, ~OllOQUE '-Les POU\'Q"S Locaus en .\/esopoMnrie ,.•r "lila tes Regíons Belgiquc;': Bruxelles, 19~;.

A dyacentes",

Institut des Hautes Etudes

de!
.0

CULTURAS

CA!\IPESINAS

EN LA ANTIGUEDAD

TARDIA

.. J; :;1:,
HUGO ANDRES ZLJRUTUZA

Consideraciones

preliminares

,'~

."

La ~~~ón de una categoría historiográfica recuperada, Antigüedad Tardía. Lel análisis de las problemáticas .socio-<:ultur~les qUé:definen su especificidad (i lo orienta nuestra preocupación por detectar it;~ici~s de las culturas subalternas -especialmente _<¿Impesinas-en el Occidente eU:0péo durante la transición de los siglos III al X. El análisis del eje paganismo-cristianismo sir.-e de referente para acotar d ámbito de desarrollo simbólico de los imaginarios sociales (2) de la época en cuestión. Por lo tanto se vuelven centrales algunas reflexiones desplegadas en las conferencias de un grupo de estudiosos reunidos por A. Momigliano (3) en el prestigioso Instituto Warburg de Londres a finales de la década de los 50, agudas reflexiones que en los últimos años están siendo continuadas -y enriquecidas a partir de nuevos enfoques- por una pujante historiografia anglo-sajona dedicadas a los topoi más representativos de la Antigüedad Tardía (4). :'.\. Los aportes de esta producción historiográfica p::rmiten además modificar una serie de plánteos tradicionalm.:nte aceptados. La misma concepción de Antigüedad Tardía tié:nde a eliminar perirnidos \. ~squemáticos enfoques sobre los ultimos si~,los dellmtx:io romano (5). Enla actualidad algunas hipótesis innovadoras (S) contribuyen a la conmoción sufrida por los convencionales historiadores de la Anti."oüedad Clásica debido a trecuentes irrupciones de imágenes historiográficas que difunden una Antigüedad larga, dé:seductora dimensión pero de rnuv polémica recepción. Al mismo tiempo estamos observando como los múltiples estudios regiocaies sobre el Imperio desarrollados uitirnamente l T:, permiten revisar paradigrnas de uso re.terucc en la manualistica de la especialidad, como en el caso panicuiar de la rumanitas. Pa.ra.ciillmaque condensaba una reconocida unidad imoerial no solo en lo politico sino tamiJien .:n los aspectossocio-cu!turab. Esta impugnación se planteaa partir de perspectivas historiograficas que rechazan la homogeneidad sustentada por las tuentes oficiales cuyas condiciones de producción están determinadas por la ideología de las élites letradas de cuño urbano C..upos verticales de poder que ~onfiQUraron e imDusieron CDmoautentic(! lkrinición de ::1 ,clciedad romana una representación jurídica, ·politica y lingüistica incegradora, e:du\endo la inserción de las cClnmiejas reiaciones existentes =ntre los muitiples grupos 50ci<!;es de contrastada etnicicind '. sus resoecti,'os niveies de ;:.litura. RelaCiones que dise:1:loan redes sociales vu.'\1apuestas conl1ictivamente v que la remesentación ecuménica ela6vrada Dor el estado romano imentaca contener con resultados lr.ezulares. Al perder consens;) las representaciones ecurnénicas se imponen imagé:lies de discontinuidad en todo los niveles dd espacio social v simbólico imperial que permiten r~l~gar y fracturar la categoría romanitas, producto de los mecanismos de control social implementados por los grupos de poder urbanos a las organiwciones horizontales ~nas. En este ámbito de discontinuidad se darán la circulación v el intercambio de: m del s -culturales diversos que operarán en consonancia o trasgrediend~ los mecanismos irnpu .(

. :.~.~ ....

------- -_..
.

o

....

,

28

"' .. ,.-

=
por el poder romano, Enlre . palabra conflictivas agudizando las tensiones existentes en el complejo espacio imperial. . copto. en Siria evidente ~lidades .

y P.alestina

el arameo,

etc. verticales :l~banos constras~a de manera campesocio-cultural de ;l'S sectores subalternos

los mecanismos relaciones

selialados

se encuentra

la escritura (Iitterati),

v su facultad
rurales,

de establec;' estableciendo' que a

. "La- elaborada sinos que expresan

homogeneidad manifiestas

de los grupos conflictividades

funolante 1'rente a la evanescenteoralidad entre estos y las élites letradas de poder:

de los sectores

con la constatada

discontinuidad

con la complicación

a partir de las oposiciones rusticitas. oficial. el crist::mismo

existentesentre

partir del siglo. IV empiezan las agrupacieees verticales

a ingresar en ellas cristianos,

incorporando

nuevastensiones'cm"

y periferias (14), entre urbanitas y
paganismos

entre rornanitas

y barbarie, y
1II se que de

. desde el siglo FVentre Es necesario habia difundido

y cristianismo
causas,

recordar

que por múltiples social del fenómeno circularon circundantes desconocian los sectores

a fines del siglo

Entre

littrrati

e . illitterati :":;_""

!

_._

J.

'_~'.!.....~ .

más en ciertas regiones

y grupos sociales
cristiano

qt.:~ ~n otros, Esto condiciona

Este par fl'lar, Iitterati-illitterati, clases altas
;2

permite analizar

las estrategias

desarrolladas de dos por el Estado

por las planteos: central la

el análisis comprensión ciudades. grie¡w ~

del trasfondo del mismo

sea fundamental

para una mejor del latín o del a 'los ámbitos contln~n-

lo largo

de la territorialidad que involucraba rechazadaorientis

del imperio la enseñanza

en función de la lengua

(15). 'En el siglo IV el cristianisme

seguía siendo una religión mejor

alfabetizaciónnolidaridadcultural. a través. de la cultura. construcciónde te no demasiado lograda Cultura acueductos, puentes,

Las élites locales fueron cooptadas termas y anfiteatros, del imperio

Los evangelizadores porque los campesinos casi en su mayoría,

antes por las ur~cs conocedoras

y la escritura, laxa -generalrnenoficiales para

que por los campos

y periféricos.
expresado. rurales

A;endieron

y la integración

las lenguas dorrunantes

dellmpeno,

y aún

de los cultos prerromanos de habla mega, haber desempeñado comouniversal.

en los. romanos era la lengua

1

do aferrados convertidos prácticas, sagrados

a las propias, como ya lo hemos

(8). l E

latín, im:luso en la pan

1;

Mis adelante, cuando hayan SIdo seguían firmes con sus· creencias y
e invocaban a dioses en los bosques

tribunales

y el ejército. La alfabetizacjQu.,parece
configurarían

dQs role!¡ ideológicos, (9), Elites, la que monopolizaban

con las que creían conjurar pestes y epidemias (lucí) para obtener la abundancia de las Iglesias locales,

como instrummto cuyos integrases tierra

de poder estatal v corrio vinculo de' solidaridad una clase impuesta

entre las élites

de las cosechas

y .a fertilidad de los rebaños ante

la impotencia

y la fueeza de trabajo (serví y coloni) y que cohesionadas políticamente eran conscientes desu hegemonía cultural. La cuÚurit.letrada ~ra transmisora eficien'te de'pOder,
cuanto más acceso se tenía a ella, más control se podía ejercer sobre los "otros", particularmerlle elaborar las comunidades campesinas. urbana El imperio de cultura, criticada ritos desde sus origene~ gusto y lenguaje por nosotros, locales de realidades había sido dirigido por ur;a aristocracia los illitterati augustales que permitió la romanitas. que en a la intromisión

En esta conrnocionada convergencia de factores dispares acotamos un caso particular que permitirá avalar nuestra' hipótesis central de discontinuidac socio-cultural. Analizamos el

N,O.

africano

durante

la segunda indígenas

mitad

del siglo ~ clásicas

V

cU2~.do los barbaros ;~ encuentran \' c:-s:ianas.

extranjeros de pero

(vándalos)

y

los barbaros

(bereberes:

en un área

yuxtaposiciones

y asimilaciones

gr~co-latinas

En esta converllencia de un paneginco

y difundir la pantalla
fuertemente regionales

de homogeneidad sus creencias,

aparece un sujeto histórico. sobre todo a través observado discípulo,

Full2.enclO de Ruspe (Ros fa), cor.cc!do por su obra teologlca de un documento pontificis ~.:.:;iogratico,

Homogeneidad sus desarrollos imperial

contrastada oponían

con la evidencia

subalternas

de la expresividad

y

lenguas

de manera critica, Vita beati Fulgentii que la dedicó al sucesor aparece de un Africa romana rornanizada de! obispo

'::: Ferrando de Cartal2.o ( 16) su

(10):
occidentis oriental, los aristócratas mientras bilinllües pasaban de forma natural del latin al griegos podo tanto los terratenientes norafricanos mantenían podían identificarse con ilustrados

de Ruspe te ::3) que

E:l la .pan ~ del Mediterráreo

Fulgencio contrastes cristianizada,

como un personaje invadida

de síntesis

se

~~sar.oila

entre íos acusacos rornanizada

por los vandaics.

confusamente

y
y en

un fuerte distanciamiento

con las masas

de manera discontínua

entre una ~.~~;!ncia punica controlada

campesinas de sus propias regiones (I 1). En el caso del N.O. de Africa los grupos subalternos rurales presentll!l elementos específicos que agudizan el clivaje marcado con la presencia de perturbadórés "otros" cristianos Estas cultura eíernentos nornades: los barbari,
..

parte reconocida (17) Y una herencia libiobereber desbordac; hasta la violencia y siempre rnarzinada. Entre nórnades y sedentarios, entre ortodoxos \. ':~~ejes -sean estos dona ti stas o arrianosse va licuando en -el territorio esta asociado norafricano a un peculiar la rornaniras territor.c trudicional.. la Bvzacena. Tierra

los mauri, libio-bereberes por senatoriales

que son registrados

como los hagiógrafos

no deseados. (12). constaaciones

paganos

y
'

obispos

y

Ei sujeto en cuestión v

rtricano.

permiten

destacar

que hombres romano

de b misma

condición

social

bereber rornanizada en época antonina, sin aparente influer.c:a oúnica v permanentemente atacada por las tribus insurrectas de la región. En el ime:-:":~ .ie la Bvzacena, :!:1 Telepre (Medine-el-Khedima), (¿curia\?) monacato, un cursus importante centro de producción devendrá hombre a~.~.;i:l ..(oiivares), nace un romaen la nueva al asi no en el año 467. descendiente antropología cristiana honorum de terratenientes

en cualquier

parte de! irncerio territorial

se sentían más cerca unos de otros,

~or U:1a solidaridad, de clase que de aquellosque lncor.:oraba v e\clUla organizando una romamtas n:le\'o.nte dilllu,;:ando t podía (¡acer transcurrir educados su vida entre con sus pares, ejecutiindo greoorromanas (beseberes).

debían gobernar. La cúltura clásicaciJiJl~ de se!ectlya homogeneIdad. Un ch'is regiones, por códiíZos v gestos compartidos

y senatoria.e..

~ue llegara a ser p rocuraror (18)- al ingresar

bajo el dominio vándalo,

piadoso •. casto enmarcado de su ?'l~egirista consagrado romanos

sus villae y los foros de diversas

-según testimonio

encendido

rituales v utilizando

para llegar luego a ser sacerdote

y finalmente
culturales

obispo. culminando

J

s lus homeres

L udiciones

y

y cultos del Imperio_ Hombres inspirados y formados por las los rhetores, al estilo de Quintiliano 6 Libanio, mientras que
exógenos (germanos, hispánico asiáticos, etc.) el de la Galia

previsto por los modelos

y

cristianos

aún vigentes

._ en las élites tardo-antiguas. En Fulgenci9 territorio imperial, de poder urbanos se condensan de bose agrurio, las tensiones rimcr socio-cultürüie' de un {m:a

lo' campesinos
O

~s eran tan ajenos como los bárbaros En los campos el celta; en el

tlspccificlI el
'\1 (l

I

ndógeuos

y

del

N.O.

los habitantes

Africa, en el momento

de su colar' (\ 1111 s

P
1\1

lillc\ -inSlitliIJiolllll!
(l ~n lilillll

rUI

guían hablanoo

N.O. de

Africa el púnico

y ellibio-bereber

( 13), en Egipto

Y

1'"

1111111

1111' 11 ¡illl

)

menos .ecuentarori

opn:ndit:r0n

de memoria

to:xtos griegos

d.: Hornero finalmente

v Mo:nandro

( 19), como Este

en latín o Cicerón y Livio para acceda

a T ertuliano

y Cipriano.

los severos bautizados, impúdica ban a formar

sermones declamados, en un verdadero se erunascaraban de ciervos y bestias

camo\ol, los campesinos, incluso los. salvajes y también se transformaban travestidos en hembras que acóstumbra\" las CIudades y aldeas cantando

vnjunto d.: élites so: \'io sorprendido por e! asalto de los irunigrantes vándalos portadoreSgei diado orrianismo, cNl;entc exógena que cruzó este particular territorio de marcáda 'iscontinuidad étnica, social

mente en doncellas coros (cantilenae

y ancianas.

Hombres

rusticorum

) y recorrer

y cultural

agudizando

los 'antiguos

clivajes Barbarie

generados

por los

.rupos tribal es lo.cales, intermitentemente lOto al paganismo
1S .0

organizados

por caudillos

belicosos,

refractarios

bailando de manera desvergonzada para lo s~vera mirada del predicador (22). Nuestra mirada rescata otra lógica en este testimonio. Estas prácticas forman parte de los rnecarusmos de reproducción maciones simbólica de las comunidades de aldea. C. Ginzburg coincidir ve en estas transforvividas en que la relación entre diversos en el de prosperidad zoornórficas
-y

oti~ial como a la predica de clérigos y obispos. prácticas sociales

africana-genuina, de su lengua. que

mauri,

consus

y simbólicas

e incluso por la vigencia

una correlación los disfraces

ritual con las metamorfosis representaban ambiguos

en animales

se dejó asimilar, ofrecen indicios significativos de un interesante fenómeno deno .itegración y resistencia de una cultura subalterna que recién será cooptada por la expansión d Islam (20). . ..•.... Entre paganos

éxtasis o de las cabaaaltas ciertas divinidades

extáticas sobre animales. Podríamos
bestiales

para los campesinos

modos de entrar en relación con los muertos,
.

dispensadores

pasaje

del año viejo al nuevo (23) . podemos en"uila· constatar cosmoVislón el ámbito a las normas estructurada de los illitterati, fieles d~ las culturas escritas en la atá\;ca campesinas relación sc detine \" prácticas por un que se cuesli0namiento a partir de creencias

Com~

y cristianos
a desarrollarse triunfante por un cristianismo

.

. .'. llamar

,.;-,. una n~evii

pernianerite inscriben perspectiva del bautismo mezclarse

A partir del siglo IV comienz~
omanitas tensionada er prescindente
:l zonas

lo que podríamos en los ámbitos

hombre-naturaleza por la ilustrada a

oficiales

que trata de

ñó

perc'ibida como la irracionalidad

de los rusticL de los idioue ancestrales por desprolijos

de los sectores rurales como lo había sido la pagana. La nlleva religión de la evangelización de 'iinponerse decodificando de la cultura tradicional. lentamente tratando estará apenas rudibus, Un latín opinable des!}rrollada para los cultores indígenas

quiéie' se los por bien

clerical. Los sectores rurales aunque cristianizados

en gran parte, seguían a pesar que empezaban párrocos locales,

egar-a tódos a tra vés de los discursos \irgenes
1 difundiendo

el mensa je sagrado de Ciceron locales.ú..a

y de la catequesis

a sus tradiciones predicados

con los nuevos conceptos

religiosos

a las lenguas

mversión

de las camoañas

en el siglo V por lo tanto serán .pioneras manifestadas la diticultosa

casi heréticos. El fomento de la evangelización como I~s señaladas. determinó -hijo de Carlos presionada la convocatoria Martel-

propuesta

por la monarquía

merovingia

a~te situaciones anglosaJon~s, de Carlomán

,isEoS del siglo siguiente

los que continuando

las intenciones

t:
(DoctO L·o¡

~or la Iglesia romana a traves_de~o~ predicadores de Leptines en el ano /4" por decisión del remo, Austras:a. et paganiarum concilio la parte oriental

gustin en su De catechizandis ~ibida evanaelización.:= Cesáreo errnoncs »spo, de Aries. en las Galias.

llevaran adelante

y no siempre
obispo,

de
ot
(

del Concilio que gobernaba

eS

. \(~3J ". el
',o,

1
I

¡

monje del monasterio

de Lerins en Galicia.

y

posteriormente de Dumio desarrollar

con sus

Seleccionaremos incorporado

el Indiculus

superstitionum

que nos ha llegado

y Martin

de Braga, abad de! monasterio pudieron

y

luego también una interesante y reflejaron

a continuación

de las actas

de! mencionado

y

que representaba

1

con su De correctione

rusticorum

.ción sobre las masas campesinas cuyos paganisrr.os 1 los contenidos centrales de su prédica. Este ieológica impesinas, ¡tas masas universo simoolico que nos presentan de las culturas seguían

e idolatrías

constataron

trasvasamiento de decisiones episcopales a uno capitularia real (Additamenta ad Pippini et Karoli M. capitularia)(24), para observar la preocupación por :~ extirpación de ·poganismos, supe-s.iciones constituve e idolatrías. un enunciado definitivamente. Bonifacio indicador de los errores como algunos religiosos que la Este Indiculus a Leptines fue probobkmente para estaó.ecer inspira-

I
!
'

de manera populares

rnediatizada subalternas,

por la intención de las culturas en cuestión. y prácticas, a: conservala intromisión de las colectivas recaudador personales primordiales

El documento evangelización

de sus discursos corresponde o rpá¡; temerariamente resi~titicodas rurales aunllue bautizadas,

al ámbito de las culturas

queria elimi~ar

(21) de la época creencias autores ambigua

do por el monje anf!in-sajón especies general dientes de supersririones (25). Este Indiculus

pero no elaborado pa¡!anae un Svllabus.

.~5tlene:n, ya que no las diversas 0n\'

fieles a sus antiguas

estuvo presente: entre los obispos

que concurrieron

'rmanentemente

bajo una frágil capa :nstiano. rurales frente a la alteridad,

y a veces irreconoal extranjero,

u observationes

que el cuarto canon ?í,)rlibia de manera de: los ar.:~u¡os corres índi:e de creencIas un interesant

»ie. El lento prollresD id cristianismo
~rismo propio de las comunidades

se puede ¿e~e~ sep:ún akunos

que en sus treinta títulos. resumen

al forastero, de resistir

que se han ;J<!rdido. constituye

; .. pero nosotros DenS;::TlOS que se debe a la permar.;!";ite necesidad .idaridades resentaciones l~l ob 'esionado ho~izon«1!es simboiicas prec;cador

: poder oficial que viene a alterar el orden interno ce las comunidades,

el desarrollo

prácticas relacionadas co.n los bOSques sal<rados. Ambitos ;eneralizac-:5 en el Ocidente europeo donde podían converger activos paganisrnos locales nutridos por ruertes tradiciones

y la reproducción
ancestrales. cristiano,

autónoma

de sus prácticas del temido

y
de

y fclklores
del' titulo importancia asociadas seguido germano ceremonias Lupercalia,

de origen celta, germano

y escandinavo. tenido

Si nos re:"erirnos al enunciado. completo oue connota realizadas de Roma, en pnnclplCl lo en ei ;nes de febrero. tal es el caso de las en el te~ntono eran

Por lo tanto la llegada de rentas tomo generará ~

pue:;tos imperial.

dei autoritario

patrono dernandacor

y prestaciones

3:

De, ~purcalibus que siempre habían

in Februario. que segun

obser\'amos el testimonio ciudad

las fesLÍvidades

a las lealtades

h

lón en .:1 grupo y r~hazo

a la imposición. sublimadas

Rechazo pocas veces explícito que operan en determinadas Ianuariae, Februaria,

y en

a ritos de fecundidad, festejando

de cIertos papos (26) se habran vigentes

general 'que

\111" I~J() n

trnvés de resistencias

hasta el siglo V en la misma similares cristianizado

festividades

"'IIIII\III~iontlr
11111\\\ viII,'

desde un remoto pasado (Kalcndae U¡,; cuurrsis del sistema s cial. . in especial,

Lupercalia,

y de otras festividades
precariamente que asimilaban

q~e continuaban infernal

por los francos en el SIglO VIII. Las Lupcrcaha divinidad de posible

a Februu,~,

o.rigen eLr\J~c I con

1

IlllIl"

1\ 11

que 0:11 culemlus de Enero v n pesar de las

Lupercus cobríos. flagelaban

\' Faunus, Los lupercl

fomentando realizaban estériles

ritos de purillcación llevando (27). para curarlas

con sacrificios en sus manos .

de cabras)' februa,

machos

_

Diana ".Oriente,

'divinidad Richella

de los paganos', la divinidad

recordada

por canonistas las hadas; del fenómeno:

e inquisidores;

Habonde,' Artemis:

a las mujeres

...

carreras rituales

con las qti~

y sus-sinónirnoslasrnatronásy
euroasiática cultural estrato

las -'diosús-madres';
a· través

-'J.
.;.

la 'señora de los animales',

de la caza y del bosque"

(30). Al haberse de una vía casi

Estos festejos son interpretados do a un estupro ritual propiciatorio

antropológicamente de nuevos nacimientos preñadas

como un rito de fecundidad en un contexto parturientas. de los donde

asoci~: las plaga~ -

1-

identiticado

el más profundo

y epidemias

diezmaban por

a las bestias su obscenidad debemos

y a las mujeres

Esta situación que no deja~: celebrantes." nuestr&'

parece ~damentar de cuestionarlas enmascaramiento

la vigencia

de las Lupercalía explícita

deritr'o del ámbito cristiano en la desnudez flagelación,

!1

exclusivamente de carácter morfológico, se puede llegar a sostener qué el núcleo folklórico del aquelarre que incluye el-vuelo mágico y la metamorfosis, "parece proceclt.r de un remoto sustrato euroasiático" (31). Estas evidencias de prácticas simbólicas que cruzan el territorio de las culturas campesinas otorgan un inquietante crecimiento a nuestra pesquisa. Finalmente permite rituales ~ clamaban: neque el conjunto de documentos de inspiración episcopal que hemos recorrido
DOS

l

con pieles de animales

sacrificados,

etc. Si acotamos qúe ofrece el

interés al téfmino spurcalia los clérigos asociadas

advertir que la interpretación también a una tipología

Indiculus.."

a partir del prejuicio moral lo asimila a lo obsceno e incluso con el pecaminoso como la de Diana. r:

de festividades en imágenes

elaborada

poi'
-

por su estrecha relación

con la fertilidad,

con la sexualidad demoníaca-S- ,,Poderrih;I

observar que los sectores iletrados segúían apoyándose en tradiciones locales, y representaciones simbólicas relacionadas con los bosques, con los arbores piedras, fuentes y encrucijadas, mientras' las voces fundantes de los clérigos Nolite adorare nolite idola. adorare, non ad perras, nec vota redderc neque ad arbprern, non ad angulos, •...... --filacterias, bautizados, ad fontes, ... (32).

protagonismo

de la.tTIl)je.cimplicada

Urcus:
~

Nuestra preocupación explIcllo cópulas

se orienta a buscar un significado

al término

polémico_

Existían hombres y mujeres - venerando continuarían creyendo

gue seguirían

por mucho tiempo usando amuleto:;, de oscuro ori\1.en,

wcio) ¡p~.re.co~~cCT

a los astros y a divinidades en los auspicios,

agrestes

dos probabl:s etimologías, que acompañaba algunos sacralizadas o simplemente

~a de.rivada de spur~~s, lo impuro asociado al sex¿-)' episodios de las festividades descriptas, probables prejuiciosas fantasías de testigos de vocación clerical;

y

que aunque

en la observación

de los estornudos

de los caballos

o de los excrementos los bueyes (Vide Indiculus) (33); mientras los hombres de la Iglesia 3tarán durante siglos de sacralizar espacios y prácticas rituales a través del uso de reliquias fruotwdas Nuestra simbólicos \' en al\1.imos casos de santos apócrifos. indagación constituyentes nos ha permitido encontrar indicios fragmentarios Antigüedad de rigurosos del pasado. de los elementos el perfil de las Tardía. En lID señores y obispos inaugurar de los imaginarios sociales que configurarán

v otra re!acionada con porcu~, el cerdo del sacrificio para los antiguos romanos \' otrospueblos mdoeuropeos. En particular nos interesa hacer una asociación con el área recientemente evangelizada pueblos solares germanos

y evocada
durante

por las actas de Leptines y el mismo IndicuJus: a cabo festejos Finalmente puercos.

Germania.

Los

el mes de febrero llevaban donde se sacrificaban

vinculados creemos

a cultos ser fieles a a través v la

\' ritos de fertilidad

la intención mulJeres

de los autores del título -¿porquerías, promISCuas, realIzaban

3 al

considerar

que reconocía que los rustici,

a las spurcalia homines asociando

difusas culturas campesinas durante la ahora promocionada ámbito de libertades condicionadas y servidumbres sugeridas, opresores, nuestro de santos y demonios, de duras labores y ruidosos culturas frágil encuentro con las no documentadas

de I~s obscenidades

cbanchadas,?en ¡os campos

ignorantes la suciedad

festejos. podemos

durante

el problemático

mes, al darse

.yuxtaposi~n .del si¡mificado de ambos vocablos: spurcus y porcus, moral de ia tomlcaclón con la inmun¿icia material del puerco_ Otro eiemento que debemos mujeres hadas vinculadas CaNteS al desarrollo a los satáni.:os cultos di¿nicos, de hechizar ~orrector trecuentar demoníaco demonio, los paganos Cabalgatas sortilegios demonio particular, si\'e medicus e:1 detalle aislar en nuestra indagación de este tipo de festividades, convercidas Una

NOT.-\S

es la valoración de cosechas

negativa

de las -. _ i' !.

1)

BOTALLI,

y ZURlrniZA:

Centralidades

yperiferias.

Para pensar la anugüedad

tardía, En:Enrrepasadc!.

m'ujeres del campo fuente, en especial,

asimiladas o en curiosas el tardío como mujeres del diosa de filtros la diosagriega en

Revista de Historia. Año 11. N". 2. 1992, pp. 127 Y ss. 2) Par- desarrollar la categoría det'imaginario social", de compleja 'in;aginarios -' definición y. abordada por múltiples autores nos hemos apoyado en BACZKO:-Lcs BS.As .. Nueva Visión, 1991 (1984). 3) socia/es .. \femorias

en brujas destructoras obispo

a los rús~;cos labradores. '965-1025),

l'
!
i I

y esperan::as colectivas.

en especial.

de Burcardo

de Worms,

nos ha posibilitado que ciertas

estos aspectos en seguidoras que durante con Diana, paganorum

se-:'ialadas sobre la percepción de Satán, seducidas dea ve) Herodiade)

de lo femenino ilusiones

1,28). Desde hacía tiempo ios clérigos venian denunciando
sostenían la nocae cabalgaban corncates aéreos

I
y

Autores como Jones, Thompson. Marrou y Courcelle. de reconocida trayectoria en la especialidad 1 mediados de nuestro siglo. integraron la convocatoria de Momigliano. Sus conferencias. junto con las ée otros investigadores invitados. fueron compiladas por el historiador italiano en MOMIGLlA.NO:contlicto entre paganismo >, cristiarusmo en el Siglo ¡¡: Madrid. Alianza, 1989 (1963). otros:

=::

malvadasconvertidas

por las fantásticas

L
4)

sobre bestias, junto a Diana,

(cum Diana

y a una gran multitud
canibalismo, noches

de mujeres.

Consultar especialmente a BROW:'\: The BaJ." and Society. Men, l4'cmen and sexual renunc/Ocror. ir. EariyChnwamcy. New York Columbia Universitv Press, 1988: MAC I,H.'l':LEN: Changes in the Romar: Empire. Essays in the Ordinary. New Jersey, Princeton Universitv Press, 1990 y LANE-FOX: Pagans ami

'nocturnas de amor,

entre hechiceras,

tales eran los ritos imaginarios DIOsa que aparece

que determinadas con las divinidades

Chrisuans. San Francisco. Harpers & Row. 1987.
S) Un trabajo pionero es el de MARROl': Décodence romaine au aruiouné tardive? Village máconnats.
S<!

imponia a sus seguidores. la celta Epona (29).

un tanto ajena a la mitología

París. Editions du Seuil, au [eódalisllle. Middle París.

y latina pero que muestra una fuerte correspondencia
El ámbito espacio-temporal
UII

que cabalgan,

6)

19jj_ Cf 8015:La lIIucacion de tan mil. Lournand.
Fayard. 1989. La polémica The Decline suscitada Amele: o[ Slavery and

de l'Antiquité
13

por esta obra

enriquece

con

lectura de VERHULST: o[ the Early

de la investigación "Los testimonios fragmentos

sobre esta problemática sobre la diosa nocturna semicancelados

se ha ampliado aparecen como
7)

the Economic

Expansion

Review Agc. o:

toda vía más en los últimos tiempos. palimpsesto

Pasc&Present.133. Cf WICKHAlv!:

Nov. 1991. Marx, Sherlock Ha/mes and Late Roman

en que se superponen

de escrituras

diversas:

Commerce.

o: Th

Journol

1{ ¡¡ 11/1111I

5wdl s, L,'O\'VIll, 1988, p. 83 Y ss., GIARDINA (Ed.): Societá romana e imperio tordoantico. Bari, _tcro!, 1986,3 v. y AACE:EI último siglo de la España romana (284-409). Madrid, Alianza. 1982, entre otros.

31) 32)
>

Ibidem, p. 117. C( MIGNE: P.L. L'\.'XXIX. De singulis libris canonum scarapsus, pp 1041-1042. La voz de Pinnino ,~ondensa la expresada por los ~bres eclesiásticos durante la tradicional Alta Edad Media que ho mcorporamos en granparte en la Antigüedad Tardía. y Seleccionamos algunos titulos del mencionado btdiculus

8) 9)
lO, 11)

MANN:

Las fuemes de poder social. 1. Madrid, A1ianza.I9QI

(19g!í),. 33) op.cit.sp. 32 y ss. Madrid, Taurus, 1989

MANN: op.clt .. p, 387. Provincial Languages in 1h.: Roman Empire. En: MAC MULLEN:

6. De sacris silvarum quae nimidas vocanl 10. De phylaieriis et ligaturis. 11. De fontibus sacrificiorum,

Cf BROWN:EI~/UndoenlaAnligüedadTardia,DeMarcoAurelioaMahoma. (1971).

12)

Cf. FERRAND. COURTOIS: 'germánicas. Roman

Diacre do Carthage:

Vie de Saint Fulgence de Ruspe (Ed, Lapeyre),

Paris,

1929:

12. De incantationibus. 13. De auguriis vel avium vel equorurn 15. De divinis et sortilegiis, 21: DE.lu",,~ defectione quod docunt "vince \una". ve! bovurn stereora vel stemutationes.

Les Vandales et l'Afrique , Paris, 1955 (no. 1 116): MUSSET: Las Invasiones. Barcelona, Labor, 1982 (1967); FREND: The Donatist Church, a movement Press, 1971 (1952), entre los principales

Las oleadas of protest ln

North Africa. Oxford, at the CI';"endon Lafin

referentes.

\3)

LANCEL: Latines,

ella survie de la Iatinité en Afrique du Nord: Etat des questions.

En: Revue des Etudes

LL~ 1981, p. 269yss. op.cit. y el cristianismo. En: MOMIGLlA.J"IO y

14) 15)

BOT ALLA Y ZURUTUZA. JONES: El trasfondo otros. op .. cit., p. 31 Y ss.

social de lo lucha entre el paganismo

16) 17)

FERRAND:

Diacre de Carthage, op.cil. la importancia de la lengua púnica para comunicarse con los habitantes de Fusala,

En Agustin detectamos

a 40 millas de Hipona (Ep. 209, 3: ... Quod ut ñeret apturn loco Uli congruurnque requirebam, qui el Punica lingua esset ínstroetus) o para ser entendido por los colonos rnappalienses (Ep, 66.2: ... ita ut scribantur quae dicemus, rl a nobis suscrípta eis punica lnrerpretentur). 18) Vita beati ~ul~entii Pontifi~ 1I ( Monasteriurn proinde suavissirnos grege. frequentius visitans ...).

¡
1;
Ir ¡ !
, ¡

i'

19) . 'lita. 1 (Quem religiosa I112ter. moriente celeriter patre, graecú Iitteris imbuendurn primitus dedit...). La madre de Fulgeocio prefirió que fuera tempranamente instruido en la lengua griega. antes que la latina que aprenderá después con el magíster ludi yel grarnmaticus, para que destinado africanos (InterAfros), habl~ griego como si hubiera sido educado en Grecia. :0) A..-\\¡v: Assimilatton e. Congres nanicular International el résistance a vivir entre du Vl en sostiene ",agis

l'

a la culture

greco-romaine - Madrid

dans le monde ancien

(Tra\'aux

¡;
¡,
i

de Ezudes Classiques

197~). Bucaresti - Madrid.

1976. Consultar Vita,

los trabajos de ManOOuz~y Bénabou. p. 357 Y ss. En ia Vida de Fulgencio el hagiógrafo
del obispo de Ruspe por los Mauri haberes vicínos quam en relación a los crueles 'manos. arianos). Perception. pati molestisimos

la preferencia

VII (...

eligen res Mauros 21) Cf. GUREv1c University

1,
Great Britain, Carnbridge Madrid. Alianza, 1991

H: Medieval popular culture: problems ofbeliefand

Press 1990 (1988): BURKE: La cultura popular

en ia Europa moderna.

(1978): G lORD ANO: \'V: La rehgiosidad

Rehgiosidad popular en 'la Alta Edad Media. Madrid. Gredos, 1983 (1919): popular.l. Antropologia e Historia. Barcelona, Anthropos 1989: BRO\liN: The

I
!

ti 107"
I~'

('/llr ofthe Saints. Chicago Lniversity Press. 1981: GINZBL"RG: Historia nocturna. Un desciframiento larre. Barcelona. Muchnik, 1991 (1986). entre los autores más consultados. . .

RE D'ARLES: Sermons au peuple.

París. Editions du C~

1971 (Sources Chrétiennes

"°.175).

C1INí',IlUR
,1

: op.ctt.

pp. 146-147.

,
"

11. npuularta r gum francorum. 1. \11. 108, p. 222-223.

,,
¡

IlIlh "'
,,_ I 1 ,111m 11 1

,

,1 1¡.¡t1 ,
I

"

1.1' l.

1;

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful