P. 1
Carta Abierta Al Diputado Luis Basterra

Carta Abierta Al Diputado Luis Basterra

|Views: 75|Likes:
Published by rgillavedra

More info:

Published by: rgillavedra on Jul 11, 2012
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/11/2012

pdf

text

original

CARTA ABIERTA AL DIPUTADO NACIONAL POR LA PROVINCIA DE FORMOSA ING.

LUIS BASTERRA

Estimado diputado LUIS BASTERRA, El Diario El Comercial de Formosa, en su edición del 10 de julio de 2012, le atribuye a usted una serie de afirmaciones relacionadas con mi expresión de preocupación por la situación de Félix Díaz y las agresiones sufridas por su grupo familiar, y en general, por mi llamado de atención sobre los derechos de los pueblos indígenas y la exhortación a las autoridades a respetar sus derechos humanos. Según el diario, usted dijo que “resulta tremendo que un legislador nacional, por más opositor que sea, como es el caso de Ricardo Gil Lavedra, pretenda encubrir una claro interés político en una supuesta reivindicación indígena” y que “lo triste es apreciar tanta ignorancia y tan rústica maniobra política de hacer llamamientos a favor de los derechos indígenas a partir de un suceso de clara connotación policial, como fue lo que ocurriera, es decir una gresca entre vecinos, tal como consta en las denuncias que se hiciera ante la propia Gendarmería Nacional”. La única verdad es que Félix Díaz no pudo concurrir a una actividad en el Congreso de la Nación a la que yo lo invité debido a que, nuevamente, se produjeron en la provincia de Formosa episodios que comprometieron la integridad física de su familia. Y sus propios dichos, señor diputado, confirman el hecho de que efectivamente hubo episodios “de clara connotación policial”, lo que me exime de comentarios adicionales. Ojalá pudiera confiar tanto como usted en que las fuerzas de seguridad provinciales esclarecerán adecuadamente lo ocurrido. El suceso, además, fue denunciado en público por la abogada del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) que participó del encuentro y yo me limité a reaccionar, probablemente del mismo modo en que, con su excepción, lo habría hecho cualquier diputado que sea informado de una situación semejante. Por ello, la interpretación que le atribuye el diario acerca de una “rústica maniobra” política de mi parte solo puede ser vista como un mero intento de impunidad. Lo rústico es hacer política a los golpes y esconder la obligación republicana de representar al pueblo detrás de las filas de una fuerza de seguridad. La gravedad del conflicto entre el gobierno de la provincia de Formosa y la comunidad qom “La Primavera”, además, fue recientemente destacada por la Corte Suprema de Justicia de la Nación que convocó a una audiencia pública. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a su vez, otorgó medidas cautelares a favor de los miembros de la comunidad y solicitó la adopción de medidas para garantizar su vida e integridad física. Y el CELS condenó la represión brutal llevada adelante por el gobierno formoseño, que terminó con un muerto y al menos 20 heridos, y exigió a dependencias del gobierno nacional que pusieran fin a las violaciones de derechos humanos que se estaban cometiendo contra los indígenas. Algunos de estos episodios hasta fueron repudiados por los diputados Juliana Di Tullio, Carlos Kunkel, Remo Carlotto y Adriana Puiggrós1. E incluso Amnistía Internacional afirmó que “el gobierno provincial no sólo ha contribuido a la violación de derechos, sino también a reforzar la situación histórica de discriminación, exclusión y pobreza de las comunidades indígenas”. Y, como surge del último informe anual del CELS, este problema persiste dado que desde la constitución de una mesa diálogo para dar respuesta al conflicto, el gobierno de Formosa siguió mostrándose reticente a avanzar en soluciones concretas e, incluso, de manera permanente intentó obstaculizar su funcionamiento y la firma de los acuerdos logrados, hasta que, finalmente, decidió retirarse, dejando en evidencia que jamás tuvo verdadera voluntad de hacer efectivos los derechos indígenas de los qompi. La semana pasada, de hecho, escuchamos, en una jornada abierta organizada por el bloque radical, el testimonio de distintos representantes de comunidades indígenas como Jorge Nahuel, Paz Argentina Quiroga y David Sarapura que nos confirmaron que se trata de una problemática que, con distinta intensidad, afecta a gran parte de las comunidades. Vemos, entonces, que resulta difícil de controvertir que existe un grave problema. Pero que aún así existen personas que, como Ud., están dispuestas a negarlo y a afirmar que este tipo de
1

Disponible en: http://www1.hcdn.gov.ar/proyxml/expediente.asp?fundamentos=si&numexp=8360-D2010.

iniciativas son “tremendas” y encubren una clara intencionalidad política. Lo que me parece tremendo, en todo caso, es encubrir los padecimientos de grupos históricamente postergados y sometidos a todo tipo de abusos, no denunciarlos. Como dijo Darío Aranda, dentro de los espacios indígenas de Argentina, Formosa es vista como uno de los paradigmas de la represión y el hostigamiento permanente. Y por eso, creo que lo que constituye una grosera falta de respeto, es decir que allí existe una plena satisfacción de derechos. Y mucho más, si quién lo afirma es un ex ministro provincial.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->