JACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA
PRÓLOGO DE

W E R N E R KAEGI

E D I T O R I A L PORRÜA, S. A .
AV. REPÚBLICA ARGENTINA, 15 MÉXICO, 1984

primera edición; Basilea, 1860 Primera edición en la Colección "Sepan cuantos...", 1984

i• *-

478324

'Copyngftt © 1984 El prólogo y las características de esta edición son propiedad de la EDITORIAL PORRÜA, S, A. Av. República Argentina, 15, 06020. México, D. F. Queda hecho el depósito que marca la ley Derechos reservados

PRÓLOGO

Traducción de
JAIME A R D A L

ISBN 968432-939-3

IMPRESO EN MÉXICO PRINTED IN MÉXICO

Aunque la época moderna ha encontrado acentos nuevos en las obras y en el espíritu de Burckhardt: ha descubierto su pesimismo sorprenilcnte sobre el porvenir de una Europa tan suya; ha descubierto su v¡sión profética de los terribles simplífícadores, que las últimas generaciones han conocido demasiado bien; ha quedado sorprendida con .sus agudas consideraciones sobre la historia universal, el historiador suizo sigue siendo en nuestros días lo que fuera esencialmente para sus contemporáneos; el historiador del Renacimiento y el "Cicerón" üii el mundo de las obras de arte de Italia. Por eso se le continúa frecuentando, fundamentalmente, pese a que los especialistas le conocen también como estudioso de la época constantina y como autor de una muy discutida historia de la civilización griega. Jacob Burckhardt nació en Basilea, Suiza, el 25 de mayo de 1818. Perteneció a una antigua familia emigrada a esta ciudad desde Alemania por motivos reHgiosos a principios del siglo xvi. Su madre, una mujer finamente intelectual, falleció cuando Jacob apenas contaba doce años. De ella heredó una enseñanza de amor a los hombres. También un profundo sentimiento de la caducidad de las cosas humanas. Burckhardt llegará a afirmar que este sentimiento estaba permanentemente anclado en su corazón desde el día de la muerte de su madre. Su padre desempeñó el cargo d.e "Oberstpfarrer" en la catedral de Basilea; era, pues, una especie de obispo, de "antistes" de la iglesia protestante local. Hombre de vasta cultura histórica, comprendió perfectamente que él era el sucesor de los obispos de Basilea y, al mismo tiempo, su adversario. La Contrarreforma y el poder del espíritu español en Europa fueron, por ende, un problema de familia en la casa de Jacob Burckhardt. El hijo del "antistes", el historiador conocido por todo el mundo, comprendió plenamente este problema y lo aceptó con amorosidad y con comprensión histórica. Los vestigios del trabajo que consagró a estos problemas se encuentran en los manuscritos desconocidos que dejó a su muerte. Enviado al Gymnasium y, luego, a la Universidad de su ciudad natal, inició en 1857 los estudios de teología, que prosiguió únicamente hasta 1839, época en la cual empezó a verse dominado por una invencible atracción hacia la historia y el arte. Prueba de este cambio fue la partida de Burckhardt a Berlín, atraído singularmente por
IX

PROLOGO

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

XI

!a fama de su excepcional profesorado y, en panicular, por RankíFue su alumno durante más de tres años, en la capital de AlemanísH de 1839 a 1845. ^ En aquella época no era todavía Ranke el patriarca de'ip Hístoí ría universal. Era aún un profesor joven, que no había publicado ni la historia de Francia, ni la de Inglaterra, ni la de Prusia. Todas sus obras inmensas vinieron más tarde. En 1839 no se conocía más que un primer volumen de su historia alemana del tiempo de la Reforma. Era, pues, ya el joven Ranke un historiador de la Contrarreforma, por más que esta última expresión era aún muy reciente, y Ranke no conoció la época que lleva ese nombre. Pero veía a Europa como una comunidad de pueblos diversos, reunidos por un patrimonio común de elementos históricos, de recuerdos, de destinos. Había comprendido que el Papado era una de las instituciones fundamentales que habían forjado a Europa, y es así como él se constituyó en el historiador de los Papas. Esta nueva obra, en tres volúmenes, fue la base de su gloria. Los protestantes dijeron que se iba a volver católico; los católicos lo hubieran excomulgado, pero lo admiraron unos y otros. Era nuevo, persuasivo y brillante. Burckhardt confesará haberse sabido de memoria parte de esta obra en su juventud. La estancia en la capital alemana prolongóse hasta 1843, sólo interrumpida por una breve temporada que pasó en Bonn, en 1841. Trabó amistad con otros eminentes profesores, especialmente con Franz Kugler, y acopió un enorme bagaje de erudición y de metodología. Antes de volver a su patria pasó por París. Con su vuelta a Basilea se inicia un período capital de su existencia, y decisivo también para la historia de Suiza, que vivía el conflicto entre los demócratas, defensores del principio de la unidad nacional, y los conservadores —protestantes y católicos—, partidarios de la soberanía cantonal. Burckhardt se alineó junto a estos últimos, y desde junio de Í844 hasta diciembre de 1845 fue redactor del órgano conservador Basler Nachrichíen. Empero, la corriente conservadora libera! que apoyaba, con intentos de mediación entre la tendencia intransigente y la democracia revolucionaria, fracasó clamorosamente. El desaliento indujo a Burckhardt, en marzo de 1846, a la "fuga hacia el Sur". Desde este año hasta 1848 permaneció en Italia, salvo algunas breves interrupciones. Vuelto a Basilea en esta última fecha, residió allí hasta 1853, retirado y casi solitario, y enseñó en el Pádagogium y en la Universidad. Fruto de tal concentración fue su obra La época de Constantino el Grande, vasto y movido cuadro de la decadencia del mundo pagano,

hie cuyas ruinas vase edificando la sociedad cristiana. La objetiviiliul con que es tratada la obra de Constantino deja subsistir muy de su tradicional y edificante aureola, aún reconociendo su auh'iilica grandeza en sus excepcionales dotes de político audaz, las > iKiles explican su defensa del cristianismo. Las cualidades del hisinriador y del escritor refulgen, sobre todo, en la brillante y hasta iiiisiáigica pintura de la decadencia del paganismo, nutrida de una riudieión que permite seguir al autor todas las transformaciones de los viejos cultos y recoger fielmente los nuevos que pululaban en tiquella sociedad en descomposición. Aunque nunca dio forma al libro que preparó, los estudios sobre lii Contrarreforma ocuparon mucho a Burckhardt y lo condujeron a los problemas generales de la época. Es cierto que ninguno de estos liiibajüs ha visto la luz pública hasta ahora, pero su conjunto forma un todo en el cuadro de sus obras. Son, iniciahnente, dos ciclos de conferencias, el primero titulado: "Cursos sobre la época de la guerra de los treinta años", hecho durante el invierno de 1848-49. El segundo: "Cursos sobre la época de la Contrarreforma", que tuvo lugar en el invierno de 1863-64. La primera serie la realizó algunos años antes de empezar sus trabajos para el Cicerone; la segunda, pocos años después de la aparición de la Cultura del Renacimiento. Los dos ciclos forman, pues, un conjunto. Burckhardt dice que en estos dos ciclos quiso dar una idea de la época de la Contrarreforma en dos períodos, uno antes de 1600 y el otro después de 1600. Fuera de estos dos ciclos se encuentran otros escritos inéditos de Burckhardt, una serie de ocho o nueve conferencias con intervalo de algunos años. En el conjunto de estos trabajos el sitio preferente lo ocupan, sin duda, las dos series de conferencias de que acabamos de hablar. Nada más significativo que el momento en que el autor le dedicó a la obra para conformar su visión; es el año de la revolución (1848). En la primavera las energías sociales, demasiado tensas, habían estallado casi en toda Europa; luego, en verano, habían continuado los reveses, aunque durante el invierno, cuando Burckhardt hablaba, no se había decidido nada. Dos años antes, en la primavera de 1846, huyó de la revolución que amenazaba a su patria para trabajar en Italia, "in dem schonen faulen Süden^s en una Roma muerta a todos los modernismos. Él quería vivir para su contemplación histórica, para su poesía y para su ciencia. Pero justamente en los Estados Pontificios y en Roma misma lo siguió la revolución. De los propios labios de Pío I X escuchó las palabras por las cuales el Pontífice aceptaba parte de las reivindicaciones revolucionarias y rechazaba algunas otras.

XII

PRÓLOGO

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

Luego Burckhardt abandonó Roma buscando su camino de regreso polla insurrecta Italia. Y helo aquí en Basilea, dándose cuenta de que, precisámenle, este rincón de Europa que era su patria, también era el lugar adecuado para sus contemplaciones. Tomó de nuevo,el lema que había considerado hasta entonces como lejano, puramente histórico y, quizá, suizo: la época de la Contrarreforma. Ahora lo concibe ya como un tema actual y europeo. En 1847 había permanecido algún tiempo en Berlín para cuidar de la nueva edición de la Historia de la Pintura y del Manual de la historia del Arte, de su admirado profesor Kluger. Durante el período 1853-54 realizó otro ciclo de viajes a Italia. En otoño de este último año estaba ya listo el manuscrito del Cicerone, escrito en idioma alemán y que sería publicado en 1855 en Basilea. Concebido como una guía de los tesoros de arte acumulados en Italia, o mejor aún, conforme a las modestas palabras del subtítulo, como una introducción para gozar de ellos, esta obra es, en realidad, un ensayo ejemplar de topografía artística y de verdadera historia del arte, desde la antigíiedad clásica hasta el final del siglo xviii italiano. El libro comprende tres partes, dedicadas a la arquitectura, a la escultura y a la pintura y subdivididas en capítulos que corresponden a los grandes periodos cronológicos y estilísticos. En el ámbito de cada capítulo, las vicisitudes de cada una de las artes son seguidas de región en región, según arraigan y se difunden las nuevas formas expresivas. Esta obra de Burckhardt está hoy, naturalmente, superada en no pocos aspectos por las investigaciones modernas: resulta, por ejemplo, inadecuado el modo de tratar el arte barroco. Sobre todo, los límites de la obra son los mismos de la personalidad del autor: sus incertidumbres y oscilaciones teóricas, su rigorismo crítico, que lo lleva a identificar la perfección estética con el arte griego clásico y con el del Renacimiento maduro. Con todo, en el Cicerone, halla manera de manifestarse, tal vez mejor que en otros escritos suyos, la fina sensibilidad de Burckhardt, cosa que se debe al carácter mismo del libro. Escrito en su mayor parte durante estancias en Italia, posee la inmediata lozanía de un diario de viaje: no pretende imponer sus juicios al lector, sino más bien ayudarle a rehacer por cuenta propia la experiencia directa de la obra de arte«rEncargado de la enseñanza de la historia en la Universidad de Basilea, esto no le impidió aceptar el ofrecimiento del Politécnico de Zurich, de reciente fundación, que le proponía el cargo de profesor de historia del arte. Dejó Zurich en 1858 y rehusó varios importantes cargos que le fueron ofrecidos fuera de allí, entre ellos la suce-

u'H de Ranke en Berlín. El retomo a su ciudad natal será, esta vez, dcíinitivo; vuelve como titular de la cátedra universitaria de Historia y no tardará en dar a la estampa la que todos consideran su obra fundamental: La cultura del Renacimiento en Italia, editada en Basilea en 1860. La primera parte del libro, basada en la afortunada fórmula del i Estado como obra de arte, trata de la vida política italiana de los siglos X V y X V I . La segunda tiene por tema el desenvolvimiento de la individualidad y considera principalmente la relación entre el Estado' y el individuo, la universalidad de los hombres del Renacimiento y'' la formación del concepto de gloria en el sentido moderno. "El resurgimiento de la Antigüedad" es el título de la tercera parte, que \ examina los varios aspectos del Humanismo, y los reflejos culturales 1 y sociales del resurgir de la afición por el mundo grecorromano. La / cuarta parte se dedica al descubrimiento del mundo exterior y del/ hombre, esto es, a la ampliación de los conocimientos y al ahonda-' miento de la conciencia de la personalidad. La vida social, especial-| mente en sus formas más elevadas, y las fiestas, la moral y la religión, en sus relaciones con la,vida contemporánea forman, finalmente,' el tema de las dos últimas partes de la obra que, en su conjunto, ofrece un amplio cuadro de'la vida italiana en el Renacimiento, aguda y originalmente analizada en sus múltiples aspectos. ^, -'' A pesar de la riqueza de detalles, evita el autor el peligro de la fragmentación, concentrando toda su exposición en tomo a un motivo fundamental y característico que se afirma en todo momento: éi_ individualismo del Renacimiento. La clave de la obra es, en efecto, el análisis de un nuevo tipo de humanidad, como aparece por primera vez en Italia después de la decadencia de la Edad Media: el hombre del Renacimiento, señor consciente de sí y del mundo, energía autónoma, capaz de poseer y gozar la naturaleza que lo rodea. Con la célebre formula del "descubrimiento del mundo y del hombre", tomada literalmente de la Historia de Francia de Michelet, precisa Burckhardt un significado histórico, que se ha hecho después corriente, en la palabra Renacimiento, usada al principio en sentido puramente estético por Vasari, para indicar la resurrección del arte después de laj "barbarie medieval". ^ Para Burckhardt es el Renacimiento, en primer término, la época [del más alto esplendor artístico, exaltada en el Cicerone, pese a que /en ella corran parejas el dominante culto de lo bello y la refinada \ elegancia de las costumbres con la inmoralidad y la profunda crisis de la fe religiosa. Esta actitud parcialmente negativa constituye una

XIV

PRÓLOGO

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

XV

limitación en el estudio de Burckhardt, el cual, por otra parte, rcsuU ta deficiente por su fracasado planteamiento del problema de los orígenes del Renacimiento (el resurgimiento de la Antigüedad no es entendido por el autor como elemento determinante de la nueva civilización) y de sus relaciones con la Edad Media. Aunque superada en estos puntos y modificada en otras conclusiones suyas por las investigaciones posteriores, la difundidísuna obra del escritor suizo conserva, sin embargo, todavía hoy, toda su importancia como modelo clásico de la historia de la cultura. N o obtuvo, en el momento de su publicación, el éxito a que es acreedora y que alcanzó más tarde. Las primeras ediciones se movieron lentamente. Pert) en lo que llevamos de siglo se ha difundido, tal vez, en millones de ejemplares en numerosos idiomas. Complemento suyo es la Historia del Remcimiento en Italia, aparecida en Stuttgarí, en 1867. Al iniciarse el curso de 1863-64 ya había realizado la gran obra de su vida. Había publicado, como hemos visto, la Época de Constantino el Grande y el Cicerone; su libro sobre la cultura del Renacimiento en Italia había asegurado su gloria definitiva. Había regresado a su ciudad natal decidido a no escribir más libros —tenía cuarenta años— y a dedicarse plenamente a su cátedra de la Universidad. En aquel entonces debe haber tenido la sensación de deber algo al tema de su juventud, a la época de la Contrarreforma, que no había tenido sitio en su obra literaria. Y anunció en el periódico oficial de Basilea quince conferencias con el título nada ambiguo: Die Zeit der Gegenreformation, de las que cumple decir unas palabras. Se trata de dos pensamientos que Burckhardt desarrolla ahora con la claridad que le proporcionan los nuevos puntos de vista que ha adquirido. En la historia general de Europa existe una época que. tiene su carácter propio, sus propios impulsos y su espíritu propio, y que hay que llamarla la época de la Contrarreforma. Esta es una de las dos ideas. Luego hay que reconocer que, aunque este movimiento tuvo sus fases posteriores en Roma, su origen es español y no italiano. Tras de hablar en sus primeras conferencias de la situación en Alemania y del carácter del calvinismo, habla de España: "Habría que describir ahora los orígenes del espíritu de la Contrarreforma, dirigida esencialmente por la potencia romana para reconquistar el mundo perdido. Pero detrás de este hecho hay otro más poderoso, por el cual hay que empezar, y es el espíritu español, que produjo en gran parte la Contrarreforma, la protegió y la dirigió por la dominación española en líaHa, que aspiraba a una monrquía universal, más católica que el Papa. España trabajó enormemente por la Contrarrefor-

en el mundo entero. Si Francia y Bélgica permanecieron católicas liic gracias a España, y la Contrarreforma alemana es obra suya. Pero si Inglaterra y Holanda se inspiraron en una resistencia) extrema conel catolicismo, y si ambos países vieron en esta lucha la condición i-L-ncial para su subsistencia, débese también a España". Lo que Burckhardt hizo comprender a su auditorio no católico fue Instante. Tuvo que reconocer que la gran presión hecha contra la Kcforma no fue una reacción artificial y política, sino un movimien(o espontáneo de carácter profundamente religioso. Había que reconocer que el verdadero promotor de este movimiento no fue la curia romana, sino el pueblo español; que la Inquisición no había sido una L i c a c i ó n papal y eclesiástica, sino esencialmente un instrumento político de los españoles; que San Ignacio no era un mero organizador astuto, antes un hombre verdaderamente piadoso, movido por una vocación religiosa; que todo el movimiento español, en fin, no había sido una medida tomada por el gobierno, sino un sentimiento popular profundo y original. Rstos puntos de vista no se publicaron en libro alguno y únicamente los conoció por entonces su auditorio. En vida tuvo muchos njmiradores. En Alemania, la nueva concepción histórica de España y de la época de la Contrarreforma se creó independiente a BurckJKirdtv diez o veinte años más tarde, en la misma atmósfera que la escuela de Ranke, de donde sahera Burckhardt. Fue un alumno del viejo Ranke, Wilhelm Maurenbrechcr, quien hizo una revolución en cuanto a las investigaciones sobre la Contrarreforma, en un libro aparecido en 1880. La historia de nuestro escritor en los años que siguieron a la publicación de La cultura del Renacimiento en Italia fue, sencillamente la de la enseñanza en Basilea, su ciudad natal con la que se había reconciliado definitivamente. Hasta 1868 trabajó en una obra acerca del arte renacentista, que solamente quedó esbozada. Luego empleó hii'go tiempo en la elaboración de las Reflexiones acerca de la historia universal, publicadas después de la muerte del autor en Stuttgart, i-ii 1905, lo mismo que su magna Historia de la cultura griega, en cinco volúmenes. En el año de 1886 abandonó definitivamente la enseñanza. El objeto propio del estudio de la Historia llevada a cabo por Hurckhardt a lo largo de toda su vida, no fue la construcción filosi'ifica de la historia del mundo, ni promover una erudición técnica, sino el desarrollo del sentido histórico. Porque para el la Historia iK) fue una ciencia objetiva, referente a hechos neutrales, sino "el

XVI

PRÓLOGO

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

XVII

registro de los hechc^ que una edad encuentra notables en otra". Como registro que es, depende de recuerdos, y cada generación, pbrl^ un nuevo esfuerzo de interpretación y encaje, tiene que recordar una y otra vez su propio pasado; a menos que desee olvidarlo y perder así el sentido de lo histórico y la sustancia de su propio"' existir. Tal interpretación implica selección, énfasis y evaluación. N o consiste en concepciones subjetivas, sino que es creativa, con referencia a la inteligencia de la historia y también a los hechos históricos; porque únicamente mediante una interpretación selectiva y estimativa podemos determinar lo que son los hechos relevantes y significativos. Muy lejos de ser neutral y, consecuentemente, incapaz de; juicio, fue Burckhardt et historiador más conscientemente selectivo y crítico del siglo xix. Mas nunca pretendió ser filósofo. La filosofía de la Historia es, para él, una "contradictio in terminis", en cuanto que la Historia coordina observaciones, mientras que la filosofía las subordina a un principio. De igual modo desecha también una teología de la Historia. "El mejoramiento ofrecido por la religión se encuentra más allá de nuestro alcance". La solución reUgiosa de la inteligencia de la Historia pertenece, dice él, a una facultad especial del hombre, a la fe, que Burckhardt no pretende poseer. Se refiere a Hegel y a San Agustín como a los dos titanes que han efectuado los intentos más notables en pro de una explicación sistemática de la Historia a través de un principio: por Dios o por el Espíritu absoluto, cada uno de ellos llevando a cabo su objeto en la Historia. Contra la Teodicea de Hegel, insiste nuestro autor en que la racionalidad de la Historia se halla más allá de nuestra percepción, ya que no somos nosotros copartícipes del objeto de la eterna sabiduría. Y contra la interpretación religiosa de San Agustín afirma: "para nosotros -es indiferente". Ambas trascienden nuestra posible sabiduría, puramente humana. El único punto accesible para él es el centro permanente de la Historia: "el hombre como es, como fue y como será siempre", luchando, actuando, sufriendo. El resultado inevitable de la negativa de Burckhardt a ocuparse de los fines últimos es su resignación complementaria referente al significado último. Se pregunta: "¿Hasta qué punto deriva esto en el escepticismo?" Su respuesta es que el verdadero escepticismo tiene ciertamente su lugar en un mundo en el cual comienzo y fin son desconocidos, hallándose el medio en constante movimiento. Y , sin embargo, existe alguna especie de permanencia en el curso mismo de la Historia, a saber, su continuidad. Este es el único princi-

pio discemible en las Reflexiones sobre la Historia, la única fibra sutil (|m- íigrupa sus observaciones, desde el momento en que ha descartado liis irilerpretacíones sistemáticas de la filosofía y de la teología. La enIrtii significación de la Historia depende, para Burckhardt, de la conllmiidad, como común medida de las evaluaciones históricas parlie iilares. Esta continuidad no señala únicamente la importancia de la duriición formal, sino también la necesidad de la conservación. Su valor estriba en la continuidad consciente de la Historia como una liniÜción, y la tradición histórica tiene que ser continuada y defentlitla contra el deseo revolucionario de una permanente revisión. La CK|icriencia básica de Burckhardt consistió en que, desde la Revolulii'in francesa, Europa había vivido en un estado de tradición que se desintegraba rápidamente; y el temor de una amenazante ruptura con todo aquello que es de más valor en la tradición europea, fue el telón de fondo de su comprensión de la misión histórica. El motivo personal de su estudio de la Historia y de su adhesión tenaz, casi desesperada, a la continuidad, fue una reacción apasionada contra la Iciidencia revolucionaria de su tiempo. Al defender la misión de la conciencia histórica, trataba, por lo menos, de retardar la inminente disolución, manteniendo su credo histórico contra el movimiento radical, en el cual habían tomado parte activa algunos de sus más ínlimos amigos. Para él, la continuidad de la conciencia histórica tiene un carácl i r casi sagrado: constituye su última religión. Solamente por lo que luca a aquellos acontecimientos que han establecido una continuidad de la tradición occidental, retiene Burckhardt un elemento de interpretación teológica, ya que no providencial.
WERNER KAEGI.

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN I T A L I A

PRIMERA

PARTE

IT. E S T A D O C O M O O B R A DE A R T E

I.

INTRODUCCIÓN lares, a menudo arbitrarios, para llegar, sea como fuere, a exponer algo del tema. Algún día pensamos remediar la mayor laguna de la presente obra con un estudio especial sobre el ''arte del Renacimiento"; sólo en medida muy modesta ha podido cumplirse este propósito.^ La lucha entre los" papas y los Hohenstaufen dejó, al fin, a Itaha en una situación política que la diferenciaba del resto deil Occidente en las cosas más esenciales. Si el sistema feudal en Francia, España e Inglaterra era de tal índole que, al agotar su vida, tenía que desembocar necesariamente en el Estado monárquico unitario y si en Alemania contribuyó por lo menos exteriormente a mantener la unidad del Imperio puede decirse que Italia se sustrajo a su influjo, casi por completo. Los emperadores del siglo XIV no. .fueron ya^ en el _mcior de los casos, reQÍMdos. y_ considerados como- -señores feudales, sino, como posibles cabezas visibles, como posible reFiierzq_ de poderes ya existentes. T e r o el Papado, con sus 1 La Historia de la Arquitectura y Decoración del Renacimiento italiano de Burckhardt fue publicado por vez primera en 1867. Sus Notas sobre la Escultura del Renacimiento aparecieron en 1934, como parte del volumen XIII de sus obras completas. De su proyectada Historia de la Pintura del Renacimiento sólo se acabaron tres capítulos, publicados como ensayos en 1898, un año después de la muerte del autor.

l'Nii.- estudio lleva el título de u n (iiciü ensayo, de u n simple esbozo, ijn el verdadero sentido del vocablo, V el autor se da D e r f c e t a cuenta de liabcrse lanzado a u n a tarea arries>tiula con medios excesivamente liinilados. Pero aún e n el caso de Huc pudiera confiar con mayor ophmismo e n la eficacia de la investigación, no estaría mucho más «cfíum de la aprobación de los docliiíi. Los contornos espirituales de Lina época cultural dan acaso en ciida visión individual una imagen distinta, y, tratándose de u n a civiliziición que, como madre inmediata lie la nuestra, hace aún stntir su infUiiü, interfieren a cada momcnlo los juicios y sentimientos subjelivos tanto en el autor como en el lector. E n el vasto mar a que nos lanzamos, son múltiples las rutas y liis direcciones y las posibilidades; lus elementos de investigación preliminar que han servido de base al [iresente trabaio, en manos de otro hubieran podido fácilmente n o sólo riaborarse y tratarse de modo distinto, sino producir resultadois esenrialmcnte distintos también. El tema i n sí tiene importancia suficiente [iiira hacer deseables ulteriores y múltiples elaboraciones y requerir la colaboración v la opinión de investigadores del más diverso critelio. Pero démonos entre tanto por ^atisfeohíM con que se nos preste una paciente atención y se comprenda la unidad de este libro. La mayar dificultad de la Historia de lii Cultura reside en el hecho de L|ue u n a gran continuidad espiritual IKI de dividirse en categorías singu-

/

JAC^^BURCKHARDt^-

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

creaciones y sus Duntos de apoyo, tenía precisamente la fuerza necesaria para impedir toda futura unidad sin ser él mismo capaz, por su parte de crear una.''' Entre ambos existían multitud de fonnas políticas —ciudades y déspotas— que ya existían o surgieron, cuya existencia dependía de su propia capacidad para mantenerla.^ En ellas aparece el moderno espíritu europeo del Estado, entregándose por vez primera libremente a sus propios impulsos, revelando con excesiva frecuencia ese desenfrenado egoísmo que hace escarnio de todo derecho y ahoga en germen toda sana formación. Ahora bien, donde esla tendencia queda superada o equilibrada de algún modo, surge algo nuevo y vivo en la historia: el Estado como creación calculada y consciente, como obra de arte. Tanto en las repúblicas urbanas como en las tiranías, vemos expresada por modo múltiple esta modalidad que condiciona igualmente su forma interna y su política exterior. Nos reduciremos a considerar su tipo más claro y definido en los Estados de régimen tiránico. La situación interna de los territorios gobernados por monarcas despóticos tuvo un famoso modelo en el Tmiperio Normando de la Bala Italia y Sicilia, tal como Federico I I , lo organizara.'^ Había crecido este monarca en medio de la traición y el peligro, alerta siempre ante la vecindad amenazadora de los sarracenos, no tardó en habituarse a juzgar y tratar las cosas de un modo totalmente objetivo. Fue, en realidad, ©I primer hombre moderno que '2 Maqulavelo, Discorsi, libro I, capítulo 12. 3 Los gobernantes y su partido constituían, en conjunto, "lo stato", y este nombre adquiriría, con el tiemoo, el significado de la existencia colectiva de un territorio. * Hófler, Kaiser Friedrích 11, pág. 39 y sigs. E. Kantorowicz, Kaiser Friedrich ¡í, Berlín, 1927.

se sentó en un trono. Añádase que estaba familiarizado con las autoridades de los Estados sarracenos y conocía sus métodos administrativos, y téngase en cuenta la experiencia de aquella lucha de vida o muerte con los papas, que obligaba a ambos partidos a poner a contribución todas las fuerzas y todos los recursos imaginables. Sus decretos (a partir de 1231 especialmente), tendían a la completa destrucción del- Estado feudal y a la transformacióa. del pueblo en una masa inerme y abúlica, con una extremada capacidad de tributación. Centralizó d poder ¡urídico y.la administración en forma basta entonces des,CG«ioeida ,en-OccideníeL. Ningún funcionario debía ser nombrado por elección popular, so pena de asolación del lugar o ciudad culpables de semciante fechoría v degradación de los ciudadanos, que eran reducidos a servidumbre. La tributación, basada en una vasta y prolija organización catastral, adoptó el estilo de la rutina mahometana recurriéndose a los métodos de tortura y crueldad, sin el cual a los orientales no es posible sacarles una moneda. Eli^pueblo dejó de existir como tal y sólo quedó una masa inerte de vasallos, a quienes, por ejemplo, les estaba prohibido casarse o estudiar en el extraniero. La Universidad de Ñápeles fue la primera institución conocida, de este Upo. que restringió Ja libertad de los estudios, mientras el Oriente, en este aspecto por lo menos, deiaba a la gente en completa libertad. Típicamente mahometano era, sin embargo, el estilo de comercio que Federico practicaba en el Mediterráneo, reservándose muchos géneros y dificultando el comercio de sus vasallos. Loa califas fatimitas, con sus encubiertas tendencias heterodoxas, fueron, cuando menos al principio, tolerantes con sus vasallos en materia religiosa. En cambio, Federico establece, como corona y remate de su sistema de gobierno, un tipo de

liiqiii sieÍQn_j¿Qntra_ la _ herejía, - q ue lia de parecemos más censurable si consideramos que.enJ.QS_heieies.,per.Hcguía a los representantes .del libre espíritu ciudadano. Constituían el cuerpo de policía en el interior y el número principal del eiército en u[ exterior aquellos sarracenos procedentes de Sicilia, establecidos en I -ucera y Nocera, sordos a todo lamento e indiferentes a la cxcoivjunión eclesiástica. Los vasallos, perdido el hábito de las armas, permitieron más adelante, sin voluntad propia, a la ligera, la caída de Maníredo y el advenimiento del Aniou, y la nueva dinastía siguió haciendo uso del mismo mecanismo de- gobierno que heredaba. lunío a la figura centralizadora del monarca aparece un usurpador del más peculiar estilo: su vicario yerno Ezzelino da RomanO'. No resenta un sistema de gobierno f administración, pues su actividad redujo a meras luchas por el en la Alta Italia Oriental, como modelo político no tenluego menos importancia que imperial protector. Hasta enton!S, en la Edad Media, toda conista y usurpación se fundaba en ; herencia real o suuuesta v en derechos, o bien se llevaban o en nombre de la causa conhfieles y excomulgados. Por prira vez se intenta aquí fundar un recurriendo al asesinato en íñasa y a un sinfín de atrocidades.

es decir, apelando a todos los medios teniendo únicamente en cuenta el ob¡etivo que se persigue. Nadie, después, ifiualó ,a .Ezzelino en K magnitud de sus crímenes, ni siquiera César Borgia; pero se había dado el ejemplo, y la caída de Ezzelino no supuso para los pueblos el restablecimiento de la ¡usticia ni sirvió de advertencia para posteriores delincuentes. En vano fue que Por aquel entonces santo X ^ á s . ^ d e Aquino, vasallo natural de Federico, establecía la teoría de un régíínen constitu^r;^n"5r---p]] " ^ A i t n T g f t irnaginaha al prínc-i'Tje apoyado en un Senado nombrado por él mismo y en una representación elegida por el pueblo. Estas ideas se desvanecieron en el ámbito reducido de Jas aulas, y Federico y Ezzelino fueron y se mantuvieron, para Italia, las más grandes figuras políticas del siglo xni. Sus imágenes refíejadas con grandeza fabulosa, constituyen el principal contenido de las Cento Novelle Antiche, cuya redacción originaria procede aún, seguramente, de aquella centuria.-'* A Ezzelino se le describe aquí ya con ese sentimiento de humilde veneración en que suele expresarse toda impresión desmesurada, A su persona se vincula toda una hteralura, desde la crónica de los que presenciaron los hechos con sus propios ojos hasta la tragedia semimitalógica*.

l í . T I R A N Í A S DEL S I G L O X I V i grandes y pequeñas tiranías *1 siglo xiv se nos revela con harfrecuencia que las impresiones de índole no suelen perderse. Sus Irímenes claman al cielo y la histitriti los registra en detalle. Pero i'ti 'ndiidable que, como Estados es(ijbtecidí^. por completo sobre base pi'opia y organizados en tal sentido. el estudio de ellos resulta del más alto interés. El consciente cálculo de apelar a B Cento Novelle Antiche, 1, 6, 20, 21 22, 23, 29, 30, 45, 56, 83, 88 y 98. Ed. de 1525. •5 Scardeonius, De urbis Patav. aníiquitate, en el Thesaurus de ] . C. Graevius, V L .3, pág. 259.

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

todos los medios —de lo cual nin- f "distinta era la actitud del déspota^ gún príncipe fuera de Italia tenía- italiano, el cual, guiado por un-scn* la menor idea— en maridaje con . íido de lo monumental y grandioso, un poder oasi absoluto dentro de ávido de gloria, solamente utiliza el los propios límites del Estado, dio talento como a,tal. Rodeado de_salugar a formas de vida y a tipos , -hios y;poetas, siente q é pisa nueyá' u humanos pcculiarísimosj íj-^secreto tierra, y llega a creerse casi en poprincipal en que basaban su domi- sesión de una nueva legitimidad. nación residía, para los tiranos raás MundiaLtlÉnpmbre alcanzó en este prudentes, en el hecho de dejar la aspecto^ el déspota" dé Verona, Can ; tributación tal como la habían en- Grande dclla Scala, auc_llegó .a reLlTcontrado o como la habían estable- l ^ J o d ^ _ una_JiaUa. jle--desterrados ' cido al principio: un impuesto bá- ilustres en su Corte. Los poetas sico, calculado por estimación ca- guardaron gratitud a estos grandes] tastral; determinados impuestos de señores. Petrarca, cuya visita a ta-; consumos v aranceles aduaneros de les Cortes encontró tan severos de-; importación y exportación, a lo cual tractores, nos ha deiado el retrato • añadíanse los ingresos de la fortu- de la figura ideal de un príncipe na privada de la Casa reinante. El del siglo xiv,'^ Muchas y muy gran-, único aumento posible dependía del des cosas pide de él —se trata del^ acrecentamiento del bienestar gene- señor de Padua—, pero lo hace \ ral, de la iníensifioación del tráfico en un tono como sí ile creyera ca-: mercantil. N o se recurría aquí a paz de hacerlo. Le dice quñ no debe^ empréstitos, como solía hacerse en ser señor de los ciudadanos, sino| las ciudades; se prefería recurrir, padre de la patria, y que debe amar-.| de vez en cuando, a un goloe de los comoi si fueran sus propios hi-| mano bien calculado v meditado, jos; aún más, como si fueranl siempre que no pusiera en peligro miembros de su propio cuerpo. Quel la estabilidad de la situación: por puede revolverse contra el enemigol ejemplo, cuando se destituyó y se con sus armas, sus guardias y sus; desposeyó de sus bienes —en el es- mercenarios, pero que sólo la be-,| tilo típico de los sultanes— a los nevolencia cabe emplear con sus| altos funcionarios de la Hacienda.^ ciudadanos. Claro que sólo C Q U J Se procuraba que estos recursos aquellos que aman lo presente y es-j alcanzasen para los gastos de l a ' tablecido, pues el que piensa en i pequeña Corte, de la Ruardia per- cambios constantes es un rebelde y\ sonal del monarca, de la hueste un enemigo del Estado y con él de-] mercenaria y de las obras públicas, be emplearse todo el rigor de la; y para pagar a los bufones y a la justicia. Expone luego en detalle la¡ gente de talento que figuraban en ficción —auténticamente modernael séquito del príncipe. La.ilegiti- de la omnipotencia del Estado. El midad, rodeada de peligros constantes aislaba al monarca: su más honPetrarca, De república optime ud-\ rosa alianza era la que concertaba con espíritus altamente dotados, sin m'mistranda, ad Franc. Carraram (Ope-:. tener en cuenta su origen. La libe- ra. pág 372). 10 Cien años después se hará de la ralidad usada por los príncipes nór- princesa madre de la patria. Ver Hic-| dicos del siglo X I I I se limitaba a ronymus Crivelli. Oración fúnebre de] los caballeros, a la servidumbre y Bianca María Visconíi (Muratori, a los cantores de noble origen. Muy Scriptores rerum Italicarum, XXV, co-' lumna 429), Véase una traducción sar,Jj Sismondi, Histoire des répubUques cástica de esto en el caso de la heritaiiennes. IV, pág. 420; VIII, página mana del papa Sixto IV, a la que se llama maíer ecclesiae. Jac. Volaterra1 y sigs. '8 Franco Sacchetti, Novelle, 61 y 62, nus (Muratori, X X I I I , columna 1091

|ii liicipe hA--de-.--i;UÍdar _de__tpdo: (•oiistruÍ¿-y„-.conscryar. templos y wiificios de utilidad pública, manlencr el orden en la calle,!^ desecar pantanos, vigilar el cultivo de la vid, y del trigo, preocuparse del equi(iiiivo reparto de los impuestos, dar su auxilio a enfermos y desampaI - ¡ K I Ü S , proteger a sabios ilustres y l'rccuentar su trato a cambio de lo cual éstos Se encargarían de iransniitir a la posteridad la fama de M I S hechos. A pesar de los aspectos favoralilcs en general, y de los méritos individuales de algunos de estos tiranos, ya en el siglo xiv se sentía lii inconsistencia, la falta de garanl í í i s verdaderas de estos regímenes. (\mm por motivos de índole interna las constituciones políticas de osíe tipo son tanto raás duraderas L'Uíinto más vasto es el territorio, ias >íi'andes'"t'tfaTTfas—tendían—siempre _ a devorar a las pequeñas, i Qué hecatombe de néqueños' tiranos fue sacrificada sólo por los Visconti en esta época! Ahora bien, a este peligro exterior respondía de modo cierto, casi siempre, una efervescencia interior, que al provocar determinadas reacciones on el ánimo del monarca, tales situaciones engendrahan, por lo general, efectos en grado sumo perniciosos. Por una parte, la falsa omnipotencia, la tentación de los placeres y toda suerte de rjíoísmos, y por otra, la amenaza de enemigos y conspiradores, le convertían, casi ineludiblemente en un vctdadero tirano en la peor acepi'ión de la palabra, iSi pudiera conliarse por lo menos, en la fidelidad (le los consanguíneos! Pero donde lodo era ilegítimo no podía constiuiirse un firme derecho hereditario, ni en lo referente a la sucesión en el poder ni en lo que atañe a la A propósito de esto se Ic ruega prohiba la circulación de los cerJ o s por las calles de Padua. pues adei i í á ü de ser un espectáculo poco grato .1 !a vista se asustan los caballos.
i|iic

distribución de los bienes; ocurría así que en horas de inseguridad y peligro un primo o un tío decididos echaban a un lado al heredero inepto o menor de edad, en interés de la propia Casa reinante. También sobre la exclusión o reconocimiento de los bastardos había constantes disputas. Y así ocurría que muchas de estas familias eran atacada? por parienies descontentos y sedientos de venganza. N o era raro auc semejantes situaciones hallasen salida en la Iraic'ón o en el ases:-' nato en masa de familias enteras. Oíít??Ttvfam en e l exterior í o m o fugitivos, y no faltaba quien, en" trances tales considerando objetivamente su situación, tomaba las cosas con paciencia, como, por ciemplo, aquel Visconti que se dedicó a tender las redes en el lago de Garda.^^ El mensajero de su adversario le preguntó, sin ambages, cuándo pensaba volver a Milán a lo cual él le contestó: " N o antes que las infamias del otro hayan rebasado la medida de mis propios crímenes". En algunas ocasiones la parentela del príncipe reinante le sacrifica en aras de la moral pública, ultrajada en exceso, para salvar así la dinastía.'-^' En determinados casos, .e4,p^ der es asunto de la totalidad de la familia, hasta tal extremo, que el jefe de ella viene vinculado al consejo de famiha; también aquí el reparto de bienes e influencia daba lugar a las más violentas disensiones. En los autores florentinos contemporáneos Se observa un insistente y profundo odio contra semejante esitado de cosas. La misma pompa ins?^ente. Ja magnificencia de que hacían alarde los tiranos en su indumentaria —acaso menos por sa1^ Petrarca, Rerum memorándum, líber I I I , pág, 460. Se alude a Mateo I Visconti y a Guido della Torre, que reinaba entonces en Milán. la Matteo Villani, V. 81: El asesi^ naio secreto de Matteo II Visconíi (Maffiolo) por sus hermanos.

[ACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O

CN ITALfA

tisfacer su vanidad que por impre- ran su caída. "Del mismo modo que sionar la fantasía del pueblo— ex- los tiranos surgen, crecen y se afiancita t o d o su sarcasmo. ¡ Y ay del zan, crece en su intimidad, oculta, advenedizo que caía en sus manos, la sustancia que ha de traerles la como aquel Dogo recién salido del ruina y la confusión".i^ Pero falta homo, A£nellíj^.áe._Pisa (1364), que explicar el principal motivo de oposolía cabalgar con el áureo cetro en sición. Florencia - aparecía entonces l a diestra, se mostraba al pueblo en la plenitud de un opulento dedesde el balcón de s u regio palacio sarrollo de individualidades, mien"como se e x D o n e n las reliquias", re- tras los "tiranos no reconocían ni clinado sobre tapices y almohadones toleraban otra individualidad que la de brocado y se hacía servir de ro- suya propia v la de sus servidores dillas como a un papa o a un em- más inmediatos. El control sobre perador! 1^ Pero no es raro que es- las personas estaba ya organizado y tos fioientinüs hablen con noble se había establecido, incluso, el progravedad. Dante ve, reconoce y cedimiento del salvoconducto.'" defino insuperablemente lo innoble El misterio v el alejamiento de y lo vulgar en la avidez de rique- Dios de tales existencias cobró nuezas y de poder de l o s nuevos prín- v o y peculiar matiz en la imagicipes. "¿Qué suena en nuestras nación de los contemporáneos en trompetas, en nuestros cascabeles y virtud de la notoria superstición asnuestros cuernos y flautas sino: trológica y la incredulidad de algu¡Llegaos a nosotros! ¡vosotros ver- nos tiranos. Cuando el último Cadugos! ¡vosotros aves de prosa!?" rraña no podía defender ya los Se d e s c r i b e el castillo del tirano ais- muros y puercas de su Padua lado en una altura, l l e n o de cala(1405), sitiada por los venecianos bozos y de tubos para escuchar,'^" y asolada por la peste, su guardia sede de todo lo bajo y ruín. Vati- personal le oía por la noche invocinan otros iodo género de desdi- car al diablo y pedirle que le machas a l o s que entran al servicio de tara. los tiranos y al fin compadecen al tirano mismo, que ha de ser necesariamente enemigo de t o d o lo De JaSL-tkanías del siglo xiv, el caso bueno, que de nadie puede fiarse y de los Visconti de Milán —a parha de leer en el rostro de sus va- tir de la muerte del arzobispo Giosallos l a impaciencia con que espe- vannl (1354)— constituve indiscutiblemente el ejemplo más completo e instructivo. En Bernabó se mani14 Filippo Villani, ístorie, X I , 101. fiesta pronto, de la más inequívoca También Petrarca encuentra que los manera un aire inconfundible de fatiranos se adornan "como aliares en milia con los más terribles empedías de fiesta". El cortejo triunfal a radores romanos.^ El más impor la antigua de Caütracanc en Luca lo encontramos circunstancialraente des- tante asunto del Estado, es para eí crito por Tegrimo, en su vida, en Muratori, X I . co!. 1.340. 18 Matteo Villani, V I , 1. 18 La oficina de pasaportes de Pa i!5 De vulgari eloquencia, I, cap. 12, "...qui non heroico more, sed plebeo dua es llamada "quelli delle buUette' a mediados del siglo x i v por Franco scquüntur superbiam", etc. 1" Cierto que sólo en los escritos Sacchetti, Novelle, 117. En los último del siglo XV, pero sobre la base de im- diez años de Federico 11, en que se presiones de época anterior seguramen- llegaba al extremo rigor en el dominio te: Leone Batista Alberti, De re aedif., personal, el método de pasaportes deV, 3; Francesco di Gíorgio. Trattato; bía de estar ya muy desarrollado. M Corio, Síoria di Milano, fol. 247 en Della Valle, Letlere sanesi, I I I , 121. y sigs. 17 Franco Sacchetti. Novelíe, 61.

pi íncipe, la caza del jabalí; a quien cia principesca de la Europa de en..^ ;iireve a lesionar tai privilegio, tonces. A ella trasladó su famosa •1- le da muerte entre tormentos. Ei biblioteca y la gran colección de re1 iii-hlo que vive temblando, tiene liquias de santos, en la cual había [M> :tlimentar los cinco mil perros puesto una fe especial. Extraño fueI l i s jaurías, bajo las más graves ra que un príncipe con tan peculiar ii-ponsabilidades en lo que atañe al sentido de las cosas no hubiera asiMi-iiestar de éstos. Los impuestos pirado en lo político a las más altas •>>ri elevados y para cobrjirl^. s5"recoronas. El rey Wcnzci Ic hizo du' i ' i i e a todo medio imaginable-de que (1395). Pero él no aspiraba a viiiicncia; hace dotar a siete hijas menos que a coronarse rey de Ita• n i i 100,000 florines de oro para calia^' o a ceñir la corona imperial, I I u n a y acumula un inmenso tecuando.enfermé-^ murió (1402). Se "i-o. Con motivo de la muerte de eslima que obtenía anualmente de • I I esposa (1384) publicó una noiiiicación "a los vasallos, segiín la sus Estados, en conjunto, además de 1.200,000 florines de oro a que asu i ; d éstos habrían de llevar luto ducendían los impuestos ordinarios, lariic un año" pues ya que habían • nmpartido con él las alegrías, ¡us- 800,000 florines más en subsidios U i e r a que compartiesen los duelos extraordinarios. El reino que había liiinbién. Incomparablemente carac- logrado formar recurriendo a todo ii lístico es el golpe de mano con géHÉtodc violencias quedó deshecho a su muerte v apenas pudieron Hiic le redujo su sobrino Giangak'.izzo (1385), una de esas cons- conservai-se, de momento, las part)¡r:iciones realizadas c o n éxito que tes más antiguas. Imposible es imaginar lo que hubieran sido sus hijos . • ( i L - i n c c e n alín a historiadores de G i f i y ^ María ( í 1412) y Filippo ' ] M c a posterior.-^ _^ li\ autéHttaT"SenTído de lo gran- María ( t 1447)' "sT hubieran vivido dioso en el tirano adquiere en en otro país sin saber nada de su CÜiingalcazzo un prodigioso relieve, solar ni de su estirpe. Pero como tiastó m á s de 300,000 florines en vastagos de tal linaje heredaron tamla construcción, no terminada, de bién el espantoso caudal de cruelííi^antcscos d i q u e s para desviar, a dad v cobardía que en aquél se havoluntad, el Mincio de Mantua y bía ido acumulando de generación (I l i r c n t a de Padua y dejar así ineren generación. mes a estas ciudades; -- hasta es Giovan María se hace también lícito suponer que pensara en la desecación de las lagunas de Vene- famoso por sus perros. Pero no son tia. Fundó_l'e]_jnás maravilloso de ya perros de caza, sino animales it)dos los monasterios'',^ la cartuja amaestrados especialmente para destic Pavía, V el Duomo de Mitán, pedazar seres humanos, y cuyos "que supera en suntuosidad y gran- nombres nos han sido transmitidos. ilczii a todos los templos de ía Crisl i a n d a d . Tal vez el palacio de Pavía 24 Corio, fol. 286, y Poggio, Hist. • -•mpezado por su padre Galeazzo floreitt., en Muratori. X X , columna \ concluido por él— fuera, con 290. De la aspiración al Imperio habla M i n c h o , la más espléndida residenCagnola (íbid.) y a lo mismo alude el soneto de Trucchi en Poesie ilaUane medite, II, pág. 118: Como, por ejemplo, a Paulo Joviü, Virí ¡Ilustres, Vida de Gianga- Stan le cittá lombarde con le chiavi IfíIZZO. In man per darle a voi..., etc. " Corio, foís. 272 y 285. Roma vi chiama. Cesar mÍo novello Cagnoía en Archivio Siorico, 11 lo sonó ignuda, e l'anima pur vive: l>aü. 23. Or mi copriie col voslro maníello...

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A 0 E L

RENACIMIENTO

EN

ITALIA

como los nombres de los _osos del ] emperador Valentiniano I.^^ Cuan- ] do, en mayo de 1409, prolongando- ¡ se la guerra, el pueblo hambriento í le gritó en la calle "¡Pace! Pace!", hizo cargar a sus mercenarios, que mataron a más de doscientos infelices. Mandó después prohibir, baio pena de horca, pronunciar las palabras paz y guerra, y a los mismos sacerdotes se les hizo saber que, en vez de "dona nobis paeem", en adelante deberían decir "tranquillitatem". Por fin, algunos conjurados, aprovechando el momento en que el gran condottiere del Duque demente Facino Canc se hallaba mortalmeníc enfermo en Pavía, dieron muerte a Giovan junto a la iglesia de San Gotardo en Milán. Pero el

mismo día, Facino, antes de morir pudo aún reunir a sus oficiales y hacerlos jurar que defenderían la causa del heredero Filippo María, y llegó hasta a proponer qu^ se le casara con su propia esposa-cuando él, Facino, hubiese fallecido, lo que fue cumplido sin tardanza. Era ella Beatrice di Tenda. De Filippo María tendremos aún ocasión de hablar. Y en tales tiempos Cola d¡ Rienzi se atreve a basar una soberanía nueva sobre Italia en el efímero entusiasmo de la población romana reunida en asamblea, /unto a déspotas como los anteriores hay que considerarle, no obstante, como un pobre insensato, condenado al fracaso desde el primer instante.

III. T I R A N Í A S DEL SIGLO X V En ._eUsiglo~xv-Ja tiranía ha- mudado de carácter. Muchos de los pequeños tiranos, al igual que algunos de los grandes, como los _ScaJa y los Carrara, han desaparecido. Los más poderosos han mejorado de posición y en lo íntimo revelan un desaiTollo más característico. En. Ñapóles, con la nueva dinastía aragonesa, se advierte una orientación más firme. Y es muy elocuente en este siglo la tendencia de los con-, dottieri a un dominio independiente, incluso la aspiración a la corona; ! y ello constituye un nuevo paso en" el sentido de lo real y práctico, de lo puramente objetivo, así como una alta recompensa, tanto para el talento como para la falta de escrúpulos. Les tirmiosmás'pequeñoSr para afianzar, su aitua_ción, procuran respaldarse en" la influencia de los grandes Estados, entrando a su servidumbre y convirtiéndose en condottieri de éstos, lo que, además de ^ 5 Corlo, fol. 301 y síes. Véase ,^mian£L.Marpelinp, ,XXIX^ 3. proporcionarles algún dinero, les asegura impunidad para sus fechorías, y también algunas veces ocasión de ensanchar sus dominios. En conjunto puede decirse que tanto grandes como pequeños han de pro- curar ahora obrar con mayor cálcu- \ lo y mayor prudencia, renunciando : a lias atrocidades excesivas. N o debían, en suma, hacer más daño del indispensable nara eonseeruir los fines que se proponían: hasta tanto les disculpara la opinión de los no partícipes. Del tesoro de piedad que enriquecía a los príncipes legítimos de Occidente no queda aquí ni rastro. A lü sumo, no les queda otro prestigio que una especie de aureola de gente de grandes ciudades. Lo que sigue ayudando a los príncipes italianos es siempre eí cálculo frío y el talento. Un carácter como el de Carlos el Temerario, que se entregaba con ciega pasión a empresas sin ningún fin práctico, era.papa \ Paulo (ovio, Viri iUustres, sobr^ Giangaleazzo y Filipo.

dio. Ni aprobaciones ni investiduras imperiales cambian este estado de cosas, pues el pueblo no da importancia ninguna al hecho de que sus monarcas se compren en lejanas tierras un pedazo de pergamino o se lo hagan ceder por un viajero de tierras extrañas.-'''^ Si los emperadores hubieran servido para algo no habrían permitido que se entronizaran los déspotas... Así pensaba, con lógica elemental, el hombre de la calle. Desde la expedición de Carlos I V habían sancionado los emperadores el régimen de tiranía que, sin su intervención, había surgido en Italia, aunque no fueron capaces de garantizarlo con nada más Que con documentos. Toda la conducta de Carlos en Italia constituye ima de las más ignominiosas comedias políticas. Lea quien quiera en Matteo Villani -"'i cómo los Visconti le acompañan y le dan escolta por sus dominios hasta que los abandona, cómo se afana de un lado a otro, igual que un mercader de feria cn| feria, buscando colocar su mercade-| ría (es decir, sus privilegios) a cam-1 bio de buen dinero: cuan lamentable es su aparición en Roma v Én los Estados italianos del sicómo, finalmente, vuelve a pasar los do XV encontramos lo malo' V " l o Alpes con la bolsa replcta.^^ Por lo íueno mezclado de modo peculiarí0. La personalidad del príncipe ega a ser algo tan complejo y al8 0 Véase Franc Vettori, en Arch. lómente significativo, algo tan caniLleríslico por lo que a su situación Stor.. pág. 293 v sigs.: La investidura V ;Í S U misión misma se refiere, que por un hombre que vive en Alemania, \ii 'aplicación de cualquier juicio mo- y que de emperador romano sólo tiene el nombre, no puede convertir en verriil tropieza con las máximas difi- dadero señor a un facineroso. fiillades.^^ S I M. Villani, IV, 38. 39, 56. 77. Í.J._£un¿amento del poderles y si- 78, 92; V , 1, 2, 21, 36, 54. fué siendo ilegítimo, y diríase que Fue un italiano. Fazio degli Ubcra sobre él una maldición que no t¡ (Diíiamondo, libro V I . capítulo 5, ^Rposible conjurar por ningún me- hacia 1360) auien, refiriéndose a Carlos IV, cree poder hablar aiín de una -•^ Gingins, Dépéches des ambassa- Cruzada a los Santos Lugares. F.i paíirs milanais, ÍI, páe. 200 (número saje es uno de los meiorcs del poema ) pág. 3 (n. 114) y II 212 (n. 218). y muy característico, por lo demás. Al poeta le sale al encuentro, junto al SanPaulo Jovio, Elogia Iliteraria. Esta reunión de fuerza y talento to Sepulcro, un insolente turcomano: P lo que llama Maquiavelo "virtu" y Coi ieila hassa ntt'la considera ¡ncomoatible con "scel- OÜre piíiii lunglii e con la vrrgogna passúi e dUsi: ceco Icratczza": ver, Dor ei. Discorsi, I, 10, Del iiristian che"! saracin qtiá lassa! motivo de Sept. Severo. Poseía al pastor mi vohi per rampogna:

italianos un verdadero enigma. ¿UÍ20S. son simples rústicos,_.y. ,e. se les matara, a todos no t'umpensarían con su muerte la de los magnates borgoñones que pudieran perecer en la empresa. Auui tie pudiera el Duque apoderarse ge Suiza, sin lucha, no aumentaiffa con ello sus ingresos anuales en cinco rail ducados, etcétera."'^'^ Para lo que había de medievaíl en Carlos ('/ Temerario, para sus fantasías o Ideales caballerescos, hacía mucho (lempo que no había comprensión en Italia. Y cuando abofeteaba a los jefes subalternos v sin embarco ios mantenía a su lado, cuando maltrataba a sus tropas como castigo por una derrota y censuraba luego a sus propios conseieros delante de los soldados.. .. entonces los illplomótieos del Sur se veían forzados a tenerle por perdido irremislblemente. Por su parte, Luis X I , que en política supera a los italianos en su propio estilo v se proclama admirador de Francesco Sfor, en el terreno de la cultura se •ela, por su naturaleza vulgar, muy distinto de aquellos príncipes.

10

lACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N

ITALIA

11

menos, Segismundo fue a Italia la primera vez (1414) con el buen propósito de convencer a Juan X X I I I para que participase en su Concilio. Fue por entonces, un día en que papa y emperador contemplaban el panorama de la Lombardía desde la elevada torre de Cremona, cuando el tirano de 9a ciudad, Gabino Fondolo, que hubo de hospedarlos, sintiera impulsos de arrojarlos desde lo alio.. . La segunda vez se presentó Segismundo en traza de aventurero. Más de medio año hubo de permanecer en Siena como un preso por deudas y sólo con apin-os pudo llegar a Roma para la coronación. ¿Y qué hemos de pensar de Federico l U ? Sus visitas a Italia tuvieron el carácter de vacaciones o viajes de recreo a costa de los que querían obtener para sus derechos la imperial garantía, o de los que se sentían halagados teniendo de huésped a un emoerador y agasajándole pomposamente. Así ocurrió con Alfonso de Ñapóles, a quien le costó la imperial visita 150,000 florines de oro.^ A su segundo recreso de Roma (1496), Federico pasó todo un día en Ferrara ^"^ expidiendo despachos (en número de ochenta) sin salir de su habitación. En ellos nombraba caballeros, condes, doctores y notarios; condes con distintos matices, como "conté palatihdad significaba aquella águila, res-

tu ti ¡tai, ihe sri vicar di Cristo Co' frati luoi a ingraxsar ¡a corognaT Similimenle dissi a quel sofista Che sta in Bucrnme a plantar vigne r ficlii, E che nnn cura di si caro acquisfo; Che faif perché non segui i primi antichi Ceíari de' Rnmam. e che 7l0n segui, Pico, sli Otli i Corradi, i ¡•'ede.rich? £ chr. pur tieni (¡ueslo imprrin in trfg\iif E se non hai lo r.ui>r d'esser Augusto Che nal rifinli? o che non ti dileguií

no", conde con derecho a nombrar "dottori", y condes con derecho a legitimar bastardos, a nombrar notarios, a certificar la honradez de notarios do mala reputación, etc, Ahora bien, por extender los correspondientes documentos exigía su canciller una "gratitud" que en Ferrara se encontraba demasiado fuerte.^° L o que el duque Borso pensaba ante la forma como su imperial protector despachaba credenciales y proveía de títulos a la pequeña Corte, no se nos dice. Los humanistas, que llevaban entonces la voz cantante estaban divididos de acuerdo con sus intereses. Mientras algunos celebraban al emperador con el júbilo convencional de los poetas de ía Roma Imperial, otros, Poggio por ejemplo,^'* no aciertan a encontrarle significado a la coronación, por que "en tiempos antiguos la corona, que era de laurel, se ofrecía sólo a los emperadores victoriosos". Maximiliano^ 1 inicia, iioa nueva peh'tica im-periaréii Italia, de acuer do con la general intervención extranjera. Los comienzos —la investidura de Lodovico el Moro. excluyendo a su desdidrado sobrin o — ñ o fijeron de los oue suelen traer bienandanzas. Según la moderna teoría intervencionista, cuando dos quieren repartirse un país, puede presentarse un tercero y "colaborar". Y así fue como el Imperio pudo exigir su parte. Pero no podía hablarse va de derecho, ni de nada por el estilo. Cuando se esperaba en Genova a Luis X I I (1502). al ver el historiador Senarega cómo se hacía desaparecer el águila imperial de la gran sala del palacio de los dux y cómo se decoraba todo con lirios, fue preguntando por todas partes qué era lo que en re^35 "Haveria voluto scortigare la biigata." J ao Poggio. Hist. fiorent. pop.. VAs. V i l . en Muratori, XX, col. 581. Senarcga, De rcb. Guenuens., Muratori, XXIV, columna 575.

tada siempre a través d e tantas revoluciones, y cuáles eran los derechos que el Imperio oretendía tener sobre Genova. Nadie supo contestarle sino con el vicio cuento de que Genova era una "camera impeni". Nadie en Italia sabía responder con seguridad a semejantes preguntas. Sólo cuando Carlos V unió a la corona de España la del Imperio, pudo imponer con fuerzas españolas, derechos imperiales. Pero BS sabido que todo lo que así se ganó lo ganó España y no el Imperio. Qe_-acu6Fdo' con- la-Üegitimidad política d e j o s dinastas-<Íel siglo xv y por lo que se refiere al nacimiento ilegítimo, se observa una indiferencia que sorprendía en gran malera a los extranjeros, a un Comines, if ejemplo. Era algo que se pagapor decirlo así, con la misma moneda. Mientras en el Norte —en iii Casa de Borgoña, o en otra— se destinaban especialmente a los baslordos pensiones, obispados, etc., con derechos claramente definidos; mientras en Portugal una línea baslurda sólo a costa de los mayores esfuerzos podía mantenerse en el trono, no había en Italia estirtje principesca que no tuviera alguna ( i B c c n d e n c i a ilegítima en su linaje y la soportara tranquilamente. Los liragoneses de Ñapóles pertenecían i\\ linaje bastardo de la Casa de Aragón, pues en Aragón mismo heredó la corona el hermano de Alfonso L El gran Federico de Urbino no era, probablemente, un Montef o l t r o . Cuando Pío II fue al Congreso de Mantua (1459), salieron a recibirle en Ferrara sus ocho bastardos de l a Casa de Este.^'s c n l r e los el propio duque Borso, que ernaba entonces, v dos hijos ilcmos de su hermano (también ^ítimo) y antecesor Leonello. EsÚltimo había tenido una esposa Enumerados en el Diario ferraMuratori, X X V I , col. 203. Comp. ¿ n , Comment., nág. 102.

legítima que, a su vez, era hija ilegítima de Alfonso I de Ñapóles y de una africana. Se aceptaba también a menudo, a los bastardos, en caso de minoridad de los hijos legítimos, en momentos en que el peligro anienázaba por todas parles; así se establecía una especie de preferencia basada en la mayor edad sin tener en cuenta para nada la legitimidad o ilegitimidad del nacimiento. Las condiciones para el fin propuesto, la autoridad del individuo, y por encima de todo, su talento tenían aquí más fuerza que todos los usos y leyes del resto del Occidente. jEra la época en que los hijos de los papas fundaban principados! En el siglo xvi, bajo la influencia extranjera, empezaron a considerarse con mavor severidad estas cuestiones. A ello contribuyó también la Contrarreforma incipiente. Para Varchi la sucesión de los hijos legítimos es aleo "exigido por la razón y la voluntad divinas desde la eternidad".-'^ Ei cardenal Ippolito Medici fundaba sus derechos al señorío de Florencia en el hecho de ser vastago de un matrimonio casi legal o ser hijo de un noble, por lo menos, y no de una sirvienta, como el duque Alessandro.^^ También .-entonces empezaron los casamientos morganáticos por amor, que por motivos morales y políticos no hubieran tenido razón de ser en el siglo xv. Ahora bien, la suprerna y más admirada forma de ilegitimidad del siglo XV es la del condottiere, que, sea cual fuere su origen, asalta un principado. En el fondo no fue otra cosa la conquista de la Baja Italia por los normandos en el siglo xi. Pero ahora los proyectos de esta naturaleza empezaron a mantener 39 Marín Sañudo Vite de' Duchi di Venezia, Muratori, X X I I , col. 1113. •!« Varchi, Síor. liorent., I Pág. 8. ^1 Soriano, Relazione di Roma, 1533, en Tommaso Car., Relazioni, página 281.

Más detalladamente en Vespasiano Fiorentino, vág. 54, Comp. 150. 84 Otario Ferrarese, en Muratori, XXIV. col. 2í5 y sigs.

12

JACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

13

ii la península entera en constante estado de inquietud. Pero la elevación de un caudillo de mercenarios a la soberanía de un territorio podía realizarse, también sin usurpación, cuando su señor, a falta de dinero, le pagaba en tierras y vasallos.'- De todos modos, el conduttiere, aun en el caso de que momentáneamente licenciara a la mayor parte de su hueste, necesitaba un lugar seguro donde establecer sus cuarteles de invierno y almacenar las provisiones más indispensables. El primer ejemplo de un cundolíiere así dotado fue fohn Hawkwood, a quien el papa cedió Bagnacavallo y Cotignola. Sin embargo, cuando con Alberígo de Barbiano aparecen en escena ejércitos y capitanes italianos, se multiplican las ocasiones de conquistar un principado, o de dilatar sus dominios, si el condoíticre disfrutaba ya de soberanía sobre algún territorio. La primera gran bacanal de esta soldadesca codiciosa de poder fue celebrada en el ducado de Milán después de la muerte de Giangaleazzo (1402). El gobierno de sus dos hijos (véase página 7) agotó sus fuerzas en el pago de las deudas contraídas con estos belicosos tiranos, el más poderoso de los cuales, Facino Cañe, heredo la sucesión de la dinastía, así como una serie de ciudadeá^ V 400.000 florines de oro. Además se atrajo Beaírice di Tenda a los soldados de su primer marido.^-' De esta época data aquella relación de reciprocidad, inmoral más allá de toda ponderación, entre los gobiernos v sus condottieri, tan característica del siglo xv. Una vieja anécdota,^^ de esas que en ningún *^ Sobre lo subsiguiente véase la introducción de Canesfrini al tomo XV del Arch. Stor. •^íi Cagnola, en Arch. i'íor., 111, pág. 2(8: et (Filippo María) da leí (Beatr.) ebbe moho tesoro e denari, e tutte le giente d'arme del dicto Facino, che obedivano a lei. ^' ínfcssura, en Eccard, Scriptores,

lugar son ciertas, pero que podrían serlo en todas partes, describe este estado de cosas de la siguiente manera: Había una vez una ciudad —parece que se alude a Siena— cuyos moradores disfrutaban de un caudillo que los había Hbrado del yugo enemigo; a diario deliberaban sobre el modo de recompensarle y no hallaban recompensa que atuviera en sus manos v fuera lo suficientemente grande. Ni siauíera les parecía bastante nombrarle soberano. Un día, por fin, se levantó uno y propuso lo siguiente: " L o mejor sería matarle y venerarle como santo patrono de la ciudad", Y así hicieron con él, tjoco más o menos lo que la ciudad de Roma con Rómulo. En realidad, de nadie tenían que guardarse más los condottieri que de aquellos a quienes servían. Si peleaban con éxito eran peligrosos y se les eliminaba como a Roberto Malatesta después de haber obtenido la victoria en beneficio de Sixto fV (1482). Pero ocurna también que se vengaban en ellos los descalabros, como lo hicieron los venecianos con Carmagnola.-*^' Desde el punto de vista moral y por lo que a semejante estado de cosas se refiere, es elocuente el hecho de que a menudo tuvieron los condottieri que entregar mujer e hijos en rehenes y que ni aún así inspiraban confianza ni la sintieran ellos. Hubieran tenido que ser héroes del renunciamiento, caracteres como Belisarío, II, col. 1911 (ed. Tocumasini 105). Sobre la alternativa en que pone Maquiavclo al condottiere victorioso, véase Discorsi, I. 30. Sobre si también envenenaron a Alviano en 1516 y sobre la justicia de los motivos que para ello se adujerod'. ver Prato, en Arch. Stor., I I I , 348. De Colleoni se constituyó heredera la República y a su muerte (1475) se llpvó a cabo una solemne confiscación. Ver: Malipiero, Annalí Veneti, en Ar<;h. ' Síor.. V I L L pág. 244. También quería que los condottieri colocaran su dinero en Venecía. ihíd.. oág. 351.

para que no se acumulara en su interior el odio más profundo. Sólo una bondad absoluta hubiese podido impedir que se convirtieran en verdaderos malhechores. Y en traza de tales se nos presentan algunos, figuras que para lo santo sólo sarcasmos tenían, y sólo traición y crueldad para los hombres, gentes a quienes nada imnortaba morir excomulgados por el Santo Padre. Pero al mismo tiempo se desarrullaban en algunos la personalidad y el talento hasta un supremo virtuosismo y en tal sentido eran estimados y admirados por sus soldados. Tenemos aquí los primeros ejércitos de la historia moderna en que el crédito personal del caudillo constituye, sin otro prejucio, la razón decisiva de su prestigio. De modo magnífico aparece esta circunstancia en la vida de Francesco Sforza.***' Ningún prejuicio de clase hubiera jiodido impedir que conquistara una popularidad individualista y que se sirviera de ella cumplidamente en momentos de peligro. Se daba el o de que, al verle, el enemigo bandonaba las armas, se descubría rendía homenaie, porque veían dos en él al común "padre de los luerreros". Este linaje dcTos Sforoifrecc el interés de que desde el rincipio creemos ver traslucir en 1 preparación nara el principado.'' La base de esta fortuna la constituc la gran fecundidad de la fami,a. El padre de Francesco —el ya uy célebre lacopo— tenía veinte hermanos. Se habían criado todos ^n un ambiente rudo, en Cotignola, irca de Faenza, bajo la impresión nstante de una de aquellas interinables veiulettas de la Romana cntt^ su familia y la Casa de los asolini. La vivienda era una

Cagnola, en Arch, Stor., I I I , pág. y sigs. '•^ Así ocurre, por lo menos, en Paulo Jovio, en su Vita magni Sjortiac (Viri illustres), uno de sus más atrayciues biografías.

tnezcla de arsenal y de atalaya, y también la madre y las hijas manifestaban en ella su carácter verdaderamente belicoso. Ya a los trece años salió facopo secretamente del hogar y se dirigió, a uña de caballo, primero a Panicale, donde estaba, al servicio del Papa, el condottiere Baldrino, aquél que aún después de muerto mandó sus huestes. Desde una tienda de campaña rodeada de banderas, en cuyo interior yacía su cadáver embalsamado, se estuvieron dando las consignas. .'. hasta que se encontró un digno sucesor, j^a^ copo que había ido gradualmente subiendo y destacándose en diversos servicios, fue_£mpujando tras de sí a sus deudos, y Jlegó.. a-disfrutar, a través de ellos, de las. mismas ventajas que proporciona a.un príncipe una dinastía numerosa. Fueron ellos los que impidieron que el ejército se dispersara mientras él estaba encerrado en el Castcl dell'Uovo, en Ñapóles, y su propia hermana, personalmente, retuvo como prisioneros a los mediadores del rey, salvándole la vida con estos rehenes. Ya ofrece perspectivas de solidez y alcance el hecho de que en cuestiones de dinero fuese Jacopo muy de fiar. Por eso, aún después de una derrota, encontraba siempre crédito entre los banqueros. También es elocuente el hechcr que protegiera siempre a - los campesinos c©ntra~Tc^ desaifueros de la soldadesca y que no viera con gusto la destrucción de las ciudades conquistadas. Pero lo que delata ya propósitos de grairTilcancc es que casara con otro a su bella concubina Lucía (la madre de Francesco) para qufidag-éf-mtsme- libro -con miras a una alianza principesca. También los enlaces de sus parientes eran sometidos a cierto plan. Se mantenía alojado de la vida de impiedad y libertinaje que hacían sus comnañeros de armas. Las tres máximas con que se despidió de su lujo Francesco cuando éste inició su vida de lucha fueron las siguientes: " N o

14

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

15

codicies la mujer de otro. Normal; trates de obra a ninguno de tus hombres; pero si io has hecho, mándalo leios.- Y , finalmente, no cabalgues caballo duro de boca ni que pierda fácilmente las herraduras". Pero, sobre todo, se revelaba en él la personalidad, si no de un gran caudillo, desde luego de un gran soldado. Poseía un cuerpo robusto adiestrado en todos los ejercicios, un rostro de hombre del nucblo, de rústico, y una maravillosa memoria, gracias a la cual recordaba, al cabo de años, a cada uno de sus hombres y la soldada y los caballos que habían tenido. Su ilustración era paramente italiana. Pero todos sus ocios los dedicaba al estudio de la historia e hizo traducir autores griegos y Ia-_. tinos para su uso. Su hijo Francesco, más famoso que el, aspiró desde el principio a un gran señorío, y llegó a dominar la poderosa ciudad de Milán tanto por obra de sus brillantes dotes militares como por sus increíbles traiciones (1447-1450). Su ejemplo tuvo imitadores. Por esta época escribe Eneas Silvio: "En nuestra Italia, amante de mudanzas, donde no existen viejos señoríos, cualquier gañán, puede llegar a ser monarca". Hubo uno. especialmente, que se llamaba a sí mismo "el hombre de la fortuna", que monopolizó la atención y la fantasía del país entero: Giacomo Piccinino, hijo de Nicoló. La cuestión palpitante era si conseguiría o no fundar un principado. Los Estados de mayor importancia y magnitud tenían evidente interés en evitarlo, y al propio Francesco Sforza le parecía conveniente que terminara con el, Sforza, la serie de caudillos mercenarios elevados al señorío. Pero las tropas y jefes subalternos enviados contra Piccinino —cuandodo pretendió apoderarse de Siena, por ejemplo— tenían interés, por ** Eneas Silvio, De dictis et facHs f Alphonsi. en Opera, fol. 475.

su parte, en sostenerle: "Si acabamos con él, pronto tendremos que volver a destripar terrones". Así, mientras le sitiaban en OrbctcUo, le abastecían a la vez, y se le permitió salir muy honrosamente de la trampa en que había caído. Pero al fin no pudo escapar a la fatalidad de su destino. Italia entera hacía cabalas sobre lo que ocurriría cuando después de una visita a Sforza, en Milán (1465) se dirigió a Ñápeles, para visitar al rey Femando. A posar de todas las garantías y compromisos, el rey le hizo asesinar en Castelnuüvo.'^ Tampoco los condotíieri que habían heredado Estados se sentían nunca seguros. Cuando en el mismo día murieran Roberto Malatesta y Federico de Urbino (1482), aquel en Roma y éste en Bologna, se averiguo que ambos, al morir, se habían recomendado mutuamente el propio Estado."' Contra una casta de hombres que se lo permitían lodo, nada estaba pi-ohibido. Francesco Sforza se había casado, muy joven con una rica heredera calabresa, Polissena Ruffa, condesa de Montalto, de la que tuvo una hijita. Una tía, para que pa-' sara a ella la herencia, envenenó a la madre y a la hija-^-Desde el fin desgraciado de Piccinino la constitución de nuevos Estados por los condottieri fue considerada como un escándalo intole•1'' Pío n, Commentarii, I, pág. 46: comp. 69. *i Sismondi, X. pág. 258. Corío, fol. 412, donde se presenta a Sforza como cómplice, debido a aue en la popularidad Kua-rcra de Piccinino veía un peligro para sus propios hijos. —Storía Bresciana. en Muratori. X X I . I, (fol. 902—. Malípiero (Annales Veneíi,- en Arch. Sior., VII. I, oág. 210) nos cuenta cómo en 1446 se arrastró a la tentación al gran condottierc veneciano Colleoni. ^• AHegretli, Diuríi Sanesi, MorafSrí, XXIII, pág. 811. : 5a Orationes Philelphi, fol. 9, en W oración fúnebre de Francesco.

íc. Los cuatro '"grandes" Estajos'" —Ñapóles, Milán, la iglesia y Venecia— parecían haber llegado a constituir un sistema de equilibrio que no soportaba ya scmeiantcs perturbaciones. En el Estado; pontificio, donde pululaban los p e - ' qucños tiranos, la mayor parte de los cuales habían sido condottieri, o lo eran todavía, se reservaron los nepotes, a partir de Sixto I V , el derecho exclusivo de semejantes empresas. Pero bastaba que las cosas vacilasen en algún punto para que, en el acto surgieran nuevamente los cündotiieri. Bajo el lamentable régimen de Inocencio V I I I faltó ñoco, en una ocasión, para q.ue un capitán, llamado Boccalino, que había estado al servicio de los borgoñeses, se entregase a los turcos con la ciudad de Osimo, de que se había apoderado; ^ tuvieron que darse por satisfechos con que, gracias a la mediación de Lorenzo el Magnífico, se dejara sobornar y pusiera tierra de X)r medio. En 1495, aprovechando a conmoción y el desorden producidos por la guerra de Carlos V I I I , probó también fortuna un condottiere. Vidovero de Brescia.''"^ Ya an-

tes se había apoderado en cierta ocasión de la ciudad de Cescna, exterminando a numerosos ciudadanos y miembros de la nobleza; pero la fortaleza se sostuvo y hubo de abandonar el cerco. Ahora con sigu i ó arrebatar al arzobispo de Rávena la ciudad de Castelnuovo, sirviéndose de una tropa que le había cedido otro bergante, Pandolfo Malatesta, de Rimini, hijo del mencionado Roberto y condottieri al servicio de los venecianos. Estos, que andaban temerosos y estaban, por otra parte acuciados por el Pana, ordenaron a Pandolfo "con buenas intenciones" que prendiera en la primera ocasión a su caro amigo. Así lo hizo, si bien "con dolor". Se le ordenó enseguida que lo colgara. Pero Pandolfo, para guardarle todas las consideraciones, lo estranguló en la cárcel y lo mostró después al pueblo. El último ejemplo de importancia de semejantes usurpaciones es el del famoso alcalde de MusBO, que, aprovechando la confusión en el Milanesado después de la batalla de Pavía (1525), improvisó su señorío iunto al lago dej Como. J

IV.

LAS PEQUEÑAS T I R A N Í A S mundo a dos hermanos (1432),'^^' porque sus hi¡os aspiraban a la herencia. Allí donde el simple señor de una ciudad se destaca por su gobierno práctico, moderado y humano y por su celo en favor de la cultura, se trata del miembro de una gran Casa o de un soberano cuya: política se subordina a la de una^ de las grandes familias del país. Entre éstos se contaba, por ejemplo. Alessandro Sforza/^ príncipe de Pésaro, hennanQ^el gran Francesco 6;Í Chronicon Eugubinum, Muratori, XXL col. 972. Vespasiano Florentino, pág. 148.

De las tiranías del siglo xv puede ilecírse, en general, que donde desI acaban sus más lamentables aspectos con más violento relieve es en los pequeños señoríos, digamos mejor en los mínimos. Tratábase de familias- numerosas; sus miembros c]uerían vivir todos de acuerdo con sil jerarquía, y así las discordias hereditarias constituían un constante e inminente peligro. Bernardo Varano, de Camerino, mandó al otro s-'i Marin Sañudo, Viíe de' Duchi di 'enezia, Muratori, X X I I . col. 1241. ^ Malipiero, Ann. Veneti en Arch. ^to/.. V i l , I, página 407,

16

1 \ C O I ! l ! UR C I í H A R U t ^

l-A CULTURA DEL RENACIMIENTO F.N ITALIA

17

y suegro de Federico de Urbino (Í473). Excelente administrador, soberano justo y accesible, después de una larga vida de guerrero, pudo disfrutar de un gobierno tranquilo: reunió una soberbia biblioteca y dedicó sus ocios a sabios y piadosos diálogos. También puede incluirse en este grupo Giovanni II Bcntivoglio, de Bolonia (1462-1506), cuya política venía condicionada por la de los Este y los Sforza. Pero, ¡qué tumultuoso y cruel espectáculo nos ofrecen, en cambio. Casas como la de los Varani, de CEuñefinó, la de los^ TVtalatesta; •dg'l^mimi', la de los Manfredi, de Faenza, y sobre todo la de los Baglioni, de Pcrusal Sobre las vicisitudes y sucesos en el seno de esta última familia disponemos de las crónicas de Graziani y de Matarazzo,^' fuentes históricas excelentes y especialmente evocadoras. Los Baglioni eran uno do aquellos linajes cuyo predominio no había llegado a estructurarse en un verdadero principado, sino más bien en una simple primacía urbana, primacía basada, tanto en las grandes riquezas de la Casa, como en la influencia que de hecho gozaban en la provisión de los altos cargos. Aunque se reconocía a uno de los miembros de la familia como cabeza de ella, una rivalidad y un odio profundo y secreto reinaban entre las distintas ramas. Se les enfrentaba un partido, constituido por nobles bajo la iefatura de la familia Oddi. Las armas estaban en manos de todos (por el año 1487) y las casas de los grandes llenas de bravi. Había violencias a diario. Con motivo del entierro de un estudiante alemán asesinado, dos colegios se acometieron con las armas. Entre los bravi de las distintas casas se producían, a veces, verdaderas batallas en la vía pública. En vano se quejaban comerciantes y artesanos. Los gobernadores y nepotes na' • Archiv. Stor., XXI, partes T y I I . "7

pales se callaban o abandonaban la ciudad al poco tiempo. A l fin los Oddi tuvieron que salir de Perusa y la ciudad quedó convertida en una fortaleza sitiada, baio el dominio absoluto de los Baglioni, que llegaron a convertir el Duomo en cuartel. Se respondía a asaltos y cünjuraeiones con venganzas terribles. En 1491, después de haber acuchillado y ahorcado a ciento treinta hombres que habían penetrado en la ciudad, se levantaron en la Piazza treinta y cinco altares y hubo misas y procesiones durante tres días para alejar el maleficio. Un nepote de Inocencio V I H fue apuñalado en la calle, en pleno día; otro de Alejandro V I , que había sido enviado como mediador, sólo encontró burlas y sarcasmos. En cambio, los dos cabezas de la Casa, Guido y Ridolfo. tenían frecuentes conversaciones con la santa y milagrosa monja dominica sor Colomba de Rieti. Ésta, bajo la amenaza de grandes desdichas para el futuro, les aconsejaba la paz, inútilmente, desde luego. Sin embargo, el cronista, con esle motivo hace hincapié en la devoción y piedad de los mejores ciudadanos de Perusa durante aquellos años de terror. Mientras Carlos V I I I se acercaba, se hacían los Baglioni y los d'esterrados acampados en Asís y sus cercanías- n494) tan violenta guerra, que en el valle estaban arrasadas todas las casas, y los campoí^ sin cultivar, convertidos los labradores en audaces bandoleros, llena de ciervos y lobos la maleza que todo lo cubría. Los lobos saciaban el hambre en los cadáveres de los caídos, en "carne de cristianos". Cuando Alejandro V I huyendo de Carlos V I H que regresaba de Ñapóles (1495) se retiró a UAibría, una vez en Perusa concibió la idea de librarse definitivamente- de los Baglioni. Propuso a Guido yna fiesla, un torneo o algo semejanl^^con el fin de reunirlos a todos,, en'determinado lugar. Pero Cuido Ic.íreplicó "que el más hermoso espec-

sería ver reunidos a lodos bres de armas de Perusa", que el Papa renunció a su co después hicieron los desun nuevo intento, en que pt^r el denuedo personal de los Hnfilloni obtuvieron éstos la victoiinonetto Baglioni, que sólo ;i dieciocho años, se defendió 'U> en la Piazza, con un puñado (In Imnibrcs, contra varios centenalyó con más de veinte herii ' i T o cuando Astorre Baglioni ' en su ayuda, se irguió de ^übre su corcel, con su armaIr acero dorado v un halcón yelmo, y "comparable a Marte tfl aspecto y en los hechos", se jpucvamente a lo, más encarde la pelea, 'ncl, que tenía doce años, liaI ífi i'Mionces su aprendizaje con Pietugino. Acaso hayan quedado .lilas impresiones de esta époun los cuadritos de san forge 'e mm Miguel. Acaso revive tamt n filíio de estas impresiones, de * ludí) imperecedero, en el gran cuaf » de San Miguel. Y si alguna vez ciieoiUrado Astorre Baglioni su ittil'lcación, es en la figura del ceHiil jinete en el Heliodoro.* I adversarios habían en parte I I > ulo: en parte habían huido atel'Híil/iidos, y en adelante no fueron tíiipaces de un nuevo ataque. Al o de algi'in tiempo les fue con1 una amnistía parcial, con de1 Wtílin a repatriarse; pero en PeruI ' I I fueron mayores la seguridad ' i I iranquilidad. Las discordias (MU '.unas estallaron en terribles he^us en el seno de la propia fami^ , Como Guido, Ridolfo y sus hiIM, Ciianpaolo, Simonetto, Astorre, i - u n M i d o y Gendle Marcantonio se T.l,lindaron, entre otros, dos sobriI :ií- dos primeras pinturas se en" ni ahora en el Louvrc. El gran de San Miguel, de 1518, está I allí. El "'Heliodoro" forma • iiMi lie los frescos del Vaticano, terííiifliulos en 1514.

nos, Grifone y Cario Barciglia. Este último era, al mismo tiempo sobrino del príncipe Varano de Camerino y cuñado de un antiguo desterrado, leronimo dalla Penna. En vano Simonetto que tenía sombríos presentimientos pidió a su tío de rodillas que le dejara matar a Penna. Guido se lo prohibió. La conjuración maduró de pronto con motivo de las bodas de Astorre con Lavinia Colonna. Se celebraron éstas en pleno verano del 1500. La fiesta dio comienzo bajo siniestros presagios que Matarazzo nos describe bellamente. Varano, allí presente, aprovechó la ocasión para reunir a los conjurados y, de manera diabólica, sugirió a Grifone la idea del mando absoluto, exaltándole con la historia, inventada, de unas supuestas relaciones ilícitas entre su esposa Zenobia y Gianpaolo. Finalmente, a cada uno de los coniurados se le señaló su víctima. (Los Baglioni habitaban en viviendas separadas, la mayoría en el lugar de la actual fortaleza.) Se concedieron quince hombres a cada uno de los bravi de que se disponía. Con el resto se establecieron guardias y se formaron patrullas. La noche del 15 de julio fueron allanadas las puertas y asesinados Guido, Astorre, Simonetto y Gismondo. Los demás pudieron huir. AI ver el cadáver de Astorre junto al de Simonetto en medio de la calle, la gente, "los estudiantes extranjeros sobre todo", le comnaraban con un antiguo romano, tanta dignidad y grandeza había en su aspecto. En Simonetto aparecía aún una audacia orgullosa, como si la muerte misma no 'hubiese podido domeñarle. Los vencedores intentaron ofrecerse a los amigos de la familia, pero los encontraron con lágrimas en los ojos, preparando el viaíe a sus posesiones del campo. Los Baglioni que habían podido escapar reunieron una hueste y con Gianpaolo a la cabeza atacaron al día siguiente la ciudad, donde se les sumaron otros partidarios, que acaba-

18

)ACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEI. R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

19

ban de ser amenazados de muerte por Barciglia. Cuando Grifone cayó en su poder junto a San Ercolano, Gianpaolo dejó que su gente se encargara de quitarle la vida. Pero Barciglia y Penna huyeron a Camerino, cerca de Varano, el principal instigador de la Iragedia. En un momento, y casi sin pérdidas, se había adueíiado Gianpaolo de la ciudad. Atalanta, la madre de Grifone, todavía joven y hermosa, se había retirado el día antes a una posesión camoesfre. La acompañaban la esposa de Grifone, Zenobia, y dos hijilos de Gianpaolo. A su propio hijo, que se apresuró a visitarla, le rechazó varias veces con su maldición. Ahora, sin embargo, acudió con su nuera cerca del agonizante. Todos se apartaron a la llegada de las dos mujeres; nadie quería ser reconocido como autor de las heridas de Grifone. para no atraerse la maldición de la madre. Pero se equivocaban: ella misma pidió a su hijo que perdonara a los causantes de su muerte, y las bendiciones maternas le acompañaron hasta el momento en que entregó su alma. Con profundo respeto vio la gente atravesar la plaza a las dos figuras femeninas, con sus vestidos tintos en: sangre. Para esta Atalanta pintaría: Rafael, más adelante, su "Entierro"; de fama universal. De esta manera quiso ella poner su pena a los pies del dolor maternal más alto y santo. La catedral, que de tan cerca había sido testigo de la tragedia, fue lavada con vino y consagrada de nuevo. Estaba todavía enhiesto allí e! arco de triurdo ouc se había levantado para las bodas, decorado con pinturas descriptivas de los hechos de Asierre y con las loas en verso compuestas por quien nos contara toda la historia, por el buen Matarazzo. Como un reflejo de tanto hoiTor surgió una leyenda de los Baglioni. verdaderamente fabulosa. Según ella, lodos los de esta Casa habrían muerto siempre de modo infausto hasta

veintisiete de una vez, en cierta ocasión. Y sus casas habrían sido arrasadas y pavimentadas las calles con sus ladrillos, etc. Bajo Pablo 111 fueron, efectivamente, arrasados sus palacios. Entre tanto, parecen haber concebido sanos propósitos. Impusieron el orden en el propio partido, y los funcionarios se encontraron protegidos contra los desafueros de algunos nobles desvergonzados. Pero ia maldición volvió a surgir en aquel linaje, como un incendio sólo en apariencia apagado. Bajo León X , Gianpaolo fue atraído a Roma y decapitado. Uno de sus hijos. Orazio, se ensañó de nuevo en la propia familia como partidario del duque de Urbino, a su vez amenazado por los papas. Un tío y tres primos fueron asesinados. El duque tuvo que decirle que era ya bastante.^^ Su hermano Malatesta Baglioni es el caudillo de Florencia que se hizo inmortal, con la traición de 1530, y su hijo Ridolfo es el tínico vastago del linaje que, con el asesinato del legado y de diversos funcionarios , establece en Perusa una breve pero terrible dominación (1534). Con los tiranos de Rimimi hemos de tropezar aiín acá y allá. Rara vez se habrán reunido en un solo individuo la temeridad, la impiedad, el talento guerrero y la cultura superior, como en Segismundo Malatesta (1647). Pero donde los desafueros se acumulan, como ocurre en este linaje, acaban por ganar la ventaja sobre el talento, arrastrando al abismo a Jos tiranos. El ya mencionado, nielo de Sigismundo, pudo sostenerse gracias a que Vcnecia, a pesar de todos los crímenes, no quería dejar hundir a sus c o í j dottieri. Cuando sus vasa'llos le bombardearon en su castílljo de Ri^ Varchi, Stor. fiorent., pág. 2^ sisuientcs.

(1497), con sobrados motiy luego le dejaron escapar, . omisarío veneciano no tuvo inveniente en acompañarle a su >so a la ciudad, a pesar de que 'l>a inculpado de la muerte de hermano y de otras atrocidades, rabo de tres decenios eran los ' iicsta pobres desterrados. Hacia / estas pequeñas dinastías, cocn la época de César Borgia, Hirieron una especie de epidemia, iis fueron las que sobrevivieron, ni siquiera para su bien. En Mimdola, donde regían modestos príncipes de la Casa de Pico, rcsien 1533, un pobre sabio, Lilio i^orio Giraldi, que había huido 1.1 devastación de Roma y había iiUrado refugio en el hospitalalioear del anciano Giovan FranPico (sobrino del famoso Gioiii). Con el tema de los diálosobrc el sepulcro que quería darse erigir o] príncipe compu•i) un tratado,"" cuya dedicatoria Itcva la fecha de abril de aquel año. ru la postdata es bien triste: "En bre del mismo año el desgratiiliDJ

ciado príncipe fue asesinado, de noche, por el hijo de su hermano, perdiendo así ia vida y señorío. Y o mismo salvé la vida a duras penas y me encuentro en la miseria más lamentable". Una semitiranía sin c a r á c t e r , como la ejercida desde 1490 por Pandolfo Petruccí en la Siena dividida en bandos, deshecha por discordias inteslinas, es apenas digna de mcn-1 ción. Insignificante y maligno, go-^ bernaba con la ayuda de u n profe-1 sor de Derecho y u n astrólogo, y \ se permitía el lujo de asustar de vez ^ en cuando a sus ciudadanos con algtín asesinato. Su diversión estival consistía e n hacer rodar bloques de piedra desde el monte Amiata, sin importarle el estrago o las víctimas que D o d r í a causar con ello. Tras haber conseguido lo que el más taimado no habría d e lograr —pudo evadirse de las redes que le tendió César Borgia—, murió abandonado y despreciado. Sus hijos se sostuvieron, sin embargo, todavía largo tiempo en una especie de scmiseñorío. ¿I

V. L A S GRANDES D I N A S T Í A S
las dinasiías_importantes, la

de los aragoneses merece especial mención. Su estado tiene ya un miiliz peculiar debido al feudalismo, t|iie, desde la época de los normani • , pone aquí la posesión de la ra en manos de los barones, uiiiiitras e! resto de Italia —excenliiiidas la parte meridional del Esludo Pontificio y unas pocas regiones más— casi puede decirse oue Malipiero. Aúnales Veneíi, en Ar. Stor., V I I , página 498. Lilius Gregorius Giraldus, De ) sepeliendi ritu. Ya en 1470 haocurrido una catástrofe en miniaen esta Casa. Véase Diario Ferra.. Muratori, XXiy,„cpl. 225.

sólo rige la posesión directa de la tierra: el Estado no permitía otra clase de prerrogativas hereditarias. N o obstante, el gran Alfonso ( f 1458). que se posesiona de Ñapóles en 1435, se diferencia mucho de sus descendientes, verdaderos o supuestos. Brillante en su vida toda, confiado entre su pueblo, en el trato era de una afabilidad no exenta de grandeza. Hasta su tardía pasión por Lucrezia d'Alagna encontró más admiraciones que censuras. Pero tenía el vicio de la prodigalidad,*^ que naturalmente traía coníoviano Ponlano, De Uberalitate, cap. 19, 29 y De Obedientia 1, 4. Véase Sismondi, X, pág. 78 y sigs.

20

JACOB B L R C K H A t í D T

LA C U L T U R A DICI. R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

21

sigo sus inevitables consecuencias. Se crearon omnipotenles funcionarios de moral corrompida, y luego el monarca, en trance de bancarrota, los despojó de sus rapiñas: se predicó una cruzada como pretexto para esquilmar al clero; con ocasión de un terremoto en los Abruzos, los supervivientes hubieron de comprometerse a pagar la contribución de los que habían perecido en la catástrofe. En tales circunstancias era Alfonso el más espléndido anfitrión de su tiempo para huéspedes de calidad. Se complacía en la dádiva, a quienquiera que fuese, aunque se tratara de enemigos. Y si era cosa de recompensar trabajos literarios, ya no había medida para él: a Pogio le pagó por la traducción latina de la Ciropedia, de Jenofonte, quinientas monedas de oro. Herrante/' que le sucedió, era considerado como bastardo suyo, habido de una dama española, pero probablemente había sido engendrado por un "marrano" (judío converso) de Valencia. Ignoramos si fue la lacra de su oscuro origen o las constantes intrigas de los barones, que amenazaban su existencia, lo que hizo de él un ser cruel y sombrío. El hecho es que fue el más terrible de los príncipes de su época. De una actividad incansable, dotado de una vigorosa mentalidad política y sin entregarse nunca a la licencia. Ferrante concentra todas sus dotes —aún las de una memoria que no perdona y una maravillosa capacidad de disimulo— en la destrucción de sus enemigos. Vejado en todo aquello en que puede vejarse a un príncipe— los jefes

principales de los barones estaban emparentados con él y eran aliados [ de todos los encmisos del extu- i rior—, se habituó a lo cxtraordin;i- | rio y descomedido como a cosa cc>- i tidiana y natural. Con el fin de I reunir los medios indispensables j para esta lucha y para sus guerras exteriores, recurrió poco más o m. nos a los métodos mahometanos aplicados por Federico I I : el gobici ' no monopolizó el trigo y el aceitu; ; el comercio en general, fue centrü- í lizado por Ferrante y puesto en í manos de un importante mercadei' j' llamado Francesco Cappola, quj ¡ partía con él las ganancias y toma- ¡ ba todos los armadores a su servi CÍO. LO que faltaba se obtenía por medio de empréstitos forzosos, eje : cuciones y confiscaciones, simonía desvergonzada y esquilmo de las , corporaciones religiosas. Además de | la caza, a la cual se entregaba con * pasión, tenía este monarca otras do^ diversiones preferí das: encerrar vi vos a sus adversarios en bien defendidas prisioníjs y conservarlos cerca de él muertos v embalsamados, con la mwua indumentaria que solían llevar "^ri vida.*'" Cuando hablaba con sus íntimos sobre tales prisioneros se reía sarcáslicamente. N o hacía misterio de su colección de momias. La mayor parte de sus víctimas eran hombres honrados de los que se había apoderado por traición, cuando, confiados en su hospitalidad, estaban sentados a su mesa. Verdaderamente infernal fue sii conducta con su primer ministro Antonello Petrucci, que había encanecido v enfermado a su servicio y a quien el creciente miedo a una muerte violenta llevaba a ofrecer constantemente regalos a su señor, Tristano Caracciolo, De varieíatc hasta que al fin una sombra de,¿a;foríunae, Muratori, XXII cois. 113-120. ticipación en la última conjuración — Joviano Pontano, De prudentia, 1, de los barones le dio el pretexto IV. De magnanimitale, I I ; De libera- para prenderle y mandarle al^.paliliiale, De immaniiate. — Cam. Porzio, Congiura de' liaroni passim. — Comincs. Charles VIL cap. 17, con las caPaulo fovio, Uisíor., 1, 14,*en racterísticas generales de los aragone- discurso de un enviado railanés Duirio ses. Ferrarese. Muratori, XXIV, col. 294.

. junto con Cappola. La destóHpción que de todo ello nos hacen Ciracciolo y Porzio resulta espeluzante. De los hijos del monarca, el mayor, Alfonso, duque de Calabria, dl»iruió en los últimos tiempos de Unii especie de corregencia. Era un libertino desenfrenado y cruel sin Ülru ventaja sobre su padre que la ét una mayor franqueza. No disiIBulaba su desprecio hacia la relij^ón y Jas prácticas devotas. Los PMgüfi mejores y más vivos de los llrimos de la época no han de bustí&rsc en tales nríncipes. L o que toItmn de la cultura o el arte contem(H)róneos es sólo lujo o apariencia. Lo» mismos españoles auténticos «piirccen en Italia, casi siempre, como desfigurados, pero el fin de esta iljnusiía de origen turbio (14941103). pone sobre todo de manifltíítü una evidente falta de carácter rflcliil. Ferrante muere roído por angtlKtias y preocupaciones; Alfonso i!nlpa de traición a su propio hermnno Federico, el único honrado de iemilia, y le ofende aún de la ira más indigna; finalmente él mo. que estaba considerado coItlü uno de los soldados más hábi^ de Italia, pierde la cabeza y huye I Sicilia, abandonando a su hijo, el oven Ferrante, a los franceses y a H Iraición general. Una dinastía que IHhlii reinado como ésta debía, por M menos, haber vendido cara la viÚM si SUS descendientes habían de idcr pensar en una restauración. jamáis homnte cruel ne fut 'i", como dice Comines, en esta ion, un poco parcialmente, aunen general, con certera visión.

duques de Milán, cuyo réauténticamente italiano, en itido del siglo xv desde Gían¡azzo, representa ya una monar(tt absoluta completamente desatilíuia, nos aparece el principado, lii curiosa personalidad del úlfVisconii, Filippo María (1412poseemos. afortunadamente.

una magnífica semblanza.'^ Lo que el miedo puede hacer de un hombre de eminentes dotes, situado en las alturas, se pone aquí de manifiesto diríasc con precisión matemática. Todos los medios y todos los ifines del Estado se concentran eji un designio cardinal: la seguridad de su persona. Pero la sed de sangre no mancilla su cruel egoísmo. Se encierra en la fortaleza de Milán, que contiene jardines magníficos, avenidas de árboles y pistas para cabalgar, sin salir siquiera a la ciudad durante muchos años. Si sale, es a los lugares de la campiña, donde dispone de espléndidos palacios. Hace construir canales especiales para su flotilla de barcas, remolcadas por ligeros potros, todo ello sometido a las reglas de la etiqueta más estricta. Quien penetraba en lafortaleza, era observado desde cien sitios. Nadie podía asomarse a una ventana por temor que hiciera señales a los de afuera. A los designados para el servicio inmediato del príncipe se les sometía a un artificioso sistema de exámenes previos y a complicadas pruebas de lealtad y pericia. A éstos se confiaban después las más difíciles misiones diplomáticas o bien se les empleaba como lacayos, pues ambas cosas eran igualmente honrosas. Y este hombre sostuvo largas y penosas guerras y tuvo siempre entre manos grandes y complejos asuntos políticos, lo cual significa que enviaba constantemente sus emisarios provistos de plenos poderes. Su seguridad residía en el hecho de que nadie se fiase de nadie, en mantener en disensión a los condottieri por medio de espías, y a los intermediarios y altos funcionarios por medio de ía discordia artificialmente maniobrada y por el desconcierto que producía acoplando a uno bueno uno malo. El propio mundo interior de Filippo María se apoya sobre los w Petri Candidi Decembrii Vita Phil. Mariae Vkecomitis, Muratori, X X .

22

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DRL R E N A C I M I E N T O t N

ITALIA

23

más opuestos valores de la concepción del mundo: cree en la astrología y en la ciega fatalidad y reza a la vez a todos los santos patronos de la Iglesia, y lo mismo lee autores antiguos que novelas francesas de caballería. Finalmente, el mismo hombre que no quería oír hablar de la muerte,"-'' que hacía sacar de la fortaleza a sus mismos favoritos agonizantes, para que nadie palideciese en aquel baluarte de la felicidad, aceleró deliberadamente la propia muerte, negándose a una sangría, que el cierre de una herida hacía necesaria, y supo morir con decoro y dignidad. Su yerno y heredero, el afortunado condottieri Francesco Sforza (1450-1466; véase pág. 9 ) , fue quizá, de todos los italianos, el más de acuerdo con el sentir de su tiempo. En nadie se manifestará de modo más brillante el triunfo del genio y de la energía individual, y quien no quiso reconocerlo tuvo que ver en él por lo menos al favorito de la fortuna. Milán se sintió honrada con semejante señor. Cuando hizo su entrada la muchedumbre le impidió descabalgar y a caballo hubo de penetrar en la catedral.'"''' Examinemos el balance de su vida, tal como nos lo presenta Pío "ti, autoridad indiscutible en la materia: "Cuando en 1459 el duaue acudió ai congreso de príncipes de Mantua, tenía sesenta años (más exactamente, cincuenta y ocho). A caballo parecía un muchacho, y era alta e imponente su figura. Tenía un rostro de rasgos severos, v era tranquilo y afable en el hablar, y su conducta la de un verdadero príncipe. Un conjunto de dotes físicas «5 "non «« chiv. Le atemorizaba quod aUquando esse" necesse esset. Corio, fol, 400; Cagnola. en ArStar., I I I , página 125. Pío I I . Comment, I I I , pág. 130. Comp. I I , 87 y 106. Un cálculo más sombrío de la suerte de los Sforza nos lo da Caracciolo, De varietate foriunae, Muratori, XXI, col. 74.

y espirituales sin par en nuestra é p o ca, un soldado invicto en el campn de batali'a: he aquí el hombre qu^. desde una situación humilde, ascei • dio al gobierno de un país. Su e^ posa era virtuosa y bella, sus hiictenían la gracia de los ángeles d«-! cielo. Rara vez estuvo enfermo > sus principales deseos se vieron rea lizados. Es cierto que pasó por at gíín contratiempo: la esposa mató a su amante, por celos; sus viejos compañeros de armas y amigos Troi lo y Brunoro le abandonaron, yéii dose a Nápoles, cerca del rey AlfoTí so; a otro, Ciarpollone, tuvo qi^ mandarle ahorcar por traidor; h;i bo de pasar por el dolor de auc, en una ocasión su hermano Alessan dro instigara a los franceses contin él; uno de sus hijos intrigó contr¡i él en forma que debió ser arrestado; la marca de Ancona, que habí:) conquistado por las armas, volvió a perderla, por las armas también. Pero nadie disfruta de una dicha tan completa que no haya de luchat con dificultades y vacilaciones. Y de be considerarse feliz aquel a quien asahan menos contrariedades". Tra^ esta definición negativa de la feli cidad deja al lector el docto pan;i. Ahora bien, si hubiera querido lan zar una mirada sobre el porvenir r considerar sencillamente las consc cuencias del poder ilimitado en ti príncipe, no se le hubiera escapada una elemental observación: la ifali;i de garantías de la familia. Aquelloniños bellos como ángeles, educados con todo cuidado, instruidos minu ciosameníe en las más diversas d¡^ ciplinas, al convertirse en hombixno pudieron contrarrestar la degc neración del egoísmo ilimitado. leazzo María (1466-1476), un v¡r tuoso del ornato personal, tenía el orgullo de sus bellas manos, de lo: grandes emolumentos que eonccdííi del crédito de que disfrutaba^ de su tesoro de dos millones de monediis en oro, de los hombres ilustres q ) . le rodeaban, de su ejército,' de equipo de cetrería... Era, además

i d o : porque hablaba bien, y más fluidez que nunca cuando trjiíaba. p o r ejemplo, de vejar a iviado de Venecia.*'^ Tenía tam^us caprichos, como el de ha:'corar una habitación con figu' ' 11 una noche. Y se permitía con M prójimo terribles crueldades y se I *iiln-gaba al desenfreno más desco'Iido. A'lgunos exaltados, conven" I " . de que se reunían en él todas ' I . iialidades del tirano, le dieron I M e un buen día, deíando a sus I inos el gobierno del Estado. ' ifi.- ellos, Ludovico el Moro, se
' i'i' IH1 de l^do ér;ppder,~con omí-

sobrino encarcelado. D e il.i usurpación dependió desla intervch"ciüñ"cE"iIos'iránce) el destino fatal de toda ItaHa. V, no obstante, Ludovico el Moro 91 ol más perfecto carácter de príncipe en aquella época y de nuevo uparcce como un producto natural i i M i h a el cual no podemos indignarme en demasía. Aún teniendo en iiii-nla la declarada inmoralidad de ' ' medios a que recurre, hemos de •iioccr que en su aplicación remití! ti completamente ingenuo. Se h í h r í a asombrado en extremo, proiMihlcmente, si alguien hubiera preii'IMÜtlo hacerle comprender que no Idlo p o r lo que se refiere aj los fines, •Ino también por lo que atañe a l o s mrdios, existe una responsabilidad .'il. Acaso hubiese presentado, una virtud especial, el hecho I l i e siempre que le fue posible 'I • las sentencias de muerte. El I " lo casi místico de tos italianos ' ' -u fuerza política lo aceptaba tuiíiu un tributo debido."^ Todavía fft 1496 se vanagloriaba de que el Itpti Alejandro e r a su capellán, el wftpcrador Max su condottieri, Ve• I 1 su tesorero y el rey d e FranII correo, a quien hacía ir y Malipiero. Ann. Veneti. en Ar•>''• Stor.,\\. I . pág. 216 y siguientes. i'hroii. Venelum. Muratori XXIV, '

lel

venir según le convenía.^i» En los momentos de la suprema angustia (1499) repasa con pasmosa Incides, las posibles salidas del trance en que se encuentra, abandonándose en última instancia —lo cual le honra— a la bondad de la humana naturaleza. Rechaza al cardenal Ascanio, su hermano, con quien había tenido agrias disputas cuando le ofrece resistir en la fortaleza de Milán: " N o me lo toméis a mal Monsignore pero no me fío, aunque seáis mi hermano..." Había buscado ya un comandante para la fortaleza, aquella "garantía de su retomo". Se trataba de un bombre a quien sólo bien había hecho,^' lo cual no fue obstáculo para que traicionara al castillo. En el interior procuraba que su administración fuese buena y útil, lo cual le granjeó una gran popularidad en Milán y. finalmente, en Como. Sin embargo, en los ííltimos años forzó con exceso la capacidad contributiva de su Estado (desde 1496), y en Cremona, por ejemplo, sin tener en cuenta más que la pura conveniencia, mandó estrangular secretamente a un ciudadano distinguido porque murmuraba contra los nuevos impuestos. Desde aquel momento, en las audiencias, mantenía alejada a la gente por medio de una barra, de modo que había que gritar para hablar con éV~ En su Corte, la más brillante de Europa, pues no existía ya la borgoñona, reinaba la más extrema inmoralidad: el padre entregaba a la hija, el esposo a la esposa, el hermano a la hermana.'^-' 70 Malipiero, Ann, Veneti, en Ar chiv. Stor., Vil, I, página 492; ademáa, 481 y 561. •¡•'I Véase su última conversación con el mismo hombre, Bernardino da Corte, auténtica y curiosa, en Senarega, Muratori, XXIV, col. 567. ^2 Diario Ferrarese, Muratori, XXIV. cois. 536. 367 y 369. El pueblo creía que su propósito era atesorar riquezas. Corio, fol. 445. Las consecuencias de tal estado de cosas se evidencian

24

JACOB B U R C K H A K D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C L M í E N T O E N ITALL4

25

* N o obstante, el príncipe fue siempre un hombre activo, y como hiio de isus obras sentía cierta afinidad con los que igualmente basaban su existencia en los propios recursos intelectuales, es decir, con los sabios, los poetas, los músicos y los artistas en general. La Academia por él fundada '''^ depende de él en primer término: no es algo referido a una masa escolar a quien se deba instruir. Tampoco necesita aureolarse con la fama de los personales que le rodean: lo que le importa es su trato y sus obras. Es cierto que Bramante, al principio, fue recompensado con mezquindad.'i'^ Pero de Leonardo sabemos que hasta 1496 estuvo bien retribuido... ¿Y qué le detenía en esta Corte si no era la propia voluntad? El mundo estaba abierto para él como acaso para ningún otro mortal contemporáneo, y si hay algo en Ludovico el Moro que hable en pro de la existencia de un elemento superior lleno de vida, es la larga permanencia del enigmático maestro cerca de el. Si es cierto que posteriormente Leonardo estuvo ai servicio de César Borgia y Francisco I, es porque debió de estimar también en ellos dotes naturales extraordinarias. De los hiios del Moro, que después de su caída fueron deficientemente educados por extraños, el mayor, Massimiliano, no se le parece ya en nada. El menor, Francesco, no era, por lo menos, incapaz de impulso y estímulo. Milán, que por esta época hubo de cambiar de dueño tantas veces y que con ello sufrió infinitamente, procuró por lo menos asegurarse contra las reacciones. A los franceses, que se retiraban

ante el ejército español y Massimiliano, se les pidió que entregaran a la ciudad un documento en que se hiciera constar que los milaneses no habían contribuido a su expulsión y que, sin haberse rebelado, se veían obligados a entregarse a un nuevo conquistador.''** Es también digno de tenerse en cuenta, en el aspecto político, que en semejantes momentos de tránsito la desdichada ciudad —'lo mismo que Ñapóles cuando la fuga de los aragoneses— solía ser saqueada poi bandas de facinerosos (que a vece> no dejaban tampoco de ser persC' najes de alcurnia). Dos señoríos sabiamente regidos y gobernados por hábiles príncipes vienen a ser, en la segunda mitad del siglo X V , el de los Gonzaga, de .Mantua, y el de los Montefellro, de Urbino, Y a entre ellos vivían los Gonzaga en bastante armonía. Hacía largo tiempo que ¡no había en la famiha homicidios secretos: podían enseñar a sus muertos_._^El marqués Francesco Gonzaga ' ' y st'. esposa Isabella de Este fueron, a pesar de alguna aparente relajación en los lazos matrimoniales, una pareja digna y unida, que crió hijü« felices y eminentes en una época en que su pequeño, pero importantísimo Estado, pasó a menudo por los mayores peligros. Que Francesco, como príncipe y como condottiere. hubiera seguido una política recia y honrada, esto, ni el emperador, ni los reyes de Francia, ni Venecia se lo hubieran pedido ni lo hubic-

| \

¡ f ,

II esperado de él. Pero desde la Ua de Taro ( 1 4 9 5 ) , cuando mese sentía patriota italiano en Ktjue se refería al honor de las .as, y este sentir lo compartía esposa. En adelante, ella verá en manifestación de heroica fidecomo por ejemplo, la defensa 'aenza contra César Borgia, una Vacien del honor de Italia. Nuesjuicio sobre Isabel no necesita lOyarse en el testimonio de los ar>tas y hombres de letras que tan .erosamcnte correspondieron al enazgo de la hermosa princesa; iUl propias cartas nos retratan suficientemente a la mujer inconmovible en su serenidad, aguda y graciosa en sus observaciones y amable llompre. Bembo, Bandello, Ariosto y Bernardo Tasso enviaban sus traft«|os a esta Corte, a pesar de su íoqueñez, su escaso poder y que ít caja estuviese vacía casi siempre. No había, en parte alguna, desde la disolución de la Corle de Urbino 1 ' Í Ü 8 ) , un círculo más refinado de 1 wuiivivencia social, y aún la de Feti'íu-a resultaba superada en lo esencial, es decir, en la libertad de IKovimiento. Era Isabel muy competente amante de! arte, y nadie ^uc guste de estas cosas podrá leer lln conmoverse el índice de su pe^tieña, pero escogidísima colección.

Prato, Archiv. Stor., I I I , págin;is com. 302. ; 77 Nacido en 1446; esponsales con • Isabella en 1480. cuando ésta contabii de modo especial en las novelas e in- seis años de edad; sucesión,en 1484: troducciones, referentes a Milán, de enlace en 1490; muere en 1319; muerte de Isabel en 1530. Sus hijos FedcBandello. Amoretti, Mcmoñe storiche .•otila rigo ( 1 5 1 9 - 4 0 ) , que heredó-,el ducado villa ecc. di Líomrdo da Vlnci, págs. en 1530, y el célebre Ferríyite G o n z E i - : 35 y sigs. y 83 y sigs. (Pero ésta no ga. — El texto a continuación sobre ' la base del epistolario dá; Istbel y era una Academia de Arte.) apéndices. Archiv. Stor., apéndice '•f* Ver sonetos en Tmcchi, Poesle tomo I I , transmiúdo por d'Arcb. inedite.
298;

blo los quería".'^^ Pero no solamente el Estado era una obra de arte organizada sabiamente: lo era la Corte misma. Y lo era en todos sentidos. Federigo sostenía a quinientas personas. Los sueldos de los dignatarios eran tan completos como en las Cortes de 'los más grandes monarcas, pero no se derrochaba nada. Todo se dirigía a un fín y estaba sometido a un concienzudo control. Ni el juego ni la difamación ni la jactancia eran aquí admitidos, pues la Corte debía ser, al mismo tiempo, un centro de educación militar para los hijos de los gi-andes señores, la formación de los cuales era cuestión de honor para el duque. El palacio que se construyó no era el; más suntuoso, pero sí clásico en la perfección de su estructura. Allí reunió su mayor tesoro, la famosa biblioteca. Como se sentía seguro en un país donde todos obtenían ventajas y nadie mendigaba, iba siempre desarmado y casi sin escolta. Ningún otro jerarca podía hacer otro tanto: se paseaba por jardines abiertos y su frugal refección se efectuaba en una sala abierta, mientras le leían pasajes de Tito Livio (o en cuaresma de obras devotas). Por la tarde escuchaba una disertación sobre temas de la Antigüedad; después iba al convento de las clarisas, para dialogar con la superiora, a través de la reja del Urbino tuvo en el gran Federifío locutorio, sobre puntos de religión. Al atardecer le agradaba dirigir per( 1 4 4 4 - 1 4 8 2 ) —fuese o no un auléiuico Moníefeltro— uno de los sonalmente los ejercicios gimnástimis eminentes representantes del cos de los jóvenes de su Corte en M'incipado. Como condottiere tenía el prado de San Francisco, cuidanli moral política de los condottieri, do de que en los ejercicios de presa d e la que sólo a medias eran cul- y de carrera se movieran de modo pables; como príncipe seguía la nor- perfecto. Procuraba mostrarse amafllü de gastar en el interior del país ble siempre y accesible. A los que iíí que ganaba fuera de él, agobián- trabajaban para el los visitaba en dole lo menos posible con impues- su taller o en su estudio, daba cons{0S,. De él y de sus dos sucesores tantes audiencias, y, a ser posible, yuidobaldo y Francesco María pu- resolvía las peticiones en el mismo ^ 0 decirse: "levantaron edificios, íilimularon el cultivo de la tierra, ^8 Fran. VeUorí, en Archivo Stor.. ^iihitaron su ciudad y tuvieron a apéndice al tomo V I , 321. Sobre Fe. H i o l d o multitud de personas; el puederigo, Vesp. Fior., 132 y sigs.

26

JACOB

BUKCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O EN

ITALIA

27

día. No es, pues, milagro que a su paso la gente se arrodillara en la calle y exclamara: "Dio ti mantenfia, signore!" Los Ingenios de aquellos tiempos le llamaban "Luz de Italia"."^ Su hijo Guidobaldo, altamente dotado, pero agobiado por enfermedades y desdichas de toda clase pudo, al fin, entregar su Estado (1508) en manos seguras; en las de su sobrino Francesco María, nepote al mismo tiempo del pana lulio n . Este príncipe logró, por lo menos, mantener el país libre de dominación extrar'ia duradera. Es curiosa la inquebrantable decisión con que estos príncipes ceden el campo y huyen: ante las tropas de César Borgia, Guidobaldo, y ante las de León X, Francesco María. Tienen la convicción de que su retorno será tanto más fácil y deseado cuanto menos hayan hecho sufrir al país con una defensa estéril. Pero cuando Ludovico el Moro pensó de igual suerte, olvidó los motivos de odio que había contra él. La Corte de Guidobaldo ha sido inmortalizada, como acabado modelo de fina convivencia social y humana, por Baldassar CastigHone, que en alabanza suya hizo representar ante ella la égloga Tirsi (1506) y más tarde situó los diálogos de su Cortigiano (1518) en el círculo de la culta duquesa Elisabctta Gonzaga. El gobierno de los Este en Ferrara, Módcna y Reggio se mantuvo en una curiosa zona intermedia entre despotismo y popularidad.*"^ En el interior del palacio sucedían cosas horribles. Una princesa era decapitada por supuesto adulterio con su hijastro (1425). Príncipes legítimos y bastardos huyen de la Corte y aún en el destierro los amenazan asesinos enviados en su persecución (la última vez en 1471). En el ex"i"^ Castiglionc. Cortigiano, libro I. El texto a continuación se basa principalmente en los Annales Estenses: Muratori, X X , y en el Diario Ferrarese, Muratori, XXIV.

terior se fraguaban continuamente ' nsificada. pero en medida todaconspiraciones. El bastardo de un • soportable. Es cierto que, por bastardo pretende usurpar al úniui ' parte, el príncipe atendía a la heredero legítimo (Ercole I ) . Año> Mi'ficcncia pública —como otros después (1493) éste envenena a >;i • nos de la época en Italia: Gamujer cuando averigua que ella ^ '/o María Sforza, por ejemplo— quería envenenar a su vez, por cu I) tiempos de escasez hacía traer cargo de su hermano Ferrante ckI I del exterior'*-, al parecer, lo Ñapóles. El final de estas tragedia*1 .irtia gratuitamente. En cambio, fue la conjuración de los bastarde^-tiempos normales, se resarcía contra sus hermanos, el duque rci M cl monopolio de otros medios nante Alfonso I y el cardenal Ipp^v • iibsistencia, si no del trigo. Se lito (1506), que fue descubierta ;i ' ivaba cl comercio de la cecina, tiempo y castigados los culpablc,'I pescado, de las fruías y de las i con reclusión perpetua. El mecanisiinibres, estas últimas cuidadosa-j mo fiscal estaba, por otra paiie ule cultivadas sobre las murallas • muy desarrollado en este Estado y „ I-errara y al pie de lias mismas, tenía que ser así, por ser el m¡is ingreso más dudoso, desde e! amenazado entre todos los Estados; J i l o de vista ético,, constituíalo la grandes y medianos de Italia, y ne><\ii anual de los cargos públicos cesitar por lo tanto, en gran medi> .u untes, costumbre, por otra parda, de armamentos y fortificaciones. tí, difundida en toda Italia, pero de Es verdad que con la capacidad ' ' cual estamos mejor informados contributiva se procuraba acrecenlo que se refiere a Ferrara. Con tar la riqueza y el bienestar natural lencia al año nuevo de 1502, por de la población, y el marqués Nic'iiplo, se nos cuenta que la macoló ( t 1441) manifestaba repelidata compraban sus empleos a premente su deseo de que sus va5allü^ • . desorbitados (saiati). Se mcnfuesen más ricos que los de otros > mnun los cargos más diversos, comonarcas. Si el rápido aumento de fiiii aduaneros, administradores de la población constituía un testimoi-siones (massüri), notarios, panio válido del bienestar real alcanís, jueces y hasta capitani; es zado, es un dato de importancia ct r, altos funcionarios ducales, de hecho que (1497) en la capital, a distintas ciudades. Como una de pesar de las extraordinarias obras "sanguijuelas" que pagaron cade ensancho realizadas, no había ca' su puesto y a quien el pueblo sas por alquilar.Ferrara es la prittliorrecía "más que al propio diamera ciudad moderna de Europa; l'lo", se cita a Tito Strozza, aunque es la primera en donde, por sugeslíe creer que no se trata del fatión de los príncipes, se construyen .o -poeta latino. Cada año en la grandes barrios regularmente dis-. ina época solía el duque hacer puestos. En ellos se reunía una po"ii.i ronda por Ferrara, el llamado blación metropolitana por concen mdar por ventura, con cuyo motivo tración de la burocracia y de In dejaba obsequiar por tos ciudadaindustria, atraída o establecida se acaudalados. Los regalos se le gún un plan deliberado. Se instabí! lan en esnecie y no en dinero. a opulentos fugitivos de t(i>da Italia, I I duque ponía su orgullo ^ en florentinos sobre lodo, a que se estoda Italia supiera que en Fetablecieran en la ciudad y constru1.1 los soldados percibían puntualyeran en ella sus palacios. Sólo hi iile su soldada, los maestros de tributación indirecta hiibo de ser Diario Ferr.. en Muratari, ¡col. 547. Paulo Jovio, Vita Alfonsi duds, • II V'iVí illustres, Paulo Jovio, l. c.

la Universidad su sueldo; que a los mercenarios no les estaba permitido esquilmar, para propio regalo, •a ciudadanos y campesinos; que Ferrara era inexpugnable y que su fortaleza encerraba una imponente suma de moneda acuñada. De un olvido de la situación del Tesoro ni cabía hablar. El ministro de Finanzas era, al mismo tiempo, ministro de la Casa Ducal. Las obras emprendidas por Borso (1450-71), Ercole I (hasta 1505) y Alfonso I (hasta 1534) fueron muy numerosas, pero en su mayoría de escasa importancia. En esto se revela cl carácter de una dinastía que, con loda su inclinación a lo suntuoso —Borso sólo se mostraba enjoyado y vestido de brocado— no quiere lanzarse a gastos irreflexivos. Alfonso, por su parte, estaba convencido que sus villas, pequeñas, pero muy bellas, no podrían escapar a la suerte que los acontecimientos trajesen consigo: Belvedere, con los umbríos parques; Montana, con los hermosos frescos y los bellos surtidores. Es innegable que el hecho de encontrarse siempre amenazados desarrolló en estos príncipes un gran valor personal. En una vida tan llena de artificio únicamente un virtuoso podía moverse con desembarazo y con éxito. Todos tenían que justificarse como dignos del señorío y demostrar que lo eran efectivamente. Había sin duda grandes zonas de sombra en sus caracteres, pero en todos encontramos algo de lo que constituía el ideal del italiano de la época. ¿Qué príncipe de la Europa contemporánea puso, por ejemplo el empeño de Alfonso I en el desarrollo de la propia formación? Su viaje a Francia, Inglaterra y los Países Bajos fue un verdadero viaje de estudio, del que obtuvo un exacto conocimiento del comercio y la industria de aquellos países.*** Es necedad reprocharle sus SI No es inoportuno mencionar, con este motivo, el viaje de León X como

28

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEl. R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

29

trabajos de tornero en sus horas de ocio; éstos andaban relacionados con su maestría en la fundición de cañones y su afición, exenta de prejuicios, a convivir con los maestros de lodos los oficios. Los príncipes italianos de la época no se atienen, como sus contemporáneos nórdicos, a la relación con una nobleza que se considera a sí misma como la única clase del mundo digna de estimación y que fomenta también en el príncipe semejante presunción. En Italia el príncipe tiene necesidad de todos y a todos debe conocer. Claro que la nobleza, por su nacimiento, es también una clase exclusiva, pero en sus relaciones sociales, ha de atenerse por completo a lo personal V no a una valorización de casta. De esto hablaremos más adeiante. Los sentimientos de la población de Fen'ara hacia sus señores constituían una curiosa mezcla de tácito temor y de aquel espíritu, auténticamente italiano, de expresar sentimientos de benevolencia y de una lealtad de subditos, de carácter completamente moderno. La admiración personal se transforma en un nuevo sentido del deber, La ciudad de Ferrara levantó en 145!. en la Piazza, una estatua ecuestre de bronce en memoria del fallecido príncipe Niccoló (1441). Borso no se avergonzó de erigir allí cerca, en bronce, su propia efigie sedente (1454). Además, ya al principio de su gobierno, la ciudad había decretado que se levantara en su honor una "colunma triunfal de mármol'. Un ciudadano de Ferrara que en el extranjero —en Venecia— había hablado mal de Borso públicamente, fue denunciado a su regreso y condenado por el Tribunal al descardenal. Véase Paulo Jovio, Vita Leonis X, lib. L El pronósito era menos serio, más orientado en el sentido de la distracción y el conocimiento del mundo, pero, según su espíritu, completamente moderno. Ningún hombre del Norte viajaba entonces con semejantes fines.

tierro y a la confiscación de sus bienes. Y poco faltó para que un subdito le hiciera rodar, raaltrcchoante el mismo Tribunal. En súpli ca de total perdón acudió al duque con la soga al cuello. El principadi) estaba bien provisto de espías. El duque en persona examinaba diariamente la lista de viajeros llegados a la ciudad. El que recibía un huésped debía comunicarlo, bajo las m á s severas amonestaciones. En Bor so puede aún relacionarse esto con su hospitalidad: no quería que pasara por la ciudad ningún viajero ilustre sin honrarle debidamente. Por lo que a Ercole 1 se refiere puede decirse que con ello adoptaba simplemente una medida de seguridad personal. También en Bo lonia, baio Giovanni II Bentivoglic todo viajero de tránsito por la ciu dad estaba obligado a obtener un volante a la entrada de una puerta para poder salir por la otra.^'^ La popularidad del príncipe crece de punto cuando destituye violentamente a funcionarios que oprimen al pueblo. Cuando Borso prende per sonalmcntc a sus más íntimos con sejeros, cuando Ercole I destituvc con vilipendio a un recaudador Ó L contribuciones que durante años erj teros se había ensañado con los contribuyentes: entonces el pueblo en ciende hogueras de júbilo y echa a", vuelo las campanas. Pero hubo un hombre a quien Ercole dejó llega i demasiado lejos: su jefe de policía, o como quiera llamársele (capitam di giustizia), Gregorio Zampante, de Luca (pues no convenía que nativo> ocupasen cargos de esta índole). Los mismos hijos y hermanos del duque temblaban ante él. Las multas que imponía ascendían a centenares y miiJares de ducados, y la-), tortura empezaba ya antes del iriferrogatoJoviano Pontano, De^Uberalitutí. s« Giraldi Cinthío, Héfal^hiithi. VI, nov. 1. ^ Vasari, X I I , 166. Vila di flidiclangelü.

Se dejaba sobornar por los mas criminales, y por medio de tiras obtenía para ellos el into ducal. A l duque le hubieran ;ado sus vasallos diez mil duca, o más, por la destitución de enemigo de Dios y de los hom, Pero Ercole lo había hecho allero y lo había convertido en pañero suyo, y Zampante conió reunir unos dos mil ducados .os los años. Claro que sólo co. pichones cebados en casa, y no ulaba por las calles sin una verlera escolta de ballesteros y esos. Su eliminación se hacía rar demasiado, cuando he aquí dos estudiantes y un judío con'80, a quienes había afrentado inana mente, le dieron muerte en propia casa durante la siesta 496), y en caballos preparados al ^ to cruzaron la ciudad, gritando: iSalid, vecinos, que hemos mucra Zampante!" Los hombres de as enviados en su persecución ;aron tarde y los fugitivos pudie, alcanzar la próxima frontera, ro que llovieron los pasquines, s en forma de sonetos, otros en a de canciones. Por otra parte, ondía perfectamente al espíritu este principado el que el sobe.0 impusiese a la Corte y al puesu alta estimación hacia fieles idores. Cuando en 1469 falleció consejero privado de Borso, Loivico Casella, se dio orden que en día de su entierro no funcionaningún tribunal y que se maniese todo cerrado, desde la más ilde tiendecita de la ciudad hask s aulas universitarias. Todos ían acompañar el cadáver a San imenico, pues también el duque haría. Y así fue, en efecto: apaíó el duque —"el primero de Casa de Este acompañando el ver de un simple vasallo"— o de luto y arrasados los ojos, iban los parientes de Caseescoltados individualmente por personaje de la Corte; miembros la nobleza sacaron de la iglesia

el féretro de aquel ciudadano, llevándolo hasta el claustro, donde fue inhumado. Esta participación oficial en los sentimientos del príncipe surge por vez primera en los Estados i t a l i a n o s . E n el fondo de esta actitud puede ocultarse un bello sentir humano, pero su expresión, tal como la encontramos en los poetas, suele ser bastante equívoca. Uno de los poemas de juventud de Ariosto,**'^ consagrado a la muerte de Lionora de Aragón, esposa de Ercole I, contiene, además de las imprescindibles lamentaciones fúnebres, según las hallamos en todos los tiempos, algunos rasgos completamente modemos: "esta muerte supone para Ferrara un golpe del que no se repondrá en muchos años; su bienhechora es ahora intercesora suya en el cielo, pues la tierra no era digna de ella; se comprende que la diosa letal no se le acercase como suele presentarse a los demás mortales infelices, armada de la guadaña cruenta, antes amable y recatada y con rostro tan afable que se desvaneció todo temor". Pero encontramos también muestras de simpatía con los sentimientos de los jerarcas de índole completamente distinta. Novelistas que lo esperaban todo del favor de éstos y que se veían obligados a contar con este favor, nos refieren las historias amorosas de los príncipes, a veces en vida de éstos,"*^ en una forma que a los siglos venideros ha de pare-

as Un temprano ejemplo, Bcmarbó Visconti; véase página 17, 83 Como capítulo 19 en las Opere minori, ed, Lemonnier, vol. 1, pág. 425. titulado Elegía 17. Sin duda le era desconocida al joven poeta de diecinueve años la causa de esa muerte (página 40). 90 En los Hecalommithi, de Giraldi Cinthio, I, nov. 8; V I , nov. 1, 2, 3, 4 y 10, tratan de Ercole I. de Alfonso I y de Ercole IL Todas están escritas en vida de los dos últimos. También en Bandello encontramos muchos pasajes alusivos a príncipes contemnoráneos.

30

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

31

cer la suma de toda indiscreción, pero que entonces se aceptaba como una atención inocente. 'Hasta los poetas líricos cantaban las pasiones ilegítimas de sus altos señores legítimamente casados algunos: Angelo Poliziano canta las de Lorenzo el Magnífico y, con especial acento. Joviano Poníano las de Alfonso de Calabria. El poema que alude a este último delata involuntariamente la maldad del aragonés, pues al decir del poeta, tenía que ser Alfonso, también en este campo, más feliz que nadie, si n o . . . ¡desgraciados de los que fueran más felices que él! Que los grandes pintores, Leonardo, por ejemplo, retrataran a las amantes de sus señores, era cosa absolutamente natural. Pero el principado de Este no esperó la glorificación por mano extraña: se glorificó a sí mismo. Borso se hizo pintar, en e] nalacio de Schifanoia en una serie de episodios alusivos a las hazañas de los regentes, y Ercole celebró (por vez primera en 1472) el aniversario de su advenimiento al poder con una procesión que explícitamente se comparó con I'a del Corpus: hasta la última tiendecita estuvo cerrada, como si fuera domingo, y en medio del cortejo figuraron todos los miembros de la Casa de Este con áureas vestiduras. N i siquiera faltaban los

bastardos. Que todo poder y dignidad proceden del príncipe, como una característica personal suya, estaba ya simbolizado hacía tiempo'" en la Qrden de la Escuela de Oro, que nada tenía que ver ya con la caballería medieval. Ercole I añadió a la espuela una espada, un manto bordado de oro y una dotación, a cambio de lo cual se exigía, sin duda, un servicio regular. El mecenazgo, que dio a esta Corte celebridad universal, estaba vinculada, en parte, con la Universidad, que era una de las mejores de Italia, y en parte con la Corte y la burocracia del Estado. No puede decirse que se hicieran, sin embargo, en este campo, extraordinarios sacrificios. Boiardo, como noble, rico propietario rural y alto funcionario, pertenecía enteramente a estas esferas. Cuando Ariosto empezó a ser algo, no había ya, en el verdadero sentido de la palabra por lo menos, Corte florentina ni milanesa, y pronto no la hubo ya en Urbino, eso sin hablar de Nápoles. Debió, pues, de conformarse con un puesto junto a los músicos y saltimbanquis de! cardenal Ippólito hasta que Alfon so le tomó a su servicio. El caso de Torcuato Tasso, en tiempos posteriores, fue desde luego, diferente, pues la Corte mostró verdadero celo por retenerle.

V I . LOS ENEMIGOS DE L A T I R A N Í A Frente a esta concentración de poder en el príncipe, toda resistencia en el interior del Estado mismo había de ser inútil. Los elementos necesarios para el establecimiento de una república-ciudad habían sido aniquilados para siempre y todo se orientaba en el sentido del poder y del empleo de la violencia. La nobleza, privada de derechos políticos, hasta allí donde disfrutaba aún de privilegios feudales, podía. cuando le pluguiese, inclinarse pullos güelfos o por los glbelinos y adoptar para sí o para sus bravi la indumentaria corresnondiente, llevar ía pluma en el birrete o^vilos rodo tes en las calzas... -^lós hoin* Mencionada ya en 1367 con referencia a Niccoló el Viejo, en- Po/i*. tore, Muratori, XXIV, cof. 84fe. «2 Burigozzi, en Arch. áíor.,jn, página 432. ' •

de intelipencia, como Maquiapor ejemplo, sabían, por otra muy bien que Milán o Náestaban demasiado "corrompi. para llegar a constituir una blica—. Se aplicaban la más , Iguhar justicia aouellos presuntos ;idos que, a la sombra de la vicia, no eran ya más que un ¡texto nara viejas querellas (famí;s. Un príncipe italiano, al cual [ppa von Nettesheim aconseBU supresión, le contestó: "¡Sus itas llegan a producirme hasta mil ducados al año de mul. " Y cuando, por ejemplo, en <0, durante el breve retorno del a sus Estados, los güelfos liauna parte de las tropas fran¡, que se encontraban cerca de para que acabaran con los gítos, los franceses saquearon'y naron primero a éstos, cierlente, pero después hicieron lo »io con los P Ü e l f o s , hasta que ;ona quedó completamente aso..""^ También en la Romana, donla pasión y la venganza eran imas, habían perdido por comió aquellas denominaciones el intcnido político. Una prueba d e l bívarío de tan desdichado pueblo 'í^nstituía la creencia de que los tifos venían obligados a simpaticpn Francia v los pibelinos con iña. No veo que quienes exploj n este desvarío político alcanfan de él grandes frutos. Después cada intervención, Francia se vio pre obligada a retirarse de Itañ y dejar el campo Hbre, y lo que l«gó a ser de Esuaña, después de »ber sacrificado a Italia, es cosa se toca con las manos, 'ero volvamos a nuestro tema del idpado en el Renacimiento. Es que un alma completamente _ hubiera podido argumentar, lien entonces, que si todo poder

viene de Dios, aouellos príncipes, en el caso que cada uno los hubiera apoyado con buena voluntad y corazón honrado, habrían terminado por ser buenos y por olvidar, necesariamente, su violento origen. Pero a fantasías y espíritus apasionados, dotados de ardiente invención creadora, no se les podía pedir tanto. Como los malos médicos, creían acabar con la enfermedad suprimiendo el síntoma, y estaban convencidos que asesinando al pn'ncine la libertad surgiría por sí misma. O, sin ir tan lejos, pretendían simplemente buscar un desahogo al odio que _ en todos alentaba, o vengar desdichas familiares o afrentas personales. Si el régimen es absoluto y desconoce todas las vallas de la ley, también son absolutos Jos medios a que recurre el adversario, que desconoce entonces igualmente toda valla y toda restricción. Ya Bocaccio lo dice claramente: "¿He de llamar al déspota rey o príncipe, y guardarle fidelidad como a mi superior? ¡ N o ! Porque es el enemigo de la comunidad. Contra él puedo recurrir a las armas, a la conspiración, a los espías, a la asechanza, al ardid... Hacerlo así es una obra santa y necesaria. N o hay sacrificio más agradable que el de la sangre del tirano." No hemos de ocuparnos aquí de los distintos casos en particular. En un conocidísimo capítulo de sus Discursos,^ Maquíavelo trata de las conspiraciones antiguas y modernas, desde los tiempos de las tiranías griegas, y las enjuicia fríamente según su carácter y sus probabilidades de éxito. Aquí nos permitiremos únicamente dos observaciones sobre los asesinatos durante los Oficios divinos y sobre la influencia de la Antigüedad. Era casi imposible tener al alcance de la mano al tirano, siempre

Discorsi, I, 17. De incert, et vanitate scientia"6 De casibus virorum illusírium, cap. 55. lib. Í I , cap. 15. Prato, en Archiv. Stor., I I I , páDiscorsi, I I I , 6. Compárese Sto241. rie fior., Ub. VIII, cap. I.

32

lACOB

BURCKHAKDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

33

rodeado de sus guardias, si no era en el templo en ocasión de alguna solemnidad religiosa. Era también entonces cuando podía encontrarse reunida a toda la familia. Así, los fabrianeses ** acabaron en 1455 con ** toda la dinastía de sus tiranos, los Chiavelli, durante la misa mayor, a las palabras del Credo "et incarnatus est", según lo convenido. En Milán, el duque Giovan María Visconti fue asesinado (1412) a la entrada de la iglesia de San Gotardo, y en 1476 el duque Galeazzo María Sforza, en la iglesia de San Stefano. Y Ludovico el Moro escapó al puñal de los partidarios de la duquesa Bona (1484) por haber penetrado en la iglesia de San Ambrosio por una puerta distinta de la en que aguardaban los conjurados. N o había impiedad en todo ello. Los asesinos de Galeazzo, antes de su acción, rezaron al santo tutelar de la misma iglesia y aún oyeron misa primero. Sin embargo, en la conspiración de los Pazzi contra Lorenzo y Giuliano de Medici (1478), una de las causas del fracaso parcial fue que el bandido Montesecco, si bien estaba dispuesto a que el crimen se cometiera durante un banquete, se negó a intentarlo en la catedral de Florencia, Se le sustituyó por religiosos, a quienes, "habituados al lugar santo, éste ya no les infundía tanto respeto".-*'* Por lo que se refiere a la Antigüedad, a cuya influencia sobre los aspectos morales, y especialmente sobre los políticos, se alude frecuentemente, fueron los príncinos mismos los que dieron ejemplo a!' tomar como modelo, a menudo explícitamente, el antiguo Imperio Romano, tanto en su conducta como en la idea que tenían del Estado. Asimismo sus adversarios, si obraban obedeciendo a un designio teórico era

forzcKo que tuviesen en la memu ria los asesinatos de los tiranos de la Antigüedad. Sería difícil demos trar que, en lo prlncioal, la decisión al hecho mismo estuviese esencial mente condicionada por el ejemplo, pero es evidente que la apelación a la Antigüedad no era una simple frase o un recurso de estilo. En el caso de los asesinatos de Galeazzo Sforza: Lampugnaní, Olgiati y Visconti, hallamos las más curiosas mo tivacioncs.^*"^ Los tres asesinos tenían motivos personalísimos y, sin embargo, decisión debió de vcnii' por un motivo de carácter más general. Un humanista y maestro tk' elocuencia. Cola de Montani, había encendido en un grupo de jóvenc? nobles milaneses un ansia vaga de fama y de grandes hechos en ar;i> de la patria, llegando a proponer anto los dos mencionados en primer lugar cl tema de la liberación de Milán. Pronto infundió sospechas v fue expulsado, viéndose obligado li abandonar a Jos muchachos a su volcánico fanatismo. Unos diez días antes del hecho se juramentaron solemnemente en el convento de Sun Ambrosio. "Allí —dice Olgiati—, en una escondida celda, alcé los oio^ ante una imagen de San Ambrosio y supliqué su auxilio, para nosotros y para todo su pueblo". El sanio patrón de la ciudad debía prolea los asesinos, lo mismo que, d. pues, San Esteban, en cuya igleíi.i ocurrió el asesinato. Lograron atraer, más o menos, a otros muchos, y se reunían de noche en casa de Lam pugnani, donde se eicrcitaban con vainas de puñales. La conjuraci/^n tuvo éxito, pero Lampugnaní ca.i, muerto allí mismo por los que ru deaban al duque y los demás fueron detenidos. Visconti müsti;<6 arrepeii timienlo, Olgiati, a pesar de lod.is las torturas, insistió en que h:i'- • sido un sacrificio grato '¿Dios \

(il|ü, mientras el verdugo le hendía 'i| pecho; "[Aguanta, Girolamo! Dumnte mucho tiempo se hablará de lli ¡la muerte es amarga, pero la fuma es eterna!" Por muy ideales que aparezcan (tt(uf propósitos y designios, en el m o d o y manera como llevaron a O la conspiración, trasluce, no ante, la imagen —que nada liede común con la libertad— del iRÍs perverso de los conspiradores: Calilina. Los anuarios de Siena dít'cn explícitamente que los conspirídorcs habían estudiado a Salustio, \q cual se deduce claramente de la tíonfesión de O l g i a t i , V o l v e r e m o s M encontrar, en otras ocasiones, ítquci terrible nombre. Y es que. en verdad, para l o s complots secretos V prescindiendo del fin perseguido, no había m á s seductor ejemplo. I*ara los florentinos, en cuantas iK'Hsiünüs se libraron o intentaron librarse de los Medici, la muerte del llfuno constituía un ideal proclama(jd abiertamente. Después de la huíde los Medici en 1494, se sacó | : su palacio el grupo de bronce Donatello. que representa a fudlt con Holofernes muerto,^"^ y se le puso delante de la Señoría, en é mismo lugar que ocupa actualitMmte el David de Miguel Ángel, t'On la siguiente inscripción: "Exem(ittmi salutis publicae cives posue1495". De modo muy especial se rtrivindicaba la figura de Bruto, que íixluvía en Dante aoarece en las Mafundidades del Infierno junto N Casio y Judas Iscariote, ñor hah licr traicionado al Imperio, Pietro " 1 Véanse en la propia relación de 1, en Corio, pasajes como cl si: "Quisque nostrum magis so•i'^ imlissime et infinitos alios solici|#e, infestare, altcr alteri benévolos I' r . ' i i i T C cocpit. Aliqui aliquibus paliare; simal magis noctu ederc, vigilare, nostra omnia bona pol!tC."

Paolo Boscoli, cuya conspiración contra Giuliano, Gíovanni y Giulio de Medici (1513) fracasó, sentía un gran entusiasmo por Bruto y se había propuesto, si lograba encontrar un Casio, imitarle fielmente. Por fin se le unió Agustino Capponi. Sus últimas palabras ^'^ en la prisión, uno de los documentos más importantes sobre la conciencia religiosa de la época, nos hacen ver el esfuerzo para librarse de sus fantasías romanas y morir cristianamente. Un amigo, y su confesor, tuvieron que asegurarle que Santo Tomás condenaba en general todas las conspiraciones, lo que no era obstáculo para que el confesor hiciese luego al mencionado amigo la confidencia que Santo Tomás había establecido una distinción a un üueblo contra la voluntad de éste. Cuando Lorenzino de Medici dio muerte al duque Alessandro (1537) v huyó, apareció una apologia.^^í* probablemente auténtica, escrita en todo caso por encargo suyo, en la oue se elogia la muerte del tirano en sí, como la obra más meritoria. A sí mismo se compara sin miedo —en el caso que Alessandro fuese un verdadero Medici y por lo tanto pariente suyo, aunque lejano—, con Timoleón, el fratricida por natriotismo. Otros han recurrido, en tales casos, a la comparación con Bruto. Que mucho después Miguel Ángel se dejara influir por semejantes sugestiones, se infiere de su busto de Bruto (en los Uffizi). Lo dejó incomnieto, como la mayoría de sus obras, pero no ciertamente por el dolor retrospectivo que pudiera haberle causado la muerte de César, como pretende el dístico que aparece al pie. Un radicalismo colectivo, como el que se ha desarrollado frente a las modernas monarquías, lo buscaríaAnotadas por un testigo de oídas, Lucca della Robbia, Arch. Stor., I, 273, Véase Paulo jovio. Vita Leonis X, Ubro I I I , en Vir¡ illustres. Roscoe, Víia di Lorenzo de Medici, vol. IV, supl. 12,

fts Corio, fol, 335. El texto a continuación, ibicL, foIs. 305, 422 y sigs. i w Corio fol. 422. )(lJt:groitv y 440. «!> Sic, en Galliis, según Sismondi, ^ Diari Sanesi. Muratori, XXIÍ1. ei>! 777, Xí, 93.

vasari, I I I , 251, nota a la Vida ijltf iíünatcllo. >"» Inferno, XXXIV, 64.

34

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

35

mos inútilmente en los principados del Renacimiento; cada uno protestaba, ciertamente, en su intimidad, contra el príncipe, pero en vez de buscar la unión con otros para atacarle, procuraba organizar su vida, bajo el régimen establecido, de la manera más tolerable o ventajosa posible. Tenían que llegar las co-

sas al extremo que vemos en Cli- f merino, en Fabriano o en Riminii i (páginas 1 8 y 1 9 ) para que la po- l blación aniquilara o expulsara a la dinastía reinante. Por otra parte su sabía que con ello se lograba únicamente cambiar de señor. La estrella de las repúblicas declinaba decididamente.

V l i . LAS REPÜBLICAS: V E N E C I A Y F L O R E N C I A Hubo un tiempo en que las ciudades italianas desarrollaron en el más alto grado esa fuerza que convierte a la ciudad en Estado. Sólo era necesario que esas ciudades se aliasen en una gran confederación, idea con la q ue volvemos a encontrarnos siempre en Italia, presentada en ésta o en otra forma, según cada caso particular.' En las luchas de los siglos X I I y XIII llegóse entre las ciudades a ahanzas verdaderamente formidables desde el punto de vista bélico, y Sismondi cree ( I I , 1 7 4 ) que los días de los últimos preparativos guerreros de la alianza lombarda entre Barbarrossa (desde 1168) señalan la coyimtura propicia para una confederación general italiana. Pero las ciudades más poderosas habían desarrollado ya un carácter propio, con rasgos peculiares, que lo hicieron imposible. Como competidoras comerciales, recurrían, unas contra otras, a medidas extremas y subyugaban a las ciudades vecinas más débiles, reduciéndolas a una servidumbre sin ley. Ello significa que, a la postre, creían poder valerse por sí mismas y prescindir de la totalidad de la nación, con lo cual preparaban el terreno para otros regímenes de tiranía. Y la tiranía Uegó cuando las luchas intestinas de los distintos partidos de la nobleza entre sí y con los ciudadanos despertaron el anhelo de un gobierno firme; cuando los mercenarios de que se disponía apoyaron cualquier propósito con tal que se les pagase, una vez que los parciales gobiernos de parddo se habían acostumbrado a prescindir de la leva general de ciudadanos, por inser\'¡ble. La tiranía devoró la libertad de la mayoría de las ciudades. Aquí y allá se logró expulsarla, pero sólo a mediasi v por corto tiempoAcababa siemnre volviendo, porque existían las condiciones internas que le eran propicias y las fuerzas d e oposición estaban gastadas. Entre las ciudades que conservaron su independencia hay dos de importancia primordial por lo que a la historia de la humanidad se refiere: Florencia, la ciudad de h asritación constante, que nos ha dejado documentos, tanto individuales como colectivos, de quienes durante tres siglos participaron en esa agitación, y Venecia, la ciudad del visible cquiHbrío y del silencio político. Ambas constituyen los extremos, y son algo que no puede compararse en el mundo. Venecia se reconoció siempre a sí misma como una maravillosa y mis teriosa creación en la cual' hab.^'a intervenido algo que estaba poT'encima del humano ingenio. Existía un mito de la solemne fundaciqffj de hi f • if"** Sobre este último puíito ii¡cav^ fac. Nardi, Vita di Ant. Giacomini,:pagina 18. ; 4

líludad. Según éste, el 25 de marzo ilcl año 413, al mediodía, gentes de l'fulua pusieron la primera piedra t'ii lí-ialto e iniciaron con ello la t*(ínslnicción de lo que debía ser iin sagrado e inatacable reducto en l'ii Italia desgarrada por los bárbaMás adelante se supusieron en ente de los fundadores atisbos futura grandeza. M . Antonio illico, que celebró el acontecio en suntuosos y copiosos he'os, pone en boca del sacere que consagra la fundación de la ciudad la siguiente invocación al eielo: "Si alguna vez intentamos al|Ü grande, ¡haz que prospere! AhoM nos arrodillamos ante un pobre '.Uter, pero si nuestros votos no son vanos, han de erguirse aquí para mayor gloría tuya, oh Dios, templos de mármol y de oro".^'*^ A fines dol siglo XV la ciudad insular era ya Bomo la arquilla de joyeles del mundo. El propio Sabellieo la describe gomo tal con sus viejísimas cúIHíIas, con sus torres inclinadas, con $ü$ fachadas incrustadas de mármoles, con toda su compacta suntuosidad, en que se compaginaban el de los techos y el alquicel del Imo rincón. Nos lleva a la plaza San Giacometto, junto al Rialto, tiona de apiñada muchedumbre, donde los negocios de todo un mundo lio se delatan con estridentes palabras en los pórticos que rodean la plaza,^"'-' y en las calles contiguas se |ttuaban centenares de cambistas y Pntei-os. y encima de ellos tiendas y almacenes sin fin; allende el puente se encuentra el gran Fondaco de 1*^7 Genethliacum Venetae urbis, en m Carmina de Sabellieo. Comp. Sanino, Venezia, fol, 203. La más alta ica veneciana —véase Pertz. MoIX, págs. 5 y 6— sitúa la funión de los poblados insulares en la a longobarda y la de Rialto exülíamente años después. WE sifn Yenelae urbis. i m Toda esta parte ha sufrido no!es cambios debido a las nuevas cdiíciones de principios del siglo XVI.

los Tudescos, en cuyos portales viven y acumulan sus mercancías la gente de esta nación y ante los cuales echan el' áncora, uno tras otro, los navios; más amba, la (flota del vino y del aceite, y paralelas a la orilla, donde pululan los faquines, los cobertizos de los tratantes; después, desde Rialto hasta la plaza de San Marcos, las barracas de los perfumistas y las hosterías. Así va llevando al lector de barrio en barrio, hasta los dos lazaretos de las afueras, que se señalan como los institutos de más alta utilidad, pues sólo en Venecia podían encontrarse tan perfectamente organizados. La beneficencia era, en general, una peculiar característica de los venecianos, tanto en tiempo de paz como de gitcrra. Su cuidado de los heridos, aún de los enemigos, era objeto de asombro para los extraños.^^" Todo lo referente a instituciones públicas era ejemplar en esta ciudad. Todo lo relativo a pensiones se hallaba sistemáticamente organizado, incluso lo que se refería a mandos y legados. La riqueza, la seguridad política y el conocimiento del mundo habían llevado la reflexión sobre tales cosas a un alto grado de madurez. Estos hombres esbeltos, rubios,* con su leve v discreto andar y su hablar circunspecto, apenas si se distinguían entre sí por el atuendo. Las mujeres, las muohaohas, cuidaban solícitamente su atavío^ se adornaban esnecialraente con perlas. Reinaba entonces, a pesar de las grandes pérdidas ocaBcnedictus, Carolas VIII, en Eccard, Scripiores, 11, eols. 1597, 1501 y 1621. En el Chron. Venetum, Muratori, XXIV, cois. 26, se enumeran las virtudes políticas de los venecianos, bontá, innocenza, zelo di carita, pieíá, misericordia. * Los venecianos llevaban, por lo general, el pelo corto, a diferencia de florentinos, milaneses y otros. Erasmo, en su Coloquio del soldado y el cortijo, escribe: "Muchos nobles venecianos se afeitan totalmente sus cabezas."

36

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O

E N ITALIA

37

sionadas por los turcos, una prosperidad realmente espléndida. Y aún bastante después pudo Venecia resistir mucho tiempo, a pesar de los prefuicios de Europa y de sus fuerzas concentradas, los golpes más rudos: el descubrimiento de las rutas marinas a las Indias Orientales, la caída del Gobierno de los Mamelucos de Egipto y la gueira de la Liga de Cambray. Sabellico, que era oriundo de la región de Tívoli y estaba habituado al desenvuelto platicar de los filósofos de la época, dice, no sin asombro, en otro pasaje,^ que los jóvenes nobles que acudían a sus lecciones matinales no se dejaban inducir a tratar de política: "Cuando les pregunto lo que la gente piensa aquí de algunos de los movimientos que se observan en Italia, me contestan unánimemente que no saben nada." Sin embargo, de la parte más corrompida de la nobleza, a pesar de la inquisición del Estado, podía obtenerse alguna información, aunque no a tan bajo precio. En el último cuarto del siglo XV había traidores en las más altas magistraturas; los papas, al servicio de la República, disponían de adictos delatores, algunos a sueldo fijo. La cosa llegó a tales extremos, que el Consejo de los Diez consideró prudente ocultar al Consejo de los Pregadi las noticias políticas de importancia. Se suponía incluso que Ludovico el Moro disponía de un determinado número de votos entre los Pregadi. Si sirvieron de algo las ejecuciones nocturnas de algunos culpables y las altas retribuciones ofrecidas a los delatores (hasta sesenta ducados de pensión vitalicia, por ejemplo, es 111 Epistolae, lib. V, fol. 28. ira Malipiero, Annales Veneti, en Archiv. Stor., V I I I , I, páginas 377, 431, 481, 495 y 530; I I , ná^s. 66t, 668 y 679. Chron. Venetwn, Muratori, XXIV, col. 57. Diario Ferrarese, ib. columna 240.

difícil afirmarlo. Una de las causas principales de este estado de cosas, la pobreza de muchos nobles, no podía resolverse de la noche a I;t mañana. En 1492 dos nobles presentaron una moción en que proponían que el Estado dedicara 70.00U ducados anuales para ayuda de los nobles pobres que no desempeñaban ningún cargo. La moción estuvo u punto de llegar al Gran Consejo, donde hubiera podido obtener mayoría; pero el Consejo de los Diez, intervino a tiempo, desterrando de por vida a los dos culpables a Nicosia, en Chipre.'^i^ Por esta época un Soranzo fue ahorcado en las afueras por ladrón de iglesia, y c o t i denado a cadena perpetua un Contarini por robo con violencia; otro de la misma familia se presentó en 1499 a la Señoría quejándose de que hacía muchos años aue estaba sin empteo, que sólo tenía dieciséis ducados de ingresos y nueve hijos, a lo que había que añadir sesenia ducados de deudas, que no entendía de negocios y que recientemente le habían puesto en medio de la calle. Se comprende que algunos nobles ricos construyeran casas con ci objeto de facilitar habitación gratuita a los nobles pobres. Corno obra de caridad nara agradar a Dios, en contramos mencionada en testamento la construcción de casas, a veces de manzanas enteras.^"^** Si los enemigos de Venecia habían fundado alguna esperanza seria en estas dificultades, se equivocaron totalmente. Creeríase aue el auge del comercio, que permitía al más pobre obtener una ganancia suficien te o una retribución humana per su trabajo, y las colonias del Mediterráneo Oriental, habían desviado las fuerzas peligrosas de la poii tica. Sin embargo, ¿no tuvO'-Cénova. a pesar de haber disifrutado de ven 113 Malipiero, Arch. StOr., V I I , pág. 691; comp. 694, 713 y I,-^55. 11* Marín Sañudo, Vite''^e' Dm Muratori, X X I I , columna 1194..^

_ 18 parecidas, l a más tumultuosa ílstoría política? La causa del carácter inconmovible de Venecia retóde, más bien, en mía concurrencia de circunstancias que no se dan en ninguna otra parte. Inexpugnable como ciudad, consideró siempre los asuntos exteriores con la más fría roñexión, ignorando casi la lucha entre los partidos que asolaba el resto de Italia. Sólo con fines transitorios concertó alianzas, y al más elto precio posible. El tono del ca'ácter veneciano era, por lo tanto, " de un espléndido aislamiento, haslí-el de un aislamiento casi despec'O, que traía como consecuencia una fuerte solidaridad interna, en la cual ponía también lo suyo el odio a todo ol resto de Italia. En la misma ciudad tenían todos los habitantes los más altos intereses comunes, tanto por lo que se refería a las colonias como por lo que atañía a las posesiones de tierra firme, pues la población de estas posesiones, (es decir, la de las ciudades, hasta Bérgamo), sólo en Venecia podía comprar y vender. Una lan artificial ventaja sólo podía mantenerse con la tranauilidad y la armonía en el interior. Y que la inmensa mayoría lo sentía así explica el hecho de que fuese Venecia teweno propicio para los conspiradohis. Y si había descontentos, se les mantenía divididos por la separación entre nobles y ciudadanos, de tal modo, que era difícil toda confabulación. Una de las principales caulas —acaso la más peligrosa en los ricos— de toda conspiración, el bdio, estaba superada, por lo que B l a nobleza se refiere, por las grandes empresas comerciales, los viajes las constantes guerras con los turis. En la guerra los caudillos proígían a los nobles en forma a veces censurable. Un Catón veneciano predijo la ruina del poder de la ciudad Sí duraba mucho tiempo el cuidado i^iíc ponían los nobles en no lesio• uirse mutuamente ni en lo mínimo,

aún a costa de la justicia.^'^' Sin embargo, esta gran actividad a pleno aire dio a la nobleza veneciana en conjimto. una orientación saludable. Y si la envidia y la ambición reclamaban su presa alguna vez, había una víctima oficial, medios legales y una autoridad a que se sometió durante años enteros al dux Francesco Foscari ( f 1457): a los ojos de toda Venecia es acaso el más terrible ejemplo de estas vindictas, sólo posibles en las aristocracias. El Consejo de los Diez, que en todo intervenía, que gozaba de un derecho absoluto de vida o muerte sobre las arcas y sobre las armas, aue contaba inquisidores entre sus miembros y que fue capaz de derribar a Foscari y a otros tan poderosos como él, este Consejo era reelegido anualmente por la casta que tenía en sus manos el poder, por el Gran Consiglio, y era así su más inmediata y fiel expresión. N o es de presumir que hubiera grandes intrigas con motivo de estas elecciones. La corta duración y la ulterior responsabilidad no hacían muy apetecible el cargo. Ahora bien, por violento v subterráneo que fuera el proceder de aquel Consejo, el verdadero v&neciano no rehuía esta autoridad —ni ninguna otra^—, sino que se presentaban ante ella: no sólo porque eran largos los tentáculos de la república y lo que no sufría el individuo podía sufrirlo la familia, sino porque, en la mayoría de los casos por lo menos, las acusaciones se fundaban en razones positivas y no en una ciega sed de sangre.^^^ En general puede decirse que ningún estado tuvo nunca mayor fuerza moral sobre sus subditos de lejanas tierras. Si, por ejemplo, había traidores entre los Pregadi, quedaba esto compensado con creces por el Chron. Ven., Muratori, XXiV, col. 105, iK* Chron. Ven., Muratori, X X I V , cois. 123 y siguientes. Malibiero, ibíd, VII, I, págs. 175 y sigs. sobre el caso del almirante Antonio Grimani.

38

JACOB

BURCKHARDT

I.A C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

59

hecho de que todo veneciano en el hombres, probablemente de cuerpos extranjero era, dh-fase que por na- especiales. En tiempo de paz las turaleza, un informador gratuito de ciudades de tierra firme estaban su Gobierno. De los cardenales ve- desguarnecidas o tenían guarnicionecianos en Roma se sabía que nes increíblemente insignificantes. enviaban informes de lo tratado en No se confiaba Venecia a la devolos consistorios secretos. El cardenal ción piadosa de sus subditos, sino Domenico Grimani hizo detener en a su perspicacia. Durante la guerra las afueras de Roma (1500) los co- de la Liga de Cambray (1509), los rreos que Ascanio Sforza enviaba eximió, como se sabe, del juramena su hermano Ludovico el Moro y to de fidelidad, dejándoles que reenvió los despachos a Venccia. Su flexionasen sobre la conveniencia de padre, que precisamente por enton- una ocupación enemiga y la compaces debía responder a una grave rasen con el suave régimen veneacusación, hizo valer núblicamente ciano. Como no se habían visto en este servicio de su hijo ante el Gran el trance de tener que apostatar de j Consiglio, es decir, ante todo el San Marcos y no tenían por lo tanto j que temer ningún castigo, volvieron | mundo.^i^' prestamente a la antigua autori- ¡ Ya hemos dicho algo sobre la con- dad.''^^ Esta guerra fue, dicho sea '| ducta de Venccia con sus condottieri de paso, el resultado del secular re(página 15). SÍ se trataba de bus- proche contra los afanes de engran-car una garantía especial de su fi- decimiento de Venecia. La ciudad: delidad, la encontraba en su gran cometió, a veces, el error de las niímero, que. de una parte, dificul- gentes demasiado avisadas, que no taba la traición, y facilitaba, de otra, imaginan a sus enemigos capaces de su descubrimiento. A la vista de las decisiones que a ellas les oarecen nóminas del ejército veneciano se necias o irresponsables. Con este pregunta uno cómo era posible una optimismo, que se da tal vez con acción común con huestes tan abi- mayor frecuencia en las aristocragarradas. En la de la guerra de 1495 cias, se hizo, en su día, caso omiso, figuran'^^ 15.526 caballos, dividi- de los armamentos de Mahomet I l i dos en pequeños cuerpos; sólo Gon- para tomar Constantinopla y de los: zaga de Mantua tenía 1.200; Giof- preparativos para la expedición de fredo Borgia, 740; venían después Carlos V I I L hasta que ocurrió lO; seis jefes con 700-600, diez con 400, inesperado.i^^ Algo parecido ocurrió doce con 400-200, unos catorce con con la Liga de Cambray, desde el 200-100, nueve con 80, seis con 60- momento en que se vio que era con50, etc. Son en parte, viejos cuernos traria a los intereses de sus princivenecianos y, en parte, cuerpos ba- pales instigadores, Luis X I I y Julio jo el mando de nobles de la ciudad II. Pero es que en el papa sc hay nobles terratenientes; pero la ma- bía acumulado el viejo odio de toyoría de los jefes son príncipes y de Itaha contra el conquistador veseñores de ciudades o parientes su- neciano, de modo que cerro los ojos^ yos. A éstos se añaden 24.000 de ante la invasión extranjera. Por !o; infantería, de cuyos recluta y man- que se refiere a la política deíl card o nada se nos dice, y otros 3.300 denal Amboise y su monarca. Venecia debiera haber reconoíádo —y 117 Chron. Ven., col. 166. Malipiero, /. c, V I I , I, pág. 349, Más información sobre esto en Marin Sañudo Vite de' Duchi., Muratori, XXII, col. 990 (año 1426) y col. 1088 (año 1440), Corio. fols. 435-438 (año 1483), y Cuazzo, Historie, fol, 151 y
siguieTiies.

icmido— mucho antes su maligna estupidez. De los demás, la mayoría tomaron parte en la Liga movidos por esa envidia que puede ser un correctivo para el poder v la riqueza, pero que en sí misma es algo lamentable. Venecia salió del trance c o n honor, pero no sin sufrir os cuyas huellas no habrían ya bon'arse. N o se concibe un poder de fundamente tan complicados, de tan dilatada esfera de actividades e intereses, sino una grandiosa sinopsis del conjunto, sin un continuo balance de fuerzas y cargas, de ingresos y gastos. Venecia puede considerarse la patria de la estadística moderna y con ella Florencia, acaso, vmiendo en segundo término los principados italianos más prósperos. El Estado feudal de la Edad Media nos ofrece, todo lo más, referencias de conjunto de los derechos y censos del príncipe; concibe Ja producción como algo estático, como casi lo era en cuanto se trataba sobre todo de productos de la tierra. Frente a este criterio, las ciudades de todo el Occidente empezaron ya muy pronto, probablemente, a ver en su producción, vinculada a la industria y el comercio, algo en grado Kumo dinámico, a considerarla como tal, pero sin pasar —ni en los ilfas de prosperidad de la Hansa— de un balance uniforme de tipo comercial. Flotas, ejércitos, presiones 1 influencias políticas, todo venía a I igurar en el debe o en el haber de un Libro Mayor de comercio. Sólo en los Estados italianos confluyeron las consecuencias de una conciencia lutalmentc política, el ejemplo de la administración mahometana y ima vieja vitalidad de la producción y dél comercio mismo, sentando los fundamentos de una verda•a e s t a d í s t i c a . E l régimen au-

tocrático del emperador ("ederico lí en la Baja Italia estaba unilateralmente organizado en el sentido de la concentración del poder con un fin de lucha por la existencia del Estado como tal. En Venecia, sin embargo, el fin último fue el disfrute del poder y de la vida, el acrecentamiento de la herencia de los antepasados, la acumulación de las industrias más productivas, la exploración de nuevas rutas y ía conquista de nuevos mercados. Los autores nos hablan de todo ello con la mayor naturalidad.122 Por ello averiguamos que la población de la ciudad, en 1422, era de 190.000 almas. Quizá sea en Italia donde prim.ero se empezó a contar, no ya por hogares, ni por individuos aptos para las armas, ni por los que podían andar por sus pies, etc., sinoi por anime, estableciendo así la más i neutral de las bases para todos los i demás cómputos. Cuando, por esta época, los florentinos quisieron concertar una alianza con Venecia contra Filippo María Visconti, se les desoyó, de momento, por la evidente convicción, documentada en exacto balance comercial, de que toda gucn'a entre Venccia y Milán, es decir, entre vendedor y comprador, significaba una locura. De momento, c! hecho que el duque tuviera que aiuncntar su ejército convertí-^ Enumera las nuerlas de las casas, la población, los individuos aptos para las armas, las logias de los nobles, las fuentes, los hornos, las tabernas, las carnicerías, el trif^o que se necesita, los perros, los halcones; los precios de la leña, del heno, del vino y de la sal; vienen después los jueces, notarios, médicos, maestros de escuelas, copistas, armeros, herradores, hospitales, conventos, fundaciones y corporaciones religiosas. Véase otra referencia semejante, acaso más antigua, en el Liber de magnalibus Mediolani en Hinr. de Hervordia, ed. Potthast, página 165. 1 ^ De modo admirable Mar. Sañu2 do, Vitte de' Duchi di Venezia. Muratori, X X I I , passim.

l í » Guicciardini (Ricordi), n. 150) hace, por primera vez acaso, la observación de que la necesidad de venganza política puede embotar eV cXtlfp sentido del propio interés. * 120 Malipiero, i c., VII, pág.^<328.

1 Bosquejada en sentido bastante •ingido aún, y sin embargo, muy loriante ya, es la sinopsis estadística Manipulus Floruin de Milán (MuDri, X í , 711 y sigs.), del año 1288.

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

41

40

JACOB BURCKHARDT

ría automáticamente al ducado, por el consiguiente aumento de los impuestos, en un mal consumidor. "Más vale permitir que sean vencidos los florentinos, porque habituados a la vida en una ciudad libre, se establecerán entonces entre nosotros y traerán consigo sus telares de sedas y lanas, como en su día hicieron los lucenscs en igual trance." Pero el documento más curioso es el discurso que pronunció el dux Mocenigo (1423) en su lecho de muerte, ante algunos senadores que había mandado Uamar.^^ Contiene los principales elementos de una estadística de toda la fuerza y toda la riqueza de Venecia. Ignoro si existe, y dónde, una interpretación concienzuda de este difícil documento. Únicamente como curiosidad citaremos los datos siguientes. Pagado un empréstito de guerra de millones de ducados, la deuda del Estado (il monte) ascendía aún entonces a 6 millones de ducados. La circulación total del comercio ascendía (al parecer) a 10 millones, que producían una renta de 4 millones (esto dice el texto). Había 3.000 "navigli", 300 "navi" v 45 galeras, con tripulación de 17.800, 8.000 y 11.000 marinos, respectivamente, o sea más de 200 hombres por galera. A éstos había que añadir 16.000 carpinteros de ribera. Las casas de Venecia tenían un valor estimativo en 7 millones y producían una renta da medio millón.i^'i Había mil nobles con una renta de 70 a 4.000 ducados. En otro lugar se calculaban los ingresos ordinarios del Estado en aquel mismo año en 1.100.000 ducados, cantidad que, con motivo de las perturbaciones causadas por las guerras, había des1 ^ Sañudo, /. c. col. 958. Véase lo referente al comercio en Scherer, Allg. Gesch, des Welthandels, I, 326, nota. 1 ^ Se alude a todas las casas de Venecia y no sólo a las pertenecientes al Estado. Ciertamente éstas solían producir una renta enorme: cons. Vasari. X I I I , 83, Vida de Jac. Sansovino.

cendido a mediados de siglo a 800,000 ducados.125 Si en virtud de tales cálculos y de su aplicación práctica representaba Venecia, de modo perfecto \ antes que ningún otro Estado, un gran capítulo en la vida estatal moderna, es evidente, en cambio, que, por lo que respecta a ía cultura, había quedado retrasada. Y en Italia la cultura se estimaba entonces como lo más alto. Faltaban el impulso y el vigor literarios en general, y en particular aquel entusiasmo con que se volvían los ojos a la antigüedad clásica.^^» N o obstante, según Sabellico, abundaban tanto las gentes dotadas para la filosofía y la elocuencia como para cl comercio y los negocios del Estado. Ya en 1459 Jorge de Trebisonda puso a los pies del dux la traducción latina del libro de Platón sobre las Leyes y fue nombrado maestro de filosofía con 150 ducados anuales. También dedicó a la Señoría su Retórica.^^ Ahora bien, si hojeamos la historia de la literatura veneciana que Francesco Sansovino añadió a su conocido libro,^^*^ encontramos casi únicamente, por lo que se refiere al siglo XIV, obras de teología, de derecho y de medicina, junto a algunas de historia y, por lo que se refiere al siglo xv, el humanismo, hasta Ermolao Bárbaro y Aldo Manucci, está pobremente representado en proporción a la importancia de la ciudad. La biblioteca que el cardenal Bessarión legó al Estado apenas logró verse defendida de la dispersión y la destrucción. Para los asuntos científicos estaba Padua, donde médicos y juristas —por sus dictámenes de derecho público ésSañudo, col. 963, Cuentas del Estado de 1490, columna 1245. 126 Aún parece que esta versión llegó a degenerar en odio en el veneciano Pablo I I , hasta el punto de que llamaba herejes a todos los ,huinanis tas. Platina, Vita Pauli. pág. 323.¿ 127 Sañudo, l c, col. 1167. 128 Sansovino, Vettezia, lib. X l i l .

las— percibían las más altas re- ción scmirreligiosa. Se trataba casi tribuciones. También es escasa su siempre de fiestas para la conmemoparlicipación en la creación poética ración de acontecimientos políticos; italiana, hasta que en los comien- coincidían con las grandes fiestas de zos del siglo xvt se recupera lo per- la Iglesia, y la más espléndida era dido. El mismo espíritu artístico del la de las famosas bodas de la ciuRenacimiento tuvo Venecia que ío- dad con el mar, el día de la Ascentnailo de fuera, hasta que a fines sión. del siglo XV se sintió capaz de moverse con fuerzas propias. Aparecían, no obstante, vacilaciones de La máxima conciencia oolítica v la índole espiritual, dignas de ser no- mayor riqueza de formas evolutivas tadas. El mismo Estado que tenía las encontramos reunidas en Florencompletamente sometido al clero, cia. En este sentido Florencia meque se reservaba los nombramien- rece en justicia el título de primer ,ps más importantes, que desafió a Estado moderno del mundo. Aquí Curia una y otra vez, mostraba realiza un pueblo lo que en los Esla devoción oficial de peculiartsi- tados gobernados por un príncipe matiz.i^'* Se adauicren, con los es asunto de una sola familia. El lyores sacrificios, sagrados restos maravilloso espíritu florentino, aguotras reliquias, en la Grecia con- damente razonador y artísticamente [Uistada por los turcos, y son reci- creador al mismo tiempo, determias por el dux en solemnes pro- na continuas transformaciones en la esiones.i^» Hasta 10.000 ducados situación política y social y la deshabían decidido pagar por la Tú- cribe y ordena incesantemente. Así ¡ca inconsútil (1455), pero no pu- llegó a ser Florencia la patria de " ton conseguirla. N o se trata aquí las doctrinas y las teorías políticas, un entusiasmo popular, sino de pero también, con Venecia, la naa tácita decisión de las altas au- tria de la estadística, y singularmentoridades del Estado, de la cual se te, como algo único, antes y por habría podido prescindir sin que na- encima de todos los Estados del die se impresionara por ello. N o mundo, la patria de la Historia en cabe duda que en Florencia, en cir- el nuevo sentido. La visión de la tancias semejantes, se hubiera Roma antigua y el conocimiento de indido. N o vamos a considerar sus historiadores intervienen aquí, devoción de las masas y la fir- y Giovaniii Villani confiesa que a de su fe, en las indulgencias con ocasión del jubileo del año 1300 un Alejandro V I . Pero cl Estado recibió el estímulo para su gran obra [ismo, después de absorber a la y que la comenzó inmediatamente iglesia como en ninguna otra paile, después de su regreso. Entre los tenía realmente en sí una especie 200.000 peregrinos oue fueron a Rode elemento religioso, y el símbolo ma aquel año habría sin duda algudel Estado, el dux, figuraba en do- nos que se le asemejasen en tence grandes procesiones en fun- dencias y en dotes, y, sin embargo, no hubo ninguno oue escribiese co1 ^ Heinric de Hervordia, ad. a. mo él la historia de su ciudad. Porque no todos tenían el consuelo de •3 (nág. 2!3, ed. Potthast). " O Sañudo, /. c. cois. 1158, 1171 v poder añadir como él estas palabras: i77. Cuando se llevaron de Bosnia los "Roma declina, mientras está en itos de San Lucas, hubo disputa con auge mi ciudad patria, dispuesta pabenedictinos de Santa Giustina de .ua, que creían nosccrlos ya. y hude decidir la Santa Sede. Véanse 1^2 G. Villani, VIII, 56. El 1300 es icciardini, Ricordi, n. 401. también la fecha que consta en la Sansovino, Venezia, lib. X I I . Divina Comedia.

42

JACOB B U R C K H A R D T

I

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

43

ra grandes empresas. Por eso he ensueño juvenil, tenía en Dante querido describir todo su pasado, y grandeza poética. Siente el oreullo pienso continuar con el presente y de ser el primero en hollar este con todos los acontecimientos de camino, de la mano de Aristóteles que alcance a ser testigo'". Además ciertamente, pero a su modo, c o n de poder testimoniar todo el nroce- independencia. Su emperador idea! so de su existencia, alcanzó Floren- es un supremo juez que a m a a los cia, por sus historiadores, algo más: hombres y sólo depende de Dios. una celebridad como ninguna otra Es el heredero del Imperio univerciudad italiana.'-'''* sal de Roma, refrendado por el deNo es misión nuesti'a escribir la recho, la naturaleza y los decretos historia de un testado tan digno de de. la Providencia. La conquista del recordación, sino simplemente hacer orbe es legítima, una especie de juialgunas consideraciones sobre la li- cio divino entre Roma y los demás bertad espiritual y la objetividad pueblos, y Dios mismo reconoció que su historia misma despertó en el Imperio al hacerse hombre denlos florentinos. tro de su ámbito y someterse, al Por el ano i 300 describió Diño nacer, al censo del emperador AuCompagni las luchas locales de su gusto, y, al morir, al tribunal de época. La situación política de la Poncio Pilatos. SÍ es difícil seguir ciudad, los motivos particulares y estos y otros argumentos, la pasión los resortes íntimos de los partidos, de Dante nos conmueve siempre, En los caracteres de los jefes, en una sus cartas i'"' se nos muestra de los palabra, toda la urdimbre de cau- primeros publicistas, acaso el nrisas y efectos próximos y lejanos apa- mero entre los profanos, en lanzar rece descrita de tal modo, que la a la publicidad por propia cuenta superioridad general del juicio y el escritos en foiTiia de carta y de su arte expositivo de los florentinos es propia mano defendiendo determialgo que se toca con las manos. La nadas tendencias políticas. Su acmás grande de las víctimas de estas tividad comenzó pronto. Ya después crisis fue Dante Alighieri. ¡Qué pode la muerte de Beatriz hizo circu lítico hicieron de él la patria y el exilio! Él nos ha dejado eternizado lar un panfleto sobre la situación en broncíneos tercetos el sarcasmo de Florencia, dirigido " a los granque engendraban en él los constan- des del orbe", y también las cartas tes cambios y experiencias,^^'* en abiertas posteriores, de los días de forma que será proverbial donde- su destierro, van dirigidas a auténquiera que surjan circunstancias se- ticos emperadores, príncipes y carmejantes.!^'' Ha apostrofado a su denal^. En estas cartas y en el libro patria con tanta tenacidad en la Oe ¡a lengua vi'lgar tropezamos u n a oposición y con tal nostalgia a la y otra vez c o n la idea, que tan cavez que los florentinos tenían que ra hubo de pagar, que el desterrasentirse conmovidos. Pero sus pen- do también fuera de su ciudad nasamientos abarcan a Italia entera y tiva puede encontrar u n a nueva al mundo, v si su exaltación por el natria esoiritual en el lenguaje y Imperio sólo fue un error, hav que la cultura, una patria que no le reconocer que aquella especulación puede ser ya arrebatada. Más adepolítica, actitud mental ésta sólo re- lante hemos de volver sobre este cién nacida, si no era más que un punto. ;">•• , Encontramos confinnado esto ya en 1470. en Vcspasiano Fii)rentino, I I . 258 y sigs. Purgatorio, V I . final. ^'^•^ De moiiarchia. f. 1. Dantis AUigherii eoisiqlae. cuín notis C. Witle. Si pretendía, en absoluto, que el emperador residiera en Italia, lo mismo pedía del 'papa;^ Vci J carta 35, durante el Cónclave-de (Tar- * pentra en 1314.
i

Debemos gratitud a los Villani, igual a Giovanni que a Maleo, tanto por sus profundas observaciones políticas, como por sus juicios espontáneos y prácticos, y se la debemos también por haber transmitido las bases de la estadística de Florencia con importantes datos sore otros Estados. El comercio y IB industria habían despertado aquí, junto al pensar político, la preocupación económica del Estado. En ninguna parte del mundo se estaba tan bien informado de la situación de las grandes masas de dinero, empezando por el de la curia papal de Aviñón. cuyo enorme arqueo (25 millones de florines oro a la muerte de Juan X X I I ) sólo por lo fidedi^o de la fuente no nos resuha i n c r e í b l e . S o l a m e n t e en Florencia se podrían encontrar detalles sobre los grandes empréstitos, como el concertado por el Rey de Inglaterra con las casas florentinas Bardi y Peruzzi, que perdieron un activo de 1.365.000 florines de oro —de caudal propio y de sus asociados i-^s— no obstante lo cual lograron rehacerse (1338). Los datos más importantes de Villani son los referentes al estado en la misma época ingresos (más de 300.000 florines en oro) y gastos; población de la ciudad (calculada, muy imperfectamente, en 90.000, según el consumo de pan, es decir, por bocas, in broche) y del Estado; el excedente de 300 a 500 nacimientos masculinos, entre los 5,000 a 6.000 bautizados anuales del battistero: os niños que acudían a las escue137 Giov. Villani, X I , 20. Cons. Matteo Villani, IX. 93. Esfa Y otras noticias semejantes en Giov. Villani, XI, 87. X I I , 54. Giov. Villani, X I , 91 y sigs. Difieren de estos datos los de Maquiavelo. Stor. fiorent., lib. I I . 140 El párroco echaba en un cofre una alubia negra cuando se trataba de Un niño; y una alubia blanca cuando se trataba de una niña; esto era todo e! control.

las, de los cuales entre 8.000 y 10.000 aprendían a leer y entre 1.000 y 1.200 aprendían cuentas en seis escuelas, A éstos habría que añadir 600 escolares que aprendían gramática y lógica (en latín) en cuatro escuelas; viene a continuación la estadística de iglesias, conventos y hospitales (con más de 1,000 camas en total); la industria de la lana, con valiosísimos y detallados datos; la moneda, el abastecimiento de la ciudad, la burocracia, etc.i^i Nos enteramos, de paso, de otras cosas, como, por ejemplo, de que con motivo de la reorganización de las rentas del Estado (monte) en el año 1353 siguientes, en el pito predicaron en pro los franciscanos y en contra los dominicos y agustinos.Finalmente, en ninguna parte de Europa encontramos consideradas y expuestas como aquí las consecuencias económicas de la muerte n e g r a . S ó l o un florentino podía contarnos cómo se esperaba que, al disminuir el número de personas, se abarataría todo, y cómo, en lugar de ocurrír así, el coste de la vida y los salarios aumentaron en el doble; que la plebe, al principio, se negaba a trabajar y sólo quería vivir bien; que sólo se podían conseguir sirvientes, de uno y otro sexo, en la ciudad, a muy alto precio; que los campesinos querían sólo cultivar las tierras más feraces, dejando las tierras pobres en eríal; que los enormes legados hechos para los pobres, durante la peste, no sirvieron después para nada, pues los pobres, o se habían muerto, o no eran ya pobres. Con ocasión de un gran legado que un filántropo sin hiíos hace a los men-

y

pul-

141 Para combatir los incendios había ya un cuerno pcnnanente en la sólidamente construida Florencia. 1*2 Matteo Villani, I I I . 106. 1^3 MaUeo Villani, I, 2-7; comp. 58. Por lo que a los días de la pestilencia se refiere, sigue figurando en primera línea la famosa descripción de Boccaccio al comienzo de sus Decamerone.

44

lACOB

UURCKHAHDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O l-N

I lALIA

45

digüs de la ciudad, en el cual se hasta 1471, no menos de 663.753 destinan a cada uno seis denarios, florines de oro, de los cuales cose hace finalmente el ensayo de una rresponden a Cosimo solamente más estadística completa de la mendici- de 400.000,''**^ y Lorenzo eí Magnífico se muestra satisfecho de la fordad florentina.»" Esta consideración estadística de ma en que se ha gastado el dinero. las cosas alcanza después entre los Después de 1478 viene nuevamenflorentinos un gran desarrollo. Y te una sinopsis i-*"^ importantísima. lo más admirable es que, por lo • y en su género completa, del cogeneral, deian traslucir la conexión mercio y las industrias de la ciudad, entre lo histórico, en el más alto algunas de las cuales pueden consenitido de la palabra, y la cultura siderarse, parcial o totalmente, coy el arte. En un documento del año mo industrias artísticas: los broca1422 se habla de setenta y dos dos y damascos; la talla en madera casas de cambio en tomo al Mér- y la marquetería (intarsia): la escate Nuovo, de la suma de dinero cultura de arabescos en mármol y que giraban los Bancos (dos millo- piedra caliza; los retratos en cera, nes de florines de o r o ) , de la in- orfebrería y joyería... El talento dustria, entonces nueva, del oro hi- innato de los florentinos para todo lado, de los géneros de seda, de lo que supone cálculo de la exisFilippo Brunellesco, que exhuma la tencia exterior se demuestra tamarquitectura antigua, y de Lionarbién en los libros domésticos, de do Aretino, secretario de la República, que resucita la literatura y negocios y de agricultura, que se la elocuencia antiguas. Se habla, por destacan notoriamente entre los del último, del bienestar genera!, de la resto de la Europa del siglo xv. tranquilidad política de la ciudad y Con razón han empezado a publide la suerte de Italia, que se había carse de ellos algunas pruebas eslogrado de las tropas mercenarias y cogidas; no obstante, se precisarán extranjeras. La estadística de Vene- muchos estudios para obtener clacia que hemos reproducido (págs. ros y generales resultados. En todo 39 y 4 0 ) , y que procede casi del caso también aquí da fe de su camismo año, demuestra ciertamente rácter un Estado donde hay padres una riqueza, una industria y una que al morir solicitan por vía teszona de influencia mucho mayores. tamentaria del Estado mismo que Venecia domina, mucho tiempo ha, multe con 1.000 florines de oro a los mares con sus navios, cuando sus hijos si no trabaian en una ocuFlorencia envía (1422) su primera pación regular. galera (a Aleiandría). Pero ¿cómo Por lo que a la primera mitíid no adivinar un espíritu superior en del siglo XVI se refiere, quizá ninel documento florentino? Noticias guna ciudad del mundo posea un como aquéllas las encontramos aquí de decenio en decenio, ordenadas documento comparable a la esplénya en sinopsis generales, mientras dida descripción de la ciudad de en otras partes sólo encontramos, en el mejor de los casos, testimon « Ricordi de Lorenzo, en Fabroni, nios sueltos. Se nos brindan datos Laur. Med. magnifici viía, Adnot. 2 y aproximadíK sobre la fortuna v los 25. Paulo [ovio. Elogia, Cosmus. negocios de los primeros Medici: De Benedetto Dei. en Fabropi, gastaron en limosnas, obras públi- ibíd., Adnot, 200. La fecha se descas y contribuciones, desde 1434 prende de Varchi, I I I , pág. 107. Véase el proyecto financiero de cierto Ludovico Ghetti, con importantes dalos, e n Roscoe, Vita di Lor. de' Medid, tpmo II, supl. 1. H'i Giovanni Villani. X, 164. Libri, Historie des sciences nm 1-*^ Ex Annailbus Cerelam. en Fathématiques, I I , 165 v siguientes. hroni.-Afog/i/ Cosmi vita. Adnot, 34.

•encia por V a r c h i . T a n t o en I estadística descriptiva como en B algunos otros aspectos, nos enconIriimos de nuevo aquí con un ver>lii'lcro modelo, antes que la libcrI.KÍ y la grandeza de esta ciudad . Iiubiese desvanecido.»''"

Junto a este cálculo de la vida exterior nos encontramos en la constante descripción de la vida política de que hablábamos antes. N o sólo pasa Florencia por mayor número de formas y matices políticos, sino que informa de ello en mayor

"•' Varchi. Stor. fiorenl.. 111, pág. cular una proporción en el precio de I' - Mgs-, al final del libro IX. Algu- los cereales de mediados del s í p I o x v , iiiis cifras evidentemente equivocadas comparado con el de nuestro siglo, coMn de atribuirse a erratas de escritiirü mo de 3 a 8 (Sacco di Piacenza. en O imprenta. el Archiv. Stor., App., tomo V , nota Sobre valores y riquezas en Jla- del editor ScarabelH). tlu sólo puedo reunir aquí, a falta de En Ferrara había en riempos del duylros recursos, algunos datos disper- que Borso gente acaudalada con forws, tal como los he encontrado ea- tunas de 50.000 y 60.000 ducados stiaimcntc. Ha de prescindirse de las (Diario Ferrarese, Muratori, XXIV. tfxugcracioncs obvias. Las monedas de cois. 207, 214 y 218; un dato fantásoro a que se refieren la mayoría de tico en col. 187). |08 datos son; el "ducato", el "zecchiPor lo que se refiere a Florencia eníio", el "fiorino d'oro" y el escudo contramos datos de índole completad'oros". Su valor es casi el mismo. mente excepcional, que no permiten Bn Venecia, por ejemplo, se consi- sacar consecuencias de tipo corriente. dera muy rico al dux Andrea Vendra- Así, por ejemplo, ios empréstitos a mi (1476), con sus 170.000 ducados príncipes extranjeros, con referencia a (Malipiero, /. c, V I I , II, p á g . 666). los cuales sólo se mencionan una o Por el año 1460, se consideraba al dos casas, aunque en realidad se trapatriarca de Aquileia, Lodovico Pata- tara de grandes negocios de compañías. vino "casi el más rico de todos los Y también los enormes impuestos que Italianos", con 200.000 ducados (Gasp. se obligaba a pagar a los partidos venVcronens, Viía Pauli II, en Muratori, cidos, de 1430 a 1453, por ejemplo, 77 llt. II. col. 1027). En otros lugares, familias pagaron la suma de 4.875.000 florines de oro (Varchi, I I I , págs. 115 líalos fantásticos. Antonio Grimani se permitió el lujo y siguientes). de pagar por la investidura de cardeLa fortuna de Giovanni de'Medie i ftal de su hijo Domenico 30.000 duca- ascendía, a su muerte (1428) a 179.221 •f"^: A él mismo se le calculaban, en florines de oro, pero de sus dos hijos o sólo 100.000 ducados (Chron. Cosimo y Lorenzo sólo el último dejó i ' . í L Í i ^ m , Muratori, XXIV, col. 125). al morir (1440) 235.137 (Fabroni, Sobre cereales en el comercio v pre- Laur. Med., Adnot, 2 ) . cios del mercado en Venecia ver esEncontramos un testimonio del aupecialmente Malipiero, /, c, V H . II. ge general de la industria en el hecho Itllg, 709 y síguienles (noticia de 1498).* que, por ejemplo, ya en el siglo xiv y¡> en 1522 no se consideraba a Ve- los 44 orfebres del Ponte Vecchio paiK-víii. sino a Genova y Roma, como gasen al Estado 800 florines de oro las ciudades más ricas de Italia (sólo de alquileres anualmente (Vasari, I I , «crece crédito este dato por la autori- 114. Vila di Taddeo Caddi). El DiaPtd de un Francisco Veltori; véase su rio de Buonaccorso Pitti (Dcleeluze. ñlorici en el Archiv. Star., Append.. Florence et ses vicissitudes, vol. II) esIV. D á g . 343). Bandello. Parte tá lleno de cifras, pero éstas, en ge:\'<>ve¡lc 34 v 42. menciona al mer- neral, sólo sirven para demostramos de Genova Ansaldo Grimaldi co- los altos precios de todas las cosas y el escaso valor del dinero. • ' hombre más rico de su tiempo. I ^ Í400 y 1580 calcula Francesco Por lo que a Roraa se refiere, los ' ino un descenso a la mitad del ingresos de la Curia no pueden, nadel dinero (Venezia. fol. 151. turalmente, servir de norma, pues se nutría de Europa entera. Tampoco nos I 1.1 Lombardía se cree poder cal- inspiran mucha confianza los datos so-

46

TAOOB BURCICHARDT

LA C U L T U K A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

47

proporción que cualquier otro de los Estados libres de Italia y de Occidente, hasta el punto de ofrecemos el más completo trasunto de la relación entre clases sociales e individuos, formando un conjunto mudable.. Las escenas de las grandes demagogias burguesas de Francia y Flandes. tales como nos las bosqueia Froíssard, Y las narraciones de las Crónicas alemanas del siglo XVI, son realmente importantes, pero en la perfección mtelectual y en la múltiple fund«rT"*"^"ac:6n del relato son los florpnt'r»'^'; infinitamente superiores. Predominio de la nobleza, tiranía, lucha de las clases medias con el proletariado, democracia perfecta, semidemocracta y democracia aparente, primacía perfecta de una Casa reinante de hecho, teocracia (con Savonarol a ) , y aún aauellas formas mixtas «ue prepararon el despótico " " " h i pado de los Medici, todo está descrito en forma tal, que los más íntimos motivos quedan manifiestos V a plena luz.^'^i Por último. Maquiavelo, en sus Storíe fiorentine (hasta 1492). concibe a su ciudad patria, naturalmente, como un ser vivo, y su proceso evolutivo como algo individual, siendo el primero entre los modernos que ha sido capaz de una visión semefante. Queda fuera de nuestra competencia el averiguar en qué lugares Maquíavek) procedió arbitrariamente, como en el caso notorio de la vida de Castruccio Castracane, un tino de tirano a quien pinta con ca»>rÍcboso colorido. Aunque a cada renglón

bre el tesoro de los papas v la fortuna de ios cardenales. El conocido banouero Agostino Chígi, dejó al morir (1520) un haber total por valor de 800.000 ducados (Leltere pitioriche, I, App. 48). ifii Por lo que se refiere a Cosimo (1435.1465) y a su nieto Lorenzo el Magnijico (t'l492) el autor prescinde de todo juicio sobre la política interior de ellos. Véase una voz acusadora de peso, Gino Caononi, en el Archiv. Stor., I . págs, 312 y siguientes.

de las Storie fiorentine pudiéramos oponer una objeción, quedaría in cólumc como totalidad s u alto v;i lor, hasta IJegaríamos a decir si valor de cosa única. Y sus coi temporáneos y continuadores. Jaco bo Pitti, Guicciardini, Segni, Varchi, Vettori. . . ¡qué haz de honi bres esclarecidos! Las últimas dOcadas de la República florentina, espectáculo do grandeza inolvida ble, quedan aquí ímegramente re flejadas. En una tradición tan importante sobre la decadencia del tip(> de vida más alto y peculiar de su tiempo, pueden unos no ver otra cosa que una colección de curiosidades de gran estilo; confirmalotros, con diabólica alegría, la han carrota de lo noble y lo sublime: otros, en fin, concebirla, desde el punto de vista jurídico, como un gran proceso; pero lo cierto es que constituye, y constituirá, un objeto de reflexión permanente hasta V.\ consumación de los siglos. La fal;i lidad fundamental, que contribuyó principalmente a enturbiar en rada instante la situación, fue el réeimcn florentino resnecto a los enemi'iy^ subyugados, en otro tiemoo podt rcsos, como, por c'emolo, los p¡ sanos, régimen que necesariamenic traio por consecuencia una situación de tiranía constante. La única solución, ciertamente heroica, v a la que sólo Savonarola hubiera podi do llegar —y sólo con la ayuda de circunstancias especialmente propicias—, hubiera sido transformar la Toscana, cuando aún era tiempo, en una federación de ciudades ii bres, idea que, sueño febril y tardío, llevó a! patíbulo a un patrio ^ lucense (1548) .'"2 De esta ma!i

152 Francesco Burlamacchi. « I p a i . . del jefe de los protestantes-'luccnscs Michele Burlamacchi: Archiv. Stor.. Append. tomo II, pág. 176..'CómD Milán, con su dureza hacía Iqs ciudades hermanas, desde el siglo xi. al xnr, facilitó la formación de vm R t ^ n E S t a d u dcsnótico. es suficientemente conocido Aun al extinguirse los Visconfi en

«Ion y de ia desdichada simpatía irticifa de los florentinos hacia un j)rfnc¡pe extraño, con el consecuenle hecho repetido de las intervenciollüs extranjeras, depende todo lo dermis. Pero ¿cómo no admirar a esIc pueblo, que bajo la dirección de kU santo monje, en un tenaz y elevado espíritu, ofrece el primer ejemplo italiano de protección al P i e migo vencido, cuando todos los I lempos anteriores no le habían dcillcuclo otra cosa que venganza y «tiiquiiamiento? Visto a distancia, diriase que el fervor que funde aquí ül patriotismo y la revolución éticorcl igiosa se extingue n u evamente üun extraordinaria rapidez, pero sus mejores resultados se traslucen en «quel memorable sitio-de 1529-30. I'ucron ciertamente unos "locos" los que maquinaron este asalto a Florencia, según dice Guicciardini, pero 61 mismo confiesa que consiguieron lo increíble, y cuando añade que l(M prudentes hubieran eludido el desastre, no tiene otro sentido sino que Florencia debiera haberse entregado silenciosamente y sin d o Ha en manos de sus enemigos. Hubiera preservado así sus espléndidas •fueras y los parques y la vida y o bienestar de innumerables ciudal danos, pero habría poseído un recuerdo glorioso menos. Los ñorentinos son ol arquetipo V la más temprana expresión de los Itülianos y de los modernos euro:;|>0os en general, pero lo son también por lo que se refiere a sus aspectos menos plausibles. Si Dante comparaba a la Florencia, que corregía Bonstantemente su constitución, con iin enfermo que. para evitar los doloivs, cambia-incesantemente de pos'iira. caracterizaba con ello un rasgo i'-rmaneníe de su vida estatal. El wi error moderno de que con la *7, fue el Drincinal impedimento «ra la libertad de la Alta Italia no \¡»bcv querido admitir una federación ciudades sobre la base de igualdad ¡derechos. Véase Corio. fol. 358 y ifes.

combinación de las fuerzas de que se dispone y las tendencias presentes puede hacerse una constitución, romo un producto nuevo,^^^ reaparece siempre en Florencia en tiempos agitados, y el mismo Maquiavclo no sc libra de semejante prejuicio. Surgen artífices del Estado que por el traspaso artificial y la división del poder, por procedimientos electorales depuradísimos, creando autoridades puramente nominales, pretenden establecer una situación duradera que satisfaga, o engañe tal vez, a grandes y a pequeños. Buscan ingenuamente el modelo en la Antigüedad, y prestándole todo el valor oficial, toman a préstamo de ella los nombres de los partidos, como, por ejemplo, "ottimari", "arÍstocrazia",i^^ etc. Desde entonces el mundo se ha habituado a estas expresiones, otorgándoles un sentido europeo, convencional, mientras las denominaciones anteriores de los partidos no rebasaban las fronteras del país respectivos, caracterizaban directamente el objeto, o eran hijas del azar. ¡Pero cómo exalta o desvirtúa el nombre a la cosa! De cuantos especularon con la empresa de la constitución de un Estado, Maquiavelo es, sin comparación , el más grande de todos Capta siempre las fuerzas en juego como algo vivo, como algo activo, plantea las alternativas acertadamente y con grandeza, y procura no El tercer domingo de Adviento de 1494 predicó Savonarola sobre el modo de redactar una nueva Constitución: las dieciseis compañías de la ciudad elaborarían, cada una, un proyecto, los gonfalonieros escogerían los cuatro mejores v la Señoría, a su vez. el mejor entre los cuatro elegidos. La cosa resultó, sin embargo, de manera completamente distinta, bajo la influencia del propio predicador. Este último por primera vez en 1527, después de la expulsión de los Médici; véase Varchi, I, 121, etc. ir>si Machiavelli, Storie fior., IÍb. I d : Un savia dotar delle leggi podría salvar a Florencia.

48

JACOlí B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

49

engañarse a sí mismo ni engañar a los demás. N o hay en él rastro de vanidad ni de empaque. Por otra parte no escribe para el público, sino para las autoridades y los príncipes o para sus amigos. L o peligroso en él no es la falsa genialidad, ni la falsa urdimbre de los conceptos: nada de esto encontramos en su obra. Su mayor enemigo es una vigorosa fantasía, que domina con dificultad. A veces su objetividad política es ciertamente terrible en su sinceridad, pero no dobc olvidarse que escribe en una época de angustia y peligro extremos, en la cual no podía esperarse de los hombres que creyeran en la justicia ni dieran por supuesta la equidad. Su indignación contra la época, a nosotros, que hemos visto en acción las fuerzas de derecha e izquierda de nuestro siglo, no nos impresiona mucho. Por lo menos, Maouiavelo fue capaz de olvidar su propia persona para jtizgar con plena objetividad. Es, ante todo, un patriota en el más estricto sentido de la palabra, a pesar de que sus escritos (si se exceptúan algunas palabras) están desprovistos de todo entusiasmo directo, y a pesar de que en la última época los florentinos mismos veían en él a un delincuente.'^ Por mucho que se abandonase en la moral y en el lenguaje, al modo de l'a mayoría, la salvación del Estado era, sin embargo, su último y su primer pensamiento. Su programa completo sobre la estructuración de un nuevo organismo estatal florentino está bosquejado en su Memoria a León X , escrita después de ¡a muerte del joven Lorenz o de Medici, duque de Urbino ( t 1519),!^'^ a quien había dedicado cl libro El Príncipe. Todo está ya loíalmentc corrompido y es ya tarde para todo. Los medios y orien-

taciones propuestos no son todos morales; pero es interesantísimo observar que pone aún espcratizas en la instauración de la república, en forma de democracia moderada, como heredera de los Médici. N o puede concebirse un más artificial edificio de concesiones al papa, a los partidarios de éste y a los di-, versos intereses florentinos. Diríase; un aparato de relojería. En sus Dis-, corsi encontramos otros principios aún; observaciones singulares en gran número; paralelos, pcrspecti-; vas políticas, etc., referidos a Florencia, y entre todo ello atisbos de; suprema belleza. Reconoce, por; ejemplo, la ley de una evolución, progresiva, que se manifiesta en sacudidas periódicas, y pide que el organismo estatal sea algo dinámico y susceptible de cambio, con lo que se conseguiría evitar las sentencias cruentas y los destierros. Por motivos semcjanles, es decir, con et fin de eludir violencias personales e intervenciones extrañas ("muerte de toda libertad"), pide, contra los ciudadanos ociosos, una acusación (accusa) ante los tribunales, en vez de la típica maledicencia florentina. Magistraímente caracteriza las decisiones involuntarias y tardías que en tiempos críticos representan tan gran papel en las repúblicas. Incidcntalmente se deja seducir por la fantasía y los sentimientos contemporáneos V hace un elogio cerrado del pueblo, que sabe elegir a sus hombres mejor que cualquier príncipe y que "por la persuasión" se deja apartar del error."^"* Por lo que se refiere al predominio sobre Toscana, no duda que pertenece a su ciudad y (en un discurso especial) considera asunto vital el volver a someter y subyugar a Pisa; lamenta que se haya dejado en píe a Arczzo después de la rebelión de 1502; y llega a conceder que, eií>gej

al, es conveniente a las repúbliitalianas vitalizarse moviéndose acia cl exterior en forma que les mita ensancharse y mamenerse Slumes y tranquilas en el inler. Por lo que se refiere a Fioicla, dice que sicnipre ha hecho cosas al revés y ha convertido ' Pisa, Siena y Luca on sus morles enemigas, mientras Pistola, que ; "tratada de modo fraternal", se sometido por propia voluntad. Sería inadecuado pretender esta3cer un paralelo entre las repúblis italianas que aún existían en el 5I0 XV y Florencia, la única sede crisol del moderno espíritu italia5, y aún del espíritu europeo molo. Siena padecía graves dolenorgánicas, y su relativa prosrldad en la industria y las artes debe inducimos a engaño. Eneas Ivio,!^^ desde su ciudad natal, elve los ojos con nostalgia a las alegres" ciudades alemanas, donde nadie se le confiscan sus bienes heredades, donde no hay autoridespótica ni facciones que per5cn la existencia de los ciudadas.i"'* A Genova apenas podemos

incluirla en el campo de nuestras: condiciones, pues apenas particinó en el Renacimiento antes de los tiempos de Andrea Doria, por cuya razón a las gentes de la Riviera se las consideraba en Italia como enemigas de toda altura cultural.^"' Las luchas entre los partidos revelan aquí un carácter tan salvaje y van acompañadas de tan violentas conmociones en la existencia toda del Estado, que no se concibe cómo los gcnoveses, después de tantas revoluciones y ocupaciones, conseguían recuperarse v volver las cosas a una situación llevadera. Si esto fue posible, se debió acaso al hecho de que, casi sin excepción, todos los que participaban en los negocios del Estado se dedicaban, al mismo tiempo, a la actividad c o m e r c i a l . Q u é grado de inseguridad pueden soportar la gran industria y la riqueza, con qué situación interna es compatible la posesión de lejanas colonias, nos lo demuestra Genova de modo sorprendente. La importancia de Luca en el siglo XV es bien e£Cfsa,^_,

V I H . P O L Í T I C A E X T E R I O R DE LOS ESTADOS I T A L I A N O S >L- igual manera que la mayoría de Jüü Estados italianos eran en su es169 Eneas Silvio, Apología ad Marttnam Mayer, página 701; Cons., por que a semejante actitud se refiere, aquiavelo. Discorsí, I, 55. loo Hasta auc nunto la semicultura abstracción pueden intervenir, en inadas circunstancias, en la co'olítica, lo demuestra la facción de Della Valle, Leitere Sanesi, 111, 517. Cierto número de gentes de I lase media, agitados por los Dis. ' ••! de Maguiavelo v el estudio de iMii Livio, pidieron, con toda serletribunos del D u c b l o y otros ma.1 nidos romanos contra cl dcsgobierla gente dístincuida y los biitructura interna obras de arle, decir, creaciones conscientes, hija^ de lía reflexión, basadas en fundamentos visibles, exactamente calculados, era también forzoso que constituyesen una obra de arte sus relaciones entre sí con el extranjero. E! que se basaran casi todos en ifii Pierio Valeriano. De infelicitale liíterator. a propósito de Bartolomeo della Royere. Senarcga, De reh. Cenuens., Muratori, X X I X , col. 548. Sobre inseguridad, cois. 519, 525, 528. etc. El sincerísimo discurso del enviado a la toma de posesión del Estado por Francesco Sforza (1464) véase en Cagnola, Arch. Star., l l i , págmas 165 y sifis.

inn Varchi, Sfor. fiorent., 1. páp. 210. i-'is Influido indudablemente i Discorso sopra il riformar lo stata de Firenze, en Opere minori, pág. idéntico críteriOj encontramos el Í Ü . . mo punto de vista en Montesquieu 207.

50

JACOB

BURCKHARDT,

LA C U L T U R A DEL K E N A C í M I E N T O E N ITALIA

51

usurpaciones relativamente recien- pia Florencia, con sus inconsistentes^ tes era igualmente trascendental pa- ciudades tributarias, guardaba una?; ra las relaciones con el exterior co- actitud equívoca respecto a Vene-^ mo para lo referente a la política cia. aun cuando la envidia cümer-í interna. Ningún Estado reconoce al eial y el progreso de Venecia nO í otro sin intenciones ocultas; es me- hubiesen sido tomados en conside-' nester que rija, por lo que al veci- ración por lo que atañía a la Rono respecta, el mismo juego de azar mana. Finalmente, la Liga de Camque rigió en la fundación y afian- bray (página 38) consiguió debilitar. zamiento del propio predominio. realmente al único Estado que, con Muchas vixes no depende, en ab- las fuerzas unidas de todos, hubie- • soluto, del tirano mismo que pueda se podido llegar a constituir el sosmantenerse o no en su puesto. La tén de Italia. Pero también los demás se dedinecesidad de crecimiento, la necesidad dinámica, activa, es caracte- caban a engañarse con la máxima rística de toda ilegitimidad- Así se malignidad, obedeciendo, en cada convierte Italia en la patria de una caso, a las sugestiones de la propia "política exterior" que después ad- —y poco limpia— conciencia, disquirirá gradualmente en otros paí- puestos siempre a llegar a los mases la categoría de un estado de yores extremos. Ludovico el Moro, derecho reconocido. El estilo en el los aragoneses de Ñapóles y Sixto manejo de los asuntos exteriores,, I V mantenían a toda Italia en la completamente objetivo, libre de más peligrosa inseguridad, eso sin prejuicios y de preocupaciones mo- hablar de los perturbadores de merales, alcanza a veces un grado tal nos cuantía. ¡ Y no se limitaba a de perfección que le hace aparecer Italia este terrible juego! La propia elegante y grandioso, mientras el naturaleza de las cosas trajo conconjunto produce el efecto de un sigo que se buscara la intervención extranjera y se esperase la ayuda del abismo sin fondo. exterior, la de franceses y turcos esLa historia exterior de la Italia pecialmente. de esta época la constituye una sePor de pronto, la población en rie de enredos, ligas, armamentos, sobornos y traiciones. Durante mu- general se dejó seducir por Francia. cho tiempo Venecia fue objeto de Con aterradora ingenuidad confiesa las quejas de todos, como si trata- Florencia su vieja simpatía güclfa Y cuanra de conquistar a Italia entera o hacia los franceses i*'--' ponerla en tal situación que, Esta- do Carlos V I I I aparece, efectivado tras Estado, fuese poco a poco cayendo en sus manos por sí solo.'"'' en 1467 al agente veneciano todo lo Pero a una observación atenta se contrario, pero no pasa de una divernos revelará que tales quejas no pro-, lida jactancia; véase Malipicro, Annucedían del pueblo, sino de los prín-l l¡ Veneíi, en Archiv. Stor., V I I , I. uácipes y los gobiernos y de lias gen-í ginas 216 y sigs. Por el menor motivo les de toda laya que los rodeaban,» se entregan voluntariamente a Vcneciít y que, casi sin excepción, eran abo- ciudades y regiones, aunque en la mayoría de los casos, para librarse de un rrecidos por los infieles vasallos, régimen de tiranía, mientras Florcnciíi mientras Vencoia, por su régimen, ha de mantener subyugadas a re^Júblirelativamente suave, disfrutaba de cas vecinas acostumbradas a la libergeneral c o n f i a n z a . H a s t a la pro- tad, como observa Guicciardípi (¡iicordi. número 29). ' •' •\m bis Acaso se encuentre ?Ia más 1S8 Aun Varchi representa, tardíamente, este criterio: Síor. fiorent. I, vehemente manifestación de ésta ft^Slole en una instrucción al envTiido -ílu Galeazzo María Sforza le dice la Corte de Carlos V i l en 1402; v*a

te, al sur de los Alpes, Italia tera le recibe con tales muestras entusiasmo, que él mismo y su iquito quedan soi'prendidos.^'^^ En fantasía de los italianos (recuérise a Savonarola) estaba latente imagen ideal de un gran monarca y salvador; aquí no se trataba ya del! emperador, como en Dante, sino del Capelo francés. Con su retirada, la desilusión fue completa; sin embargo, se lardó aún mucho tiempo en ver hasta qué punto Carlos V I H , Luis X I I y Francisco 1 desconocían todo interés elevado en lo que a Italia atañía y por qué motivos inferiores se dejaban guiar. De , manera muy distinta que el pueblo procuraban los príncipes servirse de los franceses. Cuando hubieron terminado las guerras entre Francia e Inglaterra, cuando Luis X I lanzó sus redes diplomáticas a todos los vientos, cuando, en fin, Carlos de Borgoña se dejó ingenuamente alucinar por proyectos aventureros, por todas partes les salieron aJ encuentro los Gabinetes italianos y la intervención francesa llegó a ser algo que tenía que venir tarde o temprano, aún sin las pretensiones sobre Ñapóles y Milán, tan cierto como que había venido mucho tiempo ha, por ejemplo, en Cjénova y en c! Piamonte. Los venecianos la esperaban ya desde 1 4 6 2 . P o r quá aniustiíis mortales pasó el duque Gacazzo María de Milán durante la guerra de Borgoña, cuando, aparenIcmente, era aliado tanto de Carlos como de Luis X I y al mismo tiempo temía ser atacado por ambos, se evidencia de modo terrible e n su

correspondencia.^*''^ El sistema de un equilibrio entre los cuatro principales Estados italianos, tal' como Lorenzo el Magnífico lo veía, no pasaba de ser el postulado de un espíritu despierto y optimista que había sabido colocarse allende la inmortaUdad de la política experimental, por encima de la güelfa superstición florentina, y se esforzaba en poner su fe en el curso más favorable de los sucesos. Cuando en su guerra contra Ferrante de Ñapóles y Sixto I V , Luis X I le ofreció su ayuda, Lorenzo le declaró: "Aunque no soy capaz —dijo— de anteponer mi propia conveniencia a lo que puede constituir un peligro para Italia toda, ¡quiera Dios que no se les ocurra nunca a los reyes franceses ensayar sus fuerzas en este país! Porque, si tal sucede, Italia estará perdida''.^^^ Para otros príncipes, en cambio, es el rey de Francia alternativamente medio u objeto de terror, y amenazan con él, cuando, en un caso difícil, no encontraban mejor salida. Finalmente, los papas creían poder m'aniobrar con Francia sin riesgo de su parte, y tenemos el caso de Inocencio V I I I , a quien parecía lícito y posible mostrar enojo y retirarse por el Norte, para volver luego a Italia como conquistador, acompañado de un ejército francés. Los espíritus perspicaces veían, pues, avecinarse la conquista extranjera mucho antes de la expedición de Carlos VIII.^'i^ Y una vez hubo cruzado Carlos de nuevo los Alpes, evidencióse a los ojos de todos que

f

i"*^ Gingins, Dépéches des ambassadeurs milanais. etc., I, pádnas 26, 153, 279, 283, 285. 327, 331, 345 y 359; 11, i'i'"'- Comines, Charlea VIH, cap. 10: 29. 37, 101, 217 y 306. Carlos habló tratara a los franceses "comme en una ocasión de entregar Milán al íiftlnts". Véase cap. 17. Chron. Vene- joven Luis de Orleáns. lum. Muratori, X X I V cois. 5, 10, 14 i«s Niccoló Valori. V Í Í Í I di Lorenzo. y 15, y Matarazzo. Cron. di Peru^ia, 1811 Fabrioni. Laurentius magnificus, ' Arch. Stor., X V I . II, pág. 23. Las Adnot, 206 y sigs. ,s serían interminables. 170 Por ejemplo, Joviano Pontano Pío II, Commentarii, X, página en su Chron. Al fin espera un Estado unitario. Fabroni. Cosmus, Adnot. número

lACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U H A DRL R E N A C I M I E N T O KN ITALIA

55

I^HIada que quería dirigir él en perhabía comenzado una era de inter- confianza lo hacía temer; al fin y de Medici, sin inmutarse; "Monse^CTia. Sus sucesores, en cambio, mal- ñor, la ilustre RepúbHca de Venevenciones. En adelante se enlazarían al cabo no era tan grave como, por versaron el dinero reunido en toda necia no nos quiere, por no entrar desdicha con desdicha y se adver- ejemplo, la inculpación que hicieCristiandad con este fin e incu- en conflicto con la Iglesia, pero si tiría demasiado larde que Francia ron los venecianos al heredero del r.Ton en la profanación de conel turco viene a Ragusa nos entrey España, las dos principales fuer- trono Alfonso de Ñapóles por havcitir líis bulas de indulgencia en garemos a éP'.'^" zas dispuestas a intervenir, se ha- ber enviado algunos hombres para tina espocul^ión crematística en bían convertido entre tanto en gran- que envenenasen las cisternas de Frente a la conquista de Italia proveeho propio.'"" Inocencio V I I I des potencias modernas y no habían Venecia.^'^ De un malvado como PC presta a ser el carcelero del fu- por los españoles, que ya entonces de darse ya por satisfechas con ho- Sigismondo Malatesta cabía muy gitivo príncipe Chem por un tanto se había iniciado, fue un consuelo menajes superficiales, sino que lu- bien esperar que llamase a los turrtimal que le paga por el servicio relativo, pero no desprovisto de funcos a Italia.i^'^ j*ero también los charían a muerte en Italia por la de su hermano Bayaeeto I I , y Alc- damento, que ella evitase la barbainfluencia y la posesión. Habían em- aragoneses de Ñapóles, a los cuales nndro V I apoya en Constantinopla rizaeión del país bajo la dominación pezado a parecerse, a imitar aún a Mahomet —azuzado probablementis gestiones que hace Ludovico el t u r c a . I t a l i a por sí misma, dada te por otros gobiernos italiaios Estados italianos centralizados, "••loro para provocar un ataque de la división que reinaba entre los pero en proporciones colosales. Los nos— había arrebatado Otranto. . turcos contra Venecia (1498). distintos Estados, difícilmente hudesignios de rapiña y trueque de azuzaron luego al sultán Bayaeeto lo que ésta responde amenazándo- biera escapado a ese destino fata!. países adquirieron durante algún II contra Venecia."^ D e lo mismo Si después de todo esto cabe nole con un concilio.'^"^ Puede verse, tiempo un impulso que no se detu- pudo culparse a Ludovico el Moro. por consiguiente, que la tan censu- tar alguna excelencia en el arte ita"La sangre de los caídos y las quevo ante nada. Todo acabó, como se Mida aüanza entre Francisco I y So- liano del Estado, ha de referirse al sabe, en un completo dominio de jas de los prisioneros en manos de limán I I no era en su género nada modo objetivo exento de prejuicios España, que, como espada y escudo los turcos claman a Dios venganza con que trataron todas aquellas coluievo ni inaudito. contra él", dice el cronista del Esde la Contrarreforma, mantuvo larsas que n o estaban ya enturbiadas Había, por otra parte, determigo tiempo al Papado en una situa- tado. En Venecia, donde nada se por el miedo, la pasión o la malenadas poblaciones a las cuales ya ción de dependencia. Y la triste re- ignoraba, se sabía que Giovanni volencia. Aquí no nos encontramos • les parecía demasiado terrible el Sforza, príncipe de Pésaro y primo flexión de los filósofos se reduio a ya con un feudalismo, en el sentido • r bajo la dominación turca. Auncomprobar que todos los que habían del Moro, había hospedado al ennórdico de la palabra, con derechos .|ue sólo contra gobiernos despótillamado a ¡os bárbaros tuvieron un viado turco en su viaje a Milán.'''' artificialmente derivados, aquí el "vs hubieran amenazado con pasarse De los papas del siglo xv, los dos fin desdichado. poder que cada uno posee, por lo más dignos, Nicolás V y Pío I I , mulos turcos, ello era señal firme menos lo posee (en gtaieral) de un Abiertamente, sin el menor pudor, rieron bajo e] peso de la más proque, en cierta medida por lo me- modo totalmente efectivo. Aquí no se eslabíecieron también relaciones funda preocupación a causa de los ., estaban familiarizadas con la existe nada de aquella nobleza descon ios turcos en el siglo xv. Se turcos, el último precisamente ha• ;i. Ya en 1480 Battista Mantova- tinada a rodear al monarca, que consideraba esto un medio de acción ciendo los preparativos para una • da a entender claramente que la mantiene en el ánimo de éste la política como otro cualquiera. El <voría de los habitantes de la cos- ficción del punto de honor abstracconcepto de una "Cristiandad occidcl Adriático preveían algo se- to, con todas sus extravagantes conComines, Charles vin, chap. 7. dental" solidaria había padecido ya jante y que Ancona casi lo de- secuencias, sino que tanto príncipes durante las Cruzadas y ocasional- Cómo Alfonso, durante la guerra, inil)a.''^ Cuando la Romana se sin- como consejeros están conformes mente oscilaciones desconcertantes. tenta tomar prisioneros a sus adversam muy oprimida bajo León X . un en que las cosas han de tratarse sórios, con ocasión de una entrevista nos Federico I I parecía hallarse ya sus•llputado de Rávena dijo en cierta lo desde el punto de vista de su lo cuenta Nantiporto, en Muratori, I H . traído a este concepto y sólo los II. col. 1073. Es el verdadero precurasión al legado cardenal Giulio nuevos avances del Oriente, la an- sor de César Borgia. i'"'* Toramaso Gar. Relazíoni áella gustia producida por ellos y la ruina 1^2 Pío 11. Commentarii, X , pág. Trilhem, Annales Hirsaug.. ad.. corte di Roma. I , página 55, del Imperio Griego habían renova- 492. Lo que Galeazzo María de MiW , tomo I I , páginas 535 y sigs. ISO Ranke, Geschichle der roinanisdo, si no el celo, el viejo estado de lán dijo en 1467 a un agente de Vef7 Malipiero. ibíd., página 161; chen und germanischen Vólker. Lu opiánimo de los occidentales. En esto necia era sólo jactancia. Malipiero p., pág. 162. Véase lo referente a nión de Michelet (Reforme, pág. 467), puede, en general, considerarse a Ann. Veneti, en Arch. Stor., V I I , 1 itrega de Chem a Carlos VIII en de que los turcos se hubieran occiden145, de donde se infiere la exis- talizado en Italia no me convence, j Italia como una excepción. Por gran- página 222. Sobre Boccalino, ver p;i tí de una correspondencia de ca- Acaso se alude por vez primera a es- { des que fuesen el terror y el peligro gina 44, T poco noble entre Alejandro y ta misión de España en el discurso j 173 Porzio, Congiura del baráni, lib efectivo, puede decirse que no hubo ceto, aunque, al parecer, los do- pronunciado en 1510 ante Julio II, por ' • un Gobierno importante que no se I, página 5. Cuesta trabajo crepr qm (ntos en Bucardus sean espurios. Fedra Inghirami, con motivo de la fiesentendiera alguna vez, criminalmen- Lorenzo el Magnífico interviniera ei > Bapt. Mantuanus. De calamita- ta con que se celebró la loma de Bute, con Mahomett I I y sus sucesores, el asunto. •emporum, al final del libro se- jía por la flota de Femando el Catócontra otros Estados italianos, Y n el canto de la nereida Do- lico. Véase Anécdota Uttcraría. II, páChron. Venetum, en Mpr^ri • ,. flota U i r c E i . donde no ocurrió esto, la mutua des- X X i V . cois. 14 y 76. . gina 149. * Malipiero. ibíd, págs. 565 y 5tií

54

;ACOB BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL RIÍNACl.M l E N T O l . \ A

ITALU

33

situación real y de los fines que deban alcanzarse. Por lo que se refiere a las personas cuyos servicios se utilizan, lo mismo que por lo que se refiere a los aliados, procedan de donde procedan, no existe un orgullo de casta que pueda retraer a nadie. Con suficiente elocuencia nos ilustra a este respecto el caso de los condottieri, para los cuales el origen resulta totalmente indiferente. Finalmente, los Gobiernos, con despotismos ocultos, conocen el prooio país —y los países vecinos— con una exactitud incomparablemente mayor que sus contemporáneos nórdicos los suyos, y pueden, por consiguiente, calcular hasta en el más nimio detalle la capacidad y posibilidades de amigos y enemigos, tanto en el aspecto económico como en el aspecto moral. A pesar de sus errores, gravísimos mucihas veces, hemos de ver en ellos unos maestros natos de la estadística. Con hombres así se podía tratar, es decir, se podía esperar convencerlos por una determinación de puntos de vista basados en razones efectivas. Cuando el gran Alfonso de Nápoles cayó prisionero de Filippo María Visconti (1434), fue capaz de convencerle de que el predominio de la Casa de Anjou sobre Nápoles, sustituyendo al de su propia dinastía, convertiría a los franceses en dueños de Italia. Filippo María le dejó libre sin rescate y concertó una alianza con él.*^' Difícilmente se hubiera comportado así un príncipe del Norte y seguramente ninguno con una moral semejante a la de Visconti. Una firme confianza en el poder de los motivos reales demuestra también la célebre visita que Lorenzo el Magnifico —ante la consternación de los florentinos— hizo al pérfido Ferrante de Nápoles, quien, no por 181 Ver, entre otros, Corio. fol. 333. Véase el comportamiento con Sforza en fol. 329.

pura bondad seguramente, resistió a la tentación de retenerle como prisionero.'**^ Tomar como prisionero a un príncipe poderoso y dejarle luego libre y con vida tras arrancarle algunas firmas y ultrajarle gravemente, tal como Carlos el Teme rario hizo con Luis X I en Peronne (1468), parecía, en efecto, a los italianos una verdadera locura.^**' He aquí la razón por la cual la visita de Lorenzo se esperaba, o que no volviera, o que volviera cubierto de gloria. Se emplea en esta época, principalmente por los enviados venecianos, un arte de ía persuasión política que tuvo su origen aquende los Alpes entre italianos. Por los discursos de las recepciones oficiales no cabe obtener un juicio exacto, pues éstos pueden asi-' milarse al tipo de la retórica humanística. En las relaciones diplomáticas, y a pesar de la complicada etiqueta, no faltaban, ciertamente, rudezas ni ingenuidades.'** Pero el efecto que produce un espíritu como el de Maquiavelo durante sus Legazioni. es casi conmovedor; provisto de instrucciones insuficientes, lamentablemente equipado, tratado como agente subalterno, en ninei'm momento pierde su libre y alto espíritu de observación, la complacencia en el relato objetivo. Del e<;liidio del ser htunano —como pueblo y como individuo— paralelo al di las circunstancias reinantes entre lov italianos, trataremos en un capíin lo especial. .m

ÍX. LA GUERRA C O M O OBRA DE A R T E

I II lomia de breves consideraciones hacía sacar los ojos y corlu's referiremos ahora al modo co- Vitelli Diii ia guerra adquirió también el tar las manos a los escopeteros eneiirácier de obra de arte. En la Edad migos que caían prisioneros, mienMedia la formación individual del tras él empleaba cañones, cuyo uso le parecía lícito. En conjunto pueI I t e r o en Occidente era algo perI V l o dentro del sistema imperante de decirse que los nuevos inventos II la defensa y en el manejo de acabaron por imponerse sacándose armase no faltaban inventores de ellos todo el partido posible, de i!¡:iles en el arte de la fortifíca- modo que los italianos, tanto en lo y del asedio. Pero tanto la que se refiere a armas ofensivas coíi.iie^a como la táctica se encon- mo a obras de fortificación, llegaN.ihan perturbadas en su desarrollo ron a ser los maestros de Europa. por las múltiples limitaciones tcm- Príncipes como Federigo de Urbino l»orale6 y objetivas impuestas por y Alfonso de Ferrara llegaron a adIns deberes del guerrero y por la quirir tal pericia técnica, que, a su iinbición de los nobles, que. aún en lado, la de un Maximiliano I ha de presencia del enemigo, discutían sus parecemos algo superficial. En Itapreeminencias y con su propia im- lia encontramos, por vez primera, pL'iuosidad desbarataron el éxito de una ciencia y un arte de la disciliiilallas, precisamente de las más plina bélica, considerada como una importantes, como las de Crécy y totalidad coherente. Y por vez priMauperluis. En cambio entre los mera encontramos también aquí una itiilianos, fue donde primero se im- complacencia desinteresada, neutral, pnso el régimen mercenario, que en una estrategia correcta en sí misveía estas cosas de modo muy dis- ma, tal como convenía a los fretinto. El perfeccionamiento de las cuentes cambios de dueño al estilo •rmas de fuego contribuyó, por dc- de acción puramente objetiva del ÉÉkio así, por su parte, a democra- condottieri. Durante la guerra entre ^ B f t r la guerra, no sólo porque los Milán y Venecia de 1451 y 1452, firmes castillos se estremecie- en la que se enfrentaron Francesco ^ B i ante las bombardas, sino por- Sforza y lacopo Piccinino. figura^ • e adquirió una cardinal impor- ba en el cuartel general del segundo ^Bicía la destreza —ejercitada en el literato Porcellio, encargado de ^ftdios burgueses— del ingeniero. componer una relación para el rey e - — ' — '^•^i uigcniero, de Nápoles.i^'^ Escribióla en un laJcl fundidor, del ariillero. Se advír- tín no muy puro, pero fluido, en el , no sin dolor, que la capacidad, estilo de la hinchazón humanística eficacia del individuo —alma de en boga, siguiendo más o menos en ]H2 •fsiic. Valori. Vita di Lorcn k pequeños ejércitos italianos de líneas generales el modelo de CePaulo Jovio. Vita Leonis X, lib. fcrcenarios, perfeccionadísimos en sar, con discursos y relatos de proesta última, según fuentes fidedigii.i ^ • • r g a n i z a c i ó n — quedaba dismiseguramente, aunque no exentas por los medios de destrucción retórica. Paulo ¡ovio, Elogia, pág. 184, i** Si Comines en ésta, y efl ckn ^ ^ • p a d o s a distancia, y hubieron otras ocasiones, hace observaciones ' i ^^mCHtieri que se opusieron, con Cabe recordar a Federigo de Urbino. objetivas como pueda hacerlas c ; il ^ H p sus fuerzas, a! empleo del "que se hubiera avergonzado'" de teWfedrohr". inventado no hacía mu- ner en su biblioteca un libro impreso. qulcr italiano, no debe olvidarse su contacto con Ion italianos mismos, o tiempo en Alemania; Paolo Véase Vespasiano Florentino. -im PorceUi Commentaria Jac. Piepecialmente con Angelo Cattbi ¡ 1H-1 Véase, por ejemplo, Nfalipieroj • • i'fo II, Commentarii. lib, iV, p á - ciiti, en Muratori. XX. Véase una conibíd. págs. 216. 221, 236, 237. 478, *td - 1W. sobre el año 1459. • tinuación referente a la guerra de 1453, ihíd. XXV.

f

56

JACOB

BURCKHARDT LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I F . N T O E N ITALIA

57

digios intercalados en el texto, etc.; su glorificación por parte de los y como hacía cien años que se dis- poetas y los humanistas como no cutía, en serio, quién era más gran- la hubiera encontrado en el Norte. de, si Aníbal o Escipión Africano En el resultado de estas luchas no el Mayor,^^'^ Piccinino tuvo que con- Se ve ya un juicio de Dios, sino ci fonnarse con verse llamado Escipión triunfo de la personalidad y. para en el curso de todo el relato, mien- ' los espectadores, la decisión de una tras Sforza se llamaba Aníbal. Tam- azarosa y emocionante pugna, junbién sobre el ejército milanés fue to a una satisfacción para el honor menester informar objetivamente: del ejército o de la nación misma. Se comprende que esta manera, el sofista se hizo anunciar a Sforza, revistó las formaciones, lo elogió absolutamente racional, c^e considelodo enfáticamente y prometió trans- rar la cosa bélica, trajera consigo mitir a la posteridad lo que había en determinadas circunstancias lasj v i s t o . E n general, la literatura mayores abominaciones, aún sin la! contemporánea de Italia es rica en coacción del odio político. Podía relatos bélicos y descripciones de tratarse simplemente de la promeestratagemas, tanto para uso del co- sa de un saqueo. Después de la nocedor no activo como de toda devastación de cuarenta días a que clase de lectores cultos, mientras las fue sometida Piacenza (1447) y que 1 elaciones nórdicas de la época, co- Sforza tuvo que permitir a sus solmo, por ejemplo, la Guerra de Bor- dados, la ciudad estuvo durante mugoña, de Schilling, evidencia aún el cho tiempo vacía y hubo de ser carácter amorfo y la fidelidad pro- repoblada a la fucrza.i''^ Pqj.q jig. tocolaria de las meras crónicas. El chos como este resultan pálidos más grande de los diletantes que ha- comparados con el horror que mas ya probado nunca sus fuerzas en tarde trajeron a Italia las tropas el tema bélico, Maquiavelo,^"" es- extranjeras. Se señalaron en esto cribió por entonces su • Arte delta aquellos españoles en los cuales (al guerra. La formación subjetiva del vez un injerto de sangre no ocaguerrero encontró su más perfecta dental, o quizá el hábito de los esexpresión en aquellos duelos —de pectáculos inquisitoriales, habían una o varías parejas— rodeados desencadenado el lado diabólico de de gran solemnidad, que eran ya la naturaleza humana. A quien couna costumbre establecida antes de nozca sus atrocidades en Prato, Rolos célebres combates de Barletta ma, etc., le costará trabajo después (I503).í''i El vencedor contaba con interesarse, en un alto sentido, por Femando el Católico y Carlos V Ellos conocían a sus hordas y las 188 Aunque le llama, por error, Es- dejaron, no obstante, obrar librecipión "Emiliano", es natural que se mente. La profusión de documenlos refiera a Escipión Africano el hía^'or. de sus Gabinetes, que va salícnJn isfi Simonctta, Hisí. Fr. Sfortiae, en poco a poco a la luz, podrá resu' Muratori. X X I , coí. número 650. tar una fuente de datos importar 100 Y como tal diletante fue tratado; ver Bandello, Parte I. Novella 40. tísimos... pero nadie buscará y 1 » ! Véase por ej. De ohsidione Ti- en los escritos de tales príncipes phernaiium, tomo II de Rerum Iiali- estímulo de un pensamiento polftic carutn scripíores ex Codd Fiorent., col. fecundo. 690. Acontecimiento muv característico del año 1474, v el duelo entre el mariscal Boucicault y Galeazzo Gonzaga, en 1406: ver Cagnola. en Archiv. carón bulas contra los duelos en • Stor., I I I , pág. 25. Infessura nos cuen- ral: Séptima Decretal. V , tit. 17.. 193 Véase detalladamente en Mci'" ta como Sixto IV honraba los duelos de sus guardias. Sus sucesores pubü- Stor., Append., lomo V.

X . EL P A P A D O Y SUS PELIGROS nuestro intento de fijar ol caiter de los Estados italianos, en eral, sólo de paso hemos podido 'crimos al Papado y al Estado urificio,'"^ como creación de todo 'lio original. L o que hace intereiite a aquellos Estados, la intenicación consciente y la concentra•n de los recursos del poder, es ci sámente e n el Estado Pontifi' donde menos lo encontremos. |uí cl poder espiritual ha de acucon su prestigio a sustituir consUntcmente cl deficienle desarrollo del poder secular. Por duras prueI . hubo de pasar un Estado, así •iistiluido, durante el siglo xiv y H ¡irincipios del xv. Cuando el Papa, i'iisionero, fue llevado al sur de iticia, al principio todo parecía tnoronarse. Pero Aviñón tenía Hiero, tropas y un gran hombre de "o que era al mismo tiempo un guerrero y que sometió de nuecoraplctamente cl Estado Ponlicl español Albornoz. El pelimucho mayor cuando fue riño el Cisma, cuando ni cl de Aviñón ni el de Roma el dinero necesario para recl Estado perdido. Pero esto iguiü al restablecerse la unila Iglesia bajo Martín V insiguió de nuevo, al renovarpeligro, bajo Eugenio I V . Pero lado Pontificio era, y siguió una completa armonía cnpaíses italianos. Dentro de » , y en tomo de ella, desafiayal Papado los grandes linajes h Colonna, los SavelH, los OrKos Anguillara. En Umbría, en en la Romana, ya no quei casi ninguna de aquellas repúblicas urbanas cuya adhesión, en su día, tan poco supo agradecer el Pa-: pado; existía, en cambio, una multitud de principados, de mayor o menor cuantía, cuya obediencia o fidelidad de vasallos no significaba mucho. Como dinastías particulares, que se mantenían por sus propias fuerzas ofrecen también su interés especial, y en este sentido se ha tratado ya de las más importantes (páginas 22 y sigs., 31 y siguientes) . Debemos, no obstante, al Estado Pontificio, visto en conjunto, una breve consideración. Nuevas y extrañas crisis y peligros lo perturban, desde mediados del siglo xv, al pretender apoderarse de él, desde distintos puntos, el espíritu de la fjolítica italiana, y arrastrarle a sus esferas de acción. Los menores de estos peligros eran los que venían de fuera o del pueblo: los mayores, los que surgían en cl espíritu de los propios papas. Descartemos, por lo pronto, al extranjero trasalpino. Ante una repentina y mortal amenaza no hubieran prestado la más pequeña ayuda al Papado —o no hubieran podido prestársela— ni la Francia de Luis X I ni una Inglaterra que empezaba la guerra de las Dos Rosas, ni una España, por el momento en completo estado de confusión, ni Alemania engañada en el Concilio de Basilea. En la propia Italia había un determinado número de gentes cultas —y también incultas— que ponían una suerte de orgullo nacional en el hecho de que el Papado tuviera su sede en el país. Muchos tenían un interés especial en virtud de las consagraciones y bendiciones papales,^"* hasta granVéase en Vespasiano Fiorentino, pág. 18, la impresión de las bendicio-

prca,

una vez por todas indicaré papas de Ranke, tomo I ?ría de la génesis y desarroEstado Pontificio, de Sugen-

58

)ACOH

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DflL RENACIMIENTO EN ITALIA

59

des delincuentes, como aquel Vitellozzo VitelH que pedía la indulgencia de Alejandro V I cuando el hijo del papa le mandó estrangular.^'*^' Todas estas simpatías no liubic-sen, sin crtibargü, podido salvar al Papado de enemigos verdaderamente decididos, que hubieran sabido aprovecharse de los odios y envidias existentes. Siendo tan problemática la perspectiva de un auxilio exterior, los mayores peligros surgen cabalmente en la entraña del Papado mismo. Ya el hecho de que su existencia y su conducta respondieran al espíritu secular de un principado italiano tenía que traer consigo los aspectos sombríos propios de tal régimen, pero su peculiar naturaleza contrines de Eugenio IV en Florencia. Ver en Infessura (Eccard., 11, co!. 1883 y sigs.) y en J. Manetti. Vila Nicolai V (Muratori I I I , 11. col. 923) la majestad de las funciones en Nicolás V. Ver en Diario Ferrarese (Muratori, XXIV, col. 205) y Pío II, Comment, passim, especialmente IV, 201, 204, X I . .562, los homenajes a Pío I I . Aún los asesinos de oficio no se atreven con el papa. Las grandes funciones fueron tratadas como algo muy esencial por el pomposo Pablo II (Platina, /. c, 321) y por Sixto V I , que, a pesar de la gota dijo la misa de Pascua sentado ([ac. Volalerran. Diarium, Muratori, XXIII, col. 13). Es curioso cómo el pueblo sabe distinguir entre la virtud másica de la bendición y la indignidad del bendiccnte; cuando en 1481, no pudo dar la bendición de la Ascensión, se le hizo objeto de murmuraciones y maldiciones iibíJ., col. 133). lit-j Maquiavelo, Scrilti mitiori. pá^. 142, en el conocido pasaje sobre la catástrofe de Sinigaglia. Ciertamente franceses v españoles evidenciaban en esto un celo mayor oue los hotdados italianos. Ver Paulo jovio, Vita Leonis X, lib. II, escena antes de la batalla de Rávena donde el ejército español hace objeto de un verdadero acoso, pidiéndole la absolución al legado del napa, que llora de alegría. Véase también {ibid.) los franceses en Milán.

buyo aiín a ensombrecer de modo j especlalísimo su vida. Por lo que atañe a la ciudad de Roma se había ya adoptado desde hacía mucho tiempo la actitud de, quien no teme mucho sus movimientos populares. No se olvidaba que habían vuelto papas expulsados en momentos de tumultos del pueblo, y se sabía muy bien que los romanos, por su propio interés, tenían que ver con buenos ojos la presencia de la Curia. Pero no sólo se desarrollaba a veces en Roma un: radicalismo antipapal específico,"'* sino que, en la génesis de los com-^ plots más graves, se revelaba la intervención de una mano oculta, accionada desde el exterior. Así ocurrió, por ejemplo, en la conspi ración de Stefano Porcari precisamente contra el papa a quien más debía Roma: Nicolás V (1453). El designio de Porcari era el de derrocar el régimen papal, y en sus manejos tuvo cómplices poderosos, que, de cierto, no se nombran,!"'' p^ro que han de buscarse entre los Gobiernos italianos contemporáneos. Bajo el mismo pontificado termina Lorenzo Valla su célebre proclaniii contra la cesión de Constantino, expresando cl deseo de una pronta mj1'*" En cambio, entre aquellos ho rejes de la Campagna, de Poli, ü u ( creían que un verdadero papa debíi vivir con la pobreza de Cristo, debtí mos presumir un espíritu simple a l( Petrus Waldus. Véase, sobre su prisión, en tiempos de Pablo II, Infessura (Ec card., IT, col. 1893). y IMatina, págini 317. etc. 1'" L. B. Alberti, De Parearía con ¡uratione, Muratori, X X V , col. 309 ] sigs. Porcari quería "omncm pontifí ciam turbam fundilus cxtinguere". E autor termina: "Video sane,;jquo steni loco res Italiae; intelligo, qtií sint, ciu bus hic pertúrbala esse oiphia condu c a l . . . " Les llama "entrínsecos impii' sores" y pretende que Porcari enconin rá sucesores e imitadores, c|ue impelirá su fechoría. Las fantasías™ de Porcí mismo evidencian, ciertamente^ seii| janza con las de Cola di Rienzi.

tularización

del

Estado

Pontifi-

Tampoco la Rota Caíilinaria, con lii que tuvo que lutíhar Pío 11,"**' ocultaba que su designio era el derrocamiento de la teocracia en general, y su jefe principal, Tiburcio, pretendió culpar a unos adivinos i|ue le habían anunciado que se ('umpliría este deseo justamente en v\ mismo año'. Varios grandes romanos, el principe de Tarento y el iondottiere Jacopo Piccinino, fueron (ómplices e instigadores. Si se pienMi en cl botín que esperaba en los pnlacios de los prelados ricos (se pensaba principalmente en el del turdcnal de Aquileya), lo que sorprende es que semejantes tentativas rio fuesen más frecuentes y no tuvieran más éxito en una ciudad que CKtaba casi por completo desguarnecida. N o en vano prefería Pío I I fijar su residencia en cualquier sillo antes que en Roma, y atin Pablo II hubo de vivir unos momentos de terror real o supuesto (1468) a causa de una de esas conjuraciones.^''" •li el Papado no quería sucumbir I uno de tales ataques, era menesreducir por la fuerza las facciode los grandes, en cuyo apoyo mntaban las bandas de facinerosos. P.sta fue la misión que se impuso \A terrible Sixto I V . Él fue el priini-ro que llegó a dominar, casi por ipleto, a Roma y su región, solodo después de la persecución I los partidarios de los Colonna, por eso pudo actuar —tanto en lii iiue se refería a las cosas del pun-"1 Battista Montovano, De calamigueado como a las cuestiones de tatibus temporum, libro I I I . El árabe lica italiana— con tanta auda- vende incienso; el tirio, púrpura; eí ^ V tanta tenacidad, y desafiar y indo, marfil; "venalia nobis templa, tteciar las quejas y las amena- sacerdotes, altaría, sacra, coronae, ignes, thura, coelum est venale deusque". Véanse, oor ejemplo, los Anuaüt Papa tantum vicarias Chris- les Placenlini, en Muratori. XX, cul. et non edam Caesaris... Tune 943. et dicetur et erit pater sanctus, -"•^ Cono, Storia di Milano, fols. omniími, pater ecclesiae, etc." 416-420. Pietro había dirigido ya la Pío I I , Commentarii IV, paginas elección de Sixto, véase Infessura. en siguientes. Eccard, Scriptores, 11, col. 1895. Platina, Vitae Paparum. página Según Maquiavelo, Storie jior.. lib. VII, los venecianos envenenaron al car-

zas de reunir un Concilio en todo el Occidente. Los recursos de dinero indispensables los obtuvo por una desvergonzada simonía que fue adquiriendo proporciones desmesuradas y a la que se sometía todo, desde los nombramientos de los cardenales hasta las más pequeñas mercedes y concesiones.^";^ El propio Sixto había llegado a la dignidad papal por medio del soborno. Una venalidad universal podía traer alguna vez para la sede romana consecuencias muy graves, pero éstas siempre dentro de un plazo incalculablemente lejano. Cosa distinta ocurría con el nepotismo, que en algtín momento estuvo a punto de sacar de quicio al propio Pontificado. De todos los nepotes, al principio disfrutó del favor máximo, y casi exclusivo, cerca del papa Sixto, el cardenal Pietro Ríario, que pronto dio pábulo a toda sueric de fantasías en Italia entera,2"- en parte por su lujo ostentoso y en parte por los rumores que circulaban sobre su impiedad y sus planes políticos. Llegó a un acuerdo (1473) con el duque Galeazzo María de Milán, scgiin el cual éste sería rey de Lombardía y ayudaría, por su parte, al nepote, con tropas y dinero, para que, a su regreso a Roma, pudiera ascender al trono de San Pedro. Según parece. Sixto había abdicado voluntariamente en él."*^' Este proyecto, que habría

60

JACÜB BURCKMATÍDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

61

traído consigo automática mente la secularización del Estado Pontificio, al hacer hereditaria la Santa Sede, fracasó por la muerte repentina de Pietro. Eí segundo nepote. Girolamo Riario, se mantuvo en el sigilo y no atentó contra el Pontificado. Pero a partir de este momento, los nepotes papales aumentan el malestar de Italia con sus aspiraciones a un gran principado. En épocas anteriores había ocurrido, por ejemplo, que los papas intentaran hacer valer su señoría feudaj' sobre Ñapóles en favor de sus parientes.^"* Ahora bien, a partir de Calixto líl ya no podía pensarse en esto, y Girolamo Riario, una vez que hubo fracasado la sumisión de Florencia (y quién sabe qué otro proyecto), hubo de conformarse con la fundación de un señorío exclusivamente sobre la base del Estado Pontificio. Ello podría justificarse por el hecho que la Romana, con sus tiranías urbanas y sus principados, amenazaba con escapar por completo a la autoridad del Papa o con tornarse, en breve tiempo, un botín de los Sforza o de los venecianos, si Roma no intervenía pronto, como lo hizo. Pero ¿quién podía garantizar en tiempos y en circunstancias tales la constante obediencia de estos nepotes convertidos en soberanos —y la obediencia de sus descendientes— hacia papas que no les importasen ya? Atín el mismo papa en funciones no siempre estaba seguro de su propio hijo o de su propio sobrino, y no era remota la tentación de suplantar al nepote de un antecesor por el propio. Las reacciones de todo este estado de cosas sobre el Papado resultaban verdaderamente graves. Se recurría incluso o coacciones de índole esdenal. Realmente no les faltaba motivos para ello. ^ * Ya Honorio I I , pretendió, a la muerte de Guillermo Primero, en 1127, incorporarse ApuUa, como "una restitución a.San Pedro".

pirimal, sin el menor pudor, para la consecución de los fines más indignos, a los cuales era menester subordinar ios otrcw, y más alto>. de la Silla de Pedro, y cuando había conseguido el fin propuesto, a costa de las más violentas conmociones y del odio genera], lo quise había logrado a fin de c u e n t i L s era crear una dinastía que tenía el máximo interés en la ruina del Papado mismo. A la muerte de Sbtto, sólo a duras penas y por la protección de los Sforza, a cuya Casa pertenecía su esposa, pudo Gírolamo mantenerle en el principado (Forli e Imola) de que había conseguido apoderarse con sus manejos. Con motivo del subsiguiente Cónclave ( 1 4 8 4 ) —er^ el que fue elegido Inocencio VIH—I sobreviene algo que casi semeja una nueva garantía externa del Papado mismo: dos cardenales, príncipes de Casas reinantes, se hacen comprar su ayuda, con dinero y dignidades, de la manera más desvergonzada, Son ellos Giovanni d'Aragona, hijo del rey Ferrante, y Asedio Sforza, hermano de Moro.^^ Se conseguíii así,, por lo menos, que por su p;iiticipación en el botín de las D í i k i ^ tías de Ñapóles y Milán tuvieran interés en que subsistiera el Papado. Todavía en el siguiente Cónclave, en donde todos los cardenales se vendieron, menos cincOj Ascanio exigió sumas enormes }i pudo acariciar además la esperanza de ser nombrado papa la próxinii
vez.^iw

Tampoco Lorenzo e¡ Magnífic quiso que la Casa de Medici qui dará de vacío. Casó a su hija Maj dalena con el hijo del nuevo pap Franceschetto Cybo, esperando eo ello no sólo alcanzar to^o géncí
2i>5 Fabroni, Laurentius'magn., not., 130. De ellos se nos dice, "hani.v jn ogni elezione a matte^e sacco qnti" ta corte, c sonó i maggior ri^j^aldi (' mondo". * . fi^ 206 Coriü, fol. 450. ^

favores de índole espiritual pasu propio hiio el cardenal Gioiimi (el futuro León X ) , sino la i.ipida exaltación de su yemo.^"^ Pero, en lo referente a esto último, pedía lo imposible. No se trataba en el caso de Inocencio V I H del laz nepotismo fundador de Esta, por e! hecho de que Francés'to era un desdichado a quien I mismo que a su padre, el papa lismo— sólo imnortaba el disfrudel poder en su sentido más groen el de la acumulación de desriquezas.^''**Ahora bien, el eder de padre e hiio a este res:o fue tal que, a la larga, hu•a traída necesariamente la más fe de las catástrofes: la disolufjjtti del Estado. Sixto obtenía dinero por la a de toda clase de mercedes y idades espirituales, Inocencio y tjo establecieron una especie de :o para las mercedes de índole lular. Había altas tarifas, por rplo, para el perdón de homiciy asesinatos. De cada multa pondían 150 ducados a la Cápapal, y lo que sobraba era 'B Franceschetto. Especialmente tí último período de este ponlado, Roma rebosa de asesinos, . ¡egidos y no protegidos. Las facH)jaes, que Sixto había empezado ^Kiomcter, recobran nuevos bríos, « . p a p a , en su bien defendido ValUio, fe basta con poner, aquí y " trampas donde caigan crimi* económicamente "solventes", 'a Franceschetto el problema i^arBI consistía en el modo de poner •rra por medio, en el caso de nue riese el papa, con la bolsa lo más 'leta posible. Quedaron de maniVéase una carta de Lorenzo, elotemente admiratoria, en Fabroni, iiirentius magn., Adnot., 217 v, en inicio, en Ranke, Papas, I, pág. 45. Y la rapiña de algún feudo na"tatio, por ejemplo. Como en este el rey Ferrante era sordo a andas del papa, Inocencio Hale nuevo, a los Anjou contra él.

fiesto tales propósitos con motivo de una falsa noticia de la muerte del papa (1490); quiso apoderarse de todas las existencias en dinero —el tesoro de la Iglesia—• y, cuando se lo impidieron, pidió que ñor lo menos le dejaran llevarse al príncipe turco Chem, una especie de capital vivo que le permitiría entrar en productivos tratos con Ferrante de Ñapóles, por ejemplo.-'*" Difícil es calar con exactitud en las posibilidades políticas de tiempos pasados, pero ineludiblemente bemos de preguntamos aquí si Roma habría resistido dos o tres pontificados como éste. También por lo que a la Europa devota se refiere constituía una torpeza deiar que las cosas llegaran a tales extremos. No sólo se desvalijaba a viajeros y peregrinos, sino que toda una embajada de Maximiliano, Rey de Romanos, fue despojada, hasta la camisa, en las proximidades de Roma. Y hubo enviados que volvieron grupas, durante el camino, sin querer penetrar en la ciudad. Semejante estado de cosas era, desde luego, incompatible con el concepto de goce del poder, tal como lo concebía el inteligentísimo Alejandro V I (1492-1503). Así, lo primero que hizo fue restablecer de momento la seguridad pública y ordenar el pago puntual y exacto de todos los sueldos. En rigor podríamos aquí —donde se trata de formas italianas de cultura— omitir este pontificado, pues los Boi^ias tienen tan poco de italianos como los aragoneses de la Casa de Nánoles. Alejandro habla con César, públiicamente, en español, con motivo de su recibimiento en Ferrara, Lucrecia viste traje español y le cantan bufones españoles; la servidumbre de mayor confianza está toda constituida por españoles, lo mismo que el núcleo peor reputado de^la ^este^guén-^^^^ ^ Ver especialmente Infessura, en Eccard, Scriptores, I I , passim.

62

fACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O EN ITALIA

63

ra de César en la guerra de] año rado desenlace. De todos modos, no 1500. Hasta su verdugo. Don Mi- se trataba entonces del Papado, cocheletto. v su envenenador. Sebas- mo tal,2^* sino, simplemente, de la tián Pinzón, parecen haber sido es- sustitución de Alejandro por un papañoles. Entre las hazañas de César pa mejor. El gran neligro —conssc cuenta la de haber despachado tante V creciente— para el Pontien una ocasión, segi'm todas las re- ficado era el propio Alejandro, y glas de la lidia, seis toros bravos sobre todo, su hijo César Borgia. En el padre aparecían aliadas la en ruedo cerrado, ante la Corte. Pero la corrupción, cuvo cénit sim- voluntad de mando, la avidez y la boliza esta familia, la habían en- tendencia voluptuosa, con unas docontrado en Roma ya bastante de- tes naturales poderosas v brillantes. Cuanto se refiere al disfrute del sarrollada. Cuanto fueron e hicieron ha sido poder y al regalo en el vivir, sc le obieto de frecuentes y múltiples des- permitió, desde e] primer día, en la cripciones. L o primero que se pro- medida más amplia. En seguida pu-' pusieron. V que lograron, fue la to- do advertirse que, en los medios tal sumisión al Estado Pontificio, para conseguirlo, no manifestaba la expoliando o aniquilando toda suer- menor vacilación. En el acto se te de pequeños soberanos —la comprendió que se resarcía con cremayoría vasallos, más o menos in- ces de los sacrificios que le había subordinados de la Iglesia—• y des- exigido su elección de papa y que organizando Y deshaciendo, en Ro- la simonía del comprador sería superada, con mucho, por la simonía mai misma, las dos grandes facciones: los Orsini, supuestos güelfos, y los del vendedor.-i2 Añádase a esto que Colonna. supuestos gibclinos. Pero - ' i Según Corio (fot. 479), pensalos medios a que se recurrió fueron lan terribles, que el Papado hubie- ba Carlos en un concilio, en la destitución del papa, hasta en su conducra sucumbido necesariamente a las ción a Francia, y ello a su regreso de consecuencias si la intervención de Nápoles.Según Benedictus.Cüro/us V// I un acontecimiento (el envenena(Eccard. Scriptores, n, col. 1584) cuan- | miento simultáneo de padre e hijo) do, encontrándose en Nápoles, el papa no hubiera traído consigo un total y los cardenales se negaron a reconocambio en la situación. A Alejan- cerle los derechos a la Corona, abrigó dro no tenía por qué importarle Carlos el proyecto "de Italiae imperio mucho, ciertamente, la indignación deque pontifieis statu mutando", pero cnstígLiida cambió de idea y se conformoral de todo el Occidente; de mó con la humillación personal d e , cerca imponía pavor y recibía ho- Alejandro. Ni ésta obtuvo, porque el menajes, y ios príncipes extranjeros papa la eludió con un hábil r e g a t e o . se dejaban ganar, complacidos. Luis Ver detalladamente a partir de este X I I llegó hasta a ayudarle con to- momento, Pilorgerie, Campagne el buldas sus fuerzas, pero el pueblo no letins de la grande armée d'ítaUe. 14941495 (París, 1866). donde se expone tenía la menor idea de lo que en la Italia central ocurría. El único las gradaciones del pehgro de Aleian-, dro en los distintos momentos (págimomento verdaderamente peligroso nas 111. 117, etc.) Aún a su regreso en este sentido —al acercarse Car(pág. 281) no pretendió Carlos hacerle los V I I I — tuvo un feliz e inespe- el menor daño. 21-' Corio, fol, 450. Malipiero, Ann. 311) Con la exceoción de los Benti- Veneti, en Archiv. Stor., V U . 1, pág., vogli. de Bolonia, v la Casa de Este, 318. Qué avidez de rapiña 'debió de haberse apoderado de la falhilia entede Ferrara. A ésta se la obligó a em- ra se evidencia, ñor ejemplo, enj; Maliparentar con el Pontífice por alianza piero, ibid., 565: Un nepote es-^recimatrimonial: Lucrecia Borgia se casó hido espléndidamente en Venecia ionio con el príncipe Alfonso.

Alejandro, por su vicccancillería y tiernas cargos que había desempeliado anteriormente, conocía mejor |iic cualquier curial los filones poiblcs y sabía maniobrar por estas veredas con mucho más talento. Y a i'ii el curso del año 1499 ocurrió que a un carmeUta, Adamo de G e nova, que había predicado en Roma i'bre la simonía, se le encontró aseinado. en el lecho, con veinte heridas. Puede decirse que Alejandro no nombró ningún cardenal sino a ambio de grandes sumas. Pero cuando, con el tiempo, el papa cayó bajo la férula de su hijo, los medios de violencia a que sc recurrió adquirieron esc carácter saiilnicü que necesariamente ha de i'jcrcer su influjo sobre los fines propuestos. Los extremos a que se llegó en la lucha contra los nobles lómanos y ías dinastías de la Romana superaron en perfidia y crueldad la medida de horror a que los .iragoneses de Nápoles habían acostumbrado al mundo. El talento pai'ii el engaño era mayor. Retiulta en '.crdad pavoroso el modo como Céi.ir aisla a su padre con el asesinato le su heimano, de su cuñado y de otros parientes y cortesanos, tan pronto como sospecha que su favor cerca del papa, o su situación, simplemente, pueden acarrearle a'euna 'ificüitad. Alejandro hubo de dar consentimiento para el asesinato su hijo más querido, el duque Gandía,-^-'' porque él mismo tema cada momento ante César. K'pndo del papa v gana sumas enorlucb de dinero concediendo dispensas; ""ando se va, su servidumbre roba toI io quü encuentra a su paso, hasta JB pedazo de brocado del altar mavor M una iglesia de Murano. i 213 Ver Panvino {Contln. Platinae, Ugina 339): insidüs Caesaris fratris wMerfectiís connivente ad scelus paire. Kte testimonio seguramente auténtico, prevalecer sobre los de MalinieMatarazzo (donde se culpa a GÍoSforza). También ia honda conin de Alejandro es síntoma de

¿Cuál era el alcance de los planes de éste? Todavía en los últimos meses de su gobierno, cuando había aniquilado a los condottieri en Sinigaglia y de hecho era dueño y señor del Estado Pontificio (1503), allegados suyos hicieron manifesta-, cienes bastante modestas: el duque; sólo pretendía acabar con facciones y despotismos en bien de la Iglesia; para sí mismo se reservaba, todo lo más, la Romana, y estaba seguro de los sentimientos de gratitud de todos los papas futuros por haberles librado de los Orsini y los Colonna.-^-* Pero nadie considerará esto como su última palabra. Algo más lejos fue el propio papa Alejandro en sus manifestaciones durante una entrevista con el enviado veneciano, al encomendar a su hijo a la protección de Venecia: "Quiero arreglar las cosas de modo que, el día de mañana, el Papado vaya a sus manos o a las de vuestra república", dijo.^^^ César añadió, por su parte, que sólo llegaría a ser papa quien Venecia quisiera y que para llegar a este supiemo fin sc necesitaba sólo una finne unidad de acción por parte de los cardenales venecianos. Dejemos el indagar si se refería a sí mismo. En todo caso, basta el testimonig del.. complicidad. Del encuentro del cadííver en el Tíber, dice Sannazaro; Piscatorem hominum no te non, Sexíe, putemus. Piscaris natum, retihus ecce. tuum. Maquiavelo, Opere, ed. Milán, vol. V. págs. 387, 393. 395, en la Lcgazione al Duca Valentino. ^i!^ Tommaso Gar., Relazioni detla corte di Roma, i, página 12, e n las , Reí. del P. Capello. Literalmente; "EU Papa estima a Venecia como ningún | potentado del mundo: e perú desiaera\ clie ella (Signoria di Venezia) proíegga il figliuolo, e dice valer ja tal ordine, che il pápate a sia suo, ovverv della Signoria nasíra". El "suo" sólo puede referirse a César. El n r o n , posesivo, en vez del personal, lo encontraremos frecue«tgfflenle. flsL . ^.

64

JACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

65

padre para demostrar su propósito de ascender al trono papal. Algo podemos averiguar también, indirectamente, por Lucrecia Borgia, pues ciertos pasajes de los versos de Ercole Strozza pueden ser muy bien eco de manifestaciones que Lucrecia, como duquesa de Ferrara, pudo haberse permitido. Por lo pronto, se trataba asimismo en estas obras poéticas de las aspiraciones de César al Papado,^^** salvo que entre líneas se traslucía a veces como una esperanza de sefíorío sobre Italia en gcneral.21^ Y a fin de cuentas no dejaba de insinuarse que César, precisamente porque abrigaba, como soberano secular, los más altos designios, renunció en su día al capelo cardenalicio.-^^ Muerto Alejandro, César, elegido o no papa, hubiera pretendido conservar, a cualquier precio, su señorío sobre el Estado Pontificio, y, como papa, lo hubiera logrado. De modo que habría sido el primero en secularizar el Estado Pontificio y hubiese tenido que hacerlo para poder mantener en él su soberanía. Si no nos engaña todo, éste es el motivo esencial de la secreta simpatía con que Maquiavelo trata a este s^r^fljalvado. De César, 21» Strozzi poeíae, pág. 19, en Ve-j natío de Ercole Strozza:., , "cui triplieem fata ínvidere coronam". Luego en la elegía, con motivo de la muerte de César, pág. 31; "speraretque olim solü decora alta patemi". Ibíd.: Júpiter había prometido un día: "Affore Alexandri sobolem, quae ponerct olim Italiae legcs, atque áurea saecia referct, etc." m s Ibíd.: "sacrumquc decus majora parcntem dcposuisse". Se hubía casado, como es sabido, con una princesa francesa de la Casa de Albcrt y tenía de ella una hija. Es evidente que, de algún modo, hubiera intentado fundar una dinastía. Nada se sabe de que hubiese tenido el propósito de volver a investirse con el capelo cardenalicio, a pesar de que (secún Maquiavelo, íbíd. pág. 285) contaba con la pronta muerte de su padre.

O de nadie, podía esperar que "sacara el hierro de ía herida", es de- i cir, que destruyera el Pajiado, fuen- I te de todas las intervenciones y de ' todas las disensiones de Italia. A los intrigantes que, creyendo adivinarle el deseo, hicieron insinuaciones a César sobre la corona de Toscana. los rechazó, al parecer, con dcsprecio.2^«

N o obstante, todas las deducciones que pretendamos sacar de sus premisas son, acaso, vanas, no en virtud de una extraña genialidad demoníaca, de la cual estaba tan ajeno como el duque de Friedland, por ejemplo, sino porque los medios de que se valía no se avienen con lo que en términos generales podríamos llamar una manera de obrar consecuente. Tal vez en lo desmesurado de su propia malignidad se hubiera descubierto una posibilidad de salvación del Papado, aún sin la contingencia que puso fin a su tiranía. Si se acepta que la destrucción de todas las soberanías radicadas en el Estado Pontificio sólo pudo atraerle a César simpatías; si se hace valer, como prueba de sus grandes perspectivas, la hueste que en 1505 siguió a su fortuna —los mejores soldados y oficiales de Italia, con Leonardo da Vinci, como ingeniero, a la cabeza—, todo esto pertenece a la esfera de lo Irracionalj y sólo puede extraviar nuestro jui-' ció, lo mismo que ocurrió con sus¡ contemporáneos. A esta esfera de lo irracional pertenece cabalmente la devastación de un Estado recién conquistado,--' que César pensaba 220 Maquiavelo, íbíd., párina " Existían proyectos sobre Siena v e>. n tualmente sobre toda Toscana, pero n i habían alcanzado el necesario g r ; ' de madurez; era indisoensable el c ' sendmiento de Francia. ^-'1 Maquiavelo. ibíd. págs. 326, 3"il, y 414. Matarazzo, Crónica di Peruaia, en Archiv. Slo., X I V . II, oágs. 157 f 221. "Quería que sus soldados se adliat telasen según su deseo, de modo qu^

loiiservar y sobre el cual esperaba desesperación, que muchos guardias iKir. Considérese luego la situa- del papa eran atacados y muertos I de Roma y de la Curia en los por cl pucblo.-''-í5 Pero a los que no unirnos años del Pontificado. Ya sea caían por la franca violencia los que padre c hijo hubieran dispues- hacían caer los Borgia por el veuna verdadera lista de proscrip- neno. Para los casos en que pare(ies,-2^ o bien que hubiesen de- cía necesaria cierta discreción, se I ido el asesinato en cada caso recurría a aquel polvo, blanco colicular, lo cierto es que los Bor- mo la nieve, de agradable sabor,—^ sc dedicaron a aniquilar secre- que no obraba rápida sino graduallente a cuantos de algún modo mente, y que podía mezclarse fácilles oponían o cuya herencia les mente en cualquier manjar o bebiccía apetecible. Capitales y bie- da sin que la víctima lo advirtiese. mueblcs era lo que menos les Ya al príncipe Chem se le había portaba; mucho más ventajoso dado a probar, en una bebida dulI^Hra cl papa era que se extinguiera ce, antes que Alejandro le enlreearenta vitalicia de un jerarca ecle- ra a Carlos V I I I (1495). y al fin tico y que ios ingresos del car- , de sus vidas padre c hijo se envemientras éste permaneciera va- 1 nenaron por haber bebido vino deslie, y el precio de su compra, con = tinado a un rico cardenal. Onufrio ^¡ón del nuevo nombramiento, Panvinio,-^^ autor del epítome, ofil a n a parar a las arcas papales, cial de la historia del papa, da los enviado de Venecia, Paolo Ca- nombres de tres cardenales mandalo--^ comunica cl año 1500: dos envenenar por Alejandro (Or'das las noches se encuentran en sini, Ferreiro y Michiel), e indica ma cuatro o cinco asesinados, otro que puede cargarse en la con"itispos, prelados y otros, de modo ciencia de César (Giovanni Borgia). Roma entera tiembla y nadie En general, la muerte de todo preI seguro de no ser asesinado por lado rico despertaba en Roma la I duque (César)." Él mismo, acom- misma sospecha. Hasta sabios inimilado de sus guardias, recorría, en ofensivos, que se habían retirado i D i i d a nocturna, las calles de la ciua una población campestre, eran aldiKÍ estremecida,^* y no nos faltan canzados por el implacable veneno, 'ivos para creer que no sólo ha- Emí>ezó a formarse en torno del esto por no mostrar a la luz papa una atmósfera de inquietud; na. como Tiberio, su rostro, que hacía ya tiempo que le ocurrían labía tornado de una horrible cosas extrañas: rayos y huracanes lldad, sino para satisfacer sus lo- derribaban muros y hundían techos 'Jmpulsos de asesinato... hasta en su proximidad, llenándole de paen desconocidos. Y a en 1499 vor; cuando en 1500 ^^s se repitíeeste aspecto, tan grande la ipo de paz ganasen más que ipo de guerra". Pierio Valeriano, De infelicitale t., con motivo de Giov. Reggio. * Tommaso Car., ibíd., pág. 11. Paulo lovio. Elogia. Caesar Bar~\ los Commentarii urbani de Volatcrranus, encontramos en ) X X I I una caracterización — bajo lulio I I — de Alejandro, ircunspecta aún. Dice así: "Ronobilis jam carnificina facta 22B Diario Ferrarese, en Muratori, XXIV, col. 362. 220 Paulo Jovio, Histor., I I . fol. 47. 2-7 Panvinio, Epitome Pontijicum, pág. 359. Sobre el intento de envenenamiento deífuíuro Julio I I , ver pág. 365. Según Sismondi, XIII, 246, murió también del mismo modo el viejo confidente de todos los secretos. López, cardenal de Capua; según Sanuto (Ranke. Papas, I, nátí. 52, nota) también el cardenal de Verona. 228 Prato, en Archiv. Stor., I I I . página 254.

66

JACOB B U R C K H A R D T

LA

C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

67

Sean cuales fueren las costumbres ron estos fenómenos, se vio en ellos "cosa diabólica". El rumor de tal privadas de Julio I I , en las cosas estado de cosas parece haberse pro-' esenciales puede considerársele copagado al fin por los pueblos de la mo el salvador del Papado. La obCristiandad, con motivo del concu- servación de la marcha de los aconrridísimo Jubileo del año 1500,--* tecimientos de los pontificados, y la ignominiosa especulación que desde los tiempos de su tío Sixto, entonces se hizo con las indulgen- le había permitido atisbar profuncias contribuyó también, sin duda, damente cuanto constituye fundaa atraer sobre Roma la atención ge- mento y condición de la autoridad neral .-^^ Con los peregrinos que re- papal y en tal sentido orientó su tornaban, llegaron también al Norte, gobierno, poniendo a contribución procedentes de Italia, extraños pe- toda la pasión y toda la energía de nitentes blancos, entre ellos fugiti- su alma inconmovible. Sin recurrir vos del Estado Pontificio disfraza- a la simonía, con el aplauso genedos, que es de suponer que no se ral, ascendió.al trono de San Pedro; callaron. Sin embargo, quién sabe desde entonces, puede decirse que hasta donde hubiera tenido que lle- cesó la especulación con las dignigar el escándalo en Occidente antes dades eclesiásticas, cuando menos de constituir un peligro inmediato con las más altas. Esto se había para Alejandro. "Hubiera mandado conseguido. Julio tuvo favoritos; al otro mundo —dice Panvinio en muy indignos algunos de ellos, pe otra ocasión—^si ^ cardenales ro el nepotismo quedó eximido poi y prelados ricos que aún quedaban , una suerte especial: su hermano, con vida, para heredarlos, si él mis- Giovanni della Rovere, era el es mo no hubiera muerto en el mo- poso de la heredera de Urbino, her mento en que ante su hijo se abrían mana del último Montefeltro, Gui las más vastas perspectivas. ¿ Y qué dobaldo, y de este matrimonio náciií hubiera hecho el César en el mo- en 1491 un hiio, Francesco Maris mento en que murió su padre, de della Rovere, al mismo tiempo he no haber estado ya él mismo enfer- redero legítimo del ducado de Ur mo gravemente? ¡ Y qué Cónclave bino y nepote del papa. De todo! habría sido el suyo, si aprovechán- sus beneficios y adquisiciones —tan dose de los medios de que disponía, to en lo que se refiere a su gestiói y sin nineún ejército francés en las diplomática como a sus campañasproximidades, se hubiera hecho ele- hizo entrega, con orgullo, a la Tglc gir papa por un Colegio cardenali- sia y no a su propia Casa. Dci< cio convenientemente reducido por completamente fortalecido el Esta el veneno! La fantasía nos lleva al do Pontificio —que había encor abismo si la dejamos perderse en trado en trance de verdadera disc esta hipótesis..." ' lución— y enriquecido con Pann y Piacenza. N o dependió de él qu Pero, en vez de todo esto, vino Ferrara no se incorporara a la Iglc el Cónclave de Pío H I , y, tras su sia. Los 700.000 ducados que ten' pronta muerte, el de Julio TI. bajo constantemente en el castillo íi( la impresión de una reacción ge- Sant'Angelo. el alcaide sólo al fu neral. turo papa debería entregarlc|. H( redó de los cardenales, de todos lü Explotado Dor el papa desconsideradamente: Chron, Venetum, Mura- eclesiásticos que morían en Rom^ y ello de la manera más-^cscons ion', XXIX, col. 133. derada,-''^ pero no envenenp ni as 23fl Anshelm, Berner Chronik. I I , 146-156; Trithem., Annales Hirsaug., ^ tomo I I , 579, 584, 586. 23a A esto se debe la suHtuoád 2^1 Panvinio, Contin. Platinae, de los sepulcros de los prelados, cri gina 341.

iiió a ninguno. Que él mismo vislicra la armadura de soldado, fue (ligo que no pudo evitar y que sólo inido favorecerle en una Italia en Junde había que ser yunque o marllllo y donde la personalidad misma valía más que el derecho mejor adquirido. Ahora bien, si a pesar de «II enfático "¡fuera los bárbaros!" (tic quien más contribuyó a que los españoles se afianzaran en Italia, hiiy que reconocer que para el Pal'iiílo era esto algo indiferente, y I relativamente ventajoso. De la : ona de España podía esperar un >vo firme y duradero a la Igle. mientras que los príncipes Italianos acaso sólo propósitos criminales abrigaban contra ella. FueRc como fuera, aquel hombre origiip.il y poderoso, que era incapaz de cnar un arrebato de cólera v de I mular una verdadera satisfac1. daba en coniunto la impresión un Pontejíce terribile, impresión • íivcniente en alto grado y desea\>W. dada su especial situación. Pudo Incluso arriesgarse, con la concienI relativamente tranquila, a la ivocatoria de un concilio en Ro111,1, como desafiando el clamor de toneilio de toda la oposición euroI Un soberano así precisaba de grandioso símbolo exterior de tendencias. Julio lo halló en el ino templo de San Pedro; el 'vecto, tal como Bramante lo contra, es, quizá, la más grandiosa lesión de todo poder unitario. .1 también en las demás artes 'lireviven su memoria y su figura, II el más alto sentido, y no carece ] significación el hecho de que ; duso Ja poesía latina contempovida: por este procedimiento se 1 al papa por lo menos una del botín. Que Julio hubiese esoerado realque Femando el Católico se hu"íjado influir por él. en el sentido lurar en Ñapóles la monarauía !ínea colateral aragonesa, es muy a pesar del aserto de Paulo 'lía Alfonsi Ducis).

ranea se inflame por Julio con ardores bien distintos de los que dedicó a sus predecesores. La entrada en Bolonia del cardenal Adriano da Cometo, al final del Iter fulü secundi, tiene una entonación propia y espléndida, y Giovan Antonio Flamini, en una de sus más bellas elegías,-^'* invoca al patriota en el papa; y le pide que proteja a Italia. Julio había prohibido la simonía en la elección del papa por una tonante constitución de su concilio lateranense. Después de su muerte (1513), los cardenales más ambiciosos pretendieron eludir la prohibición por medio de un acuerdo previo en el cual se proponía que los cargos y prebendas de que había disfrutado el elfegido hasta el momento de la elección se repartieran entre todos por partes iguales. Siguiendo este criterio hubieran elegido al cardenal mejor equipado (el inepto Rafael Riario) .^"^ pero una intervención vigorosa, especialmente de los miembros más jóvenes del Sacro Colegio, que querían, ante todo, un papa liberal, deshizo la lamentable combinación. Y fue elegido Giovanni de Medici, el célebre León X . Nos encontraremos con él a menudo cuando pasemos a tratar de los días áureos del Renacimiento; aquí nos referiremos sólo a los grandes peligros, de índole interna y externa, que bajo su reinado amenazaron al Papado nuevamente. N o Ver ambos poemas, por ejemplo en Roscoe, Leo X, ed. Bossi, IV, 257 y 297. Ciertamente cuando Julio sufrió (en agosto de 1511) un desmayo de varias horas y se le daba por muerto, al punto se atrevieron tos más inquietos miembros de familias ilustres —Pompeo Colonna y Antimo SavcUi— a convocar al "pueblo" en el Capitolio, incitándole a derrocar ía soberanía papal, "a vcndicarsi in liberta... a pubblica ribellione. . .", como Guicciardini nos cuenta en el lib. X. 2.^5 Franc. Vettori. en el Archiv. Stor. V I , 297.

'

68

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N

ITALIA

69

incluimos entre estos peligros la eterna gloria. Cuanto intentara haconspiración de los cardenales Pe- cer con Alfonso de Ferrara y cuantrucci, Sauli, Riario y Corneto, pues to hizo realmente con un par de todo lo más, hubiera traído como pequeños tiranos y condottieri no consecuencia un cambio de perso- contribuyó precisamente a elevar su nas. León X encontró el mejor re- leputación. Y todo ello, mientras lo^ curso contra esta amenaza en aque- monarcas de Occidente, a cada añu lla inaudita disposición por la cual que transcurría, iban habituándose, creó 3 Í 1 nuevos cardenales, cuyos cada vez más, a un colosal juego buenos efectos fueron más visibles de naipes cuyas ganancias y envipor recaer en parte en personas de tes se basaban siempre en este L I aquel trozo de Italia.^** ¿Quién poverdadero mérito. día garantizar que, después de haFueron, en cambio, peligrosísimos ber acrecido infinitamente su podeotros manejos a que se entregó León río interior en las tiltimas décadas, X durante los dos primeros años no llegaría el momento de incluir de su papado. Por medio de seen sus designios hasta el propio Esrias negociaciones intentó procurar tado Pontificio? León X hubo todaa su hermano Giuliano la Corona vía de asistir al preludio de lo quo de Ñapóles y crear para su sobrino aconteció en 1527. Aquel año, crt Lorenzo, en la Alta Italia, un gran efecto, un puñado de soldados esEstado que comprendiera Milán, la pañoles de infantería se presentaron Toscana, Urbino y Ferrara.^^'* Es —parece que por propio impulso— evidente que cl Estado Pontificio, en la frontera del Estado Pontifipor tal modo enmarcado, se hubiecio, sencillamente con el decidido ra convertido en un feudo de los y no muy sano propósito de rap« Medici y . . . ni siquiera hubiera sitar al papa. Fueron, sin embargo, do menester secularizarle. rechazados.^''^ También frente a U El proyecto fracasó a causa de corrupción en las jerarquías, la opi-j las circunstancias políticas genera- nión púbHca demostraba en su :ir les. Giuliano murió prematuramen- titud una madurez mucho ni te. El; papa para dotar cumplida- que en años anteriores, y honi mente a Lorenzo, emprendió la cam- capaces de presentir futuros rie^vu:, paña que debía traer como conse- —como Pico della Mirandohi "' cuencia la expulsión del duque por ejemplo— pedían reformas ^ii Francesco María della Rovere de urgencia. Entre tanto, surgió Lui< Urbino. Esta guerra, cuyos resultados fueron una miseria enorme y l'O. Bajo Adriano V I (152M523) Li^ unos odios implacables, fue, en todos sentidos, de una absoluta este- reformas, tímidas y escasas Í I L M I I rilidad. Y cuando, a su vez, murió al gran movimiento alemán, IL.I;ÍI Lorenzo en 1519,^" lo que tan pe- ron demasiado tarde. Este p a p a ii nosamente había sido conquistado 2.18 Véase una combinación de tuvo el papa que entregarlo a la Iglesia. Llevó a cabo sin gloria y tipo —por no citar otras— en Lt-fiL'^ de'principi, I, 46, en un despacho j a la fuerza lo que realizado espon- París del cardenal Bibbiena, 1518. ; táneamente le hubiera deparado Franc. Vettori, ib¡d. pág. 333, En Roscoe, Leo X. ed. B-* V I I I , pág. 105, se encuentra una 2»6 Franc. Vettori, ibid., pág. 301; clamación enviada por Pico a Píp Archiv. Stor. Append. I, pág. 293; Ros- heimer en 1517. Teme que en Le coe, Leo X, ed. Bossi, V I , pág. 232; triunfe verdaderamente lo malo sol Tommaso Gar. ibid. pág. 42. lo bueno, "et in te bellum a nostrae s-i"? Ariosto, Sátiras. V I I , v, 106: ligionis hostibus ante audías gen fW "Tutti morrete, ed é fatal che muoia parari". j Lcone appresso..."

pudo hacer más que manifestar la icprobación que le inspiraba el estado de cosas hasta entonces vite, su horror a la simonía, al potismo, a la prodigalidad, a la noralidad, al bandolerismo... N i ! u iera parecía Lutero el peligro tiiayor. Un observador veneciano, ' mbre de espíritu, Girolamo NeD, tenía el presentimiento de un próximo y terrible desastre para la misma Roma.^^i líajo Clemente V I I se ensombrece UKIO el horizonte romano con veladuras siniestras que recuerdan cl Htnarillo grisáceo de las nieblas del íroco que azota a veces los días , utreros del estío. El papa es odiai i . i , de cerca y de lejos, y persiste fl malestar entre los hombres, de es¡líritu; en j^g callejas y en las pliizíis de la ciudad hacen su aparición eremitas que vaticinan la Hiina de Italia y hasta del mundo llaman al papa Clemente el Anti10; la facción de los Colonna V anta o t r a vez la cabeza con adei.m obstinado; el indómito carde1 Pompeo Colonna, cuya simple •-icncia era y a una constante íor' . p a r a el Papado,^^' decide cl 1 lio de Roma (1526) con la esU i z a d e llegar a s í y sin más a popa él mismo con la a y u d a de los V , tan pronto como Clemeni b i e r a sido muerto o hecho pri\ro. N o fue una suerte para que el papa pudiera huir y t Lettere de' principi, I, Roma, 17 " zo de 1523: "Este Estado se le, por múltiples motivos, sobre B de una aguja, y quiera Dios 10 tengamos pronto que huir has•"ñón o hasta los confines del Veo próxima la ruina de esta ¡uía espiritual... Sin la ayuda , esto no podrá sostenerse", legro, ibid.. 24 oci. (debe de decir scpt.) y 9 nov. 1526; 11 327. Carchi, Stor. fiorent., I. páginas y siguientes, lio Jovio, Vita Pomp. Colum-

recluirse en el castillo de Santángelo: sin embargo, para Clemente, lo que ocurrió después fue peor que la muerte misma. Valiéndose de una serie de falsedades del tipo de las que sólo son permitidas a los poderosos — y sólo desgracia traen a los débiles—. provocó Clemente la marcha sobre Roma del ejército hipanoalemán bajo Borbón y Frundsberg (1527). Es cierto ^'"^ que el Gabinete de Carlos V había pensado en una acción disciplinada y no pudo prever hasta dónde llegaría la furia de aquellas hordas, cuyos haberes no habían sido satisfechos. La recluta, realizada casi sin dinero, habría sido estéril en Alemania si no se hubiera sabido que se iba contra Roma, Acaso lleguen a encontrarse en algún sitio las recomendaciones escritas a Borbón, algunas de tono suave probablemente, pero la investigación histórica no se dejará desorientar por ellas Sólo a la pura casualidad tuvo que agradecer el católico rey y emperador que el papa y los cardenales no fueran asesinados por sus hombres. De haber ocurrido así, ninguna sofística habría podido declararlo libre de responsabilidad. El asesinato de innumerables personajes de menor importancia, el robo y el pillaje de que fueron objeto la mayoría, y cl aplicar torturas y traficar con hombres cual si fueran esclavos, hablan con suficiente elocuencia para demostrar la realidad terrible que fue el "sacco di Roma".

Carlos V , después de haber sacado al papa, que se había refugiado de nuevo en el castillo de Santángelo, con grandes sumas de dinero, pretendió conducirlo a Ñapóles. Que Clemente pudiera evitarlo y huir a Orvieto no se debe, al parecer, a ninguna connivencia ^•^^ Ranke. Deutsche Geschichte, U. 375 y siguientes.

70

JACOB

BURCKHARDT LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

71

en alguacil del papa, y para su li- , con los españoles."^^** Si Carlos penberación concertaron, entre otras só en algún momento en la seculamedidas, el Tratado de Amiens (18 rización del Estado Pontificio (para de agosto de 1527). Explotaron asL lo cual el mundo estaba preparado) por lo menos, la repugnancia que o si realmente se dejó disuadir por había despertado la fechoría de las las advertencias de Enrique V I I I tropas imperiales. Además, en la de Inglaterra, es algo que permamisma España se encontró el pronecerá sin duda en la obscuridad pio emperador en una situación empara siempre.^'*' barazosa, pues sus grandes y prePero si existieron realmente se- lados le agobiaron con las más mejantes propósitos, en todo caso insistentes admoniciones siempre no pudieron mantenerse mucho que sc presentaba la ocasión para tiempo. En medio de la propia Ro- ello. Y cuando sc anunció una gran ma asolada surge ya el espíritu de visita general de clérigos y seglarestauración pontificia y secular. res con vestiduras de luto, el asunSadoleto,2^« por ejemplo, vislumbró to llegó a preocupar a Garios, quien certeramente: "Sí con nuestras aflic- temió se convirtiera en algo paciones —escribe— se han satis- recido al levantamiento de los cofecho la ira y el rigor divinos, si muneros, años antes dominado. La estos castigos terribles nos abren de audiencia fue rehusada.^*^ Pero no nuevo la senda de costumbres y sólo no podían prolongarse las leyes mejores, acaso no sea muy humillaciones al papa, sino que grande nuestra desgracia.. . L o que —prescindiendo de toda política sea de Dios, a Dios atañe. Pero exterior— resultaba a Carlos V de ante nosotros se abre una vida de urgentísima necesidad reconciliarse enmiendas que la fuerza de las ar- con el Papado, sometido a tan temas no podrá arrebatamos. Dirija- rribles ultrajes. Apoyarse en la opimos, pues, nuestros hechos y nues- nión alemana —que le hubiera tros pensamientos en eí sentido del señalado otro camino— le intereverdadero esplendor del sacerdocio saba tan poco como atender a las y busquemos en Dios la verdadera cosas de Alemania en general. Tamgrandeza y el verdadero poder". bién es probable, como pretende im A partir de este año crítico de veneciano, que sintiera remordi1527 se ganó, efectivamente, tanto, mientos de conciencia por el saqueo que voces dignas y llenas de gra- de Roma y que esta fuese !a vedad pudieron hacerse oír nueva- causa de que apresurara la reconmente. Roma había sufrido dema- ciliación, que quedó sellada con lu siado para —aún bajo un Pablo sumisión de los florentinos a la CaIIT— volver a ser la Roma alegre sa del Papa: a los Medici. Al ney cotTompida de León X . pote y nuevo duque, Alessandro Ocurrió después que, al ver al Medici, se le casó con la hija níiPapado caído en la desgracia, surtural del emperador. i gió hacia él una simpatía de naturaleza en parte política y en parte En adelante mantuvo Carlos u religiosa. Los reyes no podían toPapado .sometido virtualmente p M lerar que uno de ellos se estatuyera la idea del concilio, y pudo, al mi^ 346 Varchi, Stor. fiorent.. I I , 45 y mo tiempo, protegerle y róbyug;ir le. Ahora bien, el gran peligro d^ ' ^ a í T ^ ^ / M d . , y Ranke. Deu^tche Gesch, II pág 394, nota. Se creía que Car240 Lettere de'principi, i, 72, C; los U-asladaria su residencia a Roma. glionc al Papa, Burgos, ICdio^l'^ 248 Ver su carta al napa, desde Carü-w Tommaso Gar, Rela^, della roí pentra, de 1 septiembre 1527, en Anécte di Roma, I, 299. * dota Hit., I V , 335.

secularización de dentro a fuera >r los papas mismos y sus nepoi, quedó conjurado, para siglos, ir la Reforma alemana. Y así colo sólo a ésta se debe la posibiliad y ol éxito de la marcha contra oma (1527), puede decirse también que en virtud de su influencia refleja se vio obligado el Papado a recobrar de nuevo el ademán y la "•presión de una potencia espiritual universal, obligándose a salir de ^''la preocupación absorbente por las •Jtncras cuestiones de hecho", para Htonerse a] frente de los adversarios loe la Reforma. Lo que resurge lueb o —en el último neríodo de Clefiíeníe V I I , bajo Pablo 111, Pablo I V w sus sucesores— es una jerarquía lotalmentc nueva, que sc va regenerando gradualmente en medio de la apostasía de gran parte de Euroi'.i: que en la propia casa evita todo • cándalo excesivo y peligroso, esl»ccialmente el del nepotismo fun-

dador de Estados y que, en alianza con los príncipes católicos y llevada por un nuevo aliento espiritual, ve en la recuperación de lo perdido el objetivo más importante. Sólo existe y únicamente es concebible como oposición a la apostasía. Desde este punto de vista puede decirse, con plena verdad, que, en el aspecto moral, el Papado debe su salvación a su mortal enemigo. Por otra parte se afianzó también su situación política —ciertamente bajo la constante vigilancia de España— hasta la intangíbilidad. Casi sin esfuerzo por su parte, heredó una vez extinguidas las dinastías (la línea legítima de Este y la Casa della Rovere), los ducados de Ferrara y Urbino. Sin la Reforma, en cambio —si se puede concebir tal situación—, haría mucho tiempo que el Estado Pontificio hubiera ido a parar, íntegramente, a manos seculares.

F I N A L : L A I T A L I A DE LOS PATRJiQTAS mos, para terminar, unas brenes. Puede objetarse que se trataVts consideraciones acerca de la Jnba exclusivamente del entusiasmo luencia que estas circunstancias pofllcas tuvieron sobre el espíritu de individual de algunos espíritus selectos, y que la gran masa nacional 'da la nación. no se daba cuenta de nada. Pero lis evidente que la general inse- no debía ocurrir cosa muy distinta ; iridad política de la Italia de los en Alemania, aunque, nominalmen-• líos XIV y XV tuvo que provocar le por lo menos, disfrutaba de uniindignación y la oposición de dad y tenía un supremo soberano más nobles espíritus, indigna- reconocido: el emperador. Las pri\n y oposición manifestadas con meras glorificaciones literarias de 'riótico celo. Y a Dante y Petrar- Alemania, claras y distintas, corres^ hacen ondear la enseña de ponden (con la excepción de unos i Italia unida, en la cual han de cuantos versos de los Minesingers) "entrarse las supremas aspiracio- a los humanistas de la época de Maximiliano I -^^ y parecen casi un Los Famesios consiguieron aún eco de las exaltaciones italianas. Y , de esto; los Caraffa fracasaron. ' Petrarca, Episi. jam., 1, 3, pág. sin embargo, de hecho, Alemania Jonde ensalza a Dios mismo por i nacido italiano; ver también la 2ü3 Me refiero especialmente a los Hgúj contra cuiusdam anonymi 'calumnias del año 1367. páginas escritos de Wimphcling, Bebel y otros en el íomo í de los Scriptores Rerum \ y siguientes. Cermanicarum de Schardius.

72

JACOB B U R C K H A R D T

SEGUNDA

PARTE

había conslituido antes un pueblo, y en un grado muy distinto que Italia desde los tiempos romanos. Francia tiene que agradecer esencialmente la conciencia de su unidad nacional a sus luchas con los ingleses, y España, a la larga, ni siquiera ha podido absorber a Portugal, tan afín a ella. Para Italia constituían la existencia y las condiciones vitales del Estado Pontificio esencialmente un obstáculo a su unidad, cuya eliminación apenas podía considerarse entonces posible. Si, a pesar de todo, en las relaciones políticas del siglo xv se alude aquí y allá, con énfasis, a la patria

total, suele ser con el exclusivo objeto de zaherir a otro Estado, italiano igualmente.'-^^ Las invocaciones hondas, traspasadas de dolor, al sentimiento nacional sólo vuelven a oírse en el siglo xvi, cuando ya era tarde, cuando franceses y españoles habían invadido el país. Puede afirmarse del patriotismo local, que vino a ocupar el lugar de este sentimiento sin sustituirlo. 254 Un ejemplo entre mil: la contestación del dux de Venecia a un agente florentino, aludiendo a Pisa, en 1496, Malipiero, Ann. Veneíi, en Archiv. Stor., V i l pág. 427.

DESARROLLO

DEL

INDIVIDUO

I . EL ESTADO I T A L I A N O Y EL I N D I V I D U O hombres de una raza. Fácil nos ha de ser demostrar que las circunstancias políticas tuvieron en ello la más eficaz participación. Ya en épocas anteriores y esporádicamente se dio en Italia la personalidad que sólo se apoya en sí misma, en una forma como, en los mismos períodos, no se revela —o Durante los tiempos medievales, no se va revelando"— en el Norte. las dos caras de la conciencia —la La serie de enérgicos malvados del que se enfrenta al mundo y la que siglo X que Luitprando describe, alse enfrenta a la intimidad del hom* gunos contemporáneos de Gregorio bre mismo— permanecían, como cu- V I I (léase a Benzo de A l b a ) , mubiertas por un velo, soñando o en chos de ellos enemigos de los priestado de duermevela. Este velo es- meros Hohenstaufen, revelan fisotaba tejido de fe, timidez infantil e' nomías de este tipo. Más adelante, ilusión; cl mundo y la historia apa- desde las jwstrimerías del siglo xiii, recían a través de él maravillosamen- aparece ya Italia pictórica de perte coloreados y el hombre se recono- sonalidades. Se ha roto totalmente cía a sí mismo sólo como raza, pue- el anatema con que se había estigblo, partido, corporación, familia u matizado al individualismo. Mil diotra forma cualquiera de lo colecti- versas fisonomías se van particulavo. Es en Italia donde por vez pri- rizando sin limitación. En cualquier mera el viento levanta ese velo. Se otro país, hubiera sido imposible despierta, así, una consideración el gran poema de Dante, ya por el ^^jetiva del Estado, y con ella un mero hecho de que el resto de Eumanejo objetivo de las cosas del ropa yacía aún bajo el signo de la Fstado y de todas las cosas del raza, a que hemos aludido; en mundo en general. Y al lado de Italia es cabalmente la abundancia esto, se yergue, con pleno poder, de lo individual lo que hace del lo subjetivo: el hombre se convier- augusto poeta el héroe nacional por Ic en individuo espiritual ^ y como excelencia de su tiempo. Sin embarlal se reconoce. Así se trguieron un go, la exposición de la riqueza de día el griego frente al bárbaro, el valores humanos en literatura y arárabe individualista frente a los de- te, la múltiple caracterización desi /is asiáticos que no se sentían sino criptiva, serán objeto de capítulos especiales. Aquí sólo trataremos del ' Póngase atención en expresiones hecho psicológico en sí. Con plena gomo las de "uomo singolare", "uomo entereza y decisión jjenetra Italia WÉix^ para el-grado superior y - ^ en la Historia: en la del siglo XTV lO", para el grado superior y el gra- se sabe poco de la falsa modestia suprcmo del desarrollo individual. 73 En la contextura de estos Estados, tanto si se trata de Repííblicas como de tiranías, reside, no la única, sino también la más poderosa razón de este temprano desarrollo que hace del italiano un hombre moderno. A esto se debe que él sea el primogénito de los hijos de la Eul u p a actual.

74

(ACOB

BURCKHARDT LA C U L T U R A DfiL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA 75

c hipocresía. Nadie teme llamar la atencióa, ser _d¡stjnto de los demás, y parecerlo.^ La tiram'a desarrolla por lo tanto, como hemos visto, hasta el grado máximo la individualidad del tirano mismo, la del propio condottiere^ y la de los talentos por ellos protegidos y explotados desconsideradamente como elementos del gabinete secreto: secretarios, funcionarios, poetas, ingenios de salón... Acuciado por la necesidad, el espíritu de estos hombres aprende a conocer sus propios recursos internos, tanto los duraderos como los del momento; su propio disf ru te de la vida aparece más intensificado y concentrado por medios espirituales, para poder dotar así del máximo valor posible a un período —acaso breve— de poder y de influencia. Pero no sólo en la clase dominante se observan impulsos de este tipo: tampoco en los dominados se echaban de menos. Dejemos aparte a los que consumían su vida en secretas rebeldías y en conspiraciones, para considerar solamente a los que se sometían, a los que se conformaban con ser meras gentes privadas, como la mayoría de los ha-

hitantes de las ciudades del Imperio. Bizantino o de los Estados mahometanos. Cierto que con demasiada frecuencia se les hizo difícil a los vasallos de los Visconti —por ejemplo— mantener la dignidad de su Casa y de su persona, y que fueron sin duda innumerables los que la servidumbre hizo sufrir en su carácter moral. Pero no sufrió por ello menoscabo lo que llamamos carácter individual, pues precisamente en una atmósfera de general impotencia política es donde mayor aliento encuentran las diversas orientaciones y aspiraciones de la vida privada, donde adquieren un carácter más enérgico y multiforme. La riqueza y la cultura —en cuanto podían mostrarse y competir— combinándose con una libertad municipal bastante considerable aún y con la existencia de una Iglesia no identificada con el Estado, como en Bizancio o en el mundo islámico, todos estos elementos reunidos favorecían, sin duda, el que surgieran modos de pensamiento individuales, y 'precisamente la ausencia de lucha entre los partidos proporcionaba el ocio necesario para elIo.^Es seguro que cl horiibre privado, políticamente indiferente, con sus ocupaciones, en parte serias, en ^ Así puede decirse que por el año parte de aficionado, surgió por vez 1390 no había en Florencia moda im- primera, con carácter ya rotundaperante en la indumentaria masculina, mente delineado, en estas tiranías pues cada uno se vestía según su ma- del siglo xiv. No pueden aquí, e s nera y según su gusto especial. Ver cierto, exigirse testimonios docuCanzone, de Franco Sacchetti, Centro mentales: los cuentistas, de quieneis alie nuove foggie en las Rime, publ. podía esperarse que nos ilustraran • por Poggiali, pág. 52. sobre este extremo, nos describen | También, ciertamente, la de sus esposas, como se observa en la Casa algunos tipos curiosos, pero sólo i de Sforza y en diversos otros linajes con designio parcial y por lo que de la Alta Italia. Véanse —por ejem- se refiere a la narración de un caso plo—• en las Clarae miilieres, de ]a- determinado. El escenario de tales cobus Bergomensis, las biografías de reíalos suele situarse generalmente Baítista Malatesta, Paola Gonzaga, Ur- en ciudades republicanas. sina Torella, Bona Lombarda, RiccarLas cosas en estas última^ favo da de Este, y de las principales mujeres de la familia Sforza. Hay entre elias recían también, aunque de?, modo raás de una verdadera virago y no distinto, el desarrollo del cáráctei falta el complemento del desarrollo in- individual. Cuanta mayor eradla fredividual como obra de la alta cultura cuencia con que se turnaban los humanística. partidos en el ejercicio del pod^r.

(anto mayores eran la energía v la capacidad que precisaba el individuo. Así llegaron a adquirir los hombres de Estado y directores del pueblo, sobre todo en la historia de Florencia,^ un perfil personal tan definido, que en el resto del mundo contemporáneo apenas podría, excepcionalmente, comparárseles nadie, ni aún un Jakob van Artevelde. Por otra parte, los que pertenecían a los partidos derrotados y subyugados, se encontraban a menudo en situación parecida a la de los vasallos de los Estados despóticos, sólo que el hecho de haber disfrutado ya de la libertad o de! poder, y acaso la esperanza de recuperarlos, prestaba más alas aún a su individualismo: Precisamente entre estos hombres del ocio involuntario se encuentra, por ejemplo un Agnolo Pandolfini ( f 1446), cuyo Trattato del governo della famigUa» constituye el primer programa de una existencia privada desarrollada ya totalmente. Su balance entre los deberes del individuo y lo inseguro c ingrato de la vida pública* puede considerarse, en su estilo, como un verdadero monumento de la época. Debe considerarse, por otra parte, que el destierro, o aniquila al

^ Franco Saccheti, en su Capitolio {Rime, publ. por Poggiali, pág. 56), enumera, por el año 1390, más de cien nombres de eminentes personalidades de los partidos imperantes fallecidas desde que el podía recordar. Por muíoviano Pontano, De fortiiudine, chas que sean las mediocridades oue lib, I I . Setenta años después, pregunincluya en su enumeración, e! cunjun- taría amargamente Cardamus (De vita lo no deja de constituir un documento propia, cap. 32): "Quid est patria, nisl de fuerza por lo que se refiere al consensos tyrannorum minutorum ad despertar de la individualidad. Sobre opprimendos imbelles tímidos et qui I j s Vite de FilHppo Villani, véase más plcrumque sunt innoxií?" [idclante. 8 De vulgari eloqu., lib. I, cap. 6. •^ Hay una nueva hipótesis, según Sobre la lengua ideal de Italia ver Cap. l;i cual se debería esta obra al arqui- 18. En cambio, sobre la añoranza de •.•xXo L. B. Alberti. Ver Vasari.. IV.la patria, los célebres pasajes del Pur'. r, nota núm. 5, ed. Leraonier. Sobre gatorio, V I H , I y sigs., y Paradiso, i'uidolfini ver Vespastano Fiorent., X X V . I. • •[<. 379. 9 Dantin Alligherii Epistolae, ed. Ca•• Trattato, pág. 65 y sigsrolus Witte, página 65.

hombre, o contribuye en grado máximo a su formación. "En todas nuestras ciudades populosas —dice Joviano Pon taño—' vemos una multitud de personas que han abandonado voluntariamente su patria; pero las virtudes se llevan a todas partes con uno mismo." Y es que, efectivamente, no se trataba siempre de desterrados en sentido estricto; millares, entre ellos, habían abandonado voluntariamente su patria porque la situación política o económica había llegado a hacérseles insoportable. Los emigrados florentinos en Ferrara, los lucenses en Venecia, etc., constituían verdaderas colonias. El cosmopolitismo que se desarrollaba en los desterrados de mayor inteligencia es una de las fases superiores del individualismo. Como ya hemos recordado, Dante encuentra una patria nueva en el lenguaje y la cultura de Italia. Pero va más lejos aún cuando afirma que su patria es el mundo...^ Cuando se le ofreció el retorno a Florencia en condiciones humillantes, replicó: "¿No puedo ver en todas partes la luz del sol y de las estrellas? ¿No puedo meditar, dondequiera, sobre las más nobles verdades, sin que, por ello, tenga que aparecer, ante el pueblo y la ciudad, en situación de deshonra o aún de ignominia? ¡Ni siquiera el pan de cada día ha de faltarme!".* Con elevada entereza subrayan los artistas su libre su-

76

JACOB i i U l í C K H A R D T

1 A C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

77

pertoridad sobre todo accidente de lugar. "Sólo quien todo lo ha aprendido — dice Ghiberti — no es en ninguna parte un extraño; aunque se le prive de su fortuna, aunque se encuentre sin amigos, en cualquier ciudad donde resida y

pueda aguardar sin miedo las vici-1 situdes del destino, será siempre un' ciudadano." De modo semejante se expresa un humanista desterrado: "Dondequiera que el sabio establezca su sede, allí encontrará su patria"

ü . L A M A D U R E Z DE L A P E R S O N A L I D A D Una mirada perspicaz, acostumbrada a temas de historia de la cultura, sería capaz de ir siguiendo, paso a paso, el aumento gradual de personas perfectamente cultivadas en el transcurso del siglo xv. SÍ el proceso en cuya virtud adquirían aquel armonioso contorno, tanto en lo espiritual como en la vida externa, era algo que se habían impuesto a sí mismas como meta consciente, claramente definida, resulta difícil afirmarlo; pero en alguna es evidente que ocurría así. naturalmente dentro de los líjuites que permitía la imperfección de todo lo terrenal y humano. Prescindamos de un caso como eí de Lorenzo el Magnífico, renunciando a hacer balance de lo que en él haya de atribuirse a la suerte, a sus dotes personales o a su carácter; detengámonos, en cambio, en una personalidad como la de Ariosto, revelada principalmente en sus sátiras. ¡Hasta qué perfecto acorde aparecen en ellas equilibrados ei orgullo del hombre y del poeta, la ironía ante los propios goces, el más fino sarcasmo y la más profunda benevolencia! Ahora bien, cuando este impulso que aspiraba al perfeccionamiento máximo en la formación de la personalidad coincidía con una naturaleza realmente poderosa y al mismo tiempo dotada de múltiples aspectos, que dominaba todos los elementos de la cultura contemporánea, surgía entonces el hombre universal, "l'uomo universalc". tipo humano que pertenece exclusivamente a Italia. Hombres de conocimientos enciclopédicos los ha habido durante toda la Edad Media en diversos países, porque todos estos conocimientos aparecían muy poco diferenciados; y aún bastante adelante en el siglo xii nos encontramos con artistas universalmente dotados, porque Jos problemas de la arquitectura eran relativamente simples y homogéneos, y en la escultura y en la pintura el obieto por representar predominaba sobre la forma. En la Italia del Renacimiento, nos encontramos, en cam

V

Codri Vrcei vita, que anieccde a sus Opera. Cierto que esto linda ya con el "Ubi bcne, ibí patria". La multitud de goces espirituales neutros no vinculados a ningún lugar, de la cual los itahanos cultos iban adquiriendo' cada día una conciencia mayor, les atenuaba, de modo notable, las penalidades del destierro. Por lo demás, cl cosmopolitismo aparece siempre como signo de una época de refinamiento intelectual, pues en virtud de éste se descubren nuevos mundos y ya no satisface lo viejo y conocido. Se observa, de manera muy visible, entre los griegos, después de la guerra del Pelopu neso; Platón, como dice Niebuhr, no era un buen ciudadano, y I<|nofonic era un mal ciudadano; Diógenés pru clamaba como un verdadero placer el no tener pah-iii y se llamaba a' sí «^lit. i« Ghiberti, Secondu commentano. mo 'áTioXu-, como puede leiSrse ^-en ^ cap. X V (Vasari, ed. Lemonier, 1. pá- Laercio. gina X X I X ) .

, con el caso singular de artistas que han sido capaces de crear algo •luevo y. en su género, perfecto, en "das las esferas del arte y que emás de esto, e n lo meramente imano, como hombres, nos prolucen la más profunda impresión. Giros demuestran, fuera del arte que les es propio, una capacidad, tmiversal igualmente, en una esfera ' mensa de lo espiritual. Dante, a quien ya en vida llamaan unos poeta, otros filósofo y otros leólogo,^^ rebosa, en todos sus escritos, de fuerza personal y subyugadora, hasta un extremo tal, que '•I lector se siente avasallado aún i-seindiendo del tema. ¡Qué fuerza de voluntad incalculable presupone ya la" realización, iiieonmovible. uniforme, de la Divi' Comedia! Y si se considera cl iilenido, puede decirse que no istc un solo tema importante en ludo el mundo exterior y del espíritu que no haya sondado y sobre | | [ cual su testimonio —^muchas veP k ' de unas pocas palabras— no constituya la voz más trascendente de aquellos tiempos. Su pensamien10, por lo que se refiere a las artes plásticas, tiene un valor doeumenuil, y lo posee por razones de más )cso que el haber escrito algunas incas sobre los artistas eontempofíneos; pronto hubo de convertir•1 él mismo en fuente de insplra^ R n * de pronto es el siglo xv, por ^ W e n c i a , el siglo de las capacidaHp.universales. Apenas encontranlns biografía en que no se men>iien dotes secundarias del biograliado que rebasan la medida del Boccaccio, Vita di Dante, págiLos ángeles que dibujaba en taen el aniversario de la muerte ueatriz (Vita Niiova, pág. 61), pu"in ser, ciertamente, algo más que de delineante. Leonardo Aretino que dibujaba "egregiamente" y era un gran amante de la música.

diletantismo. El mercader yhíMnbre/ de Estado florentino son, frecuen-| temente, doctos en ambas lenguas, antiguas; los más célebres huma-, nistas han debido leer —él y sus hijos— pasajes de la Etica y la Política de Aristóteles.^'' También a las jóvenes se les daba una instrucción depuradísima; en realidad se encuentran aquí los comienzos de la más alta educación privada. El humanista, por su parte, se ve obligado a desplegar una actividad^ de , máximo carácter universal, desde eli ^ momento que sus conocimientos nó\ le servían sólo, como hoy ocurre.' para el estudio objetivo de los tiempos clásicos, sino que presuponían una aplicación cotidiana a la vida , real. Además de hacer estudios sobre Plinio, por ejemplo,"' va creando colecciones de historia natura!; partiendo de la geografía de los antiguos, se convierte en moderno cosmógrafo; siguiendo el modelo de sus historiadores, compone historias de la época; como traductor de las comedias de Planto, dirige luego las representaciones teatrales; imita, lo mejor que puede, toda sugestiva forma de literatura antigua —hasta el diálogo de Luciano— y hace, por añadidura, de secretario y diplomático, aunque no siempre para dicha suya. Ahora bien, entre estos hombres de vastas capacidades, se destacan algunos que podríamos llamar, real y literalmente, universales. Antes de entrar en detalles sobre la vida y " Ver especialmente Vespasiano Fiorentino, fuente documental de primer orden por lo que se refiere a la educación florentina del siglo xv (en nuestro caso v. espec. págs. 359, 379, 401, etc.) Ver igualmente la bella c instructiva Vita fannoctii Manetií (nació en 1396), Muratori, X X . n* Para el texto a continuación, véase, por ejemplo, la caracterización de Pandolfo Collenuccio, de Perticari, en Roscoe, Leo X, ed. Bossi, Ul, págs, 197 y sigs., y Opere del Conté Penicari. Milán, 1823, vol. ÍL

»

78

lAOOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

79

educación de la época, consideremos aquí, en los umbrales del siglo xv, a uno de aquellos seres titánicos. Nos referimos a Leone Baltista Alberti. Su biografía —sólo un fragmento— nos habla de él como artista y no menciona, en absoluto, su alta significación en la historia de la arquitectura; veremos lo que fue, aiJn sin esta celebridad especial. Desde su infancia fue Leone Battista el primero en todo aquello que es digno de encomio. De su habilidad en toda índole de eiercicios físicos y gimnásticos se nos cuentan cosas increíbles. Con los pies ¡untos saltaba por encima del hombro de una persona; en la catedral lanzaba al aire una moneda y se la oía retiñir en las bóvedas más altas; los corceles más vigorosos se estremecían y temblaban aterrorizados cuando eran cabalgados por él. En tres cosas quería aparecer impecable: en el andar, en el cabalgar y en el hablar. Aprendió la música sin maestro y sus composiciones fueron, no obstante, admiradas por gente del oficio. Obligado por la pobreza estudió ambos Derechos durante muchos años, hasta enfermar gravemente por agotamiento. Cuando a los veinticuatro años advirtió que se debilitaba su memoria, pero su sentido objetivo permanecía incólume, se dedicó a la física y a las matemáticas y aprendió, de paso, todas las técnicas imaginables, consultando con artistas, interrogando a sabios y artesanos de toda especie —^hasta a zapateros— sobre sus secretos y experiencias del oficio. Pintaba además y modelaba; hacía retratos de gran parecido, muchos de memoria. Gran adJ« Muratori, XXV, col. 295 y sigs. Complétese con Vasí'ri, TV, 52 y sigs. Un diletante universal, por lo menos, y maestro en varias disciplinas, era, por ejemplo, Mariano Socini, s¡ hemos de dar crédito a su caracterización por líneas Silvio, Opera, pág. 622, Epist. 112.

miración despertó también su caja misteriosa, una especie de cámara oscura donde podía verse el orto de la "luna en la noche sobre tin fondo de rocosas montañas, dontír hacía aparecer vastos paisajes con montes y ensenadas y nebulosas lejanías y donde el espectador podí;i presenciar el arribo de flotas, bajo un sol radiante o bajo un cielo nublado. Pero también reconocía v acogía notablemente la obra de l o s demás y consideraba, en genera!, toda creación humana, que de al gún modo respondía a las leyes de la belleza, como algo casi divino.^' Añádase a esto su actividad de escritor, especialmente en obras sobre el arte, que constituyen jalones > testimonios fundamentales del renacimiento de l a forma, sobre todo cu arquitectura. Y aún compuso prosas, novelas cortas, etc., en latín —algunas de estas creaciones, llegaron a confundirse con obras an tiguas—, así como brindis jocosos, elegías y églogas; dejó además una obra en italiano "sobre el gobierno de la familia", en cuatro libros.^^ y hasta una oración fúnebre a su perro. Tanto en lo festivo como en lo grave, sus palabras fueron consideradas dignas de recopilarse: re producidas en parte, llenan columnas enteras en las mencionadas biografías, Y cuanto poseía íntimamcn te, cuanto sabía, lo comunicaba sin la menor reserva, como hacen siempre las naturalezas realmente gene rosas: hasta hizo donación gratuita de sus más grandes invenciones. Linalmente, es preciso mencionar el más entrañable raudal de su espí ritu: un afán de convivencia, lleno de simpatía, casi neurótico, hacia / i'T "Quicquid ingenio esset hominur.i cum quadam affectum .elegantia id propc divinum ducebat.", ifl Esta obra, que norha 'kgado ;i nosotros, se ha pretendido iaentifícaí esenciahnente con el Trattato | e Pan doljinl (La presentación es ciértamen te de Albertí-'í

das las cosas. A la vista de árboles magnfificos. o de las mieses en Niizón, se le arrasaban ios ojos; veneraba a los ancianos hermosos y dignos como "una delicia de la naturaleza" y no se cansaba de contemplarlos; también sentía gran afición hacia los animales de forma perfecta, viendo en ellos criaturas lávorecidas por la naturaleza; más de una vez, hallándose enfermo, la vista de un bello paisaje bastó para curaric."'^ N o es, pues, milagro t|uc los que observaban su íntimo y misterioso trato con el mundo exterior le atribuyeran también un don de profecía. Parece que predijo fíxactamente uní), crisis de la casa de Este, y también el destino de Plüi'encia y el de los "papas por una hcrie de años. Pretendióse que su

mirada penetraba en el interior del hombre, pues dominaba la ciencia del rostro humano. Se sobrentiende que toda su personalidad estaba poseída y sostenida por una fuerza de voluntad intensísima. Como los más grandes entre Jos grandes del Renacimiento, decía también él que "los hombres, si quieren, lo pueden todo". Comparado con Alberti, era Leonardo da Vinci lo que es la obra perfecta y acabada respecto del boceto, lo que es el maestro respecto del aficionado. [Ojalá encontrásemos completado cl libro de Vasari con una descripción, como en el caso de Lcone Battista! Pero no podemos jamás sino presentir de lejos los grandiosos contornos de la personalidad de Leonardo.

478324
III. EL S E N T I D O M O D E R N O DE L A G L O R I A Al desarrollo del individuo, tal como lo hemos descrito, corresponde \ utiii nueva forma de valorización hacia el exterior: el sentido modersólo dentro del mundo caballeresco. En Italia, en cambio, apareció en aquella época la equiparación de clases, lo mismo ante la tiranía que no de la gloria.2« ante la democracia; asimismo se l'uera de Italia vivían las distin- anuncian ya indicios de una socieliis clases sociales cada una para sí, dad general que —^hcmos de antiiiMi S U característico honor medieciparlo aquí— se apoyaba en las val de clase. La gloria poética de literaturas itahana y latina: era melos trovadores, por ejemplo, existía nester este himius para hacer germinar el nuevo elemento. Añádase a esto que los autores romanos, que En su obra De re aedificuioria, lllv. V I H . cap. I, se encuentra una de- se habían empezado a estudiar con finición de lo que puede considerarse diligente entusiasmo, aparecían embebidos en el concepto de la gloría, i t i i i i o un camino bello: "Si modo maM-, modo montes, modo lacum fluentera y que ya su simple contenido objeluiiiesve, modo aridam rupem aul pla- tivo —la imagen del Imperio unitliliem, modo nemus vallemque exhi- versal de Roma— imponía un conslieliit." tante paralelo a la vida italiana. En •'' Una sola cita: Blondas. Roma lo sucesivo, toda apetencia y toda tnumphans, lib. V, pág. 117 y sigs. don- realización estarán en los italianos óle se recopilan las definiciones que condicionadas por un supuesto mo.ir ta gloria Tiacen los antiguos y don'li- la avidez de gloria se considera ral previo que el resto del Occiden''> l i a para los cristianos. El escrito te desconocía. u rroniano De gloria, que aún poTambién aquí —como en toda ivera Petrarca, se considera perdido cuestión esencial— hemos de oír i- i l e entonces, como es sabido. a Dante. Con toda la fuerza de su

MUOTCCA CENTRAL,
U.M.A.IÉ.

80

JACOB BURCICHARDT

I.A C U L T U K A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

8]

alma aspiró al laurel del poeta; ^ hace también resaltar que, como publicista y literato, sus creaciones son esencialmente nuevas y que, en su arte, no sólo es el primero en hollar nuevos campos, sino que quiere que se reconozca así.-- Sin embargo, también habla, en sus escritos en prosa, de ias incomodidades de una gloria excesiva; sabe muy bien que el conocimiento personal del hombre famoso es causa de muchos desencantos y desilusiones y considera que ha de buscarse la cultw de todo ello en la fantasía pueril de las gentes, en la envidia y en la propia impureza del personaje de que se trate.^ Pero, en resumen, su gran poema mantiene el criterio de la vanidad de la gloría, aunque de un modo que delata paladinamente que su corazón no había logrado por completo desasirse del viejo anhelo. En el Paraíso la esfera de Mercurio es la sede de los bienaventurados ^-f que aspiraron a la gloria en la Tierra y agraviaron con ellcí los "rayos del verdadero amor". Es bien elocuente que en el Infierno las pobres almas pidan a Dante que renueve y mantenga vivas su memoria y su gloria en la Tierra.-'^ mientras las almas del Purgatorio sólo su intercesión suplican; en 21 Paradisso, X X V , al comienzo: "Se mai continga, etc." Ver Boccaccio. Vita di Dante, pág. 49. "Vaghissimo fue d'onore e di pompa, e per awentura pití che alia sua Ínclita vírtú non si sarebbe richiesto". 22 De vulgari cloquentia, lib. I. Y de modo muy especial en De Monarchia, lib. I , cap. I , en que expone el concepto de monarquía no sólo para ser útil al mundo, sino también "ut palmam tanti bravü primus in meam gloriara adipiscar". ^ Convito. ed. Venezia 1529, fols. 5 y 6. 24 Paradisso, V I , 112 y sigs. Por ejem. en Infierno, V I , 89; X I I I . 53; XVI, 85; X X X I . 127. 2« Purgatorio. V , 70. 87, 133, V I , 26; V I H , 71; X, 31; X l l l . 147.

un célebre oasajc llega a condenarse la avidez de gloria —"lo gran disio dell'eccellenza"— por el mero hecho de que la gloria intelectual no es algo absoluto, sino algo que depende de las épocas y que en determinadas circunstancias puede ser superada y oscurecida por i sucesores de más erandes méritos. 1 La generación de poetas filólogos que va surgiendo en pos de Danic alcanza la gloria en un doble sentido, pues además de llegar a ser ellos mismos las más reconocidas celebridades de Italia, disponen conscientemente, como poetas e historiadores, de la gloria de los demás. Como símbolo extemo de este género de gloria ha de considerarse la coronación de los poetas. Un contemporáneo de Dante, Aíbertinus Musattus o Mussatus, coronado como poeta en Padua por el obispo y el rector, era ya glorificado en una forma que rozaba la idolatría. Todos los años, por Navidad, llegaban escolares y doctores de ambos colegios universitarios ante su casa, en solemne procesión, con trompetas, y hasta con hachas encendidas, para saludarle^" y obsequiarle. Toda esta magnificencia duró hasta que cayó en desgracia con los tiranos de tumo (de la Casa de Carrara). Con toda plenitud disfruta asi-' mismo Petrarca de la nueva consagración . antiguamente reser\'ada a los héroes y a los santos, pero él también llega a convencerse, en sus últimos años, de sus incomodidades 27 Purgatorio, X í , 79-117. Adem;'is de la gloria encontramos aquí "gridu. fama, rumore, nominanza, onore", oi decir, meras perífrasis de la misma cosa. Boccaccio escribía —como confiesa en su epístola a Joh..^'Piziníi.i (Opere volgari, volumen XVT)— "p^rpetuandi nominis desiderio", 28 Scardeonius, De urb. Patav. untiq. (Graev., Thesaur., V I , 111, cul. 260), Quede sin decidir si Ka davlecrsu "cereis muneribus", o acaso ccrtii muneribus". é ^

molestias. Su apístola A la PosAl culto de las casas natales ha •idad^ es el balance del hombre de añadirse el culto de las tumbas i c j o y celebérrimo que ha de sade hombres célebres; ^ en el caso tisfacer la curiosidad pública; quide Petrarca hay que incluir asimissiera disfrutar de gloria en la posteridad y privarse de ella en v¡da:^<* mo el lugar donde murió, pues que en su diálogo de la Dicha y la en su memoria y en su honor sc Desdtcha,3i el contradictor, que ha- convirtió Arquato en lugar prefeblando de la gloria demuestra su rido de los paduanos, que lo hervanidad, está tratado con mayor vi- mosearon con bellas residencias,"'' gor. Sin embarpo, ¿vamos a mos- y ello en una época en que en los trarnos severos con Petrarca viendo países nórdicos no existían, en abue so alegra porque el Paleólogo soluto, "lugares dedicados a granulócrata de Bizancio le conozca des hombres", sino imágenes y reor sus escritos, tanto como él em- liquias objeto de romerías v pereperador Carlos IV?.-"*^' Porgue s u grinaciones. Era cuestión de honor fama, en vida, había traspasado, en para las ciudades el poseer los resefecto, las fronteras de Italia. ¿ Y tos de celebridades propias y exhemos de considerar justa su trañas, y se asombra uno de la loción cuando en ej curso de una seriedad con que los florentinos, visita a su patria, Arezzo, sus ami- ya en el siglo xiv —mucho antes gos le llevaron a la casa en que de Santa Croce—, aspiraban a conliabía nacido, haciéndole saber nue vertir su catedral en panteón. Sewk ciudad se encargaría de que to- pulcros suntuosos guardarían los 0 se mantuviera allí intacto? An- restos de Accorso, de Dante, de ís se consagraban y se conservaban Petrarca, de Boccaccio y del jurista ' habitaciones de algunos grandes Zanobi della Strada. En pleno siglo utos como, por ejemplo, la celda XV Lorenzo el Magnífico, en perilc santo Tomás en los Dominicos sona, hizo pestiones cerca de las de Nápoles o la Porciúncula de San autoridades de S|K)leto para que le ">ancisco de Asís: todo lo más. alcedieran, con destino a la catedral, nos grandes juristas disfrutaban le aquel prestigo scmímítico que los restos del pintor Era Filippo •^clamaba talos honores; así, por Lippi, y le contestaron que no poejemplo, aún hacia fines del siglo dían complacerle, porque no andaV1V, llamaba el pueblo en Pagnodo, ban tan sobrados de orestigios, y a a de Florencia, studio de Accur- menos de personajes célebres, para i i s a un viejo edificio, aunque pcr- poder prescindir de él. Y efectivarrútió que fuera destruido. Proba- mente, fue menester conformarse tilemente. los altos ingresos y las con un cenotafio. El propio Dante, elevadas relaciones de determinados a pesar de todas las gestiones que, luristas exaltaron a la larga la fan- acuciadas por Boccaccio con enfática amargura,^" hizo su ciudad naI !• í;i de la gente. tal, siguió durmiendo el sueño etec: .... 5" Epístola de origine et vita, etc., comienzo de sus Opera: "Franc. Pe^ Ambas cosas se tienen en cuenta 1)11rca Posteritati salutem". Ciertos moen la inscripción sepulcral de Boccacmos y severos críticos de la vanidad cio: "Nacqui in Fircnze al Pozzo TosPetrarca no hubieran conservado, canclli; di fuor sepolto a Certaldo giacsu lugar, tanta bondad y llaneza. cio". Véase Opere volgari di Bocc, -K' Opera, ed. 1581, pá«. 177: De vol. XVI, pág. 44. tbritale nominis importuna. 3-* Michclc Savonarola, De laudibus De remediis utriusque foríunae, Patavii, en Muratori, X X I V , col. 1.157. •im. aíí Boccaccio, Vita di Dante, págiFilippo Villani, Vite. pág. 19. na 39.

82

lACOB

BUKCKHARDT 1.A C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O líN ITALIA

83

no en San Francisco de Rávena "entre viejos sepulcros de emperadores y tumbas de santos, en más digna compañía que la que tú, ¡oh, patria!, pudieras ofrecerle". Llegó a ocurrir, por aquel entonces, que un exaltado tomase los cirios de ante el crucifijo del altar y los pusiera en el sepulcro de Dante con estas palabras: "Tómalos, eres más digno de ellos q u e . . . el Crucificado'*.»* También se acordaban las ciudades italianas de los hijos y habitantes preclaros que tuviera en la Antigüedad. Tal vez Ñapóles no habría nunca olvidado por completo su sepulcro de Virgilio, pues que a este nombre se había vinculado ya un concepto casi mítico. Padua, aún en el siglo xvi, estaba totalmente convencida de que poseía no sólo los restos verdaderos de su fundador, el troyano Antenor, sino también los restos de Tito Livio."^ "Sulmona — dice Boccaccio — se queja que Ovidio fuera inhumado lejos, en el destierro, y Parma se siente orgullosa que Casio duerma dentro de sus muros",''** Los manluanos acuñaron en el siglo xvi una moneda con el busto de Virgilio y le erigieron una estatua que pretendía representarle; con soberbia de señor medieval. Cario Malatesta, tutor entonces de los Gonzaga, la mandó derribar en 1392; pero, como ia gloría del poeta resultó ser más fuerte, tuvo que mandarla levantar de nuevo.-^" Tal vez se enFranco Sacchetti, Novella. 121. •''7 Del primero en el conocido sarcófago de San Lorenzo y del segundo en el Palazzo della Ragione, sobre una puerta. Más detalles sobre su descubrimiento en 1413, en Missión, Voyage en ¡talle, vol. I. Vita di Dante, l. c. Cabría preguntar cómo, después de la batalla de Fíllipos, pudo ir a parar a Parma el cadáver de Casio. .•¡(I "Nobililatis fastu*' y "sub obtenía rcligionis", dice Pío l í {Comment.,

señaba ya entonces, a dos millas de la ciudad, la gruta donde es fama que meditó" Virgilio,*^ tal como la "Scuola di Virgilio" en Ñapóles. La ciudad de Como se apropió de lo!^ dos Punios y los glorificó hacia fines del siglo XV en dos estatuas sedentes, bajo graciosos baldaquinos, en la fachada de su catedral.-" Y tanto la historia como la topografía, recién nacida entonces no dejarán en adelante ninguna gloria I nacional sin registrar, mientras en I las crónicas septentrionales sólo i aquí y allá, entre papas, emperado'res, terremotos y cometas, se hace la observación incidental de que por aquellos tiempos "floreció" C S I l o aquel hombre célebre. De que manera, bajo el influjo, esencialmente, de la fama, se desarrolló una excelente escuela biográfica, lo con sideraremos en otra ocasión; aqui nos referiremos únicamente al pa triotismo local del topógrafo, que registra, en cuanto a la gloria se refiere, las aspiraciones de su ciu .^dad. En la Edad Media las ciudades estaban orgullosas de sus santos y de las reliquias que conservaban en sus templos.'*- Con aquéllos empic za todavía su enumeración, por el año 1450, el panegirista de Padua Michele Savonarola; ^ pero pasan luego a tratar de los "hombres célebres que no han sido santos", aunX, pág. 473). El nuevo género de gu l ria tenía que pareccrlcs incómodo a muchas gentes acostumbradas a otr.^ cosa. Véase Neuesle Reisen de KeysIcr, página 1.106. •íi Como es sabido. Plinio et Viejo. era de Verona. *~ A esta actitud rcspbnde aún esencialmente, el curioso escrito D< Laudibus Papiae (Muratori. X ) , d-.! siglo xtv; mucho orgulíq municip;v pero nada de gloria, especialmente hi\ blando. ^-'í De laudibus Patavii^ en Muraío n, XXIV, col. 1.151 y siguicnés.

que por su admirable espíritu y por santo. Menciona después el autor su fuerza insigne (virtus) merecen una multitud de juristas, médicos acr colocados junto a los santos, lo y nobles, que no sólo habían recimismo que en la antigüedad la fi- bido, como tantos, la dignidad cagura del hombre célebre lindaba con balleresca, "sino que la habían la del héroe.^* La siguiente enume- merecido". Añade una lista de meración es en alto grado caractcrísti- cánicos, pintores y músicos famosos tico de la época. Viene en primer y termina con un espadachín. Milugar Antenor, hermano de Priamo, chele Rosso, cuya figura aparecía que con una hueste de troyanos fu- pintada en muchos lusares como el gitivos funda Padua; luego el rey más célebre de los esgrimidores. Dárdano, que venció a Atila en los \ funto a estos ecos de gloria local, Montes Eugareicos, le persiguió y ^n los cuales se confunden mito, lele mató en Rimini con un tablero yenda, invención puramente literade ajedrez; el emperador Enrique ria, prurito de destacarse y asomIV, que mandó construir la catedral; un rey Marco, cuya cabeza se bro popular, van laborando los poeconserva en Monselice; siguen lue- tas filólogos en la erección de un go un par de cardenales y prelados panteón general de glorias univercomo fundadores de prebendas, co- sales; escriben compilaciones de las legios e iglesias; el célebre teólogo vidas de hombres y mujeres céleFra Alberto el Agustino; una serie bres, a menudo bajo la influencia de filósofos, con Paolo Véneto y directa de Cornclio Neix)te, del falcl un ¡versal mente conocido Pietro so Suetonio, de Valerio Máximo. de Abano a la cabeza; el jurista Plutarco (MuUerum virtutes). HicPaolo Padovano; y, en fin. Tito Li- ronymous: (De viris illustribus), etc. vio y los poetas Petrarca, Mussato, O poetizan, sencillamente, a base Lovato.. . Si se advierte al^na es- de visionarios cortejos triunfales, de casez de celebridades guerreras, el ideales y olímpicas asambleas, como autor se consuela con la compensa- Petrarca en su Trionfo della {ama, ción por el lado docto, pensando en por ejemplo, Boccaccio en su AmoO carácter más duradero de la glo- rosa visione, con cita de centenat ria intelectual, ya que la gloria gue- res de nombres, de los cuales correra es enterrada, a menudo, con rresponden las tres cuartas partes, el cuerpo del héroe, y si dura, '^''•^ por lo menos, a la Antigüedad, y el H los sabios lo debe. También cons- resto a la Edad Mcdia.^^ Poco a tituye un honor para la ciudad que por propia voluntad de éstos fue^5 En Casus virorum illustrium de nm inhumados, dentro de sus muros, ítueri-eros que no habían nacido Boccaccio sólo el libro último —el noen ella, militares famosos como Pie- veno— corresponde a tiempos posteiro de Rossi, de Parma, Filippo Ar- riores a ía Antigüedad- Lo mismo ocurre —mucho después— con el libro iel Ii, de Piacenza, y sobre todo 21 de los Commentarii ur&aní de Ralph. tiattamelata de Narni ( t 1442), cu- Volaterranus, que es el noveno de la i& estatua ecuestre en bronce, como Antropología; de los papas y los emti de "un César triunfador", se er- peradores trata en los libros 22 y 23 especialmente. En la otra De claris guía ya entonces en la iglesia del mulieribus del agustino Tacobus Bergomensis (hacia el año 15ÍX>) pág. 105, nota, predomina la Antigüedad y. más "Nam et veteres nostri tales aut aún, la leyenda, pero luego nos da algunas valiosas biografías de mujeres •livos aut aetema memoria dignos non halianas. En Scardeoníus (De urb. Paiiiiinerho praedicabant. Quum virtus tav, antiq., en Graev., Thesaur., V I MÍNIMA sanctitatís sit consocia et parí I I I , col. 405 y sigs.), sólo se enume¡•iiiaiitur pretio."

84

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U l . T U l í A ütíL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

85

poco se va íratando este elemento, relativamente moderno, cada vez con mayor relieve. Los •historiadores incluyen ya las características personales en sus obras y surgen colecciones de biografías de contemporáneos célebres, como las de Filippo Villani, Vesnasiano Fiorentino y Bartolommeo Facio,^* en último término, la de Paulo Jovio. lín cambio Jos países nórdicos, hasta que Italia influyó sobre sus autores (sobre Trithemius, por ejemplo), sólo tienen leyendas de santos e historias y descripciones sueltas de príncines y eclesiásticos, que en el fondo salen aún de la leyenda y que, estrictamente, puede decirse que están desvinculados de cuanto se refiere a la gloria, es decir, a ta notoriedad alcanzada personalmente. La gloria del poeta queda limitada al círculo de determinadas clases sociales; en los países nórdicos sabemos ios nombres de los artistas, casi exclusivamente, en ran paduanas célebres, en primer término en una leyenda de la época de las emigraciones; vienen luego tragedias, rebosantes de pasión, con cl tema de las luchas entre los partidos en los siglos XIII y XIV; a continuación algunas figuras de temerarias heroínas y seguidamente las figuras de la fundadora de conventos, de la consejera política, de la médica, de la madre de tiumcrosos y excelentes hijos, de la mujer docta, de la rústica que mucre por conservar su inocencia y, finalmente, la de la hermosa y doctísima mujer del siglo xvi, a cuyos pies llueven los poemas. Termina con la poetisa y la novelista. Un siglo después hubiera sido necesario añadir, a la lislii de toda,s estas paduanas célebres, la profesora. Las mujeres famosas de la Casa de Este en Ariosto, Orlando furioso, XIII. Los V i V i illustres de Fació, una de las más importantes obras de este tipo, del siglo xvi (editor Mehus). no me ha sido accesible, desgraciadamente.

cuanto figuran como artesanos o F miembros de un gremio. El poeta filólogo tiene, empero, en Italia, la clara conciencia —como ya hemos dicho— de que cl es el administrador de la gloria y hasta de la inmortalidad. Y también del olvido."'''' Y a Boccaccio se queja de una bella celebrada por él, que no ablandó su corazón para que la siguiera cantando y alcanzar así notoriedad, y le da a entender que en adelante va a hacer la prueba con el vituperio.""* Saimazaro amenaza con la oscuridad eterna a Alfonso de Ñápeles *^ —que huyó cobardemente ante Carlos V I H — en dos magníficos sonetos. Angelo Poliziano conmina seriamente (1491) a! rey de Pürtugal,"-" con motivo de los descubrimientos de África, pa ra que vele por lo que se refiere ;i la gloria y a la inmortalidad, para lo cual debe mandarle a tiempo ;i Florencia los materiales, a fin deque ét, Polizano, les dé "estilo' (operiosus excolenda): de lo con trario, podría ocun-irle lo que a aquellos cuyos hechos, privados de la ayuda de los sabios, "quetlaron ocultos en la basura de la h u m a i K i fragilidad". El monarca (o en su lugar un canciller de pujos h u m a nísticos) aceptó el negocio y prív metió que, por lo menos, se man darían a Florencia, en traducción italiana, los anales portugueses dv los hechos de África, para que consagrasen en lengua latina. Si a-í se hizo realmente, no lo sabemos Semejantes pretensiones no son tan vacuas como pueden parecer a pri

»

mera \ista. N o es indiferente, ni ^Duchísimo menos, la redacción H | que aparecen las cosas (aún las 'más importantes) ante los contemporáneos y ante ta posteridad. El mundo lector de Occidente estuvo durante largo tiempo realmente dominado por los humanistas italianos cun su método narrativo y su latín. los mismos poetas italianos, has*I siglo xviii, llegaron a un núK> de lectores mucho tnayor que r d c ningún otro país. Por sus relatos de viajes, el nombre de pila I'1 florentino Americo Vespucci llea ser el nombre de la cuarta j M r t e del Mundo. Y si Paulo Jovio, con toda su superficialidad y su arbitrariedad elegante, se prometió la inmortalidad,^^ no hay duda de que hus esperanzas no han quedado del ludo defraudadas.

^7 Ya un juglar latino del siglo xii —un escolar vagabundo que mendiga un traje con su canción— «menaz;i con él. Véase Carmina Burdt'ia, página 76. í « Boccaccio, Opere v^^ari, vul. XVI en el soneto 13: Palljdo, v^nto. etcétera. . ' Entre otros, en Roscoe, eco V, ed. Bossi, página 203. i Angelo Poliziano. Fpp.. lib. \ .

rece traer más glorja que desdoro, cualesquiera que sean su índole y su desenlace".^- En ocasión de más de una empresa sorprendente y terrible se nos da como motivo, en ecuánimes historiadores, el deseo ardiente de consumar algo grande y memorable. Revélase aquí, no una mera degeneración de la vanidad común, sino algo realmente demoníaco, es decir: una falta de libertad en la decisión, unida al apelar a recursos extremos, sin que importe el éxito mismo como a tal. El propio Maquiavelo enfoca así, por ejemplo, el carácter de Stefano Porcari (véase página 58."^' Los documentos sobre los asesinos de Galeazzo María Sforza (ver página 32), que se han conservado, vienen a decimos lo mismo, poco más o Junto a semejantes medidas para menos. Hasta Varchi (en el libro HUrantizar externamente la gloria, se V ) atribuye el asesinato del duque descorre aquí y allá la cortina, y Alessandro de Florencia (1537) a descubrimos entonces, en su pavo- ' la avidez de notoriedad de Loreni'üsa y verdadera expresión, la am- zino Medici (véase página 33). Pebición más colosal y ta más increí- ro este tipo de motivación aparece ble sed de grandeza, prescindiendo destacado con mucho más vigor en Lorenzino, puesto en del objeto y del éxito mismos. Así. Paulo Jovio; Maquiavelo, en el prólogo a sus la picota por un panfleto de Molza, Historias florentinas, censura a sus a causa de la mutilación de esta[•rcdecesores (Lionardo Aretino, tuas antiguas en Roma, medita rea>í;gio) por el silencio, demasiado lizar un hecho cuya "novedad" haga .reto que guardaron en cuanto olvidar aquella ignominia. Y asesirefería a los partidos de la ciu- na a su príncipe y pariente. Son 1. "Se equivocaron en muy gran éstos auténticos rasgos de esta épodida, demostrando con ello que ca de energías y pasiones agitadas, lücíaii poco la humana ambición pero ya en trance de desesperación, •u avidez de perpetuar la fama como lo fue un día el incendio del su nombre. jCuántos que no pu- templo de Efeso en tiempos de Fiton destacarse por nada loable lipo de Macedonia. intentaron por la ignominia! ¡No •iisideraron aquellos escritores que la acción que tiene grandeza Véase también Discorsi, I, 27: ' o r n o ocurre en los actos de los "El crimen de tristizia puede tener •narcas y de las naciones— pa- "grandezza" y ser en "alguna parte generoso"; ta "grandezza" puede despojar a una acción de toda "infamia": el hombre puede ser "onorevolmente Paulo Jovio, De romanis piscibus, tristo", en contraste con "perfeitamen.icfalio (1525): La primera década le buono". ;us historias aparecerá próximamen^ Síorie fiorentine, lib. V I . dice— "non sine aliqua spc im3-1 Paulo Jovio, F.logia, con motivo I ii latis". de Marius Molza.

LA JACOB BURCKHARDT

CULTURA

DlíL

RENACIMIENTO EN

ITALIA

87

86

,V.

L A B U R L A Y EL SARCASMO MODERNOS

muchas colecciones de novelas cor- I F,l elemento correctivo, no sólo de tas. I la gloria y de la moderna avidez de En las Cien Novelas Viejas, que I fama, sino del individualismo lleva- deben proceder aún de fines del si- • do al extremo, son la burla y el glo xni, se echa todavía de menos I sarcasmo modernos, sobre todo en el chiste, esc hi¡o del contraste, y a la íorma prodominante de la agu- lo mismo ocurre con la burla; ^ I deza, que acabó por predominar. De su objeto es, tínicamente, dar una I la Edad Media sabemos hasta qué forma bella y sencilla a doctos dis-1 extremo inconcebible se azuzaban, cursos y a historias y fábulas inge-1 con simbólicos sarcasmos, los ejér- niosas. Pero si algo delata la vene-M citos enemigos, los príncipes y gran- rabie edad de esta colección es c a ^ des enemistades, y cómo se hacía balmente la falta de sarcasmo. C o n caer sobre el vencido el peso de la el siglo XIV surge Dante, que en \m máxima ignominia simbólica. Pero expresión del desdén sobrepasa crM de otra parte, en las disputas teoló- muchos codos a todos los poetas d e l gicas, y bajo el influjo de la retóri- mundo y que —para dar un ejemM pío — por aquella infernal píntur* ca y la epistolografía antiguas, emde género de los impostores ^"^ putM pieza, aquí y allá, a convertirse la de considerarse el maestro suprema agudeza en un arma: la poesía pro- de la más colosal comicidad. Com venzal desarrolla un género propio Petrarca empiezan ya las coleccíJ de canciones de reto y de sarcasmo; nes según el modelo de Plutarco tampoco falta esta nota, ocasional(Apothegmata, etc.) Todo el satf mente, en los Minnesingcr, como lo casmo que fue luego acumulándnsí* demuestran sus poesías políticas."^ en Florencia, en el curso de! mcu Pero la agudeza sólo podía llegar clonado siglo, nos lo brinda, en a ser elemento independiente de la notable selección, Franco Sacciuiil vida con la existencia de su vícti- en sus novelas. En general no no» ma regular: el individuo con aspi- ofrece verdaderas historietas, sino raciones |>ersonaIes. Aquí va no se LTÍplieas dadas en determinadas limita a lo verbal y escrito; aquí 1—inpenuid •I pasa al terreno de los hechos, re- r é p l i c a s u a u i í a í - i i ^ , curre al chasco, combina tretas, las cunstancias, horribles ineenuid. . llamadas "burle" y "beffe", que con que se desahogan tipos de m constituyen el contenido esencial de res semilocos. bufones de corte, pi caros y mujeres de vida air.nl.i Lo cómico reside en el detonimi' i La Edad Media es rica en las contraste entre la ingenuidad llamadas poesías satíricas, pero no dadera o aparente, por una pant constituyen aún sátira individual, sino una sátira de cuño general, referida a ^ Por excepción encontraremos i clases sociales, categorías, poblaciones, un chiste insolente, Novena, 37, I etc., sátira que fácilmente adquiere el ^'^ Inferno. XXI y X X I I . .^I úni tono didáctico; la condensación gene- paralelo posible sería ArislófÜnes. ral de toda esta orientación es, por, Un tímido comienzo' en Ope e.tcciente modo, la fábula de Reineke: pág. 421 (en Rerum meniQrantIuru Fuchs, en todas sus redacciones en los lib. I V ) . También, por ejemplo, p distintos pueblos de Occidente. Por lo 868, en Epp. senil, X , 2 . -A veces t' que se refiere a la literatura francesa de este género, tenemos un nuevo e ne aquí el chiste verbal unLsamr ifl interesante trabajo: Lenient, La satire propio de su medieval refugio: ^ m yento. en France au Mayen Age.

É

V las demá.s circunstancias del mun'I - circundante y la moral vigente, otra. Todo parece trastocado, la expresión se recurre a todos medios, hasta al remedo de dclúnados dialectos de la Alta Itapor ejemplo. A menudo encon11 amos, en lugar del chiste, la ln.solencia sin paliativos, el fraude '"^ero, la bla^emia y la inmundiun par de bromas de condotlure,^^ son de lo más grosero y malintencionado que cabe imaginar. Alliunas burlas resultan de una alta eomicidad; otras, sin embargo, son w')lü una presunta demostración de ntiperioridad, de triunfo sobre un mlversario. Hasta qué punto la vícdc la burla perdonaba ésta o itentaba con ganar de nuevo or del auditorio mediante una 1 oportuna, lo ignoramos; pepezamos realmente con mucha dureza y mucha malignidad exenta de ingenio, que debieron de perturItiir grandemente, sin duda, la vida ' I entina.®** El inventor de chanzas I narrador de historias son ya iras inevitables, y tienen que ha.c dado entre ellos verdaderos (ipos clásicos, muy superiores al Imple bufón de Corte, ya que a le faltaba la competencia, el ilico renovado y la rápida comiisión del auditorio (que eran las (lijas de residir en Florencia). i eso encontramos florentinos coluiéspedes en las Corles de los de la Lombardía y la RoII. y parece que estos viajes icsidtaban mucho más beneficio()ue la estancia en su ciudad • Novelle, 40 y 4 ) ; tratan de Riiii da Camerino. "" IVir muy ingenioso que pueda l i i la invención de la conocida Brunellesco y et tallista gorque parecemos cruel. oveile, 49. Y , sin embargo, se sensación —según la Novella, que, en más de un trance, de la Romana era capaz de lo y raya al más endiablado

natal, donde el ingenio pululaba en el arroyo. El tipo superior de esta gente es el del hombre gracioso (l'uomo piacevole) y el tipo inferior el del bufón y el del parásito vulgar, que hace acto de presencia en bodas y festines bajo la consigna "si no he sido invitado, no es culpa mía". Aquí y allá estos sujetos avudan a exprimir a un joven pródigo; '^^ pero en general se les trata y menosprecia como a parásitos, mientras los chistosos que se sitúan ya en un plano superior se dan aires principescos y consideran su ingenio como algo realmente soberano. Dolcibene, a quien el emperador Carlos I V proclamó "rey de los graciosos italianos", dijo a éste, un día. en Ferrara: "Venceréis al mundo, porque sois amigo del papa y amigo mío; vos lucháis con la espada; el papa lucha con el sello de las burlas, y yo con la lengua".*'^ Esto no es una simple chanza: es ya un presentimiento de Pietro Aretino Los más célebres graciosos de mediados del siglo XV fueron un párroco de los alrededores de Florencia. Arlotto, por lo aue se refiere al chiste fino (facezia), y el bufón de la Corte de Ferrara, Gonclla, para las bufonadas. Es arriesgado comparar sus historias con las del cura de Kalenberg y Till Eulenspiegel. Estas últimas surgieron de un modo casi mítico, distinto por completo, con la colaboración de todo un pueblo, de modo que quedan situadas más bien en la esfera de lo accesible a todos y de valor general, mientras Arlotto y Gonella eran pet^onahdades históricas, Idealmente conocidas y localmentc condicionadas. Agnolo Pandolfini, Del gobernó della famiglia, página 48. Franco Sacchetti, Novella, Í56: comp. Novella, 26. Las Facetiae de Poggio tienen afinidad con Sacchetti por su contenido: burlas, insolencias, incomprensión de personas ingenuas ante la obscenidad refinada, pero, es mayor el ingenio verbal, que delata cl filólogo,

JACOB

BURCKHARDT LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

89

Pero si se insiste en la comparación como si fueran manjares delicadísiy se quiere extenderla a las "bm-- mos. León sabía reservarse la burla las" de los pueblos no italianos, en para su uso particular, era propio general se verá que, consideradas de su tiesura espiritual tratar a en coniunto, las "burlas", tanío en veces irónicamente sus ocupaciones los jabliaux *^ franceses como cnlre favoritas —^la poesía y la músilos alemanes, por ejemplo, están en ca—, fomentando, tanto él como primer término basadas en una ven- su factótum el cardenal Bibbiena, taja o en un goce, mientras el chis- la caricatura de estas artes. Ningii te de Arlotto v la bufonada de Go- no de los dos encontraba impropia de su alta jerarquía trastornar :i nella, surgen como fines en sí mismos, sin otra aspiración que la fuerza de lisonjas a un viejo secvi de procurar un triunfo a sus auto- tario hasta que llegase a creerse un res, una satisfacción. (En Till Eu- gran técnico musical. A l improvi lenspiegel encontramos, además, co- sador Baraballo de Gaeta confundií^ mo peculiar matiz, la nergonifíca- León X con las más zalameras v eión, bastante horra de ingenio, por constantes alabanzas, hasta tal c\ lo general, de la travesura contra tremo, que aquél llegó a aspirar SLdeterminadas clases y oficios). Con ñámente a la corona poética d e l amargos sarcasmos y refinadas ven- Capitolio. El día de los patrono; ganzas,*'*'^ el bufón de la Casa de de los Medici, San Cosme y San D;i Este supo resarcirse más de una vez mián, hubo de amenizar con su de de las htunillaciones de que era ob- claraación, bien arreado de laureles y púrpuras, el papal banquete, y jeto. El género del "uomo piacevole" y cuando ya nadie podía detenerse d i ' del bufón sobrevivió largamente a risa, se le hizo subir en el patio del la libertad de Florencia. Bajo el du- Vaticano, al elefante, enjaezado ' d e que Cosimo floreció Barlachia y a oro, que Manuel el Grande de Por principios del siglo xvii alcanzaron tugal había regalado al Vicario d e notoriedad Francesco Ruspoli y Cristo, mientras éste —el Vicariü-Curzio Marignolli. De modo muy contemplaba el espectáculo desde peculiar se muestra en el papa León arriba a través de su monóculo.'if X la afición, auténticamente floren- Pero el animal, asustado con el estina, por los bufones. El alto prín- truendo de clarines y trompas y con cipe, amante de los más finos poces el clamor de los vivas de la concu del espíritu, y en este sentido in- rrencia, no halló modo de pasar el saciable, no sólo soportaba sino que puente de Santángelo. reclamaba en su mesa la presencia La parodia de l o solemne y I d de unos cuantos graciosos y tragal- sublime con que tropezamos aquí cii dabas, entre ellos dos muieres y un forma de corteio tenía ya cntonccH lisiado.^ En ocasión de alguna fies- un lugar importante en la poesíii, ta, los trataba como parásitos con Tuvo, ciertamente, que buscarse vícrebuscado sarcasmo de tipo antiguo, timas distintas de las de Aristóliihaciéndoles sirvir monos y cuervos Lo del monóculo no se basa MV Es evidente que lo mismo ocu- lo en el retrato de Rafael, en el ciiiil rrirá en las novelas de los italianos podría ser interpretado como lente p;i cuyo contenido tiene aquí su fuente ra mirar las miniaturas del deVocionn rio, sino en una noticia de Pellicamiíde inspiración. 6^ Según Bandello — I V , Novella según la cual León contemplaba i i t i i . 2— podía Gonella desfisurar su ros- procesión de monjes a través de un» tro con los rasgos de otras personas y specillum (ver Züricher T^chenbwk sabía remedar todos los dialectos de de 1848. pág. 177) y en el í^ri^ cóncavo" que, según Jovio, msaba Italia. sus partidas de caza. *30 Paulo Jovio, Viia Leonis X.

i, por ejemplo, que podía hacer a los grandes trágicos en sus édias. Pero por la misma ma•ez cijltural que en determinada hizo surgir entre los griegos auge de ía parodia, la hizo flor aquí. Ya a fines del siglo xiv líos encontramos con la burla, en forma de soneto, de las amorosas I lulechas de Petrarca, y con otras iiiiilaciones por el estilo; hasta la misma forma de los catorce versos, lun su solemnidad, es tratada burlescamente a base d e disparatados esoicrísmos. Y nada incitaba tanto I I parodia como la Divina Comedia. Lorenzo el Magnifico ha sabido llemi' a extremos de comicidad realiHi'iUe admirables, remedando el estilo del Inferno (Simposio o i ni). Luigi Pulci imita claramenen su Margante a los improvisares, y tanto su poesía como la 1 Boiardo, por la libertad con que i'Utan e l tema, constituyen, e n altillos pasajes, una semiconsciente dia de la poesía caballeresca ieval. El gran parodista Teófilo :o (ñacia el año 1520) sigue camino recto. Bajo el nombre Limemo Pi íocco compone el '¡andino, en el que el espíritu cao aparece, como un marco de moda, en torno de una ocurrencias y escenas de cter moderno. Bajo el nombre Merlinus Coecaíus describe los is y aventuras d e sus rústicos [abundes, inserta también ele<s tendenciosos, y e n hexámede un latín caricaturesco, simun cómico aparato todo el ende la epopeya docta en boga aquel entonces (Opus Macarorum). A partir de este momenI luiede decirse que la parodia se li ucntra ya constantemente repreI i;ida en el Parnaso italiano, a •>s de modo realmente brillante. \ mitad del Renacimiento se llerealizar un análisis teórico te y se fija su aplicación y exacta para uso de la más distingtfida. El teóri-

co es Joviano Pontano; en su estudio sobre el discurso, especialmente en el libro cuarto, hace, singularmente, la prueba de analizar numerosos chistes o facetiae, con el propósito de llegar a un principio general. Cómo debe manejarse la agudeza entre gente de condición nos lo muestra Baldassar Castlglione en su Coríigiano.*^^ Naturalmente que sólo se trata, en sustancia, de solazar a terceras personas con el relato de historias y dichos cómicos y graciosos; la chanza directa no se considera muy recomendable; por ella se puede, en efecto, humillar a desdichados y honrar excesivamente a gente perversa, así como despertar el deseo de venganza en los poderosos y en los acostumbrados a la hsonja. En cuanto al arte de la narración, también se recomienda que las gentes distinguidas hagan un uso moderado de la mímica, es decir, de las muecas y ademanes. Siguen después, no sólo con fines de relato, sino como paradigma para fomentar la invención, una serie de chistes sobre cosas y palabras, en colección abundante, metódicamente ordenados por géneros. Entre ePüs se encuentran muchos realmente excelentes. Más severa y cauta se nos muestra, dos decenios después, la doctrina de Giovanni della Casa en sus consejos sobre buenos modales; •^'^ en consideración a las posibles consecuencias, recomienda que destierre en chistes y burlas el propósito de triunfar. Es el heraldo de una reacción que tenía que venir. Joviano Pontano, De Sermone, comprueba dotes especiales para el chiste, además de en los florentinos, en los sienenses y perusinos; añade después la Corte española, por pura cortesía. «9 // coríigiano. lib. I I , fol. 74 y sigs. Véase la derivación del chiste del contraste, si bien no aún de un modo completamente claro, en fol. 76. ™ Calateo, de Giovanni della Casa, ed. Venecia, 1789. págs. 26 y 48.

90

JACO»

BURCKHARDT

LA C U L T U R A D E L R E N A C I M I E N T O F . N ITALIA

91

En realidad, Italia se había convertido en una escuela de maledicencia como no ha conocido cl mundo otra, ni siquiera la Francia de Vollaire. No es que a éste y a sus congéneres les faltase espíritu de negación; pero ¿donde encontrar en el siglo XVIII la plétora de víctimas propicias, aquella serie interminable de personalidades peculiarísimas. de depuradísimos espíritus, celebridades de toda esoecie, hombres de Estado, clérigos, inventores y descu-. bridores, literatos, poetas y artistas, que no oponían la menor suieción al vital desdoblamiento del propio carácter. Esta gran muchedumbre era algo real y palpable en los siglos XV y XVI. y ¡unto a ella había engendrado el alto nivel cultural una terrible casta de ingeniosos impotentes, de criticones y maldiceníes natos, cuya envidia exigía sus hecatombes; añádase a esto la envidia, entre sí, de los ilustres y famosos. Aquí fueron los primeros los filósofos —Filelfo, Poggio, Lorenzo Valla, entre otros— mientras que, por ejemplo, los artistas del siglo XV puede decirse que, salvo raras excepciones, convivían en pacífica emulación. La historia del arte debe tomar nota de ello. El gran mercado de la gloria que era Florencia se adelanta en este camino, como hemos dicho, a las demás ciudades. Se afirma del florentino que tiene "mirada penetrante y lengua maligna".'''^ Un suave tono zumbón sobre todo v sobre todos parece ser lo que imperaba en el trato cotidiano. Maquiavelo, en el curiosísimo prólogo de su Mandragora, señala —con razón o sin ^1 Letfere pitforiche, I, 7Í, en una carta de Vine. Borghini, 1577. Maquiavelo en Stor. fior., lib. V I I , dice del joven caballero florentino posterior a mediados del siglo xv: "Gli studi loro erano apparire col vestiré splendidi, e eol parlare sagaci ed astuti, c quello che piú destrámente mordeva gli altri piú savio e da piú estimato."

ella— como causa do la cvid^. decadencia de las fuerzas moral la maledicencia general. De O I K I parte, deja entender a los que qu!e rcn denigrarle que él también n tiende de tales lances... Viene dl.^ pues la Corte papal donde, ya iradicionalmente, las más malévohis lenguas, y también las más inrc niosas, se daban cita. Ya las Ponliae de Poggio están escritas, en los mentideros de los escribanos apoy tóbeos (bugiale), y si se considera la gran cantidad de desilusionaíivts cazadores de puestos, de esperan/ít dos enemigos y competidores de favorecidos, y de parásitos de pie lados disolutos que allí se conpie gabán, no ha de sorprender que Ki> ma llegara a convertirse en el verdadero asilo tanto del pasquín desatentado como de la sátira, más especulativa de suyo. Si se añado a esto el descontento general conna el gobierno teocrático, y aún lo qui aportaba la conocida y plebeya ne cesidad de atribuir al poderoso lo das las monstruosidades imagiiiü bles, resulla una inaudita suma di ignominia.'^- Quien podía se dcli n día de ella, del modo más efie.i/ con el desdén, tanto en lo que i refiere a las inculpaciones verdade ras como a Jas falsas, o con nii porte lo más satisfactorio y alei>ir posible7-^ Los ánimos débiles, ¡ni dían. sin embargo, caer en una ^ pecie de desesperación sintiendo^ culpables, y más aún como víclini,i'. ''^ F. Fedra Inghiraini, oraciof nebre a Lodovico Podocataro (I en Anecd. lili., I, pág. 319. Al c o l u cionista de escándalos Massaino li menciona Paulo lovio. Dialogue d\ viris litt. illustr. (Tíraboschi. t. Vil parte IV, pág. 1.631). ^ 73 Ésta era, tomada en'Conjunlt). u actitud de León X , y puede decirij que, en general, calcuI6{^exactament a pesar de la rabia coi\ <iue se ens ñaron con él los pasquiuistas, so' todo después de su muerj;c, weron potentes para dominar la bnprcsi total de su personalidad. j

i^Bco

perversas habladurías.'^'* Poco a llegó a decirse de todo el mundo lo peor, y precisamente la vir'i'd más severa era la que segurante suscitaba la malignidad más M i i e n o s a . Del gran predicador Fra lígidio de Vitcrbü, a quien León X ' vó a la dignidad de cardenal por méritos y que con motivo del ilesastre de 1527 se reveló como monje valeroso y popular, dice | o ' que para conservar su palidez liica exponíanse al humo de la i;i húmeda. En estos casos, Jovio el auténtico curial; por lo reI ir cuenta su historia, añade que eree en ella, y finalmente en una crvación de carácter general deiraslucir que debe de encerrar o de verdad. Pero la verdadera lima propiciatoria del sarcasmo I 'iiiano fue el buen Adriano V I . Era 'iiino un acuerdo tácito tomarlo toda por el lado burlesco en Adriano. • l'ur medio de la pluma terrible de ; Hcrni lo echó todo a perder desde ' principio amenazando con arroal Tíhcr, no la estatua de PasI 1110, como se pretendía.''^ sino a I • pasquinisías en persona. La veni/a fue el famoso Capitulo "conel papa Adriano", no dictado límente por el odio, sino por el den hacia el holandés bárbaro y "'lículo; se omite la salvaje amena-

za en lo referente a los cardenales que lo eligieron. Bemi y otros describen el ambiente en tomo del papa con la misma capciosidad pi-. cante con que la crónica parisiense de nuestros días torna lo blanco negro y hace surgir, por artificio, algo de la nada. La biografía que compuso Paulo fovio, por encargo del cardenal de Tortosa y que. en realidad, debía ser un panegírico, es, para todo el que sepa leer entre lincas, un verdadero dechado de sarcasmo. Produce un efecto de alta comicidad (sobre todo si se tiene en cuenta la Italia de entonces) el leer cómo Adriano solicita del Cabildo de la Seo zaragozana la quijada de san Lamberto; cómo, luego, los devotos esDañoles la cargan de paños y joyas "hasta que llega a parecerse bastante a un papa bien arreado"; cómo —y con qué detalles de mal gusto— emprende el papa su turbulento viaje de Ostia a Roma; cómo delibera sobre el hundimiento del Pasquino; cómo interrumpe repentinamente las más importantes audiencias porque le avisan que está a punto la comida, y cómo, finalmente, tras un gobierno desdichado, muere por haber bebido demasiada cerveza. Inmediatamente fue adornada con laurel por alegres noctámbulos la casa de su médico de cabecera, en la que pusieron la inscripción "Liberatori Pa" Fue cl caso del cardenal Ardí- triae S. P. Q . R . " Es cierto que •1 della Porta, que, en 1491, pre- Jovio, con la supresión general de tio renunciar a su investidura y iarsc en un convento lejano. Ver rentas, había perdido la suya y que •iiij en Eccard., Scripíores, I I , sólo por "no ser poeta", es decir, por no ser pagano, recibió una pre2.000. • Ver en Giraldi Cinthio, Heca- benda en compensación. Pero esta•mithi, V I I , Novella. núm. 5, cl uso ba escrito que Adriano tenía oue ser hacía de la lengua a la mesa de la última víctima destacada de este ¡líente V I L tipo. Con la desgracia de Roma La supuesta deliberación sobre (1527) y con el fin de un mundo liiindimienio del Pasquino en el Tt- de extrema perversidad, se fue ex• —en Paulo lovio. Vita Hadria- tinguiendo visiblemente la malediquc procede de Sixto IV, se cencia criminal. ' en cuenta a Adriano. Ver L'" priucipi, I, carta de Negro abril de 1523. El día de San Ejemplo: Fircnzuola, Opera, Miíenía Pasquino una fiesta es- lán, 1802, I . pág. 116, en los Discorsí que cl papa prohibió. deglí anírmúi.

92

IA(X)B B U R C K H A R D T

LA

C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N

ITALIA

93

Pero cuando ésta se hallaba aún en plena lozanía, fue en Roma principalmente donde se formó el más grande de los maldicientes de los tiempos modernos: Pietro Aretino. Una breve consideración sobre su carácter nos ahorrará el ocupamos de otros congéneres suyos de menor importancia. Le conocemos, principalmente, por los tres últimos decenios de su vida (1527-1556), que pasó en el único asilo posible para él; Venecia. Desde aquí mantenía a todas las celebridades de Italia en una especie de estado de sitio, y a este asilo le llegaban las dádivas de los príncipes extranjeros que necesitaban su pluma o la temían. Carlos V y Francisco I le pensionaban los dos al mismo tiempo, pues cada uno de ellos esperaba que Aretino fustigaría al otro; pero Aretino los halagaba a los dos, extremando la lisonja con Carlos, naturalmente, porque éste quedó dueño de Italia. EÍespués de la victoria de Túnez subió de tono esta lisonja, adquiriendo el carácter de la divinización más ridicula. Es pertinente advertir, con este motivo, que Aretino no renunciaba a la esperanza de, con la ayuda de Carlos, ser nombrado cardenal. Cabe presumir que gozaba de una protección especial como agente de España, ya que por medio de sus escritos o con su silencio podía coaccionar a los pequeños príncipes italianos e influir sobre la ooinión pública. A l Papado afectaba despreciarlo de todo corazón, porque lo conocía de cerca; el verdadero motivo era, sin embargo, que en Roma no se le quería ni se le podía ya subvencionar."^^ Sobre Venecia, que le hospedaba, callaba prudentemente. El resto de sus relaciones con •i'S El Duque de Ferrara, cl 1 de enero de 1536. Haréis el viaje de Roma a Nápoles "ricreando la vista avvilita nel mirar le mlscre pontificali con la contemplaíionc delle eccellenze imperiali".

los grandes se reduce a un simpléj pedir limosna o a una irrfarae c\-¡ plotación. ; En Aretino tenemos el primer caso de gran abuso de la publicidad para .tales fines. Igualmente infames eran las controversias de cien años antes entre Poggio y sus adversarios, tanto en cl tono como en el propósito, pero no estaban calculadas sobre la base de la publicidad impresa, sino de una semipublicidad de carácter casi privado. Aretino va a su negocio de una manera total y absoluta; desde cierto punto de vista es uno de los más antiguos precursores del periodismo. A intervalos regulares hace imprimir sus curtas y sus artículos, que ya mueho antes han circulado de ía maium más amplia."'-* Comparado con las plumas ni;i mordaces del siglo x v i i i , Aretino les lleva la ventaja de que no se obscr va en él el menor lastre de. principios, que no le agobian la ilustración ni la filantropía, ni langiiuii otra virtud, ni siquiera la cieui ni Todo su equipo lo constituye el nocido lema: Verilas odiunt pant Por eso no se ponía nunca en vw dencia con situaciones falsas, eimu Voltaire, por ejemplo, que hubu de renegar ignominiosamente de su / ' » celle y esconder otras muchas et)^iii durante toda la vida. Aretino ci( las cosas por su nombre y llegó \m ta vanagloriarse, en horas tardíim, de sus malfamados Ragíonamcnn Su talento literario, su prosa líinni da y picante, sus ricas dote^ d observación, su conocimiento ú hombres y cosas, bastarían, en t do caso, para hacer notable su obij aunque le fue negada la cabal ct 'i'* Cómo se hacía temer así . : cialmentc de los artista», no es t - ' tuno considerarlo aquí.' El primí! vehículo publicitario de la Refo? alemana fue cl folleto-.en relación q | determinados asuntos. Aretino, en ca bio, er. periodista en el sentido de Ol en él alienta un anhelo constante publicidad, -J,^

ion de la obra de arte, el sende la auténtica estructura dra;ca de una comedia, por ejemplo, pún hay que considerar, aparte analignidad, ya tosca, ya delicasus brillantes dotes para la agudeza grotesca. En ella, en ciertos Instantes, no le supera ni Rabelnis.*«

E n tales circunstancias y con ta, designios va en pos de botín ii^uardando su presa o rondándola. II modo como apostrofa a ClemenVII pidiéndole que no se queje, i!u que pcrdone,^^ mientras los lamentos de la Roma asolada llegan ' sta el castillo de Santángelo, cárdel pontífice, es como el sar10 de un demonio o de un simio, veces, cuando ha de renunciar nitivamente a" la esperanza que iera en una dádiva, estalla su a en salvajes aullidos, como, por I mplo, en el Capitolo al Príncipe Salemo. Éste lo había estado hrencionando durante algún tiem£ no quiso seguir haciéndolo. En lio, parece que el terrible Pieria Famese, Duque de Parma, nuntomó en cuenta. Como este señor se mostraba sordo a to^eptaeión persuasiva y nada poíntentarse por las buenas, Are, se venga describiendo su asió físico como el de un esbirro, ^Biolinero y un panadero.^- Areresulta, sobre todo, gracioso o mendiga en tono lastimero, por ejemplo, en el Capitolo icisco I ; en cambio no podeleer sin profunda repugnancia, r de su comicidad, la mezcla lenazas y lisonjas con que troos en algunas de sus cpístoS3 Gaye, Carteggio, I I , pág. 332. en algunos de sus poemas, Véase la insolente carta de 1536 carta como la que escribe a en las Leltere pittor, I . Append. 34. 1 Ange! en noviembre de 1 83 L'ATetin por Din grazia, é vino e sana,

1545,"'' constituye algo que no tiene parangón; con todos los respetos admirativos (por el Juicio final), le; amenaza por irreligiosidad, por indecencia y por robo (a los herederos de Julio 11), y en un postscripluní conciliador añade: "Sólo os he querido demostrar que si sois divino (di-vino), yo no sov d'acqua". Y es que Aretino ponía gran empeño —no sabemos si por loca presunción o por complacencia en la parodia de todo lo elevado— en que también a él se le llamara divino. El hecho es que su celebridad personal llegó tan lejos que incluso la casa en que nació, en Arezzo, se exhibía como curiosidad local.^ Por otra parte, es cierto que en Venecia se pasaba meses enteros sin atreverse a salir de casa por miedo a encontrarse con algún florentino irritado, como el joven Strozzi, por ejemplo. Tampoco faltaron puñaladas ni palizas terribles,*'^ que no tuvieron, sin embargo, el resultado que Bemi había vaticinado en un soneto famoso. Murió en su casa de un ataque de apoplegía. En la lisonja hace notables diferencias; con los no italianos recurre al halago grosero; con personajes como el duque Cosimo de Florencia sabe expresarse con mayor discreción. Alaba la belleza del príncipe, todavía joven entonces, quien en realidad poseía este don —y en alto grado—, declarándolo bello como Augusto; elogia su conducta moral, con una mirada de reojo a los negocios de dinero de la madre de Cosimo, María Salvati, y acaba

^P*or ejemplo, en el Capitolo a
wmnte, un mal poeta. Lástima que ^^n>rzoso suprimir las citas. ^.¿eítere, ed. Venecia, 1539, fol. 31 de mayo de 1527. ^3n el primer Capitolo a Cosimo.

Ma'l moxtaccio ha fregiato nobilmenle. E piú colpi lia che dita in una mano. ( M a u r o , Capitolo in lode delle buRte.)

^ Véase, por ejemplo, la carta al cardenal de Lorena, Lettere, ed. Venecia, 1539, del 21 de noviembre de 1534, así como las cartas de Carlos V.

94

JACOB B U R C K H A R D T

gimiendo por lo cara que está la vida y suplicando una limosna, etc. Si Cosimo le pensionaba.*^ y con una suma bastante respetable (160 ducados anuales en los últimos tiempos) , teniendo en cuenta su poca inclinación para cuanto supusiese gastar dinero, era, por razón de considerarle peligroso como agente de España. Aretino podía permitirse soltar la lengua contra Cosimo, burlándose de él e iniuriándole, pero en cierta ocasión amenazaron al encargado de negocios florentino con obtener de Cosimo su destitución. Y aunque al fin, el Medici llegó a saber que Carlos V conocía sus propósitos y jiensamientos, no le pareció conveniente que en la Corte imperial circularan chistes a cosía suya ni versos burlones compuestos por Aretino. Es muy graciosa su lisonja al "alcaide de Musso", el Marqués de Marignano, que había intentado fundar un Estado propio. Agradeciéndole el envío de cien escudos, le escribe Aretino; "Tenéis todas las cualidades que debe poseer un príncipe, y todos lo verían así si la violencia inevitable en todo principio no os hiciera aparecer un poco rudo (aspro)".^^ Se ha hecho notar a menudo, co8T Ver para el texto a continuación Gaye, Carteggio, 11, págs.. 536, 337 y 345. ss Leilere, ed. Venecia, 1539. fol, 15 del 16 de junio de 1529.

mo algo particular, que Aretino, en su maledicencia, sólo se ocupó del mundo, sin blasfemar nunca contni Dios. Teniendo en cuenta su conducta general, nada nos importa, realmente, lo que creía, como nad;i nos importan los escritos edificantes que publicó por motivos exclusivamente exteriores.*^^ Por otra parte no alcanzo a ver qué hubiera podido moverle a blasfemar. No ejercía la profesión docente, ni era pensador ni escritor teórico; tampoco podía obtener de Dios sumas de dinero recurriendo a lisonjas y amenazas, lo que quiere decir que no pudo sentirse acuciado a la blasfemia por una negativa. Hombre de esta catadura moral no iba a tomarse molestias desinteresadamente. Nada habla tanto en pro del espíritu italiano de nuestros días que poder comprobar cómo conductas y caracteres de este tipo hayan llegado a ser total y absolutamente in;iposibles. Pero desde el punto de vista de la consideración histórica, Aretino* en su lugar y en su momento, será siempre una figura impor< taníe y significativa. Podría esto deberse a las L ranzas que tenía puestas en el caixlr, o bien al miedo de las cruentas sentencias de la Inquisición — a la cuiíl se había atrevido a censurar áspciii mente todavía en 1535 (ibid., ÍO\\M 37) — que aumentaron repentinanun te desde la reorganización del tribuiíiil en 1542, que impuso silencio genccil

TERCERA

PARTE

R E S U R G I R DE L A A N T I G Ü E D A D

I. OBSERVACIONES P R E L I M I N A R E S egados a este punto de nuestra y en otras esferas, fue sorprendenlopsis de la historia de la cultura, temente grande y no cabe duda que canos ahora considerar el mundo la alianza entre dos épocas culturaiiigiiü cuyo "renacimiento ha da- les del mismo pueblo, muy separao nombre, con parcialidad eviden- das entre sí, precisamente por su te, a toda esta época. Las circuns^ elevada independencia se reveló cotiincias aludidas hasta ahora y los mo algo justificado y fecundo. Eí ' iiitecimientos descritos habrían resto de Occidente tuvo que verse linovido a la nación, y la habrían defendiéndose del impulso que lleliccho alcanzar madurez, aunque en gaba de Italia, o asimilándolo, ínnada se hubiera advertido la in- tegramente o a medias. Allí donde fluencia de la Antigüedad; aún las aconteció esto deberían ahorrarse los orientaciones del espíritu a que más lamentos sobre la temprana muerte iniciante nos referiremos podrían de nuestras formas culturales meruncebirse perfectamente sin su in- dievales y del mundo ideal en que dujo, en su mayoría por lo menos. germinaron. Si hubieran podido de'''•10 tanto lo que antecede, como fenderse eficazmente, vivirían aún. i][ie a continuación veremos apa- Si los espíritus elegiacos que vuel'•r, por modo múltiple, coloreado ven a esa Edad Media la miradai.itizado por reflejos del mundo nostálgica se vieran obligados a pa• I I > ; m o . y aunque lo esencial de las sar en ella aunque sólo fuese una ' ;is fuera posible y comprensible hora, reclamarían con apremio la MI tal influencia, siempre tendría- luz y la atmósfera modernas. Es inI . que su manera de manifestarse dudable que en los grandes procela vida sólo con ella y a través sos de aquel tipo ha de perecer esenella pudo alcanzar un desdobla- cialmente algún noble y valioso •iiio efectivo. El Renacimiento no . brote original, si no queda impere'icra sido el alto conocimiento , cederamente salvado por la tradiulricocultural que fue, si pudié- • ción y la poesía, Pero no por ello Kitü'S disociar sus elementos tan [ cabría desear que no sc hubiese Imente. Pero hemos de insistir ^ producido el gran hecho total. El 'O uno de los temas primor- ; hecho total consiste en este caso en del presente libro— en el he- que, junto a la Iglesia que hasta dc que no sólo él, sino su ín- entonces —y no va a ser por mualianza con el espíritu del puc- cho tiempo ya— había mantenido Italiano, existe ya, fue 'lo que la cohesión del Occidente, surge un igó al mundo de Occidente. La ambiente espiritual nuevo que, irraad conservada por este espiri- diando de Italia, llega a convertirte variable según las circunstan- se en atmósfera vital para todo eu, Si la consideramos, por ejem- ropeo culto. L o que en este caso ^ n la literatura escrita en latín, podría ser objeto de severa crítica e parecemos bien escasa; pero sería su carácter impopular, el diartes plásticas, por ejemplo, vorcio entre cultos e incultos, que

95

96

JACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

97

en aquel momento surgió necesaria- y la multitud de recuerdos y de mo- i mente. Pero advertiremos que esta numentos existentes aún, favorecie- ' crítica carece en absoluto de valor, ron enormemente aquella tendencia. en cuanto consideremos que hoy Basándose en ella y en la reacción mismo, aunque se reconoce cl he- del mismo espíritu ponular —que, cho claramente, no puede conside- sin embargo, había llegado a ser rarse superado. Por lo demás, este diferente— ante las instituciones divorcio no es en Italia tan rudo e estatales de origen germánicolongoimplacable como en otros países. bardo, el ambiente caballeresco geEl más grande de sus poetas cultos, neral de Europa, otras influencias Tasso, está en todas las manos, has- culturales procedentes del Norte y ante la Religión y la Iglesia, surge ta en las de los más pobres. La Antigüedad romana y griega, y va condensándose la nueva moque, desde el siglo xiv, de modo tan dalidad, es decir, el espíritu italiano poderoso intervino en la vida ita- moderno, llamado a dar la pauta liana como punto de apoyo y fuente y a constituir cl modelo de todo el de cultura, como meta e ideal de Occidente. De qué modo empieza a manila existencia y en parte también como nuevo y consciente contraste, festarse lo antiguo en las artes plásesta misma Antigüedad había influi- ticas, en cuanto cesa la barbarie, do ya parcialmente en toda la Edad puede verse, por eiemplo, en las Media no italiana. El tipo de cul- construcciones toscanas del siglo xii tura que tuvo en Carlomagno un v en las esculturas del siglo x i n . representante no era, en esencia, Tampoco faltan los paralelos en |a otra cosa que un Renacimiento fren- poesía, si hemos de considerar itate a la barbarie de los siglos v i i y liano al más grande de los poetas latinos del siglo xii, el que dio el V I I I , y tenía que serlo. Y así como en la arquitectura del Norte, ade- tono para todo un género en la más de la base formal, general, he- poesía latina de entonces. A él perredada de la Antigüedad, se van tenecen las mejores composiciones induciendo también formas antiguas de los Carmina Burana. En el magya de un modo claramente directo, nífico caudal de aquellas estrofas irrefrenada así también toda la erudición refu- rimadas palpita una giada en los conventos va asimilan- complacencia en el mundo y en sus goces, y como genios tutelares apado gradualmente una importante ma de elementos procedentes de recen de nuevo los dioses paganos. autores romanos. A partir de Egi- El que las lea de corrido no podrá nardo, hasta el estilo no deja de ser menos de dejarse ganar por la sospecha que en ellos habla un italiaimitado de los antiguos. no, un lombardo sin duda. Pero el La Antigüedad despierta en Itaque existen también sus motivol lia de modo distinto que en el Norprecisos para suponerlo así.^ ilasti te. Tan pronto como la barbarie cesa, surge aquí, en este pueblo, aún 1 Carmina Burana, en la Biblioti\^ semiantiguo, el reconocimiento del des literarischen Vereins in Slutimti propio pasado. L o ensalza y desea lomo XVI. La estancia en Pavía (págl tomar a él. Fuera de Italia se trata 68 y 69), la localización i,taiiana e| de la utiHzación sabia, reflexiva, de general, la escena con la "pastorell* determinados elementos de la Anti- bajo el olivo (pág. 145), la visión di güedad; en Italia, no sólo los sa- un "pinus" como árbol •jjc praderí( de amplia sombra (página 156), | bios, sino también cl pueblo, toman partido por la Antigüedad de una reiterado uso de la palabra "braviuii (págs. 137 y 144) y espcciánnenlc 1 manera objetiva, pues en ella haforma "Madii" por"Maji", pa^en llan el recuerdo de la propia gran- Mar en favor de nuestra tesis, deza. La fácil comprensión del latín

renacimiento integral, y eso es lo que aparece en las poesías del ciérico desconocido del siglo xii. Este movimiento de retomo a la Antigüedad puede decirse que, en gran escala y de una manera general y decidida, sólo se inicia en los italianos con el siglo xiv. Requería un desarrollo de la vida urbana como sólo se dio en Italia y en aquellos tiempos: convivencia c igualdad efectiva entre nobles y ciudadanos y constitución de una sociedad general (ver página 79) que sintiera la necesidad de la cultura y que dispusiera de tiempo y de medios para satisfacerla. Pero la cultura al pretender liberarse del mundo fantástico de la Edad Media, no podía llegar, de súbito, por simple empirismo, al conocimiento del mundo físico y espiritual. Necesitaba un guía, y como tal se ofreció la Antigüedad clásica, con su abundancia de verdad objetiva y evidente en todas las esferas del espíritu. De ella se tomó forma y materia, con gratitud y con admiración, y ella llegó a constituir, por lo pronto, el contenido principal de la cultura.^ También las circunstancias generales de Itaha eran propicias. El ImI antigua es cosa elaborada y sa- pcrío medieval, desde la caída de • i.i, lo mismo que los temas anti- ios Hohenstaufen, o había renunciaiiuus en los compiladores del tipo do a Italia, o no podía sostenerse !• Vinccnt de Beauvais o en el mi- en ella; el Papado se había trasla!ogo y alegórico Alanus ah Insu- dado a Aviñón; la mayoría de las El Renacimiento no consiste potencias efectivas eran ilegítimas •cisamente en la imitación y com- y estaban basadas en la violencia. 'ición fragmentarias, sino que es Mas el espíritu que había despertado y se sentía consciente, busca¡ K J c t a se llame a sí mismo Walther, ba con afán un nuevo ideal fjrme lia decisivo nos dice en cuanto a y así fue como pudieron surgir la ' origen. Generalmente se le idcnti- ilusión y el postulado de un predoII c o n cierto Walther Mapes, canó- minio universal romanoitaliano. que, de Salisbury y capellán de los apoderándose del ánimo de las^&g^^ de Inglaterra hacia fines del sí^^•ill. Más recientemente se preten^Hhconocer en él a cierto Gauticr l ^ b U e o de Chatillon: véase Giese2 Eneas Silvio (Opera, página 603, ^^wi^ en Wattenbach. DeulscMands Episí. 105, al archiduque Segismundo), ftichtsquellcn im Milíelalíer (pág. por ejemplo, nos dcseribe, en rauda sigs,) Hoy suelen repartirse es- sinopsis, cómo la Antigüedad puede mposiciones entre autores ingle- servir de maestro y guía en todas las emanes y franceses. altas esferas de la vida.

cierto punto, todas estas poesías latinas de los "clericí vagantes" del Kiglo X I I , con toda su viva y sorprendente frivolidad, constituyen sin duda un producto común europeo. Ahora bien, quien compuso e] canto De Phyllide et Flora y el Aesluans interius no era seguramente un nórdico... ¿ Y podía serlo, por ventura, el fino y observador sibarita autor de Dum Dianae vitrea sera lampas oritur? Topamos aquí con un renacimiento de la concepción antigua del mundo, que se nos muestra con claridad mayor al contrastarla con las formas rimadas medievales. Encontramos, tanto en este siglo como en el siguiente, al[unos trabajos en que se imitan icxámetros y pentámetros con el mayor cuidado, en que se observan luda clase de aditamientos tomados ti la Antigüedad, principalmente de índole mitológica, y que, sin embarni remotamente nos producen el cto de los casos antiguos. En las i:rónicas hexamétricas y otras producciones por el estilo, a partir de tiuelielmus Appulus, nos encontramos con un diligente estudio de Virgilio, de Ovidio, de Lucano, de '•lacio y de Claudiano, pero la for-

É

98

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

99

tes, las llevó hasta intentar una realización práctica con Cola <Íe Rienzi, La manera como éste concibió su misión durante su primer tribunado sólo podía terminar en una extravagante comedia; mas para el sentimiento nacional el recuerdo de la Roma antigua no fue, ni mucho menos, un apoyo exento de

valor. Equipados de nuevo con i cultura, no tardaron los italianos cii sentirse de manera efectiva la nación más adelantada del mundo. Bosquejar este movimiento de los espíritus, no en su forma plena, si' no en esencia, sólo en sus contornos y en sus comienzos, constituirá nuestro propósito inmediato.-'*

11. R O M A , C I U D A D DE R U I N A S Las propias ruinas de Roma gozaban entonces de una veneración muy distinta de la que inspiraban cuando fueron escritas obras como Mirabilia Romae o la compilación de Wiliiam de Malmesbury. La fantasía del peregrino devoto, del creyente milagrero y el excavador de tesoros queda superada en las descripciones por las figuras del historiador y el patriota. En este sentido deben comprenderse las palabras de Dante: "Las piedras de los muroa 3 Para más detallada consideración ver Roscoe, Lorenzo U Magnifico y Leo X, así como Voigt, Enea Silvio, y Papencordt, Geschichte der Stadt Rom im Mittelater. Referimos a los Commentarii urbani de Rafael Volatcrranus a quienes quieran formarse una idea de las proporciones que adquirió el afán de aprender entre Jas gentes de espíritu de comienzos del siglo xvr. Puede aquí verse cómo la Antigüedad constituía el acceso y el contenido principal de toda disciplina del conocimiento, desde la geografía y la historia local, pasando por las biografías de los poderosos y personalidades célebres, por la filosofía popular y la moral y las distintas ciencias especiales, hasta el análisis completo de Aristóteles con que termina la obra. Para ahondar en toda su importancia como fuente cultural habría que compararla con todas las enciclopedias anteriores. (La excelente obra de Voigt Die Wiederbelebung des Klassischen Altertums nos ofrece, desde múltiples puntos de vista, una concienzuda consideración sobre este tema.) de Roma merecen veneración y li suelo sobre el cual está levantadií la ciudad es más egregio de lo que dicen los hombres." N o obstante, do la enorme frecuencia de los jubilcoi apenas queda un recuerdo devoto en la literatura propiamente dicha; cl mayor beneficio que saca Giovanni Villani del jubileo del año 1300 es su decisión de consagrarse a la historia (véase página 4 3 ) , despertada en él por la contemplación de las ruinas romanas. En Petrarca descubrimos aún un estado de ánimo que divide el interés entre ll Antigüedad clásica y la cristiana.* Nos cuenta como, acompañado de Giovaimi Colonna, escalaba f r e c i i L i i temente las gigantescas bóvedas dt las termas de Diocleciano.^ Allí, en el aire puro, en el silencio profundo, ante la vasta perspectiva que se abría ante ellos, conversaban no sd bre negocios, ni sobre política, m sobre cuestiones domésticas, s i m sobre la Historia con la miíaiin puesta en las ruinas insinuándusí la preferencia de Petrarca por 1 | Roma pagana y la preferencia ( M Giovanni por la cristiana. La co versación se extendía luego sob temas de filosofía y sobre los dfl cubridores del arte. iCuáptas ve"" ^ Dante, Convito, tratado I V , pítulo 6. •. ^ 5 Epp. familiares, VI.,2 (pág. 63fl manifestaciones sobre Roma, antes w haberla visto en ibíd., II,. 9 pág. 60(B ver If, 14. '

J Un dato que nos demuestra cómo durante la Edad Media, hasta en países extranjeros se consideraba a Roma como una cantera, es la noticia según la cual el célebre abad Sugerius, que (por el año JI40) andaba a la busca de fustes descomunales para sus obras de Saint-Denis, les había echado el ojo nada menos que a los monolitos graníticos de las termas de Diocleciano. Pero parece que lo pento. (Sugerii libellus alter en Duchesne, Scriptores, IV, pág. 352). Carlomagno había sido, indudablemente, más mo" Í)ittamondo, II, cap. 3. El cor- desto en sus pretcnsiones. recuerda aún, parcialmente, a los s Poggi opera, fol. 50 y sigs. Ruinaos cuadros de los tres Reyes Ma- rum urbis Romae descriptio, escrita su séquito. La descripción de hacia 1430. poco después de la mueridad ( I I , cap. 31), desde el pun- te de Martín V. Las termas de Cara^lle vista arqueológico, no carece calla y Diocleciano tenían aún sus inIcomplelo de valor. Según Polisto- crustaciones y sus columnas. ^S(Murator¡, XXIV, columna 845) * Poggio como primer coleccionista ^ H o t ó y Ugo de Este hicieron en el viaje a Roma "per vedere de inscripciones en sus cartas en la I magnificenze antiche che al pre- Vita Poggi, Muratori, X X , col. 177. Como coleccionista de bustos, columsi possono vedere in Roma". na 183.

partir de entonces —'hasta los 'ii-mpos de Gibbon y Niebuhr— ha pirado este mundo de ruinas 'la ditación histórica! Aquel doble sentir se evidencia i.imbién aún en Fazio dogli Uberti en su Dittamonda compuesto hacia ' año 1360, una dcscrioción de i¡e fingida y visionaria; cl viejo f.icógrafo Solinus le acompaña, cotno Virgilio a Dante. Visitan Bari I honor de San Nicolás, Monte irgano por devoción al arcángel iiun Miguel; en Roma se menciona lii leyenda de lá Araceli v la de santa María de Trastéverc.. . Sin embfirgo, predomina ya visiblemente la magnificencia profana de la Roma wnligua. Una noble anciana de dcsjliirrada túnica —Roma misma—• tiiirra la historia cldriosa y descri!'(• prolijamente los antiguos triunli)s; ^ conduce después a los forasloros por la urbe, sirviéndoles de i'iiía, ilustrándoles sobre las siete linas y sobre un sinfín de ruinas * I. iierables... che comprender poirai, quanto fui bella! Desgraciadamente esta Roma de papas aviñonenscs y cismáticos era. por lo que se refiere a los los de la Antigüedad, lo que haiiiii sido unas cuantas generac¡one.s • H i t e s . Una terrible devastación, oue i)ió de privar de su carácter a los M S importantes edificios que aún miedaban, fue la demolición de cicnli» cuarenta moradas, bastante firi S , de nobles romanos, ordenada ir el senador Brancaleone en el o 1258; la nobleza se había insl.ido, sin duda, en las nnnas más

bellas y mejor conservadas.*' Sin embargo, quedaba aún infinitamente más de lo qiie hoy día se mantiene en pie v parece que muchas ruinas mostraban todavía sus revestimientos y sus incrustaciones de mármol, las columnas de sus frontis y oíros ornamentos, mientras en la actualidad sólo subsiste el esqueleto de ladrillos. Con tal situación hubo de contar cl comienzo de un intento serio de topografía de la ciudad antigua. En las Peregrinaciones a través de Roma de Poggio* encontramos por vez primera íntimamente enlazado el estudio de las minas mismas con el de los viejos autores, y el de las inscripciones (que tenía que descubrir a través de la maleza); ^ aquí la fantasía queda frenada y eliminado deliberadamente el recuerdo de la Roma cristiana. ¡Lástima que cl trabajo de Poggio no fuese mucho más extenso y no tuviera ilustraciones! Aún encontró conscivadas muchas m á 3 cosas ciue Rafael ochenta años después. El mismo vio todavía completos el sepulcro de Cecilia Mctella y

100

JACOB BURCiCHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C L M I E N T O E N I T A L I A

101

el frontis de columnas de un templo en la laílera del Canitoiio, y volvió a verlas, más tarde, medio derruidas. Y es que el mármol tenía todavía un aciago valor material: servía para cebar los hornos de c a l . . . Ni un inmenso pórtico del templo de Minerva consiguió hurtarse a este vil destino: fue hecho pedazos y convertido en cal. Según un informador de 1443, continuaba entonces tal destrozo "que es una ignominia, pues las nuevas construcciones son lamentables v. lo hermoso en Roma son las ruinas''.^® A los extranjeros, los habitantes de la ciudad, con sus capas y sus botas típicas de la Campagna, les hacían el efecto de meros pastores de vacas y, efectivamente, hasta los mismos "banchi" pastaban los rebaños. La iglesia resultaba el único lugar de reunión social, con motivo de determinadas indulgencias. Era también entonces cuando podían verse hermosas mujeres. En los últimos años de Eugenio iV (1431-1447) escribió Blondus de Forli su Roma instaurata, utilizando ya a Frontino y los viejos Libros de ¡as Regiones, así como, al parecer, a Atanasio. Su propósito ya no es, en absoluto, la descripción de lo existente, sino el descubrimiento de io destruido. Consecuente con la dedicatoria al papa, se consuela de la ruina general con las magníficas reliquias de santos que posee Roma. Con Nicolás V (1447-1455) alcanza el trono de los papas el nuevo esDÍritu monumental propio del Renacimiento. Con la nueva valorización y el hermoseamicnto de la ciudad de Roma aumentó, por una parte, el peligro para las ruinas, pero también, por otra, la estimación w Fabroni, Costnus, Adnot.. 86. De una carta de Alberto degU Alberti a Giovenni de Medici. Sobre la situación de Roma bajo Martín V , ver Platina, pág. 277; durante la ausencia de Eugenio I V . ver Vespasiano Fiorentino, página 2Í.

de ellas y la tendencia a cuidarla: como título de gloria para la ciudad Pío I I sintió siempre la pasión t!e las antigüedades, y si se ocupa puco en las de Roma, dedica, en caní bio, su atención a la de todo el rusto de Italia y es el primero que demuestra un vasto conocimiento dilas que circundan a la ciudad y cl primero en d e s c r i b i r l a s . C o m o religioso y cosmógrafo, sin duda le interesan en la misma medida los monumentos cristianos y antiguos y los prodigios de la naturaleza; por eso hemos de preguntarnos si nn se habrá hecho violencia cuando, por ejemplo, escribe que a Ñola le honra más el recuerdo de San Paulino que la evocación romana y lu lucha heroica de Marcelo. N o es que vayamos a dudar de su fe en las reliquias, pero es evidente que su espíritu manifiesta la inclinación j del naturalista, más bien, del'anti-i cuario preocupado por lo monumental, del observador intelectual de la vida. Todavía en sus últimos años de papado, ya gotoso y, no obstante, con el ánimo alegre, se hace llevar en litera por montes y valles, hasta Tusculum, Alba, Tilíur, Ostia, Falerii, Ocriculum y anota todo lo que ve; explora las antiguas vía» romanas, los acueductos, y procura delimitar las fronteras de los anii guos pueblos en tomo de Roma. Rti una excursión a Tíbur, acompañado del gran Federico de Urbino, cl tiempo le transcurre del modo más agradable, conversando sobre la Aii tigüedad y su arte bélico, espeeial mente sobre la guerra de Troya Hasta en su viaje al Congreso de Mantua (1459) busca, en vano, el laberinto de Clusium, mencionniu por Plinio, y visita, a la orilhi Mincio, la llamada villa, de \ lio. Nadie se sorprenderá de quj 1 Para el texto a continuación 1 Jo. Ant. Campanus, Vita Pii en -Ki ratori, I I I , I I , col. 980 y sm-. Pío U Commentarii, págs. 48, 72 y^sigs., 248 y sigs., 501 e ibid. ¿

este mismo papa exigiera incluso a los abreviadores de la Curia un latín clásico... ¿ N o había amnistiado en la guerra de Ñapóles a los urpinates por ser paisanos de Cicerón y de Gayo Mario, con cuyos imbres se bautizaba todavía a muniños? Sólo a él, como perito trotector. pudo dedicar Blondus Roma triumphans, el primer luto, e n gran escala, de una desción de conjtmto de la antigüeromana, el resto de Italia se había ipertado también por aquel tiem, naturalmente, el interés por las antigüedades romanas. Y a Boccac10 llama a las ruinas de Baia lejos muro.s, y nuevos, no obstan, para el moderno espíritu"; dcsentonces se las consideró como lugar más digno de visitarse en alrededores napolitanos. Se em:aron a coleccionar antigüedades toda especie. Ciríaco de Ancona Ipcorrió, no sólo Italia sino otras regiones del viejo Orbis terrarum, y trajo de su viaje multitud de dibujos e inscripciones. Cuando le preguntaron por qué lo hacía, resiwndió que "para resucitar a los muerios".^^ Las historias de las dislintas ciudades habían aludido siemire a una conexión, verdadera o Ingida, con Roma, a una fundación directa o a una colonización; ^* V desde hacía mucho tiempo párete que complacientes apañadores de sonealogías hacían derivar el origen 11- determinadas familias de famo-

sos linajes romanos. Y agradaba esto tanto que aún a la luz de la crítica de comienzos del siglo xv se siguió haciendo. Con la mayor tranquilidad. Pío 11 replica a los, oradores romanos, que en Viterbo , reclaman su pronto regreso: "Roma' es mi patria tanto como Siena, pues mi linaje, los Piccolomini, emigraron antiguamente de Roma a Siena, como lo demuestra el frecuente uso de los nombres Eneas y Silvio en nuestra familia". Descender de la familia Julia no le hubiera, seguramente, desagradado. También a Pablo l í —Barbo, de Venecia—, se le atribuyó origen romano, a pesar de que lo contradecía su ascendencia germánica. Se le hizo descender de los Ahenobarbus romanos, que fueron a parar a Parma con una colonia y cuyos descendientes se vieron obligados, por discusiones internas, a emigrar a Venecia.^** N o pueble, pues, sorprender que los Massimimi pretendiesen descender de Quinto Fabio Máximo, y los Cornaro de los Comelios. En el subsiguiente siglo XVI constituye una excepción bien rara que el novelista Bandello procure derivar su linaje de ilustres ostrogodos ( I , Novelía 2 3 ) . Pero volvamos a Roma. Los ha- ^

ifi Comentara, pág. 206, en lib. IV. 18 Mieh. Cannesius, Vita PauU II, Muratori, I I I , 11, col. 993. Ni con Nerón, el hijo de Domítius Ahenobarbus, quiere ser descortés el autor, a causa del parentesco con el papa. Sólo Boccaccio, Fiammetía, cap. 5. dice de él: "de quo rerum scriptores Leandro Alberti. Descrizionc di multa ac diversa commemorant". Más i,itia ¡'Italia, fol. 285. fuerte era todavía que la familia Pla'4 Dos ejemplos; la primitiva his- to de Milán se vanagloriase de desria fabulosa de Milán en el Manipu- cender del gran Platón y que Filelfo (Muratori, X I , col. 552) y la "de se atreviese a decirlo en un brindis lorencia al comienzo de la Crónica nupcial y en un panegírico al jurista Ricordano MalaspÍnÍ y también en Teodoro Plato, y que un Giovanantolovanni Villani, según el cual FIo- nio Plato pusiera a una figura en re"cia desde siempre llevó la razón lieve del filósofo esculpida por él en la rebelde y antirromana Fié- 1478 (en el patio del palacio Mazeni por la fidelidad de aquélla al ta de Milán) la siguiente inscripción: Iritu romano (1, 9, 38 y 41, II, 2 ) . "Platonem suum, a quo originem et ingenium refert..." inte. Inferno, XV, 76.

102

JACOB B U R C K K A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

103

Pero por orden de Inocencio V I I I bltantes de la ciudad, "que se llafue enterrada una noche, delante de maban entonces romanos", responla Porta Pincia, en un lugar secredían con altivez al alto sentimiento to; en el claustro de los conservaque inspiraban al resto de los itadores quedó sólo el sarcófago vacío. lianos. Veremos cómo baio Paulo Probablemente se había modelado, I I , Sixto I V y Alejandro V I tienen en cera o algo parecido, una niásefecto magníficos desfiles de carnacara de estilo idealizado sobre la val que representaban la imagen facabeza del cadáver, coloreada convorita, de la fantasía popular de venientemente la materia empleada, aquellos días: el triunfo de los emlo que concertaba muy bien con los peradores romanos antiguos. Si hacabellos dorados de que nos hablan. bía de acontecer algo emocionante, Lo conmovedor aqtn' no es el hecho tenía que ser en este campo. Enmismo, sino el firme prejuicio de tregado el ánimo de la gente a tales que un cuerjx) "antiguo" —que es exaltaciones, vino a suceder que el lo que, al fin, creía contemplarse 18 de abril de 1485 empezó a coen verdadera realidad—, por el só-" rrer el rumor de haberse descubierto el cadáver, perfectamente conser- 10 hecho de serlo, tenía que ser de vado, de una joven romana —de la una belleza superior a cuanto exisRoma antigua— de maravillosa be- tía. Entretanto, con las excavaciones, lleza." Unos albañiles lombardos, que en unas tierras del convento aumentó el cnnoclmiento objetivo de Santa María, en la Vía Apia, más de la Roma antigua. Ya en tiempos allá de la tumba de Cecilia Mete- de Alejandro V I se estudiaron los 11a, excavaban un sepulcro antiguo, llamados grotescos, es decir, las deencontraron un sarcófago de már- coraciones antiguas de muros y bóvedas, y se encontró en Porto. d'Anmol con la supuesta inscripción; "Julia, hija de Claudio". El resto zo el Apolo del Belvedere; con Julio pertenecía ya al reino de la fanta- 11 vinieron los gloriosos descubrisía: que los lombardos desaparecie- mientos del Lacoonte, de la Venus ron al punto con los tesoros y las vaticana, del Torso, de la Cleopatambién los palacios de piedras preciosas que adornaban y tra, etc.; ios nobles y de los cardenales emacompañaban al cadáver, y que éste estaba impregnado de una esencia pezaron a decorarse con estatuas y balsámica que l o conservaba tan fragmentos antiguos. Para León X fresco, y aún tan flexible, como el emprendió Rafael aquella restaurade una muchacha de quince años ción ideal de toda la ciudad antigua que acabase de fallecer. Llegó in- de que habla su célebre carta (suya cluso a decirse que tenía vivo el o de C a s t i g l i o n e ) D e s p u é s de color y entreabiertos los ojos y la amargos lamentos sobre la destrucboca. Se llevó al Palacio de los con- ción, que continuaba aún. bajo JuseiTadores, en el Capitolio, y para lio I I , pide al papa protección paverla allí se inició una verdadera ra los escasos testimonios que queperegrinación. Muchos acudían pa- daban de la grandeza y la fucrzu ra pintarla, "pues era hermosa co- de aquellas divinas almas de la Anmo no puede decirse, como es im- tigüedad, con cuyo recuerdo se inposible describir, y si, intentáramos flaman todavía hoy.;,los que bon decirlo o describirlo, no lo creerían los que no la vieron con sus ojos". 18 Ya bajo Julio II se hicieron cavaciones con el 'fin exclusivo buscar estatuas. Vas&ri, X I , pag. IT Nantiporto. en Muratori. I I I , I I , Vita di Giovanni da Udifie. col. L094; Infessura, en Eccard, Scripi!> Quatremere, Stor. della vita tores, I I , col. 1.951; Matarazzo, en el Rafaello, ed. Longhena, ^ g . 531. Archiv. Stor., X V I . IL página 180.

capaces de algo grande. Con penetrante criterio echa luego la base de una historia del arte comparada, en el final fija el concepto de llano" que ha imperado desde enrices: pide un plano para cada nina, con planta, alzado y sección separadamente. Cómo, desde entonces, la arqueología, vinculada estre• húmente a la consagrada urbe y a su topografía, fue desarrollándose hasta constituir una ciencia especial, y cómo la Academia vitruviana presentaba un extensísimo programa,^ no podemos exponerlo aquí. Hemos de detenernos en León X , en quien el goce de lo antiguo, entreverado con todos los demás goces, se condensa en aquella sensación que presta su encanto especial a la vida de Roma. En el Vaticano resonaban los cánticos y músicas que parecían invitar a la ciudad entera a disfrutar de los goces de la existencia. Sin embargo, por lo que a sí mismo se refiere, apenas consiguió León (|ue l e ahuyentaran dolores y cui(lados, y su mismo cálculo conscienIc de alargar la existencia con la alegría-1 sc vio fallido con su temprana muerte. Nunca podremos hurtarnos a la sugestión del brillante cuadro de la Roma de León X , tal tomo lo bosqueja Paulo Jovio, por mucho que tenga también sus aspectos sombríos la servidumbre de los que querían elevarse, la secreta pobreza de los prelados, que debían vivir conforme a su categoría, a pesar de sus deudas,^- lo azaroso y

prodigalidad.^ El propio Ariosto, que tan bien conocía estas cosas y tan bien se burló de ellas, nos ofrece, sin embargo, en la sátira sexta, un nostálgico cuadro de! trato con los altos y cultísimos poetas que le acompañaban en sus visitas a las ruinas de la ciudad, del docto tribunal que allí encontraba para su propia poesía, de los tesoros de la Biblioteca Vaticana... Esto y no la protección del Medici, a la que hacía tiempo había renunciado, era lo que verdaderamente podía atraerle en caso de que se le pidiera que volviese de nuevo a Roma como enviado de Ferrara. Aparte del celo arqueológico y la solemne emoción patriótica, las ruinas, en sí mismas, como tales ruinas, despertaban una emoción elegiaco-sentimental. Y a en Ferrara y en Boccaccio encontramos resonancias de este género. Piggío hace frecuentes visitas al templo de Venus y Roma, creyendo que era el de Castor y Pólux, donde se había reunido el Senado tantas veces, y se sumerge en el recuerdo de los grandes oradores Craso, Hortensio, Cicerón... En tono extremadamente sentimental se expresa también Pío II en su descripción de Tíbur.^ Y con Polifilo aparece muy pronto la primera imagen de ruinas idealizadas, provistas de la correspondiente descripción: restos de poderosas bóvedas y columnatas, entre las cuales se yerguen viejos plátanos, laureles y cipreses y crece una tupida

2^ Ranke, Papas, I, 408 y sigs., -•^> Leííere pitioriche, I I , 1. Tolomei Lettere de' príncipi, í, carta de Negri, w iMndi. 14 de noviembre de 1542. 1 cepu. de 1522: "...tutti questi corm Quería "curis animique doloribus tigiani esausti da Papa Leone e fajajacumquc ratione, aditura interclude- Uiti"... HÉ sentirse encadenado por la alegría 2* PÍO I I , Commentarii, pág. 251,' ^Ht música, esperando así alargar la en el lib. V , Ver también la elegía ^K. Leonis X vita anonyma, en Ros- de Sannazaro In ruinas Cumarum, en ed. Bossi. X I I , página 169. el libro 2. Aluden a esto las sátiras de 23 Polifilo, Hypnerotomachia, sin pa^ ^ • t o I (Pere' ho moho, etc.) y IV ginación. Extracto en Temanza. oági^ ^ ^ f t e Annibale, etc.) na 12.

S

üco sólido del mecenazgo literario • León y, finalmente, su ruinosa

104

(ACOB BURCíCHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O

E N ITALIA

105

maleza. En la historia sagrada se hace costumbre —apenas sabríamos ver por qué razón-— representar el nacimiento de Cristo en las ruinas, lo más espléndidas posible,

de un palacio.-» Que, fmalmentc, la ruina artificial llegara a ser obiigada en los jardines más suntuosos, es sólo una mamfestación practica del mismo sentimiento.

III.

LOS A U T O R E S A N T I G U O S que no podía leer; la primera traducción latina de la IHiuIa y la Odisea la hizo Boccaccio, como pudo, con la ayuda de un griego de Calabria. Hasta el siglo xv no se inicia la gran serie de descubrimientos j y la organización sistemática de las! bibliotecas por medio de copias y ' una febril actividad en las traducciones del griego.^s Sin el entusiasmo de algunos coleccionistas de aquellos tiempos, que llegaron a imponerse las mayores privaciones, es indudable que sólo poseeriamos una mínima parte de las obras de loa autores griegos que han llegado hasta nosotros. El papa Nicolás V , ya de raonjo se llenó de deudas por su pasión por comprar códices o hacerlos copiar. En aquel tiempo se declaró ya abiertamente por las dos grandei pasiones del Renacimiento: librol y construcciones.^ Elegido papa, so mantuvo fiel a sus gustos. Trabaja* ban para él los copistas, y encargados suyos recorrían medio mundo Es sabido que para engañar i explotar la avidez con que se leíai los antiguos autores se hicieron circuí lar algunos textos apócrifos. Ver <» las obras históricas sobre la materlf los artículos sobre Annius de Viterb^ por ejemplo. Vespas, Fior, pág, 31. "Tomíflí so da Serezana usava diré che 4l cosa farabbe, s'egli poteSsc mai n f l derc, ch'era in Hbrí e murare. E e Paltra fece nel suo pbntificato", B traductores: ver en Eneas Silvio, • Europa, cap. 58, pág. 459, >^en PajP cordt, Gesch, der Stadt-^ Rottj^, p á P 502.

r

Importancia infinitamente mayor que los restos de construcciones y que los restos artísticos, en general, del mundo antiguo, tenían, naturalmente, los monumentos literarios, tanto griegos como ¡latinos. Se les consideraba como fuentes de todo conocimiento, en sentido absoluto. La bibliografía de aquella época de grandes hallazgos ha sido con harta frecuencia descrita. Sólo añadiremos algunos rasgos que no han sido suficientemente notados.-^ Por muy grande que fuese cl influjo de los autores antiguos en Italia desde hacía tiempo, y especialmente durante el siglo xiv, pue^ de decirse, sin embargo, que tenía por causa antes la extensión de lo conocido a mayor número de manos que los nuevos descubrimientos. Los más conocidos poetas, historiadores, oradores y epistológrafos latinos, junto con cierto número de traducciones latinas de determinados escritos de Aristóteles, de Plutarco y algunos griegos más, constituían esencialmente el acervo que tantos entusiastas despertara en la generación de Boccaccio y Petrarca. Este último poseía y veneraba, como es sabido, un Homero en griego, 28 Mientras todos los Padres de la Iglesia y todos los peregrinos sólo hablan de una nueva. También los poetas prescinden del palacio. Ver Sannazaro. De parta Virginis, lib. I I . ^ Que lomamos, principalmente, de Vespasiano Fiorentino, tomo X del Spicilegium romanum. El autor era un librero florentino y proveedor de copias, de mediados del siglo xv.

júsqueda incansable. Perotto reió por la traducción latina de Polibio 500 ducados. Guarino, por jdi de Estrabón 1.000 florines de oro P iba a recibir 500 más cuando el papa murió. Dejó aumentada en 5.000 ó 9.000 tomos,3« según pudieron contarse, la biblioteca propiamente destinada para uso de los íales, que ha llegado a constituir fondo principal de la Vaticana; debía ser instalada en el Palacio mismo, como su ornato más noble, Kcgún ejemplo del rey Tolomeo Fiiidelfo en Alejandría. Cuando la • H t e obligó al papa a retirarse con B corte a Fabriano, se llevó conWff> a sus traductores y compilaH ^ s para que no pereciesen. VEI florentino NIccoló Niccoli.** oel docto círculo de amigos de Coiilnio de Medici cl Viejo, empleó luda su fortuna en la compra de libros; cuando y a n a d a le quedaba, los Medici le abrieron sus cofres, «•freciéndole cualquier suma que parales fines necesitara. A él se !>c cl que llegaran a completarse \miano Marcelino, De oratore de . i c r ó n , y otras obras. El conven' a Cosimo para que comprara mejor Plinio que existía, en u n ivento de Lubeck. Con magnániii confianza prestaba s u s libros y 1 laba que la gente fuera a leer a ' casa cuanto quisiera y dialogacon los lectores lo leído. Su collón de ochocientos volúmenes, 'Bluada en 6.000 florines de oro, 1 a parar después de su muerte convento de San Marcos, por intención He Cosimo, con la con'in de que fuese puesta a dispo- del público, los dos grandes buscadores de ^ Guarino y Poggio, este último Vespas, Fior.. págs. 48. 658 y Comp. I- Mannetti, Vita Nicolai ' iratori. I I I . I I , col. 925 y sigs. ;i Calixto in repartió la coleccómo, véase Vespas, Fior., y sigs. con la nota de Mai. 'cspas, Fior., página 651 y sigs.

estuvo, como se sabe-^^ —en parte, como agente de Niccoli—, en las abadías del Sur de Alemania, con motivo del Concilio de Constanza. Descubrió allí seis discursos de Cicerón y el primer Quintiüano completo: el manuscritq de San GaH, hoy de Zurich. En treinta y dos días fueron completados y bellamente copiados. A Silvio Itálico, Manilio, Lucrecio, Valerio Flaco, Asconio Pediano, Columela, Celso, Aulo Gelio, Estacio y otros, pudo completarlos esencialmente; junto con Lionardo Aretino sacó a la luz las doce últimas comedias de Planto, así como las Veninas de Cicerón. Con patriotismo de tendencias arcaizantes reunió el célebre cardenal griego Bessarión ^ 600 códices, paganos y cristianos, a costa de enormes sacrificios, y buscó un lugar seguro donde depositarlos para que, cuando su desdichada patria recobrase la libertad, recuperase también los perdidos tesoros de la literatura. La Señoría de Venecia se declaró . dispuesta a construir por su cuenta un edificio destinado a tal fin, y aún hoy se conservan en la biblioteca de San Marcos una parte de aquellos tesoros.^* La famosa biblioteca de los Medici tiene una accidentada historia que no podemos detallar aquí; el principal agente de Lorenzo el Magnifico fue |uan Lascaris. Como es sabido, después del saqueo del año 1494. la colección hubo de ser recuperada, pieza por pieza, por el cardenal Giovanni de Medici (León X). La biblioteca de Urbino (hoy 32 Vespas, Fior., página 547 y sigs. 33 Vespas, Fior., pág. 193. Ver Marín Sañudo, en Muratori X X I I I , columna 1.185 y sigs. 34 Cómo fueron, entre tanto, manejados, véase Malipiero, Ann. Vene ti, en Archiv. Stor., V I I , I I , páginas 653 y 655. 3!> Vespas, Fior., página 124 y sigs.

106

lACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

107

en cl Vaticano), fue obra del gran Federigo Montefeltro (véase página 25), que ya de muchacho había comenzado a coleccionar libros. Más tarde llegó a ocupar, permanentemente, de treinta a cuarenta "scritlori" en diversos lugares. En esta empresa empleó, andando el tiempo, más de 50.000 ducados, siendo sistemáticamente continuada y completada, principalmente con Ía ayuda de Vespasiano. Los datos que éste nos procura son especialmente curiosos desde el punto de vista del ideal de una biblioteca de la época. Ck>ntábase en Urbino, por ejemplo, con los inventarios de la Vaticana, de la biblioteca de San Marcos de Florencia, de la biblioteca Visconti de Pavía, y atín del inventario de Oxford. Comprobábase no sin orgullo como, en múltiples aspectos, era la biblioteca de Urbino mucho más completa. «En el conjunto acaso preponderasen aún la Edad Media y la teología; se hallaban, completos, Tomás de Aquino, Alberto Magno, Buenaventura y otros. Por lo demás, era una biblioteca muy variada, que contenía, por ejemplo, todas las obras de medicina que era posible conseguir. Entre los "modemi" figuraban los grandes autores del siglo XIV, Dante y Boccaccio, nandro, unos centenares de versos, co por ejemplo, con sus obras com- mo es sabido, entre aquella serie di pletas; seguían después veinticinco grandes códices (aunque sólo fuerai nuestro Sófocles y nuestro Píndaro a C humanistas escogidos, con sus escri- tuales). No es imposible que este Mi tos en latín y en italiano y todo lo nandro reaparezca algún día. que habían traducido. Entre los cóCuando Piero de Medici, al mC dices griegos preponderaba la pa- rir el rey Matías Corvino de Hungrílj trística; no obstante, entre los clá- tan amante de los libros, anuncia quÉ sicos encontramos, en una misma los "scritori" tendrán que rebajar vm columna, todas las obras de Sófo- precios, pues de otro modo nadie ( H eles, todas las de Píndaro, todas las se nosotros) los ocupará, sólo p u M de Menandro. . . un códice que de- r e f e r i r s e a los griegos, a los c a l í ^ l bió sin ninguna duda de desapare- fos, de los que —nos inclinamos^ cer pronto.^''* de Urbino. pues de interpretarlo así— había muchos Italia. Fabroni. Laurentp mag.. Adn 156. Adnot, 154. Gaye. Carteggio, I, pág. 164. t íi« ¿Con la toma de Urbino por las huestes de César Borgia? Mai duda de ta de 1455. bajo Calíi<o I I I . Tambl la existencia de este manuscrito, pero la famosa Biblia miniada de Urbíno yo no puedo creer que Vespasiano hu- obra de un francés, obr^ifo de Vei biera anotado como "tutte le opere" siano. Ver D'Aginco»rt, Pintura, i élJos meros compendios gnómicos de Me- 78.

otra manera no hubieran dejado de editarlo los filólogos. Poseemos también algunos datos sobre la manera como se formaban y conservaban entonces las bibliotecas. La compra directa de un viejo manuscrito que contuviese un texto raro o completo, o hasta único, de un autor antiguo, era un azar que se daba pocas veces, naturalmente, y con el que no se contaba. Entre los copistas se daba preferencia a los que entendían el' griego, que recibían el nombre honorífico de scrittori, en un sentido preeminente; fueron siempre pocos y estaban muy bien remunerados.^'' Los demás, los puros y simples copistas eran en parte artesanos que sólo d< este trabaio vivían, en parte sabiol pobres que buscaban un ingreso ex traordinario* Es curioso que la ma yoría de los copistas de Roma, pol la época de Nicolás V , fueran ale manes y franceses,^** probablemenU gentes que tenían que gestionar al go en la Curia y se veían obljgadoi a ganarse la vida de algún modo Cuando Cosimo de Medici quise instalar rápidamente una biblioteei en su fundación favorita, la Badía junto a Fiésole, hizo llamar a V e »

piísiano, y éste le aconsejó que renunciara a la compra directa de 'ibros —pues no solía encontrarase que se deseaba— y que los hia copiar. Concertaron así un icuerdo, sobre la base de un tanto W día: Vespasiano contrató cuarentn y cinco copistas y suministró, en veintidós meses, doscientos volúmenes completos.3^ El índice que sirvió de pauta lo había recibido Colimo de la propia mano de Nicolás V. Por esto, y como era natural, l'ndominan la literatura eclesiástica \ lo necesario para el! servicio del

Í

los que vivían de hacer copias, riño los que para poseer un libro, tenían que copiarlo—, recibieron con entusiasmo cl invento alemán.-*^ Para la reproducción de textos de Tbs autores romanos y también de los griegos, y durante mucho tiempo sólo para esto, se extendió oronto su uso en Italia; sin embargo,' no fue la cosa con la rapidez que podía esperarse del general entusias^ mo por este género de obras. Transcurrido algún tiempo, aparecen los principios de organización editorial de tipo moderno,'^ y ya bajo Alejandro V I se decreta la censura preLa escritura era la bella letra ventiva, pues la destrucción totaJ iteoitatiana que se inicia ya en el de una obra, tal como Cosimo pudo o XIV. La mera contemplación imponerla aún a Filelfo,^"* no se uno de esos libros es ya un pla- presentaba ya tan fácil. , El papa Nicolás V , Poggio, Cómo, gradualmente, en conexión luiozzo Mannetti. Niccoló Nic- con el progresivo estudio de las ! y otros célebres eruditos eran lenguas de la Antigüedad, fue decalígrafos ellos mismos, y exigían sarrollándose la crítica de textos, i|tití las obras fuesen lo más bellas no es tema del presente estudio, coptisible. La presentación, en gcne- mo tampoco lo es la historia de la rtd, aunque los libros careciesen de erudición en general. No es el saminiaturas, era siempre de excelcn- ber de los italianos, sino la reproduc¡Tusto, como lo demuestran espe- ción de la Antigüedad en la literatuilinente los códices de la Lauren- ra v en la vida, lo que ha de ocutiiuia, con sus ligeros ornamentos pamos aquí. Séanos permitido, no lineales al principio v al fin. En las obstante, alguna observación sobre ]i¡as para grandes señores, el ma- los estudios en sí mismos. iid era siempre pergamino y la La erudición griega se encontra• uadet-nación, uruformemcnte tani-n lia Vaticana como en Urbino, lorciopelo carmesí, con guarni-12 "Artes-Quis labor et fessis demp>fies de plata. Teniendo en cuen- tus ab articulis", en un poema de Ro la actitud espiritual, de testimo- bertus Ürsus, 1470, Rerum Ital. script. M r veneración al contenido de 'os ex Codtl. Florent., tomo I I , columna 693, Se alegra demasiado pronto solibros con la presentación más be- bre la esperada difusión de los autoi ' i y noble que fuese posible, se res clásicos. Ver Libri, Hist des scienplica que la súbita aparición de ces mathématiques, II, 278 y sigs. Solibros impresos fuera recibida bre los impresores en Roma, Gaspar, principio con desagrado. Federi- Veren., Vita Pauli ll, Muratori I H , If, lic Urbino "se hubiera avergon- col. 1046. Sobre el primer privilegio lo de poseer un libro imnreso".'*^ en Venecia, ver Marín Sañudo, Mu'ero los cansados copistas —^no ratori, X X I I , col. 1.189. Algo parecido había existido ya en la época de los copistas. Ver Ves" Yespas. Fior., página 335. pasiano Fior., pág. 656 y sigs. sobre También con las bibliotecas de la Crónica del Mundo, de Zembino de y Pésaro (la de Alessandro Pistola. tuvo el papa igual gentileza. ^ Fabroni, Laurent mag., Adnot. " Vespas, Fior., página 129. 212. Se trata del libro De exilio.

108

JACOH B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DLL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

109

ba usencialmente en Florencia en. el siglo XV y a principios del xvi. La labor de esíímtilo de Petrarca y Boccaccio no parece haber influido más allá de un reducido círculo de entusiastas aficionados. Por otra parte, con la extinción de la colonia de eruditos griegos fugitivos, se extinguió también el estudio del griego hacia el año 1520'*« y fue una verdadera sueric que hombres del Norte (Erasmo, los Estienne, Budeus) dominasen ya esta disciplina. La colonia de fugitivos había empezado con Manuel Chrysoloras y su deudo Juan, así como con jorge de Trebisonda; más adelante, por los días de ía toma de Constantinopla y después de ella, llegaron Juan Argvrónulos. Theodorus Gaza, Demetrios Chalcondylas, que educó como diligentes griegos a sus hijos Teófilo y Basilio, Andronico Ka^llistos, Markos Masuros y la familia de los Lascaris, con algunos otros. Subyugada Grecia por los turcos, quedó, sin embargo, eliminada toda posibilidad de nuevas generaciones de eruditos griegos, excepción hecha de los hijos de los fugitivos y acaso de un par de candiotas y chipriotas. Que aproximadamente con la muerte de León X se iniciara la decadencia de los estudios griegos en general, tuvo su razón de ser, en parle, en un cambio en 'lía orientación de los espíritus y, en parte, en la saturación relativa, que se observa ya, de literatura clásica; pero no fue. Compárese Sismondi, V I , página 149 y sigs. '^^ Pierio Valeriano confirma la extinción de estos griegos en De infelidíate literat, con motivo de Lascaris. Y Paulo Jovio, al final de sus Elogia literaria, dice de los alemanes: "...quum literare non latinae modo cum pudore nostro, sed graecae et hebraice in eorum térras fatali commigratione transierint" (hacia el año 1540). 47 Ranke, Papas, I, 486. Véase también el final de esta parte.

sin duda, una mera casualidad que ol hecho coincidiese con la extinción de los eruditos griegos. El estudio del griego entre los italianos mismos, si tomamos por norma la época de 1500, parece haber estado enormemente en boga. Entonces estudiaron eü griego hombres que, medio siglo después, ya ancianos, todavía podían hablarlo, como, por ejemplo, los papas Pablo I I I y Pablo IV.^** Cabalmente esta manera de entregarse al estudio de tal idioma presuponía el trato directo con griegos nativos. Además de Florencia, tenían maestros de griego a sueldo Roma y Padua, casi siempre, y Bolonia,' Ferrara, Venecia, Perusa y Pavía.j entre otras ciudades, temporalmen-. te por lo menos.*^ Mucho es lo que el estudio del griego debe a la imprenta de Aldo Manucci, de Venecia, donde se imnrimieron por vez piimera en griego los autores más importantes y de más vasta producción. Aldo comprometió su .fortuna en su taller. Fue un editor como hu habido pocos en el mundo. Aunque en muy breves palabras, es menester mencionar aquí la i • lativa importancia que, jtmto a lo-, estudios clásicos, adquirieron It^ estudios orientales. A la polémici dogmática contra los judíos aportd el primero Giannozzo Mannetti.** grande hombre de Estado y erudita florentino ( t l 4 - 5 9 ) . el estudio dflí • 8 Tommaso Gar, Relazione dell * corte di Roma, I, págs. 338 y 379, •^^ forgc de Trebisonda, retribuid en Venecia, en 1459, con 150 ducado como profesor de retórica; Malipierfl en Archiv. Stor., V I I , 11, página 63| Sobre la cátedra de griego en Penjr
ver Archiv. Stor., X V I , I I , pág. I

ibreo y de toda la ciencia judía; hijo Agntíllo hubo de aprender de niño latín, griego y hebreo; papa Nicolás V hizo traducir de o a Giannozzo la Biblia entera, el espíritu filolóeico de la épotraía aparejado que se tendiese prescindir de la Vulgata.'*^ Entramos también más de un bulista que, mucho antes de Reuchhabía incluido el hebreo en sus idios. Pico della Mirándola potoda la sabiduría talmúdica y ifica de un sabio rabino. El Bio del árabe se inició en Italia Hj[ el lado de üa medicina, que ya ^B||auiso darse por satisfecha con ^ B n t i g u a s traducciones latinas de ^ B r a n d e s médicos árabes. Los con^ B o s venecianos en Oriente brin^ t i la oportunidad exterior, pues ían en ellos médicos italianos. LO Ramusio, médico venéis traducía obras del árabe. Mu%n Damasco. A Andrea Moni'de Belluno '''^ lo llevaron a Da^ t t p sus estudios sobre Avicena; ^^%6 allí largos años, aprendió el " y se consagró a la depuración textos de su autor; cl gobier'eneciano le proporcionó des- , una cátedra de esta disciplina leí en Padua. ínos de detenernos en Pico anpasar a considerar cl influjo ^ 1 del humanismo. Él es el úni- ;

co que, con clara y reiterada insistencia, defendió la ciencia y la verdad de todos los tiempos contra la parcial exaltación de la Antiüedad c'lásica.í"* N o sólo manifiesta su estimación por Averroes y por los investigadores judíos, sino que aprendía asimismo a los escolásticos de la Edad Media según su contenido objetivo. Y cree oír sus palabras: "Viviremos eternamente, no en las escuelas de los cazadores de sílabas, sino en el círculo de los sabios donde no se discute sobre la madre de Andrómaca o sobre Ibs hijos de Niobe, sino sobre los hondos fundamentos de las cosas divinas y humanas; quien a él se acerque advertirá que también los bárbaros estaban poseídos del espíritu (Mercurium) y que, si no lo tenían en la lengua, lo tenían en el corazón". Dueño de un vigoroso latín, no exento de belleza, y de una dkra facultad expositiva, desdeña el purismo pedantesco y toda la sobreestimación de una forma prestada, sobre todo cuando a esta forma se sacrifica de un modo u otro la verdad de fondo. En Pico della Mirándola podemos formarnos una idea de la elevada orientación que habría tomado la filosofía italiana si la Contrarreforma no hubiera perturbado toda la vida superior del espíritu. ji^

IV. EL H U M A N I S M O E N EL S I G L O X I V ;uparcmos ahora de aquellos •es que sirvieron de intermecntre la venerada Antigüeixto I V , que construyó el edifila Vaticana aumentada por é! Éumerosas adquisiciones, destinó ^Hfcii la rotulación en latín, griego ^ • i p . Platina, Vita Sixtl I V , pá^ ^ H u r i u s Valcrianus, De infelic. lit., ^ ^ ^ M t i v o de Mongaio. Sobre Ra^^^Pi^éase Sansovino, Venezia, fol. dad y el presente y convirtieron aquélla en el objeto principal de la nueva cultura. Se trata de una multitud polimorfa, que muestra cada día una fisonomía distinta; pero la época sabía muy bien, y lo sabían los que figu^ De manera admirable en la importante carta de 1485 a Ermolao Bárbaro; véase Angelo Politiano, Epistolae, lib. IX. Comp. ] . Pico della Mirándola, Oratio de hominis dignitaic.

introducción. Por lo^t^uc respecta Rimimi, no es seguro que en esta clul dad se enseñara griego; véase AitecM
litt., 11, pág. 300. ' •

50 Vesp. Fior-, págs. 48, 476, 5 7 H 6Í4. También Fra Airitrosio Canil dolese conocía el hebreo* Ibid.. p na 320. ^

110

IAa>B B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R i i N A C I M I E N T O E N I T A L I A

111

raban en esa multitud, que consti-, tuía un elemento nuevo de la sociedad burguesa. Si pensamos en precursores, surgirá, antes que nada, la visión de aquellos ambulantes del siglo XII, de cuya poesía nos hemos ocupado (en las págs. 96 y sigs.): la misma existencia inquieta, el mismo concepto Ubre —y más que libre— de la vida y la misma poesía arcaizante, a] principio por lo menos. Pero frente a esta cultura todavía esencialmente religiosa — y cultivada por religisos— de la Edad Media, surge una nueva cultura que de preferencia se apoya precisamente en lo que se sitúa allende la Edad Media. Los vehículos activos de ella se convierten en importantes personajes,^ porque saben lo que sabían los antiguos, porque orocuran escribir como escribían los antiguos, porque empiezan, y pronto, a pensar y sentir también como los antiguos pensaban y sentían. La tradición a que se consagran se convierte, en mil lugares, en simple imitación, N o son pocos hoy los que lamentan que los comienzos de una cultura, desigual en su indcnendencia, en apariencia esencialmente italiana, tal como se revelaron en Florencia por el año 1300, fuesen luego tan completamente inundados por el humanismo.'"^ En Florencia, por aquel tiempo, iodos sabían leer y hasta los arrieros cantaban las canciones de Dante. Los mejores manuscritos italianos de la época oue hoy poseemos petl:enecieron originariamente a obreros manuales florentinos. Entonces fue posible una enciclopedia popular como el Tesoro de

Brunetto Latini. Y todo ello teni.' como base una general capacidad del carácter, tal como llegó a desarrollarse v a florecer con la participación de los negocios del Estado, con el comercio y los víaies, y sobre todo con la eliminación sistemática de toda ociosidad. Los florentinos eran entonces aentc útil y estimada en el mundo entero, y no en vano, precisamente por aquellos años, los llamó el papa Bonifacio V I I I el quinto elemento. Con la afluencia, cada vez más vigorosa, del humanismo, fue decayendo a partir de 1400 este impulso autóctono, y en adelante sc confió en la Antigüedad exclusivamente parOj la solución de todos los problemas, transformándose la literatura en una simple acumulación de citas. Aún la propia extinción de la libertad está en íntima conexión con todo esto, ya que semejante tino de erudición se basaba en la servidumbre entre la autoridad, sacrificaba el Derecho municipal en aras del Di> reoho romano, y, por esta mismi causa, parecía buscar —y lo' encontraba— el favor de un tirano, ' En diversos momentos de nui* tro estudio tendremos ocasión d$ ocupamos de tales lamentacionci| procuraremos entonces dciarlas r* ducidas a sus verdaderas propoh clones, destacando a la vez las coi pensaciones obtenidas a cambio i lo que se perdió. Digamos sólo a n j que 1^ ctxltura del vic^oroso sislj XIV, por sí misma, desembocaba nm cesariamente en el triunfo total da humanismo, y que precisamente lOl más grandes en el reino del csnf ritu específicamente italiano abrí ron de par en par las puertas ' irrefrenable influjo de la Anti ^ Qué valor se daban a sí mismos ^ nos lo revela, por ejemplo, Poggio (De dad en sl siglo xv. avariíia. fol. 2) cuando nos dice que, El primero, Dante. Si tíubiese en su opinión pueden decir que han do posible que una serie de gen vivido los que han escrito eruditos y de su altura hubieran seguido sl doctos libros latinos o los que han do directores de la culmra ilaliaij traducido del griego al latín, nos produciría ésta, por grande q w Véase especialmente Libri, His- hubiese sido la afluencia de elem( íoire des Sciences mathómatíques, I I , tos antiguos, una constante linp 159 y siguientes, 258 y siguientes.

Cosa muy semejante ocurre con Boccaccio. Hacía doscientos años que era célebre en toda Europa, sin que aquende los Alpes se supiera mucho de su Decamerone, y esto se debía exclusivamente a sus compilaciones mitográficas, geográficas y biográficas en lengua latina. Una de ellas. De genealogía Deorum. contiene en los libros 14 y 15 un curioso apéndice en que discute la situación del joven humanismo ante su siglo. N o debe desorientamos el que hable constantemente de "poesía", pues si leemos con atención, advertiremos al punto que alude a toda la actividad intelectual del poeta-filólogo.^"^ A los enemipos de ésta los combate con la mayor acritud: a los frivolos indoctos que sólo tienen comprensión para la disipación V la francachela; a los teólogos sofísticos, para los cuales el Helicón, la fuente Castalia v el soto de Febo son puras necedades; a los juristas, ávidos de oro, para los cuales la poesía, como no procura dinero, es algo de todo punto superfino; finalmente, a los monjes i'etrarca persiste hoy en el pen- mendicantes (a los que alude recuiento de la mayoría como un rriendo a la perífrasis pero con ras1 poeta italiano; entre sus con- gos inconfundibles), que alegan en Iporáneos, en cambio, debe la fa- contra con el argumento del paga1 en mucha mayor medida, al nismo y la inmoralidad.^ Viene a jbo de personificar, la Antigüe- . continuación la defensa positiva de ^ H . por así decirlo, al hecho de la poesía, 'ía, de sentido profundo, ilicr imitado todos los géneros de alegórico principalmente, que donpoesía latina y haber escrito epís- dequiera debe inspirar confianza: la 'iis, que, como tratados sobre los de la oscuridad lícita, que debe intos temas de la Antigüedad, in para aquella época sin maAún Dante llama sólo ooeta (Vi-., un valor muy explicable, ta Nuova, pág. 47) al que escribe en le a nosotros nos parece incon- ,. latín; para los que escriben en italiale. no usaban expresiones como "rimatorc" o "dicitore per rima". Con el tiempo, ciertamente, se mezclan y fusionan En el Purgatorio. X V I I I , encon- aquí expresiones y conceptos. elocuentes ejemplos. María va 5** También Petrarca, ya en el ánice sa por los montes. César corre ña; María es pobre y Fabricio de su fama, se queja, en algunos morcsado. Obsérvese, a propósito mentos de melancolía, que su mala }, la interpolación de las sibilas estrella le haya hecho nacer tarde y "listoria profana antigua, tal eo- le haya obligado a vivir entre picaros crti la intenta, por eJ año 1360, (extreme fures). En la eoístola fingida Dittamondo, I, caps. 14 y 15. de Tito Livio: véase Opera, página 704 y siguientes.

«ion de carácter nacional peculialísimo. Pero ni Italia ni todo el ()ccidcnte produjeron un segundo Dante, y él fue el primero en situar h la Antigüedad, insistentemente, en i-l primer término de 'la vida culinral. En la Dhina Comedia no conde los mismos derechos, cicrtante. al mundo antiguo y al muncristiano, pero los considera en 'instante paralelo. Así como la icmprana Edad Media ^usca los lipos humanos en las historias y I lisuras del Antiguo y Nuevo Teslento, él suele contraponer, en misma acción, un ejemplo crisno y otro pagano.^*^ Ahora bien, 10 debe olvidarse que el mundo cristiano de la fantasía y la historia cristianas era conocido, mientras el mundo pagano de la faniitKÍa y la historia antiguas era altivamente desconocido, y sc prcitaba tan prometedor y excitante, >c en la simpatía general tenía cosariamente que acabar predominando en cuanto no hubiera un l'iinte capaz de imponer cl equilil'i io.

112

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

113

servir para intimidar el alma ruda de los indoctos. Y termina justificando la nueva actitud de la época frente al paganismo en general, refiriéndose claramente y de manera continua, a su obra de erudito.^ Puede haber sido distinta la situación en los días en que la Iglesia se veía aún obligada a defenderse de los gentiles; pero fortalecida va —¡loado sea fesucristo!— la religión verdadera, y exterminado por completo el paganismo, la Iglesia, vencedora, es dueña del camno enemigo y puede tratarse de lo pagano y se le puede considerar casi (fere) sin riesgo. Es el mismo argumento con que ha de defenderse todo el Renacimiento. -Había, pues, una cosa nueva en el mundo y un nuevo tiix) humano que la representaba. Es inútil disnutar sobre si esta cosa debiera haber hecho alto en medio de su carrera triunfal, haberse señalado límites a sí misma deliberadamente y concedido cierta preemineiKÍa a lo puramente nacional. N o existía convicción más profunda que la que veía en la Antigüedad la máxima gloria de la nación italiana. Propia de esa primera generación de poetas-filósofos es una ceremonia simbólica que, aunque no pueda darse por extinta en los siglos XIV y XVI, pierde en ellos, sin embargo, su más elevado "oathos": la coronación de los poetas con una guirnalda de laurel. Sus orígenes, en plena Edad Media, son oscuros. Nunca llegó a basarse en un ritual establecido: era una demostración púbittca, una manifestación visible de la gloria 'literaria y ya por ™ Con más rigor se detiene Boccaccio a considerar la poesía propiamente dicha en su epístola (posterior) a lacobus Pizinga, en las Opere volgíiri, vol. X V I . Y , sin embargo, también aquí reconoce únicamente como jocsía lo que de algún modo se reiere a ta Antigüedad, ignorando por completo a los trovadores. *** Boccaccio, Vita di Dante, página

ello mudable, en cierto modo. Dante, por ejemplo, parece haberla concebido como una consagración de carácter semirreligioso. Su deseo era imponerse a sí mismo la corona sobre la pila bautismal de San Giovanni, donde había sido bautizado, como centenares de miles de niños florentinos." 1 Por su fama, dice su biógrafo, hubiera podido recibir el laurel donde hubiese querido, pero sólo e l de su patria anhelaba, y por eso murió sin ser coronado. Se nos dice, además, que se trataba de una costumbre poco corriente hasta este momento, costumbre que se consideraba heredada de los griegos por los romanos. La remi* niscencia más inmediata procedía, en efecto, de los concursos de músicos, poetas y otros artistas, que, siFOiiendo un modelo friego, había instaurado Domiciano en el Capitolio. Se celebraban cada cinco añol y probablemente sobrevivieron al» gún tiempo a la caída del Imperio Romano. Ahora bien, si el poeta nO se decidía a coronarse a sí mismí^ como Dante había querido, sur«í| la cuestión de la autoridad oue d » bía decretar la coronación. Albei tinus Mussatus (véase nágina SO' fue coronado en Padua, en n n ' por cl obispo y el rector de la Uiii versidad. A Petrarca (1341) ^ disputaron el honor de coronarle Universidad de París, que tenía tonces un rector florentino, y autoridades de Roma; el "examin tor", por él mismo elegido, el f Roberto de Anjou, hubiera queri que la ceremonia se efectuara • Nápoles, pero Petrarca prefirió 1 cualquier otra la coronación por • Senador de Roma en cl Capiloll^ 50: "la quale (laurea) non scm. acresce, ma e dell'acquistata ccril mo testimonio e ornamento". fli Paradisso, X X V I , 1 y -sig^- !• caccio, Vita di Dante, pág. 50; "st le fonti di San Giovanni si posto di coronan". Véase -P./i<íÍ i..25,__^.._.. ^

Durante algún tiempo constituyó esta coronación meta de la ambición poética; como tal llegó a seducir, por ejemplo, a Jacobo Pizinga, distinguido funcionario siciliano.^2 pg. ro entonces llega a Italia Carlos I V para quien constituía un verdadero placer impresionar con ceremonias B individuos vanidosos y a la huera multitud. Partiendo de la ficción du que la coronación de los poetas era cosa de los antiguos eanperadorcs romanos v, ñor ende, cosa suya, coronó en Pisa al erudito florentino Zanobi della Strada,^ con gran indignación de Boccaccio (ibíd.), que , n n quiso reconocer como válida es-' 1 1 "laurea Pisana". Cabría en veril.id preguntar cómo nudo ocurrírsele a u n rey semieslavo darse ínfulas de ¡uez para ¡ u z p a r a los piletas italianos. En adelante, otros cnmeradores viajeros coronarán de j n i s o a poetas en un lugar cualquie-

ra; y muy pronto —en el siglo X V — los papas y otros príncipes no querrán ser menos, hasta que al fin va dejarán de tener valor el lugar y las circunstancias de la coronación. En Roma, y en tiempos de Sixto I V , la Academia de Pomponius Laetus,^ concedía, por sí y ante sí, coronas de laurel. Los florentinos tuvieron el tino de no coronar a sus célebres humanistas, hasta después de muertos; así fue-j ron coronados Cario y Lionardo Aretino; ante el pueblo y los miembros del Concilio pronunciaron los panegíricos, para el primero. Matteo Palmieri, y para el segundo, Giannozzo Mannetti; el orador se situaba a la cabeza del catafalco, sobre el cual yacía el cadáver vestido de seda.*'* Además, Cario Aretino fue honrado (en Santa Croce) con uno de los sepulcros más espléndidos del Renacimiento.

V.

L A S U N I V E R S I D A D E S Y L A S ESCUELAS se y adquirir valor en el curso de los siglos X I I I y xiv, cuando el aumento de la riqueza y un más lumna 543. La celebridad de Lionardo Aretino fue, en vida, tan grande que acudía gente de todas partes sólo por verle y se cuenta que un español se hincó de rodillas ante él. Vcsp. pág. 568. Para cl sepulcro de Guarino cl magistrado de Ferrara contribuyó con la suma, importante entonces, de 100 ducados. Libri, Histoire des sciences mathém.. I I , pág. 92 y sigs. La Universidad de Bolonia es más antigua, como ] es sabido, que la de Pisa, que se debe 1 a posterior fundación de Lorenzo el \ Magnifico "ad solatium veteris amissae libertatis", como dice Jovio, Vita I^onis X, lib. I. La Universidad de Florencia (ver Gaye, Carteggio, I. págs. 461-560, passim Matteo Villani. I . 8 y V I I , 90), que existía ya en 1321 con obligatoriedad de asistencia para los hijos del país, volvió a abrirse des-

l.ii influencia de la Antigüedad en I ' -ducación, tema de que vamos c up a mos, p resupon ía, por de i i o i i t o , el predominio del humanisen las universidades. Esto no •rió, sin embargo, ni en la meni con la profundidad que pocrecrse. mayoría de 'las universidades 'ia sólo empiezan a organizarEpístola de Boccaccio al mismo Blas Opere volgari, vol. X V I : "si HHtet Deus, concedente senatu RoIWatco Villani, V , 20. Hubo una une cabalgata en la que figuraba i i>i>eta escoltado por el séquito del - M i i i r r u d o r , por sus "baroni". También ! " » l i > degli Uberti fue coronado, pero Hi •.i. sabe dónde ni por quién. • lac. Volaterran. en Muratori, " T , col. 185. Vespas. Fior., págs. 575 y 589; Mannetti, en Muratori, X X , co-

114

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

1Í5

átenlo cuidado de los problemas de la cultura lo exigieron así. A l principio, por lo general, no solían tener más que tres cátedras: de derecho canónico, de derecho civil y de medicina; con el tiempo se añadieron ai profesorado un retórico, un filósofo y un astrónomo, este último no siempre de un tino identificaWe con el del astrólogo. Los s u e l d t K se diferenciaban entre s í en gran manera; en ocasiones llegaba a llagarse un verdadero capital. Con el aumento de la cultura surgió la competencia, de modo que los diversos institutos procuraban arrebatarse los maestros más famosos. En tales circunstancias, narece que hubo épocas en que Bolonia dedicaba a su Universidad la mitad de sus ingresos fiscales (20.000 ducados). A los maestros, por lo regular, se les contrataba temporalmente,*^ a veces por semestres, de modo que los docentes llevaban una vida ambulante como los cómicos; sin embargo, se concedían también cátedras vitalicias. En ciertos casos solía prometerse que no se enseñaría en ningún otro lugar lo que se enseñaba en determinada cátedra. Había, además, maestros voluntarios sin suelldo. De las cátedras mencionadas era, namralmente, la de retórica la más codiciada por los humanistas; pero dependía, por completo, del punto a que habían llegado en ía empresa pues de la peste de 1348, con una subvención de 2.500 florines de oro anuales, pero volvió a cerrarse hasta 1557, en que abrió de nuevo sus puertas. La cátedra de exégesis de Dante, fundada en 1373, a petición de numerosos ciudadanos, se enlazó, por lo aeneral. más tarde, con la enseñanza de filología y retórica, como en los cursos de Filelfo. *" Puede verse esto en algunas enumeraciones detalladas, como, por ejemplo, en el cuadro de profesores de Pavía por el año 14(X) (Corio, Storia di Milano, fl, 290), donde, entre otros niítcslros, figuran veinte juristas.

de asimilar la cultura antigua el hecho de que pudiesen presentarse como juristas, como médicos, como filósofos o como astrónomos. Tanto la situación interior de la ciencia como 'la situación exterior de los docentes resultaban aún muy inestables. N o ha de perderse de vista, por otra parte, la circunstancia que los sueldos más altos correspondían a determinados ¡uristas y médicos, en el caso de los primeros a causa principahncnte de sus servicios como consejeros del Estado que los subvencionaba para uti lizarlos en sus demandas y procesos. En Padua se registra en el siglo XV, un sueldo de jurista de I.OOO ducados anuales,*** y a un médico famoso se le propuso una retribución de 2.000 ducados y el derecho al libre ejercicio de la profesión; el mismo médico había disfrutado ya en Pisa de un sueldo de 700 florines de oro. Cuando el jurista Bartolommeo Socini, profesor en Pisa, aceptó una cátedra en Padua —al servicio del Gobierno veneciano— y se dispom'a a emprender el viaje, el Gobierno lo mandó detener y sólo lo puso en libertad contra una fianza de 18.0ÜÜ florines de oro.™ Las elevadas retribuciones de estas disciplinas hacía, pues, comprensible que eminentes 'filólogos sacaran partido de sui conocimientos como médicos y juristas; por otra parte fue, gradualmente, haciéndose Indispensable qu( todo el que en una disciplina cualquiera quisiere destacarse adquirir se un fuerte colorido humaní^t Más adelante nos referiremos a i actividades prácticas de los hu i • nistas. Las cátedras de los filólopos mo tales, si bien altamente retribuí <i8 Marín Sañudo, en' Mura^'^ X X I L col. 990. «9 Fabroni, Laureni. tmgn.. Adt.52. del año 1491. ^ Allegretto, Diari sanesi, en Mu ratori, XXIIT, col. 824. é

I

las en determinados casos "^^ y sin zá), basándose, en parte, en una perjuicio del disfrute de emolumen- especial protección de los distintos tos secundarios, en conjunto resul- papas y prelados, y en parte en los taban, sin embarco, muy inestables empleos de la Cancillería pontificia. transitorias, de modo que un mís- Sólo bajo León V tuvo efecto la > individuo podía reoartir su ac- gran reorganización de la Sapienza idad entre varias instituciones, con ochenta y ocho maestros entre ira evidente que el cambio gusta- ellos las primeras celebridades de ba y se esperaba algo nuevo de cada Italia, sin olvidar la ciencia de la nuevo maestro, lo que resultaba fá- Antigüedad. Pero este brillante pecilmente comprensible en una cien- ríodo fue breve. De las cátedras de ^ en proceso de desarrollo y muy griego y de hebreo en Italia hemos iculada, por lo tanto, a la jícrso- hablado ya en síntesis (página 107). idad. Tampoco podía afirmarse /Si queremos formamos una idea, que hubiese pertenecido siempre a la universidad de una ciudad deter- un conjunto, de lo que la enseñanza minada el maestro que profesaba y el intercambio de ideas eran enbre autores antiguos. En ésta, da- tonces, tendremos que apartar en lo la facilidad con que se iba y posible nuestros ojos de las prácía y el gran número de locaEes ticas y sistemas vigentes en nuestras instituciones académicas. El trato l^que se disponía (en conventos, personal, las controversias, el cons| e . ) ; bastaba que hubiese recibido tante uso del latín, y, en no pocos, n encargo particular. En la misma del griego, el frecuente cambio de primera década del siglo xv en maestro, y la rareza de los liibros. t|iie la Universidad de Florencia tudaban a los estudios un carácter vo su época áurea, en que los perpara nosotros difícil de imaginar. iinajes de ía Corte de Eupenio I V , Escuelas latinas las había en to. .juizá ya de Martín V , llenaban Itis aulas, en que Cario Aretino y das las ciudades de alguna iml'ilelfo profesaban en competencia, portancia, y no sólo como esta' sólo tenían los Agustinos de blecimientos preparatorios para los lelo Spirito una universidad casi estudios superiores, sino porque el uunplfeta, no sólo había una im- conocimiento del latín venía necesariamente después de la lectura, p i T i a n t e sociedad de eruditos en los naldulenses de los Augeli. sino la escritura, y las cuentas, siguiénpersonas particulares de los dole la lógica. Un detalle esencial es que estas escuelas no denendían MIOS más distinguidos se reunían .1 organizar cursos sobre deter- de la Iglesia, sino de los municiii.idas disciplinas filológicas, o fi- ^pios. Y algunas eran simples instiricas para sí y para otros o bien : tuciones privadas. . uraban estudiar en particular. En verdad, este sistema de escuei:mte mtioho tiempo la actividad las alcanzó, bajo la dirección de li'igica v el estudio de las anti- algunos humanistas eminentes, no lades apenas tuvieron en Roma sólo un gran perfeccionamiento rau ion con la universidad (Sapien- cional, sino que llegó a constituir una base de alta educación. A la ' Al ser requerido Filelfo por la formación cultural de los hiios de iv'crsidad de Pisa, recién fundada, dos familias principescas de la Alta iiidió menos de 500 florines de oro. Italia se vinculaban institutos que 1 Fabroni, iMurent. magn., Adnot. llegaron a ser algo único en su género./ Véase Vespasiano Fior., págs. En la Corte de Giovan Francesco i72, 580 y 625; Vita Jan. Man- Gonzaga, en Mantua (reinó de 1407 Muratori, XX, col. 531 y sigs. a 1441), encontramos la figura mag-

116

JACOB B U R C K H A R D T

l-A C U L T U R A DEL R E N A C I N l t E N T O E N ITALIA

117

nifica de Vitíorino da FeltreT-* uno de esos hombres que consagran la vida entera a un fin para el cual, por su energía y su inteHgencia, están dotados en la máxima medida. Educó primero a los hijos e hijas de la familia reinante; por cierto, que una de estas tíltimas llegó a poseer verdadera erudición. Y cuando la fama de este maestro se hubo difundido por toda ItaUa y era so^ licitado su magisterio para escolares de grandes y ricas familias de cerca y de lejos. Francesco Gonzaga, no sólo no puso el menor obstáculo ni se opuso a que su maestro enseñase a los nuevos alumnos, sino que consideró como un verdadero honor para Mantua el que llegase a ser el centro de educación de los hijos de las familias más distinguidas. Por primera vez encontramos allí equilibrada, en toda una escuela, la enseñanza científica con la gimnasia y cualquier otro noble ejercicio físico. Pero hemos de considerar aún otro grupo de alumnos, en cuya educación acaso veía Vittoríno el más alto fin de su vida: el grupo de pobres dotados de talento, que alimentaba y enseñaba en su casa, per l'amore di Dio, con los hijos de las familias poderosas e ilustres, que de esta suerte tenían que acostumbrarse a vivir bajo el mismo techo con "el talento desnudo". Gonzaga le pagaba 360 florines de oro anuales, pero sólo le compensaban las pérdidas, que a menudo ascendían a otro tanto. Sabía muy bien que Vittorino no guardaba para sí ni un ochavo y adivinaba sin duda que el sostenimiento de 'los discípulos pobres era la condición tácita que aquel hombre maravilloso ponía para servirle. El régimen interior de la casa era severamente religioso, casi conventual.

En Guarino de Verona se acentúa el matiz erudito. Fue llamado a Ferrara, en 1429, ñor Nicoló d'Este, para que cuidara de la educación de su hijo Lionello, el cual, desde 1436, cuando su pupilo hubo ca-i terminado su educación, profesó co mo maestro de elocuencia y de ambas lenguas antiguas en la Universidad. Además de Lionello tuvo numerosos discíptdos de diversos lugares y en su casa un grupo selecto de escolares pobres, que sostenía parcial o totalmente; al repaso de éstos consagraba las últimas horas de la noche. También su casa era sede de religiosidad y moralidad severas. N o había en verdad que culpar a hombres como Guarino y Vittorino de que otros humanistas de su siglo no se hicieran precisamente acreedores de alabanza en este aspecto. Parece Ínconc& bible cómo a Guarino, además do una actividad como la que desarrollaba, le quedase tiempo para traducir del griego y para escribir obras propias de tan grande extensión. En la mayoría de las Cortes do Italia se confió además la educación de los hijos de los nríncipes, en parte al menos, y durante detcN minado? años, a los humanistas, coij lo que éstos se introdujeron m a l aún en la vida cortesana. La composición de tratados sobre la edu< cación de los príncipes, cosa de teólogos antes, era ahora, naturalmente, cometido suyo también, y Eneai Silvio, por ejemplo, dedicó a del jóvenes príncipes alemanes de ll Casa de Habsburgo prolijos tr* tados sobre su ulterior formaciót) intelectual y cultural. En ellos lo| recomienda, desde luego, cori' calor 74 Vesp. Fior., pág. 646. - . Al archiduque Sigismundo. / ] r' 105, pág. 600, y al rey Ladisko € Postumo, pág. 695; a este úUirfio I la forma de Tracííitus de hberpr^^
educatione.

cultiven ej humanismo a la mará italiana, Éll mismo debía de í^ner, empero, que, en este caso, ^ d i c a b a en desierto, por lo que

cuidó de hacer circular estos escritos en otros sectores. Pero de las relaciones entre humanistas y príncipes trataremos especialmente.

VI

A N I M A D O R E S Y PROTECTORES DEL H U M A N I S M O de tanto donaire, que no nos resistimos al deseo de referirla. Piero de Pazzi, hijo de un distinguido mercader y destinado a serlo a su vez él mismo, muv agraciado y muy dado a los placeres del mundo, pensaba en todo menos en la ciencia. Un día que pasaba por delante del Palacio del Podestá,^^ le llamó Niccoli; acudió a la señal de hombre tan eminente y ' conocido, aunque nunca había hablado con él. Niccoli le preguntó quién era su padre: "Messer Andrea de Pazzi", contestó. Como luego le preguntara cuáles eran sus ocunaciones, Piero, a la manera de los jóvenes de entonces, de contestó; "pasarlo bien, "atiendo a darmi buon fempo". Entonces, Niccoli, le dijo: "Como hijo de tal padre y con la figura que tienes, deberías avergonzarte de no conocer la ciencia latina, que tan gracioso ornato serta para ti; si no lo haces, no serás nadie, y en cuanto la juventud se te haya pasado vendrás a ser un sujeto sin ninguna importancia (virtú)". Piero comprendió en seguida que estas palabras eran verdad y replicó que seguiría su consejo de buena gana si encontrara un maestro. "En eso me ocupo y o " , dijo Niccoli. Y , efectivamente, l e , procuró un maestro de griego y latín, un erudito llamado Pontano, a quien Piero sostuvo como si se tratara de un deudo, retribuyéndole con 100 florines de oro anuales. El lugar de la disipación de antes vino Según Vespasiano se daban aquí cita los eruditos, no faltando las eonli-oversias en estas reuniones,

^•Decialmente en Florencia merecen, H | primer término, nuestra atenH n aquellos ciudadanos que hieiecuestión principal de su vida BRrato con el mundo antiguo y que ".iron a ser grandes eruditos o ides aficionados, protectores a "U vez de los eruditos (véanse págs. tl)4 y 105). Tuvieron la máxima •ortancia especialmente por lo se refiere al período de transi' de comienzos del siglo xv, poren ellos aparece por vez pri• ;i el humanismo como elemento lico > necesario de la vida coi m a . Sólo después de ellos se legan seriamente a su cultivo los pas y los príncipes. I)e Niccoló Niccoli y de Gian7.0 Mannetii nos hemos ocuoado en distintas ocasiones. A Nincouos lo describe Vespasiano como hombre que ni a ú n e n lo ex' i> toleraba nada que pudiese lurbar el ambiente clásico de la I Su bella figura, sus largas y i'lias vestiduras, su palabra amay su casa llena de espléndidas "iif^üedadcs, producían la más cuII impresión. Era limpio y ordelo, especialmente en el comer, 'e toda D o n d e r a c i ó n . En su metabía siempre, sobre b l a n q u í s i manteles, vasijas antiguas y de c r i s t a l E l modo cómo , traerse y hacer partícipe de i iones a un joven florentino'" \ ;do a los placeres, fue cosa siguientes palabras de Vesson intraducibies: "a vedero la, c o s í antico come era. era mtilezza". Wd., pág. 485.

Vespas- Fior., pág. 640. No conozco biografías especiales de Vittorino y de Guarino de Rosmini.

1.18

lACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A Df-L R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

119

mo una reliquia en el Palacio. a ocuparlo el estudio, llegó a ser Cuando abandonó el puesto, la ciu amigo de todos los hombres cultos dad le regaló un estandarte con el y de ingenio, y él mismo fue, con escudo municipal y un espléndido el tiempo, un eminente hombre de yelmo de plata. Estado. Llegó a aprender de mePor lo que respecta a los demás moria la Eneida entera y muchos discursos de Tito Llvio, para lo que eruditos contemporáneos, ciudadaaprovechaba, sobre todo, el tiempo nos de Florencia, es preferible leer que tardaba en recorrer el camino la obra de Vespasiano íaue los coentre Florencia y su quinta de Treb- nocía a todos), por cuanto el tono, la atmósfera que sabe prestar a lo j bio. En un sentido distinto y aún más que escribe, las convenciones en que I se basa su trato con ellos, cobrai elevado, representaba Giannozzo a mayor relieve y tiene mayor impor la Antigüedad.''^'^ Precoz, casi un niño todavía, había hecho estudios tancia que la mención especificada de lo reailizado, de la obra de cada mercantiles y era contable de un banquero, Pero al cabo de algún uno. En una traducción —sin hatiempo le pareció esta ocupación blar de las breves indicaciones i hueca y estéril, y se sintió atraído que nos vemos aquí reducidos— s< por la ciencia, que es lo único que perdería este valor — el más alt( puede asegurar al hombre la inmor- de su libro. Vespasiano no es ui talidad. De la nobleza florentina fue gran autor, pero conoce todo aquo el primero en sumerelrse en el mun- movimiento y tiene un profundo do de los libros, llegando a ser, sentido de su significación espirli como va hemos dicho, uno de los tual. Si pretendemos analizar la magll sabios más insignes de su énoca. Cuando el Estado utilizó sus ser- que ejercieron los Medici del siolfl vicios como encargado de negocios, XV sobre Florencia y sobre sus con funcionario de impuestos y gober- temporáneos, sobre todo Cosimo « nador (en Pescia y Pistola), desem- Viejo ( t 1464) y Lorenzo el Man peñó sus cargos como si un alto nijico ( t l 4 9 2 ) , hemos de contitW ideal hubiera despertado en él, re- rar ante todo, al margen de la p(^' sultado y compendio de sus estu- lítica, como elemento decisivo N dios humanísticos y su religiosidad. condición de rectores cultúralo Suprimió los más odiosos impues- la época. Quien en la situación ¡K' Cosimo como mercader y cabe/u tos, y no aceptó sueldo de ninguna clase a cambio de sus servicios; co- de partido tiene consigo ademús ll| ¡ J a i ív\í\j i.»,..^ ^ _ . mo jefe provincial rechazó toda cla- todos los que piensan, estudian § se de obsequios, cuidó el simiinistro escriben; quien por su casa es m de cereales, intervino conciliadora primero de los florentinos V en • e incansablemente en toda clase de esfera de la cultura el p r i m e r o | « procesos e hizo todo lo humanamen- los italianos, resulta también, n i te posible por aplacar las pasiones mente, un príncipe. Cabe a Cosiw con la bondad. Los ciudadanos de la gloria particular de haber rcoí Pistoya no pudieron averiguar nun- nocido en la filosofía platónica' ca a cuál de sus dos partidos se el más hermoso brote del per" inclinaba. Como símbolo del común destino y del derecho común, en sus ^ Lo que antes se conocía de di horas de ocio escribió la historia sólo fragmentario puede haber aV de la ciudad que luego, encuader- En Ferrara hubo, en 1438',*^ una • nada en púrpura, fue guardada co- guiar controversia entre H u ^ de Sl^ y los griegos que habían acusado • O Véase su vida en Muratori, X X , Concilio. Véase Eneas Silvid, De ' T 532 y siguientes.
ropa, cap. 52 (Opera, pág, 450).

Bien alto proclama nuestro siplo el valbr de la cultura en general y de la Antigüedad en particular, pero una entrega tan completa y entusiasta, una tal convicción de reconocimiento de que la cultura constituye nuestra primera necesidad, no la hallamos hoy como en Nic. Valori, en la Vida de Lo' Magn. Ver Vespas. Fior., pági- los fllorentinos del siglo xv y prin!6. Los primeros protectores de cipios ddl X V I . Hay oruebas indiÜ ifrópulos fueron los Acciaiuoli. Ver rectas capaces de desvanecer e ^ B j , 192. El cardenal Bcssaríón y su último resto de la duda. N o se hu^"Ualo entre Platón y Aristóteles. biera hecho participar tan a me• 223; Cusanus como platónico. nudo a las muchachas en los estu508: el catalán Narciso y su dios, ñor ejemplo, si no se hubiera (Ovcrsia con Argyrópulos. Ibíd., considerado a éstos, de una manera /^gunos diálogos de Platón traya por Lionardo Aretino. Ibíd. absol'uta, como el noble don de la vida terrenal; no se hubiese lopraincipiente influjo del neoplado convertir el destierro en lupar de felicidad, como hizo Palla Stroz-

iiienlü antiguo, infundiendo esta onvicción en torno suyo, e impulmdo de esta suerte, dentro del hu•""lismo, un segundo y más alto lacimiento de la Antigüedad; | o este proceso, en sus distintas íes ha llegado a nosotros proliImente detallado. Ha de verse, en - esencial, su punto de partida en '^magisterio del sabio Juan Argyáulos y en el celo personal de simo en sus últimos años, de moü que, en cuanto al platonismo se •jfiere, el gran Marsilio Ficino pudo amarse su hijo espiritual. Bajo 'etro de Medici, Ficino figura ya •no jefe de escueta; a él se pasó, campo peripatético, el hijo de 'tetro y nieto de Cosimo: el es'arecido Lorenzo. Entre sus con'¡ípulos más conocidos se cuenBartolomraco Valori, Donato Iciaiuoli y Pierfilippo Pandolfini. ^ entusiasta maestro declara en írsos pasajes de sus escritos que irenzo penetró todas las profun« d e s del platonismo, y que había presado su convicción que sin ésera imposible ser un buen ciu"lano y un buen cristiano. La obre reunión de sabios en torno ^ Lorenzo el Magnífico aparece • ' i a por este rasgo superior de filosofía idealista, raseo que la (ingue también de todas las deI ^rupaciones de este tipo. Sólo :un ambiente así podía sentirse " un Pico della Mirándola. Pero las hermoso que de este centro itual puede decirse es que, adede sede insigne del culto a la

Antigüedad, constituía un verdadero santuario de poesía propiamente italiana; de todos los esplendores que envuelven la personalidad de Lorenzo, el más admirable acaso sea éste. Juzgúesele como se quiera como hombre de Estado (páginas 44 y 46), el extranjero que no se vea forzado a ello, hará bien en quedarse al margen, cuando se trate de discriminar, en un principio postrero sobre la Historia de Florencia, la parte que corresponde al destino y la imputable a las propias culpas del jefe; pero no hay polémica más injusta que la que culpa a Lorenzo de haber dispensado su protección preferentemente a mediocridades y haber sido causa que tuvieran que abandonar el país Leonardo da Vinci y el matemático Era Luca Pacciolo; también se le culpa de no haber impulsado suficientemente a Toscanelia ni a Vespucci, entre otros. N o vamos a pretender que fuera perfecto, pero de todos los grandes que. en todos los tiempos protegieron y estimularon 'lia vida espiritual, es uno de los que mostraran facetas más múltiples y en el que, acaso más que en ningún otro, aquella protección fue consecuencia de una íntima y honda necesidad.

120

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

121

de noble ánimo premia toda excezi; no hubiera habido hombres colencia".^ También aquí ha querido mo Filippo Strozzi,8^ que careciendo ponerse de relieve, recientemente, de escrúpulos para las cosas más con visible exageración, el lado intremendas, tenía, sin embarco, esla lisonja venal, tal como antímulo y energía para la considerateriormente hubo exceso en el acepción crítica de la Historia natural tar sin reservas la alabanza de los de Plinio. N o se trata de elogiar ni humanistas a los príncipes. Tomado de censurar, sino del reconocimienen conjunto, siemisre resultará un to del espíritu de la época y de su testimonio favorable para aauéllos peculiaridad más sobresaliente. el hecho que se creyeran obligados Hubo en Italia otras ciudades, a figurar a la cabeza de la cultura además de Florencia, donde deter- de su época y de su país, por muy minados círculos sociales laboraron unilateral que ésta fuera. Sobre toen pro de! humanismo, sin reparar do, en algunos papas la serenidad I en medios, protegiendo generosa- ante las consecuencias**^ de este ti-1 mente a los sabios residerttes en su po de cultura, tícne algo de inconsJ zona de influencia. En los episto- cíente majestad. Nicolás V sentíase larios de la época descubrimos una tranquilo sobre el porvenir de la' gran abundancia de referencias per- Iglesia porque contaba con la colasonales de esta índole.'*^ La públi- boración y la ayuda de millares de ca preferencia de la gente más culta hombres sabios y eruditos. En Pío se inclinaba, casi exclusivamente, II los sacrificios por la ciencia no de este lado. son tan grandiosos; su Corte de puf Pero ha llegado el momento de tas es bastante modesta. En cambio, tratar del humanismo en las Cortes él mismo sobresale como cabeza y de los príncipes. Hemos indicado va representación de la erudita rcpti (véanse páginas 4, 77 y 78) la blica mucho más que su inmcdiatn íntima afinidad entre el tirano v antecesor, y disfruta de esta gloiiji el filólogo, igualmente atendidos con plena seguridad. Sólo en Pn uno y otro a su personalidad y a blo I I se observa va temor y rccciii su talento. Pero el filólogo, según hacia el humanismo de sus sccnpropia confesión, prefería las Cor- tarios, y sus tres sucesores, Sixio, tes a las ciudades libres, porque en Inocencio y Alejandro, si aceptaruti ellas solía ncrcibir más recompen- dedicatorias y dejaron que se \cs en sa. En el momento en que parecía salzara poéticamente cuanto que el gran Alfonso de Aragón iba guíese —hubo hasta una BOTÍHIUUI a adueñarse de toda Italia, Eneas Silvio escribió a un amigo de Sie85 No debe desorientar que al i'. na ** que "si la paz de Italia ha de ser instaurada bajo su dominio gen de afirmaciones como ésta H observen toda una serie de lanicnti será para mí más agradable que si clones sobre la mezquindad de • esto ocurriera bajo gobiernos de mecenazgos principescos, y sobre B ciudades libres, pues un monarca indiferencia hacia la gloria de algiM príncipes. Así, por ejemplo, en ^ **2 Varchi, Stor. fiorent., lib. IV, • tista Mantuanus, Égloga V, ya en siglo XV, no era posible dar. a toi pág. 321. Un retrato lleno de vida y satisfacción. de espíritu. Dada la brevedad con que ^ Las dos biografías mencionadas tamos aquí cl tema, hemqs de de Rosmíni (sobre Vittorino y Gua- rirnos por lo que al mecenazgo rino) , así como la vida de Poggio de los papas se refiere, hasta las p" Shepherd, contienen numerosos datos merías del siglo xv, al final dtí'ila sobi-e cl particular. chichte der Stadt Rom in'^Mií^ *• 84 Episí. 39, Opera, pág. 526, a Ma- de Papencordt. riano Socino,

dico,

j)robablemente en hexámetros— sentíanse demasiado absorbidos por otro género de actividades, y eran M u j y distintos los puntos de apovo II' su poderío que les interesaban, para que se ocupasen en los poetasfilólogos. Julio I I encontró poetas porque su pontificado mismo era un tema sugestivo (ver págma 8 1 ) ; por l o demás n o parecen haberle ireocupado mucho. A él le sucede ^ n X "como Numa a Rómulo": os decir, tras el estruendo bélico del iinterior pontificado se esperaba una 'ii'gua consagrada a las Musas. El e de la bella prosa latina y los lloros versos constituían en León M parte del programa de su vida, ri este aspecto logró su mecenazque sus poetas latinos represen•i-n en las alegorías de innumeraelegías, odas, epigramas y sernes ei espíritu jocundo v brillande la era leonina, tal como alienen la biografía de Jovio.*^^ Aca110 exista en toda la historia de idente un príncipe que, en relón con los escasos acontecimienpoetizables de su vida, haya si• más y por tan múltiples modos litado. Solía recibir a los poetas ni'ipalmente al mediodía, cuando iuibían terminado los músicos; ^ ui uno do los raás ilustres del |iiito nos refiere que, tanto en liirdi'n como en las más secretas I il. Greg. Gyraldus, De poetis wmporis, con motivo del Esféil Camerino. El buen hombre ló la faena a tiempo y cuarendespués aún tenía el legajo ' pupitre. Sobre los mezquinos ios de Sixto I V véase Pierio M'.. De infeíic. litt.. con motivo de rus de Gaza. Sobre el delibe- . iilcjaraiento del cardenalato de iinanistas antes de León véase • ranas, oración fúnebre del carRgidio, Anecd. Utt., I V , página • mejores en Deliciae poetarum y en los suplementos de las ediciones de Roscoe, Leo X. ' -I Jovio, Elogia, con motivo Posthumus, página 131.

cámaras del palacio, procuraban siempre llegar hasta el papa, y cuando no lo conseguían, recurrían a las súplicas escritas en forma de elegías, en las que el Olimpo entero participaba.®*' Pues León, oue no podía ver dos monedas juntas y sólo quería rostros alegres, era en tal forma liberal, que, en los días de escasez que siguieron, el mero recuerdo de sus dádivas llegó a transfigurarse en mito.^i De su organización de la Sapienza hemos labiado ya (nágina 115). Para no hacemos una idea demasiado mezquina de la influencia de León en el humanismo, hemos de apartar los ojos de los juegos y oueriüdades con que aparece entremezclada; como tampoco hemos de dejarnos desorientar por la desconcertante ironía con que él mismo trata, a veces, estas cosas (véase págraia 8 8 ) ; su influencia hay que juzgarla por el "estímulo" que de él tiarte en el campo del espíritu, "estímulo" que no puede probarse de manera decisiva, pero cuya existencia no puede menos de demostrar en determinados casos, una investigación concienzuda. La influencia de los humanistas italianos en Europa desde 1520, aproximadamente, está siempre de algún modo condicionada por el impulso oue nartía de I ^ ó n X . Fue el Papa que en el nrivilegio de impresión de Tácito recuperado ^'^ pudo decir oue los grandes autores son una norma en la vida **> Véase la Elegía de Job, AureHus Mutius en Deliciae poetarum Italorum.

« 1 Ver en Gyraldus la conocida historia de la bolsa de terciopelo purpúreo que contenía papelitos de oro de diversos tamaños, en la que León introducía la mano a ciegas. Hecatommithi, V I , Novella, 8. En cambio, los improvisadores latinos de su era eran premiados con latigazos cuando hacían \ versos cojos. Lil. Greg, Gyraldus, De t
poetis nostri temporis.

S2 Roscoe, Leo X. ed. Bossi. I V , 181. '

122

lACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O

E N ITALIA

123

gable: ni con el regalo de una de y un consuelo en la desgracia; que mis mejora ciudades estaríais suía protección de los sabios y la adficientemente recompensado; pero, quisición de libros excelentes conscon el tiempo, encontraré el modo tituyó siempre su más alto designio, de que quedéis satisfecho". Cuando y que en aquellos instantes agradetomó a su servicio a Giannozzo cía al cielo los beneficios que había Mannetti, en condiciones espléndiobtenido el género humano con la das, le dijo; "Mi último pedazo de publicación de aquel libro. pan lo partiría contigo". Cuando El saco de Roma del año 1527 Giannozzo, como enviado de Flono sólo dispersó a los artistas, sino rencia, había acudido a su Corte también a ios literatos, que por to- con motivo de las bodas del p r í n dos los extremos de Italia difundie- cipe Ferrante, impresionó ya entonron la fama de su gran protector ces de tal manera al rey, que perarrebatado por la muerte. maneció inmóvil en el trono "como Alfonso de Ñápeles es, entre los una estatua de bronce", sin siquiera príncipes seculares del siglo xv, el ahuyentar los mosquitos que le acó que manifiesta el más alto entu- saban. Parece que su lugar preferisiasmo por la Antigüedad (véase do era la biblioteca del palacio de págma 19), Parece que en este en- Ñapóles, donde, sentado junto l tusiasmo era completamente inge- una ventana que daba al mar, c* nuo, que, desde su llegada a Italia, cuchaba a los sabios, cuando di» el mundo antiguo, en sus monu- cutían, por ejemplo, sobre la Tri mentos y en su literatura había pro- nidad. Era muy relipioso y ademíiíi ducido en él hondísima imnresión, de Livio y Séneca se hacía leer In a la cual no le cupo sino doblegar- Biblia que se sabía casi de memo se. Con maravillosa facilidad cedió ria. jCómo imaginar la impresimí su altivo y duro Aragón, con todas que le produieron los pretcndidínlas tierras confinantes, a su herma- restos de Livio en Padua! (véastno, para consagrarse por completo pápína 82). Cuando, tras gramlm a sus nuevos Estados. Tuvo a su ser- súnlicas, obtuvo de los venecianiMi vicio, unas veces juntos, otras de el hueso de un brazo, que rccibirt manera sucesiva a Jorge de Tre- en Nápoilcs con grandes muestras ik bisonda, a Chrysoloras el Joven, a veneración, debió de cruzar por MI Lorenzo Valla, a Bartolommeo Fa- ánimo una curiosa mezcla de rc.v ció y a Antonio Paño, que llegaron clones cristianopaganas. Estando > < a ser sus historiadores. El último campaña en los Abruzzos, le en-i comentaba diariamente ante él y an- ñaron, a lo lejos, Sulmona, la píiiin te la Corte un texto de Tito Livio, de Ovidio; él la saludó enlon ; lo que no se interrumpía ni en cam- dio gracias al genio del lugar i i paña. Toda esta gente le costaba dentemente le complacía c o n f i n i m anualmente 20,000 florines de oro. la realidad del vaticinio del i'n A Fació, además de los 500 duca- poeta sobre su propia gloria Im dos de sueldo anual, le regaló 1.500 ra.^ En cierta ocasión le plugo florines de oro cuando terminó su sentarse él mismo "a la anti" Historia Alphonsi, con las siguien- usanza", con motivo de la entr tes palabras; "No lo hago por pa- en Ñapóles, definitivamente ( garos, pues vuestra obra es impa- quistada (1443). N o lejos del M cato hizo abrir en !a muralla U í « Vespas. Fior., pág. 68. Traduc- brecha de cuarenta codgs de * ciones del griego que mandó hacer Al- chura y por ella penetró en la fonso, pág. 93. Vita Jan. ManneUi en Muratori, XX, col. 541, comp 550 y 94 Ovidio, Amores, I I I , t5; vt 395 Panormita, Dicta et facía AlphonJoviano Pontano, De principe,^ si, con las glosas de Eneas Sdvío.

sobre un áureo carro, como romano triunfador.^'' Para eter- tas, eran "los que leía repetidamente y se hacía leer". í na memoria de este hecho se erigió Los Sforza fueron igualmente ||yn soberbio arco triunfal de márp|»ol en Caste-lo Niiovo. Su dinastía todos más o menos eruditos y da' napolitana (véase oágina 19), no dos al mecenazgo (ver página 13); sólo no heredó poco o nada de este de ellos hemos hablado ya incidenentusiasmo por la Antigüedad, sino talmcnte. El duque Francesco patampoco m'nguna de sus demás cua- rece que, en la educación de sus hijos, y por motivos políticos, conlidades, Federigo de Urbino era suporiOT sideraba la formación humanística en mucho a Alfonso por su eru- como algo indispensable; y, por lo dición.®* Ni se rodeaba de dcma- general, aceptaba la conveniencia ida gente ni ora pródigo, y en el de que, en la esfera del saber, el ludio de la Antigüedad, como en príncipe pudiera tratar a los más eruditos de igual a igual. Años desliKias las cosas, procedía metódicamente. Para él y para Nicolás V pués, Lodovico el Moro, excelente *\! hicieron la mayoría de las tra- latinista él mismo, revola un inteiliicciones del griego v una serie de rés por todo lo espiritual, que remejores comentarios, rcfundicio- basa, en mucho, la esfera de la An., etc. Era dadivoso, pero siem- tigüedad (véase página 13). También los pequeños tiranos r con un fin determinado y con i personas que realmente necesi- procuraban disfrutar de idénticas ta. No podía hablarse de Corte ventajas y serta una injusticia para poetas de Urbino: allí el más con ellos pretender que sólo alimenlio era ante todos el propio so- taban a los literatos de sus Cortes para que los "hiciesen famosos". l a n o . La Antigüedad constituía, llámente, sólo un aspecto de su Un príncipe como Borso de Ferraiiidurfs; perfecto como príncipe, ra (página 25) con toda su vanidad, i'io soldado y como hombre, do- no parece esperar de los poetas la inmortalidad, por mucho que fuese iiiitba una gran parte de la cien1 contemjwránea, y olio con fines el celo en que éstos le escribieran ••^licos, objetivos, por la cosa mis- una Borseida y otras composiciones Como teólogo, por ejemplo, es- por el estilo: su alto sentido del •ició la comparación entre To- poder era demasiado incomparable do Aquino y Escoto, y conocía con una ambición tan mezquina coantiguos Padres de ía Iglesia, mo la que esto represente. Ahora "oriente y Occidente, aquéllos en bien, el trato con los sabios, el in•""iones latinas. En filosofía terés por la Antigüedad y la necehaber dejado a Platón por sidad de una elegante epistologralo al cuidado de su contem- fía latina eran inseparables con el > Cosimo. Pero de Aristóte- principado, tal como entonces se n o sólo conocía a fondo l a entendía. ¡Cuan a menudo se lal a Política, sin también la mentaba el ilustradísimo duque Alotros escritos. En sus otras fonso (ver página 27) que la falta preponderaban notablemen-.. los historiadores antiguos En el último Visconti se dispudo poseer; éstos y no los poe- taban aún el favor y la atención del príncipe Tito Livio y las novelas francesas de caballería, Dante y Petrarca; pior. napoleí., en Muratori, X X I a los humanistas que se le acercaban t.í27. con el propósito de "hacerle famoso" yespas. Fior., págs. 3 y 119 y solía despacharlos a los pocos días. volle ayer piena notizia d'opni Véase Dccembrio, en Muratori, XX, •••t sacra come gcntile". col. 1.014.

124

JACOB B U K C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

125

a veces, en presencia del "rex", code salud en sus años juveniles le mo le llaman; en sus poemas latiobligara a buscar unilateralmente un descanso en el trabajo manual.'**' ¿O nos le celebran, naturalmente, y se trataba de un pretexto para man- cantan sus amores con la bella Isoitener los literatos a distancia? Los ta, en cuyo honor se realizaron las propios contemporáneos no eran ca- celebres obras de reforma de Siiri paces de penetrar adecuadamente un Eraneesco, en Rimini, como sepulcro monumento en memoria de ella: alma como la suya. N i los más pequeños tiranos de Divae fsottae Sacrum. Cuando los la Romana podían pasarse sin uno filólogos mueren, se les da sepultuo dos humanistas. A menudo la ra en los sarcófagos (o bajo los misma persona hace de maestro de mismos) que adornan los entrantes la familia y de secretario, y a veces de ambos muros exteriores de esta llega a ser factótum de la Corte.*** iglesia; una inscripción dirá luego Se procede con excesiva ligereza al que fue sepultado allí —el filóUv despreciar estos centros minúsculos, go de que se trate— reinando Si olvidando que en el fondo las más gismundus, hijo de Pandulfus-^'"^ i.n altas cosas del espíritu no están ía actualidad nos costaría trabain condicionadas por la magnitud. creer que para un monstruo come Una singular actividad debía rei- Sigismundus la cultura y el tralu nar en la Corte de Rimini bajo el erudito pudieran ser una necesidad. insolente pagano, el condottiere Si- Y , sin embargo, quien le excomulgismondo Malatesta. Se había ro- gó y le mandó quemar en efigie y deado de una serie de filólogos y le combatió con las armas, es dea algunos de ellos los retribuía U- cir, el papa Pío I I , pudo escribir beralmente, con una quinta rústica, de él estas palabras: "Sigismundiii por ejemplo, mientras a otros los conocía las historias y era muy vcM obligaba a ganarse el pan como ofisado en filosofía; en todo lo qui ciales de su ejército.'^ En su castillo —Arx Sismundea— sostienen hacía parecía dotado por una h ú sus controversias, muy envenenadas posición innata".**^

VIL

EPISTOLOGRAFÍA Y ORATORIA

LATINA

Para dos cosas, tanto las repúblicas como los principados v los papas, consideraban imprescindible el conPaulo Jovio, Vita Alfonso ducis. ®» Sobre Collenuccio en la corte de Giovanni Sforza de Pésaro (hijo de Alessandro, pág, 15), que, al fin, le recompensó con la muerte, véase ná^. 77, nota 15. Cerca del último Ordelaffo de Forli ocupó este puesto Codro Urceo. Entre los tiranos ¡lustrados ha de mencionarse también a Galeotio Manfreddi de Faeiiza, asesinado en 1488 por su esposa, así como alguno de los Bentívogli de Bolonia.
i«o Anécdota liiteraria, II (pág. 305

curso de los humanistas; para redacción de epístolas y para discursos públicos y solemnes. porque, como parásitos hambricii tenían que ganarse la vida haciendo soldados a su edad, mientras a él le equipa sustanciosamente con "ag| y "villa" (hacia 1460, instructiva ^ cumcnto del que se deduce qu había humanistas, como los dos m clonados, que intentaban D T F E N I I R contra el auge del griego). ' í * Más deíalles sobre estas ^.p *^ turas en Keyssler, Neuesíe Keiscii. ' gina 924.
W 2 Pío II, Comment., Ub. U,

y sigs. y 405). Basinio de Parma se 92, "Historiae", supone aquí cl, burla de Porcellio y Tommaso Séneca; pendió de toda la Antigüedad. ¿

No es sólo que a causa de las tos orgullosos personajes cuando igencias del estilo el secretario surgía un conflicto de precedencia; •••a de ser un buen latinista, sino cuando, por ejemplo, los "advocati sólo a un humanista se le cree consistoriales" alegaban idéntica jeipaz de poseer el talento y la culrarquía, incluso la preemineneia.io^ necesarios para desempeñar el en algunos casos. De buenas a prito de secretario. Así las más meras se apelaba a san ¡uan Evanindes figuras de la ciencia del gelista, a quien habían sido revelalo XV, en su mayoría, sirvieron dos los "secreta coelestia"; al escriba lohos años de su vida al Estado de Porsena, a quien Muccio Escécargos de esta suerte. A nadie vola tomó por el rey mismo; a le preguntaba por su patria ni Mecenas, que fue el verdadero sesu origen. De los cuatro grancretario de Augusto; a los arzobisles secretarios florentinos entre pos, llamados en Alemania canciB429 y 1465,'*^ tres son de la conlleres, y a otros más.^** "Los secre^jUistada ciudad de Arezzo, a saber: tarios apostólicos tienen en sus maHjonardo Bruni, Carlos Marzuppini nos los más altos negocios del mun• Benedetto Accolti; Poggio era de do, pues, ¿quién, sino ellos, escribe ^et'ra Nuova, igualmente en tierras y dispone en cuanto se refiere a do Florencia. Desde antiguo se telas cosas de la fe catóHca, a la lunía como principio desicrnar a excha por la herejía, al afianzamiento tranjeros para algunos de los altos y restablecimiento de la paz, a la i'iirgos de la ciudad. Poggio v Gianreconciliación entre los grandes moiiozzo Mannetti fueron también, narcas? ¿Quién sino ellos suminisI inporalmente, secretarios pontifitra las sinopsis estadísticas de toda s, y Cario Aretino iba a ser nomle Cristiandad? Ellos son quieneí: ido para este cargo. Blondus de asombran a reyes, príncipes y pueILI y también, al fin, Lorenzo Vablos con las maravillas que del Ponlla —a pesar de todo— fueron eletífice irradian; ellos dan forma a i'tiilos a semejante digiúdad. A parlas órdenes e instrucciones a que I de Nicolás V v Pío II, la Cmhan de someterse los legados; y reilcría del palacio pontificio atrae ciben los mandatos del Papa, que '•\vi vez más a los talentos más esperan, alerta todas las horas del lables,^^^ incluso en los últimos día y de la noche". Pero el pináculo II*as del siglo xv, poco aficionade ía fama fue alcanzado en aquel . a las letras. En la Historia de entonces por los dos célebres secre. Papas de Platina, la vida de tarios y estilistas de León X, PieILILN 11 no es otra cosa que una tro Bembo y laeob Sadoleto. No toii/.a contra el único papa que das las Cancillerías escribían con :,upo tratar dignamente su Canelegancia; la mayoría escribían en • • • ' • 1 , aquella asamblea de "poetas un estilo burocrático y en un latín ricos que daban tanto lustre impurísimo. Por muy extraño modo Curia como recibían de ella", que ver la indignación de es10» Anecd. litt., I, pág. 119. AlegaFabroni, Cosmus, Adnot. 117, to de lacobus Volatcrranus, en nomFior., passim. Ver un impor- bre de los secretarios, indudablemente saje sobre lo que los floren- bajo Sixto IV. Las pretensiones hulían a sus secretarios en Eneas manísticas de los abogados consistoriales se basaban en su arte oratoria, De Europa, cap. 54 (Opera, pámientras la de los secretarios en su 54). retórica epistolar. Véanse pág. 192 y Gesch d. iiw Nadie mejor que Eneas Silvio Rom., de Papencordt, sobre ti colegio de abreviadores funda- conocía la verdadera Cancillería imperial bajo Federico I I I ; véase Epp. ttfÍQ. 23 y 105. Opera, págs. 516 y 607.

126

JACOB B U R C K H A R D T

buscó refugio y asilo durante la destacan, entre los documentos mí- Edad Media. Constituye un elemenlaneses que nos transmite Corio, un to necesario y un ornato de toda par de epístolas escritas, precisa- alta existencia. Muchas de las parmente, en un grave trance.!*^' Son tes que en fiestas y ceremonias se de la más transparente latinidad. dedican hoy a la audición musical, Conservar el estilo en los momen- y por muy singular que ésta apatos de apuro era mandato de la com- rezca se dedicaba entonces a la orapostura y el decoro en la vida y a toria en latín y en itaUano. El lecla vez consecuencia del hábito. tor podrá imaginar fácilmente lo Cabe imaginar que se estudiaban que tal cosa supone. diligentemente entonces las coleccioEra completamente indiferente a nes de las epístolas de Cicerón y de qué clase social pertenecía el oraPlinio, por ejemplo. Y a en el siglo dor; lo que ante todo se pedía era XV, fueron consideradas como obras el talento humanístico desarrollado maestras, no sólo desde el nunto de hasta cl virtuosismo. En la Corte de vista de 1?. latinidad, sino desde el Borso de Ferrara fue designado, pa-, de la epistolografia en general. ra pronunciar los discursos de bien-| Pero con el siglo xvi hace tam- venida, tanto con motivo de la vibién sil aparición un clásico estilo sita de Federico I I I como de Pío Jl. epistolar italiano, en el cual figura el médico de cámara fcrónimo tU Bembo nuevamente a la cabeza. Evi- Castello.í'^" Seglares casados subían dencia una manera completamente a! pulpito en las iglesias con ocasión moderna, que se aparta deliberada- de fiestas o funerales, y hasta con mente de la latina, aunque atjarece motivo de la fiesta de algún santo, totalmente embebida y condiciona- Fue algo nuevo para los concurrenda, sin embargo, por el aliento an- tes no italianos al Concilio de Ha tiguo. silea que el día de San Ambrosio De modo mucho más brillante el Arzobispo de Milán hiciera suhii que el epislológrafo se destaca el a! pulpito a Eneas Silvio, que iin orador en una época y en un estaba ordenado. Aunque prolesiji pueblo en que el escuchar se con- ron los teólogos, pasaron por ello v sideraba un alto goce v en que la le escucharon con verdadera avi visión fantástica del Senado roma- d c z . i i « no, con sus oradores insignes, suConsideremos, en primer térmiim gestionaba aún todos los ánimos. La los motivos más importantes y frrelocuencia quedó por completo cuentes que se ofrecían a la públici emancipada de la Iglesia, en la cual oratoria. Corio, Storia di Milano, fol. 4 4 9 , carta de Isabel de Aragón a su padre Alfonso de Nápoles; fols. 4 5 1 y 4 6 4 , dos cartas del Moro a Carlos VIL Véase a propósito de esto la historieta que se nos cuenta en Lettere pittoriche, 111, 8 6 (Sebastiano del Piombo a Aretino), de cómo Clemente V i l , durante el saco de Roma, convoca en el castillo a sus eruditos y les ordena, a cada uno aparte, redactar una epístola destinada a Carlos V. 108 Véanse discursos en Opera de Filcifo, de Sabellico, de Bcroaldo el Viejo, etc., los escritos y biografías de Giannozzo Mannetti, Eneas Silvio, etcétera. Ante todo; los enviados de I íado a Estado, no en vano sc íik\mu oradores. A ] margen de los secretos, había ineludiblementr u n acto público: un discurso pn>iinii ciado en circunstancias lo más puiiiposas posible.^ii Por lo regular h | J«fl Diario Ferrarese, en Muí;: X X I V , cois. 198 y 2 0 5 .
J i « Pío I I , Comment, lib. I, p

127 HBá uso de la palabra, ante un auPflitorio numeroso, el protocolaria- cuencia, "pues nada m á s sublime mente designado. Pero a Pío I I , an- que el ímpetu y el vuelo de su dis- te el cual, como perito en La ma- curso".''^ Eran muchos los que ya ^ (eria, a todos gustaba hacerse oír, por este hecho veían en él, antes de llegó a ocurrirle el caso de tener ser elegido, el más digno candidato al Papado. que escuchar a los miembros de una embajada entera, uno por En toda recepción solemne era uno.''- Por su parte, a los príncit>es costumbre dirigir la palabra a los doctos, si tenían dotes oratorias, les príncipes, frecuentemente en discurcomplacía hablar ellos mismos, tan- sos que duraban horas enteras. iii en italiano como en latín, A los Está claro que tal cosa ocurría únimiembros de la Casa de Sforza se camente cuando el príncipe era afiIL-S adiestraba en este arte: Galeaz- cionado a la oratoria, o quería que ii María, siendo aún ¡ovcncito, re- por tal se le tuviese,'"^ y cuando se ii) de corrido su ejercicio, ya en disponía de un orador de las conI 155, ante el Gran Consejo de Ve- diciones requeridas, ya se tratara de jn.^ja 113 y su hermana Ippoliía sa- un literato de la Corte, de un proliuló al papa Pío 11, en el Congreso fesor de la universidad, de un fimIr Manma, en 1459, con un gracio- cionario, de im médico o de un > discurso.'!'* pue ¡a oratoria de religioso. ) I I el arma poderosísima con que Asimismo solía echarse mano de luc preparando durante su vida el la oratoria por cualquier otro molerreno para su exaltación final; aún tivo de índole política, y, si el oraII ndo el más grande de los diplo- dor gozaba de fama, todos los amani.iiicos y eruditos de la Curia, aca- tes de la cultura acudían a oírle. Ai • no hubiera llegado a ser papa cubrirse anualmente las vacantes de iii lá fama y la magia de su elo- los funcionarios, incluso en la enB | verdadero terror en la serie de que H l habla Petrus Crinitus, De honesta ^mdpUna, V , cap. 5. Véase también ^ H M S . Fior., págs. 3 1 9 y 4 3 0 .
^Hl Pío I I , Comment,, lib. I V , pág.

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

na

10.

m Tan grande como er^ el iá del orador afortunado era terriblr caso del que sin grandes dotes sc ' tÍ!'. en el atolladero ante graríl esclarecidas asambleas. Véanse '

Y encima eran romanos, que le ^•traban en Viterbo. "Singuli per se ^ B É I faceré, ne alius alio melior vi" C " De expediíioni tn Turcas, Mu^ H u r , cum cssent cloquentia forme ^ H l " , Guicciardini (al principio del ratori, X X I I I , col. 6 8 . "Nihil enim Pii maiestate sublinúus". 1) señala seriamente como una de concionantis ^^fiausas a que ha de atribuirse la Además de la ingenua complacencia ^ H p c í a de Italia en 1 4 9 4 cl hecho con que Pío describe sus propios éxi^^•e impidiese que hiciera uso de tos, véase Campanus. Vita Pii II, Mu^ ^ W a b r a el obispo de Arezzo por ratori, I I I , 11, passim. i ' « Sin embargo, Carlos V , que en ^^•Í)ajada colectiva de los Estados ^ ^ B D s cerca de Alejandro V I , re- una ocasión —en Genova— no po^^blegido. día seguir los retóricos floreos de un Transmitido por Marín Sañudo, orador latino, suspiró al oído de Giovio: "Ah, qué razón tenía mi maes•ri, X X I I , columna 1 . 1 6 0 . ío I I , Comment. lib 11, nág. tro Adriano al vaticinarme que seria imp. pág. 8 7 . Otro orador la- ' castigado cruelmente por mi infantil rango principesco fue Madon- falta de aplicación en cl estudio del :sta Montefeltro, por enlace Ma- latín" Paulo Jovio, Vita Hadriani V I . ""^ Lil. Greg. Gyraldus. De poetis que arengó a Sigismundo y a nostri temp., con motivo del discurso Ver Archiv. Stor. IV, I, páde recepción del obispo de Scarampi \2, nota. que CoUenuccio Filelfo, seglar y ca-

trada y toma de posesión de un nuevo obispo, era forzoso que figurase como orador un humanista que a veces hablaba en estrofas sáficas o en hexámetros.''" Algunos nuevos funcionarios tenían que pronunciar

128

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

129

diéndole que mandara uno de sus también un prolijo discurso sobre discípulos. En caso de nupcias o de su disciplina especial, "sobre la jus- muertes, la Iglesia como a tal solo ticia" por ejemplo, y dichoso el IIIU^IUW, ... _ que se mostraba diestro en su co- se ocupaba de la ceremonia propiametido. En Florencia se honraba mente dicha. también a los condottieri, fueran De los discursos académicos, los quienes fueren y como fuesen, en de toma de posesión de un catedráeste habitual y solemne pathos, y tico o de apertura de curso son los oran arengados •—con motivo de la que evidenciaban mayor lujo de reentrega de un bastón de mando, por tórica.^^i Con frecuencia, también ejemplo— por un eruditísimo se- la lección misma en la cátedra se cretario de Estado, ante el nueblo acercaba mucho a la oratoria.122 en masa.i-^ Parece que en la LogEntre los abogados, la índole del gia detl Lanzi —el solemne recinto auditorio daba la pauta para el esen el cual el Gobierno solía presen- tilo del discurso. Si los circunstantes tarse al pueblo—• o junto a ella, lo requerían, se le adornaba con solía levantarse una verdadera tri- toda la pompa filológicoarcaízanle buna {rastra, ringhiera). que fuera menester. Era costumbre celebrar los aniverUn género de todo punto especial sarios, especialmente los de la muer- lo constituían las arengas a los solte de los príncipes, con discursos a dados, antes o después de la batala memoria del finado. Solía asi- lla. Federigo de Urbino'^a gra clámismo recurrirse al humanista nara sico en este género: iba recorriendo la oración fúnebre propiamente di- los pelotones, armados ya para II cha y el designado debía hablar en lucha, y les infundía ánimo y or» la iglesia, con mundana indumen- güilo. En las historias bélicas di'l taria y no sólo ante el féretro de siglo XV —en Porcellius, por o j c n i un príncipe, sino ante él de un fun- pío— (véase página 55) algunuñ cionario o un personaje notorio cual- discursos pueden ser en parte fin quiera.^'" Se celebraban también gidos, pero en parte están basadim bodas de príncipes, con la diferen- en palabras realmente pronunciadnn cia en estos casos, según parece, A su vez tenían un carácter dislin que no eran pronunciados en la to las arengas a la milicia floreiiií iglesia, sino en Palacio, como, por n a — o r g a n i z a d a s en 1506 '• ejemplo, en el caso del discurso de instancias de Maquiavelo principul Filelfo con motivo de los esponsa- la oración fúnebre de Lodovico i'i' les de Ana Sforza y Alfonso de docataro por Fedra, a quien de in'd Este en el Castillo de Milán. (Sin rencia designaba Guarino para n m , embargo, hubiese podido celebrarse tidos semejantes. la ceremonia en la capilla). Tam121 Muchos de estos discurso^ li"' bién gentes privadas en los círculos llegado a nosotros en las obr •' distinguidos solían permitirse el lu- Sabellico, Boroaldo el Mayor. jo de un orador de este tipo. En Urceo, etc. ^ Ferrara, en estos trances, solía acu122 Véase la fama de la oraloriíi M dirse sencillamente a Guarino,^^ pi- dáctica de Pomponazzo en Paulo j o y l
Elogia. M

mente— con motivo de las revistas lirdinarias y en la fiesta que se efecliiüba cada año. Su contenido era menester que ofreciese un carácter (íciteral y patriótico. Eran pronunciadas en la iglesia de cada barrio, donde un ciudadano, puesta la coniza y con la espada en la mano, dirigía la palabra a las milicias reu••'las allí. lalmente, cl sermón en el siglo apenas se diferenciaba del discuriü, lo que se explica por el hecho t\n que muchos religiosos sentíanse Impuestos del espíritu de Antigüedad y pretendían que su propia fi'iirii se destacase también en esta lera. El predicador callejero Ber• nlino d e Siena, santo ya en vida venerado ñor el pueblo, no f^psíftió las clases de retórica del famoso Guarino, aunque sólo se )ii'üponía predicar en italiano. Es 'idiulable que nunca se había exilio tanto de, los predicadores, so• todo en los sermones de Guama. Tampoco faltaban auditorios i'iices de soportar una respetable is de filosofía en la retórica del 'Ipilo y. hasta parece que la pem, por puro celo de instruirse.i^^ ro en este lugar hemos de ocu'inos de los sermones latinos de • nnstancias. En algunas ocasio.'iiio hemos dicho ya seglares •I s quitaban la palabra al pre:. Se encargaban, eféctivamenI eglares los sermones'con mode la fiesta de determinados ^giÉüs, las oraciones fúnebres y • [ p a s de bodas, las salutaciones toma de posesión de nuevos ^HKW, etcétera, hasta ol discurso ^ K K i o r de un mísacantano amigo discurso solemne en ol caní^ B r i e una Orden.í-'' N o obstante.

por lo menos en la Corte pontificia, en el siglo xv, predicaban regularmente religiosos, fuera cual fuese la festividad que se celebraba. Bajo Sixto I V , Giacomo de Volterra registra los sermone.*- de estos predicadores, y los critica según las reglas del arte.i2f Fedra Inghirami, el célebre orador de las solemnidades bajo Julio I I , se había ordenado sacerdote y era canónigo en San Juan de Letrán. Por lo demás, eran ya bastantes entre los prelados los latinistas elegantes. Con el siglo x v i , aparecen, en general, atenuadas las desmesuradas prerrogativas de los humanistas profanos, tanto en este aspecto como en otros de que más adelante trataremos. Ahora bien, ¿de qué género resultaban estos discursos y cuál era —en términos generales— su contenido? A través de toda Ja Edad Media, nunca descuidaron los italianos el natural decoro, en el discurso v una sedicente retórica se incluyó siempre entre las siete artes liberales. Pero en lo que se refiere a la resurrección del antiguo método, se atribuye el mérito principal, según testimonio de Filippo Villani,!-^ a Bruno Casini, florentino, que joven aún, murió de la peste en 1348. Con designio puramente práctico, es decir para capacitar a los florentinos en la adquisición de la facilidad v -holgura indispensables para intervenir decorosamente en Ibs consejos y otras asambleas públicas, trató en su libro, "a la manera de los antiguos, de la invención, la declamacalzos y De sacerdotii laudibus, pronunciado en Venecia. Ver pág. 203, nota 117. •

sado, pronunció en la catedral de Como en 1460. ""^ Fabroni, Costnus, Adnot. 52. Lo que escandalizú un poco a Jac. Volatcrranus, por ejemplo (Muratori, X X I I I , col 171), con motivo de los funerales de Platina. 130 Anécdota Hit., I, página 299, en

126 Vespas. Fior., pág. 103. V é a i « historia (pág. 598) de cómei llcfüi M i ta su campamento Giai^ozzo netti. • 124 Archiv. Stor., X V ; . págs. I t f l 121. Introducción a Sanestrini; páfl 342, véase la reproduccióa de arengas; la primera, de AlamaniJ bellísima y digna del moment^ (a

i^'' Jac. Volaterranus, Diar. Román., Muratori, X X I I I , passim., columna 73; Léase sobre el tema la sátira De se menciona un curiosísimo sermón mi>ho síultiíiae. de Faustius Terdo- ante la Corte pontificia, aunque dul",' lib. IL rante la ausencia casua! de Sixto I V ; jMif' Véanse estos dos casos sorpren- en este sermón el Padre Pablo Toscaon Sabellico (Opera, fol. 61- nelta tronó contra el papa, contra su origine et auctu religionis, en ' familia y contra los cardenales. Sixto pronunciado desde el pulpito lo supo. Y sonrió. ¡pítulo de los Capuchinos des128 FU. Villani, Vite, pág. 33.

130

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

131

raña de palabras y temas antigüe ción, &\ gesto y la actitud, relacioen la que se engarzaban unas cuan nándolos entre sí. Por lo demás tas lisonjas dirigidas a los oyenus pronto se observa la boga de una distinguidos. Que resultase posihlr retórica calculada totalmente sobre soportar dos y hasta tres horas di la aplicación práctica y la educauna oratoria así, se cxolica ún¡i;i ción. Nada parecía más meritorio, mente por el alto interés objeiivo ni suscitaba mayor aplauso que el que entonces inspiraba Cuanto a \\\ ser capaz de improvisar palabras Antigüedad se refería, y —antes ili justas y oportunas en un latín elela generalización de la imprenta gante. El creciente estudio de los a la escasez y relativa rareza discursos de Cicerón, de los escritos trabajos especiales. Estos discu rM teóricos de Quintiliano y de los patenían, a pesar de todo, el valor gni negiristas imperiales, la aparición debemos reivindicar también p:iFn de obras propias didácticas,^^'* la muchas cairtas de Petrarca ( v c a M utilización de los adelantos de la página 111). Pero había quien lli filología en general, y la multitud gaba, indudablemente, demasiado lide ideas y tomas obietivos de la Anjos. La mayoría de las oracinnpi tigüedad con que se podía, y se de Filelfo son una espantosa cow< debía, enriquecer los propios penfusión de citas clásicas y bíblicni samientos, son circunstancias todas ensartadas en un hilo de luearol que acabaron jx>r completar y decomunes. Aquí y allá se hace i finir el carácter del nuevo arte oraelogio de la personalidad de Ia| torio. grandes a quienes se trata de exil Era éste, no obstante, muy distin- tar, según un esquema cualquier! to, según el temperamento indivi- por ejemplo: el de las virtudes cil dual. En algunos discursos alienta dinales. Y sólo con gran esfucrfl una verdadera elocuencia, sobre to- logramos descubrir en él, como ot do en aquellos que se ciñen al ob- tantos otros, los escasos elemcnio jeto. A este género pertenece —en contemfíoráneos de valor que real general— lo que ha llegado a mente pudiera contener. El discutí nosotros de Pío I I . Del efecto por- de un profesor y literato de Pl( tentoso que producía la elocuencia cenza, por ejemplo, con motivo it< de Giannozzo Mannetti,^^** cabe de- recibimiento del duque Galeaíl ducir que se trataba de un orador María en 1467, empieza con C'iK como, en todos los tiempos, ha ha- lulio César, hace una Ingente bido pocos. Sus grandes audiencias colanza de citas antiguas y de U|| como enviado de Nicolás V ante e! obra alegórica compuesta por I dux y el Gran Consejo veneciano mismo, y termina con indiscrfli fueron acontecimientos de impere- consejos dedicados al gran señ(*r,í cedera memoria. En cambio muchos Afortunadamente llegó la noche, j oradores aprovechaban la ocasión hizo tarde, y el orador tuvo m para perderse en una confusa ma- contentarse con entregar escrita J panegírica exaltación. Filelfo. I 12» La Rhetorica de Jorge de Tre- ejemplo, en una plática de cspi bisonda constituye la primera obra sistemática completa. Eneas Silvio, sales, se remonta a hablar de "a( Arlis rethoricae praecepta, en Opera, peripatético Aristóteles", etc. Ot pág. 992, sólo se refiere, deliberada- exclaman ya en las t^cimeras | mente, a construcción y régimen; es bras: "iPubho Corneíío Esciplí muy característica por su rutina. Men- y siguen evocando npmbres de sonajes por el estilo,"como si ciona a otros teóricos. '™ Su vida en Muratori, X X , abunda en ejemplos del efecto que produ131 Annales Placentin% Muí cía su elocuencia. Véase Vespas. Fior., XX, coi. 918. i 592 y sigs.

«

J b r a n dar a sí mismos y a sus También por lo que respecta a •gentes una sorpresa con tan inesla cH-atoria, la muerte de León X y peradas citas. A l finalizar el siglo el saco de Roma (1521 y 1527, resiV se depura de pronto el gusto, y pectivamente) representan la decaDo fue esencialmente cl mérito de dencia. Apenas huido de la desolaos florentinos. Desde entonces se ción de la Ciudad Eterna, refiere procede con mayor tiento y mesura Jovio,^3G parcialidad ciertamen'•11 lo que se refiere a las citas; te, pero con predominio de la veriilre tanto, se había empezado a dad, las causas de esta decadencia. liíicer, en efecto, más accesibles las "Las representaciones de Planto uhras de consulta, y en ellas podía iiialquiera encontrar en gran abun- y Terencio, en un tiempo escuela y dancia lo que hasta entonces había dechado de la expresión latina para ' vido para asombrar a los prínci- los romanos más distinguidos, han sido sustituidas por comedias italiaI ' s y al pueblo. É | C o m o la mayoría de los discursos nas . A I orador cagante no se le K preparaban sobre el pupitre, po- recompensa ni distingue como anilría disponerse, de modo inmediato, tes. Por eso los abogados consisto'ti- ios originales, para su difusión - riales sólo preparan y liman los l'ublicación. Los discursos de los proemios de sus discursos y el resiiides improvisadores, en cambio, to lo sueltan a borbotones en una 11 an que ser estenografiados-^-'- turbia mescolanza. También el ni1 otra parte, no todas las oracio- vel de los discursos y sermones de quc han llegado a nosotros es- ocasión ha descendido mucho. Si se ' ':m destinadas a ser realmente trata de la oración fúnebre de un Miunciadas; así por ejemplo, el cardenal o de un jxírsonajc seglar. iiegírico de Ludovico el Moro por Jos ejecutores testamentarios no se oaldo, caduco ya, fue sencilla- dirigen al tnás ilustre orador de la iite una dedicatoria escrita.'^^ Tal ciudad, a quien tendrían que retri110 se componían —a manera de buir con cien monedas de oro como t ciclos, de formularios, o de cs- honorarios, sino que alquilan, por , iiiís tendenciosos—• cartas dirigi- una cantidad mezquina, un osado I a personajes imaginarios de to- y advenedizo pedante a quien sólo los extremos del orbe, así importa que se hable de él, aunque sea para oprobio. Se piensa, senciibién se escribían discursos con llamente, que cl muerto no se enlivos imaginarios,^-"*^ como formutera de que un simio vestido de Mus de salutaciones a altos funnegro sube al pulpito, empieza con •iiarioSj príncipes, obispos, etc. un murmullo ronco y gimicnte, y acaba dando verdaderos aullidos. "•' Los de Savonarola, por ejemplo. Tampoco los sermones solemnes, en . i « Perrens, Vie de Savonarole, I, las funciones pontificias, traen verI 163. los estenógrafos, sin embarno siempre podían seguirle y lo dadera recompensa; monjes de to'iiit les ocurría, por ejemplo, con das las órdenes han empezado a encargarse de estos sermones y preadores demasiado entusiastas. 1 no de las mejores, cicrtamen111 más curioso es cl floreo al final. 135 Paulo Joyio, Dialogus de virh ' ' libi ipsi archetypon et cxemplar litteris iliusiribus, en Tiraboschi, tomo I imitare, etc." VII, parte IV. Sin embargo, un dece' ' Carias y discursos de este estilo nio más tarde, al final de los Elogia Alberto di Ripalta: ver los literaria, dice: "Tenemus adhuc (desPlacentini compuestos por él pués que la primacía filológica había ri, X X , col. 914 y sigs.). don- pasado a Alemania) sincerae et conspropósito de ejemplaridad des- tantis eloquentiae munitum arcnn, etpedante su carrera literaria. cétera".

f

132

JACOB B U R C K H A B D T

LA

C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

133

dican como para el auditorio más Tosco e iíTculto Y . sin embargo, no hace mu(^os años que un sermón

de éstos, pronunciado ante el p;i podía abrir el cammo al ep.sco,., do.

VIII.

EL T R A T A D O

LATINO Y LA HISTORIOGRAFÍA

A continuación de la epistolografía y la oratoria de los humanistas, hemos de ocupamos de sus restantes producciones, inspiradas todas ellas, más o menos directamente, en la Antigüedad Incluiremos entre ellas, en primer término. Ja composición, en forma directa o díalogada.^^c tomada esla última de Cicerón. Dos cosas debemos considerar para ser, en cierto modo, justos con este género y no recusarlo ya de antemano como fuente de tedio. E! siglo que se liberó de la Edad Media necesitaba, en muchas cuestiones esi>eciales de naturaleza moral y filosófica, en instrumento estricto que sirviese del intermediario entre su tiempo y la Antigüedad, y esta misión la vinieron a desempeñar los tratadistas y dialoguistas. Mucho de lo que en sus escritos nos parece hoy luear común, significa para ellos y sus contemporáneos, una visión de las cosas, penosamente recuperada, que desde la Antigüedad había quedado sin órgano de expresión. Vino a suceder que el escritor se complacía, en tales obras, en escucharse a sí mismo, tanto en latín como en italiano. Por más libre manera y más variada que en la narración histórica, en la oración o en las epístolas adquiere aquí plasticidad la frase, y algunas de las obras italianas

de este género se consideran ¡nin hoy como dechados de buena pru sa. Algimos de estos trabajos los hemos mencionado va —o lo serán más adelante— por su contcnidti objetivo. Aquí los consideramos eomo conjunto: como género. Desde las epístolas y tratados de Petrarca hasta fines del siglo xv, predominan en tal literatura, en la mayoría de los casos —tal como vimos en Ion oradores— las citas de la Antigüedad. Luego fue denurándose el gdñero, sobre todo el italiano, hasti alcanzar la plenitud clásica con loi Asolani de Bembo y con la Vita sobria de Luigi Comaro. Tamb¡én aquí fue decisivo el hecho que i M erudición clásica había sido en ol entretanto recogida en grandes conv pilaciones, algunas impresas ya. con lo que el autor tenía el camino mal desembarazado. . •De ineludible modo se apodera también el humanismo de la hlitoriografía. Una comparación. ;iáti strperficial, de las nuevas hh' con las crónicas antiguas, sobi do con obras tan espléndidas, im ricas de colorido, tan llfenas de M I ' H como las de Villani, por ejei'ip' nos dejará una amarea imprcM, A l lado de ellas, ¡qué pálido y coi . vencional aparece todo lo a escribieron ¡os humoristas, prccíl mente sus inmediatos y más afaCl dos sucesores en la historiografía i Constituyen un género especial, Florencia. Lionardo Aretino y PtlH naturalmente, los diálogos semisatíri- gio! ¡Cómo torUira constanteme^H eos que Collenuccio y Pontano espe- al lector la idea que entre f r a s a " cialmente imitaron de Luciano, y en lo Tito Livio y a lo Césaf. de los cuales, a su vez, se inspiraron Fació, de un Sabellico, de. un Erasmo y Hutten. Por lo que a los lieta, de un Senarega, de un Plj. tratados propiamente dichos se refiere, (en: las historias mantuanas). dfe acaso sirvieran de raode^^, ya mucho Bembo (en los anales de Vene antes, pasajes de Plutarco.

rf

u s t a de un Jovío (en las historias), piado para la narración de sucesos M^íierden los colores más caracte- remotos, para la investigación hisHpicqs y verdaderamente locales y tórica es una cuestión que puede TOfre daño el auténtico interés del contestarse de diversas modos ñor relato! La desconfianza crece al lo que a aquella época se refiere, comprobar que el valor del modelo, El latín era entonces la "lingua franLivio, se busca por el lado menos ca" de los sabios no sólo en el acertado, es decir, en el hecho de sentido intomacional, entre ingleses, "haber trocado en gracia y exube- franceses e italianos, nor eiemplo, rancia una tradición seca y muerta sino en sentido interprovincial: los va"; llegan aquellos historiado- dialectos lombardo, veneciano, na> hasta formiUar la elocuente con- politano, etc., a pesar de haberse .sión que la historia debe recurrir toscanizado desde mucho tiempo va medios estilísticos para conmover, y evidenciar muy escasas huellas 'itar e impresionar al lector, jus- dialectales, nc eran reconocidos por lente como si quisiesen conceder- los florentinos. Sería ello lamenta^ b l lugar de la poesía. Acaba uno ble por lo que se refiere a la his•ntrntándosc si el desprecio de las toria local de la época, que tenía • ^ a s modernas que estos mismos a mano sus lectores, pero no tanto humanistas manifiestan a veces por lo que se refiere a la historia abiertamente no habría influido del pasado, que requería una más desfavorablemente en su manera de vasta zona de difusión. En este catratarlas. Involuntariamente se sien- so había que sacrificar el interés te inclinado el lector a conceder local del pueblo al más universal Kiyor atención y otorgar mayor de los sabios. ¿Qué hubiera sido, 'iifianza a los modestos analistas por ejemplo, de Blondus de Forii, linos e italianos que se mantuvie- si hubiera escrito sus grandes obras II fieles a ¡a vieja manera, los de eruditas en im latín bastardeado llolcnia y Ferrrra por ejemplo, y con formas dialectales de la Romamucho mayor gratitud sentimos ha- na? D e cierto habría quedado en ' i los mejores entre los cronistas la oscuridad, mientras en latín ejerlíanos propiamente dichos —^ha- cieron ,sus obras el máximo influjo i un Marín Sañudo, un Corto, un en ¡a erudición de todo el Occidenfessura, un Sercambí, un Landuc- te. Hasta los propios florentinos esun Novacula—, hasta que, con cribían, en el siglo xv, en latín, no comienzos del siglo xvi, se iní- sólo por sus tendencias humanístila serie brillante de grandes cas, sino porque alcanzaba más fáitoriadores italianos en lengua cil difusión. ^ acula, Pero encontramos también relatos realidad la historia de la épolatinos contemporáneos de índole desenvuelve con mucha raavor histórica, que tienen tíl pleno valor liralidad en la lengua del país de los más insignes modelos italiaen la latina. Si también puede nos. En cuanto cesa cl relato con^MÍdetarse el italiano más aprotinuo a la manera de Livio, verdaBenedictus, Caroíi VJÍÍ hist., en dero lecho de Procusto para algunos autores, aparecen éstos como transH-d, Scriptores, I I , col. 1.577. ' Pctrus Crinitus se queja de este figurados. Autores como Plotino, o ccio en De honesta disdpl, libro como J ovio, cuyas grandes obras I, cap. 9. Los humanistas se ase- históricas se resiste uno a leer, a en esto a los autores de la An- menos de estar obligado a ello, se |ad tardía, que eludían igualmcn- muestran de pronto, excelentísimos * realidad de su tiempo. Véase narradores biográficos. De Tristano .hardt. Die Zeit Konstanítns d. Caracciolo, de las obras biográficas página 285 y siguientes. _ de Fació, de la Topografía venecia-

134

JACOB B U R C K H A R D T LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

135

zo de una nueva época: "Empiezo na de Sabellico, etc., hemos hablaa esperar y a creer —escribe Boodo ya inciden taimen te; de otras cacoio — que Dios se ha com- obras y autores hablaremos más padecido del nombre de Italia cuanadelante. do veo que su magnánima bondad La historia latina de épocas pa- vuelve a conceder a los italianos sadas se refería ante todo, natural- almas parejas a las de los antiguos, mente, a la Antigüedad clásica. L o almas que buscan la gloria por un que más echamos de menos en R S - camino que no es el de la ranina íos humanistas son trabajos indivi- y la violencia, sino que la buscan duales de importancia sobre la his- por la senda de la poesía, cuyo pretoria general de la Edad Media. La mio es la inmortalidad". Pero este primera obra importante de este tipo criterio parcial y poco equitativo no fue ía crónica de Matteo Palmieri, excluyó la investigación entre lol que empezó donde termina Próspe- espíritus más altamente dotados, en Una época en que en el resto di ro Aquitanus. Quien hojee por azar las Décadas de Blondus de Forli, Europa no había ni señales de na se quedará, desde cierto punto de da parecido. Sc formó una crítici histórica aplicada a la Edad Media vista, asombrado de encontrarse con una historia universal ab inclinatio- porque la interpretación nacional di todos los temas, característica d nc Romanonim imperii, como en los humanistas, era forzoso qu Gibbon, con estudios de las fuenbeneficiase también a tal materia' tes y de los autores de cada siglo, histórica; en el siglo xv dominahn correspondiendo los primeros 300 ya, observándose su acción pr¡ni.i folios a la temprana Edad Media pálmente en las historias de alguna^ hasta la muerte de Federico I I . Y ciudades, al quedar desbrozada Ut e'lo mientras en cl Norte no se ha- maleza fabulosa que desfiguraba"lii bía pasado de la forma obligada de historia primitiva de las ciudailc» crónicas de papas y emperadores de Florencia, Venecia, Milán, etc., y del fasciculus temporum. N o vamientras las Crónicas septentriumi mos a investigar aguí críticamente les arrastraron aún largo tiempn qué escritos utilizó Blondus, ni dónaquella maraña fantástica, sin cl de los descubrió; pero en la histo- menor valor poético generalmente, ria de la nueva investigación nadie que brotara en el siglo xiii. nodrá discutirle el honor a oue se hace acreedor con esta obra. Ella La íntima conexión entre la liiii por sí sola justificaría la afirmación toria local y la gloria la hemos con que únicamente el estudio de la siderado ya, de pasada, refiriínilo Antigüedad ha hecho posible el es- nos a Florencia (pág. 4 1 ) . Venulii tudio de la Edad Media, pues fue no podía quedarse atrás; y a^í m lo que adiestró primero al espíritu mo, por ejemplo, una emb^ijjilii en la consideración histórica ob- veneciana, después de un gran triini jetiva. Hay que tener en cuenta, por fo oratorio fliorentino,''**' mandubí otra parte, que para la Italia de entonces la Edad Media era aleo i3« En las epístolas a Pizinga, Ojfl que había pasado y que, por lo re volgari, vol. X V I . Aún en R i 9 tanto, el espíritu podía juzgarla li- Volaterranus —lib. X X I — el irM bremente, como un hecho fuera de do del espíritu empieza CQTI el s H sí mismo. N o puede decirse que la xiv, es decir, con el propio autor, 9 haya juzgado en seguida con justi- yos primeros libros tantas sinopsis fl cia, ni siquiera con benevolencia; tóricas especiales contiene^ sobre uM en las artes prevaleció un fuerte los países, en verdad excelentes pm la época. I preiuicio contra las creaciones meComo en ei de Giann3zzo I M dievales, y los htunanistas fechan netti en presencia de Nicolás V . H con su propia aparición el comien-

in gran urgencia un correo a Venecia pidiendo un orador, así tam\hién necesitaban los venecianos una historia que pudiera parangonarse con las obras de Lionardo Aretino y de Poggio. Por esta razón surgieron en el siglo xv, las Décadas de *^ibellico y, en el siglo x v i , la -R^im Vanetarum, historia de Pietro ímbo, compuestas ambas obras por cargo expreso de la República, la segunda como continuación de la primera.

Además, los grandes historiadores florentinos de comienzos del siglo Y , sin embargo, al hacerlo, y a rvi (véase página 4 6 ) , son ya en pesar de toda la peculiaridad de su ' mismos gentes de un mundo por estilo y de su lenguaje, delatan el impleto distinto del de los latinis- más vigoroso contacto con la AntiHs jovio y Bembo. Escriben en ita- güedad, sin cuyo influjo no se les liano no sólo porque no pueden puede concebir. N o son humanistas, "ompetir ya con la refinada elegan- pero han pasado por el humanismo, ia de los ciceronianos de entonces, y tienen más de los antiguos histo-io porque, como Maquiavelo, só- riadores que la mayoría de aquellos „ quieren reproducir en directas imitadores de Tito Livio: son ciuíoimas vitales los asuntos captados dadanos que escriben para ciudada-' ton su viva intuición,'^' y porque, nos, como lo hacían los antiguos.

como a Guicciardini, Varchi y la mayoría de los demás, les interesaba de todo corazón, lograr que su interpretación sobre la marcha de los acontecimientos alcanzara la más amplia y profunda difusión. Aun cuando escriben solamente para un escaso círculo de amigos, como Francesco Vettori, por íntimo impulso se sienten forzados a dejar testimonio de hombres y acontecimientos y explicarse y justificarse sobre su propia participación en estos últimos.

IX.

L A T I N I Z A C I Ó N G E N E R A L DE L A C U L T U R A zo de la era moderna en todas las disciplinas. También, por lo que a la filosofía se refiere, hemos de remitir al lector a los compendios históricos especiales. La influencia' de los antiguos filósofos en la cultura italiana, tan pronto aparece, a nuestra consideración, inmensa como insignificante. L o primero, sobre todo, cuando se calcula hasta qué punto los conceptos aristotélicos —^princijíalmente los de la Ética y la Política, de tan temprana difusión — habían llegado a constituir, para toda Italia, acervo común de las gentes cultas, y cómo todo método de la abstracción es" 3 Un cardenal, bajo Pablo 11, hacía leer la Etica hasta a sus cocineros Véase Gasp. Veron., Vita Pauli ¡I, Muraton, I I I , I I , columna L034

las demás disciplinas especiales es imposible seguir las huellas humanismo; cada una de éstas l e su historia particular, de la ' forman parte los investigadoitalianos de esta época, cuyo ito principal estriba en el ~recubrinúento del saber anti; '""^ este capítulo, de modo más leños decisivo, señala el comienla Curia y de muchos forasteros. Idos algunos desde los lugares más Miados. Véase Vespas. Flor., pág. 592 ^^KViVa )an. Man. En Maquiavelo puede decirse ^ ^ • • i n b i é n por lo que al pasado se Ya entCHiccs se tenía a Homero ^ ^ • s u m a única de todas las artes y ^^Hencias, como una enciclopedia. Codro Urceo Opera, Sermo final.

136

JACOB B U R C K H A R D T

LA

C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N

ITALIA

137

pintor llamara a su hijo Apeles taba influido por ellos.*** L o segundo en cainbio, cuando se consi- a su hija Minerva.i"** Igualmente sedera la escasa influencia dogmática ría defendible la costumbre de susde los antiguos filósofos, incluso de tituir un nombre corriente, que se los entusiastas platónicos florenti- borra con facilidad de la meiporin nos, en el espíritu de lia nación. Lo por un nombre antiguo y eufórico. que parece dimanante de tal influen- Los nombres de lugar, que servían cia sólo es, por lo regular, una también para designan a todos los condensación de la cultura en ge- ciudadanos y no habían llegado a . neral, una consecuencia de evolu- convertirse en apellido, se ' susticiones espirituales especialmente ita- tuían asimismo con frecuencia; tanlianas. A propósito de la religión to más si eran nombres de santos tendremos ocasión, más adelante, que no resultaban agradables; así, de hacer algunas consideraciones de por ejemplo, Filippo de San Gemigeste género. Mas en la inmensa ma- nano adoptó cl nombre de CaJímayoría de los casos, no se trata si- co. Quien, desconocido y afrentado quiera de la cultura general, sino por la familia hiciera carrera en de criterios personales o manifesta- tierra extraña, podía permitirse el ciones de puntos de vista singulares uso de un nombre como el de |ude determinados círculos eruditos, lius Pomponius Lactus, aunque fuey aún en ellos habría que distinguir ra un Sanseyerino. También ha dü en cada caso entre la verdadera asi- concederse el derecho a la mcm milación, de la doctrina antigua y traducción de los nombres al latín o la mera participación en una moda, al griego, a una generación que ha'.por resultar bien enterados, al día, blaba y escribía el latín y que' no también en aquel aspecto. Pues pasólb necesitaba nombres declinanlcs, ra muchos la Antigüedad, aún para sino nombres que se deslizaran fá aquelips que podían ser calificados de verdaderamente eruditos, no era cilmcnte en la prosa y en el vcrsu, (La costumbre de traducir los nommás que eso: una cuestión de moda. Sin embargo, no todo lo que a bres al latín y al griego prevaleció nuestro siglo le parece afectación luego casi exclusivamente en Alcmii' lo fue necesariamente. ' E l uso de nia.) Nos parece, en cambio, LCHnombres . griegos y romanos como su rabie, y con frecuencia-ridicula. Iii nombres de pila, por ejemplo, es costumbre de la alteración paicinl más bello y respetable que cl abu- de un nombre con cl fin de haLcrlo so tan en boga hoy, de los nom- adquirir una resonancia clásicu ) bres (femeninos sobre todo) toma- un sentido nuevo, y esto tanlii i-ti dos de novelas. Desde el momento los nombres de pila como en loi que el entusiasmo por el mundo an- apellidos. Así, de Giovanni se lii/.i •* tiguo era mayor que el entusiasmo (ovianus o Janus; de Pietro, Picriui ue se sentía hacia los santos, ha o Petreius; de Antonio, Aoniu^; di e parecemos simple y natural que una familia noble bautizara a sus vastagos con los nombres de Aga- nombres más altisonantes de I.i menón, Aquiles y Tideo; que elj tigüedad y se hicieron llamar C i i. Lucrezia, Cassandra, Porzia, Vii 144 por lo que se refiere al estudio Pentesilea. Con estos nombres figuii de Aristóteles, en general es particu- en Aretino. Por su parte, los judl larmente instructivo un discurso de parece que adoptaron los nombpcs Ermolao Bárbaro. los grandes semitas, enemigos de W5 Bursellis, Ann. Bonom., Mura- romanos: Amilcare, Annibale, As bale, aún hoy tan frecuentes, en Ito tori, X X I I , col. 898. Claro que las "damas" de más eiitre ellos. . dudosa reputación se apropiaron los

a

Bnnazaro. Syncerus; d e Luca Grasm, Lacius Grassus, etc. Ariosto, que JRnta burla hizo d e esas cosas,*"^' ido ver cómo s e bautizaba a niños niñas con los nombres de s u s héües y heroínas.»^** Tampoco debemos enjuiciar c o n "Cridad excesiva la denominación laizante d e muchas situaciones, ^os, ministerios, ceremonias, etc., c o m o l a encontramos en los esíres latinos. Mientras pareció surtiente un latín fluido y sencillo,, como e l latín usado por los escriinrcs desde Petrarca a Eneas Silvio poco más o menos—, no ocurre esto con (anta frecuencia, cierlumente; p e r o s e hizo inevitable tan pronto como s e aspiró a imponer u n lalín absolutamente puro, un latín neroniano sobre todo. A partir de le momento diríase que las cosas modernas se negaban a insertarse I'' modo natural en l a totalidad del '¡•lo si no s e les cambiaba artifiilmente el nombre. Y así fue un idadero regodeo de pedantes el uler llamar a un Consejo paires •nscripíi, a un convento d e mon. virgines vestales, a un santo • >vus o deus, mientras autores de • M t o depurado, como Paulo Jovio, recurrían a esta práctica en el ^•no extremo, cuando no podían ^ M t t l o . La razón principal porque ^Ho no molesta cuando en sus ^ B r í c o s períodos llama a los carV u e s senatores, a su decano prinsenaíus, a l a excomunión di^f*^ al carnaval lupercalia. etc., ID T X K O que insiste en ello. En autor s e nos evidencia con la

mayor claridad cuan arriesgado es enunciar inferencias piwipiíadas en cuestión de estilo, refiriéndolas a la modalidad del pensamiento en conjunto.

N o hemos de hacer aquí la historia de la evolución del estilo latino. Durante dos centurias se comportaron en Italia los humanistas como si el latín fuera —y tuviera que ser siempre— el único lengua-i je digno de la literatura. Poggio • lamenta que Dante hubiera compuesto su gran poema en italiano, y el pronio Dante —como es sabido— hizo la prueba con el latín y escribió el comienzo del Infierno en hexámetros. El destino todo de la poesía italiana dependía de que hubiera seguido o no de aquella suerte;i''i pero hasta Petrarca confiaba más en su poesía latina que en sus sonetos y canciones, y al mismo Ariosto le acució la idea de escribir en latín. Nunca se habían violentado las cosas a un extremo tal en el terreno literario,*'^ aiinnibus diris ad inferos devocatí". Más adelante hablaremos del buen canónigo Tizio, que se tomaba las cosas seriamente y que dictó contra las tropas extranjeras una fórmula de excomunión lomada de Macrobio.
if» Pe infelicitaíe principum. en,

Poggio, Opera, fol. 152: "Cuius (Dantis) exstat poema praeclarum, ñeque, si literis latinis constaret, ulla ex parte poetis supcrioribus postponendum." Según Boccaccio, Vita di Dante, pág. 74, ya por entonces muchas personas —^"y sabios entre ellas"— se preguntaban por qué Dante no escribía en latín sus obras poéticas. Quasi chf'l nome hutm ffíudíci inganni, i^'i Su escrito De vulgari eloquio E che Quel meglio t'abbia a far poeta permaneció casi desconocido durante Che non fará lo studia di molt' annil mucho tiempo, y por valioso que paI se burla, en la sátira V i l , vs. ra nosotros sea, no hubiera tenido ¡to, a quien el destino adornó nunca la influencia avasalladora de la • sonoro nombre. Divina Comedia. O con los Boiardo, que en parQuien en estas cuestiones quiera ios suyos. conocer ya el puro fanatismo, véase ;í, de los soldados del ejército Lil. Greg. Gyraldus De poetis nostri —en 1512— se dice: "Óm- temporis.

138

JACOB B U R C K H A R D T LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

que puede decirse que la poesía desde Petrarca cabalmente se bas.i supo hurtarse a semejante violencia casi de modo exclusivo en Cicerón, la mayoría de las veces, y hasta po- por lo pronto, la epistolografía, sidemos afirmar, sin excesivo opti- guiendo después los demás génemismo, que fue bueno v ventajoso ros, a exceoción del narrativo. Ahoque la poesía italiana dispusiera de ra bien, el verdadero ciceronianisdos órganos de expresión, pues en mo, que se prohibía toda expresión ambos supo ofrecernos creaciones cuya procedencia no se pudiera propeculiares y magníficas, con un bar documentalmente en la fuente tiento tal, en los mejores ejemplos, ciceroniana, se inicia con las posque nos damos cuenta por qué trimerías del siglo XV, una vez que razón en unos casos se escribía en los escritos gramaticales de Lorenitaliano y en otros casos en latín. zo Valla se hubieron difundido por Acaso pueda decirse lo mismo de toda Italia y se hubieron conocido la prosa: la importancia universal, y comparado los testimonios de los la celebridad umversal de la cultu- propios historiadores romanos de la ra italiana, se debieron al hecho de literatura.''^'* Sólo hasta aquel moque ciertos temas fueran tratados mento fueron capaces los eruditos en latín — u r b i el orbi — ; por de distinguir con exactitud, hasta' otra parte eran los más diestros en el más ligero matiz, la prosa de los el manejo de la prosa italiana pre- autores antiguos, llegándose de nuecisamente los que mayor violencia vo, con consoladora seguridad, al hubieron de ejercer consigo mismo resultado de que Cicerón es el tánico maestro, o, si se quiere abarcar para no escribir en latín. todas las formas, "la inmortal y A partir del siglo xiv se consideró casi divina época de Cicerón".^'''" a Cicerón como el modelo de pro- Hasta los que durante largo tierpsa más indiscutible y puro. N o po se habían resistido, fieles a la obedeció esto a una convicción abs- dicción arcaizante que habían ido tracta favorable a su léxico, a su laborando a base de los más viejos fraseología o a su composición li- autores,*^'' se rindieron al fin v so teraria: lo que ocurrió fue que en postraron ante Cicerón. Hombres el espíritu italiano hallaron eco ro- como Pietro Bembo y Pierio Valebusto la amenidad del cpistológra- riano, entre otros, concent ra rt>ii fo, la brillantez del orador y su igualmente sus mayores esfuerzoi modo intuitivo y claro de exposi- en este sentido. Longolius, aconseción filosófica. Y a Petrarca com- jado por Bembo, decidió leer sólo prendió perfectamente las debilida- a Cicerón durante cinco años; él des de Cicerón como hombre y mismo se jactaba de no usar unn como político, pero era demasiado sola palabra que no se encontrase el respeto que hacia él sentía para en aquel autor. Estos apasionamieti que se complaciera en esta verdad; tos trajeron consigo más adelante U gran controversia erudita en la qw figuraron a la cabeza de las rct>^ 163 Ciertamente nos encontramos también con ejercicios de estilo, coni-'ss En su Antonius nos ofrece i fesados como tales, por ejemplo, en viano Pontano un cuadro burlesco las Orationes, etc., de Beroaldo, las purismo fanático en Roma. dos novelas de Boccaccio traducidas al 1R6 Hadriani (Cornetaní)' Caro latín, y hasta una canción de Petrarca. Chrysogoni de sermone latino i 11^ Véanse las epístolas de Petrar- Especialmente la introducción. E n i . ca, dirigidas desde el mundo terrenal tra en Cicerón y en sus contem¡' a sombras esclarecidas. Opera, página neos la latinidad "en sí". ^ 704. Véase también pág. 372, en el 10'' Paulo Tovio, Elogia, coi? molí escrito. De rep. optime administrando: de Bapt. Pius. ^ "Sic esse dolco, sed sic est".

P

139

[divas huestes Erasmo y Escalí^5, el Viejo.

Pero entre los mismos admiradores de Cicerón se encontraban bastantes que no llevaban su parciaI idad al extremo de considerarle romo fuente única y exclusiva. T o davía en cl siglo X V Poliziano y Irmolao Bárbaro no se arredraron inte la empresa de crearse una lalinidad propia,'-"^^ naturalmente solare la base de una "desbordante" erudición, y esta misma tendencia ij^uió Paulo Jovio, que es quien nos iransmite la noticia. El fue el primero en ofrecemos en latín, a costa <lo grandes fatigas, una multitud de pensamientos modernos, sobre todo 'le índole estética, no siempre de modo feliz, pero, a veces, con una •iraña energía y elegancia. En sus tratos, en latín, de los grandes i'intorcs y escultores de aquella époI a, nos ofrece, en curioso maridaje, los mayores aciertos v los extravíos mayores.^''* También León X , que cifró su gloria "ut lingua nostro
dicatur jada auctlor"t^*"^

^ntijicatu

1^ inclinaba a la latinidad liberal, exclusiva, como no podía ser ^ K > t r a manera, dada su orientavital, sobre la base del goce; él era suficiente que lo que IB8 Paulo lovio. Elogia, con motidc Naugcrius. Su ideal había sido: liquid in stilo proprium quod pellarem ex certa nota mentís effigicm 'erret, ex naturae genio effinxisse." i Polizano tenía reparo en escribir I cartas en latín cuando tenía prisa, lase Raph. Volat., Comment. urban., XXI. Paulo Jovio. Dialogus de viris illustribus. Tiraboschi, ed. Ve* 17%, tomo V i l , parte IV. Es (jdu que Jovio pretendió acometer empresa, a la que, más tarde, dio III Vasari. En el diálogo mencionas:- presiente —v se lamenta— que ' M pronto perderá su primacía lengua literaria. ' En el breve de 1517 a Franc. líossi, redactado por Sadolcto, Ros, leo X, ed. Bossi, V I , pág. 172.

vo "A

tenía que leer y escuchar fuese verdadero latín, vivo y elegante. Ocurrió también que Cicerón no ofrecía modelos para la conversación, de suerte que no hubo más remedio que adorar junto a él a otros dioses. L a laguna se llenó, entre otras cosas, con las representaciones, bastante frecuentes, dentro y fuera de Roma, de las comedias de Plaulo y Terencio, que para los que participaban en ellas constituían un incomparable ejercicio en el latín hablado. Y a bajo Pablo I I se alogia al erudito cardenal de Theanum (probablemente Nicoló Fortiguerra de Pistola), porque no se arredra ante las obras de Planto t>eor conservadas, a las que falta hasta el índice de personajes, dedicando a la obra entera del autor la atención máxima, precisamente por el interés que ofrece desde el punto de vista del lenguaje. Acaso de él partieron la iniciativa y el estímulo de tales representaciones. Luet^o puso en ello la mano Pomponius Laetus, y cuando Plauto se representaba eíi los palacios de los grandes prelados,**'^ Laetus dirigía las representaciones. El heoho de que a partir de 1520, poco más o menos, cayeran en desuso, constituye, segtín Jovio, como hemos visto, una de las causas principales de la decadencia de la oratoria. Hemos de hacer mención para terminar de un paralelo del ciceronianismo en la esfera del arte: el vitruvianismo de los arquitectos. Aquí se manifiesta ciertamente la ley general del Renacimiento de que

i « i Gasp. Veronens, Vita Pauli II. Muratori, I I I , 11, coL 1.031. Se representaba también a Séneca y traducciones latinas de dramas griegos. i«ii¡ En Ferrara se representaba a Plaulo generalmente en adaptaciones italianas de Collenuccio y de otros, sólo por el contenido. Isabel de Gonzaga se permitió decir que la aburrían estas adaptaciones. Sobre Pom. Laetus ver Sabellieo, Opera, epist. I, X I , fol. 56 y siguientes.

;

140

JACOB BURCKHARDT

r.A CULTUKA DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

141

los movimientos en io estrictamente cultural preceden siempre a los movimientos en la esfera de lo artístíco. En el presente caso la di-

ferencia sera de dos decenios si contamos ¿^sde el cardenal Adnano de Corneto U\50o?) hasta los primeros vitruvianos puros.

X.

L A POESÍA

NEOLATINA

Los humanistas curaron por último sidera mágicamente inaccesible e in su mayor orgullo en la poesía neo- imitable; quien, finalmente, no sabe latina, de la que deberemos tratar de indulgencia ante las faltas de en la medida en que contribuye a poetas que tuvieron, por ejemplo que descubrir de nuevo o adívlnai caracterizar el humanismo. Hasta qué punto el prejuicio la la cantidad de sílabas de los ver favorecía, cuan cercana tuvo la vic- sos; quien así sienta y piensa, mal toria, lo hemos expuesto ya (pág. vale que no se ocuoe en esta lite137). Y de antemano hemos de par- ratura. Sus creaciones más bellal tir de la convicción que la nación, no fueron creadas para desafiar a entonces la más espiritual y avan- una crítica absoluta, sino para ro zada del mundo, n o iba a renunciar creo y delicia de los poetas mismo) a una lengua como la italiana en y de millares de contemporáneos."" Lo menos afortunado de esta poo la disciplina poética, por pura necesidad, sin proponerse nada im- sía fueron las epopeyas a base d( portante. En el heoho debió de ha- historías y fábulas de la Antiguo ber intervenido algo de singulares dad. Es sabido que las condicionei esenciales de una poesía épica viví virtud y poder. Pue ello la admiración que des- no han sido reconocidas a los nu> pertaba la Antigüedad. Como toda délos romanos, ni siquiera a U>| admiración auténtica y sin reservas, griegos, si exceptuamos a HomcroJ engendró necesariímiente la imita- ¿Cómo iban a darse estas condiciiw ción. También en otros nueblos y nes entre los latinos del Renaclq en otras épocas encontramos multi- miento? Se dice no obstante. t|iij¡ tud de intentos en sentido semejan- África, poema épico de Pctraicji,, te, casos aislados que se repiten tuvo lectores y auditorios nunicn»por doquier, pero sólo en Italia, sos y entusiastas, como ninguna omi por lo que a la poesía neolatina se epopeya de los tiempos modcmi. refiere, se dieron las dos condicio- Tanto su génesis como el des i nes esenciales para que la duración que la inspiró no carece de ini y la ulterior evolución fueran una Con ceriero instinto el sigki realidad: una acogida propicia, des- tenía la culminación del genii i de todas las esferas del intelecto, Roma en la segunda Guerra i por parte de los espíritus cultos de ca. Éste fue el período aue < la nación, y un despertar del anti- elegir, que tenía que elegir Petr.iK.i guo genio itálico e n los poetas mis- Si se hubiera ya descubierto -.i' ' mos, rediviva y prodigiosa restman- ees a Silvio Itálico, acaso Ii cia de una música remota n o escogido otro tema; no siéndu ^ extinta aún. Lo mejor que llegó a crearse no fue imitación ya. sino Para el texto a continuad propia y libre creación. Quien en véanse Deliciae poclanim lialor.; V las artes no tolera formas deriva- lo jovio, Elogia; Lil. Greg. GJiVíil.l' das; quien no siente fervor por la De poetis nostri temporis, suple i Antigüedad, o. inversamente, la con- tos al Leo X de Roscoe, ed. Bftss

embargo, la exaltación de Es- ginados, que pueblan los más beión Africano el Mayor era tan llos lugares de Italia de una mua en ed siglo xiv, que ya otro chedumbre de dioses, ninfas y geíp, Zanobi di Strada, escribía un nios y hasía de pastores— porque ana sobre cl mismo tema; sólo lo épico será ya desde ahora para "por respeto a Petrarca lo retiró, te- siempre inseparable de lo bucólico. niéndole ya muy adelantado.'"* La Más adelante consideraremos elección del tema africano resulta destacaremos el hecho de que, y a justificable por el hecho que enton- partir de Petrarca, en las églogas, a —y también después—• todo el dialogadas unas veces, s undo se interesaba por Escipión narrativo otras, la vida de carácter como si fuera un personaje vivo, té tratada de modo casipastoril espor comconsiderándosele más grande que pleto convencional,'** como envolAlejandro, Pompeyo v César.'<'^' ¿De tura de íntimos sentimientos y fanilué epopeyas modernas puede dehemos de referimos cirse que havan tenido una base tasías; ahoralos nuevos mitos. Con solamente a Ituí popular para su época, un funninguna iliimento histórico y, no obstante, claridad mayor que en aquí queotra parte se nos evidencia los iipto para servir de asiento a la dioses antiguos tienen una dnble intuición mítica? Claro que el poe> significación en el Renacimiento; , en sí, no hay quien lo lea hoy. sustituyen, indudabler lo que a otros temas históricos por unaaparte conceptos generales y mente, los I undeme, hemos de remitir al lec- hacen figuras ale(or a las historias de la literatura góricas,irmecesarias las por otra parconstituyendo, luibíluales. te, en sí mismos, un elemento de Más remuneradora y fecunda fue poesía libre, independiente, un neulii labor poética de intentar una tral pedazo de belleza que puede I nntinuación de los mitos antiguos añadirse a toda invención poética le llenar en ellos las lagunas poé- en combinaciones múltiples y siemis. Esta tarca ocupó muy pronto prerenovadas.Con garbosa audacia hi poesía italiana, pues nos en- se adelantó aquí Boccaccio con su 11 tramos ya con la Teseida de imaginario mundo de dioses v pas;accio, considerada como su me- tores de los alrededores florentinos obra poética. En latín. Maffeo en sus Ninfale d'Ameto y Ninfale l'io —bajo Martín V— compu- fiesolano, compuestos en lengua itaun libro decimotercero de la liana. Pero la obra maestra del géi'ida; hubo 'luego una serie de nero hemos de verla en el Sarca de M .|uenos ensayos a la manera de Pietro Bombo,'^ en el cual cl dios I indiano, sobre todo: una Melea- fluvial de aquel nombre pide a la una Hesperis, etc. Pero lo más ninfa Garda en matrimonio: el eslioso son los nuevos mitos ima- pléndido banquete nupcial en una gruta del Monte Baldo, el vaticinio

t

IV,

Pilippo Villani; Vite, pág. 5. e i"ir> Franc. Alcardi, Oraíio in lani9« Más adelante trataremos tamn i Franc. Sforíiae, Muratori, XXV, bién de las magníficas excepciones, en H Í | J £ 4 . En el paralelo entre Escipión las que la vida bucólica es contem^ ^ • l a r , Guarino consideraba más plada con mirada realista. ^ H i a César y Poggio (Opera, epp., '1" Reproducido por Mai, SpicileH r i 2 4 , 134 y siguientes) a Escipión. H f e Escipión y Aníbal, en las mi- gium Roinanum, vol. VIII (contiene ^ p U r a s de Attavenle, Vasari I V . 4 1 , unos 500 hexámetros). Pierio Valeria^^^{ Giovanni da Fiesole. Los nom- no compuso una continuación del mito ^HÉlnico y Sforza: ver pág. 56 de "Carpió", Deliciae poet. Ital. Los fres^^He ambos usados para dcsignai cos de Brusasorci, en el Palacio Murani. de Verona, representan el con^ ^ ^ b ^ t c obra. tenido del Sarca.

142

lAüOB

BURCKHABDT

LA C U L T U R A

DEL R E N A C I M I E N T O E N

ITALIA

143

de Manto, hija de Tiresias, sobre el no vacila en combinar con su tema nacimáento del niño Mincio y la la mitología antigua, sin damos, a fundación de Mantua y la futura pesar de ello, una impresión barrogloria de Virgilio, que nacerá como ca, porque a los dioses paganos sólo hijo de Mincio y de la ninfa de los utiliza como marco, por decirAndes, Maia. Para este imponente lo así, sin atribuirles ningún papel rococó humanístico compuso Bem- principal. Quien quiera conocer el bo versos muy l^ellos v un apostro- caudal artístico de la época en su fe final a Virgilio, por el cual todo íntegra amplitud, no debe adoptar poeta le bendecirá siempre. Se sue- una actitud negativa ante una obra le desdeñar todo esto como mera como ésta. La obra de Sannazaro declamación. N o obstante, tratándo- ha de parecemos tanto más merise de una cuestión de gustos toda toria cuanto que la mezcla de cristiano y pagano en la poesía estorbü discusión resulta baldía. más fácilmente que en las artes Se señala también la aparición de plásticas; éstas pueden retener de vastos poemas épicos, de contenido cominuo nuestra mirada con algubíblico y cristiano, escritos en hexána belleza precisa y captable y son metros. N o siempre guiaba aquí a mucho más independiente que In los autoi«s un designio de hacer poesía por lo que concierne al conméritos ante el papa o de ascender tenido real de los asuntos desde cl en la carrera eclesiástica; en los momento en que en ellas la fanmejores, y también en los menos tasía se funda más en el objeto. Ll diestros, como Battista Mantovano, buen Battista Mantovano, en su Cael autor de Parthenice, hemos de lendario de festividades, echó m!in<i suponer un honradísimo propósito de otro recurso: en vez de noncí de servir al santo en su erudita dioses y semidioses a! servicio - di' poesía latina, l o cual se compagila historia sasrada, los contraponr, naba demasiado bien, por cierto, como hicieron los Padres de la Itjle con su semipagana concepción de sia. Durante ía escena de la Anuneste tipo, entre los cuales destacan, ciación, Mercurio, que desde el Caren primera línea. Vida con su Crismelo ha seguido por los aires al tiada y Sannazaro con sus tres canánpel Gabrieí, escucha a la pueri;i, tos. De mrtu Virginis. luego informa sobre lo que ha oídn Sannazaro nos deja impresionados ante la asamblea de los dioses y por la fluencia rítmica y potente los impulsa de esta suerte a las nui» de sus versos, en la que, sin temor, extremas decisiones. Otras vcce-s, empareja elementos cristianos y pa- ciertamente,"*** Tetis, Ceres, Eulo, ganos, por la fuerza plástica de la etcétera, han de comportarse en i-l descripción y por la perfección y poema como fieles vasallos de lii belleza de la factura. N o tenía por Madoima y quedar rendidos de buen qué arredrarse ante la comparación, grado ante su magnificencia. al entretejer los versos de la cuarta La fama de Sannazaro, la mullí Égloga de Virgilio en el canto de tud de sus imitadores —ei cniíi los pastores junto al pesebre. A vesiasta homenaie de los grande^ tli' ces se observa en él un hálito de su tiempo—•, lodo esto demucsim dantesca audacia, como por eiemhasta qué punto su siglo lo conil) plo, cuando el rey David, en el deraba valioso y necesario. Por Itf limbo de los patriarcas, se eleva en que concierne a la Iglesia, en I d el cántico y el vaticinio, o cuando comienzos de la Refoima, r e s o M el Eterno, sentado en su trono y el problema de la poesía: oue envuelto en su manto, que resplanse clásica y a la par cr^riana^ dece con las imágenes de toda existencia elemental, dirige la palabra i « 8 Pe sacris diebus. a los espíritus celestes. Otras veces

ito León como Clemente se l o agradecieron en forma bien clara '• significativa. Hasta la historia contemporánea le, por último, tratada en hexámetros o en dísticos, predominando unas veces el matiz narrativo y el panegírico otras. Generalmente se rendía homenaje a un príncipe o II una dinastía. Así encontramos una
'>lorziada, una Borseida, una Bor-

giada, una Triulziada, etcétera, poe'nas que vinieron a contradecir ab"lutamente el designio que guiaba sus autores; pues quien alcanzó m fama c inmortalidad no tuvo que Igradecérselo, ciertamente, a este •Niero de poesía, hacia la cual siemsintió la humanidad una invenrepulsión, aunque se hayan igrado a olla poetas insignes, distinta impresión nos produescenas aisladas, compuestas sin itismo, a manera de cuadros de lero de la vida de hombres célccomo por ejemplo, la bella ía de León X Cacería en Pa^ o la de Adriano de Cometo liada Viaje de Julio II. Excelenescenas cinegéticas de este estilo encontramos también en Ercole izza, en el propio Adriano de "leto y en otros, y sería lástima el lector moderno se dejase finar por la impresión de enojo He ha de producirle la lisonja que five de base a estos poemas. L o •Kgistral de la factura y su valor K ó r i c o no desdeñable aseguran a B|iB graciosas poesías más larga H a de la que tendrán sin níngu• duda algunas que en nuestro Hlnpo han alcanzado boga y re|wn conjunto, puede decirse que Htns obras son tanto mejores cuanrnás comedida es la intervención Roscoe, !.eo X. ed. Bossi, V I I I , í como otra poesía de estilo > en X I I , 130. Véase en Pertz, i / / . ¡Cuan cerca de este Re. iiiii^nto está ya el poema de Angil•jl^ sobre la Corte de Carlomagno!

de lo patético y general. Hay pequeños poemas épicos de maestros famosos que, por la intervención exagerada y barroca de lo mitológico, produce un indescriptible efecto de comicidad. Así ocurre, por ejemplo, con el poema funeral a César Borgia (página 62) de Ercole Strozza.^™ Se nos hace escuchar el plañidero discurso de Roma, que había puesto todas sus esperanzas en los papas españoles Calixto I I I y Alejandro V I y vio luego en César al predestinado, cuya historia se nos describe hasta la catástrofe en 1503. El poeta pregunta des-pues a la Musa cuál' fue la sentencia de los dioses en aquel momeniop^ y Erato cuenta que en el Olimpo Palas tomó partido por los españoles y Venus por los italianos, que ambas se abrazaron a las rodillas de Júpiter, que él las besó e intentó consolarlas y disculparse diciendo que nada podía contra el destino urdido por las Parcas, pero que la promesa d e los dioses se cumpliría en el vastago de la casa Este-Borgia; ^''^ después de referirnos la fantástica historia del origen de ambas familias, afirma que es tan incapaz de conceder a César la irunortalidad física como lo fue el conseguirlo antaño, a pesar de grandes intercesiones, para un Memnón o tm Aquiles; se consuela, no obstante, pensando que César, antes de morir, quitará la vida a muchos en la guerra. Después, Marte en persona se dirige a Nápoles, enciende la guerra y crea disturbios, mientras Palas vuela a Nepi y se aparece

J'7<' Strozzii Poelac, pág. 3t v sigs.: "Cacsaris Borgiac ducis epicedium".
171
l'ontificem addidtTat, flamtnis (uitralibus omnii Cojporis abhitum labei, Diis Juppiter ipsis, etc.

1T2 El después fue Ercole I I de Ferrara, nacido el 4 de abril de 1508, probablemente poco antes o poco después de escribirse el poema. "Nasccre, magne puer, matri exspectante patrique", se dice al final.

144

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N

ITALIA

•145^

allí, a Cesar enfermo bajo la figu-. muchos se creyeron obligados a ra de Alejandro V I ; le exhorta a currir al hexámetro para atraer la que se resigne y se conforme con atención del pijblico y retenerla. Lo la gloria de su nombre y la diosa que en esta forma se toleraba y ^ papal desaparece "como un pájaro" anetccía lo demuestra, mejor quo ¡ nada, la poesía didáctica, la cual en el aire. RenuiKÍ amos innecesariamente a cobra en el siglo xvi un auge asomun gran deleite, en muchas ocasio- broso, cantando en hexámetros el; nes, a!l evitar cuando aparece —me- tema de la alquimia, del ajedrez,' jor o peor— entretejido de mito- de la cría del gusano de seda, de logía antigua; a veces el arte logra la astronomía, de la peste venérea, ennoblecer en tales composiciones a lo que habría que añadir otros este elemento, en sí convencional, poemas italianos de índole más vastanto como en la pintura o en la ta. Hoy casi nadie se atreve a leerescultura. N i siquiera faltan para los y hasta qué pimto mereoen el aficionado inicios de parodia (ver leerse poemas didácticos, nosotroí págs. 89 y 9 0 ) , por ejemplo, en mismos nO' sabríamos discriminarlo, la Macaroneida, que encontró luego Pero es bien cierto que épocas inun paralelo cómico en el festín de finitamente superiores a la nuestra •>or su sentido de la belleza, como los dioses de Giovanni Bellini. os postreros períodos del mundo Algunos poemas narrativos en hexámetros son meros ejercicios li- ^ e g o V romano, así como el Renaterarios o relaciones en prosa —que cimiento, no pudieron prescindir de &!t lector moderno preferiría, sin du- este género de poesía. Podrá objeda— a los que ha dado forma tarse que lo que hoy excluye In poética. Se terminó cantándose to- forma poética no es la faltg de SL ti da oíase de asuntos, como es sabi- tido de ía belleza, sino la mayor do, lo mismo una contienda que seriedad y la consideración univer una ceremonia tal como hicieron ios. salista que concedemos a cuanto hhumanistas alemanes de la época de nemos como ciencia. Pero dcjenu''. la Reformo.^"^ Pero seríamos injus- ía cuestión así. Alín hoy, de vez en cuando, sa tos atribuyendo todo ello al mero ocio o a la excesiva facilidad en el imprime una de estas obras didácde la vida, do arte de hacer versos. En los italia- ticas: El zodíaco nos, por lo menos, resulta claramen- Marcellus Palingenius, un criptoprote por el sentimiento del estilo, lle- testante de Ferrara. A las altas cuct> vado al exceso, como ¡lo demuestra tioncs de la Divinidad, la virtud y la simultánea multitud de noticias, Ja inmortalidad, añade el autor la narraciones históricas, hasta libelos consideración de múltinles ci^cun^^ en tercetos italianos. Así como pa- tancias de la vida exterior, siendo ra impresionar más profundamente también, desde este punto de vista, supieron variar en la forma de es- ima autoridad no desdeñable en lo te difícil verso italiano Níccoló da que se refiere a la historia de lai a Uzzano su cartel con una nueva costumbres. En lo esencial, no obi» Constitución política. Maquiavelo tantc, rebasa su poema la esfera diÁ su sinopsis de la historia contempo- Renacimiento, desde el ounto oq ránea, un tercero la vida de Savo- que Ja alegoría mitológica pierde naroila, un cuarto el sitio de Piom- él su carácter en aras de un prcp bino por Alfonso el Grande,^'^'^ otros Savonarola bajo el título de CgiJflJ t e Véanse las compilaciones de los Libani, por Fra Benedetto; Assedio Om Piombino, Muratori, XXV.í^Véase Scriptores de Schardius, Frehcr, etc. Uzzano, V. Arch. I V , I, 296; mo paralelos el Teuerdank y, otras CMH Maquiavelo, I, Decennali; Historia de mas del Norte.

odas de Horacio o de Catulo de tono semejante. Así por ejemplo, Navagero en la oda al Arcángel San Gabriel, y especialmente Sannazaro, que al sustituir una devoción pagana, va realmente muy lejos. Canta, de preferencia, a su santo patrono,!''* cuya capilla pertenecía, como anexo, a su pequeña,, villa de Posilíoo, "en el lugar don-* de cl mar sorbe la fuente de la roca • y bate al muro del pequeño santuario". Su mayor alegria era la fiesta anual de San Nazario: las ramas y guirnaldas con que hacía adornar la pequeña iglesia le parecían ofrendas votivas. Todavía fugitivo, en tierras lejanas, acompañando a Federico de Aragón, expulsado de su país, acude a Saint-Nazaire, en la desembocadura dol Loira, a ofrendar ramos de boj y de roble, a su .-ncontrasc en ellas una clara alu- ; santo patrono, el día de su fiesta, ítión objetiva a los siglos xv o xví. : opirimido por la angustia el coraEn cambio, puede decirse que zón. Evoca los años pasados, cuanas se encuentra una oda de verdo la juventud del Posüipo acudía sáficos, alcaicos, etc., que no a la fiesta en barcos engalanados, 'ate de algún modo su origen moy suplica que se le concoda el re~ o. Débese ello principalmente al torno.i^' IO de mostrarse en estas comciones una locuacidad retórica Llegan a adquirir el aire antiguo, €n la Antigüedad sólo en Es- hasta producimos un efecto de iluo —aproximadamente— empie- sión perfecta, toda una serie de a observarse, y también por poemas en verso elegiaco —y tammanifiesta falta de la concen- bién en hexámetros— cuyo conteíción lírica que exige de modo in- nido va desde la elegía propiamente fludible este género. Fragmentos de dicha hasta el epigrama. Así como na oda, dos o tres estrofas todo los humanistas en nada se sentían más, pueden parecemos un resto tan holgadamente como con el tex'ínticamente antiguo, pero rara to de los elegiacos romanos, así se sostiene esta impresión a lo • también en la imitación de ellos ;0 de todo el poema. Y donde mostraron una soltura todavía maocuiTe, como, por ejemplo, en yor. La elegía de Navagero a la bella oda a Venus de Andrea Na- Notíhe está tan llena de reminiscen.;ero, reconocemos fácilmente una cias de estos modelos como otro lera pai-áfrasis de obras maestras poema cualquiera del mismo género^, • e la AntÍFÓiedad.i'^^ Algunos auJffes de odas se consagran al culto El recurrir a un santo patrono n s los santos en sus poemas, adap- es una empresa esencialmente pagana. pndo sus invocaciones, con buen Así en la elegía de Sannazaro In festo •ivtido y gracia en la imitación, a die Divi Nazarii Martyris. En este caso de Eucrecio y de Moracip, Oda I V , I.
377 Sit satis ventas tolerasse et imbres Ac minas falorum hominumque fraudes, Da Pater tecto satiéntem 'avito Cerneré fumum!

sito didáctico más serio y trasidental. En la poesía lírica, en la elegía pecialmcnte, es donde el poeta f ¡ •logo se aproxima más a la Antiiedad; lo mismo puede decirse del i¡ grama. En el género ligero,- Catulo ejerió un influjo verdaderamente fascinador sobre los italianos. Hay elegantes madrigales latinos, pequeñas ¡tu cctivas, maliciosos billetes, que •-on meras paráfrasis suyas; se llora la muerte de perritos, papagayos, sin tomar ni una palabra de la lía dol gorrión de Lesbia, pero total subordinación a su idea, ñas de estas nequcñas poesías lodrían engañar sobre la verdadei l fecha de su composición, aún al r\r>erto en estas cuestiones, si n o .

r

146

JACOB

BURCKHARDT

LA

CULTURA

DEL RENACIMIENTO

E N

ITALIA

147

y de la minna época, pero la resonancia antigua es en 6\ de insuperable hermosura. Lo primero que Navagero se procura como contenido es un tema auténticamente poético, que luego elabora, no servilmente, sino con libertad y soltura magistrales, a la manera de la Antologia de Ovidio, de Catulo, y aún de las Églogas virgilianas; se sirve de la mitología con máxima mesura en una invocación a Ceres, entre otras deidades rústicas, para damos, por ejemplo, una imagen de la vida más sencilla. Sólo nos ha llegado el comienzo de una salutación a la patria al regreso de su embajada a España; hubiera podido lle^ gar a constituir un todo como la

elegía "a los compañeros", a ios que yacían, en las mismas condicio nes que él, enfermos en el lecho, pensamientos sobre la tumba, tan bellos y de tan sorprendente tono antiguo como nos Jo pueda ofrecer cualquier autor clásico, y esto sin nada esencial de ninguno de ellos. Por lo demás, fue Sannazaro quien supo captar de modo perfecto tanto el carácter como los límites de la elegía romana: nadie nos brinda, en esta forma, tan grande copia de ejemplos, ni más variada y excc íente. Por su contenido, tendremos ocasión de citar, acá y allá, algunas de sus elegías. El epigrama latino llegó a ser, por últiiño en esta época, un asunBella Italia, amante sponÚe, de Vin- to importante y grave, desde el mo cenzo Monti, si el resto hubiera res- mentó que im par de versos bien escritos, grabados en un monumcn pondido a estos versos iniciales: to, o repetidos, entre risas, de bocn en boca, podían cimentar la fanuí Salve cura Deum, m u n d í feUcior ora, de un erudito. Semejante pretensión Formosa eneris dulces sálvete recessus; aparece pronto. Cuando corrió lu 1,'t vos i>ost tantos atiimi menlisq-ue labore): Auspicio ¡wtroque ¡ibens, ut muñere veslro voz que Guido della Polenta se p i u SolUcitas tolo depello e pectore curas! ponía decorar con un monumcnin la tumba de Dante, de todas p a i La forma elegiaca o hexamétrica tes llovieron inscripciones^'^ "d» llega a convertirse en vaso de todo hombres que querían destacarse > alto contenido patético, así como de también honrar al poeta muerto w la emoción patriótica más noble. bien conquistar el favor de Polen En la elegía a Julio I I , la más pom- ta". En el sepulcro del arzobi.s|iu posa glorificación de los soberanos, Giovanni Visconti ( t l 3 5 4 ) , en lii así como la más delicada melanco- catedral de Milán, bajo una tiradit lía, propia de un Tibulo, encuentran de treinta y seis hexámetros, puede» ^ u í expresión.^ Francesco Mario leerse estas palabras: "Hizo los VLT' Molza, que en sus lisonjas a Clemen- sos el señor Gabrius de Zamoi'cis, te V I I y los Famesios compite con de Parma, doctor en Derecho." I'u'i Estacio y Marcial, nos ofrece en su co a poco llegó a formarse uiiftf extensa literatura de • este génurilj bajo la influencia de Marcial y lanl«| i"í8 Andr. Naugerii orationes duae carminaque aliguot, Venecia, 1530, en b i e n de Catulo. El mayor triunfo m 4 ^ Los escasos carmina están también que se podía aspirar era qye se \\É ^ en las Deliciae, en su mayor parte o viera el epigrama por autéríí i camela totalmente. 1"^ Lo que podía decírsele a León X queda bien elocuentemente eviden- men, ya que en el cielo hay'bastanlt ciado en la oración de Guido Postumo Reprod. por Roscoe, Leo X, ed. Hi<<i Silvestri a Cristo, a la Virgen y a si, V , 237. i8<* Boccaccio, Vita di Dante, piiíji todos los santos para que conserven harto tiempo a la humanidad este nu- na 36.

antiguo, que se pensara que había lio copiado de una vieja inscrip„„, í5n,i8i o bien que su perfección fuese tal que Italia entera llegase recitarlo de memoria, como ocuJó con algunos de Bembo. Que la jdad de Venecia pagara a Sanna|ro 600 ducados como honorarios su elogio en tres dísticos, no mera prodigalidad generosa, sisencillamente la estimación y mzación del epigrama, dándole ;VaIor que tenía para todas las tes cultas de la época, es decir, considerándolo como la forma más concertada de la fama. Por otra 3, nadie era entonces tan poque no pudiera llegar' a p e desagradable un epigrama mory los propios grandes necesipara sus inscripciones el más iadoso y sabio consejo, pues los ííafios ridículos, por ejemplo, copeligro de ir a engrosar las lecciones destinadas a servir de ürsión al público.ií^s La epigrafía epigramática se tendían la marecíprocamente; la primera se .aba en el más diligente estudio las antiguas inscripciones. I.íi ciudad de las inscripciones ñor pelencia fue, en todo momento, la. En este Estado no heredi5, cada uno tenía que ocuparse llfl propia inmortalidad, y la poe^de burla, breve y acerada, era, vez, un arma contra los comeres en la carrera hacía los , puestos. Y a Pío I I se comSe en mencionar los dísticos que primer poeta, Campanus, comen el momento oportuno. Basucesores floreció el epigrasatírico, culminando en su telad escandalosa contra AlejanV I y los suyos. Por lo menos Sazaro componía sus epigramas |j|ar relatívamente seguro; otros, /Sannazaro se burla de un suae le molesta con semejantes fallones: "Sint velera haec alus, mi |emper erunt."
lettere de príncipe, I, 88 y 91.

en cambio, se arriesgaban, cerca de la Corte, a los más peligrosos atrevimientos. Bastaron ocho dísticos amenazadores, Clavados en la puerta de la Biblioteca,!^ para que Alejandro reforzara su guardia en 800 hombres; puede suponerse lo que hubiera hecho de haber dado con ol poeta autor de la broma. Bajo León X los epigramas latinos eran el pan de cada día; tanto para exaltar al papa como para afrentarle, para fustigar a enemigos que se nombraban o no, como para ensañarse con víctimas propiciatorias y lo mismo para objetos reales o fingidos, de malicia de duelo o de contemplación, no había forma más adecuada. Por aquel entonces pudo ocurrir que en honor del célebre grupo de la Virgen con Santa Ana y el Nino; que Sansovíno esculpió para San Agostino, exprimieran el ingenio no menos de ciento veinte personas, cun el correspondiente resultado en versos -latinos, ciertamente no tanto por devoción como por complacer a quien había encargado la obra.i^ Así vemos cómo fohann Coryoius, de Luxemburgo,

Malipicro, Ann. Veneti, en Archiv. Stor., V i l , I, pág. 508. Al final se dice, aludiendo al toro en el blasón de los Borgias:
Merge, Tiber, vítulos animosos ultor in ur\d{Ls; Bos cadat inferno vicUma magna Jo-vi!

1^ Sobre todo esto ver Roscoe, Leo X, ed. Bossi, V i l , 211, V I H , 214 y sigs. La colección impresa, rara hoy, de estos Coryciana del año 1524, sólo contiene las poesías latinas; Vasari vio en los Agustinos un libro especial aue contenía además sonetos, etc. La costumbre de fijar poesías, clavándolas o atándolas, llegó a hacerse tan contagiosa, que hubo que aislar el grupo por medio de una reja, y hasta taparlo por completo. La interpretación de Goritz en el sentido de un Corycius senex sigue a Virgilio, Geore, I V , 127. El lamentable fin de éste después del saco de Roma, véase en Pierio Valeriano, Da infelic. literat.

148

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

referendario papal de súplicas, el día de Santa Ana, no sólo mandaba, por ejemplo, decir misa, sino que reunía a 'los literatos en un espléndido banquete en sus jardines de la ladera del Capitolio. También valía entonces la pena pasar revista a toda la hueste poética nue ^robab^ fortima en la Corte de León X en un gran poema, como hizo (De poetis urbanis) Franc. Arsilius,!**-"^, un hombre que no necesitaba la ayuda del papa ni de nadie .y que se reservó cl derecho de usar la lengua con entera libertad hasta contra sus mismos colegas. Más allá de Pablo I I el epigrama no es ya más que un eco lejano y fragmentario, mientras la epigrafía sigue floreciendo todavía y sucumbe únicamente a la pompa y abundancia del siglo XVII. También en Venecia tiene la epigrafía su historia, que podemos seguir con la ayuda de la Venezia de Pi'ancesco Sansovino. Proporcionaban aquí tarca constante los "briev i " al pie de la efigie de los dux en la gran sala del Palacio, de dos a cuatro hexámetros que contenían lo esencial del período de gobierno de cada uno.^*** Además, los sepulcros de los dux del siglo x i v ostentaban lacónicas inscripciones en prosa que contenían sólo hechos, y además pomposos hexámetros o versos leoninos. En el siglo xv va cundiendo la preocupación del cotilo, que en el siglo x\'i alcanza su apogeo, hasta que pronto empiezan la estéril an-

títesis, la prosopopeya, el pathos, el elogio a los principios, en una palabra: lia pompa. Se zahiere con bastante frecuencia y en el elogio directo del difunto se da expresión a la censura velada contra otros, Mucho después volvemos a encontrar un par de epitafios deliberadamente sencillos. La arquitectura y la ornamentación se adaptan aquí de modo pon feeto a la epigrafía, ofreciendo o espacio necesario para Jas inscrip clones, a menudo en múltiple rejio tición. En cambio, el gótico de Norte, por ejemplo, encuentra coi dificultad el espacio indispensabla para una inscripción; en los sepulcros se suele reservar para este fin cl sitio más amenazado, los bordes, Con l o dicho no creemos, en nui do alguno, haber convencido al ¡ec tor del valor peculiar de esta poesíii latina de los italianos. Se tratabii sólo de indicar su carácter y MI necesidad desde eí punto de viMn de la histeria de la cultura. Por In demás su caricatura surgió ya de entonces; ^^"^ la llamada poLsííi macarrónica, cuya obra príncipiíl, Opus macaronícorum, la C O I I I I M I M I Merlinus Cocaius (es decir, T C J I Ü H Folengo, de Mantua). Del contLii! do ya tendremos ocasión de hahljii" incidentalmente; por lo que se mi fiere a la forma —hexámetro?, vn'l tre otros versos, con una m./eHí de palabras latinas— lo cómico <1| ella reside en el heoho de que t H l l mezcolanza suena como puro h liuguae, como cl farfulleo de improvisación latina apresurad' Las imitaciones a base de aleml iwi Reproducido en los suplementos y latín no nos dan la menor idj| al Leo X de Roscoe y en las Deliciae. Ver Paulo Jovio, Elogia, con motivo de este efecto de comicidad. de Arsillus. Para ta mayoría de los i.:p¡gramático«, Lil. Greg. Gyrjldus, 18T Sardeonius, De urb. Palav.-nilii ibíd. Una de las plumas más temibles (Graev., Thes., V I , H l , column;» :W era la de Marcantonio Casanova. Entre nombra, como verdadero invcnl(>i los menos conocidos cabe mencionar un cierto Odaxius, de Padua, i a fo. Thomas Musconius (véase De- diados del siglo xv., Pero !a mezcoln
liciae) .

XI.

D E C A D E N C I A DEL H U M A N I S M O E N E L S I G L O X V I

isde el comienzo del siglo xtv se embarazarse de ellos, aunque sólo ibían sucedido las brillantes ge- fuera a medias, surgió el estado de raciones de poetas-filólogos que ánimo a que hemos aludido, o se íundieron por ItaUa y por el mun- manifestó más ostensiblemente, por l o el culto de la Antigüedad, ínflu- lo menos. N o se hizo diferencia en^ r o n decisivamente sobre la cultura tre buenos y malos: todos sufrieron la educación, dirigieron a menú- igualmente. to los negocios del Estado y reDe los mencionados reproches Hfodujeron en la medida de sus son, sin restricción, culpables los Mlerzas ¡la literatura antigua; pero, propios humanistas. Nunca existió •Kpués de tantos éxitos, los huma- un estamento que hubiese demosW&tas caen, desde el siglo xvi, en trado menos sentido de cohesión, fc notorio y general descrédito, y que hubiese manifestado menos resB p en una época que en modo al- pelo a los demás cuando alguno de Tpno quería prescindir del todo de ellos pretendía encumbrarse. En doctrina y de sus conocimientos, cuanto se trató de subir unos más sigue hablando y escribiendo co- que otros, cualquier medio les paWb ellos hablan y escriben, se si- reció bueno. Sin la menor transición iBen haciendo versos como ellos los pasaba de la fundamcntación ciencen, pero personalmente nadie tífica a la invectiva y la difamación liere saber nada de ellos. A los 'más infimdadas. N o se trataba de reproches principales que se les replicar al adversario: se trataba de in —el de su maligna soberbia anonadarle en todos sentidos. Algo ll de sus vergonzosos desenfre- de esto, sin duda, habrá que car— se añade el tercero, como gárselo en cuenta a su propia si• t o m a de la Contrarreforma in- tuación y a] medio en que se desen'tente: el de su incredulidad, volvían. Hemos visto la sin igual primero que se ocurre pregun- violencia con que ia época misma es por qué no se formularon de que eran el órgano más elocuenes estos reproches, se basasen o te, era traída y llevada por el oleaen la verdad. Bien pronto sur- je de la fama y el sarcasmo. Su m aunque sus efectos fuesen propia situación en la existencia " I. Era grande aún la subordi- real solía ser de tal índole, que teaníe el literato por lo que nían que defender de continuo su "iere al contenido objetivo de , vida. En tal estado de ánimo estigüedad, de la cual represen- cribían y peroraban y se pintaban , en sentido personalísimo, mo- a sí mismos y al prójimo. Sólo las ilizadores, vehículos e instru- obras de Poggio, por ejemplo, condifusor. Sólo el predominio tienen inmundicia suficiente para ediciones impresas de los justificar la animadversión contra de los grandes manuales la casta entera. Y estos Opera Po¡mente dispuestos y de las gii fueron los que con más frecuenjde consulta, emancipó al pue- cia se imprimieron y reimprimieron ^ 1 medida notable, del trato aquende y allende los Alpes. Y no •iutc y personal do los huma- nos apresuremos a alegrarnos si en tan pronto como pudo des- el siglo XV topamos con una figura que parezca intangible; si seguimos ío se olvide que muy pronto > ya provistas de antiguos buscando, corremos riesgo de enn y nuevos r^m^^ntarltffi <^^'— contrarla envitelta en la malcdiccn-.^j,

JS6 Marín Sañudo, en las Vite de duchi di Venecia (Muratori. X X l l ) , los reproduce ordenadamente.

en verso del latín y la lengua dci ^\ la encontramos mucho antes por ' quier.

150

JACOB B U R C K H A R D T

f.A C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

151

cía en forma que, aunque no nos merezca crédito, bastará para enturbiar la imagen. Las innumerables poesías latinas de carácter obsceno —como el diálogo Antonius de Pontano— hicieron los demás. El siglo XVI estaba saturado de todos estos hombres, que hubieron de expiar las propias fechorías y lo descomedido del valor que se les atribuyera. Su mala estrella quiso también que el más grande de los poetas de la nación se expresara sobre ellos con tranquilo y soberano desdén.189

dose ante su propia época en sií > ción de inferioridad. Pero si I i habido un siglo que, en a b s o l u i i ceguera para lo demás, ha divim zado el mundo antiguo y todo cu.in to éste produjo, la culpa no puctlg hacerse recaer sobre unos cuaniiHt individuos. Era ya una alta p r e i i r . tinación histórica. Toda la c u l i i i i n de los tiempos transcurridos Ó ^ M I I entonces v de los tiempos f u i í n ü se basa en el hecho de que c^ui haya ocurrido así. con postergación de cualquier otro designio vital. La carrera del humanismo eni, por lo regular, de tal índole, qua sólo las naturalezas morales m/iii vigorosas eran capaces de s e g i i i i l i i hasta el fin sin grave mengua. I I primer peligro solía venir d e U< propios padres que procuraban li.i cer un niño prodigio del precozmente desarrollado, con nii ras a futuras ventajas dentro d e un.i clase que en aquella época lo u' presentaba todo. Pero el niño pm digio suele detenerse comúnmtiKi en determinada fase de su desjiin lio o ha de proseguirlo, hasta I " grar imponerse y hacerse vakr i costa de las más duras pruebas. Aun
para el muchacho que sin can'uKi

De los reproches que llegaron a condensarse en una general animadversión, muchos resultaban más que fundados. Es incuestionable que hubo filólogos, entre ellos, que guardaron una gran pureza de costumbres y un vivo sentimiento religioso, y demostrará escaso conocimiento de la época quien condene por igttal a la clase entera. Pero muchos, y justamente los que más estrépito hacían, eran indudablemente culnablcs. Tres cosas explican y ateníían acaso su culpa: el halago desmesurado y brillanle cuando la fortuna les era propicia; la falta de garantía de su existencia externa, sujeta, entre oropel y miseria, a los cambios más rápidos y bruscos, según el capricho de los señores o la malignidad de los adversarios; finalmente, la influencia de la Antigüedad, que en realidad les llenaba de, confusión. Las ideas del mundo an-tiguo perturbaban su equilibrio mo-, ral sin hacerlos pariícines del suyo; también en lo religioso su acción sc deió sentir principalmente por el lado negativo, ya que de una fe fKJsitiva en los dioses no podía hablarse siquiera. Precisamente porque concebían la Antigüedad dogmáticamente, es decir, como dechado de todo pensamiento y de toda obra, era por lo que acababan encontrán189 Ariosto, Sátira, V I I , d e l año

de niño prodigio tenía aspiraciüín resultaba un peligroso s e ñ u e l o i • brillante posición del human!: i i Llegaba a parccerle que "por pum sublimidad innata no podía ocupu se ya en lo común y cotidianü"."" i « « Nos son conocidos varios cas he de prescindir, no obstante, de prueba estricta de lo aquí dicho. | niño prodigio Giulio Campagnola l| se incluye entre los cultivadores mi ficialmente por ambición. Ver Scnl
dconius. De urb, Paiav. antiq.. a

Gracc, Thesaurus. V I , I I I , col. 27 Sobre el niño prodigio Cecchino lím ci, 1544, a los quince años, ver Truul
Poesie iial. inedite, I I I , pág. 279. Sol.

1531.

cómo el padre de Cardano le qm-lfi "mcmoriam artificialem instillaré" y niño ya le inició en la astrológíaj bica, véase Cárdanos, De propia cap. 34. Palabras de Filipno Villani,

Y se lanzaba así a las alternativas una vida agitada y agotadora en cual desordenadamente se sucen el estudio fatigoso, las tareas preceptor doméstico, la secreta, el profesorado, el servicio de príncipes, las enemistades mor, los peligros más terribles, la ¡ración más entusiasta y el más ectivo sarcasmo, la opulencia y n d i g e n c i a . . . L a sabiduría más ilidamcnte fundada podía ceder su i^, a veces, al más grosero dile^ B ^ m o . Pero el más grave mal ^PPa en el hecho d e que el oficio HT^incompatible con una patria fiK . al exigir, diríase, el cambio de H j e r y producir en el individuo un ^ p d o d e ánimo que le impedía enmucho tiempo a gusto en :e alguna. gente, fatigada al de él pedía siempre cosas nue(página 114), y el torbellino de enemistades le hacía la vida imA u n q u e algunos detalles nos ;;an el recuerdo d e los sofistas |os de la época imperial, tal ) Filóstrato los describe, era, fanbargo, más favorable la sip ó n de éstos, desde el momento lue la mayoría poseía riquezas 'ía prescindir más fácilmente las y vivir le era empresa meirdua, por lo general, pues, más eruditos, eran virtuosos práctide la oratoria. E n cambio, el manista del Renacimiento, tenía ü poseer una vasta erudición y ÉMocer el arte de hacer frente a Bkfituaciones más diversas y en^Hár de las más diferentes ocu^ ^ l e s . Todavía, para olvidar, so^ p t r e g a r s e a] goce desordenado, ^ • l absoluto desprecio de la mo^^pcinante, ya que, ffuera como siempre se pensaba de él lo Sin soberbia no se conciben ^Hfftntes caracteres; les precisaba ^ K i e sólo fuera mantenerse a flo^ ^ • n t r i b u y e n d o a reforzar la idoK de que —alternada con el

Jotrarse

ible.

odio— se \es hacía objeto. Fueron los más claros ejemplos y las más evidentes víctimas de la subjetividad desatada. Como ya hemos advertido, empezaron bien pronto contra ellos tanto las quejas como las descripciones satíricas, desde el momento en que todo desarrollo individual, todo género de celebridad, tejaba con el correctivo de la burla. Pero es que Jos propios fustigados brindaban ei más sustancioso material que podía apetecerse. Ya en el siglo XV, en la enumeración de los siete monstruos,'^=^ incluve Battista Mantovano a los humanistas, entre otros tipos humanos, en el artículo. Soberbia. Los describe con todas; sus ínfulas de hijos de Apolo, ca-] minando con un aire de falsa gra-' vedad y un asi>ecto malhumorado y malicioso, comparables a grullas que van picando aquí y allá, contemplando la propia sombra unas veces, y otras atormentados por el afán de elogios. Pero el siglo xvi les sometió literalmente a proceso. Testimonio de ello, además de Ariosto, es principalmente su historiador literario, Gyraldus, cuyo tratado,'*^ compuesto ya bajo León X , fue probablemente retocado hacia el año 1540. Nos encontramos en este libro, en cantidad desbordante, con amonesíadcres ejemplos, antiguos y modernos, de la relajación moral de 'líos literatos y de su existencia lamentable, entremezclados cor; graves acusaciones de carácter general. Tales acusaciones aluden principalmente a su apasionamiento, su vanidad, obstinación, egolatría, vida íntima desordenada, impudicias de toda clase, herejías, ateísmo..., a lo cual se añade aún el énfasis oratorio sin convicción, la inñuencia perniciosa en (las altas esferas, la pedantería locuaz, la ingratitud hai » 2 Batt_ Mantuanus, De calamitalibus temporum, lib. I . Iliteratos.

;>:ig. 5,
casos.

con

referencia a

uno

de

1 ^ Lil. Greg. Gyraldus, Progymnasma adversas Htteras et

152

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A D E L R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

155

cia los, maestros, la lisonja servil hacia los príncipes, que lanzaban el cebo a los literatos para deiar luego que pereciesen de hambre, etc. Termina hablando de Ja edad de oro que reinó cuando la ciencia no existía aún... De todas estas inculpaciones, una llegó a ser nronto peligrosísima: la de herejía. El propio Gyraldus, con motivo de la reimpresión de un escrito de iuventud, completamente inofensivo,'"^'* se vio en trance apurado y hubo de asirse al manto del duque Ercolc 11 de Ferrara, pues gobernaban ya las ideas hombres convencidos de la mayor excelencia de emplear el tiempo en cristianas ocupaciones que en desvarios paganos. Gyraldus, por su parte, solicitaba que se considerase, al contrario, que en tiempos como aquéllos ía exnosición erudita constituía casi ol único tema inocente, es decir, neutral. Si la historia de la cultura tiene por obligación buscar testimonios en los cuales, al margen de los reproches, siiria e! sentimiento humano, ninguna fuente será comparable a la obra, ya frecuentemente mencionada, de Pierio Valeriano, De infeUcitate literatorum. Fue escrita bajo la impresión sombría del saco de Roma, el cual con el infortunio que trajo consigo y que se ensañó también en los hombres de letras, le parece al autor el desenlace de un destino funesto, que crravitaba ya desde hacía tiempo sobre la vida de éstos. Pierio se deja guiar por un sentimiento simple y acertado en conjunto. N o trata de hacemos creer con grandes frases que existe un refinado daimón que se dedica a perseguir a los hombres de letras sólo porque tienen genio, sino que Pierio Se contenta con notar lo acaecido y comprobar que sucedió efectivamente de aquella manera, sin

otra intervención, las más veces, la de una suerte adversa. N o tende escribir una tragedia, ni !• rivarlo todo de elevados conflictün en cambio, nos informa de lo rrientc y cotidiano. Topamos aqtl con gentes que, en tiempos borrai cosos, se ven privadas, primero, do sus ingresos y, después, de sus car. gos; pentes que tenían dos empleo* y no cobraban luego ninguno; esquivos avaros que llevan cosido ej dinero en sus vKtidos y que, al tlespojárseles de ambas cosas, mueren locos; individuos que aceptan p r » f bendas y que mueren luego siisp|"j rando por la antigua libertad. Síj lamenta también de la muerte tcm<| prana de muohos, víctima de la í \ » ¡ bre o la peste, cuyos manuscriicM,í ya acabados, fueron quemados cüilj ia ropa de la cama y los vestidotL de otros que viven —si eso puedli llamarse vivir— baio la consl;ml|j amenaza de muerte de sus comp»i ñeros; y de otros aún que mueroHí víctimas de la avidez y la rapirtl] de un criado, o son víctimas, du> rante un viaje, de malhechores íiuf les dejan morir en una mazmorn¡ porque no pueden pagar su rescal^ Secreta angustia del corazón orrm bata a unos; a otros, las aírenliji y las postergaciones sufridas; uf veneciano muere de aflicción a cuiji sa de la. muerte de su hijito, m niño prodigio, a la nnierte del ctlJ sigue pronto la de su madre y • del hermano de ella, como si el nJM los llevase en pos. Y son basíanm —florentinos sobre todo— los ( M acaban suicidándose; i^*" otros mifl ren víctimas de la justicia secreta m un tirano. ¿Cómo es posible ( alguien fuese feliz? ¿I>e qué i ñera? ¿Acaso por embotamiento la sensibilidad ante tanta miseí Uno de los interlocutores /íSel * logo —esta forma presta' Pierit su exposición— viene a d,^''"'^^ solución: es el magníficq, Gaspn Lil. Greg. Gyraldus, Hércules. Contarini... Con sóio noip' La dedicatoria es una elocuente revelación de los primeros movimientos 196 Véase Dante, Infierno, XMI amenazadores de la Inquisición.

esperar que se nos haga pares de lo más hondo y verdadeque pueda imaginarse para la . Contarini ve el prototipo del o feliz en Fray Urbano Valeriade Belluno, que fue mucho tiemmaésíro de griego en Venecia, recorrió Grecia y el Oriente y, entrado en años, visitó diversos ís sin utilizar nunca una caballura, que jamás poseyó un ocharechazó todos los honores y assos y, después de una vejez ale, murió a dos ochenta y cuatro os sin haber estado nunca enfersi se exceptúa una caída de una • l l e r a . ¿Qué le diferenciaba de • humanistas? Estos tienen la voK t a d más libre, han desencadenaH m á s subjetividad de la que pueH | utilizar con fortuna. En cambio, ^Wionje mendicante, que había vien un coiivento desde su in:fan-' ^ ni del pan, ni del sueño había 'rutado nunca según su deseo,o priüho y no siente, por lo tanimposición, como taiT imnosigracias a este hábito pudo p*, en medio de las mayores dides, la vida más tranquila, y lente por la impresión que ausaba influía sobre sus oyennás que con su griego; estos ban convencidos que depende nosotros mismos que llevemos Vida de ventura o de ínforluí"En medio de privaciones y is era feliz porque quería ser)>orquc no había adquirido malos líos, ni era caprichoso, ni exitc, ni inconsciente, y jxirque se itontaba siempre con poco o na', Si fuera el propio Contarini n nos hablara tal vez hubiera 10 intervenir en ol cuadro un vo religioso; sin embargo, es el * ^ f o en sandalias quien nos aposy a fe aue con harta clocuenÜn carácter afín, en ambiente ¡nto. muestra Fabio Calvi, de p a m QI exegeta de: HipócraCoelii Calcagnlni Opera, ed. Ba-

tes. Y a muy viejo, vivía en Roma sólo de hierbas (como los pitagóricos) y teniendo por morada el hueco de un paredón que no aventajaba ípuclio al tonel de Diógenes; de la pensión que le había concedido León X , sólo tomaba lo más indispensable .y daba a otros ol resto. N o conservó la salud hasta el fin como Fray Urbano, ni su muerte fue de tal naturaleza que le permitiera sonreír en aquel trance, pues, casi nonagenario, se lo llevaron los españoles durante el saco, de Roma con el fin de obtener un; rescate a cambio de su libertad y murió de hambre en un hospitaá. Pero su nombre será imperecedero, pues Rafael amaba al anciano como a un padre y un maestro y le pedía en todo su consejo. Acaso recaía la conversación sobre la restauración proyectada (pág. 102) de la vieja Roma, acaso sobre temas más elevados... ¿Quién podrá decir la parte que tuvo Fabio en la idea de la Escuela de Atenas y en otras importantísimas composiciones de Rafael? Terminaríamos de buen grado con la descripción graciosa y conciliadora de una vida: la de Pomponius Laetus, si de ella supiéramos algo más que lo que nos cuenta- su discípulo Sabellico,^'*'^ en su epístola, en la cual se l e ' arcaiza un tanto deliberadamente. Reproduzcamos aquí, no obstante, algunos rasgos. Era bastardo del lina¡e napolitano de los Sanseverino (página 136), príncipes de Palermo; no quería reconocerlos, sin embarpo, y a la invitación que le hicieron para que fuese a vivir con ellos respondió cori aquel célebre billete: Pomponius laetus cognatis et propinquis suis salutem. Quod rretitis fieri non

de las Epístolas. .Véase Pierio Val., De
inf. Ut.

^

1544, pág. 101,,en "el libro-Vlfí

. 1 » ' M. Ant. Sabellieo, Opera, Epist;, Hb. X I , fol. 56. Biografía en Elogia, de Paulo Jovio.

154

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

155

potest. Válete. Era un hombrecillo de apariencia insignificante, de ojos pequeños y vivos; en los últimos decenios del siglo xv vivía, como profesor de la Universidad de Roma, unas veces en una casita con jardín que poseía en el Esquilino y otras veces en su viña del Quirinal: en aquélla criaba sus patos y demás aves de corral y ésta la cultivaba siguiendo exactamente las descripciones de Catón, de Varrón y de Columela. Los días de fiesta ios dedicaba a la pesca o a la caza de pájaros con red y celebraba, asimismo, sus comidas bajo una sombra, junto a un manantial, o a orillas del Tíber. Desoreciaba la riqueza y la vida regalada. Desconocía la envidia y la maledicencia y no las toferaba en tomo suyo; sólo contra los poderosos sabía adoptar muy libres actitudes, y también —excepto en su última época— se le tildaba de despreciar la religión. Fue una de las víctimas del papa Pablo I I , en su persecución de los humanistas, y entregado a él por los venecianos, pero no hubo modo de arrancarle una confesión indigna. Desde entonces los papas y los prelados le invitaban y le protegían, y cuando fue saqueada su casa, en ocasión de los disturbios ocurridos bajo Sixto I V , la colecta que se hizo para resarcirle de las pérdidas rebasó el montante de ellas. Como maestro era concienzudo; ya antes de romper el día se le veía bajar del Esouilino con su linterna, y encontraba ya su aula siemore llena de gente; como era un poco tartamudo, hablaba en la cátedra con sumo tiento, pero su discurso resultaba rítmico y bello. Sus escasos escritos aparecían asimismo compuestos con sumo cuidado. Nadie manejaba los textos antiguos con tanto tino y sobriedad. Y aún ante los demás restos de la Antigüedad era tan ferviente y auténtico su respeto, que, a veces, j>ermanecía ante eÜos como en éxtasis y se le

arrasaban los ojos. Era el homb capaz de abandonar los propios tudios si había que ayudar a otroí Eso explica que se le quisiera tan to. Cuando murió, el mismo Alejáis dro V I envió a sus cortesanos pai > que escoltaran el cadáver, que íu> conducido por sus más distinguidoi, discípulos. A sus exequias, en ArB' celi, asistieron cuarenta obispos y todos los embajadores extranieros, Laetus había introducido en tíoma las representaciones de ohriw antiguas, de Planto especialmente, y él mismo dirigía estas represen» taciones (ver página 139). Tambié^ celebraba todos los años el día la fundación de la ciudad con ui • fiesta en la que sus amigos y dr cípulos pronunciaban discursos y recitaban versos. Ambas cosas fu& ron ULOtívo principal de que se con tituyera, y se mantuviera despin* lo que se llamó la Academia \l\ mana. Era una asociación comi'li lamente libre que nada tenía qn ver c o n el régimen rígido de n instituto científico; aparte de i^i ocasiones mencionadas,1"^ se reum también cuando algún mecenas I solicitaba, o para honrar la metm ria de algún miembro fallecido, l de Platina, por ejemplo. Por I" mañanas, un prelado, igualmc 111 miembro de la asociación, solía d » cir misa; luego subía al púlpilft Pomponio, por ejemplo, y proniiíi ciaba la oración corresnondíen siendo sustituido por otro que citaba dísticos. El obligado banqiifr te, c o n controversia y doclamaci('!il| era el acto final tanto de las lie tas funerales como las de solaz, hi académicos, y cabalmente el p pió Platina, alcanzaron pronto faiil de gastrónomos.!^* Otras veces gunos invitados representaban fi sas al estilo de las atelaiiás. Coirl i»8 Jac. Volaterran-, Biar. R Muratori, X X I I I , cois. 16i, 171, y 1 Anécdota liter., I I , pág. 168 ^ sigs. i!w Paulo Jovio, De romafiis pl bus. cap. 17 y 34. é

dación libre de importancia muy riable, vivió, sin perder su carácprimitivo, hasta el saco de Roma se honró con la hospitalidad die iri Ángelus Colcoccius y de un JoImimes Corycius (página 147), en lie otros. Hasta qué punto deba timarse su valor por lo que a la da espiritual de la nación se roes tan difícil de precisar aclámente como en el caso de alquiera otra asociación de esta ,ole: sin embargo, un Sadoleto cuenta entre los mejores recuerde su juventud. En diversas Udades surgieron —^y murieron— da una serie de academias de esli' estilo, de acuerdo con el número 1 importancia de los humanistas esblecídos en la localidad y en la dida que lo hacía posible la procíón de los ricos y los grandes flores. Así, por ejemolo, la Acafemia de NápoTes, que se constituvó "m tomo de Joviano Pontano y de 'a cual una parte se trasladó a Lec1 !•; -"«i la capitaneada por Pordenone, ijiic formó la Corte del Condottieri Alviano, etc. De la de Ludovico el Moro y su peculiar significación por

lo que se refiere al ambiente en torno de este príncipe^ hemos hablado ya (página 2 3 ) . Hacía mediados del siglo xvi estas asociaciones parecen haber pasado por una tota! transformación. Los humanistas, dcsolazados ya de su posición influyente en la vida de la nación, sospechosos para la naciente Contrarreforma, pierden también la dirección de las Academias, y en éstas la poesía italiana sustituye asimismo a la latina. Cada ciudad de relativa importancia tuvo muy oronto su Academi a —solía llevar los nombres más extravagantes—202 ^.Qjj caudal propio, a base de cuotas y legados. Además de la recitación de versos, se conservó de la época latina de estas asociaciones, la costumbre del banquete periódico y de la representación de dramas, en parte por los académicos mismos y en parte ñor gente joven, bajo su dirección, o por cómicos pagados. El destino del: teatro italiano y también de la ópera, más adelante, estuvo durante largo tiempo en manos de estas asociaciones.

Sadoleto, Epist.,

106 del año

^ 2 Esto ya antes de mediados de siglo. Ver Lil. Greg. Gyraldus De poe-

í Antón. Galatei, Epist. 10 y 12, tis nostri temp.. IL Spicileg. Rom., volumen V I H .

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

CUARTA PARTE D E S C U B R I M I E N T O D E L

• M U N d Í
I
Lita la prioridad del arribo a esta la otra playa, serán siempre el uehlio moderno de los descubridois por excelencia en el último peodo de la declinante Edad Media. FuíKlamentar en detalle esta proDsición corresponde a la historia jecial de los descubrimientos. Pela admiración se volverá siem•e hacia la figura venerable del an genovés que vislumbró, buscó encontró un Continente nuevo [ende el mar y fue el primero en b c i r a mondo é poco, la Tierra po es tan grande como se c r e e . . . Mientras Espafia manda a los italianos un Alejandro V I , Italia da ;i los españoles un Colón; pocas seMKmas antes de la muerte de Aledro (7 de julio de 1504), fecha ^.olún en Jamaica su espléndida carIk- a los ingratos Reyes Católicos, [ue la posteridad no podrá nunca ser sin la más profunda emoción. In un codictio a su testamento, fe'lado en Valladolid, el 4 de mayo 1.1506, legó "a su querida patria. República de Genova", el libro oraciones oue le había regalado papa Alejandro y que tanto conilo le había deparado en Ja cáren la lucha y en los momentos tribulación. Es como si sobre el bre terrible de los Borgias caun postrer resplandor de bony misericordia. .1 igual que con la historia de viajes sólo sucintamente podreB B considerar el desarrollo de la Hk>sición geográfica entre los ita^B06, su participación en la eosH n a f í a . Y a la somera compara• B ~ d e su obra con la de otros líos demuestra una temprana y •endenté superioridad. ¿Donde, "iados del siglo xv, podemos trar fuera de Italia semejante inación de! interés geográfico, 'stico e histórico como en la de un Eneas Silvio? ¿Dónde [fonna expositiva tan desarro1 y uniforme? N o sólo en su ¡pepgráfica propiamente- dicha^ K D sus epístolas y comentarios.

157

Y D E L H O M B R E

I. VIAJES DE L O S I T A L I A N O S Libre de las inumerables trabas que en otras partes impedían su progreso, llegado a un alto grado de desarrollo individual y adiestrado en al estudio de la Antigüedad, el espíritu italiano se lanza ahora al descubrimiento del mundo exterior e intenta deseribirlo y reproducirlo literaria y Tormalmente. En otro lugar consideraremos cómo resolvió el arte este problema. Permitámonos sólo aquí ailgunas observaciones generales sobre los viajes de los italianos por las más remotas regiones del globo. Las Cruzadas habían abierto a todos los europeos las rutas d e remotos países, despertando por doquier el afán del viaje y la aventura. Será siem-. pre difícil atinar el instante exacto en que este afán se enlaza con el ansia de saber o se pone totalmente a su servicio; pero el primer país donde se dieron estas circunstancias, y de la manera más completa, fue Italia. Y a en las Cruzadas mismas habían participado los italianos en un sentido distinto que los demás, pues estaban ya ligados a las cosas do] Oriente por intereses de carácter naval y mercantil; desde siempre el Mediterráneo había dado a los moradores de su litoral un carácter muy distinto del de los habitantes de las tierras del interior, y aventureros, en el sentido nórdico, por disposición natural no podían serlo nunca los italianos. Una vez establecidos en todos loS' puertos del Levante mediterráneo; fue ya fácil que los más empren-' dedores penetrasen en el grandioso nomadismo arábigo que hacia afluía; una parte inmensa del r; do se abría ante aquellos hom' como si ya l o hubiesen descub¡L.:> Allgunos de ellos, como los Poh^ Venecia. viéronsc arrastrados \.>i el oleaje de la vida mongólica, •.lui los llevó hasta las gradas del iroim del Gran Khan. Ya con anterion dad vemos italianos en el Atlántici» participando de los descubrimientos, como por ejemplo, los genovcscw, que en el siglo xii descubrieron lait islas Canarias; ^ en el mismo aíiií 1291 en que se perdió TolemaÍLhi. el liltimo resto de! Oriente criM¡;i no, genovescs hicieron también <-' primer intento conocido en h de una ruta marina a las lu orientales; Colón es sólo el im grande de toda una serie de p gantes italianos que surcaron n lejanos e incógnitos al servicia los pueblos de Occidente. A bien, el verdadero descubrido! es el primero que llega casualm. h a unas tierras, sino el que bu.^' encuentra; sólo éste puede e^i cer una conexión con las id^ los intereses de los que le han cedido, y el informe que pr4.iuM responderá a tales principios, r eso los italianos, aunque se le: 1 Luigi Bossi, Vita di Cristoforo • lomba, donde encontramos una si: sis de los anteriores viajes de los \ líanos, pág. 91 y sigs. 2 Véase la monografía de Kf Una noticia insuficiente ya, en .E' Silvio, Europae status sub Friderico
Imp., cap 44 (en Scriptores, de

describe con idéntica maestría paisajes, ciudades, costumbres, industrias, riquezas y productos, situación política y constitución, en cuanto le es dado observarlo directamente o dispone de datos directos y vivos; las descripciones tomadas tle otros 'libros son, como es natural, de más escaso valor. Y a en la descripción ^ del valle alpino del Tirol, donde Federico I I I le había concedido una prebenda, menciona todos los aspectos esenciales de la existencia y revela dotes y tat método de observación y comparación objetivas como sólo cabía esperar de un compatriota de Colón adiestrado en el estudio de los autores antiguos. Por millares podían contarse los que habían visto lo que había visto él y los que, por lo menos fragmentariamente, sabían lo que Ól sabía, pero no sinñeron el impulso de describirlo ni exponerlo, ni tuvieron conciencia de que el mundo pidiese semejantes descripciones y exposiciones. En la geografía intentaríamos inútilmente discernir con.exactitud l o . que se debe a la Antigüedad y lo que haya de anotarse en el haber del genio pecLíIiar de los italianos.'' Antes de conocer con precisión a los gutores antiguos, observan y tratan las cosas del mundo objetivamente porque ellos mismos son un pueblo scmiantiguo y su propia si8 Pío I I I , Comment,, lib. I, pág.

her, ed. de 1624, vol. I I , pág. 87)

14. Su descripción de Basilea nos demuestra con evidencia incuestionable que su observación no era exacta y que a veces completaba arbitrariamente cl cuadro. No obstante, el conjunto es de un alto valor. •* En el siglo xvi conservó aún largo tiempo Italia su puesto de patria por excelencia de la literatura cosmográfica, cuando ya los descubridores mismos pertenecían casi exclusivamente a los pueblos atlánticos. La geografía nacional produjo aún, hacia mediados de siglo, una extensa obra mi^y estimable-• la Descri'zionc di tuda ¡'Italia, de Leandro Alberti. -

156

158

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I ^ -

159

tuación política ha constituido para ¡ ellos, en este sentido, la mejor pre- i paración; pero no hubieran alean- • zado tan rápida madurez si los viejos geógrafos no les hubiesen señalado el camino. Muv difícil de calcular, asimismo, es la influencia de los geógrafos italianos ya existentes sobre el espíritu v las tendencias de líos viajeros v de los descubridores. Hasta el aficionado que colabora en esta ciencia —si coti-

zamos tan bajo, en este aspecto, a Eneas Silvio, por ejemplo— puede cabalmente contribuir a la difusión del interés general por aquellos temas, que constituye la ineludible base de una opinión imperante y un juicio previo favorable para nuevas empresas. Los verdaderos descubridores, en todas las disciplinas, saben muy bien lo que tienen que agradecer a semejantes intermedia-

U.

LAS CIENCIAS NATURALES EN I T A L I A más pueblos, patrimonio suyo [ ferente la observación e invesi ; .1 ción de la Naturalezajv que en aquel país, por consiguiente, no cu vuelvan al]' descubridor la amena/.1 y el silencio, sino que, al conti[ii¡i pueda contar con la acogida de < píritus afines. Que así ocurrierLi m Italia, parece indudable.* N o sin ci güilo rastrean los naturalistas ihi líanos en la Divina Comedia Jos ci im y reminiscencias de las empíiiíim investigaciones naturales de Dnnir' Sobre los distintos descubrimicni y los hechos que le atribuyen h.il" • mencionado por primera vez, no In mos de pronunciamos nosotros, \" ro al más profano ha de sorpuderle cl caudal de observaciones <\"' solamente en sus imágenes y m táforas revela. Más que ningún 1 poeta moderno dos toma de la \'<i lidad —de la Naturaleza o dr 1 vida humana— y nunca los > como mero adorno, sino para citar la representación más adiin' da posible de lo que quiere si? car. Es sobre todo en astronoi.M. en lo que demuestra í>oseer rtÉ| •6 Para llegar aquí a un juicii> m tundo habría que verificar el aujiioiw en el cúmulo de observaciones, ¡'l'ífl de las ciencias especialmente maipm ticas, lo cual no es nuestro coniclUJ T Libri, ibid, I I , pág. 174 y s¡|ís

Por lo que concierne a la contribución de los italianos a las ciencias naturales, hemos de remitir al lector a las obras especiales, de I'as cuales nos es conocido únicamente el contradictorio y superficial estudio de Libri.'» La controversia sobre la prioridad de determinados descubrimientos nos importa tanto menos cuanto que, según nuestra opinión, en todo tiempo y en todo pueblo culto es posible que surja un hombre que, sobre la base de una preparación previa muy escasa, se lance ton invencible impulso a una labor empírioa y gracias a sus dotes naturales sea capaz de contribuir a los progresos más sorprendentes; hombres de este tipo fueron Gerbert de Reims y Roger Bacón; que tales hombres se asimilaran además todo el saber de la época en sus especialidades, fue mera consecuencia de su asoiración individual. Rasgado el velo de ilusión que todo lo cubría, rotas que fueron las cadenas de la tradición y de la autoridad y vencido el temor ante la Naturaleza los problemas se ofrecieron en masa ante sus ojos. Ahora bien, es cosa muy distinta que'todo un pueblo haga, antes que los deB Libri, Histoire des sciences mathémaiiques en Italie; cuatro vols. París. 1838.

fnocimientos especiales, si bien no lebe olvidarse que ciertos pasajes .el gran poema considerados hoy omo indicio de una cultura astroómíca eran entendidos entonces bor la mayoría. Prescindiendo de su femdición, apela. Dante a_._una astronomía popular que los italianos de la época, como navegantes, poseían de común con los antiguos. Relojes y calendarios han hecho, en cl mundo moderno, innecesario este conocimiento dol orto y cl ocaso de las constelaciones perdiéndose con ;llo el interés que por la astronomía se había desarrollado en el pueblo. N o faltan hoy manuales ni 'iiseñanza escolar sobre la materia, cualquier niño sabe que la Tierra mueve alrededor del Solí, cosa le Dante no sabía, pero •el intel i s por estos temas ha sido sustiH d o por la más absoluta indifefccia, con la excepción de los proHniales.., i falsa ciencia astrológica, funH u en las estrellas, nada demues• L contra el sentido empírico de itaJIianos de la época; a veces sentido empírico aparece embido y dominado jjor la pasión, ior el deseo ardiente de conocer el 'uro'. Cuando nos ocupemos del fictcr ético y religioso de la na11. nos referiremos también a la iología. Iglesia se mostraba casi siemtolerante por lo que a ésta y Dirás falsas ciencias se refiere, 'lasla contra ¡la auténtica invesii;ión de la naturaleza sólo incnía cuando la acusación —verícra o no—• se relacionaba con herejía o la nigromancia, como •ividad, ciertamente, bastante pron a ellas. L o interesante sería a .;iiar hasta qué punto y en qué >. Uís inquisidores dominicos (y '!IiLII los franciscanos) fueron ' ••¡i.-ntes de la falsedad de ^la acuy no obstante condenaron al |udo, bien en convivenci a con memigos de éste, bien por odio la observación de la natu-

raleza en general y a la exjjerimentación en particular. Aunque es posible que esto haya sucedido, sería siempre muy difícil de demostrar. Lo que en el Norte contribuía a provocar estas persecuciones, es decir, la resistencia del sistema de la naturaleza recibido de los escolásticos, como sistema oficial, contra los innovadores como tales, ejerció en Italia muy poca influencia, sí es que ejerció alguna. Pietro de Abano (principios del siglo x i v ) cayó como es notorio, víctima de la envidia profesional de otro médico, que le acusó de herejía y nigromancia ante el Santo Oficio; ^ y de su contemporáneo de Padua Giovannino Sanguínacci cabe presumir algo semejante, pues como módico era un innovador práctico. La condena fue sólo de extrañamiento. N o debe olvidarse, finalmente, que la autoridad de los dominicos como inquisidores no llegó a ejercerse con la misma uniformidad que en d Norte. Tanto los tiranos como las ciudades iLibres demostraban a veces en el siglo xiv un desprecio tal hacia la clerecía, que no sólo la investigación de la naturaleza, sino actividades bien distintas pudieron desarrollarse impunemente. Pero cuando en el sigJio xv la Antigüedad pasó, con renovado vigor, a una importancia de primer término, la brecha que se había abierto en el viejo sistema llegó a constituir patrimonio común en beneficio de toda clase de investigación profana, si bien es cierto que el humanismo atrajo las mejores capacidades, con perjuicio evidente para el estudio empírico de la naturaleza." De tiempo en tiem8 Scardeoníus, De urb. Patav. antiqu., en Graevií, Thesaur. ant. Ital.. V i l , pars. I I I . * Ver las exageradas quejas de Libri. ibid, I I , pág. 258 y sigs. Por mucho que sea de lamentar aue este pueblo dotad ísimo no dedicara a las ciencias naturales una parte mayor de sus energías, creemos, no obstante, oue

160

lACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

161

en las cercanías de Tívoli, con se po despierta la Santa Inquisición y tos de rosas de diversas clases, con condena o hace quemar vivos a unos árboles de toda especie, entre ellos cuantos médicos, como herejes y árboles frutales de todas las varienigromantes, sin que haya nunca dades imaginables, sin contar veinte posibilidad de averiguar con seguespecies de vides y una gran huerridad absoluta cuál ha sido cu el ta. Es evidente que no se trata aquí fondo la verdadera causa de la sendel par de docenas de plantas metencia. A pesar de todo ello, a fidicinales, de antiguo y conocido uso. nes del siglo XV, Italia, con Paolo que no faltan nunca, en Occidente, ToscaneUi, Luca PaccioU v Leonaren el jardín de ningún palacio ni do da Vinci, figuraba, sin parangón de ningún convento. Además de un posible, en matemáticas y en cienrefinadísimo cultivo de la fruta de cias naturales, a la cabeza de todos mesa, revelase aquí cl interés por los pueblos de Europa; los sabios la planta como tal, por su simplo de todos los países lo reconocían aspecto bello o exótico. La historia así y no vacilaban en declararse sus del arte nos enseña cuánto lardadiscípulos, incluso Regiomontanus y ron los jardines en librarse de estej Copémico. Esta fama sobrevivió prurito de coleccionista, para suaún a la Contrarreforma. bordinarse por completo a las reglm Indicio significativo de la gene. de la belleza. ral difusión del interés por las cien- , Tampoco la posesión de animacias de la naturaleza es la afición les extraños puede concebirse a coleccionar, que se manifiesta muy cierta relación con un superioi' ¡ii temprano, y la boga de los estuteres de observación. El fácil transdios comparados de animales y planporte desde los puertos meridionatas. Por de pronto, Italia se jacta les y orientales del Mediterrátun v de haber poseído los primeros jarlo favorable del clima de Itailia . H dines botánicos, aunque aquí acaso cieron posi ble la adqu i s ici ón —^ haya dominado la finalidad prácla aceptación, como regalo de tica, pues la prioridad de ésta, llegó sultanes— de los más ímponentl a ser discutida. Mucho más imporanimales del Sur.*^ Las ciud¡i tante es el hecho que príncipes y principakmente, y los príncipes. J potentados demostrasen interés en mostraban gran afición a los let^ii' coleccionar en sus jardines la máaunque este animal no figuiasc in xima cantidad de plantas y el masu blasón, como en Florencia.''' I u» yor número posible de especies y fosos de los leones se encontral-.m variedades de ellas. Así, en el siglo en los palacios oficiales o j u i n ' XV, se nos describe el espléndido ellos, como en Perusa y en F K jardín de la Villa Careggi de los cia; tos de Roma estaban en I i Mcdid,^® como un verdadero jardín dera del Capitolio. A veces se botánico con sus innumerables clapicaba a estos animales para c¡ t;^ • ses de árboles y arbustos. Con igual plimiento de castigos políticos " j l carácter se nos describe, a principios del siglo XVI, una villa del cardenal Tribulzio en la Campagna," Poemata aliquót insignia itluslr. / ' r
recent.

Bmbién para mantener vivo en el lirohar a sus leones contra osos, to"^blo un cierto terror; servían aderos y jabalíes.'** s para presagiar el futuro; su A fines del siglo xv varias Cortes andidad, por ejemplo, era signo principescas contaban ya con verprosperidad general y hasta un daderas colecciones zoológicas (sejvanni Villani no desdeña decirrragli) como un elemento más de ; que asistió al parto de una leo- lujo que su categoría exigía. " L a l,'^ Parte de los cachorros solía magnificencia de un gran señor •jalarse a ciudades amigas y a tí- —escribe Matarazzo — se debe "os aliados, así como a condottie- ver también en sus caballos, en como premio al valor.'*' También sus perros, en sus hakones y demás lifeslaron muy pronto los flo- aves, como en sus bufones, en sus Inos afición a los leopardos, músicos y en los animales extraños \ los cuales tenían un cuidado que posee". La Colección Zoológica Bcial.i' Borso de Ferrara hacía de Ñápeles, bajo Ferrante, contenía, entre otros animales, una iirafa y una cebra, regalo, según parece, del í-U:!:cr, pág. 367, nota; suceso de Príncipe de Bagdad.^^ Filippo Ma, L n ocasiones solemnes se recu- ría Visconti no sólo poseía caballos a la lucha entre íieras v perros por los cuales había pagado 500 y ^ las propias fieras entre sí, para tir al pueblo. Con motivo del re- hasta 1-000 monedas de oro y cossiento de Pío II y de Galeazzo tosos perros ingleses, sino también "1 Sforza en Florencia en 1459, un gran número de leopardos que laron juntos, en un palenque le- había hecho traer de Oriente: el do en la plaza do la Señoría, sostenimiento de sus aves de precaballos, jabalíes, perros. Icones sa, traídas de las regiones septenjirafa, ñero los leones se acos- trionales, le costaban mensualmente y no quisieron atacar a los de- 3.C00 m.onedas de oro.'-^' El rey Macimales. Ver Ricordi di Fíorenze nuel el Grande de Portugal supo Ital. scrip. ex Fiorent. cod., muy bien lo que hacía cuando re741. Distinta versión en Vita galó a León X un elefante y un p-Muratori, 111, II, col. 976. Otra "fue regalada más tarde por el rinoceronte.^ Entre tanto se habían mameluco Kaytbey a Lorenzo agnífico. Ver Paulo Tovio, Vila s X. lib. I. Gozaba de especial ¡dad un magnífico león de la ciún zoológica de Lorenzo; fue ' "lazado por los otros Icones y en ello cl siniestro presagio de irte de Lorenzo mismo. Jiovanni Villani, X, 185. y X I , «teo Villani, 111, 90, V. Se con|}a de mal agüero que los leones "l entre sí o se matasen: Varchi,
orent., I I I , pág. 143. on. di Perugia. en Arch.
Síor.,

mencionan otros ejemplos, posteriores, de caza con leonardos. 1^ Strozzii poetae. náir. 146. Ver pág. 118 y sobre el coto la "áo-ina 193.
1 ' Cron. di Peraeia. 1 1, c. X V I , I I .

tenía otras misiones más importantes que cumplir y aue, parcialmente por lo menos, cumplió. Alexandri Bracü, Descriptio horti Laurenti Med., impreso como suplemento nt 58 en la vida de Lorenzo, de Roscoe. También en los suplementos a Fabroni, Laurentius. 11 Mondanarii Villa, impreso en

1^ Sobre el iardín zoológico de Icrnio bajo Enrique V I , Otto de Blasio, ad. a. 1194. 1 3 En funciones "de tal, pinla<! > esculpido, se le llama marzocu' ' Pisa tenían áeuilas; ver exégesis a 11 te. Infierno, X X X I I I , 22. !•* Ver el extracto de Aeeid. \ iu en PapencordI, Gesc/i. Stadí Rom

^ pág. 77, corresnondiente al En Perusa se escaño una vez ja de Icones. Ibid, X V I , I, 'corresnondiente al año 1434.
Caríeggio, I, nág. 422, co-

ite al año 1291. Los Visaron a utilizar leopardos } en la caza de liebres, que con 'perritos. Véase Kobell, ^ p á g . 247. donde también se

n á e . 199: Concentos semejantes ya en Petrarca. De remed. utriusque fortunae. I, 61, aunque menos claramente expresados. •-'•> Joviano Pontano. De magnificeníia. En el jardín zoolódco del cardenal de Aquileia en Albano, había en 1463. además de pavos reales y gallinas índicas, cabras siriacas de grandes orejas. Pío I I , Comment., libro X I , pág. 562 y sigs. 21 Decembrio, en Muratori, X X , col. 1.012. ^ Más detalles, muy divertidos, en Paulo ¡ovio. Elogia, con motivo de Tristanus Acunius. Sobre los puercos espines v avestruces del palacio Strozzi, en Florencia, véase Rahelais, Paníagruel, IV, cap. I I .

162

rACOB

BURCKHARDT

LA

C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

163

echado los cimientos tanto de una zoología como de una botánica científica. Un aspecto práctico de la zoología se cultivó en las yeguadas, de las cuales las de Mantua, bajo Francesco Gonzaga, eran consideradas como las primeras de Europa.'-^ La estimación y el conocimiento comparado de las diferentes razas de caballos existen desde que hay jinetes y la obtención artificial de razas sc practicaba, por lo menos, desde los tiempos de las Cruzadas; en Italia los premios de honor en las carreras de caballos en las ciudades in^portantes fueron sin ninguna duda el más poderoso estímulo para la obtención de los caballos más veloces. En las yeguadas de Mantua se criaban los infalibles ganadores de estos premios v también los más nobles corceles de torneo y batalla, y en general caballos que se consideraban como to más principesco que cabe imaginar entre todos los regalos que podían hacerse a un gran señor, Gonzaga tenía sementales y yeguas procedentes de España y de Irlanda, así como de África, Tracia y Cillcia; con este fin procuraba mantener siempre relaciones amistosas con los sultanes. En sus criaderos sc hicieron todas las pruebas y se ensayaron todas las variedades para alcanzar los ejemplares más perfectos.

propia raza. Había allí incomi bles jinetes de noble casta m i i nortcafricana. arqueros tártarois, pu giles negros, buzos indios, tu destinados especialmente a acó: ñar al cardenal en sus partida c a z a . . . Sorprendido cl cardenal una muerte prematura (1555), abigarrada tropa llevó en honi cl cadáver desde Itri hasta Ki n i poniendo en el duelo de la ciii<l.i'i por el pród^igo señor la nota e\[i > ña de sus gemidos políglotas aLum panados de violentas gesticuhiLm nes.-^ ^
2 5 N o serán aquí inoportunas ÜIKU^' ñas noticias sobre la esclavitud en lialia durante el Renacimiento. Brc\c i importante Dasaje en loviano Püni.imi

testas noticias dispersas sobre el Wtrés de los italianos por las cienS naturales y por la riqueza y ídad que en sus productos nos ida la naturaleza. ser\'irán para lostrar hasta qué punto siéntese

consciente d autor de las lagunas que se observan en semejante aportación de datos. Apenas le son conocidos los títulos de las obras especiales que las llenarían sobradamentc.

111.

DESCUBRIMIENTO DE L A BELLEZA D E L PAISAJE de la naturaleza en el hombre. Por otra parte los pueblos germánicos que sentaron sus reales en antiguas regiones del Imperio Romano llegaban dotados, en el más alto sentido, por sus tradiciones propias, para la captación del espíritu del paisaje en la naturaleza, y aunque el cristianismo, al principio, les forzara a ver falteos demonios en las fuentes y los montes, en los bosques y en los lagos que veneraban, este período transitorio fue pronto superado indudablemente. En plena Edad Media, por el año 1200, encontramos nuevamente en el mundo exterior un goce completamente ingenuo, con vitalidad manifiesta en los trovadores de diversas naciones.^ Revélase en ellos un interés por los fenómenos más simples, como la primavera y sus flores, el verde matorral y el bosque sombrío. Pero siempre en primer término, sin fondo ni lejanía, ni siquiera las canciones de los cruzados descubren en su autor el hombre que había re. corrido tanto mundo.j Asimismo Ja • poesía épica, tan prolija en la desi cripción de los arroos y de las ar\ mas, no pasa del bosquejo en la ' descripción de los lugares; cl gran Wolfram von Eschenbach compone apenas una visión suficiente de la escena en que se mueven sus personajes. Por sus trovas nadie creería que este linajudo vate hubiese morado en mi! enhiestos alcázares de todas las regiones, desde donde ^ Ver las comunicaciones de Wilhelm Grimm en Humboldt, ibíd.

De

obediencia,

lib. I I I : En la \ \ \ »

Pero tampoco faltaron colecciones humanas: el famoso cardenal Ippólito Medici,-^ bastardo de Giuliano. Duque de Nemours, tenía en su fan-* tástica corte una colección de bárbaros que hablaban más de veinte lenguas distintas y cada uno de los cuales se distinguía por algún motivo dentro de su propio tipo y su 2 3 Jovio, Elogia, sobre Franc. Gonzaga. Acerca de] luio milanés en razas de caballos. Bandello. parte I I , Novella, 3 y 8. También en los poemas narrativos intervienen como interlocutores los expertos hínicos. Ver Pulci, Margante. C, X V , estr. 1D5 v sigs, Paulo Tovio, Elogia, hablando de Hipnol. Mcdices.

Italia no había esclavos; oor le ilr más se compraban cristianos .i Im turcos, y también búlgaros y c¡r\,isiiinos. y se les hacía servir íiastii LII4: rescataban con ta prestación el p i v i M de compra. Los negros, en camb eran manumitidos; pero en el reí Nápoles, por lo menos, no se lc!> m día castrar. Con la palabra moio dcsisnaba a todo ser humano de fl oscura; al negro se le llamaba " m j negro". Cosmos, nota 110; acta soH ta venta de una esclava circasifl (1427); nota 141; lista de las esclaji de Cosimo. Nantiporto en Múralo III, 11. col. 1.106; Inocencio VIII cibe cien "morí" como regalo de | nando el Católico y trasnasa el ic| a diversos cardenales y otros Rran señores (1488). Masuccio, Novella, venalidad de los esclavos; 24 v esclavos negros oue ai mismo licil trabajan como "facchini" (¿en bl ficio de sus amos?); 48: catalanes i apresan moros tunecinos y los ven en Pisa. Gaye, Caiiteggio, I, 36ü: numisión v regalo de un esclavo gro en un testamento florentino (14 Paulo ¡ovio. Elogia, sub. Frani.'. ' za. Porzic, Congiura. 111^194, y mines, Charles VIH. cap. 17: n empleados como verdugos v cum caides por la Casa de Aragón ni poles; Paulo fovio, Elogia, sjb leatio; negros como accmiqflñiiiil los príncipes en sus salidas. Enu vio. Opera, pág. 456; cscl^u

irte de la ciencia y la investiga' hay todavía otra manera de larse por la Naturaleza, y ello ^n sentido especial. Los ilaliaij son los primeros entre los moDS que han percibido cl paisaje t> un objeto más o menos bello jen encontrado un goce en su • b m p l ación .-^ ^ S t a capacidad es siempre rcsulde un proceso cultural largo iplicado, y seguir su génesis y rollo es tarea difícil, pues pueistir un sentimiento velado de índole antes de que se revele poesía y en la pintura, Ileasí a ser consciente de sí 10. Entre los antiguos, por ?lo, arte y poesía puede decir^ H i i e , en cierto modo, habían agoíntegramente 'la vida humana | B de dedicarse a representar el hje y é-^te nunca pasó de ser en I un género limitado, a pesar de desde Homero, en gran núme5 versos y palabras inmortales ¡vela ya la profunda impresión músico. Paulo íovio. De pisci;ap. 3: un negro (¿libre?) como •o de natación y buzo en GeAlex Benedictus, De Carolo VHl, Iccard, Scriptores, I I , columna • un negro (etíope) como alto veneciano, lo que fundamenta isición de que Ótelo fuera ncindello. Parte I I I , Novella, 21; "istigar a un negro se le vende " Baleares para transportar sal ipenas será necesario que refiU lector a la célebre exposición en cl segundo tomo del Cos' Alexander von Humboldt.

Ib4

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

U5

podía divisar vastas lejanías, o, cuando menos, que los conociera y hubiese visitado. También en la poesía latina de los clérigos ambulantes (página 96) falta el vuelo distante de la mirada, pero lo inmediato se describe a veces con colores tan cálidos y brillantes, como quizá no los encontramos en los trovadores cabaliíereseos. ¿Existe, por ventura, una evocación poética del soto de Amor comparable al de aquel ignorado poeta —a nuestro juicio italiano— del siglo xii?
ínmortalis fieret Ibi manens homo; Arbor ibi quaelibet Suo gaudet pomo; Viae myrrha, cinnamo Flagran t, et amomo... Conicctari poterat Domius ex domo,..

Para los i^taUanos, en todo caso, hacía ya tiempo que la naturaleza había quedado depurada y libre detoda influencia diabólica. San Francisco de Asís, en su himno el Sol, alaba al Señor, ingenuamente, nor haber creado los celestes luminares y >los cuatro elementos. Pero las primeras pruebas sóidas de la honda influencia que los grandes paisajes pueden ejercer en el ánimo, nos las da Dante con la máxima evidencia. N o sólo describe, en escasas líneas, y de manera viva, las auras matutinas sobre la luz trémula y lejana del mar en suave movimiento, la tempestad en ei bosque, etc., sino que escala altos montes con el solo designio posible de gozar de un vasto panorama."-^ Acaso, desde la Antigüedad, sea el primero en hacerlo. Boccaccio, más
28 Carmina Burana. pág. 162, De

Phyllide et Flora, estr. 66. 29 No se explicaría de otra manera su escalada del Bismantova, en la comarca de Reggio, Purgatorio. I V , 26. Ya la previsión con que procura elucidar todas las partes de su más allá evidencia un gran sentido del espacio y de lu forma.

que describimos, nos deja adivi» ca en Valclusa y en otros lugares, cómo el F>aisaje le conmueve. | H ,1 fuga periódica de lo secular y no podemos desconocer, sin cnih •undanal.^^ N o sería justo acusargo, en sus noveleas pastoriles,'" de insensibilidad ante el paisapresencia de su fantasía, por , fundándonos para ello en su famenos, de una vigorosa escenog ltad descriptiva, aún débil y poco fía de la naturaleza. También 1 sarrollada. Su descripción del matrarca, uno de los primeros luí villoso golfo de Spezia y Porto bres completamente modemos. al ere, por ejemplo —que pone tigua después de manera total v final del canto V i de su África, entera decisión la importancia d uc no había sido cantado haspaisaje para el alma scnsibL' entonces ni por los antiguos ni luminoso espíritu que antes que r los contemporáneos — es, die buscó en todas las literauír rtamente, ima mera enumeración, con propósito compilador, los r o el propio Petrarca conoce ya mienzos v avances del sentido pl belleza do tas formaciones de tico respecto a la naturaleza, y i » k rocas y sabe distinguir la sigen su propia obra Ansichten il nicación plástica de un paisaje y Natur llega a la más alta m;ieslt utilidad.'^'^ Encontrándose en los en la descripción —estamos |i fcsques de Reggio le impresiona de blando de Alexander von I lili l l modo la visión repentina de un boldt— no fue del todo justo psaje grandioso, que reanuda la Petrarca. Así se explica que di posición de un poema que hapues de la opulenta coscch,) (i largo tiempo había interrumpigran segador nos quede aquí -il ^ La emoüión más profunda y que espigar. da que experimenta es, sin emPetrarca no sólo era un gran 0, su ascensión ai Monte Vengrafo y cartógrafo —parece , no lejos de Aviñón.-'" Su vago él bosquejó el primer mapa de de una gran visión panorá-' lia ^1— y no sólo se limitó a a se agudiza en él en extremo petir lo que habían dicho los la lectura casual del paisaje de tiguos: la visión de la natuf io sobre la ascensión al Haemus za era en Petrarca algo de jfl rey Filipo, cl enemigo de los punto inmediato, directo. El • de la naturaleza fue para él l a í anhelada compañía de toda M Epist. famil, V I I , 4, pág. 675. crea utinam scirc posses, quanta intelectual; en la armonía de I voluptate solivagus ac líber, intcr, bas cosas se basa su vida ectm tes et nemora, inter íontes et flu1, intcr libros et raaximorum hoso Además de la descripcii in^cnia respiro, quamquc me yas en la Fiammetta y ía c¡i. 1, quae ante sunt, cum Apostólo de Ameto, etc., hay un pa>. iens et praeterita obtivisci nitor Genealogía Deor., X V I , 11, JL ssentia non videre." Comp. V I , importancia, donde enumera t i i i i 665. serie de detalles del paisaje ni 'Jacuit sine carmine sacro." ¡tiprados, arroyos, rebaños, cal Syriacum, Opera, pág. 558. cétera— y añade que estas , [En la Riviera di Levante (ítimum mulcent y que su el^tl^ Syr., pág. 557) distingue "coUes
mentem in se colligere.

•"íi Libri, Hist. des sciences II, página 249. i 3ü Aunque le guste remitirse i j por ej.: De vita solitaria espeol te pág. 241, donde cita la d e ^ de una vid, por San Agustín.!

ate gratissima et mira ,De remediis utriusque

fertilitatí^ fort., I,

:uos". Sobre cl litoral de Gaeta orig. et vita, pág. 3; "súbito :ie percusus".
Jist. famiíi., V I , I, pág. 624.

romanos, lectura que íe decide al fin. Piensa que lo que no ha sido: deshonra para un rey venerable,'* puede disculparse en un joven como él. Escalar un monte, sin un designio práctico determinado, era algo inaudito para las gentes que le rodeaban: no podía, pues, esperar que le acompañasen amigos o conocidos. Petrarca llevó consigo a su hermano más joven y, desde el úttimo descanso, se hizo acompañar además por dos campesinos. Y a en pleno monte, un pastor les aconsejó que se volviesen; hacía cincuenta años —decía— que él había intentado lo mismo y tuvo que arrepentii se de ello, pues sólo consiguió volver a casa con el cuerpo molido y la ropa desgarrada. N o obstante, ellos continuaron la ascensión con indecibles fatigas hasta que vieron flotar las nubes a stis pies, hasta alcanzar la cumbre. Inútil sería aguardar una descripción del panorama que desde allí contemplan, y no porque el poeta sea insensible, sino justamente por todo lo contrario: porque queda anonadado ante í o grandioso de aquella visión. Por su alma atónita pasan, en raudas imáeencs, los recuerdos de su vida pasada, con todas sus torpezas; recuerda que hace diez años salió joven de Bolonia y vuelve la mirada, nostálgica, en dirección a Italia; abre un übrito que entonces llevaba siempre consigo: las Confesiones de San Agustín. Y sus ojos tropiezan con el siguiente pasaje de la parte décima: " Y van allá los hombres y admiran las altas montañas y las vastas ondas marinas y el curso rusiente de los ríos y el océano y el camino de los astros, y en esta contemplación se olvidan de sí mismos". Su hermano, a quien lee en voz alta estas palabras, no puede comprender por qué, después de leerlas, cierra el libro y permanece en silencio. Unos lustros después, por el año J360, describe Fazio degli Uberti en

(ACOB

BURCKH.\RDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

167

mana de Eneas Silvio, tendríanuis S U Geografía rimada (página 134) que confesar, no obstante, que e n el vasto panorama que se descubre pocos como en él se refleja la im;idesde los raonles de Auvemia, ciergen de la época y de su euUuní tamente sólo con el interés pronio espiritual de una manera tan com del geógrafo y el anticuario, mas pleta y tan viva, que pocos s e con la autenticidad de la visión real aproximan tanto al tipo normal del y directa. Pero debió de escalar Renacimiento en su primer período. cumbres más altas, pues conoce los Por lo demás —dicho sea de pafenómenos que sólo se producen so—, no le juzgaremos de modo más arriba de los diez mil pies totaknente equitativo desde el punsobre al nivel del mar, como las to de vista ético sí tomamos c u r i i o hemorragias, la presión en los ojos punto de partida las quejas de lii y las sienes y las palpitaciones, coniglesia alemana, a la cual, con su tra las cuales su mítico acompañanversatilidad;*** engañó en lo tocanlite Solinus buscaba traer alivio mea la reunión del concilio que laniu diante una esponja impregnada en deseaba. De momento. Eneas Silvio esencias. En cuanto a escaladas del nos interesa no sólo por ser ol priPampso y del Olimno.-'^ de que mero que gozó de la magnificencia habla, acaso se trate de ficciones. del paisaje italiano, sino también Ahora, con el siglo xv. sobreviecomo el primero que lo describió ne la revelación del paisaje, como con todo detalle, con entusiasnuí imagen directa, en los maestros de verdadero. Conocía sobre todo, i-l lo escuela flamenca Jan y Hubert Estado Pontificio y la Toscana Mo van Eyck. Ei paisaje en ellos no ridional (su patria), y cuando fiues una consecuencia de su genial elegido papa, dedicó sus ocios, c t i aspiración a reproducir la realidad, la estación propicia, a hacer e x sino que tiene ya una sustancia poécursiones y pasar temporadas en ni tica autónoma, un alma, si bien campo. Gotoso hacía mucho ticiii tímida aún. La impresión que el po, dispuso de medios para hacer* heoho produjo en todo el arte de llevar en silla de manos por n i u n Occidente fue la trascendencia intes y valles, y si comparamos cdii contestable, y tampoco la pintura esta afición suya las diversiones ík italiana del paisaje se mantuvo inlos papas que le sucedieron, Pk\. sensible a su influencia. Pero al cuya alegría mayor era la naunii margen de ella, al peculiar Interés leza, la Antigüedad y j t a s constnu de la cultivada visión italiana del ciones poco ostentosas, pero nobíi'» paisaje sigue su propio camino. y graciosas, ha de parecemos einl L o mismo que en la descripción un santo. En el hermoso y vivo I» científica de la naturaleza, viene a tín de sus Comentarios, escritos ser aquí también el testimonio de tan graciosa desenvoltura, n o s Im Eneas Silvio, uno de los más im- dejado ol testimonio de lo que .uti portantes de la época. Por más que tituyera su felicidad.'" censurásemos la personalidad hu38 / Dittamondo, «i> / Dittamondo, U I , cap. 9. I I I , cap. 21; IV,

Su mirada nos parece tan adiesde Diana". El "consistorium" v la ada en los más múltiples aspectos í la contemplación, como pueda "segnatura" se efectuaban en ocaliarlo la de un hombre moderno siones bajo gigantescos castaños o lalquiera. Goza con todos sus sen- viejos olivos, en verdes prados, junados del panorama espléndido que to al murmullo de las aguas, y en Bft le ofrece desde la más alta cum- estos lugares recibía también a veb r e del monte Albano, o del Cavo, ces a los embajadores. La visión de una garganta cubierta de bos'hsóe donde alcanza a divisar la nea de la costa de Terracina, y ques, con el puente que se curva audazmente de uno a otro ribazo, cabo de Circe hasta el Monte Argcntaro. el vasto país con todas sus gana para él en el acto su más ciudades ricas en venerables mi- elevada significación. Pero los misnas, de otras edades, las cadenas mos objetos aislados, los detalles tnonmñosas de la Italia Central, con perdidos en el conjunto, causan su sus bosques que cubren los valles admiración, porque ve en ellos la circundantes y los lejanos lagos de belleza y la perfección; los azulaliis montañas que parecen tocarse. dos y ondulantes campos de lino, la |Admira la belleza de la situación retama amarilla que viste los oteWk Tüdi. elevada sobre sus viñedos ros, la majeza misma de los montes, Htous ribazos plantados de olivos, sea de la especie que fuere, un ár^ • s a n d o 'los bosques lejanos v el bol notable por su belleza, una Wne del Tíber, donde se yerguen fuente, son objetos que admira conumerosos castillos y poblados jun- mo maravillas de la naturaleza. 1 » a las sinuosas márgenes del río. Pero es en el Monte Amiata, en s lomas placenteras de Siena, con el verane de 1462, cuando la pesis villas y conventos en las altu- te y un calor de volcán hacían ins son su patria precisamente, y habitable la tierra baja, donde llenatural que se complazca en su ga el goce supremo en Ja contemscripción. plación del paisaje. A media ladera,

S

cap. 4. Papencordt. Gesch, dar Stadt Rom., pág. 426, dice que el emperador Carlos Í V tenía un gran sentido de la belleza del paisaje y cita, a propósito, a Pelzel, KarI IV, pág. 456 (las otras dos citas no dicen nada de esto). Es muy posible que el emperador lo hubiese adquirido como una consecuencia de! trato con los humanistas.

^ Habría que oír también a • tina, ciertamente. Vitae Pontif., M 310: "Homo fuit (Pius I I ) v e r u w teger. apertus; nil habuit ficti " ™ mulati" (enemigo del disinítilo la superstición, vaHente, corisecucfÍ| ^ 1 Los pasajes más impoüanlcs I ; los siguientes: Pío i l , P, M C
mentara, lib. I V , pág. 183: L , :

Pero también se recrea en el m t > o pintoresco, en sentido estricto, •uio en la descripción de la lende tierra del Capo di Monte, le avanza en el lago: "Peldaños rocas, umbrosos de pámpanos, •ciendcn a pico hasta la orilla, .'iide entre peñascos elevan su fronverde los robles, armllados por í •anto de los mirlos". En el ca" en torno del lago de Nemi, los castaños y otros árboles les, siente que si en algún si" de estremecerse el ánimo del ha de ser allí, en la "gruta

vera en la patria. Lib. V , pa; • Los alrededores de Viterbo: 11 -

en el viejo monasterio longobardo de San Salvatore, sentó sus reales con ta Curia: aUí, entre castaños, sobre la áspera vertiente, se extasiaban sus ojos. Toda la Toscana Meridional podía abarcarse con la mirada y en la lejanía se divisaban las torres de Siena. Dejó a sus acompañantes la tarea de escalar la cima: con ellos fue el "orator" veneciano. En la cima hallaron dos enormes bloques superpuestos, altar, acaso, donde hiciera sus sacrificios un pueblo primitivo, y en la lontananza marina creyeron columbrar los contomos de Córcega y Cerdeen el monte de San Martino; ña.-*2 En el magnífico frescor esti138: El lago de Bolscna. Lib. IV, val, entre viejos robles y castaños, 196: La magnífica descripción de sobre la jugosa braña sin una sola • Amiata, Lib. X , pág, 483: La zarza que arañase cl píe, sin la in de Montcoliveto; pág. 497; moJestia o el peligro de insectos y ta de Todi. Lib. X I . pág. 654; reptiles, el papa se sentía plcnaPorto, pág. 562. Descripción de tes de Albano. Lib. X I I , pág. 42 Sicilia, dice el texto, pero es u n "iscati y Grottaferrata. error evidente.

168

JACOB B U R C K H A R D T

en un siglo de acción como aqut ¡ mente feliz. Para la "segnatura", En Bojardo y en Ariosto, la esceque tenía efecto en detenninados nografía de la naturaleza está dedías de la semana, buscaba nuelineada con mucha brevedad, aunvas umbrías ^'^ novos in convallibus que con gran decisión, sin que conjantes et novas inveniens umbras, tribuyan a la impresión la lejanía quam dubiam facerent electionen, Y ni la gran perspectiva,^^ pues sólo ocurría, a las veces, que los perros los personajes y los acontecimiento', levantaban un gran venado junto deben impresionar. Más fecunJ;i a la misma sombra elegida, y l o fuente documental serán para noveían defenderse con astas y peotros, por lo que se refiere al crr zuñas y huir por la montaña. Alguciente sentimiento de la Naturalivii, nos curiales, que, en sus jwrtidas los autores de diálogos filosóficos "' cinegéticas, se aventuraron hasta la y los epistológrafos. Es curiosa In tierra baja, encontraron un calor inconciencia con que un Bandello. pm soportable y el campo agostado y ejemplo, fija las reglas de su gene marohilo, mientras el monasterio, ro literario cuando dice que en In en aquel paraje de frescura y vernovela misma no debe haber ni miti dor, era como una morada de bienpalabra más de lo indispensable M ' aventurados. En los atardeceres sobre la Naturaleza,-*'^ pero que 'n lía el papa sentarse hacia cJ lado las dedicatorias, que en cada ^ . Í I M . donde, a sus pies, se abría el valle la preceden, pueden a p r o v e c h a i M de Pagua, para sostener cordiales diversas ocasiones para una circun*. coloquios con sus cardenales. ranciada descripción de ella coiii-i Un sentido esencialmente moderescenario para conversación y n' no, y no mera influencia de la Anciabilidad. Entre los epistolog NI Im tigüedad, sc manifiesta en todo este hemos de mencionar desgraciatl* goce. Aunque sea cierto que los an- mente a Aretino'"^ como el priTmni, tiguos sentían estas cosas de modo acaso, que ha sabido capta; semejante, nunca hubieran bastado la palabra escrita el prodigio los escasos testimonios antiguos que atardecer, describiendo prolii, Pío podía conocer sobre cl tema te sus entonaciones y sus C Í C L para suscitar en él tan grande en- luz en las nubes. tusiasmo." Sin embargo, también en IOÍ^ • El (^segundo florecimiento de la tas se observa a veces un L I poesía italiana, que se produjo se- entretejer de su vida sentimenlal • •. guidamente a fines del siglo xv y un ambiente de amable natural||| principios del xvi —^y con ella la pintorescamente descrito. Tito S g l propia poesía latina contemporánea—, nos brinda pruebas abun•"s El cuadro más completo tli ^^ dantes de (la poderosa influencia estilo en Ariosto —su Canto s • consta de simples primeros láim que, como ya nos lo evidencia al Agnolo Pandolfini, Tratluin é primer golpe de vista, ejercía en la governo delle famiglia, pág. 9t), • lírica de entonces el paisaje. Desde temporáneo de Eneas Silvio, sc H luego, ni en la lírica, ni en la epo- place €n "las colinas boscosaij. peya, ni en la novedad encontramos encanto de la planicie y en cl jM la descripción propiamente dicha en mullo de las aguas; pero a t j ' n l ' grandes visiones de paisaje, princioculte bajo su nombre el gran A'* que, como hemos visto, evidencii palmente jxirque era otra su misión distinta sensibilidad ante el pail ^'^ N o piensa lo mismo sobro •"-I Se llama a sí mismo, aludiendo cenarlo arquitectónico, y aquí a su nombre, "silvarum amalor et va- coración puede aún aprender i ria videnti cupidus". Lettere pitioriche. 111. 36< Sobre Leone Battista Albertí y ziano, mayo de '544. el paisaje véase página 108 y sig.

169 nos pinta (por el año 1480) en Podría objetarse que nuestros la elegía latina el rincón donde lora su amada: una vieja casita maestros alemanes de principios del abierta de hiedra, con descoloridos siglo XVI trasuntan a veces con pleescos de santos, oculta entre ár- na maestría esta atmósfera realista síes, y junto a ella una capilla mal- de la vida humana: por ejemplo, tratada por las destructoras aveni- Alberto Durcro en su grabado del Pero es algo comnledas del vecino Po; cerca de allí, Hijo pródigo. ara el capellán sus siete míseras yu- tamente distinto que un pintor eduKadas con una prestada yunta. L o cado en el realismo introduzca es"Mc se observa aquí no es reminis- tas escenas, o que un poeta acos'ncia de los elegiacos romanos, tumbrado a lo ideal v mitológico sino propia sensibilidad moderna; descienda a la realidad por íntimo <\ paralelo correspondiente, es de- impulso. Por lo demás, en este ca1 ir, una descripción bucólica autén- so, así como en las descripciones lua artificial, se encontrará al final de la vida rústica, la prioridad temporal está del lado de los poetas • aquel fragmento. ,_,„„j i tállanos, _ -

LA

CULTURA

DEL RENACIMIENTO

E N ITALIA

IV. D E S C U B R I M I E N T O D E L HOMBRE descubrimiento del mundo, la del Renacimiento añade to1.1 una hazaña mayor, al descue integrar plenamente por vez , Muiera la sustancia humana y loMu- sacarla a la luz."^ ^ • p r de pronto, en esta edad del ^Bio, y como hemos podido ver, ^ P ^ r r o l l a cl individualismo con ^ E r máximo; de esto sc siguen un ^ • p i t í s i m o y múltiple conocimienlo individual en todos sus ^^Ms y gradaciones. El desarrola Dcrsonalidad está esencialvinculado al reconocimiento en el propio sujeto y en los ^^SL Entre ambos grandes fenóhemos debido insertar la inH n ; l a de la literatura antigua, ya H IB índole de conocimiento y el B de descripción, tanto de lo inHkial como de lo general huma^Buircce teñido y condicionado piera primordial por este me' lira

M

>zü Poetae, en Erótica,

y siguientes. certeras expresiones del tomo V I I de France, de Michelet,

"

dio. Pero la capacidad y la aptitud del conocimiento eran algo propio de la época y de la nación. Los fenómenos probatorios a que hemos de referimos serán escasos. En este lugar de la presente exposición es donde el autor tiene el presentimiento de que penetra en la peligrosa zona de la conjetura, donde teme que las delicadas, aunque perceptibles, gradaciones de matiz que ante sus ojos aparecen, sean difícilmente reconocidas por los demás como hechos positivos. Esta transparencia gradual con que se manifiesta el alma de un pueblo es un fenómeno que puede interpretarse de diversas maneras, según quien lo contemple. El tiemno es el llamado a depurar y juzgar. Afortunadamente, el conocimiento de la esencia espiritual del hombre no se inició sobre la base de una sicología teórica —pues para esto ya bastaba con Aristóteles—, sino lib. V I , que tuyo por instrumento la aptitud para la observación y las dotes pahan si- ra la descrioción. El indefectible la Hislastre teórico se reduce a la doctri(Introna de los cuatro tcmneramentos en su combinación —entonces en bo-

170

lACOB

líURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

171

ga— con el dogma de la influencia de los planetas. Estos elementos inertes se muestran como irreductibles desde tiempo inmemorial, al juzgar al hombre como individuo, sin perjudicar por otra parte al gran progreso general. Ciertamente produce un d"ecto extraño observar cómo se manqaban estas cosas en una época que ya había sido capaz de captar íntegra y totalmente al hombre, lamo en su más interna esencia como en sus exterioridades características, no sólo por medio de una descripción exacta, sino por obra de un arte y una poesía imperecederos. Nos produce casi una impresión de comicidad cl que un observador —por lo demás muy hábil— atribuya a Clemente V I I un temperamento melancólico, "aunque" subordine su juicio al de los médicos que ven en el papa, más bien, un temperamento sanguíneocolérico.''* Sucede también esto cuando se nos dice que el propio Gastón de Foix, el vencedor de Rávena, a quien Giorgionc pintó y Bambaja esculpió, y de quien hablan todos los historiadores, tenía un temperamento saturnino.^^ Y , evidentemente, los que tales cosas nos dicen pretenden comunicarnos algo muy determinado y preciso; lo que nos parece extravagante y anticuado son las categorías de que para expresarlo se sirven. En el reino de la Ubre descripción espiritual, los grandes poetas del siglo xv son los primeros en salimos al encuentro. Si tratamos de reunir las perlas de la poesía cortesana y cabaMeres-

ca d e Occidente d e l o s d o s siglo anteriores, podremos recoger unii suma de maravillosas adivinaciones y pinturas aisladas de los movimientos del alma, que a primera vi.'-i;t disputarán el premio a los italianos, Prescindiendo de toda la (lírica, con sólo tomar a Gottfried von Strassburg, encontramos en Tristón e Jsol da u n cuadro de pasión de rasgos impeiecederos. Pero estas perlas flotan dispersas en un mar de convenciones y artificios y el contenido queda aún muy lejos de una total objetivación de la intimidad humana y de su riqueza espiritual. Pero es que Italia, con sus trovadores, tuvo también su participación en la poesía cortesana y caballeresca deí siglo X I I I . En l o esencial, ellos fueron los creadores do la canzone, que trataban con tanto artificio y virtuosismo como el minnesdnger nórdico, su lied. Incluso las ideas y el contenido tienen idéntico carácter convencional y cortesano, aunque el autor sea un erudi' to y pertenezca a la clase burguesa, N o obstante, hallamos ya dos recursos literarios que señalan un porvenir propio a la poesía italianí y cuya importancia n o puede de* conocerse, aunque se trate únicHmente de una cuestión de forma. El propio Brunetto Latini (o maestro de Dante). que en las canciones adopta la manera habitual dtt los trovadores, es el autor de loí primeros "versi sciolti" conocidoi, endecasílabos sin rima.^ en ciiyü carácter, en apariencia a m o r f i . revela de pronto una viva > i ' téntica pasión. El poeta pres • i conscientemente de los medio' ^ 2 1 Tomm. Gar. Relaz. della corte teriores, en gracia al vio^or del i-nn tenido, del mismo modo como < n di Roma, 1, páginas 278 y 279. En las Reí. de Soriano del año 1555. la pintura se obsen'a, algunos Prato, en Archiv. Stor., I I I , pá- nios después, en los frescosí y, niÉj gina 295 y sigs. Según el sentido que adelante, hasta en las tablas, | se le daba, lo mismo podía ser "des- prescindir de lo cromátic<i para dichado" que "causante de desdicha". mitarse a una simple entonacll Véase la relación entre los planetas y los caracteres humanos en Cornelio 5 3 Dato de Trucchi, Poesie Í/Í"'" Agrippa. De occulta philosophia, cap. inedite, I , pág. 165 y siguiente|, 52.

ara u obscura. En aquella época que por modo tal se atenía al artificio en la poesía, suponen estos versos de Bmnetto la iniciación de |jna orientación nueva.'^ Al mismo tiempo, y ya desde la imcra mitad del siglo xiii, uno Wjt los múltiples tipos de estrofa • K d i d a rigurosamente que produjo p o r entonces el Occidente, el soncfto, llegó a constituir la forma imperante y corriente en Italia. Du¡ rante cien años se muestra todavía vacilante^'' en cl orden de las rimas, y aún en el número de los versos, hasta que Petrarca impuso la estructura imperecedera que adquirió vigencia de norma. En esta forma se encarnó, desde el principio, todo contenido lírico y contemplativo, y de toda índole después, de modo que, a su lado, los madrigales, las sextinas y hasta las e;mciones quedan reducidos a formas secundarias. Más adelante, los mismos italianos —unas veces mceando y otras con franco mal or— malhablaron de ese patrón obligado, de este lecho de Procusto de ideas y sentimientos. Otros, empero, se sintieron encanados con esta forma —y para muífeos mantiene aún su prestigio— no faltaron los que se sirvieron t i soneto para expresar sus remi•cenclas y sus ociosas divagaciosin ningún propósito serio ni Icesidad. Por eso abundan tanto sonetos malos o insignificantes son tan escasos los buenos. No obstante, el soneto, a nuestro irecer, supone un beneficio enorEstos versos sin rima se imputron más tarde, como es sabido, en ^drama. Trissino, en su dedicatoria B la Sojonisba al papa (León X ) , Tflfía en que éste los reconocerá coló que realmente son: algo meior, noble y menos fácil de lo que en. Roscoe, Leo X, ed. Bossi. WL 174. i Véase, por ejemplo, sus formas irendentes en Dante, Vita nuova.

me para la poesía italiana. La claridad y la belleza de su estmctura, la necesidad de alcanzar mayor vibración y acento en ía secunda mitad, graciosa y enérgicamente articulada, y la facilidad con que se aprende de memoria, son cualidades que forzosamente habían de resultar gratas y útiles a los grandes maestros. N o se concibe, en efecto, juzgando seriamente, que lo hubiesen conservado éstos hasta nuestro siglo si no hubieran estado convencidos de su alto valor. Ciertamente estos grandes maestros habrían podido manifestar la misma fuerza de su genio en otras formas cualesquiera, las más distintas; pero, al elevar el soneto a forma lírica cardinal, otros muchos ingenios, de más limitada capacidad, aunque no carentes de ciertas dotes, que en otras formas líricas hubieran resultado difusos, se vieron obligados a condensar sus impresiones y emociones en el apretado haz del soné-to.^ Éste llegó a convertirse en un condensador universal de ideas y sentimientos como no conoce nada parecido la poesía de ningún otro pueblo moderno. El mundo de los sentimientos se nos revela así en Italia en una serie de precisas, ceñidas y, en su brevedad, eficaces imágenes. Si los otros pueblos hubieran poseído una forma convencional de este género, acaso sabríamos más de su vida espiritual; tendríamos, probablemente, una serie de bien dibuiadas exposiciones de sifiaciones externas o íntimas, de claros reflejos anímicos, y no tendríamos que atenernos, por ejemplo, a una presunta lírica de los siglos XIV y xv, que en rarísisimos casos se lee hoy con agrado. Entre los italianos se compmeba un firme progreso casi desde el nacimiento del soneto; en la segunda mitad del siglo xiii, los modernamente llamados "trovatori della transizione"representan en reali^ Trucchi, ibid, I, pág, 181 y sigs. -

172

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

175

dad el tránsito de los trovadores a grandeza totalmente objetivas. \ los poetas, es deeir, a los vates que está elaborada casi siempre con t:il escribían bajo la influencia de los perfección, con tal factura, que lo antiguos; la emoción simple y enér- dos los pueblos y todas las centugica, el vigoroso bosquejo de la rias podrán asimilarla y revivirla.''' situación, la expresión exacta y el Y donde escribe ya sobre la base final rotundo, tanto en los sonetos objetiva exclusivamente, y sólo en virtud de una situación locaÜzadu com.o en otras formas poéticas, son ya anuncio y anticipación nada me- fuera de su conciencia, deja adivinos que de un Dante. En algunos nar cl poder de su sentimiento sonetos, inspirados en las luchas de —como en los magníficos sonetos güelfos v gibelinos (1260-1270), "Tanto g e n t i l e . . . " o "Vede perfetparece vibrar ya la pasión dantesca, tamente..."—, pero aún aquí se mientras otrcs recuerdan lo más cree obligado a disculparse.'^'" En cl dulce de la lírica del gran floren- fondo se puede incluir también en este género una de las más bellas tino. Cómo teóricamente consideraba de esas poesías: e ] soneto "Deh pcél mismo al soneto, lo ignoramos, regrini que pensosi ándate..." Aun sin la Divina Comedia, con porque desgraciadamente los tiltimos libros de su obra Del lenguaje esta simnlc historia de juventud, la vulgar, en los cuales se proponía I figura de Dante sería para nosotros tratar de baladas y sonetos, o no "un hito entre la Edad Media y la se escribieron nunca, o no han lle- Edad Moderna. L o intelectual y lo, gado a nosotros. Pero de heoho ha psíquico dan aquí un avance for-' plasmado en sonetos y canciones in- midable en el sentido del conoci-: miento de su más velada y mistecomparables sugerencias de la vida espiritual. ¡ Y de qué nobles mar- riosa vida. Cuanto contiene la Comedia de cos aparecen rodeadas! La prosa de revelaciones de tal índole es sencisu Vita Nuova, en la que explica la motivación de cada poesía, es tan llamente inconmensurable, y habríamaravillosa como los versos mismos mos de recorrer el gran poema cany forma con ellos un coniunto ar- to por canto para demostrar todo monioso, rítmicamente animado por sti valor en este aspecto. Afortunadamente no es necesario, pues es la más honda pasión. Sin miramientos por la propia alma, busca en ésta una obra que ha llegado a ser ésta todos los matices de la dioha manjar cotidiano en todos los puey del dolor, y con potente elocuen- blos occidentales. Su estructura y su cia los expresa luego en la forma idea fundamental pertenecen a la más severa. Cuando se leen atenta-^ Edad Media y sólo históricamentr mente estos sonetos y canciones, y- hablan de nuestra conciencia. No entre ellos los prodigiosos fragmen-¡ obstante, la riqueza, y la elevada tos del Diario de su juventud, se fuerza plástica en la descripción de diría que durante toda la Edad Me- lo espiritual en todas sus gradaciodia ios poetas se habían evitado a nes y metamorfosis,^ hacen del sí mismos y que él es el primero 5'' Son las canciones y los sonetOR que se ha buscado. Innumerables que l o s herreros y los arrieros cantason los que han construido estro- ban y desfiguraban, con gran indigiia* fas artísticas antes que él; pero él ción de Dante {véase Franco Saccheles el primero que puede llamarse ti, Novelle 114 y 115). Pronto reperartista en el pleno sentido de la cutió esta poesía en los l a b i o s del ' palabra, pues supo, antes que na- pueblo. die, vaciar en una forma eterna con^» Vita nuova, p á g . 52. ^ Desde el punto de vista de tenidos inmortales. La lírica subietiva tiene aquí una verdad y una psicología teórica de Dante es uno ..d

a el soneto inicial de toda poemodcma. En el futuro podrá pasar esta :sía por un destino vacilante y lerimentar durante medio siglo retroceso ocasional..., pero su _ principio vital está salvado oa;siempre; y cuando en los siglos , xv y comienzos del xvi se en[ue a ella algún hondo y original fritu italiano, representará para una etapa más avanzada que itfilquicr poeta na italiano, supuesla igualdad de d o t e s . . . , cosa llámente difícil de encontrar. Como en todo, también aquí pretflde en los italianos lo puramente cultural (entre lo que se incluye la |i."'sía) al arte plástico. Más de un k) tarda la inquietud del espíri—la vida psíquica— en encon: en l'M escultura y en la pintura \ expresión que de algún modo ' (la considerarse correlativa con '.\ que en Dante os evidencia. HasIfl qué punto es o no es esto válido •I- lo que a otros pueblos se rei . ' > en qué medida es importe esta cuestión, en conjunto, nos 1 resa pctco aquí. Para la cultura ;i(iliana es de importancia decisiva. *Ouc valor hemos de dar a Peirca en este sentido, decídanlo por 'os lectores de tan conocido poeQuicn. en la actitud del juez que dispone a un interrogatorio, se /a con diligente celo a la búsla de contradicciones entre el bre V cl poeta, a la comprobade amoríos "secundarios", proo no, y de otras flaquezas aies, acabará, a poco que se •ce, por no hallar lüngún plasus sonetos; el goce poético ^

4

quedará así sustituido por el conocimiento "total" del hombre. Pero cabrá entonces lamentarse que las cartas de Petrarca contengan tan poca chismografía aviñonesa a que poder asirse y que los epistolarios de sus conocidos y de los amigos de sus conocidos se hayan perdido o no hayan existido jamás. En vez de alegrarse de que sea innecesario buscar por esas veredas y dar gracias a Dios de que no haga falta hurgar en las miserias, a costa de las cuales un poeta hurta al ambiente y a su pobre vida lo imperecedero y lo pone a salvo, se ha amañado para Petrarca, basándose en unas pocas "reliquias" de ese tipo, una biografía que más que biografía parece un acta de acusación. Pero ptiede consolarse cl poeta; si en Alemania y en Inglaterra continúa cincuenta años más, en la forma en que ahora se realiza, la publicación de epistolarios de personalidades célebres, pronto se encontrará rodeado de la más ilustre compañía. Sin desconocer lo mucho que hay de artificioso y rebuscado allí donde Petrarca se imita a sí mismo e insiste en su manera, admiramos en él una maravillosa abundancia de revelaciones espirituales, descripciones de momentos felices o en que, por tal manera, nadie antes que él los evidencia, y que constituye precisamente su valor más alto para ia nación y para el mundo entero. N o siempre tiene su expresión la misma transparencia, y no es raro que en lo más bello se implique algo extraño para nosotros a base de alegóricos trenzados y retorcida sofística. Pero lo excelente predomina. También Boccaccio, en sus sonetos, no apreciados como se debiera,'^^ llega a veces a manifestar su sentimiento de modo conmovedor en grado sumo. El retomo al sitio fií Impresos en el tomo X V I de sus
Opere volgari.

^¿rics esenciales el principio de! IV' del Purgatorio. Véanse lamias partes correspondientes del
'ío.

LoK reiraios de la escuela de van antes demostrarían lo contrario que al Norte se refiere. Du. mucho tiempo fueron superiores "a descripción hecha con palabras.

174

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DRL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

175

consagrado por el amor (soneto 2 2 ) , la melancolía de la primavera (soneto 3 3 ) , la tristeza del poeta que envejece (soneto 6 5 ) , han sido por él admirablemente cantados. Luego, en el Ameío, ha descrito la virtud ennobleeedora y purificadora del amor en forma que nadie podía esperar del autor de Decamerón.^ Su Piammetta es, por tíltimo, un grande y detallado cuadro psíquico que revela a un observador profundo, si bien en su desarrollo no alcanza siempre el mismo nivel de excelencia, y aún se advierte, en algunos pasajes, la complacencia en las frases ampulosas y sonoras. La mitología y la Antigüedad aparecen mezcladas con el relato, no siempre con fortuna. Si no nos equivocamos, es la Fiammetía una réplica femenina de la Vita nuova de Dante; o cuando menos fue compuesta bajo su inflitencia y estímulo. Que los poetas antiguos, sobre todo los elegiacos y el citarte libro de la r.fieicia no dejaron de influir sobre estos italianos y sobre los que vinieron después, es algo que se sobreentiende, pero la vena sentimental brota de su intimidad con caudal vivo y abundante. Si se les compara en este aspecto con sus contemporáneos no italianos, se encontrará en ellos la más temprana y completa expresión de

Ia moderna sensibilidad europea se trata de averiguar si excelen espíritus de otras naciones sintieron tan honda y bellamente, sino disaber dónde se revela documeniiilmente el primero, el más rico y profimdo conocimiento de las eniu ciones del alma humana. ¿Por qué los italianos del Rcn¡icimiento no pasaron de lo mediano en la tragedia, que era allí dondi,' podían manifestarse, en mil formas, el carácter, el espíritu, la pasión del hombre en el triunfo, en la lucha,' en la derrota.. ? Dicho de otra nia-i ñera: ¿por qué no produjo llaliiii un Shakespeare? Decimos un Shakespeare, porque con el resto del teatro septentrional de los siglos xvi y XVII podrían codearse los itaÜa* nos; con el español no tenían niidii que ver: no sentían, en efecto, cl fanatismo religioso; la idea absliac* ta del honor no era para ellos mal que una cuestión de forma, y parB venerar y glorificar a sus princincl tiránicos e ilegítimos eran dem.isin do agudos y orgullosos.*'^ Sólo di bemos, pues tomar en considera' el breve auTC del teatro en i térra. Puede replicarse que todo el to de Europa sólo ha producida im Shakespeare y que un genio d i.'i magnitud es siempre un rare del cielo. Por otra parte, sabe si no germinaba, latenu u gran florecimiento del teatro ii IIM ^ En el canto del pastor Teogapo no cuando sobrevino la Coni' después de la fiesta de Venus, Par- forma que, aliándose con el nasso teatrale, Leíozig, 1829, página río español (sobre Náooles \ VIH. lán e indirectamente sobre casi i i *3 El celebre Lionardo Aretino, co- Italia) ajó y agostó los mejore mo jefe del humanismo de comienzos tes del espíritu italiano Ima del siglo XV, escribe: "che gli antichi Grcci d'umanítá e di gentilczza di al propio Shakespeare, ñor eic cuore abbiano avanzato di gran lungo bajo un virrey español o juiu,' ^ i nostri Italiani"; pero escribe todo Santo Oficio en Roma, o basta esto encabezando una novela cuyo su mismo país dos deccpios asunto es la blanda historia del en- pues, en los días obscuros do fermo príncipe Antioco y su madrastra Estratúnice, es decir, que constituye *i Determinados príncipes y Co un documento en sí ambiguo y semiasiático jmr añadidura (impreso en- no obstante, fueron largamente tre otras cosas como suplemento, a zados y ampliamente hsonjeüdi • los dramaturgos de ocasión. las Cento novelle antiche).

B v o l u c i ó n inglesa. El drama, en desviado la atención de la sustancia K forma perfecta, hijo tardío de poética de la obra. ftda cultura, cxise un tiempo oporQue en muchas ciudades —en no y una forma esjjecial. Roma y en Ferrara especialmente— A este propósito no estará de se representaban, en latín unas velas considerar aquí algunas circuns- ces y otras en italiano, las obras Hicias de laj. que dificultaron o de Planto y Terencio y de los tráIrasaron un Rran florecimiento del gicos griegos (págs. 131 y 139), que 'ama e n Italia, hasta que fue ya las Academias (pág. 154), se huanasiado tarde. bieran impuesto precisamente como La más importante de estas cir- misión estas representaciones y que [nstancias ha de señalarse, indu- ios propios poetas de! Renacimieniblemente, en la pran atracción que to dependieran de estos modelos I otros campos ejercían sobre la más de lo que fuera de razón, sólo nte inclinada a los esucctáculos. mengua pudo suponer para el drate todo, los misterios y otros ac- ma italiano durante estos decenios. S religiosos. En todo e] OccidenSin embargo, considero esta circunsla historia sagrada y las leyendas tancia como de importancia secunWnSticas dramatizadas constituyeron precisamente fuente y principio del daria: Si no se hubieran intcrnuei''ama y del teatro. Ahora bien, Ita- to la Contrarreforma y el yugo exI —como tendremos ocasión de tranjero, esta desventaja se hubiera mostrar en la parte siguiente— trocado, como fase transitoria, en íiabía consagrado a los misterios ventaja evidente. ¿No se había impuesto ya, jroco después de 1520, I tal sentido de pompa artística el triunfo de la lengua patria en la • lecorativa, que en su virtud tuvo tragedia y en la comedia, con gran aup sufrir menoscabo necesariamen- indignación de los humanistas? fcel elemento dramático. De aque- N o , por este lado la nación más H k innumerables v costosas rcpre- adelantada de Europa no habría en^Hociones no surgió en ningún mo- contrado obstáculos en su camino ^ • t o un género poético que tuviera cuando hubiera tratado de elevar el ver, por ejemplo, con los "audrama a la categoría de reflejo es^ « a c r a m e n t a l c s " de un Calderón piritual de la vida humana, en e! otros poetas españoles y mumás alto sentido de la expresión. T^menos una atmósfera propicia Fueron los inquisidores y los esII punto de apoyo para el dra- pañoles los que acobardaron a los Tprofano. italianos, haciendo imposible cl desluando este apareció a pesar de doblamiento dramático de los más I, parlici'jjó en seguida de la grandes y auténticos conflictos, sopa decorativa a que de tan ex- bre todo en la forma del recuerdo ivo modo se habían habituado patriótico. Pero hemos de consideespectadores de los misterios, rar con mayor detenimiento los efecenteramos, con asombro, de tos jjemiciosos que tuvieron para rica y abigarrada era la dc- el drama. :ión escénica en Italia en una Cuando se celebraron las bodas o en que, en el Norte, se condel príncipe Alfonso de Ferrara con aban aún con las más someras aciones del lugar. Pero tal vez Lucrecia Borgia, mostró el duque I n o hubiera sido de importan- Ercole en persona a los esclarecidos Tecisiva si la representación mis- huéspedes los ciento diez trajes que bn parte por la pompa de la habían de servir para la représen^ ¡ntaria y en parte —y prinse Paulo jovio, Dialog. de viris lit, te— a causa de los ahi- illustr.. en Tiraboschi. X I I , 4; LU. los "intermezzi". no hubiera Greg. Gyraldus, De poetis nostri temp.

176

JACOB

líURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

177

lijtnpo se ha impuesto por sí mis- mento en que nosee máscaras esca(ación de cinco comedias de Plan- danzar un coro de mancebos, i. ma la costumbre de pasar los car- sas y constantes, cuyo carácter todo to, para que se convenciesen de que dos de hiedra, en figuras artísi...i navales presenciando comedias y el mundo se sabe de memoria. Pero no se usaba dos veces uno mismo.®* mente entrelazadas; Apolo aparcciii. otras estimables diversiones." Es de- las dotes nacionales del italiano tenPero este lujo de tafetán y cami- tomaba la Üra y el plectro y cancir, que la suntuosidad ha ayudado dían y se adaptaban de tal modo lote no eran nada comparado con taba un aria en loor de la Casa do a matar a la tragedia. la pompa de los bailes y pantomi- Este; seguía después —como ina un eénero semejante, que hasta Los diversos intentos y ensavos como interpolación en las comedias mas que se representaban como in- termedio en el intermedio— unn ie los trágicos contemporáneos, en- escritas se abandonaban los histriotermedios. Que a una despierta da- escena rústica de género y luc^o, tre los cuales la Sofonisba de Tris- nes a la propia improvisación,'*' mita como Isabella Gonzaga, le con más mitología y prcdominandi» sino (1515), alcanzó la mavor fa- surp^iendo así un verdadero género pareciese Plauto aburrido y que du- en la escena Venus, Baco y com- ^ la, corresponde a la historia li- mixto, que nudo, acá v allá, imporante la representación dramática parsa, una pantomima: París CFI cl] eraria juzparlos. Lo mismo cabe nerse. Así representaban acaso las anhelasen todos que llegara el in- Ida. Sólo entonces empezaba la se-j iecir del tipo más depurado de co- comedias, en Venecia, Burchiello y termedio, es algo que se comprende gunda parte de la fábula de Ainphl-' ínedia, basado en la imitación de después la compañía de Armonio, perfectamente si se considera cl truo con claras alusiones al fuuini PI;auto y Terencio. Ni siquiera brillo abigarrado y la pompa con nacimiento de un Hércules en el Valeriano Zuccato, Lodovico Dolce \riosto llegó a destacarse en este y otros.'i De Burchiello se dice ya que se escenificaban estos entreac- linaje de los Este. Durante unsr re eénero. En cambio pudo haber te- que sabía reforzar el efecto cómico tos. Había luchas de guerreros ro- presentación de la misma obra :n 11 lido porvenir la comedia ponular matizando con giros griegos y esmanos al compás de la música, dan- patio del palacio en 1487 —jun Í\U'.Un prosa al modo de Maquiavelo, zas de moros con antorchas, danzaá rior, por lo tanto, a aquélla— lavos el dialecto veneciano. Totalíibbiana y Aretino, si el pronio • mente o casi totalmente de salvajes con cornucopias que constantemente "un paraíso cor > commedia pontenido no hubiera determinado dell'artc era ya la de Angelo Beolco, despedían fuego líquido. . . El baile trellas y otras ruedas", es decir, mii muerte. Era éste, a veces, alta- ahas el Ruzzante se convertía en una pantomima que iluminación a base tal vez de \\\' (1502-1542). cuente inmoral, y también en cca- yas máscaras representaban tipos representaba, por ejemplo, la sal- gos artificiales, que absorberííi m ! > liones mordaz y molesto para cier- rústicos paduanos (Menato, Vezzo, vación de una muchacha acosada ninguna duda la atención is clases sociales, que desde 1540, Billora, etc.); solía estudiar el diapor un dragón. Luego danzaban bu- espectadores. Mucho más lícito ' i . l>rx>ximadamenté, no toleraron ya lecto del país durante las temporafones vestidos de polichinelas que evidentemente, que esto vinic , públicas manifestaciones de hos- das de verane* que pasaba en la villa se azotaban con vejigas de puercos,, ser un espectáculo en sí misniL-, > dad. Si en la Sofonisba la carac- i de su protector Luigi Somato de etc. Era ya cosa convenida en la j mo en otras Corles ocurría, Cu.nul ízación quedaba desplazada por Codevico.'''- Poco a poco van surCorte de Ferrara que toda comedia ^ tratamos da las fiestas nos referinnj* I declamación brillante, aquí en giendo así todas las famosas másdebía licvar el añadido del corres-' a las representaciones que se d;ibiirt nbio, se abusó acaso de ella co- caras locales con cuvos restos todapendiente baile (moresca).^ Sobre en las mansiones del cardenal l'i' mo de su hermanastra la caricatura. vía se deleitan los italianos; Pantala base de estos hechos ¿hemos de tro Riario, de los Bentivoglic I Se sigue, pues, componiendo tra- leone, el Dottore, Brighella. Pulciimaginar la representación de Am- Bolonia, y de otros. Por lo que se refiere a la n u' '^tlias y comedias incesantemente nello, Arlecchino... La mayor parphiíruo de Plauto (con motivo de no faltaban, tampoco, numerosas te son sin duda mucho más viejas, las primeras nupcias de Alfonso dia original italiana, podemoi'resentaciones reales de obras an- tal vez tienen su origen en las más—con Anna Sforza— en 1491) en mar que le fue especialmente uas y modernas; pero ocurre que caras de antiguas farsas romanas, Ferrara mismo, acaso más como una la pompa que de pronto com n !o son pretexto y ocasión para pero sólo el siglo xvi reunió algupantomima musical que como dra- a imperar en las representaci k' cada cual, con motivo de fics- nas de ellas en una sola obra. En ma propiamente dicho? *^ L o aña- "Antes, en Venecia —escribe I . haga gala de la pompa que co- la actualidad la costumbre ha caído dido predominaba, en todo caso, cesco Sansovino por el año 1 - ' sponde a su categoría social, en desuso, pero en todo caso cada sobre la propia obra original. A los se representaban a menudo, ad n-ntras el genio nacional no figu- gran ciudad conserva por lo jsaifflfi^ acordes de una orquesta veíase allí de las comedias, tragedias de res antiguos y modernos, con ; tia ya en ellas per considerar que iliían perdido toda savia vital. Tan A esto se refiere evidentemente, De Isabel Gonzaga a su esposo, lujo v pompa. La fama del ap.i atraía esi rninto como la ópera y la come- Sansovino — Venezia, fol. 163 — cuan3 de febrero de 1502, Archiv. Síor. escénico (apparaíi) Apend. I I , pág. 306 y sigs. En los dores de todas partes, hasta de adla pastoril sentaron sus reales en do se queja de que los "rccitanti" echa"mystéres" franceses desfilaban antes tadüs lugares. Hoy, sin embar;.i H escena, se pudo prescindir total- ban a perder las comedias "con invenzioni" o "personaggi troppo ridide la representación los propios acto- organizan fiestas privadas entre uay HhUe de tales ensayos. coli". res, lo que se llamaba "la mostré". tro paredes,*"'^ y desde hace ^lUJI ^ H H o un género adquirió carta de ''i Sansovino, ibid. Diario Ferrarese, en Muratori. ^^•ráleza como oénero nacional: la •J"-^ Scardeonius, De urb. Patav. anX X I V , col. 404. Véase también sobre ^^rnnedia dell'arte, no escrita que tiq. en Graevius. Thes., V I , I I I , col. ^ Léase "pareti" en vez de la vida teatral en Ferrara, cois. 278, • H n p r o v i s a b a sobre un escenario. 288 y sigs. Pasaje importante también renti" en cl texto italiano de Si 279, 282 a 285, 380, 381. 393 y 397. es esr>ecialmentc propicia a la pjor lo que se refiere a la literatura 08 Strozií poetae. fol. 232. en el IV vino. Venezia. fol. 169. Por lo do H j ^ caracterización, desde el mo- dialectal. libro de la Aelosticha de Tito Strozza. no está muy claro lo que quiere d ^^^^^^^^

E

178

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O

E N ITALIA

!79

su máscara local: Nápoles su Pulcinella, Florencia su Stentorello, Milán el a veces magnífico Menegliino.^^ Mezquina compensación era ésta, ciertamente, para una gran nación, llamada acaso antes que ninguna, por sus dotes, a contemplar y traducir objetivamente en el drama sus más altas posibilidades. Durante siglos le fue esto vedado por fuerzas hostiles, de cuyo predominio sólo en parte se le podía considerar culpable. Sin embargo, no fue posible aniquilar en ella el gusto por la representación dramática; y con la músico Italia hizo a Europa tributaria suya. Quien pretenda ver en el mundo de los sonidos una compensación o una expresión velada del drama ausente, encontraría en ello consuelo y satisfacción. ¿Cabría esperar de la epopeya lo que el drama no consiguió? Precisamente lo que más se reprocha al poema heroico italiano es la debilidad de sus caracteres, tanto en la actitud como en el desarrollo de éstos. Otras cualidades no se le pueden discutir. Entre Ollas, que desde hace cuatro siglos y medio sigue realmente leyéndose, que se le reimprime siempre de nuevo, mientras que casi toda la poesía épica de los demás pueblos ha quedado reducida a la mera curiosidad históricoliteraria. Acaso se deba esto a los lectores, que piden y descubren en ella algo distinto que en el Norte. Se requiere por lo menos una cierta asimilación ded espíritu italiano para captar el peculiai valor de estos poemas, y se dan personas verdaderamente eminentes que confiesan su desconcierto o su incapacidad ante semejante poesía. Ciertamente, quien analice a un Pulci, a un Boiardo, a un Ariosto, T^t Que éste ya existía por lo menos en el siglo xv se infiere del Diario
Ferrarese, vol 2. I I , 150L

a un Bemi, desde el punto de visi del llamado contenido intelectual puro, poco fmto, en efecto, sacará.! Son artistas de Índole especial, que escriben para un pueblo en el que lo artístico decide siempre y predomina. Los ciclos lengendarios medievales, después de la gradual extinción de la poesía caballeresca, habííiii sobrevivido, en parte, como refundiciones rimadas y compilaciones, y, en parte, como novelas en pro. En esta forma los encontramos en Italia en el siglo xiv. Mas junto a ellos se levantaron grandiosos recuerdos de la Antigüedad, obscureciendo totalmente las imágenes fantásticas de la Edad Media. Boccaccio, por ejemplo, incluye entre los héroes representados en el palacio encantado de su Visione amorosa a un Tristán, a im Artús, a un Galeotto, pero lo hace de modo brevísimo, como avergonzándose de ellos, y todos los escritores que le sucedieron o no los nombran en absoluto, o los meneio nan en un tono de chanza. El pueblo, no obstante, conservó su recuerdo y lo transmitió a los poetas del siglo XV. Éstos pudieron, por li) tanto, interpretar y elaborar lo» temas libremente, como cosa nucvii, llegando incluso a enriquecerlos LOH propias invenciones. Sólo una cosii hay que no podía pedírseles: que tratasen temas tan gastados con un. respeto propio de épocas primitiva«,i Toda la moderna Europa debe hcndecirles por haber sido todavía e:ipn« ees de operar sobre un determinado mundo de fantasía, por el que « mantenía vivo ol interés del pueMn pero hubieran tenido que ser vnd:: deros hipócritas para venerar ai|iiil mundo como un verdadero ,íniio.'| 74 Pulci, en su malicia, finge. > la historia de su gigante MargpUc > • solemne y remotísima tradición p / " gante, canto X I X , estrofa 153 v ^ > Aún es más graciosa la introdik

Ln vez de hacerlo así, se mueven en el terreno recién conquistado para la poesía culta, con soberano desenfado. Su designio príncipal parece haber sido perseguir el efecto más bello y más gracioso posible de los distintos cantos en la declamación. Y es que esta poesía gana extraordinariamente cuando se la oye recitar, a trozos y de modo exquisito, en leve tono de burla en la voz y en el ademán. Un esbozo más hondo y logrado de los caracteres no hubiera contribuido muy particularmente a la intensificación de este efecto; acaso el lector la eche de menos: el oyente no atina en ello para nada, pues sólo oye un trozo y al cabo sólo ve al rapsoda ante sí. Por lo que se refiere a los tipos señalados de antemano, la actitud del poeta tiene un doble carácter: su formación humanística se revela contra el espíritu medieval de ellos, mientras aquellas luchas, como reflejos de torneos y guerras de aquellos tiempos, exigen la máxima pericia y dil¡¡encia poética, brindando a la vez )rillante oportunidad a los recitado- : res. Por eso ni siquiera Pulci llega ; una total parodia de la caballería, . bien la cómica y mda dialéctica sus paladines la roza a veces muy cerca. Iunto a éstos personifica él ll de la pendencia en su gracioso lonachón Morgante, que con su dajo vence a ejércitos enteros; TO aún acierta a glorificar relativante enfrentándole al absurdo y iosísimo monstmo M a i ^ t t e . En iodo alguno insiste Pulci con exceso estos dos caracteres, ruda y vigoisamente dibujados, y su historia, ucho después de haber desapareIdo de ella estas figuras, continúa lin estorbo su marcha maravillosa.

También Boiardo se mantiene» conscientemente muy por encima de sus figuras y se sirve de ellas, a voluntad, con propósitos grave o cómico. Hasta a lo diabólico le gasta a veces bromas, dando muestras de una fingida torpeza. Pero existe en su obra un trabajo artístico que realiza tan en serio, por lo menos, como Pulci; la animadísima y casi diríamos técnicamente exacta relación de lo sucedido. Pulci recitaba su poema, ante el círculo de Lorenzo el Magnífico, a medida que iba terminando cada canto, y lo mismo hacía Boiardo con el suyo ante la Corte de Ercole de Ferrara; se explica fácilmente qué clase de excelencias se estimaba aquí, qué índole de méritos prevalecían, y cuan poco se hubiera agradecido un vigoroso dibujo de los caracteres. Así las cosas, es natural que unos poemas, para ser leídos en momentos de diversión, no constituyen una precisa totalidad; lo mismo podían tener la mitad que el doble de la longitud que poseen. Su composición no es la de un gran cuadro de historia, sino la de un friso o de una opulenta guirnalda de fruta y flores flanqueada de caprichosas figuras. Así como no se exigen, ni siquiera se permiten, en las figuras y en los adornos que enmarcan un friso formas individualmente precisas, hondas perspectivas y diversos planos, lo mismo ocurría con estos tJoemas. La abigarrada abundancia de invención con que, Boiardo especialmente, nos sorprende de continuo, constituye una burla de todas nuestras definiciones académicas sobre el carácter de la poesía épica. Para los autores de aquella énoca constituía la más agradable diversión, frente a la afanosa preocupación de la Antigüedad, y hasta la única salida posible si se había de llegar a

ftica de Limerno Pitocco (Orlandino, ipítulo I. est. 12-22). ^ ' ' ^ El Morgante, impreso por pri^ a vez antes de 1488. Sobre torneos | K más adelante, parte quinta, callo primero.

"^^ El Orlando innamoraío, por primera vez en 1496.

impreso

180

JACOB n U U C K I T A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

181

una poesía narrativa independiente. Pues la poetización de la historia de la Antigüedad condujo sólo al extraviado camino que pisara Petrarca con su África en hexámetros latinos y siglo y medio después Trissino con
esa Italia libertada de los godos, en

«vcrsi sciolti», un enorme poema de lenguaje y versificación impecables, frente al cual sólo nos queda una duda; ¿quién sale peor librada en tan desdichada aHanza, la poesía o la historia? ¿ Y qué fue de los imitadores de Dante? Los visionarios Trivnfi de Petrarca son precisamente la última obra de imitación que no peca contra cl buen gusto; la Visión enamorada de Boccaccio es ya, esencialmente, mera enumeración de personajes históricos y fabulosos según categorías alegóricas. Otros preludian su obra con una imitación del Canto primero do] Dante y se procuran un alegórico acompañante que sustituyo a Virgilio. Uberti eligió para su poema geográfico (Dittamondo) a Solinus; Giovanni Saníi, para su panegírico de Federico de Urbino, a Plutarco De estas falsas pistas sólo se salvó ocasionalmente la poesía épica representada por Pulci y Boiardo. La avidez y la admiración con que se la a c t ^ ó —como ya no se hará, acaso con la epopeya, hasta el fin de los tiempos— demuestra de modo magnífico hasta qué puntos era ima necesidad. N o se trata, en absoluto, de averiguar si en estas creaciones se realiza o no el ideal del verdadero poema heroico que se ha formado nuestro siglo inspirándose en Homero y en Los Nibelungos; pero que personificaron un ideal de su época es indudable. Hasta sus descripciones de luchas en masa, que constituyen para nosotros el elemento más fatigoso, respondían a un interés objetivo, como se ha dicho ya, del "i"* Vasari, V I H , 71, en el Commentaria a la Vita di Raffaelo.

cual es difícil formamos una ideu exacta, tan difícil como que comprendemos la alta estimación en qiK' entonces era tenida la descripción realista y viva. Nada, pues, más equivocado que pretender juzgar el Orlando furioso. de Ariosto, por los caracteres huniii nos que contenga Aquí y allí s i encontraría tal vez algunos esbozados con cariño, pero el poema no se apoya en ellos en ningún instante, y antes perdería que ganaría dcsta candólos. El gusto de los caractere;puede vincularse a una tendenci;i general a la cual no responde Ariosto en el sentido de nuestro tiempo. De xm poeta tan formidablemenu datado y tan famoso, desearíamos algo más que aventuras de Orlando Dcberia haber condenado y traduci do en una gran obra los más hondos conflictos del corazón humano, las altas instituciones de su época sobre las cosas divinas y humanas; debiera, en una palabra, haber dado forma a una de aquellas decisivas supremas imágenes del mundo como
la Divina Comedia y cl Fausto. En

vez de hacerlo así procede como los artistas plásticos contemporáneos suyos y se hace inmortal renunciando a la originalidad tal como la entcii demos nosotros, creando como por tradición a base de un ciclo de figuras conocidas, y hasta aceptando, donde le place, detalles empleados ya por otros. Qué ventajas pueden alcanzarse aún con semejante procedimiento, es algo que será difícil hacer comprender a personas no dotadas de sentido artístico; tanto m;is difícil, por lo tanto, cuanto mayores sean la erudición y el ingenio que posean. El propósito artfstifo de Ariosto es el «acontecer» aiílmado y vivo, que va desdoblando rítmicíimente a través de todo el gran poema. Para obtenerlo hay que dispensarle, no sólo del dibujo vig<ífosn

los caracteres, sino de la rigurosa nexión de los propios relatos. Ha permitírsele reanudar cualquiera éstos a voluntad; sus figuras han ,e fxjder aparecer y desaparecer, no porque lo exija su más hondo y pcrunal carácter, sino porque el poema o exige. Ciertamente, dentro de esta •forma de composición, en apariencia : arbitraria e irracional, se despliega ima belleza completamente armotiioüa y equilibrada. Nunca se pierde cu la mera descripción, y ni en lo escenográfico ni en lo personal nos procura más de lo que pueda fundirse armoniosamente en el proceso 'I.- lüs acontecimientos; minos todavía se pierde en diálogos y monólogos pero sostiene el soberano privilegio de la verdadera epopeya' lie convertirlo todo en vivo aconteMiiiiento. El pathos nunca reside en 11 en las palabras ^ y menos que en otro lugar en el célebre canto ^XI1 y siguientes, donde se describe l;i furia de Roldan. Que las historias en')iicas carezcan de suavidad liríca, i'ii cl poema heroico es un mérito más. atinque no siempre puedan ser iipiobadas desde eí punto de vista mural. Pero en cambio, poseen tal verdad, a veces, y tal realidad, a icsar de tanto encantamiento y ca'illería como las rodea, que creemos ver en ellas, por momentos, expeficncias directas del poeta. En plena conciencia de su maestría, no vacila 1 insertar en la gran obra algún 1 I imto contemporáneo, y aun alusion e - a la gloria de la Casa de Este, ^ 1 lorma de apariciones y vaticinios. 1 I j eaudal prodigioso de sus octavas II) (olera perfectamente y lo arrastra M la corriente de su uniforme ritmo. Con Teófilo Folengo o Limemo l'itocco —como se llamaba él— la I lijrodia de la caballería llega a ocu|Mi el lugar a que aspiró durante

?

tanto tiempo,^! pero, al restablecerse una vigorosa caracterización, aparece acompañada del elemento cómico y todo su realismo. Entre pedreas y pullas de la chiquillería callejera de Sutri. una aldehuela romana, crece el pequeño Orlando y se desarrolla en él notoriamente el carácter de héroe denodado, enemigo de frailes y vivo razonador. El fantástico mundo convencional, tal como sc había desarrollado desde Pulci, como marco de la epopeya, salta aquí, ciertamente, hecho añicos. Sc escarnecen abiertamente el origen y el carácter de los paladines; así, por ejemplo, en aquel torneo en que figuran éstos, caballeros sobre asnos, con las más extrañas armas y armaduras (Canto segundo). El poeta manifiesta a veces una cómica compasión, por ejemplo, ante la inexplicable infelidad que reina en la familia de Cano de Maguncia, sobre la penosa obtención de la espada Durindana, etc.; puede decirse incluso que los elementos tradicionales sólo le sirven ya como substrato de ocurrencias ridiculas, episodios, desahogos tendenciosos (algunos muy bellos, como, por ejemplo, el final del capítulo 6) y obscenidades. Además de todo esto, es innegable que se oculta en este poema una sátira contra Ariosto y fue, sin duda, una suerte para el
Orlando furioso que el Orlandino,

"TS

La

primera

edición

en

1516.

Los discursos que interpola son, I! vez, meras narraciones. " Lo que se hubiera permitido, ; umente, Pulci; véase Margante, o XIX, estrofa 20 y sigs.

a causa de sus herejías luteranas, fuese precoz víctima de la Inquisición y, por lo tanto, condenado al olvido. Bien perceptiblemente se trasluce la parodia, por ejemplo, al derivar el linaje de los Gonzaga (cap. 6, estr. 28) del paladín Guidone, así como el de los Colonna de Orlando, el de los Orsini de Rinaldo y el de los Este —según Ariosto— de Ruggiero. Acaso Ferrante Gonzaga, el protector del poeta no fue

La primera edición de su Orlandina lleva la fecha d e 1526.

182

JACOB B U R C K H A R D T

I.A C U L T U R A D ( - L R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

183

extraño a las mordaces alusiones a la Casa de Este. Que, por tíltimo, en la Gerusalemme liberata de Torquaío Tasso la caracterización constituya una de las principales tareas del poeta, demues-

tra ya, por sí solo, hasta qué punto su pensamiento difiere del ambiente del siglo anterior. Esta obra admirable es, en el fondo, un monumento a la Contrarreforma, triunfante en el ínterin, y de su tendencia.

V.

L A BIOGRAFÍA

Fuera del campo de la poesía apa- la suerte, también rara, de que un. recen generalizados, entre los ita- pluma ingenua capte cl espíritu de lianos antes que entre los demás todos los hechos y todos los aconiceuropeos, el talento y el gusto para cimientos de una vida y lo ponga de la descripción de las personalidades manifiesto en su descripción, i En históricas según sus rasgos íntimos qué mezquinas fuentes nos es forzoso captar los rasgos del carácter íntimo y externos. Y a en los albores de la Edad de un Federico o un Felipe el Her-. Medía encontramos, en efecto, no- moso! Mucho de lo que hasta finci tables ensayos en este sentido, y la de la Edad Media, se nos da como leyenda, como labor constante de la biografía, es sencillamente historit biografía, tuvo que mantener vivos, contemporánea, sin el menor sentido hasta cierto punto por lo menos, el de lo individual en el carácter quo interés y la destreza que el retrato describen. Ahora bien, entre los italianos sd individual requiere. En los anales de catedrales y monasterios, sobre obras revela como una tendencia imperanla pías, etc., se hace el retrato de algu- la búsqueda de los rasgos caractenos jerarcas —por ejemplo: de Mein- rísticos de personalidades cmineni.s, werít von Paderbon o de Godchard y esto es lo que los distingue de inh von Hildesheim—, con clara y vigo- demás occidentales, cnliie los C U J Í < rosa intuición, y de muchos de nues- el hecho, en general, acaece ún¡i.i tros emigradores alemanes hay sem- mente como por azar y aun en e i " blanzas, según modelos antiguos extraordinarios. Y es que este ! —como Suetonio, sobre todo— que roso sentido de lo individual contienen los más preciosos rasgos. ^ puede tenerlo aquel que emerg Estas «vitae» profanas —y otras por/ la vida semiconsciente de la el estilo— llegan, poco a poco, a; para convertirse en individuo. En conexión con el concepto iK \.\ constituir un paralelo habitual a las; vidas de los santos. Sin embargo, ni, gloria (pág. 79 y sigs.), ya muí a Eginhard, ni a Wippo, ni a Radc-,( difundido, surge un genero de biogr vicus*2 cabe mencionarse junto al, fía que compila y compara y que xÁ retrato de San Luis por Joinville, que necesita atenerse a un orden (|r es el primer retrato espiritual per- sucesión dinástica o rcligiosojcrljl fecto de un europeo moderno, j>or quica, como Anastasius, Agnelíus más que sea una obra aislada. Carac- sus sucesores, o como los^biógrafi teres como el de San Luis son pre- de los Dux de Venecia. Btísca, an* cisamente raros, y en este caso se da bien, la jiersonalidad, cuándo eminente y por qué lo eg. A palf de este momento sirven de model 82 Radevicus, De gestis Friderici además de Suetonio, los Víri ilust itnp., especialmente, I I , 76. La exce- de Nepote, y Plutarco en loS ya lente Vita Henrici ÍV contiene escasos nocido y traducido de él; en Jo rfl rasgos personales.

píos de integridad culdadana y espíritu de sacrificio y de inteligencia política, así como de capacidad guerrera, entresacándolos de puros personajes florentinos. El papa P í o ' 11 nos ofrece, en sus Comentarios,'. valiosos retratos de contemporáneos célebres; recientemente se ha reimis. preso un escrito especial de la primeYa nos hemos referido (págs. 83 ra época ** de su vida, que contiene, ** sigs.) al modo como, en cl siglo por así decirlo, una primera elabo| p v , surgen complicaciones biografí- ración de aquellos retratos, pero con as de hombres y mujeres célebres. rasgos y matices muy peculiares. A En cuanto no describen vidas con- Jacobo de Volterra debemos picantes temporánas dependen, naturalmente, retratos de la Curia romana posde biógrafos anteriores. El primer terior a Pío. A Vespasiano Florenti¡'.ríin esfuerzo libre es, sin duda, la no nos hemos referido con frecuenVida de Dante, de Boccaccio. Ligera, cia; una de las más importantes viva, inspirada, rica en arbitrarieda- fuentes que poseemos, tomado co'les, nos transmite, no obstante, la mo conjunto, pero sus dotes para sensación de lo extraordinario en el la caracterización resultan insignicarácter del jKjela. Siguen después, ficantes junto a las de un Maquiaji fines del siglo xiv, las Vite de velo, un Niccolo Valori, un Guicciarilorenlinos eminentes, de Filippo dini, un Varchi, un Francesco Vetori, Villani. Se traía de gentes de toda que han señalado el camino, acaso condición: poetas, juristas, médicos, con más vigor que los antiguos filósofos, artistas, estadistas y gue- en este aspecto. N o debe olvidarse rreros, algunos de ellos vivos todavía. que algunos de estos autores alcanIlorencía está tratada aquí como zaron una temprana difusión en cl una brillante familia, de la que se Norte por medio de traducciones mencionan los vastagos que más latinas. Asimismo, sin Giorgio Vasaicusan el espíritu del linaje. Las ri y su obra, de incomparable impor•actcrizaciones son breves, pero tancia, no hubiera habido historia :has con verdadera percepción de del arte del Norte, ni en la Europa individual, siendo sobre todo cu- moderna en general. isa la conexión que establecen enDe los italianos septentrionales ta fisonomía íntima y ia extema, adelante *^ no dejaron ya los del siglo X V parece que Bartolommeo Ipacanos de considerar la biografía " Fació, de Spczzia, tuvo gran imporo cosa propia, con aptitud espe- tancia (véanse pág. 84 y nota 4 6 ) . , y de ellas procederán las carac- Platina, natural del territorio de aciones más importantes que Cremona, representa ya la caricatura biográfica en su Vida de Pablo ¡í lemos de italianos en los siglos (pág. 125). Muy importante es la XVI. Giovanni Cavalcanti reúne t í o s suplementos de su Historia biografía del último Visconti comWlorencia anterior a 1450) ejem- puesta por Piercandido Decembrio una extensa y aumentada imilación de Suetonio. Sismondi Hasta qii¿ punto también Filós^Ba, no me atrevo a decirlo. ^' De viris illustribis, en los escriAludimos aquí de nuevo a la tos de la Stultgarter ¡iterar. Verein. grafía de Alberti extractada en páSu Diarium Romanum de 1472 anteriores, así como a las numc- a 1484 en Muratori, X X I I I . ^ H l biografías florentinas en Mura8'^ Vita Piülippi Mariae Vicecomilis. ^ ^ ; e n el Archivo y otras. en Muratori, XX.

inte a observaciones históricoliteraas, parece haberse seguido el lodclo de las biografías de los •amálicos, retóricos y poetas que )nocemos como anexos a Suctoio,^-' en lo esencial, por lo menos, también la Vida de Virgilio, de inaío, muy leída por aquellos

184

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

185

lamenta que se haya puesto tanto esfuerzo en semejante tema; pero es que para una figura de mayor fuste no hubiera bastado el autor, mientras que sobra largamente para pintamos cl carácter híbrido de un Filippo María, revelándonos, en él y en tomo de él, con asombrosa precisión, las premisas, formas y consecuencias de un determinado género de tiranía. El cuadro del siglo XV resultaría incompleto sin esta biografía, única en su especie, característica hasta en el más fino rasgo de miniatura. Más tarde posee Milán en el historiador Corio un notable pintor de retratos; sigue luego Paulo Jovio, de Como, cuyas grandes biografías y pequeños Elogios han alcanzado celebridad universal y categoría de modelo para los ulteriores biógrafos de todos los países. Fácil es demostrar en cien pasajes la superficialidad de fovio y su falta de probidad; por otra parte, no hay que buscar altos designios en un hombre como él. Pero a través de sus páginas nos llega el aliento del siglo, y su León, su Alfonso, su Pompeo Colona viven y se mueven ante nosotros dándonos una impresión de absoluto veracidad y necesidad en su modo de ser, aunque no se nos manifieste lo más profundo de sus almas. Entre los napolitanos, por lo que podemos juzgar, corresponde el primer lugar, sin duda a Trisíano Caracciolo (página 2 0 ) , sl bien su propósito no fue estrictamente biográfico. Prodigiosamente se entretejen, en torno de las figuras que hace desfilar ante nuestros ojos, culpa y destino, hasta el punto de resultar, aunque él no se dé cuenta de ello, un autor trágico... La verdadera tragedia, que no encontró entonces acceso a la escena, difundía su hálito poderoso por palacios, calles y plazas. Los Hechos y palabras de Alfonso el Grande, de Panormita, obra escrita en vida del monarca, resultan admirables, como una de

las primeras compilaciones de anéc dotas, y nos presentan una serie de discursos llenos de humor. Lentamente siguió el resto de Eu ropa los avances italianos en la c;i racterización espiritual, si bien k)s grandes movimientos políticos y rcli giosos habían hecho saltar ya mu chos obstáculos y habían despertado muchos millares de inteligencias a l¡t vida del espíritu. Entre las persona lidades más importantes del mundo europeo de la época son nuevamenic los italianos, en conjunto, nuestros mejores informadores, tanto literatos como diplomáticos. Las informacin nes de las embajadas venecianas de los siglos XVI y X V I I , por ejemplo, conquistaron en tiempos posteriores, rápidamente y sin que nadie pueda disputárselo, el primer puesto en el genero. También la autobiografía adquiere, acá y allá, vigoroso auge entre los italianos —en extensión y en profundidad— y junto a la más abigarrada vida exterior nos describe, de manera cormiovcdora, la propia intimidad, mientras en otras naciones, hasta entre los alemanes d é l a Refomia, se atiende a los hechos exteriores, dejándonos adivinar el espíritu únicamente en la forma expositiva. E>; como si la Vita Nuova de Dante hu biese señalado el camino a la nación con su inexorable impulso hacia la verdad. Se inicia cl género con las historias de casas y familias de los siglos xiv y XV, que al parecer existen aún cii buen número manuscritas, en las bibliotecas florentinas principalmenie; son vidas ingenuas, escritas en deícn sa de los intereses de la casa y iKl autor, como, por ejemplo, la de B U D naccorso Pitti. N o creemos hallar una autocrín^i precisamente muy profunda en u . Comentarios de Pío I I ; a-Ja primeui ojeada suponemos que quanto aciu( podemos averiguar de él, corap hoiii" bre, se reduce a la manera couio logró encumbrarse. Pero a potío cinc

eflexionemos, juzgaremos de modo istinto este curioso libro. Hay hombres que son, por esencia, el reflejo e lo que los rodea; se es injusto con ellos insistiendo sobre sus convicciones, sobre sus luchas íntimas y hondos resultados vitales. Así de Eneas Silvio puede decirse que sc disolvía totalmente en las cosas, sin que le preocupara excesivamente ninguna contradicción de carácter ético; en este aspecto le escudaba su buena ortodoxia católica siempre que fuese menester. Y después de haber participado vitalmente en todas las cuesiones espirituales que preocupaban su siglo y haber estimulado de moo esencial alguna rama de ellas, al final de su carrera conservó todavía el temperamento necesario para poner en marcha una cruzada contra l o s turcos, cuyo fracaso le hizo m o rir de pena. Tampoco la autobiografía de Bcnvenuto Cellini se basa precisamente en observaciones sobre la propia intimidad. N o obstante, describe al hombre entero, contra su voluntad, en parte, con una verdad y una riqueza arrebatadoras. N o es poco, BÍn embargo, que Benvcnulo, cuyas obras importantes, por no haber pasado del bosquejo, cayeron al olvido, \ que como artista sólo en el género menor, el decorativo, nos aparece perfecto, quedando, por lo demás, obscurecido, junto a la masa de ilusI i-cs contemporáneos.... no es po' t i , decimos, que Benvenuto, como hombre, constituya un tema humano para la eternidad. En nada le pcrju<lica que el lector piense, a menudo, • |ne miente o exagera; predomina, il cabo, la impresión de la formidable energía de su carácter cultivado, violento y profundo. Los autores de biografías de los países nórdicos, por muy superiores que sean sus tcndcn. i . i s y su carácter moral, semejan iniito a él naturalezas incompletas. ' un hombre que l o puede todo y ' atreve a todo, y que lleva en sí 'II smo su propia medida. Nos plazca

o no, es evidente que en esta figura alienta un innegable arquetipo del nombre moderno. Otro personaje debemos mencionar aquí, que tampoco parece haber tomado siempre la verdad demasiado en serio: Girolamo Cardano, de Milán (nacido en 1500). Su librilo De propria i';7fl sobrevivirá aún a su gran fama en la investigación y la filosofía, como la Vita de Benvenuto a sus obras de artista, si bien la autobiografía de Cardano es de índole completamente distinta. Cardano. como médicO', se toma a sí mismo cl pulso y nos describe su personalidad física, intelectual y moral y las circunstancias en que se ha desarrollado, v en cuanto le es posible. Io hace objetivamente y con sinceridad. Su modelo confesado, la obra de Marco Aurelio Sobre sí mismo, podía ser superado por él, pues que no le embaraza ningún estoico imperativo moral. N o ansia ocultar nada, ni ante sí mismo ni ante el mundo: empieza el relato de su vida diciéndonos que a su madre le falló el intento de provocar el aborto. Ya es mucho que a los astros que reinaban en la hora de su nacúniento sólo les cargara en cuenta su destino y sus cualidades intelectuales y no las morales también; por lo demás, confiesa abiertamente (capítulo X ) , que el vaticinio astrológico, que sólo viviría hasta los cuarenta años, todo lo más bata los cuarenta y cinco, !e hizo gran daño en su juventud. Pero no juzgamos necesario extractar aquí un libro tan difundido, que en cualquier biblioteca puede encontrarse... Quien empiece a leerlo no lo dejará hasta la última página. Cardano confiesa en él que ha sido tahúr, vengativo, endurecido contra todo arrepentimiento y deliberadamente agresivo en la Compuesto, en edad avanzada, por el año 1576. Sobre las investisaeioncs y descubrimientos de Cardano véase Libri, Hist. des sciences mathém., III, página 167 y siguientes.

186

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

187

palabra..., pero lo confiesa sin insolencia y sin piadosa contrición: tampoco para hacerse con ello el interesante, antes le mueve el sentido de la verdad, simple y objetiva, del investigador de la Naturaleza. Y hay algo aún más sorprendente: el anciano —ha cumplido los setenta y seis años—, tras las más pavorosas experiencias,^ socavada y vacilante hasta el extremo su confianza en los hombres, se siente aún relativamente feliz; todavía le queda un nieto, le queda su enorme sabiduría, la gloria a que se ha hecho acreedor por sus obras, una fortuna muy saneada, categoría social, prestigio, amigos poderosos, la clave de algunos misterios y lo mejor de todo, su confianza en Dios. En sus postrimerías cuenta los dientes que le quedan todavía: ¡aún le quedan quince! Sin embargo, cuando Cardano escribía, los inquisidores por -un lado, y los españoles por otro, trabajaban ya en Italia para impedir que surgieran hombres del tipo de Cardano. o para que los que había desaparecieran. Media un enorme salto entre obras así y las Memorias de Alfieri, por ejemplo. Sería, no obstante, injusto dar por conclusa esta sinopsis de autobi^rafía sin conceder la palabra a un personaje tan estimable como feliz: el conocido filósofo de la vida Luigi Cornaro, cuya casa de Padua era, y ya como edificio, clásica a la par que morada de todas las musas. En su famoso trabajo De la vida sobria''^ nos describe, por lo pronto, el severo réginíen con el cual, después de una juventud enfermiza, consigue llegar sano a la avanzada edad de ochenta y tres años; replica luego a los que

llama muertos vivos, a los que han pasado de los setenta y cinco años; les demuestra que su vida no íieiunada de muerta, que por el contra rio, es verdaderamente viva. " Ü i n ' vengan, que vean y se asombren <k lo bien que me encuentro, que M admiren de la ligereza con que subo a caballo sin ayuda de nadie, de có mo trepo por cerros y escaleras, de lo jovial que soy, y lo contento que estoy siempre, libre de pasión de iim mo y de pensamientos odiosos, tk' que la alegría y la paz no me aban donan nunca... Me trato y convcr so con hombres sabios y prudentes, con personas honestas, con gente d t calidad, y cuando estoy solo leo u escribo y procuro así ser útil a hv. demás en la medida de mis fucí z a s . Hago estas cosas cada cual :\ su hora, en mi cómoda y hermoMi casa, situada en uno de los mejore, lugares de Padua y equipada y pii-' parada para invierno y verano con todos los recursos de la arquitectura, hasta con un jardín junto al agiui corriente. En primavera y en otoñd paso algunos días en el monte, en cl sitio más bello de la Eugenea, con fuentes, jardines y una cómoda v graciosa morada; no me privo en tonces de alguna breve y alegre pai tida de caza, tal como a mi edail corresponde, Paso después una temporada en mi hermosa quinta dei llano;^^^ allí todos los caminos con vergen a una plaza, en cuyo ccnirn se halla una linda iglesia; un caui loso brazo del Brenta riega bellos, fértiles y bien labrados campos dts mi heredad, muy poblados ahuní; antes era todo un cenegal que a p u s taba el aire con sus pútridas ein;i naciones, lugar de culebras más qiic de seres humanos. Y o fui quien d f secó aqual pantano. El aire se p m Por ejemplo, su hijo mayor fue ejecutado por haber envenenado a su ficó, se establecieron colonos, qu.- •< multiplicaron, y todo quedó disp. mujer, amancebada. Caps. 27 y 50. Discorsi (¡Fila vita sobria, que in- to en la forma que puede verse iWcluye el "trattato" propiamente dicho, un "compendio", una "esortazione" y ^'^ ¿Se refiere acaso a la villa una "lettera" a Daniel Barbero. Impre- Codevico, mencionada en la pí'igi so con frecuencia. 281?

modo que en verdad puedo decir ue en tal paraje he ofrecido un 'a a Dios y un templo, y almas que c adoren. He aquí mi dicha y mi eonsuelo cada vez que visito el lu¡íar. En primavera y en otoño suelo también visitar las ciudades vecinas, y hablo con mis amigos y por medio de ellos trabo conocimiento con otras personas selectas, arquitectos, jjíntores, escultores, músicos, labra"ores acaudalados... Observo las as nuevas, vuelvo a contemplar y considerar lo ya conocido y aprendo siempre mucho y útil sobre palacios, jardines, ruinas, antigüedades, arquitectura urbana, iglesias y forlificaciones. Pero lo que más me üiicanta es disfrutar, durante el viae, de Ja belleza de los campos y as jx>blac¡ones, situadas en el llano unas veces, otras sobre colinas, junta a ríos y arroyos, rodeadas de quintas y jardines. Y no me privan tos goces la debilidad de la vista del oído: todos mis sentidos se icuentran en perfecto estado, grais a Dios, incluso el gusto; los asos y sencillos manjares de que me alimento me saben mejor que las (JKqtüsiíeces con que rae regalaban tillando vivía desordenadamente". Tras haber mencionado los traajos de desecación de pantanos ;hos por la República y los nrotos de conservación de las lagu, obstinadamente propuestos por concluye: "Éstas son las vcrdaa s diversiones de ima senectud ludable con la ayuda de Dios, lide las dolencias del cuerno y espíritu que acaban con tanta te joven y tanto viejo achacoY si me es permitido añadir a grande lo menudo, y a lo grave lo tero, mencionaré como frutos

de mi vida moderada y sobria, la festiva comedía que he escrito a los ochenta v tres años, llena de honestas chanzas. Suele ser esto cosa de la juventud, como la tragedia cosa de la vejez, si se cuenta de aquel famoso griego que para gloría suya compuso una tragedia a los setenta y tres años... ¿no me sentiré yo por ventura más saludable y a-legre con diez inviernos más? Y para que al recreo de mi vejez no le falte ningún consuelo, veo ante mis ojos una especie de inmortalidad personificada en mi prole. Cuando llego a casa, no encuentro uno o dos nietos, sino once, entre los dos y los catorce años, hijos todos de un mismo padre y una misma madre, de robusta salud (hasta ahora, por lo menos) y dotados de talento y afición ai estudio e inclinados a las buenas costumbres. A uno de los pequeños lo tengo siemjDre a mi lado como mi "buf fon cello": los niños entre los tres y los cinco años son bufones por naturaleza; los mayores constituyen ya una parte de mi sociedad, y es para mí una gran a l e gría que posean magníficas voces y que sepan cantar y tocar diversos instrumentos; hasta yo mismo canto y mi voz es ahora mejor, más clara y robusta que nunca. Éstas son las alegrías de mi vejez. Mí vida es, pues, muy viva, y nada tiene de muerta, y no cambiaría mí vejez por la juventud de algunos que son juguetes de sus pasiones". En la "Exhortación" que añadió Comaro mucho más tarde —a los noventa y cinco años— cuenta también entre el número de sus venturas los muchos prosélitos que ganó su Tratado. Murió más que centenario, en Padua, en 1565.

V L DESCRIPCIÓN DE L A S P O B L A C I O N E S ido de la pintura del individuo arrollaba también et arte de r y describir pueblos enteros. Durante la Edad Medía, habíase visto en Occidente cómo ciudades, regiones y pueblos se habían atacado

188

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DliL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

189

mutuamente con toda suerte de burlas y chanzas, que por lo general, contenían un fondo de verdad violentamente desfigurado. Pero desde antiguo los italianos se distinguieron por su conciencia de las diferencias espirituales entre sus ciudades y regiones. Su patriotismo local, tan grande o mayor que el de cualquier otro pueblo de la Edad Media, tuvo muy pronto un valor literario, que se ensalzaba con el concepto de la gloría; la topografía surge paralelamente a la biografía (pág. 8 2 ) . Y así como toda ciudad, por poco importante que fuera, empezó a glorificarse en prosa y en verso, surgieron también escritores»^ que describieron ciudades y hombres de las distintas regiones, unas veces en serio y otras en burla, o bien de modo que no era fácil separar las burlas de las veras. Además de algunos célebres pasajes de la Divina Comedia, es aquí digno de consideración el Díttamondo de Uberti (alrededor de 1 3 6 0 ) . En él se mencionan principalmente fenómenos sorprendentes y características especiales: la fiesta de las cornejas de San Apolinar en Rávena, las fuentes de Treviso, la gran bodega de Vicenza, los altos aranceles de Mantua, la selva de torres de L u c a . . . Encontramos aouí y allá, sin embargo, exaltados elogios y mordaces críticas de índole muy distinta. Arezzo figura ya mencionada por el sutil ingenio de sus hijos; Genova, por los dientes y los ojos de sus mujeres ennegrecidas artificialmente ( ? ) ; Bolonia, por la prodigalidad; Bérgamo, por el tosco dialecto y por las claras cabezas, etc.'^-^ I-uego, en el siglo x v , cada '^2 Esto, en parte, ya muy pronto; en las ciudades lombardas ya en el siglo xii. Ver Landulfus sénior, Ricobaldus y (en Muratori, X ) el curioso anónimo De Laudibus Papiae, del siglo X I V . Véase también (Muratori, I, b)
Liher de sifu urbis Medio!.

uno exalta a s u ciudad nativa -d ta de las demás. Michcle Savonaiu la, por ejemplo, sólo concede qui Roma y Venecia sean sujieriores i n magnificencia a s u Padua; Florcnu^i puede que s e a más alegre. II conocimiento objetivo obtenía, n;iiii raímente, poca ventaja de todo cs(u A fines del siglo. Joviano Poníiniu ncis da en su Antónius un v¡ii|tt imaginativo a través de Italia con i^l propósito exclusivo de expansionáis en observaciones malévolas. Pero cu el siglo X V I empieza u n a serie ilr verdaderas y profundas caracteri/ii. clones,'^-'* como realmente no las pt^ seerá ningún otro pueblo de aquel entonces. Maquiavelo describe <n unos magníficos artículos el cai-ái ter y la situación j T o l í t i e a de ln'> alemaníss y los franceses, de tal sui.'i te, que el hijo del Norte que contKf la historia de su tierra agradecerá iil sabio florentina más de un aíisbu clarividente. A los florentinos ICH gusta pintarse a si m i s m o s ^ (comp págs. 41 y 4 6 ) , y al hacerlo se sola zan en la largamente merecida aun,'i> la de s u gloria espiritual; y a u n q u v creen haber llegado a la cumbre ilt su gloria, reconocen en la prim;K ía artística de Toscana sobre toda \U\lia u n a consecuencia, no de especiii* íes y geniales dotes, sino del esfui'r zo y del estudio.^'' Los homenajes de italianos célebres de otras regioin"., medieval, conservaba aún entre los ii.i Manos un prestigio mucho mayor MUÍ cien años después, véase DittamoiuU> IV, cap. 18. Savonarola, Muratori, X X I V , mi 1.186. Sobre Venecia, véase pág. 31 v siguientes de este libro. 33 El carácter de los diligentísiüü' hijos de Bérgamo, recelosos y curioso;, ha sido muy graciosamente descrito PIM Bandello. Parte I, Novella 34. . Véase por cj. Varchi, libi l \ ,
de sus Storie florentine (vol. III, 'ifi

o, por ejemplo, el espléndido capitulo decimosexto del poema de Ariosto, diríasc que lo aceptan como obligado tributo. De un libro, excelente, al parecer, sobre las diíercnciñs entre los hombres de las distintas regiones italianas, sólo podemos dar el nombre: Ouaestiones orcianae (Landi, Ñapóles, 1 5 3 6 ; .tilizado por Ranke en su Papas, I , S S 5 ) . Leandro Alberti,'^** en la desripción del genio local de las distinciudades, es menos comunicativo e lo que cabía esperar. Un peque-

ño Commentario anónimo^-* contiene, entre muchas necedades, algún atisbo valioso sobre la situación de decadencia y mina de mediados de sigío.^^o Hasta qué puntoi este estudio comparado de las distintas poblaciones influyó en otros países, principalmente a través del humanismo italiano, no estamos en condiciones de establecerlo detalladamente. En todo caso, en este terreno, como en la cosmografía en conjunto, la prioridad corresponde también a Italia.

V I L DESCRIPCIÓN D E L HOMBRE E X T E R I O R l\ descubrimiento del hombre no se lita a la descripción espiritual de u ividuos y pueblos; también lo eximo en el hombre es estudiado en Italia de muy distinto modo que en países septentrionales. De la contribución de los grandes lédicos italianos en lo aue se refiea los progresos de la fisiología no los atrevemos a hablar; en cuanto si estudio artístico de la figura hulana, corresponde a la historia del rie considerarlo. Pero sí trataremos \ní de la general educación del ojo, jue hizo fusible en Italia un juicio ibjetivo, de valor universal, sobre la belleza y la fealdad físicas. Lo primero que nos sorprende en atenta lectura de los autores italialos de la época es principalmente el Pibujo exacto y enérgico de los rasSe Alfonso de Pazzi al no toscano Aníbal Caro (Trucchi, loe. cit. I I I , 187):
Misero il Varchi! e piú infelici noi. Se a vostri virtudi accidentan Aggiunto fosse 'l natural ch'e in noi! Descrizione di tuta Vitalia

gos exteriores y 5o completo de algunas descripciones personales.^w Aun hoy los romanos, especialmente, poseen el talento de hacer en dos palabras la semblanza de una persona. Ahora bien, esta rápida aprehensión de lo característico constituye una premisa esencial para el descubrimiento de lo bello y la facultad de describirlo. En los poetas, la descripción prolija puede constituir ciertamente un defecto, ya que un solo rasgo, inspirado por una profunda emoción, es capaz de sugerir en el lector una imagen más vigorosa aún de la figura retratada. Nunca la exaltación de Beatriz en Dante es tan sublime como cuando sólo describe la irradiación de su ser sobre lo que le rodea. Pero no vamos a tratar aquí de poesía, que como tal tiene sus propios propósitos, sino de la facultad de decribir con palabras tanto la belleza material como la ideal. Aquí es Boccaccio maestro, no en el Decamerón, pues en la "noycUa" breve toda descripción prolija está vedada, sino en sus relatos extensos. iflo Las enumeraciones burlescas de ciudades son, en adelante, frecuentes, por ej., la Macaroneide. Phantas, I L i'^i Sobre Filippo Villani, véase página 183.

"3 Sobre París que, por influencia

y siguientes). 97 Vasari, X I I 158, Vita di p4ichéangelo, el principio. Otras veces se lí, dan las gracias a la madre Naíuraftzi con bastante énfasis, como en el sone^;

562).
Commentario delle piu notabili, monstruose cose d'Iialia, etc., Ve-

•ccia, 1569 (escrito probablemente andel año 1547).

19Ü

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

191

donde dispone de ocio y aliento para semejante tarea. En su Ameto^'^'^ describe una rubia y una morena puco más o menos como un pintor las hubiera pintado cien años después. . p u e s hasta en esto 'las artes literarias llevan la delantera a las artes plásticas. En la morena (cabalmente "menos rubia") aparecen ya algunos rasgos que llamaríamos clásicos. En sus palabras la spaziosa testa e distesa se insintian las formas amplias que rebasan lo gracioso; las cejas ya no forman dos arcos como en el ideal bizantino, sino un solo trazo ondulado; la nariz se acerca, al parecer, a la forma llamada aguiieña;^**^ también el amplio pecho, los brazos de longitud moderada, ¡el efecto de la mano bella sobre Ja ptírpura del v e s t i d o . . . ! , en todos estos rasgos diríase que se presiente el sentído de ia belleza de venideros días, a la vez que se acerca inconscientemente al de la antigüedad clásica en su apogeo. En otras descripciones, Boccaccio menciona también la frente lisa (no redondeada a lo medieval), los ojos graves y rasgados, obscuros, el cuello redondo, sin concavidades, y también, y sobre todo, el muy moderno "piececito"; al hablar de una ninfa de caballos negros, alude ya a sus due
üchi ladri nel loro movimmto.^'^ Y

encontramos a Firenzuola con su cu- | riosísimo libro sobre las bellezas fe- l meninas.^*'*' Es menester, ante todo, eliminar lo que toma prestado a los autores y artistas de la Antigüedad, como las leyes sobre las dimensiones de la cabeza, y diversos coincept(>.s abstractos, etc. L o restante es observación propia y directa, docuraenlada con ejemplos vivos de mujeres y muchachas de Prato. Dado que su obrita es una especie de discurso premiado ante las mujeres de Prato. es decir, ante el tribunal más severo, es de presumir que hubo de atenerse a la verdad. Su principio es, según él mismo confiesa, el de Zeuxis y Luciano: la reunión de diversas partes bellas en un todo de belleza superior. Define la expresión de los colores que se observan en l;i piel y en los cabellos, y por lo aue a estos últimos se refiere, da la prc ferencía, como al más bello, al "bio]i ¿ Q " _ I O 7 PQXO hay que tener en cucn ta que entiende por rubio un ama rillo suave, tirando a castaño. Exiye que el cabello sea espeso, ondulaíío y largo, la frente serena y el dobl*: de ancha que de alta, el cutis de un Manco brillante, candido, no de un blanco muerto (hianchezzá); las cejas, sedosas y oscuras, do trazadn

s vigoroso en el centra y más ino en los extremos; cl blanco de os ojos ligeramente azulado y el iris o precisamente negro, aunque toos los poetas clamen por occhi neri mo un don de Venus, mientras ue las mismas diosas ostentaron el íizul celeste, y los oíos castaños, de mirada alegre, ligeramente convexos; párpados, blancos, con rojas veillas apenas visibles; las pestañas, ni demasiado espesas, ni demasiado largas, ni demasiado obscuras. La órbita debe tener el mismo color de las mejillas.^^** Las orejas, de tama,0 mediano y colocación perfecta, [pben tener en las partes más curdas un color más vivo que en las tes más planas; el lóbulo ha de transparente, con el tinte encenido de los granos de la granada. Las sienes han de ser blancas y planas ^^>^ No será inoportuno traer aquí testimonios sobre los ojos de .ucrecia Borgia, tomados de los discos del poeta de la Corte de Ferrara, 'cole Strozza (Strozzii Poetae, páps. y 86). El poder de su mirada es fescrito de xm modo sólo explicable en una época artística y que hoy sería inconcebible; unas veces se dice de a que inflama y otras que petrifica, ien mira mucho al sol acaba ciego, quien contempla a Medusa queda convertido en piedra, pero quien mira el rostro de Lucrecia.
HÍgunos

muchos otros detalles del mismo tenar. Que el siglo xv nos haya dejado referencia escrita de su ideal de be;Ueza, no sabría afirmarlo; las obras de pintores y escultores no la hacen tan innecesaria como podría parecer a primera vista, pues precisamente frente a su realismo el escritor habría hecho perdurar un tipo ideal de belleza.^"^ En el siglo xvi nos

ciones de Giusto dci Conti La bclUt mano, no nos dice de esta célebre mu no de su amada lo especial y caracie rístico que encontramos en diez pasaies de Boccaccio sobre las manos de s u s ninfas.
lOG Della bellezza delle done en •:\

/•;/ primo

intuitu

caecus et inde lapis

Ll propio Cupido durmiente de u n a e las salas fue petrificado por sus pilas, convertido en frío mármol:
Lamine Borgiados saxificatus Amor.

tomo I de las Opere de Fircnzuohi. Milán, 1802. Véase su punto de v i s l i i de la belleza física como signo de li belleza psíquica en vol. 11, pág. 48 ;i 52, en los "ragíonamenti", que anteceden a su "novelle". Entre los mucho.s lo'-i Parnaso teatrale, Leipzig, 1829. •'que defienden este punto de vista también al modo de los antiguos, mL;nIntroducción, página V I L 1013 El texto aparece aquí confuso, cionaremos sólo a Castiglione. il Cortigiano. lib. IV, fol. 176. evidentemente. i'ti^ Con lo cual todos estaban con 1^ La obra es rica en semejantes formes, no sólo los pintores poi*^ra/udescripciones. ; i^'^í El muy hermoso libro de can- nes de colorido.

Nos asalta la duda de si aludiría al Cupido atribuido a Praxítclcs o al Cupido de Miguel Ángel, pues poseía innbos. Para otro poeta, Marcello Filosseno, ci mismo mirar era sólo manso y altanero, "mansueto e altero" (Roscoe, Leone X, ed. Bossi, V I I I , pág. 306). No son raras las comparaciones con guras ideales antiguas. De un niño e diez años se dice en el Orlandino I, estr. 47) "ed ha capo romano".

y no demasiado estrechas.^'''^ En las mejillas el color rosado ha de aumentar con la curvadura. La nariz, que determina esencialmente el valor del perfil, ha de disminuir hacia arriba muy suavemente y regularmente; donde acaba la terniilla debe haber una pequeña elevación, pero no en forma que llegue a formarse nariz aguileña, que no es agradable en las mujeres; la parte inferior ha de tener un blanco frígido, v el tabique divisorio sobre los labios, ligeramente rosado también. D e la boca exige el autor que sea más bien pequeña, pero ni adelantando en forma de hociquito, ni aplastada; los labios no han de ser excesivamente delgados, debiendo armonizar entre sí; al abrirse casualmente (es decir, sin hablar o reír) deben verse, todo lo más, seis de los dientes superiores. Cosa muy especial y exquisita es, por ejemplo, el hoyuelo sobre el lado superior, así como un suave abultamiento en el labio inferior; una sonrisa seductora en el ángulo izquierdo de la boca. Los dientes han de ser do color de marfil, no demasiado menudos, y deben estar separados entre sí armoniosamente; las encías no deben ser demasiado obscuras ni del tono del terciopelo rojo. La barbilla redonda, ni puntiaguda ni aplanada, levemiMte rosada en la punta; su mejor gala es un hoyuolo. El cuello ha de ser blanco y redondo y más bien largo que corto; la nuez y la cavidad sólo insinuadas; la piel ha de plegarse bellamente a cada movimiento. Los hombros han de ser anchos, y la amplitud del pecho constituye una esencial exigencia de belleza. N o han de

i«*J Cuando se refiere a que el peínado puede modificar el aspecto de las sienes, Firenzuola tiene la ocurrencia de decir que demasiadas flores en el pelo dan al rostro el aspecto de "una maceta de claveles". En general sabe hacer certero uso de la caricatura.

192

JACOB

BURCKHARDT

LA

CULTURA

DEL RENACIMIENTO

E N

ITALIA

195

notarse en él los huesos, todo ascenso debe ser apenas perceptible y el color ha de ser "candidissimo". La pierna debe ser larga, fina en los tobillos, pero abultada y blanca en la pantorrilla. El pie, pequeño, pero no flaco; el empeine —al parecer—. alto y cl color alabastrino. Los brazos han de ser blancos y rosados en las partes salientes; su consistencia carnosa y muculosa, pero, con la suavidad de los brazos de Palas ante los pastores del Ida, en una palabra, fuertes y graciosos. La mano exige que sea blanca, especialmente en el dorso, pero grande y algo llena, como de seda fina, con pocas líneas en la rosada palma, más visibles y no cruzadas y sin depresiones demasiado ostensibles; el espacio entre el pulgar y el índice, de \'ivp color y sin arrugas; los dedos largos, casi imperceptiblemente más finos en los extremos, con uñas claras v poco curvadas, ni demasiad o largas ni demasiado cuadradas, cortadas en un saliente no mayor que cl envés de un cuchillo.

Junto a esta estética especial, la general queda reducida a un lugar secundario. Las causas mislcriosai que nos hacen juzgar "senza apello" en cuestión de belleza son también para Fircnzuola un misterio, como ^ abiertamente confiesa, v sus definiciones de los conceptos de "leggiadria, grazia, vaghezza, venusta, aria, maestá" son, en parte, fórmulas filológicas, como ya hemos dicho, y en parte una estéril pugna con lo inefable. Expresa una bella definición de la risa cuando dice —con un autor antiguo, probablemente— que es el alma que se ilumina. Hacia las postrimerías de la Edad Media, en todas las literaturas encontramos intentos de exposicioncí dogmáticas —por así decirlo— de las reglas de la bclleza.^^^ Pero pt> cas obras de este género pueden compararse a la de Firenzuoln, Bramóme, posterior en más de medio siglo, es un conocedor menoi experto, porque le inspira la lascivia y no el verdadero sentido de II belleza.

V I I L DESCRIPCIÓN DE L A V I D A H U M A N A La descripción del descubrimiento observan, en aquellos instantes, lüi del hombre quedaría, por último, comienzos de la auténtica literatura incompleta si no hiciéramos men- de género mucho antes que la pinción aquí de la pintura de la vida tura de género dé fe de vida. El hecho de que después sc confundan activa. En sus aspectos cómicos y satíri- ambas con frecuencia, no impido cos, las literaturas medievales no po^ que sean cosas distintas. Imaginemos con qué observíaci/'n dían prescindir de la vida corriente. Pero cosa muy distinta es la pin- profunda, con qué intensa pasión tura que hacen de ella, de sus cua- tuvo que contemplar Dante el tedros y escenas, los italianos del Re- rrenal acontecer para peder descrl» nacimiento, sencillamente porque bir tan plásticamente como lo hac* los cuadros y escenas les interesan las escenas del más allá."' Los ÍM en sí mismos, porque son un pe110 Véase el ideal de belleza di ' dazo de la vida general del mundo "Minnesanger" en Falke, Die deui'.^ que mágicamente les envuelve. En Trachíen und Modenwelt, \, págma «3 lugar y al lado de la literatura cóy siguientes. * mica tendenciosa, que pulula por 1 1 1 Sobre la autenticidad de su • " casas, callejas y villorrios, zahiriendo tido del espacio, véanse página 1 -• ' a burgueses, rústicos y clérigos, se nota 29.

cuadros de la actividad en el al de Venecia; de los ciegos, idos u n o s en otros a la puerta > templos,^'- etc., no son, las s pruebas de su habilidad en campo. Su arte de traducir un de alma en fórmulas exter!vela ya un estudio de la vida do e insistente, poetas quQ le suceden, rara se le pueden comparar en este •^to, y a los autores de "novelle" irohibe la suprema ley de su ro literario insistir en cl deta. Pueden preludiar y narrar tan HUija y difusamente como quieran, S o n u n c a hacer pintura de género. B l es forzoso aguardar a que los BKMOS do la Antigüedad encuenWfk ocasión y gusto para entregarse 1 largas descripciones. I aquí damos de nuevo con cl bre que se interesaba por todo: as Silvio. N o sólo le impulsa a descripción la belleza del paisaje, geográfico o arqueológicamente ilcresante, sino todo hecho vhal."^ tre los numerosos paisajes intciimtes de sus memorias mencionao aquellos en que se nos dcss n escenas a las cuales apenas !ic hubiera concedido entonces i i e n o r atención; por ejemplo, la

nudo, de índole en extremo delicada y misteriosa. Pueden incluirse aquí también ías poesías latinas descriptivas a que ya nos hemos referido sobre motivos cinegéticos (página 143), viajes, ceremonias, etc. De este género existen asimismo obras en italiano, como, por ejemplo, la descripción del famoso torneo de los Medici por Poliziano y Luca Pulci. A los poetas épicos propiamente dichos. Luigi Pulci, Bioardo y Ariosto, la fuerza misma del tema los arrastra en todos ellos la ágil precisión en la descripción de las escenas animadas de la vida real como uno de los elementos esenciales de su maestría. Franco Sacchetti se complugo en cierta ocasión en registrar las rápidas ocurrencias de un grupo de lindas mujeres sorprendidas en el bosque por la lluvia Otras descripciones de la realidad animada las encontramos sobre todo i en los narradores bélicos y escritores \ de este estilo (pág. 56 y ss.). Ya de época anterior llega a nosotros un prolijo poema'*" en el cual se nos ofrece cl fiel trasunto de una bata-; lia de mercenarios del siglo xiv, sus gritos, sus voces de mando y sus diálogos. Lo más admirable que encontramos en el género es, sin ombarjío, la fiel descripción de la vida rústica en Lorenzo el Magnífico y especialmente en los poetas de su círculo, i 115 Se reproduce esta llamada "Caccia" en el comentario a la Égloga de Castiglione. iiu Véanse los serventesios de Giannozzo de Florencia en Trucchi, Poesie italiane inedite, I I , páe. 99. Las palabras son en parte, incomnrensibles, es decir, real o aparentemente tomadas del lenguaje de los mercenarios extranjeros. También se puede incluir en el género, en cierto modo la descripción de Florencia durante la peste de 1527 por Maquiavelo. Cuadros dispersos de una situación de espanto, que hablan por sí mismos.

(

cripción de las regatas de remeen el lago de Bolsena.'^^ Difícil de ser averiguar en detalle de I antiguo epistológrafo o nárraa partió el estímulo que dio vida l animados cuadros, ya que, en •al. los contactos entre Antiy Renacimiento son, a meInferno, X X I , 7; Purgatorio,

61. No hay que tomar demasiado en el que tuviese en su corte una de papagayo en el florentino "hominem certe cuíusvis mores, , linguam cum máximo omSqui audiebant risu facile exnriPladna, Vitac Pontif. pági'ío I I . Comment.. V l l l , lágina

Í94

JACOB B U R C K H A R D T

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

195

Desde Petrarca existía ^'"^ una campo a la ciudad, y los habiiiniíolH falsa poesía bucólica, un tipo con- de determinadas regiones monlañ(iNi(|| vencional de égloglas, imitado todo parecían haber nacido cabaliiieiilí : ello de Virgilio, fuesen latinos o con tal fin.^i^ Ahora bien, la vaní italianos los versos. Como género dad del hombre culto y las pr. i n afín surge la novela pastoril, desde sienes ciudadanas se cncargaro Boccaccio (pág. 141) a la Arcadia que poetas y novelistas se divín y la cor de Saimazaro y después ía pieza a costa del villano idílica a la manera de Tasso y Gua- de improvisación (pág. 175 > rini, obras de prosa bellísima. N o hizo lo demás. Pero aquí no cu i i. la más perfecta versificación. N o traremos ni asomo del cruel y (!• obstante, en ellas la vida pastoril es pectivo odio de raza conír;i i únicamente un ropaje ideal externo «vilains» que anima a los pi^. i • bajo el cual se ocultan una sensi- nobles provcnzales y a veces i bilidad y una mentalidad que proce^ cronistas franceses. Antes bici' dan de un medio cultural completa- los autores italianos de todo ge i i reconocen la grandeza y traceiüli n mente distinto.1'8 cia de la vida rústica y lo ponuí Mas, al margen de todo esto, sur- siempre de relieve. Joviano P o t i i MI ge, en las postrimerías del siglo xv, nos habla admiración d una manera de tratar la vida rústica en la poesía auténticamente de géne- rasgos de fortaleza de alma ro Sólo en Italia era esto posible, rústicos hijos de los Abruzos. ^• porque sólo en ella los campesinos las colecciones de biografías m ^ (tanto los colonos como los propie- los novelistas falta la heroína cam que ,expone su vidí¡ tarios) vivían con dignidad de hom- pesina bres y disfrutaban do libertad periiy "Niilum est hominum gen;; sonal y libertad de movimientos, por tíus urbi", dice Battista Manl>i'. • dura que a veces fuera su suerte. La diferencia entre ciudad y aldea no (Écloga V I I I ) de los hijos de M t m de Val Sassina, útiles para todo, i • • es, ni muchísimo menos, tan marcada es sabido, los habitantes de algún.: como en los países septentrionales. giones rurales conservan aún ho> • Un gran número de pequeñas ciuda- tos privilegios para dedicarse a de!' rm des están habitadas exclusivamente nados oficios en las grandes ciuil.i i. por campesinos, que por las tardes 120 Lina de las más vigorosas se pueden llamar hombres de ciudad. bas, acaso, en el Orlandino, ca; Los albañiles de Como recorrían est. 54-58. En la Lombardía, a prin; , casi toda Itailia. Gioto, de niño, pudo dejar sus ovejas y agremiarse en del siglo XVI, no tenían los nodlFlorencia como pintor. En general menos bailar con los campcsiim competir con ellos en la lucha, ihabía una afluencia constante del salto y en la carrera. II CortigiaiH' II, fol. 54. Pnndolfini, en el Tiv. 11"^ Según Boccaccio (Vita di Dante, pág. 77) ya Dante había compuesto dos églogas, probablemente en latín. En su Ameto ya nos da Boccaccio una especie de Decamerón disfrazado míticamente y a veces se sale del disfraz de ia manera más divertida. Una de sus ninfas es católica a carta cabal y libidinosamente admirada por los prelados en Roma. Otra se casa'.. En el Ninjalc Fiesolano la ninfa Mensola, encinta, pide consejo a una "vieja y experta ninfa", etc.
del governo della famigUa (pág

t

es eí propietario oue se consuLl.i la avidez y el dolor de sus colim pensando que así aprende uno .i signarse. loviano Pontano, De fortilmli lib. I I . A ia célebre campesina 1 1 Lombarda, de ValtelHna. Ia C O I K Í C B B como esposa del condotíiere PiQtroM noro, a través de Jacobus Bergom" y de Porcellius, en Muratori, col. 43.

B v a r su inocencia o defender a su el personaje que habla (el rústico ^ n M i a ^ ^ . Bajo tales premisas se mozo Vallera, que declara su amor moa posible una consideración poé- a Nencia) o si se burla de él. Se I É I de la vida rústica. Hemos de evidencia, de manera inequívoca, un Bppcionar aquí, por lo tanto, las contraste consciente con la bucólica B o g a s —muy leídas en otro tiempo convencional a base del dios Pan y Ftodavía hoy dignas de leerse— de las ninfas. Lorenzo se entrega delifcittista Montovano. Constituyen una beradamente al rudo realismo de Ja ft sus primeras obras, compuestas mezquina vida rural y, sin ^ b a r g o , •laso hacia 1480. Estas églogas cl conjunto produce una autéiitiea Pcüan aún entre lo rústico auténtico impresión poética. ' ) idílico convencional; pero en A manera de parangón confesado i i . i b predomina lo primero. En esende la Nencia, encontramos luego la habla en ellas un honrado cura Beca de Dicomano de Luigi Pulci aldea, no sin cierto celo educati- Pero se echa de menos en ella cl . Es posible que, como carmelita, grave rigor objetivo; la Beca ni fue iera mucho trato con la gente escrita por un íntimo deseo de reprocampo. ducir un cuadro de vida popular, !on muy distintas energías se sino más bien para obtener, echando intra Lorenzo el Magnífico por mano de tal estilo, el aplauso de los dominios de los bucólicos. Su florentinos cultos. De donde la maia da Barberino ^'^^ tiene el aire yor rudeza deliberada del cuadro de fcacterístico de las auténticas can- género y de las obscenidades inter•ties populares de los alrededores caladas. Sin embargo, la imagen de • Florencia, vertidas en un cauda- un amante de la vida rústica es manfe fluir de octavas. La objetividad tenida aún con mucha habiÜdad. poeta es de una índole tal que Mencionaremos en tercer lugar un sabemos si siente simpatía hacia Angelo Poliziano. con su Rusticas ^-"^ en hexámetros latinos. Sin inspirarse Sobre la suerte de los camne- en las Geórgicas de Virgilio, describe lOs italianos de la época en general He las distintas regiones en particu- d año agrícola, toseano especialmenr, no podemos aducir aquí más datos. te, empezando por el final del otoño, I relación entre la posesión libre y cuando el campesino prcpara, tras arriendo de la tierra y los gravá- haber arado sus campos, la siembra es de ambas formas en relación invernal. De gran riqueza y hermonuestra época habrán de elucidar- sura os la descripción del campo en n obras especiales. En épocas tur- primavera, y también en su evocanias hubo terribles alzamientos de ción del verano tiene pasajes excelenpcsinos (Arch. Stor., X V I , I, pág. tes. La fiesta de los lagares constiII y siguientes; Corio. fol. 259; pero tuye una verdadera joya de la poesía Ipingima parte se llegó nunca a una •ara general de campesinos. De cícr- neolatina. De algunas composiciones Bportancia, y muy interesante en • italianas de Poliziano se deduce que ^ K n o . fue el levantamiento de cam- " en el círculo de Lorenzo se trataban ^fes de la región de Piacenza en ya, con vigor realista, cuadros aislaWVer Corio, Storia di Milano, fol. dos de la vida amorosa de las clases E4n/i£i/ey Placent., Muratori, X X , inferiores. Su canción de amor del W07; Sismondi, X, üág. 138. » Poesie di Lorenzo magnif., 1, 126 ihíd., I I , pág. 149. 37 y sigü. Las curiosas poesías de 1 ^ Reproducido, por ejemplo, en ¡toca de los Minnesingcr alemanes Deliciae poetarum Ital., y en las Obras pievan el nombre de Neithard von de Poliziano. lénfhal nos pintan la vida campeNo he podido consultar las poesías P L T O cuando el caballero se ena ella por divertirse. ¿ didácticas de Rucellai y Alamanni, de contenido semejante, al parecer.

196

lACOB B U R C K H A R D T

QUINTA
gitano es uno de los más tempranos productos de la tendencia bien moderna de trasladar la conciencia poética a la esfera de una determinada ciase de gentes. Esto vem'a, es cierto, haciéndose desde tiempo inmemorial, pero siempre únicamente con intención cómica.^^* En Florencia, precisamente las canciones de máscaras ofrecían una oportunidad renovada todos los años. Pero resulta nuevo, en cambio, trasladarse a la vida sentimental de un mundo distinto del nuestro, y por esta razón han de considerarse !a Nencia y la Canzone zingaresca como un memorable comienzo en la historia de la poesía. También aquí, finalmente, hemos de aludir al hecho de que la literatura se adelanta a las artes plásticas. De la Nencia a las pinturas de género, de carácter rústico, de Jacopo Bassano y su escuela, transcurren ochenta años. En la Parte que sigue veremos también cómo las diferencias de cuna entre las distintas clases perdieron su validez. Es cierto que a ello contribuyó, en gran medida, el hecho de que este país fuera el primero que supo valorar al hombre v a la humanidad de un modo completo y en toda su profundidad. Este resultado es ya suficiente para que el Renacimiento merezca nuestra gratitud. Se había poseído siempre el concepto lógico de la humanidad, pero el n.i cimiento conoció directamente el nh jeto. Da expresión a los presentí mié lUoi más altos en esta esfera Pico dellH Mirándola en su Discurso de la difinidad del hombre,^'•^'^ uno dé los milii nobles legados de esta época éc \.\ cultura. Dios hizo al hombre cl ulii mo día de la creación del miiiiiln para que reconozca las leyes del uiii verso, ame sus bellezas y admire MI grandeza. N o le vinculó a ningún lu gar fijo, a ninguna tarea determina da, a ninguna necesidad, sino qut: If otorgó movüidad y libre albediiu " T e he puesto en medio dol m u i l . —dice el Creador a Adán— i que puedas contemplar más ÍÍK¡\ I T I E N T E lo que te rodea y apreciiir todo lo que contiene. Hice de ti urt ser que no es celestial ni terreniil, que no es inmortal exclusivameiu,-, y ello con cl fin de que TÚ misimi seas tu propio modelador, y pucdim superarte; puedes degenerar en he» tía y renacer en tí mismo en ser de divina semejanza. Los animales triicii ya consigo del vientre materno lo que han de poseer; los espíritus sit periorcs son ya desde el princiniu o poco después,'^^ lo que han de M'I por la eternidad. Tú solo eres capa» de evolución, puedes crecer con arnglo a tu libre albedrío; tú solo llcvaí en ti el germen de una multifunir vida".

P.\RTE

A VIDA

SOCIAL

Y LAS FIESTAS

I. L A N I V E L A C I Ó N DE L A S CLASES SOCIALES época cultural que constituye unidad completa, no sólo se masía en ía vida del Estado, e n la Tgión y en la ciencia, con carácter Wípccífico, sino que imprime un s e l l o '•••IK-cial a la vida social también. \ I la Edad Media tenía su etiqueta la Corte y la nobleza —que se renciaba muy poco de un país a y para la burguesía, costumbres del Renacimiento l o revelan, en sus principales i^tos, una verdadera oposición las de otros lugares. Y a la base [tíistinta desde el momento que, lo que a la alta vida s o c i a l se sre, no existen diferencias de cas'sino una clase en el sentido molo, en la cual cuna y origen sólo influencia en la medida en las acompañaban el caudal he^ ido y el ocio tranquilo y seguy i o no debe entenderse en senabsoluto, pues las categorías íes de la Edad Media procuran, l a y o r o menor medida, sostener existencia, aunque sólo sea para itener un cierto rango frente a grupos selectos de fuera de líaPero la corriente general de la :a se caracterizaba, evidentemenItalia por la tendencia a la Sn de las clases sociales en e9 Ifído d e l mundo moderno. )c la mayor importancia fue en tlalia la convivencia de nobles y burii-^cy en las ciudades a partir del ^í^lo X I I 1 por lo menos, por el hccho de que ocios y diversiones se hicieron comunes, quedando descartada, en su germen mismo, la visión del mundo desde cl castillo roquero. Aparte de esto, ia Iglesia, en Italia, no se prestó nunca a la provisión de prebendas para los vastagos de la nobleza, como en los países septentrionales. Episcopados, canonjías y abadías eran concedidos en las circunstancias más indignas muchas veces, pero sin que en lo esencial se tuvieran en cuenta cunas ni castas, y si los obispos eran mucho más numerosos y más pobres que en el Norte, privados, por lo general, de toda condición principesca, en cambio residían en la ciudad donde estaba su catedral y constituían, con el Cabildo, un elemento de su población culta. Cuando surgieron después los príncipes absolutos y los tiranos, en la mayoría de las ciudades la nobleza tuvo sobrados motivos y ocasión para crearse una vida privada (pág. 74) políticamente sin peligros y adornada con todos los refinamientos, pero que, por lo demás, se diferenciaba apenas de la de los burgueses ricos. Y cuando la nueva poesía y la literatura llegaron, a partir de Dante, a constituir patrimonio común ^ y la cultura se orientó en el

128 Poesie

di Lorenzo

magnif., 11,

lao Jo. Pici

oratio de 'hominis í/ij

página 75. iüí> Incluyese aquí el remedo de los dos distintos dialectos, al que hubo de asociarse necesariamente el de las maneras rústicas.

nitate en Opera y en impresiones a pedales. 131 Alusión a la caída < e Luiifi J y demás ángeles rebeldes.

1 ;i nobleza piamontcsa llamaba la ion, como algo raro, por su vida íida en los palacios de la región

campesina. Bandello, Parte 11, Novella 12. - Esto mucho antes de la difusión de la imprenta. Una multitud de manuscritos —y de los mejores— pertenecían a obreros florentinos. Sin la quema que hizo Savonarola, hubieran llegado a nosotros en mucho mayor número.

197

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

199

sentido de ila Antigüedad y del inte- acuerdo con sus interioculores — Ni-f rés por el hombre como tal, cuan- ccoli y Lorenzo de Medici, hern- ' del gran Cosimo— en que no do los condottieri so convirtieron en príncipes y dejaron de ser requisito otra nobleza que la del mérito del trono no sólo la cuna y el lina- sonal." Con los más audaces je, sino la propia legitimidad del na- ridiculiza lo que, según el prcji cimiento, entonces pudo creerse que común, es propio de la nobleza había comenzado una nueva época la verdadera nobleza estamos i de igualdad y que el concepto de más alejados cuanto más tiempo ' la nobleza se ihabía desvanecido por yan sido nuestros antepasados dos malhechores. La práctica d l.i completo. La teoría, si se acudía a la Anti- cetrería no huele más a noblez;; lir güedad, tenía ya en Aristóteles el lo que huelan a bálsamo los iv\v\ instrumento para afirmar o negar la de las aves mismas. La a g r i c u l u t M justificación de la nobleza. Dante, tal como la practicaban los antijíuoi, por ejemplo, deriva aún de la defi- está mucho más cerca de la noblezi nición aristotélica^ de que "la no- que este insensato corretear por ^o-: bleza se Fundamenta en la excelen- ques y montañas, con la cual II cia y en la riqueza heredadas" su a semejarse a los propios anini. máxima de que la nobleza se basa Una cosa así debiera ser simplemni en la propia excelencia o en la de te una diversión, pero en maner;i alios antepasados. Pero en otros pasa- guna un asunto vital". Tan innoblfl jes no se conforma con esto, y llega les parecía la vida caballeresca fraii' a censurarse a sí mismo* porque en cesa e inglesa en el campo o en loi el Paraíso ha recordado su propia salvajes castillos de los rapacenobleza de linaje en el diálogo con ñores alemanes. El Medici toni su antepasado Cacciaguida, Hnaje cierto modo, el partido de la nublu' que sólo es un manto en el que el za, pero no —lo cual es bastanH tiempo va haciendo constantes re- elocuente— porque le impulse a clk cortes y al que, por lo tanto, hay un sentimiento innato, sino porqiK que añadirle de continuo nuevos va- Aristóteles, en el libro V de la í'nlt lores. En el Convito ^ los' conceptos tica, define la nobleza como - I I K » "nobile" "nobilitá" aparecen por la real, como algo que se basa en l| cuna, para identificarlos con las do- excelencia v en la riqueza hcredi tes indispensables para toda preemi- da. Pero Niccoli alega que al h^ICORI nencia intelectual y moral, y presta lo no expresa Aristóteles su piüpli un particular acento a la idea de una • convicción, sino la opinión gencml, cultura superior al considerar a la En la Etica, donde expone su opl "nobilitá" como hermana de la filo- nión personal, sólo llama noble a¡i que aspira al verdadero bien. En vit< sofía. no le replica el Medici con la expn»» Cuanto mayor es el rigor con que sión griega para designar la nobtíS el humanismo dominó las ideas de za: eugeneia, buen nacimiento, púa los italianos, con tanta mayor firme- Niccoli encuentra más justa, Ui ol za se Uegó al convencimiento de que presión romana nobilis, por dciivl la cuna no decidía sobre cl valor del do nobleza de los hechos.^ A parí hombre. En el siglo xv era ésta la teoría imperante. Poggío, en su diá6 Poggio, Opera: Dial, dejtobilil^ logo De la nobleza, aparece ya de T Idéntico desdén hacia él noblo 3 Dante, De Monarchia, lib. 11, ca- nacimiento se encuentra frecuentt'ni te entre los humanistas. Véanse pítulo 3, enérgicos pasajes en Eneas Silvio. O 4 Paradiso, X V I . al principio. ra, págs, 84 (Hist. Bohem., caí. 2) Dante, Convilo. casi todo el Trat- 640 (Itisf. de Lucretia et Euryalusl. tato I V y otros varios pasajes.

os razonanticntos, se bosqueja la lación de la nobleza en las di&tlnregiones de Italia del siguiente Ipdo: en Nápoles el noble es indoHite: no se ocupa n¡ de sus posesioHB, ni del comercio, que considera Bpominioso; pasa el tiempo en su •tea^ o monta a caballo. Asimismo m nobleza romana desprecia el copercio, pero dirige personalmente el I d t i v o de sus tierras; el propio hede cultivar la tierra supone aca la nobleza misma,'* a una Eonrada aunque rústica nobleza", •tonbién en la Lombardía viven los Hples del producto de sus posesioH í heredadas: la ascendencia y cl •stenersc de ocupaciones determi•tn también aquí al n o b l e . E n VeBcia los nobili, la casta gobemanI son todos mercaderes; en GénoEji nobles v no nobles son todos Ircadcres y navegantes, y se difeH c i a n únicamente por el nacimienK algunos, ciertamente se emboscan N sus castillos de la montaña como •teadores de caminos. En Florencia • i a íoarte de la antigua nobleza se •dicaba al comercio, mientras otra • i parte más pequeña) se dedicaba a ftfrutar de su situación precmincny no se ocupaba en nada, o sólo caza y cetrerfa.^i i En su casa de la capital. Ver BanI. Parte I L Novella 7. Ver tamloyiano Pontano, Antonias (donfija en la Era aragonesa el punle partida de la decadencia de las jdcs de la nobleza napolitana). • En Italia entera al que disfrutaBe una renta .ústica importante ya pe le diferenciaba del nuble. Por lo que se refiere a la evaión de la nobleza en la Alta llano carece de importancia Bandello 3U reiterada polémica contra las H s desiguales. Parte I. Novelle 4 y ^ a r l e 111, 60; IV, 8. En noble micomo mercader constituye una ;ión. Parte I I I . Novella 57. Véael capítulo VIH, la participación nobles lombardos en los juegos

Lo decisivo fue que casi en. loda Italia los mismos que podían mostrarse orgullosos de su linaje no podían presumir frente a la cultura y la riqueza, y que sus preri-ogativas políticas y cortesanas no eran susceptibles de suscitar en ellos un exaltado sentimiento de clase. Sólo aparentemente. Venecia constituye aquí una excepción, porque la vida d e ' los "nobili" tenía su carácter com-1 pletamente burgués; sólo disfrutaban • de algunas prerrogativas honoríficas, i Cosa distinta ocurría, ciertamente, \ en Nápoles, que por el severo exclusivismo y la afición a la pompa de su nobleza, más que por otra cosa, quedó al margen del movimiento espiritual del Renacímienlo. A las reminiscencias de la Edad Media longobarda y a la tardía influencia del espíritu caballeresco francés vino a añadirse, ya antes de mediados del siglo X V , la monarquía aragonesa, siendo en esta región donde primero se impuso lo que sólo cien años más tarde acabó preponderando en cl resto de Italia: la parcial hispanización de la vida, cuyo principal elemento era el desprecio del trabajo y la avidez de títulos nobiliarios. Esta influencia se observa ya antes dol año 1500 hasta en las pequeñas poblaciones. De La Cava se nos dice que un lugar que era proverbialmente rico mientras en él vivieron simples alhamíes V tejedores, en cuanto los útiles del albañil y los telares fueron substituidos por las espuelas, los estribos y los cinturones dorados y todo el mundo quiso llegar a doctor

se refiere únicamente a los nobles que HÚri disfrutan de feudos, que viven en la más completa ociosidad y son políticamente destructores I Discorsí, I, 55). Agrippa von Neileshcim. que debe a su estancia en Italia esencialmente sus ideas más especíales, dedica a la nobleza y al principado un capítulo fDe
incert. el vanltate scient., cap. 80), de

is.

El severo juicio de Maquiavelo

incomparable y radical amargura, que en esencia pertenece a la fermentación espiritual nórdica.

200

¡ACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALLA

201

en Derecho o en Medicma, notario, oficial o hidalgo, dejó de ser próspero y se hundió en la miseria más espantosa.'- En Florencia comienza bajo Cosimo, el primer Gran Duque, una evolución análoga; se le debe oí haber atraído a su Orden caballeresca de San Esteban a los jóvenes que desprLx;iaban la actividad comercial e industrial.13 L o contrario precisamente del antiguo criterio florentino,^' según el cual los padres ponían por condición de herencia a sus hijos el poseer una ocupación determinada (véase pág. 4 3 ) . Una especie de manía de títulos y dignidades se infiltró entre los flo^ rentinos, en contraste con el culto igualitario del arte y el intelecto; así, la grotesca aspiración a la dignidad de caballero; la necedad en boga, cobró auge en los momentos en que había perdido hasta la sombra del verdadero valor. "Hace un par de años —escribe Franco Sacchetti hacia finales del siglo xiv— todos pudieron ver cómo obreros manuales, panaderos, y hasta cardadoiies de lana, así como usureros, cambistas v picaros, se hicieron conceder Ja dignidad de caballeros. ¿De qué le sirve la dignidad de caballero a un funcionario para ixxler ir de rettore a una ciudad de provincias? Para ganar cl pan ser caballero sirve bien poco. ¡Más bajo no podías caer, desdichado título! Estos caballeros hacen lo conUario de cuanto man-

resara con el más vivo horror y aun bajo Pietro el Viejo, se celedan los deberes de su condiciói 11 re los torneos, en los cuales veía bran famosos torneos en Florencia. querido hablar de estas cosas , H.I peligrosa necedad. A nadie con- Pietro el ¡oven, en su afición por que los lectores se convenzan qm lu ció exclamando patéticamente: estas luchas, dejaba hasta los asuncaballería ha fenecido.'* Así cviim .n parte alguna leímos que Esci- tos del Gobierno, y sólo quería que^ aiín los muertos son nombrado^ huy B n o César lucharan en un tor- se le retratara con la coraza puesta. caballeros, se podría concede: U ¡"iD £1 espectáculo llegó a ser También bajo Alejandro V I hubo misma dignidad a una figura dL' iiiii laderamente popular en Floren- torneos. Una vez que el cardenal dera, a una piedra, y hasta a un el burgués llegó a considerar Ascanio Sforza preguntó al príncipe buey". Las historias con que S:ii ;omeo —indudablemente en una turco Chem (págs. 61 y 65) qué le chetti documenta su aserto son di» la menos peligrosa— como una parecía el espectáculo, contestó éste elocuencia indiscutible. Leemos ctt ie de diversión, y Franco Sa- con mucha discreción que en su paellas, por ejemplo, cómo BcriMbd *^ nos ha dejado el cuadro, tria se encargarían los esclavos de Visconti concede, por sarcasmo, ol adámente cómico, de uno de semejantes juegos, y así, si alguno título de caballero al vencedor ilí torneos dominicales. El pala- caía, cl hecho carecía de imporun duelo de borrachos y desput'^ itl cabalga haca Peretola —donde tancia. Inconscientemente el oriental vencido, y se les atavía como -..lim fjodía lidiar a buen precio—, ca- coincide aquí con los antiguos rolloros teutónicos, con su yelmo y M I » jetero en un jamelgo arrendado a manos frente al criterio medieval. divisas, etc. Más tarde se burla I'I'K Il tintorero; unos malintencionados g i o ' ' de los muchos caballeros ipn' Aparte este punto de apoyo, que ' un cardo bajo la cola del pobre no tienen caballo ni ninguna pijn no dejaba de tener su importancia, nal, que emprende veloz carrera lica guerrera. Quien pretendía h.ui'i de la dignidad de caballero, había ya, . gresa a la ciudad, a galope tenvaler los derechos honoríficos del en Ferrara por ejemplo (pág. 26), >. con su enviserado caballero. El rango, como, por ejemplo, salii n verdaderas órdenes cortesanas que i l'ectible final de la historia es la caballo con estandartes, se colo^iilm traían adscrito el título de caballe'rQ,. imenda de la esposa, justamenen Florencia en situación difícil, por idignada ante aquella insensata que no era bien visto ni del Gobiii de Poliziano y Luca Pulci. Véanse itura.^i no ni del pueblo, que lo acosaba n también Paulo Jovio, Vita Leonis X, pullas.'^ ' fin, los propios Medici se afi- lib. 1; Maquiavelo, Storie Jiorent. lib. iron a los torneos con verdadera V I I ; Panln jovio. Elogia, sobre Petrus Si observamos estos hechos cnii 'in, como si quisieran demostrar Mediees y Franc. Borbonius. Vasari, mayor detención, se advertirá q i iti, si no eran de origen noble, su IX, 219. Vita di Granacci. En el Mar•toda esta transnochada cabalkim, rto podía compararse con cual- gante, de Pulci, escrito bajo la vigiindependiente de la verdadera m cr otra.2- Bajo Cosimo (1459), lancia de Lorenzo, los caballeros inblcza de cuna, si en gran pan • oi curren en lo cómico en sus diálogos cosa de pura y ridicula vanid:id v y en sus maneras, pero sus tajos y de afán de títulos, no deja de Petrarca, Epis. senil., X I , 13, ná- mandobles son auténticos y dados seR 889. En otro pasaje de las É'pís- gún las reglas del arte. También Bocer otros aspectos. Persisten los im famUiares, lib. V, ep. 6, describe yardo escribe para verdaderos peritos neos, y quitA en ellos quiere tumai arror que le produce ver caer un al describir los torneos y el arte béparte tiene que ser, cuando m.nní "ero en el curso de un torneo en lico en general. Acerca de los torneos por fórmula, caballero. La luch.i ni lies. en Ferrara en el año 1464, Diario Fepalenque cerrado, y sobre todo U 1 2 Masucciü, Novella, 19. Novella 64, Por eso se dice en rrarese, Muratori, XXIV, col. 208. En auténtica y en ocasiones -l^by ixH-j 1'' Jac. Pitti ü Cosimo, L Archiv. rlaniüno de im torneo bajo Car- Venecia, Sansovino, Venezia. fol. 135 Sio'., I V , I I , pág. 99. También en la grosa carrera lanza en ristre. hr'wV] gno (IT, estr., 7 ) : allí no lidiaban y sigs. Sobre Bolonia, 1470; y después, Alta Italia sólo con el régimen espa- daba la oportunidad para exhibir |eros y marmitones, sino reyes, du- Bursellis, Annal. Bonon.. en Muratori, ñol se observan fenómenos semejantes. fuerza y arrojo, oportunidad quj «I X X I I I , cois. 898, 903, 908 y 909, dony condes. Bandello. Parte H , Novella. 40. individuo con personalidad ya liioii flJna de las primeras parodias de de puede verse una extravagante mezn Cuando en cl siglo xv Vespasia- desarrollada —cualquiera que íncul prncos, ciertamente. Sólo sesenta colanza con la solemnidad que se no Fiorentino, dice (págs. 518 y 632) su origen— no quería do'yáX esiti-' unas tarde. lacqucs Cocur, el bur- prestaba entonces a las representacioque los ricos no deberían aumentar par. 'ministro de finanzas de Carlos nes de triunfos romanos Federigo de su caudal heredado, sino gastar íntehizo esculpir en su palacio de Urbino perdió en un torneo cl ojo deDe nada valió Ü^e Pefrari^u .-u. gramente sus ingresos anuales, tal ooies, tm torneo sobre asnos (ñor recho ah ictu lanceae. Sobre los tornión, en boca de un florentino, sólo ) 1450). Lo mejor del género, el neos nórdicos de la época, ver. por 'fi "Che la cavalleria e njorta". puede referirse a los dueños de latijunado segundo canto de Orlan- ejemplo, Oliyícr de la Marche, Mémoi17 Poggio, De nohilUate, fol. ¿7. fundios. LEO se publicó hasta el año 1526. res, especialmente capítulos 8, 9, 14, 18 Vasari. I I I , 49 y nota, V T Í Í Í ''Ver las va mencionadas poesías 16, J i , 19 y 21. if* Franco Sacchetti, Novella, 153. Dcllo. ii Comp. Novelle 82 y 150.

Í

'

JACOB

«URCKHARDT LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

203

Sean cuales fueren las presunciones y vanidades de nobles y caballeros, la nobleza italiana ocupaba un puesto central en la vida del país; no permanecía al margen de ella. Estaba en trato constante, sobre el mismo pie de igualdad con todas las clases sociales, y por doquier la acompañaban, como camaradas imprescindibles, la cultura y el talento. Cierto que al "cortigiano" propiamente dicho, que ha de figurar como tal en el séquito del príncipe, se le exige la nobleza,^ mas se declara que se exige únicamente para, no ir contra el prejuicio universal' (per l'opinione universale) y bajo explícita reserva contra la fantasía que quien no sea noble debe poseer

menos valor interno. Por lo dej no queda, en absoluto, excluida presencia de los no nobles en la ( te. L o que se quiere es que al bre perfecto —cl cortesano, c mente— no se le prive de nin de las ventajas imaginables. • Si go Se le impone como rey cien serva en todas las cosas, no es que descienda de más noble sa sino porque su delicada nerfe individual así lo exige. Represi esto un rasgo de distinción mo na. donde la cultura y la riqi dan la pauta del valor social, la riqueza sólo en cuanto hac siblc consagrarse a la vida < cultura y estimular en alto gra intereses de ésta,

Mcadencia el que Giovanni della * H s a aconsejase evitar lo sorpren'•ute o llamativo y le parezca ininvenicnte desviarse en esto de la '""a general.-'» Nuestro tiempo, que, . lo menos en lo que se refiere a indumentaria masculina, ha hecho "trema ley el no destacarse ni llar la atención, renuncia con ello a itajas más grandes de lo que ella 'igura. Cierto que con esto se ahom.ucho tiempo, y ya esto sólo :gún nuestra norma de personas ^adas— equilibra toda desventa:Mn pensándola.

H . R E F I N A M I E N T O E X T E R I O R DE L A V I D A taria de la época, tal como se ofrece en los pintores italianos, la más bella y cómoda que cxii entonces en Europa, pero no es sfl ro que fuese la indumentaria ¡ffl rante ni que aquellas pinturas ii muy fieles Pero lo que no ofrcC0 menor duda es que en ninguna pul se le daba al traje el valor que concedía en Ttalia. La nación oi es vanidosa. Pero, además, muc personas graves veían en cí tí más bello posible y a u e más luV reciese, un complemento de la p sonalidad. En Florencia hulio momento en que el trajc,*ei individual, en que cada uno su propia moda (pág. 74, lun.i y hasta bien entrado el siglo Jj hubo personaj<.*s de calidad vieron el valor de mantener costumbre.-^ Otros sabían, pofl menos, poner la nota indiviiliml la moda imperante. Es áínionin Paulo Jovio, Elogia, sitl- i trus Gravina. Alex. Achillinus Castcllio, etc.

Cuanto menores eran los privilcgio-^ que resultaban del nacimiento, mayor estímulo sentía el individuo, como tal, para hacer valer sus méritos y excelencias, y tanto más la vida social, por sus propios medios y propia iniciativa hubo de limitarse y cnnnobiccerse La apariencia misma del hombre y de cuanto le rodea. Jos hábitos de la vida cotidiana, son ya en Italia más bellos, más refinados que en los demás pueblos. De los palacios donde viven las clases elevadas trata la historia del arte. Sólo recordaremos hasta qué punto superaba en comodidad, en la disposición racional y armoniosa, al "Stadthof" o "Stadtpalast" de los grandes del Norte. La indumentaria cambia de tal modo que es imposible establecer un paralelo general con las modas de otros países, sobre todo si se tiene en cuenta que desde fines del siglo xv sc imitaron estas últimas con frecuencia. La indumenBald. Castiglione. ¡I Ub, E, fol. 18. Cortigiano,

'urante cl Renacimiento había en ecia y en Florencia trajes prests para los hombres y leyes sun--, lias para las damas. Donde la^, nmentaria era libre, como en Ná- \ s, los moralistas comprobaban, J ' 1 ees lamentándolo, que ya no se e n í a la menor diferencia entre les y burgueses.-'^ Se lamentaban más del ya vertiginoso cambio de modas y (si interpretamos acernnente las palabras) del necio i:imiento a todo lo que venía de iicia, como si no fuesen con frénela modas originariamente itaAnte todo cabe mencionar la epias lo que, sencillamente, los frans les devolvían. Hasta qué punto demia de falsos cabellos de seda blanca y amarilla alternativamen' Casa, / / Calateo, página 78. " Ver obras venecianas de induI liiria y Sansovino, Venezia, fols. < y sigs. El traje de novia para los ggunsales —blanco, con el pelo suelondulante sobre los hombros—• iGÍ cl de la Flora de Tiziano. Joviano Pontano, De principe: lam autem non eo impudentiae irtum essct, ut ínter mercatorem itricium nullem sít in vestitu ccle omatu discrimen. Sed hace licentia reprehendí potest, cocri potest, quamquam mutari vcsuoíidie videamus. ut quas quarmense in delícüs habebamus, repudicraus et tanquam veteraabjiciamus. Quodque tolerari it, nuUum fere vestimenti genus , quod e Galliis non fuerit ad, in quibus levia pleraque in lunt, tamctsi nostri persaepe homines modum illis et quasi formulam quamdara praescribant." Véase, por ejem.. Diario Ferrarese, Muratori. X X I V , cois. 297, 320, 376, 309; véase lo que allí se dice sobi-e la moda alemana. Compárese con los oasajes correspondientes de Falkc, Die deuísche
Trachíen ii<ul Modenwelt.

fue útil al común atavío personal el cambio de las formas indumentarias, así como la aceptación de modas francesas y españolas,2« no hemos de dilucidarlo nosotros. Pero también aquí ha de verse, desde el punto de vista de la historia de la cultura, una prueba de la agilidad de la vida italiana en general en aquella época alrededor del 1500. Especial atención merece el interés de las mujeres por mejorar su aspecto con toda clase de afeites y artificios. En ningún país de Europa, desde la caída del Imperio Romano, se ha intentado corregir en tal grado la figura, el color del cutis, los cabellos, etc., como en la Italia de aquel tiempo.^ Todo tendía a un determi- nado modelo, aunque fuera menester recurrir a las raás sorprendentes Y cómicas mixtificaciones. Prescindimos por completo aquí de la indumentaria propiamente dicha de moda en cl siglo XVI —abigarradísima y recargada primero, de más noble y depurada opulencia después—• para limitamos a lo que se refiere al tocador en sentido estricto.

»o Sobre las florentinas ver los pasajes principales en Giovarmi Villani, X, 10 y 152; Matteo Villani, I, 4. En cl gran edicto sobre la moda de 1330, sólo sc permiten, en los vestidos femeninos, figuras estamoadas, prohibiéndose las meramente "pintadas' (dipinte). Seguramente querían decir estampadas. Los de cabello auténtico se llamaban "capelli morti". Ver Anshelm. Berner Chronik, I V , pág. 30 (1508) habla de los dientes postizos de mar-

204

JACOB BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

205

te prohibidos y tolerados. En más de una ocasión un misionero elocuente conmovía los corazones mundanos, y acababan los moños en la hoguera de una plaza pública, mezclados con laúdes, equipos de tahúr, máscaras, filtros y fórmulas mágicas, cancioneros, etc.-"*- Las llamas purificaderas !o aventaban todo en el aire. Et color ideal de cabello, el más deseado, tanto para el cabello propio como para el postizo, era el rubio, y como era fama que el sol ponía mbio el pelo,-'' había damas que cuando hacía buen tiempo se pasaban al sol el día entero.^* Aparte de esto, se usaban tintes y mixturas para teñir y hacer crecer el cabello. Añádase aún un sinfín de lociones, emplastos, coloretes, etc., para todas las partes del rostro, hasta para los párpados y los dientes, de los que nuestra época no tiene la menor idea. Ni el sarcasmo de los poetas,'*^ ni la sagrada cólera de los predicadores, ni todas las advertencias sobre lo nocivo que era para la p l ^ el uso de tales afeites, consiguieron que las mujeres abandonaran la obsesión de dar a su rostro un color distinto y fil que usaba un prelado italiano, ciertamente sólo para pronunciar con mayor claridad. 32 Infessura, en Eccard. Scriplore, II, col. 1874, Allegretto. Muratori, X X I I I , col. 823. Luego los autores sobre Savonarola. Véase más adelante. '•'•^ Sansovino, Venezia, fol. 152: ca
pelU biondissimi per forza di solé.

aun, en parle, una forma distini.i il los que les eran propios. Es pu.-ill que las frecuentes y fastuosa i presentaciones de misterios, e i I cuales figuraiban centenares de i'^ i sonajes maquillados y adsrezaí!l>^,,' contribuyeran a estimular semejanl' abuso en la vida real y c o t i c i i a i i i i Lo cierto es que la costumbí generalizó hasta entre las camix'M lias.-'"' Y a se podía sermonear y dci li y repetir que el pintarse era propln de cortesanas; las más honestas nm trenas, que a lo mejor pasaban > I año entero sin ver el colorelr, • < pintaban en los días de gran cuando tenían que mostrarse un \ < >blico.s* Ya veamos en esta costuin bre un rasgo de barbarie —el parji lelo con el tatuaje de los salvaii' no es cosa remota— o un desen il' conservar la normal belleza juvenil tanto en la línea como en el c o I I M (en favor de ello podría aducirse lo cuidados múltiples y minuciosos exigía esta toilette) en todo casn m faltaron las amonestaciones d'. li hombres. El abuso de los jwrfumes rebiiim también toda medida y se cxtendli' a cuanto rodeaba al hombre. Hahin fiestas en las cuales hasta a las m u las se las frotaba con ungüentos i aromas.3® Pietro Aretino agradcee ^ ••"í Cannio Cennini, Trattato ddl.pintura, da en el capitula-167 ui.

(Vtóimo I una remesa de dinero perI limado.'*'^ Los italianos estaban convencidos de que eran más limpios que los nórdicos. Desde el punto de vista de la liistoria de la cultura antes nos inclinamos a aceptar que a recusar semejante pretensión, ya que la limpieza is algo que parece completar la pertíalidad moderna y ésta se desarroa en Italia antes que en parte aluna. También abona tal pretensión hecho de que fuera una de las cienes más ricas de aquellos tiempos. N o obstante, nunca se podrá (il)ortar una prueba decisiva, y en lo que se refiere a las precripcioiies sobre cl aseo personal, podrían (llegar mayor antigüedad los de la poesía caballeresca de la Edad Media. En todo caso, es cierto que en algunas eminentes figuras del Renacimiento se destaca con insistencia su asco y primor, sobre todo a la mesa;'^* el alemán era, en cambio, M i n s i d c r a d o en Italia como prototi|H> de suciedad."*^ Por Jovio ^ averi[uamos cómo llamaban la atención as' poco aseadas costumbres oue Massimiliano Sforza debía a su educación alemana. Por esta razón resulta sorprendente que, por lo menos en el siglo xv, las hospederías estuvieran, por lo general, en manos de alemanes,'*'' aunque es cierto que

lo que les atraía era sobre todo el negocio de los peregrinos que iban a Roma. Tales testimonios podrían, sin embargo, referirse a las ventas del camino, pues es notorio que en las grandes ciudades ocupaban el primer lugar las hospederías italianas.'*" La falta de hospederías aceptables en pleno campo se explicaría por la gran inseguridad reinante. De la primera mtad del siglo xvi procede también la escuela de cortesía publicada por Giovanni della Casa, un florentino de nación, bajo el título de ll Calateo. En ella no sólo se prescribe lo que se refiere al aseo en sentido estricto, con la misma infalible seguridad con que el moralista habla de las supremas leyes morales, sino también cuanto atañe a las que solemos llamar costumbres "inconvenientes". En otras literaturas se trata el tema menos en el aspecto sistemático, insistiéndose en la descripción de lo grosero y desaliñado con fines de ejemplar idad.**' // Calateo representa también una bella y espiritual guía de las buenas maneras, de la delicadeza y él tacto en general. Aun hoy su lectura puede ser útilísima para todas las clases sociales, y la cortesía de la vieja Europa podrá difícilmente rebasar sus prescripciones. Siendo el tacto cuestión de sentimiento, en el comienzo de todas las culturas y en todos los •45 Franco Sacchetti, Novella, 21. Por ei año 1450 tenía Padua la Hostería del Buey, verdadero palacio, con cuadras para doscientos caballos. Michele Savonarola, ap. Muratori, X X I X , col. 1.175. Florencia tenía ante l a Puerta de S. Gallo una de las hosterías más grandes y más hermosas gue se conocían; sin embargo, parece que sólo se trataba de un lugar de recreo para las gentes de la ciudad. Vapchi,
Stor. fiorent., I I , pág. 86.

También, en Alemania había esta costumbre. Poesie saíiriche, página 119, en la sáúra de Bem. Giambulari, Per prender moglie, un resumen de toda la alquimia de tocador, que aún se basaba, en gran parte, en la magia y la suryerstición. 85 Que pusieron el mavor empeño en evidenciar todo lo repulsivo, peligroso y ridículo de estas prácticas. Ver Ariosto, Sátira, I I I , versículos 202 y sigs. Aretino, II marescalco, acto I I , escena 5, y varios pasajes en los Ragionamenti. Ver también GiambuUari, ibíd, y Phil. Bcroald. Sen., Carmina.

receta para pintarse cl roste'o, c i temente destinada a los qué pan . u ban en misterios y mascaradas. I n cap. 162 advierte seriamente los 1.1. gros de coloretes y aguas de belK/.i'. general. Véase La Nencia di Bari estr. 20 y 40. Su amante le pi traer colorete y albayalde de" l;i i n dad en una bolsita. Ver pág. I 9 i il. presente libro. Agn. Pandolfini, Trattato de! y verno della jamiglia, página 118 ^ Tristano Caracciolo, en Al IM r¡, X X I L col. 8 7 ; Bandello,-Pan n
Novella, 47.

Capítulo I. a Cosimo: "Quei cénit i scudi nuovi e profuinati che I'altro lii mi mandaste a donare." Hay objcin^. de la éooca que huelen todavía. -*i Vespíisiano Fiorent, pág. 458, en
11 Vida de Donato Accíaiuoli, . í'-'j en la Vida de Niccoli. y pág.

Giraldi
¡lítroducciún.

Cinthio,
Novella, 6.

Hecatommithi,

•'^ Paulo Jovio, Elogia. ' • Eneas Silvio (Viiac Paparum, ap. Muratori, I I I , 11, col. 880) dice hablando de Baccano: "pauca sunt, mará l¡;i eaquc hospitia faciunt TheutoI ¡ e i ; hcc hominum genus totam fere • M l i ü m hospitaiem facit; ubi non re, • eris hos, ñeque diversorium quae-

*s Véanse los pasajes correspondientes en La Nave de ¡os locos, de Sebastián Brant, en los Coloquios, de Erasmo, en el Poema latino, de Grobianus, etcétera.

206

JACOB

BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

207

pueblos se encontrará, como cosa ingénita, en determinadas personas y habrá también siempre quien llegue a poseerlo por esfuerzo de su voluntad; pero como deber social general y signo de cultura intelectual y de educación, son los italianos los primeros en reconocerlo y exigirlo. Italia misma se había transformado mucho en cl transcurso de dos siglos. Se advierte claramente que los tiempos de las bromas pesadas entre conocidos y sem¡conocidos, de las burlas y las befas {págs. 86 y sigs.), en la buena sociedad, habían pasado a la historia;^'' que la gente había salido de entre los muros de sus ciudades y había desarrollado una cortesía cosmopolita, una urbanidad y una reserva, por decirlo así, neutrales. De las características positivas de las relaciones sociales propiamente dichas trataremos más adelante. Toda la vida exterior en general se había refinado y embellecido en el siglo. XV y comienzos del xvi como en ningtin otro pueblo del mundo. Sobre las bien pavimentadas calles de las ciudades italianas se generalizó el uso de carruajes,*^ mientras en otros países tenía que viajarse a pie o a caballo, o dando tumbos s¡ se iba en coche. Por los autores de "novelle" tenemos noticia de la existencia de cómodos y elásticos lechos, de blandas v preciosas alfombras y de titiles de tocador como no se nos habla en ninguna otra parte. Puede

demostrarse que en Italia existieron antes que en ningún otro país, todn>^ estas pequeñas y grandes cosas que en conjunto constituyen la modcinii comodidcid; cl confort moderno. Sr subraya de modo especial la canu dad y finura de la ropa blanca. Ni> pocos de los objetos que describen caen ya en la esfera del arte, fon admiración advertimos cómo el njiiennoblece el lujo en todos sentiduM no sólo adorna el aparador momi mental y el fino anaquel con va>o^ magníficos, los muros con el anini;i do esplendor de los tapices, la sobrimesa con pastelería decorativa, siinque, de manera maravillosa, doniiiu la labor del ebanista. El OccidenU todo, en las postrimerías de la Ed^ui Media, se esfuerza en seguir €si;i orientación con los medios que tan a su alcance; pero al hacerlo im rebasa una infantil y abigarrada m;i ñera, o se encuentra presa de los li mitcs de la decoración de estilo ro tico; el Renacimiento, sin embarj^c puede moverse con mayor libertinl se adapta al sentido de cada uno di los cometidos especiales y se dirií.^ a las necesidades de un público cnil.i vez más extenso. Hemos de rclaLii' nar con estos hechos la fácil victor¡;i de las formas decorativas italianas <íi toda clase sobre las nórdicas en el transcurso del siglo xvi, si bftn liil victoria obedece a causas de mayot trascendencia y de carácter más ge neral.

En los días áureos de la Edad Meja, la nobleza de todas las naciones ñdcntales procuró afianzar el uso _un lenguaje "cortesano*', tanto cl trato corriente como para la poesía. \Así, también en Italia, cuyos Jialéctos se disgregaron tan pronto, tislía en el siglo xiii un estilo "cuFfialc", que era común a las Cortes -j a sus poetas. Pero el hecho dcciivo es que procuró hacerse de él, consciente empeño, el lenguaje íde todas las personas educadas y a |a vez el lenguaje literario. En la itroduccion a las Cien novelas antiguas, compuestas antes de 1300, se onfiesa abiertamente este propósito, il lenguaje era por entonces tratado cplícitamente como elemento emanIcipado de la poesía; l o supremo era la expresión e^ipiritual y bella en brediscursos, réplicas o máximas, pie suscitaban un culto como acaso sijlo lo haya tenido entre los griegos V los árabes: "¡Cuántos son los que en su larga vida apenas si han logrado encontrar un bel parlare!" La cuestión presentaba dificultades tanto mayores cuanto con más lelo era tratada desde muy distintos aimpos. Dante encendió la lucha. Su
uhra Sobre la lengua italiana.^*-* no

tudiaron todos los dialectos con apasionadas y partidistas aversiones o preferencias y que el nacimiento de un lenguaje ideal y común supuso un laborioso y doloroso parto. Quien más contribuyó a ello fue, evidentemente, Dante con su gran poema. £1 dialecto toscano llegó a constituir el elemento básico del nuevo idioma ideal. Si ello puede resultar, acaso, una afirmación excesiva, el extranjero deberá pedir indulgencia por seguir sencillamente, en una cuestión dcbatidísima, la opinión predominante. En cuanto a la literatura y la poesía, la disputa sostenida sobre aquel lenguaje puede haber sido tan perjudicial como útil aquél purismo, y algún autor, bien dotado por lo demás, habrá perdido a causado ella la ingenuidad y la lozanía de la expresión. Oíros autores, dueños soberanos del lenguaje en cl sentido más elevado, se abandonaron a su vez a la majestad del ritmo y la eufonía como una ventaja independiente del contenido. Hasta una pobre melodía podía sonar maravillosamenie modulada en un instmmento semejante. Sea como fuere, en el aspecto social tuvo aquel lenguaje un alto valor. Fue el complemento de la conducta personal noble y distinguida, y obligó al hombre educado a mantener una actitud digna tanto en las horas de la vida corriente como en los momentos de excepción. Cierto que tan clásico manto podía ocultar bastante inmundicia y malevolencia, ni más ni menos que en los tiempos del más puro aticismo, pero también es verdad que lo más fino y noble encontró en cl nuevo instrumento una expresión valiosa. Su mayor importancia estriba, sin embargo, en que desde el punto de vista nacional vino a ser como la patria ideal de los espíritus cultos de todas las regiones del país, cuya unidad había de quedar desgarrada

I I I . EL LENGUAJE C O M O F U N D A M E N T O DE L A V I D A SOCIAL Las formas elevadas de la vida social, que aparece aquí como una ^'i La moderación en la burla se desorende de los ejemplos del Cortigiano, lib. I I , fol. 96. En Florencia sobrevivió la burhi malévola lo más posible. Así lo testimonian, por ejemplo, las "no-velles" de Lasca. 4 « Por io que se refiere a Milán es importante Bandello. Parte I, Noobra de arte, tienen en el lengtmji su base y su premisa principal. vella 9. Había más de sesenta éanuu jes de cuatro troncos e innumerables de dos, en carruaics tallados y dora dos, con toldos de seda. VéaSe l;inv bien la Novella 4, y Ariosto Sát. 111, verso 127. <í 41' líandelto. Parte I, Novella. 5. 1 1 1 42 y IV, 25.

>Io es importante por lo que al problema se refiere, sino que es, en geeral, la primera obra razonada so)re una lengua moderna. Sus ideas y ¡^resultados pertenecen a la historia In lingüística, en la cual tendrán ipre un lugar de gran imporlany significación. Aquí haremos ^nstar únicamente que, mucho ande escribirse esta obra, el lenlaje había llegado a constituir un 'iisunlü vita! y cotidiano, que se esw De vulgari eloq.. ed. Corbinelli, > arís, 1577. Según Boccaccio —Vita Dante, pág. 77— compuesto poco ntcs de su muerte. Aún en vida en el :)mienzo del Conviio, quiere expresar il opinión sobre los rápidos y percepiblcs cambios del lenguaje.

208

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O

E N ITALIA

^oy

desde tan temprano.^'- Téngase ade^ más en cuenta que no sólo los nobles u otra clase social cualquiera disponían del tiempo y de los medios necesarios para adueñarse de tal instrumento, sino que el más pobre y humilde, con sólo querer, podía hacerlo igualmente. Aún hoy (y acaso más que nunca) en aquellos lugares de Italia donde predomina el dialecto más incomprensible se encuentra sorprendido el extranjero por lo extraordinario puro — y _ lo ^ puramente pronunciado— del italiano que hablan algunas gentes humildes, incluso el campesino, y en vano intenta recordar algo parecido en Francia, y en la misma A emania, donde hasta las personas cultas se aferran a su acento provincial. Es verdad que en Italia los que saben leer son muchos más de lo que harían suponer las circunstancias en algunas regiones —en el Estado Pontificio, por ejemplo—, ¿pero de qué hubiera valido esto sin el general e indiscutido respeto hacia el lenguaje y una pronunciación puros, como un alto y valioso patrimonio común? Una región tras otra fueron adaptándose a este lenguaje —^hasta Venecia, Milán y Ñapóles— en la época del florecimiento literario, y en parte a causa de él. El Piamonte hasta nuestro siglo no se convirtió en una región totalmente italiana, por libre acto de voluntad, al renunciar a su La gradual preponderancia del mismo en la literatura y en la vida podría fijarlo un perito nativo por procedimiento estadístico. Bastaría comprobar durante cuánto tiempo se mantienen los distintos dialectos en los siglos XIV y xv en la corresponden-^ia diaria, en los escritos gubernamentales, en los protocolos de los tríbimales y finalmente en las crónicas y en la libre literatura, teniendo en cuenta su purera y las mezclas^ o fusiones que se observen, sin olvidar la supervivencia de tales dialectos iunto a un latín no muy puro, que sirvió luego de lenguaje oficial.

dialecto y adoptar el lenguaje d^iui rado de la nación.^'^ A la literalina dialectal se le reservaron ya dciili principios del siglo xvi, libre v conscientemente determinados teni;i' y no sólo de carácter cómico, sino de índole grave también.^ El esiilu que se desarrolló respondía a tüd;i!. las exigencias. En otros pueblos muí diferenciación semejante sólo produce mucho después. En el Cortigiano.^ se pone de manifiesto, de" manera muy conijili' ta, el pensamiento de las persüinm cultas scíbre cl valor del lengiutji' como medio de alta sociabilidad. Y;i entonces, a principios del siglo xvi, existían gentes que deliberadamcnik' se aferraban a las expresiones arc;ii cas de Dante y de otrois comtemponi neos suyos toscanos sólo por M I antigüedad. Cree cl autor de aquel libro, que tales expresiones tienen que ser cosa vedada en cl lenguajt hablado, y tampoco admite su accc so incondicional al lenguaje escrito, por que considera a éste meramenli' como una forma de lenguaje hablado. De aquí se sigue, en consecuenciii, la confesión que el más bello lenguit' je hablado es el que más se aproxinin a un bien hilvanado lenguaje escrito Claramente trasluce en el libro, lu Mucho antes de esto se leía y<i toscano en el Piamonte y se d ^ r i b i i i también, pero la lectura y la cscrilum se practicaban poco en esta región. M También en la vida cotidiana m' sabía dónde podía tolerarse .el d i i i lecto y dónde no. Joviano Ppiítano permite advertir explícitamente al p r i i i cine heredero de Ñapóles de los rii's gos que el uso del dialecto trae con sigo (Jov. Pontan., De Príncipe), t'u mo es sabido, los últimos Borbonos fueron en esto menos escrupulosos. \'i-i en Bandello, Parte I I , Novella, 31. divertidos incidentes a que dÍD 1lii',!II en Roma un cardenal mÜanés que iH' quería abandonar su dialecto. 5* Bald. CastigUone, II Cortigianv. lib. I, fols. 27 y sigs. A pesar de h forma dialogada se trasluce poK^ t o i l c la opinión propia. é

ea que quien tiene algo importanque decir logra crearse un lenguapropio y que el lenguaje es un emonto de ágil y mudable condi|ón, precisamente por ser algo vivo *o encuentra inconveniente en usar alquier expresión bella si el pueblo la usa, aunque no sea de origen oscano, y juzga que puede emplearse 'guna expresión francesa o española está aceptada por el uso en deterinadas cosas.^'° De tal suerte, con Ingenio y tiento, surgiría un idioma que no sería ciertamente eí viejo lenguaje toscano en toda su pureza, pero que, por fortuna, podría llamarse ya italiano, y se presentaría rico y opulento, semejante a un hermoso vergel lleno de flores y frutos. Corresponde esencialmente al general virtuosismo del "cortiglano" que jsólo en esta vestidura tan perfecta pueden manifestarse sus costumbres refinadas, su espíritu y su poesía. Así, por ser cl lenguaje un fenóeno social vivo, no lograron los puristas y arcaisías imponerse, a pesar de todos sus esfuerzos. Había muchos y excelentes autores y conversadores en la propia Toscana que se mantenían alejados de semejantes propósitos o se reían de ellos. Esto, cuando no se llegaba a ellos algún . 5 5 pei-Q debía irse demasiado le.|os. Los satíricos, por burla, mezclaban fragmentos españoles, y Folengo (bajo el seudónimo, de lámerno Pitocco) en su Orlandino, franceses. No obstante, resulta excepcional aue una calle Milán, que durante la dominación ^ncesa -—de 1500 a 1512 y de 1515 1522— se llamaba Ruc Bellc, se me aún hoy Rugabella. De la larga •minación española apenas ha queado huella en el lenguaje, todo lo ás el nombre de un virrey en alpún 'ificio o en alguna vía. Sólo en el ^iglo xviii penetraron en el lenguaje, con las ideas de la literatura francesa, ;;r;m número de giros franceses y determinadas expresiones del mismo orii'CTi. El purismo del siglo presente impuso la misión de eliminarlos y perdiste aún en tal empeño.

erudito forastero para decirles, a los toscanos, que no conocían su propia lengua.-^^5 Pero la vida y la influencia de un escritor como Maquiavelo hicieron tabla rasa en tales prevenciones, al expresar sus robustas ideas en las frases claras y simples de un lenguaje que tenía todas las excelencias menos, quizá, la de parecerse al idioma del trescientos. Por otra parte, eran numerosos los italianos del Norte, romanos, napolitanos, etc., que habían de ver con gusto que no se exagerara el purismo, tanto en lo que atañía a la conversación como al lenguaje escrito. Niegan rotundamente toda validez a los giros y modismos de su dialecto, y un extranjero tomará fácilmente por falsa modestia que un Bandello, por ejemplo, llegue a hacer tan ciaras y elocuentes protestas como las siguenies: "No tengo estilo; no escribo en florentino, sino en bárbaro, muchas veces; no aspiro a añadir nuevas galas al lenguaje; sólo soy un lombardo y, lo que es peor, de la frontera ligur".**^ Frente al partido de los exigentes, lo mejor era renunciar explícitamente a toda pretensión y adueñarse, en cambio, plenamente, del gran lenguaje que constituía el patrimonio común. No todos podían competir con un Pietro Bembo, que siendo veneciano de nación, escribió toda su vida en el más puro toscano, aunque casi como si escribiera en una lengua extraña, o como un Sannazaro, que, siendo napolitano, hacía lo propio. Lo esencial era que todos guardasen el respeto debido al lenguaje en que se hablaba o escribía. Los puristas ya podían qu'> darse con su fanatismo y sus congre-

Firenzuola, Opere, I, en eí preámbulo a La belleza femenina, y I I , en los Ragionamenti, que preceden
a las Novelle,

'•'i' Bandello, Parte I , Proemio y Novelle, 1 y 2. Otro lombardo, FoIcngo, en su Orlandino, iustamente. trata de este tema del modo más divertido.

210

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

2U

sos...^* Fue más tarde cuando pudieron hacer verdadero daño, cuando ya, no obstante, se había debilitado el aliento original de la literatura y ésta sufría influencias mucho más nocivas aún. La Academia della Crusca pudo por fin permitirse el lujo de tratar la lengua italiana como una lengua muerta. Pero resultó tanta su impotencia que ni siquiera fue capaz de evitar su afrancesamiento intelectual en el siglo xviii. Esta lengua tan amada y cuidada, vuelta tan flexible y adaptable, era la que, en forma de conversación, constituía la base y la esencia de la sociabilidad. Mientras en los países septentrionales, nobles y príncipes pasaban sus ocios en soledad o dedicados a la lucha, a la caza, a la orgía o a las ceremonias, y los burgueses los suyos dedicados a juegos y ejercicios físicos y aun al arte de la ritma y a los festejos, en*talia, a

todo esto había que añadir una esfera neutral donde gentes de tüdo origen, en cuanto para ello estaban capacitados por el talento y la culm ra, se consagraban a la conversación, alternando lo grave y lo gracioso en forma noble y depurada. Comer y beber . eran allí cosa secundaria,^" por lo cual era fácil mantener aleja dos a los hombres toscos y glotones. Si hemos de aceptar hteralmente lo que nos dicen los autores de diálogos, los más altos problemas dei la existencia constituían el contenidu del diálogo entre espíritus escogí dos. Los más elevados nensamientos no nacían, por lo general, en la soledad, como en el Norte, sino en, sociedad, entre muchos. Pero preíc rimos referirnos aquí a lasocíabili dad ligera, la que tenía su objetivo en el pasatiempo, es decir, carente de otra justificación no fuese ella misma.

I V . L A F O R M A SUPERIOR DE L A S O C I A B I L I D A D Estas elevadas formas sociales eran verdaderamente bellas por lo menos a principios del siglo xvi; se basaban en un acuerdo tácito y también, a menudo, en un acuerdo expreso y prescrito que se orientaba con soltura atendiendo siempre al decoro de los modales y a la finalidad práctica de cada caso. Eran, precisamente, todo lo contrario de la pura y simple etiqueta. En más toscos círculos, donde la vida social cristalizada en cerradas corporaciones permanentes, había estatutos y formalidades para el ingreso en aquéllas, como por ejemplo, en las extravagantes sociedades de artistas florentinos de que nos habla Vasari;'"^ tales ron niones hicieron, no obstante, poi^i ble la representación de las más importantes comedias de la épaca. En cambio la ligera sociabilidaa impru ^'^ Luigi Comaro se aueja p o r cl 1550 (al comienzo de su Trattato ddin vita sobria) de que desde j i o hacf mucho tiempo preponderan en Italia las ceremonias y cumplidos . '(españo les), el luteranismo v la cráoula. Al m i s m o t i e m p o , la moderación y la sociabilidad libre y ligera desaparecían, Vassari, X I I . págs. 9 y 11. Viiii di Rustid. Sobre la maldiciente capilhi de artistas desarrapados ver X I , 216 y sigs. Vita d'Aristotele. Los " c a p i í O " li" de Maquiavelo para uíia sociedad, d e recreo (en las Opere minori, m^. 4071 son ima caricatur^^ de l o s esla tutos de las sociedades 'de gente c\ travaf;antc. Ks incomparable ^a descripción de una velada de artÍS:as roma-^ nos en Benvenuto Cellini, l,j,cap. 30.""i

^'^ Uno de estos congresos lingüísticos se efectuó en Bolonia en 15.31, bajo la presidencia de Bembo. Véase la carta de Clatidio Tolnmci en Firenzuola. Opere, vol. 11, suplementos.

sada del momento, aceptaba, por justo plantear la cuestión consideranpío, las órdenes de una deter- do lo firmes que debían ser los funinada dama, que se encontrase pre- damentos en que descansaba una soEente. N o hay nadie que no tome el ciedad que, a pesar de tan inmorales reinado de Pampínea sobre la socie- historias, sabía mantenerse dentro de ad del Decamerón de Boccaccio la compostura y el decoro y que era r una ficción, y lo es efectiva- capaz de alternar con tales relatos mente, pero, con la circunstancia de la discusión y el consejo sobre los que se basa en una práctica real y temas más graves. La necesidad de cuente. Firenzuola, cuya introduc- formas superiores del trato social áón a su colección de "novelle", era más fuerte que todo. N o es pre_ asi dos siglos después, adopta la ciso, naturalmente, tomar como normisma o parecida forma, se aproxi- ma la sociedad exclusivamente ideama, ciertamente, mucho más a la lizada, a la cual Castiglíone en la nealidad al poner en boca de la rei- Corte de Guidobaldo en Urbino, y na de su sociedad un protocolario Pietro Bembo en el palacio de Aso"discurso del trono" sobre el i^-par- ló, hacen departir hasta los más al10 del tiempo durante la temporada tos sentimientos y designios de la que se proyecta pasar en el campo. existencia. Precisamente en la sociePor la mañana una lección de filo- dad de que nos habla un Bandello sofía durante el paseo por el colla- la que, a pesar de todas las frivodo; luego la refacción con canto lidades que se pemite, nos ofrece la y música de laúdes; después recita- perfecta norma de la más ligera y do de alegres canciones en un luoar distinguida decencia, de la delicada umbrío, cuyo tema se habrá pro- benevolencia del gran mundo, deí puesto la víspera; a continuación un auténtico espíritu liberal, así como paseo vespertino camino de una del ingenio y el diletantismo graciofuente, junto a cuyo raudal se hace samente poético y de otros géneros, un descanso y cuenta cada uno una que animaba a tales círculos. ¡JJn "novella", y por últmo la cena, síntoma elocuente, por lo que conamenizada con alegres diálogos; "de cierne al valor de semejante socieI índole, que no rebase los lími- dad, es que las damas que en ella s de lo conveniente para nosotras, eran figuran centrales se hacían cémujeres, y que en vosotros los lebres por ello, pero eran, a la vez, lombres, no necesitan ser inspira- altamente estimadas, sin que su buedos por el vino". Bandello nos in- na fama sufriera lo más mínimo. Encluye, ciertamente, estos discursos tre las protectoras de Bandello,'por protocolarios en las introducciones ejemplo, ciertamente Isabella Gona dedicatorias de sus "novelle", pues zaga, del linaje de Este (pág. 2 6 ) , los distintos auditorios de sus histo- llegó a ser objeto de maledicencia as existían ya como círculos esta- por su Corte de damitas algo liecidos; sin embargo nos hace ver, bres,*^^ aunque no' por su propia otro modo, qué ricos, múltiples y conducta; Giulia Gonzaga Colonna, aciosos eran los usos de la conví- Ippolita Sforza —Bentivoglio. por 'encia social. Algunos lectores pen- enlace—, Blanca Rangona, Cecilia rán que una sociedad ante la cual Gallerana y Camila Scararapa, entre contaban historias tan inmorales, otras, o gozaban de fama irreprochaalmente nada tenía ya qué ganar ble, o no se concedía importancia i qué perder. Pero quizá fuera más a lo que hubiese en ellas de dudoso ante su gloria como personas de sociedad.La mas célebre dama de ItaQue habría aue calcular entre Jiez y once de la mañana. Bandello, arte I I , Novella 10. «2 prato, Archiv. Stor., I , p á g . 509.

212

lACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

213

lia, Vilíoria Colonna (1490-1547), fue una verdadera santa. Los detalles que se nos cuentan del relajado comportamiento de estos círculos en ciudades, quintas y balnearios no permiten demostrar fácilmente su clara y literal superioridad sobre la sociedad del resto de Europa. Pero léase a Bandello ^ y considérese si era posible algo parecido en Francia, por ejemplo, antes que este f;po de sociabilidad no fuera introducido allí desde Italia por hombres como él. Cierto que también entonces lo más grande en la esfera del espíritu surgió sin la colaboración de estos salones y sin tenerlos en cuenta. Pero sería injusto desdeñar excesivamente su valor por lo que al movimiento artístico y poético pueda referirse, aunque sólo fuera por su contribución a la existencia de algo que no tenía equivalente entonces en ningún país: la homogeneidad del juicio sobre ias obras y la participación íntima en ellas. Prescindiendo de esto, semejante tipo de sociedad fue una floración necesaria de aquel género de cultura v de vida que sc llamaban entonces italianas y después se llamaron europeas. En Florencia la vida de sociedad se encontraba fuertemente condicionada por la literatura y la política. Ante todo cabe afirmar que Lorenzo c! Magnífico fue una personalidad que dominaba cl medio en derredor suyo, no por su condición principesca, como pudiera creerse, sino por la naturalidad con que trataba a sus amigos, permitiendo junto a sí al desarollo de las personaUdades más diversas.*^ Podemos ver, por ejemplo, a su gran preceptor privado, Poliziano, cuyas maneras Los pasajes más importantes. Parte I, nov., 1, 3, 21, 30, 44: Tí, 10, 34, 55. l i l , 17. etc. Lorenzo de Medici. Poesie, 1,
204 (Simposio), 291, (Caza de cetre-

arrogantes de sabio y de poeta sc concillaban fácilmente con las indispensables villas que imponía u n a casa que muy pronto había de ^ci principesca y el carácter difícil de l a esposa de Lorenzo. ¡iPrecisamen i > fue Poliziano el símbolo ambulanu y el heraldo de la fama medicensL' A la manera de un verdadero M e dici, Lorenzo se complacía en la s n ciedad y le gustaba exaltarla y e\ presar en nobles testimonios su g t > n de estas cosas. En su Caza de c r treria, magníficamente improvisada describe con verdadero humorisum a sus comnañeros; en el Simposio l e hace en tono verdaderamente bui leseo, pero en forma que permite percibir bien claramente la aptitud í para las más graves cuestiones.'"^ De esto último son testimono» a^n plio su epistolario y las noticias que tenemos sobre su erudita y filosófica conversación. Algunos círculo» sociales, posteriores,, de Florencia, fueron en parte clubs políticos teorizantes que tuvieron a la vez un aspecto poético y filosófico; así,, por ejemplo, la llamada Academia Pialónica; tal como, después de la muerte de Lorenzo, se reunía en los jar- • diñes Ruccellai.«« En las Cortes, naturalmente, l a sociabilidad dependía de la personn del príncipe. Había ya pocos, cm '"'^ El título Simposio es i n c x a c i c i ; debería llamarse Et retorno de la ven dimia. Lorenzo describe del modo mw divertido, a manera de una parodia del Infierno de Dante, cómo vino ii encontrarse en la Vía Faenza al grupo de sus amigos que regresaban del campo un poco demasiado aleeres. Es deliciosísirao eí capítulo 8, donde aparccd Piovano Arlotto. que anda en busctt de .su sed perdida, para lo cual l'evii colgados algo de cecina, un arenqui-, una rodaja de queso, una s a l c b K b a v cuatro anchoas, "c tutte s i c o c c v a i i nel sudóte". t-, <^ Sobre Cosimo Ruccellai, pomo figura central de este círculo a pjjn'i pios del siglo XVI, véase Maquiateln,
Arte del'a guerra, lib. 1,

rdad. y éstos poco podían ya sigificar en este aspecto. Roma tuvo su Corte de León X . verdadera-

mente única, una sociedad de tan peculiar carácter, que en la historia universal no le hallamos parangón.

V. EL PERFECTO HOMBRE DE M U N D O El "cortigiano" que Castiglione nos describe se desarrolla pensando en ia Corte, pero más aún pensando en sí mismo. Es precisamente el hombre de mundo ideal, tal como la cultura de la época lo postula como su floración suprema y necesaria, y puede decirse que antes la Corte estaba destinada para él que él para la Corte. Bien consideradas las cosas, un hombre así sería realmente inadecuado en una Corte, mes él mismo tiene cl talento y la ¡irestancia del príncipe perfecto, y falta de afección de su serena abilidad, tanto en lo externo como las cosas del espíritu, presume in carácter demasiado independicn^ . El resorte íntimo que le mueve |~aunque cl autor lo disimule— tiecomo fin menos cl servicio del m'ncipe que cl interés de la propia srfección. Un ejemplo contribuirá ilustrar este punto: en la guerra B1 "cortigiano" se veda acciones jue suponen riesgo y sacrificio si carecen de estilo y de belleza, coló, por ejemplo, la captura de un íbaño; lo que le mueve a particiar en la guerra no es el deber, ino "l'honore". La posición ante príncipe, tal como se exige en el íbro cuarto, es muy libre y autóita. La teoría del galanteo refi>do (en el libro tercero, contiene Fínuchas y muy finas observaciones psicológicas, pero que, en el meior los casos, pueden incluirse en la ^^ssfera del interés general humano, •y la grande y casi lírica exaltación del amor ideal (al final del libro cuarto) no tiene ya nada que ver en absoluto con la misión especial de la obra. N o obstante, revélase aquí, como un Bembo (Asolani), un elevadísimo nivel de cultura en la manera de depurar y analizar los sentimientos. N o debe tomarse a esos autores al pie de la letra, de modo dogmático ciertamente. Pero que pláticas semejantes eran sostenidas por aquellos días entre sociedad distinguida, es indudable como l o es también que no sólo sutileza sino verdadera pasión se manifiesta bajo tal vestidura como lo veremos más adelante. Entre las habilidades extremas se exige, por de pronto, al "cortigiano", el magistral dominio de los llamados ejercicios nobles, pero asimismo algunas cosas que sólo podían encontrar aliciente en Cortes cultivadas, de ordenada existencia, fundadas sobre una personalísima emulación, como no las había entonces fuera de Italia; mucho en ellas se basaba también en un concepto general, casi abstracto de la perfección individual. El "cortigiano" debe estar familiarizado con todos los juegos nobles, incluso el salto, la carre-, ra, la natación y la lucha; ante todo ha de ser un buen danzarín y (se sobrentiende) un jinete consumado. Ha de poseer varios idiomas, por lo menos el italiano y el latín, y entender de literatura y artes plásticas; en música llega a exigírsele cierto grado de virtuosismo práctico.. , que ha de mantener, no obstante, en el mayor secreto posible. Claro que estos propósitos no eran verdaderamente serios, si se exceptúa lo que al ejercicio de las armas sc refiere. De la recíproca neutralización

ría), Roscoc. Vita di Lorenzo, 111: página 140 V suplementos Í7 a 19.

// Cortigiano

libro I L página 53.

214

LA CULÍURA
JACOB BURCKHARDT

DEL RENACIMIENTO

E N

ITALIA

215

de lo múlliple surge cabalmente el individuo absoluto, en quien ninguna cualidad predomina. En todo caso es cierto que en el siglo XVI los italianos, como escritor res teóricos v como pedagogos prácticos, fueron los maestros en todo el Occidente, tanto en lo que se refiere a los nobles ejercicios como al buen tono en las maneras sociales. En las artes de la equitación, de la esgrima y de la danza, dieron la pauta con sus obras, adornadas con hermosas ilustraciones, y con sus lecciones prácticas. La gimnasia, desligada de los ejercicios bélicos, como simple juego, fue enseñada, quizá por primera vez, por Vittorino da Feltre (pág. 116), llegando a constituir un requisito de toda alta educación.^'** Se exigía que fuese enseñada según las reglas del arte. Imposible es averiguar qué ejercicios se practicaban y si los que hoy predominan eran también entonces conocidos. Pero hasta qué punto se consideraba la gracia como uno de los fines perseguidos, junto a la fuerza y a la destreza, no sólo se desprende de la conocida mentalidad de la naCoelius Calcagnius {Opera, pág. 514)', describe (en la oración fúnebre de Antonio Costabili) la educación de un joven italiano de calidad (por el año 1500). de la siguiente m a n e r a : primero las "artes liberales et ingenuac disciplinae; tum adolescentia, in iis exercilationibus acta, auae ad rem militarem corpus animumque praemurüunt. Nunc gymnastae (es decir, al maestro de gimnasia), operam daré luctari, e x c u i T C r e , natarc, equitare, venari, aucunari, ad palum et apud 1anistam ictus in f e r r e aut declin are, eaesim punctimue hostcm ferire, hastam vibrare, sub armis hvemcn iuxta et aestatem traducere, lancéis occursare veri ac communis Martis simulacra imitan". Cardano ÍDe propria vita, cap. 7) menciona entre sus ejercicios gimnásticos el salto al caballo de madera. Ver en Gargantúa, I, 23. 24, la educación en general, y 35, las habilidades de los gimnastas.

ción entera, sino de datos muy piccisos. Baste recordar a este respecto cómo el gran Federico de MonteLltro (pág. 24) dirigía los juegos de tarde de los jóvenes a él confiadt»-. Los juegos y competiciones depoiíivas populares no se diferenciaban, de modo esencial, de los que enton ees estaban en boga en el resto Occidente. En los puertos había añadir, naturalmente, las regatas; de Venecia gozaban de provcrb celebridad.*» El juego clásico de lia era y es, como se sabe, la pelo ta: también este deporte parece qm se practicaba en el país, durante el Renacimiento, con mayor entusiíi.'mo y esplendor que en niguna olr-;t parte de Europa. Sin embargo, nos ha sido imposible obtener testimo nios precisos de este hecho. * Hemos de referimos también aquí a la música.™ Por el año 1500 estn®* Sansovino, Venezia, fols. 172 v sjgs. Parece que empezaron con mu tívo de las excursiones al Lido. dondi. se solía tirar con la ballesta. La giati regata general del día de San Pablo fue oficial a partir de 1315. En époiM anterior se montaba también mucho a caballo en Venecia antes de oue ^e pavimentaran las calles y los puentes planos de madera se transformaran en pétreos puentes de arco. Aún Petrarc.i describe {Epist. seniles, IV, pág. 78í i, un fastuoso torneo en la plaza de San Marcos, y el dux Steno, tenía, haci:, el añc- 1400, unas caballerizas tan epléndidas como las de cualquier príiv cipe italiano. Sin embarco, ya desdií el año 1291 se había prohibido el paso general de jinetes en la zona tic la plaza de San Marcos. No es. pues, de extrañar que en época posterioi se considerase malos jinetes a los ve nec'anos. Véase Ariosto, Sat.. V, v:;. 208. "íO Sobre las relaciones de Dante v la música, y sobre la que se puso las poesías de Petrarca y Boccaccio, ver Trucchi, Poesie ital.. ineaile, 11 páe. 139. Sobre teóricos del siglo xiv. Filippo Villani, Vite, pág. 46, v S&rdconius De urb. Patav. antiq., sr Graev., Theasurus, V I . I I I , col. 297

ba todavía la composición en manos de la escuela neerlandesa, que era admirada sobre todo por la extra.ordinaria calidad artística y la oriinalidad de sus obras. Pero aparte ella existía la música italiana, e ciertamente, se aproximaba más sentimiento musical de hoy. Mcio siglo después surgió Palestrina, cuya fuerza aún nos llena de maravilla; sabemos que fue un gran innovador pero si fue él mismo —o ueron otros— los que hicieron que la música entrara definitivamente por la vía moderna, no queda tan evidente que el profano pueda formarse .una idea cabal. Dejaremos, pues, a un lado la historia de la composición musical, para intentar desentrañar las relaciones entre la 'música y la sociedad de aquel entonces. \, Altamente característica del Rcna;tim¡en(o —y de la Italia misma— es, en primer término, la copiosa I espccialización de la orquesta, la .Sobre la música en la Corte de FeÍ;derigo de Urbino minuciosos datos en •Vaspasiano Fior., pág. 122. Sobre la ca^pilla infantil de Ercole I, Diario FerraIrcse. Muratori, XXIV, col. 358. Fuera ;de Italia apenas se toleraba que persol.nas disthiguidas practicaran ia música: en lu Corte flamenca del joven Carlos V da lugar esta cuestión a peligrosas dispytafl; ver Hubert. Leod, De vita FriíFU. Paial, lib. I I I . Un prolijo y curioso pasaje sobre la música lo encontramos donde menos podíamos imaginar: en ta Macaroneide, Fant. XX. Con motivo de la descripción humorística de un cuarteto averiguamos que también se cantaban canciones francesas y españolas, que ia mtisica contaba ya con enemigos (por el ano 1520) y que se tenía por excelentísima la capilla de León X y por admirable al compositor, algo anterior, Joaquín des Prés; y se mencionan las obras principales de este último. El propio autor (Folengo) pone de manifiesto en su Or¡andino. I I I . 23 y y sigs. (bajo el seudónimo Limemo Pilocco). un fanatismo musical de earácter completamente moderno.

búsqueda de nuevos instrumentos, es decir, de nuevas sonoridades y —en íntima conexión con esto— el virtuosismo, o sea el acceso de lo individual en relación con determinadas ramas de la música y determinados instrumentos. De los instrumentos capaces de expresar una armonía completa, sólo el órgano fue conocido y perfeccionado 'Cn los primeros tiempos y más adelante el instnimento de cuerda que le equivale: el gravicémbalo o clavicémbalo. Instrumentos semejantes, procedentes de principio del siglo XVI, se conservan todavía, pues, como es sabido, solían decorarlos los más grandes pintores. Por lo demás, el primer puesto fue conquistado por el violín, ya que entonces disfrutaba de una celebridad particular. Bajo León X que cuatido cardenal solía tener su casa llena de cantantes y músicos —él mismo gozaba de gran reputación como perito y ejecutante—. se hicieron famosos el judío Giovan María da Cometto y Jacopo Sansecondo. Al primero le dio León el título de conde y le regaló un burgo."^^ El segundo se supone que figura como Apolo en cl Parnaso de Rafael. En cl transcurso del siglo xvi surgieron celebridades de cada especialidad, y Lomazzo (por el año 1580), menciona tres virtuosos célebres del canto, tres del órgano, tres del laúd, tres de la lira, tres de la viola de gamba, tres del arpa, tres de la cítara, tros de la trompa y tres del trombón; Lomazzo quería que los retratos de los citados ejecutantes figurasen en los respectivos instrumentos.'^- Un •^1 Leonis vita anonyma. en Roscoe. ed. Bossi, X n , página 171. ¿Será acaso cl violinista de la galería Scarra? A Giovan María da Cornelto se le celebra en el Orlandino, HI. 27.

Lommazzo, Trattato delt'arte delta píttura, pág. 347. Entre los virtuosos de la lira se menciona a Leonardo da Vinci. y también a Alfonso (¿duque?) de Ferrara. El autor reúne, en general.

216

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

217 /

juicio comparado, en tan múltiples aspectos, sería inconcebible en esta época, fuera de Italia, aunque ya casi los mismos instrumentos estuvieran en uso en todas partes. La riqueza de instrumentos se desprende también, de modo muy especial, del hecho de que fueran objeto del interés del coleccionista. En Venecia,"^ donde tanta afición había a la música, existían varias colecciones de instrumentos, y cuando se reunían determinado númeroi de virtuosos, se organizaba en el acto un concierto. (En una de estas colecciones podrían versa también muchos instrumentos construidos siguiendo el modelo de reproducciones antiguas y de acuerdo con descripciones de la Antigüedad, pero no se nos dice si había quien supiera tocarlos y cómo sonaban). N o debemos olvidar que algunos de estos instrumentos tenían aspecto de gran suntuosidad y que con ellos podían formarse bellos grupos. Por eso se les encuentra también como aditamento en las colecciones de cosas raras y objetos artísticos. Los ejecutantes, sin contar con los virtuosos propiamente dichos, eran aficionados que tocaban individualmente o en orquestas, viniendo éstas a ser una especie de "academias",'^' Muchos maestros de las todas las celebridades del siglo. Entre ellas se cuentan varios judíos. Ver la más amplia enumeración de músicos del siglo XVI, divididos en una primera y una segunda generaciones, en Rabelais, en ol "nuevo prólogo" al libro IV. Un virtuoso, el ciego Francesco de Florencia (1390), fue coronado de laurel por cl rey de Chipre en Venecia. Sansovino, Venezia, fol. 138. Naturalmente, los mismos aficionados coleccionaban libros con notación musical. "'i En la vida de Sammichclc, menciona ya Vasari (XT, 135) la Academia de Filarmonici de Verona, Lorenzo el Maanífico había ya constituido en 1480 una "escuela de armonía" compuesta de quince miembros, entre ellos el fa-

artes plásticas eran asimismo diestros en la música y a veces verdaderos virtuosos. A las personas de calidad se les vedaban los instnimentos de viento oor las mism;is razones que a Alcibíades y a la propia Palas Atenea.'''^ La sociedad distinguida prefería el canto sin acompañamiento de violín; también demostraba preferencia por el c u a i teto de instrumentos de cuerda'^" y por el clave, debido a su múltiples recursos; no había afición, en cambio, al canto coral, "pues una sola voz se escucha y se ¡uzga mejor v produce mayor goce". En oíros tér minos: como el canto, a pesar de toda la modestia convencional, con.s tituía ima exhibición individual en un ambiente de sociedad distinguida, se prefería escuchar (y ver) al cantante individualmente. Se presuponía que habían de despertarse los más dulces sentimientos en las bellas oyentes, por lo cual se desaconsejaba hacer música a las persohas de edad, por muy bien que tocarají y cantaran aún. Atribuíase especial importancia a que el efecto musical estuviera realzado por la figura del conceríisía. De la composición como arte independiente en estos círeti los ni siquiera se trataba. Podía ocurrir que el contenido de las palabras aludiera a alguna desgraciada aventura del propio cantante.^"^ moso organista Squarcialupi. Ver Dclécluze. Florence et ses vicissitades, v t > lumen I I , pág. 256. De Lorenzo parece haber heredado su hijo León X el entusiasmo D O r la música. También el primogénito, Pietro, era muy aficionado a la música. "•f^ ... II Cortigiano, fol. 56. Comp. fol. 41. •í* "Quatro viole da arco"; una prue ba de aha cultura diletante, ciertame*ite, muy rara en el extranjero entonces. Bandello, Parte I, Novella 26: canto de Antonio líologna en el círculo de Ippolita Bentivoglio en I I I . 26,_ En nuestra época tan llena de remilgos se consideraría como una profanación de" los más sagrados senUmientos. (Ver la ¿

Evidentemente este diletanismo tanto en la clase distinguida como la clase media— estaba en Italia, r aquel entonces, más difundido que en los demás países y, al mismo iempo, se acercaba más al verdadelo arte. Dondequiera que se nos hal>!e de reuniones sociales se insiste siempre en el canto y en la música de instrumentos de cuerda; centenares de retratos representan a los ren-atados, en grupos muchas veces, locando instrumentos musicales o eon el laúd en la mano; y en los mismos cuadros religiosos los conciertos de ángeles demuestran hasta qiié punto los pintores estaban fa-

miliarizados con la viva representación de los músicos. Sábese, por ejemplo, que un tocador de laúd, Antonio Rota; de Padua (muerto en 1549), se enriqueció dando lecciones e hizo imprimir un método para este instrumento.'^*' En una época en que la ópera no había empezado todavía a concentrar y monopolizar el genio musical, hemos de imaginamos toda esta actividad musical como cosa multiforme, inteligente y maravillosamente original. Otra cuestión es alcanzar a comprender hasta qué punto nos interesarían estas composiciones musicales si nos fuera dado oírlas hoy día.

VI.

S I T U A C I Ó N DE L A M U f E R almas, esa manera especial y elevada de completarse que se encuentra más tarde en el Norte. Cabe notar ante todo que en las clases superiores la educación de la mujer era esencialmente la misma que la del hombre. N o sentían los italianos del Renacimiento el menor escrúpulo en iniciar en literatura, y basta en filolopía, al mismo ticmno a sus hijos y a sus hijas (pág. 120). Como en la antigua cultura renovada veíase el patrimonio supremo de la vida, no se quiso que las mujeres quedasen excluidas de él. Hemos visto ya hasta qué grado de virtuosismo llegaron, aun las princesas, en la oratoria y la composición latinas (pág. 127). Otras debían participar cuando menos en la lectura de los hombres para poder seguir el hilo de la conversación, en la cual predomina frecuentemente el tema de la Antigüedad. Con esto se enlaza la participación activa de la mujer en la poesía italiana por medio de canciones, sonetos, improvisaciones, que, desde la veneciana Cassandra Fedele (fines del siglo x v i ) , permitieron

ara comprender la vida de la alta ¡edad del Renacimiento resulta, por último, esencial, saber que la mujer gozó de la misma consideración que el hombre. N o debemos dejarnos desorientar por las sofísticas y en parte malévolas consideraciones de los autores de diálogos sobre la supuesta inferioridad del bello sexo, o por sátiras, como la tercera de Ariosto,"" que pinta a la mujer comc^tm peligroso niño grantlc al cual hay que saber tratar y al ual separa del varón un abismo. ,sto último es indudablemente verd en cierto sentido. Precisamente rque la mujer había alcanzado la madurez espiritual y se encontraba equiparada al hombre, no pudo dar lodos sus frutos en el matrimonio, esa unión de los espíritus y de las i'liima canción de Británico, en Tácito, Anules, X I I I , 15). En los testimonios i i u e conocemos no cabe distinguir el rceitado con acompañamiento de laúd i • de viola del canto propiamente dicho. Scardeonius, ibid. '•' A Annibale Maleguccio, designaa también con el número 5 o el 6.

í

! I

I.A

C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

218

)ACOB

219

BURCKliARDT

conquistar la celebridad a toda una serie de escritoras.*'" Vittoria Colonna puede ser llamada inmorial. Si algo viene a confirmar la exactitud de nuestro punto de vista es esta poesía de una mujer, de un tono completamente viril. Tanto los sonetos eróticos como las poesías religiosas revelan una factura tan decidida y precisa y están tan lejos de las blanduras del claroscuro sentimental y del diletantismo, tan frecuente en la producción femenina, que se les tomaría por obra masculina si no contradijeran resueltamente esta suposición el nombre, los datos que poseemos y los exactos indicios exteriores. ^Con la cultura se desarrolla asimismo la individualidad cn Jas mUjéres^e las clases superiores^ de manera semejante a como en los hombres zurriera, mientras fuera de Italia, hasta la Reforma, las mujeres, aun las propias princesas, se destacaron personalmente muy poco. Excepciones como Isabel de Baviera, Marguerite d'Anjou, Isabel de Castilla, surgen en circunstancias excepcionalísimas, casí diríamos que a la fuerza. En Italia, durante todo el siglo X V , las esposas de los príncipes, y sobre todo las de los condottieri, tienen casi todas una fisonomía definida, personal, y participan en la notoriedad y aun en la fama de sus maridos. A ellas se añaden, poco a poco, toda una serie de mujeres célebres de muy varia índole (pág. 74, nota 9 3 ) , aunque su celebridad sólo consistiera en sus dotes natitrales, su belleza, su cultura, sus buenas costumbres y su piedad, formando todas estas cualidades un conjunto armónico.'*^ N o cabe hablar de una

(emancipación) aparte, conscienlc,desde el momento cn que la cosa s ü ; entendía como normal. La mujer tic calidad debía aspirar en esta época, exactamente lo mismo que el hombre, a una personalidad bien delimitada, perfecta cn todos los aspectt^. Lai mismas ideas, los mismos sentimientos que hacen perfecto al hombro debían igualmente hacer perfecta ii la mujer. N o se le pide una activid;i<l literaria intensa, y si es poetisa >e espera de ella un noble acorde lie las fuerzas del alma,' tal vez, pero nada de especiales intimidades cili forma de diario o de n o v e l a . . . F.stc tipo de mujer no pensaba en el público; debía, ante todo, impresionar a los hombres importantes y opo- \ ner vallas a sus caprichos. El mejor elogio que entonces líothit hacerse de las grandes italianas ^.ili que tuviesen inteligencia y ánimo ¿4 viriles. Basta observar la actitud, viril de todo punto, de la mayosía de las figuras femeninas de los poem:í)i heroicos, sobre todo en Boyardo y Ariosto, para comprender que estamos frente a un ideal muy definido. í El título de virago, que en nuestro siglo se consideraría de muy dud(»i.ii galantería, se consideraba entonces un timbre de gloria. Con todo decoro lo llevó Caterina Sforza, esposa y viuda luego, de Girolamo Riaiio.' cuya posesión hereditaria, Forli. defendió primero contra el partido de sus asesinos v después contra Cesar Borgia con todas sus fuerzas; lúe vencida, 'pero mereció la admiración "laudator temporis acti": no debe olvidarse que casi cien años antes de Iti ' que él llama al buen tiempo vieio c v cribía ya Boccaccio el üecamerón. ^~ Ant. Calateo, epist. 3, a la joxen Bona Sforza, luego esposa de Segismuti- | do de Bolonia: "incípc aliquid dé v i r t í J sapere, quoniam ad imperandifm v i r Í H ¿ t | nata es, , . Ita fac, u sapientibus viri^ ,-| L placeas, ut te prudentes ct graves v i r i • admirentur, et vulsti et muliet-cularum studia et indidia despicias, etc." ^ r j ^ > sa carta, en cualquier sentido. (Mai. Spicileg, Rom., V I I I . 532).

de todos sus compatriotas y fue honrada con el nombre de "prima donna ^ r i i a l i a " . ^ ^ Una semejante tendencia heroica se observa en diversas mujeres del Renacimiento, aunque no hubo otra a quien se presentase la oeasión de intervenir en una empresa Ue guerra. En Isabella Gonzaga aparecen bien claras tales características .(véase pág. 2 4 ) . Se comprende que mujeres así dejaran referir en sus reimiones históricas como las de Bandello sin que .el tono social de su círculo su-\ r Friera menoscabo. El genio imperante '? en éstos no era el de la femineidad dt- nuestros días, es decir, el respeto lili.- determinadas presunciones, pre•Miimientüs y misterios, sino que se .1 aeterizaba por la conciencia de la energía y de la belleza y por una continua presencia llena de riesgos y de azares. Por eso cn aquellas for3nas mundanas, aun las más comedidas, encontramos un algo que a nuestro siglo le ha merecido el nombre de descaro,*^^ no nudiendo nosotros, en cambio, imaginarnos lo que hace contrapeso a esta tendencia peligrosa: la dominante personalidad de la mujer italiana de la época. Que todos los tratados v diálo.gos, e n conjunto, no nos brinden un tes¡ Así se la Jlama en la fuente do^:uniental más 'importante. El Chron. leneíum, en Muratori, XXIV, col. 128 siguientes, V . Infessura, en Eccard, \cript., I I , col. 1.981. y Archiv. Stor., Iippend., 11, pág. 250.
^ Y lo es. a vecesi. El 4 Cortigiano

timonio decisivo por lo que se refiere a este extremo, se comprende por sí mismo, por muy prolijamente debatida que figure cn ellos la cuestión del amor. L o que parece en general haber faTfado a esta sociedad es el encanto juvenil de las muchachas,*" a las cuales se las tenía muy aoartadas de ella, aun en los casos en que no se las educaba en un convento. Es difícil decir si su ausencia contribuía a la mayor libertad de la conversación, o si la libertad de l a conversación era la causa de su ausencia. El trato en las cortesanas adquiere asimismo un auge aparente, como si quisiera renovarse un tipo de relación parecido al de las atenienses y las hetairas. La famosa cortesana Imoeria era una mujer de ingenio y cultura, había aprendido a componer sonetos con un tal Domenico Campana y practicaba también la música.**' La bella Isabel de Luna, de origen español, gozaba fama de ingeniosa y era, al mismo tiempo, una extraña mezcla de lengua llena de perfidia y de bondad de corazón.®^ En Milán conoció Bandello a la majestuosa Caterina di San Gclso,»^ que tocaba a l a perfección diversos instrumentos y era una admirable cantante y recitadora de verses. Se infiere de aquí que las gentes distinguidas que visitaban a taies damas — o que con ellas convivían— eran intelectualmente exigentes y que a las cortesanas célebres se las trataba con los Véi' en Bandello, I I , Novella 42 y IV, Novella 27, hasta qué pimto los viajeros italianos apreciaban cl libre trato con las muchachas en Inglaterra y los Países Rajos. 8fi Paulo Jovio, De Rom, piscibus. cap. 5; Bandello, Parte III. Novella 42.
En el Ragionamenío del Zoppino, pág.

* Es, en cambio, ínfima la participación de la mujer cn las artes plásticas. SI Así debe interpretarse —por ejemplo— la biografía de Alcssandra de'Bardi cn Vespasiano Fiorentino (Mai, Spicileg. Rom. X i , nágs. 593 y sigs.). quien, dicho sea de paso, es un gran

iscña cómo deben comportarse las dalas cuando se cuentan estas historias libro I I I , fol, 107). Que las damas le escuchaban sus Diálogos tenían que aber cómo comportarse lo demuestra fuerte pasaje del lib. I I . fol. 100. Lo _je se dice de la pareia del "Cortigia\o", la "Donna di Palazzo", no puede ;r decisivo v a por el hecho de que ^ta dama palaciega es mucho más criala de la princesa que el "cortigiano", riado del príncipe. En Bandello I, Aío^ella 44, cuenta Blanca d'Este la espeEnante historia de amor de su abuelo Nki^^ololo de Ferrara y la Parisina.

327, Aretino dice de una cortesana que sabe de memoria a Petrarca y Boccaccio enteros y un sinnúmero de bellos versos latinos de VirgiÜo, Horacio, Ovidio y mil otros autores. ^ Bandello, I I , 51, I V , 16. ^ Bandello, IV. 8.

220

JACOB

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

221

mayores miramientos; aun después de rotas las relaciones se procuraba mantener una opinión recíoroca favorables,^ porque la pasión, aun pasada, había dejado un grande y perdurable huella. Pero, en conjunto, no se puede tomar muy en cuenta este género de relaciones intelectuales en comparación con el mundo, de la sociedad oficialmente lícita, y el recuerdo oue han dejado en la poesía y en la literatura es, sobre todo, de naturaleza escandalosa. Hay en verdad de qué asombrarse de que entre las 6.800 damas que contaba el gremio en 1490*'* —antes de la era sifilítica, por lo tanto—, apenas encontremos una mujer de ingenio y de altas dotes intelectuales. Las mencionadas p^tenecen a la época inmediata posterior^NEl género de vida, la moral y la filosofía de las mujcies públicas, las alternativas de goce, avidez de dinero y honda pa-

sión, así como la hipocresía y el carácter diabólico en su vejez, noi lo describe, mejor que nadie acaso, Giraldi Cinthio en las novelas hrives que preceden a sus Hecatoinim thi. En cambio, Pietro Aretino, m sus Ragionamenti, nos pinta más la intimidad propia que la de aquella clase desgraciada, tal como era. Las amantes de los príncipes, eo mo hemos dicho ya (página 28) .il hablar del principado, constituv L I I tema y asunto para los poetas y U' artistas y son, por ello, conocidas del mundo contemporáneo y de la posteridad, mientras que de una Alice Perries y de una Clara Dci tin (amante de Federico el Vtc.io riosü) apenas queda el nombre v de Agnés Sorel una leyenda más ficticia que real. Distinta es ya la cosa con las amantes de los reyc^ del Renacimiento, Francisco I y En riquc ll.

este propósito una econonua muy arrollada y una manera racional construir las casas, pero lo prinipal es la reflexión intehgente sotodas las cuestiones de la con"vivencia, de la educación, de la oiganización y la servidumbre. El documento más valioso a este íespecto es el diálogo de Agnolo l'íindolfini: Trattato dei governo
ilella jamiglia.^^ En él se nos pre-

VIL LA VIDA Después de ia vida social hemos de dedicar ahora una breve consideración a la vida del hogar en el Renacimiento, i Se observa una tendencia general a juzgar la vida de familia de los itaUanos de esta época como desorganizada por la gran inmoralidad reinante. En la Parte próxima trataremos de este aspecto de la cuestión. Mientras tanto, nos limitaremos a llamar la atención sobre el hecho de que la infidelidad conyugal en aquellos días no tenía para la familia, ni muchísimo menos, un ^ Véase un eiemolo muy elocuente en Giraldi Cinthio, Hecalommithi, V I ,
Novella 8.

DOMÉSTICA carácter tan destructor como en los países septentrionales, mientras no rebasare ciertos límites. La vida doméstica de nuestra Edail Media era un producto de la moral popular imperante, o, si se quiere, un producto natural en los impulsos que determinan la evolución de los pueblos y en la acción de la mancia de vivir según la clase y la fbrtun;t La vida caballeresca, en su período de florecimiento, dejó intacta la in timidad doméstica; su destino era ti andante destino de la caballería in las Cortes y en las guerras; su ho menaje se dedicaba más a otra nm jer que a la propia —la madre df familia...—y que ocurriera en ( ' castillo, en la patria lo que D quisiera. Por vez primera se inl. ta en el Renacimiento vivir la vii^'.i doméstica, conscientemente, en sistema ordenado, convirtiéi^dola una obra de arte. Viene en-avL>'

j scnta a un padre que habla a sus hijos, ya adultos, y los inicia en su manera de obrar. Se nos introduce c\\ un interior doméstico, de abunI danle ajuar, bien provisto y administrado con razonable economía, para llevar una vida moderada que, si se mantiene, significa promesa de dicha y bienestar para muchas genelaeiones. Una propiedad rural floreeiente, que con sus productos provee la mesa del hogar, es la base de! i-rema combinado y completado con un negocio industrial, de tejidos de seda o de lana. La casa misma no menos que la comida, son de la mejor calidad; todo lo que se refiere a muebles y ajuar ha de ser sólido, lUiradero y escogido, y la vida cotidiana en la casa todo lo sencilla posible. Todos los gastos, desde los de carácter suntuario hasta las monedas para el bgisillo de los hijos ^ pequeños, aparecen calculados racioI nalnicntc, no de una manera convenf'cional. Pero lo más importante es la educación que el señor de la casa da, no sólo a sus hijos, sino a todos los que forman su hogar. Por ¡o pronto, en Jo que concierne a su esposa, consigue hacer de una muchacha tímida, educada con cauta i'cciusión, una señora ama, segura de sí misma, que sabe mandar a sus criados; luego educa a sus hijos sin e.siciil dureza,®^ vigilándolos cuida-

dosamente y recurriendo sobre todo a la persuasión, es decir: "más con la autoridad que por la violencia"; finalmente, elige y trata a los empleados y criados basándose en principios que los hace fieles a la casa y los vinculan a ella de buen grado. Hemos todavía de destacar un rasgo particular, no porque sea peculiar de este opúsculo, sino por el entusiasmo con que lo subraya el autor; el amor a la vida del campo en el italiano culto. En el Norte no vivían en el campo, jwr aquellos días, más que los nobles en sus burgos montaraces y los monjes de las Órdenes superiores en el bien amurallado recinto de sus monasterios; pero los burgueses, hasta los más ricos, se pasaban el año entero en la ciudad. En Italia, en cambio, por lo menos en lo que se refiere a los alrededores de determinadas ciudades,®^ sí era mucho mayor la seguridad política y policíaca, de otra parte la afición a la vida campestre era tan grande que optaban por arriesgar alguna pérdida en tiempo de guerra. ta con perspicacia psicológica valdría más que dos volúmenes de despachos y negociaciones. ¿Cuándo y merced a qué influjo se ha convertido en algo cotidiano en !a familia alemana la costumbre de golpear a los hijos? Eso debió de ocurrir mucho tiempo después que Walther cantara lo de "Nieman kan mit gerten, kindes zuht beherten"; "nadie con la vara buen liijo criará" (alemán antiguo). En Italia, por lo menos, cesan muy pronto ]a.s palizas; a un niño de siete años no se le pega ya. El pequeño Roldan establece su principio (Orlandino, cap. VII, estr., 42):
Sol gU asini si ponno bastonare Se una tal bestia fussi, patirei.

Infessura, en Eccard, Scriptores, II, eol. 1997. En cl recuento se incluyen sólo las mujeres públicas, no las concubinas. De todos modos, el número, en relación con la población probable de Roma entonces, es enormemente aito. Tal vez se deba a un error de copia.

" Ver pág. 75 do la presente obra. I':tTu!olfÍni murió en 1446. L. B. Alber• quien se atribuye la obra igualI . lie, en 1472. Una concienzuda historia de la costumbre de golpear a los hijos en los ucblos latinos y germánicos, compues-

Giovanpi ViUani, X I , 93. Muy importante testimonio sobre la edificación de villas por los florentinos, ya antes de mediados del siglo xiv. Se nos dice que sus villas eran más hermosas que sus casas urbanas y que se esforzaban mucho en que lo fueran, "onde erano tenuti matti".

222

JACOB

BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

223

Así surgió la residencia campestre del acaudalado habitante de la ciudad: la quinta o villa. Un precioso legado de la vieja Roma revive aquí tan pronto como la prosperidad y la cultura han adelantado suficientemente. Nuestro autor sólo paz y dicha encuentra en su villa. Pero en este punto hay que oír a él mismo. En el aspecto económico lo esencial es que, a ser posible, una hacienda lo produzca todo: granos, vino, aceite, forrajes y leña; por eso se pagan caras estas fincas, ya que hacen innecesaria la compra en el mercado. El goce que ello produce se manifiesta sobre todo en las palabras que sirven de introducción al méíieipnado tema: "En los alrededores de Florencia hay numerosas villas en medio de un aire claro como el cristal, en un paisaje alegre, con espléndidos panoramas; hay aquí poca niebla y no soplan vientos nocivos; todo es

sano, y el agua es pura y saluila ble; de los innumerables edificios, muchos son como palacios de prín cipes y otros como espléndidos y ricos castillos". Se refiere con e^io a aquellas residencias, verdaderos modelos en su género, la mayoría de las cuales fueron destruidas por los florentmos mismos en 1529 ton el vano propósito de defender mejor a la ciudad. Tanto en estas villas como en las del Brenta, de las estribaciones loni bardas, en el Posílipo y el Vomcro. la vida social adquirió un más cksenvuelto e idílico carácter que cii las salas de los palacios urbanos, La convivencia con los invitados, lii caza y la vida al aire libre están ocasionalmente descritas con ingenio y gracia, pero también las más profundas creaciones del espíritu y la» más nobles joyas de la poesía están, a veces, fechadas en una de esas residencias campestres.

V I I L L A S FIESTAS N o es por capricho por lo que vinculamos a la consideración de la vida social la de los festivales y representaciones. El arte y la magnificencia de que hizo alarde la Italia del Renacimiento en tales materias,'*'* sólo fue posible gracias a la Hbre convivencia de todas las clases sociales que constituyera el fundamento de la sociedad italiana. En el Norte, tanto los monasterios como las Cortes y los burgueses poseían sus fiestas especiales como en Italia, pero su estilo y su contenido eran distintos según la clase, mientras en la atmósfera del Renacimiento italiano el arte y la cultura comunes a toda la nación daban a las fiestas un carácter más elevado y más popular a la vez. La arquitecttu*a Véase págs, 175 y sigs. donde se estudia esta pompa como un obstáculo para el desarrollo del drama. decorativa que colaboraba en esta» fiestas merece página aparte en lii historia artística de Italia, auntnii" sólo haya llegado a nosotros coni<i una visión de la fantasía que lie mos de captar en las d e s c r i p c i o n c N contemporáneas. La fiesta misma ci* lo que aquí nos ocupa como i m i i intensificación de la existencia i K ' ' pueblo, para el cital sus ideales w: ligiosos, morales y poéticos adqui rían de esta suerte forma vislbki Las fiestas italianas, cuando oUv' cían su tipo superior, constituían un verdadero tránsito de la vida al arle, Las dos formas principales de tv presentaciones, con motivo de lif^ tas, fueron como por todas .parte:; ^ii Occidente, el misterio, es deci: l dramatización de la historia^ o h da sagrada y la procesión,-el ce; . pomposo en ocasión de alguna^W. de significación religiosa.

Ahora bien, las representaciones de misterios, en conjunto, eran en lialia evidentemente más suntuosas, más numerosas, y, en virtud del paralelo desarrollo de las artes plásticas y de la poesía, tíe gusto más ^epurado que en parte alguna. De pías se desprenden y derivan, no ^lo aquí, sino en todo Occidente, primero la farsa y luego el drama ¡írofano en general, seguidos muy de cerca por su género de pantomima con canto y baile apoyada sobre la 'lelleza del efecto. Por su lado, de las procesiones va ¡urgiendo en las ciudades italianas, :on sus anchas y bien pavimentadas jylles,''^' el "trionfo", es decir, el coriL'jo de grupos, con indtimentaria especial, en carruaje y a.pie, con carácter predominantemente religioso al principio y luego, gradualmente, con carácter cada vez más profano. 1.a procesión del Corpus y el coricjo de Carnaval se combinan aquí en un común estilo de pompa, al i)ue vino a unirse, después, la cahalgata de los príncipes. También cu los pueblos se procuró a veces Jcsplegar la máxima pompa en eslas ocasiones, pero sólo en Italia se llegó a constituir un método fundado en reglas de arte, q i * combinaba y equipaba el cortejo como una totalidad dotada de unidad y de sentido. Lo que queda todavía de esta práctica sólo puede considerarse como un mezquino resto. Tanto los cortejos religiosos como los profanos 'lan prescindido hoy, casi por completo, del elemento dramático, y de indumentaria, por el temor al ri;ulo y porque las clases cultas ie entonces se consagraban con toas sus energías a estas cosas, no |)ueden ya encontrar placer en ellas, .H>r diversos motivos. En el Carnaval mismo han caído en desuso los l'iandes desfiles de máscaras. L o que lun pervive —las máscaras de las
C o m p a r a d a s con las d e las ciudaE septentrionales.

hermandades en algunas procesiones religiosas, la pomposa fiesta de las Rosas de Palermo— delata bien claramente hasta qué punto se ha apartado de tales solemnidades toda cultura de tipo superior. El auge de estas fiestas comienza con la victoria decisiva de lo moderno en el siglo xv;^^'' no obstante, Florencia se adelantó también aquí al resto de Italia. Por lo menos existía ya en esta ciudad una organización por barrios para las representaciones públicas, que constituían un gran alarde artístico. Así, por ejemplo, aquella representación del Infierno sobre un armazón y por medio de barcas en el Arno el 1^ de * mayo del año 1304, durante la cual se hundió el puente Alia Carraia bajo el peso de los espectadores.-*'^ El hecho de que en tiempos posteriores los florentinos encontraran ocupación como organizadores y artistas en las fiestas (festaiuoU) en el resto de Italia revela la temprana perfección que alcanzaron en su ciudad natal.^8

Si queremos captar en las fiestas italianas aquellas cualidades que suponen superioridad sobre las extranjeras, hallaremos por de pronto, en primera línea, cl sentido del individuo suficientemente desarrollado para la representación de lo individual, es decir, la capacidad de encontrar una máscara perfecta y de saberla llevar y comportarse de acuerdo con su carácter. Los pintores y escultores no sólo colaboraban en la decoración Los festejos con motivo de la exaltación del Visconíi al ducado de Milán en 1395 (Cono, fol, 274), con toda su gran pompa, tuvieron todavía algo de rudeza medieval y el elemento dramático faltó en absoluto. Véase también la relativa mezquindad de los cortejos en Pavía durante el siglo xiv. (Anonymus, De laudibus Papiae, Muratori, X I , col. 34 y sigs.). « 7 Giovanni Villani, V I H , 70. Véase, por ejemplo Infessura, en Eccard, Scriptores, I I . col. 1896. Corio, fols. 417 y 421.

224

JACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DEL KRNACIMiENTO EN ITALIA
líiuio

225

del lugar, sino también en el atavío personal, procurando la indumentaria, cl afeite (ver pág. 202 y sigs.) y demás elementos indispensables. Viene en segundo lugar la general comprensión del asunto j>oético. Por lo que a los misterios se refiei'e, alcanzaba ésta idéntico nivel en todo cl Occidente, desde el momento en que las historias bíblicas y legendarias eran conocidas por todo el mundo; en lo demás, sin embargo, aventajaba Italia, con mucho a los otros países. Para los recitados puestos en boca de aquellos personajes profanoimaginativos o religiosos, disponía de una sonora poesía lírica que arrebataba lo mismo a los grandes que a los pequeños."" Por otra parte, la mayoría de los espectadores (en las ciudades) comprendían las metáfoi"as mitológicas y adivinaban, por lo menos más fácilmente que en otras partes, las alegóricas e históricas, porque provenían de temas de cultura universalmente difundidos. Mas esto requiere una explicación. Puede decirse que toda la Edad Media fue la era de la alegoría por excelencia; la teología y la filosofía manejaban de tal modo sus alegorías como entidades autónomas,^**" que resultaba cosa fácil a la poesía y al arte añadir lo que faltaba para la personificación; fundándose en aquel mundo ideal podrían por doquiera crearse figuras, sólo que, por lo regular, su porte y atributos resultarían enigmáticos y nada populares. Esto último ocurrió también, a menudo, en Italia, aun durante todo el Renacimiento y después de él. Basta para ello con que un aspecto cualquiera de la figura alegórica en cuestión esté falsamente traducido por un atributo. El propio Dante no estuvo libre, ni mucho menos, de En los misterios se usaba generalmente el terceto en los monólogos y la octava en los diálogos. Sin que sea necesario recordar cl realismo de los escolásticos al aludir a ello.

estas falsas interpretaciones,^'^'^ la fama de oscuridad de sus aÍL.,i rías, como es sabido, llegó a hacerse un verdadero honor.**'^ Petrarca, por lo menos, procura en sus Trionfi describir en forma clara, aunque breve, las figuras del Amor, de la (Castidad, de la Muerte, de la Fama, etc. Otros, en cambio, recargan sus alegorías por puros atributos falsos. En las sátiras i de Vineiguerra, por ejemplo,*"^ se; pinta a la Envidia con "dientes fé- i rreos y afilados", la Gula mordicn- j dosc los labios, con revueltos y desgreñados cabellos, etc., esto último, i probablemente, para caracterizar su indiferencia hacía todo lo que nu sea comer. Hasta qué punto con tan falsas transposiciones se encontraban en trance embarazoso las artes plásticas, no hemos de considerarlo aquí. Éstas, lo mismo que la poesía, podían darse por satisfechas cuando la alegoría podía expresarse con una figura mitológica, es decir, con una forma tomada de la Antigüedad y protegida del absurdo, cuando podía recurrirse a Marte para expresar lu guerra, a Diana para expresar la eaza,**^ etcétera. N o obstante, tanto en la poesía como en el arte había más lograda» alegorías, y de las figuras de este '^1 Entre las cuales pueden im! se, por ejemplo, los casos en que s truyc sus imágenes sobre la base <U metáforas, cuando en la puerta'del fm gatorio le da al escalón hendido f centro el sentido del corazón coni haciéndole perder, en la hendidura la losa, todo su valor como ese K n verdadero (Purgat., IX. 97); o cu, iPurgat. X V I I I . 94) impone la caí como penitencia en el más allá : indolentes en la Tierra, lo que p^ ser también señal de huida, etc.. . < •
^fi'^ Inferno, IX, 61. Pyrgaí., \ \U

19. lOB Poesie saüriche, ed. Milán, i pág. 470 y sigs. De fines del sigK i^-* Lo último, por ejemplo, c Venatio del cardenal Adriano da neto. Se pretende aquí conft)lar :Í canio Sforza de la caída de su. d tía con los placeres de la «tza.

que aparecían en los corte- más de las personificaciones de lo i itLdianos hemos de suponer que general, se conocían gran multitud público, aficionado a tales temas de representaciones históricas de es3r sil cultura general, exigiría, no tos conceptos generales, ya que se jalante, una caracterización clara y estaba acostumbrado tanto a la mentpresiva. En el extranjero, sobre to- ción poética como a la representaen la Corte borgoña. se toleraban ción artística de nmnerosas personauras de muy incierto sentido, has- lidades famosas. La Divina Comedia, Amorosa meros símbolos, porque se creía los Trionfi de Petrarca, la y distinguido estar iniciado o pa- visione de Boccaccio —obras basa;rlü. Con motivo del célebre Voto das en este principio— y además, la los Faisanes del año 1453,^'*" la enorme difusión que con la influenren y híjrmosa amazona que figu- cia de la Antigüedad había alcanzacomo reina de la Alegría es la do la cultura, habían familiarizado a ica alegoría lograda; los colosales la nación con el elemento histórico. atos con autómatas y personajes Añádase a ello que estas personifi)s, o son meros juegos o respon- caciones figuraban en los cortejos a una tosca y forzada exposición individuales por completo, como tal \r&l. En la estatua de una mujer o cual máscara o por lo menos en grupos, como acompañamiento cainuda, custodiada por un león viracterístico de una figura o un asunhabía de verse a Constantinopla 1o principal. Llegóse de este modo , su futuro salvador, el duque de a un gran dominio en la composif-goña. El resto, con excepción de ción de grupos en una época en que, I pantomima (Jasón en la Cólqui- en los países septentrionales, las más I , c resultaba excesivamente her- pomposas representaciones eran una tico, o carecía en absoluto de sen- mezcla de simbolismo oscuro y de X el propio cronista de la fiesta, juegos sin sentido. ivier, hizo de "Iglesia", montado ímos de un elefante, que un giEmpezaremos con los autos o miste conducía, y entonó una extcn- terios, género tal vez el más antislegía sobre la victoria de los in- guo.'**^ En conjunto se asemejan a •io« 4 los del resto de Europa: también Si es cierto que las alegorías de aquí se levantan en las plazas púpoemas italianos de arte, de los blicas, en las iglesias, en las crujías lejos y las obras de arte por su de los conventos, grandes tablados to y coherencia están en un nivel que tienen en la parte superior un paerior, no constituyen, con todo, raíso que se abre y se cierra, en la aspecto principal. La ventaja de- parte inferior, a veces, un infierno, ' v a r e s i d í a , antes bien, en el V entre ambas la escena propiamen10 de que en estos casos, ade- te dicha, con todos los lugares terrenos que exige el drama, unos junto a otros. Tampoco es raro que el drarealidad, de 1454. Véase Oli- ra bíblico o legendario comience con dc la Marche, Mémoires, cap. 29. un diálogo previo, de carácter teolów Sobre otras fiestas francesas, ver, gico, entre Apóstoles, Padres de la ejem., luvénal des Ursins, ad, a., (entrada de la reina Isabeau); Iglesia, Profetas, Sibilas y Virtudes de Troyes, ad. a., 1461 (entrada que, según los casos puede terminar Jilis X I ) . En ellas no pueden presH de trapecios, estatuas vivas, etc., 108 Ver Bartol. Gamba. Noíízie inMtodo es abigarrado e inconexo, y torno alie opere di Feo Relcari, Milano, •egorías, en su mayor parte, de )808, especialmente la Introducción a ^fco sentido. Le rappresenlazioni di Feo Belcari ed Ventaja, desde luego, para gran- allre di lui poesie. Florencia, 1833. CoPoetas y artistas que supieran va- mo paralelo la introducción de Bibliode ella. philc lacob a su edición del Palhelin.

226

lACOIÍ

BURCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

227

en una danza. Que en Italia no falten los "intermezzi" semieómicos a base de personajes secundarios se entiende por sí mismo; sin embargo, este elemento no adquiere relieve como en el Norte.^-* Las máquinas y artificios que se emplean para elevar las figuras, hacerlas _ descender o mantenerlas suspendidas, constituían uno de los atractivos principales de todo espectáculo, y fueron más usados por los italianos que por los demás pueblos. Entre los florentinos se produjeron ya en el siglo x(v burlescos apostrofes cuando la cosa no salía con toda la perfección deseada-^i** Poco después inventó Brunellesco para la fiesta de la Annunziata en la Piazza San Eelipe aquel complicadísimo aparato que representaba la esfera celeste rodeada de dos círculos de ángeles, de la que descendía volando el Arcángel Gabriel en una máquina que tenía la forma de una almendra. Por su parte. Cecea proveyó las ideas y la mecánica necesarias para otras fiestas por este e s t i l o . ^ Las hermandades religiosas de los barrios que tenían a su cargo la organización y, en parte, la representación misma, procuraban, en la medida de los medios de que disponían, por lo menos en las grandes ciudades, llegar siempre hasta el mayor esplendor artístico posible. L o mismo cabe creer que sucedía cuando en las grandes fiestas principescas se presentaba, junto al drama profano i*'^ Sin embargo, en una iglesia de Siena terminaban un misterio que tenía por asunto la degollación de los Inocentes con que las desdichadas madres, se tiraban de los pelos. Della Valle,

o la pantomima, un misterio. Iti k Corte de Pietro Riario (ver p;i]^iiia 59), en la de Ferrara, etc., por v\vm pío, no debía faltar toda la poniim que pueda concebirse.^''^ Si imit^l namos el talento de los actores, uti rica indumentaria, la represenl;i<iiiii de lugares por medio de decoracioiifn estilizadas al estilo arquitectónico ilila época, de follajes y tapices, al hut do los monumentales edificios de \p Piazza de una gran ciudad, <i Ius claros pórticos del patio de un pn lacio, o el claustro de un gran con vento, obtendremos una opulenta \ aproximada visión de lo que fucmn en la realidad semejantes reprcsiii taciones. Pero así como aquella <U coración fue nociva para el dr;iniii profano, así también el alto desanu lio poético del propio misterio Im dañado a su vez por esta descome dida importancia del elemento pecíacular. En los textos que Imn llegado a nosotros encontramos K' neralmcnte una trama dramátitu muy pobre, con unos pocos y bclln^ pasajes lírico-retóricos, pero nad;i <U la grandeza ni del simbólico ímpí tu de los autos sacramentales de itn Calderón. Parece que a veces, en cíudailct pequeñas o con más modestas «le^ • raciones, se conseguía que la ii. • sión producida por tales drama ligiosos en cl ánimo de los esi dores fuese más vigorosa. Llego n ocurrir i^-' que uno de aquellos gnin
112 Arch. Stor., Append., I I , |in|)

es predicadores (de que trataremos s adelante). Roberto da Lecce, rara el ciclo de sus sermones de yuno, durante la pestilencia del año 448, en Perusa, con una represeneion de la Pasión del Señor el iernes Santo; en la representación .pBrticiparon pocas personas, pero to4o el pueblo prorrumpió en soliólos. Es verdad que con tal de conftiüver a la gente no se detenían los que se beneficiaban del espectáculo ,e recursos del más grosero natu• ;mo. Las pinturas de un Matteo Siena o los grupos en barro coido de un Guido Mazzoni, nos rctucrdan aquellas escenas en que el ficlur que representaba a Cristo aparece sudando sangre, e incluso con Ja herida en el costado y sangran^ 1 1 4

H Los motivos para la representación de misterios, aparte ciertas grandes jpestas eclesiásticas, bodas principeslas, etc., son muy diversos. Cuando ian Bernardino de Siena, por ejemplo, fue canonizado por el papa (1450) hubo —en la gran plaza de lu ciudad natal, probablemente— %na especie de imitación d r a m á t i c a (le su canonización,!^^ can comida J bebida para todo el mundo. Ocuf fría también, por ejemplo, que un Itionje erudito celebraba su promoción a doctor en teología con la representación de u n a leyenda del pairen de la ciudad.ii'*' A la llegada a hacía la sustitución con una figura arada para este objeto. Sobre esto último ver, por ejem., II, Comment., lib. V I H , págs, 383 . También en la poesía del siglo tropezamos, a veces, con tan toscos os. Una canción de Andrea de va comprobando, hasta en el pequeño detalle, la descomposición cadáver de la mujer idolatrada, o que en un drama conventual siglo xrr se veía en escena cómo Heredes le comían los gusanos. ina Burana, págs, 80 y sigs. Allegretto, Diari Sanesi, MuratoX X I I I , coL 767. Matarazzo, Archiv. Síor., X V I , pág. 36.

310, representación del misterio ik Anunciación en Ferrara, con motivo de la boda de Alfonso, con ingenidatm máquinas y pirotecnias. Ver en ('oHii, Lettere sanesi, I I I , pág. 53. Feo. Bel- fol. 417, la representación de Siisaii.i cari (t 1484), a quien acabamos de del San Juan Bautista, y de una lu, mencionar, se había impuesto como mi- yenda en la Corte del cardenal Ria sión depurar de semejantes excrecencias El misterio de Constantino el Gn en el palacio pontificio, ...c^arnaval los misterios. 1484, véase en fac. Volaterra, Miir l i o Franco Sacchetti, Novella, 72. H i Vasari, I I I , 232 y sigs.. Vita di ton, X X I I I , col. 194. 113 Graciani, Cronacca dÍ^Per¡i)(ui Brunellesco. Comp. 36 y sigs. Vita del
Cecea y V , 52, Vita lommeo. de Don Bartoen Archiv Stor., X V I , I, pág. ^96. l

Italia del rey Carlos V I H , la duquesa viuda Bianea de Saboya le recibió en Turín con una especie de pantomima semirreligiosa.ii'i' en la cual aparecían, en primer lugar, una escena pastoril semirreligiosa también, "la ley de la naturaleza", y a continuación un cortejo de patriarcas que se suponía representaban "la ley de la gracia"; venían luego las historias de Lancelote del Lago y "de Atenas". Y en cuanto el rey llegó a Chieri. se le agasajó de nuevo con una pantomima que representaba una estancia de parida llena de visitas de calidad. Pero de todas las fiestas religiosas era la del Corpus la que mayor pompa exigía. Es la fiesta a la cual se vinculó en España un especial género poético (págs. 223). Por lo que a Italia se refiere, tenemos, por lo menos, la pomposa descripción del Corpus Domini, bajo Pío I I en V i terbo, en 1482.^1*^ La misma procesión, que salía de una magnífica y colosal tienda de campaña, levantada frente a San Francisco, desde la cual, por la calle Mayor, avanzaba en dirección a la Plaza de la Catedral, era casi lo menos importante, pues los cardenales y prelados ricos se habían repartido por zonas a ambos lados del trayecto, que no sólo habían cubierto de toldos, colgaduras y tapices,''!^ sino que en él habían hecho levantar tablados en los que se representaban durante la procesión escenas históricas y alegóricas. N o se ve bien en las descripciones si había actores de carne y hueso o figuras con ropajes;!^ en ^^•^ Sacada del Vergler d'honneur, Roscoe, Leone X, ed. Bossi, I. pág. 220 y 111, pág. 263. 118 PÍO I I , Comment. lib. VIH, págs. 382 y sigs. Bursellis {Annal. Bonon., Muratori, X X I I I , col 911, año, 1492), menciona una fiesta del Corpus de parecido esplendor. l i s En tales ocasiones solía decirse: "nulla di muro si potea vedere". 120 En otras descripciones de este estilo ocurre lo mismo.

el momento de la Crucifixión niÍH-"

2 2 8

JACOB

BURCKHARDT LA C U L T U R A DF.L R E N A C I M I E N T O E N I T A L I A

229

todo caso el alarde era imponente. La escena representaba, por ejemplo, una doliente figura de Cristo, rodeada de un coro de querubines; una Cena en combinación con la figura de santo Tomás de Aquino; la lucha del arcángel San Miguel con el demonio; fuente de vino y orquestas de ángeles; el sepulcro de Nuestro Señor con toda la escena de la Resurrección y, finalmente en la plaza de la Catedral, el sepulcro de la Santísima Virgen. Después de la misa mayor, el sepulcro se abría, y la Madre de Dios ascendía, cantando, al Paraíso, donde Cristo la coronaba y la conducía hasta las gradas del Altísimo. Entre toda esta serie de escenas representadas en la vía principal al paso de la procesión, se destacaba de modo singular, por su pompa y sombrías alegorías, la del cardenal vicecanciller Rodrigo Borgia, el futuro Alejandro V I . E n estas procesiones empieza, además, a manifestarse la afición a las salvas de artillería tan características de los
Borgia.122

Más lacónico es Pío I I en su relato cuando nos describe la procesión que se efectuó en Roma el mismo año con motivo de la llegada del cráneo de San Andrés, que acababa de ser traído de Grecia. Rodrigo Borgia se distinguió también 12.1- La escena representaba cinco reyes con gente armada y un salvaje que luchaba con un león (¿amaestrado?); esto último aludía probablemente a Silvio, el nombre del papa. 122 Ver ejemplos bajo Sixto I V en Jac. Volaterranus Muratori, X X I I I , col. 134 y 139. Cuando la toma de posesión de Alejandro V I hubo un cañoneo imponente. La pirotecnia, bella invención del ingenio italiano para amenizar los festejos, puede incluirse, con toda la decoración festival, en la historia del arte. Lo itiismo diremos de las espléndidas iluminaciones de que tanto se nos habla (pág. 241), con motivo de algunas fiestas y hasta de los retablos con figuras y trofeos de caza.

en esta ocasión por la suntuo^ de que hizo gala; por lo dem:i i fiesta tuvo un carácter más bien ; I I M fano, pues además de los ánj- K . músicos, que no podían faltar, h guraban en ellos otras máscara.-, v aun "forzudos", es decir, hérculf^^ que lucían en ella toda suerte de habilidades gimnásticas. Las representaciones pura o p r e d c minantemente profanas eran, en Ins grandes Cortes, calculadas de preí» rencia sobre la base de lo especta. ti lar, de buen gusto y gran suntuoHJ^ dad, estando los distintos elemenioi en conexión mitológica y alegoiieii, con tal que ésta fuese agradable' v fácil de seguir. L o barroco no lat taba nunca: gigantescas figuro'^ de animales, de las cuales surgían repentinamente grupos de m á s c ü í a H , como, por ejemplo, en una p r i i i i l pesca recepción en Siena, en el ;iiio 1 4 6 5 , d o n d e del interior de U H H áurea loba emergía todo un balh-l. de doce personas; retablos con íi^.U'! ras animadas, aunque no de propoi""^ clones tan disparatadas como las qu^ se usaban en la Corte del Duqu, id Borgoña ( p á g . 223), etc. Pero cii i si todas estas cosas se traslucía un rasgo de arte y poesía. A la combinación del drama y pantominii í la corte de Ferrara nos hemos i i rido ya (pág. 175). Universal ren bre llegaron a alcanzar las fií i • dadas en 1473 por el cardenal l'i' tro Riario con motivo del pasr Roma de Leonor de Aragón, i del príncipe Ercole de F e n i i Los dramas propiamente dichos aquí aún puros "misterios" de ' tenido religioso, siendo mitoli en cambio, cl contenido de las i .IM tomimas. En éstas figuraba O r í " con los animales salvajes, Perseo Andrómeda, Ceres en su cano | | H 123 Allegretto, Muratori,"XXIII, • 7 7 2 . Véase también en la col. 771» • recibimiento de Pío I I , dn- 1 4 5 9 . jj 1 2 4 Cono, fols. 4 1 7 y sigs.; I H Í L I * ra, en Eccard, Scriptores, I I , «>!. 1^''
Strozzii poetae, pág. 1 9 3 , en los

fieos. Comp. págs. 4 4 y 4 7 .

í

regatas de remeros en, su honor, representóse una suntuosa pantomima, Meleagro, en el patio del palacio del Dux. En Milán dirigía Leonardo da Vinci las fiestas del duque y también las de otros grandcs;!"^*^ una de sus máquinas, que podía competir con aquella famosa de Brunellesco (pág. 225), representaba un planetárium, de colosales dimensiones, en pleno movimiento, y siempre que un planeta se acercaba a la novia del duquesiío, Isabel, salía del ígneo globo el dios correspondiente y cantaba los versos compuestos por Bellincioni, el poeta de Cámara (1489). En otra fiesta (1493) figuraba ya, entre otras cosas, bajo un arco de triunfo en la Plaza del Castillo, el modelo de la estatua ecuestre de Francesco Sforza. Por Vasari sabemos asimismo con qué ingeniosos autómatas oncs de Riario pudo verse un niño contribuyó Leonardo a dar la bien'o completamente dorado, que ha- venida oficial a los reyes de Francia kde surtidor sobre una fuente.^'-^''* como señores de Milán. Pero tampantomimas pomposas de este cs- bién las ciudades pequeñas procura» jas hubo en Bolonia también en , ban lucirse. Cuando el duque Borso ion de las bodas de Annibale \ (pág. 28) acudió en 1453 a recibir el homenaje de Reggio, levantóse en ivoglio y Lucrecia de Este.' ía coros en vez dk orquesta, y su honor ante las puertas de la ciumás bella de las ninfas del cor- dad un gran catafalco movible, soio de Diana ascendía, en vuelo, bre cl cual aparecía suspendido San isla Juno Prónube, mientras Venus, Próspero, el patrón de la ciudad, III un león —un hombre disfrazado bajo un baldaquino sostenido por león, en este caso— avanzaba ángeles; a sus pies giraba un disco leado por todo un ballet de hom- con ocho ángeles músicos, dos de { salvajes. La decoración repre- los cuales se desprendieron, en vue8 laba con gran verismo un soto lo, hasta el santo, pidiéndole el ce(Ural. En Venecia, en 1491, se ce- tro y las llaves de la ciudad, quero la llegada de unas princesas entregaron al duque. Apareció luela Casa de Este; se las fue a go un tablado arrastrado por cabaen el Bucentauro, y tras unas llos ocultos, y sobre él había un trono vacío, tras el cual se erguía Vasari cuenta en la Vita di Pun(XI, pág. 37), cómo, en 1513, 1^8 Amoretti, Memorie, etc., su Liola fiesta florentina, murió uno de nardo da Vinci, páginas 38 y sigs. niííos a consecuencia del esfuerzo 1 * Que en esta época la astrología 21 sería, tal vez, a consecuencia del fcdo"?). A la infeliz criatura se le intervenía en las fiestas, lo demuestran • obligado a personificar la Edad los descritos de planetas (pintados con bien poca claridad), con motivo del !ro. recibimiento de novias principescas en Phil. Beroaldi, Orationes: Nup- Ferrara. Diario Ferrarese, Muratori, Wentivoleae. X X I V , col. 248, ad. a. 1491. También B M. Antón. Sabellieo, Epist., hb. se efectuaban en Mantua estos desfi% ) L 17. les, Archiv. Stor., apend. I I , pág. 233.

por dragones, y Baco y Ariadna el suyo tirado por panteras, sin faltara la educación de Aquihabía asimismo un ballet repre.tando las parejas amorosas celéis de los tiempos mitológicos y un ipo de ninfas sorprendidas por í ina tropa de rapaces centauros que an vencidos al fin y expulsados or Hércules. Un dstalle pequeño, "•ro elocuente por lo que respecta sentido formal de la época, es siguiente: en todas estas fiestas larecían figuras vivas representanestatuas, colocadas en nichos, juna columnas o sobre ellas; que eran res humanos quedaba de manifiesporque en el curso de la escena "rvenían cantando o declamando, i que no soiprendía, ya que su Jor y sus vestidos por lo menos m naturales. Sin embargo, en los

230

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O V.K ITALIA

251

ligiosas, ya desde la primera I > i una Justicia con un genio por criaMedia, brindaban propicia oca^lil^l do, en las esquinas cuatro ancianos para la mascarada, ya fuese con legisladores rodeados de seis ángegeles que acompañaban al Santísimí» les con banderas y a ambos lados o a las imágenes o reliquias, ya cnii lorigados jinetes, con banderas tampersonajes de la Pasión; Cristo. Pero bién. Excusado es añadir que ni cl con las grandes fiestas eclesiásticiiH genio ni la diosa dejaron pasar al no tarda en aparecer con la Cm/, príncipe sin dirigirle su corresponlos ladrones, los guerreros, las San diente discurso. En un segundo catas Mujeres... un verdadero corlcju rro, al parecer lirado por un unicorrepresentativo de la ciudad misma, y nio, figuraba una Caridad con una así la procesión religiosa, de acuciJu antorcha encendida. Tampoco faltacon la ingenua manera medieval- liii ba la antigua invención de una nave de tolerar una multitud de elcmcn empujada por hombres ocultos. Esta tos profanos. Resulta especialm.nic y las otras alegorías precedían al ducurioso en estos desfiles, como u-.-\^< que en el cortejo. Ante San Pietro de la Antigüedad,"*^ la nave eu K M volvieron a detenerse y desde la fama de carro, a la cual se recurn'ii, chada de aquella iglesia descendió como hemos visto, en fiestas de nuiy hasta cl duque un San Pedro con distinto carácter, y de cuyo nomlin dos ángeles en una gloria circular, —carrus navalis— quedó el rci-mi le puso una corona de laurel y voldo en la palabra "carnaval". Una •!> vió a elevarse.i^** Tampoco había estas naves podía, ciertamente, M i n descuidado el clero otras alegorías adornada y flamante, divertir ,i li* puramente eclesiásticas; sobre dos gente prescindiendo en absoluto ilt altas columnas figuraban la Idolasu antiguo significado. Así, por cjí-m tría y la Fe; una vez que esta últipío, cuando Isabel de Inglatert.i ma, representada por una hermosa dio cita en Colonia con su pronn li doncella, hubo hecho el saludo de do el emperador Federico I I , le >alhp rigor, se derrumbó la otra columna al encuentro toda una flota cl, < i con la figura que sostenía. Topó tas naves —arrastradas por cah.illnu luego el cortejo con un "César", ocultos— con una tripulación acompañado de siete hermosas mumonjes músicos. jeres. . . las siete Virtudes, a las Pero la procesión eclesiástiu;i n^i que Borso tenía que pretender de sólo podía adornarse con toda I acuerdo con la presentación que te de añadidos, sino ser in1 nHH de ellas hizo el "César". Se llegó substituida por un cortejo de wm por fin a la Catedral, pero después caras de carácter religioso. A I-IIM de la misa tuvo que salir de nuevo dio ocasión, tal vez, el paso pm Ini Borso y ocupar su trono dorado, calles de los actores que se diii^ñiil ante cuyas gradas acudieron a cumal lugar de la representación i plimentarle otra vez una parte de misterio correspondiente. Peí las máscaras mencionadas. Por fin rece que pronto llegó a consr de fiesta, de un edificio próximo un género de procesiones ini descendieron tres ángeles, que con dientes de este paso de los a música celestial y cánticos le ofreDante escribe el "trionfo"' ' - ^ j cieron palmas como símbolo de paz. Examinemos ahora las fiestas en 131 Era realmente la nave d^; l»li las que la procesión o el cortejo que el 5 de marzo se botaba, lut constituyen el elemento principal. los años, como símbolo de la liinifi Evidentemente, las procesiones re- rada de navegación, que se declurílM abierta. Véase la analogía con IUN t'ij tos germánicos en Jac. Grimm. i¿m% isf» Dícese que las cuerdas de toda che Mythologie. j esta maquinaria estaban disimuladas en 13^ Purgatorio, XXIX, 43, tiastftl forma de guirnaldas.

catriz en compañía de veinticua- resante, sobre todo, por el mismo •0 ancianos del Apocalipsis, de los carácter especialmente substantivo y luatro ancianos místicos, de las tres antivisionario que la pintura realis/irtudcs teologales y las cuatro Vir- ta del siglo XV sabía dar a sus comtudes cardinales, de San Lucas, San posiciones. Pablo y otros apóstoles, y ello de Pero mucho más frecuentes que estal manera, que casi nos sentimos inclinados a creer en la existencia tos "trionfi" religiosos, eran, en todo ide tales cortejos desde una época caso, los cortqos profanos según el ¿nuy antigua. Esto se revela, sobre modelo directo de los cortejos impe•Ddo, en el carro de Beatriz, carro riales romanos, tales como se conoH t e resulta inútil, en el bosque má- cían por los relieves antiguos, comH p 3 , y cuyo uso incluso sorprende. pletado este conocimiento con los Biede ser que Dante vea en el ca- datos que proporcionaban los autoK > un símbolo esencial del triunfo, res de la época. ( Y a anteriormente y hasta puede haber ocurrido que en las págs. 79 y 90 y sigs., nos | u poema mismo haya estimulado hemos referido al punto de vista y n i la práctica semejantes cortejos, a la actitud ante lo histórico que Ikya parte formal procede del an- imperaban entre los italianos de en• b o . triunfo de los emperadores ro- tonces.) e m o s . En l o d o caso la poesía y la Por de pronto, encontramos de vez litología participaron, de buen gra- en cuando cortejos de triunfadores l o , en todos esos simbolismos. Savo- auténticos, a los cuales se procuraba pirola, en su Triunfo de la Cruz,^^^ dar todo el parecido posible con los nos presenta a Cristo en un carro modelos mencionados, aun contra la riunfal; sobre él refulge el orbe de voluntad y el gusto del propio ven1 Trinidad; en su mano izquierda cedor. Francesco Sforza se sintió lo Cruz; en st^ diestra, ambos Tesbastante fuerte para rechazar, con fenentos, y mas abajo la Santísima motivo de su entrada en Milán T^^en; preceden al carro patriarcas, (1450), el carro triunfal que le te"ofetas, apóstoles y predicadores; a bos lados figuran mártires y doc- nían preparado, alegando que estas es, con los Hbros abiertos; detrás, cosas eran prejuicios propios de los con multitud de los conversos, y más reyes34 Alfonso el Grande, • K i s , las innumerables bandas de ocasión de su entrada en N ^ o l e s ^femigos, emperadores, potentados, (1443) ,1^5 rechazó la corona de lauH b o f o s , herejes, etc., todos vcnci- rel, homenaje que no desdeñó Napoy humillados, destruidos sus ído- león, como sc sabe, con motivo de y quemados sus libros. (Una su coronación en Notre Dame. Por ^ • 1 composición de Tiziano —gra- lo demás, la entrada de Alfonso H | a en madera— se aproxima bas- (por una brecha abierta en la mu^ K e a esta descripción.) De las ralla y luego a través de la ciudad ^ B e elegías de Sabellico (páginas hasta la catedral) constituyó una exH y sigs,) a la Santísima Virgen, travagante mezcolanza de elementos ^•tovena y la décima contienen la antiguos, alegóricos y puramente his^Hija descripción de un "trionfo" tóricos. El carro sobre el cual avan^ M a r í a , rico en alegorías e inte- vazaba sentado en un trono era al'^''^ Corio, fol. 401, diciendo tale cose essere superstitioni de'Re. Véase Cagnola, en Archiv. Stor., 111. pág. 127. Comp. Triumphus Alpíionsi, como suplemento de ios Dicta et Pacta, de Panormita. La antipatía contra el brillo triunfal descomedido se manifiesta ya en los bravos Commenos; véase
Cinnamus, L 5 , y V I , 1. «

y X X X , principio. El carro, seel verso 1 1 5 , es más espléndido el carro de Escipión y de Augusto bus cortejos triunfales, y aun más ^ndido que el carro de Apolo. Ranke, Gesch, der román., und ^fln. Vblker, página 119.

I.A

CULTURA

DEL RENACIMIENTO

E N

ITALIA

235

232

I ACOB

BURCKHARDT

lísimo V completamente dorado, y COS. Venía a continuación i m a enoi veinte patricios llevaban las barras me torre, cuya puerta estaba g u a i del baldaquino de tela dorada a cu- dada por un ángel armado de U M ; I ya sombra avanzaba el Rey. La parte espada; en la parte superior f i g L U i i baja dol cortejo a cargo de la colo- ban cuatro Virtudes, y cada una de nia florentina constaba de jóvenes y ellas dedicaba al monarca su eluelegantes jinetes que blandían sus ción. Todo lo demás del cortejo un lanzas cn juegos de habilidad, de un era especialmente característico. Con motivo de la entrada de l.nin carro de la Fortuna y de las siete Virtudes a caballo. La Fortuna, se- X I I en Milán (1507),i8« hubo. ;idc. gún la implacable alegoría a que a más del imprescindible carro con hm veces tenían que someterse entonces Virtudes, un cuadro vivo que repre hasta los artistas,'^*^ sólo mostraba sentaba a Júpiter y a Marte en coni' pelo en la parte anterior de la cabe- binación con una figura de Italia ro za; en la región posterior la tenía deada de una gran red. Segm'a un completamente calva, y el genio que carro cargado de trofeos. Cuando no había campañas vi; aparecía colocado en un estribo intoriosas que celebrar, encontráb.-insj ferior del carro y que representaba el fácil fluir de la "fortuna", tenía otros medios para dar satisfacci/m u los pies, por esta razón, en un reci- los príncipes y a los poetas. Peliario piente lleno de agua ( ? ) . Seguían y Boccaccio (pág. 225) habían J.ido luego —equipados por la misma na- la lista de los representantes de todM ción— un grupo de jinetes, con tra- clase de gloria que debían aconipii jes típicos de distintos pueblos, ves- ñar y rodear a una figura alcgórieai tidos algunos de príncipes y grandes no debían faltar las celebridades- di>l extranjeros, y sobre un globo t'^rrá- pasado en el séquito de los prinel' quco que giraba, un Julio César con pes. La poetisa Cleofe Gabrielli. df su corona de laureL^^"^ que, en ver- Gubbio, canta en este sentido ii Hniu sos italianos, iba explicando todas so de F e r r a r a . L e da por e i' las alegorías y ocupaba luego su lu- siete reinas (justamente las ai gar en el cortejo. Sesenta florenti- berales), con las cuales sube ,i > nos, todos en púrpura y escarlata carruaje, y además una multiin,! J. cerraban el pomposo alarde de Flo- héroes, los cuales, para evitar cu reiKia, perita en tales invenciones. fusiones, llevan cl nombre escrito Seguía luego, a pie, una hueste de la frente; siguen a continuación catalanes, conduciendo caballitos ar- dos los poetas célebres y luegos tificiales, atadas las patas delanteras dioses, pero éstos en carruaje. Pul y traseras, que, como si quisiesen decirse que en esta época no so burlarse de la teatralidad florentina, tregua al trasiego incesante de cari daban batalla a una hueste de tur- mitológicos y alegóricos, y h¡isl| obra principal que nos queda do días de Borso, el ciclo de fresetu i 18(1 Eg una de las verdaderas inge- palacio de Sohinfanoia, detlieii nuidades del Renacimiento asignarle a friso entero a este asunto.^'" I{| la Fortuna semejante lugar. Con motivo de la entrada de Massimiliano Sforza temas llegaron ya gastados \ cf en Milán (I5I2), se la colocó, como i3ft Prato, Archiv. Síor.,.\l\. figura principal de un arco de triunfo. sobre la Fama, la Esperanza, la Auda- 260. isy Véanse sus tres capítulos oi cia y la Penitencia, representadas p>or personas de carne y hueso. Véase Pra- cetos en Anccdola litt., IV., páj'ü
to, Archiv. Slor., I I I . pág. 305.
y sigs-

• Iccidos a manos de Rafael cuando Hdecoró la Camera della Segnatura. ^ f c ó m o pudo darles de nuevo realce, Hmfundirles un nuevo y más puro há^ B t o de vida, permanecerá para siem^ w e como motivo de eterna admiraLos cortejos triunfales de verda^Heros conquistadores fueron una ex^Bbpción. Ahora bien, toda procesión ^ B s t i v a , ya exaltara un acontecimicn^H>, fuera el que fuese, o tuviera por ^ B n su propia celebración, adquiría, ^Bomo de por sí, el carácter de "trionH b " y era casi siempre designado con Hbste nombre. L o extraño es que no B l e diera también este carácter a los Bnticrros.^^i El Cañiaval, y en otras ocasiones, ^B^organizaban triunfos de caudillos ^^Uitares de la Roma antigua. Así, ^ • F l o r e n c i a , por ejemplo, cl de PauEmilio (bajo Lorenzo el Magniji^ R ? ) y cl de Camilo (con motivo de Hfc visita de León X ) , ambos bajo la ^Sección del pintor Francesco Gra^^fcci.''*^ EiÉ Roma la primera fiesta esta clase que se organizó con ^ H | o esplendor fue, bajo Pablo I I , triunfo de Augusto después de la ^Btoria sobre Cleopalra",'*^ donde. prt.K;esÍ(5n en coche con motivo de cualjoiier solemnidad. Annibale Bcntivoglio, B primogénito del señor de Bolonia, n e l v e a palacio, después de haber fciciado como juez en un torneo cofcente, "cum triumpho more romano", •iirsellis, 1, col. 909, ad. a. 1490. • L 141 Con motivo de las exequias, en •Musa, de Malatesta Baglione, cnveneB d o en 1437 (Graziani, Archiv. Stor., ^/l, I, pág. 413). casi apunta la evoBción de la fúnebre pompa de la anBua Ftruria. Por lo demás los cabaK o s funerarios, etc., son una vieja Ktumbre difundida entre la nobleza M todo el Occidente. Véase por ejemIb, Las exequias ele Bertrand Dugues-

B i , por Juvenal des Ursins, ad. a.. Hl9. Véase también Graziani, I, c. Vasari, IX. pág. 218. Vita di Gra* Mich. Gannesius, Vita Pauli U, iratori, I I I , 2, columna 1019 y sigs.

además de alegres y mitológicas máscaras (que tampoco faltaban en los triunfos antiguos), había también otras figuraciones, tales como reyes encadenados, decretos populares y senatoriales escritos sobre seda, un Senado de guardarropía con ediles, cuestores, pretores, etc., cuatro carros llenos de máscaras cantantes y, sin duda, carros con trofeos. Otros cortejos representaban, de modo más general, el antiguo Imperio universal de Roma y, teniendo en cuenta cl peligro turco —que era un peligro real y verdadero—, se incluía, por ejemplo, el alarde de una cabalgata de prisioneros turcos montados en camellos. Más adelante, con motivo del Carnaval del año 1500, César Borgia, con audaz alusión a su persona y con escándalo, sin duda alguna, de los peregrinos del Jubileo, hizo representar el trunfo de Julio César con once soberbios carros (página 66). Magníficos "trionfi", de refinado gusto y significación más general, fueron organizados, cn competencia, por dos sociedades florentinas en 1515, con motivo de los feslejos a que dio lugar la exaltación al pontificado de León X.^'*'^ Uno representaba las tres edades del hombre y cl otro las edades del mundo en forma de cinco ingeniosos cuadros de la historia de Roma y dos alegorías alusivas a la edad de oro de Saturno y a su retomo final. El ornamento de los carruajes, que revelaba gran fantasía cuando a él se consagraban ilustres artistas florentinos, produjo tal impresión, que se creyó deseable una repetición permanente y periódica de semejantes espectáculos. Hasta entonces las ciudades avasalladas con motivo del homenaje anual, acostumbraban hacer entrega, sencillamente, de su tributo simbólico (telas preciosas y cirios); Tommasi, Vita di Cesare, pág. 251. i^f"' Vasari, X I , págs. 34 y sigs., Vila di Puntormo, pasaje muy importante en este aspecto.

i,a entrada de Borso en Reggio, descrita en la página 28 demuestra la impresión que en Italia entera había producido Q] triunfo alfonsino.

i* * Tampoco son raras las "* asunto parecido, frecuentemente recuerdo de mascaradas reala, grandes acaban acostumbrando!^

234

[ACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DLL RENACIMIENTO EN ITALIA

235

pero desde esta época, el gremio de mercaderes hizo construir diez cairozas ^^'í {a las cuales se añadieron más adelante otras), no tanto como para conducir el tributo como para simbolizarlo. Andrea del Sarto, que decoró algunas, debió de darles, sin duda, cl aspecto más espléndido. Estas carrozas de tributos o de trofeos figuraban después en todas las fiestas, aunque no hubiera motivo para tanta ostentación. Los sieneses proclamaron en el año 1477 la alianza entre Ferrante y Sixto I V , en la cual se consideraban incluidos, disponiendo que recorriera la ciudad una carroza en la que figuraba "una mujer vestida de diosa de la Paz hollando con el pie una coraza y otras armas".^-*'' La embarcación, substituyendo al carruaje, prestaba a los festejos venecianos una magnificencia llena de prodigio y fantasía. La salida del Bucentauro con motivo del recibimiento de las princesas de Ferrara en 1491 (página 229), nos ha sido descrita como un espectáculo fabuloso, procedíanle gran número de navios con tapices y guirnaldas, tripulados por una juventud ataviada espléndidamente; sostenidos por máquinas especiales, se movían en torno de estos jóvenes genios con los atributos de los dioses, y más abajo se agrupaban tritones y ninfas y por doquier resonaban cánticos; llenábase el aire de fragancia y del ondear de flámulas bordadas de oro. Seguían la estela del Bucenlauro tal magnitud de barcas de toda traza, que en más de una milla no se distinguía el agua. De los otros festejos, aparte la pantomima a que en su lugar nos hemos referido, es de destacar, como cosa nueva, una regai*fi Vasari, V I H , pág.
del Sarto. ,

ta en la que intervinieron cincueiH.i robustas muchachas. En el siglo xw, por lo que a la organización de fií.^ tas concierne, la nobleza estaba dividida en corporaciones especiales, cuyo "gran número" solía ser alguiui enorme maquinaria instalada sobre un barco.i*'-^ Con ocasión de uiiii fiesta de los Sempitemi en 1541, sc vio surcar el Gran Canal un "globo terráqueo, en cuyo interior se dio un baile magnífico. También el Carnaval era allí famoso por sus bailes, desfiles y representaciones de toda suerte. En tales ocasiones la plaza de San Marcos resultaba lo bastante espaciosa, no sólo para celebrar en ella torneos (pág. 201), sino también "trionfi" a la manera de tierra firme. En una fiesta organizada para celebrar la paz,i'w las hermandades devotas (scuole) intervinieron en las procesiones, cada una haciéndose cargo de una escena. En esta ocasión, y entre áureos candelabros con cirios rojos, entre una multitud de músicos y de niños alados con vasos de oro y cornucopias, pudo verse un carro con dos tronos, ocupados por Noé y David; venía luego Abigail con un camello cargado de tesoros, y un segundo carro con un grupo de significación política: Italia entre; Venccia y Liguria, y sobre un peí-i daño más alto tres genios femenintwí con blasones de los príncipes alia-^ dos; después seguía u n globo temíquco que f[guraba estar circundado de constelaciones. Otras carroza.>i conducían aún a los príncipes aliados, personas vivas hábilmente disfrazadas, con sus criados y sus armas, si interpretamos acertadamente el testimonio. El Carnaval propiamente dicho, prescindiendo de los grandes desfi^

les, acaso fue en Roma donde tuvo, en el siglo xv, una más uniforme fisonomía, l ó i En ninguna parte tuvo como allí tantos matices el espectáculo de las carreras: las había de caballos, de búfalos, de asnos, de viejos, de mozos, de judíos, etc. Pablo I I organizó refacciones populares delante del Palazzo di Venezia, donde residía. Luego, los juegos en la Piazza Navona, nunca extintos so desde la Antigüedad, tenían n suntuoso carácter guerrero: había combatas simulados entre jinetes y una parada de los ciudadanos armados. La libertad de disfraz era, además, mu;^ grande, y sc prolongaba, a veces, durante meses enteros.i^- Sixto I V no sentía escrúpulo cruzar entre la multitud de másaras por las zonas más populares de la ciudad, por Campo Flore y los Banchi; pero eludió una proyecda visita de máscaras al Vaticano. Baja Inocenc¡o#VIII llegó a su colmo una mala, y ya vieja costumbre i L los cardenales: durante el Carnaval de 1491 sc enviaron unos a oíros Lairozas llenas de máscaras magníficamente ataviadas, de bufones y de cantantes, que, acompañados de jinetes, cantaban y recitaban versos escandalosos. Aparte el Carnaval, parecen haber sido romanos los primeros en estimar el valor de un firan cortejo de antorchas. A l regresa d e Pío IT. en 1459, del Congreso de Mantua,'-^"* le obsequió el pueblo con una cabalgata de antorchas que iraba alrededor del palacio como Infessura, e n Eccard. Scriptores, , cois. 1893 y 2000. Mich. Cannesius, ita Pauli 11, en Muratori, I I I , 2, col. B l 2 ; Platina, Vitae PoníifI, 318; j a c . M l a t e r r a n , en Muratori, X X I I I , cois. • 3 y 194; Paulo Tovio Elogia, sub. •Mano Caesarino. En otros lugares haB también carreras de mujeres; Dia^Ferrarese, Muratori, X X I V , col. 384. W}'^- En una ocasión bajo Alejandro I L desde octubre hasta la Cuaresma. T w e Tommasi. !. c , pág. 322.
Pío 11, Comment, lib., IV, pág.

una rueda de luz. Sixto Í V tuvo, sin embargo, a bien rechazar en cierta ocasión uno de estos agasajos nocturnos en que el pueblo desfilaba ante él con antorchas y ramas de
olivo.i^

El Carnaval florentino superaba al romano "por un determinado tipo d e desfiles que aun en la literatura han dejado su huella."""^ Entre una multitud de máscaras a pie y a caballo aparecía una enorme carroza de forma fantástica, sobre la cual se destacaba dominante una figura alegórica o un grupo, con su acompañamiento de rigor; por ejemplO': la. Envidia con cuatro caras con gafas i en una misma cabeza; los cuatro. Temperamentos (pág. 170) con sus correspondientes planetas; las tres Parcas; la Prudencia en un trono sobre la Esperanza y el Temor, que yacían encadenadas a sus pies; los cuatro clranentos, las edades de la vida, los vientos, las estaciones, etc. Tampoco faltaba el célebre carro de la Muerte con los féretros, que en un momento dado se abrían. Era otras veces una magnífica escena mitológica con Baco y Ariadna, París y Helena, etc. O bien un coro representando una clase social, una categoría; por ejemplo; los mendigos, cazadores con ninfas, las almas desventuradas que fueron en vida mujeres sin misericordia, los eremitas, los vagabundos, los astrólogos, el diablo, los vendedores de determinadas mercancías, y hasta en una ocasión "il popólo", la gente como tal que en sus cantos se divertía inlíí^ Nantiporto, Muratori, I I I , I I , col. 1080. Era un homenaje de gratitud por haber concertado la paz; pero encontraron las puertas del Palacio cerradas y en todas las plazas retenes de tropas.
Tutti i trionfi, carri, mascherate,

d'Andrea

1-4^ Sansovino, Venezia, fols.,151 jr sigs. Las sociedades se llamaban' Pavuii'i' Allegretto, en Muratori X X U l , ni, Acccsi, Eterni, Reali. Sempitemi, col. 788. Se consideró de mal agüero son tas mismas que se transformaron cl hecho de que se que quebrara una en Academias. \r,(} Probablemente en 1495. Véasfl rueda. 148 M. Antón. Sabellico, F.pist., Itb. M. Antón. Sabellico, Epist., lib. Vt ful, 28. ; IIT, fof. 17. 264, Viía

o canti carnasciüleschi; Cosmopoli, 1750. Machiavelli, Opere minori, pág. 506; Vasari, V i l , págs. 115 y sigs. Vita di Piero de Cosimo, quien se atribuye una importante participación en la organización de estos desfiles.

236

lACOB B U R C K H A R D T

sultándoüe irnos a oíros. Las canciones, que 'han sido coleccionadas y conservadas, explican el desfile en fonna unas veces patética, otras caprichosa y otras impúdica en la máxima medida. Algunas de las más audaces se atribuyen a Lorenzo e¡ Magnífico, probablemente porque cl verdadero autor no se atrevía a dar su nombre. Pero es suya, sin ninguna duda, la bellísima canción com-

puesta para ilustrar la escena de lía co y Ariadna, cuyo estribillo, nni\ del siglo X V , resuena en" mresir»i. oídos como un melancólico pro n timiento del Renacimiento y su plendor efímero:
Quanío e bella gíovinezza, Che si fugge iuttavia! Chi vuol esser lieto, sia: Di doman non c'é ceríezza.

SEXTA

P A R I K

M O R A L I D A D

Y

R E L I G I Ó N

1. L A M O R A L I D A D á actitud de los distintos pueblos bre las cuestiones más elevadas, como Dios, la virtud, la inmortalidad, pueden hasta cierto punto ser sondeadas e investigadas, pero no reducidas a rígidos paralelismos. En te orden de cosas, cuando más claros parecen ser los testimonios, lanto más debemos guardarnos de una suposición absoluta, de una ge• neralización. • Valga esta admonición previa, ante todo, por Jo que se refiere al i juicio sobre la moralidad. Se señala1 rán numerosos contrastes singulares y matices entre los pueblos, mas para obtener la suma total absoluf la, la perspicacia humana resulta I demasiado débil. El balance de ca? ráctcr, culpa y conciencia nacionales I resulta siempre misterioso, por el heV cho mismo de que los defectos tie; nen una segunda vertiente que puede revelarse luego como cualidad naíional y hasta como virtud. Dejemos On su tema a esos autores que se liean a los pueblos el patrón de censura general, y aun a veces tono bastante exaltado. Los pueblos occidentales podrán maltratarse tuamente, pero no pueden, por rtuna, erigirse en jueces unos de tros. Una gran nación vinculada a la vida de todo el mundo moderno í por su cultura, sus heohos y su experiencia histórica, ni se da cuenta ; siquiera de que se la acusa o se la iÜscuípa: con la aprobación de los lOóricos, o sin ella, sigue viviendo. Así, pues, lo que sigue a conti• A I ; ! > ion no es un juicio, con una 1 de observaciones marginales, I como al cabo de años de estudios sobre el Renacimiento italiano se nos han venido a las manos como por sí mismas. Su validez es tanto más limitada cuanto que se refieren, en la mayoría de los casos, a la vida de las clases superiores, sobre las cuales, así en lo bueno como en lo malo, la información que poseemos es desproporcionadamente más abundante que en lo que se refiere a otros pueblos europeos. El hecho de que gloria e ignominia alcen aquí más la voz que en parte alguna, no supone que nos hayamos acercado ni un paso a la cuenta general de la moralidad que reinaba en aquellos instantes. ¿Qué visión es capaz de penetrar en la hondura donde el carácter y cl destino de los pueblos germinan y se desarrollan, donde lo que es producto de dotes ingénitas y lo que es resultado de la experiencia se diluyen en una nueva totalidad, se convierten en una segunda, en una tercera naturaleza, donde hasta los dones del espíritu, que a primera vista parecen originales, adquieren forma y consistencia nueva relativamente tarde? ¿Sabemos, por ejemplo, si el italiano anterior al siglo XIII poseía ya la ágil vivacidad, la seguridad del hombre completo, la capacidad modeladora en la voz y en la mano, que juega, diríase, con todos los objetos, con todos los temas y asuntos, y que desde entonces parece cosa propia de su carácter? Si ignoramos todo esto, ¿cómo podremos juzgar ol infinitamente rico sistema vascular donde inteligencia y moral se amplían y funden en flujo y reflujo constantes? Existe, desde

237

238

LA

C U L T U R A

DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

JACOB B U R C K H A R D T

239

luego, una estimativa personal y su voz es la conciencia, pero dejemos en paz a los pueblos con nuestras afirmaciones generales. El pueblo más enfermo en apariencia puede estar cercano a la salud, y un pueblo aparentemente saludable puede llevar un germen mortal poderosamente desarrollado en la entraña, que sólo el peligro pondrá de manifiesto'. A principios del siglo xvi, cuando la cultura deJ, Renacimiento llega a su apogeo y el hundimiento político de la nación se diría, a la vez, inevitablemente decidido, no faltaron graves pensadores que relacionaron esta desgracia con la gran inmoralidad reinante. N o se trataba de aquellos sermoneadores que en todo pueblo y en toda época se creen obligados a quejarse de la maldad de los tiempos, sino por ejemplo, de un Maquiayelo, que, en uno de los pasajes más importantes por las ideas que en él va exponÍendo,¥j>roclama abiertamente que los italianos son sobre todo malos e irreligiososi Otro hubiera dicho, tal vez, que ante todo están desarrollados individualmente; que la raza les había forzado a evadirse de sus vallas étícorreligiosas, que desdeñaban las leyes exteriores porque sus soberanos eran ilegítimos, sus funcionarios y jueces, abyectos. P'ero Maquiavelo añade: porque la Iglesia en sus representantes da el peor ejemplo: ¿Cabría que nosotros culpáramos a la Antigüedad en el sentido de juzgar desfavorable su influencia? Semejante aserto, en todo caso, debería ser limitado cuidadosamente. ¿Cabría dirigir esta acusación a los humanistas, ante todo (pág. 149), especialmente por lo que a su vida de sensualidad y disipación se refiere? En los demás, las cosas pueden haber ocurrido de modo que.

desde que entraran en conocimienlüi con la Antigüedad, substituyeron el ideal de la vida cristiana, de la santidad, por el ideal de la grandeza histórica (págs. 79 y sigs.). Por una comprensible, pero falsa inií'i pretación, se consideraron entoiKi'. indiferentes los defectos a pesar d r los cuales fueron grandes los gran des hombres. Es de presumir qm ocurriera esto de modo casi incoiis cíente, pues si tuviéramos que aducir testimonios teóricos que vinieran al caso, tendríamos que acudir nuevamente a los humanistas, a uii Paulo Jovio, verbigracia, que con cl ejemplo de fulio Cesar disculpa el perjurio de Giangaleazzo Visconll, porque estaba destinado a hacer posible la fundación de un imperio.''^ En los grandes historiadores y poK- tj ticos florentinos no se halla la menor huella de citas tan serviles, y lo quo parece tener carácter antiguo en sm juicios y en sus hechos se debe ii que su vida pública había suschado en ellos necesariamente un modo (io pensar y concebir en cierto aspecto^ análogo al de la Antigüedad, ¿ D e todas maneras, a principios doTl siglo xvi se encontró Italia en uiiu grave crisis moral de la cual los espíritus mejor dotados de aquel cii. J tonces veían difícil la salida. Comencemos por la fuerza morí que se oponía al mal con el máximo' vigor. Aquellos dotadístimos espírl tus creían reconocerla en el senlimiento del honor, en esa enigmálien mezcla de conciencia moral y dfl egoísmo que le queda todavía iil hombre moderno, hasta cuando, ¡loi su culpa o no, ha perdido todi < lo demás, la fe, la esperanza, il amor. . . Este sentimiento del hu nor es compatible con la ambieiúii ipmoderada. con grandes vicios, -.es capaz de enormes engaños, \y ' ko es posible también que todo ^noble que sobrevivía en'una persj 1 Discorsi, lib. I , cap. 12. En el cap. nalidad se vincule a él y saque 55 dice que Italia es el país más co2 Paulo Jovio. Viri illustres: JQ. Oütf rrompido y que luego vienen los franVicecomes. ceses y los españoles.

i. caudal inuevas energías. En mu" más allto sentido de lo que se comúnmente ha llegado a conslir hoy la directriz decisiva en acciones del europeo moderno idividualmente desarrollado. Aun luchos que, además, se mantienen leles a la moral y a la religión, jman sus decisiones más importanobedeciendo a esc sentimiento. N o es asunto nuestro demostrar üsta qué punto la Antigüedad co:ía ya un peculiar nietiz de este Uimiento y cómo luego la Edad ledia hizo del honor, en un sentido Special, tema y divisa de determisda clase social. N o hemos de disitir tampoco con los que ven el rekte esencial en la conciencia moral licamente, prescindiendo del sentiílienío del honor. Sería más bello mejor que así ocurriera, pero en iantc reconozcamos que las mejodecisiones son hijas "de una )nciencia más o menos enturbiada 5r el egoísmo", valdrá más llamar esta mezola por su nombre. Difícil i, en verdad, distinguir, a veces, en italianos del Renacimiento, entre sentido del honor y la tangible ídez de gloria en que aquél se isforma frecuentemente. N o obsinte, son dos cosas esencialmente Istintas. N o nos faltan testimonios sobre |te punto. Traigamos aquí, prescinido de otros muchos, uno espelente claro, que tomamos de los forismos de 'Guicciardini, recientelente exhumados; "Quien tiene el 5nor en alta estimación todo lo insigue, pues no repara en esfuer| , ni en peligro, ni en precio; lo probado en mí mismo: puedo, tanto, hablar y escribir sobre lo y tengo motivos para asegurar le han de considerarse muertas y Inas todas las acciones del hombre íe no obedezcan a ese impulso",, Po""los añadir todavía que, de ácuerFrancesco tíci e civili, l vol. I ) . Guicciardini. Ricordi nota 118 (Opere ine-

do con los datos que poseemos —de distinto origen— sobre la vida del autor, trata del sentimiento del honor propiamente dicho y no de la ambición de gloria. Más vigoroso relieve que en todos los italianos adquiere tal vez este punto de vista en Rabelais. Preferiríamos no hacer mención de este nombre en relación con nuestro tema; lo que el robusto genio de este francés puede brindarnos nos da una idea aproximada, en su constante barroquismo, de lo que el Renacimiento hubiera sido sin el sentido de la forma y de la belleza.*' Pero su descripción de una situación ideal en el convento de los Telemitas es, desde el punto de vista de la historia de la cultura, algo decisivo, hasta el extremo de que sin esta elevada fantasía imestra visión del siglo XVI sería incompleta. Entre otras cosas nos dice Rabelais " de sus damas y caballeros de la Orden de la Libre Voluntad lo siguiente:
En leur reigle n'estoit que ceste

clause: Fay ce que vouldras. Parce que gens liberes, bien ixoyz,« bien
instruictz, conversans en compaignies honnestes, ont par naíure ung instinct et aguillon qui toujours les poulse a faictz vertuex et retire de vice: lequel ilz nommoyent honneur.

Encontramos su paralelo más inmediato en Merlinus Coccaius (Teófilo Folengo), cuyo Opus Macaronicorum era conocido —y reiteradamente citado— por Rabelais (Paníagruel, lib. U, cap. 1 y capítulo final). Aun la invención de Gargantúa y Pantagrucl debe de haber sido sugerida por Merlinus Coccaius.
'> Gargantúa, lib, 1 cap, 57.

^ Se entiende bien nacidos en el sentido más alto, ya que Rabelais, el hijo del posadero de Chinon, no tenía aquí ningún motivo para otorgar prerrogativa alguna a la nobleza como tal. El sermón del Evangelio de que se habla en la inscripción de la AlJadía no estaría de acuerdo con la vida que. en general, caracteriza a los telemitas, y aun ha de interpretarse negativamente en el sentido de la oposición contra la Iglesia de Roma.

240

JACOB

BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

241

Es la misma fe en la bondad de la naturaleza que animó asimismo' a los espíritus durante la segunda mitad del siglo xviií, contribuyendo al triunfo de la Revolución Francesa. También entre los italianos apela cada uno a éste su propio noble instinto, y si en líneas generales se emiten juicios pesimistas o se manifiestan sentimientos pesimistas —sobre todo bajo la impresión de la desgracia nacional—, se mantiene no obstante, en alta eslima, el sentimietito del honor. Cuando el desarrollo ilimitado del individuo alcance la magnitud de un destino de importancia histórica universal y sea más fuerte que el querer de la propia individualidad, también entonces esta fuerza opuesta, tal como surgió en la ItaUa de aquellos días, constituirá un fenómeno de enorme trascendencia. Cuándo y contra qué recios at a q u es del si mple egoísmo obtienen la victoria, no lo sabemos, y precisamente por eso no alcanza nuestro juicio de hombres a evaluar con certera justicia el valor moral absoluto de la nación. 1-0 que como supuesto general más importante se enfrenta a la moral del italiano altamente desarrollado del Renacimiento es la fantasía. Es ella la que presta peculiar colorido a sus virtudes y a sus defectos, y bajo su imperio adquiere en él su más terrible fisonomía el egoísmo desencadenado. La fantasía le induce, por ejemplo, a convertirse en cl primero y más grande jugador de azar de la época moderna; píntale el goce de las futuras riquezas tan a lo vivo, que lo sacrifica todo a la esperanza de obtenerlas. Los pueblos mahometanos le hubieran precedido en aquel camino, indudablemente, si desde un principio el Alcorán no hubiese considerado la prohibición del juego como la más necesaria valla defensiva de la moral islámica, desviando la fantasía de sus gentes en el sentido de la búsqueda de tesoros escondidos. En Italia acabó genera-

lizándose un verdadero furor p.'i d juego de azar, que ya antes, C U H bien lamentable frecuencia, liahí,» amenazado o destruido tanta v \ i tencia individual. Ya a fines del i glo XIV tiene Florencia su Casaii.uu en cierto Buonaccorso Pitti. que en constantes viajes como mereadn hombre de facción, especulador, di plomático y tahúr ganó sumas eiun mes y que ya sólo podía jugar emi príncipes como los Duques de lira bante, de Baviera y Saboya." A M mismo aquella inagotable mina lii prosperidad que se llamaba la tu ria romana acostumbró a su genii' a satisfacer de algún modo la iieei' sidad de emociones y excitantes en los descansos de las grandes iiini gas, que es lo que podía procutai les el juego de dados, fugando e.m el cardenal Rafael Riario, por ejem pío, Franceschetto Cybo perdió ea torce mil ducados en dos veces, tras lo cual se quejó al Papa de que su compañero de juego le había hecho trampas.^ Más tarde fue Italia, como es sabido, la patria de la lotería, También fue en Italia donde la fantasía prestó a la venganza un carácter especial. El sentimiento del derecho podrá haber sido cl mismo, desde siempre, en todo el Occidenic. y el sentirse lesionado habrá suscitado en cuanto el atropello quedase impune idénticas reacciones. Aliorii bien, otros pueblos, si no perdonan más fácilmente, pueden más fáeilmente olvidar; en cambio,'k faniasía italiana conserva la imagen de Iii injusticia terriblemente fresca y lo zana en la memoria:,« Que en la moral popular, al mismo tiempo, si considere un deber la "vendetta' v " Su diario extractado en Dclcckize, >
Florence et ses vicissitudcs, vqj. II

Comp. pág. 292. " Infessura, ap. Eccard, Scriplo'-cy II, col. 1992. ^ Este argumento, de un tal'Vutil ingenio como Stendhal {La Chartreuse i/e Parma, ed. Delahays, pág. 355),*"iiivparcce fundado en la más honda eb servaeión psicológica.

f.e se practique frecuentemente en Jei«s--dEsHonradas. La tierra clásica circunstancias más espeluznantes, de estas venganzas era la Romana, un hecho característico que viene donde se complicaban con todas las prestar aún base y cimiento a la banderías imaginables. Con terrible ineral tendencia vindicativa. Tanto simbolismo pone de manifiesto la Gobiernos como los tribunales leyenda, a veces, a qué extremos las ciudades reconocen su exis- da salvajismo llegó este valiente y encia y hasta su justificación, y vigoroso pueblo. Así, por ejemplo, Mo procuran atenuar y encauzar los en aquella historia de una distinguiás grandes excesos. Mas tampoco da familia ravenesa que había conrntre los rústicos» faltan casos de seguido encerrar en una torre a tobanquetes a lo Tiestes y homicidios dos sus enemigos, a los cuales podía ^lutuos en extensión creciente. Escu- haber quemado vivos tranquilamente. En vez de hacerlo así, los dejó chemos a un testigo.!" En la región de Acquapendcnte en libertad, los abrazó y los agasajó ,>acentaban el ganado tres pastor- de modo espléndido. Pero, al sengillos y uno de ellos dijo: "Vamos tirse avergonzados aquellos hombres hacer la prueba do cómo se ahor- que habían recobrado la libertad, la a la gente". Montado uno en los cólera se encendió en ellos con más lombros de otro, el tercero, des- furor aún, incitándolos con mayor pués de enlazarle el cuello, ató la encono a conspirar contra sus biencuerda a un roble. Y a en ello apa- hechores." La reconciliación era pren d o un lobo, y los dos que simu- dicada sin descanso por almas pialaban la "ejecución" huyeron, dejan- dosas, por santos monjes; pero lo do al "reo" colgado. A l regresar ie más que conseguían era limitar las encontraron muerto y le enterraron. "vendettas" ya en curso de ejecuLl domingo siguiente llegó el abuelo ción. Evitar que se engendraran otras de! muerto para traerles pan, y uno nuevas hubiera sido tarea demasiado de los dos le confesó el hecho y le difícil. N o es raro que las novelas enseñó el lugar donde habían ente- nos describan esta intervención de rrado a la víctima. Entonces el viejo lo religioso y piadoso, el noble arrele mató con un cuchillo, le sacó las bato que suscitaba y cómo iba lueentrañas y se llevó el hígado, que go apagándose éste bajo la gravitaluego, en casa, sirvió condimentado ción de lo que había precedido que al padre del sacrificado, cosa que no no era posible modificar. Ni los ofidejó después de decirie. Y así em- cios personales del Papa tenían siempezó cl homicidio alternado entre pre éxito en su propósito de medialas dos famiUas, cuyo balance al ción pacífica: "El Papa Pablo I I cabo de un mes, fue de treinta y quería que cesara la discordia entre seis personas muertas, tanto mujeres Antonio Caffarello y la Casa de los Alberino; hizo llamar a Giovanni como hombres. ,.La epidemia de estas vendettas Albcrino y a Antonio Caffarello> les hereditarias, que se mantenían du- crdenó que se besaran y los amenarante varias generaciones y se exten- zó con una multa de 2.000 ducados dían a los parientes colaterales, y si se hacían el menor daño; dos días aun a los amigos, prendió también, después fue acuchillado Antonio por con creciente estrago, en las clases cl mismo Giacomo Alberino, hijo de elevadas. Tanto las crónicas como Giovanni, que ya en otra ocasión le las colecciones de novelas están lle- había herido, con lo cual el papa nas de esta clase de ejemplos, sobre Pablo montó en cólera y mandó con^do de actos de venganza por inu- fiscar los bienes de los Alberino y i « Graziani, Cronaca di Perugia año
1437 {Archiv. Síor., XVI, I , pág. 415).

Giraldi Cinthio, Hecaíommithi,
Novella 7.

L

242

lACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

243

arrasar sus casas y desterrar de Roma al padre y al hijo..^^ Los juramentos y ceremonias con que los reconciliados procuraban asegurarse contra la reincidencia era a veces algo horrible. Cuando en la catedral de Siena, la noche de San Silvestre de 1494,1"^ los bandos de los Nove y los Popolari hubieron de besarse por parejas, se dio lectura a un juramento según el cual a los que en el futuro faltaran a él se les negaría la paz en la Tierra y la salvación eterna, "un juramento tan extraño y temblé, como nunca se había oído otro semejante"; al que faltase a él se le negarían incluso los últimos auxiÜos espirituales en el momento de la muerte. Es evidente que tales prácticas evidenciaban más la desesperación de los mediadores que una verdadera garantía de paz, ya que precisamente la más auténtica y firme reconciliación fuera la que nunca hubiese necesitado de juramentos semejantes. La necesidad de venganza individual en las clases cultas y la gente noble, basada cn el poderoso fundamento de una costumbre popular análoga, adquiere mil matices y es aprobada, sin la menor reserva, por la opinión pública y expresada fielmente por los n o v e l i s t a s . N o había nadie que no estuviese de acuerdo cn que, tratándose de injurias y ofensas contra las cuales la justicia italiana de la época no ofrecía suficientes garantías, y mucho más tratándose de aquellas contra las cuales no hay, ni ha habido, ni podrá haber nunca una ley satisfactoria, cada uno podía tomarse la justicia por su mano. Pero era menester poner ingenio en la venganza, y la satisfacción había de ser

una mezcla de la que derivaba cU' los daños efectivos causados y de que inspiraba la humillación mora del ofensor; la brutal y tosca supi' rioridad aplastante, sin más, no can saba satisfacción a la opinión p ú Mica. N o era el puño simplemente, sino el individuo entero, con toda.s sus dotes y su aptitud para la glori;i y la burla, lo que tenía que triunfal. "'(£1 italiano de esa época es capü/ det''mayor disimulo para conseguir determinados fines, pero es, en ali soluto, incapaz de hipocresía en cuestión de principios, y esto tanto p o r lo que respecta a su conciencia c o m o a la opinión ajena. Con completa iii genuidad se consideraba, por lo tan to, aquel tipo de venganza como una necesidad, j Espíritus fríos la encon traban excelente, sobre todo, cuanLÍn aparecía desprovista de pasión, cn sentido estricto, es decir, c u a n t i n sólo perscgLu'a objetivamente, un l'in determinado, "para que otros apren dan a dejarte tranquilo'>i'' N o obs tante, estos casos habrán constituido una minoría insignificante junto a aquellos en que la pasión busca un derivativo. Aquí se diferencia c o n claridad la venganza de la "vender ta", pues mientras esta última se mantiene más bien dentro de \m límites de la compensación, de la satisfacción desnuda, de la "ius talionis", la primera rebasa esta linde necesariamente al exigir, no sólo hi satisfacción del sentimiento de IJI justicia, sino, en determinados casos, el aplauso de los admiradores e incluso las risas del público. También en esto hemos de ver In causa frecuente de su larga demorii, Para una "bella venganza" se requiere por lo regular un concurso de circunstancias, a las cuales, por encima de todo, es menester agtla^ 1^ Infessura, en Eccard, Scripíores, dar. Con verdadera delicia'nos de»' II, col. 1892, año 1464. criben los novelistas, ocasionalmenit^ ••3 AUegrctto, Diari sanesi, en Muracómo poco a poco va preparándose tori, X X I I I , col. 857. i'* Los que se atienen al castigo de y madurando la coyuntura propici». Dios fueron ridiculizados, entre otros, i" Guicciardini, Ricordi, xSc, IK '^ por Pulci, Morgante, canto X X I , estr. 85 y sigs. y 104 y sigs. ta 74. i

Sobre la, moralidad de acciones en ^ as cuales acusador y juez son una 'misma persona, sobra todo juicio. Si hubiera algún modo de justificar esta inclinación italiana a la venganza, ello sería alegando, como cualidad nacional, la virtud correspondiente: la gratitud. La misma fantasía que refrescaba y agrandaba la injusticia sufrida era forzoso que mantuviese viva cn el recuerdo la gratitud por el beneficio recibido.^G Nunca será posible demostrar cosa semejante en nombre de un pueblo entero; sin embargo, no faltan huellas elocuentes en este sentido, en el carácter italiano de nuestros días, por ejemplo el recoriocimiento por haber sido )ien tratados, entre la gente humilde, y entre las clases elevadas el recuerdo de un servicio en el terreno social. Esta influencia de la fantasía en las cualidades morales del italiano se repite de modo general. Si además se advierte, en apariencia, una mayor dosis de frío cálculo en casos en que el hombre del Norte hubiera obedecido al sentimiento, atribuyase al hecho de que el italiano se desarrolla como individuo antes y con más acusado vigor. Donde, fuera de Italia, ocurre también esto se llega •igualmente a resultados semejantes. |E1 temprano alejamiento del hogar de la patria potestad, por ejem. l o , es común a la juventud italiana y norteamericana. En los individuos de nobles sentimientos se manifiesta, con el tiempo, una actitud de libre y mutuo respeto entre padres e hijos. Emitir, en general, un juicio sobre esfera de las emociones y los senimientos de otros países es empresa lastante difícil. Pueden estar muy ' sarrollados, pero en forma tal que extraño no los reconoce y pueden lultarsc a su vista. En este aspecto 1" Cardanus {De propria vita, cap. se pinta a sí mismo como vengaen sumo grado, pero también co"verax, mcmor beneficiorum, amans íticiae".

todas las naciones de Occidente son semejantes. Si ha habido un terreno en el que la-íantasía haya reinado sobre la moralidad como dueña y señora, éste es sin duda el de las relaciones ilícitas entre ambos sexos. La Edad Media no se apartó de la vulgar prostitución, como es sabido, hasta que vino la sífilis. N o es éste el lugar para establecer una estadística comparada de todas las suertes de prostitución. Pero lo que parece propio de la Italia del Renacimiento es q.ue el matrimonio y sus derechos se vieron hollados aquí con mayor frecuencia que en parte alguna, tal vez, y en todo caso más conscientemente. Las muchachas de las clases elevadas, recluidas y custodiadas con todo cuidado, no eran tomadas en cuenta. Toda la pasión se concentraba en las mujeres casadas. Lo curioso del caso es que no puede demostrarse que por ello disminuyeran los matrimonios y que tampoco la vida de famiHa sufrió los efectos destructores, ni mucho menos, que hubiera sufrido en el Norte en circunstancias semejantes. Cada uno quería vivir a su arbitrio, pero nadie quería, en absoluto, prescindir de la familia, aun cn situaciones en que podía sospecharse que no era famiba propia. Tampoco parece haber sido esto causa de la menor degeneración física ni psíquica en la raza; el descenso intelectual que se manifiesta hacía mediados del siglo XVI puede atribuirse, en efecto, a motivos exteriores de índole política y eclesiástica, perfectamente determinados, eso si no se prefiere suponer que el ciclo creador del Renacimiento había cerrado su ruta..,^A pesar de todas estas licencias los italianos siguieron contándose entre los pueblos física y psíquicamente más saludables y vigorosos de Europai^'^ ventaja que han 1'' Al llegar a su apogeo la dominación española se observa, no obstante, una despoblación relativa. Si hubiese

244

lACOB

liURCKHARDT

LA C U L T U R A Dl-L R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

245

continuado manteniendo liasta nuestros días, después de haber mejorado notablemente sus costumbres. Iginos detenemos a considerar con más detenida atención la moral erótica del Renacimiento, nos encontramos sorprendidos por una curiosa contradicción en los testimonios. Los autores de novelas y comedias nos transmiten la impresión que el amor sólo en el goce consiste, y para llegar a él son lícitos todos los medios, tanto trágicos como cómicos, siendo más interesantes cuanto mayor audacia y frivolidad revelen.^Si leemos, por otra parte a los mejores poetas líricos y autores de diálogos, encontramos en ellos la espiritualización y profundidad más nobles de la pasión amorosa, y aun con la tendencia a buscar la suprema y última expansión de ella en una renovación de ideas antiguas sobre la unidad de las almas en el Ser Divino. Ambos modos de sentir son en aquella época verdaderos, y conciliables en un mismo individuo. Tal vez no sea un mérito extraordinario, pero es indudable que en el hombre culto moderno los sentimientos no sólo se muestran inconscientemente en sus formas más altas y más bajas a la vez, sino que pueden lograr en ellas una manifestación consciente y aún artística. En este respecto, como en tantos otros, cl hombre moderno, al igual que el antiguo, es un microcosmos, lo que el hombre medieval no era ni podía ser. Es digna de consideración, por lo pronto, la moral de las novelas. En la mayoría se trata, como hemos dicho, de mujeres casadas y por lo tanto de adulterio. Para comprender estos hechos es importantísimo el punto de vista, ya mencionado (págs. 217 y sigs.), que la mujer quedaba allí equiparada al varón. La mujer, cultísima, individualmente desarrollada, disponía de sido unti consecuencia de la corrupción de las costumbre.>í se hubiera manifestado mucho antes.

sí misma, con una soberana na; lidad que la situaba de modo t . pletamentc distinto que la mujer Norte; por eso la infidelidad m i ponía en su vida cl mismo ten desgarrón, ya que. sabía r c s g u a u l i se de las consecuencias exteriores I I derecho del marido a su fidelivi.nl carecía aquí del sólido f u n d a n R u i n que procuran en los países s c p i m trionalcs el sentimentalismo y la |>a sión del noviazgo. Después de un I r a l o superficialísimo con su fuluro esposo pasa la joven, directamcnh desde la custodia paterna o con\iii tual, a la vida del mundo, y, enionCCS se desarrolla su individualidad con increíble rapidez. Por esta razón principialmenle el derechd''del marido a su fidelidad es un dcrcclio muy codiciado, y aun quien lo considera como "ius quaesitum" lo ro*fiere sólo al aspecto externo, n o al corazón. La joven y bella esposa de un anciano, por ejemplo, rechaza lü^ regalos y mensajes de un joven enamorado con el firme propósito de defender su "honesta". N o obstíintc, le complacía la superioridad del amor del mancebo, y reconocía que una noble mujer puede amar a un hombre excelente "sin menoscabo dtíj su honra".'^ ¡Pero, qué corto eP camino que va de tales distinciones | a la entrega completa! Esta p a r e c e poco menos que justificada cuando puede alegarse infidelidad por parte del marido. La mujer individualmente desarrollada no sólo siente la infidelidad como un dolor, sino que ve en ella una humillación y una burla, una superchería cabalmente, y pasa entonces al hecho por su parte, de modo consciente y frío, como un acto de merecida venganza. De su tacto de- , pende que acierte, en cad^ caso, con una medida justa de castigo. Aun ante cl peor agravio, por ejemplo, puede encontrarse un-camino '8 Giraldi Cinthio, Hecitionfkiitln, I I I . 2: Castiglíone, Cortigiano, lib.:VI, fol. 180. '

jra la reconciliación si el aprecio ción. con el veneno y el acero y mantiene completamente secreto. otros medios, padres, hermanos y ma5s novelistas, que experimentan es- ridos para lavar la afrenta, v sin s casos o los inventan de acuerdo embargo, muchas mujeres, con desjn la atmósfera de la época, mani- precio de la propia vida y del proagstan la máxima admiración cuan- pio honor, siguen entregándose a sus_ 10 ía- venganza es adecuada: cuando , pasiones." En olro pasaje baja el ts una obra d e arte. Claro que el diapasón para decirnos: "¡Quisiera naridü. en el fondo, no reconocerá Dios que no tuviéramos que oír tolunca semejante derecho de represa- dos los días que ésto ha asesinado lia y que sólo por temor o por ra- a su mujer porque sospechaba de su /".iines convincentes se conforma. Allí infidelidad, que otro ha estrangulasnde faltan este temor y estos mo- do a su hija porque se había deslivüs, cuando el marido espera, o posado en secreto, que un tercero ).specha por lo menos, que a causa ha hecho matar a su hermana porJe la infidelidad de su mujer puede que no quería casarse a gusto de él! L.r objeto de burlas por parte de Es una gran crueldad que nosotros creerá persona, la cosa puede tomar pretendamos hacer todo lo que se ,1 tinte trágico. N o es raro que la nos ocurre y no concedamos idéntiiplioa sea, a su vez, una venganza co derecho a las pobres mujeres. En o la venganza, y del carácter más cuanto hacen algo que nos desagraiolento, seguida del parricidio. Es da, recurrimos a la soga, al puñal luy elocuente por lo que respecta o al veneno. ¡Qué necedad en los la verdadera motivación de estos hombres suponer que su honor y el echos que no sólo-cl marido, sino de toda su casa depende de los apeos h e r m a n o s y el padre de la titos de una mujer!"' Por desgracia iíiijer, se crean en cl derecho, y has- se sabía a veces de antemano el í en la obligación d e realizarlos; desenlace de estas situaciones con 1 evidente, pues, que los celos nada tanta seguridad que el novelista po6 ienen que ver con ellos, el senti- día ponerle la cruz al galán amena|iento moral, poco, y bastante, en zado ya antes de que hubiese muerse ambio, el deseo de estropearle a to. El médico Antonio Bologna tn tercero el gusto de burlarse de había casado secretamente con la Uro. " H o y —dice Bandello-'**— ve- Duquesa viuda de Malfi, de la Casa ios a una envenenar al marido para de Aragón. Sus hermanos se habían ílisfacer, sin estorbos, su voluptuo- apoderado de ella y de sus hijos y idad, como si por el hecho de quc- los habían asesinado en un castillo. arse viuda pudiera hacer lo que le Antonio, que no sabía aún esto úlfiniese en gana. Otra, por miedo a timo y al que se mantenía engañado íue se descubran sus relaciones ilí- dándole esperanzas, se encontraba en citas, hace que su amante asesine a Milán, donde le acechaban ya asesi„su marido. Entran entonces en ac- nos pagados. En eJ círculo de Ippolita Sforza cantó al laúd la historia A un hecho espeluznante, ocurri- de sus desdichas. Un amigo de aquedo en Perusa. en 1455. se refiere la lla casa, Delio, "refirió a Atellano la crónica de Graziani. Archiv. Slor.. X V I , historia hasta aquel momento y añaí, pág. 629. El hermano obliga al galán dió que la trataría en una de sus a sacarle los ojos a su hermana y lue- novelas, pues sabía con toda segurigo le echa a golpes. Es verdad que la dad que Antonio sería asesinado". familia era una rama de los Oddi y el El modo cómo ocurrió esto, casi amante un pobre cordelero, Binte los ojos de Delio y de Atellag 20 Jiandellü, Parte. I, Novella 9 y ^ J26. Se da al caso de que el confesor de la mujer se deja sobornar por el - i Véase pág. 216, nota 77. marido y delate el adullcriti.

t

246

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA
)ACOB BURCKHARDT

247

no, está descrito en Bandello de una manera emocionante ( I . 2 6 ) . Entre tanto, los jioyelistas tomaban, a menudo, partido por todos los lances de ingenio, de astucia y de burla que acompañaban al adulterio. Con delicia nos describen el juego de escondite en las casas, las señales simbólicas y los mensajes, los cofres previamente provistos de almohadones y dulce, en los que luego podrá hacerse desaparecer al galán, etc. A l marido cornudo se le suele pintar, según los casos, como una figura en sí misma ridicula o como un terrible y vindicativo personaje. Un tercer caso no existía, como no fuera que se pintase a la mujer como cruel y malvada y al marido o amante como víctimas inocentes. Debe tenerse en cuenta, sin embargo, que las narraciones de este último tipo no respondían al género de la verdadera "novella"; eran siempre terroríficos ejemplos tomados de la vida Tea\¿ÍJ Con la hispanización de la vida italiana en el curso del siglo xvi acaso aumentaran los casos de terrible violencia que tenían por causa los celos, pero hay que distinguir este aspecto del anterior tipo de castigo a la infidelidad fundada en é l propio espíritu del Renacimiento italiano. A l disminuir la influencia española pasó al extremo opuesto la pasión de los celos, que había a l canzado ya su punto más alto, y ello ocurrió en las postrimerías del siglo X V I I , siendo sustituida precisamente por su contraria, por una especie de indiferencia que veía en el cichbeo la figura indefectible en el ambiente doméstico y aun toleraba uno o varios i>ersonajes subalternos fpeíiti) al lado de éste. Ahora bien, ¿cómo comparar la enorme suma de inmoralidad que se trasluce en las circunstancias descritas con lo que ocurría en otros países? ¿Era, durante el siglo xv, por 23 Un ejemplo en Bandello, Parte I,
Novella 4.

ejemplo, el matrimonio en Franeiti realmente más santo que en Italia? Los "fabliaux" y las "farces" nux lo harían dudar; lo probable es que la infidelidad fuera tan corríenlc como en Italia, pero más raro, cii cambio el desenlace trágico,,porque e l individuo con sus típicas exigencias estaba menos desarrollado. Acaso la situación en los pueblos germánicos sea la más favorable a este respecto; a favor de ello tendríamoh un testimonio decisivo en la mayor libertj^d tanto de las casadas como de las muchachas, libertad que encontraron tan agradable los italiano» en Inglaterra y en los Países BajoiJ (véase pág. 219, nota 8 5 ) . Y , s i n embargo, no habrá que pdner e n ello una confianza excesiva. N o h a y duda que la infidelidad era f a n i bien frecuente y el hombre máí in dividualmentc desarrollado I l e g a l l a asimismo en tales casos a la t r a j H dia. Considérese sólo cómo so c o m portaban los príncipes nórdicoy cmi sus esposas a la primera sospecha Dentro de l o ilícito se i n c l u í a M entre los italianos de esta o p i n a no sólo el goce vulgar, no sólo • toscos apetitos del hombre corricn te, sino la pasión de los m c j i m y más nobles espíritus. .Y ello sólo porque las muchachas soltci.i se encontraban desplazadas de 11 sociedad, sino porque los h o i n l i M superiores precisamente se seniían atjaídos, más que por nada, por e l carácter femenino madurado e n I > experiencia matrimonial. Son quienes arrancan a la lírica s u s e s Celsos acordes, los que p r o c i i i i i n ofrecernos en sus tratados y en M I diálogos una imagen idealizada ili esta pasión que consume: "ranum divino". Cuando de la crueldad i l r l dios alado se quejan, no aluden M ' I M a la dureza de corazón de la a m a . t i o a su reserva, sino también a I n conciencia de la ilegitimidad de \ < les relaciones. Buscan consuel(,í esta desgracia recurriendo a l a ritualización del amor que s e up en la doctrina platónica del a l m a y

e ha encontrado en Pietro Bembo más célebre representante. Nos :ga su verbo directamente en el ircer libro de sus Asolani c inditamente a través de Castiglione, pone en sus labios el famoso scurso final del libro del Cortigia. Ninguno de los dos autores era toico, pero en aquellos tiempos ya ponía algo que un hombre célefuera, al mismo tiempo, hombre bien, y a ninguno de los dos emos negarles ambos predicados, contemporáneos tuvieron cuanellos dijeron por sinceramente seno y no debemos desdeñarlo como lera fraseología. Quien se tome el bajo de leer el Discurso en el Cutiano no comprenderá cuan escasa de su contenido puede procuun extracto. Vivían entonces en ¡lia algunas mujeres distinguidas llegaron sobre todo a hacerse osas en esta clase de relaciones, imo Giulia Gonzaga, Verónica de reggio y, de, manera especial, Vitia Colonna. El país de los más satados libertinos y los más sarticos burlones respetaba esta esie de amor y respetaba a estas ijeres. N o creo que en favor suyo eda decirse más. Si de algún modo itervenía en aquella actitud fcme¡flina la vanidad, si Vittoria se comiplacía en escuchar en torno suyo la ublimada expresión de un amor sin ranza por parte de hombres faosos, sería difícil dilucidarlo. Si la -cosa llegó a convertirse, rpor momentos, en una moda, no fue, sin embargo, mérito escaso que Vittoria, por ejemplo, no se saliera de ella V que aun lograse inspirar tales senlimicntos, siendo ya de edad avanzada. Hubo de transcurrir mucho liempo antes que fenómenos semejantes se observaran en oíros países, f La fantasía, que siempre dominó !i este pueblo más que a ningún "hi!. fue también la causa principal -le que toda pasión adquiriera en su • IOLCSO, y en determinadas circunscaracteres vehementísimos, . u i i j criminales en su proceder. Hay

una vehemencia de los débiles que no puede dominarse. En cambio, aquí se trata de un desvío de la fuerza, de la exuberancia. Vincúlase aquí, ocasionalmente, la génesis de algo que alcanza magnitudes colosales. El crimen adquiere una consistencia propia, personal. Las vallas son aún escasas. Todos, hasta los hombres más vulgares, se sienten, por íntima superioridad, desligados del estado ilegítimo fundado en la violencia y la policía: en la justicia de la Justicia ya no cree nadie, o casi nadie. En el caso de un homicidio, y antes de conocer los detalles, las simpatías se ponen instintivamente del lado del matador.^ Una actitud viri!, orgullosa, antes y durante la ejecución, despierta admiración tal, que es fácil que c! cronista se olvide de decimos por qué el reo había sido condenado a la última pcna.^^ Pero si, en algún lugar, al íntimo desdén hacia la Justicia y a las muchas venganzas en acecho se añadía la impunidad, en época de disturbios políticos por ejemplo, entonces diríase que el Estado y la vida ciudadana entraba en proceso de disolución. Momentos así conoció Napoleón durante el tránsito de la dominación aragonesa a la francesa, y Milán con ocasión de las múltiples expulsiones y retornos de los Sforaa. Entonces surgían a la luz aquellos hombres que en el secreto de su fuero íntimo nunca habían reconocido al Estado ni a la sociedad y que podían dar "Piaccia al Signore Iddio che non si ritrovi", dicen en Giraldi Cinthio, II, Novella 10, las mujeres de la casa cuando se les asegura que al asesino puede costar aquel hecho la cabeza. "1 Esto ocurre, por ejemplo, con Joviano Pontano (De foríiiuJine, lib. 11): sus asolanes de temple heroico que se pasan cantando y bailando la última noche, la madre abrúcense que aun camino del patíbulo divierte a su hijo, etc., probablemente pertenecen a familias de bandoleros, pero se olvida de decírnoslo.

248

JACOB BURCKHARDT l.A CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

249

rienda sueha, con soberana holgura, a los impulsos de su egoísmo y de sus apetitos de rapiña y crimen. Consideremos, como ejemplo, un cuadro del género en un círcido reducido. Por el año 1480, después de la muerte de Galeazzo María Sforza, las crisis internas que agitaron al ducado de Milán fueron tales, que en las ciudades de provincias desapareció toda seguridad. Eso ocurrió, por ejemplo, en Parma."^ donde vivía aterrorizado el gobernador por los atentados constantes, librándose, con apuros, de las manos de terribles facinerosos; los robos, las demoliciones de casas, los asesinatos públicos estaban a la orden del día; criminales enmascarados, primero, y pronto ya sin máscara y en bandas armadas rondaban por la ciudad durante toda la noche; finalmente se llevaban a vías de hecho las bromas más criminales y circulaban sátiras y cartas de amenaza, y corrió de mano en mano un soneto de burla contra las autoridades que evidentemente indignó a éstas más que la terrible gravedad de la situación. El hecho de que en muchas iglesias fueran robados los tabernáculos, con hostias y todo, da una idea del carácter de aquella perversidad. Imposible sería, desde luego, adivinar lo que hoy mismo ocurriría en cualquier país del mundo si el Gobierno y la policía paralizasen su actuación, impidiendo a su vez, con su presencia, la formación de un régimen provisional. Pero lo que en circunstancias tales ocurría entonces en Italia tomaba un tinte especial en virtud del papel preponderante que desempeñaba la venganza. La Italia del Renacimiento, en general, nos produce la impresión de que, aun en tiempos normales, eran en ella más frecuentes que en otros países los grandes crímenes. Ciertamente podría engañarnos la circunstancia de que aquí se nos informa Diarium Parmense. en Muratori, X X I I , cois. 330 a 349, passim.

de tales sucesos más especial mentjl que en otras partes y que la mli* ma fantasía que obra en el crimen real y verdadero actúa también ell la invención del crimen inexistentti, La suma de actos de violencia er* probablemente la misma que en otras partes. ¿Quién podría ascgu rar, por ejemplo, que en la vigii rosa y rica Alemania de 1500, con sus audaces vagabundos, sus m u digos violentos y sus caballeros di encrucijada, era más segura la si tuación y que la vida humana dis frutaba, en el fondo, de más firmen garantías? Es seguro, no obstante, que el crimen premeditado, realizii do por soborno y por tercera nni no, a menudo como oficio, llegó ii extenderse en Italia de modo pavti roso. 0 Si, por lo pronto, consideramos c J bandolerismo, es probable que no es tuviera más difundido en Italia quien la mayoría de los países del Norte, y en algunas regiones privilegia das —en Toscana, por ejemplo— ch seguro que lo estaba menos. Pero en él hay figuras esencialmente italianas. Difícilmente se encontrará en otro país, por ejemplo, la figura de! cura que se entrega por pasión ii una vida tumultuosa y acaba con vertido en capitán de bandoleros. Entre otros casos, tenemos en cstii época el siguiente: 2« Encerrado en una jaula de hierro, apareció colgado en la torre de San Giuliano, cii Ferrara, el 12 de agosto de 1495, cl cura don Niccolo de Pelegati, ili Figarolo. Había leído dos veces M I primera misa; el mismo día de tan tar la primera cometió, en Roma un homicidio, del cual resultó di suelto; mató después a cuatro pi i sonas y se casó con dos mujeres, ;i quienes arrastró a una vida va¡i,a hunda. Su presencia se denuncia m a* ^ Diario Ferrarese, en Muratori, XXIV. col. 312. Recuérdese • la partí, da de bandoleros que, capitanead! J I . HP un cura, merodeó, poco antes de por la Lombardía Occidental.

rde en muchos homicidios; se sabe ue violó a mujeres, raptó a otras, fcometió robos sin cuento, fue autor de muchas muertes y recorrió la r.milia con una banda armada, obligando a las gentes por el terror a <|ue le proporcionaran víveres y albergue. Si con la imaginación añadimos las fechorías que faltan en tal recuento, el balance de crímenes del cura nos dará un cómputo aterrador. Por doquier había entonces asesinos y malhechores en gran número entre los tan poco vigilados y tan privilegiados curas y frailes, pe¡fo difícilmente encontraremos otro elegati. Cosa distinta es —aunque sea digno de encomio— que genperdida encuentre la manera de cl^onder sus crímenes bajo los hábitos como, por ejemplo, aquel corsario que Masuccio conoció en un convento de Ñapóles.-'^ La verdadera historia del papa Juan X X l I I , en cíite aspecto no nos es conocida por iiicnudo.^* Por lo demás, la época de los caitanes de bandidos individualmente lebres empieza más tarde, en el iglo XVII, cuando los antagonismos políticos, güelfos y gibelinos, españoles y franceses, dejaron de tener ai país en conmoción constante. El bandido sustituye entonces al banderizo. En algunas regiones de Italia, don;de no había penetrado la cultura y vivían los rústicos en una permanente y criminal actitud de hostilidad hacia todo lo extraño a ellos, el forastero que caía en sus manos corría

riesgo. Así ocurría, por ejemplo, en los más apartados parajes del reino de Ñapóles, donde desde tiempos remotísimos —acaso desde la época de los latifundios romanos— imperaba una vida dura y salvaje, y donde, con la mayor inocencia, forastero y enemigo hospes y hostis, eran considerados como una misma cosa. Esta gente no era. en absoluto, irreligiosa. Podía suceder que un pastor se hincara de hinojos, lleno de terror, ante el confesonario para contarle al cura que, haciendo queso, durante los días de ayuno, le habían caído en la boca un par de gotas de leche. A las preguntas del confesor, conocedor de las costumbres, el penitente acaba por confesar que con frecuencia había robado y dado muerte con sus compañeros a los viajeros que cruzaban la región; pero, como esto era en el país lo común y corriente, no suscitaba el menor remordimiento de conciencia.2o Hasta qué punto podían dar muestras de ferocidad los campesinos en otras regiones en tiempos de inseguridad política, lo hemos indicado ya. Más grave síntoma que el bandolerismo, en la moral de la época, es la frecuencia de los crímenes cometidos por tercera mano, por medio del soborno. Se reconoce que Ñapóles va en esto a la cabeza de todas las demás ciudades. "Nada puede comprarse aquí más barato que la vida de una persona", dice Pontano,^** También en otras regiones encontramos abundancia de fechorías semejantes. Es difícil, naturalmente, ^7 Masuccio, Novella 29. Que estos elucidar su motivación, desde el moipos eran los que tenían más suerte 2» Poggio, Facetiae. fol. 164. Quien 2n las aventuras amorosas, es algo que conoce el Ñapóles de hoy acaso ha se sobreentiende. 2S Si es cierto que figuro como cor- oído una historia semejante localizada sario en la guerra de las dos líneas de en otro medio social. Joviano Pontano, Antonius: nec Anjou por Ñapóles, pudo haberlo he;cho como banderizo político, lo cual, est quod Neapoli quam hominis vita según el criterio vigente, no constituía minoris vendaiur. Claro que dice_que ninguna deshonra. El arzobispo Paolo bajo los Anjou no ocurría así, "sFcam Fregóse, de Genova, en la segunda mi- ab iís —los aragoneses— accepimus". tad del siglo XV, acaso se permitió mu- La situación hacia 1534 atestiguada por Benvenuto Cellini, I , 70. cho más que ésto.

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA
2 5 0

25;

JACOB BURCKHARDT

mentó en que alternan aquí fines políticos, odios de partido, enemistades personales, venganzas y miedo. Constituye un título de honor para los florentinos ei que entre ellos, el pueblo más avanzado de Italia, fueran más raros estos casos.^i tal vez porque para acusaciones o reclamaciones justificadas, había aun tribunales reconocidos, o porque la más alta cultura media imponía un criterio distinto sobre la interferencia criminal en la rueda del destino; como en parte alguna comprendían en Florencia los incalculables efectos de un crimen y cuan efímera y escasa ventaja sacaba el criminal aun en el caso del llamado crimen "lítil". Con la decadencia de las libertades florentinas parece haber aumentado rápidamente el asesinato alevoso, sobre todo el homicidio pagado, hasta que el gobierno de Cosme I se afianzó lo suficiente para que su policía pudiese luchar con ventaja contra tales desafueros.^^ En el resto de Italia el homicidio pagado era más o menos frecuente según el número de instigadores ricos y poderosos capaces de pagar bien. A nadie se le ocurrirá sacar a relucir estadísticas, pero, con dar por ciertas sólo una pequeña parte de las muertes que el rumor popular atribuía a asesinatos, resulta ya un número bastante elevado. Gobiernos y príncipes daban cl peor ejemplo: no sentían el menor escrúpulo en incluir el asesinato entre los instrumentos de su omnímodo poder. Para ello no se necesitaba ser un César Borgia. También los Sforza, los aragoneses, y más tarde los agentes al servicio de Carlos V , hicieron •^'^ Una prueba d e esto, cn sentido estricto, no podrá aducirse nunca, pero es elocuente el hecho d e que se nos hable poco de crímenes, y la fantasía de los escritores norcnfinos de la buena época no es sospechosa en este aspecto. ^ Sobre la policía de Cosme I, véase la relación de Fedeli en Alberti, Relazioni, serie I I , vol. I , págs. 3 5 3 y sigs.

en este aspecto lo que les parecí más conveniente y práctico. La fantasía nacional estaba hasta tal punto llena de estas presunciones, que entre los poderosos ya tiiiil se creía imposible la muerte nalU' ral. Cierto que del efecto de los VÜ» nenos se tenía a veces una idea fabulosa. Demos por cierto que pi)< día calcularse a plazo fijo el electo de aquellos terribles polvos blancos de los Borgia (pág. 65) y aecp» temos también que fuese un "ven* num atterminatum" el que sin'ió d príncipe de Salerno al cardenal de Aragón, diciéndole: "Morirás en cl plazo de breves días, porque tu p* dre, el rey Ferrante, ha querido pisoteamos a todüs"."3 Pero la curm envenenada que Catarina R » r i o envió al papa Alejandro V I ^ difíciU mente le hubiera mandado al otro mundo, aun en el caso de que In hubiese leído; cuando los médicoi advirtieron a Alfonso el Grande quo no leyese en el Tito Livio que lo había enviado Cosimo de Medí, i el rey les mandó callar, diciéndnlr con razón, que no dijesen ya iníid necedades.^^* Tal vez aquel veneno iba a obrar por simpatía, como aquel con que el secretario de Piccinino quería frotar —un poquito tan M I lo— la silla de manos del pap¡i 11.^*^ Hasta qué punto eran éstos, en Infessura, en Eccard, Scripicif., 11, col. 1 9 5 6 . 34 Chron. Venetum, en Muraiml, XXIV, co!. 1 3 1 . En los países del Norte se fantaseaba aún más sobrí' el arte del veneno entre los haliiniot. Véase, por ejem,, en Juvenal des Ih bins, ad. a., 1 3 8 2 (ed. Buchón, páj'iiui 336), el caso de la lanceta del e n v i nenador que tomó a su servicio cl l e y Carlos de Durazzo: bastaba con mí rarla fijamente para morir. Peirus Crinitus, De honesU. T ciplina, lib. X V I I I , cap. 9 . 3íi Vasari, IX, 8 2 , Vita di Ros^< en los matrimonios mal avcnidí • trataba más de envenenamientos rc.iii que de la preocupación de éstos, ciíri'iW por dilucidar. Véase Bandello, I I - i ^ , vellas 5 y 5 4 . Digna de atención es, g |

eneral, venenos minerales o vegetáis, no es posible precisarlos; el líauido con el que el pintor Rosso Fiorentino (1541) se quitó la vida -'la evidentemente un fuerte ácido"'^ juc no hubiera sido posible hacer tomar a nadie sin que dejara de iarse cuenta. Para el uso de las snnas, del puñal especialmente, en lecretos actos de violencia, tenían 3or desgracia los grandes de Milán, J e Nápoles y de otros lugares un •Onstante estímulo en el hecho de ' • u e , entre las guardias armadas que |ecesitaban para su protección perB^nal, había siempre alguno en quien ^ mera ociosidad bastaba por sí Sola para despertar instintos de hojnicidio- Más de una atrocidad se IbubicrL evitado si cl señor no hubiese sabido que para su ejecución IB bastaba con hacer una leve seña éste o a aquél de su séquito. Entre los medios secretos para el iño ajeno se hallaba tambiéi^—por menos en el propósito— la hcchi.ría,^í* aunque cn forma muy secunaria. Casi siempre que se habla del [palefici, malie", etc., el fin perse-

la Novella 4 Ü . En una ciudad de —. Lombardía occidental, cuyo nombre •6 se nos dice, vivían dos cnvenenabres. Un marido, que quería conven;rsc de la autenticidad de la descspcición de su mujer, le hizo beber un ipuesto brebaje venenoso, que en realdad sólo era agua teñida e innocua, pespucs de la prueba el matrimonio pe reconcilia. En la sola familia de Cardago hubo cuatro envenenamientos. De ¡íropia vita, caps. 3 0 y 5 0 . Ver, por ejem., maleficios contra I -•'nello de Ferrara cn Diario t'errao s , ' . en Muratori, X X I V , col. 1 9 4 , ad. .1., 1 4 4 5 . Mientras se leía la sentencia ul autor, un cierto Benato, ya, por otra • parte, de pésimos antecedentes, se levantó un gran ruido en cl aire y tem3'i> Podría citarse en primer lugar a • 'Ui la tierra, de modo que muchos saEzzelino de Romano, si no hubiera vil i e r o n corriendo de la Piazza o cayeron III Huelo. Dejemos sin más considera- vido dominado por ambiciosos desig• u í n lo que Guicciardini (lib. I ) nos nios y bajo una fuerte obsesión astrolita sobre el maleficio que Ludovi- lógica. ^0 Giornali napoletani, en Muratori, d Moro ejercía sobre su sobrino X X I , col. 1 0 9 2 , ad. a., 1 4 2 5 . iiiangaleazzo.

guido es inspirar terror a una personalidad muy odiada o tenida por digna de abominación. En las Cortes de Francia y de Inglaterra, durante los siglos XIV y xv, representa la hechicería dañina y criminal un papel mucho más importante que en Italia entre las clases superiores. I ^ n Italia, donde lo individual culmma en todas las formas, aparecen también, al fin, algunas figuras de absoluta perversidad, en las cuales el crimen se produce por el crimen mismo, no como un medio para un fin o por lo menos como medio para un objetivo que escapa a toda norma psicológica., A primera vista parecen caber entre éstas las horribles personalidades de algunos condottieri}^^ un Braccio de Montone, un Tiberto Brandolino o un Werner von Urslingen, cuyo peto de plata llevaba la siguiente inscripción: "Enemigo de Dios, de la compasión y de la misericordia". Es evidente que, esta clase de hombres debe incluirse entre los primeros delincuentes totalmente emancipados. Habrá, no obstante, que proceder con cautela en el juicio, desde el momento en que el crimen más grave que se les atribuye —en opinión de los que nos informan— es el desafío a la excomunión y que por esta causa toda la personalidad se nos presenta bajo una lívida y siniestra luz. En Braccio, ciertamente, tales inclinaciones fueron tan violentas, que oyendo cantar los salmos a unos frailes, fue tanto su furor que mandó tirarlos de cabeza desde lo alto de una torre;'*'^ "era, no obstante, bueno y leal con sus soldados y un gran caudillo." En general los crímenes de los condottieri solían cometerse para afianzar

252

FACÜB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEl. R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

Pero este desarrollo individual no era hijo de su culpa sino que le había sido impuesto por un decreto de carácter historicouniversa!. Y no sólo a él, sino, a través de la cultura italiana, también a los demás pueblos de Occidente, ya que desde entonces este desarrollo constituyó cl medio superior en que vivieron. No fue el italiano en sí ni bueno ni ma41 Pío U, Comment., lib. V i l , p á g . lo, sino necesario. Dentro de él ^e 338. desarrollaban un mal y un bien de ^'^ joviano Pontano, De ¡mmanitate, peculiar y moderno carácter,.* un;i donde también se habla de haber con- fructificación moral esencialmente cebido su propia hija por obra de Se- distinta de la propia Edad Medi;i. gismundo y de otras fechorías por el Fue cl italiano del Renacimienio estilo. 43 Varchi, Slorie fiorentine. al final quien tuvo que resistir el primei (en las impresiones no mutiladas, co- oceánico embate de esta nueva euiíd mo en la edición de Milán). del mundo. Tanto por lo que se r»-

una situación altamente desmoralizadora, pero también porque la misma agresiva crueldad, caprichosa acaso en apariencia, respondía de ordinario a un fin, aunque sólo fuese el de una ejemplaridad que lograse intimidar. Las crueldades de los aragoneses como hemos visto, tenía (pág. 21) su motivación principal en el miedo y el deseo de vengarse. Una pura sed de sangre, una diabólica complacencia en el daño, la encontraremos en el español César Borgia, cuyas atrocidades rebasaron notablemente, en realidad, los fines que se había propuesto. Un verdadero placer en el mal lo hallaremos asimismo en Sigismondo IVlalatcsta, el tirano de Rimini (págs. 18 y 124); no sólo la Curia romana,^i sino el juicio de la historia le culpan de asesinato, violación, adulterio, incesto, robo con sacrilegio, perj.urio y traición, v todo ello en repetidos casos. El más horrendo, sin embargo, de sus delitos es el intento de violación de su propio hijo Roberto, que le rechazó con el puñal en la mano;''^ parece que aquí no sólo se trataba de depravación, sino de una superstición astrológica o mágica. La misma sospecha se ha sugerido para explicar la violación del obispo de Fano 13 por Pierluigi Farnese d é Parma, hijo de Pablo I I L Si nos es permitido resumir los rasgos principales del carácter ita-. liano de la época, tales como llegan a nosotros, transcritos de la vida de las clases superiores, nos dará poco más o menos cl resultado siguiente: el defecto cardinal del carácter italiano de entonces se nos presenta a un mismo tiempo como la condición

de su grandeza: el desarrollo-del h dividualismo. El individuo se dcal. gó entonces por primera vez del Et tado vigente, en la mayoría de lo| casos, tiránico, e ilegítimo; cuanlí concibiera c hiciera este Estadoj con razón o sin ella, fue considerado traición. La vista del egoísmo triunfante le hace tomar en propiw mano la defensa del derecho en Ion asuntos propios y cayó así, por cl camino de la venganza, en poder de las fuerzas ocultas, mientras cret» restablecer su paz interior. Su amor se dirigía de preferencia a otro individualismo desarrollado, es deeir, a la mujer de su prójimo. Frente a todo lo objetivo, frente a vallas y a leyes de todo género, tiene el sentimiento de la propia soberanía y, decide independientemente, en cada caso, ya que en su intimidad se compaginaban sentimiento del honor y propia ventaja, fría ponderación y apasionamiento, renunciación y espíritu de venganza. Si el egoísmo tanto en el sentido más amplio como en el más estrecho, es raíz y tronco de todo mal. se entiendo que ya sólo por eso los italianos, en su gran desarrollo individual, se hallaban entonces más cerca del mal que los demás pueblos.

cre a lo más elevado y claro como lo más bajo y lóbrego de ella, ha «¿gado a ser con sus dotes y sus ¿asiones, el representante más desJacado y característico. Junto a la las radical depravación, vemos de-

sarrollarse aquí la más noble armónía de la personaHdad y un arte glorioso que exalta 1 » v^^^ "ndivi^ dual en forma que ni la Edad Media ni la Antigüedad quisieron o pudieron hacerlo.

IL L A R E L I G I Ó N E N L A V I D A C O T I D I A N A íntimamente enlazada con la moralidad do un pueblo está la cuestión du la idea que se forma de Dios, es ducir, de su mayor o menor fe en I l l a divina guía del mundo, ya coniere esta fe comO' algo predestinaj para j a felicidad o para el dolor ía temfjíiana ruina."'^ La increduliid italiana de esta época ha llegaI a hacerse asimismo muy sospelosa, aunque quien quiera tomarse trabajo de demostrarla encontraa mano centenares de ejemplos y stimoniüs. Nuestra misión se retinará también aquí a distinguir y punualizar. Pero tampoco en esta ocalión nos permitiremos un juicio de jnjunto definitivo y concluyente. La conciencia de Dios de la época iterior había tenido su origen y su poyo en el cristianismo y en la fi;ura externa de su potestad: la Igleia. Cuando la Iglesia degeneró, la lumanidad hubiera debido distinguir ' conservar su religión a pesar de odo. Pero es más fácil sentar un posulado así que cumplirlo. N o todos os pueblos son lo bastante serenos' —o lo bastante toscos— para soportar a la larga la contradicción fcnlre un principio y su proyección Pxterna. Es la Iglesia declinante la jue contrae la más grave responsa, Sobre ello se revelan muy distinSs actitudes, según cl hombre y el Uiar. El Renacimiento ha tenido ciuda2S y épocas en las cuales predominaba 1 decidido y lozano goce de la dicha, .ólo empieza a observarse un ensombecimiento de las ideas con el decisivo Ifoceso de la dominación extranjera bilidad que la Historia ha conocido. Impuso con todos los recursos de la violencia como pura verdad una doctrina enturbiada y desfigurada en beneficio de su propia onmipotencia, V en el sentimiento de su intangibilidad se entregó a la desmoralización más absoluta. Para mantenerse en esta situación, tuvo que asestar golpes mortales al espíritu y la conciencia de los pueblos y empujó por los caminos de la incredulidad y de la amargura a muchos de los mejores que se habían desligado ya íntimamente de ella. Aquí nos sale al paso la cuestión de por qué Italia, espiritualmentc tan robusta, no reaccionó con más vigor contra la jerarquía eclesiástica y por qué no fue capaz de una reforma como la alemana y anterior a ella. Una aparente respuesta, es que el estado de ánimo general de Italia no la llevó a rebasar la negación de la jerarquía, mientras el origen y la invencibilidad de la Reforma alemana se deben a las doctrinas positivas, especialmente a la de la justificación por la fe y la de la ineficacia de las buenas obras. No hay duda que estas doctrinas gravitaron desde Alemania sobre Italia y que esto ocurrió demasiado tarde, cuando ya la dominación española se había afianzado lo suficiente para aplastarlo todo, directamente en parte, y en parte a través del Papado y sus instrumentos.*^' Pe;. 45 Lo que llamamos espíritu de la Contrarreforma se había desarrollado en España bastante antes de la Reforma

t

el siglo XVI.

lACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO EN ITALIA

215

lo también en dos anteriores movimientos religiosos do Italia, desde los místicos del siglo xiii hasta Savonarola, había una gran dosis de contenido positivo en la fe, al que sólo le faltó fortuna para llegar a madurar, ni más ni menos que al movimiento hugonote, tan positivamente cristiano. Acontecimientos colosales como la reforma del siglo xvi escapan, en general, a toda deducción historicofilosófica, en lo que atañe a los detalles particulares de su aparición y su advenimiento, por mucho que, en líneas generales y en conjunto, pueda demostrarse su necesidad. Los movimientos del espíritu, la repentina chispa de luz, su difusión y su contenido, son y serán siempre, para nuestra visión, un misterio, desde el momento en que de las fuerzas en acción conocemos ésta o aquella, pero nunca las conocemos todas. El estado de ánimo de las clases superiores y medias de Italia, respecto a la Iglesia, en los días del Alto Renacimiento, es una combinación de radical y desdeñosa hostilidad, de acomodación a la jerarquía, en cuanto ésta sc entrelaza de mil modos con la vida exterior, y de un sentimiento de dependencia por lo que se refiere a sacramentos, consagraciones y bendiciones. A esto hemos de añadir, la gran influencia individual ejercida por los oradores sagrados. Sobre la tendencia antijerárquica de los italianos, tal como se revela, sobre todo a partir de Dante, en la literatura y en la historia, existen extensos trabajos. Por lo que se refiere a la situación del Papado ante la opinión pública, nosotros mismos hemos dicho algo (páginas 58 y sigs. y 120). y quien quiera conocer por misma, y ello en virtud de la severa vigilancia y parcial reconstitución de todo lo eclesiástico bajo Femando e Isabel, Es fuente documental importante de ello Gómez. Vida del cardenal Ximenez, en Rob. Belus, Rer. Hispan,
scriptores.

las fuentes más esclarecidas lo • fuerte que se ha dicho sobre la ^ tión, que lea los célebres pasaje Maquiavelo (Discorsi) y de d m ciardini (en edición no mutilada) Fuera de la Curia romana disfmia han aún de algún respeto mora! obispos,^^ así como algunos P Í I I U ' eos; en cambio, los que resultaliaii menos beneficiados, los canónigo - v los frailes, estaban considerados L O mo sospechosos, casi sin excepuuii y eran víctimas a menudo del ma'. ignominioso descrédito, que se tendía a toda su clase. Se ha afirmado que los frailes lio* garon a convertirse en víctimas de los vejámenes corrientes, pagando por todo el clero, porque no era peligroso burlarse de ellos.**' JJerOj es ésta una especie errónea desde^ todos los puntos de vista. Se les i prefiere en las novelas y en las comedias porque ambos géneros literarios muestran predilección por tipos constantes y conocidos, respecto a los cuales la fantasía suple fácilmente lo que no ha sido más que aludido. Tampoco la novela muestra, por otra parte, contemplaciones con el clero secular."*** Innti•ifl Obsérvese que los novelistas y otros satíricos se olvidan casi de los obispos; cambiando el nombre de las diócesis se podrían haber ensañado en ellos como en los demás. Por ejemplo, Bandello, en II Novella 45; sin embargo, también nos describe en II, 4Ü, un obispo virtuoso. Joviano Pontano, en el Carente, hace contonearse, con paso de ganso, la sombra de un exhubcrante obispo. 4" Foseólo, Discorso sul testo del Decamerone: "Me de'preti dignitá niuno poteva far motto senza perlcolu: onde ogni frate fu Pirco delle inquiíá d'Israel", etc. ^8 Bandello, por ejemplo, prolijnga su Novella 1 ( I I ) , diciendo que á nadie le sienta tan mal el vicio de la avaricia como al sacerdote, que np tiene que preocuparse de familia, etc. Con este argumento se justifica cl v|u--1 gonzoso asalto a una rectoría, en ti | cual un joven caballero hace robar pofe-t

ncrables pasajes y rasgos de todos le sirve de pretexto para dar rienda 3S demás géneros literarios demues- suelta a sus instintos. Valga, en cam.ran la osadía con que se hablaba bio, por los innumerables testimonios públicamente del Papado mismo y que podríamos aducir, el de Masucde la Curia romana y el desenfado cio, por ejemplo, en las diez prime:on que se les juzgaba. N o cabía ras de sus cincuenta Novelle. Están Esperar que ocurriera lo mismo en escritas en un tono de la más proas creaciones de la libre fantasía. funda indignación, y con el objeto i*ero es que los frailes podían tam- de difundir este sentimiento están dedicadas a los más distinguidos Dién vengarse terriblemente. En todo caso es cierto que con- personajes, inclusos el rey Ferrante ra los frailes sc dirigía la más fuer- y el príncipe Alfonso de Nápoles. e animosidad y que se les hacía Los mismos asuntos son, en parte, igurar como ejemplo vivo de la va- más antiguos, algunos conocidas ya lidad de la vida monarcal, de todo desde Boccaccio. Pero hay aspectos aparato religioso y del sistema que son de terrible actualidad na.onfesional entero, hasta de la reli- politana. La idiotización y explotagión mism4, según la extensión que ción de las masas populares con fallas conclusiones se diese, con ra- sos milagros, unidas a una conducta .ón o sin ella. N o debe olvidarse vergonzosa ponen en un estado de \x.\c en Italia se guardaba un recuer- verdadera desesperación a todo esmás vivo que en parte alguna pectador reflexivo. De los frailes , la institución de las dos grandes menores ambulantes, sc dijo: "Enjrdenes mendicantes y que se tenía gañan, roban y putañean, y, cuanla conciencia de que originariamen- do han llegado aquí al colmo, se te habían sido el vehículo de la reac- presentan como santos y hacen mición contra lo que se llama la here- lagros, enseñando el hábito de San jía del siglo XIII,-''* es decir, contra Vicente, los signos de San Bemaro la brida del asno de CaI temprano despertar del moderno ^dino -spíritu italiano. Y la policía reli- pistrano. . " O t r o s se buscan cómgiosa, que se confió de modo espe- plices que simulan estar ciegos o pacial y permanentemente a los domi- decer gravísima enfermedad, y que, licos, nunca suscitó otro sentimien-' tocados con el ribete de su cogulla . que el del odio y la burla, que o al contacto de una reliquia, sanan repentinamente entre el tumulto de llodos procuraban ocultar. I Leyendo el Decamerón y las no- las masas; todos gritan "¡misericorIvelas de Franco Sacchetti creeríase dia!", repican las campanas y se lefque la pecaminosa maledicencia con- vanta acta con prolija solemnidad." Itra frailes y monjes se había agota- Se da el caso que mientras un fraiido. Pero por los días de la Reforma le predica en d pulpito, otro que se [esta maledicencia sube nuevamente ha colocado entre cl pueblo le inte5 de tono de modo notable. Con gusto rrumpe, osadamente llamándole imprenunciaríamos a tomar aquí a Are- postor; entonces, repentinamente, el r tino en consideración ya que en los apostrofante da señales de enconi Ragionamenti la vida monacal sólo trarse poseso, y el predicador se llega a él, le cura y le convierte, con ^dos soldados o bandidos un camero a lo que termina la farsa. El predica¡un sacerdote, avaro, ciertamente, pero dor y su cómplice reunieron tanto ; gotoso y lleno de achaques. Uno sólo dinero, que pudieron comprarle a ¡de estos ejemplos evidencia el criterio un cardenal un obispado, en donde ' general imperante en la vida y en los Ehechos con más exactitud que todos 5« VOrdine. Probablemente se alulos tratados. , -i^ Giov. Villani ( í i l . 29), dice esto de a su tabla con cl monograma de I con mucha claridad un siglo después. Tesús; I. H. S.

256

JACOB BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RRNACIMIENTO EN ITALIA

257

se dieron una vida regalada hasta el fin de sus días. Masuccio no hace especial diferencia entre los francis- j canos y dominicos, pues los unos ! son dignos de los otros. " Y el es- ¡ tupido pueblo se deja todavía arras- j trar a su pasión de partido y a su odio, disputa sobre estas cosas en la plaza pública y se divide entre franciscanos y dominicos." Las monjas pertenecen exclusivamente a los frailes; en cuanto tienen un desliz con un seglar son encarceladas y perseguidas; las que se mantienen fieles, en cambio, contraen verdaderas nupcias con los frailes, en las cuales hasta se dice misa, se hacen contratos y se come y bebe en abundancia. " Y o mismo —dice cl autor— he sido testigo de semejantes escenas, no una, sino varias veces; puedo decir que he tocado estas cosas con mis manos... Tales monjas, o paren lindos frailecillos, o recurren al aborto. Si alguien pretendiera que esto es una calumnia, que busque en las cloacas de los conventos de monjas y encontrará gran cantidad de del icados huesecltos, no de modo muy distinto de lo que ocurría en Belén, en tiempos de Herodes." Estas cosas y algunas más implicaba la vida monacal. Claro que los frailes se aligeraban mutuamente la conciencia en cl confesionario, ordenando un padrenuestro de penitencia, por cosas que hubieran bastado para que le negaran la absolución a un seglar, como hereje. " A s í es que la tierra debiera abrirse y tragar vivos a todos estos criminales y a los que los protegen." Como cl poder de los frailes se basaba esencialmente en el miedo de las gentes al más allá, expone Masuccio en otro lugar una singular idea: "no habría mayor Añade que también se disputa sobre esto en los "seggi" es decir, en las asociaciones en que estaba dividida la nobleza napolitana. La rivalidad entre ambas órdenes frecuentemente se ridiculiza, por ejemplo, en Bandello,
111. Novella 14.

castigo para ellos que el que : suprimiera el Purgatorio; enii ya no podrían vivir de limosr tendrían que empuñar el azad < Si era posible hablar así bají* i rrantc, aun dirigiéndose a él. del acaso, en parte, a que el rey c irritado por un falso milagro con vjim habían pretendido embaucarle.^- Había sido enterrada cerca de TarciUú y luego desenterrada una placa du plomo con una inscripción en se le incitaba a una persecución (ra los judíos, semejante a las ilu España, a lo que el rey se resistió tan pronto como advirtió la sup i chería. También había hecho dcsi. ii mascarar a un falso ayunador, cu* mo lo había hecho ya también eti una ocasión su padre el rey Alfonso. En las prácticas de grosera superstición reinantes, la Corle im tenía, cuando menos, responbaíili dad alguna. Hemos escuchado a un autor (pie hablaba en serio, y no es, ni mueho menos, cl único, porque se burla y la injuria contra los frailes mendicantes las encontramos por doquiera y en abundancia; diríase que »B desbordan e inundan la literatura.'** Apenas puede ponerse en duda quu el Renacimiento habría acabado en poco tiempo con estas órdenes de no haber venido la Reforma aleiniina y la Contrarreforma. Difícilmenlfl las habrían podido salvar sus predicadores y sus santos populares. Unbría bastado con que la tendencli general, se hubiese puesto de aeucp do. en el momento oportuno, con un papa que despreciara a las Órdiaie-i mendicantes, como León X , por e¡ m pío. Si cl espíritu de la época Ic^s > n contraba ridículos o repelentes, i'.n;i "2 Para el texto a continua«ión val se Joviano Pontano. De sermone, 1 1 II, y Bandello. Parte I, Novella 52. r^T Por eso podían denunciarse tod estas cosas ante él. Véase también viano Pontano, Antonio y tarqjntí- > Un ejemplo: el canto octavo d|
la Maciironeida.

Iglesia no significaban otra cosa un compromiso. ¡Pero quién salo que aguardaba al mismo Pado si no lo hubiese salvado la forma! El privilegio de un verdadero ejericio del poder, sobre cada ciudad, he |uí lo que se permitía aún de conuo al Pater Inquisitor del convende los dominicos en las postrimeis del siglo XV, y ello significaba fuerza suficiente para perturbar c dignar a los espíritus cultos pero para lograr un temor y una sulisión constantes."^ El castigo por la Era idea no era ya posible como tes (págs. 159 y sigs.) y de la he'ía propiamente dicha se podía dcder muy bien aun cl más mordaz Itico del clero. Si no intervenía un leroso partido (como en el caso Savonarola) o no se trataba de stigar casos graves de nigromancia j cual ocurría a menudo en las eludes de la Alta Italia), resultaba difícil a fines del siglo xv y prinSfoios del XVI que se terminase en • hoguera. En algunos casos se con^ • m a b a n , al parecer, los inquisido^ 1 con muy superficiales retracta^ • k e s y no faltaban tampoco los | N en que se hacía desaparecer el o camino del suplicio. Por ejercer nigromancia, conjuras al demonio profanar los Sacramentos, había lo degradado ya sobre un tablado itc a San Domenico (en 1452) ,cura Niccoló de Verona, en Boloy lo llevaban ya a ser quema-1 cuando fue liberado por gente había enviado Achile Malvezzi, la Orden de San luán, conocido o amigo de los herejes y profaor de monjas. Ei legado (cardcBessarion) consiguió únicamente fuese capturado uno de los rap-| 5 Una historia de Vasari (ver Vita ^andro Botticelli), demuestra que a s se bromeaba a costa de los inídorcs. Aunque es cierto que el vilo del cual allí se trata, lo mismo ía ser cl del arzobispo que el del inico inquisidor.

tores, que fue ahorcado. Malvezzi siguió disfrutando tranquilamente de la existencia.''* Es digno de notarse que las órdenes superiores, es decir, los benedictinos y sus diversas ramificaciones, a pesar de su riqueza y de su vida regalada, no suscitaran la animosidad ni las antipatías que inspiraban las Órdenes mendicantes. Frente a diez novelas que tratan de los *'frati", encontramos una, todo lo más, que tenga un "moñaco" por protagonista y víctima. El hecho de ser más antiguas estas Órdenes y haber sido fundadas sin designio fiscalizador las hubiera favorecido extremadamente de no haberse mezclado en la vida privada. Había en ellas gentes devotas, ingeniosas y eruditas, pero el tipo corriente lo encontramos descrito del siguiente modo por Firenzuola,'" uno de ellos: "Estos nutridos personajes en sus ampHas cogullas, no se pasan la vida en ambulante y descalza predicación, sino que bien calzados, con lindas zapatillas de cordobán, pasan el tiempo sentados cómodamente en sus hermosas celdas con artesonados de ciprés, cruzadas las manos sobre el vientre. Y si alguna vez tienen que cambiar de sitio, lo hacen con esfuerzo ajeno, sobre mansa muía o gorda potranca, lo que resulta una pura delicia. Tampoco el espíritu lo gastan demasiado en el estudio para; no perder su sencillez frailuna entre-i gándose a una luciferina soberbia".: Quien no ignore la literatura de la época ha de reconocer que aquí sólo se insinúa lo absolutamente indispensable para iniciar en el asunte Bursellis, Ann. Bonon., ap. Muratori, X X I I I , col. 886: cf. 896. Véase págs. 261 y sigs. Era cl abad de Valleumbroso. El pasaje, que traducimos libremente, se encuentra en Opere, volumen I I , pág. 208, su décima novela. Una sugestiva descripción de la buena vida de los cartujos en el Commentario d'Italia (fol. 32 y sigs.), citado en la pág. 261, nota 99).

258

JACOB

BURCK.HARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

259

to.'*'* Que esta leputación del clero secular y de los frailes hiciera vacilar la fe de gentes innumerables en las cosas sagradas, es algo que se comprende sin esfuerzo. Los juicios de conjunto con que nos encontramos en aquella época suelen ser realmente terribles. Nos limitaremos a reproducir uno, que por haber sido impreso recientemente, es aún poco conocido. Dice (1529) en su Aforismos Guicciardini, durante largos años funcionario de los papas Medici: " A nadie más que a mí desagradan la ambición, la avidez y el desenfreno de los sacerdotes, tanto porque cada uno de estos vicios es odioso en sí, o porque cada uno, o todos ellos, se compaginan mal con gentes que se suponen pertenecer a una clase especialmente dependiente de Dios, como porque son aquéllos entre sí defectos tan contr,adictorios que sólo en individuos muy especiales pueden coexistir. N o obstante, mi situación cerca de varios papas me ha obligado, por mi propio interés, a desear la grandeza de éstos. Si no hubiera sido esta razón, habría amado a Martín Lutero como a mí mismo, no para desentenderme de las leyes que el cristianismo nos impone, tal como se suele juzgar y decir, sino para ver colocados en el lugar que les corresponde a questa caterva di scüllerati, de modo que, o vivieran sin vicios, o vivieran sin autoridad". El propio Guicciardini opina que por lo que atañe a lo sobrenatural vivimos a oscuras, pues cuanto sobre ello nos cuentan filósofos y teólogos son sólo necedades, que en todas las religiones hay milagros ^'^ Con razón era Pío I I partidario de la supresión dei celibato, "Sacerdotibus magna rationc subíalas nuptias maiori restituendas videri", era una de sus sentencias favoritas. Platina, Viíae
Ponliff., pág. 311.

y que nada suponen e n ninguna lioM de el momento en que han de MrU huirse a fenómenos de la nalunil» zc todavía desconocidos. Aquc" > l que movía las montañas v 4' revelaba entonces e n los sucv de Savonarola, por ejemplo. ! conoce este autor como un fcn . i no curioso, sin hacer la menuí servación agresiva. Frente a todos estos juicios v i" niones, curas y frailes poseían Li ventaja que se estaba acostuml a ellos y que su vida se enli en una urdimbre de ¡nterese:> la vida de los demás. E s la v e m i i " que han tenido desde siempre n i mundo las cosas vetustas y p o . i' sas. Casi nadie dejaba de tem i i gún pariente que vistiese sol;; cogulla, todos abrigaban algún peranza de protección o de ¡-\ cias futuras obtenidas del teso' ! la Iglesia, y en el mismo CLV de Italia estaba la Curia rom.mi que, de modo súbito, podía i m i quecer a cualquiera. Ha de ha hincapié, n o obstante, e n el ii i que todo esto no embarazaba ni i. lengua ni la pluma. La mayen,i J. los autores que llevaron allí la ledicencia al género cómico > i ellos mismos frailes, preben^ etc. Poggio, autor de las Fai era religioso; Francesco B e m i ii frutaba de una canonjía; > !• i Folengo era benedictino;®^ M Bandello, que ridiculiza a su ppia Orden, dominico y tiepa. un general de la misma C > ¿Les impulsaba un excesivo miento de seguridad o la neci de desentenderse del descrédiii la clase o la actitud egoísta dri -idice: "pero a pesar de tod,> < < mantienen?" Probablemente li > un poco de todo. E n Folcii:' observa, ciertamente, de mot' tensible, la influencia del ' i; nismo.*^^ ^ « 1 Un inconstante benedictii tamente. 62 Véase el Orlandino, q u e

E

r

Í

• . . a influencia de bendiciones y saTtmentos a que nos hemos referido R (pág. 57) al hablar del Papado, } sobrentiende en la parte creyente l pueblo. Los espíritus emancipa<s poseían, no obstante, la fuerza las impresiones juveniles y la norme virtud mágica de los simólos a los que se está, desde siemre, habituado. La petición de la bsolución sacerdotal por los morilUndos, quienesquiera que fuesen, eía un restó de miedo al infierno ta en desalmados como Vitelloz(pág. 58). Difícilmente encontracmos otro ejemplo más aleccionador ue éste La tesis eclesiástica del laractcr indclcbrlis" al margen de personalidad misma, que puede lultar indiferente en cl sacerdote, ivo fuerza suficiente para lograr je, por ejemplo, se aborreciera al bcerdoie como persona y se apetepíran y solicitaran, no obstante, sus trvicios espirituales. Hubo, sin emirgo, obstinados, como, por ejemlo el príncipe Galeoto de Miranüla,^^ que murió sufriendo una ttcomunión que^duraba ya dieciséis ttos. Durante todo este tiempo, la ¡udad -stuvo por su culpa sujeta interdicto, de modo que en ella podían celebrarse misas ni enos religiosos. Frente a tales ambigüedades se istaca, por último, con especialíbno fulgor, la actitud de ta nación hte sus grandes predicadores. TamT n el resto del Occidente se dcjaarrebatar de vez en cuando, por verbo encendido de santos monI, pero no podía compararse con periódicas cotunociones de las intas ciudades y regiones italia• Aun en la misma Alemania el ^ que consiguió efectos pareciíera abrúcense de nación: Gioni Capistrano.*'^ Las almas doel nombre de Límerco Pittocco, 1, estr; C. V I L 57; III estr. 3. Diario Ferrarese, en Muratori, ^ col. 362. Llevaba consigo un intérprete ale-

tadas de tan decisiva potencia, poseídas de una vocación religiosa semejante, eran entonces en el Norte intuitivas, místicas; en d Sur eran, por el contrario, prácticas y expansivas, y aun reciban el refuerzo que suponía la alta estimación nacional por el lenguaje y la oratoria. El Norte nos da un Imitatio Christi, cuya influencia es tácita, y al principio, limitada al recinto conventual, pero que tiene una repercusión de centurias. El Sur nos da hombres cuya influencia sobre sus semejantes es poderosísima, pero momentánea. Esta impresión se basaba esencialmente en la agitación de las conciencias. Se pronunciaban sermones morales, sin abstracción alguna, aplicados a lo especial y peculiar, con la base de una personalidad consagrada y ascética, a la que por sí mismo se vinculaba luego el milagro, hijo de la fantasía exaltada, incluso contra la voluntad del propio' predicador.'^" El argumento de más i formidable virtud era menos la ame-: naza del purgatorio y el infierno que el retórico y vivacísimo desdoblamiento de la temporal "maledizione" en la persona del que se entrega al mal. Quien ofende a Dios y a los santos paga en vida las consecuencias. Sólo así era posible atraer a la penitencia y la contricción a tanto ser descarriado por la pasión, los juramentos de venganza y los crímenes, y éste era el fin más importante que se perseguía. ,^ man y otro eslavo. También había, en su tiempo, necesitado intérpretes en ReTiania San Bernardo. (!i> Capistrano, por ejemplo, se limitaba a bendecir en el nombre de la Trinidad y de su patrono San Bernardino a los millares de enfermos que le llevaban lo que bastaba para que se produjera alguna que otra curación real, como en tales casos, suele ocurrir. El cronista de Brescia dice que "hacía hermosos milagros" pero que se "contaba mucho más de lo que era realmente cierto".

^ Ricordi,

nota 28, en las

Opere

inediíe, vol. 1. *^ Ricordi, I, 123, 125.

260

)ACOB

BURCKHARDT

LA CULTURA DEL RENACIMIENTO T-N ITALIA

261

Así predicaron en el siglo xv Bernardino de Siena, Alberto de Sarzana, Giovanni Capistrano, Jacopo della Marca, Roberto da Lecce (pág. 227) y otros, y así predicara, finalmente, Giorlamo Savonarola. N o había prevención ni prejuicio como los que existían contra los frailes mendicantes, mas ellos lograron vencerle. En vano el soberbio humanismo los criticaba y hacía mofa de ellos.*"' Cuando la voz de los predicadores clamaba sobre la muchedumbre nadie se acordaba de aquéllos. N o trataban de nada nuevo, y un pueblo burlón como el florentino sabía ya en el siglo xiv, maltratar al predicador ridículo cuando aparecía cn el púlpito.f'^ Y sin embargo, cuando asomó allí Savonarola, los arrebató de modo tan violento que toda su querida cultura y todo su arte se derritieron en la hoguera que había encendido el monje. N i las más osadas profanaciones por parte de frailes hipócritas, que con ayuda de cómplices (véase pág. 255) sabían desencadenar a voluntad las mayores emociones entre el auditorio consiguieron perjudicar el crédito de esos otros predicadores. La gente se siguió riendo de los sermones de frailes desvergonzados con sus milagros de pacotilla y sus falsas reliquias y siguió venerando a los grandes predicadores y misioneros. Éstos fueron una verdadera especialidad italiana del siglo xv. Su Orden —por lo regular la de San Francisco, y en particular la llamada de la Observancia— solía

enviarlos allí donde se solicitaba n presencia, lo que sucedía en los sos graves, discordias de cara v I c r público o privado en las ciuti ni' o por un aumento pavoroso o > inseguridad y la inmoralidad. si había crecido y se había exicii dido la fama de un predicador, h reclamaban todas las ciudades, aun sin motivo especial. Iba adonde !• mandaban sus superiores. Un aspci to especial de esta actividad es 1 ^ predicación de la cruzada contra Uv-. turcos; ^® pero a nosotros tócaiif considerar, ante todo, los sermomen que se exhortaba a la peniícn cia. El orden de sucesión de los seniiu nes, cuando se observaba un méloilu parece haberse ceñido sencillamcni< al de los pecados capitales. cuanto más urgente es el trance, e<M. mayor premura se encara el prc<li cador con el tema principal. In sermones se inician, acaso, en uiia de aquellas imponentes iglesias <U las Órdenes o en la catedral misma, pero pronto la Piazza Mayor es ]>!• quena ya para contener la aflueneiii de gentes que acuden de los lugarcfi más apartados, hasta el punto que el ir y venir de la gente ponía en peligro la vida incluso del predica dor.™ Por lo regular el sermón leí mina con una procesión grandiosa, los altos funcionarios de la ciudail colocan en medio al orador, prole giéndole, pero ni aun así está se guro, ni es posible impedir que l.i gente le bese las manos y los pií' y le arranque jirones del hábito.' Los primeros resultados que se et>ii 98 En Poggio, por ejemplo. De ava- siguen —y los más fáciles— despinít» ritia, en Opera, fol. 2. Encuentra que de predicar contra usureros y acapit su trabajo era fácil, pues repetían en todas las ciudades lo mismo y iras cada Con lo cual adquiría la cosii ii campaña dejaban al pueblo más idiotilizado de lo que le había encontrado, peculiarísirao matiz. Ver Malipicn Ann. Venet, en Archtv. Síor.,-Vil. Franco Sacchetd, Novella 72. El página 18; Chron. Veneíum, Muraloi misionero de escasa elocuencia era uno XXI, col. 898. Sloria bresciana, Muratori, XXI de los personajes más corrientes entre col. 865. " . los novelistas. "^1 Allegretto, Diari sanesi, IVrarirtí « 8 Véase la conocida parodia en el ri, XXTTI, col. 819. ¿ Decamerone, V I , Novella 10.

•adores y contra las modas indignas, ion la apertura de las cárceles, es ^ :cir, la libertad de presos por deudas, si son pobres, y la quema de objetos de lujo e instrumentos de diversión, tanto peligrosos como inocentes: dados, barajas, juegos de tolla clase, caretas, laúdes, libros de canciones, fórmulas mágicas,'''^ moños postizos, etc. Todo esto se colocaba sobre un "tálamo" graclosaj mente agrupado, sin duda, encima í; una figura de Satanás o cosa por el I estilo, y se le prendía fuego (véase " pág. ? 0 4 ) . Luego, llegaba el turno a las conciencias empedernidas; quien hace largo tiempo que no se ha confesa, do se confiesa, los bienes que se re] tienen indebidamente se restituyen, y las palabras de ignominia, preñadas de maldición, se retiran. Oradores como Bernardino de Siena "^^ se deIcnían, con diligencia y exactitud cn 'as relaciones humanas de cada día su ley consuetudinaria. Pocos teóigos de nuestro tiempo serían catees de pronunciar un sermón ma:al sobre "contratos, restituciones, tas del Estado (monte), y sobre I dote y el equipo de las hijas de ilia" como el que pronunció este ito en una ocasión en la catedral Florencia, Predicadores poco cauInfessura (En Eccard, Scriptores, col. 1874), dice "canti. brevi, sorti". primero aludiría a los libros de lanciones de los cuales sabemos que Savonarola por lo menos hizo una bue¿jia quema. Por lo que a las otras palatras se refiere, ha de tenerse en cuenta le Graziani (Cron. di Perugta, en Arfv. Stor., X V , I, pág. 314) en oca-

tos, llevados de su ardor, pasaban fácilmente de la medida, y al referirse a determinadas clases sociales, a determinados gremios y jerarquías de funcionarios, eran causa de que el auditorio excitado cometiese actos de violencia contra los aludidos.'^* Un sermón de Bernardino de Siena, pronunciado en Roma (1424), después de la consabida quema de galas y objetos de superstición, tuvo aún otra consecuencia: "Después —se nos dice '^'^— fue también quemada la bruja Finicella, que había matado a muchos niños por medios diabólicos y había embrujado a muchas personas, y Roma entera fue a presenciarlo." Pero el fin principal de los sermones, como ya hemos indicado, era la reconciliación en las discordias y la renuncia a las venganzas. A. este punto solía llegar el final de la misión, cuando el fervor penitente y contrito ya había invadido toda la ciudad,'''^ cuando ya el aire se estremecía con los gritos del pueblo: "¡Misericordia!, ¡misericordia!" Era entonces cuando se llegaba a los solemnes convenios y abrazos de paz, hasta en los casos en que el homicidio alternado abría una sima entre las partes en pugna. Con tan santo motivo se conseguía el regreso a la ciudad de los desterrados. Parece que estas "pací" eran, en general, respetadas hasta cuando aquella tenAilegreto, 1. c. eol. 823. Un predicador agita a las masas contra los jueces (si en vez de "giudici" no debemos realmente leer "giudei", judíos que al punto habrían sido quemadera en sus casas, ' 5 Infessura, I , c. Debe haber un error en la fecha de la muerte de la bruja. Vasari ( I I I , 148) nos cuenta cómo el mismo santo hizo talar un soto de non sancfa fama en las cercanías de Arezzo (Vita di Parri Spinelli). En ocasiones el primer furor expiatorio parece haberse desahogado y agotado, hasta cierto punto, en locales, símbolos e instrumentos. "Pareva che Paria si fendesse" se dice en alguna parte.

'n semejante dice "brevi e incanti", que sin duda, por lo demás, debe ludir a algún objeto de superstición, gún juego de cartas para predccu el jíuturo o la suerte o cosa parecida. DíJíUndida ya la imprenta, había que Uetambién a la hoguera todos los iplares de Marcial, por ejemplo ídello, I I I , Novella 10. • Ver su curiosa biografía cn Vesp. 3 244 y sigs. y en Eneas Silvio, De ill, 24.

262

[ACOB

BURCKHARDT

LA

CULTURA

DEL RENACIMIENTO

E N

ITALIA

263

sión sc había aplacado ya un tanto en las almas. En estos casos la me^ moría del monje era bendecida por generaciones. Pero hubo bárbaras y terribles crisis, como la de las familias della Valla y Croce en Roma (1482), ante la cual incluso el gran Roberto da Lecce alzó estérilmente su voz.''^ Poco antes de Samana Santa había predicado a una innumerable multitud en la Plaza, ante la Minerva, y el Jueves Santo mismo se dio la terrible batalla callejera delante del Palazzo della Valle, junto al Ghetto. A la mañana siguiente el papa Sixto mandó arrasarlo, oficiando después en las ceremonias habituales propias de este día. El Viernes Santo volvió a predicar Roberto, llevando un crucifijo en la mano; pero tanto él como sus oyentes no pudieron hacer otra cosa que llorar. Caracteres violentos, en íntima discordia consigo mismos, bajo la impresión de estos sermones, tomaban a menudo la decisión de entrar en un convento. Ladrones y criminales de toda clase se contaban entre ellos y también soldados cesantes."^** Influía en ello, sin ninguna duda, la admiración hacia el santo monje, que impelía a imitarle aunque sólo fuera en lo exterior. El sermón final solía tener un puro contenido " Jac. Volaterranus. M u r a t o r i , X X l l I , col. 167. No se dice explícitamente que sc ocupara en esta contienda, pero es indudable que ocurrió así. También en una ocasión (1445) Jacobo della Marca apenas había abandonado Perusa, después de inmenso éxito, hubo un homicidio por venganza en la familia Ranieri, Véase Graziani, /. c. págs. 565 y sigs. Diremos, de paso, que las visitas de esta clase de predicadores a Perusa se suceden con sorprendente frecuencia; véanse págs. 597, 626, 631, 637 y 647. Después de un sermón. Capistrano impuso el hábito a cincuenta soldados. Síor. brcsciana l. c ; Graziani. 1. e., 565 y sigs. Eneas Silvio {De viris iiustr., 25), escuchando a San Bernardino en su juventud, estuvo a punto de ingresar en su Orden.

de bendición, que sc resume en tas palabras: "La pace sia con ICÍ Grandes muchedumbres acompañaban luego al predicador hasta l a » ciudades vecinas y volvían a esiuehar el ciclo entero de su predicación. Dado el enorme poder de esitm santos varones, para el clero y lo» gobiernos era deseable, por lo niC' nos, no atraerse su enemistad, L no de los medios de conseguirlo era oí criterio, mantenido en la prácticii, de que en estas misiones figurasen sólo frailes'^" o sacerdotes que hubiesen recibido las órdenes mcnorcii cuando menos, de modo que los iiiíf] lilutos o las corporaciones coi le.'ipondientes se hicieran, hasta eicriü punto, responsables de su conduetii, Pero tampoco era posible aquí un» delimitación estricta, pues hacía y « mucho tiempo que tanto el templo como el píílpito se utilizaban para fines públicos de toda clase —actuí jurídicos, proclamaciones, leecioiici, etc.— y como predicadores hacían il uso de la palabra hasta scglarr v humanistas (pág. 129 y sigs.). lia bía además una clase híbrida úe \\\ dividuos que no eran ni frailes ^ Q u e hubo rozamientos entre li celebres predicadores observantes y li envidiosos dominicos, lo demuesini disputa sobre la sangre de Cristo cr cificado, derramada en la tierra (1461 Sobre Fra Jacopo della Marca, que d ningún modo quería ceder ante los i|( miníeos, se expresaba Pío I I en KU pr( lijo comentario {Comment. lib. XI. W i gina 5 1 1 ) con una deliciosa Íi'i)nl|| "Paupericm pati et famem et sitiiii corporis cruciatum et mortem pro Clir^ ti nomine nonnulli possunt; jaclur nominis vel miniam ferré rccusaiit. t quam sua deficiente fama Dei (1IUK(1| gloria pereat". i Su fama oscilaba ya entre los 4 Iremos. No se les debe confundir ti| los monjes eremitas. En general no fl taban los campos claramente .deslin dos. Los spoletinos ambulantes en tn de milagreros invocaban siempre j ( H Antonio y, a causa de sus culebni^^ apóstol San Pablo. Ya desde cl

nacia

lacerdotcs y que, no obstante, habían enunciado al mundo: nos referimos i los cenobitas, muy numerosos en talia, que hacían su aparición a vees sin que nadie los llamara y arrebataban al auditorio. En Milán se dio uno de estos casos después de la segunda invasión francesa (1516), en una época, ciertamente, en que imperaba el mayor desorden. Un cenobita toscíTio, tal vez del partido de Savonarola, se adueño del to de la catedral por espacio de meses, polemizó violentamente contra la jerarquía, añadió al templo un candelabro y un altar nuevos, hizo lilagros, y no abandonó el campo ino después de vivas luchas.^'- En aquellos decenios, decisivos para el destino de Italia, por doquier surf i a el vaticinio, sín que sea posible Imfinar su aparición en una determinada categoría de individuos. Salmos, por ejemplo, con qué pertise dedicaron los cenobitas a profecía antes de la devastación Roma (ver pág. 68 y sigs.). Esgentes, a veces cuando carecían elocuencia, enviaban mensajeros n símbolos, como aquel asceta de Bena que envió ( e n 1496) a un "er•litaño", es decir, a un discípulo, a p atemorizada ciudad, con una cayera en una estaca, de la cual coliba un papel con una amenazadora láxima bíblica.^^ Pero muchas veces los monjes tamloco respetaban a los príncipes, a "is autoridades, al clero; ni siquiera sus propios hermanos de religión.

pulpi-

Un sermón con el propósito claro de derribar una dinastía de tiranos, como el pronunciado por Fra Jacopo Bussolaro en Pavía, en cl siglo XIV,**-'' es un caso que no vuelve ya a repetirse, pero sí la crítica valiente, hasta contra el papa mismo en su propia capilla (pág. 129, nota 127), y cl consejo político ingenuo en presencia de los príncipes, que éstos creían no necesitar.*** En la Plaza del Castillo, en Milán, un predicador de la Incoronata (un agustino, pues), se atrevió a apostrofar a Lodovico el Moro, desde el to, diciéndole: "¡Señor, no muestres el camino a los franceses, pues tendrás que arrepentirte! ".*•*' Había frailes profetas que no hacían política de manera directa, pero que pintaban cl porvenir con tonos tan sombríos que confundían y aturdían a sus oyentes. Un grupo de estos predicadores recorrió el país, que se había dividido en zonas, poco después de la elección de León X (1513). Eran doce franciscanos de convento. El que predicó en Florencia,*'*' Fra Francesco di Montepulciano, mantuvo al pueblo en un terror creciente, porque sus palabras, a medida que llegaban a oídos de los más alejados de él, en vez de atenuarse, se am-

pulpi-

explotaban a los rústicos con su ia scmirreligiosa y llevaban cabaamacstrados que se arrodillaban indo se nombraba a San Antonio. ^pretexto era postular para los hos^ ^ H e s , Masuccio, Novella 18, Bandel^ ^ ^ p l l . Novele 17. Fircnzuola, en su ^ ^ B k > d'oro, les hace ocupar el lugar ^ ^ T o s sacerdotes mendicantes de ApuP*i Prato, en Archiv. Stor. I I I , pág. • 7 : Burigozzo. Ibid., pág. 431. • B'-í AUegreto, en Muratori, X X I I I , y sigs.

« ' Matteo Villano, V I I I , cap. 2 y sigs. Predicó primero contra la tiranía en general; como los tiranos de la ciudad pretendieron asesinarle, cambió él mismo en su sermón la constitución y las autoridades y obligó a huir a los Beccaria (1357). En los tiempos de crisis, la Casa que ocupaba el poder recurría también a los frailes para que éstos avivaran en el pueblo los sentimientos de fidelidad. Sañudo (Muratori, XXII coL' 1218) cita un caso de éstos, refiriéndose a Ferrara. Prato, en Archiv. Stor. I I I , pág. 251. Sobre posteriores predicadores fanáticos antifranceses después de la expulsión de los franceses mismos, í6i., págs. 443, 449, 485, ad. a. 1523, 1526, 1529. « « Jac. Pitti. Storia flor., lib. H , pág. 112.

264

JACOB B U R C K H A R D T

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O E N ITALIA

265

plificaban y cobraban un sentido te- de Savonarola alentaba aquel elcvn rrible. Después de uno de estos ser- do poder personal que no volvcnmones murió repentinamente "de un mos a encontrar hasta Lutero. l'am dolor al pecho"; una gran muche- él mismo su palabra tenía algo dumbre acudió para besar los pies iluminación y no era modesto en al cadáver, por lo cual se le enterró apreciación de la misma conliailu secretamente durante la noche. Pero al predicador: más alto que él sóli> el espíritu profetice que se apoderó estaba el último ángel en la jcrai hasta de las mujeres y de los al- quía de los espíritus. Esta personalidad, todo fuego \ deanos, había tomado tal vuelo, que sólo con gran esfuerzo pudo ser do- llamas, logró, por lo pronto, un m t minado. "Para levantar, hasta cierto lagro de peculiar y magna índnl. punto, el espíritu de las gentes, or- su propio convento de San M a i i n : , ganizaron los Medici, Giuliano (her- de la Orden dominicana, y huj'ii mano de León) y Lorenzo, el día de todos los conventos toscanos de li San Juan de 1514, aquellas magní- Orden de Santo Domingo, estaltan ficas fiestas, aquellas partidas de ca- influidos de tal modo por sus idc;r za, aquellas procesiones y desfiles, que emprendieron una gran refüriim aquellos torneos a los cuales acu- voluntaria. Cuando pensamos lo tpi. dieron algunos grandes señores de eran los conventos de entonces y Roma, incluso seis cardenales, aun- dificilísimo que resultaba imponi-i K que éstos, ciertamente, disfrazados." más pequeña reforma a los fraiK Pero el más grande de los misio- crece el asombro que nos prodin neros y de los profetas, Fra Girola- un cambio de rumbo tan decisivi' no Savonarola, de Ferrara,^ había En marcha ya el nuevo moviniiin sido quemado vivo en Florencia en to, lo afianzó con el ingreso en lu 1498. Hemos de reducirnos aquí a Orden de gran número de gciUi* algunas someras indicaciones sobre de idéntico sentir. Vastagos do lim casas más ilustres ingresaron en Sun la personalidad de este monje. El instmmento formidable con Marcos como novicios. que dominó a Florencia y la transformó (1494-98) fue su oratoria. L o que de ella ha llegado a nosotros, sermones tomados al oído, en deficientes copias, apenas nos da, evidentemente, una idea remota de lo que en la realidad debieron de haber sido aquellos sermones. N o porque sus recursos externos hayan sido extraordinarios, pues la voz, la vocalización, la composición retórica, etc., antes bien constituían su lado débil; quien quería oír a un estilista, a un orador artista, iba a escuchar a su rival Fra Mariano de Ghinazzano... Pero en la oratoria 87 Perrens, Jerome Savonorole, dos vols.; entre las numerosas obras especiales sobre el mismo, acaso la más bien ordenada metódicamente y la más sobria; P. Villani, La Storia di Girol, Savonaraola (dos vols,, Florencia, Lemonnier). Tal reforma de la Orden en un región determinada fue el prini. i paso para una iglesia nacional, i la cual se habría llegado indefci.ti blemente si hubiera podido miinic nerse este espíritu durante mavm lapso de tiempo. Savonarola qucn.i ciertamente, una reforma de la \y}' sia entera, y ya en las postrimcni' de su actuación hizo admonicit)iii apremiantes a todas las Potesiadi para que convocaran un Concllu' Ahora bien, mientras su Orden . su partido eran ya en Toscana > i último órgano posible de su cspin tu, algo así como la sal de la licri. las regiones vecinas persisfían en > estilo antiguo y el viejo sistema. I' co a poco fue formándose un tado de ánimo, hijo del renumr miento y la fantasía que i^ctcndl.i convertir a Florencia en un p;iriii»ii de bienaventurados. i

El haberse cumplido parcialmente profecías fue un hecho que proró a Savonarola un prestigio soirehumano, llegando a constituir el nto en cuya virtud la poderosa antasía italiana se impuso hasta sobre el ánimo más dueño de sí y más caritativo. A l principio los franciscanos de la Observancia, amparándose en la aureola de gloria que les había legado San Bernardino de Siena, creyeron que podrían competir con el gran dominico. Facilitaron el acceso de uno de los suyos al to de la catedral y superaron en tono siniestro, los vaticinios del propio Savonarola, hasta que Pietro de Medici, que todavía mandaba en.íonces en Florencia, les impuso, de Riomento, a ambos, silencio. Poco después, cuando Carlos V I I I llegó a Italia y fueron expulsados los Medici, según había vaticinado con bien claras palabras Savonarola, la gente 'lio en él tuvo fe. Y aquí hemos de confesar que si bre sus presentimientos y visiones o ejercía la menor crítica, sí la jercía, en cambio, y bastante riguUsa, con los presentimientos y vaticinios de los demás. En la oración fúnebre de Pico della Mirándola se mostró excesivamente implacable n el amigo muerto. Porque Pico, fisoyendo una voz interior que veía del cielo no quiso ingresar en la Orden, pidió Savonarola a I>ios que en cierto modo le castigara. Pero, en verdad, no había deseado su muerte. A fuerza de limosnas y oraciones se había conseguido, según él, ;que su alma llegase al Purgatorio. Refiriéndose a una visión consoladora que en su lecho de enfermo había tenido Pico, según la cual se le apareció Madonna prometiéndole que no moriría, confiesa Savonarola que por mucho tiempo la había considerado como un diabóhco enano, pero que le fue revelado al n que la Madonna había aludido la segunda muerte: a la muerte erna. Si estas cosas y otras se-

pulpi-

mejantes nos parecen descomedidas, bien duramente las expió este gran espíritu. En sus días postreros parece haber reconocido Savonarola la vanidad de sus visiones y sus profecías, sin que por esto sufriera menoscabo su paz interior, que aun le prestó fuerza y ánimo para dar con santa unción los pasos que le llevaron a la hoguera. Pero sus partidarios, además de conservar su doctrina, se aferraron a sus profecías durante tres decenios todavía. Se ocupó principalmente de la reorganización del Estado, pues de no haberlo hecho se hubieran apoderado de éste las fuerzas hostiles a Savonarola. N o es equitativo juzgarle por la constitución semidemocrática (pág. 47 nota 153), de principios de 1495. Tampoco esta constitución es mejor ni peor que otras constituciones florentinas.^^ Para tal tarea era el espíritu menos adecuado que cabe imaginar. Su verdadero ideal era una teocracia en la cual todos se inclinaran, con espiritual y bienaventurada humildad ante el Altísimo, y en la que de antemano hubiesen quedado suprimidos todos los conflictos derivados de las pasiones. El sentimiento que le anima se condensa en aquella inscripción del Palacio de la Señoría, de cuyo contenido hizo su lema ya a fines de 1495 y que sus partidarios renovaron en 1527:
"}esus Christiwi Rex populi florentini S. P. O. decreto creatus". A la

vida terrenal, con todas sus condiciones que plantea y exige, se sentía tan poco vinculado como cualquier monje auténtico y severo. Opinaba que Acaso hubiera sido Savonarola el único capaz de devolver la libertad a las ciudades tributarias, salvando no obstante, de algún modo, la conexión y la unidad del Estado toscano. Pero no pensó en semejante cosa. En contraste curioso con los sicncscs, que en 1483 ofrecieron su mal avenida ciudad solemnemente a la Madonna. Allegretto, ap. Muratori, X X I I I , col. 815.

266

lACOB BUKCKHARDT

LA C U L T U R A DEL R E N A C I M I E N T O

E N ITALIA

267

cl hombre sólo debe ocuparse en lo que se refiere de modo inmediato a la salvación de su alma. Esta actitud se delata claríslmamente cn sus puntos de vista sobre la literatura antigua. En sus sermones dice que "lo tínico bueno de Platón y Aristóteles es que han proporcionado numerosos argumentos que pueden utilizarse contra los herejes. Por tanto aquéllos como otros filósofos están en el infierno. La vieja más humilde sabe raás que Platón sobre la fe. Para la fe misma sería conveniente que se destruyeran muchos libros que tienen una apariencia de utilidad. Cuando no había tantos hbros, ni tantas ragioni naiurali, ni tanta disputa, la fe se difundía mucho más fácilmente. Opina que en las escuelas la lectura clásica debería reducirse a Homero, Virgilio y Cicerón, completando lo que falla con San Jerónimo y San Agustín; en cambio, deberían desterrarse no sólo a Catulo y Ovidio, sino también a Tíbulo y Terencio. En tales manifestaciones se revela a veces una moral timorata; pero en un escrito especial reconoce, sin embargo, lo pernicioso de la ciencia en conjunto. Opina que en realidad deberían estudiarla sólo unos pocos para que no se perdiera la tradición de los conocimientos humanos y sobre todo para que hubiera siempre la reserva de algunos atletas capaces de combatir y anular los sofismas heréticos. Todos tos demás deberían limitarse a la gramática, las buenas costumbres y la doctrina cristiana (sacrae literae). De este modo la enseñanza volvería, íntegra, a manos de los frailes, y como, a su vez, "los más sabios y santos" deberían mandar sobre Estados e Imperios, éstos serían, por lo tanto, gobernados por frailes. Ni siquiera queremos plantearnos la cuestión de si el autor llegó verdaderamente a ir tan lejos en sus ideas. Más puerilmente no se puede razonar. N i siquiera se le ocurre al buen hombre que la Antigüedad re^

diviva y la gigantesca dilalación J i l horizonte de la existencia y el pcii Sarniento humanos pudieran ser, según el caso y la circunstancia, d c c i sivas y gloriosas pruebas del fuL'j.',(> para la religión misma. Pretendín prohibir lo que n o puede ser su primid