You are on page 1of 8

Reparación del daño patrimonial Se trata de un empobrecimiento patrimonial por la lesión o destrucción presente o futura de un derecho patrimonial.

Se debe reconocer como perjuicio patrimonial reparable cualquier lesión, presente o futura, de un derecho patrimonial –real o personal– que se tenga sobre un bien material -v.gr. inmueble o mueble- o inmaterial –v.gr. la prestación, obras literarias, artísticas, científicas, marcas, patentes, etc. – El artículo 1613 C.C. se refiere al daño emergente y lucro cesante23. Con el primero hay una lesión de un derecho patrimonial; con el segundo se reconoce la reparación por el entorpecimiento de un enriquecimiento cierto. Al parecer, el criterio diferenciador de uno y otro es la salida de un derecho patrimonial –daño emergente– o su no ingreso –lucro cesante–. En definitiva, con estos arquetipos del daño patrimonial se produce un empobrecimiento en el patrimonio de la víctima. La reparación persigue, pues, restablecer la situación patrimonial de la víctima. Consideramos que la indemnización de los perjuicios patrimoniales cumple con una función estrictamente reparatoria24: restablecer el contenido de un patrimonio empobrecido por el daño. Con la indemnización se pretende, entonces, borrar cualquier vestigio del daño que se concentró en el patrimonio de la víctima. B. Compensación del daño extrapatrimonial En la doctrina se suelen llamar frecuentemente morales, por referencia a la expresión francesa dommage moral. El daño extrapatrimonial es la lesión o destrucción de un derecho extrapatrimonial. Sirvan de ejemplo la lesión de derechos personalísimos 21 Ver Consejo de Estado de Colombia. Sección Tercera. (2005, 5 de mayo) y Consejo de Estado de Colombia. Sección Tercera. (2006, 16 de agosto). 22 Respecto de las distintas variedades de bienes consúltese a: Ternera (2007, p. 102). 23 No solamente respecto de la responsabilidad civil contractual, sino, igualmen te, respecto de la responsabilidad civil extracontractual. Corte Suprema de Justicia de Colombia. Sala de Negocios Genera les. (1945, 25 de abril, p. 717). 24 Según el Diccionario de la lengua española, reparar es “arreglar una cosa que está ro ta o entorpecida”. Real Academia Española. (1992). En Diccionario de la lengua española (pp. 1771). Madrid, España. Breves comentarios sobre el daño y su indemnización Opinión Jurídica, Vol. 7, No. 13, pp. 97 - 112 - ISSN 1692-2530 - Enero-Junio de 200 8 / 178 p. Medellín, Colombia

106 Opinión Jurídica o de los valores o sentimientos que puede experimentar una persona natural o jurídica.

Véase a: Consejo de Estado de Colombia. (1973. 26 Sobre el particular. prescindiendo de eufemismos. co nsúltese a: Domínguez (2000). 6 de agosto). 25 de abril). Así. 2001. 21 de noviembre) o abuelos (Consejo de Estado de Colombia. en los países anglosajones. En la doctrina latinoamericana. 1982. por ejemplo.Ahora. 22 de agosto). 1996. la titularidad de un derecho patrimonial. Sobre el particular. 28 de noviembre). En sede excontractual. con la indemnización se reconoce. el daño extrapatrimonial puede estar relacionado con el menoscabo de la reputación o prestigio profesional de una persona natural o jurídica. 313). 1994. nótese que el daño extrapatrimonial no se refiere exclusivamente a sufrimientos morales o sensaciones dolorosas experimentadas por las personas naturales. como un perjuicio estético por cicatrices –pretium pulchritudinis–28. Sección Tercera. Sección Tercera. Pensamos que la indemnización de los daños extrapatrimoniales no tiene un carácter estrictamente reparativo. como el esposo (Consejo de Estado de Colombia. 1996. Sección Tercera. 7 de junio. en compensación por la pérdida de un derecho extrapatrimonial. compañero permanete (Consejo de Estado de Colombia. es el de castigar . sin que sea relevante la amargura o pesadumbre del sujeto que la sufre25. Sección Tercera. Asimismo. 1996. En efecto. p. Este daño extrapatrimonial también se puede extender por rebote o contragolpe a los parientes cercanos de la víctima (Consejo de Estado de Colombia. recomendamos el siguiente texto: Starck (1972. Sección Tercera. Es decir. p. hijo (Consejo de Estado de Colombia. En cierto fallo se ha visto en esta variedad de daños una aplicación de la institución anglosajona de los daños punitivos. Sección Tercera. sobre el daño moral. Especial mención merece el daño calificado como perjuicio a la vida de relacion –prejudice 25 Véase a: De Cupis (1975). 17 de octubre). Se reconoce la indemnización del dolor sufrido por la muerte de un ser querido –pretium affectionis–. pensamos que el objetivo de los daños punitivos. (1996. Igualmente a: Tamayo (1999) y Tamayo (2007). sostenemos que la indemnización del daño extrapatrimonial ofrece a la víctima un justo enriquecimiento patrimonial que viene a “contrabalancear” o “mitigar” la privación de un derecho extrapatrimonial26. es indemnizable el dolor producido por lesiones corporales –pretium integritatis–. 6 de septiembre)27. Se trata de indemnizar el tormento síquico y físico que producen las lesiones del suceso dañino (Consejo de Estado de Colombia. Sección Tercera. el daño extrapatrimonial se puede reconocer por el dolor sufrido por la víctima de un accidente –pretium doloris–. hermano (Consejo de Estado de Colombia. 57-58) .

6 de septiembre) y Consejo de Estado de Colombia. el demandado puede. . Sección Tercera (1989. Ahora. p. Sección Ter cera (2006. Sala de Negocios Generales (1942. téngase en cuenta que hay casos en los cuales el amor no existe entre los m iembros de una familia. Ahora. diferentes de los sufridos por la víctima directa. Piénsese en la amputación de los dedos de los pies y la desfiguración del rostro de una persona que le impiden lograr el equilibrio. como por ejemplo. el reconocimiento del perjuicio no debe confinarse exclusivamente a la imposibilidad de gozar de los placeres de la vida. 30 de noviembre).al demandado. hijos y cónyuges. porque puede estar relacionado. deporte– o cualquier privación a la relación de vida que tenía la víctima con su entorno29. en virtud del cual se le indemniza a la víctima la privación de una vida agradable o la alteración de su vida exterior. pueden ser reconocidos a sus causahabientes por vía hereditaria. por rebote o contragolpe. 27 Reiteramos que frente a la inexistencia de una norma a seguir para la tasación de la indemnización de este tipo de perjuicios. Luís Fernando Ternera Barrios • Francisco Ternera Barrios 107 d’agrement–. 13 de febrero). entonces de la indemnización de la vida frustrada por el hecho imputable al agente. por ejemplo. mediante pruebas. Sección Tercera (2001. desde el 2001. 25 de noviembre. cuando ha difamado –defamation– o agredido físicamente –batte ry– a una persona o. cuando con una conducta temeraria –reckless conduct– se infligió un perju icio patrimonial o moral a la víctima. la privación de una actividad lúdica –lectura. su reconocimiento se extiende a todas las personas cercanas de la víctima que. Por último. se trata. el reconocimiento de este daño no se limita a los casos de lesiones materiales que producen alteraciones orgánicas. con el esfuerzo excesivo de realizar actividades rutinarias. Sección Tercera. 19 de julio). “cuestionar las bases factuales so bre las que el sentimiento al que se alude suele desarrollarse” (Corte Suprema de Justicia. C onsejo de Estado de Colombia. 1992. la suma de dinero equivalente a 100 salarios mínimos legales mensuales. desde luego. el Consejo de Estado ha propuesto para indemnizar en casos de muerte a los padres. por ejemplo. simplemente. De igual manera anotamos que la víctima directa que no muere instantáneamente puede sufrir daños extrapatrimoniales de este tipo. sufran personalmente perjuicios extrapatrimoniales. 3 de marzo) y Consejo de Estado de Colombia. así como la adaptación a su medio. En este orden de ideas. 2000. como lo ha aclarado la jurisprudencia (Consejo de Estado de Colombia. Asímismo. que. Sala de Casación Civil . sino que se amplía a todas las situaciones que trastornan la vida de relación de un individuo. 665). la fuerza y otras funciones importantes. 28 Ver: Corte Suprema de Justicia de Colombia. Véase a: Jowitt (1977).

C. se asegura el respeto al buen nombre y a la intimidad personal o familiar (artículo 15 ídem) y se protege la integridad física o espiritual y la honra de las personas (artículos 12 y 21 ídem). No.. 9 de junio) y C onsejo de Estado de Colombia. De igual manera. de una conducta inmoral que lesione las costumbres del pupilo. que si bien no regula la indemnización de este tipo de daños -se refiere exclusivamente al daño patrimonial30-. De igual manera anotamos que la víctima directa que no muere instantáneamente puede sufrir daños extrapatrimoniales de este tipo. en relación.ISSN 1692-2530 . estimamos que la indemnización del daño extrapatrimonial también puede tener lugar en sede contractual. Sirvan de ejemplo los siguientes apartes: la indemnización del tutor o curador en beneficio del pupilo (artículo 632 C. 5 C. Finalmente.C.La dignidad o la reputación de la persona natural o jurídica también es objeto de indemnización. estimamos que antes que reprimirla.C. 21 de febrero).112 . Sección Tercera (2002. aunque se trata de un punto controversial. Sobre el particular vemos cómo el artículo 1613 C. Por lo demás. se salvaguardan intereses extrapatrimoniales. en estos términos. que. 12 de diciembre). 30 Por su parte. en una cláusula penal.1996 B. por ejemplo. sirviéndonos de una interpretación finalista. artículo 627 num. Colombia 108 Opinión Jurídica En nuestra Carta Política. que parecen ordenar la indemnización de “todo” tipo de daños. Breves comentarios sobre el daño y su indemnización Opinión Jurídica. Simler y Lequette (1999) y Consejo de Estado de Colombia. Sección Tercera.C. en las lesiones al prestigio ocasionadas por una detención injustificada (Consejo de Estado de Colombia.C. CONCLUSIONES . En suma. 5 de diciembre). en el ámbito extracontractual. Sección T ercera (2006. Medellín. 13. Vol. por ejemplo. 7.) y la indemnización. de obligaciones de valor inapreciable (artículo 1601 C. el artículo 2341 parece referirse a “t odo” daño.). entre otros aspectos. recuérdese que en nuestra normativa se exige una indemnización integral del daño (artículo 16 de la ley 446 de 1998). por lo menos no prohibe la indemnización del daño extrapatrimonial. podemos extender al ámbito contractual las fórmulas establecidas en los artículos 2341 y 2359 C. Igualmente a Consejo de Estado de Colombia. pp. 97 .Enero-Junio de 200 8 / 178 p. Sección Tercera (2005. Piensese. el Codigo civil parece ocuparse de la indemnización de diversos perjuicios extrapatrimoniales. 29 Véase a: Terré. pueden ser reconocidos a sus causahabientes por vía hereditaria. desde luego.

La indemnización. queremos anotar lo siguiente: la indemnización reconocida a la víctima que ha sufrido un perjuicio cierto y antijurídico persigue dos finalidades diferentes: • Por un lado. es suficiente para aplicar al mismo la expresión ‘resarcimiento’ por lo que conviene preguntar si debe emplearse otra expresión para el remedio referente al daño no patrimonial (De Cupis. debe guardar correspondencia directa con la magnitud del dano causado” (Corte Constitucional de Colombia. (1974). Por esta razón se afirma que “el resarcimiento del perjuicio. (1992. La indemnización. no puede con el equivalente pecuniario alcanzar un resultado final que se acerque a la situación anterior. L’indemnisation pour les chances perdues: une forme d’appreciation qu antitative de la causalite . 31 Podría pensarse que la indemnización de los perjuicios patrimoniales abraza conse cuencias “retroactivas”. O. una vez indemnizada. (No. que cumple con un cometido estrictamente reparativo. ni remediar su reputación dañada o volver a lograr la tranquilidad de espíritu que tenía con su reputación anterior (…) La mayor eficacia del resarcimiento del daño patrimonial. con la indemnización de los daños patrimoniales se persigue reparar el perjuicio patrimonial sufrido por una persona. se reconoce como un justo “atenuante” de la lesión extrapatrimonial del perjudicado. 53-62. Sala de Casación Civil. Boré. la paridad real del valor económico que permite alcanzar al perjudicado. con la indemnización se reconstruye el patrimonio de la víctima que ha experimentado un empobrecimiento por la producción del daño. Concretamente. El que ha sufrido un daño no patrimonial. 58). Revue trimestrielle de droit civil. 2007). incapaz de suprimir los efectos del daño. 1972. 32 Véase: Corte Suprema de Justicia. J. está dirigida a “borrar” todas las consecuencias del perjuicio. (2006). De manera gráfica sostiene otro célebre autor que “la indemnizacion del perjuicio extrapatrimonial no es reparativa sino paliativa” (Starck. 25 de noviembre) Luís Fernando Ternera Barrios • Francisco Ternera Barrios 109 BIBLIOGRAFÍA Berg. la indemnización de los daños extrapatrimoniales no tiene como finalidad restablecer el statu quo de la víctima. L’influence du droit allemand sur la responsabilité civile franςaise. 1975)32. • Por otro lado. p.1-2006). debe quedar en el mismo estado en que se hallaría si no hubiera existido el perjuicio31. o sea que el dinero no le permite obtener un bien semejante al correspondiente al de la integridad de su cuerpo.Para terminar. De lo anterior se infiere que la víctima.

Se ntencia del 12 de febrero de 1992. Sección Tercera. Tratado de probatica judicial. Paris: Dalloz. (1998).). (1998. Henao.d’un fait dommageable. (1996. 28 de junio). 22 de mayo). (1977). A. Sección Tercera. Malaurie. 22 de octubre). F. Cuadernos de analisis juridicos. Sección Tercera. Diccionario de la lengua espanola. Santiago. República de Colombia. (1992). (1975). Tomo. (1989. Cour de Cassation de Francia. Sentencia del 6 de a bril de 1994. Responsabilite du Fait des Choses Inanim ees. 6 de agosto). (1994. Expediente 12009. Consejo de Estado.A. 12 de febrero). Barcelona: Bosch. 2620. El dano. Sen tencia del . Tort Law. República de Colombia.). (1973. (1994. Temas de responsabilidad civil. República de Colombia. Tomo LXXII. República de Colombia. Madrid. Seriaux. Consejo de Estado. Cours de droit civil. JCP. Consejo de Estado. Expediente 1602.. Johnston. & Ternera. Mantilla. Expediente 10646. República de Colombia. República de Colombia. (1997).. 25 de abril). Barcelona: Bosch. (1989).121. 22 de octubre de 1996. Sección Tercera. J. S. República de Colombia. Tomo IV. Expediente 9084. República de Colombia. (2 Ed. 18 de abril). Trad. (1996. LXXXI. República de Colombia. Comm. España. 28 de noviembre). Muñoz. (1992. De Cupis. Philippe & Aynès. (1982. Bogotá: Universidad Externado de Colombia. Anales. L. F. Anales. Sentencia del 30 de noviembre de 1989. Londres: Burke Larroumet. Consejo de Estado. Consejo de Estado. (2000). (2004). Deakin. Tomo I.). Expediente 3139. 22 de agosto).IV. C. 6 de abril). note: A. Consejo de Estado. Real Academia Española. 10 de septiembre). (2003). República de Colombia.VI. Jowitt. 30 de noviembre). Sentencia del 6 de agosto de 1982. (1967. Expediente 11131. B. & Markesinis. Sección Tercera. W. & Bénac-Schmidt. (Á. Chile: Universidad Diego Portales. Consejo de Estado. C. Sentencia del 7 de j unio de 1973. Sentencia del 10 de septiembre de 1998. Sent encia del 18 de abril de 1994. La prueba de la culpa y el dano. (5 Ed. El dano mora. Repertoire Civil. El daño. t. I. Consejo de Estado. París: LGDJ. L. Chile: Jurídica de Chile. Consejo de Estado. Consejo de Estado. París: Cujas. Consejo de Estado. Consejo de Estado. 7 de junio). Sentencia del 28 de noviembre de 1994. Coleccion derecho privado. Expediente 9955. A. F. C. n°261 y D. Teoría general de la responsabilidad civil. United King dom: Oxford University Press. En Dictionary of english law. B. tomo I. Martínez. Sentencia del 22 de mayo de 1997. (1995). (1996. Sentencia del 28 de junio de 1967. Sent encia del 25 de abril de 1996. Sección Tercera. Ch. (1994. Breves comentarios sobre el daño República de Colombia. República de Colombia. Expediente 5424. (1997. Domínguez. Santiago de Chile. Expediente 7177. 97.

Expediente 10220. tomo XLVI. 12 . Expediente 11842. Sentencia del 14 de marzo de 1938. (1922. Sen tencia del 10 de agosto de 2001. 5 de mayo). Gaceta Jurisprudencial. Sentencia del 6 de septiembre de 2001. (2005. Corte Suprema de Justicia. Sección Tercera. Consejo de Estado. Sección Tercera. (1996 B. República de Colombia. República de Colombia. República de Colombia. Corte Constitucional. Sentencia T-811 de 2005. Sección Tercera. (1993). (1996 A. (1938. República de Colombia. Expediente 15187. Consejo de Estado. (1936). (2007). Sección Tercera. Sentencia C-197 de 1993. 12 de diciembre) . 21 de julio). Sentencia del 31 de mayo de 1938. (1996. República de Colombia. (1938. Sección Tercera. Consejo de Estado. 19 de julio). Sentencia del 21 de noviembre de 1996. Corte Constitucional. Sala de Casación Civil. 9 de junio). Corte Suprema de Justicia. Sección Tercera. Consejo de Estado. 21 de noviembre). República de Colombia. Sala de Casación Civil. (2000. Expediente 9685. (1996. Gaceta Jurisprudencial. (2006. República de Colombia. Corte Suprema de Justicia. Consejo de Estado. Sección Tercera. 5 de diciembre). 25 de noviembre). Consejo de Estado. Sala de Casación Civil. 17 de octubre). Se ntencia del 17 de octubre de 1996. (2006. tomo CCXIX. Expediente 14970. Corte Suprema de Justicia. República de Colombia. República de Colombia. Expediente 10805. 16 de agosto). Expediente 13. (2005. República de Colombia. Sentencia del 25 de noviembre de 1992. Sent encia del 19 de julio de 2000. (1996. (1936). Corte Constitucional. 14 de marzo). (2001. Consejo de Estado. Consejo de Estado. (2005). Se ntencia de 13 de febrero de 2006. República de Colombia. Sección Tercera. Sección Tercera. 665. República de Colombia. República de Colombia.254. Expediente 11335. República de Colombia. República de Colombia. 21 de febrero). Expediente 15455. 12 de diciembre) . Expediente 10299. 6 de septiembre). Sección Tercera (2002. Expediente 13. Sentencia C-516 de 2007. Sen tencia del 16 de agosto de 2006. Sección Tercera.22 de agosto de 1996. República de Colombia. Sentencia del 12 de diciembre de 1996. Sente ncia del 9 de junio del 2005. Expediente 12555. 21 1-217. Sección Tercera. 10 de agosto). Gaceta Jurisprudencial. Corte Suprema de Justicia. Consejo de Estado. Sección Tercera. Sentencia d el 21 de julio de 1922. República de Colombia. Expediente 9169. 218. Sentencia del 12 de diciembre de 1996.232 y 15. (2001. Expediente 15846. S entencia del 5 de diciembre del 2006. Consejo de Estado. XIX. 13 de febrero). (2006. República de Colombia. Consejo de Estado. Sen tencia del 21 de febrero de 2002. 560 -565. Consejo de Estado. Sala de Casación Civil. República de Colombia. Gaceta Jurisprudencial.646. Consejo de Estado. Senten cia del 5 de mayo de 2005. tomo XLVI. Luís Fernando Ternera Barrios • Francisco Ternera Barrios 111 República de Colombia. República de Colombia. (1992. 31 de mayo).

Sala de Casación Civil. 27 de septiembre). & Mantilla. 905. J. Sentencia del 29 de agosto de 1960. Colombia: Universi dad del Rosario. La responsabilité objective du fait des activ ités dangereuses. Expediente 5229. Sentencia del 3 de marzo de 1942. Ternera.Enero-Junio de 200 8 / 178 p. Corte Suprema de Justicia. De los perjuicios y su indemnizacion. J. Sentencia del 6 de julio de 1951.(1977 ). 13. Expediente 14415. Corte Suprema de Justicia. De la responsabilidad civil. B. En: C. Tamayo. 892. Sala de Negocios Generales. Starck. Sala de Casación Civil.LXII. Gaceta Jurisprudencial. 3 de marzo). (1972). tom o LXI. 13 de septiembre). Gaceta Jurisprudencial. Gaceta Jurisprudencial. República de Colombia. Tratado de la responsabilidad civil. República de Colombia. Colombia 112 Opinión Jurídica República de Colombia. Tamayo. (2004. Bogotá: Legis. 2 d e marzo). Corte Suprema de Justicia. 18 de mayo). F. República de Colombia. 7. Vol. (194 6. La interpretación contra legem del artículo 235 6 del Código Civil colombiano. Sentencia del 18 de mayo de 2005. Sentencia del 5 de octubre de 1999. República de Colombia. (194 7. & Mantilla. Sala de Negocios Generales. República de Colombia.). tom o. Bogotá: Temis. 6 de julio). 235. Sala de Casación Civil. República de Colombia. Pizarro (Ed. Expediente 7623. Sala de Negocios Generales. Colombia: Universidad del Rosario. Sentencia del 28 de junio de 2000.de septiembre). Sentencia del 25 de abril de 1945. (2007). (1999). 386-405. República de Colombia. (194 2. 717. Ternera. Ternera. 97 . (2004 A). Medellín. F.ISSN 1692-2530 . (2005. (1999. tomo IV. La realidad de los derechos reales. Expediente 5348. tomo I. Obligations. República de Colombia. tomo XX. Gaceta Jurisprudencial. Sentencia del 27 de septiembre de 1946. (2004 B). (2007). Corte Suprema de Justicia. Corte Suprema de Justicia. Breves comentarios sobre el daño y su indemnización Opinión Jurídica. Gaceta Jurisprudencial. (194 5. pp. Expediente 4792. (196 0. 29 de agosto). 593. 5 d e octubre). Corte Suprema de Justicia. Sala de Negocios Generales. tomo XCIII. Bogotá. F. Corte Suprema de Justicia. 577. Gaceta Jurisprudencial. Revista de estudios socio-juridicos. Corte Suprema de Justicia. F. Sala de Negocios Generales. República de Colombia. tomo LII. París: Librairies Techniques. Droit civil. Sentencia del 13 de septiembre de 1947. Sala de Negocios Generales. tomo CIII-CIV . Corte Suprema de Justicia.112 . (2000. Sala de Casación Civil. 6. (2). Sentencia del 12 de septiembre de 1996. Corte Suprema de Justicia. (195 1. Temas de responsabilidad civil . Sentencia del 2 de marzo de 2004. 28 de junio). 25 de abril). No. F.