You are on page 1of 7

POSTERGAR LA PATERNIDAD PUEDE AUMENTAR LA LONGEVIDAD DE LOS HIJOS

Los hijos y nietos de hombres que postergan la paternidad están programados genéticamente para vivir más, sugiere una investigación. Postergar la paternidad puede ofrecer ventajas de supervivencia, según reveló un estudio en Estados Unidos. La investigación encontró que los hijos y nietos de hombres que fueron padres más viejos están genéticamente programados para vivir más, señaló Michelle Roberts, editora de salud de la BBC. Según los científicos de la Universidad de Northwestern en Illinois, la formación genética de los espermatozoides cambia a medida que un hombre envejece y desarrolla un código de ADN que favorece una vida más larga.

Y un hombre puede transmitir esta característica a sus descendientes. La investigación, que aparece publicada en Proceedings of the Nacional Academy of Sciences (PNAS)(Actas de la Academia Nacional de Ciencias), encontró el vínculo después de analizar el ADN de 1.779 adultos jóvenes. Desde hace tiempo se sabe que la perspectiva de vida de un individuo está vinculada a la longitud de unas estructuras llamadas telómeros- que se ubican en las terminaciones de los cromosomas y que albergan nuestro ADN. Los telómeros ofrecen protección a las células, las cuales se están continuamente dividiendo a lo largo de la vida de una persona. Cada vez que una célula se divide los telómeros se hacen mas cortos. Por eso se asocia a los telómeros más largos con un envejecimiento más lento y con una vida más larga. Sin embargo, los científicos descubrieron que en el esperma los telómeros se alargan con la edad. Y debido a que un hombre transfiere el ADN a sus hijos por medio del esperma, estos telómeros largos pueden heredarse a sus descendientes. El doctor Dan Eisenberg y su equipo estudiaron la herencia de telómeros en un grupo de jóvenes habitantes de Filipinas. Encontraron que los telómeros, que se miden en análisis de sangre, eran más largos en individuos cuyos padres eran más mayores en el momento de su nacimiento. Implicaciones de salud

El incremento en la longitud de los telómeros que se veía con cada año que un hombre retrasaba la paternidad era equivalente al acortamiento que se ve en los telómeros de los adultos de mediana edad, afirman los científicos. Y la longitud de los telómeros era incluso mayor si el abuelo del niño también había postergado la paternidad, agregan. Los investigadores creen que, más allá de los riesgos que conlleva tener hijos a una edad más avanzada, esto puede tener beneficios para la salud a largo plazo. Heredar telómeros más largos podría ser particularmente beneficioso para los tejidos y las funciones biológicas que involucran un rápido crecimiento celular, como los del sistema inmune, digestivo y piel, señalan los investigadores. Y también podría tener implicaciones importantes para la salud de la población general. Pero tal como señalan los expertos es necesario llevar a cabo más estudios para confirmarlo. 'Muy pocas de las investigaciones que vinculan la longitud de los telómeros con la salud más tarde en la vida han estudiado el impacto de la edad paterna' afirma el profesor Thomas von Zglinicki, experto en envejecimiento celular de la Universidad de Newcastle, Inglaterra. 'Todavía no se sabe si el factor más importante para la morbilidad vinculada a la edad y el riesgo de mortalidad en humanos es la longitud de un telómero durante la concepción o el ritmo de la pérdida de telómeros con la edad' agrega. Según el experto, quizás la ventaja de heredar telómeros largos de un padre viejo está compensando por las

desventajas de los niveles más altos de daños en el ADN y mutaciones en el esperma.

MATRIMONIO Y FAMILIA
El ser humano, a semejanza de su Creador , es depositario de un bien grandísimo que debe explotar al máximo en la medida de sus posibilidades, este bien es la PATERNIDAD. De la misma forma que para un profesional lo mejor que le puede pasar es el ejercicio de su profesión (para un médico ayudar a conservar la vida a la mayor cantidad de personas posibles, para un carpintero hacer todas las hechuras de madera a su alcance) para una persona llamada al "matrimonio" y a transformar ese "matrimonio" en "familia", lo mejor que le puede pasar es concretar ese objetivo siendo padre. Es más, serlo todas las veces que le sea posible; sabiendo que al igual que en las simples profesiones el ejercicio de la vocación humana a la paternidad está condicionada por una cantidad de factores (de salud, económicos ,etc.).

En una sociedad que parece seguir el viejo dicho de: " plantar un árbol, escribir un libro y tener un hijo" como formula para realizarse, ve la paternidad como un hecho que solo sirve para decir que en la vida uno ha hecho de todo. Es más , se ve a los hijos como una carga demasiado pesada a la que los padres son dignos de compadecer, o cuantas veces hemos escuchado que a quien se ha salido del libreto de uno o a los sumo dos hijos se le ha dicho ¿¿¿que ...cuantos???, ¡¡¡ pobre que trabajo !!! .Sin embargo estas mismas persona son las que después confiesan que les gustaría haber tenido más hijos pero que justamente para no entrar en la frase anterior no lo hicieron. (claro que nunca pensaron así de su profesión que le insumía 12 horas diarias, dolores de cabeza, estrés, amarguras, trasnochadas, etc. pero bueno, eso era por dinero, para "vivir" pero ese mismo "trabajo" hacerlo ¿por una persona...?). La sociedad nos a amputado la paternidad después de el primer par de hijos con el anticoncepcionismo y el consumismo, y ha llevado a que el reducido número de hijos no de lugar al ejercicio de la "paternidad adoptiva" dejando lugar solo a la biológica y relegando la adopción a un

segundo plano, solo para aquel que no pude hacerlo biológicamente. De esta forma se ha llegado a considerarla como algo alternativo, cuando no queda más remedio, algo de "segunda". Cuando en realidad debería entrar en la cabeza de toda persona llamada a la paternidad como una forma amplia de ejercer la paternidad y como una posibilidad que anhelaría concretar si se tuviera posibilidad. Antiguamente, en las familias, entre los hijos que se tenían siempre había lugar para los "hijos de crianza" ,niños que se agregaban a la familia ante alguna circunstancia. Una pareja que considerara toda la paternidad y no solo la biológica imitaría a "Tata Dios" en su calidad de "Padre adoptivo" y le sería mucho más fácil asumir una posible infertilidad y los llevaría incluso a no desear esperar hasta último momento para adoptar. Es mas, tampoco le verían sentido a recurso extraordinarios (como fertilización in vitro, donaciones de esperma, etc.) ya que no verían frustración en tener que ejercer su paternidad a través de la adopción solamente.

Si se le encontrara el verdadero valor a las cosas veríamos que un TV, un auto ,una video, un bien o simplemente una vida sin "trabajo" valen lo que un hijo. Si esto sucediera, todos "invertirían" en hijos y no en confort o "tiempo para mi".

Pero esto solo se suele apreciar cuando la persona está ya avanzada en edad y el auto, la video ,el "tiempo para mi" se han puesto viejos, se han ido, y desearía la llegada de los hijos con los nietos para llenar las solas horas de la vejez o la necesidad de ayuda ante la enfermedad, etc. y a los que los bienes adquiridos no pueden suplantar ,¿no?.