Nuestro diario empieza el día que hablamos con Josemi y le preguntamos que a  ver que teníamos que hacer para aprobar la asignatura de nuevas tecnologías aplicadas  sin  ir  a  clase  ya  que las  dos  trabajamos  y  nos  era  imposible  acudir.

  Nos  contestó  que  podíamos  hacer  una  webquest,  palabra  que  jamás  habíamos  oído.  Que  teníamos  información  sobre  ello  en  la  plataforma  del  grupo  de  euskera  y  que  si  no  podíamos  hacer un vídeo educativo.  Un vídeo, por lo menos, sabíamos lo que era y el movie maker  ya lo habíamos  utilizado aunque sea para hacer montajes de fotos (nunca con videos), así que parecía la  opción  más  fácil  y  cómoda.  Sin  embargo,  ya  nos  había  picado  la  curiosidad  de  la  webquest y empezamos a leer algún articulo sobre el tema, a ver diferentes ejemplos…  mientras seguíamos grabando pequeños vídeos para el montaje.  Así, cada una por su lado, cuando salíamos a la calle, nos llevábamos la cámara  de fotos y estábamos pendientes de todo lo que pasaba alrededor intentado sacar vídeos  aprovechables. Habíamos decidido hacer un vídeo educativo sobre las profesiones y no  resultaba nada fácil sacar a la gente mientras trabajaba (barrendero, camarera…) sin ser  vistas y lo suficientemente cerca para que se distinguiera lo que estaban haciendo.  La otra opción era pedir permiso a cada uno de ellos pero tampoco nos pareció  apropiado  así  que  nos  dedicamos  a  “robar”  pequeños  fragmentos  de  la  vida  de  estas  personas,  lo  que  sin  duda  ha  repercutido  en  la  calidad  de  los  vídeos.  Los  que  están  grabados de cerca y se ven mejor han sido grabados a amigos que se han prestado a ello.  Ya  con  el  material  grabado,  tuvimos  varios  días  de  bloqueo  porque  no  encontrábamos  la  manera  de  darle  forma  a  todo  aquello,  no  sabíamos  como  estructurarlo: limitarnos a poner los vídeos con música de fondo, explicar algo a la vez  (clasificación en sectores, por ejemplo)… ante estas dificultades, surgió con más fuerza  la  idea  de  crear  una  webquest.  Puede  que  al  final  no  fuera  tan  difícil,  por  lo  que  habíamos  visto  funcionaba  por  medio  de  plantillas,  así  que  nos  pusimos  a  ello.  Quedamos una tarde de sábado y estuvimos desde las 5 hasta las 11 dándole vueltas al  tema.  Al  principio  intentamos  con  un  servidor de  aquí, pero  como  no lo  conseguimos  terminamos  haciéndolo  por  medio  de  una  web  aragonesa.  Fue  muy  divertido  pero  también cansado. Y es que cuando te pones con el ordenador nunca sabes el tiempo que  te  va    a  llevar.  Todo  es  mejorable  así  que  cambias  una  y  otra  vez  pequeños detalles.  “Esto seguro que se puede hacer de algún modo” y te pones a buscar información aquí y  allá  hasta  que  lo  consigues.  Así,  es  muy  fácil  que  pasen  las  horas  sin  darte  cuenta  y  teniendo en cuenta que teníamos más trabajos que entregar, además de exámenes de la  facultad y, por otro lado, evaluaciones e informes de nuestros propios niños (en nuestros  trabajos), esto es un peligro.  Esa  tarde  hicimos  lo  más  básico  y  luego  durante  la  semana  siguiente  fuimos  introduciendo  más  cosas  y  mejorando  lo  anterior.  Aún  así,  está  claro  que  se  puede  mejorar muchísimo y que podríamos estar otras 15 horas con ello.  Seguro  que  hay  gente  que  en  dos  horas  es  capaz  de  hacer  lo  que  nosotras  hicimos en 5 pero hay que tener en cuenta nuestra experiencia anterior con ordenadores.  Cuando  nosotras  estudiamos  EGB,  incluso  BUP  y  COU,  apenas  se  utilizaba  el  ordenador, y en clase desde luego que no. Lo más que hicimos fue pasar algún trabajo a  ordenador utilizando éste como sustitutivo de una máquina de escribir. Es más, todavía

recordamos  haberle  dado  al  enter  cada  vez  que  queríamos  pasar  a  la  siguiente  línea  hasta que alguien nos dijo que el ordenador lo hacía él solo. Durante nuestras carreras  anteriores tampoco hemos hecho uso del ordenador para otra cosa que no fuera eso. Así  que se puede decir que ambas empezamos a utilizar el ordenador cuando, trabajando en  diferentes  colegios,  hemos  visto  la  necesidad  de  hacerlo,  y  así,  salseando  aquí  y  allá,  preguntando  a  otros  que  saben  más,  o  mirando  manuales,  hemos  empezado  a  cogerle  gusto al tema.  Volviendo  al  diario  propiamente  dicho,  al  final  terminamos  con  la  webquest  acabada aunque mejorable y con el vídeo a falta de decidir la manera de estructurarlo.  Al  final,  decidimos  que  en  este  caso  era  la  forma  lo  que  estábamos  trabajando,  estábamos aprendiendo el uso de un programa concreto más que el contenido, así que  no  era  tan  importante  si  trabajábamos  o  no  todos  los  contenidos  que  se  trabajan  en  cuanto a profesiones.  Con  los  tres  trabajos  hechos  (informe  de  TICs  de  los  dos  centros  en  los  que  hicimos las prácticas, el vídeo y la webquest), volvimos donde Josemi para presentarle  lo  que  habíamos  hecho  y  preguntarle  algunas  dudas  que  nos  quedaban  sobre  la  webquest y nos dijo que al ser esta asignatura compartida por dos profesores tendríamos  que  presentarle  también  a  él  nuestros  trabajos  y  que  él  además  nos  podría  contestar  mejor las dudas que teníamos. Por lo demás que no creía que nos pusiera ninguna pega.  Así  que  fuimos  donde  Dani  con  el  fin  de  mejorar  la  webquest  o  por  lo  menos  de  aprender  para  la  próxima  vez,  y  nos  encontramos  con  la  sorpresa  de  que  todavía  no  habíamos  terminado  todos  los  trabajos.  Nos  faltaba  un  diario  (este)  contando  cómo  había sido el proceso y meter los diferentes trabajos en un blog. No obstante, todo era  facilísimo y en 5 minutos se hacía.  Esa  misma  tarde  tratamos  de  hacerlo  pero  nos  faltaba  algo.  Conseguimos  convertir  los  diferentes  documentos  con  el  Scribd  y  llevar  el  vídeo  al  blog  pero  no  acertábamos  a  la  hora  de  editar  las  diferentes  partes  del  blog,  ni  tampoco  logramos  llevar los diferentes documentos al blog. Así que después de varios intentos, decidimos  llamar  Jon  (compañero de clase)  y  aprovechando  que  casualidad  ellos  también  habían  quedado  al  día  siguiente  para  hacer  el  blog,  quedamos  con  ese  grupo,  y  entre  unos  y  otros conseguimos saber cómo funcionaba. Luego, de nuevo en casa, y después de unas  cuantas horas, conseguimos por fin terminar todo el trabajo.  Lo  de  conseguir  colgar  la  webquest  en  el  blog  ya  es  otra  historia.  Para  poder  hacerlo  bien  creemos  que  tendríamos  que  publicarla  en  internet,  tendrían  que  revisárnosla a ver si cumple todos los requisitos, y, a parte de que tardaría varios días,  tampoco queremos que se publique y cualquiera pueda verla. Lo único que hemos hecho  entonces es poner el enlace  y entráis al sitio donde estamos construyéndola. Para verla  hay que clicar en “editar” y luego en “ver webquest”. No hemos podido hacer más.