PRIMERA SANTA MISA SOLEMNE

EN HONOR A JESUCRISTO SUMO Y ETERNO SACERDOTE DEL P. CARLOS MARÍA DE SAN JOSÉ

Guía para los fieles
San Martín de Noya 12 de agosto de 2012

-

1

2

El pasado 1 de julio de 2012, en la Santa Iglesia Catedral de Toledo, Primada de España, Fray Carlos María de San José recibía la Ordenación sacerdotal por imposición de manos del Arzobispo de Toledo, Primado de España, Mons. Braulio Rodríguez Plaza.

3

4

JESUCRISTO, SUMO Y ETERNO SACERDOTE
Desde el año 1935, el Papa Pio XI introduce en el misal romano una misa votiva en honor a Jesucristo, Sumo y Eterno Sacerdote como misa votiva de III clase para los primeros jueves de mes en aquellos lugares donde se realice algún acto por la santificación del clero y de oración por los seminaristas.
5

Tras la reforma litúrgica, en España y en algunas otras diócesis del mundo, se instituyó una fiesta el jueves posterior al domingo de Pentecostés. El Nuevo Testamento, específicamente la Carta a los Hebreos, afirma que sólo Jesucristo es el sumo sacerdote en un sentido diverso al sacerdocio veterotestamentario: él ha cumplido plenamente la antigua alianza, pues su culto es auténtico al consistir en la oblación de su persona. Esa entrega oblativa, santifica a la Iglesia que por esa consagración ofrece al Padre en el Espíritu el sacrificio espiritual. Cristo Jesús, siervo obediente, que por su misterio pascual ha entrado en el cielo, lo ha hecho como sumo sacerdote para siempre, no a la manera del sacerdocio levítico de Aarón, sino de Melquisedec. A partir de la Encarnación en María, el sacerdocio antiguo con su complejo sistema de sacrificios y holocaustos ha pasado. Al asumir el Verbo un cuerpo se ha convertido en sacerdote y víctima de manera perfecta, lo que le constituye en Mediador de la nueva alianza, realizando la comunión entre Dios y los hombres. La elección de esta misa quiere ser un homenaje de adoración y de amor a nuestro Señor Jesucristo por el inmenso don del sacerdocio católico por el que su presencia se prolonga a lo largo del tiempo hasta su vuelta como Juez y Rey del Universo.

6

PRIMERA SANTA MISA SOLEMNE
SEGÚN LA FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO
Celebrada según el misal del Beato Juan XXIII, llamada actualmente “forma extraordinaria del Rito Romano”, según las disposiciones de S.S. Benedicto XVI en el Motu Proprio Summorum Pontificum publicado el 7 de julio de 2007.

7

Desde la publicación del Motu Proprio, los Hermanos de la Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa María Reina tienen como rito propio la forma extraordinaria del Rito Romano. Esta sensibilidad hacia la forma extraordinaria surge: 1. Por la expresión perfecta y sin defecto de la fe de la Iglesia en los Dogmas Eucarísticos: la transustanciación, la Santa Misa como renovación del Sacrificio de Cristo en la Cruz de forma incruenta y la permanencia de la presencia real y sustancial de Jesús en la Eucaristía tras la Santa Misa. Por la expresión también perfecta y sin defecto de toda la fe de la Iglesia, compendiada en el Credo Niceno-Constantinopolitano. Por la antigüedad de esta forma litúrgica originada en la Iglesia de Roma junto a la tumba de los apóstoles Pedro y Pablo. Por el sentido profundo de adoración que expresan las ceremonias y las palabras pronunciadas, así como su sentido de lo sacro que introduce en el Misterio Divino al Pueblo de Dios por medio del silencio y el recogimiento. Por el respeto, la belleza, el buen gusto, la piedad, la riqueza y solemnidad de los ritos y ceremonias, la profunda riqueza y precisión de las fórmulas de la oración, la elevación y nobleza.

2.

3.

4.

5.

8

PRIMERA SANTA MISA SOLEMNE
EN HONOR A JESUCRISTO SUMO Y ETERNO SACERDOTE DEL P. CARLOS MARÍA DE SAN JOSÉ

Guía para los fieles

San Martín de Noya 12 de agosto de 2012

9

PROCESIÓN DE ENTRADA
Cuando todo esté dispuesto para comenzar la Santa Misa y revestidos los ministros con los ornamentos sagrados saldrán en procesión hasta el altar al mismo tiempo que se interpreta este himno.

1. ¡Gloria al Señor! Vamos a él, a sus promesas siempre fiel, siempre dispuesto a perdonar: sin medida su amor nos da... ¡Amén! ¡Aleluya! 2. ¡Gloria al Señor! Que se encarnó y por nosotros padeció sobre una cruz hasta expirar: sin medida su amor nos da... ¡Amén! ¡Aleluya! 3. ¡Gloria al Señor! El buen pastor que en el redil su grey dejó y a su ovejuela fue a buscar: sin medida su amor nos da. ¡Amén! ¡Aleluya!

10

ANTÍFONA DE ENTRADA Sal 109,4
Una vez llegado el misacantano al pie del altar y hecha la debida reverencia junto con el diácono y subdiácono, dan comienzo las oraciones preparatorias. Mientras tanto, la Schola interpreta el Introito, antífona de entrada propia de la misa.

El Señor lo ha jurado y no se arrepiente: Tú eres sacerdote para siempre según el rito de Melquisedec. (T.P. Aleluya, aleluya). V/. Dice el Señor a mi Señor: Siéntate a mi derecha. V/. Gloria al Padre.

11

SEÑOR, TEN PIEDAD
Terminadas las oraciones, el sacerdote sube al altar, lo venera y lo inciensa. Mientras tanto se canta el Kyrie para pedir perdón por los pecados. Se recita tres veces cada parte en honor a la Santísima Trinidad. El humo del incienso simboliza la oración de los santos y también la nuestra. Durante la Misa nuestra oración se dirige hacia Dios igual que el incienso que se eleva al cielo.

GLORIA
Terminada la incensación, el sacerdote en el centro del altar entona el Gloria. Este canto tomado en sus primeros versos de las palabras que los ángeles cantaron en la noche de Navidad, han de ser para nosotros un recuerdo de que nuestra redención ha comenzado con la encarnación y nacimiento de Jesús. Es un himno de alabanza, de acción de gracias y de petición de perdón a la Santísima Trinidad.

12

13

ORACION COLECTA
El sacerdote colocado en el centro de altar saluda al pueblo y canta la oración propia desde el lado del la epístola. El saludo ‘Dominus vobiscum’, es una invitación a los fieles a unirse a la oración de la Iglesia.

V/. Dominus vobiscum. R/. Et cum spíritu tuo. OREMUS: Deus, qui ad majestátis tuae glóriam et géneris humáni salútem, Unigénitum tuum summum atque aetérnum constituísti Sacerdótem: praesta; ut quos minístros et mysteriórum suórum dispensatóres elégit, in accépto ministério adimpléndo fidéles invenián14

V/. El Señor esté con vosotros. R/. Y con tu espíritu. OREMOS: Oh Dios, que para gloria de vuestra majestad y salvación del género humano constituísteis a vuestro Unigénito, Sumo y Eterno Sacerdote; haced que los que él eligió para ministros y dispensadores de sus misterios, sean hallados fieles en el cumplimiento de su deber

tur. Per eúmdem Dóminum nostrum Jesum Christum, Filium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus per omnia saecula saeculorum. R. Amen.

ministerial. Por el mismo Jesucristo, nuestro Señor, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos R. Amén.

Jesucristo proclamado por Dios Sumo Sacerdote a semejanza de Melquisedec. Heb 5, 1-11 LÉCTIO EPÍSTOLAE LECTURA DE LA CARTA BEÁTI PAULI APÓSTOLI DE SAN PABLO A LOS AD HEBRAÉOS. HEBREOS.

EPÍSTOLA

Fratres: Omnis póntifex ex homínibus assúmptus, pro homínibus constitúitur in iis, quae sunt ad Deum, ut ófferat dona et sacrifícia pro peccátis: qui condolére possit iis, qui ignórant et errant: quóniam et ipse circúmdatus est infirmitáte: et proptérea debet, quemadmodum pro pópulo, ita étiam et pro semetípso offérre pro peccátis. Nec

Hermanos: Todo Sumo Sacerdote es tomado de entre los hombres y está puesto en favor de los hombres en lo que se refiere a Dios para ofrecer dones y sacrificios por los pecados; y puede sentir compasión hacia los ignorantes y extraviados, por estar también él envuelto en flaqueza. Y a causa de esa misma flaqueza debe ofrecer por los pecados propios igual que por los del
15

quisquam sumit sibi honórem, sed qui vocátur a Deo, tamquam Aaron. Sic et Christus non semetípsum clarificávit ut póntifex fíeret, sed qui locútus est ad eum: Fílius meus es tu, ego hódie génui te. Quemádmodum et in álio loco dicit: Tu es sacérdos in aetérnum, secúndum órdinem Melchísedech. Qui in diébus carnis suae preces, supplicationésque ad eum, qui possit illum salvum fácere a morte, cum clamóre válido et lácrimis ófferens, exaudítus est pro sua reveréntia. Et quidem, cum esset Fílius Dei, dídicit ex iis, quae passus est, obediéntiam: et consummátus, factus est ómnibus obtemperántibus sibi causa salútis aetérnae, appellátus a Deo póntifex juxta órdinem Melchísedech. De quo nobis grandis sermo, et ininterpretábilis

pueblo. Y nadie se arroga tal dignidad, sino el llamado por Dios, lo mismo que Aarón. De igual modo, tampoco Cristo se apropió la gloria del Sumo Sacerdocio, sino que la tuvo de quien le dijo: “Hijo mío eres tú; yo te he engendrado hoy.” Como también dice en otro lugar: “Tú eres sacerdote para siempre, según el rito de Melquisedec.” El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte, fue escuchado por su reverencia. Y aunque era Hijo de Dios, aprendió sufriendo a obedecer; y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, proclamado por Dios Sumo Sacerdote a semejanza de Melquisedec. Sobre este particular tenemos muchas cosas que decir, aunque difíciles de
16

ad dicéndum. R. Deo gratias.

explicar. R. Demos gracias a Dios. GRADUAL Lc 4, 18

El coro interpreta el Gradual y Aleluya.

El Espíritu Santo está sobre mí, porque me ha ungido. ℣. Me envió a evangelizar a los pobres, a sanar a los contritos de corazón.

17

ALELUYA

Aleluya. Aleluya. ℣. Jesús que permanece para siempre, tiene un sacerdocio eterno. Aleluya.

SANTO EVANGELIO Mt 22, 14-20
De toda la Sagrada Escritura, la Iglesia venera de modo especial los Santos Evangelios que nos transmiten las enseñanzas y obras de Nuestro Señor Jesucristo. La proclamación del Evangelio va precedida de una procesión con el turiferario y los ceroferarios.

V. Dominus vobiscum. V. El Señor esté R. Et cum spiritu tuo. vosotros. V. Sequentia  Sancti R. Y con tu espíritu.
18

con

Evangelii secundum V. Lectura del Santo Mattheum. Evangelio según san Lucas. R. Gloria tibi, Domine. R. Gloria a ti, Señor. In illo témpore: Discúbuit Jesus, et duódecim Apóstoli cum eo. Et ait illis: Desidério desiderávi hoc Pascha manducáre vobíscum, ántequam pátiar. Dico enim vobis, quia ex hoc non manducábo illud, donec impleátur in regno Dei. Et accépto cálice, grátias egit, et dixit: Accípite et divídite inter vos. Dico enim vobis quod non bibam de generatióne vitis, donec regnum Dei véniat. Et accépto pane, grátias egit, et fregit, et dedit eis, dicens: Hoc est corpus meum, quod pro vobis datur: hoc fácite in meam commemoratiónem. Simíliter et cálicem, postquam cenávit, dicens: Hic est calix novum testaméntum in sánguine meo, qui pro vobis fundétur. En aquel tiempo: Llegada la hora, Jesús se sentó a la mesa con los Apóstoles y les dijo: "He deseado ardientemente comer esta Pascua con vosotros antes de mi Pasión, porque os aseguro que ya no la comeré más hasta que llegue a su pleno cumplimiento en el Reino de Dios". Y tomando el cáliz, dio gracias y dijo: "Tomad y distribuidla entre vosotros porque os aseguro que no beberé más del fruto de la vid hasta que llegue el Reino de Dios". Después tomó el pan, dio gracias, lo partió y lo dio diciendo: "Esto es mi Cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mía". Después de la cena hizo lo mismo con el cáliz, diciendo: "Este cáliz es la Nueva Alianza sellada con mi Sangre, que será derramada
19

R. Laus tibi, Christe.

por vosotros. R. Gloria a ti, Cristo.

HOMILÍA
El sacerdote exhorta a los fieles.

CREDO
Como respuesta a la Palabra de Dios proclamada en la Epístola y en el Evangelio y explicada en la predicación, todos los fieles cantan el Credo: resumen de la fe que profesamos y que nos une a los cristianos de todos los siglos.

20

21

22

Creo en un solo Dios Padre todopoderoso. Creador del cielo y de la tierra, de todas las cosas visibles e invisibles. Y en un solo Señor, Jesucristo. Hijo unigénito de Dios. Y nacido del Padre, antes de todos los siglos. Dios de Dios, luz de luz, Dios verdadero de Dios verdadero. Engendrado, no creado; consubstancial al Padre, y por quien todo ha sido hecho. El mismo que por nosotros los hombres y por nuestra salvación bajó de los cielos. Y SE ENCARNÓ POR OBRA DEL ESPÍRITU SANTO, EN LAS ENTRAÑAS DE LA VIRGEN MARÍA Y SE HIZO HOMBRE. Fue también crucificado por nosotros bajo el poder de Poncio Pilato; padeció y fue sepultado. Y resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras. Y subió al cielo y está sentado a la diestra del Padre. Y otra vez vendrá con gloria a juzgar a los vivos y a los muertos, y su reino no tendrá fin. Creo también en el Espíritu Santo, Señor y vivificador, el cual procede del Padre y del Hijo. Quien con el Padre y el Hijo, es al mismo tiempo adorado y glorificado, el cual habló por boca de los profetas. Creo en la Iglesia, Una, Santa, Católica y Apostólica. Confieso que hay un solo Bautismo para el perdón de los pecados. Y espero la resurrección de los muertos y la vida + del siglo venidero. Así sea.
23

OFERTORIO
El ofertorio es el momento de preparar las ofrendas del pan y el vino que se convertirán en el Cuerpo y la Sangre de Cristo. Los gestos y oraciones del ofertorio quieren ser un primer sacrificio (ofrenda) separando el pan y el vino de su uso común para que Dios los tome y, por la acción del Espíritu Santo se conviertan en el Cuerpo y la Sangre del Señor. El sacerdote invita a los fieles con este saludo a unirse y ofrecerse a Dios.

V. Dominus vobiscum. R. Et cum spiritu tuo. V. Oremus.

V.El Señor esté con vosotros. R. Y con tu espíritu. V. Oremos.

ANTIFONA DEL OFERTORIO Hb 10, 12-14
Mientras se desarrollan los ritos del ofertorio, el coro interpreta la antífona propia.

24

Cristo, habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados, está sentado para siempre a la diestra de Dios, porque con un sola oblación perfeccionó para siempre a los santificados. (T.P. Aleluya). Aprovecha este momento del ofertorio para unirte a Cristo crucificado que renueva su sacrificio por manos del sacerdote para el perdón de tus pecados y los del mundo entero. Ofrece también tu vida, tus trabajos, tus sufrimientos… AVEMARIA DE PARKINSON

1. Tú has dado al mundo como guía y Salvador a Jesús, nuestro bien. ¡Bendita tú, María!

2. Virgen Blanca aurora, ilumina nuestro andar. Llévanos hacia Dios. ¡Bendita tú, María!

Al acercarse el turiferario, todos de pie, para ser incensados. 25

ORACIÓN SECRETA Haec múnera, Dómine, mediátor noster Jesus Christus tibi reddat accépta; et nos, una secum, hóstias tibi gratas exhíbeat: Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Santi Deus Señor, que nuestro Mediador Jesucristo os haga aceptables estos dones y nos presente a nosotros junto con él como hostias agradables a ti; que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios

PREFACIO DE LA SANTA CRUZ Vere dignum et iustum est, aequum et salutare, nos tibi semper, et ubique gratias agere: Domine sancte, Pater omnipotens, aeterne Deus. Qui salutem humani Verdaderamente es digno y justo, equitativo y saludable, el darte gracias en todo tiempo y lugar. Señor, Santo Padre. Dios Todopoderoso y Eterno: Que pusiste
26

generis in ligno crucis constituisti: ut, unde mors oriebatur, inde vita resurgeret: et qui in ligno vincebat, in ligno quoque vinceretur, per Christum Dominum nostrum. Per quem maiestatem tuam laudant Angeli, adorant Dominationes, tremunt Potestates. Coeli, coelorumque Virtutes, ac beata Seraphim, socia exsultatione concelebrant. Cum quibus et nostras voces, ut admitti iubeas, deprecamur, supplici confessione dicentes:

la salvación del género humano en el árbol de la Cruz, para que de donde salió la muerte, de allí renaciese la vida, y el que en un árbol venció, en un árbol fuese vencido; por Cristo, Nuestro Señor. Por quien los Ángeles alaban tu Majestad, las Dominaciones la adoran, tiemblan las Potestades, los cielos y las Virtudes de los cielos, y los serafines, con recíproca alegría la celebran. Te rogamos, que con sus alabanzas, recibas las nuestras, diciendo con humilde confesión:

Mientras se canta el Sanctus, el sacerdote comienza el Canon de la Misa, parte central de la celebración, en la que repitiendo las palabras de Nuestro Señor Jesucristo en la Ultima Cena se renueva de forma incruenta el Sacrificio de la Cruz para el perdón de los pecados.

27

28

CONSAGRACIÓN
A acercarse la consagración, momento sublime de la Santa Misa. Recogido en la adoración y contemplación pide a Dios por la Iglesia, por el Papa, los obispos y sacerdotes, por los religiosos, por todos los cristianos, por tus intenciones y necesidades...

“Jesucristo, la víspera de su pasión, tomó el pan en sus santas y venerables manos, y levantado los ojos al cielo hacia ti, oh Dios, su Padre omnipotente, dándote gracias, lo bendijo, lo partió y los dio a sus discípulos diciendo: Tomad y comed todos de él: PORQUE ESTE ES MI CUERPO." "Del mismo modo, tomando también este precioso Cáliz en sus santas y venerables manos, dándote de nuevo gracias, lo bendijo y lo dio a sus discípulos, diciendo Tomad y bebed de él; PORQUE ESTE ES EL CÁLIZ DE MI SANGRE, DEL NUEVO Y ETERNO TESTAMENTO, MISTERIO DE FE, LA CUAL SERÁ DERRAMADA POR VOSOTROS Y POR MUCHOS EN REMISIÓN DE LOS PECADOS.
Da gracias a Dios por el inefable don de la Eucaristía que Cristo ha dado a su Iglesia y por todas las gracias recibidas. El coro en acción de gracias, interpreta un motete eucarístico. 29

Al Padrenuestro se le llama ‘la oración dominical’ por haber sido enseñada por Nuestro Señor Jesucristo. En la forma extraordinaria -desde tiempos de San Gregorio Magno que lo introdujo en la liturgia romana- lo canta solamente el celebrante recordando que Cristo fue quien se lo enseñó a los discípulos.

PADRE NUESTRO

V. Per omnia saeculorum. R. Amén.

saecula V. Por todos los siglos de los siglos. R. Amén. V. Oremos. Teniendo en cuenta la orden del Señor y aleccionados por el divino Maestro, nos atrevemos a exclamar: Padre nuestro, que estás en los cielos. Santificado sea tu nombre. Venga a nosotros tu reino. Hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo. El pan nuestro de cada día dánosle hoy; y perdónanos nuestras deudas, así como nosotros perdonamos a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en la tentación.
30

V. Oremus. Praeceptis salutaribus moniti, et divina institutione formati, audemus dicere: Pater noster, qui es in coelis; sanctificetur nomen tuum; adveniat regnum tuum: fiat voluntas tua sicut in coelo et in terra. Panem nostrum quotidianum da nobis hodie; et dimitte nobis debita nostra, sicut et nos dimittimus debitoribus nostris. Et ne nos inducas in tentationem.

R. Sed libera nos a malo. V. Amen.

R. Mas líbranos del mal. V. Así sea.

La oración “libera nos” es un ampliación de la última petición del Padrenuestro, implorando la protección de la Virgen y de los santos. El sacerdote lo dice en voz baja.

EMBOLISMO

Libera nos, quaesumus Domine, ab omnibus malis praeteritis, praesentibus, et futuris: et intercedente beata et gloriosa semper Virgine Dei Genitrice Maria, cum beatis Apostolis tuis Petro at Paulo, atque Andrea, et omnibus sanctis, da propitius pacem in diebus nostris: ut ope misericordiae tuae adjuti, et a peccato simus semper liberi, et ab omni perturbatione securi. Per eumdem Dominum nostrum Jesum Christum Filium tuum. Qui tecum vivit et regnat in unitate Spiritus Sancti Deus.
La concluye cantando:

Líbranos, Señor, de todos los males pasados, presentes y futuros; y por la intercesión de la gloriosa siempre Virgen María, Madre de Dios, y de tus bienaventurados Apóstoles San Pedro, San Pablo y San Andrés, y todos los demás Santos danos bondadosamente la paz en nuestros días; a fin de que, asistidos con el auxilio de tu misericordia, estemos siempre libres de pecado y al abrigo de cualquier perturbación. Por el mismo Jesucristo tu Hijo, nuestro Señor, que contigo vive y reina en unidad del Espíritu Santo.

31

V. Per omnia saecula saeculorum. R. Amen V. Pax Domini sit semper vobiscum . R. Et cum spiritu tuo.

V. Por los siglos de los siglos. R. Así sea. V. La paz del Señor sea siempre con vosotros. R. Y con tu espíritu.

EL GESTO DE LA PAZ
La paz es un don de Dios que viene de lo alto. La paz no es fruto de un acuerdo humano. El sacerdote recibe la paz de Cristo y se la da al diácono, que se la transmite al subdiácono. Este último la lleva al clero asistente y a los fieles.

32

COMUNIÓN DEL SACERDOTE Y PREPARACIÓN PARA LA COMUNIÓN
Mientras se realiza el gesto de la paz, el sacerdote se prepara para comulgar. Aprovecha estos momentos para prepararte a recibir la Comunión. Puedes utilizar esta oración que también el sacerdote recita en voz baja.

Señor Jesucristo, Hijo de Dios vivo, que, por voluntad del Padre cooperando el Espíritu Santo, diste la vida al mundo por tu muerte: líbrame, por tu sagrado Cuerpo y Sangre de todas mis iniquidades y de todos los demás males, y haz que cumpla siempre tus mandamientos y no permitas que jamás me aparte de Ti, que siendo Dios, vives y reinas con el mismo Dios Padre y con el Espíritu Santo, por los siglos de los siglos. Amén CONFITEOR
Terminada la comunión del sacerdote, el diácono canta el Confiteor como preparación para la comunión.

Confíteor Deo Omnipoténti, beátæ Maríæ semper Vírgini, beato Michaéli Archángelo, beato Joanni Baptístæ, sanctis Apóstolis Petro et Paulo, ómnibus Sanctis, et tibi, Pater: quia peccávi nimis cogitatióne, verbo

Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso, a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel Arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos y a vos,
33

et opere: mea culpa, mea culpa, mea máxima culpa. Ídeo precor beátam Maríam semper Vírginem, beátum Michaélem Archángelum, beátum Joánnem Baptístam, sanctos Apostólos Petrum et Paulum, omnes Sanctos, et te, Pater, orare pro me ad Dóminum Deum nostrum.

Padre; que pequé gravemente con el pensamiento, palabra, y obra, por mi culpa, por mi culpa, por mi grandísima culpa. Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María, al bienaventurado San Miguel arcángel, al bienaventurado San Juan Bautista, a los Santos Apóstoles San Pedro y San Pablo, a todos los Santos, y a vos, Padre, que roguéis por mí a Dios nuestro Señor.

El sacerdote se gira y dice:

V/. Misereátur vestri omnípotens Deus, et dimíssis peccátis vestris, perdúcat vos ad vitam ætérnam. R/. Amen. V/. Indulgéntiam, absolutiónem et remissiónem peccatórum vestrórum tríbuat vobis omnípotens, et miséricors Dóminus. R/. Amen.

V/. Dios tenga misericordia de vosotros y perdone vuestros pecados y os lleve a la vida eterna. R/. Amén. V/. El Señor todopoderoso y misericordioso os conceda la indulgencia, la absolución, y el perdón de vuestros pecados. R/. Amén.

34

COMUNIÓN DE LOS FIELES
Hecha la genuflexión, toma una Hostia consagrada y dice:

V. Ecce Agnus Dei, ecce V. Ved aquí el Cordero de qui tolli peccata mundi Dios, ved aquí al que quita los pecados del mundo R. Domine, non sum R. Señor, yo no soy digno dignus ut intres sub tectum de que entres en mi pobre meum; sed tantum dic morada, mas di una sola verbo et sanabitur anima palabra y mi alma será mea. (tres veces) salva.
Primero comulgan los ministros y acólitos, después el clero asistente y después los fieles.

IMPORTANTE: En la Forma Extraordinaria, la comunión se recibe siempre en la boca, y, si es posible de rodillas, excepto las personas que estén impedidas.

ANTÍFONA DE COMUNIÓN 1ª Cor 11, 24

35

Ésto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros; éste es el Cáliz del Nuevo Testamento en mi sangre, dice el Señor: Cuantas veces lo toméis haced esto en memoria mía. (T.P. Aleluya).

36

ACCIÓN DE GRACIAS POR LA COMUNIÓN
Te proponemos unas oraciones para agradecer la comunión, el mayor don que podemos recibir en esta vida. En ella, alcanzamos la unión más perfecta que se puede dar entre Dios y cada uno de nosotros.

Aspiraciones a Jesús Alma de Cristo, santifícame. Cuerpo de Cristo, sálvame. Sangre de Cristo, embriágame. Agua del costado de Cristo, lávame. Pasión de Cristo, confórtame. Oh mi Buen Jesús, óyeme. Dentro de tus llagas, escóndeme. No permitas que me aparte de Ti. Del maligno enemigo, defiéndeme. En la hora de mi muerte llámame y mándame ir a Ti, para que con tus Santos te alabe por los siglos de los siglos. Amén Ofrecimiento de sí mismo Recibe Señor toda mi libertad. Recibe mi memoria, mi entendímiento y toda mi voluntad, todo cuanto tengo o poseo, Tú me lo has dado: todo te lo devuelvo a tu divina voluntad, para que ella me gobierne, sólo te ruego que me concedas tu amor, junto con tu gracia, y seré bastante rico, no pido otra cosa. Oración por la santificación de los sacerdotes Padre Celestial para mayor gloria de tu Santo Nombre, te ofrecemos al Verbo Encarnado que acabamos de recibir en su Sacramento de Amor y en quien tiene todas tus complacencias, y nos ofrecemos en unión con Él por manos de María Inmaculada por la santificación y multiplicación de tus sacerdotes, especialmente de este, tu nuevo sacerdote. Derrama en ellos tu Divino Espíritu, enamóralos de la Cruz y haz muy fecundo su apostolado. Amén
37

ORACIÓN POSTCOMUNIÓN
Terminada la distribución de la Sagrada Comunión y purificados los vasos sagrados, el sacerdote canta la última oración de la misa.

V. Dominus vobiscum. R. Et cum spiritu tuo. V. OREMUS. Vivificet nos, quaésumus, Dómine, divína, quam obtúlimus et súmpsimus, hóstia; ut perpétua tibi caritáte conjúncti, fructum, qui semper máneat, afferámus. Per Dóminum nostrum Iesum Christum, Filium tuum, qui tecum vivit et regnat in unitáte Spíritus Sancti Deus, per ómnia sæcula sæculórum. R. Amen. V. Dominus vobiscum. R. Et cum spíritu tuo. V. Ite missa est.

V. El Señor esté vosotros. R. Y con tu espíritu.

con

V. Oremos: Os rogamos, Señor, que nos vivifique la Hostia divina que hemos ofrecido y recibido para que unidos a ti con perpetua caridad llevemos fruto que permanezca siempre. Por Nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que contigo vive y reina en la unidad del Espíritu Santo y es Dios, por los siglos de los siglos. R. Amén. V. El Señor esté vosotros. R. Y con tu espíritu. con

V. La misa ha terminado.

Responden todos:
38

Y después de rezar la oración Placeat en secreto, imparte la bendición final.

V/. Benedicat vos Omnipotens Deus Pater, Filius et Spiritus Sanctus. R/. Amén.

V/. Os bendiga Dios Omnipotente, Padre, Hijo y Espíritu Santo. R/. Amén.

A continuación, tiene lugar el rito del besamanos sacerdotal.

39

BESAMANOS En la ordenación sacerdotal, el Obispo unge con el Santo Crisma -aceite bendecido- las manos de los nuevos sacerdotes. Estas manos quedan así consagradas para realizar las acciones sagradas. El ósculo depositado en una mano consagrada es un acto a la vez de humildad, de piedad y de religión. De humildad, porque se reconoce en una persona humana
40

la acción de Dios que lo ha constituido sacerdote. De piedad, porque ha sido constituido como padre espiritual de los hijos de Dios. De religión, porque se honra a Dios en sus ministros.

TU ES SACERDOS Sal 109 Tu es sacerdos in aeternum secundum ordinem Melchisedech.

41

AVE MARÍA DE SCHUBERT Ave Maria, gratia plena, Dominus tecum, benedicta tu in mulieribus, et benedictus fructus ventris tui Iesus. Sancta Maria mater Dei, ora pro nobis peccatoribus, nunc, et in hora mortis nostrae. Amen.

42

Fraternidad de Cristo Sacerdote y Santa María Reina

43

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful