La lengua en el aula de infantil: del Universidad de las Islas Baleares: placer de la lectura al juego de la escritura. sede de Ibiza.

Reseña de:

La lectura en el proyecto PISA,
de Ángel Sanz Moreno
Y

Valoración del:

Plan de lectura en los centros de infantil y primaria de la Comunidad de Navarra.
Cira Roig Galdón Grupo 11.

Profesora: Irene del Mar Torres Colomar

Abril 2010.

Índice. Pág. 1. Reseña de La lectura en el Proyecto PISA…………………..... 3 – 7. 2. Valoración del Plan de lectura en los centros de infantil y primaria de la comunidad de Navarra………………………………….….. 8 y 9.

2

1. Reseña de La lectura en el proyecto PISA.
La evaluación es una herramienta, cuyo valor pedagógico no es otro que darnos información sobre nuestros resultados para poder tomar decisiones que mejoren la educación. Características de la evaluación de la lectura en el proyecto PISA. Esta evaluación, realizada cada tres años, da pie a profundizar en cada aplicación en un área concreta; así en el año 2000 se profundizó en la Lectura y se recogió información relacionada con otras variables del contexto, como son: el origen social, el tipo de centro, etc. Con ello, se busca valorar el grado de aplicación de estos conocimientos y competencias en los retos de la vida adulta. La idea de la educación permanente está presente en el proyecto. Por ello, se evalúa a los alumnos de 15 años, aproximadamente, ya que a estas edades finalizan la escolarización obligatoria en muchos países y los jóvenes se encuentran en disposición de acceder a la vida activa o bien a estudios superiores. El hecho de que se trate de una evaluación cíclica posibilita, a los países participantes, un doble análisis: por un lado, les permite la comparación sincrónica entre países y, por otra, les da una visión diacrónica de cada país. Así, esta doble perspectiva constituye una herramienta de trabajo de primera orden para orientar las políticas educativas mediante informes fiables. Según Samuel y Eisemberg para que un modelo de lectura resulte válido debe cumplir algunos requisitos, como son: tener en cuenta todos los procesos cognitivos implicados en la lectura; explicar los diferentes tipos de información que se dan en los procesos de lectura; y dar cuenta de la complejidad de las interacciones entre los procesos cognitivos implicados y la información que proporciona el texto. El marco conceptual de lectura del proyecto PISA cumple estos requisitos y tiene presente la situación actual de nuestro sistema educativo, así como las prácticas docentes más habituales. Así pues, el marco para la evaluación de la lectura del proyecto PISA puede ser de gran utilidad para nosotros, entre otras cosas, porque es una oportunidad de aprender y mejorar mediante la evaluación internacional. La lectura; una capacidad compleja. La lectura es una capacidad adquirida a lo largo de la escolaridad y de la propia experiencia lectora de la persona. Se trata así, de una competencia que se manifiesta en múltiples tareas y contextos diferentes. Por lo tanto, la lectura contribuye al desarrollo 3

de todas las capacidades del ser humano y es, así considerada, bastante más que la mera descodificación del material impreso. Leer es interactuar activamente con la información del texto: analizarla, seleccionarla, resumirla e incluirla en los esquemas previos del lector, para en un futuro utilizarlos como herramienta de comprensión. Así, comprender un texto es penetrar activamente en el significado y en el sentido del texto. Consecuentemente, la lectura posibilita la reflexión personal, ya que los lectores mediante el texto reflexionan sobre el contenido leído y se posicionan personal y críticamente. Fines de la lectura. Podemos leer para aprender y crecer cultural e intelectualmente, para favorecer el desarrollo personal y entablar diálogos con otras ideas y perspectivas, y para incentivar la participación en la sociedad de los alumnos, futuros ciudadanos, con obligaciones y derechos. Todo ello nos ayuda a alcanzar las metas personales. De ahí la importancia de la lectura como motor del desarrollo integral del ser humano. La lectura se usa en cuatro contextos: en situaciones de tipo personal y particular en las que leemos con el fin de satisfacer nuestra curiosidad o de divertirnos, de buscar información sobre acontecimiento y sucesos; en situaciones sociales, en las que leer es una tarea que se desempeña para participar en situaciones sociales en el contexto de la sociedad de la información y el conocimiento; en situaciones laborales, en las que determinadas tareas requieren de la comprensión de cierto tipo de texto, exigen capacidades relacionadas con la comprensión, la capacidad de reflexión y la capacidad de ajuste a la situación concreta; y en situaciones escolares, en las que la lectura es la llave del conocimiento. Leer para aprender, pero aquí el conocimiento se encuentra estructurado en textos escritos que deben ser descodificados y comprendidos de forma significativa. Desde el proyecto PISA se indica que en la evaluación deben contemplarse las distintas clases de textos que se presentan en la vida escolar, social y laboral. Así pues, los textos pueden ser continuos o discontinuos. Los textos continuos son aquellos en los que se presenta la información de forma secuenciada y progresiva. Atendiendo a las diferentes funciones del lenguaje podemos describir la realidad, narrarla y contarla, explicarla de forma razonada, pautar las acciones.... Y los textos discontinuos son aquellos cuya comprensión requiere de estrategias que propicien la búsqueda e interpretación de la información de forma más global. Por ejemplo: listas, cuadros, gráficos, diagramas, tablas, mapas, etc.

4

En la vida cotidiana se practican dos modalidades de lectura: la lectura superficial y la lectura profunda. Aunque más bien podríamos decir que la lectura es un proceso continuo que va de la primera hacia la segunda. El proyecto PISA reflexiona sobre dicho proceso. Así, después de su análisis entiende la comprensión como una interacción entre los esquemas y conocimientos del lector y la información que aporta el texto. Por lo tanto, el lector debe tener nociones previas sobre lo que lee. Es decir, todo lector tiene su techo de comprensión que le permite entender lecturas que están dentro del campo de su competencia. Cuando no se entiende lo que se lee puede ser debido a que el contenido del texto se halla fuera de la competencia temática del lector. Ahora bien, el lector competente utiliza también una serie de claves del texto que le ayudan a comprender mejor la estructura y el sentido del mismo. Así, utiliza también distintas estrategias y modalidades de lectura según el tipo de texto y lo que pretende conseguir con él. Por lo tanto, el lector puede leer para hacerse una idea general de lo que dice el texto, para extraer información concreta, para desarrollar una interpretación o para reflexionar sobre el contenido o la forma del texto. Diferentes aspectos de la lectura. Podríamos decir que la lectura es un viaje del lector al texto, pero un viaje de ida y vuelta. Se inicia con una visión general para ir avanzando hacia el análisis de las partes y sus relaciones, para alcanzar una síntesis final elaborada, matizada, enriquecida y asimilada personalmente. En la evaluación de la lectura del proyecto PISA el mayor peso recae sobre las tareas relacionadas con el desarrollo de una interpretación, seguidas por la comprensión global y la recuperación de información, la reflexión sobre el contenido y, por último, la reflexión sobre la forma. Cada una de las tareas implicadas en los diversos modos o procesos de la lectura suponen e implican actitudes y aptitudes cognitivas determinadas, aunque en la práctica todas estas competencias se entremezclan y son igual de importantes. De ahí, la consideración de la lectura como medio de formación intelectual y humano. La evaluación realizada por el proyecto PISA da lugar a cinco niveles de competencias en la lectura atendiendo a tres dimensiones: la recuperación de información, para ello hay que tener en cuenta la cantidad de información, si ésta está explicita o no, si la tarea exige la modificación o no de dicha información y si existe un único criterio para recuperar la información o bien se deben manejar varios; la interpretación de textos, para ello hay que tener en cuenta el grado de comprensión de las ideas importantes, la 5

mucha o poca familiaridad del tema, si la información relevante está destacada o no y los conocimientos previos del lector respecto a lo que se cuenta en el texto; y la reflexión y la evaluación, para ello hay que tener en cuenta el vínculo entre la información del texto y el tipo de conocimiento del lector, si la tarea exige un conocimiento previo elemental o no, la necesidad o no de formular hipótesis para la reflexión y, también hay que considerar la valoración crítica y el posicionamiento personal. De aquí se forman cinco niveles. El primer nivel es aquél en el que el sujeto sabe reconocer información siempre que ésta verse sobre un tema conocido y relacionarla con sus conocimientos previos. Y el quinto nivel es aquél en el que el sujeto sabe combinar información que debe descubrir en el texto, interpretar el significado atendiendo a matices sutiles y valorarlo críticamente a partir de hipótesis basadas en conocimientos especializados. Incluyendo entremedias, de estos dos niveles, tres niveles centrales. El resultado de España en la evaluación del año 2000 fue una situación ligeramente por debajo de la media. En la evaluación del año 2003 hubo un empeoramiento de los resultados respecto a la evaluación anterior. Según los informes de estas dos evaluaciones los alumnos españoles se agrupan en los niveles centrales, mientras que en los niveles extremos hay poco alumnos. Asimismo, en la evaluación del 2000, únicamente el 4% de los alumnos alcanzaron el quinto nivel, el más alto de la escala, y en la evaluación del 2003 solo aumentamos este porcentaje en un punto. Mientras, en otros países como Australia, Canadá, Finlandia y Nueva Zelanda alcanzaron un 12% y un 15% en las respectivas evaluaciones. Los estudiantes que alcanzan el nivel más alto de dominio en PISA tienen una gran probabilidad de mejorar el acervo de su país. Además de, influir en la contribución que hará esta nación en la cuantía de empleados de perfil muy alto en la economía global. En la evaluación de 2003 aumentó el porcentaje de alumnos en los niveles inferiores. Estos resultados obligan a reflexionar sobre la necesidad de mejorar las competencias lectoras de nuestros alumnos sin renunciar a los que se han conseguido, pero planteando nuevos retos. Si se relacionan los resultados alcanzados con los gastos en educación, se ve que hay una alta correlación entre ambas variables. Desde todos los puntos de vista, la lectura es un área de mejora y debe ser un campo preferente de trabajo en nuestros centros, desde Infantil hasta Bachillerato. 6

Algunas propuestas de mejora. La evaluación es una oportunidad para mejorar, ya que la mirada hacia atrás no soluciona los problemas del mañana si no se proyectan al futuro las lecciones aprendidas. Sean cuales fueren los resultados de la evaluación siempre deben servir para marcar nuevos hitos y renovados retos, ya que la mejora debe ser continua, permanente y sostenida. A continuación se describen algunas propuestas de mejora, tanto para las Administaciones Educativas como para los centros y los profesores. Primera propuesta: empezar por la enseñanza, no esperar a la evaluación. Es decir, hacer un análisis la propia práctica docente al comparar los propios objetivos, contenidos y metodologías para ver si estos se relacionan íntimamente con lo realmente necesario y evaluable. Segunda propuesta: buscar métodos de enseñanza y de evaluación adecuados. La mejora de la calidad de la enseñanza requiere, generalmente, una actualización de métodos didácticos de enseñanza y evaluación acordes con las investigaciones de la psicología y de las didácticas específicas. Tercera propuesta: enfoque transversal de la lectura. La lectura ha sido la llave de acceso al conocimiento de cualquier disciplina. Por lo tanto, la lectura es un aprendizaje básico que debe ser contemplado por todo el profesorado, ya que la lectura tiene un carácter instrumental en todas las áreas. Cuarta propuesta: enseñanza planificada de la lectura. La lectura debe enseñarse de forma planificada y sistemática, pero no únicamente en el área de Lengua y Literatura. Si el conjunto de profesores es consciente de la importancia de la lectura en el desarrollo formativo de los alumnos, con un poco de dedicación, esfuerzo y coordinación pueden contribuir a elevar considerablemente los niveles de competencia lectora de los alumnos. Y por último, el mero hecho de ser conscientes de la importancia de la lectura sería un gran paso hacia delante, como expresa el escritor Carlos Pujol: “quizá leer y escribir sea lo único que valga la pena aprender […]. Si nuestros universitarios terminaran sus carreras sabiendo leer y escribir dignamente, ya podríamos darnos por satisfechos; todo lo demás se […] encuentra en los libros”. La mejora de las competencias lectoras de los alumnos de primaria y de secundaria es posible, mediante: la implicación del profesorado y la familia, el establecimiento de planes de mejora de la lectura y el apoyo de las Administraciones Educativas. 7

2. Valoración del Plan de lectura en los centros de infantil y primaria de la comunidad de Navarra.
Este proyecto pretende asegurar una educación de calidad. Por ello, apuesta por que los centros educativos proporcionen a los alumnos, futuros ciudadanos, los conocimientos y las estrategias necesarias en un contexto determinado. Es decir, la educación debe garantizar el desarrollo de las competencias idóneas para que las personas puedan desenvolverse de una forma apropiada en la sociedad. Así, la competencia lectora, teniendo en cuenta que siempre ha sido un instrumento imprescindible para alcanzar el aprendizaje escolar, adquiere ahora una mayor relevancia, pues nos encontramos en la sociedad de la información y el conocimiento. Asimismo, como es obvio, no es suficiente con saber comprender un texto, sino que además debemos ser capaces de transformar la información en conocimiento y de compartirla con los demás. Por ello, este proyecto cree de gran importancia desarrollar las competencias que faculten a las personas para aprender de forma autónoma a lo largo de la vida. Así pues, al ser esta una tarea tan compleja, el Proyecto Atlante sugiere empezar a forjar todas estas capacidades y destrezas desde edades muy tempranas, como por ejemplo: iniciar a los niños de infantil en el mundo de la lectura, para que así, poco a poco, vayan entendiendo ésta como una fuente de placer y conocimiento. Pero, para llevar acabo todo este proyecto es necesario un proceso intencional y programado, que se sustente en un marco teórico claro y asumido por el profesorado, con propuestas realistas que modifiquen la práctica docente partiendo de la situación actual. Además, requiere de una colaboración con los profesores de otras asignaturas, otros cursos, otros ciclos y por supuesto una comunicación constante con las familias. Ya que la responsabilidad de formar lectores competentes no es competencia exclusiva de la escuela, sino que a ello contribuyen la familia y otras instituciones como las bibliotecas, los organismos gubernamentales y los medios de comunicación. Por otro lado, pero no por ello menos importante, es necesario crear un ambiente estimulante alrededor de la lectura. Pues debemos crear las mejores condiciones para que cada alumno pueda hacer un mejor uso de las posibilidades de la lectura en su desarrollo personal. Es decir, se trata de que los alumnos perciban un clima que propicie

8

el desarrollo del hábito lector, por ello es imprescindible que esta atmósfera se dé tanto en el centro como fuera de él. Por esta razón, para propiciar esta atracción por la lectura son múltiples las actividades que se pueden realizar, pero personalmente considero que una de las más atractivas y fundamentadas es practicar con el ejemplo. O sea, si nosotros como maestros proponemos y pretendemos que la lectura sea una herramienta para alcanzar el conocimiento, debemos mostrarles a los alumnos como de atractiva es ésta para nosotros: debemos leerles, contarles historias, escuchar como ellos nos cuentan otras, componer murales sobre éstas, asistir a sesiones de cuenta cuentos, realizar un libro viajero, etc. Por consiguiente, en mi opinión, considero el Proyecto Atlante un mecanismo útil y factible para conseguir que los niños, ya desde infantil, se dejen seducir por la lectura y sientan un profundo respeto por ella. Es más, si pretendemos que nuestra sociedad este constituida por personas cualificadas y preparadas debemos mostrarles, ya desde tempranas edades, como de importante es saber leer y comprender lo que se lee.

9