You are on page 1of 1

Me

 informo,  luego  voto  


 
Por:  Luis  Angel  Pérez  Gómez*          Fecha:  31  de  enero  de  2012      
 
"Una  gran  democracia  debe  progresar  o  pronto  dejará  de  ser  o  grande  o  democracia".  T.  Roosevelt  
 
El   próximo   1   de   julio   celebraremos   el   evento   democrático   más   importante   de   los   últimos   años   y  
mediante  el  voto  mostraremos  nuestro  apoyo  a  un  cierto  movimiento,  candidato  o  propuesta.  Existen  
diferentes  teorías  y  características  del  sufragio,  pero  en  general  podemos  concordar  que  el  voto  debe  
ser  universal,  igual,  libre  y  secreto.  Sin  embargo,  nunca  nos  hemos  preguntado  si  el  ejercicio  del  voto  es  
llevado  a  cabo  de  manera  racional  y  bajo  un  juicio  objetivo  e  informado.  El  Instituto  Federal  Electoral  
(IFE)   y   otras   instituciones   de   la   sociedad   han   luchado   arduamente   para   que   todos   los   ciudadanos  
mexicanos  podamos  ejercer  nuestro  derecho  al  voto  y  creo  que  en  la  medida  de  lo  posible,  han  hecho  
una   gran   tarea.   El   problema   quizás   ya   no   sean   ellos,   sino   nosotros.   Históricamente   la   sociedad   ha  
mostrado   una   gran   apatía   por   participar   en   el   ámbito   político   y   los   partidos   políticos   más   allá   de  
convencer   al   electorado   por   sus   propuestas,   han   encontrado   la   manera   para   “comprar”   el   voto   de   la  
sociedad  y  así,  sin  pena  ni  gloria,  llegar  al  poder.  La  efectividad  de  una  democracia  no  sólo  depende  del  
porcentaje   participación   electoral,   sino   también   de   la   racionalidad   y   objetividad   con   la   que   cada  
ciudadano  otorga  el  poder  a  sus  representantes.  
 
Un   voto   racional   es   aquel   que   está   fundamentado   y   se   genera   a   partir   de   un   análisis   objetivo   sobre   las  
propuestas   de   los   candidatos   y   el   análisis   de   los   resultados   obtenidos   por   el   gobierno   en   turno.   El  
votante   se   pregunta   y   evalúa   si   da   continuidad   al   gobierno   o   abre   camino   para   uno   nuevo.   Aquí  
comienzan   los   problemas.   La   mayoría   los   ciudadanos   no   estamos   interesados   en   conocer   las  
propuestas  y  simplemente  elegimos  en  base  a  nuestra  cultura  política  u  optamos  por  la  costumbre.  Las  
frases   más   comunes   que   escuchamos   en   cualquier   conversación   sobre   política   son:   “todos   son   lo  
mismo”,  “mi  voto  no  cuenta”,  “votaré  por  el  menos  peor”,  entre  otras.  El  mexicano  tiene  un  concepto  
tan   peyorativo   sobre   el   gobierno   y   los   políticos   que   no   se   da   la   oportunidad   de   escuchar   y   entender   la  
proposición   de   alguien   que   aspira   al   poder.   No   votamos   y   después   nos   quejamos.   De   igual   manera,  
contamos  con  una  clase  política  que  se  encuentra  tan  alejada  de  la  realidad  social  y  que  ve  al  ciudadano  
como  objeto  que  necesita  atraer  para  ganar  la  elección  y  después  olvidarlo  para  atender  sus  intereses  
personales.  El  ciudadano  es  visto  como  un  medio  más  no  como  un  fin.  Para  ganar  votos,  los  políticos  
van  de  estado  en  estado  y  de  municipio  en  municipio;  realizan  promesas  y  se  entregan  al  público  que  
espera   con   anhelo   un   cambio   radical   en   sus   comunidades.   Prometen   empleo,   salud,   seguridad   y  
reducción   de   la   pobreza,   pero   lamentablemente   la   historia   nos   ha   enseñado   que   las   palabras   se   las  
lleva  el  viento.  
 
¿Quién  tiene  la  culpa?  
 
La   realidad   política,   económica   y   social   que   vive   nuestro   país   no   es   más   que   el   resultado   de   un   pasado  
lleno  de  frustración  y  fracaso.  Los  políticos,  las  instituciones  y  la  sociedad  son  fruto  de  su  pasado  y  creo  
que,   inútilmente,   hemos   caído   en   un   debate   en   el   cual   queremos   encontrar   un   culpable   de   nuestra  
realidad.  El  pasado  es  permanente,  inmodificable,  determinista  e  ineludible.  Te  invito  a  que  no  busques  
solución  en  el  pasado,  mejor  infórmate  y  haz  tu  propio  juicio  sobre  la  realidad  para  tomar  una  mejor  
elección   el   próximo   1   de   julio.   No   importa   si   eres   de   color   amarillo,   verde,   azul   o   morado,   tampoco  
importa  si  eres  de  derecha,  de  arriba,  de  izquierda  o  del  centro,  es  mejor  conocer  todas  las  historias  y  
no   sólo   atarte   a   una   parte   del   relato.   Todos   somos   artistas   de   un   mismo   teatro   y   la   novela   la   hemos  
construido  entre  todos,  mejor  encaremos  el  futuro  con  coraje  y  no  sigamos  siendo  presos  de  nuestro  
pasado.    
 
*Estudiante  de  la  Licenciatura  en  Economía  y  Finanzas  del  ITESM  CEM,  columnista  de  Gurú  Político  y  autor  del  
blog  La  Revolución  del  Pensamiento.  angel_lp01@hotmail.com  Twitter:  @LuisAngel_Perez