V

X \^i J

SERER VICENSXC

Renovación de la vida religiosa
•r

resortes ps ico pedagógicos

STVDIVM

VICENTE SERER, T. C.

RENOVACIÓN DE LA VIDA RELIGIOSA
RESORTES PSICOPEDAGOGICOS

Prólogo del R. P. JOSÉ MIGUEL MIRANDA ARRAIZA, O.C.D.

STVDIVM, ediciones Bailen, 19 MADRID-13

PRESENTACIÓN
© JULIO GUERRERO CARRASCO STVDIVM, ediciones Tengo el gusto de presentarte, lector amable, la obra RENOVACIÓN DE L A VIDA RELIGIOSA —Resortes psicopedagógicos—, del R. P. Vicente Serer, terciario capuchino. Aunque la frase sea muy manida, se rae antoja comenzar con ella: He aquí u n libro diferente sobre un tema riquísimo e inexplotado suficientemente. Y conste que no digo esto como un recurso literario. Es de verdad. Sobre la vida religiosa han aparecido muchos libros y ensayos, unos de cortos alcances, otros bastante felices. Pero sobre Psicología y Pedagogía en la Vida Religiosa, la literatura ha sido muy escasa. Apenas hay unas pocas obras.
NIHII. OBSTAT: F R . ALBERTO CASTRILLON R., Censor.—IMPRIMÍ POTBST: F E . JESÚS SERRANO, RAMOS CAPELLA,

IMPRESO EN ESPAÑA 1968

Superior
D.

Generalis,—NIHIL

OBSTAT:

VICENTE

Censor.—NIHIL

OBSTAT: DR. RICARDO BLANCO, Vicario General. — Madrid, septiembre de 1968.

La que tratamos de reseñar tiene este inmenso valor: Contarse entre esas pocas y tratar el tema de una manera distinta a como lo tratan los demás. El mérito está, pues, ganado. El método es sencillo y muy actual: escoge válorei humanos para analizarlos y darles un barniz sobrenatural. No hay uno solo que no pase por la mente y la pluma del autor sin que logre ese objetivo. Esto tiene su dificultad. No se puede olvidar que hasta nuestros días los valores humanos han — 5 —

Depósito legal:

M. 19OO0.—1968

Gráficas Halar, S, L.—Andrés de la Cuerda, 4.—Madrid-15.—1968

estado desprestigiados. Se nos enseñó que se podía ser santo sin ser hombres y tratamos de construir una santidad mediatizada y enfermiza. Hoy vamos comprendiendo las cosas y estamos tratando de dar a cada realidad su valor: no se puede ser buen cristiano, y consecuentemente religioso perfecto, si no se es hombre cabal. Aclaro: solamente cuando busquemos formar al cristiano somo hombre tendremos la base para formar al hombre como cristiano. Es decir, cuanto más hombre sea el hombre, logrará ser mejor cristiano, y cuanto más cristiano, será más hombre. Esto lo entendía muy bien aquella gran mujer que se llamó Santa Teresa de Avila, cuando repetía a sus monjas: "Hijas mías, cuanto más santas, más conversables con sus Hermanas." Tan cierto es que ella supo llevar a la práctica este "slogan", que Gabriel y Galán, el exquisito poeta extremeño, quiso destacar este mérito teresiano en uno de sus sonetos dedicado a la Santa: Mujer de inteligencia peregrina y corazón sublime de cristiana, fue más humana cuanto más divina y más divina cuanto más humana. Para mí, éste es uno de los mejores valores de la obra. Sin duda porque hace tiempo que ando reflexionando sobre estos mismos conceptos. Y lo subrayo, porque todavía "estos valores humanos'' no han sido admitidos por la puerta ancha en las Comunidades religiosas. Hay avances, pero faltan muchos kilómetros para llegar a la meta deseada. El autor • no menosprecia en ningún momento los valores de la vida religiosa, pero no los concibe descarnados, como si fuésemos ángeles y no hombres. Por eso aquilata conceptos que a menudo se confunden, como humano con mundano, firmeza con terquedad, santidad verdadera con beatería, comunidad con comunismo... Es decir, oro, con oropel. Naturalmente que a lo largo de estas exquisitas páginas hay enfoques de otros ternas importantes y variados, siempre en torno a la problemática de la vida religiosa. De ellos, unos que se están revisando
— 6 —

a conciencia dentro de la era posconciliar; otros que todavía están oscuros, otros que son discutibles... Y eso es precisamente lo encantador de esta obra; que da para todo. Es riquísima en temas. Por este motivo, tanto los subditos, como los que los gobiernan, encontrarán aquí abundante material para estudiar, para dialogar, y sobre todo para llevar adelante una sana renovación religiosa a la luz de la Constitución "Perfectae Caritatis". Porque eso sí, no hay pensamiento en el libro que no esté escudado en éste y en otros documentos conciliares. El autor dice que estas páginas son un mosaico de pensamientos sobre la vida religiosa. Sí, es cierto. Pero un mosaico de pensamientos vivos, profundos, actuales, serenos, valientes. Son verdades en punta, banderillazos bien logrados y a menudo estoques definitivos. No quiero llamarlo "Manual" imprescindible dentro de la renovación posconciliar, pues esta expresión me es poco simpática, o "vademécum", palabra que tampoco me gusta. Digamos más bien que es un libro que requiere estudio, manejo constante, reflexión para toda Comunidad Religiosa. Está escrito para ser rumiado, digerido y hasta manchado de tanto usarlo. No es una obra para adornar estantes de biblioteca. Es para tenerlo abierto en el escritorio de cada religioso. Sobre el autor, no sé ciertamente qué se puede decir que no se sepa, al menos aquí en Colombia. Porque, ¿quién no conoce en esta República sudamericana al P. Vicente Serer? Quizá a los que no son ni han vivido aquí les diría: Imaginaos un, hombre que ha pasado toda su vida escribiendo, dirigiendo revistas, dando charlas y conferencias y trotando por todos los lugares de esta patria colombiana. Literariamente se estrenó en la Revista Alborada, que él la dirigió más tarde, la elevó ?¡ le dio categoría, hasta el punto que actualmente está considerada como una de las mejores de esta, tierra, y en su género—psicopedagógico—, la única. Basta hojear sus páginas y le veremos al P. Serer disfrazado con un montón de nombres. Pedagógicamente brilló en la Escuela Psicopedagógica de Meiellín, que él la instituyó y que hoy es gloria de aquella ciudad. En el ámbito cultural religioso, digamos, no ha habido congresos, reuniones o encuentros, cerno de-

timos ahora, donde no salga a relucir el nombre del P. Serer con su charla amena y serena. Por eso tiene entre los religiosos—especialmente entre ellas— tanta "hinchada". Incluso estas páginas se han escrito con experiencias recogidas en esas intervenciones, como él mismo apunta. Sobre otras actividades del autor podrían hablar mejor sus "hijos", los Terciarios Capuchinos; y digo sus hijos porque él ha merecido ser escogido para Provincial de la provincia colombiana de su Instituto, cargo aue en la actualidad desempeña. Por lo demás, hablar en Colombia del P. Vicente Serer es hablar de simpatía, sencillez, sinceridad, cordialidad, en fin, de todos esos valores divinoshumanos que él tan bellamente los explica. Esto lo conocen muy bien los Cursillistas de Cristiandad, a cuyo Movimiento está entregado y donde lo conocí. En resumidas cuentas: la obra RENOVACIÓN DE LA VIDA RELIGIOSA—Resortes psicopedagógicos—, que es también Pedagogía de la Vida Religiosa, escrita por pluma tan competente y llena de experiencias, es algo que merece la pena. Abre muchos caminos, brinda orientaciones nuevas, resalta valores humanos y divinos que andaban perdidos y, en definitiva, enseña a construir Comunidades religiosas posconciliares, sacando formas nuevas del riquísimo tesoro del Evangelio, de la Iglesia y del espíritu de los Fundadores. Creo que en esta preocupación urgente se encuentran todos los Institutos religiosos hoy en día. Pues en ese camino, no Ubre de dificultades y de sombras, el libro del P. Serer es contribución excelente, es luz- orientadora. Estoy seguro de ello. Bogotá, Colombia, julio de 1968, año del XXXIX Congreso Eucarístico Internacional.
P. JOSÉ MIGUEL MIRANDA ARRAIZA, OCD.

PRELIMINAR
Muchos buscan la adecuada renovación de la vida religiosa a la luz del Vaticano II, pero no todos son capaces de realizarla. Hay que sacar formas nuevas del riquísimo tesoro del Evangelio, de la Iglesia y del espíritu de los Fundadores. El Concilio da para todo. Cada uno lo interpreta a su manera y le hace decir lo que desea. Si las soluciones concretas no son ponderadas, hay peligro de caer en graves errores, porque el peor momento de establecer una reforma es cuando no hay posibilidad de diferirla. Son demasiadas las cosas que se confunden: comunidad cristiana con comunismo, libertad con libertinaje, auténtico con instintivo, apostolado con proselitismo, caridad con condescendencia, personalidad con machismo, sensibilidad con sensualidad, justicia con intolerancia, firmeza con terquedad, obediencia con conformismo, humano con mundano, comprensión con aceptación, diálogo con discusión...; todos ellos términos que tienen que ver con la íntima manera del ser humano. Ha de humanizarse lo sobrenatural, es verdad, pero a fin de sobrenaturalizar lo humano. El hombre cambia sin cesar y cambia el ambiente general de la vida, permaneciendo idéntico en la —9—

»

Párroco de la iglesia de Santa Teresita.

— 8 —

esencia. No nos podemos aislar en u n mundo de añoranzas, pero tampoco podemos considerar cada tradición como una rutina. Hemos de enseñar hoy a vivir la totalidad del Evangelio; la Pastoral es una ciencia de evolución. E l hombre actual, con su angustia existencial, ni es tan malo como nos lo presentan los pesimistas, ni tan distinto como algunos p r e t e n d e n ; ha cambiado, y nosotros debemos cambiar, pues en toda postura inflexible y extremada se encuentran dos pecados escondidos: soberbia y pereza mental. Con los jóvenes de hoy y su peculiar m a n e r a de ver, juzgar y actuar, hemos de construir la Iglesia del futuro. Pero ellos necesitan nuestro testimonió y n u e s t r a clara y firme orientación. Tenemos plena confianza en que la juventud de nuestro siglo no será menos generosa en responder al llamamiento del Maestro que la de los tiempos pasados; siempre y cuando en sus familias y en nosotros encuentren el ejemplo y la ilusión como cosa normal y espontánea. Se constata una disminución en el n ú m e r o de candidatos a la vida religiosa y u n aumento en el n ú m e r o de los que la abandonan. Nuevos métodos de pastoral vocacional, q u e hagan sentir la conciencia eclesial de toda la comunidad cristiana, se imponen cada día p a r a que todos se responsabilicen del problema vocacional. La perseverancia depende de muchos factores individuales, de la correspondencia a la gracia, pero también de u n a serie d e logros que las comunidades deben i n t e n t a r : consagración plena, comunión fraternal, espíritu de servicio, autenticidad dinámica... E s t a s páginas se escribieron para ayudar a los religiosos y religiosas. A pesar del título, aquí no se habla propiamente de psicología; sin embargo, psicológico y pedagógico quiere ser su enfoque fundamental de la problemática religiosa, con u n lenguaje al alcance de todos. La palabra viva, con el calor de la persona y el énfasis de la dicción, m u e v e y conmueve m á s que la simple l e t r a muerta. E s t e mosaico de pensamientos fue antes motivo d e innumerables conferencias, — 10 —

pláticas y convivencias. Muchos religiosos y religiosas me manifestaron el deseo de poseerlos para meditarlos y profundizarlos. Darles forma no fue difícil, pues n u n c a hablo sin u n esquema de ideas preconcebido y asimilado. E s t e opúsculo quizá carezca de la unión y lógica de un libro de tesis; sin duda alguna no pretende agotar los temas q u e trata. Se encontrarán frases repetidas y pensamientos casi iguales, pues uno cuando habla se repite en aquello que cree de mayor importancia. Su único y modesto objetivo es ofrecer a las almas consagradas u n a serie de reflexiones prácticas que las mentalicen y eleven. Por la acogida que le dispensen, m u c h a s gracias.
VICENTE SERER VICÉNS, T. C.

Bogotá, 15 de mayo de 1968. XXXIX Congreso Eucarístico Internacional. Vínculo de Amor.

— 11 —

1
CRITERIOS Y RENOVACIÓN
Sin la cooperación de todos los miembros del Instituto, no puede conseguirse la renovación eficaz, ni la recta acomodación de la vida religiosa. (P. C. n. 4.)

1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. 15. 16. 17. 18. 19. 20. 21. 22. 23. 24. 25. 26. 27. 28. 29. 30. 31. 32. 33. 34. 35.

Vuelta a las fuentes y cooperación. Criterios de renovación. Crisis de vida honda. Psicosis de ausencia. Vuelta al Evangelio y al espíritu propio. Comunidad, verdadera familia. El fenómeno de la masa. Revisión de tradiciones. Vivencia de una amistad pura. Consagración a Dios. Teología de la vida religiosa. Vida religiosa con imagen renovada. Religiosos, arreligiosos. Fidelidad y adaptación. La disciplina regular. Fidelidad y no rigor. Castidad, mortificación y buena educación Santidad de la regla. Culto interno de la regla. Riesgo de la inobservancia. Confusión de términos. Dilemas. Saber y ser. Caridad es verdad. Generosidad y santidad. Testimonio cristiano. Humano, sí; pero no mundano. Génesis de la sabiduría. Eco de Dios. Psicología de los placeres. Virtud y falso placer. Psicología del triunfador. Creerse capaz y ser constante. Vivir con ilusión, no vivir de ilusiones Pesimismo, suicidio del espíritu.

1. Vuelta a las fuentes y cooperación «La renovación adecuada de la vida religiosa abarca a un tiempo, por una parte, la vuelta a las fuentes de toda vida cristiana y a la primitiva inspiración de los Institutos; y, por otra parte, una adaptación de los mismos a las diversas condiciones de los tiempos. Renovación que hay que promover bajo el impulso del Espíritu Santo y la dirección de la Iglesia» (1). «Sin la cooperación de todos los miembros del Instituto no puede conseguirse la renovación eficaz, ni la recta acomodación. Pero piensen todos que la esperanza de la renovación hay que ponerla, preferentemente, en la observancia más fiel de las Constituciones, que en la multiplicación de las leyes» (2).

2.

Criterios de renovación

El criterio, según el Concilio, que debe presidir y guiar la reforma, debe ser el de lo fundamental; abarca la vuelta a las fuentes de toda la vida cristiana y a la primitiva inspiración de los Institutos. Lo fundamental, dice, es doble: lo fundamental cristiano y lo fundamental del Instituto. Lo fundamental del Instituto tiene dos vertientes: lo fundamental de la
(1) P. C. 2. (2) P. C. 4.

— 15 —

vida religiosa en general y lo fundamental de TAL Instituto. Esto supone un estudio y conocimiento de lo que es fundamental y lo que es accidental en la vida cristiana, en la vida religiosa y en la misión específica y modo de vivir de cada Instituto. Lo fundamental es esencial, inmutable, de siempre. Lo accidental es accesorio, mutable, susceptible de revisión. La norma de vida debe estar en consonancia con las condiciones físicas y psíquicas actuales de los miembros (3), y con las necesidades del apostolado y circunstancias sociales y económicas de los propios tiempos. El estudio de todas estas cosas, respetando la jerarquía de valores, se acoge a una serie de principios: En lo necesario, unidad; en lo dudoso, libertad; en lo fundamental, fidelidad; en lo accidental, adaptación; en todo, caridad.

tarse, se petrifican en determinadas actitudes que tal vez no son las más adecuadas a la época presente. Las medicinas son para los enfermos, las Constituciones para la santificación de los miembros actuales, los apostolados para la cristiandad en marcha y los Sacramentos para los hombres. Eviten el choque de generaciones que se produce cuando el conjunto de los que gobiernan es de edad demasiado madura.

4.

Psicosis de ausencia

3.

Crisis de vida honda

Diálogo y comprensión son dos palabras de moda que todos pronunciamos con frecuencia y que sentimos la psicosis de su ausencia. Nos cuesta comprender la juventud, como cuesta comprender lo que nos desborda, aquello que nuestras categorías mentales no pueden ya asimilar. ¿ No son acaso—dice Juan Fernández Martínez—muchas de nuestras prudencias, de nuestras reticencias, muchos de los frenazos que damos a los impulsos juveniles, el fruto non sancto de un amor propio quizá disimulado, inconfesable, pero no por ello menos real?... ¡Qué mal nos cae que las generaciones nuevas se sientan incómodas en los moldes prefabricados a que queremos someterlas! De ahí que cuando, valientemente nos exteriorizan su inconformidad, echemos mano del recurso poco honrado de rasgarnos las vestiduras. Suspiros e improperios, huida del diálogo, es toda respuesta (5). 5. Vuelta al Evangelio y al espíritu propio

Necesitamos para los diversos tiempos una encarnación del mundo que tenemos que evangelizar; si no usamos su lenguaje no seremos entendidos. La falta de adaptación implica una crisis de vida honda ; el organismo fuerte y sano se adapta, con cierta facilidad a los diversos climas y circunstancias; pero cuando envejece, falto de vitalidad, ya no reacciona ni se adapta; entonces está próximo a la muerte. La Iglesia, llena de vida, se adapta perpetuamente y pide la adaptación de sus estructuras. La vida religiosa ha de ser lo mismo; si no se adapta, muere; la incapacidad de adaptación de algunas Ordenes y Congregaciones—dice Martínez Cano—(por más paliativos que se le quieran poner), es señal de obras trascendidas, carentes de vitalidad (4). Comunidad que le falte el ambiente respirable de espontaneidad, o la elasticidad equilibrada de adaptación, tiene dirigentes que no funcionan o que pertenecen a épocas ya superadas. Los Superiores que no leen, pierden la flexibilidad de espíritu para adap(3) P . C. 4. (4) MARTÍNEZ CANO, Promoción ed. Desclée, Bilbao, 1966. espiñfual de los religiosos,

La vida interior, a la luz del Evangelio y del espíritu del propio Instituto, criterio supremo de renovación y aggiornamento. Al mundo se le salva por el mismo camino que Cristo le redimió: con el misterio
(5) FERNANDEZ MARTÍNEZ, JUAN, «Superiores de Seminarios y

nueva ola», Incunable,

198, enero 1966.

— 16 —

— 17 —
B E N C m C I O N D E L A VIDA R E L I G I O S A . 2

de la Cruz, que aparece en su anonadamiento, hecho obediente hasta la muerte. Nosotros explicamos eficazmente la redención y logramos la auténtica renovación en obediencia rendida y respeto profundo al misterio de la Iglesia; en humildad evangélica; en pobreza real y no jurídica, en oración encendida y contacto continuo con Cristo, en castidad perpetua que rehuye las evasiones dispersivas, y todo esto levantado sobre una humanidad cultivada y exquisita, adiestrada para un fecundo apostolado en el mundo de hoy, que pide testigos vivos del Evangelio. Busquemos pronta y paciente solución de la crisis en la vida religiosa, a la luz de principios ciertos y por personas autorizadas, que capten el sentir de todos los buenos religiosos, sin dejar la iniciativa de las adaptaciones a quienes por falta de espíritu y de criterios sobrenaturales y llevados del instinto, expondrían la buena marcha de los Institutos.

7.

El fenómeno de la masa

Toda reunión un poco numerosa, unidos por ideales y motivos psicológicos, tiene su manera específica de reaccionar, que no es la de cada uno de los individuos, ni su suma, y en muchos casos es contrario al modo de ser de muchos. Dentro de la masa el individuo queda psicológicamente afectado, tanto más cuanto que la carga afectiva de la masa es mayor y el individuo más sugestionable. En medio de la colectividad el YO pierde en gran parte su capacidad psíquica, tomando el modo flotante de la colectividad. Esto constituye la crisis de identidad de no pocos religiosos y sobre todo de religiosas. El sujeto pierde su propio estilo cayendo en cierta pasividad gregaria de seguir al que va delante o simplemente lo que está escrito. Se pierde en parte el espíritu de iniciativa, se llega al infantilismo (11). 8. Revisión de tradiciones De aquí la necesidad urgente de revisar las tradiciones y costumbres de las comunidades religiosas, especialmente femeninas, confrontadas con los cinco principios de renovación: — Seguimiento de Cristo en el Evangelio. — índole y misión propia del instituto. — Iniciativas e intenciones de la Iglesia. — Necesidades de la Iglesia actual. — Condiciones humanas y psicológicas de la época (12) 9. Vivencia de una amistad pura

6.

Comunidad, verdadera familia

«La Comunidad como una familia verdadera, reunida en el nombre del Señor, disfruta de su presencia (6); porque el amor de Dios se ha derramado en los corazones por virtud del Espíritu Santo (7). Pero el amor es el cumplimiento de la ley (8). Más aún, la unión de los hermanos manifiesta la venida de Cristo (9) y de ella deriva un gran vigor apostólico (10). Con estas palabras el Concilio resalta el valor de la vida común, y añade que hay que procurar que se llegue a una categoría solamente, salvo lo que deriva del orden sagrado. La vida común es el medio más apto para formar o deformar las conciencias.

(6) (7) (8) (9) (10)

Mateo, 18, 20. J u a n , 13, 35. Rom., 5, 5. Rom., 13, 10. P. C , c. 15.

Lo esencial de la caridad en la vida religiosa reside en la vivencia de una amistad auténtica y madura
(11) MARTÍNEZ CANO, O. C , 116.

(12)

Conferencia de Religiosos, Brasil, 2, C.L.A.R.

— 18 —

— 19 —

entre sus miembros, vinculados por u n compromiso común, informada por la caridad que lleva a una profunda «Koinonía», penetrada por la presencia de Cristo, fecunda en actitudes de servicio hacia los hombres (13). La Comunidad, así entendida, se presenta como el signo principal de los valores evangélicos que la vida religiosa ofrece a la Iglesia y al m u n d o de hoy (14). A los Superiores corresponde, con la ayuda de todos, examinar la m a n e r a de entablar u n auténtico diálogo fraterno, con u n mejor conocimiento m u t u o , disponibilidad para perdonar, disposición para colaborar; u n a maduración m á s completa, conscientes de n u e s t r a responsabilidad, capaces de iniciativa, y decisión, penetrados de la verdadera humildad y deseosos de ver toda la verdad para comprometerse con ella.

11.

Teología de la vida religiosa

Los consejos evangélicos de castidad consagrada, de pobreza y obediencia fueron siempre recomendados por los Apóstoles y Padres, por los Decretos y Pastores de la Iglesia, como u n don divino que la Iglesia recibió del Señor y que con su gracia conserva siempre. La autoridad de la Iglesia, bajo la guía del Espírit u Santo, se preocupa de i n t e r p r e t a r estos consejos, de regular su práctica e incluso de fijar formas estables de vivirlos. Por la profesión religiosa el religioso hace una total consagración de sí mismo a Dios, amado sobre todas las cosas, de m a n e r a que se ordena al servicio de Dios y a su gloria, por u n título nuevo y especial, extrayendo de la gracia bautismal u n fruto más copioso. Su vida espiritual se consagra también al provecho de la Iglesia, según la índole propia de cada Instituto. Aparece como u n símbolo que puede y debe a t r a e r eficazmente a todos los miembros de la Iglesia a cumplir sin desfallecimiento los deberes de la vida cristiana. Presenta p e r e n n e m e n t e en la Iglesia el género de vida que el Hijo de Dios tomó cuando vino a este m u n d o p a r a cumplir la voluntad del Padre y que propuso a los discípulos que le seguían. Finalmente, proclama de modo especial la elevación del reino de Dios sobre todo lo t e r r e n o y sus exigencias supremas (18). El Concilio aprecia sobremanera la vida virginal, pobre y obediente de los institutos religiosos trazada sobre el modelo de Cristo, y los exhorta a todos a difundir por todo el m u n d o la Buena Nueva, glorificando al Padre, que está en los cielos. E s frecuente la insistencia en el valor teológico de la vida religiosa, en la vida comunitaria de fraternidad, en el testimonio de vida evangélica en caridad, en el símbolo y reclamo de u n a vida ulterior y eterna; como también e n el apostolado eficiente dentro de u n a pastoral de conjunto, exacto conocimiento de los tiempos.

10.

Consagración a Dios

«Pero la Iglesia no sólo eleva con su sanción la profesión religiosa a la dignidad de estado canónico, sino que la presenta, mediante la acción litúrgica, como u n estado de consagración a Dios» (15). Además del valor subjetivo con las disposiciones interiores y la entrega personal del religioso, la Iglesia con s u consagración y su oración pública le dedica al servicio de Dios, le asegura las correspondientes gracias, de tal m a n e r a que todas sus actividades entran en el orden sacro y cultural (16). P o r eso Santo Tomás definía la vida religiosa como el estado por el cual el h o m b r e es consagrado totalmente, él mismo y todas s u s cosas, al culto y al servicio de Dios (17). H e aquí el amor, h e aquí la dignidad.
(13) C.L.A.K., 2-1 (14) P. C. (15) GS, 45. (16) TIMOTEO URIQUIRI, Acción profesión religiosa, pág. 296. (17) S. T H „ I I I , q. 63, a. 6.

litúrgica

de

la Iglesia

en

la (18) L. G. 44.

— 20 —

— 21 —

12.

Vida religiosa con imagen renovada

13.

Religiosos, arreligiosos

La vida religiosa ha de presentar una imagen renovada a los ojos del mundo, destacando los siguientes valores: — Vida comunitaria que expresa más auténtica comunión fraternal, que relaciones meramente jurídicas (19). — Consagración plena y total a Dios, a nivel de las experiencias más profundas de la vida humana (pobreza, castidad y obediencia) que implica un riesgo, señal y testimonio encarnado de la trascendencia del Reino de Dios (20). — Servicio a la Iglesia en el mundo, que en América Latina debe caracterizarse por la promoción humana (21) tendiendo al desarrollo y a la integración. — Autenticidad dinámica, despojada de formas muertas y creadora de expresiones actualizadas a la luz del Evangelio y según los signos de los tiempos (22). — Eficiencia que respete y valorice la capacidad y los carismas personales proyectándolos a la construcción de la Iglesia y el mundo (23). — No nos fijemos en cuatro hechos que nos agitan sin llegar a la nueva mentalidad: INSTITUCIONALIZACION DEL CAMBIO, con criterios claros y permanentes y compromiso personal con la responsabilidad de hombres conscientes y personas consagradas.

Admitimos que el siglo xix puso casi exclusivamente su acento en los deberes para con Dios. Los religiosos se concretaban a acusarse de su falta de piedad, omisiones en la oración, incumplimiento en sus deberes religiosos contemplados en la regla (24). Pero hoy hemos de denunciar con honda pena, todo lo contrario: el énfasis se pone en el amor al prójimo olvidando casi por completo el amor a Dios. Encontramos religiosos sabios, economistas, buenos profesores, activos apóstoles, apasionados en cuestiones sociales...; pero pocos con profunda fe, contacto con Dios, vida íntima, confianza en la virtualidad de los Sacramentos y de la palabra de Dios. Una vida religiosa mutilada en su dimensión divina es una caricatura de religión. Un cristianismo reducido a una solidaridad humana, perdería su interés esencial. Un religioso arreligioso no interesa a nadie. Ciertamente el amor al prójimo es la mitad del cristianismo: «En eso conocerán que sois mis discípulos»; pero antes había dicho el Señor: «Amarás a Dios con todo tu corazón, con toda tu alma, con toda tu mente, con todas tus fuerzas.»

14.

Fidelidad y adaptación

He aquí los dos polos de acción con relación a la adecuada renovación de la vida religiosa. Debemos armonizar estas dos actitudes sin excluir ninguna de las dos. La fidelidad no debe ser perezosa y estéril conservación; pero la adaptación debe precaverse del peligro de un relativismo que llegue a afectar la esencia, el fin o la estructura de cada uno de los institutos. De la búsqueda de este equilibrio entre la solicitud por la fidelidad y el deseo de adaptación, nacerá nues(24) JEAN DANIÉLOU, «El complejo del antitriunfalismo», sla, 1.384. Eccle-

(19) (20) (21) (22) (23)

P. L. P. P. P.

C. G. C. C. C.

15. 44. 8. 22. 14.

22

— 23 —

tra posición armónica en bien de las diversas obras de la Iglesia a nosotros confiadas. Ni tanta fidelidad que sea un freno para nuevas realizaciones en un mundo de constantes cambios, ni tanta adaptación que caigamos en un relativismo continuado e inconstante cambiando simplemente por cambiar con el afán de siempre nuevas experiencias que nunca llegan a madurar.

quiere (como la fidelidad en la disciplina) permanente generosidad.

16.

Fidelidad y no rigor

Debe haber clara conciencia que la disciplina regular, siendo algo normal y necesario, no constituye, sin embargo, lo más importante de la vida religiosa. El rigor causa tensión de espíritu, logra un cumplimiento servil, no conduce a ningún fruto bueno, engendra angustia. La inobservancia nos lleva al caos, encuentra en las normas obstáculos y no rieles que paralizan los pasos al fin, es causa de innumerables faltas de caridad. La fidelidad es una garantía, una observancia vital, íntima, flexible, razonada; sólo el amor puede vivificar una vida. Procure el Superior, por una parte, buscar con exquisito cuidado las diversas manifestaciones de la Voluntad de Dios, estableciendo un auténtico diálogo con los subditos; y por otra parte, él, con su autoridad, es quien ha de decir la última palabra, determinando lo que conviene hacer (26). De esta manera la vida de obediencia será un testimonio del «sacramento de unidad» de la Iglesia. Piensen, sin embargo, los Religiosos, que las principales causas de los desequilibrios suelen ser personales, por falta de alguna de estas cosas: castidad, mortificación, conciencia recta, buena educación.

15.

La disciplina regular

Hay que apreciar la disciplina regular, no sólo como auxiliar eficaz de la vida común, sino como elemento necesario de toda formación para adquirir el dominio de sí mismo; para procurar la sólida madurez de la persona y formar las demás disposiciones del alma que ayudan decididamente a la labor ordenada y fructuosa de la Iglesia (25). El Concilio admite, en primer lugar, que la disciplina es el mejor auxiliar de la vida común. Sin ella la vida comunitaria se resiente; sólo cuando todos cumplen sus obligaciones se garantizan los derechos de los demás. Armonía, puntualidad, orden, caridad dependen, en parte, de la disciplina, fielmente observada con amorosa delicadeza. El segundo objetivo no es menos importante que el primero: adquirir el dominio de sí mismo. El instinto y el capricho, las tendencias incontroladas, los desequilibrios y nerviosismos e incluso los complejos, son patrimonio de quienes no logran el dominio de sí mismo. La sólida madurez de la persona, tan necesaria para los religiosos; ese paso gradual, con plena normalidad, en cada una de las etapas de la vida, tiene en la disciplina un apoyo singular. Por último, la disciplina forma aquellas disposiciones del alma, que ayudan decididamente a esa Iglesia en actitud de servicio constante, cosa que retas)
O. T. 11.

17. Castidad, mortificación y buena educación La castidad perfecta asegura el equilibrio interior, da transparencia de espíritu, supone dominio constante y personalidad decidida; nos torna en carreteras secas que garantizan la fertilidad del Pueblo de
(26) P. C. 14.

— 24 —

— 25 —

Dios; ofrece la bienaventuranza a los limpios de corazón. Cuando, en cambio, la castidad falla, la confusión llega, involucrando lo auténtico con lo instintivo, la sensibilidad con la sensualidad, la caridad con la simple simpatía, la felicidad con el placer. La mortificación, templanza, orden, disposición de servicio, son medios aptos para controlarse. Las pasiones mal dominadas complican la vida, nos desequilibran. La virtud la clarifica y simplifica. Cuando uno se complica debe pensar que lo están dominando sus propias pasiones. Buena educación, con esas relaciones frescas de gentes que se estiman, requisito indispensable para vivir unidos en sociedad; cortesía sincera que es la flor de la caridad, afecto mutuo para los que viven bajo un mismo techo. 18. Santidad de la Regla

— Tras las Reglas se oculta el Evangelio como tras el pan Cristo. — Quintaesencia del Evangelio en granitos de perfección. — Manifestación clara de la Voluntad de Dios. — Llave del cielo y nudo de una alianza eterna.

19.

Culto interno de la Regla

Debemos dar primacía al Culto interno, pues nada vale una fachada magnífica con un interior derruido. Portada externa de una mausoleo: así es la observancia externa sin la interna. Mis Superiores y mis Reglas podrán encuadrar mi vida exterior, pero sólo yo puedo hacerlo vitalmente como Dios quiere que lo haga. La fidelidad supone un martirio a fuego lento por el derroche de generosidad que constantemente está exigiendo al individuo. Las falsas observancias están condenadas a la esterilidad. Las Reglas y Constituciones son la herencia espiritual del Fundador, su testamento. Estremecido temblor de un hijo ante la madre abofeteada es lo que siente el buen Religioso ante las Reglas despreciadas.

Si la fe en Dios constituye la esencia de la vida cristiana, la fe en la Regla y las Constituciones constituye el nervio de la vida religiosa. Quien cree en la santidad de la Regla, la venera; quien cree en su autoridad, la observa. Las Reglas no son obstáculos ni barreras que nos impiden correr, sino rieles que nos facilitan y encauzan la marcha segura por el camino de la perfección (27). No limitan, sino garantizan el éxito; no son código penal y los Superiores gendarmes para hacerlas cumplir, sino detalles exquisitos para conocer la Voluntad de Dios. Tienen SANTIDAD DE ORIGEN y su existencia indica la vitalidad de la Iglesia y la inspiración constante del Espíritu Santo que nos asiste a los hombres durante el transcurso de los siglos. Las Reglas tienen Santidad de Naturaleza, pues son: — El compendio del Evangelio.
(27) COLLIN, P.. Culto a la Regla, Editorial Luz, Madrid, 1965.

20. Riesgos de la inobservancia — La vulgaridad de vida: Dios trata a las almas como ellas lo han tratado antes. Salirse de la Providencia de Dios. Sustraerse al influjo divino. Caminar por la mediocridad. — Tibieza: Triunfo de la sosera moral. Un «stop» en el camino parando a los Hermanos. Lenta pero real apostasía de Dios. Oscurecimiento de la fe; insensibilidad de conciencia.
— 27 —

— 26 —

— Pecado mortal: Catástrofe del alma consagrada; anemia interior; desprecio de Dios. — Pérdida de la vocación: Que es un don, un mimo de Dios para nosotros; y con ello tal vez poner en riesgo nuestra perseverancia final. Todos éstos son los riesgos de la inobservancia, que se notan palpables en muchos religiosos, desorientados, bajo el título de modernismo.

— Hay quienes sufren la deshonra. — Hay quienes aman el honor. —• Hoy quienes buscan los honores. — Hay quienes desagradan porque temen. — Hay quienes temen porque desagradan. — Hay quienes temen desagradar.

23.

Saber y ser

21.

Confusión de términos

Los libros te darán el SABER; tu contacto con Cristo te dará el SER. Es mucho mejor ser puro que saber normas sobre la castidad; ser humilde, que saber los grados de humildad; ser caritativo, que saber los capítulos sobre la caridad. Lo esencial cristiano no es lo que nosotros aprendemos y hacemos, sino lo que Cristo hace en nosotros mediante su divina gracia. El cristianismo es una religión vital, donde la vida íntima de Cristo en nosotros lo informa todo: para poco sirven los teólogos sin fe; para nada los apóstoles sin unión con Dios. Rebuznos de teólogos los de aquellos que, bajo capa de modernismo, siembran la duda y opacan la fe. Anuncios de propaganda las actitudes de los «apóstoles activos», muy fiados de sus técnicas, que olvidan ser meros instrumentos de Dios.

Muchas cosas se confunden con frecuencia: 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. 11. 12. 13. 14. Auténtico con instintivo. Apostolado con proselitismo. Caridad con condescendencia. Iniciativa con improvisación. Justicia con intolerancia. Humildad con apocamiento. Humano con mundano. Mensaje con propaganda. Firmeza de voluntad con terquedad. Obediencia con conformismo. Libertad con libertinaje. Personalidad con machismo. Sensibilidad con sensualidad. Comprensión con admisión.

Cada una de estas confusiones puede ser causa de honda reflexión. 24. Caridad es verdad 22. Dilemas — Hay quienes hacen porque son. — Hay quienes parecen porque hacen. — Hay quienes hacen por parecer.
_ 28 —

Cristo nos ha dicho: «No sepa la mano derecha lo que hace la izquierda»; pero también nos ha mandado: «Así luzca vuestra luz ante los hombres, que vean vuestras buenas obras y glorifiquen a vuestro Padre que está en los cielos.» — 29 —

«No es tan malo no ser bueno y parecerlo, como serlo y no mostrarlo.»
(CALDERÓN.)

26.

Testimonio cristiano

Testimonio—lo hemos dicho—lo da aquel cuya vida no se entiende ni se explica sin la posesión de un Dios vivo. Cuando se ven actitudes heroicas, virtudes sólidas, caridad perfecta, alegría fundamental... el mundo recibe su impacto y no entiende... No entiende porque en medio se interpuso Dios, a quien él no ve. Cuando el mundo no entiende razones, cuando la sociedad dude metódicamente de las verdades reveladas, cuando los vicios se impongan y cual telarañas no dejen ver el bien... la Hermanita amable al pie de un enfermo pobre y leproso, el religioso sacrificado ante un grupo de jóvenes delincuentes, el misionero olvidado en el corazón de la selva..., demostrarán, con su actitud, que Dios existe y está vivo. El amor lo llevaron a bautizar y le pusieron por nombre Caridad, síntesis de Dios.

— ¿Por qué hay comunidades en donde las virtudes hay que tenerlas calladas porque causan revuelo? — ¿Por qué se murmura más de lo que se aplaude? Porque muchos en la bondad del hermano ven un reto a su pesimismo; en la virtud de la buena religiosa, una afrenta a su mediocridad.

25.

Generosidad y santidad

El salto de la mediocridad a la grandeza, de la rutina a la santidad, del simple cumplimiento al apostolado, está reservado, en no pocas ocasiones, a la generosidad. La generosidad es la vía más segura para llegar a Dios; y, en llegando a El, penetrarlo y amarlo. Hay ciertas cosas que para saberlas bien no basta haberlas aprendido; es necesario practicarlas con amor y constancia, patrimonio de las almas generosas. Cristo es vida; las virtudes cristianas son vitales; nos movemos en el terreno de las vivencias que comprometen la vida y experimentan la existencia. Pobreza, castidad y obediencia no son tratados para estudiar, sino lazos sagrados que nos unen a Dios y nos permiten ser testigos del Reino. Testimonio lo da aquel cuya vida no se entiende sin captar la vivencia íntima de Dios. Y para todo esto hay una palabra clave: generosidad.

27.

Humano, sí; pero no mundano

La cristiandad desea a sus sacerdotes humanos sí,. pero no mundanos. Con una simpatía no prefabricada de político en víspera de elecciones, sino aquella que es la expresión de la caridad, una cortesía que sea el vestido del alma, y una sonrisa que sea el uniforme de la alegría interior. En el sacerdote y la religiosa cierta modestia es muy bien vista, conquista hijos espirituales; cierta desenvoltura no convence, apenas consigue amigotes. Lo único que puede acallar en las almas consagradas el grito de paternidad o maternidad es el ser padres y madres de almas, con el gozo de la fecundidad que Dios da en sus cosas a los auténticos apóstoles. — 31 —

— 30 —

28.

Génesis de la sabiduría

30.

Psicología de los placeres

Rabindranath Tagore nos describe bellamente la génesis de la sabiduría, y después de habernos demostrado que el polvo sucio de la vida no se quita sino con la fuerte restregadura del dolor, añade: «Los grandes dolores conducen hacia la sabiduría, porque son los dolores del parto, mediante los cuales él espíritu se libra de la envoltura y nace libremente y desnudo en brazos de la realidad. La sabiduría es un niño cuya inteligencia y sentimiento han llegado a la completa madurez.» Santidad con desprecio y fuga del dolor, es una quimera. Personalidad sin capacidad de esfuerzo, sin violencia y dominio, es un mito.

Es muy aleccionadora la célebre comparación que hace San Gregorio entre los placeres espirituales y corporales: — LOS CORPORALES engendran deseo antes que se obtengan, y después de obtenidos, desagrado. — LOS ESPIRITUALES, por el contrario, no suscitan cuidado cuando no se tienen, pero son muy deseados cuando se obtiennen. Por eso caminar por los placeres de la carne es caminar con desagrado y desesperación. Lograr los placeres del espíritu es llegar a la paz, la plenitud y la auténtica felicidad. Muchos deleites afeminan el espíritu, minan la voluntad, obnubilan la inteligencia, excitan la sensualidad. «No puede tener asiento la templanza en la liviandad, ni la virtud en el deleite» (BOSSUET). Si las penas, cuando no se sufren bien, destruyen; la comodidad, cual detergente potente, descompone la personalidad. El primer escollo para nuestra conciencia es el deleite, el placer sensual, la comodona indolencia; sólo los placeres inocentes dejan alegría pura en el alma.

29.

Eco de Dios

El eco de Dios no resuena sino donde se produce el vacío, el vacío de las creaturas; las almas llenas de egoísmo hacia los demás difícilmente devuelven el eco de Dios. La virginidad como liberación de las concupiscencias posibilita el proyectarse hacia Dios, le da capacidad de asombro ante lo sobrenatural, inspira la confianza por su transparencia de espíritu, facilita el amor sobrenatural, sublima los sentimientos, nos hace libres con la libertad de los hijos de Dios. La pobreza con su dosis de sencillez, con su ruptura, con el egoísmo, capacita para el encuentro con Dios, que se revela a los humildes, y con los hombres que buscan a los que se prestan. La obediencia, con el vencimiento del propio yo, rotas las barreras propias, facilita el ser instrumento <le Dios y servidor del prójimo en programas organizados y eficientes. Los votos garantizan en el buen religioso el eco de Dios.
— 32 —

31.

Virtud y falso placer

Un instante de gozo del corazón vale más que horas de placer en los sentidos. El placer verdadero es como la flor que nace sobre el tallo de la virtud (EDWARD YOUNG). En cambio, el placer vano mata el alma de la ilusión y pervierte el acertado juicio de la razón y de la prudencia. Por eso Campoamor asegura que siempre los (fal— 33 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 3

sos) placeres son cuna de los grandes pesares, convirtiéndose el placer en verdugo de sí mismo. La furia con que el mundo actual busca el placer, es prueba evidente que carece de él. El hombre persigue el placer como el niño al pájaro: nunca lo alcanza y siempre lo ve (POPE). El falso placer para muchos causa un traumatismo en su personalidad: dejan el pudor de la conciencia para caer en manos del capricho de los instintos. Pitágoras aconseja: El perro de las riberas del Nilo bebe corriendo por temor a los cocodrilos; haz lo mismo con la copa de los placeres. San Agustín concluye: «Señor, nos has hecho para Ti, y nuestro corazón permanece inquieto hasta que descanse en Ti.»

El triunfador sabe ser justo y objetivo. Las críticas que le hacen neutralizan las adulaciones; sabe disminuir el número de sus adversarios, aumentando sus sinceros amigos. La caridad es la síntesis del programa de todo santo, triunfador, que según expresión de San Pablo, en su epístola a los Corintios: es benigna, paciente; no es envidiosa, no es jactanciosa, no se hincha; no es interesada, no se irrita, no piensa mal; no se alegra de la injusticia, se complace en la verdad; todo lo excusa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo tolera. Por eso los santos, eminentes en caridad, fueron verdaderos triunfadores. El triunfador está cerca del don de mando y posee el don de gentes, la simpatía, la influencia personal y el equilibrio psíquico, y sobre todo la modestia de la cual dice bellamente La Bruyére: «La modestia es al mérito lo que la sombra a las figuras de un cuadro, a las que dan fuerza y relieve. Un exterior sencillo es lo corriente en los hombres vulgares, está cortado para ellos y a su medida; pero es un adorno para los que han llenado su vida con grandes acciones; los comparo a una belleza, a la que el descuido en su adorno presta mayor atractivo.»

32.

Psicología del triunfador

Todo santo, aun en el aspecto de persona humana, es un triunfador que supo realizarse, convivir, ser discreto, cauto, caritativo. El carácter brusco, la sequedad de corazón, las actitudes airadas, la falta de cordialidad en el trato no abren puertas y hacen perder muchas oportunidades ; la hipocresía no es la manera conveniente de llegar a la realidad; no se conquista el mundo a base de sonrisas forzadas y frases que no corresponden a nuestro modo de pensar. El hombre discreto, en cambio, sabe hablar en el tiempo oportuno, y controla lo que quiere decir, dado que tiene la propiedad de comprender dónde empiezan y dónde terminan sus derechos. Ser considerado, cauto y cordial no es sinónimo de debilidad; la persona discreta sabe enojarse si es necesario, pero no confunde el genio con el mal gusto; lo cortés no quita lo valiente. Que vuestro lenguaje sea sincero, dulce, natural y fiel, nos advierte San Francisco de Sales.
_ 34 —

33.

Creerse capaz y ser constante

«Creerse capaz es casi serlo para aquel que es activo», dijo con acierto Buxton. Ser capaz de decidirse, he aquí la primera operación para triunfar en la vida. Ahora bien, podemos decidirnos si estamos seguros de dónde ponemos los pies, si gozamos del clima espiritual de creernos capaces; en dos palabras: si somos conscientes. Para esto no valen las simples imitaciones; de nada nos sirve el imitar si no somos conscientes de nuestra propia realidad; imitar la vida de un santo sin estudiar las causas profundas de su triunfo, es como querer ser concertista y aprender piano por correspondencia. No se puede triunfar valorando mal la personalidad, pero menos si falta la conveniente decisión. En la vida religiosa, la decisión de la primera profesión es de singular importancia; quienes la
— 35 —

hacen con total entrega y completa decisión, tienen media vida resuelta; casi nunca vuelven a dudar durante su vida; los que, en cambio, la hacen por simple prueba, siguen dudando y casi nunca triunfan. Hay un contraste peligroso: para usar de libertades todos están prontos y maduros; para comprometerse y decidirse muchos piden más tiempo, más consideración... no se encuentran maduros. Vivir con dudas metódicas no deja llegar a la correspondiente madurez, la cual se logra viviendo cada momento con la plena entrega y decisión, según las condiciones de edad, lugar y tiempo. El triunfo en la vocación no se improvisa: exige constancia, práctica, entusiasmo, tiempo y esfuerzo, paciencia y tacto. Es muy desmoralizador el comprobar que uno se ha equivocado de camino, después de haber invertido tiempo y esfuerzo siguiendo una ruta; la elección del propio estado es base esencial para triunfar en la vida; pero en su consecución es absolutamente necesario decisión y constancia, que fortalecen el carácter, centran los objetivos y dan seguridad. Muchos pasan la vida jugando a ser algo, como los niños juegan a ser soldados, sin lograr la plenitud por falta de acierto, decisión y constancia.

tico de lo ilusorio. La ilusión es como ciertos medicamentos que en proporciones bien reguladas nos salvan la vida, pero en grado abusivo pueden causarnos la muerte: la clave está en graduar su dosis exacta. Frenemos lo ilusorio, pero no matemos la ilusión; matar la ilusión es cortarle las alas a la vida; es caer en el trivial aburrimiento. Entre lo ilusorio y el aburrimiento, la verdad está en el justo medio: la ilusión; sin embargo, mal por mal, son preferibles los sueños de lo ilusorio a la somnolencia del aburrimiento. Este fervor renovado será siempre óptimo criterio para la adecuada renovación de la vida religiosa. Grande mal hacen los que siembran pesimismos en la vida religiosa, y ahogan la creencia firme en la Providencia de nuestro Padre Dios. Las instituciones y las obras necesitan espíritu fresco de religiosos fervorosos, pues el que cree y espera en Dios, pisa duro en la vida y mira con optimismo el futuro.

35. 34. Vivir con ilusión, no vivir de ilusiones

Pesimismo, suicidio del espíritu

La vida sin ilusiones es como la comida sin sal. De aquí que la ilusión sea una de las características principales de esos grandes triunfadores que llamamos santos. EL automóvil, el avión o la televisión fueron en su origen otras tantas ilusiones; ilusiones que alentaban al puñado de sabios que lograron llevar la empresa a feliz término. Cada Congregación tiene unos cuantos héroes, apóstoles incansables, que hacen posible lo que humanamente hablando no lo parece; su ilusión apostólica, su fervor, es eco de la inspiración y aliento constante que les da el divino Espíritu. SI el mundo sólo lo poblasen los escépticos, estaríamos todavía en la época de las cavernas. Sin embargo, lo negativo de la ilusión es el narcó— 36 —

La serenidad, término medio entre el optimismo y el pesimismo, da a cada una de las preocupaciones su valor real; profundiza los conocimientos; no malgasta energías en círculos viciosos; no reflexiona inútilmente en momentos de desaliento; llega a la objetiva apreciación de los hechos. Cierto optimismo moderado que nos indique las posibilidades de resolver los problemas con éxito, es propiedad constante del santo. No pocas personas, bajo la acción del pesimismo, alteran su juicio y toman decisiones precipitadas. Tomar actitudes resueltas en los momentos de gran pesimismo es tener mentalidad suicida, es el suicidio del espíritu. El amor propio tiene el poder de desvirtuar la realidad; nos hace creer lo blanco, negro, y lo negro, blanco; es el mejor aliado del pesimismo. Los santos y los triunfadores son personas capaces de juzgar y juzgarse sin la voz engañosa del
— 37 —

amor propio, sin la desorientación de la vanidad, sin la indulgencia de la comodidad. ¡Cuántas vocaciones buenas encuentran su sepultura en un arranque de pesimismo! Los fracasados, para justificarse, han creado el mito de la suerte. Con frecuencia se oye decir: yo no he tenido suerte... qué suerte ha tenido fulano... la buena suerte. En igualdad de condiciones físicas, intelectuales y morales no puede existir una persona con suerte y otra persona sin suerte; muchas veces la tan mentada suerte es el principio del fracaso; la suerte, la fortuna y la riqueza embrutecen a no pocos. La eficiencia de la acción personal sobre la suerte, supuesta la gracia de Dios, está en relación directa con la intensidad y habilidad del esfuerzo de cada uno. Para los fuertes la adversidad tiene mucho de lección, les hace sentirse más humanos, pulimenta su sentido de realidad, los hace más responsables, les prueba como el oro en el crisol; las dificultades los empinan a mayores realizaciones.

2
VOCACIÓN Y FORMACIÓN
La mayor valía de la vida y el pináculo de la fortuna de un hombre es haber nacido con vocación hacia un estado cuyo logro colme su dicha.
(EMERSON.)

— 38 —

36. 37. 38. 39. 40. 41. 42. 43. 44. 45. 46. 47. 48. 49. 50. 51. 52. 53. 54. 55. 56. 57. 58. 59. 60. 61. 62. 63. 64. 65. 66. 67. 68. 69. 70.

La palabra vocación. Sembrando vocaciones. En el mundo de los niños. Las vocaciones y la familia. Contra berrinche, dominio. El despertar de la adolescencia. Fracaso, contrición y culpabilidad. La pureza y el amor. Trabajo con vocaciones juveniles. Camino de infelicidad. Juventud y sexo. Sensibilidad y sensualidad. Caritas bonitas y caritas bonitas. Las vocaciones y los superiores. Tactores de perseverancia. Crisis actual de vocaciones. Intentos de solución. ¿Crisis de vocaciones o de formadores? Un novicio modelo. Honor, poesía del deber. Discreta alabanza y felicitación. Necesidad de la reprensión. El valor del líder. Almas fieles. Una ascensión y un ideal. Experiencia y años. La ley de la no intervención. Unidad de criterios. Estudio-noticia. Pobres estudiantes. Decálogo-programa. Costumbres y convicciones. El misterioso subconsciente. Cortesía y virtud. El dolor y el pojimo.

36.

La palabra vocación

Varios son los conceptos y bastante diferentes sobre la palabra VOCACIÓN: — En sentido amplio y frecuente es la inclinación espontánea o reflexiva, supuestas las aptitudes necesarias, hacia una profesión, un arte, un estudio o determinada actividad. V. g.: vocación de aviador, de músico. — Un segundo sentido es la vocación-estado. Es el lugar particular asignado por la Providencia a cada uno de los hombres dentro del plan divino universal, así decimos que determinada persona tiene vocación al matrimonio. — Por último, está la VOCACIÓN con mayúscula, con un sentido cristiano, precisado por el uso bíblico y teológico, por el cual se significa una elección particular y una invitación a un don de sí en la vida de perfección. En sentido activo se entiende el acto por el cual Dios llama; en sentido pasivo: la función que se asigna a un hombre en el pueblo de Dios (1). La primera vocación de todo hombre es la de ser hombre, es decir, la de aceptarse y desarrollarse siguiendo las leyes propias de la naturaleza humana. Viene, después, la vocación fundamental a la vida cristiana, pues sólo partiendo de ella es posible corni l ) Pastoral de vocaciones, Directorio, Centro Diocesano de Vocaciones de Lille, n ú m . 6, ediciones Sigúeme, Salamanca, 1961.

— 41 —

prender la naturaleza, el objetivo y el desarrollo de toda vocación particular. Por último, determinadas personas son llamadas a la vocación religiosa o sacerdotal, llamada personal de Dios, que es a la vez una acción del Espíritu Santo en la Iglesia. Los pasos son claros: hombre, o mejor persona humana, cristiano y religioso. En el caso de vocación propiamente tal aparece, a la vez, la llamada de Dios, manifestada por las aptitudes y la intención, y la llamada de la Iglesia. Sólo el Espíritu Santo conoce la acción de Dios en las almas ; pero la Iglesia, según promesa del Espíritu, tiene competencia para juzgarla. 37. Sembrando vocaciones

Sería un grave error dejar pasar tales ocasiones para no llamar la atención sobre sí mismo, o para que no digan que hacemos proselitismo. Vocaciones las hay y buenas, pero falta descubrirlas. Si no se hace, por discreción o timidez, por falta de fe, por humildad mal entendida, o por temor a no respetar suficientemente la libertad de los demás..., nos haríamos responsables de las vocaciones que se pierden por no tener quien las cultive, mientras la Iglesia sufre porque la mies es mucha y los operarios son pocos. 38. En el mundo de los niños

Su Santidad Juan XXIII decía: «El problema de las vocaciones eclesiásticas y religiosas es la diaria preocupación del Papa..., es el suspiro de su oración y la aspiración ardiente de su alma» (2). En el Decreto sobre Formación sacerdotal leemos: «El deber de fomentar las vocaciones pertenece a toda la comunidad de los fieles, que debe procurarlo, ante todo, con una vida totalmente cristiana; ayudan sobre todo a esto las familias que llenas de espíritu de fe, de caridad, de piedad, son como el primer seminario, y las parroquias de cuya vida fecunda participan los mismos adolescentes. Los maestros y todos los que de alguna manera se consagran a la educación de los jóvenes, y, sobre todo, las asociaciones católicas, procuren cultivar a los adolescentes que se les han confiado, de tal modo, que éstos puedan sentir y seguir con buen ánimo la vocación divina.» Es un deber de los religiosos y sacerdotes, en ambientes suficientemente formados, hablar del sacerdocio y de la vida religiosa aprovechando todas las oportunidades: primeras misas, jubileos sacerdotales, profesiones religiosas, visitas de religiosos y religiosas ilustres, funerales de los que mueren en olor de santidad... Así como en catequesis, círculos de estudio, sermones, pláticas, conferencias.
(2) JUAN XXIII, A los estados de perfección, XXI, 61.

Para crear en el mundo del niño un clima favorable al nacimiento de la vocación, importa no separar nunca la enseñanza de la educación del sentido religioso. La palabra de Dios, los relatos escriturísticos, llegando a educar la docilidad en la fe; no es suficiente saber que Dios habla, hay que aceptar su Palabra, y reconocer la luz que proyecta sobre nuestra vida y ponerla por obra día tras día. Hay que hacer de su adoración a Dios una entrega de sí mismos y que los niños no se limiten a pedirle cosas a Dios. La oración es medio óptimo para que los niños descubran la manera de hacer el bien a otras personas, de preocuparse por la salvación de los hombres, como apostolado posible para ellos. La vida sacramental de los niños ha de ocupar lugar primordial en el cultivo de sus vocaciones. Hay que dejar actuar la gracia propia de los sacramentos de la iniciación cristiana: bautismo, confirmación, eucaristía. El sacramento de la penitencia tiene, además, un valor pedogógico para purificarse, vencerse y tomar contacto con el sacerdote. La confesión frecuente con el mismo sacerdote es modo práctico de iniciar una dirección espiritual, indispensable más tarde en la adolescencia. La liturgia, con toda su plasticidad, con todo su contenido religioso, su gusto estético-religioso, su serie de ritos y ceremonias, su participación activa y atenta, su sentido doctrinal; el canto y la música, encantan a los niños, les facilitan la atención y cul— 43 —

— 42 —

tivan la fe. ¡Cuántos niños perdieron el gusto por las cosas piadosas, porque se encontraron con celebraciones sin reverencia ni atención! En la pastoral vocacional de los niños se experimentan con acierto varias técnicas: Centros vocacionales, reunión en vacaciones, visita a los hogares, reunión de los padres, visita a los colegios, encuestas, cartas a los padres, excursiones y reuniones mensuales, informes de los párrocos y maestros, entrevistas personales. 39. Las vocaciones y la familia

El ejemplo de los padres en su conducta habitual y en la práctica de la vida religiosa, frecuencia de sacramentos, obediencia y respeto de las leyes de la Iglesia. — La educación religiosa de los hijos, conducida suave y fuertemente por el amor de los padres a una vida de piedad, de sacrificio, de trabajo y de obediencia, como preparación al don que de sí mismos han de hacer a Dios. — El amor al prójimo y la actitud de servicio al mismo, cimentados en el Evangelio de Cristo, lo cual es una reparación al sacrificio personal y a la renuncia propia en bien de los demás. — El conocimiento y estima de la Iglesia y sus ministros, y el respeto a los lugares y personas sagrados. — La oración en familia que forma a sus miembros en un ambiente sobrenatural y sereno.

Hay una propagación espontánea de las vocaciones. La fuerza atractiva de la misión, la santidad de sus miembros y la proyección de los religiosos superiores e instituciones hacia las familias en el concepto sobrenatural que de nosotros tengan. Por eso estamos empeñados en una mejor conexión con los familiares de los Religiosos, los más grandes bienhechores de nuestras Congregaciones, evitando (claro está) todo cuanto comprometa los postulados de la vida religiosa y el desapego a los familiares de quienes se entregaron totalmente a Dios. El problema más grave que tienen que afrontar nuestros promotores vocacionales, es la desconfianza de las respectivas familias en entregar a sus hijos a una comunidad, cuyos miembros no conocen. Por esto se impone la necesidad de dar a conocer las Congregaciones y sus obras, y que todos los religiosos aprovechen sus relaciones, y se presten para contactos en función vocacional. Es indudable que la vocación está condicionada por el clima familiar en que se desarrolla. Como determinantes de este clima familiar se pueden señalar las siguientes condiciones necesarias: — El ambiente cristiano donde se conjuguen la serenidad y la alegría del vivir de los hijos con la armonía del amor de los esposos, una vida piadosa, limpia y sencilla, que tenga como base la rectitud, la honradez y la pureza.
— 44 —

40.

Contra berrinche, dominio

Hay una pedagogía de la abstención—miope, inactiva, muelle—muy generalizada: ¡ Pobrecillo! ¡ Déjale, no le contradigas! El ya sabe... muy en consonancia con la flojedad de carácter imperante. Hay otra pedagogía que es la de la corrección: inteligente, laboriosa, sacrificada, que se preocupa de enderezar al alumno con amor, pero con constancia. Son dos pedagogías distintas: la cómoda, de la tolerancia y del capricho. La incómoda, de la amable exigencia del deber. La primera tiene como reacción el berrinche; y no es pedagogía, sino ausencia de pedagogía. La segunda tiene como reacción el vencimiento y la superación virtuosa. Dos técnicas y dos resultados.

— 45 —

41.

El despertar de la adolescencia

42.

Fracaso, contrición y culpabilidad

La pubertad constituye un período crítico, tanto desde el punto de vista físico como del intelectual, psicológico y moral. Es la época de la vida en que empieza a manifestarse la aptitud generativa; a afirmarse la personalidad, pero a la vez sufren la inestabilidad; a querer ser responsables, pero con desconfianza en sí mismos, con un mundo interior rico pero a ratos complicado. La admiración que siente el adolescente por los adultos puede contribuir grandemente a despertar en él la idea de la vocación. ¡Cuántas vocaciones se pierden porque en la sacudida de la adolescencia no encontraron, entre los profesores que los rodeaban, un modelo a quien imitar, un líder a quien seguir, un ideal que les arrastre! Si el Seminario menor es capaz de conseguir esto, la perseverancia mejorará; pero si los adolescentes son manejados por gente sin ilusión, cansada de tal misión, los frutos serán reducidos. Los adolescentes durante su crisis de adolescencia se refugian en un idealismo excesivo e hipersensible, motivado por el deseo de lo absoluto, cayendo en un moralismo intransigente y un ascetismo indiscreto. Los educadores deben tomar estas actitudes como pasajeras y no querer solucionar los problemas de un día para otro. El es así: tan pronto rehuye el esfuerzo y se muestra infantil en sus actitudes como lucha con tesón y total entrega para conseguir sus objetivos, o descontento de sí mismo rechaza violentamente los valores que le proponen. Tiene un remedio: tiempo, paciencia y discreción en los • educadores. El deseo de autonomía afirmando su personalidad, el racionalismo naciente con inquietud intelectual, la etapa voluntarista en realizarse a sí mismo, el deseo de interioridad que le da vitalidad, son tal vez los rasgos más interesantes a cultivar para el desarrollo de su vocación.

El adolescentes chocará necesariamente con el fracaso, porque su vitalidad y su deseo de crecer se enfrentarán con las fuerzas exteriores y lucharán con las solicitudes internas de la concupiscencia. Seguramente se replegará sobre sí mismo y necesitará una mano amiga. Presentarle las dificultades no sólo como pequeños sacrificios de las personas fuertes, sino como adhesión al sacrificio de Cristo en la Cruz. Cristo, su modelo, le dará la fuerza sobrenatural indispensable, y el sacerdote, su amigo, el aliento oportuno. Ante las primeras caídas, el adolescente es víctima de un mórbido sentimiento de culpabilidad, que puede hacerse muy intenso, sin corresponder objetivamente a un grave pecado; sobre todo en materia de castidad. Es el momento oportuno para que el sacerdote, confesor o director espiritual lo ayuden y eduquen: la noción cristiana de ley y de pecado, el porqué de las exigencias amorosas de los Mandamientos, la debilidad de la naturaleza humana, las exigencias del vencimiento, la ruptura con nuestro Padre Dios, diferencia entre tentación y pecado..., son nociones para determinar y esclarecer, para asimilar y profundizar, cimentando la belleza de la vocación. La parábola del Hijo Pródigo sirve a perfección para ilustrar claramente la oposición existente entre sentimiento de culpabilidad y contrición cristiana, que no aplasta al pecador bajo el recuerdo y la vergüenza de su falta, sino que le libra positivamente y le ayuda a proseguir su camino con la alegría de los hijos de Dios. El valor del Sacramento de la Penitencia surge entonces como un gran alivio del alma y una gran necesidad de la persona humana. El sacerdote y el sacerdocio y la vida religiosa se vislumbran como un gran don.

43.

La pureza y el amor

En el amor humano, realidad compleja, normalmente el sentimiento y el instinto van unidos al don
— 46 — — 47 —

de sí mismo voluntario, libre, gozoso y afectivo. El deseo amoroso de darse a otro es el aspecto más elevado del amor; debe valorarse por sí mismo e integra a los otros dos elementos, elevándolos al nivel humano conforme a la voluntad del Creador. El adolescente debe ser preparado para que realice esta síntesis, pues si no lo logra se presentan muchas dificultades y desórdenes. La castidad consagrada a Dios agrupa en un todo indisoluble el don libre de la voluntad, el impulso afectivo del corazón y la movilización de todas las energías humanas al servicio de la caridad (3). La educación de la pureza se impone. Cuanto diremos en el capítulo séptimo sobre el dolor, el placer y la castidad se debe tener en cuenta para la educación positiva de la pureza. Gran parte de las vocaciones fracasan por resolver mal el problema de la castidad en la adolescencia; si los seminarios menores logran este cometido habrá perseverancia, de otra forma, escasearán las vocaciones o nos tendremos que resignar a recibir personas sacudidas por mil derrotas y experiencias sexuales, que pueden comprometer su futura castidad. Es verdad que en familias bien escogidas y con un sistema de ayuda espiritual se podrán lograr éxitos y ahorrar fatigas, llegando los seminaristas en años más adelantados al seminario; pero también lo es que, hasta el presente, muchos de los que se han aventurado a precipitados sistemas han logrado una sola cosa: vaciar los seminarios. Una caridad realista, proporcionada, suficientemente libre; la oración asidua y los sacramentos, la amistad con Cristo y la devoción a María, la afectividad religiosa e integración litúrgica, la caridad sobrenatural y el hábito de dominio siguen siendo medios aptos para conservar la pureza y, en consecuencia, afianzar la vocación. 44. Trabajo con vocaciones juveniles

te casi única, casi exclusiva de vocaciones. Sin embargo, debemos observar las señales de los nuevos tiempos y estar prontos para aprovechar las oportunidades que las actuales circunstancias nos proporcionan sobre las vocaciones en jóvenes de enseñanza secundaria. He aquí el plan que se debe seguir, ya experimentado con éxito en muchas naciones : — Visita a planteles donde cursen los últimos años de bachillerato, toma de contacto con directores y capellanes. — Ofrecimiento de cooperación espiritual, confesiones, dirección espiritual, conferencia mensual sobre orientación cristiana de la vida. — Encuesta, según el centro interamericano de vocaciones, para una formación especial como líderes cristianos. — Ayuda y dirección espiritual sembrando el germen de la vocación en los mejor dispuestos durante los años cuarto, quinto y sexto de bachillerato. — Aquellos cuyo ambiente sea muy pesado, ofrecerles hospedaje en uno de nuestros establecimientos. — Sensibilización de ambientes a través de conferencias, jornadas, grupos de reflexión, cursillos, retiros, donde se presente la vocación fundamental cristiana. — Asesoramiento del candidato por un guía experimentado para que se clarifique y madure la vocación. — Integración de los candidatos en movimientos apostólicos y que profundicen la Iglesia como misterio de salvación, ejercitando la caridad. — Formación de equipos para que los candidatos, a través de convivencias regulares, ahonden en su vocación. — En consecuencia de esta pastoral, un nuevo tipo de seminarios o de casas de formación y una nueva imagen del sacerdote, religioso o religiosa. — 49 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 4

Estamos persuadidos de que los seminarios menores son de suma importancia y para muchos la fuen(AI Pastoral de vocaciones, o. c.

— 48 —

45.

Camino de infelicidad

Los jóvenes que reciben todo cuanto ellos quieren, de manos de sus educadores, serán en el futuro imagen del orgullo, la codicia, el libertinaje y la indolencia. Hay que enseñar a los religiosos en formación a merecer el pan de cada día y a entender que la vida exige sacrificios sin los cuales el alma no puede ennoblecerse y alcanzar los grandes ideales. Todos aquellos que lo reciben todo inspiran compasión, lo mismo que sus educadores, porque unos y otros, sin darse cuenta de ello, recorren el camino de la infelicidad. Niño mimado, adolescente caprichoso y joven disoluto : tres eslabones de una misma cadena casi siempre unidos en la vida y de trágicas consecuencias. El no ser capaz de esfuerzo es ir a la mayor de las catástrofes. Quienes durante la niñez se dieron gusto en todo llegan a la época de la adolescencia con las exigencias del sexo y con su propia tentación, y en las ansias de independencia de la juventud serán los rebeldes incontrolables.

La juventud de nuestros seminarios y juniorados perderá su entusiasmo religioso y su fe profunda a medida que lo sexual invada sus vidas, y el fracaso no se hará esperar. 47. Sensibilidad y sensualidad

La sensibilidad es uno de los primeros bienes de la vida y el más bello ornato del hombre. Es la hermosa intuición del alma, propiedad de los espíritus nobles. El miserable temor de exteriorizar los sentimientos es el más vil de los temores modernos, residuo de un falso «machismo» de sociedades en formación o en decadencia. Sensibilidad y sensualidad se compensan en individuos y sociedades; cuando la primera se elimina, se apaga el espíritu y triunfa la carne; se impone brutalmente la segunda. La vida religiosa no puede apagar la noble sensibilidad, bajo pena de excitar la innoble sensualidad. Es todo un programa de formación. 48. Caritas bonitas y no caritas bonitas

46.

Juventud y sexo

La excitación continua del sexo que en el ambiente actual de sensualidad cultivada se produce, es para la juventud de máxima gravedad porque contribuye al desprecio de todos los valores espirituales. No pidáis—dice César Vacca—nunca a ese joven para quien el amor no pasa de ser una sensación fisiológica (sin apenas vibración ni contenido espiritual), no le pidáis una visión elevada de la vida, sentimientos patrióticos, sentido noble del trabajo, afectos de compañerismo, de espíritu colaborador..., todo esto pertenece al mundo del espíritu. — 50 —

La vida es cuestión de acentos: los unos se dejan guiar por la caritas bonitas y los otros por las caritas bonitas. En los primeros la caridad de Cristo los urge, la bondad de las gentes los entusiasma y su espíritu claro los hace seguir la verdad y respetar la justicia. En los otros un juego de antipatías y simpatías los agita constantemente y no les permite justipreciar las personas y los acontecimientos; para ellos nada es verdad ni mentira, depende todo de la simpatía con que se mira. — 51 —

49.

Las vocaciones y los superiores

que haya un buen religioso que no deje un sucesor, o mejor, sucesores suyos en el apostolado» (4).

El superior y su comunidad deben cooperar en la preparación de centros vocacionales en sus respectivas casas, y aunque no sean ellos los que directamente atiendan a los candidatos, permitan y faciliten a los promotores vocacionales todos los medios que estén a su alcance: locales, instalaciones deportivas, etc.; como también en las reuniones que en sus casas tengan, dirigirles la palabra para hacerles atractiva nuestra misión y nuestra congregación. Promover entre sus religiosos el deseo de trabajar en el cultivo de jóvenes para la vida religiosa y no apagar en los que se despierte esta iniciativa el fuego del celo; por el contrario, apoyarlos con tal que a la par no descuiden los trabajos y preocupaciones que tengan encomendados. En todo caso, no sentirse desvinculados de las casas de formación, que tienen directamente este cometido del cultivo de las vocaciones. Siempre que se presenten candidatos que a primera vista se prevea son aptos, conectarlos en seguida con los religiosos que tienen a su cuidado este oficio. Instar a los precandidatos a que visiten nuestras instituciones para que con el trato frecuente se les vaya conociendo mejor, animándoles si se les ven aptitudes para la vida religiosa, como también para orientarlos a otro género de vida cuando se comprenda que van mal intencionados o que no son capacitados para la vida religiosa. En la Encíclica «Mentí Nostrae», Su Santidad Pío XII claramente exhorta a los Superiores Mayores, Ordinarios, sacerdotes todos y religiosos, a que como hijos de un mismo Padre y moradores bajo un mismo techo, trabajen por buscar buenos hijos y guías aptos para la Iglesia de Dios, cifrando en ellos el porvenir de la misma. «El que haya encargados de reclutar vocaciones no dispensa a los demás religiosos de la solicitud que todos deben tener en procurar muchas y buenas vocaciones a nuestra Congregación. No es explicable — 52 —

50.

Factores de perseverancia

Estadísticas y estudios se han ocupado del grave problema que se afronta con la poca perseverancia en los seminarios, y principia a preocupar también las decepciones en los juniorados de religiosos. Las causas, según encuestas entre Superiores y seminaristas, podrían ser las siguientes: —• Dificultades inherentes a la pubertad y crisis de la adolescencia con el problema de la castidad no bien resuelto. —• Falta de interés y atractivo por el ideal religioso y sacerdotal. — Dificultades en los estudios, desinterés, incapacidad, ineptitud. — Falta de personalidad: poca constancia, desequilibrio personal, incapacidad de someterse, intenciones torcidas. — Influencia negativa de la familia: invitaciones a salirse cuando ya está más formado, burlas y poco aprecio de la vocación, enfrentamiento con los superiores del seminario o casa religiosa, intereses creados. — Vida espiritual en decadencia: poca o ninguna convicción, formalismo, despreocupación por la piedad, poco contacto con directores espirituales. — Taras familiares o dificultades de salud. — Por parte de los seminarios, escogencia regular de los candidatos con relación a sus cualidades espirituales y morales.
(4) Sedes Sapientiae, art. 55.

— 53 —

— Por parte de los equipos de las casas de formación, poca unión, poco entusiasmo y consagración a los alumnos, poca preparación de clases. — En los seminarios mayores, falta de criterios claros y unánimes, de reformas serias y bien meditadas, de comprensión con los jóvenes, de trabajo en equipo, de espiritualidad bien acendrada (que dé una auténtica imagen del sacerdote, religioso o religiosa), ausentismo de educadores bajo título de respetar la dignidad de la persona humana.

— La pastoral de reclutamiento más preocupada del número que de la calidad.

52.

Intentos de solución

Estudiosos de América Latina apuntan las siguientes cosas como intento de solución a problema de tanta trascendencia: — Actualizar la pastoral vocacional insertándola en una pastoral de conjunto, que despierte la conciencia eclesial y haga sentirse responsable del problema vocacional a toda la comunidad cristiana. — Una mayor atención a la familia y a los movimientos y grupos apostólicos juveniles, como también a los seminarios menores, con el servicio de orientación vocacional que ayude a los jóvenes a encontrar su propio lugar en la Iglesia. — La presentación de una imagen renovada de la vida religiosa en la que se destaquen la vida comunitaria, la consagración plena y total a Dios, el servicio a la Iglesia en el mundo, su autenticidad dinámica y su eficiencia apostólica. — Selección de candidatos con gran madurez psicológica y afectiva capaces de integrarse en grupos humanos en un ambiente de libertad siendo fermento de la masa. — Una esmerada preparación de los formadores y formadoras, en la línea teórica (teológica, sociológica, psicológica) y práctico-pastoral. — Propiciar estudios sobre las características psicológicas de nuestra juventud y los criterios más acertados para su recta formación.

51.

Crisis actual de vocaciones

Se constata cada día una disminución en el número de candidatos a la vida religiosa y un aumento del número que la abandonan (5). Se enumeran una serie de causas que deben tenerse en cuenta; —• La nueva presentación de la eclesiología muestra mejor la posibilidad de realizar una vida de santidad y de apostolado fuera de la vida religiosa. — El desarrollo de la teología del matrimonio la presenta como un atrayente camino de santidad. — La separación del mundo se considera hoy como una alienación de la profunda solidaridad con lo humano. — Aparentemente existen valores que aparecen con mayor significación cristiana en el mundo que en la vida religiosa, como son el riesgo de la vida seglar y la promoción social. — La promoción de la mujer y la facilidad de abrirse campo en la vida. — El progreso con su cohorte de comodidades y vida fácil, que dificultan la vida sacrificada. — Y sobre todo la desintegración de la familia y la crisis de fe y sentido sobrenatural de la existencia.
(5) C.L.A.R., 6.1.1.

— 54 —

— 55 —

53.

¿Crisis de vocaciones o de formadores?

ginas. Una cosa hay cierta y queremos repetir: los métodos no sustituyen nunca a los pedagogos, ni los sistemas a las personas.

Al examinar los resultados de diversas casas de formación nos hemos dado cuenta que los resultados están casi siempre de acuerdo no con el método seguido, sino con las personas que lo realizaron. Donde hay gerente, dicen los antioqueños, hay empresa; donde se logra unos cuantos formadores buenos, los resultados no se hacen esperar, las principales crisis son crisis de formadores. La simple enumeración de las cualidades y características es un programa al cual tender para todos los que deseen el éxito. He aquí algunas cualidades de los formadores, dignas de tener en cuenta: — Virtudes teologales, piedad intensa y amor a su vocación. Sólo así la vitalidad religiosa de su existencia atraerá a los formandos. — Personas de virtud. La gran ley de que nadie da lo que no tiene se impone y la educación e¡3 una ascensión, un ideal y el educador un líder. — Autoridad y carácter, que implica constancia, serenidad, tacto, equidad, buen ejemplo, firmeza, bondad, autoconfianza, sentido de orden, calma, equilibrio... — Amable, exigiendo el deber: combinación maravillosa de la firmeza y de la bondad para formar cumplidores del deber. — Capacidad de dirección, con dignidad, simpatía, entusiasmo, sinceridad, orden, paciencia y sentido del buen humor. — Comprensión y detalles, con espíritu de observación, que a las veces será interés personal detallista; otras, reflexión en el consejo, vigilancia en los peligros, represión justa en las faltas, comprensión en las dificultades. Podríamos seguir enumerando cualidades, y algunas se tratarán en particular a través de estas pá— 56 —

54.

Un noviciado modelo

He aquí un programa digno de tenerse en cuenta en el año de noviciado: Señor: dame un novicio modelo: — Un novicio cuyo corazón sea claro, con esa transparencia que da la pureza de conciencia, la guarda de la castidad y la nobleza de espíritu. — Un novicio cuyos ideales sean altos y fuertes, tan altos que se confundan con tu caridad, tan fuertes que lo muevan a hacer siempre el bien. — Un novicio que no doble la espalda cuando deba erguir el pecho, que sepa decir «no» a la tentación y evite la complicidad con sus pasiones. —• Un novicio que no escoja el camino fácil y cómodo, sino el áspero, aguijoneado por las dificultades de nuestra misión específica, que sepa sentirse fuerte en la tempestad y sentir compasión de los que fallan. — Un novicio que sepa conocerte a Ti y conocerse a sí mismo, que es la piedra fundamental de todo conocimiento, con más evangelio que teología, con más conocimiento de su tiempo que de las humanidades, más avance hacia el futuro sin olvidar el pasado. — Un novicio tan humilde que sepa cuándo es débil, tan libre que sepa ser obediente, tan pobre que nada desee sino servir a los pobres, tan callado que sepa hablar contigo y dialogar con los Superiores. — Un novicio que aprenda a reír, pero que también sepa llorar; que tenga suficiente sentido — 57 —

del humor para que, siendo serio, no se tome a sí mismo demasiado en serio. — Un novicio con espíritu franciscano, con la sencillez de la verdadera grandeza, la imparcialidad de la verdadera sabiduría, la mansedumbre de la verdadera fuerza y la impaciencia del verdadero progreso. — Un novicio convencido de que los libros le darán el saber, pero sólo el contacto con Cristo le dará el ser ...y es mucho mejor ser bueno que saber de bondad; ser humilde, puro y obediente, que saber el compendio de estas virtudes. — Un novicio, en fin, que con el amor a la Virgen (faro del cristianismo), el auxilio de los sacramentos (Cristo actualizado entre nosotros) viva en gracia y la difunda con ilusión, sacrificio y espíritu de entrega; entonces, ...y sólo entonces..., Señor, no habremos vivido en vano.

No es fácil educar bien el honor. Cualquier distinción puede ser un premio y lo contrario, un castigo de grande valor. Hay, sin embargo, un peligro: puede degenerar en orgullo y soberbia, vicio capital de nuestra naturaleza caída. He visto manejar grupos explotando inicuamente el amor propio, no como aliado de una digna educación, sino como complacencia de una pasión; he visto, con el propósito de formar la humildad, llegar a la indiferencia anodina y a la insensibilidad atrofiada. Confieso que no es fácil para el educador y formador, ni menos para el superior.

56.

Discreta alabanza y felicitación

La discreta alabanza y felicitación, siempre cuando no mimen la personalidad, abren horizontes y ensanchan el alma. Expresan lo que de bueno sentimos como recibido de Dios; es sentirnos sus instrumentos. Ver lo bueno que tiene mi hermano, es leer a Dios en sus criaturas y brindarles su honor y su gloria. La insinuación y reprensión, llenas de amabilidad unas veces, seria y austera las otras, es medio eficaz de formación. Reprendamos con dolor para saber que hemos corregido amando, es la expresión de la gran educadora Gabriela Mistral. Muchos educadores desconocen el maravilloso efecto de la buena reprensión: serena, apacible, justa, razonada, con todo el dolor de nuestra alma, como si nosotros mismos hubiéramos faltado al deber. Desconocen también el estímulo: que es voz de aliento, felicitación honrada por el bien realizado, alegría propia por el bien ajeno. Aquí se cumple aquello de sufrir con el que sufre y gozar con el que goza. La palabra sigue al testimonio. La palabra sin testimonio es rechazada, el testimonio sin palabra es desatendido; ambos se complementan. Sin educar el honor, queda difícil el testimonio. No siempre el amar el hábito religioso es puro respeto del honor, tras él pueden esconderse no pocas limitaciones. — 59 —

55.

Honor, poesía del deber

El honor es el primer sentimiento de la vida; admite todo lo que es grande y rechaza todo lo que es bajo. El honor—dice bellamente Alfredo de Vigny— es la poesía del deber. El honor siempre ha sido resorte maravilloso para la buena conducta humana. Un grito de «nobleza obliga», arranca desde lo profundo del corazón bien educado y pulsa las almas de aquellos que tuvieron la dicha de vibrar desde la niñez y estimar su dignidad. La vergüenza es uno de los grandes dolores del alma, generalmente más poderoso que el dolor físico, a no ser que se trate de almas degradadas. Principalmente desde la juventud donde un instinto interno de superación empuja la persona hacia un estado definitivo de madurez. Degenerado es aquel en cuya conciencia para nada pulsa el honor, que ante el mal no se sonroja y comete el pecado con naturalidad. — 58 —

El clericalismo como casta es algo que debe haber trascendido, nuestras dignidades no son para servirnos de ellas, sino para ponerlas al servicio de Dios y de la Iglesia. Ciertas poses oligarcas desacreditan a la Iglesia y la tornan menos evangélica. Dan testimonio aquellos religiosos cuya conducta hace creer, cuya conducta manifiesta la presencia de Dios. Honor, testimonio, ideal, tres palabras de profundo significado psicológico que merecen tenerse en cuenta en la época del «A go-gó», para la recta formación de nuevas generaciones.

La corrección ha de ser breve y suave. Si es desmedida y brusca, hiela, paraliza el ánimo, provoca la desconfianza y la rebelión. Pero esto no significa que no ha de ser clara, con tanta claridad que nos entiendan, con tanta delicadeza que no se ofendan ni escandalicen. En problemas morales hay que ser aún más parcos, sin afrentar al que ha faltado: en vez de decirle, ¿por qué has hecho esto?..., es mejor advertirle: si no te cuidas vas a incurrir en estas faltas (se enumeran las que estamos ciertos que ya se han cometido), y eso sería muy penoso para ti y para mí; así la dignidad se empina y la confianza brota. Sea también la corrección oportuna, donde y cuando convenga.

57.

Necesidad de la reprensión 58. El valor del líder

¡Corregid con dolor, para saber que habéis reprendido amando! Cuando la corrección es un desahogo de la ira mal controlada, sabe a venganza, a insulto y ultraje; sus efectos son el rechazo, la postración, la barrera de separación entre el educador y educando, entre superior y subdito. Cuando, en cambio, en la corrección hay amor y el que más sufre es el que reprende, se acepta la corrección y se endereza el camino y la persona humana. Es utópico el creer que nunca en la vida tendremos la penosa obligación de corregir y reprender, sería tanto como olvidar el pecado de origen, el mundo de pasiones que hay que vencer y controlar para llegar a ser virtuoso y claro. Cuántos se pierden y no se forman, porque carecieron, a su debido tiempo, de la corrección oportuna, clara y serena. La serenidad es la primera cualidad de la corrección para lograr que sea justa y equitativa. El hierro se suelda cuando se rompe, la escritura se borra y enmienda cuando hay un error, la planta se afianza con una estaca cuando se tuerce; soldadura, enmienda y estaca es la corrección serena y amorosa para la persona humana. Termínese siempre la corrección con una voz de aliento que eleve y no con un «no sirves para nada» que hunde.
— 60 —

Para juzgar la virtud hace falta ser virtuoso, para penetrar la santidad hace falta caminar por ella, para inspirar dignidad hace falta vivir con rectitud y justicia, por eso ha sido, es y será siempre difícil ser buen sacerdote y religioso, dar TESTIMONIO DE CRISTO. Para construir la cristiandad debemos practicar la admiración de los santos, imitarlos y tomarlos como nuestros líderes. Dos mil años de testimonio indican que Cristo es el mejor Líder. La actividad psíquica superior sólo es posible a condición de movilizar para su servicio el máximo de energía afectiva. Todos los hombres, para su desarrollo perfecto, han necesitado de la poderosa influencia que ha ejercido sobre ellos otra persona más poderosa y rica en personalidad. El fracaso de muchos seminarios y casas de formación es que los jóvenes no encuentran a quién escoger para imitar como líder. El Concilio nos advierte que necesitamos estos líderes y que el primero es Cristo, persona viva, que nos ama, nos conoce y nos ayuda; su aparición en la tierra partió la historia en dos, como parte la vida de todo el que se convierte a El. — 61 —

59.

Almas fieles

quista de nuevas cimas. El ejemplo exige a todos franqueza, honradez y fidelidad. El buen ejemplo de los mayores imprime fortaleza a las virtudes dóbiles de los más jóvenes, ha de brotar el buen ejemplo como cosa normal y espontánea. Es inútil y peligroso disimular entre personas que conviven bajo un mismo techo. El hombre vale lo que vale su ideal. El ideal es la medida del hombre. Los hombres durante un gran período de nuestra vida somos portadores de ideas, llega un momento en que esas ideas nos penetran, nos arrastran; son las ideas que se convierten en ideal. Sin grandes ideales las almas generosas se aburren. Los religiosos necesitan avivar continuamente su ideal para conquistar y perseverar en actitud de enamorados y no de peones cansados. Dirigir una comunidad es ser capaz de sembrar ilusiones, conservar el fervor y alentar los ideales sobrenaturales de una vida consagrada.

El hombre tiende por fuerza de gravedad hacia la felicidad, como la piedra por fuerza de atracción hacia la tierra. Todos deseamos ser felices, el misterio está en acertar en la auténtica felicidad. Los más felices serán siempre los más santos, porque la mayor felicidad es poseer la gracia de Dios. La gracia perfecciona la naturaleza y las almas fieles poseen a Dios casi conocido y amado por experiencia. Aunque en el mar haya tormenta, en el fondo siempre hay quietud; aunque en el cielo haya nubes, más arriba siempre brilla el sol. Así las almas fieles, aunque sientan dificultades, en el fondo poseen la paz de Dios; aunque las asalten dudas, en la conciencia siempre conservan la luz de la verdad. Estas almas son el sostén de las comunidades, la solidez de su espíritu y la seguridad de su porvenir. ¡Dichoso el Instituto que en cada comunidad encuentra almas de este calibre, capaces de dar testimonio como cosa normal y espontánea! Muchos religiosos son infelices porque buscan, con egoísmo, una falsa felicidad, pasarlo bien. El corazón humano busca siempre la felicidad, las pasiones humanas mal dominadas complican la vida, la virtud la simplifica; nuestro contacto con Cristo la vivifica. ¡Señor!, nos has hecho para Ti y nuestro corazón permanece inseguro hasta que te encontremos a Ti.

61.

Experiencia y años

«La experiencia es hija de los años», es un refrán incompleto. Debe añadirse: «vividos con reflexión». No son pocos los que mueren de viejos sin experiencia de la vida. Mejor dicho: llenan su vida de malas experiencias que van creando complejos en su existencia, llenos de amarguras, prevenciones y sinsabores injustificados. Sólo para los que reflexionan seriamente es cierta la frase de Píndaro: «El día que precede es maestro del posterior.» Los años de prácticas pedagógicas para los jóvenes religiosos y júniores deben estar organizados y dirigidos por personas competentes, pues no se va a probar la vocación, sino a formarla con buenas experiencias de consagración y responsabilidad.

60.

Una ascensión y un ideal

La formación es una ascensión, los superiores son los primeros guías. El guía no es para quedar en el llano y decir: «por ahí se sube». Ha de subir él en cabeza. Toda formación es un arte de elevación, de con— 62 —

— 63 —

62.

La ley de la no intervención

64.

Estudio-noticia

Educar la libertad, gritan muchos y apelan bonachonamente a la autoeducación, a la no intervención, sin pensar que la libertad sin freno se ve azotada por la desgracia, y que educar no es solamente aconsejar el deber, sino facilitarlo y exigirlo con constancia y amabilidad. No puede establecerse el reinado de la libertad sin el de las buenas costumbres, ni fundar éstas sin las convicciones. La vida en Comunidad ayuda poderosamente a lograr en sus miembros buenas costumbres, modos permanentes y fáciles de obrar el bien y permanecer en actitud de servicio. Es de lamentar el ausentismo de muchos formadores, que bajo diversos títulos, se evaden de su labor principal, que es: con mano de artista, con delicadeza y detalles, con prudencia y bondad, con dedicación y esmero, ayudar a los religiosos jóvenes, por lo menos, a los que se dejan ayudar.

La mejor manera de no aprender nada es estudiar muchas cosas a la vez. Enciclopedismo, estudio-noticia; nos informamos de todo y no profundizamos nada. Cuántos, por desgracia, tienen una cultura estilo revista «Selecciones»; capaces de alternar sobre cualquier tema o problema, pero difíciles en pensar y definirse sobre los mismos. Cultura es la manera de ser, juzgar y actuar que nos queda cuando nos olvidamos de cuanto nos enseñaron. Y ¿qué les queda a los enciclopedistas cuando olvidan nombres y fechas? Por desgracia, los programas oficiales han sido impuestos en todas las casas de formación y acaban el Bachillerato con una superficialidad alarmante, sin saber pensar ni comprender, pues ni en las matemáticas y ciencias tuvieron tiempo para discurrir, ni en la literatura para saborear, ni en la filosofía para profundizar, ni en la religión para asimilar. No hubo tiempo sino para informarse. Marañón dice que el enciclopedismo fue una degeneración que ocurrió al ignorar que saber es en verdad una actitud y no un hecho; que saber es entender, descubrir la verdad, y no querer saberlo todo.

€3.

Unidad de criterios

Los educadores desunidos, por una u otra causa, estropean la tarea educativa y todos los días aléjanse más, aunque no se lo propongan, del espíritu de sus alumnos y de la oportunidad de cultivarlos y ennoblecerlos. La unidad de criterios en la casa de formación, en cuanto hace relación a exigencias y distinciones, permisos y consejos, actitudes y criterios, es absolutamente necesaria para la recta formación de los candidatos a la vida religiosa. De los educadores que avanzan rítmicamente, unitariamente, dentro de la vida colegial, la educación espera los mejores frutos y el porvenir sus más claros habitantes.
— 64 —

65.

Pobres estudiantes

¡ Pobres estudiantes!, parecéis cariátides aplastadas por un mundo de libros. Cada curso de Bachillerato es una enciclopedia de plomo que lleváis sobre los hombros, como otros Atlantes. En la pura adolescencia, época de la eclosión y de la alegría, de la música y de la poesía, de la amistad y del arte, de la generosidad religiosa y patriótica... os encontráis con un mundo de tareas por hacer, con un mundo de libros que estudiar, sin un corazón es— 65 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA RELIGIOSA 5

ponjado, sin calor ni gozo de hogar... mientras los mayores os llamamos... Rebeldes sin causa... Cuando el padre acaba la jornada llega,a casa a descansar, a ver televisión. Cuando el alumno regresa al hogar ha de enfrentarse con sus tareas que dañan el rato de agradable contacto en el seno de la familia. ¡Educadores! ¡Religiosos y religiosas: sed limitados en las tareas; no os venguéis imponiendo largas tareas como si vuestra asignatura fuera la única y la más importante! Alumno que perdió el gusto del Colegio, ya no es receptivo en la educación. Menos cosas mejor exigidas y llevadas a cabo con perfección.

Olaechea, que puede servir también para tantos religiosos educadores.

67.

Costumbres y convicciones

Costumbres sin convicciones, son rutinas y automatismos insustanciales. Convicciones sin costumbres, son ideas clavadas en el aire. Costumbres y convicciones son carne y espíritu, cuerpo y alma, hombre total. Así las costumbres son «el resultado del hábito convertido en carácter», según frase afortunada de Hobbes. Las convicciones nos llegan con ideas asimiladas, profundas, vivenciales. Las costumbres con la repetición constante y racionalmente voluntaria de actos buenos. Es de lamentar tantos seminarios y casas de formación donde reina la indisciplina, el abandono y la tolerancia, casi excesiva de educadores deseosos de dejar los formandos para dedicarse a sus personales quehaceres. No son capaces de exigir porque son incapaces de cumplir. Seamos sinceros: —¿Fallan los métodos o las personas? La naturaleza es la primera costumbre, como la costumbre es una segunda naturaleza. Las costumbres dan facilidad y gusto; penetran en todo el ser, como las convicciones en el alma. «Si nos faltan las costumbres, ¿para qué sirven las leyes?»
(HORACIO.)

66.

Decálogo-programa

Contemplando los programas escolares, manumisión de adolescentes esclavos a los libros, propondría, con gracia, este decálogo-programa: Ningún libro puede ser gordo. Ninguna página puede ser flaca. Ninguna letra puede ser pequeña. Toda página tendrá tres buenos grabados, ni uno menos. 5. Todo curso tendrá tres asignaturas fundamentales, ni una más. 6. Todo período lectivo tendrá tres meses, ni un día más; y será seguido de un mes de vacaciones, ni un día menos. 7. Se estará cada día tres horas en clase, ni un minuto más. 8. Se tendrá diariamente tres horas de estudio dirigido, ni un minuto menos. 9. Se tendrán cada día tres recreos, ni uno menos. 10. La clase no se puede parecer a un entierro de tercera, ni el recreo a gimnasia de presos. Para los seminarios menores, que educan adolescentes, tiene mucha filosofía este programa entresacado de un interesante artículo de Mons. Marcelino
— 66 —

1. 2. 3. 4.

Costumbres no siempre son rutinas. Cuando en la vida hay ideal, amor, convicción y generosidad, lss
— 67 —

buenas costumbres se convierten en sólidas virtudes que dan seguridad a la personalidad, firmeza a la voluntad y quietud al espíritu. Sólo cuando las costumbres se reducen a un mero formulismo exterior se convierten en simples rutinas ineficaces.

Pero es necesario entender que la cortesía debe tener sus raíces en la virtud y los buenos sentimientos, para que en realidad sea auténtico brillo de la persona humana. La cortesía que no traspone el límite de las cosas exteriores y convencionales, no pasa de ser una simulación y no contribuye, ciertamente, a ennoblecer y aclarar la existencia. La cortesía es la flor exquisita de la caridad, necesaria para todos, indispensable para religiosos de vida comunitaria y de apostolado activo.

68.

El misterioso subconsciente

Hasta hace poco, educar era instruir el consciente; ahora nos hemos dado cuenta que es también proporcionar material al subconsciente. Ese hijo vuestro no conoce códigos morales, no paladea el gusto de lo religioso, no tiene ansia de cultura, no distingue entre modales finos y toscos. Pero lo religioso, lo moral, la cultura y la corrección van tomando la forma que le imprime el ejemplo de los que le rodean. ¡ Padres! ¡ Educadores!, rodead a los niños de todo aquello que queráis que surja espontaneo desde la intimidad de su ser. Problema grave en la moderna sociedad es la lucha íntima en cada persona, por una parte de lo que se enseña al consciente, y por otra lo que absorbe el subconsciente de un ambiente malsano y corrompido. Muchas veces se impone la carga de imágenes del subconsciente sobre las razones del consciente. Mucho hacemos cuando ayudamos a formar un buen ambiente. El buen espíritu en una Comunidad o en un religioso es difícil de definir, pero todos notamos cuándo falta.

70. El dolor y el prójimo Quien gime por sus desgracias, bueno es que mire las ajenas, pues viendo lo mucho que otros sufren, se quejaría menos de sus males. No os quejéis de sufrir porque así comprenderéis lo que es el dolor y aprenderéis a socorrer. Muchas Comunidades se sienten poco unidas porque nunca han sufrido juntas; siempre han tratado de gozar. Recordemos la sentencia de Lamartine: «El dolor tiene lazos más estrechos que la felicidad para ligar los corazones.» A veces Dios permite contratiempos para que nos unamos más. Remedio para muchas quejas y exigencias de jóvenes religiosos y religiosas, durante su período de formación, es el contacto con los que sufren, así se olvidan un poco de sí mismos.

69.

Cortesía y virtud

Las buenas maneras embellecen la vida.de los pueblos,-estrechan los lazos de la solidaridad humana y fortalecen los sentimientos del amor y la paz.
— 68 —

— 69 —

$

AMOR FRATERNIDAD DIALOGO
El hombre no puede por sí solo sino muy poca cosa: es un Robinson abandonado; sólo en comunidad con los demás es poderoso.
SCHOPENHAUER.

71. Amor auténtico Lo único que convence a los subditos es el amor auténtico de sus superiores y formadores, que no sólo dan, sino se dan; viven con ellos y se desviven por ellos. Nada hay más difícil que ocultar o aparentar el amor. Si existe—dice John Dryden—quema el corazón ; si no, la frialdad hace al fin traición. 71. 72. 73. 74. 75. 76. 77. 78. 79. 80. 81. 82. 83. 84. 85. 86. 87. 88. 89. 90. Amor auténtico. Amar es comprender. Carencia afectiva y poco cultivo del corazón Reprender bien no es fácil. Radiografía y fotografía. Lógica femenina y masculina. Humor de la mujer. Urbanidad es virtud. Simpatía y servicio mutuos. Dificultades de la vida en comunidad. Familia y comunidad. Crisis de convivencia. Disposición para perdonar. Revisión de vida y reunión de grupo. Los votos y la vida en fraternidad. Diálogo contra angustiosa soledad. Cualidades del coloquio. Diálogo y profundo respeto. El diálogo es holocausto y comunión. Diálogo colectivo. Los jóvenes tienen necesidad de amor y quieren ser amados por ellos mismos. Hay subditos tolerados, consentidos y hasta mimados, pero en realidad no son amados; no hay más que actos de egoísmo de los propios educadores (sobre todo educadoras) que consciente o inconscientemente buscan su propia satisfacción : ser amados y adorados de sus subditos. Amor sin exigencia disminuye al amado; se torna poco palpitante, se malogra el interés. Exigencia sin amor subleva e irrita, tiraniza las mutuas relaciones. El amor exigente engrandece y une, dignifica y hace respetables. 72. Amar es comprender

Comprender no es aprobar o aceptar lo que no está según conciencia.
— 73 —

No es simplemente tolerar o soportar con paciencia. Es ayudar a los hermanos a descifrar la vida dentro del término del amor, comprendiendo con caridad sus angustias, sin desconfianzas habituales, ni conformismos suicidas. Su signo inequívoco: la confianza. La confianza no se compra, se inspira; es hija de una serie de virtudes humanas y divinas entre las cuales se encuentran : transparencia de espíritu, equilibrio, actitud de servicio, humildad, respeto a la verdad y a la persona, espíritu sobrenatural. Sólo el amor verdadero capacita a superiores y educadores a rodear a los educandos de alegría, optimismo y confianza. El amor les enseña a perder el sueño, a estar en todas partes, a estimular, aconsejar, reprender. La bondad reúne todo esto y algo más: interés, sacrificio, admiración, comprensión. 73. Carencia afectiva y poco cultivo del corazón

cultivo del corazón, parte esencial de nuestra personalidad y base de la auténtica autoridad. 74. Reprender bien no es fácil Reprender bien no es fácil, requiere tacto, amor, profundo sentimiento de lo que se está haciendo, preparación del ánimo de quien recibe la amarga reflexión. Reprender, en cierta manera, es hacer sentir el deshonor de una acción mala, de una actuación no conveniente. Procure ser en todo lo posible, el que ha de reprender, irreprensible; y guiar sus actuaciones por la caridad, la prudencia y la justicia. Cuando en la reprensión hay amor no se malogra ni la fraternidad, ni se rompe el diálogo. Para llegar al verdadero amor hace falta dar muerte a muchos falsos amores, para llegar a la auténtica fraternidad, es necesario vencer falsas cortesías y buscar el bien total, no sólo el estar bien con todos. 75. Radiografía y fotografía El hombre reflexiona, calcula, proyecta, prevé los obstáculos, deduce conclusiones, tiene una visión de conjunto, saca la radiografía de las cosas (1). La mujer, por el contrario, intuye, tiene un conocimiento espontáneo, cálido, lleno de colorido y detalles, fotografía en colores todo lo que se presenta a su mirada. Se ha dicho que el hombre se equivoca cuando no reflexiona, y la mujer cuando reflexiona demasiado. Esto es cierto: hombre sin reflexión, barco sin brújula, hogar sin jefe, comunidad sin superior; mujer que reflexiona demasiado pierde la intuición, la espontaneidad de su alma clara, se angustia por dentó y se anuló la madre o la superiora... nada más inútil
(1) Curso de preparación al matrimonio, bre y de la mujer», Madrid, 1967. «Psicología del hom-

La carencia afectiva torna cada día a la juventud más instintiva, menos respetuosa con la autoridad y más propensa a buscar la seguridad con sus cámaradas y amigos. Nada es sin sentimiento el amor, y menos aún, sin amor el sentimiento. La superprotección material y pobreza espiritual permiten un traslado artificial de responsabilidades y acaban por dejar a los adolescentes y jóvenes sin el apoyo moral solicitado. Cuántos niños, a fuer de no sentir la presencia moral de sus padres y educadores, acaban por despreciarla. En muchos hogares la educación se limita a una tabla dietética de alimentos apta para engordar pollos, pero insuficiente para educar hijos. Se requieren prontas y fundamentales transformaciones en el enfoque de nuestra educación, que dedica largos años y metodologías al cultivo de la inteligencia y poco o ningún esfuerzo, método y tiempo al
— 74 —

— 75 —

que una mujer angustiada. Recordar esto, ayuda a dialogar y entenderse. 76. Lógica femenina y masculina

En las comunidades religiosas masculinas la vida en fratenidad puede sufrir por falta de detalles y delicadezas; en las femeninas por falta de ecuánime continuidad, pues todos siguen siendo hombres y mujeres. 78. Urbanidad es virtud

El hombre tiene la lógica de las ideas; la mujer la de los hechos. La del hombre es más profunda con el inconveniente de lo imprevisto. La mujer no tiene plan determinado, se amolda a las circunstancias, le vibra la vida. Un ramo de flores convence más a una mujer que cuarenta y cuatro argumentos sólidos. El hombre dice lo que siente; la mujer insinúa lo que quiere decir. La mujer debe aceptar como tal lo que el hombre dice, el hombre debe interpretar lo que la mujer quiere decir. Ambos son verídicos, cada quien a su manera; pero la mujer goza cuando adivinan sus deseos, y el hombre cuando se entienden sus razones. Todo esto hay que tenerlo en cuenta, pues la fraternidad es resultado de muchos factores. 77. Humor de la mujer

Urbanidad, hábito virtuoso que dirige al hombre en acciones en orden a hacer suave y grato su trato con los demás hombres. «La urbanidad forma parte de la probidad, como la ortografía del estilo (TROUBAT) (2). Las palabras corteses son las ganzúas de los corazones, porque todos los que son corteses con nosotros nos comprometen a servirlos. «Con la costumbre y el trato suele en un buen natural, trocarse en seda el sayal» (TIRSO DE MOLINA). Sólo las almas nobles y correctas logran que su diálogo sea el camino que conduce a una fraternidad evangélica, digna de los Hijos de Dios. 79. Simpatía y servicio mutuos

La delicadeza del sistema nervioso y de sus órganos genitales y los fenómenos orgánicos que periódicamente en la mujer se producen (ovulación, menstruación, parto y lactancia) hacen que la parte física repercuta constantemente sobre su humor. El hombre debe tener esto presente, ya que, libre él de estas molestias, fácilmente puede ser incomprensivo con las quesicosas pasajeras de la mujer. El hombre, con su visión de conjunto, se ocupa de las cosas más trascendentales; la mujer, detallista, de los mil quehaceres diarios.
— 76 —

«Es la simpatía uno de los prodigios sellados de la Naturaleza» (GRACIÁN), que se convierte en la piedra imán de la vida y mueve dos energías en una sola alma. Puede ser el impulso más noble que facilite la auténtica amistad, o la tendencia más opaca que arrastre a la depravación. Cualquiera puede simpatizar con las penas de un amigo. Simpatizar con sus éxitos requiere una naturaleza delicadísima. Todo esto es necesario para el gran bien de la fra(2) 1965. BORRXS, TOMAS, Diccionario de Sabiduría, Agullar, Madrid,

— 77 —

ternidad, que se basa en la renuncia, en el mutuo aprecio, en la constante actitud de servicio que tanto repite el Concilio. La imagen clara de la actitud de servicio que nos inculca la Iglesia la encontramos en la expresión paulina del cuerpo místico: Una comunidad es eso, una célula viva de la Iglesia; la cabeza, el superior; la comunidad, los distintos miembros según sus cargos y posiciones; por todos discurriendo la misma savia vital; la cabeza sirve a los demás miembros, pero una mano es capaz de dejarse aporrear para conservar ilesa la cabeza; el servicio es mutuo y constante; la cabeza sirve, pero es servida, defendida y apreciada en lo que vale. No nos quedemos con una visión parcial de servicio. 80. Dificultades en la vida de comunidad

sacrificios y renuncias que la vida común exige; pensando más en gozar de la vida, que en hacerla agradable a los demás hombres; y digna de Dios; más en desconocer los problemas que en aplicarle lógicas soluciones. 81. Familia y cumunidad

Deberemos, con esfuerzo común, ir venciendo las dificultades que empecen esta vida en fraternidad y que en la reunión de Río de Janeiro se sintetiza de la siguiente manera (3): Comunidades que difícilmente van más allá de la simple yuxtaposición de individuos o de meras formas «sacrales», y rara vez logran llegar a la unión y caridad fraterna. Comunidades que se constituyen como grupo secundario, en el que predomina la unión de las personas. Comunidades... con una fuerza niveladora de la colectividad, que produce un clima de hostilidad o de indiferencia para cualquier miembro que sobresalga. Problemas y tensiones causados por las diferencias de nacionalidades, generaciones, actividades, caracterología de los miembros de una misma comunidad. Falso angelismo, forma solapada de egoísmo; disfrutar las alegrías de la paz, sin aportar los propios
(3) C. P., o. c, pág. 13.

Lo que es una buena familia para sus hijos debe ser una buena comunidad para sus Religiosos. Como los peces en el agua, el Religioso se desenvuelve en su Instituto como en su propio hogar. Toda Comunidad bien constituida debe ser capaz, no sólo de probar, sino y principalmente de formar, influir en bien, comunicar optimismo y celo apostólico. Donde esto no ocurra se impone una revisión profunda de la vida a la luz del Evangelio, sin acudir al fácil subterfugio de dar la culpa a las estructuras; sino cayendo en la cuenta de que quienes debían ser locomotoras, han pasado a ser vagones; quienes (y en ellos Dios confiaba) debían aportar mucho, lo esperan todo de otros. La maldición persigue a los hijos rebeldes, y la desdicha a los religiosos que quitan la paz a su comunidad, y siembran la discordia entre sus hermanos. Comportaos de tal manera que los Superiores mejores no se cansen de gobernaros. Desconfiad de quien duda encontrar la paz mejores hermanos. La comunidad virtuosa nave que en la tempestad está sujeta por dos unión con Dios y unión con los hermanos; y costumbres.. con sus es una anclas: religión

Que en nuestras comunidades, como en las buenas familias, reine la paz y la confianza, el amor y el respeto, la caridad y el diálogo, la servicialidad y la mutua ayuda..., así seremos testigos del Reino. 82. Crisis de convivencia

Hay una crisis de convivencia, transferencia de la que hoy se da en el mundo, aun en la misma familia. — 79 —

— .78 —

Hay crisis por la creciente socialización. La vida religiosa va perdiendo ese tono de hogar en que todos se sentían una familia alrededor del padre o de la madre, superiores en la comunidad. Nuestras relaciones, aun donde ganaron en sinceridad, perdieron en espíritu sobrenatural de fraterna delicadeza, intimidad y transparencia. Son demasiados los Religiosos que viven desalentados, frenados, incómprendidos, sin rendir lo que son capaces, mártires, sin expresar lo que de noble sienten, víctimas de un ambiente donde las virtudes hay que ocultarlas como si ¡fueran vicios, por la cantidad de críticas y murmuraciones que levantan! Los neurasténicos y raros, los desequilibrados y los muy nerviosos, no sirven para la vida religiosa. Son de difícil convivencia. Como también los de afectividad descontrolada. He aquí un nuevo criterio, poco tenido en cuenta, para la selección de vocaciones. 83. Disposición para perdonar

ama: religioso que no sabe perdonar, es porque no sabe amar. Ser virtuoso es perdonar siempre a los demás y nunca a uno mismo. No perdonar es señal de debilidad; un débil puede combatir, puede incluso vencer, pero difícilmente sabe perdonar. La fraternidad exige perdonarnos mutua y constantemente nuestros pequeños y grandes defectos, para que tengan sentido las palabras del Padrenuestro : «Perdona nuestras ofensas, como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.» 84. Revisión de vida y reunión de grupo

La revisión de vida, la reunión de grupo de los Cursillos de Cristiandad son métodos prácticos, psicológicamente bien montados, para el diálogo comunitario, que podrían suplir con creces los anacrónicos Capítulos de culpas de nuestras Comunidades y lograr el espíritu sobrenatural de la obediencia, la autenticidad de expresión y actuación, y la formación de la personalidad. Ellos se basan en la sinceridad; y, a la luz del Evangelio, insisten en el compromiso propio y la aportación personal para el mejoramiento de la comunidad. Si vivimos en comunidad, nos hemos de santificar en la Comunidad. No vivimos simplemente unidos para cumplir una misión, sino para la mayor gloria de Dios y bien del Instituto. Si para el cumplimiento de toda misión trabajamos en equipo, sería falta de caridad y de justicia no utilizar los medios comunitarios para la propia santificación: La revisión de vida se base en cuatro puntos: El grupo: Máximo de 10. Si la comunidad es numerosa puede formar varios grupos que, animados de buen espíritu, buscan unidos la voluntad de Dios. — 81 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 6

La Vida Religiosa con tensiones se torna a ratos insoportable. Son faltas de caridad: no dirigir la palabra, mostrarse por mucho tiempo serio y ofendido, no olvidar las ofensas recibidas, ser seco y huraño con los hermanos y afectuoso con la gente de fuera, sobre todo si es del sexo opuesto. Todo esto indica desequilibrio. El buen religioso ha de tener siempre disponibilidad para perdonar y deseos de vivir en concordia y paz. No hay cosa que haga al hombre más semejante a Dios que el perdón. Cristo para demostrar que era Dios perdonó y excusó al perdonado, pendiente de la Cruz: «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen.» El que perdona vence más que el que se venga; pues el que perdona una injuria, obliga al injuriado a injuriarse a sí mismo. Se perdona, tanto como se
— 80 —

El tema: Un hecho o situación de la vida ordinaria, apto para la revisión de vida. Estos temas se sugieren y acuerdan con anticipación para ir meditando sobre ellos. La reunión: La preside cada vez un hermano, que expone el tema. Cada uno va diciendo lo que juzga y siente a la luz del Evangelio: ¿Qué haría Cristo? ¿Cómo se comportaría en situación semejante? Y ésta será nuestra respuesta. Compromiso: Lo hacen los componentes del grupo, y lo hacen porque a través de un hecho se encontró la Voluntad de Dios, en bien siempre de la comunidad.

la insustancial de un recreo arranca el aislamiento interior. Muchos viven yuxtapuestos, colegas de una misma profesión, camaradas de un mismo ideal, amigotes de unos mismos gustos, pero... sin llegar al diálogo sustancial de la verdadera amistad (4). Da Dirección espiritual bien llevada y el diálogo con los Superiores (contemplado como cosa normal dentro de las organizaciones y metodizado con motivo de nuestros apostolados colectivos) es un elemento de renovación que merece urgente revisión. Enseñar desde jóvenes que en este diálogo se busque, no solamente el consuelo, sino sobre todo la verdad. Facilitarle a directores espirituales, superiores y formadores, la técnica del coloquio, su valor formativo y emotivo, y responsabilizar sobre el pecado de omisión que se está cometiendo con frecuencia.

85.

Los votos y la vida en fraternidad

Los votos no son un fin, sino un medio para consagrarse a Dios y obviar los obstáculos que impiden la vida en caridad: — La pobreza nos quita el egoísmo y la ambición; nos hace sencillos con la actitud interior de los humildes. — La castidad subyuga nuestros caprichos, equilibra nuestro espíritu, da transparencia al alma y facilita la confianza. — La obediencia garantiza nuestra vida comunitaria orienta nuestro apostolado, manifiesta la voluntad de Dios, nos torna sociedad con vínculo de acción comunitaria.

87.

Cualidades del coloquio

El coloquio, como arte de comunicación espiritual, según la Eclesian Suam núm. 47, tiene las siguientes características, que sintetizamos: — CLARIDAD: El diálogo supone y exige la inteligibilidad; es un intercambio de pensamiento, es una invitación al ejercicio de las facultades superiores del hombre; es un índice de actividad y de cultura-humana. — AFABILIDAD: El coloquio no es orgulloso, no es hiriente, no es ofensivo; su autoridad es intríseca por la verdad que expone, por la caridad que difunde, por el ejemplo que propone. — CONFIANZA: Tanto en el valor de la propia palabra, como en la disponibilidad para acogerla por parte del interlocutor: promueve la amistad, entrelaza los espíritus en una mutua adhesión a un bien que excluye todo fin egoísta.
(4) LEPP, IGNACE, Psicoanálisis Buenos Aires, 1966. de la amistad, ed. Carlos Lohé,

86.

Diálogo contra angustiosa soledad

Es triste constatar tantos religiosos y religiosas que viven en angustiosa soledad. No siempre la char— 82 —

— 83 —

— PRUDENCIA: Que tiene muy en cuenta las condiciones psicológicas y morales del que oye. Cuando el coloquio se conduce cumpliendo estas cualidades y condiciones, se realiza la unión de la verdad con la caridad, de la inteligencia con el amor.

logo para eliminar al otro. El diálogo verdadero implica siempre la pasibilidad de una muerte, de un helocausto; por ello no puede mantenerse sin caridad (J. LACKOIX, La filosofía del diálogo, 596). Únicamente por la caridad puede el diálogo culminar en una comunión en que el hombre, renunciando a ser centro autosuficiente, sale de sí mismo para hacerse el otro, sin dejar de ser él mismo. Tenemos que educarnos en el diálogo. Cuando nos cuesta mucho es porque hay mucha soberbia. Cuando no se saca ningún fruto es porque se convierte en mera charla, sin el deseo de comprometerse a la luz del Evangelio.

88.

Diálogo y profundo respeto

Todo diálogo descansa en un profundo respeto del otro y en una disponibilidad que es ya amor inicial. Ha de manifestar en todos un propósito de corrección, de estima, de simpatía y de bondad. No hay diálogo sin ofrecimiento de sí mismo. Quien habla ha de escuchar tan atentamente cuando habla, que disponga a la confianza al que debe dar una respuesta; y, recíprocamente, el que escucha debe manifestar tal atención y simpatía que disponga al que habla para escuchar al otro. Sólo es posible el diálogo tal, cuando se consiente de antemano en ser modificado, corregido, interrumpido o reanudado, cuando las pasiones, especialmente el interés y la voluntad de sobreponerse, están dominadas; cuando, por último, todos entran con magnanimidad en los caminos de la verdad ofrecida y reconocida (5). Sin embargo, el respeto por el criterio de los demás no debe traducirse en una atenuación o disminución de la verdad, ya que el irenismo y el sincretismo son, en el fondo, formas de escepticismo respecto a la fuerza y al contenido de la verdad y del bien.

90.

Diálogo colectivo

De dos maneras se puede entender el diálogo colectivo: una recta, ortodoxa, de modo que ayude al bien común; otra incorrecta, heterodoxa, de modo que destruya la misma naturaleza de la obediencia. Si en las reuniones de la Comunidad se pesan las razones y los votos, y el peso de la balanza impone lo que hay que hacer, de tal forma que el Superior tenga que tomar esa determinación, poco a poco se anula la obediencia y su sentido sobrenatural. Con tal de que la última palabra la tenga el Superior, si la comunidad es madura, capaz de ver las cosas a la luz del Evangelio, cuanto más se dialogue fraternalmente, mejor.

89.

El diálogo es holocausto y comunión

La mayor tentación del diálogo es el monólogo con que se quiere dominar al otro, o el rechazar todo diá(5) RENE L»ATOURELLE, Teología Salamanca, 1967. de la revelación, ed. Sigúeme.

— 84 —

— 85 —

4
ORACIÓN CARIDAD APOSTOLADO
El gran milagro de Jesucristo, es, sin cVfítfaWccióh, él reinado de la caridad.
(NAPOLEÓN.)

91.

Espíritu de oración

91. 92. 93. 94. 95. 96. 97. 98. 99. 100. 101. 102. 103. 104.. 105. 106. 107. 108. 109. 110. 111. 112. 113. 114. 115.

Espíritu de oración. Sagrada Escritura y Liturgia. Virtudes teologales. La fe, sexto sentido del religioso. Los efectos de la fe. Nobleza obliga, somos hijos de Dios. Caridad, vínculo de amor. Vida en caridad. Esperanza y eternidad. Dualidad nefasta. Por la vida purgativa a la contemplativa El naturalismo es una herejía. Revisión de vida espiritual. Hombres de Dios. Espíritu apostólico. Tenemos madre. Espíritu del Fundador. Tomar altura. La pobreza y nuestro apostolado. Cuidado con los espejismos. Podemos hacer más. Gracia consciente y difundida. Ser puros, humildes y pobres. Podemos hacer feliz a nuestro hermano Prepararnos y hacernos útiles.

Los miembros de los Institutos han de practicar asiduamente el espíritu de oración, e incluso la misma oración, bebiendo en las límpidas fuentes de la espiritualidad cristiana. La oración es la palanca del apóstol. Religioso sin oración, soldado sin armas. La oración da sentido, plenitud y alegría a la vida consagrada y es el alma de todo auténtico apostolado, pues somos instrumentos en las manos de Dios. Procure cada uno el modo personal de oración que más le una a Dios, sin contentarse con la mera asistencia. Foméntese la oración comunitaria, alimentada especialmente con la Sagrada Escritura y la Liturgia (1). 92. Sagrada Escritura y Liturgia

En la Sagrada Escritura hemos de buscar el sublime conocimiento de Cristo y del Padre en el Espíritu Santo. Con la lectura asidua de la palabra de Dios que casi como un sacramento obra nuestra santificación y opera nuestra conversión, de modo que toda nuestra vida espiritual, quede impregnada de la Palabra de Dios. La participación activa en la Liturgia, por medio de la cual se ejerce la obra de nuestra redención, so(1)
P. C. 6.

— 89 —

bre todo en el divino sacrificio de la Eucaristía. Tomar conciencia del valor pastoral de nuestra participación, hacer que los alumnos participen en ella, preocuparnos por entender y penetrar el sentido profundo de cada una de las ceremonias. 93. Virtudes teologales

Trino; confesar al Hijo de Dios encarnado; confesar al Hijo de Dios, Redentor y Señor nuestro. Creer en la inteligencia y la voluntad de Cristo, en su palabra, en su Persona, en su misión salvadora, en el Cristo Mediador y consumador de la revelación. Los hombres son capaces de obrar milagros cuando tienen fe. Quien tiene fe ha de estar preparado, no sólo a ser mártir, sino también un loco: la locura de los amados por Dios, que el mundo no logrará entender. El religioso de fe es eterno en su esperanza y celoso en su caridad. Se cree fácil, lo que se cree con ansia. Esa fe abarca, con un sentido sobrenatural de la vida, toda su existencia, su instituto, sus superiores, sus ocupaciones y apostolados, sus alegrías y amarguras. Seamos firmes en la fe y eficaces en las obras. 95. Los efectos de la fe

Para el que ama—dice Evely—mil objeciones np llegan a formar una duda. Para el que no ama mil pruebas no llegan a constituir una evidencia (2). Nuestra época no cree, pero sufre por no creer. Toma las cosas en serio, se agita porque se encuentra vacía y eso es ya una semilla de fe. Nuestra época no espera, pero sufre por no esperar y eso es ya una semilla de esperanza. Nuestra época todavía no ha llegado al amor, pero sufre porque no ama, y eso es una maravillosa semilla de amor. ¡Sufrir porque no se ama! ¿Sí seremos capaces, los apóstoles de hoy, de comprender esta crisis de nuestra juventud y aprovechar ese sufrimiento para llegar a la posesión de las tres virtudes teologales? 94. La fe: sexto sentido del religioso

Por la fe el hombre se entrega entera y libremente a Dios, le ofrece el homenaje total de su entendimiento y de su voluntad, asistiendo libremente a lo que Dios revela. Para dar esa respuesta de fe es necesaria la gracia de Dios, que se adelanta y nos ayuda, junto con el auxilio del Espíritu Santo, que mueve el corazón, lo dirige a Dios, abre los ojos del espíritu y concede a todos gusto en aceptar y creer la verdad. Para el religioso es absolutamente necesario tener F E EN EL LLAMADO DE DIOS, que constituye el misterio de su vocación, que acepta libremente y testimonia con su total adhesión y el obsequio voluntario y racional de todo su ser. Es una adhesión no sólo teórica, sino hecha vida hasta en los mínimos detalles. Este es el distintivo del religioso, este el impacto que, de su vida espera el mundo, éste el valor primordial de su existencia y el eficaz ennoblecimiento de todos sus actos hasta los más sencillos, convertidos en Religión por sus votos. La fe tiene y obtiene los siguientes efectos en el buen religioso: — Engendrar la esperanza viviendo como peregri— 91 —

La profesión de la fe nos lleva a caminar con paso triunfal en nuestra vida. La fe es el sexto sentido para el religioso; ella le lleva hasta donde la razón no puede llegar ni el mundo puede entender. La fe es el comienzo de la salvación, según San Pedro, que nos dice: «Estáis custodiados por la fe para la salvación.» Por la fe se tornan presentes todos en la Historia de la Salvación; nos tornamos muy cerca del corazón de Cristo; vivificamos nuestras obras. La fe exige de nosotros: Confesar a Dios, Uno y
(2) EVELY, L., Una religión Salamanca, 1966. pura nuestro tiempo, ed. Hinneni,

— 90

nos, que ven con claridad la posesión completa del futuro Reino. — Actuar la caridad, que se hace fecunda viendo en todos sus prójimos a Cristo, con la actitud de servicio generosa y constante. —- Reconocer siempre y en todo lugar la presencia de Dios en todos los acontecimientos. — Ver en la obediencia la Voluntad de Dios, manifestada hasta en los más mínimos detalles. — Juzgar rectamente sobre el sentido y el valor de las cosas materiales. ¡Señor, auméntanos ese don inaprecable de la fe! ¡Fecúndalo con t u Gracia y los Dones del Espíritu Santo!

97.

Caridad, vínculo de perfección

La caridad con que amamos a Dios y al prójimo es el don principal y más necesario, el vínculo de la perfección y plenitud de la ley, que gobierna todos los medios de santificación, los informa y los conduce al fin (3). El religioso h a de vivir esta caridad entregando toda su vida al servicio de Dios con una consagración peculiar, que se funda en la consagración del bautismo y la expresa con mayor plenitud en los votos religiosos, siguiendo a Aquél, que virgen y pobre, redimió y santificó a los hombres por la obediencia hasta la m u e r t e de Cruz (4). La caridad verdadera carece de ostentación; semej a n t e al rocío del cielo, cae sin ruido. Cuántos religiosos llenos de caridad para con sus hermanos, inflamados de amor a Dios, pasan por la vida pregonando con sus obras que todo el cristianismo se reduce a caridad, siempre la caridad. Ama y haz lo que quieras. Silenciosos, de vida interior, y con prontitud de servicio, inspiran a los escritores para perfilar sus pensamientos. El amor anuda las almas, las perfecciona e n t r e sí y las une a Dios, hasta exclamar con Santa Teresa: Esta divina prisión del amor en que y o vivo ha hecho a Dios mi cautivo, y libre mi corazón; y causa en mi tal pasión ver a mi Dios prisionero que muero porque no muero. 98. Vida e n caridad

96.

Nobleza obliga, s o m o s hijos de Dios

La gracia de Dios es u n don sobrenatural, i n t e r i o r y p e r m a n e n t e que El nos concede para santificarnos, divinizarnos y hacernos familiares suyos. Dios nos SANTIFICA, purificándonos (nada h a y de pecado en quien tiene la gracia), haciéndonos agradables a Dios (y a El sólo agrada lo que es bueno), y haciéndonos sus amigos (ya no os llamaré siervos, sino amigos). La gracia nos DIVINIZA al hacernos partícipes de la Divina Naturaleza, templos del Espíritu Santo y miembros del Cuerpo Místico de Cristo. La gracia nos hace F A M I L I A R E S SUYOS p o r q u e nos t o r n a hijos de Dios, h e r m a n o s de Cristo, y como tales, herederos del Cielo, que es la Patria. Tomar conciencia del valor de la gracia, a u m e n t a r l a y difundirla es la síntesis de la vida consagrada del Religioso. Si esto falla, nunca se llega a la plenitud. Si esto se consigue, el alma exclama: N O B L E Z A OBLIGA, soy H I J O DE DIOS. — 92 —

Por lo tanto, conviene que los religiosos, en sus criterios y en su vida práctica, aprecien la caridad por encima de todas las virtudes y la pongan como principio y fin de todas las actividades ascéticas y
(3) (4)
L. G. 42. P. C. 5, P. C 1.

— 93 —

apostólicas, manifestándose principalmente en la vida de amistad entre los miembros de la Comunidad, de modo que sea un auténtico testimonio evangélico. La caridad cubre con un velo los defectos de los hermanos. La caridad es perdonar, no transigir. El que tiene caridad siempre tiene algo que dar a su hermano, por lo menos se tiene a sí mismo. La caridad es el camino que nos conduce a la equidad y se complementa con la justicia; por lo que decía bellamente Fernán Caballero: «Sé justo antes de ser caritativo, y sé humano antes de ser justo.» La cordialidad y la mutua ayuda son hijos de la caridad y fuentes de la amistad. Un amigo es un hermano, que elegimos o que Dios nos proporciona para hacernos la vida agradable, porque la amistad es bálsamo en la vida. 99. Esperanza y eternidad Dios Nuestro Señor, que instituyó el Reino del amor, cuya síntesis doctrinal es la candad, primera virtud teologal, y cuyos mandamientos a nosotros mismos prescribió, no dudó en ponernos como virtud teologal la ESPERANZA que tiene como objeto inmediato al Deum mihi, el interés de poseer y gozar de Dios, y nos dijo por boca del Espíritu Santo: «Pensad en las postrimerías y no pecaréis.» Y Dios nos conoce bien. La idea de Dios siempre ha estado unida a lo absoluto, trascendente, ETERNO, infinito, inmutable, justo, premiador y castigador; y todo esto enmarcado psicológicamente en un profundo respeto, un santo temor de Dios, que no aparta, sino que nace acercarse reverente y conduce a la confianza y al auténtico amor. Lejos de nosotros el pensar en una religión negativa; lejos el no comprender que el AMOR es Dios, hecho gracia para los hombres, Eucaristía para nuestro alimento y sagrario para nuestra confianza; bien sabemos que se hizo hombre para redimirnos y sintonizar con nosotros como dechado incluso de virtudes humanas. Pero, no por eso la esperanza deja de ser virtud teologal. — 94 —

100.

Dualidad nefasta

Psicológicamente hay una dualidad nefasta, una personalidad en declive, una tergiversación de principios, una actitud casi blasfema en algunos de los que nos hablan sólo de la CONFIANZA y EL AMOR DE DIOS. De Dios nadie se ríe, como de alguien sin principios ni criterios, a quien todo da la mismo y podemos manejarlo a nuestro gusto y antojo, ésa no es, no puede ser, la auténtica confianza de los hijos de Dios, ni menos de las almas consagradas. La autoridad de Dios no está en crisis. La Iglesia ha condenado siempre las sensiblerías amorosas que no tengan como fundamento las verdades eternas; lo mismo que a los teólogos que han querido definir la esperanza como una virtud vacía de propio interés. Cuando el hombre se compenetra de las verdades eternas, de esas que pueden sustentarse a la hora de la muerte, se fortifica su voluntad, se hace capaz de heroicos sacrificios, de abnegación completa. En nuestra época se teme demasiado lo eterno; eliminan bonitamente la eternidad mediante multitud de puros momentos.

101.

Por la vida purgativa a la contemplativa

Por la vida purgativa se llega a la contemplativa. El dominio de las pasiones y de instintos nos conduce a la paz interior y en ella al encuentro con el Dios que Es Amor y Confianza. La psique del hombre ansia lo infinito, busca lo absoluto, tiene un optimismo que no se satisface en la insuficiencia de lo tangible y concreto, experimenta una culpa radical, y, a la par, una esperanza persistente. La santidad a la cual tiende el religioso por estado, es un sentido sobrenatural y profundo de la vida, una toma de conciencia de la gracia, que por la profesión religiosa se eleva a estado de consagración a Dios asociando su oblación de sacrificio eucarístico (5).
(5) 64 (De Ecclesia, o. c. 45).

— 95 —

102.

El n a t u r a l i s m o es u n a herejía

El naturalismo es una herejía de las más sutiles y polivalentes, que lo trastrueca todo sin dejarse concretar de u n a m a n e r a escueta y clara: es u n a herejía de vida, u n a desviación de enfoque de vida, más que de proporciones doctrinales (6). E l naturalismo ideativo se manifiesta en la lucha e n t r e los criterios naturales que favorecen los instintos y los criterios que se les oponen. E l naturalismo operativo, por su parte, impele a guiarse ordinariamente en la acción por motivos terrenos poco elevados. Y el naturalismo afectivo, en fin, logra a veces que el religioso viva en sequedad dentro del mundo sobrenatural, sin que le impresionen sus verdades, mientras que simultáneamente vibra sin apenas quererlo, con todo lo que asalta los sentidos (7).

— Que se tengan en cuenta los valores humanos, base segura de una espiritualidad sana y las condiciones prácticas de la psicología evolutiva (8).

104.

Hombres de Dios

«Os pedimos—dice Jean Guitton, dirigiéndose a los sacerdotes jóvenes y religiosos—, os pedimos que seáis los hombres de Dios ish elohim, como los profetas, los portadores de la palabra intemporal, los distribuidores del P a n de Vida, los representantes del E t e r n o e n t r e nosotros, los embajadores del Absoluto. Nosotros estamos dentro de lo negativo, tenemos necesidad de ver en vosotros el Absoluto. ¡Oh! teniendo h a m b r e y sed del absoluto y no encontrándolo en ninguna p a r t e en estado puro, nosotros necesitamos tener cerca de nosotros seres semejantes a nosotros (Religiosos y Sacerdotes) que, incluso dentro de su mediocridad y miseria, encarnen la idea del Absoluto y nos demuestren con su presencia que puede existir, que está más cerca de nosotros de lo que podemos imaginarnos» (9). Vivamos intensamente n u e s t r a vida sacerdotal y religiosa, con la gracia de Dios conscientemente mantenida como base interior, cuidadosamente acrecentada como tendencia a la perfección, celosamente difundida por el ejercicio de nuestro apostolado. Seamos verdaderos ministros del Señor y directores de almas, cumpliendo n u e s t r o deber sacerdotal en esa misión de santidad bidimensional en la doble sublime vertiente del culto, que rinde a Dios la adoración que el hombre le debe y da al hombre la santidad que Dios le exige.

103.

Revisión de vida espiritual

Se impone, por consiguiente, u n a revisión de nuest r a vida espiritual y de piedad: — Que ayude a tomar conciencia de la gracia y la consagración religiosa, como base de u n a vida interior y u n contacto con Cristo frecuente. — Que vivifique la meditación reflexiva, sus métodos y sus m a n e r a s para lograr u n a valoración teológica de la vida religiosa. — Que nos alcance el respeto profundo a Dios. A u n a madre porque se le ama mucho, se le respeta más. El respeto a Dios nos lleva al amor, al absoluto. — Que los actos de piedad sigan la línea bíblicolitúrgica postconciliar, evitando la saturación por la multiplicidad de ejercicios.
(6) (7) CÉSAR VACA, Carne y espíritu, pag. 37. ROLDAN, Crisis en la vida religiosa, p á g . 135.

(8) (9)

Conferencia Religiosos Brasil, 1, C.L.A.R., 7, 3. JEAN GUITTON. Seminarios «La Croix des...», 14-IV-66.

— 96 —

— 97 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA RELIGIOSA. 7

105.

Espíritu apostólico

106.

T e n e m o s Madre

La vida cristiana es una participación de la visión salvífica de Cristo operante en el Pueblo de Dios, en favor de toda la Humanidad. Se debe, por consiguiente, entender la vida religiosa como u n a forma concreta y peculiar de esta vida cristiana, u n a form a de vivir en caridad el misterio de la Iglesia en el m u n d o de hoy, en la cual se u n e n en síntesis vital la contemplación y el amor apostólico. Cristo ama a los religiosos; les quiere santos para que ayuden a la santificación de los hermanos. Nadie se salva ni se condena solo; nos salvamos o condenamos en racimo; todos somos responsables de la salvación de n u e s t r o s h e r m a n o s los hombres, porque Dios ha vinculado m u c h a s almas a nuestra generosidad, y si nosotros fallamos, su sangre caerá en balde. Dios nos hubiera podido salvar El solo; pero creó u n mundo libre y nos quiere sus i n s t r u m e n t o s : necesita nuestras manos p a r a obrar, nuestros pies p a r a caminar, n u e s t r o s labios p a r a hablar, nuestra cabeza p a r a p e n s a r y n u e s t r o corazón para amar. Miembro que no se ejercita se atrofia. Los antiguos galeotes que r e m a b a n en las galeras con los pies encadenados, adquirían u n a g r a n fuerza en los brazos y se les entumecían las piernas. Así los religiosos que no hacen apostolado, se entumecen, desaniman y atrofian ; los que sienten constantemente la necesidad de comunicar a Dios, consiguen la amistad humana, garantizada con la amistad divina. P a r a q u e n u e s t r o apostolado sea eficaz debemos u s a r de l a cabeza, el corazón y las rodillas para llevar a Cristo a todos y e n c a r n a r l o en todo. No digas no puedo; si eres amigo de Cristo, por pequeño que seas, muchos s e calentarán en t u fuego y participarán de tu luz. Cristo convirtió al m u n d o con doce simples p e s c a d o r e s ; t ú también puedes ser apóstol si amas a Dios, pues todos sabemos hablar bien de lo que r e a l m e n t e amamos.

La separación del religioso y de la religiosa de s u propia familia por amor de Dios y en beneficio de las almas es violenta y difícil y causa con frecuencia traumatismos. Pero la fe nos dice que, también en la vida religiosa, tenemos Madre; nos la dio Cristo pendiente de u n a cruz y g r a n n ú m e r o de Institutos la tienen por título propio como su Patrona. Amor de la Madre del cielo que nada resta al amor de la madre de la tierra, sino que lo purifica y eleva, lo engrandece y dignifica. Así es Dios de bueno para con nosotros, nos dio a su propia Madre; así comprobó que es una religión-vida, con plenitud de sentimiento : Madre de Cristo, Madre de la Divina Gracia, Madre de la Iglesia, Madre nuestra. Preservada de la culpa original, Virgen e Inmaculada, digna Madre de Dios, humilde llena de gracia en el fíat de la Anunciación, sencilla y abnegada en el nacimiento del Hijo de Dios, oculta en la vida íntima de trabajo de Nazaret, intercesora y educada en las bodas de Cana, fuerte y dolorosa al pie de la cruz, protectora de la Iglesia en el día de Pentecostés, asumpta al cielo por manos angélicas, donde intercede por todos nosotros, es u n dechado de perfección, digno ejemplo que imitar, protectora y Madre de la Iglesia, centro de nuestro cristianismo y de nuestra devoción. Por eso exclama bellamente el poeta Gabriel y Galán: ¿Qué más decirse podría, en t u alabanza y loor, después de decir que u n día fuiste sin mancha, ¡oh María!, la Madre del Redentor? Corazón que a n t e tu planta no adore grandeza tanta, m u e r t o o podrido h a de estar, garganta que n o t e canta, muda debiera quedar. — 99 —

— 98 —

Ser buen religioso es muchas cosas, pero una de las importantes es tener un tierno amor y una devoción clara y firme a la Madre de Dios. ¡ Cuántos problemas difíciles hemos visto resolver con un rato de oración implorando la protección de María! ¡Cuántas crisis resueltas, cuántas tentaciones vencidas, cuántos desalientos superados, cuánta fe recuperada, cuánto fervor acrecentado, cuánta ilusión encendida en almas consagradas, que aprendieron a amar a Cristo y servir a sus hermanos al amparo y protección de María! Esto, sin fe, no puede entenderse... pero ¡TENEMOS MADRE!

diversas, fueron dejando, en parte, su apostolado específico. La Iglesia hoy nos insiste con urgencia que actualicemos nuestros apostolados y los acomodemos a las necesidades del Pueblo de Dios, dentro del espíritu de nuestros fundadores. No olvidemos que Cristo, en su testamento, dejó expresamente dicho: «Venid, benditos de mi Padre, porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber...»

108.

Tomar altura

107.

Espíritu del Fundador

Una Congregación prospera mientras está animada del espíritu del Fundador; desde el momento en que quede vacía del alma del Padre o Madre, perderá al mismo tiempo que su razón de ser, su principio de vida, y perecerá. Por eso es misión constante de los superiores despertar incesantemente en los subditos el espíritu del Fundador, el amor a su fin apostólico, a su fin específico. Velar para que nada ni nadie nos logre apartar del fin. Habrá que superar dificultades de inteligencia e inconsideraciones en las casas que dependen del Estado; habremos de afrontar los problemas económicos de las casas propias y solucionarlos, para no tener que exigir pensiones imposibles para las clases menos. favorecidas; tendremos que continuar y mejorar los métodos de formación a fin de que nuestros religiosos, sacerdotes y hermanos coadjutores sigan como hasta el presente al pie del cañón, amando a sus niños como padres de su sección; pero la mayor gloria para nosotros es poder responder al llamado de la Iglesia sin habernos apartado un ápice de la misión y espíritu del Fundador. Casi todos los Institutos fueron fundados para fines benéficos en favor de los pobres y necesitados, pero con el correr de los tiempos, por dificultades — 100 —

Cuando el avión toma altura a treinta mil pies, vuela suave, sin baches ni peligros. Cuando, en cambio, pierde altura, corren los vientos, se atraviesan las nubes, se encuentran los vacíos y el vuelo se hace peligroso. Volar bajo cuando hay nubes es exponerse a un accidente, atentar contra la vida. Cuando el religioso toma altura, se eleva, es fervoroso, camina suave, vence fácilmente las dificultades, supera las pasiones, se entusiasma con su apostolado, la vida fraternal se le hace agradable, quema en el fuego de su corazón las pajas de las imperfecciones propias y ajenas. Cuando, en cambio, pierde altura, mengua el fervor, las dificultades se atraviesan, las tentaciones son violentas, la convivencia heroica, la vida insoportable, el apostolado aburrido. ¡Peligroso perder altura en tiempos de tantas nubes como son los actuales! ¡Cuántos aviones chocados, cuántos religiosos carbonizados, por perder altura! Dirigir una comunidad no es cosa fácil. No es ser simple guardián de la regla y constituciones, es comunicar entusiasmo, fervor, alegría, disposición de ánimo, vida sobrenatural; en una palabra, lograr que la comunidad tome altura.

— 101 —

109.

La pobreza y nuestro apostolado

Se hacen esfuerzos para enseñar a vivir el espíritu de pobreza evangélica franciscana, pero si se intentara suprimir o disminuir peaueños detalles de comodidad sobrevendrían murmuraciones y malestar. Para evitar esto, tratemos de educar sin que se creen necesidades, en la sencillez franciscana. Quienes desde pequeño están acostumbrados a recibirlo todo, sin esfuerzo personal, sin angustia solidaria, instalados en una psicología de seguridad, no lograrán superar todo ese lastre para vivir el sentido evangélico de la pobreza evangélica, franciscana. Inculcar en las almas filial confianza en la Providencia, superando el miedo a los percances de la vida moderna, arrostrando valientemente la inseguridad. Ser pobre en el mundo moderno es sentir en la propia vida la angustia del futuro y la inseguridad del porvenir, y para entender la psicología de los pobres se requiere sufrir en propia carne los problemas. Sólo así se puede ejercer con ellos un auténtico apostolado. Buscar la subsistencia en nuestro trabajo de cada día, y en no pocas ocasiones en el trabajo manual, sin desligar a los miembros de ocupaciones manuales y humildes tan propias del espíritu religioso y que garantizan nuestra sencillez y humildad. El mejor ejemplo de pobreza para el mundo actual es el apostolado entre los pobres; es irrefutable en todo momento porque va unido a virtudes básicas de nuestro cristianismo: desprendimiento, sencillez, humildad, espontaneidad.

envidiar parejas amigas y conocidas. ¡Qué felices parecen! ¡Qué padre tan inteligente y tan bueno! ¡Qué madre tan tierna y esmerada! ¡Cuánto bien hacen! Y muchas veces—casi siempre, iba a decir—, con ocasión de confidencias, nuestros amigos nos descubren la amarga realidad de su familia, sus dramas, sus debilidades, sus vergüenzas, y el mundo de dificultades que hay que soportar para lograr una paz pasajera o hacer un poquito de apostolado. Cada persona ha de llevar su cruz; sólo los virtuosos prueban algo de la auténtica felicidad y logran eficiente apostolado. Resulta totalmente ingenuo y de una superficialidad absoluta creer que existen seres indemnes, protegidos, privilegiados. Seguirá siendo siempre cierto que el más feliz será el más santo. Mucho temo que cuantos abandonan la vida consagrada esperando hallar la plenitud en el matrimonio, se encuentren pronto con la dura decepción de su realidad; angustiados de sí mismos, derrotados en sus vidas, confesando silenciosamente que la plenitud de espíritu se encuentra en la intimidad del alma generosa que logra realizar en la vida el plan de Dios.

111. Podemos hacer más Este fue el lema que repitieron con insistencia sesenta religiosos Terciarios Capuchinos, pletóricos de alegría, auténtica felicidad; llenos de entusiasmo, de aquel que comunica la vivencia del Cursillo de Cristiandad; con la ilusión, el espíritu de caridad y entrega, tan propio de nuestra juventud cuando penetra verdades y criterios. Nuestra alegría fue inmensa porque os veíamos como cristianos del siglo xx con espíritu de catacumbas... ¡PODEMOS HACER MAS! Hay técnicas modernas, como los Cursillos de Cristiandad, que pueden adaptarse con grandes frutos para la vida religiosa. ¡Así lo hago público por ha— 103 —

110.

Cuidado con los espejismos

El religioso y la religiosa de hoy, con ilusión angélica o con espejismo fatuo, pueden creer que en el matrimonio se encuentra la paz, la comprensión y el amor, como también la posibilidad de ejercer un óptimo apostolado; entusiasmarse con esto y — 102 —

berlo experimentado con muchos religiosos y religiosas ! Me busqué a mí mismo y no me encontré; busqué a Dios, y no lo hallé; me acerqué después al prójimo, y entonces nos encontramos los t r e s (10). E n el Cursillo de Cristiandad se realizan los t r e s e n c u e n t r o s : u n encuentro consigo mismo, por la reflexión y la sinceridad; otro encuentro con Cristo mediante la gracia y su profundización, y el encuentro con los hermanos, a través de la amistad.

estilo de los que hemos visto, de la autenticidad que nos hemos propuesto.

113.

Ser puros, h u m i l d e s y pobres

112.

Gracia c o n s c i e n t e y difundida

Podemos ser tan humildes que sepamos cuándo somos débiles, tan libres que sepamos ser obedientes. Con la sencillez de la verdadera grandeza y la mansedumbre de la verdadera fuerza. Podemos a u n a r la obediencia con la iniciativa; la obediencia, que es el sentido profundamente sobrenatural de que somos células del Cuerpo Místico de Cristo. La iniciativa de células inteligentes y libres, conscientes de su función y p r o n t a s a cumplir el p r o g r a m a que Dios espera de cada una de sus criaturas. Podemos ser cada día m á s puros y castos, transparentes como el cristal, para que en nosotros se refleje la luz de Dios y el calor de su caridad. Eunucos, no por impotencia, sino por amor de Dios y de las almas. Inspirando confianza por n u e s t r a nobleza de espíritu y por el equilibrio delicado de nuestro afecto al servicio de la misión propia, en niños traumatizados por una sociedad que les exigió mucho sin haberles dado nada. Podemos ser más pobres, entregando con orgullo n u e s t r a s vidas a los pobres niños pecadores; sintiendo los afanes de ellos sin contagiarnos de sus angustias; educándonos sin necesidades, soportando con alegría las privaciones. Podemos trabajar con ricos y pobres, educar y enseñar, servir enfermos o dirigir movimientos, predicar o confesar; pero siempre con la alegría en los labios y la caridad en el corazón, con la m e n t e llena de buenas ideas y el corazón lleno de fuego.

Podemos vivir m á s conscientemente la gracia, que es participación de la divina naturaleza, Dios vivido por el hombre, Encarnación prolongada en nosotros que nos santifica y purifica, nos hace familiares de Dios y templos del Espíritu Santo. Verdaderamente la gracia es el punto de Dios; por ella nos juzgará y en ella el religioso estructura su vida interior. Lo esencial cristiano no es lo que nosotros hacemos, sino lo que Cristo con su gracia realiza en nosotros. Podemos tender a la perfección, aspirar a la santidad, acrecentar en nosotros la gracia, peregrinando hacia el Padre a impulsos del Espíritu S a n t o ; como la vida es movimiento; la gracia es un valor vital, todo lo que vive o crece o se deforma o muere. Tampoco la vida de la gracia puede pararse. En la vida religiosa quien no adelanta, retrocede; quien n o se adelanta, se detiene, y quien se detiene, cae. E n la perfección, como en la bicicleta, es más fácil g u a r d a r el equilibrio con la velocidad. Podemos difundir la gracia, irradiar a Cristo en las almas. Para encender velas es necesario tener fuego; p a r a comunicar lo sobrenatural, es necesario ser fervoroso; para irradiar a Cristo h a y q u e vivirlo, hay que amarlo, hay que sentirlo. Cuántos muchachos que alborean en delincuentes, darían en santos si topasen en su vida con religiosos fervorosos del
(10) PUJADAS, JOSÉ MARÍA, Vltreya, ed. Stvdivm, Madrid, 1966.

114.

P o d e m o s h a c e r feliz a nuestro hermano

Podemos tomar conciencia de que en la búsqueda y en la aceptación de la voluntad de Dios está com— 105 —

— 104 —

prometida la comunidad entera, y n o solamente, de u n a parte, los superiores que proponen, y de otra, los subditos que aceptan. Por eso propiciemos el DIALOGO con clima e i n s t r u m e n t o de obediencia digna. Que los superiores sepamos ser vuestros siervos; pero que vuestro profundo respeto os los hagan sent i r padres, y como tal, actuemos todos en los detalles de cada día. Podemos aportar u n poco de felicidad a n u e s t r o hermano y a nuestra comunidad con la caridad fraterna, con la espontaneidad en el obrar, con la sinceridad en el decir, con la ayuda m u t u a constante como dedos de una misma mano. Las alegrías comunicadas se a u m e n t a n ; las tristezas, en cambio, se disminuyen. Que nadie viva aislado ni indiferente por n u e s t r a s cosas, m a n e r a poco noble de manifestar el odio y de ahogar la caridad. Fáciles siempre en perdonar y olvidar como fieles discípulos del Maestro.

115.

Prepararnos y h a c e r n o s útiles

Podemos interesarnos m á s por las cosas n u e s t r a s , no en sentido egoísta, sino en sentido eclesial. ¡Vocaciones ! Que cada uno se proponga buscar u n a nueva. ¡ Revistas! ¡ Que cada uno se empeñe en propagarlas, leerlas y hacer alguna suscripción! Boletines internos, q u e todos los leamos y contemos sus ideas, y nos alegremos o condolamos con las respectivas noticias, haciendo «palanca» cuando haga falta por el éxito d e nuestros apostolados a fin de que Dios ayude e inspire los que deberíamos tener. Podemos prepararnos en aquello que nos h a r á útiles a la Congregación, a n u e s t r a s casas y a n u e s t r o s apostolados, según las cualidades que Dios nos h a dado y cada uno en el puesto que Dios le destine, sin angustias ni aspiraciones q u e con frecuencia dicta la soberbia, pero con el a m o r y entusiasmo q u e Dios y s u s obras merecen. Todo esto y algo m á s implica la caridad. — 106 —

5
PERSONALIDAD OBEDIENCIA LIBERTAD
La diferencia entre libertad y libertinaje es tan grande como la de Dios y los ídolos.
(LUDWIG BORNE.)

116. Temperamento, carácter y personalidad En un edificio encontramos: la obra en negro, su material, estructura—una serie de cualidades de esta obra en negro, que surgen de lo material, pero que lo trascienden: sonido, humedad, temperatura, transparencia, recepción de pinturas—y luego el embellecimiento y acabado del edificio, que lo hace habitable, digno, acogedor, bello. 116. 117. 118. 119. 120. 121. 122. 123. 124. 125. 126. 127. 128. 129. 130. 131. 132. 133. 134. 135. Temperamento, carácter y personalidad. Temperamento y virtud. El carácter y sus elementos. Quisicosas del carácter. Importancia de la caracterología. La oración del borracho. Verdadera personalidad. Falsas personalidades. Fomento de la dignidad personal. La obediencia religiosa y su fundamento Iniciativa y sumisión. Obediencia y personalidad. La obediencia en la vida comunitaria. El valor del reglamento. Frente a la rebelión de los jóvenes. Evangelio y libertad. Libertad y responsabilidad. Educar la libertad. Ser auténtico y ser instintivo. El sufrimiento, Dios y la libertad. El temperamento en la persona humana es esa obra en negro, heredada de nuestros propios padres; gordo o flaco, con nariz grande o pequeña, grande o chiquito, negro o blanco; sanguíneo o atlético... es la base del carácter y el fundamento de la personalidad. ¡Pobres niños que nacen tarados, en su fundamental estructura, por los vicios de sus padres! El carácter es ese fluir de cualidades y disposiciones que emergen del temperamento y forman la estructura espiritual del hombre: emotivo o no emotivo, activo o no activo, primario o secundario, con resonancia de la vida o sin ella. Puede haber cuerpos feos con almas fuertes, como edificios bellos con poco hierro en las columnas. La personalidad es nuestro propio edificio con temperamento y carácter, pero con el acabado de nuestra educación, del ambiente en que vivimos, de — 109 —

la cultura conseguida, del esfuerzo personal y la formación, de las virtudes que embellecen y hacen la vida amable y acogedora. 117. Temperamento y virtud

Hay hombres que carecen de vicios, sólo porque carecen de pasiones. Hace en ellos el temperamento lo que en los demás la virtud. El virtuoso que es de genio impetuoso, fuerte y desabrido, puesto en el mando, fácilmente cree que la prudencia aconseja el rigor. El de genio excesivamente blando y amoroso nunca juzga que llega el caso de usar de la fuerza. Uno y otro salvan su conciencia, y de uno y de otro paga los errores el público. Siempre es bueno penetrar la caracterología para no sufrir «santidades». En muchos de los hombres el temperamento fluctúa según la edad de la vida: son de jóvenes, amables; en su madurez, enérgicos; en la vejez, dulces y llenos de calma, como el remanso de un río. No es que cambie el temperamento, sino que éste tiene algo de juvenil, viril y senil, en armonía con su edad correspondiente. Como cada virtud está colocada entre dos extremos viciosos, muchos de éstos toman el color de aquélla, impulsados por el propio temperamento y aliñados con el propio carácter; luces y sombras que hay que descubrir, conociéndose a sí mismo, descubriendo el propio mundo. 118. El carácter y sus elementos

conjunto de disposiciones congénitas que forman el esqueleto mental del hombre» (1). Lo integran el temperamento estrictamente fisiológico, y algo psicológico que proviene de la herencia. Es el sistema invariable del obrar humano, tal cual surge de la esencia del ser. Tres son los elementos constitutivos del carácter: emotividad, actividad y resonancia de impresiones. Emotividad: colorido de la personalidad, capacidad de reacción ante los estímulos. Actividad: motor de la personalidad, tendencia íntima, congénita y asidua a obrar. Resonancia: adaptación de la personalidad; reacción más o menos prolongada después de la impresión. Como los elementos del rostro humano son en todos los mismos, pero de tal modo combinados que a cada uno conocemos por sus rasgos; así con estos tres elementos distintamente fusionados, se forman diversidad de caracteres. 119. Quisicosas del carácter

— Genio y figura hasta la sepultura, aunque dice también Young que todos nacemos originales y morimos copias. — Un carácter bien necio es no tener ninguno, pero también es verdad que precisamente en las cosas pequeñas en que no se piensa contenerse, descubre el hombre su carácter. Cuando queremos saber de dónde sopla el viento, no tiramos al aire un guijarro, sino una pluma; cuando queremos descubrir nuestro propio carácter miremos su fortaleza en acomodarse y ser fiel a las cosas pequeñas. — Nunca es mezquino—dice Juvenal—el carácter de un hombre que siempre es bueno; pues la veleidad y la incertidumbre fueron siempre el carácter del malo.
(1) LE GALL. ANDBÉ, Caracterología de la Infancia adolescencia, ed. Luis Miracle, P a r í s , 1958. y de la

Cuando decimos «es una persona de carácter», pensamos inmediatamente en las cualidades que adornan la personalidad a base de educación y experiencia personal. Pero nosotros entendemos aquí por carácter «el — 110 —

— 111 —

— Nada refleja tanto el carácter de una persona como su comportamiento con los tontos (AMIEL); y el carácter de los hombres se descubre en el trato
con las mujeres (CICERÓN).

tros respectivos Institutos religiosos. No es fácil conocer el cometido de cada uno, sus facilidades y disposiciones, sus capacidades y posibilidades, y en ello nos puede dar luz la caracterología. La convivencia: es indispensable para santificarse. Pero cada persona tiene su modo de ser característico; no somos ladrillos hechos con la misma medida y patrón; aun con los esfuerzos indispensables, genio y figura hasta la sepultura; a pesar de ser tan distintos debemos comprendernos y compenetrarnos. Hay caracterologías que la virtud les hace no chocar y la santidad amarse mutuamente..., pero por su modo de ser se repelen y difícilmente conviven. En la caracterología de Le Senne la armonía natural de caracteres es la siguiente: MUY BUENA, entre los que tienen la misma fórmula base; BUENA, entre los que difieren solamente en la retentiva; DIFÍCIL, entre los de fórmulas opuestas.

— El carácter es relativamente al alma, lo que la fisonomía y la diversidad de facciones son respecto del rostro (DUELOS). — El carácter es la esperanza del temperamento
(P. AZAIS).

—• El carácter del hombre es una manera habitual de proceder en la caza de la felicidad (STENDHAL). — Los caracteres, que por naturaleza son eternos impugnadores de todo, obran como las balas de cañón: derriban una fuerte muralla y pierden fuerza encontrando colchones (BALMES). 120. Importancia de la caracterología

Es necesario conocer las personas para lograr una sinceridad sin recovecos y una amistad sin convencionalismos. Sondear es inquirir la verdad con cautela; si no se hace así, se corre el riesgo de no conseguir la verdad. Al apóstol le interesa conocer la disposición de las almas y las zonas claves de la personalidad: sus inquietudes, su capacidad de asombro, su postura ante la verdad y la belleza, su noción de felicidad y de justicia y, sobre todo, su capacidad de reaccionar. El diálogo, la influencia, no pueden montarse convenientemente con el desconocimiento completo del modo propio de reaccionar de cada uno de los hombres, según su peculiar manera de ser, que nos descubre la caracterología. Santificarse es realizarse plenamente, y para ello observarse para conocerse, conocerse para comprometerse, comprometerse para santificarse; todo ello con métodos comprobados y eficientes. No todos servimos para todo, pero todos servimos para algo. El éxito consiste en que cada quien ocupe su puesto; cada tuerca a su tornillo, cumpliendo todos los planes de la Divina Providencia en nues— 112 —

121. La oración del borracho El carácter del hombre es una manera habitual de proceder, de reaccionar ante la vida. Una manera de ser permanente, un combinarse en nosotros de los tres elementos fundamentales: emotividad, actividad, resonancia, que hacen que yo sea yo y no otra persona. Santificarse no es cambiarse; es aprovechar las tendencias buenas de nuestro carácter, asimilarlas, desarrollarlas, cultivarlas para convertirlas en virtudes; es refrenar nuestras tendencias malas, controlarlas, superarlas, no dejarlas tomar auge en la vida, pra que no se conviertan en reprochables vicios. Por eso se impone la ascética diferencial, por eso es tan difícil ser buen director de almas; por eso me parece hermosa la oración de los alcohólicos anónimos: S E Ñ O R , dadme: SERENIDAD para aguantar las cosas que no puedo cambiar; VALOR para cambiar las que puedo y SABIDURÍA para discernirlas. — 113 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 8

122.

Verdadera personalidad

La familia religiosa ofrece a sus miembros una libertad mejorada por la obediencia, una personalidad acrisolada por la vida común, para conseguir un fruto más abudante de la gracia, liberándose, por la profesión de los consejos evangélicos, de los impedimentos que anulan el fervor (2). Una personalidad estructurada es la de aquel que tiene las pasiones sujetas a la razón y la razón a Dios, pues las pasiones mal dominadas complican la vida, tornan los hombres al revés, imperando los vicios y caprichos en vez de la conciencia y la razón. Temperamento, carácter, educación, cultura, ambiente logran formar los tres elementos que constituyen la personalidad: — Inteligencia perspicaz, brillante, aguda, vuelta conciencia por la fidelidad, convertida en norma y regla de vida. — Voluntad firme y fuerte, forjada con profundas convicciones, con la constancia diaria en el obrar, con la superación generosa de las dificultades, con las costumbres que dan facilidad y gusto. — Sensibilidad exquisita, intuición del alma noble, colorido de la personalidad, toma de contacto con la vida, palpitación de quien sabe amar, sublimación de lo sensual. 123. Falsas personalidades Por personalidad se entiende, con demasiada frecuencia, la personificación de dos vicios capitales: soberbia y lujuria. Esto causa un traumatismo, un desequilibrio interior, pues se trastruecan los valores. El falso machismo, que se manifiesta en actitudes soberbias: «Yo no me dejo»..., «no ha nacido el que me mande»..., «conmigo que vayan con cuidado»...; o también en atrevimientos sexuales: «hay que teca G. S. 44.

ner experiencias sexuales», «yo también soy hombre», «hay que promover el contacto con el sexo opuesto», «se deben calmar ciertos apetitos que exige la naturaleza»... Son todo perfectas falsedades de la personalidad que malogran vocaciones. No podemos aislarnos totalmente del mundo. Nuestros jóvenes llegan respirando el aire exterior y nosotros nos contagiamos también de sus posturas. Para formar una auténtica personalidad, principiemos por desmontar las falsas posturas: de soberbia: las grandes personalidades son sencillas y humildes; la independencia forma la personalidad, la soberbia la destruye. La lujuria: el instinto nos torna más animales, la sexualidad controlada nos da equilibrio y es signo de madurez. 124. Fomento de la dignidad personal en la vida religiosa

Es notable le insistencia del fomento de libertad, autenticidad y personalidad que tiene la vida del religioso, no sólo en cuanto es libre la vocación, sino en cuanto los votos a su estado constituyen la expresión misma de una vida libre en el Señor; «la familia religiosa ofrece a sus miembros... una libertad mejorada por la obediencia... para conseguir un fruto más abundante de la gracia bautismal, trata de liberarse, por la profesión de los consejos evangélicos de la Iglesia, de los impedimentos que podrían apartarle del fervor» (3). Autenticidad evangélica, sencillez de los hijos de Dios, continuidad entre sus sentimientos nobles interiores y la realidad de sus formas y presencia externa. Personalidad compacta, de forma que su acción se vea dimanar del manantial viviente de su vida interior, todo ello ajustado a los consejos evangélicos, liberación permanente de la naturaleza caída, en libertades de santos que se asemejan a la de Dios, infinitamente libre e infinitamente inmutable, porque siempre quiere libremente (y con todas las ganas) lo que ama y lo que desea, y nunca podrá encontrar motivo para cambiar de parecer, ni pa(3)
G. S. 44.

— 114 —

— 115 —

sión que lo desvíe de él. He aquí los hombres de personalidad, cada día más inmutables en sus decisiones, pero cada día más libres en ellas, porque ven claro, aman fuerte, quieren con constancia y ninguna pasión los desorienta. El Decreto conciliar, en su § 14, nos pone de manifiesto el fundamento teológico de la obediencia religiosa y nos advierte que lejos de aminorar la dignidad de la persona humana, lleva a una plena madurez, con la ampliada libertad de los hijos de Dios. Los Superiores, por su parte (que han de dar cuenta a Dios de las almas que se les ha confiado), dóciles a la voluntad de Dios en el desempeño de su cargo, ejerzan la autoridad con espíritu de servicio a los hermanos, déjenles libertad en la dirección de conciencia, hagan que los subditos cooperen con obediencia activa y responsable, escuchen gustosos, promuevan anhelos comunes y logren que los Consejos y Capítulos cumplan fielmente su función en el Gobierno. 125. La obediencia religiosa y su fundamento Por la obediencia, el religioso pretende unirse más firme y constantemente a la voluntad salvífica de Dios (4). El Padre tiene voluntad de salvar y santificar a todos y cada uno de los hombres. Jesucristo, enviado al mundo, es la encarnación de la voluntad salvífica del Padre; El inició en su vida la redención de los hombres, pero habiendo de volver al Padre, Jesucristo formó la Iglesia para que fuera la continuadora de la obra de salvación y quedó como encarnada en ella la voluntad salvífica de Dios. El Papa, como Pastor de toda la Iglesia, tiene la potestad plena, suprema y universal (5) para regir con su autoridad a los fieles en la obtención de
(4) (3) P. C. 14. L. G. 22.

este fin sobrenatural. Haciendo uso de su poder, el Papa aprueba a un determinado Instituto religioso, como camino apto de perfección y de salvación, y transmite a los superiores de dicho Instituto la autoridad para regir a sus subditos en nombre de Dios (6). Así la Voluntad salvífica del Padre, en la obediencia religiosa se comunica a los subditos a través de Cristo, de la Iglesia, del Papa y de los legítimos superiores.

126. Iniciativa y sumisión En la búsqueda de la voluntad de Dios está comprometida la comunidad entera, y no solamente, por una parte, los superiores que proponen, y, de otra, los subditos que aceptan. Para que la obediencia sea psicológicamente completa, ha de unir la iniciativa con la sumisión, la colaboración con la responsabilidad personal. Iniciativa y sumisión, qué buena clave. Cuando la iniciativa es descontrolada, anárquica, individualista, destruye la obediencia. Cuando la sumisión es tan grande que la persona se torna un ente de ejecución y no un cerebro pensante, un corazón palpitante y una voluntad en acción, se anula la personalidad; no siempre el que mejor obedece es quien no hace sino lo que le mandan; es mejor la obediencia con iniciativa sumisa. Es necesario que desde temprano acostumbremos a los jóvenes a investigar el misterio de la Iglesia, por las constituciones religiosas y el espíritu del Fundador, por los signos de los tiempos, las variaciones concretas de la vida de comunidad y por el don del Espíritu Santo repartido a cada uno (7).

(6) L. G. 45. <7) C.L.A.R., pág. 4.

— 116 —
áu.

— 117 —

127.

Obediencia y personalidad

La obediencia religiosa, lejos de aminorar la dignidad de la persona humana, la lleva a una plena madurez con la ampliada libertad de los hijos de Dios (8). La voluntad de Dios, la eficiencia en los apostolados, la vida en fraternidad, la armonía, la formación de la voluntad, la misión específica y la buena marcha de las casas dependen en gran parte del sentido de la OBEDIENCIA. Nuestros antepasados se distinguieron por su fidelidad y obediencia, por eso eran hombres rectos y constantes. Es más libre el que obedece a las Constituciones y a las órdenes de los superiores, que el que se deja dominar por sus caprichos y pasiones. Estos últimos se llenan de rarezas y complejos.

conversión de la mentalidad en superiores y subditos: los superiores deben promover la capacitación de los religiosos, dándoles responsabilidades reales, y los subditos deben saber enfrentar la responsabilidad de su participación en la orientación de la comunidad y en el desempeño de los cargos (9).

129.

£1 valor del reglamento

128. La obediencia en la vida comunitaria El papel de la obediencia debe comprenderse a partir de la necesidad que le incumbe a toda comunidad cristiana de buscar la voluntad de Dios vivo para abrazarla sin atenuaciones. En esta búsqueda debe participar normalmente la comunidad en espíritu de fraternidad, con conciencia de que la luz puede dársela Dios al más pequeño (SAN BENITO). El diálogo en que se busca la voluntad de Dios debe estar iluminado por el Evangelio, el espíritu original del Instituto, las circunstancias consideradas como «signos de los tiempos», bajo la dirección de una autoridad visible—el Superior—, que dice la última palabra y debe ser obedecido, dentro de las Constituciones, como expresión concreta de la voluntad de Dios. La participación de la comunidad en la responsabilidad de la vida religiosa implica una verdadera
(8) Hebreos, 13, 17.

El Concilio nos advierte (10) que debemos apreciar la disciplina regular, no sólo como auxiliar eficaz de la vida común, sino como elemento necesario de formación; para adquirir el dominio de sí mismo, la educación voluptuosa no produce sino esclavos, el capricho conduce a la pasión y ésta al desenfreno; para procurar la sólida madurez de la persona, que implica voluntad decidida, responsabilidad asimilada, vencimiento continuado, reflexión profunda; para formar las disposiciones del alma que ayuden decididamente a una labor ordenada y eficiente, en un mundo de estructuras rígidas, de horarios fijos, no podemos los religiosos comportarnos como gente floja, incapaz de seguir el ritmo actual; para asimilar nuestra actitud de servicio, en un apostolado que implica darnos constantemente a nuestros hermanos los hombres, que quieren ver en nosotros sus amigos y servidores. Estas normas y reglamentos son indispensables para nuestra formación, no constituyen, sin embargo, lo más importante de la vida religiosa; cumplirlos de una manera formalista y servil es empequeñecer y desvirtuar su auténtico sentido; son medios, no fines; son caminos, no obstáculos; son ayudas, no impedimentos...; por consiguiente deben ser funcionales, simplificadas, subordinadas a los valores máximos y flexibles a la interpretación de los superiores. Son demasiados los que por no hacer caso a los reglamentos y normas encontraron el caos: no puede haber eficiencia donde hay desorden, no puede
(9) C.L.A.R., 4, 2, 1. (100 O. T. 11.

— 118 —

— 119 —

haber caridad donde hay egoísmo propio, no puede haber virtud donde impera el capricho.

esclavitudes (11) que derivan en última instancia del pecado, respeta santamente la dignidad de la conciencia y su libre decisión» (12). Donde está el Espíritu del Señor—dice San Pablo—está la libertad. La ley de Dios garantiza, bien cumplida, la libertad psicológica de la persona humana, libertad en el orden, en el equilibrio, en el dictamen de la conciencia. Los consejos evangélicos bien cumplidos propician la libertad de los hijos de Dios y tienen ellos su filosofía en el Sermón de las Bienaventuranzas, que se ordenan a las obras de consumada perfección e incrementan la autonomía de las cosas terrenas y el sabor de las eternas.

130.

Frente a la rebelión de los jóvenes

Es indispensable afrontar el tan mentado «conflicto de generaciones», que hoy causa tantos dolores de cabeza en un mundo en continuo cambio: conflicto entre sistemas de normas y valores; entre sistemas de valores antes absolutos y hoy casi relativos. Cuántos conflictos se aumentan porque los jóvenes no ven seguridad en sus mayores, porque falta claridad en distinguir lo esencial de lo accidental, lo absoluto de lo relativo, lo cierto de lo probable; libertad, autoridad, autenticidad, moralidad, personalidad son vocablos caóticos de múltiples sentidos a veces contradictorios. Los jóvenes llegan a los institutos con sus puntos de vista deformados, mezclados de elementos impuros y artificiales; pero constituyen una mirada fresca que detecta lo anacrónico de un instituto y son eco, digno de oírse, de lo que se piensa de la vida religiosa en los ambientes cristianos. La solución no está en enfrentarse; esto causa tensiones y producé rupturas; sino en admitir la parte de verdad que ellos tengan, y aprovechar su generosidad para formarlos en la verdad aunque cueste. Con todo no tenemos otros jóvenes a nuestro gusto, con éstos tenemos que edificar la Iglesia del futuro.

132. Libertad y personalidad La independencia es característica de los jóvenes de nuestro tiempo y la libertad el bien más apreciado de los individuos y de la sociedad. Tan importante es la libertad en los actos morales que sin ella no puede haber ni mal ni bien. Pero no podemos olvidar que la libertad tiene un límite, pasado el cual se convierte en libertinaje, y ese límite es la responsabilidad. Dios es a la libertad como el libertinaje a los ídolos: alabar a Dios es lo más noble que pueda existir, adorar a los ídolos lo más abyecto; amar la libertad, lo más noble y humano; amar el libertinaje, lo más degenerado y salvaje. Formar la responsabilidad es compromiso adquirido de todo educador: la medida de la moralidad la da la libertad, y la medida de la libertad es la responsabilidad. Reflexión, mediante el análisis de los acontecimientos con el sistema de ver, juzgar y actuar; compromiso, según la edad y circunstancias, consigo mismo y sus cosas, con relación a la comunidad, con relación a sus graduales trabajos y apostolados; exigencia de los educadores, convencidos de la gran virtud: hacer extraordinariamente
(11) Rom., 8, 14-17. (12) G. S. 41.

131.

Evangelio y libertad

«No hay ley humana que pueda garantizar la dignidad personal y la libertad del hombre con la seguridad que comunica el Evangelio de Cristo, confiado a la Iglesia. El Evangelio anuncia y proclama la libertad de los hijos de Dios, rechaza todas las — 120 —

— 121 —

bien hechas las cosas ordinarias; sufrir las consecuencias de la irresponsabilidad, para tomar conciencia de la vida...; estos y otros muchos medios deben emplearse en la formación de la responsabilidad.

tad»; existe el pecado original, la vida impulsiva se impone si no hay frenos inhibitorios. La verdadera autenticidad es la noble expresión de la personalidad organizada, con las pasiones sujetas a la razón y la razón sujeta a Dios. Ser auténtico es vivir y expresar la verdad en el amor. Realmente es una confusión lamentable, pero muy frecuente el descontrolarse a merced de los instintos más bajos y responder: «Yo soy así, debo expresarme a mí mismo; no puedo ser hipócrita.» Para ser paciente se ejercita la paciencia, se aguanta la ira, se cierran los dientes; para ser constante se vencen las ansias, se repiten las acciones, se fuerza la voluntad; para ser casto se controlan los pensamientos, se subliman las intenciones, se mortifican los apetitos...; todo esto no malogra la autenticidad, sino que la garantiza a fin de realmente vivir y expresar la verdad en el amor.

133.

Educar la libertad

Educar la libertad, gritan no pocos de épocas ya pasadas y bajo este título llegan al autoritarismo y a la supresión de libertades normales: carecer de libertad no es enseñar a ejercitarla bien; se puede carecer del peligro y desearlo intensamente con una libertad pecaminosa; no está todo en prohibir y mandar. Educar la libertad responden otros y apelan bonachonamente a la autoeducación, al dejar hacer, a la no intervención, sin pensar que la libertad sin freno se ve azotada por la desgracia, y que educar no es solamente aconsejar el deber, sino facilitarlo y exigirlo con constancia y amabilidad. Educar la libertad: gritamos nosotros: la verdadera libertad que es la facultad de hacer todo lo que es justo, legítimo y conforme a las leyes; la libertad hay que proporcionarla a medida que se sepa usar bien de ella, porque la libertad mal empleada degenera en libertinaje; más libertad a más años, más libertad a mejor conducta, más libertad a más selección, más libertad a más cultivo espiritual, más libertad a más experiencia de su buen uso, más libertad a más virtud.

135. El sufrimiento y la libertad Lo mismo que las tinieblas de la noche permiten ver los astros, así los dolores de la vida permiten ver a Dios. Cuando uno sale de la oscuridad, distingue más vivamente los objetos a la luz. Cuando salimos del sufrimiento podemos ver con mayor realismo las cosas de la vida, con sus verdaderas dimensiones, y apreciar en todas ellas a Dios. Podemos ser más libres. Todo religioso, profesión de vida sacrificada, ha de amar la cruz que la vida le impone, con la mirada fija y la seguridad plena en la Providencia de su Padre Dios. Pero convencido de que ésto no !o esclaviza, sino que lo hace más libre, con la libertad de los hijos de Dios.

134.

Ser auténtico no es ser instintivo

Debemos ser más auténticos, arguyen las nuevas generaciones, y por ello se entiende la expresión de lo que sienten, la manifestación de lo que les provoca, la supresión de lo que no les gusta. Auténtico no es lo instintivo: «En ti hay un esclavo noble —dice Ritcher— a quien tienes que poner en liber— 122 —

— 123 —

6
POBREZA HUMILDAD TRABAJO
Mejor es ración de legumbre donde hay cariño, que toro cebado donde hay odio. (L. Proverbios.)

136. Pobreza voluntaria La pobreza voluntaria en el seguimiento de Cristo, distintivo hoy muy apreciado, ha de ser cultivada diligentemente por los religiosos, y si fuera necesario, ha de manifestarse en formas nuevas. Acordándonos de la pobreza de Cristo, que, siendo rico, se hizo pobre por amor nuestro para que fuésemos ricos en su pobreza (1). No basta someterse a los superiores en el uso de los bienes, sino que es necesario que los religiosos sean pobres de hecho y de espíritu, teniendo sus tesoros en el cielo (2). Cada uno en su oficio siéntase obligado a la ley común del trabajo, y al procurarse así lo necesario para su sustento y sus obras, aleje de sí toda solicitud indebida y póngase en manos de la providencia del Padre Celestial (3). Los institutos mismos, teniendo en cuenta las circunstancias de cada lugar, esfuércense por dar testimonio colectivo de pobreza y contribuyan de buen grado con sus propios bienes a otras necesidades de la Iglesia y al sustento de los menesterosos a los que todos los religiosos han de amar en las entrañas de Jesucristo (4).
<1> Cor., 8, 9. (2) Mateo, 6, 20. (3) Mateo, 6, 25. (4) P. C. 13.

136. 137. 138. 139. 140. 141. 142. 143. 144. 145. 146. 147. 148. 149. 150. 151. 152. 153. 154. 155.

Pobreza voluntaria. El pobre evangélico. Los proverbios y la probleza. Pobres de espíritu. La pobreza no es situación. Emparentada con la humildad. La pobreza es apertura. Interés cuánto vales. El valor del trabajo. Valor de la actividad humana. Dichos sobre el trabajo. Pobreza y crimen. La mejor salsa. El trabajo y los pobres. Amar a los pobres. Actitud de pobres. Pobreza gustosa y acogedora. La pobreza en nuestra formación Economía hogareña. Solidaridad y contrastes.

— 127 —

137.

El pobre evangélico

El pobre evangélico vive pendiente de los intereses sobrenaturales y goza de total libertad para enfocar, con entereza, los problemas de este mundo y enderezarlos según los intereses del reino. Nuevas formas de pobreza pide el Concilio a los religiosos, que podríamos así concretarlas: Educarse sin necesidades; por el voto entregamos a Dios nuestro posible capital y nuestro consciente trabajo; trabajo con los pobres, practicando sus privaciones sin contagiarnos de sus angustias; que los capitales cumplan sus funciones. Hablaremos en próximos números sobre las distintas formas de pobreza; queremos, sin embargo, destacar ahora la primera: educarse sin necesidades. Somos animales de costumbres, que dan facilidad o se imponen y esclavizan; quien desde joven no desarraiga su corazón de las cosas y se crea necesidades tropas, libros, viajes, instrumentos, utensilios, alimentos exquisitos) después difícilmente renuncia a ellos. Quien se esclaviza a estas cosas, tarde o temprano, las consigue a su gusto, aun con peligro de faltar al voto. Sin embargo, los que se educan en la sencillez, sin necesidades, no sufren por estas cosas y las usan cuando hace falta con moderación y equidad. 138. Los proverbios y la pobreza

El que cierra sus oídos al clamor del pobre, tampoco cuando él clame hallará respuesta. El de mirada bondadosa es bendecido, porque da al pobre de su pan. — El que con usura y crecido interés aumenta sus caudales, para el que se apiada de los pobres lo allega. ¡ Qué sabiduría en tan pocas palabras!, y que nadie nos diga que rectifiquemos, pues es... Palabra de Dios.

139. Pobres de espíritu ¡Bienaventurado^ ls pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos! Pobres de espíritu, según el Evangelio, no son los cortos de capacidad, sino los que, desasidos de las cosas terrenas, aman con espíritu el Reino. La pobreza está emparentada con la abnegación y la humildad; donde ella entra por la puerta, la comodidad y los honores salen por las ventanas. El fuego prueba al oro y la pobreza a los fuertes varones. Porque, aunque la pobreza en sí no es virtud, lo es el saberla soportar dignamente. Fenelon decía: «Es una gran riqueza saber ser pobre.» Oigamos a Séneca, que dice: «¿Quieres cultivar tu alma? Vive pobre o como si lo fueras. La pobreza debe ser amada, orque te hace demostración de los que te aman. Acomodarse con la pobreza es ser rico. Se es pobre, no por tener poco, sino por desear mucho. Se tiene todo lo quo se quiere, cuando no se quiere sino lo que puede bastar.» — 129 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 9

— Más vale poco con temor de Yahveh, que tesoro copioso con inquietud. — Mejor es ración de legumbres donde hay caririño, que toro cebado donde hay odio. — El justo conoce la causa de los pobres, el perverso no entiende de comprensión. — Vale más pobre que camina en su integridad, que quien tuerce sus caminos y es rico. — El hombre fiel será muy bendecido, el que de prisa se enriquece no lo hará sin culpa. — 128 —

140.

La pobreza no es situación, sino estado

a pesar de todo. Nos gusta canonizarnos a nosotros mismos en nuestros títulos, en nuestras posturas. La riqueza que malogra parte de la Iglesia no es sólo material, es la experiencia de una religión que no es una Iglesia, una comunidad de creyentes, sino un bote salvavidas individual: cada uno para sí y Dios para todos. Presumimos de un Padre común, pero no compartimos nada con los demás. La mejor cara que nuestros institutos podrían ofrecer al mundo actual para convertirlo sería esta apertura y fraternidad. La pobreza de espíritu es eso también: la admisión de la razón que puedan tener los demás, la apertura amistosa con nuestros hermanos los hombres. Con los pobres de espíritu se dialoga fácilmente como con las gentes sencillas..., es decir, con los pobres. 143. Interés: ¿cuánto vales?

La pobreza no es sólo una situación económica, una cuestión de cartera, sino de corazón. El hecho de no tener un centavo no es ninguna virtud. Se puede carecer de dinero y tener espíritu de rico. Se puede también (pero es bastante raro) poseer bienes y tener alma de pobres. La pobreza es un estado de alma al que todo cristiano está invitado. Es una especie de experiencia de los límites humanos, que hace que nos abramos a Dios, que perdamos la esperanza de la ambición de bastarnos a nosotros mismos, y que nos volvamos hacia El en actitud de confianza. Los que sufren—dice Claudel—son «invitados a la atención», ellos están ya orientados, avisados, informados del verdadero carácter pasajero y doloroso de este mundo. Ellos pueden ser verdaderos pobres. 141. Emparentado con la humildad

Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino de los Cielos. Dios a los humildes da su gracia y a los soberbios resiste. Los pobres de espíritu no son los tontos, sino aquellos que ponen a disposición de Dios y de sus hermanos sus muchas o pocas cualidades o posibilidades. San Francisco emparentaba la pobreza con la humildad y la sencillez, propia del que nada posee, ni siquiera a sí mismo porque todo lo pone al servicio de Dios y está siempre dispuesto a desposeerse de' sí mismo y renunciar al tesoro del propio yo, como se renuncia a los bienes, fuera de nuestra persona. 142. La pobreza es apertura La riqueza de los que se sienten intolerablem^i; e suficientes, seguros de sí mismos, con la certeza de poseer toda la verdad y de tener siempre la razón — 130 —

Existe un refrán popular que dice: «Interés: ¡cuánto vales!» No cabe la menor duda que el móvil de un interés pecuniario es un resorte poderosísimo para el cumplimiento del deber en la sociedad. Si los religiosos fuéramos capaces de imponernos por caridad los sacrificios que muchos se imponen por interés pecuniario, el cielo estaría lleno de santos. El interés como base de una digna subsistencia es una gran virtud; como principio de cosas superfluas es vicio que conduce al egoísmo. Los religiosos somos hombres socializados, y a veces lo que es de todos nadie lo cuida. Debemos ser desprendidos de las cosas, pero no indiferentes con la abulia de los oligarcas que para nada se interesan en las cosas de la vida porque el papá tiene plata. Tomar conciencia de que la vida cuesta y hay que ganarla, es una gran virtud. 144. El valor del trabajo El Concilio nos advierte que busquemos FORMAS NUEVAS de pobreza. Una de ellas, de suma impor— 131 —

tancia, es sentirnos sujetos a la ley del trabajo. A nadie debe parecer heroico lo que es común y cor r i e n t e : u n a jornada bien establecida de ocho h o r a s de trabajo. E l trabajo es el patrimonio del pobre para ganarse el propio sustento... y el religioso ha de ser pobre. Por el voto de pobreza no sólo renunciamos a cuanto podríamos lícitamente poseer, sino, principalmente, ofrecemos a Dios nuestro propio valer, que actúa mediante el trabajo. E m p l e a r m a l u n capital es faltar a la pobreza; no rendir en el trabajo, no poner a disposición las propias cualidades (inn a t a s o adquiridas) es u n robo a Dios, a la congregación y a las almas, porque el religioso no se pertenece. Guardar los talentos siempre ha sido pecado evangélico.

y q u e la criatura racional pretende rivalizar con el Creador, están, por el contrario, persuadidos de que las victorias del hombre son signo de la grandeza de Dios y consecuencia de su inefable designio (6). También los religiosos y religiosas deben escuchar estas palabras del Concilio, para entender cuál es el m u n d o malo y cuál el m u n d o bueno, para saber que el progreso es el complemento de la obra creadora de Dios, p a r a apreciar el trabajo (incluso el m a n u a l y de servicio) como dentro de los planes santificadores de Dios.

146.

D i c h o s sobre el trabajo

— Dios ha puesto el trabajo como centinela de la 145. Valor de l a actividad h u m a n a
v i r t u d (HOMERO).

— E l trabajo es el único capital no sujeto a quieUna cosa h a y cierta para los creyentes: la actividad h u m a n a individual y colectiva o el conjunto ingente de esfuerzos realizados por el hombre a lo largo de los siglos para lograr mejores condiciones de vida, considerado en sí mismo, responde a la voluntad de Dios. Creado el h o m b r e a imagen de Dios, recibió el mandato de gobernar al mundo en justicia y santidad, sometiendo a sí la tierra y cuanto en ella se contiene, orientando a Dios la propia persona y el universo entero. E s t a enseñanza vale igualmente para los quehacer e s m á s ordinarios. Porque los hombres y mujeres que, mientras procuran el sustento para sí y para su familia, realizan su trabajo de forma que resulte provechoso y en servicio de la sociedad, con razón pueden pensar que con su trabajo desarrollan la obra del Creador, sirven al bien de los hermanos y contribuyen de modo personal a que se cumplan los designios de Dios en la historia (5). Los cristianos, lejos de pensar que las conquistas logradas por el hombre se oponen al poder de Dios
(5) G. E. 34. bra (LA FONTAINE).

— E l trabajo es el padre de la gloria y de la felicidad (EURÍPIDES).

— E l trabajo produce el dinero; el buen sentido lo
conserva (PERSICHETTI).

— Bendito sea el Señor que al darnos el trabajo como castigo, nos dio con él abundancia, paz, holgura, salud y virtudes (APARISI Y GUIJARRO). — La felicidad de la vida es el trabajo, libremente aceptado como u n deber (RENÁN). -— Dichoso el que gusta las dulzuras del trabajo,
sin ser su esclavo (PÉREZ GALDÓS).

— Yo n o h e comido el p a n ajeno, sino el q u e m e h e ganado con mis fatigas y trabajo (SAN PABLOI. — Mejor se guarda lo q u e con trabajo se gana.
(SÉNECA). (6) G. S. 34.

— 132 —

— 133 —

El industrioso no tiene que temer a la miseria, Pues la actividad es m a d r e de la fortuna •f '-"ro LH c
(FBANKT.TM'I (FRANKXIN),

mer y poca hambre, y otros mucha h a m b r e y poco que comer! Cuando las comunidades religiosas dejan de sentir los efectos de la pobreza, no tardan en sentir dificultades de todo orden. E s una bendición para los religiosos su contacto directo con los pobres, experimentando sus a n g u s t i a s ; así, y sólo así, el religioso se olvida de sí mismo y comparte con el que sufre. Difícilmente se logra la santidad rodando sobre sí mismo como el trompo.

El h a m b r e mira la puerta del hombre laborioso, pero no se atreve a e n t r a r (FBANKLIN).

14v.
t „,

Pobreza y c r i m e n

<( Si la pobreza es la m a d r e del crimen, la falta de d i e n t o es el padre» (P. CHARLES).

149.

El trabajo y los pobres

¡Cuántas lágrimas hay en los ojos de los pobres y cuanta desesperación en su corazón, cuando la dificultad y el h a m b r e los a t o r m e n t a ! Como las gotas de agua, caídas del cielo, y r e a n i m a n la planta que ya se marchita y también el socorro de las gentes generosas entendimiento del pobre el pensamiento y de su voluntad la decisión criminal. levantan seca, así aleja del culpable,

Un manifiesto comunista daba como consigna a los jefes de célula, explotar los planteamientos siguientes, que si bien son calumniosos, hacen pensar seriamente : — «Las escuelitas para pobres al lado de grandes colegios para ricos, son otra manera de acallar la conciencia; en ellos uno o dos frailes o monjas mal preparados, para que los pobres no griten... al lado de los suntuosos colegios para los oligarcas con abundancia de profesores.» — «Cada comunidad le quedan apenas las obras benéficas que necesita para dar trabajo a su personal inútil (atacarlo como tal)... a medida que las religiosas se promuevan dejarán las obras de los pobres, que quedarán íntegras en n u e s t r a s manos.» — «Hay que obstaculizar las obras de las religiosas en los hospitales de pueblo; intrigar con los médicos, hacerles la vida imposible. Lo mismo con los colegios parroquiales, para que • todos los religiosos se reduzcan a la ciudad; entonces podremos realizar la revolución del campesino.» — «Entre los médicos h a y que correr la voz de que las religiosas enfermeras graduadas no sirven, perdieron la actitud de servicio; ya no trabajan sólo dirigen; cada una necesita cinco — 135 —

. E s verdad que lucharemos p o r u n a sociedad m á s Justa, pero también lo es que los pobres los tendremos siempre con nosotros, como tesoros de eternidad.

148.

La mejor salsa

La mejor salsa del mundo—dice Cervantes—es el hambre, y como ésta no falta e n la casa de los pobres, siempre comen a gusto. El h o m b r e es rico cuando se h a familiarizado con la escasez; y quien no sabe s e r pobre nació para esclavo. Cuántos problemas educativos en las tablas dietéticas de las casas ricas, y qué sencillez en los pobres. ¡ P o r desgracia: unos t i e n e n m u c h o que co— 134 —

sirvientas; se aburgesaron; complican la administración; acusan... También hay que explotar las pensiones caras de gran negocio de los colegios.» Como ven, les duele a los enemigos de la Iglesia que trabajemos con los pobres, que nos dediquemos a ellos, incluso que compartamos los trabajos sencillos y manuales, dando ejemplo solidario y experimentando en la propia carne la dificultad de ser pobres. Sus acusaciones calumniosas hacen pensar, y en algunos casos revisar métodos del personal que se dedica a los pobres.

sus tesoros en el cielo (7). Más que considerar en la vida de Cristo unos rasgos aislados de pobreza, hay que comprender su actitud de pobre: su vida enteramente sometida a Dios en quien confía totalmente; el desprendimiento de las cosas temporales en su vida personal y las vidas de sus colaboradores (8). El alma del pobre se entrega totalmente a Dios, pertenece a su Dueño. El auténtico pobre vive preocupado solamente por los intereses sobrenaturales y goza así de total libertad para enfocar con entereza los problemas de este mundo y orientarlos según los intereses del Reino. El pobre es un testimonio vivo de la presencia del Pueblo de Dios en el mundo.

150.

Amor a los pobres

152.

Pobreza gustosa y acogedora

El mejor testimonio de pobreza para el mundo actual, es trabajar con los pobres; el que se entiende con más facilidad. Trabajar, a imitación de Cristo, con los pobres niños abandonados, delincuentes, marginados de la sociedad. Que también los hijos de nadie son hijos de Dios. Interesarse con los pobres, vivir su mundo, palpar sus problemas y compartirlos sin llenarnos de su pesimismo y de su angustia. Conformarse con las relaciones de gentes sencillas, moverse en ese mundo espontáneo y claro como en nuestro propio mundo... sin pretensiones, ni falsos anhelos, es TESTIMONIO DE POBREZA. Educarnos sin necesidades, con amor a lo parco y austero, y lograr esta actitud en todas nuestras cosas, es ser hijos del Evangelio.

Pobre es aquel con quien todos se sienten a gusto. Que saben recibir, que siente gusto en que lo visiten y es acogedor; a quien todo el mundo es capaz de echar una mano, de hacerlo reflexionar, instruir y ayudar; en una palabra, que sabe darse y recibir. Una congregación pobre en la cual todos los miembros se sientan a gusto, dispuestos a recibir y a dar, a influir y dejarse influir, donde los superiores son fáciles de abordar y los subditos sencillos y respetuosos; donde la conformidad con las cosas sencillas reina..., es algo que todos debemos desear y ayudar a construir. Lo que Cristo echa en cara a los hombres es el dinero, que divide y destroza la comunidad humana. Cuando los institutos tienen muchas riquezas, se dedican a defenderlas y con frecuencia alejan a los pobres y se confabulan con los ricos.

151.

Actitud de pobres

No basta que los religiosos estén supeditados a los Superiores en el uso de las cosas, sino que es preciso que los miembros sean realmente pobres, poniendo — 136 —

(7) Mateo, 6, 20. (S) GARCÍA, SANTIAGO, Obediencia to, pág. 151.

y pobreza,

imitación

de Cris-

— 137 —

153.

La pobreza e n n u e s t r a f o r m a c i ó n

Se hacen esfuerzos para enseñar a vivir el espíritu de pobreza evangélica franciscana, pero si se intentara s u p r i m i r o disminuir pequeños detalles de comodidad, sobrevendrían murmuraciones y malestar. P a r a evitar esto, tratemos de educar sin que se creen necesidades, en la sencillez franciscana. Quienes desde pequeños están acostumbrados a recibirlo todo, sin esfuerzo personal, sin angustia solidaria, instalados en una psicología de seguridad, no lograr á n superar todo ese lastre para vivir en sentido evangélico la verdadera pobreza. — Inculcar en las almas filial confianza en la providencia, superando el miedo a los percances de la vida moderna, arrostrando valientemente la inseguridad. Ser pobre en el m u n d o moderno es sentir en la propia vida la angustia del futuro y la inseguridad del porvenir; y para entender la psicología de los pobres se requiere sufrir en carne propia los problemas. — Buscar la subsistencia en nuestro trabajo de cada día, y en no pocas ocasiones en el trabajo manual, sin desligar a los mismos de ocupaciones manuales y humildes tan propias del espíritu franciscano y que garantizan nuestra sencillez y humildad. — Buscar la transparencia de espíritu en la claridad de conciencia, en la humildad, en la alegría de vida, en el sentido de paz íntima, para ser capaces de amar sin reservas ni violencias. Nunca el corazón humano fue tan sensible al amor como ahora cuando la tecnificación ha multiplicado los contactos físicos, pero ha vaciado los afectos sinceros. — Insistir en la responsabilidad. Que no ignoren d u r a n t e la adolescencia y juventud los religiosos y religiosas los esfuerzos por la lucha diaria de la vida. La mayor parte de los pobres estudian, trabajan y, si los nuestros profesan pobreza, ¿será lícito que estudien como los ricos, dedicados exclusivamente al cultivo de sus propias personalidades? No se puede admitir que un estudiante rinda menos en Religión, con más medios para formarse. — 138 —

— Los hombres de hoy reclaman el testimonio de los Hijos del Evangelio que encarnan y representan a Cristo, necesitan su testimonio y no darlo es defraudarles (9). Quieren ver en nosotros más amor que prudencia, más conocimiento del tiempo presente que de las humanidades, más Evangelio que Teología, más sencillez que sutileza.

154.

Economía h o g a r e ñ a

Dice el refrán c h i n o : «La pobreza llama algunas veces a la p u e r t a del hombre laborioso, pero n u n c a entra.» Hogar donde h a y responsabilidad en el trabajo y criterio en gastar lo que se gana, tiene el fundam e n t o de u n a buena economía. E s rico aquel que recibe más de lo que consume, y es pobre aquel cuyos gastos exceden a su recaudación... y de esta manera todos podemos y debemos ser ricos. Con esta economía hogareña bien montada, cuánta plata se ahorraría en las comunidades religiosas para atender a los pobres de Dios.

155.

Solidaridad y c o n t r a s t e s

Los mismos Institutos, según la condición de los lugares, han de esforzarse en dar testimonio colectivo de pobreza, y destinen gustosos algo de sus propios bienes para otras necesidades de la Iglesia y p a r a sustento de los necesitados, a quienes todos los religiosos h a n de a m a r en las e n t r a ñ a s de Cristo (10).
(9) ESCUDERO, JOSÉ MARÍA, ¿Cómo ve usted al sacerdote? espera de él?, ed. Sigúeme, Salamanca, 1960. (10) Mateo, 19, 2 1 ; 25, 34-36; J u a n , 3, 17. ¿Qué

— 139 —

Las Provincias y las casas de los Institutos comuniquen unos con otros sus bienes temporales, de forma que las que abundan ayuden a las que tienen necesidad (11). Así expresa el Concilio la palabra SOLIDARIDAD, que merece un comentario. El capital debe cumplir su función, y mucho más el capital de las comunidades religiosas. Para que el capital rinda, ha de estar sujeto a una cierta administración y a sus correspondientes controles. Y esto que es admitido en toda empresa, aún no se ha logrado, por desgracia, en muchas comunidades. El Derecho Canónico es explícito en señalar que los administradores sean controlados por el Superior y sus respectivos consejeros. A nadie se ofende, pidiéndole cuentas; el no darlas o demorarlas es abuso de confianza y nueva manera de faltar a la pobreza. Nadie puede obrar como dueño; todos como funcionarios de los bienes de Dios... y un funcionario siempre acude oportunamente a las respectivas juntas superiores. Faltan contra el voto de pobreza, cuantos no someten sus inversiones a los respectivos Consejos y a las debidas y requeridas licencias. Con contabilidades técnicas el capital cumpliría mejor su cometido, sobraría plata para los pobres y se invertiría en los lugares y necesidades más urgentes de nuestro apostolado. La independencia es una manera de sentirse dueños, de faltar a la pobreza e impedir la SOLIDARIDAD que nos pide el Concilio.

7
DOLOR PLACER CASTIDAD
El placer es como una flor, que nace sobre el tallo de la virtud.

(11)

P. C. 13.

— 140

(EDWARD YOUNG.)

156.

El dolor es ley, misterio y sacramento

Quiere Dios con voluntad prescriptiva o permisiva que suframos. Sufrimientos que se presentan a nuestros ojos bajo la forma de ley, misterio y sacramento. 156. 157. 158. 159. 160. 161. 162. 163. 164. 165. 166. 167. 168. 169. 170. 171. 172. 173. 174. 175. 176. 177. 178. 179. 180. El dolor es ley, misterio y sacramento. Psicología del dolor. Las cruces del monte Gólgota. Dolor, bien sobrenatural. Somos como piedrecitas. Diálogo de naranjas. La vida religiosa y las cruces. El cáliz del corazón humano. La ley de las compensaciones. Simpatía y antipatía. Mis tres personajes. Terrible dialéctica. Buscando la felicidad. Amor y lujuria. Placer brutal y filosófico. Amor platónico. Educar es apaciguar. Educar es sublimar. Derivativo social. Derivativo religioso. Derivativo estético. Derivativo sentimental. Carreteras secas, pero no inútiles. Fecunda virginidad. Revisión de criterios. LEY universal, promulgada en el origen del mundo y a la que nadie escapa sea justo o pecador; el dolor es patrimonio común de la humanidad. Es el dolor un MISTERIO emparentado con el problema del mal; nacido de la culpa de Adán, el pecado lo explica y lo justifica; escándalo para los judíos, locura para los gentiles, fue necesario que Cristo con su enseñanza y su vida revelase al mundo la belleza, fecundidad, grandeza y necesidad de la Cruz. «Toda la vida de Cristo fue Cruz y martirio.» «No es un discípulo mayor que el Maestro» (1). En Cristo el sufrimiento se convirtió en SACRAMENTO, en fuente de sacramentos y manantial de Gracia, la justificación nos llega por la Cruz. 157. Psicología del dolor — La pena no acaba la vida, la costumbre de padecerla la hace fácil (CERVANTES).
(1) Mateo, 10, 24.

— 143 —

— El dolor físico es el grito lastimero de los órganos enfermos, como el remordimiento es el grito acusador de las heridas del alma. — No puede ofender la queja que procede del dolor, porque es efecto natural, como sonido del golpe (QUEVEDO). — El dolor que se sufre sin testigos es mayor pero más agradable a Dios, único testigo de tantas almas grandes. — Los dolores, como las espinas, duelen más cuando se pisan, que cuando se besan. — Quizá se cure la herida con el tiempo, pero repugna que la toquen cuando es reciente (OVIDIO). — Dad la palabra al dolor: el dolor que no hable, gime en el corazón, hasta que lo rompe (SHAKESPEARE).

159.

Dolor, bien sobrenatural

El dolor es para el alma un fecundo alimento cuando se sabe sufrir. El mayor alivio al padecer es pensar que lo podemos convertir en fuente de un mayor bien. ¡Oh dolor, llave de los cielos!, exclamaba Víctor Hugo. Somos tan pequeños como nuestra dicha, tan grandes como nuestro dolor. «Del mal de la persona siempre nace el bien del alma; de la fatiga, la palma; del martirio, la corona.»
(T. NAVARRO.)

158.

Las cruces del monte Gólgota

Pretender amar el dolor por el dolor o la penitencia por la penitencia, y reconocer a Cristo sólo por lo que ha sufrido, resultaría algo tan inhumano como desesperante (2). La ascesis cristiana nos enseña a ir del dolor al amor, de la penitencia al perdón, por la Cuaresma a la Pascua, por la muerte a la resurrección, por la cruz a la luz. Las cruces del monte Gólgota siguen siendo muy significativas: Cristo, al dolor unió el amor convírtiéndolo en holocausto, en Misa con proyecciones de eternidad; el buen ladrón supo unir sus dolores a los de Cristo, sufrió menos y escuchó de boca del Señor: «Hoy estarás conmigo en el Paraíso»; el mal ladrón renegó, se desesperó, sufrió el doble y no quedó justificado. Esa sigue siendo la vida. Sin la educación en el dolor, no es posible la perfección religiosa, ni tan siquiera la vida cristiana.
<2) PUJADAS, JOSÉ MARÍA, Fermentas edición. STVDIVM, Madrid, de cristiandad, segunda

¡Qué manantial más fecundo de (hermosas) esperanzas es amor! ¡Qué doctor es tan profundo en útiles enseñanzas es dolor!
(CAMPOAMOR.)

160.

Somos como piedrecitas

Somos cual piedrecitas que salen informes de la cúspide de la montaña; las tempestades y golpes del barranco las van sacudiendo, las van arrastrando hasta llegar al cauce del río; perfectas las unas que eran fuertes; vueltas arena y añicos las otras que eran flojas. Así la vida nos arrastra y el dolor nos sacude a todos; los fuertes, que entienden la lección de la Cruz, pasan del dolor al amor, de la penitencia al perdón, por la Cuaresma a la Pascua, por la muerte a la resurrección, por la Cruz a la luz. A los flojos, que no entienden el Dolor, los amarga, los torna pesimistas, angustiados; los anula, los deshace, los torna añicos... — 145 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 10

~ 144 —

161.

Diálogo de naranjas

Dos naranjas nos comentan las circunstancias de la vida, para que nosotros aprendamos. — La una, en el suelo, decía: «Maldito sol que me quemó, maldito aire que me tumbó, maldita agua que me pudrió.» — La otra, en el árbol, contestaba: «Bendito sol que me maduró, bendito aire que me limpió, bendito agua que me refrescó.» El sol, el aire, el agua, eran los mismos para la naranja podrida que para la sana. Para los que aman a Dios todo colabora a su mayor salvación. Para los otros habría que recordarles: atentos, por favor, que la fiebre no está en las sábanas.

lados, existencia mediocre, enfermedades, pasiones mal dominadas. La Cruz es un misterio también porque une en sí cosas al parecer antagónicas: sufrimiento y gozo, fracaso y éxito, pasión y gloria, muerte y resurrección, no se excluyen mutuamente.

163.

El cáliz del corazón humano

El hombre tiende por fuerza de gravedad hacia la felicidad, como la piedra, por fuerza de atracción, hacia la tierra. Todos deseamos ser felices. El misterio está en acertar en la auténtica felicidad. Los más felices serán siempre los más santos: no existe mayor felicidad que la vida en gracia, sólo superada por la felicidad de hacer vivir en gracia a los demás mediante el apostolado. El mundo empieza riendo y acaba llorando; la gracia, en cambio, empieza llorando y acaba riendo: bien reirá el que ría de último; esto es lo definitivo. Muchos religiosos son infelices porque, con egoísmo, buscaron una falsa felicidad: pasarlo bien. El corazón humano es un cáliz que ha de permanecer siempre lleno de felicidad; o lo llenamos de la felicidad auténtica: amor a Dios, ideal del apostolado, intimidad con la comunidad, verdadera amistad, espontánea expansión; o se llenará de felicidades no auténticas, que correrán desde las evasiones de la vida religiosa y de la comunidad, hasta los placeres no santos, incompatibles con los votos.

162.

La vida religiosa y las cruces

La vida religiosa no está exenta de cruces (3) puesto que la enseñanza de la Iglesia y la tradición católica la consideran como holocausto espiritual (Santo Tomás). Imaginar que se puede vivir en contacto permanente con hermanos y hermanas, aun en el caso de que todos fueran santos, sin sufrir de nadie ni hacer sufrir a nadie, es una dulce y piadosa ilusión que no resiste ni siquiera unos días de experiencia. La verdad es muy distinta. La práctica generosa de los tres votos, la fidelidad exacta a la regla en comunidad constante de vida, no puede concebirse sin una muchedumbre de renunciamientos y sacrificios diarios. Nosotros mismos personalmente constituimos nuestra cruz: carencia de cualidades naturales, inteligencia escasa, poca voluntad, carácter débil, penuria de virtudes, limitación en los aposto(3) COLLIN, P., Santidad para todos, ed. Luz, pág. 173.

164. La ley de las compensaciones Si hay algo cierto en psiquiatría es la LEY DE LAS COMPENSACIONES: toda frustración, todo desequilibrio, toda infelicidad busca su compensación con fuerte violencia. Aquí se forma el gran problema de la castidad para muchas almas consa— 147 —

— 146 —

gradas, que por falta de ideal y total entrega y fervor, viven angustiadas. No creo en la castidad de los pesimistas en extremo, de los malhumorados constantemente, de los angustiados, de los afligidos. Una religiosa con cara de martirio, quejándose de todo y de todos, convencida de que todos la persiguen, es como un brazo en carne viva: nada tolera, nada aguanta, todo le estorba e incomoda, se siente infeliz; tarde o temprano, si no sale de su postración, la ley de las compensaciones actuará y el refugio seguro serán los complicaciones sexuales en cadena. Un religioso contrariado, de punta con los superiores, huraño con sus hermanos, dictador con sus alumnos, murmurador consuetudinario, sin ilusión por sus trabajos, desesperado en sus cosas, pronto asumirá una actitud contra la Providencia de Dios y se engolfará, por ley de compensaciones, en experiencias amorosas, pecados solitarios o caídas sexuales con otras personas.

166.

Mis tres personajes

Cada hombre siente en su interior la lucha continua de fuerzas diversas. Siento en mi alma mis tres personajes en pugna: sexus - eros - ágape. — SEXUS es violento, apasionado, brutal. Usa el verbo querer, es egoísta, no tolera esperas. Una vez satisfecho, desprecia lo que gozó. — EROS, al contrario, es sereno, es dulce, se complace en la mirada limpia y es creador de belleza. Su verbo apropiado es amar, darse. — ÁGAPE, es caridad. Cuando llega Eros lo recibe con los brazos abiertos; se sublima y reconoce al infinito en el cual soñó; Sexus, en cambio, se levanta rebelde contra Ágape, o lo expulsa o se retira vencido en espera de desquite. Religioso auténtico es aquel en quien el sexo fue sublimado por el Eros, y éste sobrenaturalizado por el Ágape en un ascenso continuado y gozoso que continuará en la eternidad de Dios (4).

165.

Simpatía y antipatía 167. La terrible dialéctica

Una manifestación frecuente de DESEQUILIBRIO es la simpatía natural, que algunos sienten ante determinadas personas, alumnos e incluso casas y acontecimientos. Esto puede llegar a una visión injusta de la vida: nada hay verdad, nada mentira, depende todo del cristal con que se mira... y ese cristal es la simpatía o la antipatía. Entonces lo que en uno me parece una ofensa, en otro me parece una gracia. SE ES INJUSTO EN LAS APRECIACIONES. Esto lleva también a preferir alumnos con estas funestas consecuencias: el que se dedica mucho a determinados alumnos, descuida a los demás; toda preferencia quita autoridad y desconcierta a los alumnos, que con frecuencia interpretan mal; el peligro para la castidad. — 148 —

La vida tiene una terrible dialéctica: o nos tornamos espirituales hasta en la carne, o nos volvemos carnales hasta en el espíritu. La renuncia de los placeres sensibles en lo que tienen de carnal y material, la vigilancia del sentimiento, el respeto de la propia persona, condicionan las exigencias más o menos fuertes del instinto, lo mismo que la renuncia al goce efectivo matrimonial y a la íntima soledad que esto implica. No se trata sin embargo de dejar de amar, sino de posibilitar otro amor más elevado y de mayores quilates: el amor de Cristo en el cual se encuentra la manera más bella de probar la soledad, el amor
(4) VACCA, CÉSAB, Carne y espíritu, drid, 1959. «Religión y Cultura», Ma-

— 149 —

sobrenatural a los hombres, objeto de satisfacciones, muy íntimas. La castidad es también una preciado valor moral, entendida como una disciplina y una moderación de la actividad sexual y del equilibrio del sentimiento, que facilita la natural relación con las personas y que conduce a la justicia en la apreciación de sus actuaciones.

de náuseas; el primero es todo verdad, la última un conjunto de pérfidas mentiras.» ¡Abandonar una vida religiosa con plenitud de amor, bajo el espejuelo de un amor, que en el fondo está cargado de lujuria, es un verdadero fracaso del cual no pocos se arrepentirán!

170. Placer brutal y filosófico 168. Buscando la felicidad El hombre tiende, por fuerza de atracción, a la felicidad, como la piedra por fuerza de gravedad a la tierra. Todos deseamos ser felices, lo importante es acertar en la auténtica felicidad. Muchos son infelices y viven angustiados porque buscan, con egoísmo, una falsa felicidad: pasarlo bien. Otros, más acertados, buscan ser buenos, y con ello logran la participada felicidad, que en esta vida es posible. Un instante de gozo del corazón vale más que horas de placer de los sentidos. La felicidad es como la flor que nace sobre el tallo de la virtud. Hay dos maneras de entregarse a los placeres: la una brutal y la otra filosófica; la una sensual y la otra razonada, pero con corrupción. La primera muy propia de las caracterologías emotivas: placeres que proceden de los sentidos y dominan la razón, pero no la ofuscan; a veces la esclarecen y le dejan ver toda la bajeza de esos mismos placeres. La segunda propia de los no emotivos: placeres planeados como una idea obsesiva: «gozar en la vida», se convierten no en desahogo sino en fin de una vida. El disgusto que precede al goce enerva el espíritu y puede derrumbar la primera idea, con otras más profundas y ciertas. Lo uno es malo; lo otro es peor. Lo primero es el animal que ciega; lo segundo es el racional que se animaliza.

169.

Amor y lujuria 171. Amor platónico

No resisto en traer algunos párrafos de Shakespeare : «El amor alegra como el rayo de sol después de la tempestad; la lujuria, por el contrario, entristece como la tempestad después del sol...» «La dulce primavera del amor conserva perenne frescura; el invierno de la lujuria se anticipa mucho al estío. E l amor nunca se sacia; la lujuria muere — 150 —

Los incautos jovencitos que se enamoran platónicamente pretendiendo vivir en un mundo de fantasía y pureza, se sienten sorprendidos, de inmediato, con la presencia impura del sexo, que, si no les hace caer siempre, les perturba la conciencia, entenebrece la sencilla vibración del amor, obligándoles a reprimir expansiones, a mantener reservas y a violentarse. — 151 —

Cuando el amor platónico se convierte en muy sensible, degenera en sexo, pues no podemos olvidar que el alma se encierra en el cuerpo. Aconsejar experiencias amorosas a jóvenes religiosos y religiosas, bajo pretexto de fortificar su espíritu y saber a qué renuncian, es no entender la psicología del hombre a quien no conviene frecuentar lo que no le es lícito desear. 172. Educar es apaciguar

Precisados gustos, tendencias y simpatías, procuremos satisfacerlas en cuanto tienen de nobles, Dueñas y generosas. No podemos olvidar que el arte embellece la vida, la música la alegra, la religión le da sentido, el servicio al prójimo la hace agradable y la intuición del alma le da calor y colorido. Superar lo sensual, engranado en la materia, con sólo ayudas sobrenaturales, es peligroso y poco acorde con la verdadera psicología.

No se educa a un sensual sino apaciguándolo. Cuantos reciban confidencias de una persona sensual, lo han de hacer sin dar muestras de extrañeza y menos demostrar cólera o indignación por esa falta de energía, como se cree con demasiada facilidad. Se enterarán del hecho con toda serenidad, evitando preguntas indiscretas o difíciles de confesar. Si existen lagunas en su formación intelectual, moral o religiosa respecto a su sexualidad, bastará una breve exposición sin alimentar la imaginación sin temor, pero también sin curiosidad. El primer paso para ayudarles es apaciguar su espíritu, sin tremendismos que desalienten, con prudente naturalidad y efectivo control (6). 173. Educar es sublimar

174.

Derivativo social

El alivio de los que sufren es deber y ocupación de todos, pues si cada uno hiciese el bien que puede, pocos desgraciados habría en el mundo. Cuántos jóvenes a fuer de quererse cultivar y perfeccionar se llenan de egoísmo y parecen trompos rodando sobre su propio eje y acaban en su propia adoración: el pecado de la carne. Cuántos religiosos y religiosas, con su abnegación por los demás, con ese sentido universal de la caridad cristiana, con esa noble camaradería entre compañeros, con la solidaridad social y el contacto con el que sufre... dieron el golpe mortal a su instinto sensual.

El apaciguamiento del sensual es, aunque negativo, indispensable para el segundo paso, el trascendental: sublimar. Empecemos por tener una idea clara del temperamento y carácter de la persona, para poder derivar sus instintos hacia determinados fines, según sus propias tendencias innatas o adquiridas.
(8) BUCK DE JUAN MARÍA DE, S. J., Ese hijo vuestro, de Brouwer, Bilbao, 1957. ed. Desclée

175.

Derivativo religioso

La religión es la cadena de oro que sujeta la tierra al trono del Eterno, refrena los apetitos del hombre, ofrece el gran código del género humano, une los hombres de Dios y da contenido y plenitud a la vida. El derivativo religioso es de un poder único, pero no carece de peligros, y para aconsejarlo con éxito hace falta habilidad y buen sentido. — 153 —

— 152 —

La recepción de los Sacramentos, principalmente confesión y comunión; la conciencia del valor de la gracia, con el esfuerzo que supone vivir según la conciencia ; el fervor e ímpetu del alma, para llegar a una oración y comunicación con Dios profunda; el cumplimiento del sacrificio y caridad, con sentido sobrenatural... son medios óptimos para sublimar y sentir también su efecto psicológico. 176. Derivativo estético

sexuales en vez de combatirlos. Una mano amiga, pero sincera y clara, logra sublimarlos. La amistad es bálsamo para la vida, única capaz de sublimar al sentimental. Cuando en las comunidades reina un aire de incomprensión, se ahoga la espontaneidad, se nota la tensión y se secan los buenos sentimientos, muchos jóvenes sufren, ponen en peligro su castidad y pierden su vocación.

Es uno de los grandes errores de la pedagogía, el no dar sino importancia reducida a la educación estética, que absorbe todas las potencias, facultades y tendencias del complejo humano para expresar y realizar la propia personalidad. Si el gusto estético es innato en un adolescente sensual, sería un error grande el no intensificar en él la expansión de ese deseo, que sublima el espíritu, y es como una flor que perfuma la vida. El arte eleva y da satisfacción íntima, pues si el objeto último de la ciencia es la verdad, el objeto último del arte es el gozo. Cuanto ayude a nuestros jóvenes a sentirse dignamente felices, afianza la virtud de la castidad y el compromiso del voto.

178.

Carreteras secas, pero no inútiles

Dice el Concilio: «Así no se dejarán conmover por las falsas doctrinas que representan la castidad perfecta como imposible o dañosa para la plenitud humana, y rechacen, como por instinto espiritual, todo lo que pone en peligro la castidad. Recuerden además, todos, señaladamente los superiores, que la castidad se guarda más seguramente cuando entre los hermanos reina verdadera caridad fraterna en la vida común» (7). Un autor anticlerical llamaba a los religiosos y religiosas carreteras secas e inútiles, incapaces de fertilidad, faltos de plenitud, personas medias sin amor y sin descendencia, aburridos de la vida que se retiraban a la soledad del claustro... Carreteras secas sí, pero no inútiles. Nuestras fértiles tierras del llano son fértiles, pero no ricas; para que sean ricas necesitan carreteras que las crucen, vías por donde se desplacen los vehículos y corra la riqueza; esas carreteras son secas, no fértiles, pero de ninguna manera inútiles, ellas llevan la riqueza a toda una región. Religiosos y religiosas, carreteras secas por el voto de castidad, sin hijos, es verdad; pero de ninguna manera inútiles, por ellos como por las carreteras secas, se desplazan las riquezas, corren los cristianos a pie
(7)
P. C. 12.

177.

Derivativo sentimental

Derivativo poderoso es la sana amistad que multiplica los bienes y divide los males. La gran llamada sentimental de las júnioras religiosas y de los novicios a quienes apunta el bigote, unifica también la conciencia y puede derivarse a una buena amistad que sea caridad compartida con ilusión. La dirección de u n joven sentimental pide gran finura de intuición, y debe estar rodeada de las correspondientes precauciones para no sublimar instintos — 154 —

— 155 —

firme hacia Dios, comunican la riqueza de la gracia, garantizan el amor a Dios en el servicio de sus hermanos los hombres, conducen con seguridad hacia el Reino.

la formación del sentimiento y del amor, del placer y del dolor, en aquellos que tengan que hacer la generosa renuncia en la vida religiosa: ideal, fervor, alegría en el bien, educación del sentimiento, comprensión mutua, austeridad de vida, dominio de lo instintivo, confianza en los superiores, sinceridad, pueden ser causa y efectos de una castidad bien llevada. Es, pues, menester que los religiosos, empeñados en guardar fielmente la vocación, crean en las palabras del Señor y, confiados en el auxilio de Dios, no presuman de sus propias fuerzas y practiquen la mortificación y la guarda de los sentidos. No omitan tampoco los medios naturales que favorecen la salud de alma y cuerpo. Como la observancia de la continencia perfecta afecta íntimamente las inclinaciones más profundas de la naturaleza humana, ni los candidatos abracen la profesión de la castidad, ni se admitan sino después de una probación verdaderamente suficiente y con la debida madurez psicológica y afectiva. No sólo ha de avisárseles de los peligros que acechan la castidad, sino que han de ser instruidos de forma que acepten el celibato consagrado de Dios, incluso como un bien de toda la persona (10).

179.

Fecunda virginidad

La virginidad es una llamada permanente al mundo para que vuelva sus ojos a una patria ultraterrena. El eco de Dios no resuena sino donde se produce el vacío de las criaturas; las almas llenas de egoísmo hacia los demás difícilmente devuelven el eco de Dios. La virginidad, como liberación de las concupiscencias, posibilita para proyectarse hacia Dios, le da capacidad de asombro ante lo sobrenatural, inspira la confianza de los fieles por su transparencia de espíritu ; facilita el amor sobrenatural y sublima los sentimientos; nos hace libres con la libertad de los hijos de Dios. La castidad por el Reino de los Cielos, que profesan los religiosos, ha de estimarse como don eximio de la gracia, pues libera de un modo singular el corazón del hombre (8) para que se encienda más en el amor de Dios y de todos los hombres; y por ello es signo especial de los bienes celestes y medio optísimo para que los religiosos se consagren fervorosamente al servicio divino y a las obras de apostolado. De este modo evocan ellos ante todos los fieles aquel maravilloso connubio, fundado por Dios y que ha de revelarse plenamente en el siglo futuro, por el que la Iglesia tiene por esposo único a Cristo (9).

180. Revisión de criterios Debemos revisar los criterios pedagógicos para la selección de vocaciones en materia de castidad y para
(8) I Cor., 7, 32-35. < 9 P . C. 12. U <10) P . C. 12.

— 156 —

— 157

s
LA PERSONA: MADUREZ Y EQUILIBRIO
De todos los conocimientos, el más útil es aquel que nos proporciona datos preciosos sobre nosotros mismos, y enseña a dirigirnos.
(SAN AMBROSIO.)

181. Integración de la personalidad 181. 182. 183. 184. 185. 186. 187. 188. 189. 190. 191. 192. 193. 194. 195. 196. 197. 198. 199. 200. 201. 202. 203. 204. 205. 206. 207. 208. 209. 210. Integración de la personalidad. Saber diferenciar. Equilibrio, normalidad y madurez. Características del adulto. Culto a lo normal. Equilibrio humano. Psicología del pecador. Reflexionar es ser personas. Conócete a ti mismo. El peregrino. Equilibrio cósmico. Objeto, sujeto y prójimo. Equilibrio religioso. Ley fundamental, conocer a Dios. Qué gran Padre es Dios. Influencia de las emociones. Emociones constructivas y negativas. Consejos oportunos. Olvidándonos a nosotros mismos. Vida religiosa y equilibrio. Enfermedades psíquicas. Vida religiosa desequilibrada. Causas en las comunidades. Los complejos están de moda. Que las hay, las hay. Motivos inconscientes de vocación. Inmadurez personal. Exámenes psicológicos y psiquiátricos Remedios de orden profiláctico. Posibles remedios judiciales. La personalidad es un proceso de integración y de diferenciación. El niño llega a la vida y pierde esa dependencia íntima con la madre, pero su regazo le brinda la protección necesaria. A medida que crece se va integrando en sí mismo y diferenciándose de los demás. El ser humano siente la necesidad de organizarse y autoedificarse. El primer proceso es el de orden interior: pasiones sujetas a la razón y razón sujeta a Dios; desarrollo y fortalecimiento del entendimiento, voluntad y sentimiento; dominio de instintos y desarrollo de virtudes; equilibrio interior y responsabilidad; todo esto lo integra en sí y lo diferencia de los demás. Viene también un segundo proceso: la integración con lo que le rodea: integración familiar, pertenece a una familia, tiene unos padres y hermanos; integración social con una sociedad que lo reclama, que lo necesita, que lo absorbe; integración de amistad, de personas que le aman y a quienes ama, de espíritus que se compenetran y tienen mutua confianza; integración eclesial, de una comunidad de cristianos que exige una diferenciación e integración en una comunidad fundada en la fe, la esperanza y la caridad. La personalidad es—por lo tanto—el armónico desarrollo del yo, que se produce a través de una con— 161 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 11

tinua fluctuación entre los elementos integrantes y diferenciadores. Una personalidad es tanto más rica y más próxima a la verdadera madurez cuanto más se integra en sí misma y con el ambiente que le rodea, y a la vez cuanto más sabe diferenciarse de los demás y realizarse a sí mismo. 182. Saber diferenciar

a la separación; mejor dicho, a la jerarquización de valores; sólo así se llega a la madurez. — La interiorización tomando conciencia de los valores como parte de nuestra fe y nuestra vida. Profundizar interiormente, actuando interiormente la persona. Distinguir para unir, eso es Índice de madurez y equilibrio pleno. «Hay que cultivar—dice el Concilio—también en los alumnos la madurez humana, la cual se comprueba, sobre todo, en cierta estabilidad de ánimo, en la facultad de tomar decisiones ponderadas y en el recto modo de juzgar sobre los acontecimientos y los hombres.»

En el huevo se encuentran todas las partes de la gallina: plumas, patas, etc., pero sin diferenciación; no se destaca nada, todo tiene el mismo valor, que es el valor de todo (1). Se puede decir la misma cosa de la persona humana: la inmadurez es el estado de la indiferenciación; no hay jerarquía de valores; todo tiene el mismo valor; hay confusión de valores. Cuando una religiosa pierde la feminidad y delicadeza, se bloquea interiormente; deja de dar testimonio auténtico de transparencia de espíritu; la vida sacramental no tiene en ella significado y proyecciones. Cuando un religioso pierde la visión de las virtudes teologales: la fe en Dios, en la Iglesia, en su vocación, en la Congregación, en sus hermanos, en el prójimo, en la autoridad; la esperanza en el futuro, no sólo escatológicamente hablando, sino en el mañana, en el progreso propio y de los demás; la caridad para con Dios: adoración, gratitud, reparación; pena con sus hermanos: comprensión, respeto, diálogo; cuando un religioso pierde la auténtica noción de sus votos: obediencia consciente, personal, con iniciativas, con diálogo marcado por la sumisión, el respeto y la leautad; pobreza con criterio, espíritu, desprendimiento; castidad alegre, plena, sublimada, no de frustración, compensación o con amarguras..., cuando se pierde todo esto se encuentra en estado de INDIFERENCIACION. La diferenciación se hace por la separación y por la interiorización: — La educación y la formación tienen que ayudar
(1) CASTHO NOHRA, TEHESA, T. C , Esquemas ilml. llogotá, 1SM8 campaña solidari-

183.

Equilibrio, normalidad y madurez

El concepto de equilibrio psicológico es un concepto dinámico; expresa una situación humana doble : en cuanto a la persona y en cuanto al ambiente. Está integrado y reclama otros dos conceptos: normalidad y madurez. El concepto de normalidad es muy difuso y complejo. No es fácil saber qué es propiamente normal y si nosotros somos normales, totalmente normales. Sin embargo, en sentido clínico, normal se opone a patológico; en sentido estadístico, por normal se entiende la manera permanente de proceder ante determinadas circunstancias, tiempos y lugares; y anormal, lo que se aparta del común y ordinario. El equilibrio psíquico, que antes hemos señalado, se encuentra en la normalidad en el campo individual y con relación al prójimo. En el campo individual se enumeran: la integración, la autonomía y la adaptación, considerándose como normales los que según su edad y condición han logrado relativamente estas tres cosas. En el campo social la adaptación del individuo en sí mismo, como persona considerada normal, y con respecto a los demás, en la asimilación de las normas sociales.
(2) ROBERTO ZAVALLONI, Psicopedagogía delle vocazionl, pág. 202.

— 162 —

— 163 —

La madurez, en cambio, la da el paso gradual por las distintas etapas de la vida, normalmente, hasta llegar a la edad adulta. Para la madurez se requiere también el complemento de la edad. Relativamente, alguien está maduro cuando posee lo concerniente a su edad. Persona madura es una persona bien integrada, adaptada a sí mismo y a su ambiente, que manifiesta un nivel de pensamiento y un género de carácter tal, de realizarse y realizar las cosas a satisfacción (2). 184. Características del adulto

tran la plenitud en cada una de las personas adultas; son, sin embargo, un índice de la v e r d a d y cuando fallan varias de estas características es señal segura de que una persona no es adulta.

185.

Culto a lo normal

Muchas son las cualidades que se ponen como características del adulto, parte interesante en la solución del problema de la madurez en sentido pleno (3): — Autonomía: capacidad de dirigirse y de soltarse de los elementos psíquicos que lo atan y le impiden ser persona autónoma, tanto en sí misma como en relación a los demás. — Capacidad de razonar: predominio de la razón en el obrar y en la manera de comportarse, venciendo las determinaciones impulsivas, con percepción exacta de los demás y del mundo externo. — Socialización: con la aceptación y cumplimiento de sus correspondientes responsabilidades objetivamente y con constancia. — Sensualidad integrada: venciendo los fenómenos de inmadurez como son el narcisismo y el homosexualismo, llegando al amor como un don de sí mismo, con las correspondientes renuncias bien sea para el matrimonio, bien para la castidad consagrada. — Equilibrio: síntesis de todo lo enunciado porque tiene en cuenta todos los componentes de la personalidad. Toda esta serie de requisitos, difícilmente encuen(3) P . PARIIOT, Maturité afieclive, p á g . 309.

Siendo el complejo una anormalidad, su mejor remedio será siempre el culto a lo normal; aunque muchos hoy día lo encuentren soso, aburrido, vacío, sin valor, sin expresión ni sentido, suspirando siempre por cosas sensacionales o por sacudidas asombrosas, llenos de inestabilidad, y la indisposición con lo normal. El estilo de Dios es normal: la normalidad preside los giros de los cielos, los cambios de las estaciones, la fecundidad de la tierra, la multicolor difusión dé la luz, la profusión maravillosa de las flores, la vida y la muerte, como el renacer constante de las cosas...; la normalidad sirve de alfombra discreta al desarrollo de cada instante, y lo ordinario ocupa la mayor parte de nuestra vida. La naturaleza no actúa a saltos, siempre con armonía acompasada y con un gran sentido de suavidad. La vida es normalidad. Con una sencillez maia-villosa y normal se produce cada día el prodigio de cada amanecer. La normalidad es fruto de una educación. Los seres más perfectos son los más normales y sencillos. La vida religiosa encuentra su santidad en la normalidad y la sencillez. La perfección aumenta a medida que se afirma la simplicidad y la sencillez. Elegir siempre el camino más recto, la expresión más sencilla, huir de toda complicación es uno de los frutos de la santidad, que se acerca al modelo perfecto de simplicidad: Dios. ¡ Normalidad, sencillez, grandes virtudes de la AJÍda religiosa, ausentes de no pocos ambientes que cada día se complican más. Solución a no pocos complejos; vía segura de madurez y de equilibric!

— 164 —

— 165 —

186.

Equilibrio humano

— Falsos oasis de libertad, que, al carecer de responsabilidad, se convierten en tirano libertinaje. De libre en la casa paterna, a esclavo cuidando cerdos. — Ilusión de la falsa amistad, que no se fundamenta en el auténtico amor, sino en el placer, y que dura tanto como dura la plata. ¿Dónde están los amigos a la hora de la verdad? ¡ Qué traumatismo en el alma! — Alegría de la plata, que es verdadera como base de una digna subsistencia; pero falsa y engañosa como fin de un hombre y seguridad de una existencia. De rico, a cuidar cerdos. — Felicidad de la carne, que se evapora al instante; deja insatisfecho el corazón y exige con violencia, pues los vicios son exigentes: logró su aburrimiento con meretrices. Vivió entre animales el hijo pródigo, y por eso siente la ruina de aquella vida. La sincera y cruda realidad de nuestra existencia, aunque torturante, nos invita a reaccionar, pero siempre deja en el alma amargas experiencias y semillas de posibles desequilibrios.

Uno de los objetivos de toda comunidad es que sus miembros logren su equilibrio humano. El hombre es un compuesto de alma y cuerpo, de carne y espíritu. El presupuesto fundamental del psicoanálisis—dice Monseñor González— (4), es la situación de conjunto (neurosis) creada por este antagonismo interno y por ciertas incompatibilidades con el mundo exterior. La numerosa galería de religiosos frustrados, desde los reprimidos y descontentos hasta los exaltados y autosuficientes, es la mejor prueba de este antagonismo humano, bellamente descrito por San Pablo con las imágenes plásticas del hombre nuevo y el hombre viejo, del espíritu y la carne, del ángel y la bestia, del revestirse de Cristo. La antropología humana insinúa la necesidad de mantener una postura equilibrada entre el espíritu puro y el materialismo absurdo. Se nos habla de cuerpo y alma, de caballo y caballero. El primer objetivo de la ascética cristiana y de la mortificación religiosa (hoy tan olvidadas) es el de conseguir este equilibrio psicosomático: domar el potro desbocado de nuestros malos instintos, domeñar las pasiones exigentes que anulan los grandes ideales y complican la existencia. ¡De cuánta paz gozarían no pocas comunidades si entendieran y lograran este equilibrio humano!

188. Reflexionar es ser personas Reflexionar es pensar hacia dentro, descubrir nuestro propio microcosmos, la multiplicidad de potencialidades, capacidades, tendencias espontáneas y vivencias que pueden armonizar nuestras vidas. Debajo de las cenizas de nuestra vida están las brasas de nuestras grandes posibilidades; sopla para que aparezcan y tu vida cambiará. Vivir ausente de sí mismo, dejarse llevar del vértigo de la acción, poner en peligro nuestra auténtica felicidad, tener miedo de reflexionar por no enfrentarse con la dura realidad, es el gran defecto de la actual sociedad. Esa inacción, ese aplatanamiento de espíritu, esa anemia psíquica, esa abulia imbécil tan de moda, — 167 —

187. Psicología del pecador Los nómadas que atraviesan el desierto llenos de sed y de angustia, ven aparecer falsos oasis para calmar sus ansias; cuando se acercan sufren la desilusión del engaño. Los pecadores, como el hijo pródigo, se dejan también engañar de falsos oasis de felicidad que les prodiga la vida:
(4) MONS. MAKCEDO GONZÁLEZ MARTÍN, Arzobispo de Barcelona,

«Sentido pleno d e la Cuaresma», Ecclesia,

1.384.

— 166 —

puede provenir de causas ambientales, temperamentales o de herencia...; pero es indudable que la frivolidad, esa frivolidad absurda que constituye el fondo de nuestra sociedad moderna, lo menguado de los caracteres, lo mezquino de las aspiraciones..., y luego la prisa, la sobrexcitación, el ajetreo, el abuso de las emociones fuertes, esa tensión de nervios extremada, ese vivir en expreso, son, en la mayoría de los casos, las verdaderas causas que originan y promueven y acrecientan esas enfermedades (5). ¡Algo anda mal, cuando nos duele reflexionar! ¡Reflexionar es ser más personas!

190.

El peregrino

Cuenta una leyenda sueca que un peregrino llegó a una aldea buscando albergue en un nevado y crudo invierno. Tocó a la primera puerta y el alboroto de una radio a todo volumen no les dejó oír el reclamo del peregrino. Tocó a la segunda, y una voz contestó: «Espera un momento, ahora no puedo.» Esperó un instante y siguió su camino. Tocó a la tercera puerta y tropezó con una casa sucia y maloliente, que disgustó al peregrino. Sólo en la cuarta puerta, al abrirse prontamente, la encontró silenciosa y limpia. Y... el misterioso peregrino dejó sus tesoros y desapareció. El peregrino es Cristo, que desea las adecuadas disposiciones para permanecer en nosotros, para lograr la auténtica felicidad: silencio, paz y reflexión, sin lo cual la persona humana no se encuentra a sí misma. Limpieza de corazón y transparencia de alma, para que tengan eco los valores del espíritu y no triunfen las amarguras. Prontitud a su reclamo y generosidad, características estas de los grandes hombres. ¡Qué eficaces medios para lograr, junto con la gracia de Dios, la serenidad y el equilibrio psicológico, tan necesarios!

189.

Conócete a ti mismo

Para remedio de tantos complejos, para adquisición de nobles virtudes, para afianzamiento de la personalidad, ningún consejo tan oportuno como el del filósofo griego: «Conécete a ti mismo.» Yo añadiría: «Cultívate a ti mismo.» No es fácil conocerse a sí mismo. Muchos hombres caminan con la cabeza para abajo y los pies para arriba, con las pasiones trepadas y la conciencia hundida, y así es difícil caminar, y así es difícil comprender, y más difícil actuar. El hombre huntado de sexo e hinchado de soberbia como un globo, no ve claro, ni logra conocerse. Cultívate a ti mismo. He aquí un gran programa: la propia superación y excelencia; llegar a ser con toda plenitud; llegar a encontrarse ajustado a sí mismo, a plena luz de su mundo interior, inmerso en la sensación gozosa de su propia posesión, con su radiante riqueza espiritual de ideas y sentimientos. Vitalmente dueño de sí, pero dentro de la sociedad concreta en la que desarrolla su vida, ensanchando su espíritu por un movimiento amigable hacia todos y hacia todo, bien situado en la gran familia humana.
(5) Aiuvfo TORRES, Cartas a un seminarista, Salamanca, 1963.

191. Equilibrio cósmico Pero no basta un equilibrio subjetivo. El hombre es un ser social con características y modalidades propias, que deben adaptarse a la realidad objetiva para lograr la normalidad psicológica. Una mentira deshonra a un particular; una ley o una estructura engañosa deshonra a una comunidad y desequilibra a un pueblo. Por eso la psicología moderna tiende a una mayor apertura del YO egoísta. Los grandes maestros de la psicología profunda — 169 —

— 168 —

atestiguan que el amor-donación es la clave de la sana conducta humana. Lo mismo la filosofía moderna, estableciendo la jerarquía de valores frente al peligro de disolver toda la realidad ontológica en el sentimiento de un psicologismo puramente estimativo. También aquí juega papel importante la mortificación individual y el ascetismo religioso tan en quiebra: para salir de uno mismo movido por el amor del prójimo, para darse a la verdad y al bien, a los demás y a Dios, al religioso le es necesario que salte la barrera del propio YO, lo que no significa destruirlo, sino salvarlo para comunicarse con los demás. El paso del sujeto se efectúa con la caridad generosa y la humildad fecunda, que hacen posible ese otro equilibrio que bien podría llamarse cósmico. Los pasos son claros: dominio y mortificación, humildad y caridad, para llegar a la auténtica fraternidad.

Objeto: el hombre mira a otro hombre como un objeto, en su estructura infrahumana; bien sea en la esclavitud aparentemente superada, bien en la crueldad mecanicista del hombre actual, que le calcula como número de rendimiento. Sujeto: damos como característica del hombre civilizado la de conceder a todos el derecho de hombres, el respeto a su dignidad personal. Esto lo ha conseguido la humanidad a través del cristianismo, esto no puede olvidarse en el seno de la vida religiosa. Prójimo: mirar al otro como hermano y amarlo como a mí mismo, es la gran ley del cristianismo. No se desconocen los demás valores, se dignifican y superan. Los límites de este círculo efectivo definen la capacidad de cada hombre. La vida comunitaria, el amor al prójimo, son la solución más perfecta para acabar con los complejos, que la sociabilidad del hombre reprimida, causa en tantas ocasiones. Vencer el egoísmo es necesario para el cristiano y sustancial en la vida religiosa.

192.

Objeto, sujeto y prójimo 193. Equlibrio religioso

Toda tendencia y posibilidad humana, caso de no tenerla en cuenta ni cultivarla, puede producir una insatisfacción, radical, en forma de sentimiento de vacío, de complejo o desasosiego. Cada una de las posibilidades, que el hombre descubre en sí mismo, da origen a una exigencia. Por eso llega a convertirse en espiritualista el puro materialista; por eso se siente infeliz el sensual; por eso Dios se abre camino aun en el hombre más rebelde, porque en la intimidad del hombre hay una apetencia de Dios. La tendencia primordial de sociabilidad, al convertirse en actos concretos, se va estructurando. El niño de la relación con los padres (patrón social de primordial importancia en el futuro), viene a relacionarse con los demás seres no de una manera determinada, sino libre. Tenemos tres grados a descubrir en los demás: — 170 —

Junto al sosiego humano y al orden cósmico, hemos de considerar el equilibrio religioso. ¡Señor—exclama Agustín—, nos has hecho para Ti y nuestro corazón permanece insatisfecho hasta descansar en Ti! El hombre, tanto en su estructura como en su dinamismo, está abierto siempre a un Ser trascendente. Por dentro, una voluntad permanente de autosuperación, por fuera un proyectil en busca de objetivos muy altos, que escapan a nuestra mirada. Todos los paraísos humanos no bastan para aquietar sus aspiraciones infinitas. Cuando ahondamos en las profundidades de las almas consagradas, descubrimos la impetuosa angustia vital de quienes, por falta de generosidad, se ven frustrados y perdidos en el tenebroso mar de — 171 —

sus vanas aspiraciones. Hombres y mujeres que dejaron el mundo para consagrarse a Dios, y después no centraron su vida en el ideal y objetivos propios, cogieron a Dios apenas por la cascara: limitaron la oración, tuvieron poca renuncia, no vivieron plenamente sus votos, miraron con ojos humanos su vivir en Cristo, perdieron la ilusión fervorosa del apostolado y el sentido íntimo de su vida sacramental. Para evitar esto, viene la mortificación y la ascesis a cumplir su objetivo: conectar a Dios con el religioso, a la creatura con el Creador, su figura se proyecta hacia el santo y no sólo hacia el héroe. Esto sólo se logra con el equilibrio religioso.

el hombre»; ambas son capaces de una total renovación. Porque en el fondo de todo complejo hay algo contrario a eso; hay explosiones solapadas de toda concupiscencia del hombre, encubiertas de mil diversas maneras.

195.

¡Qué gran Padre es Dios!

Parábola del Hijo Pródigo, trozo palpitante del Corazón de Cristo, donde esconde su personalidad; retrato auténtico del Señor con la maestría de sus pinceles; síntesis maravillosa de un Dios que es caridad y perdón, misericordia y amor. Mientras el arrepentimiento cabizbajo y taciturno camina, el perdón jadeante y alegre corre. Un fuerte abrazo, ningún reproche, con ansias de fiesta y alegría de reencuentro. Tertuliano, ante esta escena, exclama: «¡Qué gran Padre es Dios!...» Y en lontananza se oye el eco de la Cruz, complemento y rúbrica de que el bálsamo ha sanado la herida y de lo que es Cristo: «Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen.» Ese es Dios: perdona y olvida. Entre dos sombras resalta más la figura bondadosa del Señor: entre el hijo malo, el pródigo, y el equivocadamente calificado de bueno, el engreído. Así somos los hombres: o pródigos o engreídos. Dios nos da ejemplo de cómo solucionar todos les conflictos humanos, de cómo curar las nostalgias y las dudas, de cómo volver la paz al espíritu, la serenidad al rostro y la confianza ante el porvenir. ¡Qué gran psicólogo es Dios! Y la Iglesia perpetúa, mediante la confesión sacramental, la gran pedagogía del equilibrio.

194. Ley fundamental, conocer a Dios San Agustín completó la frase del filósofo y la bautizó: «Señor, que me conozca a mí y te conozca a Tí.» Esta es la gran sabiduría. Es verdad que a Dios se le ama más de lo que se le conoce, porque el amor descansa en el objeto amado y el entendimiento absorbe lo conocido; al ser Dios infinito no cabe dentro de nuestro entendimiento limitado, pero sí podemos descansar en El y llenarnos de gozo en su amor. La vivencia de Dios es la mejor vía para su conocimiento. La religión no es extravial. Es la vida misma levantada sobre planos más hermosos y de más rico y saludable contenido. Para construir rectamente la personalidad es preciso recordar las leyes fundamentales en que se basa el equilibrio del espíritu humano. Muchas de esas leyes coinciden con los más elementales avisos evangélicos. Por eso la formación religiosa católica y la humana coinciden perfectamente. Por eso es un absurdo que la vida religiosa establecida para la plenitud de la vida cristiana mengüe la vida humana; cuando así ocurra, algo funciona mal, está fallando la vida cristiana. Hay dos expresiones evangélicas que todo buen psiquiatra aconseja como base de salud mental: «Hágase el hombre como niño», y, «Niegúese a sí mismo 172 —

196. Influencia de las emociones La conducta del hombre normal se presenta coa un complejo de sentimientos y emociones que se alternan y se funden, dando origen a gran diversidad — 173 —

de panoramas afectivos sumamente interesantes. Lo normal en la vida emotiva se caracteriza por una calma relativa, de un estado de bienestar psicológico, con dominio y encauce de las emociones cada uno según su temperamento. No es difícil darse perfecta cuenta de la importancia que las emociones tienen en el proceder diario. Los hombres se creen no influenciados por las emociones, y reservan esto como propiedad de las mujeres ; lo que cambia es la manera de manifestarse y de reaccionar con respecto a tales emociones. El falso machismo hace que muchos hombres las desprecien, y en el fondo se les convierten por mala orientación en una gran carga de sensualidad. Los psicólogos están convencidos que gran parte de las determinaciones de los hombres se emprenden bajo el calor de las emociones; sin ellas las razones no mueven, dejan de ser vitales. Por refrenar constantemente las emociones y su exteriorización en noviciados, por faltar ambiente propicio de espontaneidad afectiva en determinadas comunidades religiosas, se han visto avocados a un sinfín de complejos, de sinsabores y angustias que entorpecen la vida agradable. El control de las emociones es sin duda indispensable, para dar eficiencia a la personalidad, para evitar desequilibrios; pero control no significa ni desprecio, ni destrucción; lo que se pretende lograr es la estabilidad de las emociones.

fundidades del amor y el vértigo de la belleza (6)... y en todo esto tiene su gran papel la emoción del sentimiento. Hay emociones constructivas que alimentan ideales y mueven la acción hacia un fin positivo y esperanzador. Realmente construyen la vida o algún mayor bien en la vida. Vienen presididas por el amor en cualquiera de sus matices. La persona sale siempre mejorada, más construida en todo orden. Es la zona en la que se comprueba que la virtud es siempre una gran ganancia no sólo en el orden sobrenatural y humano, sino también en el orden psicológico para un mejor equilibrio de la personalidad. Ahogar, en una comunidad religiosa, este mundo interior afectivo es secarla y desequilibrarla. Hay, también, emociones negativas que carecen de proyección y se ceban en el propio individuo que las padece. No son constructivas porque de ellas no redunda ningún bien. Son destructivas de la propia personalidad. Están presididas por la tristeza o el odio en cualquiera de sus formas; anulan los esfuerzos, tornan insoportables los trabajos. Cuando un religioso de vida comunitaria se deja arrastrar de estas falsas emociones ni vive, ni deja vivir a sus hermanos ; si esto se repite constantemente, es prueba evidente de falsa vocación.

198.

Consejos oportunos

197.

Emociones constructivas y negativas

La emoción gobernada no estorba para la vida, sino que añade humanismo a la personalidad, la capacita mejor para vivir y para proyectar sobre ella la radiante caricia de nuestro mundo interior. Vivir es ser capaz de emoción, sentir el aceleramiento del corazón, las pausas precursoras del entusiasmo, la chispa luminosa que brota de las cosas y de nosotros mismos, las inmensas alturas del espíritu, las pro— 174 —

Para gobernar la emoción, Ortega Gaisán tiene unos bellos capítulos en su obra tan interesante como pedagógica «Los valores humanos» (7). El coraz6n humano necesita una constante proyección y ha le buscar su coneviente colocación. La amistad lo eleva y tonifica; admirar, amar, darse, crear felicidad y alegría, vibrar... son todo necesidades del coraz<5n. Para sintonizarlo, unos consejos: — Es la fe la que traslada las montañas, y las
(6) ORTEGA GAISÁN, A., Valores humanos, tomo IV, p&g. 44. (7) ORTEGA GAISÁN, Valores humanos, tomo, I I I , «Con los d e m á s , por los demás.—Gratitud».

— 175 —

traslada de veras, aunque las veamos sensiblemente siempre en el mismo lugar. — Es hermoso ser tan feliz que baste extender la mano para levantar tantos muertos de hastío y amargura. — La lástima de sí mismo y la autocompasión resecan el espíritu. Hay en el mundo cosas más importantes que uno mismo. — No es bueno dar vueltas a la noria de tantos problemas personales. Hay, a veces, una sola idea fija, un solo pensamiento mezquino y egoísta. Muchos pasan la vida barajándola incesantemente y atormentándose en vano. — Los corazones penetrados de odio y de venganza son los más dignos de compasión. Arrastran durante los años una carga sobrehumana: no poder discurrir apaciblemente la vida. — Dentro de nosotros está el manantial de la dicha o la charca del tedio. Y a nadie podremos culpar de nuestra infelicidad si llegamos alguna vez a sentirnos desgraciados. — O se pasa por la vida hermoseándola, o la vida pasa por uno mismo aplastándole de fastidio. No hay alternativa.

Deja pasar un día. Consúltalo con la almohada, dejando pasar también una noche y luego de suavizada y calmada la afectividad, estarás en disposición de obrar y verás que no es tan fiero el león como lo pintan. Dejemos también las confidencias inútiles nacidas de la emotividad o del impulso... Tendremos, sí, un alivio momentáneo (al haber cedido al impulso), pero se nos grabarán más las ideas tristes y nos esclavizarán más. Si lo contamos a amigos, los entristeceremos; si a enemigos, los alegraremos. A nadie interesa mucho, aunque así lo haga creer su caridad o cortesía, los males de otro, y mucho menos los detalles de lo que sufre, siente o teme. En cambio, si—olvidándonos de nosotros mismos—• nos interesamos en las cosas de los demás, al mismo tiempo que dominamos nuestra afectividad, aprenderemos algo útil y nos haremos amables y simpáticos.» ¡Qué buen consejo, sobre todo, para religiosas! ¡ Cuántos ambientes tensos se evitarían!

200.

Vida religiosa y equilibrio

199.

Olvidándonos de nosotros mismos

No resisto en trascribir los hermosos consejos del P. N. Irala en su hermoso libro, que recomendamos, titulado: «Control cerebral y emocional» (8). «Refrena tus pensamientos. No des rienda suelta a tus cavilaciones. Evita sus exageraciones y transferencias. Piensa en otras cosas y, sobre todo, no ¡cambies tus propósitos o tomes resoluciones importantes bajo el imperio del sentimiento.
(8) IRALA, NARCISO, S. X, Control cerebral sajero, 1962. y emocional, ed. Men-

Cuanto más noble y elevada, más comunitaria y social sea una profesión, tanto mayor debe ser el equilibrio exigido a los candidatos que la pretenden. La carencia de este equilibrio psicológico es de suma gravedad para un estado como el religioso, de vida comunitaria, de entrega total a los hombres mediante el apostolado, de testimonio cristiano de vida plena, de influencia directiva en la sociedad cristiana. En caso de dudas, no hay que tener la menor duda, el candidato no debe ser admitido. La experiencia enseña que tarde o temprano uno se arrepiente de no haber procedido con mayor firmeza, de haber usado una caridad falsa, que duele a la Iglesia, a la cristiandad y a los mismos individuos. Los desequilibrados y raros no sirven para la vida religiosa, aun santificándose hacen sufrir y sufren.
— 177 —

— 176 —

Son, por otra parte, incapaces de resoluciones firmes de por vida, y cuando la dificultad les sacude piensan en abandonar la religión, porque no aguantan su angustia. El valor de la escogencia de la vocación religiosa no puede juzgarse en el momento en que el joven o la joven se encuentran bajo la influencia de su director espiritual; es necesario pensar en las etapas que tiene que superar hasta llegar a la madurez, y hay que prever las posibles dificultades para lograr este equilibrio psicológico.

202.

Vida desequilibrada

Preocupa, en gran manera, la vida desequilibrada que algunos religiosos llevan y que tiene sus peculiares manifestaciones de acuerdo a la edad, caracterología y circunstancias de lugar y apostolado. Las principales manifestaciones, según estudio de connotados psicólogos, son las siguientes (9): — Desequilibrio afectivo con simpatías y antipatías. — Aislamiento en sus propias cosas y dificultad de acudir a los superiores o dialogar con sus hermanos. — Tensiones; no dirigir la palabra; ofendido. mostrarse

201.

Enfermedades psíquicas

Las enfermedades psíquicas y las anomalías caracterológicas deben detectarse a su debido tiempo, eliminando oportunamente a los candidatos ineptos y curando a los curables. Zavalloni, en la obra indicada, enumera los siguientes casos como dignos de tener en cuenta, y en determinadas ocasiones para pedir la correspondiente dispensa: — Estados psicóticos, sobre todo los maníaco-depresivos, esquizofrénicos y paranoicos. — Los nerviosos obsesivos graves, sobre todo los de tipo sensual. — Las formas de depresión, cuando se manifiestan repetidamente o son de larga duración. — Las perversiones sexuales, homosexuales, exhibicionismo, fetichismo, hipersensualidad absoluta. — Las formas graves de histeria. — Las consecuencias de encefalitis o de traumatismos cerebrales. — Una grave inmadurez afectiva.

— Complejos, indecisiones, envidias, amarguras injustificadas. — Evasión de la vida religiosa, con salidas innecesarias, para suplir el desafecto que se tiene a los hermanos en religión. — Afectuosidad exagerada con la gente de fuera, sobre todo si es del sexo opuesto; sequedad y brusquedad con los propios religiosos. — Ausentismo de formadores, bajo título de mayor libertad, pero con el miedo a actuar y la comodidad de dejar hacer. — El vacío, la crítica, la murmuración, la politiquería.

203.

Causas en las comunidades

Toca a cada una de las comunidades examinar con honradez si el ambiente que ellos viven y mutua(9) Documentos auxiliares, Río de Janeiro, o. c.

17Í3 —

— 178 —

m e n t e se forman es de espontaneidad, confianza y ayuda, de afectividad delicada y comprensión mutua, de fervor y entusiasmo; o, por el contrario, de tensión, aislamiento, desconfianza y falta de caridad. Precisar en conjunto las causas y buscar decididamente los remedios. Otras diferentes causas pueden empeorar situaciones y ocasionar traumatismos, pues en sí son peligrosos, a u n q u e a veces los superiores no pueden considerarlas por un bien m a y o r : — Muchos religiosos viven aislados, sin posibilidad de participar a otros sus experiencias y de enriquecerse con las ajenas. — Los cambios radicales e imprevistos, que implican el abandono total de una serie de actividades a las cuales se estaba habituado, amaba de todo corazón y se había obtenido cierto éxito. — La pobreza de la asistencia espiritual de que disfrutan sobre todo las religiosas y que puede poner en crisis el auténtico valor de la vida religiosa. Evidentemente, en la medida que se logre limitar o reducir esta serie de causas, se obtendrá ese equilibrio tan necesario y se alcanzará la higiene mental apetecida.

tales y reacciones absurdas e inesperadas. Se pregona como realismo en la Prensa lo sucio y vulgar, como si lo noble, lo limpio y lo verdadero carecier a n de realismo. Así convierten lo que es caso de excepción en una ley general y n o r m a de vida y llegamos a considerar como normal la más grave anormalidad. También en las congregaciones religiosas están de moda los complejos: se encuentra una religiosa nerviosa y necesita inmediatamente del psiquiatra...; principia uno a averiguar y resulta que hace tiempo que perdió la gracia y vive en pecado; se encuentra un religioso angustiado, con imposibilidades de g u a r d a r el celibato, con ansias de salir de su estado de postración, acude al psiquiatra y s e ve en él u n g r a n deseo de que el médico le autorice pedir su dispensa, estando completamente sano. El hombre, por un íntimo sentimiento de honradez siempre prefiere llamarse enfermo y no sinvergüenza..., pero a las cosas las debemos llamar por su nombre. ¡Qué pronto se descubre la pobre persona atormentada por verdaderos complejos, dignos de nuest r a ayuda y también de la ayuda del profesional y aquellos que quieren evadirse, bautizar s u s vicios con la definición y la descarga de conciencia del psicólogo o psiquiatra!

204.

Los complejos e s t á n de moda

^05.

Que l a s hay, l a s h a y .

Es alarmante el gran número de complejos elaborados, la manía de manías, el afán de rarezas, la extravagancia constante, la literatura sensacionalista... parece que lo normal no interesa a nadie... y, sin embargo, la vida verdadera, feliz y alegre es la vida que se desenvuelve siempre en el plano riquísimo de la normalidad. Un tema psicológico presentado por una película debe desenvolverse en estridencias obstrusas y e n los recovecos oscuros de la personalidad. Una novela tiene que planearse con disonancias sentimen— 180 —

Los complejos son como las brujas: que las hay, las hay, aunque nadie sepa propiamente qué son y dónde están. F e n ó m e n o s ocultos, difícilmente precisables, ausentes de la claridad de nuestra lógica, que son en sí mismos confusos y sin razón y bloquean la intencionalidad y la dirección del actuar humano. Unos complejos son i n n a t o s , nos llegan c o n la misma vida, descansan en el fondo del temperamento en espera de interferir la normalidad humana. Diversidad temperamental, diferentes inclinaciones, distintas originalidades, salud, sangre, nervios, d e — 181 —

fectos innatos, armonía hormonal, disposiciones orgánicas. Todo ello, por la misteriosa unidad del ser h u m a n o y la m u t u a influencia entre cuerpo y alma en el formidable conjunto que es el hombre, tiene importancia en su ulterior actividad. Otros complejos son adquiridos con el tiempo, la vida y las circunstancias. Vicios, aficiones desordenadas, sentimientos alborotados h a n sido decisivos influyentes en la actuación humana, pues no es fácil que el hombre se gobierne siempre por su psiquismo superior; claudicó la voluntad, se volteó la conciencia y gobernaron las pasiones con sus lamentables consecuencias. Otras veces circunstancias de la vida nos sacudieron, imprevistos nos atormentaron y fueron dejando en nuestro interior sus correspondientes complejos: preferencias sin motivo racional, t e m o r e s infundados, esperanzas ilusorias, alegrías sin ton ni son, tristezas y decaimientos sin causa, complejos de inferioridad, reacciones fuera de control... y d e t r á s el proceder ciego del hombre. Aquí se n o s ofrece u n a bella tarea para la vida, la educación tiende a eso: adiestrar al hombre en el ejercicio normal de su razón y voluntad aprovechando todas sus potencialidades. Aquí también la composición de las comunidades, que no deben crear, sino resolver complejos, con el g r a n medio d e la normalidad.

por inconscientemente, la sublimación de tendencias radicales no percibidas a la homoxesualidad. — El t e m o r de permanecer solo en la vida, te sus deseos sensuales que quiere dominar, dificultades posibles q u e se quieren evadir buscar u n a seguridad personal, se determinan vida religiosa. o ano las para a la

—• La huida del mundo con u n sentido de refugio, en busca de paz, seguridad, de vida plácida y serena, no pensando en la renuncia para llegar a la santidad sino en la felicidad que esta santidad proporciona, se busca la vida religiosa. Lejos de nosotros el pensar que éstos son los motivos que inducen a gran p a r t e de sujetos a abrazar la vida religiosa, como han querido presentarnos las películas: vocaciones por decepciones amor o s a s ; sabemos que los primeros y auténticos motivos son los que p r i m a n ; pero no podemos dejar de reflexionar en esas minorías que merecen nuest r a ayuda.

207.

I n m a d u r e z personal

206.

Motivos i n c o n s c i e n t e s de v o c a c i ó n

Muchos y m u y variados son los motivos por los cuales se escoge la vida religiosa: santificarse, salv a r las almas, entregarse totalmente a Dios, ejercer determinada misión, sentirse llamado por El que es D u e ñ o y Señor...; todos ellos forman la gama de auténticos motivos para abrazar la vida religiosa. P e r o p u e d e n haber motivos inconscientes, no auténticos, difíciles de determinar, que aparecen bajo capa de h u m a n i s m o , que no siempre son ciertos. — No pocas veces bajo la noble voluntad del apostolado e n t r e jóvenes se esconde, inculpablemente, — 182 —

P o r inmadurez afectiva se entiende la persistencia en la edad adulta de reacciones propias de la infancia, bien por un retardo debido a las circunstancias de la vida, bien por el hecho de determinadas fijaciones o regresiones a estados pasados d é l a evolución, con sus correspondientes traumatizaclones de carácter afectivo. E s t a inmadurez personal, que se manifiesta gener a l m e n t e en u n modo de proceder en desacuerdo con su edad, s e determina especialmente e n la casi total dependencia del ambiente, la soledad afectiv a y la inmadurez sexual. Juega u n papel de suma importancia en los candidatos al sacerdocio y a la vida religiosa y se revela con síntomas neuróticos de carácter infantil: inquietudes, desequilibrios son frecuentes pasada l a p u b e r t a d en las primeras responsabilidades que afrontan los jóvenes religiosos. — 183 —

i^i noviciado despierta las crisis más peligrosas de la adolescencia, porque es el príncipe de una nueva identidad que el joven debe establecerse, rompiendo con casi todo lo pasado para adaptarse al nuevo modo de vida. Es verdad que el planteamiento de los actuales noviciados principia a ser más dentro de la normalidad; pero, al pensar seriamente en sí mismo, siempre aparecen los escondidos rasgos de infantilismo. Crisis en religiosas al contacto con la vida son frecuentes, y también en sacerdotes jóvenes, si no han tenido experiencias de apostolado antes de su ordenación. Cuantos tienen buena voluntad superan estas crisis y llegan a la madurez, pero bueno sería, en lo posible, evitarles traumatismos innecesarios.

casos puede aconsejarse a ciencia cierta esta solución inmediata. El hecho de liberar a un sujeto del celibato religioso no es capacitarlo para el matrimonio. A veces la simple liberación de lo que psicológicamente le tiene angustiado es suficiente para devolverle la paz y dar seguridad por lo menos a su vida cristiana. Dejemos, sin embargo, bien claro que se trata de casos difíciles de inmadurez o reales enfermedades psíquicas; de ningún modo de todos aquellos que se crean las angustias y los complejos a su gusto para encontrar razones para tranquilizar su conciencia, abandonando la vida religiosa.

209. Remedios de orden profiláctico 208. Exámenes psicológicos y psiquiátricos La dificultad de resolver estos problemas judicialmente, nos impulsa a creer que debemos extremar los remedios de tipo profiláctico y preventivo, en materia tan delicada. — Centros de consulta de especializados para los candidatos al sacerdocio o a la vida religiosa, como los centros de orientación profesional, pero con las características propias de la vocación sacerdotal religiosa; sobre todo para atender los casos difíciles de determinar por los obispos y superiores mayores. — La demora de la ordenación de los 28 a los 30 años, siendo obligatorio el ejercicio del apostolado por lo menos durante tres años durante el diaconado. Obligando al celibato, con facilidad de reducirlos al estado laical como dispensa o como pena. Esta posibilidad la contempla el Concilio en la O. T. sobre la formación sacerdotal, dejándola opcional a los señores obispos. — Conviene en todo momento asegurarse de que los candidatos tienen una madurez probada y una firmeza de ánimo de poder en realidad observar el celibato. Creo, sin embargo que la formación de los Seminarios debe ser la pauta principal para que dentro de la ascética cristiana y, no como clérigos vagos, — 185 —

En los casos difíciles de inmadurez afectiva, se impone un minucioso examen psicológico o psiquiátrico del sujeto, con aire de caridad y sentido de ayuda. Sólo este examen puede evaluar la influencia del disturbio psicológico encuadrado en determinada personalidad, y poner en evidencia la raíz de la angustia, el motivo del retardo o la necesidad de la dispensa de votos. Tales profesionales deben ser escogidos con acertado criterio y que estén enterados de los problemas de la vida religiosa, sean fieles a los mandatos de la Iglesia, católicos practicantes con aprecio de la vocación, interesados en salvar una vocación si es posible, pero con la suficiente personalidad para determinarse en cosa de tanta trascendencia. Estamos cansados de ver profesionales que para toda dificultad, por pequeña que sea, aconsejan la imposibilidad de guardar La castidad y la conveniencia del matrimonio, como solución radical. Es verdad que existen casos en que se puede pensar que el equilibrio psíquico requerido podrá encontrarse en la vida conyugal, pero ni aun en estos — 184 —

adquieran las virtudes necesarias para tales compromisos. Los religiosos que vivimos en comunidad tenemos facilitado el grave problema del sacerdote secular, de su vivienda, que ojalá cada día fuera más en grupos comunitarios.

210.

Posibles remedios judiciales a graves crisis

Notables psicólogos, amantes del bien de la Iglesia y preocupados con los casos de graves (no aparentes) crisis, proponen el siguiente modus operandi, sobre todo para el problema más difícil: la dispensa de las obligaciones sacerdotales: — Que se establezca un proceso semejante al que usa la Iglesia en la defensa del vínculo matrimonial. — Que la determinación de los consultores distinga bien y se pronuncie distintamente entre los siguientes casos: a) Nulidad de la sagrada ordenación. b) Anulación de las obligaciones inherentes al sacerdocio. c) Imposibilidad moral de observar dichas obligaciones durante tales circunstancias.

9
CONFERENCIA SOLIDARIDAD DESARROLLO
Cuanto mayor es el predominio de la recta conciencia, tanto mayor seguridad tienen las personas y las comunidades. (G. S. n. 16.)

— Que sean ayudados por el informe de los peritos en psicología y psiquiatría, designados ex oficio por la competente autoridad, de una lista aprobada por la correspondiente Conferencia Episcopal. Sólo analizando la historia del sujeto, la estructura de su personalidad, se puede dar un diagnóstico moralmente cierto sobre la incapacidad de un sujeto para recuperar su equilibrio psíquico, único caso en que se debe proceder (por esta causa) a la dispensa.

— 186 —

211. 211. 212. 213. 214. 215. 216. 217. 218. 219. 220. 221. 222. 223. 221. 225. 22fi. 227. 228. 229. 230. 231. 232. 233. 234. 235. 236. 237. 238. 239. 240. Conciencia, base de la solidaridad. Conciencia, soplo de Dios. Fidelidad a la conciencia. Concepto de conciencia. Explicando la definición. La conciencia se diferencia. Conciencia antecedente. Conciencia, brújula de la existencia. Columna vertebral del alma, sostén de la personalidad. Conciencia consiguiente. El aplauso de Dios. El Cristo cadáver. Conciencia verdadera y falsa. Conciencia recta y no recta. Delicada, laxa y cauterizada. Ciencia no es conciencia. Ideas no son ideal. Discípulos y no alumnos. La experiencia de Dios. Formación de la conciencia. Dios, reflexión y fidelidad. Verdad, dignidad y constancia. Prudencia, sintonía, amor y diálogo. La vida es vocación a existir. Solidaridad en el Antiguo Testamento. Solidaridad e n el Nuevo Testamento. Sociedad en desarrollo. N u e s t r o cristianismo en América Latina. La vida religiosa es solidaria. Promoción y desarrollo.

Conciencia, base de la solidaridad

El Concilio advierte (1) que la fidelidad a la conciencia une a los cristianos con los demás hombres para buscar la verdad y resolver con acierto los numerosos problemas morales que se presentan al individuo y a la sociedad. Cuanto mayor es el predominio de la recta conciencia, tanto m a y o r seguridad tienen las personas y las sociedades para apartarse del ciego capricho y someterse a las n o r m a s objetivas de la moralidad. E n un tren viajaba un niño de cuarto elemental con su mamá. Ella estaba b r a v a ; le reprendía por h a b e r perdido geografía en s u s últimos exámenes; cuando... he aquí que aparece en la página de u n periódico u n mapa de Colombia; la m a m á lo rompe en pedazos y le dice: «Diez pesos si arreglas el mapa de Colombia.» El niño inicia su trabajo y al minuto, dice: «Mamá, los diez pesos.» El mapa estaba arreglado. La m a m á le responde: «Por diez pesos eres capaz de saber lo que no supiste en exámenes.» «No, mama—responde el niño—, en el reverso del mapa había un anuncio de periódico con u n señor vestido con traje Everfit; YO A R R E G L E AL HOMBRE Y S E ARREGLO COLOMBIA.» El cristianismo, signo de amor, no encontrará eco en hombres que no sean h u m a n a m e n t e solidarios; porque la gracia perfecciona, pero so suple la natu(1)
G. S. 16.

— 189 —

i aiuzu; pero ia solidaridad será imposible en hombres que no posean una conciencia clara, delicada y recta; nadie da lo que no tiene; la suma de ceros nunca da cantidad alguna; quien no tiene rectitud y paz, no puede difundirlas; la suma de hombres sin conciencia nunca nos dará una sociedad solidaria. Arreglemos primero al hombre, formando su conciencia, y se arreglará la comunidad y el mundo.

ciencia tanto mayor seguridad tienen las personas, tanto más equilibrio interior, tanto mayor rectitud en la sociedad para apartarse del ciego capricho, y para someterse a las normas objetivas de la moralidad (4). Con el hábito del pecado la conciencia se va entenebreciendo progresivamente, se apaga la luz interior del hombre y predomina el instinto ciego del animal. Educarse es comprometerse a ser fiel con la conciencia.

212.

Conciencia, soplo de Dios 214. Concepto de conciencia.

En lo más profundo de su conciencia descubre el hombre la existencia de una ley que él no se dicta a sí mismo, pero a la cual debe obedecer y cuya voz resuena cuando es necesario, en los oídos de su corazón, advirtiéndole que debe amar y practicar el bien y que debe evitar el mal: haz esto, evita aquello (2). Porque el hombre tiene una ley escrita por Dios en su corazón, en cuya obediencia consiste la dignidad humana y por la cual será juzgado personalmente. La conciencia es el núcleo más secreto y el sagrario del hombre, en el que éste se siente a solas con Dios, cuya voz resuena en el recinto más íntimo de su corazón (3). Es la conciencia, la que de un modo admirable da a conocer al religioso la síntesis de la ley, que consiste en el amor de Dios y del prójimo.

Etimológicamente, la palabra conciencia parece provenir del latín «cum scientia», esto es, con conocimiento. Cicerón y Santo Tomás le dan el sentido de conciencia común con otros (Unde conscire dicitur quasi simul scire) (5). Realmente puede tomarse en dos sentidos principales : a) Para expresar el conocimiento que el alma tiene de sí misma o de sus propios actos. Es la llamada conciencia psicológica. Su función es testificar, e incluye el sentido íntimo y la memoria. b) Para designar el juicio del entendimiento práctico sobre la bondad o maldad de un acto que hemos realizado o vamos a realizar. Es la conciencia moral, que constituye el objeto de nuestra inquietud.

213.

Fidelidad a la conciencia

La fidelidad a esta conciencia une los cristianos con los demás hombres para buscar la verdad y resolver con acierto los numerosos problemas morales que se presentan al individuo y a la sociedad. Cnanto mayor es el predominio de la recta con(2) Rom-, 2, 15-16. (3; Pío X I I , Mensaje del 23-111-52.

Naturaleza: la conciencia moral puede definirse: el dictamen o juicio del entendimiento práctico acerca de la moralidad del acto que vamos a realizar, o hemos realizado ya, según los principios morales.

(4) (5)

G. S. 16. ROYO MARÍN. A., Teología

moral

del seglar,

B.A.C.

— 190 —

— 191 —

215.

Explicando la definición

216.

La c o n c i e n c i a se diferencia

Hemos dicho que es el dictamen o juicio del entendimiento práctico. La conciencia, en efecto, no es una potencia (como el entendimiento), o u n hábito (como la ciencia) sino un acto producido por el entendimiento a t r a v é s del hábito de la prudencia adquirida o infusa. Consiste este acto en aplicar los principios de la ciencia a algún hecho particular y concreto que vamos a realizar o hemos realizado. E s t a aplicación consiste en el dictamen o juicio del entendimiento práctico. La conciencia no es, pues, un acto del entendimiento teórico o especulativo ni la voluntad. Acerca de la moralidad del acto: E n esto se distingue de la conciencia m e r a m e n t e psicológica. La conciencia moral es la regla subjetiva de las costumbres. Todo lo que la conciencia juzga como no conforme a las justas leyes es u n acto subjetivament e malo, a u n q u e acaso no contenga en sí mismo ninguna inmoralidad objetiva. Qué vamos a realizar o hemos realizado: El oficio propio y primario de la conciencia es juzgar del acto que vamos a realizar aquí y en este m o m e n t o ; porque como hemos dicho, es la regla próxima y subjetiva a la que hemos de ajustar nuestra conducta. Secundariamente pertenece, también, a la conciencia juzgar del acto realizado. Así la conciencia nos da testimonio (satisfacción o remordimiento) de la bondad o maldad del acto realizado. Según los principios morales: La conciencia supone verdaderos los principios morales de la fe y de la razón n a t u r a l y los aplica a u n caso particular. No juzga en modo alguno los principios de la ley natural o divina, sino únicamente si el acto que vamos a realizar se ajusta o no a aquellos principios. De donde se sigue que la conciencia no es autónoma y que es falsa aquella libertad de conciencia, proclamada por los racionalistas de ayer y de hoy, que consideran a la propia conciencia como el s u p r e m o e independiente arbitro del bien y del mal.

1) De la sindéresis que es el hábito de los primeros principios morales, cuyo acto propio es dictamin a r en general la obligación de obrar el bien y evitar el mal. La conciencia, sin embargo, dicta lo que hay que hacer u omitir en u n caso concreto y particular. La sindéresis nunca y e r r a ; la conciencia puede equivocarse. 2) Be la ciencia moral que deduce de los principios las conclusiones objetivas. La conciencia, en cambio, es algo p u r a m e n t e subjetivo que puede concordar o no con la ciencia moral. Y así se da el caso de u n moralista con m u c h a ciencia y n i n g u n a conciencia; y u n alma de conciencia m u y delicada con poca ciencia moral. 3) De la prudencia que es u n hábito, mientras la conciencia es u n acto, a u n q u e el juicio de la prudencia coincida con la propia conciencia. 4) De la ley natural que incluye los principios objetivos de la moralidad como participación que es de la ley eterna. Mientras la conciencia aplica esos principios para dictaminar sobre el acto a realizar u omitir.

217.

Conciencia a n t e c e d e n t e

Como su nombre lo indica es la que recae sobre un acto que no se ha realizado todavía, precisamente para dictaminar sobre su moralidad. E l dictamen de la conciencia antecedente resulta de u n silogismo expreso o tácito en el que la premisa mayor es un principio general de moralidad; la m e n o r es la aplicación de ese principio al acto que se v a a realizar; y la conclusión es el fallo de la conciencia que m a n d a a hacerlo si es bueno u omitirlo si es malo. P o r ejemplo: la mentira es ilícita (principio general d e la ley natural) ;

— 192 —

— 193 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 13

,

pero esa respuesta que vas a dar es mentira (aplicación del principio); luego esa respuesta es ilícita (dictamen de la conciencia). Se entiende que este juicio, en m u c h a s ocasiones se hace de u n a manera espontánea y rapidísima; otras, en cambio, con mayor lentitud y trabajo. La conciencia antecedente, sobre todo si es recta, verdadera y delicada, se convierte en la ley de Dios escrita en el corazón de cada hombre, en la brújula y guía, en la columna vertebral del alma, en el sostén de la personalidad y el juicio próximo práctico.

219.

Columna vertebral del a l m a y sostén de la personalidad

La conciencia es la columna vertebral del alma. Lo mismo que u n hombre sin columna vertebral se convertiría en u n monigote sin consistencia física, ondulable como la goma; así también u n a persona sin conciencia pierde la estructura interior, no tiene posición en la vida, le falta vértebra. La conciencia recta es el SOSTEN DE LA PERSONALIDAD, porque s u p o n e criterio, convicción, fuerza de voluntad, constancia, decisión, compromiso personal p a r a actos concretos, y todo esto son elementos integrantes de la auténtica personalidad. La conciencia es el juicio próximo práctico de n u e s t r a s acciones. E n ella intervienen entendimiento y voluntad, criterio y afecto, n o r m a y compromiso, prudencia y decisión para determinarse a actos vitales. Cuantas personas no logran asumir una actitud definida en la vida; tener u n modo p e r m a n e n t e de ver, juzgar y actuar, y en el fondo vemos la infidelidad constante al dictamen d e la buena conciencia, única capaz de estructurar la persona h u m a n a y organizaría con las pasiones sujetas a la razón.

218.

Conciencia, brújula de la existencia

La conciencia es el reflejo divino en n u e s t r a naturaleza inteligente, que debemos cultivar como norma segura de conducta intachable. La conciencia es el compendio de la ley, de las costumbres y de la educación, de cuya formación depende n u e s t r o porvenir. La conciencia es la mejor ley y el mejor guía. La conciencia es LA BRÚJULA DE LA E X I S T E N C I A . Barco sin brújula va a la deriva, a merced de las tempestades y de las olas, sin r u m b o cierto; persona sin conciencia corre a merced de sus caprichos y pasiones, sin derrotero definido en la vida, como ciego sin guía en la noche tenebrosa de la existencia. Por eso a tantos les falta la madurez para definirse, porque no lograron formar conciencia. Un libro es bueno, si sirve de consejero; los directores espirituales, maestros y padres son indispensables para formarnos; pero todos ellos desaparecen de nosotros y nos quedamos solos con nuestra conciencia, que nunca nos abandona y se convierte en la n o r m a y guía constante de n u e s t r a s acciones.

220.

Conciencia c o n s i g u i e n t e

E s la que recae sobre el acto ya realizado, desempeñando el papel de testigo y juez, causa plena satisfacción o íntimo remordimiento. La conciencia consiguiente es el mejor juez y el mejor testigo. E s la voz q u e gritaba a Caín dónde está t u h e r m a n o Abel; y el benedictus que entonaron los t r e s jóvenes en el horno de Babilonia. E s la mirada angustiada de Judas, temiendo la presencia de Cristo y sus discípulos hasta llevarlo a la desesperación; y la mirada complacida del Maestro sobre su discípulo amado, que le da fortaleza para perma— 195 —

— 194 —

necer al pie de la Cruz. E s la evasión del malvado q u e se cree en todo momento, espiado, delatado, perseguido, y la tranquilidad t r a n s p a r e n t e de la buena persona que nada tiene que temer y se le ve en su sonrisa la presencia de Dios. Es, como veremos en los siguientes números, el aplauso de Dios, signo de las bienaventuranzas eternas, y el Cristo cadáver, signo del «ay de vosotros...»

m a r con el Salmista: Cuan bueno y agradable es habitar todos los h e r m a n o s en unión.

222.

El Cristo cadáver

221.

El aplauso de Dios

La conciencia consiguiente es la plena satisfacción del alma. Ser santo es m u c h a s cosas, pero u n a y bast a n t e esencial es sentir el placer del bien realizado, la íntima satisfacción del bien hecho, E L APLAUSO DE DIOS. El misionero sacrificado que en la intimidad de la selva se mantiene alegre; el apóstol incansable que al pie de su Cristo brota u n a sonrisa; la religiosa bondadosa que encuentra su felicidad atendiendo a los enfermos; el religioso abnegado que en una cárcel o reformatorio o en la monotonía de un aula sabe vivir optimista y alegre; como también los padres de familia que se sacrifican por la justicia y el bienestar de sus hijos, sienten en la intimidad de su espíritu E L APLAUSO D E DIOS. Por eso expresaba bellamente P e m á n : Quiero hacer bien en mi vida: P a r a sentir en mi pecho esa dulzura escondida • que engendra la indefinida satisfacción del bien hecho. Porque es verdad, que a u n q u e haya q u i e n n u n c a logra entenderlo, hay u n goce en hacer bien por sólo el goce de hacerlo. La comunidad toda, en fraternidad, debe t a m b i é n ser eco de este aplauso divino, n o para vanagloriarse sino para estimularse m u t u a m e n t e y poder excla— 196 —

El testimonio de una mala conciencia debe causarnos profundo remordimiento. Degenerado es aquel que por sus m u c h a s malas acciones logró acallar el grito de la conciencia y peca con naturalidad. Martín Azcárate en s u novela, «El h o m b r e que n o sabía pecar», afronta el problema del pecado, pero también de la gracia, que Dios no niega a quienes saben dejar oír la voz de la conciencia de aquel niño inocente que todos llevamos dentro de nosotros mismos, como reclamo del Creador. El protagonista, u n joven salido del Seminario por el pecado de su madre, plantea y siente las m á s fuertes batallas del espíritu, pero no está satisfecho en el pecado. Un día alegando que no tenía fe, se presenta al sacerdote, renegando, pues no sabe por qué ha llegado a su presencia; y el sacerdote le responde: «Que bueno es Dios para con muchos cristianos; m a t a r a Dios por el pecado es cosa fácil, botar su cadáver a veces resulta imposible; ahí se queda Cristo muerto, o maloliente con la insatisfacción de tu vida, esperando el día de su resurrección» (6). Cuántas veces h e palpitado interiormente y h e palpado la angustia de muchas almas consagradas, empeñadas en inculpar a las estructuras, superiores y hermanos, de la insatisfacción de sus vidas y el malestar de sus existencias... ha retornado a mi memoria, viva, la imagen del protagonista de esta novela y he deseado gritarles:, resucita a Cristo; no permitas que su sangre caiga en vano en t i ; todos llevamos a u n Cristo y debiéramos conservarlo vivo y palpitante; u n Cristo dormido, causa insatisfacción y cansancio; un Cristo muerto, abulia y desesperación. ¿Por qué no ves en la mediocridad de t u vida la insatisfacción y el cansancio que te atormenta? ¡ Desea) AZCÁRATE DE MARTÍN, El hombre ciones Destino, Barcelona, 1961. Que no sabía pecar, edi-

- - 197 —

pierta al Cristo y te sentirás feliz! ¡Cristo está dormido en tu alma!

224.

Conciencia recta y no recta

223.

Conciencia verdadera y falsa

Conciencia verdadera, es aquella que dictamina de acuerdo con los principios objetivos de la moralidad, rectamente aplicados al acto que se va a realizar. Es de suyo la única regla subjetiva y próxima de los actos humanos; sólo ella incluye el auténtico dictamen de la ley eterna, origen y fuente de toda moralidad. El hombre tiene obligación de poner todos los medios a su alcance para adquirir una conciencia objetivamente verdadera, cuidar diligentemente de las leyes que rigen la moral, aconsejarse de los peritos en los casos arduos y difíciles, orar para que Dios ilumine su mente, remover los impedimentos que dificulten el juicio sereno e imparcial, bien sean pasiones desordenadas o malas costumbres (7). Conciencia falsa o errónea es la que no coincide con la verdad objetiva de las cosas. Puede ser invencible o venciblemente erróneo. Invencible es aquella cuyo error no puede disiparse en manera alguna, bien porque no hay ni siquiera duda de su licitud, bien porque no hay manera de salir de alguna duda. Vencible, en cambio, es aquella cuyo error no se disipó por incuria o negligencia del que lo padecía. — La conciencia invenciblemente errónea puede ser accidentalmente regla subjetiva de los actos humanos,, pues aunque equivocada, es subjetivamente recta y por consiguiente obligante. — La conciencia venciblemente errónea nunca puede ser regla subjetiva de los actos humanos, sino que es obligatorio disipar el error antes de obrar.

Conciencia recta es la que se ajusta al dictamen de la propia razón. La conciencia recta siempre ha de ser obedecida cuando manda o prohibe, y siempre puede seguírsela cuando permite porque el hombre está obligado a seguir en todas sus acciones el dictamen de la conciencia. Conciencia no recta es la que no se ajusta al dictamen de la propia razón. No es lícito jamás obrar con conciencia no recta, o sea, contra el dictamen de la propia conciencia. Tampoco es lícito con duda positiva práctica; en esta ocasión hay que seguir la parte más segura.

225.

Conciencia delicada, laxa y cauterizada

Conciencia delicada es aquella que juzga rectamente de la moralidad de los actos humanos, extendiendo su mirada hasta en los detalles más pequeños. — Ningún camino más claro para encontrar a Dios y vivirlo profundamente que una conciencia delicada. Esto supone una generosidad constante que agrada a Dios y a los hombres. — La gracia perfecciona la naturaleza y esas almas fieles, poseen a Dios «casi conocido y amado por experiencia» (8). Siempre tienen, como en un sexto sentido, la claridad del bien o del mal. — Aunque en el mar haya tormenta, en el fondo las aguas siempre están quedas, aunque en el cielo haya nubes, más arriba siempre brilla el sol. Aunque las conciencias delicadas sientan dificultades, en la intimidad siempre tienen la paz de Dios, la luz de su verdad y la alegría de su unión. — Conciencia laxa es aquella que, bajo fútiles pretextos o razones del todo insuficientes, considera lícito lo ilícito, o leve lo grave.

(7)

ANTONIO PEINADOR, Moral profesional,

B.A.C

(8>

TOMÁS DE AQUINO, II

a.,

II

ae.,

Q.

2,

a.

5.

— 198 —

— 199 —

— La vida muelle y sensual que emhota la sensibilidad del alma, la falta absoluta de reflexión, la costumbre de pecar que va disminuyendo el h o r r o r al pecado, el ambiente frivolo y trato con personas superficiales, la lujuria (sobre todo) entenebrece la claridad del juicio y acaba en u n a conciencia laxa. — H a y u n principio psicológico de sumo i n t e r é s : «Quien no obra según cree, acaba por creer según obra». La vida, a la larga, se impone borrando la clara conciencia. —• Conciencia cauterizada es aquella que, por la costumbre inveterada de pecar, no le concede importancia alguna al pecado y se entrega a él con toda tranquilidad y sin remordimiento alguno. — Por eso decía el Concilio: «La conciencia se va progresivamente entenebreciendo por el hábito del pecado» (9). — La actitud de J u d a s se r e p i t e : el décimo pecado parece más pequeño que el primero, y cuando no se puede vencer una pasión o un vicio, tratamos de bautizarlo; buscamos la justificación, el descargo íntimo del reclamo de la conciencia. — La sociedad se torna u n ovillo cuando abundan l a s conciencias cauterizadas; triunfan el engaño, el fraude, la injusticia, y ponen en peligro la seguridad social.

ideal. P a r a que la ciencia se t o r n e conciencia se requiere fidelidad, dominio de instintos, personalidad, presencia de Dios, dignidad. Si el esfuerzo que, en buena hora, están realizando m u c h a s comunidades por adquirir ciencia, no se complementa y dirige a formar conciencia, nos quedaremos a la mitad del camino y tendremos que lam e n t a r m u c h a s decepciones y fracasos. Personas, untadas de cultura con ínfulas de doctores y pretensiones de políticos, siempre fueron difíciles de gobernar.

227.

Ideas n o son ideal

No siempre las ideas son, forman o constituyen u n ideal. H a y personas que toda su vida la pasan, como en la fábula griega, cargando ideas, y el costal de las ideas es tan grande y tan pesado que los aplasta, no las deja caminar. Sólo cuando unas pocas ideas se asimilan bien, se clavan en la medula del alma, se convierten en IDEAS-FUERZA aparece el IDEAL, palo central de nuestra vida y motor de nuestra existencia. Las simples ideas aplastan; el ideal m u e v e y arrastra. Una cosa es cargar ideas, y otra, por cierto m u y distinta, que las ideas nos carguen, lleven y empujen a nosotros. La letra no es vida. P a r a que la letra se convierta en vida y vivifique el espíritu se requiere u n gran esfuerzo, u n a recta conciencia. Una persona poco docta, pero fiel a su conciencia, recta en su proceder, mortificada en su actuar, noble en su sentir, tendrá u n a apreciación de la vida mucho más certera que un doctor vago, orgulloso y poco h o n r a d o ; la primera tenía vida, el segundo apenas letra. Personas somos todos, personalidades bien pocos. No siempre tiene más personalidad el que sabe más cosas. E n la personalidad entran inteligencia, voluntad y sentimiento; todo armónicamente distribuido y vitalmente equilibrado.

226.

Ciencia n o es c o n c i e n c i a

La ciencia se para en los principios, se queda en el entendimiento, forma ideas, las entrelaza con lógica. A las veces es p u r a noticia y entonces ni siquiera esto logra. La mera instrucción es apenas u n a partecita de la formación, no siempre la más importante. La ciencia no es conciencia. Podemos tener muchas ideas sin adherirnos a ellas, sin convertirlas e n n o r m a s de conducta. Lo q u e interesa es que la ciencia se t o r n e conciencia, la letra en vida, la idea e n
(9)
G. S. 16.

— 200 —

— 201 —

228.

Discípulos y no alumnos

Cristo vino no a formar alumnos sino discípulos. Hombres que convirtieron la letra en vida, la teoría en compromiso. No siempre a una mayor instrucción corresponde, por desgracia, una mejor formación. Somos muchos los que añoramos nuestros antiguos Religiosos que lograron vivir a Cristo. Fr. Miguel Soriano es un ejemplo que debe hablar claro a muchos, que rehuyen el compromiso de la santidad por lo que cuesta, sin pensar en la auténtica felicidad que ella proporciona. Toda la ciencia de Fr. Miguel fue convertida en conciencia; pocas ideas, pero bien cimentadas, capaces de ser el móvil de una vida fecunda. La Iglesia, educadora experimentada, convencida de esta verdad, nunca se ha contentado con simples alumnos que aprendieran unas letras y cursaran unos años. Prefectos, directores de espíritu, maestros de novicios, rectores y superiores, tienen la obligación en conciencia, de asegurarle que los candidatos, en cuanto lo permite la humana fragilidad, son dignos de hacer unos votos o de recibir unas ordenaciones sagradas. Siguiendo los pasos de Cristo se requiere que los alumnos encarnen en sus conductas y personas el mensaje del Maestro, es decir, que sean discípulos.

que poseen la verdad, aman con equilibrio porque su amor es universal, sirven con prontitud porque el prójimo es Dios, conservan la alegría porque palpan la felicidad, sufren sin estruendo porque saben llevar la cruz, obedecen con criterio porque divisan en la autoridad a Dios, buscan la pobreza porque les encanta la sencillez, tienen ojos claros por su corazón limpio, son amables y fraternales como un alivio de su amor. No les preguntéis a esas almas por qué proceden así; ni ellas mismas lo saben. La experiencia de Dios todo lo facilita y simplifica, todo lo ordena y clarifica.

230.

Formación de la conciencia

Hemos llegado al punto crucial: —¿Qué debemos hacer?... PARA QUE La ciencia las ideas la letra la persona el alumno SE TORNE »• » » » conciencia ideal vida personalidad discípulo

229. La experiencia de Dios Los santos fueron hombres que experimentaron la presencia actuante de Dios. Santo Tomás dice que los que viven la gracia logran poseer a Dios casi por experiencia, conocido y amado: porque el Señor hace en ellos una morada agradable y se llena de gozo en ser su modelo y guía. Norma intachable de conducta. Un sentido especial los guía por la vida, un Dios se hace sentir por la existencia. El sentido común les acompaña siempre, pisan duro porque nunca dudan, hablan con aplomo por— 202 —

¿Cuáles son las tablas de puente que unen estos términos tan semejantes, pero tan distintos, de los cuales depende el éxito o el fracaso de toda formación? SE REQUIERE: — Presencia de Dios — Reflexión profunda — Fidelidad delicada — La verdad como norma de conducta — Dignidad personal — Constancia y fuerza de voluntad — Prudencia — Sintonía interior — Amor y entusiasmo — Dirección y diálogo
— 203 —

Otras muchas tablas hay para pasar el puente y formar la conciencia; apenas hemos enumerado las principales, que nos permitimos extender en los números sucesivos. Una cosa es cierta: educar es formar la conciencia y no sólo adquirir conocimientos desconexos y anárquicos. La ciencia ocupa apenas una partecita en la formación de la conciencia; hay otras muchas cosas, y muy personales, de cuyo resultado depende la buena o mala conciencia. Así es Dios de Sabio; nos hizo a cada uno, responsable pricipal de nuestra propia formación. Veamos estas diez tablas de puente:

232.

Verdad, dignidad y constancia

4. La verdad es una virtud básica que lo aclara todo. La verdad de palabra, de acción, de conducta, como una actitud firme en la vida, como un reflejo de la verdad de Dios. Esto forma la voluntad, logra personalidad y afianza la conciencia. 5. Nobleza obliga; somos hijos de Dios. Cuántos principiaron sus derrotas personales por falta de dignidad y acabaron entenebreciendo la conciencia. Noble se puede llamar aquel que por naturaleza se inclina a la virtud, y el que por honor y dignidad personales es fiel a sus compromisos con Dios y con los hombres. 6. El infierno está lleno de buenos propósitos, la cárcel de hombres sin voluntad. El hombre de recia voluntad moldea el mundo a su gusto y es capaz de seguir fielmente los dictámenes de la conciencia. El que tiene buena y fuerte voluntad encuentra los medios para ser firme como una columna y logra buenas costumbres por la repetición metódica de actos buenos.

231.

Dios, reflexión, fidelidad

1. Dios es el que hace el bien en nosotros. Nosotros apenas lo permitimos o estorbamos. Tomar conciencia de la presencia de Dios será siempre la primera y más grande tabla para la salvación, para la formación de la conciencia que es apenas su fiel reflejo. Las almas que penetran además el gran misterio de la gracia, se dan cuenta que «lo esencial cristiano no es lo que nosotros hacemos, sino lo que Cristo realiza en nosotros mediante su divina gracia». 2. El hombre es más hombre cuando es más capaz de reflexionar, es decir, pensar hacia dentro, relacionar la propia persona con cuanto le rodea. El análisis de los propios y ajenos acontecimientos, la experiencia (años vividos con reflexión) y el diálogo con las circunstancia con jerarquía de valores, forman la conciencia. 3. Toda obra de arte requiere delicadeza, detalles; el artista amolda el arte a su imagen. Si la conciencia es el reflejo de Dios, ¿cuál no será la delicadeza de artista para amoldarnos a esa imagen? ¡Cuántas virtudes se encierran en estas dos simples palabras: fidelidad delicada!

233.

Prudencia, sintonía, amor y diálogo

7. Difícilmente podrá tener recta conciencia que es acto próximo práctico, quien no tenga prudencia que es hábito que da equilibrio y sensatez. Sin prudencia es difícil lograr el justo medio y dictaminar el correspondiente juicio necesario para obrar con corrección. 8. Cuando un estómago está malo, ni el pollo le sabe bien; todo lo rebota, nada le satisface. Cuando falta la sintonía interior todo sabe mal; se acaba la capacidad de asombro ante las cosas bellas, la aceptación agradable de las cosas buenas y la disposición para recibir el mensaje de las cosas y las personas que nos rodean. Entonces lo más corriente es que tampoco se escucha la voz de la propia conciencia. — 205 —

— 204 —

9. Las ideas deben estar salpicadas de amor y entusiasmo para que muevan y conmuevan. El entusiasmo hace fáciles las cosas y el amor soportable y dichoso el sacrificio. No es lo mismo vivir con ilusión que vivir de ilusiones; lo uno es darle colorido y significado a la vida; lo otro es quitarle reflexión a la existencia. 10. Nadie es buen juez en su propia causa. Necesitamos con frecuencia ser dirigidos para clarificar la conciencia y ver la verdad en sus justas proporciones. El diálogo, la apertura interior, ayudan a formar la conciencia y deben ser aprovechadas por sacerdotes, padres y educadores.

235.

Solidaridad en el Antiguo Testamento

— Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, capaz de conocer y amar el bien y el mal. Es decir, inteligente (10). Por esta inteligencia y personalidad «la sabiduría que está junto a Dios no encuentra entre las obras de la creación sus delicias, sino entre los hijos de los hombres» (11). — Dios creó al hombre no para vivir aisladamente, sino para formar sociedad. Es un ser social: «No es bueno que el hombre esté solo, haréle una ayuda semejante a él» (12). Una creación que se proyecta hacia la posteridad, a una comunidad, a una familia, con conciencia clara y social. «Macho y hembra los creó y los bendijo Dios y díjoles: procread y multiplicaos; henchid la tierra y sojuzgadla, dominad...» (13). — El pueblo de Dios, depositario de la promesa y de la ley, es solidario y dirigido por sus caudillos. Desde el comienzo de la Historia de la Salvación, Dios ha elegido a los hombres, no solamente en cuanto a individuos, sino en cuanto a miembros de una determinada comunidad. A los que eligió, Dios demostró su propósito, denominó Pueblo suyo con el que estableció un pacto en el Sinaí. Moisés, el hombre de la alianza, hace suya y realiza la causa de un pueblo sometido a la esclavitud, y lo constituye en un pueblo libre, realizando el destino de ese pueblo y haciéndolo solidario (14).

234.

La vida es vocación a existir

La vida es una vocación a existir, en una tierra de los hombres, santificada por la presencia de Dios. 'Todo cuanto existe Dios lo hizo para el hombre y vio que era bueno. La vida marca a cada persona una ruta inconfundible, que exige aprecio y amor a ese don recibido de Dios; que exige respeto profundo, que brota de la misma dignidad personal que todos debemos valorar. Tanto en el A. T. como en el N. T. aparece claro que el hombre es solidario con los demás por el mismo hecho de ser hombre. Cada ser tiene su puesto en la mente de Dios y en la creación. Para vivir, en el sentido pleno de la palabra y con todo lo que el progreso implica, el hombre ha de ser solidario. Tendencias y aptitudes, y llamado de Dios, determinan ' en cada hombre su vocación, es decir, su puesto preciso en el engranaje de la sociedad y en el devenir de la vida. Existir es compartir vida con los demás, convivir con los hermanos, la vida es so- lidaria.

236.

Solidaridad en el Nuevo Testamento

— Cristo, en su persona y en su obra, reduce a la unidad a todos los hombres, los hace solidarios. Cristo,
(10) (11) (12) (13) (14) Gen., 1, 27. Prov., 8, 31. Gen., 2, 18. Gen., 1, 27-28. Gen., 13, 3 ; 18, 22.

— 206 —

— 207 —

principio de unidad, con su m u e r t e h a vencido al pecado, principio de desintegración. La encarnación tiene u n sentido social. J u a n nos dice en su prólogo (15), que Cristo vino a los suyos (a su pueblo) y se complace en h a b i t a r e n t r e los hombres, como epifanía del Dios escondido que se manifiesta, y conviert e n u e s t r o h u m a n i s m o en cristianismo y éste se hace teocéntrico (16). — Cristo nos hace solidarios por la fe, al ser cabeza del cuerpo místico y unificador de todos los miembros. E s la fe que exige u n a opción, u n a entrega personal, u n a unión con Cristo, y una actitud const a n t e de servicio para con nuestros hermanos, los hombres. La fe nos hace renacer a una n u e v a vida, ser cristianos, otros Cristos, h e r m a n o s e n t r e sí, solidarios con El. — La Iglesia es sacramento de Unidad y la Eucaristía Vínculo de amor. La Iglesia aparece como u n pueblo reunido en virtud de la unidad del P a d r e y del Hijo y del Espíritu Santo (17). La Iglesia fundada por Cristo para continuar su obra, nos la presenta el Concilio como Sacramento de unidad, basada sobre la unidad de la fe y la universalidad del amor. P a r a ser auténtico signo e n t r e los pueblos, la Iglesia debe sentirse responsable a n t e toda la humanidad. Como servidora se siente íntima y solidaria del género humano y de su historia.

producción, sino, sobre todo, de mentalidad, de valores, de esquemas de conducta, de ideas y valores religiosos. — Sociedad dualista: E l desarrollo se caracteriza, ante todo, por su estructura dualista, no sólo en eí sector económico, sino en todos los aspectos de la vida social. Este dualismo es el resultado y la yuxtaposición de dos sectores que coexisten sin mayor interrelación, agudizando contrastes y diferencias, creando dos mundos antagónicos u opuestos: el sector minoritario incorporado a las estructuras del desarrollo (economía, cultura, actividad pública) y el sector mayoritario marginado con insuficiencia de estructuras e instituciones (económicas, culturales, profesionales, sociales...) p a r a responder a las necesidades y aspiraciones crecientes de una colectividad en constante ebullición y expansión demográfica. — Sociedad invertebrada: con una carencia de estructuración sana, dinámica y funcional, p a r a que todos los componentes sean agentes de desarrollo E n economía un mínimo de población percibe eí máximo de los ingresos; en educación: solamente un pequeño porcentaje logra t e r m i n a r la primaria • en desempleo; sobre todo en las ciudades; crisis eñ la vivienda, y, por último, el alcoholismo en los hombres y la prostitución en las mujeres. Todo esto con la crisis en los conceptos de la vida y su orientación y el sentido del ahorro, obstaculizan la auténtica edu cación del pueblo.

237.

Sociedad e n desarrollo

Gran parte del mundo, en especial América Latina, es una sociedad en desarrollo que tiene las siguientes características: — Sociedad de cambio: E s t e cambio social consiste en el tránsito de u n a sociedad rural, preindustrial y tradicional a u n a sociedad urbana, industrial y dinámica. El paso de u n a civilización a otra implica cambio, no sólo en las formas de vida externa, de
(18) (17) PABLO VI, Discurso 7 diciembre 1965. L. G., s. 4 y 6.

238.

Nuestro cristianismo e n América Latina

— Nuestro cristianismo puede sintetizarse en u n cristianismo no adulto, sino ambiental y hereditario sobre todo en nuestro pueblo. Un cristianismo ri tualista y desvinculado de la vida temporal no" iñ llena y santifica todo (18).
(18) ROJAS, SOR CECILIA, Esquemas Bogotá, 1968. campaña de solida-ri*„¿, wMzatf,

— 208 —

— 209 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA R E L I G I O S A . 14

E n todos los países sudamericanos, la casi totalidad de la población es bautizada católica. Ante los gobiernos y las entidades políticas, la Religión católica aparece como la oficial. Todo esto conduce a impresiones optimistas, con la actitud simplona de conservar apenas lo que se tiene, sin la conciencia de revisión de si lo que se tiene es, o no es, auténtico. El aumento de población en las grandes ciudades t r a e aumento proporcional de las necesidades religiosas, dando por resultado la insuficiencia del clero y las limitaciones de su labor pastoral, aumentando la descristianización. — Se aumenta, por otra parte, la crisis de fe en el sector más cultivado en cuantas partes no esté suficientemente atendido. La p a r t e dirigente no siempre está convencida de su catolicismo, ni tiene la suficiente formación. A ellos no les llenan las formas tradicionales, n i se les dan, muchas veces, otras. Ante estos problemas, ¿cuál será la mejor solución? P o r lo menos la m á s factible es la solidaridad que en la Populorum Progressio se concretiza a promoción y desarrollo.

La actitud de servicio al Pueblo de Dios, es el fruto de esa caridad vivida con intensidad. Así en el plano natural, la caridad se fundamenta en la unión y se ejerce con la solidaridad.

240.

P r o m o c i ó n y desarrollo

Formación de la conciencia individual recta y delicada, caridad fraterna bien asimilada, solidaridad h u m a n a noble y generosa, constituyen la solución a la problemática expresada y la contribución nuest r a para que en realidad la EUCARISTÍA SEA VINCULO DE AMOR. Esto se sintetiza en las palabras del Papa, que presenta el verdadero rostro del desarrollo en los siguientes seis p u n t o s : — Es el paso para cada u n o y para todos, de condición de vida menos humana, a condiciones más humanas. —• Es integral: «El desarrollo no se reduce al simple crecimiento económico; para ser auténtico debe ser integral, es decir, PROMOVER A TODOS LOS HOMBRES Y A TODO HOMBRE» (19). —• Es designio de Dios: " E n los designios de Dios, cada hombre está llamado a desarrollarse, porque toda vida es u n a vocación; h a sido dado a todos u n conjunto de aptitudes y cualidades p a r a hacerlas fructificar» (20). — Es deber personal y comunitario: «Este crecimiento no es facultativo... E l crecimiento h u m a n o constituye como u n r e s u m e n de nuestros deberes. Más aún, esta armonía de la naturaleza está llamada a superarse a sí misma. P o r s u inserción en el Cristo vivo, el h o m b r e tiene el camino abierto hacia un humanismo trascendental» (21). —• Es obra de cada hombre:
(19) (20) (21)
P. P. 14. P. P. 15. P. P. 17.

239.

La vida religiosa y solidaria

La consagración a Dios es u n a respuesta de amor, u n testimonio de solidaridad, signo de justicia y caridad, u n a donación total al servicio del Señor, que se extiende hacia los hombres, el Cristo vivo y actual de la historia. Copiar las virtudes de Cristo, seguir sus enseñanzas... para transmitirlas, hechas vida, a los hombres. La caridad fraterna es la expresión más profunda de la vida comunitaria de una comunidad religiosa. Nos lleva a tomar conciencia de los valores humanos, q u e existen entre los miembros de la comunidad, garantía del aprecio que se t i e n e de sus miembros, p a r a que sea signo de unión. Nos lleva también a ser conscientes de la responsabilidad conjunta, p a r a log r a r la caridad y la unión. — 210 —

«Cada uno permanece!

— 211 —

siempre el artífice principal de su éxito o de su fracaso; por sólo el esfuerzo de su inteligencia y de su voluntad, cada hombre puede crecer en humanidad, valer más, ser más» (22). — Exige mantener una escala de valores: «El tener más, lo mismo para los pueblos que para las personas, no es el fin último..., la búsqueda exclusiva del poseer se convierte en un obstáculo para el crecimiento del ser y se opone a su verdadera grandeza» (23). Si todo cristiano debe ser solidario, cuanto más el religioso que profese perfección, es decir: plenitud de cristianismo.

10
ESTRUCTURAS GOBIERNO AUTORIDAD
El gobierno y la cooperación son en tolas las cosas la ley de la vida; la anarquía y la lucha, la ley de la muerte.
(RUSKIN.)

(22) (23)

P. P. 15. P. P. 19.

— 212 —

241.

Los religiosos y la jerarquía.

241. 242. 243. 244. 245. 246. 247. 248. 249. 250. 251. 252. 253. 254. 255. 256. 257. 258. 259. 260. 261. 262. 263. 264. 265.

Los religiosos y la J e r a r q u í a . El Gobierno General. Principio de subsidiaridad. Revisar, planificar, impulsar. Una advertencia de la C. L. A. R. Provincia, comunidad real. El amor en el ejercicio del gobierno. El superior, padre de sus religiosos. Secreto y confianza. El superior y las conversaciones con sus reli giosos. Las palabras del superior. E l superior a n t e el religioso educador. E l superior y sus pláticas a la comunidad. ¡Ay del engaño! Ser autoridad y t e n e r autoridad. El trípode de la autoridad. El valor del buen ejemplo. El buen ejemplo en la infancia y juventud. F i r m e s como columnas. Cualidad de la firmeza. La energía enseña. La calma enseña. Firmeza y bondad. Bondad es... Amor, de puntillas.

E n el Decreto Christus Dominus, el Concilio recuerda que todos los religiosos deben prestar siempre abnegada obediencia y reverencia a los obispos, como sucesores que son de los Apóstoles. Además, siempre q u e sean llamados a obras de apostolado, de tal forma deben cumplir su cometido, que sean auxiliares sumisos de los obispos, a ellos prestar servicios de acuerdo con los propios institutos, atendiendo a las urgentes necesidades de las almas. Esta íntima participación de los religiosos debe realizarse también en el proceso de planificación y en la coordinación de la pastoral de conjunto que exige la presencia de representantes de los religiosos en el consejo pastoral, en el presbiterio y demás órganos de pastoral diocesana. E s absurdo el creer que toda la pastoral se reduce a las parroquias, sobre todo en las grandes ciudades donde tantos ciudadanos de t a n diversas actividades, casi no caen bajo las inquietudes parroquiales; estudiantes de todos los niveles, obreros, diversas asociaciones especializadas, el problema social y de beneficencia... Los religiosos, en cierta manera, están sustraídos a la jurisdicción de los obispos, y avocados al Sumo Pontífice (1), a fin de que los institutos logren mejor s u perfección y organización, el Papa pueda disponer de ellos en bien de la Iglesia universal, asegurando s u catolicidad y se tenga u n a visión de conjunto de todo el universo. Los religiosos son llamados a consolidar la unidad de la Iglesia sin fronteras de diócesis ni naciones, con una visión universal del mundo.
(1) C. D. 35, 3.

— 215 —

242.

El gobierno general

dada con rectos criterios y con oportunos servicios para que, en cada comunidad, se viva intensamente la vida religiosa. Las funciones, estructuras y n o r m a s deben estar subordinadas a la vida. E s t e principio exige que se las modifique o cambie t a n p r o n t o empiecen a ent r a b a r la vida o simplemente a no favorecerla. Por e n t r a b a r la vida entendemos, dificultar la buena marcha del apostolado, nunca en el sentido h u m a n o de dejar rienda suelta a las pasiones y caprichos; las estructuras de la vida religiosa son aceptadas por los que profesan, como medios de santificación, aunque a ratos estorben a nuestros apetitos y deseos. Esto deben tener en cuenta constantemente los «cuadros supra-locales», en los que n o r m a l m e n t e h a y m á s elementos funcionales que en las comunidades locales, y son los encargados de garantizar la disciplina religiosa para la normalidad en las comunidades y su eficiente labor apostólica.

Las constituciones generales deben ser realmente eso, generales, aplicables en situaciones social, histórica o pastoral diversificadas, dejando amplio margen p a r a la flexibilidad, movilidad y creatividad de form a s n u e v a s que no deben endurecerse en estructuras jurídicas (2). Para lograr esa verdadera generalidad en las constituciones, como también en el gobierno central, es indispensable que los Capítulos Generales e incluso en el Consejo haya una verdadera representación de toda la Congregación, con consejeros que se mantengan en contacto efectivo con la vida real de las regiones que representan, viajando con relativa frecuencia a ellas, evitando que se perpetúen en sus cargos y caigan en la «burocratización» correspondiente. Se deben promover periódicas reuniones de los diversos provinciales para m a n t e n e r u n a visión realista y equilibrada de toda la Congregación, p a r a asegurar u n a m u t u a ayuda, una más vital comunicación y m a n t e n e r vivo el carisma del F u n d a d o r y del Instituto con la profunda reflexión teológica.

244.

Revisar, planificar, impulsar

243.

Principio de subsidiaridad

El gobierno provincial y general debe estar asesorado por peritos que tengan competencia especializada en los diversos campos de la actividad apostólica y de otros servicios encomendados a la comunidad. El equipo asesor debe, no sólo elaborar los planes, sino también impulsar y ayudar a su ejecución, para que vean en la práctica las dificultades y evalúen los resultados para posterior revisión (3). Estos equipos deben ser los órganos de reflexión y revisión al servicio de los gobiernos respectivos, en estrecho contacto con las inquietudes, preocupaciones e ideas creadoras de los miembros de la provincia o instituto, para recogerlas, interpretarlas y p r o p o n e r las viables y convenientes. A estos equipos les corresponde provocar u n a tensión dinámica y fecunda con la autoridad, la que, por su naturaleza misma, debe ser más cautelosa y prudente. No son órganos de rebelión, pero sí de inquiet u d e s sanas y reflexivas, capaces de ayudar a la planificación de u n a pastoral m á s e n consonancia con las necesidades de cada momento y lugar.
(3) C.L.A.R., 7, 1.

Después de concienzudo examen en la reunión de la C. L. A. R. de Río de Janeiro y como resultado de una bien documentada ponencia, se estableció el siguiente principio como n o r m a práctica de gobierno en los tiempos actuales: según el principio de subsidiaridad, los organismos superiores no deben hacer lo que pueden hacer los básicos; es decir, aquéllos han de tener conciencia de no ser los únicos focos de vitalidad religiosa dentro del área que abarcan; su función esencial debe ser la de centros de comunión y de servicio, y su actitud esencial, la de confianza estimulante respecto a los organismos básicos. Nada anima t a n t o como la confianza, ayu(2) C.L.A.K . 7, 3.

— 216 —

— 217 —

245.

U n a a d v e r t e n c i a de la C. L. A. E .

ilusión, h a n confirmado su vocación, se han llenado de optimismo y han seguido fervorosos y bien dispuestos en la brecha. E s aconsejable también u n boletín informativo de carácter familiar, que mantenga en todos el interés por las personas y obras de la provincia y sea lazo de unión e n t r e todos. Noticias, proyectos, ensayos, crónicas, circulares, traslados, cosas de los jóvenes, y criterios claros y constructivos tienen cabida en sus páginas. Se impone, sin embargo, que todos los superiores tomen conciencia de su importancia y le hagan eco en sus respectivas comunidades. Los jóvenes quedan desedificados, que religiosos antiguos miren con indiferencia las cosas de su propia provincia o instituto.

Cuando el personal de una provincia es predomin a n t e m e n t e extranjero, los superiores deben procur a r la plena aculturacion de la comunidad en cuanto a lengua, costumbres, horarios, etc., y p r e p a r a r la «nacionalización» del personal directivo. Cuando el personal es predominantemente nacional, los superiores deben procurar eficazmente la adaptación de los extranjeros, no sólo por medio de u n a acogida abierta y fraternal, sino también en forma sistemática, mediante cursos de sociología, historia, cultura, etc., que eventualmente podrían ser organizados como u n servicio común por la Conferencia de Religiosos (4). Ambas advertencias m e parecen de suma importancia y fueron resultado de u n amplio análisis de la situación en América Latina. Con esto se podrán obviar nacionalismos absurdos, luchas intestinas, y apóstoles que después de varios años de trabajo, aún se sienten extranjeros.

247.

El a m o r e n el ejercicio del gobierno

246.

Provincia, c o m u n i d a d real

La Provincia, a diferencia del Instituto en su totalidad, constituye para cada religioso una comunidad real; aún más, la comunidad real a la que él tuvo conciencia de e n t r a r al hacerse religioso, y en cuyo seno se desenvuelve luego su experiencia religiosa integral. Esto postula que u n a de las tareas más esenciales que se imponen al gobierno provincial, es la de promover la vivencia comunitaria de su parcela, con los organismos formales y con las reuniones informales. Retiros, reuniones, semanas de estudio pueden ser valiosas ocasiones para tales contactos constructivos. La experiencia nos enseña que muchos religiosos, e n estos encuentros vitales con sabor de familia, se h a n reencontrado a sí mismos, h a prendido en ellos la
(4) C.L.A.R., 4, 5.

E l corazón juega en el ejercicio del poder u n papel que nosotros los hombres estamos expuestos a desvalorizar. E l mismo San Bernardo dice al respecto: «Para ser u n perfecto superior basta practicar la discreción, m a d r e de todas las virtudes, después de embriagarse del vino de esa caridad que llega h a s t a el desprecio de su propia gloria, hasta el olvido de sí mismo, y de sus intereses personales.» Los psicólogos nos hablan de los trastornos psíquicos que la falta de afectos produce en naturalezas aún no completamente desarrolladas. El corazón se hizo para amar. El Religioso, después de haber sacrificado generosamente los afectos familiares y, en la esperanza de llegar u n día a u n a perfecta unión con Dios que le llene las ansias de amor, necesita ser amado y que se provea de alimento adecuado a su sensibilidad, para que (los menos virtuosos) por la real ley de las compensaciones, n o s e sientan impulsados a saciar su sed en m a n a n t i a l e s menos limpios, comprometiendo su castidad y a u n su vocación.

— 218 —

— 219 —

248.

El Superior, padre de sus religiosos

249.

Secreto y confianza

Nuestras Constituciones indican que los Superiores de las Casas de la Congregación, como Padres y jefes, deben dar buen ejemplo... haciéndose por su paternal caridad todo para todos a fin de ganarlos a todos para Jesucristo. Y aun cuando se vean en la penosa necesidad de corregir, vayan bien h e r m a n a d a s con la justicia, la dulzura y la humildad. A t r a v é s de los siglos, el Salvador permanecerá como ideal soberano, único, divino, al que es necesario referirse siempre si se quiere u n o formar idea justa de la autoridad. Ahora b i e n : lo primero que llama la atención en las relaciones del Maestro con sus discípulos es su paciencia, su dulzura, su mansedumbre, su misericordia, su abnegación, su incansable y heroica bondad; en una palabra, SU ACTITUD CONTINUADA DE PADRE. Un jefe no es solamente u n a voz que habla, que m a n d a ; es más todavía: u n corazón que ama y se entrega, y que, precisamente amando y entregándose, se hace escuchar y obedecer. «No tenemos la autoridad para tener autoridad, sino p a r a practicar la caridad» (5). El superior debe a m a r a todos sus subditos, n o sólo a los que constituyen s u alegría, sino también a los que a u m e n t a n y vuelven más pesada su cruz. La caridad se convierte en manos del Superior en el más poderoso i n s t r u m e n t o de gobierno. No hay duda de que sin bondad, por el vigor del mando, se puede m a n t e n e r en u n a comunidad la disciplina exterior; pero es de todo p u n t o de vista imposible llegar a las inteligencias y a los corazones y formar las almas. Sólo saben v e r d a d e r a m e n t e hacer el bien aquellos que verdaderamente saben amar. Apenas si puede concebirse u n a influencia moralizadora de los Superiores para con los subditos que no esté revestida de a m o r paternal. P a r a formar una mentalidad sobrenatural, para crear hábitos sólidos de virtud, para atizar la llama del celo, para conseguir la plenitud religiosa, sacerdotal y apostólica, nada más oportuno que esta ACTITUD DE P A D R E .
(5) BERULLE, J., Memorial Oratorio, cap. XXII. del director para los superiores del

Un subdito tiene siempre secretos y silencios para con su Superior; u n hijo tiene menos p a r a con su padre. P a r a romper las b a r r e r a s del mutismo, para que tantos religiosos no vivan en completa soledad, nada mejor que con bondad, ganarse el afecto de los religiosos. Cuando el afecto de los Superiores llega hasta el sacrificio de su persona, de su tiempo, de su tranquilidad, nada los impedirá m á s tarde a ellos mismos hacer u n llamamiento a la abnegación y sacrificio de sus subditos, imponerles cargas y ocupaciones dolorosas. E s verdad que siempre se encuentran egoístas, pero aun con éstos, a quienes se entregó por completo, le está permitido pedir y obtener mucho. «Y cuando se trata de valerse de la firmeza para advertir, reprender, corregir, dichosos los Superiores que pueden también apoyarse en su caridad. Con sólo la fortaleza es frecuente rozar, incitar y provocar la rebelión. Acompañada con la bondad, cuando en realidad n o es m á s que u n a forma y u n testimonio de amor, entonces se puede esperar excelentes resultados. De los amigos se reciben amablemente cosas que no se aceptan de u n extraño» (6).

250.

El Superior y l a s conversaciones con sus religiosos

El Superior ha de tener la justa y sobrenatural apreciación de sus religiosos. Un subdito no es una simple rueda de la máquina administrativa, ni un obrero que se estima en la medida exacta de su rendimiento. Es, a n t e todo, u n a persona moral que vale por sí misma, fuera de toda ganancia material o provecho apostólico para su Comunidad. Si desde el punto de vista h u m a n o no es u n a «personalidad», por lo menos será siempre, en el plano sobrenatural, u n «personaje» de marca, predilecto de Dios.
(6) COLLIN, o. c, 97.

— 220 —

— 221 —

Como primera condición, antes de hablar y conversar con sus religiosos, hable con Dios sobre problemas y cosas. Cierta sencillez y dulzura de pensamiento es esencial para el buen Superior. Prefiero que los subditos nos engañen tres veces a que pensemos una vez mal sin fundamento. Desechemos los pensamientos de amargura, de dureza, de violencia, de cólera, de rencor, de antipatía, de juicios severos; y añadamos a la bondad de espíritu, la bondad de corazón. Que nuestra misión entre niños descarriados no nos haga nunca tomar una actitud prevenida con ninguno de nuestros Religiosos. La simpatía es una ramificación de la bondad que ha de florecer en el corazón de los Superiores. Simpatizar es saber comulgar con los sufrimientos, lo mismo que con las alegrías de todos y cada uno. La indiferencia es una forma refinada de egoísmo, que todo Superior debe evitar. Creamos en la virtud de nuestros religiosos. En el fuero externo aparecen muchas cosas censurables, que cuando se pulsan las almas por dentro no son tan preocupantes. La conversación con los religiosos rompe muchas barreras. Ellos esperan la bondad de las palabras del Superior.

siones. «Vale más callar la verdad, en frase de San Francisco de Sales, que decirla sin gracia.» — Palabras de luz destinadas a iluminar a los subditos, a formarles una mentalidad religiosa, a forjar sus sólidas convicciones, a ponerles en guardia contra los errores modernos. — Palabras de clemencia respecto a subditos tal • vez desobedientes, turbulentos, criticadores, irregulares e indolentes. — Palabras tristes, dolorosamente tristes, en presencia de ciertas deficiencias y decadencias, pero con una tristeza sin acritud y sin cólera, expresión del amor que se manifiesta en la pena del mal ajeno. Que nunca se pueda decir de nosotros: imposible hablar con el Superior; nunca está para atendernos, siempre está demasiado ocupado. Con frecuencia se temen estas conversaciones con los subditos, por aquello de que no somos santos; nada más absurdo; también ellos se dan cuenta de que somos hombres y sabrán comprendernos. Que ningún superior trate de llenarse de quehaceres y ocupaciones, que le impidan atender convenientemente a sus religiosos, pues éste es uno de sus deberes primordiales.

251.

Las palabras del Superior

252.

— Palabras pacificadoras, las necesarias, cuando no las más bellas, que llevan y engendran la paz en las almas y en la Comunidad la unión de espíritus. — Palabras de consuelo y aliento. Cuestan tan poco y hacen- tanto bien. Es más: no esperen los superiores a que se les pida la limosna del consuelo, sepan adivinar y prevenir. — Palabras de felicitación y estímulo. Una palabra de alabanza dicha a tiempo y sin sombra de lisonja, sostiene y alienta. Hay temperamentos pusilánimes, pero de buena voluntad, a quienes regañarles es hundirles. — Palabras suaves en las advertencias y repren— 222 —

El Superior ante el religioso educador

El mando ha de hermanar la suavidad con la forta- • leza y la fortaleza con la suavidad: suaviter et fortiter. Suavidad que quita al vigor del mandato lo que podría tener de áspero, de duro, de violento; fortaleza que tonifica la suavidad y viene a ser el correctivo de la indolencia. El acero templado en la caridad y no el caucho recubierto de confitura (7). Se procurará fomentar y animar «colaciones pedagógicas» con el fin de cambiar impresiones, aclarar ideas, analizar la marcha de la Institución, hacer con
(7) ROSIN, F . X., Barcelona, 1951. Gobernar amando, ed. Librería k Religiosa,

— 223 —

discreción cualquier advertencia que se crea conveniente y necesaria, tanto para prevenir como para reprimir cuanto entorpezca la obra educativa. Aprovéchense estos momentos psicológicos que cristalizan los deseos de colaboración. El superior, con prudencia y mucho tacto, debe delegar la autoridad. En frase de León Harmel, admirable manipulador de hombres «la autoridad se acrecienta y se fortalece en la medida en que se reparte, cuando este reparto se hace siguiendo las leyes de la jerarquía... La centralización es esencialmente revolucionaria, ahoga las iniciativas y destruye la libertad, arruinando la autoridad... Cuando el sentimiento de la responsabilidad llega a desaparecer, naufraga la dignidad humana y no queda más que el servilismo o la rebelión, que todo es uno y lo mismo» (8). Los educadores son sus más próximos colaboradores. Por tanto, de la unión y del espíritu de colaboración de unos con otros, resultará el éxito del fin específico de cada plantel. El superior debe exigir y al mismo tiempo dejar obrar. Mandar es fijar su misión a los subordinados, iluminarlos con todas las luces, poner en ellos toda la confianza y examinar después con serenidad lo que han hecho. No perdamos nunca de vista que todos los extremos son viciosos. Si peligroso es centralizar, no menos peligrosa es la autoridad delegada en individuos irresponsables o en sujetos de criterio independiente: Los irresponsables, en vez de dedicarse a educar, deforman y obtienen como resultado multitud de actuaciones, hijas del capricho y causa de grandes injusticias, siendo sus víctimas la vida religiosa, la autoridad, la caridad, la obediencia y los mismos educandos. Los otros anulan la colaboración, destrozan la obediencia, subordinan la voluntad del superior a la suya, son la auténtica expresión de un escondido orgullo. La autoridad delegada en la vida religiosa, pierde toda su belleza si no es fiel y está unida a la obediencia. Mucho ayudará a superiores y educadores no dejar pasar semana sin tener entre sí un contacto individual, repasando uno por uno todos los alumnos a
(8) S. ALFONSO, Tratado XI, pág. 97, B.A.C.

ellos confiados, analizando calificaciones, reacciones, adelantos, retrocesos y todo lo concerniente a la formación ; para, de común acuerdo, después de detenido examen, con la seguridad y unión de criterios, se apliquen los métodos apropiados a cada caso, en la certeza de obtener mejores resultados.

253.

El Superior y sus pláticas a la Comunidad

Casi todas las Constituciones señalan, como incumbencia primordial del superior, frecuentes exhortaciones piadosas, charlas teológicas y pláticas a su Comunidad. La vida moderna un tanto agitada, y nuestras casas con sus preocupaciones disciplinarias, educativas y apostólicas, nos empujan a olvidar este deber esencial y a suplirlo, tal vez, por una serie de advertencias, hijas del momento y de las circunstancias, realmente necesarias, pero que no constituyen un plan de doctrina para fomentar y conservar la vida interior de una comunidad. La misión de un superior no es solamente probar, vigilar y advertir; es también y principalmente caldear los corazones y formar las inteligencias de sus religiosos para que vivan su vocación, dando un sentido sobrenatural a su existencia. La felicidad participada de que somos capaces en la tierra, no la disfrutan sino los que llegan a la plenitud de sus vidas; los mediocres siempre se mantienen insatisfechos. En las pláticas a la comunidad ha de elaborarse un plan de esquemas que sirvan para formar y recordar los principales puntos de la vida religiosa, conferencias que no serían el fruto de las circunstancias, sino medios aptos para acrecentar y fomentar el verdadero sentido de la vida religiosa.

— 224 —

— 225 —
RENOVACIÓN DE LA VIDA RELIGIOSA. 15

254.

¡Ay del engaño!

«La razón es la primera autoridad, y la autoridad es la última razón» GJOHN DRAPER). «La serenidad de la insolencia es la autoridad de los corrompidos» (Ríos ROSAS).

Si es vergonzoso engañar a aquellos con quienes se vive, mucho más criminal es mentir a la posteridad (CHON-KING). Con frecuencia es menos desgracia el engaño del ser malo, que el desengaño de un falso amor.
o engañar te quiere, o te ha menester (MATEO ALEMÁN).

Si te hace caricias el que no las acostumbra hacer,

256.

El trípode de la autoridad

La violencia engendra el engaño. Por eso en una comunidad, a superior tirano corresponde subdito falso o infiel. La verdad, aunque a ratos duela, nos hará libres. No hay mayor mentira que la verdad a medias. ¡ Cuántas injusticias de los superiores mayores (sobre todo superioras) se fundan en informaciones parciales (verdades a medias) de subditos que, por no comprometerse, fueron capaces de murmurar, pero no de decir llanamente la verdad insinuando los posibles remedios!

La autoridad es fruto de muchas virtudes: ale : gría, optimismo, nobleza, sinceridad, fidelidad al deber, respeto, honradez, paciencia, abnegación..., pero queremos reducirlas a tres, sostén de la autoridad: buen ejemplo, firmeza y bondad. La autoridad está montada sobre este trípode: buen ejemplo, firmeza, bondad. Para que el trípode cumpla bien sus funciones ha de estar nivelado, las patas han de tener las mismas dimensiones. Para que la autoridad ejerza bien sus funciones, estas tres virtudes han de caminar a la par, han de estar también proporcionadas. No es suficiente con el dar buen ejemplo, aunque esto sea esencial; puede haber muchos que lo interpreten a su manera y no se muevan a la imitación. No todo está con exigir con firmeza; exigir sin caminar es suscitar la rebelión; caminar sin exigir, es olvidarse del pecado de origen. No todo se alcanza con la bondad; de superiores bonachones son muchos los que abusan; con sólo la bondad pueden tal vez estar contentos, pero ser ineficientes, y a la larga viene el desorden y el caos.

255.

Ser autoridad y tener autoridad

Una cosa es ser autoridad y otra, por cierto muy distinta, es tener autoridad. Muchos de los que son autoridad la comprometen por no desempeñarla con eficiencia. JNÍo.siempre,_._cuando,los hijos y alumnos desobedecen, es por rebeldes; a veces no hemos sabido mandar bien. No hay autoridad—dice Plinio— como la que se funda en la justicia y se ejerce por virtud. Autoridad sin responsabilidad compromete la paz de la sociedad y la armonía de la comunidad; suele ser flaco argumento el de la autoridad para disputar con los que tienen la razón de su parte.
— 226 —

257.

Valor del buen ejemplo

Normalmente, la educación más eficaz y duradera es la que se recibe en la familia cristiana bien ordenada y disciplinada, tanto más eficaz cuanto más resplandezca en ella, más claro y constante el buen ejemplo.
— 227 —

El ejemplo es el primer maestro de la educación; por eso Cristo principió a enseñar con las obras antes que las palabras; y el poeta Horacio daba consejos al educador: «Si quieres verme llorar, has de llorar tú primero.» El buen ejemplo ha de presidir todas las etapas de la educación. Es necesario en la infancia porque el niño aprende por imitación; es necesario en la juventud: los jóvenes no son meros receptores, sino jueces inexorables de nuestras acciones. El buen ejemplo exige un modo de ser. No se acredita adoptando posturas provisionales como quien elige un vestido y quita a petición de las circunstancias. No basta vigilarse ante el niño para no escandalizarle con posturas o actitudes indiscretas. Hay que obrar bien como cosa normal y espontánea. Para ello es necesario ser bueno. Por eso tenía razón Napoleón cuando decía que había que comenzar a educar al hijo cuando nacía la madre. El niño retiene, mejor que el contenido de las palabras, el contenido de la vida que observa en cada momento y que es la más fiel expresión del alma. Por eso los hijos son siempre un reclamo de santificación para los padres, como los subditos para los superiores responsables. Cuanto aquí se dice de los hijos y de los padres, tiene total vigencia entre el superior y parte directiva de una comunidad y los demás religiosos, pues toda comunidad debe distinguirse por su auténtico espíritu de familia.

como una placa fotográfica que se va imprimiendo; grabamos de niños, reproducimos la grabación de hombres; imprimimos de niños, revelamos de hombres; y todo esto se elabora en el gabinete del subconsciente. Los jóvenes son jueces inexorables de nuestras acciones. Queremos hechos, no palabras, es el grito de la juventud. La educación no puede ser un simple cumplimiento. Palabra compuesta de dos: cumplo y miento. La vida no puede ser una farsa, ni un juego al escondite, ni una apariencia hipócrita. No basta vigilarse ante los jóvenes, hay que obrar bien como cosa normal y espontánea. Las costumbres de quienes nos hablan, nos persuaden más que sus razones. «Más hombres grandes formó Sócrates con sus ejemplos que con sus lecciones» (SÉNECA).

259.

Firmes como columnas

La firmeza es la virtud que permite dominar las reacciones y poner en cada momento el tono y el vigor que es debido. Está igualmente alejada de la tiranía (que es inflexibilidad y dureza) y de la egolatría (que es frialdad por el prójimo y adoración propia). Será inflexible en aquello que sea sustancial y que ceder pueda ser interpretado como derrota de la autoridad. Será flexible y sabrá transigir en lo accidental cuando con ello gana la autoridad. Hay hombres firmes; fáciles en las cosas indiferentes, que reservan su fortaleza para las cosas importantes. Hay también, por desgracia, personas duras en los pequeños intereses, que son blandas en las grandes acciones. Siempre es bueno distinguir con claridad lo que es y no es firmeza. La autoridad tiene su firmeza en la fe. Lo que — 229

258.

El buen ejemplo en la infancia y juventud

En la infancia el primer conocimiento es instintivo e imborrable. El niño es como un disco que se va grabando, — 228 —

hace sentirse firmes a los superiores es saberse enviados de Dios y representantes suyos, desempeñando el cometido que Dios les ha confiado y para lo cual cuentan siempre con su asistencia.

— Mandar con claridad. La continua «canteleta», sobre todo de las religiosas, ni la entienden, ni la atienden nuestros jóvenes. Las verdades y preocupaciones semimisteriosas, las prevenciones imaginarias y las prudencias infundadas disgustan a los jóvenes y restan energía y claridad al mandato. — Mandar sin discutir. La discusión es la escaramuza del hijo para asaltar la fortaleza paterna. Está bien el diálogo, se debe emplear como criterio formativo y respeto a la personalidad, pero no en el momento de mandar, cuando puede volverse discusión en la ejecución, con aires de rebelión. — Mantener lo mandado. No cambiar órdenes a capricho; ni emplear distinto rigor, según temple y humor de cada día. El gran error moderno es cambiar órdenes y métodos antes de comprobar su eficacia. Cambio, sí, el necesario para adaptarse a las circunstancias; pero no por debilidad de autoridad o inconstancia en el que ejecuta.

260.

Cualidades de la firmeza

La firmeza se apoya en dos grandes virtudes: JLa calma y la energía. La calma es la majestad de la fuerza. Supone un dominio interior que se transparenta en miradas, gestos y palabras comedidas. La energía es un impulso vital que impele a ejecutar las obras a su debida tiempo y sin demora. Si la calma es un freno para no pasarse de la raya, la energía es un motor para no pararse antes de tiempo. Ambas configuran la verdadera firmeza. Aunque parezca a muchos extraño, la primera cualidad de la firmeza es la calma. Cuando se dominan las situaciones, cuando se tiene seguridad en lo que se hace, cuando se prevén las reacciones, cuando se ejerce buena influencia en los demás, cuando se poseen dotes de mando y virtudes sustanciales..., se obra con aplomo, se conserva la calma; cuando todo esto falta, la persona, insegura, se agita inútilmente y pierde el pulso de la situación. No hablamos de la calma temperamental del amorfo y apático, signo de la incapacidad e indecisión, sino de esa calma, unida a la energía.

262.

La calma enseña

Que hablar no es gritar. Los gritos irritan y ofenden. A veces asustan, nunca educan. Que reprender no es insultar. Cuando los nervios están de punta, la reprehensión es un desahogo de la ira incontrolada. Que mandar no es atropellar. El joven no es un adulto a escala reducida, tiene sus irreflexiones y sus precipitaciones propias de la edad. No olvidemos que los religiosos y religiosas en formación también son jóvenes que merecen nuestro respeto. Su voto de obediencia no excusa a los superiores de lo que enseña la calma. Ciertos gritos, irritaciones, mandatos imprevistos, altercados innecesarios, reprensiones inoportunas..., los subditos las aguantan si ven en quien las dirige amor e interés por ellos (apenas las aguantan); pero las interpretan como actos de venganza y desahogo — 231 —

261.

La energía enseña

— Mandar sin suplicar. No hay que mendigar, ni suplicar la sumisión de los subditos. Está bien que se hable con caridad, pero nadie debe quejarse de lo que se ordena según la ley, dentro de los términos de la corrección.
— 230 —

de pasiones descontroladas, si falta en la autoridad el amor.

Respetar la inestabilidad: no olvidemos con tanta frecuencia que también nosotros fuimos jóvenes. Las siguientes frases célebres son muy decidoras:

263.

Firmeza y bondad

La Bruyére: «Nada hay que refresque mejor la sangre como una buena acción.» Saadi: «La prudencia es gozar, la bondad hacer gozar.» Ui-ki: «Volver bien por mal es atraer todos los corazones a la bondad; volver mal por bien es armar todas las manos de puñales.»

Firmeza sin bondad se convierte en tiranía; el máximo derecho se convierte en la más profunda injuria. Bondad sin firmeza se torna, a menudo, ineficaz; no ser bueno simplemente por complacer y ser estimulado; bueno, sí; débil y flojo, no; bueno siempre, tonto nunca. Firmeza y bondad juntas (suaviter et fortiter), dos ruedas que facilitan el éxito en la educación. La firmeza que no es humana, ni es firmeza ni es justa. No se pueden justipreciar los hechos sin tener en cuenta las circunstancias. Vivimos una época de entreguismos; la máxima ley es dejar hacer. Con frecuencia los cambios no obedecen a una mejor estructura, a un perfeccionamiento del método, a una razón sólida de un mayor bien, a una bondad consciente; sino a una falta de firmeza, a la ley del mínimo esfuerzo, a torear las circunstancias, a no complicarse la vida, a dejar correr las cosas.

265,

Amor de puntillas

Entre esposos desavenidos el amor a los hijos es desequilibrado; tratan de comprar el aprecio de sus hijos, de ganárselos cueste lo que cueste. El esposo busca, con la adhesión de sus hijos, un argumento sólido para demostrar su razón. Y la esposa quiere suplir, con el amor de sus hijos, el vacío del amor de su marido, que le falta. ¡Cuidado con este amor, que camina de puntillas! Por desgracia, esto ocurre con frecuencia en las casas de formación, sobre todo de religiosas. ¡No es lícito comprarse el amor de los subditos y menos suplir al hijo dormido que toda mujer lleva junto a su corazón! Ceder, complacer, tolerar, ser bondadoso por el simple hecho de sentirse admirado y amado es amarse a sí mismo, es una caricatura del verdadero amor. Todo educador, todo superior, ha de ser capaz de sufrir el desamor temporal de los suyos por un mayor bien y como prueba de su auténtico amor.
( — 233 —

264. Bondad

es-

Comprender: comprender al joven es reconocerlo como sujeto que tiene derechos. Respetar la espontaneidad: el joven penetra en la vida sin dolores y sin desconfianzas. Respetar la ingenuidad: que se manifiesta en mil preguntas incoherentes, en investigaciones continuas, en inquietudes frecuentes.
— 232 —

SIGLAS LG DV SC GS CD PO OT PC AA AG ES CLAR Lumen gentium, sobre la Iglesia. Dei Verbum, sobre la Revelación. Sacrosanctum Concilium, sobre la Liturgia. Gaudium, et spes, sobre la Iglesia en el mundo. Christus Dominus, sobre el ministerio de los Obispos. Presbyterorum ordinis, sobre el ministerio de los Presbíteros. Optatam totius, sobre la formación sacerdotal. Perfectae giosa. caritatis, sobre la vida relisobre aposto-

Apostolicam actuósitatem, lado de los laicos.

Ad gentes, sobre las misiones. Ecclesiae Sanctae, sobre aplicación de algunos decretos conciliares. Renovación y adaptación de la vida religiosa en América Latina y su proyección apostólica. Confederación Latinoamericana de Religiosos.
— 235 —

BIBLIOGRAFÍA ARAÚJO TORRE, L . : Cartas a un seminarista, Sigúeme, Salamanca, 1963. AZCÁRATE, Martín d e : El hombre que no sabía pecar, Ediciones Destino, Barcelona, 1961. AYALA, Ángel, S. J.: Autoridad y libertad, Editorial Stvdivm, Madrid, 1958. BALMES, J a i m e : El criterio, Editorial Fama, Barcelona, 1949. BORRAS, T o m á s : Diccionario de Sabiduría, Editorial Aguilar, Madrid, 1956. BUCK, J u a n María, S. J.: Ese hijo vuestro, Ediciones Desclée de Brouwer, Bilbao, 1957. BRUN-ROS, J.: Cómo aprovechar el propio carácter, Ediciones Paulinas, Bogotá, 1964. CASTRO NOHRA, Teresa, T. C.: Esquemas campaña solidaridad, Bogotá, 1968. COLLIN, P . : El libro de los Superiores, Editorial Luz, Madrid, 1965. Santidad para todos. Culto de la regla. Curso de preparación para el matrimonio, Universidad de Ottawa, Madrid, 1967. D E HOVRE. F . : Pedagogos y pedagogía, Editorial Fax, Madrid, 1952. GONZÁLEZ MARTÍN, Marcelo, Mons.: Sentido pleno de la Cuaresma, «Ecclesia», núm. 1.384. ESCUDERO, Gerardo, C. M. F . : Conceptos de vida de perfección, Editorial Cocuisa, Madrid, 1963. EVELY, L.: Una religión para nuestro tiempo, Ediciones Hinneni, Salamanca, 1966. FERNÁNDEZ MARTÍNEZ, J u a n : Superiores de seminarios y nueva ola, «Incunable)», núm. 198, 1966.
— 237 —

GARCÍA SALVE, P . : Así piensa Pablo VI, Editorial E l Mensajero, Bilbao, 1967. GUITTON, J e a n : Seminarios, «La Croix de Parériées orientales», París, 14-IV-66. HOYOS VASQUEZ, J . : Psicología y vocación, Javeri&na, Bogotá, 1963. IRALA, Narciso, S. J . : Control cerebral y emocional, Ediciones Mensajero, Bilbao, 1962. L E GALL, A n d r é : Caracterología de la infancia y de la adolescencia, Ediciones L. Miracle, París, 1958. LEPP, Ignace: Psicoanálisis de la amistad, Ediciones Carlos Lohé, Buenos Aires, 1966. Higiene del alma. La existencia auténtica. MARTÍNEZ CANO, P e d r o : Promoción espiritual de las religiosas, Desclée de Brouwer, Bilbao, 1966. ORTEGA GAISÁN, A.: Valores humanos, Editorial Eros, Vitoria, 1965. Pastoral de las vocaciones, Directorio, Centro Vocacional de Lille, Ediciones Sigúeme, Salamanca, 1961. PAEROT, P . : Maturité affective, Desclée de Brouwer, París, 1965. PEINADOR, A n t o n i o : Moral profesional, Editorial BAC, Madrid, 1963. PUJADAS, José María: Ultreya, Stvdivm, Madrid, 1966. Fermento de cristiandad, Stvdivm, Madrid, 1967. LA TOHRELLE, R e n e : Teología de la Revelación, Ediciones Sigúeme, Salamanca, 1967. ROSSETI, Luigi: Práctica de caracterología religiosa, Marfil, Alcoy, 1965. ROSIN, F . X . : Gobernar... amando, Editorial Religiosa, Barcelona, 1951. ROLDAN, A . : Crisis de la vida religiosa, Ediciones Sigúeme, Salamanca, 1962. ROYO MARÍN, A., O. P . : Moral para seglares. Editorial BAC, Madrid, 1962. SÁNCHEZ BUCHÓN, C.: Curso de Pedagogía, Editorial Poveda, Madrid, 1967. SERER VICÉNS, V.: Resortes psicopedagógicos, revista «Alborada», Medellín, núm. 132, 1966.
— 238 —

SIMONEAUX HENRI, O.: Dirección espiritual y sidad de caracteres, Stvdivm, Madrid, 1960.
SOR MARÍA L u z DEL SOCORRO, T. C.: La

diver-

adolescente.

Stvdivm, ediciones, Madrid, 1968. VACA, César: Carne y espíritu, Editorial Religión y Cultura, Madrid, 1965. — —• Guía de almas. ZAVALLONI, R o b e r t o : Psicopedagogía delle vocazioni, La Escuola Editrice, Brescia, 1967. ZARAGÜETA, J . : Pedagogía fundamental, Editorial Labor, Barcelona, 1953.

— 239 —

ÍNDICE

Presentación Preliminar 1. 2. 3. 4. 5. 6. 7. 8. 9. 10. Criterios y renovación Vocación y formación Amor-Fraternidad-Diálogo Oración-Caridad-Apostolado Personalidad-Obediencia-Libertad Pobreza-Humildad-Trabajo Dolor-Placer-Castidad La p e r s o n a : madurez y equilibrio Conferencia-Solidaridad-Desarrollo Estructuras-Gobierno-Autoridad

5 9 13 39 71 87 107 125 141 159 187 213 235 237

Siglas Bibliografía

— 241 —

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful