You are on page 1of 4

ENERGÍA ATÓMICA Y REGIONALIZACIÓN La importancia del conocimiento en poder del Estado

Lic. Hugo R. Martin i

1. INTRODUCCIÓN Ciencia, tecnología y políticas de desarrollo Todas las escuelas económicas sostienen que las inversiones industriales son una condición necesaria para el desarrollo. Esto es tanto mas cierto, cuando es posible articularlas con el factor productivo mas importante en la actualidad: el conocimiento científico y tecnológico. Con la conjunción adecuada, es posible transformar el perfil socio-económico de grandes regiones, implementando actividades de mayor valor agregado y promoviendo la creación de otros emprendimientos productivos a su alrededor, para proveerlas de los bienes y servicios que requieren. Por otra parte, las políticas de desarrollo regional inciden directamente en los intereses colectivos, razón por la cual el papel del Estado en su orientación debe ser relevante. En especial cuando se trata de insertar en el sector productivo algunas tecnologías avanzadas que, aunque técnicamente comprobadas, no son lo suficientemente atractivas desde el punto de vista comercial en virtud, precisamente, de sus características novedosas. Sin embargo, cuando la consolidación de una tecnología de estas características se muestra firme y creciente en los mercados internacionales, es el momento de considerar no solo los análisis de rentabilidad y recupero del capital que deciden a las inversiones privadas sino también, desde el Estado, los beneficios sociales de promover su introducción en la cadena productiva. Mas aún cuando el dominio de dicha tecnología se encuentra en poder del propio Estado, como es el caso de la Tecnología para el Tratamiento de Materiales con Radiaciones Ionizantes, desarrollada por la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) durante casi medio siglo. 2. REGIÓN CENTRO Algunos antecedentes e indicadores La iniciativa de constituir una regiones políticas y económicamente armonizadas entre distintas provincias, aunque se origina antes de la constitución de la Nación misma. En el caso de las provincia de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe, la referencia mas moderna es la Carta de Intención firmada por los respectivos gobernadores el 15 de Noviembre de 1973 en Santa Fe la Vieja 1. Luego de sancionada la Constitución Nacional que incluyó en su Artículo 124* la posibilidad de asociaciones interprovinciales, las dos primeras provincias firmaron el 15 de Agosto de 1998, el Tratado de Integración Regional, constituyendo formalmente la Región Centro. A ellas se sumó en Abril de 1999 la provincia de Entre Ríos. Como parte del largo proceso integrador, en Julio de 2004 se firmó el Protocolo de Córdoba reconociendo la estructura orgánica inicialmente pactada y la necesidad de profundizar los avances alcanzados otorgando continuidad y estabilidad institucional a la Región. Se sumó en esa oportunidad la participación efectiva de universidades, cámaras empresarias y representantes de la sociedad en general; celebrándose luego (Diciembre 2004) en la ciudad de Rosario, la Primera Reunión del Consejo Regional de Ciencia y Tecnología de la Región Centro, implementando así el marco orgánico para el análisis de las innovaciones tecnológicas convenientes para el sector productivo de la Región. En lo económico, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos, con una superficie aproximada de 380.000 Km2 (10% del territorio argentino), participan del 18,4% del Producto Interno Bruto (PIB), lo que equivale a unos 30.000 millones de dólares 2. En relación con los totales nacionales, las tres
1 2

Historia mínima de Córdoba, Dómina, Esteban, Ed. Del Boulevard, Córdoba, 2003 Fuentes: El balance de la economía argentina - 2002, Bolsa de Comercio de Córdoba, Bolsa de Comercio de Santa Fe, Consejo Empresario de Entre Ríos y www.regioncentro.gov.ar; www.bcr.com.ar; www.entrerios.gov.ar; www.santafe.com.ar

provincias concentran el 53% de la producción de granos y un tercio de las exportaciones argentinas; aportan el 70% de la producción láctea; la totalidad de la producción de maní; la mitad de la avícola; el 35% de la bovina, el 45% de la porcina e importantes porcentajes en producción apícola, harinas proteicas, etc. En materia industrial la Región contribuye con el 90% de la producción de aceite, el 70% de la maquinaria agrícola y mas de la mitad de la producción de automóviles y auto partes. Quedan sin mencionar otros sectores económicamente significativos pero que pueden ser obviados en estas líneas, tales como el turismo, la industria forestal y otros. 3. TECNOLOGÍA DE LAS RADIACIONES Principios tecnológicos básicos El Cobalto 60 es un metal que se caracteriza por emitir energía en forma de radiación gamma. Se lo obtiene a partir del Cobalto en estado natural (Cobalto-59) cuando es expuesto a los neutrones en un reactor nuclear. Esta es la alternativa utilizada en la Central Nuclear en Embalse (CNECórdoba) para producir una cantidad suficiente como para atender las necesidades internas y constituirse en uno de los principales exportadores del mundo 3. La energía emitida por el Co-60 se denomina ionizante por su característica de “arrancar” electrones de los átomos. La ionización actúa interrumpiendo los procesos biológicos de bacterias, hongos, levaduras, parásitos, insectos, etc., contribuyendo de esta manera por ejemplo: a eliminar los procesos de descomposición de los alimentos, esterilizar productos biomédicos, o modificar la estructura de ciertos materiales para lograr propiedades especiales. Al igual que las microondas que se utilizan para calentar alimentos, o los rayos X que se utilizan en medicina o para el control de equipajes en los aeropuertos, no inducen radiactividad en el material tratado, hecho por el cual este proceso se considera inocuo tanto para los productos como para sus consumidores. Por ejemplo, el consumo de alimentos irradiados no implica ningún riesgo para la salud según Organización Mundial de la Salud, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) y otras muchas organizaciones de prestigio internacional. El conocimiento científico sobre este proceso tiene más de 100 años. En mas de 50 países la legislación aprueba el método y solo la comercialización de alimentos irradiados se estima en unas 500.000 toneladas / año. En la actualidad se encuentran en operación unas 160 plantas de irradiación en todo el mundo, localizadas en treinta países. De ellas, entre 80 y 100 irradian alimentos, existiendo además otras para el tratamiento con radiaciones de polímeros, efluentes industriales y cloacales, residuos patógenos y peligrosos, materiales biológicos y biomédicos, harinas proteicas, etc. Algunas de estas aplicaciones seguramente también son del interés de los productores e industrias de la Región Centro. En Argentina el proceso se estudia desde la década del ´60 en la CNEA y también en varias universidades e institutos, existiendo dos plantas de este tipo en la provincia de Buenos Aires, prácticamente en el límite de atención de la demanda. En lo que se refiere a alimentos, sin dudas el rubro mas interesante en este caso, cabe mencionar que el Código Alimentario Argentino (CAA) en su artículo 174, aprueba desde 1978 el proceso en general, requiriendo autorizaciones producto por producto para su comercialización. Finalmente, algunos acontecimientos recientes a nivel internacional confirman la tendencia hacia una mayor implementación mundial de esta tecnología. En 1999 la OMS aseguró la inocuidad de los alimentos irradiados a cualquier dosis y EEUU aprobó la irradiación de carnes rojas. En el 2000 Brasil autorizó la irradiación de cualquier alimento sin restricción de dosis. En el 2002 EEUU, Australia y Nueva Zelanda aprobaron la cuarentena por irradiación y en el 2003 aproximadamente 5000 supermercados en los EEUU comercializaron hamburguesas irradiadas. 4. CONCLUSIONES Aunque muy brevemente presentados, los principales aspectos sobre la Región Centro y la Tecnología de las Radiaciones Ionizantes, muestran la conveniencia de analizar la posibilidad de instalar una planta de este tipo para atender los requerimientos de la producción regional. Además el Estado a través de la CNEA, universidades e institutos podría utilizarla para generar conocimientos sobre nuevas aplicaciones de las radiaciones ionizantes. En cualquier caso, uno de los aspectos mas importantes a atender desde la esfera estatal, es el relacionado con la
3

La radiación y sus aplicaciones en www.cnea.gov.ar

aceptación del proceso por parte de la opinión pública, una cuestión que ha tenido escasa difusión en el pasado. Desde el punto de vista empresarial, una alternativa posible es la conformación de una empresa con participación estatal decreciente en el tiempo, para promover el desarrollo de los productos y procesos y permitir la inserción en la cadena de comercialización de los usuarios potenciales. Para ello existen créditos y/o subsidios disponibles en los sistemas de ciencia y tecnología nacional y/o provinciales. Con la decisión política de los gobiernos provinciales involucrados, se podría en poco tiempo concretar una instalación industrial de este tipo en la Región Centro. De esta forma el Estado, en su rol de orientador de las políticas regionales de desarrollo, estaría promoviendo el crecimiento de la sociedad regional a partir de los conocimientos científico-tecnológicos generados con sus impuestos.

i

Lic. en Física – Mg. en Relaciones Internacionales