Lucy y Billy

por Pauline Cartwright ilustrado por Rob Mancini

Lucy y Billy
por Pauline Cartwright ilustrado por Rob Mancini

Copyright © por Houghton Mifflin Harcourt Publishing Company Todos los derechos reservados. Ninguna parte de este trabajo puede ser reproducida o transmitida de ninguna forma o medio, electrónica o mecánicamente, incluyendo fotocopia o grabación, ni por ningún sistema de almacenamiento de información, sin el permiso por escrito del propietario de los derechos del contenido, a menos que dicha copia esté expresamente permitida por las leyes federales de propiedad intelectual. Cualquier solicitud de permiso para copiar cualquier parte de este trabajo debe ser enviada a Houghton Mifflin Harcourt School Publishers, atención Permisos, 6277 Sea Harbor Drive, Orlando, FL. 32887-6777. Impreso en Chile ISBN: 978-0-547-26936-8 ISBN Edición Chile: 978-0-547-87339-8 1 2 3 4 5 6 7 8 9 2252 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 4500000000 ABCD

La posesión de esta publicación en formato impreso no autoriza a los usuarios a convertir esta publicación, o cualquier parte de ésta, en formato electrónico.

Lucy quería un pajarito para su cumpleaños. Toda la familia fue de compras. —¡Hay más de cien pajaritos! —dijo Tomás, el hermanito menor de Lucy.
3

Lucy miró todos los pajaritos con mucho cuidado. Algunos babeaban. Otros tenían un collar. Algunos eran grandes. Otros eran pequeños. Por fin Lucy encontró el pajarito que buscaba. Era un periquito con plumas verdes lisas y un piquito amarillo.
4

Lucy decidió llamarle Billy. Lucy le dijo a su papá: —Los periquitos pueden hablar. ¡Le voy a enseñar a Billy a decir su nombre! —Te va a dar mucho trabajo —le dijo su papá— pues tardan mucho para aprender.
5

Lucy limpió la jaula de Billy. Le puso agua fresca. Pesó la comida. Todos los días le decía a su periquito: —Me llamo Billy—.
6

Tomás, el hermanito de Lucy, también decía: —Me llamo Billy—. —¡No hagas eso! —le decía Lucy—. Le estoy enseñando a Billy a hablar.
7

Billy aprendió a pararse en el dedo de Lucy. Ella acariciaba las plumas rizadas de su cabecita caída y le repetía: —Me llamo Billy.
8

—Me llamo Billy —repetía muchas veces Tomás. —¡No hagas eso! —le decía Lucy.
9

A veces Lucy dejaba salir a Billy de la jaula. —Me llamo Billy —le decía mientras él volaba. —Me llamo Billy —repetía Tomás. —¡No hagas eso! —le decía Lucy.
10

Un día Lucy estaba midiendo algo y haciendo su tarea. Tomás vino y le dijo: —¡Lucy, ven, pronto! ¡Billy habló! Los dos niños corrieron a la jaula de Billy.
11

¡Lucy casi no podía hablar de la emoción! —Billy, dime algo —le dijo. Esperó a que Billy hablara.
12

Billy miró a Lucy con sus ojitos negros. Apenas abrió el piquito, pero Lucy le oyó hablar.
13

—¡No hagas eso!— dijo Billy. Lucy no lo podía creer.
14

2
Número de palabras: 293
2 2 2

Ben y Manchita Lucy y Billy Una mascota a la medida

Lecturas niveladas

1505314

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful