Trenel es una localidad cabecera del Departamento homónimo, al noreste de la Pampa, Argentina.

Dista 123 km de Santa Rosa - capital pampeana- y 560 km de la ciudad de Buenos Aires. Por vía terrestre está comunicada con el resto del país por la asfaltada Ruta Provincial RP 4, que empalma con la NacionalRN 35.

CARACTERISTICAS GENERALES CALDEN Descripción: Árbol corpulento y alto, de hasta 18 m de altura en la madurez. La copa es globosa, redondeada, su forma recuerda a una sombrilla gigante, superando a veces los 10 m de diámetro. Corteza: pardo-grisácea, con fisuras oblicuas. A veces se ven manchas de un líquido oscuro, que chorrea de las heridas. Ramas: espinosas, con espinas que nacen de a pares en las axilas de las hojas. Oscuras y tortuosas.

Inflorescencias y flores: las flores son muy pequeñas, perfumadas, muy visitadas por las abejas, y se reúnen en espigas cilíndricas amarillo-verdosas, péndulas de 4 a 12 cm de longitud reunidas en grupos de hasta ocho. Son muy delicadas y temen las heladas tardías y las lluvias impiden la polinización . Hojas: caducas, de color verde claro brillante durante la brotación primaveral, más oscuro y opaco en otoño. Bipinaticompuesta: del eje central, de 1 a 8 cm. de largo, nacen de 1 a 3 pares de ejes laterales, de entre 6 y 10 cm. de longitud. De estos últimos nacen de 25 a 36 pares de hojitas o foliolulos de 0,5 a 1,5 cm de longitud y 1 a 2 mm de ancho. La distancia entre los foliolulos es menor o igual que el ancho de los mismos. Fruto: vaina o chaucha chata, de 12-25 cm. de largo y 12-18 mm de ancho. Las caras laterales con las marcas transversales de las semillas en relieve, color pajiza-amarillenta, carnosa, dulce, helicoidal, con artejos o "carocitos" rectangulares que encierran las semillas, similares a porotitos duros de color marrón más sureña de la región chaqueña. UTILIDADES EL caldén tuvo y tiene una gran significación económica para la provincia y fundamentalmente para la región donde se desarrolla. El caldenal tiene especial interés, tanto desde el punto de vista ecológico como productivo. Ecológicamente, contiene una fauna y flora específicas y además brinda protección al suelo contra la erosión. Con relación al beneficio productivo, representa un importante valor forestal y es generador de mano de obra. La madera de caldén tiene diversos usos: se utiliza como leña y carbón, pero especialmente para la fabricación de postes, varillas, vigas, tablas para pisos, muebles, y marcos de puertas y ventanas. claro. Se pueden cosechar las frutas a partir de diciembre y hasta marzo en la parte

Es importante, como recurso, la calidad de las pasturas naturales, que crecen en el caldenal. A través de un buen manejo de este recurso se puede desarrollar la actividad de cría de bovinos. ( ACTIVA LA PAMPA) Como resultado de las actividades de desmonte derivadas de la ampliación de la frontera agropecuaria y sobreexplotación de los recursos forestales, la vegetación original del distrito del caldén ha sufrido una pérdida considerable de su superficie boscosa y un fuerte proceso de fragmentación. En la actualidad, estas formaciones de gran

importancia por la diversidad biológica que albergan, forman un mosaico fragmentado de numerosos parches de bosques en diferentes estados de conservación (renovales, maduros, degradados o incendiados), dentro de una matriz de paisaje caracterizado por tierras cultivadas en constante expansión, pastizales y campos abandonados fruto del desmonte del bosque original y ulterior abandono de las actividades agrícolas. Por otra parte, la destrucción de las inmensas masas boscosas que forman esta región ha tenido un fuerte impacto ambiental causando erosión, salinización, pérdida de estructura y materia orgánica del suelo, disminución de productividad y ascenso de napas freáticas, pérdida de la capacidad de regulación del agua, colmatación de lagunas, etc.

PRESERVACION

Lanecesidad

de

nuevas

áreas

protegidas

La pérdida de área boscosa y la deficitaria salud del caldenal pampeano, de lo cual se ha dado noticia con creces en los últimos tiempos, no sorprende si se tiene en cuenta la alarmante y constante reducción de la generalidad de los

bosques nativos en nuestro país. No solo la selva misionera, las yungas y el bosque chaqueño son víctimas del desmonte, también lo es, con la misma gravedad aunque menos difundido, el caldenal pampeano lo cual lo pone en estado terminal. El Bosque de Caldén clasifica entre las categorías de mayor riesgo (vulnerable o amenazado) para su conservación en el documento de conclusiones del Primer Inventario Nacional de Bosques Nativos elaborado por la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación). Textualmente el informe determina que: "(...) cuando se comparan los datos de este inventario con las estimaciones de la superficie ocupada por los bosques originalmente se observa una notable disminución de la superficie ocupada por los bosques (...)", y agrega que "(…) en los últimos veinte años se perdió un 20 % de la masa forestal del caldenal (…)" En los períodos 1999-2000 y 2005-2006, la tasa anual de deforestación ha sido con arreglo al Informe del -0,82 %.

Se debe destacar que los bosques nativos cumplen un rol importantísimo en la regulación del clima, la amortiguación de la caída del agua de lluvia y la detención y prevención de procesos erosivos, además de brindar refugio y alimento a la fauna que los habitan. De por sí el caldenal habita suelos frágiles y arenosos susceptibles de degradación, por lo que su extinción traería aparejado un grave empobrecimiento ambiental en razón de la erosión y eventual desertificación.

Pocas áreas protegidas resguardan hoy porciones de los antiguos bosques: el Parque Nacional LihuéCalel, Reserva Provincial Luro, Pichi Mahuida y marginalmente la Laguna de Guatraché todas situadas en La Pampa. Esto no nos sorprende, dado que el caldenal pampeano integra la ecorregión del Espinal, una zona profundamente degradada en la Argentina y que adolece de insuficiente tutela. Menos del 1% del espinal se encuentra protegido. Resulta entonces necesario llevar adelante diversas acciones efectivas, a fin de remediar la grave situación observada. El caldén es un árbol único en el mundo

y endémico de Argentina el cual brinda refugio y alimento a numerosas especies animales. Pero sobre todo, es parte de nuestra identidad cultural. Los espacios naturales tienden a ser cada vez más escasos y fragmentados en nuestro país y los pocos que resisten, se ven constantemente amenazados por intereses económicos diversos (soja, minería, represas). No hay otra opción entonces más que resguardar lo poco que nos queda mediante la creación de nuevas áreas protegidas. El bosque de caldén pampeano no escapa a ésta última observación. Por ello, es sumamente conveniente para la salvaguarda del caldenal pampeano la adquisición de tierras para la creación de nuevas áreas protegidas. Asimismo, es conveniente promover la protección del caldenal en tierras privadas, a través de convenios celebrados a tal efecto, brindado incentivos a los propietarios que se muestren interesados (por ejemplo, exenciones impositivas).La Ley de Presupuestos Mínimos de Protección de Bosques Nativos Nº 26.331 impone a todas las provincias el deber de realizar en el plazo máximo de un año desde su sanción y a través de un proceso participativo, el Ordenamiento Territorial de sus bosques nativos. Durante la realización del Ordenamiento Territorial no se podrán autorizar desmontes. Una vez cumplido el año, las provincias que no lo hayan realizado no podrán autorizar desmontes ni ningún otro tipo de utilización y aprovechamiento de los bosques El Ordenamiento Territorial deberá zonificar los bosques en tres categorías: · · Categoría I (rojo): sectores de muy alto valor de conservación que no Categoría II (amarillo): sectores de mediano valor de conservación,

deben desmontarse y que deben mantenerse como bosque para siempre. que pueden estar degradados pero que si se los restaura pueden tener un valor alto de conservación y no deben desmontarse. En ellos se podrá realizar aprovechamiento sostenible, turismo, recolección e investigación científica. · Categoría III (verde): sectores de bajo valor de conservación que pueden transformarse parcialmente o en su totalidad.
www.losquesevan.com/el-bosque-de-calden-pampeano-en-estado-ter