You are on page 1of 5

Origen e historia de la Radio en Panamá

Cómo inicio la radio en Panamá. “Mi afán y el de mis compañeros no era el hacernos ricos con la radio comercial en Panamá, sino el de que nuestro país tuviera sus propias emisoras radiales”, manifestó don Fernando Joly, uno de los cuatro zapadores de la radio panameña en una de las últimas entrevistas que concedió antes de su fallecimiento. Joly, junto con Félix Álvarez; Emérito Núñez y Enrique Paniza, en el año 1933, a pesar de las protestas del gobierno norteamericano, fundaron en Panamá la primera emisora que se llamó Radio Experimental, que entonces estaba ubicada en la calle que llevaba el nombre de Calle Balboa y ahora se conoce como Calle Veraguas. Dicha emisora fue inaugurada por el entonces presidente de la República don Florencio Harmodio Arosemena (q.e.p.d.) Radio Tembleque

La emisora fundada por los cuatro señores ya mencionados, llevaba las siglas que les había asignado el entonces jefe de Correos y Telégrafos de Panamá, George Prescott, y se hizo en forma experimental. Como estaba ubicada en una casa construida a base de madera y sus instalaciones no eran fijas, cuando se pisaba muy fuerte, los resortes y alambres del transmisor se movían, y de allí que el público en general la bautizó con el nombre de Radio Tembleque. Nace una idea. En el año 1931, buscaron a Fernando Joly para que instalara unos transmisores de la Tropical Radio que tenía sus oficinas al lado de donde antes quedaba la antigua estación de ferrocarril en la Plaza Cinco de Mayo. Como en esos tiempos los únicos que tenían emisoras en Panamá eran los norteamericanos y que las mismas operaban en la Zona del Canal, ellos creyeron que los panameños no tenían noción sobre el particular, y le

ordenaron que abrieran las cajas y sacaran su contenido. Cual no sería la sorpresa del gerente de la Tropical Radio que entonces era subsidiaria de la United Fruit Company, cuando se enteró que el transmisor de medio kilo estaba armado. Al indagar se pudo percatar que Joly era quien lo había armado con varios ayudantes. Allí nació la idea de instalar la primera emisora panameña. Idea en práctica.

De allí en adelante se pusieron a trabajar juntos Fernando Joly, Félix Álvarez (q.e.p.d.), Emérito Núñez y Enrique Paniza en la idea de fundar la primera emisora de radio netamente panameña. Primero recelosos, hicieron varias consultas a Jaime Jácome padre, quien entonces era uno de los gerentes de la United Fruit Company, y éste les hizo saber que él no creía que había ningún inconveniente, ya que no había ley que lo prohibiera, pero que iba a hacer las consultasal doctor Harmodio Arias M., asesor legal de la compañía. Luego de una opinión del doctor Arias, los pioneros de la radio panameña pusieron manos a la obra, y en el año de 1933 salieron por primera vez al aire. Una vez salió al aire la primera emisora panameña, el gobierno de los Estados Unidos alzó su voz de protesta contra la misma ante los personeros del gobierno de Panamá, y éstos sin ninguna dilación, por intermedio del Ministro de Gobierno y Justicia de esa época, doctor Galileo Solís, procedieron a cerrar la misma, ya que los norteamericanos se decían los dueños de las frecuencias radiales de la República de Panamá. Pero los pioneros de la radio panameña siguieron operando su emisora en forma clandestina, cosa que provocó que la policía entonces bajo el mando de Aurelio Guardia, los cerrara a la fuerza, cosa que causó una ola de protestas de parte de la ciudadanía en general, ya que consideraban que la medida tomada por el gobierno nacional era arbitraria. Ironía del destino. Como ironía del destino, la emisora que enviara a clausurar el Ministro de Gobierno y Justicia, Galileo Solís, estando cerrada prestó un gran servicio en tratar de salvarle la vida.

Por esos tiempos, el doctor Solís fue en un viaje en una avioneta piloteada por Chichaco, y la misma arborizó por los lados de la provincia de Darién. Como no se sabía de su paradero, los pioneros de la radio decidieron abrir a toda costa para dar la voz de alarma con el fin de que se localizara al ministro Solís y al piloto Chichaco. Autorización. Luego de este incidente, la Asamblea Nacional de Panamá, que entonces sesionaba en la planta baja del edificio del Ministerio de Gobierno y Justicia, se ocupó de legislar sobre las leyes que regirían el funcionamiento de la radio comercial en el territorio panameño, y comenzaron a proliferara las mismas, siendo la primera después de Radio Experimental o Radio Tembleque, La Voz de Panamá, de propiedad de Manuel Díaz Doca. Luego siguieron muchas más. Proliferación de emisoras. Luego de esa primera aventura, Fernando Jolly diseñó el transmisor de la radio H.O.Q., fundó Ondas del Canajagua de la que fue socio con Friago Villarreal. También fue socio de la Voz del Caribe en Colón con Johnny Anderson, e hizo una emisora, la DCJ para Rubén Navarro y un señor Alvarado en la provincia de Chiriquí. Dándose cuenta que la ciudad de Chitré necesitaba una emisora, fundó Radio Provincias.

Fotografía donde aparecen los 4 zapadores de la radiodifusión con Pantaleón Henríquez Bernal, Jorge Carrasco y Víctor Martínez Blanco quienes formaban parte del Comité Organizador de los actos de los 25 años de la primera radio panameña. Pasaron muchos años, la radiodifusión se volvió un derecho panameño y los primeros hombres en atreverse a ir contra las costumbres de la época y crear la primera emisora sin dependencia de los norteamericanos, fueron objeto de múltiples reconocimientos. Publicadas por LICAS a la/s 20:19 Etiquetas: Publicidad I 3 comentarios:

HP1IBF dijo... La felicito por el encomiable trabajo histórico que presenta en su página. Al respecto quisiera hacer los siguientes comentarios: -Si bien se puede considerar a los señores Joly, Álvarez, Núñez y Paniza como los zapadores de la actividad de la radio comercial (radiodifusoras) en nuestro país, es necesario aclarar que la historia de la radio en Panamá no se inicia con la instalación de la “Radio Experimental Tembleque” ( o la “Voz del Tembleque”), pues la evolución de la radio en Panamá se remonta a varios años hacia atrás, cuando otros distinguidos panameños también realizaron experimentos de transmisión y de recepción de señales radiotelegráficas y radiofónicas. -Le aclaro que el nombre correcto del Inspector Técnico de Radiocomunicaciones era Richard Decker Prescott. De él se puede afirmar que era una persona que, a pesar de su ciudadanía norteamericana, sentía un gran afecto hacia Panamá y hacia los panameños. Una persona a la cual el estudio de la historia de la radio en Panamá, realizado prolijamente y libre de pasiones nacionalistas, le confirma sus grandes méritos y su valiosa aportación en pro de la evolución de la radio en nuestro país. Basta decir que por ello Richard D. Prescott recibió de parte de la República de Panamá la Orden Vasco Núñez de Balboa y también fue honrado por otros países. Participó como miembro de la Sociedad Panameña de Ingenieros y Arquitectos y como miembro honorario de la Liga Panameña de Radioaficionados, además de otras instituciones sociales y profesionales de mucho prestigio en nuestro país. -También cabe aclarar que al amparo de la primera ley sobre radio dictada en nuestro país, la Ley No. 12 del 3 de octubre de 1934 promulgada en la Gaceta Oficial No. 6916, y del Decreto No. 170 de 20 de diciembre de 1934, a partir del 22 de diciembre de 1934 se comenzaron a extender en la República de Panamá las primeras licencias para instalar y operar estaciones radiodifusoras y estaciones de radioaficionados. La primera licencia a favor de una estación radiodifusora se confirió mediante la Resolución No. 313 de 22 de diciembre de 1934 a favor de la empresa Radio Panamá, S..A. para operar la estación HP5B “Radiodifusora Miramar”, propiedad de D. Guillermo Endara Paniza y solo un par de meses después, mediante Resolución No. 34 de 1 de febrero de 1935, se confirió la segunda licencia, aunque provisional por seis meses, a favor de la sociedad Compañía de Servicio Público de Radio, S. A. de los señores Manuel Díaz Doce y Ramón A. Gordils para operar la estación HP5J “La voz de Panamá”. A “Radio Experimental Tembleque” nunca se le extendió licencia ni letras de operación. -Finalmente me gustaría mencionar que la liberación de nuestro país del control permanente y completo que sobre las comunicaciones inalámbricas tenía Estados Unidos de América, se debió a varios factores. Por un lado, el resultado de la Tercera Conferencia Internacional Radiotelegráfica celebrada en Washington DC en 1927, y por otro, la larga y dedicada lucha a favor de Panamá que llevaron a cabo muchas personas. Algunas actuaron al nivel diplomático, como lo hicieron el Dr. Ricardo J. Alfaro y el Dr. Narciso Garay Díaz. Otras al nivel políticoadministrativo, como lo hicieron el Dr. Florencio Harmodio Arosemena, el Dr. Harmodio Arias Madrid y el Dr. Galileo Solís. Sin embargo no menos meritoria fue

la tenacidad y el entusiasmo que pusieron muchos en Panamá, entre los que, además de los zapadores, se puede contar al Ing. Richard D. Prescott quienes levantaron sus voces de protesta e invirtieron grandes esfuerzos en provecho de la actividad, tanto comercial como aficionada, de la radio en Panamá. Para más detalles puede remitirse a mi trabajo titulado “Crónica de la Radioafición Panameña” que reposa en la Biblioteca Nacional Ernesto J. Castillero R. Atentamente, Enrique Preciado F. 4 de junio de 2010 16:42