You are on page 1of 39

{\rtf1 \ansi {\author 8.8.0.2.

61} {\viewkind1} {\viewzk2} \dntblnsbdb{\colortbl;\red0\green0\blue0;\red0\green0\blue255;\red0\green255\blu e255;\red0\green128\blue0;\red255\green0\blue255;\red255\green0\blue0;\red255\gr een255\blue0;\red255\green255\blue255;\red0\green0\blue139;\red0\green139\blue13 9;\red0\green100\blue0;\red139\green0\blue139;\red139\green0\blue0;\red128\green 128\blue0;\red169\green169\blue169;\red211\green211\blue211;\red192\green192\blu e192;\red0\green0\blue128;\red83\green83\blue150;\red57\green56\blue132;} {\fonttbl{\f0\ftimes\fcharset0\fprq2 Times New Roman;}{\f1\froman\fcharset0\fprq 2 Times New Roman;}{\f2\fswiss\fcharset0\fprq2 Helvetica;}{\f3\fsans-serif\fchar set0\fprq2 Arial;}{\f4\fserif\fcharset0\fprq2 Times New Roman;}{\f5\fswiss\fchar set0\fprq2 Arial;}{\f6\fmodern\fcharset0\fprq1 Courier;}{\f7\ftech\fcharset0\fpr q2 Symbol;}{\f8\fdecor\fcharset0\fprq2 ZapfDingbats;}{\f9\fmonospace\fcharset0\f prq1 Courier New;}{\f10\fmingliu\fcharset0\fprq2 NSimSun;}{\f11\fmsmincho\fchars et0\fprq2 MS Mincho;}{\f12\fverdana\fcharset0\fprq2 Verdana;}} {\sectd \sbkpage \pgwsxn11894\pghsxn16833 \marglsxn1440\margrsxn1440\margtsxn720\margbsxn720 \fet2 {\header \par } {\footer \cbpat0 \trowd\cbpat0 \clpadl100\clpadfl3\clpadr100\clpadfr3\clpadl100\clpadfl3\clpadr100\clpadfr3\cel lx9014 \intbl \cbpat0 {{\pict{\*\picprop\shplid1025{\sp{\sn shapeType}{\sv 1}}{\sp{\sn fFlipH}{\sv 0}}{\sp{\sn fFlipV}{\sv 0}}{\sp{\sn fillColor}{\sv 8421504}}{\sp{\sn fFilled}{\sv 1}}{\sp{\sn fLine}{\sv 0}}{\sp{\sn alignHR}{\sv 1}}{\sp{\sn dxHeig htHR}{\sv 30}}{\sp{\sn fStandardHR}{\sv 1}}{\sp{\sn fHorizRule}{\sv 1}}{\sp{\sn lineColor}{\sv 9}}{\sp{\sn fLayoutInCell}{\sv 1}}}\picscalex1860\picscaley6\picc ropl0\piccropr0\piccropt0\piccropb0\picw1764\pich882\picwgoal1000\pichgoal500\wm etafile8}}\cell\row \trowd\cbpat0 \clpadl100\clpadfl3\clpadr100\clpadfr3\clpadl100\clpadfl3\clpadr100\clpadfr3\cel lx2458 \clpadl100\clpadfl3\clpadr100\clpadfr3\clpadl100\clpadfl3\clpadr100\clpadfr3\cel lx6555 \clpadl100\clpadfl3\clpadr100\clpadfr3\clpadl100\clpadfl3\clpadr100\clpadfr3\cel lx9014 \intbl \cbpat0 \fi0 \ql \sa0 \sb0 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f12 \fs16 { \cf17 ©} { \cf17 Thomson} { \cf17 La} { \cf17 Ley} \cell\intbl \cbpat0 \cell\intbl \cbpat0 \fi0 \qr \sa0 \sb0 \li0 \ri0 \sl240\slmu lt1 \f12 \fs16 { \b \chpgn }

\cell\row \pard\cbpat0 \par } \cols1\cbpat0 \fi0 \qj \sa100 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \cbpat0 \fi0 \sa0 \sb0 \li0 \sl240\slmult1 \sa0 \sb0 \li0 \f0 \fs20 { \b Voces:} \f0 { \cf18 SERVICIO} { \cf18 PUBLICO} \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi0 \qj \sa0 \sb0 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 { \b Título:} \f0 { \cf18 La} { \cf18 responsabilidad} { \cf18 de} { \cf18 los} { \cf18 entes} { \cf18 reguladores} { \cf18 y} { \cf18 de} { \cf18 sus} { \cf18 directores.} { \cf18 Apuntes} { \cf18 sobre} { \cf18 la} { \cf18 falta} { \cf18

u} { \cf18 omisión} { \cf18 en} { \cf18 la} \sa0 \sb0 \li0 { \cf18 actividad} { \cf18 de} { \cf18 control} \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi0 \qj \sa0 \sb0 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 { \b Autor:} \f0 { \cf18 Bianchi,} { \cf18 Alberto} { \cf18 B.} \par\sa0\sb0\ql \f0 \fs20 { \b Publicado} { \b en:} { \cf19 LA} { \cf19 LEY2000-D,} { \cf19 534} \cbpat0 \par \fi0 \qj \sa0 \sb0 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \sa0 \sb0 \li0 \f0 \fs20 { \b Fallo} { \b comentado:} {\field {\*\fldinst HYPERLINK "http://www.laleyonline.com.ar/maf/app/document?s rc=externalLink&crumb-action=append&context=10&docguid=i3082B2E6929D11D686070050 DABAA208"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 Cámara} { \ul \cf20

Nacional} { \ul \cf20 de} { \ul \cf20 Apelaciones} { \ul \cf20 en} { \ul \cf20 lo} { \ul \cf20 Contenciosoadministrativo} { \ul \cf20 Federal,} { \ul \cf20 sala} { \ul \cf20 II} }}\sa0 \sb0 \li0 {\field {\*\fldinst HYPERLINK "http://www.laleyonline.com.ar/m af/app/document?src=externalLink&crumb-action=append&context=10&docguid=i3082B2E 6929D11D686070050DABAA208"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \f0 \fs16 { \ul \cf20 (CNFedContenciosoadministrativo)(SalaII)} { \ul \cf20 ~} { \ul \cf20 2000/06/01} { \ul \cf20 ~} { \ul \cf20 Transportes} { \ul \cf20 Río} { \ul \cf20 de} { \ul \cf20 la} { \ul \cf20 Plata} { \ul \cf20 S.} { \ul \cf20

A.} { \ul \cf20 c.} { \ul \cf20 Secretaría} { \ul \cf20 de} { \ul \cf20 Hacienda} { \ul \cf20 y} { \ul \cf20 otro} }} \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi0 \qj \sa0 \sb144 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 { \b SUMARIO:} { \b I.} { \b Objetivos} { \b de} { \b este} { \b trabajo.} { \b -} { \b II.} { \b La} { \b responsabilidad} { \b en} { \b la} { \b administración} { \b descentralizada.} { \b -} \sa0 \li0 { \b III.} { \b Marco} { \b general} { \b de} {

\b la} { \b responsabilidad} { \b de} { \b los} { \b entes} { \b reguladores.} { \b -} { \b IV.} { \b Análisis} { \b en} { \b particular.} { \b -} { \b V.} \sa0 \li0 { \b Conclusiones.} \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \li0 \par \cbpat0 \li0 \par \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 I. Objetivos de este trabajo \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Al menos desde un punto de vista teórico -muy teórico-, ningún ente u órgano d el Estado -no importa en que \li0 rama del gobierno se encuentre- debería quedar e xento de responsabilidad por los daños que su actuación \li0 produzca. Tampoco podrían estar fuera de esta regla las personas físicas {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN1"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (1)} }} \f0 \fs20 que en ellos se desempeñan y \li0 representan legalmente. Como parte integrante de la Administración, los entes reguladores y los funcionarios \li0 que en ellos se desempeñan, están sujetos también a la responsabilidad que emana de sus a ctos, en la medida en \li0 que éstos produzcan algún daño a terceros o al ente en sí mis mo. Se trata, como es fácil de advertir, de un \li0 capítulo más de la responsabilidad del Estado que está sujeto a las reglas generales, pero con ciertas \li0 particul aridades. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 El propósito de este trabajo es analizar estas particularidades, con mot ivo de un reciente fallo de la sala II de \li0 la Cámara en lo Contencioso Adminis trativo {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN2"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (2)} }}\f0 \fs20 , a fin de arrimar un apunte sobre el funcionamiento del sistema \li 0 de la responsabilidad en el ámbito de ese microcosmos jurídico {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN3"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20

(3)} }} \f0 \fs20 que son los entes reguladores. En particular, \li0 y sin perjuicio de las demás, me interesa analizar la responsabilidad del ente por la culpa in vig ilando. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Sabemos que la esencia de la misión de todo ente regulador es la vigilan cia de la correcta prestación del \li0 servicio público o de la actividad regulada, en aras de la protección de sus destinatarios, los usuarios. Se sigue \li0 de ello que la responsabilidad del ente se activa, especialmente, cuando omite cumplir con ese deber y el \li0 concesionario o licenciatario produce daños a los usuarios derivados de un servicio deficiente, o de la falta de \li0 servicio. Como tal, haré especial hincapié en la responsabilidad conjunta que eventualmente podría surgir para \li0 el concesionario y el ente regulador en estos casos. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 II. La responsabilidad en la administración descentralizada \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Como entidades autárquicas que son, los entes reguladores integran la Ad ministración pública \li0 descentralizada. Aun cuando esta afirmación exuda obviedad, constituye el primer e inevitable punto de \li0 abordaje para entender las regla s generales que rigen esta cuestión. Como entidades autárquicas pertenecientes a \li 0 la Administración descentralizada, los entes reguladores están sujetos -en lo que aquí interesa- a las \li0 disposiciones de: (a) la LAF {\field {\*\fldinst HYPERLI NK \\l "FN4"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (4)} }} \f0 \fs20 y (b) de la ley 24.624 {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN5"}{\fl drslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (5)} }}\f0 \fs20 , y como tal se les aplican dos principios básicos \li0 vigentes en to da la Administración: 1) el sistema de la unidad de caja y 2) la inejecutabilidad de las decisiones \li0 judiciales de condena. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 a. La unidad de caja \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Tradicionalmente fue admitido que los entes descentralizados eran resp onsables por sus actos, pero habida \li0 cuenta de su particular situación patrimo nial {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN6"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (6)} }}\f0 \fs20 , el Estado nacional era finalmente responsable en forma \li0 indire cta o subsidiaria por los daños que éstos produjeran {\field {\*\fldinst HYPERLINK \ \l "FN7"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (7)} }}\f0 \fs20 . La crisis económica que precedió a la Reforma del \li0 Estado de 1989 hizo más patentes aún estas ficciones patrimoniales de la organización administrativa y permitió \li0 la consagración legal de la comunicabilidad de patrimonios entre el Estado y sus entidades descentralizadas {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN8"} {\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (8)} }}\f0 \fs20 . \li0 Por último y acabando con las ficciones aun subsistentes, apare ció el sistema de la unidad de caja establecido en \li0 el art. 80 de la LAF, según el cual: "El órgano central de los sistemas de administración financiera instituirá un

\li0 sistema de caja única o de fondo unificado, según lo estime conveniente, que l e permita disponer de las \li0 existencias de caja de todas las jurisdicciones y entidades de la administración nacional, en el porcentaje que \li0 dispongan el r eglamento de la ley"(9). \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb40 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Para comprender mejor esta normativa, recordemos que uno de los propósit os de la LAF fue terminar con la \li0 dispersión y el desorden administrativos {\f ield {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN10"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (10)} }} \f0 \fs20 provocados por el llamado feudalismo administrativo, entendido \li0 como la evasión, por parte de la administración descentralizada, de los controles i mpuestos a la administración \li0 central {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN11" }{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (11)} }}\f0 \fs20 . A estos efectos la LAF estableció (art. 5) que la administración finan ciera estará compuesta por \li0 cuatro sistemas interrelacionados: (a) el sistema presupuestario; (b) el sistema de crédito público; (c) el sistema \li0 de tesorería y (d) el sistema de contabilidad. A su vez cada uno de ellos posee un órgano rector que son, \li0 respectivamente: la Oficina Nacional de Presupuesto, la Oficina Na cional de Crédito Público, la Tesorería \li0 General de la Nación y la Contaduría General de la Nación. A su vez, de conformidad con el art. 6 del dec. \li0 2666/92 {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN12"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (12)} }}\f0 \fs20 , reglamentario de la ley, la Secretaría de Hacienda ejerce la dirección y coordinación de los cuatro \li0 sistemas. \cbpat0 \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \li0 \f0 \fs20 En lo que interesa al tema aquí abordado, la Tesorería General de la Nación (TGN) tiene competencia para \li0 "Conformar el presupuesto de caja de los organismos descentralizados, supervisar su ejecución y asignar las \li0 cuotas de las transferencias que éstos recibirán de acuerdo con la ley general de presupuesto" (LAF, art. 74 inc. \li0 d) {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN13"}{\fldrslt\u l\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (13)} }} \f0 \fs20 y " Administrar el sistema de caja única o de fondo unificado de la a dministración nacional que establece \li0 el artículo" (LAF art. 74, inc. e). \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 En síntesis: aun cuando contablemente puedan existir diferentes unidades dentro de la Administración, \li0 desde el punto de vista financiero {\field {\*\ fldinst HYPERLINK \\l "FN14"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (14)} }} \f0 \fs20 y jurídico-presupuestario, hay una sola que está encargada de distribui r \li0 los fondos asignados a cada una de las jurisdicciones o entidades {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN15"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (15)} }} \f0 \fs20 previstas en la ley de presupuesto. Por ello \li0 los fondos necesa rios para atender el pago de las eventuales condenas pecuniarias derivadas de la \li0 responsabilidad de los entes reguladores, son incluidos en el presupuesto general de la Nación y son aportados \li0 en cada caso por el órgano rector del sist

ema de tesorería, es decir la TGN. Ese aporte no es un préstamo. La \li0 TGN es titu lar de todos los recursos estatales y los distribuye en las diferentes entidades o jurisdicciones del \li0 sistema presupuestario como partes de un mismo cuerpo . Como consecuencia de ello, la idea de patrimonio del \li0 ente entendida en un sentido privatista como límite de la responsabilidad, es jurídicamente inexistente en el \li0 derecho público. El Estado puede crear entidades descentralizadas dotad as de personalidad jurídica \li0 independiente y que poseen formalmente patrimonio s individuales, pero desde el punto de vista presupuestario \li0 existe un solo patrimonio consolidado. Las entidades descentralizadas constituyen entonces patr imonios de \li0 afectación del Estado que éste utiliza con diversos fines, pero que carecen en absoluto de autonomía \li0 presupuestaria. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 En lo que hace a los entes reguladores específicamente, la unidad de caj a tiene una aplicación especial en lo \li0 dispuesto por el art. 30 de la ley 24.4 47 según el cual "A partir del inicio del ejercicio fiscal 1995 los entes \li0 reg uladores deberán ingresar al Tesoro Nacional los recursos originados en las multas que apliquen en \li0 cumplimiento de sus funciones de contralor"{\field {\*\fld inst HYPERLINK \\l "FN16"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (16)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 b. La inejecutabilidad de las decisiones judiciales de condena \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 El segundo principio que interesa considerar es el de inejecutabilidad de las sentencias de condena contra el \li0 Estado y sus entidades descentraliz adas contenido en el art. 20 de la ley 24.624 {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN17"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (17)} }} \f0 \fs20 actualmente vigente aun \li0 cuando su validez es sumamente cuestio nable de cara a la LAF que prohibe incluir en el presupuesto \li0 disposiciones de carácter permanente {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN18"}{\fldrslt\ul\cf2 \ cf20 \fs16 { \ul \cf20 (18)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Según esta norma: " Los pronunciamientos judiciales que condenen al Esta do nacional o a algunos de los \li0 entes y organismos enumerados en el artículo a nterior {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN19"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (19)} }} \f0 \fs20 al pago de una suma de dinero o, cuando sin hacerlo, \li0 su cumpli miento se resuelva en el pago de una suma de dinero, serán satisfechos dentro de l as autorizaciones \li0 para efectuar gastos contenidas en el presupuesto general de la Administración nacional, sin perjuicio del \li0 mantenimiento del régimen est ablecido en la ley 23.982. En el caso que el presupuesto correspondiente al \li0 ejercicio financiero en que la condena deba ser atendida carezca de crédito presu puestario suficiente para \li0 satisfacerla, el Poder Ejecutivo nacional deberá ef ectuar las previsiones necesarias a fin de su inclusión en el del \li0 ejercicio s iguiente, a cuyo fin la Secretaría de Hacienda del Ministerio de Economía y Obras y Servicios \li0 Públicos deberá tomar conocimiento fehaciente de la condena antes del día treinta y uno (31) de agosto del año \li0 correspondiente al envío del proyecto. Los recursos asignados por el Congreso Nacional se afectarán al \li0 cumplimiento de las condenas siguiendo un estricto orden de antigüedad conforme la fecha de not

ificación \li0 judicial y hasta su agotamiento, atendiéndose el remanente con los re cursos que se asignen en el siguiente \li0 ejercicio fiscal"{\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN20"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (20)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 La claridad del texto transcripto me releva de tener que explicarlo, p ero aún así creo que vale la pena \li0 destacar los ejes sobre los que está montado: ( a) El pago no se realiza en forma inmediata sino que puede ser \li0 satisfecho d entro de las autorizaciones para efectuar gastos contenidas en el presupuesto de l año en que se dicta \li0 la sentencia. (b) Si el presupuesto correspondiente al ejercicio en que la condena debe ser atendida careciera de \li0 crédito presupuest ario suficiente, el Poder Ejecutivo efectuará las previsiones necesarias a fin de su inclusión en \li0 el del ejercicio siguiente y (c) Esto ocurrirá siempre y cuando la Secretaría de Hacienda haya tomado \li0 conocimiento fehaciente de la condena antes del día treinta y uno de agosto del año correspondiente al envío del \li0 proyec to. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Como puede advertirse, la ley no prevé una solución para el caso de que el Poder Ejecutivo no haga las \li0 previsiones necesarias para incluir el monto d e la condena en el ejercicio que corresponde o en el siguiente. \li0 ¿Podría en este caso el acreedor iniciar una ejecución? La jurisprudencia de la Cámara Civil lo per mite {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN21"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (21)} }} \f0 \fs20 pero \li0 es un criterio que no está todavía consolidado en otros tribu nales. De modo, pues, que no es aventurado sostener \li0 que hemos regresado a l a inejecutabilidad del Estado {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN22"}{\fldrslt \ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (22)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 III. Marco general de la responsabilidad de los entes reguladores \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Tal como dije más arriba con mención de un trabajo anterior, el ente regul ador actúa como un microcosmos \li0 jurídico o si se prefiere como un estado dentro del Estado, en la medida en que posee -dentro de los límites de \li0 sus competenc ias- las tres funciones generales que tipifican la actividad de un Estado. Es de cir que el ente \li0 administra, legisla y ejerce también funciones jurisdiccional es. De modo tal que si -por vía de hipótesis- \cbpat0 \cbpat0 \li0 \ri0 \qj \f0 \fs2 0 generara daños con ocasión del ejercicio de cualquiera de esas tres funciones tend ría responsabilidad por su \li0 actividad administrativa, legislativa y jurisdicci onal. Al mismo tiempo los entes son responsables también por \li0 sus omisiones, y tal como veremos más adelante este tipo de responsabilidad adquiere en la especie una \li0 significativa importancia. De lo dicho se sigue que, como principio, s e aplican a los entes reguladores las \li0 normas generales sobre responsabilida d estatal en cualquiera de sus formas. Por ende deben cumplirse los \li0 mismos requisitos que se exigen para establecer la responsabilidad de cualquier órgano u ente estatal: (i) la \li0 existencia de un daño cierto y efectivo, que sea resarci ble, (ii) la relación de causalidad entre el obrar del ente y \li0 la producción del perjuicio, (iii) la imputabilidad del daño al ente y (iv) la ausencia del deber j urídico de \li0 soportar el daño. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Al mismo tiempo los marcos regulatorios de los servicios regulados por aquellos entes a los que he \li0 considerado como prototipos de la categoría {\fi

eld {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN23"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (23)} }} \f0 \fs20 contemplan específicamente la responsabilidad de éstos y de \li0 los in tegrantes de sus directorios en términos bastante precisos. Por supuesto que la au sencia de una norma de \li0 esta naturaleza en otros marcos regulatorios no pued e ser entendida como eximente de responsabilidad de los \li0 entes que no la pos een en la medida en que se trata de normas que establecen principios generales a plicables a \li0 cualquier regulador de un servicio. En todo caso ello debe comp utarse como una especial preocupación del \li0 Congreso por demarcar un ámbito de re sponsabilidad con bastante precisión, dentro de los entes que él ha \li0 creado. Es así que tanto el Enre {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN24"}{\fldrslt\ul\cf2 \c f20 \fs16 { \ul \cf20 (24)} }} \f0 \fs20 como el Enargas {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN25"}{\fldrslt\ ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (25)} }}\f0 \fs20 , poseen sendas normas específicas atributivas de \li0 responsabilidad , que son casi idénticas. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Del análisis de estas normas surge claramente que: \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 1. cuando (a) el ente o (b) los miembros de su directorio, \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 2. incurrieran en (i) actos que impliquen un exceso en el ejercicio de las atribuciones conferidas por la \li0 presente ley y por su reglamentación, o ( ii) omisiones en el cumplimiento de las funciones y obligaciones \li0 inherentes a su cargo, \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3. cualquier persona cuyos derechos se vean afectados por dichos actos u omisiones, \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 4. podrá interponer acciones legales ante (a) el ente o (b) la justicia federal, según corresponda, \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 5. con el fin de que el ente y/o los miembros de su directorio cumplan con las obligaciones que les impone el \li0 marco regulatorio. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Esto permite advertir que las normas mencionadas contemplan -en una ad ecuada síntesis- el catálogo de los \li0 principales componentes de la temática en análi sis, esto es: (i) los sujetos de la responsabilidad, que son (a) los \li0 entes y (b) sus directores; (ii) la fuente de responsabilidad, que nace de (a) actos o (b) omisiones; (iii) la \li0 legitimación para reclamar en cabeza de cualquier da mnificado, que esencialmente puede ser: (a) el \li0 concesionario o licenciatari o, (b) los usuarios del servicio y (c) cualquier tercero, sea una persona física o \li0 jurídica, pública o privada; (iv) la sede para formular el reclamo, que puede ser (a) administrativa o (b) judicial \li0 y (v) el objeto reclamado. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 IV. Análisis en particular \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 En el presente capítulo analizaré -con algún grado de detalle- los puntos me ncionados en el capítulo \li0 anterior. En particular me detendré en: (A) los sujeto s de la responsabilidad que son (i) pasivos: (a) el ente \li0 regulador y (b) su s directores (ii) activos: (a) el concesionario o licenciatario, (b) los usuario s del servicio y (c) \li0 cualquier tercero. (B) Las fuentes de la responsabilid

ad, esto es: (a) por actividad administrativa, (b) legislativa, \li0 (c) jurisdi ccional y (d) por omisión. (C) La sede para formular el reclamo que puede ser: (a) administrativa o (b) \li0 judicial y (D) El objeto del reclamo. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 A. Sujetos de la responsabilidad \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Como en toda cuestión vinculada con la responsabilidad hay aquí dos catego rías de sujetos: los responsables \li0 (sujetos pasivos) del acto u omisión lesivos y los legitimados para reclamar por aquel (sujetos activos). \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 a. Sujetos pasivos \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 1. El ente regulador \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 El primero y principal de los responsables es naturalmente, el ente re gulador {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN26"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (26)} }}\f0 \fs20 . Para que éste sea \li0 considerado responsable por los daños que se pr oduzcan como consecuencia de un acto u omisión en el \li0 cumplimiento de los debe res que le imponen el marco regulatorio, el contrato y los otros instrumentos \l i0 aplicables, deben darse los supuestos generales de la responsabilidad, esto e s: (i) existencia de un daño cierto y \li0 efectivo, (ii) relación de causalidad ent re la acción u omisión del ente y la producción del perjuicio, (iii) \li0 imputabilida d del daño al ente y (iv) ausencia en el afectado del deber jurídico de soportar el daño {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN27"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (27)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 2. Los directores \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Las normas arriba mencionadas también hacen responsables a los directore s de los entes reguladores. La \li0 primera pregunta que debemos contestar, es s i se trata de una responsabilidad especial, diferente de la atribuida \li0 al en te, por la cual deben responder los encargados de su conducción, o si se trata de la misma. \cbpat0 \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \li0 \f0 \fs20 Aquí es preciso formular una distinción en función de la naturaleza de lo reclamado: (i) si se tratara del \li0 cumplimiento en especie, esto es, si el reclamo consiste en el cumplimiento efectivo de una obligación personal \li0 que pesa sobre el Directorio, o alguno de sus miembros, la responsabilidad de su cum plimiento es personal; (ii) \li0 por el contrario, si lo que se reclama es una i ndemnización de daños y perjuicios la responsabilidad ante los \li0 particulares afe ctados será del ente y del funcionario o del ente solamente según la naturaleza del acto. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Sobre este aspecto creo que es necesario hacer alguna distinción: \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (i) si se trata de responsabilidad por acto lícito, la responsabilidad e s del ente; \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (ii) si se trata de un acto ilegítimo dentro de un supuesto de responsab ilidad objetiva (sin culpa ni dolo del \li0 funcionario), también responderá el ente . No hay en este supuesto responsabilidad personal de sus directores, y \li0 se aplica el art. 1112 del Cód. Civil, que regula el supuesto de cumplimiento irregul ar de las obligaciones \li0 legales de los funcionarios públicos ante las llamadas faltas de servicio;

\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (iii) por el contrario, cuando hay culpa o dolo de los directores o fu ncionarios del ente (responsabilidad \li0 subjetiva), la responsabilidad es de a mbos, ente y funcionarios. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Adhiero así a las opiniones de Marienhoff {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN28"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (28)} }} \f0 \fs20 Gordillo {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN29"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (29)} }} \f0 \fs20 y Cassagne {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN30"}{\fldrslt\ul\cf 2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (30)} }} \f0 \fs20 entre los administrativistas, o de \li0 Bustamante Alsina {\field { \*\fldinst HYPERLINK \\l "FN31"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (31)} }} \f0 \fs20 entre los civilistas quienes sostienen la posibilidad de que ambos, Estado y funcionario, \li0 puedan ser responsables directos ante el tercero per judicado y por ende demandados conjuntamente. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Interesa saber también ante qué tipo de vínculo obligacional se hallan el en te y sus directores frente a un \li0 hecho ilícito que compromete su responsabilid ad. Según la tesis de Gordillo la responsabilidad es conjunta in \li0 solidum {\fi eld {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN32"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (32)} }}\f0 \fs20 . En mi opinión, que en este punto es ligeramente discordante con la d el distinguido profesor, la \li0 responsabilidad es solidaria {\field {\*\fldins t HYPERLINK \\l "FN33"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (33)} }}\f0 \fs20 . La solidaridad en la responsabilidad derivada de hechos ilícitos que no son \li0 delitos ha sido arduamente debatida luego de la reforma del Código Ci vil en 1968, y de ello da testimonio el \li0 extenso comentario de Llambías sobre el particular, el cual es fuertemente crítico de la solución alcanzada {\field {\*\f ldinst HYPERLINK \\l "FN34"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (34)} }}\f0 \fs20 . \li0 Bajo el Código de Vélez era discutido si los autores de un cuasid elito respondían solidaria o \li0 mancomunadamente, aun cuando la jurisprudencia s e había inclinado por la solidaridad {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN35"}{\fl drslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (35)} }}\f0 \fs20 . Luego de la \li0 reforma de 1968 y derogado el art. l l08 Cód. Civil , las reglas de los delitos se aplican directamente a los \li0 cuasidelitos y po r ende se aplica el principio de la solidaridad establecido en el art. 1081 Cód. C

ivil {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN36"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (36)} }}\f0 \fs20 . \li0 También Marienhoff sostenía la tesis de la solidaridad {\field {\ *\fldinst HYPERLINK \\l "FN37"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (37)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 De ello se sigue que el afectado por un hecho ilícito puede (i) demandar al ente, (ii) a sus funcionarios, o \li0 (iii) a ambos en conjunto. En el prime r caso además, si el ente respondiera por el total podría acudir a la acción \li0 que prevé el art. 130 de las LAF según el cual " Toda persona física que se desempeñe en la jurisdicciones o \li0 entidades sujetos a la competencia de la Auditoría General d e la Nación responden (ante alguna de esas \li0 jurisdicciones o entes) de los daños económicos que por su dolo, culpa o negligencia en el ejercicio de sus \li0 funci ones sufran los entes mencionados siempre que no se encontrare comprendida en re gímenes especiales de \li0 responsabilidad patrimonial"{\field {\*\fldinst HYPERLI NK \\l "FN38"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (38)} }}\f0 \fs20 . Hemos visto que los entes reguladores se encuentran dentro de las personas \li0 públicas sujetas al control de la AGN, de modo, pues, que esta norma es aplicable a sus directores. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3. Otros funcionarios \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Si bien los arts. 69 y 75 de los marcos regulatorios eléctrico y del gas respectivamente, sólo mencionan a los \li0 directores, ello no ha de entenderse c omo eximente de la responsabilidad que puedan tener otros funcionarios \li0 del ente de menor jerarquía por los actos ilícitos cometidos con dolo o culpa. Se aplica n aquí una vez más las \li0 reglas arriba mencionadas. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 b. Sujetos activos o legitimados para reclamar \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 1. Concesionario o licenciatario \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Sin duda el primer destinatario directo de la actividad que desarrolla un ente regulador es el concesionario o \li0 licenciatario del servicio o activ idad regulada por aquél. Es el concesionario quien tiene a su cargo la ejecución \li 0 del contrato y como tal todas las tareas de vigilancia del cumplimiento a carg o del ente se le aplican \li0 directamente. De las muchas formas que esta respon sabilidad puede emerger, la naturaleza de la relación entre \li0 ambos hace que el concesionario esté expuesto principalmente a los daños ocasionados como consecuenci a de \li0 los abusos o excesos en que pudiera incurrir el ente regulador. A título meramente ejemplificativo, pues en esto \li0 me detendré luego con más detalle {\fi eld {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN39"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (39)} }}\f0 \fs20 , señalo los siguientes casos: (i) establecer bases de cálculo erróneas pa ra \li0 las tarifas; (ii) no aprobar el traslado a las tarifas de costos traslad ables según el contrato o licencia; (iii) la \li0 práctica de inspecciones abusivas o innecesarias; (iv) la demora en la aprobación de planes de mejoras y \li0 expans ión; (v) aplicar criterios perjudiciales para el otorgamiento de nuevas concesione s o licencias; (vi) \li0 ejercicio abusivo del poder disciplinario; (vii) imposi ción de tasas irrazonables, etcétera.

\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Destaco de todos modos aquí -reiterando lo que ya dije en otro lugar {\f ield {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN40"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (40)} }}\f0 \fs20 - que en mi opinión el \li0 concesionario o licenciatario no se halla sometido a una situación de sujeción especial, tal como se ha sostenido. \li0 De allí que no está obligado a soportar las cargas que pudieran derivarse de tal relación. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 2. Usuarios \cbpat0 \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \li0 \f0 \fs20 Así como el concesionario se ve perjudicado básicamente por la acción d el ente regulador, el usuario sufre \li0 en general ante la inacción de aquél. La fu nción del ente es vigilar al concesionario para que cumpla sus \li0 obligaciones y si el ente incurre en culpa in vigilando, el perjudicado más inmediato es normalm ente el usuario. \li0 Ello puede darse por ejemplo ante negligencias u omisiones en: (i) atender reclamos y resolverlos; (ii) organizar \li0 debidamente el régime n de audiencias públicas; (iii) informar debidamente; (iv) prevenir conductas \li0 antimonopólicos, etcétera. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Una cuestión de gran importancia se presenta cuando el usuario ha sido víc tima de daños provocados en \li0 forma directa por el concesionario, pero que podría n haber sido evitados de haber obrado el ente con diligencia, \li0 esto es si hu biera ejercido correctamente su deber de vigilancia. La pregunta entonces es si la culpa in vigilando \li0 del ente genera algún grado de solidaridad entre éste y e l concesionario a favor de los usuarios afectados. Sobre \li0 este punto me remi to a lo que diré al referirme a la responsabilidad por omisión en el cumplimiento de sus \li0 deberes de vigilancia {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN41"}{\fldrs lt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (41)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3. Terceros \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Aun cuando sobre los terceros no recaen tan directamente los efectos d e los actos u omisiones de los entes, \li0 no menos cierto es que hay algunas ac tividades que éstos deben realizar y cuyo incumplimiento puede ocasionar \li0 perj uicios en aquéllos. Me refiero por ejemplo a la protección del medio ambiente, la pr opiedad y la seguridad \li0 pública, como obligación específicamente prevista en algun os marcos regulatorios. Ya no se trata aquí de \li0 intereses específicos de los usu arios como tales, sino de la tutela de la población en general que puede resultar \li0 eventualmente perjudicada por la negligencia del ente. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 B. Fuentes de la responsabilidad \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Veamos ahora en forma discriminada las diferentes fuentes de responsab ilidad que la actividad de un ente \li0 genera. Ciertamente si fuera preciso red ucir a muy pocas palabras la competencia del regulador de un servicio o \li0 act ividad, la misma consiste en lograr que el mismo sea prestado en las condiciones establecidas en el contrato, \li0 el marco regulatorio y los otros instrumentos que conforman las obligaciones recíprocas entre concesionario y \li0 concedente. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 No obstante, cumplir con estas facultades genéricamente enunciadas exige el cumplimiento de una serie de \li0 tareas de variado tipo que he descripto en el trabajo ya citado siguiendo los lineamientos de los diferentes \li0 marcos r egulatorios {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN42"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20

\fs16 { \ul \cf20 (42)} }}\f0 \fs20 . Aparecen así las diferentes fuentes de responsabilidad de los entes en función de la \li0 naturaleza de sus actividades. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 a. Responsabilidad por actividad administrativa \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Nos encontramos aquí en el campo de la responsabilidad extracontractual y se aplican las reglas generales. \li0 Entre el ente y el concesionario, los us uarios o los terceros, no hay por lo general relación contractual salvo, \li0 clar o está, los contratos que el ente celebra dentro de sus competencias específicas par a el cumplimiento de sus \li0 fines. Siendo extracontractual, la responsabilidad puede nacer de un obrar: (i) lícito o (ii) ilícito y generará las \li0 indemnizacione s que en cada caso la jurisprudencia le ha asignado {\field {\*\fldinst HYPERLIN K \\l "FN43"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (43)} }}\f0 \fs20 . Fuera de la aplicación de estos \li0 principios, que los entes compa rten con sus pares de la Administración descentralizada y con la Administración \li0 central, sería muy difícil detallar cada una de las eventuales situaciones en que u n ente puede resultar \li0 responsable por su actividad administrativa. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 No obstante si ponemos en un cuadro las obligaciones y derechos que en el orden administrativo tienen \li0 asignados los entes, podemos advertir quiénes son sus destinatarios y, como tales, los eventuales perjudicados. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Facultades \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Fiscalización y control del concesionario \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Aprobación de tarifas \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Protección del usuario \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Aprobación de planes de mejora y expansión \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Prevención de conductas monopólicas \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Protección del medio ambiente, la propiedad y la seguridad pública \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Intervención en cuestiones contractuales \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Establecimiento de restricciones al dominio \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Percepción de tasas \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Deberes \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \li0 \par \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 dar asesoramiento \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 dar publicidad de sus actos \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 informar al ministerio del cual dependen \cbpat0 \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \li0 \f0 \fs20 deber de confidencialidad \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \li0 \par \cbpat0 \li0 \par

\cbpat0 \li0 \par \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 b. Responsabilidad por actividad legislativa \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Los entes reguladores poseen una importante actividad en el campo legi slativo derivada de las facultades \li0 reglamentarias otorgadas por los marcos regulatorios en forma bastante amplia, las que se extienden sin \li0 perjuicio d e otras, a las siguientes materias: \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 1. Seguridad de las instalaciones {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "F N44"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (44)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 2. Procedimientos técnicos, de medición y facturación de los consumos {\fiel d {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN45"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (45)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3. Control y uso de medidores de interrupción y reconexión de los suminist ros {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN46"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (46)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 4. Procedimientos para el mantenimiento de los bienes afectados al ser vicio {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN47"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (47)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 5. Procedimiento para la aplicación de las sanciones {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN48"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (48)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 6. Reglamento de audiencias públicas {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l " FN49"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (49)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 7. Reglamento para trámites y reclamaciones de los usuarios {\field {\*\ fldinst HYPERLINK \\l "FN50"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (50)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 8. Sistemas y procedimientos para administrar, operar, conservar y man tener los aeropuertos {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN51"}{\fldrslt\ul\cf2

\cf20 \fs16 { \ul \cf20 (51)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 9. Seguridad radiológica y nuclear {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN 52"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (52)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Se les aplican en consecuencia las reglas generales de la responsabili dad por actividad legislativa. En este \li0 campo según ya he analizado en un trab ajo anterior {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN53"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (53)} }} \f0 \fs20 existen dos las clases de requisitos: (a) los relativos a la \li0 n orma que produce el daño y (b) los relativos al perjuicio. Los primeros deben ser analizados desde dos puntos \li0 de vista diferentes: (i) la validez de la norma en sí {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN54"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (54)} }} \f0 \fs20 y (ii) la naturaleza de la conducta que aquélla intenta \li0 modifica r o regular {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN55"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (55)} }}\f0 \fs20 . En cuanto a los segundos a su vez se exige que se trate de un perj uicio que: (i) el \li0 afectado sufre en forma individualizada (sacrificio espec ial) y (ii) que lo haya sufrido en favor de toda la \li0 comunidad que obtiene u n beneficio con el dictado de la ley. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 c. Responsabilidad por actividad jurisdiccional \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 En tercer lugar los entes ejercen la función jurisdiccional, que está defi nida en algunos marcos regulatorios \li0 como el del gas donde el artículo 66 esta blece que " (t)oda controversia que se suscite entre los sujetos de esta \li0 le y ... deberán ser sometidas en forma previa y obligatoria a la jurisdicción del ente ", disposición que se repite \li0 con bastante parecido en el de la energía eléctrica {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN56"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (56)} }} \f0 \fs20 y los aeropuertos {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN57"}{\fldrsl t\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (57)} }}\f0 \fs20 . Así, donde pueda suscitarse un " \li0 caso" en el sentido judicial d el término susceptible de ser llevado a la justicia, habrá materia jurisdiccional en la \li0 que estos entes tendrán intervención previa y obligatoria. Asimismo he sost enido también que la función \li0 disciplinaria de los entes constituye parte del ej ercicio de actividades jurisdiccionales {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN58" }{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20

(58)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Ahora bien, a diferencia de la actividad administrativa o legislativa, la actividad jurisdiccional está sujeta a \li0 revisión administrativa -por medio d el recurso de alzada previsto genéricamente en el reglamento de \li0 procedimiento s administrativos y específicamente en los marcos regulatorios respectivos- y a un a revisión \li0 judicial por medio del recurso directo previsto ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo. ¿Puede \li0 hablarse de responsabilidad por acto juri sdiccional en este caso, siendo que la actividad del ente es provisional \li0 en la medida en que está sujeta a una revisión ulterior? \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Supongamos que ante una controversia un ente se pronuncia con un error jurisdiccional de tal magnitud que \li0 invalida completamente su pronunciamien to. En esta situación el afectado (concesionario o usuario), puede (i) \li0 consen tir la decisión o (ii) recurrirla. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Si la ha consentido teniendo a su disposición las vías administrativas y j udiciales que el ordenamiento \li0 jurídico pone a su disposición, es evidente que e n ello está implícito un renunciamiento a los daños y perjuicios \li0 que la decisión de l ente le ha causado. Podría haber revertido lo decidido pero prefirió no hacerlo, e n \li0 consecuencia no puede reclamar los daños y perjuicios de una decisión que no es final y que eventualmente \li0 podría haber sido modificada. Tengamos en cuenta además, que a diferencia de la responsabilidad por acto \li0 legislativo que proc ede -como regla- de actos lícitos que pueden ser consentidos como tales, no obstan te generar \li0 perjuicios, la responsabilidad que emana de actos judiciales, de riva -también como regla- de errores en el \li0 procedimiento o en la decisión que c onstituyen actos contrarios a derecho. Luego, si no se hizo el intento de \li0 c orregir ese error, no debería existir posibilidad alguna de reclamar por los daños y perjuicios que produjo. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Si ha recurrido la decisión puede ocurrir que la misma finalmente (i) se a confirmada por una decisión \li0 judicial (ii) sea revocada por aquélla. En el pri mer caso, si subsistiera el error que produce el daño, ya no nos \li0 encontraremo s ante una decisión del ente sino de un órgano del Poder Judicial. ¿Puede decirse ento nces que hay \li0 responsabilidad del ente regulador? Parecería que no. Si la deci sión -por el contrario- es revocada, constituye la \li0 prueba del error jurisdicc ional del ente, y si se quisiera responsabilizar al ente por algún daño producido, l o que \li0 queda en consecuencia es demostrar: (a) que el daño se produjo, (b) que no pudo ser reparado con la decisión \li0 judicial y (c) que todavía subsiste. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 d. Responsabilidad por omisión. La culpa " in vigilando" \cbpat0 \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \li0 \f0 \fs20 1. Planteo \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Entramos aquí en el punto más específico de la responsabilidad de los entes reguladores, pues atañe a su \li0 propia finalidad como tales, a las razones de su creación. La misión de los entes, en síntesis, es vigilar que el \li0 servicio o la a ctividad a cargo de sus regulados, sea prestada en las condiciones que fijan las normas \li0 contractuales, reglamentarias y legales aplicables. Los destinatari os de este deber de vigilancia son: en primer \li0 lugar los usuarios, y más remot amente los terceros en general. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Los diferentes marcos regulatorios se ocupan de esta obligación impuesta a los entes. Así por ejemplo, el \li0 Enargas tiene como cometido general "(h)ace r cumplir la ley 24.076, su reglamentación y disposiciones \li0 complementarias, e n el ámbito de su competencia, controlando la prestación de los servicios, a los fin es de \li0 asegurar el cumplimiento de las obligaciones fijadas en los términos de la habilitación"{\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN59"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 {

\ul \cf20 (59)} }}\f0 \fs20 , disposición que se \li0 repite casi textualmente en el Enre {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN60"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (60)} }}\f0 \fs20 . El Ocraba debe "cumplir y hacer cumplir el marco regulatorio y los \li0 contratos de concesión de la red de accesos a la Ciudad de Buenos Aires y su s normas complementarias \li0 realizando un eficaz control y verificación de las c oncesiones y de los servicios que se presten a los usuarios"{\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN61"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (61)} }}\li0 \f0 \fs20 y el Etoss "tiene como finalidad ejercer el poder de policía y d e regulación y control en materia de prestación \li0 del servicio público de provisión d e agua potable y desagües cloacales en el área regulada, incluyendo la \li0 contamin ación hídrica en lo que se refiere al control y fiscalización del Concesionario como a gente \li0 contaminante, de conformidad con lo establecido en este marco regulat orio. En tal sentido tendrá a su cargo \li0 asegurar la calidad de los servicios, la protección de los intereses de la comunidad, el control, fiscalización y \li0 ver ificación del cumplimiento de las normas vigentes, y del contrato de concesión"{\fie ld {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN62"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (62)} }}\f0 \fs20 , disposiciones éstas que \li0 se repiten con gran similitud en los ma rcos regulatorios de las comunicaciones {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN63" }{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (63)} }} \f0 \fs20 y de los servicios de \li0 aeropuertos {\field {\*\fldinst HYPERLIN K \\l "FN64"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (64)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Ahora bien, creo que debemos considerar que la responsabilidad de los entes por la omisión en el \li0 cumplimiento de sus deberes puede asumir dos forma s: (i) directa cuando es el ente por sí (con la omisión) \li0 quien genera los daños, y (ii) refleja o indirecta cuando quien genera los daños es el concesionario o \li 0 licenciatario, debido a la falta de vigilancia del ente. Analizaré cada uno de e stos supuestos. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 2. Responsabilidad directa \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Esta primera forma de responsabilidad puede producir daños a (i) el conc esionario, (ii) los usuarios, y (iii) \li0 los terceros, pero bien sabemos que l os usuarios son los perjudicados principales ante la inactividad del ente. De \l i0 hecho existen ciertas obligaciones directas hacia aquéllos, por ejemplo: (a) or ganizar y aplicar el régimen de \li0 audiencias públicas {\field {\*\fldinst HYPERLI NK \\l "FN65"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (65)} }}\f0 \fs20 ; (b) atender los reclamos de los usuarios en relación a la prestación d e los servicios o \li0 tarifas, y producir en todos los casos una decisión fundada

{\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN66"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (66)} }}\f0 \fs20 ; (c) resolver en instancia administrativa los \li0 reclamos de los usuarios u otras partes interesadas {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN67"}{\f ldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (67)} }}\f0 \fs20 ; (d) informar y asesorar a los usuarios acerca de sus \li0 derechos y de los servicios a los que pueden acceder {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l " FN68"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (68)} }}\f0 \fs20 ; (e) prevenir conductas anticompetitivas, monopólicas \li0 o indebida mente discriminatorias {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN69"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (69)} }}\f0 \fs20 . La omisión en el cumplimiento de estas obligaciones puede derivar en \li0 responsabilidad. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Hacia los terceros a su vez los entes tienen la obligación de proveer a la protección del medio ambiente, la \li0 propiedad y la seguridad pública. En esta materia, el Enargas debe velar por la protección de la propiedad, el \li0 medio am biente y la seguridad pública, en la construcción y operación de los sistemas de trans porte y \li0 distribución de gas natural, incluyendo el derecho de acceso a la pro piedad de los productores, transportistas, \li0 distribuidores y consumidores pr evia notificación, a efectos de investigar cualquier amenaza potencial a la \li0 s eguridad y conveniencia pública {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN70"}{\fldrslt \ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (70)} }}\f0 \fs20 , obligación similar a la que posee el Enre {\field {\*\fldinst HYPERL INK \\l "FN71"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (71)} }}\f0 \fs20 . El Ocraba debe elaborar \li0 una planilla ecológica en la que mensua lmente se registre el impacto ambiental de las obras y servicios del \li0 acceso y proponer al secretario de Obras Públicas y Comunicaciones la concertación de acti vidades con los \li0 entes públicos y privados que correspondan para la adopción de las medidas tendientes a encarar de modo \li0 integral la defensa del mejoramien to del medio ambiente {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN72"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (72)} }}\f0 \fs20 . Es facultad del Orsna controlar la operación y/o \li0 expansión de los aeropuertos a fin de lograr una protección eficaz del medio ambiente y de la segu ridad pública \li0 {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN73"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (73)} }}\f0 \fs20 . Por su lado, la ARN debe evaluar el impacto ambiental de toda acti

vidad que licencie, entendiéndose por \li0 tal a aquellas actividades de monitoreo , estudio y seguimiento de la incidencia, evolución o posibilidad de daños \li0 ambi ental que pueda provenir de la actividad nuclear licenciada {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN74"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (74)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Pues bien, comprobada la conducta antijurídica (omisión culposa del ente e n cumplir con un deber legal), el \li0 daño producido y -sobre todo- la relación de causalidad entre ambos, el ente será responsable por el \li0 incumplimiento de est as obligaciones, debiendo hacerse cargo de la reparación. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3. Responsabilidad refleja o indirecta \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3.1. Planteo \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Hasta aquí no he salido del ámbito de la responsabilidad general por omisión de cualquier órgano o ente \li0 estatal. Quiero considerar ahora otra forma -quizás la más específica de todas- de la responsabilidad de un ente \li0 regulador: la que surge cuando como consecuencia de su culpa in vigilando el concesionario o lice nciatario \li0 producen daños a los usuarios derivados de la falta de servicio o s u deficiente prestación. Estamos ciertamente \li0 ante una forma refleja o indirec ta de responsabilidad del ente, pues quien la produce no es él sino su regulado. \ cbpat0 \cbpat0 \li0 \ri0 \qj \f0 \fs20 La pregunta entonces es si estamos ante u n supuesto de responsabilidad por el hecho ajeno, tal como la concibe \li0 el de recho civil. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Antes de ello es bueno recordar que para que se dé eventualmente esta cl ase de responsabilidad, no se \li0 requiere estrictamente la presencia de una ac tividad calificada como servicio público; puede tratarse \li0 simplemente de una a ctividad regulada. Ya dije en mi trabajo antes citado que la noción de ente regula dor no se \li0 extiende solamente a los que controlan los servicios públicos {\fie ld {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN75"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (75)} }} \f0 \fs20 En realidad es bastante común que se \li0 establezca un ente regulado r o de control sobre actividades diversas, tal el caso del Banco Central (BCRA), la \li0 Comisión Nacional de Valores (CNV), la Superintendencia de Seguros de la Nación (SSN) {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN76"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (76)} }}\f0 \fs20 , etc. No \li0 obstante, se trate de un servicio público o de una acti vidad regulada simplemente, los usuarios del servicio o \li0 actividad -entendid a esta noción en forma amplia- suponen, confían, en que la presencia del ente en cue stión \li0 impedirá que el regulado deje de cumplir con sus obligaciones. La existen cia del ente regulador genera -como \li0 mínimo- una suerte de confianza legítima {\ field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN77"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (77)} }} \f0 \fs20 en el buen funcionamiento del sistema objeto de la regulación, a \li0 la que alguna vez ha hecho referencia la Corte a través de votos individuales {\f ield {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN78"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (78)}

}}\f0 \fs20 . Podría decirse incluso, que el \li0 ente presta aquí un servicio: el d e control, de modo que la falta de servicio de control engendra responsabilidad. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 No es preciso abundar demasiado en ejemplos para comprender el problem a, pero vale la pena recordar que \li0 el BCRA tiene a su cargo como misión "prima ria y fundamental" preservar el valor de la moneda {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN79"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (79)} }} \f0 \fs20 y para ello \li0 entre otras competencias debe vigilar el buen func ionamiento del mercado financiero {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN80"}{\fld rslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (80)} }}\f0 \fs20 . Por su lado la SSN \li0 ejerce el control de todos los entes asegu radores {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN81"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (81)} }} \f0 \fs20 y para ello debe -sin perjuicio de otras facultades- adoptar \li0 l as resoluciones necesarias para hacer efectiva la fiscalización respecto de cada a segurador, tomar las medidas y \li0 aplicar las sanciones previstas en la ley {\ field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN82"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (82)} }}\f0 \fs20 . ¿Qué pasaría entonces si el BCRA permite que una entidad \li0 financiera siga funcionando y captando depósitos a sabiendas de que no está en condiciones de hacerlo? \li0 ¿Tendría alguna acción contra el BCRA quien sufre algún perjuicio como con secuencia de una posterior \li0 liquidación de esa entidad que se hubiera evitado de haberse efectuado un control efectivo? ¿Cuál sería la \li0 situación de los asegurado s en una compañía que finalmente no paga los siniestros, a la cual la SSN le ha \li0 permitido seguir operando cuando en función de las normas técnicas aplicables debería habérsela suspendido? \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 De igual modo ¿son responsables el Enargas o el Enre por la falta o la d eficiente prestación del servicio de \li0 electricidad o gas a cargo de alguno de los concesionarios o licenciatarios? Pregunta, ésta, que, naturalmente, se \li0 ex tiende a todos los entes restantes. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3.2. La responsabilidad refleja en el campo del derecho civil \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Juzgado desde una óptica exclusivamente civilista la cuestión posee alguna s dificultades. La responsabilidad \li0 refleja requiere como requisito, la exis tencia de una relación de dependencia, que puede ser genérica o \li0 calificada {\fi eld {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN83"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (83)} }}\f0 \fs20 . Ello supone inevitablemente una subordinación del dependiente bajo l a autoridad del principal \li0 quien a la postre puede resultar responsable por los actos de aquél. Si bien la noción de dependiente no alude \li0 solamente a la su bordinación laboral, sino que se ha extendido progresivamente a campos muy diverso s donde \li0 no se requiere una relación contractual, y se admiten incluso otras s ituaciones aun ocasionales y gratuitas, lo \li0 cierto es que debe haber entre p rincipal y dependiente alguna forma de subordinación {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN84"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20

\fs16 { \ul \cf20 (84)} }}\f0 \fs20 . Para quienes \li0 encuentran en la relación ente-concesionario una r elación de especial sujeción {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN85"}{\fldrslt\ul\c f2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (85)} }}\f0 \fs20 , la conclusión sobre este \li0 punto no parece difícil: existe una subo rdinación del concesionario que debería encuadrar dentro de algunas de \li0 las much as formas de dependencia que surgen del art. 1113 del Cód. Civil. En mi caso, sin embargo, ya he \li0 dicho que no creo que el concesionario tenga una sujeción espe cial respecto del ente. No obstante me parece que \li0 pueden aplicarse analógicam ente las normas del Código Civil que regulan la responsabilidad por el hecho ajeno \li0 (art. 1113 y siguientes). \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Ello permite a la doctrina civilista proveer de un fundamento adecuado para esta clase de responsabilidad. \li0 La teoría clásica sostenida con algunas mo dalidades por Llambías, encontraba el fundamento de esta \li0 responsabilidad en l a culpa in eligiendo o en la culpa in vigilando {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\ l "FN86"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (86)} }}\f0 \fs20 . Borda por el contrario, rechaza este \li0 criterio y se apoya en e l sistema objetivo del riesgo creado que según su opinión tiene lugar con la delegac ión de \li0 funciones en un tercero. Más allá de las discrepancias existentes en el te rreno de la doctrina civilista, lo cierto es \li0 que en cualquiera de las dos p osturas puede hallarse el fundamento de la responsabilidad del ente regulador. E n \li0 mi opinión creo que el fundamento que mejor se adapta es el de la culpa in vigilando, pues el daño se produce \li0 justamente como una falta a la obligación de vigilar. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3.3. La falta de servicio como fundamento de derecho administrativo \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Pero aun si -con motivo de una suerte de chauvinismo administrativista - rechazáramos la posibilidad de \li0 aplicar algún principio venido de otra discipl ina que afectara la autonomía del derecho administrativo, creo que \li0 la clásica t eoría de la falta de servicio (legalmente alojada en el art. 1112 del Cód. Civil) ta mbién es útil para \li0 fundar la responsabilidad del ente en estos casos, aun cuand o es bien sabido nos encontramos muy lejos de las \li0 necesidades que forzaron a los franceses para instituir el concepto {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN 87"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (87)} }}\f0 \fs20 , que todavía sigue vigente {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN88"}{ \fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (88)} }}\f0 \fs20 . En efecto, \li0 el ente tiene que realizar una actividad (un servi cio en sentido lato) y no lo realiza, estamos entonces ante una \li0 falta de se rvicio, lo que prueba que aun sin culpa puede establecerse la responsabilidad de l ente por su omisión \li0 en controlar, o vigilar al concesionario, licenciatario o regulado. En este caso además, ya no estaríamos ante un \li0 supuesto de responsa bilidad indirecta o refleja sino directa. \cbpat0 \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \li0 \f0 \fs20 La jurisprudencia de la Corte Suprema en este punto ha sido const

ante desde el caso Ferrocarril Oeste c. \li0 Buenos Aires {\field {\*\fldinst HY PERLINK \\l "FN89"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (89)} }}\f0 \fs20 , donde con motivo de un error registral fue establecido que "quien contrae la obligación de \li0 prestar un servicio (en el caso llevar el registro púb lico) lo debe realizar en condiciones adecuadas para llenar el \li0 fin para que ha sido establecido, siendo responsable de los perjuicios que causare su incump limiento o su \li0 irregular ejecución"{\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN90"}{\ fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (90)} }}\f0 \fs20 , doctrina luego repetida en Vadell c. Buenos Aires {\field {\*\fldi nst HYPERLINK \\l "FN91"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (91)} }}\f0 \fs20 , en Hotelera Río de la Plata \li0 S.A.C.I. c. Buenos Aires {\field {\ *\fldinst HYPERLINK \\l "FN92"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (92)} }}\f0 \fs20 , donde se agregó " esa idea objetiva de la falta de servicio encuentr a fundamento \li0 en la aplicación por vía subsidiaria del art. 1112 del Cód. Civil qu e establece un régimen de responsabilidad por \li0 los hechos y las omisiones de l os funcionarios públicos en el ejercicio de sus funciones por no cumplir sino de \ li0 una manera irregular las obligaciones legales que les están impuestas"{\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN93"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (93)} }}\f0 \fs20 , y repetida también en Tejedurías \li0 Magallanes SA. c. A.NA. {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN94"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (94)} }} \f0 \fs20 en Agencia Marítima Rioplat S.A. {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "F N95"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (95)} }} \f0 \fs20 y en España y Río de la Plata Cía. de \li0 Seguros SA. c. Buenos Aires {\ field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN96"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (96)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 En su actual composición la Corte ha tenido oportunidad de ratificar est a doctrina en Zacarías c. Córdoba \li0 {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN97"}{\fl drslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (97)} }} \f0 \fs20 al sostener que " ... esta Corte ha resuelto en reiteradas oportuni dades -en relación a la responsabilidad \li0 extracontractual del Estado y sus age ntes por acto lícito- que quien contrae la obligación de prestar un servicio \li0 públ ico lo debe realizar en condiciones adecuadas para llenar el fin para el que ha

sido establecido, y es \li0 responsable de los perjuicios causados por su incump limiento o ejecución irregular. Además se resolvió que no \li0 se trata de una respons abilidad indirecta , dado que la actividad de los órganos, funcionarios o agentes del \li0 Estado, realizada para el desenvolvimiento de los fines de las entidade s de las que dependen, ha de ser \li0 considerada propia de éste, el que debe resp onder de modo principal y directo por sus consecuencias dañosas. \li0 La falta de servicio es una violación o anormalidad frente a las obligaciones del servicio reg ular, lo cual entraña \li0 una apreciación en concreto que toma en cuenta la natural eza de la actividad, los medios de que dispone el \li0 servicio, el lazo que une a la víctima con el servicio y el grado de previsibilidad del daño"{\field {\*\fldi nst HYPERLINK \\l "FN98"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (98)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3.4. Quid de la responsabilidad. El nexo causal \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Hasta aquí los fundamentos de la responsabilidad. No obstante para que ést a se haga efectiva no basta con \li0 probar la mera falta de servicio, ella es t an sólo uno de los presupuestos. El otro, también indispensable es la \li0 relación de causalidad entre la falta de servicio y el daño experimentado. Así lo ha establecid o la Corte en dos \li0 casos resueltos en 1995, con motivo de la actividad de co ntralor ejercida por el BCRA. Me refiero a Alfredo \li0 Marietta Marmetal c. BCR A {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN99"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (99)} }} \f0 \fs20 y Gonzáles y otros c. BCRA {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN100"} {\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (100)} }}\f0 \fs20 , donde fue establecido que " la pretensión de \li0 ser indemnizado po r la falta de servicio imputable a un órgano estatal importa -para el actor- la ca rga de \li0 individualizar y probar, del modo más concreto posible, el ejercicio i rregular de la función" agregándose que " \li0 Ni en la situación reglada por el art. 1112 ni en la prevista por el art. 1113, parte 1ª del Código Civil cabe \li0 inverti r el onus probandi en perjuicio del demandado"{\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN101"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (101)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Por su lado la sala II de la Cámara en lo Contencioso Administrativo por medio del fallo que mencioné al \li0 comienzo {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l " FN102"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (102)} }}\f0 \fs20 , explica el problema en términos claros y concretos, ubicando la cues tión -a mi juicio- dentro de \li0 los límites correctos. Se trataba de una acción de r esponsabilidad contra la SSN por los daños experimentados \li0 por un asegurado, d ebido a la alegada omisión de aquélla en el cumplimiento de los deberes de control q ue le \li0 impone la ley de empresas de seguros (ley 20.091). Al confirmar la se ntencia de primera instancia que había \li0 rechazado la acción el Tribunal dijo con cita de los precedentes de la Corte Suprema arriba mencionados: " ... la \li0 p retensión de ser indemnizado por la falta de servicio imputable a un órgano estatal importa -para el actor- la \li0 carga de individualizar y probar del modo más conc

reto, el ejercicio irregular de dicha función. La carga \li0 probatoria ha sido in cumplida cuando se limita a una genérica imputación de negligencia contra la \li0 Su perintendencia de Seguros, sin puntualizar qué comportamiento importaron, omisión o imprudencia, en la \li0 adopción de medidas que en ejercicio de la policía de contro l le correspondía legalmente adoptar. La existencia \li0 de una relación de causa-ef ecto entre el hecho que se imputa a la Administración y el daño producido es una \li 0 condición indispensable para que pueda atribuirse a aquélla el deber de resarcir e se daño y ello no ha ocurrido \li0 en el caso. El Estado a los efectos indemnizato rios, debe responder cuando coparticipa -por su obrar negligente- \li0 en la gen eración de un hecho dañoso, máxime cuando ello ocurre en el marco de su poder de policía y sin que \li0 ello signifique generar una suerte de responsabilidad irrestrict a, como parece entender el recurrente. La \li0 atribución de funciones de control pretende mantener el equilibrio, en este caso del mercado de seguros, pero de \l i0 manera alguna constituye una garantía absoluta de ello, puesto que si no el org anismo sería siempre responsable \li0 de la liquidación de las compañías aseguradoras y ese no ha sido el fin pretendido por el legislador" (énfasis de \li0 la sentencia) . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Del párrafo transcripto pueden extraerse tres principios: \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (i) La carga probatoria ha sido incumplida cuando se limita a una genéri ca imputación de negligencia. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (ii) La existencia de una relación de causa-efecto entre el hecho que se imputa a la Administración y el daño \li0 producido es una condición indispensable. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (iii) La atribución de funciones de control no constituye una garantía abs oluta, puesto que si no el ente sería \li0 siempre responsable y ese no ha sido el fin pretendido por el legislador. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Los principios aquí sentados fueron también objeto de especial consideración recientemente en el dictamen \cbpat0 \cbpat0 \li0 \ri0 \qj \f0 \fs20 de la Proc uración General de la Nación en el caso J.A.C. {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN 103"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (103)} }} \f0 \fs20 donde se imputaba responsabilidad a la Provincia \li0 de Córdoba por la muerte de varias personas contagiadas de SIDA mientras se encontraban bajo diál isis en un \li0 establecimiento que debía ser controlado por aquélla. Dice el Procur ador General: "Es muy cierto ... que el \li0 reconocimiento de la eventual respo nsabilidad estatal exige de modo inexorable, por principio, la fehaciente \li0 d emostración del vínculo causal entre la conducta que se pretende responsable y el daño efectivo"{\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN104"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (104)} }}\li0 \f0 \fs20 agregando luego, "no deben abrirse brechas amplias por las cua les pudiera generarse una suerte de \li0 responsabilidad irrestricta a la hora d e imponer cargas indemnizatorias al Estado, pero como no es menos \li0 valedero, en modo alguno puede dejarse sin protección determinados supuestos fácticos de índole dañosa en \li0 cuya generación aquél vino a coparticipar por su obrar negligente"{\fi eld {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN105"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (105)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 3.5. Obligación in solidum \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1

\f0 \fs20 Admitida la posibilidad de que el ente y sus funcionarios sean respons ables por la falta de cumplimiento de \li0 sus deberes de vigilancia, cabe anali zar qué tipo de vínculo obligacional une a éstos con el concesionario o \li0 licenciat ario. En mi opinión y tal como lo adelanté más arriba al analizar el tipo de vínculo obl igacional entre el \li0 ente y sus funcionarios {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\ l "FN106"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (106)} }}\f0 \fs20 , creo que se trata de una obligación in solidum. Tal como expresé allí no s \li0 encontramos aquí no sólo con sujetos pasivos diferentes, sino también con oblig aciones diferentes, debiendo \li0 responder cada uno de ellos por el total del p erjuicio causado sin perjuicio de las pertinentes acciones de \li0 regreso. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 C. Sede para formular el reclamo \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 El afectado por el obrar de un ente regulador puede -según los arts. 75 y 69 de los marcos regulatorios de la \li0 electricidad y del gas, respectivamen te-, puede hacer el reclamo en sede administrativa o judicial aun cuando la \li0 aclaración que estas leyes efectúan no genera ningún inconveniente interpretativo, ta mpoco era estrictamente \li0 necesaria. Juegan aquí los principios generales de la ley de procedimientos administrativos que resulta aplicable \li0 en el ámbito de todos los entes reguladores, y en particular del Enre {\field {\*\fldinst HYPERL INK \\l "FN107"}{\fldrslt\ul\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (107)} }} \f0 \fs20 y del Enargas {\field {\*\fldinst HYPERLINK \\l "FN108"}{\fldrslt\u l\cf2 \cf20 \fs16 { \ul \cf20 (108)} }}\f0 \fs20 . \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 D. Objeto del reclamo \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Está previsto asimismo en los artículos ya citados, que el reclamante exij a en primer lugar el cumplimiento \li0 de las obligaciones que impone el marco r egulatorio. La disposición legal apunta -a mi juicio correctamente- al \li0 cumpli miento en especie de la obligación, y constituye una aplicación para los entes regul adores, de lo \li0 dispuesto genéricamente en el artículo 505.1 del Cód. Civil, según el cual "Los efectos de las obligaciones \li0 respecto del acreedor son: 1. Darle derecho para emplear los medios legales a fin de que el deudor le procure \li0 a quello a que se ha obligado". Luego, si por alguna razón esto no fuere posible, y el incumplimiento hubiera \li0 producido daños, los mismos se probarán y liquidarán se gún las reglas generales. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 V. Conclusiones \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Las conclusiones del análisis precedente deben ser formuladas en dos pla nos diferentes: (i) el de los \li0 caracteres comunes de la responsabilidad de l os entes con el resto de la Administración descentralizada y (ii) el \li0 de sus n otas típicas. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 En cuanto a lo primero es comprobable que: \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (a) Ha desaparecido la distinción tradicionalmente efectuada entre la re sponsabilidad directa por la actividad \li0 de sus órganos y la responsabilidad in directa por la actividad de las entidades descentralizadas. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1

\f0 \fs20 (b) El sistema de unidad de caja ha finalizado con esta ficción unifican do en la TGN el lugar de donde sale \li0 el dinero para afrontar todos los pagos que correspondan. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (c) De ello se sigue que el Estado es siempre responsable en forma dir ecta, no importando a estos efectos \li0 que el hecho productor de la responsabi lidad se genere en la Administración central o en la descentralizada. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (d) Ningún pago puede hacerse sin la inclusión previa en el Presupuesto de l monto establecido por la \li0 sentencia de condena. No obstante ello, no está pr evisto el mecanismo en caso de que esa inclusión no se \li0 produzca. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (e) El ente responde junto con sus funcionarios en forma solidaria cua ndo el daño proviene de un acto \li0 ilícito. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 En punto a las notas típicas me permito mencionar las siguientes: \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (a) La responsabilidad del ente por la omisión en el cumplimiento de sus deberes de vigilar la conducta del \li0 concesionario, puede ser abordada desde dos puntos de vista: 1) desde la responsabilidad indirecta o refleja por \li0 e l hecho ajeno, con fundamento en la culpa in vigilando de la teoría civilista clásic a o 2) desde la \li0 responsabilidad directa y objetiva de la falta de servicio, con fundamento en el art. 1112, Cód. Civil. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 (b) Cualquiera sea el fundamento que esta responsabilidad tenga, la me ra comprobación de una negligencia \li0 u omisión no es suficiente para que el ente sea responsable. Se hace necesario establecer el nexo causal entre la \li0 omisión y el daño producido. Es necesario probar que de haberse ejercido adecuadamente el control se podrían \li0 haber evitado los daños reclamados. \cbpat0 \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \li0 \f0 \fs20 (c) La prueba de este nexo causal, como toda probanza de un hecho negativo, es ardua. No obstante si ello se \li0 lograra, el acreedor (un usuari o, por lo general) puede reclamar tanto al ente como al concesionario, y \li0 cu alquiera de ambos deben responder por el total. \par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 \f0 \fs20 Especial para La Ley. Derechos reservados (ley 11.723). {{\*\bkmkstart FN1}{\*\bkmkend FN1}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN1}{\*\bkmkend FN1}} \f0 \fs20 (1) Desde el punto de vista de la llamada "teoría del órgano" , ampliamente aceptada en nuestro derecho \li0 administ rativo, la persona física es usualmente denominada "órgano individuo" , pero he pref erido acudir a esta \li0 denominación pues es la que emplea la ley de administración financiera y de los sistemas de control del Sector \li0 Público Nacional (ley 24. 156 - Adla LII-D, 4002 - ), en adelante LAF, en el ámbito especifico de la \li0 re sponsabilidad de los funcionarios y agentes públicos (art. 130). {{\*\bkmkstart FN2}{\*\bkmkend FN2}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN2}{\*\bkmkend FN2}} \f0 \fs20 (2)CNFed. Contenciosoadministrati vo, sala II, Compañía de Transportes Río de la Plata c. Estado nacional \li0 (M. de Ec onomía) s/daños y perjuicios; sentencia del 1/6/00. {{\*\bkmkstart FN3}{\*\bkmkend FN3}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN3}{\*\bkmkend FN3}} \f0 \fs20 (3) En un trabajo anterior he sos tenido, al intentar definir a los entes reguladores, que son una especie de \li0 pequeño estado dentro del Estado, pues ejercen las tres funciones propias de aquél. BIANCHI, Alberto B., \li0 "¿Qué son los entes reguladores? (Apuntes en torno a la c oherencia interna de su régimen jurídico)" , ED, \li0 Suplemento de Derecho Administ rativo, 30/3/00. {{\*\bkmkstart FN4}{\*\bkmkend FN4}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1

{{\*\bkmkstart FN4}{\*\bkmkend FN4}} \f0 \fs20 (4) Según esta ley (art. 8) sus dis posiciones se aplican a todo el llamado sector público que comprende: (a) \li0 Adm inistración nacional, conformada por la administración central y los organismos desc entralizados, incluidas \li0 las instituciones de seguridad social; y (b) las em presas y sociedades del Estado, cualquiera sea la forma jurídica \li0 adoptada. La LAF luego distingue (art. 9) entre: (a) entidades y (b) jurisdicciones. Las pri meras son toda \li0 organización pública con personalidad jurídica y patrimonio público, y las segundas son: (i) el Poder \li0 Legislativo; (ii) el Poder Judicial; (iii ) la Presidencia de la Nación, los ministerios y las secretarías del Poder \li0 Ejec utivo y (iv) el Ministerio Público. {{\*\bkmkstart FN5}{\*\bkmkend FN5}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN5}{\*\bkmkend FN5}} \f0 \fs20 (5) Adla, LVI-A, 59. El art. 19 d e esta ley en la parte pertinente dice: "Lo dispuesto en este artículo es de \li0 aplicación para cualquier clase de cuentas o registro a nombre del Estado nacional o de cualquiera de sus \li0 organismos o dependencias del Poder Legislativo, Po der Judicial, Poder Ejecutivo, la Auditoría General de la \li0 Nación, la Defensoría d el Pueblo y el Ministerio Público y la Administración pública nacional centralizada y \li0 descentralizada, entidades autárquicas y Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires". {{\*\bkmkstart FN6}{\*\bkmkend FN6}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN6}{\*\bkmkend FN6}} \f0 \fs20 (6) Tal como sostenía BARRA, "la se paración de personalidades no significa una real separación de \li0 patrimonios. En realidad, se trata de un único patrimonio, lo que le permitió enunciar el principio de la llamada \li0 "comunicabilidad de patrimonios" entre la Administración centra lizada y la Administración descentralizada. \li0 BARRA, Rodolfo C., Principias de Derecho Administrativo, ps. 183-184, Ed. Abaco, Buenos Aires, 1980. {{\*\bkmkstart FN7}{\*\bkmkend FN7}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN7}{\*\bkmkend FN7}} \f0 \fs20 (7) Véase: BARRA, cit. en nota (6) p. 182; COMADIRA, Julio R.: "La Responsabilidad del Estado por las \li0 Obligaci ones de sus Entes Descentralizados (A propósito de un fallo sobre Ferrocarriles Ar gentinos)", ED, \li0 145-380; HALPERIN, David A., " La Responsabilidad del Estad o por el obrar de sus entidades \li0 descentralizadas", Nº 6, p; 55 y sigtes., Rev ista de Derecho Administrativo, Ed. Depalma, Buenos Aires, \li0 enero-abril 1991 . {{\*\bkmkstart FN8}{\*\bkmkend FN8}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN8}{\*\bkmkend FN8}} \f0 \fs20 (8) El art. 36 de la de emergenci a administrativa (ley 23.697 - Adla, XLIX-C, 2458 - ) estableció:" El Poder \li0 E jecutivo nacional podrá establecer regímenes generales o especiales para determinar, verificar y conciliar el \li0 monto de las acreencias y deudas de particulares con el Estado nacional, en su conjunto, y con cada una de las \li0 entidades, cu alquiera fuere su naturaleza jurídica incluida la Municipalidad de la Ciudad de Bu enos Aires, al 30 \li0 de junio de 1989; proponer y concluir acuerdos y efectuar transacciones; establecer modalidades y plazos para \li0 su cancelación, aún propon iendo y aceptando refinanciaciones y novaciones de la deuda determinada, \li0 pr opendiendo en todos los casos al saneamiento tanto del Estado como del sector pr ivado y declarando como \li0 paso previo a cualquier acción la inmediata compensac ión de pleno derecho de deudas y acreencias recíprocas, \li0 líquidas y exigibles entr e los particulares y el sector público. A estos efectos, se considera que el Estad o \li0 nacional y las entidades enumeradas precedentemente constituyen una misma y única unidad patrimonial, no \li0 aplicándose para este régimen los requisitos prop ios de la cesión de derechos y obligaciones de derecho común \li0 " (agrego el encom illado simple). {{\*\bkmkstart FN9}{\*\bkmkend FN9}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb 100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN9}{\*\bkmkend FN9}} \f0 \fs20 (9) Esta disposición tiene antecede ntes en el Sistema de Fondo Unificado establecido por el dec. 8586/47, \li0 modi

ficado y complementado por los decs. 7580/62; 5476/65; 6190/65 y1882/92. Este si stema luego fue \li0 extinguido por el art. 38 de la ley 24.447, de Presupuesto para el ejercicio 1995 (Adla, LV-A, 313), que facultó \li0 al Poder Ejecutivo para la liquidación del fondo unificado y la instrumentación de la cuenta única del tesoro . El \li0 Poder Ejecutivo dictó a su vez el dec. 1545/94 (Adla, LIV-D, 4499) cuyo art. 9º dispuso poner en apelación, a \li0 partir del 1 de enero de 1995, el sistema de cuenta única del tesoro para el manejo ordenado de los fondos \li0 proveniente s de todas las fuentes de ingresos públicos corrientes, de créditos o de la otra nat uraleza de la \li0 Administración nacional. Con tal propósito, se ordenó a todas las j urisdicciones y entidades integrantes de la \li0 Administración nacional transferi r los saldos de sus cuentas bancarias existentes al 31 de diciembre de 1994 a la \li0 cuenta única del tesoro, procediendo a cerrar las cuentas vigentes a esa fec ha (art. 10). La organización y puesta \li0 en marcha del sistema fue encomendada a la Secretaría de Hacienda, para atender todos los pagos resultantes de \cbpat0 \ cbpat0 \li0 \ri0 \qj \f0 \fs20 la gestión y desembolsos comprendidos en la gestión p resupuestaria y patrimonial, manteniendo \li0 individualizados en la Tesorería Gen eral de la Nación los recursos propios, los recursos afectados y aquellos \li0 que les correspondan por asignaciones del Tesoro, a cada una de las jurisdicciones y entidades de la \li0 Administración nacional (art. 11). Resoluciones posteriores del Ministerio de Economía y Obras y Servicios \li0 Públicos y de la Secretaría de Ha cienda han complementado estas normas en cuanto al sistema de la cuenta \li0 única del tesoro. {{\*\bkmkstart FN10}{\*\bkmkend FN10}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN10}{\*\bkmkend FN10}} \f0 \fs20 (10) Conf. MERTEHIKIAN, Eduardo , " Reflexiones acerca de la administración financiera y los sistemas \li0 de cont rol del sector público nacional Estudio preliminar a la ley 24.156" , ps. 13-14. 7 a ed. Revista Régimen de \li0 la Administración Pública, ps. 13-14, 1999. {{\*\bkmkstart FN11}{\*\bkmkend FN11}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN11}{\*\bkmkend FN11}} \f0 \fs20 (11) Acerca del feudalismo admi nistrativo véase BARRA, "Principios", cit. en nota 6, p. 214. Este autor \li0 cita la opinión del profesor español Gaspar Ariño Ortiz, autor de la expresión. {{\*\bkmkstart FN12}{\*\bkmkend FN12}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN12}{\*\bkmkend FN12}} \f0 \fs20 (12) Adla, LIII-A, 83. {{\*\bkmkstart FN13}{\*\bkmkend FN13}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN13}{\*\bkmkend FN13}} \f0 \fs20 (13) Dentro del esquema central izador se prevé también que la ley de presupuesto general consta de tres \li0 títulos, el tercero de los cuales corresponde a los organismos descentralizados {{\*\bkmkstart FN14}{\*\bkmkend FN14}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN14}{\*\bkmkend FN14}} \f0 \fs20 (14) Según ATCHABAIAN, la unidad de caja tiene alcances más financieros que contables y responde a las \li0 mismas ideas que la de la unidad en materia de presupuesto. ATCHABAIAN, Adolfo, "Régimen Jurídico de la \li0 Gestión y del Control en la Hacienda Pública", p. 427, Ed. Depalma , Buenos Aires, 1996. {{\*\bkmkstart FN15}{\*\bkmkend FN15}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN15}{\*\bkmkend FN15}} \f0 \fs20 (15) Acerca de la distinción entr e jurisdicción o entidad véase el art. 9 citado "supra", nota 4. {{\*\bkmkstart FN16}{\*\bkmkend FN16}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN16}{\*\bkmkend FN16}} \f0 \fs20 (16) Agregado como art. 56 de l as ley complementaria permanente de presupuesto (LCPP); ley 11.672, t.o. \li0 de c. 689/99 (Adla, LIX-C, 2765). {{\*\bkmkstart FN17}{\*\bkmkend FN17}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN17}{\*\bkmkend FN17}} \f0 \fs20 (17) Adla, LVI-A, 59. Esta fue

la ley de presupuesto para el ejercicio 1996 y como ocurre frecuentemente, \li0 el legislador no perdió esta oportunidad para agregar disposiciones ajenas al obje to específico de la norma, que \li0 además siempre son restrictivas de los derechos de los particulares. {{\*\bkmkstart FN18}{\*\bkmkend FN18}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN18}{\*\bkmkend FN18}} \f0 \fs20 (18) Según el art. 20 párr. 2, las leyes de presupuesto " ... no podrán contener disposiciones de carácter \li0 permane nte, no podrán reformar o derogar leyes vigentes, ni crear, modificar o suprimir t ributos u otros \li0 ingresos" . {{\*\bkmkstart FN19}{\*\bkmkend FN19}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN19}{\*\bkmkend FN19}} \f0 \fs20 (19) En la parte pertinente est a norma dice: "Lo dispuesto en este artículo es de aplicación para cualquier \li0 cl ase de cuentas o registro a nombre del Estado nacional o de cualquiera de sus or ganismos o dependencias del \li0 Poder Legislativo, Poder Judicial, Poder Ejecut ivo, la Auditoría General de la Nación, la Defensoría del Pueblo \li0 y el Ministerio Público y la Administración Pública nacional centralizada y descentralizada, entidades \li0 autárquicas y Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires". {{\*\bkmkstart FN20}{\*\bkmkend FN20}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN20}{\*\bkmkend FN20}} \f0 \fs20 (20) Esta norma figura agregada como art. 68 de la LCPP. {{\*\bkmkstart FN21}{\*\bkmkend FN21}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN21}{\*\bkmkend FN21}} \f0 \fs20 (21) CNCiv., sala A, "Martín c. M CBA", 7/9/98 (LA LEY, 1998-F, 540). {{\*\bkmkstart FN22}{\*\bkmkend FN22}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN22}{\*\bkmkend FN22}} \f0 \fs20 (22) Luego de una trabajosa luc ha por conseguir un "Estado responsable" estamos en un estadio anterior al \li0 del dictado en 1900 de la ley 3952 de demandas contra la Nación (Adla, 18891919, 4 90). O quizás sea peor. \li0 Antes no se podía demandar al Estado, de modo tal que n adie -salvo quien obtuviera la venia legislativa- estaba \li0 dispuesto a hacerl o. Por otro lado la actividad estatal era ínfima comparada con la de hoy día, en con secuencia \li0 las posibilidades de que el Estado causara daños también eran reducid as. Actualmente en cambio el sistema es \li0 perverso. Se induce a creer que el Estado es responsable y las puertas de los tribunales están abiertas de par en \li 0 par para demandarlo. Todo litigante además, cruza el umbral de la justicia munid o de un arsenal de doctrinas y \li0 jurisprudencias -nacionales y extranjeras- q ue serán bien acogidas seguramente en el fallo final. Pero quizás lo \li0 que no hay a advertido hasta ese momento es que ese fallo sólo lo habrá habilitado a pedir que la Secretaría de \li0 Hacienda -si quiere- ingrese al proyecto de ley de presupues to la partida necesaria para afrontar el pago que \li0 ordena la sentencia de co ndena. {{\*\bkmkstart FN23}{\*\bkmkend FN23}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN23}{\*\bkmkend FN23}} \f0 \fs20 (23) BIANCHI, "Qué son los entes ..." , cit. en nota 3, punto 11.4., p. 12. {{\*\bkmkstart FN24}{\*\bkmkend FN24}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN24}{\*\bkmkend FN24}} \f0 \fs20 (24) La ley 24.065 (Adla, LII-A , 82) establece: " Art. 75. Cuando el ente o los miembros de su directorio \li0 incurrieran en actos que impliquen un exceso en el ejercicio de las atribuciones conferidas por la presente ley y \li0 por su reglamentación, o no cumplieren con las funciones y obligaciones inherentes a su cargo, cualquier \li0 persona cuyos derechos se vean afectados por dichos actos u omisiones podrá interponer ante el ente o ante la \li0 justicia federal, según corresponda, las acciones legales tend ientes a lograr que el ente y/o los miembros de su \li0 directorio cumplan con l as obligaciones que les impone la presente ley."

{{\*\bkmkstart FN25}{\*\bkmkend FN25}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN25}{\*\bkmkend FN25}} \f0 \fs20 (25) La ley 24.076 (Adla, LII-B , 1583) establece: "Art. 69. Si el Ente Nacional Regulador del Gas o los \li0 mi embros de su directorio incurrieran en actos que impliquen un exceso en el ejerc icio de sus atribuciones \li0 conferidas por la presente ley y su reglamentación, o en caso de que los mismos no cumplan con las funciones y \li0 obligaciones a s u cargo cualquier persona cuyos derechos se vean afectados por dichos actos u om isiones, podrá \li0 ejercitar ante el ente o la justicia federal según corresponda, las acciones legales tendientes a lograr que el ente \li0 y/o los miembros de su directorio cumplan con las obligaciones que les impone la presente ley" . \cbpat0 {{\*\bkmkstart FN26}{\*\bkmkend FN26}}\cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \l i0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN26}{\*\bkmkend FN26}}\li0 \f0 \fs20 (26) No obstante en materi a de daños y perjuicios lo es dentro de los límites del principio de la unidad de \l i0 caja analizado " supra" punto II. {{\*\bkmkstart FN27}{\*\bkmkend FN27}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN27}{\*\bkmkend FN27}} \f0 \fs20 (27) La doctrina civilista trad icionalmente ha computado los siguientes elementos: (a) antijuridicidad; (b) \li 0 daño; (c) relación de causalidad entre el daño y el hecho imputable; y (d) factores de imputabilidad. Por todos: \li0 BUSTAMANTE ALSINA, Jorge: "Teoría General de la Responsabilidad Civil" , p. 108, 9a ed., Ed. Abeledo \li0 Perrot, Buenos Aires, 1997. {{\*\bkmkstart FN28}{\*\bkmkend FN28}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN28}{\*\bkmkend FN28}} \f0 \fs20 (28) MARIENHOFF, Miguel S., "Tr atado de Derecho Administrativo" , t. III-B, g 1043, ps. 403-404, 4 ed., \li0 Ed . Abeledo Perrot, Buenos Aires, 1994. {{\*\bkmkstart FN29}{\*\bkmkend FN29}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN29}{\*\bkmkend FN29}} \f0 \fs20 (29) GORDILLO, Agustín, "Tratado de Derecho Administrativo" , t. 2, ps. XIX-24-25, 4a ed., Ed. \li0 Fundación de De recho Administrativo, Buenos Aires, 2000. {{\*\bkmkstart FN30}{\*\bkmkend FN30}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN30}{\*\bkmkend FN30}} \f0 \fs20 (30) Conf. CASSAGNE, Juan Carlo s, "Derecho Administrativo" , t. I, ps. 311-312, 6a ed., Ed. Abeledo \li0 Perrot , Buenos Aires, 1998. {{\*\bkmkstart FN31}{\*\bkmkend FN31}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN31}{\*\bkmkend FN31}} \f0 \fs20 (31) BUSTAMANTE ALSINA, cit. en nota (27), p. 496. {{\*\bkmkstart FN32}{\*\bkmkend FN32}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN32}{\*\bkmkend FN32}} \f0 \fs20 (32)GORDILLO, "Tratado", cit, e n nota (29) ps. XIX-25-26. {{\*\bkmkstart FN33}{\*\bkmkend FN33}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN33}{\*\bkmkend FN33}} \f0 \fs20 (33) Las obligaciones "in solid um" constituyen una forma de solidaridad imperfecta según la cual hay \li0 varios obligados diferentes, cada uno de los cuales debe el total. La diferencia con la solidaridad perfecta. Por el \li0 contrario, tal como lo manifestaré más abajo al r eferirme a la responsabilidad del ente por la omisión de sus \li0 deberes de vigil ancia ("infra" IV.B.d.3.5.), esta responsabilidad sí es "in solidum" con la del co ncesionario. \li0 Acerca de la distinción entre obligaciones solidarias e "in soli dum": BORDA, Guillermo A., "Tratado de \li0 Derecho Civil-Obligaciones" , t. I, ps. 449-450, 7 ed., Ed. Perrot, Buenos Aires, 1994. {{\*\bkmkstart FN34}{\*\bkmkend FN34}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1

{{\*\bkmkstart FN34}{\*\bkmkend FN34}} \f0 \fs20 (34) LLAMBIAS, Jorge J., "Trata do de Derecho Civil-Obligaciones" , t. IV-A, ps. 176-202, 2 ed., Ed. \li0 Perrot , Buenos Aires, 1982. {{\*\bkmkstart FN35}{\*\bkmkend FN35}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN35}{\*\bkmkend FN35}} \f0 \fs20 (35) Véase la que cita LLAMBIAS, "Obligaciones...", cit. en nota (34), t. IV-A, p. 177, nota (8). {{\*\bkmkstart FN36}{\*\bkmkend FN36}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN36}{\*\bkmkend FN36}} \f0 \fs20 (36) BORDA, "Obligaciones...", cit, en nota (33), t. Il, p. 268. {{\*\bkmkstart FN37}{\*\bkmkend FN37}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN37}{\*\bkmkend FN37}} \f0 \fs20 (37) "Tratado ...", cit. en not a (28), § 1044, p. 404. {{\*\bkmkstart FN38}{\*\bkmkend FN38}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN38}{\*\bkmkend FN38}} \f0 \fs20 (38) La Procuración del Tesoro de la Nación en dictamen N° 170 de fecha 23/11/93, dispuso que el plazo \li0 de prescr ipción de la acción contra el funcionario, es el de diez años previsto en el art. 4023 del Cód. Civil. {{\*\bkmkstart FN39}{\*\bkmkend FN39}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN39}{\*\bkmkend FN39}} \f0 \fs20 (39) Véase "infra" punto IV.B.a., donde me refiero a la actividad administrativa del ente dentro de las \li0 fuen tes de la responsabilidad. {{\*\bkmkstart FN40}{\*\bkmkend FN40}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN40}{\*\bkmkend FN40}} \f0 \fs20 (40) BIANCHI, "Qué son los entes reguladores.", cit. en nota (3), punto ll.5., p. 12. {{\*\bkmkstart FN41}{\*\bkmkend FN41}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN41}{\*\bkmkend FN41}} \f0 \fs20 (41) Véase "infra" punto IV.B.d. {{\*\bkmkstart FN42}{\*\bkmkend FN42}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN42}{\*\bkmkend FN42}} \f0 \fs20 (42) BIANCHI, "Qué son los entes reguladores.", cit. en nota (3), punto II.2. {{\*\bkmkstart FN43}{\*\bkmkend FN43}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN43}{\*\bkmkend FN43}} \f0 \fs20 (43) Acerca de la extensión de la responsabilidad por acto lícito me remito a lo dicho en BIANCHI, Alberto \li0 B., "Responsabilidad del Estado por su actividad legislativa", Ed. Abaco, 5 22, p. 151 y sigtes., Buenos Aires, \li0 1999. {{\*\bkmkstart FN44}{\*\bkmkend FN44}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN44}{\*\bkmkend FN44}} \f0 \fs20 (44) Enargas, ley 24.076, art. 52.b. {{\*\bkmkstart FN45}{\*\bkmkend FN45}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN45}{\*\bkmkend FN45}} \f0 \fs20 (45) Enargas, ley 24.076, art. 52.b., Enre, ley 24.065, art. 56.b. {{\*\bkmkstart FN46}{\*\bkmkend FN46}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN46}{\*\bkmkend FN46}} \f0 \fs20 (46) Enargas, ley 24.076, art. 52.b. {{\*\bkmkstart FN47}{\*\bkmkend FN47}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN47}{\*\bkmkend FN47}} \f0 \fs20 (47) Enargas, ley 24.076, art. 52.c.

{{\*\bkmkstart FN48}{\*\bkmkend FN48}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN48}{\*\bkmkend FN48}} \f0 \fs20 (48) Enargas, ley 24.076, art.5 2.ñ; Enre, ley 24.065, art.56.m. {{\*\bkmkstart FN49}{\*\bkmkend FN49}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN49}{\*\bkmkend FN49}} \f0 \fs20 (49) Enargas, ley 24.076, art. 52.l; Enre, ley 24.065, art. 56.j. El régimen de audiencias públicas del Enre \li0 f ue sancionado por medio de la Resolución 39/94 del 29/4/94; B.O. 9/5/94 y RAP N 19 2, p. 92. Acerca de este \li0 punto me remito a lo que diré "infra" nota 65. {{\*\bkmkstart FN50}{\*\bkmkend FN50}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN50}{\*\bkmkend FN50}} \f0 \fs20 (50)Etoss, dec. 9991 92 (Adla, LII-C, 2993), art. 17.b. El reglamento del usuario del Etoss fue aprobado por \l i0 res. 32/94, del 14/4/94; B.O. 27/5/94 y RAP N 192, p. 97. {{\*\bkmkstart FN51}{\*\bkmkend FN51}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN51}{\*\bkmkend FN51}} \f0 \fs20 (51) ORSNA, dec. 375/97, art. 1 7.1 (Adla, LVII-B, 1433). {{\*\bkmkstart FN52}{\*\bkmkend FN52}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN52}{\*\bkmkend FN52}} \f0 \fs20 (52) Arn, ley 24.804, art. 16.a , (Adla, LVII-B, 1362). {{\*\bkmkstart FN53}{\*\bkmkend FN53}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN53}{\*\bkmkend FN53}} \f0 \fs20 (53) Véase mi trabajo citado en n ota (43) § 20, p. 130 y siguientes. {{\*\bkmkstart FN54}{\*\bkmkend FN54}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN54}{\*\bkmkend FN54}} \f0 \fs20 (54) En este punto es preciso r ecordar que el ámbito natural de la responsabilidad por acto legislativo es el \li 0 de las normas cuya validez ha sido judicialmente mantenida, ya sea porque su i nconstitucionalidad no fue \li0 planteada o porque, habiéndolo sido, ésta fue rechaz ada. Por el contrario, cuando se trata de la responsabilidad \li0 emergente de l eyes inconstitucionales la cuestión es diferente. Aquí ya no estamos frente a un sup uesto de acto \cbpat0 \cbpat0 \li0 \ri0 \qj \f0 \fs20 ilícito del Estado, por ende no juega el requisito del sacrificio especial y la medida del resarcimiento car ece de \li0 las limitaciones que se imponen frente a un acto lícito. En conclusión y como regla general, el acto legislativo \li0 debe ser lícito. {{\*\bkmkstart FN55}{\*\bkmkend FN55}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN55}{\*\bkmkend FN55}} \f0 \fs20 (55) Esta segunda cuestión se rel aciona mucho con la ausencia de deber jurídico de soportar el daño, \li0 atiende a l a finalidad que persigue la ley. Si la finalidad es perseguir, reprimir o regula r una actividad ilícita es \li0 claro que no hay daño reparable posible. Por el cont rario si la conducta objeto de la ley es lícita, o lo ha sido \li0 bajo el ordenam iento jurídico que le dio nacimiento, luego modificado por la ley contra la cual s e reclama \li0 indemnización, existe deber jurídico de reparar. Sólo quien ha obrado c onforme a derecho tiene legitimación \li0 para pedir un resarcimiento. {{\*\bkmkstart FN56}{\*\bkmkend FN56}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN56}{\*\bkmkend FN56}} \f0 \fs20 (56) Ley 24.065, art. 72. {{\*\bkmkstart FN57}{\*\bkmkend FN57}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN57}{\*\bkmkend FN57}} \f0 \fs20 (57)Decreto 375/97, arts. 17, 3 0 y 29. {{\*\bkmkstart FN58}{\*\bkmkend FN58}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN58}{\*\bkmkend FN58}} \f0 \fs20 (58) BIANCHI, "Qué son los entes reguladores", cit. en nota (3), punto II.2.4.1.

{{\*\bkmkstart FN59}{\*\bkmkend FN59}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN59}{\*\bkmkend FN59}} \f0 \fs20 (59) Ley 24.076, art. 52.a. {{\*\bkmkstart FN60}{\*\bkmkend FN60}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN60}{\*\bkmkend FN60}} \f0 \fs20 (60) Ley 24.065, art. 56.a. {{\*\bkmkstart FN61}{\*\bkmkend FN61}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN61}{\*\bkmkend FN61}} \f0 \fs20 (61) Decreto 1994/93, art. 16.a . {{\*\bkmkstart FN62}{\*\bkmkend FN62}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN62}{\*\bkmkend FN62}} \f0 \fs20 (62) Decreto 999/92, art. 17, p arte I. {{\*\bkmkstart FN63}{\*\bkmkend FN63}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN63}{\*\bkmkend FN63}} \f0 \fs20 (63) Es función de la CNC: aplica r, interpretar y hacer cumplir las leyes, decretos y demás normas \li0 reglamentar ias en materia de telecomunicaciones. Administrar el espectro radioeléctrico exclu yendo el de \li0 radiodifusión, realizar la gestión de órbitas de los satélites y dispon er las medidas relativas a la provisión de \li0 servicios satelitales en el país y a utorizar el uso e instalación de los medios y sistemas satelitales para \li0 telec omunicaciones. Ejercer las atribuciones de autoridad de aplicación de la ley nacio nal de \li0 telecomunicaciones y sus normas reglamentarias, así como las funciones que el anexo I del dec. 62/90 y sus \li0 modificatorios, y las licencias que se otorguen atribuyan a la autoridad regulatoria, expidiendo los reglamentos \li0 y actos pertinentes (dec. 1185/90, art. 6). {{\*\bkmkstart FN64}{\*\bkmkend FN64}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN64}{\*\bkmkend FN64}} \f0 \fs20 (64) El ORSNA debe: Hacer cumpl ir el decreto 375/90 y sus disposiciones complementarias en el ámbito \li0 de su c ompetencia, supervisando el cumplimiento de las obligaciones y prestación de los s ervicios por parte del \li0 concesionario (dec. 375/97, art. 17.14). {{\*\bkmkstart FN65}{\*\bkmkend FN65}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN65}{\*\bkmkend FN65}} \f0 \fs20 (65) Enargas, ley 24.076, art. 52.l; Enre, ley 24.065, art. 56. inc.j. Véase lo que digo "supra" Cap. II.2.2. {{\*\bkmkstart FN66}{\*\bkmkend FN66}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN66}{\*\bkmkend FN66}} \f0 \fs20 (66) OCRABA, dec. 1994/93, art. 16.m (Adla, LIII-D, 4272); Etoss, decreto 999/92, art. 17.h. e i. {{\*\bkmkstart FN67}{\*\bkmkend FN67}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN67}{\*\bkmkend FN67}} \f0 \fs20 (67) CNC, dec. 1185/90, art.6.q . (Adla, L-C, 2418). {{\*\bkmkstart FN68}{\*\bkmkend FN68}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN68}{\*\bkmkend FN68}} \f0 \fs20 (68) ORSNA, dec. 375/97, art. 1 7.27. {{\*\bkmkstart FN69}{\*\bkmkend FN69}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN69}{\*\bkmkend FN69}} \f0 \fs20 (69) Enargas, ley 24.076, art. 52.d; Enre, ley 24.065, art. 56.c. En esta materia se ha decidido que si bien la \li0 ley 24.240 de defensa del consumidor tiene incidencia sobre la prestación de los servicios públicos, ello no \li0 libera al Enargas de cumplir con las funcion es específicas que el marco regulatorio del gas le confiere al \li0 respecto, conf . CNFed. Contenciosoadministrativo, sala II, Metrogas c. Enargas, 9/11/94, LA LE Y, 1995-B, \li0 108. {{\*\bkmkstart FN70}{\*\bkmkend FN70}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1

{{\*\bkmkstart FN70}{\*\bkmkend FN70}} \f0 \fs20 (70) Ley 24.076, art. 52.m. {{\*\bkmkstart FN71}{\*\bkmkend FN71}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN71}{\*\bkmkend FN71}} \f0 \fs20 (71) Ley 24.065, art. 56.k {{\*\bkmkstart FN72}{\*\bkmkend FN72}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN72}{\*\bkmkend FN72}} \f0 \fs20 (72) Decreto 1994/93, art. 16.e . {{\*\bkmkstart FN73}{\*\bkmkend FN73}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN73}{\*\bkmkend FN73}} \f0 \fs20 (73) En cumplimiento de esta at ribución, el organismo regulador tendrá derecho de acceso a las \li0 instalaciones a eroportuarias, a efectos de investigar cualquier amenaza real o potencial a la s eguridad y \li0 conveniencia públicas, en la medida en que no obste a la aplicación de normas específicas (decreto 375/97, art. \li0 17.28). {{\*\bkmkstart FN74}{\*\bkmkend FN74}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN74}{\*\bkmkend FN74}} \f0 \fs20 (74) Ley 24.804, art. 16.m. {{\*\bkmkstart FN75}{\*\bkmkend FN75}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN75}{\*\bkmkend FN75}} \f0 \fs20 (75) Mi trabajo cit. en nota (3 ), punto II.4. {{\*\bkmkstart FN76}{\*\bkmkend FN76}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN76}{\*\bkmkend FN76}} \f0 \fs20 (76) Véase mi trabajo citado en n ota (3), punto II.4. {{\*\bkmkstart FN77}{\*\bkmkend FN77}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN77}{\*\bkmkend FN77}} \f0 \fs20 (77) La confianza legítima o legíti ma expectativa, como la denominan los ingleses, supone que el Estado ha \li0 de cumplir con las obligaciones a su cargo y que no dañará los intereses de sus habitan tes. Si bien ello no \li0 constituye un derecho subjetivo, sí constituye una expec tativa, un interés que genera en el particular una \li0 confianza legítima. En la do ctrina inglesa puede verse: SUPPERSTONE, Michael and GOUDIE, James, \li0 "Judici al Review, Butterworths, London, 1992, ps. 174-176; GORDON, Richard", "Judicial Review: law and \li0 procedure", p. 202, Sweet and Maxwell, London, 1996. En la Argentina véase: COVIELLO, Pedro José, "La \li0 Confianza Legítima", ED, 4/5/98. {{\*\bkmkstart FN78}{\*\bkmkend FN78}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN78}{\*\bkmkend FN78}} \f0 \fs20 (78) La violación de la llamada c onfianza legítima, mereció una mención expresa en el considerando 8vo. \cbpat0 \cbpat0 \li0 \ri0 \qj \f0 \fs20 de los votos en disidencia de los jueces Moliné D Connor y López en Revestek S.A. c. BCRA, Fallos: \li0 318-1531, "... la situación de la act ora -dicen estos votos- puede catalogarse al haber efectuado las citadas \li0 op eraciones como de legítima confianza en el cumplimiento por parte del Estado de la s pautas cambiarias que \li0 había fijado en la circular RC 929, situación que no pu ede jurídicamente ser desatendida cuando en forma \li0 sorpresiva se modificó marcad amente la política cambiaria hasta entonces vigente" (Fallos: 318: 1564 y 1571). {{\*\bkmkstart FN79}{\*\bkmkend FN79}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN79}{\*\bkmkend FN79}} \f0 \fs20 (79) Carta orgánica (ley 24.144 Adla, LII-D, 3892-), artículo 2. {{\*\bkmkstart FN80}{\*\bkmkend FN80}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN80}{\*\bkmkend FN80}} \f0 \fs20 (80) Carta orgánica, art. 4.b. {{\*\bkmkstart FN81}{\*\bkmkend FN81}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN81}{\*\bkmkend FN81}} \f0 \fs20 (81) Ley de entidades de seguro s y su control (ley 20.091 -Adla, XXXIII-A, 150-, con las reformas de las \li0 l eyes 23.576, 23.962, y 24.241, art. 64 -Adla, XLVIII-C,2785; LI-C,2829; LIII-D,4

135-). {{\*\bkmkstart FN82}{\*\bkmkend FN82}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN82}{\*\bkmkend FN82}} \f0 \fs20 (82) Ley 20.091, art. 67.e. {{\*\bkmkstart FN83}{\*\bkmkend FN83}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN83}{\*\bkmkend FN83}} \f0 \fs20 (83) LLAMBIAS, "Obligaciones", cit. en nota (34) t. IV-A, p. 251. {{\*\bkmkstart FN84}{\*\bkmkend FN84}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN84}{\*\bkmkend FN84}} \f0 \fs20 (84) BORDA, "Obligaciones", cit . en nota (33), t. Il, ps. 275-6. {{\*\bkmkstart FN85}{\*\bkmkend FN85}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN85}{\*\bkmkend FN85}} \f0 \fs20 (85) Véase BIANCHI, "Qué son los en tes reguladores", cit. en nota (3) punto II.5. {{\*\bkmkstart FN86}{\*\bkmkend FN86}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN86}{\*\bkmkend FN86}} \f0 \fs20 (86) Obligaciones, cit. en nota (83) t. IV-A, p. 265. {{\*\bkmkstart FN87}{\*\bkmkend FN87}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN87}{\*\bkmkend FN87}} \f0 \fs20 (87) He intentado explicar la e volución de la doctrina francesa en BIANCHI, "Responsabilidad...", cit. en \li0 no ta (43), § 15, p. 83 y sigtes. {{\*\bkmkstart FN88}{\*\bkmkend FN88}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN88}{\*\bkmkend FN88}} \f0 \fs20 (88) Entre los autores francese s modernos puede verse: PAILLET, Michel, "La responsabilité \li0 administrative", p. 65, Ed. Dalloz, Paris, 1996. {{\*\bkmkstart FN89}{\*\bkmkend FN89}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN89}{\*\bkmkend FN89}} \f0 \fs20 (89) Fallos: 182-5 (1938). {{\*\bkmkstart FN90}{\*\bkmkend FN90}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN90}{\*\bkmkend FN90}} \f0 \fs20 (90) Considerando 5 . El fundam ento legal de esta doctrina está según la Corte en los artículos 1112 y 1113 \li0 del Cód. Civil. {{\*\bkmkstart FN91}{\*\bkmkend FN91}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN91}{\*\bkmkend FN91}} \f0 \fs20 (91) Fallos: 306-2030, 2036 (19 84) (La Ley, 1985-B, 3). {{\*\bkmkstart FN92}{\*\bkmkend FN92}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN92}{\*\bkmkend FN92}} \f0 \fs20 (92) Fallos: 307-821 (1985) (La Ley, 1986-B, 108). {{\*\bkmkstart FN93}{\*\bkmkend FN93}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN93}{\*\bkmkend FN93}} \f0 \fs20 (93) Fallos: 307-831. {{\*\bkmkstart FN94}{\*\bkmkend FN94}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN94}{\*\bkmkend FN94}} \f0 \fs20 (94) Fallos: 312-1656, 1664 (19 89) (La Ley, 1990-C, 454). {{\*\bkmkstart FN95}{\*\bkmkend FN95}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN95}{\*\bkmkend FN95}} \f0 \fs20 (95) Fallos: 315-2865, 2870 (19 92) (La Ley, 1993-E, l 15). {{\*\bkmkstart FN96}{\*\bkmkend FN96}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN96}{\*\bkmkend FN96}} \f0 \fs20 (96) Fallos: 316-2136 (1993).

{{\*\bkmkstart FN97}{\*\bkmkend FN97}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN97}{\*\bkmkend FN97}} \f0 \fs20 (97) Fallos: 321-1124 (1998) (L a Ley, 1998-C, 322). {{\*\bkmkstart FN98}{\*\bkmkend FN98}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN98}{\*\bkmkend FN98}} \f0 \fs20 (98) Fallos: 321: l 137-1138. {{\*\bkmkstart FN99}{\*\bkmkend FN99}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \ sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN99}{\*\bkmkend FN99}} \f0 \fs20 (99) Fallos: 318-74 (1995). {{\*\bkmkstart FN100}{\*\bkmkend FN100}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN100}{\*\bkmkend FN100}} \f0 \fs20 (100) Fallos: 318-77 (1995). {{\*\bkmkstart FN101}{\*\bkmkend FN101}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN101}{\*\bkmkend FN101}} \f0 \fs20 (101) Aclaro que en ambos cas os sólo se han publicado los sumarios, de donde surgen las transcripciones \li0 ef ectuadas. {{\*\bkmkstart FN102}{\*\bkmkend FN102}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN102}{\*\bkmkend FN102}} \f0 \fs20 (102) Véase nota (2). {{\*\bkmkstart FN103}{\*\bkmkend FN103}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN103}{\*\bkmkend FN103}} \f0 \fs20 (103) Fallos: 322-1292 (1999) (La Ley, 2000-B, 498). {{\*\bkmkstart FN104}{\*\bkmkend FN104}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN104}{\*\bkmkend FN104}} \f0 \fs20 (104) Fallos: 322-1307. {{\*\bkmkstart FN105}{\*\bkmkend FN105}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN105}{\*\bkmkend FN105}} \f0 \fs20 (105) Fallos: 322-1311-12. {{\*\bkmkstart FN106}{\*\bkmkend FN106}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN106}{\*\bkmkend FN106}} \f0 \fs20 (106) Véase supra nota (33) . {{\*\bkmkstart FN107}{\*\bkmkend FN107}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN107}{\*\bkmkend FN107}} \f0 \fs20 (107) Ley 24.065, art. 71. {{\*\bkmkstart FN108}{\*\bkmkend FN108}}\par\sa0\sb0\ql \cbpat0 \fi300 \qj \sa40 \sb100 \li0 \ri0 \sl240\slmult1 {{\*\bkmkstart FN108}{\*\bkmkend FN108}} \f0 \fs20 (108) Ley 24.076, art. 65. \sect}}