Simple y masculino: pollo a la cazadora

Fue una mañana fresca caminando por la peatonal Córdoba. O en un bar de la Rambla Catalunya. O acaso a bordo de su Taunus verde que el “Mencho” Belinky me reveló una receta que, según afirmó “no la pueden hacer las mujeres”. Yo lo miré de reojo, donde fuera que estuviéramos, y le pregunté por qué. “Porque es muy simple”, contestó detrás de sus lentes de gaucho judío. (Teoría política incomprobable: entrerrianos = uruguayos – Artigas + chamarrita = tipazos). Se corta un pollo en presas lo más pequeñas posible, sin romper mingún hueso (la pechuga puede sacarse y trozarse varias veces). Se hace frito en una olla de metal grueso, y se va retirando a medida que está bien dorado. Se lo reserva en una fuente, mientras se pelan cebollas según la siguiente proporción: un cincuenta por ciento más de cebolla que de pollo. Un pollo “normal” de dos kilos llevará, entonces, tres kilos de cebolla. Una vez que las presas de pollo están totalmente doradas, se coloca toda la cebolla a freír, raspando un poco el fondo de la olla con una espátula de madera, para levantar el fondo de cocción. Se agrega sal y pimienta, y se coloca el pollo sobre el colchón de cebollas cortadas. De a poco, la cebolla se irá endulzando, soltando sus jugos, y el pollo se hundirá gozosamente en el jugo marrón. Estará a punto cuando la carne se separe del hueso sin usar cubiertos (una buena oportunidad para comer con las manos), y la cebolla comience a caramelizarse. “Si te parece demasiado simple –dijo el Mencho- agregale dos rodajitas de tomate, o de pimiento rojo, sólo para ver el color. También puede llevar un vaso de vino blanco”. La receta me entusiasmaba. Pero igual me quedaba la duda de por qué sólo la podían cocinar los hombres. Siguiendo su consejo, le conté la receta a una fémina, y entonces se hizo la luz: “¿No será mucha cebolla?” –objetó. El Mencho tenía razón. El pollo a la cazadora, sencillo y masculino, es una buena opción para compartir con amigos, en reunión tipo “los machos”, o bien en pareja con una chica que tenga algo de “cacho”, lo cual, a no dudarlo, también ofrece un sabor especial. Que no falte un pan casero y un buen vino, acaso beajoulais…

Hay que cortar un limón a la mitad y frotar la tabla en que se trabajará. para no renegar con una tabla resbalosa.CÓMO PELAR TANTA CEBOLLA sin terminar deshidratado por el método “Andrea Del Boca”… es bastante simple. INGREDIENTES (para tres personas) 1 pollo Cebollas: 1. También conviene cortar primero la cebolla y luego el pollo. Los ácidos se neutralizan y la cosa se hace bastante amable.5 veces el peso del pollo Rodajas de tomate o pimiento rojo 1 vaso de vino blanco Sal y pimienta .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful