JESÚS EL CRISTO: SACERDOTE, REY Y PROFETA.

L as
Realezas de los Tres Mesías: Sacerdotal, Regia, y Profética, están incluidas en nuestro Señor Jesús El Cristo: "... hecho Pontífice eternamente según el orden de Melchîsedec." (Hebreos, 6:20). Y, asimismo, en el Cristo Íntimo, Interior. Melquisedec es Rey de Justicia, Rey de Paz, y Sacerdote del Dios Altísimo, "hecho semejante al Hijo de Dios". Y Jesús El Cristo nuestro Señor es "Sacerdote para siempre" y "eternamente según el orden de Melquisedec": "Pues se da testimonio de Él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melchîsedec. El mandamiento precedente, cierto se abroga por su flaqueza é inutilidad; Porque nada perfeccionó la ley; mas hízolo la introducción de mejor esperanza, por la cual nos acercamos á Dios. Y por cuanto no fué sin juramento, (Porque los otros cierto sin juramento fueron hechos sacerdotes; mas éste, con juramento por el que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote eternamente Según el orden de Melchîsedec:) Tanto de mejor testamento es hecho fiador Jesús." (Epístola del Apóstol San Pablo á Los Hebreos 7: 17-22). Jesús El Cristo hecho Sacerdote para siempre y eternamente según el Orden de Melquisedec, es, asimismo, Rey de Justicia y Rey de Paz.

En nuestro Señor Jesús El Cristo se cumplió la Profecía de la llegada del Rey Mesías (Pacífico), de la Tribu de Judáh, el Mesías Regio, Real: "Y todo esto fué hecho, para que se cumpliese lo que fué dicho por el profeta [*], que dijo: Decid á la hija de Sión: He aquí, tu Rey viene á ti, Manso, y sentado sobre una asna, Y sobre un pollino, hijo de animal de yugo." (El Santo Evangelio Según San Mateo 21:4-5). [*] "Alégrate mucho, hija de Sión; da voces de júbilo, hija de Jerusalem: he aquí, tu rey vendrá á ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, así sobre un pollino hijo de asna." (Zacarías, 9:9). La entrada de nuestro Señor Jesús El Cristo en Jerusalem montado sobre "una asna" y "sobre su pollino", tiene además, otros significados esotéricos: la Cristificación de la Mente. "Quien quiera realmente ingresar a la Jerusalén de arriba (Los Mundos Superiores), debe libertarse del cuerpo, de los afectos y de la mente." "Es urgente, indispensable, inaplazable, montar en el simbólico asno (la mente) domarlo, controlarlo; sólo así es posible liberarnos de éste para ingresar a los Mundos del Espíritu, (la Jerusalem Celestial)." [...] "Pasar más allá del cuerpo, de los afectos y de la mente, es indispensable cuando se quiere la entrada triunfal en la Jerusalén de arriba. (El Cielo de Mercurio y después el Mundo del Espíritu)." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor).

La Realeza del Mesías Profeta "como" o "igual que" Dios, se cumplió, asimismo, en nuestro Señor Jesús El Cristo, como fue dicho y anunciado por el Profeta Moisés: "Profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como Yo, te levantará YHVH tu Dios: á él oiréis:..." (Deuteronomio, 18:15). Nuestro Señor Jesús El Cristo se refiere a estas Palabras que Dios le dijo a Moisés, y que Moisés escribió de Cristo Jesús nuestro Señor, y de las cuales Jesús Cristo da, a Su vez, Testimonio. "No penséis que Yo os tengo de acusar delante del Padre; hay quien os acusa, Moisés, en quien vosotros esperáis. Porque si vosotros creyeseis á Moisés, creeríais á Mí; porque de Mí escribió Él. Y si á sus escritos no creéis, ¿cómo creeréis á Mis palabras?" (San Juan, 5:45-47). Cristo Jesús nuestro Señor se refiere a la necesidad de creer a los escritos de Moisés, para creer a Sus Palabras, porque en sus escritos, Moisés habló de nuestro Señor Jesús El Cristo. "Por Fe Moisés", conoció desde entonces la Obra Salvadora de nuestro Señor Jesús El Cristo, y "por Fe", escribió de Él, prefiriendo "el vituperio de Cristo que los tesoros de los Egipcios", que es la esclavitud del pecado, y "el becerro de oro": "Por fe Moisés, hecho ya grande, rehusó ser llamado hijo de la hija de Faraón; Escogiendo antes ser afligido con el pueblo de Dios, que gozar de comodidades temporales de pecado. Teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los Egipcios; porque miraba á la remuneración." (Epístola del Apóstol San Pablo a los Hebreos, 11:24-26). "Por fe Moisés" conoció a Jesucristo desde aquellos

tiempos, porque, antes de que Abraham fuese, Él ES, y porque: "Jesucristo es el mismo ayer, y hoy, y por los siglos." (Hebreos, 13:8). Jesús El Cristo nuestro Señor es el Mesías Sacerdote-Rey-Profeta. Mas, en los Tres Mesías, como Emanaciones de nuestro Señor Jesús El Cristo el Logos Solar, estas Realezas Mesiánicas se diversifican y particularizan en cada uno de Ellos. En el Apocalipsis de San Juan de Patmos (22:16), está escrito:1 "Yo Jesús he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, y de la mañana." (Apocalipsis, 22:16). Concordantemente en Isaías, Zacarías, y en la Epístola del Apóstol San Pablo a los Romanos, está escrito: "En aquel tiempo el renuevo de YHVH será para hermosura y gloria, y el fruto de la tierra para grandeza y honra, a los sobrevivientes de Israel." (Isaías, 4:2). "Así ha hablado YHVH de los ejércitos, diciendo: He aquí el varón cuyo nombre es el Renuevo, el cual brotará de sus raíces, y edificará el templo de YHVH." (Zacarías, 6:12). "Y otra vez, dice Isaías: Estará la raíz de Jessé, Y el que se levantará á regir los Gentiles: Los Gentiles esperarán en Él." (Romanos, 15: 12). Los anteriores Textos del Apocalipsis, del Profeta Isaías, del Profeta Zacarías, y del Apóstol San Pablo, dan Testimonio de lo anunciado asimismo por el Profeta Isaías, que se cumple en Jesús El

Cristo nuestro Señor: "Y SALDRÁ una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces." (Isaías, 11: 1). En un estudio de los párrafos anteriores tenemos la Raíz de Jessé o Isaí y el Tronco, la Vara del Tronco y el Vástago o "Linaje" que retoña de sus raíces. Todo integrado en Jesús El Cristo nuestro Señor, como así está escrito en el Apocalipsis. Para el final de los tiempos, tanto en los Textos Esenios de Qumrán, como en el Poema de la Cuarta Noche de Pascua, estos Aspectos de Jesús El Cristo nuestro Señor, emanando de Él, mas sin que Él quede sin Ellos, se encarnan en Sus Tres Mesías: El Primer Mesías: la Raíz. El Segundo Mesías: la Vara. El Tercer Mesías: el Retoño que brota de la Raíz. Mas ÉL y Ellos Caminan juntos en esta "Cuarta Noche de Pascua". El Rey David es llamado Hijo de Jessé o de Isaí: la vara del tronco de Isaí. "Y Jessé engendró al rey David: y el rey David engendró á Salomón. " (San Mateo, 1:6). En Jesús El Cristo están incluidas la Raíz, el Tronco, la Vara y el Retoño, como hemos visto. El Apóstol San Pablo nos dice: "Porque ¿á cuál de los ángeles dijo Dios jamás: Mi hijo eres Tú, Hoy Yo te he engendrado? Y otra vez: Yo seré á Él Padre, Y Él me será á Mí Hijo?" (Hebreos, 1:5). Las Palabras "Yo seré para Él Padre, Y Él será a Mí Hijo", aplicadas aquí por el Apóstol San Pablo a nuestro Señor Jesús El Cristo, en otro lugar se refieren también a Salomón que es "el retoño", "vástago" y "el linaje de David": "... Yo le seré a él Padre, y él me será a Mí hijo." (2 Samuel, 7:14);

que en los Textos de Qumrán ("4QFlorilegium"), es Interpretado como "el retoño de David". Mas es claro, que no se refiere el Apóstol San Pablo a que nuestro Señor Jesús El Cristo sea el Rey Salomón o "Shilóh" (cuyo Bodhisattwa estaba caído), pues Jesús El Cristo es "más que Salomón" (San Lucas, 11:31), sino que hablando en el Lenguaje de la Sabiduría Oculta se refiere el Apóstol a que en Jesús El Cristo están todas las Realezas, y provienen, asimismo, de ÉL: "la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente y de la mañana." Es necesario hacer estas aclaraciones, pues se ha pensado que nuestro Señor Jesús El Cristo es el "Profeta como" o "igual que" Moisés o "Shilóh" que es Salomón: "Mientras que hay un cierto contraste de pareceres sobre (el versículo) 49 del Génesis, que dice cuándo el cetro saldrá de Judáh, allí hay luz para ser hallada bajo la forma del nombre Shiloh. Los judíos la hacen de dos palabras, pero en la Toráh Samaritana está solamente una palabra, y esa es la del nombre Salomón. Las características que Jacob atribuye a Shiloh pertenecen muy bien al carácter de Salomón." ("The Samaritan Messiah", "The Open Court"). "El Gran Rabino Iluminado Simeón ben Jochai" (como así lo llama nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor), Interpretando la Profecía de los Tres Mesías de Génesis 49:10, claramente dice que "Shilóh" es Moisés: "El cetro no partirá de Judá ni el báculo del gobernante de entre sus pies"; "el cetro" se refiere al Mesías de la casa de Judá, y "el báculo", al Mesías de la casa de José. "Hasta que viene Shilóh": este es Moisés, siendo el valor numérico de los nombre Shilóh y Moisés el mismo." (El Zóhar).

Jesús El Cristo nuestro Señor es el Profeta "igual que" Dios (Deuteronomio 18:15), el Hijo del Dios Altísimo. Y "Shilóh" o Salomón es el Profeta "igual que" Moisés (Deuteronomio 18:18,19), el Siervo de Dios. Retomemos ahora algunas de las palabras del Poema de la Cuarta Noche de Pascua: Quien habla es Dios, "YHVH", Quien en Primera Persona dice: "Y Yo y ellos caminaremos juntos". Su correspondencia concordante en el Apocalipsis está en las Palabras de Jesús: "Yo Jesús..." En "El Mensaje de Acuario" ("Capítulo XV", "El Libro Sellado"), nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, nos enseña que "el león de la tribu de Judá" es "el Verbo Iniciador de la Nueva Era Acuaria", y "la raíz de David", que se corresponde con el Primer Rey Mesías o el Mesías Sacerdote Guerrero, "el Verbo de Dios", concordante con las palabras de la "Cuarta Noche de Pascua", "y Su Verbo caminará entre los dos". En el Nombre "David" o el Rey David, tenemos la indicación del Mesías Regio o Gobernante, que es el Segundo Mesías, correspondiente con el Profeta Elías, y concordante con las Palabras: "(y el Rey Mesías de lo alto)..." Y a la luz de los otros Textos citados, con la Vara del Tronco de Isaí o Jessé. Isaac Luria explica que Ezequías el Rey de Judáh fue una Reencarnación del Profeta Elías; y asimismo Matatyahu, que era el indicado para ocupar legítimamente el Trono de la Realeza Davídica, como antes la ocupó el Rey Ezequías. En aquellos tiempos las Realezas Mesiánicas eran también en la parte física, pues tenían como objetivo preparar el Camino para la llegada del Supremo Mesías: Jesús El Cristo nuestro Señor; mas después de Su llegada, estas Realezas se tornaron exclusivamente Espirituales, Esotéricas, del Reinado del Reino de los Cielos: en lo Macrocósmico y dentro de lo Microcósmico.

En las Palabras dichas por Jesús en el Apocalipsis: "el linaje de David", se refiere al Tercer Mesías, "Shilóh" o "el retoño de David", concordantes con: "Y Moisés subirá de en medio del desierto." "El Rebaño", o "... todas las generaciones de Israel...", es El Pueblo de Israel, los Doce Mil Señalados de cada una de las Doce Tribus de Israel (Apocalipsis 7:4), El Pueblo Espiritual de la Nueva Jerusalem Celestial. Hacemos énfasis nuevamente que los términos "Rey", "Mesías", "Sacerdote", "Guerrero", "Gobernante", "Profeta", se refieren ahora en este final de los tiempos, a la parte Espiritual, Esotérica, y no a la parte física. Las luchas son también internas, espirituales, esotéricas. Estas explicaciones están muy bien definidas en las Palabras de nuestro Señor Jesús El Cristo que Encarna todas estas Realezas Mesiánicas: "Mi Reino no es de este mundo", y asimismo el de Sus Tres Mesías y el Mesías Celeste, y Su Misión Fue y Es y Será Pacífica, y de Amor por todos los Seres, por toda la Pobre Humanidad Doliente, por todas las Almas, como lo indican claramente los Evangelios y cada uno de los Escritos del Nuevo Testamento: "La Buena Nueva". El "Apocalipsis" vivido interiormente dentro de un Iniciado, desde el Principio hasta el Fin, completamente, indica todas las luchas que tiene que realizar el Hijo del Hombre encarnado dentro de ese Iniciado: "Y hay dos formas de vivir el Apocalipsis: o lo vive dentro de uno mismo, haciendo uno mismo la Gran Obra, o tiene que vivirlo con la Naturaleza, con la humanidad en general... Por ejemplo la humanidad actual ya rompió el Sexto Sello y está aguardándose el momento en que rompa el Séptimo Sello. Cuando eso sea, habrá un gran temblor, vendrá el Cataclismo Final, con la destrucción total de esta

Raza. O lo vive uno dentro de sí mismo (es pavoroso dentro de si mismo), y culmina con el Maestro Resurrecto..." (Enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.) Necesitamos, asimismo entender, que Jesús El Cristo, como el Cristo Íntimo y Sus Tres Mesías, y el Mesías Celeste, realizan su Obra y Misión Mesiánicas dentro de todo Iniciado Cristificado. Y las luchas o guerras son internas, interiores, espirituales, esotéricas, contra los enemigos interiores dentro de cada uno de nosotros mismos: nuestros "yoes" o defectos psicológicos, contra todo lo que el Hijo del Hombre tiene que luchar viviendo dentro de un Iniciado el Apocalipsis interior. Como nos lo enseña nuestro Venerable y Amado Maestro Judas de Kariot en "El Vuelo de la Serpiente Emplumada": "Si se entiende que estos escritos tratan principalmente del desarrollo interior del hombre, se comienza a ver la legión de personajes en sí mismo y también los hechos y acontecimientos que los relacionan." Si se entendieran literalmente, por ejemplo las siguientes palabras: "... con el aliento de sus labios ejecutará a sus enemigos...", se caería en interpretaciones muy equivocadas y muy graves; porque ningún "Mago Blanco" procedería así. Esto se refiere a las luchas internas, espirituales, esotéricas, dentro del Iniciado y en otras dimensiones. Y más aún si entendemos que estos Atributos los Encarna nuestro Señor Jesús El Cristo en Sus Formas más Elevadas, Prototípicas y Arquetípicas. El "Alpha y Omega, el primero y el último" que es "semejante al Hijo del Hombre", tiene "una espada aguda de dos filos" que sale "de su boca": "Y tenía en su diestra siete estrellas: y de su boca salía una espada aguda de

dos filos. Y su rostro era como el sol cuando resplandece en su fuerza." (Apocalipsis, 1:16). Sobre el significado de la "espada aguda" de este Hijo del Hombre, nos enseña nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor: "Y escribe al Ángel (atómico) de la iglesia de Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos (el Hijo del Hombre), dice estas cosas: Yo sé tus obras, y dónde moras, donde está la silla de Satanás (en la región del ombligo está la silla de Satán; sin embargo, el ángel atómico de Pérgamo es fiel) Pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe aún en los días en que fue Antipas mi testigo fiel, el cual ha sido muerto entre vosotros donde Satanás mora" (Ap. 2: 12, 13)." "Realmente Antipas fue un hombre que existió. Ese hombre, fue un santo mártir que murió asesinado cuando predicaba la palabra del señor. Aquel lugar donde Antipas fue asesinado, realmente era morada de Satán. Era una sinagoga de Satanás. Este hecho fue histórico." "En el chacra del ombligo existe un átomo nuclear tenebroso. El yo se halla íntimamente relacionado con ese átomo. Esa es la silla de Satán." "Pero tengo unas pocas cosas contra ti: Porque tú tienes ahí los que tienen la doctrina de Balaam, el cual Enseñaba a Balac a poner escándalo delante de los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación (Todas estas vulgares pasiones son de Satán. En la región del ombligo está la silla de Satán. En el campo del estómago, está la glotonería, la embriaguez, etc.). Así también tú

tienes a los que retienen la doctrina de los Nicolaítas, lo cual yo aborrezco" (Ap. 2: 14, 15)." "Sólo la santidad y castidad absoluta, nos convierten en ángeles. Los Nicolaítas derraman el vino sagrado del templó. Gastan el aceite de la lámpara y quedan en tinieblas. Los Nicolaítas derraman la materia prima de la Gran Obra en prácticas de Alkimia sexual. Ese es el Tantrismo negro." "Arrepiéntete, porque de otra manera vendré a ti presto, y pelearé contra ellos, con la espada de mi boca" (Ap. 2: 16)." "Esto ya está sucediendo, debemos saber que desde el año 1950, un verbo está peleando contra ellos con la espada flamígera. Los Nicolaítas se están hundiendo en el abismo. Los Nicolaítas se convirtieron en demonios terriblemente perversos." "El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias. Al que venciere, daré a comer del maná escondido (el maná de la sabiduría Crística), y le daré una piedrecita blanca (la piedra filosofal, el sexo), y en la piedrecita un nombre nuevo escrito, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe" (Ap. 2: 17)." "Ese nombre nuevo, es el nombre de nuestro Dios Interno, el nombre del Hijo del Hombre." (De "El Mensaje de Acuario, "Capítulo VIII: La Iglesia de Pérgamo", de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor.) En otra clave, del Quinto Ángel del Apocalipsis está escrito: "Y de su boca sale una espada aguda,

para herir con ella las gentes: y Él los regirá con vara de hierro; y Él pisa el lagar del vino del furor, y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES." (Apocalipsis, 20:15-16). Esta Guerra del Quinto Ángel es interna, en otras dimensiones, contra "los demonios", contra "los tenebrosos". En otro significado, el "aliento de sus labios" es la Palabra de Dios, el Verbo, que se refiere a la "Espada del Conocimiento", con la cual se combate a las tinieblas de la ignorancia. Sea que el Apocalipsis se interprete como un proceso interior dentro de un Iniciado que ha encarnado al Hijo del Hombre, o colectivamente en relación con la Humanidad y el Planeta, todo sucede de acuerdo a las Órdenes del Hijo del Hombre: Macrocósmicamente como nuestro Señor Jesús El Cristo; Microcósmicamente como el Jesús Cristo Íntimo, Interior. En ambas claves "Jesús" es "la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente, y de la mañana." Como quiera que el Jesús Cristo o el Hijo del Hombre, individual, particular, tiene estos Atributos, pueden expresarse, dentro de cada uno de los Tres Mesías, uno de ellos de manera más marcada que los otros. En diferentes y variados Textos relacionados con Sus Tres Mesías, estos Atributos se pueden referir a cada uno de Los Tres Mesías. y al Mesías Celeste Melquisedec "hecho semejante al Hijo de Dios". Nuestro Señor Jesús El Cristo es "el primogénito entre muchos Hermanos". Quien hace la Voluntad de Dios, encarna al Cristo Íntimo, Interior, y entra a formar parte de estos "Hermanos" (San Mateo, 12: 50), un Hermano de, y en Jesús Cristo nuestro Señor.

El Apóstol San Pablo da testimonio de estas enseñanzas: "Con Cristo estoy juntamente crucificado, y vivo, no ya yo, mas vive Cristo en mí: y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó, y se entregó á sí mismo por mí." (Epístola del Apóstol San Pablo a los Gálatas, 2:30). "Hijitos míos, que vuelvo otra vez á estar de parto de vosotros, hasta que Cristo sea formado en vosotros;..." (Epístola del Apóstol San Pablo a los Gálatas, 4:19). "Hasta que todos lleguemos á la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, á un varón perfecto, á la medida de la edad de la plenitud de Cristo:" (Efesios, 4:13). "El primer hombre, es de la tierra, terreno: el segundo hombre que es el Señor, es del cielo. Cual el terreno, tales también los terrenos; y cual el celestial, tales también los celestiales. Y como trajimos la imagen del terreno, traeremos también la imagen del celestial." (1 Corintios, 15:47-49). "Por tanto, nosotros todos, mirando á cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma semejanza, como por el Espíritu del Señor." (2 Corintios, 3:18). "Y revestídoos del nuevo, el cual por el conocimiento es renovado conforme á la imagen del que lo crió;..." (Colosenses, 3:10). "Porque si fuimos plantados juntamente en Él á la semejanza de su muerte, así

también lo seremos á la de resurrección:..." (Romanos, 6:5).

su

"Porque á los que antes conoció, también predestinó para que fuesen hechos conformes á la imagen de su Hijo, para que Él sea el primogénito entre muchos hermanos;,,," (Romanos, 8:29). "Conozco á un hombre en Cristo, que hace catorce años (si en el cuerpo, no lo sé; si fuera del cuerpo, no lo sé: Dios lo sabe) fué arrebatado hasta el tercer cielo. Y conozco tal hombre, (si en el cuerpo, ó fuera del cuerpo, no lo sé: Dios lo sabe,) Que fué arrebatado al paraíso, donde oyó palabras secretas que el hombre no puede decir." (Segunda Epístola del Apóstol San Pablo á Los Corintios, 12:2-4). Quien encarna al Cristo Íntimo, Interior, es hecho "conforme a la Imagen" del Hijo, del Cristo y se torna en uno más "entre muchos Hermanos" y de los cuales nuestro Señor Jesús El Cristo es "el Primogénito". En otra clave, todas las Partes del Israel íntimo, interior, dentro de cada Ser, son "Hermanos" del Cristo Íntimo, Interior, que es "el Primogénito", porque el Cristo Íntimo, Interior, es el Primer Nacimiento Espiritual. El Cristo Íntimo, Interior, es también Sacerdote, Rey y Profeta. "Reino", "Reinado" y "Realeza" son Celestiales en lo Macrocósmico y en lo Microcósmico. Nuestro Señor Jesús El Cristo vino a darnos la Enseñanza del Cristo Íntimo, Interior, y del Reino de los Cielos Interior: ".... porque he aquí el reino de Dios entre vosotros está" (San Lucas 17:21). "... Mi reino no es de este mundo..." (San Juan, 18:36). Y enseñándonos a Orar nos dice que pidamos a nuestro Padre que está en los Cielos que Su Reino

venga en nosotros. El Apóstol San Pablo nos dice que somos "templo del Espíritu Santo": "Las viandas para el vientre, y el vientre para las viandas; empero y á Él y á ellas deshará Dios. Mas el cuerpo no es para la fornicación, sino para el Señor; y el Señor para el cuerpo: Y Dios que levantó al Señor, también á nosotros nos levantará con su poder. ¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré pues los miembros de Cristo, y los haré miembros de una ramera? Lejos sea. ¿O no sabéis que el que se junta con una ramera, es hecho con ella un cuerpo? porque serán, dice, los dos en una carne. Empero el que se junta con el Señor, un espíritu es. Huid la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre hiciere, fuera del cuerpo es; mas el que fornica, contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?" (1 Corintios, 6:13-19). Cuando un Iniciado Cristificado ha fabricado sus Cuerpos de Oro, se convierte en Rey y Sacerdote según el Orden de Melquisedec: "Debemos convertirnos en reyes y sacerdotes de la Naturaleza según el Orden de Melquisedec..." "EL HOMBRE está llamado a ser REY y SACERDOTE de la Naturaleza según el orden de MELQUISEDEC..." "Es URGENTE, INDISPENSABLE, NECESARIO, convertirnos realmente en REYES y SACERDOTES de la naturaleza según el orden de MELQUISEDEC; sólo así podremos ser salvos." "... quien tiene Vehículos Existenciales

de Oro, es el Amo, Rey y Señor del Universo, según la Orden de Melquisedec..." (Párrafos tomados de diversas enseñanzas de nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor). El Mesianismo: Sacerdotal, Regio y Profético, están integrados en Cristo Jesús nuestro Señor, en su nivel o grado más elevado, Arquetípico y Prototípico. En un Iniciado Cristificado, están también integradas estas tres Realezas Mesiánicas. Pues el Cristo Íntimo, Interior, es Sacerdote, Rey y Profeta. Cada una de estas Realezas Mesiánicas se ha expresado en forma particular, en cada uno de Los Tres Mesías; teniendo cada uno de Ellos, en el Cristo Íntimo, Interior, las tres Realezas Mesiánicas: El Mesías Rey Sacerdote Guerrero (nuestro Venerable y Amado Maestro Samael Aun Weor, el Verbo Iniciador de la Nueva Era Acuaria, el León de la Tribu de Judáh, el Quinto Ángel del Apocalipsis, el Buddha Maitreya y el Kalki Avatara); el Mesías Rey Gobernante (nuestro Venerable y Amado Maestro Rabolú, el Profeta Elías Reencarnado); y el Mesías Rey Profeta (el Venerable Maestro Thoth-Moisés, el Profeta Moisés Reencarnado). Estas Realezas Mesiánicas son del Cristo Íntimo, Interior, y no de la persona física del Bodhisattwa de cada Maestro que es solamente un instrumento imperfecto al servicio de la Obra del Padre, y un Guía, un Orientador hacia el Reino de los Cielos dentro de cada uno de nosotros. Un verdadero Cristo, un verdadero Profeta es quien tiene verdaderamente al Cristo encarnado, y su Guía y Orientación es para que busquemos y encontremos, practicando Los Tres Factores, al Cristo dentro de cada uno de nosotros, y por medio de Él, del Cristo Íntimo, Interior, poder llegar al Reino de los Cielos, a nuestro Padre que está en los

Cielos. En cuanto a quien escribe estos testimonios, no me considero superior a mis semejantes, y me sé y me reconozco siempre como una sombra pecadora que no tiene ningún valor; pues lo que cuenta y vale es El Real Ser, El Padre, la Obra del Padre, y no nuestras personas. Amamos a todos los Seres, a toda la Humanidad. Cada Ser Humano es también la Humanidad. "¡Que todos los Seres sean Felices!" "¡Que todos los Seres sean Dichosos!" "¡Que todos los Seres sean en Paz!" De todo Corazón, Para toda la Pobre Humanidad Doliente, Luis Bernardo Palacio Acosta Bodhisattwa del V.M. Thoth-Moisés Índex Guía Práctica del Estudiante Gnóstico

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful