y de la cabeza parecía que se
les escapaba un largo cordón de singulares proporciones. Tuve
la impresión de que me hallaba ant e dos aut ént icos f ant asmas.
N o pude sopor t ar l o. Con l os cabel l os er i zados vol v í
apresuradament e al int erior. I nquiet o y amedrent ado expuse a
N arcisa lo ocur rido, not ando que ella mal cont enía la risa.
–¿Qué le sucedió, amigo mío? –dijo por f in, most rando
buen humor–, ¿no reconoció aquellos personajes?
Fundament alment e desilusionado, nada conseguí respon-
der, pero N arcisa cont inuó:
–Tambi én yo, en ot ros t i empos, experi ment é l a mi sma
sorpresa. Aquellos son nuest ros propios her manos de la Tier ra.
Se t rat a de poderosos Espírit us que viven en la carne en misión
r edent or a y pueden, como nobl es i ni ci ados en l a Et er na
Sabiduría, abandonar el vehículo corpóreo transitando libremente
por nuest ros planos. Los f ilament os y cordones que obser vó son
singularidades que los dif erencian de nosot ros. N o se preocupe.
Pues los encarnados que consiguen alcanzar estos parajes, son
ent i dades ext raordi nariament e espi ri t ual i zadas, a pesar de ser
obscuras o humildes en la Tierra.
D ándome valor, bondadosament e agregó:
–¡Vamos hast a allá! Tenemos cuarent a minut os pasada la
medianoche. Los Samarit anos no deben t ardar.
Sat isf echo volví con ella al gran port ón.
Se vislumbraban t odavía a enor me dist ancia los dos bult os
que se apart aban de N uest r o H ogar t ranquilament e.
164 N uestr o H ogar
La enf er mera los cont empló e hizo un gest o expresivo de
reverencia y exclamó:
–Est án envuelt os en claridad azul. D eben ser mensajeros
muy elevados que se hallan en la esf era carnal en t area que no
podemos conocer.
A l l í nos quedamos par ados por var i os mi nut os en l a
cont empl aci ón de l os si l enci osos campos. D e pr ont o, l a
bondadosa ami ga i ndi có un punt o obscur o en el hor i zont e
alumbrado por la luna y obser vó:
–¡Allá vienen ellos!
D ist inguí la caravana que avanzaba en nuest ra dirección
bajo la suave claridad del cielo. D e repent e oí ladrar per ros a
gran dist ancia.
–¿Qué es eso? –int er rogué asombrado.
–Los perros –dijo N arcisa– son auxiliares preciosos en las
regiones obscuras del Umbral, donde se encuentran no solamente
los hombres desencar nados, sino t ambién verdaderos monst r uos
que no cor responde ahora describir.
La enf er mera con voz act iva, llamó a los ser vidores que se
hal l aban a di st anci a, env i ando uno de el l os al i nt er i or ,
t ransmit iendo avisos.
Mi ré at ent ament e aquel gr upo ext raño que se acercaba
despaci o.
Sei s grandes car ret as, f or mat o di l i genci a, precedi das de
cuadri l l as de perros al egres y al borot adores, eran t i radas por
animales que, de lejos, me parecían iguales a los mulos t erres-
t res. Pero la not a más int eresant e era la de las grandes bandadas
de aves de cuerpo vol umi noso que vol aban a cort a di st anci a,
por encima de las car ret as, produciendo singulares r uidos.
Sin cont ener me me dirigí a N arcisa pregunt ando:
165 N uestr o H ogar
–¿D ónde est á el aerobús? ¿N o sería posible ut ilizarlo en el
Umbral?
Al decir me que no, indagué las razones.
Siempre at ent a la enf er mera me explicó:
–Es cuest i ón de densi dad de l a mat er i a. Ust ed puede
hacerse un ejemplo con el agua y el aire. El avión que at raviesa
la at mósf era del planet a no puede hacer lo mismo en la masa
l íqui da. Podríamos const r ui r det er mi nadas máqui nas como el
submarino, pero por espírit u de compasión hacia los que suf ren,
los núcleos espirit uales superiores pref ieren aplicar aparat os de
t ransición. Además, en muchos casos, no se puede prescindir de
la colaboración de los animales.
–¿Cómo puede ser eso? –pregunt é sor prendido.
–Los per ros f acilit an el t rabajo, los mulos sopor t an las car-
gas con paci enci a y sumi ni st r an cal or en zonas donde es
necesario, y aquellas aves –agregó indicándolas en el espacio–
que denominamos ibis viajeras, son excelent es auxiliares de los
Samarit anos, pues devoran las f or mas ment ales odiosas y per-
versas, ent rando en lucha f ranca con las t inieblas del Umbral.
La caravana venía acercándose.
N arcisa me miró con bondadosa at ención y concluyó:
–Por ahorano se per miten inf or maciones minuciosas. Podrá
recibir valiosas lecciones sobre los animales, pero no aquí sino
en el Mi ni st eri o de Escl areci mi ent o, donde est án si t uados l os
parques de est udio y de experiment ación.
D ist ribuyendo órdenes de ser vicio, aquí y allá, se preparaba
para recibir a nuevos enf er mos del espírit u.
166 N uestr o H ogar

Con losrecién llegados
del umbral
Est acaran la jauría de per ros a nuest ro lado, conducida
por t rabajadores de pulso f ir me.
A los pocos minutos estábamos todos enf rentando los enor-
mes corredores que daban ingreso a las Cámaras de Rect if icación.
Los ser vidores se movían con pront it ud. Algunos enf er mos eran
l l evados al i nt eri or baj o f uer t e amparo. N o sól o N arci sa si no
Salust io y ot ros compañeros, se lanzaban a la lid llenos de amor
f rat ernal; t ambién los Samarit anos movilizaban sus energías con
el af án de socor rer. Algunos enf er mos se por t aban con humildad
y resignación, pero ot ros, reclamaban en alt a voz.
Ejecut ando igualment e el ser vicio, not é que una anciana
pr ocur aba baj ar del úl t i mo car r o, con mucha di f i cul t ad.
Obser vándome cerca, exclamó con espant o:
–¡Tenga piedad, hijo mío! ¡Ayúdeme por amor de D ios!
Me aproximé con int erés.
–¡D ios mio! –cont inuó persignándose–. Gracias a la Pro-
videncia D ivina me alejé del Purgat orio… ¡Ah! ¡Qué maldit os
demonios me at or ment aban allá! ¡Qué inf ier no! Pero los ángeles
del Señor siempre llegan.
167 N uestr o H ogar
La ayudé a bajar con ext rema curiosidad. Por primera vez
oía ref erencias sobre inf ierno y purgat orio salidas de labios que
me par ecía cal mados y j ui ci osos. Tal vez obedeci endo a l a
malicia que me era peculiar, int errogué:
–¿Viene de t an lejos?
H ablando de ese modo af ect é aires de prof undo int erés
personal, como acost umbraba hacer en la Tierra, olvidando por
complet o en aquel inst ant e, las sabias recomendaciones de la
madr e de L i si as. L a pobr e señor a, per ci bi endo mi i nt er és,
comenzó a explicarse:
–D e gran dist ancia. Fui en la Tier ra, hijo mío, mujer de
muy buenas cost umbr es; hi ce mucha car i dad, r ecé
incesant ement e como sincera devot a. Pero ¿quién puede con
las art es de Sat anás? Al salir del mundo me vi rodeada de seres
monst r uosos que me ar rebat aban en verdadero t orbellino. Al
principio imploré la prot ección de los Arcángeles Celest es. Sin
embar go, aquel l os E spír i t us di aból i cos me conser var on
enclaust rada. Pero yo no perdía la esperanza de ser libert ada de
un moment o a ot r o, porque dej é suf i ci ent e di ner o par a l a
celebración de misas mensuales por mi descanso.
At endiendo al impulso vicioso de cont inuar asunt os que
nada t enían que ver conmigo insist í:
–¡Qué int eresant es sus obser vaciones! Pero, ¿no procuró
saber las razones de haber demorado en aquellos parajes?
–¡En absolut o! –respondió persignándose–. Como le dije,
mient ras est uve en la Tierra hice lo posible por ser una buena
religiosa. Ust ed sabe que nadie est á libre de pecar. Mis esclavos
provocaban ribalidades y cont iendas, y aunque la f ort una me
proporci onaba una vi da en cal ma, de cuando en cuando era
necesario aplicar disciplinas. Los capat aces eran excesivament e
escr upulosos y yo no podía vacilar en las órdenes de cada día.
168 N uestr o H ogar
N o er a r ar o que al gún negr o mur i er a en el t r onco par a
escar mient o general; ot ras veces era obligada a vender madres
caut ivas, separándol as de l os hi j os por cuest i ones de ar monía
domést i ca. En esas ocasi ones sent ía que mi conci enci a me
remordía, pero me conf esaba t odos los meses cuando el sacer-
dot e Amancio visit aba la hacienda y, después de la comunión,
est aba l i br e de esas f al t as venal es, por que r eci bi endo l a
absolución en el conf esionario e ingiriendo la sagrada part ícula,
est aba nuevament e al día con t odos mi s deberes para con el
mundo y para con D ios.
A esa altura, escandalizado con aquella exposición comencé
a adoct rinar:
–H er mana mía, esa razón de paz espirit ual era f alsa. Los
esclavos eran igualmente nuestros her manos. Ante el Padre Eterno
los hijit os de los sier vos son iguales a los demás hombres, igua-
les a los de sus señores.
Oyéndome golpeó el pie aut orit ariament e y habló irrit ada:
–¡Eso sí que no! Escl avo es escl avo. Si así no f uera, l a
religión nos enseñaría lo cont rario. Si había caut ivos en las casas
de l os obi spos, ¿por qué no habr ía de haber l os en nuest r as
haci endas? ¿Qui én habría de sembr ar l a t i er ra, si no el l os? Y,
¡créame, siempre les concedí mis cabañas como un verdadero
privilegio!… En mi hacienda nunca vinieron al salón de las visi-
t as sino para cumplir mis órdenes. El Padre Amancio, nuest ro
virt uoso sacerdot e, me dijo en conf esión que los af ricanos son
los peores seres del mundo, nacidos exclusivament e para ser vir
a D ios en caut iverio. ¿Piensa, pues, que podía llenar de escrúpu-
los en mi t rat o con esa especie de seres? ¡N o t enga duda alguna;
los esclavos son seres per versos, hijos de Sat anás! Me admiro de
la paciencia con que t oleré a esa gent e en la Tierra. D ebo decla-
rar que salí casi inesperadament e del cuerpo, ant e el choque que
me produjo la det er minación de la Princesa liber t ando a esos
169 N uestr o H ogar
bandidos. Pasaron muchos años pero lo recuerdo perf ect ament e.
Me hallaba enf er ma, hacía muchos días, y cuando el Padre Aman-
cio me t rajo la not icia de la ciudad, empeoré súbit ament e. ¿Cómo
podríamos quedar en el mundo vi endo a esos cri mi nal es en
libert ad? Segurament e ellos desearían esclavizarnos a su vez, y
ant es de ser vi r a gent e de esa l aya, ¿no ser ía mej or mor i r ?
Recuerdo que me conf esé con dif icult ad, recibí las palabras de
alivio de nuest ro sacerdot e; pero parece que los demonios son
t ambién af ricanos y vivían al acecho, viéndome obligada a suf rir
su presencia hast a hoy…
–¿Y cuándo vino?
–En mayo de 1888.
Experiment é ext raña sensación de espant o.
La int erlocut ora f ijó su mirada sin brillo en el horizont e y
di j o:
–Es posible que mis sobrinos hayan olvidado de pagar las
misas, pese a haberlo dispuest o en mi t est ament o.
I ba a cont est arle llevando su modo de razonar a una zona
superior, suminist rándole nuevas ideas de f rat ernidad y de f e,
pero N arcisa se aproximó y me dijo con bondad:
–André, amigo mío, ¿olvida que est amos proporcionando
alivio a enf er mos y per t urbados? ¿Qué provecho saca de t ales
i nf or maci ones? Los dement es habl an i ncesant ement e y qui en
los oye gast ando int erés espirit ual, no puede est ar menos loco.
Aquel l as pal abras f ueron di chas con t ant a bondad que
enrojecí de vergüenza y sin valor para responder.
–N o se i mpresi one –di j o l a enf er mera del i cadament e–,
at endamos a los her manos per t urbados.
–Pero, ¿usted opina que yo estoy en ese número?–preguntó
170 N uestr o H ogar
la anciana con melindres.
N arcisa, demost rando sus excelent es condiciones de psi-
cóloga, t omó expresión de f rat ernidad cariñosa y exclamó:
–N o, amiga mía, no digo eso. Creo, cuando más, que ust ed
debe est ar muy cansada; su esf uerzo purgat ori al f ue muy l ar-
go…
–Just ament e, just ament e –aclaró la recién llegada del Um-
bral–, no puede imaginarse lo que he suf rido t ort urada por los
demonios…
L a pobr e ent i dad i ba a cont i nuar r epi t i endo l a mi sma
hi st ori a, pero N arci sa, enseñándome como proceder en t al es
ci rcunst anci as i nt er vi no:
–N o coment e el mal. Ya sé t odo lo que le ocur rió de amar-
go y de doloroso. D escanse pensando que voy a at enderla.
En el mi smo i nst ant e, se di ri gi ó a uno de l os auxi l i ares
diciéndole sin alt eración:
–Z enobi o, vaya al depar t ament o f emeni no y l l ame a
N emesia, en mi nombre, para que conduzca a una her mana más
a los lechos de t rat amient o.
171 N uestr o H ogar

Encuentrosingular
Se est aban guardando los pert rechos de la excursión y se
recogían los animales de ser vicio, cuando la voz de alguien se
hizo oír cariñosament e a mi lado:
–¡A ndr é! ¿U st ed aquí? ¡M uy bi en! ¡Q ué agr adabl e
sorpresa!…
Me di vuelt a sorprendido y reconocí en el Samarit ano que
así hablaba, al viejo Silveira, persona conocida quien mi padre,
como negociant e inf lexible, despojara un día de t odos los bienes.
Just a vergüenza me domi nó, ent onces. Qui se sal udarl o,
cor responder al gest o af ect uoso, pero el recuerdo del pasado me
paral i zó de súbi t o. N o podía f i ngi r en aquel ambi ent e nuevo,
donde la sinceridad t ransparent aba en t odos los semblant es. Fue
el propio Silveira quien, comprendiendo la sit uación, vino en mi
socorro agregando:
–Francament e, ignoraba que hubiera dejado el cuerpo y
menos aún pensaría encont rarlo en N uest r o H ogar .
I dent i f i cándol e su amabi l i dad espont ánea, l o abr acé
conmovido, mur murando palabras de reconocimient o.
Quise ensayar algunas explicaciones ref erent es al pasado,
pero no lo conseguí. En el f ondo, deseaba pedir disculpas por el
procedimient o de mi padre, llevándole al ext remo de una quiebra
172 N uestr o H ogar
desast rosa. En aquel inst ant e yo revivía ment alment e la escena
del pret érit o. La memoria exhibía de nuevo, el vivo cuadro del
pasado. Me parecía oír aún a l a señora Si l vei ra, cuando f ue a
nuest ra casa, suplicant e, a aclarar su sit uación. El marido est aba
enf er mo en cama, desde hacía mucho t iempo, agravándosele la
penuria con la enf er medad de los dos hijit os. Las necesidades
eran grandes y los t rat amient os exigían sumas considerables. La
pobrecit a lloraba llevando el pañuelo a los ojos. Pedía un nuevo
plazo para el pago; imploraba concesiones just as. Se humillaba
dirigiéndose a mi madre con miradas de dolor, como rogándole
comprensión y socor ro en su corazón de mujer. Recordé que mi
madre int ercedió, at ent ament e, y pidió a mi padre que olvidase
l os document os f i r mados, abst eni éndose de cual qui er acci ón
j udi ci al . Per o mi padr e, acost umbr ado a t r ansacci ones
i mpor t ant es y si empr e f avor eci do por l a suer t e, no podía
comprender la sit uación del minorist a. Se mant uvo irreduct ible.
D ecl aró que l ament aba l o ocur ri do, que ayudaría al cl i ent e y
amigo de ot ro modo, pero, resalt ando que en lo t ocant e a la deuda
r econoci da, no v eí a ot r a al t er nat i v a que l a de cumpl i r
rel i gi osament e l as di sposi ci ones l egal es. N o podía, af i r maba,
quebr ar l as nor mas y pr ecedent es de su est abl eci mi ent o
comercial. Las let ras de cambio t endrían ef ect o legal. Y consolaba
a la esposa af ligida, coment ando la sit uación de ot ros client es
que, a su modo de ver, se encont raban en peores condiciones
que Silveira. Recordé las miradas de simpatía que mi madre dirigió
a la desventurada señora ahogada en lágrimas. Mi padre manif estó
prof unda indif erencia a todas las súplicas y, cuando la pobre mujer
se despidió, reprendió a mi madre aust erament e, prohibiéndole
cual qui er i nt romi si ón en l a esf era de sus negoci os. L a pobre
f amilia t uvo que suf rir la r uina f inanciera complet a. Recordaba,
perf ect ament e, el inst ant e en que el propio piano de la señorit a
Silveira f ue ret irado de la residencia para sat isf acer las últ imas
exigencias del acreedor implacable.
173 N uestr o H ogar
Quer ía di scul par me per o no encont r aba f r ases j ust as,
porque en aquella ocasión, t ambién yo había aconsejado a mi
padr e consumar el i ni cuo at ent ado. Consi der aba a mi madre
excesivament e sent iment al y lo induje a proseguir en la acción
hast a el f in. Muy joven t odavía, la vanidad se había posesionado
de mí. N o quería saber si ot ros suf rían; no conseguía ent rever
las necesidades ajenas. Veía, solament e, los derechos de mi casa
y nada más. En ese punt o, había sido inexorable. Consideraba
inút il cualquier argument ación mat erna.
D errot ados en l a l ucha, l os Si l vei ra habían buscado un
rincón humilde en el int erior del país, amargados por el desast re
f i nanci ero y l a ext rema penuri a. N unca había vuel t o a t ener
not icias de aquella f amilia que, con seguridad, nos debía odiar.
Esas remi ni scenci as se al i neaban en mi cerebro con l a
rapi dez de segundos. En un moment o, reconst i t uyera t odo el
pasado de sombras.
Mientras yo disimulaba mal mi desazón, Silveira, sonriendo,
me llamaba a la realidad:
–¿H a visit ado al vi ej o?
Aquella pregunta, evidenciando extraño cariño espontáneo,
aument aba mi vergüenza. Aclaré que, a pesar del inmenso deseo,
no había conseguido aún t al sat isf acción.
Silveira ident if icó mi dif icult ad y, apiadándose t al vez de
mi est ado ínt imo, procuró apar t arse.
Me abrazó caballerosament e y volvió al t rabajo act ivo.
Muy desconcer t ado, busqué a N arcisa, ansioso de consejos.
Le expuse lo ocur rido, det allando los sucesos t er renales.
Ella me escuchó con paciencia y obser vó cariñosament e:
–N o me ext rañó el hecho. M e vi , hace t i empo, en l as
174 N uestr o H ogar
mismas condiciones. Ya t uve la f elicidad de encont rar por aquí
al mayor número de personas que of endí en el mundo. Sé, hoy,
que eso es una bendición del Señor, que renueva la oport unidad
de rest abl ecer l a si mpat ía i nt er r umpi da, recomponi endo hi l os
rot os, de la corrient e espirit ual.
Y, t or nándose más cat egórica en la enseñanza, pregunt ó:
–¿Aprovechó ust ed la her mosa opor t unidad?
–¿Qué quiere decir? –indagué.
–¿Se disculpó con Silveira? –pregunt ó–. Mire que es una
gr an f el i ci dad reconocer l os pr opi os er r or es. Ya que puede
exami nar se a sí mi smo con bast ant e l uz de ent endi mi ent o,
ident if icándose como ant iguo of ensor, no pierda la oport unidad
de hacerse de un ami go. Vaya, mi ami go, y abrácel o de ot ra
manera. Aproveche el moment o, porque Si l vei ra est á si empre
ocupadísimo y quizás no se le of rezca en mucho t iempo ot ra
oport uni dad.
N ot ando mi indecisión, N arcisa agregó:
–N o temaun f racaso. Siempre que of recemos razonamiento
y sent i mi ent o al bi en, Jesús nos concede t odo aquel l o que se
hace necesar i o para el éxi t o. Tome l a i ni ci at iva. Empr ender
acciones dignas, cualquiera que ellas sean, represent a una honra
legít ima para el alma. Recuerde el Evangelio y busque el t esoro
de la reconciliación.
N o vacilé más. Cor rí al encuent ro de Silveira y le hablé
abiert ament e, rogándole que perdonara a mi padre y a mí, las
of ensas y los er rores comet idos.
–Como puede comprender, nosot ros est ábamos ciegos –
acent ué–. En t al est ado nada conseguíamos vislumbrar a no ser
el propio int erés. Cuando el dinero se une a la vanidad, Silveira,
dif ícilment e puede el hombre apar t arse del mal camino.
175 N uestr o H ogar
Silveira conmovidísimo, no me dejó t er minar :
–¡Vamos, André! ¿Qui én est á exent o de f al t as? ¿Puede
ust ed creer que yo vivía exent o de errores? Además, su padre
f ue mi verdadero inst r uct or. Mis hijos y yo le debemos bendit as
lecciones de esf uerzo personal. Sin aquella act it ud enérgica que
nos subst rajo a debilidades mat eriales, ¿qué sería de nosot ros en
lo t ocant e al progreso del espírit u? Aquí renovamos t odos los
vi ej os concept os de l a vi da humana. N uest ros adversari os no
son propiament e enemigos y sí benef act ores. N o se ent regue a
recuerdos t ri st es. Trabaj emos con el Señor, r econoci endo l o
inf init o de la vida.
Emoci onado, mi rando f i j ament e mi s oj os húmedos, me
acarició pat ernalment e y concluyó:
–N o pierda el tiempo con eso. D entro de poco, quiero tener
la sat isf acción de visit ar a su padre, junt o con ust ed.
Ent onces, abracé en silencio, experiment ando nueva alegría
en mi alma. Me pareció que en uno de los escondrijos del corazón,
se me había encendido una divina luz para siempre.
176 N uestr o H ogar

El sueño
Pr osi gui er on l os ser vi ci os de maner a i ncesant e con
enf er mos que exigían cuidados, y per t urbados que reclamaban
at enci ones.
Al caer de la noche, ya me sent ía int egrado en el mecanismo
de los pases, aplicándolos a los necesit ados de t oda suert e.
Por la mañana regresó Tobías a las Cámaras y, más por
generosi dad que por ot r o mot ivo, me est i mul ó con pal abr as
ani mosas.
–¡Bien, André! –exclamó cont ent o–, lo voy a recomendar
al Minist ro Genesio, y por los ser vicios iniciales, recibirá el doble
de bonus.
Ensayaba palabras de reconocimient o, cuando la señora
Laura y Lisias llegaban y me abrazaban.
–N os sentimos prof undamente satisf echos –dijo lagenerosa
señora sonriendo–. Lo acompañé en Espírit u durant e la noche y
su est reno en el t rabajo es mot ivo de just a alegría en nuest ro
círcul o domést i co. Tuve l a sat i sf acci ón de l l evar l a not i ci a al
Minist ro Clarencio, que me recomendó que lo cumpliment ase
en su nombre.
Cambiaron obser vaciones af ect uosas con Tobías y N arcisa.
Me pidieron un relat o verbal de las impresiones, y yo no cabía en
177 N uestr o H ogar
mí de cont ent o.
Pero más sublimes alegrías se reser vaban para después.
N o obstante la invitación amable de la progenitora de Lisias
par a que r egr esase a casa a descansar , Tobías puso a mi
di sposi ci ón un apar t ament o de r eposo ubi cado j unt o a l as
Cámaras de Rect if icación, aconsejándome algún descanso. D e
hecho sent ía gran necesidad de dor mir. N arcisa me preparó el
lecho con desvelos de her mana.
Recogido en aquel cuar t o conf or t able y espacioso, oré al
Señor de la Vida agradeciéndole la bendición de haber sido út il.
La “ provechosa f at iga” de los que cumplen el deber no me dejó
oport unidad para una vigilia desagradable.
A los pocos inst ant es sensaciones de suavidad invadieron
mi alma y t uve la impresión de ser arrebat ado en un pequeño
barco r umbo a r egi ones desconoci das. ¿Adónde me di r i gía?
I mposible responder. A mi lado un hombre silencioso sost enía el
remo. Cual niño que no puede enumerar ni def inir las bellezas
del camino, me dejaba conducir sin hacer exclamación alguna,
aunque ext asiado con las magnif icencias del paisaje. Me parecía
que l a embar caci ón seguía acel er adament e a pesar de l os
movimient os de ascensión.
Transcur ridos algunos minut os, me vi f rent e a un puert o
donde alguien me llamó con especial cariño:
–¡André!… ¡André!…
D esembarqué con precipit ación verdaderament e inf ant il.
Reconocería aquella voz entre millares. En un momento, abrazaba
a mi madre en t ranspor t es de júbilo.
Fui conducido por ella a un prodigioso bosque donde las
f lores est aban dot adas de singular propiedad: la de ret ener la luz
revelando la f iest a per manent e del perf ume y del color. Tapet es
178 N uestr o H ogar
dorados y luminosos se ext endían bajo los árboles que susurraban
al vient o. Mis impresiones de f elicidad y de paz eran indecibles.
El sueño no se verif icaba como sucede en la Tier ra. Yo sabía que
había dej ado mi vehícul o i nf er i or en el apar t ament o de l as
Cámaras de Rect i f i caci ón en N uest r o H ogar y t enía l a absol ut a
conci enci a de aquel movi mi ent o en un pl ano di st i nt o. M i s
noci ones de espaci o y de t i empo eran exact as. L a ri queza de
emoci ones, a su vez, se af i r maba a cada i nst ant e con más
i nt ensi dad. D espués de di r i gi r me sagr ados i ncent i vos de
espirit ualidad, mi madre declaró bondadosament e:
–Mucho rogué a Jesús que me per mit iese t ener t e a mi lado
en el primer día de t u ser vicio. Como puedes ver, hijo mío, el
trabajo esun tónico divino parael corazón. Numerososcompañeros
nuest ros, después de dej ar l a Ti erra, se demoran en act i t udes
contraproducentes aguardando milagros que jamás se verif icarán.
D e ese modo r educen her mosas capaci dades a si mpl es
expresiones parasit arias. Algunos se dicen descorazonados por
l a sol edad; ot r os, como sucedía en l a Ti er r a, se decl ar an en
desacuerdo con el medio a que f ueron llamados para ser vir al
Señor. Es indispensable, André, conver t ir t oda opor t unidad de
la vida en mot ivo de at ención a D ios. En los círculos inf eriores,
hijo mío, el plat o de sopa al hambrient o, el bálsamo al leproso, el
gest o de amor al desilusionado son ser vicios que nunca quedarán
ol vi dados en l a Casa de N uest ro Padre. Aquí, i gual ment e, l a
mirada de comprensión al culpable, la promesa evangélica a los
que viven en desesperación y la esperanza al af ligido, const it uyen
bendiciones de t rabajo espirit ual que el Señor obser va y regist ra
a nuest ro f avor…
La f isonomía de mi madre est aba más bella que nunca. Sus
ojos de virgen parecían irradiar sublime luminosidad; sus manos
me t ransmit ían, en gest os de t ernura, f luidos creadores de nuevas
energías, a la vez que cariñosas emociones.
179 N uestr o H ogar
–E l E vangel i o de Jesús, A ndr é –cont i nuó di ci endo
amorosament e–, nos recuerda que hay mayor alegría en dar que
en recibir. Aprendamos a concret izar semejant e principio en el
esf uerzo di ari o al que somos conduci dos por nuest ra propi a
f elicidad. D a siempre, hijo mío. Sobre t odo jamás olvides dar t e a
t i mismo en t olerancia const ruct iva, en amor f rat er nal y en divina
comprensión. La práct ica del bien ext erior es una enseñanza y
una llamada para que lleguemos a la práct ica del bien int erior.
Jesús dio más de sí para el engrandecimient o de los hombres
que t odos los millonarios de la Tier ra congregados en el ser vicio
sublime de la caridad mat erial. N o t e avergüences de amparar a
los llagosos y esclarecer a los locos que penet ren en las Cámaras
de Rect i f i caci ón, donde obser vé espi ri t ual ment e t us ser vi ci os
durant e la pasada noche. Trabaja, hijo mío, haciendo el bien. En
t odas nuest ras colonias espirit uales, así como en las esf eras del
globo, viven almas inquiet as, ansiosas de novedades y dist racción.
Pero, siempre que puedas, olvida el ent ret enimient o y busca el
ser vicio út il. Así como yo, indigent e como soy, puedo ver, en
Espírit u, t us esf uerzos en N uest r o H ogar y seguir las penas de t u
padre en las zonas umbralinas, D ios nos ve y acompaña a t odos,
desde el más escl areci do embaj ador de su bondad, hast a l os
últ imos seres de la Creación, muy por debajo aún de los gusanos
de la Tierra.
Mi madre hizo una pausa que deseé aprovechar para decir
alguna cosa, pero no pude. Lágrimas de emoción embargaban
mi voz. Ella me dirigió una cariñosa mirada comprendiendo la
sit uación y cont inuó:
–Conocemos aquí en la mayoría de las colonias espirit uales,
la remuneración del ser vicio por el bonus hora. N uest ra base de
compensación une dos f act ores esenciales. El bono represent a
la posibilidad de recibir alguna cosa de nuest ros her manos en
lucha o bien remunerar a alguien que encont remos en nuest ras
180 N uestr o H ogar
misiones; pero el crit erio en cuant o al valor de la hora pert enece
exclusivament e a D ios. En la bonif icación ext erior puede haber
muchos errores de nuest ra personal i dad f al i bl e, consi derando
nuest ra posi ci ón de cri at uras en l abores de evol uci ón, como
sucede en l a T i er r a; per o en l o concer ni ent e al cont eni do
espiritual de la hora, hay cor respondencia directa entre el Ser vidor
y las Fuerzas D ivinas de la Creación. Es por eso, André, que
nuest ras act i vi dades experi ment al es, en el progreso común, a
part ir de la esf era carnal, suf ren cont inuas modif icaciones t odos
l os dí as. Tabl as, cuadr os y pagos son modal i dades de
exper i ment aci ón de l os admi ni st r ador es a qui enes el Señor
concedió la oport unidad de cooperar en sus Obras D ivinas de la
Vida, así como concede a la criat ura el privilegio de ser padre o
madre por algún t iempo en la Tier ra y en ot ros mundos. Todo
administ rador sincero es celoso de los ser vicios que le compet en;
t odo padr e consci ent e est á l l eno de desvel ado amor. D i os
t ambién, hijo mío, es Administ rador vigilant e y Padre devot ísimo.
A nadi e ol vi da y se reser va el derecho de ent enderse con el
t rabaj ador en cuant o al verdadero provecho en el t i empo de
ser vi ci o. Toda compensaci ón ext eri or af ect a a l a personal i dad
en exper i enci a; per o t odo val or de t i empo i nt er esa a l a
per sonal i dad et er na, a aquel l a que per manecer á si empr e en
nuest ros círculos de vida, en marcha hacia la gloria de D ios. ¡Es
por est a razón que el Alt ísimo concede sabiduría al que gast a el
t iempo en aprender y da más vida y más alegría a los que saben
renunci ar!…
Mi madre calló mient ras yo me enjugaba los ojos. Ent onces
ella me t omó en sus brazos acariciándome con desvelo. Como el
niño que se ador mece después de la lección, perdí la conciencia
de mí mi smo par a desper t ar más t ar de en l as Cámar as de
Rect if icación, experiment ando vigorosas sensaciones de alegría.
181 N uestr o H ogar

L a conferencia
dela ministra
En el curso de l os t rabaj os del día i nmedi at o, grande
era mi i nt erés por l a conf er enci a de l a Mi ni st ra Veneranda. Cons-
ci ent e de que necesi t ar ía per mi so me ent endí con Tobías al
r espect o.
–A esas aulas –dijo él–, van a oír solament e los Espírit us
sincerament e int eresados. Los inst r uct ores aquí no pueden per-
der el t iempo. Queda ust ed aut orizado para comparecer con los
demás oyent es, que se cuent an por cent enares, ent re ser vidores
y acogidos a los Minist erios de Regeneración y de Auxilio.
Con un gest o af ect uoso y de est ímulo concluyó:
–Le deseo excelent e provecho.
El nuevo día t ranscur rió en ser vicio act ivo. El cont act o
con mi madre y sus bel l as obser vaci ones rel aci onadas con l a
práctica del bien, llenaban mi Espíritu de sublime conf ortamiento.
Al principio, después de desper t ar, aquellas aclaraciones
sobre el bonus hora habían suscitado en mí ciertas interrogaciones
impor t ant es. ¿Cómo podría ser que la compensación de la hora
se hallase af ect ada a D ios? ¿N o era la dist ribución y cuent a del
t iempo una at ribución del administ rador espirit ual o humano?
Tobías vino a esclarecer mi int eligencia hambrient a de luz. Los
182 N uestr o H ogar
administ radores en general, t ienen a su cargo la obligación de
cont ar el t iempo de los ser vicios, siendo just o, igualment e que
i nst i t uyan el ement os de respet o y consi deraci ón al méri t o del
t rabajador; pero en cuant o al valor esencial del aprovechamient o
sólo las Fuerzas D ivinas lo pueden deter minar con exactitud. Hay
ser vidores que después de cuarenta años de actividad especial, se
ret i ran de el l a como si f uesen i nci pi ent es de l a pri mera hora,
probando que gastaron el tiempo sin emplearse ni dedicarse espi-
ritualmente, así como existen hombres que alcanzando cien años
de existencia, salen de ella con la misma ignorancia de su edad
i nf ant i l .
–Tan precioso es el concepto de su madre –dijo Tobías–
que basta recordar las horas de los hombres buenos y de los malos.
En los primeros se transf or man en graneros de bendiciones del
Eterno, en los segundos en látigos de tor mento y remordimiento,
como si f uesen seres malditos. Cada hijo rinde cuentas al Padre,
de conf or midad con el empleo de la opor tunidad o según sean sus
obras.
Esa contribución al esclarecimiento me auxilió a ponderar
el valor del tiempo en todos los sentidos.
Llegada la hora destinada a la conf erencia de la Ministra,
que se ef ect uó después de l a oraci ón vespert i na, me di ri gí en
compañía de N arcisa y de Salustio hacia el gran salón situado en
plena N aturaleza.
Eraunaverdaderamaravillaaquel recinto verde, donde gran-
des bancos de yerba nos acogieron conf ortablemente. Flores di-
versas brillando a la luz de bellos candelabros exhalaban delicado
perf ume.
Calculélaasambleaen más demil personas. En ladisposición
común de la gran reunión noté que veinte entidades se hallaban
sentadas en sitio destacado entre nosotros y cerca de la eminencia
183 N uestr o H ogar
f lorida donde se veía la poltrona de la instr uctora.
A una pregunta mía N arcisa explicó:
–Estamos en la asamblea de oyentes. Aquellos her manos
que se hallan en lugar pref erente son los más adelantados en la
materia que se va a tratar hoy; compañeros que pueden interpelar
a la Ministra. Adquirieron ese derecho por la aplicación al tema,
condición que podemos alcanzar también nosotros mismos.
–¿N o puede usted f igurar entre ellos? –indagué.
–N o. Por ahor a sól o me podr é sent ar al l í, cuando l a
instr uctora verse sobre el tratamiento a los Espíritus perturbados.
Hay her manos que per manecen allí, mientras se desar rollan las
más diversas tesis, de acuerdo a la cultura que ya hayan adquirido.
–Es muy interesante el proceso –expresé.
–El Gober nador –prosiguió la enf er mera– deter minó esa
medida en las clases y charlas de todos los Ministros, para que los
trabajos no se convir tiesen en desviaciones de personalismo, sin
base justa y con pérdida de tiempo para el conjunto. Cualquier
duda, cualquier punto de vista verdaderamente útil, podrá ser acla-
rado o aprovechado teniendo en vista el momento adecuado.
Acababa ella de hablar cuando la Ministra penetró en el re-
cinto, en compañía de dos señoras de aspecto distinguido, que
N arcisa inf or mó que eran Ministras de Comunicaciones.
Veneranda esparció con sólo su presencia, enor me alegría
en todos los semblantes. N o mostraba la f isonomía de una anciana,
lo cual contrastaba con el nombre; pero sí el semblante de una
noble señora de edad madura llena de sencillez y sin af ectación.
D espués de conver sar l i ger ament e con l os vei nt e
compañeros, como para tomar inf or mes sobre las necesidades
dominant es en la asamblea general, con relación al t ema de la
noche, comenzó a decir:
184 N uestr o H ogar
–Como siempre, no puedo aprovechar esta reunión para un
discurso de larga duración; pero me hallo aquí para conversar con
ustedes relacionando algunas observaciones sobre el pensamiento.
Se encuentran entre nosotros, en este momento, algunos
centenares de oyentes que se sorprenden con nuestra esf era llena de
f or mas análogas a las del planeta. ¿N o habían aprendido que el
pensamiento es el lenguaje universal?¿No habían sido inf ormados de
que la creación mental lo es casi todo en nuestra vida? Son numero-
sos los her manos que f or mulan semejantes preguntas. Todavía
encuentran aquí la habitación, el utensilio y el lenguaje terrestre. Con
todo, esta realidad no debe causar sorpresa a nadie. No podemos
olvidar que hemos vivido hasta ahora (ref iriéndonos a la existencia
humana), en viejoscírculosdeantagonismo vibratorio. El pensamiento
es la base de las relaciones espirituales de los seres, pero no podemos
olvidar que somos millones de almas dentro del Universo, algo
insumisas aún a las leyes universales. No somos todavía comparables
a los hermanos más viejos y más sabios, próximos a lo Divino, pero sí
millones de entidades viviendo en los caprichosos “ mundos inf erio-
res” de nuestro Yo. Los grandes instructores de la Humanidad carnal,
enseñan principios divinos y exponen verdades eternas y prof undas
en los círculos del globo. Pero, en general, en las actividades terrestres
recibimos noticias de esas leyes sin someternos a ellas, y tomamos
conocimiento de esas verdades sin consagrarles nuestras vidas.
¿Seríacreíbleque, tan sólo por admitir el poder del pensamiento,
quedase el hombre libre de toda condición inf erior? ¡I mposible!
Una existencia secular, en la carne terrestre, representa un perí-
odo demasiado corto para que podamos aspirar a la posición de
cooperadores esencialmente divinos. Nos inf ormamos con respecto
a la f uerza mental en el aprendizaje mundano, pero olvidamos que
todanuestraenergía, en esteparticular, hasido empleadapor nosotros
en sucesivos mi l eni os en cr eaci ones ment al es dest r uct ivas y
perjudiciales a nosotros mismos.
185 N uestr o H ogar
Somos admitidos a los cursos de espiritualización en las diver-
sas escuelas religiosas del mundo, pero con f recuencia actuamos ex-
clusivamente en el terreno de las af irmativas verbales. Nadie podrá
atender al deber sólo con palabras. Nosenseña L a Bi bli a queel propio
Señor delaVidano seestacionó en el Verbo, y quecontinuó el trabajo
creador en la Acción.
Todos sabemos que el pensamiento es f uerza esencial, pero no
admitimos nuestro milenario vicio en el desvío de esa f uerza.
Ahora es cosa admitida que un hombre está obligado a alimen-
tar a los propios hijos, pues en las mismas condiciones, cada Espíritu
está compelido a mantener y nutrir las creaciones que le son peculia-
res. Una idea criminal producirá generaciones mentales de la misma
naturaleza; un principio elevado, obedeceráalamismaley. Recurramos
a un símbolo más simple. Después de elevarse a las alturas, el agua
vuelve purif icada portando vigorosos f luidos vitales en el rocío
protector o en la lluvia benéf ica; si la conser vamos con los detritos de
la tierra, la haremos vivienda de microbios destructores.
El pensamiento es f uerza viva en todas partes; es atmósf era
creadora que envuelve al Padre y a los hijos, a la Causa y a los Ef ectos
en el Hogar Universal. En él se transf orman los hombres en ángeles,
camino al cielo, o se hacen genios diabólicos, camino al inf ierno.
¿Comprenden ustedeslaimportanciadetodo eso?Ciertamente,
en las mentes evolucionadas, tanto entre los desencarnados como
entre los encarnados, basta el intercambio mental sin necesidad de las
f ormas; y es justo destacar que el pensamiento en sí, es la base de
todos los mensajes silenciosos de la idea, en los maravillosos pla-
nos de la intuición, entre seres de toda especie. D entro de ese
principio, el Espíritu que haya vivido exclusivamente en Francia,
podrá comuni carse en Brasi l , de pensami ent o a pensami ent o,
prescindiendo de la f or ma verbal que, en este caso, será siempre la
del receptor; pero ello exige también la af inidad pura. N o nos
hallamos todavía en esf eras de absoluta pureza mental donde to-
186 N uestr o H ogar
das las criaturas tienen af inidades entre sí. Cultivamos af inidad
unos con los otros, en núcleos aislados y somos compelidos a
prosegui r en const r ucci ones t ransi t ori as de l a Ti er ra, a f i n de
regresar a los círculos planetarios con un mayor bagaje evolutivo.
Por t ant o, N uest r o H ogar , como ci udad espi r i t ual de
t r ansi ci ón, es una bendi ci ón par a nosot r os concedi da por
“ acreci mi ent o de mi seri cordi a” , para que al gunos se preparen
para la ascensión, y para que la mayoría vuelva a la Tierra para
ser vicios redent ores. Comprendamos la grandiosidad de las leyes
del pensamient o y somet ámonos a ellas desde hoy.
D espués de una larga pausa, la Minist ra sonrió al audit orio
y pregunt ó:
–¿Quién desea aprovechar?
D e inmediat o, suave música llenó el recint o de exquisit as
mel odías.
Veneranda conversó t odavía por mucho t iempo revelando
amor y comprensión, delicadeza y sabiduría.
Si n sol emni dad al guna en sus gest os que evi denci ase el
tér mino de la charladio por concluido el acto con aquella pregunta
graci osa.
Cuando obser vé que los compañeros se levant aban para
despedirse a los acordes de la música habit ual, indagué a N arcisa
sorprendido:
–¿Qué es est o? ¿Acabó ya la reunión?
La bondadosa enf er mera aclaró sonrient e;
–La Minist ra Veneranda es siempre así. Finaliza la charl a
en medio del mayor int erés. Ella acost umbra a af ir mar que las
prédicas evangélicas comenzaron con Jesús, pero que nadie puede
saber cuándo y cómo t er minarán.
187 N uestr o H ogar

El caso T obías
En el tercer díadetrabajo mealegró Tobíascon unaagradable
sorpresa. Ter minado el ser vicio al atardecer, al haberse encargado
otros de la asistencia nocturna, f ui f raternalmente llevado a su
residencia donde me aguardaban bellos momentos de alegría y
aprendizaje.
Al entrar me presentó a dos señoras: una de edad y la otra
aproximándose a la edad madura. Aclaró que ésta era su esposa y la
otra, her mana. Luciana e Hilda, af ables y dedicadas se destacaban
en gentilezas.
Reunidos en la her mosa biblioteca de Tobías, examinamos
maravillosos volúmenes, tanto por su encuadernación como por su
contenido espiritual.
La señora Hilda me invitó a visitar el jardín para que pudiese
obser var algunos canteros de caprichosas f or mas. Cada casa en
N uestr o H ogar parecía especializarse en el cultivo de determinadas
f lores. En casa de Lisias las glicinas y los lirios se contaban por
centenares; en la residencia de Tobías las innumerables hortensias
desabrochaban entre verdes tapetes de violetas. Bellas pérgolas de
delicados árboles, recordando al bambú tierno, presentaban en lo
alto una trepadora interesante cuya especialidad consiste en unir
f rondasdiversas a guisa de enor mes lazos f loridos, en la enramada
de los árboles, f or mando gracioso techo.
188 N uestr o H ogar
N o sabía cómo traducir mi admiración. La atmósf era estaba
embalsamada de embriagador perf ume. Comentábamos la belleza
del paisaje en general visto desde aquel ángulo del Ministerio de
Regeneración, cuando Luciana nos llamó al interior para hacer
una ligera ref ección.
Encantado con aquel ambiente sencillo lleno de notas de
sincera f raternidad no sabía cómo agradecer al generoso anf itrión.
A ci er t a al t ura de l a amabl e conversaci ón, Tobías di j o
sonrient e:
–Mi ami go, r eal ment e ust ed es aún novat o en nuest r o
Ministerio y probablemente desconozca mi caso f amiliar.
Las dos señoras sonrieron al mismo tiempo y obser vando
mi silenciosa interpelación, el dueño de la casa continuó:
–Es verdad que t enemos var i os gr upos en l as mi smas
condiciones. I magínese que f ui casado dos veces…
I ndicando las dos compañeras presentes, prosiguió con ges-
to de buen humor.
–Creo que nada es necesario aclarar en cuanto a las esposas.
–¡Ah, sí! –mur muré extremadamente conf undido–. ¿Quiere
deci r que l as señor as H i l da y L uci ana par t i ci par on de sus
experiencias en la Tierra?…
–Eso mismo –respondió tranquilo.
En ese ínterin la señora Hilda tomó la palabra dirigiéndose
a mí:
–D isculpe anuestro Tobías, her mano André. Él estásiempre
dispuesto ahablar del pasado, cuando nos encontramos con alguna
visita recién llegada de la Tierra.
–¿N o será motivo de júbilo vencer al monstr uo de los celos
inf eriores –adujo con el mejor buen humor–, conquistando, por lo
menos, alguna expresión de real f raternidad?
189 N uestr o H ogar
–Dehecho –objeté– el problemanosinteresaprof undamente
a todos. Hay millones de personas en los círculos del planeta en
est ado de segundas nupcias. ¿Cómo resolver t an alt a cuest ión
af ect iva considerando la espirit ualidad et erna? Sabemos que la
muerte del cuerpo apenas transf or ma sin destr uir. Los lazos del
alma prosiguen a través del I nf inito. ¿Cómo proceder? ¿Condenar
al hombre o a la mujer que se casaron más de una vez? Encontra-
ríamos millones de criaturas en esas condiciones. Muchas veces
recordé, con interés, el pasaje evangélico en que el Maestro nos
promete la vida de los ángeles, cuando se ref irió al casamiento en
la Eternidad.
–Es f orzoso reconocer con toda nuestra veneración al Señor
–atajó bondadosamente el anf itrión–, que aún no nos hallamos en
la esf era de los ángeles y sí en la de los hombres desencar nados.
–Entonces, ¿cómo solucionar aquí semejante situación? –
pregunté.
Tobías sonrió y consideró:
–Muy simplemente. Reconocemos que entre el irracional y
el hombre hay enor me serie gradual de posiciones. Así también,
entre nosotros, el camino hasta el ángel representa inmensa dis-
tancia a recorrer. Ahora, ¿cómo podemos aspirar a la compañía de
los seres angelicales si aún no somos ni siquiera f raternales los
unos con los otros? Claro que existen caminantes de ánimo f uerte
que se revelan superiores a todos los obstáculos de la senda, por el
supremo esf uerzo de la voluntad; pero la mayoría no prescinde de
puentes o del socorro de guardianes caritativos. En vista de esa
verdad, los casos de esa naturaleza son resueltos en los cimientos
de la f rat er ni dad l egít i ma, r econoci éndose que el ver dader o
casami ent o es el de l as al mas, y que esa uni ón nadi e podr á
quebr ant ar l a.
En ese instante Luciana que se mantenía silenciosa intervino
agregando:
190 N uestr o H ogar
–Convi ene expl i car además que t odo eso, f el i ci dad y
comprensión, lo debemos al espíritu de amor y renuncia de nuestra
Hilda.
La señora Hilda demostrando digna humildad acentuó:
–Cállense. Nada de cualidades que no poseo. Trataré de hacer
un sumario de nuestra historia con el f in de que nuestro huésped
conozca mi doloroso aprendizaje.
Y continuó después de f ijar un gesto de narradora amable:
–Tobías y yo nos casamos en la Tierra cuando éramos todavía
muy jóvenes, en obediencia a sagradas af inidades espirituales. Creo
innecesario describir la f elicidad de dos almas que se unen y se aman
verdaderamente en el matrimonio. Pero la muerte, al parecer celosa
de nuestra ventura, me substrajo del mundo, al nacer nuestro segun-
do hijito. Nuestro tor mento f ue indescriptible. Tobías lloraba sin
remedio mientras yo me veía sin f uerzas para sof ocar la propia angus-
tia. Pesados días de sombras se abatieron sobre mí. No tuve otro
remedio sino continuar agarrada al marido y a la pareja de hijitos,
sorda a todas las aclaraciones que los amigos espirituales me enviaban
por intuición.
Queríaluchar como lagallinaal lado desuspolluelos. Reconocía
que el esposo necesitaba reorganizar el ambiente doméstico y que los
pequeñitos reclamaban asistencia maternal. La situación se tornaba
f rancamente insoportable. Mi cuñada soltera no toleraba a los niños y
la cocinera apenas f ingía dedicación. Dos mujeres jóvenes pautaban
su conducta personal por la insensatez. No pudo Tobías aplazar la
solución justa y transcurrido un año de aquella situación, se casó con
Luciana contrariando mis caprichos. ¡Ah! ¡Si supiese cómo me rebelé!
Me asemejaba a una loba herida. Mi ignorancia llegó al extremo de
luchar contra la pobrecita, intentando aniquilarla. Entonces Jesús me
concedió la visita providencial de mi abuela materna, desencarnada
hacíamuchos años. Ellase me presentó como quien no deseabanada,
llenándomedesorpresa; sesentó ami lado, meapretó contrasu pecho,
como en otro tiempo y me preguntó lacrimosa: “ ¿Qué haces nieta
191 N uestr o H ogar
mía? ¿Qué papel es el tuyo en la vida? ¿Eres una leona o un alma
consciente de Dios? Pues nuestra hermana Luciana les sirve de ma-
dre a tus hijitos; trabaja como una criada en la casa; es jardinera de tu
jardín, soportando la bilis de tu marido. Y ¿cómo es que no puede
asumir el lugar provisional de compañera de luchas, al lado de él?¿Es
así cómo tu corazón agradece los benef icios divinos y remunera a
aquellos que le sir ven? ¿Quieres una esclava y desprecias a una
hermana?¡Hilda! ¡Hilda! ¿Dónde dejas la religión del Crucif icado que
aprendiste? ¡Mi pobre nieta! ¡Pobrecita mía!…” Me abracé anegada
en lágrimas, a aquella viejecita santa, y abandoné el antiguo ambiente
doméstico quedando en compañíade ellaparalos servicios de N uestr o
H ogar. Desdeesaépoca, tuveen Lucianaunahijamás. Trabajéentonces
intensamente. Me consagré al estudio serio, al mejoramiento moral
demí misma; busquéoportunidadesparaayudar atodos, sin distinción,
en nuestro antiguo hogar terrestre. Constituyó Tobíasunanuevaf amilia
que pasó a pertenecerme por los sagrados lazos espirituales. Más tar-
de, volvió él, reuniéndose conmigo, acompañado de Luciana, que
vino también a reunirse con nosotros para nuestra completa alegría.
Esta es, amigo mío, nuestra historia…
Entretanto, Luciana tomó la palabra y observó:
–Pero ella no ha dicho cuánto se ha sacrif icado, enseñándome
con ejemplos.
–¿Qué dices, hija? –preguntó la señora Hilda acariciando su
mano derecha.
Luciana sonrió agregando:
–GraciasaJesúsy aella, aprendí quehay casamientospor amor,
por f raternidad, pr ueba y deber y, el día en que Hilda me besó
perdonándome sentí que mi corazón se libraba del monstruo que
constituye el celo inf erior. El matrimonio espiritual se realiza alma
con al ma, r epr esent ando l o demás si mpl es conci l i aci ones,
i ndi spensabl es par a l a sol uci ón de necesi dades o pr ocesos
rectif icadores, aunque todos sean sagrados.
192 N uestr o H ogar
–Así es que hemos construido nuestro nuevo hogar, basado en
la legítima f raternidad –agregó el dueño de la casa.
Aprovechando el ligero silencio que se hiciera indagué:
–¿Cómo se procesa el casamiento aquí?
–Por combinación vibratoria –aclaró Tobías atentamente– o,
para ser más explícito, por af inidad máxima o completa.
I ncapaz de soportar mi curiosidad, olvidé la lección de buen
tono e interrogué:
–Pero, ¿cuál es la posición de nuestra hermana Luciana en este
caso?
Antes que los cónyuges espirituales respondieran, lo hizo la
propia interesada, explicando:
–Cuando me casé con Tobías, viudo, ya debía estar segura de
que, con todas las posibilidades, mi casamiento sería una unión f ra-
ternal por encima de todo. Eso f ue lo que me costó comprender.
A demás, es l ógi co que si l os consor t es suf r en i nqui et ud,
desentendimiento y tristeza es porque se hallan unidos f ísicamente,
pero no integrados en el matrimonio espiritual.
Quería preguntar algo más, pero no hallaba palabras que
revelasen la ausencia de impertinente indiscreción. La señora Hilda
parece que comprendiendo mi pensamiento explicó:
–Esté tranquilo, Luciana está en pleno noviazgo espiritual. Su
noblecompañero demuchasetapasterrestres, laprecedió hacealgunos
años, regresando al círculo de la carne. En el próximo año, ella seguirá
igualmente a su encuentro. Creo que el momento f eliz se ef ectuará en
la ciudad de San Pablo.
Todos sonreímos alegremente.
En ese instante Tobías f ue llamado con urgencia para atender
un caso grave en las Cámaras de Rectif icación.
De ese modo, era preciso, concluir la conversación.
193 N uestr o H ogar

Oyendo a la señora L aura
El caso de Tobías me había impresionado prof undamen-
t e.
Aquel l a casa basada en nuevos pri nci pi os de uni ón f ra-
t ernal , me preocupaba como un asunt o obsesi onant e. A f i nal
de cuent as, me sent ía aún señor del hogar t errest re y eval uaba
cuán di f íci l sería para mí mi smo semej ant e si t uaci ón. ¿Tendría
el val or de pr oceder como Tobías, i mi t ándol e l a conduct a?
Admi t ía que no. A mi modo de ver, no sería capaz de abor recer
t ant o a mi queri da Cel i a, y t ampoco acept aría t al i mposi ci ón
por part e de mi esposa.
Aquel l as obser vaci ones de l a casa de Tobías t or t uraban
mi cerebro. N o conseguía encont rar esclarecimient os just os que
pudi esen sat i sf acer me.
Tan preocupado me sent í que al siguient e día resolví visi-
t ar a L i si as en un moment o de descanso, ansi oso de l as
explicaciones que pudiera dar me la señora Laura a quien t enía
f i l i al conf i anza.
Recibido con enor mes demost raciones de alegría, esperé
el moment o propicio en que pudiese oír a la madrecit a de Lisias
con calma y serenidad.
D espués que se ausent aron l os j óvenes, cami no de sus
194 N uestr o H ogar
ent ret enimient os habit uales, expuse a la generosa amiga lo que
me preocupaba, no sin la nat ural vergüenza.
Ella sonrió con su gran experiencia de la vida y comenzó a
deci r:
–H ace ust ed bien en t raer la cuest ión a nuest ro est udio
r ecípr oco est udi o. Todo pr obl ema que t or t ur e el al ma pi de
cooperación amiga para ser resuelt o.
D espués de ligera pausa prosiguió at ent ament e:
–El caso de Tobías es apenas uno de los innumerables que
conocemos aquí, y en ot r os gr upos espi r i t ual es, que se
caract erizan por el pensamient o elevado.
–Pero nos choca ese sent imient o, ¿no es verdad?–int er vine
con int erés.
–Cuando nos at enemos a punt os de vist a propiament e hu-
manos, esas cosas hast a producen escándalo; mient ras t ant o, ami-
go mío, es necesar i o sobr eponer a t odo l os pr i nci pi os de
nat ur al eza espi r i t ual . En ese sent i do, A ndr é, necesi t amos
compr ender el espír i t u de secuenci a que r i ge l os cuadr os
evolut ivos de la vida. Si hemos at ravesado la larga escala de la
animalidad, es just o que ella no desaparezca de un día para ot ro.
H emos empleado muchos siglos para emerger de las capas inf e-
ri ores. El sexo par t i ci pa del pat ri moni o de f acul t ades divi nas,
que demoramos en comprender. N o será f ácil para ust ed, por el
moment o, penet rar el sent ido elevado de la organización domés-
t ica que visit ó en el día de ayer. N o obst ant e, la f elicidad allí es
muy grande por la at mósf era de comprensión que se desarrolló
ent re los personajes del drama t errest re. N o t odos consiguen, en
t an poco t iempo, subst it uir cadenas de sombra por lazos de luz.
–Pero ¿t enemos en eso una regla general?–indagué–. Todo
hombr e y t oda muj er que se haya casado dos veces o más,
¿rest ablecen aquí el gr upo domést ico haciéndose acompañar de
195 N uestr o H ogar
t odos los af ect os que hayan conocido?
Esbozando un gest o de gran paciencia, la int erlocut ora me
expl i có:
–N o sea t an radical. Es indispensable seguir lent ament e.
Mucha gent e puede t ener af ect o y no t ener comprensión. N o
olvide que nuest ras const r ucciones vibrat orias son mucho más
impor t ant es que las de la Tier ra. El caso de Tobías es el caso de
l a vi ct ori a de l a f rat erni dad real , por part e de l as t res al mas
int eresadas en la adquisición de un just o ent endimient o. Quien
no se adapt e a la ley de f rat ernidad y comprensión, lógicament e
no at ravesará esas f ront eras. Las regiones obscuras del Umbral
est án llenas de ent idades que no resist ieron semejant es pr uebas.
Mient ras odien se asemejarán a agujas magnét icas bajo los más
ant agónicos inf lujos; mient ras no ent iendan la verdad, suf rirán
el imperio de la ment ira y, consecuent ement e, no podrán pene-
t rar en zonas de act ivi dad superi or. Son i ncont abl es l os seres
que padecen por l ar gos años, si n al gún al i vi o espi r i t ual ,
simplement e porque se esquivan a la f rat ernidad legít ima.
–¿Qué sucede ent onces?–int errogué valiéndome de la pau-
sa de l a i nt er l ocut or a–si no son admi t i dos en l os núcl eos
espirit uales de noble aprendizaje, ¿dónde se localizarán esas po-
bres almas sujet as a experiencias de ese orden?
–D espués de suf r i r padeci mi ent os ver dader ament e
i nf ernal es, por l as creaci ones i nf eri ores que i nvent an para sí
mi smas –ar guyó l a madr e de L i si as–, van a r eal i zar en l a
experi enci a carnal l o que no consi gui eron hacer en ambi ent e
ext raño al cuerpo t errest re. La Bondad D i vi na l es concede el
ol vi do del pasado en l a nueva organi zaci ón f ísi ca del pl anet a,
t oda vez que vuelven a recibir, por los lazos de la consanguinidad,
a aquellos de quien se apart aron deliberadament e por el veneno
del odio o de la incomprensión. D e ahí se inf iere la oport unidad,
cada vez más viva, de la recomendación de Jesús cuando nos
196 N uestr o H ogar
aconsej a l a i nmedi at a r econci l i aci ón con l os adver sar i os. El
consejo, ant e t odo, nos int eresa a nosot ros mismos. D ebemos
obser varlo en provecho propio. Quien se sabe valer del t iempo,
concluida la experiencia t errenal, aunque necesit e regresar a los
círcul os de l a car ne, puede ef ect uar subl i mes const r ucci ones
espirit uales, con relación a la paz de conciencia, regresando a la
mat eria grosera, sopor t ando menor bagaje de preocupaciones.
H ay muchos Espírit us que gast an siglos int ent ando deshacer ani-
mosidades y ant ipat ías en la exist encia t errest re y rehaciéndolas
después de la desencarnación. El problema del perdón, con Jesús,
mi queri do André, es un probl ema seri o. N o se resuel ve con
conversaciones. Perdonar verbalment e es cuest ión de palabras;
pero, aquél que perdona realment e, necesit a remover los pesa-
dos f ardos de ot ras edades dent ro de sí mismo.
A est a alt ura la señora Laura silenció como quien necesit a
medi t ar más l a ampl i t ud de l os concept os emi t i dos.
Aprovechando la ocasión, aduje:
–Por lo que obser vo, la experiencia del mat rimonio es muy
sagrada.
La int erlocut ora no se sor prendió con mi af ir mación y dijo:
–A l os Espír i t us que se hal l an t odavía en l a si mpl e
experiencia de t ipo animal, nuest ra conversación no les int eresa;
pero a nosotros que comprendemos la necesidad de la iluminación
con el Crist o, nos es indispensable dest acar no sólo la experiencia
del mat rimonio, sino t ambién t oda la experiencia del sexo, por
af ect ar prof undament e la vida del alma.
Oyendo la obser vación no dejé de r uborizar me recordan-
do mi pasado de hombre común. Mi esposa había sido para mí
un objet o sagrado y que yo sobreponía a t odos los af ect os; no
obst ant e, al oír a l a madr e de L i si as, venían a mi ment e l as
palabras del Ant iguo Test ament o: “ N o codiciarás la casa de t u
197 N uestr o H ogar
prójimo, no codiciarás la mujer de t u prójimo, ni su sier vo, ni su
si er va, ni su j ument o, ni su buey, ni cosa al guna que l e
per t enezca” . En un i nst ant e, me sent í i ncapaz de pr osegui r
ext rañando el caso de Tobías. La int erlocut ora percibiendo mi
ínt ima pert urbación, cont inuó:
–D onde el esf uerzo de concert ar es t area de casi t odos,
debe haber lugar para mucha comprensión y mucho respet o a la
misericordia divina, que nos of rece t ant os caminos para alcanzar
rect if icaciones just as. Toda experiencia sexual de la criat ura que
ya recibió alguna luz del Espírit u, es un acont ecimient o de enor-
me import ancia para sí misma. Es por eso que el ent endimient o
f rat erno precede a cualquier t rabajo de verdadera salvación. H ace
poco t iempo, oí a un gran inst r uct or del Minist erio de Elevación
asegur ar que, si pudi ese, i r ía a mat er i al i zar se en l os pl anos
carnales, a f in de decir a los religiosos, en general, que toda caridad
para ser divina necesit a apoyarse en la f rat ernidad.
A esa al t ur a, l a dueña de l a casa me i nvi t ó a vi si t ar a
El oísa que se hal l aba t odavía r ecogi da en el i nt er i or domést i -
co, dando a ent ender que no deseaba ext ender se en ot r as
expl i caci ones sobr e el asunt o; y después de ver i f i car l a mej or ía
que se había acent uado en l a j oven r eci én l l egada del pl ane-
t a, vol ví a l as Cámar as de Rect i f i caci ón, sumer gi do en pr o-
f undas medi t aci ones.
Ahora ya no me preocupaba la sit uación de Tobías ni las
act it udes de H ilda y Luciana. Me impresionaban, sí, las impo-
nent es cuest iones de la f rat ernidad humana.
198 N uestr o H ogar

Quien siembra, recogerá
Yo no sabía explicar me por qué sentía tanta atracción y tan-
to deseo por visitar el departamento f emenino de las Cámaras de
Rect if icación. H ablé con N arcisa sobre eso y ella me sat isf izo
enseguida.
–Cuando el Padre nos convoca a deter minado lugar –dijo,
bondadosa–, es que allí nos aguarda alguna tarea. Cada situación en
la vida tiene una f inalidad def inida… No deje de obser var este prin-
cipio en sus visitas aparentemente casuales. Siempre que nuestros
pensamientos objetiven la práctica del bien, no será dif ícil identif i-
car las sugestiones divinas.
Ese mismo día la enf er mera me acompañó en busca de
Nemesia, prestigiosa cooperadora de aquel sector de servicio.
No f ue dif ícil encontrarla.
H ileras de lechos muy blancos y bien cuidados exhibían
mujeres que más se asemejaban a guiñapos humanos. Aquí y allá,
gemidos desgarradores, acullá angustiosas exclamaciones. Nemesia
que se caracterizaba por la misma generosidad de Narcisa, habló
bondadosamente:
–Usted ya debe estar habituado a estos escenarios. En el de-
partamento masculino la situación es casi la misma.
Y, haciendo un gesto signif icativo a la compañera, af ir mó:
199 N uestr o H ogar
–Narcisa, haga el f avor de acompañar a nuestro her mano y
mostrarle los ser vicios que estime convenientes para su aprendizaje.
Mi amiga y yo comentábamos la vanidad humana, siempre
i ncl i nada a l os pl aceres f ísi cos, enumerando obser vaci ones y
enseñanzas, cuando alcanzamos el Pabellón 7. Se encontraban allí
algunas decenas de mujeres, en camas separadas, una a una y a
regular distancia.
Estudiaba yo la f isonomía de las enf er mas, cuando me f ijé en
una que me despertó la más viva atención. ¿Quién sería aquella
mujer amargada y de apariencia original?Una vejez que parecía pre-
matura ref lejaba su semblante, en cuyos labios aparecía un rictus
mezcla de ironía y resignación. Sus ojos, hundidos y tristes, parecían
def ectuosos. Con la memoria inquieta y el corazón oprimido, en
pocos instantes la localicé en el pasado. ¡Era Elisa!. Aquella misma
Elisa que conociera en los tiempos de la juventud. Estaba modif i-
cada por el suf rimiento, pero no había lugar a dudas. Recordé
perf ectamente el día en que ella, humilde, penetrara en nuestra casa
l l evada por una vi ej a ami ga de mi madr e, que acept ó l as
recomendaciones que traía, y la admitiera para los ser vicios domés-
ticos. Al principio el ritmo era común y nada de extraordinario;
después, la intimidad excesiva, de quien abusa de la f acultad de
mandar sobrelacondición dequien tienequeser vir. Elisameparecía
bastante liviana y, cuando estaba a solas conmigo, comentaba sin
escrúpulos ciertas aventuras de su juventud, agravando con eso la
irref lexión de nuestros pensamientos. Recordé el día en que mi ma-
dre me llamó para dar me justos consejos. Aquella intimidad, decía,
no estaba bien. Era razonable que dispensáramos a la sir vienta
generosidad af ectuosa, pero convenía pautar nuestras relaciones con
sano criterio. Sin embargo, atolondradamente llevaba muy lejos
nuestra camaradería. Bajo enor me angustia moral Elisa abandonó
más tarde nuestra casa sin valor para echarme en cara acusación
alguna. El t iempo pasó, reduciendo el hecho, en mi pensamient o,
a un episodio f ort uit o de la exist encia humana. N o obst ant e, el
200 N uestr o H ogar
episodio, como algo de la vida, est aba t ambién vivo. ¡A mi f ren-
t e t enía a Elisa vencida y humillada! ¿Por dónde había andado la
mísera criatura, tan pronto lanzada al doloroso capítulo de los
suf rimient os? ¿D e dónde venía? ¡Ah!… En aquel caso no me
encontraba f rente a Silveira, con quien había podido compartir la
deuda de mi padre. Ahora, la deuda era enteramente mía. Llegué a
temblar avergonzado ante la exhumación de aquellas reminiscencias
y, cual criatura ansiosa de perdón por las f altas cometidas, me dirigí
a N arcisa, pidiéndole orientación. Yo mismo me admiraba de la
conf ianza que aquellas santas mujeres me inspiraban. Tal vez nun-
ca hubi er a t eni do val or de pedi r al M i ni st r o Cl ar enci o l as
explicaciones que pidiera a la madre de Lisias, y posiblemente otra
sería mi conducta en aquel instante si tuviese a Tobías a mi lado.
Considerando que la mujer generosa y cristiana es siempre madre,
me volví hacia la enf er mera conf iando más que nunca. Narcisa, por
la mirada que me dirigió, parecía comprenderlo todo. Comencé a
hablar conteniendo el llanto, pero a cierta altura de la conf esión mi
amiga dijo:
–No necesita continuar. Adivino el epílogo de la historia. No
se entregue a pensamientos destr uctivos. Me doy cuenta de su
mar t irio moral, por experiencia propia. Ent ret ant o, si el Señor
permitió que reencontrase a esta her mana, es que lo considera ya
en condiciones de rescatar la deuda.
Viendo mi indecisión prosiguió:
–No tema. Aproxímese a ella y reconf órtela. Todos nosotros,
hermano mío, encontramos en el camino los f r utos del bien o del
mal quehemossembrado. Estaaf ir mativano esunaf rasedoctrinaria,
es realidad universal. He recogido mucho provecho de situaciones
iguales a esta. Bienaventurados los deudores que ya se hallan en
condiciones de pagar.
Percibiendo mi f ir me resolución de emprender el ajuste de
cuentas agregó:
201 N uestr o H ogar
–Vaya, pero no se dé a conocer, por ahora. Esto no le será
dif ícil por el hecho de hallarse ella casi ciega, temporalmente. Por
las f uerzas que la envuelven, le noto la triste característica de las
madres f racasadas y de las mujeres de nadie.
N os apr oxi mamos. Tomé l a i ni ci at i va de l a pal abr a
conf ort adora. El i sa se i dent i f i có dando su propi o nombre y
suministrando de buena voluntad, otras inf or maciones. Hacía tres
mesesquef uerarecogidaen lasCámarasdeRectif icación. I nteresado
en castigar me a mí mismo ante Narcisa, para que la lección pene-
trara en mi alma con caracteres indelebles, pregunté:
–¿Cuál es su historia, Elisa? Debe haber suf rido mucho…
Notando la inf lexión af ectuosa de la pregunta, sonrió muy
resignada y dijo desahogándose:
–¿Para qué recordar cosas tan tristes?…
–Las experiencias dolorosas enseñan siempre –objeté.
Lainf eliz, quepresentabaprof undamodif icación moral meditó
algunos momentos como quien reunía ideas y dijo:
–Mi experiencia f ue la de t odas las mujeres livianas que
cambian el pan bendito del trabajo por la hiel venenosa de la ilusión.
En los tiempos de mi mocedad lejana, como hija de un hogar pau-
pérrimo, me valí del empleo en la casa de un comerciante adinerado,
donde la vida me impuso inmensa transf or mación. Ese negociante
teníaun hijo tan joven como yo, y después delaintimidad establecida
entre nosotros, cuando toda la reacción de mi parte sería inútil,
olvidé criminalmente que Dios reser va el trabajo a todos los que
amen la vida sana, por f alsos que hayan sido, y me entregué a
experiencias dolorosas que no es preciso comentar. Conocí de cerca
el placer, el lujo, el bienestar material y, a continuación, el horror de
mí misma, la síf ilis, el hospital, el abandono de todos y las t remen-
das desilusiones que culminaron en la ceguera y en la muert e del
cuerpo. Er ré, mucho t iempo, en t er rible desesperación, pero un
202 N uestr o H ogar
día tanto rogué el amparo de la Virgen de Nazaret, que mensajeros del
bien me recogieron por amor a su nombre, trayéndome a esta casa de
bendito consuelo.
Conmovidísimo hasta las lágrimas, pregunté:
–¿Y él?¿Cómo se llama el hombre que la hizo tan infeliz?
Entonces, la oí pronunciar mi nombre y el de mis padres.
–¿Usted lo odia?–indagué dolorido.
Ella sonrió tristemente y respondió:
–En el período de mi sufrimiento anterior maldecía su recuerdo
nutriendo por él un odio mortal; pero lahermanaNemesiamemodif icó.
Paraodiarlo tendríaque odiarme amí misma. En mi caso laculpadebe
ser repartida. No debo pues recriminar a nadie.
Aquella humildad me sensibilizó. Tomé su diestra sobre la cual,
sin que lo pudiese evitar, rodó una lágrima de arrepentimiento y de
remordimiento.
–Oiga, amiga mía –le dije bajo fuerte emoción–, también yo me
llamo Andréy necesito ayudarla. Cuenteconmigo deahoraen adelante.
–Y su voz –dijo Elisa ingenuamente– parece la de él.
–Pues bien –continué conmovido– hasta ahora no tengo
propiamente dicho una familia en N uestro H ogar. Pero usted será aquí
mi hermana del corazón. Cuente con mi devoción de amigo.
En su semblante de sufridoraunasonrisaapareció que semejaba
una gran luz.
–¡Cuánto se lo agradezco! –dijo ella enjugando las lágrimas–.
¡Hace muchos años que nadie me habla así, en ese tono f amiliar,
dándome el consuelo de la amistad sincera!… Que Jesús lo bendiga.
En ese instante, cuando mis lágrimas se hicieron más abundan-
tes, Narcisa me tomó las manos maternalmente y repitió:
–Que Jesús lo bendiga.
203 N uestr o H ogar

Convocadospara la lucha
En los primeros días de sept iembre de 1939, N uest r o H ogar
suf rió, igualment e, el choque que alcanzara a diversas colonias
espi ri t ual es, l i gadas a l a ci vi l i zaci ón ameri cana. Era l a guerra
eur opea, t an dest r uct or a en l os cír cul os de l a car ne, cuán
pert urbadora en el pl ano del Espíri t u. N umerosas ent i dades
coment aban los desarrollos bélicos en perspect iva sin disf razar
el inmenso t er ror de que se hallaban poseídas.
Sabíase desde mucho t i empo at r ás, que l as G r andes
Frat ernidades del Orient e soport aban las vibraciones ant agónicas
de la nación japonesa, experiment ando grandes dif icult ades. Se
anot aban hechos curiosos de alt o t enor educat ivo. Así como los
nobles círculos espirit uales de la vieja Asia luchaban en silencio,
se preparaba N uest r o H ogar para el mi smo género de ser vi ci o.
A demás de val i osas r ecomendaci ones en el campo de l a
f r at er ni dad y de l a si mpat ía, det er mi nó el Gober nador que
tuviésemos cuidado en la esf era del pensamiento, preser vándonos
de cualquier inclinación poco digna, de orden sent iment al.
Reconocí que l os E spí r i t us super i or es, en esas
ci rcunst anci as, consi deran a l as naci ones agresoras no como
enemi gas si no como pendenci eras, cuya act i vi dad cri mi nal es
imprescindible reprimir.
–I nf elices los pueblos que se embriagan con el vino del
204 N uestr o H ogar
mal –me dijo Salust io–; aunque consigan vict orias t emporales,
el l as ser vi r án úni cament e par a agr avar su r ui na, acent uando
sus der r ot as f at al es. Cuando un país t oma l a i ni ci at iva de l a
guerra, encabeza el desorden en l a casa del Padre y pagará por
el l o un preci o t erri bl e.
Obser vé ent onces, que las zonas superiores de la vida se
vuelcan en def ensa just a, cont ra las t ent at ivas de la ignorancia y
la sombra, congregados para la anarquía y, consecuent ement e,
para la dest r ucción. Me aclararon los colegas de t rabajo que, en
l os acont eci mi ent os de esa nat ural eza, l os países agresores se
conviert en, nat uralment e, en núcleos poderosos de cent ralización
de las f uerzas del mal. Sin percat arse de los peligros inmensos,
esos pueblos, con excepción de los Espírit us nobles y sabios que
int egran los cuadros de ser vicio, se embriagan al cont act o de los
el ement os de per ver si ón que i nvocan de zonas sombr ías.
Colect ividades laboriosas se conviert en en aut ómat as del crimen.
Legiones inf ernales se precipit an sobre los grandes t alleres del
progreso común, t ransf or mándolos en campos de per versidad y
de hor ror. Pero, mient ras los bandos obscuros se apoderan de la
ment e de los agresores, las agr upaciones espirit uales de la vida
noble se mueven en auxilio de los agredidos.
Si debemos sent ir lást ima por la criat ura que se opone a la
ley del bien, con mayor mot ivo debemos lament arnos del pueblo
que olvidó la just icia.
D espués de los primeros días que señalaron la caída de las
primeras bombas en t ierra polaca, me encont raba, al at ardecer,
en las Cámaras de Rect if icación junt o a Tobías y N arcisa, cuando
inolvidable clarín se hizo oír por más de un cuart o de hora. Pro-
f unda emoción nos invadiera a t odos.
–Es la convocat oria superior a los ser vicios de socor ro a
la Tierra, –explicó N arcisa bondadosament e:
205 N uestr o H ogar
–Tenemos la señal de que la guer ra proseguirá, con ter ribles
t or ment os para el Espírit u humano –exclamó Tobías inquiet o–;
pese a la dist ancia t oda la vida psíquica americana t uvo su origen
en Europa. Tendremos gran t rabaj o para preser var al N uevo
Mundo.
El t oque de clarín se hacía oír con modulaciones ext rañas
e imponent es. N ot é que un prof undo silencio había caído sobre
t odo el Minist erio de Regeneración.
A t ent o a mi act i t ud de angust i osa expect at iva Tobías
inf or mó:
–Cuando suena el clarín de alert a en nombre del Señor, es
necesario hacer callar los r uidos de abajo, para que la llamada se
grabe en nuest ros corazones.
Cuando el mist erioso inst r ument o lanzó su últ ima not a,
f uimos al gran parque con el f in de obser var el cielo. Prof unda-
ment e conmovi do, vi i nnumer abl es punt os l umi nosos que
parecían f ocos resplandecient es y lejanos como suspendidos en
el f ir mament o.
–Ese clarín –dijo Tobías igualment e emocionado– es ut ili-
zado por Espírit us vigilant es, de elevada expresión jerárquica.
Regresando al interior de las Cámaras, sentí la atención atra-
ída hacia grandes r umores provenient es de las zonas más alt as
de la colonia donde se hallan las vías públicas.
Tobías conf ió a N arcisa cier t as act ividades de impor t ancia
j unt o a l os enf er mos, y me i nvi t ó a sal i r par a obser var el
movimient o popular.
Una vez llegados a los paviment os superiores, desde don-
de nos podríamos encaminar a la Plaza de la Gobernación, not a-
mos int enso movimient o en t odos los sect ores. Comprendiendo
mi asombro nat ural mi compañero explicó:
206 N uestr o H ogar
–E st os enor mes gr upos se di r i gen al M i ni st er i o de
Comuni caci ones en busca de not i ci as. El cl arín que acaba de
sonar, solament e llega hast a nosot ros en circunst ancias muy gra-
ves. Todos sabemos que se t rat a de la guer ra, pero es posible que
Comunicaciones nos of rezca algún det alle especial. Obser ve a
los t ranseúnt es.
A nuest ro l ado venían dos señores y cuat ro señoras en
conversaci ón ani mada.
–I magínese –decía una– lo que será de nosot ros en Auxi-
l i o. H ace muchos meses consecut ivos, que el movi mi ent o de
súplicas ha sido ext raordinario. Experiment amos just a dif icult ad
para at ender a t odos los deberes.
–¿Y nosot ros, en Regeneraci ón? –obj et aba el cabal l ero
de más edad–. L os ser vi ci os aument an consi derabl ement e. En
mi sect or l a vi gi l anci a cont ra l as vi braci ones del Umbral nos
recl ama i ncesant es esf uerzos. Est oy i magi nando l o que vendrá
sobre nosot ros…
Tobías me t ocó el brazo suavement e y exclamó:
–Adelantémonos un poco. Oigamos lo que dicen otros gr u-
pos.
Aproximándonos ados hombres oí auno de ellos preguntar:
–¿Será posible que la calamidad alcance a t odos?
El int erpelado, que parecía dueño de gran equilibrio espi-
rit ual, replicó con serenidad:
–D e cual qui er modo no veo mot ivo para preci pi t aci ones.
L a úni ca novedad será el aument o de ser vi ci o que, en el f ondo,
const i t ui rá una bendi ci ón. Por l o demás, t odo es nat ural a mi
modo de ver. L a enf er medad es maest ra de l a sal ud; el desast re
dará ponderaci ón. L a Chi na est á baj o l a met ral l a desde hace
mucho t i empo, y no most ró ust ed ni nguna demost r aci ón de
207 N uestr o H ogar
asombro.
–Pero ahora –objet ó el compañero decepcionado– parece
que me veré obligado a modif icar mi programa de t rabajo.
El ot ro sonrió y respondió:
–H el veci o, ol vi demos “ mi pr ogr ama” par a pensar en
“ nuest ros programas” .
At endiendo a un nuevo gest o de Tobías que me llamaba la
at ención, obser vé a t res señoras que iban en la misma dirección,
a nuest ra izquierda, verif icando que lo pint oresco no f alt aba en
aquel crepúsculo de inquiet ud.
–La cuest ión me impresiona sobremanera –decía la más
joven– porque Everardo no debe regresar ahora del mundo.
–Pero la guerra, por lo que parece, no alcanzará a la Penín-
sula. Por t ugal est á muy lejos del t eatro de los acont ecimient os.
–Ent re t ant o –indagó la ot ra component e del t río– ¿por
qué semejant e preocupación?Si Everardo viniese ¿qué sucedería?
–Temo –acl ar ó l a más j oven– que él me sol i ci t e en
condición de esposa. N o lo podría soport ar. Es ignorant e y, en
modo alguno, me somet ería a nuevas cr ueldades.
–¡Qué t ont a eres! –coment ó la compañera–, ¿olvidast e que
Everardo será arrast rado por el Umbral o algo peor?
Tobías, sonriendo inf or mó:
–Ella t eme la liberación de un marido impr udent e y per-
ver so.
Pasados varios minut os durant e los cuales obser vábamos
a l a mul t i t ud espi r i t ual , al canzamos el M i ni st er i o de
Comunicaciones, det eniéndonos ant e enor mes edif icios consa-
grados al t rabajo inf or mat ivo.
208 N uestr o H ogar
M i l l ar es de ent i dades se agl omer aban af l i gi das. Todas
pedían inf or maciones y esclarecimient os. Pero era imposible un
acuerdo general. Extremadamente sorprendido ante aquel vocerío
enor me, vi que alguien subía a un balcón a gran alt ura, recla-
mando la at ención popular. Era un anciano de aspect o impo-
nent e anunciando que dent ro de diez minut os, se haría oír una
llamada del Gober nador.
–Es el Minist ro Espiridión –inf or mó Tobías at endiendo a
mi curiosidad.
Lograda la calma, en algunos moment os, se oyó la voz del
propio Gober nador a t ravés de numerosos alt oparlant es.
–H er manos de N uest r o H ogar, no os ent reguéis a dist urbios
de pensami ent o o de pal abr a. L a af l i cci ón no const r uye, l a
ansi edad no edi f i ca. Sepamos ser di gnos del cl arín del Señor,
at endiéndole en su Bondad D ivina para un t rabajo silencioso en
nuest ros respect ivos puest os.
Aquel l a voz cl ar a y vehement e, de qui en habl aba con
aut oridad y amor, operó singular ef ect o en la mult it ud. En el
cort o espacio de una hora, t oda la colonia regresaba a la serenidad
habi t ual .
209 N uestr o H ogar

L a palabra del gobernador
Par a el domi ngo si gui ent e al t oque del cl ar ín, el
Gober nador pr omet i ó l a r eal i zaci ón del cul t o del Evangel i o
en el M i ni st er i o de Regener aci ón. El obj et i vo esenci al de l a
medi da –escl ar eci ó N ar ci sa–, ser ía l a pr epar aci ón de nuevas
escuel as d e asi st en ci a en A ux i l i o y d e n úcl eo s d e
adi est r ami ent o en Regener aci ón.
–N ecesitamos organizar –decía ella– deter minados elemen-
t os para el ser vicio hospit alario urgent e, aunque el conf lict o se
haya manif est ado t an lejos, así como ejercicios adecuados con-
t ra el miedo.
–¿Cont ra el miedo? –pregunt é admirado.
–¿Cómo no? –obj et ó l a enf er mer a, at ent a–. Tal vez l e
ext rañe, como le sucede a mucha gent e, el elevado porcent aje
de exi st enci as humanas est r angul adas si mpl ement e por
vibraciones dest r uct ivas de t er ror, que es t an cont agioso como
cual qui er mol est i a de pel i gr osa pr opagaci ón. Cl asi f i camos el
miedo como uno de los peores enemigos de la criat ura, porque
se aloja en la ciudadela del alma, at acando las f uerzas más pro-
f undas.
Obser vando mi ext rañeza cont inuó:
–N o t enga duda alguna. La Gobernación, en las act uales
210 N uestr o H ogar
emergenci as, col oca el t rat ami ent o cont ra el mi edo muy por
encima de las propias lecciones de enf er mería. La calma es la
garant ía del éxit o. Más t arde llegará ust ed a comprender los sig-
nif icados de est e ser vicio.
N o encont ré argument os para cont est ar.
En l a víspera del gran acont eci mi ent o t uve l a honra de
int egrar el cuadro de numerosos cooperadores en el t rabajo de
limpieza y ornament ación nat ural del gran salón consagrado al
jef e mayor de la colonia.
Experiment aba ent onces just a ansiedad. I ba a ver, por vez
primera, a mi lado, al noble conduct or que merecía la veneración
general. N o me sent ía solo en semejant e expect at iva, pues había
innumerables compañeros en las mismas condiciones.
Tuve la impresión de que t oda la vida social de nuest ro
Mi ni st eri o convergía al gran sal ón nat ural , desde el amanecer
del domingo, cuando verdaderas caravanas de t odos los depar-
t ament os regeneradores llegaban a dicho local. El Gran Coro
del Templo de la Gober nación, uniéndose a los N iños Cant ores
de l as Escuel as de Escl areci mi ent o, i ni ci ó l a f est ivi dad con el
maravilloso himno t it ulado “ Siempre Cont igo, Señor Jesús” , can-
t ado por dos mil voces al mismo t iempo. Ot ras melodías de sin-
gul ar bel l eza l l enar on l a ampl i t ud del gr an sal ón. El dul ce
mur mullo del vient o, conduciendo ondas de perf ume, parecía
responder a las suaves ar monías.
H abía per miso general de ingreso al enor me recint o ver-
de, para t odos los ser vidores de Regeneración, porque de acuerdo
con el programa est ablecido, el cult o del Evangelio est aba dedi-
cado especialmente a ellos, compareciendo los demás Ministerios,
por numerosas delegaciones.
Por pr i mer a vez t uve f r ent e a mi v i st a a al gunos
cooperadores de los Minist erios de Elevación y de Unión D ivi-
211 N uestr o H ogar
na, que me parecieron vest idos de brillant es claridades.
La f est ividad excedía a t odo lo que yo pudiese soñar en
belleza y deslumbramient o. I nst r ument os musicales de sublime
poder vibrat orio ar r ullaban con sus melodías el perf umado am-
bi ent e.
A las diez horas llegó el Gobernador acompañado por los
doce Minist ros de Regeneración.
N unca ol vi dar é l a f i gur a nobl e e i mponent e de aquel
anci ano de cabel l os de ni eve, que par ecía est ampar en l a
f isonomía, al mismo t iempo, la sabiduría del longevo y la energía
del joven; la t ernura del sant o y la serenidad del administ rador
consci ent e y j ust o. A l t o, del gado, vi st i endo una t úni ca muy
blanca, ojos penet rant es y maravillosament e lúcidos, se apoyaba
en un bordón, aunque caminaba con aplomo juvenil.
Sat isf aciendo mi curiosidad Salust io me inf or mó:
–El Gobernador, siempre est imó las act it udes pat riarcales,
considerando que se debe administ rar con amor pat er no.
Al sent arse en la t ribuna suprema, se elevaron las voces
inf ant iles seguidas de arpas acariciadoras, ent onando el himno:
“ Para t i Señor, nuest ras vidas” .
El vi ej eci t o enérgi co y amoroso, paseó l a mi rada por l a
compacta asamblea f or mada por millares de asistentes. Enseguida
abrió un libro luminoso que el compañero me inf or mó era el
Evangelio de N uest ro Señor Jesucrist o. Lo hojeó con at ención y
después leyó con voz pausada:
–Y oi r éi s de guer r as y r umor es de guer r as; mi r ad, que no os asust éi s,
por que es menest er que t odo eso acont ezca, mas aún no ser á el fi n. Palabras
del Maest ro en Mat eo, capít ulo 24, versículo 6.
Con voz considerablement e aument ada por las vibraciones
212 N uestr o H ogar
el éct ri cas, el j ef e de l a ci udad oró conmovi do, i nvocando l as
bendiciones del Crist o y saludando a los represent ant es de Unión
D ivina, de Elevación, de Esclarecimient o, de Comunicaciones
y de A uxi l i o, di ri gi éndose con especi al at enci ón, a t odos l os
colaboradores en los trabajos de nuestro Ministerio.
I mposible describir la entonación dulce y enérgica, amorosa y
convincentedeaquellavoz inolvidable, como imposibletambién plas-
mar, en el papel humano, las consideraciones divinas del comentario
evangélico, basado en prof undo sentimiento de veneración por las
cosas sagradas.
Al f inalizar en medio de respetuoso silencio, se dirigió el
Gobernador, de manera particular, a los servidores de Regeneración,
expresándose, más o menos en estos términos:
–Es paravosotros, hermanos míos, cuyas labores se aproximan
a las actividades ter restres, que con más propiedad f or mulo esta
llamada personal, esperando mucho de vuestra noble dedicación.
Elevemos al máximo nuestro patrón de valor y espíritu de ser vicio.
Cuando las f uerzas de la sombra agravan las dif icultades de las esf e-
ras inf eriores, es imprescindible encender nuevas luces que disipen,
en la Tierra, las densas tinieblas. Consagré el culto de hoy a todos los
servidores de este Ministerio, dedicándoles de modo particular la
conf ianza de mi corazón. No me dirijo, pues, en estos momentos, a
los hermanos cuyas mentes f uncionan ya en zonas más altas de la
vida, sino a vosotros, que traéis en las sandalias de los recuerdos las
señales de la polvareda del mundo, para exaltar la tarea gigantesca.
N uestr o H ogar necesita de treinta mil ser vidores adiestrados en el
servicio def ensivo, treinta mil trabajadores que no sientan necesidad
de reposo, ni conveniencias personales, mientras dure nuestra batalla
con las f uerzas desencadenadas del crimen y de la ignorancia. Habrá
servicio paratodos, en las regiones de límite vibratorio, entre nosotros
y los planos inf eriores, porque no podemos esperar al adversario en
nuestramoradaespiritual. En las organizaciones colectivas, es f orzoso
considerar la medicina preventiva como medida primordial en la
213 N uestr o H ogar
preservación de la paz interna. Somos en N uestro H ogar, más de un
millón de entidades consagradas a los designios superiores y al
mejoramiento moral de nosotros mismos. ¿Sería caridad permitir la
invasión de varios millones de Espíritus desordenados?Por tanto, no
podemos dudar en lo que se ref iere a la def ensa del bien. Sé que
muchos de vosotros recordáis en este instante, al Gran Crucif icado.
Sí, Jesús se entregó a la turba de amotinados y criminales, por amor a
laredención de todos nosotros, mas no entregó el mundo al desorden
y al aniquilamiento. Todos debemos estar dispuestos para el sacrif icio
i ndi vi dual , per o no podemos ent r egar nuest r a mor ada a l os
malhechores. Eslógico quenuestratareaesencial seadeconf raternidad
y de paz, de amor y alivio a los que suf ren; claro que interpretamos
todo mal como desperdicio deenergía, y todo crimen como enfermedad
del alma; entretanto N uestr o H ogar es un patrimonio divino, que
necesitamos def ender con todas las energías del corazón. Quien no
sabe preservar no es digno de usuf ructuar. Preparemos pues, legiones
de trabajadores que operen esclareciendo y consolando, en la Tierra,
en el Umbral y en las Tinieblas, en misiones de amor f raternal; mas
precisamos organizar, en este Ministerio, antes de todo, una legión
especial de def ensa, que nos garantice las realizaciones espirituales,
en nuestras f ronteras vibratorias.
Continuó discurriendo así por largo tiempo, tomando medidas
de caráct er f undament al , t ej i endo consi deraci ones que j amás
conseguiríadescribir aquí. Ultimando loscomentarios, repitió lalectura
del versículo de Mateo, invocando de nuevo, las bendiciones de Jesús
y las energías de los oyentes, para que ninguno de nosotros recibiese
dádivas en vano.
Conmovido y deslumbrado, oí a los niños ent onar el himno
que l a M i ni st r a Vener anda t i t ul ar a “ L a Gr an Jer usal én” . El
Gobernador descendió de la t ribuna bajo vibraciones de int ensa
esperanza, ent onces comenzaron a sopl ar bri sas acari ci adoras
sobre los árboles, t rayendo desde lejos pét alos de rosas dif eren-
t es, en maravilloso azul, que se deshacían suavement e al t ocar
nuest ras f rent es, llenándonos el corazón de int enso júbilo.
214 N uestr o H ogar

En conversación
El M i ni st er i o de Regener aci ón cont i nuó l l eno de
expr esi ones f est i vas, aún después de haber se r et i r ado el
Gobernador a su círculo ínt imo.
Coment ábanse l os acont eci mi ent os. Cent enar es de
compañeros se of recían para los arduos t rabajos de la def ensa,
correspondiendo así a la llamada del gran jef e espirit ual.
Busqué a Tobías para consult arlo sobre la posibilidad de
mi aprovechamient o, pero el generoso her mano sonrió a causa
de mi ingenuidad y dijo:
–André, ust ed est á comenzando ahora una t area nueva.
N o se preci pi t e sol i ci t ando aument o de responsabi l i dades. El
Gobernador nos dijo que habrá ser vicio para t odos. N o se olvi-
de que nuest ras Cámaras de Rect if icación, const it uyen núcleos
de ser vicio act ivo día y noche. N o se af lija. Recuerde que t reint a
mil ser vidores van a ser convocados para la vigilancia per ma-
nent e. D e est e modo en la ret aguardia serán muy grandes los
claros que habrá de llenarse.
Comprendiendo mi desilusión, el bondadoso compañero,
con mejor humor agregó después de una ligera pausa:
–Cont ént ese con per t enecer a la escuela cont ra el miedo.
Tenga la seguridad de que eso le hará enor me bien.
215 N uestr o H ogar
En ese ínt erin recibí un gran abrazo de Lisias que int egraba,
en la f iest a, la diput ación del Minist erio de Auxilio.
Con el per miso de Tobías me ret iré en compañía de Lisias
para disf r ut ar de una conversación más ínt ima.
–¿Conoce ust ed –indagó él– al Minist ro Benevenut o, aquí
en Regeneración, el mismo que llegó ant enoche de Polonia?
–N o t engo ese placer.
–Vamos a su encuent ro –replicó Lisias envolviéndome en
vibraciones de int enso cariño f rat erno–. H ace mucho que t engo
la honra de t enerlo en el círculo de mis relaciones personales.
Pasados algunos moment os est ábamos en el gran recint o
verde, consagrado a los t rabajos de ese Minist ro de Regeneración,
que yo apenas conocía de vist a.
N umer osos gr upos de vi si t ant es i nt ercambi aban i deas
baj o l a copa de grandes árbol es. L i si as me conduj o al núcl eo
mayor, donde Benevenut o cambi aba i mpresi ones con vari os
ami gos, present ándome con gener osas pal abr as. El Mi ni st ro me
acogi ó, cor t és, admi t i éndome en l a r ueda con ext rema bondad.
La conversación cont inuó por r umbos nat urales, not ando
que se discut ía sobre la sit uación exist ent e en la esf era t errest re.
–Es muy dol or oso el cuadr o que vi mos –coment aba
Benevenut o en t ono grave–; habi t uados al ser vi ci o de paz en
Améri ca, ni nguno de nosot ros i magi naba l o que podía ser el
t r abaj o de socor ro espi ri t ual en l os campos de Pol oni a. Todo
obscuro, t odo di f íci l . Al l í, no se pueden esperar cl ari dades y f e
en l os agresores, t ampoco en l a mayoría de l as víct i mas, que se
ent regan t ot al ment e a pavorosas i mpresi ones. L os encar nados
no nos ayudan, apenas consumen nuest ras f uerzas. D esde el
comi enzo de mi Mi ni st eri o, nunca vi suf ri mi ent os col ect ivos
216 N uestr o H ogar
t an grandes.
–¿Y la comisión se demoró mucho por allá?–pregunt ó uno
de los compañeros con int erés.
–Todo el t iempo disponible –acot ó el Minist ro–. El jef e
de la expedición, nuest ro colega de Auxilio, juzgó convenient e
que per maneciéramos exclusivament e at enidos a la t area enco-
mendada, para adqui ri r i nf or maci ones y aprovechar mej or l a
experiencia. En ef ect o, las condiciones no podrían ser mejores.
Creo que nuest ra posición est á muy dist ant e de la ext raordinaria
capacidad de resist encia de los abnegados ser vidores espirit uales
que se encuent ran allí de ser vicio. Todas las t areas de asist encia
inmediat a f uncionan perf ect ament e, a despecho del aire asf ixi-
ant e, sat urado de vibraciones dest r uct oras. El campo de bat alla,
invisible a nuest ros her manos t er rest res, es un verdadero inf ier no
de indescript ibles proporciones. N unca como en la guer ra evi-
dencia el espíritu humano la condición de alma caída, presentando
caract eríst icas esencialment e diabólicas. Vi a hombres int eligen-
t es e inst r uidos localizar con minuciosa at ención, det er minados
sect ores de act ividad pacíf ica para lograr lo que llaman “ impac-
t os direct os” . Bombas de alt o poder explosivo dest r uyen edif icios
pacient ement e edif icados. A los f luidos venenosos de la met ralla,
se unen l as emanaci ones pest i l ent es del odi o que hacen casi
imposible cualquier t rabajo. Pero, lo que más nos cont rist ó f ue
la t rist e condición de los milit ares agresores, cuando alguno de
el l os abandonaba l a v est i dur a car nal compel i do por l as
circunst ancias. D ominados en su mayoría por f uerzas t enebro-
sas, huían de los Espírit us misioneros llamándolos a t odos “ f an-
t asmas de la cr uz” .
–¿Y no eran recogi dos para el j ust o escl areci mi ent o? –
inquirió alguien int er r umpiendo al nar rador.
Benevenut o esbozó un gest o signif icat ivo y respondió:
217 N uestr o H ogar
–Será siempre posible at ender a los locos pacíf icos, en el
hogar, ¿pero qué remedio podrá reser varse a locos f uriosos como
no sea el hospicio? Para t ales criat uras, no había ot ro recurso
que dejarlas en precipicios de t inieblas donde serán compelidos
a r eaj ust ar se mor al ment e, dando opor t uni dad a di gnos
pensamient os. Por t ant o, es razonable que las misiones de auxi-
lio recojan apenas a los predispuest os a recibir el socorro eleva-
do. Los espect áculos ent revist os f ueron ext remadament e dolo-
rosos por muchas razones.
Valiéndose de un ligero int er valo ot ro compañero opinó:
–Es casi i ncreíbl e que Europa, con t ant os pat ri moni os
cult urales, se haya lanzado a semejant e calamidad.
–Falt a de preparación religiosa, mis amigos –def inió el Mi-
nist ro con expresiva inf lexión de voz–, no bast a al hombre la
int eligencia esmerada, le es necesario iluminar raciocinios para
la vida et erna. Las iglesias son siempre sant as en sus f undamen-
t os y el sacer doci o ser á si empr e di v i no, cuando cui da
esencialment e de la Verdad de D ios; pero el sacerdocio polít ico
jamás at enderá la sed espirit ual de la civilización. Sin el soplo
divi no, l as per sonal i dades rel i gi osas podrán i nspi rar respet o y
admiración pero no la f e y la conf ianza.
–Pero ¿y el Espirit ismo? –pregunt ó abr upt ament e uno de
l os ci r cunst ant es–. ¿N o sur gi er on sus pr i mer as f l or aci ones
doct rinarias en América y Europa hace más de cincuent a años?
¿N o cont inúa ese movimient o nuevo al ser vicio de las verdades
et ernas?
Benevenut o sonrió, esbozó un gest o ext remadament e sig-
nif icat ivo y aclaró:
–El Espirit ismo es nuest ra gran esperanza y por t odos sus
títulos, es el Consolador de laHumanidad encarnada; pero nuestra
marcha es t odavía muy l ent a. Se t rat a de una dádi va subl i me
218 N uestr o H ogar
para la cual la mayoría de los hombres aún no posee “ ojos para
ver” . Un porcent aje aplast ant e de los nuevos aprendices se apro-
xima a esa f uent e divina para copiar ant iguos vicios religiosos.
Quieren recibir provechos pero no se disponen a dar cosa alguna
de sí mi smos. I nvocan l a ver dad, per o no se encami nan al
encuent ro de el l a. Mi ent ras muchos est udi osos reducen a l os
médiums a conejillos de indias, numerosos creyent es proceden a
la manera de cier t os enf er mos que, aunque curados, creen más
en la enf er medad que en la salud, y nunca ut ilizan sus propios
pies. En f in, se procura la mat erialización de los Espírit us para
obt ener un f enomeni smo pasaj er o, mi ent r as que nosot r os
vi vi mos en busca de hombres espi ri t ual i zados para el t rabaj o
seri o.
Est as palabras arrancaron expresiones de acept ación ge-
neral, agregando el Minist ro gravement e:
–N uest ros ser vicios son ast ronómicos. Pero, no olvidemos
que t odo hombre es semilla de la divinidad. Emprendamos la
ej ecuci ón de nuest ros deberes con esper anza y opt i mi smo, y
est emos siempre convencidos de que, si hacemos bien nuest ra
par t e, podemos per manecer en paz, porque el Señor hará el res-
t o.
219 N uestr o H ogar

L astinieblas
Enriqueciendo las alegrías de la reunión, Lisias me dio a
conocer nuevos val ores de su cul t ura y sensi bi l i dad. Tocando
con maest ría las cuerdas de la cít ara, nos hizo recordar viejas
canciones y melodías de la Tierra.
¡Era un día verdaderament e maravilloso! Se sucedían los
júbilos espirit uales como si est uviéramos en pleno paraíso.
Cuando me vi a solas con el bondadoso enf er mero de Au-
xilio, procuré t ransmit irle mis sublimes impresiones.
–N o le quepa duda –dijo sonriendo–, cuando nos reuni-
mos con aquel l os que amamos, ocur r e al go conf or t ador y
const r uct ivo en nuest ro f uero ínt imo. Es el aliment o del amor,
André. Cuando numerosas almas se congregan en el círculo de
t al o cual act ividad, sus pensamient os se ent relazan, f or mando
núcleos de f uerza viva, a t ravés de los cuales cada uno recibe su
porción de alegría o de suf rimient o, de la vibración general. Es
por esa razón que, en el planet a, el problema del ambient e es
siempre un f act or ponderable en el camino de cada hombre. Cada
cri at ura vi vi rá de aquel l o que cul t i va. Qui en se of rece di ari a-
ment e a l a t r i st eza, en el l a se mover á; qui en enal t ece l a
enf er medad, suf rirá los daños.
Obser vando mi ext rañeza, concluyó:
220 N uestr o H ogar
–En est o no hay mist erio alguno. Es ley de la vida, t ant o
en los esf uerzos del bien, como en los movimient os del mal. D e
las reuniones de f rat ernidad, de esperanza, de amor y de alegría,
saldremos con la f rat ernidad, la esperanza, el amor y la alegría
de t odos; pero de t oda asamblea de t endencias inf eriores, en las
que predominan el egoísmo, la vanidad o el crimen, saldremos
envenenados por las vibraciones de esos sent imient os.
–Ti ene razón –excl amé conmovi do–; en eso veo, i gual -
ment e, los principios que rigen la vida en los hogares humanos.
Cuando hay comprensión recíproca, vivimos en la ant ecámara
de la vent ura celest e, y si per manecemos en el desent endimient o
y la maldad, t endremos el inf ier no vivo.
Lisias t uvo una expresión de buen humor que conf ir mó
con una sonrisa.
Ent onces me acordé de i nt erpel arl o sobre al go que me
estaba tor turando la mente desde unas horas atrás. El Gobernador
cuando nos dirigió la palabra se había ref erido a los círculos de
la Tierra, del Umbral y de las Tinieblas; pero no había t enido yo
hast a ent onces, not icia alguna de est e últ imo plano. ¿N o sería
región t enebrosa el propio Umbral donde había vivido yo mismo
en densas sombras, durant e años consecut ivos? ¿N o veía en las
Cámar as a numer osos desequi l i br ados y enf er mos de t oda
especie, procedent es de la zona del Umbral? Recordando que
L i si as me había dado noci ones muy val i osas de mi pr opi a
sit uación al iniciar mi experiencia en N uest r o H ogar , le conf ié mis
ínt i mas dudas exponi éndol e l a per pl ej i dad en l a que me
encont raba.
Él esbozó una f isonomía bast ant e signif icat iva, y habló:
–L l amamos Ti ni ebl as a l as regi ones más i nf eri ores que
conocemos. Considere a las criat uras humanas como viajeras de
la vida. Algunos, muy pocos, siguen con resolución el objet ivo
esenci al de l a j or nada. Son l os Espír i t us muy nobl es, que
221 N uestr o H ogar
descubrieron la esencia divina en sí mismos, marchando hacia el
blanco sublime, sin vacilaciones. Pero, la mayoría se est aciona.
Tenemos ent onces mult it ud de almas que se demoran siglos y
si gl os, recapi t ul ando experi enci as. L os pri meros si guen l íneas
rect as. Los segundos caminan describiendo grandes cur vas. En
ese movi mi ent o, r epi t i endo mar chas y r ehaci endo vi ej os
esf uerzos, quedan a merced de innumerables vicisit udes. Así es
como muchos acost umbran a perderse en plena f lorest a de la
vi da, pert urbados en el l aberi nt o que t razan para sus propi os
pies. Se clasif ican así a millones de seres que deambulan por el
U mbr al . O t r os, pr ef i r i endo cami nar a obscur as, por l a
preocupación egoíst a que los absorbe, suelen caer en precipicios
estacionándose en el f ondo del abismo por tiempo indeter minado.
¿Comprendió?
Las explicaciones no podían ser más claras.
Sensibilizado por la ext ensión del asunt o y su complejidad,
ponderé:
–D e t odas maner as, ¿qué me di ce de esas caídas? ¿Se
verif ican solament e en la Tierra? ¿Solament e los encarnados son
suscept ibles de esa precipit ación en el despeñadero?
Lisias pensó un minut o y respondió:
–Su obser vación es opor tuna. En cualquier lugar el Espíritu
puede precipit arse en los abismos del mal; pero hay que dest acar
que en las esf eras superiores las def ensas son más f uert es, por lo
que, consecuent ement e, es mayor la int ensidad de culpa en la
f al t a comet i da.
–Ent r e t ant o –obj et é–, l a caída si empr e me par eci ó
imposible en las regiones ext rañas al cuerpo t errenal. El ambien-
t e divino, el conocimient o de la verdad, el auxilio superior, se
me f iguraban ant ídot os inf alibles al veneno de la vanidad y de la
t ent aci ón.
222 N uestr o H ogar
El compañero sonrió y esclareció:
–El problema de la tentación es más complejo. Los paisajes
del pl anet a t er r est r e, est án l l enos de ambi ent e di vi no, del
conocimiento de la verdad y del auxilio superior. N o son pocos
l os que compar t en al l í bat al l as dest r uct or as ent r e ár bol es
acogedores y campos primaverales; muchos cometen homicidios
a l a l uz de l a l una, i nsensi bl es a l a prof unda sugest i ón de l as
estrellas; otros explotan a los más débiles, desoyendo revelaciones
de la verdad superior. En la Tier ra, no f altan paisajes y expresiones
esencialmente divinos.
Las palabras del enf er mero penetraban prof undamente en
mi Espíritu. En verdad los guer reros pref ieren la destr ucción en la
primavera o el estío, cuando la N aturaleza extiende por la tierra y
el f ir mamento maravillas de color, perf ume y luz; los robos y los
homicidios son practicados pref erentemente por la noche, cuando
la Luna y las estrellas hinchen el planeta de divina poesía. La mayor
parte de los verdugos de la Humanidad, se constituye de hombres
eminentemente cultos, que desprecian la inspiración divina. Re-
novando mi concepción ref erente a la caída espiritual, agregué:
–D e t odas maneras, Lisias, ¿podrá dar me ust ed una idea
de la localización de esa zona de Tinieblas? Si el Umbral est á
vinculado a la ment e humana ¿dónde quedará semejant e lugar
de suf rimient o y pavor?
–H ay esf eras de la vida en t odas part es –dijo él solícit o–.
El vacío siempre ha de ser una mera imagen literaria. Por doquiera
hay energías vivient es y cada especie de seres f unciona en det er-
minada zona de la vida.
D espués de pequeño int er valo, en que me pareció medit ar
prof undament e, cont inuó:
–N at uralment e, como nos sucedió a nosot ros, ust ed sit uó
como regi ón de exi st enci a más al l á de l a muer t e del cuer po,
223 N uestr o H ogar
sol ament e a círcul os que van de l a superf i ci e del gl obo haci a
arriba, olvidando su bajo nivel. N o obst ant e, la vida palpit a en
la prof undidad de los mares y en el interior de la tierra. Además,
t al como sucede con los cuerpos mat eriales, hay principios de
gravitación para los Espíritus. La Tierra no es solamente el campo
que podemos heri r o menospreci ar a nuest ro pl acer. Es una
organización viva, poseedora de ciertas leyes que nos esclavizarán
o nos l i ber arán, según nuest r as obr as. Es cl ar o que el al ma
aplast ada por sus propias culpas no podrá subir a la superf icie
del lago maravilloso de la vida. Resumiendo, debo recordar que
las aves libres ascienden a las alt uras; las que se embarazan en el
lodazal, se sient en impedidas para el vuelo, y las que se prenden
a un peso considerable, son simples esclavas de lo desconocido.
¿Comprende?
Lisias no precisaba hacer me est a pregunt a. Pues, de pron-
t o evalué el cuadro inmenso de luchas purif icadoras, diseñándose
ant e mis ojos espirit uales, en las zonas más bajas de la exist encia.
Como al gui en que necesi t a medi t ar bast ant e ant es de
expresarse, el compañero pensó y concluyó:
–Tal como nos sucede a nosotros, que traemos en nuestro
ínt i mo l o superi or y l o i nf eri or, t ambi én el pl anet a t rae en sí
expresiones altas y bajas, con las que corrige al culpable y da paso
al triunf ador para la vida eterna. Usted sabe, como médico huma-
no, que hay elementos en el cerebro del hombre que presiden su
sentido de dirección. Pero, hoy reconoce que esos elementos no
son propiamente f ísicos y sí espirituales en su esencia. Quien esti-
me vivir exclusivamente en las sombras, embotará su sentido di-
vino de dirección. Por tanto, no está demás que se precipite en las
Tinieblas, porque el abismo atrae al abismo, y cada uno de nosotros
llegará al sitio hacia el cual está dirigiendo sus propios pasos.
224 N uestr o H ogar

En el campo dela música
Por la t arde Lisias me invit ó para que lo acompañara al
Campo de la Música.
–¡Es necesar i o di st r aerse un poco, Andr é! –di j o gent i l -
ment e.
Vi éndome i ndeci so agregó:
–H ablaré a Tobías. La propia N arcisa consagró el día de
hoy al descanso. ¡Vamos!
Pero yo obser vaba en mí mi smo un si ngul ar f enómeno.
N o obst ant e l a escasez de mi s días de ser vi ci o, ya dedi caba
gran amor a aquel l as Cámaras. L as vi si t as di ari as del Mi ni st ro
Genesi o, l a compañía de N arci sa, l a i nspi raci ón de Tobías, y l a
camaradería de l os compañeros, t odo eso me habl aba part i cu-
l ar ment e al Espíri t u. N arci sa, Sal ust i o y yo aprovechábamos
t odos l os moment os de hol gura para mej orar el i nt eri or, aquí y
al l í, suavi zando l a si t uaci ón de l os enf er mos, que est i mábamos
de t odo corazón como si f uesen nuest ros hi j os. Consi der ando
l a nueva posi ci ón en que me encont r aba me acerqué a Tobías,
a qui én el enf er mero de Auxi l i o di ri gi ó l a pal abra con respet uosa
i nt i mi dad. A l r eci bi r l a sol i ci t ud, mi i ni ci ador en el t r abaj o
consi nt i ó sat i sf echo:
–¡Ópt imo programa! André necesit a conocer el Campo de
225 N uestr o H ogar
la Música. Y, abrazándome añadió:
–N o l o dude. ¡Aproveche! Vuel va por l a noche, cuando
l o desee. Todos nuest r os ser vi ci os est án conveni ent ement e
at endi dos.
A compañé a L i si as r econoci dament e. A l canzando su
resi denci a en el Mi ni st eri o de Auxi l i o, t uve l a sat i sf acci ón de
volver a ver a la señora Laura e inf or mar me sobre el regreso de
la abnegada madre de Eloísa, que debería regresar del planet a,
en l a próxi ma semana. La casa est aba l l ena de al egría. H abía
más belleza en el int erior domést ico, nuevas disposiciones en el
j ardín.
D espidiéndonos, la dueña de la casa me abrazó y habló
con el mejor buen humor:
–Ent onces, de ahor a en adel ant e, l a ci udad t endr á un
f recuent ador más en el Campo de la Música. ¡Tenga mucho cui-
dado con el corazón!… En cuant o a mí me quedaré hoy en casa.
Me vengaré de ust edes ¡muy pront o! ¡N o demoraré en buscar el
aliment o de mi alma en la Tierra!…
En medio de general alegría ganamos la vía pública. Las
jóvenes se hacían acompañar de Polidoro y de Est acio, con los
cual es habl aban ani madament e. L i si as, a mi l ado, t an pront o
como descendimos del aerobús en una de las plazas del Ministerio
de Elevación, me dijo cariñosament e:
–Al f in va a conocer a mi novia, a quien he hablado muchas
veces de ust ed.
–Es cur i oso –obser vé i nt r i gado– encont r ar novi azgos
t ambién aquí…
–¿Cómo no? El amor sublime ¿vive en el cuerpo o en el
alma et er na? Allá, en el círculo t er rest re, querido mío, el amor es
226 N uestr o H ogar
una especi e de oro ocul t o ent re l as pi edr as br ut as. Tant o l o
mezclan los hombres con las necesidades, los deseos y est ados
inf eriores, que raramente se dif erencia la ganga del precioso metal.
L a obser vaci ón er a l ógi ca. Reconoci endo el ef ect o
benef icioso de la explicación, prosiguió:
–El noviazgo es mucho más bello en la espirit ualidad. N o
exist en velos de ilusión obscureciéndonos la vist a. Somos lo
que somos. Lascinia y yo hemos f racasado muchas veces en las
experiencias mat eriales. D ebo conf esar que casi t odos los desas-
t res del pasado t uvi eron ori gen en mi i mprevi si ón y f al t a de
aut odomi ni o. L a l i ber t ad que l as l eyes soci al es conf i er en al
hombre en el planet a, es decir, al sexo masculino, aún no f ue
debidament e comprendida por nosot ros. Muy raras veces alguno
de nosot ros la ut iliza en el mundo en ser vicio de espirit ualización.
Casi siempre la convert imos en deslizamient o hacia la animalidad.
Las mujeres, por el cont rario, han t enido hast a ahora disciplinas
rigurosas a su f avor. En la exist encia pasajera, nos suf ren la t iranía
y sopor t an el peso de nuest ras imposiciones; pero, aquí verif ica-
mos el reajust e de los valores. Sólo es verdaderamente libre el
que aprende a obedecer. Parece paradójico, pero es la expresión
de la verdad.
Con t odo –indagué– ¿t iene ust ed nuevos planes para los
círculos carnales?
–N o puede ser de ot r o modo –expl i có él pr esur oso–;
necesit o enriquecer el pat rimonio de experiencias y además mis
deudas para con el planet a son t odavía enor mes. Lascinia y yo
f undaremos aquí, dent ro de poco, nuest ra casi t a de f el i ci dad,
creyendo que volveremos a la Tier ra de aquí a unos t reint a años.
H abíamos alcanzado las cercanías del Campo de la Músi-
ca. Luces de indescript ible belleza bañaban el ext enso parque,
donde se ost ent aban encant ami ent os de verdadero cuent o de
227 N uestr o H ogar
hadas. Fuent es luminosas t razaban cuadros sor prendent es: era
un espect áculo absolut ament e nuevo para mí.
Ant es de que pudiese manif est ar mi prof unda admiración,
Lisias me recomendó con el mejor buen humor:
–Lascinia se hace acompañar siempre de dos her manas, a
las cuales espero que rinda ust ed honras de caballero.
–Pero Lisias… –respondí con ret icencia, considerando mi
ant igua posición conyugal– ust ed debe comprender que est oy
unido a Celia…
El enf er mero amigo echó a reír, agregando:
–¡Era lo que f alt aba! N adie quiere herir sus sent imient os
de f idelidad. Por ot ra par t e no creo que la unión mat rimonial
obligue a hacer olvidar la vida social. ¿N o sabe ser her mano de
al gui en?
Me reí desconcert ado y nada pude replicar.
En ese moment o alcanzábamos la línea de ent rada donde
Lisias pagó gent ilment e el ingreso.
N ot é, allí mismo, gran número de paseant es, en t or no de
un pequeño t emplet e donde un cuerpo orquest al de reducido
número ejecut aba música ligera. Caminos marginados de f lores
aparecían a nuest ro f rent e, dando acceso al int erior del parque
en var i as di r ecci ones. O bser vando mi admi r aci ón por l as
canciones que oían, el compañero explicó:
–E n l as ext r emi dades del Campo t enemos ci er t as
manif est aciones que at ienden al gust o personal de cada gr upo,
de los que t odavía no pueden comprender el art e sublime; pero
en el cent ro, t enemos la música universal y divina, el ar t e sant i-
f icado por excelencia.
En ef ect o, después de at ravesar risueñas alamedas donde
228 N uestr o H ogar
cada f l or parecía poseer su rei nado part i cul ar, comencé a oír
maravi l l osa ar monía que domi naba el ci el o. En l a Ti er ra hay
pequeños gr upos para el cul t o de l a músi ca f i na y mul t i t udes
para la música regional. Pero, allí se verif icaba lo cont rario. El
centro del campo estaba repleto. Yo había presenciado numerosos
conglomerados de gent e en la colonia; me había ext asiado ant e
la reunión que nuestro Ministerio consagrara al Gobernador, pero
lo que veía ahora excedía a t odo lo que me deslumbrara hast a
ent onces.
Lo más sobresalient e de N uest r o H ogar se había dado cit a
allí en magníf ica f or ma.
N o er a l uj o ni exceso de nat ur al eza al guna l o que
proporci onaba t ant o bri l l o a aquel cuadro maravi l l oso. Era l a
expresión nat ural de t odo, la sencillez conf undida con la belleza,
el art e puro y la vida sin ar t if icios. El element o f emenino aparecía
en aquel pai saj e r evel ando ext r emado gust o i ndi vi dual , si n
exageraci ón de adornos y si n t rai ci onar l a si mpl i ci dad di vi na.
Grandes árboles, dif erent es de los que se conocen en la Tierra,
guar necían bellos recint os iluminados y acogedores.
N o er an sol ament e l as par ej as af ect uosas l as que se
hallaban en los f loridos caminos; gr upos de señoras y caballeros
se ent r et enían además en conver saci ón ani mada, val i osa y
const r uct iva. N o obst ant e sent ir me sincerament e humillado por
mi i nsi gni f i canci a ant e aquel l a agl omer aci ón sel ect ísi ma,
experiment aba el mensaje silencioso de simpat ía en la mirada de
cuant os encont raba. Oía f rases suelt as con relación a los círcu-
los carnales, pero en ninguna conversación not é el más ligero
vest igio de malicia o de censura a los hombres. Se discut ía sobre
el amor , l a cul t ur a i nt el ect ual , l a i nvest i gaci ón ci ent íf i ca, l a
f ilosof ía edif icant e, pero t odos los coment arios t endían a la es-
f era el evada del mut uo auxi l i o, si n ni ngún roce de opi ni ones.
229 N uestr o H ogar
Obser vé que al l í el más sabi o rest ri ngía l as vi braci ones de su
poder int elect ual, al paso que los menos inst r uidos elevaban, en
lo posible, la capacidad de comprensión para absorber las dádi-
vas del conoci mi ent o superi or. En numerosas conversaci ones
recogía ref erencias a Jesús y al Evangelio, pero lo que más me
i mpr esi onaba er a l a not a de al egr ía r ei nant e en t odas l as
conversaciones. N adie recordaba al Maest ro con las vibraciones
negat ivas de la t rist eza inút il o del injust if icable desalient o. Jesús
er a r ecor dado por t odos como supr emo or i ent ador de l as
or gani zaci ones t er r est r es, v i si bl e e i nv i si bl es, l l eno de
comprensión y bondad, pero t ambién conscient e de la energía y
la vigilancia necesarias para la preser vación del orden y la just icia.
Aquella sociedad opt imist a me encant aba. Ant e mis ojos
t enía concret izadas las esperanzas de gran número de pensado-
res verdaderament e not ables de la Tierra.
Grandement e maravillado por la sublime música oí decir a
L i si as:
–N uest ros ori ent adores en ar monía absorben rayos de
inspiración en planos más alt os, los grandes composit ores t er-
rest res son, a veces, t raídos a esf eras como l a nuest ra donde
reci ben al gunas expresi ones mel ódi cas para t ransmi t i rl as, a su
vez a los oídos humanos, adornando los t emas recibidos con el
genio que poseen. El Universo, André, est á lleno de belleza y
sublimidad. La ant orcha resplandecient e y et erna de la vida, pro-
cede originalment e de D ios.
Sin embargo, el enf er mero de Auxilio no pudo cont inuar,
pues f uimos enf rent ados por un gracioso gr upo. Lascinia y las
her manas habían llegado y era preciso at ender a los imperat ivos
de la conf rat ernidad.
230 N uestr o H ogar

Sacrificiodemujer
Pasé un año en t rabajos const r uct ivos con inmensa alegría
para mí. Aprendí a ser út i l encont rando pl acer en el ser vi ci o,
experiment ando crecient e júbilo y conf ianza.
H ast a ent onces no había regresado al hogar t errest re a pe-
sar del inmenso deseo que me horadaba el corazón. Algunas veces
int ent aba pedir concesiones sobre ese part icular, pero algo me
lo impedía. ¿N o había recibido el auxilio adecuado? ¿N o cont aba
allí con el cariño y el aprecio de t odos los compañeros? Por t an-
t o, reconocía que si hubiera provecho en ello, desde hacía t iempo
habr í a si do encami nado al v i ej o ambi ent e domést i co.
Correspondía, pues, aguardar la palabra de orden. Además de
t odo eso, no obst ant e desar rollar act ividades en Regeneración,
el Mi ni st ro Cl arenci o cont i nuaba responsabi l i zándose por mi
per manencia en la colonia. La señora Laura y el propio Tobías
no se cansaban de recordar me est e hecho. En muchas ocasiones
me había encont rado con el generoso Minist ro de Auxilio y a
pesar de ello siempre se mant enía silencioso sobre el asunt o. Por
ot ra par t e, Clarencio nunca modif icaba su act it ud reser vada en
el desempeño de las obligaciones concernient es a su aut oridad.
Tan sólo por N avidad, cuando me encont raba en los f est ejos de
Elevación, t ocó levement e el asunt o, adivinándome la nost algia
231 N uestr o H ogar
de la esposa y de los hijit os. Coment ara las alegrías de la noche
y aseveraba no est ar lejano el día en que me acompañaría al nido
f amiliar. Agradecí, conmovido, esperando, lleno de buen ánimo.
Mient ras t ant o alcanzábamos el mes de sept iembre de 1940 sin
ver realizados mis deseos.
N o obst ant e me conf ort aba l a cert eza de haber l l enado
con ser vicio út il t odo mi t iempo en las Cámaras de Rect if icación.
N o descansara. N uest ras t areas proseguían siempre sin solución
de cont inuidad.
H abit uárame a cuidar de los enf er mos y a int erpret ar sus
pensamient os. N o perdía de vist a a la pobre Elisa, encaminándola
de manera indirect a hacia mejores t ent at ivas.
Pero a medida que consolidaba mi equilibrio emocional,
se me int ensif icaba la ansiedad de volver a ver a los míos.
La nost algia dolía mucho. En compensación, de t iempo
en t iempo era visit ado por mi madre, que nunca me abandonó a
mi propia suer t e, a pesar de per manecer en círculos más eleva-
dos.
L a úl t i ma v ez que nos v i mos, me di j o que quer ía
not if icar me nuevos proyect os. Aquella act it ud mat er nal de sua-
ve conf or mi dad, en l os suf ri mi ent os moral es que l e herían el
al ma sensi bl e, me conmovía pr of undament e. ¿Qué nuevas
resoluciones habría t omado? I nt rigado esperé su visit a ansioso
de conocer sus planes.
En ef ect o, en los primeros días de sept iembre de 1940 mi
madre vino a las Cámaras, y después de las salut aciones cariñosas
me comuni có su pr opósi t o de vol ver a l a Ti er r a. Con t ono
af ect uoso, me explicó el proyect o. Pero sor prendido y discor-
dando de semejant e decisión, prot est é:
–N o concuer do. ¿Vol ver ust ed a l a car ne? ¿Por qué?
232 N uestr o H ogar
¿I nt er nar se de nuevo en ese cami no obscur o, si n necesi dad
i nmedi at a?
Mostrando noble expresión de serenidad mi madre ponderó:
–¿N o consideras la angust iosa condición en la que se halla
t u padre, hijo mío?H ace muchos años que t rabajo para levant arlo
y mis esf uerzos han sido est ériles. Laer t e es hoy un escépt ico de
corazón envenenado. N o podría persist ir en semejant e sit uación,
so pena de sumergirse en abismos más prof undos. ¿Qué hacer,
André? ¿Tendrías valor para verlo en t al sit uación, eludiendo el
socorro just o?
–N o –respondí emocionado–; trabajaría por auxiliarlo; pero
ust ed podrá ayudarlo desde aquí.
–N o lo dudo. Pero los Espíritus que aman, verdaderamente,
no se limit an a ext ender las manos de lejos. ¿D e qué nos valdría
t oda la riqueza mat erial, si no pudiéramos ext enderla a los seres
que amamos? ¿Acaso podríamos residir en un palacio relegando
a los hijit os a la int emperie? N o puedo per manecer a dist ancia.
Ya que podré cont ar cont igo desde aquí, de ahora en adelant e
me reuniré con Luisa a f in de auxiliar a t u padre a reencont rar el
camino verdadero.
Pensé, pensé, y redargüí:
–N o obst ant e, insist iría con ust ed. ¿N o habría medios de
evit ar esa cont ingencia?
–N o. N o sería posibl e. Est udié detenidamente el asunto.
Mis superiores jerárquicos estuvieron unánimes en el consejo. N o
puedo traer lo inf erior a lo superior, pero puedo hacer lo contrario.
¿Quémequedapues, sino eso?N o debo dudar ni un minuto. Tengo
en ti el amparo del f uturo. N o te resistas, hijo mío, y auxilia a tu
madre cuando puedas transitar entre las esf eras que nos separan
de la superf icie ter restre. Mientras tanto vigila a tus her manas que
233 N uestr o H ogar
tal vez se encuentran aún en las sombras del Umbral en activo
trabajo purgatorio. Volveré nuevamente al mundo, dentro de pocos
días, donde me encontraré con Laerte para la realización de los
ser vicios que el Padre nos conf iara.
–Pero –indagué– ¿cómo se encontrará él con usted? ¿En
Espíri t u?
–N o –dijo mi madre con signif icativaexpresión f isonómica–
. Con la colaboración de algunos amigos lo situé en la Tierra la
semana pasada, preparando su reencarnación inmediata, sin que
él identif icase nuestro auxilio directo. Quiso huir de las mujeres
que todavía lo subyugan, tal vez con razón, y aprovechamos esa
disposición para someterlo a la nueva situación carnal.
–Pero ¿es eso posible? ¿Y la libertad individual?
Mi madre sonrió, algo triste, y respondió:
–Hay reencarnaciones que tienen carácter drástico. Aunque
el enf er mo no se sienta valeroso, hay amigos que lo ayudan a to-
mar el remedio santo, aunque sea muy amargo. Con relación a la
libertad ilimitada, el alma puede invocar ese derecho solamente
cuando comprenda el deber y l o pr act i que. Por l o demás, es
indispensable reconocer que el deudor es esclavo del compromiso
asumido. D ios creó el libre albedrío y nosotros creamos laf atalidad.
Por tanto, es necesario quebrantar las cadenas que hemos f undido
para nosotros mismos.
Mientras me perdía en graves pensamientos, continuó ella,
volviendo a anteriores obser vaciones.
–Las inf elices her manas que lo persiguen no lo abandonan,
y si no f uese por la Protección D ivina, por inter medio de nuestros
guardianes espirituales, tal vez lo sustrajeran a la oportunidad de
la nueva reencarnación.
–¡D ios mío! –exclamé–. ¿Será posible? ¿H ast a ese punt o
234 N uestr o H ogar
est amos a merced del mal? ¿Somos simples juguet es en las ma-
nos de los enemigos?
–Esas interrogaciones, hijo mío –esclareció mi madre con
mucha calma–, deben estar en nuestros corazones y en nuestros
labios, antes de contraer cualquier débito, y antes de transf ormar en
adversario para el camino a nuest ros her manos. N o adquieras
préstamos de la maldad…
–¿Qué será de esas mujeres inf elices? –indagué.
Mi madre sonrió y respondió:
–Serán mis hijas, de aquí a algunos años. Es necesario que no
olvides que iré al mundo en auxilio de tu padre. Nadie ayuda ef ici-
entemente intensif icando f uerzas contrarias, del mismo modo que
no se puede apagar en la Tier ra un incendio con petróleo. ¡Es
indispensable amar, André! Los que no creen pierden el r umbo
verdadero, peregrinando por el desierto; los que yerran, se desvían
del camino real sumergiéndose en el pantano. Tu padre es hoy un
escéptico, y esas pobres her manas soportan pesados f ardos en el
lodo de la ignorancia y de la ilusión. En un f uturo no lejano, los
colocaré a todos ellos en mi regazo materno, realizando mi nueva
experiencia.
Con los ojos brillantes y húmedos, como si se hallara contem-
plando horizontes del porvenir, concluyó:
–Y más tarde… ¿quién sabe?, tal vez regrese a N uestro H ogar
rodeada de otros af ectos sacrosantos, para obtener una gran f iesta
de alegría, amor y unión…
Comprendiendo su espíritu de renuncia, me arrodillé y besé
sus manos.
D esde aquella hora no sólo era mi madre. Era mucho más
que eso. Era la mensajera del Amparo, que sabía conver t ir ver-
dugos en hijos de su corazón, para que ellos volvieran a t omar el
camino de los hijos de D ios.
235 N uestr o H ogar

El retorno deL aura
N o sólo mi madre se preparaba para regresar a los círculos
t er rest res. También la señora Laura se encont raba en vísperas
del gran acont ecimient o. Avisado por algunos compañeros, me
adherí a l a demost raci ón de si mpat ía y apreci o que di versos
f uncionarios, especialment e de Auxilio y de Regeneración, iban
a rendi r a l a nobl e mat rona, con mot i vo de su ret orno a l as
experi enci as humanas. Se real i zó el af ect uoso homenaj e en l a
noche en que el D epar t ament o de Cuent as l e ent r egó l a
not if icación del t iempo global de su ser vicio en la colonia.
N o es posi bl e t raduci r a t ravés de pal abras comunes el
signif icado espirit ual de aquella f iest a ínt ima.
La encant adora residencia est aba poblada de melodías y
de luces. Las f lores parecían más bellas.
N umer osas f ami l i as f uer on a sal udar a l a compañer a,
pr óxi ma a r egr esar. L os vi si t ant es, en su mayor ía, l a sal udar an
con car i ño ausent ándose si n más demor a; en t ant o, l os ami -
gos más ínt i mos per manecían al l í, di spuest os a quedar se has-
t a l a madr ugada. T uve en t o n ces o casi ó n de escuch ar
obser vaci ones cur i osas y sabi as.
La señora Laura me pareció más circunspect a y más grave.
Se le not aba el esf uerzo que hacía para acompañar la corrient e
236 N uestr o H ogar
de opt imismo general. La sala de recibo est aba llena, y la madre
de Lisias explicaba al represent ant e del D epart ament o:
–Creo que no me demoraré más de dos días. Ya t er minaron
l as apl i caci ones del Ser v i ci o de Pr epar aci ón y de
Escl areci mi ent o…
Y con una mirada algo t rist e concluía:
–Como puede ver, est oy list a.
El i nt erl ocut or, con expresi ón de si ncera f rat erni dad y
est i mul ándol a, agregó:
–Espero que se encuent re animada para la lucha. Es una
gloria ir al mundo en sus condiciones. Millares y millares de ho-
ras de ser vicio cuent an a su f avor ant e la comunidad de más de
un millón de compañeros. Además, sus hijit os han de const it uir
un bello est ímulo en la ret aguardia.
–Todo eso me reconf or t a –exclamó la dueña de la casa sin
disf razar la preocupación ínt ima–, pero debemos comprender
que l a r eencar naci ón es si empr e una t ent at i va de magna
import ancia. Reconozco que mi esposo me precedió en el enor-
me esf uerzo, y que los amados hijos serán mis amigos de t odo
moment o. Con t odo…
–¡Vamos, no se dej e l l evar por conj et uras! –i nt er vi no el
Minist ro Genesio–. N ecesit amos conf iar en la Prot ección D ivi-
na y en nosot ros mi smos. El manant i al de l a Provi denci a es
inagot able. Es necesario romper los lent es obscuros que present a
el paisaje f ísico como amargo exilio. N o piense en posibilidades
de f racaso; ment alice, sí, las probabilidades de éxit o. Además, es
just o que conf íe algo en nosot ros, sus amigos, que no est aremos
t an lejos en lo concernient e a la “ dist ancia vibrat oria” . Piense en
la alegría de auxiliar a ant iguos af ect os; pondere en la inmensa
gloria de ser út il.
237 N uestr o H ogar
La señora Laura sonrió, pareciendo más valerosa y aseveró:
–H e sol i ci t ado el socor r o espi r i t ual de t odos l os
compañeros con el f in de mant ener me vigilant e en las lecciones
aquí recibidas. Bien sé que la Tier ra est á llena de grandeza divi-
na. Bast a recordar que nuest ro Sol es el mismo que aliment a a
los hombres; no obst ant e, mi querido Minist ro, sient o recelo en
vist a del t emporal olvido en el que nos precipit amos. Me sient o
como una enf er ma que se curó de numerosas heri das… En
verdad, las úlceras no me molest an, pero conser vo las cicat rices.
Bast aría un leve rasguño para que la enf er medad volviera…
El Minist ro esbozó un gest o como quien comprende el
sent ido de la alegación y adujo:
–N o ignoro lo que represent an las sombras del campo in-
f erior, pero es indispensable t ener valor y caminar hacia delant e.
La ayudaremos a t rabajar mucho más en el bien de los demás
que en lasatisf acción de sí misma. El gran peligro, ahoray siempre,
es la per manencia en las t ent aciones del egoísmo.
–Aquí –volvió a decir la int erlocut ora sensat ament e– con-
t amos con las vibraciones espirit uales de la mayoría de los habi-
t ant es, educados, casi t odos en las luces del Evangelio Reden-
t or; y aunque l as vi ej as debi l i dades suban a t ono de nuest ros
pensamient os, encont ramos def ensa nat ural en el propio ambi-
ent e. Pero en la Tierra, nuest ra buena int ención es como si f uera
oscilant e luz en un mar inmenso de f uerzas agresivas.
–N o diga eso –int er r umpió el generoso Minist ro–, no dé
t amaña i mpor t anci a a l as i nf l uenci as de l as zonas i nf eri ores.
Sería ar mar al enemigo para que nos t ort urase. El campo de las
i deas es i gual ment e campo de l ucha. D e hecho, t oda l uz que
encendamos en la Tierra, allá quedará para siempre, porque el
vendaval de las pasiones humanas jamás apagará una sola de las
luces de D ios.
Parecía que la señora lo veía t odo más claro, en vist a de
238 N uestr o H ogar
los concept os oídos; cambió radicalment e de act it ud ment al y,
cobrando nuevo alient o, dijo:
–Est oy convenci da de que su vi si t a f ue pr ovi denci al .
N ecesi t é l evant ar ener gías. M e f al t aba esa exhor t aci ón. Es
verdad: nuest ra zona ment al es un campo de incesant e bat alla.
Es necesario aniquilar el mal y las t inieblas dent ro de nosot ros
mismos; sorprenderlos en el reduct o en que se recogen, sin darles
la impor t ancia que exigen. Sí ahora comprendo.
Genesio sonrió sat isf echo y agregó:
–D ent ro de nuest ro mundo individual, cada idea es como
si f uer a una ent i dad apar t e… Es necesar i o pensar en eso.
N ut riendo los element os del bien, ellos progresarán para f elicidad
nuest ra; const it uirán nuest ros ejércit os de def ensa; en cambio,
aliment ar cualquier element o del mal es const r uir segura base
para nuest ros enemigos y verdugos.
A esa alt ura, el f uncionario del D epart ament o de Cuent as
obser vó:
–N o podemos olvidar que Laura vuelve a la Tierra con
ext raordinarios crédit os espirit uales. Aun hoy el Gabinet e de la
Gober nación ent regó una not a al Minist erio de Auxilio, reco-
mendando a l os operadores t écni cos de l a Reencarnaci ón, el
máximo cuidado en el t rat o con los ascendient es biológicos que
van a ent rar en f unción para const it uir el nuevo organismo de
nuest ra her mana.
–¡Ah, es verdad! –dijo ella–, pedí esa providencia para que
no me encuent re demasiado sujet a a la ley de herencia. H e t enido
gran preocupación con relación a la sangre.
–Considere –dijo el int erlocut or solícit o– que sus mérit os
en N uest r o H ogar son muy gr andes, t oda vez que el pr opi o
Gobernador det er minó semejant es medidas.
–N o se preocupe, pues, amiga mía –exclamó el Minist ro
239 N uestr o H ogar
Genesio, sonrient e–, t endrá a su lado a innumerables her manos
y compañeros colaborando en su bienest ar.
–¡Gracias a D ios! –dijo la señora Laura, conf ort ada– me
f alt aba oírlo, me f alt aba oírlo…
Lisias y las her manas, a las cuales se unía ahora la simpá-
t ica y generosa Teresa, manif est aron sincera alegría.
–Mi madre necesitaba olvidar las preocupaciones –comentó
el abnegado enf er mero de Auxilio–; a f in de cuent as, no est are-
mos aquí dur miendo.
–Ti enes razón –aduj o l a dueña de l a casa–; cul t i varé l a
esperanza, conf iaré en el Señor y en t odos ust edes.
Ensegui da, l os coment ar i os vol vi er on al pl ano de l a
conf ianza y del opt imismo. N adie coment ó el ret or no a la Tier ra,
sino como bendit a oport unidad de recapit ular y aprender, para
el bien.
Al despedir me en alt as horas de la noche, la señora Laura
me dijo en t ono mat ernal:
–Mañana por l a noche, André, espero verl o de nuevo.
Tendr emos una pequeña r euni ón ínt i ma. E l M i ni st r o de
Comunicaciones me promet ió la visit a de mi esposo. Aunque se
encuent ra en los lazos f ísicos, Ricardo será t raído hast a aquí con
el auxilio f rat er nal de nuest ros compañeros. Además, mañana he
de despedir me. N o f alt e.
Agradecí conmovido, esf orzándome por ocult ar las lágri-
mas premat uras de l a nost al gi a, que ya me despunt aba en el
corazón.
240 N uestr o H ogar

Culto familiar
Tal vez a los pract icant es del Espirit ismo no les f uese t an
sorprendent e la reunión a la que comparecí, en casa de Lisias.
Pero a mis ojos, el cuadro era inédit o e int eresant e.
En la espaciosa sala de est ar, se reunía la pequeña asamblea
de poco más de t reint a personas. La disposición de los muebles
era de las más sencillas. Conf or t ables polt ronas se alineaban, de
doce en doce, f rent e al est rado donde el Mi ni st ro Cl arenci o
asumiera la posición de direct or, rodeándose de la señora Laura
y de los hijos. A dist ancia de unos cuatro met ros, se hallaba un
gran globo crist alino, de dos met ros aproximados, envuelt o, en
la part e inf erior, en ext ensa serie de hilos que se conect aban a un
pequeño aparat o, idént ico a nuest ros alt oparlant es.
N umerosas indagaciones me danzaban por el cerebro.
En l a ext ensa sal a, cada cual t omara l ugar adecuado, mas
obser vara conversaci ones f rat er nal es en t odos l os gr upos.
H al l ándome al l ado de N i col ás, ant i guo ser vi dor del
Ministerio de Auxilio e íntimo de la f amilia de Lisias, osé preguntar
algo. El compañero no se hizo de rogar y esclareció:
–E st amos l i st os; per o, aguar damos l a or den de
Comunicaciones. N uest ro her mano Ricardo est á en la f ase de la
inf ancia t errest re y no le será dif ícil desprenderse de los lazos
f ísicos más f uer t es, por algunos minut os.
241 N uestr o H ogar
–¿Pero él vendrá hast a aquí?
–¿Cómo no? –acot ó el int erlocut or–. N o t odos los encar-
nados se encadenan al suel o de l a Ti erra. Como l as pal omas
mensajeras que viven, a veces, por largo t iempo de ser vicio, en-
t re dos regiones, exist en Espírit us que viven por allá ent re dos
mundos.
I ndicando el aparat o a nuest ro f rent e, inf or mó:
–Allí est á la cámara que nos lo present ará.
–¿Por qué el gl obo cri st al i no? –pregunt é, curi oso– ¿N o
podría manif est arse sin él?
–Es necesario recordar –dijo N icolás, at ent o– que nuest ra
emot ivi dad emi t e f uer zas suscept i bl es de per t ur bar. Aquel l a
pequeña cámara crist alina est á const it uida de mat erial aislant e.
N uest ras energías ment ales no podrán at ravesarla.
En ese i nst ant e, L i si as f ue l l amado por t el éf ono por
f uncionarios de Comunicaciones. H abía llegado el moment o. Se
podría comenzar el t rabajo culminant e de la reunión.
Verif iqué, en el reloj de la pared, eran las doce y cuarent a
minut os de la noche. N ot ándome la mirada int errogat iva, dijo
N icolás en voz baja:
–Sól o ahora exi st e bast ant e paz en el reci ent e hogar de
Ri cardo, al l á en l a Ti er ra. N at ural ment e, l a casa descansa, l os
padr es duer men, y él , en l a nueva f ase, no per manece
ent erament e junt o a la cuna…
N o l e f ue posi bl e cont i nuar. El Mi ni st r o Cl ar enci o, se
l evant ó y pi di ó homogenei dad de pensami ent os y verdadera
f usión de sent imient os.
Se hizo gran quiet ud, y Clarencio dijo una conmovedora y
senci l l a or aci ón. Ensegui da, L i si as se hi zo oír en l a cít ar a
ar moniosa, llenando el ambient e de prof undas vibraciones de
242 N uestr o H ogar
paz y encantamiento. Luego, Clarencio tomó de nuevo la palabra:
–H er manos –di j o–, envi emos ahor a a Ri cardo nuest ro
mensaje de amor.
Observé entonces con sorpresa que las hijas y la nieta de la
señora Laura, acompañadas de Lisias, abandonaron el estrado, to-
mando posición junto a los instrumentos musicales. Judith, Yolanda
y Lisias se encargaron respectivamente, del piano, del arpa y de la
cítara, al lado de Teresa y Eloísa, que integraban el gracioso coro
f amiliar.
Las cuerdas af inadas casaron los ecos de suave melodía y la
música se elevó, acariciadora y divina, semejante a un gorjeo celes-
te. Me sentía arrebatado a esf eras sublimes del pensamiento, cuando
voces argentinas embelesaron el interior. Lisias y las her manas
cantaban maravillosa canción, compuesta por ellos mismos.
Será muy di f íci l f rasear humanament e l as si gni f i cat i vas
estrof as, llenas de espiritualidad y belleza, pero intentaré hacerlo
para demostrar la riqueza de los af ectos en los planos de la vida que
se extienden más allá de la muerte:
Padr e quer i do, mi ent r as l a noche
T r ae l a bendi ci ón del r eposo,
Reci be, padr e car i ñoso,
¡N uest r o afect o y devoci ón!…
M i ent r as l as est r el l as cant an
E n l a l uz que l as empal i dece,
V en a uni r a nuest r as pr eces
L a voz de t u cor azón.
N o t e t ur bes en l a senda
D e sombr as del ol vi do,
N o t e duel a el sufr i mi ent o,
243 N uestr o H ogar
Jamás t e hi er as en el mal .
N o t emas al dol or t er r est r e,
Recuer da nuest r a al i anza,
Conser va l a fl or de l a esper anza
Par a l a vent ur a i nmor t al .
M i ent r as duer mes en el mundo,
N uest r as al mas despi er t as
Recuer dan l as al bor adas
D e est a vi da super i or ;
A guar da el por veni r r i sueño,
E sper a por nosot r os que, un día,
V ol ver emos a l a al egr ía
D el j ar dín de t u amor .
V en a nosot r os, padr e gener oso,
V uel ve a l a paz de nuest r o ni do,
T or na a l as l uces del cami no,
A unque sea par a soñar ;
Ol vi da, por un mi nut o, l a T i er r a
Y ven a sor ber del agua pur a
D e consuel o y de t er nur a
D e l as fuent es de “ N uest r o H ogar ”
N uest r a casa no t e ol vi da
E l sacr i fi ci o, l a bondad,
L a subl i me cl ar i dad
D e t us l ecci ones en el bi en;
A t r avi esa l a sombr a espesa,
V ence, padr e, l a car ne ex t r aña,
Sube a l a cumbr e de l a mont aña,
V en t ambi én con nosot r os a or ar …
244 N uestr o H ogar
A las últimas notas de la bella composición, noté que el
gl obo se cubr ía, i nt er i or ment e, de una subst anci a l echosa y
cenicienta, presentando de inmediato la f igura simpática de un
hombre en la edad madura. Era Ricardo. I mposible describir la
sagrada emoción de la f amilia, dirigiéndole amorosas salutaciones.
El r eci én l l egado, l uego de habl ar par t i cul ar ment e a l a
compañera y a los hijos, f ijó su mirada amiga en nosotros, pidiendo
que f uese repetida la suave canción f ilial, que oyó bañado en lágri-
mas. Cuando se callaron las últimas notas, habló conmovido:
–¡Oh! ¡Hijos míos, como es grande la bondad de Jesús, que
nos iluminó el culto doméstico del Evangelio con las supremas
alegrías de esta noche! En esta sala hemos procurado, juntos, el
camino de las esf eras superiores; muchas veces recibimos el pan
espiritual de la vida y es otra vez aquí donde nos reencontramos
para el estímulo santo. ¡Cuán f eliz soy!
La señora Laura lloraba discretamente. Lisias y las her manas
tenían los ojos húmedos de llanto.
Percibí que el recién llegado no hablaba con espontaneidad
y no podíadisponer demucho tiempo entrenosotros. Posiblemente,
todosallí mantenían análogaimpresión, porquevi aJudith abrazarse
al globo cristalino, oyéndola exclamar cariñosamente:
–¡Padre querido, diga lo que necesita de nosotros, esclarezca
en qué podremos ser útiles a su abnegado corazón!
Obser vé, entonces, que Ricardo posó su mirada prof unda
en la señora Laura y mur muró:
–¡Su madre vendrá pront o conmi go, hi j i t a! ¡Más t ar de,
vendrán ustedes igualmente! ¿Qué más podría desear, para ser
f eliz, sino rogar al Maestro que nos bendiga para siempre?
Todos llorábamos, enter necidos.
Cuando el globo comenzó a presentar, de nuevo los mismos
245 N uestr o H ogar
tonos ceniza, oí a Ricardo exclamando, casi de despedida:
–¡Ah hijos míos! ¡En verdad tengo algo que pedirles desde
el f ondo de mi alma! ¡Rueguen al Señor paraque yo nuncadisponga
de f acilidades en la Tierra, a f in de que la luz de la gratitud y del
entendimiento per manezca viva en mi Espíritu!…
Aquel pedido inesperado me sensibilizó y sorprendió al
mismo tiempo. Ricardo dirigió a todos salutaciones cariñosas y la
cortina de substancia ceniza cubrió toda la cámara, que, enseguida
volvió al aspecto nor mal.
El Ministro Clarencio oró con sentimiento y la sesión f ue
cerrada, dejándonos inmersos en indescriptible alegría.
M e di r i gí al est r ado par a abr azar a l a señor a L aur a,
expresándole de vivavoz mi prof undaimpresión y reconocimiento,
cuando alguien me atajó los pasos casi junto a la dueña de la casa,
que se ocupaba de atender a las numerosas f elicitaciones de los
amigos presentes.
Era Clarencio, que me habló en tono amable:
–André, mañana acompañaré a nuestra her mana Laura a la
esf era carnal. Si le place, podrá venir con nosotros para visitar a su
f ami l i a.
Lasorpresano podíaser mayor. Prof undasensación dealegría
me extasió, pero recordé instintivamente el ser vicio de las Cámaras.
Adivinándome el pensamiento, el generoso Ministro volvió adecir:
–Ust ed t i ene una cant i dad r egul ar de hor as de t r abaj o
extraordinario a su f avor. No le será dif ícil a Genesio concederle una
semana de ausencia, después del primer año de cooperación activa.
Poseído de int enso júbilo, agradecí, llorando y riendo al
mismo t iempo. ¡Por f in iba a ver de nuevo a la esposa y a los
hijos amados!
246 N uestr o H ogar

R egresando a casa
I mi t ando al ni ño que se conduce por l os pasos de l os
benef act ores, llegué a mi ciudad, con la sensación indescript ible
del viajero que ret orna a su cuna nat al después de larga ausencia.
Sí, el paisaje no se había modif icado de manera sensible. Los
viejos árboles del barrio, el mar, el mismo cielo, el mismo perf ume
errante. Embriagado de alegría, no noté la expresión f isonómica de
laseñoraLaura, quedenunciabaextremapreocupación, y medespedí
de la pequeña caravana, que seguiría adelante.
Clarencio me abrazó y habló:
–Usted tiene una semana a su disposición. Pasaré por aquí
diariamente para verlo, atento a los cuidados que debo consagrar a
los problemas de la reencarnación de nuestra her mana. Si quisiera ir
a N uestro H ogar, aprovechará mi compañía. ¡Páselo bien, André!
Último adiós a la dedicada madre de Lisias y me vi solo, res-
pirando el aire de otros tiempos, con intensidad.
No me demoré examinando los por menores. Atravesé acele-
radament e al gunas cal l es, cami no a casa. El corazón me l at ía
descompasado, a medida que me aproximaba al gran portón de en-
trada. El viento, como otrora, susurraba caricias en la arboleda del
pequeño par que. Br ot aban azal eas y r osas, sal udando l a l uz
primaveral. Frente al pórtico, se ostentaba, garbosa, la palmera que,
247 N uestr o H ogar
con Celia, habíaplantado en nuestro primer aniversario decasamiento.
Ebrio def elicidad, avancéhaciael interior. Pero, todo denotaba
di f er enci as enor mes. ¿D ónde est ar ían l os vi ej os muebl es de
jacarandá? ¿Y el gran retrato en que, con la esposa y los hijitos,
f or mábamos gracioso gr upo?Algo me oprimía ansiosamente. ¿Qué
habría acontecido? Comencé a temblar de emoción. Me dirigí al
comedor, donde vi a la hijita más pequeña, transf or mada en una
joven casadera. Y casi en el mismo instante, vi a Celia que salía del
cuarto, acompañando a un caballero que a primera vista, me pareció
médico.
Grité mi alegría con todas las f uerzas de los pulmones, pero
las palabras parecían rebotar por la casa sin alcanzar los oídos de los
circundantes. Comprendí la situación y me callé decepcionado.
Abracé a la compañera, con todo el cariño de mi inmensa nostalgia,
pero Celia parecía totalmente insensible a mi gesto de amor. Muy
atenta, preguntó al caballero algo quedepronto no pudecomprender.
El interlocutor, bajando la voz, respondió respetuoso:
–Sólo mañana podré diagnosticar con seguridad, porque la
neumonía se presenta muy complicada en virtud de la hipertensión.
Todo cuidado es poco; el Dr. Ernesto reclama absoluto reposo.
¿Quién sería aquel D r. Ernesto? Me perdía en un mar de
indagaciones, cuando oí a mi esposa suplicar ansiosa:
–Doctor, ¡sálvelo, por caridad! ¡Selo r uego! ¡Oh! No soportaría
una segunda viudez.
Celia lloraba y se retorcía las manos demostrando inmensa
angustia.
Un rayo no me hubiera f ulminado con tanta violencia. Otro
hombre se había adueñado de mi hogar. La esposa me había ol-
vidado. Aquella casa ya no me per t enecía. ¿Valía la pena haber
esperado tanto tiempo para recoger semejantes desilusiones. Cor rí
a mi cuart o verif icando que ot ro mobiliario exist ía en la alcoba.
248 N uestr o H ogar
En el lecho se hallaba un hombre de edad madura, evidenciando
delicado estado de salud. Al lado de él, tres f iguras negras iban y
venían, mostrándose interesadas en agravar su mal.
D e pronto tuve ímpetu de odiar al intr uso con todas mis
f uerzas, pero ya no era el mismo hombre de otros tiempos. El Señor
me había llamado a enseñanzas de amor, de f raternidad y de perdón.
Comprobé que el enf er mo estaba cercado de entidades inf eriores
dedicadas al mal; pero no conseguí auxiliarlo de inmediato.
Me senté decepcionado y abrumado, viendo a Celia entrar y
salir varias veces del aposento, acariciando al enf er mo con la ternu-
ra que me había dedicado en otros tiempos; y después de algunas
horas de amarga meditación, volví tambaleante al comedor, donde
encontré alas hijas conversando. Se sucedían las sorpresas. Lamayor
se había casado y tenía a su hijito en brazos. ¿Y mi hijo? ¿Dónde
est aría?
Celia instruyó convenientemente a una vieja enf er mera y vino
a conversar, más calmada, con las hijas.
–Vine a verlos, mamá –exclamó la primogénita–, no sólo para
tener noticias del Dr. Ernesto, sino también porque hoy singular
nostalgia de papá me atormenta el corazón. Desde muy temprano,
no sé por qué pienso tanto en él. Es algo que no puedo def inir
bien…
No pudo ter minar. Abundanteslágrimasbrotaban desusojos.
Celia, con inmensa sorpresa para mí, se dirigió a la hija auto-
ritariamente:
–¡Vaya! ¡Er a l o que nos f al t aba!… Af l i gi da como est oy
debo t olerar t us per t urbaciones. ¿Qué pesadez es esa, hija mía?
Ya les prohibí, t er minant ement e, cualquier alusión, en est a casa,
a t u padre. ¿N o sabes que eso disgust a a Er nest o? Ya vendí t odo
cuant o me recordaba aquí el pasado muert o; incluso modif iqué
el aspect o de las paredes, y t ú ¿no me puedes ayudar en eso?
249 N uestr o H ogar
La hija más joven inter vino agregando:
–Desde que la pobre her mana comenzó a interesarse por el
maldito Espiritismo vive con esas tonterías en la cabeza. ¿Dónde se
ha visto tal disparate? Esa historia de que los muertos vuelven es el
colmo de los absurdos.
La otra, si bien continuaba llorando, habló con dif icultad:
–No estoy traduciendo convicciones religiosas. ¿Es entonces
un crimen sentir nostalgia de papá? ¿Acaso ustedes no aman, no
tienen sentimientos? Si papá estuviera con nosotros, su único hijo
varón no andaría por ahí practicando tantas locuras.
–¡Vamos! ¡Vamos! –replicó Celia ner viosa y enf adada–. Cada
cual tienelasuertequeDiosleda. No olvidesqueAndréestámuerto.
No me vengas con lamentos y lágrimas por un pasado irremediable.
Me aproxi mé a mi l l orosa hi j a; pret endí secar su l l ant o
mur murándole palabras de valor y de consuelo que ella no registró
audi t ivament e, per o sí de manera subj et iva baj o l a f or ma de
pensamientos conf ortadores.
¡A la postre me veía cara a cara en una singular coyuntura!
Comprendí ahorael motivo por el cual misverdaderosamigoshabían
demorado tanto mi retorno al hogar terrestre.
Las angustias y las decepciones se sucedían en tropel. Mi casa
me pareció entonces un patrimonio que los ladrones y los gusanos
habían transf or mado. ¡Ni haberes, ni títulos, ni af ectos! Solamente
había allí una hija que estaba de centinela por mi viejo y sincero
amor.
Ni los largos años de suf rimiento en mis primeros días de más
allá de la tumba me habían proporcionado lágrimas tan amargas.
Llegó la noche y volvió el día encont rándome en la misma
si t uaci ón de perpl ej i dad, oyendo concept os y sorprendi endo
act it udes que nunca podría haber sospechado.
250 N uestr o H ogar
Por la t arde Clarencio pasó, of reciéndome su palabra cor-
dial, amiga y rect a. Percibiendo mi abat imient o me dijo solícit o:
–Compr endo su af l i cci ón y me r egoci j o por l a buena
opor t uni dad de est a pr ueba. N o t engo nuevas i ndi caci ones.
Cualquier consejo de mi par t e sería int empest ivo. Solament e le
digo, querido mío, que no puedo olvidar aquella recomendación
de Jesús para que amemos a D i os sobre t odas l as cosas y al
prójimo como a nosot ros mismos. Ello opera siempre verdaderos
milagros en nosot ros mismos, proporcionándonos f elicidad y
comprensión en nuest ros caminos.
Agradecí sensibilizado, y le pedí que no me desamparase
con el necesario auxilio.
Clarencio sonrió y se despidió.
Ent onces de cara a la realidad, absolut ament e solo en el
t est imonio, comencé a valorar el alcance de la recomendación
evangél i ca y ref l exi oné con más cl ari dad. Al f i nal de cuent as,
¿por qué condenar el procedimient o de Celia? Si hubiera sido yo
el vi udo en l a Ti erra, ¿cómo habría obrado? ¿Acaso hubi era
soport ado la prolongada soledad? ¿N o hubiera recurrido a mil
pret ext os para just if icar un nuevo mat rimonio? ¿Y el pobre en-
f er mo? ¿Cómo y por qué odiarlo? ¿N o era t ambién mi her mano
en l a Casa de N uest ro Padre? ¿N o est aría el hogar qui zás en
peor es condi ci ones si Cel i a no hubi ese acept ado esa al i anza
af ect iva?Era necesario pues luchar cont ra el f eroz egoísmo. Jesús
me había conducido a ot ras f uent es. N o podía proceder como
un hombre de la Tierra. Mi f amilia no est aba const it uida sólo de
una esposa y de t res hijos en la Tier ra. Est aba, sí, f or mada por
cent enares de enf er mos en l as Cámar as de Rect i f i caci ón y se
ext endía ahora, a la comunidad universal. D ominado por nuevos
pensamient os, sent í que la linf a del verdadero amor comenzaba
a brot ar de benéf icas heridas que la realidad me abriera en el
corazón.
251 N uestr o H ogar

Ciudadano de
“N uestroH ogar”
En la segunda noche me sent ía cansadísimo. Comenzaba
a comprender el valor del aliment o espirit ual, a t ravés del amor
y de l a comprensi ón recíprocos. En N uest r o H ogar , at ravesaba
vari os días de ser vi ci o act i vo, si n al i ment aci ón común, en el
ent r enami ent o de el evaci ón a que muchos de nosot r os nos
consagrábamos. Me bast aba la presencia de los queridos amigos,
las manif est aciones de af ect o y la absorción de element os puros
a t ravés del aire y del agua; pero allí no encont raba sino el obs-
curo campo de bat alla, en el cual los seres amados se convert ían
en verdugos. L as medi t aci ones preci osas que l as pal abr as de
Clarencio me habían sugerido, daban cier t a calma a mi corazón.
Comprendía al f in, las necesidades humanas. N o era propiet ario
de Celia, sino su her mano y amigo. N o era dueño de mis hijos y
sí un compañero de luchas y realizaciones.
Recordé que la señora Laura, en ciert a opor t unidad, af ir mó
que t odo ser, en su t est i moni o, debe proceder como l a abej a
acercándose a las f lores de la vida, que son las almas nobles, en
el campo de los recuerdos, ext rayendo de cada una la subst ancia
de los buenos ejemplos, para adquirir la miel de la sabiduría.
Apliqué a mi caso el provechoso consejo y comencé a re-
cordar a mi madre: ¿N o se había sacrif icado ella por mi padre, al
252 N uestr o H ogar
punt o de adopt ar mujeres inf elices como hijas de su corazón?
N uest r o H ogar est aba lleno de ejemplos edif icant es. La Minist ra
Veneranda t rabajaba hacía siglos por el gr upo espirit ual que más
est aba ligado a su corazón. N arcisa se sacrif icaba en las Cámaras
de Rect if icación para obt ener reconocimient o espirit ual cuando
regresara al mundo en t area de auxilio. La señora H ilda venció el
dragón de los celos inf eriores. ¿Y la expresión de f rat er nidad de
l os demás ami gos de l a col oni a? Cl ar enci o me acogi er a con
devoción de padre, y la madre de Lisias me recibiera como hijo,
Tobías como her mano. Cada compañero de mis nuevas luchas
me of recía algo út il para la const r ucción ment al dif erent e que
se erguía, aceleradament e, en mi espírit u.
Procuré abst raer me de las consideraciones aparent ement e
ingrat as que oía en el ambient e domést ico y resolví colocar, so-
br e de t odo el amor di vi no, y, por enci ma de t odos mi s
sent imient os personales, las just as necesidades de mis semejant es.
En mi cansancio, busqué el apar t ament o del enf er mo, cuyo
est ado se agravaba por moment os. Celia le sost enía la f rent e y
bañada en lágrimas le decía:
–¡Er nest o, Er nest o, t en compasión de mí, querido! ¡N o me
dejes sola! ¿Qué sería de mí si me f alt aras?
El enf er mo le acariciaba las manos y respondíacon inmenso
af ect o, a pesar de la f uer t e disnea.
Rogué al Señor ener gías necesar i as par a mant ener l a
comprensión imprescindible y pasé a considerar a los cónyuges
como si f uesen mis her manos.
Reconocí que Cel i a y Ernest o se amaban i nt ensament e.
Y si de hecho me sent ía compañero f rat ernal de ambos, debía
auxi l i arl os con l os recursos a mi al cance. I ni ci é el t rabaj o pro-
curando acl arar a l os Espíri t us i nf el i ces que se mant enían en
est recha uni ón con el enf er mo. Pero, l as di f i cul t ades eran enor-
253 N uestr o H ogar
mes. Me sent ía muy abat i do.
En esa emergencia recordé ciert a lección de Tobías cuando
me dijo: “Aquí, en N uest r o H ogar no t odos necesit an del aerobús
para movilizarse, porque los habitantes más elevados de la colonia
disponen del poder de volición; y no t odos necesit an de apara-
t os de comunicación para conversar a dist ancia, por mant enerse
ent re sí en un plano de perf ect a sint onía de pensamient os. D e
ese modo, los que se encuent ran en esa af inidad pueden disponer,
como lo deseen, del proceso de conversación ment al, a pesar de
l a di st anci a” .
Recordé en l o út i l que podría ser me l a col aboraci ón de
N arcisa y me decidí a hacer la pr ueba. Me concent ré en f er voro-
sa oración al Padre y, en las vibraciones de la plegaria; me dirigí
a N arcisa solicit ando su socor ro. Le cont aba, en pensamient o,
mi experiencia dolorosa, le comunicaba mis propósit os de auxi-
lio e insist ía en que no me desamparase.
Ent onces sucedió lo que no podía esperar.
Pasados veint e minut os, más o menos, y cuando aún no
había apart ado mi ment e de la oración, alguien me t ocó leve-
mente el hombro. Era N arcisa, que me atendía sonriente diciendo:
–Oí su llamada, amigo mío, y vine a su encuent ro.
Me quedé lleno de Felicidad.
La mensajera del bien miró aquel cuadro, comprendió la
gravedad del moment o y dijo:
–N o t enemos t iempo que perder.
I nicialment e, aplicó pases de conf or t amient o al enf er mo,
aislándolo de las f or mas obscuras, que se apar t aron como por
encant o. Enseguida, me invit ó con decisión:
–Vamos a la N at uraleza.
254 N uestr o H ogar
La acompañé sin dudar y, not ando mi ext rañeza, agregó:
–N o sólo el hombre puede recibir f luidos y emit irlos. Las
f uerzas nat urales hacen lo mismo, en los diversos reinos en que
se subdividen. Para el caso de nuest ro enf er mo necesit amos de
los árboles. Ellos nos auxiliarán ef icazment e.
Admirado con la nueva lección, la seguí silencioso. Una
vez llegados al lugar donde se alineaban enor mes f rondas, N arcisa
llamó a alguien, con expresiones que yo no podía comprender.
En moment os, ocho ent idades espirit uales at endían la llamada.
I nmensament e sorprendido, la vi indagar sobre la exist encia de
arboles de mango y eucalipt os. D ebidament e inf or mada por los
amigos, que me eran t ot alment e ext raños, la enf er mera explicó:
–L os her manos que nos at endi er on son ser vi dor es
comunes del reino veget al.
Ant e mi sorpresa concluyó:
–Como ve, nada exist e de inút il en la casa de N uest ro Pa-
dre. En t odas part es, si hay alguien que necesit e aprender, hay
alguien que enseñe; y donde aparece la dif icult ad surge la Provi-
dencia. El único desvent urado en la obra divina es el espírit u
imprevisor que se condenó a las t inieblas de la maldad.
N arci sa mani pul ó, en pocos i nst ant es, ci ert a subst anci a
con las emanaciones del eucalipt o y del mango y, durant e t oda la
noche, aplicamos el remedio al enf er mo a t ravés de la respiración
común y de la absorción por los poros.
El enf er mo experiment ó mejoría sensible. Por la mañana
t emprano el médico obser vó ext remadament e sorprendido:
–¡Se realizó anoche una ext raordinaria reacción! ¡Verdadero
milagro de la N at uraleza!
Celia est aba radiant e. Se llenó la casa de nueva alegría. A
mi vez, experiment aba gran júbilo en el alma. Prof undo alient o y
bel l as esperanzas revi gori zaban mi ser. Reconocía, yo mi smo,
255 N uestr o H ogar
que vigorosos lazos de inf erioridad se habían rot o dent ro de mí
para siempre.
Ese mi smo día vol ví a N uest r o H ogar en compañía de
N arcisa, y por vez primera, experiment é la capacidad de vuelo.
En un moment o ganamos grandes dist ancias. La bandera de la
alegría se había desplegado en mi f uero ínt imo. Comunicando a
la generosa enf er mera mi impresión de ligereza, la oí aclarar :
–En N uest r o H ogar gran part e de los compañeros podrían
eludir el aerobús y t ransport arse, como desearen por las áreas de
nuest ro dominio vibrat orio, pero como la mayoría no ha adquiri-
do esa f acult ad, t odos se abst ienen de ejercerla en nuest ras vías
públicas. Esa abst ención, no impide que la ut ilicemos lejos de la
ciudad, cuando es necesario ganar dist ancia y t iempo.
N ueva compr ensi ón y nuevos j úbi l os enr i quecían mi
espírit u. I nst r uido por N arcisa iba de la casa espirit ual a la casa
t errest re y vi ceversa si n grandes di f i cul t ades, i nt ensi f i cando el
t r at ami ent o de Er nest o, cuya mej or ía se af i r maba f r anca y
rápidament e. Clarencio me visit aba t odos los días most rándose
sat isf echo con mi t rabajo.
Al f i nal i zar l a semana, l l egaba a su t ér mi no mi pri mera
l i cenci a en l os ser vi ci os de l as Cámaras de Rect i f i caci ón. La
alegría había vuelt o ent re los cónyuges, que pasé a est imarlos
como her manos.
Era preciso pues, regresar a los just os deberes.
A l a l uz ador meci da y cari ñosa del crepúscul o, t omé el
cami no de N uest r o H ogar t ot al ment e modi f i cado. En aquel l os
rápidos siet e días aprendí preciosas lecciones práct icas en el cul-
t o vivo de la comprensión y la f rat er nidad legít imas. La sublime
t arde me llenaba de magnos pensamient os.
¡Qué grande es la Providencia D ivina! –decía monologando
ínt i mament e–. ¡Con qué sabi duría di spone el Señor t odos l os
256 N uestr o H ogar
t rabajos y t odas las sit uaciones de la vida! ¡Con qué amor at iende
a t oda la Creación!
D e moment o, algo me ar rancó de la medit ación a que me
acogiera. Más de doscient os compañeros venían a mi encuent ro.
Todos me sal udaban, gener osos y acogedor es: L i si as,
L asci ni a, N ar ci sa, Si l vei r a, Tobías, Sal ust i o y numer osos
cooperadores de las Cámaras est aban allí. N o sabía que act it ud
asumir t omado así de sorpresa. Ent onces el Minist ro Clarencio,
surgiendo al f rente de todos, se adelantó extendiéndome la diestra
y dijo:
–H ast a hoy, André, ust ed era mi pupilo en la ciudad; pero
de ahora en adelant e, en nombre de la Gobernación, lo declaro
ciudadano de N uest r o H ogar .
¿Por qué t an grande magnanimidad si mi t riunf o era t an
pequeñit o? N o conseguía ret ener las lágrimas de emoción que
embargaban mi voz. Considerando la magnit ud del amor de la
Bondad D ivina, me ar rojé en los pat er nales brazos de Clarencio,
llorando de grat it ud y de alegría.
257 N uestr o H ogar
258 N uestr o H ogar

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful