Balance de la Situación Ambiental 2006

Evaluación del Sector
Basado en la opinión de 179 expertos de todo el país Diciembre 2006

Editores Diego Díaz Martín, María Elisa Febres, Zoyla Martínez, Yazenia Frontado e Isabel Novo.

Introducción El presente análisis evalúa los principales alcances y dificultades de la gestión ambiental en Venezuela durante el año 2006 e identifica las acciones concretas que deben ser desarrolladas a corto, mediano y largo plazo para promover una mayor eficiencia y eficacia en la gestión de la conservación y uso sustentable de nuestros recursos naturales y del ambiente en general. Lejos de ser exhaustivo, este estudio pulsó la opinión profesional de un grupo de expertos venezolanos de diferentes sectores del acontecer ambiental del país. Dado el carácter intencional de la muestra, los resultados son altamente confiables en torno a la percepción del sector para el 2006 y los principales retos y desafíos ambientales del 2007. Para ello, y al igual que años anteriores, VITALIS conformó un grupo interdisciplinario de profesionales, quienes tuvieron por misión recopilar y analizar la información correspondiente, proveniente tanto de organizaciones no gubernamentales, universidades, empresas privadas, medios de comunicación social y entes gubernamentales. VITALIS es una organización no gubernamental creada con la misión de promover la formación de valores, conocimientos y conductas, cónsonas con la conservación ambiental y el desarrollo sustentable. Por medio de esta iniciativa, que es realizada anualmente, se pretende impulsar un debate constructivo, propositivo y de altura, dirigido a conciliar posiciones e intereses a favor de la conservación y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos en nuestro país, así como a explorar los mecanismos y las acciones a emprender a las puertas de un nuevo año en la gestión oficial y no gubernamental ambiental. Metodología

Este análisis fue de tipo descriptivo, realizado con muestras similares a las de los años 2000, 2001, 2002, 2003, 2004 y 2005. Para ello, se elaboró un instrumento de recolección de datos bajo la modalidad de encuesta, que constó de siete preguntas, tres abiertas y cuatro cerradas (ver anexo 1). El estudio se desarrolló entre los meses de noviembre y diciembre de 2006. La invitación fue abierta a todos los profesionales que quisieran participar. Sin embargo, el instrumento fue enviado de manera intencional a las diferentes redes y asociaciones que agrupan especialistas de diversas organizaciones públicas y privadas, incluyendo medios de comunicación social, universidades y ONG. Se recopilaron un total de 179 opiniones, tal y como puede apreciarse en el siguiente cuadro que resume el número de respuestas recibidas y el sector al que pertenecen: Número de Respuestas 28 31 24 45 18 33 179

Sector Gobierno Nacional, Regional o Local ONG Empresa Privada Universidades y centros de investigación o docencia (públicos y privados) Medios de Comunicación Social Consultores Independientes Totales

Porcentaje 15,64 17,32 13,41 25,14 10,06 18,44 100,00

El análisis de la muestra comprende profesionales con grado académico a nivel universitario o de postgrado (73.15%) predominantemente con nivel gerencial de medio a alto (61.22%).

Resultados Principales Problemas Ambientales del 2006 El siguiente listado resume los principales problemas ambientales identificados, ordenados de mayor a menor importancia, de acuerdo con la frecuencia y coincidencia en su mención por parte de los especialistas consultados. Es de hacer notar que algunos de los problemas señalados trascienden la escala temporal del período bajo estudio, con lo cual se denota la dimensión de la variable ambiental y se destaca la consuetudinaria aparición de problemas un año tras otro, pues esta problemática es más el resultado de una serie de eventos, que la consecuencia de un problema aislado o aislable.

Principales Problemas Ambientales de Venezuela 2006
1.

2.

3. 4.

5.

6.

7.

8.

9.

10.

Contaminación atmosférica debido al crecimiento del parque automotor, el poco mantenimiento de los vehículos particulares y de transporte público y la deficiente supervisión de las autoridades municipales y nacionales. Inapropiado manejo de los residuos sólidos domésticos (basura) y de los rellenos sanitarios existentes en el país. Especial preocupación existe por la creciente cantidad de vertederos de basura manejados sin criterios técnicos, sanitarios y ambientales. Minería ilegal en el sur del país, particularmente en el Caura y politización de un tema eminentemente social y económico que debe erradicarse. Persistencia de la Lenteja Acuática (Lemna sp.) en el Lago de Maracaibo y crecimiento incontrolado de la Bora o Lirio Blanco en varios embalses como La Mariposa. Indefinición acerca de la Ley Orgánica para la Planificación y Gestión de la Ordenación del Territorio. Si bien fue aprobada por la Asamblea Nacional el año pasado, no ha entrado en vigencia, y se ha prorrogado varias veces su entrada en vigencia por nuevas reformas de manera extemporánea. Esto denota una inseguridad jurídica en el tema. La situación refleja además aparentes fallas de coordinación pues se aprobó una ley con la cual prácticamente ningún sector estaba conforme. Contaminación sónica en las principales ciudades del país. El uso indiscriminado de sirenas y cornetas destacan entre las principales preocupaciones. Crecimiento de los pasivos ambientales en diversas regiones del país, particularmente en los estados Bolívar y Zulia, sin la debida atención de las empresas públicas y privadas responsables de los mismos, y de las autoridades competentes. Crecimiento del comercio informal, con las subsecuentes dificultades en el tránsito automotor urbano, el paso peatonal, la disposición y manejo de los residuos no peligrosos y la salud de los propios vendedores informales (buhoneros). Proyectos agrícolas, turísticos y de infraestructura dentro de los Parques Nacionales, sin las debidas Evaluaciones de Impacto Ambiental (EIAs). Destaca la propuesta de infraestructura vial que atravesará (se habla tanto de un túnel y de una autopista) el Parque Nacional El Ávila, sin la debida consulta con INPARQUES como ente rector en materia de Parques Nacionales, las ONG y la ciudadanía en general y sin el conocimiento y divulgación de una EIA y Sociocultural que lo sustente. Comercio ilegal de animales y plantas silvestres, especialmente en las carreteras de San Felipe (Yaracuy), Barlovento (Miranda), Morón (Carabobo), Chichiriviche (Falcón), Píritu (Anzoátegui), y las áreas del Delta del Orinoco (Amacuro) y Guayana (Bolívar). A esto se suma la limitada reinserción de las especies que han sido rescatadas, a su hábitat natural.

11. Propuestas de desarrollo de proyectos de infraestructura regionales,

12.

13.

14.

15.

16. 17.

18.

19. 20.

21. 22.

23. 24.

25.

nacionales y transnacionales sin la correspondiente Evaluación de Impacto Ambiental (EIA). Presupuesto deficitario especialmente para el manejo de las áreas protegidas, particularmente aquellas con fines de protección como presupuestos para Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Refugios de Fauna Silvestre. Ello ha limitado su planificación, monitoreo y conservación. Destaca la actualización existente de Planes de Ordenamiento y Manejo para la mayoría de las áreas. Deforestación para el desarrollo de proyectos de infraestructura y transporte, sin la correspondiente reforestación de sus zonas próximas. Destaca la aparente tala de 500 árboles enla Ciudad de Mérida para permitir la construcción del Trolebús. Mal manejo de los residuos hospitalarios, tóxicos y peligrosos a nivel nacional. Las empresas operadoras de recolección siguen sin contar con toda la infraestructura necesaria para el manejo de residuos peligrosos y las autoridades ambientales no realizan la debida supervisión. Muchos residuos como baterías de celulares y de vehículos, por citar solo algunos, son tratados como residuos domésticos. Pérdida de diversidad biológica debido a la deforestación, la fragmentación de hábitat y el sobre-aprovechamiento de animales y plantas silvestres, principalmente en zonas protectoras y/o de amortiguamiento de las ciudades. Crecimiento del nivel del Lago de Valencia. Degradación de algunas cuencas al norte del Río Orinoco, con especial énfasis en los ríos Limón, Catatumbo, Motatán, Tocuyo, Tuy, Guárico, Guapo, Unare, Manzanares y Neverí, entre otros. Limitada participación de la ciudadanía en las consultas públicas promovidas por la Asamblea Nacional en la actualización de algunas normas técnicas para adecuarlas a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. Mal manejo de las inundaciones. Contaminación de los principales niveles de la cadena trófica (suelos, aguas, vegetales, animales y seres humanos) por plaguicidas y/o agroquímicos en general, particularmente en la región de los Andes. Cacería furtiva, particularmente en Los Llanos. Pérdida de áreas de manglar por acción combinada de la sequía prolongada y el manejo inadecuado de las cuencas hidrográficas en su área de influencia. Expansión energética-minera insostenible. Debilitamiento del manejo integrado de las principales cuencas hidrográficas. Si bien el trabajo comunitario es fundamental, el enfoque técnico y científico, y el uso de sensores remotos para su gestión deben ser fortalecidos. Retiro de Venezuela de la Comunidad Andina (CAN), lo cual tiene incidencia en materia ambiental (en especial en el campo de

26.

27.

28. 29.

30.

31. 32.

33. 34. 35.

36. 37.

la diversidad biológica) dado el trabajo y esfuerzos exitosos realizados en ese ámbito regional, y cuya continuación será incierta para Venezuela. Carencia de un sistema eficiente, automatizado y confiable de alerta temprana, que monitoree el nivel de los ríos, la pluviosidad, la velocidad del viento y otras variables climatológicas importantes, para la prevención y atención de emergencias. Débil continuidad de la transferencia de la prestación del servicio de Agua Potable y Saneamiento al Distrito Metropolitano, Municipios y/o mancomunidades. Invasión y eliminación de algunos programas de conservación en hatos privados bajo el enfoque de “tierras ociosas”. Degradación de algunos embalses y otros humedales como el Pao Cachinche, la Mariposa , Lagos de Valencia y Maracaibo, Laguna de Unare en Anzoátegui, Rio Manzanares en Anzoátegui y la Laguna Las Delicias en San Felix. Ausencia de la Contraloría General de la República en la Gestión Ambiental venezolana, particularmente en cuanto al control de activos y pasivos del Estado en materia ambiental. Débil actuación oficial frente a los ilícitos ambientales, especialmente por parte de la Fiscalía General de la República y la Defensoría del Pueblo. Poca coordinación entre los programas ambientales y de desarrollo, obviándose la estrecha relación existente entre conservación del ambiente y calidad de vida (desarrollo sustentable). Rechazo oficial a los mecanismos de Desarrollo Limpio en el marco de la Convención de Cambios Climáticos. Acceso limitado y restringido a la información ambiental pública, y en especial de las EIAs de los grandes y medianos proyectos de desarrollo Falta de educación y conciencia ambiental además de desconocimiento de la normativa ambiental por parte de la ciudadanía, que limitan su actuación responsable. Falta de reconocimiento a la gestión conservacionista de los particulares y las ONG, tanto a nivel nacional como municipal. Aislamiento en los esfuerzos y poca coordinación interinstitucional, especialmente entre las ONG ambientales. Principales Logros de la Gestión Pública y Privada 2006

El siguiente listado resume los principales logros de la gestión ambiental, ordenados de mayor a menor importancia, de acuerdo con la frecuencia en su mención por parte de los especialistas consultados. Vale mencionar que 91.06% de los consultados manifestaron importantes en esta materia. Principales Logros de la Gestión Ambiental de Venezuela 2005:
1.

Establecimiento y desarrollo de la misión árbol.

2.

3.

4.

5.

6. 7. 8.

9.

10. 11.

12.

13. 14. 15.

Reconversión minera al sur del país y cierre de seis minas en el Estado Bolívar: Papelón, El Caruto, Pista Pantalón, Pista Colina, Recorcentro y Bulla Larga. Aprobación de la Ley Orgánica del Ambiente, que sustituye a la ley de 1966 introduciendo las tendencias y principios más novedosos del derecho internacional, y desarrollando las normas constitucionales en la materia. Hallazgo de nuevas especies desconocidas para la ciencia en Venezuela. Destacan las trece especies de peces y crustáceos encontrados en el Orinoco y el Ventuari. Fortalecimiento del Sistema Nacional de Alerta y Pronóstico del Clima. La emisión de pronósticos hidrometereológicos diarios y mensuales, para determinar condiciones climáticas del país, para la prevención de efectos climáticos extremos a través del Centro Nacional de Alerta y Pronóstico Hidrometeorológico (CENAPH) fue especialmente reconocida por los especialistas. Evaluación y control de incendios forestales, que ha incidido notoriamente en un descenso en su frecuencia a nivel nacional. Actualización en la plataforma tecnológica del Sistema Nacional de Geografía y Cartografía. Mayor acceso al agua potable por parte de algunas comunidades y fortalecimiento de las Mesas Técnicas de Agua y las nuevas Mesas Escolares en diversas regiones del país. Inicio de las consultas relativas al Ante-Proyecto de Ley de Bosques por parte del Ministerio del Ambiente. Se considera positiva la iniciativa de renovar el marco jurídico de bosques, pero es indispensable revisar mucho más a fondo la propuesta para mejorarla y consolidarla. Se espera que en el 2007 el proceso continúe, dando cabida a la participación de los diversos sectores. Monitoreo preventivo del virus de la influencia aviar en el país, particularmente en Delta Amacuro. Continuación de las Jornadas de Derecho Ambiental y Desarrollo Sustentable, como foro de actualización e intercambio para todos los interesados en el tema Continuación de la actualización de toda la información cartográfica sobre el estado, localización y distribución de la cobertura vegetal a nivel nacional y estadal, así como el porcentaje de la misma por formación vegetal (bosques siempreverdes, semicaducifolios y caducifolios, sabanas, morichales, manglares, vegetación xerófita). Incremento en el presupuesto nacional destinado a actividades ambientales. Avances en el cumplimiento del Protocolo de Montreal para preservar la Capa de Ozono. Programa de Conservación de la Tortuga Arrau , incorporando a un mayor número de actores (autoridades civiles y militares de la región, comunidades locales, entre otros), fomentando la participación comunitaria en este programa.

16. Programa Nacional de recolección de semillas en el marco de la 17. 18. 19.

20.

21.

22.

23.

24. 25. 26.

27. 28. 29. 30. 31.

32. 33. 34.

Reforestación Productiva. Conclusión del Primer Informe Nacional sobre Biopirateria. Aprobación del Proyecto de Ley de Aguas. Culminación de los inventarios de Dioxinas y Furanos, como parte de los compromisos derivados de la Convención de Estocolmo sobre Contaminantes Orgánicos Persistentes (COPs). Cierre definitivo de la planta de CFC (clorofluorocarbonos) Productos Halogenados de Venezuela (PRODUVEN) y continuación del programa de recuperación, reciclaje y regeneración de refrigerantes y de halones. Proyecto Plaguicidas del MinAmb que permitió el almacenamiento de plaguicidas y otros agroquímicos en desuso, favoreciendo la eliminación de un pasivo ambiental, que por sus características, tóxicas y peligrosas, representa un grave peligro para la salud de la colectividad y el embiente en general. Creación de la Oficina de Articulación Productiva, a través de la cual FONDOIN brinda un servicio de asistencia técnica a las Pymes nacionales en las áreas de gestión productiva, producción limpia y reconversión tecnológica. Proyectos de Saneamiento y Tratamiento de Efluentes de Envergadura (Río Guaire, Lago de Valencia, Lago de Maracaibo, Puerto La Cruz , EL Morro y Barcelona, entre otros). Fortalecimiento de las mesas técnicas de agua, en las que las comunidades participan en el manejo y conservación del recurso en forma directa. Detención del proyecto de construcción de viviendas en el Parque Nacional El Avila por parte de la Asamblea Nacional. Mantenimiento de zonas verdes en algunas ciudades del país, acción ejercida por las Alcaldías de algunos municipios, en algunos casos con el apoyo de la empresa privada. Promoción de la capacitación en Ciencia y Tecnología, mediante la promoción del espíritu innovador y emprendedor. Impulso de sistemas ferroviarios menos contaminantes como el Tren de Charallave-Tuy, y los Metros de Los Teques, Valencia y Maracaibo. Creciente número de páginas web con información ambiental sobre Venezuela, tanto de empresas públicas como privadas. Selección de Venezuela como Presidenta de la Asociación Sudamericana para el Agua, promovida por GWP. El incremento de concursos ambientales dirigidos a sensibilizar y premiar a la ciudadanía a favor de los recursos naturales y el ambiente en general. Mención especial merecen los concursos de Bayer, Eureka, ADAN y Ford. Ampliación del número de secciones y espacios informativos dedicados al ambiente en el medio radial. Incremento en el número de empresas comprometidas con la gestión ambiental responsable a nivel nacional. Continuación y fortalecimiento de los pregrados y postgrados en Gestión Ambiental Responsable, destacando en la mención de los especialistas las

iniciativas adelantadas en la UNIMET , UNELLEZ, UCV, UMC, UBV, UCT y UNEG. 35. Incorporación de 230 nuevos Ciudadanos del Mundo al programa permanente con Earth Day Network. 36. Creación de nuevas ONG y cooperativas ambientales. Gestión de las Organizaciones Ambientales en el año Gestión de las Autoridades Gubernamentales Frente a la interrogante, ¿Cómo calificaría la gestión ambiental de las autoridades gubernamentales a nivel nacional?, 29.61% la considera de mala a muy mala, seguida de 43.02% que opina que tal gestión fue regular. Un 27.37% considera de bueno a excelente el desempeño de las autoridades. Gestión de las Autoridades Gubernamentales Municipales o Locales En cuanto a la gestión de las Organizaciones Gubernamentales Municipales o Locales, 46.93% de los entrevistados la califican de mala a muy mala, seguido de 38.55% quienes la consideran regular. Por su parte, 14.53% consideran la gestión de buena a excelente. Gestión de las Organizaciones No Gubernamentales En cuanto a la gestión de las Organizaciones No Gubernamentales (ONG), 20.67% de los entrevistados la califican de mala a muy mala, seguido de 55.87% quienes la consideran regular. Por su parte, 23.46% la consideran de buena a excelente. Gestión del Sector Empresarial En cuanto a la gestión del Sector Empresarial, 27.37% de los entrevistados la califican de mala a muy mala, seguido de 44.13% quienes la consideran regular. Por su parte, 28.49% califican de muy buena a excelente la gestión del empresariado. Propuestas de Acción para el 2007 Seguidamente se resumen las principales recomendaciones formuladas por los especialistas consultados.

Instar a las Alcaldías y Gobernaciones de Estado a trabajar en pro de la calidad ambiental de sus pueblos y ciudades. Llama la atención como gran parte de los problemas ambientales del 2006 se corresponden con una mala gestión ambiental local, descoordinado con las autoridades nacionales.

Instar al Ministerio del Ambiente, la Gobernación del Estado Bolívar, la Guardia Nacional de Venezuela y demás autoridades competentes, a mantener sus esfuerzos para controlar la minería ilegal en Guayana. Instar a la Contraloría General de la República , la Fiscalía General de la República y la Defensoría del Pueblo a cumplir con sus funciones ambientales. Su acción a favor de un ambiente sano y ecológicamente equilibrado, debe sentirse en el país, particularmente en el seno de las comunidades y las instituciones. Instar a las autoridades nacionales para que asuman de manera directa, valiente, y fundamentalmente técnica, la supervisión de los municipios en la gestión de la basura, el control de la contaminación del aire y la disminución del ruido. No es posible que sigamos confrontando los mismos problemas de años anteriores, por incapacidad o desinterés de algunos alcaldes en esta materia. El MInAmb debe realizar una mayor y más efectiva evaluación y asistencia, particularmente en lo relativo a la recolección, tratamiento y disposición final de los residuos sólidos. La situación dramática de algunos Municipios como Libertador debe ser abordada valientemente. Se debe establecer una estructura funcional que fomente la reducción, reutilización y reciclaje de residuos sólidos a nivel nacional, tanto a nivel urbano como rural. Las empresas privadas deben incrementar su capacidad para recolectar y tratar los residuos, y el gobierno debe evaluar el establecimiento de incentivos con ese objetivo. Resulta imperativo evaluar y corregir los mecanismos de recolección, tratamiento y disposición final de residuos, y el manejo apropiado de desechos tóxicos y peligrosos en los rellenos sanitarios. Hacer un llamado de alerta a toda la ciudadanía sobre los riesgos que corren la generación de hidroelectricidad, el agua para el consumo humano, la biodiversidad, los suelos y el aire, en general, por los procesos de deterioro, deforestación y/o contaminación en diversas partes del país. Ello pudiera generar situaciones irreversibles que vayan en contra de nuestras necesidades de conservación y de desarrollo sustentable. Proponer al Presidente de la República Bolivariana de Venezuela la creación o puesta en funcionamiento del Consejo Nacional del Ambiente, integrado por autoridades públicas y organizaciones representativas de la sociedad civil, para la consulta de las políticas sectoriales y el seguimiento de los grandes proyectos nacionales en materia ambiental, que además sirva para promover la coordinación y la cooperación interinstitucional e intersectorial dentro del mismo gobierno y con los municipios, a los fines de cooperar efectivamente en el desarrollo de agendas de conservación, mejoramiento y defensa del ambiente en el ámbito local. El Estado Venezolano, y eso incluye a todos los poderes y a la sociedad civil, debe entender que lo ambiental está estrechamente ligado a lo económico, lo social, lo cultural y hasta a lo político, porque un ambiente sano y limpio, también da muchos votos. Crear el Fondo Nacional del Ambiente, con aportes públicos y privados, que permita el desarrollo de proyectos y programas locales, regionales y

nacionales, con la activa participación de la ciudadanía, las ONG, las universidades y las empresas e instituciones del gobierno. Este fondo debería ser administrado de forma independiente, mediante la creación de un consorcio creado para tal fin, y que pueda ser auditado por entes externos a la institución. Asignación de un presupuesto justo para la gestión ambiental y en particular para el manejo y conservación de las áreas protegidas, a fin de que Parques Nacionales, Monumentos Naturales y Refugios de Fauna Silvestre, cumplan con los objetivos de su creación, es decir, la preservación de la flora, la fauna, los paisajes, las fuentes de agua y los demás bienes y servicios ambientales, fundamentales para el desarrollo sustentable del país. El aporte de los impuestos recaudados por el SENIAT debe incrementarse de 0,85% (actual) a por lo menos 2,5%. Promover el conocimiento de las leyes ambientales vigentes, motivando a las comunidades a exigir a las autoridades su cumplimiento. La Asamblea Nacional , la Fiscalía Generalde la República , la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría General de la República , deben tener un papel importante en dicha promoción. Prohibir y/o eliminar la ocupación en las zonas inestables y proponer soluciones habitacionales unidas a fuentes de trabajo en áreas de desarrollo urbano. Los riesgos de inundaciones y/o deslaves están siempre presentes y deben ser atendidos con responsabilidad. Promover la permanente actualización de los inventarios de flora, fauna, paisajes y ecosistemas, patrimonio natural de todos los venezolanos, con miras a valorar el ambiente y sus necesidades de conservación. La Contraloría General de la República debe entender que en sus inventarios de bienes y servicios del país, los recursos naturales, activos y pasivos, deben ser incluidos en las cuentas nacionales. Promover una mayor contraloría social, hacia una gestión transparente y compartida, donde se premie a loa funcionarios capaces y responsables, se penalice a los culpables y se documenten las infracciones en forma permanente y ejemplarizante. Evitar que la actividad política y partidista se filtre y perpetúe en la gestión técnica y especializada del sector ambiental. En este particular, el MARN debe propiciar más espacios para el debate propositivo, constructivo y proactivo con las ONG, quienes perciben su acción poco consultiva. Promover una mayor participación de las comunidades y las asociaciones de vecinos en la solución de sus principales problemas ambientales, y las acciones que pueden ser emprendidas desde el hogar, la escuela o el trabajo. La labor de las parroquias y los municipios en esta materia es fundamental. Promover una educación ambiental orientada a disminuir el consumo de bienes y servicios, formando valores, conocimientos y conductas, cónsonos con la conservación ambiental y el desarrollo sustentable. Impulsar la evaluación de la situación ambiental del país en una consulta amplia que conlleve al desarrollo de estructuras y propuestas gubernamentales que respondan a las necesidades del país y no a criterios

personales o del equipo profesional de turno. Aplicación de la estrategia de conservación de la biodiversidad y su plan de acción, así como de la estrategia de conservación de cuencas. Desarrollar un intenso programa de educación de la población en general para combatir el comercio ilegal de especies silvestres (aves de canto y ornato, orquídeas, bromelias, mamíferos para mascotas como monos y perezas, carnes de cacería en restaurantes y madera, entre otros). Conciliar el potencial de nuestros recursos naturales con la capacidad para generar riqueza, sin menoscabo de su abundancia y calidad. Somos un pobre país rico, con un inmenso potencial para propiciar la equidad y la justicia social. Mayor compromiso para atender los problemas ambientales por parte de las entidades gubernamentales, las ONG, el empresariado y las propias comunidades. Las ONG ambientales deberían incluir dentro de sus actividades prioritarias la atención a las comunidades para que se incorporen a la solución de estos problemas. Las empresas privadas por su parte deben ampliar su inversión social a la atención de los problemas ambientales locales, y no sólo en sus áreas de influencia. Las principales cuencas hidrográficas del país requieren de un integrado manejo de sus recursos, pues muchas se encuentran afectadas por intervenciones humanas. El gobierno debe fortalecer su capacidad de vigilancia y control sobre las mismas, y contar con la tecnología necesaria para su seguimiento a nivel ecorregional, especialmente para monitorear la minería ilegal al sur del país y la deforestación, a nivel nacional. Se debe propiciar una agenda de país a diez (10) años, sin excluidos ni excluyentes, que identifique los problemas fundamentales en el sector ambiental para proponer soluciones, en donde cada sector de la sociedad entienda y se comprometa a cumplir con su responsabilidad en la solución. Si los problemas no están suficientemente claros, las soluciones nunca llegarán. Se hace necesario impulsar la organización social que promueva la atención de sus propias necesidades, y mejore la crítica situación económica y social del país, superando el centralismo en poder del Estado y el secuestro de oportunidades en las que las comunidades puedan gestar y confiar su propio desarrollo. No se trata de repartir lo que hay, sino de aprovechar de manera sustentable lo que tenemos.

ANEXO 1. Formulario de Encuesta
Situación Ambiental de Venezuela, Año 2006
VITALIS presentará al país su balance ambiental 2006, basado en la opinión calificada de al menos 100 profesionales miembros de diferentes sectores, incluyendo el académicocientífico, gubernamental, no gubernamental, empresarial y los medios de comunicación social. En esta sección, hemos querido consultar al público en general. Completarla sólo le tomará un máximo de 10 minutos. Su respuesta, será mantenida en completo anonimato pero es imprescindible que identifique a que subsector pertenece. Lejos de ser exhaustivos, el presente esfuerzo pretende pulsar la opinión de todos los visitantes de nuestro site en torno a los principales temas de interés para el sector. VITALIS se compromete a analizar todas las respuestas que sean recibidas en nuestra base de datos. Los resultados serán presentados la tercera semana del mes de diciembre del presente año, y serán divulgados en los medios de comunicación social. FORMATO DE LA ENCUESTA 1. En su opinión, ¿cuáles son (fueron) los tres (3) principales problemas ambientales de la Venezuela del año 2006? 2. ¿Cuáles son (han sido) los principales logros de la gestión ambiental (pública y/o privada) en el país, durante el año 2006? 3. ¿Cómo calificaría la gestión ambiental de las autoridades gubernamentales a nivel nacional? __ Excelente __ Buena __ Regular __ Mala __ Muy Mala. Favor, justifique su respuesta: 4. ¿Cómo calificaría la gestión ambiental de las autoridades gubernamentales a nivel municipal? __ Excelente __ Buena __ Regular __ Mala __ Muy Mala. Favor, justifique su respuesta: 5. ¿Cómo calificaría la gestión ambiental de las organizaciones no gubernamentales a nivel nacional? __ Excelente __ Buena __ Regular __ Mala __ Muy Mala. Favor, justifique su respuesta: 6. ¿Cómo calificaría la gestión ambiental del sector empresarial venezolano a nivel nacional? __ Excelente __ Buena __ Regular __ Mala __ Muy Mala. Favor, justifique su respuesta:

7. ¿Cuál (es) acción (es) propone Ud. para que los problemas señalados en la primera pregunta, encuentren una solución en el 2007?