You are on page 1of 2

31 de Agosto del 2012

Edición 2612

LUNADA
Luna Lunar del Escorpión Estabilizar – Polarizar – Desafío
Todo en cuanto tenga vida y energía esta en movimiento, la naturaleza del hombre es ir de un polo al otro, para lograr una cierta estabilidad y equilibrio hay que moverse en el camino del medio, un poco hacia un lado, un poco hacia el otro, desafiándonos a estabilizar entre ambos polos. Esta luna Establece la primera dimensión de la vida. “La realidad que experimentamos es el reflejo de nuestras expectativas. Si proyectamos las mismas imágenes todos los días, nuestra realidad será idéntica día tras día. Cuando la atención es perfecta, crea orden y claridad a partir del caos y confusión.“
http://www.kuartadimension.com/luna-lunar-del-escorpion/

La responsabilidad de la educación en el amor es una labor compartida entre la familia y el colegio. La familia es el núcleo más importante en el que se producen inicialmente los procesos de socialización que conlleva los valores como parte fundamental del hombre. Los valores se aprenden por imitación,( la palabra se escucha pero el ejemplo arrastra). Es inevitable que los padres se conviertan en modelos que los niños tratan de imitar. Sus posturas, sus valoraciones y sus comportamientos se constituyen en una influencia decisiva en la formación de valores. Los adultos responsables de la educación de los niños no nos manifestamos solamente con palabras sino también con gestos, con actuaciones, a veces conscientes o inconscientes, con las cuales estamos enviando mensajes permanentemente. Un claro ejemplo es nuestra permisividad o indiferencia frente al acceso a programas de televisión con contenidos violentos, delictivos o discriminatorios, o cuando los niños llegan a sus casas con objetos que no les pertenecen y no se hace nada al respecto. Para que los valores se vuelvan sólidos y perdurables es necesario que exista coherencia entre lo que se dice y lo que se hace. El discurso no puede ir por un lado y las actuaciones por otro. De ahí la importancia de que la familia y el colegio compartan sus visiones sobre lo que se pretende para el futuro de los niños. “Continuemos trabajando para hacer de nuestros hijos verdaderos ciudadanos del mundo”

¿Qué opinión te merecen los párrafos anteriores? ¿Cuál es tu desafío? ¿Qué debes cambiar para asumir tu desafío? ¿Se está enfrentando la humanidad a algún desafío colectivo?

FACE… TAZ ! ! !
COSAS DEL CUJI
Por estos días provoca, volver a hablar de política Cuando de pronto, polvareda levanta sana propuesta Para nuevamente tratar de buscar perdida apuesta, La del país al fin llevar a tardada paz ya mítica. En Face muy bien creemos, dialogar revivifica Ejercicio que nos consta nos hace fácil la cuesta, Pues permite resultados que de admiración se resta, Logrando cambios sociales que el amor ya verifica. Por eso yo desde esta, la tierra ya muy caliente Invito a apoyar por siempre el dialogo constructivo, En la casa, en el Colegio, en el alma de la gente. Construyendo sociedad en asunto cooperativo Para que el cambio que queremos no se nos haga renuente Y el futuro personal del amor sea su cultivo.
Betoca
310812

El árbol con corazón dorado
Había una vez en un parque de una ciudad un árbol feo y viejo con puyas, ese árbol era horroroso para los niños, excepto para uno; era un niño que no tenía amigos, se llamaba Juancho. Era un niño que todo el día estaba con el árbol, llevaba una cobija y se recostaba al lado de él. El niño le hablaba sobre sus viajes, y desde adentro, el árbol escuchaba sus palabras, eran súper amigos y se querían mucho. Un día talaron el árbol, porque era muy viejo, ese día el niño lloró sin parar en su cuarto y esa noche el niño fue al parque a ver por última vez a su mejor amigo. Cuando llegó, claro, ya estaba cortado… Miró por dentro de un agujero del árbol y allí halló un corazón dorado. Ese corazón era de esa hermosa amistad que crearon el niño y el árbol. Desde ese día el niño no soltó el corazón y todas las mañanas mira donde estaba antes su amigo, el magnífico árbol.
Camila Meinardo Scipioni FACE Cúcuta

Espinas
Una guerra en mi corazón que quiere escapar, al saber que cuando corro, el dolor y el sufrimiento hacen que mi debilidad crezca, y así no poder recuperar el amor que creo que estoy perdiendo por el egoísmo que llena mi alma, que hace tiempo había destruido. Una oscuridad que invade todo mi ser me guía en la oscura tristeza. Alcanzo a ver la luz del amor que anhelo. Voy hacia ella, la intento abrazar, aunque mis sentimientos de egoísmo hacen que se sienta como espinas de una piña, lloro deseando mis células llenas de ellas. Solo quiero decirte otra vez que te amo y oírte decir que me amas.

D. G.