PENSAMIENTOS PARA REFLEXIONAR EMOCIONES PARA CRECER Amor y Calidez

La expresión del amor parece capaz, por sí sola, de fundir cualquier otra emoción negativa con la que entre en contacto. Si alguien se enoja con usted, puede seguir amando a esa persona con facilidad adoptando la creencia esencial extraída del libro “Un curso sobre milagros: toda comunicación es una respuesta de amor, o una llamada de auxilio”. Si alguien se acerca a usted en un estado herido o enfadado, y usted responde contundentemente pero con amor y una actitud cálida, el estado de ánimo de esa persona terminará por cambiar, y su intensidad desaparecerá.

Aprecio y Gratitud
La mayoría de las emociones poderosas son una expresión de amor, cada una dirigida hacia caminos diferentes. Para mí, el aprecio y la gratitud son dos de las emociones más importantes, que expresan activamente mi amor por todo aquello que me ha regalado la vida, que me ha ofrecido la gente y la experiencia. Vivir en ese estado emocional estimulará su vida más que ninguna otra cosa. Cultivar estas emociones es como cultivar la vida.

Curiosidad
Si quiere crecer realmente en su vida, aprenda a ser tan curioso como un niño. Los niños saben asombrarse, por eso se nos hacen tan simpáticos. Si quiere curarse del aburrimiento, sea curioso. Si es curioso, nada será un trabajo rutinario para usted, sino que querrá estudiarlo. Cultive la curiosidad y la vida será un estudio interminable lleno de alegría.

Excitación y Pasión
La excitación y la pasión pueden añadirle vida a cualquier cosa. La pasión puede transformar cualquier desafío en una tremenda oportunidad. La pasión es el poder desbocado por mover nuestras vidas hacia delante, a un ritmo más rápido que antes. Parafraseando a Benjamín Israelí: el hombre sólo es realmente grande cuando actúa a partir de sus pasiones. ¿Cómo obtenemos pasión? De la misma forma que obtenemos amor, calidez, aprecio, agradecimiento y curiosidad: ¡porque decidimos sentirla! Utilice su fisiología: hable con mayor rapidez, visualice imágenes más rápidamente, mueva su cuerpo en la dirección que quiera seguir. No se limite a permanecer sentado casualmente y pensar. No puede sentirse lleno de pasión si se deja caer pesadamente sobre la silla de su despacho, respira superficialmente y arrastra las palabras al hablar.

Determinación
Todas las emociones descritas anteriormente son valiosas, pero hay una que debe experimentar para crear algo duradero y valioso en este mundo. Eso le dictará cómo enfrentar las perturbaciones, los desafíos y las desilusiones. La determinación significa la diferencia entre quedarse empantanado y sentirse alcanzado por el poder iluminador del compromiso. Sitúese en un estado de determinación de la voluntad. Todas sus acciones surgirán de esa única fuente, y usted hará automáticamente aquello que se necesita para alcanzar su objetivo. Actuar con determinación significa tomar una decisión congruente y comprometida mediante la que se renuncia a cualquier otra posibilidad.

La determinación es la llamada del despertador de la voluntad humana. Con determinación puede conseguir cualquier cosa. Sin ella se encuentra condenado a la frustración y la desilusión. La base del valor estriba en nuestra voluntad de hacer lo que sea necesario, de actuar a pesar del temor. Y el valor es el fundamento del que nace la determinación. La diferencia entre sentirse realizado y sentirse dependiente consiste en el cultivo del músculo emocional de la determinación. Sin embargo, y a pesar de tener toda esa determinación a sus órdenes, asegúrese también de poder romper su propia pauta y cambiar su aproximación a las cosas. ¿Por qué romperse la crisma contra el muro si puede mirar un poco hacia la izquierda y encontrar una puerta para pasar al otro lado?

Flexibilidad
Si hay una semilla que plantar, capaz de garantizar el éxito, es la habilidad para cambiar su actitud. De hecho, todas esas señales para la acción (eso que solía llamar emociones negativas) no son más que mensajes para que sea más flexible. Elegir ser flexible significa elegir ser feliz. A lo largo de su vida habrá momentos en los que se encontrará con cosas que no podrá controlar, y la habilidad para ser flexible con sus propias reglas, el significado que dé a las cosas y las acciones que emprenda, determinarán su éxito o su fracaso a largo plazo, por no mencionar su nivel de alegría personal. El junco que se inclina sobrevive al vendaval, mientras que el poderoso roble se resquebrajará.

Confianza en sí mismo
La confianza inconmovible en sí mismo es la sensación de certidumbre que todos deseamos. La única forma de experimentar confianza de forma consistente, incluso en ambientes y situaciones que no ha experimentado previamente, es a través del poder de la fe. Imagine y siéntase seguro acerca de las emociones que se merece tener ahora, en lugar de esperar a que surjan espontáneamente algún día, en un futuro distante. Cuando se tiene confianza en uno mismo, se está dispuesto a experimentar, a situarse en primera línea. Una forma de desarrollar la fe y la confianza consiste en practicarlas. Si yo le preguntara si tiene la suficiente confianza en sí mismo como para atarse los zapatos, estoy convencido de que me contestaría afirmativamente, sin la menor sombra de duda. ¿Por qué? ¡Sólo por que ya lo he hecho miles de veces! Así pues, practique la confianza, usándola de forma consistente y hasta le extrañarán los dividendos que le reporta en cada ámbito de su vida. Para conseguir hacer cualquier cosa, es imperativo ejercitar la confianza en uno mismo, antes que el temor. La tragedia que sucede en las vidas de muchas personas es que evitan actuar porque tienen miedo; incluso se sienten mal antes que las cosas sucedan. Pero recuerde: la fuente extraordinaria del éxito encuentra a menudo su origen en una serie de creencias bien alimentadas, para las que el individuo no dispone de referencias previas. La habilidad para actuar con fe es lo que permite progresar a la raza humana.

Alegría
Cuando añadí la alegría a mi lista de valores más importantes, la gente comentó: Hay algo diferente en ti. Ahora pareces sentirte feliz. Me di cuenta entonces de que había sido feliz, pero que eso no se había reflejado en mi cara. Hay una gran diferencia entre sentirse feliz interiormente y mostrarse alegre exteriormente. La alegría exterior incrementa la autoestima, hace que la vida sea más divertida, y también consigue que la gente que lo rodea a uno, se sienta más feliz. La alegría tiene el poder de eliminar los sentimientos de temor, de sentirse herido, enojado frustrado, desilusionado, deprimido, culpable e inadecuado. Habrá alcanzado la alegría el día en que se dé cuenta de que las cosas no mejorarán más que sintiéndose alegre, al margen de lo que suceda a su alrededor.

Sentirse alegre o significa que es usted un irresponsable o que mira el mundo a través de unos cristales de color de rosa y se niega a reconocer los desafíos que se le plantean. Sentirse alegre significa que es usted increíblemente inteligente, porque sabe que, si vive en un estado de placer (tan intenso como transmitir una sensación de alegría a quienes les rodean), puede tener el impacto de afrontar prácticamente cualquier desafío que surja en su camino. Cultive la alegría y no tendrá que prestar mucha atención a ninguna de esas dolorosas señales para la acción.

Vitalidad
Si no se ocupa del cuidado de su cuerpo físico, le será más difícil disfrutar de estas emociones. Asegúrese de disponer de vitalidad física; recuerde que todas las emociones se hallan dirigidas a través de su cuerpo. Si se siente emocionalmente desequilibrado, necesita mirar lo básico. ¿Cómo es su respiración? Cuando la gente se siente tensa, deja de respirar, socavando su vitalidad. Aprender a respirar adecuadamente es el camino más importante a seguir hacia una buena salud. Otro elemento crítico de la vitalidad física consiste en asegurarse de tener un nivel abundante de energía nerviosa. ¿Cómo se consigue eso? Desee cuenta que cada día gasta energía nerviosa a través de sus acciones y, por muy evidente que parezca, necesita asegurarse que descansa y se recarga. Si duerme regularmente entre 8 y 10 horas diarias, probablemente está durmiendo demasiado. Se ha descubierto que lo óptimo para la mayoría de la gente es de 6 a 7 horas. En contra de la creencia popular, el permanecer sentado y quieto no preserva la energía. La verdad es que suele ser entonces cuando uno se siente más cansado. El sistema nervioso humano necesita moverse para tener energía. Hasta cierto punto, gastar energía le proporciona una mayor sensación de energía. Al moverse, el oxígeno fluye a través de su sistema, y ese nivel físico de salud crea la sensación emocional de vitalidad que le ayudará a afrontar cualquier desafío negativo que pueda tener en su vida. La sensación de vitalidad es una emoción crítica que debe cultivar para manejar virtualmente cualquier emoción que surja en su vida, por no mencionar el recurso crítico para experimentar una pasión consistente.

Contribución

Hace años, recuerdo que pasé por uno de los momentos más difíciles de mi vida. Cuando me hallaba conduciendo por la autopista en medio e la noche. Me preguntaba una y otra vez: ¿Qué necesito para darle a vuelta a mi vida? De pronto, una visión me asaltó y fue tan intensa, que tuve que detener el coche inmediatamente y anotar en mi diario una frase clave: El secreto de la vida es dar. No hay ninguna otra emoción más enriquecedora que la sensación de que lo que uno es como persona, algo que se ha dicho o hecho, ha aumentado de algún modo la experiencia vital de alguien que le importe, o quizá de alguien a quien ni siquiera conoce. Pero, tenga cuidado de no caer en la trampa de ayudar a los demás a su propia costa. Si puede darse a sí mismo y a los demás, y hacerlo en una escala mesurable que le permita saber que su vida ha importado, tendrá un sentido de la conexión con la gente y una sensación de orgullo y autoestima que jamás podrán proporcionarle ni el dinero, ni los logros, la fama o el reconocimiento. El sentido de la contribución hace que la vida valga a pena. ¡Imagine cuanto mejor sería el mundo si todos nosotros cultiváramos el sentido de la contribución!

LOS DIAS DE MI VIDA
EL día más IMPACTANTE: Fue cuando te conocí. EL día más ESTUPIDO: Fue cuando nos peleamos. EL día más INTERESANTE: Fue cuando te trate. EL día más EMOCIONANTE: Fue cuando me hablaste por primera vez. EL día más TRISTE: Fue cuando te vi. Llorar.

EL día más ALENTADOR: Fue cuando me abrazaste. EL día más COMUNICATIVO: Fue cuando me llamaste. EL día más CHISTOSO: Fue platicando contigo de cualquier tontería. EL día más LARGO: Fue cuando no te vi. EL día más DIVERTIDO: Fue cuando me hiciste tus bromas. EL día más BRILLANTE: Fue cuando sonreíste. EL día más NEGRO: Fue cuando enfermaste conmigo. EL día más FRÍO: Fue cuando me ignoraste. EL día más DESESPERANTE: Fue cuando no me escuchaste. EL día más RELAJADO: Fue trabajando contigo. EL día más ESPIRITUAL: Fue rezando contigo. EL día más VERGONZOSO: Fue quedando mal frente a ti. EL día más IMPACIENTE: Fue cuando no sabia de ti. EL día más CANSADO: Fue trabajando sin ti. EL día más ANGUSTIANTE: Fue cuando te oculte algo. EL día más FELIZ: Fue cuando me llamaste AMIGO. Cuida mucho a tus amigas(os) así como vienen se van... Así como llegaron, se iran.. . SOLO EL QUE SE ARRIESGA ES LIBRE Reír, es arriesgarse a parecer un tonto. Llorar es arriesgarse a parecer un sentimental. Hacer algo por alguien, es arriesgarse a involucrarse. Expresar sentimientos, es arriesgarse a mostrar tu verdadero yo. Exponer tus ideas y tus sueños, es arriesgarse a perderlos. Amar, es arriesgarse a no ser correspondido. Vivir, es arriesgarse a morir. Esperar, es arriesgarse a la desesperanza. Lanzarte, es arriesgarse a fallar. Pero los riesgos deben ser tomados porque el peligro mas grande en la vida es no arriesgar nada. La persona que no arriesga, no hace, ni tiene nada. Se pueden evitar sufrimientos y preocupaciones, pero simplemente no puede aprender, sentir, cambiar, crecer, amar y vivir....

SOLO UNA PERSONA QUE SE ARRIESGA ES LIBRE! LA CONQUISTA DE LA VOLUNTAD
Como conseguir lo que te has propuesto. La voluntad es la piedra angular del éxito en la vida y uno de los más excelentes rasgos de la personalidad; hace al hombre valioso y le permite lograr sus objetivos. Pero la voluntad necesita ser educada; no se alcanza porque sí, sino tras luchar por cosas pequeñas, una y otra vez. La mejor manera de fortalecerla es a través del orden, la constancia y la disciplina, con alegría. Las dos notas que la potencian son la motivación y la ilusión. La voluntad es una joya que tiene venta en cualquier mercado. Una persona que la posee llega en la vida más lejos que una persona inteligente, porque consigue lo que se propone. Insistentemente confiado E l éxito no es más que un fracaso que ha durado lo suficiente como para alcanzar la excelencia. Si no logras hacerlo bien la primera vez, vuelve a hacerlo; como sea. ¿Qué otra certeza podría tener más fuerza, que aquella que proviene de perseverar a pesar de los fracasos?

El temor al fracaso hace que la mayoría se abstenga de intentarlo. Sin embargo, una vez que uno ha experimentado un fracaso, y se ha recuperado, ¿qué lugar queda para el miedo? El temor al fracaso es para los débiles y los arrogantes. Para aquellos que creen, tontamente, que de alguna manera podrán alcanzar el éxito sin pagar el precio necesario. Quienes conocen el significado del éxito verdadero, saben que el fracaso no debe ser temido. Ninguna persona pensante buscará fracasar intencionalmente. Debemos dar lo mejor de nosotros y poner nuestras mayores expectativas en cada intento. Y si no lo logramos, no es ninguna desgracia. De hecho, es un peldaño más que hemos subido en la escalera hacia un posible éxito. A partir del fracaso surge la confianza y la determinación de triunfar.

El MEJOR DIA
Esta mañana desperté emocionado con todas las cosas que tengo que hacer antes de que el reloj marque la media noche. Tengo responsabilidades que cumplir hoy, soy importante. Mi trabajo es escoger qué clase de día voy a tener, hoy puedo quejarme porque el día está lluvioso, o puedo dar gracias a Dios porque las plantas están siendo regadas gratis. Hoy me puedo sentir triste porque no tengo más dinero, o puedo estar contento porque mis finanzas me empujan a planear mis compras con inteligencia. Hoy puedo quejarme de mi salud o puedo regocijarme porque estoy vivo. Hoy puedo lamentarme por todo lo que mis padres no me dieron mientras estaba creciendo, o puedo sentirme agradecido de que me permitieran haber nacido. Hoy puedo llorar porque las rosas tienen espinas, o puedo celebrar que las espinas tienen rosas. Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a trabajar o puedo gritar de alegría porque tengo un trabajo. Hoy puedo quejarme porque tengo que ir a la escuela, o puedo estudiar y abrir mi mente enérgicamente y llenarla de nuevos y ricos conocimientos. El día se presenta ante mí esperando a que yo le de forma, y ¡aquí estoy yo!... su escultor. Lo que suceda hoy depende de mí, de nadie más. Yo debo escoger qué tipo de día voy a tener. Ten un gran día. . . Dios te lo regala. . . disfrútalo.

COMO TENER EXITO
Tu futuro está en tus manos solo necesitas comenzar....AHORA ¿Entonces qué es tener éxito? Es comenzar por tener un sueño. Es estar comprometido con los sueños. Es tener confianza en si mismo. Es algo que no aparece por casualidad. Es aceptar lo que no se puede cambiar. Es saber cambiar a tiempo. Es saber que lo único permanente es el cambio. Es saber y poder delegar en los demás parte de nuestra tarea. Es volver a empezar. Es reconocerme en mis logros. Es saber disfrutar de mis logros y de lo que tengo. Es reconocer que me equivoqué y pedir perdón. Es reconocer que detrás de cada acierto puede haber varios fracasos. Es enamorarse de lo que uno hace. Es no postergar y hacer algo ahora. Es darse cuenta que estas eligiendo a cada momento. Es reconocer las propias debilidades y fortalezas. Es no parar jamás hasta conseguir los sueños. Es saber con que fin hacemos las cosas. Es no mirar hacia atrás.

Es actuar con entusiasmo. Es transitar caminos desconocidos. Es probar hacer algo que nunca hicimos. Es probar hacer algo de una manera diferente. Es saber que no estamos solos. Es no rendirse jamás. Es rendirse ante lo que no se puede cambiar. Es disfrutar de cada momento. Es disfrutar del tiempo libre. Es tener tiempo libre. Es accionar ya. Es inventar un nuevo paso de baile cuando el anterior no funciona. Es pensar en positivo. Es tener metas claras. Es tener perseverancia en la búsqueda de los deseos. Es estar preparado para ver la oportunidad. Es tener una actitud positiva. Es desarrollar la creatividad. Es utilizar la imaginación. Es recomenzar con el mismo entusiasmo. Es volver a empezar sin darse por vencido. Es hacer las cosas lo mejor posible, pero hacerlas. Es actuar como si ya hubieras logrado tus metas. Es tener la paciencia necesaria. Es tener claridad en el propósito. Es no hacerse problema por las cosas pequeñas. Es dejar una huella para que otros puedan seguirla. Es jugar a ganar-ganar. Es estar focalizado en lo que uno quiere. Es arriesgar. Es hacer cosas nuevas todos los días.

UN TRIUNFADOR
Cuando el egoísmo no limite tu capacidad de amar. Cuando confíes en ti mismo aunque todos duden de ti y dejes de preocuparte por el qué dirán. Cuando tus acciones sean tan concisas en duración como largas en resultados. Cuando puedas renunciar a la rutina sin que ello altere el metabolismo de tu vida. Cuando sepas distinguir una sonrisa de una burla, y prefieras la eterna lucha que la compra de la falsa victoria. Cuando actúes por convicción y no por adulación. Cuando puedas ser pobre sin perder tu riqueza y rico sin perder tu humildad. Cuando sepas perdonar tan fácilmente como ahora te disculpas. Cuando puedas caminar junto al pobre sin olvidar que es un hombre, y junto al rico sin pensar que es un dios. Cuando sepas enfrentar tus errores tan fácil y positivamente como tus aciertos. Cuando halles satisfacción compartiendo tu riqueza. Cuando sepas obsequiar tu silencio a quien no te pide palabras, y tu ausencia a quien no te aprecia. Cuando ya no debas sufrir por conocer la felicidad y no seas capaz de cambiar tus sentimientos o tus metas por el placer.

Cuando no trates de hallar las respuestas en las cosas que te rodean, sino en Dios y en tu propia persona. Cuando aceptes los errores, cuando no pierdas la calma, entonces y sólo entonces... Serás... ¡UN TRIUNFADOR!

"UN DIA COMO CUALQUIERA”
Y así después de esperar tanto, un día como cualquier otro decidí triunfar, decidí no esperar a las oportunidades sino yo mismo buscarlas, decidí ver cada problema como la oportunidad de encontrar una solución, decidí ver cada desierto como la oportunidad de encontrar un oasis, decidí ver cada noche como un misterio a resolver, decidí ver cada día como nueva oportunidad de ser feliz. Aquel día descubrí que mi único rival no eran más que mis propias debilidades, y que en éstas está la única y mejor forma de superarnos, aquel día dejé de temer a perder y empecé a pensar en ganar, descubrí que no era yo el mejor pero si di mi mejor esfuerzo, me dejó de importar quién ganara o perdiera, ahora me importa simplemente saberme mejor que ayer. Aprendí que lo difícil no es llegar a la cima, si no jamás dejar de subir. Aprendí que el mejor triunfo que puedo tener, es tener el derecho de llamarle a alguien "Amigo". Descubrí que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, "el amor es una filosofía de vida". Aquel día dejé de ser un reflejo de mis escasos triunfos pasados y empecé a ser mi propia luz de este presente, aprendí que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás. Aquel día decidí cambiar tantas cosas, aquel día aprendí que los sueños son solamente para hacerse realidad desde aquel día ya no duermo para descansar ahora simplemente duermo para soñar.