¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás ¿Qué haré con mi vida?

NARRADOR: Todo joven cristiano debe auto examinarse acerca de una pregunta: ¿Qué haré con mi vida? Tal como los jóvenes cristianos de hoy, un joven llamado Timoteo encaró la decisión de qué hacer son su vida. Timoteo vivió en el primer siglo, evidentemente, su casa estaba en un pueblo llamado Listra, en la provincia romana de Galacia. La madre de Timoteo, Eunice, y su abuela Loida, lo criaron para que amara y sirviera a Jehová. No obstante, el padre de Timoteo no era creyente, y como tal, seguramente promovió las metas ofrecidas por el mundo romano.

1) ¿Que similitudes hay entre Timoteo y muchos jóvenes cristianos de hoy?
Como los jóvenes de hoy en día, Timoteo sin duda fue sometido a la influencia de instructores que promovieron filosofía mundana. ¿Qué haría con su vida? Un evento significativo en la vida de Timoteo fue la visita del apóstol Pablo. Con el tiempo, Loida, Eunice y Timoteo se volvieron cristianos. Timoteo tenía poca idea de la influencia tan profunda que Pablo tendría en su vida. Para el tiempo en que Pablo regresó a Listra, Timoteo ya era un hombre joven bien respetado. Pablo lo eligió para ser su compañero de viaje. Timoteo se benefició grandemente del entrenamiento de Pablo. Con el tiempo, Timoteo calificó para servir como superintendente viajante. Después de años de asociación juntos, Pablo y Timoteo fueron separados. Pablo había sido arrestado y sentenciado a muerte. Antes de su ejecución, Pablo escribió una carta final a Timoteo. Para cuando Timoteo la recibió, probablemente Pablo ya había sido ejecutado. Su advertencia final a Timoteo fue: “Mantén tu juicio en todas las cosas, haz la obra de evangelizador, efectúa tu ministerio plenamente”. Como el joven Timoteo, los jóvenes cristianos se enfrentan a una decisión: Ya sea usar su vida para perseguir cosas vanas, o en el servicio a Jehová. [ ANDY: NARRANDO] ANDY: Bueno, siempre he amado correr. Supongo que empezó cuando era pequeño. Jugué carreras con los niños del vecindario. Cuando me hice mayor, corría solo para despejar mi mente. Correr simplemente era natural en mí. En la preparatoria, correr en el equipo de pista se volvió lo más importante en mi vida. (HACE SEIS AÑOS). Pero en la primavera de mi último año, algunas cosas estaban pasando que sacaron mi mente de mi juego. [EN LA PISTA] ENTRENADOR: ¡Vamos, Vamos! ENTRENADOR: Despierta Andy! ANDY:: Mi madre y mi abuela se habían hecho Testigos de Jehová. Yo no estaba bautizado todavía pero sabía que era la verdad. Mientras más aprendía acerca de la verdad, más me cuestionaba qué tan importante el correr debía ser en mi vida. [CAMINANDO CON EL ENTRENADOR CLARK] ENTRENADOR: Andy, ¿está todo bien? ANDY: Si, bien, todo está genial. ENTRENADOR: Dormido en la vuelta ahí atrás, perdiste mucho tiempo. ANDY: Si, lo sé. ENTRENADOR: Tú sabes que espero mucho más de mi corredor estrella. Pareces distraído, no es por que te saqué de la carrera de invierno, ¿o si? ANDY: No entrenador, eso es historia antigua. ENTRENADOR: Tu sabes lo estricta que es la escuela en cuanto a dejar que los estudiantes compitan con una lesión… seguridad, responsabilidad.

1

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
ANDY: Entrenador, no es eso, en serio. Mire, me distraje, pero no volverá a pasar, lo prometo. ENTRENADOR: Eso es lo que quería escuchar, Andy. El jueves, después de la escuela entrenaremos un poco más ese pase ciego. ANDY: Si, seguro… ¡Oh hombre! Lo olvidé entrenador. Lo siento, tengo mi reunión. ENTRENADOR: ¡Reunión! Andy, tenemos una carrera la próxima semana y el divisional en tres semanas, ah, además, has faltado otras veces. ANDY: Lo sé, pero esto es diferente. Tengo una asignación. Voy a dar eh… un discurso. ENTRENADOR: Ah, un discurso, la última vez era otra cosa. ANDY: Lo sé, entrenador. Esto es importante para mí.

2) ¿Como se presiono a Andy para que se destacara en los deportes?
ENTRENADOR: Mira, tu religión es tu asunto. Pero este equipo es mío, si tú quieres correr, necesito el 100%, necesito que te enfoques, algo con lo que has tenido problema últimamente. Mira Andy, si ganas el encuentro divisional irás al estatal, y habrá una docena de universidades con becas grandes y gordas listos para conocerte. ANDY: Entrenador, usted sabe cuánto quiero ganar, pero… ENTRENADOR: Esta es tu oportunidad para probarte a ti mismo que tienes lo que se necesita. Tus compañeros cuentan contigo, Andy, Mira. Tú haz tu asunto el jueves en la noche si es tan importante para ti. Pero después de eso eres mío, ¿entendido? ANDY: Entendido. ENTRENADOR: Ahora a las regaderas. ANDY: Claro que si, entrenador. ANDY: El entrenador Clark sabía lo mucho que yo quería ganar. Y tenía razón, yo estaba distraído. Esa semana iba a dar mi primer discurso en la escuela del ministerio teocrático. Sabía del discurso desde hace tiempo, pero había estado tan ocupado con la practica de la pista, que no había tiempo de empezar con él. [EN LAS GRADAS] ANDY: (LEYENDO): “tiene una sombra de las buenas cosas por venir, pero no la sustancia misma de las cosas, nunca pueden los hombres con los mismos sacrificios…” ANDY: Unos cuantos días antes, la presión aumentó para tenerlo listo. Aún así, estaba teniendo problemas para enfocarme en eso, también. (Sueño de Andy) ANUNCIADOR: corredores: en sus marcas, listos! … (Despierta del sueño con una voz llamándolo) ROBERTO: Andy… Me preguntaba donde estarías. ANDY: Oh, hey Berto. ROBERTO: Hombre, te estas convirtiendo en un monje o algo así… ANDY: Solo estoy leyendo un poco, nada más. ROBERTO: Tal vez deberías leer un poco acerca de cómo arrancar cuanto toco mi marca.

2

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
ANDY: Como si tú nunca fallaras, además recuperé el tiempo perdido. ROBERTO: ¡Vamos hombre! Tu cabeza ya no está en el juego. A partir de que empezaste a ir a esa iglesia. ANDY: Salón del reino. ROBERTO: Lo que sea, como que has estado cambiando o algo, por ejemplo, ¿Cuándo fue la última vez que salimos? Siempre tienes alguna tonta excusa. ANDY: Mira, todo está bien entre tú y yo, en serio. Simplemente han pasado muchas cosas, eso es todo. ROBERTO: Oh hombre. ANDY: Berto, confía en mí, vamos a ganar. ROBERTO: Más vale, por dos buenas razones. Razón numero uno: ¡Becas para la universidad!, tú la necesitas, y sabes que yo la necesito. ANDY: ¿Cuál es la razón número dos? ROBERTO: Nuestras fotos en la caja de cereal. ANDY: Después de que ganemos las olimpiadas. ROBERTO: ¡Exacto! Después de las olimpiadas… [CENA EN CASA DE ANDRE] ANDY: Hey mamá, hey abuela. El pollo se ve bien mamá. MAMÁ: Andy, ¿no me debes una explicación? ANDY: Lo siento mamá, La práctica terminó tarde. MAMÁ: ¿Otra vez? ANDY: Bueno, como dice papá “La practica hace al maestro”. ABUELA: ¿Tienen que hacerte entrenar tan duro? Casi no tienes tiempo para otra cosa. MAMÁ: Como ese discurso que tienes esta semana. ANDY: Hey, papá. ABUELA: Hola Will. MAMÁ: Hola Cariño. PAPÁ: Hey hijo, hey abuela, hey cariño. ANDY: ¿Cómo estuvo el trabajo? PAPÁ: No fue uno de mis mejores días, mi nuevo website sigue fallando. ANDY: Papá, estuvimos trabajando en ese pase ciego hoy. Necesita un poco de trabajo, pero creo que estamos cerca. Oh, y en el sprint de 100 metros, deberían de darme el trofeo de una vez. PAPÁ: Oh, muy bien hijo.

3

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
ANDY: Si, el entrenador Clark está un poco preocupado, pero yo creo que si logramos ganar la carrera la próxima semana, entonces el divisional en tres semanas está en la bolsa. PAPÁ: Oh, divisional en tres semanas. Andy, no creo que pueda estar. Voy a estar fuera de la ciudad con algunos inversionistas esa semana. ANDY: No hay problema papá. PAPÁ: Sé que estás decepcionado. Te lo voy a compensar. Sé lo duro que has entrenado para esto. MAMÁ: Tal vez ha sido demasiado entrenamiento. PAPÁ: ¿Como? MAMÁ: Bueno, creo que es mucho para él. Casi no tiene tiempo ni para comer, y sé que está afectando en sus calificaciones. ANDY: Mis calificaciones están bien. PAPÁ: ¿Bien? Andy, bien no es suficiente, cuando estés en el mundo de los negocios tienes que ser mejor que todos los demás o si no te van a comer vivo. ANDY: Papá, simplemente he tenido mucho que hacer, eso es todo. Practicas, pruebas y todo eso. PAPÁ: Huh, vamos a ver… Prácticas, pruebas, ¿no estas olvidando algo? ¿Que hay de todo el tiempo que gastas yendo a esas reuniones? ANDY: Pero tú me diste permiso de ir. PAPÁ: Mientras… ANDY: Mientras no interfiera con la escuela. PAPÁ: Correcto. MAMÁ: Cariño, no creo que ir al salón del reino sea el problema. ANDY: No papá, es solo que el entrenador Clark ha aumentado nuestro entrenamiento. PAPÁ: Andy, si tratas de hacerlo todo, algo va a sufrir. Tienes que empezar a ser más responsable hijo. ABUELA: Will, este jueves Andy va a hacer algo muy responsable, va a dar un discurso frente a cien personas en nuestra congregación. PAPÁ: Bueno, no veo como eso va ayudarle en la escuela, o en ningún otro lugar. ABUELA: Bueno, él está aprendiendo a comunicarse, a enseñar. Estas habilidades pueden ayudarle en lo que sea que decida hacer. MAMÁ: Amor, ¿por qué no vas a su discurso y lo ves por ti mismo? ANDY: Si papá, no tienes que quedarte a toda la reunión. PAPÁ: Hey, hey, hey, calma. Todos aquí tenemos un acuerdo, ¿verdad? Esta no es mi religión, es la suya. Sin ofender hijo. No iré al salón del reino, ¡ni ahora ni nunca! ¿Entendido? MAMÁ: Cariño, simplemente pensé que sería bueno si… PAPÁ: Ahora, si no les importa, quisiera terminar mi cena en paz.

4

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
[CUARTO DE ANDY] MAMÁ: Andy, cariño, ¿puedo pasar? ANDY: Ah hola mamá, claro, pasa. MAMÁ: Te traje algo. ANDY: Gracias mamá. MAMÁ: Veo que estás trabajando en tu discurso. ANDY: Si, lo estoy sacando. MAMÁ: Andy, tu papá te quiere mucho. Él ha batallado allá afuera, y no quiere que tú tengas las mismas dificultades, o cometas los mismos errores, ni yo tampoco. Pero tu abuela y yo, tenemos otra preocupación. Yo sé que tu papá apoya tus carreras, y yo trato de no interferir. No quiero que nada se vuelva más importante que tu relación con Jehová. ANDY: ¿Puedo amar correr y a Jehová? MAMÁ: ¿Recuerdas lo que Jesús dijo? “No pueden ser esclavos de dos amos”, terminarán amando a uno y odiando al otro. Hijo, yo se que con la ayuda de Jehová tomarás la decisión correcta. ANDY: Bueno, será mejor que termine este discurso. MAMÁ: Sé que harás un buen trabajo cariño. [DISCURSO DE ANDY:] ANDY: (LEE HEBREOS 10:39) ANDY: Los cristianos son corredores, corredores en la carrera por la vida. Debemos tener aguante para terminar esa carera. Los corredores de largas distancias usualmente comen muchos carbohidratos la noche anterior. Como un corredor de largas distancias podemos acumular una reserva de fuerza espiritual comiendo alimento espiritual. Esto nos ayudará a correr la carrera con aguante y a ganar el premio de la vida eterna. [DESPUÉS DE LA REUNIÓN] HERMANA: Y otra vez, buen trabajo con tu discurso. HERMANO: Hey, estaremos esperando el siguiente. ANDY: Muchas gracias. HNO FLEISSIG: Buenas noches Andy. ANDY: Oh, hola hermano Fleissig. HNO FLEISSIG: Ese fue tu primer discurso, un verdadero hito. Hiciste un excelente trabajo. ANDY: Gracias hermano Fleissig. HNO FLEISSIG: Tu ilustración sobre comer carbohidratos, muy efectiva. ANDY: Bueno, supongo que hablar sobre correr es muy fácil para mí. HNO FLEISSIG: Eso he escuchado, sabes, yo también era deportista cuando era joven. ANDY: ¿En Serio?

5

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
HNO FLEISSIG: No dejes que este bastón te engañe joven, cuando yo tenía tu edad soñaba con nadar en las olimpiadas. ANDY:¿En serio? No sabía eso. HNO FLEISSIG: Quizás algún día te cuente acerca de eso, oye, me preguntaba, ¿no conoces tú a algún joven energético que pueda ayudarme con un pequeño proyecto alrededor de la casa? ANDY: Claro hermano Fleissig. Me encantará ayudarle. Puedo ir el sábado después de la práctica. HNO FLEISSIG: Wunderbar. [CASA DEL HNO. FLEISSIG] ANDRE: Yo sabía que el hermano Fleissig había sido un anciano por años, e incluso había sido superintendente de circuito, así que estaba un poco nervioso. De hecho pensé en cancelar pero decidí mantener mi palabra y ayudarle ese día, me alegro de haberlo hecho. JOY: Okay ustedes dos, se está haciendo tarde, pasen adentro, acabo de hacer una jarra de limonada fresca. [ADENTRO DE LA CASA] JOY: Ahora papá, no te pongas difícil, sabes que tienes que tomar tu medicina. HNO FLEISSIG: ¡Aah! La medicina es para gente enferma, nunca me había sentido mejor en mi vida. JOY: Tú lo sabes mejor, a veces tu mismo te maltratas tanto... HNO FLEISSIG: No te pago para que me sermonees. JOY: Papá, no me pagas nada. Ahora, por favor tómate tu medicina. Tengo que irme a casa, Jack y yo tenemos ese nuevo estudio bíblico esta noche. Que la pasen bien, No dejes que te entretenga hasta muy tarde, Andy. ANDY: Bye hermana Sanders. HNO FLEISSIG: Andy, cuando escuché tú discurso la otra noche, me dije a mí mismo: este joven tiene potencial, excelentes ilustraciones. Ah, a propósito, ¿utilizaste el índice cuando investigaste tu discurso? ANDY: ¿Cuál índice? HNO FLEISSIG: Ahh, el índice es como un mapa hacia tesoros escondidos, solo tienes que saber como usar ese mapa. ¿Puedes ver ese libro rojo oscuro por allá? ANDY: ¿Este? HNO FLEISSIG: Si, por favor. Toma asiento. La luz por favor. Este es el índice de publicaciones de la Watchtower, en él, podrás encontrar diferentes temas en orden alfabético. Por ejemplo, digamos que quieres información sobre aguante. ¿Ves todos los subtítulos bajo “aguante”? ANDY: Si, muchos. “Adversidad”, “cultivando”, “David”, “Jehová”, “Jesucristo”, “Testigos del día moderno”. HNO FLEISSIG: Ahora, bajo cada subtítulo encuentras una lista de referencias, y para saber lo que significan las abreviaciones, simplemente te vas al inicio del índice y aquí las tienes. Y, además, hay otra característica interesante, por ejemplo, si lees un texto bíblico y quieres saber su significado… [CAMPO DE CARRERAS] ANDY: Tuvimos una carrera con una escuela local esa semana y el encuentro divisional se acercaba, así que el entrenador estaba aumentando la presión.

6

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
ENTRENADOR: Muy bien, pateen atrás! Muy bien un poco más rápido ahí Andy. Un poco más suave ahí Baker y Jones, Muy bien, otra vez!. Fin del estiramiento, de pie! [CASA DEL HNO. FLEISSIG] HNO FLEISSIG: Aquí tienes, un poco más de pintura mi amigo. ANDY: Gracias. HNO FLEISSIG: Por cierto, no te vi en la reunión el jueves en la noche. Estaba preocupado, pensando que estarías enfermo. ANDY: Oh, no. Es por que el encuentro divisional está a solo dos semanas. El entrenador realmente nos está haciendo trabajar duro. HNO FLEISSIG: Cuesta mucho ser un ganador ¿verdad? ¿Hasta donde piensas llegar con tus carreras? ANDY: Siempre he soñado con correr en las olimpiadas, pero no se si sea lo suficientemente bueno para eso. Probablemente obtenga una beca para una buena universidad, conseguir un buen trabajo. Estaría feliz con eso. HNO FLEISSIG: Aah, educación, un buen trabajo. Es sabio pensar en esas cosas. ¿Que clase de metas espirituales tienes? ANDY: ¿Oh, como la de bautizarme? Definitivamente planeo hacer eso, cuando esté listo. HNO FLEISSIG: Ah, ¡Excelente!, el bautismo abre una puerta para una vida de servicio a Jehová. ¿Has pensado en todas las oportunidades abiertas para jóvenes como tú? ¿Servicio de Betel?, ¿Precursorado?, ¿Escuela de Entrenamiento Ministerial? ANDY: ¿Yo? No se si yo esté hecho para eso, hermano Fleissig. Además, no es un requerimiento, ¿o si? HNO FLEISSIG: ¿Requerimiento? No. Pero Jehová sí exige que le demos lo mejor de nosotros. ANDY: ¿Y cómo sabemos que es lo mejor de nosotros? HNO FLEISSIG: El entrenador dice que tú eres el mejor corredor del equipo. ¿Por qué piensa eso? ANDY: Bueno, él sabe que soy rápido, por que he trabajado duro. Lo tomo muy en serio. HNO FLEISSIG: Ah, ahora, supón que empiezas a perderte las prácticas. Estás distraído por otras cosas. Llega el día de la gran carrera y terminas en último lugar. ¿Cómo crees que se sentirá el entrenador? ANDY: El no estaría feliz. HNO FLEISSIG: ¿Y porqué? ANDY: Bueno, él sabe lo que puedo hacer, de lo que soy capaz. Supongo que sabrá que no estuve dando lo mejor de mí. [OFICINA DEL ENTRENADOR] ANDY: Entrenador, ¿quería verme? ENTRENADOR: Sí Andy, pasa hijo. ANDY:¿Está usted bien? ENTRENADOR: Oh si, bien. Es una vieja lesión actuando otra vez, eso es todo. ANDY:¿Cómo pasó?

7

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
ENTRENADOR: Ah. Mi último año de la universidad. Estaba practicando para las finales de conferencia, iba pasando la curva cuando, mi rodilla se salió. Caí al suelo como un saco de papas. ANDY: Así que no pudo correr en la final. ENTRENADOR: Oh, sí corrí, muy bien. Me tomé un analgésico realmente fuerte, muchos tipos usan esas cosas. ANDY: Desearía haber tenido unos en la carrera de invierno. ENTRENADOR: Sí, claro. Tan pronto como la escuela hubiera sabido que te dejé correr con una lesión, perdería mi trabajo. El asunto es que jalaron bien, gané la carrera. ANDY: Pero su pierna se arruinó. ENTRENADOR: Ah, unas cuantas cirugías, analgésicos de vez en cuando. Pero te diré algo, Dempster. No me arrepiento ni un poquito. Finalmente pude probar lo que es ser un ganador. ANDY: Entrenador. Ya sé por qué quería verme. ENTRENADOR: ¿Por que tu desempeño de hoy fue menos que estelar? ANDY: Algo así. ENTRENADOR: No, no es por eso. Vamos, siéntate. Andy, Te conozco por casi tres años ya, probablemente he pasado más tiempo contigo que con mis propios hijos, eres uno de mis mejores corredores, sin exagerar. Si hay alguien en este equipo que tiene lo necesario para ser un ganador. ¡Eres tú! Esto no es asunto de una pequeña carrera de preparatoria. Es acerca de tu futuro. Hijo, tu tienes un don. Un don de Dios, no lo desperdicies, escucha tu corazón, se lo que tú sabes que puedes ser, un ganador. ANDY: Claro que sí entrenador. ENTRENADOR: Muy bien, vete a casa y descansa un poco, y Andy, trata de no lastimarte esta vez, compañero. [CASA DEL HNO. FLEISSIG] HNO FLEISSIG: Y, Andy, ¿el entrenador todavía te tiene trabajando duro? ANDY: Oh sí, pero, de otro modo nunca podríamos ganar. HNO FLEISSIG: Ganar significa mucho para ti, ¿no es cierto? ANDRY:¡Ah!, el ímpetu de cruzar la línea final, ganar el trofeo, creo que es difícil de explicar. HNO FLEISSIG: Ah, ¡el toque final! Bienvenidos. Andy, ¿recuerdas que te platiqué que yo nadaba?

3) ¿Que le dijo el hermano Fleissig a Andy sobre a) querer dedicarse tanto a Jehová como al deporte? (Mat. 6:24.)
[ADENTRO DE LA CASA] HNO FLEISSIG: No había visto esto en años, ah, aquí está. ANDY: Hermano Fleissig, ¿es usted? HNO FLEISSIG: ¿No esta mal verdad? Yo amaba nadar. Mi sueño era nadar en las olimpiadas y mis entrenadores me decían que yo tenía el talento. ANDY: ¿Entonces por que no lo hizo?

8

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
HNO FLEISSIG: Mi meta estaba justo frente a mí, entonces un día… (GOLPES DE PUERTA) ANDY: Los testigos. HNO FLEISSIG: Amaba lo que estaba aprendiendo. Supe que era la verdad. Al principio me esforcé mucho para dedicarme tanto a Jehová como al deporte. ANDY:¿Pudo lograrlo? HNO FLEISSIG: Me perdí muchas reuniones, me di cuenta de la veracidad de las palabras de Jesús “Nadie puede servir como esclavo a dos amos” así que me puse del lado de Jehová y abandoné mi equipo de natación. Y fue algo muy bueno lo que hice. ANDY: ¿y eso por qué?

¿Que le dijo el hermano Fleissig a Andy sobre b) Como se consigue la verdadera felicidad?
HNO FLEISSIG: Andy, el mundo entró en guerra. Las olimpiadas fueron canceladas. Muchos de mis antiguos compañeros se unieron al ejército de Hitler. Me estremezco al pensar que yo pude habérmeles unido. ANDY: De ninguna manera hubiera hecho usted eso, hermano Fleissig. HNO FLEISSIG: Millones pusieron fe en las promesas de Hitler, pero fue solo por que estaba activo en la verdad que no fui engañado. Como muchos de nuestros hermanos yo fui arrestado y encerrado en el campo de concentración. Muchos de nuestros hermanos perdieron la vida. Fue solo con la ayuda de Jehová que aguanté. Pero a pesar de todo estaba feliz. ANDY: ¿Feliz? ¿Cómo podía estar feliz? HNO FLEISSIG: La felicidad no viene de poseer el éxito del mundo. La felicidad viene de saber que estamos agradando a Jehová. En el campo tuvimos la oportunidad de probar nuestro amor a Jehová, y aprendimos a confiar en él absolutamente. ¡Eso nos hacía felices! Déjame mostrarte algo. En el campo tenía esto. Cuando yo tenía tu edad, yo deseaba muchas cosas: Fama, Dinero, cómo lo llaman… ¿La buena vida? En el campo eso no significaba nada, pero este plato significaba algo, con él, podía comer y vivir. Desde entonces, lo tomé como un recordatorio.

¿Que le dijo el hermano Fleissig a Andy sobre c) lo que le recordaba el plato que tenıa en el campo de concentración?
ANDY: ¿Un recordatorio de qué? HNO FLEISSIG: De que cuando ponemos a Jehová en primer lugar, no necesitamos muchas cosas materiales. Lo único que necesitamos es nuestra cuchara y plato. Después de que fui liberado del campo decidí servir a Jehová en el servicio de tiempo completo. Con el tiempo me casé con mi querida esposa, Gisela. Tuvimos una vida maravillosa junta en el servicio de Jehová. Juntos, servimos como precursores, después en la obra de circuito, y en criar a nuestra hija, Joy. Andy, ¿ves a toda esta gente con mi esposa y conmigo? ANDY: Si, ¿Quiénes son ellos?

¿Que le dijo el hermano Fleissig a Andy sobre d) Las personas que aparecen con el y su esposa en la foto?
HNO FLEISSIG: Estas son solo algunas de las personas que ayudamos a entrar en la verdad. Ningún trofeo podría brindarme tanta felicidad.

9

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
ANDY: Pero, ¿Y si la guerra no hubiera venido, hermano Fleissig? ¿Cree que tal vez se hubiera arrepentido de renunciar a sus sueños? JOY: Papá, en un momento vengo con tu medicina. HNO FLEISSIG: Okay querida. Andy, cuando llegues a casa lee Filipenses capítulo 3 versículo 8, creo que eso responderá tu pregunta.

¿Que le dijo el hermano Fleissig a Andy sobre e) lo que sentía por haber renunciado a sus sueños de atleta? (Filip. 3:8.)
[CASA DE ANDRE] ANDY: (LEYENDO): “Pues, en cuanto a eso, de veras sí considero también que todas las cosas son pérdida a causa del sobresaliente valor del conocimiento de Cristo Jesús mi señor. Por motivo de él he sufrido la pérdida de todas las cosas y las considero como un montón de basura”. ANDY: Abuela, ¿a qué crees que se refería el hermano Fleissig? ABUELA: Bueno, el apóstol Pablo dice que sufrió la pérdida de todas las cosas. ¿A qué crees que se refería él? ANDY: Todas las cosas a las que renunció. ABUELA: Correcto. Pablo fue un hombre bien educado. Él pudo haber sido rico y famoso, pero una vez que aprendió la verdad acerca de Cristo… ANDY: Él renunció a todo eso. ABUELA: Lee la última parte del versículo otra vez. ANDY: “Y las considero como un montón de basura” Basura. ABUELA: Así que Pablo se dio cuenta de que a la larga, todas las cosas a las que renunció no eran más que basura. Hoy están aquí, mañana se van. ANDY:: Abuela, ¿Está mal que yo me convierta en un corredor estrella?

4) ¿Que respuesta recibió Andy cuando le pregunto a su abuela si era malo querer triunfar en el deporte? (Luc. 4:5-7.)
ABUELA: ¿Está mal? Depende del precio que estés dispuesto a pagar. ANDY:¿A qué te refieres? ABUELA: Recuerda cómo Satanás ofreció a Jesús todos los reinos del mundo. ¿Qué quería Satanás a cambio? El quería que Jesús lo adorara. Si tú quieres ser una estrella en el mundo de Satanás, ¿no crees que él va a querer algo de ti? [ESCENA EN EL ESTACIONAMIENTO] ROBERTO: ¿Tenemos ese pase perdido o que? ANDY: Poesía en movimiento, mi amigo. Ese trofeo está en la bolsa. Sólo tengo que correr un poco más rápido para recuperar tu tiempo perdido. ROBERTO: ¿Que? Puedo vencerte cualquier día. ANDY: En tus sueños.

10

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
ROBERTO: Oh, pilar del equipo, mascota del entrenador, superestrella, Te venceré cualquier día. De aquí al final del estacionamiento. ANDY: No, Berto. ROBERTO: Eso es lo que pensé. ANDY: Vamos, nos acabamos de bañar. ROBERTO: No, entiendo, no quieres ser derrotado enfrente de esas chicas. No es bueno para tu reputación. ANDY: Roberto. ROBERTO: ¿Qué? ANDY: ¡Vamos! (CORREN Y ANDRE SE CAE) ROBERTO: Oh, Dy, Dy, ¿estás bien? ANDY: Ugh. El entrenador me va a matar. ROBERTO: Esto no es bueno. Vamos, a ver si te puedo levantar. Dre, tal vez te quebraste algo hombre. Probablemente lo mismo de la vez pasada. ANDY: Hey hombre, esto no es gracioso. Ah, ¿Cómo voy a correr mañana? ¡No puedo creer esto! ROBERTO: Cálmate, cálmate. Solamente necesitas un tiro, tú sabes, analgésicos. Los profesionales los usan todo el tiempo. ANDY: No hombre, olvídalo. Si alguien se enterara el entrenador estaría en problemas. ROBERTO: La escuela no tiene por qué saber, ¡ni nadie! Se justo lo que necesitas. ANDY: No hombre, yo no se de eso. No, Berto, olvídalo. ROBERTO: Mira hombre, ¿realmente quieres mirar otro encuentro desde las bancas? ¿Eh? Además, sin ti ¡el equipo está hundido! ¡Yo estoy hundido!, ¡ahora no es el momento de ser justo conmigo, Andy! Hermano, vamos, no estás quebrando ninguna ley, solo una regla tonta. Vámonos antes de que el entrenador te vea así, y confía en mí, vas a estar bien. [CARRERA: ENCUENTRO DIVISIONAL] ANUNCIADOR: Esta es la última llamada para los finalistas de 100 metros hombres. Por favor repórtense a la entrada de la orilla norte de la pista. (Pasa la carrera, Andy gana). [VESTIDORES] ROBERTO: Dy, te lo dije, ellos no pueden detener al verdadero gato montés azul. Lo intentaron, pero lo logramos hermano. ENTRENADOR: Okay muchachos, ¡escuchen! Reúnanse. ROBERTO: ¿Ves? Te dije que esa cosa iba a funcionar, pero no te preocupes, tu secreto está seguro onmigo. ENTRENADOR: Muchachos, me hicieron sentirme orgulloso hoy. Miren esta belleza, ¡ustedes ganaron esto! Cada vez que un alumno pase por la vitrina de trofeos va a ver esto. Pero hay que tener cuidado, sin embargo. No podemos dormirnos en nuestros laureles, en nuestros logros. Lo siguiente es el campeonato estatal. Y para algunos de ustedes, no tiene que terminar ahí. Así que, lo que necesito es más enfoque, más compromiso y más dedicación. Claro que esto exige algún trabajo duro, algún sacrificio. ¡Pero vale la pena!

11

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
¿No es cierto? La pregunta es, ¿estarán a la altura del reto? Dije, ¿están a la altura del reto? ¿Quién es el número uno? TODO EL EQUIPO: ¡Somos el número uno!, ¡somos el número uno!...

5) ¿Se sintió satisfecho tras haber ganado la carrera?
[CUARTO DE ANDY] ABUELA (VOZ): “Si tú quieres ser una estrella en el mundo de Satanás, ¿no crees que él va a querer algo de ti?” MAMÁ (VOZ):“Pero solamente tengo miedo de que el correr esté disminuyendo tu espiritualidad”. HNO. FLEISSIG (VOZ): “Ningún trofeo podría brindarme tanta felicidad”. [CASA DE ANDY] ANDY: ¿Mama? Oh, aquí estás. Vuelvo en un ratito, tengo que ver al hermano Fleissig. ¿Está todo bien? ¿Mamá, que pasa? MAMÁ: Andy, era Joy. El hermano Fleissig él, él murió esta tarde. ANDY:: No. MAMÁ: Lo siento cariño, lo siento. [CASA DEL HNO. FLEISSIG] JOY: ¿Cómo estás Andy? ANDY: Desearía haberlo visto sólo una vez más. Realmente necesitaba hablar con él. JOY: Quiero que sepas que papá realmente se preocupaba por ti, Andy. Y él te dejó esto. Es algo que él quería que tú tuvieras.

6) ¿Que fue lo que mas le conmovió a usted de la carta que el hermano Fleissig le dejo a Andy? (Prov. 10:22.) 7)
HNO: FLEISSIG (VOZ): “Mi querido amigo, Andy: quiero que tengas este pequeño recuerdo de nuestros momentos juntos. Espero que siempre recuerdes la lección que me enseñó, He estado enfermo por algún tiempo, y tengo miedo de que pronto este cansado corazón se detendrá y ya no podremos tener nuestras pequeñas pláticas, eso me pone muy triste. Pero no quiero que te aflijas, Andy. ¡Regocíjate de que he corrido la carrera hasta el final! Mi joven amigo, no se que harás con la preciosa vida que Jehová te ha dado. Solo puedo decir que a menos que la uses para servir a Jehová, siempre te sentirás vacío. Usa tu vida para servirle y tendrás gozo y felicidad. Recuerda: “La bendición de Jehová… eso es lo que enriquece, y él no añade dolor con ella” Estoy seguro, Andy, de que disfrutarás una vida maravillosa en el servicio de Jehová. Tu amigo eternamente: Walter Fleissig”. [ASAMBLEA] HNO. TAYLOR: Es una gran carta hermano Dempster, ¿Qué efecto tuvo en usted? ANDY: Bueno, empecé a pensar, a realmente pensar acerca en mi futuro, lo que debía de hacer con mi vida. Así que paso a paso empecé a reorganizar mis prioridades. HNO. TAYLOR: Por favor, dinos a todos lo que esto envolvió. ANDY: Bueno, para empezar tuve que dejar el equipo de carreras. HNO. TAYLOR: ¿Fue eso difícil para ti?

12

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
ANDY: Si, lo fue, yo amaba correr, pero la presión para ganar era muy poderosa. Y pude ver que mientras más me sumergía en los deportes, más compromisos tenía que hacer. Pero, lo más importante fue que eso interfería con mis nuevas metas espirituales. HNO. TAYLOR: ¿Qué metas espirituales te pusiste? ANDY: Al principio lo básico. Estudio bíblico personal, oración, asistir a las reuniones, a todas las reuniones, y con el tiempo, bautizarme, después mi siguiente meta fue el servicio de tiempo completo. He sido precursor desde hace cuatro años a la fecha. HNO. TAYLOR: Mirando atrás, hermano Dempster, ¿te has arrepentido de los sacrificios que tuviste que hacer? ANDY: Absolutamente no, El solo saber que estoy agradando a Jehová, ayudando a otras personas a estudiar la Biblia y estimulándolos a ponerse metas espirituales; no hay nada como eso, hermano Taylor. HNO. TAYLOR: Ahora, he escuchado que otra de tus metas pronto va a ser alcanzada, ¿es eso cierto? ANDY: Es cierto. La semana pasada, recibí mi invitación para asistir a la próxima clase de la escuela de entrenamiento ministerial. HNO. TAYLOR: Muchas gracias hermano Dempster. Y, ¿no deseamos agradecer a todos nuestros jóvenes precursores por estas estimuladoras experiencias?

7) ¿Que pudo entender Andy gracias a la ayuda del hermano Fleissig?
[CORRIENDO, POR LA CALLE] ANDY: Supongo que se puede decir que he sido bendecido, tengo una madre y abuela que siempre me estimularon para seguir metas espirituales, y un padre que ha empezado a mostrar interés en la verdad. Pero Jehová también me ha bendecido de otra manera, con una amistad muy especial. El hermano Fleissig me ayudó a descubrir algo que cambió mi vida, que tengo algo que ofrecerle a Jehová, más de lo que pensaba. De vez en cuando me pregunto que hubiera sido de mi vida si hubiera perseguido otras cosas, ¿tendría más dinero?, ¿sería famoso? Quizás. Pero entonces recuerdo las palabras de un viejo amigo, “a menos que uses tu vida para servir a Jehová siempre te sentirás vacío”. Bueno, no me siento vacío, me siento lleno, feliz, con más bendiciones de las que podría contar, oh, y todavía sigo corriendo, pero en una carrera diferente, la carrera por la vida. Esa es una carrera en la cual planeo seguir corriendo. Y con la ayuda de Jehová, es una carrera que pretendo ganar. “Y corramos […] la carrera que está puesta delante de nosotros, mirando atentamente al perfeccionador de nuestra fe, Jesús” (Hebreos 12:1, 2).

13

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás Al mirar atrás….
NARRADOR: Muchos jóvenes han tenido que decidir qué hacer con su vida. A continuación, dos cristianos reflexionan sobre la decisión que tomaron en su juventud.

8) ¿Que carreras habían emprendido los hermanos entrevistados, y por que?
Leví creció en un hogar dividido en sentido religioso, y sus familiares no testigos lo animaron a dedicarse profesionalmente al fútbol americano. Y Susan estaba inmersa en su carrera musical cuando comenzó a estudiar la biblia. LEVI: Amaba el fútbol, para ser sincero lo amaba con todo mi corazón, la emoción. Me encantaba correr, sentirme lleno de energía. SUSAN: Sentía pasión por la ópera, me fascina la música clásica. La sensación de comunicarse con el público. Es fantástico.

9) ¿Que habían logrado?
LEVI: En el puesto que tenía, me consideraban el tercer mejor jugador del país, siempre salía en la primera plana de la sección deportiva. SUSAN: Empecé mi carrera trabajando de suplente en la ópera de la ciudad de Eugene, en Oregón. Pasé algunos veranos en programas para jóvenes artistas: La Central City Opera, el Festival de Aldeburgo, Canté en el Festival de Tanglewood… LEVI: Todas las universidades importantes me querían, pero decidí visitar la Universidad del Sur de California el 12 de enero de 1990. Así que fui al estadio, y me dijeron que habría miles de personas coreando mi nombre. Y entonces vi mi nombre en la pantalla gigante. Decía: “Levi, queremos que te quedes”. Y pensé: “¡Guau! Esto es genial”.

Dudas: 10) ¿Que los hizo reexaminar su vida? (2 Cor. 5:15.)
SUSAN: Me bautice el 31 de Julio de 1993. En realidad no sabía qué hacer con mi carrera en la ópera. Hubo un texto bíblico que fue muy importante para mí: 2 Corintios 5:15. “Que no vivamos ya para nosotros, sino para el que murió por nosotros,” ese texto me impresionó mucho, porque yo estaba viviendo para mí. LEVI: Mi padre me explicó los principios bíblicos sobre las compañías mundanas, el ambiente del mundo del fútbol y lo que podía hacer en el futuro en cuanto a servir a Jehová. Tenía que elegir. En el vuelo de regreso a casa le di testimonio a una señora sentada a mi lado. De pronto pensé: “Estas intentando enseñarle a ella cómo vivir, y, sin embargo, mírate”. SUSAN: Cantar ya no me producía la misma alegría que antes, y pensé: “En realidad no me hace tanta falta”. Así que lo dejé.

11) ¿Que carreras teocratitas reemplazaron a las que tenían, y por que concluyeron que no podían seguir ambas?
LEVI: Salí en la portada de los periódicos, “Levi prefiere llevar una biblia a un balón.” Prometí a Jehová darle todo lo que tenía. Así que me bauticé, comencé el precursorado en 1991 y en octubre de ese año entré en

14

¿Qué haré con mi vida? - Al mirar atrás
Betel. Salí de Betel para casarme. Mi esposa y yo emprendimos el precursorado en Tulsa (Oklahoma), donde llevamos siete años sirviendo de precursores en una congregación. SUSAN: Comencé el precursorado regular y, claro, mi vida cambió. El precursorado me llenó por completo. En aquella época también conocí al que llegó a ser mi esposo, que hace muchos años que es betelita. Ya llevo cinco años en Betel. LEVI: En la actualidad, soy bombero en una ciudad de unos 600.000 habitantes. Lo bueno de mi horario es que trabajo un día y luego tengo dos días libres. Eso me permite ser precursor y mantener a mi esposa. SUSAN: Trabajo de ama de llaves. No es un trabajo rodeado de glamour, pero en Betel no importa tanto qué es lo que uno hace. Lo que importa es que vives en un ambiente espiritual ayudando a tus hermanos, y he recibido enormes beneficios. Me encanta la adoración matutina. Me encantan los discursos de Betel que oímos una vez al mes. Y es un gran privilegio conocer a personas que son hermanos de Cristo. Ese es un privilegio muy especial para mí.

No se arrepienten
LEVI: Yo diría que no es posible dedicarse al deporte y a Jehová al mismo tiempo. Si te concentras en el servicio a Jehová, tienes que dárselo todo. Pero el deporte absorbe gran parte de tu tiempo. Tienes que entrenarte para ser más fuerte, más rápido. Dedicarse al deporte exige tiempo, Así que en realidad no es posible hacer las dos cosas. SUSAN: Si realmente nos dedicamos a Jehová, tiene que ser por entero. Debes darle toda tu vida. Y la música también exige que le des toda tu vida. Y, claro, uno no tiene dos vidas. Así que, o te dedicas por completo a Jehová, o acabas entregándote por completo a la música. LEVI: A menudo veo en los periódicos que quienes jugaban conmigo firman contratos de 5.500.000 dólares, de 8.900.000 dólares…así que es inevitable mirar atrás. Pero lo que he ganado supera a cualquier cosa que haya tenido antes: Las amistades, la Organización, la Hermandad. Nada puede reemplazar esas cosas. SUSAN: A veces veo a mis compañeros de la academia Juilliard. Hablan de ellos en los diarios a por la radio, de su fantástica carrera. Y me alegro por ellos, me alegro porque sé que eso es todo lo que conocen. LEVI: Pienso en donde podría estar porque no hay ninguna garantía. El mundo no te garantiza nada, te puedes lesionar la pierna o la espalda, ¿Y donde estarías?. SUSAN: Todo lo que consigues en el mundo es temporal y esta repleto de problemas, parece tan bonito, y uno solo ve las ventajas. Pero no ves el precio que hay que pagar. LEVI: Quieren usarte, sacar lo que puedan de ti. Como un vaso desechable: Te usan, y luego te tiran.

12) ¿Se arrepintieron de haber cambiado de objetivo en la vida?
SUSAN: Bueno, no siento que haya perdido nada, porque en realidad lo he ganado todo. Tengo un esposo maravilloso, una vida feliz, un futuro espléndido. LEVI: No me arrepiento. Lo digo de todo corazón. No me arrepiento de nada. Estoy contento de servir a Jehová. Me siento feliz con todas las bendiciones que ahora tengo. Soy feliz.

“He sufrido la pérdida de todas las cosas y las considero como un montón de basura, a fín de ganar a Cristo.” (Filipenses 3:8) 13) Joven, ¿qué comentarios de estos hermanos te han hecho reflexionar sobre lo que debes hacer con tu vida?

15