You are on page 1of 2

EL MEJOR CUMPLEAÑOS Libertad Regalado E.

Seguramente ya usted estará preparando la fiesta de la navidad, esa celebración que por todos los medios que la tecnología tiene a disposición nos invita a comprar y comprar, no importa si tienes dinero en efectivo o no lo tienes, pues las facilidades están a la orden del día. Depende de cada individuo endeudarse por tres y hasta cuatro años, en la gran variedad de ofertas que por estas fechas aparecen como regalos de los Reyes Magos o de Papá Noel. Es muy probable que los juguetes, la ropa de tus hijos, de tus nietos, de tus sobrinos, los regalos sorpresas para tus amistades, compadres, compañeros de trabajo ya hayan atiborrado la sala de tu casa. No debes olvidar el pavo, la gallina, la pierna de chancho o cualquier otro manjar para la cena navideña, y además recuerda el buen vino o un licor, que tanta falta nos hace para sentirnos felices y dispuestos a celebrar en grande el “nacimiento de Jesús”. Ya vendrán los meses siguientes para tratar de ir acomodando nuestro presupuesto y salir de los endeudamientos que nos dejan estas fiestas que cada día se vuelven más comerciales, ya vendrán las lamentaciones por no poder cubrir a tiempo los compromisos adquiridos, ya vendrá las horas extras para pagar lo que no podemos con el ingreso normal, ya vendrá el abandono al que debamos someter a los hijos, pues la oficina, la fábrica, el otro trabajito me retendrán todo el tiempo. Como ven, entre andar entre lo uno y lo otro, nos hemos olvidado del sentido verdadero de la natividad, en la mayoría de los hogares al invitado principal, al que cumple los años, no se le permite la entrada; es más ni se lo recuerda en el momento del brindis, de la cena, de la entrega de los regalos, de la jarana; Él no cuenta. Simbólicamente está representado en una imagen que reposa en suntuosos nacimientos, preparados para lucirnos ante las amistades, y allí figurativamente permanece abandonado, hasta que después de la bajada de los Reyes Magos volverá, en cartones, a ser parte del desván. Esta fecha es uno de los momentos mágicos que tenemos para acercarnos más a Jesús, nuestro hermano mayor, para renovar ese compromiso de amor, de fe, de esperanza, de solidaridad, de lealtad; para emular, como lo hizo en antaño San Francisco de Asís, la celebración del mejor de lo cumpleaños, el más grande, con un pesebre sencillo, donde la presencia que sobresalga sea la de Jesús, y allí con oraciones y cánticos, rememoremos ese instante en que María nos dio el regalo más preciado: el hijo de Dios, y con él, nuestro creador sellaría un nuevo pacto con la humanidad, iniciándose la nueva era en el mundo cristiano.