You are on page 1of 1

EL SOMBRERO FINO DE PAJA TOQUILLA Libertad Regalado E

Hace algunos años inicié una investigación sobre el sombrero fino de paja toquilla, y la había guardado esperando la oportunidad de poder hacer público los datos en ella encontrad; pues la oportunidad llegó gracias al Banco Central del Ecuador, con los proyectos de investigación de los Museos para realizar las exposiciones temporales. Hoy en la noche en el Museo de Bahía de Caráquez se realizará la apertura de la Muestra titulada “Manabí, una historia de toquilla”, en la cual se podrá admirar todo un recorrido histórico de una de las artesanías más representativas de Manabí, acompañadas de figurines de las culturas, fotografías antiguas y modernas del proceso del tejido, elementos utilitarios y desde luego sombreros y artesanos demostrando sus habilidades. Todo esto preparado por un equipo de investigadores, fotógrafos, diseñadores, curadores y personal del Banco Central. La riqueza de nuestra provincia es incalculable, ya en las culturas precolombinas se han hallado vestigios del uso de sombreros; se observa en los figurines formas muy parecidas, a los que, los españoles les denominaron: tocado; usados en mayor abundancia en las culturas Jama Coaque, Chorrera, Milagro Quevedo, Bahía y Manteña, es muy probable que sean elaborados con esta fibra. El uso de la paja toquilla ha estado vinculado, a más de estos tocados, con la fabricación de la cestería como lo demuestra improntas encontradas en el sitio Japotó, donde es posible apreciar el tejido realizado; de igual forma se han encontrado vestigios del uso de la paja toquilla en la elaboración de la quincha (o enquinche) para la construcción de las paredes. El padre José María Moyano, que acompañó a Benalcázar en su viaje a la conquista de Quito en los años de 1534, observó que los nativos - tanto de Bahía de Caráquez, Manta, Montecristi, Jipijapa-, llevaban una extraña vestimenta y en sus cabezas tenían adornos en forma “de alas de vampiro”, que les servían como protección del sol. Los indios les habían dicho que eran fabricadas con piel de vampiros, pero más tarde, los europeos llegaron a saber que eran elaboradas con una fibra de una palma que era propia de esta región. Una vez que los españoles se asientan en nuestras tierras y comienzan a ser parte del entorno, en su afán ya no solamente de conquista, sino de posesión y dominio, insertan en la vida de nuestros pueblos costumbres europeas que van desde la religión hasta la agricultura, vestido, alimentación, educación, artesanía; una de ellas es la transformación de los formatos tejidos que usaban nuestros aborígenes para cubrir sus cabezas del sol, en sombreros a la usanza europea; los que fueron tomando su nuevos aspecto de acuerdo al uso, formas que con el pasar del tiempo se han hecho famosas y las podemos encontrar en distintos lugares del planeta, pues el sombrero fino ha recorrido el mundo de la mano de los grandes modistos. Nada mejor que acudir hoy al Museo del Banco Central de Bahía para conocer más de nuestro sombrero de paja toquilla.

Related Interests