http://alfama.sim.ucm.es/dioscorides/consulta_libro.asp?

ref=B20441514&idioma=0

TRATADO

EN QVE

SE

PRVEBA

SER CONTAGIO, Y CONSIGVIENTEMENTE PESte, la enfermedad que à moleƒtado à Carthagena; y juntamente ƒe declaran los obƒtaculos que padecen lasdeclaraciones hechas por algunos Medicos en eƒte punto. POR DON ANDRES FERNANDEZ, DOCTOR EN
Medicina ; Examinador perpetuo, y mas antiguo en dicha facultad de la Vniuerƒidad de Oribuela, y Medico de los muy Illuƒtres Señores Dean, y Cabildo de la Santa Igleƒia de Carthagena.

DEDICAIE A DICHOS MVY ILLVSTRES SeñOres Dean, y Cabildo de dicha Santa Igleƒia
Impreƒso en Murcia, por Migel Lorente. Año de 1676.

APROVACION DE LOS M. R. R. P. P. M. M. F. Iulian Chumillas, Lector Iubilado, y Difinidor actual de la Prouincia de Carthagena de la regular obƒeruancia de N. . S. Franciƒco, y Fr. Ioan Rodriguez, Montero, Lector, de Theologia de viƒperas, en el Real Convento de N. P. S. Franciƒco deƒta Ciudad de Murcia.

E

ESTE tratado, en que ƒe prueba auer ƒido contagio, ò peƒte la enfermedad. Que ha padecido la Ciudad de Carthagena, contra el dictamen de muchos Medicos, que han declarado, y publicado lo contrario, y nos ha remitido para que lo veamos, y examineremos dando nueƒtro parecer, y cenƒura, paraque pueda imprimirƒe, el Señor Lic. Don Ioƒeph Auellan, y Guerrero, Racionero entero de la Santa Ygleƒia de Carthagena, Prouiƒƒor, y Vicario General de todo ƒu Obiƒpado, por el Illuƒtriƒsimo, y Reuerendiƒƒimo Señor Don Franciƒco de Rojas, Borja, Arzobiƒpo, Obiƒpo del dicho Obiƒpado, del Conƒejo de ƒu Mageƒtad, &c. Aunque no traxera en la frente el nombre de ƒu Author D. Andres Ferna(n)dez, Doctor en Medicina, y Examinador perpetuo, y mas antiguo en dicha facultad de la Vniƒidad de Origuela, Medico tan aplaudido, come venerado de todos los que conocen ƒu mucha ciencia, y lucidad prendas, lo diera à entender por ƒuyo, la fecunda abundancia de ƒus noticias, la eficacia concluyente de ƒus pruebas, la viueza, y authoridad de ƒus razones, y la clara, y euidente contextura legal de los Authores que cita, por las repetidas experiencias, que de ƒu perƒona, y habilidad tenemos, pues como dixo Obidio.
Ipƒe quoque, vt titulum cartæ de fronte reuelas. Quod ƒit opus videor dicere poƒƒe tuum.

Y aunque la materia que trata pudiera embarazarnos para ƒu cenƒura por no ƒer de nueƒtra profeƒion, porque como dixo el // // ƒum ignarus cæterique omnes periti.vixque perƒuadere illis poteram rem ita ƒe habere. Conque no tengo que marauillarme me ƒuceda à mi eƒto miƒmo ƒiendo el menons inteligente de mi profeƒion. Y aƒsi ( Señor Illuƒtriƒsimo ) aunque ƒe eƒcandalicen algunos, es forzoƒo manifeƒtar la verdad, pues es de menor inconuente eƒƒe eƒcandalo, que el callarla; doctrina que S. Aguƒtin aconƒeja, diciendo: Si de veritate ƒcandalum ƒumitur, vtilius permititur naƒci ƒcandalum, quam veritas relinqueratur. Aborrezcala el que quiƒiere, y vituperala, que en mi el callarla es tanto delicto como el mentir, dicelo S. Bernardo en eƒtas palabras: Non ƒolum prodictor eƒt veritatis, qui mendatium pro veritate loquitur, ƒed qui non libere pronuntiat veritatem, quam pronuntiari opportet: aut non libere defendit veritatem, quam defendere opportet: Y pues por ningun camino è podido quietar el animo de los maldicientes, tengan paciencia, que ya es forzoƒo llegar à controuerƒia, y ƒacar à publica plaza ƒu injuƒta calumnia pues no tiene otro remedio. Y aƒsi dice Ouidio,
Cuncta prius tentanda, ƒed immedicabile vulnus Enƒe recidendum eƒt, ne pars ƒincera trabatur.

Y aunque es tan grande la fuerza de la verdad (como dixo Ciceron) Quæ contra hominum ingenia, calliditatem, ƒolertiam, contraque fictas hominum inƒidias facile per ƒe ipƒam defendet. Y mas bien Tertuliano: Veritas oblunari poteƒt, quia non eƒt Deus, extingui non poteƒt quia à Deo eƒt. Siempre è tenido por mas ƒeguro en mis eƒtudios el temor que la confianza, como lo dice Plinio: Et enim neƒcio quo pacto magis in ƒtudijs homines timor, quam fidutia decet. Y ƒiendo con tanto fundamento mis temores, aƒi por la limitacion de mi capacidad, como por la cortedad de mis eƒtudios, no

neceƒito de menos Patrono q(ue) el de V. S.I. que me ampare, y defienda, como a criado ƒuio, pues ni puedo mejorar de dueño, ni hallar igual // // igual proteccion à la de V.S.I. en qien concurren tantas prendas, que eƒparcidas entre muchos Principes grandes, pueden illuƒtrarles à todos, pues como dice Claudiano
Sparguntur in omnes, in te mixta fluunt, & quæ diuiƒa beatos efficiunt, collecta tenes.

En cuya conƒideracion ƒuplico à V. S. I. me honre y fauorezca, que es quanto puedo deƒear de tan gran Principe, en cuya proƒperidad guarde Dios Nueƒtro Señor muchos, y felices años para amparo deƒus criados. Criado de V.S. Illuƒtriƒ. Doct. D. Andres Fernandez. // //

M

A L L E C T O R.

VCHOS diƒcurƒos à de fraguar la emulacion ƒobre el eƒcribir yo eƒte tratado, y los mas ƒeran agenos de mi motiuo, pues elque è tenido no a ƒido por buƒcar Alabanza propia, porque no ƒe puede cõƒeguir à viƒta de los ojos de los doctos en materia tan parua, ni menos me han mouido los dictamenes opueƒtos à mi ƒentir de algunos Medicos, por que en materias probables cada vno defiende la que mas fuerza le hace. Lo que me à esforzado à emprenderlo es el deƒeo de que ƒe liquide, y aberigue la verdad por el ƒeruicio de Dios, y mayor quietud de eƒta Monarchia, pues vie(n)do eƒte, los que ƒintieren locontrario podran manifeƒtar ƒus fundamentos, y los varones doctos, y expertos publicaran à viƒta de ellos lo que les pareciere ƒer mas conforme à Razon, y experiencias de los practicos: Y juntamente lo è dispueƒto aƒi para

dar ƒatisfaccion a muchas ocultas calumnias, que me inƒtan ƒolicite mi defenƒa que à qualquiera es permitida, ƒegun lo aconƒeja Franciƒco Guicceardino dõde dice: Defenƒio eƒt ex lege naturæ, cunctis mortalibus communis, & ƒummi Dei voluntate, gentiumque conƒenƒu Comprobata, vna cum mundo orta, & deƒitura, y no eƒcribo en coƒa tocante à la curacion, porque de eƒto no es la duda, que à hauido entre los Medicos, ƒi ƒolo de el conocimineto de eƒte achaque, y aƒi pareceq(ue) ƒolo ƒe deue eƒcribir ƒobre el punto de que ƒe duda. He eƒcrito en Romance haƒta los textos de los Authores, lo vno porq(ue) como en eƒte punto à havido tantos juezes, y cenƒores de capa, y eƒpada (que vnos ignoran la lengua latina, y otros los terminos de la medicina [ ) ] puedan con mas claras noticias hablar de eƒte achaque en adelante. Lo otro porque me lo ma(n)doquie(n) pudo, y guƒta de oirme en Romance, y no pude negarme a eƒte nabdato. Diuido el tratado para mas cla B ridad // // ridad en quatro capitulos. En el primero ƒe trata de la eƒƒencia, diferencias, y cauƒas de la peƒte. En el ƒegundo ƒe prueba auer ƒido vna ƒiempre la enfermedad de Cartagena deƒde ƒu principio haƒta oy, y que es contagio, y conƒigiente mente peƒte: y aunque alguno cenƒure la narratiua de las cartas por parecer proligidad, aduertira tambien que no ay otra forma de probar la continuacion, ƒino es eƒta. En el tercero ƒe manifieƒtan los obƒtaculos, que padece la declaracione hecha por los Doctore D. Iuan Guerero, y D. Pablo de Vera. En el vltimo ƒe ƒatisface à las dudas, que ƒobre eƒte punto han tenido algunos Medicos de eƒta Ciudad, que todo lo ƒubmito à la correccion de los hombres doctos. Vale.

CAPI // //

C A P I T V L O I.

Pag. 1.

EN QVE SE DECLARA QVE SEA

P

Peƒte, ƒus diferencias, y cauƒas, y otras coƒas tocantes à eƒte punto.

ARA auer de tratar de eƒta enfermedad en particular (que tanto à afligido à Carthagena) es preciƒo dar noticia de la naturaleza vniuerƒal, y comun de las enfermedades, paraque con mas claridad ƒe venga en conocimiento de lo que eƒta es; y aƒi ƒupongo con Galeno I. (…) acut.text 9. que las enfermedades que comunemente moleƒtan, ƒe reducen à tres claƒes; la primera ƒe llama epidemia, que quiere decir enfermedad que comprehende à muchos, como ƒi muchos enfermase(n) de dolor de coƒtado ò garrotillos &c. La qual ƒubdiuide Gale, citado en mites, ò ƒuabes, y en pernicioƒas, ò mortales: à las mites llama propiamente epidemia, y à eƒtas miƒmas ƒi fueren pernicioƒas peƒte, y lo confiema el miƒmo Galen, in lib 3.de morb. popul. commen.3.text.20. donde dice: Qualquiera enfermedad que acomiete à muchos, ƒe llama vulgar (eƒte es Epidemmia) la qual enfermedad ƒi juntamente tenda el matar à muchos, ƒe haze Peƒte. La ƒegunda claƒe, es de enfermedades comunes à muchos, que ƒuceden ƒolo en vna region, ò lugar, que tambien ƒon de vna naturaleza, y eƒpecie, y que ƒon connaturales en la tal region, ò

lugar, como en Murcia las diƒtilaciones, en Granada las camaras de ƒangre; y a eƒtas las llama endemicas, ò vernaculas; La tercera claƒe contiene las enfermedades, que llama Galeno, Eƒparƒas, porque cada vna ƒe diƒtingue de otra en eƒpecie, como v.g. ƒi veinte enfermaƒƒen, vno de dolor de Coƒtado, otro de Garrotillo, otro de Calenturas, y aƒsi de todos los demas. 2. Supongo con Galen. I. Epidem. in Proem. & loco citato I. acut. que la Peƒte es Epidemia pernicioƒa, eƒto es vna enfermedad comun, ò vulgar, capaz, Y diƒpueƒta para matar à muchos B 2. ƒegun // 2 // ƒegun le colige de el miƒmo Galen.3. Epidem. ƒect.3. comment.2 y el ƒer pernicioƒa, no ƒolamente diece el ƒer capaz de matar à muchos, ƒino tambien con celeridad, y atrocidad en la grauedad de los accidentes, como conƒta de Zacuto Luƒitano, lib.4.hiƒt. Princip. Med. hiƒt. 46. quæƒt. 42. Y de Senerto, lib.4. de feb. cap. I. de natura Peƒt. 3. Supongo con Zacuto, lib. 4. prax. hiƒt. cap. 28. de Peƒte, que la Peƒte puede ƒer en tres maneras; la vna tan graue, y deƒenfrenada, que à caƒi todos los q(ue) aprehende, mata; La otra enque caƒi con igualdad mueren, y ƒe libran los aprehendidos; La tercera, y vltima es donde cõvalecen mas, y muere(n) los menos, y eƒto miƒmo en subƒtancia ƒiente Mercurial, lib. de Peƒte cap. II. endonde hablande de la Peƒte (que padecieron en Pauia, donde aƒiƒtia) dice eƒta palabras: En eƒta nueƒtra Peƒte, ni aun la quarta parte de los aprehendidos muriò. 4. Supongo tambien ƒer muchas las cauƒas productiuas de Peƒte, y de eƒtas reƒultan otras diferencias, por las cauƒas de donde dimanan; y aƒi la que ƒe produce por eƒtar el ayre corrompido, ò viciado, es mas vniuerƒal, y dañoƒa; y menos que eƒta la que dimana del ayre no corrompido, ƒino ƒegun que es medio para lleuar vapores de aguas corrompidas, y coƒas podridas, &c. La tercera prouiene, y toma ƒu principio de ƒeminario contagioƒo, ƒegun Mercado, tract. I. de Peƒte. Y aƒsi ay muchas cauƒas por

donde ƒe puede producir la Peƒte, aunq(ue) muchos las reducen à dos (como productiuas de enfermedad comun) que ƒon el ayre, y el comun alimento, mas Senerto, lib.citat..cap. 2.de Peƒt. cauƒ. ƒe extiende à mas, y dice, que eƒtas no ƒon baƒtantes, pues puede producirƒe por otras, y en eƒpecial por el contagio, y aƒsi à ƒucedido muchas veces en alguna Ciudad, ò region (ƒin auer vicio en el ayre, ni los auitadores de ellas auer vƒado de malos alimentos) introduciƒe la peƒte de otras partes, por contrajio, por contacto, ò por formes introducido en algunas ropas, y poco à poco ƒe ha ido exte(n)die(n)do; y aƒsi la Peƒte que al principio ƒe comunicò à pocos, deƒpues // 3 // pues ƒe extiende à muchos, y ƒe haze Epidemmia pernicioƒa actual en aquella Ciudad, ò region. Otros muchos aƒeguran, poderƒe introducir la Peƒte ƒin vicio en el ayre, ƒi ƒolo de ƒeminarios contagioƒos, como ƒon Boneangelino, locis citatis, con eƒtas palabras: Empero como la Peƒte de ƒeminarios contagioƒos, ƒe hoga ƒin vicio de aure, &c. Y mas adelante, reƒpondiendo a los argumentos, dice: Eƒto conuenciera ƒi el ayre fuera cauƒa de eƒta enfermedad; Y mas auajo ƒiente, que las enfermedades peƒtilentes, y bubones, que ƒucedieron en el tiempo que eƒcribio aunque no auia vicio en el ayre, no ƒe eƒcuƒaban de ƒer peƒte; y aƒsi en eƒte como en el capitulo ƒiguiente en muchas partes enƒeña, que el ayre no contrajo daño alguno. ƒi que ƒolo por el contajio ƒe propagò, y dilatò dicha peƒte. El Doctor Iayme Ferrer Valenciano en vn tratado q(ue) imprimio de peƒte ƒin infeccion del ayre, y ƒolo por contagio (que en adelante mas largamente manifeƒtare) y el miƒmo buƒcando las cauƒas de la peƒte en el cap. 2. dice: Y ƒi la peƒte tuuire ƒu principio, y cauƒa por eƒtar el ayre infecto, y no por cõtagio conocerƒe à &c. Y el miƒmo en el cap 4 dando conƒejos de lo que cada vno deue hazer en particular dice: Lo que puedo aduertir es, que ƒi el ayre eƒtuviere inficionado, ƒolo huir

es el remedio: pero ƒi la peƒte fuere por contajio no es meneƒter huir, ƒino apartarƒe de los varrios de los apeƒtados. De todo lo qual infiero que ƒegun fuere la cauƒa productiua aƒsi ƒerà la Peƒte producida, conque ƒi fuere muy comun como el ayre, ƒera la peƒte muy vniuerƒal; y ƒi fuere menos comu(n) como el contajio, ƒe llama Peƒte particular; ƒegun ƒe infiere de Paulo Zachias, lib.3.qq. Medic. legal. quæƒt. 2.n. 18. & 19. en donde dlze eƒtas palabras: En ƒumma por el contajio ƒe propaga muchos veces la peƒte, como afirma Iouberto, lib.de peƒte, cap.2. de donde ƒe ƒigue que algunas vezes la peƒte particular, conuiene à ƒ uer la que inuade à vna familia, à vna caƒa, ò à vn lugar, ƒe haze vniuerƒal, y como dice Iouberto citado conƒuint muchas familias, y Ciudades. B3 LAS // 4 //

LOS SEñALES DE LA PESTE,

5.S

no ƒe efpecifican aquipor que en adelnate ƒe declararan en mas adequado lugar.

Vpongo que el Contagio comunmente ƒe diƒine por Vna infeccion ƒemejante en eƒpecie comunicada de vn indiuiduo à otro. Eƒte es en tres maneras (ƒegun Paulo Zachias, lib.3.qq. Medico legal. cit. 3. quæƒt.5. p.2. El primero es por ƒu naturaleza benigno, y que de el no ƒe ƒigue rieƒgo de vida, como la Sarna, Lobinillos, &c. El ƒegundo es totalmente opueƒto al primero, pues por ƒu naturoleza, es maligniƒsimo, y deƒtruye la vida con gran facilidad, como la Rabia, Peƒte, &c. El tercero, es medio entre eƒtos dos eƒtremos, pues ni es tan benigno, que no ƒea deƒtructiuo de la vida, ni tan pernicioƒo, que mate con tanta breuedad, y atrocidad; como ƒon la Lepra, la Calentura hæctica, y la enfermedad Pthiƒica, &c. Y aunque es verdad, que en todos tres ƒe verifica la eƒƒencia del

contajio, ƒin embargo el ƒegundo es el que comunmente entienden todos por contagio, por que en el relucen, y ƒe manifieƒtan mas claramente los efectos. De eƒte dice Bocangelino, lib. citat cap.4. Que es vna ebfermedad pernicioƒa, ƒemejante en eƒpecie, comunicada de vno à otro. Subdiuideƒe el contajio en tres maneras (ƒegun el miƒmo Bocangelino citado) ò por contacto, como quando dos cuerpos iinmediatamente ƒe tocan, y el vno comunica à el otro vapores ò ƒeminarios cõtajioƒos con los quales lo inficiona. El otro es ò ƒe llama contajio per fomitem, eƒto es quando alguna coƒa conƒerua y ritiene en ƒus poroƒidades aquel ƒemen contajioƒo, con el qual inficiona, y eƒto propiamente ƒe halla en las Ropas, y beƒtidos, coƒas de lino &c.q(ue) ƒe huvieƒƒen hallado en partes apeƒtadas, como manifieƒta(n) ta(n)tas, y ta(n) raras experie(n)cias, de los practicos, pues dice Alexandro Benedicto, lib.de peƒte cap.3. que de vna colcha, q(ue) por ƒoƒpechoƒo de cõtajio ƒe hechò en vn desba(n), y al cauo de ƒiete años mouie(n)dola ƒe exitò la peƒte: y Fra(n)caƒano en Trin. // 5 // Trincabelo, lib.3. conƒ.17. dice: que en Conƒtantinopla de vna peƒte, que huvo, ƒe reƒeruaron vnas ƒogas (conque lleuaban los difuntos apeƒtados à enterrar) por veinte años, y mas, y despues de eƒte tie(m)po, vn eƒclauo, que llego à mouerlas, ƒe apeƒtò, yde eƒte otros, de ƒuerte que murieron haƒta diez mil hombres, y en el año de mil quinientos y quarenta y dos, en Vratisflauia, de vna peƒte murieron cinco mil, y nouecientos dentro de veinte y dos ƒemanas, ydeƒpues en vn lienzo ƒe conƒerbò aquel ƒeme(n) contagioƒo por tiempo de catorce años; delqual ƒe voluio à excitar en dha Vratisflauia por cõtajio lapeƒte, y que de aqui ƒe traƒladò eƒte contajio à Golabergan, y otros muchos lugares. El tercero ƒellama contojio aparte diƒtante, que ƒucede quando de los cuerpes contajioƒos ƒe lebantan vapores y ƒe mezclan con el aire, q(ue) dibaga(n)do de vna parte à otra inficiona à los que eƒtan

diƒtantes de los cuerpos contajioƒos, y eƒto puede ƒuceder ƒin q(ue) el aire ƒe dañe, ni inficione en ƒu ƒubƒtancia, ò qualidades, ƒino ƒiruiendo ƒolo de medio (que llaman los phyloƒofos medium delationis) para lleuar dichos vapores contajioƒos, doctrina que enƒeña el miƒmo Bocangelino, y Mercado en los lugares citados con eƒtas palabras. La otra manera de viciarƒe, es qua(n)do eƒtos vapores ƒon contajioƒos, y ƒuben de algunos cuerpos, coƒas, beƒtidos, ò excrementos apeƒtados, los quales hacen à el ayre contajioƒo, de ƒuerte, que por qualquier manera que ƒe llegue à el cuerpo traƒpirado, ò inƒpirado, ƒe le pegan, y apeƒtan, ƒin tener el aire vicio en ƒubƒtancia, ni qualidades. Supongo, que la peƒte no es enfermedad determinada, ƒino que qualquiera enfermedad puede ƒer peƒte, come conƒta Galen. 3. epidem. comment. a. 3. text. 2. donde dice: Eƒte nombre Epidemia, ò peƒte, no es de cierta, y determinada enfermedad, porque qualquiera enfermedad, que en vn lugar aprehenda à muchos: ƒe […] epidemia, la qual ƒi juntamente tiene el matar à muchos es peƒte; y eƒta miƒma doctrina ƒe confirma con el miƒmo Galen. 6.epidem. com. […] 7. en donde hablando de vna conƒtitucion, ò epidemia de catarros, dice eƒtas palabras: y haƒta aqui eƒta enfermedad era vulgar (ò epidemmica, que es lo miƒmo) pero ora ƒe à hecho peƒtilenB4 te // 6 // te, deƒde que comenzaron à morir muchos. Eƒto miƒmo communme(n)te ƒienten los practicos, y aƒi Mercurial lib. cit. cap. 4. dice la peƒte no es vna enfermedad determinada, ƒino que qualquiera enfermedad puede ƒer peƒte; y Mercado locis citat. dice, per que como la peƒte no es eƒpecie de enfermedad, ƒino condicion añadida, à qual quiera que ƒe añada, hara enfermedad peƒtilente. y Pablo Agineta lib. 3.cap. 43, refiere que en ƒu tiempo huvo en Italia vna peƒte de dolores colicos, y de la meƒma manera Geronimo Cardano lib.3 de veneris cap. 25. afirma hauer dolores de coƒtado peƒtilentes, y vltimamente parece que no ay

enfermedad comun, que no pueda paƒar à ƒer peƒte, pues ƒe ha(n) viƒto garrotillos, peripneumonias, dolores de coƒtado, phreneƒies, camaras de ƒangre, y otras muchas enfermedades, que ƒiendo communes ha(n) paƒado à ƒer peƒte, como ( citando muchos, y diferentes Authores) enƒeña Zacuto, Luƒitano, hiƒt. Princip. Medic. hiƒt. 46.quæƒt. 42. y eƒto baƒte para eƒte primer capitulo.

C A P I T V L O I I.

EN QVE SE DECLARAN LAS CIRcunƒtancias, y accidentes de eƒta Epidemia de Cartagena, y que es contagio, conƒiguiente mente Peƒte.

H

Auiendo declarado en el Capitulo antecedente la eƒƒencia de la Peƒte, y contagio, ƒus diferencias, y cauƒas, y q(ue) qualquiera enfermedad comu(n) vulagr, ò Epidemia, puede paƒƒar à ƒer Peƒte; falta aora manifeƒtar en eƒte ƒegu(n)do capitulo, q(ue) enfermedad es eƒta de Cartagena, y que accidentes la acompañan, para diƒcurrir, determinar, y reƒolver, ƒi es, ò no Contagio, y conƒiguientemente Peƒte. Para lo qual conuiene ƒauer, que el dia 25. de Iunio de eƒte año, nos hallamos en dicha Ciudad los Doctores Iayme Martinez, Cathedratico de Prima en Medicina Iubilado de la Vni// 7 // Vniverƒidad de Orihuela (imbiado por dicha Ciudad) q(ue) por los años de 1648.ƒe hallò, y curò en el contagio, que padecieron eƒtos Reynos: D.Ioƒeph Maldonado, Medico imbiado por la Ciudad de Lorca, varon docto, y experimentado, y q(ue) por los dichos años de 1648.ƒe hallò (como Medico que era en aquella ƒaçon de la ƒuƒo dicha Ciudad de Cartagena9 à la curacion de la peƒte, que en dichos años huuo en aquella Ciudad: D. Saluador Lloret, y D.

Ioƒeph Gonzalez Medicos actuales de la miƒma Ciudad, aƒsimeƒmo varones doctos, y experimentados; y auiendo viƒitado todos, (y tambien quatro Cirujanos imbiados por dichas Ciudades) à algunos de los enfermos, qui auia, nos juntamos deƒpues en la celda Prioral del Conuento de Sa(n)to Domingo, y en preƒencia de los ƒeñores Corregidor, y Caualleros Comiƒƒarios, que de eƒta Ciudad de Murcia, auian ido (juntamente con migo) para aƒiƒtir à la declaracion, que le auia de hazer ƒobre eƒta enfermedad; y declarè yo primero, diziendo, auer viƒto diferentes enfermos, aƒsi de los que antecedentemente auia, como tambien dos enfermas, que deƒde el dia antecedente lo eƒtauan, y que reconocì, que eran vnas calenturas mites al tacto, con vomitos de colera porracea, camaras colericas, ƒynthomaticas, ƒed conƒiderable, ƒequedad en la lengua, y con bubones, vnos en las ingles, otros debajo del brazo, y otros con carbuncos, y que las dos que hauian enfermado el dia antecedente tenian bubones en las ingles, y que reƒpecto de ver accidentes tan conƒiderables y hauer viƒto que el dia antecedente hauian ƒucedido […]es muertes tan repentinas y aceleradas, que el quemas no vicio veinte y quatro horas, y que eƒto ƒucedia en vn barrio entre los que ƒe hauia tratado, y comunicado, juzguè, y fui deparecer que la dicha enfermedad era contajio propiamente, ò peƒte particular, ƒin que huvieƒe por entonces enfeccion en el aire, y que ƒe podia temer en adelante ƒe hicieƒe peƒte vniuerƒal inficionando el aire; deƒpues ƒucceƒiuamente, declararon los Medicos reƒeridos, y cirujanos, y todos en ƒubƒtancia dixeron lo miƒmo. C C05 // 8 // Conƒigientemente à eƒta declaracion vino el Doctor Don Franciƒco Ferriz, Medico tambien de dicha Ciudad, ( que ya murio de vn bubon à el tercero dia), que por eƒtar ocupado en la viƒita de los ƒoldados de las Compañias de leua, no concurrio con todos los demas, y extrajudicialmente hablando yo con el dicho, y preguntandole lo que hauia viƒto en los enfermos, refiriò (en

preƒencia de los Señores D. Diego Rejon de Silva, Comendador de Villarrubia, en la Orden de Calatraua; u de D. Martin de Valcarzel, que eran los Caualleros Comiƒƒarios, que auian ido deƒta Ciudad) como los muertos haƒta aquel dia eran veynte y cinco, ò veynte y ƒeis, y que era la mayor parte de los que auian enfermado, y que auian tenido los accidentes arriua referidos, y que todos los muertos auian fallecido dentro del quarto dia. Y conƒiderando yo quanto conuendria, para la conuenie(n)cia de eƒta Monarquia, tener ciertas noticias de lo que en adelante paƒƒaua, para manifeƒtarlas à eƒta Ciudad, y con ellas executaƒe lo mas conueniente al ƒeruicio de ambas Mageƒtades, entablè correƒpondencia con dicho Doctor Ferriz, y le rogue me eƒcriuieƒe cada correo lo que paƒaua, pues de ninguno con mas certidumbre podia tener ƒemejante auioƒos, y aƒi lo hizo; y el dia 3 de julio en vn capitulo de ƒu carta (que todas las que en eƒte efecto è tenido conƒeruo originale) dice eƒtas palabras: En qua(n)to à las enfermedades corren del miƒmo modo en la eƒpecie declarada, en quanto al numero de los muertos, digo mueren los mas, y dentro del quarto dia, ƒi bien es verdad ƒon muchos los que mueren en el segundo dia. El correo ƒigiente no tube carta, y en el immediato à eƒte la tuue ƒu fecha de 20 de julio en que me decia non hauer podido eƒcribir el antecedente por la ocupacion de la viƒita del hoƒpital, que le tocò aquella ƒemana y vn capitulo de eƒta carta dice: Y aƒeguro à Vm. ƒe puede compadecer de mi, por la anguƒtia en que nos hallamos, y ƒi à alguno de nueƒtra profeƒion à fuera de ella le pareciere es iluƒion, y contagio declarado ƒin fundamento, ò con poca razon, ledira Vm. ƒe llegue por aca, y dara buelta à eƒte hoƒpital, y verà las muertes // 9 // muertes acelaradiƒimas, la confuƒion de granillos carbunculoƒos, ƒecas, y bubones, y ver paƒearƒe oy un hombre, y à las veinte y quatro horas muerto, y que yo ƒe paƒan de trece,o catorce y oy

dia à muerto vno que iba bueno por la tarde tres dias à, que ƒegun nueƒtra quenta para los dios criticos no à cumplido el ƒegundo, el qual cayò en mitad de la calle cerca de mi, y llebandole de allì à ƒu caƒa murio con eƒta breuedad no ƒauiendo huviera precedido alguna cauƒa procathartica. En 27 de dicho mes voluiò à eƒcribir, y vn capitulo de la carta dice: yo, y toda mi familia quedamos buenos, aunq(ue) con la perdida de vn hijo, que muriò en treynta horas, y vna eƒclaua que tengo oy dia de la fecha en el hoƒpital de S. Lucia tocada del contajio; materia toda para mi bien ƒenƒible, y me hallo aora en el conuento de mi padre S. Franciƒco, por que è retirado mi familia al campo, ruego à Vm.me encomiende à Dios, y ƒe apiade de mi; en quanto à muertos no ƒe con indiuidualidad, los que han muerto deƒde el correo paƒado, pero digo con toda verdad murierõ en el dia miercoles 22.del preƒente, nueve en el hoƒpital, y ocho en la Ciudad, que àƒido el dia que mas ƒe han muerto, y ƒe entiende todos del contagio, por que no ay otras enfermedades excepto alguna fiebre particular. El correo ƒigiente no tuue carta, y ƒolo huvo noticia de q(ue) dicho Doctos Fertiz eƒtaua enfermo de el achaque, yme motiue poe eƒta razon à eƒcribir al Doctor D. Saluador Lloret, para que continuaƒe las noticias, que hauia comenzado ƒu conpañero, y en carta de el dicho de 10 de Agoƒto, dice eƒtas palabras: el amigo Doctor Ferriz fue Dios ƒaruido de lleuarƒele para ƒi la ƒemana paƒada en tres dias de vna ƒeca, ò incordio peƒtilente en vna ingle. El correo ƒiguiente no tuue carta, y ƒolo huvo noticia de que dicho Doctor Lloret eƒtaua enfermo, y oleado de vn carbunco de que le creyo, qne no viuieƒe, y con eƒto, y el tiempo que à tardado en conualecer, è carecido de cartas, y noticias, haƒta que el dia 14 de Septiembre tuue carta de miƒmo Doctor Lloret, y en vn capitulo dice: Eƒta Ciudad ƒe halla mucho peor de lo que eƒtaua, ayer mañana en el hoƒpital de Santa Lucia auia quare(n)ta y ƒiete enfermos, en la Ciudad no pocos, pues los mas de los dias amane-

C2

cen

// 10 // cen, tres, quatro, y cinvo muertos, y eƒtos à la entrada del dia quarto ò à la ƒalida, y en algunos à demas de el bubon peƒtilente naturaleza haze expulƒion particular al habito de el cuerpo con manchas como marauediƒes muy negras, indicios de la ƒumma malignidad per excelentiam putredinis, los bomitos perseueran, ò de colera vitelina, ò porracea, y en otros excreciones ƒynthomaticas del miƒmo humor el calor febril mite, y ƒuave, muchos no tienen ƒed, otros ƒe abraƒan, el bubon peƒtilente no les falta, y à muchos acompañan dos con vno, o dos carbuncos, enfin ƒegun halla la dispoƒicion en el paƒo aƒi imprime los efectos. Eƒte miƒmo dia en carta que me eƒcribio el Doctor Gonzales ay vn capitulo que dice: Eƒta enfermedad deƒde que empezo haƒta el dia de la fecha los muertos hanƒido de bubones, y carbuncos, y muchos repentinamente, y eƒta ƒemana haƒta el dia de ƒan Nicolas de Tolentino cayeron algunos ƒeƒenta enfermos (con cinco que amanecieron muertos repentinamente) y los q(ue) de eƒtos ƒe ha(n) muerto han ƒido los mas al ƒegundo y tercero dia, y ninguno de los de mas que ƒe an muerto à paƒado de el quarto. Eƒte miƒmo dia D. Iuan Guerrero vno de los Medicos imbiados por ƒu Mageƒtad à la curacion de el achaque de dicha Ciudad en capitulo de carta que eƒcribiò a Franciƒco Rodriguez Pilo, vecino de eƒta Ciudad, dice: Muertos, llegaràn eƒta ƒemana à ciento, y en el hoƒpitale quedan quarenta. T el Doctor Gonzalez en carta que me eƒcriue de 20. de Septiembre me dice: Son fuertes los efectos de eƒtas enfermedades. Pues la mayor parte no da lvgar, à que Medico alguno pueda deliberar de remedio, porque quando ƒe juzga, que eƒtà meyor, ya es muerto el paciente. Y en carta eƒcrita por Iuan Manuel Henrriquez, Cirujano, (imbiado por el Rey Nueƒtro Señor, a dicha Ciudad) à Matheo Bermejo, Cirujano de eƒta, dandole quenta de el eƒtado de el

achaque, dice: como llegò à dicha Ciudad el Sabado diez, y nueue de Septiembre, y que auiendo reconocido los enfermos hallò que à el miƒmo tiempo, que les daua la celentura, ƒe les aparecia bubon, y carbunco, y que era el morbo tan maligno, que à los tres, ò quatro dias acauaba con ellos. Ypor // 11 // Y por declaraciones hachas por el Doctor D. Saluador Lloret, y Iuan Diaz,y Iuan de Zaragoza, Cirujanos, ƒu fecha en 20.de Septiembre conƒta como deƒde el primer dia, que ƒe formò el Hoƒpital de Santa Lucia, haƒta el de las dichas declaraciones auiendo aƒiƒtido de mañana, y tarde à la curacion de los enfermos de dicho hoƒpital, à ninguno han viƒitado que no aya tenido bubon, ò carbunco, y algunos con dos, ò tres; Franciƒco Cerezo, Sangrador, por certificacion hecha en veynte y vno de dicho mes de Septiembre, afirma, y declara, que en todo el teimpo que aƒiƒtio à ƒangrar (haƒta que enfermò de vn bubon) à todos los enfermos les vio padecer bubones, ò carbuncos. Y en carta, que me eƒcribiò dicho Doctos Lloret, ƒu fecha de 28.de Septiembre, ay vn capitulo en que dice: Eƒta Semana han muerto en el hoƒpital diez, y nueue, en la Ciudad ƒeys, y vno de eƒtos fue el ƒuperior de el Conuento de Santo Domingo, todos con bubones, y algunos con carbuncos, ò los mas, y à otros à demas de lo referido al entrar en el dia quarto la expulƒion punticular al hauito de el cuerpo, y caƒi todo color negro, manchas como marauediƒes, y eƒtos à las ocho horas de la expulƒion ƒe mueren: La ƒemana paƒsada ƒucediò lo q(ue) dirè aora, Andres de Tapia, y vna hija ƒuya de edad de trece años, el Lunes en la noche ƒe ƒintieron malos, Martes por la mañana reconociendolos, tenian ƒus bubones, à las diez del dia los lleuaron al hoƒpital, y eƒto meƒmo dia al anochecer murieron padre, y hija, y miercoles por la mañana amanecieron otras dos hijas malas, fueron al hoƒpital, y murieron antes del quarto dia. Oy Lunes medixo el Doctor de Albaina, como auian lleuado al hoƒpital eƒta mañana, vn

muchacho de edad de doce años, con trece carbuncos, y dos incordios al ƒuyo en cada ingle. No ay otras enfermedades ƒino las referidas; en el hoƒpital ay diez enfermos, el que ƒana lo imbian à la conualecencia, à la hermita de San Ioƒeph, en donde ƒe curan los incordios, ò bubones, y carbuncos, y en eƒtando cicatrizados, los embian à la hermita de San Iulian à la quarentena; y cumplida dicha quarentena, ƒe les quema la ropa, ƒe les purifica la caƒa, ƒi à eƒtado cerrada, y entra en la Ciudad aviendo precedido dichas diligentias: el que cae enfermo, en llebandole al hoƒpital, […] por la cama del tal, y la quemen, y ƒi muere en ƒu caƒa, lo lleban à enC3 terrar // 12 // terrar los moros fuere de los muros, y le queman aƒsimiƒmo la cama. En eƒte inƒtante ƒe và el Doctor de Albama, que viene muy a menudo a verme, y ƒe a hecho muy mio, y me a dicho como los carbuncos del muchacho, ƒon diez y ƒiete, y que juzga ƒe morira; y aƒsimiƒmo que eƒta tarde auian lleuado quatro enfermos al hoƒpital, conque ƒon catorce los que ay. El Doctor de Albama viƒita con veƒtido de Librete; la ƒemana que và al hoƒpital, entra con hachas encendidas, y ƒarten con perfume. Los de Madrid van veƒtidos de tafetan negro, ongarina larga, manga muy juƒta, ƒombreros blancos a la chamberga, y en cuerpo viƒitan. Y en carta eƒcrita por el Alcalde Mayor de Cartegena, al ƒeñor Corregidor de eƒta Ciudad, ƒu fecha de el preƒente mes de Octubre, ay vn capitulo en que dize: En los que Vm inƒinùa auer deƒeado ƒauer ƒi ay bubones, ò carbuncos en los enfermos, jamas he pueƒto en duda el que Vm.lo tuuieƒe entendido, el que todos los que lleban al hopƒpital, ƒe les reconoce primero tener ƒeñal de ellos, y deƒde el principio (ƒi mal no me acuerdo) por eƒcribirƒe de eƒƒa Ciudad, que tocados, y no tocados ƒe imbiaban al hoƒpital; eƒcribì a Vm. como auia dado orden, que antes que ƒe lleuaƒƒen, los reconocieƒƒe el Medico, ƒi eran, ò no de eƒte achaque, y fino lo dixe, ni lo he auiƒado a Vm.con eƒta

eƒpecificacion, a ƒido por darlo por ƒupueƒto, diciendo; ƒer tocados del achaque, y es cierto que ninguno à ido al hoƒpital, (ƒegun me aƒeguran) que no lleue ƒu ƒeca, bubon, ò carbunco, y cada dia los veo curar en la conualecencia, y ƒi Vm.me lo huuiera preguntado, ƒe lo huuiera dicho, por que es tan notorio, que no puede ƒer mas, y que para ƒacarles à quarentena, ƒe les mira ƒi eƒta(n) cicatrizados; y mal pudieramos en vna coƒa ta(n) manifieƒta, ƒolicitar engañar a Vm. mayormente qua(n)do el engaño en ocultar eƒto, no deƒvanecia el contagio, que confeƒƒamos padecer por nueƒtra deƒdicha. Y es publico, y notorio, que todos caƒi los que ƒe han comunicado con los enfermos, han padecido, y ƒe les à pegado dicha enfermedad; pues de los Confeƒƒores, que los han aƒiƒtido, de difere(n)tes Religiones, han muerto del dicho achaque, ocho, ò nueue; y dos que ay actualmente, deƒcalzos de S. Franciƒco, han padecido lo miƒmo; y Fr. Franciƒco de Rojas (que es vno de los // 13 // de los dos,] por carta que eƒcribiò al P. Guardian de S. Diego deƒta Ciudad, ƒu fecha de 7. de Septiembre, dize: Yo eƒtoy ya bueno, gracias al Señor; y F. Antonio eƒta ya en la convalecencia, fuera de todo peligro, con la ƒeca abierta, y por eƒtar impedido del brazo, no eƒcribe. De los ƒangradores de aquella Ciudad, los mas ƒe han muerto: y de eƒta fueron dos à aƒiƒtir, y de como llegaron, haƒta el dia que murieron del dicho achaque, no paƒƒaron diez dias, y vltimamente de los tres Medicos, muriò el Doctor Ferriz, en tres dias de vn bubon; y eƒtuuo oleado el Doctor Lloret, de vn carbunco, y ƒeca. Y bien notorio es, que no ƒolo en dicha Ciudad à hecho impreƒsiõn dicho achaque, ƒique tambien Melchor Galban, natural de la Villa de Crevillente, auiendo hecho viage à dicha Ciudad, y lleuado à la dicha villa algunas mercaderias, enfermò de eƒte achaque luego que llegò à dicha villa, y muriò con brevedad, y de eƒte ƒe pegò à

otros, de los quales (ƒegun las noticias) murierõ treynta y tres, y oy actualmente ƒe guardan de dicha villa, por dicha razon. De todo lo qual cõƒta, q(ue) deƒde el dia que los demas Medicos y Yo declaramos ƒer contagio, haƒta el preƒente, la enfermedad à ƒido vna en eƒpecie, ƒin auer variado en los accidentes, y que ƒe à ido extendiendo, y comunicando de vnos a otros, de calidad, que ya no oy barrio en la Ciudad, donde no aya tocado, y parece ƒer, que ƒe auran muerto haƒta ochocientas perƒonas, y no han convalecido paƒadas de ducientas, ƒegun las noticias mas veridìdicas. Supueƒto lo referido, pruenaƒe con euidencia, que la emfermedad a ƒido, y es contagio peƒtilente, porque (ƒegun dixe en el numero 5.de el cap.1.) el contagio peƒtilente, no es otra coƒa, ƒino vna enfermedad pernicioƒa, (eƒto es, que mata con atrocidad, y aceleradamente,) ƒemejante en eƒpecie comunicada de vno à otro; à eƒta enfermedad le conuiene eƒto: Luego esƒer contagio peƒtilente? La mayor es de Bocangelino, citado en el dicho numero, y tengola por corriente entre los practicos, pues no he viƒto quien la contradiga; pruebo la menor; C4 es ƒe// 14 // Es ƒemejante en eƒpecie, pues ƒiempre es vna en bubones, y carbuncos; es comunicada de vnos à otros, pues vemos, que los mas de los que ƒe rozan con loe enfermos, padecen la miƒma enfermedad; es pernicioƒa, porque à muchos à muerto repentinamente; muchos alƒegundo dia, otros al tercero, y raro à paƒado del quarto, y eƒto con delirios, vomitos, y camaras colericas, ƒynthomaticas, perdimineto de fuerças, baƒcas conƒiderables, (y bien ƒe dexa conƒiderar, que para morir en el termino delquarto dia, es neceƒƒario, q(ue) ƒea(n) grauiƒsimos los accide(n)tes, pues Hypocrates lib.1.aphoriƒ. ƒent. 7.dize eƒtas palabras: Qua(n)do la enfermedad es peraguda, luego al punto tiene grandiƒsimos trauajos: Luego ƒiendo eƒta exactè peraguda, parece q(ue) ƒeràn mayores:) Luego le conuiene à eƒta

enfermedad las tres circunƒtancias de ƒer ƒemejante en eƒpecie, comunicada de vnos à otros, y ƒer pernicioƒa? En eƒto conƒiƒte el contagio peƒtilente: Luego eƒta enfermedad de Cartagena es propiamente contagio? Y no ƒolo à ƒido contagio por cõtactu(m), ƒi q(ue) ta(m)bie(n) lo a ƒido perfomitem; & additans, pues no ƒolo es en los que ƒe rozan, ƒi que lo miƒmo ƒe à experime(n)tado en las ropas, y al pegarƒe à los ƒugetos diƒta(n)tes pues ƒe à extendido dicho achaque a diverƒos varrios, y à perƒonas, queno han comunicado los enfermos. Provado ya que eƒta enfermedad es contagio peƒtilente, paƒo à probar,que es Peƒte; y primero ƒerà con autoridades de los mejores practicos, y deƒpues con razon. Por los años de 1596.padeciò Eƒpaña haƒta el de 1600.eƒta enfermedad de ƒecas, bubones, y carbuncos, ƒegun refiere Boncangelino, (lib. citat. cap. 1.) Medico, que à la ƒazon era de la Ceƒarea emperatriz, y que fue introducida en el Puerto de Santander, por contagio per fomitem, de mercanderias traydas de Flandes, q(ue) à la ƒazon padecia peƒte, y durò dichos quatro años, y en los dos primeros, fue mas ƒuaue, y en los dos vltimos, fue mas atroz, y reƒpecto de la malicia de los accide(n)tes, gradua, y cõfirma dicha enfermedad por Peƒte.lib. cit. cap. 3. con eƒtas palabras: Decimos, que la naturaleza, y eƒƒencia de la Peƒte, no ƒe à de <…> ƒino de ƒu propia idea, y character, y por que en eƒtos riempos ƒe han // 12 // han viƒto muchas enfermedades de la miƒma naturaleza, ì eƒpecie con bubones, y carbuncos, y otros accidentes, que ƒigue(n) à las enfermedades peƒtilentes, por eƒta razon conuiene reducir eƒta enfermedad à la naturaleza, ì eƒpecie de Peƒte. El Doctor Mercado (Medico, q(ue) fue de los Catholicos Reyes Philipo II y III.) eƒcribio en el año de 1599 ƒobre la enfermedad referida, vn tratado de peƒte en latin, y ƒu Mageƒtad mando le traduxoƒƒe en romance, para que ƒe dieƒƒe a los Procuradores de Cortes, paraque en todas las Ciudades, Villas, y Lugares tuuieƒƒen noticia

de las circumƒtãcias deƒte achaque, aƒsi para conocerle, como para preƒeruarƒe y curarƒe dèl los tocados, y parece que ƒolo eƒcribiò para Cartagena, pues todas las circumƒtances que eƒcribe, ƒe hallan en dicho lugar, y aƒsi dice, y ƒienta ƒer verdadera peƒte (en el lugar citado) con eƒtas palabras: No ha ƒido pequeña dificultad, poder perƒuadir à algunos Medicos ƒer eƒta enfermedad de ƒecas, y carbu(n)cos, verdaderamente peƒte: Y pocas lineas deƒpues, dize, Antes muchas vezes me è parado à conƒiderar, que pueda auer ƒido la razon, o cauƒa, porque con tanta porfia, no ƒe à tenido por verdadera peƒte, la conƒtitucio(n) preƒente de eƒtos años, ƒino tã al rebès de ƒu naturaleza, &c. Y poco mas auaxo dize: Y no puedo hallar otra cauƒa, ƒino auer dado algunos Medicos aquel parecer publico, ƒin tan diligente examen, como coƒa tan graue requeria: y aƒsi por no torcer ƒu decreto, ƒe buƒca como torcer el ageno, con razones arto faciles: Y en adelante dice, De manera, que es tan cierto ƒer eƒta enfermedad popular peƒte, en ƒu modo de ƒerlo contagioƒa, y pernicioƒa, que buƒcarle mas razones à donde da teƒtimonio el ƒentido, ƒera mueƒtra de mueha flaqueza de entendimiento: Y mas avaxo dize: Pero las que ƒon populares ƒimiles, contagioƒas, y pernicioƒas, conƒtituyen razon de peƒte en ƒu modo de diferenciarƒe, y indiuiduarƒe de aquella general, y primera que tiene el nombre, y razon de genero, y aƒsi aunque no es tan extenƒa, como la que probene del ayre, dichos carbuncos, y ƒecas ƒe deben conƒtituir en razon de peƒte porque en la naturaleza, y eƒpecial pernicie no difiere. Y (…) as de lo dicho refiere: Que eƒta peƒte mas facilmente y (…) a los ƒemeyantes que à los deƒemeyantes, y que (…) en las Ciudades que ƒolo la gente comun, (y que tiene ƒemejante ƒuerte, y modo de vida, y que freD quente // 13 // quentemente ƒe comunican vnos con otros) ƒe daña, y apeƒta, ƒino es quando el mal ƒe comunica del ayre, y deƒta dice tambien, que caƒi mata poco à poco tãtos, como la de el ayre en

menos tiempo, porque aunq(ue) es de ƒu miƒma naturaleza en el modo de obrar, que es por contacto, no admite juntamente muchos heridos de ella; y lo vltimo difiere de todas, enque quando mas parece que ƒe acava, buelve à crecer en numero de los apeƒtados con la Luna. Circunƒtancias todas, que han ƒucedido, y ƒuceden al pie de la letra en dicha Ciudad de Cartagena. Geronimo Mercurial, en el libro que eƒcribiò de la peƒte, que ƒcediò en Venecia, y en Pavia, pr los años de 1596 (de la qual refiere Iuan Bautiƒta Gemma, lib. de vera curandi bub. & carb. peƒt. ratione, que auiendo reconocido vnos bubones en los emuntorios, como ƒon devajo de los braços, ingles, &c. huvo grave controverƒia entre los Medicos de aquella Vniverƒidad, aƒegurãdo vnos, que no era peƒte, por no eƒtar infecto el ayre, y otros defendiendo que lo era introducida mediante contagio de la peƒte de Trento, y que por vltimo los efectos manifeƒtaron deƒpues ƒer peƒte) deƒcribe las circunƒtancias, que paƒƒaron en dicha peƒte, que caƒi todas ƒon las que han ƒucedido en Cartagena, pues dice en el libro citado, cap. I. Las enfermedades fueron calenturas peƒtilentes, ardientes, ƒuaues, de las quales en vnas interiormente ƒe ƒentia ardor, y exteriorme(n)te templanza yà eƒtas ƒe ƒegnian tumores, vnas veces pequeños, otras mayores, ya con dolor ya ƒin el, y en varias partes del cuerpo, como devajo de los brazos, ingles, y detras de las orejas; carbuncos en todas las partes del cuerpo, vnas vezes vno, y otras vezes mas. Y mas adelante, acerca de los accidentes, dize: Que vnas vezes auia delirios, otras letargo, ƒedes, pulƒos pequeños, baƒcas, y congojas; dolores de cabeza, y otros; y ademas de eƒto auia vomitos, aƒsi de comida, como de colera, hechar ƒangre de narizes, camaras de colera, y otros muchos, y que ƒe reconocieron en otros mãchas en las eƒpaldas, y otras veces por todo el cuerpo de difere(n)tes colores, vnas veces negras, otras violadas, y otras encendidas, ò rojas. Y deƒpues de auer referido muy largame(n)te los accidentes que davan, vnos à vno, y otros a

otros, dice eƒtas palabras: A eƒtos males ƒe ƒiguieron muertes muy frequentes, de tal calidad, que algu// 14 // algunas familias ƒe extinguieron, y lo que es de mayor admiracion, es que fueron raros los que paƒƒaron de el quinto dia, porque los mas murieron en el quarto, ò dentro de el quarto, y no faltaron tambien otros, que al primero, y al ƒegundo dia murieron. (Veaƒe ƒi à ƒucedido todo eƒto en Cartagena) Y mas avajo dice: Que eƒta peƒte comenzo deƒde el mes de Iulio de 1575.haƒta el mes de Diziembre, muriendoƒe aora vno, deƒpues otro, y deƒpues muchos, haƒta el año de 1576, y en el principio de eƒte año, pareciò q(ue) de todo punto ƒe avia extiguido d(ic)ha peƒte; y à primeros del mes de Marzo de dicho año, ƒe volbiò à contaminar, por ocaƒion de auer reƒervado cierta aloja, en quien eƒtaban contraidas caracteres de la peƒte; y deƒde aquel tiempo haƒta el mes de Iulio, d(ic)ho ƒeme(n) peƒtile(n)te, vnas vezes producia mayor ƒu efecto, otras menor, deƒuerte, q(ue) algunos dias ƒe paƒƒabã ƒin morirƒe alguno y otro dias moria vno, otras vezes muchos, otras veces pocos, y en la mitad del mes de Iulio, apareciò muy acerbo el achaque, y enfermaro(n) muchiƒsimos, y frequenteme(n)te morian muchos por todo el mes dicho, y en el de Agoƒto, y Septiembre, y principio de Octubre, ƒe conƒervò en ƒu fuerza, y vigor; y deƒde aquel tiempo comenzò à declianr. Y ƒi bien ƒe conƒideran las circunƒtancias, aƒsi de el modo de bubones, y carbuncos, como por los accidentes, q(ue) los aco(m)pañaban, y las muertes q(ue) le ƒiguieron, y en los dias que fueron, y el modo de comenzar el mal, y las pauƒas, q(ue) tuvo, en el modo de morirƒe los enfermos, ƒe aƒimila, y parece mucho eƒta à la engermedad de Cartagena; y de ella dice el miƒmo Mercurial, y defiende, que fue verdaderame(n)te peƒte: Y en eƒta peƒte, con eƒtas circunƒtancias, dice vn hombre tã grande como Mercurial, que eƒtava infecto el ayre: conque aunq(ue) uo lo hviera afirmado (que no aƒido aƒi, pues conƒta lo contrario de mi declaracion,

aunque he temido, y recolado huvieƒse deƒpues llegado à eƒte eƒtado) no carecia de gran Patrono para mi defenƒa; y reƒpecto de algunas voces, que a mi noticia han llegado de que algunos Medicos han publicado lo hè afirmado (aunque no es cierto, ƒin embargo ƒi alguno le parecieƒƒe es temeridad el aƒegurarlo, podra hazer las inƒtãcias que guƒtare, q(ue) deƒde luego me ofrezo à defender à eƒtado infecto el ayre en eƒta enfermedad de Cartagena.) Luego tenie(n)do eƒtas circu(n)ƒtãcias tã parecidas la enfermedad de Cartagena, no es ageno de razo(n) (…), y defender que lo es? D2 Prue// 15 // Prueuaƒe tambien por los ƒeñales, que acompañan a dicha enfer(me)dad, pues eƒtos ƒon los de la peƒte, por que los que yo vi y declaré, con aƒiƒtencia de los demas Medicos, fueron vnas calenturas mites al pareor, con vomitos, y camaras de colera porracca, ƒed coniderable, ƒequedad en la lengua, bubones, y carbuncos, y muertes aceleradas, y repentinas, eƒtos ƒon los ƒeñales de la peƒte: luego la enfermedad de Cartagena tiene raço(n) de Peƒte? Pruevaƒe la menor con Zacuro, lib. citat. 4. hiƒt.cap. 28. de peƒte, donde pone entre los señales, todos los referidos, y el miƒmo en el libr. 4. hiƒt. Princ. Med.hiƒt. 46. quæƒt.42, dice eƒtas palabras: (deƒpues de auer pueƒto los señales referidos, y otros muchos: Que a demas de lo dicho, en tomando fuerza y aumentandoƒe el male, à demas de los bubones, que ƒalen en los emuntorios, ƒuceden ƒalir puƒtulas ulceroƒas, y ƒetas, y algunas punticulas, (como aqui ƒucede) y carbuncos uenenoƒos. Y Boncangelino lib. Cit. cap. I. trae los miƒos, y otros muchos, que aqui tambien han ƒucedido; y tambien conta de Mercurial, lib. citat. cap. 27. de bub. peƒtil. Donde, à demas de los referidos, q(ue) pone, dice eƒtas palabras: Todo bubon peƒtilente, es letal, y quanto mas oculto es, y quanto menor, tanto peor es, de tal calidad, que muchas veces con ellos perecen los enfermos al

ƒegundo, tercero, ò quarto dia; eƒto à sucedido à qui: luego la dicha enfermedad de Cartagena, con propiedad es peƒte? Confirmaƒƒe eƒto miƒmo de la peƒte, que ƒucediò en Zaragoza, el año de 1564. de la qual eƒcribiò el Doctor Tomas Portell, y en lib. 2. cap. 2. tratando de los accidentes della, dize: Los accide(n)tes, pues de dicha peƒte de Zaragoza, era ƒalir unos tumores, ò apoƒtemas muy ƒenƒibles, y doloroƒos, (que el vulgo ƒuele llamar landre) No de igual magnitud, Y mas adelante dice: Tambien ƒalian à eƒtos miƒmos, que tenian eƒtos tumores, ò apoƒtemas ƒenƒibles, y foloroƒos, y à otros que no los tenian, unos carbunculos, que llaman los Griegos antraces de diferentes magnitudines; Y mas abajo dice: Tambien ƒalian algunos en el pecho, y cuello, y algunas veces por todo el cuerpo pulgon, que eran unos señales como pulgas; Y mas adelante dice: Tambien tenian caƒi todos vomitos de colera, en unos eruginoƒa, en // 16 // en otros perracea, en otros vitelina, grande protracion de apetito, ƒed urgentiƒsima, baƒcas, inquietudes, y deƒaƒoƒiego; Y ultimamente dece: Pero bien puedo decir, y tener por cierto, que ƒi en un miƒmop tiempo, y en una miƒma tierra, y lugar adoleƒcieren, y murieren muchos de una miƒma enfermedad, que aquella enfermedad es peƒte. Todo eƒto ƒa à hallad en Carthagena: luego es peƒte? Confirmaƒe tambien con Mercado citado, donde dice: Y aƒsi el Medico prudente debe recatarƒe, y ir coniderando mas atentamente otras señales en eƒpecial ƒi empezaren à parecer ƒecas, para lo qual es de ƒaber, que las que de eƒtas ƒon pernicioƒas, y peƒtilentes, no traen calentura grande, ni muy fogoƒa, ƒino mana, y engañoƒa, y que pareciendo poca conturba y congoja al enfermo, y otras vezes ay calenturas grandes de figura de calenturas continentes. (Que es lo miƒmo que las ƒynochales, que los Medicos imbiados por ƒu Mageƒtad declaron auer en Carthagena, porque ƒynochales, y continentes es

todo vno) En eƒpecial donde ƒe teme, ò ay carbuncos; Y mas abajo dice: Tienen vomitos de ma(n)jares corrompidos, y alguna colera verde; Y deƒpues de auer pueƒto otros muchos ƒeñales, que ƒuelen ƒuceder dice: Aparece(n) muchas vezes maculas de diuerƒos colores en todo el cuerpo, y principalmente bubones, y carbuncos, que es lo inƒeparable de eƒta eƒpecie de peƒte, y no ayuda poco à poco ƒu conocimiento ver muchos, ò algunos que de la miƒma manera, y mal enferman luego entre ƒus familiares, y vecinos, y amigos q(ue) los viƒitan: Y eƒto miƒmo caƒi poca diferencia de palabras, dice, y afirma el Doctor Iacinto Ferrer, Medico Valenciano en el lugar citado; todas eƒtas circuntancias ƒe hallan en la enfermedad de Cartagena: Luego con autoridad, y fundamento de los mayores hombres de Medicina, podrè aƒegurar ƒer peƒte dicha enfermedad? Pruebolo tambien con razon, à tres chaƒes (como tengo arriua referido en el cap. I. n. 2.) reduce Galeno, loc. cit acut. las enfermedades, ò epidemias, ò àpatrias, ò à eƒparƒas: luego à vna de eƒtas ƒe a reducir dha enfermedad; no à patrias, porque no es proprio de eƒta Ciudad el padecer eƒte achaque, no à eƒparƒas, porque ƒon de vna eƒpecie: luego ƒe à de reducir à epidemmia? Eƒta epidemmia (ƒegun Galeno) es en dos maD3 neras // 17 // neras, ò mite, ò pernicioa: luego à vna de eƒtas ƒe ò de reducir? No a la mite, como la experiencia lo enƒeña: (pues ninguno de moderado juycio dirà que es mite eƒta enfermedad à viƒta de lo ƒucedido en dicha Ciudad) luego à la pernicioa? Eƒta en ƒentir de Gelno es peƒte en los lugares citados. Luego la enfermedad de Carthagena es peƒte? Pruebaƒe tambien à poƒteriori en la opinion mas eƒtrecha, que ƒe funda en lo literal de la doctrina de Galeno, en el lib. 6. epidem. comment. 7. que dice: Y aƒta aqui eƒta enfermedad era vulgar, pero aora, ƒe à hecho peƒtilente, deƒde que comenzaron à morir muchos. Y el miƒmo en el lib. 3. epidem. comment. 3. dice:

Qualquiera enfermedad que acometiere à muchos, ƒe llama vulgar. (ò epidemica) La qual ƒi juntamente tenga eƒto que es matar à muchos, es peƒte. ( Y toda eƒta doctrina la podra ver el que guƒtare en Mercurial, lib. citat. cap. 20. donde largamente deƒcribe lo referido) eƒta de Cartagena à muerto de las quatro mas de las tres partes, de los que à aprehendido, y con la breuedad que ƒe à declarado: luego à poƒteriori ƒe prueba que es peƒte? Eƒta peƒte en dicha Ciudad tuvo fu origen (ƒegun las mas probables noticias) per fomitem de ropas introducidas de partes inficionadas, y ƒi a alguno le pareciere aiuda à eƒto influjo de Aƒtros, los eclipƒes de eƒte año, los terremotos, (los malos alimentos, humedad ƒuperflua, vientos auƒtrinos que han ƒido muy frequentes en dicha Ciudad) no me opondre à ƒu parecer, aunque ƒea de otro ƒentir el Padre Alexandro de Angelis de la Compañia de Iesus en el lib. I. in Aƒtrologos. cap. 20. de peƒtil. & morb. popul. Y eƒto baƒte para eƒte ƒegundo Capitulo. C A P. // 18 //

C A P I T U L O I I I.

EN QUE SE DECLARAN, Y MANIfieƒtan los obƒtaculos, que padece la declaracion hecha por los Doctores D. Iuan Guerrero, y D. Pablo de Vera.

H

Auiendo manifetado en el Capitulo antecedente ƒer peƒte, la enfermedad de Cartagena, me es preciƒo paƒar à dar fatiƒacion aVsi de lo referido, como de los obƒtaculos, que padece la declaracion hecha por dichos Doctores en 13. dias del mes de Septiembre proximo paƒƒado, cuyo Capitulo, tocante à los enfermos, es de tenor ƒiguiente: Son de ƒentir, que las enfermedades, q(ue) corre(n) ƒon unas enfermedades eƒparƒas entre las quales ha(n) reconocido unas calenturas ƒinochales en todas ƒus diferencias, que eƒtas traen con ƒigo algun genero de malignidad, la qual malignidad puede inficionar, y comprehender à muchos, como ƒe rozen unos con otros, motivo que à ocaƒionado à algunos Medicos, en declaraciones que han hecho antecedenteme(n)te, à dezir, que es contagio per contactum, no obƒtante que ƒino es por caua muy remota, no puede participar la eƒpecie de contagio, y ƒi eƒte fuera contagio per contactum, todos los dias en Eƒpaña lo declararion. Y mas adelante proponiendo el que ƒe mude el hoƒpital de Santa ucia, por la corta capacidad que tiene, dicen eƒtas palabras: Mayormente quando el enƒanche que le daban las barracas, que ƒe hazian para algunos de los tocados, fuera de dicha hermita, es preciƒo ceƒe. Y mas avajo decen: Lo ƒegundo, que auiendoƒe de mudar dicho hoƒpital, (que tienen por preciƒo) no hallan ƒitio conueniente, ni altropoƒito, ƒino ƒolo el hoƒpital Real de las Galeras de Eƒpaña. 1. Peca dicha declaracion, en que le contradice con vna carta eƒcrita por dicho Doctor D. Ian Guerrero (al dia Figuiente de la declaracion, que ƒe contaron 14.de dicho mes) al Excelentiƒsimo ƒeñor Marques del Carpio, que contiene vna clau// 19 // clauƒula eƒtas palabras: No oƒta(n)te doy quenta à V. E. como aun co(n) ta(n)to numero de enfermos, como no ha(n) mudado ellos, ni el achaque de eƒpecie, ƒe à declarado que es enfermedad comun de calenturas podridas, de eƒpecie de ynichales en todas

ƒus diferencias, co(n) algo de malignida, achaques que eƒte dia experimentamos en Madrid con abƒceƒsos, y granos, ƒin atropellar en la declaracion, que tal conƒtitucion de achaques ƒea peƒte por contagio per contactum. Pruevo la contradicio(n). En la declaracion ƒe dize, Que ƒon unas enfermedades eƒparƒas, entre las quales han reconocido algunas cale(n)turas Synochales: En la carta ƒe dice que es enfermedad comun de calenturas podridas, de eƒpecie de Synochales. Siendo eƒparƒas, no puede ƒer enfermedad comun, (pues en doctrina de Galen es eƒpecie diƒtincta la enfermedad comun, de las eƒparƒas, como tengo probado cap. I. n. 1. y à todos es notorio) luego ƒe contradicen, pues ƒiendo la vna, no puede ƒer la otra. 2. Peca decha declaracion, porque en ella ƒe dize: Que las barracas ƒe hazian para algunos de los tocados, porque no cogian en dicho oƒpital de Santa Lucia. Luego aqui auia tocados? Y ƒi reƒpondieƒen, que de dichas calenturas Synochales, buelvo à preguntar, porque diƒponen dichos Medicos ƒe lleuen à otro hoƒpital, que dice(n) en ƒu delaracion, que es preciƒo? Por q(ue) por las calenturas Synochales ƒin otra circumƒtancia, aunque ƒean con algo de malignidad (como dicen) no ƒe à viƒto haƒta oy ƒeparar los enfermos y llauarlos à hoƒpital aparte, ni ƒacarlos de ƒus caƒas para eƒte fin: Y diciendo que eƒtos achaques cada dia los experimentan en Madrid, pregunto, como en Madrid no tienen por preciƒo el hazer hoƒpitales, y imbiar à ellos a los dichos tocados? A demas de que para convalecer, imbian dichos Medicos à los enfermos a la hermita de S. Ioƒeph, en donde le curan los bubones, y carbuncos, y en eƒtando zicatrizadas las llagas de ellos, los imbian à la hermita de S. Iulian à hazer quarentena y hecha ƒe les quema la ropa. Nada de eƒto ƒe haze en los achaques que cada dia dichos Medicos experimentan en Madrid: Luego eƒta enfermedad de Cartagena, algo mas tiene q(ue) las // 20 //

las

que ƒe experimentan en Madrid? Que ƒea eƒto mas, ƒino es contagio digan los dichos Medicos que es. 3. Peca dicha declaracio(n), por que en ella ƒe falta al hecho, pues ƒiendo aƒi, que los Medicos, que declaramos, vimos bubones, y carbuncos, y por las cartas que en el capitulo antecedente è referido, conƒta ƒe continua dicho achaque, y vltimame(n)te por las declaraciones hechas por los Cirujanos, y Barbero de aquella Ciudad, y las cartas eƒcritas por el itujano de Madrid, e de el Alcalde mayor de dicha Ciudad, que todos ƒon poƒteriores à la dicha declaracion, conta que quando la hizieron dichos Medicos, y deƒpues auia, y han proƒeguido dichos bubones, y carbuncos, y de todo eƒto no hazen mencion en dha declaracion, ƒiendo lo mas importante: luego ƒe falta al hecho? Y es culpable el omitir circumtancias tan neceƒƒarias, pues dice S. Bernardo ƒuper Matheum, No ƒolamente falta à la verdad, el que en lugar de decirla dice lo contrario, ƒino tambien aquel que libremente no pronuncia la verdad que conuiene pronunciar. 4.Peca en que dicen, que el motiuo que tuvimos para declarar que era contagio per contactum, fue el que comprehendia eƒta enfermedad a muchos, porque ƒe rozauan vnos con otros, pues aunque eƒta circuntancia del contagio per contactum, no ƒe declarò que era preciƒamente por eƒƒo, ƒino tambien por la calidad de la enfermedad producida de vno à otro ƒemejante en eƒpecie, grauedad de accidentes, y muertes aceleradiƒsimas; y ƒi eƒtas circumtancias, no ƒon de contagio, diganme que es? Y ƒi huuieƒƒen viƒfo nueƒtras declaraciones, no le arrojaran à decir, ƒe avia declarado, que era contagio ƒolo por eƒo. 5. Peca porque ordenan ƒe ƒeparen los tocados, y ƒe lleben al hoƒpital, porque dicen eƒtas palabras: La qual malignidad puede inficionar, y comprehender à muchos, como ƒe rocen unos à otros. Luego el fin de la ƒeparacion es, q(ue) no le pegue de vno à otros? Luego eƒta enfermedad malina, ƒe pega de vnos à otros? Pregunto aora, que enfermedad es la que tiene malignidad, y ƒe

pega de vnos à otros; y mata con tanta preteza, y a tantos, (pues en la ƒemana de la declaracion eƒcriben los miƒmos, como conƒta de E la // 21 // la clauƒula de la carta, que tengo referida en el Capitulo antecedente, que llegaron los muertos à ciento, y de los tocados quedaron quarenta en el hoƒpital, y en vna Ciudad tan deƒtituida de gente, aƒsi por ƒu corta capacidad, pues es ƒu poblacion de menos de mil vecinos, como por auerƒe ƒalido mas de quinientas familias deƒde el principio de eƒte achaque, como tambien por auerƒe embareado ya los Soldados) ƒino es contagio, diganme lo que es? 6. Peca, por que aviendo en dicha Ciudad de Carthagena dos medicos, que deƒde el principio de el achaque, han eƒtado aƒitiendo a los enfermos, ƒe devia primero conferir con dichos Medicos, y ƒaber quantos, y quales accidentes auian experimentado enn todo el tiempo, para que con conocimiento de la cauƒa, y ƒus efectos, ƒi ƒentian lo contrario pudieƒen declararlo con que el hauer faltado à tan preciƒas noticias, arguye ƒer la declaracion intempeƒtiua con fraude; y ƒin conocimiento radical de la enfermedad, y ƒus accidentes, que non es pequeño pecado. 7. Peca por que ƒiendo enfermedad comun, ƒin hauer mudado de eƒpecie (pues dice la carta ƒuƒo dicha: como aun con tanto numero de enfermos, como no han mudado ellos, ni el achaque de eƒpecie, ƒe à declarado que es enfermedad comun) dicen, y declaran q(ue) es eƒparƒa ƒiendo, en el tiempo de la declaracion los achaques de vna miƒma eƒpecie, como la carta refiere; y de paƒo no puedo dejar de admirarme por coƒa nunca viƒta de lo que contiene la clauƒula de dicha carta, pues tiene eƒtas formales palabras. Como no han mudado ellos (haciendo relacion à los enfermos) ni el achaque de eƒpecie, ƒe à declarado &c. Por que yo no è viƒto haƒta oy, que los enfermos ƒe muden de eƒpecie con que ƒegun ƒu doctrina podra el enfermo conuertirƒe en tortuga, galapago, ò rana.

8.

Peca, porque dando orden de mudar los enfermos del hoƒpital de Santa Lucia al de las galeras lo facilitan, por que entre otras conueniencias q(ue) tiene en mudarlos dicen: Lo quarto y ultimo por que en dicho hoƒpital de las galeras han reconocido haver muy // 22 // muy corto numero de enfermos, y eƒtos de achaque, que ƒin embarazo, ni riego alguno puede(n) curarƒe en otra qualquier parte. De lo qual ƒe infiere que ay enfermos que no pueden curarƒe en otra qualquier parte ƒin rieƒgo alguno; eƒte rieƒgo no eƒta ƒolamente de parte de los enfermos; (porque de eƒte no ƒe eƒcuƒan en qualquier parte] Luego eƒta tambien de parte de los que los pueden comunicar achaque que tiene rieƒgo, y con ƒu comunicacion ƒe pega, y mata con anta breuedad, es contagio: Luego, &c. 9. Peca porque niegan en la declaracion, lo que implicitamente conceden, pues niegan ƒer contagio y conceden ƒer enfermedad comun con malignidad, que puede pegarƒe à muchos, como ƒe comuniquen, y comercien, que ay tocados, q(ue) ƒe pongan en el hoƒpital, (y executan el llebarlos à otrò à conualecer, y conualecidos les hacen hacer quarentena en San julian, y deƒpues les queman la ropa, y purifican las caƒas) por el rieƒgo, que tienen los demas con ƒu cominicacion, q(ue) ƒe mueren ciento en vna ƒemana, que quedan quarenta en lo hoƒpital (en Ciudad donde ay tan poca gente ƒegun lo dicho arriua) eƒto es contagio ƒegun la doctrina referida: Luego &c. 10. Peca por que dicen en la dicha declaracion, que las calenturas traen conƒigo algun genero de malignidad, que puede inficionar, y comprebender à muchos, ƒi ƒe rozan vnos con otros, motivo q(ue) à ocaƒionado à algunos Medicos (en declaraciones que han hecho antecedentemente) à decir que es contagio per contactum, no obƒtante, que ƒi no es por cauƒa muy remota no puede participar la eƒpecie de Contagio. De todo lo qual hago eƒte argumento; ƒegun la doctrina de eƒtos Medicos, la malignidad de

eƒtas calenturas ƒe puede pegar ƒi ƒe rozan vnos con otros: luego ƒi actualmente ƒe rozan, actualme(n)te ƒe las pegara? El contagio por cauƒa proxima es aquel que ƒu naturaleza tiene todo aquello, que es neceƒƒario, para que mediante el comercio, y comunicacion ƒe traslade de vnos à otros: luego ƒi la enfermedad de Cartagena tiene todo lo que es neceƒƒario, para que ƒe comunique immediatamente al comercio de vnos à otros (como dichos Medicos confieƒƒan) es contagio por cauƒa immediata, ò proxima, y no por remota. E2 11 Peca // 23 // 11. Peca, porque en la declaracion dicen, que no es co(n)tagio, y en carta eƒcrita por D. Pablo de Vera, (vno de los Medicos) de cinco de eƒte mes de Octubre, me dice: Que la declaracion de Vm. fue muy del ƒervitio de ambas Mageƒtades, lo tengo poe euidente. De donde arguyo; mi declaracion por dicho Doctor Vera, fue del ƒervicio de ambas Mageƒtades; en ella declarè ƒer co(n)tagio la enfermedad de Cartagena: Luego del ƒervicio de ambas Mageƒtades? Pues ƒiendo la mia (como dicho Doctor confieƒƒa) implica que lo lea la ƒuya, por ƒer opueƒta à mi declaracion. Y conƒigienteme(n)te me admiro, como en eƒta carta citada dice, que mi declaracion es euidente fue del ƒervicio de ambas Mageƒtades, y en otra que tuve el dicho Doctor Vera, ƒu fecha de 28. de Septiembre, me dice: Lo que yo en publico, y por eƒcrito defenderè, es, que todas las declaraciones hechas, no ƒon cientificas, ni han dado en el blanco de la enfermedad. Porque ƒino ƒe diò en el blanco de la enfermedad, como pudo ƒer del ƒervicio de ambas Mageƒtades declarar q(ue)era contagio? Y como ƒiendo mala, en el termino de ocho dias, fue buena, y del ƒervicio de Dios, y del Rey nueƒtro ƒeñor. 12. Peca, porque ƒentando dichos Medicos, que no es contagio; en la carta referida, en el numero antecedente, me dize el dicho Doctor Vera: Que el hazer quareentena, ƒe deve à los que han eƒtado donde ƒe padece contagio, ò enfermedad de èl; lo doy por

principio ƒentado. Dedonde arguyo: à todos los enfermos (deƒpues de auer convalecido en la hernita de S. Ioseph) hazen dichos Medicos, tengan quarentena (y deƒpues de ella les queman la ropa) en la hermita de S. Iulian; la quarentena, (segun dicho Doctor Vera) ƒe deue à los que han padecido contagio, ò han eƒtado donde le hay: Luego los que han enfermado en Cartagena, à ƒido de contagio? 13. Peca, por que otra vez le contradicen, pues en la carta referida del dicho D. Pablo de Vera de veynte y ocho de Septiembre (que eƒta, y la antecedente, las he remitido originales al // 24 // al Spremo Consejo, por medio del ƒeñor D. Antonio Seuil, y Santelices, (Superintendente de la preƒervacion de eƒte contagio,) me arguia con vn dilema, para probar que no es contagio, cuyas palabras ƒon eƒtas: Si Vm. con intervencion de la Iuƒticia viƒitò los enfermos, y viò padecian contagio, como ƒe entrò en eƒƒa Ciudad ƒin hazer quarentena? Si no los viò como declarò Vm. ƒer contagio per contactum? A que reƒpondì, que el dexarme entrar en la Ciudad, ò no, eƒtava de parte de la Ciudad, y no de la mia; y que ƒi me dexaron entrar, me era precio orme à mi caƒa, y aƒsi, que eƒƒe cargo lo hizieƒƒe à la Ciudad, pueƒto que era accion ƒuya, y no mia. Deƒte inferi otro contra los dichos Medicos, y auiendole inƒtado à dicho Doctor Vera con el, me reƒpo(n)de (en la carta referida de 5. de Octubre) eƒtas formales palabras: Dize Vm. el auer hecho quarentena, ƒe deve à los que han eƒtado donde ƒe padeze contagio, ò han enfermado dèl; doy eƒte principio por ƒentado. Deƒte principio pregunta Vm. ƒi los que è imbiado de S. Ioƒeph à S. Iulian à la quarentina, han tenido contagio, ò no? Arguye Vm. ƒino le ha(n) tenido, es vana diligencia hazerles hazer quarentena, y ƒi le han tenido, por que hemos declarado no ƒerlo? Dos ƒoluciones doy à el: Es poƒible ƒeñor Doctor Fernandez, que del antecedente, no aya colegido mi animo? La primera es, que paƒandolos por todos eƒtos lanzes,

cumplo con el Vervicio del Rey mi ƒeñor, y conformerà mi declaracion, y cartas eƒcrita al Real Protomedicato, y Real Conƒejo de Caƒtilla, como la experiencia dirà. Otra ƒolucion. Que quando mi parecer huuiera ƒido no ƒer eƒto unas calenturas Synochales las mas peƒtilentes, eƒtaua la ƒolucio(n) en la mano, porque yo en caƒo de litigio, no podia ir contra un orden del Conƒejo, que à mi ƒolo me toca repreƒentar al Conƒejo, para que de allà vengon los ordenes. Señor mio, crea que à mi no me lleban paƒiones, ƒi el ƒervicio de ambas Mageƒtades, y que à mi obligacion incumbe animar, y alentar los afligidos, aunque ƒea exponiendo à mayor rieƒgo mi perƒona; y por otra parte decir al Rey mi ƒeñor la verdad clara, q(ue) ƒiempre la he dicho; y del modo de obrar, es poƒible ƒm. no lo aya diƒcurrido. Y del contexto deƒta carta ƒe ƒigue, auer dado à entender à los Reales Conƒejo, y Ptothomedicato, que era contagio, y que en Cartagena declararon no ƒerlo, por alentar, y conƒolar los E3 afligi // 25 // afligidos; eƒto es opueƒto à ƒu declaracion, y al argumento, que me hazen, y las cartas eƒcritas al Excelentiƒsimo Señor Marques del Carpio, y à otras perƒonas deƒta Ciudad, y à las noticias que aqui ƒe han tenido, de lo que han dado à entender al Real Conƒejo: luego le contradicen. Y ultimamente caƒo negado no huvieƒƒe auido bubones, ni carbuncos, pruebo que es peƒte dicho achaque (ƒegun lo que los dichos han confeƒƒado) qualquiera enfermedad comun, ò vulgar de qualquier eƒpecie que ƒea (ƒegun tantas doctrinas de Galen, citadas en el num. 6. del cap. 1) paƒa à ƒer peƒte en muriendoƒe muchos; eƒta es enfermedad comun, ƒegun dichos Medicos, y ƒegun los miƒmos mata à muchos: luego es peƒte? La mayor es de galen, citado, la menor es de dichos Medicos, vea qualquiera ƒi ƒe ƒigue la conƒequencia.

C

A P I T U L O I I I I.

E n

N QUE SE RESPONDE A ALGU-

A

as dudas que han maniƒeƒtado ƒobre eƒta enfermedad algunos Medicos de eƒta Ciudad.

Algunos Medicos de eƒta iudad les à parecido, que la enfermedad de Cartagena no era peƒte, y aunque à mi ( auiendo tenido muchas ocaƒiones y auiendoles yo dado motiuo) no me han dicho los fundamentos, ƒin embargo è raƒtreado ƒe han dexado decir, que no lo es; Lo primero porque para ƒer peƒte, dicen, que es neceƒƒario, que eƒtè infecto el ayre, y parece que podian probar ƒu dictamen con authoridad de Hypocrates, lib. de nat. humana text. 3 en do(n)de trae à el ayre por cauƒa de la peƒte. Sin embargo de lo dicho tengo Por cierto ƒe engañan, y prue // 26 // pruebo que no es neceƒario eƒtè el ayre infecto para auer peƒte, por que eƒta neceƒidad de el ayre hauia de ƒer, o por ƒer conƒtitutiuo de dicha peƒte, ò por ƒer condicion, ƒin la qual no la puede auer, ni de vna manera, ni de otra concurre à la peƒte: luego no es neceƒƒario, que el ayre eƒtè infecto, paraque ƒe verifique ƒer peƒte? La mayor es cierta; pruebo la menor: primeramente no es neceƒƒario como condicion: luego &c. Pruebo la antecedente; ƒi fuera neceƒario como condicion, no ƒe pudiera dar peƒte, ƒinque eƒtuviera infecto el ayre; conƒta lo contrario de Galeno, in lib. 2. Hypoc. de nat. humana text. 3. & in lib. de cibis boni. & mali ƒucci cap. 1. En donde conƒieƒa, que por el vƒo de legumbres, y del trigo caƒi podrido, que por la hambre vƒaro(n) en Aeno ƒe excitò la peƒte, y en eƒte miƒmo lugar dice: que el exercito que bebio aqua podrida, y mala ƒe apeƒtò: luego no es

neceƒƒario la infeccion de el ayre como condicion? Pues ƒin eƒtar infecto el ayre ƒe excitò peƒte. Y de eƒte miƒmo ƒentir ƒon Senerto, lib. 4. de cauƒis peƒtilent. cap. 2 y Maƒarias, lib. 1. de peƒte tract. 1. Bocangelino, Mercado y Ferrer ouyas razones podra ver el q(ue) quiƒiere. Y finalmente en Geronimo Cardano, Medico de los mayores que à auido lib. 2. contrad. Med. tract. 5. contradic. 4. do(n)de hablando de la peƒte dice: Mayor dificultad eƒtà en aquella que paƒa de region à region por halito, y contagio no auiendo corrupcion en el ayre, como frequentemente ƒucede en la Italia. Reƒpondo, que es verdadera peƒte, porque ƒe extiende en muchos, y es pernicioƒa. Pruebo la ƒegunda parte de el antecedente primero, porque los conƒtitutiuos de vna coƒa ƒe han de hallar do(n)de ƒe halla la tal coƒa, (por que ƒe identifican, ò ƒon lo miƒmo) tengo prouado con Galeno puede hallarƒe peƒte ƒin el ayre: Luego el ayre no es parte eƒƒencial, que conƒtituye la peƒte? Pruebaƒe con otro medio, porque ninguna coƒa toma ƒu conƒtitucion de la cauƒa eficienter, que lo produce, pues (ƒegun buena Phyloƒophia) la naturaleza, y ƒer de las coƒas eƒta, y co(n)ƒiƒte en la materia, y forma, ò en aquello que tiene vezes de materia, y forma; nadie à dicho que la cauƒa eficiente tiene vezes da materia, di de forma en qualquier compueƒto producido: E4 Luego // 27 // Luego la cauƒa eficiente no puede ƒer conƒtitutivo? Si el ayre huviera de concurrir a la peƒte auia de ƒer como cauƒa eficiente: Luego el ayre no es conƒtitutivo de la peƒte? Pruevaƒe con otro medio lo que es accidental à vna coƒa, no puede ƒer ƒu conƒtitutivo (ƒegun todos los Methaphiƒicos) el ayre es accidental à la peƒte: Luego el ayre no puede entrar en la peƒte, como parte eƒƒencial? La mayor es cierta; pruevo la menor: Accidental es à vna coƒa la causa eficiente, que la produce; el ayre, dado que concurrieƒƒe, auia de ƒer como cauƒa eficiente: Luego el ayre es accidental à la eƒƒencia de la peƒte? Pruevo la

mayor, (no obƒtante que no avrà Philoƒopho que la niegue) ƒino fuera accidental à una coƒa la cauƒa eficiente, que la produce, ƒe ƒiguiera, que variandoƒe la cauƒa eficiente, ƒe variaria la coƒa producida; (porque los eƒpecificativos, y diƒtintivos fon vna miƒma coƒa) eƒto es falƒo, pues el calor producido por el cuerpo mixto, por el fuego, y por otra qualquier cauƒa, no ƒe varia eƒƒencia, ƒiendo las cauƒas eficientes varias en eƒƒencia: Luego à qualquiera coƒa le es accidental la cauƒa eficie(n)te que laproduce? Siendo accidental no puede ƒer ƒu conƒtitutivo. Luego no es conƒtitutivo de la peƒte? Luego puede hallarƒe peƒte ƒin que eƒtè infecto el ayre? A la uthoridad de Hipocrates ƒe reƒponde, que entonces hablò de la peƒte vniverƒaliƒsima, y generaliƒsima, como es la q(ue) proviene del ayre, no empero de la menos vniverƒal, y aƒsi Gasleno en el commento deƒta ƒentencia conƒieƒƒa, y explica no ƒer ƒiempre neceƒƒario el ayre, pues en Aeno ƒe excitò la peƒte de legumbres, &c. Dixeron tambien dichos Medicos, quando el achaque ƒe introducia mas lentamente, (que aora como ven que ƒe a comunicado a muchos, y que los mata, no tocan en eƒte punto) que no podia ƒer peƒte, porque eƒta devia comprehender à muchos, y matar la mayor parte (doctrina admirable, para conocer en ƒu origen, y principio la peƒte, y que de ƒu conocimiento ƒe ƒiga la guarda, y cuƒtodia de las republicas, pues quando ya eƒta totalmente introducida, y que aprehende a muchos, y los mata, qual quiera // 28 // quiera no muy letrado, ƒabrà, que es peƒte, ƒi eƒta propoƒicion la entendié como ƒuena, es faciliƒƒima; pues ninguna coƒa abƒoluta, ƒe co(n)ƒtituye por ƒus effectos actuales, ƒino per orde(n) à ellos, y aƒsi el hombre actual, y exiƒtente, no ƒe conƒtituye tal por ƒentir, ni diƒcurrir actualmente, ƒino por poderlo hazer, y ƒi eƒto no fuera aƒsi el niño, el loco, ò apopletico, no Verian hombres; y eƒto el que huuiere eƒtudiado sumulas, ƒabe, que las palabras en

la difinicion, no dizen actualidad, ƒino poteƒtad; y aVsi la doctrina de Galeno, ƒe deve entender en eƒte caƒo de que es capaz de aprehender a muchos, y de matar a muchos por la grauedad de accidentes, que le acompañan. Pruebo la primera parte, que es, que la peƒte no ƒe conƒtituye tal, por aprehender a muchos con doctrina, y authoridad de Euƒtachio Rubio, lib. 3. de febre peƒtilent. cap. 3. donde dice: Supongo, que en toda la Ciudad ƒe halle un hombre, en el qual eƒtè contrayda la verdadera enfermedad de peƒte, juntamente con todos los accidentes, que figuen ƒu eƒencia. Ninguno dudarà, que eƒte hombre padece peƒte, y con todo eƒƒo eƒta enfermedad no ƒeria epidemica, y popular; empero ƒi alli ƒe hallaƒen muchos hombres, y incautamente ƒe comunicaƒen, ƒin duda alguna preƒto ƒe diuagaria, y extenderia, y haria popular, de tal calidad que ƒi actualmente no es popular, lo es en ƒu naturaleza por ƒu poteƒtad, y aptitud. Pruebaƒe con razon, ƒupongamos que vno ƒalio de vn Lugar, donde auia peƒte con diƒpoƒiciones de apeƒtarƒe, (por el comercio que tuvo con los apeƒtados) y que llegando a otro lugar, hizo ƒu vltima obra dicha diƒpoƒicion, y cayò en el achaque, y que eƒte comerciò con dos, o tres del dicho Lugar, y a eƒtos de la miƒma manera ƒe les pegò; aqui es verdadero decir, que ay peƒte, y con todo eƒƒo no comprehende a muchos: Luego la eƒƒencia de la peƒte no es comprehender a muchos actualmente. Confirmaƒƒe eƒta doctrina con vna paridad: Ninguna coƒa es tan boraz, ni conƒume tanto como el fuego, y no aura quien diga que el fuego, que conƒume vn pequeño leño no es tan eƒƒencialmente fuego, como el que deƒtruye vn Reyno entero: F Luego // 29 // Luego tan eƒencialmente peƒte ƒerà la que aprehende à pocos, como la que toca à muchos, aunque no tan extenƒa? Pruebaƒe tambien eficazmente lo referido, porque quando la peƒte cominza, y declina, comie(n)za por pocos, y va à declina(n)do de

la miƒma manera, y no empieza caye(n)do muchos en vn pu(n)to, ni en vn dia, ƒino q(ue) como ƒe van diƒponie(n)do los cuerpos de la cauƒa, van cayendo, y como la reƒiƒtencia de los tales no es igual, el numero de los caidos, no puede ƒer igual; es verdadero decir en eƒte principio, y en aquel fin, que es ta(n) eƒencialmente peƒte, como en el ƒumo vigor (que es quando aprehe(n)de à muchos) Luego la peƒte no ƒe conƒtituye tal por comprehender à muchos actualmente? Confirmaƒe lo dicho con eƒta raçon; en el principio, y declinacion vniverƒales y particulares de las calenturas, ay menos calor que en el aumento, y eƒtado de dicha calentura; no ƒe puede decir, que ƒe diƒtingue eƒƒencialmente la calentura del eƒtado, de la del principio, ni declinacion, ƒino que ƒie(m)pre es la miƒma eƒƒencia: Luego lo miƒmo ƒe deve phyloƒophar en la peƒte? Luego no es neceƒƒario, y eƒƒencial para ƒer peƒte el que actualmente aprehenda à muchos? Que ƒto mas es efecto de dicha enfermedad, que razon formal que la conƒtituye. A demas, que (ƒegun aƒiona phyloƒophico) mas, ò menos no varia la eƒpecie, ni a eƒto ƒatiƒface la reƒpueƒta, que vn Medico diò, diciendo: Que mas, ò menos no variava la eƒpecie en abƒtracto, pero que la variava en concreto. Porque es ƒentado principio entre los Phyloƒophos, que lo que co(n)viene è vna coƒa eƒencialmente, en qualquier eƒtado que ƒe halle, ƒe à de hallar lo que la conƒtituye, porque de otro modo, no ƒe hallara la tal coƒa, y aƒsi porque à blancura, que es abƒtracto, le compete eƒƒencialmente, ƒer disgregativo de la viƒta, à blanco, que es concreto, le compte lo miƒmo; y blanco, como tres, y blanco, como quatro, que ƒon concretos, no ƒe diferencian eƒƒencialmente; no obƒtante, que ƒe diƒtinguen en mas, ò menos. Pruevaƒe la ƒegunda parte, eƒto es, que ƒer peƒte, no es neceƒƒario, que mate à muchos actualmente, para lo qual ƒupo(n)go, // 30 //

go,

lo que nos enƒeña la experiencia, pues en la mas vniverƒal peƒte, no ƒe mueren todos los aprehendidos de el mal; y ƒi ƒe pregunta porque razon no muriò Pedro, ò Franciƒco enfermos, ƒe dirà, q(ue) porque naturaleza ƒe hallò robuƒta para reƒiƒtir. Eƒto Fentado, ƒupongo mas, que en vn lugar de cien peronas, tocò òa peƒte a todos los del lugar, y que las ochenta tuvieron la robuƒtez y reƒitenƒcia, que de los antecedentes è dicho, aqui es cierto morian los menos, y libravan los mas, y eƒto no obƒta(n)te, ninguno de mediano juicio dirà que eƒto no es peƒte. Luego la peƒte no ƒe conƒtituye por matar lo mas actualmente, ƒino por tener de ƒu naturaleza capacidad para poderlo hazer? Y ultimamente, le prueban las dos partes (eƒto es, que para ƒer peƒte no es neceƒƒario, que actualmente aprehenda à muchos, y que los mate) con Zacuto lib. 2 hiƒt. princip. Med. hiƒt. 89. quæƒt. 47. dub. 52. donde dice:Paraque una enfermedad ƒea peƒtilente, ƒea del genero que fueƒƒe, no es neceƒƒario, que aprehenda à muchos, ni que mate à muchos, ƒino que baƒta el que puede hazerlo, porque aunque la peƒte es una enfermedad venenoƒa, y naze de eficaciƒma caua, obra poco, ò nada algunas veces, ƒi el paƒo reƒiƒte con grande manera; de tal calidad, que ƒegun la varia diƒpoƒicion de los cuerpos, no una vez ƒola ƒucese, que no enferme uno, que enferme otro, y que ƒe muera aquel, y ƒane el otro, y aƒsi no es meneƒter para que una enfermedad ƒea peƒtilente, ò venenoƒa, que todos los que aprehende, ò à muchos mate, ƒino de ƒu naturaleza amenaze fatalidad. Y ƒi fuera cierto ƒer neceƒƒario para ƒer peƒte comprehender, y matar à muchos actualmente el dia que los aprehendiera, y matara, ƒeria peƒte, y el dia que aprehendiera à pocos, y no los matara no lo ƒeria; decir eƒto es abƒurdo: Luego lo es el decir, que para ƒer peƒte es neceƒƒario aprehender, y matar à muchos actualme(n)te? Y vltimamente dixeron no podia ƒer peƒte dicha enfermedad, porque quando ay peƒte, todas las enfermedades ƒon de vna calidad, y aqui ƒe han experimentado algunas tercianas, conque po motivo les parece no puede ƒer peƒte. Reƒpondo con Mercurial

citatdo cap. 17. Que unos cuerpos tienen diƒpoƒicio(n) para que en ellos ƒe introduzga la peƒte, y otros para otras enfermeE2 dades. // 31 // dades. Y confirmaƒe lo referido ƒer cierto con lo que dice Hypocrates, 3. epidem. ƒect. 3. text. 9. Donde tratando de las enfermedades, que en aquel tiempo corrian peƒtilentes, dize: Vagauan tambien otros generos de calenturas, tercianas, y quartanas, &c.

odo lo referido es lo que mi corta capacidad à podido adelantar para apoyo, y confirmacion de mi verdad; ojala ƒea todo para el mayor ƒervicio de D I O S, y de nueƒtro Catholiciƒsimo Rey C A R L O S I I, que ƒu Diuina Mageƒtad conƒerve con la ƒalud, y proƒperidad, que ƒus vaƒallos deƒeamos, y emos meneƒter.
T

ƒombreros a la chamberga

El de copa más o menos acampanada y de ala ancha levantada por un lado y sujeta con presilla, el cual solía adornarse con plumas y cintillos y también con una cinta que, rodeando la base de la copa, caía por detrás.

hongarina. (De hungarina).

Gabán rústico para tiempo de aguas

proprietà delle erbe 1626 http://alfama.sim.ucm.es/dioscorides/consulta_libro.asp?ref=B19836855&idioma=0

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.