¿La Gran Transformación de la Educación?

Por: Noelia Solange Chávez Angeles, Miembro de Coherencia Universitaria,estudiante de 9no ciclo de sociología, miembro de la revista de estudiante “La Colmena” y de la plataforma de investigación PerúDebate Cuando Ollanta Humala nombro a Patricia Salas como Ministra de Educación, grandes expectativas surgieron. Investigadora y cabeza del Proyecto Educativo Nacional al 2021, contaba con experiencia en el sector público y mantenía un perfil político interesante y fresco [1]. ¿Qué se ha logrado durante el primer año de gobierno? Lo que idealmente se espera en corto plazo es la ejecución de algunos proyectos bandera, como Beca 18, pero sobre todo tener claro cuál es el ‘estado de la cuestión’, olvidado por muchos años en el país, y empezar a encaminar correctamente la gestión en materia educativa. Este es un breve repaso de los alcances, límites y ausencias en el sector encabezado por la ministra Salas, de acuerdo a los avances expuestos por Ollanta Humala en su discurso presidencial.

A. EDUCACIÓN SOBRE LA MESA En algún momento entre los años 80s y 90s, el problema de la educación en el país se quedó en el discurso de lo políticamente correcto, y no saltó a la práctica. Todos concordamos con que la educación es un vehículo de realización personal, y al mismo tiempo, un medio para el desarrollo social [2]. Sin embargo, es parte del sentido común de los peruanos que la educación pública/estatal no es buena en ninguno de los niveles (escolar, técnico, o universitario). Desde que Alan García, durante su primer gobierno, dio carta abierta a los miembros de su partido a optar fácilmente por plazas como profesores, y luego Fujimori liberalizara la educación, permitiendo la proliferación de centros educativos privados, cada año estudiar cuesta más, los nulos mecanismo de regulación mellan la calidad educativa, se politiza y burocratizan los centro de educación pública, y la centralización aleja la posibilidad de inclusión e igualdad de oportunidades [3].

A pesar de ello, pocos reclaman por mejoras en el sistema. Los gremios, como el SUTEP y las organizaciones estudiantiles, fueron desprestigiados tras el conflicto armado interno y el auge neoliberal de los 90s que debilitó a los colectivos y sindicatos. Actualmente, los profesores piden aumento de sueldos, los estudiantes toman facultades en busca de nuevas autoridades sin mucho alcance mediático, y los colegios son mencionados en la prensa por casos de bullying. Nadie menciona una posible Reforma Educativa Integral. Mientras tanto, una gran mayoría anhela que sus hijos estudien en instituciones educativas privadas y buscan como costear los altos precios. En Buenos Aires o Quito, las mejores universidades son públicas y gratuitas. Acá en el Perú, la historia es al revés: si eres pobre, las posibilidades de movilidad social se acortan. ¿Cómo ha sido el avance en políticas públicas educativas? La respuesta resulta bastante acotada. La mayoría se han centrado en la educación básica: implementación de Evaluación de Razonamiento Verbal y Matemático, la Carrera Pública Magisterial y Construcción de Colegios Emblemáticos. Mientras que en educación superior sólo se recuerda el recorte de vacantes a la especialidad de educación por sobre-población en los años 90. ¿El actual gobierno ha dado nuevos aires? B. ALCANCES DEL PRIMER AÑO No es que este primer año de gobierno haya puesto a la educación como actor central de desarrollo en el país. Los conflictos sociales, la minería y los vaivenes políticos han ocupado gran parte de la agenda pública. Sin embargo, Ollanta mencionó varios avances y algunas propuestas interesantes para el sector. En primer lugar, están los tres ejes de trabajo: mejorar los aprendizajes de todos los estudiantes (calidad), relanzar la labor con el magisterio, y modernizar la gestión para que los cambios sean sostenibles. Lo cierto es que, a pesar del énfasis en brindar un servicio de ‘calidad’, los proyectos en marcha no necesariamente reflejan este punto. La creación del Programa Nacional BECA 18, por ejemplo, mejora el acceso a la educación para estudiantes de alto rendimiento que habitan en zonas de pobreza, pero, a pesar de generar más oportunidades y disminuir brechas ‘educativas’, no hay proyectos paralelos que mejoren la cualificación de las universidades e institutos superiores. Se corre el riesgo de que los alumnos posteriormente no puedan insertarse adecuadamente al mercado laboral. Sin embargo, esto no reduce la importancia de la creación de un programa de becas que cuenta actualmente con 4 000 beneficiados. Otro avance con respecto al acceso educativo es el programa ‘Rutas Solidarias’, a través del cual se están entregando bicicletas a estudiantes que recorren largas distancias para llegar a su centro educativo. Finalmente, se está mejorando la modalidad de Educación Intercultural Bilingüe (EIB) que contempla un agresivo plan de formación de docentes EIB para estudiantes quechuas, aimaras y amazónicos. El problema radicaría no solo en la ‘formación’ de los maestros, sino en sus escalas remunerativas. Al respecto se señaló que se está presentando al Congreso un Proyecto de Ley de Desarrollo Docente que incluye mejoras salariales, aborda la meritocracia, el sistema de formación y estímulo a la innovación. No obstante, no se hicieron especificaciones acerca de su implementación, encargados, o fechas de aprobación.

En cuanto a cobertura educativa, se busca ampliar la educación inicial a través del programa JUNTOS. Durante el primer año de gestión se han incorporado a 60 000 niños. Asimismo, se han transferido cerca de 350 millones de soles a gobiernos regionales y locales para la construcción de más de 150 escuelas. Por otro lado, para mejorar la conexión se iniciado el programa Redes Rurales con más de 1 000 colegios organizados en 72 redes con un enfoque integral que incluye infraestructura, acompañamiento a docentes, centros de recursos, trabajo con las familiar e internet. En la misma línea, se ha creado una plataforma digital de recursos pedagógicos para que los alumnos y docentes puedan investigar y comunicarse en todo el país. Por último, la gestión del ministerio está siendo modernizada mediante la simplificación de procesos y el mejoramiento de los sistemas de información. Finalmente, sobre calidad educativa se informó que están ampliando la cantidad de materias, así como el número de evaluaciones de aprendizaje con una adicional en quinto de secundaria. A la par se anunció un proyecto de ley que evita que docentes sentenciados por terrorismo o delitos contra la libertad sexual puedan seguir trabajando en escuelas y se implementará una estrategia nacional contra el acoso y la violencia en los colegios. El punto de quiebre ‘inicia’ cuando nos preguntamos si esto es lo único que se puede hacer para mejorar la calidad de la educación en el país, y ‘termina’ sentenciando que en ninguno de los proyectos descritos se ha señalado algún tipo de articulación entre ellos. C. LA GRAN TRANSFORMACIÓN EDUCATIVA PENDIENTE La buena noticia es que proyectos y dinero hay. La mala noticia es que a pesar de contar con un plan estratégico al 2021, no tenemos un proyecto educativo que una todos los programas mencionados. Parece que el Plan Estratégico es un mero trámite burocrático que se ha mimetizado con lo discursivo de lo políticamente correcto. No sabemos cómo, por ejemplo, la modalidad de Educación Intercultural Bilingüe coordina con el programa Redes Rurales, o si el EIB está contemplado dentro de Beca 18. Tampoco es comprensible cómo así después de tantos años de evaluaciones en colegios, éstas se sigan pensando como herramientas para mejorar la calidad educativa. Las evaluaciones no son un fin, son un ‘medio’ que deben permitir tomar cartas en el asunto. Asimismo, ampliar las materias no implica que los alumnos estudien o aprendan más. Si no tienen la metodología, los docentes adecuados, y actividades extracurriculares complementarias, los resultados no serán los óptimos. Sería interesante que el Ministerio de Educación sea un verdadero engranaje articulador de los programas educativos en el país, y la Ministra Salas evalúe trabajar también los siguientes temas pendientes: 1) evaluar la implementación de una regulación para la creación de instituciones educativas privadas frenando su proliferación, 2) las fiscalice periódicamente, 3) establezca estándares de calidad educativa a nivel nacional, 3) aliente y facilite procesos de acreditación internacional, 4) mejore las remuneraciones e incentivos para los docentes, 5) elabore una estrategia de articulación Estado-Universidad-Empresa que evite la fuga de talentos, e 6) impulse la investigación en todas las materias, de tal forma que la innovación sea producto peruano, y no solo exigido al capital extranjero.

Se deduce de lo expuesto que hay tres ejes que el gobierno no puede descuidar cuando trata sobre políticas educativas: cobertura, acceso y calidad. Si uno de los 3 flaquea el desarrollo no será integral, y la educación no cumplirá sus objetivos. Adam Gamoran, PH.D en sociología de la educación por la Universidad de Chicago [4], señala que la educación es vital por dos motivos importantes: los niveles de educación son la principal variable de movilidad social, y porque está profundamente implicada en el fenómeno de desigualdad [5]. Si ‘calidad’ es la pata que aún parece lejos de nivelarse, y la cobertura y acceso no coordinan entre sí, la desigualdad y las brechas sociales en el país continuarán agrandándose. El Estado a veces olvida que hacer política es discutir sobre lo público, y por lo tanto, sobre el ‘bien común’ con proyectos grandes de reforma; no solo con millones de programas pequeños que no terminan de cuajar entre sí. No hay duda que la educación en el país es tarea pendiente.

Bibliografía [1] Ver lista de ministros y perfiles en: http://elcomercio.pe/politica/948998/noticia-presidente-ollantahumala-tomo-juramento-sus-18-ministros [2] PEN-2021 (2007) “Proyecto Educativo Nacional al 2021”. Lima: Consejo Nacional de Educación. [3] Por ejemplo: Lima concentra al 39.9% de estudiantes de nivel pregrado, mientras que a nivel postgrado el porcentaje se eleva al 50.6% (CINDA 2011). Es decir, el otro 60.1% de estudiantes se encuentra repartido en las 23 regiones restantes, teniendo como media 2.7% de estudiantes por región. Ver: Chávez, Noelia (2012) “El eslabón perdido: educación superior y políticas de Estado”. En: Políticas Públicas e Inclusión Social en el Perú. Lima: PeruDebate. Pp. 4 < http://es.scribd.com/doc/99882687/PeruDebate-Boletin-Junio-2012> [4] Ph.D. Adam Gomeran ha sido elegido por el presidente Barack Obama como miembro del Consejo Nacional de Ciencias de la Educación en EEUU. Reconocido sociólogo especialista en investigación educativa, invitado por la Escuela de Posgrado y la Maestría en Sociología de la PUCP para dictar la conferencia: “Ampliación de oportunidades en sistemas de educación superior desde una perspectiva comparada”. [5] PUCP (2012) “Para construir una política educativa pertinente es importante que un país haya estudiado su realidad”. Puto Edu. Entrevista. Lima 14 de junio del 2012. En: <http://puntoedu.pucp.edu.pe/entrevistas/para-construir-una-politica-educativa-pertinente-esimportante-que-un-pais-haya-estudiado-su-realidad/>

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful