You are on page 1of 5

ARTÍCULO PUBLICADO EN REVISTA DE LA ESCUELA DE ANTROPOLOGÍA N 3 UNR, 1995 ¿DE QUE HABLAMOS CUANDO HABLAMOS DE ETNOLINGÜISTICA? Lic.

María del Rosario Fernández Lic. Rodolfo Raúl Hachén

Así como hablar de "lenguaje humano" supone una redundancia, creemos que especificaciones tales como "etno", "psico", "socio" lingüística no hacen más que resaltar elementos implícitos en el concepto mismo de lingüística. Todo lenguaje es, por definición, humano y toda lingüística debe contemplar el estudio de los aspectos psico-socio-culturales inherentes a la comunicación verbal. La lengua, como producto de la capacidad humana de construir sistemas simbólicos comunicativos, se erige en un fenómeno complejo que exige ser abordado por una disciplina capaz de abarcar todos sus aspectos significativos. La lingüística (a secas) debería, por lo tanto, asumir este rol haciendo innecesarias otras especificaciones. Pero atendiendo a la historia concreta de esta ciencia, relativamente nueva, y a la idea saussuriana de que "el punto de vista crea al objeto", parecen haberse hecho necesarias estas divisiones que , rescatando uno o varios aspectos del fenómeno lingüístico, han dado lugar a la conformación de diferentes metodologías y objetos de estudio. Han tenido lugar, de esta manera, en la lucha por un fundamento sólido y un reconocimiento hegemónico, extrañas estructuras arbóreas en las que siempre resultó muy difícil acordar cuál era el tronco y cuáles las ramas. La discusión ha transitado (siempre que no se adoptara una postuara claramente reduccionista) por un camino sinuoso tratando de establecer si el aspecto psicológico englobaba las cuestiones socioculturales, si lo social implicaba lo psico-cultural o si un abordaje etnocultural presuponía, invariablemente, la consideración de los componentes psicosociales. La adopción de alguno de estos criterios, en forma aislada, presupone una fragmentación del objeto mismo: la lengua ya no sería mirada en su dimensión total, como producto de sujetos cognoscentes que se comunican en un contexto psico-socio-cultural determinado. Disgregado el objeto de estudio, los ámbitos de la lingüística aparecen como una suerte de "espejo roto" en el cual difícilmente podremos hallar nuestra imagen de sujetos portadores de cultura y lingüísticamente competentes. Esta disgregación, si bien cuenta ya con un largo recorrido, se nos manifiesta avalada, hoy , por criterios de "hiperespecificidad" y por la pérdida postmoderna del sentido, que encuentra en esta fragmentación la razón de ser de una nueva y dudosa epistemología. En esta suerte de "tupacamarismo" que sufrió la lengua, algunas disciplinas en plena etapa de consolidación, se erigieron en propietarias de determinados aspectos lingüísticos que pasaron a formar parte de un patrimonio considerado como inalienable. Quedando la fonoestilística en manos de la sociolingüística; la adquisición del lenguaje, en la psicolingüística; la instancia comunicativa, en la pragmática; el proceso de la enunciación, en el análisis del discurso, ¿qué lugar le fue otorgado o cedido a la etnolingüística? A esta Cenicienta moderna, que parece esperar aún su príncipe azul, le fue asignado como "pasaporte" a la comunidad científica, la despectiva tarea de estudiar (en un sentido puramente descriptivo) las lenguas "exóticas" o las culturas "ágrafas". Lejos de su alcance se hallaron, así, las "lenguas importantes", las "culturas pretigiosas" a las que largamente abordaron los "auténticos" científicos. La etnolingüística pareció asumir el lugar del "umbral", del límite entre lo uno y lo otro, entre la cultura y la anticultura. Desde ese topus, la etnolingüística se pensó como la ciencia de lo "extraño" que, de algún modo, venía a confirmar lo conocido. Así instaurada, su función parecía debatirse entre convertirse en un

1

agente del etnocentrismo, echando una mirada paternalista a las lenguas y culturas que supuestamente caían bajo su estudio, o buscar un lugar de inscripción desde un abordaje pluralista del fenómeno lingüístico. Sin recurrir a técnicas específicas de análisis del discurso, es fácil advertir que conceptos tales como "lenguas exóticas", "culturas ágrafas" dejan entrever nociones etnocéntricas. ¿Qué es una lengua "exótica"? ¿Desde qué punto de vista "no exótico" se construye esta clasificación? ¿Qué ideología la sustenta? ¿Qué implicaciones tiene el prefijo privativo "a-" (ágrafas) cuando, piadosamente, se lo toma como símbolo metonímico de la cultura?. La palabra exótico, de origen griego ( :fuera y :sufijo adjetivizador) designa a lo de otros climas, lo extraño, lo extranjero, con todas las implicancias que lo extranjero (lo bárbaro) tenía para la lengua y la cultura griega. El prefijo privativo a-, como en los casos "amoral", "anormal" designa la ausencia de un valor considerado como positivo, dando como resultado un adjetivo despectivo a través del cual sólo podremos descubrir el engrandecimiento del elemento ausente. Hablar de lenguas "exóticas" presupone la existencia de lenguas (objetos de estudio de la lingüística) y de sub-lenguas (objetos de estudio de la etnolingüística). Hablar de culturas "ágrafas" presupone la existencia de la escritura como parámetro valorativo e ideal para ser alcanzado en el proceso de "evolución" hacia la cultura standard. Situada en esta suerte de "orilla", de "margen", la etnolingüística se vio enfrentada con un objeto de estudio que pudo instaurar como desconocido debido a la carencia de una tradición "prestigiosa" que condicionara su abordaje. Este lugar de inscripción, espacio de lo diferente, de lo raro, le permitió realizar novedosos planteos metodológicos. La extrañeza de la mirada, adoptada como punto de partida, facilitó descubrir/construir un objeto nuevo: la lengua como fenómeno cultural con todos sus atravesamientos psico-sociales. Este objeto, nacido en primera instancia, como "resaca", pautado para el olvido, cobró dimensiones insospechadas (incluso para la lingüística ortodoxa) a la hora de efectuar planteos metodológicos. Del sinsentido inicial, construyó otro sentido, modificando las concepciones acerca de la lengua y de la cultura. La pérdida de EL SENTIDO postmoderno puede ser leída, desde aquí, como la conformación de un nuevo universo de significación: el ámbito de la pluralidad significativa. Esto hace que, pese a que sostengamos la redundancia básica que el término plantea, nos veamos obligados a hacer uso del concepto de etnolingüística para dar cuenta de una disciplina que, más que por el objeto de estudio que le fue asignado, se define y funda en su metodología. De aquí que podamos diferenciarla de la idea restringida y parcializada que, desde la semiótica y otras ciencias sociales, se tiene de la lingüística en general y de la etnolingüistica en particular. Sabemos que esta idea, de algún modo, ha sido avalada por la práctica lingüística concreta pero pretendemos superarla desde nuestra perspectiva teórica. Bernald Pottier (1970), considera que la etnolingüística estudia los mensajes lingüísticos ligados al conjunto de circunstancias de la comunicación. Fernández Güizzetti (1957) define esta disciplina como: "...el estudio de las relaciones entre el idioma y el grupo humano caracterizado por su comunidad cultural,es decir, la etnia.Lo idiomático se concibe en tanto símbolo de la totalidad de la cultura. La ETNOLINGUISTICA realiza un aporte fundamental a la SOCIOLOGIA DEL CONOCIMIENTO ya que mediante ella es posible reconstruir las COSMOVISIONES ENCUBIERTAS, pertenecientes al ESPIRITU COLECTIVO" Este último, refuncionalizado luego en el concepto de "inconciente culturado", era entendido, entonces como "...la realidad psicosocial no sustantiva (funcional) exterior a los miembros de la sociedad-aunque estos sean sus creadores,sin los cuales carece de sentido-y, a la vez,interior a los mismo en cuanto se redistribuye en cada uno de ellos"

2

Hoy podemos entender por etnolingüística (como ya lingüística) a la ciencia que teniendo como objetos el naturales, a su adquisición y a sus actualizaciones interdisciplinaria, permite un abordaje psico-socio-cultural y comunicación.

señalamos, deberíamos decir sólo estudio al lenguaje, a las lenguas concreta, desde una perspectiva de los fenómenos de simbolización

Cuando hablamos de Ciencias Sociales, nos estamos refiriendo a aquellas ciencias que tienen como centro al hombre en sus diferentes planos (individual, social, cultural) observables en un estado determinado o a través del tiempo; a ese hombre que posee la capacidad del lenguaje como facultad distintiva del resto de los seres vivos, capacidad que le permite generar sistemas simbólicos y comunicativos. Tomar como objeto de estudio al lenguaje amplía la perspectiva lingüística hacia el campo de la semiótica, superando la concepción de lingüística como el mera descripción de lenguas. Por otra parte, consideramos oportuno la incorporación (Fernández- Hachén, 1993) de la problemática psicolingüística, especialmente en lo que se refiere a la adquisición del lenguaje, y el estudio de los actos de habla y el fenómeno de la enunciación como formas de integrar al campo de la etnolingüística, la sociolingüística, la pragmática y el análisis del discurso. Como ya señalara Jakobson (1952) "...lengua y cultura se implican mutuamente" ,es por eso que " la lengua debe concebirse como parte integrante de la vida de la sociedad" y la lingüística debe estar " en estrecha conexión con la antropología cultural" . Como ya indicamos, la lengua, en tanto fenómeno complejo y no transparente, exige de un abordaje interdisciplinario. La etnolingüística brindará, en este sentido, un marco metodológico de referencia. Sin embargo no por ello debe pensarse que el investigador en etnolingüística realizará, como algunas corrientes etnometodológicas pretenden, una descripción aséptica y objetiva. Desde su lugar en un sistema cultural, se encontrará con los parámetros de otro sistema, entablando una relación dialógica en la que se ubicará como intérprete. Podríamos decir que el resultado de la investigación será un objeto que adviene en este diálogo. Cuando hablamos de objetos no nos referimos a entes exteriores al sujeto (psico-socioculturalmente concebido) ni creemos en la necesidad de diferenciar entre objetos culturales y no culturales, puesto que no hay objetos si no hay cultura. A partir de lo expuesto, consideramos que el abordaje etnolingüístico, no puede, de ningún modo, ser restringido a un grupo particular de lenguas,extraña y arbitrariamente clasificadas. Creemos que esto ha surgido de una asociación (conciente o inconciente) que ha lleva a relacionar lo "étnico" o "cultural" con cierto grado de "primitivismo", diferenciando así, estas lenguas y culturas de aquéllas consideradas como "evolucionadas". Todo abordaje lingüístico

3

debería ser, en este sentido, etnolingüístico".

BIBLIOGRAFIA
BIDNEY (1953) "The comcept of culture and some cultural fallacies" en Theoretical anthropology, Columbia University Press,Columbia,1967 ECCO (1973) "La vida social como sistema de signos" en Introducción al estructuralismo ,Alianza,Madrid, 1973. FERNANDEZ GUIZZETTI (1957) "La etnolingüística:del mundo del idioma al mundo de la cultura" en Revista de Antropología,N 1, junio de 1957,San Pablo. (1962) "Los fenómenos psicoculturales de índole inconciente" en Investigaciones en sociología, Año 1, Nª 2,julio-diciembre de 1962, Mendoza. FERNANDEZ-HACHEN (1993) a)Adquisición del lenguaje, ¿una problemática para la etnolingüística?, en prensa, Dpto. de Etnolingüística (Escuela de Antropología) Fac. de Humanidades y Artes, Rosario. b) El análisis del discurso y la etnolingüística en prensa, Dpto. de Etnolingüística (Escuela de Antropología), Fac. de Humanidades y Artes, Rosario. FOUCAULT (1983) El discurso del poder,Folis,Bs.As. HAUDRICOURT-GRANAI (1955) "Lingüística y sociología" en Esttructuralismo y Lingüística, Ed. Nueva Visión,Bs.As,1969. JAKOBSON (1952) "El lenguaje común de antropólogos y lingüístas" en Ensayos de lingüística general, Ed.PlanetaAgostini,Barcelona,1985. LEACH (1973) "El estructuralismo en la antropología social" en Introducción al estructuralismo ,Alianza,Ma drid, 1973. LOTMAN-DUSPEROSKY (1976) Ecole de Tartu.Traveaux sur les sistmes de signes,Complexe,Bruselas. LOTMAN-UPENSKIJ (1975) Semiotica e cultura, Riccardi, Milan. POTTIER (1970) "Le domain de la ethnolinguistique" en Languages,N 18,junio de 1970,Ed.Didier- Larousse,París.

4

5